(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Fundamento del vigor y elegancia de la lengua castellana, expuesto en el propio y vario uso de sus particulas"

FUNDAMENTO 

DEL VIGOR Y ELEGANCIA.. 
DE LA LENGUA CASTELLANA, 

7 

EXPUESTO 

EN EL PROPIO Y VARIO USO DE SUS PARTÍCULAS 
POR EL PRESBÍTERO 

D. GREGORIO GARCES, 

IMPRESO Á EXPENSAS 

DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, 

Á QUIEN LE DEDICA EL AUTOR. 
TOMO PRIMERO, 










MADRID MDCCLXXXXr. 

EN LA IMPRENTA DE LA VIUDA DE IBARRA. 
CON LAS LICENCIAS . NECESARIAS, 



'o- 



^ \^' 



.,m 



i v'-jt; ^_ 



Felicisshnus . . . Sermo est , cui et rectiis orJo» 
€t apta junctura , et cum liis nu-mtriis, 
0£j)Qrttm} cadens contingit. 

Qiimdl. Instit. Cnitor, Llb. IX. Cap. IV. 



•/■ 



r 



!<■' 






o---(¿-::: 



!Í^-- 



A LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA. 

r. • 



EA'C.^" SEÑOR. ' 

y ase esta Obra por sus pasos confados 
á las wanos de V. E. así por impulso y 
dirección que la da su Autor , como tam- 
bién y mayormente por deber ella consi'- 
derarse como fruto que ha nacido en el 
que es por alta y soberana disposición feudo 
6 posesión de V. £. qual es nuestro precioso 
Romance : que si yo he puesto alguna fa^ 
tiga en cultivarlo , quedé ya de ella abun- 
dantemente satisfecho , por no decir pa- 
gado y desde que se dignó V. E. de pedir 
la Obra para darla á la luz pública con 

a 2 su 



su dHigenday caudal á suma honra y pro- 
vecho nno y que es un raro exewplo de 
generosidad , el qual mientras hace ver á 
todo el mundo literario quanto puedan con 
el ánimo de V. E, el honor de la Españo- 
la literatura y y el zelo por la cultura de 
nuestra Lengua , ciérrame á mí la boca y 
sin dexarme aliento sino para atestiguar 
y firmar el asombro y vivo agradecimien- 
to con que quedo en Ferrara á los 30 di as 
de Marzo de ifpo. 



,' ' Gregorio Garces. 



':r:\ c,-, ^-^i. ^ ">^"-^ tu '■■; !i\ 'y 



< ' , 



\ ,-, 






PRO- 



PROLOGO. 



I til 



(i tratado , á que vamos á dar principio , es 
tan singular, y propio de la lengua Española, que 
por él podrá verse clara y distintamente , así las 
partes en que ella es semejante á las otras lenguas, 
como también aquellas , por donde se distin gue; 
siendo cosa cierta que sucede en un idioma resp ecto 
de ios otros ni mas ni menos como suele en los sem- 
blantes , en los quales demás de verse aquellas par- 
tes comunes á todos de boca , nariz , ojos 6¿c. m ués- 
transe al mismo tiempo ciertos toques de prop ia y 
singular -fisonomía ora en lo rasgado mas ó m énos 
de los párpados ; ya en el libre ó cargado sobre cejo, 
Y así de las demás partes ; y todo por tan varia y de- 
sigual manera , que entre millones de hombres , aun- 
que todos concurran y se parezcan en lo general del 
rostro , apenas hallaréis dos que de todo en todo se 
semejen en las propias lineas de su fisonomía. Pues 
esto mismo sucede en las lenguas ; porque todas cort- 
curren en los mismos puntos de sonido por sus vo- 
cales , y de articulación por sus consonantes : todas 
tienen nombres , que significan las cosas , y pronom- 
bres que las representan : todas verbos que comuni- 
can á la mente la verdad , acción , ó estado del ob- 
jeto , ayudándose de adverbios , que lo suben , ó ba- 
xan de punto, según les cumple, y de preposicio- 
nes, que pasan, y asientan la acción ó verdad sobre 
el sugeto que miran ; del mismo modo todas tienen 
partículas, que en el enlazar de las palabras ó pe- 
ríodos llevan en sí depositado (') lo mas bello y pri- 
moroso de la elocución ; y finalmente todos tienen 
interjecciones ; si bien son ellas de tal condición , que 
TOM. I. ¿? 3 aten^ 

I In particulis dici non potest quanta sita sit . . . elegantia. 
Jo. Gottl. Heineccius Fundam. stili cultior. part. i, cap. i, n.Xy. 



II PROLOGO. 

atento su ser y particular semejanza en todas las na- 
ciones , y aun vivientes pueden con cierta propiedad 
llamarse el candido y natural lenguage del corazón, 
que dellas se sirve , como de otras tantas cifras , ó 
notas de sus mas íntimos sentimientos. A todo lo 
qual podéis añadir el núm.ero, ó ajustada coloca- 
ción entre sí de todas estas generales partes, que es 
general á todas las lenguas , abriéndose así fácil y 
gustoso paso el que os habla para llegar con su 
sentencia á vuestra mente, ó tocaros con algún afec- 
to el corazón de aquel modo , que solemos ganar- 
nos la Guardia, ó Camarero del Príncipe , quando 
queremos llegarnos á su persona , que tal es el oido 
respecto de la mente , y corazón. Mas baxo esta ge- 
neral uniformidad de las lenguas, quién no se ma- 
ravillará de la simple y fecunda naturaleza que su- 
po mf)strar con pocos generales principios , é ins- 
trumentos casi infinitos , maravillosos efectos , ha- 
biendo dado en solas cinco vocales , ó puntos de so- 
nido , y pocos mas de articulación á todas las na- 
ciones tan diferentes entre sí y aun contrarias en 
costumbres, ritos, dominación, y fortuna , abun- 
dante manera de articular cada una á su modo una 
casi inmensa extensión de ideas simples y compues- 
tas de la mente , y los inumerables movimientos 
del corazón mostrando , combinando , y extendiendo 
quanto conocen , reílexíonan , y sienten sobre el pro- 
fundo caos de tanto , y tan vario ser con todas las 
relaciones que dicen entre sí por su esencia , conve- 
niencia , utilidad, oposición-, &c. explicando Jos 
afectos , que de todo esto pueden nacer en el corazoa 
por mil incomprehensibles modos acom.odados al ge- 
nio de cada nación , proporcionados á todos los pun- 
tos , combinados con todos los respetos ; y todo aun- 
que tanto y diverso reducido á poco? generales 
principios de sonido y articulación, 

Que 



■ PROLOGO. UI 

1 Que si indagar quisiéredes qiial debrá de ser 
el origen , ó primer principio desta general unifor- 
midad de las lenguas , hallarlo heis sin duda en la 
común uniforme constitución del corazón humano,-^ 
^l qual como no pueda estar sin que anhele y vaya 
siempre tras aquel honesto , útil , real ó aparente, 
que es el alma de sus deseos , y necesario término 
de sus movimientos y acciones, y adonde no pue- 
de él llegar de ordinario, según es de limitado y corto 
sin agena ayuda , procura él por todas las vias mos- 
trar á los que ayudarle pueden su intención , y mo- 
verlos al recíproco y familiar comercio , y trato, de 
donde depende el alivio de sus penas , ó el aumen- 
to de su felicidad , todo con la esperanza de partici- 
par uno en las ocasiones del mismo bien , y alivio 
que á los otros procura , que es el mas íntimo y 
suave vínculo de la humana sociedad. Pues como 
sean , y hayan sido siempre unas mismas las pasio- 
nes y necesidades del hombre , regidas , y acaudi- 
lladas , por decirlo así , del deseo , y ansia que en 
todos vive por el útil particular , y bien común, 
para cuyo logro es absolutamente necesaria la vo- 
luntad agena , y ayuda de otros ; de aquí es que 
para hacerles saber nuestros deseos , y llegar á su 
consecución ha inspirado naturaleza con los mismos 
generales afectos , y pasiones un mesmo modo co- 
mún de expresarlos , manifestando el corazón por 
medio de la lengua á los que ayudarle pueden las 
nuevas del bien que desea, ó del mal que le 
empece. 

3 Mas por lo que toca á aquellas únicas y sin- 
gulares partes , con que una lengua se distingue de 
otra , y son como las lineas de particular gracia 
que forman su hermosura , y gala , no hay duda sino 
que, aunque deban su ser principalmente al arbitrio 
de los nacionales, han debido de concurrir á for- 

a 4 mar- 



IV PROLOGO. : 

marlas ó por sí , ó de por junto con el clima , ó 
genio del pais su legislación , ciencias , trato, comer- 
cio , y sobre todo aquel dominar que desto derivase 
de unas pasiones mas que otras. Pues vemos de ex- 
periencia , que si en unas naciones reyna el interés, 
porque escasas, tras éi caminan las menores pasio-- 
nes , de donde viene el tráfico , astucia y solicitud: 
á medida de las quales , así como va en gran par- 
te regulado el trato de la vida económica , y civil, 
debrá forzado regularse también el lenguage , que 
es el medio único y necesario de fomentarse , y lle- 
gar al cabo su propósito. Vemos asimismo Provin- 
cias , y aun Imperios , que rodeados por todas partes 
de la aspereza de montes , y dominados de la in- 
temperie de climas viven como reducidos á cierta 
soledad, y con ellos también sus lenguas, llevan- 
do en su carácter y pronunciación cierta dureza, 
por no decir barbarie , que hace que se manejen 
con aquella dificultad , que suelen los miembros 
ateridos del frió. Dellas hay , que son por su situa- 
ción demasiadamente dulces , y al mismo paso que 
en las ciencias , artes , y costumbres , vemos tam- 
bién derivarse en la sustancia y articulación de su 
idioma cierta molicie , ó afeminación. En fin vemos 
otras naturalmente abastadas , y que gozan en apa- 
cible tranquilidad la fertilidad , y abundancia que 
les da una tierra feraz baxo el aspecto de un cielo 
benigno ; y aquí no hay duda sino que puede , y 
debe la naturaleza inspirar sin algún apremio en or- 
den á perficionar sus ciencias , artes , y lengua sus 
mas propios , y naturales sentimientos , no vién- 
dose ella ni apretada de la necesidad , ni señoreada 
de aquel poder , que suelen exercitar alteradas pa- 
siones en tierras , ó demasiadamente dulces , ó de- 
masiadamente ásperas : de donde como suelen en ca- 
da pais traslucirse en la estatura , color , ceremo- 
nia- 



,- PROLOGO. :V 

niales , y vestidos ciertos toques de propia y natu- 
ral genialidad ; del mismo modo déxanse ver pecu- 
liares é individuos modos de hablar que mas dicen 
con su particular constitución , y punto natural de 
sus pasiones, Y por valemos de algún exemplo , ¿de 
donde os parece que acertó á venirle por la ma- 
yor parte á la lengua de los Griegos la variedad de 
sus dialectos , y la abundancia tan varia de su elo- 
cución , sino del vario gobierno de sus Repúblicas, 
xie su tráfico y navegación , y de los muchos y 
diversos sucesos públicos , que moviendo las nobles 
pasiones de emulación , y gloria para acometer y 
acabar gloriosas empresas y conquistas , llamaron 
también á sí , y exercitáron no solo el ingenio de 
sus célebres Historiadores para contarlas ; mas tam- 
bién el maravilloso número de sus Épicos para can- 
tar é inmortalizar la memoria de sus Héroes, zan- 
jando entretanto sus Legisladores á fuerza de sa- 
bias leyes el extendido gobierno , y sustentando sus 
derechos con maravillosa eloqüencia los Oradores- 
animándose entretanto sus Filósofos á dominar tam- 
bién sobre la naturaleza , examinando y determi- 
nando sus Leyes : de todo lo qual debió nacer en 
el feliz, y venturoso Pueblo la pasión por los jue- 
gos , fiestas , y teatros que fomentaron con tanta 
reputación sus Líricos , y Cómicos Poetas ? Toda 
lo qual sirvió maravillosamente para aumentar la 
variedad , y riqueza de la lengua , que recibió el úl- 
timo punto de perfección del diverso genio de sus 
Repúblicas ; porque ¿quien no ve patente y clara en 
sus dialectos la severidad de Esparta , la afeminación 
de Corinto, y la elegancia de Atenas? Y Roma 
¿quan viva y natural mantiene aun hoy dia en su 
lengua muerta la idea de su grandeza , la mages- 
tad de su imperio , ,y la urbanidad y policía de la 
Corte del mundo ? Á lo qual si quisiésemos añadir , 



vr P Pv o L o G o. 

algo acerca de la nuestra, ninguno cierto debrá de ma- 
ravillarse de su natural riqueza, y magestad al consi- 
derar , que es ella hija natural de dos copiosísimas 
lenguas, quales son la Latina, y Arábiga, y lais 
muchas causas , que fuera desto ha habido para en- 
grandecerla , polilla , y perficionarla. Porque ¿ que 
mejor disposición para su cultivo y aumento , que 
el haberse ella visto aniiguamente sentada sobietl 
solio de sus Monarcas como intérprete de las cien- 
cias , y señaladamente de la Astronom.ía , Cro- 
nología, y de una acabada Jurisprudencia , primero, 
y antes que ninguna otra nación después de Roma; 
habiendo sido algunos de sus Reyes de tan fina po- 
lítica , y acendrada prudencia , que de solos sus 
dichos recogieron los Sabios , y los estamparon para 
servir de escuela á los otros Príncipes exquisitos 
aforismos , ó preceptos para el arte de gobernar , y 
de hacer la pública felicidad de los Reynos? ¿Que 
medios mas del caso para su cultivo y perfección á 
mas de su abundante, y feliz terreno tan celebrado de 
los antiguos S y de un cielo apacible y benigno , ori- 
gen , según el Jovio ^ de la fecundidad en el pro- 
ducir los sumos ingenios , que al mundo ha dado, 
que el haberse en ella albergado siempre las mas 
bellas , y útiles ciencias por la diligencia , y estu- 
dio de soberanos ingenios , que á la medida de su 
saber ilustraron , extendieron , y perfeccionaron sus 
ideas, y voces baxo las guias de los mas insignes 

Grie- 

, 1 Hispania . . . ñeque ut África violento solé torretur , ñeque 
ut Galiia assiiuis ventis fatigatur , sed media inter utrainque . , . 
in oinnia frugum genera faecunda est adeo , ut non ipsis tantum 
incolis , verum eüam Italiae , Urbique Romanae cunctarum re- 
rum abundantiam sufficiat , &c. Justinus , Lib. XLIV. 

2 Hispania. , . Coeli temperie maxunorum ingeniorum ferax. 
Paul. Jov. Elogia virorum litt^íris iüustrium. Klogium Antonii Ne- 
brisensis. 



PROLOGO. VII 

Griegos , y Romanos, á quien procuraron de tradu- 
cir , glosar , é imitar : la eloqüencia quiero decir, 
que cultivaron con tanta variedad , y gusto un Juan 
de Ávila tan vehemente, como culto; un Granada 
pausado y copioso ; un Fr. Luis de Leoa profundo 
y Heno; un Rivadeneyra terso, natural y candido ; un 
Alonso Rodríguez vivido , sagaz y ameno , con otros 
inumerables. Ascéticos , que consagraron á gloria de 
la religión lo mas rico y precioso de su lenguai 
la Historia digo , que nos presenta entre tanto in- 
signe Escritor á un Zurita que renovó en sus dias 
la, idea de Polibio , un Mariana que mcjoró la de 
Tácito ; y aquellos dos sabios militares Don Diego 
Hurtado de Mendoza , y Don Carlos Coloma , que 
á imitación del Cesar emplearon la misma mano,, 
que manejaba la espada en escribir las hazañas que 
vieron , describiendo con grande aparejo de voces 
los varios lances de la guerra, el menudo aparato 
de tantas armas , tantos pertrechos , y fortificacio- 
nes con singular copia , y variedad? ¿Y que diremos 
de aquella abundancia de ideas, y voces, con que 
describen en sus Poemas los rumbos, y accidentes 
que conducen al Heroísmo un Rufo en su Austria- 
da , un Virues en su Monserrate , y aquel Ercilla, 
que hizo mas fresco y vistoso el laurel de su fren- 
te con el sudor militar, recorriendo la Cítara, y 
cantando sus hazañas , y las de sus compañeros en 
la Araucana para reposarse del estrépito , y fatiga 
4e las armas? ¿Que de aquellos Líricos que con tan- 
ta gracia mostraron los ímpetus, y raptos de su es- 
píritu en festivas , tristes , y sagradas Poesías , qua- 
les fueron entre otros muchos un Garcilaso , un Fr., 
Luis de León , y los cultísimos Argensolas? 

Añadid, á estos , tantos , tan varios y acreditados 
Cómicos , que apuraron con su decir quanta varié" 
dad puede dar á la méate el exercicio de las. virtu- 
des. 



VIII PROLOGO. 

des políticas , siendo felicísiiiios así en el exponer 
de su argumento , como en imaginar y describir 
las máquinas y astucias de una pasión que domi- 
na , trayéndolo todo para sorprender la mente , y 
herir el corazón al mas sutil , intrincado y rigu- 
roso trance , acudiendo luego con naturales , pero 
inopinados medios al socorro de la honra , 6 virtud 
que peligran. Dixe acreditados Cómicos , de lo qual 
no queráis mas prueba , que el haberlos tomado por 
sus modelos el gran Pedro Cornelio , comenzándose 
á hacer célebre ea el Teatro de París con el tra- 
ducir en su idioma , y exponer al público las Come- 
dias Españolas; á mas de lo que nos dicen en sii 
abono los críticos de Treboux al artículo 65 del 
mes de Junio de 174Ó, donde: " Tenemos , dicen, 
«mas de mil y quinientas Obras Dramáticas de Lo- 
íjpe de Vega, de las quales han tomado bien de 
«ordinario nuestros Cómicos , y Trágicos Poetas; 
» porque los Españoles son nuestros maestros en el 
íj imaginar, en el exponer del argumento, y en lle- 
»var al cabo con el debido arte un enredo , ó aven- 
?ítura de Teatro." Y aunque añaden luego el de- 
fecto que suelen tener varias de nuestras comedias 
en no observar religiosamente las tres unidades , que 
piden semejantes composiciones , sabido es , que ya 
áesto avisó á la España , y á las naciones todas uno 
de los mejores y mas atinados críticos del mundo, 
no solo de España, el incomparable Miguel de Cer- 
vantes en la part. i. lib. 4. cap. 48. de su Ingenio.so 
Hidalgo , notando este y otros defectos en algu- 
nas coinedias de un clarísimo autor , no disimulan- 
do los yerros , donde suelen mas dañar , que es 
quando vienen acompañados de grandes virtudes; 
que así lo hizo el gran Filósofo, y crítico Griego 
Dionisio Longino respecto de Platón y Homero. 
Y ¿que diréis de aquellos inmortales Autores, 

que 



PROLOGO. IX 

que llenos de ideas y voces patrias depositaron á 
beneñcio del Mundo sabio su saber y raciocinio en 
la mas cuita latinidad , y que son , han sido , y se- 
rán siempre los Maestros de todas las edades , y 
naciones mientras se aprecien las bellas artes por 
su gusto , doctrina y erudición. Porque ¿como es 
posible que mientras dure el gusto de las bellas , y 
severas letras pueda morir la memoria de un Vives, 
de tan bello gusto , fina crítica , y basta erudición? 
¿Ni de aquellas dos lumbreras de varia , y gustosa 
literatura los insignes Canónigos Sepúlveda y Ma- 
tamoros , aquel amado por extremo del Invicto Car- 
los V. doctísimo en la Jurisprudencia , y que se hi- 
zo temer del mismo Lutero , oponiendo á sus errores 
en un excelente tratado ^ vindicada la verdad del 
dogma , y á la erudición de sus colegados todo el 
primor de las letras Latinas y Griegas: y este de 
florido estilo , y consumada doctrina , y que instru- 
yó á sus nacionales , y á todo el mundo en inmor- 
tales tratados ^ del arte de bien hablar ? ¿De un 
Francisco Sánchez , que llevado antes del genio Fi- 
losófico de su natural idioma, que de su inmensa 
lección , y gran tino supo tan bien filosofar sobre 
la lengua Latina? ¿Quando no será amable un Ca- 
no , que ordenó qual sumo Teólogo el arsenal de la 
Religión , y le proveyó de finísimas armas para de- 
fender el dogma , y combatir el error? ¿Un Perpi- 
niano que dio á la España , á la Italia , á la Fran- 
cia , y á todo el mundo una fiel copia de la áurea 
urbanidad 3 y eloqüencia Romana , dedicándola al 

cul- 

1 De Fato , et libero arbitrio contra Lutherum. 

2 De Ratione dicendi. De Tribus dicendi Generibus. De Me-» 
thodo concionandi. 

3 Nunquam . . . quemquam audisti , ac ne audies quidem ( ut 
opinor ) in quecn illud de Nestore elogium melius conveniret, 
cujus ore melle dulcior fluebat oíatio. Muretus variar. lect. libw 

XV. 



X p a o L o G o, 

cultivo de las letras , y gloria de la verdadera Re- 
ligión , cuya temprana muerte lamentaron tanto 
los Sabios? ^ Por no decir nada del glorioso tesón, 
y suma copia de erudición sagrada de un Arias 
Montano , y de tantos sublimes cultísimos Escritú- 
rales, que ha producido la España, los quales han 
llenado de admiración á todas las Naciones que los 
han adoptado por Maestros* De todo lo qual decid, 
si podéis , que linage de abundancia , preciosidad, 
y riqueza no ha bebido de refundirse en el idioma 
propio 1 el qual necesariamente hubo de recibir 
todo el ámbito y extensión de ideas y voces que 
lleva en sí tan eminente cultura , y vario saber de 
aquel modo , que lo recibieron las dos lenguas La- 
tina y Griega de sus grandes genios y cultísimos 
Escritores. Y esto baste por lo que toca al origen 
de la semejanza y diferencia entre sí de las len- 
guas. 

4 Que por lo que mira al modo como se van 
ellas succesivamente perfecionando , claro está que 
es , y ha sido siempre negocio de gran tiempo , y 
de mucho y continuado estudio de aquellos atina- 
dos ingenios , á quien cupo en suerte una curiosa, 
y esclarecida mente para penetrar la íntima esencia 
de las cosas , y sus relaciones con un recto y sensi- 
ble corazón que sirviese de fino contraste para sen- 
tir primero , y luego manifestar ó su bondad , ó su 
mengua. He dicho gran tiempo ; porque como de- 
ban concurrir á esto no solo la perfección , y exac- 
titud de las ideas tocantes á todos aquellos sugetos, 
en que debe entender el hombre para formar su fi- 

. -. 'S^" 

''4 Decessit alienissimo tempore . . . florente adhuc aetate , ni- 
mis immatura morte summo ing^inio vir , incrcdibili scientiae co- 
pia , máxima jam apucl omnes bene sentientes existimatione , et 
auctoritate Perpinianus noster . . . memoriam quidem tanti viri 
mihi nuUa dies adiinet. Paul, Manutius Ep. Zerbino Rido. 



PROLOG O. J(I 

sica , y moral felicidad ,. sino tambiea la cultura y 
propiedad de las voces que las muestran ; no siem- 
pre suelea venir juntas , sino que se van natural- 
mente sucediendo con necesario y maravilloso or- 
den , como se ve claro en la manera que tuvieron 
de perfeccionarse , señaladamente la lengua Latina 
y Española. Catón el gran Catón puso el modo de 
pensar entre los Romanos en ua punto muy fino y 
delicado ^ á que añadió Ennio la gracia , y arreo 
de las Musas \ Eraa coa todo estas bellas ideas 
por lo general ^ como diamantes en bruto , viniendo 
envueltas entre palabras menos cultas , de aquel, 
modo , que los mejores escultores Griegos coloca- 
ron los aias finos primores de la arte ea figuras de 
tosco barro ; mas yendo , y viniendo días ^ dada ya 
casi la última mano á la parte mas noble del racio- 
cinio que es el recto , y justo pensar , fué glorioso 
empeño de los succesores dolar y pulir los mate- 
riales asentando los pensamientos en claras , pro- 
pias y urbanas voces , enriqueciendo ademas las 
ciencias Latinas coa las ideas, y luces de los Grie- 
gos : empeño arduo , y de graa dificultad atento la 
escasez del antiguo lenguage ^ , y que dio tanto 
que suspirar á los primeros que '^ tal intentaron. 

To- 

1 Catonem vero quis nostrorum Oratorum , qui quidem nunc 
sunt , legit ? aut quis novit omnino ? at quvcn virum ? Dii bo- 
ni ! ... aiuiquior est hujus sermo , et quaedam horridiora ver- 
ba. Cic. de Ciar. Orat. 

2 Knnius et sapiens , et fortis , et alter Homerus. Horat. Epist.. 
ad August. 

3 .... Nec meaními fallit Grajorum obscura reperta 

Difficile illustrare latinis versibus esse, 

Multa novis verbis praesertim cum sit agendum 

Propter egestatem linguae , et rerum novitatem.. 

Lucret. de Rer. nat. Lib. I. ,, 

4 ....... Rationem reddere aventem 

Abstrait invitum patrii sermonis egestas. 
ídem Lib. III. 



Xir PROLOGO, 

Todo lo qual aunque habíase yá executado por ia 
mayor parte al tiempo que nació Ciceion, faltá- 
banle todavía ^1 Lacio algunas ventajas del bien 
pensar , y propio decir respecto á la ' Filosofía, 
Derecho Civil é Historia. Mas estas pasáronse bien 
presto de Atenas á Roma por medio de insignes 
Romanos , qiie allá estudiaban , y volvíanse después 
con las mas justas y bellas ideas destas ciencias; 
y aun les anadian belleza y -gracia , como lo hizo 
en especial Tulio con la Fiioscífia ; la qual lejos de 
«ufrir mengua en el trasladársele la Grecia al La- 
cío, vióse lucir á la Latina con nuevo esmalte de 
exquisitas ideas , y propias voces , que se introdu- 
xéron ' ; pero con aquella cautela y consideración, 
que quiere ser tratada una lengua , que se perfeccio- 
na y aumenta , y que ni puede , ni debe recibir 
nuevas palabras si estas no dicen con su natural ge- 
nio y hu mor. Que así lo executó Cicerón , y otros 
cultos y atinados Romanos ^ , conspirando todos á 
una al cultivo y aumento de la literatura con aque- 
lla noble y candida emulación que fué la divisa de 
la edad de oro Latina quando demás de recibir 
unos de otros con gentil garbo las luces , que de 

nue- 

1 His enim consulibus eam legem ( Serviliam ) suasit ( Cras- 
sus ) quibus nati sumus , cum ipse esseí Q. Caei)ione consule na- 
liís , et C. -Laelio triennio ipso minor quam Antonius. Quod id- 
circo posui ut dicendi latine prima maturitas in qua aetate exti- 
tisset posset notari , et intelligerctur jam ad summum pene esse 
perductum , ut eo nihil ferme quisquam addere posset nisi qui á 
Philusophia , á JureCivili , ab Historia fuisset instructus. Cicer, 
deCl.'Orat. 

2 Veisaqui algunas palabras introducidas de Cicerón con cor- 
tés y respetosa manera : Ista beatitas , seu heat'nudo dicenda est, 
utrumque omnino durum est , sed usu mollienda nobis verba 
sunt. Lib. I. de Nat. Deor. donde introduce también la voz aequi- 
libritas ^ así como las otras (junlitaí , y comprehensibih , en el 
Lib. I. de las Qüestiones acadé^micas. 

3 Quimil. Instit. Ürator, Lib, VHIi cap. III. 



PROLOGO. xíir 

nuevo se parecían en las bellas artes por la apli- 
cación y estudio de al^un particular , acudíanse 
asimismo recíprocamente con aquellos avisos , y 
familiares amonestaciones , que eran necesarios pa- 
ra el aumento de las mismas artes. De lo qual te- 
nemos un singular exernplo en la Epístola 21. del 
libro 13. de Cicerón á Ático, donde aquel avisa á 
este de un yerro , que al principio habia el mismo 
Tulio tenídolo por propio y gracioso decir le- 
yendo la carta de Ático , y era la expresión inhibe- 
re remos * trasladada del estilo y lenguage de Ma- 
rina ; la qual aunque á primera vista lo parecía , no 
podía con todo decir bien con su intención , y pro- 
pósito , si bien se examinaba, así por el nuevo mo- 
do de remar , que por ella prácticamente se mues- 
tra , y no sostenerse, ó frenillarse lo? remos que 
queríase , como por el genuino significado de la r¿.iz 
griega; á cuyo examen llámale Cicerón como á su- 
geto qual era Ático, doctísimo del Griego, y que 
lo hablaba con tan linda graciosa propiedad , como 
si hubiese nacido en Atenas. Y aquí debéis advertir, 
que leyéndose aun la misma poco ajustada expresión 
en el libro i. de Oratore al núm. 33. es de opinión 
el Lambino que debria de enmendarse , y leerse en 
vez de cum remiges inhibuerimt , destotro modo , cum 
remiges sustinuerunt ; acerca de lo qual aléganse ra- 
zones por el Pearcio en la nota al dicho lugar en la 
célebre edición del clarísimo Joseph Olivet. De don- 
de se muestra claro que tal y tan continuado deba 
ser el estudio, y quan concordes los ánimos en cu^- 
TOM. I. b ti- 

I Inliibere illud tuum , quod valde mihi arriserat , vehemen- 
ter displicet : est enim verbum totum nauticum. Quamquam id 
quidem sciebam ; sed arbitrabar sustineri remos cum inhibere 
essent remiges jussi. Id non esse ejusmodi didici heri cum ad vil- 
lam nostram navis appelleretur ; non enim sustinent , sed alio 
modo remigant . . . ¿£c. 



XIV PROLOGO. 

tivar las ideas y voces de una lengua , y en ayudar-: 
se mutuamente los sabios nacionales con el candor y 
franqueza , que inspira el zeio del bien de la Patria, 
suministrándose aquellas luces , que cada uno priva- 
damente adquiere hasta dar cima , y cabo al largo, 
y dificü empeño de perfeccionar una lengua ; que 
deste modo lo hicieron los tan cultos , y avisados La- 
tinos , y no de otra manera obraron nuestros sabios 
Españoles. 

' '; Y en primer lugar tu\'o también nuestra España 
por singular don del Cielo otro culto y juicioso Ca- 
tón en el sabio Rey Don Alonso , el qual allende de 
haber ilustrado tanto las ciencias : '''Con acuerdo , é 
?? consejo ^ de los sabios , é entendidos en derechos é 
»de los Procuradores de sus Rey nos , hizo , é ordcr 
wnó las Leyes de las siete Partidas, sacadas de las 
9> Leyes de los Emperadores , é de las hazañas de Es- 
í^paña , é mandó que por ellas la justicia fuese exe- 
«cutada. Ansí mesmo ordenó el fuero de las Leyes, 
«que dicen el fuero Castellano." Y como era dotado 
de una suma penetración para inquirir la esencia de 
las cosas , y era su entendimiento vasto y atinado en 
ver , y examinar los mas íntimos senos del corazón, 
puso nuestra política y Moral Filosofía en gran lus- 
tre de ideas , de donde enriquecida la España con la 
magestad , y acabadas máximas de su legislación, fué 
noble empresa del Caballero Aosias March, 
Que en verso pudo tanto 
Que enriqueció su pluma el nombre nuestro 
Con su fuerte , sabroso y dulce llanto % 
pasar desta parte de los Pirineos el cortesano y fes- 
tivo humor de los Provenzales , á quien podemos de- 
cir, 

1 Hugo Celso en el Repertorio universal de las Leyes á la 
palabra 1). Alonso. 

2 El Buscan en el lib. 3. en su Octava rima.. 



PROLOGO. XT 

cir, que dio verdadera patria, y lengua el nunca 
bastantemente alabado Juan de Mena , siendo, cada 
uno en su género para la; España , como el Ennio 
entre los Latinos. 

Qui primus amaeno ' 

Detulit ex Helicone perenni fronde coronam , ^t 
llamando en ayuda de sus ideas , y locución ei asea- 
do arreo de las Musas , las quales se dexáron vef 
desde entonces tan bien avenidas , y corteses con no- 
sotros , qual lo han ido mostrando los nobles y cul- 
tos escritos de nuestros Poetas. 
■ • Pues deste modo fuéronse esparciendo por la na- 
ción fecundas semillas de bien pensar que cultiva- 
das de mano en mano por los ingenios , que se fue- 
ron succediendo, pudieron á menos fatiga los acredi- 
tados Autores de nuestra edad de oro acabar de en- 
gastar estas perlas , que venian por la mayor parte 
envueltas entre el orin y escoria de antiguas y mal 
delineadas voces en bello y aseado decir , trabajan- 
do todos con gran ahinco , y uniforme voluntad en 
llevar al cabo tan arduo y glorioso empeño : y mien- 
tras unos polian la figura de muchas voces , y procu- 
raban otros de darles justo ámbito y armonía en la 
prosa y verso, hubo también quien introduxo algu- 
na nueva voz ; porque nueva era la palabra mochila 
en vez de talega en el buen siglo ' ; y aun mas nue- 
vo era el deiivado calenturiento ^ por quien truécase 
la voz calenturoso por medio del Maestro Baltasar 
Pérez del Castillo , que es el que á nuestro parecer 
la introduxo en el lib. 3. del Teatro del Mundo , que 
traduxo del Francés , y publicó en 1569. por estas 
palabras : "Hay en este negocio un engaño muy per- 

b2 . .''jUr 

1 "Lutt.de Rer, Nat. lih. i. ;j;.^i . míí i. ij-r' 

2 Talegas las llamaban los pasa'ios , y nosotróí ahora mochi^ 
la?. D. Diego Hurtado de Mendoza en la Guerra de Granada, 
lib. I. niim. 12. ,, . , . 



XVI PROLOGO. 

^judicial , y es , que á los que padecen algunas des- 
fftas enfermedades corporales , llamamos y damos 
» nombres derivados dellas , como á los que están 
"de frenesía y modorra llamamos frenéticos, y mo- 
»dorrados ... y á los de calentura continua tericia- 
>?dos y calenturientos , si se sufre el vocablo'^ Con- 
dición con que expone respetoso el autor su nueva 
voz al juicio de los Doctos , ó al Tribunal del uso 
sabio ^ , que tiene de derecho la privativa de las 
voces. 

Ni faltó también entre nosotros quien siendo co- 
mo Ático gran ornamento de las letras , y las deli- 
cias de los sabios , los quales suspiraban por ver los 
frutos de su gran doctrina y selecta erudición % in- 
tentase ensanchar los términos de la voz griega or/- 
zonte 3 , que tal intentó Don Diego Hurtado de Men- 
doza en el iib. 2. de la Guerra de Granada núm. 20. 
insinuando cortesmente que podríase con ella signi- 
ficar todo lo que al rededor alcanza la vista ; era- 
pero los Doctos Españoles estuvieron siempre ate- 
nidos á su original propio significado , con el qual 
muéstrase no todo lo que alcanza á verse , sino 

aque- 

. 1 Consuetudinem sermonis vocabo consensum eruditorum. 
Quintil. Instit. Orator. Lib. J. cap. XII. 

2 Lázaro Bonamici escribiendo á nuestro D. Diego exhórtale 
■á que escriba , añadiendo luego: 

., . . Quam tibi si mentem priscá de stirpe Diege 
Caelestes dederint 

"^ '^- tua clara Hispania bello 

Consilioque potens , docta sed clarior arte, 

Uno te quantum sese jactaret alumno 

Et sublime tuum ferret super aethera nomen! 

3 Quando los Moros , ganada España , se quisieron volver á 
sus casas , para detenerlos ( dice un Autor ) les dieron á poblar á 
cada uno la tierra que mas parecia á la suya : y á estas Provin- 
cias llamaron Coras , que quiere decir , tanto como la redondez 
de la tierra , que descubre la vista. Orizoníe ¡u podrían llamar los 
curiosos de vocablos. 



, P R o L o G o. XVIÍ 

aquella sola y única linea de circunferencia donde 
termina la vista. 

Pues así , y no de otro modo fué caminando nues- 
tra lengua su poco á poco á la perfecta cultura de 
ideas y voces por la infatigable y curiosa diligen- 
cia de nuestros Maestros , acudiendo unos al reme- 
dio de la falta que advertían otros en la elocución, 
como se vio en el aumentar de nuestros compuestos, 
que hizo entre otros con sumo tino Miguel de Cer- 
vantes ; por haber sin duda observado el parecer 
acerca desto de Arias Montano , el qual tuvo á nues- 
tra lengua por demasiadamente severa en esto del 
componer voces ,. según Jo dixo en el lib. 3, de sus 

Retóricos. -, JiI; n: -.-;•: '/■ f ;■ ' :./ 

Sed nimium tenuisconcessa licentia nobis 

In componendis . . . verbis. . . 
Confesando luego ser para esto de mejor condición 
la Francesa , pues añade . . . - 

Gallia nominibus doctas imitatur Athenas - 

In componendis ' 

Mas con todo permítasenos decir , que distaba mu- 
cho una de otra en la riqueza y perfección ; puesto 
que la nuestra caminaba entonces muy de prisa á la 
última linea de su gloria , adornada de un muy vario 
y vistoso atavío de ideas y voces por el infatigable 
TOM. I. ^3 es- 

I Tengo por cierto que dice esto nuestro Arias aludiendo á 
las obras del Ronsard el mas célebre Poeta Francés de aquel 
tiempo , de quien dice un Crítico Nacional: "Ronsárd avoit trop 
»?entrepris íout-a-coup . . . il avoit forcé nótre langue par des 
» inversions trop hardies , et obscures, . . il y ojoutoit trop de mots 
tfconiposez qui n' etoient point encoré introduits dans le commer- 
»ce de la nation. II parloit fran90is en grec malgre les fran^ois 
»>memes , 6zc. Fenelon Letre a 1' Academie Fran9o¡se." Art. V. 
Queremos con todo quesea esto dicho sin nota del Autor , el 
qual si erró en la práctica , fué bien digno de loa por el propó- 
sito é intención de enriquecer su lengua , siendo por otra parte 
eruditísimo , y que se mereció los elogios del célebre Dionisio 
Lambino , que ie dedicó el Lib. 2. de su Lucrecio. 



XVIir PROLOGO. 

'estudio y curiosa diligencia de-ios mas cultos Espa- 
ñoles , quando la lengua Francesa andábase , por de- 
cirlo así, á ciegas , sin orden , sin Gramática , y sin 
guias de acreditados Autores, eciiándose de pura ne- 
cesidad á suplir con violentos grecismos la falta de 
voces propias , que no llegó á tener , hasta que se 
dexáron ver en el setecientos los grandes , varios y 
'polidos ingenios de Pedro Cornelio , Moliere, Boi- 
leau , Razin , La- Fontaine , Bours , Daniel , &c. pues 
aunque había precedido Malherbe, por no decir na- 
da del Desportes , y otros de su gusto , Poeta cierto 
curioso en su decir, era todavía falto de pensamien- 
tos * y de poca fanta.sía , de donde podía recibir la 
lengua algunas , mas no todas ni las principales ven- 
tajas , respecto la extensión y universalidad de pen- 
samientos, y voces que pide necesariamente la per- 
fección de un idioma en prosa , y verso, como le 
avino después por los esmeros de los susodichos Au- 
tores , quienes al paso que la aumentaban y polian, 
tuvieron harto que hacer en sufocar la antigua vio- 
lenta pasión por el griego , que llegó á ser contagio 
universal, tomándola de mira para concluirla , ó po- 
nerla en aquel punto que puede ser muy útil el ur- 
banísimo, y sazonado Moliere en sus niugeí'es sa- 
bias , donde usa la mas delicada Sátira en el natural y 
expresivo maravillarse que ellas hacen al oir ^ que ve- 
nia 

t Malherbe a touiours passe pour le plus excellent de nos 
Poetes ^ mais plus pour le tour & pour 1' expression que par i' in- 
veniion , & les pensees. S. Evremont T. V. Jugement sur quel- 
ques Auteurs Fran^ois. 

2 He aquí como les da cuenta Trisotino del que las viene á 
visitar : 

*' Voicy i' homme qui meuit du desire de vous voir 

.7.,;»? 11 a des vieux Auteurs la pleine intelligence 
/',' • ?íEt s^ait du Grec , Madame , autant qu' homme de France. 

Philaminte. 
JíDu Grec! o Ciel ! du Grec ! il sjaít du Grec , ma Sceur. 

Be- 



PROLOGO. XIX 

nía á visitarlas un Vadio, hombre perdido por los an- 
tiguos autores, y muy docto en el griego. Todo lo qual 
fué de gran peso para el adorno , y cumplida perfec- 
ción de la lengua Francesa , á que dio el último im- 
pulso el loable zelo del Cardenal del Richelieu fun- 
dando en París á norma de la Academia de la Crusca 
en Florencia , otra que pusiese en orden , y zelase el 
bien hablar, y correcto escribir, que al fin llegó á 
establecerse , no sin contrastes , y peleas entre los 
doctos. 

- S ^liQs tal era el estado de la lengua Francesa 
á tiempo del Montano , y tal y tan acabada era ya 
entonces la nuestra , que gozaba de su edad robus- 
ta , enriquecida su locución de ideas y palabras en 
todos quantos sugetos puede abrazar el trato de la 
sociedad ; y con quanto de afectuoso puede produ- 
cir el humano corazón en los accidentes de próspe- 
ra y adversa fortuna , manejado todo por hombres 
llenos de felices sentimientos , y abundante elocu- 
ción : de donde pudo fácilmente reducirse nuestro 
idioma , como se reduxo á las leyes de una discreta 
Gramática baxo la conducta y guia de tanto acre- 
ditado Autor , como habia tenido así en la prosa co- 
mo en el verso. Y habia aun mas , que como se hon- 
ra tanto nuestra lengua con la analogía, y etimolo- 
gía latinas , pareció á nuestros Maestros , y les pa-- 
recio bien , engalanar como de nuevo nuestro ro- 
mance con cierto atavío latino del siglo de Augus- 
to \ adornando mas y mas la hija con las ricas pre- 

^ 4 seas 

Belisa. i .5'4 f,¿|r..:í 

19 Ah ! ma Niece , du Grec ! . fj rj^ ^,,.¡1 

Armande. ^ .i .nsH -,1 

»Du Grec ! quelle douceur , &c." ■ ■■ 
Acte III. Scene 111. 
I Ved pues algunas expresiones de las muchas que pudiera-, 
mos alegar; 

La voz insuave de Cicerón xisala Rivadeneyra: '^Reciben pexna 

» es- 



XX- PROLOGO. 

seas de la madre al fin , como á quien tanto la seme-^ 
jaba en belleza y gracia. 

De 

» estos sentidos quando ... lo que se oye y se huele es desagra- 
jídable, e insunve." En el trat.de la Tribuí. ///-. i. cap. i. '[ 
El vocativo ¿wne de Horacio y Propercio , y el adjetivo bonus 
de Virgilio , úsalo en el mismo halagüeño sentido E r. Luis de 
León : . 

• -; ;, *' Favorece pues bueno, prosperando 
?? Los tuyos , y, sus cosas." 
En la traducción de la Égloga 5. de Virgilio. 
La voz elegans de Cicerón , y muy señaladamente su adver- 
bio en aquel tan propio decir eleganter accipere , tásala Cervantes 
en la Part. 2. lib. 6. cap. 31. "Iratando tan elegantemente ásus 
j; dueños , &c." En el Ingen. Hidalgo. 

El anhelans de Virgilio úsalo Rivadeneyra en la Vida de San 
Ignacio lib. 5. cap. 9. **Como hombre cansado , y que acababa 
Jíde luchar , anhelando , y casi sin huelgo." 

El consors de Cicerón úsalo el Granada en las Adiciones al 
Memorial , Part. 2. cap. 22. consid. 7. "Haciéndoos hombre por 
?>amor de mí , me hicistes hermano vuestro , y conserte de vues- 
9> tra mesma naturaleza." 

La voz súbito ora adverbio , ora adjetivo , úsanlo Bartolomé 
Leonardo de Argensola y Cervantes : 
- " Súbito de sus artes ayudado ( Luzbel ) 

~-- ; >5 En un dragón horrible se transforma." 

En la Canción Real á S. Miguel Arcángel. 

*' El mar alegre , la tierra jocunda , el ayre claro , solo tal 
j>vez turbio del humo de la artillería , parece que iba infundien- 
jído y engendrando gusto súbito en todas las gentes." En el Ing. 
Hid. Part. 2. lib. 8. cap. 61. 

El alf?ius de Virgilio úsalo Fr.Luis de León en el lib. i. de sus 
Poesías : 

*' De ricas esperanzas olftio coro 
?jY paz con su descuido le rodean, 
j>Y el gozo cuyos ojos huye el lloro." 
Las voces feriae y cervices , así en el ser como en el número, 
úsalas Fr. Luis de Granada diciendo : acabadas las ferias. En el 
libro de la Oración y Meditación , Part. 3. trat. 3. §.13. Y en 
la Part. i. deste mismo trat. cap. 2. en la meditación del Martes, 
dice : Quebradas las cervices súbitamente murió ( Heli ). Y tal fué 
el uso desta última voz entre los Romanos hasta Ortensio, que 
la hizo del número singular. 

Aquella expresión militar del César cornu clextrum , &c. úsala 
D. Carlos Coloma en las guerras de Flandes, lib. 12. " Desde el 
- ' • r quar- 



PROLOGO. XXI 

De donde claro se ve que es negocio muy arduo,' 
y que depende de largo tiempo , y varias circunstan- 
cias el pulirse, y acabarse lo que forma la propie- 
dad , y única singular gala de un perfecto idioma , el 
qual nunca jamas llega á ser tal , sino mediante el 
infatigable tesón, suma diligencia, y gravísimo jui- 
cio de Nacionales doctos , avisados , y de gran pene- 
tración de su naturaleza y genio, como lo ha experi- 
mentado nuestro romance, á quien ha cabido en suer- 

. ' . te 

»í quarteí de los Borgoñones , Irlandeses y Alemanes , que hacían 
9>el cuerno izquierdo del alojamiento, ¿¿c." 

Aquel de industria de Cicerón úsanlo especialmente Cervantes 
y Rivadeneyra. 

El risu emoriri de Terencio úsalo Cervantes en el Ingenioso 
Hidalgo , Part. 2. lib. 6. cap. 32. 

Kl pugnare de Cicerón , úsalo Cervantes : *' Entretanto que 
9f pugnaba D. Quixote por levantarse , y no podia , estaba di- 
ííciendo , &c." En la Part. i. lib. i. cap. 4. 

El comniittere alicui negotium de Tulio , usólo ya Hugo Celso 
en el Prólogo del Reportorio Universal , y tras él Granada y 
Rivadeneyra: "Aunque no se lea que ál ( Dios) oviese cometi- 
i}do á nadie el gobierno del mundo hasta el tiempo del diluvio 
?> universal . . . empero después del diluvio hállanse muchos que 
Jíoviéron esta vicaria potestad." 

El responderé del mesmo úsanlo por corresponder muy de ordi- 
nario todos nuestros Autores , especial Santa Teresa de Jesús, 
Granada , Rivadeneyra y Cervantes. 

Aquel aprobar tan urbano y cortés del mismo mihi vero pla~ 
cet , úsalo , y con igual gracia varias veces Cervantes diciendo: 
que me place. 

Aquella metafórica expresión , y particular construcción de 
Virgilio : 

" Ante pererratis amborum finibus exul 
»jAut Ararim Parthus bibet , aut Germania Tigrim." • 
hizo nacer ia frase y locución figurada Española 

mudado el curso de los ríos 

Beba la Sona el Persa , el Franco el Tigri«, 
que dice D. Juan de Jáuregui en la traducción del Aminta del 
Taso, Act. 2. Esc. 2. Debienio ser su natural sentido aquel de 
Cervantes en el Ing. Hid. Part. i. lib. 3. cap. j8. Beber las aguas 
del Xanto. 

Y otras varias voces y frases Latinas que omitimos. 



XXII PROLOGO* 

te largo y continuado cultivo de sumos ingenios , los 
quales se empeñaron á esto con mas diligencia y 
pertinaz estudio, por saber bien que no liay , ni pue- 
de haber cosa mas necesaria para una culta nación, 
que tener ella y mantener un lenguage cierto, y cons- 
tante ^ , al qual , formado que sea , deben todos ate- 
nerse , huyendo toda novedad , ó mudanza ; pues es 
cierto que suele esta provenir no de mejor juicio y 
gusto , mayor conocimiento y doctrina que tuvieron 
los Maestros que la perfeccionaron , sino de inconsi- 
,deracion , liviandad y poco estudio en los succeso- 
res , que introducen novedad ; porque ignoran aquel 
rico y propio caudal con que ellos supieron hablar en 
todo , variando oportunamente su estilo , y mostran- 
do en todas materias propiedad y riqueza , donde va 
fundado el vigor y elegancia del bien hablar. 

6 Propiedad llamo yo de una lengua aquel sig- 
nificar simple , y vivamente las cosas quando á cier- 
ta combinación de sílabas , ó sonido de la voz salta 
luego al entendimiento , y se le presenta vivo y na- 
tuial el objeto tal qual es , recreándole , por decir- 
lo así, con su vista y llegada , y satisfaciendo su cu- 
riosidad natural de conocer al vivo , y penetrar sin 
equivocación ni engaño la esencia de las cosas : y 
como esto dependa de la viveza que traen en sí cier- 
tas particulares voces , que ya establecieron y adop- 
taron guiados de la naturaleza y arte los Naciona- 
les y Maestros , cierta cosa es que no pueden jamas 
abandonarse y perderse sin grande daño del patrio 
perfecto lenguage , y sin desconocerse otras tantas 
lineas de particular y bella gracia , que la distinguen 
y adornan ^ que tales son , si lo deseáis saber, aquel 

ver- 

I Quid enim tam necessarium , quam certa locutio ? ¡mo 
inhaerendum ei judico quoad licet ^ diu etiaiii mutantibus re- 
pugiiandum. Quintil. Institut. Ürator. lib. i, cap. XI. 



PROLOGO. XXIII 

"verbo de tan único significado , que usa Cervantes ' 
acotar , y su derivado acotaciones ; y tal es aquel al- 
borear * de Fray Luis de León , de donde nos viene 
lá voz alborada tan graciosa , como antigua ^ en el 
lenguage común y militar * ; yde aquí las músicas del 
alborada s que en dos palabras lleva todo aquel ame- 
'no poético decir, con que un culto Latino Francés 
-después de haber dicho por sazonada digresión de 
una rustica fiesta ^. 
■ *'Quid seras memorem , Luna quas teste choreas 

..... ...... ..... . in- 

1 "Ni tengo que acotaren él margen , ni qué anotar en el 
fin." V'n el Prol. dd Ingen. Hid. donde también dice : "Salgo 
?> ahora con toc!o.>í mis años acuestas con una leyenda seca como 
>íun e.sparto . . . mtnguada de e.stilo , pobre de conceptos, y 
?> falta de to .a erudici'n y doctrina , sm acotaciones Qa las mcir- 
?> genes , y sin a:-ocaciones en el fin.'' Voz que puede volverse 
€n la de acotación en ei margen , que asi varíala el dicho Autor 
en la Part. i. lib. 2. cap. 9. 

2 .... "Levintase, y apenas alborea 

») Reparte la ración á sus criados 

>jSu parte á cada uno y su tarea." 
En el lib. 3. en la traducción del último capítulo de los Prover- 
bios donde se habla de la I\iuger Fuerte. 

3 .... *'i\'o mira allí Silv^ano el claro rio 
y? l\i íl campo tan diverjo en sus colores," '. - - . ' 
5j]\'o mira el alboreda , ni el roció -Jíí: : /;:, 
7í Como granes de aljófar en las íiores . . • ;;. ,- \-, 
jjNí la calandria dulce enamorada 
»>Que entonces á su amor da el alborada^'* 

Jorge de Montem. en la Historia de Alcida y Silvano que va al 
fin de su Diana. 

"Papagaj'os, Ruiseñores, -....■-. • . , , ,, 

7j Que cantáis al alterada, ' ■^'•'' 

>j Llevad nueva á mis amores 

>?Como espero aquí asentada." 
En la antigua famosa Tragicomedia de Calisto y Melibea, Act. 19. 

4 "En abriendo el dia comenzaron las Caxas de la Ciudad 
á tocar el alborada." D. Cirl. C"lom. Guerra de Flandes , lib. 10. 

5 "Mal me va con este luto . . . p. co se pasea mi calle , ya 
»> no veo las músicas del alborada." En la ya citada Tr agicomed. 
Aut. 17. 

6 jacobus Vanierius , Praedium Rusticum , lib. VIL " " ' i 



XXlV PROLOGO. 

"Instaurant . . . Añade luego á nuestro propó- 
sito : 

' i> Teneros quid árnica per ostia cantus 

» Provecta jam nocte , suam cum Phylida clamat, 
"Et surdos jacet ante fores , abiensque Menalcas 
«Denigrat ingratos memori fuligine postes." 
Añadid á esto aquellas propiísimas expresiones 
nuestras: parar mientes^ venírsele á las mientes^ acui- 
tarse : ir desalentado , j' sin huelgo : poner grima : ver- 
ter lágrimas : remondar el pecho : y aquel atender por 
esperar , defender por prohibir , servir por agradecer 
con obras; departir por entretenerse, ó pasar el tiem- 
po razonando , sin otros mil propios nombres , ver- 
bos , y locuciones , de que van ricos por extremo los 
Autores de nuestra edad de oro , y que muestran el 
propio natural genio de la lengua Española. Pues 
esto llamo yo propiedad de elocución , que á todo 
poder debe mantenerse á pesar de los abusos que 
presumiere introducir en contrario la ignorancia , ó 
vana presunción de menguados Escritores. 

Riqueza llamo yo de una lengua , á mas de la 
abundancia de palabras , aquellos singulares modos 
que ella tiene de variar natural y oportunamente 
una misma expresión , variándose así la elocución , y 
el número ; de lo qual sírvaos por todo de exemplo 
aquel vario aprobar la opinión , ó parecer ageno, 
que usan nuestros Autores quando dicen : que me pla- 
.ce : eso creo jyo muy bien : así es la verdad : tu estás 
en lo cierto : contigo estoy : á tí me atengo : con vos 
me ent ierren : y otras varias maneras, que podréis ver 
especialmente en el amenísimo y copioso Cervantes. 
Riqueza es también , y exquisita riqueza de un idio- 
ma aquel abundar ciertas peculiares voces de senti- 
dos , y muy naturales significados demás del inme- 
diato y propio , según que las califican y envis- 
ten algunos verbos , qual se ve en la palabra ma- 
no 



P RÓ t o G o. XXV 

no ' la qual supuesto aquel significar natural que lleva 

con 

1 Los siguientes exemplos os lo muestran : "Se fortificaron 
»>en forma de reduto . . . para que no pudiese llegar el enemi- 
Jigo á ello si no desordenado , ni c/arse ¿a mano con los del Fuer- 
»>te." D. Cárl. Col. Guer. de Fland. lib. 9. 

"Les valdría mas (^ á algunas criaturas ) ser criadas en un de- 
9f sierto , que venir á manos de tales amas." El Maestro Baltasar 
Pérez del Castillo en el tratado del Mundo , lib. 2. 

"Y no se maraville nadie que haya yo aquí cargado tanto la 
f imano en este negocio." Fr. Luis de Gran, en las Adiciones al 
Memorial, Part. i. cap. 9. 

"Andan estos siempre ¡as manos en las grandes masas de di- 
wnero." El Maestro Pérez del Castillo , lib. 2. 

"Ella ( Zorayda ) ton: ó la mano , y me preguntó si era Caba- 
íjllero ? " Cerv. en el Ing. Kid. Part. i. lib. 4. cap. 41. 

"Acordó ( el enemigo de la concordia ) de probar otra maro re- 
w sueleando nuevas pendencias." El mismo Part. j. lib. 4. cap. 45'. 

"Dándole ( el Duque á D. Quixote ) ocasiones á la mano para 
»que lleve adelante sus sandeces." El mismo Part. 2. lib. ó. cap. 31. 

"(Vino ) á las manos con la persona amada^'' Jorge de Monte- 
mayor en la Diana , lib. 2. 

"En fin me ha dado de mano por amor de tí." El mismo , lib. 6. 

"Deseoso ( el Principe de Bearne ) de dar una mano á la Caba- 
íílleria Católica , &c." D. Cárl. Coi. Guer. de Fland. lib. 5. y 
en el lib. 7. dice : " Pocos dias después dio ( un Alférez Español ) 
tyuna buena mano ... á la Caballería de Baliñi." 

"Temiendo aquel Padre no fuese algún súbito fervor , le fué 
9fá la manoP Pedro de Rivad. Vid. del P. Lainez , lib. i. cap. 9. 

"No pudiendo los Confesores ordinarios darse manos . . . y 
»> acudir juntamente á los que venían á confesarse." El mismo 
en la dicha Vida , lib. 1. cap. 9. 

"Comenzaron á llover tantas piedras sobre D. Quixote , que 
j>no se daba manos á cubrirse con la rodela.'' Cerv. en ellngen. 
Hid, Part. i. lib. 3. cap. 22. 

"Le hizo el Conde volver con las manos en la cabeza.'^'' D. Cárl. 
Col.Guer.de Fland. lib. 11. "Ya vengo desengañado de quan 
»poca medra hay fuera de vuestra casa : ya vengo , aunque con 
alas manos en la cabeza.^'' Fr. Alonso del Castillo en ei ccmpenJio 
de Pl;, ticas tiernas. Y de la misma expresión usa Santa Teresa 
de Jesús : "¿ Quantas veces estarás tú jugando ... y estará ( el 
j> Señor ) aquella mesma hora lloviendo en tus sembrados y en 
«tu viña , y en tu dehesa para darte todo lo necesario ^ lo qual 
»j¿ á mano viene vendrás á gastar en su deservicio ? " Fr. Luis 
de Gran, en las Adic. al Memor. Part. 2. cap. 22. consideración 2. 

"¿Que 



XXVI PROLOGO. 

con los verbos dar , tomar , alzar y otros , sirve con 
natural gracia y propiedad para muchas y diversas lo- 
cuciones , que ora frisan con su ser , ora con alguna 
alegoría ú metáfora ; trayendo á veces en sí ciertos 
graciosos proverbios , que dan gran peso y sentido á 
la dicción : y lo mismo podréis observar en otras mu- 
chas voces de nuestro romance , y señaladamente 
en sus panículas. 'VT ... 

7 Así que siendo estas las dos principales venas 
de donde deiívanse á nuestro idioma el vigor , y ele- 
gancia , la belleza , y tesoro , debrán cierto estimar- 
se y tratarse según merecen, teniendo siempre delan- 
te para su justa estima lo que sudaron y afana- 
ron nuestros mayores en cultivarlas , viviendo siem- 
pre con la barba sobre el hombro , como dicen , de 
miedo no le viniese algún daño particularmente del 
viajar que hacían incautos jóvenes Españoles por la 
Italia ; que quando tal sintieron á su vuelta , y vie- 
ron que en ayre de moda y nueva gala de lenguage 
sembraban en su estilo barbarismos Italianos ; y que 
estos , como suele , íbanse pegando á livianos , y cor- 
tos ingenios, alzaron luego la grita * como atalayas 

del 
"i Que me ha de suceder , respondió Sancho , sino el haber 
Dpeydiiío de una mano d otra tres pollinos , que Cida uno era co- 
»mü un castillo ? " Cerv. en elhig. Hi 1. Part. i.lib. 3. cap. 26. 
Modo de hablar proverbial, que suele variar este miicno Autor 
dicien io , de manoí á boca. 

Y en fin aquellas locuciones que usan nuestros Maestros: per- 
der algo en una mino : ganar por la mano : tener á mano , ó á 
la m^no : enviar de mano en mano mas privilegios : Dios le dé 
buen man derecha : poner manos á la obra : y aquel disparar de 
man puest > del Coloma ^ y lidiar á manteniente de los anti- 
guos , &c. &c. 

I . . " jamque minus Jocti Juvenes, rerumque periti 
jjÑíI nisi inau.litas voct>s , nova nomina rerum 
>j Itálico accentu crepiíant , damnantque paternos 
i » Sermones , et verborum , formamque, struemque 

jjNostrc.rum , invidiamque moveni 

Beneuictus Aria-Moutanus , lib. 3. Rethoricorura. 



PROLOGO. XXVII 

del bien hablar , avisando á la nación culta del daño 
que le amenazaba. Y no sé cierto que manera de con- 
tagio sea para la propia lengua la comunicación con 
los Extrangeros, que es tan útil y necesaria para el 
adelantamiento de las ciencias ; pues al mesmo tiem- 
po quejábase también un docto Italiano , de que se 
amancillaba su buen raciocinio ^ por la mezcla que 
hacian de palabras Españolas con Italianas algunos 
Napolitanos, y Milaneses de vuelta de España: y 
aun en este siglo , que ha dado y da tanto que suspi- 
rar á los curiosos de nuestra lengua por ver introdu- 
cidos en ella por medio de libros, y traducciones va- 
rios idiotismos Franceses , se han quejado asimismo 
los sabios de Italia del daño, que desto mismo resul- 
taba á inconsiderados nacionales * , los quales lleva- 
dos de la aparente gracia que trae todo lo nuevo, 
andábanse perdidos tras este oropel, despreciando ó 
asqueando la verdadera y sólida riqueza del propio 
lenguage : peligro á que estará siempre expuesto el 
natural idioma si no hay gran tino en el leer obras 

de 

1 Di queste inetie sonno piene le due Citta di Napoli , e di 
Milano , ove un Cavaliiero che sia stato quattro giorni a Spa- 
gna volle che si cieda ch' egü si sia scordato il parlare natío . . . 
cmpiendo cosi fultamente i suoi raggioi¡an"¡€nii di esser serviítáy 
di regalare , di descuuli, di con que vt)itra signoria , &c. Asi ha- 
bla el liustrísimo Panigorola , Obispo de Asti , en la introduc- 
ción de la 2. parte de ia Paráírase , comento y discurso sobre De- 
metrio Falereo. 

2 I quali ( Libri France-i ) non prima giunti fanno a gara di 
chi puó leggerli pr!ma . . . talche poi nei di^cor^i , e ntlle Lette- 
re famigliari si mostrano schiíi di diré racorJo , t rehJune , cre- 
dendo che con piu tersa eleganza dtbba dirsi detagih , td anzi- 
che sfavttmehto , e cUvisionc vogiior.o á'wQ parte ggío. iSeüa meJe- 
sima gaisa non dicono gia : io ho íttto ora , ma lo vengo di !eg~ 
gere . . . Quindi é ch' appari<.ce ii faveilar di costoro un innts- 
to Italiano di vocaboli , e diforme straniere tra ia copia delle pa- 
role ardite con le quali spiegano i loro pen-ieri astrati. Asi ha- 
bla el juicioso crUico iMunsenor Justo Fonianini en la carta ó 
prefación de su tloqüencia italiana. 



xxvnr PROLOGO. 

de otro, ó conversar con Extrangeros : Porque siendo 
como es mas fácil tomar de un idioma peregrino qua- 
tro , ó seis palabras, y ganar así crédito de curiosos 
y eruditos con otros sus iguales , que no asentar con 
propiedad , y juicio las voces del suyo propio , lo 
qual ha costado y costará siempre larga observación 
y estudio, acompañado de madura reñexíon ; no hay 
para que admirarse , que siendo como son livianos y 
mal avenidos con el trabajo y aplicación , echen al- 
gunos desatinados por el atajo, creyendo de ganar re- 
putación cada y quando se habla con novedad, ahor- 
rando al mismo paso del trabajo y estudio que piden, 
así la propiedad de una lengua en el uso natural y 
castizo de cada voz , como la abundancia de frases 
en el variar á tiempo y lugar su decir , siempre tras 
los exemplos y práctica de los que han sido , son y 
serán siempre Maestros del bien hablar , los quales 
-por lo que mira al romance Español son tantos en 
número , y tales en primer gusto y abundancia, que 
bien podemos nosotros concluir diciendo con Quinti- 
liano: Tot nos Praeceptoribus , tot exemplis instruxit 
yíntiquitas^ut possit videri milla sor te nascendi aetas 
felicior , quam riostra , cui docendae priores elabora- 
verimt, Institut. Orat. lib. ii.cap. ii. 



IN- 



XXIX 

INTRODUCCIÓN. 

Esencia y necesidad de las Partículas. 

fas partículas no son otra cosa sino aquellas me- 
nudas partes, que forman y dan fuerza á aquella ín- 
tima unión , que debe llevar consigo un compuesto 
y acabado raciocinio ; cuyas partes así deben de 
unirse, y darse por este medio vigor y claridad, que 
finalmente resulte dellas un perfecto y bien regu- 
lado discurso: y como este ni pueda ni deba ser, y 
llamarse perfecto, no siendo las partes que lo cons- 
tituyen en í>í mismas perfectas, yendo ademas natu- 
ral y propiamente unidas; de aquí nace que debe- 
mos traer sumo estudio en conocer la naturaleza, 
y usar con propiedad y elegancia deste tan necesa- 
rio enlace , ó vínculo ; avisándonos que no solo el 
nervio , ó vigor del discurso , sino la flor (por de- 
cirlo así) y nata de su elegancia depende también 
desta unión, ó enlace de las partes. Ved pues, si 
puso con razón Aristóteles '■ primera , y principal 
parte del culto razonar las que él llama conjuncio- 
nes, y nosotros partículas, cuyo ser consiste en ocu- 
par cada una aquel lugar que le corresponde , po- 
niéndose antes, ó después; aquí no, sino allí, según 
lo pida su propiedad natural : con cuya doctrina fri- 
sa la de Quiatiiiano *, el qual encomienda siempre 
como paito esencial del bien hablar la unión y vín- 
culo de unas cláusulas con otra^; y con razón , por- 
que si la mejor, y parte mas neceiaria del racioci- 

TüM. I. c n'io 

1 Elocutioais autem principium est eméndate loqui : id auíem 
in quinqué rebus vers-tur; prinnúin in conjunctionihivs , si quis 
reddiderit prout naturaliter imer se antec¿dunt , ac substquun- 
tur. Arist. íil. Reth. 

2 In omni porro compositione tria «unt neces.saria: ordo, 
juncturoj et numefus.QuiíU, iib. IX, cap. ly. iiist. Orat, 



X7ZX INTRODUCCIÓN. 

liio es la claridad, ó digamos perspicuidad % su 
contrario debrá de ser forzado lo que mas menos- 
cabe su natural seguida, y es aquel vicio, que nace 
deí ir rotas las cláusulas, y sin aquel enlace, que 
le? obligue á mirarse entre sí, y vigorosamente íos- 
tenerse; .siendo necesaiio que el raciocinio , que an- 
da falto de partículas sea escuro , como lo dice De- 
metiio Faiereo *, debiendo ser vago é incierto el 
principio de un período, que no va unido natural- 
mente con el otro ; vicio que amancilló ios escritos 
de Heráclito , que van rotos , y sin unión. 

V ^Á el uso concertado de las panículas pide tan- 
to tino y diligencia , y es tan útil y necesario pa- 
ra cí)nciliar vigor y adorno al discurso , nadie S2 
ha de maravillar de que sea e-.te primor y adorno 
lo primero que falta en una lengua que comienza 
á descaecer, bien como perlas preciosas, pero me- 
nudas, y que andan por las manos de todos, que si no 
se trae suma diligencia en tratarlas se han de perder 
necesariamente; y por eso la primera señal por don- 
de se vino á advertir la decadencia de la lengua La- 
tina fué el haber desparecido de la locución muchas 
de sus partículas, como lo demuestra el dicho satí- 
rico de Cah'gula acerca de los escritos de Séneca, 
tacjbándolos de ser ellos arena , pero sin cal ; esto es 
materiales de obra juntos , pero no unidos , que si 
hacen bulto , no forman cuerpo, no obstante que en 
la excelente Moral deste Filósofo vemos con suma 
■V-:.. ■; , "- ; ' '^ • . " " ad- 

1 Oratio , cujas summa virtu'^ est perspícuítas quam sit vi- 
tiosa, si eqeat interprete. Quint. InM. Orat. lib. I. cap. XI. 

2 Quod aut'.m caret Cí^njunctionibus, et dissolutum est to- 
tum, í>bccurum omne est. Incerta eniín íingulorr.m membrorum 
principia prcipter dissoluti(mÁ.m ; quc-maJm'>diim Heracliti scripia. 
I)eir,otr. I-'haler. ck- KIccuticne, num. CXCVI-. 

De este Heraclito hace mención Aristóteles en el teícer libro 
de los Retóricos, tratando do las partículai. 



INTRODaCCION. XXXI 

admiración grandes vestigios de la antigua grandeza 
y eloqiiencia romana. 

Pues el méiodo que observaremos nosotros en 
distribuir las partículas , que ó por sí, ó por su re- 
lación creeremos útil insinuar ó tratar , será el que 
parece mas acomodado á su ser tan vario , co- 
locándolas por sus iniciales según el orden del alfa- 
beto , poniéndonos con esto en precisa obligación de 
observar aunque de paso la naturaleza y poder de 
nuestras letras, que tanto pueden contribuir á la ele- 
gancia de la dicción , atento la armonía del número 
.que resulta de su varia combinación; y aunque en to- 
do procuraremos brevedad, todavía siendo de su na- 
turaleza estos vínculos los que unen entre sí, llevan- 
do al mismo tiempo en su peder y relación el pe- 
so y gala de enteros períodos, negocio que pide ám- 
bito y extensión, llevaremos puesta la mira en pre- 
sentaros exemplos , que si largos , alivien con su pro- 
piedad y gracioso decir la pena de leerlos y ob- 
servarlos. 



^' .'\ ■• r .S '-..j- 



C2. IN 



xxxii ; r 

índice 

De los capítulos de este tomo. 

V^AP. I.° Be la naturaleza y poder de la le- 
tra \ y sus partículas, Pág. I, 

CAP. II. De la letraBy sus partículas, 53. 

CAP. III. Z>^ las partículas contenidas baxo 

la C. 63. 

CAP. IV. De las partículas que tocan á la 

letra D. 8 r, 

CAP. V. De la vocal E y sus partículas, 108. 

CAP. VI. De la ¥ y sus partículas, 124, 

CAP. Vil. Del poder de la Gy sus partículas, 127. 

CAP. VHI. De la Hy sus partículas, 128. 

CAP. IX. De la conjunción I y su poder, 133, 

CAP. X. De las partículas que tocan á la J. 138. 

CAP. XI. De las partículas de la letra L. 143. 

CAP. XII. De las partículas que pertenecen á 

la M. 147. 

CAP. XII í. De las partículas que tocan á laN, 169. 

CAP. XIV. De las partículas tocantes á la O, 183. 

CAP. XV. De las partículas contenidas deba- 

xo de la P. 1 94. 

CAP. XVI. De las partículas que tocan á la Q. 228. 

CAP. XVII. De las partículas que tocan á 

la R. 245. 

CAP. XVIII. De las partículas que tocan á la S. 246. 

CAP. XIX De las partículas que tocan á la T. 266. 

CAP. XX. De las partículas que tocan á la \J 

vocal y V consonante, 279. 

CAP. XXI. De las partículas que tocan á la Y 

consonante, 283. 



TRA- 








TRATADO 

DE LAS PARTÍCULAS. 

CAPÍTULO PRIMERO. 

Di líi naturaleza y poder de la ktra A , j 
de sus partículas. 



ARTICULO PRIMERO, 



■-'A 



¿3iendo esta letra la primera en orden de nuestras 
cinco ' vocales comunes á todas las lenguas , nos vie- 
ne ya notada de los Griegos * su naturaleza , dicién- 
donos Hermógenes ser ella un elemento magestuo- 
so y claro. "Sirve en nuestra lengua Castellana, di- 
»>ce el Licenciado Covarrubias , de preposición , que 
TOM. I. A vse- 

I Llamase letra vocal , porque sin ayuda de los demás instru- 
mentos con que se forman las letras , se pronuncia , así ella co- 
mo las demás vocales que se le siguen en orden , yendo apre- 
tando , y recogiendo la boca , y formando el golpe del aliento, 
el de la a libre , el de la e cerca de los dientes , el de la i en 
el paladar , el de la o algo mas retirado , y el de la u en el pa- 
ladar ( casi ) acabando de cerrar los labios ; y todas las cinco 
vocales , ó con el espíritu tenue , ó con el áspero. El Licencia- 
do D. Sebastian Covarrubias en el Tesoro de la Lengua Caste- 
llana. 

a Hermógenes </<? Formis Sect. de Dictionibus ^enustatis» 



^ DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

>>señala el caso dativo , como : á 'Pedro toca el goher- 
f>tiar ; y otras veces el caso acusativo , como : jo amo 
f>á Dios : responde al adverbio de lugar ad quem ( ó 
?> digamos quo ) , como : yo voy á Roma ; y al verbo 
?> infinitivo , como : voy á comer'' ^ Mostrándonos de- 
mas de esto en el último exemplo que alega nuestro 
Autor , la causa que los Latinos llaman propter quam^ 
ó final. 

Pero antes de pasar adelante , será bien , á fin de 
dar una idea general de esta preposición , declarar 
aquí la manera como se suele varias veces trasponer, 
al modo de las otras simples preposiciones de nues- 
tra lengua , según que iremos mostrando ; que es co- 
sa bien singular , y digna de observarse : pues sien- 
do la preposición de su naturaleza una palabra inde- 
clinable , que junta con otra tiene fuerza de variar 
su caso y significación , natural cosa es que deba de 
ir unida con ella , sin interposición de otra voz que 
le pueda confundir el sentido , y romper la dirección. 
Mas á uno y otro remedia nuestra lengua , haciéndo- 
lo tan á sazón y con tan bella gracia , que no pierde, 
sino que aumenta el brio de la sentencia en sus tras- 
posiciones ; en lo qual se semeja harto mas á la Len-^ 
gua Griega , que no á su madre la Latina , la qual 
lo hace rarísima vez , y esto en el metro. 

i.° El modo , pues , como pueda ir traspuesta la 
dicha preposición , os lo muestran estos dos exem- 
plos : ^'Sé ( dixo Don Quixote á Sancho ) al blanco 
jjque tiras." Cerv. en el Ingenioso Hidalgo part. iJíb, 
5. c. 7. Debiendo de ser este su natural orden : Sé el 
blanco á que tiras. "Yo soy libre ( dixo Don Luis ), 
7? y volveré si me diere gusto ; y sino, ninguno de vo- 
"sotros me ha de hacer fuerza. Harásela á V- md. la 
" razón , respondió el hombre, y quando ella no bas- 

" ta- 

. 1 El citado D. Sebastian Covarrubias en su Tesoro. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 3 

citare con vuestra merced , bastará con nosotros pa- 
7y ra hacer á lo que venimos,'' Cerv. en el Ingen, Hid, 
part. I. lib. 4. cap» 44. Esto es , para hacer aquello á 
que venin2os. 

2° Taaibien lleva esta preposición particular gra- 
cia y énfasis , quando mostrándonos el sugeto en 
quien termina la acción del verbo , se añade todavía 
su pronombre , v. gr. 

"yf mt una pobrecilla r.i .>. . '--. 

"Mesa de amable paz bien sazonada 
"Me basta.'' Fr. Luis de León lib^i.de sus Poesías» 
"^ mt hacíasime recia cosa qualquier tardanza." San- 
ta Teresa de Jesús p^rí. 3. Fundac. cap, 3. "-" Tomándo- 
i)le á él asimismo de la otra mano , con entrambos 
"á dos se fué donde el Oidor y los demás Caballeros 
"estaban." Cerv. en el Ing. H.id.part, i. Ub,^,cap.^2, 

3.° Alguna vez trae en sí esta preposición la fuer- 
za del verbo que se calla oportunamente por la elip- 
sis : "¡O Rey de gloria ! ¡ó espejo de inocencia ! ¿Que 
"á tí con esos cuidados ? ¿que á tí con lágrimas? ¿que 
"á tí con el frió y desnudez , y con el tributo y cas- 
"tigo de nuestros pecados?" Fr.Luis de Granada l^it, 
Christ. nacimiento del Señor, "Corre, hijo Sancho 
"( dixo Don Quixote ) . . y mira . . como hablas , y 
"ten cuenta de no encajar algún refrán de los tuyos 
"en tu embaxada. Halládoos le habéis al encajador, 
"respondió Sancho : á mí con eso : Sí que no es esta 
"la primera vez , &c." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2, 
lib. 6. cap.'^o.y en el lib.6. cap.^i, "^ mi daño si al- 
^>guno le sucediese." 

4.° Se suele otro sí añadir al precio en modo de 
•hablar muy vivo y propio : " Valdrá la onza (del bal- 
" samo ) mas de á dos reales." Cerv. en el Ing, Hid, 
part, I. lib. 2. cap, 10. 

5.° Es asimismo preposición , que en muy ele- 
gante sentido , tomado únicamente de los Griegos , se 

A 2 une 



4 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

une con el infinitivo , y nos vuelve un modo de decir, 
que yai es condicional , ya denota punto ó momento 
de tiempo , v. gr. "Bien apurada la cosa ( dixo Don 
>»Quixote ) burla fué ( el haber sido manteado San- 
»ícho ) y pasatiempo , que á no e?itenderlo yo así , ya 
?>yo hubiera vuelto allá." Cerv. en el Ing* Hid» part. 
I. ¡¡¿7, 3. cap, 21. "Se espantó del resplandor ... al 
"disparar de la maldita máquina." E¿ mismo part. i. 
lib. ^, cap. '^S, í' rí'í V./ 

6.° Equivale también á la preposición con en este 
decir : " Hago saber á vuestras mercedes ( dixo la Do- 
í>lorida) , si no lo tienen por enojo , que tocaba (Don 
í'Clavijo ) una guitarra , que la hacia hablar , y mas 
>>que era Poeta , y gran baylarin , y sabia hacer una 
"jaula de páxaros , que solamente á hacerlas pudiera 
?> ganar la vida." Cerv. en el Ing. Hid, part, 2, lib.'j, 
cap, 38. 

ARTÍCULO II. 

Compone esta preposición ^ tal , y tan varia mul- 
titud de adverbios , ó dicciones adverbiales , que á 
numerarlos todos apenas bastarla un libro entero, 
mostrándonos con gran viveza y propiedad mil ma- 
neras de hablar , que tocan á modo , á acción , tiempo^ 
lugar , semejanza , y otras. 

/ i.° A modo. 

Tales son: ir á caballo , y las especies que debaxo 

de él se contienen ; á saber : á la gineta, á muía, 6íc. 

"Quatro hombres vienen á caballo á la gineta con 

"lanzas y adargas." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. lib, 

4. cap. 36. 

" Fué necesario que el mismo padre se fuese pasean- 
"doíí muía por las calles para que le viese toda la 
"gente." Pedro de Ribadeneira en la Vida del Padre 
Salmerón. 

".Haciéndose ( Dulcinea ) algún tanto atrás , tomó 
.j.iij "una 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. s 

tfuna corridica , y puestas ambas manos sobre las an- 
jeas de la pollina dio con su cuerpo mas ligero que 
>nin alcon sobre la albarda , y quedó á horcajadas^ 
"Como si fuera hombre." Cerv. en el Ing, Hid, part» 
1, lib. 5. cap, 10. 

" Púsole ( la Ventera al Cura ) una saya de paño 
>» llena de fajas de terciopelo negro de un palmo en 
»> ancho , todas acuchilladas , y cubriéndose su her- 
"reruelo subió en su muía á mugeriegas," Cerv. en 
el Ing, Hid. part, 1, lib, 3. cap.i'j. 

Juntad á estos los siguientes modos de movimien- 
to : Cervantes hablando de las Musas dice : 
Unas antiguas son , otras novatas, 
Y todas con ligero paso , y tardo 
Andan las cinco en pie , las quatro á gatas. 
En el Viage al Parnaso, 

" Señor , ya se viene á mas andar el dia." Cerv, 
en el Ing, Hid, part, 2. lib, g. cap. 9. 

"Bien cubierto de su rodela con la lanza en el 
» ristre acometió ( Don Quixote ) á todo el galope , y 
" envistió con el primer Molino." Cerv. e« el Ingen, 
fí id. part. I, lib. I. cap. 8. 

" Descubrimos cincuenta Caballeros , que con gran 
»» ligereza corriendo á media rienda á nosotros se ve- 
»nian." Cerv. en el Ing, Hid, part. i, lib, 4. cap, 41. 

Mas generales y varios son los modos que obser- 
vareis en estos pasos : " Una carreta salió al través 
»>del camino." Cerv. en el Ing, Hid, part. 2. l.^, c.ii, 

"No temiera tomarme con ellos ( los Demonios ) 
t>á brazos," Santa Ter. part, i. l^id, cétp, 25. 

" Haciéndole todas las quatro ( Doncellas )á la par 
» una grande y profunda reverencia." Cervant. en el 
Ing, Hid, part, 2. lib, 6, cap, 32. 

" . . . . Los mas de bruces , y no Á sorbos 
»>E1 suave licor fueron gustando," 
Cerv. f^iage al Parn, cap, 3. ,. v , 

TOM. I. A 3 **En 



6 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

■ "En cuyo trage , y ademan severo <•••••, 
»Vi de Mercurio al vivo la figura 
j> De los fingidos Dioses mensagero.'* '-:-. 

Cerv. Viag. al Parn. cap. i. 

^' Elena ( robada ) no iba de muy mala gana , por- 
5? que se reia á so capa ^yálo socarran.''^ Cerv. e?i el 
Jng. Hid. part, 2. Ub. 8. cap, 71. 

" Salió en fin Sancho vestido ct lo Letrado" Cerv« 
en el Lig. Hid, part, 2. 1 ib, 7. cap, 44. 

"De devociones á bobas nos libre Dios." Sta. Ter. 
part, I. Vid, cap. 13. 

"O si tuvieses oidos para entender las voces de 
?jlas criaturas, sin duda verlas como todas ellas á 
fyuna te dicen que ames á Dios." Gran. Guia lib, i. 
part, I. cap, 3. 

"DonQuixote dixo á voces no me le quite ná- 
9>die , que yo le daré á entender de mí á él quien 
í>es Don Quixote." Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. lib» 
7. cap. 46. 

" Dia vendrá que se deshaga este agravio , y que 
?>sean oidas á justicia las querellas de la honra divi- 
"ua." Gran. Guia lib. i.part. i. cap. 3. 

Al amor del agua es modo de hablar significati- 
vo y metafórico , v. g. " Aunque se entendía que sen- 
'Kia ( Volseo ) lo mismo que el Cardenal Campegio, 
5> todavía por ir al amor del agua , y agradar al Rey, 
5? daba gran priesa á la expedición." Pedr. de Ribad. 
Hist. Écles, de Ing, lib, i. cap. 14. 

" En mis oidos 

» Sonó lo que diré , y á malas penas 
>j Cogieron parte dello mis sentidos."" 
Fr. Luis de León lib, 3. en la Traduc. del ¿7.4. de Job. 

» Él me miró á hurto de mi padre." Cerv. en el 
Ing. Hid. part, i. Ub. 4. cap. 43. 

" Por ser la hora de la mañana , y herirles al 
a soslayo los rayos del Sol, no les fatigaba." Cerv. 
■y^.:' :. :\ en 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 7 

en el Tngen. Hidalg, part, r, lib, i. cap, 7. 

"El Cielo dice , yo te alumbro de dia y de no- 
"che con mis estrellas , porque no ^.ndLQS á escuras.'" 
Gran. Guia lib, i. part, i. cap, 3. 

Ved ahora su síncopa: "Una persona que mu- 
»>chas veces ha ido por una parte . . . aunque sea no- 
"che , y ascuras , ya por el tino pasado sabe donde 
'> puede tropezar , porque lo ha visto de dia , y guár- 
"dase de aquel peligro.'* Sta. TQV.part.i. ^id,cap.^o. 

Al hilo de la gente es manera de adagio , y vale lo 
mismo que conformarse con el uso común : 'Andar al 
i> hilo de la gente como dicen.'* Sta. Ter. part,i. c. 30. 
1° A acción,- 

He aquí la práctica : "Quantas veces oiste con- 
star, que uno murió á espada .... otro comiendo 
»se quedó pasmado : á otro jugando le vino su fin: 
» uno muerto á fuego : otro á hierro : otros á manos 
"de ladrones." Fr. Luis de Gran, en la Traducción del 
Contemptus mundi , trat, i. cap, 23. n, g. 

"Acabó en breves dias la vida á las rigurosas 
ii manos de tristezas y melancolías.'* Cerv, en el Ing, 
Hid, part, I. Ub, 4. cap, 35. 

"Uno parte al través , otro al derecho 
"Otro al sesgo , otro ensarta de una punta.'* 
D. Alons. de Ercill. en la Arauc, cant, i g. 
" Bernal hiere á Mailongo de pasada 
»De un valiente altibaxo á fil derecho,,,. -*:. V'*. 
' " Aguilera al través tendió la espada, 

"Y al dispuesto Guarnan dexó mal trecho,'* 
El mismo en el Cant, 6, 

" No hace cosa á derechas,'* Santa Teres, part, 2, 
Camin, de la perfecc, cap. 34. lí; u , . 

" Vive Dios ! que es gran milagro este : las bar- 
»bas le han derribado , y arrancado del rostro co- 
"mo si las quitaran á posta," Q^icw.enel Ing, Hid, 
part, I. lib, /\, cap, 29. 

A4 ^ "^ ' *'DÍÓ- 



8 DEL VIGOR Y ELEGANCI^ 

^' Dióse orden que se bogase á quartelesJ* Cerv, 
en el Ing. Hid, part, i. lib, 4. cap.^i. 

"^ las primeras á\6 Don Quixote una cuchilla- 
>>da á uno ( de los Yangüeses ) que le abrió un sayo 
Ȓde cuero de que venia vestido , con gran parte de la 
'^espalda." Cerv. en el Ing. Hid, part. i. lib.'^, c. 15. 

^'Este afecto es tan delicado , y , si sufre decir- 
»íse , tan fugitivo , que á vuelta de cabeza no sé co- 
j^mo luego desaparece." Gran. Guia de Pecad, lib, 2. 
part. 2. cap. 19. 

"^^ A vueltas de mis lágrimas . . . pensé si ( el Se- 
" ñor ) me quería hacer alguna merced." Sta. Ter. 
part. I, J^id. cap.^fS, 

%.° A tiempo, 
"Y para el trabajar también la Luna -- 

i^A dias es feliz en su carrera." 
Fr, Luis de León en la Traduc. de la Geórgica i.* 

"Anselmo íí otro dia se partió." CQvv.en el Ing. 
Hid. part. I. lib. 4. cap. 33. 

" Luego la Perlada me envió á mandar , que á la 
vhora me fuese allá." Santa Ter. part. i. l^id. c. 36. 

^* A este instante entraron en el juzgado dos hom- 
»>bres." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 7. cap. 45. 

" Le tomaba á tiempos la locura." Cerv. en el Ing, 
Hid. part. i. lib. 3. cap, 24. 

" Al momento baxó una criada." Cerv. en el Ing, 
Hid. lib. 7. cap. 49. >, ,, 

" Dispertó ' al cabo del tiempo dicho , y dando 
?> una gran voz , dixo : Bendito sea el poderoso Dios, 
»que tanto bien me ha hecho." Cerv. en el Ing. Hid, 
part. 2. lib. 8. cap. 74. 

"Resolvióse en fin á cabo de una gran pieza de 

»ir- 

1 Observad este otro modo de hablar : " yíl cabo de tantos años 
'^ como ha que duermo en el silencio del olvido , salgo ahora con 
» todos mis años á cuestas con una leyenda , &c." Cerv. en el 
I)ig. Hid. Prólogo de la part. I. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 9 

íúrse á la Aldea de su amigo." Cerv. en el Ing, Hid» 
part. I. lib. 4. cap. 35. 

" Y el que se ve en los cuernos de la Luna, 
»> Luego halla Coronista que le avisa 
"Que mató ( y miente ) sierpes en la cuna» 

"Destos me da mas lástima que risa, 
»>Que al cabo , al cabo dan en el abismo, 
j>Y qual Hércules mueren en camisa." 
Gregorio Morillo en una Sátira que trae Espinosa en 
las Flores de Poetas ilustres, 

" Habrá al pie de seis meses . . . que llegó á una 
?? majada de Pastores ... un mancebo de gentil talle 
9' y apostura." Cerv. en el Ingen, Hid. part.i, lib, 3, 
cap, 23. 

" También el Sol avisa á la contina 
»Los ciegos movimientos que se ordenan, 

"Las guerras que se emprenden 

Fr. Luis de León en la Traduc, de la Georjgr. j, 

"Mis continuos y profundos suspiros moverán d la 
f> contina las hojas de estos montaraces árboles. Cerv. 
en el Ing, Hid, part. i. lib. 3. cap, 26. 

Granada usa á la continua. Guia lib, i. part,i, 
cap, 7. 

" ^ lo mas tarde llegaremos allá después de ma- 
"ñaña." Cerv. en el Ing, Hid, part. 2. lib. 8. cap, 71. 
"Esto era ya á la postre,'^ Santa Teresa part, i. 
l^íd, cap, 8. 

4.° yí lugar, ■ ' . <:.:'-i 

Tocan estos modos : "Como yo tuviese bien de 
«comer ( dixo Sancho ) , tan bien y mejor me lo co- 
" meria en pie , y á mis solas como sentado á par de 
"un Emperador." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. ¡ib. 2, 
cap. 1 1 . 

^^ A obra de doce , ó catorce estados de la pro- 
"fundidad de esta mak^morra ( cueba de Montesinos ), 
"á la derecha mano se hace una concavidad y espa- 

»?cio 



tío DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

jício capaz de poder caber en ella un gran carro con 
??sus muías." Cerv. en el Ingen. Hid, part, 2. //^. ó. 
cap, 22. 

"Y mientras miserable- 
>> mente se están los otros abrasando 
?>Con sed insaciable 
"Del peligroso mando, 
"Tendido yo á ¡a sombra esté cantando 
7> A la sombra tendido •'* 

»? De yedra , y lauro eterno coronado/* „ A 
Fr. Luis de León lib. i. 

Nota. Esta manera de hablar la usa Cervantes en 
.sentido metafórico , de este modo : " Hizo , y creó 
"(Sancho Gobernador ) un Alguacil de pobres. . . 
"para que los examinase si lo eran ; porque á la som- 
^•>bra de la manquedad fingida, y de la llaga falsa an- 
idan los brabos ladrones , y la salud borracha." En 
el Ing, Hid, part. 2. lib, 7. cap. 51. 

5.° ^ semejanza, 
Al par , y á par traen la misma fuerza , v. gr. 
" La relación que os hiciere de mis desdichas os ha 
"de causar al par de la compasión la pesadumbre." 
Cervant. en el Ingen. Hid, part, i. lib. 4. cap, 28. 
"^^ Al par , y al paso destas virtudes , que yo creo 
"que lo son, creció mi hermosura, si es que ten- 
"go alguna." Cerv. en el Ingen, Hid, part. 2. lib, 8. 
cap, 63. 

•■;».> *' Entre pobres, y aduares ; - 

"¿Como nació tal belleza? -•• 

"¿O como crió tal pieza . ;. •, • 

,:, "El humilde Manzanares ? ■..'.,.: ..- 
"Por esto será famoso 
j>Al par del Tajo dorado , &c. - ' ■ 
Cerv. en la Novel. 8. 

^' Mudar la ( mala vida) como dicen, es á par 

" de 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. i jc 

»de muerte." Gran, en la Guia lib. i. part. 3. cap. 21^, 
Añadid á esto aquel á lo Romano , á guisa ; v. gr. 
^'Un hermoso mancebo vestido á lo Romano ^ al son 
jíde una harpa, que él mismo tocaba , cantó con 
*-> suavísima y clara voz estas dos Estancias." Cerv. 
en el Ing. Hid. part. 2. lib.^. cap. 6g. 

"No hay cosa mas segura que poner los ojos en 
>>Dios y en lo bueno , y íi ' guisa de buen Piloto 
>? tener todas las rocas ciegas , y los baxios peligro- 
«sos de un piélago tan grande como es el Gobier- 
j>no , y mas de tantos Reynos , en la carta de ma- 
>'Tear bien demarcados," Juan de Mariana en el Pro' 
logo de la Hist, de España. 
- Y Cervantes dice á guisa de hombre pensativo, . 

' 6.° Otras maneras de hablar que compone la pre- 
posición A. 
Estas son : á fe mia ; modo de aseverar con fuer- 
za , y que alguna vez va sin la preposición con igual 
gracia, así: rnia fe ^, . ,-..■ 

"Por vida de Lanfusa la discreta, 
wQue si no se me dice quien son estos 
5> Togados de bonete y de muceta, 
>íQue con trazas y modos descompuestos, 
'? Tengo de reducir á behetría 
Ȓ Estos tan sosegados y compuestos. 

"Por 

1 La voz antiquada guisa significaba manera , ó condición, 
V. gr. "La honra que es de esta guisa siempre previene daño de 
»ella al que la sigue , nasciéndole ende trabajos , é costas gran- 
ja des." Él Rey D. Alonso en las Partidas Ley 3. tit. 3. part. 2, 
"No es cosa conveniente al Hidalgo tomar palabras de baldón 
jjcon hombre de menor guisa." El Dr. Hugo Celso en el Re- 
pertorio de todas las Leyes de Castilla á la palabra Hidalgos. De 
esta voz nos queda la expresión á guisa que notamos. 

2 "Mia fe, Señor mió , el pobre está inhabilitado de poder 
amostrar la virtud de liberalidad con ninguno, aunque en sumo 
» grado la posea." Cerv. en el hig. Hid. part. i . Hb. 4. cap. 49. 



12 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

- . ■ V >'Por Dios , dixo Mercurio ^y á fe mia 

»Que no puedo decirlo 

Cerv. en el l^iage al Partu cap» 4. 

A condición : " Yo he hecho lo que Vm. me man- 
»>dó en alargarme á condición que Vm. haga lo que 
» me prometió en romper lo que mal le pareciere." 
Santa Teresa part, i. cap, 40. 

A la letra : ^' Las puse á la letra como la Madre 
f>las escribe." Fr. Luis de León íí/ Lector después de 
¡a Vid. de Santa Teresa. 
- ■ A dicha : véase For dicha, 

A poder : "No veo cierto otra cosa en él ( mun- 
ido ) que bien me parezca , sino no consentir faltas 
?>en los buenos , que á poder de murmuraciones no 
»>las perfeccione." Santa Ter. Vid. cap. 31. 

A todo mi parecer : "No sé yo si atino á lo que 
?' digo . . . mas á todo mi parecer pasa ansí." Santa 
Ter. part. i. Vid. cap. 11. 

A trueque^ á trueco: "yf trueque de verme sin 
»tan mal escudero, holgárame de quedarme pobre, 
i>Y sin blanca." Cerv. en el Ing. Hid. part. 1. lib.6, 
cap. 1^. ^^ A trueco áQ llevar adelante su voluntad.... 
jíflo miran nada." Santa Tqv, part. 1. cap. $• 

A buen seguro : " A buen seguro que no falta 
»Dios." Santa Tqt. Vid. cap. 15. 

A causa que : "Por lo qual cayeron todos los que 
»>la í^ilda puntiaguda miraron , que por ella se de- 
»bia llamar la Condesa Trifaldi . . . . alias Lobuna, 
?>ír causa que se criaban en su Condado muchos lo- 
s>bos." Cerv. en el Ing. Hid. part. 1. lib. cap.'^S. 

A lo menos , á menos , al menos : " Quemado vea 
»yo , y hecho polvos ( dixo Sancho ) al primero que 
»di6 puntada en la andante caballería ^ ó á lo menos 
»>al primero que quiso ser Escudero de tales tontos 
jícomo debieron ser todos los Caballeros andantes 
>í pasados." Cerv. en el Ing. Hid, part, 2, lib, 6, c,^^» 

"Pa- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 13 

'' Paréceme á mí que se puede regar de quatro ma- 
jy ñeras , ó con sacar el agua de un pozo , que es á 
?> nuestro gran trabajo , ó con noria y arcaduces , que 
"se saca con un torno . . . es íÍ menos trabajo que 
«estotro, y sácase mas agua; ó de un rio, &c." 
Santa Ter. part, 1. l^ici. cap. 11. " Yo <í menos de seis 
5> pasos caí con el sobresalto , y entonces llegó el Mi- 
?> nistro de justicia , que me traxo ante vuestras mer- 
" cedes." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 7. cap.¿^g, 
*' Al menos no queda por nosotros.'^ Santa Ter. part, 
I. Vid. cap. II. ^ 

Donde debéis observar , que las expresiones á ¡o 
viénos , y al menos son de un mismo significado; 
empero la expresión á ?nénos puede referirse , ora á 
instrumento , ora á medida , v. gr. d menos trabajo^ 
á menos de seis pasos. 

Al tiento : " ( El colchón ) en lo sutil parecía col- 
>'cha , lleno de bodoques , que á no mostrar que eran 
>>de lana por algunas roturas , al tiento en la dure- 
«za semejaban de guijarro." Cerv. ^« el Ing, Hid, 
part. I. lib.2- cap. 16. 

Véase á tiento al Artículo XXXL '"' ■ 

A cuento , á causa , á palabras : Aposta va todo 
esto unido , pues pertenece á una misma razón de 
motivo , ó causa , como lo podéis observar en los 
siguientes exemplos : "Solo tenia que si no llegaban 

I Parécenos oportuno hacer aquí mención del antiguo ad- 
verbio ame 71 , que en el sentido que le toma Cervantes equivale 
á los adverbios salvo , demás , este de aumento , y aquel de ex- 
cepción : "Dios loado ( dixo Doña Rodriguez ) , mi alma me 
jnengo en las carnes, y todos mis dientes y muelas en la bo- 
nica , amen de Unos pocos que me han usurpado unos catarros." 
En el hig, Hid. part. 2. lib. 7. cap. 48. " Suélenles dar , respon- 
jjdió el Cura ( los Arzobispos á sus É^scuderos ) , algún Beneficio 
5> simple ó curado , ó alguna Sacristanía , que les vale mucho de 
»> renta rentada, amen del pie del Altar, que se suele estimar 
?>en otro tanto.'' El mismo en ¡a i. part. lib. 3. cap. 26. ' 



14 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

?>á mí , los dolores me cesaban muchas veces , y á 
>y cuento de descansar un poco , me contaba por bue- 
?>na.''' Santa Ter. píirí. i. f^id. cap, 6. ''Llegó esta 
>> gente ( de socorro ) quando el enemigo habia car- 
yjgado el foso , y por una cortina de un baluarte se 
?? habia alojado dentro , arrancando con torno los ár- 
jj boles de que estaba vestida ; minóle sin que se le 
>j pudiese estorbar por el poco efecto de los traveses-, 
f>á causa de ser demasiado cortas las cortinas, y 
f>\as plataformas impedían el valerse de ellos, que 
"tiraban continuamente cruzando la batería." Don 
Carlos Coloma Guerras de Flandes lib. g. "Temia 
»( Sancho ) no le cogiese su amo ápalabras^^ Cerv. 
en el Ing, Hid, parf. i. lib, 4. cap. 31. 

uT^ caso es lo mismo que á dicha , 6 por ventura, 
que dan gran vigor á la condicional si quando les 
precede, por exemplo : '^'Si acaso ( dixo Sancho) 
?>en muchos dias no topamos hombre armado con 
» celada , ¿que hemos de hacer ? Hase de cumplir el 
.» juramento á despecho de tantos inconvenientes é 
?> incomodidades . . . ¿que contenia el juramento de 
jí aquel loco viejo del Marques de Mantua que Vm. 
j> quiere revalidar ahora ? '^ Cerv. en el Ingen, Hid, 
part, \.lib, 2, cap, 10. 

Lleva á veces el sentido opuesto á de industria : 
*' Algunos ( renegados ) hay que procuran estas fees 
9>con buena intención : otros se sirven de ellas á caso, 
?>y de industria , que viniendo á robar á tierra de 
"Christianos , si á dicha se pierden , ó los cautivan, 
" sacan sus firmas, y dicen que por aquellos pape- 
>íles se verá el propósito con que venían." Cerv. efi 
el Ing, Hid. part. i. lib. 4. cap. 49. 

yl ley , 6 á la ley , es modo muy encarecido de 
aseverar, v. gr. -'Prometo á la ley de buen y leal 
>> Escudero, &c." Ccrvant. en el Ingen, Hid, lib, ^, 
cap, 49. 

^l 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 15 

Al contrario , al revés , son locuciones de todos 
los buenos Autores. ,...., . 

Adjunta. - . 

i.° Solemos añadir esta preposición en medio de 
alguna palabra que se repite , y nos vuelve un sen- 
tido , que encarece , y toca á modo , v. gr. "Cor- 
»>rian ( las lágrimas ) hilo á hilo por su rostro." 
Granad, en la Guia lib, i. part. i. cap» 7. ^'Callandi- 
?íC0 , y pasito á paso . . se llega ( el Moro ) por las 
"espaldas de Meiisendra." Cerv. en el Ingen. Hid» 
part, 2. lib, 6. cap, 16. 

2.° Precedida de la preposición de denota térmi- 
no de medida : " Si dices que no puedes agora pasar 
»este vado aun antes que el rio haya crecido mu- 
??cho , como lo pasarás mejor quando vaya de mar 
9>á mar," Gran, en la Guia lib, i, part, 3. cap. 25. 

3.° También se une con otras voces ; á saber tras 
&c. de este modo : " Era ( Caravaca ) tan á tras 
•>ymano ^ y de allí allá tan mal camino, que, &c.'* 
Santa Ter. Part. 3. Fundac. cap. 26. ; y en rigurosa 
composición nos forma otras palabras , como ade- 
más , allende del ende antiguo , allegar , 6ic. 

ARTÍCULO III, . 

Abaxo. ^" 

I.' Es adverbio de lugar , y como sea el adverr 
bio una partícula indeclinable , que juntándose con 
verbo tiene fuerza de mostrarnos sus accidentes , es- 
te nos los muestra así: "La oración temeraria y 
?>atrevida sube á lo alto, mas luego resurte para 
y> abaxo." Gran, en el Memor. trat. 5. cap. 2. §. r. 
"En el aposento de abaxo correspondiente al de arri- 
>?ba se ponia el q«ue habia.de responder , pegada la 
'?boca con el mismo cañón ; de modo , que á modo 
Ȓde cerbatana iba la voz de arriba abaxo , y de aba- 

"XO 



i6 DEL VIGOR Y ELEGANCIA . 

?>xo arriba con palabras articulares y claras/* Cerv. 
en el Ing, Hid. part, i, ¡ib, 8. cap. 62. 

2.° Empero semeja preposición que se pospone á 
su caso en este lugar : 

"Don Gerónimo Ortiz , que descuidado 
^yLa calle abaxo\d,éi topar conmigo, 
»j Sospechando lo que era escabullóse/* 
D. Esteban de Villegas en una Sátira» 

.■ '-\ ARTÍCULO IV. 

^: ' ■ ■ Acá, ' ' 

i.° Tiene este adverbio de lugar dos relativos, 
allá , y acullá, 

"Quando el húmedo Otoño ya refrena 
?'Del seco Estío el gran calor ardiente, 
i "Y va faltando sombra á Filomena . . . 
?> Entonces siempre , como sabes , anda 
j^De estorninos volando á cada parte 
>> Acá , y allá la espesa y negra banda.'* 
Garcilaso de la Vega Égloga 2. 

*'E1 Diablo ( dixo Sancho ) me pone ante los ojos 
?>aquí , allí , acá no , sino acullá , un talego lleno de 
?> doblones, que me parece que á cada paso le toco con 
»>la mano , y me abrazo con él , y lo llevo á mi ca- 
>>sa, y heclio censos, fundo rentas , y vivo como 
j> un Príncipe." Cerv. ^« el Ing, Hid,part, 1. Itb, 5. 
cap. 13. 

2.^ Lleva á veces el poder del adverbio aquí-. 
*' Estando á la mesa dixo Don Antonio á Sancho: acá 
>? tenemos noticia, buen Sancho, que sois tan amigo 
í>de manjar blanco y de albondiguillas , que si os 
»' sobran las guardáis en el seno para el otro dia. 
?>No Señor , no es así , engañado le han á Vm.'* 
Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 8. cap. 62. 

3. Es singular la manera como nos servimos de 

es- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 17 

este adverbio para llamar la atención del que tene- 
mos presente , queriéndole reprehender suavemente, 
ó con muestras de enfado : "Sosiégúese Vm. ( dixo 
M Sancho ) , que por Dios que me burlo. Pues porque 
ffos burláis , no me burlo yo , respondió Don Qui- 
?>xote. l'^ejúd acá , Señor alegre . . . ¿estoy yo obli- 
?ígado á dicha . . á conocer y distinguir los sones , y 
" saber quales son de batan ó no ? y mas que podría 
"ser, como es verdad , que no los he visto en mi vida, 
"Como vos los habréis visto , como villano y ruin 
"que sois criado y nacido entre ellos." Cerv. en el 
Ing. Hid. part. i. lib. 3. cap. 20. ^' Anda acá , dexa 
j» esa loca.'^ En la Tragicom, de Calisto y Melibea 
Auto I. 

4.° También se enviste de la fuerza y peder que 
lleva el adverbio acá acompañado de la preposición 
por ^ quando forma el particular y conocido sentido 
que . os dan estos versos : 

^'F,1 Araucano exército revuelto -^V.-a . -.u 
•iyVor acá y por allá se derramaba.'^ i-' " 
Ercilla en la Araucana , Canto 4, 
Como lo podéis observar en la pregunta que hace 
Elicia á Celestina en la citada Tragicomedia en el Au- 
to 10. "¿En que andas acá , vecina , cada dia? " 

5»** Puede también significar tiempo de este mo- 
do : "De unos dias acá lo he visto por algunos Le- 
?>trados , que ha poco que comenzaron , y han apro- 
»vechado muy mucho." Sta. Ter.p¿2rí.i. Vid.cap,\i, 

Nota, Es de saber que esta locución dame acá 
puede sincoparse quitado de por medio el pronom- 
bre , y formando una sola palabra daca ; y para 
mostrar la autoridad que llevan ambos modos de ha- 
blar , veis aquí los exemplos : " Dame acá ( Sancho ) 
Jila mano, y atiéntame con el dedo, y mira bien 
?>quantos dientes y muelas me faltan." Cerv. en el 
Ing, Hid, part* i. lib,. 3. cap. 18. .-^ , saüí:; \ •_.: v. 

TOM. I. B **Es* 



x8 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

''Este apetito es como un fuego insaciable , que 
w nunca dice basta , ó como aquella sanguijuela . . de 
9? quien dice Salomón , que tiene dos hijas, las qua- 
5>les siempre dicen : daca , daca.'* Gran, en la Guia 
¡ib, I. part. 2. cap. 20. 

" La codicia siempre está solicitando el corazón, 
9>y diciendo : daca , daca.'' Gran, en el mismo lugar, 

'' Daca mis ropas." Eti la Tragicom, Aut, 8. 

ARTÍCULO V. ' w 

Melante, ' ^ ' 

' i.° Es adverbio de tiempo: "Dicen ( los tales) 
9> ... que adelante habrá tiempo , en que mas fácil- 
?> mente , y mejor lo puedan hacer." Gran, en la Guia 
¡ib. I. part. 3. cap. 25. " Pide ( Santa Teresa ) á quien 
5>esto envía , que de aquí adelante sea secreto lo que 
"escribiere." Fr. Luis de León en el tít. del cap. 10. 
de la Vida de la Santa. 

" Pienso llamarme desde hoy en adelante ( el Ca- 
"ballero de la triste figura )." Cerv. en el Ing. Hid, 
part. i.lib. 3. cap. 19. ''Con este acto tan valeroso, 
?>no solo venció ( Ignacio ) el miedo , mas quedó pa- 
9}ra adelatite muy osado contra todas las opresiones 
>í diabólicas y espantos de satanás." Rivad. í^id, 
de S. Ignac. lib. 5. cap. 9. 

2.° Lleva en sí con lindo énfasis el sentido y 
fuerza de algún verbo , que se calla en razón de ex- 
hortar á otro con ahinco: "Quando yo se la iba á 
>'dar ( la carta á Dulcinea) , respondió Sancho, ella 
^estaba en la fuga del meneo de una buena parte 
»>de trigo , que tenia en la criva . . . adelante , San- 
"cho ( replicó Don Quixote ) , y en tanto que esta- 
cha en su menester , ¿que coloquios pasó contigo? 
"¿que te preguntó de mí ? ¿y tú que la respondis- 
"te ? acaba , cuéntamelo todo , no se te quede en el 
"-z^l i . » "tjn- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 19 

?í tintero una mínima.'^ Cerv. en e¿ Ing, Hid, part, i. 
/íá, 4. cap, 31. ; 

3.° Dexa otras veces su propio y natural ser de 
adverbio , y significa alguna cosa de importancia: 
*' Tened paciencia ( Sancho ) , que aventuras se ofre- 
íícerán, donde no solamente os pueda hacer Gober- 
" nador , sino mas adelante,'' Cerv. en el Ing, Hid. 
part, I. lib, 2. cap, 10. Expresión que podéis variar 
de estotro modo : sino mas allá, 

4." Finalmente diréis que es preposición pos- 
puesta á su caso en estos modos de hablar: "La 
^/unción ( del Rey Egica ) conforme á la costumbre 
»»de aquellos tiempos , se hizo nueve dias adelante en 
» Toledo un dia de Domingo." Mariana Hist, de Es- 
paña lih. 6, cap, 18. "Vayase Vm. Señor norabuena 
ffsu camino adelante (añadió el Comisario ) , y en- 
»>derécese ese bacin que trae en la cabeza." Cerv. en 
e¡ Ing, Hid, part, i. //^. 3. cap, 22, . 

ARTÍCULO VI. 

yídemas, 

I,® El antiguo natural significado de esta voz pué- 
dese ver en esta bella máxima de natural y moral 
Filosofía , que os presenta el Sabio Rey Don Alon- 
so en las Partidas Lej 3. tít. 3. part, 2, por estas pa- 
labras "Lo que es ademas no puede durar." Donde 
lleva el ser de pronombre ; mas en el buen siglo 
Español usáronla nuestros Autores como adverbio de 
aumentar , ó nota de superlativo ; pero de modo que 
sigue comunmente al adjetivo, que aumenta ; v. gr. 
**Iba el vencido y asendereado Don Quixute pensa- 
r>tivo ademas por una parte , y muy alegre por otra." 
Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. lih, 6, cap, 71. "Se le- 
»*vantó ( el Eclesiástico ) de la mesa mohíno ademas^ 
«diciendo ; Por el hábito que tengo , que estoy por 

B2 "de- 



20 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

« decir , que es tan sandio vuestra Excelencia como 
?> estos pecadores : mirad si no han de ser ellos lo~ 
jícos , pues los cuerdos canonizan sus locuras." Cerv. 
en el Ing. Hid. part. 2. lib.6. cap. 32. ^'JVjís padres 
*?( añadió Doña Rodríguez ) me dexáion sirvienao , y 
9? se volvieron á su tierra, y de allí á pocos años 
?^se debieron de ir al Cielo, porque eran ademas 
9} buenos^ y Católicos Christianos." Q^w . en el Ing» 
Hid. part. 2. lib. 7. cap, 48. 

2.° Es asimismo conjunción : '•'•Ademas junto con 
«la ermita tiene una pequeña casa ( el Ermitaño), 
í^que él ha labrado á su costa." Cerv. en el Ingcn, 
Hid. part. 2. lib. 1. cap. 24. "E^n oyendo Don Qui- 
jíxote la petición del herido, en altas voces dixo, 
5>que Basilio pedia una cosa muy justa y puesta en 
»í razón., y ademas muy hacedera." Cerv. ^;? el Ing, 
Hid. part, 1, lib. 6, cap. 11. 

ARTÍCULO VII. 

Adentro, 

1.^ Es adverbio de lugar : "También, dixo Maese 
95 Pedro desde adentro : muchacho, no te metas en di- 
í?buxos. Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 6. cap. 26. 

2.° Empero será preposición pospuesta á su caso 
en este sentido: ^'Determinamos de entrarnos la 
^'tierra adentro.'^ Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. 
4. cap. 41. "Este mal vecino que tenemos las puer- 
7>tas adetitro siempre está deseando todo lo que es 
'?en derecho de su dedo; conviene á saber , hon- 
5>ras, &c." Gran, en la Oraciony Meditación^ trat, i, 
part. 3. cap. 2. 

ARTÍCULO VIII. 

A deshora. 

1.° Pertenece á tiempo este adverbio , y es lo 

mis- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 21 

mismo que de improviso , de repente : " En estas 
tirazones y pláticas se iban entrando por una selva 
j>que fuera del camino estaba , y á deshora sin pen- 
>?sar en ello se halló Don Quixote enredado entre 
í?unas redes de hilo verde , que desde unos árboles 
jíá otros estaban tendidas." Cerv. en el Ingen. Hid, 
part. 2. lib, 8. cap, 58. "Acaecíame en esta represen- 
7>tacion , que hacia de ponerme cabe Christo . . ve- 
"uirme á deshora un sentimiento déla presencia de 
7>Dios." Santa Ter. part.i. l^id. cap. 10. Véase la ex- 
presión adverbial á la hora a! art, 11. núm. 3. 

2.° ' También es como si dixéramos/)^^ríZ de tiem- 
po : "¡Ah pesi á tal ! replicó Sancho , Señor nuestro 
??amo , no soy yo ahora el que ensarta refranes , que 
" también á Vm. se le caen de la boca de dos en 
?>dos mejor que á mí ; sino que debe haber entre los 
j>mios y los suyos esta diferencia, que los de Vm. 
invendrán á tiempo , y los míos á desboraJ'^ Cerv. 
en el Ing, Hid, part, 2. lib, 8. cap, 68. 

Nota, En este exemplo toma Cervantes metafó- 
ricamente aplicándolo á los refranes el venir á tiem- 
po y á deshora , de donde en el sentido propio y na- 
tural tiene este modo de hablar la misma , sino ma- 
yor gracia de este modo : l^ienes á tiempo , vienes á 
deshora. Tened ahora presente este adverbio , y co- 
tejadlo con el siguiente , con quien tiene tanto pa- 
rentesco en el sonido y significado. 

ARTICULO IX. 

yf deshoras, ,., , 

" No tengo yo la culpa ( dixo Sancho ) sino Vm. 
jíque me trae á deshoras , y por estos no acosium- 
?>brados pasos." Cerv. en el Ing, Hid. p. r. lih, -^^c.io, 
Don Antonio Solís en la Comedia : La mas dichosa 
venganza , Jornad. i. hace hablar á Inés de este modo: 
TOM. I, B3 '^Vién- 



22 DEL VIGCR Y ELEGANCIA 

*' Viéndoos por otra parte ' * ■ 

t- ?j Gastar en ^ii calle el tiempo,^ \ :..v :. 
■ "Dar vueltas á las esquinas, 'J; /■ 

?>Y esto á deshoras ■ , ■ 

>> Llego á entender que es afecto 
. .. •- ?íDe amor; porque son señales, •..-..? v.^'- 
ííQue no pronostican menos." . . ^ 

ARTÍCULO X. ''■"-'■< 

A donde, A do, 

1.** Tienen estos dos adverbios un mismo signifi- 
cado , y corresponden al quo latino : "^ donde bue- 
?>no camina Vm. Señor Gentil hombre/' Cerv. en el 
Ing, Hid,part. 2. lib, 8. cap, 72. "Carretero , Co- 
ííchero . . ó lo que eres , no tardes en decirme quien 
9>eres, á do vas , y quienes la gente que llevas en 
9ítu carricoche." Cerv. en el Ing. Hid, part.i, lib.c^. 
cap, II." Pasó por Granada . , vino ( el General ) á 
9>do el Marques de Velez estaba , y partió sin otra 
5>cusa de nuevo mas de errores en la guerra , díc.'* 
D. Diego de Mendoza Guerra de Granada lib. 3. n, 20. 

2.° Equivale asimismo al ubi latino , v. gr. "Mi- 
trando á todas partes por ver si se descubría algún 
?>castillo, ó alguna majada de Pastores donde reco- 
9?gerse , y á donde pudiese remediar su mucha ne- 
*>cesidad , vio . . . ( Don Quixote ) una venta." Cerv* 
en el Ing. Hid, part, i. lib. i, cap, 2. "El Hidalgo 
?>mohino poniéndole ambas manos ( al Labrador ) so- 
?íbre los hombros le hizo sentar por fuerza, dlcién- 
?>düle : sentaos majagranzas , que á donde que yo me 
5? siente será vuestra cabecera." Cerv* en el Ing, Hid, 
part, 2. lib, 6. cap, 31. 

Nota, Por la concurrencia de verbos, que tocan 
á contrarios movimientos , es digno de observarse 
este modo de hablar : " De tal manera podía correr 

val 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 23 

' «dado ( dixo Don Quixote ) , que echemos azar ea 
».lugar de encuentro ... si vuelves presto de á donde 
yy pienso enviarte,'^ Cerv. en el Ing» Hid,part, i. lib, 
3. cap. 25. 

3.° Lleva á veces fuerza de pronombre relativo: 
** Quiso (Dios) sin duda para demostración de lo 
» mucho que puede en esta edad , á donde tantas mi- 
» llares de hombres aportillan su Reyno , que una 
«muger alumbrase los entendimientos." Fr. Luis de 
León en la carta á las Madres , que va al principio 
de la edición , que él procuró y ordenó de las Obras 
de Santa Teresa. - / «..:../■; t ..;<-•). -. 

ARTICULO XI. ■' ]f 

A donde quiera. A do quiera. 

Es bien conocido este primer adverbio ; y por 
ho que toca al segundo , que es su síncopa , helo aquí: 
*' Siempre ^ y á do quiera y de quien quiera son mas 
>í estimadas las medicinas simples que las compues- 
Ȓtas." Cerv. en el Ing, Hid. part. 2. lib, 'j, cap. ^"j. 
"El blanco trigo multiplica y crece, 
» Produce el campo en abundancia tierno 
» Pasto al ganado , el verde monte ofrece 
5? A las fieras salvages su gobierno: 
9yA do quiera que miro me parece 
?íQue derrama la copia todo el cuerno; 
»Mas todo se convertirá en abrojos 
»Si dello aparta Flérida los ojos. 
Garcilaso ew la Égloga 3. \:. v. ^^ 

ARTÍCULO X I I. , 

A fuera. 

Se repite elegantemente este adverbio , y trae en 
sí la fuerza del verbo con gran brío. 

B4 "Oyó- 



24 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

"Oyóse en esto el son de una corneta 
»Y un trapa , trapa , aparta , á fuera , afuera^ 
?^Que viene un gallardísimo Poeta. -. 

"Volví la vista , y vi por la ladera 
yíDel monte un portillón , y un Caballero 
"Correr , como se dice , á la ligera." 
Cerv. ^iage al Parri. cap, 4. 

Su natural y simple significado suele ser este: 
hablando Fr. Luis de León de las fases ó aspectos de 
la Luna , dice con Virgilio: 

"Huye su quinta luz , en quien á una 
"Tesifone nacieron y Meguera, 
»Y el orco verdinegro y la lagwna; 
"Y en tal dia la tierra lanzó á fuera 
" Con parto abominable á Tifoeo, 
j>A Japeto , Porfirio , Reto , Coeo. 
En la Traducción de la Geórgica i. j¿ ?"! 

Véase el adverbio fuera* '^íi^í k laoí f.i:. 

- A R T í C U L O XIII.' 

u4h ! Interjección, 

"La interjección dice el docto Luis de la Cerda 
«en la nota décima al lib. 3. de su Gramática, no 
»es en rigor, parte de la oración , aunque Escalíge- 
«ro dixo que es la mas principal ; porque realmen- 
"te no es voz, ni palabra, sino solo una señal de 
"afecto, la qual se halla también en los animales; 
"y de esta misma opinión habia sido su Maestro el 
"Brócense." Pues veamos, ahora como , y para que 
afectos de ella se han valido nuestros Autores. 

i.'^ Para llamar con ahinco y ternura : "El que 
"las daba ( las voces desde una sima ) decia : \ylb de 
"arriba ! ¿Hay algún Christiano que me escuche? " 
Cerv. én el íng. Hid: parí, 2. lib, 8. cap, 5c;. 

"Con voz enferma y lastimosa^ dixo ( Sancho ): 

" ¡Se- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 25 

» ¡Señor Don Quixote ! \ab Seror Dun Qjdxote ! ¿Que 
^quieres , Sancho hermano? respondió Don Quixote 
"Con el mismo tono afeminado y doliente. Querría, 
?> si fuese posible , respondió Sancho Panza . . si es 
»que la tiene Vm. aiií á mano ( la bebida del Seo 
y? Blas )." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. //^. 3. cap. 15. 

" ^b de casa 

?>¿Vive aquí Juan Labrador ? " 
Lope de Vega en la Comedia : el f^il/ano en su rin- 
cón , act, 2. 

2. Para afecto de enojo y dolor : "¡^^ Don La- 
íídron ! que aquí os tengo , venga mi bacía y mi al- 
abarda." Cerv. en el Ing. Hid. part. 1. lib./^. cap.^'^, 

" \Ab loco de mí ! ... yo viendo alborotada toda 
9>la gente de casa me aventuré á salir , ora fuese 
?í visto, ora no." Cerv. en el Ing. Hid. part. i, lib. 
3. cap. 27. 

^'^\Ah Pastora cruel ! ;en tantos daños, 
"En tanta cuitas, tantas sinrazones, 
?>Me quieres ver gastar mis tristes años ! " '; 
Jorge de Montemayor en su Diana lib. 6. 

3. De exhortación: 

"jSígame el que quisiere , ah Caballeros, 
j>Que de Santiago son estos aceros." 
Lope de Vega en la Comedia : Las paces de los Re- 
yes , act. i. - 

"¿Que han hecho ( dixo Sancho ) estos desdicha- 
"dos que ansí los azotan ? ¿y como este hombre so- 
"lo ( el Cómitre de galera) que anda por aquí sil- 
abando tiene atrevimiento para azotar á tanta gen- 
"te ? Don Quixote que vio la atención con que San- 
jícho miraba lo que pasaba , le dixo : \ah Sancho 
j> amigo! y con que brevedad, y quan á poca costa 
"OS podíades vos , si quisiésedes , desnudar de medio 
>» cuerpo arriba , y poneros entre estos dos Señores, 
"y acabar el desencanto de Dulcinea." Cerv. en el 

In~ 



26 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

Ingen. Hidalgo part. 2. lib. 8. cap. 6^, 

4. De deseo : ^'\A¡? bodas de Camacho , y abun- 
»dancia de la casa de D. Diego, y quantas veces 
jjos tengo de echar menos ! '^ Cerv. en el Ing. Hid, 
part, 2, li¿f. 2. cap, 24. 

ARTÍCULO XIV. 

^j ! Interjección, 

i.° También nos servimos de esta partícula para 
muy sentidos afectos , quales son de tedio ó pesa- 
dumbre , &c. 

^'\Ay que larga es esta vida ! ..■ » ■ .= 

>?¡Que duros estos destierros, 
??Esta cárcel, y estos liierros , -'^ 

>?En que el alma está metida! : . - 

>í Solo esperar la salida . .^ 

"Me causa un dolor tan fiero, 
yjQue muero , porque no muero.*' 
Santa Teres, part. 2. 

"¡yfy Dios! ¿si será posible que he ya halla- 
ndo lugar que pueda servir de escondida sepultura 
?>á la carga pesada de este cuerpo? Sí será, si la 
?> soledad que prometen estas sierras no me miente.*' 
Cerv. en el Ing, Hid. part. i. lib. 4. cap, 28. 

2. De ansia por algún bien. 

^^\Ay mi divino rincón 

>> Donde soy Rey de mis pajas! 

>jDura ambición ¿que trabajas 

» Haciendo al ayre edificios, 

»Pues los mas altos oficios 

j)No llevan mas de mortajas? 
Lope de Vega en la Comedia : El Villano en su rm^ 
con , act. I . 

3. Fr. Luis de León lamenta así la pérdida de 
España ; ' • • 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 27 

^'¡yíy quanto de fatiga ! 
9f\^y quanto de sudor está presente 
ííAl que viste loriga 
»Al infante valiente, 
jjA hombres y caballos juntamente ! 
f. f>Y tú , Betis divino, 

í 5>De sangre agena y tuya mancillado, 

9j Darás al mar vecino 
?j ¡Quanto yelmo quebrado! 
»;] Quanto cuerpo de nobles destrozado! 
"El furibundo Marte 
¿ ■: ?>Cinco luces las haces desordena 
(.:.:' » Igual á cada parte; 
V.> . 5jLa sexta \ny\ te condena^ 

»¡0 cara patria! á bárbara cadena.** 
LiB. I. Profecía del Tojo. 
4. De enojo: 

"Pues yo te cogeré manzanas bellas 
?j Cubiertas de su ñor , y las queridas 
íí Castañas de Amarilis, y con ellas 
>j Ciruelas , que merecen ser cogidas: 
9>T\i Mirto, y tú Laurel, iréis sobrellas, 
?í<^ue juntos oléis bien. \Ay tosco ! ¿olvidas 
*í<^ue Alexi de los dones no hace caso, 
»?Y que si á dones va , no es Yola escaso?'' * 
Fr. Luis de León Hb, 2. Traduc^ de la Égloga 2. de 
Virgilio, 

De 

1 Cotéjese con la traducción de Fr. Luis €l original latino 
que aquí pongo , para observar que tan viva y graciosa es 
nuestra lengua , y qual la manera de traducir. 

"Ipseego cana legam teñera lanugine mala, 
tíCastantasque nuces , mea quas Amaryllis amabat : 
»>Addam cérea pruna : et honos erit huic queque pomo: 
Et vos , ó lauri , carpam , et te , próxima myrte : 
wSic posits quoniam suaves miscetis odores. 
9>Rusticus es Corydon ^ nec muñera curet Alexis: 
MKec si muneribus certes , concedat lolas." 



23 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

5. De súbita alegre admiración : 

^'\yíj'l yo no sé quien es que alguno llama» 
>?Que la perrilla en el corral vocea! 

»¿Si viene por ventura? 

Fr. Luis de León ¡ih. 2. de la Trad. de la Égloga 8. 

"^'Y ved . . . (Zagalas ) que os lo promete por lo 
» menos Don Quixote de la Mancha , si es que ha 
j> llegado á vuestros oidos este nombre. \Ay amiga 
jjde mi alma ! dixo entonces la otra Zagala , jy que 
» ventura tan grande nos ha sucedido! ¿Ves este Se- 
?M"íor que tenemos delante ? pues hágote saber , que 
«es el mas valiente, el mas enamorado, y el mas 
>? comedido de todo el mundo. \j:4y ! dixo la otra, 
«supiiquémosle , amiga , que se quede.'' Cerv. en el 
Ing. Hid. part, 2. lib. 8. cap. 58. 

6. De súbito extremado dolor : en la Fábula Pas- 
toral de Torquato Tasso el Aminta traducida por 
D. Juan de Jáuregui en el acto 4. escena i. habla así; 

Dafne, 
" Pláceme de tu vida , mas me duele 
jjDe agena muerte. 

Silvia, 

-i i> ¿De que muerte dices? 

Dafne, 
■ »De la muerte de Aminta. 
Silvia, 
^'>\Ay\ ¿como es muerto? 
Y luego en la escena segunda: 

Er gasto, '..,*,. .^ 
yj .. "Traygo la nueva triste 
??De la muerte de Aminta. 
Silvia. 

>j \Ay lo que dice ! 

7. De grave afán y despecho : 

" Triste yo ! ¡un fiero y bárbaro soldado 
»í Gozará mis sembrados y novales, 

íjQue 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 29 

»Que yo con sudor tanto he cultivado! 
» ¡Maldita civil guerra, en quantos males 
wHa puesto al triste Pueblo Mantuano! 
yf\yi)>l ¡para quien sembramos campos tales! 
p. Gregorio Hernández de Velasco en ¡a traduc* de la 
Églog, I. de Virgilio, 

8. Es muy á propósito para abominar del mal, 
é inspirar cautela. El cultísimo Bartolomé Leonardo 
de Argensola en una erudita y sin par Elegia , ó 
Carta á un Marques , hablando de los engaños con 
que seducir suele el amor propio, habla así: 
^' Porque con tanta propiedad remeda 
?>A la misma razón la filautia, 
?íQue apenas hay quien discernirlos pueda: 

7>Dirá que no es valor el que desvía ■■ • 

»La ocasión , sino el ánimo robusto, 
«Que la virtud en sus sequaces cria, 

?í La constancia , la fe, el recto justo: ■: - 
jíMas \ay ! que esta retórica endereza .1 ' 
j^Su causa solo á establecer tu gusto." .: 

' ' • ■' ' '■.■--•- . . j 

ARTÍCULO XV. 



'Jii 



I.** Es adverbio indeterminado de lugar , v. gr. 
*'E1 oficio que él ( Don Quixote ) trae no permite 
?>dispensas, ni botillerías: nM nos tendemos en mi- 
sítad de un prado , y nos hartamos de bellotas , ó de 
jj nísperos." Cerv. en el Ing, Hid. part, 2. lib. 8. cap, 
59. ''Hay por a M ciento , que apenas saben leer, y 
?> gobiernan como unos girifaltes." El mismo part, 2, 
lib, 6, cap. 32. 

Ora equivale al adverbio ¿?/// , y es correlativo 
del adverbio donde , de este modo : " Donde está la 
"sabidurí i , rt/6/está la virtud , ahí la constanci.i , ahí 
»'la fortaleza." Gran. Guia lib, 1. part, 2. cap,is. 

Sue- 



30 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

1. Suele con mucha propiedad , y en afecto de 
cólera equivaler á delante , v. gr. "Esta e^ ( respon- 
jídió el Diablo ) la segunda parte de la Historia de 
?>Don (Juixote de la Mancha , no compuesta por Cide 
»Hamete su primer Autor , sino por un Aragonés, 
»que él dice ser natural de Tordesillas. Quitádmele 
»íde ahí ^ respondió el otro Diablo , y metedle en los 
»> abismas del infierno, no le vean mas mis ojos," 
Cerv. en el Itig. Hid. part. 2. lib, 8. cap. 70, 

3. También nos servimos de él contrayendo de 
algún modo su sentido , para mostrar ser muy ha-^ 
cedero lo que prometemos ó decimos ; v. gr. "Quan- 
»do faltare ínsula ( dixo á Sancho D. Qaixote ) , ahí 
"está el Reyno de Dinamarca ó el de Sobradisa , que 
» te vendrán como anillo al dedo." Cerv. en el Ing, 
Hid.part, i. lib, 2. cap. 10. 

"Yo estoy libre de buscar nombre de Pastora fin- 
»?gida , pues está ahí la sin par Dulcinea," Cerv. en 
el Ing, Hid. part. 2. lib. 8. cap. 73. 

4. Sí lo unís con persona , os mostrará desprecio 
de ella , ó poca estima: "Maravillóse el Caballero 
»j viendo que un hombrecito por ahí le hablase con tan- 
"ta libertad." Rivad. l^id. de S. Ignac. lib. 4. cap. 6, 

$. Con la preposición de puede servir de notar 
tiempo: " De ahí á poco se ve que era engaño." Gran. 
Guia lib, 2. part. 2. cap. 14. 

ARTÍCULO XVI. 

■ '. ■ 71/7- X ' ''•'' 

",'" • .. . ,.. . , Mííx ama. 

, Es ya antiquado el uso que hacían los antiguos 
de este adverbio, en esta forma : "E antiguamente 
y> mostraban á los Reyes á tirar de arco , é de balles- 
?>ta , é de subir aina en caballo , é saber andar." El 
Rey D. Alonso en las Partidas ley 13. tít. 5. Part. 2» 
Pero si le precede el adverbio , ó nota de conipara- 

ti- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 31 

tivo mas , os formará una locución muy propia , que 
usaron , no solo los antiguos , sino también los Au- 
tores del siglo de oro Español , como os lo muestran 
los siguientes exemplos : '' É porque la ira del Rey 
»es mas fuerte , é mas dañosa que la de los otros 
jíhomes, porque la puede mas aína cumplir; por 
hiende debe ser mas apercebido quando la hobiere en 
j' saberla sofrir." El Rey D. Alonso en las Partidas 
/^•lo. tjt, $, Part. 2. ^'Asimismo como (el amor 
"de Dios ) es tan contrario al amor propio , así es el 
}>quQ mas guerra le hace, y was aína le echa de 
"casa." Gran, en el Mein, trat. "j. cap. 4. ^'Tomara 
7>yo ahora mas aína (respondió Don Quixote ) un 
j^quartal de pan , ó una hogaza , y dos cabezas de 
"Sardina arenque , que quantas yerbas describe Dios- 
í'córides , aunque fuera el ilustrado por el Doctor 
"Laguna." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 6. cap* 
28. "Se me entiende ( dixo Sancho) aquel refrán, 
"de que por su mal le nacieron las alas á la hor- 
"miga; y aun podria ser que fuese mas aína San- 
"cho Escudero al Cielo, que no Sancho Goberna- 
"dor." Cerv. en el Ing. Hid. part. 1. lib. "j. cap.^^, 
^' Mas aína os librareis de las tentaciones estando 
"cerca del Señor , que estando lejos." Santa Teresa 
part. 2. Camino de la perfecc* cap. 39. 

ARTÍCULO XVII. 

Alerta, .; . ,, , ",,/.' .! 

i.° Palabra es esta de gran viveza , se«i adjeti- 
vo , sea adverbio : en ser de adjetivo úsanla así los 
Autores : 

"Pero en aquel instante un gran ruido 
"Se oyó, con que la turba se alborota, .V . 
"?' pone vista alerta , y presto oido." 
Cerv. Viage al Parn.cap, 5. . ,.':i 

"Asaz 



32 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

_^'Asaz tenia guardada , >'r,'- '; 

?>Á Danae de nocturnos amadores, 

?>La torre fabricada 

??De metal, y de perros veladores ;- ^'. 

»Zíi ccfitinela alerta^ 

vY mas fuerte que acero la gran puerta." 
Fr. Luis de León lib. i. en ¡a traduc. de la Ode i6. 
Inclusam Danaen lib. 3. de Hor. 

"Apenas oyó su nombre Don Quixote , quando 
>yse puso en pie, y con oido alerto escuchió lo que 
>'de él trataban." Cerv. en el Ing» Hid, part. 2, lib. 
8. cap, 59. 

2. Hele aquí adverbio: "Solo Ricote y Sancho 
^y quedaron alertad Cerv. en el Ing. Hid, part. 2. lib, 
8. cap. 54. "(Estoy ) yo obligado , según la orden 
»>de la Andante Caballería que profeso , á vivir con- 
?>tinuo alerta , siendo á todas horas centinela de mí 
?í mismo." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib, 8. cap.t>o. 

ARTÍCULO XVIII. '!í '^ 

^llá. 

Se corresponde este adverbio con el otro , según 
hemos visto en el artículo IV. de este mismo capí- 
tulo núm. I. Veamos ahora una locución muy pro- 
pia y desenfadada , en que nos valemos de este ad- 
verbio en heclio de desaprobar alguna cosa : " To- 
j>mad vuestros libros ( dixo el Cura ) , y allá os ave- 
j>nid con sus verdades ó mentiras." Cerv. en el Ing,. 
Hid. part. i. lib, 4. cap, 32. ^^ Allá se avengan los 
jíque sustentan con tanto trabajo estas naderías ; ple- 
»ga á Dios que en la otra vida , que es sin mudan- 
7>zas, no las paguemos. Amen." Santa Ter. /^^r/-. i» 
l^id. cap. 37. 

Hase también fabricado nuestra lengua este muy 
particular modo de sorprehender , ó tomar desaper- 

ci- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 33 

cibido al que á deshora vemos ó sentimos : modo que 
del estilo militar , y uso de centinelas se ha pasado 
á la común locución , diciendo por via de pregunta: 
^'^ Quien va allá ? ¿que gente? " Cerv. en el Ing, Hid, 
part, 2. lib. 5. cap. 12. 

Es ademas muy curiosa la manera de significar 
la calidad de una cosa con este adverbio, v.gr. "Dirán 
»>mis enemigos . . que vuestras promesas no son muy 
'.' alláS' Fr. Alonso del Castillo en sus Plátic. tiernas 
cap, último. 

ARTÍCULO XIX. 

Allende, 

i.° Es la preposición ultra de los Latinos , que 
hoy va por sí sola ; pues la otra aquende , esto es 
citra que le corresponde , es ya antiquada ' : "A Sem 
"Cupo toda la Asia allende el rio Eufrates." Juan de 
Mariana Hist. de España lib. i. cap, i, 
^' k la Inés misma 
»>Miré de puertas allende.^* 
D. Antonio Soh's en la Comedia : La mas dichosa ven- 
ganza , jornada 3. 

2. Lleva poder de conjunción : "De este espacio 
«que se toma para la probación... allende de ser muy 
"provechoso para los que entran... también lo es para 
"la misma Religión." Rivad. Vid, de S.Ign. 7.3. ¿7.22. 
" Y allende de esto importa tener cuenta :: ; ; 
"Tanto á nosotros como al Marinero, .: 

"Que el Ponto , y que el estrecho Abido tienta, ■ 
"Con el Arcturo , y con el Carretero, 
"Sus cabras y su dia , y juntamente 
"Con la culebra austral resplandeciente." 
Fr. Luis de León en la Traduc, de la Georg, i. lib. 2. 

TOM. I. C AR- 

I Era pasado aquetide la mar Abomileque , fijo del Rey de 
Marruecos. Cron. del Rev D, jílonto el XI, cap. i^j. 



2F4^ DEL VIGOR Y ELEGANCIA 



ARTÍCULO XX. 



. i- v.:p ín 


nh;::b 


!-í;Ii."' iÁr. 


í-j Mi 


■■■ AÁ íil'í 


:* ':•' -^ 



i.° Toca este adverbio á lugar , y junto con otros 
distribuye los períodos con bella gracia ; por exem- 
plo : ^ Aquí suspira un Pastor; allí se queja otro; 
^y acullá se oyen amorosas canciones ; acá desespera- 
?>das endechas." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. lí¿?.2» 
cap. 12. 

"Añadióse á toda esta tempestad otra que las 
?> aumentó todas , que fué que parecía verdaderamen- 
"te que á las quatro partes del bosque se estaban 
"dando á un mismo tiempo quatro reencuentros ó 
?> batallas; porque allí sonaba el duro estruendo de 
"espantosa artillería ; acullá se disparaban infinitas 
"escopetas ; cerca casi sonaban las voces de los com- 
" batientes ; lejos se reiteraban los Lelilíes agarenos." 
Cerv. en el Ing, Hid. part. i. lib. 7. cap. 34. 
Véase el adverbio aquí. 

2.^ Nos muestra tiempo en este modo de hablar: 
*'E1 primero que entró en el campo y estacada fué el 
"Maestro de las Ceremonias , que tanteó el campo, 
"y lo paseó todo , porque en él no hubiese algún en- 
"gaño . . . De allí á poco , acompañado de muchas 
"trompetas , asomó por una parte de la plaza sobre 
" un poderoso caballo , hundiéndola toda el grande 
"Lacayo Tosílos , calada la visera, y todo encam- 
"bronadocon unas fuertes lucientes armas.'* Cerv. 
en el Ing. Hid. part. 2. lib. 8. cap. 56. 

" . lili . ARTICULO XX I. 

Singular y vario es este adverbio , cuya forma- 
ción es griega en el modo , pues se toma de la ter- 

mi- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 35 

minacion neutra del adjetivo ; manera que imitó la 
lengua Latina ^ 

I." Pues el dicho adverbio se opone á paso en ra- 
zón de sonido : ^' Leyéndola a/fo ( la carta ) . . . vio 
»í que decia desta manera , 6íc." Cerv. en el Ingen, 
fíid.part. I. ¿ib. 3. cap. 23. 

2. Suele perder casi de todo punto este significa- 
do quando con brio y poder de interjección , por fuer- 
za , y no de grado nos rendimos con cierta manera 
de ironía á la mal fundada agena opinión : "Engá- 
jíñaste en esto , dixo Don Quixote ( á Sancho ) , por- 
?íque no habremos estado dos horas por estas encru- 
wcijadas, quando veamos mas armados que los que 
» vinieron sobre Albraca á la conquista de Angélica 
»>la bella, u^lto , pues , sea así , dixo Sancho." Cerv. 
en el Ing. Hid. part. i. //^. 2. cap. 10 *. 
"La golondrina atónita y corrida 
j?De hallarse sola , y que con arrogancia 
"Quedaba su oración correspondida: • - 

" J^lto , cedamos , dixo , á la ignorancia 
-V Universal , pues el ponerle enmienda 
»?Se intenta con oprobrio y sin ganancia; 
»Y cada qual á su interés atienda , 6¿c." 

C2 Bar> 



1 Veis aquí como adopta la lengua Latina el helenismo en 
los adjetivos fnultum , é imvmm , á quien tomados en su termina-, 
don neutra les da fuerza de adverbios : 

"Non ego te vidi Damoiiis , pessime , caprum 
» Excipere insidiis , multum latrante Lycisca ? ^ 

Virg. ¿glog. III. , 

»>Fluctus ut in medio coepit cum albescere Ponto . ^ 

»Longius , ex altoque sinum trahit , utque volutus 
«Ad térras, immane sonat per saxa , &c." ■' 

2 Siendo como es nuestra lengua tan abundante, nos vuel- 
ve el mismo gracioso sentido con esta expresión adverbial á la 
maño de Dios : ^^ Señores Caballeros , si aquí no hay otro reme- 
»>dio sino confesar ó morir á la mono de Dios y 4ense." Cerv. 
en el Ing. Hid. part. 2. lib. 8. cap. 64. 



26 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

Bartolomé León, de Argens. en laya citada Carta á 
un Marques. 

3. Es mas vigorosa esta partícula quando exhor- 
tamos , y es como el Sus : 

"' ^Ito , que el ya á la sombra estar sentado 

??Daña , y de enebro mas la sombra siendo.'* 
Fr. Luis de León en la Tradiic, de la Églog. 10. 

Nota, Empero si le precede alguna preposición, 
significa este adverbio manera de acción y modo: 
"Tiende ( el alma ) los brazos en alto por ver si po- 
»>drá alcanzar, &c." Gran. lib. j. part. 2. cap. 16. 
''El Ventero á quien se le pasó por alto la dádiva 
»y recompensa que el Cura habia hecho al Barbe- 
» ro , pidió el escote de Don Quixote , con el m.enos- 
'?cabo de sus cueros , y falta de vino.'^ Cerv. en el 
Ing. Hid. part. i. lib. 4. cap. 46. 

Toca también á lugar envistiéndose de la natura- 
leza de nombre : '' Estaba ya á las puertas aparejada 
>^la cruz, y asomaba per lo alto aquella temerosa 
'abandera, amenazando á la cabeza del Salvador.'* 
Gran. prtr/-. i. Gr ación y Consideración. Jueves» 

ARTÍCULO XXII. 

Ante. 

Es simple preposición , v. gr. "Partió Sancho de 
j? carrera, y llegó adonde la bella cazadora estaba ; y 
j? apeándose , puesto ente ella de hinojos, le dixo, 6¿c.*' 
Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 6. cap. 30. 

Que si la ponéis en medio de palabra que repetís, 
toca á movimiento , y le modera de aquel modo que 
lo hace aquella expresión de Cervantes pasito á paso, 
Y. gr. ^^ Paso ante paso ^ se fueron entrando por la 

f> en- 

1 Equivalen al sentido de esta locución las siguientes : 
"Los ojos enjugó, y la frente pura 

' íjMos- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 37 

» enramada." Cerv. en el Ing, Bid»part,2* lib, 6. cap» 
30. La preposición delante , de que hablaremos , tie- 
ne el mismo valor. 

ARTÍCULO XXIir. 

Antes, 

i.° Preposición: "La memoria de los antiguos án- 
>ytes de los Moros es , que liabia ( en Almería ) ata- 
"laya , á que los Latinos llamaban specula . . . para 
«encaminar y mostrar los navios, que venian á la 
" costa , y de allí le dieron el nombre." D. Diego de 
Mendoza Gner. de Gran. lib. 2. n. 20. 

"Entendieron ( los de Guejar ) dias antes la ida 
"de D. Juan, y tuvieron tiempo de salvar lo mejor 
"de su ropa , sus personas y ganados." El mismo 
D. Diego en dicha Hist. lih, 3. «. 41. 

2. Es adverbio relativo de tiempo , v. gr. = 

"¿Del bien perdido al cabo que nos queda 
"Sino pena , dolor y pesadumbre? 
"Pensar que en él fortuna ha de estar queda, 
iy Antes dexará el Sol de darnos lumbre; 
"Que-no es su condición fixar la rueda, 
"Y es malo de mudar vieja costumbre." 
Ercilla en la Arauc, cant. 2. 

TOM. I. C3 "Ya 

"Mostró con algo mas contentamiento 
"Dexando con el muerto la tristura : 
>? Y luego con gracioso movimiento ' ' 

" Se fué su paso por el verde suelo 
jjCon su guirnalda usada , y su ornamento." 
Garcilaso ?« /a Elegía al Duque de ^Iva , hablando del llanto de 
í^enus sobre adonis muerto. 

" Determinado estoy ( dixo Campegio ) en negocio tan grave 
»irme mi poco á poco , y caminar antes con paso lento y segu- 
ir© , que no con acelerado y peligroso." Rivad. Hist. Ecles. 
de Ingiat.lib. í.cap. 14. "Ellas mismas (. las pesas de un relox ) 
»> su poco á poco van siempre caminando para abaxo. ,) Gran, en 
la Oración y Meditación ^ lib. i. part, 2. cap. 2. §.9, 



38 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

" Ya oía con otros oidos que antes.'' Rivad. F^id, 
de S. Franc, Bor. lib, i. cap, 8. 

^'Lifiíiitas gracias doy al Ciclo , Sancho amigo, de 
wqiie antes y primero que yo iiaya encontrado con 
» alguna buena dicha , te haya salido á lí á recibir, 
9>y encontrar la buena ventura.'^ Cerv. en el Ingeru 
Hid. part» 2. lih. 7. cap. 42. 

3. Dice con el adverbio mas en hecho de deter- 
minar , así : "El Duque , la Duquesa y Don Quixo- 
»ue se adelantaron obra de doce pasos á recibirla ( la 
«Dolorida ). Ella puestas las rodillas en el suelo, con 
» voz , antes basta y ronca , que sutil y delicada , di- 
»xo : Vuestras grandezas sean servidas de no hacer 
"tanta cortesía á , &c." Cerv. en el Ing, Hid.part, 
2. lib. 7. cap. 38. 

^' ( Comia el Roto ) como persona atontada tan 
>í apriesa , que no daba espacio de un bocado á otro; 
»jpues antes los engullía que tragaba." Cerv. en el 
Ing, Hid. part. i. lib. 3. cap. 24. 

4. Es también manera de conjunción : "Dio de 
sjespuelas á su caballo. . . antes iba diciendo . . .'' 
Cerv. en el Ing. Hid, part. i.cap. 8. 

$. Suele también preferir con fuerza lo que cor- 
rige , V. gr. 

•■''Canción desesperada no te quejes 
»Quando mi triste compañía dexes, 
ii Antes , pues , que la causa do naciste 
j>Con mi desdicha aumenta su ventura, 
"Aun en la sepultura no estés triste.'* 
Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. 2. 

ARTÍCULO XXIV. 

Ahora. Agora. 

T."" Nos muestra esta partícula tiempo ó momen- 
to presente ; " Aconsejárale yo ( al Rey decia Don 

»>Qui- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 39 

>íQiiIxote) que usara de una prevención , de la quál 
»>su Magestad la hora de agora debe de estar muy 
"ageno de pensar en ella." Cerv. en el Ingen. Hid, 
part. 2. lib, 5. cap* i. " 2. Ahora quando yo pensaba po- 
»>nerte en estado , y tal que á pesar de tu muger te 
»> llamaran Señoría, te despides? '^ Cerv. en el Ing, 
Hid. part, 2. lil^. 6. cap. 28. 

2. Nos servimos de ella como de partícula disjun- 
tiva : '•'•Ahora fuese verdad , ahora no . . . él estaba 
»> aparejado para dar razón de sí.'^ Rivad. Vid, de 
S, Ignac, , lib. 2. cap. 2, 

"Lo que puedes hacer del ( asno, dixo D. Quí- 
"xote ) es dexarle á sus aventuras , ahora se pierda, 
f>ó no." Cerv. en el Ing. Hid. part, i. lib, 3. cap, 18. 

3. También distribuimos y ordenamos con ella las 
partes del período : "El Cura . . . dixo , que con to- 
"do quanto mal habia dicho de tales libros ( de Ca- 
»>ballerías ) , hallaba en ellos una cosa buena, que 
"era el sugeto que ofrecían , para que un buen en- 
"tendimiento pudiese mostrarse en ellos. . . pintan- 
"do ahora un lamentable y trágico suceso, ahora 
"un alegre y no pensado acontecimiento." Cerv. en 
el Ing. Hid. part, i . lib, 4. cap. 47. 

4. Si la unimos con otro adverbio , es muy pro- 
pia y elegante para reforzar con viveza lo ya di- 
cho , ó para aplicarlo : "Yo sé que estoy bueno, 
«replicó el Licenciado , y no habrá para que tornar 
»íá andar estaciones. ¿Vos bueno ? dixo el loco : ago-. 
f^ra bien , ello dirá , andad con Dios , pero yo os 
" voto á Júpiter , &íc." Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. 
¡ib. s« cap. 1, 

'-''Ahora pues acaece muchas veces esta manera 
»de unión." Sta. Teresa píír/. i, Vid. cap, 17. 



C4 AR- 



40 DEL VALOR Y ELEGANCIA 

ARTÍCULO XXV. 

fosadas, 

"Es un término muy usado , dice el Licenciado 
?>Covarrubias en su Tesoro de la lengua Castellana, 
?>para asegurar y esperar de cierto una cosa; y vale 
?? tanto como osaría yo apostar." Usa deste adverbio 
Santa Teresa de Jesús: "Pues á un tal Rey Aosadas 
??que no le dexen solo los Cortesanos, sino que es- 
pitan con é\^ part. 2. Camino de la perfección , cap, 
»28, Aosadas que si algún regalo hacen al cuerpo, 
í^que lo paga bien el espíritu." En la misma parí. 2. 
cap. 9. Hállase también usado en las obras de Antonio 
Pérez este antiguo y vigoroso adverbio. 

A R T í C U L o X X V I. 

Apenas, 

i.° Va este adverbio por sí , y suélese acompa- 
ñar con las voces quando.,y quanto mas: '^ Si por ca- 
?>so le conocías antes (á un ajusticiado) . . . apenas 
?? acabas de maravillarte considerando á quan baxa 
'í suerte le traxo su miseria." Gran. Guialib, i, part. 
I. cap. 4. 

2. '•'•Apenas vio el ama que Sancho Panza se en- 
" cerraba con su Señor, quando dio en la cuenta de 
??sus tratos." Cerv. en el Ing, Hid. part, 2. lib, 5. 
cap. 7. 

3. " Las palabras que entrambos Hermanos se di- 
»xeron , los sentimientos que mostraron, apenas creo 
»?que pueden pensarse, quanto mas escribirse. Cerv. 
en el Ing. Hid, part. i. /¿b. 4. cap. 42. 

Nota. Contráese mas, y con harta gracia el sen- 
tido deste adverbio, ó precedido de las partículas aun 
hien^ ó seguido de la negativa no desta manera: "-Veis 
\ j "aquí 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 41 

«aquí donde salen á executar la sentencia , aun bien 
9y apenas no habiendo sido puesta en execucion la cui- 
ji pa." Cerv. en el Ing. Hid.lib,6. part, 2. cap. 26, 
*''- Apenas el Caballero no ha acabado de oir la teme- 
"rosa voz, quando sin entrar mas en cuentas consi- 
"go . . . se arroja en mitad del bulliente lago, y quaa- 
"do no se cata , ni sabe donde ha de parar, se halla 
jí entre unos floridos campos.'' Cerv. en el Ing, Hid, 
part, I. lib* 4. cap. 50. 

ARTÍCULO XXVII. ;s 

. Apriesa, 

Es adverbio compuesto, y muy conocido ; lle- 
va empero de singular que puede modificar la acción 
de este modo : " En un brinco se le puso el mono en 
?>el hombro izquierdo , y llegando la boca al oido da- 
»>ba diente con diente muy apriesa." Cerv. en el 
Ing. Hid. part. 2. lib. 6. cap. 25 : Que si modifica- 
re movimiento, suelen los buenos Autores decir: 
^'Caminar flV prisa.'' Lope de Vega en la comedia: 
La Serrana de la Vera^ act. i. 



ARTICULO XXVII I. 

Aquí, . • 

I.*' Adverbio de lugar , y de clara y natural cor- 
respondencia con allí \ vase á veces por sí, y sig- 
nifica con ahinco un solo y determinado lugar, co- 
mo en este exemplo : "^^?// esperaré intrépido , y 
"fuerte si me viniese á embestir todo el infierno.'* 
Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 7. cap. 34. 

2. Equivale al adverbio aítíí : 

"De los hombros el manto derribando (Lincoya) 

"Las terribles espaldas descubiia, 

"Y el duro, y grave leño levantando ) 

wSo- 



42 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

"Sobre el fornido asiento lo ponia: ■:•. 

■-: » Corre ligero aquí y allí mostrando, 
"Que poco aquella carga le impedia: 
" Era de sol á sol el ciia pasado, 
"Y el peso sustentaba aun no cansado.'* 

Ercilla en la Arauc. cant, 2. 

"También sus francolines Jonia envía; 
"Y tú , á quien la naranja y la pimienta 
"Es su bálsamo y mirra perdiz mia, 
^•> Aquí llegaste autorizada y le^ta." 

Bartolomé Leonardo en la carta á un Marques. 

3. Cállase á las veces el verbo por la elipsis , y 
en vivo y apropiado laconismo nos vuelve este ad- 
verbio el sentido de ahora y de acá : " Af-iera , pues, 
"temor, aquí ái^ mi venganza" Cerv. en el Ingen» 
Hid.part, I. lib. 4. cap. 33. "Tal hubo que se puso 
"encima ( de Sancho caído ) un buen e-^pacio , y des- 
"de allí como desde atalaya gobernaba los Exérci- 
"tos , y á grandes voces decía: íí^w/ de los nues- 
"tros, que por esta parte cargan los enemigos." 
Cerv. en el Ing, Hid.part, 2. lih. 8. cap, ^3. 

4. Es ademas adverbio de tiempo : " E! primero 
"que se llegó al oido de la cabeza ( encantada ) fué 
"el mismo D. Antonio ; y díxoleen voz sumisa , pe- 
"ro no tanto que de todos no fué entendí la .... 
"¿quantos estamos aquí? y fuéle. respondido por el 
"propio tenor pasado : Estáis tú y tu muger . . . aquí 
"SÍ que fué el erizarse los cabellos á todos de puro 
"espanto." Cerv. en el Ing. liid. part. 2- //<í?.^<. c, 62. 
** Estas ( honras ) aunque las doy por bien recibidas, 
"las renuncio para ^ desde aquí al Hn del mundo." 

Cerv. 

I Helenismo , ó locución á la griega yendo antí'pu".<;ta la 
preposición /JúfiS , y sacada de su lugar natural , qual s> vé en 
este exemplo : " Séale á Vm. tainbÍL'n de aviso . . . que dcsd'.^ aquí 
para adelmie de Dios perdono quantos agravios me han hecho." 
Cerv. en ei Ing. Hid. tib. 3. cap. i 5. purt, i. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 43 

Cerv. en el Ing» Hid, part, i. ¡i¿f. 2, cap* 11. "Ya está 
"hecho , paciencia, y escarmentar para desde aqiií 
» adelante." Cerv. en el Ing, Hid, par t, i. lib, 3. cap, 
23. "No haya mas , dixo Dorotea ... y de aquí d.áQ- 
jílante , andad ( Sancho ) mas atentado en vuestras 
«alabanzas y vituperios. ' Cerv. en el Ing, Hid.part, 

I. lil?, ^.Cap.-^O. ,-..r^\.. sv'- .7T',>'> 

- 5. Diréis que es pronombre en estas locuciones: 
*'No solo es escuro ( el camino de los malos), sino 
»í también deleznable y resbaladizo , como dice Da- 
»>vid, para que por aquí \eas quantas caldas dará 
"quien camina por tal camino , y esto á escuras y 
»>sin ojos , y así entiendas ... la diferencia que va 
"de camino á camino, y de trabajo á trab¿ijo." Gran. 
Guia lib. I. part, 3. cap. 28, "Pluguiese á Dios que 
"reynase esta sola poesía ( sagrada ) en nuestros ol- 
idos ,. y que solo este cantar nos fuese dulce , y que 
"en las calles y en las plazas de noche no sonasen 
"Otros cantares , y que en esto soltase la lengua el 
"niño , y la doncella recogida se solazase en esto , y 
"el oficial que trabaja aliviase su trabajo aquíT Fr. 
Luis de León en el PróL del lib, 3. de sus Poesías sa- 
gradas. " Estos han de ser vuestros deseos , aquí vues- 
"iras lágrimas, estas vuestras peticiones," Sta. Te- 
resa part, 2. Cam, de la perfec. cap. i. 

Nota, Avívase mucho con esta partícula la ac- 
ción de mostrar algo que usa nuestra lengua , di- 
ciendo : Helo aquí ., cata aquí ^ veis aquí ^ ^c. don- 
de nuestro adverbio tiene la fuerza y primor que 
lleva el pronombre en la expresión latina : Ecce 
tibi, 

ARTÍCULO XXIX. : ] í ü 

Arreo, 

!.• Adverbio de orden , y que sigue y modifica 
la acción del verbo: 

*^DeÍ 



44 ' DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

.f~ "Del lóbrego lugar de los espantos 
?>Sacó su hisopo el lánguido Morfeo, 
ííCon que ha rendido y embocado á tantos; 

j>Y del licor , que dicen , que es leteo, 
»Que mana de la fuente del olvido, 
jíLos párpados bañó á todos arreo.'^ 
Cerv. Viage al Pani. cap, 5. 

2. Es verdad que puede parecer preposición pos- 
puesta en este paso : "Término lleva ( el Caballero 
»>del bosque) de quejarse un mes ^rreo." Cerv. en 
el Ingen, Hid.part. 2. lib» 5. cap. 12. "Lo qual hizo 
j> quarenta dias arreo" Riv. y id. de S. Ignac. lié'. 3. 
cap, I. 

■ ' ^ ^ ' ARTÍCULO XXX. i ■ . :: 

'!t r. Arriba. .. 

Véase ahaxo ; y aquí solo podéis observar , que 
es también adverbio que se pospone al verbo y su 
caso : "Comenzaron á caminar por el prado arriba.''' 
Cerv. en el Ing. Hid.part. i. lib. 3. cap. 20. 

/ -. ARTÍCULO XXXI. 

Asaz. 

Demás del uso calificado que de este adverbio 
ó nota de superlativo hicieron los Maestros de nues- 
tra lengua, nos obliga á darle lugar la tan sentida 
queja de Quintiliano contra algunos escritores de su 
tiempo, que en hecho de lengua se andaban con so- 
brado y pernicioso esciúpulo % de donde se estre- 
chaba y empobrecía la grandeza y tesoro de la len- 
gua Latina. El modo , pues , coiiio usan de este ad- 

ver- 

I Quse ( verba ) cur tantopere aspernemur nihil video nisi 
quod iniíui judices adversus nos sumas , ideoque pauperiate 
sennonis laboramus. Lib,l^lLl. cap, m. Inst.Orator. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 45 

verbio nuestros Maestros, helo aquí: -oo 'í ■.:!; 
*• Dioses, de nuestra Patria, proprio amparo, 
5> Dioses que traspasasteis della al Cielo, 
?>Y tú Remo, y tú Vesta, á quien es caro 
V • 7>E1 Tibre turbio , y el Romano suelo; , ..: • 
- ' ?jQue al menos este mozo alto y raro :ri -. 
«Socorra aqueste siglo envuelto en duelo; ; id. - 
»No os pese, queya ¿íj-flscon muertes duraSii .t 
>j Pagamos las Troyanas falsas juras." 
Fr. Luis de León traduc. de la Georg, imb,2»^i--^ 
••'- 'í- *'Era Orompello mozo asaz valido." :-í .•'« 
Ercillá en la Arauc.cant, X, 

"Sancho que vio suspenso á su Señor, y asaz 
"mal contento , le dixo : Sí^ñor , ya se viene á mas 
?í andar el dia . . . y asaz sería de desdichado sino 
'íle hallase (el Palacio de Dulcinea)." Cerv. en el 
Ing. Hid. part. 2. lih. A,, cap, 9. " Como le halla- 
>'se (Don Quixote á Sancho) sano de los pies á la 
»' cabeza, con asaz cólera le dixo : tan en hora ma- 
?'la supisteis vos rebuznar Sancho; y de donde ha- 
"liasteis vos ser bueno nombrar la soga en casa del 
"ahorcado." Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. lib. 6. 
cap. 28. '•''Asaz desdichada es la persona , que á las 
"dos de la tarde no se ha desayunado," Cerv. en 
el Ing, Hid. part. 2. lib. 7. cap, 33, 

ARTÍCULO XXXII, '. • • ^^ 

AsL 

Respondemos, ó confirmamos el agcno sentrmieri- 
to con esta partícula, diciendo: así es la verdad 6¿c. 
lo que es claro por sí. Pasemos ahora á insinuar el 
natural y vario uso de este adverbio en el compa- 
rar que hacemos una persona , ó cosa con otra ; y 
para proceder con claridad, notaremos primero, y 
extenderemos luego con el exemplo el modo y par- 

tí- 



■i 



'46 - DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

tículas con quien se acompaña :/;?." .-!'•■-« /-r r.;.N». 

i.° Así como . , . asíi •''Todas las cosas criadas, 
iyasí como tienen limitada esencia que las compre- 
j'hende, asi tienen limitado poder á que se extien- 
"den, y limitadas obras en que se exercitan , y 
"limitados lugares adonde moran , y limitados nom- 
"bres con que se significan." Gran. Gz/¿tí lib, i»part. 
I. cap. J. '.iitíucí íxü::í r.vtí.:. ;/; -. j: ,^ jq ^(i oA--^ ' 

Así como . . así támbieni "Aquella soberana subs- 
"tancia, así como es infinita en el ser, así también 
"lo es en el poder , y en todo lo demás" Gran, en 
el lugar citado» . 

; . Bkn así como ^ : "En esto cerró la noche , y 
."Comenzaron á discurrir muchas luces por elf bos- 
"que, bien así cerno discurren por el Cielo las .ex- 
??halaciones secas de la tierra , que parecen á nues- 
" tra vista estrellas que corren." Cerv. en el Ing. Hid, 
part, 1* Lib. 7. cap. 34. 

Como,, asi'. '■'-Como se enmendaren , ¿íj/ se usará 
"Con ellos de misericordia, ú de • justicia." Cerv. en 
el Ing. Hid. part, i. lib. i. cap. 6, ^ 

Según . . así: "Por ahora esto se me ha ofreci- 
"do que aconsejarte ; andará el tiempo , y según las 
."Ocasiones, así serán mis. documentos, como tú ten- 
"gas cuidado de avisarme el estado en que te ha- 
" llares." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 7. cap,/{^. 

Así . . qual.:. .: ; j :; , ,. ,-. a 

"Por entre dos altísimos exidos 
"La esposa de Titon ya parecía, 
"Los dorados cabellos esparcidos, 
"Que de la fresca helada sacudía, 
"Con que á los mustios prados florecidos 

Con 

Esta unión de partículas es muy antigua en nuestra len- 
gua y muy graciosa: ^^ Bien as: como ^1 cántaro quebrado s^ 
?> conoce por el sueno , otrosí el seso del home es conocido poí 
??ia palabea." El Rey D. Alonso- ew/aj Parfid.Jey $.Ut.^.part.¿^. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA,' 4j 

»Con el húmido humor reverdecía, Ví.., 
??Y quedaba engastado así en las flores, > j 

if(¿ua¿ perlas entre piedras de colores." 

Ercil. Arauc, can, 2. ...j ,:\:í,¡< ■ \- .^^ 

Qjiial . . así : n^ 

*•" Y qual de fuerte hierro los planchones - v. 
«Baten en dura yunque los Herreros, o-,:.: "< 

i Jí^j7 es ia diferencia de los sones -, ^rj,, 

jíQue forman con sus golpes los Guerreros."- ■., 

'Etcú. yírauccafu 14, .rv-r, , :. f • S . •. 

2. Hace mucho ai caso en afecto de admiración 
este adverbio : El Rey de Francia en la Comedia de 
Lope: Eí l-^iííano en su rincón^ act, r. leyendo el 
epitafio que viviendo se habia preparado el atentado 
y prudente rústico , y no viendo en dicha lápida no- 
tado ni el mes , ni el año de su muerte , pregunta, 
maravillado: -.íe :^7C.. i.-j 

^'•¿^«ji falta en las letras mes y año^ 
V Fileto responde : '■'• Pondrá nsele en muriendo." 

''¡Ay de mí ! ¡y oso yo decir , que vos ,.Dios mío 
'^callabades alejándome yo de vos ! ¡Así callábades' 
"y no me habiábades ! ¿Y cuyas eran sino vuestras 
"aquellas palabras que por mi Madre, vuestra fiel 
"Sierva , cantasteis en mis oidos ? aunque ninguna 
'?cosa penetraba mi corazón." Ri\a.á»,en IciTrad. de- 
Jas con/ es. de S, Agust, lib, 2. cap, 3. 

3. También conjuramos á alguno deseándole el 
bien para moverlo así á lo que de él pretendemos: 

'•^Así^ Bartolomé, quando camines 
"Te dé Mercurio prósperos viages, • - ,^ 

"Y su sombrero , báculo y botines, 
"Que me des relación de tu jornada , 6ic." 
D. Esteban de Villegas en una Sátira, 
"Y' piensa, así Dios te guarde, 
"Un marido, si lú quieres: 
"Mira que ya' las mugeres - £*3 C' ' 

íí No 



.1? .<■' 



4S DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

ȒNo quieren casarse tarde." -'!'- - ;>!)'? '" 
Lope en la Comedia : El ¡Villano , act, 3. 
Véase la partícula que, 

4. Es muy acomodada esta partícula junta al que 
para inferir lo que nos cumple : "El Canónigo á lo 
j^que Don Quixote dixo respondió : En verdad, her- " 
i> mano , que sé mas de libros de Caballerías , que de 
?>las Súmulas de Villalpando ; así que si no está en 
"mas que en esto , seguramente podéis comunicar 
» conmigo lo que quisiéredes." Gerv. en el Ing, Hid, 
part. I. lib, 4. cap. 47. •^- i-..;v:¿'. 

yl7isj que si va á fuerzas no entra en cuento . . ." 

La suya 

Fr. L. de León lib» 3. Traduc. de Job cap. 9. 

g. Y lo es igualmente para encarecer viva y varia- 
mente lo que tratamos , como lo podéis ver en las lo- 
cuciones siguientes: '^Yque lástima es ver sobre todo, 
í>que asi como as/ se han de padecer los trabajos , y 
»que tomándolos con paciencia se harian mas ligeros 
»^de llevar." Gran. Guia , Hh.i.part. 2. cap. 'I1, 
^ "Y porque no pienses que esta doctrina es así co- 
f)mo quiera , oye lo que de la excelencia de ella dice 
jjel Profeta." Gran. G///¿í , llb. i, parí. 2. cap. 15. 

"Es esto tan así ( dixo Don Quixote ), que me 
»> acuerdo yo que me decia una mi abuela de parte 
?>de mi padre , quando veia alguna dueña con tocas 
?? reverendas : aquella , nieto , se parece á la dueña 
!>í Quintañona." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. 4. 
cap. 49. '"''yísí le afeaban ( las berrugas . . ) el rostro, 
*yque en viéndolo Sancho comenzó á herir de pie y 
ffáe mano , ¿íc" Cerv. en el Ing. Hid. part, 2, lib.^, 
cap, 14. 

ARTÍCULO XX XI II. 

A tiento. 
Como sea este adverbio derivado , será bien para 

iTA^a CO- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 49 

conocer su genuina y propia significación , observar 
primero el verbo y nombre donde se deriva en estos 
lugares : '■'•Como si no tuviéramos ojos , así atentá- 
iy hamos con las manos." Gran. Guia , lib, i, parí, 2. 

cap, 15* ■j'íj'.i 

^' Los demás arremeten luego en rueda, , ,< 

"Y de tiros la tierra y sol cubrían: ,,« 

5 :;;'f!Íciunianp basta , lengua no hayque pueda ;„ 

w^Figurai" el furor con que venían ; .;,;j(¿ 

«De voces, fuego, humo y polvareda ^ ¡üí^^, 

•'iÍ^Ip se entienden allí ,; ni conocian; ■. ^-(>rb^« 

»>;Mas poco aprovechó este impedimento; :,¡n,t 

»' Que ciegos se jur>t¿ban,por .el^f/Vf/íí?.'!,, , \;,v\ 

Ercill. Arauc, cant. s.'O; prnÍB Irn Rié?oq^jH^' ^ 

Ésto hecho , ved luego el propio significado del 
dicho adverbio ; "Tomando ( Don Quixote ) de la 
»» rienda á rocinante , y Sancho del cabestro á su as- 
»>no . ..*, comenzaron á caminar por el prado arrib^ 
f>á tiento ... era la noche , como se ha ¡dicho , obs- 
M/Cura.',' Cerv.'^/í ^l'Ing. //^'^.j^^rí. i. lib,. '^-cap, 20,0 
. '(VÁií'-.r^s. zí;n uiTp sioy.íb nsiuQj** 

-' Siempre ya pospuesto ^ste adverbio , ors^pos con» 
tfaiga.ti^mpo , ora nianiiiesíe accidentes de^i>{erbp4 
"Figura y retrato ( de Don Quixote armado) no^'ist- 
í>to por luengos tiempos atrás en aquella tierra." Cerv. 
en el Ing. Hid. part. 2. lib, 5. cap, 16. "Era tan* hon- 
» rosa, que me parece no tornara atrás por ningu- 
»»na manera , habiéndolo dicho una vez." St^^^T^fesa 
f^id,part.i.c,z, ' , ^ "viJpou^. 

ARTÍCULO XXXV. 003 cl« 

^un, ' 

1.^ Aunque es claro el modo 4e enparegei: que 
TOM. I. j ' D ' ¡ie- 



56 DEL VIGOR Y ELEGANCIA- ¿^ 

lleva esta partícula , son con todo muy singulares 
sus sentido' -en hecho de contraer una cosa á' la 
última ponderación ; v. gr. '•''Aun para títulos de 
«cartas es ya menester haya Cátedra adonde se lea 
íícomo se ha de hacer á manera de decir; porque 
»ya se dexa papel de una parte, ya de otra, y á 
jíquien no se solía poner magnífico, se 'ha de poner 
>Mhfstre." Sta. Ter, p^rí. i,l^id, capí 37. "Subimos 
>? un grandísimo trecho en la montaña, por que í?í/« 
»allí estábamos, y ai^n no podíamos asegurar el pe~ 
?ícho , ni acabábamos de creer qué era tierra de 
9> Christiantís la qué ya- n-os sostenía " CerV.' eh ei Ing, 

^'Reposara mi alma ;0h! ¡-éh qiíe'álégrí^¿^''''-í 
•L^í-^ *>^Si carita vuesfí-a -Voz 'lá suerte mía! /-^^^^ 
^'- ''»fY aun \0h\ ¡si de vosotros fuera yo uno', ' ''^ 
-''''' ' »0 guarda de ganado, q viñadero! ... - •« 

Fr. 'Luis de León én la tradticMe leí Éghga le.- • ■ '^ 
'^^í\' 'Equivale^ si no He\-a'mas brío, á-lijs adveVbios 
qwé^ sirv€á dé •excepluái" ,^ -qüáles ^son^j^^'o-, mm\ 
*^ ¿Quién dixera que tras aquellas tan grandes cu- 
»chilladas . . .• había de venir por la posta , y en 
»> seguimiento suyo esta, taj;it. grande tempestad de pa- 
lios ? Aun las (espaldas) tuyas, Sancho , replicó Don 
í/Qüixóté , deben-'dé ésiar hechas á 'séméjAütes nu- 
9y bladós , \ pero iák^mias ? '* CérV. tn- ehlng;' H-idpdr¥. 
T. 'lib, 2,^ cap: !$*■ -^■-■^íif^^ í>^ .!0£ir.i 7 wi "a-\^-' 
- ' 3. Junto con el adverbio bien diréis que os vuel- 
ve aquel tan vivo y enérgico significado dé las par- 
tículas úí/íí?,''í>4>'íí : "A esto dixo' el-Cüra-.ittw^í bk'ñ 
A^í^ü'eiyo^éasi'n'ó 4íe' hablado 'ií>álab'ra hasta ahórá, V 
5>no quisiera quedar con un escrúpulo-,. que míe noei .\ 
»la concienci^"^Géfrv.'i?« élíh^, Hid, part, 2. llb,$, 
cap. I. *' Salió en esto de través un Ministro, y ne- 
sgándose á Sancho le echó una ropa de bocací nc- 
'»gró -encima toda pingada con 41ámás'!dé'íuegó', y 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. s i 

j> quitándole la caperuza le puso en la cabeza una 
» coroza . . . Quitóse (Sancho) la coroza , viola pin- 
«tada de diablos, volviósela á poner diciendo en- 
í>tre sí: aun bien que ni ellas me abrasan , ni ellos 
»me llevan." Cerv. en el Ing. Hid, part, 2. lib» 8. 
cap, 69. 

4. Mas si se junta con negación, es lo mismo 
que apena? ^ y correspóndele naturalmente el ad- 
verbio qnando'. "-La suerte que sus cosas de bien 
"en mejor iba guiando , aun no hubo andado una 
?' pequeña legua, qnando le deparó el camino , en 
"el qual descubrió una venta." Cerv. en el Ing, Hid^ 
part, i, llb, i, cap, 1$, . ... 

ARTÍCULO XXXVI. i 

yíunque. 

!.• De ordinario pide este adverbio el subjunti- 
vo:. "El ventero daba voces, que le dexasen, porque 
»?ya les habia dicho como (Don Quixote) era lo- 
"co, y que por loco se libraría aunque los mata- 
rse á todos." Cerv.. í/í el Ing, Hid, part. i. lib. i, 
cap. 3.: Va 'también con el indicativo alguna vez, 
y en este caso es como si dixeramos puesto quei 
^\JÍunque ó yo sé poco , ó ya hemos pasado ,. ó pa- 
í^Saremos presto, por la. linea equinoccial quedivi- 
"de, y corta los dos contrapuestos Polos en igual 
j> distancia." Cerv. en el Ing,,UM»pcirt* 2* lib, 6. cap, 
ag. . Yea.se puesto que, ..}••'. ..'>;>-•■' 

, 2. . Si le añadís, el mas, os hará una gravísima pon- 
deración de, este modo: "Acabamos de subir toda 
"la montaña por ver ,§.í.de^de, allí algún poblado 
."se descubjia, ó algunas cabanas de Pastoress, pero 
f> aunque mas tendimos la vista, ni. poblado, ni per- 
"sona, ni senda , ni camino descubrimos." Cerv, e/i 
el Ing. B id* part, i., lib, ^,. cap.: ^u;,'tV}endo (el 
..!ip.iH'. D2 "San- 



S2 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

í? Santo) que el perro que va cazando, por mas ham- 
•ííbriento que esté, y mas encarnizado en la presa, 
«en oyendo la voz de su amo, la suelta y la entre- 
s>ga, lloraba la desobediencia, y rebeldía del hom- 
>^bre , el cual quando está cebado en alguna pre- 
s'sa de sus pasiones ... no la quiere soltar aunque mas 
5'Oyga la voz de Dios, y sus promesas y amenazas." 
Rivad. y id. de S. Franc. de Borja lib, i. cap, 5. '■? 
3. Veamos ahora las otras partículas que le 
acompañan: Aunque . .. empero'. '■''Aunque él ense- 
Ȗaba cosas mas devotas que curiosas . . . eran em- 
typero aquellas palabras eficaces, y de gran fuerza." 
Rivad. f^idi de S. Ignac. lib, 3. cap. 2. 

Aunque . . pero : *' Quiero que sepas que aunque 
"los favores, y consolaciones de los perfectos sean 
j^muy altas; pero es tan grande la piedad de nues- 
jjtro Señor pa:a con los pequeñuelos , que miran- 
9>áo su pobreza , él mismo les ayuda á poner casa 
j'de nuevo , &ie." Gran. Guia ¡ib. i.part. 2. cap. 16. 
'* Aunque son muchos los trabajos que me tienen cer- 
?>cado , pero el largo favor del Cielo . . • y el testi- 
j^monio de la conciencia , en medio de todos ellos, 
í>han serenado mi ánimo." Fr.Luis de León en ¿a De- 
dicatoria á los nombres de Christo, 

Aunque . . . todavía : " ¿No es mejor , replicó Zo- 
»> raída , esperar á que vengan baxeles de España , y 
yMrte con ellos, que no con los de Francia, que 
í?no son vuestros amigos ? No, respondí yo, aun- 
f>que si como hay nuevas que viene ya un baxel de 
?> España , es verdad todavía yo le aguardaré , pues- 
j>to que es mas cierto el partirme mañana." Cerv. 
en el Ing. Hid, part. i. lib. 4. cap, 41. 

Nota, Suélense callar , mayormente en el verso, 
estas partículas correlativas , como en este gran di- 
chg de D. Alonso de Erciilacn la Arauc. can. 13. 

^' Aunj[ue el peligro afina lo p^rfeto, 
-iii>¿ tí L U. 7> Aquel 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 53 

' »> Aquel que del se aparta es el discreto." 

Aunque . » ^ ya : " Me ha dado gran pena ( repli- 
»có Sancho ) , que me dicen que si una vez le prue- 
»bo ( el Gobierno de la ínsula ) , que me tengo de 
í? comer las manos tras él ; y si así fuese, no me 
»>costaria muy barato , aunque los estropeados y man- 
ceos j;¿i se tienen su Canongía en la limosna que pi- 
ndén." Cerv. en el íng. Hid.part, 2. lib, 7. cap. 36. 

CAPÍTULO IL 

De la letra B , y sus partículas. 

Esta letra , que cedió ^ su lugar alguna vez en 
el latin , según el Celario á la t; , que por distinguir- 
la de la u vocal , llamamos nosotros , por su figura, 
de corazón , ha sufrido la misma variedad entre noso- 
tros , pues suelen los buenos Escritores escribir varias 
palabras donde ella entra con una ó con otra , como 
en los pretéritos , que se llaman imperfectos , en que 
igualmente va escrita la /'que la i;, aunque ordinaria y 
naturalfnente suena en castellano la b. Pues esta letra, 
que es la primera de las consonantes * , nos da al- 
TOM. j. ' D 3 gu- 

1 Consonantes litterxin scribendo etiam variant, aut pernm- 
tantur facile , pra^sertim si cum prioribus posteriora témpora con- 
ferantur. Sic /», in t», ac versa vice mutatum videmus. Orthogra^ 
phia lat. part. przori. 

2 Consonante , que es el elemento de la articulación , así co- 
mo las vocales son los elementos del sonido de una lengua , va- 
le tanto como letra que suena junto con otra j no pudiendo so- 
nar consonante alguna , si no por medio de alguna vocal, y por 
la acción que lleve alguno de los órganos, que sirven de articu- 
lar sobre otro órgano i á saber, la lengua sobre el paladar, la- 
bios, dientes &c. de donde nace la natural división que de estas 
letras hacen los modernos , según el particular órgano, por cu- 
yo medio se articula ó modifica el sonido. Llámanse pues con- 
sonantes labiales las que reconocen por principal órgano de su 
formación á los labios, y son estas b , p/f, 'y, w, Por esta mis- 
ma razón llámanse linguales las letras d, t^ n, I, r. Paladiales, 
6 guturales son las siguientes '• gtJi qy Xj sea fuerte, ó suave 

co- 



54 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

gunas partículas de muy vivo significado , y dexan- 
do aparte el adverbio tan conocido ¿nixo , que en ra- 
zón de moderar sonido , es lo mismo que el adver- 
bio paso , ó en voz sumisa , como lo veis en este lu- 
gar de Lope : 

" Habla haxo , porque yo 
-v- . "Pienso, Lisarda , que van 
"Siguiendo nuestras pisadas." 
En la Comedia : El Villano en su rincón , act, i. 

Entremos á notar los varios sentidos del adver- 
bio Bien, 

- '- ■- ■ ' \ '■ ■■ >. . :■' 

AR- 

como también las sílabas ca , co,y aquel lleno, que nos vuel- 
ven dos //juntas. Son dentales finalmente la c , s,z, y el son 
de la c, con la aspiración á;, también dicen alguna relación con 
la nariz llevando parte de su sonido la m,y «, sea esta simple, 
o se contraiga su sonido con la tilde. 

Que de estas consonantes se deban llamar mudas , las que 
han menester una vocal tras sí , que les facilite y rompa el so- 
nido como sucede en la i?, c^d, &c. y al contrario semivocales, 
las que suenan con vocal antecedente , á saber: /, /, m, &c. Nié- 
ganio los modernos , y fúndanse en que toda consonante ne- 
cesita absolutamente de una vocal para articular sonido, por cu- 
ya razón todas ellas deberán de ser, y llamarse mudas^ tanto 
mas que con este nombre frisa el que dio Platón (in Cratylo) á 
Jas consonantes : añadid á esto que esta división y denominación 
de letras nacida del proceder , ó seguir vocal con que suenan, 
es imperfecta , y poco acomodada á elementos de lengua siem- 
pre invariables , y uniformes en sí^ razón por la qual no pudie- 
ron de derecho mantener el nombre de los Griegos entre los La- 
tinos varias consonantes , putsto que mantenían el poder; porque 
lasque ellos pronunciaban íiguiéndose vocal, como la w, ¿, 
aa, wv , wy , ro , sonaban entre los Latinos con vocal antece- 
dente; á saber : e/, eniy en, er , y así las mismas letras que eran 
mudas entre los Griegos , serian semivocales para los Latinos. 

A mas de que el nombre de semivocales puede propiamen- 
te darse á aquellas consonantes que traen en su constitución un 
cierto natural cecear , ó silbar, que casi suena por sí, bien 
que se requiera de necesidad para sonar perfectamente , como 
elementos de lengua , alguna vocal , que dé á la articulación 
el punto de sonido armónico , y contraído á lengua , que por 
esto fueron estas consonantes llamadas ya de algunos antiguos 
«enuvocales. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 55 

ARTÍCULO I. 

Bien, ■ • « ' ' ' V" 

i.° Ya he observado alguna vez el modo de avi- 
var , ó dar aumento á la palabra con quien se acom- 
paña este adverbio : notemos ahora con el orden 
conveniente su ser y maneras de reforzar los voca- 
blos á quien se junta. Es pues adverbio opuesto á 
mal, V. gr. "^'El prudentísimo Cide Hamete dixo á 
»>su pluma : aquí quedarás colgada de esta espetera 
f>y de este hilo de alambre , ni sé si bien cortada , ó 
f>mal tajada , péñola mia , á donde vivirás luengos 
»> siglos." Cerv. en el Ing. Hid, part. 2. lib. 8. cap. 74. 

2. Comunica gran vigor á toda suerte de pala- 
bras con quien se une : " O bien seamos Christianos, 
»>ó bien desechemos de nosotros todos estos regalos 
vy demasías." Gv2ín.part, i. Oracy consid, jyiénies. 
^^ Bien se pasaron quince dias ^ en que no la vimos 
»( la caña de Zoraida ) , ni la mano tampoco, ni 
»>otra señal alguna." Cerv. en el Ingen. Hid. lib. 4. 
cap. ig. partí, i. "Un alma dexada en las manos de 
'íDios, no se le da mas que digan bien, que mal, 
"si ella entiende bien entendido como el Señor quie- 
bre hacerle merced." Sta. Ter. part. i. Vid. cap. 31. 
"Sin blanca entré en este Gobierno ( dixo Sancho ) , 
"y sin ella salgo , bien al revé s^ de como suelen sa- 
»lir los Gobernadores de otras ínsulas.'* Cerv. en el 

D4 Ing, 

I Manera de hablar tan elegante , como antigua en nues- 
tra lengua: " (el Infante Don Pedro) xxz¡\z. bien doce mil kom- 
yy bres de pie." Crónica del Rey Don Alonso el Onceno , c«/>. 
7. Después que los Perlados, é ricos Hombres , é los Perso- 
neros de los Concejos fueron todos ayuntados en Carrion en 
el dicho mes de Setiembre , comenzaron á tomar la cuen- 
ta , y estuvieron en la tomar bien quaíro meses. En ¡a misma 
Cron. cap. 14. 



S6 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

Ing. Hid. p.2. lib. 8. c. 53. " Le embasó ( el ainor ) al 
» pobre lacayo una flecha de dos varas por el lado 
«izquierdo , que le pa>ó el coraz-on de parte á par- 
óte ; y púdolo liacer bien al seguro , porque el amor 
»es invisible , y entra y sale por do quiere , sin que 
>í nadie le pida cuenta de sus hechos." Cerv. en el 
Ing. Hid. part. 1. lib. 8. cap. 56. 

3. Deseamos otrosí buena ventura con este ad- 
verbio , en esta forma: "^ Bien haya Cide Hamete 
"Benengeli que la Historia de vuestras grandezas de- 
>'xó escrita ... y rebien haya el curioso que tuvo 
» cuidado de hacerlas traducir del Arábigo en nues- 
"tro vulgar Castellano." Cerv. en el Ing. Hid. part. 
2. lib. 5. cap. 3. '''Bien haya quien tan bien sabe dis- 
íí tribuir los bienes de fortuna." Lope de Vega: Pas- 
tores de Belén , lib. 1. ^ 

4. Y aunque en hecho de semejanza ó compara- 
ción se suele juntar elegantemente con la partícula 
así , vase alguna vez solo , y mantiene la misma 
gala: 

"Si resplandece el día, 
»Si Eolo su rey no turba en saña, 
wEl rostro no varía, 
»Y si la alta montaña 
?5 Encima le viniere, no le daña: 

^•>Bien como la ñudosa 
V Carrasca en alto risco desmochada 
"Con hacha poderosa, 
"Del ser despedazada 
"Del hierro torna rica y esforzada." 

Fr. 

I No hay duda sino que esta palabra bien es adverbio, 
puesto que puede parecer nombre substantivo \ lo que nos 
muestra la analogía con la lengua Latina , que tales modos usa 
de bendición , ó desear bien con el dicho adverbio , asi : iSí- 
ne vobis , bene mihi , bene eveniat , bene veríat , 6V. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 57 

Fr. Luis de León en la Od. á Felipe Rtdz en loa del 
Varón constante , lib, i. 

5. Pero donde muestra nuestro adverbio mayor 
énfasis , es en estos modos de aprobar lo que nos 
contenta. 

"¿No ves que las cenizas alzan llama 
"En quanto me detengo ? Por bien sea** 
Fr. Luis de León lih. 2. Traduc, de la Eg/og, 8. '^ 
"2" bien , prosiguió Don Quixote , he aquí que 
j> acabó ( Dulcinea ) de limpiar su trigo , y de enviar- 
jjle al molino , ¿que hizo quando leyó la carta ? Di- 
jíxo . . . ( respondió Sancho ) que no sabia leer , ni 
"escribir." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. 4. cap, 
31. ^^ Yo soy enamorado no mas üe perqué es forzó- 
"SO que los Caballeros andantes lo sean ; y siéndo- 
"lo , no soy de los enamorados vicio? os , sino de ios 
'-•Platónicos continentes : mis intenciones siempre 
" las enderezo á buenos fines ... Si el que esto en- 
7; tiende. . . si el que esto trata merece ser llamado 
"bobo, díganlo, vuestras grandezas , Duque y Du- 
"quesa excelentes ^ Bien por Dios , dixo Sancho, 
"no diga mas Vm. en su abono , porque no hay mas 
"que decir."' Cerv. en el Ing» Hid. part, 2. lib, 6, 
cap, 32. 

6. Es muy acomodado este adverbio para mos- 
trar agrado de la buena suerte que nos cabe , v. gr. 
"Id , hermano Panza , y decid á vuestro Amo , que 
"él sea bien venido, y él bien llegado á mis Esta- 
"dos.'' Cerv. en el Ing, Hid. part, 2, lib. 6. cap. 30. 

7. Mas suele ponerse ó quitarse quando nota- 
mos la conveniencia de una cosa con otra median- 
do 

I Decidme, os ruego , sino llera esta concisa, y bella ex- 
presión de Sancho toda el alma de las que en hecho de apro- 
bar algo usa con tanta propiedad Terencio : Puicre me ¿erca- 
le dictum et sapieníer, O factum benel 



58 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

do el verbo venir , de este modo : " Bien viene aquí 
"que es perdido quien tras perdido anda.'* Sta. Ter. 
en la Vid» cap, 34. "Como le dixe ( á un santo Ca- 
wballero ) las mercedes que Dios me hacia . . . díxo- 
f> me que no venia ¿o uno con lo otro*'' La misma en 
la Vid, cap, 23, 

8. Refuerza otrosí lo que afirmamos , y equivale 
á los adverbios cierto , verdaderamente , &ic. así : "Si 
»el Cielo , el caso y la fortuna no me ayudaran, 
>>el mundo quedara falto, y sin el pasatiempo que 
yybien casi dos horas podrá tener el que con atención 
j>la leyere (la Historia de D. Quixote)." Cerv. en 
el Ing, Hid,part. i. lib. 2. cap,g: " No sabia atinar 
»para que se hacían aquellas diligencias, puesto que 
ffbien creyó que buscaban á aquel mozo." 

9. Finalmente es adverbio , ó nota de superla- 
tivo, V. gr. "Habían podido dormir bien mal aquella. 
Ȓ noche." Cerv. en el Ing, Hid.part, i, lib, 4. cap. 44, 

ARTICULO II. 

La vuelta. 

Nos dan clara idea de esta preposición , que 
corresponde á la latina versus^ el verbo de movimien- 
to volver , y el substantivo que de él se deriva la vuel- 
ta , según lo usan los buenos Autores , que es de 
este modo : " Dio Sansón la vuelta á su Lugar , y 
»los dos tomaron la de la gran Ciudad del Tobó- 
te so." Cerv. en el Ing, Hid, part. 2. lib, g. cap. 7. 

"Entró de vuelta ( Diego de la Gasea en Turón) 
»á buscar cierta casa de donde salió uno de ellos 
w( Moros) que le dio cierta carta de aviso fingida, 
?>y al abrirla le metió un puñal por el vientre." 
D. Diego de Mendoza Guer, de Gran. lib. 2. num,. 
a. 

He aquí ahora su natural significado, que equi- 

va- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. S9 

vale á acia: ^'No les dixe otra cosa, sino que el 
jí primer Viernes en la tarde se saliesen uno á uno 
j>d¡simuladairjente , y se fuesen la vuelta del Jardín 
jíde Aguiínorato.'^ Cerv. en el Ing, Hid.parf. i.lib, 
4. cap, 41 : "Comenzamos á navegar la vuelta de las 
>? Islas de Mallorca; pero á causa de soplar un po- 
>íC0 el viento Tramontana, y estar la mar algo pi- 
lcada . . . fuenos forzoso dexarnos ir á tierra la vuel- 
»}ta de Oran." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. ^, 
cap.^i,: "Partió (el Duque) ahorrado sin estorbos 
9> la vuelta de Hojen." D. Diego de Mendoza , Guer, 
de Gran, lib, 4. num, 12. 

i.° Nota. Como la preposición latina ver sus sue- 
le recibir la preposición ad * manteniendo el mis- 
mo sentido , suele así nuestra preposición acompa- 
ñarse con la otra ^ con una manera de significa- 
do muy semejante: "Los Moros que no osaron es- 
"perar el ímpetu de los nuestros, se descolgaron 
»por Lugares de la montafia, que era luenga, y con- 
5>tinuada , y de allí se repartieron unos á Riover- 
'jde , otros á la vuelta de Istan , otros á la de Mon- 
>ída." D. Diego de Mendoza, Guer. de Gran, lib, ¡¡^, 
num, 12. ' 

2. Y notad también, que en vez de la dicha pre- 
posición, suelen alguna vez usar buenos Autores des- 
totra la via : "La envió (el Duque la gente) la vía 
"de Paris." D. Carlos Colom. en las Guer.de Flan^ 
des lib. 5. A la qual equivale el siguiente modo de 
hablar : "Se partió solo camino de Barcelona á pie.'* 
Rivad. l^id, de S. Ignac, lib, i. cap, 16. 

AR- 

I Ara Aio loquenti adversus eum locum consecrata est, Ci- 
cer. I. Divin, nutn. 45. 



6o DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

>P ARTÍCULO III. 

■ ■ '■ Bueno, 

La natural gracia de este adverbio se ve en los 
muy signiñcativos modos con que lo juegan nuestros 
Autores , ya con el adverbio adonde^ quando encon- 
trando con alguno cortés , y amigablemente se le 
saluda , preguntándole en esta , ó semejante for- 
ma : ^' ¿ y^io/z^t? /^'«^/zc? camina ViTi. Señor gentil hom- 
?'bre ?" Cerv. en el Ing, Híd. part, 2. lib. 8. cap. 72. 
El primero que le habló ( á cierto mancebo ) fué 
D. Quixote , diciéndole : may á la ligera camina 
vuestra merced , señor Galán ; ^ y adonde bueno se- 
pamos ? " Si es que gusta de decirlo.'* Cerv. en el 
Ing, Hid. part, 2. ¡ib, 6. cap, 24: 
- .. ^^¿Pues donde bueno Señoras 

1. "Tan de prisa, y á estas horas?" 

Lope de Vega en la Comedia : La Serrana de 
¡a l^era, Act, i : y en el lib. 2. de la obra : Pas- 
tores de Belén , hace Lope hablar así al Pastor Li- 
5eo , que encuentra y saluda al Pastor Feniso: 
^'¿Adonde bueno vas con el ganado 
>j Tan cuidadoso. Cabrerizo amigo, 
»?Como otro tiempo libre y descuidado?" 
a. Ya en bella y sazonada ironía, así: "¿Y adon- 
f>de íbades ahora? ( preguntó el Gobernador San- 

'> cho 

I Esta donosa locución castellana iguala , sino excede á la 
gracia del l^enuste noster de Catulo en este Epigrama á Fabulo 
su amigo : 

"Coenabis bene , mi Fabulle , apud me 

»Paucis, si tibi Dii favent , diebus, 

»)Si tecum attuleris bonam atque magnam 

?>Coenam : 

» Hanc si inquam attuleris , f^enuste notter, 

»Cüenabis bene , nam tui CatuUi 

tf Plenus sacculus est aranearum 6íc.'* 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 6i 

»cho Panza de Ronda) Señor (respondió el hom- 
'íbre) á tomar el ayre. ¿Y adonde se toma el ay- 
JMe en esta Ínsula? Adonde sopla. Bueno : respon- 
;ídeis muy á propósito, discreto sois, mancebo.'* 
-Cerv. en el Ing, Hid, part. 2. lib, 7. cap, 49. 

Y si queréis ver extendido el laconismo y én- 
fasis de esta voz , observadlo en esta locución de 
-Cervantes: ^^ Bueno está eso ^ respondió DonQuixo- 
jjte, ¿los libros que están impresos con licencia 
"de los Reyes... habían de ser mentira?" Cerv. 
en el Ing, Hid, part. i. lib, 4. cap, $0. -i' • ¡i 

3. También quando es nombre mostramos con 
él maravilla y encarecimiento: "¿No es bueno., Se- 
?jñor, que aun todavía traygo entre los ojos las des- 
V aforadas narices de mi compadre Torneé Cecial?" 
Cerv. en el Ing. Hid, part, 2. lib, $. cap, 16 : ^' Todos 
» menudeaban con tanta priesa , que no se daban 
»> punto de reposo , y fué ¡o bueno que al Ventero 
?>se le apagó el candil... y dábanse tan sin com- 
"pasión todos á vulto, que á do quiera que ponían 
»la mano , no dexaban cosa sana." Cerv. en el Inp„ 
Hid. part, I. lib, ^. cap, 16 : "En estas y otras plá- 
í^ ticas Jes tomó la noche en mitad del camino . ..y 
-9>lo que babia de bueno en ello era, que perecían 
.Sí de hambre, que con la falta de las alforjas les fal- 
'»»tó toda la despensa, y matalotaje." Cerv. en el 
Ing, Hid. part, i. lib. 3. cap, 19. -. 

Nota, La locución nmy propia y natural , ami^ 
■go de bueno., que pone Cervantes en boca de un pas- 
tor vale tamo como amigo real ^ y verdadero ., ó 
bien real , y verdaderamente amigo : he aquí el tex- 
to: "Era muy buen compañero (el Pastor Crisós- 
?>tomo ) caritativo, y amigo de tueno ., y tenía una 
jícara como una bendición." En el Ing, Hid, partí 
I. lib, 2. cap, 12. 



hK' 



€a DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

. ,;. [^ .-rr:',. : A R T I C U L O IV. . ^. ^ - 

-r.- p;. : ;r Bonitamente* Buenamente, 

i.° Este diminutivo, y primer adverbio toca á 
modo , como también en cierto modo el adverbio 
buenamente en los textos que vamos á alegar: 
**Quando yo le haga (el bálsamo ) respondió Doii 
»»Quixote , y te le dé , no tienes mas q le haccpi si- 
f>uo que quando vieres que en alguna batalla me han 
apartido por medio del cuerpo... bonitamente la 
V parte del cuerpo que hubiere caido en el suelo, y 
»^con mucha sutileza antes que la sangre se hiele, 
?>ía pondrás sobre la otra mitad que quedare en la 
V silla . . . luego me darás á beber solos dos tragos 
?>del bálsamo . . ." Cerv. en el Ing. Hid» part. i. lib, 
2. cap, 10. ^'Debe (el justo ) trabajar por hacer á su 
?í cuerpo todos los malos tratamientos, que bueña- 
fomente^ y. con discreción pudiere." Gran, en las 
adiciones al Mcm. part, i. cap, 4. 
., 1, Es muy á propósito este segundo adverbio pa- 
ra encarecer lo que decimos, por exemplo : *'Le 
>? traxo ( el caso ) á la imaginación una de las es- 
?>trañas locuras, que buenamente imaginar se pue- 
?>den." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. íib, 3. cap, 16. 
*';Valame Dios! y quien será aquel que buenamente 
»> pueda contar la rabia que entró en el corazón de 
»> nuestro Manchego , viéndose parar de aquella 
«manera.'* Cerv. en el Ing, Hid, part* 1. lib, 2, 
cap, 9. 

Adjunta, El nombre adjetivo buen junto á la voz 
seguro^ de esta manera á buen seguro^ es de gran brip 
para aseverar algo , donde va embebida fuerza de 
interjecion , y es como si dixerais á fe mia , v. gr. 
"^ buen seguro , que quando vuestro dueño llegue á 
i> ser Emperador , que lo será sin duda , que no se lo 
r^A »'ar- 



im LA LENGUA ESPAÑOLA. 63 

j> arranquen coxno quiera." C&rw.enel Ing. Hid,part^ 
2. lib. 7. cap» 42. • --^i ''i^'j .'.>iüUi-xn 1 .'i^ i i}j.*c .-i ,V 

CAPITULO in. 



De /ííj" partículas contenidas baxo ¡a C. 

• ARTICULO i» ».'-vi f -V » -- . . 

reposición , que vale lo mismo que cerca de^ 
y pertenece á lugar : ^' Así como lo blanco se echa 
vde ver mejor pafnde -lo negro i, y la luz cabe ¡o es- 
>?curo; así el espíritu (qt^lestial, destos varones emi- 
>?nentes resplandece mas- qüando le cotejamos y con- 
VArapoñétiiOS con la perversa ignorancia de los Maes- 
?>tros insipientes.'^ Rivad. ¿"w e/ trat, de la Tribulac. 
lib. 2. cap. 6. "Vi cabe mí un negrillo muy abomÍT- 
'•»>nable , regañando como desesperado." Santa Teresa 
pdrt: r. Vid. cap. 31. ^'No podia ( la casa de Valla- 
Wdolid ) dexar de ser enferma , que estaba cabe el 
rio." Santa Ter. part.^,- Fimdac. cap, 10. "Se sentó 
?>( el Santo ) (^abe el camino , que pasa á la ribera de 
«?íun rio." Rivad. Vid. de S, Ignac. lib, i. cap. 7. 
-' 2. i^compáñase alguna vez con la preposición de 
'^ue le precede ^ que suele ser -regida por verbo de 
■movimiento de lugar , v. gr. "No me parece sequi- 
í> taba el Señor- í^e ¿Tfl^e w/." Santa Ter. ^arí. i. Vid, 
cap. 38. 

Kota, Esta manera de andar así unidas dos pre- 
posiciones ,• lo toma nuestra lengua de la Latina , que 
las suele unir deste "modo : ín ante diem , ex ante 
'diem ^'ante Iwnborum tcnus :, y observad el mismo 
propio sentido de las susodichas preposiciones en 
estos exemplos : "Como todas las pláticas y trato 
"no salen del ( Señor ) , así su Magestad no parece 
■»>sé quiere quitar diéícún ella.'' Sta.Ter. |7¿?r/. 3. Fimd, 

cap. 



64 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

cap. 4. *'No se quitaba (; la. hija ) de^ par de su pía* 
dre" Sta. Ter. Fundac. cap, 25. ' .i<. .r^^^-ri .r aVí\ .eí 

.'articulo ir. 

.' V ;,' 'Callandico, '■ -:" 

Adverbio diminutivo de callando , verbo : ^'¿No 
i»ven aquel moro que callandico^ y pasito á paso, 
»» puesto el dedo en la boca, se llega por las espal- 
"das de Melisendra ? " Cerv. en el Ing. Hid, parí» 2^, 
lib*6,cap, 26, ^.>•> i?, A'- : lüíiaí h ia'jii?ji^>q y 

<:. .^ ^3u;.'i ^;ji i.A RT í C U LJO-)l.liII¿ '[- ^.'n -^7 í.b<« 

~" *^ '•' »:'-:*:>n.''''''fOT ^^^^ri'-'fif? 

Adverbio con el qual pretendemos mostrar como 
im cierto punto de tiempo, qualidad, 6cc. en esia 
manera : " Era casi noche." Santa Ter. part, 3. Futid, 
£ap, 24. ''\Quasi la misma respuesta da Dios á otros 
«tales como estos/' Gran. G?/7. lib. i.part, 1. cap.i'^ 

*'¿No han vuestras mercedes ieido , respondió 
?jDon Quixote , los Anales y Historias de Inglaterra, 
jídondese tratan las famosas fazañas del Rey Artu- 
ro ro ? . . . y. pasaron sin /altar, un punto los amores, 
í>que allí se cuentan de Don Langarote d« Lago con 
«la Reyna Ginebra . . . y casi que en nuestros días 
>í vimos y comunicamos , y oímos al invencible Caba- 
^>llero Don Belianísde Grecia," Cerv. ^«e/ íng. liid„ 
part. I. lib. 2. cap, 13. *'Los escuderos de los Caba- 
»>lleros andantes , casi de ordinario bt'ben agua , por- 
»que siempre andan por las florestas." Cerv. en el 
Ing. Hid, part, 2. lib, 7. cap. 33. 

Nota, Los substantivos cosa y obra tienen al pa- 
recer la, misma virtud del susodicho adverbio en es- 
tas y semejantes locuciones ; *' Llegó ... (la barca ) 
»>junto al primer rasti illo cosa de hora y media antes 
*> de aapchecer.*' D. Carlos Colom. Guerras de Flan- 
.'v^i-í , ' des^ 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 65 

des , lih, 3. "Á los 22 de Marzo al hacer del dia se 
í> presentó ( el Príncipe de Bearne ) á la puerta nueva 
v( de París ) con mil caballos , y cosa de tres mil in- 
»»fantes." El mismo Autor , lib.'¡. "Se adelantaron 
ffobra de doce pasos." Cerv. en el Ing. Hid, part, 2, 
lib. 7. r¿íp. 38. .. , 

ARTÍCÜL0I7. 

Caso que» Si por caso. Por si acaso. 

La primera destas fórmulas adverbiales es con- 
dicional bien conocida , y equivale á dado caso : con 
la segunda y tercera refuérzase , y cobra singular 
brío la condición si desta manera : "Quando un hom- 
»bre , por baxo que sea , viene por su culpa en este 
"lugar ( del patíbulo ) , si por caso le conocías antes... 
<»> apenas acabas de maravillarte , considerando á quan 
«baxa suerte le traxo su miseria , que así viene á 
^> acabar." Gran. Gida lib. i.part. i. cap. 4. "Fortifi- 
"có el Duque su plaza de armas á tiro de canon de 
»la Villa . . . por si acaso se resolvía Henrique en 
» buscarle en^su alojamiento." D. Carlos Col. Guer, 
de F I andes lib. 3. 

Nota, Esta última fórmula , que, como veis, toca 
á cautela y prevención , conserva todo su ser , aun- 
que se le quite la palabra acaso ; vedlo en este texto 
del mismo Coloma : " Puso su Corte ( el Príncipe de 
«Bearne ) en Sanlis , Ciudad fuerte entre París y 
«Compiegne, alojando el mayor golpe de Caballe- 
aría, con que pudo quedarse á las espaldas en Vi- 
vUages , para tenerla pronta por si se ofrecía oca- 
^j^jon de hacer alguna buena suerte en el campo Ca- 
M tólico." Lib, 3. 



TOM. I, E »AR- 



66 DEL VIG OR Y ELEGANCIA 

ARTÍCULO V. . ; ,, 

Cerca, 

I.** Adverbio de lugar que se puede acompañar 
con otras partículas ; v. gr, " Oyeron asimismo con- 
?>fusos y suaves sonidos de diversos instrumentos, 
jjcomo de flautas , tamborinos , salterios , albogues, 
?? panderos y sonajas ; y quando llegaron cerca , vié- 
9>Ton que los árboles de una enramada, que á mano 
.»> hablan puesto á la entrada del Pueblo , estaban to- 
sidos llenos de luminarias." Cerv. en el Ing, Hid, 
part, 2. lib. 6. cap. 19, " Holgóse en extremo ( Roque) 
«de haberle encontrado ( á D. Quixote ) para tocar 
jíde cerca lo que de lejos del habia oido/' Cerv, en 
el Ing, Hid. part. 1. I ib, 8. cap. 60, 

2. ^'Estando ( un Soldado ) de posta ó guarda en 
9í algún rebellin ó Caballero , siente que los enemi- 
9?gos están minando acia la parte donde él está, -y 
9>no puede apartarse de allí por ningún caso , ni huir 
7>el peligro que de tan cerca le amenazaba." Cerv, 
en el Ing. Hid. part. i. lib. 4. cap. 38. 

3. Puede ser la preposición circa , ó circum de 
los Latinos : "Se fueron á beber ( los exploradores ) 
?>á una taberna con el patrón de la barca , y se es- 
?> tuvieron hasta cerca de las ocho de la noche." Don 
Cárl. Col, Guerra de Fland, lib. 3. 

4. También es la preposición de latina: "Tienes 
9> mucha razón , sobrina , en lo que dices ... y cosas 
j>te pudiera yo á^civcerca de los linages, que te admi- 
tí raran." Cerv. en el Ing. Hid, part, 2, lib, $. cap, 6, 

Nota, Usa Fr. Luis de León en vez de la dicha 
preposición la otra acerca : 

" Tres cuerdas te rodeo lo primero, 
?>De su color cada una variada, 
w Imagen , y con pie diestro y ligero 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 67 

i) Acerca deste altar , y ara sagrada 
-lYi 7í Traerle al rededor tres veces quiero, : - 

«Que el número de tres al Cielo agrada: 
«Vé presto mi conjuro , y la mar pasa, 
«Y vuelve de la Villa á Dafni á casa. 
En la Traduc. de la Égloga 8. - -. 1 

A R T í C U L o VI. — 

Cercen á cercen. 

Duplícase este adverbio , y toca á modo de cor- 
tar , &c. " Le ha rajado la cabeza ( D. Quixote ) cer- 
ffcen á cercen^ como si fuera un nabo/' Cerv. en el 
Ing, Hid, part, i. lib,^. cap» 35. 

ARTÍCULO Vil. 

Cierto. -.:-., ; 

i.^ Las varias maneras de unirse con verbos eti 
^Tazon de aseverar , que trae este bien conocido ad- 
verbio , son estas : " Yo tengo cierto que así fué." 
Santa Ter. part. i. Vid. cap. 38. "Yo cierto no dudo, 
«sino que . . . vuestros vasallos no tienen otro Evan- 
?>gelio , sino el que nosotros tenemos." Rivad. Hist, 
Ecles, de Ingl. lib. i. cap. 5. "Y cierto cierto con ver- 
vdad digo , á lo que ahora entiendo , que me dará 
rgran consuelo." Santa Ter. part. i. Vid. cap. 10. 
. 2. También damos con este adverbio singular 
brio en hecho de responder á lo que se pregunta, 
V. gr. "¿Fueron por ventura aquellos tiempos mas 
«calamitosos que los nuestros ? Cierto noJ^ Riv. Vid. 
de S. Ign. lib. 3. cap. 24. " ¿Es por dicha mas her- 
«mosa mi Señora Dulcinea ( dixo Sancho ) ? No por 
H cierto ,! ni aun con la mitad." Cerv. en el Ing.Hid, 
part. I. lib, 4. cap. 30. "Alguno destos dos Señores 
« que aquí vienen . . . dirá lo que se ha de hacer en 

E2 «núes- 



68 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

«nuestra apuesta. Sí diré por cierto^ d'xo D. Qui- 
»>xote , con toda rectitud , si es que í;icanzo á en- 
" tenderla. Es pues ti caso, &c." Cerv. en el Ing, 
Hid. part. 2. I ib, B. cap. 66. 

3. Es asimismo de gran viveza para encarecer 
lo que afirmamos , v. gr. "Por cierto que si no mi- 
trase á la flaqueza liumana , que se consuela que la 
w ayuden en todo ( y es bien si fuésemos algo ) , que 
"holgaría se entendiese , no son estas las cosas que 
«se han de suplicar á Dios en San Joseph con tanto 
«cuidado." ^Vá.liQV. part, 2.Canu de la perfección^ 
cap. I. 

" Por cierto , Señor ( dixo el roto ) , quien quiera 
íjque seáis , que yo no os conozco , yo os agradezco 
«las muestras y la cortesía que conmigo habéis usa- 
ndo." Cerv. en el Jng. Hid. part, i. ¡ib. 3. cap. 24. 
*'Y ciertametite , lo que mas nos cumple, es que&c." 
S. Juan de la Cruz en la Traduc. de la carta de San 
Euquerio, \ ; : . ; 

ARTÍCULO VIH. 

Claro, 

Es adverbio que toca á certidumbre , y añadién- 
dole preposición, á modo, v. gr. "Habiendo, pues, 
«Don Quixote leido las letras del pergamino , claro 
í> entendió , que del desencanto de Dulcinea habla- 
«ban." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. ¡ih. 7. cap, 41, 

"He visto esto claro por mí." Sta. Ter. part, i. 
f^id. cap, 8. " Por claro que yo quiera decir estas co- 
«sas de oración , será bien escuro para quien no tu- 
« viere experiencia." Sta. Ter. p^rí. i. f^id, cap, lo, 
"Asimesmo el Escultor , que pasa toda la noche en 
9} claro ^ como el dia , esculpiendo sus imágenes, con 
«sus vigilias acaba su obra." Gran, en la oración y 
medit, part* 2. cap, 2. 

LVi AJL- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 6^ 

ARTÍCULO IX. 

Como, 

Esta es una de las mas significativas partículas de 
nuestra lengua ; y pues ya vimos como ella se acom- 
paña elegantemente con aquellas así\ bien así en 
hecho de comparar , cúmplenos ahora alegar un so- 
lo exemplo que muestre poderse ella ir también por 
sí ; y luego insinuaremos la varia y muy sentida ma- 
nera , como ella procede en casos semejantes : " El 
í> punto de honra es como en el canto de órgano , que 
"un punto ó compás que se yerre , disuena toda la 
»> música," Santa Ter. part, i. i^id, cap, 31. 

Ahora notad la variedad que sufre con cierta re- 
lación á semejanza ó modo de comparación : " En- 
»>contró ( Don Quixote ) con dos como Clérigos ^ ó 
»' como Estudiantes." Cerv. en el Ing, Hid. part, 2. 
lib. 6. cap, ig. "La doncella se encerró en el castillo 
^>como de nuevo , y con esto se acabó la danza," Cerv. 
en el Ing, Hid, part. 2, lib, 6. cap, 20. " Quando el 
»> Piloto de la nave es traidor , y el Soldado que mi- 
"lita debaxo de la bandera de su Príncipe se entien- 
'>de con los enemigos. .. ¿quien se podrá guardar 
Ȓdellos? Pues desta manera estos que llaman Politi- 
zeos , haciendo profesión de sabios consejeros, de 
» valerosos soldados . . . ponen tales como primeros 
» principios para el gobierno . . . que siguiéndolos, ne- 
»>cesariamente se han de perder ; y con nombre de 
"Conservación del Estado, arruinar sus Estados y 
j' Señoríos." Riv. Princ, Christ, en la Dedic, al Princ* 
D, Felipe, 

*' Apeáronse en un mesón , que por tal le reco- 
?> noció Don Quixote , y no por castillo de Cabahon- 
>'da , torres , rastrillos y puente levadiza . . . aloja- 
«ronle en una sala baxa , á quien servían de aguama- 

TOM. I, E^ '^ci' 



70 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

'?ciles unas sargas viejas pintadas , como se usan en 
Jilas aldeas. En una dellas estaba pintado de mali- 
nísima mano el robo de Elena , quando el huésped 
?> atrevido se la llevó á Menelao ; y en otra estaba 
Jila historia de Dido y Eneas , ella sobre una alta 
"torre , como que hacía de seiías con una media sá- 
í^bana al fugitivo huésped, que por el mar sobre 
"una fragata ó bergantín se iba huyendo." Cerv. en 
el Ing, Hid. part. 2. lib, 8. cap. 71. 

2. Es muy natural y elegante el señalar lugar de- 
terminado con eJla , v. gr. "Respondió Sancho todo 
?> encendido en cólera : pues Señor Doctor Pedro Re- 
nació de mal agüero , natural de Tirteafuera , lugar 
j? que está á la mano derecha , como vamos de Cara- 
'jquel á Almodóvar del Campo, graduado en Osu- 
J!>na , quíteseme luego de delante , sino voto al sol, 
«que tome un garrote , y que á garrotazos , comen- 
?Jzando por él , no me ha de quedar Médico en to- 
sida la ínsula." Cerv. en el Ing, Hid. part. 2. lib.'j, 
cap. 47. " Alpujarra llaman toda la montaña sujeta 
j>á Granada , como corre Levante Poniente , prolon- 
5>gándose entre tierra de Granada , y la mar diez y 
Ȓ siete leguas en largo , y once en lo mas ancho , po- 
wco mas ó menos." D. Diego de Mendoza Guer, de 
Gran. lih. i. n. 10. 

3- Con igual viveza que propiedad ayudámonos 
del cerno para notar manera de acción , de modo y 
tiempo. 

acción. ^'Como acabó de comer, les hizo (el ro- 
jeto) señas que le siguiesen." Cerv. en el Ing. Hid, 
part. I. lib. 3. cap. 24. 

*'Pues llegar á mí -«-no habia como:, porque to- 
9'da estaba tan lastimada, que no lo podia sufrir." 
Santa Ter. p^rí. 1. l^id. cap. 6: "(Enseñóles Dios á 
>j1os hombres) no de la manera que se mueven los 
?í Cielos , úi\o de como sq ganan los Cielos." Gran. 

Guia 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 7 1 

Guia Hb,i.part, 2. cap.i<^.; ^'Desta manera vivo 
"agora , Señor , y Padre mió ; supiiqíie Vm. á Dios 
>íó me lleve consigo, ó me dé como le sirva." Santa 
Ti^v. part, I. yid, cap. 40, . , 

Modo, " Este fuego (de amor Divino ) . . . parece 
^íque consume el hombre Viejo de faltas y tibieza... 
»y á manera de como el ave Fénix , según he lei- 
"do, y de la misma ceniza, después que se que- 
ííma , sale otra." Santa Tcr. part. i. l^id. cap. 39. 

"Para mí , co-vo yo esté harto, eso me hace, que 
»sea zahanorias , ó de perdices." Cerv. en el Ing, 
Hid. part. i,lib.'¡. cap. 55. "El Duque dio nuevas 
"órdenes. de que se tratase a Don Quixote , coyno 
ȇ Caballero andante, sin salir un punto del esti- 
llo, ro/wí? cuentan que se tratábanlos antiguos Ca- 
"balleros." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 6. cap* 
32. "Se creyó (Don Quixote ) que todas aquellas 
«figuras eran fantasmas... todo apunto como ha- 
j?bia pensado que sucedería el Cura trazador desta 
"máquina." Cerv. en el Ing, Hid. part.i. lib. 4. 
cap. 4Ó. 

Tiempo. "Después de tantos años como ha que 
.»vine á este Reyno , son tan pocos los que me co- 
V nocen en él , como Vm. sabe se pueden contar por 
"los dedos." Fr. Luis de León en una Carta á Don 
Pedro Portocarrero. "Lo que S. M. no acabó con- 
"migo en tanta multitud de años como ,ha.'X\ViQ eo- 
" meneé á tener oración , acaba con ellas (Monjas 
"jóvenes) en tres meses." Sta. Ttv.part. i. Vid. cap, 
39. " Dentro de un aílo de como el ( Decreto ) se 
"hizo, tuvo &c." Rivad. Vid, de S, Ign.lib. 4, 
cap, II. 

4. En fin de cláusula, ó quando hemos referi- 
do alguna grave sentencia , ó al contrario alguna 
errada opinión , nos servimos del como para ponde- 
rarla , ó reflexionar por modo de Epifonema. Yi^^- 

E4 pues 



72 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

pues de referir Pedro de Rivadeneyra una encare- 
cida y muy grave sentencia sobre la tan útil, co- 
mo necesaria institución de la juventud , dale gran 
peso , nombrando el autor con estas tan autoriza- 
das palabras: ''^ Como todo esto escribe Tritemio, Abad 
i> y Monge de la misma Orden de S. Benito." l^id» 
de S, Igtu lib, 3. cap, 23. 

^'Galeras vi una vez ir por el yermo, 
"Y correr seis Caballos por la posta 
-i »De la Isla del Gozo ^ hasta Palermo: 
» Poner dentro Vizcaya Famagosta % 
»Y junto de los Alpes Persia y Media, 
9>Y Alemania pintar larga y angosta; 
fiComo estas cosas representa Heredia 
"■'í 9>A pedimento de un amigo suyo, 
^ - «Que en seis horas compone una Comedia." 
Andrés Rey de Artieda en una Epístola» 

"Llegóse á él ( á Don Quixote Sancho ) . . . y 
»díxole : ¿no le decia yo , Señor Don Quixote, que 
»se volviese, que los que iba á acometer no eran 
»>exércitos , sino manadas de carneros? Como eso 
9í puede desparecer (respondió) , y contrahacer aquel 
?)> ladrón del sabio mi enemigo." Cerv. e7i el Ingen, 
Hid. part. i. lib, 3. cap. 18, 

S. Pero donde nos da esta partícula una mane- 
ra de hablar muy propia , es quando confirmamos 
oportunamente el dicho , ó deseo ageno , ó bien 
quando respondiendo con muy desenfadada y lacó- 
nica ironía tachamos alguno de mentiroso ó igno- 
rante : "¡No es bueno ( dixo Sanchica ) que desde 
>íque nací tengo deseo de ver á mi padre con cal- 
??zas atacadas] Como con esas cosas ^ le verá Vm. si 

»vi- 

I Isla en el Mediterráneo al Occidente de Malta, 
a Ciudad de la Isla de Chipre. 

3 Sabido es que la natural latina correspondencia desta 
partícula Española es las mas veces ut : ahora ved como en 

la 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 73 

?ívive, respondió el Page." Cerv. en el Ing, Hid, 
part, 2. lib. 7. cap, 50. 

*'E1 iinage , prosapia y alcurnia ( desa Dulcí- 
?>nea ) querríamos saber , replicó Vivaldo; á lo qual 
"respondió Don Quixote: no es de los antiguos Cur- 
íelos , Gayos y Cipiones Romanos ; pero es de los 
>>del Toboso de la Mancha . . . aunque el mió es de 
"los Cachopines de Laredo. Respondió el caminán- 
dote: no lo osaré yo poner con el del Toboso de la 
"Mancha, puesto que para decir verdad, seme- 
"jante apellido no ha llegado hasta ahora á mis ol- 
idos. ' Como ese no habrá llegado^ replicó D. Qui- 
"xote. Con gran atención iban escuchando todos los 
"demás la plática de los dos." Cerv. en el Ing, Hid, 
j'part. I. lib. 2. cap. 13. 

6. Ved ya con la viveza que esta partícula os 
muestra los afectos de Admiración : '^^ Y como se pa- 

" re- 
la citada bella expresión se contiene la singular manera de con- 
firmar la opinión agena, que tiene la dicha partícula latina en 
el apoyar que hace Suipicio el parecer , y voluntad de Crasso: 
*'Quid si , inquit Crassus, quuniam ego quo facilius vos apud 
"me tenerem y vestra potius obsecutus sum voluntati, quam aut 
"consuetudini , aut naturs me, petimus ab Antonio, ut ea 
"qux continet , ñeque adhuc protulit . . . explicet nobis , et 
imilla dicendi mysteria enunciet ut videtur , inquit Sulpicius } 
"nam Antonio dicente, etiam quid tu intelligas sentiemus.'^ Cic. 
de Orat. lib. i. nuw. 47. 

I Es mucho para notarse el irónico desenfado con que ea 
esta expresión tómale Don Quixote á Vivaldo de la boca sus 
mismas palabras , notándole de paso de mentiroso , ó de igno- 
rante, de aquel vivo, y lacónico modo , que lo hace Davo en 
la Andna de Terencio , repitiendo , y al mismo tiempo daa- 
d(j por falso lo que le quieren persuadir como rumor ó pu- 
blica voz del Pueblo, diciendo: Id populus curat scilicet y Act. 
j. se. iri. Locución desenfadada é irónica , con la qual nie- 
ga tambicn üido, y se burla de loque Eneas su huésped ha- 
bíale dicho de deber presto partirse de su Palacio , y Ciudad 
por órJen txpreso de los Dioses : 

"Scil'.cet is Superis labor est , ea cura quietos 
>; Sviücitat." Virg. lib, 4, 



74 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

jM'ece el poder desta Magestad (del Señor) % pues 
Jíen tan breve tiempo dexa tan gran ganancia." Sta. 
Ter. pat't, i. Vid, Ub. 3. cap. ihl. 

^' \Como que es posible ( dixo Don Quixote en 
»> oyendo á la Sobrina) que una rapaza , que apenas 
j>sabe menear doce palillos de randas, se atreve á 
imponer lengua, y á censurar las Historias de los 
"Caballeros Andantes! ¿que dixera el Señor Ama- 
»?dis , si tal oyera?" Cerv. en el Ing. Hid, part, 2, 
¡Ib, 5. cap. 6. "Así como Sancho los vido , dixo: 
«esta es cadena de Galeotes , gente forzada de Rey 
«que va á las Galeras. ^Como gente forzada'^ pre- 
"guntóDon Quixote: ¿es posible que el Rey haga 
'? fuerza á ninguna gente?" Cerv. ¿'w el Ing. Hid, 
part. I. lib. 3. cap, 22. 

Ira. "La fugitiva cabra temerosa y despavori- 
7^ da se vino á la gente , como á favorecerse dellas, 
vy así se detuvo. Llegó el Cabrero, y asiéndola de 
'>los cuernos ... le dixo : ; Ah cerrera, cerrera, man- 
>>chada , manchada * , y como andáis vos estos días 
??de pie coxo! ¡que lobos os esperan , hija; no di- 
ereis que es esto, hermosa?" Cerv. en el Ing. Hid, 
part. I. lib. 4. cap. 50. "No debes congoxarte, San- 
?ícho, por las desgracias que á mí me suceden, pues 
i) i. tí no te cabe parte dellas. iComo no"^ respondió 
??Sancho , ¿por ventura el que ayer mantearon era 
"Otro que el hijo de mi padre?" Cerv. ^« el Ing, 
Hid. lib. 3. cap. i^. part. i. 

^* iComo dices eso'^. respondió Don Quixote, ¿no 
5>oyes el relinchar de los caballos, el tocar délos 
"Clarines, el ruido de los atamborcs ?" Cerv. e/í í?/ 

Ing, 

1 Cotejad la gracia de nuestra partícula con la que lleva la ut 
latina en los afectos en donde se corresponden; 

Ut saspe summa ingenia in occulto iatent! 
Plaut. Sticb. act. III. se. II. 

2 Ut falsas animi est. Terent. Eunuch. «cí. ri. xr. ir. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 75 

Ing, Hid. en el mismo /w¿f ¿ir. "¡Hay nial aconsejado 
"Lisandro! Como ¿y uo sabias lú las condiciones do- 
jíbladas de Carino r' Cerv. en la Galat, lib. i. 
*' Quizá diera tales ra2.ones (dixo Sancho) , que Vm. 
«viera que se engasaba en lo que dice (de ser yeí- 
smo la vacía del Baibero ) iComo me puedo en ga- 
yyvar en lo que digo, traidor escrupuloso ? dixo Don 
»Quixote." Cerv. en el Ingen, Hid, part. i. lib, 3. 
cap, 21. "-' iComo traidor , con tu amo , y Señor na- 
»>tural te desmandas?" Cerv. en el Ing, Hid, part <> 
2. lib. 8. cap, 60,^ 

Alegría, ^' \0h ^ corneo se holgó nuestro buen Ca- 
ballero quando hubo hecho este discurso! Cerv. en 
el Ing, Hid, part, i. lib, i. cap, i. 

7. La manera como se une ó acompaña esta par- 
tícula con otras , demás de las que os muestran los 
referidos exemplos , son las siguientes: 

Como mas : ^' Arremetió luego toda aquella ma- 
rinada de lubos hambrientos con el manso cordero... 
"cada uno como n as podia." Gran, part, i. de la 
Oración y Consid, cap, 2, 

Quan como : "No pudo dexar de reírse Dorotea, 
«oyendo quan como nnva. hablaba Doña Clara." Cerv. 
en el Ing, Hid, part, i. lib, 4. cap, 43. 

Tanto como: "Es el primero de los privilegios 
"(que Apolo concede á los Poetas) que algunos Poe- 
jítas sean conocidos , tanto por el desaliño de sus 
» personas, como por la fama de sus versos." Cerv. 
en el Viage al Parn, en la Adjutita, 

Tan , , . como : "Calle, Señor bueno , replicó el 
íícartero, que no uvo encanto alguno , ni mudan- 

I " Ut gaudet in sitiva decerpens pyra 

»Certantem et uvam purpuras 
vQua munereiur te, Priape, et te Pater 
» Silvane , tutor finium !" 
Horat. Epod. Ode 11. 



75 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

>?za de rostro ninguna, tan Lacayo Tosílos entré 
"en la estacada, como Tosílos Lacayo salí della. Cerv. 
en el Ing. H'id. part, 2. lib, 8. cap, 66* 

Como quiera que : como quier que : " Como quíe- 
y^ra que no sepamos Señor ( decia el Saato Rey Jo- 
»safat ) lo que nos convenga hacer, solo este re- 
» medio nos queda, que es levantar nuestros ojosa 
j>vos." Gran. Guia lib, i. part, 2. cap, 21: "Dicese 
ííque en el fuerte los viejos de concierto se ofre- 
"cieron á la muerte, porque los mozos se saliesen 
»>en el entretanto; al revés de lo que suele acon- 
"tecer, y de la orden que guarda naturaleza, ¿"o- 
yymo quier que los mozos sean animosos para execu- 
?> tar , y defender á los que mandan ; y los viejos 
>>para mandar, y naturalmente mas flacos de áni- 
??mo, que quando eran mozos." D. Diego de Men- 
doza Guer. de Gran, lib. 3. nu}}i, 2, 

Nota. Puede ser conjunción esta partícula en vez 
del que después de los verbos de conocer , ver^con^ 
siderar^ decir ^ ordenar^ ó dar orden &c. Notad fi- 
nalmente que nos ayudamos con mucha propiedad 
de la partícula , como ora para corregirnos, ó en- 
mendar lo que puede ir errado , ora para subir de 
punto el efecto de cólera , que nos transporta mos- 
trando con el hecho que ella nos lleva el tino, y 
la memoria de lo mismo que afirmamos, v. gr: "Se 
j? llegó Sancho á una reverenda Dueña ... y con voz 
wbaxa le dixo : Señora González , o como es su gra- 
9>cia de vuestia merced? Doña Rodríguez de Gri- 
9> jaiva me llamo, respondió la Dueña , ¿que es lo 
»que mandáis, hermano?'* Cerv. en el Ing, H id, part, 
2. ¡ib, 6. cap, 31 : "^^ Este Don Quixote , d este Don 
ff Tonto ^ ó como se ¡lama ima.gino yo, que no debe 
»>de ser tan mentecato , como vuestras Excelencias 
"quieren." Cerv. en el Ingen, Hid, part, 2, lib» 6. 
cap. 31. 

AR- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 77 



^ ,: .ARTICULO X. 



■'J'O . 



Con, 



i.° Preposición simple ' y conocida , yquesue- 
, le alguna vez ceder su lugar á la preposición de: 
*' Vio ( Don Quixote ) una gallarda beñora sobre un 
»> palafrén ó hacanea blanquísima adornada í/e guar- 
ía niciones verdes , y con un sillón de plata." Cerv. 
en e¿ Ing. Hid, part. 2. lib. 6. cap. 30; 
-,.'^ '''C071 razón, y de derecho 

"Del mal y bien me despago.*' 
Cerv. Galat. líb, 6. ■ • 

2. Otras veces suélese ella entrar por el lugar, 
y poder de la preposición contra y para observarlo, 
bien será que notéis primero su natural valor en 
este lugar de Cervantes: ^'No hay que hacer caso 
"destas cosas de encantamientos , ni hay para que 
ii tomar cólera ni enojo con ellas , que como son in- 
>.' visibles, y fantásticas, no hallaremos de quien ven- 
jígarnos, aunque mas lo procuremos." Cerv. en el 
Ing. Hid. part. i. lib. 3. cap. 7. ¿Quereisla ahora ver 
convertida en Contra'^ helo aquí: "Mandó el Ge- 
í^neral hacer memoria por los muertos , y rogaron 
«los Soldados que estaban presentes, que reposasen 
5? en paz, inciertos si rogaban por deudos, ó por 
"extraños; y esto les acrecentó la ira , y el deseo 
ȇQ hallar gente contra quien tomar venganza." Don 

Die- 

I Llamamos preposiciones naturales , y simples las que apli- 
can por sí en propio y natural sentido la acción del verbo que 
]as rige, y suelen demás de esto componernos otras palabras , re- 
teniendo , ó mudando el sentido ^ y así nacen , y se forman de 
consejo a-consejar ^ de venir , con-venir'^ de poner y de-poner ; voh 
ver , en-volver ; fiar , por-fiar -, poner tras-poner. 

Tenemos con todo otras que se nos han pasado de la lengua Latí- 
najas quales significan , no por sí , sino unidascon la palabra á 
que se juman, como re-bien , o¡?-tener , ob-ligar^ in-consiJerado, 



78 . DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

Diego de Mend. Guer. de Gran, lib, 4. num, 9. 

3. También se antepone en muy significativo 
modo de aquella manera , que observóse en la pre- 
posición A yendo primero , y antes que su caso, y 
puesta en medio otra palabra que del la divide: 
elegancia que por usarla tanto nuestra lengua le vie- 
ne antes de la Griega, que de la lengua Latina; pues 
esta apenas lo tiene en uso ; y aquella sí con gran 
-belleza , y propiedad. Como lo hayan executado 
nuestros Maestros , véislo aquí : " Un Mozo . . . co- 
"menzó á denostar á Don Quixote , el qual ya en- 
»?colerizado . . arremetió á uno de los enlutados . . . 
yyy revolviéndose por los demás era cosa de vqv con 
lila presteza que los acometía , y desbarataba, que 
»no parecía, sino que en aquel instante le habían 
»> nacido alas á Rocinante , según andaba de ligero, 
"y orgulloso." Cerv. en el Ingen. Hid. part, i. lib» 
2, cap. 19. "Aunque los Duques pensaron , que seria 
"alguna burla que sus criados querían hacer á Don 
"Quixote , todavía viendo con el ahinco que la mu^ 
"ger suspiraba, gemia, y lloraba, los tuvo dudosos, 
9>Y suspensos." Cerv. en el Ing. H id. part, 2. lib, 7. 
cap» g2. 

Esto es la presteza con que los acometía : el 
ahinco con que suspiraba , que es su natural colo- 
cación. 

4. Sí la juntáis á la otra partícula que , os vol- 
verá un modo de hablar condicionado : '' Con que 
9ínos digan (los Grandes) quien fué su padre : y 
9? los cuentos que tienen de renta, yel dítado,no 
»hay mas que saber." Santa Ter. part, 2. Cam, dé 
ia perfec, cap, 22. 

"Uno dellos (pactos), fué ( díxo Sancho) que me 
» había de dexar hablar todo aquello que quisiese, 
iicon que no fuese contra el próxiíno." ,C,ery. en el 
Ing, Hid,part, 2. lib. 6, cap, 20..\Vt ü^i.-i^tut/n; , .í -.uf 

AR- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 79 

' ARTÍCULO XI. . ' > g • 

Conforme, ■,^' r^^J^.:^'■' . . o-v ■ 

Que vaya esta preposición con dativo , 6 acu- 
sativo, siempre conserva el mismo poder. "Lo dexé 
jítodo conj-orme á como rae lo mandó (el Confe- 
»?sor.)" Sta, Ter. part.i.Vid, cap. 24. 

"Como las gotas que en verano llueven 
.ó^i ^'ííCon el ardiente Sol dando en el suelo "«^" 
-! ' » Se transforman en ranas,' y se mueven; '^ 
o «Así al calor del gran Señor de Délo 

wSe" levantan del polvo Poetillas ' 2 - :^:h-^- 
j>Con tanta habilidad que es un consuelo; '.- 
. ?>Y es lina de sus grandes maravillas '-" 

j>El ver que una Comedia escriba un Triste, 
ííQue ayer sacó Minerva de Mantillas; • -' 
j>Y como en viento su invención consiste, ■''[" 
j> En ocho dias, y en menor espacio ^ "p ■ 
9> Conforme su -cauda/ la adorna , y -viste." •^?'**' 
Andrés Rey de Artieda en una Epist, - -i'^- 

: -.n í^ -;doíi" 

tiWyjm¿t,A R T i c u L o XII. nJBnt)CÍ'.' 

: Continuo» Confino. 

1,^ Adverbio de tiempo , que equivale al semper 
de los Latinos : "No es posible que esté continuo ^ 
?jel arco armado; ni la condición, y flaqueza hu- 
«mana se pueden sustentar sin alguna licita recrea- 

1 He aquí la misma bella sei)te{icia .en este paso de nues- 
tro Español Lucáno , a quien tenemos por Autor de aquel Pa- 
negírico á Pisón, que de los tiempos de Nerón nos ha llegado 
baxo el nombre de Aut^c Aíiónimo ^ y dónde kemos esta ex- 
presión: <:r!f:F->. üíi '(^.>- ^- ■ ■'-^■' ,, , 
Non semper gnosius frcus destinat^ y exempto sed iaxat 
corva n^réó, ' '■ ■•' ,!Oi-\í.í.» • j. 



8o DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

"cion." Cerv. eri el Ing, Hid. part. i. líb. 4. cap, 48. 
"Dexó ( Don Quixote ) las blandas plumas, y no- 
?»nada perezoso se vistió su acamuzado vestido... 
?> arrojóse encima su mantón de escarlata, y púso- 
»se en la cabeza una montera de terciopelo verde, 
j? guarnecida de pasamanos de plata ; colgó el taha- 
"ií de sus hombros con su buena , y tajadora espa- 
'»da, asió un gran .rosario, que consigo continuo traia, 
"y con gran prosopopeya, y cantoneo salió al ante- 
>»sala." Cerv. e;i ^l Ing, Hid, part, 2, lib, 7. cap. 46. 
2. ; En la prosa y mayormente en el verso úsa- 
se contino \\':'' EA mal que me tomaba muy contino es 
j»muy de tarde en tarde." Santa Ter. part. j.f^id, 
cap. 7. "O Señor mió, pues parece tenéis deter- 
'> minado , que me salve ( plega á Vuestra Mages- 
?>tad sea ansí ) y de hacerme tantas mercedes, co- 
>»mo me habéis hecho, no tuviérades por bien, no 
»>por. mi ganancia, sino por vuestro acatamiento, 
»>q.ie no se ensuciara tanto posada adonde tan con- 
^?tíno habiade^ de, morar,'* Santa Ter. part, i. ^id* 
cap, I. ;, i_ , , ^..1 

"Sobre el menesteroso 

» Derramará perdón , la empobrecida 

»»Alma con don copioso 

5>Será por él del daño redimida... 
i » Y dale ricos dones .ii:!.>5 ^h o---T^vh/^ 
' *o> , "Por donde agradecido de contín§ 
- já £ '* Con divinos pregones . . . 
^f^yvi "Ensalzará sus loas. . .'! ,1 nv.CLJL. t 'íc. 
Fr. Luis de León lib. 3. Traduc. del Ps, 71. 

En una carta dirigida á la famosa Gitana pre* 
ciosa , escribe así : Cefv. en la Novela 8. 
^ " Dices la buena ventura, 

"Y das la mala contino; 
»»Que no van por un camino 

■ "Tu intención , y tu hermosura." 

Vea- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 8r 

Véase á ¡a continua, cap. i. art, ir. tiunu 3. 

Mantiene el mismo significado juntándosele la 
preposición de : '^' El buen hombre siempre de con- 
f'thiiw halla razón para dolerse y llorar." Gran, t^r; 
¡a Traduc, del Coníemp, Mufidi, trat, i. CAp. 21. 
fium, 4. 

CAPÍTULO IV. 

De las panículas que tocan á la letra D. , 

ros Maestros de la elocución Española atentos 
siempre á variarla , y al mismo paso enriquecer de 
nuevos consonantes la Poesía , sacaban como los an- 
tiguos de su lugar esta letra cada y quando en la 
segunda persona del imperativo plural andaba jun- 
ta con los pronombres le ^ la ^ les ^ pronunciando: 
decilde , obedecelda , acatahia , mostraldes , mante- 
niendo quando les parecia la ordinaria y natural co- 
locación de las sílabas ; y en razón de hacer ó mas 
clara la final en ¿i , ó mas suave terminando en so- 
la la é agudas. Solían otrosí algunos excluir á ve- 
ces la d de la última sílaba de la misma persona 
del dicho imperativo , quando empero poníase sin 
artículo, como dexá, alaba, ave, ^ usos que he- 
mos heredado nosotros de los sabios, y que es bien 
respetar y mantener donde convenga en el modo, 
y discreto uso que ellos hicieron. 

TOM. I. F Pues 

I "Pues dexais (hijas) la renta, dexá q\ cuidado de la co- 
íjmida, si no todo va perdido.'^ Santa Tqí. part, 2. Camino de 
la perfec. cap. 2. " ^/fl^-c mucho , hijas, á Dios por esta li- 
vbertad , que ahora tenéis." Santa Ter. en el mismo tratado 
cap. 5. "Padre benignísimo, ave misericordia de mí.'' Gran. 
en el trat. de la Oración vocal , Oración á Dios. ^^ Si aquella 
»> Dueña viniere á vos . . . mira (hija) que la respondáis con 
>j pocas palabras.'^ Rivad, e» la Historia Ecles. de higlaterroy 
lib. 2, cap, 5, 



8fi DEL'^VIGOR Y ELEGANCIA 

i.° Pues la primera partícula que se nos pone 
delante es la simple, y natural preposición desque 
trae en sí maneras de variar el sentido tan propias 
y significativas , que de justicia debemos entender 
muy despacio en aclararlas , y dexando á un lado, 
como ella nos muestra el genitivo , que llaman de 
posesión , y el ablativo de materia , como la lati- 
na í^í? , 6 ex ^ observad el modo con que nos indi- 
ca la causa eficiente ni mas , ni menos que la íí , ó 
a¿p latinas : 

^' El Álamo de Alcides escogido 
>?Fué siempre , y el Laurel del roxo Apolo; 
9>De la hermosa Venus fué tenido 
>?En precio y en estima el Mirto solo; 
"El verde Sauce de Flerida es querido, 
"Y por suyo entre todos escogiólo; 
'> A do quiera que Sauces de hoy mas se hallen 
??El Álamo, el Laurel, y el Mirto callen." ^ 
Garcilaso de la Vega en ¡a Égloga 3. 

"Propuso (Don Quixote) de hacerse armar Ca- 
y>ballero del primero que topase, á imitación de otros 
j? muchos que así lo hicieron." Cerv. en el Ing, 
Hid. part. i. lib, i. cap. 2. "Esto que el mundo sue- 
"le llamar comunmente agüeros, que no se fundan 
j? sobre natural razón alguna, del que es discreto, 
jíhan de ser tenidos, y juzgar por buenos aconte- 
yacimientos." Cerv. en el Ingen. Hid, part, 2. lib, 8, 
cap. 58. 

2. También nos muestra el ablativo de instru- 
mento , V. gr. "Procuraban alegrarle (á Don Qui- 

?í xo- 

' I Imita Garcilaso , ó se apropia oportunamente este bello 

decir de Virgilio en la Égloga 7. 

" Populus Alcids gratissima , Vitis laceo, 
jjFormoGse myrtus Veneri , sua laurea Phoebo: 
??Philis amat corylos ^ illas dum Phyllis amabit, 
>íl\ec myrtus vincet corylos , nec laurea Phoebi/' 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 83 

-jjxote enfermo) diciendo el Bachiller, que se ara- 
'Miiase y levantase para comenzar su pastoral exer- 
'>cicio , para el quai tenia y-i compuesta una Egío- 
'Vga , que mal año para quantas Sannazaro habia 
incompuesto , y que ya tenia comprados de su pro- 
>ypio difiero dos famosos perros." Cerv. en el Ing. Hid, 
part, 2. Uh, o. cap. 74. "Andáis vos estos dias de pie 
^>cojo.'' El mismo par^, i. //^. 4. cap. 50. 
' ?. Asimismo diréis que tiene alguna relación á 
instrumento la dicha preposición en los siguientes 
exemplos: 

"Apenas dio lugar la claridad del dia para ver 
?'y diferenciar las cosas, quando la primera que se 
"ofreció á los ojos de Sancho Panza , fué la nariz 
"del Escudero dei bosque . . . cuya grandeza , co- 
"lor , berrugas y encorvamiento , así le afeaban el 
"rostro, que en viéndole Sancho comenzó á herir 
y>de pie Y de mano como niño con alferecía." Cerv.. 
en el Ing. Hid. part. i.lib. 5. cap. 14. 

"Oyó el Señor del húmido Tridente 
"Las plegarias de Apolo , y escuchólas 
"Con alma tierna, y corazón clemente: 
"Hizo de ojo ^ y dio del pie á las olas, 
"Y sin que lo entendiesen los Poetas 
"En un punto hasta el Cielo levantólas." 
Cerv. Via ge al Parn. cap. 5. 

"Cada Soldado una arma solamente 
"Ha de aprender, y en ella exercitarse, 
"Yes aquella á que mas naturalmente • •; : 
"En la niñez mostrare aficionarse: 
"Desta sola procura diestramente : 

"Saberse aprovechar, y no empacharse 
"En jugar de la pica el que es Flechero, 
"Ni de la maza y flechas ^\ Piquero." 
Ercil. Arauc. cant» i. 

. Nota, En este sentido de instrumento cede al- 
^ . - F 2 gu- 



84 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

guna vez su lugar á la preposición ¿ow: "Vete(di- 
"xo airado Don Quixote á Sancho) no parezcas de- 
Jílante de miso pena de mi ira; y diciendo esto 
??enai"có las cejas, y hinchó los carrillos, miió á 
«todas partes, y dio ccn el pie derecho una gran- 
>?de patada en el suelo: señales todas de la ira, que 
» encerraba en sus entrañas." Cerv. en el Ing. Hid^ 
part. I . /i¿7. 4. cap* 46. 

*' E'-tá bien , dixo Sancho , pero sepamos ahora 
ilesas sepulturas, donde están los cuerpos desos Se- 
"ñorazos, tienen delante de sí lámparas de plata, 
»ó están adornadas las paredes de sus capillas de 
?> muletas, de mortajas, í?^ cabelleras, de piernas, 
??y de 0^,03 de cera : y si desto no i de que están 
»> adornadas? . . . Ninguna destas sepulturas, ni otras 
'? muchas que tuvieren los Gentiles (respondió Don 
'íQuixote) se adornaron con mortajas.'^ Cerv. en el 
Ing, Hid, part. 1. lih, 5. cap, 8. 

4. Pero la causa que los Latinos llaman propter 
quam , ¿ con quanta propiedad y gracia la declara 
nuestra preposición , trayendo en sí todo el brio que 
en este caso tienen las partículas propter , prce^ 
ergo ? observadlo bien en los siguientes exemplos: 
^'La Esposa no dio muestras de pesarle de la bur- 
"la ( y estratagema del herido Basilio . . . ) , de lo 
"qual coligieron todos, que í/^ consentimiento y sa- 
'•bidiiría de los dos se habia trazado aquel caso; de 
"lo que quedó Camacho y sus Valedores tan cor- 
í^ridos, que remitieron su venganza á las manos." 
Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. lib, 6. cap, 21. ^'Ye 
iyos saqué el corazón ( respondió Montesinos á Du- 
«randarte ) lo mejor que pude ... yo le limpié con 
í?un pañizuelode puntas . . . con tantas lágrimas, que 
>í fueron bastantes á lavarme las manos, y limpiar- 
j^me con ellas la sangre que tenían de haberos anda- 
f> do en las entrañas." Cerv. en el Ing, Hid, part. 2. 

UK 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 85 

Uh. 6. cap. 32. "Yo , , , de vana me sabia estimar en 
»>las cosas , que en el mundo se suelen tener poif 
»> estima: Con esto me daban tanta y mas libertad, 
»que alas mas antiguas , y tenían gran seguridad 
wde mí." Sta. Teresa part, 1. J^id. cap. 'j, "Todos 
«derramaban (lágrimas) de puro gozo espiritual,*^ 
Rivad. l^id, de S. Ignac, lib. 3. cap. i. 

"En el Verano nuevo , quando el frió • • 
j» Humor en alta Sierra desatado . '■ 

"Deciende convertido en largo rio, 
j?Y el campo con el záfiro alentado 
wEl seno afloxa que cerraba el frió; • ' 

"Al punto gima el buey con el arado 
"Hincándolo, y la reja desgastada 
"Con el arar relumbre como espada." 
Fr. Luis de León Traduc. de la Georg. i. 

$. Nos servimos desta partícula para describir 
algún lugar , y determinarlo : " Senda llamo yo , y 
«ruin senda, y angosto camino el que de una parte 
«está un valle muy hondo adonde caer ^ y de la 
fíotra ua despeñadero." Santa Ter. part. i. l^id, 
cap, 37. 

"Philódoce, que así de aquellas era 
"Llamada la mayor , con diestra mano ' 

"Tenia figurada la ribera 
"De Estrimon; de una parte el verde llano, 
^íDe la otra el monte de aspereza fiera • 

" Pisado tarde , ó nunca de pie humano; 
"Donde el amor movió con tanta gracia ■ 
"La dolorosa lengua del de Tracia." '' 

Garcilaso de la Vega Égloga'^.- - :. ..ijr..-? 

"Pisa el inmenso cristalino Cielo 
"Teniendo puestos de una y otra mano 
" El claro padre , y el sublime abuelo." 
El mismo en la Elegía al Duque de Alba en la muer- 
te de Don Bernardino de Toledo. 

F3 "San 



86 DEL Ví€ OR Y ELEGANCIA 

*'San Pedro Montorio . . . está de ¡a otra par* 
*)te del rio Tibre." Riv. f^id. de S, Ignac. lih, 3^ 
íap.i, ''Q jando había algún rio que pasar, el pri- 
9> mero que llegaba y tentaba el vado era el ( P. 
s?Lainez . . . ) 7 siendo pequeño de cuerpo . . . to- 
9^ maba sobre sus hombros , y pasaba de la otra par^ 
9>te á los mas flacos." Rivad, f^id. del P, Lainez^ 
Ub. I. cap. 2. "Pasó (el Pastor) de la otra parte 
»>del arroyo." Lope de Veg. Pastores de Belén ^lib. 

J. 

6. Otras muchas locuciones fórmanse desta pre- 
posición , ora junta á otras partículas , ora á nom- 
bres y pronombres : "De que ' vi que era imposible 
»Mr á donde me matasen por Dios , ordenamos (un 
«hermano, y yo) ser ermitaños, y en una huer- 
«ta que había en casa procurábamos como podía- 
«mos hacer hermitas." Sta. Ter. píir?. i.Vid, cap, 
I. Véase el adverbio como cap. 3. art. X. num. 2. 
"ítem, que todo buen Poeta pueda disponer de mí, 
9? y de lo que hay en el Cielo á su beneplácito, 
?> conviene á saber , que los rayos de mi cabellera 
Jilos pueda trasladar y aplicar á los cabellos de su 
V Dama , y hacer dos soles sus ojos , que con mi- 
»go serán tres, y así andará el mundo masalum- 
j>brado, y de las estrellas , signos, y planetas pue- 
í>de servirse de modo que quando menos lo piense la 
«tenga hecha una esfera celeste." Cerv. Viage al 
Parn. Ordenanzas de ^polo* " Tras esto para mostrá- 
is ros hombre erudito en letras humanas , y Cosmó- 
" grafo , haced de modo como en vuestra historia se 
?> muestre el rio Tajo, y os veréis luego con otra 

fa- 

I Be que es lo mismo , que aíf como : vedlo en este texto 
de Cervantes; "Dice la Historia, que as( como Don Quixote 
«acabó de dar las tumbas , ó vueltas , . . y de que vio que SaJl- 
»7cho se había ido ¿¿c." Part. i. Ub* 3. cap, 26, 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 87 

«famosa anotación, poniendo: el rio Tajo, &¿c/' 
Cerv. en el Ing, Hid. Prol. de la part. i. '^' De modo, 
"dixo Don Qiiixote , que ya la historia es acaba- 
"da?" Cerv. en el Ingen» Hid, part* i. lib» 3. cap, 
20. 

"Venid Faunos , venid Coro lucido . . . 
"Y finalmente, tú, de quien se duda 
"A qual Divinidad serás alzado: 
"O si de lo terreno que se muda 
» Querrás, y de tu Roma el gran cuidado: 
"Z)e arte que colgada de tu ayuda 
?>La redondez te adore coronado . 

ȒCon el materno mirto frente , y sienes 
'> Señor del ayre y campo, y de sus bienes: 
"O si fueres del mar por Dios tenido . . /' 
Fr. Luis de León en la traduc, de la i, Georg. Invf- 
c ación. 

Nota, Sobre el modelo de la lengua Griega mas 
que de la Latina ^ hase formado nuestra lengua muj 
sentidas y particulares locuciones , que tocan á los 
afectos: "^^ Pecadora de mí ¿que eso es lo que pro- 
»> metisteis descuidar de vos, y dexar á Dios?" Sta. 
Teresa pa7't, 2. Cam, de laperfec. cap. 38. "El mal 
i* aventurado del hombre de tal manera viene á afi- 
»> clonarse . . . &c." Gran, en la Guia lib, i. part, 2. 
cap, 19, "^^ Desventurados de los que por su culpa 
»> pierden este bien." Santa Teresa part, i. J^id* 
cap, 9. 

"Por quien Dios es , Sancho, que te reportes. . . 
¡No y Qs), angustiado de té ^ ^y mal aventurado de mt\ 

F 4 que 

1 Suelen de ordinario los Griegos valerse del adjetivo neu- 
tro , como substantivo , y este sigúele puesto en genitivo , 
empero nuestra lengua toma el adjetivo en el mismo número 
y género que lleva el substantivo puesto en genitivo , como: 
pecadora de mí- por malos de mis pecados. 

2 Confórmase nuestra lengua con la Latina en este otro mo- 

d* 



U DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

?>que si ven que tú eres un grosero villano, ó un- 
»> mentecato gracioso, pensarán (los Duques) que 
»yo soy algún Ecliacuervos , ó algún Caballero de 
jMTiohatra!" Cerv. en el Ing, Hid. part. 2. //^. 6, 
cap. 31. "Decíase él (Don Quixote ) , ¿si yo por 
9) malos de mis pecados , ó por mi buena suerte me 
j> encuentro por ahí con algún gigante ... y le der- 
?? ribo de un encuentro ... no será bien tener á quien 
^enviarle presentado?" Cerv. en el Ing. Hid, part, 
I. lib. I. cap. I. "Así como Maritornes le ató, ella 
?>y la otra se fueron muertas de risa , y le dexa- 
«ron . . . metido todo el brazo por el agujero , y 
«atado de la muñeca al cerrojo de la puerta con 
>j grandísimo temor , y cuidado , que si rocinante 
??se desviaba á un cabo , ó á otro , habia de quedar 
»> colgado del brazo . . . allí fué el desear de la es- 
íjpada de Amadis . . . allí fué el maldecir de su fortu- 
«na." Cerv. en el Ing. Hid, part, i. lib, 4. cap, 

43- ^. . . ., 

7. Muéstranos también esta preposición unida 

con otras palabras los accidentes de los verbos de 
hacer, seguir,&c."jD^ gana queremos hacer á los otros 
?? perfectos, y no enmendamos nuestros defectos pro- 
>>pios." Gran, en la traduc, del Contemp. Mund, trat» 
I. cap. 16. nutn. 2, , ..'-■ . 

"Pues siendo esto así ¿como no seguiremos de 
9y buena gana el partido de la virtud?'' Gran. Gz//¿i 
lib, I. part. I. cap. 10. 

" Rióse muy de gana el Señor Roncesvalles , y 
wdíxome : aunque soy poeta, no soy tan mísero que 
V me aficionen diez y siete maravedís." Cerv. en la 
adjunta al Parn. 

do de exclamación : *' ¡ Como tengo de caminar , desventurado 
iyyo , respondió Sancho , que no puedo jugar las choquezue- 
»?Ias de las lodillas! " Cerv. en el Ing. Hid, part. 2, lid, 8. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 89 

** Nosotros los seguiremos de priesa.*' S. Juan de 
]a Cruz en la tradiw. de la Carta de San Euquerio 
Obispo. "Las tiene el Señor de manera, que si gran 
» interés se les ofrece , no harán de advertencia un 
«pecado venial: los mortales temen como al fuego." 
«Santa Ter. Camin. de la perfec, cap.41. ''De indus- 
infria ^ he í/^jcízí/o algunos particulares exemplos de 
«sus virtudes , que me pareció que leidos aparte 
«de la Historia , se considerarían mas ateniamen- 
«te." Rivad. /^/W. de S. Jgnac. lib. 5. cap. i. 

" Determinó ( D. Fernando ) de enviarme á su 
«hermano mayor con ocasión de pedirle unos di- 
« ñeros para pagar seis Caballos, que de industria^ 
«y sólo para este efecto de que me ausentase . . , 
« los compró." Cerv, en el Ing. Hid. part. i . Hb, 3, 
€ap. 27. 

"Guarte pues de un gran cuidado, : 
«Que el vengativo Cupido -^ , 

«Viéndose menospreciado ; , 

«Lo que no hace de grado ,,. /■ .;._ 

«Suele hacerlo de ofendido, 
Gaspar Gil Polo en la Diana enamorada. Canción de 
Nerea. 

"Sin esto no se puede nada , ni podemos de no- 
tjsotros tener un buen pensamiento." Sta. Tqt. part, 
2. Camin. de la perfec. cap. 29. " Háceme estar te- 
«merosa lo poco que podia conmigo , y quan ata- 
«da me via para no me determinar á darme del todo á 
«Dios." Sta. Ter. part. 1. l^id. cap. 9, 

«Quando de grado no lo hagáis ^ esta lanza y 
ij esta espada... harán que lo hagáis por fuerza." Cerv. 

, en 

I De la misma expresión, y en este mi'jmo sentido usan 
los Latinos : ^' De industria ( L. Cotta.) cum verbis, tum etiatn 
«jpso suno quasi subrustico persequebatur , atque imitabatur 
«antiquitatem.'' Cic. de ciar. Orat, ^' De industria id faciendum 



90 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

en el Ing, Hid, part. i. //<^. 3. cap. 22. 

"^^ Sin decir mas se fué á poner de hinojos ante Do- 
»> rotea.'' Cerv. ^« e/ hig. Hid. part, i. //^. 4. cap. 
44. "Apenas iiubo oido esto el Moro , quando con 
j? una increíble presteza se arrojó de cabeza en la mar, 
» donde sin ninguna duda se ahogara, si el vestido 
"largo y embarazoso que traía no le entretuviera 
»>un poco sobre el agua." Cerv. en el Ing, Hid, part, 
I. lib, 4. cap, 41. 

"No fuera contigo, si como me prometes dos- 
j> cientos escudos, me dieras aquí decantado quatro- 
"Cientos." Cerv. en el Ingen, Hid, part, 2. lib, 8. 
cap, S4. 

. 8. Ayuda allende desto nuestra preposición á 
contraer otros accidentes , que dicen con modo , ó 
tiempo. Denota pues modo desta manera; "Con to- 
»>do eso, dixo el Cautivo, yo querría, no de im- 
f> proviso^ sino por rodeos, dármele á conocer (al 
» Oidor)." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. lib, 4. cap, 
42. '^^ Púsose Don Quixote de mil colores y que so- 
mbre lo moreno le jaspeaban , y se le parecían.** 
El mismo part, 2. lib, 6. cap, 31. 
"Alma divina en velo 
»De femeniles miembros encerrada, 
"Quando veniste al suelo 
" Robaste de pasada 
"La celestial riquísima morada." 
Fr. Luis de León en la Ode del lib. i. que comien- 
za : Inspira, • 
" Vamos tomando puntas ( sobré el Clavileño ), 
f, y subiendo en alto para dexarnos caer de una so- 
"bre el Reyno de Candaya , como hace el Sacre, 
"ó Neblí sobre la Garza." Cerv. en el Ingen, Hid, 
part. 2. lib, 7. cap, 41. 

" En una sala fresquísima sobre modo , y toda 
í#de alabastro , estaba un Sepulcro de mármol con 

"gran 



BE LA LENGUA ESPAÑOLA. 91 

rgran maestría fabricado, sobre el qual vi á un 
r Caballero tendido de largo á largo ^ no de bron- 
>?ce , ni de mármol , ni de jaspe hecho , . . sino de 
?>pura carne, y puros huesos." Cerv. en el Ing, Hid, 
part, 2. lib. 6. cap. 23. 

Acompáñase con tiempo así: , - 

"No mas, no mas al agua • -- 

>jSí tú me crees. Navio, en ti escarmienta 
>j A no probar de hoy mas nueva tormenta," 
Juan de Almeyda en la íraduc. de la Ode 14. del lib. 
I. de los Cant. de Hor. O Navis^ &c, 

"Ayer de maí.ana dexé la ínsula, como la ha- 
«llé." Cerv. en el Ing. Hid, part, 2. lib, 8. cap, 55, 
•* Van (los Caballeros andantes) buscando las aven- 
»j turas de noche , y de día , en invierno , y en ve- 
íTano , á pie , y á caballo , con sed , y con ham- 
>>bre, con calor, y con frió, sujetos á todas las 
j5 inclemencias del Cielo , y á todos los incómodos 
í^de la tiejxa." El mismo part, i. lib. 3. cap, 17. 

Pero advertid de paso , que puede también irse 
el tiempo elegantemente sin preposición, 

9. Solemos también ayudarnos desta preposición 
para aconsejar , aprobar , y notar largueza , como 
os lo mostrarán los siguientes exemplos : "Z>^ mé 
aconsejo siempre se siente (la persona) en el mas 
rbaxo lugar , que ansí nos dexó el Señor lo hicié- 
» sernos , y nos lo enseñó por la obra." Sta. Ter. 
part, 2. cap, 17. 

**Lo que mas es menester. Señores mios, (di* 
»xo Carrasco ) es que cada uno escoja el nombre 
»>de la Pastora, que piensa celebrar en sus versos, 
»y que no dexemos árbol por duro que sea, don- 
wde no la rotule, y grave su nombre, como es 
»>uso y costumbre de los enamorados Pastores.., 
«Eso está de molde ^ respondió Don Quixote." Cerv. 
€n el Ing, Hid, part. 2. lib, 8. cap, 73. " Hablas hoy d'e 

9fper^ 



92 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

nperlas ( replicó Don Quixote )." El mismo part, 
2. ¡ih, 5. cap, 7. 

Y notad que en estos dos citados modos de apro- 
bar, vuélvenos la preposición de con el nombre que 
rige sentido claro de adverbio. 

*'Subia de punto, y quilates ( la hermosura de 
^Dulcinea ) un lunar que tenia sobre el lado derc 
>»cho á manera de vigote,con siete, ú ocho cabe- 
» líos rubios , como hebras de oro , y largo de mas 
?>de un palmo." Cerv. en el Ing, Hid. part. 2. lih, 
5. cap. 10. 

Diréis que la dicha preposición está de mas en 
orden al riguroso sentido ; pero hace muy mucho 
al caso por lo que mira á cierta gala que tiene 
con ella la locución , y al ámbito , ó giro del 
número. 

10. Suélese también unir esta preposición con 
otras en esta forma : " El continente , el paso , la 
») gravedad, y la anchísima presencia (de Monte- 
» sinos) cada cosa de por sí^ y todas juntas me sus- 
>? pendieron , y admiraron." Cerv. en el Ing, Hid, 
pan. 2. ¿i¿^. 6, cap. 23. 

"Acuérdaseme á todo mi parecer, y con ver- 
«dad, que quando salí de en casa de mi padre no 
>>creo será mas el sentimiento quando me muera, 
j> porque me parece cada hueso se me apartaba por 
»sí." Santa Ter. part. i. í^id. cap. 4. En la parte 
tercera , que es de sus fundaciones , dice también la 
Santa : quitarse de con ellas al cap. 4. y al cap. 25. 
quitarse de par de su madre &c. "No tienen ver- 
jídura los ramos, si no están unidos con su raiz; 
»>ni vida los miembros, si no están informados con 
7jsu ánima, ni tendría- luz el Mundo, si el sol se 
>? quitase de por medio." Gran. part. i, del amor de 
Jjios , cap. I. 

"Para que ( Camacho ) la tenga (la ventura) 
.i «col- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 93 

«colmada. ..yo por mis manos (prosiguió Basilio) 
?> desharé el imposible . . . quitándome á mí de por 
i> medio^^ 

"Estando yo de por medio 
«Disgustos, que no son grandes 
»Es bien que vuelvan compuestos.'* 
D. Antonio de bolís en la Comedia : ia mas dichO" 
sa venganza en la jornada 2. En los quales últimos 
exempios , si lo observasteis , la unión de las par- 
tículas de por medio no solamente va con el ver- 
bo quitarse , sino también con el verbo estar , y 
de la misma manera puede ir con el verbo poner- 
se <Sc, 

Adjunta. 

En fin quiéreos dar por si este singular paso de 
Rivadeneira, donde veréis, que la preposición de es 
regida del substantivo muger^ que se calla ; pero se 
entiende: "Tuvo el Rey Enrique de la Reyna Do- 
i>U3. Catalina tres hijos, y dos hijas : el mayor de 
wlos hijos .. . murió de nueve meses, y los demás 
«asimismo murieron de tierna edad : sola su hija 
«Doña María /jy^ de dias^y después Reyna de In- 
«glaterra." En la Historia Eclesiástica de Inglater- 
ra //^,i, cap, 2. 

ARTÍCULO I. 

Deantes. Venantes, 

I.*» Diferenciase este primer adverbio del segun- 
do con mostrarnos estado ó cosa que se ha inter- 
rumpido , y vuelve á su ser. "Al tercer dia tor- 
«nó á ser dellos (escrúpulos ) combatido, como 
n deantes '." Rivad. Fid, de S. Ignac, lib. i. cap 5 

"Que- 

1 Vale lo mismo de primero y v. gr. "Acabados los nego- 
»>cios , tornan á comenzar , como de pñmeroP Gran, en las 
4íídiQion. al Memor. ^art, 2, cap. 21. §. a. 



94 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

"Quedándose tan entero , y tan grande como deán- 
7>íes.'^ Gv2.n. Guia ^ lib, i. parti 2, cap, 20, 

"Abrazó ( Corchuelo ) 3.. Licenciado , y queda- 
íTon mas amigos que deafites.'' Cerv. en el Ing, 
Hid. part. 2. lib. 6. cap, 19. "Quedó el Eseude- 
?' ro tan bien barbado , y tan sano oomo deantes J^ 
Cerv. en el Ing, Hid, part, i. lih. 4. cap. 29. 

2. Asienta el segundo sobre dicho, ó palabra pro- 
ferida poco antes : " Le volvió á preguntar ( Doro- 
ai tea á Doña Clara) que era lo que le queria de- 
5)cir denantes,'' Cerv. en el Ing. Hid, part. i. lib, 4. 
cap. 43. 

"Aunque denantes dixe que yo era Licenciado, 
j>no soy sino Bachiller." El m\%mo part. i.lib.-^, 
cap. 19. ^'Venantes le oí hablar (al Mayordomo) 
»íy no pareció sino que la voz de la Trifaidi me 
j> sonaba en los oídos." El mismo part, 2. lib* 
7. cap» 44. 

f i . J : ARTÍCULO ir. 

Debaxo, 

i.*^ Es preposición , y ora vase sola con su ca- 
so , ora le acompaña la preposición de : "El polli- 
jíco que nace luego , se pone debaxo las alas de la 
j> gallina, y la sigue por do quiera que vaya." Gran. 
Guia lib. i.part. i. cap. 2. 

^^ Debaxo un roble, que movido al viento 
»Hacia blando estruendo, el^Dafni estaba." 
Fr. Luis de León traduc. de la Eglog. 7. 

"Los Romanos . . . vencidos de los Samnites . . . 
"fueron pasados ignominiosamente debaxo de las pl- 
ayeas cruzadas en forma de horca , que por el lu- 
»>gar llamaron caudinas furcas,'' Rivad. trat, déla 
Tribuí, lib. 2. cap. 14. 

"Confesó (Leandra) sin apremio, que Vicen- 

vtc 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 95 

f>te de la Rosa la habia engañado, y debaxo de pa- 
?í labra de ser su esposo, la persuadió que dexase 
?>la Casa de su padre." Cerv. en el Ing, Hid,part, i. 
//^, 4. cap. 51. 

"Fuentes de verde musco rodeadas, 
j>Y mas que el blando sueño yerba amena, 
}>Y vos ramas, que en torno levantadas 
"Hacéis sombra á la pura, y fresca avena; 
yy Debaxo de vosotras allegadas 
7> Sesteen las ovejas \ que ya suena 
"El grillo, y la vid brota, y ya camina 
"Viniendo el seco Estío, y se avicina."' 
Fr. Luis de León lih. 2. Traduc, de la Eglog.'j. . 

También es partícula que exceptúa , ó exclu- 
ye , como salvo ^ sino: "Mostraba ( Vicente de la 
"Rosa) señales de heridas, que aunque no se di- 
»> visaban, nos hacian entender que eran arcabuza- 
"zos dados en diferentes reencuentros, y facciones: 
"decia que su padre era su brazo, su linage sus 
" obras, y que debaxo de ser Soldado, al mismo 
"Rey no debia nada." Cerv. en el Ing, Hid, parL 
I. II b. 4. cap, 51. 

" Parece agora á mí , debaxo de otro mejor pa- 
í^recer, que &c." Sta. Ter. Cam, de la perfec, cap, 33. 

AR- 

I Es esta traducción de Fr. Luis elegante , y graciosa ; y 
hay cierto en ella algunos rasgos de muy exquisita belleza, que 
él añade sobre el pensamiento del original que pongo aquí pa- 
ra que lo cotejéis. 

"Musco si fontes, et somno mollior herba, '' - 

y>Et qux vos rara viridis tegit arbutus umbra i'\ 

jíSolstitium pecori defendite jam venir estas 
"Tórrida: jam Ixto turgent in palmite gemms." 
Virgil. Églog. Vil. Melibaeus. •-> 



96 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

A R T í C U L o III. 

Dentro. Dedentro. Defuera. 

Adverbios relativos de lugar, v. gr. : "Consi- 
??derasen (ios Legados) el odio entre el Rey En- 
í'rique, y el Emperador : las parcialidades de los 
>? Principes que los seguirían: las guerras crueles 
^^ defuera y dentro del Reyno ; y lo que mas im- 
»portaba las disensiones en materia de la Fe, scis- 
>>mas , heregías y sectas infinitas." Rivad. Hist. 
Eclesiást. de Inglat. lib. i. cap. 14. "Su corazón 
»»( de Christo ) crucificado dedentro : . . . el Sagrado 
íí Cuerpo lo estaba defuera.''' Gran. part. i. Oracy 
Consider. Viernes. 

"Por el patio venían hasta seis Dueñas en pro- 
» cesión, unas tras otras, con anteojos, y todas 
solevantadas las manos derechas en alto, con qua- 
?>tro dedos de muñecas defuera para hacer las ma- 
gnos mas largas , como ahora se usa." Cerv. en el 
Ing. Hid. part. 2. lib. 8. cap. 70. "Baxó ( Don Qui- 
»xote) del recuesto, y acercóse al Esquadron tan- 
gió, que distintamente vio las Banderas, juzgó de 
«los colores , y notó las empresas que en ellas 
?> traían , especialmente una, que en un Estandar- 
j?te, ó girón de raso blanco venia, en la qual es- 
jetaba pintado muy al vivo un asno, como un pe- 
j^-queño Sardesco, la cabeza levantada, la boca 
5> abierta , y la lengua defuera en acto , y postura 
?>como si estuviera rebuznando." Cerv. en el Ing. 
Hid. part, 2. lib. 6. cap. '27. 

Nota.. Únesele al adverbio defuera la preposi- 
ción por en este sentido : '■'■ Había ( en la Venta ) 
i>un agujero .. . por donde echaban la paja por de- 
fy fuera.'' Cerv. en el Ingen. Hid. part, i. lib. 4. 



cap. 43. 



Vean- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 97 

-r Véanse las partículas dentro^ artíc. VIL y fue- 
ra cap. 6. art. IV. . . 

ARTÍCULO IV. 

' ■ Delante, 

i.° Preposición y adverbio : en el primer senti- 
do ya va sola con su caso ; ya se interpone la par- 
tícula dei "Era cosa maravillosa ver un hombre cria- 
ndo en tanta grandeza, y regalo andar tantos ca- 
» minos con soles y lluvias en invierno y en verano» 
»de noche y de dia ... y considerar la alegría y con- 
» tentó con que lo hacia, como quien tenia delan- 
nte los ojos los caminos y fatigas de Christo." 
Rivad. Vid, de S, Franc, deBor, lib, 1. cap, i r. " Pó- 
jenla yo al Señor siempre delante mis ojos," Gran. 
Oracy Consid, Martes, "El Obispo Eliense pasó á 
«Francia, y hizo... una elegante oración delante 
»el Rey Francisco, y de su Corte." Rivad. Hist, 
Eclesiást, de Inglat, lib, i. cap, 3, 

"Bien parece un Caballero armado de resplan- 
» decientes armas pasear la tela en alegres justas 
9y delante de las damas." Cerv. en el Ing. Hid, pan, 
1. lib. 5. cap. 17. "Y si por esto no lo mereciere 
»( favorable acogimiento ) , merézcalo á lo menos 
» por haber seguido algunos años las vencedoras ban- 
»>deras de aquel sol de la milicia , que ayer nos quitó 
?>el Cielo delante de los ojos . . . que fué el Excelentí- 
»>simo padre de V. S. Ilustrísima." Cerv. Galat, en la 
Dedicatoria al liustrísimo Sr, Ascanio Colona , Abad 
de Santa Sofía, 

Nota, Se le antepone la preposición de regida del 
verbo irse, &c. manteniendo el mismo significado: 
"El hombre súbitamente desapareció, y se le fué 
3* de delante de los ojos." Rivad. l^id, de S, Ignac, 
lib, $. cap, 9. L .4\v* ¡^ . - ■ A 

( TOM. I. G Co- 



98 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

2. Como adverbio trae estas maneras de decir: 
"Bendito seáis por siempre. Señor mió, que tan ami- 
>jgo sois de dar que no se os pone cosa de/í:/ite.'* 
Sta. Ter. purt. 2. Caw, de la perf'ec, cap. 27. " Acae- 
"ce algunas veces estar una nube muy escura, y 
j> tenebrosa hscia la parte del poniente, y si quan- 
vdo el sol se quiere ya poner la toma delante^ y 
«la hiere , y enviste con sus rayos , suele pararla 
»tan hermosa, tan arrebolada, y tan dorada, que 
>í parece al mismo sol." Gran» Orac, y Consideran 
pare, I . Domingo, 

= V A R T í c u L o V. 

, Demás, 

i.° Preposición: "Hizo (el Moro) repartimien- 
»>to de las Alcaldías . . . escogió para su consejo 
??seis personas , demás de los Capitanes Turcos." 
Mendoza Giier, de Gran. lib. 3. num. 27. ^' Considera 
>> otrosí demás desto quan largo sea este Señor en 
»í pagar los servicios que se le hacen." Gran. G«/a 
Ub, i.part. I. cap. g. 

2. Adverbio, y juntamente conjunción: "Pue- 
7>do alegar de mi parte la inclinación que á la poe- 
»sía siempre he tenido ; y la edad que habiendo 
>í apenas salido de los límites de la juventud páre- 
se ce que da licencia á semejantes ocupaciones (de 
» escribir Églogas ): demás de que no puede negar- 
>?se que los estudios desta facultad . . . traen consi- 
»go mas que medianos provechos." Cerv. en ¡a Gal, 
en el Prologo á los curiosos Lectores. 

Nota. Si le precede la preposición por vale tan- 
to corno en vano , en valde : v. gr. " Doy os un avi- 
wso ( hijas ) que no penséis por fuerza vuestra, ni 
» diligencia allegar aquí , que es po*" demás.'' Santa 
Ter. parí. 2. Cam. de la perfec, cap. 32. " Al áni- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. ^^ 

5>mo obstinado, y pervertido por demás %qs^ los re- 
?> medios." Gran, en el Memor\ trat,6. Meditac, de 
la Orac. del Huerto. 

3. Es también pronombre: v. gr. ^'Yo topé un 
»> rosario, y sarta de gente mohína, y desdichada, 
»>y iiice con ellos (los Galeotes) lo que mi religión 
«me pide , y lo demás allá se avenga." Cerv. en el 
Ingen. Hid, part. i. l¿l\ 4. cap, 30. 

Y advertid que puédese propia , y naturalmente 
aplicar á este pronombre aquel modo de hablar que 
se encuentra en el título del cap. 42. de la part. i. del 
Ingenioso Hidalgo, el qual dice así: De lo que mas su- 
cedió en la venta ; comiO si dixera sin trasposición 
de sílabas: Lo demás que sucedió en la venta* 

ARTÍCULO Vr. 

Demasiado, 

Puede llevar consigo este adverbio la preposi- 
ción de como suelen los pronombres de cantidad 
mucho ^ poco ^ quanto ^ &c. deste modo: ^' Ahora di- 
>ígo , Señor Caballero de la triste figura (replicó 
?> Sancho ) que no solamente puede , y debe vues- 
^*tra merced hacer locuras por ella (Dulcinea, ó la 
»hija de Lorenzo Corchuelo , y Aldonza Nogales) 
»>sino que con justo título puede desesperarse , y 
?> ahorcarse, que nadie habrá que lo sepa, que no di- 
»íga que hizo demasiado áo^ bien , puesto que le Ue- 
»>ve el diablo." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. 
3. cap. 25. 

ARTICULO VII, : Tí: { 

Dentro, 

Insinuamos ya el valor de esta partícula por mos- 
trar á su vista el poder de los adverbios dedentro 
su compuesto , y defuera su relativo. 

G 2 Vea- 



100 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

i.^ Véase ahora su propio significado de relativo-: 
^'Dichoso el que se mide 
?í Felipe , y de la vida el gozo bueno - 

! .: j^A sí solo lo pide, • ■; 

?>Y mira como ageno ; . 

^Mqueilo que no está dentro en su seno/' 
Fr. Luis de León lib. i. Oda á Felipe Ruiz. 

"Caballeros ó Escuderos, ó quien quiera que 
jí seáis, no tenéis para que llamar á las puertas des- 
5> te Castillo , que asaz de claro está , que á tales 
4? horas ... los que están dentro duermen.'^ Cerv. en 
e¿ lug, Hid, part. i. lih, 4. ¿-¿tp. 43, 
2. Como preposición procede así : 

"Como á su parecer la Bruja buela, ^ 

"Y untada se encarama y precipita, 
??Así un Soldado dentro una garita 
"Esto pensaba haciendo centinela : 
7íNo me falta manopla, ni escarcela; 
-' ?> Mañana soy Alférez, quien lo quita? 

"Y sirviendo á Felipe, y Margarita ' 

^'^ Embrazo, y tengo page de rodela." 
Andrés Rey de Artieda. 

" Llegaron ( mil Infantes ) á Orgiva dentro del 
?»tercerodia,que el caso aconteció." Mendoza Gwer. 
de Gran, lib, 2, num, 14. 

• 1 "J», ARTÍCULO VIII» 

Desde, Dende,. 

I.*' Es un mesmo adverbio de lugar, y tiempo, 
V. gr : 

" Desde el mar de Helesponto hasta el Latino 
"Nace en los campos de la tierra grasa 
"Cierta semilla, que la llaman Lino.^ 
Bartolomé León, de Argens. en la Elegía ó carta á 
uü Marques, 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. loi 

-!"■' ?'.■ ^^ Desde la ardiente libra hasta la helada 
í>Citra lleva la fama su memoria^ n;,' ; ..•. - 
ȒEn grandiosas obras dilatada." .f 

Cerv. jy^iag. al Parn, cap. 6. 

2. "Pues que mas quieres tú que comenzar í/^j- 
jyde agora á ser bienaventurado , y recibir dende 
wacá las arras de aquel divino casamiento, que allí 
wse celebra por palabras de presente, y aquí se co- 
wmienza por palabras de futuro?" Gran, G«/a lib, 
I. part,2, cap, i6. 

Nota* Únese ea razón de adverbio de tiempo 
con otras partículas, v. gr. "Estas (honras) aun- 
wque las doy por bien recibidas las renuncio para 
9> desde aquí al fin del Mundo." Cerv. en el Ing, Hid, 
part. i,Hb» 2. cap. ir. "Dispon desde hoy mas , ami- 
ngo Sancho (dixo Altisidora) de seis camisas mias; 
»>y si no son todas sanas, á lo menos son todas lim- 
»pias." Cerv. en el Ing. Hid, part, 2, lib, 8. cap, 69. 
^ Desde allí á poco llegó otro ( Arriero)." El mis- 
mo en ellngn Hid, part, i. lib, i. cap, 3. 

Y advertid que la simple partícula de tiene el 
poder del adverbio desde v. gr: "La enhoramala que 
» Vm. dixo ( replicó D. Antonio ) sea para mí , y 
wpara todos mis descendientes, si de hoy mas die- 
»>re consejo á nadie aunque me lo pida." Cerv. en 
el Ing, Hid, part. 2, lib, 3, cap, 62, ^^ De allí á poco 
í» descubrieron unos encamisados." El mismo en el 
Ing, Hid, part, 1. lib, 3. cap, 19. "Tiene Vm. ( dixo 
w Sancho ) la mas mala figura de poco acá, que ja- 
lmas he visto." El mismo en la misma part, lib. 
y cap. 

Obsérvese finalmente, que esta locución tan sa- 
bida de allí á tres dias abreviase así: ^^ Desde á 
»>tres dias llegaron los Criados, y Oficiales de la 
jíReyna Doña Catalina, los quales le envió luego 
a» que supo su enfermedad." Rivad. Vid, de S, Franc. 

TOM, I. G 3 Jf 



102 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

de Bcrjalib. 2. cap» 17. '^^ Desde i pocos años mu- 
rrio (un guan siervo de Dios Dominico)." Sta. 
Ter. part, i. Fid, cap» 38. 

" Después desde á bien pocos dias lo entendí muy 
wbien." Sta. Ter. part» i. l^id, cap» 26» ^' Dende á po- 
ȒCos dias se juntaron otra vez." D. Diego de Men- 
doza ^Guer» de Gran, ¿ib» i. jwm» 6» 

adjunta» Garcilaso de la Vega conserva aun la 
expresión antigua desque en lugar de desde que , ó 
después que ; en cuyo sentido válese con brevedad, 
y gracia Santa Teresa de las partículas de que por 
estas palabras : " De que no tomaba horas de sole- 
>?dad para oración, en conversación me hacia Dios 
w recoger." En la y id» cap» 25. 

A R T í C UL o IX, 

Detras» 

Esta preposición compuesta se une siempre con 
la preposición de : la que pierde de ordinario , si va 
simple , v. gr : "^^ Detras de los tristes Músicos co- 
sí menzáron á entrar por el jardin adelante hasta can- 
sí tidad de doce dueñas repartidas en dos hileras to- 
sidas vestidas de unos mongiles anchos , al parecer de 
>í añascóte abatanado , con unas tocas blancas de 
«delgado canequí , tan luengas, que solo el ribete 
»del mongil descubrían. Tras ellas venia la Conde- 
"sísa Trifaldi vestida de finísima, y negra bayeta por 
's> frisar." Cerv. en el hig» Hid» part. 1» lih»'j» cap» 38. 
''•Pusiéronse á caminar tras el carro; y la orden que 
5) llevaban era esta: iba primero el carro . . . detras 
9>de todo esto iban el Cura, y el Barbero sobre sus 
j? poderosas muías ... con grave, y reposado con- 
»tinente." Cerv. en el hig. Hid» part, i, lih» ^» cap» 
47. Ved la preposición tras. 



% 



%, 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. roj 

■ í . . . ".j 

A R T í C U L o I. 



Donde. Do. 

/ Adverbio conocido de lugar , y que no necesita 
de exemplo que lo apoye, quando tiene el significa- 
do del ul^¿ latino ; sí bien será conveniente poner 
junto á él así en este , como en los otros sentidos el 
adverbio do su síncopa, que es tan usada de los bue- 
nos Autores ; y para proceder con claridad note- 
mos antes los adverbios, cuyo poder tienen, y son: 

** Quando será que pueda 
«Libre desta prisión volar al Cielo, ■ 

"Felipe , y en la rueda ^ ■ • ¿^ - 

j> Que huye mas del suelo 
» Contemplar la verdad pura sin duelo. 

» Veré las inmortales - ^ 

«Columnas do la tierra está fundada, jí^^ 

«Las lindes, y señales i]' -. i:^ 

«Con que á la mar hinchada -. -Vw .•! 

«La providencia tiene aprisionada. ' 

«Las soberanas aguas 
«Del ayre en la región quien las sostiene» 
«De los rayos las fraguas: 
9>Do los tesoros tiene 
«De nieve Dios, y el trueno donde viene. 

Veré este fuego eterno 
'/Fuente de vida, y luz do se mantiene, 
«Y por que en el invierno &c/' 
Fr. Luis de León en la inmortal Oda á Felipe Ruiz 

lib. I. 
•*Les respondió (Sancho) que su amo quedaba ocu- 
«pado en cierta parte , y en cierta cosa... que él no 
«podia descubrir . . . No , no, dixo el Barbero, San- 
»*cho Panza, si vos no nos decís ^ donde queda, ima- 
: ^^ G4 gi- 



104 DEL VIGOR Y ELEG ANCIA 

aginaremos que vos le habéis muerto/' Cerv. en et 
Jng. Hid.part, i. lib. "^.cap, 26. 

Quo: ^^ Todos se abrazaron , y quedaron de dat- 
ase noticia de sus sucesos , diciendo D. Fernando al 
?>Cura , donde había de escribirle , para avisarle ea 
j>lo que paraba Don Quixote." Cerv. en el Ing. Hid» 
part, I. lib, ^, cap. 47. ""Ven ayudarte he á subir 
f> donde dices." El mismo part, 2. iib. 5. cap, 14. 

"Se esconde ( Don Luis ) de mi padre quando 
s> atraviesa por delante de mí en los caminos, y en 
9>las posadas íío llegamos." El mismo Cerv, pan, i. 
íib. 4. cap, 43. 

Unde, "Tienen por costumbre ( ciertos peregri- 
»nos) de venir á España muchos dellos cada año 
ȇ visitar los Santuarios della , que los tienen por 
»sus Indias, y por certísima grangería , y conoci- 
»>da ganancia: ándanla casi toda, y no hay Pue- 
9>blo ninguno donde no salgan comidos, y bebidos, 
»>como suele decirse, y con un real por lo mé- 
sanos en dinero." Cerv. en el Ing, Hid, part, 2, ¡ib» 
8. cap, 54. 

"El hombre justo, y bueno 

wEl que de culpa está , y mancilla puro 

»Las manos en el seno 

?> Sin dardo ni zagaya va seguro, 

>>Y sin llevar cargada 

»lJsi aljaba de saeta enherbolada. 
?>0 vaya por la arena 

í> Ardiente de la Libia ponzoñosa, • 

»0 vaya por do suena t; 

>íDe,Hidaspes la corriente fabulosa,. 
"O ya en aquella parte 

»Que siempre está sujeta al inclemente 

>j Cielo, do no se parte 

"Espesa, y fria niebla eterA^mente, 

^iDo árbol no se vee 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 105 

j>Ni soplo de ayre blando que lo oree &c." 
Fr. Luis de Leen en la bella traduc. de la Oda 23» 
de Hor. Integer Vitie lib» i. 

^djuTita. Los exemplos alegados abundan tanto 
de sentidos que pueden frisar con adverbios de lu- 
gar , que será bien mostrar ya como estos adver- 
bios son también pronombres relativos, así como el 
ubi y unde Latinos ^ : "-Detrás de un recuesto que 
w cerca de allí se mostraba, habia un valle de mas 
wyerba, y mucho mejor que 2lc^q\ donde parar que- 
wrian." Cerv. en el Ing, Hid.part. i. lib» 4. cap, 47, 
•'Me dixo (el renegado) que mirase yo quales (cau- 
w ti vos) quería traer conmigo, fuera de los resca- 
wtados , y que los tuviese hablados para el primer 
«viernes donde tenia determinado que fuese nues- 
wtra partida." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. lib, 4. 
cap, 41. 

" Las quales ( cosas ) ahora no solo las veo cum- 
wplidas , sino todo el Mundo, que goza de la vir- 
íítud , christiandad , magnificencia, y bondad de 
wV. S. Ilustrísima , con que dá cada dia señales de 
j?la clara stirpe do deciende." Cerv. Gal, en la De- 
dicatoria, " Por do parece que todas las virtudes , y 
5> dones de Dios , que valen algo, por eso tienen va- 
sílor , porque la caridad se lo dá." Gran, part, i. 
del amor de Dios , cap. 1 , 

*' Yo he abierto en mis Novelas un camino 

wPor do la lengua castellana pueda 

jí Mostrar con propiedad un desatino. 
Cerv. Viage al Parn, cap, 4, 

**Una de las señales , por donde conjeturaron 
»se moría, fué el haber vuelto (Don Quixote)con 

wtan- 

1 Ñeque nobis adhuc praeter te quisquam fuit uM nostrum 
jus contra illos obtineremus. Cic. Pro Quin. 9. Verbum unde 
quisquam possit offendi. Cic. Pro Syl, num 26, 



io6 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

?» tanta facilidad de loco á cuerdo. Cerv. en el Ing, 
Hid, part, 2. lib, 8. cap, 74. 

2. Si al adverbio í/o«í/í? se junta partícula nega-» 
tiva equivale al sin aiitem latino : ^ ^'La impor- 
t/tancia está ( añadió Don Quixote ) que sin verla 
>»(á Dulcinea , ó algún retrato suyo) lo habéis de 
í> creer, confesar, afirmar, jurar y defender, don- 
ti de no conmigo sois en batalla, gente descomunal 
?»y soberbia." Cerv. en el I?ig, Hid, part* i. ¡i¿^. i. 

fap. 4. 

Que si anduviese sin ella , vuélvenos el senti- 
do del ubi en vez de postquam: * v. gr. "Debe e! 
» Siervo de Dios avisarlos con caridad donde espe- 
ja rare que aprovechara." Gran. Mem, trat. 4. cap, 

3. §. 3. 

- 3. Equivale también al adverbio quando , ó al 
paso que : " Todo esto pues nos declara . . . quanta 
«paz , alegría y esfuerzo tienen los unos , donde 
«tanta aflicción y desasosiego padecen los otros/*- 
Gran. Guia lib, i. part. 2. cap, 22. 

4. Últimamente advertid , que Cervantes pone 
este adverbio sincopado en lugar de la conjunción 
como , que sigue al verbo ver, 

*' El qual 3 pidió á Febo sus saetas . . . 
->'' «Negóselas Apolo, y veis do parte 
«Enojado el vejon con su tridente 
«Pensándolos pasar de parte á parte." 
Viage al Parnaso cap, $. 

Que es como si dixera:^ veis como parte., &c. 
Nota, Ved ya como puede unirse con otras par- 
tículas : "Era tanta su devoción (de S. Francisco de 

«Bor- 

"■^i Si perficiunt , optime , sin minus ad nostrum Jovem re- 
^QXXZvnviX. Q\c. ad (¿uin. frat. lib. 2.Ep.8. 

2 Ubi seiriel quis pejeraverit ei credi postea, etiam Si per 
plures déos juret , non oportet. Cic. Pra Ravir, Postk, «♦ 13. ' -. 

3 El Dios Neptuno. .^ . , ^' 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. ic^ 

»Borja) que le acaeció en Valencia ir acompañando el 
» Santísimo Sacramento á pie . . . desde la Parroquia 
??de San Lorenzo donde los Duques de Gandía tienen 
j>casa hasta cerca de do está ahora edificado el Mo- 
•wnasterio de los Frayles Gerónimos , dicho S. Mi- 
"guel de los Reyes, á unas pob^s casillas." Rivad. 
l^ida de S. Francisco de Borja^ lib, i. cap* ii, 
"Á la Madre y Virgen junto, . . • ..^ 
9? A la Hija y á la Esposa ; 

9íDe Dios, hincada de hinojos 
7í Margarita así razona: _ . 

íjLo que me has dado te doy, 
j>Mano siempre dadivosa; . -•> 

»Que Á do falta el favor tuyo - •*, 

"Siempre la miseria sobra/' . -.. ^- . -■ ..• 1. 
Cerv. en la Novela 8. 

"No sabe á donde sq meter.'* Santa Ter. part, 
X. Vid, cap. 28. 

A R T í C U L o X !• ' ' ^ 

Do quier. Do quiera. 

Es un mismo compuesto, que no sufre otra va- 
'Tiedad sino la que le da el número en la última sí- 
laba , v.gr. "Miserable eres do quier que fueres, 
i^do quiera que te vol vieres, si no te vuelves á Dios/* 
Gran. Traduc. del Contewp. trat. i. cap. 22. n. i. 
" Traygo tan lleno de piedad el pecho, 
wY tan lleno de horror, que no oygo, ó veo 
'íCosa alguna do quiera que me vuelva, ' ~ 
»Que todo no me espante, ó me congoje/' 
D. Juan de Jáuregui en la Traduc. del Aininta act. 
■4. esc. I. habla Er gasto. 



AR- 



io8 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

ARTÍCULO XII. 

A do quiera. 

Aunque varía en la primera vocal, tiene el mis- 
mo sentido que el\)recedente, v. gr. 

*' El blanco trigo multiplica y crece, 
»> Produce el campo en abundancia tierno 
«Pasto al ganado, el verde monte ofrece 
wÁ las fieras salvages su gobierno: 
itA do quiera que miro me parece 
r»Que derrama la copia todo el cuerno, 
wMas todo se convertirá en abrojos 
»»Si dello aparta Flérida sus ojos." 
Garcilaso Égloga 3. 

ARTÍCULO Xlir. 

- Por do quiera. 

Por sí es claro este compuesto que aquí veis: 
*El Diablo que no duerme, como es amigo de sem- 
wbrar y derramar rencillas y discordias por do quie^ 
ttra ^ levantando caramillos en el viento, y gran- 
wdes quimeras de nonada, ordenó, é hizo." &C» 
Cerv. en ellrig. Hid. part, 2. lib. 6. cap. 25. 

CAPÍTULO V. 

De la vocal e y sus partículas, 

Slís tal y tan clara nuestra lengua , que de ningu- 
na manera puede sufrir , como lo sufre la France- 
sa , que se le confundan con irregular sonido sus 
vocales , pues son ellas por su naturaleza los esen- 
ciales elementos del genuino y natural son , así pa- 
ra el oido en la armonía , como para el entendi- 

mien-» 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 109 

miento en la entera y clara significación de las pa- 
labras , y mayormente en aquellas mínimas , pero 
esenciales partes , que unen y enlazan los períodos 
ó voces de la oración , que por esto se vale ella de 
la vocal e , que es tan suave, en vez delaj; su con- 
junción ordinaria , quando esta debiera ir perdida 
por la sinalefa siemipre que la palabra que preten- 
de unir comienza por y , habiendo en esto mudado 
ser y costumbre nuestra lengua respecto de los an- 
tiguos , ^ los quales de ordinario usaban de la ^ , y 
no de la y sino rara vez para el mismo efecto: Pues 
la manera como ella lo executa es esta: "(es) la 
"heregía un resuello de Satanás, y un fuego del 
"infierno, y un ayre corrupto y pestilente, y un 
?í cáncer que cunde y se extiende sin remedio , y una 
?j enfermedad tan peligrosa y aguda , que penetra 
«las entrañas, y corrompe e inficiona las ánimas... 
>íy no hay otro remedio sino huir ... de mal tan 
contagioso , ponzoñoso , é infernal." Rivad. Traí, 
del Principe Crist. ¡ib, i. cap, 24. 

*'No sabe ( el alma ) adonde se meter ... la re- 
wsiste de sí (una visión falsa ) y se alborota y se 
?í desabre e inquieta." Santa Ter. part, \,Vid.cap.i'i, 

"Verdaderamente, Señores míos, grandes e inau- 
" ditas cosas ven los que profesan la orden de la 
«Andante Caballería." Cerv. e» e/ Ing, Hid.part, 1. 
¡ib, 4. cap, 37. 

AR- 

I Llególe mandado (al Infante Don Juan) de como los Mo- 
tos todos se ayuntaban para ir cercar á Gibraltar ^ é luego que 
esto mandado ovo , dexó toda la gente en Córdova , é fue^^ pa- 
ra Sevilla, é sacó ai muy grande quantia de haber, é fizo ad 
armar flota , é mandóles que fuesen ellos por la mar , y él 
vínose para Córdova. Ctonic. del Rey Don Alonso el Onceno 
fap. 15. 



rr, DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

-■,■; ''- , . , . líí 0\i 

ARTICULO I. 

■ . ■ . :.\¿ ■ Ea» ^= ,':'■: :. 

Interjección de gran brio para exhortar y mover. 
"¿E<7 Faxardo , no aplicas 
»La fuerte mano á la espada? 
>?¿En que piensas,? ¿que imaginas?'* 
Luego responde Faxardo al Rey de Granada des- 
te modo : 

■^^ Ahora bien, dame esa gente 
,-A :; í> Verás que á Faxardo obligas, 
;/ riEa fuerte Abindarraez, ^ ; , 

» Espejo de la Morisma, ,• 

yy Ea valeroso Zaide." ..:..., 
Lope de Vega en la Comedia : el primer Faxardo^ 
aa. 3. 

" Ea hijos , no se nos vaya." Cerv. en el Ing, 
fííd. pare, 2. lih, 8. cap, 63. 

5: . 'f. ARTÍCULO 11. 

^- ' En. 

-' I.'* Preposición que no solo se acompaña con los 
verbos de quietud , como esperar en casa\ sino con 
los de movimiento á lugar , como venir en España 
manteniendo el poder de la Latina in. Cúmplenos 
ahora notar algunos propios y elegantes sentidos, que 
ella vuelve, yéndose con verbos, imitando, no ya 
á su madre la lengua Latina , sino las otras lenguas 
sabias, en esta forma : "No pudo la Duquesa tener 
«la risa oyendo las simplicidades de su dueña, ni dexó 
"de admirarse en oir las razones y refranes de Sancho." 
Cerv. en el Ingen. Hid. lib. 7. cap. 33. "Hemos de 
«matar (proseguía D. Quixote ) en los gigantes á 
«la soberbia ... á la ira en el reposado continente 

«y 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 1 1 1 

?>y quietud del ánimo , á la gula , y al sueño e^i eí 
7>poco comer que comemos , y en el mucho velar que 
}> velamos," Cerv. eti ellng.Hid. part. i. ¡ib. 5. cap, 8. 

^' En hallando que halle ( el autor , dixo Car- 
»> rasco) la historia que él va buscando con extraor- 
w diñarías diligencias, la dará luego á la estampa, 
5; llevado mas del interés , que de darla se le sigue, 
7? que de otra alabanza alguna.'' Cerv. en el Ingé 
Hid. part. 2. lib. 5. cap. 4. 

^'^ En trayendo que le traxese buen despacho de 
?>la Señora Dulcinea del Toboso, se habia de po- 
jjner (Don Quixote ) en camino á procurar como 
"ser Emperador." Cerv. en el Ing, Hid. part. r. lib, 
3. cap. 26. 

^'Apenas llegaron á la marina, quando todas las 
j^Galeras abatieron tienda, y sonaron las chirimías, 
»7 arrojaron luego el esquife al agua, cubierto de 
77 ricos tapetes y de almohadas de terciopelo carme- 
«sí , y en poniendo que puso los pies en él D. Qui- 
»xote, disparó la Capitana el cañón de cruxía." 
Cerv. en el Ing. Hid. part. 1. lib. 8. cap. 63. 

2. La unimos elegantemente con tiempo, quai^- 
do precisa y puntualmente queremos contraerloy^ 
v. gr ; "A los quales (cautivos) no les dixe otra 
«cosa , sino que el primer viernes en la tarde se sa- 
j>liesen uno á uno ( de la Ciudad )." Cerv. en el Ing,- 
Hid. part. i. lib. 4. cap. 41. 

^'Partieron Roque, Don Quixote y Sancho con 
"Otros seis escuderos á Barcelona . . . Llegaron á su 
j? playa víspera de S. Juan en la noche." Cerv. en el 
Ing, Hid. part. 2. lib. S.cap, 61, 

"En este mismo dia en la tarde estando las puer- 
»tas cerradas . .. vino el Señor." Gran, part, i. 
Orac. y Considerac. Domingo. Y notad que solare tar- 
de trae la misma fuerza : " Llegan pues el mismo 
«dia sobre tarde aquellos dos Santos Varones Jo- 

wseph 



1 1 2 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

?>seph y Nicodemus." En el mismo Trat. Sábado, 
Sí bien solemos no ya determinar tiempo , mas 
confirmar el que va diclio ó notado inmediatamen- 
te : ^' El don que os he pedido ... es que mañana en 
»^ aquel dia me habéis de armar Caballero." Cerv. en 
el Ing. Hid, part. i. llb, i. cap. 3. -'Mañana en ese 
mismo dia habéis de ir al Gobierno." El mismo part» 
2. lib. 7. cap. 42. 

Nota. La gracia y viveza de nuestra lengua en 
algunos laconismos es muy propia y singular , como 
podéis verlo en este : hombre en dias por de avan- 
zada edad , que usa Cervantes : "Se enamoró de 
?->mí ( dixo la dueña ) un escudero de casa , hombre 
f>ja en dias., barbado y apersonado." Part. 2. lib. 7. 
Cíip. 48. El qual laconismo consiste en callarse un 
adjetivo que rige la dicha preposición , el qual se 
os muestra declarado en este otro paso del mismo 
Autor: "Le dieron de cenar (á Sancho) un salpi- 
yfcon de vaca con cebolla, y unas manos cocidas 
»>de ternera algo entrada en dias.'' Ing. Hid. part, 
a. lib. 7. cap. 49. 

Frisan asimismo con este modo de hablar estos 
que aquí alegamos : "Arrojaron (los peregrinos) los 
V bordones, quitáronse las mucetas ó esclavinas,/ 
»^ quedaron en pelota; y todos ellos eran mozos y 
wmuy gentiles hombres, excepto Ricote , que ya 
»>era hombre entrado en años.''' Part. 2. lib. 8. cap. 
54. "El General, hombre entrado en edad . . . qual- 
»j quiera cosa le ofendía." Mend. Guerra de Gran. 
¡ib. 3. twnu 8. 

Que si queréis ver otro genuino breve modo de 
expresar esto sin la elipsis , os lo muestra este pa- 
so de Mendoza: "Era á la sazón Capitán de Al- 
>»mería, y servia de Comisario general en el cam- 
»»po ( D. Juan de Villaroel ) , hombre de años ^ pro- 
»/bado en empresas contra Moros, pero de conse- 

»»jos 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 113 

jyjos sutiles y peligrosos." Lib, 2. Guer, de Gran. 
núm. 5. 

3. Para ordenar lo que nos resta por decir des- 
ta preposición así suelta en algunos modos de ha- 
blar , no hallamos otro medio que mejor sea sino 
irlos buenamente colocando , y que ellos por sí os 
muestren su fuerza deste modo: 

En burlas ^ "Dios os libre , Hermanas, de se- 
»mejantes contiendas, aunque sea en burlas."^ Sta. 
Ter. Cam, de la Perfec. cap. 17, 

En uno \ "Alteróse el lugar, entraron los Sol- 
idados matando y saqueando , juntáronseles los de 
»> Alvaro Flores , que para esto eran todos en uno J* 
Mendoza Guer* de Gran. líb. 2. núm. 14. 

En venganza : " El Gigante Malambruno . . . que 
í^junto con ser cruel era encantador . , . en venganza 
»>de la muerte de su cormana y por castigo del atre- 
»>vimiento de D. Clavijo ... los dexó encantados 
"Sobre la mesma sepultura." CerVc en el Ing. Hid. 
part. 2. Hb. 7. cap. 39. 

En balde ^ : " Dice ( la Santa Madre ) que nadie 
w presuma elevarse desta manera antes, que le ele- 
"ven , lo uno porque excede toda industria , y an- 
»sí será en baldeólo otro porque será falta de hu- 
»>mildad." Fr. Luis de León en una nota marginad 
al cap. 12. de Ja l^ida de Santa Ter. '^^ No en bal- 
i*de comenzó el Sabio aquel su Abecedario tan He- 
»no de doctrina espiritual por esta sentencia: mu- 
»ger fuerte quien la hallará?" Gran. Guia lib, 2* 
part. 2. cap. 23. 

En razón: 

"Al fin lo que en razón de todo siento 
TOM. I. H »>Es 

I De balde es usado de Fr. Luis de Granada en esta forma: 
^* Si esta ( pasión de la gula) no vences, de balde trabajas en la» 
«otras." En la Guia lib. 2. part. i. cap. 8. 



114 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

•; »Es que mientras el lino á ser no llega 
»?De humanas asechanzas instrumento 



j? Arremetamos todas diligentes 
" 5? A talar su verdura sospechosa 

j; Que amenaza el estrago á nuestras gentes." 
Bartolomé León, de Argens. en el maravilloso Apólo- 
go , ó congreso de las Aves en la Carta al Marques^ 
€c, 

"Señor Gobernador ( dixo el Sastre ) yo y este 
jj hombre labrador venimos ante vuestra merced en 
^y razón que este buen hombre llegó á mi tienda ayer 
" &c." Cerv. en el Ingenioso Hid. part, 2. lib. 7. cap, 

45- 

4. Finalmente son comunes, pero dignas de vues- 
tra atención las maneras de hablar que os mostra- 
lán los siguientes exemplos : "Estando (Dorotea) 
» atenta á lo que se cantaba, vio que proseguían en 
9>esta manera." Cerv. en el Ing, Hid, part. i. //^. 4. 
cap. 43. 

"Estos tales (hombres llamados á la Religión) 
?>son en una de quatro maneras: la primera es de 
5? los hombres ya hechos , y consumados en le- 
íítras &c." Rivad. f^ida de San Ignacio lil7.2'Cap.22. 
^' En mala coyuntura ^ y en peor sazón ^ y en acia- 
Dygo dia baxó vuestra merced , Caro Patrón mió, 
??al otro Mundo , y en mal punto se encontró con 
5? el Señor Montesinos, que tal nos le ha vuelto." 
Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 6. cap, 23. "Púso- 
j^le (la Ventera al Cura para disfrazarle) una sa- 
?>ya de paño , llena de faxas de terciopelo negro 
?>de un palmo en ancho todas acuchilladas, y unos 
«corpinos de terciopelo verde guarnecidos con unos 
" ribetes de raso blanco, que se debieron de hacer ellos 
«y la saya en tiempo del Rey W^amba. Cerv. cw el 
Ing. Hid, part. i, lib, 3. cap, 27. " Otros ( Santos ) 

7) en 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 115 

iyen medio ^ del hivierno ( se revolcaron ) entre las 
»> pellas de nieve para resfriar los fuegos de la car- 
ene atizados por el enemigo. Gran. Gz//Vi lib.2. part.i. 
"Arremetió ( Don Quixote) al que le había dado 
í>con la lanza sobre mano ; pero fueron tantos los 
»>que se pusieron en medio , que no fué posible ven- 
garle ( á Sancho del golpe recibido ).'' Cerv. en el 
Ing. Hid. part, 2. 1 ib, 6. cap» i'j. 

Nota. Hemos querido poner aquí el natural y 
muy claro significado de las dos dichas voces en me- 
dio para mostrar ahora otro muy único , que en sí 
tienen , y va contenido en los siguientes exemplos; 
"Las plantas hacen mudanzas 

"Como las influye el Cielo; ■ . 

»>No dan ñor en medio elyelo^ .-. - 

»>Y aquella que dan se pierde; 

»>Y á la región que está verde ^ 

?> Hacen las aves su vuelo." 
Lupercio Leonardo de Argensola. 

"Es este Basilio un zagal vecino del mismo Lu- 
«gar de Quiteria , el qual tenia su ca,sa pared en me- 
9>dio de la de los padres de Quiteria." Cerv. en el 
Ing. Hid. part. 2. lib. 6. cap. 19. 

"Fea pintan á la envidia, ? 

"Yo confieso que la tengo » 

"De unos hombres que no saben *< 

fj Quien vive pared en medio.*^ 
Lope de Vega en el romance que comienza : ^ mis 
soledades zwj , Se, 

H 2 ¿No- 

I La voz fnedio puede ir sin la partícula de en propio de- 
cir V. gr; 

"En medio el mar que suele Egeo nombrarse 
»>una muy fértil Isla está poblada." 
El Traductor de la Eneida , de quien tenemos la edición de 
Anvéres del año 1557 al lib. 3. es empero ciertamente adver- 
bio quando el mismo dice ¿La medio viva hermana? /í<^. 4. 



ii6 DEL VIGOR t ELEGANCIA 

¿Notasteis el gracioso y propio decir? Pues yo 
entiendo , que como suele en tantas otras ocasiones 
callarse por la elipsis alguna palabra , cállase tam- 
bién aquí ; y que así debe de entenderse un verbo, 
cuyo supuesto sea la palabra pared ó yelo , que va 
en los alegados exemplos , siendo en medio su pre- 
posición y caso. Tanto á mi parecer nos enseñan los 
exe¡nplos siguientes , donde se pone la dicha expre- 
sión en su extensión natural , y en caso muy seme- 
jante ; ^'^ Oyó estas razones Cárdenlo . . . como quien 
«estaba tan junto de quien las decia, que sola lapuer- 
s>ta del aposento de Don Quixote estaba en medio J" 
Cerv. en el Ing, Hid.part. i. ¡ib. 4. cap. 36. "No te- 
5>nemos por donde traerle á España, pues está la 
ffmar en mcdioJ^ El mismo part, 2. ¡ib. 8. cap. 64, 

Parécenos pues que el verbo estar , ú otro equi- 
valente debe de ir encubierto en las lindas susodi- 
chas locuciones , como si dixérais : No dan flor 
las plantas estando el yelo en medio : Tenia Basilio 
su casa puesta pared en medio de ¡a de los padres di 
Quiíeria. 

u^djunta. Puesta la preposición en entre una pa- 
labra que se repite , vuélvenos un sentido que per- 
tenece á modo , como : Mirar de hito en hito. Cerv. 
en el Ing. Hid. en el Prólogo de la part. 1. Avisar de 
Tato en rato. Gran. Mem. trat. 7. part. 2. §. 6. 

Suele otrosí callarse aunque va entendida antes 
del relativo que , en esta forma : "Rematado ya su 
«juicio vino á dar ( üon Quixote ) en el mas extraño 
>? pensamiento que jamas dio loco en el mundo , y fué, 
»&c/' Cerv. en el Ingen. Hid. part. i. lib. i. cap. i. 
•'Hora que pensaba ponerse en camino." Cerv. f« f/ 
Ing> Hid.part» 1. lib* i. cap, 7. 



AR- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 1 1 7 

ARTÍCULO III. 

En cierne. 

Es como si dixérais en flor , ó sin sazón , siendo 
su propio y natural sentido el que os da esta expre- 
sión : -'El pobre Pueblo afana por edificar , labrar... 
>»y ve todo su afanen su presencia abatido , asola- 
ndo.. . sus ganados robados , sus panes . . . segados 
fyen cierne.'' El Maestr. Baltasar Pérez del Castillo 
en la traducción ' del libro Francés , intitulado : E¡ 
Teatro del mundo , lib, 2. 

Traslada Cervantes este adverbio al sentido me- 
tafórico con el primor que suele , desta manera: 
"Mas mil inconvenientes al instante 
»>Se me ofrecieron , y quedó el deseo 
»>£■« í7/Vr«^ desvalido é ignorante.'* 
Én el Viage al F amaso , cap, i. 

A R T í C ü L o IV. 

"Encima* Encima de. 

Preposición compuesta que va sola, ó con la pre- 
posición de , V. gr. 

" Que quanto se levanta el Cielo alzado 
^i Encima los Alcázares Rifeos, 
Ȓ Tanto se ya sumiendo , y recostado 
"Hacia el Ábrego y Libia y los Guineos.** 
Fr. Luis de León en la Traduc, de la Gedrg, i. //^. 2. 
"Trocárame yo por ella, 
»>Y diera encima una saya 
»De las mas gayadas mias 
»>Que de oro la adornan franjas.** 
TOM. I. H3 Cerv. 

I El exemplar que tenemos desta traducción se imprimió 
ea Alcalá de Henares en casa de Juan de Vüiaaueva año i sóp. 



mBi del vigor y elegancia 

Cerv. en el Ing, Hid, part* 2. ¡i¿f, 7. cap, 44. 

" Era el carro dos veces , y aun tres mayor que 
?>los pasados , y los lados , y encima del ^ ocupaban 
>?otros doce diciplinantes . . .todos con sus hachas en- 
-vcendidas." Cerv. en el Ingen, Hid, par t, 1, tib, 7. 
cap. 35. 

Nota, Usa de ordinario Cervantes con los otros 
Maestros del bien hablar del substantivo cima'' quan-- 
do le precede la partícula por , así : " Vio que por 
jfcima de una montañuela ... iba saltando un hom-- 
wbre de risco ea risco." En el Ing, Hid, par t, i. lib^ 
3. cap, 23. 

^^ A deshora á su siniestra mano parecieron una 
í> buena cantidad de cabras , y tras ellas por cima á^ 
?>la montaña pareció el cabrero que las guardaba." 
En el mismo libro y capítulo de antes, ^^ Por cima de 
jjla peña ... pareció la Pastora Marcela." En la^ 
part. I. lib. 2. cap> 14. 

^^ El que pasa un rio por cima de algunas piedras» 
T?6ic." Gran, en elMem, trat, 4. regí, i. §. 7. 

ARTÍCULO V. 

En cojitinetite, 1 

Si juntáis este adverbio con el otro luego , volve- 
ros ha el significado de inmediatamente , ó en se- 
guida , v. gr : "Sucederá tras esto luego en continen- 
f>te que &c." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. lib, 3, 
. .- cap.^ 

1 Veis aquí disuelta la preposición en sus dos simples: 
''Esta (una claraboya redonda) en sn cima." Cerv. en el Ing, 
Hid. part. 2. lib. 5. cap. 8. hablando del antiguo famoso Tem- 
plo de la Rotunda. 

2 Alguna vez puédese también unir en alguna locución par- 
ticular ~;una y otra preposición , v. gr : " Por encima de la .io- 
yj'ba le cenia , y atravesaba un ancho tahalí , también negro , de 
j^quien pcndia un desmesurado alfange." Cerv. en el Ingitn, 
Hííl, ^art,Z..lib,j. cap. 16, ^ ' ''"^ 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 119 

cap» 21. "Sacando ( el Sastre ) en continente la ma- 
jano debaxo del herreruelo , mostró en ella cinco 
«caperuzas, puestas en las cinco cabezas de los de- 
udos de la mano." Cerv. en el Ing, Hid, part, 2, 
Ub, 7. cap, 45. 

" Y que este sea el sentido literal destas palabras, 
»> evidentemente se ve por lo que luego encontinente 
wse sigue." Gran, en la Guia lib* 2. part, 2. cap, 20, 

ARTÍCULO Vr. 

En pos, Empos. „ 

Es una mesma preposición que lleva estos sen» 
tidos : 

"Y canta en pos de aquesto la doncella 
»De la rica manzana aficionada." 
Fr. Luis de León en la Traduc, de la Églog, 6. lib. 2, 

" Es maravilla nueva una . . . muger tan animosa 
«que . . . llevase las gentes empos de sí á todo lo que 
»> aborrece el sentido." Fr. Luis de León en la car- 
ta á las Madres &c. "Las virtudes están mezcla- 
»das con amargura, y los vicios acompañados con 
wdeleyte : ofendidos los hombres con lo uno, y ce- 
>»bados con lo otro, se van de boca empos de los vi- 
»>cios , y desamparan la virtud." Gran, en la Guia 
iib» I, part. 2. cap, 16, 

ARTÍCULO VI I« . 

Empero, 

Este adverbio de exceptuar, ora se acompaña con 
aunque volviendo el sentido de todavía , y siguien- 
do á su verbo ; ora va por sí solo y le precede , 
V. gr. ^^ aunque el (Santo) enseñaba cosas mas de- 
» votas que curiosas... eran empero aquellas pala- 
»>bras eficaces, y de gran fuerza." Riv. en la Vid, 

H4 de 



120 DEL VIGORY ELEGANCIA 

de San Ignacio libro 3. capítulo 2. 

"Estaba ( Don Quixote ) aguardando, que se le 
?> diese señal precisa de la arreinetida; ewpero núes- 
??tro Lacayo ( Tosílos ) tenia diferentes pensamien- 
?>tos , no pensaba él sino en lo que ahora diré/' 
Cerv. en el Ing, Hid, part, 2, lib, 8. cap, $6. 

ARTÍCULO VIII. 

Especial, En especial. Especialmente. 

Adverbios de un mismo significado , que entra 
cada uno donde lo pide el número, v. gr. "Vinién- 
?>dole ( á D. Quixote ) á la memoria los consejos de 
í?su huésped cerca de las prevenciones... que habia de 
"llevar . . . especial la de los dineros y camisas , de- 
?nerminó volver á su casa , y acomodarse de todo." 
Cerv. íw el Ing, Hid. part, i. lib, i. cap, 4. "Si mi 
?í favor le fuere necesario, no le ha de faltar, pues 
?>ya me tiene obligado á dársele el ser Caballero, 
"á quien es anexo , y concerniente favorecer á 
"toda suerte de mugeres en especial á las Dueñas 
"Viudas." Cerv. en el Ing, Hid. part, 2, lib. 7. cap, 
36. "Vuestra merced tenga cuenta con su salud, y 
"mire por sí, y guárdese de mí, especialmente en. 
"los caniculares , que aunque le soy amigo, en ta- 
"les dias no va en mi mano, ni miro en obliga- 
" clones , ni en amistades." Cerv. Viage al Parn, en 
la Adjunta , y carta de Apolo Deifico, 

" Aunque es verdad que sola la vida de nuestro 
"Padre Ignacio basta para inflamarnos en el amor 
"divino ... y nosotros tenemos tanta obligación de 
"imitarle, todavía crecerá mas esta obligación quan- 
?>to mas fueren los exemplos , é incentivos que tu- 
" viéremos paradlo, especiahnente que &c,^^ Rivad. 
l^id, del P, Laifiez en la Dedicat, 



AR- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 121 

ARTÍCULO IX. 

Entonces, 

Adverbio de tiempo muy conocido : *' Hallemos 
?> primero una por una el Alcázar . .. que entonces 
fy yo te diré , Sancho , lo que será bien que haga- 
>?mos." Cerv. en el Ing, Hid, part. 2. lib. 5. cap. 9. 

También dice este Autor: entonces quando todos 
esperaban &c. 

ARTÍCULO X. 

Entorno. 

Es la preposición circum Latina , v. gr : 
^' El viejo Tormes con el blanco coro 
5>De sus hermosas Ninfas seca el rio, 
»Y humedece la tierra con su lloro 



9i Entorno ^ del sus Ninfas desmayadas 
j> Llorando en tierra están sin ornamento 
vCon las cabezas de oro despeynadas." 

Garcilaso en la Elegía al Duque de Alba &c. 

" Tú enseñado á escuchar humanos ruegos, 
?>Y á ser común defensa de los hombres, 
"Serás de todos ellos invocado 

97... , , 

»>Mas de qual de tus hechos soberanos 
7>Te daremos entonces apellido, 
?íSi lucirá la espada rigurosa 
?>0 retorcido entorno la hermosa 
j> Cabeza tenderá el Olivo Sacro 
"Sus hojas en tu altivo Simulacro.'* 

Luper. León, de Arg. en la Dedicación , ó Apotheo^ 

sis 
I "HíEc circum casise virides , et olentia late 

"Serpylia et graviter spirantis copia thymbrae 
"Floreat." "Virg. G^or^, /¿¿. /A'. 



121 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

sis de Felipe II, que comienza'. 

"En estas Sacras ceremonias pias &c.** 

ARTÍCULO XI. 

Entre, 

i.° Esta es una de nuestras preposiciones sim- 
ples : "^^ De buenos criados es conllevar las penas de 
»>sus Señores, y sentir sus sentimientos por el biea 
"parecer siquiera: mira la serenidad desta noche, 
»>la soledad en que estamos que nos convida á en- 
>» tremeter alguna vigilia entre nuestro sueño : le- 
7>vántate por tu vida 6íc.'* Cerv. en el Ing, Hid, 
part, 1. lib, 8. cap, 68. "^^ Entre la cena dixo San- 
»>cho á su Señor &c." Vart, 2, lib. 5. cap, 12. Y es 
esta expresión propiamente la Latina: interccenandum* 
" Entre alegre y triste venia ( Sancho ) cami- 
9> nando . . . á buscar á su amo." Cerv. en el In- 
gen, Hid. part, 2, lib, 8. cap, 54. "Media noche 
?;era por filo poco mas, á menos, quando Don 
»>Quixote y Sancho dexáron el monte , y entrároa 
»en el Toboso... era la noche entre clara &c." 
Part, 2. lib, 5. cap, 9. "Eran seis mil hombres en-* 
9>tre arcabuceros, y ballesteros.'' Mendoza. Guer, de 
Gran, lib, 3. num, 13. 

Nota, En hecho de numerar usan también , y 
con mas elegancia nuestros Autores en lugar de la 
preposición entre que os presenta el último exem- 
plo de la preposición por junta con la palabra tO' 
dos : " Otro dia al amanecer llegó la retaguardia , 
«serian por todos cinco mil y quinientos Infantes." 
Mendoza Guerr, de Gran, lib, 2. num, i^, "Salieron 
por todos tres mil y quinientos : el mismo en el ci- 
»>tado lib. num. 30." "Enquanto á satisfacerme á 
>í la palabra y promesa , que vuestra merced me 
?> tiene hecha de darme el Gobierno de una ínsula, 

se- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 125 

fvseria justo que se me añadiesen ( en la cuenta ) otrosí 
»seis reales, que por todos serian treinta." Cerv, 
en el Ing. Hid. part, 2. lib. 6. cap. 28. 

2. Equivale también á las partículas para , y 
dentro de "Yo estábame viendo entre mí^ Sta. Ter» 
part. I. Vid. cap. 38. 

"Esto pasaba ^«?re j/, Sancho el dia de la par- 
ótida." Cerv. en el Ing. Hid.part.i. lib. 8. cap. 57/"" 

- "Traia (la Señora de Beierma) en las manos un 
» lienzo delgado , y entre él , á lo que pude divisar,, 
wun corazón de carne momia, según venia seco, y 
?; amojamado ... traía el corazón entre el lienzo^ 
Cerv. en el Ing. Hid. par t. 2. lib. 6. cap. 23. 

- 3 Únese naturalmente con otras preposiciones:! 
''Aquí no hay encanto ( dixo Sancho) ni cosa que 
9}\q valga , que yo he visto por entre las verjas y 
V resquicios de la jaula una uña de león verdade- 
9>ro." Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. lib. 5. cap. 17. 
"Todo esto miraban de entre unas breñas CaMe- 
»nio y el Cura." El mismo parí. i. lib, 4. cap, 29*^ 

"Por entre los Britanos ^ 

*' Fieros páralos huéspedes , seguro - 



"Y por la Escitia helada - 

»>Iré y por la Gelona de arco armada." - 

Fr. Luis de León Traduc, de la Oda 4. del lib, 3*^ 

de Horacio : Descende, \ 

■ - ■ . «t 

ARTÍCULO XII. 

Eceto ó Excepto, ^ 

Adverbio que es lo mesmo que salvo., sino^ v. gr:' 
'^Si fuese ( Don Quixote ) otra vez acometido . * .• 
»>no pensaba dexar persona viva en el Castillo, ece-\ 
»>íp aquellas que (el, Ventero) le mandase." Cerv. en 
el Ing. Hid, part. i, lib.i. cap.^. Todos ellos ( los pe-^) 

rC' 



124 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

regrinos) eran mozos y muy gentiles hombres excepto 
Ricote. £1 mismo , part,i, lib, 8. ¿7^^.54. 

V C A P í T U L O VL 

" De la Y y sus partículas. 

A R T í C U L o I. 



E, 



ísta letra se nos ha vuelto en aspiración de fir- 
me que era en algunas palabras latinas , como /ii- 
cere ^fsrire\ y de la misma forma aspiróse ella tam- 
bién en los woc2Lh\o5 folgar ^ fasta 6cc. que el uso, 
suavizando la locución , ha reformado en .nuestra 
lengua. ' Las partículas que nos muestra esta inicial 
son las siguientes: 

ARTÍCULO ir. 

Forzadamente, Forzado, Forzosamente, 

Adverbio que lleva necesidad , y con un mismo 
significado varía así la dicción , y el número. "No 
í>se puede aquí el malo consolar diciendo: si fue- 
wre malo todo lo hace no ir á gozar de Dios, y en 
«lo demás no tendrás pena ni gloria: no es así; que 
9> forzadamente nos ha de caber una destas dos suer- 
»tes tan desiguales, porque ó hemos de reynar pa- 
wra siempre con Dios, ó arder &c." Gran. Guia 
part, I. cap, lo. "Si os dixeren que sí , que no po- 
ndrán decir otra cosa , veis adonde confiesan que 

9ffor- 

I "La cosa que alguna vegada non fuelga^ non puede mu- 
«cho durar." D. Alonso el Sabio /^^ 20. tit. 5. part. 2. "Bien 
»»así como el niño se gobierna , é se cria en el cuerpo de la 
ntmáxQ fasta que nace , otro sí se gobierna, é se cria del ama 
f> desde que le dá la teta fasta que gela tuelie.' Ül mismo ¿ey 
3. tít. 7. part. 2. "Nunca un esclavo está tan atado al servicio 
»> de su Señor , que na le queden muchos ratos de dia y de 
»» noche, en que huelgue^ y entienda en lo que le cumple.'' Uran. 
Guia lib. i. part, 2. cap. 19. &c. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. las 

>y forzado habéis de tener oración mental." Santa 
Ter. part. i. Cam, de la perfec. cap. 21. "Ni á la 
imprudencia del Rey se le pudo representar posible 
»esto , ni á su christiandad justificado fomentar se- 
«mejantes trazas , en que forzosamente había de pa- 
"decer mucho el estado de la Religión.'* D. Carlos 
Colom. Guer, de Flandes lib, 2. 

'''Forzosamente mal que nos pese hemos de en- 
«tender que 6íc. Cerv. en el Ing, Hid, part, i,lib, 
4. cap, 47. 

yldjunta: Á este sentido de necesidad podéis re- 
ducir también estas dos expresiones de fuerza^ ó por 
fuerza : "D^ fuerza ha de estar el Espíritu Santo, 
»que enamore vuestra voluntad." Sta. Ter. part, 2. 
Cam, de la perfección ^ cap, 27. "Ha menester por 
if fuerza ( el Rey ) ayuda de otros con quien se fie." 
El Rey Don Alonso ley 3. tit, i.part. 2. 

Mas si esta expresión por fuerza va opuesta á 
de grado , ó por grado , entonces significa no nece- 
sidad, sino violencia, v. gr: ^' Y a por fuerza ^ ya por 
9f grado le hemos de llevar ( al Roto ) á la Villa de 
>?Aimodóvar." Cerv. íw e/ Ing, Hid, part, i. lib, 3. 
gap, 23. 

ARTÍCULO III. 

Frontero, De frente. Frente á frente. 

!.• Veis aquí la manera como pueden ser estas 
dos primeras expresiones la preposición contra ^ de 
los Latinos: "El Caballero se apeó , y frontero del 
«aposento de Don Quixote , la huéspeda le dio una 
«sala baxa." Cerv. en el Ing, Hid, part. 2. lib, 8. 
4ap. 72. 

"Al- 

> "Urbs amiqua fuit , Tyrii tenuere coloni 

wCarthago haliam cow/ro , Tifeerinaque longe 
• Ostia" 



125 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

-{f. "Alzad los ojos y veréis de frente 
•y-. >>Del caudaloso rio , y su ribera, 
; ??Peynando sus cabellos, la excelente 
5>Düña María Pexon , y Canoguera.'* 
Jorge de Montemayor en su Diana , lih. 4. 

•2. Empero os volverán el sentido del Latino ad- 
verbio exadversiim^ ó exverso , en estos exemplos: 
^'Esta casa de juego que está aquí frontero &c." 
Cerv. en el Ing, Hid. par*, 2. lib. 7. cap. 49. 

"Puestos estaban en la baxa parte 
* "Y á la cima del nionte />v//f^ afrente 

" Los campos de quien tiembla el mismo Marte/* 
Cerv. Víag, ai P.-.rn. cap. 7. 

,,. . ARTÍCULO IV. 

Fuera, 

i.^ Preposición y adverbio: "Quando ellos (los 
"Pastores) llegaron junto de la cabana ya estaban 
^i fuera della Tirsi , y Damon." Cerv. en la Gal, 
lib. 6. " Yo quedé bien fuera de mí." Sta. Ter. part* 
I. l^id. cap. 38. 

2. Hela aquí adverbio: 

"Parecerán las gentes que han quedado 
?>Por esas calles huérfanas y solas, 
Ȓ Carpas en el estanque desaguado 

"Que Gchadas fuera las amigas olas 
«Entre el junco también desierto azotan 
"La medio enjuta arena con sus colas." 
Bartolomé Leonardo de Argens. en la carta á un 
Marques. 

También suele juntársele en ser de adverbio la 
preposición que lleva el verbo deste modo: "Car 
"balleros, ó escuderos... desviaos afuera^ y es- 
jy perad que aclare el dia." Cerv. en el Ing, Hid. part 
I. //^. 4. cap. 43. 

Fi- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 127 

Finalmente puede llevar fuerza de conjunción 
así: ^^ Fuera deseo son (los libros de Caballeiías) en 
7? el estilo duros, en las hazañas incieibles, en ios 
» amores lascivos, en las cortesias mal mirados, 
"largos en las batallas^ necios en las razones, dis- 
aparatados en los viages. Cerv. en el Ing, Hid, part» 
I. ///'. 4. cap. 47. 

CAPITULO VIL 

Del poder de la G y sus partículas» - - 

ARTÍCULO I. , " \ 

J uega esta consonante nuestra Lengua con much.' 
variedad; pues ya suena fuerte y gutural hirier 
do las vocales ?, i , puesto que sabe también suavizr • - 
las interpuesta la u sin que suene , ya es suave 
las otras ce , o , u; y aun para liacer mas suelt 
pronunciación , déxanla alguna vez los bueno' 
tores , como los antiguos donde debiera entra * 

Veis pues aquí la partícula que nos pres^ !"-.:• ¿^u 
inícial. 

ARTICULO II. 

Guarda, 

Del verbo guardarse "* quando significa avisar del 

mal 

1 "Como es posible que caya en deseo de Dios ser un hom- 
j>bre frió." Gran. Guia lib. 2.pürt. 2. cap. 20. "^^ Quando os pi- 
»diéremos honras no nos oyais ó rentas, ó dineros, ó cosa que 
jjsepa á mundo.'' Santa Tqi. part. 2. Can:, de ¡a perfec. cap.'^. 

"¡O vá/aine D'ujs ! quien os hiciese entender esto." Santa 
Ter. en el mismo trat. cap. 29. 

" Válame Dios , dixo Don Quixote , y que de necedades vas 
» Sancho ensartando." Cerv. en el Ing. Hid. pait, i. /H. 3. 
cap. 25. 

2 "Item,s€ dá por aviso particular, que si alguna msdre 
«tuviere hijos pequeñuelos , traviesos y llorones los puede ame- 
?? nazar , y espantar con el coco , diciéndoies : guardaos niños 

>>que 



128 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

mal ó peligro que amenaza derivase esta suerte de 
interjecion , que los Poetas suelen sincopar dicien- 
do : guarte. En la Diana enamorada de Gaspar Gil 
Polo habla así á Calatea el Pastor Licio en la can- 
ción de Nerea: 

^'Dexa la seca ribera, 
wDo está el agua infructuosa. 
9} Guarda que no salga á fuera 
9» Alguna marina fiera 
>í Enroscada y escamosa.'* 
^Llegábase (el loco castigado) donde estaba el 
» perro, y mirándole muy bien de hito en hito, y sia 
»> querer ni atreverse á descargar lá piedra, decia: 
»>este es podenco, guarda,'' Cerv. en el Ing, Hid, 
VroL de la II. part, 

"La furia va creciendo 
jídel revoltoso mar. Navio ^wíirf^, 
j>que m.al podrás sin xarcias sustentarte/* 
Juan de Almeyda en la traducción de la Oda 14. 
O navis referent del libro i. de los Cantares de Ho- 
racio. 

CAPÍTULO VIH. 

j De la W y sus partículas, 

/ A R T í C U L o I. 

f 

üs la H solo aspiración % y forma en nuestra 

len- 

#»que viene el Poeta Fulano, que os echará con sus versos en 
»>la sima de cabra , ó en el pozo ayron.'^ Cerv. en ¡a adjunta of 
Parn. Privilegies de Apolo. 

*^i\las guárdate no seas mas presto para lo particular, que 
para lo común." Gran, en la traduc. del Contemp. Mundi , trat, 
I. cap. 19. num. 5. 

I H Litteram non esse ostendimus , sed notam aspirationis 
quam Grxcornm antiquissimi similiter ut Latini in versu scri- 
bebant , nunc autem diviserunt , & dexteram ejus partem supra 
litteram ponentes psilem notam habet &c. Prisciano en el hb.i» 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 129 

lengua un sonido particular con la consonante C % 
como muchacho^ mecha\ menos sensible es su aspi- 
ración con las vocales , no siendo en este caso sino 
spiritus , flatusve densitas , ó bien crassior quídam 
spiritus , como quiere Juan Joviano Pontano en el 
libro I. de la Aspiración-^ esto es, un cierto esfor- 
zar , ó alargar el aliento sin contraerle á particu- 
lar sonido ; ó una manera vigorosa y llena de pro- 
nunciar , la qual se nos hace de algún modo sensi- 
ble en las interjecciones ah\ ahí ^ donde natural- 
mente esforzamos el aliento y sílaba , á causa del 
afecto que queremos mostrar , aliviando al mismo 
tiempo , y como desahogando el corazón de la pasión 
que le aprieta. Débese finalmente conservar esta aspi- 
ración en los principios de dicción , donde la usaron 
nuestros Poetas , pues con ella llenaron muchas veces 
un tiempo necesario del todo para la justa medida del 
metro ; y si se suprime , quedará falta , é imperfecta 
nuestra mejor , y mas acendrada Poesía. 

TOM. I. I AR- 

I Hubo tiempo en que también se valieron los Romanos de 
aspiración con algunas consonantes , diciendo : chjrome , Chen^ 
turiones , pulchros , &c. cosa desconocida de los antiguos , y que 
no podia sufrir el bien templado oido de Cicerón, como lo dice el 
mismo en su orador núm. 48. Quin ego ipse cum scirem ita 
majares locutos esse , ut nusquam nisi in vocali aspiratione uferen- 
tur loquebar sic , ttí pulcros , cetegos , triumphos , cartoginem di- 
cerem. Pero ni la autoridad , ni práctica de Tulio pudieron con- 
tener la pasión de aspirar introducida , pues Ikgó hasta el ex- 
ceso , que motejó finalmente Catulo en aquel su epigrama. 
" Chommoda dicebat si quando commoda vellet 
jíDicere, et hinsidias , Arrius insidias." 
Antes bien el Pueblo , cuyo oido hallaba mas armonía en 
el modo nuevo de aspirar , que en la severa pronunciación de 
los antiguos , mostró desagrado del hablar de Cicerón , el qual 
por no descontentar á la multitud , cuya benevolencia le era 
tan necesaria para las urgencias del foro , cedió finalmente; 
pero con esta protesta : Usum loquendi populo concessi , sciea— 
tiam mibi reservavi. En el lugar citado. 



130 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

ARTÍCULO II. 



Harto» 



1 ,■ 



i.o Adverbio de cantidad : "Suplico á Vm. lo en- 
»miende (el libro de su vida), y mande trasladar , si 
»>se ha de llevar al Padre Maestro Ávila , porque po- 
»>dria conocer alguno la letra. Yo deseo harto se dé 
"orden como lo vea." Santa Ter. part» i. ^id, cap, 4. 
"No está la felicidad del hombre en tener abundancia 
wde lo temporal , basta una vida mediana ; que barto 
?' verdadera miseria es vivir en la tierra." Gran. Tra~ 
duc. del Co?jtemp. Mundi ^ trat, i. cap, 22. «. 2. "Lo 
>íque este Soldado (un tal de Saavedra) hizo . . . fuera 
w parte para entreteneros harto mejor que con el cuen- 
>»to de mi historia." Cerv. en el Ing, Hid.part, i. lib, 
4. cap, 39. 

2. Que pueda ser adjetivo os lo muestra el dicho 
siguiente : "Señor (preguntó el hombre al Sastre) ha- 
mbría en este paño harto para hacerme una caperuza? 
Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. lib, 7. cap, 45." 

; , ,;^ A R T í C U L o III. 

"" ' '' , V ; . -i!. Hasta, 

Prescribe límite este adverbio según la naturaleza 
de la palabra con quien se junta : " Quédate á Dios (di- 
?>xo D. Quixote) y espérame aquí hasta tres dias no 
»mas , en los quales , si no volviere , puedes tu volvér- 
sete á nuestra Aldea." Cerv. en el Ing. Hid.part. i. 
lib. 3. cap. 20. " Poco á poco se fueron á emboscar en 
»>una alameda , que hasta un quarto de legua de allí 
>>se parecía." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 6. 
cap. 28. "Tomaron (los Moros) resolución de acome- 
dí ter á Granada , y caminaron para ella con hasta seis 
wmil hombres mal armados; pero juntos , y con buena 

ór- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 131 

» orden según su costumbre. Mend. Guer, de Gran, lib, 
f>i»nüm, 10." Las ( galeras) que salieron á lámar 
á obra de dos millas "descubrieron un baxel , que con 
f>la. vista le marcaron por de basta catorce , ó quince 
» bancos , y así era la verdad." Cerv. en el Ing. Hid, 
part, 2. lib, 8. cap. 63. "Con aquel espacio , y silencio 
«caminaron hasta dos leguas , que llegaron á un va- 
>^lle ^ En el Ing. Hid. part. i. lib. 4. cap, 47. Es en 
wfin correlativo de desde 6cc." 

ARTÍCULO IV. 

■ ' He aquí. 

Fórmasenos este adverbio del absoluto verbo haher^ 
que mantuvo su antiguo poder en el siglo de oro espa- 
ñol en algunas muy propias locuciones; y tal es esta 
que aquí tratamos nacida de su imperativo , que sirve 
de mostrar del modo , que entre los Latinos los ad- 
verbios en , y ecce en esta forma: "//e aquí los prove- 
«chos desta visión." Santa Teresa Vid. cap. 37." Dad- 
» me, buen hombre ese báculo, que lo he menester. 
»>De muy buena gana respondió el viejo, hele aquí,, 
»> Señor, y púsosele en la mano." Cerv. en el Ing.Hid, 
part. 2. lib. 7. cap, 45. 

Suele llevar particular gracia en la narración, 
que recibe del novedad y brio , v. gr. 

" He aquí quando miraba 

» A todas partes , siete lobos veo 
"Lamiendo de la tierra alguna sangre 
"Vertida en cerco de unos huesos mondos; 
"Y fué mi suerte que ellos no me vieron." 
Don Juan de Jáuregui en la Traduc, del Aminta Act, 3. 
"Pero hételo aquí . . . que remanece un dia la me- 

1 2 " lin- 

1 Notad que va traspuesto el adverbio , debiendo de ser esta 
la colocación : caminaron dos leguas basta que llegaron ó un valle. 



132 DEL VIGOR Y ELEGANCIA ' 

íílindrosa Marcela hecha Pastora." Cerv. en el I na en, 
Hid. part, i. Ub. i. cap. 12. "Y bien prosiguió Don 
ííQuixote , he aquí que acabó (Dulcinea) de limpiar su 
intrigo , y de enviarle al molino , que hizo quando le- 
'^yó la carta." Cerv.eA; el Ing.Hid.part.i.lib.^.cap.'^i, 
Nota. Aunque los adverbios eji , eccc son de tanta 
fuerza ' para mostrar ; suelen también los Latinos va- 
lerse , puesto que con menor brio del verbo video , ú 
otro equivalente; ^ variedad que tiene también nues- 
tra lengua sirviéndose de ios verbos ver , y catar ; mas 
con tanta fuerza , que iguala con la que lleva el suso- 
dicho adverbio de mostrar , según lo podéis ver en es- 
tos exemplos : 

" Aquesto es quanto puedo 

"Decir de Silvia , y veis aquí su velo." 
D.Juan de Jáur. en la Trad.del Aminta^ ^¿7.3. Esc.2» 
"Fatigaba ya á Don Quixote ( la tardanza de Ma- 
ri lambruno) .... pero veis aquí qimnáo á deshora en- 
sjtráron por el jardín quatro salvages vestidos todos de 
>í verde yedra." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 7. 
cap. 41. " Dixo (Jesús) á su Madre ; muger cata ahí tu 
"hijo ; luego al discípulo : cata ahí tu madre." Gran. 
part. I. crac, y consid. l^iérnes,"^' Cata aquí pues ánima 
"mia la causa deste amor. El Maestro Avila, Plat. 
del amor de Dios, 

CA- 

1 En quatuor aras: 

Ec^e duas tibi , Daphni , duoque altaría Phsebo. 
Églog. V. Dophnis. 

Conjugio Anch¡<:a Veneris dígnate superbo 
Cura Deum bis Pergameis erepte ruinis, 
Eccc tibi Ausoniae tellus. iEneid. Ub. 3. 

2 Tune Venus : haud equidem tali me dignor honore, 
Virginibus Tyriis mos est gestare pharetram 
Purpureoque alte suras vincire cothurno. 

Púnica regna vides , Tyrios , et Agenoris urbem. 
^neJd. lib. i. 

Cocyti stagna alta iñaes , Stygiamque paludem. 
^neid, lib, 6. 



A, 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 133 

C A P í T U L O I X. 

De la co7ijuncion Y % j^ su poder» 



.unque es la y nuestra conjunción simple , y ordi- 
naria, suele las mas veces ceder su lugar á la é cada y 
quando debiérase perder , ó confundir su son por ser 
ella misma la letra primera , ó inicial de la palabra 
siguiente , como lo dexamos advertido en el cap.$* ar- 
tic. I. y sabed que es una de las vocales de mas agudo 
son por el estreciiarse que hace la boca formándola, 
y que lleva singular brio en los muchos , y diversos 
modos de hablar , en que entra : mas veamos prime- 
ramente su natural 

i.° fuerza de conjunción , que es esta : 
^'Por bienaventurada 
j'Por llena de contento , y alegría 
"Será por mi juzgada 
"Tan dulce compañía, 
■ "Sino siente de amor la tiranía: 
"2" besaré la tierra 
"Que pisa aquel que de su pensamiento 
"El falso amor destierra 
"2" tiene el pecho esento 
"Desta furia cruel , deste tormento; 

"5" llamaré dichoso 
"Al rústico advertido ganadero 
"Que vive cuidadoso 
"Del pobre manso apero, 
"2" muestra el rostro al crudo amor severo." 
Cerv. en la Gal, lib, 2. 

I Aunque pedia el buen orden alfabético que e.<:te capítulo fue- 
se al fin , puesto que después de la Je' sigue la T en nuestro abece- 
dario ^ con todo , por haber unas partículas en que la y es con<^o- 
nante , y haber otras en que es vocal , se ponen aquí todas las que 
pertenecen á la vocal de qualquier modo que se escriban , y aliú 
pondremos las que pertenecen á la consonante. 

TOM. I. 1 3 La 



134 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

2. La fuerza, y variedad con que ayuda esta letra 
á manifestar los afectos del ánimo , es muy singu- 
lar % y della se han servido nuestros autores para de- 
clararnos las pasiones áQ enojo, espanto, aduiiracion 6íC. 
De enojo: 

^'Aquellas tres competidoras bellas 
«Por Júpiter á Páris remitidas, 
??Para que fuese Juez de sus querellas, 
j>Por el sentido místico entendidas 
??En cada qual de sus bellezas luce 
«Un símbolo de alguna de tres vidas: 
«Palas á coniemplar nos introduce, 
«Juno al trato civil ; la que exercita 
«El delicioso á Venus se reduce 



«Mas él que en lo exterior las considera 
«Sin notar lo sublime del misterio, 
«Juzgó por mas hermosa la tercera, 
«Sobornado del trágico adulterio, 
«Que tantos Reyes traxo á la venganza, 
«Y vio en el humo Priamo su imperio, 

«¿T vives ó lasciva destemplanza, 
«Tan sin discurso, que tu gozo igualas 
«Con el que la porción divina alcanza, 

«Quando la suben sus felices alas, 
«Sin que el cuerpo les cause estorbo alguno, 
«Á contemplar el sumo bien en Palas?" 
Bartol. Leon.de Arg. en la Eieg.óCartaá un Marques. 
^'¿ Era la silla (de Dulcinea) rasa , ó sillón? No era, 

« res- 

I También el et latino tomándolo de la conjunción griega 

tiene igual brio : Kt causam dicit sex luis devi ? Cur ita ? Cic. pro 

Sext.n.i']. Kt tu in C^e-isris memoria diiigens? Cic. Philip. 2. n. 43. 

Kt dubitamus adhuc virtutem extendere factis ? 
^'irg, y^neid. lih. 6. 

Et qui.squam numen lunonis adoret 

Przeterea , aut supplex aris imponat honorem ? 
l^irg. Mneid.lib. i. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 135 

>? respondió Sancho , sino silla á la gineta con una cu- 
jí biería de campo que vale la mitad de un Reyno ,se- 
wgun es de rica. \T que no viese yo todo eso Sancho! 
fyáixo Don Quixote." Cerv. en el Ing, Hid. part, 2. 
9)¡i¿;. 5. cap. 10. ''' [T Jesús! yo no sé que gente es aque- 
9fUa tan desalmada." Cerv. en el ing. Hid.part. i.lib» 
4. cap. 32. "Trátase (respondió el Papa ai Embaxador) 
ííde un matrimonio contraido con la autoridad de 
«nuestro Predecesor ... y que ¿no se trata también de 
"la honra de la Reyna Duna Catalina , y de CáilosV. 
wEmperadoi ? Kivad.///J•/^. Ecles.de Ingl.lib.i. cap.i i. 
De súbito espanto: " Viéndole Sancho (al escude- 
"To) sin aquella fealdad primera, le dixo: ¿j; las nari- 
cees? Aquí las tengo en la faldriquera . . .y mirándole 
«mas y mas Sancho , con voz admirativa y grande di- 
"xo : Santa María j/ váleme : ¿este no es Turné Cecial, 
»Miii vecino y compadre '? y como si lo soy respondió 
wel ya desnarigado Escudero." Cerv. en el Ing. Hid, 
part. 2. lib, 5. cap. 14. " Llegaron en esto un hora casi 
»de la noche á un Castillo, que bien conoció Don Qui- 
«xote que era el del Duque, donde habia poco que ha- 
i^bian estado. Válame Dios , dixo así como C( 'noció la 
w estancia , ly que será esto? Sí que en esta casa todo es 
«cortesía, y buen comedimiento; pero para los ven- 
ácidos el bien se vuelve en mal , y el mal en peor." 
Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 8. cap. 68. 

De admiración : "^^ Los oidos de la Virgen oyeron 
«estas martilladas (en el Calvario) . . . ¿ j^ sus ojos pu- 
«diéron ver este espectáculo sin morir?" Crin. e?i el 
Mem. trat, 6. en la meditación de como fué el Salvador 
crucificado. 

'' ¿r dexas , Pastor Santo, 

«Tu grey en este valle hondo escuro - 

«Con soledad , y llanto; 

«Y til , rompiendo el puro 

«Ayre , le vas ai inmortal seguro?" 

I4 Fr. 



'S^'.. 



136 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

Fr. Luis de León , lib, 1. en la Ascensión del Se- 
ñor. 

De encarecimiento : ^' Hubiese ( ahora ) un dibuxo 
"de lo que pasó por Ciiristo , y sus Apóstoles . . ,y que 
?? bueno nos le llevó Dios ahora en el bendito Fr. 
j? Pedro de Alcántara." Santa Teresa part, i. /^?W. . 
cap. 27. 

"De entre los brocados pasatiempos, y riquezas 
7>(dixo Sancho) sacaron á Rodrigo para ser comido de 
''Culebras , si es que las trobas de los romances anti- 
"guos no mienten. T como que no mienten , dixo á es- 

3} ta sazón Doña Rodriguez la Dueña que un 

?> romance hay que dice &c." Cerv. en el Ing. Hid. 
part. 2. lib. 7. cap. 33. "¿Habeisla visto vos encanta- 
?>da , Sancho? (á Dulcinea) preguntó el Duque. Y có- 
?>mo si la he visto , respondió Sancho. Cerv. en el Ing, 
Hid. part. 1. lib. 6. cap. 31. 

Adjunta : Damos con la ayuda desta vocal gran 
brio á la exclamación , que precede , v. gr. " Bien haya 
mil veces el autor de Tablante . . . j; con que puntua- 
lidíid lo describen todo." Cerv. en el Ingen. h¡ id. part, 
1. lib. 3. cap. 16. ''¡O Válame Dios! y quan grande 
"que fué el enojo que recibió D. Quixute , oyendo las 
"descompuestas palabras de su Escudero." Cerv. en 
el Ing, Hid. part. i. lib. 4. cap. 46. "Válame Dios, 
fyy con quanta gana debes de estar esperando ahora, 
"Lector ilustre, ó quier plebeyo este Prólogo , cre- 
" yendo hallar en él venganzas." Cerv. en el Ing, Hid, 
en el Prolog, de la 2, part. 

3. En propio y natural sentido equivale nuestra 
conjunción á las partículas causales que ^ ó pues ^ v. gr. 
"Yo que aunque parezco padre soy padrastro de Don 
"Quixote , no quiero irme con la corriente del uso, ni 
. "Suplicarte casi con las lágrimas en los ojos, como 
"Otros hacen , Lector carísimo , que perdones, ó disi- 
" mules las faltas , que en este mi hijo vieres -^y ni eres 

"SU 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 137 

j>su pariente , ^ ni su amigo , y tienes tu alma en tu 
íJCLie¡po,y tu libre albedrio como el mas pintado/' 
Cerv. 671 el It¡g. Hid, en el Froi, de la primera parte. 

También duplicándose puede traer el sentido de 
las otras no solo , sino también , v. gr. 

"No es mió sentenciar contiendas tales 
^yT tu mereces , j; este la becerra, 
^yT quien canta de amor los dulces males, 
íJÍT quien prueba de amor la larga guerra. ^ 
Nota, Don Diego de Mendoza pasa á nuestra len- 
gua la bella gala que trae en hecho de unir , y en- 
carecer la conjunción et repetida: 

"Entre otros murieron peleando D. Pedro de San- 
?>doval , sobrino del Obispo de Osma , y pasados de 
?? trescientos Soldados, parte aquel dia , y parte de he- 
j-ridas en Málaga , donde los mandó el Comendador 
"mayor , y vender , j» repartir la presa entre todos , á 
7? cada uno según le tocaba , repartiéndoles también el 
?> quinto del Rey." En la guer, de Gran. lib. 3. num. 2. 
Adjunta : Débese aquí nombrar el adverbio item 
que ha recibido nuestra lengua de la latina. En uno de 
los varios modos que ella lo usa , á saber como ad- 
verbio de conjunción , del qual también usamos en ra- 
. zon 

1 En la impresión de la Haya hecha el año 1744 , se lee en 
vez de la y notada la otra su equivalente partícula que , deste 
modo : que no eres su pariente , 6V. pero hallando nosotros en 
edicione?; harto castigadas la susodicha lección , la hemos que- 
rido seguir , así por parecemos genuina , y sonar con gracia en 
nuestros oidcs , coito por la ccníormidad con otros buenos au- 
tores que la usan. Después de haber escrito esto , hemos visto 
que la magnífica última edición de Cervantes cic Madrid , dice : 
y pues ni eres su pariente , ¿í'c. 

2 El fluido y gracioso giro que forman estos períodos á cau- 
sa de las ccnjunciones , tómalo el sin par cultísimo Traductor 
del exemplar latino , que es este : 

Damsta . . . TSon ncstrum inter vos tanta*- ccmponere lites 
Et vitula tu dignus, et hic, et quisquís amores 
Aut metuet dulces , aut experietur amaros. 



138 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

zon de establecer pactos , ó numerar ordenanzas , pri- 
vilegios , y cosds semejantes: "Ha de ser también con- 
»aiciou (añaaio Sancho). . que si algunos azotes fué- 
n ren de mosqueo, se me han de tomar en cuenta. Item^ 
"que si me errare en el número... el Señor Merlin, 
j?pues lo sabe todo , ha de tener cuidado de contarlos, 
>jy de avisarme ios que me faltan ó los que me so- 
rbían." Cerv. en el Ing, fíid, part, 2. lib. 7. cap, 35. 

"Es el primero (de los privilegios de Apolo) que 
w algunos Poetas sean conocidos, tanto por el desaliño 
«de sus personas , como por la fama de sus versos..., 
9i ítem , que si algún Poeta llegare á casa de algún su 
wamigo , ó conocido, y estuvieren comiendo, y le 
^convidare, que aunque él jure que ya ha comido , no 
wse le crea en ninguna manera , sino que le hagan co- 
ii mer por fuerza .. . ítem , que todo buen Poeta , 6íc/* 
Cerv. l^iag, al Parnaso , en la adjunta. 

También debe de tener aquí lugar aquel modo de 
habí ir que usa Cervantes en el ínterin , pasando á nues- 
tra lengua el Latino ínterimí "Quiso la mala suerte, 
jjque su padre (de Zorayda) despertase en el ínterin^ 
y sintiese el ruido." En el Ing» Hid, part, i. llb, 4» 
sap, 41. 

CAPÍTULO X. 

De las partículas que tocan á la J ^, 

A R T í C U L o I. 

jfamas, 

üste adverbio , que notando tiempo , es como veis 
partícula negativa , se distingue de nunca en quanto 

es- 
r Los extrangeros que no tienen puntos tan agudos ó fuer- 
tes en la armonía de su'i lenguas c^mo nosotros con la jf , y 
Otras guturales , no pueden persuadirse que estas puedan tn 

núes- 



DÉLA LENGUA ESPAÑOLA. 139 

€Ste se une de ordinario con el pretérito ; empero ja- 
mas únese con el presente, pretérito , y futuro : " J^- 
9>mas te pongas (Sancho) á disputar de iinages, á lo 
w menos comparándolos entre sí; pues por fuerza en los 
>?que se comparan , uno ha de ser el mejor , y del que 
«abatieres serás aborrecido, y del que levantares en 
" ninguna manera premiado." Cerv. en el ItJgen. Hid, 
part. 1, lib. 7. caf> 43. "¿Quien J¿i/7.í7j- leyó que diese 
«de comer la madre al hijo que perecía de hambre con 
«su propia carne?" Gran. part. i. cap, 2. de la Orac, 
y Consid. "Yo Señora, soy el gigante Caraculiambro... 
«á quien venció en singular batalla el jamas como se 
«debe alabado D. Quixote de la ^1 ancha*" Cerv. en el 
Ing, Hid. part. i. lib. i. cap. i. ^' Jamas la glosa (de 
«versos en Justa literaria) podia llegar al texto." Cerv. 
en el Ing. Hid. part. 1. lib. 6. cap. 18. "En viéndose su 
«Señor (D. Quixote) en libertad, habia de hacer de las 
«suyas , y irse áonáQ jamas gQulQs le viesen." Cerv* 
en el Ing. Hid. part. i . lib. 4. cap. 49. 
"No pudo ser vencida 

«Ni lo sQxá. jamas ^ ni la llaneza, 

«Ni la inocente vida, 

«Ni la fe sin error , ni la pureza, 

«Por mas que la fiereza 

ííDel tigre ciña un lado, 

«Y 

nuestra pronunciación sonar de modo que no sean ásperas y 
violentas , siendo cierto lo que ob.^erva uno de Jos mas curiosos 
escritores en materia de letras , á saber que : Ces letras parozs- 
sent Yudes a ceux qui ri' y sontfas acoututhes ; mas pues ellos se en- 
tienden de música , podrían fácilmente ccmprehtndtr pvr su ana- 
logia , que si un in-^trumento rc.busto y fuerte llega a sonar con 
debida armonía , ó manejado de mano mae.sira , ó tn compañía 
de otros suaves , los quales al paso que le mitigan lo áspero , re- 
ciben de él robustez y vigor tn Jos que dtbtn ser inertes y subi- 
dos puntos ^ también los EspañoJts pueden á un modo seme- 
jante moderar y regular ei son de sus guturales, pues lo apien- 
den desde niños , hasta formar con ellas seria y magestuosa ar- 



moma. 



140 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

??Y el otro el basilisco emponzoiíado: 

j? Por mas que se conjuren ■ 

75 El odio , y el poder , y el falso engaño, 
»Y ciegos de ira apuren 
7? Lo propio , y lo diverso , ageno , extraño, 
y> Jamas le harán daño; 
75 Antes qual fino oro 
"Recobra en el crisol nuevo tesoro." 
Fr. Luis de León t?« la Oda á D. Pedro Portocarrero, 
2. Y si queréis ver como este adverbio se refuerza 
en su propio significado , ó duplicándose , ó yendo 
acompañado de otras partículas , helo aquí : Jamas por 
jamas las pude imaginar (cosas muy altas en sus prin- 
cipios). Santa Ter. part, i. Vid, cap. 9. 

^'Pues si fuere posible que haya alguna madre en 
»> quien pueda caber este olvido (del propio hijo), en mí 
f>7iunca jamas cabrá (dice el Señor)." Gran. Guia lib, 
1, part, 1. cap. 12. 

^' Dadme Señora un término que siga 
"Conforme á vuestra voluntad cortado; 
"Que será de la mia así estimado 
"Que por jamas un punto del desdiga." 
Cerv. en el Ing, Hid, part. 2. lib. 5. cap. 12. 

"Salió luego el interés. .. callaron los Tambori- 
nos, y él dixo: 

"Soy quien puede mas que amor, 
■ " "Y es amor el que me guia; 
\ "Soy de la estirpe mejor, 

"Que el cielo , y la tierra cria 
"Mas conocida , y mejor. 
'■ "Soy el ínteres en quien 

í ' "Pocos suelen obrar bien; 

"Y obrar sin mí es gran milagro, 
' ' "Y qual soy te me consagro 

"P(9r siempre jamas Amen. 
Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 6. cap. 20. 

En 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 141 

A R T í C U L o 1 1. 

c 

Junto» 

I." En natural y propio significado junta este ad- 
verbio dos , ó tres partes en uno v. gr. 

" En aquel punto 

y? Me despertó la rabia , y pena putoT 
Ercillá en la Arauc* cant, 13. 

^^ Junto con ser cruel era (ivlalambruno) encanta- 
se dor." Cerv. en el Ing. Hid. part, 2. ¡ib, 7. cap, 39. 

2. Si le precede la preposición por, denota cúmulo 
ó multitud , V. gr. "No se nos da por junto este teso-. 
ro." Sta. Ter. Vid, cap, 1 1. 

^'Ningún particular puede afrentar á un Pueblo 
«entero , si no es retándole de traydor por junto ^ per- 
eque no sabe en particular quien cometió la traycion, 
»' por que le reta." Cerv. en el Ingen, Hid, part, 2. 
lib. 6. cap, 27. 

3. Mas si le sigue la preposición con , denota com- 
pañía : " Quatro hombres vienen á caballo á la gine- 
'^ta con lanzas , y adargas , y todos con antifaces ne- 
'ígros, Y j^^^'^to con ellos viene una muger ... en un si- 
" Uon ... y otros dos mozos de á pie." Cerv. en el Ing, 
Hid. part, i. lib. 4. cap. 36. 

"Al entrar (D. Quixote en la cueba de Montesi- 
«nos) echándole Sancho su bendición , y haciendo so- 
"bre él mil cruces , dixo : Dios te guie ,y la peña de"; 
'> Francia JZ//ZÍ o con la Trinidad de Gaeta, flor, nata, 
"y espuma de los Caballeros andantes." Cerv. en el 
Ing, Hid, part, 2, lib, 6. cap, 11, 

4. Empero yendo unido con las preposiciones ¿r, . 
y de , suele mostrar vecindad , y toca á lugar : "Todas 
"estas razones que entre los dos pasaban oyó el mozo 
"de muías ^ junto á quien D. Luis estaba." Cerv. en el ■ 
Ing, Hid, part* i. lib» 4. cap, 44. 

"Quan- 



142: DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

"Quando será que pueda 
» Libre de esta prisión volar al Cielo^ 
>í Felipe, y en la rueda 
"Que huye mas del suelo, 
"Contemplar la verdad pura sin duelo, t ' 

" Allí ^ mi vláíi junto r 

"En luz resplandeciente convertido 
"Veré distinto , y junto 
"Lo que es, y lo que ha sido 
"Y su principio propio , y ascondido/* 
Fr. Luis de León en la Oda á Felipe Ridz lib. r. 

*^ Puesta la mano izquierda en la boca . . . asió con 
"la otra las riendas de Rocinante, que nunca se ha- 
"bia movido áo. pinto á su amo ... y fuese á donde su 
"escudero estaba," Cerv. en el Ing, Hid. pan. i. //^. 
3. cap, 18, 

" yunto del qual (prado) corría un arroyo apacible 
"y fresco , que convidó, y forzó á pasar allí las ho- 
" ras de siesta , que rigorosamente comenzaba ya á 
"entrar." Cerv. en el Ing. Hid.part. i. /i^. 3. cap. 15. 
Juntamente es adverbio conocido , y lo usan Don 
Diego Hurt. de Mend. &c. 

ARTÍCULO Iir. . ;í'- 

Justo, Justamente. » 

Frisan estos adverbios con proporción , ó medida 
desta manera : " Porque esta nación (de los Moros) se 
" vence tanto mas de la vanidad de la Astrología y 
"adivinanzas, quanto mas vecinos estuvieron sus pa- 
"sados de Caldea , donde la ciencia tuvo principio, no 
"dexó de acordarles ( D. Fernando de Valor el Zaguer) 
"á este propósito, quantos años atrás por bocadegran- 
"des sabios en movimiento y lumbre de estrellas y 
"Profetas en su ley estaba declarado ... que cobrarían 
"la tierra , y Reynos , que sus pasados perdieron has- 
-..:.j.> "ta 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 143 

7íta señalar el mismo año... y venia justo con esta 
7> rebelión." Mendoza Guer, de Gran. lib. i. num, 7. 
"^^ Siete leguas de Penco justamente 
w Es esta deliciosa fértil tierra/' 
Ercil. en ¡a Arauc. can. 12. 

CAPÍTULOXT. 

De las partículas de la letra L.''f-Jvlv^' 

X^/exada á un lado la letra ^, que desde que la re- 
cibieron de los Griegos los antiguos Latinos ha anda- 
do siempre de mal en peor , ' y nuestra lengua no pa- 

... •'v'^v.::;j ;;.u íijv. ": : í.^ : , d LCD -j . íii:''."' '-' ' re- 
1 Fué recibida en el Lacio ésta consonante , y escribióse 
con ella la palabra Kalumnia , y cierto que esto le valió para su 
permanencia , ya que luego conocieron que p(,dian estar .sin eila, 
supliendo su poder con la C -, pues Como acostumbrasen aquellos 
primeros Legi-ladores romanos hacer de las iniciales de las vo- 
ces , que pertenecían á razón de foro notas, ó cifras judiciales, 
que quedaron desde entonces autorizadas en el código de su le- 
gislación , escogieron ellos esta inicial según que entonces la usa- 
ban para condenar, y marcar al calumniador, que á esto alude 
Cicerón en la defensa de Sext. Roscio Amerino num. 20. con es- 
tas palabras i "Sin autem sic agetis , ut arguatis aliquem patrem 
,,occidisse , ñeque dicere possitis , aut quare , aut quoir.(,'do , ac 
„tantummodo sine suspicione latrabiíis . crura quidem vcbis ne- 
„mo sufFringet ; sed si ego hos bene novi ^ Utteraví iliam , cui vos 
jjUsque eo inimici estis, ut etiam eas omnes oderitis , ita vehemen- 
,jter ad caput aíFigent , ut postea neminem alium niii fortunas 
'„vestras accusare possitis." Nota que aplicaron también á las ini- 
ciales de absolución , y condenación , quedando la yí por cifra , y 
señal de ser uno absuelto , y por esto llamada salutarií ^ y la C" 
de ser condenado, llamada trzstis , según aquello de Tulio pro 
Milone num. 16. "Quod nisi vidi^set (Pompejus) posse ab.'^olvi eum 
,,qui fateretur , ñeque quxri unquamjussisset , nec vcjbis ta:n sa- 
f,lutarem in judicando litteram , quam illam tristes deuisíet." 

Finalmente que no haga para nosotros la k así como no hizo 
•para los cultos Romanos , os lo mue-tra Lope de Vega escribien- 
do sin ella la palabra Quiries ^ que debria llevarla. En el acto 1. 
del y Ulano en su rincón. 

"Aquí Salvano sabe mas que Bruno, ^ 

,,Yo suelo saber mas que Salvano ' 

j,Porque sé de la Missa lo que es jQuiries,^ "'*" ^-^ •• ' • 



144 - DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

rece que la mantiene sino por el debido justísimo res- 
peto al alfabeto eclesiástico : veamos las partículas 
que nos presenta la ^ Z , que son las siguientes. 

ARTÍCULO r. rv.. ir. x'j ■ ' 

.: ,^ Lejos, .\ } 

Adverbio harto conocido de lugar , que ora es ab- 
soluto, ora relativo del adverbio ce?'ca , v. gr. "Quitan 
ȇ los dulces hijos de la presencia del padre , que se 
»>está muriendo; y se esconde la buena muger en este 
í> tiempo para no dar, ni tomar tan crueles dolores con 
í>su presencia, y con ser la partida para tan /éjos ... 
"no dexa guardar el dolor los términos de la buena 
?? crianza , ni dá lugar al que se parte para decir á los 
-V amigos : quedaos á Dios." Gran. Guia ¡ib. i. part, i* 
cap, 7. " Lo contrario de lo qual acaesce á los malos, 
jjcomo quien tan de lé'ps miran las cosas del Cielo, 
>j y tan de cerca las de la tierra." Gran. Guia ¡ib, i. 
part, 2. cap. 15. "(Hizo el Duque) tomar los caminos 
j'ce?'ca y lejos del castillo por todas las partes que ima- 
>íginó que podria volver D. Quixote con muchos cria- 
»dos suyos de á pie y de á caballo, para que por fuer- 
??za , ú de grado le traxesen al castillo si le hallasen." 
Cerv. en el Ing. Hid. part, 1. ¡ib. 8. cap. 70. 

Nota. Tened presentes aquellos modos ordinarios 
y buenos de hablar donde metafóricamente nos vale- 
mos deste adverbio diciendo : No estoy lejos de creer^ 

de 

I Eíta letra que es de su naturaleza clara, según la calificó 
Demetrio Falereo en el num. ó sección 175. de la elocución por 
estas palabras : concursus e7um eorum RR. sonorum quidem Labet ; si 
la pronunciáis llena , ó doble , muda sonido , y pierde claiidadj 
y suele siendo simple trasponerse en la segunda persona de plu- 
'ral del imperativo , y doblarse en el primer infinitivo de los ver- 
bos quitando la r. Uno y otro se puede ver en este paso de Santa 
Teresa en el Camino de la perfecion y cap. 34. üuplicalde (al Señor) 
que no os falte , y os dé aparejo para recibille dignamente." 



■.á: 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 145^ 

de decir , y semejantes. Y observad como puede ir ca- 
li ado el adverbio según esta propia y figurada locu-i 
cion de Cervantes : " Dice mas Cide Hamete , que tie- 
?>ne para sí ser tan locos los burladores, como los bur- 
»> lados ; y que no estaban los Duques dos dedos de pa- 
f>recer tontos, pues tanto ahinco ponian en burlarse 
»de dos tontos." En el Ing. Hid. part, 2. lib. 8. cap, 
70. Esto es, no estaban dos dedos lejos de parecer ton^ 
tos , 6¿c. 

ARTÍCULO II. 

Luego, 

Adverbio de tiempo : "Quando alguna vez se áe^-' 
»> varare en algunos defectos ... No luego desmaye." 
Gran, en el Memor. trat,^. reg. 2. cap. 4. "Presupues- 
" to este principio , mira luego quan hermoso , quan 
>í bien ordenado , y quan grande es este mundo." .. El 
mesmo en la Guia lib. 1. part. i. cap. 1. 

"Y luego no se oyó otro ruido sino un son ,* &c.'* 
Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 7. cap. 35. 

Y aunque se contrae con tanta precisión el tiempo 
por medio deste adverbio , suelen todavía los Autores 
añadir alguna circunstancia , que mas y mejor lo de- 
termina : ^' Vio (D. Quixote) á la luz de la luna como 
?>le llamaban del agugero ...y luego en el instante se 
wle representó en su loca imaginación , &:c." Cerv. en 
el Ing. Hid. part, i. lib, 4. cap. 43. 

*'Se partió (Xavier) con el Embaxador luego otro 
>*dia sin tomar mas tiempo de pocas horas , que para 
» despedirse de los amigos , y abrazar á sus hermanos, 
»y aderezar su pobre ropa fueron menester" Rivad. 
Vid. de S. Ignac. lib.i. cap. 16. "En sacando su Pue- 
»blo de Egipto, •/z/e^'e á la hora mandó (Dios) que, 
&c." Gran. Guia lib. i. part. i. cap. 2. 

" Propuso (el Maestre sala) de luego otro dia pedir- 
TOM. I. K »>se- 



t4^ DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

»sela por muger á su Padre." Cerv. en el Ing. Hid, 
part. 2, cap, 49. 

Contráese asimismo en manera semejante unido con 
estotras partículas como , quando ; " Somos muy llacos 
??en esta parte, pues luego como vemos el peligro al ojo 
«desmayamos." Gran. Guia lih.2. part.2. cap.ij, "No 
jíse le dio nada ( á Zorayda ) de venir adonde su pa- 
>>dre conmigo estaba , antes luego quando su padre vio 
»que venia , y de espacio , la llamó , y mandó que Ue- 
Jígase." Cerv. en el Ing. Hid, part, i. lib. 4. c, 41. 

Nota, 2. Queréis otra manera de colocar estos dos 
últimos adverbios? Pues ved como van traspuestos en 
estos versos de Jorge de Montemayor en su Diana //A 5. 
" Quando yo triste nascí 
99 Luego nascí desdichada; 
99 Luego los hados mostraron 
vMi suerte desventurada." 
1, Tiene fuerza de partícula ilativa , que coloca 
así Fr. Luis de Granada infiriendo : "Es luego la prin- 
"cipal causa ... la buena disposición desta potencia." 
En la Orac, y medit, trat,i, part, 2.^.^, " No se puede 
99 luego negar , que, &c. En ¡as Adic, al Memor, 
part, 2, cap, 20. §. i. 

Que si inferís, y preguntáis al mismo tiempo, lleva 
maravilloso énfasis , v. gr. '^'^ Luego no te pagó el villa- 
no." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. lib, 4. cap, 31. 

3. Otras veces es como si dixerais claro , ó clara- 
mente : "No siendo de las mugeres el ensefiar , sino el 
?>ser enseñadas , como lo escribe San Pablo , luego se 
9JWQ que es maravilla nueva una flaca muger tan ani- 
"mosa , que emprendiese una cosa tan grande." Fray 
Luis de León en la Carta á las Madres , ^c, 

4. Deste adverbio nos ayudamos para ordenar la 
distribución de parte como lo podéis ver en el adver- 
bio primero, 

CA- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 147 

CAPÍTULOXIL > 

De las partículas que pertenecen á la M. 

Jl7 uéron cierto bien atinados los que dieron princi- 
pio á nuestro romance excluyendo de las finales , don- 
de suena ingrata , y deforme la presente consonan- 
te ^ , y dándole solo lugar en principio , y medio de " 

K2 las 

I Conocieron nuestros antiguos con el exemplo de los Grie- 
gos el mal sonido que hacia esta letra cerrando el aliento en fin 
de palabra con irregular , y violento son , y así la evitaron ente- 
ramente , sin hacer caso de la costumbre de los Latinos, los qua- • 
les varias palabras , y señaladamente los acusativos singulares de 
los dos géneros masculinol y femenino, terminaron , y distinguie- 
ron con esta letra de losVtros casos, que por esto dixo Quinti- " 
liano apodando , y motejando una tal terminación : Flíeraque nos 
illa quasi mugiente littera m cludimus , qua nullum grcece verbum ca- 
dit. Inst. L. XI. C. X. Es verdad que conocida con el tiempo una 
tal deformidad , procuraron ellos , si no del todo , evitarla , ó cor- 
regirla en parte , á lo menos en el verso , siempre , y quando les 
facilitase la via el comenzar con vocal la palabra siguiente , en- 
busca de la qual pasaban sobre la m con tal velocidad , que , ó 
no sonaba liquidándose , ó quasi perdida daba otro bien distinto 
son del regular : oídselo decir á Quint. ^tqui eadem illa litte~ 
ra {m) quoties última est , et vocalem verbi sequentis ita continsit 
Ut in eam tiansire possit , etiam si scribitur , tamen parum exprimitur 
ut multum Ule : et quantum erut : adeo ut pene cujusdam novce litterie 
sonum reddat. Inst. L. IX. C. IV. proveyendo con esto los Roma- 
nos al delicado , y armonioso genio de la Poesía , que mal po- 
día llevar la aspereza de dicha letra. Que por esto aunque á las 
veces la sostuvo el mas culto de los antiguos, qual fué el céle- 
bre Ennio diciendo en ellib.io. de los Anales , siguiendo el uso de 
no elidirla ::i:i: Insignita fere tum milita militum octo izr Duxit de- 
lectas bellum tolerare potetiteis. Todavía el cultísimo Lucrecio si 
la mantuvo los derechos de la antigüedad , la elidió las mas ve- 
ces ; y fué causa de lo primero la edad media en que floreció el 
insigne Poeta ^ y de lo segundo su bello gusto en la armonía del 
metro: ved pues uno de los lugares en que la mantuvo = sed 
dum abest quod aveiiius id exsuperare videtur r= detera. iVlayor 
maravilla es que el delicadísimo gusto de Oracio dexase de elidir- 
la en medio de la edad de oro Latina en la sat. 2. del 2. lib. en 

aquel verso que tomamos de la edición del Lambino 

Num 



\ 



I4ÍÍ DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

las palabras , pues aquí con la ayuda de las vocales, 
con quien rompe, y perficiona el sonido , es harto re- 
gular : veamos ahora sus partículas. 

ARTÍCULO I. 

Mayormente, 

Este adverbio derivado del comparativo mayor es 
lo mismo que señaladamente , en especial , especial, 
especialmente ^c^uQ son adverbios de encarecer : "Si tan 
?? pesada tiene (Dios) la mano quando la carga para 
jí azotar , que tan blanda la tendrá quando la extiende 
Jipara regalar! mayormente mostrándose este Señor 
j>muy mas admirable en las obras de misericordia, que 
wea las de justicia." Gran. Guia lib.i» part, 2. cap,i6, 

ARTÍCULO Iri, 

Mal. 
I.® Varios , y singulares son los modos de hablar 
que nos forma este adverbio ; y ved en primer lugar 
como califica la palabra , á quien se junta sea nom- 
bre , sea verbo: "Rodearon todo el monte sin que el 
?? perdido jumento respondiese ni aun por señas; mas 
«¿como habia de responder el pobre, y w^/ logrado, 
wsi lo hallaron en lo mas escondido del bosque comi- 
edo de lobos?" Cerv. Ing. Hid. part. 2. lil?,6.cap.2$* 
"No le pareció mal al Barbero la invención del Cu- 
f>ra , sino tan bien , que luego la pusieron por obra." 
Cerv. en el Ingen. Hid» part, 3. lib.i.cap. 27. ^'•Es mi 
?> Teresa ( dixo Saneho ) , de aquellas que no se dexan 
>?;«í7/ pasar , aunque sea á costa de sus herederos." 
Cerv. en el Ing» Hid, part, 2. lib, 6. cap, 25. 

Mos- 

'Num vesceris ésta rr; Quam laudas pluma cocto num adest ho- 
nor Ídem ? Pues de todos estos inconvenientes va exenta nuestra 
locución , no habiendo adoptado jamas terminación en m , sino 
§n » j como. los Griegos. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 149 

2. Mostramos con él dificultad en la execucion 
de algún hecho, v. gr. 

^^ Mal podrá Don Francisco de Quevedo -.'- 

.^ » Venir , dixe yo entonces , y él ' me dixo: >." 

'"' "Pues partirme sin él de aquí no puedo." ^ /,5Vi 

Cerv. Vi0,g. al Parn, cap, 2. / ' 

^'Si el áspero furor del mar ayrado .al..IL ' 

ííPor largo tiempo en su furor durase b" 

ifMal se podria hallar quien entregase í:^« 

;, r} wSu flaca nave al piélago alterado." 

Cerv. en la Galat, lib, 5. 

Mas si la dificultad es manera de repugnancia, que 
siente la voluntad , manifiéstase así : ^' De mal se me 
jíhace decir mas mercedes que me ha hecho el Señor 
?>de las dichas." Sta. Ter. p^rí. i. l^id, cap. 37. "Os 
» suplico me digáis , si no se os hace de mal^ qual es la 
»> vuestra cuita." Cerv, enel Ing. Hld.part.i.l.^.cap.^o» 

3. Es de gran vigor para reprehender: " ¡O sobrina 
«mia, respondió D. Quixote, y quan mal que estás 
ííen la cuenta! Cerv. e?í el Ing.Hid. part.i.lih.i.cap.j. 

4. Y ni mas ni menos es de gran brio , como pa- 
ra las imprecaciones , así también en orden á mostrar 
inevitable alguna acción , aunque nos pese : " Mal * 
>í hayan hombres tan soberbios , y de tan mal conocí- 
oimiento." Jorge de Montemayor en la Diana lib, 2. 
*'AyI dixo á esta sazón la dolorida: con benignos ojos 
?> miren á vuestra Grandeza, valeroso Caballero to- 
adas las estrellas . . . para ser escudo , y amparo del 
*> vituperoso, y abatido género dueñesco, abominado 

TOM. I. K 3 Ȓ de 

1 Mercurio. 

2 De aquel modo que diximos llevados de la analogía latina 
ser adverbio la palabra bien en los modos de hablar : bien baya^ 
&c. al cap. 2. §. II. num. 3. por la misma razón creemos aquí 
que debe de ser adverbio la voz mal de que tratamos , según que 
lo es en este propio hablar de los Latinos : Male sit Antonio : ^t 
vobis tnale sit ; Male tcnebrts : Male cedat , 6*c-, 



150 DEL VIGOR Y ELEGANCIA I 

»de boticarios , murmurado de escuderos , y socaliña- 
"do de pages ; que mal haya la bellaca , que en la flor 
»de su edad no se metió primero á ser monja , que 
wá dueña." Cerv. en el Inge?i, Hid. part. 2. //^. 7. 
cap. 40. "Te han de llamar Señoría mal que les pese." 
Cerv. en el Ingen, Hid, part. i. lib. 3. cap. 21. 
** Mandóles yo á los ... ( escuderos , añadió Doña Ro- 
»?driguez) que mal (\\xq. les pese hemos de vivir en el 
w mundo, y en las casas principales , aunque mura- 
»>mos de hambre , y cubramos con un negro mongil 
» nuestras delicadas, ó no delicadas carnes." Cerv. en 
el Ing. Hid. part. 2. lib. 7. cap. 37. 

"■'Mal que nos pese, vemos que hay superior." 
Sta. Ter. part, 1. Vid. cap. 20. 

i .. Junto con la '^2X2k)X2i grado tiene el mismo sentido, 
íil . "De la esterilidad es oprimido 

.í;[\ »>E1 monte , el campo , el soto , y el ganado, 
L. i.- . «La malicia del ayre corrompido 
•f s;^^.- : ííHace morir la yerba ^ mal su grado 
.T- >>Las 

- 1 Se aclara esta locución figurada por la opuesta, y natural 
.de grado , que aquí pongo : "Sepamos ahora qual es mas loco : ¿el 
,j?que lo es por no poder menos, ó el que lo es por su voluntad? 
»Á lo que respondió Sansón: la diferencia que hay entre esos 
iy locos es ; que el que lo es por fuerza , lo será siempre ; y el 
^ jj que lo es de grado , lo dexará de ser quando quisiere." Cerv. en 
* el Ing. Hid. part. 2 . lib. 5 . cap i 5 . 

Esta puede ser buena prueba de quan copiosa es nuestra len- 
gua , pues una tan sencilla expresión , como la que aquí notamos, 
■ la juega de todos estos modos : 

"Yo vi entre muchos jóvenes valientes 

» Sobre pruebas de fuerza porfiando 

j> Trabar él una cuerda con los dientes 

» Asiendo quatro della , y estrivando 

«Todos á un tiempo á partes diferentes 
':l y »^ su pesar llevarlos arrastrando." 
Ercilla en la ^rau. cant. 15. 

Y en el canto 5. hablando del Estandarte de Carlos V. dice: 
^^i?j-íjr del contrapuesto Marte 
i Vaya siempre adelante victorioso. 

"El negarme la comida aunque le pese al Señor Dotor, y él 



y)vaixs 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 151 

»>' Las aves ven su descubierto nido - .. -^ 

}>Que ya de verdes ojas fué cercado; 
>?Pero si Filis por aquí tornare 
j>Hará reverdecer quanto mirare." bruüjQ 

Garcil. de la Veg. Égl, 3. 

5. Es también lo mesmo que no distante , yendo 

con la dicha voz. 

"¿Mas de que temo yo? si tu mal grado -'-^ 
.i;, >íDe la desproporción, y diferencia 

» Que hay de mi pobre ingenio al grande objeta 
w Le puedes ministrar tanta eloquencia 
>.»Que en mi de tus alientos inspirado ít ': '> 
>^ Se conozca la causa por su efeto." •; '»"="* 

Bartol. León de Arg. en la Canc, Real del Arcang* 

San Miguel, .:. zl -. ■■ 

ARTÍCULO . I.II, ' :i; ■• '• ""i ■ 

Mal trecho. Mal quisto. 

i.° Como estos dos nombres precedidos del adver- 
bio mal suelen darnos un muy singular sentido hemos 
tenido á bien juntarlos aquí. i 

El primero pues en el significado á que lo veis 
contrahido de mal parado jsLvnas va sino precedido del- 
dicho adverbio en esta forma : " Llegó en esto una pe- 
»> ladilla de arroyo , y dándole (á Don Quixote)en un, 
íílado le sepultó dos costillas en el cuerpo. Viéndose* 
vtan mal trecho , creyó sin duda que estaba muerto.'*í 
Cerv. en el Ing. Hid, part. i. lih. 3. cap, 18. " Fué ro- 
9> dando muy f7ial trecho por el campo." Cerv. en el 

K4; .-...-.rA-'jIng, 

■' ;, "' '^7 ' :■ . ' ' ■•■'>■ 

„mas me diga , antes será quitarme la vida , que aumentármela-.** \ 
Cerv. en el Ingen. Hid. part. 2. lib. 7. cap. 47. ; 

"Como no le pudiesen apartar de su parecer , finalmente que- 
i> quisieron que no hubieron de condescender con lo que él pedia." 
Rivad. P^ida de S. Ignacio lih. 3. cap. i. ■ 

*^Que quieras , ó no quieras los has de pasar (ios males desta vir,. 
»?day Gran. Guia lib* 2, part, 2. cap^ 17, .« 



IS2 DEL VIGOR Y ELEGANCIA ' 

Ing, Hid, pan. i. ¡i^. i. cap, 8. *'Don Quixote ^ y 
»> Sancho se levantaron mal trechos (de la caida de Cla- 
» vileño.)" Cerv. en el Ing, Hid.part,'!, líb, 7. cap, 41. 

Quando empero este nombre es substantivo , claro 
es que significa distancia: "A poco trecho que cami- 
«naban por entre dos montañuelas , se hallaron en un 
jí espacioso, y escondido valle, donde se apearon/' 
Cerv. en él Ing, Hid,part, 1. lib, 3, cap, 19. (Estaba) 
" el monasterio en el campo , buen trecho fuera del 
*> Pueblo." Cerv. en el Ing, Hid, part.i, lib,/\, cap, 36. 

2 Por lo que toca al modo, como el adverbio mal" 
califica el adjetivo quisto , es bien para entenderlo sa- 
ber primero el natural significado ¡de dicho nombre, 
que toca á amor , y estima , segun= este paso de Gra- 
nada : ^'Trabajan algunos (puestos ya en dignidad) 
"por ser virtuosos , y vivir á ley de hombres de bierl; 
9) mas esto hacen por ser quistos con sus principales , y 
y? llevados á otros mayores cargos.'' En la Guia lib, 2. 
part. 1. cap. 17. 

Vedlo ahora unido con el adverbio en significado 
de odio : " Volviéndose Don Quixote á Sancho le dixo: 
»que te parece quan mal quisto soy de Encantado- 
res." Cerv. en el Ingen. Hid. part, 2. lib. 5. cap. la, 
.yo Ydesta naturaleza es el substantivo compuesto mal- 
querencia ' según esta expresión del Maestro Ávilaí 
"Así como la malquerencia suele halagar , así también 
9)q\ amor reñir , y castigar." En el tom, 2. lib, 3. car^ 
ta á una humilde muger. 

Mas 

. I Observad aquí , que el simple substantivo querencia , otro no 
sijgnifica , sino lugar don le uno conoce, ó por razón, ó por ins- 
tinto, que es h\ta quisto ^v. gr.: "Mejor es retirarnos con buen 
j> compás de pies, y volvernos á nuestras querencias '^ que los que 
?> buscan aventuras, no siempre las hallan buenas-" Cerv. en el 
Ing. Hid. part. 2. lih. 5. cap. 13. "Con este pensamiento guió á 
>5 Rocinante acia su aldea, el qual casi conociendo la querencia^ 
»?con tanta gana comenzó á caminar, que parecia que no ponia 
ii\os pies en el suelo.'* El m^^mo part. i, lib. i. cap. 4. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 153 

Mas diréis , que puede referirse á descrédito , ó 
infamia en estos lugares : " Estaba muy mal quista ea 
»mi monasterio . . . decían que las afrentaba; que 
wailí podia también servir á Dios." Santa Ter. par ti 
I. yid. cap» 33. "Los cumplimientos eran parte de 
» buena crianza , y cada uno , si queria ser mal quisto 
w podia ser mal criado." Don Diego de Mend. Guer. 
de Gran» lih, 2. num. 8. 

Adjunta : Pues hemos visto el sentido que trae el 
compuesto mal quisto , justo es que veáis en los exem- 
plos siguientes el de su opuesto , ó contrario bien quisto'. 
** Naturalmente desean los hombres ser bien quistos^ 
«y sienten mucho ser mal quistos,'^ Gran, en la Guia 
lib, 1, part* 2. cap. 17. ''Fué muy sentida su muerte 
»(del Duque de Pastrana) por los soldados , de quien 
íj'era muy bien quisto , no menos por su valor, que por 
»la afabilidad de su condición , y agradable aspecto, 
jí cosas que ayudan mucho á ser amado." Colom. en las 
Guer» de Fland. lib. 9. De donde nace también el subs* 
tantivo bienquerencia , v. gr. " En aquel postrer ser- 
>jmon de la Cena , ¿que otra cosa mas encomienda el 
*í Salvador, que la caridad, y bienquerencia para con 
wlos próximos?" Gran, en el Mem. trat.4. reg.2. cap.^. 
Y uno , y otro nos viene de aquella expresión Latina 
^ene velle* 

A R T í C U L o IV. 

Mas. ;^ :.' ''^ 

De varias maneras puédese considerar esta voz, 
como pronombre , y como adverbio : pertenece como 
pronombre á cantidad , y le precede su artículo deste 
modo : ""'Ya á esta sazón habían acudido á la porfía to- 
sidos los mas , que en la venta estaban , especialmente 
5í Cárdenlo, Don Fernando, &c." Cerv. en el Ing. 
Hid. part. i. lib. 4. cap, 44. "Es pues de saber que es- 
wte sobredicho Hidalgo los ratos que estaba ocioso 

rque 



154 I^EL VIGOR Y ELEGANCIA! 

jíque eran los mas del año se daba á leer libros de Ca- 
»ballerías." Cerv. en el Ingen. Hid, part, i. lih, i, 
cap, I. ''''Las mas de las noches me decia (Arsileo) can- 
sí tando al son de su harpa, lo que yo llorando le escu- 
Ȓchaba." Jorge de Montemay. en la Diana lih, 3. 

He lo aquí adverbio : ''A la mañana , siendo Dios 
7> servido se harian las debidas ceremonias de manera 
»que él quedase armado Caballero, y tan Caballero, 
»que no pudiese ser mas en el Mundo/^ Cerv. en el 
Ing, Hid, part, i. lib, i. cap, 3. "Quédate á Dios , y 
V espérame aquí hasta tres dias no mas ; en los quales 
í>sino vol viere , puedes tu (Sancho) volverte á nuestra 
"Aldea." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. lib, 3. cap, 20» 



'.; '■'" Mas que. 

Si estas dos voces fueren íntimamente unidas sin 
sufrir división , y en sentido absoluto equivalen al ad- 
verbio siquiera , v. gr. "Habilidades , y gracias , que 
»no son vendibles, (añadió Sancho) mas que las ten-» 
M ga el Conde Dírlos." Cerv. en el Ing. Hid, pan, 2. 
¡i¿7, 6, cap, 20. 

Que si van divididas, sirven de comparar dos extre- 
mos , ó partes en esta forma: "Dase (el Maese Pe- 
>?dro) la mejor vida del mundo, habla mas que seis, 
9) Y bebe mas que doce , todo á costa de su lengua , de 
»su mono, y de, su retablo." Cerv. en el Ing, Hid, 
part. 2. lib, 6. cap, 25. 

" ¿Faltaban (dixo Ricote á Sancho) hombres mas 
?> hábiles para Gobernadores que tu eres?" Cerv. en^^l 
Ing, Hid, part, 2. lib, S, cap, 54. "El buen Caballero 
candante aunque vea diez gigantes , que con las cabe- 
"zas no solo tocan, si no pasan las nubes, y que á 
»ícada uno le sirven de piernas dos grandísimas tor- 
«res , y que los brazos semejan árboles de gruesos , y 
í> poderosos navios , y cada ojo como una gran rueda 
'VÚQ molino , y mas ardiendo que un horno de vidrio. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 155 

>íno le han de espantar en manera alguna.'^ Cerv. en 
el Ing. Hid, part, 2. ¡ih. 5. cap, 6. "Soy mas que con- 
?> tentó desa condición , y conveniencia.'* Cerv. en el 
Ing. Hid, part, 2. Hb. g. cap, 14. 

Nota, Bien será que observéis la natural trasposi- 
ción , que en el susodicho sentido puede sufrir la par- 
tícula de , que es esta : " Lo debe ( el hombre ) hacer, 
« si es christiano , de mas que nombre." Sta. Ter. part, 
2. Camin, de la perfec, cap, 16. " No se curó mas que 
^yde pasar adelante." Cerv. en el Ing, Hid. part, i. 
lib. 3. cap, 23. Pudiéndose naturalmente decir : si es 
christiano mas que de nombre. No se curó de mas que 
pasar adelante. . - 

Mas de. -■ — 

Júntase nuestro adverbio con la preposición de., 
no ya para comparar , sino para fixar y determinar 
número., cantidad y qualidad., como os lo muestran 
estos exemplos. Numero : " Estos son mas de veinte, 
?> y nosotros no mas ¿/e dos." Cqtv, en el Ing, Hid. 
part. I. lib, 3, cap, 15. " No tenian ( sus padres ) mas 
3yde á ella." Santa Ter. Fund.cap. 25. 

Manera de determinar número , que equivale 
también á mas que , en esta forma : " Mas libros que 
»> estos no oso prometer para adelante ... Si el co- 
»>mun Señor no alargare los plazos de la vida." Gran. 
en el prólogo de la Guia, 

Cantidad : " Don Quixote miró á su contende- 
»dor , y hallóle ya puesta y calada la celada .... la 
«lanza que tenia arrimada á un árbol era grandísima 
»y gruesa , y de un hierro acerado de mas de un pal- 
9>mo." Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. lib, 5. cap, 14-. 
*' Dexa pendiente el autor de esta Historia esta bata- 
jílla , disculpándose que no halló mas escrito destas 
9? hazañas de Don Quixote de las que dexa referidas." 
Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. i. cap.S, 

Calidad : " Señor ( dixo Sancho ) , vuestra mer- 

?jced 



I s6 DEL VIGOR Y ELEG ANCI A T' 

»ced ha acabado esta peligrosa aventura , lo mas á su 
»? salvo de todas las que yo he visto." Cerv. en el In- 
gen, Hid.part* i. lib, 3. cap, 19. 

"Cosas diré también harto notables 
"De gente que á ningún Rey obedecen 



» 



í" » Raras industrias , términos loables, 
»>Que mas los Españoles engrandecen; 
» Pues no es el vencedor mas estimado 
»>De aquello en que el vencido es reputado." 

Ercilla en la Arauc. cant, i. 

Adjunta» 

No mas de. No mas que. 
Si precede la negación á las partículas mas de , mas 
que , determínase mas , y mejor la esencia de la co- 
sa que se trata , excluyendo á este fin todo lo que no 
es ella misma ; los quales modos de hablar equivalen 
á aquellas locuciones , que llevan el mismo poder, no^ 
sino , no mas , sino ', no otra cosa que , 6{C. v. gr. "To- 

»do 

I Quiero poner aquí las dichas equivalencias, para que las 
observéis : ^^ Eso no hay quien lo quite , dixo Don Quixote : pues 
j> como eso sea , respondió Sancho , no hay sino encomendarnos á 
7í Dios , y dexar correr la suerte por donde mejor lo encaminare/' 
Cerv. e-ri el Ing. Hid. part. i. Hb. 3. cap. 21. "Valame Dios! y 
?í quien será aquel , que buenamente pueda contar ahora la rabia 
??que entró en el corazón de nuestro Manchego! No se diga mas 
Dsino que fué de manera , que &c." Cerv. en el Ing. Hid. part. i, 
lib. 2. cap. 9. 

"Advertid , hermano Sancho , que esta aventura , y las á esta 
j> semejantes no son aventuras de ínsulas, sino de encrucijadas, 
>5 en las quales no se gana otra cosa que sacar rota la cabeza , ó 
yjuna oreja menos.'' Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. 2. cap. 10. 
"La buena suerte que para mayores cosas le tenia guardado (á 
5íDon Quixote) torció la espada de su contrario, de modo que 
j? aunque le acertó en el hombro izquierdo , nw le hizo otro daño, 
í^que desarmarle todo aquel lado, llevándole de camino gran par- 
» te de la celada con la mitad de la oreja." Cerv. en el Ing, Hid^ 
part, i. lib. 2. cap. 9, 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 157 

»do esto que he dicho , Señor Cura (replicó Sancho), 
i) no es mas de por encarecer á su Paternidad haga con- 
» ciencia del mal tratamiento que á mi Señor se le 
» hace.*' Cerv. en el Ing» Hid. part. i . ¡ib. 4. cap. 47. 
"Diéronles á los dos (excelentes mojoneros del linage 
?>de los Panzas) á probar el vino de una cuba ; el uno 
»lo probó con la punta de la lengua , el otro no hizo 
f>mas de llegarlo á las narices ; el primero dixo , 6¿c.'' 
Cerv. en el Ing. Hid. part. 1. lib. 5. cap. 13. "En 
"Oyendo D. Quixote la petición del herido (Basilio), 
íícn altas voces dixo , que Basilio pedia una cosa muy 
«justa: aquí no ha de haber m^i" de un sí, que no tenga 
í?otro efecto que el pronunciarle." Cerv. en el Ing, 
Hid. part. 1. lib. d. cap. i\. 

Y así me habré de vengar 
Con no mas de suspirar. 
Boscan lib. i. en la obra que intitula'. Mar de Amor, 

1 "No dexase la empresa , aunque no fuese mas de 
»por curiosidad." Cerv. en el Ingen, Hid. part. i. 
lib. 4. cap. 33. 

Locución que puede convertirse en estotra: "Y no 
jídigo esto porque quiero examinar el ingenio de vues- 
jítra merced sino por curiosidad no mas.'' Cerv. en el 
Ing. Hid. part. 2. lib. 8. cap. 62. 

2 "El acémila del repuesto , que ya debia de es- 
tar en la venta , traia recado bastante para obligar á 
9>?io tomar de la venta mas que cebada." Cerv. en el 
Ing. Hid. part. 2. lib. 4. cap. 48. "La demás chus- 
»ma del Bergantín son Moros , y Turcos , que no sir- 
» ven de mas que de bogar al remo." Cerv. en el Ing. 
Hid. part. i. lib. 8, cap. 63. "No pudo (D. Quixote) 
«menearse, tii hacer otra cosa ynas que admirarse , y 
«suspenderse de ver delante de sí tan extraños visa- 
>'ges." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. 4. cap. 46. 
Ni es esto lo mas curioso , que en hecho de elegancia 
lleva en sí nuestro adverbio ; pues es tal , y tan viva 

su 



IS8 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

su fuerza , que ó exhortéis con él , ó queráis hablar 
en graciosa síncopa , cállase por las elipsis algún ver- 
bo , ó nombre , que claramente se entiende en las si- 
guientes clausulas: 

^''No mas , 710 mas al agua 
»Si tu me crees , navio , &c." 
Juan de Ahneida en la Trad, de la Oda 14. del lih, 
I, de los cantares de Horacio : O Navis^ &c. 

1 '•^No mas , cesen mis alabanzas ... Lo que yo 
"se decir , Señora mía , que ora tenga valor , ó no , el 
»>que tuviere, ó no tuviere se ha de emplear en vues- 
»tro servicio." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib, 4. 
cap, 29. La palabra que vá entendida en el primer 
exemplo , es: no vuelvas \ y en el segundo; no haya 
mas '. 

2 "Quedó Don Quixote con la mas extraña figu- 
»>ra, y mas para hacer reir , que se pudiera imagi- 
»nar." Cerv. en el Ingen, Hid, part, 2. lib, 6, cap, 32. 
Esto es : mas propia , ú acomodada. 

''¡Quando olerá tan mal el cieno de mis malda- 
»des, que no huela mas suavemente el sacrificio de 
«tu Pasión! siendo tan grande tu hermosura , que to- 
sidos los pecados del mundo no son mas para afearla, 
>?que un lunarico muy pequeño en un rostro muy 
í? hermoso." El Maestro Juan de Avila en la Plática 
del Amor de Dios, Esto es, mas parte para afearla. 

"Partámonos luego á la buena ventura (dixo D.Qui- 
?>xote) , que no está mas de tenerla vuestra grandeza, 
«como desea, de quanto yo tarde de verme con vues- 
j>tro contrario." Cerv. en el Ing, Hid. part, i. lib, 4. 
cap, 46. Esto es , mas lejos. "Este tinoso bogó al re- 

»? mo, 
I Como sea muy viva y natural esta locución , me place apo- 
yarla con el testimonio de Cervantes : " Yo doy por sentencia (di- 
?>xo Sancho) que el Sastre pierda las hechuras, y el Labrador 
»el paño , y las caperuzas se lleven á los presos de la cárcel , y 
»«o haya »¡as.'' Cerv. en el Ing. HiJ.part. 2. lib. 7. cap. 45. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 1 59 

íímo , siendo esclavo del Gran Señor catorce años ; y 
»á mas de los treinta y quatro de su edad renegó." - 
Cerv. eji el Ing. Hid. part. i. Ub. 4. cap. 39. Esto es, 
¡legando á mas , &c. ó llegado á mas , &c. 

Ved ya como este adverbio , ó por sí , ó ayudado 
de otras voces nos da el sentido de las siguientes par- 
tículas. 

Como. 
"Toda me parecía estaba descoyuntada, y con 
»í grandísimo desatino de cabeza , toda encogida hecha 
juin ovillo ... sin poderme menear ni brazo , ni pier- 
ia na , ni mano , ni cabeza mas que si estuviese muer- 
w'ta." Sta. Tqt. pan. i. Pld. cap. 6. "Verás la ma- 
»yor parte de los hombres vivir como bestias bru- 
jeas ... sin tener cuenta con ley de justicia, ni de , 
"razón, mas que la tendrían unos Gentiles que nin- 
??gun conocimiento tienen de Dios." Gran. Guia Ub. 
I. part. 3. cap. 29. 

Otrosí. 
"Todo el mal y daño (dixo el Leonero) que es- 
citas bestias hicieren, corra, y vaya por su cuenta, 
jjcon mas mis salarios , y derechos." Cerv. en el Ing, 
Hid. part. 2. lib. 5. cap. 17. 

"Y mira mas que con la misma facilidad con que 
«crió (Dios) este mundo, pudiera criar, si quisiera, 
?> millares de cuentos de mundos muy mas grandes, 
í'y mas hermosos, y mas poblados que este." Gran. 
Guia lib. I. part. i. cap. i. 

De hoy mas, 
" ¿Donde tenias Magancés la vista 
5> Aguda de tu ingenio, que así ciego 
j> Fuiste tan mentiroso coronista? 



"Siete Trovistas desde aquí diviso 
??A quien suelen llamar de torbellino 

"Con 



i6o DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

»Con quien la gala , discreción , y aviso 
t> Tienen poco que ver , y tu los pones 
?*Dos leguas mas allá del Paraíso. 

'? Estas quimeras, estas invenciones 
» Tuyas te han de salir al rostro un dia 
"Si mas no te misuras , y compones.'* 
Cerv. l^iag. al Parn. cap, 4. 

'•' Plega á su Magestad que antes me consuma que 
le dexe yo mas de querer." Sta. Ter. part, i. ^^id, 
cap, 5. 

Otro , ú otra cosa, 

"Quiere decir (el aforismo), toda hartazga es ma- 
»>la ; pero la de las perdices malísima. Si eso es así, di- 
>íXO Sancho, vea el Señor Dotor de quantos manja- 
>*res hay en esta mesa qual me hará mas provecho , y 
i^qual menos daño , y déxeme comer del , sin que me 
"le apalee; por que por vida del Gobernador , y así 
"Dios me la dexe gozar, que me muero de hambre; 
"y el negarme la comida, aunque le pese al Señor 
"Dotor, y él mas me diga, antes será quitarme la 
"vida, que aumentármela." Cerv. en el Ing. Hid» 
part. 2. ¡ib. 7. cap, 47. "No sabiendo que mas exem- 
"plos traerle, &:c." Cerv. Ing. Hid. part, i. lib, 4, 
cap. 33. '' Perdone Vm. Señor Don Quixote , que no 
"Va mas en mi mano." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. 
lib. 7. cap. 48. "Entra á la parte con los mas hijos, 
"que dexa el difunto." Cerv. en el Ing. Hid. part, i. 
lib. 4 cap. 39. 

Mucho, 

^'En fin aunque mas sentí, fui al confesor.'' Santa 
Ter. part.i. Vid. cap. 38. ''Acabamos de subir toda la 
"montaña , por ver si desde allí algún poblado se des- 
" cubría . . . pero aunque mas tendimos la vista , ni 
n poblado ni camino descubrimos." Cerv. en el Ing, 

Hid. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. i6r 

Hid, part. u ¡ib. 4. cap, 41. Por ' w¿?í que lo disimules: 
tus regalos son estar , 6íc. Padre Luis de la Puente, 
part. 5. med' 7. pu?it. 4. 

**Final mente equivale al adverbio pero , <^ue es 
V manera bien conocida de hablar,'^' - '-• ;--^ '■- ^^;- ■' 

*' Adjunta* 

i.^ También suele repetido notablemente encare- 
cer , ó disminuir según lo piden otras partículas , con 
quien se junta: "-Es , digamos , como quien tiene una 
V cuenta de perdones, que si la reza una vez , gana; 
"y mientras mas veces, wííj-." Santa Ter. Camiu. de 
la perfec. cap. 20. "Tú que para mí sin duda alguna 
«eres (Sancho) un porro sin madrugar ni trasnocíiar, 
i>Y sin hacer diligencia alguna, con solo el aliento 
w que te ha tocado de la andante caballería, sin mas 
ffui mas te ves Gobernador de una ínsula, como quien 
j^no dice nada," Cerv, en el Ing. Hid. part. 2. lib. 7. 
cap. 42. 

2. Lleva otras veces unido con el adverbio quanto 
fuerza de mayorme?itc , en especial en ayre de conjun- 
ción ; pero que sube de punto lo que va uniendo: 
"Como haya muchas truchuelas , respondió D. Qui- 
«xote, podrán servir de una trucha; porque eso se 
j^me da que me den ocho reales en sencillos, que una 
»pieza de á ocho: quanto mas que podría ser, que 
"fuesen esas truchuelas, como la ternera , que es me- 
" jor que' la vaca." Cerv. en el Ing. Hid. part. i . 10?, 
I. cap. 2. 

TOM. I. L Sí 

I La misma equivalencia lleva esta partícula quando se du- 
plica y aumenta el vigor según este texto del Traductor de la 
Eneida : 

" Por mas y mas que veas que te lo impide 

»Tu compañía - " 

» Ve á la Sibila , ve , y con ruegos pide • '" 

y) Respuesta de mi buena ó mala andanza." '■ ,. 



i62 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

3. Si le precede la partícula negatiya.es lo mismo 
que quanto menos : "■'•Según eso las camas de Vmd. serán 
^> duras peñas, y su dormir siempre velar, y siendo 
. «así bien se puede apear con seguridad de hallar en 
«esta choza ocasión , y ocasiones para no dormir en 
jítodo un año quanto mas en una noche." Cerv. en el 
Ing. Hid, part» i. lib, i. cap, 2. 

A R T í C U L o V. 

i.nr ^rr-;.; l'.u:-:. :y. Mas, Menos, '-''' ' 

,:\:\-: . • 

. ,. Demás del particular significado, que cada uno 

destos dos adverbios de coniparar traen por sí , sue- 
len unidos, y contrapuestos llevar mucha gracia, 
avivando muy mucho la expresión : ''•Pasó adelante 
»>D. Quixote, y preguntó á otro (Galeote) su delito, 
.?5el qual respondió con no menos ^ sino con mucha 
ií mas gallardia , que el pasado." Cerv. en el Ing. Hid, 
part, I. lih. 3. cap. 22. ''Yo salí de mi tierra , y dexé 
"hijos, y muger por venir á servir á vuestra merced 
"Creyendo valer mas ^ y no menos,'"' Cerv. en el Ing, 
Hid. part. i . /i¿'. 3. cap. 20. 

"•Los anchos prados , y los campos llenos 
"Están de las esquadras vencedoras 
"Que siempre van á mas ., y nunca á ménos^ 

"Esperando de ver de sus mejoras 
"El colmo con los premios merecidos 
"Por el sudor , y aprieto de seis horas. 
"" Q^ts Viag, al Parn. cap. 8. 

ISÍi mas. Ni menos. 
Como si dixerais del mismo modo : "La vida de los 
"Caballeros andantes está sujeta á mil peligros, y 
"desventuras; y ni mas ni menos Qsii en potencia 
"propinqua.de ser los Caballeros andantes Reyes , y 
"Emperadores." Cerv. en el Ing. Hid, part. 1. lib, 3. 

cap. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA; 165- 

cap, -Tg. "Según da indicio el (Ventero) tiene por cier- j 
»to , que todo lo que estos libros (de caballerías) 
?; cuentan pasó ni mas ni menos que. lo escriben ,.y no» 
»ie harán creer otra cosa Fray les descalzos." Cerv. ' 
en el Ing. Hid.part, i. lib, 4. cap, 32* : "' ■ :. 



1'.-¡' -.; 


,! ■.•':■ ty-' :fJ ; 


-j . 


. . nh.^Liicloq ^ 


-iDua . 


ARTÍCULO 


VI. ! cir, 


ctí-Li';-/ -iOC.Rt 




Mejor, 







i.° Es adjetivo , y adverbio de qualidad , y ^n 
uno , y otro significado pide en razón de comparar el 
que , V. gr. "Aun podria ser que á entrambos nos tu- 
»> viese el Cielo guardado ;72t:'yí?r suceso en nuestros de- 
V sastres, que nosotros pensamos." Cerv. en el Ing, 
Hid.part, I. lib. 4. cap. 29. '•'La fortuna lo hizo ine- 
»ijor que se pensaba. Cerv» en el Ing, Hid, part, i, 
lib, 4. cap. 52. 
. 2.- Lleva mucha gracia precedido de las partícu- 
las ta-nto que para confirmarse uno en su opinion:s 
''Las gracias ,y donayres . . . no asientan sobre inge- 
7?nios torpes; y pues el buen Sancho (prosiguió la- 
>í Duquesa) es gracioso, y donayroso , desde aquí le 
j/confirmó por discreto; y hablador , añadió D. Qui- 
i>}íotQ. Tanto que mejor , dixo el Duque, porque ma- 
nchas gracias no se pueden decir con pocas pala- 
«bras." Cerv. en. el Iríg. Hid. part. 2. lib. 6. cap.^o* 
3. Es asimismo comparativo del adverbio bien: 
"Como yo tuviese bien de comer tan bien , y mejor me 
>>lo coniiera en pie ,.y á mis solas , como sentado al 
j^par de un Emperador." Cerv. en el Ing. Hid. part, 

I, lib, 2. cap. II. _ ., 

í^\':« Í9 ?.onhj í?o[ oQ " 
ARTÍCULO viT.::o^ ^jq " 

Menos de. Menos que. Alénos sino, 

1. Ya dexamos insinuada la naturaleza , y alguna. 

L2 de 



i64 DEL VIGOR Y ELEGANCIA - 

de las correspondencias , que lleva la voz menos acom- ■ 
panada del mas su contrario : quédanos todavía por • 
"manifestar con alguna mas extensión el poder que 
suele llevar según el vario ser que participa; y para 
proceder con mas claridad, helo aquí adverbio: ''•Yo. 
>?pobrecilla . . . comencé no sé en que modo á tener 
>? por verdaderas tantas falsedades , pero no de suer- 
>?te que me moviesen á compasión , menos que buena 
"SUS lagrimas." Cerv. en el Ing. Hid, part, i. lib» 4, 
Cúp. 28. '•'•No sirven menos en la guerra las espias , que 
Jilos soldados, que pelean; ni los ingenieros, que mi- 
j>nan las fuerzas de los enemigos menos de los que 
5> derribadas ya las murallas , arremeten al asalto.'* 
Rivad. Vid, de S. Ignac, ¡ib. 3. cap. 22. 

*'No podría ser menos sino que presto descubriése- 
jj.mos quien nos diese noticia della ( tierra). Cerv, en 
el Ing. Hid. part. i. I ib. 4. cap, 41. 

2. Lleva á lo que parece poder de pronombre » y 
adjetivo alguna vez. 

De pronombre : v. gr. "Parte (de ministerio) que' 
5í aunque en sí no es menos necesaria , ni menos fruc- 
?>tuosa, tiene menos que la traten, y se exerciter. 
?jen ella." Rivad. Vid. de S, Ignac. lib. 3. cap, 0.1* 
"Pero decidme , Señores , si habéis mirado en elloy 
?>quan menos son los premiados por la guerra , que los 
wque han perecido tn ella." Cerv. en el Ing, Hia». 
part. I. ///:'. 4. cap, 38. 

''Por mas , ó por menos nunca acabamos de guar- 
>j darle con perfección." Sta. Ter. Cam, de la perfec^ 
part. 2. cap, 4. 

De adjetivo. 

" De los vicios el menos de provecho, 
«Y por donde mas daño á veces viene 
»Es el no retener el fácil pecho 
»>El secreto hasta el tiempo que conviene.'* 
Ercilla en la Mrauc* cant, I2, 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 165 

Mjimta, Suele tal vez Cervantes usar en su lugar 
el equivalente mas poco , v. gr. Come poco, y cena mas 
poco. En el Ing. Híd. part, 2. lih. 7. cap, 43. 

3. La unión que sufre este adverbio con otras par- 
tículas , es desta manera. 

Para menos, 
"Dorotea . . . como quien ya sabia el menguado 
»> humor de Don Quixote no quiso ser para menos ; y 
>» viéndole tan enojado, le dixo, 6íc.'' Cerv. en el Ing, 
Hid, part, i. lib, 4. cap, 30. 

Por lo menos. 
El Duque quiso reforzar el donayre , y dixo : " No 
wme parece bien Señor Caballero que . . . os hayáis 
"atrevido á llevaros tres tocadores por lo menos ^ si 
>» por lo mas las ligas de mi doncella. Cerv. en el Ing, 
Huí, part, 2, lib, 8. cap, 57. Donde observad , que 
la expresión si , por lo mas es juego de voces que lle- 
va el humor jovial. .1. •,. ' /. :. . ■ 

yí lo menos, 
^'Esto le había sacado al rostro (á Zoraida) tales 
» colores , que si no es que la afición entonces me en- 
»gañaba , osara decir , que mas hermosa criatura no 
9f habia en el mundo ; á- lo menos que yo la hubiese 
»^ visto." Cerv. en el Ing, Híd, part, i. lib, 4, cap, 41. 

ARTÍCULO V 1 1 1. 

Mientras que. Mientras, 

Es adverbio de tiempo : " Mientras que yo tuvie- 
»'re ocupada la memoria, y cautiva la voluntad, 
» perdido el entendimiento por aquella ... y no digo 
»>mas ; no es posible (dixo D. Quixote) que yo arros- 
"tre ni por pienso el casarme , aunque fuese con el 
TOM. 1, L3 wAve 



l66 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

>í Ave Fénix." Cerv. en el Ing. Hid, part. i. lih. 4. 
cap. 30. " Mientras yo viviere." Cerv. en el Ing. Hid. 
pan, 2. líb. 5. 6-rtj7. 13. 

Nota. Quieroos dar aquí dos locuciones , donde 
nuestros autores han colocado la fuerza del sobredi- 
cho adverbio , y son estas : en quanto , en tanto que. 
" ¿No ves que las cenizas alzan llama 
?>£■« <7?/í?;//- (9 me detengo? 
Fr. Luis de León en la Traduc, de la Égloga 8. de 
Virgilio. 

^' En quanto los Pastores cantaban , estaba la Pas- 
»tora Diana con el hermoso rostro sobre la mano." 
Jorge de Montemayor en la Diana ^ lib. 6. "Ya te en- 
"tiendo, Sancho, respondió D. Quixote, tú mueres por 
Ȓque te alce el entredicho . . . dale por alzado . . . con 
"condición que no ha de durar este alzamiento mas 
»de en quanto anduviésemos por estas sierras." Cerv. 
en el Ing. Hid. part. i. lib. 3. cap. 25. 

"Salió al encuentro de D. Quixote (uno de los en- 
wsabanados ) enarbolando una horquilla, ó bastón^ 
"Con que sustentaba las andas en tanto que descansa- 
wba." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. 4. cap. 52, 

ARTÍCULOIX. 

Mucho. 



'i¡ 



Bien conocida es esta voz , no solo por su ser de 
adjetivo , sino también siendo adverbio , que puede ir 
contraído , ó aumentado de la nota de superlativo 
desta manera : " Ansí que en esto . . . tengáis mucho 
j? aviso , porque importa muy mucho.^^ Santa Ter. Cam. 
de la perf. cap. 31. "Uno de ellos (caminantes) que 
5>era un poco burlón , y muy mucho discreto, le dixo:' 
5» Señor Caballero , &c." Cerv. en el Ing. Hid. part. 
I. lib. I. cap. 4. 

Nota. Es muy digno de atenta consideración es-' 
t ,^-iví , ..i. * -te 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 167 

-te modo de ponderar de Santa Teresa : "Aun no es- 
taba (la casa) bien acabada con mucho,'' Part,'^. Fun- 
daciones ^ cap» 17. 

Y sin duda diréis , que el mucho es pronombre si 
lo cotejáis con esta cláusula de Cervantes , donde 
hablando Sancho de Dorotea , ó de la Princesa Mi- 
comicona , pregunta así : ¿Es por diciía mas hermo- 
sa mi Señora Dulcinea v No por cierto , ni aun con la 
mitad, Ing, Hid. parí, i. ¡ib. 4, cap, 30. 

artículo X. 

Muy. ' ~ 

Nota , ó adverbio de superlativo , el qual es en 
dos maneras , como entre los latinos , ya alargándo- 
se el adjetivo deste modo : muchísimo de mucho , ya 
con la susodicha partícula , encareciendo la palabra 
á que se junta lo mas subidamente que puede , en 
cuyo lugar , y poder entran ( mayormente con los 
adjetivos de qualidad , pensativo , gracioso , &c. ) 
estas fórmulas : ademas , en extremo , por extremo. 
Ahora pues : 

I." Obsérvese primeramente esta manera de en- 
carecer las voces con quien se junta nuestro adver- 
,bio: "Este último consejo , que ahora darte quiero, 
"puesto que no sirva para adorno del cuerpo , quie- 
bro que le lleves w?vy en la memoria." Cerv. en el 
Ing, Hid. part. 2. lib. 7. cap. 43. "Pues tomadme las 
"manos ( decia Sancho viendo la esposa de Camacho ) 
"adornadas con sortijas de azabache : no medre yo 
"si no son anillos de oro , y muy de oro , empedrados 
"Con pelras blancas como una quajada , que cada 
í> una debe de valer un ojo de la cara." Cerv. en el 
Ing, Hid, part. 2, lib, 6, cap. 21. 

"Vernemos después á pensar , que hemos hecho 
»> mucho si perdonamos una cosita destas ... y muy 

L4 "CO- 



i68 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

«corno quien ha hecho algo , vernemos á que nos 
» perdone el Señor , pues hemos perdonado." Sta. Te- 
resa part, 2. Cam. de la per/, cap. 36. " Es cosa muy 
>íde los mortales pasar fácilmente por lo contino que 
ííveen , y espantarse mucho de lo que es muy pocas 
w veces , ó casi ninguna." Santa Ter. en el mismo trat* 
cap. 39. Y aquí de paso notad la trasposición del ad- 
verbio contino , que debe ir después del veen. 

2, Ni se contenta solo de unirse con los adjetivos 
ordinarios , sino que refuerza también maravillosa- 
mente los mismos comparativos : *■' Mundos muy mas 
» grandes . . . que este." Gran. Guia cap. i. part. r, 
*' £n cosa muy menos importante yo no tratarla men- 
»tira." Sta. T^r. part. 3. en el Pról. de su Fund. ^'Aun 
?? entre hermanas suele ( la amistad particular) ser 
?> ponzoña.. . y sisón deudos, muy peor es pestilencia." 
Sta. Ter. part. 2. Cam, de la perf, cap. 4. "jO Santo 
?í Profeta ! ¿que velas , que hallabas en la guarda des- 
» tos Mandamientos divinos ? ¿porque así la enco- 
??mendabas ? . . . entendías muy bien , que quando el 
5? hombre se ocupaba en hacer la voluntad de Dios, 
9>no por eso perdía jornada, sino que entonces labra- 
«ba su viña, y regaba su huerta, y grangeaba su 
9í hacienda , y entendía en sus negocios rnuy mejor que 
?? haciéndolos él por su mano."' Granad. Guia lib. i, 
part. 2. cap. 23. 

Nota. En el paso de Cervantes , que os voy á 
presentar , veréis el sustantivo noche reforzado del 
muy ; y es modo particular que tiene nuestra lengua 
de dar aumento aun á los sustantivos con ambas las 
notas de superlativo y comparativo , v. gr. ^""Al po- 
?^ner del sol estábamos tan cerca , que bien pudiéra- 
íjmos á nuestro parecer llegar antes que fuera muy 
fy noche."" Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. 4. cap. 41. 
"Llegaron al lugar á la hora que anochecía ; pero el 
?Uabrador aguardó á que fuese algo, mas noche vpor- 
"k'j--- .|a.a ?;que 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 169 

wqiie no viesen al molido Hidalgo tan mal caballero.* 
Cerv. en el Ing, Hid. part. i. lib, i. cap, 5. 

CAPÍTULO xin. ; 

i. , "■■■"- ■ ■ 

.-: ■ De las partículas que tocati á la N» 

ARTÍCULO I. 

C5i creemos á los Griegos, que fueron de gran tino 
y curiosidad en puntos de lengua armónica , es esta 
letra de tal naturaleza , que concurriendo ^ en una 
palabra , os la vuelve sonora , de donde débese sin 
duda colocar entre las consonantes de buen sonido; 
y esta es tal vez la causa por que la traspusieron los 
antiguos , cuyo uso mantuvieron aun algunos en el 
buen siglo en los futuros que llamamos imperfectos ^, 
y en la voz media del imperfecto de subjuntivo en los 
verbos terier , venir , poner , y sus compuestos. Pues 
las partículas que tocan á esta inicial , son las si- 
guientes, - ^ - 

ARTICULO II. í - qi it . •' 

:;■' ■ "■■'-:-? ir?;.' -: 

Nada* . - ... . ^ . .. 

i, • • -■ . 

Cúmplenos ver primero el natural significado de 
esta voz para mejor distinguir su variedad : Es pues 
en su propio ser, qual aquí os le muestro: 

" Arrepentirme que aprovecha quando 

"Ya 

1 Demetrio Falereo en el tratado de la Elocución en el nú- 
mero 1. sección 175. 

2 Reiránse de mí por ventura ... y teman razón. Santa Ter. 
Cam, de laperf.cap. 28. " Ni acabamos de entender quan cierto 
iítey-iier.ios el castigo." La misma en el dicho trat. cap. 30. Y en el 
cap. ¿6. dice : " l^'ernemos después á pensar. El Señor pomá^z-z. 
■»j donde hay guerra." Rivad. en el trat. de la Tribuí, lib. i. cap^ 
19. " No /ermúj poder , 6iC." Gran, en la Orac. y medit. part, i. 
Jueves. . 



170 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

»A'a el arrepentimiento vale «ííí/tíf." 
Ercilla en la Arañe, cant. 15. 

''Vuestra merced sabe bien , que mas sabe el ne- 
"cio en su casa , que el cuerdo en la agena. Eso no, 
?> Sancho, respondió Don Quixote , que el necio ea 
jísu casa. ni en la agena sabe nadaJ^ Cerv.-ew el Ing, 
Hid. part, 2. I ib. 7. cap. 43. 

2. Si le añadís negación , cierto aumentaréis brio 
y gracia en la locución sin mudar el sentido ; dis- 
(tinta en esto de la latina , que en tales casos añrma 
lo que doblemente niega : " No soy nada muger 
?>en estas cosas , que tengo recio corazón." Santa 
Ter. part. i. en la segunda relación de su vida. 

; . "El Ventero. . . preguntó á Sancho, qué mal traía 
?>( su amo ) : Sancho le respondió , que no era nada.'* 
Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. 3. cap. 16. 

3. Es verdad que suele esta unión de voces darnos 
alguna vez otro propio significado, en esta forma: 
"Viendo ( el Ventero ) aquella figura contrahecha 

j> armada de armas tan desiguales , como eran la bri- 
nda , lanza , adarga y coselete , no estuvo en nada en 
» acompañar á las ^ doncellas en las muestras de su 
?> contento ; mas en efecto , temiendo la máquina de 
}> tantos pertrechos , determinó de hablarle comedi- 
»damente." Cerv. en el Ing. Hid, part.i. lib.i. cap,2. 
Esto es , estuvo en poco , &c. 

Nota. Téngase presente el diverso sentido de las 
dos dichas divididas voces , que ora son negativas, 
ora redúcense al adjetivo poco , ó si queréis á aquel 
otro lindo decir ^ un es no es ; y cata aquí ahora, 
que unidas , y componiendo una sola palabra , con- 
servan el mismo significado ; y primero ved como 
toca á negación , y es sustantivo ^ : " Teniendo en al- 

"go 

1 "Parece que lleva ( el retirarse) algún es no es de sombra 
,de miedo." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. 3. cap. 23. 

2 Ved aquí como lo usaban los antiguos en este mismo senti- 

do: 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 171 

»go lo que es algo , y lo que es nada tenerlo en no-" 
f>nada.'" Santa Tcr. part.i, f^id, cap. 20. *' Tenia pof 
>Mni llegada aquí , decir muy poco , ó nonada," Sta. 
Ter. part. i . l^id, cap. 1 6. 

Pues el segundo significado de poco , ó poquísi- 
mo es este : ''Otros ( linages ) acabaron en punta co- 
«mo pirámide , habiendo diminuido y aniquilado su 
??piincipio hasta parar en nonada , como lo es la pun- 
túa de la pirámide." Cerv. en el Ing. Huí. part, 2, 
lib. 5. cap. 6. 

ARTÍCULO III. 

' I.® Es claro que esta es partícula relativa de otra 
líegativa ; mas yo os sé decir , que en el modo co- 
mo ella lo hace es harto singular , y bien diferente 
de la otra no su compañera , de que hablaremos. Es 
pues de grande énfasis , quando con ella comenza- 
mos á negar lo que creemos perjudicial ó falso: "Per- 
»>mítesele ( á Sancho prosiguió Meriin ) que si él qui-^ 
»siere redimir su vexacion por la mitad de este va- 
"pulamiento , puede dexar que se los dé agena ma- 
wno , aunque sea algo pesada. Ni agena , ni propia, 
i>ni pesada, ni por pesar , replicó Sancho, á mí no 
s>me ha de tocar alguna mano/' Cerv. en el Ing. Hid', 
part, 2. lib. 7. cap. 35. "Es tan grande ( mi hija pro- 
w siguió Sancho ) como una lanza , y tan fresca como 
#íuna mañana de abril , y tiene una fuerza de un ga- 
»? ñapan ... ¡O hi . . . de pu . . . ( replicó el Escudero 
>jdel bosque ) , y que rejo debe de tener la bellaca! 
>?A lo que respondió Sancho algo mohíno: TVi ella 
»es puta , ni lo fué su madre , «i lo será ' ninguna 

íí de 

do : " De nonada crió ( Dios ) el mundo , y todo lo que hay en él." 
Hugo Celso en el Reportorio Je las leyes a la palabra criar y cria- 
tura. 
i Ved como trae el brio y hermosura de la partícula nec lati- 
na 



172 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

wde las dos , Dios queriendo , mientras yo viviere ; y 
w háblese mas comedidamente." Cerv. en el Ingen, 
Hid. part. 2. üb. 5. cap, 13. ''Dime Arráez ( le pre- 
jíguntó el Virrey ) ¿eres Turco de nación , ó Moro, 
wó renegado ? A lo qual el mozo respondió en lengua 
wasimesmo castellana : Ni .soy Turco de nación , ni 
?íMoro , ni renegado." Cerv. en el Ing, Hid, part. 2. 
Ub. 8. cap. 63. 

2 En otras que podemos llamar simples negacio- 
nes , mantiene siempre esta partícula alguna viveza 
en la división que hace de los miembros : ^' Ni enton- 
9? ees , ni agora pude , ni vi en quien tomar véngan- 
se za." Cerv. en el Ing, Hid, part, i, lib, 4. cap, 46. 
*^Sé templado en el beber , considerando, que el vino 
w demasiado , 7ii guarda secreto , ni cumple palabra." 
Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. lib, 7. cap, 4.3. 
.. "Jurábasme , si ausente yo estuviese, 

..^ , >fQuQ ni el agua sabor , tii olor la rosa, 

"' 9>Ni el prado yerba para tí tuviese." 
Garcilaso en la Egl, 2. 

"Tales , pues, son todos los que están tiranizados 
wdeste vicio ( de la sensualidad ) , los quales apenas 
tí son Señores de sí mismos , pues ni comen , ni beben, 
ti ni piensan , ni hablan , ni sueñan sino en él ; sin que 
i:>ni el temor de Dios , ni el ánima, ni la consciencia, 
ani paraíso , ni infierno ^ ni muerte , ni juicio , ni aun 
»?á veces la misma vida y honra . . . sean parte para 
w revocarlos deste camino , ni romper esta cadena." 
Gran, en la Guia lib, i. part, 2. cap, 19. 

3, Vale delante la otra partícula no muchas ve- 
ces , y suele continuar ó reforzar la negación nuestra 

par- 
tía en aquel tan apasionado y vivo desmentir que hace Dido á 
Eneas en el lib. 4. de la fíneyda. 

" Nec tibí Diva Parens , generis nec Dardanus auctor, 

í> Pérfido , sed duris genuit te cautibus horrens, 

n Caucasus , hjrcana;<iue admoruut ubera Tigres.*' 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 173 

partícula: "A^o son burlas lasque duelen, ni hay 
jí pasatiempos que valgan si son con daño de terce- 
Jiro." Cerv. en el Ing, Hid. part. 2. lib, 8. cap, 63. 
"Quando el golpe esiá caliente 

j? Del que está recien iierido, ., 

» Acaece que 7/í? siente •.í,;; 

iiNi la sangre que ha perdido, .-. . ,.-. ; • .. 

i^Ni la llaga que es presente.'* ,1 . • .i 
Boscan lib, i. al Almirante de Castilla, 

Empero debéis advertir , que puede alguna vez ir 
callada esta partícula en la seguida ó continuación 
de varios miembros : "( Deben ser ) los historiadores 
impuntuales, verdaderos , y no nada apasionados , y 
"que ni el interés , ni el miedo , el rancor , ni la añ- 
»'CÍon no les haga torcer del camino de la verdad." 
Cerv. en el Ing, Hid, part. 1. lib. 2. cap. 9. 

Finalmente lleva en sí nuestra partícula la fuer- 
za de causal , como si dixerais , pues no , qne no : "De 
Jilo que yo compuse juzgará cada uno á su voluntad; 
'íde lo que es traducido, el que quisiere ser juez prue- 
"be primero que cosa es traducir poesías elegantes 
"de una lengua extraña á la suya, sin añadir, ni 
"quitar sentencia , y con guardar quanto es posible 
"las figuras del original y donayre , y hacer que ha- 
"bien en castellano; y no como extrangeras y ad- 
"venedizas, sino como nacidas en él , y naturales. No 
"digo que lo he hecho yo , ni soy tan arrogante, mas 
"helo pretendido hacer , y así lo confieso." Fr. Luis 
de León en una carta á D. Pedro Fortocarrero , que 
se halla en su vida , escrita por el erudito D. Grego- 
rio Mayans , y estampada en ¡falencia año i'jói. 

ARTÍCULO IV. 

1.^ Aunque es del mismo genio que la susodicha 
negación , todavía es en el negar mas pausada deste 

mo- 



174' í>í:l vigor y elegancia 

modo : '' No ^ no Señor , respondió Sancho , no se ha*. 
jíde decir por mí , á dineros pagados brazos que-" 
j'brados : apártese vuesa merced otro poco ^ y dé-' 
»>xeme dar otros mil azotes siquiera." Cerv. en el 
Ing. Hid. part. 2. //^. -8. cap. 71. "Eso no , Sancho, 
j> respondió Teresa , casadla ( á Mari Sancha ) con su 
wiguál , que es lo mas acertado." Cerv. en el Ing. 
Hid, part. 2. I ib. 5. cap. 5. ;.¿i >/. ^ 

" Es verdad que en las Religiones , que de razón 
jjihabiamos en estos casos de estar disculpadas ( de 
» puntillos de mundo ) hay disculpa : no , que dicen 
jjque los Monesterios ha de ser corte de crianza , y 
>?de saberla." Sta. Ter. p.^r^-. i. Vid. cap. 37. • 

"Y dígame vuesa merced Señor Don Álvara 
"¿parezco yo en algo á ese tal Dun Quixote , que 
?? vuesa merced dice ? No por cierto, respondió el 
n huésped, en ninguna manera." Cerv. e« el Ingen, 
Hid. part. 2. lib. 8. cap. 72. 

Lleva empero mucho brio y énfasis en esta res- 
puesta de Don Quixote al Duque , que así le pregun- 
ta : " ¿Piensa vuesa merced esperar. Señor Don Qui- 
7>xote? i Pues no?: respondió él: aquí esperaré in- 
?í trépido y fuerte." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. 
lib. 7. cap. 34. Donde el gracioso laconismo vale tan- 
to como el decir : ipues no he de esperar ? 

2. Suélese á veces mantener esta partícula n-egan- 
do con ella en varios miembros de la narración ¿es- 
ta apacible manera: "Cansados ya (los desconten- 
»>tos) de servir á un hombre voluntario , ingrato, 
»> cruel ¿que podían esperar sino lo mismo? Bueno de 
» palabras , mas de ánimo malo , y perverso ; que na 
jjhabia mugeres , no haciendas, 710 vidas, con que 
?? hartar el apetito, la sed de dinero, y sangre (de 
wAben Humeya)." Don Diego de Mendoza ' G//t7'ríi 
• de 

i En sugeto bien semejante usa también Cicerón de la mis- 

»• f ma 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 17^ 

de Granada ,. lib, 2' nwii. 25. ''"*•; ■ 

^' Al Caballero pobre no le queda otro camino para 
" mostrar que es Caballero, sino el de la virtud, siendo 
7> afable, bien criado , cortes , comedido ,. y oficioso, 
»«a soberbio, no arrogante , no murmurador , y sobre 
«todo caritativo, que con dos maravedís, que con áni- 
j? mo alegre dé al pobre , se mostrará tan liberal co~ 
»mo el que á campana herida da limosna." Cerv. en 
ti Ing. Hid. part.2. //i». 5. cap» 6. ^'Pusieron los Reyes 
>? Católicos el gobierno de la justicia, y cosas pú- 
vblicas en m.anos de Letrados, gente media entre 
»los Grandes y pequeños , sin ofensa de los unos y 
??de los otros , cuya profesión eran letras legales, 
» comedimiento , secreto , verdad , vida llana , y sin 
incorrupción de costumbres , no visitar, «o recibir 
jj dones , no profesar estrecheza de amistades , no ves- 
»tir, ni gastar suntuosamente ; blandura , y humanl- 
?j dad en su trato." D. Diego de Mend. Guer, de Gran» 
lib, I. num, 4. 

3. Si duplicáis esta negación, lleva mucha viveza. 
"Quiero apretarme con el dedo el labio, 
j> Porque tratando á vulto de Poetas, 
"Hago á los que lo son notable agravio; 

^')No son no los que troban chanzonetas; 
» Imagina que son mucho mas que hombres, 
"Y oráculos de Dios si el punto aprietas." 
Andrés Rey de Artieda en una Epístola que trae Es- 
pinosa en las flores de Poetas iilustres , y el Doc- 
tor 

ma negación continuada por estas palabras: " Ac per eos dies 
>Mste( Verres ) cum pallio purpureo , talarique túnica versaretur 
>?in conviviis muliebribus , «o« oíTendebantur homines in eo, ne- 
jjque moleste ferebant , abes<:e á Foro Magistratum , «ow jus di- 
jjci, KO/í judicia fíeri : íucum iüum lutoris'percrepare totum ir.u- 
jjlierum vocibus , cantuque symphonis , in Foro silentium esse 
víummum causarum , atquejuris, non ferebant homine.s mo- 
" leste." En la Acción 6. contra fierres. 



175 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

tor Agustín de Tejada hablando con el Sabio en una 
canción , que debemos al mismo Autor , dice : 

''Tú solo ves con gloria de tu nombre, - 

r >' Aunque fortuna ruede, ■•' 

>'Que el mayor mal que al hombre le sucede '-■' 

7f No es de las fieras no ^ sino de otro hombre, 

ȒQue la fiera se amansa, 

vY el hombre en daño de otro no descansa." 
""' No dixo ella (Zorayda) á mi padre ?io se le ha 
»>de tocar en ningún modo." Cerv. en el Ing. Hid, 
fart, 1. Uh, 4. cap.é^i,^ 

4. Que siga de ordinario á esta partícula con na- 
tural orden la otra negativa ni es bien sabido , y ya 
lo habemos visto; mas que puesta una vez lleve, y 
continué el poder de negar en uno , y dos verbos, 
veislo aquí: '^'Confíese (prosiguió la Pastora Mareé- 
is la) el que yo llamare ; ufánese el que yo admitiere; 
»pero no me llame cruel , ni homicida aquel á quien 
j? yo no p-owcto , engaño , Hamo , ni admito ... el que 
>?me llama fiera , y basilisco, déxeme como cosa 
j> perjudicial , y mala . . . quien cruel , no me siga . . , 
jjque esta fiera , este basilisco . . . ni los buscará , ser- 
yyvirá ^ conocerá^ ni seguirá en ninguna manera." 
Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lih. 2. cap, 14. 

5. Siendo nuestra lengua igualmente llena en el 
giro de sus cláusulas , que armoniosa , y clara en la 
oportuna colocación de las palabras , observad , co- 
mo ella se vale de la presente negación para evitar 
llenar toda mengua que puede amancillar su elocu- 
ción ; y por lo que toca al ámbito de su número , pó- 
nese varias veces la partícula no sin ser de necesidad 
para el sentido, siéndolo , y mucho para la armonía, 
como lo podéis ver en estos exemplos : ''Ella te lo 
j» sabrá decir mejor que no yo:' Cerv. en el Ing, Hid, 
part, I . lih. 4. cap. 4 1 . 

*' V no solo sujetos 

«Los 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 175 

íjLos hombres viven á miserias tales, y. ■■ 



t> 



. »Si no también los brutos animales. ■:■-■< 

-::>'->?'' »? Del arado quejoso ; .'V' - 

's wEl perezoso buey pide la silla, 

»Y el caballo brioso 

»'( ¡Mirad que maravilla!) ... .• . ^ilc-..:. 

?? Querría mas arar , que no sufrilla." 
Fr. Luís de León en la Poesía del mundo ,>• su vanidad^ 
Lo segundo procúralo nuestra lengua , huyendo á 
todo su poder de aquel vicio , que llámase cacofonía, 
quando empero puédese esto hacer sin daño de la na- 
tural , y bien expresada sentencia ' , á cuya causa in- 
terpone la dicha negación , logrando con este in- 
termedio que no disuene el vocablo repetido: "P^e- 
"uos mal será que el que es valiente toque y suba 
»al punto de temerario , que no que baxe y toque en 
vel punto de cobarde." Cerv. en el Ing. Hid. part. 
2. lib. 5. cap. 17. Donde si quitáis la negación , pues- 
to que no dañe al sentido , vuélveos desapacible la 
pronunciación , y consiguientemente el número que 
pide el oido. 

Ni es este el solo caso en que lo hace nuestra len- 
gua : hácelo también siempre que corre peligro de 
confundírsele de alguna manera la vocal con que co- 
mienza la siguiente palabra , por ser ella misma la 
última letra ^de la antecedente , como se vé en este 
exemplo : ""Mas vivirá ella , que no él.'' Rivad. l^id. de 
S. Ign. lib. 4. cap. 4. Y en fin válese de la interpues- 
ta dicha negación para hacer sonar con su natural 
TOM. I. M brio 

I Decimos esto por haber observado , que ni Virgilio y Cice- 
rón emre los Latinos , ni entre los nuestros Santa Teresa de Je- 
sús , ni Cervantes malograron , por evitarla , alguna propia y 
bien expresiva locución , pues nunca debe de ser el escrlc',;r e.-^cla- 
vo de las palabras , sino de la sentencia , á quien de razón ha de 
servir el ienguage. 



176 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

brío las vocales , las quales sin ella perderían harto 
de su natirral claridad, y vigor : "Estas tales almas 
9) son siempre aficionadas á dar mucho mas , que no á 
«recibir." Santa Ter. Cam, de ¡a perf, cap. 6. "Se ha- 
9) cía mas caso de lo que parecía á nuestro padre , que 
9} no á él." Rivad. j^ida de S, Ign. lib. 3. cap. 13. 

Ayúdase desta negación singularmente Cervan- 
tes para poner en su punto , como los Latinos con el 
tie dum ^ , lo que vá muy encarecido : 

"Yo vi lo que no oso 
.i ?j Pensar , no que decir ; que aquí se acorta 

» La lengua , y el ingenio mas curioso.'' 
En el Viag. al Parn. cap. 8. 

7. Lleva alguna vez con maravillosa fuerza el po- 
der de causal v. gr. "Quitádmele de ahí . . . no le 
»veaa mas mis ojos." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. 
lib. 8. cap. 70. También solemos indicar con ella el 
motivo de lo que tememos, deste modo: "Tome 
>í vuestra merced , Señor Licenciado (el hisopo), rocíe 
»>este aposento no esté aquí algún encantador." Cerv. 
■en el Ing. Hid. part. i. lib. i. cop. 6. 

8. Parécenos oportuno daros aquí los lugares don- 
de esta partícula es muy digna de observarse por su 
colocación y sentido : "Así parezca mi ánima ante 
"Dios (prosiguió el Barbero) , como ella me parece 
vi. mí albarda , y no jaez ; pero allá van leyes ... y 
»no digo mas, y en verdad que no estoy borracho, 
9? que no me he desayunado, sí de pecar wc." Cerv. 
en el Ing. Hid. part. i. lib. 4. cap. 45. Ved ahora co- 
mo sobra ; pero encarece en estos pasos : " Pues que 
»la soledad destas sierras no ha sido parte para en- 
wcubrirme , ni la soltura de mis descompuestos ca- 
lí bellos 7Í0 ha permitido que sea mentirosa mi len- 

I " Ego vero ne immortalitatem quidem accipiendam puta- 
»rem «^í/aw emori cum peniicie Reipubíicae." Cic. 2. y^g^'Cap.^^, 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 17^ 

»»gU3, en valde seria fingir yo de nuevo ahora^ 
'*6¿c." Cerv. en el Ing. Hid, part. i. ¡ib. 4. cap. 28. 
£ ^'Como ninguno de nosotros no entendía el Arábi- 
»go . . . yo me determiné fiarme de un renegadov 
»»&c." Cerv. en el Ing. H id. part. i. lib. 4. cap. 40W 

9. Correspóndese esta partícula con otras en es-» 
ta forma : No quando , &c. ,.- , r.o .-1. :.^'« 

_ *^ i.v'\^ '{ -:■: -.^ 
i No... quando. •»'-'-? r./^'i. ,. r-^>. 

<'. ^' No se hubo movido (Rocinante) tanto quanto,- 
^y quando se desviaron los juntos pies de Don Quixotei 
vy resbalando de la silla dieran con él en el suelo á 
»>no quedar colgado del brazo." Cerv. en el higi 
Hid. part. u lib. 4. cap. 43. 

"- No nos han tocado en un punto de honra , quan-* 
f*do no se nos acuerda la hemos ya dado á Dios, 
»y nos queremos tornar á alzar con ella , y tomarse^ 
"la , como dicen , de las manos." Santa Tqv. parf. i, 
í^íd, cap. II. • 

No... si. ' 
Es de gran fuerza esta unión de partículas para 
protestar uno de no hacer algo , poniendo condicio- 
nalmente el caso en el último término de rigor , v.gr* 
^^ N'o me atreveré á forjar , ni sustentar una men- 
"tira , si me fuese en ello la vida ^ "Cerv. en el Ing, 
Hid. part, i. lib. 4. cap. 34. ^' No dixera él una menti- 
"ra , si le asaetearan." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. 
lib. 2. cap. 23. ^' No dexarán (decia Doña Rodriguez) 
"de echarnos un vos nuestras Señoras, si pensasen 
"por ello ser Reynas." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. 
lib. 7. cap. 40. 

M2 N& 

1 También las partículas correspondientes latinas uniias des- 
te modo tienen el mismo vigor y propiedad ; pues con ellas pro- 
testa Fedria , de-et hado de Thayde , de nunca mas verla , por 
estas palabras : Redeam ? non , si me obsecret. Terent. en el Eun. 



I, mct. I. 



178 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

* ' o. ... : '; ;.:t .. ^ No sino* 

•ii Es expresión familiar, y graciosa, y que lleva 
gran ponderación: "Ven acá (miiger , replicó San- 
«cho) ¿por que quieres tu ahora sin que ni para que 
r estorbarme, que no case á mi hija con quien me 
}}áé nietos , que se llamen Señoría ... y verás como 
rte llaman á ti Doña Teresa Panza, y te sientas en 
??la Iglesia sobre alcatifa , almohadas , y arambeles á 
V pesar y despecho de las hidalgas del pueblo ? No 
vsino estaos siempre en un ser sin crecer , ni menguar 
»como figura de paramento." Ceiv, en e¡ I?jg. Hid, 
parí» 2. Ii¿?. 5. cap, 5. 

"No se burle nadie con migo (dixo Sancho) por 
>?que ó somos , ó no somos ... 710 si fio haceros de 
vmiel, y comeros han moscas.'^ Cerv. en el Ing, 
Hid. part, 2. Ub. 7. cap, 49. 

:•-'.--. I ■/ No,,., sino, .^ • ■ i 

^^Lo que yo de algunos temo es que desgustan de 
sjsemeja'ntes escrituras (de revelaciones) , ;;¿> por el 
»engaño que puede haber en ellas, siíio por el que 
>? ellos tienen en sí, que no les dexa creer, que se 
rj humane Dios tanto con nadie." Fr. Luis de León 
cu la Carta á las 3'Iadres, 

-í "En lo de citar en las márgenes los libros , y au- 
íítores de donde sacáredes las sentencias, y dichos 
5>que pusiéredes en vuestra historia no hay mas sino 
j> hacer de manera, que os yengan á pelo algunas 
«sentencias , que vos sepáis de memoria . . . venga- 
j>mos ahora á la citación de los autores ... el rc- 
» medio que esto tiene es muy fácil, porque no habéis 
»>de liacer aira cosa , que buscar un libro que los acó- 
jate todos, ¿íc." Cerv. en el Ingen, Hid, Prol. de la 
I. parte. 
Nota, Hemos alargado este exemplo para obser- 
var 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 179 

var que las palabras : 710 hay mas sino se convierten, 
manteniendo el propio sentido , en estotras sus equi- 
valentes : no habéis de hacer otra cosa que ^ &c. como 
lo podéis ver en el citado i'iitimo exemplo , y en este 
que alego : '-^ No hacian otra cosa ( los cabreros) que 
" comer y callar/* Cerv. e?i el Ing. Hid. part. i. lib, 
2. cap, II. 

No solo.... Sino también. 

*^E1 favor largo del Cielo, que Dios , Padre ver- 
»>dadero de los agraviados , sin merecerlo me da , y el 
"testimonio de la conciencia en medio de todos ellos 
whan serenado mi ánimo con tanta paz, que no solo 
»>en la enmienda de mis costumbres , sino también en 
wel negocio y conocimiento de la verdad veo agora* 
»>y puedo hacer lo que antes no hacia." Fr. Luis de 
León en la Dcdic. de los nombres de Christo. 

La qual distribución de partículas es lo mismo 
que no solamente. . . sino aventuras se ofrecerán donde 
no solamente 05 pueda hacer Gobernador, síjio mas 
adelante.Cerv. pi^rí. i. lib.i, cap. 10. á la qual puédese 
reducir esta : no que... j'/>.'í?,v.gr."Ha grangeado...(San- 
"cho Gobernador) conocer, que no se le ha de dar nada 
»>por serGobernador,wí7 que de una ínsula, j"//;í? de todo 
wel mundo." Cerv. e« el Ing.Híd.part.2.lib.8.cap .$$, 

No solo..,. Mas antes. No solamente.... Alas. ' 
"Quando aquí hubieres llegado , verás claramente 
«que todas aquellas cosas que antes te agradaban , no 
f>solo no te agradarán , mas antes te causarán abor- 
»» recimiento y hastío." Gran. Guia lib. i. part. 1, 
cap, 1 1. '•'No solamente procuró ( el Rey ) conservar 
impura nuestra Santa Fe Católica en su Rey no , como 
"lo hicieron otros Reyes, mas hizo lo que no hizo 
"Otro ninguno , que fué escribir un libro muy docto 
'»y grave contra Lutero." Rivad. Hist. Ecl, de IngL 
lib. I. cap. 3. 

TOM. I. JVI3 No, 



i8o DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

',,,,,, No,.„ Pero también, 

* Porque no se contentan ( ellos ) de oponerse al 
» denodado ímpetu y furiosa tempestad de los here- 
"gescon su santa vida y doctrina, ni de hacer sa- 
«crificio de sí , y morir cada dia muchas veces por 
"dar vida á los infieles y gentiles; pero también lo 
» hacen con dar su sangre por la verdad del Evan- 
»>gelio." Rivad. l^ida de San Ignacio lib, 2, cap, 19. 

No solo.,,, Quanto, 
i ^^ No solo me trae por estas partes el deseo de ha- 
»llar al loco , quanto el que tengo de hacer en ellas 
jíuna hazaña ... y será tal , 6íc." Cerv. en el Ingen» 
Hid, part, I. lib, 3. cap. 25. 

A R T í C U L o V. 

Norabuena, Noramala, 

Entre las graciosas locuciones que se ha compues- 
to la lengua Española para expresar en el estilo y 
trato familiar sus afectos , débense contar las pre- 
sentes síncopas , formadas de aquella unión de vo- 
ces en hora buena , en hora mala ; y sirve la primera 
de condescender ó aprobar , aunque también parti- 
cipa á veces de la misma fuerza que muestra la se- 
gunda en orden á reprehender : ^'Ármenme norabue- 
f>na , replicó Sancho ; y al momento le traxéron dos 
j?pabeses ... sin dexarle tomar otro vestido." Cerv. 
en el Ing. Hid, part, 2. lib, 8. cap. 53. " Y á vos , al- 
«ma de cántaro ( prosiguió el Eclesiástico ) ¿quien 
vos ha encaxado en el celebro , que sois Caballero 
»> andante ? . . . andad en hora buena , y en tal se os 
"diga , volveos á vuestra casa ... y dexad de andar 
«vagando por el mundo papando viento. . . ¿En don- 
"de noramala tal habéis vos hallado que hubo , ni 

. . "hay 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 281 

"hay ahora Caballeros andantes? ¿donde hay gigan- 
t} tes en España ? *' Cerv. en el I?ig, Hid, parí, 2t 
lib* 6. cap, 31. 

ARTICULO VI. 

Nunca, .. ,. „. 

-oj Suélese juntar este adverbio de tiempo con los 
pretéritos ^ : " En todas sus persecuciones nunca qui~ 
f*so ( el Santo ) valerse de abogados , ni de favores 
"humanos , sino antes ser desamparado, que con el 
"patrocinio de algunas criaturas defendido." Rivad. 
l^ida de S. Ign. lib. 5. cap, 9. "Si no mirásemos otra 
"Cosa sino al camino , presto llegaríamos . . , parece 
"que nunca se anduvo según se nos hace de nuevo/* 
Sta. Ter, part, 2. Cam. de la perfec. cap, 16. 

"Buen Letrado nunca me engañó,^^ Santa Teresa 
part, I. l^id, cap, $. "''Nunca tal hombre como este 
"se vio en nuestro infierno : mítica á estas cuebas tal 
"persona nos envió hasta hoy el mundo." Granada 
Oracy consid, part, i. Domingo. 

'-^ Nunca conocí que es miedo, ■- 

"Todo quanto quiero puedo, 

"Aunque quiera lo imposible; 

"Y en todo lo que es posible 

"Mando, quito, pongo , y vedo." 
''Acabó ( Cupido ) la copla, disparó una flecha 
"por lo alto del Castillo , y retiróse á su puesto." 
Cerv. Ing. Hid,part, 2, lib, 6, cap, 20. "QualquJera 
"Otra cosa ( dixo el padre de Zorayda) pudiera yo es- 
,"perar y creer de vuestra liberalidad y buen térmi- 
"no , ó Christianos ; mas el darme libertad , no me 
"tengáis por tan simple que lo imagine, que nunca 

M4 t>0S 

I Va alguna vez fuera de esta regla , v. gr. ^^ Nunca pueden 
"( las historias especialmente de Cabilicrías ) estar llenas de 
"prósperos sucesos." Cerv. en el Jng, Hid.part. 2, lib. 5. cap.i. 



i82 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

»os píisistes vosotros al peligro de quitármela para 
>í volverla tan liberalmente/' Cerv. en el Ing. Hid, 
part, I. ¡ii?, 4. cap. ^i, "Don Quixote preguntó á 
'í Sancho , ¿que que le había movido á llamarle el Ca- 
>?ballero de la triste figura mas entonces , que nun- 
>fca ? " Cerv. Ingen, Hid. part. i. lib. 3. cap. 19. 

Refuérzase el significado deste adverbio uniéndo- 
sele jamas , mas , con los quales recibe qualquier 
tiempo, V. gr. "En tomando el hábito, luego me 

.y^dió el Señor á entender como favorece á los que 

,9? se hacen fuerza por servirle.. . á la hora me dio 
j>un tan gran contento de tener aquel estado, que 

■ 9f nunca jamas me faltó hasta hoy." Sta. Tcr. part, i, 
l^id. cap. 4. " El verdadero amador de Dios bien pue- 
>íde ser muerto, mias nunca jamas vencido." Gran. 
en el trat. del Amor de Dios , part. i. en el Prólogo* 
"Mira los extremos que han hecho y hacen cada día 
» muchas mugeres principales quando vienen á per- 
jíder sus hijos ó maridos ; y hallarás , que unas se 
>? encierran en lugares escures , donde nunca jamas 
>?Tean el sol , ni luna." Gran. Guia lib. i.part. 2. 

Podéis también declarar con ella el tiempo pre- 
sente si fuere así contrahida , v. g. "Una cosa entre 
?>otras muchas ( replicó Vivaldo ) me parece muy 
?>mal de los Caballeros andantes ; y es , que quando 
?íse ven en ocasión de acometer una grande y peli- 
jjgrosa aventura . . . nunca en aquel instante de aco- 
jímetelia se acuerdan de encomendarse á Dios . . . 
w antes se encomiendan á sus damas con tanta gana 

.>?y devoción, como si ellas fueran su Dios." Cerv. 
en el Ing. Hid. part. i. lib. 2. cap. 13. 

Véase el adverbio jawflj" , cap. 10. art, i. 



CA- 



L 



DE LA LENGUA ESPAÑOL^. 183 

CAPITULO XIV. .a n,,?« 
De Jas partículas tocantes ¿ ¡a O, ''' ' 

ARTÍCULO I. ''^ '' 



la. calificación que dieron los Griegos * á esta vo- 
- cal es muy acomodada á su naturaleza , puesto que 
« como robusta , y de sonido claro vuelve vigorosa ia 
-dicción, llenando cumplidamente el número, ma- 
yormente en las finales. Si habláis con alguno , esta 
vocal expresada ó entendida os da la manera de lla- 
mar su atención desta manera : "Ya sabes , ó Sanchoy 
>?por experiencia . . . quan fácil sea á los Encantado- 
»res mudar unos rostros en otros , haciendo de lo 
»> hermoso feo , y de lo feo hermoso." Cerv. en el 
I?ig, Hid.part, i.lib, 5. cap, 16. 

*' Si tú tal ves , dixo Mercurio , 6 Sardo 
>í Poeta, que me corten las orejas, 
»0 me tengan los hombres por bastardo.** 
Cerv. Viag, al Parn, cap, 3. 

Veisla ahora entendida en la sentida pregunta que 
va en este paso: "Apenas el (padre de Zorayda)se 
>? encubrió en los árboles del jardin , quando ella vol- 
>í viéndose á mí llenos los ojos de lágrimas, me^ di- 
»>xo . . . ¿vaste, Christiano,, vaste? Yo le respondí: Se- 
>?ñora sí ; pero no en ^ninguna manera sin ti." Cerv. en 
el Ing, Hid, part, i. ü¿^, 4. cap, 41. 

A R T í C U L o ir. c.-.,, 

Los afectos que declara nuestra lengua , bien así 
como la latina sirviéndole de nota la presente vocal, 
son de grande encarecimiento, qual se os irán mos- 
trando por el orden siguiente : 

De 
X Hermog. de Formi: : de Dictionibux venustaiis. 



;íd4 . DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

i/ De aprecio y encarecimiento : ^' ¡ O escritura 
»>tan firme! cuya pluma son duros clavos, cuya tin- 
»>ta es la misma sangre del que escribe, y el papel 
»>su propia carne, y la sentencia de la letra dice: 
»con amor perpetuo te amé , y por eso con míseri- 
»cordia te atraxe á mí." El Maestro Ávila en tma 
carta á una humilde muger , tom. 2. lib, 2^. cap. 7. " ¡Ó 
»>válame Dios! por que términos me andaba su Ma- 
>> gestad disponiendo, para el estado en que se quiso 
» servir de mí." Santa Teresa de Jesús part* i. í^id. 
cap. 3. , ^ 

,2. De admiración, " O ! replicó el Cabrero , aun 
j>no sé yo la mitad de los casos sucedidos á los 
>í amantes de Marcela." Cerv. ^« el Ing. Hid, part* 
I. lib* 2. cap. 12. 

^' ¡O caso raro! y por jamas oido, 
»Ni visto \ó nuevas y admirables trazas 
?>Deia gran Rey na obedecida en Nido! 
jy En un instante el mar de calabazas ' 
»Se vio cuajado , algunas tan potentes 
"Que pasaban de dos , y aun de tres brazas.'* 
Cerv. l^iage al Parn. cap.%. 

" ¡O que (el Señor) es muy buen pagador, y pg- 
j}%2i muy sin tasa! " Santa Teresa p¿írí. 2. Cam. de la 
perf. cap. 37. 

Nota. Déxase alguna vez esta nota de admira- 
ción , y sale todavía el afecto muy encarecido desta 
manera: "No tenga pena, respondió el Bachiller (al 
»ama) , sino vayase en hora buena á su casa ... y de 
») camino vaya rezando la oración de Santa Polonia, 
»si es que la sabe ; que yo iré luego allá , y verá ma- 
«ravillas. Cuitada de w/, replicó el ama , ^la oración 
»de Santa Polonia dice vuesa merced , que reze? eso 
» fuera si mi amo lo hubiera de las muelas ;. pero no 
»>lo ha sino de los cascos." Cerv. en el Ing.Hid. part.2. 
lib. ^. cap. 7. "Arrojó de si (Don Quixote) mas re»:io 

que 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. i8s 

«que una escopeta quanto dentro (en el estómago) 
ií tenia, y dio con ello en las barbas del compasivo 
«escudero. \Santa Mar/al dixo Sandio, ¿y que es es- 
pito que me ha sucedido? sin duda este pecador está 
» herido de muerte , pues vomita sangre por la boca.'* 
Cerv. en el Ing. Hid. part, i. lib 3. cap, 18. 

'^'Casó Nisa con Mopso ' ique mistura i,., 

ti No templará el amor"^ el Tigre fiero '\¿j- 

»> Pondrá con la paloma , &c." .:' \ 

Fr. Luis de León en la Traduc, de la Eglog. 8. - - 
"Con todo eso , (replicó Sancho) , osarla afirmar, 
»y jurar , que estas visiones , que por aquí andan , no 
jíson del todo católicas, icatólicas'^. mi padrel respon- 
»dió Don Quixote: ¿como han de ser católicas, si 
»son todos demonios, que han tomado cuerpos fan- 
9> tásticos? Cerv. en el Ing, Hid,part, i. lih, 4. cap, 47, 
3. De bendición , j loa, 

" Ó una , tres , y quatro, 
«Cinco , seis , y mas veces venturoso i: 

vEl simple Ganadero 'J ,:'■? 

»>Que con un pobre apero 
9) Vive con mas contento , y mas reposo 
«Que el rico Craso , ó el avariento Mida." . ; 
Cerv. en la Galat. lib, 4. 

"O tu bienaventurado sobre quantos viven sobre 
»>la haz de la tierra pues sin tener invidia , ni ser in- 
«vidiado duermes con sosegado espíritu." Cerv. ^« el 
Jng, Hid. part, 2. lib, 6, cap, 20. 

Y observad que camina muy apacible. este afecto 
quando ,va contenido en simples, y sencillas pala- 
bras , como : " ¡Dichosa edad , y siglos dichosos aque- 
«llos á quien los antiguos pusieron nombre de dora- 

i i.ri'">. dos! " 
I Observad la sencilla , pero encarecida locución Española 
^ue cierto excede á la Latina , que es esta. 

"Mopso Nisa datur : quid non speremus amantes? 
»?Jungentur jam gryphes equis , ósc." . .-.«íu 



iS6 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

dos! ** Cerv. en el Ing, Hid, pan, i. //^. 2. cap, ii» 
4. Di? ansia, 

^' O monte , ó fuente , ó rio, 
jí.', M O secreto seguro deleytoso! . «^ 

*''.: »>Roto casi el navio, 

»> A vuestro almo reposo 
"Huyo de aqueste mar tempestuoso." 
Fr. Luis de León lih, i. 

" ¡O rio que sales del Paraíso, y riegas con tus 
»> corrientes toda la haz de la tierra! . . ¡Ó puerta del 
» cielo! . . ¡Torre de fortaleza! . . ¡Nido de las palo- 
wmas sencillas! ¡y lecho ñorido de la esposa de Salo- 
»mon! Dios te salve llaga del costado precioso/* 
Gran, de laOrac, y medit. part, i. Sábado. 

" ¡O suene de contino, 
. «Salinas , vuestro son en mis oidos! 
» Por quien al bien Divino 
"Despiertan los sentidos 
»> Quedando á lo demás adormecidos." 
Fr. Luis de León á Francisco Salinas , lib. i. 
"Y aun ¡o si de vosotros fuera yo uno 
>*0 guarda de ganado , ó yiñadero! " 
El mismo en la Traduc, de la Églog, 10. 

5. De desengaño^ y arrepentimiento. Va muy su- 
bido de punto este afecto en la Lírica acabada poe- 
sía, que aquí os presento del cultísimo Lupercio Leo- 
nardo de Argensola , donde pinta en viva imagen / el 
dulce tranquilo estado del inocente labrador , y abo- 
mina escarmentado , y práctico del confuso desaso- 
siego de una Corte en muy sentida y breve exclama- 
ción , desta forma. 

^'Tras 
I Imita nuestro Lupercio en esta , v otras poesías muy atina- 
da , y curiosamente al Lirico Latino , el qual valj-cndo.e primero 
Je naturales imagines , inspira luego altos Jeiengaños en seria ma- 
ravillosa moral ^ de lo qual séame testigo entre otras la Oda 6. del 
iib.4.que comienza. ¿Ji^ugiunt 7Üves,r€d€unt jam gramnacompis,'¡3c. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 187 

^* Tras importunas lluvias amanece "^ . . . '; 
j> Coronando los montes el sol claro: 
j? Salta del lecho el labrador avaro 
«Que las horas ociosas aborrece. 

>?La torva frente al duro yugo ofrece 
jíEl animal , que á Europa fué tan caro; 
»>Sale de su familia firme amparo, 
»Y los surcos solícito enriquece. ■,., .'■>::' yiS 

?í Vuelve de noche á su muger honesta, v 
«Que lumbre , mesa , y lecho le apercibe, • ^ '> 
«Y el enxambre de hijuelos le rodea: 

»> Fáciles cosas cena con gran fiesta, . - 

»E1 sueño sin embidia le recibe, ; , ■ 

»¡d Corte! Ó confusión ! quien te desea! i" 
Lup. León, de Arg. 

"Sacándole yo (á Olave) algunas veces á visitar 
«los Santuarios , y reliquias de aquella Santa Ciiidad, 
«quando volvíamos , y llegábamos á nuestra casa, 
«mirándola él como corrido de si mismo, con un 
«nuevo sentimiento solia decir : \Ó Santa casa! y los 
«que estábamos allá fuera decíamos mal de ti!" 
•Rivad. ^hi. del P, Lahiez , cap. 8. 

Y notad, que aunque vaya encubierto este afecto sin 
cifra de exclamación , es siempre de gran fuerza , co- 
mo lo podéis ver en esta expresión de Cervantes: 
"Cansóse el Cura de ver mas libros , y así á carga 
«cerrada quiso que todos los demás se quemasen; 
«pero ya tenia abierto uno el Barbero que se Ihi- 
« maba : Las lágrimas de Angélica : Llorara las yo^ 
.«dixo el Cura en oyendo el nombre , si tal libro hu- 
«biera mandado quemar, porque su Autor fué uno 
'ííde los famosos Poetas del mundo , no.. solo de Es- 
«paña." En el Ing. Hid. part,\. lib. i. cap. 6. 

6. Be ira. " ¡O Mario ambicioso! \Ó Catilina 
«cruel! ¡O Sila facineroso! . . . ¿que deservicios te ha- 
«bia hecho este , triste (Cárdenlo) ?." Cervant. en el 

Jng. 



1188 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

Ingcn, Hid. part. i. lib. 3. capit, 27. '^ 

"¡O incurable maL' ¡o gran fatiga, - 
¡"Con tanta diligencia alimentada! 
'> ¡Vicio común , y pegajosa liga, 
"Voluntad sin razón desenfrenada! ' : ^ 

>' Principio y fin de todos nuestros males,- 
" ;0 insaciable codicia de mortales! 
Ercilla e7i la Arauc, can, 3. 

Adjunta. Tan vivos como los diclios , aunque con 
otra expresión de enojo , son los siguientes afectos 
de ira: " \l>^álgate Dios la muger , y que de cosas 
j>has ensartado unas en otras sin tener pies, ni ca- 
"bezal" Cerv. en el Ing. Hid. part, 2, lib, 5. cap. 5. 
^^ Cuerpo de tal,, dixo á esta sazón Don Quixote, 
>j¿hay mas sino mandar su Magestad por público pre- 
7>gon , que se junten en la Corte para un dia señala- 
ndo todos los Caballeros andantes? ... tal podría ve- 
>?nir entre ellos , que solo bastase á destruir toda la 
» potestad del Turco." Cerv, en el Ing. Hid. part, 2. 
¡ib. 5. cap. I. ''Suplico á vuesa merced Señor Caba- 
"llero andante, que tan mala andanza me ha dado, 
>Mr,e ayude á salir debaxo desta muía, que me tiene 
» tomada una pierna entre el estrivo y la silla. Ha- 
yiblara yo ^ para maraña , dixo Don Quixote, ¿y has- 
:>*ta quando aguardábades á decirme vuestro afán?" 
Cerv. en el Ing. Hid. part, i. lib. 3. cap. 19. "Pro- 
.«cura (el sabio Freston) hacerme todos los sinsabores 
>»que puede ; y mandóle yo que mal podrá él contra- 
decir , ni evitar lo que por el Cielo está ordenado . . . 
>» muchos van por lana , y vuelven tresquilados. Cerv. 
en el Ing. Hid, part. i. lib. \. cap. 7. 

JVlas pausado , pero muy gracioso es el enojo que 

mues- 
I Esta expresión tan libre, y desenfadada la aplica el Licen- 
ciado C<narrubias en su tcsorcj á aquel , que rh'ndo que se trata de 
su fiegocro , 7:0 alega Je su justiciu. fcl origen desia locución le i^- 
deis ver en el mismo amor á la palabra hablar. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 1^9 

muestra Sancho , quando hablando del desechado Ba- 
silio dice: "No fuera él pobre, y casárase con Quite- 
«ria : ¿no hay mas sino no tener un quarto, y que- 
»rer casarse por las nubes? ... Yo apostaré un bra- 
í>zo que puede Camacho envolver en reales 3 Basilio; 
»y si esto es así , como debe de ser , bien boba fuera 
"Quiteria en desechar las galas , y las joyas que le de- 
j?be de haber dado, y le puede dar Camacho por es- 
" coger el tirar de la barra, y el jugar de la negra 
"de Basilio. Sobre un buen tiro de barra , ó sobre 
wuna gentil treta de espada, no dan un quartillo de 
"vino en la taberna.'' Cerv. en el Ing, Hid. part, 2. 
lib, 6. cap. 20. 

Otros varios modos de expresar vuestro enojo po- 
dréis observar en Cervantes como aquel de la part. 2. 
¡¿¿f. 6. cap. 30. ^' Hallado os le habéis el encaxador, 
"&c. y semejantes , que podéis ver en las varias ocur- 
rencias del Palacio del Duque , y Gobierno de San- 
cho Panza. Part. 2. ¡ib. 7. 

7. Con este adverbio , ó si queréis interjección 
exhortamos también con gran viveza , ya se ponga cla- 
ro, ó ya se entienda. 

"¿Quieres por aventura 
»0 nao de nuevas olas ser llevada 
w A probar la ventura . t jC. 

>?Del mar que tanto ya tienes probada? 
>';0 que es gran desconcierto,! . /••; : 

i^lO toma ya seguro estable puerto! 
Fr. Luis de León en la traduc. de la Oda 11. del lih. i. 
de los Cantares de Horacio. Ó Navis, &c. 

"O SeLor ^ Señor., por quien Dios es, que vue5a 
» merced mire por si, y vuelva por su honra , y no 
»>de crédito á esas vaciedades , que le tienen mengua- 
ndo , y descabalado el sentido." Cerv. en el Ing. Hid. 
part. 2. ¡ib. 6. cap. 23. 

Helo aquí oculto, pero entendido el mismo adverbio. 



J90 DEL VIGOR Y ELEGANCIA' 

""^ ¡Temed por D/os ^ tQmQá qI acerado 
~ , í> Cuchillo , aquel cuciiillo que apacienta 
'>Sus filos en las carnes del malvado, 
?> Sabiendo que de todo ha de dar cuenta ! •''->: '• 
Fr. Luis de León en la traduc. del cap. 19. de Joh. 

''Coa menos de tres reales se pueden hacer tres 
cazumbres (del balsamo de Fierabrás) respondió Don 
>.'Quixote. j Pecador de m/l replicó Sancho iptíes á que 
y^^guarda vuesa merced á hacerle, y á enseñármele?" 
Cerv. en el Ing. Hid. part. r. lib. 2. cap. 10. "-" Pique ^ 
ryScnor (dixo Sancho) y venga y verá venir á la Prin- 
?>cesa nuestra ama vestida , y adornada , en fin como 
j> quien ella es : sus doncellas , y ella todas son una as- 
9>qua de oro, todas mazorcas de perlas, todas son 
7? diamantes , todas rubíes , todas telas de brocado de 
?jmas de diez altos/' Cerv. en el Ing. Hid. part, 2. 
Ub. 5. cap. 10. 

8. De tristeza , j; dolor. En la traduc. del Aminta 
en el ac. 3. esc. 2. lamenta así este Pastor la funesta, 
y atroz muerte de Silvia , según que le parece cier- 
ta por las pruebas que della le acaba de dar Nerina 
presentándole su velo todo ensangrentado. 

^'¿Has dicho: poco Ninfa ? \ó velo! \o sangre! 
?j;Ó Silvia! ¡Tú eres muerta! " 
Don Juan de Jáuregui. 

Declárase asimismo este afecto con aquellas ma- 
neras tan simples , como sentidas , que usa Cervan- 
tes : \sin ventura y o\ triste y o\ desventurado y o\ ÓíC. 
í). De alegría. 

" ¡Ó quantas y que cosas platicado 
>.»Conm!go ha Galateaí \ó si el viento 
»>Algo deilo á los Dioses ha contado! 
Fr. Luis de León en la traduc. de la Egl. 3. 
"Reposará mi alma \ó en que alegría 
»Si canta vuestra voz la suerte mia,' 
El mismo en la traduc. de la Egl. 10. 

t'Lle- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. ipi 

.r-'/n t'i'i-' » ¿Llegáis Píramo ? sois vos? 
y. •. «¡No sois vos! triste de mí! 

?í¡ Pues ya no podéis tardar! ^ 

«¡Oque le veo asomar! : ' ; . 

*',^,i..: w Es árbol , pienso que sí; 

»Que yo me dexé engañar." 
En la historia de Píramo y Tisbe , que sigue á la 
Diana de Jorge de Montemayor. 

10. De burla , ó ironía. Para este afecto que es tan 
común , bastará un exemplo , al qual añadiremos 
otros de singular gracia que tácitamente traen la fuer- 
za del supuesto adverbio , ó interjección. 
Tristan. , . " Como ha de hacerse otra cosa 

i) 

?>Murmúrese, y empezando ,t 

ȒPor Don Enrique de Heredia 

» ..*•...• 

w Pregúntame de sus tachas 

j>,,,,, , 

Camacho... >íSi no las tiene es ofensa. 

Tristan «¿Si no las tiene? 6 que buenol 

»No hay tantas en una feria 
"Donde se dá lo vendic'o -:^ 

»Con tachas malas , ó buenas.** 
Don Antonio de Solís en la Comed, La mas dichosa 
venganza» Jorn, i. 

^^ Gentil humildad será querer vosotras escoger: 
»dexad hacer al Señor de la casa." Santa Ter. part. 2, 
cam. de la perfec. cap, 17. y en el cap. 18. con el mis- 
mo gracioso sarcasmo usa desta expresión. Donosa 
manera de humildad, 

"Quiero (dixo Don Quixote á Sancho) que aquí á 
»mi lado , y en compañía desta buena gente te sien- 
»>tes, y que seas una misma cosa conmigo . . . que 
«comas en mi plato, y bebas por donde yo bebie- 
»íre; porque de la caballería andante se puede decir 

TOM. I. - N lo 



192 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

«lo mismo , que del amor se dice , que todas las cosas 
>5 iguala. Gran merced ^ dixo Sancho , perosé decir á 
» vuestra merced, que como yo tuviese bien de co- 
9í mer , tan bien , y mejor me lo comerla en pie , y á 
j>mis solas, como sentado á par de un Emperador/' 
Cerv. en el Ing. Hid. part, i,lib, i, cap, ii, 

ARTÍCULO III. 

Es también partícula di<;juntiva , v. gr. 
" Por ti crudo tiñó la cruda mano 
» En sus hijos Medea ensangrentada: 
j>¿Mas qual fué de los dos mas inhumano? 
9^1 ) i^ íTialvado amor ,o tú malvada? 
»Tú fuiste siempre , amor , un mal Tirano, 
»>Tú fuiste una cruel desapiadada." 
Fr. Luis de León en la traduc» de la EgL 8. 

^ ^ A R T í C U L o I V« 

Obra, 

El sentido particular que trae esta palabra para 
determinar lugar , y tiempo , nos obliga á darle aquí 
lugar, y es desta manera: ''De allí á obra de una 
?>hora con alegre semblante dice (el Santo) á los 
«amigos con quien hablaba ¿no sabéis la nueva que 
>?me traian? que nueva? dixéron ellos, &c." Riwaá.f^id, 
de S. Ign, lib, 5. cap. 9. '' Pararon las doce dueñas,- 
«y hicieron calle , por medio de la qual la dolorida 
9? se adelantó , sin dexarla de la mano Trifaldin. Víqu- 
«do lo qual el Duque, la Duquesa , y Don Quixote 
«se adelantaron obra de doce pasos á recibirla." 
Cerv. en el Ing, Hid, part. 2. lib, 7. cap, 38. 

No- 
1 He aquí expuesta sin cifra , ó nota de afecto aquella senci-- 
lia, pero enfática ironía de Virgilio. Egregiam vero laudem , & 
spolia ampia refertis , Tuque , puerque tuus. jEn. lib. 4. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 193 

Nota, Es lo mismo que la otra partícula espacio 
en este sentido: "Estarla aleando (la paloma) espa- 
iicio de una Ave María.'^ Santa Ter. part, i. y id, 
cap, 38. 

... ARTÍCULO V. 

Ola, ,,, , L., ■'.::,,/',■,-. ' 

La fuerza , y énfasis desta interjección para exhor- 
tar es muy viva , "Asidle ola , y llevadle (á la cár- 
5>cel) que yo haré que duerma allí . . . esta noche." 
Cerv. en el Ing. Hid, part, 2. lih, 7. cap, 49. ; . 
Llamamos también con ella la atención agena. ' 
" Ola , amigos , el Rey hablaros quiere 
»>¿Qual es de todos de mejor juicio? 
Lope de Vega, comed, el Villano en su rincón , Adt, i, 

ARTÍCULO Vr. í "( •; f.: J .' .'T 

Oxalá, y ' """' y 

Adverbio de vehemente deseo : " ¡ oxalá fueses , ó 
5>bien frió , ó bien caliente! mas porque eres tibio, 
j> comenzarte he á echar de mi boca." Gran. Guia lib, 
1, part, 2. cap, 20. 

Pero es de advertir , que en vez deste adverbio 
usan comunmente nuestros mejores autores aquella 
tan viva y enfática expresión : plegué , ó plega á Dios: 
pluguiera a Dios : plegué al Cielo , donde va embebi- 
da toda la fuerza de la dicha arábiga expresión, ^ , . ; 

ARTÍCULO Vri. J ^^ ^i L > : :>: 

Ora, 

!."=> Como si dixérais ya ^ y es partícula de dis- 
tribución, .^í t i,. 

" Dada señal con pasos ordenados 
»>Los dos gallardos báibaros se mueven; 

N 2 ííYa 



194 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

9? Ya los viérades juntos , ya apartados, 
7yOra tienden el cuerpo , ora le embeben: 
?íPor un lado, y por otro recatados 
jíSe inquietan , cercan , buscan , y remueven, 
>> Tientan , vuelven , revuelven , y se apuntan, 
jjY al cabo con gran ímpetu se juntan." 
Ercilla describiendo una lucha en el cant, lo. 

2. A las veces es partícula disjuntiva deste mo- 
do: "Ahora vengáis uno á uno .... ora todos juntos 
wcomo es costumbre , y mala usanza de los de vues- 
ii tra ralea , aquí os aguardo , y espero." Cerv. en el 
Ing^ Hid» parí, i. //í. i. cap. 4. 



ARTICULO VIII. 

Otros/. 



Es esta compuesta partícula conjunción , como 
también, &c. "Considera oí roj-/ demás desto quan lar- 
??go sea este Señor en pagar los servicios que se le 
Ȓ hacen." Gran. Gula lib. i. part. 1. cap. 9. 



S 



CAPÍTULO XV. 

De las partículas contenidas debaxo de la P, 



uelen las letras de una especie trocarse por otras 
de la misma en natural mudanza , de donde convier- 
te algunas veces nuestra lengua la consonante labial 
P de la raiz latina en la B asimismo labial , que es 
mas suave , y apacible ; y así decimos caber , saber ^ 
cabeza, lobo^^c. En lo qual se parece bien quanto sea 
curiosa , y diligente la lengua Española en solicitar 
por todas las vías suavidad á la dicción. Pues sus par- 
tículas son las siguientes. 



AR- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 195 

s 

ARTÍCULO!. .. ^ 

Para, \ , 

r-j ib 

T.° Es una de nuestras preposiciones simples , y 
lleva en sí poder de mostrarnos la causa final , si va 
unida con infinitivo del verbo , ó subjuntivo ; y si con 
nombre el dativo , que llámase de daño , ó provecho 
desta manera : "Ha sido ventura el hallaros , sino pa- 
t>ra dar remedio á vuestros males , á lo menos para 
jí darles consejo.'^ Cerv. en el Ing, Hid, part. i. lib. 4. 
cap. 28. "No me dio lugar mi suspensión , y arroba- 
cimiento para que mirase, y notase en particular lo 
>?que traia (Luscinda) vestido ; solo pude advertir á 
i>los colores , que eran encarnado , y blanco , y en las 
«vislumbres, que las piedras , y joyas del tocado , y 
"de todo el vestido hacian." Cerv. en el Ing. Hid, 
part. I. lib. 3. cap. 27. "Tan extrema es (la necesi- 
j>dad de aparejos para el asno), respondió Sancho, 
íjque si fueran para mi misma persona , no los hubie- 
»>ra menester mas." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. 
lib. 3. cap. 21. 

2. Ai segundo poder débenst referir estos modos 
de hablar , que tocan á persuasión , ó certidumbre: 
"■'Para mí no dudaba de ser (aquello) lo mejor." Sta. 
Tqt. part. I. l^id. cap. 35. 

"Asentósele (á Don Quixote) de tal modo en la 
» imaginación que era verdad toda aquella máquina 
»íde aquellas soñadas invenciones (caballerescas) que 
f>leia , que para él no habia otra historia mas cierta 
j)en el mundo." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. i. 
cap. I. "Donde interviene conocerse las personas, 
"tengo para mí ^ , aunque simple y pecador , que no 

TOM. I. N 3 "hay 

I Trueca Ja dicha preposición con la otra per Santa Teresa 
jnanttniendo el mismo sentido : "Tengo for mí , ^ue en estas co- 

»'sa« 



196 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

«hay encantamiento alguno." Cerv. eji el Ing. Hid, 
part. í. lih. 4. cap. 37. 

A este mismo sentido redúcense también en hecho 
de encarecida aseveración estas locuciones : ^' Para w/, 
»como yo esté harto (dixo Sancho) eso me hace que 
"sea de zanahorias, ó de perdices." Cerv. eii el Ing, 
Hid» part. 2. lib. 8. cap. $5. ^'Llevadas del nuevo , y 
yypara ellas nunca visto trage , rodearon á la mora/' 
Cerv. en el Ing, Hid. part. i. lib. 4. cap. 37, 

Para el mismo efecto , y en el grado de estilo fa- 
miliar lleva mas brio quando en manera jovial y sa- 
zonada de desearse mal afírmase algo prorumpiendo 
en estas voces : para mi santiguada , para mis barbas: 
*'Tá, tá , dixo el Cura : ¿jayanes hay en la danza? 
hipara mi santiguada que yo los queme mañana (los 
"libros de Caballería de Don Quixote) antes que Ue- 
'>gue la noche." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. i, 
cap. 5. "Este Alifanfarron es un furibundo pagano , y 
?^está enamorado de la hija de Pentapolin , que es una 
«muy fermosa, y ademas agraciada Señora, y esChris- 
«tiana, y su padre no se la quiere entregar al Rey pa- 
« gano, sino dexa primero la ley de su falso Profeta 
«Mahoma y se vuelve á la suya. Para mis barbas dixo 
«Sancho si no hace muy bien Pentapolin, y que le ten- 
«go de ayudar en quanto pudiere." Cerv. en el Ing, 
Hid. part. i.lib. 3. cap. 18. 

3. Pero unida con la preposición con , nos da el 
significado que tiene la preposición erga , ó advcrsus 
de los latinos : Quien no se determinará de servir á 
«un Señor tan largo, tan fiel , y tan agradecido para 
y>con todos." Gran. Guia 1. 1. part. 2. cap. 12. "Mirad, 
«hijos de los hombres, y decid á quien desprecié, 

que 
>5sas (de mundo) nunca me oye (el Señor.)" Píirt. 2. catn. de la 
pevf. cap. I. ^^Ni yo la entendía (cierta gracia) ni la supiera decir; 
9' y ansí tenia por mí llegada aquí decir muy poco , ó nonada." 
tart. \. Vid, cap. i6. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 197 

íjqiie me quisiese? á quien desamparé que rae llama- 
rse? de quien huí que me buscase? comí con pecado- 
»res, llamé, y justifiqué á los apartados, y nucios: 
n importuno yo á los que no me quieren : ruego yo á 
"todos conmigo: ¿que causa hay para sospechar ol- 
?>vido paí'a con los míos , donde tanta diligencia hay 
«en amar y enseñar el amor? "El Maestro Ávila, 
tom. 2. lib, 3. cap, 7. 

Es verdad que en sentido opuesto se une con con^ 
tra : ^^ Para contra esta (palabra de Dios) no hay ape- 
"lacion, ni respuesta.'^ Gran. Guia ¡ib, i. pirirt. '^, 
cap, 26. 

N'ota. Quitad la preposición para^ y veréis como 
queda el mismo sentido con sola la preposición con: 
^*Nos pide el Señor que ... no tengamos ley con pa- 
»?dre , ni con madre , ni con otra cosa criada , quando 
»se encontrare con lo que manda Dios." Gran. Guia 
lib, I. part, r. cap. 9. 

4. También explícanse con ella varios accidentes 
junta con el verbo sustantivo ser en la forma siguien- 
te : "Quanto sea para temer (el juicio), no lo has 
"de preguntar á los hombres del mundo . . • sino á 
"los Santos." Gran. Guia lih, i. part, i. cap, 7. 

"Dorotea ... no quiso ser para menos , y viéndo- 
j>le tan enojado (á Don Quixote) le dixo , &c." Cerv. 
en el Ingen, Hid, part. i. lib. 4. cap. 30. *'Ansí que, 
"hermanas , no cvq3Xs fuer ades para tan grandes tra- 
" bajos , si no sois 3hov2. para cosas tan pocas." Santa 
Ter. part, 2. cam, de la perf, cap. 16, 

"Si mal no me acuerdo , yo he leido en Virgilio 
"(dixo Don Quixote) aquello del Paladión de Tro- 
"ya . . . y así será bien ver primero lo que Clavile- 
"ño trae en su estómago. No hay para que , dixo la 
"dolorida, que yo le fio." Cerv. en el Ing. Hid. part. 
2. lib, 7. cap. 41. 

' s* Significa otrosí lo mesmo que el adverbio res- 

N 4 pe-^ 



198 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

■peto en estos tan naturales como bellos modos de ha- 
blar de la Santa Madre : *'Ouan baxas son (las cosas 
5>del mundo) para ¡as que dentro poseemos." Santa 
Ter. part. 2. cam. de ¿a per/, cap. 28. "Entonces te- 
cnia poco que confesar , paj'a ¡o que después tuve/' 
Sta. Ter. part. i. l>^íd. cap. 5. 

6. Servímonos desta preposición para determinar 
modo., tiempo , 6¿c. "Fuesen servidos de dexarlo para 
solas." Cerv. e?i el In^. Hid. part. 2. lib. 7. cap. 52» 
"Yo no tengo cumplidos (dixo üoHa Clara) diez y 
jíseis años , que para el dia de ¿. Miguel que vendía, 
"dice mi padre que los cumplo." Cerv. en el Ing, 
Jiid. part. 1. lib. 4. cap. 43. 

"Quedó (Ignacio) para adelante muy osado con- 
"tra todas las opresiones diabólicas." Rivad. Pld. de 
S. Ignacio lib. 5. cap. 9. "Las revelaciones que este 
?í predica son para de aquí á muchos dias." Gran. 
Guia lib. I. part. 2. cap. i. 

7. Puede ceder su lugar á la preposición á en es- 
tas y semejantes locuciones: "Otras señales se pue- 
?íden dar á este propósito . . . para el mió que princi- 
>? pálmente es escribir los remedios que debemos usar 
Jipara sacar fruto de las tribulaciones , esto tne pare- 
5? ce que basta." Rivad. trat. de la Trib, lib. 2. cap. 20. 

"Si me he puesto en cuentas de tanto mas quanto 
j> acerca de mi salario (dixo Sancíio) . ha sido por 
5í complacer á mi muger , la qual quaudo toma la ma- 
«no á persuadir una cosa, no hay mazo que tanto 
j> apriete los arcos de una cuba , como ella aprieta á 
f^que se baga lo que quiere." Cerv. en el Ingen. Hid^ 
part. 1. lib. 5. cap. 7. 

8. También determina la acción de los verbos de 
movimiento de quien es común y elegantemente re- 
gida , y equivale á hacia : v. gr. " ¿Por ventura será 
Jiparte una pequeña paja para detener en el ayre 
>?una piedra, quando viene corriendo bácia su centro? 

;;¿Pues 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 199 

»í¿Pues como permitiréis , Dios mió, que una tan li- 
?jviana paja , como es todo lo que hay en este mun- 
j>do sea bastante para detener el ímpetu de nuestra 
>? corrida para vos? ..." Gran, adiciones al Mem» 
part, 2. 

*'El bien de la esperanza • K , 

"Solo quedó en el suelo • . ; r .-. 

"Quando todos huyeron para el Cielo." 
Lup. León, de Arg. en la Canc. que comienza : Alivia- 
sus fatigas, 

" Como vio que los enemigos arremetian para él, 
"sin ninguna turbación les salió al camino." Rivad, 
l^id. de S, Ign. ¿ib. 3. cap. 20. 

También en este sentido suele ponerse la preposi- 
ción í^í " ¡ó Christo! puerto de seguridad para los que 
>? acosados de las ondas tempestuosas de su corazón 
» huyen á tiT El Maestro Ávila carta á una humilde 
muger , tom. 2. lib, 3. cap. 7. 

Arremetió ¿i ella* Cerv. en el Ingen» Hid, part. 
I. lib. 4. cap. 28. ' í-r.; ■:• ' / ' 

También se dice arremeter con él. Cerv. en el Ing, 
Hid. part. 1. lib. 3. cap. 11. 

Nota. Puede alguna vez entrevenir la elipsis mu- 
dándose en causal la partícula para entonces quan- 
do es regida de dichos verbos de movimiento , como 
lo podéis observar primero en estos dos exemplos, 
que aquí os pongo : ^* Partí yo de Roma el Octubre 
«siguiente prtní Flándes." Rivad. Vid. de S. Ign. lib. 
$. cap. 9. "Si Don Francisco de Quevedo no hubiere 
impartido para venir á Sicilia , donde le esperan , tó- 
>?quele vuesa merced la mano , y dígale , que no de- 
»xe de llegar á verme." Cerv. Viag. en la adjunta á 
la carta de Apolo. Donde claro veis , que puede en- 
tenderse el verbo venir en el primer exemplo , del 
mismo modo que lo expresa Cervantes en el segundo. 
Segundo en esta locución de Don Carlos Coloma: 

"Dou 



200 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

^'Don Antonio de Ziiñiga alcanzó por estos dias li- 
»>cencia para Espa/laJ" Guer. de Flatid, lib* 9. Esto 
es , para ¿r , ó venir , &c. ^ 

9. Por la analogía con los verbos de movimiento 
entenderéis fácilmente la gala y fuerza que en sí traen 
estas festivas y familiares locuciones: ^'Ea, buen San- 
adlo, dixo la Duquesa , buen ánimo . . . dad el sí, 
»>hijo , desta azotayna , y vayase el diablo para dia- 
»blo , y el temor para mezquino , que un buen cora- 
ai zon quebranta mala ventura.'* Cerv. en el Ing, Hid, 
part, 2. ¡i¿^. 7. cap, 35. "Aun esto es menester también 
j>que sepáis , sino enviaros han para simple, y no ne- 
?>gociarcis cosa." Sta. Ter. part. 2. Caf7i. de la perf. 
^'¿'íTp. 22. Si el entendimiento, ó pensamiento, por mas 
»>me declarar á ios mayores desatinos del mundo se fue- 
j^re , ríase del, y déxele para necio , y estése en su 
«quietud.'* Santa Ter. Cam, de la perfec, cap. 31. En 
la qual última expresión , paréceme á mí , que pre- 
cediendo aquellas palabras : se fuere el pensamiento 
deberá también entenderse el mesmo verbo ir como 
rigiendo las palabras para necio deste modo : déxele ir 
para necio : manera de hablar , que frisa con las pre- 
cedentes. 

10. Contrae uno elegantemente el sentido con di- 
cha preposición regido della el pronombre , y lleva 
la fuerza del adverbio de exclusión solo , solamente^ 
á solas , V. gr. 

"Yo lo sé para w/." 
Lope de Vega en la comed, el Villano en su rincón, 
'■■ "Leyese (la carta) para síT Cerv. en el Ing. Hid» 
part. 2. lib. 7. cap. 51. 

Rí- 

I Con relación á la preposición equivalente hacia débele en- 
tender este texto : " Hizo poner sobre la muralla unos ra tnllos con 
j> puntas de hierro por corona della ... no se pusieron dcre- 
»chos , sino echados las puntas para á fuem.^^ Don Cárl. Coloma 
Guer, de Fland, lib. 10. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 201 

11. Rígenla también los nombres sustantivos de 
movimiento, v. gr. ''Con ser la partida (del que 
jí muere ) píír¿? tan lejos ... no dexa guardar el do- 
jílor los términos de la buena crianza , ni da lugar al 
wque se parte para decir á los amigos quedaos á 
«Dios." Gran. Guia , lib.i. part. i. cap.'^- "Irá enten- 
diendo el camino para el Cielo." Sta. Ter. part, i. 
Vid. cap. 8. 

12. Finalmente si fuere junta con las voces en uno 
os mostrará gran semejanza entre dos personas : "Los 
"dos somos para en unor Cerv. en el Ing. Hid. part» 
2. lib. 8. cap. 74. "Ella (Quiteria) de edad de diez, 
j>y ocho años , y el (Camacho) de veinte y dos , am- 
ibos para en uno'' Cerv. e« el Ing, Hid. part. 2. lib. 
6. cap. 19. 

"No son para en uno.'' Santa Ter. part. 2. Cam. de 
la per f. cap. 6. .. rJ 

Nota. Modo es este de hablar donde nuestra par- 
tícula contrae al sentido de gran semejanza , ó si que- 
réis íntima unión de voluntades aquella expresión 
en uno , que por sí otro no significa , que estar uno 
junto de otro , ó con otro , según aquello de Fr. Luis 
de León : "£« uno_ pacerán lobo , y cordero.'' En ¡a 
Traducción de la EgL 8. 

ARTÍCULO II. - ': 

Par, '' '■' '' "' 

I. Nos muestra vecindad esta partícula del mis- 
mo modo , que las preposiciones latinas prope^ 
propter , ' 

"No 

I Talis amor Dapbním qualis cum fessa juvencum 

Per nemora , atque altos quíerendo bucula lucos ,: 

Propter aquaí rivum viridi procumbit in herba 
Perdita , nec serse meminit decedere nocti, 
Talis amor ten£t. Yirgil. Égl. VIH. 



202Í DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

"No pazcas par del rio; á la espesura " - 
Guia , Títiro , el hato." 
Fr. Luis de León part, 2. traduc. de la Eglog, 3. 

*'*En el navio no hace menos el Piloto , que esta 
99par del gubernalle con la aguja en la mano , que los 
j? otros , que suben á la gavia , y trepan por las cuer- 
udas ... y limpian la bomba." Gran. Gula^ part. 2. 
lib* 2. cap. 21. 

2. Que si va precedida la preposición par de la 
á toca á lugar , y os volverá este sentido : ^'La pru- 
wdencia tiene á par de sí á la malicia, que tiene 
'í imagen de prudencia." Gran. Orac, y Consideran 
part. 2. cap. 5. §. i. 

3. Mas si la repetís , interpuesta la dicha preposi- 
ción á significa igualdad , v. gr. ''No hagas tan gran 
j> pecado, como poner á D agón par á par del arca." 
Gran. O rae. y Consid. part. 2. cap. 3. §. 12. 

4. Empero es ciertamente adverbio , que toca á 
modo , quando repetida lleva en medio la preposición 
en así : "Abrir de par en par las puertas.,' Colom. 
Guer. de Fland. lib. 8. 

5. Servímonos, otrosí , desta partícula para for- 
mar dos locuciones familiares , y muy acomodadas al 
efecto de afirmar con tesón una cosa diciendo : par 
Dios , par diez ; ó bien para aprobarla en esta for- 
ma : '■'■Par Dios , dixo el mozo , así me haga vuesa 
»> merced dormir en la cárcel, como hacerme Rey." 
Cerv. en el Ingen. Hid. part. 2. lib. 7. cap. 49. ^ •"'Se 
"fué (el Cura) donde estaban los mozos, y á uno 
"dellos le preguntó, lo que ya deseaba , el qual le 
"respondió: par diez , Sqüot , yo no sabré deciros 
c , - ' " que 

I En el estilo serio , y con la fuerza de juramento decimos: 
por Dios , V. gr. "por Dios , Señor , (dixo Don Quixote al Duque) 
?)que Dulcinea ha dicho la verdad; que aquí tengo atravesada 
»)el alma en la garganta , como una nuez de ballesta." Cerv. en 
el Ing. Hid. part. 2, iib, 7. cap. 3 j. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 203 

»qiie gente sea esta; solo sé que muestra ser muy 
jí principal." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. //^. 4. cap, 
36. "-Hágalo Dios , respondió Don Quixote , como yo 
?í deseo , y tú , Sancho , has menester, y ruin sea quien 
?>por ruin se tiene. Sea par Dios , dixo Sandio , que 
9>yo Christiano viejo soy , y para ser Conde eso me 
?? basta." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. lib, 3. cap, 21. 

ARTÍCULO III. . ' V 

Paso. 

Tres significados tiene este adverbio , primero de 
sonido , segundo de movimiento , tercero de correc- 
ción , ó reprehensión, <" •-. ^ ' • ■ - > . ¿* 
I." ''Uno de los escuderos dixo en su lengua gas- 
5>cona , y catalana ; este nuestro Capitán mas es pa- 
ra Frade , que para vandolero ... no lo dixo tan pa- 
i>so el desventurado , que dexase de oirlo Roque , el 
«qual echando mano á la espada le abrió la cabeza 
jjcasi en dos partes." Cerv. en el Ing, Hid. part. 2, 
lib, 8. cap, 60. 

"Pensáis que importa poco para una alma derra- 
9>mada entender esta verdad , y ver que no ha menes- 
??ter para hablar con su Padre Eterno ir al Cielo . . . 
j>ni ha menester hablar á voces ; por paso , que hable 
j^está tan cerca , que nos oirá." Santa Ter. Cam. de la 
perf, part. 2. c. 28. ^'Llegóse el Visorey á Don Anto- 
»>nio, y preguntóle paso , si sabia quien era el tal Ca- 
«ballero de la blanca Luna.'? Cerv. en el Ing. Hid, 
part. 2. lib. 8. cap, 64. '"Estando en esto se llegó San- 
?ícho Panza al nido de su Señor , y muy pasito le di- 
?Jxo: bien puede vuestra merced Señor , concederle (á 
?>Ia Princesa Micomicona) el don que pide." Cerv. en 
el Ing. Hid. part. i . lib. 4. cap. 29. 

2. "Arrimando (Rodrigo de Narvaez) la lanza á 
«una pared con su adarga , y cimitarra, llevándole la 

>í due- 



204 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

75 dueña por la mano, lo mas paso que pudieron por 
j>no ser conocidos de la gente del castillo , se subié- 
7? ron por una escalera ..." Jorge de Montemayor 
en la Diana lib. 4. " Bonita , y pasitamente me apeé." 
Cerv. en el Ing. Hid, part. 1. lib, 7. cap. 41. 

Son bien sabidas aquellas locuciones paso a?ite pa- 
so ; paso á paso : y advertid , que esta última la tras- 
lada Santa Ter. así: "El entendimiento obra aquí 
»muy paso á paso." part. 2. J^id. cap. 14. 

3 Ay paso ! que me matas." 

Garcilaso de la Vega en la Égloga 2, 

" Paso , padre , paso , no os enojéis ; porque si va 
»á decir verdad , yo creo , que &c. Rivad. í^id, de 
S. Ignac. lib. 5. cap. 10. 

" Paso , no os alborotéis: 
» Ya queda todo acabado." 
Lope de Vega Comed, el castigo del Discreto , A^* i. 
" Mi escudero . . . mejor desata la lengua para de- 
í>cir malicias , que ata y cincha una silla para que 
j^esté firme ; pero como quiera que yo me halle cai- 
??do ó levantado ; á pie ó á caballo , siempre estaré 
j>al servicio vuestro, y al de mi Señora la Duque- 
jjsa . . . digna Señora de la hermosura, y universal 
j> Princesa de la cortesía. Pasito, mi Señor Don Qui- 
jjxote de la Mancha , que á donde está mi Señora Do- 
>?ña Dulcinea del Toboso, no es razón que se alaben 
» otras fermosuras. Cerv. en el Ing. Hid» part. 2. 
lib, 6. cap. 30. 

ARTÍCULO IV. 

Pero. 

Adverbio conocido , que equivale á mas en este 
sentido : "Ha llegado la perdición del nombre Chris- 
Jítiano á tanta desvergüenza y' soltura , que hacemos 
>* música de nuestros vicios , y no contentos con lo se- 

7? ere- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 205 

jícreto dcllos , cantamos con voces alegres nuestra 
?>confusion. Pero esto ni es mió , ni deste lugar." 
Fr. Luis de León en el Prólogo del ¡ib. 3. de sus Poe- 
sías Sagradas, "Detuvieron (los molineros el bar- 
íjco), fero no de manera, que dexasen de trastor- 
?>nar el barco, y dar con Don Quixote y con Sancho 
»al través en el agua; pero vínole bien á Don Quixo- 
jíte,que sabia nadar , como un ganso." Cerv. en el 
Jng, Hid, parí, 2. lib, 6. cap, 29. 

~ V • A R T í C U L o V. 

.. 'V ' Poco, ■ , , , ■■/ : 

1. El sentido que trae esta voz en razón de pro- 
nombre , y adjetivo de cantidad es bien sabido. Cúm- 
plenos ahora el mostrar como puede ir con las prepo- 
siciones de^ y por en un mismo sentido , v. gr. "Tras- 
«pásasele el corazón (al Caballero), y falta poco de 
>?no dar indicio manifiesto de su pena." Cerv. en el 
Ingen. Hid, part, i. lib, 3. cap, 21. "Despídese con 
» tanto sentimiento , que estará poco por acabar la vi- 
jída. Cerv. en el mismo lugar, 

2. Lleva muy semejante sentido este adverbio 
precedido de la preposición por , v. gr. " Delante de 
í? todos venia un castillo de madera, á quien tiraban 
«quatro salvages todos vestidos de yedra, y de cáña- 
»mo teñido de verde , tan al natural , que por poco es- 
«pantaran á Sancho." Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. 
lib, 6. cap, 20. 

3. Suele repetido con la preposición á interpues- 
ta referirse á movimiento, v. gr. "También es un gran 
«remedio tomar un libro de romance bueno aun pa- 
«ra recoger el pensamiento para venir á rezar bien 
«vocalmente, y poquito á poquito ir acostumbrando 
«el aLna con halagos, y artificio para no la ame- 
«drentar." Sta. T^i,part, 2. Cam, de laperf, cap, 26. 

AR- 



ao6 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

ARTÍCULO VI» 

. - ¡ í . - • ■ ! VI- 

" Por, ..-....- i 

T.° Preposición simple , que tiene muy propios y 
elegantes sentidos , pues ya sirve de mostrar la causa 
eficiente ^ en el modo que llamamos de pasiva ; aun- 
que mas de ordinario muéstrase con la preposición de^ 
como dixímos en su lugar : por exemplo. 

"Esta transmutación /we hecha en suma 
iiPor Venus de los lánguidos Poetas, 
"Porque Neptuno hundirlos no presuma/* 
Cerv. í^iag, al Parn, cap, 5. 
Ercilla hablando de Chile en el canto i. dice. 
" La gente que produce es tan granada, 
. - »> Tan soberbia, gallarda , y belicosa, 
..; 9>Qaq no ha sido per Rey jamis regida, 
"Ni á estrangero dominio sometida," 

2. Ora suele á la griega junta con el primer infi- 
nitivo del verbo dexar , ó semejantes darnos sentido 
de participial latino deste modo : "Dexásteis todo lo 
"que en el mundo se podia dexar, y mas una hija 
fypor acabar de criar," Gran, en la Dedicatoria de 
las adición, al Mem, 

3. Ya nos muestra el medio , ya el motivo de la 
acción así '. 

" Por ti nos mira el sol , y su lucida 
"Hermana nos enseña 
"Los tiempos." 
Fr. Luis de León en la traduc, del Psal, 103. 

«Der- 

1 A este género de causa débense referir estas locuciones: 
*^ Tengo el grado de Doctor por la Universidad de Oíuna." 
Cerv. en el Ing. Hid. parí. 2. lib. 7. cap. 47. Graduado , ó Maes- 
tro /jo»- París. 

2 Referida medio , ó motivo este modo de hablar: "Tener 
»> renta por la Iglesia." Cerv. en el Ingen. Hid. parí, i . lib. 4. 
cap. 2p. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 207 

"Derribado por esta manera Ignacio , &c.'' Rivad. 
en su Vida , lib, i. cap, 1. " Algunos son tentados blan- 
»damente , según la sabiduría y juicio de la divina or- 
»>denacion , que mide el estado , y los méritos de to- 
sidos , y todo lo tiene ordenado para salud de los es- 
acogidos. For eso no hemos de desesperar quando so- 
»>mos tentados , &c.'* Fr. Luis de Gran, en la traduc* 
del Contempt, mund, trat. i. cap. 13. núm, 4. >.• - 

"Pindaro el vuelo encoge, y reconcentra ^v 

»>Que hay alcotán que al Cielo se levanta '? 

» Con garfio estragador por si te encuentra.'* *= 
Don Esteban de Villegas en una Sátira. 

"Fiambreras traigo (añadió el del bosque), y es- 
»>ta bota colgando del arzón de la silla por sí , ó por 
»no." Cerv. en el Ing. Hid.part. 2. lib. $. cap. 13, 

4. Es también de gran fuerza para afirmar con 
ahinco alguna verdad , deste modo. 

" Apolo respondió : por mi conciencia . . v ./-^ 
» Que no te entiendo." I 

Cerv. Viage al Parn. cap. 7. ■ r- » 

"Si quieres ver esta verdad (de no ser hombres, 
»sino diablos , los que llevaban á Don Quixote enjau- 
wlado) tócalos , y pálpalos , y verás como no tienen 
»> cuerpos , sino de ayre , y como no consisten en mas 
»>de en la apariencia. Por Dios, Señor , replicó San- 
»'cho , ya yo los he tocado , y este diablo que aquí 
»>anda tan solícito es rollizo de carnes, y tiene otra 
«propiedad muy diferente de la que yo he oido decir, 
«que tienen los demonios; porque según se dice, to ' 
»>dos huelen á piedra de azufre , y á otros malos olo- 
»>res ; pero este huele á ámbar de media legua.**c 
Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. 4. cap. 47. 

Encarécese mas la afirmación desta manera : por 

Dios , y á fe mia ' de que se vale el mismo Cerván- 

TOM. I, O tes 

I Diréis que la expresión por Dios ¡y á fe mia se contiene en 



2o8 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

tes en el Viage al Parnaso cap. 4. y Lope de Vega di- 
ce por mi fe en la comedia, el Villano en su riiicon, 
Acto I. 

Adjunta. Nos valemos asimismo de la expresión: 
por Dios, para declarar algunos afectos , quales son 

De maravilla. ^'Oyendo lo qual mi amigo , dán- 
5^dose una palmada en la frente, y disparando en 
?nina larga risa me dixo : por Dios, hermano, que 
zahora ms acabo de desengañar de un engaño en que 
j>he estado todo el mucho tiempo que ha que os co- 
j?nozco, en el qual siempre os he tenido por discre- 
?>to y prudente . . . pero ahora veo que estáis tan lé- 
»jos de serlo , como lo está el Cielo de la tierra/'" 
Cerv. Prolog, de la i. part. del Ing. Hid. 

De ira^y amenaza. "^'Paga de luego sin mas répli* 
»ca , sino por el Dios que nos rige que os concluya y 
»> aniquile en este punto." Cerv. en el Ingen, Hid, 
part. I. lib. I. cap. 4. 

De suplicar. ^' Señor (Don Diego) por quien Dios 
»?es, que vuesa merced haga de manera que mi Se- 
>>ñor Don Quixote no se tome con estos leones." 
Cerv. en el Ing. Hid. part. 1. lib. 5. cap. 17. 

g. Es muy regular el modo como esta partícula 
rige tiempo en estos lugares : " Merecía el que lo 
?> compuso (el libro ó historia del famoso Caballero 
«Tirante el blanco), pues no hizo tantas necedades de 
«industria, que le echaran á galeras por todos los dias 
«de su vida." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. i. 
cap. 6. " Habló Bolini tan confiado de volverse á in- 
«troducir en Cambray por medio de sus amigos, y 
«de ciertas inteligencias que dexaba entabladas, que 
«se apaciguó el Rey por entonces." Don Carlos Co- 
«lom. Guer. de Fland. lib. 9. 

Pe- 
la fuerza destotra á la fe : "-r^' la fe , Señor nuestro amo (dixo 
«Sancho) el mal ageno de pelo cuelga,'' Cerv. en el Ing. Hid, 
part. 3. lib. 6, cap. 28. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 209 

Pero observad , que es mas singular y vario el 
sentido que os da esta preposición en orden á tiem- 
po en estos lugares: Navegamos por mas de ocho 
millas por hora. Cerv. en ei Ingen, Hid* part, i. 
lib, 4. cap, 41. "A mas de la gente que el Rey habia 
»>dexado (en Boloña), se esperaban allí, por horas 
»mil Ingleses , que enviaba de socorro la Reyna Isa- 
»>bel/' Colom. Guer, de Fland, lib, 9. ^'Se sirve (Ma- 
"lambruno ) del (Clavileño) en sus viages , que los ha- 
»>ce por momentos por diversas partes del mundo/* 
Cerv. en el hig, Hid, parí, 2. /¿^. 7. cap, 40. 

"Las bestias fieras vienen por tiempo á perder 
wsu natural fiereza.'* Gran. Guia lib, i. part, 2, cap, 
19. [¿úLiiCiUh :.^:íül:.m>í:; «i^i. c..r.i u.^ j, u ^ ^ l ■- 

6. También diréis ique va de algún modo mas 
encarecida la locución por medio desta preposición 
en las siguientes expresiones : "Por maravilla me pa- 
»rece puede haber engaño en persona exercitada , si 
«ella misma de advertencia no se quiere engañar.'* 
Sta, Ter. partí, i. í^id^ cap, 25. "Tu vestido será cal-. 
»>za entera, ropilla larga , herreruelo un poco mas- 
?> largo : gregiiescos , ni por pienso ^ , que no les están 
"bien , ni á los Caballeros , ni á los Gobernadores." 
Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. lib, 7. cap, 43. " Por lo' 
" menos quiero , Sancho, que me veas . . , hacer una, 
»ó dos docenas de locuras , que las haré en menos de 
» media hora; porque habiéndolas tu visto por tus 
"OJos puedas jurar á tu salvo en las demás que qui- 
asieres añadir." Cerw, en el Ing, Hid. part. i, lib. 3. 
cap, 25. "Pasó allá su Alteza á ver por sus ojos si 
wera posible aplicar algún remedio á tan conocido y 
»>dañoso inconveniente." Don Carlos Colom. Guer, 
de Fland, lib, 9, 

O 2 No- 

I No solo hay aquí síncopa de la palabra pensamiento en la : 
voz pienso , sino también de toda esta locución , que va oculta , y 
entendida , ni te pase por el pensamiento. 



Í2I0 DEL VIGOR Y ELEGANCIA r 

Nota, Tras esta iocucion viva , y Hatural 'vcr por 
tus ojos ^ debéis de advertir que estotia, que parece 
sinónoma , ver por vista de ojos , puede ser diferente, 
siendo que nuestros autores la suelen trasladar del 
propio al sentido metafórico por conocer ó entender 
algo de experiencia , v. gr. '' beñor (dixéron los hom- 
j?ores) , debaxo destos lienzos están unas imágenes de 
?? relieve , y entalladura . . . Uevámoslas cubiertas por- 
??qije no se desfloren, y en ombros , porque no se 
5' quiebren ... Imágenes (añadió Don Quixote) que 
5>con tanto recato se llevan, sin duda deben de ser 
7> buenas. Y como si lo son dixo otro , sino dígalo lo 
?;que cuestan^ que en verdad, que no hay ninguna 
jíque no esté en mas de cincuenta ducados; y porque 
5> vea vuesa merced esta verdad , espere vuesa merced 
?? y verla ha por vista de ojos, Y fué á quitar la cu- 
í'bierta de la primera imagen , &c." Cerv. en el Ing, 
fíid.part. 1, lib, 8. cap, 58. '' Quando por vista de ojos- 
j?se iban descubriendo mayores dificultades , vino nue- 
»va de la otra banda de como el enemigo habia da- 
??do muestra de &c. Colom. Guer, de Fland, lib. 9. 

Empero en el sentido natural es fórmula, de en- 
carecer ; y esto sin duda quiso mostrar Santa Teresa, 
quando calificó dicha locución de adagio ó prover- 
bio por estas palabras : "Quiere el Señor aquí que ca~ 
»si le vea el alma por vista de ojos ^ como dicen." 
Part. I. Vid. cap, 14. 

7. Puesta esta preposición en medio de una pala- 
bra, que se repite, lleva estos sentidos : co7i gra?i cuida- 
do : sea lo que fuere. " Notó y contó punto por pimto sus 
dígalas , y preseas (de Vicente déla Rosa) y halló que 
«los vestidos eran tres . . .con sus ligas, y medias." 
Cerv. en el Ing, Hid. part. i. lib. 4. cap, .51. "El Ge- 
»neral d¡Ko: una por una vuestras lágrimas no me de- 
»>xarán cumplir mi juramento: vivid, hermosa Ana 
»? Félix los años de la vida, que os tiene determinado 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 211 

«el Cielo. El mismo part. 2. ¡ib, 8. cap. 63." 

8. Finalmente , que pueda trasponerse esta prepo- 
sición , os lo muestran estos dos títulos de la vida de 
Santa Teresa, que atribuimos á Fr. Luis de León , que 
ordenó sus obras para la estampa. Cap. 35. dice. De 
los términos por donde ordenó el Señor viniese á 
guardarse en ella la santa pobreza. Cap. 7. Trata por 
los términos , que fué perdiendo las mercedes que el 
Señor le habia hecho. En cuyo segundo exemplo va 
-traspuesta la preposición por \ mas en el primero na- 
tural y propia. 

Adjunta. Con los verbos quedar , dexar , y semejan- 
tes , lleva esta preposición naturalmente embebida en 
sí la significación de defecto , ó falta , deste modo: 
"Sin dexar ... ni vedija de lana que no escarmenase, 
'aporque no se quedase nada por diligencia, ni mal 
»> recado." Cerv. en el Ing. Hid. part. i.lib. 3. cap. 23. 
" Poco mas quedaba por leer de la novela , quando del 
» caramanchón . . , salió Sancho Panza todo alboro- 
M tado ..." Cerv. en el Ing. Hid. part. i . lib.^. cap, 
35. "Decíame (este Padre) que para del todo conten- 
»tar á Dios no habia de dexar nada por hacer." Sant. 
Ter. part. i. l^^id. cap.. 24. y en gl cap. 23. dice la 
Santa ; Sin dexar nada por decir. 

9. Tiene demás desto la misma fuerza y poder, 
que las siguientes preposiciones : A\ Quando se to- 
ma en aquel sentido natural , y elegante , que suena 
por estas palabras. 

"Ansí que si vá á fuerza no entra en cuento .i 

'>La suya % ^:.i,pju« 

Fr. Luis de León en la traduc. de job^ cap. 9.' : :ía- 
Ved ahora la misma gala expresada con nuestra 
preposición: "Si por principales va , dixo Sancho, 
>? ninguno mas que mi amo ; pero el oñcio que él trae 
»no permite dispensas, ni botillerías." Cerv. en el 
Ingen. Hid. part. 2. lia. ^, capit. 59. ^ s.-. ..j^ j 

TQM. I. O 3 Con, 



'A-< 



2 1 2 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

Con. ^' Después de tantos años como ha que vine á 
r»este Reyno , son tan pocos los que me conocen en 
>?él,que como vuesa merced sabe se pueden contar 
^>por los dedos." Fr. Luis de León en el Pról. de sus 
Poesías á Don Pedro Portoc. Y es lo mismo que este 
lugar de Cervantes: ^'Se podrán contar los (solda- 
»?dos) premiados vivos con tres letras de guarismo." 
En el Ing, Hid, part, i. lih» 4. cap. 38. 

^^ Por Dios que vuesa merced me ha sacado de una 
w gran duda (replicó Sancho) y que me la ha decla- 
wrado por lindos términos. Cerv. en el Ingen. Hid, 
part. 2. /i^. 6. cap. 28. 

*' La selva encubre al oso , tigre , y sierpe 
»En su arboleda verde ; y tú en el pecho 
» Escondes impiedad , soberbia y odio 
.•■;■(! ■ 9J Fieras mayores que oso , tigre y sierpe; 
M ' 'v »'Qne aquellas suelen aplacarse , y estas 

»No se aplacan por dádivas, ni ruegos.'* 
Así habla un Sátiro quejándose de Silvia en el Amin- 
ta traducido por Don jfuan de Jáuregui AGt, 2. 
esc. I. 

De. ^''Por mí lo digo (replicó Sancho) pues mien- 
, »>tras estoy cabando no me acuerdo ... de mi Te- 
; resa. Cervánt. en el Ingenioso Hidalgo pan. 2. lib.^. 

,,-^>-En. ^'En venganza de la muerte de su cormana, 
vy por castigo del atrevimiento de Don Clavijo . . . 
*ílos dexó (Malambruno) encantados." Cerv. en el Ing. 

v Hid. part. 2. Hb. 7. cap. 39. " Temíamos encontrar por 
»> aquel parage alguna galeota." Cerv. en el Ing. Hid. 
part.i. lib.j^.cap.^i. ^'Por ninguna manera parece que 
5> se puede con razón negar ser esta obra de su poderosa 
»> diestra." Rivad. Ded. de la Vid. de S. Ign. "No era 
» razón que caballo de caballero tan famoso , y tan 
» bueno él por sí estuviese sin nombre conocido." 
Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. i. cap. i. "Pí?r De- 

ciem- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 2 1 3 

»ciembre del año pasado despachó el Archiduque al 
w Secretario Juan de Frias con cartas para el Rey/'. 
Don Carlos Colom. Guer, de Fland, lib, n. 

Entre, "Hay opinión por todos los habitadores 
»del distrito del campo de Montiel , que fué (Don 
»Quixote) el mas casto enamorado , y el mas valien- 
M te caballero que de muchos años á esta parte se vio 
»en aquellos contornos." Cerv, Pról, de la i. pa7't, 
del hig. Hid, 

Pero advertid que en sugeto de numerar , suélese 
conservar la preposición por si fuere junta con la pala- 
bra todos : V. gr. "Son por todos ochocientos y veinte 
» y cinco reales." Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. lib, 8. 
¿•^^.7 1. "Aunque para confirmación desto te pudiera 
»* traer muchos exemplos , pero baste por todos el de 
»> aquel tan famoso Privado del Rey Asuero , llamado 
"Aman." Gran. Guia^ lib, i. part. 3. cap, 29. Véase 
lo que queda notado á la preposición entre. Cap. 5, 
art. II. núm. I. . . ■.. ;í l. ..; :■ 

Para. Es punto muy curioso en nuestra lengua el 
determinar quando la preposición por lleva la misma 
fuerza que la olía. para de que aquí hablamos, y quan- 
do ellas entre sí se diferencian. Es pues cierto en pri- 
mer lugar que la preposición por se viste de la fuer- 
za de causa final , que suele llevar esotra ; que uno 
y otro se os muestra en este exemplo : " Para lo que 
«yo le quiero tanta Filosofía sabe y mas que Aristó- 
»í teles. Así que , Sancho , por lo que yo quiero á Dul- 
sícinea del Toboso , tanto vale como la mas alta Prin- 
»>cesa de la tierra." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. 
lib, 3. cap. 25. 

"Clemente es, y piadoso el que sin miedo >uí 
3>Por escapar el brazo corta el dedo." 
'Etc\\\2l en la Arauc, r 

Lo mesmo podemos decir de otros modos en que 
las dos proposiciones se convierten mutuamente una' 

O 4 en 



1 14 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

en otra , por exemplo : tengo por mí\ tenia por w/, 
que Uía Saiita Teresa , corno va ya no.adu ; y en aquel 
decir de Cervantes : tengo para raí : tened para vos^ 
6íc. Ni mas ni menos mantienen ellas dicha equiva- 
lencia en estas locuciones de primera persona : estoj; 
por: estoy para ^ como os lo muestran estos exem- 
pios : "'Estoy por creer que no habrá faltado quien 
?>haya madrugado á tomar este asunto (de caiumniar- 
9Mne) con vuestra Alteza, por desacreditarme, y 
"acreditarse á mi costa ..." Colom. Guer. de Fland, 
lib. 9, " Verdad dices , Arsindo , y estoy para decir 
>íque me pesa de haber , &¿c. Cerv. en la Gal. lib. 6. 

Que si alguna destas preposiciones suele exceder 
en brio , y fuerza á la otra , es sin duda la preposi- 
ción por de quien nos valemos en aquellos aprietos 
donde apasionado el ánimo expresa mas viva , y pro- 
piamente sus sentimientos , como quando dice Don 
Quixote : " Por el sol que nos alumbra , que estoy por 
pasaros de parte á parte con esta lanza." part, i. 
lib, I. cap. 4. 

Fuera deste i'iltimo caso no hay duda, sino que lle- 
va igualmente el verbo estar en la notada primera 
persona qiialquiera de las dos preposiciones con un 
mismo significado ; y lo mismo sucederá si lo conside- 
ráis bien en la segunda persona , ora sea del singular, 
ó del plural , como : estcis por creer : estáis para , &c. 
¿Y será acaso lo mismo en las terceras personas? Si 
será , cada y quando lleve acción el supuesto del ver- 
bo estíir , v. gr. " Aun los sabidores de la burla estu- 
^y vieron por creer que era verdad lo que oian." Cerv. 
en el Ing. Hid. part. i . lib. 4. cap. 4Ó. Y vale lo mis- 
mo que estuvieron para creer , &c. ',' -u¿ 

Mas si fuere cosa , entonces llevan estas preposi- 
ciones un sentido de pasiva muy diferente , y aun 
contrario , puesto que muestra la preposición por en 
tal caso manera de falta , ó defecto de acción , como: 

el 



DÉ LA LENGUA ESPAÑOLA. 215 

el negocio está por cuncluir ; la casa por vender , la 
b¿iyeta por'frisar: al conirario la preposición para 
supone imiiieiite acción, quando decimos: el negocio 
está para concluirse , &c. Sentido que mantienen di- 
cíiás preposiciones callado , ó puesto el dicho , ú otro 
semejan te verbo , como os lo enseñará el uso , y prác- 
tica de los buenos Autores. 

Tras, '•'•No puedan decir por nosotras , que habla- 
«mos , y no nos eatende^nos , salvo si nos parece que 
»> basta irnos por la costumbre." Santa Ter. part. 2. 
Cam. de la perf. cap. 24. Sentido que expresa Gran, 
con la preposición equivalente así : "•'•No te vayas tras 
«el hilo de la gente." En las adic, al memor. part, 2. 
cap, 22, consíd. ^, •.■ - • -> / • - , 

ARTÍCULO VI. -: í; A^ 
Por que, -, "., 

Es adverbio , ó partícula causal bien sabida ; acer- 
ca de la qual solo advertimos, que suelen los buenos 
autores trocarla con la otra para que , no obstante 
que esta mire de suyo á mostrarnos el fin de la ac- 
ción , y aquella el motivo : mas como suele de ordi-' 
nario ser motivo de obrar lo que es fin de la obra , ó 
acción , nace desto que vengan á tener estas dos par- 
tículas un mismo poder : vedlo confirmado en e«;te pa- 
so de Fr. Luis de León en la Traduc, de la i. Georg, 
de Virg. 

"Que el mismo Padre Eterno quiso en parte 
»>No fuese la labranza del barbecho 

»>Fácil " 'j 

El motivo de así quererlo es por este fin: 

i '•''Vor que de hecho ■ 

»' El cuidado forzoso fuese parte ' 

»>Para aguzar el torpe hum.-ino pecho, 
"No consintiendo que su Monarquía 

"Se 



2i6 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

vSe entorpeciese con pereza fria.'' 
Fr. Luis de Granada muestra con la expresión para 
que el motivo de obrar por estas palabras : '"Pues pa- 
nra que quieres gastar tiempo en tal sementera , de 
«la qual no tengas otro fruto, que coger sino lágri- 
j»mas?" Guia lib. i. part, 3. cap. 25. 

-f fi •: , ARTÍCULO VII. ., 

Tor dicha. Por ventura. 

Son lo mesmo que á dicha , ora preguntando , ó 
bien sin preguntar, de lo qual tenéis por prueba los 
siguientes exemplos. ".G^^ — :i 

"Por dicha habrá tesoro, 
jíQue á sus ricos cabellos se compare, 
"Aunque se junte el oro 
' »>Que el Indiano suelo engendra , y pare, 
»íY quanta pedrería 
ííCrmuz á Portugal , y Persia envia?" 
Fr. Luis de León en la imitac, de la Oda 12. Nolis 
del lib, 2, de Horacio, 

" ¿ Por dicha vas caminando á pie , y descalzo por 
«las montañas rifeas (dixo Don Quixote á Sancho) 
«sino sentado en una tabla como un Archiduque por. 
»?el sesgo curso deste agradable rio? " Cerv. en el 
Ing, Hid. part, 2. lib, 6. cap, 29. 

" ¿ Por ventura riéronse á ti los Cielos quando na- 
Hcias.?" Gran. Gida lib, \,part, 3. cap. 27. 

2. "Si por dicha alguna palabrilla de presto se 
«atravesare, remedíese luego/^ Santa Ter. part, 2. 
Cam, de la pcrf, cap. 7. 

" Si por dicha conoces que merezco 

«Que el Cielo claro de tus bellos ojos 

«En mi muerte se turbe, no lo hagas; 

«Que no quiero que en nada satisfagas, 

.V • ' « Al darte de mi alma los despojos." 

'j? íi Cerv. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 217 

Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. 2. cap. ^4. 

Para el misino sentido os podéis valer desotros 
ni'^dos de iiablar : Si por caso : si á dicha : '-'Si por 
i>caso tenían ellos algún enojo, y desabrimiento con 
«el padre , reconocían en él tan gran Señorío . . . que 
»se rendían." Rivad. F^id. de San Ign, hb. 5. cap. 6, 
'''Si á dicha se pierden , (los Corsarios renegados) 
996 los cautivan sacan sus firmas, y dicen, que por 
jí aquellos papeles se verá el propósito con que ve- 
5?nian/' Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib, 4. cap. 40. 
Nota. Aunque son equivalentes en el significado 
estas dos expresiones por dicha , si por dicha con si 
á dicha , lleva empero de suyo este adverbio el signi- 
ficado desta locución: ''" A dicha actnó á ser viernes 
» aquel dia." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. i, 
cap, 2, Esto es : acaso : y sirve también de preguntar, 

ARTÍCULO VIII,-...p- 

Por jamas. 

Lo mesmo que nunca : "Hay en Gandaya muge- 
»>res que andan de casa en casa á quitar el bello, y 
» pulir las cejas , y hacer otros menjurges tocantes á 
íímugeres ; nosotras . . . por jamas quisimos admitir- 
ía las." Cerv. en el Ing. Hid, part, 2. //¿. 7. cap. 40. . 

Véanse jamas , jy nunca, 

A R T í C U Xé tr* ' r.^-r.^ " - 

I Í-m'"! 

Presto. De presto. . . . 

Adverbios que tocan á tiempo , v. gr. *'Si vuelves 
^> presto de adonde pienso enviarte , &:c." Cerv. en el 
Ing. Hid. part. i. lib. 3. cap. 25. 

"Digo que es menester mas ánimo para si uno es- 
9'tá perfecto llevar camino de perfección, que para 
^>SQT de presto Mártyr^s." Sta. Ter. ^¿íi. part, 1. cap.^^. 

AR- 



ai8 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

tO'lfC?V'b rfír/'í!^ ARTÍCULO X. 

**-'-i \-' ■.^^^" ' ;, Primero, ., . . 

Del adjetivo primero que toca á orden nace este 
adverbio , que ora es de tiempo , y vale lo mismo 
que antes , v. gr. "No te puede el mundo hacer inju-. 
??ria , ni levantar testimonio, que primero no lo le- 
?ívantase á Christo." Gran, en ¡a Orac. y meditac, 
part, I. "Tornan á comenzar como de primero. El 
mesmo en las adíe, al memor. part. 2. cap. 21. §. 2. 
Expresión que de todo en todo responde á de antes, 
v. gr. "Hallóla (voluntad) tan rebelde, y tan dura 
?>como de antes." El mesmo en el dicho trat. part, i, 
cap. g. 

Ya es ordinal , y se acompaña con el adverbio 
de tiempo antes deste modo : "Después de muchos 
jí nombres que (Don Quixote) formó , borró y quitó, 
j> añadió, deshizo y tornó á hacer en su memoria é 
7> imaginación, al fin le vino á llamar (á su caballo) 
í? Rocinante, nombre á su parecer alto, sonoro, y 
»> significativo de lo que habia sido quando fué rocín 
j? antes de lo que ahora era, que era antes ^ y primero 
í>de todos los rocines del mundo." Cerv. en el Ing, 
Hidipart, i. lib. i. cap. i. 

Primeramente. 

I. o Justo es que hagamos aquí particular men- 
ción del relativo derivado de orden primeramente , pa- 
ra haceros ver el modo como se acompaña con otras 
partícnlas en el numerar ó dividir de las partes : "El 
j>(Espíritu Santo) primeramente como fuego alum- 
j>bra nuestro entendimiento ... Él ot}'o si como paip- 
ai ma nos hace sencillos , mansos , tratables ... Él 
» también como nube nos defiende de los ardores de 
j^nuetra carne ... Éi finalmente como viento vehemen- 

tí- 



DÉLA LENGUA ESPAÑOLA. 219 

«tísimo mueve é inclina nuestra voluntad á todo lo 
"bueno." Gran. Guia lib, i. part. i. cap. 5. Y 11 ámase 
esta numeración quadrimembre. 

Y tratando el mismo autor de la gloria del Pa- 
raíso , divide así las partes de su meditación : "Mi- 
j'ra p7'iineraf7ienve que gloria será ver aquella Santí- 
"sima Trinidad , &íc. Piensa luego en la segunda glo- 
«ria , que se sigue tras esta que es la visión clara de 
jí aquella Sacratísima Humanidad de Christo . . . Mi- 
sara después el gozo que el ánima recibirá de la com- 
"pañía de los otros Santos . . . Considera también 
?j aquellos singulares dotes, que allí recibirán los 
"Cuerpos de los Santos, que son , 6íc." En el mem, 
trat, 6. cap. 4. 

2. Que si fuere la numeración , ó división tri- 
membre extiéndela así el mismo autor: ^'Diiémos pri- 
y>mero de la excelencia de la virtud , y luego de la per- 
"feccion deila ; y después de los medios por do esta 
"perfección se alcanza." En el memor. trat. 7. del 
amor de Dios ^ cap. i. §. i. "Presupuesto este princi- 
" pió , mira luego quan hermoso , quan bien adorna- 
"do , y quan grande es este mundo . . . Mira otro si 
"quan poblado está de infinita variedad de cosas, 
"que moran en la tierra y en el agua y en el ayre , y 
?>en todo lo demás ... y mira was que con la misma 
"facilidad , que crió (Dios) este mundo, pudiera 
"Criar , si quisiera , miliares de cuentos de mundos." 
El mismo Autor en la Guia lib. i. part. i. cap. i. §. i. 

3. Mas la manera de colocar dos partes ó miem- 
bros puédese ordenar en una destas formas : "Nq hay 
"Otra cosa en la tierra mas honrada , ni de mas pro- 
"vecho , que servir á Dios primeramente ^jf luego á su 
"Rey y Señor natural." Cerv. en el Ing. Hid. part.. 
2. lib. 6. cap. 24. 

'"'' Primer amenté por el pecado se pierde la gracia 
"del Espíritu Santo . . , piérdese tayibien la caridad 

' , ' "y 



220 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

»y amor de Dios." Gran, en el memor, trat. 2. cap. 3. 
§. 2. '''Oye primero sus palabras , y después pide sus 
^promesas." Gran, eíi el memor» trat. 5. cap. i. §.4. 
Adjunta. Visto arriba con que iinage de panículas 
ordena su discurso , ó distribuye el Granada lo que 
ha de tratar , bien será que veáis aquí quales sean los 
vínculos con que va éi enlazando lo mismo que tra- 
ta en seguido , breve y acabado discurso , siendo este 
autor uno de los que con mas acierto, y freqüencia 
se vale de las partículas para hacer ciara y armonio- 
sa la locución : ved pues con que partículas comien- 
za, prosigue , y acaba el §. 7. del cap. 14. en el lib. 
2. part. 2. de la Guia , que es este : '''•Después destas 
»dos potencias apetitivas hay otras dos, si se sufre 
j? decir , cognoscitivas , que son imaginación , y enten- 
»3 di miento . . . Pues la imaginación que es la mas ba- 
»>xadellas, es una de las potencias de nuestra áni- 
i* ma que mas desnudas quedaron por el pecado : de 
y> donde ndCQ ., que muchas veces se nos va de casa, 
??como esclavo fugitivo sin licencia, y primero ha 
"dado una vuelta al mundo, ^ue echemos de ver 
>y adonde está. Es tam¿?ien una potencia muy apetito^ 
>?sa, y codiciosa de pensar todo quanto se le pone 
"delante , á manera de los perros golosos , que todo 
"lo andan probando ... y en todo quieren meter el 
" hocico ; y aunque á veces los azoten , y echen á pa- 
"los siempre se vuelven al regosto. Es también una 
"potencia muy libre , y muy cerrera , como una bes- 
"tia salvage, que se anda de otero en otero, sin 
"querer sufrir sueltas , ni cabestro , ni dueño que la 
"gobierne ; y demás de tener ella de suyo estas ma- 
clas mañas, hay algunos que acrecientan su malicia 
Mcon negligencia, tratándola como á un hijo regalado, 
"al qual dexan discurrir por todas quantas cosas 
"quiere sin contradicción : de donde nace, que después 
ty guando la quieren quieta ... no les obedece . . . Por 
•j ■-' lo 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 221 

jyjo qual conviene que entendidas las malas mañas 
íídesta bestia , la acortemos los pasos , y la atemos á 
íum pesebre . . . De suerte que asi cerno atamos ar- 
wriba la lengua . , . aií también atemos la imagina- 
«cion á buenos , y santos pensamientos . . . Para lo 
»qual conviene que haya de nuestra parte grande dis- 
»crecion y vigilancia . . . porque los que en esto son 
jídesproveidos , muchas veces dexan entrar en el áni- 
jMna cosas que le quitan ... la devoción/' 

ARTÍCULO X r. - ^ " , 

Pues, •,;•!■:«-■. i • . \j ■*. 

i.° Los oficios desta partícula son muy varios; 
porque ya une el discurso como epilogando , ó apli- 
cando lo que va dicho para inferir así lo que se pre- 
tende, V. gr. "De que Sancho el bueno (respondió la 
9? Duquesa) sea gracioso , lo estimo yo en mucho, 
«porque es señal que es discreto : -que las gracias, y 
'?los donayres ... no asientan sobre ingenios torpes; 
í>y pues el buen Sancho es gracioso, y donayroso, des- 
jíde aquí le confirmó por discreto." Cerv. en el In- 
gen, Hid, part. 2. lib. 6. cap. 30. 

"Quiso Dios tomarte por hambre, y que las mismas 
5? necesidades te metiesen por sus puertas, y te lle- 
"vasen á él; por eso no te quiso acabar ¿ende el 
j' principio : por ello no te enriqueció dende luego, 
«no por escaso, sino por amoroso ; no porque fueses 
«pobre sino porque fueses humilde ... Pues si eres po- 
«bre , y ciego , y menesteroso , por que no te vas ál 
«padre que te crió." Gran. Guia lib, i. part. i. cap. 2. 

2. Va es simple conjunción , y equivale á detnas, 
otro j/, también : "Harto mejor haria yo (dixo San- 
»cho) en volverme á mi casa ... y no andarm.e tras 
»vuesa merced por caminos sin camino . . . bebiendo 
«mal, y comiendo peor. Pues tomadme el dormir; 

« con- 



222 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

»> contad, hermano Escudero, siete pies de tierra, 
»)&c." Cerv. en el Ing, Hid.part. i, lib, 6. cap, 28. 
Y hablando del artificio , con que del lino hácese fi- 
nalmente el hilo, pro^igue así Bartolomé Leonardo de 
Argensola en la carta aun Marques: 

^'Del agua al sol segunda vez se saca 
»Y para quebrantar su caña hueca 
^ i;;/; í>Con mazos de madera se machaca: 
>?La arista vuela destrozada, y seca 
ííDexando al lino mondo en largas venas, 
wY peines lo hacen digno de la rueca. 

?' Pues terso como barbas , y melenas 
>?De los Anacoretas que vio el Nilo, 
;í? -. »»0 como en sus Filósofos Atenas 
-. y "Se dexa prolongar al mismo estilo, 

»íY entre rústicos dedos apremiado 
»>Dellos revuelto al box resulta el hilo." 
"Yo he lástima quando me acuerdo las buenas in- 
»cl¡naciones, que el Señor me habia dado,yquan 
jMTial me supe aprovechar dellas. Pues mis herma- 
" nos ninguna cosa me desayudaban á servir á Dios/* 
Sta. Ter. part, i. Vid. cap, r. 

3. Tiene gran fuerza para preguntar con afecto 
de gran maravilla : ^^^Pues que tanto ha Sancho , que 
"OS la prometí? (la ínsula) dixo Don Quixote." Cer- 
vant. en el Ing. Hid, part. 2. Ub. 6. cap. 28. "Dán- 
"dosele (Sancho Gobernador el báculo) al otro vie- 
"jo , le dixo : andad con Dios que ya vais pagado. 
"¿Yo Señor? ^ respondió el viejo: ¿Pues vale esta 
"cañaheja diez escudos de oro? sí: dixo el Goberna- 
"dor,ó sino yo soy el mayor porro del mundo." 
Cerv. en el Ing, Hid, part. 1. Ub. 7. cap. 4,. 

^' iPues quien os quita volver los ojos del alma, 
.' "aun- 

I Se ve claro que va aquí callada una palabra , siendo este 
su sentido : yo pagado Serior'i 



DE LA LENGUA ESPAÑOLARÍA ¿^3- 

»> aunque sea de presto , sino podéis mas ^ á- este Sé- 
vñor?" Santa Ter. parí. 2. cam, de la per f, cap» 16.-' 
' 4. Con la misma fuerza, y en bélío' laconismo 
respondemos , y juntamente preguntamos : Vedlo érí. 
la comedia de Lope de Vega: El Villano -en su rin- 
cón^ donde maravillado este de las honras, qué el Rey* 
le t^uiere hacer , dice primero. '" o;-^;'^'^ r'fj 

*' Detentev*^H *<'V.v;u:^ 

--- f>Si no quieres queme cuent^- ^"í^í-'í '^^;'*** 

eoí... »>p.or muerto , la- lengua para: '^ Y ? 2i]bíb« 

»^Yo Señor? yo Caballero ?^viav ?3 vio^dt^ 

»> Yo ilustre yerrio? " "'' ' ^ '^ 

Y luego le responde Feliciano á nuestro prd€ 

"pósito: -t^/iJ c^ í4^.íJiV'ii cCi ií^y-i-i» jiL,^:., JB 0-!fÍ' ü" J ^< 

- . ■•'^'-^ :?'';\ r:"'. .'\^'rPíi^^^)íb?i-i-nEm íiijKt 

•oí 1 ^-í:»>¿-Para queel Cielo fe dió''^^ *íoq cjislcs" 
>?Tal cantidad de- dinero? ^i±^^Áá£.z Iin3i« 

.^.3. ■ --• • • ■:.;:':':^-- ^- 

Con igual énfasis usa de la expresión :p«ej ;i^? 
CQTV.^en el Ing, Hldípart, a. //^¡'7. «tíí^. 34'»- i -í^ 

g. Es muy acomodada para ápiicar- lú cúlúpaJrd- 
cion , que hacemos así. ' '•' -I '"■ - ■'-] '■ 

"Quien ha visto muchacho diligertte -í'^i^á» 
?>Quc en goloso asimismo sobrepuja • ' ' 
>>(Que no hay comparación mas conveniente.) 
"Picar en el sombrero la grenuja .^"^^ .2..<5ü 
"Que el hallazgo íe puso allí ,'6 -lasi^á, /(> 
»>Con punta alfileresca , ó yadé agüja?>i-''3V 
tyPues no con menor gáná ó -menos prisa ■'•^^ 
"Poetas ensartaba el Nume aligado " ' / íve-do 
"Con gusto infame , f con dudosa risa.'* 2oh« 
Cerv. Viag, al Parn, cap. S'^y ^^ ^'^ '^^-^^ ^^ áidab» 
6. El sentido que trae está partícula Sñ ofüeií 'á'- 
suplicar con relación á lo que va ya expuesto , es cla- 
ro, y lo podéis ver en este exemplo: '•^Pues tened 
"cuidado , yo os ruego de notar mis faltas, y aVisar- 
TOM. I, P me 



224 DEL VIGOR Y ELEGANCIA j 

wme de ellas para que me enmiende." Rivad. ^id» 
de San Ign, lib. 3. cap. 2. 

7. No solo nos introducimos de nuevo á razonar 
por medio desta partícula con clara alusión á lo ya 
expuesto, ó tratado ; pero también podéis dar fin con 
ella á vuestro razonamiento. Pedro de Rivad. da 
principio al cap» 14. del lib. 2. del trat, de la Tri" 
bulacion por estas palabras : " Pues quando el Se- 
>>ñor fuere servido de azotarnos , y afligirnos con pér- 
«didas,y tristes sucesos, lo primero que debemos 
«hacer es volvernos á él." 

Fr. Luis de Granada concluye así un discurso 
por modo de ilación : " Pues ya las excusas que con- 
>Kra esto suelen alegar los hombres del mundo de 
»> tal manera quedan deshechas , que no veo portillo 
«abierto por do se puedan descabullir , sino quie- 
bren á sabiendas atapar los oidos , y cerrar los ojos 
«á tan clara , y manifiesta verdad." En la Guia lib, 
I . part, 3. cap, 30. 

8. Podemos también con esta partícula inferir , y 
al mismo tiempo preguntar con gran énfasis , v. gr.: 
''Quántos por estudiar sin discreción han perdido la 
«salud, y aun el juicio? Pues diiémos que son malas 
«estas ciencias, y que no debemos estudiar porque 
» algunos usan mal dellas?" Rivad. trat, de la Trib, 
¡ib, 2. cap, i6*-i^ üí <.í^:dmc2 ]ivn:> lüi^r ■■■■ 

9. No diréis sino que lleva alguna vez este ad- 
verbio el mismo sentido de la panícula si condicio- 
nal ,vy del pero , ó mas , que exceptúan, como podéis 
observarlo en estos dos exemplos : " Uno de sus cria-» 
«dos respondió que el acémila del repuesto, que ya 
«debia de estar en la venta traia recado bastante pa* 
9>ra obligar á no tomar de la venta mas que cebada. 
3} Pues así, es , dixo el Canónigo , llévense allá todas 
«las cabalgaduras,. y haced volver la acémila. Cerv, 
emel Ing^ Hidp parh i. lib, 4. cap, 48. ^' Pues dirás á 

«que 



DE LA LENGU \ ESPAÑOLA. 225 

wque debo mirar para cobrar esa manera de confiaa- 
?>za?" Granad, en ¡a Guia lib, 2. part. 2. cap, 17. 

10. Es otras veces de tan viva fuerza para afiT-> 
mar con ahinco , como aquellas expresiones mia feí; 
por Dics , en esta forma : "Mira (Sancho , ) quantas^ 
wfeas cataduras (los molineros del Ebro) nos hacen 
i>cocos: pues ahora lo veréis, bellacos." Cerv. ew e/ 
Ing, Hid, part. 2. lib. 6. cap. 29. 

1 1. Con igual ó mayor ahinco respondemos á la 
pregunta del que nos ha agraviado notándole su sin- 
razón , y valiéndonos de las partículas pues como , v.- 
gr. : "Yendo en pos del (ídolo) su dueño pregunta-- 
Járonle los ladrones, por que lloraba? respondió : Pues 
vcomo'^. habéisme llevado á mi Dios , y preguntaisme,' 
í^por que lloro?" Gran, en el 3{[em.trat.2. cap. 3. §. 2. 

ARTÍCULO XI r. 

Puesto que. 

Nácesenos esta expresión .adverbial de un muy 
propio sentido que trae su natural verbo, ó raiz, 
que es este : *'Mas pongamos ahora que todo lo suso- 
?>dicho no hubiese lugar, &c." Gran. Guia lib. i, 
part, 3. cap, 25. §. 2. Y monta lo mismo , que aquel 
decir ^ supuesto que^ dado que , equivaliendo todos tres 
al latino quandoquidem , ó bien al si , y júntase co- 
munmente con el indicativo , v. gr. : '•'Por ahora bien 
»íserá (dixo el Cabreio) que os vais á dormir debaxo 
íí techado , porque el sereno os podria dañar la herí- 

P 2 .^-.v^V ^:- da, 

I Bruno... No te pudras majadero. 

Fileto... Si quiero i que no soy bestia - ^/^ r 

Supuesto que lo parezco. ^^ 

Lope en la Comed, el (Villano en su Rincón A&. 2. 

"No podían ser vistos (los enemigos) de la artillería denues- 
j>tro campo , dado que estaban ya plantadas tres piezas sobre el 
»j arcea del foso.'' Don Carlos Colom. Quex, de Flmui. lib. 8. 



226 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

»da , puesto que es tal la medicina , que se os ha pues- 
ta to, que no hay que temer de contrario acciden e." 
Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lih. 2. cap. 12. ''Y pues- 
9ito que dos veces le dixo Don Quixote (al roto) que 
>? prosiguiese su historia , ni alzaba la cabeza ni res- 
"pondia palabra." Cerv. en el Ing, Hid, part, i, 
lib, 3. cap. 24. 

En este mismo sentido puede corresponderse con 
todavía : . . . ^'Que puesto que su bondad , y valor (de 
»í Camila) podia poner freno á toda maldiciente len- 
»?gua, todavía no quería (él) poner en duda su cré- 
íídito." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. 4. cap, 33. ' 
Nota, Tiene esta expresión adverbial cierta seme- 
janza con el adverbio aunque , y júntase como él con 
la partícula todavía que toca á excepción. Véase di- 
cho adverbio. 

ARTlCULOXIII» 

,....- , Punto. 

. I.** La natural fuerza y vario uso desta voz son 
parte para que tenga aquí lugar : es pues nombre y 
puede semejar adverbio en estos lugares : "Luego sin 
>> perder punto se fueron todos juntos á la Iglesia, 
j? donde se comenzó la Misa, y en ella los novios se 
9> velaron." Rivad. f^ida de S, Francisco de Borja^ 
lib. i. cap, 18. ^'Sancho . . . dixo á la Duquesa , de 
?í quien un pu7ito ni un paso se apartaba : Señora, 
«donde hay música no puede haber cosa mala." Cerv. 
en el Ing, Hid. part, 2. lib, 7. cap, 34. 

"El 

1 Como sea equivalente al puesto que estotro dado que , ó da- 
do caso que puede también tener relación con todavía en la si- 
guiente manera : ^^ Dado caso que este secreto (de la predestina- 
?ícion) esté encubierto á los ojos de los hombres; todavía co- 
9>mo hay señales de la justificación , las hay también de la di- 
>;vina elección.'* Gran, en ¡o Guia ¡ib. i. part, i. cap. 6. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 227 

r 2. "El tener mas consolaciones sensibles no es se- 
*>nal cierta de ser el que las tiene mas perfecto , ni 
«mas santo , ni mas querido del Señor ; y eslo quan- 
»do faltando ellas , el hombre no falta un punto de 
«sus santos exercicios , ni de un amor fuerte y ma- 
«cizo." Rivad. trat. de la Trib, lib. i. cap. 21. 
- 3. Empero varía el sentido quando le precede la 
preposición a , ó duplicándose va interpuesta la por 
desta manera : " Los nuestros son como caballos li- 
«geros que han de estar siempre á punto para acu- 
»dir á los rebates de los enemigos , para acometer y 
«retirarse, y andar siempre escaramuzando de una 
V parte á otra.!> Rivad. 7^7 ti. de S. Ign, •lib. 3. cap. 15. 
"La gente labradora ... lo notó y contó punto 
itpor puntó sus galas y preseas (de Vicente de la Ro- 
wsa.) " Cerv. Ing. Hid. part. i. lib. 4. cap. 51. 
ol hí. ni'í.-;- -b i. ■ ^'? '< , Í-' í' -^^Z 

ARTÍCULOXIV. Uq- ij 

^"^^- .•:. í;I i^boq m \^^;\\ 
i.° Es adjetivo este nombre , siempre y quando 
lo uniréis con substantivo , ó verbo según aquel pro- 
pio , y elegante modo de hablar con que mostramos 
la causa . que los Latinos llaman propter quam dicien- 
do : derramar lágrimas 'de puro gozo espiritual. Ri- 
vad. í^id, de S. Ign. lib. 3. cap. i. ■*. í.í-ú 
Alguna vez ayuda también á mostrar y encare- 
cer el instrumento de la acción , como lo observa- 
réis en este lugar de Don Carlos Coloma : ".^^ puro 
«perder soldados iba el Francés . . . allanando difi- 
«cultades , hasta que al fin se vino á hacer señor del 
«foso." Guer. de Fland. lib. 10. 

2. Empero si va unido con adjetivo será adver- 
bio que aumenta su valor en esta forma : "Sancho ... 
«vino en comiendo á ver á la Duquesa, la qual con 
»el gusto que tenia de oírle le hizo sentar junto á 

TOM, I, P 3 SÍ 



228 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

«sí en una silla baxa , aunque Sancho de puro bien 
w criado no quería sentarse." Cerv.e/? el If,g.Hid,part, 
2. lib. 7. cap, 33. "Entre mis faltas tenia esta que sa- 
»bia poco del lezado , y de lo que habia de hacer en 
>*el Coro de puro descuidada." Sta. Ter. part, 1. l^id* 
cap, 3 r . 

3. Todavía su derivado puramente equivale á /i- 
bremente , precisamente , v. gr. : " De tal manera ocu- 
»> pan (las nuevas de Mundo) sus corazones , que no 
?>les dexan puramente pensar en Dios." Gran. Guia 
iib, I. part, 2. cap, 14. 

CAPÍTULO XVL 

' > .. ;; De las partículas que tocan á la Q, 

^^ue sea , ó no esta letra de absoluta necesidad lo 
disputaron los antiguos y posteriores Gramáticos res- 
pecto de la lengua latina ^ fundados en que pueden 
llevar su poder la ít , y la griega k : por lo que toca 
á nuestra lengua no hay duda, sino que cultos y ati- 
nados escritores del buen siglo ^ la excluyeron de 
las palabras qual , guanta , &c. escribiendo ellos cuan- 
to , cual , &c. pero manteniéndola en las voces que^ 
quien , quinientos , &c. Mas el común de los Doctos 
han sostenido el uso desta consonante en unas y otras 
voces: Ahora , pues , id observando sus partículas que 
son las siguientes. 



1 Véase Christobal Celarlo en la parte 1. de su Ortografía 
latina. 

2 Entre otros el Padre Alonso Rodríguez en la edición de 
Sevilla de 161$. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 229 

A R T í C U L o I. ; ,, 

Qual. ') 

I.* Es pronombre , y adverbio ; y en uno y otro 
ser puédese considerar en varias formas , porque si es 
pronombre, ora vase por sí, ora nos distribuye las 
partes , ó supuestos de la oración desta manera : " Si 
'* me dixésen qual quiero mas , estar con todos los tra- 
»> bajos del mundo hasta el fin del, y después subir 
»>un poquito mas en gloria, ó sin ninguno, irme á. 
"un poco de gloria mas baxa ... de muy buena ga- 
»na tomarla todos los trabajos por un tantico de go- 
»zar mas de entender la grandeza de Dios." Santa 
Ter, par ^, uíf id. cap, 'a^. 

^'En estas pláticas iban quando vieron que por la 
"quiebra ,, que dos altas montañas hacian baxaban 
»> hasta veinte pastores . . . coronados con guirnaldas, 
»que alo que después pareció, eran qua/ de texo, 
jyqual de ciprés." Cerv. efi el Ing» Hid.part, i. lib, 2, 
cap, IZ'- -Ayjiiihiíi:. Y -iqf/ii¿ j;r.c. :-: :c;rrf;T^ 

2. Empero como adverbio ya equivale á la sim- 
ple partícula como desta manera: "Presto nos hemos 
"de ver los dos qual deseamos.'' Cerv. en el Ing, 
Hid.part, i. lib. 4. cap, 49. 

Ora quiere la compañía de otros adverbios en he- 
cho de comparar , y son : / 

Qual . . . Tal, 

*'jQwa/ cisne que con últimos alientos 
>'Vive y muere cantando á un mismo punto, 
"Y en el Sepulcro y nido todo junto 
"Mas vivos articula lo^ acentos, 
9yTal en la dura cama en fuegos lentos 
"El invicto Español vivo y difunto 
"Levantó este divino contrapunto 

P4 "Pues- 



230 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

» Puesto entre los tiranos , y tormentos: 

wYo Celestial Señor, 6£c." 
Así habla Bartolomé Leonardo de Argensola en un 
Soneto á San Lorenzo. 

Qual , . . así\ 6 en' tal manera. 

. ' "Y qual áQ fuerte hierro los planchones 

; » Baten en dura yunque los herreros, 
■ - ! ,.' j4sí es la diferencia de los sones " 

"Que forman con sus golpes los Guerreros," • 
Ercilla en la Arauc. cant, 14. '• ■ 

yyQual suele acompañada de su bando 
' »> Aparecer la dulce Primavera, 
: -c ?íQuando Favonio , y Zéfiro soplando 
»A1 campo tornan su beldad primera, 
.:í¡ j: »>Y van artificiosos esmaltando 

'. »>De roxo , azul , y blanco la ribera, 
. ... iíEntal manera á mi, Flerida mia, 

>? Viniendo reverdece mi alegría. 
Garcilaso de la Vega en la Égh 3. 

También por sí sola simple y llanamente forma 
comparación así. 

"Ya de la memoria borro 
.•:'',\ ?í Todas las obligaciones, 

» Porque vuestras sinrazones 
' -sila. >íMe han dado carta de * horro? 
» Desengañado me corro 
jjDe que tengáis prendas mias; 
»Mas por no mover porfías 
»>En vuestras manos las dexo, 
jOjn ... ..... t>QuaI 

X Llámase horro aquel que habiendo'siclo eeclavo alcanzó li- 
bertad de su Señor. Así el Licenciado Covarrubias en su Ttsoro. 
Y en efecto esto prueba aquella ley del Repertorio l'niversal del 
Doctor Hugo Celso á la palabra siervo : " El Señor del siervo es 
9> tenido á la deuda que hobiese hecho, siendo ¿zorro,'' Y luego 
el siervo que su Señor hobiese ahorrado , óíc. 



DE LA LEKGUA ESPAÑOLA. 231 

v>Qual la culebra el pellejo 
»* Para renovar sus dias/* ; ..tjx - ii ,. j 

Lupercio Leonardo de Argensola. 

Sigue á veces y perficiona el sentido de la partí- 
cula tan en hecho de cerrar ó concluir la pondera- 
ción , V. gr. "Tomaba (el) tan á su cargo el con- 
íítentalle , qual lo seria , si con curiosidad lo espia- 
»>ba." Cerv. ^« el Ing. flid. part» i. Hb. 4. cap, ^o* 
•'Os conjuro por la cosa que en esta vida mas ha- 
«beis amado ó amáis , que me digáis quien sois ,'y- 
wla causa que os ha tiajdo á vivir y á morir entre 
»í estas soledades , como bruto animal , pues moráis 
Ȓentre ellos tan ageno de vos mismo qia,/ lo muestra 
'> vuestro trage, y persona.'" Cerv.£'/íe//;/¿'.ii/Ví.^¿;.Tí. I./. 
3. cap, 24. 

A R T í C U L o II, 

Quan. 

Es adverbio que solo tiene virtud de acompañar,' 
y ponderar la palabra con quien se une ; y ora suele 
w corresponderse con tan ^ ora es simple: v. gr, "Quien 
»' tantas veces lo crucificó, y abofeteó (al Señor) con 
>í peores obras que hiciera un Pagano; que puede espe- 
sa rar, sino que quando llegue la hora ae la cuenta se 
«haga á costa del malo tan grande recompensa de la 
9f honra de Dios , quan grande fué la injuria hecha 
-»>contra él?" Gran. Guia lib, i. part, i. cap, 10. ^i 

"Pero decidme, señores, si habéis mirado en ello, 
9>quan menos son los premiados por la guerra que 
>j1os que han perecido en ella?" Cerv. en el Ing, 
Hid, part, i, lib, 4. cap. 38. 

"Me habia dicho el Señor que entrase como pu- 

»diese (en la fundación del glorioso San Joseph) que 

«después yo veria lo que Su Miigestad hacia, y quan 

«bien que lo he visto!" Sta. 1er. Vid, part, \,cap.^i. 

Nota, En vez de este adverbio , y en el sentido 

que 



232 . DEL VIGOR Y ELEGANCIA^ 

que nos vuelve junto con adjetivo usan también muy 
elegantemente los buenos autores de la expresión que 
tan en la forma siguiente : ^' Pues siendo esto así qm 
3>tan grande es la obligación que nos pide solo este 
«título ... al amor, y obediencia deste Señor." Gra« 
nad. Guia lib, i. part, i. cap. i. ^'^ Que tan grande sea 
«esta providencia en ninguna manera lo podrá en^ 
"tender, sino el que la hobiere experimentado, ó el 
«que con estudio, y atención hubiere leido las scrip- 
^^tjuras sagradas.'* Gran. Guia ¿ib. i. part, 2. cap, 12; 
e-. l^el mismo modo podéis decir : que tan dulce: que 
tan lindo , 6íC. en lugar de quan dulce: quan ¡indo, &íCí 

A.lor. ^ ARTÍCULO I II. _ ; ü'iJ< Í.Ü / « 

Quando, ; '^"^ '"^ "^ 

i.'^ Es bien conocido este adverbio que otro no 
significa, sino punto, ó mom.ento determinado de 
tiempo; empeiro en este, y semejantes modos de ha- 
blar muestra .con alguna mayor fuerza el propio fi-^ 
sico principio de alguna acción : "El Visorey . . . sa-? 
?>lió luego á playa... á tiempo quando D. Quijote voU 
>>vialas riendas á Rocinante para tomar del campo la 
j> necesario." Cerv. ene¿lng.Hid.part.2.¿ib.S. cap,64¿ 

2. También es común este modo de hablar de quan- 
do en quando que como veis nos muestra tiempo in-^ 
terrumpido : " No se oia en todo el lugar (del Toboso): 
j>sino ladridos de perros ,,. de quando en quando re- 
»>buznaba un jumento ... y mayaban gatos." Cerv.: 
en el Ing, Hi.d., pjirt..2, lib, 5. cap, 9. 

3. Junto al adverbio bien nos da una manera de 
hablar condicional deste modo : " Quando bien tras la 
j» absolución de Su Santidad llegase á tener el cep- 
>>tro Francés (el Príncipe de Bearne) en la mano, no 
«podía dexar Su Magestad (Catóhca) de defenderse, 
" y ofender coa el valor , y reputaciou que lo habían 

he- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 233 

whecho él , y sus antecesores." Pon Carlos Cülüm. 
Guerras de Flandes lib, 8»í í> ^ ^^h ':-í^ i:os-a .rjr.a 

A R T í c ü L O i ry« '^"^ "' 

Quanto, 

Que sea pronombre de absoluta, ó relativo signi- 

íicadü es bien notorio ; es empero notable , y gra- 
ciosa la iinion de las voces tanto , y quanto en tstfe 
lugar de Cervantes : "¿Donde has visto tú, ó leido 
>í(dixo Don Quixote) que ijingun escudero de caba- 
»llero andante se haya puesto con su señor en quanto 
wrnas tanto me habéis de dar cada mes , porque os 
sirva ? En el Ing. Hid, part,. 2..lib.,6,^ cap, i^é . L xn « 

i.° En uno, y otro estado de absoluto, y rela-r 
tivo débese asimismo considerar como adverbio , por 
exemplo : " Quanto se alegraría su espíritu (de la Vír- 
?ígen) en el (Señoi)l" Gran, en el M&nor.trat:^ 
^ap. Meditar» de la f^isitac, .';:!:., ..■ .. , 

"Esto es quanto al salario de mi trabajo (dixo 
?> Sancho) ptro en quanto i satisfacerme á la pala-r 
»>bra, y promesa seria justo que .se. me añauiesea 
«otros seis reales," Cerv. en el Ing, Jfiid^ part. 2. lib^ 
€. cap, 28^ " Esto se ha de advéitix quíinto á toda U 
9> doctrina en ccmun ; que en lo que toca particularr 
«mente á la madre (Teresa )po§ibIe es que. después 
wque, &¿c, Fr. Luis de León en la Carta á las Má-r 
dres , ¿ic. Ved la nota al adverbio mientras, 

";Ciaro esiá que 7«fl«íí? las^ cosas-: son npas: nobles, 
y mas excelentes tanto son rnás poderosas para cau- 
sar mayores deleytes. Gran. Guia^lib, i. part, 2. cap» 
16. Véase tanto quanto, uo o:;9fí Y 

2. Cállase alguna vez el relativo tanto aunque 
va entendido. 

" G recia quanto estupenda en sus mentiras 
»Es admirable en el comento deilas, .;.::.,, í«I 



?34 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

,rorj>Si tú con vista no vulgar lo miras." i ■ •• ^ 
Bart. León de Arg. en ¿a Cart. á un Marques, 

3. Sigue alguna vez á la expresión no solo , v. gr. 
"TVo solo me trae por estas partes el deseo de hallar 
»>al loco (añadió Don Quixote) quanto el deseo que 
"tengo de hacer en ellas una hazaña ... y será tal, 
>?&:c." Gerv. en el Ing* Hid, part, i. Ub^ 3. cap, 25. 
-' 4. Con el adverbio mas lleva en sí cierta manera 
de encarecer entonces, quando queremos reforzar 
con nueva prueba , ó razón lo que ya va dicho , por 
exemplo : "Aquí no nos ve nadie (dixo Sancho) bien 
>> podemos torcer el camhio , y desviarnos del peli- 
»>gro . . . Quanto tnas ^vlq yo he-oido predicar al Cu* 
>^ra de riüesíro lugar . . . que quien • busca el peligro 
w pereee<en él ; así que >, Scc."- Cerv. en el Ing, Hid, 
part. I. lib. 3. cap. 20. ' 

Algo mas fuerza diréis que lleva la dicha expre-» 
sion si le añadis en medio la j; conjunción diciendo: 
quanto .^ y mas ., que es modo de realzar la pondera- 
ción , V. gK **Orvile habia comenzado á desavenirse 
>?con el Conde de San Pol por negocios de interés, 
?>que son los que suelen romper las amistades mas 
«bien fundadas, quanto ., y mas las adquiridas por 
«medios tan ruines." Don Carlos Colom. Guer. de 
Fland, lib, 8. 

r:/ Nota. Abreviase esta expresión en familiar, gra- 
ciosa , y bien antigua síncopa. Santa Teresa en este 
lugar: " Acaecióme una mañana , que llovia- tanto, 
«que no parece hacia para salir de casa . . . aunque 
«me pusieran lanzK^s á los pechos me parece entrá-^ 
o^ra por ellas ^«<7»í/ wííij- agua." En la Vid, cap. 39, 
Y luego en el mismo capítulo dice así: "Se afren- 
«taba después mi alma de ver que pueda parar en 
«ninguna cosa criada, quanti mas aficionarse á ella. 
Donde claro veis que una , y otra expresión es 
lo mismo que aquella de Cervantes : ^*No tengas pe- 
i^-'- «na. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 235 

»Da, amigo (Sancho) que yo te sacaré de las ma- 
gnos de los caldeos, quanto mas de las de la her- 
f? mandad/' En el Ing, Hid,part» i. lib* 2. cap, lo, 

ARTÍCULO V. 

Que. 

1,^ Dexando á un lado, pues es muy claro , el po- 
der desta partícula quando después de verbo es conjun- 
ción ' , y relativo tras nombre , es bien que obser- 
véis , como ella puede en el primer sentido , y con 
ciertos verbos ir callada en esta forma : ^' Corria gran 
9^ peligro no desfalleciese del todo, ó reventase con la 
?> grandeza de la suavidad y alegría que en él redun- 
>?daria si no fuese para esto especialmente ccnforta- 
?>do de Dios." Gran. Guia Ub, i. part, i. cap, i. "Y 
»ansí os ruego mucho traygais en esto cuidado." San- 
ta Ter. part, 2. Cam, de la perf. cap, 15, "Porque tú, 
»> hermano mió, no te veas en este aprieto ruégote 
9í agora quieras ' de todo lo que hasta aquí está di- 
wcho, considerar , &c." Gran. Guia lib, i. part, i. 
cap. 7. "Hay razón para temer no prevalezcan estos 
íídos afectos contra uno , y así le corran el campo.'* 
Gran. Guia lib, 2. part, 2. cap. 20. 

2. Ándase alguna vez duplicada esta partícula lle- 
vando poder de conjunción , y pronombre , v. gr. 
**Digo que que le iba á vuesa merced en volver tan- 

" to 

1 Es lo mismo que la conjunción quod latina en estas particu- 
lares locuciones : Omitto illa vetcra , quod istum in Rernpublicam 
aluit , auxit , armavit. Cicer. ad yJttic. Ub. 8. epist. 3. Hoc ipsum 
posui pro argumento, quod ille solute egisset, Cicer. in Erut. 
mún. 8. Cato mirari se dicebat, quod non rideret aruspex aruspiccm 
cum vidisset. Cic. 2. Divin, num. 24. 

2 Suélese también callar la conjunción ut deste modo : Qua- 
re le r(;go si opus erit ad Cs^arem meam causam agas. Cicer. ad 
Famil. lib. 5. epist. 10. Tu fac in augenda gloria te ipsum vincas, 
Cic, ad Fathil. lib, 12, epist. 7. 



236 DEL VIGOR Y ELEGANCIA" 

99 to por aquella Reyna Magimasa, ó como se Ha-* 
>rma." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. I ib, 3. cap, 25. 
*'No sabia que hacer porque habia gran vergüenza 
?>de ir al Confesor con esto , y no por humilde , sino 
^> porque me parece habia de burlar de mí , y decir 
iyque ^«e San Pablo para ver cosas del Cielo? '* San- 
ta Teresa part, t. l^id, cap. 38. 

3. Unas veces es simple adjetivo , como : ^' Iba Don 
»>Quixote embelesado sin poder atinar con quantos 
"discursos hacia que serian aquellos nombres llenos 
>íde vituperios que les ponian." Cerv. en el Ing. Hid, 
part, 2. lib, 8. cap. 68. '^^ Que olas ^ que turbiones no 
"han pasado por ella? que tiros no la han batido? 
"Con que armas ^ ardides, y embustes no ha sido del 
"demonio combatida, y acosada?'* Rivad. Vid, de 
S. Ignac. lib, 5. cap, 13. Y otras es pronombre , que 
regido de la preposición sin muestra motivo , y cau- 
sa final si le rige la otra para , como hacer algo sin 
que ni para que, Cerv. en el Ing. Hid, part, \,lib, i¿ 
cap, 25. ■ 

4. Suele además reforzar lo que decimos puesto 
en irregular colocación , y semejando relativo deste 
modo : ^'Se me hace escrúpulo grande (en esto que es- 
" cribo) poner, ó quitar una sola sílaba que sea." 
Sant. Ter. Vid, cap, 39. 

^'Y que son ínsulas (replicó la sobrina contra 
"Sancho) es alguna cosa de comer , golosazo , comi- 
"lon que tu eres?" Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. 
lib. 5. cap, 2. 

5. Es otrosí muy acomodada esta partícula pa- 
ra manifestar varios afectos quales son. 

De bendición^ ó buen deseo: "Sabréisme decir, 
f>buea amigo ^ que buena ventura os dé Dios ^ donde 
"Son por aquí los Palacios de la sin par Princesa 
"Doña Dulcinea del Toboso?" Cerv. Ingen, Hid. 
part, 2, lib, 5. cap, 9. 

*'Di- 



PE LA LENGUA ESPAÑOLA. 237 

^..... — '_ *'Dime valeroso Joven. ; i,^; - ■-- 

9>Que Dios prospere tus ansias : üh • : '-^ 
«Si te criaste en la Libia , &c." ' - 

Cerv. en el Ingen, Hid, part, 2. //^. 7. cap. 44. -'« 
De admiración : ^'Én fin , Señora , (dixo el roto) 

9>que tú eres la hermosa Dorotea^ la hija única del 

rRico Clenardo." Cerv. en el hig, Hid, part. 1. lib. 

4. cap, 29. . A- -A. \.. iVJ ....:ü 

^^ Que viva un hombre aquí tan. poderoso! ' 
^v^v » Dichoso el que da leyes á su casa 
.r'j «Y en sus umbrales tan contento pasa! • 
Lope de Vega Comed, el Villano Adt, i. 

^'O Jesús mió! que es ver un alma . . . caida en 
»> pecado." Santa Ter. part. i. Vida cap, 19. íhí/íi 

*'jQ«^ te faltan las alforjas , Sancho." Cerv. en el 
Ing, Hid. part. i. lib, 3. cap. 18. "jgw^ en efecto , re- 
»ípiicóel viejo (Aguimorato) tú eres Christiana^ y 
>íla que ha puesto á su padre en poder de sus ene- 
wmigos?" Cerv. en el Ingen, Hid, part, i, lib. ¿^, 
cap, 41. o nü n;; -z. 

De enojo : *' Que tenga de ser tan corta de fortu- 
»na la sin par Dulciiiea del Toboso que no la han 
jíde dexar á solas gozar de la imcomparable firmé- 
is za mia!" Cerv. en el Ing, Hid. part. 2. lib, 7. cap, 
44. "Yo hago juramento (dixo Don Quixote) al Cria- 
3>áov de todas las cosas , y a los Santos quatro Evan- 
íígelios donde mas largamente están escritos de ha- 
»>cer la vida, que hizo el gran Marques de Mantua, 
f^quando juró de vengar la muerte de su sobrino Val- 
«dovíüos . . . Que dé al diablo Vuestra Merced tales 
«juí^meRtos;.* señor mió , replicó Sancho, que son 
»muy en daño .de la salud, y muy en perjuicio de 
«la conciencia ; sino dígame ahora, 6ic." Cerv. e« 
el Ing, Hid, part, i. lib, 2. cap. 10. 

De descnjado y desprecio', "Despachó (vuestro 
»> padre) á quatro de; sus criados en vuestra busca , y 



238 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

»> todos estamos aquí á vuestro servicio , mas conten- 
»tos de lo que imaginarse puede por el buen despa- 
»>cho , con que tornaremos , llevándoos á los ojos, que 
j> tanto os quieren. Eso será , como yo quisiere , ó co- 
» mo el Cielo lo ordenare , respondió Don Luis : Que 
«habéis de querer, ó que ha de ordenar el Cielo 
»> fuera de consentir en volveros ; por que no ha de ser 
imposible otra cosa." Cerv. en el Ingen, Hid, part* 
I .. //^. 4. cap, 44. 

De aseveración : *' Vanagloria , gloria á Dios , que 
f>yo entienda , no hay para que la tener." Sant. Ter, 
en ¡a relación primera para sus Confesores. 

6, Servímonos desta partícula para corregir y au- 
mentar la expresión. X .^ i^i \.:^í : «' 
'^y „: . "Si el Rey al pobre Villano 

-T' . . . »>Que ves, prestados pidiese ^ «'^"^ 

'i ^,.. .».' ' >*Cien mil escudos , si hubiese 

-Lr»: ..'j '. »í Grande que así los prestase, 

4. .^»V\ .1 »í.Qz¿^ ej" prtíi'írtj'? , presentase; , 

»Que en un cordel me pusiese. ■ ^ *^''* 

Así habla el Villano en su rincón de Lope A^. 1, 

7. Pero pasemos ya á declarar como nuestra par- 
tícula vuelve con gran brio y propiedad el significa- 
do de otras muchas voces de cuyo poder se enviste, 
y son estas: 

Quanto : " Que hace , señor mío , quien no se des- 
») hace todo por vos ? Y que de ello me falta para es- 
»to? . . . con que de imperfecciones me veo?" Santa 
Ter. part. i. J^id. cap, 39. "Acordaos que de pobres 
» enfermos habrá, que no tengan á quien se quejar; 
»>pues pobres y regaladas no lleva camino." Santa 
Ter. part, 2. Cam, de la perf, cap, 11. 
^ Esta perla que nos diste 
«Nácar de Austria única y sola 
Que de máquinas que rompe! 
¡¿ue de designios que corta! 
jj v; vQ,ue 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 239 

9>Que de esperanzas que infunde! 
f^Que de deseos malogra! 
»^iíe de temores aumenta! " '^ . 

>?Qz/^ de preñados aborta!" 
En la canción de la Gitana Graciosa al haber sa- 
lido á Misa de Parida la Reyna Doña Margarita en 
Valladolid en la Novela 8. de Cervantes. 
Por que : 
^'Et m.ar se turba , el viento sopla y crece: 

"Mi rostro entonces como el de un difunto 
wSe debió de poner ; y si haria; Vvi 

Que soy medroso á lo que yo barrunto." 
Cervantes Viag. al Parn. cap. 2. 

*' ... Y la razón decia el (amigo) era ^v^ jamas la 
"glosa (en justas literarias) podia llegar al texto; y 
"que muchas ó las mas veces iba la glosa fuera de la 
" intención y propósito de lo que pedia lo que se glo- 
"saba.'^ Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 6. cap. 18. 
"... Que que escudero hay tan pobre en el mundo 
9ȇ quien le falte un rocin,y un par de galgos, y 
"una caña de pescar con que entretenerse en su al- 
"dea." Cerv. Ingen. Hid. part. 1. lib. 5. cap. 13. 

Para que : "Era (mi madre) aficionada á libros 
"de Caballería , y no tan mal tomaba este pasatiem- 
"po, como yo le tomé para raí, porque no perdía 
"SU labor ... y por ventura lo hacia para no pen- 
"Sar en grandes trabajos , que tenia , y ocupar sus hi- 
"jos , que no anduviesen en otras cosas perdidos." 
Santa Teresa part. i. Vid. cap. 2. ^' Que la queréis, 
"Reynas? á ^w^ la perseguís, Imperatrices? ' para 
fyque la acosáis , Doncellas de catorce ó quince años? 
"dexad, dexad á la miserable (Dulcinea) que triun- 
"fe, se goce y ufane con la suerte que amor quiso 
TOM. I. Q dar- 

^ I Observad la elegante y pulida manera de variar la expre- 
sión para que , ó por que que puede ser su <:orrespondencia. 



240 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

"darla en rendirle mi corazón , y entregarle mi aU 
Ȓ ma." Cerv. en el Ing, Hid. part, 2. lib, 7. vap, 44. 
Pues, 

^'Remede quien quisiere las pisadas 
?>Delos Grandes que el mundo gobernaron, 
. ; ííCuvas obras quizá están olvidadas; 

«Desvélese en lo que ellos no alcanzaron, 
"Duerma descolorido sobre el oro, 
^^Qiie no le quedará mas que llevaron." - 
Don Dieg. de Mend. en la resp, á Boscan , en cujas 
obras la hallaréis , lib, 3. 

" Era de aspecto venerable y viejo, 
»De verde azul y plata era el vestido, 
í.í ¿í'>w:Robusto al parecer , y de bnen rejo; . -> 
^f <:o ?7 Aunque como enojado , denegrido 
' ' "Se mostraba en el rostro ; que la saña 
"Así turba el color como el sentido." 
Cerv. Viag. al Parn, describiendo á N'ept, cap, 5. ,. 
^' Señor Alonso Escudero, 
7 t r:i ' "Si mandáis para el Parnaso 
-..L:' "Alguna cosa de paso, 

"Hoy se parte el mensagero: 
*> "Mas vos iréis mas ligero; 

"Que aunque es áspero Helicona, 
1 "Subirá vuestra persona 

"Como tan veloz y activa; 
-ííi üijí.jí Que por una cuesta arriba 
'■•■'• "Mejor camina una Mona." 

Salvad. Jacinto Polo á uno que^ se_ tomaba del vino, 
" Paréceme que gasto mucho tiempo en cosa tan 
: » clara : mas que haré? que aun con todo esto veo muy 
-"gran parte del mundo cubrirse con este manto." 
oGtíLnj.GuiajJi^i. i'parf, 2'.c^p. 24. 
~7 > Oxalá , o plugiese á Dios : ^'Pagó el porte (de la 
.,j"carta) una sobrina mia , ^w£? nunca ella le pagara." 
Cerv. Adjunta, al, Parn, Entra también en lugar de 

las 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 241 

las partículas disjuntivas ora, ja , o : v. gr. "No pue- 
»de nadie excusar este trago , que sea Rey que sea Pa- 
»pa." Gran. Guia Ub, i.part, i. cap, 7. '''Que quisié- 
" ron ^¿/í? no, toman ' á cada uno de ellos en medio 
j'jdos de los mas principales Caballeros, y en sus mu- 
elas los llevan por las calles mas públicas á sus ca- 
nsas." Rivad. Vid, de S, Ign. lib, 4. cap, 14. 
"Queramos ^ que no , hijas mias, todos caminamos 
^?para esta fuente.'* Sta. Ter. part, 2. Cam. de la pcrf. 
cap. 21. 

Otras veces da vigor á la disjuncion : v. gr. Las 
» cosas , buenas ó malas que sean (no) vienen acaso." 
Cerv. en el Ing, Hld. part. 2. lib. 8. cap. 66. 

Puede asimismo ocupar el lugar de la y conjun- 
ción : y como ya yo advertí tratando desta partícu- 
la , que puede ella traer en sí la fuerza del que quan- 
do junta y une las partes de la oración; ved ahora 
como el que entra en su lugar, llevando poder de con- 
junción : "ítem se ordena que ningún Poeta grave 
" haga corrillos en lugares públicos recitando sus ver- 
»>sos ; que los que son buenos, en las Aulas de Atenas 
»^se habían de recitar, que no en las Plazas." Cerv. 
Viage , privilegios y ordenanzas de Apolo. "Vísteos 
"VOS con dos cueros , que no con un Gigante , dixo á 
"esta sazón el Ventero." Cerv. en el Ing, Hid. part, 
I. lib. 4. cap. 37. "Las voces que oyeron Don Quixo- 
"te, el Gura y el Barbero eran de la sobrina y ama, 
"que las daban, diciendo á Sancho Panza ... que 

Q 2 jjquie- 

r Estas últimas dos cipresiones : qus quisieron que no : quera-' 
mo! que no, llevan también la fuerza destotras : mol de su grado : de 
. grado , ó por fuerza , que para mayor ponderación suelen á ve- 
ces juntar los buenos autores , v. gr. "Todos estos frutos , y es- 
jjperanzas pierden los malos con su impaciencia , con la qual los 
»> mismos trabajos se hacen mas pesados y duros de llevar ^ pues 
y) de grado ó por fuerza ; queramos ó no queramos los habemo 
■»>de llevar , y llevándolos de buena gana se hacen mas ligeros." 
Rivad. trat.deh Tribuí, lib, i. cap. 13, 



24^ DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

«quiere este mostrenco en esta casa? idos á la vues- 
>?tra, hermano, que vos sois, y no otro el que dis- 
?nrae , y sonsaca á mi Señor , y le lleva por esos 
w andurriales. A lo que Sancho respondió: ama de 
?? Satanás, el sonsacado, el distraído y el llevado 
jjsoy yo , que no tu amo, él me llevó por esos mun- 
>ídos, 6íc.'' Cerv. en el Ing. Hid, part. 2. ///'. 5. 
cap, 2. 

(g//^/K ^' Quiérele dar (Dios al alma) el premio 
>?aun en esta vida : y que gran premio! que basta un 
?> momento para quedar pagados todos los trabajos, 
?íque en ella puede haber.'^ Sant. Ter. ^^rí. i. í^id, 
cap. 18. 

De manera que '.""'"Esa Oliva, (dixo el Cura) ^ se 
->?haga luego rajas , y se queme , que aun no queden 
"della las cenizas." Cerv. en el Ing, Hid. part. i, 

lib, I. cap. 6. :.¡0 i,i ^ . --i.-, ^ ;r.; 

"Miren que sin entender como, se hallarán asi- 
jídas, que no se puedan valer." Sta. Ter. part. 2. 
Cam. de la perf. cap. 4. " Os veréis muchas veces , que 
jjno os podáis valer con esotras dos potencias." La 
misma Santa en el citado ¡ib. cap. 31. 

De que , ó como : "Apartados que fueron (los su- 
»yos)la escaramuza entre los dos valientes Caba- 
?> fieros se comenzó." jorg. de.Montem. ítz /^t jD/úí/íí?, 

lih, 4. ■v prJ ' '"^ .=i;':-: ,^ 

r Solo: "Ha grangeado (Sancho con el gobier- 

' fino) ... el conocer que no se le ha de dar nada 

jjpor ser Gobernador, no que de una ínsula sino de 

j'todo el mundo." Cerv. en el Ing. Hid. part. 1. Ub, 

J¿. cap. 55. 

Cierto'. "Hémosle dicho (á Don Quixote , dixo 
8Muno de los Pastores al recien llegado Antonio) tus 
^?; buenas habilidades, y deseamos que las muestres, 

^-«- ... y 

I Esto es el libro iniimlado Palmerín de Oliva. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 243 

»y así te ruego por tu vida , que te sientes , y can- 
utes el romance de tus amores, que te compuso el 
"beneficiado tu tio , que en este Pueblo ha parecido 
f>muy bien. Que me place , respondió el mozo , y sin 
9> hacerse mas de rogar . , . templando su rabel . . . 
"Con muy buena gracia comenzó á cantar." Cerv. 
en el Ing, Hid, part, r. Z/^. 2. cap. 1 1. 

8. No hay dnda sino que lleva alguna vez nues- 
tra partícula que embebido en sí algún otro nom- 
bre , ó verbo que pide el sentido de la oración , por 
exemplo : "^'Quando el Señor le suspende (al enten- 
" dimiento), y hace parar, dale de que se espante, 
"y en que se ocupe.'* Santa Ter. part. i. l^id, cap, 12. 
Esto es , dale motivo de que se espante , y sugeto en 
que se ocupe. 

"Pues que hermosura puede haber, ó que pro- 
» porción ce partes con el todo , y del todo con las 
"partes en un libro ó fábula donde un mozo de diez 
"y seis años da una cuchillada á un Gigante como 
"una torre, y le divide en dos partes , como si fue- 
"ra de alfeñique? y que quando nos quieren pintar 
"una batalla después de haber dicho que hay de la 
" parte de los enemigos un millón de compitientes, 
"Como sea contra ellos el Señor del libro forzosa- 
emente , mal que nos pese , habemos de entender que 
"el tal Caballero alcanzó la victoria por solo el va- 
" lor de su fuerte brazo." Cerv. en el Ing, Hid, part, 
I. lib, 4. cap, 47. Donde la expresión cortada , y que 
si la queréis referir á lo que acaba de decirse , es 
como si dixerais , j; que hermosura ,j/ proporción , &c. 
Mas si miráis á lo que se sigue , vale lo mismo que 
esta : y que diréis , &c. 

Adjunta : Finalmente quien observe solo al sen- 
tido dirá, tal vez , que sobra el que en esta expre- 
sión : " O sobrina mia , respondió Don Quixote , y 
" quan mal que estás en la cuenta ! " Cerv. en el Ing, 

TOM. I. Q 3 Hid, 



/ 



2^4 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

Hid. part, i. lih, i. cap» 7. Mas no está cierto de so- 
bra, si atendéis al número , que va lleno y vigoroso 
con dicha partícula, y á la fuerza y gala de la locución. 

A R T í C U L o VI. 

Quedo» 

1.° Es adjetivo que mira á movimiento, y que 
puede también mirar á quietud , v. gr. "A esas razo- 
«nes (de la Duquesa) sin responder con alguna se 
"levantó Sancho de la silla, y con pasos quedos ^ el 
?> cuerpo agoviado , y el dedo puesto sobre los labios 
Jí anduvo por toda la sala levantando los doseles , y 
?' luego , hecho esto , se volvió á sentar , y dixo : aho- 
rra , señora mia , que visto , que no os escucha na- 
jjdie de solapa... responderé, 6íc." Cerv. eti el 
Ing» Hid, part. 2. lib. 7. cap» 33. 

"Estaos quedito en vuestra casa." Cerv. en el Pró- 
logo de la part» 2. 

2. Mas en quanto es adverbio trae el énfasis del 
adverbio paso en hecho de sorprender , y juntamente 
avisar con cierto ayre de reprensión , v. gr. 
" Quedo , que he visto venir 
íjGenteálo de Corte apuesta:" 
Así habla Silvano en el Villano de Lope A6i» 3. 

Preg. "Donde está , sabeislo vos? 

jjUn Niño que es Hombre y Dios? 

Resp. >7jQf/eíf;V¿/ ; que duerme aquí." 
El mismo Lope en los Pastores de Belén lib, 3. 

- ^ ARTÍCULO VII. 

Quizás 

Adverbio que toca á duda : "Pareció á propósito 
» reconocer el rio (Sena) . . . encomendóse esta facion 
»á un Alférez Italiano , y al Sargento Nieto . . . hi- 

rié- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 245 

>> rieron luego de quatro mosquetazos al Sargento Nie- 
"to . . . y le prendieron : fué mas dichoso el Italiano 
"que sin herida alguna pudo volver; y por ganar 
í?toda la honra solo , ó quizá por entenderlo así , refi- 
»rió que el Español no habiendo podido sufrir la frial- 
7? dad del agua se resolvió en quedarse y rendirse al 
" enemigo. Fatal desdicha de la nación Española el 
"Cargarle todas las demasías culpas que no tiene!" 
Don Carlos Colom. Guer. de Fland. lib, 3. 

CAPÍTULO XVIL . 

De Jas partículas que tocan d ¡a Ré , , - /,. 

ARTÍCULO I. 

Siendo esta letra de su naturaleza áspera suele por 
suavizar la dicción sacarla de su lugar nuestra len- 
gua en los primeros infinitivos de los verbos ponien- 
do en su lugar una /, la qual duplicándose con la que 
lleva el pronombre , trae un sonido suave y lleno , co- 
mo recibilh , alanceallas , guar dalle en vez de reci- 
birle alancearlas , guardarle» Ahora pues la primer 
partícula que se nos presenta es: 

J'": 's;;;> í:; ' . 

ARTÍCULO II. 

Respecto ó respeto de , , , a, 

T.° Vale lo mismo este adverbio , que en compa- 
ración , v. gr. "La punta de la pirámide respecto de 
su basa , ó asiento no es nada." Cerv. en el Ing. Hid. 
part. 2. lib. 5. cap. 6. "Este fué el primer fruto que 
"Sacó Balini de su declaración , y con todo eso fué 
"el menos malo respecto de á los que cogió des- 
"pues." Don Carlos Colom. Guerra de Flandes lib, 7. 
Adjunta. Fr. Luis de Granada mantiene aun la 
locución antigua á respecto en esta forma : " Lo qual 

Q 4 . se 



246 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

?>se ve claro por qiian pequeñi es la redondez de la 
?nierra , y del agua en comparación de los cielos, 
?>pues los Astrólogos dicen que es un punto á res- 
fypecto del cielo." E?i ¡a Guia ¡ib. i. part. t. cap., i. 
Véase la preposición p^ríi cap. 15. §. i. núm. 5. 

2. Con él frisa el derivado respectivamente , y 
puede ser lo mismo que á proporción , por exemplo: 
^'Algunos de los medios, con que estos fines babiaa 
?5de procurarse conseguir disponía Su Magestad , y 
??los no previstos remitía á la prudencia del agente 
j?desta obra . . . y para que respectivamente se haga 
?íJuicio de los demás , referiré solo , que para en ca- 
??so de , &c." Don Carlos Colom. Gner, de Fland, 
lib. 6. 

Nota. Parécenos oportuno presentaros aquí este 
lugar del culto Don Carlos Coloma , donde podéis 
ver una buena manera de hablar , que toca á preven- 
ción, ó formalidad, y es la siguiente : " Fué gran suer- 
?>te,y particular advertencia la de Don Alonso (de 
?íLuna) en mandar al principio de todo á su Sargento 
?? Diego Maíheo que llevase a la puerta un falcone- 
9>iQ y dos barriles de pólvora, que estaban de res- 
9>peto en Cuerpo de Guardia, y cantidad de balas, 
?íCon que se hacian gallardos tiros en los enemigos 
7í desmandados." Guer. de Fland. lib. 8. 

CAPÍTULO XVIIL 

De las partículas que tocan á la S. 



A, 



-Igunos Doctos andan mal avenidos con esta le- 
tra , y quieren que su sonido fuese muy ingrato al 
oido de Cicerón ^ , el qual la calificó , según ellos 
piensan de insuavísima , mas sin nombrarla ; y la ra- 
zón 

1 En el libro que se i ntitula Orator, 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 247 

zon que traen es , haber sido este también el juicio, 
que della hizo Dionisio de Alicarnaso ' : Con tocio 
pudiéndose dudar con razón , si la censura del Ora- 
dor Latino mire directamente á esta letra , puesto 
que apenas ella suena en el verso , que alega ^ , y 
donde se halla la letra que llama insuavísima , y há- 
llanse cierto , y aun van repetidas otras letras áspe- 
ras , que no insuaves, parécenos que no debe ser ella 
la motejada de Julio; y aunque no nos atrevamos á 
determinar qual sea , así como no lo han querido 
absolutamente determinar otros mas doctos , todavía 
afirmamos , que suelta la s fácilmente la articulación, 
y que lleva un sonido nada ingrato , especialmente 
en nuestra lengua que es naturalmente robusta , y 
varonil en la combinación y sonido de sus letras , y 
que mereció bien que el célebre Luciano le diese lu- 
gar en uno ^ de sus Diálogos de perorar -con ahinco 
su causa contra la T que se entraba por sus derechos 
en la locución Griega. Ved ya sus partículas. 

A R T í C U L o I. 

Salvo, 

Adverbio de excepción , y es como si dixérais si- 
no , excepto : 

"Y no porque los daños mires lejos 
jí Dilates el poner manos á la obra, 
!»Que vanos son sin ella los consejos: 

»E1 mal que no se ataja fuerzas cobra; 
j>La pérdida del tiempo no es pequeña, 
}>Y salvo al imprudente á nadie sobra.'* , 
Bartol. León, de Arg. en la cart. á un Marques, 
*'Yo la quería mas (la oración de poco , tiempo ) 

?jque 

1 De compositione nominum. 

2 Veis aqme\susQd\cho\e:so,FrugiferayGferta^rva^siíetenet, 

3 Judicium vücalium. • 



243 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

?jque la de muchos años , que nunca acabó de deter- 
" minarse mas al postrero que al primero á hacer 
"Cosa que sea nada por Dios, salvo sí unas cositas 
jMnenudas como sal que no tienen peso, ni tomo, 
"que parece un páxaro se las llevaría en el pico." 
Sta. Ter. l^^id. part. i. cap. 39. ^'Se me quitó todo el 
j?mal ... salvo que quedé cansada como si me hu- 
»? hieran dado muchos palos." La misma pa7-t. i. Fid, 
cap, 31. 

Tened aquí presente aquella locución tan conoci- 
da : Poner la hacienda en salvo : quedar la honra á 
salvo : pudiera yo hacer esto á mi salvo , &c. 

A R T í C U L o II. 

Según. 

i.° Rige caso como preposición en este sentido: 
^'^ Según eso, (replicó el Ventero) las camas de Vues- 
"tra Merced serán duras peñas , y su dormir siem- 
?'pre velar." Cerv. en el Ing, Hid. part, i. lib. i. 
cap, 2. "-' Según las ocasiones así serán mis documen- 
>uos." El mhmo part, 2, lib. 7. cap, 43. 

2. Véislo aquí con sentido de adverbio: " No traia 
»( la disfrazada doncella) sino un faldellín rico, y 
"una mantellina de damasco azul con pasamanos de 
>>oro fino ; la cabeza sin toca , ni con otra cosa ador- 
'> nada que con sus mismos cabellos , que eran sorti- 
'>jas de oro según eran rubios , y enrizados." Cerv. en 
el Ing, Hid. part, 2. lib, 7. cap, 49. ^' Aun quiera Dios 
jjque no le venga en voluntad al Cura de entrar tam- 
« bien en el aprisco según es de alegre, y amigo de 
"holgarse." Cerv. en el Ing, Hid, part, 2, lib, 8. cap, 
67. ^' Según voy de dolorida no acertaré á responder 
»á loque debo, á causa, que mi extraña y jamas 
?j vista desdicha me ha llevado el entendimiento no 
"Sé donde, y debe de ser muy lejos, pues quanto 

«mas 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 249 

9j mas le busco , menos le hallo." Cerv. en el Ing. Hid, 
part, 2. ¡iÍ7. 7. cap. 38. 

Nota. Mantiene el ser de preposición en esta , y 
semejantes locuciones : según que lo muestra la expe- 
riencia , siendo el que relativo del pronombre neutro, 
que va traspuesto , como si dixérais : según ¡o que 
muestra la experiencia '., y son ám.bas locuciones muy 
propias , como lo podéis ver en estos exemplos : ''En- 
j> volviéronle (al sacro cuerpo) en aquel lienzo con 
" aquellos olores, segiin que los Judíos tienen por 
"Costumbre sepultar los muertos." Gran. part. i. 
Orac. y Considerac. Sábado. ^'Quando pensáis te- 
«neis una voluntad ganada según lo que os muestra, 
jívenis á entender que todo es mentira." Santa Ter. 
part, I. l^id. cap. 21, ^ 

A R T f C U L o III. 

Seguro, 

Equivale este adverbio á en verdad , á fe mía: 
*'E1 que os ama de verdad , bien mió , seguro va por 
>í ancho camino y real." Sat, Tei.part. i. Vid. cap. 35, 

La misma fuerza trae en estotra locución : " A 
iyhuen seguro , dixe yo , que fueron Vuestras Merce- 
j?des bien recibidos del Señor Apolo." Cerv. en la 
Adjunta al Parnaso. 

Nota, Puede en cierto modo equivaler al sentido 
deste adverbio el de aquel decir : bien al seguro deste 
paso : "Y púdolo hacer bien al seguro (el embasarle 
»al lacayo Tosílos el amor una gran flecha) porque 
»el amor es invisible, &c." Cerv. en el Ing, Hid. 
part, 2. lib, 8. cap, 56. 



AR- 



250 DEL VIGOR Y ELEGANCIA ^ 

ARTÍCULO IV. 

j_ SL ■■ ^ 

i.'^ En razón de respuesta que afirma puede irse 
esta partícula sola , y puede con mucha elegancia 
acompañarse con el veroo de la pregunta : de uno 
y otro tenéis aquí exemplos : "Preguntáronle sus 
V compañeros si habia cenado , y respondió , que j*/." 
Cerv. en el Ing, Hid, part. i. //^. 2. cap, ir. "Pues 
"no te llaman así? dixo la Guarda: sí ¡laman res- 
«pondió Gines." Cerv. en el Ing. Híd. part, i. ¡ib. 
2' cap, 22, "Paréceme, Sancho, que tienes mucho 
"miedo: sí tengo ^ respondió Sancho." Cerv. en el 
Ing. Hid. part. i. lib. 3. cap. 20. 

Alguna vez no expresa el verbo en la respues- 
ta ; pero sí el caso en esta forma : "Vuestra Mer- 
"ced , Señor Cervantes (dixo Pancracio) ha sido afi- 
" clonado á la Carátula? ha compuesto alguna Co- 
» media? sí ., dixe yo , muchas , y á no ser mias me 
«parecieran dignas de alabanza , como lo fueron los 
"tratos de Argel , la Numancia : &c." Cerv. Viage 
en ¡a Adjunta. 

2. Nos servimos desta partícula para confirmar- 
nos en el pensamiento , ú opinión que llevamos , v. 
gr. : "Ea , Señor Don Quixote (prosiguió el Canóni- 
"go) duélase de sí mismo , y redúzgase al gremio de 
"la discreción , y sepa usar de la mucha , que el Cie- 
dlo fué servido de darle . . . lea en la Sagrada Es- 
"Critura el (libro) de los Jueces, que allí hallará 
I "Verdades grandiosas, y hechos tan verdaderos, co- 
. » mo valientes . . . esta sí será lectura digna del buen 
í> entendimiento de Vuesa Merced, Señor Don Quixo- 
y>te mió, de la qual saldrá erudito en la historia, 
» enamorado de la virtud, enseñado en la bondad, 
"mejorado en las costumbres , y valiente sin temeri- 
dad, 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 251 

"dad, osado sin cobardía; y todo esto para honra 
?>de Dios, provecho suyo, y honra de la Manclia." 
Cerv. en el Ing. Hid. part, i. //^. 4. cap, 48. "Hacia 
«que Reyno (dixo el Cura) quiere guiarla Vuestra 
«Señoría? es por ventura hacia el de Micomicon? 
«Que sí debe de ser , ó yo sé poco de Reynos." Cerv. 
en el Ing. Hid. part. 1. lib. 4. cap. 29. 

"ii'/ bella ballesta: Herido me has el corazón. El 
Maestro Avila en la Plática de amor de Dios. 

" No soy Santo , respondió el Hidalgo , sino gran 
«pecador ; vos sí ^ hermano (Sancho) que debéis de 
«ser bueno, como vuestra simplicidad lo muestra," 
Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 5. cap. 16. 

3. Mayor es el ahinco con que afirmamos algo, 
volviendo esta partícula el sentido de cierto , en 
verdad ^ S¿c. como os lo muestran estos exemplos: 
*^Las otras personas pensaban que estaba muy corri- 
«da, y j-/ estuviera , si el Señor no me favoreciera 
«en tanto extremo." Sta. Ter. píirí. i. Vid. cap. 33. 
"Ni se le da mas (al alma santa) ser estimada que 
«no : No dixe bien , que sí da , que mucha mas pena 
«le dala honra que la deshonra." Santa Ter. píír/", 

2. cam. de la perfec. cap. 36. 

Nota, Tan vivo , como ingenuo , y propio es el 
modo , con que Santa Teresa y Cervantes usan de la 
partícula sí ni mas , ni menos , que pudieran de su 
contraria no en estos lugares : "Que esta (celda) sea 
«muy grande, y bien labrada, que nos va? x/ que 
«no hemos de andar mirando las paredes." En la 

3. part. de su Fundación cap. 13. 

"i"/' que no todos los Poetas, que alaban damas 
«debaxo de un nombre , que ellos á su albedrío \ts 
«ponen , es verdad que las tienen ... no por cierto 
«si no las mas se las fingen por dar sugeto á sus ver- 
«sos." En el Ing. Hid. part. i. lib. 3. cap. 25. Ma- 
nera de hablar muy usada destos dos Autores. 

•■""■•" Es 



252 DEL VIGOR Y ELEGANXIA 

4. Es de gran brío para subir de punto lo que ya 
viene encarecido : v. gr. " Andaba Rocinante (camino 
»?del Toboso , dixo Sancho) como si fuera asno de Gi- 
»?tano con azogue en los oídos. Y como sí que Ueva- 
jíba azogue , dixo Don Quixote , y aun una legión de 
>?demonios." Cerv. en el Ing, Hid. pan. i. Ub. 4. 
cap. 31. Mas si queréis simplemente encarecer algo, 
hácese así: ^'Es gente virtuosa la de aquel lugar (de 
"Falencia) si yo la he visto en mi Vida." Santa Ter. 
part, 3. Fiindac, cap. 28. 

5. Pero es condicional en estos lugares, y suele 
repetirse con gracia: "Pues ya si hay en la tierra 
>> comunes enfermedades, j-/ muertes, temblores de 
»> tierra, ó truenos, ó relámpagos, luego se turba 
»'(el hombre)." Gran. Guia Ub. i. part. 2. cap. 17. 
"No dixera él una mentira , si le asaetearan." Cerv. 
en el Ingcn. Hid. part. 2. Ub. 6. cap. 24. " Los Es- 
??cuderos de los Caballeros andantes casi de ordina- 
?>rio beben agua, porque siempre andan por las flo- 
?? restas ... sin hallar una misericordia de vino, si 
"dan por ella un ojo." Cerv. en el Ing. Hid, part. 
2. Ub. 7. cap. 33. " ' 

Algo mas brio trae manteniendo el mismo poder 
de condicional junta al adverbio bien en esta forma: 
"Yo os juro de daros la (cosa pedida) si bien me pi- 
"diésedes una guedeja de los cabellos de Medusa, 
wque eran todas culebras." Cerv. en el Ing. Hid. 
part. I. Ub. 4. cap. 43. 

También se repite con brio y gala puesto prime- 
ro , y luego callándose el verbo de la condición, 
V. gr. "Mas pongamos agora que todo lo suáo dicho 
«no hubiese lugar, ni entreviniesen aquí todas es- 
lías cosas , dime no bastarla , si hay ley, si razón , si 
"justicia en el mundo , la grandeza de los beneficios 
«recibidos , y de la gloria prometida para hacer que 
i>no fueses tan escaso en el tiempo del servicio con 

fj quien 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 253 

» quien tan largo te ha sido en el hacer de las mer- 
» cedes? Gran. Guia ¡ih, i. ^art* 3. cap, 25. 

Adjunta, Aquí debe de tener lugar este laconis- 
mo de la Santa Madre Teresa: "Y como le toma 
»(el ímpetu celestial al cuerpo) se queda siempre, 
?>j-i sentado , si las manos abiertas , si cerradas." 
Fart, I. Vid, cap* 20. Donde como veis entiéndese 
duplicada la palabra que sigue á la condición deste 
modo si sentado , sentado , &c. 

6. Dexa alguna vez el ser de condicional , y nos 
muestra el motivo de obraren esta forma: "Señor, 
«si será este á dicha el Moro encantado que nos, 
?> vuelve á castigar, j-i se dexó algo. en el tintero?" 
Cerv. en el Ing. Híd, part. i. ¡ilf. 3. cap. 17. Lo mis- 
mo nos muestra en esta otra locución: "Soy de pa- 
«recer , Señor mió , que por sí 6 por no , Vuesa Mer- 
eced hinque y meta la espada por la boca á este 
»>que parece el Bachiller Sansón Carrasco.'' Cerv. c// 
el Ing, Hid, part, 2, lib, 5. cap. 14. 

7. Sigue asimismo elegantemente tras los ver- 
bos mirar ^ decir , temer ^ &c. desta manera: "Sin 
*>áuáa respondió el autor que digo , que debe de de- 
í^cir Vuesa Merced por (las comedias) la Isabela , la 
» Filis y- la Alexandra? por esas digo, repliqué yo, y 
jy mirad ^ si guardaban bien los preceptos del arte, 
9>Y si por guardarlos dexáron de parecer lo' que eran: 
y^así que no está la falta en el vulgo que pide dis- 
>?parates, sino en aquellos , que no saben represen- 
»>tar otra cosa. Sí que no fué disparate la ingratitud 
«vengada , &c." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. lib. 
4. cap, 48. " Si me holgué con el hallazgo , no hay 
Jipara que decirlo, pues fué tanto el contento, como 
«la admiración. 6íc." Cerv. en el Ing, Hid. part. i. 

lib, 
I Observad el mesmo modo de hablar Latino en este lugar 
de Terencio : Vide , amabo , si non cum aspicias , os impudens 
videtur. Eunuch. Ad. 5. sec. i. 



254 jDí^L vigor y elegancia 

//^. 4. cap. 29- '"'Temía (Sancho) si quedaría, ó no 
''cotrahecho Rocinante, ó deslocado su amo, que 
'MÍO fuera poca ventura, si deslocado quedara.'' 
Cerv. en el Ing, Hid. part. 2. lih. 8. cap. 64. 

^^Tu deseo sea de ver á Dios : tu temor si le has 
Ȓde perder: tu dolor que no le gozas y tu gozo de 
'>lo que te puede llevar allá , y vivirás con gran paz." 
Santa Ter. part. 2. en los Avisos para sus Alonjas, 

A R T í C U L o V. 

Sin, 

Es preposición que niega , y ora júntase á la lati- 
na con nombre , ora á la griega con verbo deste mo- 
do : ^' Sin ella (la paz) en la tierra ni en el Cielo 
>> puede haber bien alguno." Cerv. en el Ing. Hid. 
part. I. /7/^. 4. cap. 37. "Aquel día , y aquella noche 
»' caminaron sin sucederles cosa digna de contarse , si 
"no fué que en ella acabó Sancho su tarea (de los 
"azotes)." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 8. cap, 
72. Que si queréis pasar el infinitivo al subjuntivo 
os basta solo interponer un que ; sin que les sucedie- 
ss ^ &c. 

Adjunta. Vase esta preposición con ciertas pa- 
labras dándonos sentido de adverbio , como quando 
decimos : sin falta , sin embargo ; esto es cierto : no 
embargante que usa Fr. Luis ds Granada: "Esto es 
y>sin falta : yo lo se." Santa Ter. part. 2. Cam. de la 
perf. cap. 23. "No se movieron en todos estos dias 
"de la Plaza de armas los Esquadrones, sin embargo 
"de la familiaridad , y conferencia ordinaria que ha- 
"bia en la Ciudad (de Cambray) entre Españoles y 
"Franceses." Don Carlos Colom. Guer,de Fland, lib,d. 



AR- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 255 

ARTICULO VI. ' , ... , 

i; . ^ 

r Sino, 

i -i.».; 'i..- , ' •. ; \=. i '■ .i i:.:: vi- fi'. 

1. Partícula de exceptuar , y que es también 
muy vigorosa para mo5>trar corage , y resolución: 
"Es así que considero algunas veces , como todos 
?> aprovechan , sino yo que para ninguna cosa valgo.'* 
Santa Ter. en ¡a segunda relación para sus Con- 
fesores , que va al fin de su vida* - ■ •? 

"Apartáronse todos , sino fueron el Mayordo- 
j>mo, Maestresala , y el Secretario." Cerv. en el 
Ing. Hid, part. 1, lib. 7. cap, 49 " Tras todos estos 
"(Galeotes) venia un hombre de muy buen parecer; 
iisino que al mirar metia el un ojo en el otro un 
"poco." Cerv. en el Ing, Hid. part, i. lib, 2'^^P* 22. 

2. "Le dixo (D. Quixote al Vizcaino) que se 
"rindiese, sifio que le cortarla la cabeza." Cerv. 
en el Ing, Hid, part, i. lib. 2. cap, 9. 

Nota, Como sea esta una de nuestras partículas 
compuestas , suélese dividir manteniendo el mismo 
sentido de esia manera: "Si bien y perfectamente 
"Conocido fueses, Señor , no habria quien no te 
"amase, y confiase, si muy malo no fuese." El 
Maestro Ávila en una carta á una humilde muger 
tom, 2. lib, 3. cap, 7. y es como si dixera , sino 
fuese muy malo. 

"Estas quimeras , estas invenciones 
"Tuyas , te han de salir al rostro un día, ^ 
9ySi mas no te mesuras y compones." 
Cérv. l>^iag, al Parn.cap.^. Estoes: Si fio te me- 
suras , &c. 

3. Son muy dignas de vuestra atención las locu- 
ciones , y equivalencia , que vamos á notar, donde 
vale nuestra Partícula. 

Sino que ó sino: lo mesmo que áfHesbien,''^ Donosa 
TOM. I. ■ R co- 



0. $6 DEL VIG OR Y ELEG ANCI A 

íjcosa es , que quiera yo ir por un camino á donde 
jíhay tantos ladrones sin peligros, y ganar un gran 
íUesoro : pues bueno anda el mundo, para que os 
wlo dexen tomar en paz ; sino que por un maravedí 
r de interese se pornán á no dormir muchas noches, y 
"á desasosegar cuerpo, y alma." Sta. Ter. partí, 
Cam, de ¿a perf. cap. 21. '' Déxese de unos enco- 
jígimie/jtos , que tienen algunas personas , y piensan 
íjque e.s humildad. Sí, que no está la humildad en 
«que si el Rey os hace una merced, no la toméis 
9fsñio tormarla y entender quan sobrada os viene, 
Santa Ter. part. 2. Cam, de ¡a perf. cap, 28. • 

4. También se corresponde coa otras partículas, 
y son las siguientes: . .- .v/- ^ 

' ' ' Sino,., á lo menos, - 

*'Se alcanzan (por las armas) sino mas riquezas, 
9fá/o menos mas honra que por las letras." Cerv. en el 
Ing. Hid. part. 1, lib. 6. cap. 24. 

**Ha sido ventura el hallaros (dixo el Cura á Lus- 
«cinda) sino para dar remedio á vuestros males , á 
9) lo menos para darles consejo." Cerv. en el Ing. Hid, 
part. I. lib. 4. cap. 28. 

Nota. Dos cosas débense aquí advertir , una que 
se puede alguna vez callar , aunque va entendida , la 
dicha correspondencia , por exemplo. ^'Quando un 
?? hombre que estaba sosegado en su casa, y sino con 
?> mucha abundancia, con una pasada honesta... sale 
wdella , y se va á la Corte; si algún amigo, &c." Riv. 
trat. de la Tribuí. Ub.i. cap. 7. " No habéis menester, 
w Señora , captar benevolencias , ni buscar preámbu- 
wlos, sinoá la llana y sin rodeos decir vuestros ma- 
ules , que oidos os escuchan que sabrán sino reme- 
w diarlos , dolerse dellos." Cerv. en el Ing. Hid, 
part. 2. lib. 7. cap. 38. 

Otra, yes muy notable, que va alguna vez trocado 

el 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 237 

el orden de dichas partículas ; pues antes y primero 
que sino se entiende , aunque callada » su correspon- 
dencia á lo menos ; y en modo de decir muy propio 
y elegante desta manera. "Vio ( D. Quixote) una 
» venta , que fué como si viera una. estrella, que á los 
impórtales , sino á los alcázares de su redención le ea- 
»í caminaba/* Cerv. en el Ing, Hid» part. i. lib, u 
- cap, 2. , i-, ,.; , V .' ;.. .- 

^^iVTe mordiera la lengua (dixo Montesinos) antes áQ 
?m compararla (á Dulcinea) sino con ei mismo Cielo." 
Cerv. en el I?ig, Hid, part, 2. lib» ó. cap, 23. 

Sin, „ Sino, 
*^Esto de entender la ligereza, é instabilidad de la 
-sívida presente... muciios sin lumbre de fé, sino con la 
»luz natural lo han entendido.'' Cerv. en el Ing.Hid, 
part, 2, lib. 8. cap, 53, 

No.„ Sino, 
*' Estaban todos (los árboles de la enramada) lie- 
dnos de luminarias á quien no ofendía el viento , que 
fino soplaba , sino tan manso, que no tenia fuerza pa- 
9> ra mover las hojas de los árboles." Cerv. en el Ing, 
Hid, part. 2. lih, 6, cap, 19. " El Caballero del bos- 
tique no hacia sino mirarle , y remirarle , y tornarle 
ȇ mirar de arriba abaxo." Cerv. en el Ing, Hid, 
part, I. lib, 3. cap. 24. 

Nota, Llegados aquí conviene tengáis delante de 
los ojos aquel paso de Cervantes que dice así • " Per- 
»>done vuestra merced. Señor mió, si le digo que 
>>todo quanto aquí ha dicho (de la cueba de Mon- 
?>tesinos) lléveme Dios , que iba á decir el Diablo, 
»si le creo cosa alguna. ¿Como no? dixo el primo: 
»?¿pues habia de mentir el Señor D. Quixote? Yo no 

R 2 creo 



258 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

??creo que mi Señor miente , respondió Sancho. Sino 
?íque crees? le preguntó ü. Qiiixote." Donde, si 
advenís en ello el sino de tanta fuerza , con que pre- 
gunta á Sancho D. Quixote es el que perfecciona el 
sentido correspondiente al no de aquellas palabras 
de Sancho : yo no creo , que de temor , ó respeto de- 
xa este en alto: pues á quererle acabar debiera decir 
así: yo no creo , que mi señor miente, sino que está 
loco; que por esto pregúntale luego D. Quixote en- 
cendido en ccleía para interrumpirle, y cortarle el 
hilo : sií.o que crees, añadiendo luego para quitarse 
una tal sospecha: *' lo que he contado , lo vi por mis 
w propios ojos y lo toqué con mis mismas manos." /w^". 
hlid. part. 2. lib. 6. cap, 23. 

También debéis observar que de las dichas dos 
panículas nacen estos modos de hablar que tocan á 
certidumbre, ó aseveración: no dudo sino que: no pre- 
.tendo sino : no quiero sino 6íc. 

No,, otro., sino. 
Donde interviene el pronombre de correlación 
otro , ú otra cosa^ suele en orden á contraer mas el 
sentido por la via de exclusión seguirle de ordinario 
la partícula sino , aunque cede alguna vez su lugar al 
que: de uno y otro tenéis prueba en estos lugares: 
• ^^ No quiero otra cosa (replicó Sancho) en pago de 
»>mis muchos y buenos servicios , j/>/í? que vuestra 
.5? merced me dé la receta de ese extremado licor." 
Cerv. en el Ing, Hid, part, i. lib, 1. cap, io."A/t? 1^ 
«hizo oíro daño (el Vizcaíno á D. Quixote ) ^z^^ des- 
armarle todo aquel lado." &c. Cerv. en el Ing, Hid, 
part, I. lib, 2. cap, 9. '■'No se gana otra cosa (eíi las 
»? aventuras de encrucijadas) que sacar rota la cabeza, 
iíó una oreja menos." El m\%mo part, i. lib.i cap. 10. 
Nota. Es verdad que sin preceder la negación /;<?, 
y yendo callado, aunque entendido en el pronombre 
.- ■ , .- .^ que 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 259 

que otro^ ú otra cosa sigue elegantemente la partícula 
í¿«í?eneste y semejantes modos de hablar. '' Quien tan- 
»>tas veces lo crucificó (al Señor) y abofeteó con peo- 
"res obras que hiciera un Pagano, ¿ que puede esperar 
fysino que quando llegue la hora de la cuenta se haga 
ȇ costa del malo tan grande recompensa de la hon- 
ííra de Dios , quan grande fué la injuria heciía contra 
fttW Gran. Guia lib. i.part, i,cap, lo. 

ARTÍCULO V II. 

Siquiera. 

1. El presente de subjuntivo del Verbo querer 
nos da en su tercera persona de que formar va- 
rios compuestos de nuestra lengua ^ , de los quales 
es uno este adverbio , que es de gran brio y des- 
enfado en esta locución: "Respondió (al Cura) el 
»>(Quadrillero) del mandamiento qne á él no le to- 
»>caba.,. sino hacer lo que por su mayor le era man- 
«dado (contra D. Quixote) y que una vez preso, si~ 
inquiera le soltasen trescientas." Cerv. en el Ing.Hid, 
part. 1. lib. 4. cap. 46. Véase mas que, 

2. Es también lo mismo que á lo menos , v. gv, 
**Sería tenido á milagro que un page aventurero al- 
wcanzase siquiera alguna razonable ventura." Cerv. 
en el Ing. Hid.part. 2. lib. 6. cap. 24. "Si esta nues- 
»>tra desgracia (dixo Sancho) fuera de aquellas que 
íícon un par de vizmas se curan , aun no tan malo; 
"pejo voy viendo que no han de bastar todos los em- 
j^plastos ¿e un Hospital para ponerlas en buen térmi. 
9)no siquiera.'^ Cerv. en el Ing, Hid. p. i. /. 3. c. 15. 

TOM. í. R 3 En 

I. Observad entre otros la viva fuerza de la expresión como 
quiera , que denota modo de violencia en este lugar de Cervan- 
tes : " A buen seguro que quando vuestro Dueño llegue á 
"ser Emperador... que no se le arranquen como quiera. En el 
Ing. Hid.part. 2. lib, 7. cap. 42. 



26o DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

3. En ser de disyuntiva procede así: '' Como teco- 
»ínüZCO , Sancho , respcaiaió D. Quixote, no hago ca- 
>>so de tus palabias. Ni tampoco de las de Vuesamer- 
«ced replicó cancho, siquiera me liiera, siquiera me 
?>mate por las que le he dicho , ó por las que le pien- 
«so decir, si en las suyas no se corrige y enmienda." 
Cervánt. en el b.geru Hid, part. 2. íib, 6. cap. 23. 
^' Sí quiera se hayan de quedir (los dichos Religiosos) 
í^en un mismo lugar por mucho tiempo , siquiera ^ se 
?5 hayan de apartar á muy lejas tienas siempre se ven 
" estar con un ánimo muy alegre." RiwJ^id.de S. Ig- 
jiaciü lib, $. cap, 1 2. 

- ARTICULO VII I. 

- -j So., ^/■■-.rii.. 
Preposición que en cierto modo lleva el sentido 
opuesto á sobie , v. gr. '^'Andaban en Venecia algu-^ 
j>nos hereges , que so piel de ovejas siendo lobos car- 
jHiiceros hacían grande estrago en el rebaño del Se- 
,?íñor." Rivad. Vida del P, Lainez^ lih, i. r. 3. ^'Han 
"sido tantas las personas que han brotado en breve 
>í tiempo , y salido con nuevas invenciones y artificios 
??para engañar al Mundo so capa y color de santidad; 
f>Y tales las revelaciones que han fingido, y las llagas 
?>que han pintado y representado en sus cuerpos, que 
sícon razón se puede tener este por un género de tri- 
?>bulacion terrible." Kiysiá, en el trat, de ¡a Trihuh 
lib, 2. cap, 15. . 

En 

1. Los antiguos tenian la dí«;]untiva quier , la qual se lia vuel- 
to en q\ siquiera ác que tratamos, y usábanla de^te m>do: ^* A 
5>tudo hombre en general por esta obra he aprovechado quier 
»sea bueno quier malo ; porque el bueno con esta obra aprende- 
?>derj á ser mcjor^ y por el contrario el malo ó¿c-" El Dr. Hugo 
Celso £"« el erudito prologo del Repor torio universal de todas las Le- 
yes de Castilla, 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. i6i 

En algunos compuestos parece que esta preposición 
ha mudado la o en ú, como suponer &c. aunque es 
mas cierto que este se haya recibido de la Lengua 
Latina. 

A R T í C U L o IX. 

Sobre» 
- I. Es una de nuestras preposiciones simples , y 
que nos compone aquellas voces sobredicho ; sobre- 
manera 6¿:e. que usa Cervantes en estos lugares : "Es 
?>pues de saber , que este sobredicho Hidalgo los ratos 
»que estaba ocioso , que eran los mas del año, se da- 
"ba á leer libros de Caballería." En el Ing, Hid, 
part. I. lib, 1» cap. i. 

"Con otras no menos corteses razones le respon- 
»dió (al General) D. Quixote de la Mancha , alegré 
9^ sobremanera de verse tratar tan á lo Señor." Part, 2, 
lib, 8. cap, 63. también se óXqq sobremodo. 

2. Pues el sentido mas natural desta preposición 
es cerca de , ó acerca de v. gr. "Aconsejó Carrasco á 
"D. Quixote , que volviese á proseguir sus de- 
"xadas Caballerías... por haber entrado en bureo con el 
"Cura y Barbero sobre que medio &c." Cerv. en el 
Ing. Hid, part. 2. I ib, 5. cap, 15. 

3. También es lo mismo que demás , v. gr. "Ta- 
jóles parece que somos en esta parte , como algunas 
«malas mugeres , que se andan perdidas tras un ru- 
nfian , que les come y juega quanto tienen , y sobre 
?íesto las arrastra y da de coces cada dia." Gran Guia 
¡ib, i,part, 3. cap, 30. 

4. Ved ahora como equivale á ciertas preposicio- 
nes. 

A la a: "Ya en este tiempo estaban el Duque y la 
"Duquesa puestos en una galería que caía sobre la es- 
»> tacada." Cerv. en el Ing. Hid. pa''t.2. lib.S. cap. ^6, 
"Ofrecíanse para la retirada dos caminos : el uno por 

R 4 el 



252 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

ei bosque 3^ el otro por el llano , dexando el bes- 
uque sobre la mano izquierda." D.Caíl. Colom. Guer- 
ras de Fland. lib. 7. 

A la preposición con en locución figurada desta 
manera : andar sobre aviso , esto es con cautela y 
cuidado, que es propia , y usada locución , y la usa 
Santa Ter. en la part. 2. Cam. de la perf, cap, 38. y 
poco antes habia dicho: '' Bien es andar con aviso noha- 
??gas quiebra en la humildad con alguna vansglc ria." 
En el misn¡o cap. A la preposición contra : *' 1- uimos 
'> por el mismo camino , que vimos que ei Pastoj ( hu- 
'? yendo) llevaba, esperando siempre, quando habia de 
9>ádT sobre nosotros la Caballeiía de la co^ta." Cerv. 
en el Ing, Hid.part. prim. lib, 4. cap. ^\, "Apenas 
?>huvo caido (D. Quixote) quando fué sobre él el Es- 
^nudiante , y le quitó la vacía de la cabeza: quitáron- 
>?le (los Galeotes) una ropilla, que traía sobre las ar- 
??mas, y las medias calzas le querían quitar , si las 
í^grevas no lo estorváran." Cerv. en el Ing. Hid, 
part. I. lib. 3. cap. 22. 

A la preposición en : "Procurando (Sancho) su- 
wbirse sob? e una alta encina , no fué posible , antes... 
f>íüé tan corto de ventura , y tan desgraciado, que 
?>se desgajó la rama , y al venir al suelo se quedó 
f>en el ayre." Cerv. en e¡ Ing, fí id. part. 2. lib. y* 

cap. ^24- 

A este modo de hablar puede reducirse también la 
siguiente locución del Granada: "Llegan pues el 
íí mismo dia sobre tarde aquellos dos Santos Varones." 
part. I . orac. y consider. Sábado, 

Nota. Hay otra locución que á primera vista de- 
biera de responder á estas, entonces quando deci mos 
hacer algo sobre mesa ; mas no es así; que tiene tan 
propio como diferente sentido, significando lo mis- 
mo que después de mesa , ó después de comida, 
como lo muestra este texto del Granada: No menos se 
í V! de- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 267, 

o 

»>debe (uno) guardar de hablar mucho , ó porfiar en 
?>la mesa, ó sobre mesa. En la Gnia lib, 2. part, 2, 
cap. 14. 

A la preposición por , quando significa motivo: 
^'Zoraida, como si fuera ya muerto (su Padre) hacia 
i> sobre él un tierno , y doloroso llanto." Cerv. en el 
Ing» Hid, parí, 1. Ub. 4. cap. 41. 

*' Uno, dos , diez y veinte desmandados 
?í Corren á ia baxada de la cuesta 
y^Sin órdea y atención apresurados 
"Como si al palio fueran sobre apuesta," 
Ercilla en ¡a yurauc. Cant. 6. 
*' Suplica áVuesamerced (Señor D.Quixote dixouna de 
"lai Doncellas encantadas la Señora Dulcinea ),.. sea 
w servido de prestarla sobre este faldellín que aquí trai- 
*>go de coLonia nuevo media docena de reales." Cerv. 
en el Ing, Hid. part. 2. ¿ib. 6. cap. 23. Sobre un buen 
"tiro de barra , ó sobre una gentil treta de espada no 
"dan ua quarnlio de viuu en la taberna. Cerv. en el 
Ing. Hid, part. 2. iib. 6. cap. 20. 

A ia preposición iras , en aquel propio significado 
que le da Cervantes diciendo : Cerró tras sí la puer- 
ta , como lo podéis ver en este texto del Granada: 
*'Dexa lo vano á los vanos, y tú ten cuidado 
wde lo que manda Dios : cierra tu puerta sobre 
wti, y llama á tu amado Jesús." e;/ /íí Traduc. del 
Contempt. Mundi ^ Tr, i. cap. 20. num. -j. Y advertid 
que se vale aquí con gran aviso este Autor de la pre- 
posición sobre ^ y no de la otra, por evitar la aspereza 
que llevaría el número , si dixera tras ti : siendo tan 
áspero el paso que hace ia lengua de la s á la t en 
estos monosílabos ; como suave y natural el de una 
sá otra diciendo tras sí 

^í,í/z/7íííi: "Tenemos una locución adverbial que 
se compone desta preposición y del sustantivo wano 
diciendo sobre mano , que es xnodü de empuñar una 

lan- 



264 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

lanza : veisla aquí: "Uno de los que estaban junto á 
?>él (á Sancho) alzó un varapalo , que en la mano te- 
?>nia , y dióle tal golpe con él que sin ser poderoso á 
"Otra cosa dio con Sancho Panza en el suelo. D. Qui- 
«xote arremetió al que le habla dado con la lanza so- 
ífbre mano ; pero fueron tantos los que se pusieron en 
?> medio, que no fué posible vengarle.'* Cerv. é*» ^/ 
Ing, Hid, part» 2, lib,6. cap, 27. 

ARTÍCULO X. 

Solo^ Solamente. 

Llevan el sentido del nombre que les da origen, v. 
^'gr.el maligno encantador me persigue , y ha puesto 
?> nubes y cataratas en mis ojos y para solo ellos, y no 
yapara otros ha mudado y transformado tan sin igual 
?í hermosura y rostro (de Dulcinea) en el de una la- 
?íbradora pobre.'* Cerv. en el Ing. Hid. part.2, lih. 5. 
cap, 10. "Aquellos pregones no eran solo amenazas, 
jjsino verdaderas Leyes." Cerv. en el Ing. Hid, part. 
2, lib, 8. cap, 54. 

Pero donde estos adverbios mantienen un sentido 
muy particular es quando llevan en sí embebida algu- 
na condición en esta forma: "Llegado (el Marques 
D. Luis Faxardo) á Velez tornó á Orgiba ^ dióse á 
?> recibir gentes , y Pueblos que se venían á rendir: los 
j^que en las montañas andaban alzados rendíanse 
>íá merced del Rey sin condición : traian mugeres, 
?> hijos , haciendas... ofrecíanse á ir con ellas á 
?j morar como, y donde les enviasen, y si en la 
?? tierra los quisiesen dexar , mantener guardia pa- 
jara defensión y seguridad d^^Wd.^ solamente que se 
5>les diesen las vidas , y libertad." D. Diego de 
Mendoza Guerr, de Gran, lib, 2, ?ium, 6, 

Adjunta : Observad la diferencia que hay de la 
voz solo al adverbio á solas , excluyendo aquella jun- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 265 

te ó compañía de otro y mostrando este soledad de 
lugar. "Pasamos la vida... suspirando j-OíOJ", y á so/as,* 
CciV. Ing. Hid. part, 1. lib, 4. cap, 51. 

ARTÍCULO XI. 

Sus» 
Adverbio de gran ahinco para exhortar, v. gr, 
"ü fi-les compañeros vitoriosos, 
>; A quien fortuna llama á tales hechos, • 

w Va es tiempo que los brazos valerosos 
"Nuestras causas aprueben y derechos. 
i>Sus , sus calad las lanzas animosos, ¿¿c. 
Ercil. en la Arañe, Cant, 5. 
*'Así como vea (el Rey) al Caballero... forzosamen- 
»te ha de decir: Ea, sus^ salgan mis Caballeros quan^ 
♦»tos en mi corte están á recibir á la flor de laCaballe- 
»íría , que allí viene." Cerv. en e¡ Ing. Hid. part, i. 
¡i/p, ;<, cap. 2 1 . 

*' Dispónete que tuya es la ventura: 
9>Si/s ^ Mopso ; que por ti sale el Lucero.'* 
Fr. Luis de León en la traducción de la Égloga 8. 
//^. 2. 

"Dispertando á sus Discípulos les dixo (Jesús) 
»que os dormís?.. Sus , levantaos y vamos," Luis de 
la Pal. fíist. de la Sagrada. Pas, cap, 9. 

Suso. 
.¿adjunta : Damos aquí lugar al adverbio antiqua- 
do suso , que es lo mismo que sobre, ó arriba , el qual 
antiguamente precedido de la preposición de se cor- 
respondía con deyíiso que quiere decir abaxo : por ra- 
zón que dura aun en composición en aquella palabra 
susodicho , que usa con otros Fr. Luis de G ranada, 
siendo antiquado su relativo deyuso\ empero la expie- 
sion de Dios en ayuso aun duraba el buen siglo , se- 
gún 



i66 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

gun aquel dicho con que el Cura , y Carrasco se pro- 
testan con vulgar y encarecida aseveración de no en- 
tender lo que les iiabia dicho Teresa Panza , como lo 
veréis en el paso de la Historia, que es este: "Salióse 
?>en esto Teresa fuera de casa con las cartas (de la 
?> Duquesa , y de Sancho Gobernador) y con la sarta 
?>(de finos corales) al cuello , y iba tañendo en las 
» cartas como si fuera un pandero , y encontrándose 
» acaso con el Cura y Sansón Carrasco comenzó á 
»>baylar y decir : á fé que ahora no hay pariente po- 
»?bre: gobiernito tenemos: no sino tómese con 
"migo la mas pintada hidalga que yo la pondré 
"como nueva. ¿Que es esto Teresa Panza? ¿que 
locuras son estas? ¿yque papeles son esos? No es 
»>otra locura, sino que estas son cartas de Diique- 
>?sas y de Gobernadores... de Dios en ayuso ^ no os 
"entendemos, &c. part. 2. lib. 7. cap. 50. Estoes: de 
tejas abaxo según suele decirse. Y sabed que es modo 
de hablar antiguo en nuestra lengua , usado de aquel 
célebre autor , que extendió la antigua comedia , que 
solemos citar , y que se atribuye á Juan de Mena , ó 
Rodrigo Cota con el nuevo nombre de Tragi- comedia 
de Calisto y Melibea, el qual hace hablar así á Celes- 
tina en el aut. 7. "Pármeno Fijo... mira , á Semprónio 
«yo le hice hombre de Dios en ayuio,'* 

CAPÍTULO XÍX. 

De las partículas tocantes á la T. 

ARTÍCULO r. 

íene nuestra lengua una singular y graciosa ma- 
nera de mostrar maravilla, la qual no parece sino que 
la ha tomado de la latina , sin hacer mas que 
trasponer sus letras , y es el adverbio , ó inter- 
.,. .. . Jec- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 267 

jeccion \ta , que duplicamos ; bieniva-sí como los 
latinos duplican s\xat'.^at'^ <q,ue':"e¿/>*nuestra partícu- 
la traspuesta. Ahora pues servím^auos della ora quan- 
do venimos en pleno conocimiento de alguna cosa 
que nos sorprehende ' ó bien sucédenos algo, que no 
debíase esperar. Sea exemplo de lo primero el modo 
con que expresa Sancho gran admiración .quando oye 
de la boca de su Señor quien sea la tan decantada 
Princesa, y sin par Dulcinea del Toboso por estas pa- 
labras , con que D. Quixote ponderado su retiro, con- 
cluye por modo de Epifonema: " Tal es el recato , y 
?í encerramiento , con que sus padres Lorenzo Cor- 
"chuelo, y su madre Aldotiza Nogales la han cria- 
ndo. Ta ^ ta dixo Sancho, que la hija de Lorenzo 
?>Corchuelo es la Stñoi a Dulcinea del Toboso: bien 
»>la conozco... y sé decir que tira tan bien una barra, 
wcomo el mas forzudo zagal de todo el Pueblo." 
Cerv. en el Ing. Hid, part, i. lib. 3. cap» 2$. -I ^'^vv 
-f La segunaa suerte de afecto declárala bien D. 
Diego en la aventura de los Leones : " Apeaos , buen 
«hombre (dixo D. Quixote al Leonero) ... abrid esas 
«jaulas, y echadme esas bestias fuera... Ta , ta dixo 
?íá esta sazón entre sí el Hidalgo, dado ha señal de 
?> quien es nuestro buen Caballero." Fart, 2. lib* 5, 

- '\---.h i.' ■ '^ ' • . ^ *- -í r* !^: ';p i€",i(ii\<< 
ARTÍCULO II. ; oUiíií;^; -í* 

• í¿¿*ii^./ vi^;¡;-i j^ i'^j wr^;> iiiü atsiiin Oí^<t 
5. I. Es muy acomodado este pronombre para in- 

>((& j.f¿ i-^i^ i.i' i;. si- 

I Deste modo exprca también su maravilla Pármenon en el 
eunuco de Terencio en el yltt. 2. Esr. i. sed quis bic est'^ qui ku% 
pergit ? ut at hic quidem est parasitus Gnatbo, \j W*j y^ V '•' 

miiüs , ;.J L „_ -.'* ..,- ..: 

jít at\ data hcrcle verba mibi sunt. jiísf habla CxqÚíqs en el mis- 
tno éunuc9 ^ct. 4. lüsc^ó. 



163 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

sinuar con él eL propio nombre de alguna persona que 
no queremos nombrar ,ó ignoramos su gracia ; y há- 
celo Cervantes desta manera: "Solo libró bien con 
»él (cruel renegado veneciano) un Soldado Español 
V llamado tal de Siavedra." Cerv. en el Ing. Hid» 
part,í. lib, 4. cap. 39. 

Otras veces aludimos con él al nombre de alguno, 
y en ayre de corrección desenfadada decimos: "No se 
"llama tal,'* Cqiw, en el Ing, Hid, part, 2, lib,^, 
cap, 59. 

2. Ora es el pronambre partitivo alguno ; esto v. 
gr. "Cuerpo de tal , dixo á esta sazón D. Quixote, 
3>hay mas sino mandar su Magestad por público pre- 
»>gc)n que se junten ea la corte para un dia señalado 
»Uüdos los Caballeros andanies'^.. r¿?/podria venir en- 
"tre ellos , que solo bastase á destruir toda la potes- 
" tad del Turco." Cerv. en el Ingen, Hid, part, 2. 
Hb, s.cap. I, 

"Quando el Quadrillero tal oyó túvole por hom- 
«bre falto de seso." Cerv. en el Ing, Hid. part, i. 
¡ib, 3. cap, 17. Sino es que os parezca , y será en sus- 
tancia lo.mesmo , qne en el primer exemplo puede 
entenderse la palabra caballero; y en el segundo cosa. 
. 3. Ora es adjetivo de calidad absoluto, ó relativo, 
V. gr. "Pues si esto es así , dime que f<7/ estará un 
"ánima quando esté tan tomada deste vino celestial? 
"quando esté tan llena de Dios , y de su amor, que 
"no pueda ella con tan grande carga de deleytes." 
Gran, en la Guia lib. i.part. 1. cap, 16. 

"Apenas hubo dicho esto Sancho, quando entraron 
"por la puerta de su aposento dos Caballeros que ta^ 
files lo parecían." Cerv. en el Ing, Hid, part, 2, ¡ib, 8. 
cap. 59- , 

"Y si tal , y tan incomprehensible es este poder, 
»>qu3l será el ser que se conoce por tal poder? Gran. 
Guia lib, I . part, i . cap, i . Véase qual. 

No- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. i^^ 

Nota. Es esta unión de partículas tal y tan muy 
usada de todos los buenos autores , en especial de 
Cervantes: pero debéis advertir , que el ta/ siempre 
queda en ser de adjetivo , que muestra la calidad , y 
el tan no sirve sino de acompañar aumentando ; de 
donde es esta unión de gran sentido y ponderación 
como os lo enseñan así el exemplo alegado como este: 
''De la primera encina, ó roble que se me depare 
w pienso desgajar otro tronco ta/^ y tan bueno como 
«aquel que me imagino (de Roldan). Cerv. ene¿ Ing, 
Hid. part, i. ///. i. cap, y. 

Y del mismo modo es manera de decir muy sig- 
nificativa quando ambas partículas pasan á ser adjeti- 
vos del plural en esta forma: "A estas razones aña- 
dieron otras tales , y tantas que el valeroso pecho de 
D. Fernando, en fin como alimentado con ilustre san- 
gre se ablandó." Cerv. en el ItJg. Hid, part* i. lib, 4, 
cap» 36. 1 ;. 

4. Empero es nuestra partícula adverbio que 
equivale á de modo , ó de manera tal en estas locucio- 
nes: "De los nuestros , como para pelear era menes- 
ífter descubrirse , murieron veinte y siete sin cerca de 
>í otros tantos heridos : tal que apenas habia cincuen- 
ííta hombres , que pudiesen pelear." D. Cari. Col. 
Guer. de Flan. lib. 10. "Iban de subsidio con los Es- 
?í pañoles de ambos Tercios los Borgoñones , y Valo- 
«nes , que lo hicieron maravillosamente , tal que con 
»dos noches de trabajo se llegó á la estrada cubierta 
wy la tercera se echó al enemigo della. El mismo 
Autor lib. 8. "Sea vuesamerced servido , Señor D. 
?íQuixote mió (dixo Sancho) de darme el gobierno 
5Jde la ínsula que en esta rigorosa pendencia ( del Viz- 
>?caino) se ha ganado, que por grande que sea yo, me 
?í siento con fuerzas de saberla gobernar tal y tan bien 
jícomo otro que haya gobernado ínsulas enel mundo.>> 
Cerv. en el Ing. Hid, par t, i. lib, 2. cap. 10. 



j27o I>EL VIGOR Y ELEGANCIA 

- .Adjunta. Sabed de mas de esto , que así como 
aquellas partículas que tan os vuelven el sentido de 
quan^como notamos en su lugar ; estotras que tai soa 
lo mismo que ^«ii/: v. gr. Que ííí/ estará un ánima 
&c. que dice el Granada ya citado. Ar: cu v-.A i^ 

Finalmente puede el pronombre í¿7/corresponder- 
se con la partícula comparativa como : "Pues si tal 
es el mundo como esto ; por que no desampararé yo, 
dice un Filósofo, un lugar tan feo... donde el hermano 
arma celada á su hermano." , Gran, en Ja Guia, lib. i. 
^art, 3. cap, 29. H .:^<í'a .í .\a ,i >\\>.% .ViVirV 

^íjj- Tilf?: i.: . -;: ." J¡ 

.. ■ ARTÍCULO Iir, 

,x\j . , Tal vez. 

Este adverbio compuesto, que toca inmediatamen- 
|:e á duda , suele, con mucha gracia dividir las par- 
tes del sugeto que queremos descí ibir , y en este caso 
puede perder la segunda parte de sucomposicion, man- 
teniendo entero su significado en el segundo y tercer 
miembro de la partición, según que lo usa Cervantes 
describiéndonos el Caballo Pegaso en el yiag,al Parn^ 
cap, 8. 
j, = ; *'De la color que llaman columbina 

?>De raso en una funda trae la cola, 
„ ,_ "Que suelta con el suelo se avicina: 
rir-.n «-'' " ücl color del carmin , ó de amapola 

"Eran sus clines, y su cola gruesa; 

"Ellas solas al Mundo , y ella sola. 
.; ."Til/ vez anda despacio , y írt/ apriesa 

Vuela tal vez , y tal hace corbetas, 

Tíí/ quiere relinchar , y luego cesa. 

ARTÍCULOIV. 

También, 
Participa este adverbio del ser de conjunción 
^vv ora 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 271 

ora relativamente neguemos , ora afirmemos , por 
exemplo: ^"^ También Sancho (prosiguió D. Quixote) 
9yno has de mezclar en tus pláticas la muchediim- 
?íbre de refranes que sueles , que puesto que los re- 
íífranes son sentencias breves, muchas veces las traes 
>>tan por los cabellos, que mas parecen dispara- 
dles que sentencias." Cerv. I?ig, Hid, part, 2. lib, 7. 

" También los cautivos del Rey que son de res- 
ácate no salen al trabajo con la demás chusma, sino 
wés quando se tarda su rescate." El mismo part, i, 
lib, 4. cap, 39. "El ventero daba voces , que le de- 
?íxasen.... También D. Quixote las daba mayores, Ua- 
w mandólos alevosos y traydores (á los harrieros) y 
wque el señor del castillo era un follón , y mal na- 
íícido caballero , pues de tal manera consentía que 
wse tratasen los andantes caballeros. Cerv. en el 
Ing,Hid» part, i,lib, i, cap, 3. .;¡ . ;, . ..• :t 

ARTÍCULO V. 

Tan, 

Partícula que de necesidad precede al nombre , ó 
adverbio á quien aumenta deste modo: "Si á esta his- 
'?toria(del ingenioso Hidalgo D. Quixote) se le puede 
«poner alguna objeción cerca de su verdad , no po- 
ndrá ser otra, sino haber sido su autor arábigo... 
9? aunque por ser tan nuestros enemigos antes se pue- 
>>de entender haber quedado falto en ella, que de- 
:>masiado." Cerv. Ing, Hid. part, i. lib, 2, cap, 9. 

"Quanto duró el sitio (de Cales) con estar surtos 
»>en la rada mas de cien navios de las tres naciones 
w enemigas... no entró una barca tan sola dentro del 
»> puerto." D. Cari. Col. Guerr, de Fland. lib. 9 

" Para que no faltase el pan de munición , no ha- 

"biendo un real tan solo con que comprar trigo man- 

TOM. 1, ~ S V dó 



272 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

«dó el Duque (de Parma) á D. Diego de Ibarra, que 
«buscase entre sus amigos cantidad de cadenas de oro 
í^y plata labrada ¡kc. El mismo Col. Guer, de Flanci» 
lib. 5. "Lo contrario de lo qual acaesce á los malos 
j> como quien tan de lejos miran las cosas del Cielo, 
7>y tanáü cerca las de la tierra." Gran, en la Guia 
lib, i.part, 2, cap. 15. "Que tan grande haya sido 
«el amor que tuvo á esta virtud, parece claro." 
Gran. Trat. 6, del f^it. Christi. La Encarnación, 

Las partículas con quien trae relación , y se 
acompaña, ademas de quan son QstcLSComo^qual^que tan: 
V. g. " Sandio se agazapó debaxo del rucio ponién-' 
?>dose á los lados el lio de las armas , y la albar- 
j>da de su jumento tan temblando de miedo , como 
«alborotado D. Quixote." Cerv. en el Ing, Hidi 
part, 2. lib. 8. cap. 68. 

^^ Qual estQ nunca vio baxel alguno 
«El mar , ni pudo verse en el armada 
«Que destruyó la vengativa Juno. 

«No fué del vellocino á la jornada 
«Argos tan bien compuesta y tan pomposa 
«Ni de tantas riquezas adornada." 
Cerv. en elViage al Parnaso cap. i. 

"Si el criado es tan discreto , ^wrt/debe de ser el 
«amo? Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 8. cap. 66. 

"Si tan pesada tiene (Dios) la mano quando la 
«carga para azotar , que tan blanda la tendrá quan- 
«do la extiende para regalar." Gran, en la Guia lib. i. 
part, 2. cap. 16. 

ARTÍCULO VI. 

Tanto, 

i. En ser de adjetivo es harto singtilar esta voz 

Ihvando tras sí la preposición de y al sustantivo con 

quien va y concuerda , v. g. " Le dixo tantas de cosas 

irU ' I '¿ «que 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 273 

wque no hay mas que oir. Cerv. en el Ing. Hid, 
part, I. Ií¿? 4. cap. 32. 

Ora en ser de sustantivo lleva la misma preposi- 
ción: "Como esta Señora (la Virgen María) conocía 
71 tanto de la misericordia y gracia de Dios, y del 
>í medio por do se alcanza, así todo aquel Cántico 
7> empleó &c. Gran, en el Mem, trat. 6. cap. 4. /^i- 
sitacion. 

Empero puede también dexarla según que dice Cer- 
vantes: trocar ó tío trocar algo por otros dos tantos 
&c. Voz que puede mudarse en aquella doblados que 
usa el Coloma diciendo : tres doblados. 5 

2. Más como adverbio puédese considerar en va- 
rias maneras ; porque ya es de natural encarecimien- 
to en este paso : "Miró también D. Quixote á Sancho 
'»( vistos los batanes ), y viole que tenia los carri- 
7>llos hinchados, y la boca llena de risa con evi • 
'ídentes señales de querer reventar con ella, y no 
«pudo su melancolía tajito con él , que á la vista de 
«Sancho pudiese dexar de reirse." Cerv. ^« e/ /;2¿f« 
Híd. part, i. lib, 3. cap, 24. 

Ya cerramos con él el sentido con gravísima pon- 
deración, ó epifonema: "Se entró en su aposento solo 
«( D. Quixote) sin consentir que nadie entrase con éh 
y}tantosQtQima.áQ encontrar ocasiones , que le movie- 
»sen ó forzasen á perder el honesto decoro. Cerv. e?i 
el Ing. Hld. part. 2. lib. 7. cap. 44. " Tornóle á poner 
«las piernas (D. Quixote ) á Rocinante, y él tornó á 
«dar saltos: tanto estaba de bien atado. El mismo 
part. I. lib. 3. cap. 20. 

3. Ora precedido del que significa tiempo de 
aquel modo que suele también expresarlo el quantoQa 
aquel modo de hablar del Coloma: quanto duró el sitio* 
Guer. de Fland. lib. g. "Pues que tanto ha, San- 
"cho, que os la prometí (la ínsula) dixo D. Quixote" 
Cerv. en el Ing. Hid. part, 2. lib. 6. cap. 28. 

S 2 Ora 



274 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

Ora es lo misQio que el adverbio mientras en me- 
dio de las partículas en y que: "■" En tanto que D. Qui- 
»xote esto decía estaba persuadiendo el cura á los 
>?quidrilleros , como D. Quixote era falto de jui- 
fício. ...y que no tenían que llevar aquel negocio 
w(de la prisión) adelante." Cerv. en el Ing. Hid, 
part. r. /¿¿?. 4. cap. 46. " En tanto que comía (el roto) 
jMií él , ni los que le miraban hablaban palabra." EÍ 
»> mismo part. i. lib. 3. cap. 24. 

4. Manteniendo otrosí la relación que natural- 
mente dice esta voz con cantidad nos da un sentido 
muy gracioso en ser de diminutivo desta manera: 
"Atusándole tantito el entendimiento (á Sancho) 
?íse saldrá con qualquiera gobierno, como el Rey con 
jísus alcabalas." El mismo part. 2. lib. 6. cap. 32. 

"Ya que Dios me abrió un poco los ojos aun sa- 
?>biéndolo (que tocaba al coro) tantico que estaba 
??en duda, lo preguntaba á las niñas." Santa Teresa 
part. I. y id. cap. 31, 

5. Mas será bien que veáis aquí , supuesto la na- 
tural relación que dice al quanto^ cierta elegante va- 
riedad , que llevan en el sentido estos relativos jun- 
tos, V. g. "Se apartó tanto quanto le pareció que bas 
Ȓ taba para estar seguro," Cerv. en el Ing. Hid, 
part. 2. lib. 6. cap. 28. "Ofrece también (el hombre) 
9>\3. voluntad con tanto quanto tiene sin que le quede 
"Otra cosa por ofrescer." Gran, part, i. del Amor 
de Dios , cap. i. 

Y notad que puede usarse en vez del tacita 
la voz todo , formando tal vez sentido de adverbio 
con la partícula quanto , v. gr. "Tomáronle luego en 
«hombros ( á D. Quixote aquellas contrahechas íigu- 
í>ras), y al salir del aposento se oyó una voz teme- 
«rosa , todo quanto la supo formar el Barbero... que 
/ídecia: ó Caballero de la triste figura! ikc. en el 
Ing. Hid. part. 1. lib. 4. cap. 46. 
t J í; f¿ Em- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 275 

Empero sentido contrario os darán estas mismas 
voces , si yendo unidas pero con mas íntima imion 
forman las dos un solo y único sentido , como pu- 
diera la sola palabra un poco^ por exemplo: ^'Qui- 
«siera tener aliento (replicó D. Quixote) para po- 
»>der hablar un poco descansado, y que el dolor que 
?> tengo en esta costilla se aplacara tanto quanto pa- 
»ra darte á entender , Panza , el error en que estás.". 
Cerv. en el Ing» Hid.part. 2. lib. 3. cap. 15. "Boni- 
j»>tamente y sin que nadie lo viese (dixo Sancho) 
«por junto á las narices aparté, tanto quanto el pa- 
9>ñizuelo que me tapaba los ojos." Cerv. en el Ing, 
Hid. part. 2. lil?. 7. cap. 41. 

6. Que si fuere junto con otras partículas trae va- 
rios sentidos : Conviene saber : De partícula condicio- 
nal'. "Así como el Santo Job. . .fué entregado en po- 
j>der de Satanás, para que le hiciese todo el mal 
«que quisiese con tanto que no le tocase en 
>>la vida , así (el Señor) &c. Gran. part. i. Orac. y 
Consid. Mártes.^^ El que de veras desea acertar á 
íí contentar á Dios entienda que una de las cosas mas 
»principales,que para esto sirven es el cumplimiento 
«deste mandamiento de amor ^ con tanto que este 
» amor no sea desnudo yseco&c. Gra.n.Guiali¿7.2.part, 
2. cap. 16. ' 

De causal: ""' Por tanto pues no sabéis el dia ni la hora 
"de esta venida. . . velad y estad aparejados en todo 
?> tiempo, porque no os tome aquel dia desaperce- 

TOM. I. '^3 bi- 

I Esta buena locución \es antigua y autorizada , como la 
otra con que , ó con tal que que ll^va su poder , v. gr. '^^ Los 
>? clérigos no deben cazar con aves , ó perros salvo con lazos , ó 
»con redes: é pueden pescar con tanto que no lo tengan por 
>í oficio." El Dr. Hugo Celso en el Reportoño universal &c. á 
la palabra caza, 

" Puedense matar los lobos con yerba , y sobre ello pueden 
»los Pueblos hacer ordenanzas. .. con que no se mate venado 
«con yerba." El mismo Autor á la dicha palabra. 



276 DEL VIGOR Y ELEGANCIAi 

libidos , como á estas vírgenes , y así perezcáis como 
'aellas perecieron... que por tanto las cinco vírgenes lo- 
njeas fueron desechadas , porque al tiempo que el 
?? Esposo vino no estaban aparejadas. Gran. Guia 
lib» i.part, 3. cap. 23. 

Del adverbio quanto : " Que tanto alabarla , y en- 
"grandesceriasu ánima (de la Virgen) á Dios."' Gran. 
en el Mem. trat. 6. l^isitacion, cap, 4. 

Del adverbio respectivamente : ^' Pasó Roña coii 
» aquella gente á la Fera , llevando de camino mil 
«y quinientos carros de trigo. . . con que se alegra- 
'n'on lo que se puede pensar D. Alvaro Osorio , y 
»el Senescal, y no menos en su tanto con la Com-^ 
j>pañía de ochenta arcabuceros de á caballo del Ca- 
'í pitan Pedro Gallego , que se les dexó de guaríii-^ 
"cion." D. Cari. Col. Guer,de Fland. lib, 8. 
- Déla expresión wtífjj/ wejor :" Habiendo tomado 
ȇ su cargo el Conde Adolfo Nuenaro el socorrella 
s>(la villa de Rimberque), animado á ello tanto mas 
5í después de la muerte de Esquence,-que habia que-» 
wdado heredero absoluto de sus fuerzas y perni- 
"ciosas inteligencias, juntó en Arnem tres mil infan- 
wtes , y golpe de caballos." D. Cari. Col. Guer, de 
Flan, lib. 2. 

7. Finalmente correspóndese con la partícula co- 
mo : " Un Padre Dominico gran letrado me desen- 
"gañó en cosas; y los de la Compañía de Jesús 
>?me hicieron tatito temer. . . coma después diré. Sta. 
TQr.part, i. l^id. cap. 5. 

A 

¿ A R T I C U L O V 1 1. 

Tarde. 
Pásase á adverbio este nombre con un muy seme- 
jante significado, como llegar tarde &c. Bien que suele 
también significar ?íunca , á duras penas , ó difícil- 

men- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 277 

mente , v. gr. " Pocos se enmiendan con la enferme- 
»dad, y también los que muchas romerías andan 
a tarde son santificados." Gran. Contemp. Mund» trat. 
I. cap, 23. num, 3. 

ARTÍCULO VI ir. 

Todo. 

Lleva maravilloso énfasis este adverbio , y es 
manera de conjunción , pero que sigue á la palabra 
que une , á la manera como lo hacen los adverbios 
también , aun ; pero con mayor viveza , y gracia , co- 
mo lo podéis ver en estos exemplos : "Yo le fio de 
«la fuga (de mi amo) respondió Sancho : y yoy todo^ 
>>dixo el Canónigo, y mas si él me da palabra , como 
»> caballero de no apartarse de nosotros." Cerv. en 
el Ing, Hid, part. i. ¡ib. 4. cap. 49. "En este tiem- 
j>po ya se habia desaparecido del jardin todo el bar- 
atado esquadron de las dueñas , y la Trifaldi , y 
iftodo.'^ El mismo part. 2. ¿ib. 7. cap. 41. 

" No mire Vuesa Merced en niñerías , Señor D. 
«Quixote (replicó Maese Pedro), ni quiera llevar 
»>las cosas tan por el cabo , que no se le halle. No 
í> se representan por ahí mil comedias llenas de mil 
«impropiedades, y disparates, y con todo eso cor- 
aren felicísimamente su carrera, y se escuchan, no so- 
»lo con aplauso , sino con admiración y todo ? El 
mismo part. 2, ¿ib. 6. cap. 26. nc uó V'^u 

ARTÍCULO IX. 

Tras, 

Puédese ir sola esta preposición simple con su 

caso ; y puede también interponerse la preposición 

de^ por exemplo: "Apenas hubo dicho esto Minos». 

«quando levantándose en pie Radamanto dixo: ea 

S 4 mi- 



278 ÜEL VIGOR Y ELEGANCIA 

«ministros de esta casa , acudid unos tras otros, y 
»> sellad el rostro de Sancho con veinte y quatro ma- 
?í monas. Cerv. en el Ing, Hid.part. 2. lib, 8. cap, 6g* 
"Era llegada al mundo aquella hora 
"Que la escura tiniebla no pudiendo 
?? Sufrir la clara vista de la aurora 
?íSe va en el occidente retrayendo: 
»Quando la mustia Clicie se mejora, 
r'y ' "El rostro al roxo oriente revolviendo, 
"Mirando tras las sombras ir la estrella 
"Y al rubio Apolo Deifico tras ella.'* 
Ercilla en la Arauc, Cant, 1 4. 

I. "Un hombre le seguia á caballo (al cortesa- 
"no) á todas las vueltas que daba que no parecía si- 
"no que era su rabo... siempre andaba tras de él." 
Cerv. en el Ing. Hid. part, i. l¿b. 3. cap, 21. "Harto 
"mejor haria yo... (dixo Sancho) en volverme á mi 
"casa... y no andarme tras de Vuesa Merced por ca- 
jí minos sin camino.'* El mismo part. iJib. 6, cap, 28, 
Nota. Dos cosas son muy dignas de notarse acer- 
ca desta preposición : una que donde acierta á seguir- 
le , ó ser su caso el pronombre j-/, no parece que re- 
cibe interpuesta la preposición de v. gr. "Los Gran- 
" des llevan trassik^w^ caballerizos." Cerv. en el 
Ing. Hid. part. i. lib. 3. cap. 21. "Los usos no vi- 
"niéron todos juntos ni se inventaron á una , y pue- 
"des ser tú (Sancho) el primer Conde que lleve tras 
"j/su barbero." Cerv. en el mismo cap. 

"Otra, que yendo con el verbo cerrar., y lle- 
"vando por caso el dicho pronombre muestra gran 
presteza de acción en esta elegante , y propia ma- 
nera de hablar: "Se entró (D. Quixote) en su apo- 
"sento solo... cerró tras sí\di puerta, y á la luz de 
"dos velas de cera se desnudó." El mismo Cerv* 
part. 2. lib. 7. cap. 44. 

"Quando está el alma dentro de sí... cierra la 

puer- 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 279 

» puerta tras sí á todo lo del mundo." Sta. Ter. 
part, 2. Cam, de la perfec, cap, 28. Véase la preposi- 
ción sobre, 

CAPÍ TU LO XX. 

De las partículas que tocan á la \x vocal ^ y v conso- 
nante* 



ARTICULO I. 



E 



(1 uso de la diversa figura , ó carácter desta letra 
según que es consonante , ó vocal no es muy anti- 
guo en la escritura latina y española ; siendo cierto 
que el primer libro latino % que comenzó á variar 
en la antigua costumbre de escribir , y distinguir 
esta letra por el poder , y no por el lugar apareció 
estampado año 1553. y fué el Minucio Félix: mas 
nuestros cultos y mejores Escritores , así de aquel 
tiempo , como de todo el seiscientos , y principio del 
setecientos mantuvieron generalmente el antiguo uso 
español , y latino escribiendo con la v que llama- 
mos de corazón todo principio de palabra , que co- 
menzase por esta letra, y usando de la que hoy lla- 
mamos vocal en todo el resto , ' de donde escribían 

vno^ 

I He aquí el modo antiguo de escribir latino , notado del Ce- 
lario en su Ortografía latina part. i. una uxor unius viri s?f: hujuí 
aeui juvenes vivunt licentius. Quando digo antigüedad solo quiero 
decir desde el principio del seiscientos hasta la metad ^ siendo 
cierto que entre los antiguos Latinos no se conocia la v de cora- 
zón, sino por letra mayúscula donde convenia usarla 4 y fuera 
deste caso usaban siempre de la ;/ que es para nosotros vocal. 

2. Asi lo usa el culto y atinado Escritor Pedro de Rivade- 
neira especialmente en la reimpresión , que procuró y revio el 
mismo de todas sus obras en do3 cuerpos año i6üj, donie obser- 
va exactamente el uso que notamos. Pero también es cierto que 
poco á poco fué prevaleciendo la nueva costumbre , pues ob- 
servamos, que el gran Político , y juicioso Escritor D. Diego 
Saavedra Faxardo usa del diverso carácter desta letra según el 

di- 



28o DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

vno , vivir , vltimo &:c. Mas como pareciese útil y 
oportuno distinguir esta letra como en el poder, así 
en el sonido , quedó con el tiempo autorizado del 
uso público el adoptar para nota de la consonante la 
que llamamos v de corazón; y la otra para sola vo- 
cal , sea en principio , sea en medio de qualquier 
voz. Pero donde nuestros buenos Autores no quisie- 
ron limitar el confín desta letra en ser de consonan- 
te fué respecto de la ^ , la qual en el sonido que vuel- 
ve en nuestro idioma , apenas parece que se distinga; 
y de aquí nace ir estas dos letras confundidas en va- 
rias voces , escribiéndose indiferentemente buscaban 
ó buscavan : embiar , tí enviar &;c. 

Esto supuesto sírvese della nuestra lengua para 
colocar las dicciones, que llaman disyuntivas, y muy 
en particular , quando comienza en o la palabra si- 
guiente , por exemplo: "No pudo dexar de pregun- 
j>tar(el Canónigo) que significaba llevar aquel hom- 
" bre de aquella manera (D. Quixote enjaulado)? aunque 
j?yase habia dado á entender , viendo las insignias de 
?>los quadrilleros , que habia de ser algún facinoroso 
sísalteador , 2¿ otro delinqüente.'^ Cerv. en el Ing. Hid, 
part.i./ib.^. cap. ^.j.y en e¿ cap. 46. del dicho libro dice 
dar la ínsula , ú otra cosa equivalente, "Y aun menos 
>?mal si comiéramos, pues los duelos con pan son mé- 
?j nos; pero tal vez hay que se nos pasa un dia, ú dos 
jísin desayunarnos , sino es del viento que sopla." El 
mismo ptírí. 2. lib. 5. cap. 13. "Por fuerza , ú de gra- 
?jdo le truxesen,(á D. Quixote los criados del Duque) 
?> al castillo si le hallasen." El mismo part. 2. lib. 8. 
cap, 7. 

ARTÍCULO II. 

'• De los dos verbos ir, y vivir se vale nuestra len- 
gua 

diverso poder al ir.odo de hoy dia, salvo en el principio de^la 
palabra , donde usa la de corazón , ó puntiaguda por los años 
de 1640. , en que estampó su idea de un Principe político Chris- 
tiano. 



DE LA LENGUA ESPANOLAi 28 1 

gua para formarse dos maneras de hablar muy pro- 
pias : la una en que al parecer semeja adverbio la voz 
vaya ^ y toca á soltura, y desenfado de elocución; 
como quando decimos: 

"Si á dicha tu fueras monja, "' 

>?Hoy tu convento mandaras, -';' 

jj Porque tienes de abadesa -'- 

>í Mas de quatrocientas rayas: -! ... . 

. j>No te lo quiero decir, ' -• ^- -í-4j --'-i- 
j>Pero poco, importa vaya: ^ '- "^ 
» Enviudarás >, y otra vez, ^''^- -^^^ ^'"S- 

"Y otras dos serás casada. 
Así habla Preciosa la Gitana en la Novela 8. de 
Cervantes^ tíi:) cKsíJp^ íí;^^ *í.^^,i.-^a o ^ ^í .úí 

"No tenia para que retar ( D. Diego Ordoñez de 
"Lara) á los montes , á las aguas , ni á los panes; 
V pero vaya ; pues quando la cólera sale de madre, 
j>no tiene la lengua padre , ayo , ni freno que la cor- 
wrija.'' Cerv. en el Ing, Hid. part, 2» ///;'. 6. cap, 27; 
?T; JVIas por lo que toca á la segunda manera de ha- 
blar mantiene el verbo vivir toda su fuerza , quando' 
por última , y encarecida aseveración afirmamos al- 
go , V. gr. " Vive el Dador ( dixo Sancho oyendo de la 
'íboca misma de D. Quixote, que la hija de Lorenzo 
ííCorchuelo era su Dama , ó Dulcinea) que es moza 
»?de chapa , hecha , y derecha , y de pelo en pecho, 
5^ y que puede sacar la barba del lodo á qualquiet 
"Caballero andante, ó por andar, que la tuviere por 
"sei~iora." Cerv. en el Ing. Hid. part, i. lib» 3, 
cap. 2.^ íir.Viv 

A R T f C U L o III. 

Uno, 

Del pronombre ««o en quantocomo partitivo se 

opo- 
I Manera de hablar que dice con esta de Santa Teresa: 
*'Aun si se pudieran deprender de una vez (las ceremonias 
wdel mundo ) pasara mas ¿¿c. en la Vid. cap. 37, 



282 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

opone á otro forma el Maestro Ávila un adjetivo neu- 
tro,é indeclinable, diciendo: ''Somos tan uno el (Señor) 
»y nosotros, que ó hemos de ser él y nosotros 
?> amados, ó él y nosotros aborrecidos; y pues él nO; 
«es , ni puede ser aborrecido , tampoco nosotros si 
9>estamos incorporados en él con la fé , y amor." 
En una carta tom, 2. lib, 3. cap, 7. :.; -: ;'i « 

Fr. Luis de León dice en uno , y le da la fuerza 
que tiene el aáwQvb'io juntamente , pues dice. 
" En uno pacerán lobo , y cordero. 
En la traduc. de la Eglo. 8. 

Adjunta. Del dicho adjetivo uno no solo fór- 
mase el verbo aunarse , que vale lo mismo , que jun- 
tarse , ó mancomunarse según aquello de Cervantes. 
" Se aunan en mi daño 
vamor , fortuna , y el Cielo. 
'. En el Ing. Híd. part. i. lii^. 3. cap. 27. Mas del 
nacen estas expresiones adverbiales: á una: de una: 
de una en otra : una por una , las quales varían los 
accidentes de los verbos , cada una á su modo en 
esta forma: "Los usos no... se inventaron á una, C^rv. 
en el Ing. Hid. part. i. lih. 3. cap. 21. ''Quizá vamos 
>j tomando puntas , y subiendo en alto ( sobre el Cla- 
>?vileño) para dexarnos caer tfe una sobre el reyno 
«de Gandaya." El mismo part. 2. lib. 7. cap. 41. 
^' De una en otra se les viene á encender la cólera ( á 
«los caballeros andantes)." El mismo part. i.- 
lib. 2. cap. 13. ^' Ya una por una (dixo Carrasco) es- 
piaba en buen punto aquel negocio , de quien espe- 
ja raba feliz suceso." El mismo part 2. lib. 8. cap. Ó5.. 

Mas este decir uno á uno toca á .orden, y es pro- 
«nombre: "Se saliesen uno á uno (de la ciudad)." Cerv. 
part, 1. lib, 4. cap. 39. 



CA- 



'ir 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 283 

CAPÍTULO XXL A 

De ¡as partículas que tocan á la y consonante» 



N< 



os valemos desta letra , como de consonante 
para distinguir con la figura su vario poder; y bien 
-claro es, que pasada del alfabeto griego al nuestro, 
halló en él mas , y m^jor acogida de la que habia 
hallado entre los Latinos ; pues estos la mantuvieron 
solo en las palabras griegas , que latinizaron, para 
memoria de su origen , donde los mas de los nues- 
tros se valieron della cada y quando bien les pa- 
reció : y por lo que mira á sus partículas , la única 
que se nos presenta , es la tan breve, como varia 
ya ; la qual es muy acomodada , ora para facilitar 
el número , ó para darle vigor , según el lugar que 
ocupe; en lo que mostraron gran curiosidad, y. 
tino nuestros autores , y de lo que os harán fé los 
exemplos , que alegaremos. 

I. Veisla aquí ante todas cosas en su natural s^i: 
de dar vigor , y armonía á la locución : ■.„., ¡¿CíIíIí ••, 
'~''%\ya la niebla fria ' ,;-£. ^.v,,.j 

>.*A1 rayo que amanece odiosa ofende, 'V. ^ í ', - 
>> Y contra el claro dia .: ;;;. -j j; .?;.? 

"Las alas escurísimas extiende^ ■' 

ȒNo alcanza lo que emprende , 

"Al fin , y desparece, , .. 

»>Y el sol puro en el cielo resplandece.'^ 
Fr. Luis de León á D. Pedro Portocarrero, lih. r.- 
"Si su padre (prosiguió Maritornes) la hubiera 
«sentido , la menor tajada della fuera la oreja. Ta 
"quisiera yo ver eso , respondió D. Quixote : pero 
"él se guardará bien de eso , si j;^ no quiere hacer el 
"mas desastrado fin, que padre hizo en el mundo." 
Cerv. en el Ing, Hid, pcfrt, i. /¿^. .4.cap. 43. "O ya-. 

que 



2^4 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

?> que fuese por las amenazas de D. Qiiixote, ó por 
vque Ambrosio lesdixo, que concluyesen con lo que 
5>ásubuen amigo debían, ninguno de los pastores 
7>SQ mavió, ni apartó de aiU.'^ El mismo part»A» lib, 
'2, cap, 14. T j** 

2. Es de bella gracia para distribuir partes : ^'Ta 
se holgaba ( Volseo) que el Rey no hiciese ca- 
«so del Emperador; ya le pe^a'ja que Ana Boiena 
V subiese á la dignidad Real ; unas veces temia , que 
7>el Rey le dexase á él , y tomase otros ministros 
«para apartarse de la Reyna; otras teaia esperanza, 
T» que el Rey volvería en sí." Rivad. Hist. Ecc, de^ 
In^Llib. i.cap. 10. "Esta pobreza la padece (eles- 
>»tudiante) por sus partes, j};¿i ea hambre , ya en frío, 
y>ya en desnudez , ya en todo junto." Cerv. en el Ing^ 
Hid, part, i. lib. 4. cap. 37. 

3. También es partícula disyuntiva , ó la refuer- 
"za V. gr. " Ayer determinamos yo, y quatro zagales, 
7>(dixo el cabrero) de buscarle (al roto) hasta tanto 
jjque le hallemos, y después de hallado j;^ por fuer- 
»za, jíipor grado le hemos de llevar á la villa de 
?> Almodóvar." Cerv. en el Ing.Hid. part. \. lib. 3. 
cap. 23. ^'Imaginó (O. Quixote ) que algún sabio ó 
yyya amigo , ó enemigo las habría dado ( sus hazañas) 
ȇ la estampa." El mismo part. 2. lib. ^.- cap. ^^ 
"Aquí en este instante ,y en este lugar ha de quedar 
-» asentado (dixo Merlin) lo que ha de ser deste ne- 
»gocio; ó Dulcinea volverá á la cueba de Monte- 
?> sinos... 6 ya en el ser que está será llevada á los 
s> Elisios campos." El mismo par t. 2. lib. 7. cap. 35. 

4. Mas lleva particular fuerza , y gracia ante- 
puesta al supuesto de la acción en estos afectuosos 
modos de hablar, volviéndonos siempre robusto , y 
varío el número con su bien entendida colocación^ 
"Para conmigo no hay palabras blandas (dixo D.' 
w Quixote á uno délos monges) que ya yo os conoz- 

OU!. CO 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 285 

»co fementida canalla." Cerv. en el Ingen, Hid» 
fypart. I. lib. r. cap. 8. "Si fueras Caballero , como 
«no lo eres (dixo D. Quixote al Vizcaíno ) j;¿? yo 
íí hubiera castigado tu sandez , y atrevimiento, cau- 
wtiva criatura." EL mismo en el lugar citado. 
rji..\**El caso es , que ya yo no sabia como vivir ( en 
«el mundo) quando aquí me metí , porque no se to- 
»7ma de burlas quando hay descuido en tratar con las 
ingentes &c." Santa Ter. parí. i. Vid. cap, 37. o^-- 
''En efecto , dixo Sancho , que es lo que Vuesa 
>? Merced quiere hacer en este tan remoto lugar (de 
w Sierra morena ):¿ Ta no te he dicho , respondió D. 
"Quixote, que quiero imitar á Amadis , haciendo 
«aquí del desesperado , del sandio, y del furioso? 
Cerv. en el Ing, Híd, part, i. l¿¿>, 3. cap, 25. 

5. Da asimismo autoridad y peso á la verdad que 
asentamos, pospuesta al verbo, v. gr. 

" Tiempo fué j;^í que escucharas 
»E1 cuento de mis enojos, 
y)Y aua si lloraran mis ojos . - i^J.<<? 
í> Las lágrimas enjugaras: k ?^bííí-i9i'1<t 
»> Entonces era Mireno ^ • 

«El que era de ti mirado; - ^í 

«Mas ay ! como te has trocado *« 
«Tiempo bueno, tiempo bueno! : 

Cerv. en la Galat. lih. 3. ■- ^ 

''Lloraré mi muerte j;íí, - 

«Y lamentaré mi vida 
>»•- ■' ■■ »>En tanto que detenida - . li^iJ .*:'T 

«Por mis pecados está, .?:ívu%;¿';ü íí\í 

Sta. Ter. part, 2. 

6. Es de maravillosa fuerza en hecho de exortar 
puesta de necesidad detras del verbo, v. gr. "Con 
«esto y con ver los Legados , que todos los buenos 
«y doctos eran de la parte de la Reyna , y que ca- 
»da dia se declaraba mas su justicia , no sabían que 

cor- 



235 DEL VIGOR V ELEGANCIA 

?? corte dar en este negocio , ni como poder pasar 
í> adelante en él. Pero el Rey. . . . instaba, y los apre- 
??taba , que acabasen j;¿í , y diesen la sentencia en su 
^j favor." Rivad. Hist. Ecc, de Ing, lib. i, cap.i^, 
^' Arrójeme cabe el (Señor) con grandísimo derrama- 
»> miento de lágrimas, suplicándole mQ fortaleciese 
f>ya de una vez para no ofenderle." Santa Ter, 
part. I. I^id. cap. 9. "Señor caballero, si tiene al- 
?>go que darnos , dénoslo j^'í?, y vaya con Dios." Cerv. 
Ing. Hid. part. i.lib, '^.cap. 11, 

7. Como sea manera de elegancia la diversidad 
de buenos , y propios sentidos , que lleva una sola 
voz , ved aquí una nueva prueba de la elegante va- 
riedad de nuestr.i lengua , donde esta partícula equi- 
vale por sí , ó con otras al genuino , y natural siguí- 
íicado de las siguientes. 

7- Pues, 

"Por las tendidas mares 
í>La rica navecilla va cortando, 
?> Nereidas á millares 
»Del agua el pecho alzando 
?> Turbadas entre sí la van mirando: 

»> Ta dellas hubo una 
?> Que con las manos de la nave asida, 
«La aguja con la una 
«Y con la otra tendida 
»Á las demás que alleguen les convida." 
Fr. Luis de León en la Canción á San Tiago Patrón 
de España, 

Aun. 

'* Recoge tus ovejas , y las mías, 
»Y vete tú con ellas poco á poco 
j>Por aquel mismo valle que solías; 

i>Yo solo me averné con nuestro loco. 



DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 287 

9)QuQ pues hasta aquí jy a no se ha movido, 
'} La braveza , y furor debe ser poco/' 
Garciiaso de la Vega al fin de la Égloga 2. 

Como y ó de que. 
*'Ta que estuviéríjn los dos á caballo llamó el 
«ventero (á D. Quixote). Cerv. part. i. /i^.3. cap. 17. 
**Estandü en esto,j'¿z que los pastores hablan satisfe- 
«cho al hambre con algunos rústicos manjares. .. lle- 
?>gó (Maurisa) á la cabana de Elicio." Cerv. en la 
GaL lib» 6. 

A dicha , ó acaso» 
"Este es , señor (dixo el Cura ), el Caballero de 
»la triste figura, sij^^ no le oísteis nombraren aquel 
"tiempo , cuyas valerosas hazañas. . . serán escritas 
í>en bronces duros." Cerv. en el Ing, Hid, part, i, 
¿i¿?, 4. cap. 47. 

Empero ^ 6 salvo. . , • » -t 

"Propuso (el Santo) también de no comer, ni be- 
»ber , si j^a no se viese por ello á peligro de morir." 
Rivad. l^id. de S. Ign, lib, i.'S^ podéis volverla 
en la partícula J£í/i;í? , anteponiéndola al si ; salvo si 
no se viese 6íc. 

. . Sino. ~ :■-'■ ' -' '-" ; '■'■■■ 

"Estaj/flt que no es Lucinda no es persona huma- 
wna , sino divina." Cerv. en el Ing. Hid. part. i, 
¡ib, 4. cap. 28. 

*$*/ ó bien. 
^'Ta le seguí ; mas tan veloz corría 
"Que se desapareció de mí en un punto, 
» Y nada me valió buscar sus huellas. 
D. Juan de Jáuregui en la traduc. del Amitita Act, 4» 
Esc. I. 

Finalmente , ó al cabo. 
"Algunas veces , y quiza las mas esperaban (los 
» caballeros andantes) á que sus escuderos fuesen 

vie- 



288 DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

?> viejos , y ya después de hartos de servir. . . . les 
"daban algún /título de Conde.'* Cerv. Ing, Hid. 
part. í. Hh, i. cap. 7. 

8. Que si ocurriere doblar esta partícula , ella os 
doblará la fuerza del verbo , que le sigue , llevando 
á veces un cierto desenfado , quando en cosa sabida 
decimos: j/^,^'j/ ¿I losé,j;íT,j;rílodixe &C.I0 que por sí es 
claro;aunque solemos también duplicarla quando fran- 
ca y sencillamente mostramos de entender el figurado 
decir del que nos habla , v. gr. "^^ Yo lo quiero probar 
?> evidentemente ( añadió Sancho) como no va encan- 
jítado: sino dígame , así Dios le saque desta tormea- 
»ta... Acaba de conjurarme, dixoD. Quixote , y pre- 
gunta lo que quisieres... Es posible que no entienda 
?>Vuesa Merced de hacer aguas mayores, ó menores? 
?>pues en la escuela destetan á los muchachos con ello, 
jiPues sepa que quiere decir , si le ha venido gana de 
"hacer, lo que no se excusa: Ta^ ya te entiendo, 
«Sancho, y muchas veces, y aun ahora la tengo, 
"Sácame deste peligro , que no anda todo limpio." 
Cerv. en el Ing. Hid, part, i. lib. 4. cap. 48. 
Asimismo es de gran vigor para efectos de ira v. gr, 
"'Taya tan gran maldad ni la gran Juno 
"Ni Júpiter permite con justicia. 
-i-'' El traductor de la Eneida //^. 4, 



• FIN. 



^^ 



FUNDAMENTO 

DEL VIGOR y ELEGANCIA 
DE LA LENGUA CASTELLANA, 

EXPUESTO 

EN EL PROPIO Y VARIO USO DE SUS NOMBRES 
Y VERBOS, 

POR EL PRESBÍTERO 

í). GREGORIO GARCES, 

IMPRESO Á EXPENSAS 

DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, 

A QUIEN LE DEDICA EL AUTOR. 
TOMO SEGUNDO. 



MADRID MDCCLXXXXT. 

EN LA IMPRENTA DE LA VIUDA DE IBARRA. 

CON LAS LICENCIAS NECESARIAS. 



v- 



» Píttrii sermonis e^esfaf 

Nulla qiüdem , q-.ia'nnjis midtis His^pania liiiguis 

Dhrsa est . . . . , 

Copia nuíla deest vsrhorum , nidlaqtie reriirn, 
Duramodo ncn desit qui recte deligat iisiis. 

Bcnedict, Aiia-Moiitan. B-hetor. Lib.III. ii.LXVIIII. 



«^ 



I 
3Un ti ,r. PRÓLOGO. ' i^lqc^q 

t Y -^'-' -* ^^ 

T JL/a parte mas principal , y la que es ba.'íe % y ' 
como fundamento del Orador , ó del que habla pro- 
pia y elegantemente de las cosas que trata, es á 
dicho de Cicerón ia elocución castigada y natural, 
por cuyo medio os comunica el que habla su propia • 
idea , y de su mente la traslada á la vuestra , sin que 
pierda punto de su perfección ; debiendo por esto ser 
las palabras como el espejo, el qual nos muestra por 
maravillosa reflexión la idea tal qual es de nuestro 
semblante : así que para hablar con la propiedad con- 
veniente , decia un perfecto Maestro de la elocución 
Española ', no es menester otro sino "procurar que... 
"Con palabras significantes, honestas y bien coloca- 
"das salga vuestra oración y periodo sonoro y festi- 
vvo, pintando en todo lo que alcanzáredes y fuere 
»> posible vuestra intención , dando á entender vues- 
y> tros conceptos sin intrincarlos y escurecerlos/' Con 
lo que nos da una idea clara de lo que es la base y 
fundamento del bien hablar : pues si cada palabra es 
propia y significante , y luego se enlaza y une con 
las otras en natural orden y colocación de modo , que 
todas se miren entre sí , y como se llamen y con- 
firmen ; no hay duda sino que os mostrarán viva 
y naturalmente la sentencia , que en sí traen deposi- 
tada. ^,i:,; 

Y no creáis que este negocio del bien hablar sea 
así como quiera; antes es muy difícil y digno de madu- 
ra consideración ^ ya porque cada palabra debe de ser 

TOM. II. A 3 pro- 

. I Solucn quidem , inquit ille ( Atticus ) et quasi fundamen- 
tum Oratoris vides locutionem emendatam et latinam. Bruius, 
$ive de claris Oratoribus , nutn. 74. 

2 Miguel de Cervantes en ei Prólogo de la primera parte de 
la grande Obra , intitulada : E¿ Ingenioso Hidalgo Don jQuixote 
Je la Mancha, 



II PROLOGO. 

propia ^ y tan acomodada , que ella y no otra que 
le parezca ocupe su lugar , yendo en esto fundada la 
principal gracia de la ' elocución ; ya también por- 
que en el conjunto de todas ellas debe de haber una 
bien ordenada seguida , y simetria natural , de modo 
que el sentido sea claro nacido de una exacta gramá- 
tica , y tal su colocación, que contente al oido y os 
llene con extensión proporcionada la respiración 2; 
y quando esto haya , veréis adornado vuestro dis- 
curso de aquellas cinco esenciales partes del óptimo 
raciocinio , á saber , claridad , brevedad , gusto , de- 
coro y suavidad "*. -af,:' e 

Esta breve doctrina del Príncipe y Maestro del 
bien hablar como sea una obra prima de exquisita la- 
bor, ha llamado á sí la atención y curiosidad de los 
sabios , los quales considerándola bien , han hallado 
en ella el nivel á que debrian todos atenerse : ^'Las 
«palabras, dice Quintiliano s, son propias quando 
?>significan lo que naturalmente deben y para lo qual 

"ellas 

1 Nam ut in simplicibus verbis quod non est latinum , sic in 
conjunctis quod non est consequens vituperandum est. Cic. Part. 
Orcit. nuf\ 6. 

2 Prima vis est in simplicibus verbis , in conjunctis secunda. 
Cic. Piíri. Oyiit. nuP}. 5. 

3 Atque ut latine loquamur non solum viJendum est , ut et 
verba eíf^^ramus , quae nemo jure reprehendat , et ea sic et casi- 
bus , et temporibus , et genere, et numero conservemus , ut 
ne quid perturbatum , ac discrepans , aut praeposttrum sit , sed 
etiam lingua , et tpiritus , et vocis sonus est ips; mod^randus. 
Cic. Je Osat. lib. 3. num. 2. 

4 Communia autem simplicium , conjunctorumque ( Verbo- 
rum ) sunt haec quinqué quasi lumina diíucidum, breve, pro- 
babile , iUustre , suue. Cíe. Pan, Orot. nuvi. 6. 

5 Propria sunt verba cum id signiíicant in quod primum de- 
nominara sunt. Sí.'rmo constat raiione , vetu"tr:ti , auctori-ate, 
et consuetudine. Ral¡^>nem practat praecipue analogía , nonnum- 
quam et etymol'^gia. Vetera majestas qp.ae'iam , et ut sic dixe- 
rim , religio commen iat. Auctoritas ab Oratoribus , vel Histori- 
éis peti sulet. Consuetudü vero certis^ima loquendi magi tra, 

ut¿.i- 



PROLOGO. III 

»> ellas se formaron ; y luego añade : al raciocinio de- 
"ben acompañar razón , antigüedad y costumbre : la 
j> analogía dale razón , y á veces la etimología ; la an- 
"tigüedad le concilia magestad , y uno como religio- 
»so respeto : recibe autoridad de los Oradores é His- 
"tóricüs : el uso y costumbre es el Maestro del 
»>íenguage, y debemos atenernos á la práctica cor- 
oriente del hablar , como se hace con las monedas, 
"que pasan y corren por las manos de todos , si van 
'> autorizadas del cuño público. Empero lo dicho has- 
"ta aquí , concluye Quintiliano , valga solo, mien- 
"tras fuere nivelado de un gusto íino , ó de un pro- 
efundo juicio." Y con gran razón añado yo, pudien- 
do el hombre fácilmente engañarse , dando por bue- 
no todo lo que es antiguo ; ó al contrario teniendo 
en mas el cobre que reluce en las monedas recientes, 
que no al oro deslustrado y antiguo que en su borra- 
do cuño trae á regla de buen juicio doble recomen- 
dación. 

En fin puédese en dos palabras dar por ahora una 
regla que nos muestre la índole y señales de las bue- 
nas voces , y es , según Quintiliano * , escoger de 
entre las palabras nuevas las que son mas antiguas, 
y de estas tomar las mas nuevas. Por el qual canon 
así como van excluidas de una lengua perfecta aque- 
llas voces que ó por ignorancia ó poco aviso de los 
Escritores se han ido introduciendo , del mismo mo- 

A 4 do 

uíendumque plañe sermone , ut numo cui publica forma est. Om- 
iiia lamen hace exigunt acre judicium. 

Quintil. Instit. Orat. ¡jb. I. cap. X. 
Consultad acerca de todo esto al Doctor Bernardo Aldr¿te 
en íu Origen y pyinñpio de la Lengua Castellana ^ y al Licnciado 
D. Sebastian de Covarrubias en su Tesoro da la Lengua Castella- 
na , y finalmente al nuevo gran Diccionario de la Real Acade- 
mia Española. 

I Ergo ut novorum ( Verborum ) óptima erunt máxime veta- 
ra , ita veteriun maiiime nova. Inst. Orat. ¡ió.i. cap. XI. 



IV P R o í. o G o. 

do débense también excluir las que llamamos ántí- 
quadas ^ , esto es aquellas palabras ab ultvnis S jatn 
obliteratis repctita temporibus que dice Fabio en el 
lib. I. cap. II. las quales por el repudio , y abando- 
no de los sabios , que con juicio y tino substituyeron 
otras en su lugar , ó mas cultas , ó de mejor son , per- 
dieron ya todo el derecho de ocupar lugar en una 
lengua culta ; que si á dicha acertaron algunas dellas 
á durar aun en el siglo de oro de alguna lengua fué 
por decirlo así en los últimos períodos de su vida , y 
por graciosa humorada de algún jovial Escritor; co- 
mo fueron entre los Latinos Cicerón y Terencio (**) , 
y entre los Españoles el ameno , y sin par Miguel de 

Cer- 

' I Tales diréis que son las que se contienen en aquella anti- 
quísima Ley R(jmana , de que hace mención Macrobio Jib. i. 
Saturnalium : Sei nox furtum factum e^it , sei im occissit , jovre 
Cíiiíus esto. Esto es : S¿ nocte furtu-n factatn er'it , si e::m o?ciíierit^ 
jure caTus esío. Y por hablar de nuestra lengua , tales son varias 
voces de aquella Ley de las Partidas del iib, lo. tít. 5. p. a. Debe el 
Rey Sufrirse en la saña fasta que sea pasada , e quaudo lo ficicre, 
seguírsele ha gran pro , ca podrá escoger la verdad ^ e facer con dre- 
cho lo que ficiere. ¿Quien os ruego se atreveria á usar hoy de 
las rancias voces en que está contenida la Ley Romana ? harto 
mas inteligible es ei estilo de nuestras Partidas, obra mmortai que 
debria de estudiarse , no que entenderse . y donde nos deposito la 
sabia antigüedad ios tesoros de sus luces entre palabras, no ya ru- 
das , snio desusadas, y que deben siempre respetarse por haber si- 
do este el lenguage de nuestros Héroes , y por esto donde se citen 
hanse de oir i^on uno quasi religioso respeto , ya que mutari ve- 
tat religio , et consecraos utendum est que dixo Quintiliano de otra 
antiquísima y respetable Obra , lib. i. Jnstit. Ürat. cap. XI. 

** Úsalas Cicerón señaladamente en las Cartas donde halla- 
mos : mugiuari , az'crr untare , raudusculum , noctuabundus , &C. 
Terencio condesciende varias veces con el genio del Pueblo Ro- 
mano , que en el Teatro se complacía de oir : advorsut?i , volt , ad" 
vario , pessumus en lugar de adversum, rult^ adverto, pessinuts^dzc. 
El cultísimo Cervantes dice alguna rara vez -vegadas , maguer^ 
■desaguitjdo , ¿íc. pero con gran tiento , y por el fin que hemos 
expuesto ; y es aviso de Cicerón : Ñeque tamen erii utendum 
vetbis iis , quibus jam consüetudo nostra non utitur , nisi quan- 
do ornandi causa , parce, Lib, 3. de Orat. num. lo. 



PROLOGO. V 

Cervantes en su incomparable obra del Ingenioso Hi- 
dalgo Don Qiiixote de la Mancha ; donde supo él 
sembrar las tales antiquadas voces tan á tiempo y lu- 
gar que por sí misma muéstrase la intención que lle- 
va, no solo de divertir ai Lector, sino también de po- 
ner siempre en mayor desprecio los antiguos libros 
de Caballerías, donde ellas se hacian fuertes, de- 
xándonos demás desto la llave para distinguirlas en 
aquel soneto de Solisdan á Don Quixote de la Man- 
cha que comienza : ,.«. y 

Maguer , Señor Quixote , que sandeces o:vrr'. 

Vos tengan el cerbelo derrumbado , &c. '^^'^ ' 
donde hizo el atinado autor una com.o reseña ó mues- 
tra de dichas voces, colocándola para aviso y cautela 
de sus Lectores al principio de la primera parte de su 
obra. Al contrario debéis discurrir de aquellas pala- 
bras, que en sí , y respeto de las nuevas liámanse an- 
tiguas , y que van notadas en el dicho de Quintilia- 
no; las quales , merced al brío y buena gracia, que 
en sí tienen , fueron colocadas por los sabios Maes- 
tros al par de las nuevas y escogidas con que atavia- 
ron ellos y enriquecieron nuestro romance , y deste 
género son las voces continente , asaz , sus , y otras á 
quien honró el uso de los doctos , los quales creye- 
ron , como los Maestros de la antigüedad habían creí- 
do ' , que al paso que agradan , autorizan el estilo 
de aquel modo , que suelen en la pintura ciertos to- 
ques y rasgos de antiguo , pero buen gusto , que han 
tomado los modernos de la sabia antij<üedad. 

Todo lo qual supuesto y dada e.^ta general idea 
de las voces , fácilmente sabréis donde debáis bus- 
car, 
I Proprii". ( yerbis ) dignitatem ánt. antiquitas . . Eoque orna- 
mento acerrimi juJicii P. Virgilius unice u,us est. Oin cuim , et 
quiananí , et n¡¡: , et pone peilucent , et asperguní ilJam , q'uae 
etiam in pictuvis est gratissima , vetuíiatis inimitabiiem arti au- 
ctoritatem. Quintil. i?w/. Orat. lib, l^lll. cap. 3. ^ . ........ 



VI PRÓLOGO. 

car , y hallar el fundamento del vigor y elegancia del 
bien hablar , siendo cieno que las buenas voces ya 
en sí, ya unidas fundan la gala y brio del discurso, 
como lo muestran aquellos sabios Escritores que con 
inmortales obras dieron la última mano á la abun- 
dancia y hermosura de nuestro romance. Pues sobre 
la fe destos Maestros entro yo ahora á mostrar prác- 
ticamente y con continuos exemplos la elegante y vi- 
gorosa manera, como ellos usaron de las voces; 
y para dar el debido orden á la obra , haré ver pri- 
mero el uso tan vario y singular del artículo , nom- 
bres y pronombres , y luego pondré en vista la ma- 
ravillosa variedad , que en sus conjugaciones y cons- 
trucción llevan nuestros verbos , expuesta ya latan 
rica y abundante multitud de panículas con que se 
adorna nuestro romance : todo lo qual haremos no 
por via de Gramática de que nuestra lengua no tie- 
ne hoy dia necesidad por los gloriosos esmeros de sa- 
bios nacionales , el Nebrixa , Patón , &c. y última- 
mente de la docta Real Academia Española , sino so- 
lo en orden á manifestar quanto de vigor y elegan- 
cia en ella cabe. De lo qual resultará necesariamente 
un conocimiento muy útil y provechoso de las par- 
tes mas esenciales, que constituyen y adornan nues- 
tra elocución. 

2 Y que sugeto puede hallarse mas digno de se- 
ria atención y curioso examen , que nuestra lengua 
Castellana ; la qual aún después del infatigable estu- 
dio que han puesto y ponen en su cultivo los doctos 
Académicos Españoles nos dexa aun lugar por donde 
como en compendio podemos manifestar una parte 
del inexhausto mineral de sus perfecciones: Lengua 
que se ha merecido la estima de quantos han llega- 
do á penetrar sus muchas y perfectísimas partes ya 
nacionales ya extrangeros : y esto no solo en los pa- 
sados siglos , donde el poder y extensión del domi- 
nio 



PROLOGO. Vil 

nio Español , ht¿o que fuese nuestro Romance , co- 
mo en otro tieiupo el Latín , la lengua de casi lodo 
el mundo en el rey nado del inmortal Carlos V. pero 
aun hoy en dia , quando ni la adulación ni el inte- 
rés les fuerza , es ella reconocida por una de las len- 
guas mas copiosas , sonoras y acabadas entre las 
vivas , y esto por ingenios de igual juicio, que pene- 
tración en ]as bellas artes. 

"La lengua Española, dice el clarísimo Abate 
«Pinche , es ^ de las lenguas vivas la mas armoniosa, 
»jy la que mas se parece á la rica y abundante 
«lengua Griega, así en la diversidad de sus mo- 
ndos y frases, como en la varia mukiiud de sus 
"terminaciones, que siempre son llenas, y en el gi- 
«ro ajustado desús cláusulas, siempre sonoras." Y 
por lo que mira á la combinación de sus letras en ra- 
zón de contentar con su armonía al oido , cuyo seve- 
ro juicio llama Cicerón ' muy libre , ó soberbio , ói- 
gase el parecer que da el célebre Mr. d' Alembert ' 
"Una lengua dice este Autor , que encierre en sus pa- 
» 'abras una felí/i. mezcla de vocales y consonantes 
«dulces y sonoras , como tiene la lengua Española, 
«seria tal vez la. mas armoniosa de todas las len- 
wguas vivas." Opinión que seria común si con en- 
tero conocimiento de nuestra lengua se quisiera ob- 
servar la doctrina , que de la armonía que pueden 
entre sí formar las letras nos dexáron los antiguos •*, 
lo que ahora no nos cumple sino insinuar. 

Jun- 

I Tomo X. del Espectáculo de la Naturaleza en una carta 
«obre la EJucacit n. 

a Aure.s qnarum est judicium superbissimum, Orat. w.'<w. 44. 

3 Une iangue qui auroit , coinme i' Kspagnol un hesreux me- 
lange de voyclies , et de consonnes douces ec sonó res , sero;t 
peuc-etre la plus harm .nieuse de tuutes les langues vivantes , tt 
modcrnes. Tom. V. Des Melanges sur 1' Harmonic des Langues, 

4 Quinal. Instituí. Orat. Lib. VIH cap. 3, y en el Ub. Xi. 
"p. X. . ^ ^.^ ^ 



VIH PROLOGO, 

Junta á estos dos sabios extrangeros dos de 
nuestros nacionales , y sea el primero el insigne Fr. 
Luis de León , el qual después de dar razón en una 
carta á Don Pedro Portocarrero '■ de sus traduccio- 
nes de las lenguas sabias al Español , y de encare- 
cer la fatiga que esto lleva, concluye así : "Yo me 
«incliné (á traducir) solo por mostrar que nuestra 
"lengua recibe bii^n todo lo que se le encoiiiicnda , y 
"que no es dura ni pobie, como algunos dicen, sí 
»>no de cera , y abundante para los que la saben tra- 
■?>tar.'' Y en el tercer libro de los nombres de Chris- 
to , hablando con el mismo sobre haber él procura- 
do dar giro y armonía á nuestro Romance , é igua- 
larlo en esto con las mejores lenguas , añade luego: 
"A las quales, según mi juicio vence ella (la lengua 
"Española) en otras muciías virtudes." Modo de ha- 
blar ingenuo , y que muestra bien las grandes partes 
de nuestro Romance. 

El Dr. Bernardo Aldrete en su obra del origen y 
principio de la lengua Castellana dice así ' : " Como no 
"ha sido (su oiígen) de lengua bárbara, sino de la 
"mas prima y elegante que ha tenido el mundo , á sa- 
"ber de la lengua Latina , suficiente causa es de su es- 
" tima y loa, y para preciarnos della , y no tenerla 
"cn poco, como algunos hacen ... Si buscamos suavi- 
"dad y dulzura, ella la tiene acompañada ... de g^-an 
"ser y magestad ccjuveniente á pechos varoniles y na- 
" da afeminados. Si gravedad, tienda tan apacible, 
"qué no admite arrogancia, ni liviandad. . . Si modos 
"de decir, en ellos ninguna lengua le hace ventaja tan 
"proporcionados y ajustados , que sin afectación de- 
" claran y contienen gran énfasis y significación." 

Y 

1 En una carta que debemos al erudito D. Gregorio Mayans 
en la vida que escribió del diclio Fr. Luis , cow la nueva y bella 
edición de sus Poesías , en Valencia año 1761. 

2 'ú.n ei Lib. 3. cap. último. 



PROLOGO. IX 

Y á este modo texe el Autor un cumplido elogio 
de nuestro Romance : y cierto pudo hacerlo con to- 
da verdad , ya que tal y tan acabada llegó nuestra 
lengua hasta su tiempo ; y así entró en el siglo déci- 
mo séptimo por la industria y fatiga de cultos Escri- 
tores , que heredando unos de otros el fino gusto de 
la tersa y propia elocución , mantuvieron también 
junto con el gusto de las letras humanas el de las 
otras ciencias , respeto de las quales ellas son lo que 
la sal para las viandas , que las mantiene libres de 
toda corrupción y las sazona de modo que deleyten 
y nutran. Ahora , pues, decidme , si podéis , que tan 
única y acabada debra de ser nuestra lengua Espa- 
ñola , y quan digna de nuestra estima ; siendo ella 
tan magestuosa , abundante y sonora , como nos lo 
dicen doctísimos extrangeros ; y tan suave y perfec- 
ta , como lo atestiguan los mismos que con caudal y 
partes suficientes fatigáronse en contemplarla y pu- 
lirla. Y ¡ ó si hubiese durado mas tiempo el bello 
punto de perfección á que la elevaron los antiguos 
Maestros! Punto es este muy digno de nuestra aten- 
ción , y que entramos á examinar ahora , mostrando 
para aviso y cautela de la juventud quales pudie- 
ron ser á nuestro parecer las causas por donde vino 
así á amancillarse nuestro Romance. 

3 Dos á mi juicio pueden ser los funestos prin- 
cipios , que ocasionan el menoscabo de una lengua 
perfecta : uno es el último de los que nota Dionysio 
Longino en la sección última del estilo sublhre , don- 
de examina como profundo Filósofo la origen de la 
decadencia de las bellas Letras en su tiempo , es á sa- 
ber , quando la incauta y malograda juventud , que 
debria heredar y conservar el tesoro de las ciencias 
da lugar en sus pechos á la desidia , no llevando ya 
otra mira en sus estudios que procurarse en vil ocio 
aquel útil de interés , ó de honor que va vinculado 

á 



/ 



X PROLOGO. 

á los empleos que pretenden y logran baxo la pro- 
tección de inconsiderados Mecenas, poco curándose 
de seguir el exemplo y constante aplicación de los 
Doctos , ni menos de ganarse sólida y perene gloria. 
Y desto qué ha de nacer ? sino que faltando estudio 
serio fundado en el conocimiento , y estima de las 
ciencias , debrá faltar de todo punto el buen gusto, 
que no se adquiere y conserva sin largo estudio y 
continua fatiga. 

Otra causa ó principio de decadencia suele ser la 
comunicación con extrangeros , de lo que tenemos 
un claro exemplo en el daño que desto les vino á 
las lenguas Griega y Latina : "Se dexáron ver , dice 
'? Cicerón por boca de Attico , en Atenas y en esta 
"nuestra Ciudad forasteros que hablaban con poca 
"exactitud ', " ¿Y de aquí que se siguió? menoscabar- 
se y contaminarse el terso y puro lenguage ; y así aña- 
de inmediatamente Tulio: "Con gran razón debemos 
«entender nosotros en limpiarlo de las heces que se le 
«pegaron." Y tanto mas, añado yo, si este trato es coa 
alguna nación culta , que nos comunique nuevos des- 
cubrimientos en las bellas artes ; que en este caso 
nuestro propio interés nos hará amables aun sus mis- 
mos defectos , hasta adoptar , si no hay gran aviso 
y tiento como las luces en las ciencias , así en el 
hablar la gerigonza extrangera ; y que esto sea así, 
vedlo claro. 

En el siglo de oro de nuestro Romance hubo ín- 
tima unión y trato, ocasionado en gran parte del do- 
minio Español en Italia , con los Literatos de esta 
nación; y el efecto fué pegársenos palabras, de que 
no teníamos necesidad alguna. Oygase en este lu- 
gar el célebre Don Diego Hurtado de Mendoza , el 
£, qual 

T Confluxerimt enim ¡n Athenas , et in hanc Urbem muid 
inquínate loquentes ex diver.sis iocis. Quo magis expurgandus est 
Sermo. Cicer. de Ciar. Orut. num. 74. 



p R O L O G O. xr 

qual con la ocasión de adoptar conforme al uso que 
se iba introduciendo la palabra centinela recien veni- 
da de Italia , habla así en el libro 3. de la Guerra de 
Granada núm. 7. : ** Lo que agora , dice , llamamos cen-^ 
V tíñela^ amigos de vocablos extrangeros , llamaban 
w nuestros Españoles en la noche escucha , en el dia 
>9 ata ¡aya. nombres harto mas propios para su ofi- 
"cio." Hasta aquí Don Diego : y dice con razón nom- 
bres mas propios ; pues la palabra atalaya nos mues- 
tra en su propiedad el sentido de la vista , que es el 
que solo observa de dia al enemigo ; y el vocablo 
escucha lleva en si la distinción de la noche , notan- 
do el único medio por donde el que vela puede , fal- 
tando la luz , observar con oido atento al enemigo; 
no de otra manera , que el vigiles latino , el qual nos 
muestra solo á los Soldados , que velan en la noche, 
quedando para el dia , no ya un nombre propio , co- 
mo tenia nuestra lengua , mas el término excubiae in- 
diferente para el dia y para la noche. 

Y no fué esta palabra sola la que se vio introdu- 
cida en España. Don Alonso de Ercilla , que era muy 
joven y en el hervor de la sangre quando compuso 
la Araucana , se dexó llevar del afecto que profesaba 
á los Autores Italianos, de modo que trasladó sin 
necesidad de aquella lengua á la nuestra algún voca- 
blo ; qual fué entre otros la voz ' estrada usada co- 
mo la hallamos en su canto $• - y avínole esto sin du- 
da 
I Hablando D. Alonso de Ercilla de un encuentro del Espa- 
ñol Almagro con el Indio Tucapelo , usa de este Italianismo; 

Cinco pasos , ó mas trecho 

Lo ¡lei'a hacia delante /or la estrada. 
Todavía es de saber que estas locuciones : estrada cubierta : es- 
trada encubierta : batir la caballería la estrada , las han recibido 
y dádoles autoridad y patria nuestros buenos Autores Militares' 
que concordemente las usan , y en especial el curioso y diligente 
Escritor D. Carlos Cüloma en sus doce libros ,de las Guerras de 
Flandes. 



XII PROLOGO. 

da de la poca cautela en la leccioii , señaladamente 
del Ariosto , de quien hacia gran cuenta , como se 
vé por lo que del sugeto de su obra nos dice en el 
canto is» y por 1^ insinuación que hace á su Poema ' 
en el exordio del suyo , que así comienza con bella 
antíteis : 

No las Damas , amor , no gentileza 
-• ;• . De Caballeros canto enamorados. 

Ni las muestras , regalos y terneza 
I De amorosos afectos y cuidados. 

¿Y que? ¿no usó también de alguna palabra Ita- 
liana el famoso Miguel de Cervantes ? si usó ^ mas 
deste Autor que es el que mas ha enriquecido nues- 
tra lengua podemos sin escrúpulo asegurar , que no 
lo hizo sino por mostrarse festivo y sazonado , de- 
xando á veces correr su pluma según le llevaba su 
bella imaginación igualmente fecunda , que fácil en 
todo lo que podia amenizar sus escritos ^. Ahora pues 
si el trato con los literatos de Italia dio ocasión de 
introducirse en nuestra lengua palabras desconoci- 
das ; y esto á tiempo que se iba enriqueciendo por 
el exquisito gusto y limados escritos de doctos Espa- 
ñoles , los quales reusando de reconocerlas , no que 
adoptarlas , las obligaron á pasar otra vez los Alpes; 
decidme os ruego , ¿ que tal se habrá parado nuestro 
Romance con el comercio tan útil , sino necesario 

pa- 

I El célebre Ludovico Ariosto da principio á su Poema , ó co- 
mo se llama , por estas palabras: 

Le Done , i Cavalier , 1' arme , gli amori, 
Le cortesie , 1' audaci emprese io canto, &c. 
a V. gr. A la parte del llanto ( aime ! ) se mete 
Zapardiel , famoso por su pesca, 
Sin que un pequeño instante se quiete . . . 
En el Viage del Parnaso , cap. 7. 

3 Buena prueba de su liberal , amena y noble fantasía son 
los cultos versos Italianos , que entremete en su Viage al Parna- 
so , cap. 8. 



PROLOGO. Xllí 

para las ciencias con los doctos Franceses , siendo su 
lengua , no ya como la Italiana , hija muy parecida 
; de la Latina y hermana natural de la nuestra , sino 
tan diferente en ^ la invariable colocación de sus par- 
des , y regular terminación de voces , extraño sonido 
de sílabas y diftongos , hasta desconocer en gran 
parte los elementos del Alfabeto Latino , y que si 
todavía se honra con el origen del lacio , hase em- 
pero vestido y adornado al gusto de su moda? No 
hay duda sino que será grande el daño , que debe 
de haber sufrido nuestro Romance por medio de 
quasi innumerables traducciones , que en este y el 
pasado siglo se han hecho de aquel idioma al nues- 
tro , habiendo sido ajuicio de nuestros Diaristas =* 
bien escaso el número de los que con caudal y partes 
sutícientes acometieron la muy difícil empresa. 

Y en efecto quien no vé en muchas dellas afeada 
la hermosura así de la propiedad como de la graciosa 
y varia colocación de la lengua Española con mil 
idiotismos Franceses en nombres y construcción , in- 
troduciendo los Traductores con un raciocinio roto 
y poco vario un uso continuado de metáforas y ale- 
gorías , y menoscabando así en nuestro romance aque- 
lla naturalidad urbana del siglo de oro, y aquel pau- 
sado y noble decir que fundado en propiedad de pa- 
labras y justo enlace de partículas , sigue de todo 
punto la mesma naturaleza; formándonos la rica ga- 
TO.M. II. B la 

I Elie ( la lengua Francesa) n' ose jamáis proceder que 5u¡- 
vant la methode ia plus scrupuleuse . et la plus uniforme de la 
Grammaire. On voit toujcmrs venir d' abord un nominatif subs- 
tantif , qui mene 5on adjectif come par le main. Son verbe ne 
manque pas de marcher derriere , suiri d' un adverbe qui ne 
soufre rien entre deux , ei le regime appelle aussitot un accusatif, 
qui ne peut jamáis se deplacer. C' est ce qui exclut toute suspen- 
sión de i' esprii , toute surpiii^e , toute variete , et s< uvnt toute 
magnifique cadenee. Fenelun Letre a i' Academia Franc. Art.Y, 

ft Tom. 1. Art. XII, . 



•XIV -PROLOGO. 

la del bien hablar el maduro examen, la penetra- 
ción y como anatomía del sugeto que se trata prime- 
ro y antes que ágenos y peregrinos adornos , traídos 
sino arrastrados de lejos por medio de frequentes ale- 
gorías; pues estas sirven en el arte del decir de lo 
que los diges y peregrinos adornos en el atavío del 
cuerpo , que han de asentar sobre la disposición y 
gallardía del que los trae , de modo que dexen cam- 
pear en él su gracia y continente natural , sin car- 
garle ó cubrirlo como si fuera una máscara. 

4 Pues con justísima razón podemos nosotros re- 
petir aquí lo que hemos oiio de Cicerón en ocasión 
semejante del trato con los Extrangeros ^ : ^'Purgúese, 
'?sí nuestro Romance, valiéndonos, según añade él 
Ȓ mismo, como de crisol para limpiar el oro de la 
?> escoria , de la razón que no sufre mudanzas, sin ha- 
"cer caso de aquella pésima regla en caso de elo- 
"cucion de que a.^í hoy se usa." '^'" Pues si la costumbre 
"ó el uso ha de depender del modo como los mas 
«obran, nacerá desto , dice con gran tino Quintilia- 
«no ^ , una regla de juzgar , que dañe mucho no so- 
"lo al bien hablar, sino también ( y es muy digno 
"de consideración) á la vida civil ; porque ¿de donde 
" podéis esperar una tal dicha , que lo justo conten- 
"te á todos? . . Llamaré pues, prosigue, costumbre 
"de bien hablar aquel uso que tengan los eruditos, bien 
«así como suele la práctica de la honesta gente for- 
«mar el uso de la vida civil.'* Todo esto es de Quin- 

ti- 

1 Quo magis expurgandus est sermo , et adhibenda tamquam 
obrussa ratio , quae mutari non potest , nec utindum pravissimá 
consuetudinis regula. De Ciaris. Orat. num. 74. 

2 Quae ( coasuetudo ) si ex eo quod plures faciunt nomea 
accipiat , periculoíissimum dabit praeceptum , non orationimo- . 
do, sed ( quod m-jus est ) vitáe. Unde eniín rantutn boni , ut 
pluribus quae recta sunt placeant ? . . Krgo coiisuetudinem ser- 
monis vocibo coiisensuin Krud¡toru:n , sicui vivendi , consensum 
buiiurum. Instit. Orut. Lib. i. cup, Xll. . 



PRÓLOGO. XV 

tilinno ; y cierto que este y no otro es aquel uso, 
legi>lddor severo que va fundado en un perfecto co- 
nocimiento de lo bueno ú óptimo de las ciencias y 
artes que dependen en su ser y conservación de la 
razón que es siempre inmutable ; esto es de un fino 
, juicio en discernir lo que es sólido y propio de lo 
superficial y ageno , el qual viene á ser por su legí- 
tima autoridad, y parecer común de los sabios único- 
Juez Supremo á quien han apelado y apelarán siem- 
pre las artes y lenguas en el menoscabo que su- 
frieren. 

Y es esto tan así que no solo quando menguados y 
superficiales ingenios introducen novedad en el per- 
fecto antiguo leijguage debe el uso común ser el ar- 
bitro del bien hablar y proceder contra semejante 
atentado ; mas aun quando ingenios atinados y doc- 
tos quisieren so pretexto de suavizar y enriquecer la 
propia lengua enmendar ó dar ser á alguna voz , se 
debe estar al juicio y decisión del uso. De uno y 
otro se vieron exemplos en el bueii siglo del lengua- 
ge Español. Miguel de Cervantes, hombre el mas 
cabal así en hecho de lengua , como en el conoci- 
miento de todo lo bueno , reprueba en boca de 
su Héroe en uno de sus lúcidos intervalos el verbo 
regoldar-. "Ten cuenta (dice Don Quixote á Sancho 
'^ya electo Gobernador) de no mascar á dos carrí- 
"llos , ni de erutar delante de nadie . . . erutar quie- 
bre decir regoldar ; y este es uno de los mas torpes 
"Vocablos que tiene la lengua Castellana aunque es 
"muy significativo ; y así la gente curiosa se ha aco- 
"gido al Latin." Así habla este autor en la part. 2. 
lib. 7. cap. 43. Y he aquí desacreditado de todo en 
todo , y calificado de grosero y torpe el verbo regol-^ < 
dar., y esto de quien pudo, si otro alguno motejar " 
y censurar palabras ; habiendo él sido como el Se-' ' 
cretario de nuestra lengua. Mas con todo ¿que fué de^ 

B2 la 



XVI PROLOGO. 

la tal voz ? y que podia ser sino lo que determina- 
se el uso de ios doctos? 

Estos pues , aunque debió de hacerles gran fuer- 
za la nota y ciítica de un tal autor, no dudaron de 
sostener el dicho verbo , así como lo hablan sosteni- 
do los sabios que habían precedido la mayor parte 
del siglo de oro liasta el año 1615 ; en que publicó^-^ 
Cervantes la segunda parte del Ingenioso Hidalgo" 
donde leemos la dicha censura ; siendo uno destos el 
que con razón era tenido por Juez Supremo de la 
lengua , el célebre Fr. Luis de Granada , que lo usó 
siempre, sirviéndole sin duda para su conservación el 
ser un vocablo muy significativo , aunque baxo y for- 
p<? ; siendo cierto que en razón de perfecta armonía 
se necesitan en una lengua como en la música to- 
dos los puntos altos y baxos , fuertes y suaves , gra- 
ves y agudos ; y deste modo ha llegado el tal verbo 
hasta nuestros dias , manteniendo su puesto en el or- 
dinario lenguage , al paso que el erutar su contra- 
rio , aunque de tan noble origen qual es la lengua 
natural de los Césares , si vive , vive y anda como á 
sombra de tejado , no obstante el valimiento de su 
introductor ; y el singular mérito de pasar á nuestra 
lengua tomado inmediatamente del mismo lacio por 
medio de elegante y culto Escritor ; y sin pasar por 
el canal corrompido de lenguas bárbaras , por cuyo 
medio vino de un Latin corrompido á formarse nues- 
tro Romance. ; : • ^'/^ 

Con mejor ventura encontró la palabra dique in- 
troducida á mi parecer de nuevo en la lengua Espa- 
ñola con ocasión de his guerras de Flandes por el sa- 
bio y culto Militar Don Carlos Coloma , el qual la 
expuso con candor y sin empeiio á nuestra nación en 
el lib. 5. de las guerras de Flandes el ario 1627 : por 
estas palabras: "Alojóse el Duque en la Abadía de 
wForinentier distante una legua de Rué ; y porque 

" no 



PROLOGO. XVII 

«no pareciese que se estaba allí sin hacer algo , man- 
ado que se abriesen trincheras á la dicha Villa por 
"una calzada de las que en Flandes lldma.n diques.'* 
Y esta tan natural y disimulada insinuación bien pa- 
rece por el hecho que agradó al Público , puesto 
que la fué adoptando ; aunque no sin el debido exa- 
men ; pues se fué introduciendo con aquella lentitud 
que suelen siempre las novedades de lengua , de mo- 
do que presentada esta voz á los doctos el aiio 1627: 
la vez Drimera , todavía no era aun del todo conoci- 
da por los años 1643 ; y así creíanse obligados los au- 
tores que la usaban de explicarla como de nuevo; 
que así lo hizo dicho año Don Juan Antonio de Ve- 
ra y Figueroa, Conde de la Roca , en la obra que pu- 
blicó con el título de Resultas de ¡a l^ida de Don 
Fernando Alvar ez de Toledo , tercero Duque de Alva^ 
donde después de haber dicho : " Esforzándose el ar- 
9> te contra la naturaleza . . , jy afianzando su seguri- 
9>dad con diques, añade luego la explicación de la 
«nueva voz diciendo: " que suena tanto como terreno 
eminente , y macizado , &c. Pero tuvo al fin esta voz 
la buena suerte de agradar á los doctos , los quales 
fueron poco á poco recibiéndola hasta concederle á 
votos conformes en el uso común patria , y legítima 
posesión. Ved pues la práctica del justo reprobar ó 
aprobar nuevas voces , que hace el uso docto en una 
nación ; y á este modo podéis discurrir de la varia- 
ción que se ha parecido en la lengua Española hasta 
que llegó á su perfección. 

Y quien duda sino que así y no de otra manera 
se introduxéron en la lengua Latina las nuevas pala- 
bras , con las quales comenzaron á pulirla y enrique- 
cerla Catón y Ennio, en cuyo buen suceso funda Ho- 
racio ^ la libertad que presumía tener de introducir 
TOM. II, B 3 nue- 

i, ......... £go cur acquirere pauca 

Si 



XVIII PROLOGO. 

nuevas voces ^ las quales debrian valer si el uso de 
ios doctos las aprobase ; esto es aquel uso., que á lo- 
do el parecer del Príncipe Lírico, no solo podía, si 
qui>íiera ' , renovar las palabras que con mengua de la 
buena elocución hubiéranse perdido ; pero aun exa- 
minar las ya recibidas , y donde se viese que no lle- 
naban la parte del bien hablar que se les había con- 
fiado , excluirlas absolutamente iin recuiso, ni ape- 
lación. 

Pues tanto poder exercita y ha exercitado siem- 
pre el uso docto , el qual yendo apoyado en la ra- 
^an que no engaña , y en la común práctica de los cul- 
tos escritores , que dieron con inmensas fatigas la 
última mano á la propia lengua , cierra la puerta á 
toda meaos castigada , y mal introducida costumbre, 
que pudiera adelante introducirse , menoscabándose 
el estudio y gusto fino del propio lenguage ; pues 
en tal caso , ella seria aquella costumbre ó uso que 
Cicerón llama pésima regla para hacer juicio de una 
lengua que antes desta perniciosa novedad se vio ri- 
ca y adornada de quanta gala y brio podía recibir 
en su número y voces ; todo lo qual , siendo como es 
verdad , tened para vos , como yo tengo para mí, 
que el uso docto y juez supremo de nuestra lengua 
ni fué ni será jamas otro , sino el que formaron ya 
concordemente con suma diligencia , gran tino y cu-í 
riosidad los sabios Españoles ; los quales estudiando 
con gloriosa emulación y considerando la naturaleza 
de su lengua , la fundieron como de nuevo , des^ 
i^-:^;-! • echan- 

•j; Si possum , invideor , cum lingua Catonis, et Enni 
S' rmonem patrium ditavexit , et nova rerum 

Nomina protulerit 

Art. Pcet. 
li 1 Multa renascentur , quae jam cecidere , cadentque 
^^ Quae nunc sunt in honore vocabula , si volet usus, 
""^Quem. penes arbitrium est etjus et norma loquendi. 
Art. Poet. • 



PRÓLOGO. XIX 

echando unas voces, introduciendo otras; ya suavi- 
zando , ya reformando sílabas , iiasta que la dexáron 
rica y llena de la abundancia, sonido y gala de las 
lenguas Latina y Griega ; no de otro modo que lo 
hicieron en el siglo de oro lus mayores hombres que 
tuvo Roma en razón de acabar y cultivar su lengua; 
pues todos á porfía , ora Cómicos y Líricos , ora 
Épicos y Oradores pasaban á Roma todas todas las 
bellas ciencias de Atenas vestidas á la latina , negocio- 
que no pudiéndose concluir con el caudal de la antigua 
lengua Romana , fué de absoluta necesidad haber 
de inventar , ellos suavizar y desechar algunas vo- 
ces, todo lo qual fué executándose con gran medro 
de las ciencias , y del lenguage Romano por medio 
del gran saber , tino y aprobación de los que enton- 
ces llevaban de derecho la voz y autoridad del uso 
público y docto. 

Y si fué justo que este tan atinado uso de ideas y" 
voces quedase desde entonces con aprobación uni- 
versal de los sabios, arbitro y juez supremo de la* 
Latina elocución , adonde debrian apelar los venide-' 
ros, si venia por dicha á descaecer, como lo hizo 
Quintiliano apelando á la edad de Augusto , y nive- 
lando con ella la m.anera del bien hablar , que en 
sus dias habia padecido aquella mengua , que tiene 
la plata respecto del oro ; lo mesmo es bien que ha- 
gamos nosotros reparando el menoscabo del Román-- 
ce Español , quaiquier que sea á norma de la perfec- 
ción que tuvo en su feliz siglo del seiscientos, esto 
es desde el reynado tan glorioso para la España co- 
mo en el arte militar , así en las artes y lengua , del 
ínclito Carlos V. hasta sus próximos succesores. Y 
esto baste por lo que toca al uso arbitro de las voces. 
5 Y pasemos que ya es tiempo á nombrar con 
un succinto elogio los autores de que nos valdremos 
eií este como ya lo hicimos en el tratado de las par- 

B4 tí- 



XíCX: PROLOGO. 

tículas , y sea el primero de los sabios , que en su 
prosa nos dexáron exquisito caudal , pues lo fué en 
la edad , el Venerable Maestro Juan de Ávila , padre 
de nuestra eloqüencia sagrada ; de estilo claro , na- 
tural y culto , sin resabios de antigüedad , y que 
trae aun en sus cartas un ayre de sublimidad apro- 
piada á los grandes motivos que toma de la religión 
para mover al exercicio de las virtudes. Campea en 
su eloqüencia como en la de Demóstenes gran vive- 
za de afectos que iluminan al mismo tiempo que 
abrasan. Diréis que es una mina que vuela de impro- 
viso todo quanto le resiste , antes que un regulado 
asedio , donde con justos y medidos avances se lle- 
ga á la deseada conquista. Cada palabra era en su 
boca un vivo fuego * , ó como un rayo que todo lo 
consume. Fr. Luis de Granada lo respetaba como 
Maesti o , y le oía como á Oráculo. Sus escritos man- 
tienen ^ aun entre la letra muerta el vivo fuego de 
su espíritu , y una tan excelente y divina doctrina, 
que nos vuelve dulce y amable la memoria deste 
incomparable varón. Apóstol un tiempo de España, 
y después con sus escritos de todo el mundo. Murió 
entrado en dias el año 1569. 

Don Diego Hurtado de Mendoza fué docto en 
las lenguas Griega , Latina, Arábiga y otras , como 
lo dice Paulo Manucio ^ dedicándole las obras Filo- 
sóficas de Cicerón: ^'Mostró en la Historia de la 

ííGuer- 

1 lili tot ignes , tot fulmina quct verba praestó erant rcpre- 
l^endenti niortalium vitia. 

2 Sciipta ejus plena eo spiriiu qui viventis , ac ¿eGlamantis- 
vocem , verb.que imbucbat simul , et inflammahat , praect.llen- 
tem , ac piane dívinam Homini,s doctrinam , suavjssimsmque cun- 
áis memoriam praesentts legentibus quotidie sistunt. D. Nicolás 
Antonio en el tom. i. de su Biblioteca. 

3 Tenes eniín perfecte Latinaní linguam , tenes Graccam, 
Arabicam , alias praeterea : scribis tamen ut in Patria tua io- 
quuntur. "i ^'''^^ -^"•' '■' 



PROLOGO. XXI 

» Guerra de Granada tanto ingenio y elcqüencla que 
j^al parecer de miiciios adelantó un gran trecho los 
?? límites de la lengua Castellana. Es el estilo tan 
agrave y tan cubierto el artificio , que hizo competir 
»una materia estrecha y humilde con las muy finas 
?»de estado/^ Asi habla Don Juan de Silva Conde de 
Portalegre en la introducción que hace á dicha His- 
toria. Su estilo es puro y corriente ; y fué nuestro- 
Don Diego tan aficionado al cultivo y dilatación de 
la lengua Española , que siendo Embaxador en Ve- 
necia por la Magestad de Carlos V. procuraba siem- 
pre mostrar della sumo aprecio ' en las visitas que 
recibia de ilustres Literatos que cultivaban su amis- 
tad y haciendo con estos que fuese de todos conoci- 
da y estimada. Tenemos una carta escrita en verso 
mayor de Don Diego al Boscan en el lio. 3. de las 
obras deste autor. El Lazarillo de Tormes es obra 
suya , puesto que se ha atribuido á Juan de Ortega 
Monge de San Gerónimo» Murió nuestro autor el 
año 1575. 

Santa Teresa de Jesús usa de un lenguage candi- 
do , terso y muy propio , y conserva , como suelen^ 
las cultc:s mugeres "" la antigua y natural gracia , con- 
que lo aprendió. Fr. Luis de León , escribiendo á las 
Madres Priora Ana de Jesús y Religiosas Carmelitas 
Descalzas del Monasterio de Madrid, en la edición 
que él dispuso de sus obras , dice así en recomenda- 
ción de la pureza y elegancia de la Santa: ''EaJa 

»for- 

1 Profers enim qutintum in te est , Hispanicae linguae termi- 
Jios j et ut ea non solum verbis , et nominibus , sed etiam rebus 
€t sckntiis per te iocupletata ab exteris nationibusappetatur, in- 
genio , düctrinaque consequeris. Paulo Manucio en el lugar ci- 
tado. 

2 Faciiius . . . mulleres incorruptam antiquitatein conservant, 
q,uod rauhorum sermonis expertes ea tenent semper quae prima 
diaiceiunt. Cicer. 3, de Orat. niwu 12.- .... ,.. . . , _^ 



^ 



XXII PROLOGO. 

?5 forma del decir , y en la pureza y facilidad del es- 
?>ti'o, y en la gracia y buena compostura de las pa" 
«labras , y en una elegancia desafeitada , que deley^ 
«ta en extremo , dudo yo que haya en nuestra lengua 
5? escritura que con ellos se iguale." Y mas abaxo ha- 
blando del menoscabo que habían padecido sus obras 
habla desta manera: ^'Fué atrevimiento grandísimo 
9) y error muy feo querer emendar las palabras ; por- 
»qué si entendieran bien Castellano , vieran que el 
íície la Madre es la misma elegancia. Murió Santa 
Teresa en 1582. 

Fr. Luis de Granada : el nombre basta para un 
cumplido elogio. Sus escritos en lengua vulgar son 
de los mas elegantes y castizos que tenemos *. Es en 
su eloqíiencia pausado, pero eficaz , y que paso ante 
paso vase abriendo camino hasta el corazón , donde 
ó confirma la virtud , ó abate el vicio, tratando siem- 
pre con gran magestad y decoro los inefables mis- 
terios de la Religión y las maravillosas obras de la 
gracia y naturaleza. Murió el año i^iiS, 

Fr.Luis de l^eon es de estilo castizo, propio y ele- 
gante en prosa y verso : "Don Francisco de Quevedo 
?? Villegas , á quien debemos el tesoro de suo poesías 
w hasta su tiempo escondido en el olvido, en la de- 
?>dicatoria que hizo al Conde Duque Don Gaspar de 
wGuzman , alabó en las obras de Fr.Luis de León 
j>lo serio y útil de los asuntos , la buena seguida de 
«los pensamientos , la pureza de la lengua, la ma- 
.-•■-■ »ges- 

I Sane inter paucos linguae nostratis principes aut primuní, 
aut primo aequalem Iccum ti deberé vi:lgo cxistimatur. D. Iviico- 
las ñnunúo tom. 2. Nótanle algunos de cierta pasión por la anti- 
güedad ; pero esto no le viene sino de su genio Español natural- 
mente crnstante , y enemigo de peligrosas novedades , y del 
• aprecio religioso para con los antiguos ; aunque él mismo procu- 
ró en las posteriores ediciones de sus obras enmenvar muchas de 
las voces que habia usado algo antiquadas en las primeras. 



PROLOGO. XXIII 



Mgéstad déla dicción , la facilidad de los niiineros y 
»?la claridad." A>í habla Don Gregorio Mayaiis en 
la vida que escribió publicando de nuevo sus poesías 
al núm. 89. Murió este grande hombre el año 1591. 

P. Pedro de Rivadeneyra nos dexó en sus escritos 
lina perfecta idea del estilo que pide la Historia, 
siempre igual , sencillo y terso. Fr. Luis de Granada 
en una carta que le escribe desde Lisboa i.otada la 
víspera de San Juan de 1584 habla así de la vida que 
en Castellano había estampado de San Ignacio de 
Loyola : ^'A todos mrs amigos sin reztlo de lisonja 
jfhQ dicho lo que siento de este libro: y es que en 
j'?esta nuestra lengua no he visto hasta hoy libro es- 
^>crito con mayor prudencia y mayor eloqüencia y 
>? mayor muestra de espíritu y doctrina en la histo- 
»íria." Y en otra carta que le escribió de Lisboa 
■dándole su parecer acerca de la Historia Eclesilsti^ 
ca de Inglaterra , que poco antes habia estampado, 
dice estas palabras: "Todo el libro pasé de tabla á 
«tabla y lloré muchas lágrimas en algunos lugares 
jídel . . . Del estilo no digo nada porque se nació con 
"V. P. y ese habia yo menester para saber ala- 
char esta obra .. .'' De Lisboa á 13 de Agosto de 
1588 años. 

Así pensaba Fr. Luis de Granada de los escritos 
-y estilo del P. Fvivadeneyra , el qual m.uestra ademas 
un gusto exquisito de sagrada eloqüencia en su gran- 
de obra del Flos Sanctorum , especialmente en las fes- 
tividades del Señor, de la Santísima Virgen y de 
los Santos Angeles ; como también en el tratado de 
la Tribulación , y en el de las virtudes del Príncipe 
Christiano. Murió muy entrado en edad el año 
de i6í I. Juan de Mariana adornó la lápida de su se- 
pulcro con una breve y linda inscripción. 

Elogio mas dilatado nos pide de justicia Miguel 
jde Cervantes , hombre de finísimo gusto en costum- 
-.. , bres 



XXIV PROLOGO. 

bres y letras , cuya sal ora picante como la de Plau- 
to , ora urbana como la de Terencio , motejó , y per- 
siguió los vicios , que contaminan la vida civil, y los 
errores , que menoscaban las ciencias , levantando 
nuestro diálogo á tal punto de propiedad y festiva 
gracia, que difícilmente le son superiores aun las 
lenguas sabias. Si consideráis la vida y hechos del 
Ingenioso Caballero Don Quixote de la Mancha lle- 
na cierto la medida de quanto en tal género puede 
desearse; y como de la verdadera historia sabia bien 
las partes , y lo muestra en lo que della nos dice apo- 
yado en la difinicion de Tulio ' en la parte i. lib. 2. 
cap. 9. así desta que él compuso para infundir con lo 
dulce de la novela el desengaíío y desprecio de las 
necias Caballerías , supo perfectamente quanto á su 
perfección convenia, repitiendo como sentimiento 
propio y fundamento de su obra * aquel que es pre- 
cepto de Horacio en su Poética: 

Ficta voluptatís causa slnt próxima veris; 
y de aquí nace aquel apasionarse el lector entre 
evidentes cuentos y fingidas aventuras , de modo 
que real y verdaderamente se entristece , se me- 
sura ó rie según que los personages obran , sin con- 
travenir á las leyes de moderación , que aun en tal 
EUgeto prescriben ios sabios 3 • y deleytando su- 

rna- 

1 Historia . . . Testis temporum , lux veritatis , vita memo- 
riae , Mag'ntra vitae , nuntia vetustatis. Lih. 2. de Orat. nu,n. 9. 

2 Las Historias fingidas , tanto tienen de buenas y delcyta- 
bles , quanto se llegan á la verdad , ó á la semejanza della. Cer- 
vánt. en el íngen. Híd. part. 2. lih. '¿. cap. 62. 

3 Haec igicur adiiibenda est primum in jocando moderatio. 
Cic. Li¿>. 2. de Orat, r.um. 59. 

iNo siente así el Dr. Moreri en su Diccionario , donde aun- 
que Iiabi',; dignamente del ingenio de nuestro autor , y de la fina 
sátira que lleva su Historia , todavía nos lo pinta , no ya aquel 
hombre que es Cervantes , biea nacido , y versado en el trato de 
personas y naciones cultas , y que teniendo una mente liberal y 

des- 



PROLOGO. XXV 

mámente "corí aquellos prontos , y no espera- 
dos 

despejada ; y Habiéndose criado entre las fatigas de la Milicia, 
que ts la escueia de la cortés tolerancia y urbanidad , no pudo 
tener otra su sal sino gentil y urbana , y que solo escuece la he- 
rida que roe para curarla ^ antes bien nos le pinta un tal y tan 
ingrato Español , que se vuelve por vengarse de una injuria per- 
sonal contra su misma patria , y señaladamente contra la no- 
bleza , no obstante que esta le honró , y sostuvo siempre en ju 
escasa fortuna , como lo hicieron , y nos lo dice él mismo en el 
Prólogo de la segunda parte el gran Conde de Lémos , y el llus- 
tnsimo de Toledo D. bernardo de Sandoval y iloxas , rsioble7a 
que ha íido siempre el apoyo de los doctos , y eila misma dccta 
por n , como lo muestran tantos nobles Autores , que del buen 
siglo nos quedan : Oyganse las palabras del Autor Francés : " 11 
>>avoit ( Cervantes ) ¿te Secretaire du Duc d' Albe ^ tt s' étant 
>> retire á rviadrid , il i fut traite avec mepris par le Duc de Ler- 
5>ine , premier iVlinistre de Phiiippe 111. Roi d' Espagne. Pour 
>jse venger de ce Ministre , qui n' avoit aucune consideratidn 
yjpour les gens de Letres , , il composa le Román de D. Quichc.te, 
»qui est un ouvrage incomparable , et une satyre tres fine de .-a 
y^nation 5 parce que tc.ute la ISoblesse d' Espagne qu' il tourne 
??enridicule dans ce livre s' ttoit alors entétée cíe Chevalerie/' 
Hete aquí toda la Nobleza Española hecha Caballera and:inte, 
sin pensar ya como sude , á los importantes negocios de Estado, 
de iViiiicia y Gobiernos ; pero esttrrios á la Historia ó Sátira de 
Cervantes, la qual de ninguna manera pudo tener por terre- 
ro y blanco de sus tiros á su iS^acion , donde , y mayormente en 
la Nobleza sabia bien por experiencia, pues habia profesado las 
armas , que vivian aun las ideas de \erdadero valor que en he- 
loycas empiesas infundió á sus Españoles el inmortal Carlos V". 
sino sola y únicamente motejó en ella aquellos inconsiderados, ó 
Nobles ó Plebeyos, que por vil y peligroso er.tittenimiento se 
ocupan en leer los necios y extra\agantes libros de Caballerías, 
cuyo asunto no era ordinariamente nuestra España , sino las Na- 
ciones Extrangeras ; y queriendo el amor y zelo patricio de nues- 
tro Autor apañarlos de tan menguada letura , les pone delante 
los ojos , como efecto de eila , el triste estado de un Hidalgo , á 
quien semejantes libros volvieron el juicio , y que muestra de ha- 
berle tenido muy cabal en aquellos lúcidos momentos , que no 
piensa en su negra Caballería. Con toJo es constante que dos 
personas de distinción vienen notadas en dicha Historia de afi- 
ción á la andante Caballería ; es á saber , un Duque en Ara- 
gón , y un D. Antonio IVIoreno en Barcelona. ¿Mas á que suer- 
te de Caballería? ¿á dicha á la antigua menguada y nec¡a ? No 
cierto, sino á la moderna , discreta y sazonada , que se ha lle- 
va- 



XXVI PROLOGO. 

dos dichos de que va adornada toda la Histo- 
ria: 

valo tras sí el gusto y aplauso de todas las cultas Nacioaes, 
que no saben dexar de las manos la vi.'a y htchos de nuestro 
ingenioso Caballero D. Quixote de la Mancha. En fin, ¿quien 
puede dudar que ei estado entonces de la España era menos las- 
timoso que el de la Ingiaturra , origen y principio de esta peste 
caballeresca ; y que era ni mas ni menos como el de la Francia, 
hasta que de ella fueron desterrados los libtv s de romances ó ca- 
ballerías , no ya por medio de una sátira ingenua y cuita como 
la de Cervantes, sino por la autoridad de Luis ei Grande? Y 
tal es, ha sido y será siempre la condición de la Italia , ocupa- 
da , por no decir perdida , en la letura de su Ariosto , el quai ha 
dado con su halagüeño estilo patente de perpetuidad á las locu- 
ras y devane«js de la andante Caballería : todo lo qual siendo ; 
asi verdad , va mal fundado el Autor Francés , no solo en la ne- 
gra y loca mengua del frenesí caballeresco que atribuye á nues- 
tra Nobleza , mas lambien en el modo , con que harto claro in- 
cíica , haber sido como sola la España en estimar y hacer caudal 
de semejantes libros. 

Veamo> ahora qual fué el encono de Cervantes contra el 
primer Ministro Duque de Lerma que tan mal le trató. Óigase 
otra vez el Moreri , el qual nos asegura sobre prenda esta ga- 
lante historia , que : " Les vers tronquez qui on i vcit au corn- 
il mencement , témoignent , que cette piece regar Joit principa- 
??lem.ent le Duc de Lerme ^ car s» n nom i e-t cache avec ad- 
j^reíSc." Bien haya el Autor del gran Diccionario , que con po- 
co trabajo nos hará tocar con la mano la verdad ó falsedad de su 
cuento. Pues estos versos que nos cita , y que llevan al fin de ca- 
da linea una palabra rota , ó cortada , sen aquellas coplas , que 
pue.stas al principio de la primera parte de la vida de D. Quixo- 
te , traen por titulo eslas palabras : Urganda la desconocida al li- 
bro dcste valeroso Co.buiíero ^ y para que iodos y caja uro puedan 
«er arbitros en e.ta diferencia , me place pon.r aquí aquellos 
versos , en que sola y únicamente puede ocultarse la maligna 
cifra que moteja y hiere la conducta del Ministro , y son los si- 
guientes , que para mayor evidencia llevan enteras las palabras, 
que el Autor juglar y ameno dex- cortadas: 

De un noble Hidalgo Mancherrrgo 
Contarás las aventij=ras 
A quien f.ciosa leturr:ra 
Trastornaron la cabt=zza ; 

No indiscretos hierogli:=:ficos 
Estampes en el escunrdo, 
Que quando es todo figu=ras 
Con ruines puntos se envi=::da. 
.. .' ' Si 



.^:;.;ri s. .V: 


.■i.p 


j ^i;¿iv;b 


^;^í 


:x^:-:v'(- 





PRÓLOGO. XXVII 

ria^ : en una palabra aquí hallareis todas aquellas fes- 
tivas gracias que pueden alegrar el corazón y mover 
■ la risa , extendidas con maravillosa arte en forma de 
.narración , cosa muy difícil de executarse á dicho de 
.Tulio * \ pues así deben de ir unidos , y figurarse los 

su- 

Si en la dirección te hu mirillas. 

No dirá m.-ifante algu=no, 

Que Don Alvaro de Lurirna, ^* 

Que Aníbal el de Cartar=go. 

Que Rey Francisco en Espa=z:aa 

Se queja de la fortunan a, 
Pues al Cielo no le pluin:ga . 

Que salieses tan ladi:=:no 

Coíno el negro Juan Latizmno - -' ';".;. -.'•-' 

Hablar latines rehui^sa. 
Donde hay aqui sombra de cifra que pueda mostrar el encono 
del Autor contra el Duque Ministro , sino toques de jovial y 
amena fantasía , que dice con gala y facilidad quanto quiere^ 
pues cierto en ellas debiérase íiailar la supuesta mal intenciona- 
da insinuación que se pretende , si.ndoae toda imposibilidad im- 
posible dar en las otras copl?s que omito , con una , ni aun mí- 
'nima muestra de ello. Id pues ahora , y fiaros , si sabéis , de la 
estupenda inaudita erudición del Moreri , el qual , si como debii 
para ser buen Juez entendiera Castellano , hallar pudiera en la 
dicha poesía fuertes argumentos de la sinceriJad y buena fe de 
Cervantes , el qual habla aái poco después en boca de la dicha 
Urganda con su libro : 

No te met3s en d:bu=xos, a ^.. . 

Ni en saber vidas age^rrnas, üir.^j . ii;;irjui i4 

Que en lo que no va ni vic=:ne W \:. j Z^. ff\ -,•.., 
^MP f " Pasar de largo es corduz=ra. '-^' ''•^ -'■•-"■'-;• ^' -i 

sX . ' Mas tú quémate las cerrrjas, "' '' 'i 

Solo en cobrar buena fazzrma, 

Que el que imprime neceda::=:des . • .'i 

Dalas a censo perpe=r:tuo, 
Y va así prosiguiendo hasta el fin, sembrando siempre máximas 
de fino juicio y sincero corazón. 

1 . Sed seitis , esse noiivsimum ridiculi genus , cum aliud ex- 
pectamus . aliud dicitur. Cicer. lib. 2. áe Orat. num. 63. 

2 Reium plura sunt , eaque magis ( ut dixi ante ) ridentur, 
in quibus ea narratio: res sane difficilis , exprimenda enim sunt, 
et pf)ncnda ante oculos ea quae videantur , et vcisimiiia , quod 
est propriam narrations , et quae sint , quod ridiculi proprium. 
est , subiurpia. Cicer. ¡i¿>. 2. de Orat. nunu óó. mu-í- « 



XXVIII PROLOGO. 

sucesos , que no diréis sino que los estáis viendo ; y 
que así y no de otia manera podían en efecto suceder. 
Basta decir que loa nuestro Autor , y ensalza con ma- 
ravillosa y exquisita moral aquellos buenos oficios coa 
que mutua y amigablemente se acuden los hombres 
en el trato de la vida civil. 

Porque ^ quien como él engrandece con una ex- 
quisita poesía la naturaleza de la amistad ^ , y llora 
los daños que le vienen de la mala corresponden- 
cia? Funda asimismo con bella máxima de natural Fi- 
losofía la felicidad de los casamientos en la igual- 
dad ^ , y mutuo amor de las personas , honrando á 
una novia con un breve , pero lindo epitalamio 3 ; y 
si dtscribe las buenas partes que debe tener una da- 
ma , pone el último punto de su hermosura en la ho- 
nestidad '»; y porque nada se eche menos en tan opor- 
tuno asunto , pinta con gran propiedad los oropeles 
y posturas de un jaque mi'isico y presumido, para pre^ 
caución de las incautas doncellas , mostrando luego 
el ordinario mal paradero de las livianas y antojadi- 
zas 5. Pero ¿que documentos tan apropiados no da 
nuestro Autor á los que siguen el noble exercicio ^ de 
las armas ? Y ¿como muestra con exemplos lo que 
pueden y deben hacer pechos generosos en bien del ^ 
Príncipe , honrando con un breve pero acabado elo- 
gio fi'inebre la memoria de valientes guerreros ^ , que 
murieron con espada en mano en bien y gloria de la 
patria ? Y no dexa por esto de hacer una breve pero 
eficaz invectiva por afecto de humanidad contra las 

ar- 

1 Part. I. lib. 3. cap. 27. 

- 2 Part. 2. iíb. 5. ciip. 5. Part. 2. lib. 6, cap. 19. y cap. 21. 

3 Part. 2. lib. 6. cap. 21. 

4 Part. 2. lib. 6. cap. 32. 

5 Part. I. lib. 4. cíip. 51. 

6 Part. 2. lib. 6. cap. 24, 

7 Pan. 2. lib. 5. cap. 8. 

9 Part. I. lib. 4. cap. 39. .ujiJ . 



PROLOGO.- XXIX 

armas de fuego % de aquel modo que la hizo Tíbulo 
en la Elegía IV. del primer libro contra las armas ' 
que entonces se usaban , solo por mostrarnos que 
es don muy precioso la vida del hombre , y que 
sin gravísimas causas no debe ir expuesta al ciego 
furor de la guerra. 

También el aprecio de la virtud se encomienda 
y loa con festivo pero eficaz donayre , y se muestra 
el honor que ella logra aun en este mundo ^ , expo- 
niendo á este propósito los peligros de la vida ocio- 
sa , ocupada solo en leer libros faltos de toda uti- 
lidad ^ , y aconsejando la letura tan varia , como 
provechosa de las sagradas Historias ; y si echa por 
tierra la máquina de la Andante Caballería , y con 
ella tanto necio y menguado libro , que la sostenía á 
pesar de las quejas é invectivas de doctos Españo- 
les 5 , enseña luego en un grave discurso con muy 

TOM. ir, c , ..... po- 

.1 Part. I. lib. 4. cap. 38. 

■'\' 2 Quií fuit horrendos primus qui protulit enses? '^ .'; :> 

-rf. Quam ferus , et veré ferreus ilie fuit! 

Tune caedes hominum generi , tune praelia nata, 
Tune brevior dirae mortis apena via est .... 

3 Part. 2. lib. 5, cap. 8. 

4 Part. I. lib. 4. cap. 47. 

5 Nam quae per nostra frequenter 

Regna libri eduntur veteres referentia scripta • - •"- 
Errantes equites Orlandum , Spiandina graecum, 
PaJmerinumqueDuces, et caetera , monstra vocamus, - 
Et stupidi ingenii partus , faecemque librorum '• ; 

Collectas sordes in labem temporis , et quae 

Nii melius tractent hominum quam perderé mores. 
Temporis hic ordo nuilus , non uUa locorum 
Servatur ratio , nec si quid fcrte legendo 
Vel credi possit , vel delectare , nisi ipsa i-í o;^ 

Te turpis viiii species , et foeda voluptas ] • 

Delectar , moresque truces , et vulnera nullis ' '* 
Hostibus inflicta , ac stülide conficta leguntur . . , ^ ^ 
Bened. Arias Mont. Ret/?. lib. 3. 
Qui libri ( de Amaais de Gaula , y otros tales ) ab hominibus sunt 
otiosis conficti pierumque eo mendaciorum genere , quoJ nec 



XXX PRÓLOGO. 

poderosas razones * las partes que debieran tener 
tales obras para ser útiles , y ocupar sin daño las 
horas del necesario reposo. 

Pero donde se ve mas claro el atinado juicio de 
este Autor , es en la crítica que nos hace de las Co- 
medias , donde no solo nota nuestro culto y erudito 
Cervantes su esencia * , según nos la declara Cice- 
rón 5 en un fragmento que nos conservó Donato en 
la vida de Terencio , sino que pasa á declararnos su 
utilidad ^ , descifrando la oportuna y provechosa 
moral , que en ellas cabe. ¿Y quien habló mejor 
de la naturaleza de la Poesía en sí , y respecto de 
las otras ciencias , y de la estima en que debe te- 
nerse la vulgar , y del modo como debe ser trata- 
da 5 ? Todo finalmente es acabado en nuestro Au- 
tor : su estilo es por extremo puro , armonioso su 
número , y que llena cumplidamente las materias 
que toca. Ved , pues , si con buena razón han sido 
sus obras el asombro de los Extrangeros , y espe- 
cialmente esta de que hablamos el Ingenioso Hidal- 
go Don Quixote de ¡a Mancha ; y cierto que ella pu- 
diera y debiera ser leida de la juventud , para apren- 
der en ella nuestro mas culto y propio romance, si 
le faltase una novela , que según juzgaron antigua- 
mente , ni está en su lugar ^ , ni tiene que ver con 

la 

ad sciendum quidquam conferat , nec ad bene vel sentíendum, 
vei vivendum : tantum ad inanem quandam titillationem volu- 
ptatis. Ludovicus Vives de Causis corrupt. jírtium, lib. 2. 

I Part. I. lib. 4. cap. 47. 

3 Comaedia est imitado vitae , speculum consuetudinis, ima- 
go veritatis. 

3 Part. I. lib. 4. cap. 48. 

4 Part. a. lib. 5. cap. 12. 

5 Part. 2. lib. 5. cap. 16. 

6 Una de las tachas que ponen á la tal historia , dixo el Ba- 
chiller ( Carrasco dando cuenta della á D. Quixote mismo ) es que 
su Autor puso en ella una Novela intitulada: El curioso impeytineti' 
it . . . . por no ser de aquel lugar , ni tiene que ver con la His- 

to- 



P ó LOGO. XXXI 

la historia; y si quitaseis pocas lineas de un capí^ 
tulo , y una que otra rarísima insinuación menos lio- 
nesta : y esto hecho ni aun el Satírico Juvenal tuvie- 
ra nada que decir , viendo cumplido como es razoa 

aquel tan justo canon de educación: - 

Máxima debetur Puero rever entia, Sat. 14. 

Finalmente los Poetas de que nos valdremos son se- 
ñaladamente los que vamos á nombrar , remitiéndo- 
nos al elogio que dellos hace el mismo Cervantes en 
el libro 6. de la Calatea , ó en el viage del Parnaso; 
y sean los primeros los que lo fueron en la edad y 
buen gusto , el agudo Boscan y el famoso Garcilaso 
de la .Vega , como él los llama ; el incomparable 
Fr. Luis de León , Don Alonso de Ercilla, Christo- 
bal de Mesa , los cultísimos Argensolas , Lupercio y 
Bartolomé , Gil Polo , Juan de Morales , Andrés Rey 
de Artieda, Gregorio Morillo, Lope de Vega y 
otros , todos alabados de Cervantes , y que forman 
nuestra dorada edad poética. 

Pues estos son sino los únicos , los principales 
Maestros que seguiremos, en asentar el fundamento 
de la buena elocución, tomando dellos aquellos exem- 
plos , que según los preceptos de los antiguos sabios 
nos muestran la naturaleza del elegante raciocinio. Y 
por lo que mira á fundar con solidez esta fábrica en- 
tramos ya á tratar en esta primera parte del artícu- 
lo , nombres y pronombres Españoles en quanto sos- 
tienen el vigor y elegancia del bien hablar ; todo con 
brevedad , y dexando que las mismas cosas hablen 
por sí , como lo pide la naturaleza de una lengua vi- 
va , yendo siempre atenidos al consejo del juicioso 
Facciolatti, el qual en la prefación á las partículas 
de Horacio Turselino advierte, que en estas cosas que 

c 2 tra- 

toria de su merced del Señor D. Quixote. Cerv. &n el Ingen. Hid, 
part. 2, lib, 5. cap. 3. 



XXXII PROLOGO* 

tratamos : Vlurima posse dici , sed pauca deber e ; y si- 
guiendo finalmente en la distribución del tratado el 
orden natural que de sus partes nos fuere presentan- 
do nuestra lengua , en cuyo propio y vario uso funda 
ella cierto su vigor y elegancia. 

-US í;o.í £:.-íUí)i.;:i¡íiVfeOii 5!;p :íJ: ?i:Jí)0'^Í cO' yu;í)u:ii£i.- ■ 






V .: :'■ -\: "•■'} 



X^^\ .i.iu-'- Vi V, 



PAR- 



LIBRO PRÍMEPvO . > 

DE LOS NOMBRES. 

CAPÍTULO PRIMERO. ;;.;.:: ^ 

Del Articulo Espawh 7 ^' \: ^ 

I uso del artículo , que sirve de determinar, y 
distinguir la persona ó cosa con quien se acompa- 
ña tiénelo nuestra lengua, así como lo tienen Grie- 
gos, y Árabes ; pues los Latinos se valen de los pro- 
nombres para el mismo efecto : Empero usa del 
por manera que al paso, que determina y distin- 
gue procura también la lengua española de suavi- 
zar con él la dicción , añadiéndole novedad y ar- 
monía : expresa, pues, los tres géneros en el sin-» 
guiar así : el cielo , la tierra , lo profaudo ; pero 
con esta diferencia , que el primer artículo el mues- 
tra natural y necesariamente el género masculino, 
aunque del también nos servimos para mostrar el 
género femenino , y esto suele ^ suceder quando 
TOM. II. A el 

' r He dicho suele suceder, pues alguna vez sucede lo con- 
trario , como sé vé en este paso de Doa Alonio de ErciÜa en 
el canto I 4. de su araucana : 

Tanto rigor la aguda flecha truxo, 
Que ai bárbaro tendió sobre la arena. 
Abriendo puerta á un abundante tiuxo 
De negra sangre por copiosa vena: f» - 

Del roitro la color se le retruxo, 
Los ojos tuerce y con rabiosa pena 
La alma del mortal cuerpo desatada j 

Baxo furiosa ala infernal morada. 
Advierto también que si el dicho artículo precede no á sus- 
tantivo sino á su adjetivo , que comience pux la. vocal o, ora 
podrá variarse como: \c j^-j- ^ t-«- 

■"■ ■«^^cu- 



-^ PARTE I. LIBRO I. 

el sustantivo q^ie acompaña comienza por la vocal 
a , y hácelo de armoniosa y advertida , pues así 
evita , que no se le pierda por la sinalefa , y que- 
de sin sonido la única sílaba del artículo , cuyo 
son es aquí de mucha importancia, pues debe mos- 
trarnos , y adelantar aviso cierto de la voz , que 
acompaña ; y hace con esto mas suave la dicción, 
manteniendo en vez de la a que iba á perderse la 
e que es por su naturaleza de apacible son, y así 
como la mantiene en este caso por la armonía, ex?^ 
clúyela con todo por la misma razón de suavidad, 
manteniendo la vocal a^ y elidiendo la í? quando en 
ser de preposición rige caso masculino ó infinitivo, 
como : vio al ventero, al entrar de la posada; evi- 
tando así la pronunciación ó sonido ^ hueco de las 
dos seguidas y pausadas vocales , y también por 
poner un linage de distinción entre el artículo y pro- 
nombre é¡ quando van regiJos de dicha preposi- 
ción ; ya que el primero pierde su vocal, y toma 
para contraer sonido , la misma preposición ; mas 
no el segundo, donde no dexa de evitarse de algu- 
na manera la disonancia hueca del sonido por el 
cargar que hacemos del acento sobre el pronom- 
bre , como : á él \q dixéron ; pero ved ya apoya- 
da con exemplos la doble virtud de masculino y 
femenino , que lleva la primera voz él de nuestro 
artículo: "Uno desús criados (del Canónigo) res- 

j^pon- 

*' Acude , corre , vuela, 
"Traspasa el alta sierra, ocupa el llano : &c." 
que dice Fr. Luis de León en la Projecía del Tojo , y ora no 
se variará como la aguda flecha que dice Ercilla ^ mas desio 
será único juez el bien templado oído : según el qual puédese 
bien decir : traspasa la alta sierra^ mas no se dirá cierto : el 
aguda Hecha. 

i Sonido ligero, y por esto defectuoso llama Demetrio Fa- 
lereo al que forman vocales seguidas. En el tratado de ¡a elo- 
tucion y numero o sección 1 79 ; 



DE LOS NOMBRES. 3 

>>pondió que el acémila del repuesto que ya debía 
»?de estar en la venta traia recado bastante." Cerv. 
€71 ellng, Hid. part. i. lih. 4. cap. 48. "Con el ale- 
jígria de la buena conciencia se junta la de la con- 
»> fianza y esperanza, en que viven los buenos." 
f r. Luis de Gran, en la Guia lih, r. pa.rt. 2. cap. i3. 
En cuyo última texto podéis ver expresados los dos 
géneros: así como en el citado capítulo de Cer- 
vantes se lee también la acémila, y añado mas que 
puede perderse la vocal a del artículo femenino en 
los casos de acusativo ó dativo , quando comien- 
za fK3r a ^ el sustantivo que sigue. 
rnL Y por lo que toca á sus géneros , aunque he- 
mos observado que son tres , esto todavía se en- 
tiende de su singular; puesto que en el plural no 
sufre su . naturaleza, sino dos que son /í?x ,' Aíj. Y 
advertid de paso, que estas voces le^Ja^ /¿?; y. es- 
totras plurales los , les ^ las ^ v. gr. le dixo: /^ vio; 
lo dixo: y los vio; les dixo: las vio; son casos obli • 
quos, que reciben la acción del verbo que tocan 
al pronombre el ^ de que hablaré en el lib. 1. cap. i. 
Veamos ahora como puede contribuir nuestro ar- 
tículo á la propiedad y elegancia. le-' 

ARTÍCULO II. 

Como se varía el sentido , puesto ó quitado e/ - 
artículo, 

I. Son desto clara prueba las expresiones el 

A 2 otro 

I Tenemos en prueba de lo dicho este texto del Granada 
tomado de la edición de SaiaiBanca, hecha por Cornelio Bo- 
nardo el año 1588: "Por su muerte (de Jesús) somos redu- 
»cidos de muerte á vida . . de las lágriiivas al alegría." En la 
introJu-. déí Sívboio part. 3. trat. I. cap. 14. §. 4. Donde por 
la primera vocal a del sustantivo acusativo se elide la del ar- 

tí- 



^ PARTE I. LIBRO I. 

otro dici , y otro áia , que varían tanto en su sen- 
tido natural, como que la primera refiérese á tiem- 
po pasado merced al artículo , que la acompaña; y 
la segunda que va sin él al futuro, pero inmedia- 
to y próximo : vedlo en los siguientes exemplos: 
"Escribióme el Duque mi Señor el otro diaT CerV. 
en el Ing. Hid. part. 2. lil^. 7. cap, 51. "Perderse el 
tyotro día el Neblí fué causa de tu entrada en la 
?> huerta de Melibea." En la tragicomedia de Ca- 
iisto y Melibea act, 2. Sin otros muchos exem- 
plos , que omitimos , particularmente del atinado 
y culto Miguel de Cervantes. - . "^ 

-52. Ahora observad la común universal práttica 
de los maestros de nuestra lengua en significar <iia 
futuro , pero próximo é inmediato con la dicha ex- 
presión , mas sin artículo: "A aquella hora (las 
"doce de la noche en Pvdedina del Campo) encer- 
»raban toros para correr otro dia." Santa Ter. de 
Jesús en las fundaciones , cap. 3. " De muchas no- 
"bles mugeres escribe San Gerónimo que las de- 
"xaba el sol en oración quando se ponía , y en el 
"inismo lugar y oficio las hallaba quando acabado 
í>el curso de la noche tornaba á amanecer otro diaJ* 
Gran, en las adiciones al memorial part, 1. §. 2. 
"Acaeció en este tiempo que estaban presos, que 
95 una noche todos los demás presos se salieron de 
Jila cárcel pública . . . dexándola abierta . . . y así 
fyotro dia por la mañana fueron hallados ellos so- 
?ílos en la cárcel , abiertas las puertas de par en 
wpar." Rivad. vida de S, Ignacio lib. i. ítííj?, '15. 

"En 

tículo , que no suena sino por la vocal de la preposición , co- 
mo sucede siempre necesariamente en los dichos casos de nom- 
bres masculinos. Pedro de Rivadeneyra dice también en el Prín- 
cipe Crisf. ¿ib. 2. cap. ii. "Favorezca mucho (el Príncipe) á 
»los Labradores , y al arte del campo. Y es edición de Ma- 
i>áílá del año 1605 , &ic," 



DE LOS NOMBRES. S 

*'En aquella noche , y otro dia hasta medio día 
"hizo un reducto con dos medios caballeros uno 
"Sobre cada rio." D. Carlos Coloma en las Guerras 
de Flandes lib, 12. Y dando cuenta Don Antonio 
Moreno á su huésped Don Qaixote del raro fenó- 
meno de la cabeza encantada , añádele : como ma- 
ñana veremos; y luego prosigue así la Historia: "Oíro 
f^dia pareció á Don Antonio ser bien hacer la ex- 
"periencia de la cabeza encantada." Cerv. en el Ing. 
Hid.part, 2. lib, 8. cap. 62. Lo que vale tanto, así 
aquí como en los susodichos lugares quanto el dia 
siguiente , que dice también este y los otros auto- 
res: "£/ día siguiente le sucedió otra (aventura).'* 
Cerv. en el Ing. Hid. part, 2. lib. 5. cap. i r. 

Nota. Tres cosas son muy dignas de notarse: 
primera , que para expresar dia futuro, é inmedia- 
to válese Don Carlos Coloma de la locución ^ el 
otro dia por estas palabras : " Batióse el otro dia la 
"Villa , y acia la tarde . . . cerró la Infantería Es- 
"pañola por la batería." En las guerras de Flandes 
¡ib. 8. y lo mismo hace en el lib. i.y en el 3. aun- 
que de ordinario se atiene á la práctica tan co- 
mún y autorizada , que acabamos de exponer en 
el número 2. Otra y mas seria cosa es , que sue- 
len alguna vez estos autores mostrar con la dicción 
otro dia tiempo futuro , pero indeterminado aun- 
que próximo, V. gr : ^'Si ahora por esta ocasión de- 
"xo de acudir á.mi ordinario, otro dia lo dexaré por 
"Otra." Gran, en el trat, de la oración y medita- 
ción part. 2. cap. 2. §. 10. 

"Diéronle á Don Quixote un vestido de monte, 

TOM. II. A3 y 

I Yo observo , que Jorge de Montemayor no se ha vali- 
do de la expresión , el otro día usada del Colonia , sino aña- 
diendo un adjetivo que la determinase deste modo: "^/ otro 
j> dia siguiente ( añadió Silvano ) hajié aqui un papel , óíc." en 
h Diana lib. i. -■.••:- * 



%' 



6 PARTE I. LIBRO 1. 

»y á Sancho otro verde de finísimo paño; pero Don 
jíQuixote no se lo quiso poner diciendo, que otro 
9fdia habia devolver al duro exercicio de las ar- 
?Mnas , y que no podia llevar consigo guardaro- 
jjpas , ni reposterías." Cerv. en el Ing. Hid, part. 
2. ¿i¿^, 7. cap. 34. Tercero, y último que debéis no- 
tar es , que puede interponerse el artículo quedan- 
do el significado de dia siguiente ^ precediendo y di- 
rigiéndolo las preposiciones a^ y para v. gr : ^'Se 
«tornó la resolución de combatir los enemigos en 
?ísu fuerte ¿1/ otro ^laT D. Diego Hurtado de Men- 
doza en la guerra de Gran, lib, /^,num, 11, 

"Si os sobran (las albondiguillas dixo D. Anto- 
j>nio á Sancho) las guardáis en el sQno pura el otro 
lidiar CQiv.en el Ing. Hid, part. 2. lib. H. cap. 62. 

3. Es también muy común la variación de sen- 
tido, que hace el primer infinitivo de un verbo, quan- 
do regido de la preposición a recibe, ó dexa el ar- 
tículo, puesto que con él significa momento, ó pun- 
to de tiempo , y sin él lleva el verbo sentido con- 
dicional , V. gr. "En esto llegaba ya la noche, y 
9>a/ cerrar de ella llegó á la venta un coche." Cerv. 
en el Ing. Hid. part. i. lib. 4. cap. 42. "^ ser yo 
"para saberlo decir se podia hacer un gran libro de 
«oración." Santa Ter. de Jesús en la part. 2. de sus 
obras ^ camino de la perfección cap. 37, 

: :') ; ARTÍCULO III. 

Otra muy propia variedad que llevan algunos nom- 
bres., quitado ó puesto el artículo. 

Nombres hay que ora miran en general á prác- 
tica ó exercicio de algún acto, ora al mismo deter- 
minado exercicio ó acto; y hácese lo primero, ex- 
cluido absolutamente el artículo; mas lo segundo no 

pue- 



DE LOS NOMBRES. 7 

puede contraerse, sino con él ; deste modo dice el 
Granada: ^'Hay amor de naturaleza, amor de gra- 
"cia , y amor de justicia ; el amor de naturaleza 
>í(de la Virgen) era el mayor que nunca fué, ni 
«será jamas." Bn el memorial trat. 6. en los mis- 
terios. Por esta regla decimos también con los bue- 
nos autores : Tratar verdad , tratar doblez , ó men- 
tira-^ interponer apelación^ traer estudio^ desasosiego, 
engaño , diligencia , procurar soledad , segar pa?ies, 
jugar lanzas. Empero limítase , y queda contraída 
esta generalidad por medio del artículo , á quien 
suele seguir á este efecto , ó acompañar algún re- 
lativo , ó adjetivo ; de modo que si queréis con- 
traer este general hablar de Santa Teresa: ^"Trate- 
^>mos verdad con el (Señor)." En el camino de la 
perfección cap. 37. "En cosa muy menos impor- 
"tante yo no trataría mentira por ninguna de la 
"tierra ; en esto que se escribe . . . haríaseme gran 
Ȓ conciencia." En la part. 3. de sus obras, en las fun- 
daciones : y aquel: "^^ Tratar doblez." En el camino 
de la perfección cap. 7. bástaos solo interponer el 
artículo con su relativo ó adjetivo , diciendo tra- 
tar la verdad , que Dios manda : tratar la simple, 
y candida verdad, &c. Decid lo mesmo de las otras 
locuciones : Interponer la apelación, que le concedía 
la ley ; traer el estudio conveniente ; traer la dili- 
gencia que debía , &c. 

Pero donde lleva gran peso, y autoridad la lo- 
cución es quando omitido el artículo, que por otra 
parte pudiera ir, mas disminuido el vigor de la ex- 
presión , decimos desta manera: ^^ Pensamientos, y 
sucesos tristes me hacen parecer descortés , y ca- 
minar mas que de paso." Cerv. en el Ing. Hid. 
part, 2. lib. 8. cap. 66. " Fué al parecer del Médico, 
>íque melancolías , y desabrimientos le acababan (á 
wD. Quixote)." El mQsmo part. 2. lib, 8. cap.^^- 

A 4 "En 



S PARTE I. LIBRO I. 

*'En fin desenvolturas demasiadas las menos veces 
» suceden bien/' Jorge de Montemayor en la Dia- 
na lib* I. ^ , &c. 

ARTÍCULO IV. 

Q^ue algunos nombres pueden dexar elegantemente 

/;;.,:.'.;!,;.•.■„.-,,:■ SU aftículo, 

c ■' ' 

5 Tales son naturaleza^ amor ^ fortuna ^ hombre^ 
&c. como lo podéis ver en los siguientes exemplos: 
*'No he podido yo contravenir la orden de natu- 
>y raleza.''' Cerv. en el Ing. Hid, en el proL de la 
primera part, "Quien tendrá brazo , para . . . pe- 
?>lear con tantos enemigos, para vencer la mayor 
"fuerza de naturaleza^ y desterrar del seno de nues- 
"tro corazón las aficiones y deseos, que nacieron 
"Con él?" Gran, en las adiciones al meni.part. 2. 
cap. 20. "Mas poderosos quiso naturaleza^ que fue- 
í-ísen los males para dar pena, que los placeres para 
9>á-dv alegría." El mesmo en la Guia lib, i. part, 3. 
cap. 29. 

Nota. Todavía va fuera desta variación, y pó- 
nese forzado sin artículo dicho nombre, quando de- 
notando como particular propio individuo, que no 
lo sufre, decimos : "Esto que llaman naturaleza es 
?7como un alcaller, que hace vasos de barro , y el 
«que hace un vaso hermoso también podrá hacer 
"dos, y tres y ciento.'? Cerv. en el Ing. Hid. part, 2. 
lib. 6. cap. 30. Mas quando va con adjetivo , ne- 
cesariamente lo lleva , V. gr. la común naturaleza : 

y 

1 Dígase lo mismo desta , y semejantes locuciones : " Ha- 
''biéndose (el Señor) desposado con Ja naturaleza humana con 
jjtan estrecho vínculo. . que ni en vida , ni en muerte se pu- 
jado desatar . . claro está , &c. Gran, en la introduc. part 3. 
trat. I. cap. 8. 



" DE LOS NOMBRES. r p 

y deste mismo modo usan también nuestros prosis- 
tas con artículo el nombre la natura^ como lo po- 
déis ver en Fr. Luis de Granada, que los Poetas 
úsanlo como quieren , v. gr. 

"Ven ala dulce floresta -'1'' '^' -'-'*= 

wDo natura no fué escasa, &c. 
Gaspar Gil Polo en su Diana enamorada en la can- 
ción de Nerea, i :■• ü ? 

2. Otros dixércn que amor era un no sé qué; 
que heria no sé como , y abrasaba no sé de que 
manera. El Maestro Baltasar Pérez del Castillo e7i 
¡a traducción del Francés al Español del teatro del 
mundo lib. 3. 

^' bi queréis ahorrar camino, 
5>La mas rica, y la mas pura 
'? Voluntad en mí os ofrezco i\, 

wQue vio amor en alma alguna/* ' 

Cerv, en la Novela 7. 

3. ^'Al cabo de pocos meses volvió fortuna su 
w rueda." Cerv.e/i el lng,Hid. part, i.lib.^, cap. 33, 

"Muchos hay en el mundo que han llegado ; 

>?A la engañosa alteza desta vida, - 

9> Que fortuna los ha siempre ayudado 

jíY dádoles la mano á la subida, * 

"Para después de haberlos levantado, 

"Derribarlos con mísera calda." ■> 

D. Alonso de Ercilla en la Araucana canto 2, i 

4 *' Siempre lo vi que por huir hombre de un 

peligro cae en otro mayor." En la Tragi-comedia 

de Calisto y Melibea^ act. i. "Oido he que debe 

»bouibre á sus mayores creer." En el mismo act. 

"Nunca hombre fué pródigo de lo que era suyo, 

wque no fuese después robador de lo ageno." Gran. 

en el lib. de la Oración y meditación^ part, 3. trat, 3. 

S. 13- 
5. Añadid á estos los nombres, que van muypropia- 

men- 



to PARTE I. LIBRO I. 

mente sin artículo en estos exemplos: "Le habéis de 
«acompañar, buen Sancho (dixo la Duquesa), por- 
>>que os lo rogarán buenos»'' Cerv. en el Ing, Hid, 
part. 2. ¡ib. 7. cap. 40. ^'No hay memoria á quien 
«el tiempo no acabe , ni dolor que muerte no le 
«consuma." El mismo part. i. l¿b, 3. cap, i 8. 
"Todos los inconvenientes 
«A Píramo están delante, 
«SiTisbe será constante .. i-..». 
-:..: :.i. «Si se dexará dormir, 

«Con el cuidado presente; 
. , . «Si padre ó madre la siente, 
«O quizá la ven salir 
«De alguna casa de frente.'* 
En la Historia de Píramo y Tisbe ^ que está al 
fin de la Diana de Jorge de Montemayor» 

" Nos diferenciamos de todas otras gentes." Gran. 
en la Guia lib, 2. part, 2. cap, 16. "Conviene que 
ff todas veces que habláremos tengamos atención á 
«quatro cosas, conviene saber, &c." El mismo en 
dicho trat, lib, 2, part. 2. cap. 14. "Yo he sentido 
«en mí después acá , que no todas veces le tengo 
«cabal ( el juicio ) sino . . . desmedrado y flaco." 
Cerv. en el Ing, Hid, part. i. lib. 3. cap, 27. 

Empero déxase alguna vez el artículo por la ne- 
cesidad del metro, como quando dice D. Alonso de 
Ercilla : 

"En el ánimo varío y movedizo, 
»>Hace el temor lo que virtud no hizo. 
En la Arauc. cant, 31. 

Adjunta, 
Mas si queréis hacer vario y gracioso vuestro 
decir podéis poner ó dexar aposta el artículo en 
este , y semejantes metros. 

Quién menoscaba mis bienes? 
Desdenes» 



DE LOS NOMBRES. n 

Y quién aumenta mis duelos? 

Los zelos, "V 

Y quién prueba mi paciencia? . , 

•jd:j^ ryíusencia. 
Dése modo en mi dolencia : 

Ningún remedio se alcanza; 
Pues me matan la esperanza, : ' 
Desdenes , ze/os y ausencia. 
Cerv. en el Ing, Hid.paj't, i. lib» 3. cap, 27. 

ARTÍCULO V. 

Que puede separarse el artículo de su nombre* 

Dando singular gracia á la armonía del núme- 
To puede ir separado el artículo en esta forma: 
*' Luego hizo de sí improvisa muestra junto á la 
» almohada del al parecer cadáver un hermoso man- 
»cebo." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib, 8. cap. 69. 
**Las cosas de la guerra, y }as á ella tocantes y 
» concernientes no se pueden poner en execucion si- 
f'íio sudando, 6¿c." El mismo part. 1. lib, 2. cap, 13. 
"Que vale el no tocado 
99 Tesoro si corrompe el dulce sueño? 
??Si estrecha el ñudo dado, 
?>Si mas enturbia el ceño 
5íY dcxa en la riqueza pobre al Dueño? i 
Fr. Luis de León en la Oda á Felipe Ruiz ¿ib, i., -r 
adjunta, <=:,■: 

Garcilaso de la Vega mantiene á la antigua es- 
tQ aruculo donde comunmente se dexa hoy; mas 
si advertís en ello puede alguna vez dar cierta gra- 
vedad á la locución decir con este autor: 

^' Vosotros los del Tajo en su ribera > 
"Cantaréis la vñ muerte cada, dia.'' ^ 

En la Égloga 2. 

Tam- 



12 PARTE I. LIBRO I, 

También Santa Teresa dice : la mi compañera^ 
En la primera parte de sus obras d en su vida, 
cap. 36. í iioíi: 

Empero Miguel de Cervantes sube mucho de pun- 
to la gracia desta locución quando dice en la A^o- 
vela 6. • / * 

" Madre , ¡a mi madre^ 
fí Guardas me ponéis? ¿te/* 

CAPÍTULO I L 

Del número Español. 

JTara ordenar mejor lo que tratamos veamos pri- 
mero la variación que en el número llevan algunos 
nombres; y luego la que pueden sufrir relativamen- 
te á los verbos. 

ARTÍCULO I. 

Nombres particulares en sus números, 

. I. Diversas son las causas , que producen va- 
riedad en el número de los nombres; y es la pri- 
mera la común y general de todas las lenguas el 
arbitrio de los nacionales cultos , que acomodándo- 
se de alguna manera á la calidad del objeto, usan 
de uno y no de otro número ; y tales son aquellos 
plurales nuestros las partes de un sugeto en sen- 
tido de virtudes ó prendas , y el nombre panes por 
mieses, &c. cuyos dos rigurosos significados no os 
pueden representar el objeto , sino en dicho plu- 
ral número. 

2. Otros nombres reciben la variedad constan- 
te del número por el objeto que necesariamente lo 
pide ; y tal es la palabra vuelta de volver , como 
dar la vuelta, que siempre es singular; y la voz 

vuel" 



DE LOS NOMBRES. ^^ 

vueltas plural, que pide el objeto eri este sentido 
del Granada :. "Me tiene (la serpiente) enroscados 
7? los pies y las manos con las vueltas de su cola.''- 
En ¡a Guia part, i. ¡i¿f» i. cap. lo. Decid lo mismo 
del plural setenas^ v. gr. pagar con las setenas que 
dicen todos nuestros autores. 

Li^, También tenemos plurales por la analogía coí3 
las voces latinas, como dar ^ volver d rendir gra- 
cias^ celebrar las exequias ü honras , &c, ■ '■ ' 

4. Plurales hay que no tienen otro principio 
que cierta humorada ó capricho de la lengua, que 
ha .querido en manera irregular expresar los ob- 
jetos, quales son: largas^ semejas^ dares j; toma- 
res -^ dimes y diretes ^ quQ ipoáii'is observar en estos 
exemplos: "Para contar esta necedad y atrevimien- 
»to, no eran menester tantas largas." Cerv. en el 
Ing. Hid. part. 2. lih. 7. cap. 49. "En toda ella (la 
?í primera parte del Ing. Hidalgo) no se descubre 
?>ni por semejas una palabra deshonesta, ^ ni un 
»> pensamiento menos que católico." Cerv, part. 2, 
lih. 5. cap. 3. "No vamos á bodas, sino á rodear 
f}t\ mundo , y á tener dares y tomares con Gigan- 
jjtes, &¿c.'' El mismo part, 2. lib. 5. cap. 5. "El Mae^ 
?íse Pedro no quiso entrar en mas din:es y diretes 
íícon D. Quixote." El mismo part. 2. lib. 6. cap. 26, 
voces que tienen verbos por su raiz, y que man- 
tienen en el singular el ser de verbos, v. gr. "El 
"Verdadero católico no ha de tener amistad ni tra*- 
w to , ni dar ni tomar con los Hereges." Pedro de 

Ri- 

I Con graciola y oportuna alusión tacha á nuestro pare- 
cer Ccívántes en este hablar del Bachiüer Carrasco el poco 
honesto escribir de su émulo el autor Tordesillesco , en espe- 
cial desde que suena en la fingida 2. parte de Don Quijote 
la Reyna Zenobia^ por no decir nada de aquella expresión ero-r 
sera y aun blasfema que usa, á saber : cristianar un fructus ven-- 
tris, en vez de bautizar una criatura. ^\ .">»>. .- -■• ^«'^ 



14 PARTE L LIBRO I. 

Rivad. en /s í^id. del P, LainezUb. ^. cap. t. "No 
?>sino ándense (dixo Sancho) á cada triquete con- 
fy migo á dime y direte," Cerv. en el Ing. Hid.part. 2. 

5. Suelen otrosí algnnos nombres de ordinario 
plurales recibir alguna vez el número singular, v. gr. 
"Por maravilla se hallará hombre sin un üx.'l El 
Maestro Baltasar Pérez del Castillo en el Teat, lib. i. 

6. Hay otros que aunque por. su naturaleza in- 
declinables dáseles plural en sazonada y festiva lo- 
cución , V. gr. "Fué añadiendo (el buen hombre) 
?í caperuzas, y yo síes'* Cerv. en el Ing. Hid. part, 2. 
lib,i. cap, 45. . -'Aií^íAv.'. , ó..^ . 

r,-,. En uii tris estoy mil veces 

-trji De cumplir lo que prometo; 
vcj i\ Y nunca para enviarlo :>in '.n. 
■•• - A los dos trises- mQ llego. ''■ /^' • 
D. Francisco de Quevedo en la Musa 6. romance 7¿ 
y en el romance 8. dice\ "Mucha caterva de antaños." 

7. Dellos hay irregulares en la variación de al- 
guna sílaba ó diftongo , que reciben ó dexan en su 
plural, como la voz mientes respecto de mentes el 
plural maravedís respecto de la ordinaria termina- 
ción de sus semejantes valadíes^ borceguíes ^^c. v. gr. 
"Y para mientes, que la principal culpa de Pedro 
»fué haber tenido empacho, y temor de parecer 
>í discípulo de Christo." Gran, en el lib. de la Orac» 
y meditac, part. i. cap. 1. Miércoles, 

*,!_. vj Dos maravedís de luna 

^•" Alumbraban á la tierra, 

Que por ser yo el que nacía 
No quiso que un quarto fuera. 
Quevedo en la Musa 6. 
"Sanchica hace puntas de randas, gana cada 
>>dia ocho maravedís horros." Cerv. en el Ing. Hid, 
part. 2. lib. 7. cap. 52. 

Ni 



DE LOS NOMBRES. i5 

8. Ni tampoco falta quien varíe eon el núme- 
ro el significado, como las -palabr-ds suelta, y suel- 
tas en estos lugares: ^'Ea, Señor, dadme ya lo 
«que os pido, que es suelta de mis grillos, per- 
«don de mis culpas, &c/^ Fr. Alonso del Castillo 
en sus Pláticas tiernas cap. 4. "Como á bestia mal 
«domada le demos ( á la carne ) de palos y sofre- 
« nadas, y la tengamos presa con unas sueltas, y 
«la hagamos trabajar/' Gran, en la Guia lib, 2. 
fart, 2. cap. 15. cap, 6. 

Á este género de variación puede tocar aquel pro- 
pio y acomodado mudar del número al paso que 
mudamos el objeto, diciendo al hablar de un hom- 
bre: que se puso en pit"^ y de una bestia: que se al- 
zó en los pies: v. gr. ".Alzando (el Pastor) la ca-^ 
«beza se puso ligeramente ¿"w pie," Cjerv. en el Ing, 
fíid. part. I. lib. 4. cap. 41. "Era la muía asombra- 
«diza , y al tomarla del freno se espantó de ma- 
«nera, que alzándose en los pies dio con su dueño,'.,» 
«en el suelo." El mismo_p¿?rí. i. //¿. 3. í*(rp. ,i<p.''\ 

: : ?.í;ix;qíjq y , 2iBlpioiííq qíúZ'^ 
A R TÍ c u L O ir. :-0 íio:> ?o:av': 

..■. f <-.'..\ 

l^ariacion ds^ numero- entre nombres y verbos, 

I. Lleva en esíe punto nuestra lengua la varia- 
ción que admitieron la latina y griega, entre el su-- 
puesto y su acción, haciendo no solo resaltar en el 
número plural del verbo el supuesto que es nom- 
bre singular copulativo, ó en su adjetivo plural, el 
singular sustantivo , mas también expresando con 
voz singular el supuesto plural: y por lo que mird 
al primer modo , bien sabidas son aquellas locu- 
ciones latinas : Populus clamant, Pars in carcerem 
acti , que imita así nuestra lengua: "En resolución 
«replicó D. Quixote (en la aventura dejos Gáleo- 

«tes) 



í6 ^ PARTE I. LIBRO T, 

»tes) como quiera que ello sea esta gente aunque 
filos llevan , Vííw de por fuerza, y no de vohia- 
íítad?" Cerv. en el Ing. Hid. parí. i. lib, 3. cap. 22. 
^^ Saliéro?i iiiuy mal con la lengua latina esta gen- 
f>te mas dada á las armas que á las letras." Don 
Bernardo Aldrete en el lib. 2. cap, i. del origen y 
principio de la lengua castellana y tabla de los Godos. 
"^'Llegaron (algunos) á la Tera, dexando la 
ff resta muertos des bal i jados.''* Colo¿n. en las Guer» 
de Flan. lib.*¡. 

2. Empero conforme á la griega declaramos al- 
guna vez la acción del supuesto plural con singu- 
lar voz deste modo: ^'Llegando el determinado pun- 
gió, entraron en la Ciudad , en donde les sucedió' 
ffjCosas , que á cosas llegan." Cerv. en el Ing, Hid. 
part. 2. lib. 5» cap. 8. ^^ yálgate mil satanases por 
"no maldecirte por encantador y gigante inalam- 
" bruno; y no hallaste otro género de castigo que 
>;dar á estas pecadoras sino, (kc." El mismo p¿írí. 2. 
lib. 7. cap. 40. ^'No se exer citaba ya. otras armas 
»>sino pistoletas y puñales : tan pegados andaban 
»unos con otros." Colom, en las Guer* de Fiando 
lib» 10, 

a(Nt\t^- CAPÍTULO III. 

-, ; , xi .- Ve los géneros» 

S- ■ : :. -;-,.n,: ^ ^ . 

upuesto ya que nuestra lengua tiene en el sin- 
gular tres géneros ; y dos en el plural masculino 
y femenino , como lo ha mostrado el artículo, que 
con tres notas califica los nombres, ni mas ni me- 
nos , que lo hacen los pronombres demostrativos 
c/, cZ/rt, ello ; este ^ aquel , y que abarca con una so- 
la final , ó género común de tres los adjetivos des- 
tas terminaciones: grande^ viril , comun^ jovial^ se- 
glar , 6V. y supuesto también que hace de dos ge- 
ne- 



DE LOS NOMBRES. i^ 

ñeros el nombre testigo^ como es claro; así como la 
voz dueño por sefíor ó señora^ en este lugar de la co- 
media: La mas dichosa J/'enganza de D. Antonio So- 
lis jornada i. donde se pregunta, y responde: 
Decidme pues; hay dos damas 
En esta casa? Su dueño 
Sola es Inés, á quien visteis. 
Y deste modo úsala también Cervantes: "desde 
«aquel instante la hice dueFio de mi voluntad (á Do- 
wña Clara)." En el Ing. Hid, part, i. lib. 4. cap. 44. 

Pasemos ya á declarar según cumple á nuestra in- 
tención la elegancia y propiedad singular, que traen 
varios nombres comunes , y propios en sus géneros 
por esta distribución. 

A R T f C U L o I. « 

Que algunos nombres de oficio siguen el género de 
su terminación. 

Aunque conviene nuestra lengua con la latina, 
colocando tales nombres en el grado de masculinos, 
ó comunes de dos , hácelos todavía alguna vez del 
género de su terminación femenina, y tales son guar- 
da , guia , lengua , &c, como os lo muestran estos 
exemplos: ^'Una de las guardas de acaballo respon- 
dió &c." Cerv. en el Ing, Hid. part. i. lib. 3. cap. 12, 
*^ Pidió D. Quixote le diesen una guia ^ que le en- 
«caminase." El mismo part, 2. lib. 6. cap. 22. "El 
"Marques . . . estaba avisado por t¿na lengua &c." 
D. Diego Hurtado de Mendoza en la Guer. de Gran, 
lib. 3. jium. 7. "La noche de los veinte y tres se 
»ítuvo aviso por una espia 6íc." D. Cari. Coloma 
en las Guer. de Fland. lib. 8. El qual dice también 
al lib. 7. Las Corazas francesas. 

Toyi, II. B AR- 



-18 PARTE 1. LIBRO 1. 

_ A R T f C U L O II, 

Que ¡os nombres apelativos dexan alguna vez el gént' 
ro de su terminación. 

Tiene á veces mas cuenta la lengua española con 
el objeto , que con la calidad de la voz, que lo re- 
presenta, de donde decimos con mucha propiedad: 
^^■Contento su Magestad no hay quien sea contra no- 
wsotros , que no lleve las manos en la cabeza." 
Santa Ter. de Jesús en la Vid, cap. 26. A este modo 
después de haber dicho Melibea á Celestina en la 
Tragicomedia de Calisto act. 4. " Vieja te has pa- 
íírado . , . otra pareces , muy mudada estás ; añade 
» luego Lucrecia con gracioso sarcasmo : " Mudada 
«está el diablo , fermosa era." ^Xomo las tales per ' 
y» sonas^ no saben estos tan sólidos fundamentos de 
"nuestra fé , están como atados de pies y manos, 
«y puestos en una escuridad que les da gran tor- 
9> mentó." Gran, en la introduc, del Símbolo part. 2, 
cap, 30. §. 3. "Hay nacida su par en el mundo?" 
En la Tragi-comed, de Calist. y Melib, act, 6. Y 
habla de Melibea &c. 

•-¡ A R T í C U L O III. 

Que los nombres provinciales pueden variar con el nú- 
mero el género, 

.' Cosa cierta es, que tratándose de provincia ó 
nación en el número singular, tómase el género fe- 
menino de su terminación ; y así decimos glorio- 
sa la España con tantas victorias ; rica la Olanda 
con el comercio , &c. empero juntas dos , ó mas 
dellas pueden recibir algún común y plural adje- 

ti- 



DE LOS NOMBRES. 19 

tiyo , ó relativo masculino sonando el contenido por 
lo que contiene v. gr. "Y cierto que ofendidos In- 
tfglaterra y Olanda , habían de eciiar el resto por 
»? asistir al Rey de Francia." D.Carl. Col. en las Guer, 
de Flan, lib, 9. "Quántas son las criaturas, masquán- 
"tas son las Provincias , y regiones á quien por los 
saltos juicios de vuestra providencia no se comu- 
»nica este beneficio (del Bautismo)? para los qua- 
tíles podemos decir que no hay redención . . . pues 
«no gozan de los Sacramentos." Gran, eri las Adíe, 
al memor, part. 2. cap, 22, consideran 5. 

ARTÍCULO IV. ; j i 

Nombres particulares ya masculinos ya femeninos» 

Tales son baxo una misma final las voces mar^ 
color , fin , margen , origen , puente , Se, y ved pri- 
mero autorizado su género masculino , y luego el 
femenino baxo una misma terminación : " Como es- 
"te mundo sea ... un mar tempestuoso , si le falta 
"esta sombra , y este arrimo y favor de Dios, que 
jíhará el flaco entre tantos fuertes." Gran, en la 
Guia lib. I, part. 2, cap. 13. 

^' La vida al mar confía 
"Y á dos tablas delgadas 
"El otro que del oro está sediento." 
Lup. León de Argén, en la canc. que comienza: ^/Z- 
via sus fatigas^ &c. 

" Huye los soberbios mares^ 
"Ven, verás como cantamos." 
Gaspar Gil Polo en la Diana enamorada. 

^ ** Los hombres por la grandeza del cielo , de la 
"tierra y de la mar . . . vienen á conocer la om- 
"nipotencia de Dios." Gran, en la Guia lib. i. part. 2. 
cap, II, "Una gran torre llena de caballeros va per 

B 2 7>la 



Qo PARTE T. LIBRO I. 

9) la mar adelante^ como nave con próspero viento/* 
Cerv. en el Ing» Hid. part, i . lib. 4. cap, 47, 
"La combatida antena 
«Cruxe, y en ciega noche el claro dia 
i-; ?>Se torna; al cielo suena 
■ ■ ' >? Confusa vocería, 

"Y la mar enriquecen á porfía." 
Fr. Luis de León lib i. 

Nota, Mas débese observar , que donde el nom- 
bre mar se acompañe con algún adjetivo , y seña- 
ladamente en el número plural tiene de ordinario el 
género masculino; y rara vez el femenino, que le 
da Fr. Luis de León en la canción á S. Tiago lib. i, 
diciendo : Por las tendidas mares , y las mares es- 
pumosas^ que dice también en la profecía del Tajo. 

•2, El nombre color úsanlo masculino. Rivad. 
en la Vid, de S. Ignacio lib, i. cap, 14, Cerv. en el 
Viage al Parnaso cap, 8. y en otros lugares con otros 
autores , que omito. 

Y hácenlo femenino el mismo Cervantes en el 
Viag, al Parnaso cap, 8. y el Maestro Baltasar Pérez 
del Castillo en la Tkdicatoria del teatro , Se. 

3. El nombre fin es bien conocido por mascu- 
lino en las obras del Granada, Cervantes, &c. 
Mas es femenino quando decimos: 

^'Es ya llegada 

■i^ La fin tuya,, y principio de mi llanto." 
Ercilla en la Araucana canc, 13. 

"Santa amistad, que con ligeras alas, 
!»?Tu apariencia quedándose en el suelo, 
»' Entre benditas almas en el Cielo 
?í Subiste alegre á las impíreas salas: 

?j Desde allá quando quieres nos señalas 
>>La justa paz cubierta con un velo 
»Por quien á veces se trasluce el zelo 
«De buenas obra* que á la fin son muías 
*.. ^ . ;;De- 



DE LOS NOMBRES. ^ ^i 

»jDexa el cielo , ó amistad, &c. 
Cerv. en el Lig, Hid. part. i. ¡i¿>. 3. cap, 27. 

4. Miguel de Cervantes da á la voz margen am- 
bos géneros en el Prólogo de la part* i . del Ingenio- 
so Hidalgo, 

He aquí el nombre origen masculino: ^^El pe- 
ncado fué el origen y fuente de todas estas dolen- 
>ícias." Gran, eii la introduc. del Símbolo part. 3. 
trat. I. cap, 2. §. 4. El qual autor hácelo muy fre- 
qüentemente del género femenino en la citada obra 
como los otros autores, y baste por todos este exem- 
plo : " Véase esto en la origen progreso y fin de las 
'^heregías pasadas/' Rivaden, en el trat. de la Tri- 
bulación lib, 2. cap, 5. 

6. El nombre puente hácelo masculino D. Cari. 
Coloma en el lib, 4. de las Guer, de Fland. diciendo: 
^' El puente que se hacia para ir al asalto, 6¿c. y es 
»> femenino en este lugar del Granada." '^Xon esta 
"misma alegría discurren, y hierven los peces, y 
'> juegan los delfines en la mar , y vuelan las aves 
"por el ayre , como vemos que lo hacen las go- 
"iondrinas y aviones sobre las tablas de los rios, 
9í embocándose por las puentes.'' En las Adic. al Jliem, 
part. 2. cap, 22. considerac, i. de las Perfecciones 
divinas. Del mismo vario género es el diminutivo 
pontezuelo^ que hace también masculino el Coloma; 
mas es femenino mudada su terminación , en este 
lugar: "Á la entrada de la Ciudad de Boloiía ca- 
"yó de una pontezucla ^ que habia de madera, aba- 
" xo en la cava." Rivaden. en la l^id, de S. Ignac» 
lib, 2. cap. 5. 

7. Junta con estos el nombre orden ^ que es mas- 
culino en este significado,: "£/ orden ^ y sabiduría de 
»>la divina justicia." Gran, en el Mem. trat. 1. cap. i. 
§. 4. También decimos el Orden Sacro, En el Re- 
portorio general de las Leyes de Castilla por Ugo 

TOM. ji. B 3 Cel- 



-3<2 PARTE I. LIBRO T. 

Celso á la voz Clérigo , mas es de ordinario feme- 
nino, V. gr. las Ordenes sacras^ que se dice en eí 
citado lugar del Repertorio. 

"Los hice rescatar por la misma irden que yo 
?>me rescaté." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. //<^. 4 
cap, 40. "Acá ve (el caballero) otra (fuente) á lo 
"brutesco ordenada , adonde las menudas conchas 
»^de las almejas con las torcidas casas blancas y ama- 
jírillas del caracol puestas con orden desordena- 
9>da . . . &c." El mismo part. i. lil^. 4. cap, 50. 

"Esta es ¡a orden ^ que comunmente suele ha- 
«ber en la conversión de las ánimas." Gran, en el 
Mem. trat, 2. cap. 6. "Milagro es que una muger, 
9>y sola haya reducido á perfección una orden en 
«mugeres, y en hombres." Fr. Luis de hitoaenla 
Carta á las madres. 

8. Leemos finalmente en las partidas la pro co- 
tnunal \ y en la Historia Eclesiástica de Inglaterra 
dice Pedro de Rivad. al lib. 1. cap. 5. el pro del 
Rey\ así como la frasis ^ , que dice S. Francisco de 
Borja en el trat. para los Predicadores ^hicQlcL áoí 
•género masculino Miguel de Cervantes, diciendo el 
frasis de D. Quixote. El Rivadeneira dice : el seis- 
ma de Inglaterra ; y el Gran, una scisma^ en la in- 
troduc. part. 3. trat. i. cap. 2. 
• I. Empero varían terminación y género en un mis- 
mo , ó semejante significado los siguientes : el nom- 
bre estampido , v. gr. 

" Oyóse un estampido de repente." 
-Cerv. en elViag. al Parnaso cap. i. 

Y es femenino así: "No solo en los Rey nos de 

í> Cas- 

I Es empero del género femenino la terminación en e de la di- 
cha voz, así c<;mo lo es siempre en el plural la voz frasis v. gr. el 
énfasis y galantería de las frasis que dice Juan Pablo Bonet en su 
precioso libro: Reducción de las letras, y arte para ensefíar á hablar 
los mudos: En el tratado de la lengua griega, impreso en 1Ó20. 



DE LOS NOMBRES. 1^ 

» Castilla dio grande estampida la mudanza, y nue- 
tfva. vida del Padre Francisco, pero también en los 
>> otros mas apartados.'^ Rivad. en la Vid, de San 
Borja ¡ib, 2. cap* 3. "El mundo no tiene orejas pa-^ 
vra oir tal estampida.'^ En una carta de S» Igna- 
cio^ que trae Rivad. en la citada vida lib, i. cap, \6¿ 

2. La voz grito , v. gr. " La ventera decia ea 
wvoz, y en grito ^ 6íc." Cerv. en el Ing. Hid,part, i. 
lib» 4. cap. 3$. 

"Alzan los nuestros al momento un grita 
?> Alegre, y no medroso, y gritan arma: , 

» Arma resuena todo aquel distrito." 
El mismo en el Viag, cap, 6. 

" Los enemigos mostrándose en ala , como es su 
»í costumbre , y dando grita acometieron á D. Pe- 
»dro de Padilla." Mendoza en la Guerra de Gran, 
lib. 3. num, 13. "Me tengo de quejar en voz , y etk 
fy grita á Dios y al Rey." Cerv. en el Itig.Hid,part, 2* 
lib, 5. cap. 6. - ■ ^ 

Oyendo estaban la grita ^d^c, 
Quevedo en la Musa 6, Rom, 80. 

3. El nombre rezaga úsalo así D. Diego Hurta- 
do de Mendoza: "Acometió (el Macox moro) á un 
>niempo á los que iban en la rezaga^ y los delan- 
»> teros." En la Guer, de Gran, lib, 2. num, 27. 

Mas D. Carlos Coloma úsalo destotro modo, pa- 
sándolo á residuo de deudas: "(Llegó) además de 
"la provisión ordinaria para quatro meses á razón 
»>de trescientos mil ducados cada mes, un golpe de 
?>quatrocientos mil para pagar el tercio de Manuel 
«de Vega, y acudir en alguna manera á los reza^ 
yygos debidos á los hombres de negocios de Am- 
wbéres." En las Guer, de Fland, lib, 4. 

4. De la voz resto nos servimos en numeración, 
y para expresar, que hizo uno lo posible diciendo: 
echó el resto: 

B4 «'Qui- 



t34 MRf E 1. IIBRO t: 

' ' ■ *' Quiso Apolo indignado echar el resta 
wDe su poder , y de su fuerza sola, 
»>Y dar al enemigo fin molesto." 
Cerv. en el J^iag. cap. 7. 

Y en este último significado no sufre otro géne- 
ro , ni terminación : Mas en sugeto de numeración 
dícese también la resta'. "Siguieron el exemplo de 
«los Alemanes las demás naciones; y la resta de 
>íla caballería, que habia traido el Comisario ge- 
jíneral Contreras." D.Carl. Col. en lasGuer. de Flan, 
¡ib. 6, "D. Ambrosio Landriano . . . con toda la resta 
«de la caballería ligera hiciese esquadron á las es- 
jípaldas del fuerte de S. Tole." El mismo llb. 8. 
el qual usa también en vez desta la otra voz res^ 
tante así: "Su Alteza con lo restante del Exérci- 
»to . . . marchó á grandes jornadas la vuelta de San 
«Omer." en el lih, 9. 

ARTÍCULO V. 

Otros géneros dignos de observarse, 

1. Tales son los que van notados en los siguien- 
tes exemplqs: 

"A su padre te encomiendo 
jjQue humano atlante se encorva 
: >íAl peso de tantos Reynos, 

í' "Y de climas tan remotas,'* 

Cerv. en la Novela 8. 

2. "Viendo el desorden de nuestra voluntad . . 
«quién no juzgará , que la tal voluntad está per- 
?> vertida?" Gran, en la introduc. del Símb. part. ^, 
trat. I. cap. 2. §.4. Mas es poco usado este géne- 
ro masculino , siendo su común y mas ordinario gé- 
nero este otro: "Solicitaba Verdugo que se socor- 
« riese la Villa . . . pero estorbaron esto los moti- 

«nes 



DE LOS NOMBRES. 25 

wnes . . . cuyas desórdenes fueron creciendo.*' Colom. 
en ¿as Guef\ de Fland. lib. 6. 

3. ^' El Oidor liabia quedado muy rico con el dote 
»que con la hija se le quedó en casa.'* Cerv. en el 
Jng. Hid parí, i. ¿i¿^. 4. cap. 42. género que se man- 
tiene , aun mudado el significado, diciendo el Gra- 
nada en ¡a Introduc, parí", i. cap. 22. Los dotes 
de naturaleza. 

4. Allí á mi vida junto ... V . 

Veré las inmortales .- ^ 

Columnas , do la tierra está fundada, ' ' • ' > 

Las lindes , y señales, 

Con que á la mar hinchada 

La providencia tiene aprisionada. 

Fr. Luis de León en la Oda que comienza : Quan- 

do será que pueda. 

5. ^'Traia ( D. Diego de Miranda) un alfange 
w morisco pendiente de un ancho tahalí de verde y 
»»oro, y los borceguíes eran de la labor del tahalí: 
»>las espuelas no eran doradas, sino dadas con un 
iíberiiiz verde tan tersas y bruñidas, que por ha- 
»?cer labor con todo el vestido, parecían mejor que 
íísi fueran de 010 puro.'* Cerv. en el Ing. Hid.part. 2, 
lib. 5. cap. 16. 

6. "A este tal (rico avariento) en el mismo tiem- 
»?po que estaba con esta paz y seguridad causada 
?>¿/{? las troxes ^ y bodegas ]]enas que poseía, le 
jídixo Dios, &c.'* Rivad. en el trat. de la Tribuí. 
lib. I. cap. 8. 

7. ''Queriendo ya (Ignacio) partir para seguir 
»su camino de España, le dio (un buen hombie) 
Piquinee ó deciseis reales, y un pedazo de paño, 
?>del qual hizo muchos dobleces para abrigar su es- 
sjtómago.'* El mismo enla Vid. de S. Ignacio lib. i. 
cap. 12. 

8. "Los católicos fueron tan constantes en la 

j^pu- 



ü^ PARTE I. LIBRO I. 

«pureza de su fé, que quisieron antes padecerte-^ 
»das las calamidades y miserias del mundo, qae con- 
«descender con los iieregesen una tilde ^ ni en una 
wjota." El mismo en el Princip, crist. lib, i. cap. 25. 

9. Finalmente tened á bien , que os insinúe los 
siguientes autorizados géneros: Enjambre desmanda- 
da , que dice Cerv. en el Viage cap, 7. y en el Co- 
lom. en las Guer» de Fland. I ib. 6. alguna estrata-^ 
gema, Sta. Teresa de Jesús en el cap. 23. de sus 
fundaciones, grandísima calor: El Gran, en la Intro- 
duc. part. i. cap. 23. dice una mapa., y en el cap. 
22. seiscientas mil maravedís, T en la part. 2, de 
dicha introduc, el Tribu , los Tribus ; la canal'., el 
eclipse. Y en la part. 5. alguna tizne. Dice también 
este autor mudada la terminación: w;/í? higa, los p^ 
jcj-del relox: /a borda del nido. 

Mas como puedan variar , y es evidente, algu- 
nos de ios sobredichos géneros también dice este au<^ 
tor un tilde en la Guia lib. i. part, 2. cap, 11, T 
en la Introduc, las pesas del relox ; y siempre usa 
masculino la voz enjambre. Y noto aquí que man- 
tiene la voz higa su terminación femenina quando 
variado el significado dice Santa Teresa con nota- 
ble brio y desenfado , en la Vida cap, 5. Y una hi- 
ga para todos los demonios. Nombre de que usa tam- 
bién el Coioma en el lib. 9. de sus Guerras con mé^ 
ñor énfasis. 

Y es aquí de notar que faltándole su natural 
español género puede distinguir nuestra lengua los 
epicenos de los griegos , y promiscuos de los lati- 
nos con su propio artículo en linda colocación, v. gr. 
La escorpión hembra pare once hijos. Gran, en la In- 
troduc. part. 5. trat, 2. cap. 6. Y según esto también 
podrá decirse el culebra macho. 

Observo otrosí , que si un adjetivo plural mi-r 
rare á dos sustantivos singulares de distinto género 

to- 



DÉ LOS KOMBRES. "h^ 

toma el del sustantivo masculino, v. gr. "De tal 
>? manera me mudó esta conversación , que de ria- 
93 turáis y alwa virtuosos no me dexó casi ninguna 
>? señal." Sta. Teresa en la Vid, cap. 2. "O Sanciio 
w bendito , y quan obligados liemos de quedar Dul^ 
9>cinea y yo ... si ella vuelve al ser perdido."' Cerv, 
en el Ing. Hid. part, 2. lib. 8. cap, 71. 

Se observe finalmente que un adjetivo colectivo, 
'ó que mira y junta en uno con la calidad de su sig- 
nificado sustantivos de varios géneros, toma elegan- 
t-emente el del masculino diciendo: homlres y mu- 
geres juntos : turbados diosas y dioses. Aunque pue- 
de asimismo concertar con el inmediato femenino, 
V. gr. favores y gracias nunca vistas en el mundo 
que dice el Granada en la Introduc, part. 3. cap. 7. 
Verdad es que puesto el artículo debra el adjetivo 
antecedente concertar con el primer sustantivo, v. gr. 
Las turbadas diosas y dieses ; mas no , si el adje- 
tivo va pospuesto á los dos sustantivos que en tal 
caso será colectivo rigorosamente, diciendo: Los dio- 
ses y las diosas turbados. A este modo decimos ne-' 
cesarlamente : muchas ninfas y pastores \ mas pos- 
puesto el adjetivo dirás : Pastores y ninfas mu- 
chos , ^c, siendo aquí colectivo , y antes sim.ple 
adjetivo , que va tácitamente duplicado , como si 
dixera: muchas ninfas y muchos pastores, ; 

C A P 1 T U L O I V. 

Singular vigor que resulta á la elocución de algu- 
nos nombres. 



.n 



.ácese esto por varias maneras, y en prir 
mer lugar es suma robustez , y prenda muy sin- 
gular de una lengua saber poner en algunos nom- 
bres el sentido , y fuerza del verbo con aviso de 

acu- 



2S PARTE I. LIBRO I. 

acudir al remedio , que insta en ciertos lances de 
muy presta execucion ; abreviándose la dicción para 
no detener sino antes acelerar con las palabras vi- 
vas y pocas la acción que se solicita : deste lina- 
ge son los nombres sumamente enérgicos destas lo- 
-cuciones : *'^/ arma ^ al arma ^ ómios^á pelear»* 
El antiguo ^traduct. ^ de la Eneida ¡ib, 2. 

Animo ^ hidalgo y á ellos. 
Lope de Vega en la comedia: el Castigo del discre- 
to act' I. 

" Ea , pues , manos á la obra.''' Cerv. en el Ing. Hid^ 
part. i*lib. 3. cap. 26. 
,'. "Cielos, so cuyo amparo 

>> España está, merced en tanta afrenta,^* 
Fr. Luis de León en la Canción á San Tiago lib. i. 

" Pues así es , dixo el ama, vengan (esos libros), 
»y al corral con ellos."" Cerv. en el Ing. Hid. pa^'t. i. 
iib. I. cap. 6. ^^ A los otros ^ á los otros con esos fa- 
r> lagos , Vieja." En la Tragicomedia de C alisto 
auct. 1 2. 

2. Otro modo de conciliar vigor al estilo sue- 
le ser , quando en heciao de negar se añaden los 
dos géneros , pudiendo bastar el uno , v. gr. " Vol- 

» vié- 

I Hemos citado y citamos siempre esta traducción sin nom- 
bre de autor por mostrar que nos valemos de la edición de 
Antuerpia de I5S7 1^^ "^ ^'^ lleva: por lo demás evidente co- 
sa es ser su autor el que después se manifestó D. Gregorio 
Hernández de Velasco, cuyo nombre insinuó ya desde entm- 
ees á los eruditos el Impresor Bellero,en la curiosa cifra des- 
te distico 

f^ivgilii nomen constet : vis fovte secundií 
Littera dematur rigida Virgilio. 
( O digamos porque conste el verso : Littera dematur f^irgi-' 
ií9 rigida ). Quitad pues la r áspera de f^irgilius , y leyendo í^i- 
giliut áe:\ Sigilo latino id luego á la correspondencia griega des- 
te nombre, la qual es en rigor Gregorio nombre de su propio 
autor , asi como lo es del vigilare latino el verbo griego; 
j'fÉ.T'opfeív ; Gregorein 



DE LOS NOMBRES. 29 

>> vieron (los nuestros) sin hallar inoro ni mora,'*- 
D. Diego Hurtado de Mendoza en la Guer. de Gran, 
lib, 4. nunu 16, Y aun para darle mayor énfasis fín- 
gese á veces para aquel único caso el género fe- 
menino, que no tiene el nombre, y que solo es re- 
gular y propio en las circunstancias de encarecer 
la negación , v. gr. 

"Al despertar del sueño así importuno 
»>Ni vi monte ^ ni monta , dios ni diosa." 
Cerv. en el Viag, al Parnaso cap, 8. «^ 

También refuerzan muclio la negación dos opues- 
tos nombres según los usan nuestros Maestros, que 
es diciendo con Fr. Alonso del Castillo en sus Plá- 
ticas tiernas cap, $• "Aunque Job dice que de ser 
^vyo bueno ó malo, no os va á vos ¿?ueno ni jjia/o, 
5>y que no perdéis con mis pérdidas , ni ganáis 
9? con mis medras, pero mi Madre la Santa Iglesia 
«me dice que , &c/' Y es sentido que pudiera ir 
expresado con sola una voz v. gr, "iVo os cuesta cosa 
9pque dice el mismo al cap. 3. también dice el Gra- 
5>nada." Poco ni muc^o [él) se alteró. J?// la intrcd. 
part. 2. cap, 23. Y es como si dixera : nada se al- 
teró. 

3. Suele otrosí un adjetivo pospuesto al sustan- 
tivo , mediante la preposición de encarecer y avi- 
var la locución v. gr. "Decidme, Angeles , donde 
?> venden amor de Dios de fino ^ de lo acendrado^ de 
•¡ylo apurado^ Fr. Alonso del Cast. en la cit, obra 
cap, 6. 

Lo mismo sucede con otros adjetivos , ora af^ 
tepuestos al sustantivo con quien van , y m.edian- 
te la dicha preposición de ^ ora suponiendo por sus- 
tantivos deste modo: "Engaña (el cuerpo) álapo- 
■>ihre del alma , para que no medre." Sta. Ter. en 
el cam, de la perfcc. cap. 11. 

"Si Dios adelante te llama y visita, y cuitado 

»de 



30 PARTE 1. LIBRO I. 

f>de ti sino lo hace, ten por cierto que te hade 
»? amargar mas que la hiél cada uno desos bocados." 
Gran, en la Guia lib, i,part, 3. cap. 25. 

'■' Imaginábase el pobre ya coronado por el valor 
?>de su brazo por lo menos del imperio de Trapi- 
wsonda." Cerv. en el Ing, Híd. part, i. lib, i,cap. i. 
Y Fr. Luis de Granada hablando del que vi- 
ve esclavo de su apetito dice: "ií/ triste ni hace lo 
»que quiere, ni viste como quiere, ni va donde quie- 
wre." En la Guia lib. 1. part» 2. cap, 19. §, 2. 
.. -, : ^'Yes una de sus grandes maravillas 

»>El ver que una comedia escriba t/n triste 
»Que ayer sacó minerva de mantillas.'* 
Andrés Rey de Artieda en una Epístola, 

4. A efecto de encarecer solemos también sa- 
car un nuevo adjetivo del sustantivo, v. gr. "Algu- 
?>na Sacristía . . . vale mucho de re7ita rentada,**^ 
Cerv. en el Ing. Hid. part, i. lib, 'i., cap. 16, "(Habia 
w tenido Monsieur de Baliñi) doce mil ducados ca- 
»da mes del Rey pagados dia adiado para el sus- 
?> tentó de la guarnición y suyo." D. Cari. Colom, 
en las Guer, de Fland, lib. 7. Aun del verbo lo so- 
lemos sacar con muy propia y vigorosa locución 
así; "En medio del fervor de la mocedad, en es- 
» pació de muy pocos dias se muda un homhxQ tan 
9> mudado ^ que apenas parece el mismo." Gran, e» 
la Guia lib. 1. part. 3. cap. 28. 

5. Mas con que brio no subimos de punto el 
sugeto que ponderamos , repitiendo el adjetivo in- 
terpuesta la partícula que'^ Vedlo en este exemplo: 
"Detuve el movimiento á la Giralda ... y mis es- 
>»peranzas muertas que muertas., y sus mandamien- 
»tos y desdenes (de Casildca) vivos que v i vos, ^ ' C(irv, 
en el Ing. Hid. part, 2, lib, 5. cap, 14. 



CA- 



•DE LOS NOMBRES. ^i 

CAPÍTULO V. 

Que oíros nombres suelen dar mucha gracia á la 
elocución, 

'ierta cosa es que la varia naturaleza, 6 por nie-^ 
jor decir los varios accidentes , que acompañan al 
objeto son gran parte para variar el vigor y ele- 
gancia de la dicción ; es con todo singular parte de 
una lengua proponerlo según cumple , y de aquel 
único natural modo,que es mas á propósito para fixar- 
lo vivo y al natural en la mente , usando á este 
fin ciertas voces, que son una como definición de su 
ser y circunstancias que le acompañan , y lo repre- 
sentan al propio : en lo que es muy oportuna y sin- 
gular la lengua española, la qual suele pintar al na- 
tural las circunstancias del objeto , ya valiéndose 
al modo dicho de un adjetivo , que por medio de 
la preposición de júntase al sustantivo, y lo retra- 
ta ; ó bien usando del solo adjetivo , ó sustantivo 
común aplicado con singular gracia y propiedad 
al ser y estado del objeto: Todo lo veréis en los 
siguientes exemplos: "Confusas estaban la ventera, 
9>y su hija, y la buena de Maritornes oyendo las 
9í razones del andante caballero.'^ Cerv. en eí Ing, 
Mid, part, i. lib. 3. cap, 16. ''' La:> hermosas de la 
?> venta dieron la bien llegada á la hermosa donce- 
9'lla.'* Cerv. en el Ing. H id, part, i. lib, 4. cap, 42. 
*' Entonces el Gobernador (Sancho) dixo á la mu- 
9'ger: mostrad honrada j; valiente- qs2í bolsa." El mis- 
mo en el Ing, Hid, part, 1, lib, 7. cap, 45. "Dio un 
?ígran suspiro D. Quixote y dixo: Yo no podré afir- 
>?mar, ú la dulce mi enemiga (Dulcinea) gusta, ó 
í>no de que el mundo sepa, que yo la sirvo." El vc\\^- 
mo part, 1, lib, 1, cap, 13. Modos de hablar festivos, 

y 



33 PARTE I. LIBRO I. 

y llenos de viveza por ir tan apropiados los nombres 
á las circunstancias de las personas. 

2. Pues los nombres sordo ^ tonto y otros que aquí 
notaréis dan también brio , y gracia á la dicción usa- 
dos así: " A Basilio su compañero . . . sacó por la ma-- 
»>no (Gregorio Nacianzeno) de la escuela donde en- 
, diseñaba retórica diciendo así: dexa ya esa vanidad, 
"' "y entiende en tu salvación , y no lo dixo á sordo\ 
9>quQ luego lo siguió.'^ S. Juan de la Cruz en la trad, 
de ¡a Carta de S. Euquerio Obispo. 

^' Mandó (el Barbero) al ama, que tomase todos 
>>los (libros) grandes, y diese con ellos en el cor- 
?íral. No se dixo á tonta ni sorda ^ sino á quien te- 
9>m3. mas gana de quemarlos , que de echar una te- 
9>l3, por grande y delgada que fuera." Cerv. en el 
Ing. Hid. part. i. lib. i. cap. 6. " Vmd. se esté que- 
jado (dixo Sancho) sino, por Dios verdadero, que nos 
f>han de oir los sordos.'' El mismo part. 2. ¿fb. 8, 
cap. 6o. 

"Si el demonio ... ha hecho caer algunos ¿^ien 
ffcontados que tenían oración, ha hecho poner tanto 
V temor en las cosas de virtud , &c." Sta. Ter. en el 
Cam. de la perf. cap. 2 1. 

"Vente tras mí corriendo, porque no nos conoz- 
Mcan ; que nos será mal contado^' Cerv. en el Ing. Hid, 
part. 2. lib. 'j. cap. 49. 

'^Hay tal que precia mas oíros hablar á vos (San- 
»»cho) , que al mas pintado de toda ella (Historia 
»>de D. Quixote)." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2, 
lib. 5. cap. 3. 

"•Si tan discreto es el amo como el mozo, res- 
»> pondió la dueña , medradas estamos." El mismo 
part. 2. lib. 6. cap. 3 1 . 

'■-Todo esto, j» aun Dios y ayuda es menester pa- 
tera criar en nuestras ánimas este afecto." Gran, e/i 
las Adic. al Mcm.part* i. cap. 4. 

"Quan- 



DE LOS NOMBRES. 33- 

"Quando (algunos) tienden los ojos por esosmun- 
ffdos^ y ven tanto número de infieles, ¿¿c." El mis- 
mo en la introd, part* 2. cap, 30. §. 4. 

CAPÍTULO VI 

Nombres de sentido muy Heno en modo de hablar 

absoluto. 



D 



emos por supuesto aquel tan propio y lleno sen- 
tido , que traen consigo los sustantivos con algunos 
participios, ó adjetivos verbales, como: "Quien fi- 
'ínalmente te traxo (Señor) hasta poner en un pa- 
>?lo . . . las manos enclavadas ^ el costado partido^ los 
^> miembros descotiyuntados ^ el cuerpo sangriento ^\3.^ 
y* venas agotadas ^ los labios secos ^ la lengua amar- 
ffgada, y todo finalmente despedazado^ Gran, en 
el lib, de la O rae. y me di tac, cap. 2, en el Miércoles, 

I. Y bien será que observes aquí el propio lie- 
no sentido de algunos sustantivos , que van decla^ 
rados en estas locuciones: "Oraba siempre (la Rey- 
una) las rodillas en el suelo ^ sin estrado, ni sitial." 
Rivad. en la Hist, Ecc. de Ingl. lib. i. cap. 4. "El 
"siervo de Dios debe andar siempre la barba so- 
iybre el hombro^ atalayándose por todas partes, te- 
jí miendo en medio de la seguridad." Gran, en el 
lib. de la Orac. y meditac. cap. 5. §. 8. "Quando 
»>el Señor nos manifiesta su voluntad , pecho por tier- 
Jira le habernos de obedecer." Riv. trat. de la Tribuí, 
lib. I. cap. 14. 

^^ El yugo al cuello atados 
"Los bueyes van rompiendo los sembrados.'* 
Fr. Luis de León lib. i.enla Oda al Lie. Juan deGrial, 

TOM. II. C Hay 

I Esta expresión varíala el- mismo autor ú\c\^náQ: puesta de 
hinojos f ó ahinojada, •'i,Á*^3i« '^i^ t;-f¡— C— *i 



3^;* PARTE I. LIBRO I. 

2. Hay demás de lo dicho algunos sustantivos, 

que también llenan por sí el lugar del verbo que 

se calla, y vuelven un sentido absoluto, v. gr. ^'Ya 

i> loores á Dios vemos que la nobleza del mundo, 

»las honras ... la sabiduría , y los ingenios, la fa- 

?> cundía y las letras se pasan cada dia á los Rea- 

jíles de la Fé , y á la escuela de Christo." S. Juan 

de la Cruz en la tí'aduc, de la Cart, de S, Euque- 

rio : expresión que muda Santa Teresa de Jesús en 

estotra , gloria á Dios ; y Miguel de Cervantes en 

Dios loado, 

"Apenas ha seis dias , que la vuestra bondad 
westá en este Castillo (dixo el Duque á D. Quixo- 
?>te) quando ya os vienen á buscar de lueñas , y 
V apartadas tierras ... los tristes , los afligidos con- 
?? fiados que han de hallar en ese fortísimo brazo el 
«remedio de sus cuitas y trabajos, merced á vues- 
??tras grandes hazañas." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. 
//^. 7. cap, 3Ó. "Tengo para mí, que ya no tengo nin- 
»gun libro (de caballerías) merced á la malicia de 
»>los malos , y envidiosos encantadores." El mismo 
part, I . lib, 3. cap. 24. 

"Teresa del Berrocal, 
"Yo alabándote, me dixo: 
»Tal piensa que adora un Ángel, 
?>Y viene á adorar un Ximio: 

j> Merced á los muchos dixes, 
j>Y á los cabellos postizos, 
?>Y á hipócritas hermosuras 
"Que engañan al amor mismo.*' 
El mh\r\o part, i. lib, 2. cap. 11. 

Y ved, que estos dos últimos sustantivos perte- 
necen en sus respectivos modos á afectos ; pues el 
primero muestra agradecimiento , y el segundo es- 
tima, enojo y desprecio según los tres exemplos, que 
acabamos de alegar. 

CA- 



DE LOS NOMBRES, 3S 

CAPÍTULO VII. 

Algunos nombres que pueden ponerse^ ó callarse en 
propia j; elegante locución. 



Nc 



o es la menor prerogativa de nuestra lengua 
esta que tratamos, pues con el poner y dexar de 
algunos nombres , no solo da novedad al estilo, si- 
no también giro al número ; son pues los dichos 
nombres precio , pozo , momento , tiempo , intención^ 
propósito^ &c. los quales van callados, pero enten- 
didos en los siguientes exemplos: 

1. "No tengas en poco este consejo que te daré/* 
Gran. Mem, trat, i. cap. 5. 

2. Caer en el profundo de los infiernos." El mis- 
mo en el trat, dicho cap. 4. 

3. ** Admirada quedó Dorotea , quando oyó el 
»? nombre de su padre, y de ver quan de poco era 
j>el que le nombraba." Cerv. en el Ing. Hid, part. i. 
lib. 4. cap. 29. 

4. "Qué tanto ha que tiene el mal?» En la Tra- 
gicomedia de Calisto act. 4. 

5. "Justo sois. Señor, y con la vuestra habéis 
»de salir." Fr. Alonso del Castillo en sus Pláticas 
tiernas cap. i. 

6. Y sabida por último es aquella locución: á que 
viene eso"^. 

Pues ved ahora en otros tantos equivalentes tex- 
tos expresadas las dichas calladas voces , ú otras 
semejantes: 

I. "Todas estas cosas evidentemente nos decla- 
»M'an en quanto precio se deba estimar una virtud, 
»5que para tantas y tan grandes cosas nos aprove- 
»>cha." Gran, en el lib. de la Orac. y meditac. trat. 
3. §. 9. "Cada uno (de los escritures) procuró es- 

C 2 »cla- 



0f PARTE L LIBRO 1. 

» clarecer y levantar con su pluma aquello que en 
wmas precio tenia." El mismo en el Pro!, del Mem, 

2. "Ai<ora en pocas palabras contaré algunas co- 
9>sas de las ilustres personas de nuestros tiempos, 
Japorque no se queden sus hazañas enterradas en el 
«profundo po2;o del olvido." EL maestro Baltasar Pé- 
rez del Castillo en su Teat, en el trat. de la excelencia 
y dignidad del hombre, 

3. " Derrámasele al otro Mendoza la sal encima 
??de la mesa, y derrámasele á él la melancolía por 
«el corazón, como si estuviese obligada la natu- 
w raleza á dar señales de las venideras desgraciasen 
» cosas tan de poco momento como las referidas." 
Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 8. cap. 58. ^ 

4. ^'Y que íanto tiempo ha?" En la Tragicom, 
de Cülisto act, 4. 

5. "Sacan ellos fuerzas de flaqueza, y hacen to- 
sido lo que naturaleza les enseñó para salir con su in- 
intención.'' El maestro Baltasar Pérez en su Teat, 
¡ib. 2. 

6. "Mas por ventura preguntarás á que propó- 
9>sito viene todo lo dicboV Gran, en el Mem. trat. $• 
cap. I. §. 3. 

También se calla una voz en aquel texto del 
Cervantes: "Puso (el Barbero) los pies en polvo- 
íírosa, y cogió las de Villadiego.''^ En el Ing. Hid. 
part. I. I ib. 3. cap. 21. 

Mas vedla expresada en este de la Tragicome- 
dia de Calisto act. 12. "Apercíbete á la primera 
»voz que oyeres tomar calzas de Villadiego.'^ '. 

Son 

I Todavía es de notar, que lavo?, poco puede suponer por 
sí como sustantivo, diciendo con el Granada: "Deshonrábalos 
jí( el Emperador á los .sayones ) arguyéndolos de flacos y pa- 
«ra pO(oP En la húrod. part, 2. cop. 20. 

2. Quiero apoyar este gracioso decir con el texto siguiente : 

"Después de haber (algunos mercaderes) á hurtadillas allega- 

„ ^ do 



DE LOS NOMBRES. 37 

Son asimismo claras las voces que se callan, pe- 
ro se entienden en estas propias locuciones: '^'Acu- 
^^dir á mi oj'dinarlo^ que dice el Granada." En el 
Jib. de la Orac.y meditar, part. 2. cap, 2. §. 10. Esto 
es, á mi ordinario exercicio. 

"Preguntóme (Zoraida) por el consiguiente si 
?jera hombre de rescate ó no." Cerv. en el Ing. Hid. 
part. I. lib. 4. cap. 41. Esto es, por el consiguiente 
término. 

"Le aman (los que ven á Dios) con el último 
»de sus fuerzas." Gran, en el Mem. trat. 7. cap. 2. Es- 
to es, con el último aliento ó esfuerzo. 

^^ Mala me la dé Dios Sancho, respondió el Ba- 
«chiller, sino sois vos la segunda persona de la his- 
wtoria." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 5. cap. 3. 
Esto es , mala ventura. 

"Acaba, cuentámelo todo , no se te quede en eí 
»> tintero una mínima.'^ Q^y:\\ en el Ing. Hid. part. i. 
lib. 4. cap. 31. "Todos deben mostrarse agradeci- 
í^dos á Cide Hamete por la curiosidad que tuvo en 
?í contarnos las seminimas de ella ( Historia de Don 
j^Quixote) sin dexar cosa por menuda que fuese, 
í^que no la sacase á luz distintamente." El mismo 
part. 1. lib. 7. cap. 40. Esto es, no se te quede en 
el tintero una mínima cosa ; y lo mismo va enten- 
dido en el inmediato texto , donde nos da Cervan- 
tes una voz mas suave que las semimínimas de la 
música, de donde tómanse tal vez estos nombres. 
"Villagrán la batalla en peso tiene 
»>Que no pierde una mínima su puesto." 
Ercilla en la Arauc. cant. 5. donde se debe en- 
tender una mínima parte. 

ToM. ir. C3 "Lúe- 

wdo mucho dinero hacen banca rota, toman como dicen, c^?/- 
iizas de Villadiego , y vanse á Reynos extraños, donde viven y 
» triunfan, &c." El maestro Baltasar Pérez del Castillo en la traJ» 
del Teatro y (3c, lib, 3. 



38 PARTE I. LIBRO I. 

"Luego en viendo la suya corre y rompe (el rio) 
»>por donde puede, y se vuelve á su primer canal." 
Gran, en el Mem. trat. 3. cap, 5. Donde podrá en- 
tenderse la palabra ocasión , ó tal vez bora , pues- 
to que aplicando este autor la comparación del rio 
sacado de madre al hombre carnal, añade luego en 
el citado lugar: "querer sacarlos deste hilo (déla 
Jámala costumbre) . . . esles un tormento tan gran- 
í?de, que no ven ¡a hora de salir de aquella obli- 
?>gacion , y volverse á la corriente de su antigua 
jí libertad." 

"Vuélvase Vm. Señor D. Quixote (dixo Sancho) 
jíque . . . son carneros y ovejas las que va á enves- 
tí tir: vuélvase, desdichado del padre que me en- 
"gendró! qué locura es esta? mire que no hay gi- 
9í gante , ni caballero alguno ... ni por esas volvió 
>>D. Quixote." Cerv. en el Ing. Hid, part, i. lib. 3. 
cap. 18. Esto es, ni por esas razones; voz que deberá 
entenderse en los tres siguientes textos: "^ /¿ij-prz- 
^i meras dio D. Quixote una cuchillada á uno (de 
Jilos Yangüeses )." Cerv. en el Ing, Hid. part, i. 
¡ib, 3. cap, 15. "No mas , Sancho dixo . . . D. Qui- 
« xote tente en buenas.''^ El m\smo part, 2. lib, 6. cap.10, 
*' Comenzaron á andar juntos , y á trabar plática, 
9>Y de una en otra vinieron á tratar de, &c." Riv. 
l^id, de S. Ignacio lib. i. cap, 3. 

"No hay de que temáis , dixo (el Santo) maes- 
'»tro Simón, que sin duda sanareis desta,'' Riv. 
en la Vid. de S, Ignacio lib, 2. cap, 9. Esto es, des- 
ta enfermedad, ó desta vez. 

"Si fuésedes mi Dios, tan puntual y executivo, 
jjque en haciéndola el pecador , luego la pagara-^ que 
» hubiera sido de los que ahora son vuestros ma- 
j?yores amigos?" Fr. Alonso del Castillo en las Plá- 
ticas tiernas cap, i. Esto es, en haciendo la falta 
ó culpa. Y otras locuciones que observareis en nues- 
tro 



DE LOS NOMBRES. 39 

tro romance , graciosas y lacónicas á mas de las que 
os presenta el capítulo siguiente. 

CAPÍTULO VIIL 

Otras locuciones lacónicas y de gran énfasis, 

>3on muy únicos y graciosos modos de hablar unos 
como proverbios que se ha formado nuestra lengua, 
donde callase algún sustantivo , que sin saber qual 
trae embebida su fuerza en su adjetivo, ó pronom- 
bre con bello y muy vigoroso sentido , de que os 
instruirán los exemplos que siguen: 

1. "Por el mismo camino que iban venían acia 
j> ellos gran multitud de lumbres, que no parecían 
wsino estrellas que se movian : pasmóse Sancho en 
"viéndolas, y D. Quixote no las tuvo todas con^ 
*>sigo," Cerv. en el Ing, Hid. part, i. lib. 3. cap, 19. 
Y es modo de encarecer el miedo que nos sorprende 
de algún accidente inopinado. 

2. Mas en razón de tenerse uno por seguro del 
buen éxito de lo que solicita solemos decir: Quien 
las sabe las tañe. En la Tragicomedia de Calisto 
act. 5. 

3. A este modo mostramos también ir expuesto 
á contrario accidente el que da y toma con otros, 
diciendo : Donde ¡as dan las toman. Gran, en el lib. 
de la Orac.y meditac, part, 2. cap, 3. §.6. 

4. Muéstrase además la fuerza de una mala cos- 
tumbre con aquel modo proverbial de Cervantes: 
^'En viéndose su Señor ( D. Quixote) en libertad 
»habia de hacer de las suyas,'* En el Ing, Hid, 
part, I. Hb, 4. cap. 49. 

5. El qual sazonado y elegante autor expone 
asimismo la dificultad que trae el propio y pulido 

C4 ha- 



40 PARTE I. LIBRO I- 

hablar, por mas bien curtido y amaestrado, que uno 
esté por parte de la naturaleza diciendo y apli- 
cando el adagio : "Toledanos puede haber , que no 
i^las corten en el ayre en esto del hablar polido," 
Cerv. en el Ing. Hici. part. 2. lib, 6* cap. 1 9. 

6. Así como para dar fin á una pendencia , y 
dexar concordes las partes dice : Y á quien Dios se 
la dió^ S. Pedro se la bendiga. En el Ing,hid.part, i. 
//.'. ¡. cap. 4^. 

7. Ni mas ni menos declara el brio y enojo con 
que se combaten algunos aquel decir : Á malas an- 
dan. De la Tragicom. de Calisto act. 12. y en el 
act. 10. 

8. Muéstrase asimismo la sorpresa disimulada con 
aquel hacerse uno de nuevas , que se aplica al que 
finge de sorprenderse en lance ya previsto y estu- 
diado: "Face la vieja (Celestina) sus hechizos; des- 
^>^n^% fácese de nuevas»^ 

9. Empero aquella tan breve y enérgica expre- 
sión, irse de todas en hecho de mostrar el mas su- 
bido punto de enojo, abreviase poniendo en el ver- 
bo ir una como alusión al de todas:, que así lo hacp 
Gregorio de Morillo por estas palabras: 

" Quién sufrirá un á fé de caballero 
?>Del que ayer truxo calzas de carnuza, 

f »í Y las subió de punto su dinero? 

, - íi> «Ahogóse su padre en una alcuza, 
9íSu madre apenas tuvo manto ó saya, 
í'Truxéron sus hermanos caperuza, 

- ^ ?íY hace á sus abuelos de Vizcaya; 

?>Aunque al contrario la verdad se sepa; 
'íY luego no querrán quej;o me vayaV* 

En las flores de Poetas ilustres de Espinosa. 

10. También es locución muy vigorosa, la que 
os da este lugar del Maestro Pérez del Castillo en 
el Teat, del mund, lib, 3, ^' l^an hoy dia por núes- 
'íiii \, j w tros 



DE LOS NOMBRES. 41 

«tros pecados las cosas tan de rota que no estamos 
?> seguios, ni nos valen los templos y lugares sagrá- 
baos.'^ 

CAPÍ TU LO IX. 7 



N. 



Locuciones lacónicas^ é irregulares. 



ace esta irregularidad del genio de nuestra len- 
gua , el qual es por extremo vario y curioso , y 
que sabe de mil modos variar sus frases y diccio- 
nes ; y aunque puede y sabe mantener en todo la 
natural seguida de sus dtclinaciones , y el propio 
ser de sus nombres tiene á veces ciertos toques de 
maravilloso entusiasmo , en los quales sálese ella 
misma de toda regla, y la desconoce para darnos 
nuevos pero muy naturales modos de hablar, como 
podéis verlo en los siguientes textos: 

1. "No os conozco de vista, sino de oidas,^^ Fr. 
Alonso del Castillo en las Vlácticas tiernas cap, 5, 
*'No solamente por oidas^ sino también por vista... 
>í aprendiese (el hombre) á vivir como Dios.'^ Gran. 
en el Menú trat. 4. regla 2. cap, i. 

2. "Si (él) hubiere huido, le hará volver en ha- 
^y ¡ándase' Cerv en el Ingen, Hid. part. i. lib. 4. 
cap. 49. 

' 3. "Por ver á ojos vistas un fruto tan grande, co- 
sí mo se ve en este santo exercicio (de instruir la 
?> juventud) muchos de los padres mas antiguos... 
?íse han exercitado en él.'' Rivad. Vid, de S. Igna- 
cio lib, 3. cap, 24. " Pidió D. Quixote al diestro Li- 
jícenciado le diese una guia, que le encamJnase á 
9íla cueva de Montesinos, porque tenia grandísimo 
«deseo de entrar en ella , y ver á ojos vistas si eran 
«verdaderas las maravillas que de ella se decian por 
«todos aquellos contornos." Cerv. en el Ing, Hid. 
part, 2. lib, 6. cap. 22. 



42 PARTE I. LIBRO I. 

Y notad que con dicha irregular , y adverbial 
expresión frisa estotra regular: ver por vista de ojos^ 
que usan nuestros Autores; y con ella se da la ma- 
no la locución á escala vista ^ que usa el Coloma 
en las Gii¿r. de Fland. lib. lo. quando dice: " Ha- 
n hiendo ofrecido (el Rey de Francia) á las Ciuda- 
»des por donde vino pasando desde París , que Ue- 
» gando á ver á Amiens la habia de ganar á escala 
invista ; andaba todas las noches tocando arma á 
>ílos nuestros.'* 

CAPÍTULO X. 

Otra natural y graciosa manera de acortar Id 

expresión. 



..V. 



arios son además los medios con que la len- 
gua española sabe acortar la dicción dando bella y 
gustosa novedad al estilo ; y hácelo en primer lugar 
quando contraído ya un nombre de varia significa- 
ción por algún verbo , tómalo luego otro de mira, 
y contráelo como á diverso sentido, pero sin nom- 
brarlo mas de con su adjetivo, como se ve en es- 
tos exemplos : "David quando cayó en la cuenta de 
9yla mala que hizo , queriendo saber los vasallos que 
j> tenia debaxo de su imperio . . . viéndose afligido, 
9>Y el corazón puesto en prensa dixo: en qué me de- 
wtengo? ea , ea , &c." Fr. Alonso del Castillo en 
sus Pláticas tiernas cap, ult, "Algún dia me habéis 
wde alumbrar con algún rayo de luz . . . para que . . . 
9icaya yo en la cuenta de la mala que he dado en 
»ílo vivido.v El mismo autor cap, $• Donde claro 
veis que la voz cuenta puede significar conocimien- 
to con el verbo caer ; empero toma al parecer otro, 
pero natural significado recibiendo la acción de los 
verbos hacer y dar* 

Asi- 



DE LOS NOMBRES. 43 

Asimismo puesto el nombre orden en el riguroso sig- 
nificado de mandato pásalo luego Cervantes, y con- 
íráelo con su pronombre al sentido de seguida, ó 
regla en el manejar y concluir un negocio por es- 
tos términos : ^'Trae (Merlin) consigo á la que Ua- 
>>man Dulcinea del Toboso con orden de darte la 
ifque es menester para desencantarla." En el Ing, 
Hid. part. 2. lib. 7. cap. 34. 

2. Y alguna vez bástale á nuestra lengua el eco 
solo de alguna voz para asentar con relación á ella 
por medio de su artículo la locución , que así lo 
hace el susodicho gracioso autor, quando por el so- 
nido solo del verbo aventurar entiende luego y lla- 
ma al sentido de su decir la voz ventura deste mo- 
do: ^'El decir esto, y el apretar la espada, y el 
"Cubrirse bien de su rodela, y el arremeter al Viz- 
>ícayno todo fué á un tiempo , llevando determi- 
9> nación de aventurarlo todo á la de un solo golpe," 
Part, I. lib, I. cap. 8. 

3. Con igual gracia sonando una voz en signi- 
ficado adverbial se alude á ella, y colócase median- 
te su pronombre ó artículo , en su absoluto y pro- 
pio sentido; que tal veréis que executa el citado 
autor en estos lugares , con su acostumbrado des- 
pejo y gala: ^' En fin llegó el último de D. Quixote.'* 
En el Ing, Hid, part. 2. lib. 8. cap, 74. Esto es, 
el fin último de la vida: "Vosotros christianos (aña- 
??dió Zoraida) siempre mentís en quanto decís, y os 
5í hacéis pobres por engañar á los moros. Bien po- 
jídria ser eso. Señora, le respondí, mas en ver- 
9>dad que yo la he tratado con mi amo , y la tra- 
iyto y la trataré con quantas personas hay en el 
«mundo/' Part. i. lib, 4. cap, ^i. Esto qs^ he tra- 
tado , trato y tratare verdad., con alusión á aquel 
en verdad , que habia dicho. Y en el fin del cap, 3. 
de la part, i. habiendo dicho: "El . . . ventero le 

j^de- 



44 PARTE I. LIBRO I. 

r?dexó ir (á D. Quixoie) á la buena bora.^* Que es 
modo de hablar proverbial , comienza luego el ca- 
pítulo siguiente con relación á la dicha palabra ho- 
ra^ 3.Ú'. "^^ La del al va seria quando salió D. Qui- 
í^xote de la venta." 

4. Mas es sobre todo graciosísimo y vigoroso 
aquel acortar la dicción que suele nuestra lengua 
quando dexa en alto , pero con sentido lleno y ab- 
soluto un término de relación, y es cosa de singu- 
lar hermosura; para cuya inteligencia observad pri- 
mero el natural acabado sentido , que traen estas 
locuciones relativas: "Después que baxé del Cielo 
??( añadió Sancho) se templó en parte en mí la ga- 
»na que tenia tan grande de ser Gobernador; por- 
?íque que grandeza es ... ó que dignidad ... el go- 
"bernar á media docena de hombres, tamaños co- 
9>wo avellanasV^ Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 7. 
cap, 42. "Muchas veces habiendo (los tristes de los 
>? Labradores) arado y estercolado las tierras ... y 
insudado la gota de sangre tan gruesa como el pu- 
}yño . . . viene sin pensar una niebla, un granizo, una 
» helada ó escarchada . . . que quemará . . • y des- 
í-ítruirá la tierra , y á ellos dexará sin esperanza y 
jjsin consuelo." El Maestro Pérez del Castillo en su 
Teat, lib, 2. 

Observad ahora como quedan en propio absoluto, 
pero muy vivo significado los dichos relativos, que 
tácitamente miran al término de su comparación. 
Esto ha tenido la bella, 

Desde que era tamañita^ 

Que quiere mas que un valiente 

Qualquier dinero gallina. ' 

Así 

I Observad U manera singular de pasarse el sustantivo ¿"«//zw^ 
al ser de adjetivo j que es cosa muy notable y curiosa de nuestra 
lengua. 



DE LOS NOMBRES. 45 

Así habla Quevedo en la Musa 6. de la famo- 
sa antojadiza Angélica , notando con el mismo di- 
minticivo de relación la pequenez del objeto á que 
mira: 

"Si por dicha es hombre de baxa suerte . . . 
»no por eso está mas libre de trabajos, penas y 
jí desasosiegos de cuerpo y alma: ha de trabajar no- 
jíches y dias , y sudar la gota de sangre tan gorda^ 
7? si quiere que le alcance la sal al agua." El ya ci- 
tado maestro Pérez en el mismo lib. 

Nota, Por lo demás evidente cosa es , que di- 
chos términos no son de necesaria relación, pues 
decimos : tal y tan grande dolor , &c. y Cervan- 
tes dice; 

"Vengo á dar el remedio que conviene : '. j 
?>A tamaño dolor ^ á mal tamañoJ^ -■ 

En el Ing. Hid, part, 2. lib, 7. cap, 35. Voz 
que pásase también al ser de sustantivo desta ma-. 
nera: "No sabré decir con certidumbre, ^«í' tama- 
yn'io tuviese Morgante." El mismo part, 2. lib, 5.' 
cap, 1. •;: ';,' ^í 

CAPÍ TU LO XI. ■ '■ 

Nombres de varia y muy propia significación, 

o haremos mas de daros alguna muestra de la 
gran riqueza de nuestra lengua ; pues teniendo para 
cada cosa su propio significado puede y sabe opor- 
tunamente variar el estilo, usando de sus nombres" 
en varias maneras y sentidos : suponiendo pues el 
significado mas inmediato y natural , ved ya el va- 
rio poder de los siguientes nombres, que nos ha pa- 
recido escoger entre tantos que pudiéramos pre- 
sentaros. 

I. Achaque^ suele ser lo mi^mo que pretexto ó 
excusa^ testimonio, negocio ó materia, v. ^r. "Obii- 

»-gó 



4Í PARTE 1. LIBRO I. 

??gó (esto) al Nuncio Apostólico á volverse á Co- 
"lonia con achaque de que por causa de la muerte 
j>del Arzobispo de Tré veris habia forzosamente de 
»> hallarse á la nueva elección/' D. Cari. Colom. en 
las Guer, de Fland, lib. 12. "Yo con achaque de bus- 
»car las yerbas, rodeé muy bien á mi placer to- 
»>do el jardin." Cerv. en el Ing. Hid,part, i. /i^ 4. 
cap. 41. 

"No hay cosa tan buena en que la mala con- 
"dicion de los hombres no pueda levantar un acha- 
lyque" Fr. Luis de León en la Cart. á las mad. &c, 
''Calla, bobo, poco sabes de achaque de Iglesia . . . 
j'sabidlo mejor el Cura que de Dios haya." En /<« 
Tragicomed. de Calisto act. 7. y en el act. 4. se di- 
ce : "La primera palabra, que oí por la calle fué 
ff achaque de amores." "A mí se me entiende algo 
j>de achaque de glosas." Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. 
lib, 6. cap. 18. ^. 

2. Alto^ como si dixérais famoso, célebre, &c. 
"Como si mi manquedad hubiera nacido en aigu- 
>?na taberna, sino en la mas alta ocasión, que vié- 
»>ron los siglos pasados, los presentes, ni esperan 
f>\tx los venideros." Cerv. en el Pról. de la 2. part, 
del Ing. Hid. El qual dice también hablando de las 
prendas de una dama , alta por linage, Y ved que 
puede adverbio recibir también estotro significado: 
"Lo primero en que se resolvió (S. Borja) fué en 
»*dexar las riquezas . . , guardando los consejos evan- 
jjgélicos lo mas altamente^ que él pudiese»" Rivad. 
en su l^id, lib, i. cap. 15. 

Avi- 

I Es digno de observarse el adjetivo achacoto en este lu- 
gar del Granada: "Tratan con Dios (algunos pusilánimes y 
» escrupulosos) como tratarían con un Juez mny achacoso , que 
«anduviese bu'.cando puntillos de derecho, y maneras de ca- 
«lumnias para negar al reo su justicia.'* En el iib. de la Orac, 
y meditac. cap. I' %' 1. 



DE LOS NOMBRES. 47 

3. ^viso ^ esto Qs , prudencia, cuidado: *'A lo 
wqual con grande aviso añadieron los Sumos Pontí- 
infices, y mandaron, 6íc." Riv. en la vida deS,Ignac, 
lib, 3. cap, 9. ^' £n este santo exercicio debe enten- 
>jder con tanto aviso , que tenga siempre las rien- 
»das al entendimiento." Gran, en las adición, al 
Mem, parí, 2. cap. 11. ^*Y tenga aviso que no solo 
»es obligado á restituir el que tomó ó hizo algún 
?ídaño, smo también el que fué causa que se hicie- 
j?se." El mismo en el Mem, trat, 2. cap. i. Y San- 
ta Teresa dice: andar con aviso: andar siempre jo- 
i^re aviso. En el camino de la perfección cap. 38. 

4. Batalla : es también correlativo cíe vanguar- 
dia y retaguardia , y significa el grueso, ó medio 
del exército : ^'Ordenada pues la partida, aquel pro- 
»?pio dia por la tarde se hizo, formando de toda 
»^la gente tres trozos en figura de vanguardia ^ ba- 
iy talla y reíaguardia^ con tan buena orden que re- 
?> presentaba un número mayor." Coloma en las Guef. 
de Fland. lib. 7. "Mandó (el Marques de -'Velez) 
V repartir la vanguardia^ retaguardia y batalla ^ot 
»* tercios . . . añadiendo, que la batalla fuese tan 
"pegada con la vanguardia^ y la retaguardia con 
9>la batalla., que donde la una levantase los pie^ 
??los pusiese la otra;" D. Diego Hurtado de Men- 
doza en la Guer. de Granada lib. 3. núm. 13. 

5. Bueno: dexamos á un lado aquel sinónimo sig- 
nificado de hombre bueno por buen hombre ; que <xÁ 
usa Pedro de Rivadeneira de la expresión un buen 
hombre en la Vida de S. Ignacio lib. i. cap. 12. 
Y en Cervantes leemos: "Le habéis de acompañar 
tibuen Sancho.'^ En la part. 2. lib. 7. cap. 40. ^^ Buen 
yy hombre^ deteneos." Eji la misma part. lib. 6. cap. 2^. 
Voz que sube mucho de afecto quando este mis- 
mo autor dice : "Sube en tu jumento Sancho el 
9í bueno, y vente tras mí que Dios. . .no nos ha 

"de 



4a PARTE I. LIBRO I. 

rae faltar." Part. i. //^. 3. cap, 18. 

Y ved ahora como con estas voces mostramos 
también desprecio : "Preguntó la Duquesa (á Doña 
w Rodríguez) con quién las habia? aquí las hé, res- 
íípondió la dueña con este l^uen hombre que me ha 
?j pedido encarecidamente que vaya á poner en la 
» caballeriza á un asno suyo.'^ Cerv. en el Ing, Hid. 
par. 2. lib. 6, cap. 31. "Y entre tanto que estos 
"(pobres) pasan esta mala ventura los buenos des- 
f>tos seííoritos gozan á banderas desplegadas, y tri un- 
cían de los bienes del crucificado.'^ El maestro Pé- 
rez del Castillo en el Teat. lib. 3. "Pues que me 
>^ dirán del bueno de D. Cirongilio de Tracia , que 
" fué tan valiente y animoso que , 6¿c." Cerv. en el 
Ing. Hid. part, i. lib. 4. cap. 32. 

Es finahnente , como si dixerais firme ó vale- 
dero: "^^ Hará bueno (D. Quixote) quanto ha dicho, 
" y aun quanto dixere.»' Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. 
¡ib. 8. cap. 59. - ^ í 

; 6. Caballero: vale tanto como hombre á caba- 
llo : " Habrá al pie de seis meses poco mas ó mé- 
>fnos , que llegó á una majada de Pastores ... un 
»?mancebo de gentil talle y apostura , caballero so- 
yíbreesa misma muía , que hay .está muerta." Cerv. 
en el Ing. Hid. part. i. lib' 3. cap, 23. "La linda 
jíMagalona se holgaba mucho de andar caballera 
,«en el (clavileño)" El mismo part, 2. lib. 7. cap. 40. 
"Llegaron al lugar á la hora que anochecía; pero 
»el Labrador aguardó á que fuese algo mas noche, 
w porque no viesen al molido Hidalgo tan mal ca- 
iyballero^ El mismo part. i. lib. i. cap. $. 

Refiérese también á soldado de acaballo: "Fui- 
»mos por el mismo camino que vimos, que el pas- 
»tor llevaba, esperando siempre quando habia de 
»dar sobre nosotros la caballería de la costa, y no 
»nos engañó nuestro pensamiento, porque aun no 

" ha- 



DE LOS NJJ^IBRES. 49 

í> habrían pasado dos horas qiiando descubrimos has- 
fHd cüicuenta caballeros^ que con gran ligereza cor- 
friendo á media rienda á nosotros se venian." Cerv. 
en el Ing, Hid, part. i. //^. 4. cap. 41. Y de aquí es 
que toma D. Diego Hurtado de Mendoza la expre- 
sión buen caballero por valiente , ó buen soldado di- 
ciendo : "Fué aquel dia buen caballero el Marques 
?>de la Tavara." En la Guer* de Granada lib, 3. 
num. 13. 

Tómase asimismo en sentido irónico por hom- 
bre simple ó malicioso, v. gr. "Me preguntó (el 
» Labrador) señor , habria en este paño harto pa- 
"ra hacerme una caperuza? Yo tanteando el paño 
?>le respondí, que sí. El debióse de imaginar . . . que 
?>sin duda yo le queria hurtar alguna parte del pa- 
jino ... y replicóme, que mirase si habria para 
"dos : adivínele el pensamiento , y díxele que sí, 
»> y el caballero fué añadiendo caperuzas y yo síes." 
Cerv. en el Ing. Hid,part, 2. lib. 7. cap, 45. 

Es por último voz que pertenece á fortificación 
así; "Es coevorden un fuerte de cinco caballeros 
9y reales,'* Colom. en las Guer, de Fland, lib, g. "Con 
»> muchos sacos de arena levantaron las trincheras 
"tan altas, que sobrepujaban las murallas de la fuer- 
wza, y tirándole á caballero., ninguno podia pa- 
irar ni asistir á la defensa." Cerv. en el Ing, Hid, 
part, I. lib. 4, cap. 39. 

7. Cautivo : esto es, miserable, desdichado: " Ve- 
"nia pues, como se ha dicho , D. Quixote contra el 
iy cautivo Vizcaíno con la espada en alto." Cerv. 
en el Ing, Hid.part, i. lib, i. cap. 8. "No fugáis gen- 
"te cobarde , gente cautiva.'' El mismo part, i. 
Jib, I. cap, 4. "Que mentiras, é que locuras dirá 
«agora este captivo de mi amo?" En la Tragicom, 
de Calisto auct, i. 

8. Cobro : demás de aquel significado que lleva 
TOM. II, D quan- 



<o PARTE^I. LIBRO I. 

qiiando dec'mos : ^'V. mercedes, señores, se pon- 
jígan en cobro antes que abra (la jauia de los leo- 
?>nes)" Cerv. en el Ing» Hid. part. 2. lib» 5. cap. 17, 
Signiíica también providencia^ ren.edio ^ diligencia 
según los veibos ccn quien va, v. gr. ^'Partió el 
w Marques el dia siguiente de Poqueira , y vino á 
» Pitres donde se detuvo curando los heridos, dan- 
?ído cobro á mucbos caiitivos christianos que liber- 
?nó." D. Diego Hurtado de Mendoza en la Guer, 
de Gran, lib, i. num, 17. "Está (el Señor) toda la no- 
síche velando y trasudando, y agonizando sobre dar 
?> orden , como se pusiese cobro en nuestra vida/^ 
Gran, en el lib, de la Crac, y considerac, part, i. 
cap. 2, Martes. " Puse tan mal cobro en aquella gra- 
"cia (del Bautismo) que como hijo pródigo destruí 
'ítoda la hacienda." El mismo £•« las Adic. al Mew, 
part. 2. cap. 22. Considerac. 6. del Uamamiettto y 
justificación, 

9. Demanda : es como pregunta quando se de- 
riva del verbo demandar según aquel decir de Cer- 
vantes : "Todas estas demandas y respuestas, revol- 
«ví en un instante en la imaginación." En el Ing, 
Hid. part. i. lib. 4. cap. 28. pero vale también lo mis- 
mo que empeÑo^ suplica ^pleyto^ &c. " Caballero (repli- 
j>có D. Quixote al de la blanca luna) yo os haré 
>í jurar , que jamas habéis visto á la ilustre Dul- 
9>cinea; que si visto la hubiérades, yo sé que pro- 
sícurárades no poneros en esa demanda.^' Cerv. en 
el Ing, Hid, part, 2. lib. 8. cap. 64. "Pues que con- 
9>sejo tcmaié,que cumpla con mi seguridad, é su 
9> demanda"^ Quiero enviar á llamar á Traso el coxo 
»y á sus compañeros, y decirles, &c." En la Tra- 
gicom. de Calisto y Melib.act. 18. 

"Si el mismo Dios le quisiere poner demanda y 
jídixere, &c." Gran, en el lib, de la Oracy meditac, 
trat. 3. §. 8. 

Tam- 



DE LOS NOMBRES. 51 

También significa busca , v. gr. 
"Ya de lo necesario aparejados 
»En demanda del bárbaro salian.'* 

Ercilla e« la Arauc, cant» 4. 

10. Derrota: es camino ó viage por mar y tier- 
ra : "Ellos se hicieron á lo largo siguiendo la der-' 
lyrota del estrecho." Cerv. en el Ing. Hid.part, i, 
Itlf. 4. cap, 41, "Salió la gente española de los alo- 
wjamientos á los nueve de Agosto en número de 
» cerca seis mil Infantes, y tomó por el camino de 
»Ostrate la derrota de la Isla de Bomel." Col. en 
¡as GuerJe Flan, lib, ó. y vale lo mismo la simple 
voz rota ^ 

ir. Discurso: se extiende también á seguida de 
acción y tiempo, así: "Trabajando en esta conquis- 
wta . . . podremos en alguna manera comparar todo 
»>el discurso desta subida (á Dios por amor) á un 
«árbol perfecto." Gran, en el Mem, trat» 'j.part i. 
cap. 5. §. 3. y Cervantes dice: "Venir con el dis^ 
9» curso del tiempo á ser Emperador." En el Ing, 
Hid.part. i. ¡ib, 3. cap. 26. 

12. Etimienda : á más deste sentido , que os da 
Cervantes en este lugar: "Mas para decirte verdad 
»ello se me habia pasado de la memoria . . . pero 
»yo haré la enmienda ; que modos hay de compo- 
9i sicion en la orden de la caballería para todo." En 
el Ing, Hid, part. i. lib, 3. cap. 19. equivale tam- 
bién á venganza , v. gr. " De quien se ha de haber 
*> enmienda"^ {por la muerte de Sempronio y Par- 
ameño )'> En la Tragicom. de Calisto act. 15. 

13. Entendimiento: vale inteligencia , intención 
y así dice el Granada: "Para cuyo entendimiento ts 

D 2 >i de 

I "Es (esto) tan grande engaño como el de uno que que- 
»♦ riendo navegar acia Oriente, tomase la rota de Occidente." 
Gran, en la introd. del Síinbolo part. 3. trat. 3. Diálogo 3, 



S-é PARTE I. LIBRO I. 

»>de saber que hay tres maneras de paz." En la 
Guia lib. I. pa7-t. 2. cap. 20. y S. Francisco de Bor- 
ja en un breve y excelente tratado para los Predi- 
cadores , que está al fin de su vida dice al cap. 2. 
''Vea después del Evangelio la exposición de los 
j^ santos Doctores antiguos de la Iglesia, y otros mas 
"modernos , que le quadren á su entendimientoJ' 

14. Etitretenidos: claro está que es el propio y 
mas conocido significado desta voz el que aquí va 
puesto : ^' Aunque nos hallara el dia de mañana en- 
9>tretenidos en el mismo cuento, holgáramos que 
"de nuevo se comenzara." Cerv. en el Ing, Hid, 
part. I. lib, 4. cap, 42. 

Y ni mas, ni menos lo es en ser de sustantivo en 
aquel dicho: "Rodeado (Sancho) de tantos éntrete- 
^> nidos de cocina." Que dice el mismo autor pai't. 2. 
lib, 6, cap, 32. Voces que traen su origen del ver- 
bo tan conocido entretenerse. Ahora , pues , véislo 
aquí en otro sentido bien distinto y curioso , sir- 
viéndole de raiz otro verbo entretener, que os pre- 
senta este lugar de Cervantes : "Ya se va dando 
"orden, como se entretengan y remedien los «ol- 
vidados viejos y estropeados." En el Ing, Hid, part, 2. 
¡ib, ó. cap, 24. "Siguieron también el Maestre deCam- 
"po Manuel de Vega, y los Capitanes, Alféreces y Sar- 
9>gentos, que arrimados á ellos los entretenidos , , . 
"pasaban de ciento." Colom. en las Guer, de Fland, 
¡ib, 4. y advertid que esta raiz ó verbo, nos da tam- 
bién aquel su natural sustantivo, que aquí veis. "Eso 
" tiene servir á los buenos , que del Tinelo suelen 
" salir á ser Alféreces ó Capitanes, ó con algún buen 
" entretenimiento.^'^ 

15. Fortuna: significa peligro, v. gr. "Aunque 
9> corrió fortuna (la nave) no pereció." Rivad. /^/W. 
de S, Ignacio lib. i. cap, 12. y vale tanto , como 
correr tempestad y peligro , que dice Fr. Alonso del 

Cas- 



DE LOS NOMBRES. 53 

Castillo en sus Pláticas tiernas cap. 2, Pero adver- 
tid que esta misma expresión correr fortuna pue- 
de mantener el mas propio y natural significado 
desta voz según este texto del Coloma: ^'Era de 
«creer, que ó querrían (los estados) seguir la bue- 
í^na fortuna que corrían^ no dexando pasar tan bue- 
?>na ocasión de mejorar sus cosas .... ó pedir... 
Ȓ aventajados partidos.'^ En el lib. 4. 

16. Fuerza: ora es lo mismo que fuerte, v. gr. 

^' Hacen fuerzas ó fuertes^ quando entienden 

jjSer el lugar y el sitio en su provecho." ; 

Ercilla en la Araucana canc. i. .^-' 

Y ora se toma por particular , ó general forti- 
ficación , V. gr. " Señor . . . como dais la fuerza des- 
wta Ciudad, y llaves de la fortaleza deila á un 
"tan cobarde Alcayde?" Santa Teresa en la Vid, 
cap. 18. "Si en la goleta, y en el fuerte apenas ha- 
7?bia siete mil soldados, como podian tan poco nú- 
»mero, aunque mas esforzados fuesen salir á la cam- 
»>pana y quedar en las fuerzas contra tanto como 
»era el de los enemigos." Cerv. en ellng, Hid.part. i. 
lib, 4. cap, 39. 

17. Gracia: lleva lindo significado en este lugar 
de Cervantes : "Todo el toque está en que mi amo 
«se case luego con esta señora, que hasta ahora no 
»se su gracia., y así no la llamo por su nombre." 
En ellng. Hid.part. i. Ub, 4. cap. 29. También usa 
este autor el adjetivo gentil como Santa Teresa en 
sentido irónico ; y alguna vez por lindo , gracia^ 
so , &c. 

18. Huelgo \ no hay duda , que trae de su raíz 
holgar este sentido : " Miralde ( á Jesús ) cargado 
«con la cruz, que aun no le dexaban huelgo.'' Sta. 
Ter. en el cam, de la perfec. cap. 26. Empero mira 
á respiro, ú aliento diciendo: "Va (el Señor) por 
»^este camino. . . el paso corrido, el buelgo apre- 

TOM. II. D3 r>SU- 



54 PARTE I. LIBRO I. 

»?surado, el color mudado," Gran. c?i la Orac, y 
consideran part. i. cap. i. Mcirtcs, T en la introd, 
del Slmb, part. i. cap, 36. §. 2. dice este autor: "£/ 
ií huelgo de la boca." 

19. Huésped: tiene doble y relativo significado, 
como el latino bospes : "El ventero que vio á su 
f> huésped á sus pies, &c. Cerv. en el Ing. Hid.part. i. 
Jib. I. cap, 3. "Pusiéronle la mesa (á D. Quixote) 
?íá la puerta de la venta por el fresco, y tráxo- 
?>le el huésped una porción de mal remojado, y peor 
V cocido bacallao." El mismo en el dicho lib, cap, 2. 

20. Lanzas', tómase por los soldados que las ma- 
nejan : "Embestido (Monsieur de Tun) por una lan- 
7jza quedó pasado de parte á parte, con ir arma- 
j?do á prueba de pistola . . . tal es la furia de un 
«caballo., y de una lanza si ceba." D. Cari. Colom, 
671 las Guer, de Fland, lib. 7. "Seguian D. Carlos 
Ȓ Coloma, y D. Francisco de Padilla con sesenta 
nJanzas.'' El mismo en el citado libro. ^^ Quinao sw 
í>po (Pió V.) la muerte del Padre Lainez, dixo, que 
5>la Santa Sede Apostólica habia perdido la mejor 
y fianza que tenia para su defensa." Rivad. en la f^ida 
del Padre Lainez lib, 2' ^^P- 4» ' 

Puede llevar alguna vez el sentido de fuerza se- 
gún este dicho del Granada: "En lo qual se ve 
?í claro quan desiguales están las lanzas^ y los po- 
ííderes destos señores." En las adic. al Mem, part, 2. 
cap. 20. decid lo mismo de la voz picas respecto de 
la Infantería. 

21. Lengua : válense desta voz nuestros milita- 
res en estos sentidos: "Envió (el Duque de Ar- 
»?cos) una lengua , que fué y volvió no sin peligro." 
D. Diego de Mendoza en ¡a Guer, de Gran, lib, 4. 
num. 9. "Deseó el Duque (de Parma) tener lengua 
fyáel enemigo, y para poderla tomar con seguri- 
wdad mandó á Pedro Francisco Niceli . . . que se 

: Vi wade- 



DE LOS NOMBRES. , 55 

w adelantase." D. Carlos Coloma en las Guerras 
de Flándes lib. 4. y poco antes dice este autor: 
*' Tuvieron lengua del estado en que estaban los del 
?> fuerte.'' 

Miguel de Cervantes dale estotro sentido: "El 
?íquinto condenado (Galeote) le sirvió de lengua^ 
^>y dixo , 6íc." Efi el Ing, Hid. part, i. lib. 3. 
,cap. 22. 

22. Mengua : sobre ser este nombre relativo de 
sobra según este lugar: "(Están las telas) de las 
j> arañas hechas ... sin ñudo ninguno, sobra ni men- 
i>gua , todo á muy buena medida y compás.'^ El 
amaestro Pérez del Castillo en el Teat, del mundo lib. i. 
Es también absoluto , y toca á deshonor ó infamia: 
/^'Por cierto Señor Arzobispo Turpin (prosiguió Don 
5>Quixote) que es gran mengua de los que nos 11a- 
s>mamos doce pares, dexar tan sin mas ni mas lie- 
.sívar la victoria deste torneo á los Caballeros cor- 
jí tésanos, habiendo nosotros los aventureros gana- 
9) do el prez en los tres dias antecedentes." Cerv. 
en el Ing. Hid. part. i. lib. i. cap. 7. Empero refiére- 
se á desgracia aquel adjetivo , que usa este autor 
diciendo : en aziago dia , en hora menguada , &c. 

23. Mortal : es muy expresivo en ser de adjeti- • 
vo en este y semejantes dichos: "Fuésele parando 
9y mortal el rostro." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. 
lib. 3. cap. 26. y el Granada dice: hacer guerra mor- 
tal. En la introd. part. 3. trat. 3. 

Í24. Negro', tanta y mas suele ser la fuerza des- 
totro adjetivo en hecho de desaprobar, v. gr. "Que 
?>es esto que se cojnpra con estos dineros'^ . . negro 
w descanso se procura que tan caro cuesta." Santa 
Ter. en el cam. de la perf. cap. 20. "En los que es- 
>j cuchado le habian (á D. Quixoie) sobrevino nue- 
«va lástima de ver que hubiese perdido (su buen 
ti discurso ) ... en tratándole de su negra y pizmien- 

D 4 >í ta 



S6 PARTE I. LIBRO I. 

wta caballería." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. //^. 4. 
cap. 38. 

2$. Homenage : ^' Os pido, pastor soberano, me 
jíUeveis en vuestros hombros, que puesto en bomenage 
jjtan alto y tan seguro . . . quién se me atreverá'^ . . 
99 no tiene que ver con esa torre la de David, &c." 
Fr. Alonso del Castillo en sus Pláticas tiern, cap, 5» 
y el Rivadeneira dice en el Príncipe christ. ¡i¿? 2. 
cap. 16. "Hacer juramento de fidelidad, y pleyto 
» bomenage.'^ 

•26. Poderoso-, adjetivo que aplica así Cervantes: 
poderosas muías : poderoso jabalí : poderosa fuerza. 

27. Propósito', es también intención, v. gr." mu- 
sí dé propósito." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lih. 4. 
cap, 39. "Trocó el propósito que llevaba." Rivad. 
en la Vid. de S. Ignac, lib, 5. cap, 2. "Sea (la mu- 
sí ger) de un mesmo propósito y corazón con el (ma- 
9>rido)." Gran, en el Memor, tratado 4. regla u 
cap, 2, 

. 28. Pieza : á mas de valer lo mismo , que ar- 
ma corta y canon, puede significar distancia y tiem- 
po , v. gr. "Cayó rocinante y fué rodando una bue- 
7> na pieza,'' Cevv, en el Ing, Hid, part. 1. lib, i. 
cap, 4. "Resolvió en fin á cabo de una gr^in pieza 
??de irse." El mismo part, i, lib. 4. cap, 35. Lleva 
también estotro sentido: "Perdió una pieza de mu- 
sí cho valor." Gran, en las Adíe, al mem, part, 2, 
cap. I r. 

29. Primo : aunque en ser de adjetivo parece 
síncopa de primoroso en este propio decir : " Ben- 
"dito seáis vos, mi señor , que ^ois oficial tan pri- 
iiino., que de troncos tan ñudosos sabéis hacer obras 
Sí muy primas," Fr. Alonso del Castillo en sus Plá- 
ticas tierti, cap, 5. "Obras muy pcJidas y primas,'' 
Gran, en las yídic. al mem, part. 1. cap. 3. Toda- 
vía nos parece que podría ser síncopa de primero 

si 



DE LOS NOMBRES. 57 

si consideráis estas palabras que Alonso de Proaza 
dirige al Letor en loa del autor en la Tragicom, 
de Calis t o y Melibea ^ 

"No dibuxó la cómica mano . " ; : . ; 
3íDe Nevio, ni Plauto varones prudentes 
«Tan bien ios engaños de falsos sirvientes, 
5íE malas mugeres en metro romano: 
jíCratino, é Menandro, é Magnes anciano 
jíEsta materia supieron apenas : 

>í Pintar en estilo pnwÉ?r¿? de Atenas 
»?Como este Poeta en su castellano.'* 
Empero es síncopa de la voz primero en aque- 
lla locución, que usa el Granada con clara analo- 
gía á la latina: priyfia vigilia noctis diciendo: "Así 
»? acudía (un religioso) á prima noche ^ y á la ma- 
?>drugada á su oración . . . como si todo el dia es- 
>í tuviera aparejándose para ella." En las adicio- 
nes parf, 2. cap, 19. y D. Carlos Coloma dice asi- 
mismo en el lib. 6. Partieron á prima noche. Decid 
lo mismo destotra locución de Cervantes: recobrar 
su estado primo. En el Ing, Hid, part. 2. lib, 7. cap. 35. 
Y deste adjetivo formase el sustantivo que aquí 
veis : "En la religión le daba (el Santo) á la obe- 
?í diencia la prima.'' Rivad. en la vida de S, Ignac, 
¡ib, 5. cap, 3. 

30. Recio: es relativo de flaco, v. gr. "Noper- 
"dona (la enfermedad de amor) á edad ni condi- 
»cion ... sin accepcion de personas , estado ó ca- 
si lidad , viejo , mozo , loco, discreto , jUaco ó recio.'* 
El maestro Pérez del Castillo en el Teat. lib, 3. 
*'Era de complexión recia."" Cerv. en el Ing, Hid, 

part, 

I Del nombre deste insigne jurista nos da la cifra el di- 
cho Proaza al fin de la citada poesía : nosotros le nombiamos, 
hablando brevemente de la calidad de su obra en mas opoi- 
tuno lugar á los 1 ó capítulos deste libro. 



^- . PARTE I. LIBRO I. 

part. I. ///^ I. cap. i. Empero vale tanto como di- 
.ficü , riguroso, obstinado en estos lugares: "Tratar 
jícoa ellos, y ser la que era hádaseme cosa reciaJ' 
Santa Ter. en la y id, cap* 23. "Que juicio se me 
>í aparejara tan recio , si me tomara la muerte con 
»el hurto en las manos!" Gran, en el Mem. trat. 2. 
cap. 5. "Los Reyes . . . enviaron á Fr. Francisco Xi- 
»menez, que fué Arzobispo de Toledo y Cardenal, 
"para que los persuadiese (á los Moros); mas ellos 
>í gente dura pertinaz, nuevamente conquistada es- 
» tuvieron recios.'^ D. Diego Hurtado de Mendoza 
en la Guer. de Granada lih. i. núm. 2. 

31. Recaudo', lleva sentido de cautela en este lu- 
gar: "A qualquiera que yo besare (dixo Judas) pren- 
íídedle vosotros, y llevadle á buen ;v¿:^wíÍí?." Gran. 
en el lib. de la Orac. y considerac. part. i. cap. 2, 
Mirtes. Significa asimismo hecho ú acción así: "Ve- 
w rá el buen recaudo que ha hecho." Cerv. en el Ing. 
Hid. part. i. lib. 4. cap. 37. Pero vale lo mismo que 
diligencia ó estudio, diciendo con el Granada: "Aquí 
» convenía poner mayor recaudo , donde es m:iyor 
j> peligro." En la Guia lib. 2. part. 2. cap, 17. Y 
en este mismo sentido usa la dicha voz sin difton- 
go diciendo recado. Pedro de Rivad. en la Vid, de 
S. Bar ja lib. i. cap. 17. 

32. Valor: por mérito úsalo Cervantes en la De- 
dicatoria de la Calatea y otros. 

33. En fin son para observarse estas voces: tor- 
pe ingenio, los mas únicos por mas célebres, la p^- 

. sadwnbre de sus fuertes armas que dice Cervantes 
en el viage , y en el Ingenioso Hidalgo; como tam- 
bién la voz relieves quando dice el mismo: "Los 
iy relieves que de la cena quedaron." En el Ingen, 
Hid. y que usa el Granada en la Guia lib. i. part. 2. 
cap. 20. "Reparte á los suyos estos relieves ., como 
»> también largo por liberal, que usa este autor, 6£c. 



DE LOS NOMBRES. 59 

Y esto baste para nuestro propósito, que no ha 
sido otro sino mostrar parte de ia gran copia de 
nuestra lengua. ^ 

CAPÍTULO xn. 

Ve algunos adjetivos notables por la preposición 
que traen. 



c 



'Osa cierta es que llevan de ordinario los nom- 
bres la preposición de su raiz ó. verbo: Todavía te- 
niéndola algunos dudosa , y siendo de gran venta- 
ja para la propiedad de la elocución, que cada uno 
tenga la suya propia será bien notar aquí algunos 
adjetivos y la preposición que piden según el uso 
de nuestros Maestros. 

ARTÍCULO I. •[ 

ji^djetlvos que llevan la preposición a. -^ 

Contrario-.''' Qomo (el amor de Dios) es tan con* 
iyfrario al amor propio, así es el que mas guerra 
wle hace y mas aina le echa de casa.'^ Gran, en las 
adición, al Mem, part, 2. cap, 4. pide también la 
preposición de. 

Igual: "Era el Duque (de Feria) señor de igual 
idealidad á los que . . . pudieran encargarse de tan 
"gran negociación." D. Cari. Colom. en las Guer. de 
Fland. lib. 6. Y cierto es que puede este adjetivo ir- 
se con la preposición con de su raiz , v. gr. "Le 
'apareció (á D. Quixote) que ni el Bucéfalo de Ale- 
íj'xandro, ni Babieca el del Cid con él (su rocin ) 
nse igualaban.'^ Cerv. en el Ing. Hid. part, i. lib. i. 
cap, I. Empero la cosa, ó medio de ser uno igual 
á otro claro es que pide de suyo la preposición 



6o PARTE I. LIBRO I. 

cn^ V. gr. "Todos iguales en valor, '^ Cerv. en el Ing, 
Hid. part, i. lib, 4. cap. 49. 

Exento : Fr. Luis de León hablando del Varón 
justo dice así en el lib. i. en la Oda á Felipe Ruiz. 
^'Exento á todo quanto 

» Presume la fortuna, sosegado 

jíEstá y libre de espanto 

"Aate el tirano ayrado 

'?De hierro, de crueza y fuego armado." 
C/j-^í/í?: "Como no usadas (la ventera y su hija) 
i)á semejante lenguage (de caballerías) mirában- 
»le, &c." Cerv. en el Ing. Hid, part, i. lib, 3. 
cap, 16. Y en el mismo propio significado llevan tam- 
bién la dicha preposición estos ^ : mostrado^ amaes- 
trado ^ &c. V. gr. "Pues decir á un Religioso, que 
j>está mostrado á libertad y regalo, que ha de tener 
?> cuenta con que ha de dar buen exemplo ... no hay 
»> remedio." Sta. Ter. part. 1. Cam, de la perf. cap.'^^» 
"Una persona amaestrada á negar su voluntad, &c.'* 
La misma Santa en la dicha part, cap, 19. Empero 
el adjetivo enseñado pide ademas la preposición en. 

Poderoso: "Dióle (el hombre) tal golpe con el 
?> varapalo, que sin ser poderoso á otra cosa dio con 
?> Sancho Panza en el suelo.'' Cerv. en el Ing. Hid, 
part, 1. lib. 6, cap, 27. Asimismo pide este adjeti- 
vo las preposiciones de y para. Mas la dicha pre- 
posición a es muy conforme á su raiz en este pa- 
so : "A^o puede (el alma) d todo," Sta. TQr, part, 2. 
Cam, de la pcrfec, cap, 31. 

Emulo á las edades : dice de Merlin Cervantes 
en el Ing, Hid, part, 2. lib, 7. cap, 35. 

Amar- 

I La raiz de este adjetivo es mostrar por enseñar , v. gr, 
"Deben ser en los dichos estudios generales Doctores, é Maes- 
íjtros que muestren las dichas sciencias." Hugo Celso en el Re- 
portorio general de las Leyes á la palabra estudiantes. 



DE LOS NOMBRES. 6c 

Aiíiarrado : aunque puede llevar la preposición 
co?i , V. gr. " ylma7'7'ados cotí la áncora de la espe- 
í>ranza." Gran, en el Mem, trat. i. ccip, 2* pide tam- 
bién esta preposición, v. gr. "^ f ;' • "^ - ^- 

" Mientras del yugo sarraceno anduvo 
, ?>Tu cuello preso, y tu cerviz domada. 

??Y allí tu alma ¿i/de la fe amar 7' acia 
jyA mas rigor mayor firmeza tuvo: 

?í Gozóse el Cielo ; mas la tierra estuvo 
"Casi viuda sin tí y desamparada: 
5>De nuestras Musas la real morada 
"Tristeza, llanto y soledad mantuvo." 
Luis Gaivez en un Elogio á Miguel de Cervantes 
que se lee al principio de su Calatea, 

Desaficionado : " El hombre nace aficionado y 
"enamorado de sí mismo, y desaficionado á Dios," 
Gran, en las adición, al Memor, part, i, cap, 3. 
§. I. 

^sido : pide también esta preposición según su 
raiz , así como desasido la de: ^' Mucho ... va en 
i> tenerlo todo debaxo de los pies , y estar desasi- 
"dos de las cosas que se acaban, y asidos á las eter- 
" ñas." Sta. Ter. Cam, de la pe7'f, cap. 3. Y otros con- 
formándose con su raiz, que observareis en los bue- 
nos autores. 

Nota, suele á veces convertirse en esta preposi- 
ción la otT2í para ^ v. gr. "^'Teniendo (aJgunos) el 
"apetito muy vivo para las cosas de Dios, lo te- 
«nian tan mortificado á las del mundo, que &c." 
Gran, en las Adic, al Mem. part. 2. cap, 13. ^' Pa~ 
f>ra todo esto ha de estar aparejado (el siervo de 
""Dios) . . . aparejado para reposar (Señor) con 
"VOS; aparejado para trabajar con el próximo; apa- 
y> rejado para gozar de vuestras consolaciones , y 
^y aparejado á llorar las miserias de sus hermanos," 
El mismo en el lugar citado* 



PARTE I. LIBRO I. 

ARTICULO II. 

Adjetims qué llevan la preposición de. 



Demás de los adjetivos que miran á cantidad, 
abundancia y su contrario , como historia pobre de 
conceptos , y falta de toda erudición, que dice Cer- 
vantes en el Prólogo al Ingenioso Hidalgo, quieren 
la preposición de los siguientes. 

Poderoso : " Las riquezas son poderosas de sol- 
»dar muchas quiebras." Cerv. en el Ing. Hid. part, 2. 
lib. 6. cap, 19. "No fui poderosa de dar voces.'' El 
mismo part. i. lib. 4. cap, 48. 

Contrario por diferente: '^'Siendo tan contrario 
»>el uno del otro." Gran, en las Adic, al Mem. part, 2. 
cap, 3. §. 2. 

Ligero por fácil : " Con unas estopas ligeras de 
«encenderse y apagarse desde lejos pendientes de 
»>una caña les calentaban los rostros." Cerv. en el 
Ing, Hid, part, 2. Ub, 4. cap, 41. 

Dificil ^ fácil '. "Son muy fáciles (los viejos) pa- 
»ra reir , y dificilísimos de apaciguar, creen de 11- 
»gero, y olvidan tarde, loan los antiguos, &c." 
El maestro Pérez del Castillo en el Teat, Ub, 3. 
"Hay otros (impedimentos) . .. fáciles de enseñar, 
j?y no tan fáciles de vencer." Gran, en las Adic, al 
Mem. part, i. cap. 9. 

Dificultoso ^ malo., peor-. "^"^ Malo (es el mundo) de 
«conversar, peor de alcanzar, peligroso para te- 
j>ner, y dificultoso de dexar." Gran, en el Memor, 
trat, 6, En los misterios de la Pasión. Entrada en 
Jerusalen. 

Participante : "No excluye el padre de su casa 
»al quQ hizo participante í/í/ título de hijo." Gran. 
en el Mem. trat, 7. part^ 2. med, 2. del Pad, nuestro, 

''Me- 



DE LOS NOMBRES. 63 

Medroso : " Advertido y medroso desto el Caste- 
?? llano truxo luego un libro donde asentaba la paja 
?jy cebada que daba á los arrieros, y con un ca- 
yabo de vela que le traia un muchacho, se vino á 
?í donde D. Quixote estaba." Cciv. en el Ing. Hid, 
part, \. lib. I. cap, 4. • '_ v r : r ' 

Atónito : "Suspensos y atónitos de tal suce- 
so , &c." Cerv. en el Ingeju Hid, part, i. //^, 4. 
cap. 33. 

Enseñado^ por avisado ó i?: st ruido', v. gr/'^^El 
«Santo quedó muy consolado y enseriado de reve- 
«renciar, y no juzgar los juicios secretos del Se- 
jMior." Rivad. en el trat. de laTribid. lib, 2. cap, 3. 

Suficiente , por digno ó capaz : " Por no hallar- 
«me suficiente de tener beneficios por ella (la Igle- 
"sia),&c." Cerv. en el Ing. Hid, part, 2. lib. s-cap. 13. 

¡Vestido , cfiriquecida : &c. " Le abrió ( D. Qui- 
»xote á un Yangües) un sayo de cuero de que ve- 
"nia vestido,'^ Cerv. en el Ing, Hid, part, 1, lib, 3.- 
cap, 15. 

Y puede esta preposición convertirse en la otra 
con'. "Vieron venir hacia ellos hasta seis Pastores ves- 
íftidos con pellicos negros, y coronadas las cabezas' 
»con guirnaldas de ciprés y de amarga adelfa." El 
mismo part, i. lib, 2, cap, 13. /. r- 

"Tu verde y rico margen no de enebro 
íf'S'i de ciprés funesto enriquecido 
?í Claro abundoso, y conocido Ebro 
?íSino de lauro y mirto florecido . . . 
j? Serán testigo desto dos hermanos, &c." 

Así habla Cervantes de los cultísimos hermanos 
Lupercio y Bartolomé Leonardo de Argensola en 
el lib, 6, de la Calatea ; donde poco antes había 
dicho con la equivalente preposición : "Co« cajos 
jy ingenios , y con los frutos dellos quedó vuestra Pa- 
»»tria enriquecida , Síc.'^ ■ .... 

Ad- 



64 PARTE I. LIBRO I. 

Advertid asimismo que varias veces no es esta 
preposición caso de adjetivo , sino nota de motivo 
ó causa, V. gr. "Andaba Anselmo perdido de amores." 
Cerv. en el Ing, Hid, part» i. lib, 4. cap, 33. 

ARTÍCULO III.!. 

.';. Adjetivos que piden la preposición en. 

Particionero': trae este adjetivo su origen de la 
expresión tener parte en ; y por esto se enviste de 
su preposición así: "Somos herederos de vuestros 
í> bienes, y particioneros en vuestra hacienda con 
"Vuestro único hijo." Gran, en elMem, trat, 7. part,2, 
en la Orac, i. del Pad, tiuestro. 

Enseñado , erudito , mejorado : " Saldrá ( Vm. de 
>>la letura de la Escritura) erudito en la historia.. . 
9y ensenado en la bondad, mejorado en las costum- 
»bres," Cerv. en el Ing, Hid. part, i. lil?. 4. cap. 49. 
"Siendo enseñado en letras y estudioso." Mendoza 
en la Guer. de Gran. lib. 3. num. 7. 

Advertido : toma la preposición en de su raíz, 
V. gr. "Está advertido de aquí adelante en una co- 
»sa." Cerv. en el Ing. Hid. part. r. lib. 3. cap. 20. 
Incorporado : " Están tan asidos é incorporados en su 
>í parecer que no hay razón ni evidencia, que del 
>?los saque." Cerv. en el Ing. Hid. part. 1, lib, 4. 
cap. 4B. 

Nota. Suele algún adjetivo volver esta preposi- 
ción en la otra co?¡ ; y así la expresión bañada en 
lágrimas , en sangre que es tan usada de nuestros 
autores puede volverse en esta: '"' bafíada con su 
if sangre.^' Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib, 4. 
cap, 34. mas es ciertamente construcción figurada, 
ó de instrumento ; y lo mismo podéis decir desto- 
tro lugar de Rivadeneira en la Vid. de S* Ignac, 

lib. 



.DE LOS NOMBRES. :6$ 

Uh. I. cap* g. ^'Estaba tan abrasada su ánima en 
if el fuego del amor Divino, &c.'' ^ 

ARTÍCULO XV. 

Adjetivos que llevan la preposición para, " ": 

Los nombres que admiten esta preposición son 
de tal calidad que dicen respeto con alguna acción, 
y por eso júntanse de ordinario con infinitivo de ver- 
bo , y son : 

Poderoso; "Atinó á decir (un Poeta) ^ que aun- 
»jque tuviera cien bocas, y otras tantas lenguas, y 
ííuna voz de hierro no fuera poderoso para contar 
«solos los nombres (de las penas del infierno.'^ Gran, 
en el Mem. trat, i. cap, i. §. 4. 

Bastante : ^^Será vuesa merced bastante con todo 
♦>su poder para hacerme dormir, si yo no quiero." 
Cerv. en el Ing. Hid, part. 2. lib, 7. cap. 49. 

Capaz'. "Mi entendimiento no es capaz para 
«ello.'' Santa Teresa en el Camino de la perfec, 
cap. 42. .'^ - 

Dulce : "El Pavón es m.uy hermoso de ver, mas 
»> no es dulce para oirT Gran, en la Guia lib, 2. part, 2. 
cap, 11, 

Asqueroso; "Se les antoja (á las mugeres) co- 
TOM. II. E »>mer 

1 Tengo á bien observar aquí llevar esta preposición con la 
otra de natural, y propia gracia para mostrar en hecho de me- 
dida las tres dimensiones deste modo: "Cada una de las Tor- 
^^ i'¿s (de Jeru alen) tenia veinte codos en largo , y diez en ancha 
»jy cinco de grueso, Gran, en la Introd. part, 4^. trat. i. cap. 16. 

2 El lugar á que alude el Granada es del libro 6. de Vir- 
gilio , el qual válese también de la misma expresión en sugeto 
Bien diferente. 

Non ego cuneta meis amplecti versibus opto, 
Non mihi si linguas centum sint , oraque centum 
Férrea vux. Georgic. íib. 2. 



ee PARTE I. LIBRO T. 

í>mer tierra, yeso, carbón, y otras cosas peores, 
>>aun asquerosas para mirarse , quanto mas para co- 
9imerse.'' Cerv. en el Ingen. Hid. part, i. lib, 4. 
cap. 33. 

Fácil', pide también esta preposición y otros que 
frisan con aquel decir latino : facile dictu : pulcher 
visu , Se, 

ARTÍCULO V. 

-< > ^ - Nombres que traen la preposición por. 

'■ Solicito: es uno de los adjetivos que la quieren, 
V. gr. "Nunca sea muy solícito ^ por las cosas que 
>nemporal mente le acaecen." Gran, en el Memor, 
trat, 4. Regla 2. cap, 2. y otros semejantes por la 
analogía con el verbo suspirar , que la lleva en na- 
tural construcción , así como el otro su semejante 
anhelar lleva la preposición á de ordinario. 

Y advertid que por esta regla y analogía va tam- 
bién el sustantivo ansia quando decimos: "Tantas 
?í ansias por reducirme á vos." Fr. Alonso del Cas- 
tillo en sus Plátic, tiern, cap, 4. 

j^djunta. 
Otros sustantivos de relación traen asimismo 
■para mostrarla algunas preposiciones como ventaja., 
diferencia ., &c. y así dice el Granada: "La ventaja 
o>de la una esperanza á la otra, &c." En el lib, de 
la Orac, y considerac, part, 3. trat. 3. §. 3. Sen- 
tido que puede volverse en estotro: '^^ Hace infi- 
5?nita ventaja el brazo de Dios á qualqider otro bra- 
ff>zo de carne." El mismo autor en el lugar citado, 

"Pa- 

1 Diréis que se calla este adjetivo en esta expresión de Cer- 
vantes : " Mis padres andaban por darme estado.'''* En el Ing, Hid, 
part. i, lib. 4. cap. 28. Eslo es, andaban solícitos. 



; PE LOS NOMBRES. 6f. 

"Parécete , pues , que es buen trueque dexar el 
»>camino de Dios por el del mundo, habiendo tan- 
»>ta diferencia del uno al otro?'' Gran, en el Menú 
trat, I. cap, 3. y esta misma fuerza ó poder podéis 
mostrar con la sola preposición entre así : "La di- 
diferencia que hay entre esos dos locos es, &c." Cerv. 
en el Ing, Hid. part. 2. lib, 5. cap, 15. 

Hay también sustantivo que mira de su natura- 
leza á motivo ó causa final , y válese á este efec- 
to de la preposición para\ como el nombre cosa^ 
diciendo el Granada : cosa es para reir , locucioa 
que puede ir variada deste modo: cosa es que po- 
ne espanto ^ que dice Rivadeneira , esto es; cosa es 
para espantar-^ la qual palabra va callada entonces 
quando decimos : es muy para cofisiderarse. Mas si 
fuere tras esta voz la preposición de , entiéndese 
callado por la elipsis el adjetivo digno , como se ve 
en este lugar: "No ha sido cosa de reir, y lo es 
*»de contar el gran miedo que hemos tenido, á lo 
»> menos el que yo tuve? . . No niego yo, respon- 
»>dió D. Quixote , que lo que nos ha sucedido (con 
«los batanes) no sea cosa digna de risa, pero no 
»>es digna de cogitarse; porque no son todas las per- 
íísonas tan discretas, que sepan poner en punto las 
Ȓ cosas." Cerv. en el Ingen, Hid, part, i. lib, 3. 
cap. 20. 

Otro sustantivo tenemos que para mantener el 
susodicho sentido de causa pasase al ser de adjeti- 
vo , pero indeclinable quando decimos : No fueron 
parte ruegos para moverle : esto es , no fueron ca- 
paces, &c. voz de que hace gran uso Miguel de 
Cervantes. 



E2 CA- 



6t PARTE I. LIBRO I. 

. ; CAPÍTULO XIIL 

. j2?/^ puede ir el tiempo con preposición ó sin ella, 

T 

I. i^os exemplos que alegaré darán por sí una 
justa idea del como y quando puedan ir las voces 
que tocan á tiempo con preposición ó sin ella ; y 
veisio aquí absolutamente ó sin preposición: "Par- 
j> tí yo de Roma el Octubre siguiente,'* Riv. en ía 
l^id» de S. Ignac. lih* $• ^^P* 

"Caliéntase el enero 
'- • »A1 derredor de sus hijuelos todos 

>>A un roble ardiendo entero, 
•i- »Y allí contando de diversos modos 

'^.i'ihn «De la extrangera guerra 
- V Duerme seguro y goza de su tierra." 

Así habla Lope de Vega en los Pastores de Be^ 
hn lib, I. imitando al Lírico latino, y elogiando la 
vida rústica. 

"En resolución este fué el íin de la aventurada 
»la Dueña dolorida , que dio que reir á los Du- 
9>ques, no solo aquel tiempo^ sino el de toda su vi- 
í?da y que contar á Sancho siglos si los viviera. Cerv. 
en el Ing. Hid, par. 2. lib. 7. cap. 41. '''Toda aque- 
iylla noche no durmió D. Quixote.'' EL mismo part. i, 
lib. I. cap. 8. "Tenia (Sancho) por costumbre dor- 
s?mir quatro ó cinco horas las siestas el verano.'* 
El mismo part. 1. lib. 6. cap. 32. Y Quevedo en el 
Romance 8. que intitula confesión de los mantos en 
la Musa 6. dice: 

"Soy pecador transparente, 

j>Dixo, que truxe arrastrando 

}>Un año tras una tuerta 

"A un caballero D. Pablo.'' 
2. Lleva empero preposición en estos lugares: 
-Kj ^ 1 "Pon- 



DE LOS NOMBRES. 69 

" Ponte en oración Sancho , efi el espacio que yo 
«voy á entrar coa ellos (ios batanes) en fiera y 
"desigual batalla.'* Cerv. en el Ing. Hid. part. r. 
iib, I. cap. 8. ^* Andamos buscando aventuras í/í «0- 
•» che y de dia , en invierno y en verano , á pie y 
"á caballo, con sed y con hambre." El mhiwo part. r. 
Iib. 3. cap, 17. "^'Quando despertare de noche des- 
jípertar con el (pensamiento de orar) y mucho mas 
i)á la mañana.'" Gran, en el Mem, trat. 5. cap. 3. 

"A mil gentes que agraviadas _. i;-],. oLij 

"Tenéis con vuestra porfía *^uV;r.r;i-' .'--A 

"Dexareis en aquel dia 

"Alegres y bien vengadas.?. J 
Fr. Luis de León en el Iib. 2. 

"Esto fué á la tarde y á la mañana ^ otro dia 
"respondióme nuestro Señor á ello, y díxome, &c." 
Santa Ter. en las papeles que van al fin de su vi- 
da. "No respondió otra cosa, sino que se sosegase 
íípor entonces, y. entretuviese á sus criados que por 
iy aquel dia no se volviesen." Cerv. en el líig. Hid. 
part. í. Iib. /\. cap, 44. y Fr. Luis de Granada dice 
cti el trat. óf, del Mem. cap. 3. §. i. regla 2. "Lo 
"qual debe hacer quantas veces entre dia y noche 
"pudiere." "Levantábase á las dos horas después 
"de la media noche." Rivad. en la Vid. de S. Bor- 
ja Iib. I. cap. 19. locución que no dexa la prepo- 
sición como ni aquella ; dispertar de noche : á la ma^ 
ñaña , &c." 

Puédese con bella gracia poner ó no la prepo- 
sición en una misma dicción del modo que lo ha- 
ce Fr. Luis de León traduciendo la Oda 10. de Hora- 
cio , que comienza Rectius del Iib, 2. desta forma: 
"En los casos aviesos 

"No pierde la esperanza, ni confia 

"En los buenos sucesos 
TOM. II. E3 ;#E1 



70 PARTE I. LIBRO I. 

»E1 ánimo que está de iiocke y día '■ 
■■/ . f) Para ser combatido 

fjDe templanza y valor apercebido." 
Nota, Suélese poner en medio la preposición, y 
es manera de encarecer el sentido diciendo: ^'^ Hoy 
iícri dia hay en ella (la Religión) personas de bue- 
»nas habilidades, doctas y honradas." Rivad. /^¿W. 
de S. Ignacio líb, 3. cap. 24. Y si reparas en ello 
es muy semejante este iinage de reforzar la dicción 
á aquel tan particular , que va notado en el tra- 
tado de las partículas : A la hora en aquel momen- 
to., mañana en aquel dia , Se, « 

CAPÍTULO XIV. 

í ''h .o.¡:>> t'^ •• -'-'i^^ ^os derivados» 

: . : ARTÍCULO I. 

Letras que van mudadas en la derivación de algu- 
nos nombres. 



u 



na bella reflexión del curioso D. Bernardo Al- 
drete me abre camino para introducirme en el pre- 
sente capítulo : dice, pues, y advierte este docto y 
juicioso español en el lib, 1. cap, 10. del origen de 
la lengua castellana , que de tal modo ha tomado 
nuestra lengua algunas palabras del Lacio , que al 
apropiárselas y darles como nuevo ser y patria, 
ha mudado algunas de sus letras , sustituyendo en 
lugar de la vocal latina un diftongo español , co- 
mo se ve en las voces tempus , petra , coclum., ne^ 
huía., Se, que suenan en nuestro romance, trocada 
la vocal e en el diftongo ie ; y así decimos: tiem- 
po ., piedra., cielo., niebla\ mudando asimismo la vo- 
cal o de las voces bonus^ corpus , mors^ bortus.^ Se, 
llLsi ■ 7 A en 



DE LOS NOMBRES. 71 

en él diftongo ue v. gr. bueno , cuerpo , muerte^ 
huerto , Se, 

Esto supuesto ved ahora como nuestra lengua 
vuelve otra vez á la ^ de la raíz latina, los adjeti- 
vos ó derivados de las voces tiempo^ piedra ^ &c, 
diciendo temporal ^pedragoso^ celestial^ nebuloso^ Se, 
y del mismo modo trueca el diftongo ue en la o per- 
dida de su raiz diciendo bonísimo de bueno , co?-- 
por al de cuerpo , mortal de muerte , <Sc, Lo qual 
nos hace ver , que esta inversión de letras es muy 
conforme al genio de nuestra lengua. Del mismo 
modo deriva de su raiz española , y toca á la se- 
gunda notada manera de derivar de trigo trigueño; 
de alago alagúeño ; de cigüeña cigoñinos , Se, aun- 
que es verdad que mantiene en su ser quando le pa- 
rece el diftongo de su raiz, como de fuente fuente^ 
cilla , de fuerte fuertecillo , de cuesta cuestezuela , Se» 
que usan nuestros autores. 

También suele en alguna otra ocasión tener algún 
respeto nuestra lengua á la raiz latina , como se ve 
en el sustantivo sabidor que usa Cervantes, "Quié- 
>?rote hacer sabidor de que todas estas cosas que 
»hago no son de burlas, sino muy de veras." En 
el Ifig, Hid, part, i. lib, 3. cap, 1%, y en el lib . /\, 
de esta part, cap, 46. dice: "Aun los sabidor es des- 
ata burla, &c." y del mismo modo usa esta voz 
Santa Teresa , &:c. 

Y así como en la dicha voz toma la vocal / de 
la raiz latina, suele otrosí tomar alguna vez la con- 
sonante de la dicha raiz ; de donde aunque de la 
voz amigo derívase naturalmente amigable , empe- 
ro dice relación al latin el superlativo amicísimo, 
v. gr. "Naturalmente es (el amor propio) amicísi- 
iymo de todo género de deleyte.'' Gran, en el Mem, 
trat, 7. part, i cap, 6, Es verdad que Santa Tere- 
sa de Jesús mantiene la natural derivación en el 

E4 su- 



72 PARTE I. LIBRO I. 

superlativo contrario diciendo: "Yo estaba entonces 
9>ene;)¡}guísin:a de ser Monja." En la l'^id. cap. 2. 
Ni mas ni menos mira al oiígen latino el dei iva- 
do clerical , y no al español clérigo , v. gr. " Los 
?^ relieves que del despojo clerical hablan queda- 
??do, &c." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. lib. 3- 
cap. 23. 

También derívanse á la latina aquellos adjetivos 
que usan nuestros maestros quando dicen : ave in- 
dóynita , cosas muy agibles^ cosas adherentes^ esfuer- 
zo viril , femeniles miembros ; y aquellos bisunto^ 
resoluto^ &c. destos lugares: "Desarmóle (Sancho 
»>á D. Quixote ) , quedó en valones y en jubón de 
'í carnuza, todo bisunto con el mugre de las ar- 
omas." Cerv. en el Ing. Hid, part, 2. lib. 6. cap, 18. 
"En este conocimiento conviene que esté el hom- 
»>bre tan fundado y tan resoluto , 6¿c." Gran, en el 
Menú trat, 5. cap. 2. §. 2. 

Es verdad que suele alguna vez mostrarse no 
mas que alguna apariencia de relación á la latina 
raiz en algún nombre , como se ve en el hacer ma- 
nida , que dice en sus versos Fr. Luis de León ; y 
lo mismo quando en ser de adjetivo nos vuelve es- 
te sentido: "Estas manos te sacarán el corazón don- 
'íde al vergas y tienes manidas todas las malda- 
'>des juntas." Cerv. en el Ing. Hid. part. 1 lib. 3, 
cap. 23. 

•Y sea esto dicho por el justo respeto á la lengua 
latina, origen de nuestro romance: que por lo que 
toca al trueque de otras letras que suele haber en 
muchos y varios derivados, de propia y natural raiz, 
por sí mismos se os mostrarán en los siguientes ar- 
tículos que tratan de sus terminaciones. 






.DE LOS NOMBRES, ^^ 

ARTÍCULO II. 

Naturales terminacmies de los derivados, 

\. 

i^ 

Como sea la variedad de terminaciones gran par- 
te para !a variedad del estilo , y de aquella armo- 
nía que del número percibe el oido en sugeto de 
elocución , que tal y tan vario debrá ser nuestro ra- 
ciocinio, siendo tantos y tales como veremos , los 
modos de sus terminaciones en las muchas voces que 
de otras derívanse? y dexando para el artículo si- 
guiente el terminar de nuestros diminutivos , véa- 
meos ahora los modos de los otros derivados ; que 
teniendo diversas en especie sus raices , diversas y 
muy diversas tienen también sus terminaciones, co- 
mo lo podéis ver en los nombres que alegamos to- 
mados por la mayor parte del copioso y atinado 
Miguel de Cervantes : y para ordenarlos bien he 
aquí los adjetivos derivados de verbos unidos con 
sus sustantivos, según los usa el dicho autor: muía 
espantadiza 6 asombradiza', cabeza respondcíw.: Re- 
gidor perdidoso^ verso infamatorio^ cosas hacederas^ 
homibre culpante % muger andariega:, y el Grana- 
da dice : gallina andadera * , hombre comilón , con 
los quales podéis juntar los adjetivos ó sustantivos 
danzadores , bailarines ^ ó bivyladores* 

Em- 

1 Parécenos oportuno para autorizar lo íuso dicho añadir 
por via de nota uno que otro Jugar: "Kn ninguna cora he si- 
sado cíiipar.tc de la culpa , en que Jos de mí nación han caido.^'' 
El citado Cerv. en el Ir.g, Híd. port. 2. ¡ib. 8. cap. 6^. 

2 ^^Si la gahina es bulliciosa y andadera , nunca sacará á luz 
»{ los huevo- )." ^JSn el ¡ib. de la Qmc. y consid.ipart. 3. §. 3. 

3 "Pensáis que tcdcs los valientes S( n danzcdcres , y todos 
5? los andantes cabal'eros hay lárices.'" Cerv. lug. Hid.part. 2./. 8. 
ccp. 62. "Me atrevo á decir que era (Rey raidos) ancho de rostroj 
»de color bermejo, los ojos bayladores y algo saltados, punío- 

>> so 



741 PARTE T. LIBRO I 

Empero de sustantivos nacen los siguientes : po- 
derosas muías, onidmQrAos juiíient i/es ^ eniraüas ,^«/- 
jefías y apedernaladas , gremio duen^sco , liombre 
mugeriego , eloqüencia dewostina^ generación gigan- 
tea , Condesa Lobuna , Dignidad Pontificia ; y en 
el Coloma hallareis guión Pontifical^ camino pasa- 
gero , leyes caballerescas , palabras caballerosas ' y 
andantescas^ -^{^[13. lacayuna^ muger palaciega^ ner- 
vuda y avellanada'^ pastor quixotiz^ pastor panci- 
no ^ ú. lo estudiantil^ añales sacrificios, que dice es- 
te autor en la Calatea ; y en Pedro de Rivadenei- 
ra leemos de cárcel carcelería * , de paja choza pa- 
giza , de grullas gruero ^ , de casas casares , así 
como el Coloma deriva el sustantivo caserías ; y 
el Granada dice: alma callejera y vagamunda^ y Don 
Juan de Jáuregui en su Aminta saca de sangre y 
vedejas , sanguino y videjudo ^ ; y Santa Teresa de 
Jesús con el Granada saca de honra el adjetivo hon- 
rosa 5 ; así como el Cervantes se vale en sentido 

ya 

»soy colérico en demasía." El mismo part. 2. Ub. ^.cap. i. 

1 Del mismo modo usa deste adjetivo Pedro de Rivadeneira 
en la Vida de S. Borja Ub. i. cap. 3. diciendo : exercicios hones- 
tos y caballerosos. 

2 "Era tiempo de estío, y tenia una manera de caraiería 
»>algo libre i y asi pudieron acudirá él muchos para oiile.'* En 
la Fid. de S. Ignac. Ub. i, cap. 14. 

3 ^^El Emperador estaba entonces tan cebado en ella (caza 
»de halcones) que solia socorrer á un Xirifalte gruero que el 
j> Marques tenia, y ser de los primeros que llegaban al socor- 
»>ro en un caballo turco muy ligero, con un lebrel suyo favo- 
»> rido , que llegaba hasta abocar la grulla." En la Fid, de S^ut 
Borja ¡ib. I. cap. 4. 

4 " Este mi rostro de color sanguino, 
»> Estas anchas espaldas, estos brazos 
" De duros nervios mi cerdoso pecho, 
»>Y vedijudos muslos son indicio 
•>Demi viril y poderoso esfuerzo." 

Así habla un sátiro en el act. 2. escena i. 
5 "Era tan honrosa que ... no tornara atrás por ninguna 

97 ma- 



DE LOS NOMBRES. 75 

ya " serio , ya irónico del derivado honrada : Tam- 
bién deriva la santa de evangelio evangelical\ y el 
autor de la Tragicomedia de Calisto y Melibea ;?- 
losofal de filosotia. Es con todo muy singular el de- 
rivado bravatas de bravo , que usa Cervantes. 

3. Que por lo que mira á los derivados de ad- 
jetivos frisan con los ya espuestos como tercería 
de tercero , que dice Cervantes : eternal de eterno 
Santa Teresa , &c. Y advertid que si hemos citado 
en todo lo dicho determinados autores, no es por- 
que sean los únicos , que así han usado las tales 
voces , sino por autorizar la derivación, como so- 
lemos en otras ocasiones , tratando de voces ó lo- 
cuciones generales. 

4. Se añada á esto la variedad que pueden su- 
frir nuestros ordinales, porque ora siguen la analo- 
gía latina deste modo : primero, segundo, tercero, 
quarto , quinto , sexto , séptimo y octavo ; ya se 
forman propia y natural derivación en los siguien- 
tes números , como lo hace el autor de la Tragi- 
comedia de Calisto y Melibea , prosiguiendo así: 
:aucto noveno ^ deceno ^ onceno ^ docena ^ ^ treceno^ qua- 
t or ceno ^ quinceno \ y aunque vuelve á los ordina- 
les latinos en los siguientes , sextodécimo , décimo- 
séptimo , décimooctavo , decimonono , veintesimopri- 
mo , mantiene el ordinal propio en el acto vein- 
teno* 

Es verdad que con alusión á determinado y en 
sí ordinal número podemos valemos de los nume- 
rá- 
is manera." En la Vida cap. 3. "Esta virtud de la misericor- 
jsdia es tan hermosa , tan honrosa, amada y apreciada de los 
■» hombres que, &c." Gran, en el lib. de la Oracwn y meditac. 
irat. 3. §. I. 

I También el maestro Pérez del Castillo dice: "Los que 
»son curiosos y desean saber tales cosas, lean el deceno libro 
»jde Estrabon.'^ En el Teat. lib, 3. • <■ ;, ».*-i^..i- 



76 PARTE I. LIBRO I. 

rales , como lo hace Pedro de Rivadeneira dicien- 
do : ^' El bien que desto sucedió . . . contarémosló 
??á los declseis capítulos desíe segundo libro." En la 
Vid. de S . Ignacio lib. 2. cap. 3. El qual dice tam- 
bién el dia de los veinte , &c. 

Y aquí podéis advertir á la propiedad y varie- 
dad de que usan nuestros autores en algunos pun- 
tos de numeración , pues dicen igualmente docien- 
tos ó ducientos , trecientos ó trescientos , perdien- 
do á veces alguna letra en la formación ó deriva- 
ción , ó manteniendo el número formado igual á su 
■raiz , como deciseis ^ decisiete ^ diecinueve., veintiuno^ 
■que usa el Rivadeneira, el qual dice también el 
mes de Diriembre , &c. en fin acabo con daros es* 
ta indeterminada y gustosa numeración del Grana- 
da : " Docientos y tantos arios" En la Introducción 
pan» 2, cap, 1 3. §. 2. 
•j.- zv ; úv í:ou \f V' yldjunta. 

Irregular derivaciojí de algunos nombres» 

Esta irregularidad proviene del abreviarse que 
hacen los derivados perdiendo de las letras que lle- 
va su raiz , como humilmente de humilde , accep" 
cion de acceptar , vaca de vacar, colmo de colmar, 
que os muestran los siguientes exemplos : " Aunque 
» algunas veces no se halle el hombre tan devoto , . 
»í todavía se debe llegar humilmente á este pan de vi- 
>;da/' Gran, en el Menú trat. 3. cap. 10. 

"Habia leido (el maestro Yapo) en aquella Ciu- 
»dad algunos años con grande accepcion y loa." Riv. 
en la Vid. de S. Ignacio lib. 3. cap. 19. Mas este 
sustantivo así como el adjetivo accepto son de ana- 
loo^ía latina , como lo es también el sustantivo ex- 
cepción en este lugar de Fr. Luis de León: "Sus 
»> hijas y sus libros (de la, santa Madre) . . .son tam- 

jíbiea 



DE LOS NOMBRES. 77.- 

wbien íestigos fieles y mayores de toda excepción 
>íde su grande viituu.'^ En la Carta á las Ma- 
dres , , íf <r. 

*'A la partida le mandó el Emperador (á San 
»Borja ) tomar el hábiio de Santiago ... y le dio 
»>una Encomienda que á la sazón estaba vaca." Riv. 
en ¡a l^id, de S. Borja lib. i. cap. 8. ^'Estando va- 
9fcas otras dos Compañías en los tercios que mili- 
jetaban en Francia, proveyó la una en D. Francis- 
>>co dtí Padilla Gaiían, y la otra, &íc." D Cari. Col. 
en las Guer. de Fíand. lib. 4. 

^^ Colmo de admiración lleno de espanto 
?> Entré en Madrid en trage de romero.'"' 
Cerv. en el Viag. al F amaso cap. 8. 

Empero puede algún derivado parecer que pier- 
de algo respecto de una raiz , y no respecto de otra, 
que le es tal vez mas natural, como aquel sustan- 
tivo quantía de quanto y no de cantidad , que di- 
ce Cervantes por estas palabras: *' Oficio de mayor 
9)quautia. En el Ing. Hid. part, 2. lib. 7. cap. 41. 

Ya suele provenir esta anomalía üel aumentar- 
se tal vez algunas letras en la derivación respecto 
de su raiz, como: "Los cabellos muchos y rebul- 
iitados.''^ Cerv. en el Ing. Hid. lib. 3. cap. 23. de la 
I. part. De lo qual tendréis nueva prueba en el de- 
rivarse de algunos diminutivos , de que vamos á 
tratar con mas ó menos exemplos en cada termi- 
nación según su mayor ó menor uso. 

ARTÍCULO III. 

De los derivados dinmativos de cantidad. .-dÍí:- 

Llámanse así ó porque disminuyen con su par- 
ticular terminación el objeto, ó porque lo traen á 
cierto punto de afecto, siendo ea uno y en otro ma- 
rá- 



78 PARTE 1. LIBRO I. 

ravülosa y abundante nuestra lengua, la qual pa- 
ra dar mayor y mejor sonido á la derivación muda 
la vocal a final , en e, y luego añade la c conso- 
íiante á pesar de su raiz , y así deriva de piedra 
pedrecita ; empero mantiene la vocal e quando la 
lleva la raiz y sigúela al modo dicho la c , conso- 
nante que suele añadirse además , quando en la úl- 
tima sílaba de la raiz suenan las consonantes w, r, 
y así deriva al modo dicho de ave avecica , de po- 
bre pobrecíto ó pobrecillo ; de ayre ayrecico , &c. 
de perdigón perdígoncillo , de pecador pecador ci^ 
//o, &c. de donde si quitáis la consonante interpues- 
ta perderla mucho la voz de sonido y gracia. 

I. Ahora , pues , para ordenar la varia manera 
de nuestras terminaciones en hecho de mostrar el 
objeto con el accidente ó calidad de pequenez , en 
que es nuestra lengua mucho mas abundante que la 
latina ^ , sea la primera de sus terminaciones la fi- 
nal en ico ^ que usan así nuestros maestros: ^'Pues 
??qué quando (algunos autores de libros) citan la 
» divina Escritura'^ no dirán sino que son unos San- 
»>tos Tomases, y otros Doctores de la Iglesia, guar- 
» dando en esto un decoro tan ingenioso , que en 
»>un renglón han pintado un enamorado discreto y 
>j en otro hacen un sermoncico christiano." Cerv. en 
el Prólogo de la part, i. del Ing. Hid. donde dice 
también: "Si tratáredes ... de la amistad y amor 
j?que Dios manda que se tenga al enemigo, entraos 
» luego al punto por la Escritura divina que lo po- 
déis hacer con tajitico de curiosidad. 

**Si estás colgado como de un hilico de la vo- 
í>luntad sola de Dios, como tienes atrevimiento pa- 
i>ra provocar, &c." Gran. Guia lib» i.part» i. cap. 3. 

"Veo 

I Apenas tiene la lengua latina otras terminaciones que estas: 
capsUx vacíiia: tantUlum ¡ bomuncio* 



DE LOS NOMBRES. 79 

**Veo con qiianta ligereza los perricos y gaticos ]víq- 
»ígan y trepan entie sí unos con otros , y los pla- 
«ceres y alegrías que con esto reciben/' Gran, en 
el Mew. part. i. en las siete consideraciones de las 
perfecciones divinas considerar, i. donde dice tam- 
bién: cordericos^ cahriticosi "Ponte á mirar una agu- 
?íja de un reloxico de sol , &¿c." El mismo en la 
Guia lib, I. part. 3. cap. 29. §. 8. "Ni una paji^ 
sica muy liviana se dexa de ver con esta luz." El 
mismo en las Adic. al memcr. en las ya citadas sie- 
te consideraciones considerac. i. §. 5. el qual autor 
suele valerse de ordinario desta especie de termi- 
nación en razón de darnos así idea de las cosas con 
solo nombrarlas : pollico , paxaricos , abegica , ani- 
mal ico , corpecico , huevecico ú ovecico , S'c, 

"Compró (Ignacio) el vestido y trage que pen- 
rsaba llevar en la romería de Jerusalen , que fué 
?>una ti'inica hasta los pies á modo de un saco de 
♦jcaiíamo áspero y grosero, y por cinto un pedazo 
}>de cuerda; los zapatos fueron unos alpargates de 
» esparto, un bordón . . . una calabacica para beber 
»un poco de agua, quando tuviese sed." Riv. l^id, de 
S, Ignac. lib. 1. cap. 3. 

" Una centellica que salte la abrasará toda." Sta. 
Teresa £•« la Vid. cap. 35. "Al primer eyrecico de 
»í persecución se pierden estas florecicas^^ La mis- 
ma en la part. i. Cam. de perj'ec. cap. 25. j; en 
el cap. 15. dice : en tantico que-, y unas conchicas qü 
el cap. 38. &c. 

2. Quanto á la segunda manera de terminar no 
hay duda sino que es de mucha gracia usándola á 
tiempo , y naturalmente como lo han hecho nues- 
tros maestros , que es desta manera: "Se llegó San- 
vcho Panza al oido de su Señor, y muy pasito le 
»>dixo, 6íc." Cerv. en el Ing, Hid. part. 1. lib. 4, 
cap. 29. 

Pe- 



8o PARTE I. LIBRO I- 

Pedro de Rivadeneira suele decir: desde chiqui- 
tos , hijo pequeñito. T en la Vid. de S. Ignac. lih. 2, 
cap. 1 8. dice también muy poquitos delios, &c. 

" Texe el avecica su nido en lo secreto del árbol 
»»juntando una pajita con otra pajitaJ' Gran, en las 
^dic. al memor. part. 2. cap. 21. "Quan poquito de 
«lo que allí padecen sin fruto (los condenados) si 
»>se tomara aquí de voluntad bastaría para darles 
» remedio." Gran, en la Guia lib, i. part. i. cap. 10. 
"Hate traido el Señor en todo este camino que has 
candado de la manera que un padre trae un hijo 
achiquito en sus brazos." El mismo e/í /í? Guia lib. i. 
part. 2. cap, 12. .-,'::< -j '- 

*'El alma da un vuelo . . . aunque como avecita 
»que tiene pelo malo, cansa y queda." Sta. Ter. 
part. I. Cam. de la perfec, cap, 13. **Voy á la casi» 
ffta y trácela." La misma en la f^id. d part. i, 
cap. 33. La qual usa también destotros diminutivos 
charqui tos , maripositas , polvito , devocioncitas , pO' 
quito , &c. 

Nota. Dos cosas débense observar en este lugar, 
una es que estos tres autores y maestros de nuestra elo- 
cución, usan uniformemente de los diminutivos />o- 
quito , chiquito^ y hácenlo sin duda aposta por evi- 
tar la cacofonía , que de lo contrario podría resul- 
tar si dixeran chiquicos ^ poquicos ^ aviniéndose mal 
consigo mesma una consonante hueca , qual es la q 
ó la íT , quando le equivale en inmediata repetición; 
que por eso dice tal vez Santa Teresa charquitos y 
no charquicos , lo qual no sucede con la t , letra 
de muy diferente calidad; y así repítenla con gra- 
cia Santa Teresa y Cervantes diciendo aquella: con 
tantito cuidado en la part, 2, cap. 26. y en la part, i. 
cap. 37. un tantito de mas gozar. Y Cervantes en 
la part, 2. lih. 6. cap, 32. dice : "atusándole tan» 
ittito el entendimiento, 6íc. 

La 



DE LOS NOMBRES. et 

,T La otra cosa muy digna de observarse nace del 
uso mas ó menos freqüente , que hacen nuestros 
autores de las dichas dos terminaciones, puesto que 
es cierto, que dice cada una natural relación al pais 
ó Provincia do nacieron y se criaron , ó lo que 
nos parece mas cierto al genio particular de los 
autores ; pues vemos que el Granada de natural 
profundo y severo usa mas freqüentemente que los 
otros la primera terminación : no así Pedro de Ri- 
vadeneira de condición mas apacible , que igual- 
mente se vale de la una que de la otra ; al modo 
que lo hace también Miguel de Cervantes , donde 
las personas de su Historia no le obligan á lo con- 
trario : empero Santa Teresa de Jesús de natural por 
extremo suave y amoroso , aunque se vale harto 
de la primera terminación , usa mas de ordinario 
la segunda , que de suyo es mas dulce y agrade- 
cida; que por eso es menester mas tino en acomo- 
dar estos diminutivos no solo con el objeto , sino 
también con el genio y natural del autor , siendo 
como es muy fácil el afectar por medio de lindas, 
pero estudiadas voces la elocución , cuyo severo 
canon intimado de Quintiliano debe estar siempre 
delante los ojos: Nihil est odiosius affcctatione, Instit. 
Orat. Ub, i. cap» 6. 

3. Pues la tercera terminación de los diminuti- 
vos que tocan á cantidad, es qual aquí se os mues- 
tra en la voz perdigoncillo deste texto del Grana- 
da : '^' Los perdigoncillos reconocen en la voz á la 
»> verdadera madre que puso los huevos, y en oyén- 
j>dola dexan á la falsa que los sacó y los criaba/* 
En las Adic. al Mem, part, 2. cap. 22. Consid. 2. 
A este mismo modo usan la dicha terminación otros 
autores , v. gr. "Quando el hijo es niño hay una 
>í perpetua solicitud en criarle; quando ya grande- 
i> cilio un continuo cuidado y sobresalto en guar- 

TOM. II, F »>dar' 



8íS . PARTE I. LIBRO I. 

»> darle." Rivad. en el trat, de la TribuL lih. i. 
cap, 1 8. ^'Procurábamos (un hermano mió y yo), 
^ícomo podíamos hacer ermitas, poniendo unas pe- 
nar ecillas que luego se nos caian." Santa Ter. en la 
Vid, part. i. cap, i. 

^'Púsose en la cabeza (el Cura ) un ¿'irr^/i//o de 
j? lienzo coicliado." Cerv. en el Ingen. Hid. part, i. 
lib, 3. cap, 27. desta terminación usa harto el Gra- 
nada en la part, i. de la Introduc, ^. 

4. Otra y quarta terminación es la desta voz 
pontezuelos ^ v. gr. *' Después de haber roto muclias 
>í veces estos pontezuelos , una tarde comenzaron á 
"batir tan fuertemente, que &c." D. Cari. Colom. 
en las Gucr, de Fland, lib, 10. Y advertid que va fue- 
ra desta especie de diminutivo , la que parece de- 
rivada , y es á nuestro parecer propia voz y ente- 
ra raiz , qual es la palabra íz^«íVe/íi , que lleva apa- 
riencia de ser diminutivo de túnica , y bien pare- 
ce su graciosa final de genio y norma Italiana; veis 
aquí su uso: " Altisidora . . . vestida de una tunice- 
nía de tafetán blanco . . . entró en el aposento." 
Cerv. en el Ing, Hid, part» 2, lib, 8. cap, 70. 

5. Del sustantivo villas deriva el de villetas 
D. Carlos Coloma, y es la quinta terminación, di- 
ciendo : ''El tercio del Marques de Trévico se pil- 
oso en Bervi , y en otras villetas." En las Guer. 
de F ¡andes lib. 6, y D. Alonso de Ercilla deriva 
sayetes de sayos hablando así de los Araucanos al 

- cant, I. 
} *' Tienen fuertes y dobles coseletes 

>í Arma común á todos los Soldados, 

»Y 

I No dexa de ser particular en su especie el diminutivo pe- 
cilios que saca de pies el Granada, v. gr. "No tienen necesi- 
??dad (las abejas para fabricar sus pana]es)de regla ni de plo- 
9j mada . . . mas que de su boquilla y pecilivs tan delicados." E71 
ia Introduc, part. i, cap, 20, 



DE LOS NOMBRES. 83 

»Y otros á la manera de sayetes^ '■ 
»Que son aunque modernos mas usados.'* 
6. Finalmente he aquí la última y sexta termi- 
nación en el diminutivo castillejo , que os da el Co- 
loma en este lugar: "Comenzó á batir (el enemi- 
»»go) el castillejo donde alojaba el Almirante." En. 
las Guerras de Flandes lib. 12. la qual especie de 
diminución , así como la precedente , son por extre- 
mo propias de nuestra lengua , y que miran á so- 
los sustantivos. 

ARTÍCULO IV. ' '"^ • , - ' -'' 

y arla terminación de los diminutivos para variedad 

de afectos. 

Con algunas de las terminaciones de cantidad 
expresamos también varios y muy seaiidos afectos, 
y dexando á un lado las que desto no sirven , á 
saber la primera en ico que solo representa algu- 
na * aparente ternura derivada de ciertos objetos, 
que disminuye, y la última en ejo , ved ya los afec- 
tos que con las otras muestran nuestros maestros. 

Terminaciones para afectos de amor ó ternura , y 
de alegría. 

Estas son dos , á saber la segunda y quarta de 
cantidad, que terminan como las wocqs: pqbrecito^ 
hijuelo que os presentan estos exemplos : "A solo el 
tipobrecito Ignacio no hubo hombre que le tocase, 

F 2 i> ni 

I Entiéndase esto de quando el objeto no trae consigo par- 
ticular ternura : que si tal hay bien polrá pertenecer á afecto 
esta terminación , como quando dice el Grana Ja: "Descended 
>jal poYtalico de Belén , &c '' En la Introduc. part. 3. trat. 3. 
en la conclusión , y asimismo lo usa Lope en los Pastores de 
Belén (ib. 3, 



84 PARTE I. LIBRO I. 

?> ni impidiese." Rivad. en su Vida ¡ih , i» cap. o. 
*'Que madre liay que se pueda olvidar de su hijo 
iypequeñitoV^ Rivad. en el trat. de la Tribuí, lib, 2. 
cap. 21. El Granada dice también los humildes y 
pobrecitos. En el Menú trat. 6. en la meditación del 
juicio. 

"Advierta, Señor, que ayer ó antes de ayer; 
Jíque según ha poco se puede decir desta manera, 
j^canonizáron ó beatificaron áos frailecitos descal- 
>?zos , cuyas cadenas de hierro ... se tiene aiiora 
??á gran ventura el besarlas y tocarlas." Cerv. en el 
Ing. Hid. part. 2. ¡ib. 5. cap. 8. 

Mas es bien sensible la ternura que se expresa 
en estos lugares : "Si estos preceptos y estas reglas 
j?sigues, Sancho, serán luengos tus dias , tu fama 
?>será eterna ... y cerrarán tus ojos las tiernas y 
>í delicadas manos de tus terceros nietezuelos.'^ Cerv. 
en el Ing. Hid. part. 2. lib. 7. cap. 42. 

V Vy. Luis de Granada traduciendo un texto muy 
tierno del Evangelio dice: "Quando esto hicisteis 
wá uno destos pequemelos mios á mí lo hicisteis." 
En el lib. de la Orac. y considerac. trat. 3. §. 8. 
También en el Mem. trat. 7. en la Oración i. so- 
bre el Padre nuestro encarece sobremanera el afec- 
to encendido de amor tierno por estas palabras: "Yo 
recomo uno de vuestros bijuehs . . . pido á vos, pa- 
»dre mió pan." Y obsérvese, que el diminutivo hi- 
juelo , apenas ^ sufre variarse según el uso de los 
buenos autores , que solo varían la locución y el 
afecto por los epítetos hijo chiquito , pequcñito. 

Ser- 

» Veis aquí tmo que otro exemplo en contrario: ^^ Los bi- 
9)gieoí por no ensuciar esta caiTia { del nido ) con los excre- 
» memos del vientre, pénense al canto del nido para purgar- 
ía lo." Gran, en la Inlraduc del Sir.ibolo purt. I. cop. 12. §. I. 
y en el cap. 14. §. 4. dice : /h^gilos , termmacion de voz una y 
ütra muy poco ó nada usada de los demás autores. 



DE LOS NOMBRES. 85 

Servímonos también -de ia ya dicha primera ter- 
minación para mostrar con viveza el afecto de ale- 
gría , V. gr. "Iba tañendo en las cartas (Teresa 
>j Panza) como si fuera un pandero , y . . . comenzó 
»á baylar y decir : á fe que ahora no hay pariente 
» pobre: gobiernico tenemos, 6£C." Cerv. en el Ingi 
Hid, part. 2. lib. 7. cap, 50. 

Terminaciones para el afecto de compasión. 

Tres pueden ser estas terminaciones , y sea la 
primera esta que os da en el texto que alegó Don 
Carlos Coloma en hecho de mostrar digna y jus- 
ta compasión de personas puestas en grande aprie- 
to , diciendo: "La muger de Don Alonso, señora 
"principal y muy virtuosa, recogida con sus hi" 
yfjuelos á un Monasterio tuvo maña y valor, &:c/' 
En las Guerras de Flarid, lib, 8. Estotra y segun- 
da , es de Cervantes: "Yo pobrecilla comencé á te'^ 
"ner por verdaderas tantas falsedades." En el Ing, 
Hid, part, i. lib, 4. cap, 28. Y este diminutivo á vis- 
ta del primero , muestran la analogía con la ter^ 
minacion y afecto de aquella expresión de Catulo-: 
flendo turgiduli rubent ocelli. 7 ( Ujv < )'' 

Es ademas muy á propósito para mostrar este 
afecto tan parecido al amor tierno la terminación 
que sirve también para este, v. gr. "Ciega está esta 
jy palomita,*^ Santa Ter. en la Vid. cap. 20. y en el 
cap. II. dice esta Santa: "Participa esta encarcela- 
iy dita á^std. pobre alma de las mudanzas del cuerpo.*' 

Terminaciones para afecto de enojo y desenfado, ■' 

Tales son la primera y última de que nos ser- 
vimos para mostrar los afectos de amor y compa- 
sión , y sea aquí la primera la que pone Qerván- 
TOM. ir. F3 tes 



8^5 PARTE I. LIBRO I. 

tes en la boca de su Héroe en lance de gravísimo 
enojo desta manera : " Ahora te digo , Sancbuelo^ 
»>que eres el mayor bellactielo (\\iq hay en España. 
»Dime , ladrón vagamundo, no me acabaste de de- 
í^cir ahora , que esta Princesa se había vuelto en 
»una doncella que se llamaba Dorotea, y que la 
>í cabeza que entiendo que corté á un Gigante, era 
>íla puta que te parió? voto, y &c." En la part. i. 
¡i¿?. 4. cap, 37. '''Bonitos eran ellos para sufrir seme- 
" jantes cosquillas." El mismo part, iJlb. 3. cap, 32. 

:i5r : 

' Terminaciones para afecto de desprecio. 

Son las tres mismas, que para el afecto de com- 
pasión^ V. gr. "Úsase en Francia mucho servirse de 
9>Iacayuelos ^ por medio de los quales se visita, se 
»anda todo y se sabe todo: ellos son las verdaderas 
íícspias, y tan diestros en este oficio, que se ha vis- 
ito lacayuelo de doce años con solo haber entrado 
>íuna vez por una puerta de Ciudad ó Villa, de- 
»> signarla después y delinearla con sus traveses, ras- 
durillos y otras defensas, como pudiera el masdies- 
»> tro Ingeniero." Coloma en las Guer, de Fland. lib. 4. 
'*0 dichoso yo! y verdaderamente dichoso! quando 
»> suelto de las prisiones deste corpezuelo mereciere 
5>oir aquellos cantares de la música celestial." Gran. 
en el Mem, trat, i. cap, 1, 

"Tuvo noticia (una afligida Señora) desta péca- 
ri dorcilla^ Así habla de si mesma Santa Teresa en 
su Vid, cap. 34. "Le hicieron tomar (sus amigos 
«á Ignacio) dos ropillas cortas de un paño grose- 
!>íro y pardillo .^ y del mismo paño una media ca- 
mpen »:a para cubrir la cabeza." Rivad. en su Vid, 
lib, 1. cap, 9. "Esa Angélica, respondió D. Qui- 
j>xote , señor Cura, fué una doncella distraída, an- 
>;dariega y algo antojadiza . . . despreció mil seño. 
?. »res, 



DE LOS NOMBRES. 8^. 

tfves , mil valientes , mil discretos, y contentóse con 
*> un pagecil/o bárbiiucio.^* Cerv. en el Ingen, Hid,^ 
part, 2. /i¿', 5. cap. i. y en la, par t. i. ¡i^. 3. cap. 26. 
dice e:i ayre de desprecio : "Medoro un morillo de 
>» cabellos enrizados, &c. 

^'Se representan algunas veces (las farsas y co- 
»> medias) por hombres y mugercillas perdidas/' Riv, 
en el trat, de la Tribuí, I ib» i. cap. ii. 

Toca asimismo á desprecio con un es , no es 
de burla estotra terminación en /Ví», que usa Don 
Quixote á la vista de los leones enjaulados dicien- 
do : ^' leoncitos á mí? á mí leoncltos'V Cerv. en el 
Ing. Hid. part. 2. I ib. 5. cap. 17. 

Es demás destas muy única y viva para el afec- 
to de despreciar la siguiente: "Es cosa cierta que 
"HO hay invención que no saquen , engaño y ma- 
'>quinacion que no intenten por engaííar al pobre- 
*>te.'' El maestro Pérez del Cast. en su Teat.lib. 3. 

Hemos querido poner á la larga estas varias ter-'. 
minaciones para mostrar por la variedad de su po-- 
der , que así como algunas dellas van muy acomo- 
dadas al objeto ó afecto , del mismo modo depen- 
den otras de su raiz en su particular derivación. 

Y sabe finalmente que hay algunos diminutivos 
que no tocan directa , é inmediatamente á cantidad 
ó afecto, sino á cierto decir proverbial de particu- 
lar gracioso sentido , como : salir uno de sus casi- 
lias: darse uno á otro cordelejo: andar en puntillos 
que dice Cervantes , &c. 

Nota. Pláceme aquí á la fin de poner en com- 
pendio baxo cada terminación la variedad de afee- ' 
tos que se incluyen según los exemplos alegados: pues 
la terminación en ito sirve de expresar los afectos de 
affior ó ternura., de alegria , desprecio y desenfado. 

La terminación en uelo es muy acomodada para los 
afectos de grande afición , de compasión , desprecio é ira, 

F4 La 



88 PARTE I. LIBRO L 

La terminación en illo sirve asimismo de despre- 
ciar , y de mostrar compasión. 

La terminación en ete parece ser sola de desprecio. 

Mas destas terminaciones unas mas que otras son 
cierto á propósito para determinados afectos según 
su naturaleza, corno os lo muestran la mayor ó me- 
nor copia de exemplos que hemos alegado. 

f V ARTÍCULO V. 

■ Terminaciones de los derivados que aumentan. 

Estas son de tres suertes conviene á saber: hom- 
hron , platonazo y caballerote , que usa Miguel de 
Cervantes en simple y natural engrandecer: toda- 
vía pueden servir para los afectos siguientes. 
Fara afecto de enojo. 

Sirven los derivados aumentativos carnaza^ bes^ 
tion ^ &c. deste modo: ^'Date, date en esas car- 
tynazas , bestión ^ indómito , y saca de harón ^ ese 
jíbrio." Cerv. en el Ing. Hid.part. 2. lib, 7. cap. 35. 
terminación con que muestra también asco Pedro 
de Rivadeneira diciendo : ^'Asió el (perro) con los 
y> dientes de aquella carnaza.'' En el Trat. de las 
virtudes del Príncipe Christiano lib. 2. cap, 39. 

"Malas ínsulas te ahoguen , respondió la sobri- 

" na, 

1 Esta voz bestión aunque de su naturaleza pone mengua 
ó mancilla en el sugeto , todavía se refuerza con la termina- 
ción; que por eso solian los latinos valerse de tal aumento, y 
final por expresión de algún enojo como se parece en aquella 
pregunta de Querea á Antifon en el Eunuco de Terencio ac. 
3, ses. 5. Pro Eumichone. 

2 Es manera de adagio esta locución , que usa también en 
sentido muy semejante. El maestro Pérez del Castillo en su Teat. 
lib. 2. diciendo: "Y si á dicha naturaleza sale de harona, y 
?jnos hace alguna pequeña merced, ó reparte de sus bienes . . . 
t> dalos con tanto contrapeso de males , &:c" . 



DE LOS NOMBRES. 89 

?ína , Sancho maldito, ^olosazo ^ comilón^ que tu. 
iteres, &c." El mismo -^art, 2. lih, 5. cap, 2. 

Y ved que la terminación ya aumentada de be- 
llacon recibe mas aumento en aquel dicho de Cer- 
vantes , que puede tocar á enojo: ^' Aquel bella- 
iiconazo del maestro Elisabat , &c." En el ln¿cn:- 
üid, púrt, i. lib, 3, cap. 24. ;.; L 

Para afecto de desprecio, ■■• ■^■- 

Son muy acomodadas las terminaciones destas 
voces : papelón , poblacho , condazo , caballerote, 
V. gr. ^' Alzándose .( D. Quixote) la visera de pape- 
9>lon , y descubriendo su seco y pavoroso rostro con 
"gentil talante y voz reposada les dixo, &c." Cerv. 
e?i el Ing. Hid. part, 1. lib, i. cap. 2. ^'Este po- 
nblacho loco sin seso, que Platón llamaba mons- 
jítruo , tiene muchas cabezas." El maestro Pérez 
del Castillo en su Teat. lih. 2, "Por cierto que se- 
wria gentil cosa (replicó Teresa Panza) casar á nues- 
«tra María con un condazo ó con un caballerote^ 
»>qne quando se le antojase la pusiese como nueva, 
?> llamándola de villana, &c." Qqiw, en el Ing. Hid, 
part. 1. lib. 5. cap. 5. 

Y parece que asimismo podría referirse á este 
afecto la sabida terminación de la voz padrastro^ &íc» 

Para afecto de estima. 

Podéis valeros como Santa Teresa de Jesús de 
la terminación ya notada , y que lleva la voz hon- 
raza , v. gr. "La verdadera pobreza trae una bon- 
^>raza consigo, que no hay quien la sufra." En el 
Cam, de la perf. cap. 2. También puede mostrarse 
este afecto con la terminación en on. 

y vuelvo á advertir que importa mucho en he- 
cho de derivar tener siem.pre presente la natu- 
raleza de la raiz y genio de la lengua , para sa- 
car 



90 PARTE I. LIBRO í. 

car propia y naturalmente la derivaeíon. 

-V- ^ -5 CAPÍTULO XV. 

: - ^ " De los compuestos. 

X léñelos nuestra lengua de todas especies , y da 
con ellos mucho brío y variedad al raciocinio; y pa- 
ra proceder con orden en su distribución ponemos 
primeramente ios que se componen á la latina y 
de preposición, 

ARTÍCULO I. 

Compuestos de preposición, 

I. La fuerza singular con que dobla el sentido 
la silábica re , que hemos recibido de los latinos 
nos obliga á darle lugar antes , y primero que á 
las preposiciones: ved pues, como refuerza al sim- 
ple sin que por sí sea capaz de algún sentido: "Mi- 
jíra y remira, pasa y repasa los consejos. . . que 
»te di por escrito." Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. 
¡ib, 7. cap, 51. 

*'La devoción requiere el ánimo quieto y repo- 
»>sado." Gran, en la Orne, y meditac. cap, 3. §. 8. 
La misma fuerza que con los dichos verbos , man- 
tiene unida con sustantivos, como recambios^ ren-* 
cuentro , revista , S'c, 

Suele á veces aumentar el compuesto , v. gr. 
♦»Á este Santo Rey ( D. Fernando el Santo) debe 
•#V. Alteza imitar, y tener por espejo á los escu- 
ta recidos Reyes Católicos, D. Fernando y Doña Isa- 
»>bel sus rebisaguelos,'* Así habla Pedro de Riva- 
deneira con el Príncipe D. Felipe en la Dedicat, del 
Príncipe christiano. 

Es verdad que no sirve alguna vez sino de acom- 

pa- 



DE LOS NOMBRES. 91 

pafíar el simple con poca ó ninguna, variedad de 
sentido, v. gr. retraerse en alguna Iglesia , que di- 
ce Cervantes , y la voz reposa que poco ó nada 
aumenta el significado del simple según este lugar: 
•'Pidió (el Cura) al cielo que diese buen poso al 
«alma del nuevo desposado." Cerv. efi el Ing, Hid^ 
part, 2. lib, 6. cap, 21. 

2. Mas por lo que mira á las preposiciones hay 
delias que vuelven en sentido contrario al simple que 
acompañan ; que tales son las preposiciones de , y 
en , v. gr. deponer ^ deservicios , desamor , desgana^ 
desestima , Se» voces que nuestros buenos autores 
usan en contrario sentido de poner , servicios^ amor, 
gana y estima y <Sc, á las quales podéis añadir des- 
componer y desdorar y 6¿c. v. gr. ^' Ellos (los Bien- 
jíaveiitu lados ) compongan lo que yo descompon^ 
9)go y y doren ellos lo que el hombre desdora con 
>ísu poco sübei." Gran, en la Guia part, i. lib» 2. 
cap. 9. 

Y esta fuerza suele mantener esta preposicioa 
quando va invertida á la latina, v. gr. ^'El gusto . , » 
9} se volvió en disgusto y 6¿c/' Cerv. part. 1, ¡ib, 2. 
cap, 9. 

Alguna vez sirve solo de dar mas vigor á la ex- 
presión y al significado del simple, v. gr. ^'Tedes- 
amiento y y digo que mientes, y mentirás todas las 
aveces que lo pensares." Cerv. en ellng.Hid, part, i. 
lib. 3. cap, 23. .i 

Decid lo mismo de la preposición en ; la qual 
en su propio ser y mas de ordinario , vuelta á la 
latina pasa á contrario sentido el simple, v. gr. en- 
fermo contrario de firme y inquieto de quieto ; in- 
hábil y inmortal , incierto y, &c, contrarios á bábil 
mortal y &c* 

Empero suele otras veces dexar lo en su ser, como en- 
cubrir^ y algunas denotar modo, como: " Eran seis mil 

>> hom- 



92 PARTE 1. LIBRO I. 

» hombres ... y algunos con armas etwasíadisS'* 
D. Diego de Mendoza en la Guer, de Gran, lib, 3. 
núnu 1 3. 

Otras preposiciones dan nuevo sentido al simple 
con quien se juntan según su natural poder, y son 
las preposiciones a , con , ante , entre , sobre , tras* 
Y por io que mira á la preposición a , claro está 
que uniéndose naturalmente con los verbos de mo- 
vimiento , compónelos también con natural propie- 
dad, como atraer ^ allegarse ^ &c. aunque suele otro- 
sí mudar el sentido del simple, como admirarse que 
toma de la latina ; dexándole otras veces en su pu- 
ro ser , como aquellos adamar ^ aplacer^ que téman- 
se asimismo del Lacio en aquellos textos de Cer- 
vantes : ''Anduvo (la Señora Angélica) discreta de 
i>adamar antes la blandura de Medoro, que la as- 
»> pereza de Roldan." En el Ing. Hid. part. 1. lib. 5, 
cap, I. "Aunque la traición aplace^ el traidor se 
f? aborrece." En la part, i. lib. 4. cap. 39. /'Tu 
^y aplaces á los hombres , agradas á los Ange- 
/?les." Fr. Luis de Gran, en la Orac. y consid, cap, 2, 
Jaimes ^ y habla de la humildad. 

Pues la preposición con que lleva particular re- 
lación con unión ó compañía , enviste de su fuer- 
za, el verbo conllevar^ y semejantes en esta forma: 
"De buenos criados es conllevar las penas de sus Se- 
73 ñores." Cerv. en el Ingen. Hid, part. 2, lib, 8. 
cap. 68. 

No de otro modo lo hace la preposición ante 
coa su natural respeto al tiempo y lugar , v. gr. 
» Presto veremos del inconveniente, que fué no obe- 
»>decer el de Mansfelt á esta prevención tan ante- 
tf vista por el Duque." Colom. en las Guer. de Fland, 
lib. 3. "Estos agüeros (replicó Sancho) ... no tie- 
»nen que ver mas con nuestros sucesos , según que 
.>;yo imagino aunque tonto, que con las nubes de 
-í fian- 



DE LOS NOMBRES. 93 

9y antaño,^ ^ Cerv. en el Ing. Hid, part» 2. ¡ib, "8. 
cap, 73. "En todo este tiempo , ni ella ni ellos se 
j> hablan quitado los antifaces.'^ El mismo part, i. 
lib. 4. cap. 3Ó. y Santa Teresa dice los antipechos 
del coro. ' • 

Igualmente clara es la manera de contraer que 
tiene la preposición C7itre , en los siguientes com- 
puestos : "Los quadrilleros se sosegaron por haber 
7fentj-eo¿do la calidad de los que con ellos se habian 
jícombatido." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. lib, 4. 
cap, 45. el qual autor suele también decir: los dias 
de entresemana ; noche entreclara, 

"Mas pongamos ahora que todo lo dicho no hu- 
>>biese lugar, ni entreviniesen aquí todas estas co- 
>>sas, dime no bastarla, &:c." Gran, en la Guia lib, i. 
part, 3. cap, 25^ Pero advertid que mas de ordina- 
rio suele usarse esta última composición coñ la la- 
tina ijiter así: "Donde interviene coñocQr?,^ las per- 
jísonas (añadió Sancho) tengo para mí aunque sim- 
?>ple y pecador , que no hay encantamiento algu- 
>?no, sino mucho molimiento y mucha mala ventu- 
«ra/' Cerv. en el Ing, Hid, part, i. lib. 4. cap, 37. 

Y notad también , que suele el Coloma tomar 
la voz compuesta entrepresa , no solo por empresa, 
mas también por sorpresa, v. gr. "Habiendo tentá- 
is do 

1 Del mismo modo creemos ser composición latina la pa- 
labra o^año su relativo , que usan Quevedo y nuestros maes- 
tros , m-udando como suele nuestra lengua la c de la raiz lati- 
na hoc anno en g , diciendo ogaño : y Jeste modo la hallamos 
mudada en las voces logo ác\ latino ¡acus^ a^uJo de fícutus, iJc. 
es con todo síncopa , y pudiera ser voz compuesta esta que os 
da Quevedo, dicieado: 

" yíiitiyer se dieron vaya 
9> Las flores y las legumbres. 
Sobre vayanse á las ollas 

Sobre píntense de embuste." - >^ • 

En la Musa VI. Romance 8o, 



94 PARTE I. LIBRO I. ' 

»do á Nimega los enemigos por entrepfesa . , , se 
7>habian retirado destotra parte del Vaal." Colom. 
en las Guer. de Fland. lib. 3. y en el libro 9. dice : 
executar cierta entrepresa , y es el mas natural 
sentido. 

Uaitbrme y propio es el sentido que da en com- 
posición la preposición sobre ^w. gr. "No contentos 
?> algunos con la carga de los mandamientos, ponen 
«también los hombros á la sobrecur^a de los con- 
»sejos." Gran, en el Prólogo al Me-n. §. i. y Cer- 
vantes dice: "Sofrir qualquier desastre que le so- 
íybrevinicsc.''^ En el Ing. Hid. part. i. lib.¿^. cap, 28. 
y en la part, 2. lib. 7. cap. 51. dice también: "Ayu- 
>ídade costa que tQ sobrelleve los trabajos." 

Por lo que toca á la preposición tras veis aquí 
su natural poder : " Así como vuestra merced tras- 
yypuso el bosque, &c." Cerv. en el Ing, Hid, part, i, 
¡ib, ^, cap, 31. Empero puede envestirse alguna vez 
y con gran propiedad de la fuerza de la preposición 
entre , y también de la extra latina , v. gr. 
" Por quien á veces se trasluce el zelo 

»De buenas obras que á la fin son malas." 
Cerv. en el Ing, Hid. part, i. lib, 3. cap, 27. 

Y D. Carlos Coloma imitando á D. Diego de 
Mendoza suele decir: diligencia trasordinaria en vez 
del compuesto extraordinario de Cervantes. 

Empero suélese con ella pasar un verbo al senti- 
do del balluci?iari latino , v. gr. 

"Qué puesto es este? pregunté; y él dixo: 

j> Aquí habitan las magas, que encantando 

9> Hacen que se trasoiga^ y se trasvea'. 

>y Lo que parece de diamante y oro 

}> Es vidrio y cobre." 
D. Juan de Jáuregui en la traduc* del Aminta act» r. 
esc, I. 



DE LOS NOMBRES. 95 

Adjunta, 

En hecho de variar y enriquecer la elocución 
usa nuestra lengua de alguna otra preposición ya con 
natural poder , ya únicamente para aumentar y va- 
riar sus compuestos , tomando de la latina á mas 
de las insinuadas las preposiciones contra^ circum^ 
post , &c, V. gr. " En buscar todas las minas y con- 
■sytr aminas . . . qué hace en esto si piensas, sino ser- 
vvir á la esclava?" Gran, en la Guia lib. \,part, 'i, 
cap, 19. §. I. "No he podido yo contravenir la ór- 
7>den de naturaleza." Cerv. en el PróL de la part, i. 
"Viendo el ventero aquella figura cotitrahecha . . . 
>?no estuvo en nada en acompañar á las doncellas 
»en las muestras de su contento." Cerv. e« el Ing, 
Hid» part, I. lib, i. cap, 2. y esta preposición es 
ya naturalizada y propia de nuestra lengua. 

"Envió el Príncipe de Bearne varios mensajeros 
»>á toda diligencia á los Presidios y Provincias cir^ 
ffcunvecinasj^ Colom. en las Guer, de Flánd, lib, 3. 

^'Pospuesto todo temor, y aventurado á todo ries- 
»go acudió (Cárdenlo) á sustentar á Luscinda." 
Cerv. en el Ing, Hid. part, i. lib, 4. cap, 36. pre- 
posiciones que no existen fuera de sus compuestos. 

También podéis referir á nuestra preposición so^ 
que es la snb latina la composición de la voz so- 
terraños : " Debaxo deste fuerte habia unas grandes 
cuevas y soterraños antiguos. Colom. en las Guer, 
de Fland. lib. 10. Asimismo se compone á nuestro 
parecer desta preposición aquel sonsacar^ y sonsaca- 
do^ que usa Cervantes % y otras composiciones cla- 
ras que omitimos. 

I Que la preposición so pueda en alguna composición to- 
mar en final la consonante n muéstralo con evidencia nuestro com- 
puesto sonreír y que es el subriíieo latino. 



95 PARTE I. LIBRO I. 

ARTÍCULO II. 

■' Compuestos por medio de adjetivos y adverbios. 

Puede de dos adjetivos resultar un sustantiva plu.^ 
ral , que toca no solo á esgrima , sino también á 
todo lo que puede recibir en su ser , ó accidentes 
mas ó menos , y tal es la voz altibaxos , v. gr. 
^' Las cuchilladas , estocadas , altibaxos , reveses y 
» mandobles que tiraba corchuelo eran sin número." 
Cerv. ^« el Ingen, Hid. part, 2. lib, 6. cap. 19. 

"A lo que yo imagino, dixo D. Quixote, no hay 
?í historia humana , que no tenga sus altibaxos^ es- 
»pecialmente las que tratan de caballerías, las qua- 
»les nunca pueden estar llenas de prósperos sucesos." 
El mismo part, 2. lib. 5. cap» 3. 

Otras veces queda el compuesto en ser de ad- 
jetivo á la latina , como altisonantes versos que di- 
ce Cervantes en el f^iage al Parnaso cap, 2. 

A este modo suele otrosí componérsenos alguti 
nombre de sustantivo y adverbio , dándole este la 
calificación ó accidente que está embebido ea su ser, 
y tales son las palabras que nos vienen del latin 
maleficio^ y beneficio deste lugar: "Que mayor mal- 
»dad que haber hecho tantos maleficios contra quien 
?>\e hacia tantos beneficios*'* Gran, en el Memor. 
trato 2. cap. 3. §. 7. A los quales podéis añadir es- 
tos tan usados y naturales compuestos; El malaven- 
turado del hombre : los reciencasados : el hombre 
mediomuerto : y aquella voz fueraropa , que usa 
Miguel de Cervantes en este texto: "Pasóse el Có- 
» mitre en cruxia , y dio señal con el pito que la 
jj chusma h\(¿\QSQ fueraropa." En el Ing. Hid. part. 2. 
lib. 8. cap. 63. 

También deben tener aquí lugar dos voces irre- 

gu- 



DE LOS NOMBRES. 97 

guiares en su composición , que son vanguardia y 
retaguardia; y si quisiéramos adivinar, diriamos que 
la sílaba van de la primera puede ser ó tener ana- 
logía con alguna persona del verbo ir en su presen- 
te de indicativo; y que la reta ^ de la segunda voz 
frisa aunque invertida con el adverbio retro latino, 
de que tal qual vez se vale nuestra lengua en sus com- 
posiciones, como retroceder ^ &c. 

Puede asimismo ser composición del adverbio 
bis latino la palabra bislumhre ^ v. gr. "Solo pu- 
»/de advertir ... en las bisiumbres^ 'que las pie- 
»dras y joyas del tocado . . . hacian.'' Cerv en el 
Ing. Hid, part. i. lib. 3. cap. 27. 

ARTÍCULO II r. 

l^oces que se componen de algún sustantivo» 

I. En esta composición que tratamos, el adje- 
tivo que sigue al sustantivo queda con todas sus síla- 
bas al contrario del sustantivo , que sufre mudan- 
za de una vocal ó consonante en otra ^ por dar 

TOM. II. G me- 

I En todo caso téngase aquí presente , que esta composi- 
ción en Ja manera como va expuesta tiene poco que ver con 
las disueltas voces latinas : frons exercitus , y extrema a^ies que 
son nuestra vanguardia y retaguardia ; así que será de mu- 
cha importancia para decidir esto el uso , que en esto tengan 
las otras lenguas vivas hermanas de la nuestra ^ y por lo que 
toca á la Italiana , aunque mantiene ella la misma silaba van 
en el primer nombre con clara y natural alusión al presente 
del verbo andaré , ó iré que es nuestro, ir diciendo vjnguar^ 
dia ^ válese con todo en la composición del segundo nombre 
del adverbio latino retro , pues dice retroguardía ; y este mis- 
mo adverbio , pero natural y propio de su idioma , sírvele á 
la francesa de formar la composición de esta úitima voz di- 
ciendo : arriere- garde , que para componer la primera voz vá- 
lese de una de sus preposiciones , que naturalmente muestra la 
primera parte del Exército, diciendo : avant-garde. 



93 PARTE 1. LIBRO 1. 

mejor sonido á la composición , como, se ve en es- 
tos exemplos : ''No dexa (el Señor) á los suyos 
«ayunos y boquisecos en este camino." Gran, en el 
Mentor, trat, i. cap, 3. ''Mira, pues, de la manera 
y^que andan estos llagados, perniquebrados y quí^v- 
yernos , sufriendo hambre , frió y calores, con todas 
j>las injurias del dia y de la noche, buscando de 
>?comer." Gran, en el Mem, trat, '¡,part, i. cap, 3. 
§. I. "Si no fué Roldan mas gentil hombre que V. 
»í merced ha dicho , replicó el Cura , no iwé mara- 
» villa que la Señora Angélica la bella le desdeñase 
»íy dexase por la gala , brio ó donaire que debia te- 
»ner el morillo barbiponiente ,, á quien ella se en- 
"tregó." Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. lib, 5. cap, i. 

"Al cabo y fin de las hileras venia una seño- 
ría .. , asimismo vestida de negro con tocas blan- 
»>cas . . . era cejijunta^ y la nariz algo chata.'' El 
mismo part, 2, lib, 6. cap, 23. y aquellos cabizbaxo^ 
cariredondo que usa también este autor: y aquel bar- 
bilucio del adjetivo lucio , usado en el buen siglo en 
vez de lucido ^ ' 

Es verdad que suele alguna vez quedar el sus- 
tantivo en su ser, y sufrir mudanza el adjetivo con 
muestras de irregular, ó bien con manifiesta alusión 
á la raiz latina, v. gr. "Habéis andado demasía- 
idamente de remisos y descuidados (dixo la Duquesa 
j>á los entretenidos de cocina), y no se si diga atre- 
wvidos á traer á tal personage , y á tales bar- 
*> bas en lugar de fuentes , y aguamaniles ^ de oro 

"pU- 

1 Véislo aquí usado del Padre Maestro Fr. Leandro de Gra- 
nada en la Vida que publicó de Santa Gertrudis con la tra- 
ducción de sus obras en Salamanca año 1604; "Tan blancas 
V y íucias . . { eran las ovejas ) que parecían suó:an del baño." 

2 Fórmasenos este compuesto de aquella expresi(>n : "Que 
«es verle ochar (al Caballero) a?(ua d manos teda ámbar." Cerv. 
en el Ing. Hid. part, i. lib. 4. cap. 50. 



DE LOS NOMBRES. 99 

Ȓpuro, y de alemanas toballas, artesillas y dornajos 
?jd.e palo , y rodillas de aparadores." El mismo en la 
part. 2. lib. 6. cap, 32. 

"En seis dias de trabajo, aunque con muchas 
«muertes, se alojaron (los enemigos) sobre las mu- 
trallas, y en los mismos terraplenos que cada dia 
>j1os iban estrechando con la zapa y la pala, con 
»» intento de acabar de echar á los nuestros della." 
Colom. G//fr. de I' ¡and, lib, 10. 

2. Suelen también hacer com.posicion dos sustan- 
tivos comiO maestrescuelas del maestro Pérez del 
Castillo ; varapalo , puntapié , carricoche , de Cer- 
vantes. 

3. Hácela asimismo algún numeral con nombre, 
V. gr. 

" De mas de veinte mil sietemesinos » 

"Poetas que de serlo están en duda, 
» Llenas van ya las sendas y caminos." 
Cerv. en el l^iage al Parnaso cap, i. 

Por no decir nada de aquella tan natural ma- 
nera de formarse nuestros adverbios de un adjetivo 
con el sustantivo mente ^ concordes ambos en su gé- 
nero y número , que es común á las tres lenguas 
Española , Italiana y Francesa ; en cuyo uso es á 
la verdad mas curiosa y varia la nuestra, puesto que 
no solo se vale de dichas voces unidas con íntimo 
enlace, como las otras dos diciendo: '^'Este es aquel 
"estado miserable que significó muy altamente el 
"Salvador en aquella parábola del hijo Pródigo.'* 
Granada en la Guia libro i. parte 2. capítulo 20. 
Mas también se distingue dellas separando con 
muy gracioso y fluido giro , los adjetivos del sus- 
tantivo , yendo ellos en seguida locución en busca 
del sustantivo , que enlazado con el último adjetivo 
llena el sentido de los que le preceden y le llaman, 
V. gr. "O Señor! que delicada y pulida , y sabrosa' 

G2 tunert' 



loo PARTE I. LIBRO I. 

emente los sabéis tratar (á vuestros siervos!)" Sta. 
Ter. en ¡a l^id, cap. 25. 

ARTICULO IV. 

De los compuestos de verbos. 

Algo deste linage de composición tiene la len- 
gua latina ; suele empero posponer el verbo en su 
participio de presente á la otra voz del compuesto, 
como: Deipiíobe armipotens ^ J''Jno omnipotens ^ que 
dice Virgilio; mas antepónelo la española , é imita 
en la copia de tales compuestos á la rica lengua 
griega , que tanto abunda deilos , como lo muestra 
bien Homero señaladamente en su Batrachómyoma- 
chía: es verdad que esta antepone ó pospone el ver- 
bo, como quiere, que la nuestra no : Pues esta com- 
posición' no trae en sus partes mudanza de silabas ó 
letras, sino es que se omite la preposición del ver- 
bo , y el artículo del nombre , yendo el verbo pues- 
to en la tercera persona del presente de indicativos 
el qual ya lleva acción rematando en su caso natu- 
ral , ya es traido de algún adverbio á determinado 
accidente: manera de composición muy natural á nues- 
tra lengua, y que queda siempre á discreción del que 
con tino y gracia quisiere de nuevo usarla : y por 
lo que mira al uso que desto hizo mas ^ que otro 
alguno el incomparable Cervantes, helo aquí:" Lla- 
«mándola (el Condazo á Mari-Sancha) de .Villana 
?>hija del destripaterro?ics , y de la pelarruecas.^^ 
Cerv. en el Ing, Hid. part, 2. lib. 5. cap. $• 

' I Tendréis ciertamente gusto de ver tal linage de compo- 
sición en este dicho del Granada: "Si preguntáredes á quan- 
jjtüs desuellacaras hay en el mundo , por que causa perseveran 
»to.ía la vida en sus maldades? luego os acuden con la fé de 
»;ChristQ." En ¡a Introd. pait. 3. cap. 15. §. i. 



DE LOS NOMBRES. toí 

*^ Sentaos , vmjagranzas^ 6íc." El mismo p^rf. 2. 
¡ib. 6. cap» 31. y aquel ecbacuervos^ ó caballero de 
moatra. En la misma part, lib, 6. cap, 31. 
"Por la falda del monte gateaba 
í> Una tropa Poética, aspirando 
«Ala cumbre que bien guardada estaba: 

»> Haciaa hincapié de quando en quando, 
«Y con hondas de estallo y con ballestas 
» Iban libros enteros disparando.'* 
El mismo en el Viag, al Parn. cap, 7. 
*' Arremetía (Corchuelo) como un león irritado; 
«pero salíale al encuentro un tapaboca de la za- 
»» patilla de la espada del Licenciado, que en me- 
ntad de su furia le detenia, y se la hacia besar 
»como si fuera reliquia/' El mismo en el Ing, Hid, 
part, 2. lib. cap. 19. 

" El que le dio los palos , aunque se los dio á 
nhurt acordela &c." El mismo en el dicho lib, cap. 32» 
^^ Siendo (rocinante) de suyo pisacorto y flemáti- 
»co/* Elmismo part. i. lib. 3. cap, 23. y es voz 
compuesta de verbo y adverbio. 

Usa también este autor la voz quitasoles^ y otras 
con bella gracia. Y Pedro de Rivadeneira dice en 
su Hist. Ecc, de Ingl, incensarios y pertapaces : y 
Fr. Luis de Granada con los otros autores une dos 
verbos , que nos vuelven sentido como de adverbio, 
diciendo: "Los que juegan á la ganapierde per- 
adiendo ganan, y ganando pierden." En la Guia, 
lib, 2. cap, 17. §. 3. 

También dice alguna relación á verbo aquella 
tan singular composición del adjetivo pintiparado^ 
que usa asi Cervantes : " Si no le viniere pintipara- 
9>da (la albarda al jumento) yo quedaré por infa- 
wme/' En el Ing. Hid, part. i. lib, 4. cap, 44. 



TOM. XI, ^ C3 CA- 



103 PARTE I. LIBRO I. 

CAPÍTULO XVL 

Cifras 6 notas de afectos y acciones exteriores. 

i-/ebe nuestra lengua esta preciosidad á su mis- 
mo genio por extremo expresivo que supo inventar- 
la , y su conservación al singular gusto y atinado 
juicio del antiguo anónimo autor de la famosa ' co- 
media la Celestina^ la qual aumentó desde el 2 acto 
Fernando Roxas de Montalvan Jurista en 15 dias 
de vacaciones, y estampó por los años 1502 baxo 
el título de Tragicomedia de C alisto y Melibea^ aña- 
diendo al placer y alegre fin de la comedia los con- 
trarios accidentes , y triste fin en que suelen re- 
matar amorosas aventuras , dándole por esto nuevo, 
nombre que lo abarca todo , y fuera obra consu- 
mada si se hubiera prescrito á la acción mas justo 
término , y hubiérase tenido la debida cuenta y res- 
peto con los honestos límites del honor así entre 
los alegres lances amorosos de la acción cómica, 
como en los pasos violentos de una ciega y vil pa- 
sión que camina á funesta catástrofe ; puesto que 
pide y con razón el decoro público del Teatro que 
se supongan ciertos accidentes y aventuras amoro- 
sas , antes que verlos ú oírlos. 

Ahora , pues , son cierto estas menudas cifras 
de gran ayuda para el Teatro , enlazando con su- 
ma viveza y propiedad la seguida de los lances y 
afectos, y que al paso que entretienen, van con la 
suspensión y recíproco trato, infundiendo en el áni- 
mo^ 

1 Habla de la antigüedad y calidad desta obra, con el gus- 
to y erudici< n que suele el clarisimo D. Juan Andrés en su 
obra : origen prcgresos , &c. de Uda tuerte de literatura, ^ito^ 
tno s. íi¿', j. cap. 4, 

-10 ¿ri ' ■ 



DE LOS NOMBRES. 103 

mo el placer y el desengaño : á lo qual hemos que* 
rido dar lugar en este último capítulo por el res- 
peto que profesamos á nuestros sabios antiguos que 
fueron tal vez los primeros modelos que han teni- 
do las lenguas vivas de hoy para estas delicadezas 
del Teatro. 

I. Sea, pues, la primera nota ó cifra de afec- 
to aquella del reir , que suele ocupar su justo lugar 
en ciertos graciosos y repentinos lances cómicos; y 
que declaramos exteriormente con el sonido destas 
sílabas hi , hi , bi ; que van repetidas y rotas por 
ser repetido , y á pausas el modo con que va na- 
turaleza desahogándose de la interior alegría que la 
ocupa: y sírvaos de exemplo el primer acto de la 
dicha Tragicomedia , quando lleno Sempronio de la 
festiva idea de los graciosos lances ocurridos á Eli- 
cia ríe y habíale deste modo : " Hi , hi , hi , que 
»>es mi Elicia? con la misma nota exterior ríe tam- 
«bien Parmeno , y oido y visto de Celestina dícele: 
"líeste landrecilla, &c." Y advertid que esta ci- 
fra fué también usada de los latinos, pero con otra 
sílaba, aunque igualmente natural y expresiva , co- 
mo se ve en el Eunuco de Terencio act, 3. esc, 2. 
donde después de reir Gnatho con la cifra: ha^ha^hce^ 

pregúntale luego Thraso 

*'Quidrides? ... y el responde 

4- , Istud quod dixisti modo, 

Et illud de Rhodio dictum in mentem venít. 
Mas como haya también un linage de risa falsa 
con que expresamos el afecto interior de maravilla, 
que nos causa el desatino con que alguno habla, sue- 
le en este caso variar de cifra nuestra lengua, aco- 
modándose al vario objeto , y hácelo de aquel mo- 
do con que Sempronio rie violentamente al parecer, 
y es un evidente reprobar el errado decir de Ca- 
íisto por esta manera: ^'í?^, ah^ah^ visteis que blas- 

G4 «fe- 



104 PARTE I. LIBRO I. 

»>f(.mia? visteis que ceguedad?" En el act, i. 

Y es afecto , que aunque tan vario no explica- 
ron ios latinos sino con la misma ya dicha nota, 
según aquel reprobar irónico y risueño , que hace 
Formio del dicho de Demifo deste modo: Ha^ha^ hce\ 
Homo suavis es. Á lo qual replica éste , sentido y 
maravillado: 

Quid est? num iniquum postulo? 

Así Terencio en la Comedia que intitula Phor- 
mio. En el act, 2. esc* 2. 

2. Otras cifras hay que no miran á afectos del 
ánimo, sino á acciones exteriores con que llaman 
la atención agena,ó remedan la del objeto que re- 
presentan; y sea de lo primero exemplo aquel lla- 
mar, que hace Sempronio diciendo en el acto 12. de 
la dicha Tragicomedia : " Ce , ce ^ señora mia." Y 
luego responde Lucrecia: "Quién fabla? quien está 
w fuera?'' y mas abaxo : " Ce , señor , como es tu 
w nombre?" de la qual nota derívase como de su raíz 
el verbo cecear , que es llamar á uno con la nota- 
da cifra según aquel decir de Cervantes. En el Ing» 
Hid, pan, I. //^. 4. cap, 43. "Á este punto llega- 
wba entonces D. Quixote , quando la hija del Ven- 
»tero le comenzó á cecear y á decirle, señor mió, 
»> llegúese acá V. merced , si es servido . . . á cuyas 
í? señas y voz volvió D. Quixote la cabeza y vio 
9>á la luz de la luna . . . como le llamaban del agu- 
j^jero." 

A este modo intimamos también silencio y cau- 
tela al que nos habla entonces , quando nos cumple 
que calle , como lo hace Elicia en el act. i. Pues 
oyendo de la boca de Celestina , al venirse para 
ella: "Albricias, albricias, Elicia." interrúmpela, 
haciéndole de señas, y diciendo : f>ce ^ ce ^ ce; de lo 
»>que sorprendida Celestina pregunta luego: por que? 
»>y respóndela Elicia porque eatá aquí Crito; que 

era 



DE LOS NOMBRES. 105 

era persona poco agradable á la vieja y nada del 
caso para las circunstancias del actual accidente có- 
mico: y en el acto 12. cecea Sempronio á su com- 
pañero , y luego «dale el aviso que quiere así : "C^ 
7f ce , callad* 

Mas respeto á remedar con la voz la acción y 
sonido exterior del objeto , puede hacerse en una 
de dos maneras : una es con voces naturales de la 
lengua , y que esta ha constituido en la categoría de 
sus nombres propios ó verbos, remedando con ellos 
al natural la acción del objeto al mismo paso que 
lo nombra ; que es una de las mas nobles partes que 
tienen las lenguas sabias : y sea de exemplo por lo 
que toca á la latina aquel vivo y gracioso piptlare 
del paxarito , que llora tanto Cátulo en su célebre 
canto fúnebre que comienza: Lugete ó veneres ^^c* 
donde nos da con el hecho que cuenta el sonido mis- 
mo de su pico diciendo: 

"... Circum siliens modo huc, modo illuc, • 
»Ad solam dominam usquQ pipila bat,^* 
A lo qual bien podemos añadir para abundante 
prueba el vivo y gracioso modo de expresar y re- 
medar á un tiempo el objeto con su acción, que nos 
presenta el tan candido como culto Francés Pedro 
Justo Sautel en la Elegia 4. del lib. 2, de su obia 
Lusus allegorici , donde hablando de las aves las 
va mostrando con palabras que remedan el propio 
sonido de su voz desta manera: 

*'Grus gruit , accipiter pipat, gallina gracillat: ■ 
?^Gratitat anser, olor drensat, alauda fremit. 
jíBubulat horrendum bubo, tu, buteo, bubis- 
>íPülie pipis, crocitas corve, tetrinit anas: 
í?Trinsat hirundo, aquilae clangunt, tu psittace garrís 
»Strix stridet, cucubat noctua, milve lipis: 
fíCucutrire solet gallus, cuculare cuculus, 

ríPica loqui, tiutilas turde, columba gemís: ^ 

«Ae- 



y 



io6 . PARTE L LIBRO I. 

-vAeqiioris alcyones neihoris canit haspes aédon 
vPupillat íri;;diis pavo decoras agris." 
-err. Y, por hablar ahora de la nuestra, ella hace lo 
misino con varias de sus voces , ora en seguhnien- 
to de la latina, ora en propio y oportuno entusias- 
mo y tales son : el piar del pollo ó del ave , el 
chirrio del carro; el relinchar y triscar con las 
manos de los caballos; el retiiUin de una campani- 
lla '^ que frisa tanto con el tintinnabulwn de mar- 
cial que significa el instrumento del sonido ; ó con 
el tintinnabuli que usa Planto significando los có- 
mitres de galera , y. el ruido del azote ó rebenque: 
de aquel modo que el gustoso Cervantes expresa el 
ademan mugeril de una parte , y de otra el tono 
de la voz de D. Quixote en aquel dicho de la Tri- 
faldi , oida la respuesta tan de su gusto de D. Qui^ 
xoce : "El retintin desa promesa , valeroso caballe- 
»>ro , en medio de mi desmayo llegó á misoidos,.5r 
»h4 sido parte para que yo del vuelva y cobre todos 
»>mis sentidos." En e¡ Ing.Hid, part. 2. Ub, 7. ^cap, 50. 
y otras muchas voces que omitimos, quales son los 
nombres tan acomodados 1 que da Lope de.; Vega: á 
los festivos y mal avenidos pérsonages de su ,céle-r 
bre Gatomachia , &c, &C. , ;: 1 ; > ., 

La segunda manera' de remedar, eá no ya con 
voces que participen de la calidad de nombres ó 
verbos, sino con el mero sonido exterior que repre- 
senta al oido viva y naturalmente el objeto; como 
por exemplo para dar con la voz el sonido que se 
hace al llamar en una puerta á golpes de aldava usa 
el autor de la Tragicomedia al act* 12. desta cifra: 

1 El natural origen desta voz es el verbo retiñir que viene 
de los latinos tinnio y tintinnio , cuyo sentido os presenta este 
texto del Granada en las adiciones al Memor. part. i. en el 
Prólogo '. "La lengua del amor será bárbara al que no ama, 
<#y tal como el metal que retiSet 6 la campana que suena.'» 



DE LOS NOMBRES. 107 

^^Tba^ tha^ señora Celestina, ábrenos," j; í« el act, 17, 
llegándose Elicia á la puerta de Areusa, dice: "quie- 
iiiQ llamar tha^tha'^* y . al; momento responde es- 
ta : "quién es?" ^ . . . 

De otra cifra se vale Miguel de Cervantes pa- 
ra hacer llegar al oido el galope de un caballo en 
este paso de su Viag, al Parn. cap. 4. 

^' Oyóse en esto el son de una corneta, 
9)Y un trapa ^ trapa, aparta, afuera afuera 
"Que viene un gallardísimo Poeta." 
Finalmente otra y última cifia de sonido en he- 
cho de cortar algo á cercen es la siguiente: "De un 
9> revés zas le derribé la cabeza en el suelo." En el 
Itig. Hid.part» i. lib, 4. cap. 37. 

Y- es voz á quien da supuesto en amena y jo- 
vial locución Don Francisco de Quevedo diciendo 
en su Musa 6. en la Carta al Conde de Sástago. 
"Al entendido sin pujo, 
»> Discreto sin ademan, I 

?>Mas curioso que Diciembre, -t 

9>Y mas valiente que zas, 6¿c.*' 
Y sábete , que fué este un linage de cifras usa- 
do de los Griegos muy inclinados por su genio á 
imitar ó remedar la naturaleza, en que se distinguió 
mucho el cómico Aristófanes, especialmente en aque- 
llas dos comedias que intituló las Ranas y las y^ves, 
• De lo qual he querido hacer mención por ser 
un modo tan -singular y raro de expresar acciones, 
pasando noticia antes que á la mente con el signifi- 
cado, al oido con el sonido ó ruido exterior para 
avivar , y dexar así mas impreso el hecho que con-' 
tamos : mas este es negocio arduo, y que pide gran^ 
discreción y muy fino oido. 






io8 '"'^ "' ■" 

LIBRO SEGUNDO 

DE LOS PRONOMBRES. 

CAPÍTULO PRIMERO. 

Icaria declinación de algunos pronombres. 



E, 



il uso vario que llevan en su declinación los pro- 
nombres primitivos yo ^ tu ^ si ^ 6 se^ y el demos- 
trativo el , ella , ello seria uno como compendio ó 
memoria de las aventuras del lenguage culto de la 
Europa en la irrupción de los bárbaros , si fuera 
.verdadera la opinión del erudito Aldrete , el qual 
siente en el liiro 2. cap. i. del origen de nuestra 
lengua, que ellos: "Juntaron los nombres latinos 
>>con los suyos, y siéndoles prolixa la declinación 
>?de los nombres latinos . . , dexáron la declinación 
9fla, qual tomaron de su lengua, en la qual los nom- 
?;bres son indeclinables, y los casos se distinguen 
>;por los artículos y preposiciones, como hoy se usa 
9fQn la lengua Italiana y Española." mas esto se- 
ria como primer ímpetu de furor; porque poco des- 
pués quisieron , dice este autor por via de políti- 
ca ' restablecer Lo que habían arruinado, procuran- 
do 

I ^' La causa porque los Godos quisieron abrazar la lengua 
í> Romana y dexar la propia , refiere Paulo Orosio lib. 7. cap. 43. 
"y dice : que él mismo estando en Betlen oyó al santísimo Ge- 
»>rónimo que referia, que un cierto varón de Narbona, queha- 
»bia sido gran soldado en el exército de Teodosio, y que era 
irreligioso prudente y grave, y habia tenido mucha familiaridad 
f)Con Ataúlfo en Narbona , y del habia sabido que muchas ve- 
»>ces le afirmaba y testificaba, que como Ataúlfo tenia tan gran 
tt ánimo y fuerzas é ingenio , le solia decir que primero habia 

ndc* 



DE LOS PRONOMBRES. 109 

do devolver la lengua latina á su ser ; mas para- 
este efecto era poco á propósito la barbarie septen- 
trional entre el í¡npetu ciego de las armas y aplau- 
sos de sus victorias ; y süÍí") podia executarlo la na- 
tural cultura de los latinos , con el restablecimien- 
to de su libertad y fueros, debiendo dello resul- 
tar que quedase el lenguage invertido y confuso, 
viniendo á ser una como gerigonza gótica y latina. 

Pues los susodichos pronombres llevan en su de- 
clinación el genio natural del idioma bárbaro , y 
mantienen algo de la lengua latina, puesto que con- 
servan la declinación y distinción de casos por via 
de preposiciones, como todos los otros nombres; á 
saber el genitivo va notado con la de , con la para^ 
6 bien con la a el dativo y con esta última el acu- 
sativo mayormente de persona , pues el de cosa no 
lleva á veces otra distinción que ser t'érmino de la 
acción del verbo ; y con la de ó por el ablativo; 
salvo que aunque el demostrativo el recibe la de 
preposición de genitivo, ó que denota posesión, de 
ninguna manera la requieren los primitivos , valién- 
dose en tal caso del derivado posesivo mió y- tuyo'^ 
y asi decimos el negocio mió , tuyo ^ y no el nego^ 
do de mi\ de tí ^ &c. Tienen además estos primi- 
tivos un sumo parentesco con la declinación ó ca- 
sos 

» deseado con muchas veras, que quitado y acabado e! notn- 
?íbre de los Romanos todo el Imperio fuese y se llamase de los 
?í Godos , y se llamase Gotia, y Ataúlfo fuese lo que habia si- 
j»do Augusto Cesar ; pero como después conociese por experii.n- 
?>cia, que ni los Godos obedecerían á las leyes por su des- 
»jenfrenado barbarismo, y sin leyes no podia haber República, 
>í habia elegido ganar fama y gloria, restituyendo en todo y 
» aumentando el nombre Romano con las fuerzas de los Go- 
rdos , que fuese tenido por autor desta reparación ya que 
?jno podia ser fundador de la mudanza y trueque . . . esta 
» razón siguieron todos los Principes Godos." Así Aidrete en 
el lugar citadO' - • -' 



iro PARTE I. LIBRO 11. 

sos obliquos laiinos , no solo en el variar que ha- 
cen elios de letras en el genitivo y dativo, 6ic. aun 
regidos de preposición , al contrario de lo que su- 
cede al pronombre el y á todos los otros nombres, 
que si van regidos della quedan invariables , pero 
eilos no , como se parece en estas locuciones : á mi 
con eso i tengo para mi: de ti ^ ó por tí se dixo: 
contigo estoy , ¿¿c. las quales variaciones son bien 
notables respecto de los rectos j;c>, tiL\ mas muy par- 
ticularmente en el recibir que hacen dichos pro- 
nombres la acción del verbo , variándose sin que 
intervenga preposición ; v. gr. yo me resolví, noso- 
tros nos dimos á entender : mutación que se hace 
mas sensible en el plural del pronombre tú , pues- 
to que llega á perder la consonante primera en el 
acusativo y dativo , como : os vieron , os han dado 
respecto de vos , y vosotros rectos ; y esto es lo que 
debió de quedar, si en efecto ^ quisieron los Go- 
dos 

1 Aunque respetamos la opinión de Aldrete no dexa de 
parecemos difícil; porque en primer lugar Paulo Orosio nada 
dice de la razón por que los Godos mantuvieron la lengua la- 
tina , y es bien verosímil que pudiese contribuir á su conser- 
vación la gran muchedumbre del Pueblo latino adicto siempre 1 
su idioma, y que nunca cesó ni pudo cesar de su natural co-r 
mercio y trato ; y al contrario ser respecto del corto el número 
de los nuevos conquistadores , derramados acá y allá según 
las urgencias, temores y peligros que trae consigo una vio- 
lenta, nueva y rápida conquista: añadid demás desto ser la len- 
gua Teothisca ó bárbara muy pobre, y sin gramática que la fi- 
xase, y mantuviese en deber de donde se originaba la varia 
pronunciación de un mismo nombre , como fuera fácil mostrar- 
lo i y desto nació que las naciones sojuzgadas mantuvieron en 
su legislación , tribunales y pulpitos su lengua natural latina, 
bien que con el menoscabo que naturalmente debia ocasionarle 
el inculto y soberbio gobierno de los conquistadores: así que 
con el trato y comercio de enteros siglos vino finalmente á des- 
figurarse el lenguage primitivo; y del junto con el septentrional 
se formó el romance ó lenguage común, pero tan vario como 
eran varias las naciones ó Provincias conquistadas. Y por lo 
que toca á nosotros conservó siempre los derechos primitivos la 

len- 



DE LOS PRONOMBRES. iii 

dos renovar y volver á juego después de la prime- 
ra invasión el lenguage latino. 

C A P í T U L O II. 

De los pronombres primitivos* 

kJupuesto lo que hemos dicho en el capítulo an- 
tecedente , cierto es, que puede llevar propio vigor 
y elegancia el expresar que hace nuestra lengua los 
primitivos j'í? , y tú en el raciocinio, no contentán- 
dose como suele la lengua latina con sola la voz del 
verbo que llevan las dichas personas, y que por es- 
to van calladas comunmente ; mas antes pone con 
gran aviso el pronombre y junto con él su acción, 
ó voz del verbo para dar claridad ó para aumen- 
tar el vigor de la dicción : válemenos pues de or- 
dinario de la expresada primera persona j/o junto con 
su acción, ó verbo en aquellas voces de tiempos, en 
cuya final concurren la primera y tercera persona 
con una misma terminación, para distinguir la una 
de la otra: y tales son los pretéritos imperfecto, 
y mas que perfecto del indicativo con todos los tiem- 
pos del subjuntivo , v. gr. decia yo ; aquel decia : ha-^ 
bia yo dicho ; aquel habla dicho : él diga ; diga yo 
y así de los demás; y con esto se aplica naturalmen- 
te una voz que es indiferente en su ser para pri- 
mera y tercera persona en los dichos tiempos. 

Que para avivar la expresión ó autorizarla, pue- 
den ir declaradas las dichas dos personas ó pronom- 
bres en estos , y semejantes modos de hablar : " Tu 

ame 

lengua latina , especialmente en el publicar leyes y escrituras 
del Foro , hasta que viéndose nuestro romance con abundan- 
cia de voces ordenó Don Alonso el Sabio que se decretase y 
escribiese todo en español, como lo dice Mariana al lib. 13. 
cap, 12. de su Historia* 



112 PARTE T. LIBRO II. 

f^me harás desesperar, Sancho, dixo D. Quixote: ven 
?>acá herege , no te he dicho mil veces que en to- 
ados los dias de mi vida no he visto á la sin par 
»> Dulcinea?" Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. Hb, 5. 
cap. 9. 

^^ l^isto he yo Obispos de dos meses, y sumos 
»? Pontífices de uno, y recien casados de una sola se- 
»;mana." Gran, en la Guia Ub. i. part. 3. cap. 

También van añadidos estos pronombres en sus 
casos obliquos sin que sean del todo necesarios pa- 
ra el sentido dado , que lo son para la armonía del 
número y gracia de la dicción, v. gr. ^'Estaos con- 
»>migo, no os me vais." Fr. Alonso del Castillo en 
sus Pláticas tiern. cap. 4. "Pues todos me lo dicen 
»» aunque yo no we lo veo ^ ^i^^í que soy conten- 
yfto , &c>" Cerv. en el íniren. Hid. part. 2. lib. 7. 
cap. 35. "No será muy difícil hacerle creer (á Don 
»> Quixote) que una labradora la primera que mt 
iy topare por aquí , es la seríora Dulcinea." El mis- 
mo pízr?. 2. Ub. 5. cap. 10. "Acaece estar uno pe- 
»leando en las sierras de Armenia con algún en- 
?>driago . . . donde lleva lo peor de la batalla, y es- 
»tá ya á punto de muerte, y quando no os me cat» 
«asoma por acullá encima de una nube . . . otro ca- 
jíballero amigo suyo . . . que le favorece." El mismo 
part, I. lib. 4. cap. 31. "No habrán menester ser 
?j cansosas, ni importunar á nadie; que el señor se 
terna cuidado como hasta aquí." Santa Teresa en 
la P^id. cap. 36. "De entrambos fué tenido (aque- 
??llo) á buena señal y por felicísimo agüero . . fun- 
?; dándose (Sancho) no se si en astrología judicia- 
wria , que él se sabia., puesto que la historia no lo 
» declara." Cerv. en el Ingen. Hid. part. 2. lib. 5. 
^ap. 8. " Muchos defectos hay por donde muchos á 
»>cabo de muchos años se son los mesmos que siem- 
»prc se fueron*" Gran, en el Mem, trat, 4. regla 2. 

cap» 



DE LOS PRONOMBRES. 113 

c-ap, 5. y en otro lugar dice: ^*Lo que ellos se quie- 
»renJ^ En ¡a Introduc. parf, 2. cap, 28. §. 3. 

Mas por lo que mira á la palabra vos usárnos- 
la por muestra de graa respeto en el singular ha- 
blando con Dios , con la santísima Virgen , &c. 
" Yo deseo á vos como miserable , mas vos á mí 
»como misericordioso; yo á vos para tener quien 
>»me dé , y vos á mí para tener á quien dar." Gran. 
en el Memor, trat, 3. cap, 7. " El peso del amor á 
yyvos lleva á nosotros , y á nosotros lleva á vos^ 
El mismo en el Menú trat, 7. part, 1, en la Orac, 3. 
del Pater noster, c¡]i.:>''.i ... ¿»íib¿'fso;-eJ ''. .-í-í ►/ 

Volvemos asimismo el discurso á nosotros mes- 
mos propia y graciosamente , valiéndonos del dicho 
pronombre deste modo: "Harto mejor haria yo . . . 
í?ea volverme á mi casa ... y no andarme tras de 
f> Vm. por caminos sin camino . . . bebiendo mal, 
»> y comiendo peor ; pues tomadme el dormir ; con- 
f*tad^ hermano escudero, siete pies de tierra, y si 
«quisiéredes mas, tomad otros tantos, que en vues- 
f> tra mano está escudillar , y tendeos á vuestro buen 
M talante." Cerv. en el Ingen, Hid, part, 2. lib, 6. 
eap, 28. 

Del mismo pronombre nos servimos hablando 
con inferiores, y de ordinario con alguna suerte de 
enojo , V. gr. " Haria yo una buena apuesta con vos 
»^ Sancho, Óíc." El mismo en el citado capítulo: y 
antes habíale dicho el mismo Don Quixote enojado 
á Sancho: "Y donde hallasteis vos ser bueno el nom- 
brar la soga en casa del ahorcado? 

Alguna vez entra en lugar del vosotros^ dicien- 
do Santa Teresa hablando con sus hijas en el Cam, 
de la perfec, cap, 41. "Delante de vosJ^ 

Menos variación trae el pronombre nos , del 
qual pocas veces nos valemos en vez de la prime- 
ra singular persona , y solo por variarla y dar au- 
TOM. n. H to- 



1 14 PARTE 1. LIBRO 11. ^ 

toridad á la locución , v. gr. ^' Nos en esta doctri- 
»na de tal manera templamos el estilo, &c." que 
diré el Gran, en la Guia lib. i. part, 2. cap, 20. 

Empero ocupa el lugar de nosotros en los ca- 
sos obliquos del plural quando recibe , sin que in- 
tervenga preposición, la acción del verbo desta na- 
tural manera: "La ley nos enseña el camino del 
j> cielo; mas la gracia nos da fuerzas para andar- 
río." Gran, en el JVIemor» trat. 5. en el Prólogo', y 
puede alguna vez aun mediante la preposición po- 
nerse esta voz á la antigua , en lugar de nosotros, 
V. gr. "La caridad... inclina nuestra voluntad á 
»amar á Dios sobre todas las cosas, y ordenar á 
iyt.os y á todas ellas para él." Gran. e« el Memor, 
trat, 5. §. 2. "Mas debemos nos á él por las co- 
j>sas que nos manda, que él á nos por la guarda 
??de lo que manda." El mismo en el Mem. trat, 6, 
en la meditac. del lavat, "Echemos de nos las pie- 
»dras preciosas, y las perlas y el oro sin prove- 
»cho." Pedro de Rivadeneyra en el Princ, christ, 
lib, 1, cap, 39. 

Mas en el uso desta y semejantes voces, es me- 
nester el debido tiento y aviso para no afectar an- 
tigüedad. 

s: Ai fin deste capítulo debe tener lugar aquel mo- 
do proveí bial con que denotamos igualdad y llaneza, 
diciendo: "Hablar tu por tu,'' En la Tragicom, de 
Calisto act. 9. 

CAPÍTULO IlL 

Del pronombre e/, ella^ ello, 

lil recto ó nominativo deste pronombre consér- 
vase en su natural ser en todos los obliquos geni • 
livo , dativo , 6¿c. cada y quando asienta sobre ellos, 

me- 



DE LOS PRONOMBRES. irs 

mediante alguna preposición la acción del verbo, 
V. gr. "Oración es estar el ánima en presencia de 
i* Dios , y Dios en presencia della , mirando él á 
fyella^ y ella á //." Gran, en el lib, de la Orac, y 
consideran part. 3. trat. i. en el Prólogo y así de 
los demás casos como es evidente. Todavía inviér- 
tese á la latinn , quando recibe en sí inmediatamen- 
te la acción del verbo , transpuesta á este fin la e 
del recto el ^ diciendo le ^ y quedando solo la últi- 
ma sílaba ,del femenino y neutro ella , ello , v. gr. 
la^lo\ y estas mismas obliquas voces pásanse al plu- 
ral en las mismas circunstancias de asentar sobre 
ellas el verbo su acción , sin que intervenga prepo- 
sición alguna , participando solamente de los dos 
géneros masculino y femenino, que solo reciben nues- 
tros plurales , mas como y quando esto suceda lo 
dirán los artículos siguientes. 

A R T í C U LO ' I, * 

Género y casos del obliquo le. 

r. No hay duda sino que participa este obliquo 
de los géneros masculino y femenino en aquellos 
casos que muestra la analogía latina ser dativos: 
es pues dativo necesario de persona al modo dicho 
en este y otros semejantes lugares : " Por parecer- 
"le (á D. Quixote) no convenirle ^ ni estarle bien 
"comenzar nueva empresa . . . hubo de callar y es- 
"tarse quedo." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. lib, 4. 
cap, 44. ^^ Le dixéron (á Sancho) que ¿que le habia 
fy sucedido que tan mal se parabaT^ El mismo part* i. 
lib, 3. cap, 26, 

Helo aquí dativo femenino según la susodicha 
analogía : " Solos quedamos Zorayda y yo con so- 
" los los escudos que la cortesía del Francés le dio 

H2 ȇ 



f i6 •: PARTE I. LIBRO II. 

» á Zorayda." El mismo e?: la part, i. lih» /^, cap. 41. 
^' Le decían (las guardas á la Rey na de Escocia), que 
íjse aparejase." Rivad. en la Hist, Ecles, de Inglat, 
lib. 1. cap. 40, " Y como un padre de la Compa- 
^«fiía de Jesús le hubiese escrito una cana, le respon- 
í>dió la santa Rey na otra en francés de su propia 
íjmano." El mismo ^ en el citado lugar. Mas este 
dativo femenino puede trocarse con el obliquo la 
tal qual vez ; asi como el masculino dativo le por 
.el lo según los exemplos que en su lugar alega- 
remos. 

Pero notad que el femenino obliquo le aunque 
sigue la analogía del dativo en todos los verbos ac- 
tivos, que son ó lo parecen del tercer orden, como 
dar., escribir enviar ., y mil otros, y en los rigoro- 
sos neutros, como : á ella le pareció , le convino , le 
estuvo bien., &c. todavía suele desconocer dicha ana- 
logía en los que aunque neutros, llevan como ac- 
ción , quales son, favorecer , servir .^ &c. denotando 
el caso con el obliquo la ; pero muéstranos al mo- 
do que arriba diximos por la analogía del dativo 
del activo tercer orden , el caso de persona feme- 
nina con el femenino pronombre le , quando el ver- 
bo activo español lleva ó puede llevar dos casos, uno 
de persona con el dicho pronombre, y otro de co- 
sa ó en su lugar la conjunción que , ó su poder , co- 
mo suele suceder con los verbos de tomar , pedir., 
rogar ., suplicar , &c, y sea exemplo de lo primero: 
**Dióle (Isabel de Inglaterra á la Rey na de Es- 
"cocia) su palabra, y fe real de ampararla y fa- 
favorecerla.^' Rivad. en la Histor. Ecles. de Inglat, 

lib, 

I Citamos con sumo gusto á Pedro de Rivadeneyra para 
autorizar estos obliquí)s , por ser uno de los autores que con 
gran tino, suma diligencia y con<.iancia usó dellos, de lo que 
son buena prueba las antiguas ediciones de Madrid, que él mis- 
mo solicitó y revio. 



DE LOS PRONOMBRES. 117 

lib. 2. cap. 40. ^'Se animan los hombres (con los 
apremios) á servirla (á la República) y poner en 
"peligro por ella sus vidas." El mismo en el Vrinc. 
christ, lib, 2. cap, 10. Mas sigue ^ alguna vez di- 
cha neutra analogía, he aquí lo segundo: "Luego 
"que la vi (á Zorayda) le tomé una. mano." &c. Cerv. 
en el Ing. Hid. part. i. //"/'. 4. cap, 41. "El (cau- 
"tivo) en lengua arábiga le dixo (á la mora) que 
iile pedían se quitase el embozo." El mismo part, i. 
Ub, 4. cap. 37. 

Que si el verbo toca á movimiíínto , llevando 
con doble respeto acción que mire á persona y jun- 
tamente á lugar; ó bien fuere regido en construc- 
ción figurada el caso de cosa de alguna preposición 
que trayga fuerza de medio , ó instrumento , &c. 
debe en uno y otro caso mostrarse la persona fe- 
menina con el obliquo la , según que el mismo ci- 
tado autor dice : "Dorotea la llevó á sentar (á la 
"mora) junto á sí. Dorotea la tomó por la mano,^* 
En la part. i. lib, 4. cap. 37. 

2. También es este obliquo le acusativo mascu- 
lino de persona y cosa , v. gr. "Acudió el Capi- 
"tan á abrazar á su hermano, y él le puso ambas 
«manos en los pechos por mirarle algo mas apar- 
" tado , mas quando le acabó de conocer le abrazó 
"tan estrechamente, &c. El mismo part, i. lib. 4. 
cap. 42. "No le halló (Sancho el libro de memoria), 
"ni le podia hallar si le buscara hasta ahora." El 
mismo part. i. lib, 3. cap. 26. 

Y sabed que este acusativo de persona ó cosa 
puede variarse con el obliquo lo como veremos. 

TOM. II. H3 AR- 

I Veis aquí uno de aquellos casos donde expresa y con 
gran propiedad nuestra lengua con el obliquo femenino le el da- 
tivo de verbo neutro , que lleva como acción: "No se le pue- 
>?de resistir (al arma de la necesidad ).'' Rivad. en elPrinc, chris. 
iib. 2. cap. 38. 



ii8 / PARTE I. LIBRO II. 

L ARTÍCULO II. 

Del obliquo femenino la. 

T. Puede este pronombre ser dativo de persona, 
mayormente quando así lo pide la claridad de la dic- 
ción , y donde pudiera fácilmente confundirse el gé- 
nero particular de la persona por el pronombre 
obliquo común le ^ v. gr. Rila (Zorayda) miró al 
?>cautivo, como si le preguntara ia ciixese lu que de- 
belan y lo que ella baria." Cerv. en el Ingen. Hid, 
part, 1. lih^ 4. cap. 37. 

2. Es ademas acusativo de persona y cosa, v. gr. 
*'Yendo madama Margarita hija del Emperador Don 
"C arlos á ver al Emperador su padre á Luca Ciu- 
«dad de Toscana , el Padre maestro Lainez fué á 
» ruego della para confesarla y predicarle." Rivad. en 
¡a Vid, del Pad, Lain, lib. i. cap, 3. 

Véislo ahora acusativo necesario de cosa: **Quan- 
«do vuestra desgracia fuera de aquellas que tienen 
j? cerradas las puertas á todo género de consuelo 
?> pensaba ayudaros á llorarla^ y á plañiría como 
j? mejor pudiera." Cerv. en el Ingen. Hid, part, i. 
lib, 3. cap, 24. 

ARTÍCULO II r. 

Del obliquo pronombre lo. 

Lleva singular gracia y vigor este pronombre 
quando es acusativo masculino de persona , v. gr. 
*' Adn;iíáronse de tan extraño género de locura, y 
nfunousdo á mirar desde lejos , y vieron que con 
>í sosegado ademan unas veces se paseaba, otras ar- 
w rimado á su lanza pcnia los ojos en las armas." 

Cerv. 



DE LOS PRONOMBRES. 119 

Cerv. en el Ing. Hid. part, i. Hb. i. cap. 3. 

^""Tenlo , tenlo , Pármeno , no la mate ese des- 
?> variado (de Sempronio á Celestina)." EnlaTra- 
gicom, de C alisto act. 12. 

Ni mas ni menos es también acusativo masculi- 
no de cosa , v. gr. "Estaban (los corazones de los 
"Santos) tan afixados con los clavos de la caridad, 
"que les era menester hacerle fuerza para aplicar- 
>*lo á oir y tratar negocios humanos." Gran, en las 
^dic, al Mem. part, 2. cap. 3. " O quantas veces 
" acaece estar el hombre de rodillas en oración . . . 
"y estar estos señuelos ofreciéndose al corazón so- 
9> licitándolo ^ y dándole prisa para que dé cabo á 
"aquello que hace." El mismo en el lib. de la Orac. 
j/- Considerac. part, 1. cap. 4. 
s Empero es necesariamente pronombre neutro, y 

e refiere á hecho deste modo : "Si me holgué con 
"el hallazgo no hay para que decirlo.''^ C*¿iv,enel 
Ing. Hid. part. i. lib. 4. cap. 40. Puede asimismo 
referirse á algún dicho , caso , &c. como es evi- 
dente. 

Debo por último advertir que puede tal vez va- 
riarse por este pronombre el que suele ser dativo 
masculino le según queda dicho , y esto solo por 
la armonía y variedad de la dicción v. gr. "Con 
"Solo saberse que el Piíncipe tiene este cuidado. . 
"(de premiar servicios) muchos le servirán que 
"no lo sirvieran.'* Rivad. en el Prínc. christ. lib. 2. 
cap. 7. 

Nota. Es de muy linda elegancia para el senti- 
do y número de la dicción el uso de las voces le, 
¡o , que bien parece ser ellos los mismos susodichos 
obliquos, aunque en manera irregular quando no son 
sino relativos á cosas de qualiddd, v. gr. "Ocasio- 
"nó (este suceso) el deshacerse la mayor parte de 
«aquel exército á causa del continuo trabajo y ex- 

H4 "ce- 



120 PARTE I. LIBRO II. 

r cesivo frió, que le hizo aquel invierno cruelísimo." D 
Carlos Col. en las Guer. de Flan, lib, 7. " Andaban 
%?tan á una sus voluntades, que no había concerta- 
»j do relox , que así lo anduviese,''* Cerv. en el Ing , 
Hid. part, i. lib, 4. cap. 33. 

Y ved que puede este último pasarse al plural 
con visos de indeclinable en este lugar del Grana- 
da en la Guia lib. i. part. 3, cap. 29. "Así como 
íílas bestias espantadizas huyen de algunas cosas por 
w imaginar que son peligrosas, 720 lo siendo \ así es- 
»tos por el contrario aman y siguen las del mun- 
*'do, creyendo ser deleytables , 710 lo siendo.^* Y va- 
le tanto como : no siendo tal. 

ARTÍCULO IV. 

Del obliquo plural y común les. 

Hacemos solo mención deste pronombre común, 
porque evidente cosa es , que el pronombre los es 
acusativo masculino de persona y cosa ; así como 
el las ^ es acusativo de persona y cosa del género 
femenino ; empero el dicho les es dativo de perso- 
na , ya sea del género masculino ó femenino, se- 
gún la expresada analogía latina, v. gr. "Querer 
asacarlos (á los viciosos) deste hilo . . esles un 
atormento tan grande que , &c." Gran, en el Mem. 
trat. 3. cap, 5. 

"Á ellas les estuviera mas á cuento, &c." que 

di- 

I Todavía jerá nominativo , si otro no sufre el verbo se- 
gún esta y semejantes locuciones: "Para haber (el cangre- 
» jo ) este manjar (de ostras) pónese como espía secretamen- 
ííte en el lugar donde ¡es koy , &lc.'" Granada en la In- 
troduc. del Síthbolo part. i. cap, 14. §. i. Y será lo mismo si 
dixéredes mudado el supuesto : peces . . . si los hay : pez . . , si 
2e hay ó ¡o hay : pesca , , , si la hay. 



DE LOS PRONOMBRES. 121 

dice Cerv. en el Ing. Hid, part, 2. lib, 7. cap. 40. 
"No solamente él no vivia como convenia á chris- 
>niano , sino que también llevaba tras sí á los de- 
«mas con su mal exemplo , parte apremiándolos y 
yy haciéndoles fuerza'^ Riv. en la Vid, de S» Ignac, 
lib. 3. cap, i^. y en el lib i. cap, 19. dice : "Al fin 
»> acordó (Ignacio) despedirlas y darles de mano 
j>( á ciertas ilustraciones)." "Mirólos la Reyna (á 
"SUS criados ) con ojos amorosos y llorosos, y díxo- 
>y les,^^ &c. Él mismo en la Histor, Ecles, de Inglat, 
lib, 2. cap, 40. 

Adjunta, 

Por lo que toca al plural ellos ., ellas ,, suele algu- 
na vez ir callado , pero entendido algún otro pro- 
nombre , á quien mira la preposición de en este y 
semejantes modos de hablar: '-'^ Dellas pelan sus ce- 
»jjas con tenacicas , é pegones é á cordelejos," En 
¡a Tragicomed. de Caüst. y Melibea act, 6. donde 
se había del engalanarse, ó traerse bien de las mu- 
geres : esto es , algunas del I as ^ 

CAPÍTULO IV. 

De ¡as dicciones á la Griega el de, la de. 

'levan singular énfasis estas dicciones griegas, las 
quales recibidas en nuestra lengua traen necesaria 
relación con el sugeto que encarecemos; y no sa- 
bemos decir si será á dicha aquella sílaba £•/, y la 
otra la nuestro artículo que suponga aquí por al^un 

sus- 

I Es también muy acomodada y graciosa esta dicción para 
distribuir partes, v. gr. " Kn las hojas de algunas yerbas ve- 
»»mos andar algunos gusa rapi líos, í^?//oí verdes^ delíos blancos P 
Gran, e/í /o Introd, del Símb. part. i. cap. i8. §. a. 



122 PARTE I. LIBRO 11. 

sustantivo que va callado , ó si es por ventura una 
equivalencia del pronombre demostrativo aquel y 
aquella : juzgadlo por vos mismo á vista y consi- 
deración destos exemplos : " De Hércules el de los 
9> muchos trabajos se cuenta que fué lascivo y mué- 
»lle." Cerv. en el Ingenioso Hid, pan, 2. ü¿p, $• 
cap, 2, 

"O ya me ponga alguno 

?>En la región al sol mas allegada, 

»Do no vive ninguno, 

>> Siempre será de mi Lálage amada, 

f> La del reir gracioso 

La del parlar muy mas que miel sabroso/* 
Fr. Luis de León traduc, de la Oda 22. del lib, \, 
de Horac. Integer vit¿e. 

Ahora , pues , cierto es que pueden en los dos 
dichos textos entenderse los nombres béroe y bella^ 
ó semejantes v. gr. Hércules el héroe de los mu- 
chos trabajos en el texto de Cervantes : Lálage la 
bella ó la muger del reir gracioso en el de Fr. Luis: 
y es en este caso manifiesto y claro el poder del 
que es artículo; mas puede también ser propia equi- 
valencia del pronombre aquel y aquella del mismo 
modo , que evidentemente lo es la dicción el ^ de '; 
/¿í, de'^ lo^ de\ pero natural y sin énfasis , y con re- 
lación esta última á dicho ó hecho pasado , v. gr, 
*'A mí se me ha asentado (replicó Sancho) que 
ttQs (mi amo) un mentecato; pues- como yo ten- 

I Son también de observarse estas locuciones. 
" Asieron de los remos los honrados, 
»Los tiernos, los meüHuos, los godescos, 
í>T los de á cantimplora acostumbrados." 
Cerv. en el yiage cap. 3./" en el cap. 7. dice: 
" Tai hubo que cayendo se resuelve 
»De asirse de una zarza ó de un cabrahigo, 
w Y en llanto á lo de Ovidio se resuelve." 



DE LOS PRONOMBRES. 12^1 

»go esto en el magín me atrevo á hacerle creer lo 
«que no lleva pies ni cabeza, como íué aquello de 
j?ia respuesta de la carta, y lo de habrá seis ó ocho 
jídias . . . conviene á saber lo del encanto de mi 
"Señora Dulcinei." Cerv. en el Ing, Hid. par. 2. 
lib, 7. cap, 33. Lo mismo vale y es claro, el quei 
la que , 6ic. esto es, aquel que : aquella que , &c, 
y nótese que no puede ser equivalencia suya el que 
es artículo en este lugar de Fr. Luis de Granada, 
hablando de la fidelidad que pide Dios al christia- 
no : "Esta es la en que Dios mas veces lo prueba 
j.'y examina.'* En el lib. de la Oración jy Consid» 
part, 2. cap. 3. §. ó. y Fr. Luis de León dice en 
el lih, I. en la Poesía del mundo y su vanidad: 
"La pobreza envidiosa 
"Es de los por quien fué mas alabada, &c." 
Donde entiéndese algún nombre v. gr. es la vir~ 
tud^ &c. es de los mismos , &c. También es natu- 
ral locución el de , la de quando dice necesaria y 
próxima relación el artículo á su sustantivo: v. gr, 
"Mis exerciciüs son el de la caza, y el de la pesca/' 
Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. lib, 5. cap, 16. ,• 

CAPÍTULO V. 

Uso que hacen los Autores de los posesivos cuyo 
y suyo. 



D. 



el primero vélense nuestros Maestros propia y 
naturalmente sin variación , mas el segundo suele 
ir á veces con su nombre ó pronombre relativo, 
para aplicarse el posesivo á cuyo es, y no á otro 
á quien pudiera mirar según que hay en nuestro 
caso varios objetos. He aquí uno y otro : 

I. "Supliquemos al Eterno Padre quiera reco- 
wnocer Us palabras que le decimos cuyas son , y 

w quien 



124 PARTE I. LIBRO IL 

j> quien nos envia á él." Gran, en el Mem» trat, $. 
cap. 2. §. 3. 
f "Al volver de una esquina sentí un brazo 

"Que el cuello me cenia; miré cuj^o^ 
í>Y mas que gusto me causó embarazo.'* 
Cerv. efi el í^iag, al Parn. cap, 8. 

"Comunica el gran Tajo el humor suyo 
7>A qualquierde los árboles do llega, 
"Sin atender si es hijo propio, ó cuyoJ'^ 
Lupercio Leonardo de Argensola en la descrip- 
ción de Aranjuez. Pues el posesivo suyo aplícase al 
propio objeto desta manera : 

2. "Buscó (el Cardenal) manera para apartar 
"totalmente al Rey de la Reyna , y por esta via 
"ganar mas su gracia del ^ y á ella hacerle pesar." 
Rivad. Hist, Ecles, de Inglal. ¡ib. i. cap. 4. y en el 
cap. 12. habla así: 

"Escribió (la Reyna) al Emperador su sobrino 
"las marañas de Volseo y la determinación dei Rey, 
"y le pedia con grande encarecimiento , que no la 
"desamparase en este trabajo y afrenta, la qual le 
"habia venido por los enemigos suyos del ^ y solo 
"por ser tía suya." Y en la Tragicomed. de Calist. 
se dice: su padre de Cremes. 

"Señor (dixo la huéspeda) lo que en ello hay 
"CS que no tengo camas ; si es que su merced del 
ii Señor Oidor la trae, que si debe traer entre en 
"buena hora." Cerv. en el Ing. Hid. part, i. lih. 4. 
cap. 42. y en el cap. 37. desta parte dice también: 
" Lo verá ( v. m. ) quando aquí su merced del se- 
tfñor ventero le pida el menoscabo de todo." 

Es empero de particular gracia y sentido este 
posesivo quando siendo relativo del cada se pasa á 
numeral , v. gr. ^*Cada día ahorcaba el suyo ^ em- 
jjpalaba á este , desorejaba aquel, &c." Cerv. en el 
Jng. Hid. part. i. lib. 4. cap. 40. 



DE LOS PRONOMBRES. i2< 

Por lo demás es bien sabida la mudanza deste 
y los demás posesivos mió y tuyo , si preceden ó 
siguen tras su nOínbre , yendo callado ó puesto ne- 
cesariamente el artículo, diciendo: su parecer,^/ 
parecer suyo ; mi consejo, el consejo mió , 6cc. 



E. 



CAPITULO VL 

Del pronombre quaJ, 



fs muy á propósito este pronombre de calidad pa- 
ra preguntar , y del usamos también en sentido dis- 
juntivo : ^' Qual es otrosí el hombre, que quando 
«la casa arde, ó los enemigos baten el muro espe- 
"ra por el fin del año para proveer de remedio?'* 
Gran, en el Mem. trat. 3. cap. 8. §. 2. "A eso voy, 
»j replicó Sancho, y dígame ahora qual es mas,re- 
?>sucitar á un muerto, ó matar á un gigante? La 
>? respuesta está en la mano, respondió D. Quixo- 
wte, &c." Cerv. en el Ing, Hid. part. 2. lib, 5. 
cap. 8. " Desta manera viven no solo todas las na- 
" clones de infieles y hereges . . . sino también la 
5í mayor parte de los christianos sino es qual ^ 6 
9f qual que vive en temor de Dios/* Gran, en el 
Mem, trat. 6. del conocimiento de sí mismo: de los 
males del ánima §. 2. 

Es asimismo pronombre distributivo desta ma- 
nera: "No hay ningún género de oficio destos de 
"mayor quaniía que no se grangee con algún gé- 
»nero de cohecho qual mas , qual menos.'* Cerv. 
en el Ing. Hid. part. 2. ¡ib. 7. cap. 41. 

Suele otrosí con muy curiosa colocación reforzar 

la sentencia , v. gr. r 

"Hacen lo mismo luego tras él todos 

" A qual mas presto con ardor vehemente." ' 

El Traductor de la Eneida lib. 4. .« 

Y 



125 PARTE I. LIBRO II, 

Y aunque el relativo tal es pronombre con quien 
dice natural correspondencia , mirando cada uno á 
distinto objeto , todavía unidos los dos pronombres, 
y mirando á un objeto solo , modificanío y pénen- 
lo en su punto propio y natural, v. gr. " Por aquí 
» también mas que por otro medio venimos en co- 
íwnocimiento de Dios , no qual le tuvieron los Fi- 
»>ló.sofos . . . mas tal qual conviene á los hombres 
V santos y religiosos." Gran, en el Mem, trat, 6. 
en el Preámbulo de la sagrada Pasión: "Solo ex- 
»»cepto de las condiciones (propuestas del Caballe- 
»ro de la blanca luna) la de que se pase á mí la 
»fama de vuestras hazañas, porque no sé quales, 
»ni que tales sean: con las mías me contento ta- 
3>¡es quales ellas son." Cerv. en el Ing, Hid. part, 2. 
lib, 8. cap. 64. 

Suele asimismo Cervantes hacer destas dos vo- 
ces uno como supuesto en gracioso y familiar apo- 
do desta manera: "Y como, madre! dixo Sanchica, 
»íplugiese á Dios que fuese antes hoy que mañana, 
«aunque dixesen los que me viesen ir sentada con 
wmi señora madre en aquel coche: mirad la tal 
«por qual hija de aquel harto de ajos , y como va 
» sentada y tendida en el coche, como si fuera una 
"Papesa." En el Ing. Hid. part. 2. lib. 7. cap. 50. 

Toca también á distribución de personas, como 
diremos en su lugar: y del hablamos también en el 
tratado de las partículas. 

CAPÍTULO VIL 

Del Pronombre tal. 

^a relación desta voz con la antecedente es esta : 
^'Tal paró el demonio nuestra ánima por el pecado, 
17 qual paró el cuerpo deste Santo (Job)." Gran. 

en 



DE LOS PRONOMBRES. 127 

en el Mem, trat, 6. del conocimiento de sí mesmo 
de los males del ánima §. 2. 

Mas puede ser absoluto pronombre desta mane- 
ra : "Quiéroos decir mi bobería , si lo fuere quéde- 
nse por tal\ que harto lo es meterme yo en es- 
?? tü." Santa Teresa en el Camino de la perfecion ■ 
cap. 34. 

"Bendito sea Dios que tal me ha dexado ver con 
»>mis propios ojos." Cerv. en el Ing, Hid, part, 2, 
lih. 8. cap. 58. 

También mira á comparación quando decimos: 
"Para destruir alguna Ciudad ó Provincia, no hay 
ittal como sembraría de pecados y vicios." Rivad. 
en el Prólogo del Príncipe christianohM^náo contra 
Machíavelo : y vale lo mismo que decir no hay co- 
sa mejor ó mas á propósito. 

Con lo qual frisa aquel modo de encarecer , y 
es manera de proverbio diciendo: "Paréceme que 
>íde lo que hemos hablado se nos pegan al pala- 
>?dar las lenguas ; pero yo traigo un despegador 
»» pendiente del arzón de mi caballo, que es tal co- 
i>mo bueno.^^ Cerv. en el Ing, Hid. part. 2. lib. 5. 
cap. 13. "Ua pariente mió, que ha muchos años 
»que pasó á Indias me habia enviado (dineros) y 
"no tan pocos que no pasan de sesenta mil pesos 
«ensayados, ^«í es otro que talJ" El mismo part. i, 
lib. 4. cap. 29. 

Y hay mas que aunque puede ser pronombre in- 
determinado , como alghfio^ &LC. puede también lle- 
var en sí fuerza de disjuncion , como si dixerais 
este ú el otro ; esta ó la otra cosa ; y podéis ver- 
lo en este gracioso dicho de la Tragicomedia de Ca- 
listo , &c. act. 3. "Aquí llevo un poco de filado 
>?dixo (Celestina) en esta faltriquera con otros apa- 
j> rejos que conmigo siempre traygo . . . como gor- 
»> güeras , garvines , franjas , tenazuelas , alcohol, 

>>al- 



128 PARTE I. LIBRO II. 

walbayalde é solimán, agujas é alfileres; que tal hay 
Ȓque tal quiere." 

Y así como puede ser pronombre sustantivo pue- 
de también suponer por adjetivo según suelen los 
otros pronombres, v. gr. ^'Kn las cosas humanas, 
wquando vemos una persona hacer todos los extre- 
»Miios del mundo por otra, solemos decir que está 
»> hechizada ó que ha perdido el seso, ó tal cosa.** 
Gran, en las Adic. al Memor. part. 2. en la i. de 
las siete consideraciones de las Perfecciones divinas. 
Donde es de observar que algunos poco exactos, y 
muy faltos de voces rematan su dicción , ó nume- 
ración de partes con el ripio y tal ó tal ^ con que 
suplen lo que no saben decir, de lo que dista mu- 
cho la susodicha locución del Granada , pues lle- 
na con acierto los miembros de la disjuncion con 
añadir á los dos determinados y particulares , este 
tercero indeterminado y general miembro, ó tal cosa, 

CAPÍTULO VIIL 

Del pronombre uno. 

v^ue sea este pronombre de número determinado, 
que sea de indeterminado, pierde en quanto adjetivo 
masculino que precede á nombre la vocal última, al 
modo que la pierden los otros pronombres alguno^ nin- 
guno^ y los ordmales adjetivos primer renglón , postrer * 

su- 

I Santa Teresa de Jesús muestra que se puede elidir con 
bella gracia la vocal última de los pronombres que terminan 
en er^ y qtie Sun del género femenino, y así dice en la Vida 
cap. 17. ^^ Esta portrer aguaJ* &c. empero dícese de necesidad 
la primera vez , la postrera vez. Mas en el adjetivo buena sue- 
le elidirse la vocal, quando decimos: sea en buen hora ^ &c. 
y lo mismo sucede á algún sustantivo, v. gr. «Dios te dé buena 
>#múí» derecha." En la Tragicom. de Calist. act. 18. 



DE LOS PRONOMBRES, 129 

suceso, &c. y el adjetivo buen , &c. reteniéndola en 
.el segundo género femenino , salvo en algún caso 
que notaremos en su lugar , y así decimos wi día, 
wia semana , 6íc. mas en quanto es absoluto sus- 
tantivo la mantiene, pues decimos y contamos uno, 
dos , &c. como es cierto. Lo mismo pierde quando 
por esta voz contraemos particular pero indetermi- 
nado objeto , V. gr. " O quan dulcemente sabe cu- 
jí tónces el fruto de la virtud, aunque un tiempo 
»> parecían amargas sus raices." Gran, en el Mem. 
tratad, i. cap. 2. "Fui un tiempo en mi mocedad 
7> soldado." Cerv. en el Ingcn. Hid. part, i. lib. 4. 
cap. 4S. , 

O! la fortuna me llevase un día^ &c. 
Garcilaso de la Vega en la Elegía á Boscan. 

Vedlo ahora sustantivo indeterminado con cla- 
ra alusión al nombre dia nombrado antes: " Suce- 
so dio, pues, que uno que los dos se estaban pa- 
yaseando por un prado, 6cc." Cerv. en el Ing, Hid» 
part. I. lib. 4. cap. 33. 

Y es graciosa manera de callarse el sustantivo 
así en este como en el siguiente texto : ^'Aun po- 
ndrá ser que destas quatro veces (que yo la vi) no 
"hubiese ella echado de ver la una que la mirá- 
is ba." El mismo part. i. lib. 3. cap. 25. donde va 
entendido un genitivo semejante al que declara el 
mismo autor en este texto : " Has de saber , San- 
»cho, que no saber un hombre leer ó ser zurdo ar- 
»íguye una de dos cosas , ó que fué hijo de padres 
w demasiado de humildes , ó él tan travieso y ma- 
jólo, que no pudo entrar en él el buen uso ni la 
»^ buena doctrina." Part. 2. lib. 7. cap. 43. 

Suele ademas en razón de sustantivo subir mu- 
cho de punto la calidad del objeto , poniéndolo 
en grado superlativo, v. gr. "Serian ellos unos 
y> necios si otra cosa hiciesen ó pensasen." Cerv. 
TOM. II. I en 



lao PARTE I. LIBRO II. ' 

en el Ingenioso Hidalgo pari, 2. ///^. 7. cap, 49. 

También signiíica ideiuidad ó semejanza , v. gr. 
"En fin entendió (él) que en paz y en guerra el 
?> mundo siempre es uno ^ vano , engañoso é incons- 
j^tante.'^ Rivad. en ¡a J^ida del Pad. Lain, ¡ib, i, 
cap. 8. "No todos los tiempos son irnos ni corren 
«de una misma suerte." Cerv. en el Ing, Hid, parí, 2, 
lib. 8. cap. 58. 

"Hizo tan grandes amistades (el amor) entre 
»Dios y el hombre, que vino á acabar no solo que 
vDios perdonase al hombre , y le restituyese en 
jísu gracia . . . sino . . . llegó á hacerle tan una 
«cosa consigo, que ... no hay cosa mas una que 
«son ya los dos." Gran, en la Guia lib. i. part, r. 
cap, 4. 

Es también pronombre de correspondencia, v. gr. 
"Dexamos de ir al coro que tampoco nos mata, 
9) un dia porque nos dolió (la cabeza) y otro por- 
»^que nos ha dolido, y otros tres porque no nos 
"duela." Sta. Ter. en el Cam, de la perfec, cap, 10. 
De lo qual y del modo que trae de distribuir ha- 
llaréis otros exemplos en el próximo capítulo , y 
siguiéndole la partícula como que es de comparación 
encarece mucho la sentencia , v. gr. " Querer una 
y) como yo hablar en una cosa tal . . . no es mucho 
«que desatine." Santa Teresa ew /íj Vid, cap, 18. 

Asimismo lleva gran vigor la locución quando 
callado este pronombre decimos : ^^ Soy yo por ven- 
wtura de aquellos caballeros que toman reposo en los 
»> peligros?" Cerv. en el Ing, Hid, part, i. lib, 3, 
cap, 20. 

Mas hablando uno de sí mismo válese deste pro- 
nombre trayendo el sentido á tercera persona en ra- 
zón de mostrar gran embarazo ó perplexidad des- 
te modo : no sabe uno que decirse ; y vale tanto 
como aquella otra expresión : no sabe un hombre ó 

el 



DE LOS PRONOMBRES. 131 

el hombre que decirse , como es notorio : modos de 
hablar que miran en tal caso á primera persona. 

Es otrosí de gran énfasis, quando en razón de 
adjetivo da gran peso al sustantivo así : "El Ar- 
ííchiduque y los de su Consejo (echaron de ver) 
»la borrasca que se les aparejaba , habiéndolas de 
» haber . . . con un Rey de Francia,'* Colom. en las 
Guer, de Fland, lib, 7. 

Nota, Finalmente, que aunque mantiene nuestro 
pronombre la segunda sílaba del género femenino en 
ser de adjetivo , pues decimos una muger , una se- 
mana , &c. todavía si el sustantivo femenino qué 
acompaña comienza por la vocal á suele él perder- 
la , V. gr. " La necesidad es un arma tan fuerte . . , 
»que no se le puede resistir." Rivad. en el Prínc, 
christian, lib, 2. cap, 38. "Ó Jesús mioí que es veí 
mm alma caida en pecado." Santa Ter. en la Vida 
cap, 19. "El marido y la muger . ♦ . deben . . . con- 
"siderar que no son dos personas, sino una perso- 
"ua, no dos cuerpos, sino un cuerpo , no dos al- 
>? mas , sino un alma," Riv. en el trat, de la Tribuí, 
¡ib, I. cap, 2. donde dice también: "Siendo los ca- 
nsados un alma , no han de tener mas de una vo- 
»luntad. La verdadera amistad hace de dos almas 
vun alma," Y Fr. Luis de Granada en la Guia lib. i, 
part, 2, cap, 16, habla así: "Pues si esto es así, 
»dime que tal estará un anima quando esté tan to- 
wmada deste vino celestial . . . que no pueda ella 
Mcon tan grande carga de deleytes?" Y esta misma 
regla deben seguir los pronombres alguno y nin- 
guno. 



I2 CA- 



132 PARTE I. LIBRO IL 

CAPÍTULO IX. 

Como pueden colocarse los pronombres relativos y 
distributivos* 

>3iendo de tanta importancia para el orden y pri- 
mor del raciocinio el colocar oportunamente los 
pronombres , que al paso que se miran entre sí, 
distribuyen los períodos de la oración serle ha muy 
útil ver la manera práctica como los ha distribui- 
do el que es tan diligente y atinado en todo Mi- 
guel de Cervantes , que es esta: "No has visto tu 
>í representar alguna comedia, á donde se. introdu- 
»cen Reyes , Emperadores y Pontífices, Caballeros, 
?í Damas y otros diversos personages? uno hace el 
»> rufián , otro el embustero, este el mercader, aquel 
«el soldado, otro el simple discreto, otro el ena- 
9^ morado simple, y acabada la comedia y desnu- 
?í dándose de los vestidos della , todos los recitan- 
«tes quedan iguales? sí he visto, respondió San- 
wcho." En el Ingen, Hid. part, 2. ¿ib, 5. cap, 12. 
''Querría, y es mi voluntad, que uno de vosotros 
"Siguiese las letras, el otro la mercancía , y el c^íro 
V sirviese al Rey en la guerra/' Part, i, ¡ib, 4. 
cap, 39. 

"Será bien (dixo D. Quixote) que yo tome al- 
wgun nombre apelativo , como lo tomaban todos 
?>los Caballeros pasados : qual se llamaba el de la 
Sí ardiente espada, qual el del unicornio, gual el 
?íde las áoncQllas'^ aqueste el del ave Fénix, el otro 
»el caballero del Grifo , estotro el de la muerte, 
?? y por estos nombres é insignias eran conocidos por 
>ítoda la redondez de la tierra." En la part, i. lib, 3, 
cap, 19. 

^'Este la maldice (á Leandra) y la llama an- 
l\ " to- 



DE LOS PRONOMBRES. 133 

«tojadiza, varia y deshonesta; aquel la condena por 
«fácil y ligera;- fíí/ la absuelve y perdona; y tal\2L 
"ajusticia y vitupera : uno celebra su hermosura, 
yyotro reniega de su condición , y en fin todos la 
>í deshonran, y todos la adoran." En la par t, i. 10;, 
"4. cap, 51. 

"Se disfrazaron quien áQ \iñ3. manera, y quien áQ 
»otra." Fart, i. lib, 4. cap, 46. Añadid al dicho 
modo de distribuir las personas , estotro que mi- 
ra al orden y distribución de las cosas, el qual há- 
cese con algunos de los dichos pronombres, v. gr. 
''Es mi nombre , prosiguió el Hidalgo D. Diego 
^íde Miranda . . . tengo hasta seis docenas de libros, 
99 quales de romance , y quales de latin," En el Ing, 
Hid, pan, 2. liB, 5. cap, i6» 

"Descubrieron (la Dolorida y las demás due- 
9> fías ) los rostros todos poblados de barbas , qua-» 
9>les rubias, quales negras, quales blancas y qua- 
99 les albarrazadas." El mismo part, 2. lib, 7. cap, 39. 
y ved que estos dos últimos pronombres se corres- 
ponden solo consigo mesmos. 

"£/«¿> es escribir como Poeta, y otro como His- 
3> toriador.'* El mismo part, 2. lib, 1^, cap, 3. "Po- 
»>cos dias ha recopilé en breve el libro de la Ora- 
*>cion , el qual no va aquí, lo uno porque es parte 
»deste libro tomado palabra por palabra del, y lo 
99 otro por ser libro pequeño que se puede traer en 
«el seno.'* Gran, en el Prólogo de la Guia, 

Y es modo de motivar que puede variarse así: 
" He dicho esto , parte porque sepa quien este li- 
»bro tuviere que, &c. parte porque no juzgue por 
wmio , 6íc. El mismo en el lugar citado» 



TOM. II» Í3 CA- 



134 PARTE I. LIBRO II. 

CAPÍTULO X. 

De los pronombres irregulares en los números» 

üntre los pronombres que tiene nuestra lengua in- 
variables en el número y casos damos el primer 
lugar á las voces cada y demás , que determinan 
multitud por diversa manera; puesto que acompa- 
ñase siempre el primero con sustantivos comunes 
en sí ó generales , contrayéndolos á determinada 
cantidad ó número, y es relativo el segundo á par- 
tes de multitud con alguna mas generalidad, con- 
trayendo á bulto la última ó lo restante de las par- 
tes : empero ambos son bien singulares por su na- 
turaleza y origen, en la qual se parece bien el ge- 
nio desembarazado y filosófico de la lengua Espa- 
ñola , pues deriva á nuestro parecer el pronombre 
cada , que dice tanta relación con el adjetivo j/«- 
gulí de los latinos, de la preposición kata ^ de los 
Griegos manteniéndole su ser de indeclinable y to- 
mándole la particular mira al distribuir multitud 
de su raiz ; mas el otro es en su origen preposi- 
ción ó adverbio español , y como tal déxalo inde- 
clinable , aunque distingue con el artículo la cali- 
dad del número y género que representa , ora en 
ser de adjetivo como la demás gente , ora de sus- 
tantivo , V. gr. ¡os demás dixéron , &c. y consér- 
vale siempre una clara y manifiesta semejanza al 
significado de adverbio ó preposición, como lo po- 
déis ver en el tratado de las partículas; y esto bas- 
te 

I Es muy conforme el trueque de la letra d por la t al 
genio de nuestra lengua ; pues así como la muda respecto de la 
preposición griega , húcelo también respecto de las voces latinas 
todo j poderoso , puedesy podías ^ (¿c, sonido ¡oidOj amado y (Se, 



DE LOS PRONOMBRES. 135 

te acerca deste último , pues es fácil y claro el uso 
que del hacemos. 

I. Que respecto al primero ved su práctica ea 
los exemplos siguientes: "Hicieron juntar todas las 
>? órdenes, para que digan su parecer de cada una 
»dos Letrados." Santa Teresa en ¿a l^id. cap. 3Ó. 
"En estos mesmos dias podemos también hacer ora- 
»>cion á la Santísima Trinidad, cada im din á una 
?íde las tres personas." Gran, en el Mem, trat, 3. 
cap, 6. "Dexando en los fuertes cada dos compa- 
i) fitas se volvió la gente á Antequera." D. Diego 
Hurtado de Mendoza en ¡a Guer, de Gran, lib, 4. 
num, 4. "Suma era la alegría que llevaba consigo 
»> Sancho viéndose á su parecer en privanza con la 
» Duquesa ... y así tomaba la ocasión por la me- 
jílena en esto de regalarse cada y quando que se 
j> ofrecía." Cerv. en el Ingen, Hid, parí. 2, lib, 6. 
cap, 31. y aunque callase en este último exemplo 
el sustantivo , va con todo evidentemente entendi- 
da la palabra vez , y es modo de hablar gracioso y 
propio del mismo autor. 

Y nótese , que |puede trasponerse este pronom- 
bre según estos modos de hablar: "Ofreciendo (Mons. 
j>de V^itri) levantar dos compañías de cada ciento y 
f> cincuenta caballos, una de Corazas y otra dear- 
jícabuceros , tuvo maña, &c. D. Carlos Colora.^» 
ías Guer, de Fland, lib. 4. 

"Envió (el Duque) á D. Luis de Córdoba, y 
>íá D. Luis de Cardona con cada mil Infantes ., y 
» ciento y cincuenta caballos, que corriesen la tier- 
»ra á una y otra parte." D. Diego de Mendoza en 
la Guer, de Gran, lib. 4. num, i. 

Donde va traspuesto el pronombre callándose al 
mismo tiempo el numeral uno; pues vale tanto de- 
cir : dos compañías de cada ciento y cincuenta ca- 
ballos .¡ como: dos compañías cada una de ciento^ Ge. 

I4 y 



135 PARTE I. LIBRO lí. 

y ni mas ni menos la cláusula con cada mil Infan- 
tes suena : cada uno con mil Infantes, 

2. Otros pronombres hay que solo quieren el 
número plural por cierta necesidad de su raiz que 
absolutamente lo lleva , y tal es el que tiene tan- 
ta relación con el susodicho cada , á cuyo poder 
y significado puede reducirse á saber , el adjetivo 
plural sendos , el qual mira á dos ó mas objetos 
desta manera: "Mirando Sancho á todos los del 
«jardin tiernamente y con lágrimas dixo , que le 
?í ayudasen en aquel trance con sendos pater nos- 
>íter , y sendas ave marias." Cerv. en el Ing, Hid» 
part, 2. li¿?, 7. cap, 41. y en el libro i. de la Ca- 
latea dice este autor hablando de dos Pastoras, que 
se hicieron sendas guirnaldas, •• 

" Mas á la fin los brazos le crecían 
»Y en sendos ramos vueltos se mostraban." 
Garcilaso de la Vega hablando de la transformac» 
de Dafne en la Egl, 3. .:ui3.:ír .s 

^'En las manos . . . tenían (las quatro Ninfas) 
?> sendos vasos hechos á la Romana." Jorge de Mon- 
temayor en la Diana lib, 4. 

"Llegó D. Sancho de Leíva á un mismo tiempo 
»con mil y quinientos catalanes . . . era su cabeza 
jíAntic Sarriera caballero Catalán, las 2íxv[í2ís sendos 
s> arcabuces, largos y dos pistoletes, de que se sa- 
»?ben aprovechar." Don Diego de Mendoza en la 
Guer. de Gran, lib, 3. num, 7. "Eligiendo el Dii- 
«que tres soldados nadadores mandó que con sen- 
cidas zapas ó azadones pasasen el foso." D. Cárl. 
Colom, en las Guer. de Flánd, lib, 4. 

Locuciones que pueden convertirse en estotras: 
cada nadador con su zapa: cada catalán con su ar- 
cabuz : en cada mano su vaso , &c. 

3. El segundo irregular es el pronombre ambos, 
que aunque es bien conocido son con todo para ob- 

ser- 



DE LOS PRONOMBRES. 137 

servarse estas dos locuciones del Granada : "Juga- 
»ba (cierto Capitán) de ambas las manos igualmen- 
wte, así de la siniestra como de la diestra." En las 
u^dic. al Menior, part. 2. cap. 19. ^' Pocas veces se 
>' halla un mesmo Letrado diestro en ambas estas 
9i dos facultades."' En el mismo cap. Decimos tam- 
bién ambas cosas : ambos á dos : entrambos ; y es- 
ta es composición que puede dividirse manteniendo 
la preposición su fuerza ordinaria ^ 

4. es asimismo irregular en el número el pro- 
nombre algo , no recibiendo sino el singular y es 
partitivo de cantidad ; y úsase ya absoluto sustan- 
tivo , ya con nota de genitivo ó sin ella , v. gr. 
''En las otras fiestas y misterios del Salvador siem- 
»pre se halla algo que hayamos hecho nosotros, por- 
jíque siempre hay en ellos algo de pena ... y por 
«esto hay algo de nos -^ mas este dia no es de tra- 
wbajo, &c." Gran, ^n el lib, de la Orac. ^ Consid, 
part. I. Domingo. 

*'No hay libro tan malo, dixo el Bachiller, que 
99\\o tenga algo bueno." Cerv. en el Ing. Hid. part 2. 
¡ib. 5. cap. 3. "Si algo le habla dexado bueno la for- 
íJtuna era el ánimo que tenia para sofrir qualquie- 
9fxa. desastre que le sobreviniese." El mismo part* i, 
lib. 4. cap. 28. 

"Mas di si hay algo nuevo ^ Mopso amigo.'' 
Fr. Luis de León lib. 2. en la traduc. de la Eglog. 5, 

Notad con todo que quando esta voz es adver- 
bio va sin preposición, de donde decimos: "Fué una 
Ȓ doncella algo antojadiza." Cerv. en el Ing. Hid, 

part* 

I He aquí el sentido desta voz unida en composición y 
separada: "Las palabras que entrambos hermanos se dixé- 
»ion . . . apenas creo que pueden pensarse , &c." Cerv. 
9n el Jngen. Hid. pc.rt. i. ¡ib. 4. cap. 42. "Las razones que 
9> entre ambos pasaron , ó¿c." El mismo en el citado libro 
cap, 41, 



138 PARTE I. LIBRO II. 

part, 2. lib. 5. cap, i. empero son regulares en el 
número y casos sus derivados, como alguno^ 6íc. 

5. Puede ser por último irregular el pronombre 
quien , no en quanto es pronombre necesario de 
persona , como quien habrá que tal crea ; sino en 
quanto relativo, así que ya es declinable con re- 
gular orden y distinto en sus números , ya inde- 
clinable y sin nota de plural: helo aquí declinable; 
*' Juntáronse en aquel sitio mas de treinta perso- 
»>nas, todas bizarramente de Pastores y Pastoras 
Ȓ vestidas , y en un instante quedaron enteradas de 
*> quienes eran D. Quixote y su escudero." El mes- 
mo part, 1, lib, 8. cap. 58. "Ves allí, Sancho, don- 
»íde se descubren treinta ó pocos mas desaforados 
tf gigantes con quienes pienso hacer batalla/' El mis- 
mo part, I. lib, I. cap, 7. y deste modo lo usaa 
todos los buenos autores ; los quales úsanlo tam- 
bién indeclinablemente variando así la locución y el 
número. 

"Nunca por él se descubriría quien ellos eran." 
El mismo píirí. 2. lib, 6. cap, 31. "Preguntó (Ro- 
nque) á los caballeros que quien eran y donde iban, 
»>y que dinero llevaban?" El mismo part, 1, Ub,^* 
cap, 60. 

"Quiso significar Dios al Profeta dos maneras 
»>de personas , unas con quien habia de usar de mi- 
»sericordia , y otras con quien habia de usar de 
»justicia." Gran, en la Guia lib, i. part, 1, cap, 10. 
"Los amigos con quien hablaba, &c." Rivad. l^id. 
de S, Ignacio lib, g. cap. 9. y es este uso muy an- 
tiguo en esta lengua , diciendo el Rey D. Alonso 
en las Partidas lib, 3. tít, 4. part, 2. "Onde los 
»> Reyes que tienen su lugar (de Dios) en la tier- 
♦>ra, á quien pertenece de la guardar (la verdad) 
w mucho, deben parar mientes, que no sean con- 
wtra ella." 

Mas 



DE LOS PRONOMBRES. 139 

Mas en el compuesto quienquiera mantiéncse 
la dicha voz indeclinable, v. gr. "Caballeros ó es- 
jíCiideros , ó qiiieri quiera que seáis , no tenéis para 
jíque llamar, 6¿c." Cerv. en el Ingen, Hid. part. i, 
iib. ^» cap. j^'^, "O vosotros quienquiera que seáis, 
í^rústicos Dioses, &c." El mismo part. i. lib, 3, 
cap. 25. "Deteneos, Caballeros quienquiera que 
>í seáis, y dadme cuenta de quien sois." El mismo 
part. I. lib. 3. cap. 19. 

A este débese añadir el pronombre que asimis- 
mo indeclinable, no solo eu quanto pronombre ne- 
cesario de cosa , v. gr. Que dices tu? &c. mas tam- 
bién en el ser de relativo á persona ó cosa, el qual 
en calidad de pronombre de cantidad lleva después 
de sí como los pronombres desta especie el genitivo; 
y siendo de calidad aplícase al sustantivo como 
adjetivo , v. gr. "Vélame Dios, y que de necedades 
» vas, Sancho, ensartando!" Cerv. en el higen. Hid, 
part. I. lib. 3. cap. 25. "Adonde vais, hermanos? 
*>( preguntó D. Quixote) ^z/^ríírro es este? qué Ue- 
»>vais en él? y qué banderas son aquestas?" Cerv. 
en el Ing, Hid, part. 2. lib, 6. cap. 17. 



E 



CAPITULO XL 

Icario poder de algunos pronombres. 



s común á todas las lenguas decir los pronom- 
bres al paí:o que muestran el objeto, cierta relación 
vocal veidadeía ó aparente con alguna de las per- 
sonas ; de modo que las voces este y aqueste^ mi- 
ran como inmediato al que habla á la primera per- 
sona '^ ese ^ y el antiguo aquese á la segunda perso- 
na , como si dixerais: el que está cerca de ti\ aquel 
á la tercera persona al modo dicho: todo lo qual 
podréis ir observando según que nosotros os pone- 
mos 



140 PARTE I. LIBRO II. 

mos delante su vario poder : y por lo que mira 
á los pronombres este y aqueste^ esa y aquesa aun- 
que parece que muestran el objeto mas ó menos 
inmediato á las diciías respectivas personas , toda- 
vía pueden á nuestro parecer ser en su especie equi- 
valentes según estos lugares; 

"Al menos este mozo alto y raro 
»í Socorra á aqueste siglo envuelto en duelo.'* 
Fr. Luis de León en la traduc, de la Geórgica i. 

Y Cervantes hablando de la verdadera y fal- 
sa Poesía contrapone la una á la otra diciendo: 
"Hay otra falsa, ansiosa, torpe y vieja, 
») Amiga de sonaja y morteruelo .. • 
ȒPero aquesta que ves es el aseo, 
»>La gala de los cielos y la tierra/' 
En el Viage al Parnaso cap, 4. 

"No haya mas , dixo Dorotea. ... y de aquí ade- 
wlante andad (Sancho) mas atentado en vuestras 
«alabanzas y vituperios, y no digáis mas áQ aque- 
9>sa señora Tobosa." El mismo en el Ingen, Hid» 
part, I. ¡ib, 4. cap, 30. 

Hay todavía otros pronombres que suelen ea 
alguna manera mudar el significado para hacer 
vario y gustoso el estilo entrando unos en lugar 
de otros , v. gr. 

Eso en lugar de aquello, 
•^'Pidiéndole el Profeta (Elias á la viuda) límos- 
«na, primero aparejó la comida para él que para 
>7SÍ, y no le dio de lo mucho poco ; sino eso po- 
vco que tenia lo dio todo.** Gran, en el lib, de la 
Oración y Considerac, part» 3. trat, 3. §. 10. 

Eso en lugar de lo mesmo ó tanto. 
"Con todo eso vamos allá, Sancho, replicó Don 
wQuixote;que como yo la vea (á Dulcinea) eso se 

Ȓme 



DE LOS PRONOMBRES. 141' 

?>me da que sea por bardas, que por ventanas ó 
>ípor resquicios ó verjas de jardines." Cerv. en el 
Ing, Hid. part, 2. lib. 5. cap. 8. 

Eso en Jugar de esto ó lo que. 

*'Por cuyas piadosas lágrimas (del P. Ignacio) 
«y abrasadas oraciones confieso yo ser eso poco que 
'ísoy." Así habla de sí mesmo Pedro de Rivadenei- 
ra en el Prólogo de la Vida de S. Ignacio. 

Y notad que el pronombre este puede tal vez 
llevar equivalencia del otro ese en el lugar que va- 
mos á citar ; mas no es así , sino que mantiene su 
natural vigor de referirse á persona inmediata que 
va contenida en el nombre común que acaba de 
nombrarse en esta expresión de la Santa Madre al 
cap. I. del Cam. de la perfec. 

"En este tiempo vinieron á mi noticia los da- 
dnos de Francia^ y el estrago que hablan hecho 
vestes Luteranos,*^ Sta. Ter. Cam, de laperf, cap. i. 

Qual en lugar de uno. .; 

''Todos estos y cada qual dellos . , . son obli- 
?> gados á restituir." Gran, en el Memor. ir ai, 2, 
eap. I. 

Qual en lugar de que. . "' 

"Si alguno desea saber qual sea mejor comulgar 
«muchas veces ó pocas , paréceme , 6ic." El mis- 
mo en el Mem. trat. 3. cap, 10. 

Aquel que en lugar de quien. 
*' Cárdenlo como aquel que ya sabia la historia 
wdel mozo , preguntó á los que llevarlo querían, 
9>que qué les movia á querer llevar contra su vo- 
jíluntad aquel muchacho?" Cerv. en el Ingen, Hid. 
part, I. lib, 4. cap, 44. 

Gu- 



ifl PARTE I. LIBRO II. ^ 

Cuyo en lugar de qual ó que. 

^'Cuyo poder se extendiera á tan grandes co- 
rsas sino el de Dios?" Gran, en la Guia lib, i. 
part, 2, cap» 21. 

~ Quien á quien en lugar de quien á otro. 

Y esta es la pura y natural expresión latina quts 
cui , &c. " Q'iien á quien no debe agradecimiento 
»por el beneficio recibido?" El mismo en el Mem, 
trat, 2. cap. 5. 

Finalmente se noten que pueden ser equivalentes 
los pronombres alguno y ninguno , v. gr. 

" El mas seguro bien de la fortuna 
>»Es no haberla tenido vez alguna,'* 
D. Alonso de Ercilla en la Araucana cant, 2. 

Y D. Juan de Jáuregui dice en la trad. del Amin- 
ta en el acto i. escena i. 

"Desabridos placeres 
»>Por cierto, y vida en todo desabrida! 
»Que si agora te agrada 
»> Es por no haber probado otra ninguna** 

Y de uno y otro se vale Cervantes en un mis- 
mo sentido, y variando la dicción: "Calle, señor 
>í bueno, que no hubo encanto alguno ni mudanza 
»de rostro ninguna,'* En el Ingen, Hid, part, 2, 
lib, 8. cap, 66. 



E, 



CAPÍTULO XXL 

Icario sonido de algunos pronomhref. 



'n una de tres maneras suele variarse el sonido 
6 armonía de algunos pronombres , ya mudándose 
la primera vocal en otra , ya perdiéndola al fin; 

ó 



DE LOS PRONOMBRES. 143 

ó bien formándose de dos voces una sola por la sín- 
copa , dexada alguna consonante. 

í. De la primera especie es el pronombre de 
identidad mesmo ó mismo , del qual no podréis de- 
terminar sino por el juicio severo del oido quando 
deba de ir con esta ó con aquella vocal , atento el 
uso vario que desta voz hacen algunos de nuestros 
maestros si exceptuáis al Granada, que de ordina- 
rio mantiene en él la ^ á la antigua, diciendo el mes- 
mo , la mesma : pero múdala el delicado Miguel de 
Cervantes con otros de igual gusto en la armonía 
de la dicción ; y así suele este decir: la mesma en- 
vidia ; el mesmo dinero; decir lo mesmo^ollos mes- 
mos ; al mesmo efecto , en un mesmo dia ; soy el 
mesmo , ^c. 

Mas vuelve otras veces la e en la vocal i dicien- 
do : por el mismo caso ; por el mismo bosque ; del 
mismo talle ; en un mismo dia ; y en el Viage al 
Parnaso cap, 6. úsalo duplicado en esta última 
forma: 

" Ella misma á sí misma se promete 
?' Triunfos y gustos sin tener asida '<■ 

"A la calva ocasión por el copete/' 

Y en el Ingen, Hid. part. 2. lib, 7. cap, 47. "Se 
waporreayda de puñadas él mismo 2. si mismo,'' 

2. Son de la segunda especie algunos pronom- 
bres indeterminados , como quienquier ó quienquie- 
ra , qualquier ó qualquiera , perdiendo la vocal úl- 
tima ó reteniéndola cada uno á su modo : y por 
dar principio del primero , cierto es que retiene de 
ordinario la vocal a de la última sílaba , pues no 
la pierde sino rara vez , y así decimos : *' De quien- 
esquiera son mas estimadas las medicinas simples que 
»las compuestas." Cerv.^K el Ing, Hid. part. 2. lib. 7. 
cap. 47. ^'Quienquiera que mirare este negocio con 
wclaros ojos, hallará por cierto que, 6ic." Gran, en 

el 



144 PARTE í. LIBRO lí. 

el Memor* trat. 6. cap. 6. ^'Quienquier que fuese (el 
»> autor de la antigua comedia de Calisto y Meli- 
?>bea) es digno de recordable memoria por la so- 
*ni[ invención, por la gran copia de sentencias, &c." 
Así habla el docto Jurista que extendió la invención 
de la dicha comedia en la carta ó dedicatoria á un 
su amigo. 

Mas el segundo suele mantener la última dicha 
vocal quando supone por sustantivo, v. gr. "jQmíí/- 
9*quiera de los mas valerosos." que dice Rivad. 
en el Príncipe christiano lib. 2. cap, 38. Lo mes- 
mo suele suceder si lleva apariencia de adjetivo, 
empero interpuesto el relativo entre él y la otra 
voz , ó bien siguiéndola nuestro pronombre , v. gr. 
^' Qualquiera que ella sea.'^ Gran, en el Memorial 
trat. 6. cap. 3. §. 3. "Huelgue de ser reprendido 
yyy enseñado por otro qualquiera^ El mesmo en el 
Memor. trat. 4. Regla 2. §. 6. 

Que si fuere como adjetivo, y sin las dichas cir- 
cunstancias variase indiferentemente según lo pide 
el número en el singular ; porque en el plural ra- 
ras veces suele retener la final en a. Todo lo mues- 
tran los exemplos que aquí alegamos: "Plugo á aque- 
ja lia divina bondad . , . sacarte de aquel abismo . . • 
fyy darte ser, y hacerte algo, y no qualquier algo . . , 
Jísino hombre." Gran, en el Man. trat. '^.part. 2. 
§. 1. jy al ^. 3. dice : Qualquier grado de caridad: 
"Asiéntase á par de la fuentecilla la fuente de agua 
w viva , así como qualquier a otro hombre para cazar 
»un ánima que allí habia de venir, y armarle un 
»> piadoso lazo en aquel bebedero." El mesmo en el 
Memor. trat. 6. en la meditac. de la Samaritana, 
"Y no solo de los Himnos y Salmos mas de qual- 
fy quiera otra parte debe tener el hombrea la mano 
«otros muchos versos y oraciones, prosas y palabras 
indevotas." El mesmo en las Micion. al Memor, 

part* 



DE LOS PRONOMBRES. 145 

part, 2. cap, 10. §. 2. "Procuren las mugeres qui- 
etar todas las ocasiones de disgustos, mayormente 
«en los principios quando vienen á poder de sus 
» maridos, porque importa mucho qualquiera enojo 
«en aquel tiempo." Rivad. en eltrat. de la Tribub 
Jib, I. cap, 20. "Quiere Dios que los hijos tengan tan- 
»ta obediencia y respeto á sus padres en todo, que 
í^no es maravilla que castigue qualquiera falta que 
>íhaya en esto y qualquiera desacato y desabrimien- 
9i to , que se les hace." El mismo en el dicho trat, 
lib, I. cap, 19. 

"El corazón del hombre sin esta verdadera fe es 
«como una nave sin gobernalle, que qualquier vien- 
99 1 o la arrebata y qualquiera ola se la lleva." El 
mesmo en el Príncipe christiano lib, i. cap, 18. 

Mas si fuere plural no recibe de ordinario la vo- 
cal última , y así dice el Granada en el Prólogo al 
Memorial : qualesquier artes : qualesquier ciencias^ 
y en el trat, 2. cap, 6. "Por estos y por otros qua- 
9> lesquier medios,'' ,T en las adición, al Memor. 
part, I. cap, 5. qualesquier injurias, T en el cap, 6, 
^'Qualesquier otras bestias.'^ Y D. Diego Hurtado 
de Mendoza dice en la Guerra de Granada lib, i. 
mim, 5. "Vedáronles (á los moros) el uso de los 
» baños que eran su limpieza y entretenimiento; pri- 
símero les hablan prohibido la música y cantares, 
5í fiestas , bodas conforme á su costumbre , y quales* 
7>quier juntas de pasatiempo." 

Todavía puede alguna vez mantener su vocal se- 
gún lo han usado los dos autores, que han sido mas 
^tinados,y de mejor gusto en las delicadezas y pri- 
mores de nuestra lengua Pedro de Rivadeneyra , y 
Miguel de Cervantes , como os lo muestran estos 
lugares : " No son de poco provecho qualesquiera 
9* sucesos, por adversos y tristes que sean, si los sa- 
wben ponderar." En eltrat, de la Tribuí, lib,. 2. 
. TOM. ir. K cap. 



f- 



146 PARTE I. LIBRO II. 

cap. 13. ^'Contra cuerdos, y contra locos está obli- 
9>gado qualquier caballero andante á volver por la 
w honra de las mugeres , qualesquiera que sean.'* 
En el Ing. Hid. part, i. ¡ih. 3. cap, 25. y notad que 
este último texto arma con una de las excepciones 
que hemos puesto á este adjetivo singular. 

3. Finalmente colócanse en la tercera especie 
de variar el número las síncopas de algunas voces 
quando se les une la preposición a que las rige eli- 
diéndose una vocal, y sonando como una sola voz, 
V. gr. cumple al hombre ; donde pierde su e el ar- 
tículo necesariamente , y puede perderla para la 
armonía del número la preposición de ^ así con el 
artículo como con los pronombres demostrativos, 
siendo sus casos , v. gr. del hombre., del., de lia., de- 
¡lo., deste ^ desta., Se, las quales síncopas son muy 
autorizadas en nuestro romance, singularmente por 
Pedro de Rivadeneyra en la edición correctísima 
que él procuró de sus Obras en Madrid en la Im- 
prenta de Luis Sánchez año lóog , á donde me 
remito. 

Mas es aun de mayor consideración el sincopar- 
se que hacen dos pronombres , perdiéndose la úl- 
tima vocal del primero, vuelta en la primera vo- 
cal del segundo , de modo que la dicción dividida: 
^^ Este otro amor es como tierra pesada que natu- 
w ral mente tira para abaxo." Gran, en las adición» 
al Memor. part, i, cap. 3. §. 2. puede así sinco- 
parse: "Vino estotro señor (añadió la ventera) y 
3íme llevó mi cola." Cerv. en el Ing. Hid, part, i, 
¡ib, 4. cap, 35. ^-^ Estotro es moneda que corre, es 
«moneda que no falta." Sta. Ter. e» el Cam. de la 
perf'ec, cap, 18. Decid lo mesmo de esotro .^ &c. 
y nótese esta síncopa del Coloma: "El suceso de- 
iisotro ( socorro), ¿ic." En las Guerras de Fland*. 
¡ib, 10. 

Soa 



DE LOS PRONOMBRES. 147 

Son todavía mas graciosas, y de mayor momen- 
to para el sonido del número las síncopas plurales 
de los dichos pronombres con las quales demás de 
la vocal, quítase de por medio la consonante j, y 
así suena el compuesto sin la disonancia que da á 
dos voces la dicha letra quando va repetida al prin- 
cipio , medio y fin , diciendo : estos otros : esos 
otros , &c. y sonando merced á la síncopa suave 
y apaciblemente, V. gr. "Los otros soldados van- 
í?se como pueden . . , estotros (los Capitanes) lle- 
»>van todos los ojos en ellos." Santa Teresa en el 
Cam» de la perfec, cap. 18. ^^ Estotras devociones 
»>no curéis de tener pena por no tenerlas." La mes- 
ma en el citado capítulo : "A estos que ama Dios 
»>y los tiene por buenos , los curte y endurece y 
wexercita ; pero á esotros que parece que perdona 
wy regala, guárdalos para los males que han de 
»> venir." Rivad. en el trat, de la Tribulac. lib, i, 
cap, 24. 

También Santa Teresa dice: esotras dos poten- 
cias: y Cervantes: ninguno desoíros» En el Ing, Hid» 
part. I. lib, 4. cap, 32. 

Ten aquí presente aquel perder letras , ya insi- 
nuado que hacen nuestros posesivos mió , tuyo , su- 
yo con gran ventaja del número ó armonía de la 
dicción, entonces quando preceden al sustantivo; mas 
no quando le siguen ó suponen por él ; lo qual, 
aunque por sí es claro , quiero apoyarlo y presen- 
taros algún exemplo que tomo de Cervantes: "Ese 
V Capitán tan valeroso que decis , es mi mayor her^ 
f>mano ^ el qual como mas fuerte y de mas altos 
j> pensamientos que yo , ni otro bermano menor mió 
w escogió el honroso y digno exercicio de la guer- 
»>ra." En el Ing, Hid, part. i, lib. 4. cap, 42. "Ro- 
nque pasaba la noche apartado de los suyos.'* En 
¡a part, 2. lib* 8. cap, 61, ^*Los muchos vandos... 

K2 »>le 



148 ^ PARTE I. LIBRO II. 

"le traian inquieto y temeroso, y no se osaba fiar 
»de ninguno, temiendo que los mismos suyos ó le 
??habian de matar ó entregar á la Justicia." En e¿ 
citado lugar , &c. 

Y sabe que la misma fuerza pueden llevar los 
afectos, que preceda perdiendo alguna sílaba el pro- 
nombre , ó que siga entero ; y esto lo decimos en 
particular por el posesivo mio^ el qual lleva la mis- 
ma ternura diciendo con Santa Teresa: Procurad mis 
hijas , &c. que si decis con la misma : Procurad 
bijas mias , &c. y lo mismo observaréis en Mi- 
guel de Cervantes , &c. 

CAPÍTULO xm. 

Gracia que puede recibir el estilo de algunos pronom" 
bres ó nombres repetidos. 



s 



on de su propia naturaleza muy acomodados ma- 
yormente los pronombres , para avivar el racioci- 
nio en oportuna y seguida repetición , quando esto 
piden las circustancias de extraordinarios sucesos 
que queremos fixar bien en la mente y ánimo del 
que oye , y como puedan ser varios estos acciden- 
tes , así pueden y deben ser varios los modos de re- 
presentarlos al natural. 

Ved , pues , ante todas cosas la viva y notable 
gracia con que D. Quixote vencido del de la blanca 
Luna , corta el hilo al pensamiento que le sugería 
alegrías y pasatiempos , por medio de una eficaz y 
propia corrección , ayudándose del pronombre yo^ 
que repite deste modo: "Pero que digo miserable? 
"no soy yo el vencido? no soy yo el derribado? no 
9ysoy yo el que no puedo tomar armas en un año? pues 
wqué prometo? de queme alabo?" Part. 2./. 8. r. 65. 
Y á efecto de infundir no solo espanto sino gran 

ma- 



DE LOS PRONOMBRES. 149 

maravilla del denodado y atrevido corazón de su 
héroe, vuélvese á él Miguel de Cervantes , al verte 
entrar en el riguroso trance de la aventura de los 
leones con esta repetición y vivo apostrofe : " O 
» fuerte y sobre todo encarecimiento animoso Don 
»>Quixüte de la Mancha! tu á pie, tu solo , tu in- 
w trépido, tu magnánimo con sola una espada... 
»> estás aguardando , y atendiendo los dos mas fie- 
rros leones que jamas criaron las africanas selvas.'* 
Part. 2. lib. 5. cap. 17. 

Pues que dirás de la abultada idea que da este 
autor de un Jaque presumido , recopilando en bre- 
ve , y llenando la mente del lector de sus artes y 
mañas con esta tan gustosa repetición : ^^ Este sol- 
idado, pues, que aquí he pintado, este Vicente 
wde la Rosa , este bravo , este galán , este mú- 
wsico, este poeta, fué visto y mirado muchas veces 
wde Leandra desde una ventana de su casa, que te- 
wnia la vista á la plaza." En ¡a part, i. /i^. 4. cap. 5 1. 

También hace este autor , que casi veamos de- 
lante los ojos con gustosa maravilla, atónito y pas- 
mado á D. Quixote al conocer al vencido caballe- 
ro de los espejos , aumentando y subiendo de pun- 
to la maravilla y sorpresa con esta repetición de pro- 
nombre : "Apeándose D. Quixote de rocinante fué 
?' sobre el de los espejos y . . . vio , dice la histo- 
í^ria, el rostro mesmo ^ la mesma figura, el tnes^ 
9fmo aspecto , la mesma fisonomía, la mesma efigie, 
»Ia perspectiva we-íwtí del Bachiller Sansón Carras- 
jíco." En la part, 2. lib. 5. cap. 14. 

Añade á esto el realce que da á la pondera- 
ción el nombre tanto que juega así el célebre cita- 
do Cervantes: "Y como es posible que haya en- 
"tendimiento humano que se dé á entender que ha 
»> habido en el mundo aquella infinidad de Amadi- 
Mses . . . tanto Emperador, tanto palafrén, tanta 
TOM, II. K3 >*don= 



150 PARTE I. LIBRO II. 

w doncella andante , tantas sierpes , tantos endria- 
>?gos , tantos gigantes . . . tanto género de encan- 
íJtamientos, tantas batallas, tantos desaforados en- 
j?cucntros, tanta bizanía de trages . . . tantos escu- 
vderos Condes, tantos enanos giaciosos ... y final- 
?> mente tantos y tan disparatados casos, como los li- 
»bros de caballerías contienen." P» i. ¡ih, 4. cap, 49. 
Es otrosí muy viva la pintura del hervir ó bullirse, 
que suele la soldadesca hallándose sorprendida del 
enemigo, que os presenta Ercilla con oportuna y vi- 
vida repetición del pronombre quien. En el cant* 31. 

"Oyendo de Ambrosilio la voz alta, 
V »>De los toldos con ímpetu salimos, 

,!; »Y á las vecinas armas acudimos, 

,. f y Quien al usado peto arremetía, 

-i ^* Quien encaxa la gola y la celada, 

■¿ 9f Quien ensilla el caballo , y quien salía 

jíCon arcabuz, con lanza ó con espada.** 
Acabo finalmente en sugeto tan copioso, expo- 
niendo con el mismo Ercilla , la natural y suave 
manera como se dispierta y solicita la codicia del 
corazón humano mediante el posesivo tujyo , con- 
tinuado con vigor y gracia en ocasión de intentar 
el Indio simple y mal aconsejado Pran ganar pa- 
ra sí ^y en ruina de los Españoles á otro Indio 
muy ladino, y que era amigo y criado destos,ase- 
gujándole familiarmente que el adalid y cabeza de 
los Araucanos Caupolicano 

^'Quiere 

?>Fiar en ocasión tan oportuna» 
»E1 estado común de tu fortuna: 
»Y que á ti como á causa se atribuya 
í>El principio y el fin de tan gran hecho, 
jj Siendo toda la gloria y honra tuya, 
9>Tuya la autoridad, tuj/o el provecho." 
En el cant, 30. 

FUN- 



FUNDAMENTO 

DEL VIGOR Y ELEGANCIA 

DE LA LENGUA ESPAÑOLA, 

EXPUESTO 1 

EN EL PROPIO Y VARIO USO 

DE sus VERBOS. 



PARTE SEGUNDA. 



Ne quis igítur tanquam parva fastidíat Gram- 
matices elementa,., quia interiora velut sacri 
^ " hujus adeuntibus apparebit multa rerum sub- 
^ ' tilitas , quae non modo acuere ingenia pue- 
ril ia , sed exercere altissimam quoque erudi- 
tionem ac scientiam possit. 
fs .) -jy Quintil. Jnstft. Orat* lib, /. cap, IV» 



PARTE II. 

DE LAS CONJUGACIONES 
Y CONSTRUCCIONES. 

1^ adíe puede dudar que sea gran parte para vol- 
ver el raciocinio vario y elegante el asentar á tiem- 
po y sazón ei vario poder que lieva en la apariencia 
ó sustancia una misma voz de tiempo : pues si 
ei distinguir y usar oportunamente esta ú la otra 
voz sirve mucho para presentar con vigor y gra- 
cia la sentencia , según la requieren los accidentes 
del tiempo ; por el mismo caso debrá de ser muy 
litii fixar la anomalía de algunos verbos , y el 
mostrar prácticamente la manera como califican 
y ayudan los sociales á dar justa y acabada la 
acción ó pasión de los verbos absolutos , á quien 
guian; yendo todo autorizado con el uso de nues- 
tros Maestros. 

Tal pues pretendemos nosotros en el primer li- 
bro de este tratado, según que nos empeñe y so- 
licite el vigor y elegancia de nuestra lengua , re-- 
mitiéndonos á la Gramática de la docta Real Acá-" 
demia Española en la conocida y natural seguida- 
y variedad de las Conjugaciones , dexando para el 
segundo libro el vario , curioso, y bello orden con 
que asientan su acción los verbos en los sujetos 
que miran ; donde cierto va contenido junto con- 
la variedad un gran primor del lomauce Español, 



LI- 



LIBRO PRIMERO 
DE LAS CONJUGACIONES. 



CAPITULO PRIMERO. 

.^Mí? c'tcri si-fia . Del verbo ser, 

'on mas extensión que los Latinos válemenos 
nosotros deste auxiliar en todos los tiempos de 
pasiva , como es notorio : veamos ahora por su ór- 
deaio que trae en sí de propiedad y elegancia. 

-\'\mi uá í>l> í artículo i. 

í^ariacion que sufre este auxiliar en sus tiempos^ 

Solo hallamos variada á la antigua la segunda 
persona del imperativo , y hace lo mismo entre 
otros Pedro de Rivadeneyra , autor que á la par de 
qualquier otro mantuvo con gran tino y estudiada 
discreción algunas voces que íbanse antiquando para 
que no perdiese de su propiedad y abundancia nues- 
tro romance : dice pues este autor traduciendo cier- 
tas palabras del primer libro de Josué: 

1 "Esfuérzate y sey muy valeroso... Ten ánimo 
f>y sey robusto." En el Príncipe Crist, lib, i. cap, 7. 
^ Sey como sueles leal." En la Tragicom, de Calix^ 
to , auct, 2. ** Sey le gracioso , sey le franco." En la 
misma Tragicom» Quc, 1» . .¡^jiíüv 

2 ^^Sé Padre de las virtudes y Padrastro de 
tilos vicios." Cerv. en el Ing. Hid, part. 2. lib, 7, 
cap, $1, "Dime cabeza (encantada) que haré yo 
wpara ser muy hermosa (preguntó la muger); y 

fué- 



DE LAS CONJUGACIONES. 155 

«fuéle respondido : sé muy honesta." El mesmo en 
el Ing, Hid, part, 2, lib, 8. cap, 62. Con la misma 
fuerza dice el Granada : ^' Seas hombre de oración." 
En la Oracy Med, part, 3. trat, i. §. i. 

A RTÍ C UL o II. 

Que llevan eon el verbo ser manera de acción - 

algunos supinos. 

r-bi:vij'í -Lj ^- í^í i'^ o 

Sabida cosa es que ayuda este auxiliar á expresar 
y poner en su debido punto los supinos de pasiva ; 
V. gr. Visto que fué el Pastor , (Sr. mas lleva tam- 
bién de singular que suele con algunos verbos modifi- 
car de manera la acción, que va incluida en el parti- 
cipio ó supino , que al mismo tiempo hace que 
este concuerde en género y número con el supues- 
to : y es linage de construcción semejante á la que 
llevan los verbos que los Latinos llaman deponen- 
tes , lo qual suceder suele con los verbos de movi- 
miento y otros por esta manera: ... , :- 
I " Áy! pon á tu camino , pon ya tasa,' ;--- ^ 
"Conjuro, que mi Dafni es vuelta á casa '. 
Fr. Luis de León en la Trad. de la Égloga 8. 

**E1 P, Francisco (Xavier) era ido á las Malucas.'* 
Rivad. en la Vid, de S,Ignac, l¡b. 4. cap, 7. "Los 
» Turcos ya son idos,''^ Cerv. en el Ingen, Hid, 
part, I. lib. 4. cap, 41. "Ha de ser (el Caballero 
»> Andante) Astrólogo para conocer por las estre- 
nuas quantas horas ' son pasadas de la noche." 

Cerv. 

1 El mi'mo sentido nos da el verbo rer con el sustantivo 
vuelta interpuesta la preposición de^v.g. ero deiuelta y es de 
vuelta , &c. 

2 Observad como pueden irse también con el verbo auxiliar 
baber este y algún otro verbo de movimiento. "Porque cierto 
»í mirando bien ios muchos siglos que ban pasado después que 

ííhay 



iS(5 PARTE II. LIBRO I. 

Cerv. en el Ing. Hid, part, 2. ¡ih, 6. cap» t8. "Qu^n* 
i^do pensaba que no era llegada (Claudina) era 
wde vuelta.'» En la Tragic» de Calis, act, 3. ^' A 
«tanta esterilidad sois venidos que ^ &icy Gran, en 
la Guia lib. i, parí, i. cap. 8. "Convenia ausentarme 
»> hasta ser venido el Breve.»» Santa Ter. en la l^id, 
cap, 34. " Era venido (Fabro) á Alemania la ba*- 
»>xa." Riv. en la Vid, de S, Ignac. lib, 3. cap, 6, 

Nota» Va entendido el verbo ser en estas lo- 
cuciones de Rivadeneyra. " Como supo este Caba- 
«llero que dos della habían venido á Córdoba , man- 
»í dolos buscar y convidar á comQr,„venidos les rue- 
»>ga y les hace fuerza que quieran pasar en sii 
»»casa." En la Vid, de S, Ignacio lib, 4. cap, 9, 
" Salidos de Zaragoza fueron á un Pueblo llamado 
wPedrola , que es del Duque de Villahermosa." En 
Ja misma Vida lib, 4. cap, 14. " Entrado en Italia 
»> llegó al Duque un criado de Hércules de Este 
» Duque de Ferrara.** En la Vid, de S, Borja lib, i, 
cap, 24. ^^ Llegados á Venecia , un año entero espe- 
w rasen la navegación , y hallando en este año pa- 
wsage , fuesen á Jerusalen , é idos procurasen de 
«quedarse , y vivir siempre en aquellos Santos La- 
rgares." En la Vida de S, Ignacio, lib, 2. cap, 4. 

Modos de hablar lacónicos y propios según 
la naturaleza de los participios que llevan ; y equi- 
valen á este decir : Siendo venido , siendo sali'» 
do , &c. 

Pues 

fíhay letras , trato y comercio por medio de la navegación.., 
«parece cosa milagrosa , &c." K'iv. f^ida de San Ignac, lib. 2* 
cap. 19. "Mas para decirte verdad ello se me había pasado de 
»>la memoria." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. 3. cap. 19, 
** Setenta zhos...ban corrido, &c." Rivad. en el trat. de la Tri- 
buí, lib. 2. cap. 4. el qual dice también : habían venido , en lal^ida 
de S. Ignacio , lib. 4. cap. 9. ^* El miedo había entrado en su CO" 
w razón." Cerv. en el Ing. Hid. part, 1. ¡ib, 3. cap. 20. 6*c, 



DE LAS CONJUGACIONES. 157 

2 Pues de este auxiliar válese también con gran 
propiedad el verbo morir en esta forma : ^'Pitgun- 
'jtóie (el Presidente) si ya era muerto (Jesús). " 
Gran, en el lib» de la Ürac. y consid, part. i,cap. 2, 
Sábado. " Ya en este tiempo era muerto el padre 
>?de nuestro Grisóstomo." Cerv. en el Ing, Ilid. 
part. I. lib, 1, cap, 12. " En sabiéndose que es mucr- 
yyto (el Fundador), torna á avisar el General , &:c." 
Rivad. en la vida de S. Ignac, lib, 3. cap. 24. " A 
«esta sazón eran ya muertas ochenta personas." 
Gran, en el Mer,:. trat.ó.de ¡os males del cuerpo,^, i. 
"Y sino me aviara que á mal tanto, 
j?Diera fin en la encina la agorera 
?> Corneja, muerto Méx'is fuera cierto, 
>íY^ aun el mismo JVlenálcas/z/e'rrt muerto»'* 
Christóbal de Mesa en la traduc. de la Eglog. 9. 

Y este verbo va entendido quando dice Santa 
Teresa: "Después de yo muerta procúrenle.'' En 
el Camino de la perfección cap. 25. 

Nota. Dos cosas son muy para observarse en 
este lugar : una que puede también acompañarse el 
verbo morir con el otro auxiliar haber , ora pues- 
to , ora quitado el pronombre ; v. g. " Yo soy su 
jj escudero Sancho Panza, y que nunca me he muer- 
9fto.'* Cerv. en el Ing. Hid. part, 2. lib. 8. cap. 55. 
^^ Ha muerto de amores (el Pastor Grisóstomo), '' El 
mismo part. i. lib. 2. cap. 12. 

La segunda cosa que debéis observar es , que 
pásase el dicho verbo con el dicho auxiliar á la 
clase de los activos en estos lugares :^' Habla ( un 
"hombre) muerto con ponzoña á dos tios que le 
wiban á la mano." Kisdiá. en el trat. déla Tribuí. 
lib. I. cap. 3. "El Ventero de industria habia muer - 
nto la lámpara." Cerv. en el Ing, Hid, part. i. 
lib, 3. cap. 17. 

3. Con el mismo auxiliar decimos también : era 

ano- 



158 PARTE II. LIBRO I. 

anochecido , &c. Cerv. en el Ing,Hid. part.2, lib,6, 
cap. 19. "Á'Ues que sea media hora entrada la no- 
wche estará (Clavileño) en nuestra presencia." El 
mismo part, a. lib, 7. cap, 40. 

ARTÍCULO III. 

Poder que lleva el verbo ser de otrps verbos, 

1 Envístese primeramente de la fuerza y sig- 
nificado del verbo estar en estos lugares : " Dexar 
»>la oración no era ' ya en mis manos." Santa Te- 
resa F'id, cap. Y' "Al uno amaba por no ser ingra- 
»?ta, y al otro por no j^r mas en mi mano." Moa- 
temayor en ¡a Diana lib. 3. 

"Nació el P. Diego Lainez en la Villa de Alma- 
»>zan, que es en el Rey no de Castilla. " Rivad. en 
la Vida del P, Lainez lib. i. cap, i. 

"En el puerto de Ostia que es cerca de Roma» 
i) &c." El mismo en la Vida de San Ignacio , lib. $• 
cap, 4. 

" Siete leguas de Penco justamente 
ff Es esta deleytosa y fértil tierra." 
Ercilla en la Araucana cant. 12. 

^' Eran en un ser (los dolores) desde los pies 
»> hasta la cabeza," Santa Teresa Vida cap, $. "Qui- 
etóse (DonQuixote) su buena espada , que pendía 
»de un tahalí de lobos marinos ; que es opinión que 
» muchos años fué enfermo de los ríñones." Cerv. 
en el Ing, Hid. part. 1, lib, 6. cap, 1 8. 

2 También significa lo mismo que avenir 6 acón-* 
tecer : v. g. "Sacarle (el estoque á Basilio) y el es- 

»»p¡- 

I Veis aquí variada esta locución : " No era Señor de sí , ni 

I? lo podia hacer ni estaba mas en su mano por mucha fuetza 

»que hiciese.'* Rivad f^ida de S. Ignacio ^ lib. i. cap. 13, V 

Cecvant&s múdala en estotra : ^0 va mas en mi mano. 



DE LAS CONJUGACIONES. 159 

«pírar seria todo á un tiempo." Cerv. f« el Ing^ 
Hid, parí, 2. Jj¿>, 6, cap. 21. ^'Pierde (el hombie) 
3> tiempo , y falta muchas veces en sus exercicios 
9> por no fallar á los hombres , de donde viene á ser 
«que tanto menos agrade á Dios quanto mas pro- 
»cura agradar á los hombres." Gran, en e/ Alct/wr, 
trat,^. Regla a. cap, $• ^'Quando, Rey mió, será es- 
»to?" El mis>»o en las Adic, al Mem, en las Cou- 
siderac, de las Per/ec, Divinas , consid, 7. " iira en 
wfin que habia de ser.., y podian todos poco contra 
»su (divina) voluntad." SantaTtr. en laVid, cap, 36, 

3. Helo aquí finalmente con el poder de aquel 
verbo baher impersonal , de que hablaremos en la 
adjunta al cap. 2, "Estas son , Chiistiano , las vo- 
3>ces de todas las criaturas: mira que no puede ser 
«mayor sordedad , que estar á tales voces soido/' 
Gran, en ¡a Guia lib, \,part, r. cap. 3. 

" Alcida que es de ti, que no le veo?*' 
Montemayor en la Historia de Alciday Silvano, 

"Que mayor mal puede ser que seguir las tinie- 
whlas por la luz , y la mentira por verdad." Ri- 
Vad. en el trat. de la Tribuí, lib, 2. cap, 18. 

"Que cosa puede ser mas miserable que adqui- 
«rir con tanto trabajo lo que por tan poco tiempo 
»ha de durar. Gran, en el lib. de la Crac, y me^ 
dit ación , part, 2. de la Devoción , cap. 4. §. 7. 
" Tiempo /í^/ ya que escucharas 
»E1 cuento de mis enojos." 
Cerv. en la Calatea lib. 3. Locución que vuelve 
el Granada en estotra: "Tiempo hubo , Señor mió, 
»quando yo no era." En el Memor, trat. 1, cop.%^ 

4. A lo dicho podéis añadir que aquella expre- 
sión de Montemayor en el lib. 6. de su Diana: 

** Vergüenza me es hablaren un tormento, 
wQue aunque me aflija , canse y duela tanto, 
»No podría sin él vivir contento*' 

se 



lio PARTE lí. LIBRO 1. 

se puede convertir en esta : conciencia se me hace^ 
que usa Santa Teresa : el qual verbo hacer éntrase 
también por el poder de nuestro sustantivo no solo 
quaado decimos : Hace la noche obscura, Cerv. en 
el Ing. Hid. part. i. lih. 3. cap. 20.: pero también 
quando semeja impersonal , según qne decimos : ha^ 
cia (entonces) grandes fr ios, "^ 

También aquel propio y natural modo de mos- 
trar mas y mejor lo que vamos tratando por es- 
tas voces : conviene á saber : hácenlo con el verbo 
ser nuestros autores diciendo : es á saber , que tal 
usa el Granada en las Adiciones al Memorial en la 
parte 2. consideración de la hermosura de Dios, Del 
mismo modo vale quanto servir en este paso : " Para 
»que es ponerme yo ahora á delinear y describir 
punto por punto y parte por parte la hermosura de la 
wsin par Dulcinea?" Cerv. part, 2. lib. 6, cap, ^2, 

ARTICULO IV. 

Que suele callarse alguna vez en natural laconismo 
el verbo ser. 

En punto de graciosos laconismos es muy úni- 
ca la Santa Madre Teresa de Jesús ; y por lo que 
mira al presente verbo he aquí algunos: "Dios os 
»> libre, Hermanas , de semejantes contiendas , aunque 
9>sea en burlas,'^ En el Camino de la perfección 
cap, 27. esto es , aunque sea hablando en burlas, 
, ^' No es rt ¿^í^/píí del Señor si (los malos) sede- 
fíxan vencer.*' En el mismo trat, cap, 2,^,'^ esto es: 

no 

(i) Así habla el P. Fr. Diego Murillo al folio 98. del tomo 2. 
de sus Discursos predicables reimpresos en Zaragoza el año 1605. 
por Carlos de Lavayen y Juan de Larumbe. Y es este autor 
mucho mas exacto y culto en las letras de lo que general- 
mente es en las ideas. 



DE LAS CONJUGACIONES. i6r 

no es atribuido á culpa , ó no es de atribuirse á 
culpa. 

" Como no era á mi gusto , yo me hacia á mí 
«misma desmentir." En la Vida cap. 7. Esto es: 
como no era conforme á mi gusto , &c. • i 

^' Ansique , hermanas , no creáis fuérades para, 
tan grandes trabajos , sino sois ahora para cosas 
tan pequeñas." En el Camino de la perfección cap. 26. 
Esto es '.fuérades poderosas para sufrir^ <Sc. 

^^ No es de todos ni saber considerar estas co- 
rsas, ni pedir como conviene este don." Gran, en 
el 3Iem» trat, 7. part, 2. en el Preámbulo. Esto es: 
no es negocio de todos. 

"Nunca los cetros y coronas de los Emperado- 
wres farsantes , respondió Sancho Panza , fueron de 
»>oro puro, sino de oropel ó oja de lata." Cerv. 
en el Ing. H id. part. 1, lib. 5. cap. 12. Esto es '.fue- 
ron hechos de oro puro , &c. &c. : -^ ^ 

ARTÍCULO Véí. ..^^^ÚíÚAÚi:>.^y 

Gravedad que da al periodo la pospuesta colocación 
del verbo ser. : •; 

Con bella gracia y de manera propia y natural 
va colocado el verbo ser antes y primero que el 
sustantivo en las locuciones de estos exemplos : "2^ 
^yes cosa averiguada que en mas de treinta y qua- 
?>tro años , por mal tiempo que sucediese áspero y 
»> lluvioso, nunca dilató (el Santo) para otro dia , ó 
"para otra hora de lo que tenia puesto ó deter- 
» minado hacer para mayor gloria de nuestro Se- 
ñor." Rivad. en la Vida de San Ignacio , lib. 5. 
cap. 12. ^' Es mas fácil cosa peynar los cabellos cada 
»»dia... que de tarde en tarde , quando mas se repe- 
llan que se peynan." Gran, en el Mem, part. i. 
TOM. II. L trat. 



i62 PARTE 11. LIBRO I. í 

trat, 7. cap. 6. §. 4. '* Es sospechoso para las Leyes 
»el Juez amigo de la parte." El mismo en las u4di~ 
dones al Memor, part. 2. cap, 15. §. 4. Locucio- 
nes tan claras como propias , las quales hemos que- 
rido poner aquí para que á su vista observéis aho- 
ra , que suerte , no solo de claridad , sino también 
de gravedad y peso se refunde en el período, pos- 
puesto el verbo ser en dichas locuciones , según 
que lo llevan estos exemplos : ^'Para ti enreda , y 
5>tramael gusano hilador de la seda: para ti lleva 
?? hojas y fruta el árbol hermoso: para ti fructifi- 
?>ca la viña::: el vellón de la lana , que cria la ove- 
»ja , beneficio tuyo es : la leche y los cueros , y la 
» carne que cria la vaca , beneficio tuyo eS: : las uñas 
»y armas que tiene el azor para cazar , benefi- 
iy cío tuyo es r Gran en las Adic. al Mem. part. 2. 
cap. 11. conslder.i. **Que maravilla es que castigue 
»íel Señor las culpas con las penas, y los deleytes 
>?y gustos desordenados con dolores y disgustos 
?í saludables?... Mayor maravilla es. que cunda, y se 
» extienda tanto la infección , y que heregías tan 
«desatinadas , sucias , crueles y prodigiosas...sean 
í> abrazadas. ..de hombres quc.se precian de cuer- 
udos y avilados." Kivad. C7i el trat. de la TribuL 
¡ib. 2. cap. 2. Ponderación gravísima que lleva ade- 
lante este autor con maravillosa magestad y elo- 
qüencia , repitiendo aquella expresión : mayor ma- 
ravilla es^ &c. 

Decid lo mismo de otros modos de hablar, que 
al modo dicho usan gravemente estos dos eloqüen- 
tes Maestros : indicio es : menester es : noble cosa es: 
general cosa es : mayor mal es : si algo es : age no 
es , &c. &LC. Donde basta invertir el orden y co- 
locación del verbo ser para desautorizar en cierto 
modo la locución ^ pero esto pide tiento y opor- 
tunidad. 
• '"Vi C'A— 



Nc 



DE LAS CONJUGACIONES. 163 

CAPÍTULO II. i^og.cd 

Del verbo auxiliar haber o tener, ' 



o hablamos aquí del absoluto y anómalo ha-, 
ber , de que se sirven comunmente los antiguos 
en lugar de tener , y que usaron también en el 
buen siglo , señaladamente el Granada y Santa Te- 
resa diciendo : Heles Icistima : aun no be cincuenta 
años ; ¿¿c. sino en quanto es auxiliar ^ , del qual 
nos ayudamos para mostrar y poner muy al jus- 
to el significado y acción del verbo que acompaña, 
en cuyo lugar entra alguna vez su sinónomo te^ 
ner * , y suélelo hacer en dos bien distintas ma- 
neras , ora precediendo en los tiempos que llama- 
mos perfectos , ora siguiéndose , pero en calidad 
de verbo defectivo, y volviéndonos con suma pro- 
piedad y énfasis los accidentes del que llámase fu- 
turo imperfecto , y señaladamente el de la voz me- 
dia que podemos decir ria , del imperfecto de sub- 
juntivo , y es cosa muy singular y característica de 
nuestra lengua española. 

Pues por lo que mira al preceder que hace t^lo. 
auxiliar á los verbos de quien va contrayendo la 
acción , es muy de observarse como enriquece y 
dobla el sentido del pretérito perfecto de indicati- 

L2 vo, 

. I Este auxiliar junto con el otro ser tiénenlo las lenguas 
vivas del lenguage bárbaro de los Conquistadores. Véase acsr- 
ca desto Don Bernardo Aldrete en el lib. 2. cap. i. del Origen^ 
&c. cuyo parecer sigue y prueba el clarísimo Justo Fontanini 
en el lib. i de la Eloqüencia Italiana , cap. 5. 
■ 2 *' Tévgote de callar, .^^ En la Tragicom. de Calist, act. 4. " Nun- 
,»ca llegará tu silencio á do ha llegado lo que has hablado, 
t> hublas y tienes de hablar en tu vida.'* Cerv. en el Ing Hid, 
part. 2. lib. 6. cap. 20. ^^ Tenia pensado de hacerse Pastor," El 
mismo parí, 2, iib.d, cap. T¡, 



1 64 PARTE II. LIBRO I. 

vo , añadiendo á la simple y natural voz del ver- 
bo otra segunda que él compone , v. gr. Dixe yo: 
yo he dicho : de donde podría nacer alguna duda 
sobre el ser ó no iguales de todo en todo ambas 
voces ; ó si bien débase , puesto que fuera alguna 
mas perfección del dicho tiempo , expresarse con 
cada una propio y distinto accidente , como seria 
si mostrásemos con la primera simple voz una pa- 
sada y remota acción , pero próxima con la se- 
gunda ó compuesta, según solemos distinguirlo en 
Aragón , y como lo distinguen los Italianos , y lo 
nota el Bembo en el libro 3 de sus Prosas , y lo 
mism.o dice de los Franceses el P. Lami en el libro i 
de su Retórica cap. 9. Acerca de lo qual debo de- 
cir que aunque es justo conservarle á la lengua esta 
perfección , donde la goza y posee con la autoridad 
del uso docto de sus Provinciales , debe con todo 
respetarse mucho el uso vario y común que de dichas 
voces han hecho buenos maestros de la elocución 
Espaiíola , valiéndose indiferentemente de ambas á 
dos voces para mostrar los susodichos accidentes, 
como lo podéis observar en los siguientes exem- 
plos , y para mayor claridad van primero los que 
nos declaran tiempo pasado , pero próximo é in- 
mediato con ambas voces: "Parmeno, detente , ce, 
«escucha, que fablan estos... Has visto mi Parme- 
jjno? oiste"^ tengo razón?" En ¿a Tragicom, de Ca- 
listo act, I. "Advertid, Sancho amigo (replicó la 
?? Duquesa) que Doña Rodríguez es muy moza , y 
«que aquellas tocas mas las trae por autoridad y 
«por la usanza, que por los años. Malos sean los 
«que me quedan por vivir, respondió Sancho, si 
«yo lo dixe por tanto.. .aquí se me acordó del ru- 
«cio, y aquí hablé dclP Cerv. en ellng. Hid. pa?t.2, 
lih, 6. cap. 31. "Si hallares (Sancho) que algunEs- 
«cudero haya dicho ni pensado lo que aquí has 

9) di- 



DE LAS CONJUGACIONES. i5s 

yy dicho ^ quiera que me lo claves en la frente, &c." 
Cerv. en el Ing. Hld, par, 2. lib, 6. cap. 28. y otros 
machos exemplas que dexarnos. 

Ved ya ahora como hayan usado varia y pro- 
miscuaínente de las dos voces buenos autores en he^ 
cho de mostrarnos tiempo lejano ó mediato. "//íi- 
beisla visto algún dia por ventura? Ni yo ni mi amo 
9yla habernos visto yá:xiiis (á Dulcinea)." Cerv. en el 
Ing. Hid. part. 2. lib. $• ^^P' i^* "Quando yo ¡a 
yfvi la vez primera.'^ El mismo part. 2. lib. 5. cap.S. 
"Quando será el dia, como otras veces he dicho ^ don- 
"de yo te vea hablar sin refranes una razón corriente 
f>y concertada." El mismo part. 2. lib. 7. cap. 34. 
"Siempre lo vi que por huir hombre de un peligro, cae 
«en otro mayor." En la Tragiccm. de Calisto act. i. 
"Poi la fe de hombre de bien , y por el siglo de 
"todos mis pasados los Panzas, que j^m-as he oido^ 
mi visto... sQmQJaatQ aventura como esta. Cerv. £•;? 
el Ing. Hid. part. 2. lib. 7. cap. 40. ^' Pequé y sufris- 
»me con paciencia : ofendíos y aguardaisme á pe- 
Ȓnitencia." Gran, en las Adiciones al Mem. part. 2, 
en las siete consideraciones de las pcrfec. divinas^ 
consid. I. §. I, &C.&C. 

Todavía ocasiones hay donde distinguen nues- 
tros Maestros los accidentes de dicho tiempo con las 
dichas dos voces , notando con la primera acción 
-próxima , y remota con la segunda en seguido é in- 
mediato razonamiento deste modo : " Todo esto he 
yy dicho para que nadie repare en lo que Sancho £^/jfo 
»>del cernido y del ahecho de Dulcinea." Cerv. en el 
Ingenioso Hid. part. 2. lib. 6. cap. 32. 

"Loquey^^ contado lo vi por mis propios ojos, 
»y lo toqué con mis mismas manos." El mismo part, 
2. lib. 6. cap. 23. 

Nota. Van uniformes los buenos autores en usar 

de la voz simple ó primera del pretérito perfecto 

TOM. II. L 3 de 



1 66 ." PARTE II. LIBRO I. 

de indicativo , con ocasión de contraer algún hecho, 
ó dicho que se ref-ere á punto de tiempo , como 
quando decimos con Cervantes : ^'^/ Uiomento baxó 
o>una criada.'^ En el Ing, Hid. part. 2. lib. 6, 
cap, 23. T en la misma parte ^ lib. 'j, cap. 50. Al 
iyrnomento lo fué (otra Dueña) á poner en pico á 
jísu Señora la Duquesa de como Doña Rodríguez 
5; quedaba en el aposento de Don Quixote." "Ay! 
9idixo Teresa en oyendo la carta" En la misma part. 
Ííb,y cap. 

También suelen nuestros mas cultos autores usar 
de ordinario la primera y no la segunda compuesta 
voz del verbo irse en el pretérito perfecto de in- 
dicativo, V. gr. " J'e /í/^ con mucha humildad (el 
5>Page) á poner de hinojos ante la Señora Teresa." 
Cerv. en el Ing, Hid. part. 2. lib. 7. cap. 50. ^^ Fué- 
í^rcnse á beber de unos algibes rotos , que no pue- 
«den retener las aguas*" Gran, en el Mem. trat. 2. 
cap. 3. §. 4. 

^' Fiiíme con esto, y lleno de despecho 
»> Busqué mi antigua y lóbrega posada." 
Cerv. en el Viage al F amaso cap. 8. 

" Fuíme en casa de la Señora Doña Luisa." San - 
ta Teresa en las Fundac. cap. 1 4. 

Es verdad que puede por su naturaleza recibir 
este verbo la arriba notada variedad. 

Finalmente se note que son sinónimas estas vo- 
ces de nuestro auxiliar hemos de ^ habernos de ., v g. 
*' Ninguna comparación hay que mas al vivo nos 
«represente lo que somos y lo quQ habernos de ser 
?5como la Comedia y losComediantes." Ceiv.en elln- 
gen. Hid. part. 2. lib. 5. cap. 12. 

2. Mas veamos ahora la vigorosa manera con 
que suele nuestro auxiliar , pospuesto al primer in- 
finitivo del verbo que acompaña, determinarle so- 
lo y sin la silábica de el accidente ó sentido de 

al- 



DE LAS CONJUGACIONES. 167 

algunos tiempos, así como puede también determi- 
narlo su equivalente tener según este dicho de Fr. 
Alonso del Castillo en sus Pláticas tiernas cap, 4. 
Hacerlo tiene sin duda» Determínanse , pues , co n 
él los accidentes del futuro imperfecto de indicati- 
vo mediante las voces he , has , 6¿c. ^ y con la voz 
irregular hia^ hias ^ &:c. que es tal vez síncopa de 
las voces habria , habrias , &c. la voz media del 
imperfecto de subjuntivo: tiempos que en su primi- 
tiva formación debieron de tener este origen. De 
todo quedaréis informado con los siguientes exem- 
plos : ^^ Sacarlas he {^i. mis ovejas dice el Señor por 
"el Profeta) de entre los Pueblos , y juntarlas he de 
f> diversas tierras , y traerlas he á la suya , y apa- 
'fcentarlas he en juicio , que es con grande recau- 
»ído y providencia." Gran, en la Guia ¡ib, i. part. 2. 
cap. 12. y deste modo úsalo también Cervantes en 
la part, 2. del Ing, Hid, lib, 7. cap, 35. 

"Preguntóte, de donde procede la dificultad que 

L 4 »> hay 

1 Bien podría decir alguno no ser las dichas sílabas be^ 
has , bia , &c. vcrces del verbo auxiliar haber , sino uno de 
los juegos maravillosos que se ha inventado nuestra lengua pa- 
ra mayor y mas curiosa armonía del número , á cuyo fin 
rompe la voz natural del tiempo con la interposición del pro- 
nombre , y en vez de decir con todo el ámbito regular de la 
voz : sacarélas , juntarelas , &c. seríate , os bolgariades corta 
por medio la palabra , interponiendo con graciosa novedad de 
la dicción y numero el pronombre deste modo: sacar-las-be i 
juntar-las-he : ser-te-hia : holgar-os-kíades , 6?c. sin que en es- 
te caso sirva de otro la aspiración que de dar mayor sonido 
á las sílabas separadas de su natural voz, ó para distinguirlas 
en tan singular accidente de quando ellas sean simples voca- 
les ó sílabas : con todo no pueden reducirse á esta regla los 
verbos que extienden su anomalía á los susodichos dos tiem- 
pos , quales son los irregulares : decir , valer , bacer , &c. no 
debiendo ni pudiendo su futuro diréte , valdréte , &¿c. dividir- 
se como los otros regulares verbos y quedar en su ser ; pues 
debréis decir variándolo : dectrte~be, &c. mas esto puede atri- 
buirse á la misma anomalía de tales verbost : 



1 68 PARTE II. LIBRO I. 

»hay en la virtud? decirme has ^ que de las ma- 
jólas inclinaciones de nuestro corazón." Gran, en 
¡a Guia lib. i. part. 3. cap. 28. úsanlo en esta mes- 
ma segunda persona Santa Teresa de Jesús , Riva- 
deneyra y otros. 

^'Si fuere tal (la respuesta de Dulcinea) qual 
ȇ mi fe se le debe, acabarse ha mi sandez y pe- 
?>nitencia." Cerv. e7i el Ing. Hid. part, i. lib. 3. 
cap, 25.. Así hablan también Santa Teresa y Gra- 
nada con otros , diciendo : parecer te ha : valerte 
ha , 6¿c. y no hay duda sino que propia y natu- 
ralmente se pasa esta tercera y singular persona 
al plural , v. gr. "Pedid y recibiréis, buscad y ha- 
?í liaréis , llamad y abriros hati,'^ Gran, en el Mem. 
trat. 7. part, i. cap, 3. 

.í "Si una vez lo probáis , Sancho, dixo el Bu- 
sque, cerneros heis las manos tras el Gobierno." 
Cerv. en el Ing. Hid. part, 2. lib, 7. cap, 42. " Ro- 
9^ ciarme heis,, Señor, con hisopo y seré limpio; /íz- 
9>varme heis,, y pararme he mas blanco que la nie- 
?>ve." Gran, en el Mem, trat, 2. cap, 5. mas la voz 
media del imperfecto de subjuntivo varíase así : " Si 
??esto te prometiese Dios , serte hia entonces difi- 
»> cultoso el camino de la virtud? claro está que 
.?>no." Gran, en la Guia lib. i. part. 3. cap, 28. 
-^'Si Dios con su liberalidad no las concediese á al- 
%jguno3 (las prosperidades) que se las piden, píire- 
iicerles hia que no estaba el darlas en su mano." 
Rivad. en el trat, de la Tribuí, lib, i. cap, 24. 

"Si me quisiésedes bien holgaros híades de mi 
>j partida porque voy al padre." Gran, en la part, i. 
de la Crac, cap. 2. Lunes §. i. 

*■' Parecer les hia (á los tales) que aman cosa sin 
wtomo, y que se ponen á querer sombras; correr'^ 
ffse hian de sí mismos, y no ternian cara sin gran 
«afrenta suya para decir á Dios que le aman," San- 
ta 



DE LAS CCKJUGACICKES. 169 

ta Teresa Camino de la perfección cap, 6. 

Modos de conjugar tan vigorosos como antiguos 
y propios , pues ponen con la variedad muclia vi- 
veza y elegancia en el raciocinio , que por esto 
han sido conservados con tan uniforme estudio de 
nuestros Maestros , y así deben entrar en el orden 
y clase de aquellas ^ antiguas voces que han dado 
y darán siempre gracia á la elocución , y que de 
necesidad debrán mantenerse ; aunque siempre con 
la debida moderación para no afectar antigüedad, 
según avisa Quintiliano. 

Nada decimos , siendo por sí claro , del otro 
linage natural y propio de mostrar este auxiliar 
junto con el infinitivo del verbo que acompaña , é 
interponiendo la partícula de , sus accidentes ó ac- 
ciones , y referirlas á tiempo pasado ó futuro in- 
cluyendo en sí empeño ú obligación de obrar, v. gr. 
os he de amar : hube de decirte , ¿?¿". 

Adjunta» - '■. 

T)el verbo impersonal y anómalo haber. 

Llamámosle impersonal porque de su naturale- 
za no concierta ni con las primeras y segundas per- 
sonas, sean singulares sean del plural ; ni con las 
terceras guando son de propio ó particular indivi- 
duo , como Diego , Antonio , &c. y por la misma 
regla excluye de sí los pronombres primitivos y de- 
mostrativos , y solo quiere por supuestos los inde- 
terminados quales son: alguno^ ninguno^ quien ^^z* 
así como todo género de cosas qualesquier que sean, 

con 

1 Quídam tamen adhuc vetera vetustate ipsa gratius ni- 
• tent; quídam etiam nectssario jnterim sumuntur , . sed ita de- 
mum , si non appareat aíFectatio. I.z'¿. 8. cap. 3. 



170 . PARTE II. LIBRO I. 

con las quales júntase , pero invariable , recibien- 
do y contrayendo el supuesto baxo una mistna voz, 
sin conocer ni distinguir números , v. gr. hubo lá^ 
grimas', otros hay: alguno habría que dice Cervan- 
tes. Y aunque contiene en sí todos los tiempos y 
muestra sus accidentes, todavía lleva de singular su 
perfecto de indicativo , que sola y precisamente nos 
muestra tiempo con la voz ha , v. gr. hoy ha tan- 
tos años , que &íc. ' Gran, en el Memor. trat. 7. 
part, 2. §. I.. ^^ Ha nueve meses que lo escribí/' 
Santa Teresa en la 2. relac, para sus Confesores. 
^' Ha poco." Cerv. en el Ingen, Hid, part» 2. lib. 5, 
cap. 8. ^ 

Empero muestra tiempo , y ademas todo géne- 
ro de cosas con las otras voces hubo., había ^ &c. 
la primera úsala el Granada diciendo : hubo tiem- 
po , &c. la segunda veisla aquí. 

" La Rey na rato había con ceño horrible 
?> Mientras decia aquesto le miraba." 
El Traductor de la Eneyda líb, 4. 

Y Cervantes dice: había s¡randes días: debe de 
haber una hora , óíc. y así de las otras voces que 
igualmente sirven para mostrar tiempo como otros 
accidentes de numeración , multitud , díc. al mo- 
do 

1 También el verbo hacer puede eti singular modo deno- 
tar tiempo , pudieniü este ser supuesto y término de su ac- 
ción , V. gr. " Este ( año ) hará vnnte y dos años que salí de 
í?casa de mi padre, y en todos ellos puesto que he escrito al- 
agunas cartas no he sabido del ni de mis hermanos nueva al- 
»gana." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. Ith. 4. cap. 39. toda- 
vía podría ser impersonal y equivalencia de la dicha voz no- 
tada. 

2 No sabremos decir si será á dicha la voz ha impersonal, 
ó bien si querrá serlo solo y únicamente por servir cu nplida- 
mente de auxiliar al impersonal haber deste texto : " Conocen 
>j(las abejas) quaado /:»« de haber lluvias y tempestades." Gran. 
en la Introduc. del Símbolo part. i. cap. 20. 



DE LAS CONJUGACIONES. 171 

do dicho : y noto á la fin ser este verbo de orí- 
gen ^ proverbial, de donde tomólo también la len- 
gua italiana , aunque con mas limitación que noso- 
tros, pues se vale de ordinario y en el mismo sen- 
tido de su verbo es seré* 

CAPÍTULO IH. i; 

DeJ variar que suelen las conjugaciones regulares, 

C/i procuraron nuestros maestros de conservar cier- 
to vario modo de conjugar las personas de algu- 
nos tiempos que heredaron de los antiguos , fué 
cierto, poique no sufriese menoscabo alguno la elo- 
cución en la variedad y abundancia de mostrar los 
conceptos, ni en la armonía y lleno del número, co- 
mo vamos á mostrar. « 

ARTÍCULO I, 

Que algunos tiempos pueden recibir dos voces en las 
segundas persojias del plural» 

•I. Tales son el pretérito imperfecto del indica- 
tivo, y subjuntivo con el futuro de subjuntivo por 
16 que mira á aumentar de un modo muy grave 
y vivo la voz de dichos tiempos , ora sea segun- 
da persona del singular , ora del plural como lo 
podéis ver en los siguientes exemplos: "En lo de 
Jícitar á las márgenes (prosiguió mi amigo) los li- 
wbros y autores de donde sacáredes las sentencias 

y 

1 Obsérvalo el Bembo en el libro i. de sus Prosas citando 
estas locuciones del Petrarca : due fonti ha. Hoggi ha set imni. 
Esto es: dos fuevtes hay. hoy ha siete años : y cita también al 
Bocaccio , y al uso actual de la Sicilia. 



172 PARTE IT. LIBRO I. 

»'y dichos que pusiéredes en vuestra historia, no 
ííhay mas sino hacer de manera que os vengan á 
»pelo algunas sentencias . . . que vos sepáis de me- 
vmoria..." y poco después: "Si esto alcanzáse- 
ffdes no habríades alcanzado poco." Cerv. en el 
Prólogo de la i. part, del Ing. Hid. "Hasta aquí 
y>{6 Señora) llor abades sus dolores, agora su muer- 
?ne (de Jesús)." Gran, en el lib, de la Oracy Med, 
part. I. cap, 2. Sábado. 

"El daño estuvo, señor Bachiller Alonso Lo- 
»>pez en venir (vosotros) como ven/ades de noche 
"Vestidos con aquellas sobrepellices con las hachas 
"encendidas rezando. . . . que propiamente semejá- 
^y hades cosa mala y del otro mundo." Cerv. en el 
Ing. Hid. part. i. lib. 3, cap. 19. 

"Lo que hiciéredcs (vosotros) con este hijo 
í>mio . . . conmigo lo hacéis y como tal os lo gra- 
"tificaré." Gran, en el lib. 1. de la Orac. y Medit, 
part. 3. trat. 3. §. 8. y así hablan todos los buenos au- 
tores , señaladamente Pedro de Rivadeneyra en su 
libro de oro que intitula: Manual de Oraciones pa- 
ra el uso y aprovechamiento de la gente devota, y 
son todas voces que van variadas naturalmente di- 
ciendo como es claro : sacareis , alcanzaseis , ha^ 
brlais , llorabais , &c. 

Que por lo que mira al futuro imperfecto de 
indicativo es ya hoy antiquada la voz verédes que 
os presenta este texto: "Ahora lo verédes dixo Agrá- 
"xes, respondió D. Quixote , y arrojando la lanza 
»>en el suelo arremetió al Vizcaíno." Cerv. en el 
Ing. Hid, part. i. lib. i. cap. 8. 

2. Sino tan notable, es sin duda igualmente cu- 
riosa la doble voz , que puede recibir en el preté- 
rito perfecto de indicativo la segunda persona del 
plural, tomando ó dexando la última vocal /, v. gr. 
"Aunque por la ley natural están todos los que 

wyi- 



DE LAS CONJUGACIONES. 173 

«viven obligados á favorecer á los caballeros an- 
idantes , todavía por saber que sin saber vosotros 
«esta obligación me acogisteis y regalasteis^ es ra- 
nzón que con la voluntad á mí posible os agradez- 
?íca la vuestra," Cerv. en el Ing, fíid, part, iJib, 2, 
cap* II. 

^' Tuve hambre y dhtesme de comer . . . distes- 
f>me de beber . . . recogtstesme , vestistesme ^ &c." 
Granada en el lib* de la Orac. y Meditac, part. 3, 
trat, 3. §. 8. 

Pero advertid que no va por la misma cuenta 
la segunda persona del singular , quanao se expre- 
sa con el pronombre vos , siendo que no suele re- 
cibir, sino rara vez esta voz segunda amasteis^ dis- 
teis ^ &c. V. gr. ^'Grande es su cuidado (de los 
jí santos Angeles) para con nosotros . . . por la es- 
»tima que tienen de aquella inestimable caridad 
«con que (vos Señor) nos amastes." Rivad. en el 
Manual de Oración, part, i. "Vos Señor mio,^z//- 
9>sistes ... ser el agraviado, porque yo fuese me- 
«jorada." Santa Teresa en la Vid. cap, 4. ^' ^con- 
Msejástesles vos que fuesen (ellas) en romería? . . 
«No ciertamente, antes os afirmo con toda verdad, 
«que les he desaconsejado semejantes pasos y ro- 
«merías." Riv. en ¡a Vid. de S. Ignac. lib. i. cap. 14. 
^^ Lavástesme , recibistesme por vuestro en el santo 
«Bautismo . . . allí desposas tes mi ánima con vos, 
«y me distes todos los atavíos que para esta dig- 
íínidad se requerían." Gran, en el Memor. trat. 2. 
cap. 4. Terminación de voz muy usada respeto la 
persona segunda del singular vos , que no suele to- 
mar la otra sino rara vez según la práctica de bue- 
nos autores. 

Y añado finalmente que se pierde tal vez en 
este caso , y voz la última consonante por la sua- 
vidad de la dicción , diciendo con Cervantes: ^' Vís- 

^y teos 



174 PARTE II. LIBRO I. 

9)teos vos con dos cueros , 6¿c.'* En el Ing. Hid, 
pan. I. ¡ii^* 4. cap. 37, 

ARTÍCULO ir. 

Que otros tiempos pueden perder alguna vocal ó con-' 

sonante. 

Toma ó dexa la vocal i en el pretérito imper- 
fecto de indicativo el verbo ver ; y la ^ consonan- 
te en su presente de subjuntivo el verbo oir , &c. 
según estos lugares: ^*Le congojaba (al Santo) el 
» cuidado de Alemania, porque la veia mas llagá- 
is da y afligida que las otras Provincias." Rivad. en 
la Vid, de S. Ignac. lib. 4. cap. 6. Que es el uso 
natural y ordinario del verbo ver\ mas ved como 
pierde la vocal ei "Este no me tener por tan ruin 
" venia de que me vian tan moza, y en tantas oca- 
"siones apartarme muchas veces á la soledad á 
>? rezar y leer mucho." Santa Teresa en la Vida 
cap. 7. ^'Mientras hubo gentes que pensaron al re- 
»>ves de lo que era, porque aun no se via la ma- 
guera en que Dios aprobaba sus obras, bien fué 
jjque estas historias (de la Santa Madre) no salie- 
>?sen á luz." Fr. Luis de León en la Carta á las 
Madres. "Fué el Marques juntamente avisado y re- 
jí querido de personas, que vian el daño." D.Die- 
go de Mendoza en la Guer. de Gran, lib. 3. núm. 8, 
Empero hácese consonante la / vocal , en vez de 
la consonante g perdida deste modo : " Llamando 
"á los Teólogos y varones sabios que les parecie- 
>^re, los oyan.'^ Rivad. en la Vid, del Pad, Lainez 
lib. 3. cap. I. y Fr. Luis de Granada dice: ^^Oyan 
zahora todos." En el Memor. trat, 5. cap. i. §.4, 
y en el trat. i. cap. 3. "Ruégote que oyas.'^ y 
Santa Teresa de Jesús dice: "desear que nos aya:* 

En 



DE LAS CONJUGACIONES. 175 

En ¡a Vid, cap, 15. modo de hablar suave y muy 
usado de nuestros maestros, los quales usan también; 
oygan, oygas , &c. 

Esta misma consonante va también puesta ó per- 
dida , según hace para la mayor facilidad del nú- 
mero en el dicho tiempo de los verbos caer y tiacr, 
pues dice Santa Teresa: ¿rnj^tíw. £Vz la Vid, cap, 19, 
*' Traer este cuidado quien es razón que lo traja.''- 
al cap, 37. y usa también su ordinario subjuntivo así: 
*'Os ruego mucho traygais en esto cuidado.'^ En 
el Caní, de la perfec, cap, 15. y del mismo modo 
se dice : caygan , &c. 

Hay empero anómalos , que forzado pierden la 
vocal última de la ^ persona segunda de su impe- 
rativo singular, y es parte de su ancm.ah'a, v. gx, 
**Sino te conoces , ó la mas hermosa de las muge- 
Ȓres! saite y vete en pos del rastro de tus ganados, 
>íy apacienta tus cabritos par de las majadas délos 
«pastores." Gran, en las Adic, al Memor. part. i. 
cap, 4, y desta especie son los anómalos hacer apo- 
ner , tener , &c. 

; También es manera de sincopar la voz plural di- 
cen con la sílaba diz-^ y aunque es antigua no dexa 
de tener su gala tal qual vez en la Poesía deste 
raodo: . ; 

"A aqueste Febo no le escondió nada ^.Vi'^y, 
»> Antes de piedras, yerbas, y animales 
»>D/2 que le fué noticia entera dada." • 
Garcilaso de la Vega en la Égloga 2. 

AR- 

T Damos por supuesto aquel natural perderse la consonante 
4 en la segunda plural persona del imperativo, quando sigue el 
cbliquo pronombre os v. gr. ^^ Convertios k mí." Gran, en la Guia 
íib I, part. 2. cap. ii. ^^ Estaos conmigo.*' Fr, Alonso del Cas- 
tillo €n sus Plótic, tiernas cap. 4. 



176 ' PARTE II. LIBRO I. 

ARTÍCULO III. 

Que se puede invertir el orden de algunas letras 
y trocarse. 

Son muy autorizadas de nuestros maestros es- 
tas dos maneras de dar con la novedad un sonido 
lleno á la dicción , y de gran ayuda para la rima, 
según que se han valido dellas los mejores Poetas 
señaladamente Lope de Vega. 

I. Y consiste la primera en anteponer la conso- 
nante / del pronombre en la segunda persona de 
los imperativos plurales é. \a d ^ que lleva en su fi- 
nal deste modo: ^' Tocad vuestros instrumentos, y 
"levantad vuestras sonoras voces , y nwstraldes (^á. 
fAcLS calandrias y ruiseñores . . ) que el arte y des- 
»í treza vuestra en la música á la natural suya se 
'^aventaja/' Cerv. en la Galat. lib. 6. ^' Tened siem- 
»>pre en vuestro corazón la ley de Dios y obede- 
^y celda y acatahia mas que las leyes que ha pro- 
«mulgado el mundo contra ella.'* Rivad. en la l^id^ 
de S. Borja lib, 1, cap, 20. 

^' Nace Ida poner en cura." 
Lope de Vega en la comed. El castigo del Dis^ 
cretQ üct, 3. 

''A Ruy González decilde 
»Que mire mucho por sí, 
>? Porque el punto de la / 
»Se le va haciendo tilde." 
Juan Rufo. 

Pue5 
1 Con esta letra pero añadida fórmase la anomalía , y sua- 
vízase la voz del futuro imperfecto, y voz media del pretérito im- 
perfecto de subjuntivo en ios verbos venir, poner, tener ^ y sus 
compuestos, desie modo : vendré , vendría, &c. voces en que los 
antiguos trasponían consonantes diciendo: veméj vemia, Óíc. 



DE LAS CONJUGACIONES. 177 

2 Pues lo de trocarse unas con otras las letras 
sucede quando siguiéndose pronombre tras la pri- 
mera voz de infinitivo convertimos la r en / así: 
Tomaba tan á su cargo el contentaíle y no men" 
^y tille ^ qual lo veria." Cerv. en el Ing. Hid. part. i, 
lib. 3. cap, 33. "Porque castigo su descuido ó su be- 
"Uaquería, dice (Andrés) que lo hago de misera- 
Ȓble , por no pagalle la soldada que le debo." El 
mesmo en el Ing, Hid, part, 1, lib, i. cap, á^, 

"No lo criastes (al mundo) para recibir algo del 
»>sino para dalle parte de vos." Gran, en las Adic, 
al Man. part, 2. Considerac, 4. §. 2. 

Mas notable es esta locución del Granada ha- 
blando de como se ocuparon en oración los prime- 
ros fieles, recibido el Espíritu Santo: "En este 
»>exercic¡o se ocuparon después de habelle recibi- 
do." Tratado de la virtud y excelencia de la Ora- 
ción part, 2. 5» 2. 



IVi 



CAPITULO IV.i u,v V - 
De los anómalos, -^ 



uestra ' bien nuestra gramática la ordinaria ir- 
regularidad destos verbos; y así no haremos mas 
que ir observando lo que sirva de dar al estilo va- 
riedad y propiedad, autorizadas con el uso docto del 
siglo de oro. 

ARTICULO!. 

Que algunos anómalos mantienen en sus tiempos el ser 
de su raiz , y oíros no, 

I. Dos compuestos se nos presentan aquí, que 
TOM. lí. M se- 

X £n la part. i. cap. 6. articulo 1$. 



178 PARTE II. LIBRO I. 

semejan en todo á sus simples anómalos , y son 
maldecii' y satisfacer ; de quien solo pretendemos 
mostrar la uniformidad de sus futuros qual la mues- 
tran estos exemplos: ^' Aquí verás abiertamente quan 
ngrandes males eran, ios que tú tan fácilmente co- 
»> metías; y maldirás muchas veces el dia en que pe- 
ncaste." Gran, en la Guia Ub, i. part. i. cap, 7. 
§. I. Mas difícilmente podrá semejarse á su raiz el 
verbo bendecir, 

"Pero antes de comenzar esta segunda parte pa- 
?> réceme que será bien declarar . . . porque Dios 
>? nuestro Señor da en esta vida prosperidad á los 
>MTialos y adversidad á los buenos? á la qual pregun- 
»na en el capítulo siguiente se satisfará,''^ Rivad. 
trat, de laTribulac, Ub, i. cap, 23. 

Asimismo sigue á su simple en el presente de 
sujuntivo como es evidente , mas en el pretérito 
perfecto de indicativo es doble , pues no solo lleva 
la voz plural satisficieron^ mas también esta: "-Í'íí- 
i^tisfaciéron la mucha hambre.'^ Cerv. en el Ing, 
Hid, pLíi^, I. Ub, 4. cap, 31. 

2. Apártase empero de su raíz alguna vez el 
verbo disponer , alargándose en la segunda perso- 
na del imperativo deste modo : 

^^ JDispónete que tuya es I3 ventura.'^ 

Fr. Luis de León en la traduc, de la Égloga 8. 
siendo su raiz aquel imperativo ponte que usan to- 
dos los autores. 

ARTÍCULO II. 

vyi. \Q,'ue otros doblan la voz con un mesmo poder. 

Tales son los irregulares ver é /r ; y hácelo el 
primero en su pretérito perfecto del indicativo do- 
blando la voz en la primera y tercera persona del 
singular , v. gr. 



DE LAS CONJUGACIONES. 179 

1. ^' I^ídete yo llevar dos asaduras 

»>Una á tu casa, y otra á cierto hato, - ' 
"Donde porque lo calle me conjuras.'* '■ 
Gregorio Morillo en una Sátira : y Miguel de 
Cervantes acaba así un Terceto: 

"Ni de tanto Poeta vide alguno." • ' 
En el Viag, al Parnaso cap. 8. 
■ "Aunque quisiera casarla luego así que la vida 

' »>de edad , no quiso (el Padre) hacerlo sin su con- 
» sentimiento." Cerv. en el Ing, Hid. part, i. lib. 2. 
cap. 12. "Así como Sancho los vido ^ dixo : esta es 
»> cadena de galeotes ... que va á las galeras." El 
mismo parr. i. lib. 3. cap. 22. * 

"Pues no lloró al querido « 

>í Antiloco sin íin el padre anciano, 
"Que tres edades vido . . ." 
Fr. Luis de León en la trad. de la Oda 9. del lib. 2. 
de Horacio: Non semper. 

Voces que ocupan dignamente el lugar de las re- 
gulares : vi yo'. el vio donde la variedad y gracia 
del decir lo piden. 

Y débese notar el pasarse que hace la segunda 
persona singular y plural del indicativo al impera- 
tivo así: "/^^j-, pues, quanta necesidad tiene la ora- 
"cion de confianza para haber de impetrar." Gran. 
en el Memor. trat. 5. de la Oración §. 3. y del mis- 
mo modo lo usa en el trat. 6. en la meditación del 
Santísimo Sacramento. 

El veis aquí no necesita exemplos que lo con- 
firmen. 

2. Pues el verbo ir que es uno de nuestros ver- 
bos mas irregulares , mayormente en la voz simple 
del pretérito perfecto : fuíme^ te fuiste \ y en las dos 
del imperfecto de subjuntivo : me fuera , y fuese 
trae doblada la voz, así en la segunda singular per- 
sona del imperativo , como en la segunda del plu- 

M 2 lal 



i8o PARTE II. LIBRO I. vi 

ral en el presente de subjuntivo, bien que esta an- 
tes puede llamarse síncopa que nueva voz: He aquí 
los exemplos : ^^ Ve ^ amigo, y guíete otra mejor 
aventura que la mía." Cerv. en el Ing. Hid, part, a. 
¡ib, 5. cap, 10. 

^"^ Ve presto, mi conjuro y la mar pasa, 
í>Y vuelve de la Villa á üafni á casa." 
Fr. Luis de León en la trad, de la Égloga 8. 
*'Mas tu señor de la naturaleza 
»Y del amor, tu que sujetas Reyes, 
?. "Qué pretendes oculto entre cabanas, 

'^1.. ?? Donde caber no puede tu grandeza? 

i »Allá con la nobleza 

íiTe va á turbar el sueño al preminente; 
»Dexa sm ti nuestros humildes peciios 
»> En limitados techos 
«Vivir al uso de la antigua gente." 
D. Juan de Jáuregui en la traducción del j^mif.ta^ 
act, I. 

*'Que se me da á mí de Miguel Turra, ni de 
«todo el linage de los Peiierines^ va de mí digo; 
wsino , por vida del Duque mi señor, que haga lo 
«que tengo dicho." Cerv. en el Ingen. Hid. part. 2. 
¡ih. 7. cap, 47. "No os me vais ... ni huyáis de mí," 
Fr. Alonso üel Castillo en sus Plátic, tiern, cap, 2. 
*'£1 (cohecho) que yo quiero llevar (prosiguió el 
«Duque) por este gobierno, es que vais con vues- 
«tro señor D. Quixote á dar cima y cabo á esta 
«memorable aventura." Cerv. en el Ing, Hid. part, 2. 
¡ib, 7. cap, 41. y en otro lugar dice: á Dios vais\ 
que es el modo suave ordinario de usar esta perso- 
na ; si bien alguna vez se vale del vajais. 



CA- 



DE LAS CONJUGACIONES. i8i 

C A P í T U L O V. 

Del anómalo caber. 



E, 



(Ste es uno de los verbos mas irregulares de nues- 
tra lengua, pues mantiene en un mesmo tiempo se- 
gún las personas el natural orden de conjugar, y 
lo pierde en otras : así que aunque es anómalo en 
la primera persona del presente singular de indica- 
tivo , j/o quepo^ todavía es regular en las otras, sean 
del singular ó plural: tu cabes ^ el cabe ^ &c. y si 
es regular en todas las personas del imperfecto de 
indicativo cabia , y casi regular en el futuro cabré 
y en la voz media del imperfecto de subjuntivo ca- 
bria ^ , donde solo se aparta de la común manera 
por la ^, que pierde en el medio, es enteramente ir- 
regular en el perfecto cupe yo ^ le cupo '^ así como 
lo es en el presente de subjuntivo , y en la prime- 
ra y tercera voz del imperfecto cupiera y cupiese: 
que por lo que mira al imperativo es ó no anóma- 
lo según las personas por la necesaria relación á su 
raiz ; y así decimos : cabe tú , que es la voz regu- 
lar y tercera del presente de indicativo, como lo es 
en todos los verbos : lee tú , ama tú , de donde la 
saca y trae á sentido particular el accidente de man- 
dar ó rogar que de suyo lleva el subjuntivo ; em- 
pero decimos en la tercera persona quepa aquel por 
la necesaria analogía al presente subjuntivo; del mo* 
do que según esta analogía es regular el cabed voso- 
tros , y anómalo el quepan ellos, 

TOM. II. M3 Mas 

I En esto de perder nuestro anómalo la vocal e , en los di- 
clios dos tiempos según la práctica de nuestros mejores autores 
el Granada , Rivadeneyra , &c. bien parece que sigue la na- 
turaleza de los otros anómalos saber y haber ; pues decimos : 
sabré y sabría ^ habré ^ habría, Ó£C. 



1 82 PARTE 11. LIBRO I. 

Mas aunque hemos procurado señalar las voces 
deste anómalo debéis con Lodo observar el modo 
como usan nuestros maestros de su sentido y cons- 
trucción , que es este según la orden de sus tiem- 
pos: 

1. "iVb quepo en mí de contento." Fr. Alcmso 
del Castillo en sus Pláticas tiernas cap. 5. ^'Eres 
>? hecho (Sancho) de marmol ó duro bronce en quien 
?>no cahe movimiento ni sentimiento alguno." Cerv. 
en el Ing. Hid, part, 2. lib. 8. cap. 68. "Ya tene- 
smos aquí (dixo Roque) novecientos escudos y se- 
>ísenta reales : mis soldados deben ser hasta sesen- 
>?ta, míre<;e á como le cabe á cada uno." El mismo 
en ¡a citada parte y lib, cap» 60, 

2. No cabía su ánima de placer." Riv. en la Vid, 
de S. l^nac, lib» i. cap, 2. 

3. "2o cupe á un renegado veneciano." Cerv. 
Ing. Hid. part. i. lib. 4. cap. 40. 

"O Señor! y como siempre cupo al mundo en 
9j suerte no conoceros!" Gran, en las yídiciones al 
Mem. part. 2. cap. 22. Consid. g. del santo Bautismo* 

"Estando un dia en refitorio , diéronnos racio- 
cines de cogombro: á mi cúpome una muy delgada." 
Sta. Ter. en las Fundac. cap. i. 

Y notad que el circunloquio ó voz segunda , y 
compuesta deste y de los otros tiempos que la re- 
ciben , es regular y de ninguna manera anómalo, 
V. gr. "Jamas he oido ni visto , ni mi amo me ha 
>? contado ni en pensamiento ha cabido semejante 
» aventura como esta." Cerv. en el Ing, Hid. part. 2, 
lib. 7. cap. 39. 

4. "La parte que te cabrán &c." Gran, en el 
Mem. trat. 6. en los Mister, del Señor : y en el 
trat. 7. part. 2. en la Oración i. sobre el Padre nues- 
tro dice este autor: "La parte que le cabrá., &c. 

$. **Es imposible que estos dos amores siendo 

w Con- 



DE LAS CONJUGACIONES. 183 

» contrarios é incompatibles se junten y quepan ea 
»íun corazón." Rivad. en el trat, de la TribuL lib. i. 
cap* 9. 

*' Esta que ves que crece de manera 
»Que apenas tiene ya lugar do qucpa^ ''/:: 

»>Y aspira en la grandeza á ser primera, 

ííEs la que confiada en su fortuna 
"Piensa tener de la inconstante rueda 
»>E1 exe quedo y sin mudanza alguna." 
Cerv. en el í^iag, al Parn. cap. 6. 

6. " Vengado me habia Ismenia del cruel y des- 
»>leal Alanio , si en el amor que yo le tenia rwp/V- 
f>ra algún deseo de venganza." Jorge de Montemay, 
en la Diana lib. i. 

"Quiso el Señor que fueses christiano y que te 
^* cupiese la suerte en el gremio de la Iglesia." Gran. 
en el Mem. trat. 7. part. 2. §. 4. 

Nota. Podéis bien observar en los referidos exem- 
plos demás de la anomalía los varios significados de 
nuestro verbo quales son : haber ó no haber capa- 
cidad ; pertenecer ó tocar , mudando con el signifi- 
cado la construcción : y aquel caber en suerte ó 
caber la suerte en una mesma construcción. 

Finalmente notad una de sus equivalencias que 
puede irse por todos tiempos de un modo regular, 
y que os da la expresión : tener cabida deste tex- 
to: "Ni ellos (los Príncipes) desmayen y piensen que 
«solos los pobres tienen cabida con Dios." KW.en 
¡a f^id. de S. Borja en el Prólogo, 

Es aquí de observar que el verbo saber sigue 
perfectamente la anomalía deste verbo , salvo en la 
primera persona singular del presente de indicati- 
vo, donde cada qual tiene la suya propia á saber: 
yo quepo ; ^0 sé. 



M4 CA- 



1 84 PARTE II. LIBRO I. 

CAPÍTULO VL 

Del anómalo y defectivo placer. 



'líele este verbo referirse á hecho ó dicho , sin 
atender á la persona que lo causa ó pronuncia: de 
donde no mira de ordhiario á persona alguna , si- 
no á cosa ; y de aquí le viene ser contado entre 
los defectivos. Pues en hecho de aprobar bien co- 
nocida es aquella fórmula de su presente , que tan 
oportunamente usa Cervantes diciendo: que me pla- 
ce : ved ahora en que otros tiempos , y como es 
usado de nuestros maestros en tercera persona, por 
mas que pueda al parecer acomodarse con todas las 
personas en los presentes, pretérito y futuro imper- 
fectos : "^ Flugo á su Divina Magestad vestirse de 
9> naturaleza." Gran. í-n el Mem, trat. 6. en el Preám- 
bulo de la Sagrada Pasión: ''Plugo esto al Doctor.": 
Rlvad. ^id, de S, Ignac. lib, 5. cap. 10. "Sancho, 
'>á quien jamas pluguieron ni solazaron semejantes 
"fechorías, se acogió á las tinajas, &c." Cerv. fw 
el Ing, Hid.part, 2. lib. 6. cap. 21. "Y confio , que 
«vos suplicaréis á su Divina Magestad . . . para que 
'>yo no falte de mi parte en recibir con humilde 
"Sumisión todas las amonestaciones que le placerá 
"enviarme.'' Rivad. en la Hist. Ecks* de Inglat, 
lib, 2. cap. 40. 

Y observad ahora como es doble y muy enfáti- 
co su presente de subjuntivo: ^' No plegué á vues- 
"tra Bondad, que de los ojos que me distes . . . pa- 
"ra que yo viese vuestras obras haga yo armas pa- 
"ra contra Vos." Gran, en el Mem. trat. 4. reala 2. 
cap. 2. §. 3. "No quiero yo (dixo otro santo Padre) 
"ver á Christo en esta vida; plega á él, que le me- 
í^rezca ver en la otra." Riv. en el trat, de la Tribuí, 

¡ib. 



DE LAS CONJUGACIONES. 185 

lih. 2. cap. 19. Pero notad que aunque puede tener 
esta otra variación natural plazga^ todavía creciiios 
que es ó equivocación ó idiotismo popular de San- 
cho , quando dice : ^'Á Dios prazga que nos suce- 
»da bien." En el hig, Hid, part. i. lih. 8. cap. 10. 

Mas tiene solas dos voces en el imperfecto de 
subjuntivo, y son pluguiera y pluguiese , v. gr. " Piu- 
9yguiera al cielo (añadió la Dolorida) que,&c." 
Cerv. en el Ing, Hid. part, 2. lib, "j.cap, 39. " PJ.u- 
lyguiese á Dios que Ja mereciese." Rivad. en el Princ. 
christian, lib* 7. cap, 39. 

Ñuta, Puédese acudir á los tiempos y personas 
en que es defectivo , y eslo señaladamente en los 
pretéritos y futuros perfectos nuestro anómalo con 
el circunloquio haber placido , ó con la frase ha- 
cer placer deste ó semejante modo : '"'Ha placido á 
» aquel que todos los cuidados tiene , é las piado- 
»sas obras endereza, que te hallase." En la Tragic, 
de Calist. act, i. ^"^ Harásme mucho placer amigo." 
Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. lib. 5. cap, 2. 

Pero advertid que es mas defectivo su compues- 
to desplacer , pues apenas se usa en las voces anó- 
malas del simpie y del que solo podemos presen- 
taros la voz despluguiese deste lugar: "Por la ma- 
"yor parte son (las) victorias tan sangrientas y 
"desdichadas , que el vencedor y el vencido se apar- 
atan llorando; porque nunca hubo batalla veiicida 
>ítan á salvo del vencedor, y tan sin sangre que no 
» pesase y despluguiese mucho de la desgracia del 
M vencido al vencedor." El maestro Pérez del Castillo 
en la traduc, del Teat, del Mundo lib. 2. Dío-q lo 
mismo del compuesto aplacer. Mas son bien cono- 
cidos aquel aplace que usan Cervantes y Granada* 
y aplaces que usa también este autor , así como 
aplacer y desplacer, Y no hay duda sino que do- 
drán recibir todas las personas del presente, é 

im- 



i86 "^ PARTE II. LIBRO I. 

imperfectos del indicativo como su simple. 

' Adjunta, 

Añado á estos anómalos el verbo fr^í'r; el qiial 
aunque conserva su regular ser y derivación , quan- 
do buenos autores usan de los pretéritos traxo^ tra- 
xera^ &íc. todavía es uniformjm^ate variado de to- 
dos nuestros maestros, ya en el pre.érito, ya en 
los tiempos que del derívanse , v. gr. traxo , tru~ 
XI , traxera , truxera , &c. mas son uniformes y 
mantienen la a sus compuestos atraer y contraer; 
retraer empero la varía; de donde dice Ercilla: 

" Del rostro la color se le retraxo,'* 
En la Arauc, canc, 14. 

Nada decimos del que es defectivo en los mas 
tiempos: yo suelo^ solía ^ &c, remitiéndonos al uso 
que le suple, donde va falto de voz con el verbo 
acostumbrar , como es notorio, 

CAPÍTULO VIL 

Del verbo social deber. 



E 



iste verbo social que de su naturaleza impone ne- 
cesidad ú obligación á la acción del verbo que acom- 
paña suele tomar ó dexar la partícula de , sin mas 
razón que cumplir así al lleno y armonía de la dic- 
ción ; lo qual para que lo observéis , como es jus- 
to, helo aquí sin la dicha partícula en estos exem- 
plos : "No hay dnda sino que esta alegación . . . 
iidebe ser de gran precio delante del (Señor)." 
Gran, en el Memor, trat. 7. part, 2. Meditac, 3. 
sobre el Padre nuestro. " Si desta manera y con es- 
»ta ansia se busca una joya temporal , con quan- 
»ta mayor se debia buscar aquella margarita prer 
»>ciosa del Evangelio." El mismo en las Adíe, al 

Me 



DE LAS CONJUGACIONES. 187 

Menior. part, 2. cap. ir. "Estos tales del^en con- 
ifsiderar , que &c." Rivad. en el trat. de la Tri- 
bulac, ¡ib, !. cap. 16. "Pues esas señoras doncellas 
«tienen ya edad para ponerlas en sus casas V. S. 
5>las debria ^ casar muy honradamente conforme á 
«cuyas hijas son." En una carta de S. Ignacio, que 
pone Rivad. eri la Vid. de S. Borja ¡ib. i. cap, 16, 
*'Debe haber esto mas de veinte y un años." Santa 
Teresa en la Vid. cap. 19. y este es el uso ordi- 
nario que hace de nuestro social Pedro de Riva- 
deneyra. 

2. Veamos ahora puesto á e^te social con el 
lleno de la partícula de: "El Eclesiástico cayó en 
"la cuenta de que aquel debia de ser D. Quixote 
j?de la Mancha , cuya historia leia el Duque de or- 
"dinario." Cerv. en el Ingen. Hid. part. 2. ¡ib. 6. 
cap. 31. "Así debe de ser de mi Historiador." El 
mismo part. 2. ¡ib. ;;. cap. 4. "Vmd. debe de ser 
"(añadió D. Quixote) aquel D. Alvaro Tarfe que 
"anda impreso en la segunda parte de D. Quixote 
5? de la Mancha." El mismo part. 2. ¡ib. 8. cap. 72. 
"El no acudir él al remedio del daño.... debió 
9>de ser que de puro bueno y confiado no qui- 
"SO, &c." El mesmo part. 1. ¡ib. 4. cap. 33. ^'Él 
^¡debióse de imaginar . . . que, &c." El mesmo 
fart. 2. ¡ib. 7. cap. 45. y otros muchos exemplos 
que dexamos deste autor. 

"-' Debe (el hombre) de entrar en juicio consigo, 
"y sacar á plaza todos sus malos afectos y sinies- 
"tros." Gran, en ¡as Adic. a¡ Mew. part. i. cap. y. 
''Aquel . . . acatamiento no debia de ser temeroso 

1 También este social pierde en la segunda voz del im- 
perfecto dtí ^ubiu. tivo la e tras la b ; y lo mismo de necesi- 
dad en el futuro imperfecto ; mas no debe ni puede perderla 
el absoluto deber relativo de pagar. 



i88 PARTE II. LIBRO I. 

5>sino amoroso." Rivai. Vida de S. Ignac, lib. g. 
cap» I. ^^ D^'be de temer mucho de caer y perder 
«nuestra Santa Fe el que se dexa llevar de sus des- 
» ordenados apetitos." El mesmo en la Hist. Ecles, 
de Inglat, lih. i. cap. 3. "Esto de apartarse de lo 
incorpóreo buenj debe de ser por cierto." Sta. Ter. 
en ¡a l^id. cap. 22. 

Nota. Ni debe ni puede recibir este social la 
partícula ó silábica de ^ quando fuere pospuesto al 
iüñaitivo que rige , v. gr. ^'Aprender debe el Rey 
jíotras maneras sin las que dixiuaos, &c." El Rey 
D. Alonso en ¡as P. ir ti i. lib. 3. tit. 5. part. 2. 

Finalmente advertid que también los verbos de- 
terminar y procurar llevan de ordinario la partícu- 
la de en razón de sociales ó rigiendo infinitivo. 

CAPÍTULO VIH. 

Del verbo social poder. 

fa apariencia de absoluto significado , que suele 
tener este verbo , es muy digna de ser observada, 
por ser modos de hablar concisos y muy propios, 
quales son los siguientes: 

1. ^"Coino pudo fué ( D. Quixote) á hincar las ro- 
»?diUas ante los dos señores." Cerv. en el Ing. Hid. 
part. 2. lib. 6. cap. 30. 

2. Esforzándose lo mas que pudo se levantó.'* 
El mismo part. i. lib. 4. cap. 36. 

3. "La verdad . . . con su sinceridad y llaneza 
fypudo mas que las compuestas y aparentes razones." 
Rivad. f^id. de S. Ignac. lib. 4. cap. 9. 

4. "Es posible, señor Hidalgo (dixo el Canóni- 
»go) que haya podido tanto con Vmd. la amarga y 
» ociosa lectura de los libros de caballerías, que le 
chayan vuelto el juicio de modo que venga á creer 

"que 



DE LAS CONJUGACIONES, 189 

»que va encantado? . ./* Cerv. en el Ing, Hid, part, i. 
Jió. 4. cap. 49. 

5. "Tal era la locura de los hombres, que no 
»?pudiendo levantarse de los pecados por el peso 
"grande que tenían sobre sí, anadian cada dia pe- 
ncados á pecados . . . creyendo que adelante podrían 
fycon lo mas , no pudíendo ahora con lo menos." 
Gran, en la Guia lib, i. part. 3 cap. 25. §. i. y otros 
muchos textos semejantes á estos, que omitimos del 
social poder. 

Y ved ahora como va entendido algún verbo ab- 
soluto, que se acompaña y sirve del lo que como 
sea claro por si en los priaiei os tres eKemplos, don- 
de van entendidos los verbos ir ^esforzarse ^hAcer-^ 
observad en estos textos los que pueden regir la pre- 
posición con de los restantes: "Nunca pudo acabar 
»(el Duque) con el Emperador que aceptase la ex- 
»cusa." Rivad. Vid. de S. Borja lib. 1. cap. B. 

"Y si en cabo no pudieres salir con esta em- 
»presa á lo meaos valerte ha esta doccriaa , pira 
"que sepas el blanco á donde has de encaminar tus 
»> propósitos y deseos." Gran, en la Orac. y meditac, 
part. 1. cap. 2. §. 3. 

"Apenas ()eiido) á caballo podia atener con el 
»(que iba á pie)." Rivad. ¡/'Ida de S. Ignac.lib. 4. 
cap. o. 

Asimismo débese entender el verbo acudir en es- 
te lugar de Santa Teresa: "Si va (el ahna) á pe- 
jíjear con el entendimiento, para darle parce tra- 
oyéndole con*-igo ; no puede á todo ^ forzado dexa- 
JMá caer la leche de la boca." En el Can/, de la 
perf'ec. cap. 31. Así habla la Santa aplicando una 
muy linda comparación. 

Empero puede alguna vez tener e^te verbo sen- 
tido absoluto por la analogía con otro verbo cuyo 
poder trae \ que tal parece que sucede quando le 

equi- 



f §0 PARTE II. LIBRO I. 

equivale el verbo bastar en este sentido: ^^ No has- 
yyta nadie con ellos.'^ Cerv. en el Ing, Hid.part. i. 
lib. 4. cap, 33. esto es: no puede con ellos ^ según 
el texto que del Granada arriba hemos citado. 

Adjunta, 
'■ Observa aquí que del mismo modo puede algún 
otro verbo social , pasarse á absoluto en construc- 
ción analógica, como el verbo querer por amar\ ó 
bien parecerlo , por ir callado por la elipsis algún 
otro verbo de quien es la acción , v. gr. "Que es 
«esto, liermanos? preguntó la Duquesa, que es es- 
wto? qué queréis á ese buen ho>}ibre," Cerv. en el 
Ing, Hid. part, 2. lib. 6. cap. 32. esto es: qué que- 
réis hacer á ese buen hombre"^. 

►:;: . CAPÍTULO IX. 

De los verbos que se conjugan con pronombres ó 

i.' '- sin ellos. 



V. 



erbos hay de los que llaman neutros que no 
sufren de su naturaleza irse por sí , sino que to- 
rnan por término de acción el pronombre, los qua- 
les suelen también llamarse intransitivos por ser 
forzado término de la acción tal qual es, el mismo 
que es supuesto della , tales son alegrarse ^ congo- 
jarse ., sentarse^ compadecerse ^ &c, ' Empero hay 
-dellos que dexan á las veces por solo la armonía 
de la dicción , ó bien de necesidad según el senti- 
do el pronombre, lo qual como dependa en su pro- 
piedad del uso, será muy útil que observéis prác- 

ti- 

I Decid lo mismo deste verbo quando significa unión, v. gr. 
téjalo y oración no se compadecen. Sta. Ter. en el Cam. de la 
^evfec. cap 4« 



DE LAS CONJUGACIONES. 191 

ticamente donde vayan con él , ó en que casos 
lo hayan dexado nuestros maestros: pues estos ver- 
bos son: 

Andarse. Andar, 
"Los dos se andaban paseando por un prado." 
Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib, 4. cap. 33. ^'^ An— 
yniase Vmd. con encantados , ayunos y vigilantes,. 
» mirad si es mucho, que ni coma ni duerma, &c.'^ 
El mesmo part. 2. ¡ib. 6. cap. 23. "Algunas ma- 
jólas mngeres se andan perdidas tras un ruñan, 6ic." 
Gran. ¡ib. i. part. 3. cap. 29. §. 9. A lo que po- 
déis añadir estas otras locuciones que tomamos de 
nuestros mejores autores : si se anda á decir ver- 
dad: andarme tras de Vmd. en que te a?idas husc3.n- 
do pajas ? andarse á mendigar : se anduviesen so- 
lazando , &c. &c. al qual débense juntar los ver- 
bos venirse^ llegarse^ &c. helo ya aquí sin el pro- 
nombre : "Siempre andan (los tales escuderos) por 
"las florestas." Cerv. en el Ing, Hid. part. 2. lib, 7. 
cap. 33. "Quisieron. . . andar al sabor de su pala- 
»>dar." Rivad. en el trat, de la Tribulac. lib. 2. 
cap. I. y el Granada dice : no andar valdíos , y 
Santa Teresa andar con aviso ; y Rivadeneyra an- 
dar yendo y viniendo, &c. dígase lo mismo de ve- 
nir y llevar. 

Nota, Empero hay modos de hablar, donde no 
tiene lugar el pronombre, y tales son estos donde 
el verbo andar trae manera de acción : ^' Habien- 
ffdo andado una buena pieza , , . dieron en un pra- 
íídecillo." Cerv. en el Ing, Hid. part. i. lib, 3, 
cap. 20. "Otros cien pasos serian los que anduvié- 
yyron^ quando al doblar de una punta pareció des- 
>? cubierta y patente la misma causa ... de aquel 
"horrísono , y para ellos espantoso ruido." En el 
mesmo capitulo. ^'Andaba novenas^ encomendábame 
"á S. Hilarión y á S. Miguel, &ic." Santa Teresa 

en 



192 PARTE lí. LIBRO I. 

en la Vid. cap. 27. "Algún tiempo se ha cansado 
^^en andar el torno (el alma) y trabajar con el en- 
"tendimiento y hinchido ios arcaduces." La mesma 
Santa cap. 14. Andar los caminos, que dicen el Gra- 
nada y Kivadeneyra. Del mismo modo débese omi- 
tir el pronombre en estos modos de hablar: ^' An- 
nduvisteis demasiadamente de crédulo en creer, &c." 
Cerv. en el Ing. Hid. part, 2. lib, 5. cap, 3. ^' An- 
i»duvo el tiempo, vendióse el vino y al limpiar de 
»?la cuba hallaron en ella una llave pequeña, Ó¿c." 
El mismo part, 2. Ub. 5. cap, 13. "-^ Andaba la casa 
» alborotada." El mismo part, 2. lih, 8. cap. 74. 
"Los traslados que andaban (de sus obras)." 
Fr. Luis de León en la Carta á las Madres, ^^ An- 
?>í/¿z, pues, ahora loco amador del mundo, bus- 
aca títulos y honras." Gran, en el Mem, tratad, i. 
cap, 2. " Anda boba , dilo , no me indignes con tu 
"tardanza." En la Tragicom, de Calisto act, 4. 
^' Anda paso, veis aquí su puerta." En la misma 
Tragicomedia act, 7. 

Tardarse, Tardar. 
También el verbo tardarse ya toma , ya -dexa 
según el número el pronombre en esta forma: "Si 
>íte pareciere que (el Señor) se tarda., todavía le 
» espera porque finalmente vendrá y no tardará,''* 
Gran, en el Mem, trat, 6. Meditan de como el Salva- 
dor llevó la Cruz acuestas. 

"No escribo esta batalla tan famosa 
» Por no tardarme tanto en cada cosa." 
Ercilla en ¡a Araucana cant, 4. 

^^ Tardaron poco tiempo en concertarse 
»>Las enemigas haces ya mezcladas." 
El mesmo cant, 5. 

" Habiendo visto que se tarda conozco , &c." 
Cerv. en el Ing, Hid, part, i. lib, 4. cap, 33. donde 

di- 



DE LAS CONJUGACIONES. 193 

dice también: ^' Aquel dia tardaba en venir." "El 
wde lo verde según se tardaba en responder , pa- 
» recia que no acertaba á hacerlo." El mhmo par t, 2, 
lib. 5. cap. 16. "Quanto mas se tardan (las semen- 
wteras) en crecer con las eladas, tanto después acu- 
»>den con mayor esquilmo." Gran, en el Memor, 
trat. 5. cap. 2. §. 6. "Creía que no tardaría mas 
»la conclusión de nuestras voluntades que tardase 
>»mi padre de hablar al suyo." Cerv. en el Ing. Hid^ 
part, I. lib. 3. cap. 3J. 

Irse. Ir. - 

Tiene este verbo gran semejanza con el pasado 
andar dexando ó reteniendo el pronombre como él, 
en propia y natural construcción ; y lo pierde de 
todo en todo, quando ó parece activo, ó solo man- 
tiene alguna apariencia de su significado , ó absolu- 
tamente lo muda : de todo os informarán los exem- 
plos siguientes: 

I. ''^ F^áyase Vmd. norabuena su camino adelan- 
»>te, y enderécese ese bacin que trae en la cabe- 
"za." Cerv. en el Ing. Hid.part. i. lib. 3. cap. 23, 
^^Vete christiano, vete.''^ En el mismo cap. El qual 
autor dice también : vayase á la paz de Dios. Si se 
fuera su camino adelante , &c. Resolvióse ... de 
irse á la Aldea. Se fué, &c. &c. "Mas parecía que 
wle llevaban, que no que el (Santo) se iba." Riv, 
en la Vida de S, Ignacio lib. $• ^^P' 2. "Á noso- 
»>tros se nos iba de vista y se pasaba por alto.*' 
El mismo en el dicho lib. cap. 5. "Que alegremente se 
»> reciben (ellos) quando vienen, y que regalada- 
»> mente se despiden quando se van.** El mesmo en 
el dicho lib. cap. último. 

Pues vedlo ahora sin pronombre: 

"^e, ve á tu Italia y Rey no deseado.'* 
El Traductor de la Eneida lib. $. 

TOM. n. N > Lo- 



194 PARTE II. LIBRO I. 

Locución tan briosa como apacible la siguientev 
^^u^ndií vé (aíKo Dios á Moyses) , que yo seré con- 
>Jtigo." Gian. en ¡a introduc. part, 4. tratad, i. 
cap. 5. 

"/^tíf de mi sino , &c." Cerv. en el Ing, Hid. 
part 2, ¡ib. 7. cap. 47. 

"Aquí yacen de Carlos los despojos, 
»La parte principal volvióse al cielo, 
tyCon ella fué é[ valor, quedóle ai suelo 
«Pvliedo en el corazón, llanto en los ojos.** 
Fr. Luis de León en el Epitafio del Príncipe Don 
Carlos» 

*' Andan (los perezosos) como quien va sobre es- 
»» pinas, mirando con atención donde ponen los pies/' 
Gran, en las Adic. al Memor. part, 2. cap, 20. 

2. Véislo aquí con modo de acción mas sin prcH 
nombre , y de necesidad aunque en su propio sig- 
nificado : " El se lo contaría si acaso iban un mes- 
iynw camino,^* Cerv. e» el Ing, Hid, part* 2, lib, 8, 
cap, 72. 

*' La infantería española sin pereza 
mY gente de servicio iban camino." 
Erciila en la Arauc, cant, 6, expresión indetermi- 
nada que vale tanto como el ir caminando de Cerv. 
en el Ing. Hid, part, i. lib, i, cap, 2. 

*'En fin, señor Boscan, pues hemos de ir 
»Los unos y los otros un camino 
» Trabaje el que pudiere de vivir." 
D. Diego Hurtado de Mend. en una Epist, a BoS" 
can en cuyas obras se baila al lib, 3. 

3. Mas es como trasladado, ó bien toma el po- 
der de otros verbos , omitiendo el pronombre en es- 
tos lugares: "^ eso voy, replicó Sancho, y díga- 
nme ahora qual es mas? . . . &c." Cerv. en el Ing, 
Hid, part. 2. lib. 5. cap. 8. "Si va á decir ver- 
»*dad, 6¿c." El mismo part, 1. lib, 2, cap. 13. ''Que 

nva 



DE LAS CON'JUG ACIONES. íps 

9* va de lo que tratamos á los refranes que enhilas." 
El mismo part* i. lib, 3. cap, 25. 

*^^ P^ame ' á mí algo en que se desencante ó no 
>>( Dulcinea )?" El mesmo part, 1. lib. 7. cap, 35. 
**Para emplearse mejor y poner (ella) todo el cau- 
»»dal de sus fuerzas en cosa que tanto va , , , dexa 
wá los demás lo que es suyo." Rivad. yid, de San 
Ignac. lib, 3, cap, 22. 

*'Con la razón que va de mi parte puedes dar 
»ípor vencidos á todos quantos quisieren contrade- 
wcirla." El mesmo part. 2. lib. 8. cap. 58. 

" No lo alcanzo , ni sé en que va,'* Fr. Alonso 
del Castillo en sus Pláticas tiernas cap, último, 

" Siéntese un hombre que le va bien con los exer- 
» ciclos de, &c.'* Gran, en las Adic. al Mem. part, i. 
cap. s. 

"Si por principales va y &c.** Cerv. en el Ing. 
fíid, part. 2, lib, 8. cap. 59. 

"Si á dones va^ no es Yola escaso.*' 
Fr. Luis de León en la traduc, de la Égloga, 

''Fué luego sobre él , y . . . le dixo vencido 
»»sois , &c." Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. lib, 8. 
cap, 65. 

Finalmente es usada del Rivadeneyra y Santa Te- 
resa aquella expresión: como va dicho: lo que va di- 
cho , entendido , &c. y así como en esta locución 
equivale nuestro verbo al otro estar ; así también, 
si lo observáis puede equivalerle en algunos de los 
textos alegados, y ni mas ni menos á los verbos im~ 
portar y hacer ^ consistir ^ echarse sobre alguno, &c. 

N2 jEr- 



I Verbo que suele callarse en lacónica graciosa locución, v. gr. 
"Qué á mí?" En la Tragicum. de Calist. act. i. 



196 PARTE 11. LIBRO I. 

Errarse, Errar. 

"El que les había dado noticia de aquel caso se 
i^hahia errado en decir que, &c.'* Cerv. en el Ing. 
Hid. part. 2. lib. 6. cap, 27. " Si me errare en el nú- 
»>mer(,) ... el Señor Merlin ... ha de tener cuida- 
ndo de contar los (azotes).'' El mesmo part, 2. lib, 7. 
^^P' 35* y poí" 1^ analogía con este verbo dice es- 
te autor: "Sin duda te trocaste^ Sancho, tomando 
"los OJOS por los dientes." Part. 2. lib, 5. cap, ii, 

"Sobre mí si lo erraren.'' Cerv. part, 1, lib, 6. 
cap. 27. donde dicho verbo es activo, como en es- 
totro sentido del Granada: "Una muger que bu- 
nbiese errado á su marido, quando él la perdona- 
rse .. . no osarla levantar los ojos para mirarle." 
En. el Mem, trat, 3. cap, 4, §. i. 

Reírse, Reir, 

"De esto se rió muy de veras su padre (de 
JíZorayda)." Cerv. en el In^, Hid. part. i, lib, á^ñ 
cap. 41. "Yo no hago sino reirme,*' El mismo par/. 2, 
lib. 7. cap. 52. ^' Rióse y díxome , &c." El mesmo 
en la Adjunta al Parnaso, 

^' Reiranse de mí por ventura, y dirán que bien 
«claro se está esto." Santa Teresa en el Cam, de 
¡a perfec, cap. 28. 

" Todos reian sino el ventero que se daba á Sa- 
« tanas." Cerv. en el Ing. Hid. part, 1, lib, 4. cap, 35. 

Holgarse, Holgar, 
^^Holgábame de oiría." Santa Teresa en la Vid, 
cap. 3. "En ningún tiempo dexé de holgarme de oir- 
>?lo." La misma en el mismo cap. 

^' Holgueme en verlo." 
Lope de Vega en los Pastores de Belén lib. 1, 
^'Huelga mucho Dios con el alegre servidor." 

Gran. 



DE LAS CONJUGACIONES. rp; 

Gran, en el Mem. trat, 6. en la meditac, de la ea- 
trada en Jerusalen con los ramos. El qual dice tam- 
bién en ia Guia; huelguen en el recogimiento. 

Cansarse, Cansar» 
Este verbo no ha menester exemplos que con- 
firmen su mas natural construcción ; empero es de 
notar que puede ir alguna vez sin pronombre, v. gr. 
"El que quiere hincar un clavo muy fuertemente 
t>no se contenta con darle una ni dos ó tres mar- 
»> tilladas , sino añade otra y otras muchas mas has- 
»ta cansar,^'' Gran, en la Guia lib. 2. part. i. cap, 4, 
"El alma da un vuelo y llega á mucho, aunque 
ncomo avecita que tiene pelo malo cansa y queda."- 
Sta. Ter. en la Vid, cap, 1 3. 

Combatirse. Combatir, 
**Los Quadriiieros se sosegaron por haber en- 
«ítreoido la calidad de los que con ellos se habían 
*> combatido.''^ Cerv. en el Ing, Hid. part. i, lib, 4. 
cap. 45. "No todas veces en los campos y dcsier- 
»>tos donde se combatían ., y salian heridos (los ca- 
«balleros andantes) habia quien los curase." El mis- 
mo part, I. lib. I. cap. 3. y en el capítulo 5. dice: 
" Combatiéndose con diez jayanes los mas desaforados 
»>y atrevidos , &c.'* 

" Parecieron 

«En ios ayres exércitos formados 
»> Discurrir caballeros combatiendo^ 
>?De doradas estolas adornados." 
Bartol. Leonar. de Argensola en la Canc, á S, Miguel, 

Morirse, Morir, 

Es muy conocida su neutra construcción á una 
con el pronombre : veslo aquí sin él : " Ya te en- 
» tiendo, Sancho, respondió D. Quixote, tu mué- 

TüM. ir. N3 f>res 



198 •? PARTE 11. LIBRO I. 

ytres porque te alce el entredicho." Cerv. en el Ing, 
Hííi. part, r. ¡ib, 3. cap. 25. *'No se contentó (el 
♦íSeñor) con fnorir qualquiera manera de muerte, 
»sino escogió la muerte mas acerba . . . que podia 
>; haber." Gran, en el Mem. trat, 6, meditac. de la 
Corona de espinas: y en el trat* 7. part. i. cap. 4. 
"§, 6. dice: morir al mundo; y usa también decir: 
morir muerte , &c. 

Huirse, Huir. 
- *'Si entrasen dos compañeros juntos en un me- 
?>son y comiesen en él á su placer, y después el 
» uno se huyese secretamente , el mesonero apreta- 
»>ría al compañero que quedó, para que pagase el 
>> escote por ambos." Rivad. en el trat, de la Trib: 
lib, I. cap. 7. "Al cabo de dos años que estuvo en 
í^Constantinopla , se huyóT Cerv. en el Ing, Hid, 
part. I. lib. 4. cap. 39. 

"Todas las cosas humanas huyen y desvanecen 
wcomo humo." Rivad. en el tratad, de la Tribuh 
¡ib, I. cap. 23. 

Curarse. Curar. 

''No se curó el harriero destas razones , y fue- 
wra mejor que se curara^ &c." Cerv. en el Ing. Hid, 
part. I. lib, I. cap, 3. . 

"No cure de unas humildades que hay, &c.'' 
Santa Teresa -en la Vida cap, 10. Empero es activo 
rigurosamente quando decimos: "Peynar y curc^r s\ 
» cabello." Rivad. Vid, de S, Ignac. lib. i. cap. $. 

Asirse. Asir. 

Mantiene el pronombre quando neutro trae su 

natural preposición a ó de \ y dexálo quando lleva. 

activo la analógica construcción del verbo coger ó 

tomar , como se verá en la construcción ^ de los 

ver- 

1 Al lib. 2. cap. I. artíc. 3. . • 



DE LAS CONJUGACIONES. 199 

verbos que piden la preposición a. Decid lo mesmo 
de recelar^ que va sin pronombre quando va sin pre- 
posición , V. gr. : ^* Recela los peligros verdaderos.". 
Gran, en el Mem, trat. 3. §. 2. y vase con él quan- 
do lleva la preposición de , v. gr. se recela de los 
peligros, como es claro. ■.•-'■ ^?''; 

Acordarse. Acordar, 

Este verbo que recibe supuesto tanto de la per- 
sona , como de la cosa lleva de ordinario en uno 
y otro accidente el pronombie, v. gr. ^^ Acor dan- 
i^idome yo de lo que entonces vi , no tengo porque 
*> tener esto por cosa nueva y extraña." Rivad. en 
la Vid, de S, Ignac, lib. 3. cap, 2. "Pienso poner 
«algunos remedios para algunas tentaciones mcnu- 
«das ... y otras cosas , como el Señor me diere 
»>á entender y se me fueren acordando.^'' Sta. Ter. 
en el Cam, de la perfec. en el Prólogo , y en la Vida 
dice Santa Teresa: acuérdaseme que^ &c. Se me acuer- 
da de ^ &c. 

Decid lo mesmo en uno y otro caso del verbo 
olvidarse , v. gr. "-'Olvidé de decir como en el año 
wdel noviciado pasé grandes desasosiegos con cosas 
j>quQ en sí tenian poco tomo." Santa Teresa en la 
Vida cap, 5. j' e« el cap, 4. "Todo esto olvidé,^* 
.^'No olvide (el Predicador) que la acción y pro- 
«nunciacion es tenida por la principal parte para 
í> mover el orador." S. Francisco de Borja en el trat, 
para los Predicadores cap, 7. textos donde va el 
dicho verbo sin pronombre ; y el llevarlo es tan 
jegular y común, que no necesita de exemplos. Mas 
vedlo ahora con el supuesto invertido: "Todas nues- 
"tras pesadumbres y pobrezas se nos olvidaron,'* 
Cerv. en el Ing. Hid, part. i. lib. 4. cap. 41. 

Pero notad por lo que mira al verbo acordar, 
que puede y aun debe dexar el pronombre quando 

N4 sig- 



200 PARTE 11. LIBRO 1/ ^ ' 

significa antes reflex^íonar que acordarse , v. gr. 
^^ Acuerda descordado, acuerda^ mira quien eres." 
El maestro Pérez del Castillo en el Teat. del iinmdo 
¡ib. I. empero lo dexa absolutamente quando equi- 
vale con particular fuerza y gracia al verbo resol- 
ver ^á^sio. manera: "Viendo, pues, que en efecto no 
j? podia menearse acordó de acogerse á su ordinario 
»> remedio, que era, &c." Cerv. e?i el Ingen. Hid, 
parí. I. I i ¿7, I. cap. 5, 

-" " "^ Parecerse. Parecer, 

Parecerse por semejar ya lleva ^ ya dexa el 
pronombre , v. gr. "Tan hermosa es . . . que se pa- 
»rece á tí mucho." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. 
lih. 4. cap. 41. ^'También habéis de confesar y creer, 
>í añadió D. Quixote , que aquel caballero que ven- 
íícisteis , no fué ni pudo ser D. Quixote de la Man- 
ceba , sino otro que se le parecía , como yo con- 
>ífieso y creo que vos aunque parecéis el Bachiller 
j> Sansón Carrasco, no lo sois, sino otro que le pa- 
9>rece," El mesmo en el Ing. Hid. part, i. lih, 5. 
cap. 1 4. 

Mas es de notar que aunque en este sentido 
puede llevar dicho verbo el pronombre , el qual de- 
xa cierto quando toca á juicio , y es impersonal ó 
quando concierta qual el latino videnr con las per- 
sonas ó cosas , como : parécesme un necio : parece 
esto diflcil : parecíale: me pareció., &c. todavía quan- 
do usamos del en sentido de verse llevando acciden- 
tes de impersonal , puesto que sirve solo de mos- 

trar- 

I Todavía mantiene rigorosamente el pronombre quando 
lleva la preposición con según lo usa el Granada v. gr. " No 
?> solo en las obras sino también en los afectos ... jf parecen 
}>ilos animales) con ¡os hombres.''^ En la Introd. part. i.cap. 23. 
Lo que no sucede si lleva la preposición a como se ve en Cer- 
vantes, tomándolo ó no según cumple al niimero. 



DE LAS CONJUGACIONES. 201 

trarse corí él las terceras personas, usárnoslo no ya 
con pronombre , sino con la cifra ó nota de pa- 
siva española se , que podéis poner ú omitir según 
lo requiera el número, deste modo: ^'Quando es 
jj grave mal el mesmo se queja ... y luego se pa- 
9) rece.*' Sta. Teresa en el Cam. de la perfec. cap. ii. 
"Si no eran los pies ninguna otra cosa de su cuer- 
jípo se parecía.'^ Cerv. en el Ing. Hid. part. i, 
Ub. 4. cap. 28. " Menos de una legua de allí (la vén- 
eta) se parecía J' El mesmo part. i. lib. 4. cap. 47. 
"Toma ( D. Quixote) unas cosas por otras, yjuz- 
»ga lo blanco por negro , y lo negro por blanco, 
»como se pareció quando dixo que los molinos de 
» viento eran gigantes." El mesmo part. 2. lib. 5. 
cap. 10. "La nobleza (de la virtud) se parece en 
«que el mismo Dios trató con ella." Gran, en la Guia 
Ub. I. part. 3. cap. 30. 

"Anduve mirando si parecía por allí algún mo- 
>í risco algamiado." Cerv. en el Ing. Hid. part. i. 
lib. 2. cap. 9. " No parece en todo el cielo estrella 
"alguna." El mesmo p^rí. i. lib. 3. cap. 20. ("Es 
"la nada) menos que un atómo de los que parecen 
»entre los rayos del sol." Gran, en el Mem. trat. 6. 
part. 2. en la Introd. &c. &c. 

Finalmente hay verbos que en quanto simples 
mantienen siempre el pronombre , como aquel bu- 
llirse ^ por moverse tan usado de Santa Teresa; mas 
puédenlo perder en composición manteniendo el 
mismo sentido , v. gr. " Así como D. Quixote vio 
ff rebullir á Altisidora , &c." Cerv. en el Ing. Hid. 
part. 2, lib. 8. cap. 6g. Así como hay quien lo lle- 
va en particular sentido y construcción; y tal es 

el 

I Suele variarse según el caso el pronombre en su sonido, 
V. gr. "Pónase (el tigre) en figura de muerto sin duUir consi- 
f}go.'* Gran.e» la Introd. part. i. cap. 14. §.2. • ' " ' ' 



202 PARTE II. LIBRO I. 

el verbo ver en este lugar: '^^ Vísteos vos con dos 
Ȓ cueros, que no con un gigante , dixo ... el ven- 
»>tero.'' El mesmo part, i. cap* 37. 

'■ . . Adjunta. 

Es bien curiosa la índole del verbo osar^ el qual 
dirás á primera vista, que puede tomar ó dexar co- 
mo los antecedentes el pronombre ; mas no es así 
ya que de su naturaleza no lo sufre, por mas que 
junto con la negación aparezca de ordinario con él 
y sin él quando afirma, empero no es el pronom- 
bre suyo , sino del verbo á quien acompaña como 
social, V. gr. ''No se osaban (los Santos en la Igle- 
íísia) ni asentar ni arrimarse á las paredes." Gran. 
en las Adic, al Mem, part. 2, en la Consid, 5. del 
Bautismo §. 2. y en el Memor, trat, 3. cap. 8. dice: 
"No se osa tan fácilmente desmandar en cosas mu- 
elas." "Otros Predicadores la extienden (su escri- 
v-tura ó sermón) á dos ó tres pliegos de papel, que 
»casi no se osan soltar á decir en el pulpito pa- 
>j labra que no la hayan escrito y decorado; lo qual 
es trabajoso , y de . . . principiantes tímidos." San 
Francisco de Borja en el trat. para los Predicadores 
cap. 4. "No se osaba apartar de la pila, por no des- 
mamparar las armas." Cerv. en el Ing. Hid. part, i. 
cap. 3. "No se osan bullir T Santa Teresa Cam. de 
la perfec. cap. 31. 

Mas vedlo ahora sin pronombre, y esto porque 
no le llevan los verbos que acompaña: "No osa 
?>(el autor Tordesillesco) parecer á campo abierto 
vy al cielo claro, encubriendo su nombre, fingien- 
»>do su Patria , &c." Cerv. en el Ing. Hid. en el 
Prólogo de la part. 1. "Con que cara osarás pedir 
»lo que Dios te prometió, sino haces lo que te man- 
ado." Gran, en el Mem. trat. s- cap. i. §. 4. "Ja- 
»?más osaba comenzar á tener oración sin un libro." 

San- 



DE LAS CONJUGACIONES. 203 

Santa Teresa en la f^ida cap, 4. "Si no es que la 
»aíicion entonces me engañara , ^J'^íru decir qixe mas 
»> hermosa criatura no habia en el mundo." Cerv. ^;í 
el Ing, Hid. part» i. lib» 4. cap. 41' 



D, 



CAPITULO X. 

Conjugación activa de algunos verbos neutros. 



e ordinario son neutros ó intransitivos , pero 
llevan acción alguna vez los verbos siguientes, des-< 
ta manera: 

Alegrar \ "Mas nos escuece la injuria que nos 
"deleyta la honra; y mas nos aflige la enfermedad, 
«que nos alegra la salud." Gran, en el Mem. trat, 1, 
cap. I. 

Albergar \ "Estas manos te sacarán el corazón 
"donde albergas... todas las maldades juntas. Cerv. 
en el Ing. Hid, part. i. ¡ib. 3. cap. 23. 

Amilanar : Hácelo activo. Santa Ter. en la Vida 
cap. 13. diciendo: No amilanar los pensamientos. 

Descansar: "Dábanme licencia mis confesores 
«que descansase con ella (una señora viuda) al- 
if gimas cosas '^ Sta. Ter. en la Vid. cap. 30. 

Desmayar: "Lo que mas nos suele afligir y des- 
9> mayar en semejantes aprietos ... es el parecemos 
j^que aunque Dios es suma bondad; pero que tam- 
"bien es justo y castigador de pecados." Rivad. en el 
trat. de la Tribuí, lib. i. cap. 22. 

Espeluzar : " Muéstrase una Magestad , que es- 
ffpeluza los cabellos.^' Sta. Ter. en la Vid. cap. 20. 

Escurecer : "Uno de los pecados que mas escu- 
3) recen y emibotan el entendimiento, y le hacen per- 
>'der los filos, es el de la gula." Gran, en el lib, 
de la Oración y Consideración tratad. 2. del ayuno 
part. I. 

Lio- 



Í204 PARTE II. LIBRO I. 

Llover: "Los compañeros de los heridos que ta- 
lles los vicroii coniciizáron desde lejos á llover pie- 
tydras sobre D. Quixote, el qual, lo mejor que po- 
»dia se reparaba con su adarga." Cerv. en el Ing, 
Hid. part. i,lib. i. cap. 3. 

Lamentar : "Miseria que el Profeta lamentaba 
»quando decia , &c." Gran, en el Mem. trat» 6. 
en el conocimiento de sí mismo §. 2. "Las maldi- 
» clones que las dos ama y sobrina echaron al Ba- 
»chiller no tuvieron cuento; mesaron sus cabellos, 
"arañaron sus rostros , y al modo de las endecha- 
»>deras que se usaban, lamentaban la partida como 
»si fuera la muerte de su señor.'^ Cerv. en el Ing, 
Hid. part. 1. lib. 5. cap. 9. 

El supino muerto con el auxiliar haber puede 
tener la fuerza del verbo matar ó su supino, v.gr. 
" ( El ) habia muerto . . . á dos tios." Rivad. en el trat. 
de la Tribuí, lib, i, cap. 3. 
Reir : 

" Lloró la gran victoria el turbio Esgueva 
?>Pisuerga la rió ., rióla el Tajo 
?>Que en vez de arena granos de oro lleva." 
Cerv. en el l^iage al Parnaso cap. 8. 

"Las cartas fueron solemnizadas y reidas., &c.*' 
El mismo en el Ingenioso Hidalgo part. 2, lib, 8. 
cap. 52. 

Subir : " Torno otra vez á avisar , que va mu- 
»>cho en no subir el Espíritu si el Señor no le su- 
jfbiere:' Sta. Ter. en la Vid. cap. 12. 

Juntad á estos el verbo acontecer quando en muy 
propia y única manera de encarecer lleva acción en 
todo proverbial diciendo: "Tenemos grandes pro- 
w pósitos de hacer y de acontecer ^ de enmendar la 
»vida y huir de las ocasiones; pero en pasando aquel 
«aprieto luego nos olvidamos de aquellos buenos 
>^ propósitos," Rivad. en el trat. de la Inbul lib. i. 

cap. 



DE LAS CONJUGACIONES. 205. 

cap. 8. También debéis tener presentes aquellos ver- 
bos que ha hecho activos de neutros que son, el es- 
tilo militar , como entrar la Ciudad^ por irla ga- 
nando hasta apoderarse della : correr el campo ó la 
tierra por talarla , v. gr. ^' Los que tienen puesto 
M cerco sobre una gran fuerza, la rodean y cercan 
»>por todas partes para ver por donde mejor la cn- 
9itrarán" Gran, en el Mem. írat. 7. parí, i. cap. 5. 
5. 3. ** Tiene cuenta (Dios) de fortalecer á su Rey- 
uno, que es Ja Santa Iglesia Católica con plazas 
»» inexpugnables, y fuerzas, valuartes y reparos, que 
ȒSon las sagradas Religiones . .. para que los ene- 
wmigos que son las maldades, heregías y errores 
«no corran el campo sin resistencia." Rivad. en la 
f^id. de S. Ignac. lib. 1. cap. 18. " Acabaao esto y de- 
ííxada guarnición, y las compañías de Daniel y Cha- 
»>\oa para correr la tierra pa-ió Roña á los contornos 
»>deCambray." D. Cárl, Colom. en las Guer, de Fland» 
! iib. 8. 

í Ni falta verbo que con natural relación al sig- 

; nificado que lleva neutro , se nos pasa á activo; y 
!. tal es el verbo llegar quando dice Santa Teresa: lie- 
\ gar almas á Dios. En la Vida cap. 23, y en este 
' lugar de Cervantes: "Uno que parecía estudiante 
«echó la bendición , y un page puso un babador 
»> randado á Sancho . . . otro llegó un plato de fru- 
wta delante . . . pero el Maestre Sala llegó otro de 
wotro manjar; pero antes que llegase á él ni le gus- 
»tase, ya la varilla habia tocado en él , y un pa- 
?íge alzádole con tanta presteza, como el de la fru- 
»>ta." En el Ing, Hid. part. 1. lib. 7. cap. 47. tal 
es otrosí el verbo correr ^ quando dice el Granada: 
*' Estaban (sus llagas) corriendo sangre.'' En la In- 
troducción del Símbolo part. 2. cap. 20. y tal el 
verbo levantar ^ v. gr. "Esto hacia (él) por . . le- 
*> yantar la Ciudad contra ellos." El mismo en el 

ci~ 



2o6 PARTE II. LIBRO I. 

citado cap. §. s. y otros que observareis en los bue- 
nos autores. 

En fin sabidas son estas locuciones de nuestros 
maestros : correr peligro : vivir vida divina : morir 
mala muerte : hablar palabras', andar caminos y car-*, 
reras: y el Granada dice: "Con una salida que sa^ 
ftlió destruyó (Dina) á sí y á toda la tierra." En 
el Memor. tratado 3. cap, 10. modo de hablar que 
puede darte con mejor gracia el verbo hacer así: 
salida que hizo. 

CAPÍTULO XL 

Verbos que en propio sentido llevan por supuesto et 
mesmo que otras veces es término de acción, 

1. JL al es el verbo pasar en estos textos : "En 
«tanto que las damas del Castillo esto pasaban^ &c/* 
Cerv. en el Ing. Hid. part. i. lib. 4. cap. 47. "Pú¡- 
ifsamos otras corteses razones." El mesmo en la ad- 
junta al Viage al Parnaso, " Todos estos coloquios 
»pasáron entre amo y criado." El mesmo en el Ing, 
Hid. part. 1. lib. 4. cap. 47. "Todo este diálogo 
ffpasó con una muger de cántaro." Gran, en el Mem» 
trat. 6. en la meditac. de la Samaritana. 

2. Algo desto tiene el verbo entender'^ puQS di" 
ciéndose propia y naturalmente : entiendo aquel re- 
frán ; dice con igual propiedad que gracia Miguel 
de Cervantes: ^* Se me entiende aquel refrán, de que 
»>por su mal le nacieron las alas á la hormiga." En 
el Ing. Hid. part. 1. lib. 7. cap. 33. 

3. También el verbo confesar puede invertirse y 
mudar sentido deste modo: "Lo qual saben mis 
»> confesores , á quien me he confesado generalmen- 
»»te." Santa Teresa en la primera relación para sus 
confesores, ^' Confesó (el Padre Lainez) á muchos ca- 

nba- 



DE LAS CONJUGACIONES. ¿07 

libalJeros principales, y dio los exercicios á otros.** 
Rivad. en la Vid, del Padre Laimz lib, i. cap. 3. 

4. Pues el verbo doler no dexa de llevar parti- 
cular gracia en esta iocucion : ^'Como tan buen pa- 
»>gador no le dolieron prendas,'^ Fr. Alonso del Cas- 
tillo en las Pláticas tiernas cap. i. También el ver- 
bo quedar recibe variación, pues dice Cervantes: Le 
quedaron quatro mil ducados : Se quedó él con la ha- 
cienda , ¿te. 

Son finalmente desta especie los verbos acordar-^ 
se y olvidarse , y aquel esperar ú aguardar yo la 
cuenta ; ó bien la cuenta que me espera ó aguar- 
da ^ y otros muchos. 

CAPITULO XIL 

Propias y elegantes locuciones que nacen de las 1 
Conjugaciones, / 



,.N. 



o solo es de particular gracia ' posponer el 
pronombre al verbo que Jo lleva diciendo: "jQz^^-- 
ffxaisos que las fuentes, no os dan las aguas tan co- 
wpiosas como solian . . . preguntóos yo, si vos ser vis 
»>á Dios." Rivad. en el trat. de la Tribuí, lib, 2. 
cap, 21. Pero trae singular vigor ea esta y seme- 

i"'^. (;k;? jan-j 

I Tened presente que debe de necesidad ir pospuesto el pro- , 
nombre, si es que lo ponéis en las segundas personas del im- ' 
perativo de los anómalos venir, salir, decir , ir , hacer , po- • 
ner , &c. v. gr. vente conmigo : salté tras ellos : dime : ve- 
te , ¿íc. y sinf> de absoluta necesidad , suele otrosí posponerse 
jegun el uso de los Maestros en las personas segundas de to- ' 
dos los demás imperativos sean del singular ó plural^ de don- ' 
de es algo singular esve dicho de Fr. Luis de León: ., 

En las dificultades 
Te muestro de animoso y fuerte pecho. " *^*'"'"-^ «->***« 

/4l ¡ib. 2. en la Traducción de la Oda Rectiut del lih. a. de 
Horacio. T 



20G PARTE II. LIBRO I. 

jantes circunstancias: ''^ Ámeos ^ pues, yo con todo 
"mi corazón, &c." Gran, en el Memorial trat, 7, 
part. 2. en la primera oración de las perfecciones 
divinas ^'Témaos yo. Señor, &c." El mismo en eí> 
trat, s cap. 4. ''Si esto. Señor, buscáis halládolo 
»> habéis." Kivadeneyra en la Vid, de S, Borja lib. i. 
cap, i'j, otras veces se antepone por el mejor so- 
nido del número, v. gr. '''Os veréis muchas veces, 
»>que no os podáis valer.'* Santa Teresa en el Cam, 
de la perfec. cap. 3 1 . 

í 1. Asimismo es lacónico y gracioso aquel com- 
parar natural que hace con el verbo decir sin ayu- 
da de las partículas, que desto sirven, Santa Teresa, 
V. gr. "Es digamos como quien tiene una cuenta de 
» perdones que , &c." En el Camino de la perfec, 
cap. 20. que vale lo mismo que: es como si dixera- 
mos, &c. 

También el mismo verbo y en el mismo tiem- 
po incluye en sí alguna de las partículas condicio- 
nales , V. gr. " La verdad que diga ... las desafo- 
» radas . . . narices de aquel escudero me tienen ató- 
»nito." Cervantes en el Ing, Hid, part. 2. lib. $. 
cap, 14. 

3. Podéis asimismo dexar las partículas que sir- 
ven de preguntar, valiéndoos viva y oportunamente 
del verbo solo, como se hace en la Tragicomedia de 
Calisto al act. 6, donde después de haber dicho 
Pármeno á Sempronio: "Sempronio cóseme esta bo- 
»>ca, que no lo puedo sufrir: encajado ha ya (Ce- 
wlestina á Calisto) la saya." Al momento le inter- 
»rumpe Sempronio diciendo: '''Callarás por D/os'^ 
f>ó te echaré . . . con el diablo ; que si anda (ella) 
»> rodeando su vestido, hace bien, que el Abad de 
wdo canta de allí se viste." 

"Vírelo ó callarlo be*'^ 
El Traduct. de la Eneida lib, 3. 

Igual- 



DE LAS CONJUGACIONES. 209 

Igualmente vigoroso es el énfasis de aquel pre- 
guntar de Fr. Luis de León, llamada en su ayuda 
Caiiope, diciendo, como si la viera y oyera, en ím- 
petu de júbilo, qual el lirico latino: 
/'Oís? ó mi locura 
»> Dulce me engaña á mí " 

En la Traduc. de la Oda 4. del Ub» 3. de Horacio 
"Descender 

, 4. Ya se pasa el verbo á nombre, v. gr. "Co- 
»mo . . . Cardenio se oyó tratar de mientes y de be- 
#>llaco con otros denuestos semejantes parecióle 
wmal la burla , y alzó un guijarro y dio con él ea 
?*los pechos á D. Quixote." Cerv. en el Ing. Hid» 
part. I. lib. 3. cap. 24. ^ 

Ni mas ni menos , semeja nombre aquel infini- 
tivo que tomamos del verbo dar en aquel único y 
propio sentido de porfiar , quando decimos : y dado 
le ha^ &c. según este paso de Cervantes: ^'Por cier- 
»to, señores (dixo Sancho) que esta ha sido una 
»gran rapacería, y para contar esta necedad y atre- 
»vimiento , no eran menester tantas largas . . , que 
wcon decir somos fulano y fulana ... se acabará 
»el cuento,; y no^gemidicos y lloramicos, y darjei* 
En el Ing. Hid. part. 2. lib. 7. cap. 49. 

5. Empero fórmanos el verbo expresión adver- 
bial en estas locuelo íes: "Los que están en el tor- 
#» mentó de la garrucha puestos á toca no toca . . • 
Mellos mismos son causa de acrecentar su dolor con 
wel ahinco que ponen en estirarse." Cerv. en el Ing, 

TOM. II. O Hid. 

\ Deste género puede ser aquel un es no es de Cervantes, 
que supone por nombre , así como esta otra dicción de Queve- 
¿O en la Musa 6. Romance 12. 

"¿t es diamante , no es diamante 

»>Sacó envuelto en un cordel \ 

»Un casquillo de un espejo * 

»» Perdido por hacer bien.** « 



210 PARTE II. LIBRO I. 

Hid, part, i. lib, 4. cap. 43. *' Traían los hiiéspe- 
wdes á mal traer al ventero." El mismo part» i, 
Hb, 4. cap, 44, '^'El mundo y el Imperio Romano 
»se cae a mas andar ^'^ Rivad. en eltrat^ de la Trib% 
lib, 2. cap» 21, 

6. Suele otrosí una voz regular ó irregular del 
^erbo reforzar á modo de interjección el afecto, 
V, gr. ^' Pues anda , que á mi cargo , que Celesti- 
wna é Sempronio te espulguen." En la Tragicom. 
de Calisto , act. 2. y deste género son aquellos mo- 
dos de repiobar: déxese señor: ó bien: ''Callease" 
«ñor bueno, replicó el cartero (Tosilos); que no 
^íhubo encanto alguno," Cerv. enel Ing, Hid* part. 2* 
li¿>. 8. cap. t}6. 

Empero es irregular la voz del verbo pesar, 
quando dice este autor: " Ah ! pesi á tal^ &c." Part. 2. 
iib. 8. cap. 68, 

■ 7. Pues respeto al infinitivo, cierto es que con 
suma propiedad y gracia , puede ir regido de al- 
guna preposición , y suponei por sustantivo que es 
manihesto helenismo , v, gr. al cerrar de la noche: 
al entrar de una posada: al ceñirle la espada, que 
dice Cervánies: al pasar de un paso : en el hacer 
de las leyes , &c. que dicen Granada y Rivade- 
neyra con todos nuestros maestros. Donde podéis 
observar ser el infinitivo en tal caso del género mas- 
culino , como claramente se vé quando es supuesto 
el verbo, v. gr. **£/ traducir de lenguas fáciles ni 
jí arguye ingenio ni elocución, como no le arguye 
«el que traslada, ni el que copia un papel de otro 
>? papel." Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. Iib. 8. cap. 62. 
''Creció mas el batir y dentellar quando distintá- 
is mente vieron lo que era." El mesmo part. i. 
Jib. I. cap. jg. "El ayuno . . , sirve á la ora- 
wcion de la manera que sirve el templar de la v¡- 
íígüela para tañer en ella," Granada en la Ora- 

€Íon 



DE LAS CONJUGACIONES. mt 

Chn y Meditación parte 3. en el Prólogo. 

En el mismo sentido pero mas común y gene- 
ral suele también dexarse el artículo así : " Pues 
•tpensar que en Alemania se hallen tantos destos 
w tales maestros quantos , ,. son menester es cosa 
»»escusada/* Rivad. en ¡a y id» de S, Ignac, I ib, 4. 
cap, 6, ^""Y pensar que otra alguna hermosura ha de 
•♦ocupar el lugar, que en mi alma (Dulcinea) tie- 
M ne es pensar lo imposible." Cerv. en el Ing, Hid, 
part, 2. lib. 8. cap, 70. "No hay dudarla ello." 
El mesmo part, 2. lib, 7. cap, 49. 

8. Cállase á veces el verbo que rige el infini- 
tivo , como ya suelen los latinos , y tiene perfec- 
to y gracioso sentido la oración : ^Unos á enta^ 
typízar , nosotras á ¡impiar el suelo nos dimos tan 
»» buena priesa, que quando amanecía estaba ya 
Impuesto el altar." Sta. Ter. en las Fundac, cap, 3, 

"Véngase Andrés conmigo (dixo el Labrador) 
»>á mi casa, que yo le pagaré un real sobre otro . . 
it irme yo con él, dixo el muchacho! no señor ni por 
«•pienso." Cerv. en el Ing, Hid, part, i. lib, i. cap, 4. 

"Determínese tomar esta tan gloriosa empresa en 
wlas manos , como es vencer á sí mismo ... y no 
9) descansar ni dar sueño á sus ojos , hasta salir al 
»>cabo con ella." Gran, en las Adic, al Mem, part, i. 
cap, 7. 

A estos debéis añadir los siguientes rigorosos la- 
conismos muy elegantes y propios de nuestra len- 
gua : "Mi malicia se alargaba cada dia contra vos, 
**y alargábase el plazo de vuestra misericordia pa- 
tera conmigo: yo á pecar y vos á esperar rm: yo á 
tfbuir y vos á buscarme: yo cansado de ofenderos, 
»y vos no cansado de aguardarme." Gran, en el 
Mem, trat, 2. cap. 5. " De donde á mí tanto bien?" 
£1 mismo en el Mem, trat, 7. part, 2. §. 6. 

*' Dígame Señora Rodríguez , dixo D. Quixote, 

O2 por 



212 PARTE II. LIBRO L í 

«por ventura viene Vmd. á hacer alguna tercería . .? 
ayo recado de nadie'\ respondió la Dueña." Cerv. en 
■ el Ing, Hid, part» 2. lib, 7. cap. 48. " Aquí del Rey 
9>y de la Justicia. .." El mismo part. i. lib. 4. cap, 44, 
i;r Y Giros modos desta especie que van notados 
en el tratado de las partículas. 

9. Mas la armonía que resulta de ir variada la 
colocación del auxiliar es muy digna de vuestra 
atención : Vase pues, dividido de su principal en 
esta forma. 

"Mas tú, si algún concierto 
»No tienes con los vientos en tu afrenta, 
>í Enciérrate en el puerto 
5í Segura ya del mar y de tormenta: 
r «Baste del mal pasado 

i> Haber salva aunque rota ya escapado ** 
D. Alonso de Espinosa en ¡a traduc. de la Oda 14» 
del lib. I. de los cantares de Horacio: ó Navis. 

"Yo osaré jurar que jamas habéis visto á la 
«ilustre Dulcinea, que si visto la hubiérades ^ yo sé 
«que procurárades no poneros en esa demanda.'* 
Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 8. cap. 64. ^' Han- 
»me tanto importunado las hermanas deste Monas- 
«terio les diga algo, &C." Santa Teresa en el Cam* 
de la perfec, Pról. 

Podemos otras veces variar la locución valién- 
donos ora del participio de pretérito, ora del au- 
xiliar y su verbo, v. gr. "En fin llegó el último 
>íde D. Quixote después de recibidos todos los Sa- 
9>cramentos^ y después de haber abominado con mu- 
«chas y eficaces razones de los libros de caballerías.** 
Cerv. en el Ing. Hid. part. 2. lib. 8. cap. 74. 

Ya podéis dexar el auxiliar en el segundo miem- 
bro del período puesto en el primero, v. gr. ^* Han- 
f>se desarraigado muchas deshonestidades . . . dester^ 
vrádose la ignorancia , animádose la gente al estu- 

« dio 



DE LAS CONJUGACIONES. 213 

"dio de las letras." Rivad. en la y id, del Padre 
Lainez lib. 2. cap. 6. ora dexar el principal y lie- 
nar cumplidamente el sentido con el auxiliar solo, 
V. gr. "Era (la Princesa Antonomasia) discreta co- 
wmo bella, y era la mas bella del mundo y lo es, 
»>si ya los hados envidiosos y las parcas endureci- 
wdas no le han cortado el estambre de la vida; p^- 
**ro 710 habrán^ que no han de permitir los cielos, 
»> que &c." Cerv. en el hig, Hid,part, 2. lib. 7. cap. 38. 
ya va separado el principal con bello giro del nú- 
mero , V. gr. "No habia la fraude, el engaño ni 
í>la malicia mezcládose con la verdad y llaneza." 
Cerv. en el Ing. Hid, parf, i. lib. 2. cap, i r. 

Y puede quedar suspenso un auxiliar siguiéndo- 
le otro y llenando el sentido, v. gr. "Testigos son 
f> tus palabras , que no ban , ni deben ser mentiro- 
»>sas." El mismo part, i, lib. 4. cap. 36. 

10. Mas por lo que mira al supino puede acor- 
tar la locución en sentido de participio absoluto, 
V. gr. ^^l^enido á ver (el Maese de Campo) lo que 
»queria (el lacayo Tosilos) le dixo : (este) Señor, 
jícsta batalla no se hace porque yo me case ó no 
»>me case con aquella Señora? 6ic.'' Cerv. en el Ing, 
Hid. part. 2. lib. 8. cap, 56. 

"No se juntaron mas en la asamblea ... rf¿i¿/o 
9>que hubo entre los Príncipes católicos que tratan- 
wdo las cosas divinas con humana prudencia y po- 
"licía, fueron de parecer que, &;c." Rivad. en la 
Vida del Padre Lainez lib. 3. cap. i. Asimismo y 
con el mismo poder puede servir de transición, 
V. gr. ^^ Dicho ya de la manera en que nos babe- 
amos de aparejar para este Santísimo Sacramento, 
5í digamos ahora brevemente del fruto." Gran, en el 
Mem. traí. 3. cap, 8. ^' Dicho de la virtud de la 
» oración sigúese que tratemos ahora del ayuno." El 
mesmo en la Oración y Meditación trat, 2. del ayu- 

TOM. n. O 3 no* 



214 PARTE II. LIBRO I. 

no. ^^ Acabados de tratar los principales misterios... 
» sígnese , 6¿c/' El mesmo en el Memor, trat. 6, 
Preámbulo de la Sagrada Pasión. 

También puesto el que entre el supino y su au- 
xiliar trae fuerza de las partículas como de que en 
esta forma: "^'Apartados que fueron ^ la escaramu- 
í>za entre los dos valientes caballeros se comenzó.'* 
Jorge de Montemayor en la Diana lib. 4. 

A estos podéis añadir aquel desenfadado modo 
de hablar que va sin relativo , y es de gran fuerza: 
V. gr. "Es linda cosa esperar los sucesos . , . alo- 
j>jar en ventas á toda discreción sin pagar ofreció 
9>do sea al diablo el maravedí,'' Cerv. en el lug, Hid, 
part, I. lib, 4. cap» 52. 

Mas donde el supino encarece con vigor y gra- 
cia la dicción es quando se coloca como adjetivo 
inmediatamente después de la acción de su propio 
verbo, v. gr. *' Lleguemos á tratar nuestros cuer- 
í>pos de la manera que trata un discreto Padre á 
*>uu. hijo que cria muy bien criado,''^ Gran, en las 
Adic, al Memor. part. i. cap, 4. y en el cap, g, 
dice el mismo autor: "Teniendo por sospechoso to- 
»'do lo que quisiéremos muy querido sino fuere muy 
»í examinado." "En este camino nuiíca falta agua 
>>de consolación tan faltada que no se pueda su- 
íífrir." Sta. Ter. en el Cam. de la perfec. cap. 20. 

Todavía será helenismo ó locución á la Grie- 
ga llevar el supino del verbo manera de acción, 
como se parece quando decimos : Gente curtida y 
hecha á todo , que es salida y común locución del 
Rivadeneyra en el Príncipe christiano , y de todos 
nuestros maestros ; y que lleva manera de acción 
el supino hecho lo manifiestan estos lugares: "Tie- 
»ne esta señora (dixo Sancho hablando de la muér- 
ete) mas de poder que de melindre, no es nada 
>í asquerosa, de todo come y á todo hace,'' Cerv. en 

el 



DE LAS CONJUGACIONES. 215 

el Ingen, Hid, part, 2. lib, 6. cap, 20. "Estos sia 
"duda son corsarios Franceses, que hacen á toda 
f*ropa,'* El mismo part, i. //¿^. 4. cap. 41. "Estañ- 
ado la caballería becba alto para acometer , en 
"Oyendo el arma á las trincheras , &:c.'* Coloma 
Guerras de Flandes cap, $. Esto es: estando bacien- 
do alto^ manteniendo la manera de acción que da 
este autor al dicho verbo en el lib. 7. diciendo: '^'Al 
"punto se juntó toda (la gente) y bizo alto en un 
"Otero." "Muy bien se defiende la Ciudad antes de 
"ser entrada de los enemigos ; mas después de ya 
"entrados y apoderados della mal se pueden echar 
"fuera." Gran, en el Memor, trat. 4. Regla i. §. 3, 
y otros participios destos que se notan con singu- 
lar diligencia en nuestra gramática de la Real Aca- 
demia '. 

Finalmente observad de paso aquel modo de 
contraer tiempo pasado ó por venir con el repetir 
el verbo y variar baxo un mismo significado los 
accidentes que pueden ir separados y con distin- 
ta acción; empero que se contraen, y miran á un 
mismo riguroso sentido en cada uno destos lugares: 
"£« poniendo que puso los pies en el (esquife) Don 
"Quixote disparó la Capitana." Cerv. en el Ingcn, 
Hid, part, 2, lib. 8. cap, 63. " En trayendo que le 
lytruxese buen despacho ... se habia de poner en ca- 
rmino." El mesmo part, i. lib, 3. cap, 25. 

En fin gracioso y bien nuevo es en el racioci- 
nio hacer ver la acción del nombre copulativo ora 
con la v©z plural , y ora con la singular , donde 
acierte á hacerse con primor y delicadeza de oi- 
do como lo hace Cervantes diciendo : " La demás 
"gente quisieron ponerlos en paz, mas no pudo, ^* 
En el Ing, Hid, part, i. lib, i. cap, 8. 

O 4 LI- 

I En la part. i. cap. 7. artículo i. 



2i6 : PARTE II. LIBRO II. ^ 

^\( fT-f-TYT-T--f-rr-!'Y-^Y-f + + Y-f4 + -f- Tt-<" 

LIBRO SEGUNDO. 

' De las construcciones de ¡os verbos. 

c 

hiendo la construcción de nuestros verbos cosa muy 
intrincada y varia , por la singular y diversa ma- 
nera con que la leng-ua española aplica la acción 
de un raesmo verbo ; será bien que distribuyamos 
sus especies por amor solo al orden y claridad del 
tratado; y así llamaremos construcción natural quan- 
do un verbo asienta su acción propia é inmedia- 
tamente sobre el sugeto , que la llama y recibe ora 
con simple , ora con doble respeto en uno ó mas 
casos , de modo que encamina á él su fuer/a ó ver- 
dad , y le enviste y le alcanza con propia y na- 
tural relación, y así decimos: toma la espada: le to- 
fnó una mano , que son modos de construcción na- 
tural en uno y otro caso, y de simple ó doble res- 
peto según los términos á que se refiere la acción 
del verbo. 

Que si el verbo mira al término de su acción, 
pero que ni le alcanza ni asienta en él su senten- 
cia , sin valerse de agena ayuda que le presta al- 
guna preposición de las que declaran por sí causa 
general de instrumento medio, motivo de acción, &c. 
en tal caso será dicha construcción figurada ó apa- 
rente , como quando decis con el Granada: le to- 
mó por la mano ; y con Cervantes: tomar á dos ma- 
nos la o¡la\ donde las dos preposiciones otro no sig- 
nifican sino el medio ó instrumento de executarse 

la 



DE LAS CONSTRUCCIONES. 217 

la acción del verbo , que por sí no lleva de nece- 
sidad dichas preposiciones, como se ve en la suso- 
dicha construcción natural, y otras á este modo que 
á su tiempo se irán mostrando. 

Ora suele un verbo pasarse al significado de otro 
verbo , y tómale á este fin su construcción natu- 
ral, la qual no dice con su mas próximo significar, 
qual se ve en el dicho verbo tomar quando se en- 
viste del vigor y sentido del otro combatirse des- 
te modo : quiero tomarme con el caballero , &c. y 
esta dícese construcción de analogía ó relación; que 
si es completa y acabada en el sentido , eslo solo 
por la acción de que se apodera y representa , y 
no por la fuerza y vigor mas inmediato y natural 
del verbo tomar. 

Ya finalmente resulta del verbo y su asiento con 
el término de la acción un sentido irregular respec- 
to al propio y natural significado por medio de la 
preposición con que se le liega , y damos con to- 
do un sentido tan perfecto en el todo , como irre- 
gular y extraño en sus disgregadas partes, resul- 
tando una muy curiosa locución formada mas de 
capricho , si se sufre el término, que de natural ge- 
nio ; y esto es de gran momento para la novedad 
y abundancia del raciocinio, y tal es aquel: tomar 
uno á pechos ; tomar á su cargo el negocio ; verbo 
que va callado pero entendido quando decimos : y 
á mi cargo si mal le sucediere ; y aquel decir del 
Coloma : tomarles de puntería ; modos de hablar 
que van fuera del riguroso propio significado de las 
ya dichas construcciones , y que son de bello y 
gracioso decir ; y que muestran la natural abun- 
dancia de nuestra lengua , y con quanta diligencia 
y filosófica curiosidad hase ella procurado un ata- 
vío de construcciones tal y tan vario que por ma- 
ravilla habrá idea en la mente ó sentimiento en el 

co- 



2i8 PARTE II. LIBRO IL 

corazón , para cuya expresión no tenga ó propias 
voces y construcciones que os lo presenten al na- 
tural, ó graciosas y singulares que sorprehendan así 
en su combinación tan fuera del natural curso; co- 
mo por el brio con que enlazan , merced al uso 
sabio , las partes de la sentencia que llevan. Y he- 
mos querido dividir así las clases de nuestros ver- 
bos , no por empeño que traygamos en que así y 
no de otra manera se nombren , pues cada uno 
puede llamarlas como quiera , sino por facilitar á 
nuestro parecer la distribución de las que en sí son 
tan varias y singulares construcciones , que vamos 
ya á exponer por el orden de las preposiciones que 
llevan baxo la fe y testimonios de nuestros maestros, 

CAPÍTULO PRIMERO. 

í l^erbos que reciben la preposición a. 



ARTICULO I. 



Manera como algunos verbos toman y dexan la di^ 
cha preposición. 



.G 



'laro se está que no suele esta preposición 
asentar la acción de todos los verbos , que pueden 
llevarla quando esta termina en cosa ; empero pé- 
nese comunmente y aumenta la fuerza del verbo 
quando cae la sentencia ó verdad sobre persona, 
V. gr. ^'No tenga otra gloria ^ ni otro tesoro sino 
fosólo á vos" Gran, en el Memor, trat. 7. part, 2. 
en la 3. meditac. sobre el Padre nuestro» 

"Querría y es mi voluntad que uno de vosotros 
u siguiese las letras \ el otro la mercancía-^ y el otro 

f>sir^ 



DE LAS CONSTRUCCIONES. 219 

9> sirviese al Rey en la guerra." Cerv. en el Ing. Hid, 
part, I. iih. 4. cap, 39. "Harto hacia en poder ser- 
9ivir el coro.''^ Santa Teresa /^/¿/. cap, 7. 

'-^Maldecía (Sancho) el bálsamo y el ladrón que 
>íse le habia dado." Cerv. en el Ing, Hid, part, i, 
■lib, 3. cap, 17. 

2. JVlas hay verbos que no solo por dar mas fuer- 
za , sino también por la mayor y mejor armonía 
del número , la toman ó dexan , v. gr. ^' Ningu- 
91110 cautivaron sano de trescientos que quedaron 
>í vivos . . . cautivaron á D. Pedro Portocarrero Ge- 
«neral de la Goleta.'^ Cerv. en el Ing, Hid, part, i. 
¡ib, 4. cap, 37. 

"-' Advirtió (Ignacio) una cosa muy nueva y muy 
» maravillosa, y es que tomando este libro que di- 
i>go . . . se le comenzaba á entibiar su fervor." Riv. 
en la Vid, de S, Ignacio lib, i. cap, 13. 

" Solo pude advertir á los colores ( del vesti- 
«do)." Cerv. en el Ing. Hid, part, i, lib, 3. cap, 27. 
*'í"o topé un rosario y sarta de gente mohina y des- 
»dichada." El mismo part, i. lib. 4. cap, 30. "iVb 
n hemos topado á nadie , respondió D. O^ixote, si- 
»no á un coxin y á una maletilla^ que no lejos des- 
une lugar hallamos." El mesmo part. i. lib, 3. 
cap, 23. ; Oí ;r 

^'Vernos unos naturalmente inclinados á ira, 
«otros á gula , otros á pereza." Gran, en las Adic, 
al Memor. part, i. cap, 7. "/^(? , , , á una rame- 
ara tratar liviana y deshonestamente, &c." Rivad. 
en el tratado de la Tribulación lib, 2. cap, 10. 

*'No es posible hacerle arrostrar la (ciencia) 
•iide las leyes." Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. lib, 5. 
cap, 16. 

^' Todos saben y conocen lo bueno ; mas no to- 
j>dos arrostran á ello .^ en lo qual parece que está 
wel hombre en la misma disposición que estarla un 

'^do- 



220 .c PARTE II. LIBRO 11. 

M doliente que no arrostrase á vianda que le pu- 
íí diese aprovechar, sino á solas aquellas que le hu- 
»>biesen de dañar." Gran, en el Memor. trat, 5, 
cap, I. §. I. 

^^Habia (Vérres) mandado azotar un ciudadano 
í>de Roma.'* Gran, en el Memor, trat, 6. en la me- 
ditación de los azotes; donde luego añade: "Si tan 
>> indigna cosa es azotar un ciudadano de Ro- 
»>ma , &c." 

i *'Como éste hombre solo . . , tiene atrevimiento 
» para azotar á tanta gente ?" Cerv. en el Ingen. 
Hid, part, 2. //^. 8. cap, 63. y el Rivad. dice en el 
Prínc, christiano lib, 2. cap, 30. ^*^ Conocer al ver- 
ffdadero amigo: conocer el falso amigo, &c, &c. 

3. Por esta misma regla de vigor y armonía sue- 
len los pronombres personales que enviste inmedia- 
tamente el verbo de su acción variarse ya con pre- 
posición , ya sin ella , v. gr. ^ Llórate , pues , ó 
w anima mia , llórate, pues te lloran los cielos, pues 
•>te llora la Iglesia, pues te lloran todos los Santos. A 
fyti lloran las lágrimas de S. Pablo porque pecas- 
»>te . . , íí ti lloran las lágrimas de los Profetas/' 
Gran, en el Mem, trat, 2. cap, 3. §. 2. 

4. Otras veces dóblase la preposición , porque 
se doblan los respetos ó relaciones del verbo, co- 
mo quando dice Rivadeneyra: "Mirándose ¿z/í?x ca- 
faras unos á otros, ^^ 

5. Suele otrosí mirar la preposición con gracio- 
sa, pero natural manera no al adjetivo, sino al sus- 
tantivo ó su pronombre, v. gr. "Zoj cogió vivos 
f*Á todos," Cerv. en el Ing, Hid, part, 2. liif, 8. 
cap, 63. que es una locución de mejor gala que si 
dixérais como pudiérase : los cogió a todos vivos. 

6. Finalmente es nuestra preposición nota solo 
de encarecimiento en este lugar de Cervantes: "Esa 
f> palma de Inglaterra se guarde y se conserve co- 

tnno 



DE LAS CONSTRUCCIONES. 221 

«mo á cosa única" En el Ing.Hid. part, i. lií^. i.c.6» 
cuya natural construcción es de ordinario sin la di- 
cha preposición, v. gr. ^'Guárdense (dichas obras) 
«como /as mas ricas prendas de Poesía que tiene 
»í España," El mesmo autor en el citado cap. Tal 
es también en este texto, donde muestra la prepo- 
sición lo que $e determina 6 prefiere, v. gr. "El 
«avaro no tiene otro Dios , que á su dinero." Hu- 
go Celso en el Repor torio á la palabra avaricia» 

artículo II. 

Verhos que piden naturalmente la preposición a. 

Por no alargarme demasiado en la distribución 
de los muchos verbos que piden esta preposición, 
bastar debe insinuar aquí en general sus construc- 
ciones tomadas de nuestros maestros para detener- 
nos después , como es justo en la exposición de los 
que pueden trocarla. 

I. Llévanla , pues , demás de los ya insinuados 
y sus semejantes, mayormente quando miran á per- 
>sona todos quantos pueden llevar dos casos siguien- 
do la analogía de los activos verbos latinos , como 
acusar , absolver . . . dar , conceder , corresponder . . . 
enseñar , avisar , rogar . . . vestir , despojar » , pc- 
i/;r, librar ^ Se. y hay dellos , que asientan tam- 
bién sa acción sobre cosa con dicha preposición, 
como condenar^ aplicar, atribuir, mover, traer, &c. 

Añadid á todo esto aquellas locuciones de Cer- 
vantes : tomó la sangre á su Señora : eche ó ponga 

la- 
1 "Nótese aquí de paso esta construcción del verbo ^(?í/;V 
jjcomo la cosa mas principal que pide Dios del hombre sea 
«amor . . de aqui nace, &c." Gran, en la Jntroduc. part. r. 
cap. 22. §. 2. y sábete que no es suya sino del verbo abso- 
luto querer de quien la toma por la analogía del signifícado» 



€22 PARTE II. LIBRO IL 

la mano a la espada : lleva la palma á todos: //<?- 
var algo á execucion : darse maña á conservar la 
hacienda. 

2. Mas de los verbos neutros piden la prepo- 
sición á los que os dan las siguientes locuciones: 
dormir el ánima á todos los deseos y cuidados des- 
ta vida , que dice el Granada en el Memor, trat, 7. 
cap. I. §. I. en donde dice también : estar como 
tvuertas las potencias 6 morir d todos los gustos y 
apetitos del mundo: y con esto va junto lo que sue- 
le decir este autor: vivir á Dios^Óic, también lee- 
mos en el citado capítulo : debe anhelar todo hom- 
bre i la perfección de la vida espiritual; con cuya 
construcción va también el verbo aspirar : juntad 
á estos los verbos arremeter , acometer , y los de 
movimiento á lugar, y aquellas locuciones de Cer- 
vantes : alcanzar á la ventana : alcanza á ser Al- 
ferez : estar á la puerta : estar á razón : asistir á 
ia pendencia , &c, 

Llévanla también los neutros que dicen relación 
i, alguno de los sentidos , v. gr. " Les da claro á 
w entender á que sabe lo que se da á los que el Se- 
wñor lleva á su Reyno." Santa Teresa en el Cam* 
de la perfec, cap, 30. **Por quálquiera parte de la 
w Aldea que se fuese , todo sabia á contento , pía- 
•*cer y fiesta'^ Cerv. en la Galat, lib, 2* **A1 sol- 
•»dado mejor le está el oler á pólvora que á alga- 
wlia." El mismo en el Ing, fíid. part, 2. lib, 6. 
cap, 24. ** Este huele á ámbar,** Cerv. en el Ingen, 
Hid, part, i. lib, 4. cap, 47. ^'Las mas oliscan á 
tf terceras,** El mismo en la part, 2. lib, 7. cap, 39, 
Deste mismo modo usa de los verbos heder y 
regoldar el Granada en el Memorial ; quando son 
sinónomos , esto es : heder ó regoldar *■ á lo que se 

ha 

i En el libro de U Oración y Meditac. part, t. cap. 2. §. 7. 



DE LAS CONSTRUCCIONES, 223 

ha comido ; que sino lo fueren úsalo sin preposi- 
ción diciendo : regoldar la ^ demasía de los manja* 
res, donde lleva manera de acción. 

3. Asimismo llevan esta preposición nuestros im- 
personales , pues decimos : esto cumple « ó convie- 
ne al caballero : avínole bien á D, Quixote: Qsto to^ 
caba á él de justo derecho : estas alabanzas os ata- 
ñen y tocan á vos : sucedieron al triste tantas des- 
gracias , Óíc. 6ic. 

Es verdad que puede alguno destos impersona- 
les recibir ademis la preposición con en apariencia 
de denotar figuradamente compañía, v. gr. "Me 
j? contó (él) un caso que íÍ su padre con sus Jbertna- 
99 nos baila sucedido*** Cerv. en el Ing* Hid, part* r, 
¡ib* 4. cap* 42. 

A R T i r u L o III, ^ 

Verbos activos que vuelven en otra la dicha 
preposición* 

Estos son los siguientes: asir ^ comparar^ con^ 
formar , conocer , crecer \ Se. que aquí van orde- 
nados en su misma práctica. 

Asir : " Si hiciésemos lo que podemos en no nos 
nasir á cosa della (de la tierra) sino que todo nues- 
»>tro cuidado y trato fuese en el cielo, creo yo, &c." 
Santa Teresa en la Vida cap* ir. "Agora entiendo 
aclaro ser todos unos palillos de romero seco, y 
»íque asiéndose á ellos ^ no hay seguridad." La mes- 
ma Santa en la segunda relación para sus Confeso- 
res, 

1 En el mismo Ub. pan. 2. cap, 3. §. lo. 

2 El v«;rbo cumplir activo cierto es que toma ó dexa según 
el número la preposición con, v. gr. cumplir la ley^ cun.pUr con 
¡a ley. También decimos: cumplid con él nuestro refrán, que usa^ 
Cervantes por executar, : $ 



a«4 PARTE lí. LIBRO II. 

res, ^ k osadas que me maten sino te has asido á 
19 una palahrilla»* En la Tragicomedia de Calisto 
act, 12. ^^ Asiendo al desesperado (Pastor), le sa- 
ri cáron del agua/* Cerv. en la Galat, lib, 6. 

También puede llevar la preposición de deno- 
tando alguna suerte de fuerza ó violencia , v. gr, 
•* Levantándose en pie el Gobernador asió de la si^ 
t> lia en que estaba sentado , y dixo : voto á tal, 
wD. Patán rústico y mal mirado , que sino os apar- 
ta Jtais ... de mi presencia, que con esta silla os rom- 
wpa y abra la cabeza." Cerv. en ellng. Hid. part, 2. 
líh 7. cap, 47. 

^^ Asen del viejo ^ que i los dos había, 
,_. » Esperando sus versos, engañado 

»Mil veces , y uno y otro le tenia 
» Con su misma guirnalda aprisionado.** 

Christóbal de .Mesa e« la traducción de la Égto' 
ga 6, \ 

Empero son aquí de notarse dos cosas: una que 
puede este verbo por la analogía con el verbo co- 
ger ó tomar algo, dexar toda preposición destemo- 
do: ^^ Asiendo casi ocbo (libros el ama) de una vez 
«los arrojó por la ventana.'* Cerv. en el Ing, Hid» 
part, I. lib, I. cap, 6, Otra cosa de notarse es, que 
en construcción figurada recibe las preposiciones de 
y por., que denotan medio ó instrumento deste mo- 
do: ^'Asiéndole de la lanza (el Vizcayno á D. Qui- 
»xote) le dixo, &c.** Cerv. en el Ing, Hid, part, i, 
ííb» I. cap, 8. ^"^ Asiéndole por • el brazo le forzó 

ȇ 

I No diréis sino que lleva el verbo asir dos preposiciones 
en una misma construcción según este decir: "QuiaJo ello$ 
iy{ los iobos ) pasan algún rio impetuoso , porque la corrien- 
»>te no los lleve tras sí , áseme con la boca fuertemente a lat 
»> colas unos de otroí** Gran, en la Introduc. del Sínholo part. i, 
cap. 22. mas no es así, siendo la de no la de posesión, como 
si dixerais: áteme unot á lat colas de otros. 

t fiste verbo con su construcción puede k entendido en es- 
te 



DE LAS CONSTRUCCIONES. 225 

»»á que junto á él se sentase." El mismo p^^Y. i, 
lib, 2. cap» 1 1. Que sino interviene dicha causa de 
instrumento decimos propia y naturalmente , como 
arriba observasteis: asen dél\ ó bien destotro modo: 
*' Asidle , ola , y llevadle á la cárcel." El mesmo 
part. 2. lib, 7. cap. 49. 

Cowpjr^ir: {"Podremos en alguna manera compa- 
drar todo el discurso desta subida (á Dios por amor) 
**á un árbol perfecto." Gran, en el Mem, trat, 7. 
cap, 5. §. 3. 

^'La gran Ciudad de Roma que has oido, 
»>Buen Melibeo, un tiempo yo entendía, '\ -.j 
*> Y como necio tuve muy creído, 
"Que á esta nuestra en algo parecía ... i 

7>Así yo comparar solia á mayores 
»> Mastines los pequeños cachorritos, 
"Que les semejan, bien que muy menores; 

»»^Así yo comparaba los cabritos 
** A sus madres ^ y á ovejas recentales: 
»>Así á Gigantes hombres pequeñitos." 
D. Gregorio Hernández de Velasco en la Traduc* 
de la Églog. i. .:c"c 

Mas múdase en la preposición con en este decir 
del Granada: ''No se puede comparar con ella.'* 
En el Memor. trat. i. cap, 3. y el citado D. Gre- 
gorio Hernández da también esta preposición al ver- 
bo comparar , puesto que usa con ella del supi- 
no comparado que va callado por la elipsis ; pero 
naturalmente entendido en este paso de la citada 
Égloga. 

TOM. ir. P "Mas 

te decir: "El cabrero dio dos palmadas sobre el lomo á la 
>» cabra, que por los cuernos tenia.'^ Cervantes en el Ing. Hid. 
part. I, lib. 4. lap. JO. ^^ Tema el Cura Je las manos á Don 
oQuixote/' El mismo en la part. i. lib. 4. cap. 35, esto es: 
tenia asida por los cuernos: tenia asido de las manos. 



2 26 PARTE II. LIBRO II. 

.1 "Mas en Roma hoy se ven grandezas tales, 

•sb 7. ??Qiie las demás Ciudades so?i con ella 
u: . jjQual con ciprés mimbrera desiguales." 
■ Conocer: "Yo no conocí ni vi á la madre Tere- 
«sa de Jesús , mientras estuvo en la tierra." Fr. 
Luis de León en la carta á ¡as Madres^ &c, 
-V Mas en sentido de entender y poder dar un acer^ 
taáo juicio sobre alguna cosa , lleva la preposición 
de ^ V. gr. "Tengo mas ha de veinte años (añadió 
»>el Barbero) carta de examen, y conozco muy bien 
jyde todos los instrumentos de la barbería.^' Cerv. en 
el Ing. Hid, part. i. lib, 4. cap, 45. 

Creer: "Mi fe, madre, no creo á nadie" En 
la Tragicom. de Calisto act, i. Y si fuese lo mis- 
mo que fiarse de otro , lleva por esta analogía la 
preposición de^ v. gr. "iVb me creo desos juramen- 
iytos^ dixo Andr