(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Geografía del Perú, obra póstuma del D. D. Mateo Paz Soldán"

Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesümonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares: 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http : / /books . google . com| 






I 




1 



"'Lfc-'* 



t 




4é 









f I 



I 



■ 



r 




f 



geografía 

DEL PERÚ. 




Pirü. — Imprlmene de Id. H. Lunt et J. Bkfkn, rnc dt» Sainu-Ptret , I9 




MATEO FAZ SOLBAH. 



geografía 



DEL PERÚ 



9 



OBRA POSTUMA 



DEL 



D. D. MATEO PAZ SOLDÁN, 



CORREGIDA Y AUMENTADA POR SU HBRVANO 



MARIANO FELIPE PAZ SOLDÁN, 

Voeal de U Uuitrisima Corte Superior de justicia de Urna, 
Director gcaeral de obras póbHcu , Director de la Peaitenciaria de Lima , Miembro corrcaponaal de la Sociedad 
de príñonei de FUadelfla , Individuo de la Real sociedad Geogrlflca de Londres. 



PUBLICADA 

A EXPENSAS DEL GOBIERNO PERUANO^ 

Siendo Presidente Constitucional el Libertador 

GR AND MARISCAL RAMÓN ^C ASTILLA. 



TOMO PRIMERO. 



parís, 



LIBRERU DE FERMÍN DIDOT HERMANOS, HIJOS Y C.% 

toiprfffuref del Inalituto de Francia, calle de Jacob, 16. 

1862 



■p348 



559558 



PROLOGO. 



No me lisonjeo de haber coronado á medida de mis deseos la 
Geografía del Perú ; porque desgraciadamente carecemos casi por 
entero de datos estadísticos y físicos, sin los que no puede haber 
certeza en los resultados y cómputos que sobre asuntos geográ- 
ficos se trate de hacer. Creo no obstante , que he dado muchos 
pasos adelante en esta materia de sumo valor para la ciencia y 
que los errores que se noten no serán tan toscos como los que 
se hallan en los tratados de geografía que se publican en el extran- 
jero. Mucho he temido y temo aun la nota de presuntuoso; 
pero, considerando que en las ciencias, lo mismo que en los 
grandes monumentos de arquitectura no hay material perdido, 
pues la piedra mas insignificante, considerada aisladamente, es 
para el conjunto de mucho provecho, me resolví á escribir con 
alguna confianza de buen éxito este pequeño tratado. Fortificó 
mas mi decisión este sencillo, pero incontestable raciocinio : si 
Malte-Brun, Balbi y otros escritores europeos y americanos, son es- 
timados en el mundo científico y respetados como autoridades en 
geografía ¿ por qué no se escuchará mi voz benévolamente y con 
alguna consideración, si en lo que ellos supieron me someto á su 
autcrridad y ademas por mi parte avanzo algo que no estuvo á su 
alcance y que yo por mis circunstancias -especiales he podido ad- 
({uirii: ? Madie por ejemplo de cuantos geógrafos conozco ha sa- 
bido discernir con precisión el rumbo de la rama occidental de los 
Andes que recorre los departamentos de Arequipa, Moquegua y 
Tacna ; mientras que yo, viviendo cuatro años en ella, pude es- 

TOM. I. a 



lí PRÓLCKIO. 

tudiarla. Asi, no se llamará mas al volcan Tuiupaca hermoso y 
poético y de bastante consideración por su actividad, forma y al- 
tura, volcan Candarat^e y pues desde los Incas se le denominó 
Tutupaca. 

En punto á posiciones geográficas, también salen á luz muchas, 
determinadas astronómicamente por sabios viajeros y por mí y 
que son otras tantas .piedras del edificio científico para la geo- 
grafía. Sin que se me impute á vanidad, debo manifestar que 
M. Pentland , sabio viajero inglés que residió en Bolivia y en el 
Perú muchos años, haciendo observaciones astronómicas y geográ- 
ficas de gran confianza, tuvo la bondad de remitirme de £uropa 
sus mapas y cálculos. Debe también suponerse que en la divi- 
sión territorial del Perú no hay en esta obra error ninguno de con- 
sideración. Algo es esto, si se atiende á que en algunos tratados 
extranjeros, se consideran como ciudades principales á aldeas que 
casi nadie conoce ; y vice versa^ se omiten puntos de grande ini» 
portancia bajo todos respectos. 

La descripción exacta de algimas provincias y ciudades, es tam- 
bién de algún provecho, supuesto que por estar estas fuera del 
alcance de los sabios europeos, lio han podido ser el objeto de sus 
indagaciones. Car abaja ^ por ejemplo y Mainas , que nadie casi 
conoce, ni aun en el Perú mismo, son riquísimos depósitos de 
grandes producciones vegetales, animales y minerales, capaces por 
sí solas de reemplazar con usura el valioso pero precario producto 
del huano. 

Aunque este tratado está destinado, en especial á mis com- 
patriotas, me ha parecido importante y hasta cierto punto indis- 
pensable, emplear la terminologia científica, en punto á las pro- 
ducciones de los tres reinos ; porque, saliendo del país, ó cuando 
mas de la América Meridional ¿ quién sabrá que , Airampo^ por 
ejemplo, uno de nuestras espléndidos vegetales, pertenece á los 
Cacius de Lineo y que el metal llamado. Rosicler^ etc., en el 
Perú, es la substancia mineralógica, denominada, sulfuro de plata 
y antimonio ? 

Es de gran. bulto y asunto mas importante para el progreso de 
Perú, de lo que comuntnente se cree, el hacerlo conocer geológi- 
camente al Europeo, para qUe atraido por las riquezas de su suelo 



PROLOGO. 111 

venga á poblarlo^ sin necesidad de primas, ni de otros imaginarios 
é insignificantes alicientes. Tan grandioso fin no podría conse- 
guirse con la caprichosa é indígena denominación de sus produc- 
tos^ desconocida aun por la generalidad de los mismos Peruanos. 
La ciencia física , como el análisis, tiene un idioma general, que 
todos los enterados en ella lo comprenden, como las notas de la 
música; pero que es ininteligible para los que no están iniciados. 

Tampoco perjudica á la claridad de este tratado el uso que á 
veces se hace en él de los términos técnicos de química, botá- 
nica, etc., porque al mismo tiempo que se echa mano de ellos, se 
habla para la generalidad de los lectores en el lenguaje común. 

Cábeme la satisfacción de presentar al numdo científico por la 
vez primera la existencia del hermoso y poético volcan Tutupaca^ 
las altas y elevadas cimas del Coro-Puna y Solimana en la pro- 
vincia de la Union (del departamento de Arequipa) quizá las mas 
elevadas del globo , pues desde su base , parece el Misti^ que se 
eleva 20,000 pies, un niño al lado de un gigante. 

Presentamos, en fin, el curso, origen y dirección de los rios //wrt- 
llaga, Ucayali^ Púrus, Madera^ que desaguan en el .^mozonas; 
porque parece imposible que habiendo navegado estos rios el 
sabio naturalista Haenke, hombre muy inteligente, se repitan to- 
davía graves errores en las Geografías de Malte-Brun, Balbi, etc. 

Los Señores Don Nicolás Piérola y Don Mariano Eduardo Rivero, 
ambos amigos niios (y este último mi primo), me han suministrado 
datos muy interesantes sobre la geología del Peni ; sobre Camaná y 
la Union el señor Piérola y sobre Puno y Pasco el otro, sin per- 
juicio de los numerosos datos sacados de sus obras. 

Los Señores Delgados, ricos proprietarios de Lambayeque y 
Chiclayo y que hacen un comercio activo de los productos de estas 
provincias con Chile, Guayaquil, Lima, etc., han tenido la bon- 
dad de proporcionarme seguros y exactos datos sobre aquellos 
lugares. Son estos señores la expresión de las dichas provincias. 
Creo pues que en esta parte habrá toda la exactitud posible. 

El Doctor Chirinos, vecino de primera categoría de Chuquibamba 
mi concolega, el Doctor Don Andrés Arce, vecino de Tacna amigo y 
condiscípulo mió. Fiscal de la Corte de Trujillo, en fin cuantos saben 
y conocen su p?is me han instruido con minucipsidad de los res- 



IV PROLOGO. 

pectivos puntos de sus residencias; de manera que en mi tra- 
tado he procurado conseguir la mayor exactitud. 

No era posible , según mi propósito , pasar en silencio la his- 
toria del Imperio Peruano y su conquista por Francisco Pizarro; 
pero , larga y difícil larea es reducir una serie de grandes é 
importantes acontecimientos á pocas piiginas, sin pecar en omiso é 
inexacto. Meditando pues sobre el modo de presentar en muy 
corto volumen la narración del origen, progreso y civiüzacion del 
vasto territorio sometido á los Incas y de su caída al empuje de las 
lanzas del valiente Castellano, creí lo mas conveniente seguir un 
camino seguro en que no fuese fácil tropezar. Tal intento me fa- 
cilitó la magnífica historia que sobre el particular ha escrito el sa- 
bio Prescott y de la que me he valido para la rápida y concisa 
relación que hago de los hechos históricos relativos al Perú. 
Grande ha sido mi esmero en no emplear mas que el estilo llano, 
claro y didáctico que en esta clase de obra es indispensable usar« 
Ni es permitido tampoco escribir de otro modo obras desthiadas 
á la enseñanza de la juventud. Me ha sido también un poderoso 
auxiliar para ciertos puntos la bella y romántica historia de Colon 
por Washington Irving, al menos en lo que dice relación con el 
descubrimiento del Nuevo Mundo. 



PROLOGO DEL EDITOR. 



Mí hermano el Doctor Don Mateo Paz Soldán se propuso escribir 
un tratado de Geografía matemática, física y política : principió 
por la matemática y como sus conocimientos en este ramo eran 
profundos, dejó sus trabajos casi correctos. No sucedió lo mismo 
con la parte física y política , la cual aunque terminados los bo- 
rradores, tenia muchos vacíos y supresiones, porque el quebran- 
tamiento de su salud fué rápido y amenazante; mas su amor 
por la ciencia era tal, que á pesar de su postrada salud y sacando 
fuerzas de su entusiasmo científico, aglomeró muchos datos para 
escribir un tratado de Geografía del Peni. En tal estado lo arre- 
bató la muerte , en lo mas florido de" su edad, perdiendo el Peni 
un hombre que le hubiera hecho grandes servicios. Yo me encín-- 
gué de dar unidad á los trabajos iniciados por mi hermano : llené 
los vacíos, confronté citas y hechos. En la parte matemática ha 
sido muy t)oco mi trabajo : en la parte física, algo mas difícil mi 
tarea ; mas en la Geografía del Peni puedo decir que lo que dejó 
mi hermano, me ha servido tan solo como apuntamientos, para 
la obra que ve hoy la luz publica. 

Solo los que conocen el Peni pueden comprender la dificultad 
(jue habré tenido para determinar la división política de los depar- 
tamentos, sus límites, los de las provincias, distritos, etc. F^sto que 
parece sencillo, es un verdadero caos : los subprefectos que de- 
bieran conocer los distritos de que consta su provincia , remiten 
datos inexactos y cuando se comparan dos ó mas de estos estallos 
6 razones, resalta la confusión y nace la duda; todo lo he venciilo 




MATEO PA2 30!L!DÁn. 



EL DOCTOR DON MATEO PAZ SOLDÁN. 



APUNTES BIOGRÁFICOS*. 



Cuando desaparece una de aquellas almas que pasan sobre la 
tierra dejando una estela luminosa ; cuando se sepulta en el océano 
de la eternidad una de esas inteligencias vigorosas que lian abar- 
cado los profundos misterios de la ciencia ; uno de esos seres (|ue 
han desempeñado con lucimiento las múltiples y variadas funcio- 
nes de profesor, de majistrado, de periodista, de escritor ; que 
dejan su nombre sobre la portada de obras de importancia ; y que 
han sostenido con hechos en su vida y con trabajos postumos en 
su muerte, una reputación de sabio que la posteridad confirmará, 
nada mas justo que se tributen en su tumba los homenajes con 
que se honra al talento y que se acate en la memoria de un hombre 
ilustre la supremacía de la inteligencia y del saber. 

La biografía del Doctor Paz Soldán seria un cuadro interesante, 
una historia llena de lecciones provechosas, porque en ella se vería, 
como la contracción y el estudio, el tesón y la laboriosidad, pueden 
llegar a vencer los obstáculos que encuentra la inteligencia cuando 
no está dirigida por mano experta que abra y enseñe la senda por 
donde ella debe dirigirse para apoderarse del caudal de los conocí - 



* Fué hijo legítimo de Don IVIanuel de Paz Soldán, Administrador del Tesoro de la 
ciudad de Arequipa desde el tiempo de la monarquía hasta algunos años después de 
la Independencia y su madre Doña Oregoria Tlreta de Aranibar. 



X Eí. DOCTOR DON MATEO PAZ SüLDAN. 

inientos humanos ; como el talento entregado á la meditación y á 
su propia fuerza puede llegar á adivinar las altas verdades de la 
ciencia; como la mente humana puede educarse de tal modo que 
aborde con igual facilidad las materias mas divei^entes y se pueden 
desarrollar los órganos del cálculo, á la vex que la imaginacipn y 
se llegue con igual éxito á practicar una operación matemática y 
comprender las bellezas de una composición literaria y á conocer 
la índole, las genialidades de varios idiomas y á poseer un gusto 
exquisito para la crítica y comprender todas las delicadezas de la 
poesía . 

Ser astrónomo y humanista, geógrafo y literato, polígloto y re- 
tórico; escribir un artículo de política ó de costumbres y calcular 
un eclipse ó resolver un triángulo ; comentar á Horacio y á Virgilio 
como á Delambre y Kuclides : analizar hi Iliada v la Eneida como 
las Tablas de Logaritmos y el Cálculo Infinitesimal ; resolver de 
improviso y en el momento de consultarle una duda sobre la pro- 
piedad de una palabra, una cita de clásico griego, ó sobre un punto 
de Derecho , de Economía Política o de Trigonometría ; hablar con 
igual profundidad é instrucción sobre Historia y Literatura, sobre 
Filosofía ó Matemáticas; ser verboso, fecundo, ameno é instructivo 
en sus conversaciones, tener el tacto para juzgar los acontecimientos 
políticos y valorizar los hombres públicos, prever las consecuen- 
cias y anticiparse con la predicción á los resultados, ser penetrante, 
suspicaz, tales eran las cuahdades intelectuales del Doctor Don Ma- 
teo Paz Soldán. 

Hombre infatigable para el estudio cuando se proponía conocer 
alguna ciencia, aprendió por sí solo el griego y el alemán hasta el 
punto de leer á Homero y Demóstenes, Schiller y Goethe en sus 
propios textos; y conocía el latín, el inglés, el portugués, el francés, 
el italiano, la quichua y el aimará, con tal perfección, que vertía 
con llaneza y facilidad cualquiera obra escrita en estos idiomas al 
castellano castizo y propio, leyéndola como si ya estuviese tra- 
ducida y recitando los versos latinos con toda la cadencia y la 
cesura de las reglas de la prosodia. A este ramo sobre todo se ha- 
bía dedicado con mucho esmero, aplicando las investigaciones fi- 
lológicas y prosódicas a la métrica castellana, ramo descuidadísimo 
y sobre el cual, según la opinión del mismo Don Mateo Paz Soldán, 



APUNTES BIOGRÁFICOS. xi 

nada había comparable a la obra del eminente americano Don 
Andrés Bello. Si su muerte no hubiese venido á interrumpir esa 
existencia consagrada á las letras, el Doctor Paz Soldán habría dado 
una muestra cumplida de sus conocimientos profundos en este ramo 
de las humanidades, en la cátedra de literatura que debia dirigir 
este año en la Sociedad Filotécnica, para cuyo objeto había tomado 
la sección de Prosodia. La Providencia lo ha dispuesto de otro 
modo, retirándole así un teatro en que el público y no el círculo 
de sus amigos, habría recogido los frutos de sus vastos conoci- 
mientos literarios, de su gusto clásico, de su facilidad para expre- 
sarse y de su claridad para hacerse entender de cuantos le escu- 
chaban. Esta cualidad, que realzaba sus dotes de profesor, era muí 
notable en su talento; y como era hombre de sentimiento, accesible 
al entusiasmo, artista, pintaba las cosas con colores tan vivos y era 
tan animada su palabra, que conseguía inculcar sus ideas en el áni- 
mo de su auditorio. Si describía un aparato, parecía que estuviese 
á la vista; si enseñaba un instrumento matemático, su expedición 
y su manejo era tan limpio y tan preciso, que el que nunca lo había 
manejado se consideraba con su ejemplo capaz de practicar iguales 
operaciones y si repetía un fragmento de un poeta hacía sentir las 
bellezas del autor con una recitación ajustada á las reglas y con 
una expresión propia de la índole del pasage. ¡ Cuántas veces no 
gozamos de su instrucción y de ese gusto formado en la lectura de 
los clásicos, oyéndole en las tardes mientras apurábamos una taza 
de café, recitar un canto de la Eneida y después que presentaba 
al autor en toda su originalidad, ilustrar el texto con comentarios 
y anotaciones, que revelaban que no solo había leído «mchos veces 
las obras de los grandes maestros del arte, sino que las había es- 
tudiado, meditado y comprendido ! 

Sin embargo de que no olvidaba nunca en sus escritos las re- 
glas de Aristóteles y de Horacio ; que la base de sus esludios lite- 
rarios eran los autores griegos y latinos; que sabía de memoria la 
Iliada, la Odisea, á Horacio, Virgilio, Anacreon y otros escritores 
clásicos y que su gusto, en una palabra, era clásico, no por eso era 
inaccesible á los arranques del romanticismo y á las bellezas de 
los modernos escritores. 

(]ierto es que la antigüedad merecía su predilección y bebía en 



XII EL DOCTOR DON MATEO PAZ SOLDÁN. 

ella como en una fuente pura é inagotable^ que como historiador 
veneraba á Tácito, como orador á Cicerón, como poeta á Homero ; 
pero no desconocia todo el mérito de Tbiers, ó de Sismondió deGi- 
bbon, de Berryer, de Mirabeau, ó de Donoso Cortes, de Lamartine, 
Byron y Zorrilla . Repetía de memoria la mayor parte de las obras 
de Byron y poetas é historiadores. Seguia paso á paso las evoluciones 
de la ciencia y de la literatura y se enteraba de los descubrimientos 
científicos lan pronto como juzgaba de ellos el mundo Europeo y de 
las producciones literarias, desde el poema épico hasta la novela. 

Muí joven y salido apenas de las bancas del colegio de Arequipa, 
en que estudió todos los cursos de Matemáticas puras y mistas, Fir 
losofía, Teología y Derecho, obteniendo casi siempre los primeros 
premios, dirigió en Tacalaya una obra hidráulica de gran importan- 
cia, con el objeto de irrigar unos terrenos de la propiedad de un 
deudo suyo. En las soledades de esta cordillera y de la puna, fué 
donde eslalh) por primera vez su entusiasmo por lo sublime y por 
lo bello V impulsado á consagrar en versos sus impresiones por 
esa fuerza misteriosa que nos hace cantar todo lo que admiramos 
y á prorumpir en frases cadenciosas cuando estamos dominados por 
un sentimiento fuerte ; escribió muchas composiciones poéticas del 
género descriptivo y erótico y compuso en la quena y en la vihuela 
algunos yaravíes impregnados de esa melancolía apacible y pene- 
trante, que caracteriza la nuisica nacional. 

Bella debería ser la figura de un joven pasando lo florido de 
su edad en una tienda movible, levantada sobre las nieves de los 
páramos, pasando el día en medición de terrenos, levantamiento 
de planos y en la hora del crepúsculo, cuando las cimas de las 
montañas toman el aspecto violáceo que confunde sus chapiteles 
con los celajes del firmamento, dirigir una Oda al nevado Tltupaca 
y cantar en una guitarra los versos arrancados por los recuer- 
dos amorosos y las memorias tpieridas del hogar paterno. Hemos 
visto y le hemos oido recitar con los ojos anegados en lágrimas 
las pajinas que marcan esa época tan poética de su vida y en ellas 
hemos notado los rasgos del sentimiento, el fuego de la inspira- 
ción, el estro de la poesía. Este espectáculo de la naturaleza en 
toda su impotente majestad, estas escenas campestres que fueron 
como el idilio de su existencia, contribuveron sin duda a desarrollar 



APUNTES BIOGRÁFICOS. xiii 

ese giisto ([ue le habla de facilitar la interpretación de las Geór- 
gicas^ las leyendas de Ossian y los cuadros de viajes de Cliateait- 
briand. Por esto sin duda lloraba con Chactas v con Átala, con 
Rene y con Virjinia y tenia la cuerda del sentimiento y su co- 
razón respondia con un eco a todo lo tierno, a todo lo dulce, a todo 
lo triste y delicado ; y el prosaísmo de los números y de los cál- 
culos no pudo nunca destruir ese fondo artístico, ese carácter entu- 
siasta é impresionable que conservaban al literato sobre el astró- 
nomo, al humanista sobre el matemático. 

En la Academia Lauretana de Arequipa, de que fué miembro, 
lució muchas veces con discursos y disertaciones en la época en 
que las conferencias y los actoi^ de esa corporación se mantenían 
con todo el rigorismo de los Estatutos Universitarios. Fué Catedrá- 
tico y Rector del Colegio de esa misma ciudad. Director del Insti- 
tuto militar de Lima ; pero uniendo á la dirección del estableci- 
miento la enseñanza de varias clases, Oficial Mayor del Ministerio 
de Relaciones Exteriores y Jefe primero de la Dirección de Hacienda, 
hasta la supresión de esta oficina, donde sostuvo muchas veces 
contra el Ministerio los intereses fiscales y en donde redactó in- 
formes haciendo observaciones á pagos mandados hacer por el Go- 
bierno sobre créditos de la revolución del 54, que abonan su fir-* 
meza, su independencia y patriotismo. 

IJberal y republicano por principios, sostuvo siempre la causa 
de la democracia en los varios periódicos que redactó y especial- 
mente en el Pabellón Nacional, publicación que llegó á producir 
conmociones populares y que fué suspendido por la autoridad 
como una amenaza al orden y á las ideas del gabinete de 1848. Con 
este motivo el Doctor Paz Soldán vino confinado a Lima y al poco 
tiempo salió para Europa , á sus propias expensas y gastando su 
capital, con el objeto de hacer imprimir un Tratado de Trígono- 
nieíria y de Astronomía. El Congreso se suscribió con una suma 
después de publicadas sus obras á un considerable número de ejem- 
plares. Paz Soldán asistió con este motivo á las escenas de la revo- 
lución francesa que terminaron con la presidencia de Luis Napo- 
león ; se puso en contacto con varios sabios, como Despretz, Cauchy, 
Moigno y Arago ; formó parte de la comitiva que llevó a su última 
inorada los despojos del inujorlal Chateaubriand y en esta cere- 



XIV EL DUCTOH DON MATEO FAZ SOLDÁN. 

irionia le tocó estar al lado de Beranger, de ese cancionero célebre 
al que se propuso imitar en algunas de sus letrillas políticas que 
retrataron una época de la historia contemporánea del Perú y que 
como al autor de T^ Dieu des bonnes gens^ le dieron la popularidad 
del poeta y la mazmorra del republicanismo. 

Desde que la gran obra del Doctor Paz Soldán salió á luz en 
Paris no pasó desapercibida en el torrente de publicaciones que 
forman el movimiento bibliográfico de la moderna Atenas ; y esa 
obra lanzada por un Americano al frente de la Academia de Cien- 
cias y del Instituto y en el foco donde se reúnen y toman la 
unción sagrada las notabilidades del mundo, no solo llamó la aten- 
ción, que esto solo habría signiiicado nuiclio, sino que arrancó 
a un miembro de la Academia, encargado de informar sobre el 
mérito de las obras matemáticas que se diesen por primera vez á 
la estampa, un juicio extenso y en el que se considera la obra del 
Doctor Paz Soldán como un trabajo lleno de mérito qué acredita 
que el autor estaba al corriente de los últimos descubrimientos as- 
tronómicos, que estaba versado en la lectura de todos los trata- 
distas de la materia y que habia sistemado y organizado un curso, 
ilustrado en todas sus partes con ejemplos propios, con cálculos 
aplicados á la situación geográfica de su patria é introducido en 
el texto un plan especial y un sistema peculiar. Aunque él no pre- 
tendía hacer una revolución en los conocimientos, ni dictar nue- 
vas leyes como Laplace y Newlon, su obra argüia instrucción pro- 
funda del ramo, tino de elección para recopilar y apropiarse lo 
bueno dé cada autor, como él lo dice en su modesto prólogo, la- 
boriosidad y práctica para aplicar los cálculos mas difíciles al te- 
rreno nacional y lógica y espíritu didáctico para coordinar un curso,* 
el único* en su género que recorre cuanto la ciencia astronómica 
tenia conquistado hasta esa época. Mérito y nmy notable debe 
tener un libro que publicado en Paris por un Peruano merece los 
elogios de un sabio comoM. Moigno, cartas autógrafas de Humboldt, 
Arago y valió a su autor el introducirse en el círculo de esas nota- 
bilidades, conferenciar con el que poco después habia de unir su 
nombre al descubrimiento del planeta Le Verrier, obtener del emi- 
nente Airy, director del Observatorio de Greenwich en Inglaterra, 
un permiso especial para visitar el establecimiento y el presente de 



APUNTES BIOGKAFICOS. xv 

variasobrasdeeste sabio inglés con la respectiva dedicatoria escrita 
de su propia mano. 

Sus estudios astronómicos ocupaban siempre sus tareas intelec- 
tuales y por espacio de muchos años hasta su muerte, calculó el 
Almanaque para su país natal, Arequipa^ con una precisión y ri- 
gorismo científico, que siempre fué comprobado con los hechos. 
Entre estos es digno de hacer una mención especial el Crílculo de 
un eclipse de sol, que no solo anunció con anticipación contra el 
juicio del respetable Cosmógrafo de Lima, sino que trazó el plano 
astronómico y dibujó la figura matemática correspondiente, ope- 
ración que hasta entonces no se habia acostumbrado hacer en el 
país. 

Cuando el Director del Observatorio de Chile, el distinguido Ale- 
mán Señor Don Carlos Moesta, hizo un viaje al Perú con el objeto 
de cumplir un encargo semejante con el eclipse solar que se verificó 
en 1 853, total para lea, atraído por la fama del Astrónomo are- 
quipeño, se puso en contacto con él, tuvo varias conferencias y 
registró los magníficos instrumentos que especialmente hizo cons- 
truir en Europa para su uso y ese fué el origen de una amistad 
que en la distancia se comprobal)a con el envío recíproco de sus 
escritos. 

Cuando el famoso Pentland concibió el proyecto de continuar y 

corregir los planos de Fitz-Roy sobre el continente americano, entró 

«n correspondencia con el Doctor Paz Soldán para rectificar los 

cálculos sobre el Perú. Esta circunstancia proporcionó al Doctor Paz 

Soldán multitud de datos cosmográficos llenos de novedad, sobre la 

latitud y longitud de muchos lugares, la dirección geográfica de las 

cordilleras, la altura de las montanas, cuyo caudal le ha servido 

para que en la parte astronómica y topográfica, lo mismo que en 

'^^ demás, la Geografía política y astronómica del Perú, que lo 

^^•-*X>ó en sus últimos días y que deja escrita en estado de ir á la 

pf^i^j^ej^ sea un trabajo único en su especie y el primero quedará 

'^^^icíias exactas sobre nuestro territorio. 

^^parado de la Dirección de Hacienda por la extinción qUe se hizo 

^^ ^sita oficina, el Doctor Paz Soldán no pudo convenirse con gozar 

^^ ^xi sueldo retirado del servicio activo, cuando se .sentía con 

lu^i^^as para arrostrar el trabajo intelectual y poder servir con pro- 



XVI EL DOCTOR DON MATEO PAZ SOLDÁN. 

veclio Á su patria . Desde entonces le vimos caer en una melancolía 
profunda, en un abatimiento que concluyó por hacer escéntríco 
y misántropo al hombre mas jovial, mas sociable y mas actívo que 
jamas hemos tratado. Retirado á una vida solitaria y al cuidado de 
cinco hijos tiernos, huérfanos para los cariños maternales, vio aso- 
mar la miseria por las puertas de su gabinete de estudio con su 
rostro lívido y descarnado; se encontró desatendido por el Go- 
bierno, de cuya causa fué el primer apóstol y el primer mártir y 
recibió de la revolución que habia defendido en el baluarte de la 
prensa una corona de espinas. Desde entonces su corazón se replegó 
bajo el sudario de la tristeza, su espíritu se reconcentró a las sole- 
dades de la meditación, la alegría huyó de su pecho, la risa de sus 
labios, la paz de su alma y la salud de su cuerpo. 

Al poco tiempo de la separación de su destino, él que con mas 
ra/on que otro concebía la necesidad de que. el Peni tuviese un 
plano topográfico como lo habían hecho varias Repúblicas de Sud 
América, propuso al Señor Treta, Ministro de Gobierno, la idea de 
llevar á cabo este proyecto y redactó el decreto que organizaba la 
Comisión y que fué aceptado por el Presidente. Con esta ocasión 
se contrajo á redactar una (>eografía del Perú aprovechando de los 
datos inéditos de Peutland, registrando los manuscritos del malo- 
grado Haenke y cuanto documento antiguo y moderno se pudo pro- 
porcionar en la Biblioteca Nacional y en las de sus hermanos Don 
José Gregorio y Don Mariano Felipe, consultando las memorias de 
los Vireyes, las pajinas de los viajeros y los documentos de los ar- 
chivos públicos que podían suministrarle luces acerca de la materia. 
En fuerza de ese acopio de elementos y de un tesón infatigable, el 
Doctor Paz Soldán deja una obra completa, un libro en que se co- 
noce al Perú con todos sus accidentes de configuración, produc- 
ciones, estadística, costumbres; pero no solamente englobo, sino 
descendiendo a las particiüaridades de cada departamento y de cada 
pueblo. Un resumen histórico en que se halla reducida la vida de 
esta nación á las pn>porciones de un curso y en el que lodo el 
jugo, por decirlo así, de Washington Ir^ing y de Prescott relativo 
al episodio de la conquista, se encuentra trasladado en unas páginas 
llenas de movimiento dramático, escritas en estilo castizo y elo- 
cuente, da á la obra un tinte literario, de modo qne en ella sola se 



<^ 



APUNTES BIOGRÁFICOS. xvii 

puede considerar á Paz Soldán bajo el dualismo que le caracte- 
riza. 

£ste libro tocó los umbrales de la Convención con la garantía de 
un nombre ; en ella se encontraban maestros, concolegas y discí- 
pulos del Doctor Paz Soldán ; venia buscando la luz y la Cámara 
lo ecbó á las tinieblas de las Comisiones. £1 levantamiento del plano 
no pasó de una idea formulada en un decreto. . . . ¿ Qué le restaba á 
una alma sensible y delicada como la del Doctor Paz Soldán ? Mo- 
rir! Murió, pues, moralmente con la pérdida de sus últimas 

ilusiones y esperanzas, abrumado por la miseria y mas que todo 
por el olvido cuya losa le habia cubierto antes que la del sepul- 
cro, vio acercarse el momento en que pudo repetir con Horacio : 

« Paluda mors sequx) pulsat pede pauperum tabernas regumque 
turres » 

Entre sus obras inéditas figura una gramática latina, uií tra- 
tado BE ARinklETIGA T ALGEBRA, UN CURSO DE CALCULO INTEGRAL T 

DIFERENCIAL , adcmas de muchas composiciones poéticas , traduc- 
ciones, memorias y comentarios sobre sus lecturas. 

En el foro el Doctor Paz Soldán fué Agente Fiscal, Juez de De- 
recho, Fiscal y Vocal y en todos estos cargos acreditó suficiencia 
y moralidad. 

Una existencia que en el período de 44 ^^^os recorre las faces li- 
terarias que hemos tratado de bosquejar en estos rápidos apuntes; 
una inteligencia que abarca una inmensa suma de conocimientos 
y produce algunas obras ; una laboriosidad que se sobrepone á la 
laxitud y á la molicie del clima, son cualidades muy notables que 
hacen del Doctor Paz Soldán una de las ilustraciones del Perú y de 
la América. Afortunadamente su mérito no tendrá que aceptarse 
simplemente por la tradición y el juicio de unos pocos amigos, 
como ha sucedido con muchos de los que han pasado entre no- 
sotros como notabilidades, sino que él será apreciado por la poste- 
ridad en vista de las pruebas que deja consignadas en sus varia- 
dos é interesantes escritos. 

La pérdida del Doctor Paz Soldán debe considerarse en nuestro 
concepto como una desgracia nacional y su muerte debe ser la- 
mentada por todos los que estiman las glorias de la patria, como 
un infortunio que priva á la nación de uno de sus hijos mas ilustres. 

h 



XVIII EL DOCTOR DON MATEO PAZ SOLDÁN. 

Nosotros que merecimos baber sido admitidos en la intimidad 
de su trato franco y amable, que siempre nos ilustró con sus con- 
sejos y que basta pocos dias antes de su desgraciado fallecimiento 
recogimos de sus labios la solución de nuestras dudas, nosotros llo- 
raremos siempre al sabio y al amigo y su memoria venerada re- 
cibirá siempre el culto de un afecto entrañable y de la religión del 
cariño y del respeto. 

Manuel Nicolás Corpaiccho. 



INFORME 



DÉLA COMISIÓN DEL CONGRESO 



ACERCA DE LAS OBRAS DEL SEÑOR PAZ SOLDÁN. 



Señor, 

En los pocos años de independencia que iievaraos, nuestros go- 
biernos han acostumbrado decretar algún homenaje público á la 
memoria de los ciudadanos que, de una manera distinguida han 
hecho algo por el bien de la patria. A los guerreros se les ha vo- 
tado acciones de gracias, medallas ó monumentos que sirvan, á la 
vez que de recompensa al mérito, de estímulo para los que viven. 

Sin embargo, han sido muy raras estas demostraciones con el 
talento bien empleado : la espada interesaba con mas viveza tanto 
á la opinión como á los gobiernos ; pero hace algún tiempo que 
los Congresos, siquiera han acogido ciertas producciones científicas 
ó literarias para facilitar su publicación, lo cual prueba que el ser- 
vicio que se hace á la instrucción y á la mejora de las costuuibres, 
empieza ya á ser estimado por el poder publico y á recibir home- 
najes de la opinión. Hace poco que en la capital, la juventud le- 
vantó una corona fúnebre á uno de sus malogrados hijos impri- 
miendo sus producciones en memoria de su existencia. 

Hoy el Doctor Don Mateo Paz Soldán, ha fallecido después de 
haber dado á luz una obra de Astronomía que á mas de su reco- 
nocida utilidad, sirve de ornato á los conocimientos matemáticos 



XX INFORME DE LA COMISIÓN DEL CONGRESO 

del Perú. Ha dejado, también importantes manuscritos entre los que 
se encuentran un tratado de Cálculo Infinitesimal y la Geografía del 
Perú. La utilidad de estas obras y la ocasión que ellas prestan para 
honrar la memoria del autor, decretando oficialmente su impresión 
y publicación, me hace proponer á la Q>nvencion de i855, que 
asi lo verifique. Yo no me ocuparé de elogiar esas obras ni los 
talentos v cualidades del agraciado ; porque así como es peligroso 
hacer apologías del que vive, también lo es ocuparse de ese modo, 
con el que recien ha muerto. Bástemedecir, que las circunstancias 
de su fallecinitento revelan una alma ardiente que escolló contra 
su sed de renombre ; y que los ningunos bienes que ha dejado, 
pudiendo adquirirlos, pruebnn que la ciencia era su único pensa- 
miento. Yo sé de un modo positivo que su familia piensa publicar 
esas obras ; pero no es mi objeto la mera publicación sino la men- 
ción honrosa que de ese modo hace la .Vsamblea procurando á la 
vez, el fin patriótico de alentar á los que cultivan las ciencias y 
ofrecerles la esperanza de que siquiera en la muerte tendrán los 
honores que se les rehusó en vida. 

Mi proposición es la siguiente : 

La Co>'ve^cio>* Nacional del Perú : 

Decreta : 

Artículo único. Imprímase de cuenta del Estado y en premio á 
los talentos del Doctor Don Mateo Paz Soldán la Geografía del Peni 
y el Cálculo Infinitesimal que ha dejado manuscritos. Estas obras se 
repartirán en los colegios de la República y previo informe del Di- 
rector General de Estudios, se adoptarán por texto de ensefianza. 

Lima, Marzo 17 de 1857. 

José Simeox Teieda. 

A la comisión de Memoriales. — (lúbrica del Presidente — Mesa, 
Quísoles. 

(k)misio>' de memoriales. 

StMior, 

I -a Conúsion encargada do dictaminar acerca de la proposición 
del Honorable St^iiorTejeda, reducida á que « en premio á los distin- 



ACERCA DE LAS OBRAS DEL SEÑOR PAZ SOLDÁN. xxi 

guidos talentos del Doctor Don Mateo Paz Soldán se impriman de 
cuenta del Estado la Geografía del Perú y el Cálculo Infinitesimal, 
que ha dejado manuscritos y que se repartan en los colegios y se 
adopten como texto de enseñanza, previo el informe del Director 
General de Estudios, » ha tomado varios informes y en su virtud 
pasa á manifestar su opinión fundada. 

Es muy laudable el celo del Honorable Señor Tejeda en qu^ la 
Convención premie los talentos de los que se contraigan á la penosa 
é ingrata tarea de las ciencias ; mucho mas en ramos tan necesarios, 
aunque por desgracia poco conocidos. 

Hasta hoy no hay un tratado de la Geografía del Perú y lo 
poco que se ha publicado en esta materia, no pasa de ligeros 
apuntes ó imperfectos manuales, que no dan ninguna idea del país 
ó quizá producen el mal enseñando errores que es difícil de- 
sarraigar. 

El crédito conocido, de que justamente gozaba el fmado Doctor 
Paz Soldán, era bastante garantía para suponer que las obras que 
ha dejado manuscritas, son dignas de ver hoy la luz pública, bajo 
la protección de un cuerpo como la Convención. 

Sin embargo, antes de informar, ha querido cerciorarse la Comi- 
sión^ del método y sistema adoptados por el Doctor Paz Soldán en 
su obra acerca de la Geografía del Perú . 

Con este motivo ha visto que sus obras manuscritas son, un 
tratado del Cálculo Diferencial é Integral y un curso completo de 
Geografía Astronómica, Física y Política. 

La parte relativa al Perú, forma un tratado completo. Principia 
haciendo un compendio de la historia del Perú y por dar una idea 
exacta de su configuración geológica, del curso de sus principales 
ríos y un catálogo de las posiciones geográficas, de gran número 
de nuestros pueblos y ciudades y de los picos mas elevados de 
nuestra cordillera, con sus alturas sobre el nivel del mar; todas 
ellas apoyadas en el testimonio de viajeros de crédito científico y 
muchas inéditas hasta hoy. Sin estos datos es casi imposible fijar 
con exactitud científica, la linea y dirección de los caminos públicos 
queconviniera adoptar en el Perú . En seguida describe cada Departa- 
mento, ocupándose de la división política y eclesiástica ; da razón 
de las cosas notables que contiene cada uno de ellos en los tres 



XXII INFORME DE LA GOMISlOiN DEL CONGRESO 

reinos animal , mineral y vegetal. La parte del tratado de GeogmfUi 
del Perú será lo mas completo que tengamos ; y sin temop de 
equivocarse, puede decirse que la Geografía del Perú servirá de 
base á un tratado de su estadística, cuya necesidad diariamente 9e 
hace sentir. Resulta la conveniencia de que se protega la publica? 
cion de las obras del Doctor Paz Soldán, si se considera que otros 
peruanos se estimularían al ver que las tareas científicas son recom- 
pensadas y honradas. 

Aunque en este informe se ha contraído la Combion á bosqu^iir 
en la Geografía del Doctor Paz Soldán, la parte relativa al Vefá^ po 
por eso deja de reconocer el mérito de la parte astronómica, en la 
que ya tiene el autor adquirida su reputación; tampoco se debe 
pasar en silencio la Geografía Física, por las grandes novedades qq^ 
contiene, especialmente en lo relativo á la América Merídiona}, 

La obra sobre Cálculo Diferencial é Integral comprenda, un 
grueso volumen, enteramente corregido y pronto para dvse á la 
prensa. 

£1 Doctor Don Mariano Felipe Paz Soldán encargado de la tes- 
tamentaría de su finado hermano Don Mateo, nos ha mostrado 
estos trabajos, al mismo tiempo nos ha indicado, que por fiU pWTte 
podrá hacer algunas adiciones, aumentar la obra con un att^s. dd 
Perú y con planos de las principales ciudades. 

No hay duda pues, de que la proposición del Honpr^üble Seüor 
Tejeda debe ser admitida en cuanto al fondo ú objeto que a^ h% py^ 
puesto su ilustrado autor ; mas considerapdo \o^ térvüi^o^ en (fUi 
está concebida la proposición, traerá difíqultades y quizá uet ^ con- 
seguirán los objetos deseados. Para que se imprimieran de cueoUi 
del Estado los obras del Doctor Pa?; Soldán, seria indispensable que 
personas encargadas por ^1 Gobierno, interveniesen en la correcr 
cion y materialidad de la impresión. Los inconvenientes que de 
esto resulta, son tan palpables que nos abstenemoside puntualíiuifK 
los y ellos se evitarán con el siguiente proyecto de decreto. 

La CoNVENaoN nacional, etc. 

Atendiendo á que es un deber de la Nación proteger los talentos 
de los Peruanos que se distingan por sus servicios eu las ciencias 
y las obras de utilidad para la enseñanza pública : 



ACERCA DE LAS OBRAS DEL SEÑOR PAZ SOLDÁN. xxiii 

Decreta : 

Arl. 1** En premio á los distinguidos talentos del finado Doctor 
Don Mateo Paz Soldán, suscríbase el Estado á dos mil ejemplares de 
cada una de las obras que haya dejado inéditas y que se publiquen. 

Art. 11^ £1 Gobierno distribuirá los dos mil ejemplares entre las 
Oficinas del Estado, Colegios nacionales y Municipalidades. 

Art. 3^ Luego que se hayan impreso las citadas obras, se exami- 
narán por la Junta General de Estudios para que se adopten como 
texto de enseñanza. 

Sala de !a Comisión. Lima, á 3 de Julio de 4857. 

Justo del Mar, José Luis QüiSoiíes, Venaiício Galdos, 

Ubaldo Araita, Zenon Cuba. 

Los anteriores honrosos informes presentados á la Convención 
Nacional por la unanimidad de su Comisión quedaron sepultados 
en el polvo de sus archivos, sin que ninguno de los Congresos 
posteriores se hubiera tomado el ligero trabajo de ocuparse de un 
asunto que no puede llamarse particular. El ilustre General Castilla 
deseoso de hacer conocer á su patria en el extranjero y de fomentar 
la ilustración de todos modos, voluntariamente decretó en 23 de 
Mayo último que se imprimiera por cuenta del Estado la obra del 
finado Doctor Don Mateo Paz Soldán y que así mismo se gravara 
el mapa formado por su hermano el Doctor Don Mariano Felipe 
Paz Soldán, dando así una prueba espléndida de su entusiasmo por 
proteger la carrera del estudio \ todo cuanto contribuya al engran- 
decimiento de su patria. 



HISTORIA 



I)£ LA 



CONQUISTA DEL PERÚ 



RÁPIDA NARRACIÓN 

DEL IMPERIO DE LOS INCAS 

Y DE LA CONQUISTA 

QUE DE EL HICIERON CUATRO AVENTUREROS ESPAÑOLES 
HASTA LA MUERTE DE GONZALO PIZARRO. 



CAPITULO PRIMERO. 
MeA sener^l del Imii^rlQ Peruano. 

El Perú, este país tan afamado por su riqueza y antigua 
civilización, era el vasto imperio de los Incas ^ esto es de los 
reyes ó señores que lo dominaban, porque en su idioma tiene 
la palabra Inca este significado. 

A la llegada de los primeros conquistadores se extendia el 
Perú desde 2" latitud Norte hasta 87** latitud Sud, comprendia 
el territorio que hoy forma la República del Ecuador. En lon- 
gitud, al Oeste de Paris abarcaba, desde los 59^ 3o' hasta los 
83® 3o'. De consiguiente estaba anexo todo el Alto Perú, lla- 
mado hoy Solivia. 

No se sabe cual era su límite hacia el Este , aunque se ex- 
tendia mas allá de los confínes del territorio de las tribus bár- 
baras. 

Creen algunos que la palabra Perú viene de i5/m, nombre 
de un cacique que tenia sus estados en la costa del Pacífico ; 



xxyiii HISTORIA 

pero la historia mas admitida es la siguiente : Cuando llegaron 
los primeros Españoles a nuestra costa, preguntando por el 
nombre del país á un Indio, les contestó este, Berú; luego 
mirando al rio dijo Pelú y señalando después á los extran- 
jeros el interior del país Pirú : que entonces los dichos Espa- 
ñoles respondieron : « Acabemos que aquí todo es Perú. » 
De esta occurrencia graciosa vino el nombre que actualmente 
tiene nuestro país. 

Apenas se conoce y con incertidumbre , la historia del 
imperio peruano desde el siglo xii, en que reinó Manco Cá- 
paCy fundador y civilizador del Perú (en lengua índica, Cápac 
significa grande, poderoso). Hizo creer este memorable per- 
sonaje que era hijo del Sol y enviado por él para libertar el 
mundo de un mal genio, á cuya diabólica influencia estaba 
entregado este globo. IJevaba consigo una cuña de oro y 
decia que donde esta se internase fácilmente allí fundaria un 
pueblo. Esto sucedió cerca de la ciudad del Cuzco, razón por 
la cual fué esta la capital del imperio. 

Se dice así mismo que antes de esta época se hallaban los 
Peruanos sumidos en la mas completa barbarie y sin cono- 
cimiento de las artes útiles al hombre, como la agricultura, 
las artes mecánicas, etc. Erraban en los bosques, amanera de 
animales, sin tener una habitación fija que los abrigara de 
la inclemencia de la atmósfera. 

No cabe duda de que es una mera ficción la de suponer 
que Manco Cápac y su hermana y esposa á la vez, Mama Oc- 
lio y fueron hijos del Sol y enviados por él ; ficción inventada 
para lisonjear la .vanidad de los monarcas peruanos y para 
dar otra sanción á su autoridad , derivándola de un origen 
celeste, pues hay motivos fundados para creer que antes de 
Manco Cápac existió en el país una raza civilizada que mo- 
raba cerca del lago de Titicaca. Así lo enseña la tradición ; 
siendo ademas apoyada esta conjetura por los majestuosos 
restos de arquitectura que aim subsisten hoy dia en sus ori- 
llas, á pesar de la acción destructiva del tiempo que todo lo 



DE LA CONQUISTA DEL PEKU. xxix 

acaba ó modifica. Cual tué esta raza y de donde vino, es un 
problema que hoy, por falta de datos, será difícil resolver. 

Fortifícase mas esta conjetura con lo que aun queda en el 
Cuzco de su antigua fortaleza, de sus murallas y galerías. Es- 
tos soberbios y suntuosos edificios eran de piedra de granito 
(vulgarmente llamada/;/Wra negra 6 ala de mosca) ; pero cor- 
tadas todas las piezas no en forma regular, como hoy se acos- 
tumbra, sino en muchos ángulos, de tal manera que su unión 
con las piedras.pequeñas que ocupan los intermedios entre las 
mayores, no permite entrar el filo de un cortaplumas, á pe- 
sar de que no las une ninguna argamasa. Hay que notar tam- 
bién que la cara exterior de dichas piedras no es plana, sino 
tal cual la encontraron en el parage de donde se le condujo, 
lo que da al edificio un aspecto salvaje y rústico que no desa- 
grada. Hay algunas de estas piedras de i3 varas de largo, 6 
de ancho y 2 de grueso ; dimensiones enormes , aun hoy 
mismo que la mecánica presta tantos recursos para levantar- 
las á la grande altura á que algunas llegaban. Y adviértase 
que las canteras de donde las arrancaron distan de 4 á 1 5 le- 
guas; que hay en el intermedio quebradas profundas, rios 
caudalosos, colinas elevadas y otros muchos embarazos bien 
difíciles de vencerse ; y en fin, que su colocación exige la de- 
saparición de inmensos obstáculos, mucho mas cuando los 
Peruanos no conocian el uso del fierro , ni los principios 
de la maquinaria. 

Pero sea de esto lo que fuere, vamos á nuestro propósito. 
Manco Cápac y su muger y hermana Mama Odio [Mama 
quiere decir en- la lengua quichua Madre) enseñaron á los 
Peruanos cuanto Jes convenia para pasar la vida cómoda. 
Mama Odio les hizo conocer el arte de hilar, tejer, etc., y su 
marido el modo de construir habitaciones y labrar la tierra. 
Les hizo abandonar el culto bárbaro y sangriento á que se 
hallaban habituados, haciéndoles ver que debian rendir ho- 
menaje al Sol, por ser este brillante astro el rey de la natu- 
raleza , inculcóles las máximas de moralidad y virtud , tan 



^xx HISTORIA 

necesarias para la felicidad del hombre. De este modo, con 
muy pocas leyes , pero llenas de sabiduría y de prudencia, 
logró hacerse obedecer y reconocer como su monarca, retar- 
dando, es verdad, el progreso de las Indios, pues obligaba al 
hijo á seguir el oficio del padre. 

Este misterioso personage fundó su imperio en los alrede- 
dores del Cuzco, centro entonces de la civilización peruana 
{Cuzco, en la lengua de los Incas^ significa Ombligo). Pero 
según Humboldt , las ruinas de Tiahuanaco , son monu- 
mentos arquitectónicos anteriores al siglo XII y colocados 
en una elevada mesa. Hubo, pues, antes de Manco Cápac 
civilización en el Perú, aunque no es posible asignar la época, 
ni otros pormenores relativos á este asunto. Guando los Es- 
pañoles lo conquistaron, oyeron decir á los indígenas que 
a una raza de hombres blancos y barbudos » construyó estos 
admirables edificios ; y que mucho antes de los Incas habita- 
ban aquellos en la cordillera de los Andes. 

Un autor {Mac-Cartky, Choix de Voyages) establece que 
la civilización del Perú vino de la China : se funda en dos 
analogías que no carecen de razón sacadas de los mismas cos- 
tumbres. FiOS Peruanos tenían cuatro grandes fiestas : en la 
época de los equinoxios y en la de los solsticios, en una de 
estas el Inca en persona araba un campo sagrado ; ahora bien 
igual cosa se practica en la China, pues existen las mismas 
fiestas y en una de ellas el emperador con un arado de plata 
recorre mi campo sagrado al mismo tiempo que cada manda- 
rín en su provincia. Ademas los Quipos se encuentran en la 
China cuya escritura se llama Coue en el idioma ^el país. Han 
creido que a consecuencia de una convulsión política, el par- 
tido arrojado fué el que vino á América y fundó los Imperios 
de Méjico, Perú, etc. 

Montezinos pretende que el Perú fue poblado por los Ar- 
menios, quinientos años después del diluvio y que es el an- 
tiguo país de OJiráe Salomón, presenta una lista de loi Incas 
que difiere enteramente de la de todos los historiadores, en 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. xxxi 

ella hay, guerras, dinastías^ etc., y el origen del Cuzco, su 
población difiere de la de Garcilazo. A pesar de la ilustra- 
ción de su autor, pues conocia muy bien el quichua y viajó 
por el Perú como i5 años^ no puede negarse que todo es 
una fábula. 

Se ha dado por origen á los ludios, otros á los Persas, 
llegando el ridículo hasta suponer que Manco Capac fué un 
marinero inglés que al decir Englishman^ por corrupción 
quedó la palabra Inca Manco. No carcfce tan de fundamento 
la que los hace derivar de los Egipcios. Si se consulta los mo- 
numentos, se verá que la arquitectura es completamente egip- 
ciaca. Hay en ambos pueblos el gusto por las construcciones 
monolíticas, un estilo severo, sólido, en que predomina la 
lina recta, nada de adornos ni de curvas ; si se comparan aten- 
tamente dos monumentos, un peruano y un egipciaco, se con- 
vencerá cualquiera de la identidad que hay entre ambos. 

Don Juan Rankitig hace descender á Manco Cápac de 
Tschingis-Clian , de quien lo supone nieto. Don Mariano 
Eduardo de Rivero y otros van á buscar la cuna del imperio 
Peruano entre los Indios. Se dice que á consecuencia de las ' 
guerras entre los Brahmanes y Budhistas que terminó con la 
expulsioYi de estos últimos al norte del Asia, una parte pasó 
el estrecho dé Behring y fueron esos los jefes que fundaron 
los imperios de América. La trinidad peruana de Con^ Pa- 
chax^amojc y Viracocha es la misma de Brahma^ Vischnou y 
Schis^a. 

El sabio Humboldt, con su acostumbrada sagacidad, for.na 
de Manco Üápac este juicio : « Aunque ninguna tradición 
asigna la relación que ha podido haber existido entre la Amé- 
rica del Norte y la del Sur, la historia de ellas no está por 
eso menos llena de analogías en las revoluciones políticas y 
religiosas , de las que datan la civilización de los Aztecas , 
Muyscas y Peruanos. Hombres blancos, barbudos y de mejor 
complexión que los naturales de Anahuac, Cundinamara y 
Cuzco, aparecidos sin ninguna indicación del lugar de su na- 



xxxii HISTORIA 

cimiento, no pudieron menos de ser sacerdotes, legisladores, 
amigos de la paz y de las artes y de operan un cambio re- 
pentino en la política del país, por cuyo poderoso motivo 
los recibieron con veneración. Así, Qiietzaltoal , Bocliica y 
Manco Cápac^ son los sagrados nombres de estos misteriosos 
sacerdotes. » 

Nosotros no somos de estas opiniones y para venir en cono- 
cimiento de la primitiva civilización peruana consultaremos 
la historia. Según las investigaciones del doctor Tschudi, Ra- 
bia en el Perú tres razas distintas : la de los Chinchas^ /íyma-" 
raes y Huancar, la primera que habitaba toda la costa, la 
segunda las alturas peru-bolivianas y la última la cordillera 
entre los 9 y i4 grados de latitud sur. Este examen es fun- 
dado en el estudio de los cráneos cuyas diferencias son mar- 
cadas. 

Preguntamos ahora ¿ que debia suceder en presencia de 
tales circunstancias .^ La respuesta es muy fácil : es loque ha 
sucedido y sucederá siempre, la raza mas fuerte subyuga á 
las demás : es decir que la raza de los Aymaraes^ como 
la mas poderosa y valiente, conquistó primero á los Huancas 
y luego á los Chinchas. Según esto creemos que la civilización 
de los Incas tuvo origen en el mismo Perú, que Manco- 
Capac salió del seno de los Ayviaraes en el lago Titicaca 
que es desde donde empezó esta raza avanzando hacia el 
Norte. MancO'Cápac seria o bien el jefe de la tribu ó también 
la personificación de alguna raza, ficción muy común sobre 
todo en los pueblos en su infancia , como nos lo manifiesta 
la historia antigua. 

Una de las razones que nos convence mas de lo que asen- 
mos es : que no puede concebirse que un extrangero ya sea 
sacerdote Budista o principe Tártaro, etc., que no conocia 
por consiguiente bien el idioma, costumbres, el carácter del 
país, pudo subyugar á un pueblo, hacerse creer hijo del Sol, 
dictarle leyes y ejercer el mas crudo despotismo aunque con 
la dulzura paternal ? £1 que tales cosas consigue no pudo 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. xxxin 

dejar de ser nacido en el seno de la sociedad misma, ha- 
blando el idioma y con los mismos hábitos, etc. Otro hecho 
que corrobora lo que decimos está en el idioma de los bicas : 
ellos, se dice, tenian una lengua que el pueblo no la enten- 
día, la. que creemos sea el aymará que hablaban entre sí, 
mientras el resto del pueblo hablaba el quichua. 

Reasumiendo lo dicho : creemos que en el Perú hubo 
una población antes de Manco-Cápac ^ que tenia institucio- 
nes, etc, como lo manifiestan las ruinas de Tiahuanaco 
Jiuánuco Viejo y los Jeroglíficos del alto de la Caldera que no 
son del tiempo de los Incas : que en estos imperios unos se 
sucedían a los otros como consecuencia natural de los hechos 
y que uno de estos el de los Incas fué el último que se esta- 
bleció, él que poco á poco absorvió á los demás : y que des- 
pués para ocultar el origen de la dinastía, dar una mayor 
sandon y respeto á su autoridad se inventó la fábula de que 
se apareció en el lago de Titicaca siendo hijo del Sol . 

Creemos que ha provenido la gran obscuridad que reina 
todavía sobre los primitivos tiempos del Perú , en ir a bus- 
car su origen en Palestina, Egipto ó el Asia central , cuando 
creemos que está en el mismo Perú. Sea de esto lo que fuere, 
es indudable que Manco-Capac debe ser colocado entre los 
grandes genios de la humanidad, pues fué para los Peruanos 
lo que Solón y Licurgo para los Griegos, Numa para los Ro- 
manos, Mahoma para los Árabes, esto es un hombre superior 
que por su elevada inteligencia y gran corazón se sobrepone 
y subyuga á los demás. Y en verdad que inmensa debía ser 
la inteligencia del que se hace creer venido del cielo, domina 
á un pueblo y con leyes llenas de prudencia y sabiduría 
funda del modo mas suave un imperio de los mas despó- 
ticos y poderosos que nos hace mención la historia de la 
humanidad. 

Rápido y asombroso fué el progreso de la civilización de 
los Peruanos bajo el imperio de Manco Cápac y de sus suce- 
sores ; pero desgraciadamente no pasó de cierto estado, por 



TOH. 1. 



V 



XXXIV HI&E(»UA 

convenirles asi á los monarcas. En ninguna parte de AmeÉica 
llegó la agricultura á un estado mas floreciente^ Dabajoh el 
ejemplo los mismos Incas trabajando con su proprios manos 
un campo en el Cuzco. 

Debieron haber poseido los Peruanos algún medio mecá- 
nico de gran fuerza para arrastrar en largas distancias, elevar 
y colocar las inmensas piedras de granito de sus templos y 
otros edifícios públicos. 

El espléndido templo del Sol en Pachacamac, el palacio de 
los Incas en el Cuzco, la fortaleza de esta ciudad y los dos 
grandes caminos de i ,5oo millas de Largo que de ella partían, 
para Quito y después para Chile, el uno por entre montañas 
y precipicios y el otro á lo largo de la costa, son, hoy mismo 
que se conoce bien la mecánica y otras artes, obras colosales 
que llenan el espíritu de asombro y admiración. A distanidias 
convenientes habia depósitos de los r^utsos necesarios» para 
la comodidad de los lucas y puentes de cuerdas para atrave- 
sar los rios desde los Andes hasta el Mar Occidental^ Pero 
nada eS: mas asombroso en estos y otros camáio^ qpM tos 
insuperables obstáculos que para su formación tuviercm^ qji^ 
vencer, haciendo inmensos terraplenes, largps y andUasi ^Or 
cavones y otros muchos trabajos ^ todos erizados de 4^fíeul- 
tades« 

[^os acueductos ó acequias de los Peruanos smk de una 
prodigiosa extensión y á veces subterráneos, conuí uno que 
habia en Nazca de considerable extensión. Atediante djps 
regaban los terrenos á Los que negó el agua la naturalaza. 

Hallábanse también los Peruanos á la vanguardia de los 
otros pueblos americanos en el arte de labrar la» pie4r%i 
preciosas y en la minería. 

En los jardines imperiales del Cuzco habían adornos^ ár- 
boles y arbustos de oro y plata, de una hechuri^ exjqwska. 
Hacian también de estos metales los vasos y otros utensilios 
domésticos y sus espejos de piedra tenian un pulimento que 
asombra. Mediante una mezcla de metales, obtenían una tan 



DE LA C0N<ÍÜÍ8TA DEL PERÚ. xxxv 

duro como el fierro, del que se valian para sus herramientas. 
A pesar de esto, carecian de las herramientas indispensables 
para las artes mecánicas; y su mejor artefacto apenas excede 
en perfección á los que elaboran pueblos que recien co- 
mienzan á salir de la barbarie. 

La pintura, escultura y arte de gravar, no merecieron 
grande consideración de los Peruanos ; aunque no descono- 
cian las pinturas simbólicas, eran sin embargo en esto muy 
inferiores á los Mejicanos. 

Su escritura se hacia con hilos de varios colores, en los 
que echaban nudos para escribir alguna cosa 6 para prac- 
ticar aas cálculos. Estos hilos se llamaban Quipos. 

Harto^ imperfectos fueron sus conocimientos en astronomía; 
señalaban los solsticios de invierno y verano en altas torres 
que levantaron en el Cuzco hacia el Este y el Oeste. Así 
nsúmo observaron los equinoxios; y celebraron el paso del 
uA por el zenit con una solemne fiesta en el templo de este 
luminar, al que la dedicarcm. 

8us mese» estaban arreglados á la luna y llamaban á las 
semanas cuartos de luna. Como todos los pueblos no muy 
avanzadoa en civilización, se alarmaban demasiado con un 
eclipse de sol ó de luna, pues interpretaban este tan natural 
fenómeno como una muestra de las iras celestes. 

El gobierno de los Incas era teocrático, pues ejercían á la 
vez el dominio temporal y el divino. El Sol, objeto de su 
suprema adoración, era reputado como Padre de ellos, por 
haberlo sido de Manco Cápac, de quien descendían por línea 
recta. También adoraban a Pachacamac ^ porque él había 
creado á los Peruanos. Después del Sol, el Inca era el objeto 
de la veneración general. 

Los crímenes eran castigados casi siempre con la pena de 
muerte ; y al que intentaba hacer revolución se le mutilaba 
un miembro ó la cara. 

Había vírgenes ó vestales destinadas al culto del Sol ; y si 
Alguna de ellas era violada, la enterraban viva, dando al 



XXXVI HISTORIA 

mismo tiempo al violador la mas espantosa muerte. A pesar 
de tanto rigor, no conocían en su culto religioso la san- 
grienta ceremonia de inmolar víctimas humanas, como los 
Mejicanos. El terrible dios Moloch no ejercia en el Perú la 
influencia que tenia en el imperio Mejicano y nunca los 
altares del Sol se mancharon con sangre humana , pues se 
ofrecia en ellos como holocausto, á lo mas, miembros de ani* 
males. 

En todos los actos y guerras de los Peruanos se notó siem- 
pre suma suavidad de carácter ; aunque es asombroso como 
en la muerte de un monarca se acostumbraba enterrar vivos 
á algunos Indios para la solemnidad del acto fúnebre, lle- 
gando á mil el número de estas victimas en el entierro de 
Huayna Cápac. 

El oro y la plata solo servian para adornos y utensilios de 
templos, palacios y casas; pero no para medios de circula- 
ción. Los productos de la tierra eran comunes y se dividían 
en tres partes que se distribuían de este modo : la i* para el 
Sol y servia para sostener los sacerdotes , vírgenes y otros 
fines religiosos ; la 2* para el procomunal ; la 3' para el Inca 
y su familia. La parte del pueblo se dividía en partes iguales, 
es áeúv per capita. 

Los Incas y la familia real hablaban un idioma especial 
que solo ellos poseían : el idioma del pueblo es el que, mas 
ó menos adulterado, se llama hoy dia Quichua. 

Los Incas tenian, á manera de los sultanes de Turquía, 
una esposa cuyo hijo primogénito era el heredero de la co- 
rona y varias concubinas. Aquella se llamaba Coya^ esto es^ 
reina legítima. Los AmautaSy ó sabios, educaban al príncipe 
real, enseñándole cuanta ciencia sabian ; y en especial las 
relativas á la religión. I^a Coya era buscada entre las herma- 
nas del Inca con preferencia á otras, para que no se mezclase 
la dinastía. 

El ramo militar era uno de los que se enseñaba con prefe- 
renda al príncipe heredero de la corona. A los i6 años da- 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. xxxra 

ban examen público los nobles estudiantes para ser recibidos 
de lo que llamamos nosotros caballeros. 

En cada ciudad ó pueblo habia tribunales de justicia, com- 
puestos de magistrados que en asuntos leves tenian jurisdic- 
ción bastante ; pero que cuando los negocios ó causas eran 
graves las resolvían jueces superiores, que por lo común eran 
los gobernadores de los distritos. Estos eran nombrados y 
removidos ad íibitum por el Inca y debian sentenciar todo 
pleito en el termino de cinco dias y no habia el recurso de 
apelación. Se tomaban medidas muy serias para averiguar si 
los jueces obraban ó no bien y de vez en cuando se hacian 
visitas con este objeto por una comisión que al efecto se 
nombraba. El castigo del juez que delinquia en su oficio era 
ejemplar. Debian ademas los jueces inferiores dar cuenta 
mensual á los superiores de las causas que ante ellos pendian, 
estos á su vez la daban á los virreyes , para que de allí pa- 
sase el conocimiento á los Incas^ para corregir los abusos que 
notase. 

Las leyes eran pocas; pero muy severas, casi todas sobre 
asuntos criminales. El asesinato, hurto y adulterio eran cas- 
tigados con pena capital. Igual pena se aplicaba á los blasfe- 
mos contra el Sol y á los que maldecían al Inca. También 
se castigaba con severidad al que quitaba los linderos de 
las heredades, al que variaba el curso del agua para apro- 
vecharla en su favor, al que quemaba una cosa. Quemar un 
puente era delito de muerte ; y cuando una ciudad ó provin- 
cia se revolucionaba, se le asolaba y exterminaba. No habia 
crimen mas horrendo que la insurrecion contra el <c Hijo del 
Sol. » 

Todas las leyes emanaban del Inca, quien tenia misión di- 
vina, por lo cual la infracción de una ley, á mas de ser un 
delito contra el trono, lo era contra la divinidad y de con- 
siguiente se reputaba como sacrilegio. La falta de apelación 
en las causas prueba un atraso de civilización ; sin embargo, 
todas las causas entre los Peruanos eran solo criminales , en 



xuviii HIBTORIA 

las que por no haber gradación de penas y delitos, no bmbia 
como equivocarse en la resolución. 

Mandaba la ley que todo Peruano, llegado á cierta edad, 
se casase, en cuyo caso se le asignaba un trozo de tierras para 
su mantenimiento y el de su esposa ; otro por cada hijo Ta^ 
ron y la mitad por ima hija. Se recorrían anualmente para 
modificarse, estos repartos. Se observaba lo migmo respecto 
de los Curacas (gobernadores), á quienes se les asignaba el 
terreno según el rango. Esta era una verdaifera y eficaz 1^ 
agraria. 

Serie de los monarcas Incas, 

I. Manco-CdpaCj comenzó su reino en 1021, murió en 1062, á los 

4o años de su reinado. 

II. Sinchi'Rocca y reinó 3o años, desde io6a hasta 1091. 

III. Lloqque-Yupanqui y reinó 35 años, desde 1091 basta iia6. 
lY. Mayta-Cápac ^ reinó desde iia6 hasta 11 56, esto es SoaSos. 

V. Capac-Yupanqui j reinó desde 11 56 hasta 1197, esto es 4i aSoi» 

VI. Inca'Roccaj se coronó en 1197 y murió en 12491 esto es 5i aios 

de reinado. 

YU. Yahuar-Huaccac j reinó 4o años, desde 1249 hasta 1296, siete de 
estos años vivió como particular, después de haber renunciado en 
1289 en favor de su hijo f^iraccocha, 

VIH. Firaccocha^ comenzó su reinado en 1289 7 murió en i34o. Anunció 
la ruina del Imperio Peruano y la .invasión de hombres Uau^os 
y barbudos. Su hijo Inca^Urco solo reinó 11 dias» sieodo de- 
puesto por los Nobles por insensato é incapaz de mando. 

IX. Titu-Manco-CápaoPachacutec y entró en el mando en i34o, reinó 

60 años y murió en i4oo á los io3 años de edad. 

X. Yupanquij reinó desde i4oo hasta 1439. 

XI. Tupac^Yupanqui se coronó en i439 y murió en i475 á los 36 años 
de su reinado. 

XII. HitajriM'CápaCy empezó su reinado en i475, reinó 5o «ños y murió 

en 1 525. Es el mas grande Monarca Peruano. 

XIII. Huáscar^ se coronó en i526, reinó 7 años y murió en i532. 

XIV. Atahuallpa 6 Ata^falwa^ comenzó su reinado en i532, gobernó i año 

y 4 meses en todo el Imperio y seis años en solo Quito. Ya habla- 
i*émos de su muerte. 



DE LA ÍXMHQÜBTA DEL PERÚ. jaxn 

Esta relación esta sacada de Garcilazo; pero un manuscrito 
Aú siglo 1 6 da la siguiente razón del tiempo de reinado de 
cada Inca y época en que comenzó. 

Reinó. Murió. 

Manco-Cápac 36 años. io54 

Si wflLi - i to c o ii 3o -=- 1084 

Lloqque- Ytipüwqm . . ¿ 3o -^ iii4 

Mayta-Cápac 38 — ii52 

Ci^ae-Yupaoqui 4^ — 1194 

Inca-Kocca 52 — 1246 

Yahuar-Hualscac 35 — 1281 

Vírapcocha 52 — i333 

PachBeuHec 52 -^ i3S5 

Y«qpanq«í . . . . li ^o — «425 

Tupax^-Yi^anquL 4S — 1470 

Huajoa-Cápac 5o — i52o 

Huáscar 8 — i52á 

Atahuallpa • 2 — i533 

Conquistado el Perú por P izan o coronó, por convenir así 
á sus miras á MancOj hermano de atahuallpa, que reinó en 
apariencia hasta i553. Tuvo tres hijos : Sayri^Tupac, Cusí- 
tita Vupanqui y Tupa£-y4maru. Este último fué decapitado 
en el Cuzco en 1671, por orden de D. Francisco Toledo, 
50 Virrey del Peini. 

El carácter naturalmente suave de los Peruanos ; el haber 
existido su imperio sin ciudades construidas en forma, pues 
cada familia vivia en su choza á gran distancia de las otras ; 
y las discordias intestinas que se suscitaron entre los indivi- 
duos de la familia real que se creian con derecho al mando , 
pusieron al imperio en tal estado de debilidad que cuatro 
Españoles aventureros, sin mas recursos que su audacia, ni 
mas móvil que la sed de oro, lo conquistaron con suma faci- 
lidad y en poco tiempo se enseñorearon en él. 



ZL HISTORIA 



CAPITULO II. 



Desde el deflcubiimieiito del Hiur del Sur luMrt» la llegada 

de l€Mi espaAoles á €»jMMiiure»« 



En 1 5 1 2 el Español Vasco Nuñez de Balboa, Gobernador 
del territorio de Darien, acompañado de 190 Españoles y de 
1,000 Indios, tuvo la audacia de atravesar la montañosa 
extensión del itsmo de Panamá ; siendo tan grandes las difi- 
cultades que en su paso encontró, que en el corto espacio de 
10 á i5 leguas, ancho de dicho istmo, le fué preciso emplear 
a5 dias. ¡ Raro sufrimiento ! Al fin , desde una montaña di- 
visó el Pacífico y avanzando hasta la misma ribera con es- 
pada en mano y broquel, tomó posesión, á nombre del Rey 
de España, con tono caballerezco, de este mar desconocido 
con todo loque contenia. 

A este mismo tiempo recibió noticias dignas de fe sobre 
la existencia del grande Imperio Peruano , abundante en 
oro y en un estado muy avanzado de civilización. Balboa 
llamó golfo de San Miguel la bahía del grande Océano en 
que lo reconoció. Francisco Pizarro le acompañó en esta 
aventura. 

Andogoya, enviado por Pedraria^, Gobernador del dis- 
trito de Darien , para reconocer hacia el Sur de Panamá 
todo el territorio volvió en 1 622 trayendo la confirmación de 
los rumores que corrían sobre la opulencia de un grande 
imperio situado al Sur. Esto enardeció mas el espírítu y 
codicia de Pizarro, quien por otra parte quería igualar en 
gloria á Hernán Cortés, que á la sazón habia completado la 
conquista del opulento Imperio Mejicano. Ademas, en esa 
época no se hablaba en Panamá sino de expediciones al Sur, 
por las grandes esperanzas que todos habían concebido de 



DE LA CONQUISTA DEL PERÜ. xu 

enriquecerse. La obra era muy difícil y los recursos escasí- 
simos; así es que para lograr su objeto, después de una pri- 
mera expedición bien fatigosa y sin provecho, se reunió con 
Diego Almagro, hombre de humilde nacimiento ; pero sol- 
dado valiente , franco y generoso y con el Padre Hernando 
Luque, quien proporcionó 20,000 pesos en numerario. Ce- 
lebraron un convenio en virtud del cual debian partirse por 
igual los tres socios de los terrenos que descubriesen. 

No es posible en esta rápida ojeada describir los porme- 
nores de la meditada expedición al Sur, nos bastará decir 
que con 112 hombres emprendieron el viaje en 1624 ¡ es- 
tupenda audacia ! . Pocos hombres habrán tenido mas va- 
lor, carácter y firmeza de ánimo para sufrir las fatigas que 
Francisco Pizarro. Aunque humilde de nacimiento y por- 
cpierizo en sus primeros años, sus pensamientos eran siempre 
elevados como los del héroe y sus planes llevados á cabo 
cualesquiera que fueren los sacrificios que para ello se nece- 
sitase hacer. !Ni él , ni Almagro sabian leer ni escribir, lo 
que prueba que el genio vuela con sus propias alas. 

£1 resultado de la expedición fué muy desfavorable, pues 
Pizarro que salió en un buque con alguna gente antes que 
Alma^gro que debia seguirlo , después de tocar en varios 
puntos de la costa, desembarcó en el rio « Esmeraldas s) á 
i5' lat. N. Se internó en el bosque hasta que se encontró 
con un pueblo de Indios bravos que le causaron muchos 
males y aun la muerte de algunos de sus soldados, obligán- 
dole á retirarse y refugiarse en la estéril isla del Gallo , en 
donde hambre, la desnudez y las tempestades tenian á su 
gente en un estado de completo abatimiento. Gracias á un 
auxilio venido de Panamá, que sino habrían indudablemente 
sucumbido. Solo el ánimo de Pizarro se hallaba mas y mas 
firme, despreciando todas estas penalidades y ocupado solo 
de su dorado sueño, de la conquista del Perú. 

Entretanto Almagro habia venido desde Panamá reco- 
rriendo todos los puntos notables de la costa por ver si en- 



contraba á Pharro. Sigmo su rambo tvatfta €l río San Jimn 
y no hallándolo allí , «iipuso qtie «stafría ya de regr^ao en 
Panamá por lo que se voItíó á aqfml punto. SÜ piloto que 
dirigia las naves de la expedieion era un tal Ruiz > hombre 
inteligente y lleno de honratlez y sagacidad. 

Acosado al fin Pizarro en el peñón árido de la Isla de<Smilo 
por todas las calamidades posibles, resolvió trasladarse á la 
isla de la Gorgona, distante de aquella d5 leguas al Norte^ 
pero provista de buena agua y alimentos. Poo^ ántn ll^ó 
el buque deseado trayendo provisiones, aitnas y pertrechos ; 
pero no refuerzos que tanto se necesitaba. Siete fueron ios 
meses que permaneció en la isla del Oallo y mx gente sucum* 
bia ya á la hambre, desnudez é indemencia de la atmósfera. 
Se necesitaba una alma de fierro para «sobrdlew tanta ftitíga 
sin entregarse á la desesperación. 

Continuando Pizarro su viaje en pos del fnperio Peruano, 
salió de la Gorgona con dirección á Túmbez ; y después de 
tocar algunos puntos de la costa, ancló al fin en ia halria 
de Túmbez^ con grande asombro y admiración de ios na*» 
turales , quienes le proporcionaron plátanos, papas, yacas, 
maiz , pinas y otros frutos exquisitos que produce este pais 
y también pescado y caza. Hízoles comprender que no había 
contra ellos intenciones hostiles y antes por el contrario de- 
seo de entrar con ellos en amistosos convenios. 

Hallábase á la sazón en Túmbez un Indio noble Pemano, 
cuya curiosidad se excitó en extremo por saber de donde y á 
qué habia venido Pizarro. Respondióle este : <c Soy vasallo 
de un gran monarca, el mas poderoso del mundo; y he 
venido á este país á asegurar en él su legítima supremacía. 
Vengo también á sacar á sus habitantes de las tinieblas de la 
incredulidad en que hoy yacen y á enseñarles á venerar al 
Dios verdadero. » Esto sucedió á bordo del buque español 
que fueron á visitar varios personajes de Túmbez y Pizarro 
regaló al Indio una hacha que lo llenó de admiración, porque 
ni en el Perú, ni en Méjico conocian el fierro. 



DE LA CONQDiSTA DEL PERÚ. xuu 

\'arias é impdrtantes escenas pasaron en Túmbez entre los 
indígensift y los emisarios de Pizarra que ñieron tratados 
con esplendidez. Túmbez en aquella época era una ciudad 
muy impcxtante y poblada, por ser la llave de lo que hoy es 
el Ecuador que hid)ian conquistado los Incas. Así es que la 
fortificaron con triple muralla y Huajrna Cápac hizo cons- 
truir un ntfignMco templo del Sol y una casa para las ves- 
tales. 

Impuesto pues Pizarro de cuanto con venia a su plan zarpó 
de Túmbez, con dirección al Sur; dobló el Cabo Blanco y 
llegó al fin á Payta en donde pasó poco tiempo. De allí siguió 
su camino, dobló la Punta de Aguja y continuó á lo largo de 
la costa hacia el Este, sin perder ni un instante de vista la 
gigantesca cadena de los Andes^ que á medida que él navegaba 
a igual distancia de la costa en dirección al Sur, <c le pre- 
sentaba cumbre tras cumbre con sus estupendas crestas de 
hielo, como un inmenso Océano que se hubiese detenido y 
congelado de repente en medio de su tumultuosa carrera. » 
Tal es la elocuaite pintura que de esta marcha hace el admi- 
rable historiador Prescott. En cuantos puntos de la costa tocó 
Pizarro fué recibido con mucha benevolencia y agasajo ; y en 
todos dios le confirmaron la noticia de la existenda del rico 
Imperio de los Incas, en el que brillaban con profusión el 
oro y la plata. 

En muchos puntos de la costa en que desembarcaron vie- 
ron el gran camino que corria hacia Quito á lo largo de la 
costa. Aim se ven hoy dia algunos restos. Tocó Pizarro en el 
puerto de Santa. 

Cuando se hallaron á 9^ latitud Sur, los compañeros de Pi- 
zarro le suplicaron que regresase, supuesto que se habia jus- 
tificado plenamente la existencia del imperio deseado, pero 
sin que hubiese medios ni tropa bastante que conquistarlo. 
El capitán se sometió al consejo y lo verificó, recorriendo 
casi los mismos puntos en que estuvo á su venida. Tomó en 
Túmbez dos Indios, uno de los cuales le llamaron los Españo- 



xuv HISTORIA 

les Felipülo y que hace un gran papel en la historia presente. 
Llegó á Panamá un año y medio después que de allí hubo 
salido para el Sur. 

Como el gobernador Rios se negase á dar protección á la 
empresa de conquistar el Perú, resolvieron los tres socios : 
que Pizarra^ cuya elocuencia y buena figura eran aparentes 
para representar un gran papel, fuese á pedirla á la misma 
corona de España. Reunieron con este fin i ,5oo pesos de oro 
y en I Saa partió Pizarro para la Península llevando algunos 
objetos de oro y plata que obtuvo en su expedición, dos lla- 
mas y algunos indígenas, todo como muestra de la realidad 
de sus propósitos. 

Llegó Pizarro á Sevilla después de un feliz viaje; pero su- 
frió la desgracia de ser encarcelado alh' por deuda que tenia 
en favor de uno que antes estuvo en Darien llamado Enciso. 
La Corte, sabedora de que su viaje tenia un interés notable 
en favor de la España, le hizo poner luego en libertad. Pre- 
sentóse en seguida á Carlos V por quien fué benévolamente 
acogido y recomendado á la Audiencia de Indias. Le hizo una 
pintura viva y animada de sus viajes y del nuevo imperio 
que trataba de conquistar. 

Consiguió después de muchas fatigas en a6 de Julio de 1 629 
la memorable capitulación que enciferra los poderes y privi- 
legios de Pizarro. En este documento se le asegura el derecho 
de descubrimiento y conquista del Perú, hasta la distancia 
de 200 leguas al Sur del rio Santiago : el título de Goberna- 
dor y Capitán General de la provincia, juntamente con los 
de Adelantado y Alguacil Mayor para toda su vida, con un 
sueldo de 725,000 maravedís y la obligación de mantener á 
ciertos oficiales y servidores correspondientes á la dignidad 
de su rango. Así mismo se le concedió el derecho de cons- 
truir ciertas fortalezas, con absoluto dominio de ellas : seña- 
lar encomiendas de Indios, con la restricción que indicase la 
ley y en fin, el ejercicio de casi todas las prerogativas anexas 
á la autoridad de un Virrey. 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. xlv 

Nombróse á Almagro Comandante de la fortaleza de Túm- 
bez con un sueldo de 3oo,ooo maravedís y se le hizo también 
Hidalgo. 

Al Padre Luque se le dio el nombramiento de Obispo 
de Túmbez con sueldo anual de i ooo ducados , que debian 
salir, como los otros sueldos, de las rentas del país conquis- 
tado. A Ruiz se le nombró Gran Piloto del Océano, con buen 
sueldo. A Candía un Griego , que acompañó á Pizarro en 
sus expediciones y también á España, se le hizo Comandante 
de la artillería ; y á los 1 1 individuos que en la isla del Gallo 
juraron antes morir que abandonar á su jefe se les hizo hi- 
dalgos y caballeros. 

Zarate nos ha conservado los nombres de estos trece 
héroes : Cristoval de Peralta ^ Nicolás de Ribera, Domingo 
de Sera-Luce, Francisco de Cuellar, Pedro de Candia, Alonso 
de Molina , Pedro Alcon , Garda de Jerez , Antonio de Ca- 
rrion , Alonso Briceño , Martin de Paz , Juan de la Torr^ y 
Bartolomé Ruiz ^ piloto. 

Se acusa á Pizarro de no haber conseguido en favor de su 
socio Almagro el título de Adelantado, como habian conve- 
nido y de acumular en su persona cuantos títulos y prero- 
gativas le fué posible alcanzar. No se sabe si hubo en esto 
mala íe, ó dificultad de conseguir dicho título ; pero es pro- 
bable que Pizarro no puso todo el empeño que debiera. 

Ebdgióse á Pizarro que tratase bien á los Indios y con su- 
jeción a las leyes vigentes y que llevase consigo algunos ecle- 
siásticos para la conversión de aquellos : pero no abogados 
ni escribanos, de temor que fuesen á turbar la tranquilidad de 
las nuevas colonias. 

Habiendo logrado Pizarro cuanto podia desear para su me- 
ditada empresa, le faltaba levantar en el término de G meses 
la fuerza equipada de aSo hombres , conforme á lo estipu- 
lado en la capitulación. Con esta mira se dirigió á Trujillo, 
pueblo de su nacimiento en Estremadura ; pero ni las des- 
cripciones agradables del nuevo país, ni su oro, ni sus belle- 



XLTi HISTORIA 

zas, le procuraron un soldado. Se asegura que Cortés ^ que 
se hallaba allí á la sazón, que era su paisano y pariente, le 
proporcionó recursos pecuniarios que no habría podido har 
llar en ningima parte. 

En fin, con la gente que pudo reunir, salió Pizarra de Sevilla, 
en Enero de i53o, en su buque, dejando allí á su hermano 
Hernando con otros dos para que se fuese á reunir en la isla 
de la Gomera, una de las Cananas. Hízolo así, porque temió 
que la Audiencia de Indias le embarazase su partida, por no 
haber él cumplido exactamente con lo estipulado en la capi- 
tulación. 

Reunido Pizarro con su hermano Hernando en la Gomera, 
zarparon para el Occidente y después de un viaje feliz, arriva- 
ron a Santa-Marta^ en donde vinieron á buscarle sus otros 
dos socios para saber el resultado de su convenio con la Es- 
{)aña. Poco satisfecho Almagro de la relación de Pizarro, 
pufes creia que este habia usado de pérfidas intrigas contra él 
en la corte, le expresó sus quejas y le recordó sus ofertas al 
partir para España. 

Pizarro trató de satisfacerlo haciéndole presente que no se 
pudo conseguir lo ofrecido á pesar de sus esfuerzos. Casi es- 
taba aplacado Almagro y hasta cierto punto satisfecho de la 
buena fe de Pizarro; pero Hernando su hermano, hombre 
díscolo y de mal carácter, lo descompuso todo, queriendo 
tratar al valiente veterano con cierta especie de desprecio que 
lo indignó en alto grado. Así es que al retirarse para Panamá 
no habia ya buena armonía entre los dos valientes héroes 
de la expedición al Sur. Felizmente el R. Luque logró recon- 
ciliarlos, aunque esta reconciliación aparente no podia cica- 
trizar la honda herida de Almagro, que se creia altamente 
burlado por su compañero. Este, por su parte, le ofreció 
renunciar en su favor el título de Adelantado y recomen- 
darlo al Emperador para la aprobación. 

Reunidos algunos de la primera expedición al Sur y otros 
dispersos que se hallaban en Nicaragua, á los soldados que 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. xwrii 

traja Pizctrra de E^ña , moBtaba toda la fuerza de este á 
180 hombres y 27 caballos. Este puñado de hombres era el 
destinado á conquistar un vasto y populoso imperio ! 

Después de la bendición del estandarte real y de la ban- 
dera de la campaña en la catedral de Panamá y de darse la 
comunión á todos los expedicionarios, se embarcaron en los 
prinieros dias de Eoero de 1 53 1 para la proyectada empresa 
y partieron del puerto de aquella ciudad con dirección a 
Túmbez, lo que se los impedid el viento y las corrientes ; así 
eK que» tiAviet^aa que desembarcar á los 1 3 dias en el puerto 
de San Mateo y seguir el viaje á lo largo de la costa , a la 
¥et qiielQft buques avanzasen á cierta distancia. 

PvQiigiiieodQ el viaje, llegarcoa al golfo del río de Guayaquil 
y M^ la iskt de la Puna que presenta todas las comodidades 
de re&esco parala tropa ; hicieron su campamento, mientras 
paraban las agua^y recibían refuerzos de Panamá* Ixis natu- 
niJes d^-esU isla los atacairoavarías^ veces y los tenian en con- 
tijxMji aUyriaa;. Al fin, llegaron de Panamá dos buques condu- 
cieudo^ loa voluntarios ^ refuerzo de consideración , si se 
ati^^ al total de fuerzan con que salió Pizarro de aquella 
ciadjid^ 

Para felicidad de Pizarro el pais de sus aspiraciones estaba 
entregado a la mas espantosa guerra civil, circunstancia que 
facilitaba mucho la ejecución de su plaa de conquista. El afa- 
mado Inca Tupac Vupanqui, que habia extendido sus domi- 
nios hasta Chile por el sur y hasta Quito por el norte, murió 
á fines del siglo XV ; y su hijo y sucesor Huayiia Cápac, de 
gran valor, talento y prendas políticas, se ocupaba en mejo- 
rar el país en todos sus ramos con infatigable constancia. Es 
uno de los mayores monarcas del Imperio Peruano, bajo to- 
dos respectos y digno sucesor de su padre, bajo cuyas ór- 
denes, militó. Murió 10 anos antes que Balboa reconociese el 
grafio Océano Pacífico y teniendo ya noticias de la invasión 
española^ que le causó grandes alarmas^ porque conocia la 
superioridad de los invasores en valor y en armas ^ como lo 



XLViii HISTOBIA 

expuso antes de morir, anunciando á los nobles k destruc- 
ción del imperio por esa raza de extranjeros blancos y bar- 
budos. 

Huáscar (^Jerez le llama Cuzco) era el heredero del Im- 
perio Peruano , por ser el hijo legítimo de Huajma Cdpiíc; 
pero este amaba mas que á todos sus hijos á Atahuallpa, 
habido en la hija del último Scyri de Quito. Así es que , al 
morir, dejó á este el reino de Quito y á Huáscar el del Perú. 
Se supone que la muerte de este Inca sucedió en i525. Re- 
sidió en Quito en los últimos años de su vida y embelleció 
esta ciudad con varios edificios públicos. 

Poco tiempo duró la buena inteligencia y armonía entre los 
dos herederos del trono, no por culpa de Huáscar que era 
generoso y pacífico, sino por la de Atahuallpa, cuyo carácter 
belicoso, atrevido y ambicioso, no le permitían sujetarse á 
sus dominios y le impulsaban á nuevas conquistas. 

Rotas al fin las hostilidades entre los dos hermanos, en- 
viaron cada uno su ejército y en las faldas del gran Chim- 
borazo tuvo lugar un furioso combate en el que triunfó 
Atahuallpa. Cometió en seguida mil crueldades y arrasó la 
ciudad de Tomebamba en la que pasó á cuchillo á sus habi- 
tantes. Hizo lo mismo en otros puntos de su tránsito, mani- 
festando así su vengativo y cruel corazón, en el que no cabia 
la piedad ni la consideración de sexos y edades. 

Siguió su marcha triunfal hasta Cajamarca, en donde se 
detuvo con una parte de sus fuerzas, pues el grueso de ellas 
marchaba hacia el Cuzco bajo las órdenes de dos de sus mas 
expertos generales. 

Huáscar, sabedor de su derrota en Ambato, resolvió, por 
consejo de los sacerdotes, esperar á su enemigo cerca de la 
capital con un fuerte ejército que al efecto levantó. 

Avistáronse ambos ejércitos en Quipaypan, muy cerca del 
Cuzco y trabado un combate muy reñido, salió triunfante 
Atahuallpa, merced á la mejor disciplina de sus tropas y á la 
experiencia que tenían del arte de la guerra. Cayó Huáscar 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. xux 

prisionero en este combate y los jefes vencedores marcharon 
al Cuzco ¿tomar posesión de él á nombre de su soberano. 
Sucedió todo esto en la primavera de i532, esto es pocos 
meses antes de que entrasen los Españoles en el país. Ata^ 
hiuiUpa, luego que supo estas noticias, ordenó que á su 
hermano se le tratase como merecia su persona y rango ; pero 
que se le asegurase en la fortaleza de Jauja. 

Cometió Aiahuallpa el crimen mas nefando haciendo asesi- 
nar en el Cuzco á todos los Incas nobles, que los hizo reunir 
bajo el pretexto de zanjar las cuestiones con su hermano. 
Esta inaudita maldad no tuvo mas fin que eliminar á cuantos 
pudieran hacer sombra al ilegitimo Aiahuallpa. Los asesinos 
fueron naturales de Quito. Exteiminó á todos los individuos 
en cuyas venas corria sangre Inca, sin perdonar en la matanza 
á sus hermanos ilegitimos como él, á las mujeres de la fami- 
lia real, á sus tías, sobrinas y primas, todo esto con los mas 
espantosos tormentos. Para colmo de crueldad, se hizo pre- 
senciar varios de estos horrendos crímenes al mismo Haáscar, 
inclusive el asesinato de sus mujeres y hermanas. ¡¡¡Espanta 
tan horrible sed de sangre!!! Sin embargo, duda Prescott 
de la realidad del hecho fundado en razones que convencen ; 
entre otras, la de haber dejado con vida á Huáscar y á su 
hermano menor Manco Cápac y rivales mas poderosos para 
sus miras, que cuantos se dice hizo degollar. 

Como es de suponer, se celebró en Cajamarca el triunfo del 
modo mas solemne, sin calcular que se acercaba la ruina del 
Imperio Peruano. 

Hallándose en este estado de crisis los asuntos de los Incas, 
creyó Pizarro oportuno dejar la Puna y continuar su marcha. 
Con efecto : entró en el puerto de Túmbez sin resistencia for- 
mal de parte de los Indios, aunque si al través de algunas 
hostilidades. Pasó en seguida con un destacamento de tropas 
á la ciudad, que encontró desierta, casi enteramente arrui- 
nada y desmantdada. Los habitantes habian huido alas mon- 
tañas y bosques. Trató en seguida de reconocer el interior 



TOM. I« 



Z HISTOMA 

del páis y al intento se puso en marcha con parte de sus 
. fuerzas, recibiendo en su camino muchas pruebas de hospi- 
talidad de los indígenas. Encontró que el valle de Jungarala, 
3o leguas al Sur de Túmbez, era el mas conveniente para esta- 
blecer una colonia. Se dio principio á la construcción de la 
ciudad y llevado el trabajo con toda actividad, se vio pronto 
una iglesia, un almacén, una sala de justicia, una fortaleza y 
otros mas edificios particulares. 

Organizó luego un Ayuntamiento de Regidores, Alcaldes y 
demás empleados municipales. Repartió el territorio vecino 
entre los colonos, dando ademas á cada uno un cierto número 
de Indios para que los ayudasen en sus labores. Entregó los 
Caciques é Indios á los colonos para que los doctrinasen en 
los preceptos de la santa fe , como se lo habia ordenado la 
corte de España. Dio Pizarro á esta ciudad el nombre de San 
Miguel. Como resultase mal sano el sitio escogido, lo aban- 
donaron y trasladaron la colonia á las márgenes del hermoso 
rio Piura, por lo que se llama esta ciudad San Miguel de 
Piura, en recuerdo de la primera ciudad que establecieron los 
Europeos en el territorio de los Incas. 

Viendo Pizarro que habian pasado muchas semanas sin re- 
cibir un pequeño refuerzo que tanto necesitaba, pues todo 
su ejército se componia de menos de 200 hombres, fuerza 
imJ)otente para echar abajo un poderoso imperio, resolvió 
dejar 5o para guarnecer la nueva colonia y partir con el res- 
to. El principal poder de Pizarro consistía en cierto talento 
de hacer que los naturales creyesen en su valor, razón por la 
cual se vio obligado mas de una vez á dar pasos [de una au^ 
dacia inconcebible. De este modo no daba lugar á dudas su 
intrépi do carácter . 

Cinco meses después de su llegada á Túmbez , se puso en 
marcha con sus tropas hacia el interior del país (24 de Sep^ 
tiembre de 1 532), en dirección al campamento de Atahuallpa 
segim los datos que habia recibido. ¡ Estupenda audacia ! pe^ 
netrar hasta el centro de un territorio inmenso, para irse á 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. u 

presentar cara á cara á ua príncipe poderoso, lleno de vanidad 
con sus últimos triunfos y á la cabeza de un fuerte ejército! 
No llegaron á mas las fabulosas hazañas de los caballeros an- 
dantes* Toda su confianza estaba en el ejemplo de Hernán 
Cortésj que, con medios inferiores á los suyos, se apoderó 
de un imperio mas fuerte y poderoso, él de los Aztecas* Esta 
confianza era ya en cierto modo una garantía del buen éxito 
de la campaña. 

Cinco dias después de haber salido de San Miguel, ordenó 
Pizarra que descansasen sus tropas en un amenísimo valle. 
Pasada allí una revista, se halló que habian por todo 177 sol- 
dados, 67 eran de caballería. Solo habian 3 arcabuceros y 
algunos ballesteros que no llegaban á ao. La tropa estaba 
regularmente equipada y en buen estado; y para animar á 
los desalentados, reunió á sus soldados y les dijo : que los 
negocios habian llegado á un estado de crisis en que era me- 
nester emplear todo el valor posible ; que el que se encon- 
trase sin resolución bastante para dar el último golpe, podia 
regresarse á San Miguel á formar parte de la guarnición y que 
no perdería por esto los derechos á tierras y otras concesio- 
nes hechas á los colonos ; y que él seguiría la campaña cual- 
quiera que fuese el número de los que quisiesen seguirlo. Esta 
pequeña alocución tuvo por objeto cortar el cáncer del des- 
contento que ya se iba propagando entre los soldados. Solo 
nueve, 4 infantes y 5 de la ballestería, abandonaron la empresa 
a consecuencia de las palabras de Pizarra, evitándose con la 
separación de estos, muchas funestas consecuencias. 

Hecho esto, continuó Pizarra su viaje y al segundo dia 
llegó á un pueblo llamado Zaran, en un rico valle de en me- 
dio de las montañas. Sus habitantes y en especial el Curaca 
(Gobernador) les dieron una benévola acogida y les propor- 
cionaron alojamiento en uno de los Tambos Reales. 

No sabiendo Pizarra á que distancia se hallaba del cam- 
pamento del Inca, envió á Fernanda de Soto con un desta- 
camento de tropas para que reconociese el terreno y le tra-^ 



ui HISTORIA 

jese noticias sobre el estado de las cosas. A los 8 dias regresó 
este trayendo á un embajador de Atahuallpa al que encon- 
tró en Cajas , viniendo á donde Pizarra á una comisión de 
su soberano de quien traia para este un regalo, compuesto 
de dos fuentes de piedra en forma de fortaleza, de algunos 
tejidos de lana muy finos , de bordados de oro y plata ; y 
ciertos perfumes. Era el embajador un personaje de alto 
rango y venia con su correspondiente comitiva. Pizarra co- 
noció al momento que la embajada no tenia mas fin que 
explorar su campamento y su objeto, para dar noticias á su 
soberano : sin embargo lo trató muy cortésmente y aun le 
rogó que se quedase algunos dias mas, á lo que no accedió 
aquel. Le hizo conocer el uso de todas las cosas extrañas que 
llamaron su atención y también el punto de donde venia y 
el objeto de su campaña. Los intérpretes en este diálogo 
eran los dos Indios que Pizarra llevó consigo á España y 
que siempre le acompañaban. 

Pizarra regaló al embajador un gorro de paño encamado 
y otros juguetes de vidrio; y le encargó que dijese al Inca: 
que los Españoles eran subditos de un príncipe poderoso 
([ue vivia mas allá del mar ; que habia oido hablar de la fama 
y de las victorias de Atahuallpa; que venian á tributarle 
respeto y homenaje; y á ofrecerle sus servicios, auxiliándolo 
son sus armas contra sus enemigos ; y que pronto estarían 
en su presencia. 

Por noticias que recogió^ A^oto, se supo que Atahuallpa se 
hallaba en la ciudad de Cajamarca tomando baños termales: 
que su ejército era numeroso ; y que vivia con una pompa y 
esplendor deslumbrante. Antes de abandonar Pizarra el sitio 
que ocupaba, remitió á San Miguel los regalos del Inca qpe 
causaron mas tarde grande admiración en Castilla, sobre 
todo los preciosos tejidos de lana de vicuña que hasta en- 
tonces no habian visto los Europeos. 

Continuó en seguida su marcha hacia Cajamarca, tocando 
primero en un bonito pueblo llamado Motupe, situado en 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. tai 

un fértil y ameno valle, entre colinas de poca elevación. 
Aquí se detuvo 4 dias, pasados los cuales, continuaron su 
camino y se encontraron con un rio ancho y profundo que 
lo pasaron con bastante trabajo, aunque sin resistencia de 
parte de los indígenas de la orilla opuesta que hablan huido 
poseídos de espanto. Se supo al pasar el rio, que el Inca es- 
taba acampado en la ciudad fortificada de Huamachuco, con 
un ejército, cuando menos de 5o,ooo hombres. Esta noticia 
la dio el Curaca del lugar, asegurando que él lo habia visto 
con sus ojos. Pero por otros informes se les decia que estaba 
acampado en tres divisiones diferentes (]ue ocupaban la 
parte elevada y las llanuras de Cajamarca. 

En este estado de datos contradictorios, que hicieron va- 
cilar un tanto el firme ánimo de PizarrOj envió como comi- 
sionado suyo á/londe el Inca á un Indio que lo habia acom- 
pañado gran parte de su viaje. Debía este decir á Atahuallpa: 
que los Españoles marchaban rápidamente al punto en que 
él se hallaba ; que al atravesar estos su territorio se hablan 
manejado con suma moderación con sus subditos : y que es- 
peraban que él haría lo mismo con los Españoles. El Indio 
debia averiguar, de paso, cuanto conviniese á las miras de 
Pizarro y ponerlo en su conocimiento rápidamente por me- 
dio de dos Indios que le acompañaron al efecto. 

Tomadas estas medidas precautorias, continuó Pizarro 
su viaje hasta el gran baluarte de montañas detras de las 
cuales está situada Cajamarca. Delante de él se levantaba la 

gigantesca cadena de los Andes roca sobre roca con sus faldas 

• 

cubiertas de bosques siempre verdes, variados de trecho en 
trecho por terraplenes escalonados de tierra cultivada y con 
sus crestíis cubiertas de nieve en la que reflejaban los rayos 
del sol á una inmensa elevación ; presentando así en con- 
junto un caos de hermosura y magnificencia silvestre, á que 
nada puede igualarse en ningún país del mundo. 

El paso de la cordillera es muy penoso , cualquiera que 
sea el punto por donde se le atraviese. Ya era tiempo de 



Liv HISTORIA 

emprender esta travesía ; y Pizarro , después de un consejo 
de guerra de los principales jefes, partió á la vanguardia con 
4o caballos y 6o infantes , quedando su hermano Hernando 
allí mismo con el resto de la gente. Hallaron en su camino 
aun mayores dificultades de las que habían imaginado, hasta 
que llegó uno de los Indios que fué con el comisionado, 
asegurando no habia tropas en el camino y que pronto reci- 
birían una embajada del Inca. Esta noticia obligó á Pizarro á 
enviar en el acto por la tropa de su hermano. Llegó en efecto 
muy luego la embajada anunciada , trayendo para Pizarro 
de regalo unas llamas. El comisionado de Atahuallpa trajo 
también instrucciones de saludar á los Españoles de parte 
del Inca quien deseaba su pronta llegada para proporcio- 
narles lo que necesitasen. También supo Pizarro que el Inca 
habia salido de Huamachuco para unos baños calientes cerca 
de Cajamarca, llevando una buena guardia. 

Dijo Pizarro al embajador Indio que la gran fama de 
Atahuallpa era la causa que los incitó á visitar su territo- 
rio , resueltos á auxiliarlo con sus armas si este los trataba 
amistosamente. 

Dos dias mas empleó Pizarro en pasar las gargantas de las 
Cordilleras y al comenzar á bajar por el lado del Este, llegó 
otro emisario del Inca con otro regalo de llamas y con el 
mismo objeto que en la anterior embajada. El embajador era 
el mismo que habia visitado antes á Pizarro en el valle y venia 
con gran pompa j bebiendo Chicha de maiz en vasos de oro, 
lo que no dejó de excitar la codicia de los aventureros. 

En estas circunstancias llegó el primer mensajero Indio 
enviado por Pizarro á donde el Inca ; y al ver las atenciones 
que recibia el embajador de Atahuallpa se llenó de talara 
que por poco no acabó con él. Esto venia de que á él lo tra- 
taron en el campamento enemigo muy mal, sin permitirle 
hablar con el Inca bajo ridículos pretextos. Añadió el Indio 
que las intenciones de Atahuallpa respecto á los blancos 
eran indudablemente hostiles. El enviado del Inca respon- 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. Lv 

dio á esta acusación con razones especiosas, reducidas á dis* 
culpar á su soberano, las que admitió Pizarro aparentemente, 
por convenirle entonces estar en amistad con Atahuallpa. 
Mas en su corazón conocía las astucias de que se valia este 
para perder á los Españoles. 

A los siete dias de travesía por terrenos dificultosos, divi- 
saron el hermoso valle de Gajamarca, que parecía un oasis 
en 'medio de las áridas masas de los Andes. Divisaron así 
mismo una blanca nube de tiendas de campaña que se exten- 
día por algunas millas. Bajaron por fin al valle, entraron en 
Gajamarca sin ninguna resistencia y sin encontrar un solo 
habitante, ni oir mas ruido que el de sus mismos pasos. Iban 
con banderas desplegadas, en tres divisiones y en orden de 
batalla, las escasas tropas de Pizarro. Llamóles la atención 
el convento de las vírgenes del Sol, el templo dedicado á este 
astro, una fortaleza de piedra y otra elevada que dominaba 
la ciudad , pues hasta entonces no hablan visto obras mas 
perfectas de albaúilería en el continente americano. Se hizo 
la entrada en esta ciudad el 1 5 de Noviembre de 1 532. 



CAPITULO IIL 



Desde 1» lleifada de los Kspaftoles ¿ Cajamarea l&asta la 
deeapiiacion de Atal&uallpa j nomliraiiiieiito de lait 
Muee«or« 



Deseoso Pizarro de saber las intenciones del Inca, respecto 
á los Españoles^ envió de emisarios á donde él á Hernando 
Soto y á su hermano Hernando con 35 caballos para su cus- 
todia. Llegaron al sitio en que se hallaba el monarca indio ; 
y Soto y Hernando Pizarro avanzaron lentamente á caballo 
hacia el lugar en que estaba aquel. Hernando Pizarro expuso 
al principe, después de un saludo respetuoso, que venia de 



Lvi fflSTORIA 

parte de su hermano á poner en su conocimiento que los 
Españoles habían entrado en Cajamarca. Le anunció que 
eran subditos de un poderoso soberano que residia mas allá 
del Océano, que venían atraidos por la fama de sus proezas 
á ofrecerle sus servicios y á comunicarle las doctrinas de la 
verdadera fe que ellos profesaban. Invitóle también, en nom- 
bre de su jefe, á que pasara á visitar á los Españoles en la 
nueva residencia. 

Nada respondió el Inca á estas razones y ni aun dio á 
entender que quedaba enterado, aun que todo lo tradujo 
Felipillo. Con los ojos fijos en tierra guardó un profundo 
silencio, entonces uno de los nobles que allí se hallaban 
contestó : « bien está. » 

Pero Hernando Pizarro^ no satisfecho con este silencio del 
Inca, le Volvió á hablar, instándole á que manifestase su vo- 
luntad respecto á los Españoles. Entonces, Atahuallpa le miró 
sonriéndose y le contestó así : « Decid á ese capitán que os 
envia acá que yo estoy en ayuno, él que acabaré mañana por 
la mañana, que en bebiendo una vez, yo iré con uno de estos 
principales míos á verme con él; que en el entretanto se 
aloje en esas casas que están en la plaza y que no entren en 
otra ninguna hasta que yo vaya y ordene lo que se ha de 
hacer. » 

Viendo Soto que Atahuallpa se fíjaba mucho en su caballo, 
tascando el fierro y pateando el suelo, como buen ginete quiso 
desplegar varios movimientos de su impetuoso animal y al 
efecto picándole las espuelas echó á correr con extrema velo- 
cidad , en seguida retrocedió é hizo varios giros que sorpren- 
dieron á los circunstantes, aunque Atahuallpa mostraba im 
aire frío é indiferente ; pero sin duda, muy estudiado. 

Los criados del Inca invitaron á Soto y Pizarra á comer 
alguna cosa, pero ellos solo aceptaron un poco de chiclixi 
que bebieron en grandes y magníficos vasos de oro pertene- 
cientes á Atahuallpa. Despidiéronse en seguida respetuosa- 
mente y volvieron á Cajamarca, haciendo tristes reflexiones 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. lvii 

sobre el estado y opulencia del monarca indio, sobre la 
fuerza de sus tropas, su equipo y aparente disciplina que en 
sus filas se notaba. Comparado esto con el diminuto ejército 
que ellos tenian y lo avanzado de su camino, no podían 
menos de temer una segura catástrofe. Tan fatales reflexio- 
nes cundieron pronto en el ánimo de sus compañeros y al 
ver en la noche una infinidad de luces en el campamento 
peruano, aumentó el desmayo y desconfianza de buen éxito. 
Solo el corazón de Pizarro era impenetrable á semejantes 
temores y antes por el contrario rebozaba de gusto, por 
que se hallaba en los momentos de crisis por los que tanto 
tiempo habia suspirado. El espíritu caballeresco y el entu- 
siasmo religioso eran los dos grandes resortes que hacian 
obrar á los Españoles ; y Pizarro sabia sacar provecho de 
ellos en los momentos mas comprometidos. Así, en sus ac- 
tuales circunstancias les dirigió una elocuente y patética alo- 
cución, para templar el ánimo desfallecido de los suyos, ha- 
ciéndoles comprender que su expedición era una verdadera 
cruzada. 

Reunió á todos sus jefes y oficiales para indicarles el plan 
que tenia meditado, el que consistía en armar una celada 
al Inca y tomarle prisionero á la vista de todo su ejército ; 
proyecto de graves riesgos y casi resultado del estado de de- 
sesperación á que se veia reducido. Tampoco eran menos 
desesperadas sus circunstancias, cualquiera que fuese la re- 
solución que tomasen para salir del peligro en que se encon- 
traban sus tropas. No era dable continuar en la posición en 
que se hallaban, sin un seguro riesgo de la vida, aun cuando 
el Inca por lo pronto se mostrase benévolo con ellos por 
no ser fácil que esta bondad continuase sin interrupción. 

A estas^poderosas razones, agregó P¿zarro elocuentemente 
otras de mayor bulto, tales como el cortísimo número de sus 
tropas, la astucia y perfidia AeAtahuallpa^ su numeroso ejér- 
cito y el grande conocimiento que tenia este de todos los 
pasos, desfiladeros y gargantas peligrosas de la Sierra. Ade- 



LViu HISTORIA 

mas, no se podía creer en que el Inca les fuese favorable, 
pues siempre había mirado con disgusto la venida de los 
blancos á su territorio. Sus continuos mensajes solo fueron 
redes que les tendiera para que, pasando la Cordillera, caye- 
sen en las manos de los suyos. 

Hallándose, pues, ya envueltos- en los redes AeAtahuallpa 
no quedaba mas arbitrio que volver artificio por artificio y 
perfidia por perfidia , para cogerle en sus propias redes. 
Por otra parte, era muy probable que de un momento á otro 
llegase el ejército victorioso que marchó al Sur y que engro- 
sase demasiado las filas peruanas. 

En campo abierto no era seguro el triunfo y aun que lo 
fuese, no caería prisionero el monarca Inca, cosa que se 
podia practicar fácilmente desde que este había ofrecido 
visitar el campamento español. Con tan buena presa , el 
ejército Indio no daría un paso mas y Bizarro dictaría leyes 
al Imperio. 

Parece que Bizarro quería imitar en esto á Cortés cuando 
prendió al Monarca Mejicano en su misma capital, medíante 
un ardid parecido. La prisión del Inca en último análisis, le 
daba á Bizarro una prenda de un valor inestimable, que 
cuando menos, le podría sacar de la desesperante situación 
en que se hallaba. 

Llegó por fin el dia tan deseado por P/zarro, el día en que 
iba á perpetrar el acto de la mas inaudita y atroz perfidia 
deque hay ejemplo en la historia. Era sábado i6 de No- 
viembre de 1 532, cuando el Inc?i á instancias de Bizarro se di- 
rigió á la ciudad con toda pompa, cargado en unas andas en 
que había un trono de oro macizo, por sus nobles y acom^ 
panado de su comitiva real y de algunas guardias ; pero todas 
desarmadas. Poco antes de ponerse el sol, entró con cinco ó 
seis mil Indios en la Plaza ; sin encontrar á nadie que lo reci- 
biera. Solo el Fraile Vicente de Vaherde le salió al encuen- 
tro con la Biblia en una mano y un crucifijo en la otra á per- 
suadirle que se convirtiese á la religión de Jesu Cristo y se 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. ux 

sometiese como subdito al emperador Carlos V. Semejante 
prédica tan intempestiva era un verdadero insulto al mo- 
narca peruano y con él se anadia la burla á la perfidia. En- 
tonces el Inca dijo al fraile : « No quiero ser tributario de 
a ningiui hombre : yo soy mas que ningún príncipe de la 
« tierra : vuestro Emperador puede ser un gran príncipe, 
<c no lo dudo, pues veo que ha enviado a sus vasallos desde 
<c tan lejos y cruzando mares ; y por lo mismo quiero tratarle 
« como hermano... Tampoco quiero cambiar mi religión. » 
Agregó otras razones que no es del caso exponer aquí. 

Preguntó en seguida al fraile que con que autoridad le 
decia estas cosas y respondiéndole este que con la del libro 
que tenia en la mano, lo ^\óaó Atahuallpa^ le abrió algunas 
páginas é irritado con la burla le arrojó en tierra, excla- 
mando : <K Di á tus compañeros que me darán cuenta de sus 
acciones en mis dominios y que no me iré de aquí sin haber 
obtenido plena satisfacción de los agravios que me han he- 
cho. 3) 

Aliando del suelo el libro, volvió el fraile á dar parte á 
Pizarro de lo ocurrido con el Inca. Entonces el capitán espa- 
ñol, blandiendo una bandera blanca, que era la señal conve- 
nida, salió el fatal tiro de arcabuz; y Pizarro^ sus oficiales y 
tropa, que habian estado ocultos en los grandes salones de la 
plaza desde el amanecer esperando este momento, se lanza- 
ron á la Plaza gritando « Santiago y á ellos ; » y cargando á 
un tiempo la caballería, la infantería y la artillería á los in- 
defensos Indios hicieron una horrible matanza. Corrían los 
unos aterrorizados con el ruido de los arcabuces y cañones 
y el estrépito y cascabeles de la caballería sin saber á donde : 
otros huían por todas partes buscando una salida de la ciu- 
dad para obtener su salvación. Era todo ima horrible con- 
fusión y gritería que partia el corazón. Después de tan es- 
pantosa carnicería, se echaron sobre el Inca, al que Pizarro 
protegió de los ataques que contra él quisieron dirigir 
los Españoles á costa de una herida que los mismos suyos 



IX HISTORIA 

le hicieron en el brazo, cuando al tiempo de alargarlo, 
decia : a £1 que estime en poco su vida, que toque al 
Inca. 2> 

Luego que hubieron muerto en defensa de su soberano 
varios nobles de su comitiva y de los que cargaban las an^ 
' das en que estaba Atahuallpa se echaron sobre ellas y lo to- 
maron prisionero. En toda esta catástrofe , no hicieron los 
Indios por su parte el menor ataque , pues habian venido sin 
armas, confiados en la buena fe de los Españoles. Un soldado 
llamado Miguel Estete arrancó de las sienes del Inca la borla 
imperial que conservó mucho tiempo como trofeo de su ha- 
zaña. 

Puesto en prisión segura AtcJiuallpa^ fué Pizarro aquella 
noche á cumplir su promesa de cenar con él. Por medio de 
Felipillo, intérprete de los Españoles, se esforzó Pizarro en 
aliviar la suerte de este desgraciado monarca, haciéndole re- 
flexiones tanto políticas como religiosas, procurando in- 
culcarle la verdad del Evangelio. El Inca, sin embargo, con- 
servaba un rostro sereno , como si no comprendiese la 
situación crítica en que se encontraba. Tenia á la sazón 
3o años de edad; era bien formado y mas robusto de lo que 
son ordioariamente los Peruanos. A no ser sus ojos sangui- 
nolentos que le daban un aspecto feroz , habria sido Ata^ 
huallpa hombre hermoso, pues su ancha frente y su rostro 
eran perfectos. Era resuelto en su lenguaje , grave en sus 
maneras; pero duro hasta la crueldad con sus vasallos. 

Antes de recogerse Pizarro á descansar, arengó á sus sol- 
dados, haciéndoles presente que aun estaban rodeados de 
enemigos y que no debian descuidarse ni un momento, sino 
por el contrario estar mas vigilantes que nunca. 

Al dia siguiente de estos sucesos, ordenó Pizarro que con 
los prisioneros se limpiase la ciudad y se enterrasen los muer- 
tos que pasaban de a,ooo y que unos 3o soldados de caballe- 
ría fuesen al campamento que ocupó últimamente Atahuallpa 
en los baños, para tomar posesión del botin. Antes de medio- 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. LXi 

día regresó el destacamento conduciendo muchos hombres y 
mujeres, algunas de estas concubinas del Inca. 

La noticia de la captura del Inca y de la horrible mortan- 
dad que hubo en la plaza de Cajamarca, causó tal horror en 
sus tropas, que volviéndose con gran confusión tiró cada 
uno por donde pudo, buscando su propia salvación. Pizarra 
soltó á los prisioneros que eran innumerables, reservando al- 
gunos para el servicio de sus soldados, haciéndoles presente 
que mientras no hiciesen resistencia á los blancos, no su- 
frirían de ellos ningún mal, ni violencia. 

Hallaron infinidad de llamas pertenecientes a la corte ; y 
de la quinta de Atahuallpa sacaron una bajilla de oro y 
plata; y unas grandes esmeraldas. Todo esto junto con las 
alhajas que se encontraron en los cadáveres de los nobles que 
sucumbieron en la plaza se guardaron en lugar seguro para 
repartirlas después. También se encontró en Gajamarca al- 
macenes llenos de tejidos muy ricos de algodón y lana en una 
asombrosa abundancia. 

Se hizo una iglesia en donde decian misa solemnemente 
todos los dias los Padres Dominicos. 

Temeroso Atahuallpa que á la noticia de su prisión se es- 
capase Huáscar de la suya y se pusiese á la cabeza del imperio; 
y estando ya convencido que todo el zelo religioso que mos- 
traban los Españoles solo era una desenfrenada sed de oro, 
resolvió buscar la libertad ofreciendo á Pizarra una grande 
cantidad de oro. Hablóle con efecto un dia sobre el particu- 
lar, diciéndole que si le daba soltura le cubriría el piso del 
aposento, de oro (el aposento tenia sa pies de largo y 17 de 
ancho, es decir 874 pies cuadrados). Viendo el Inca que no 
recibia respuesta y que algunos de los que allí se hallaban, 
se sonrieron como burlándose de su jactancia, añadió : <c No 
solo cubriré el piso de oro , sino también todo el cuarto hasta 
aquí. » Estirando la mano lo mas que pudo, parándose sobre 
las puntas de los pies y marcando con una raya encarnada 
la altura hasta la que llegarla el oro. Pizarra^ después de un 



Lxn HISTOMA 

momento de reflexión, aceptó la propuesta é hizo venir á un 
escribano para que extendiese la escritura respectiva. Tam- 
bién convinieron en que se llenase dos veces de plata el apo- 
sento inmediato, que era de menores dimensiones que él que 
ocupaba Atahuallpa. Pidió dos meses de término para cum- 
plir el contrato. 

El oro y plata no habia de ser en barras, sino en los ob- 
jetos manufacturados, que habia de estos metales en el país, 
lo que facilitaba mucho el cumplimiento de la oferta. Con este 
fin despachó Atahuallpa al Cuzco y otros lugares, varios ex- 
presos, con el objeto de que se remitiesen el oro y plata que 
habia en todos los templos, palacios y edificios públicos del 
Imperio. Mientras venian los metales, continuó en su prisión, 
tratado por Pizarro con todas las consideraciones que me- 
recia por su alto rango, permitiéndosele la sociedad de sus 
mujeres , favoritos y el acceso de todos sus vasallos que ve- 
nian á visitarle y darle el pésame por su desgracia. 

Quiso Pizarro aprovechar de la ocasión que se presen- 
taba para convertir á su prisionero á la religión cristiana, 
ayudándole en esta empresa el P. f^aherde. De todas las ra- 
zones que le expuso, la única que labró en el ánimo del Inca 
fué esta : « No puede ser el Sol el verdadero Dios cuando ha 
permitido que caigáis prisionero en manos de vuestros ene- 
migos. » En efecto, repuso Atahuallpa, mi Dios me ha aban- 
donado en los momentos en que mas necesitaba de su am- 
paro. 

Como lo habia sospechado Atahuallpa, sucedió que al 
recibir Huáscar la noticia de su captura se esforzó en con- 
seguir la libertad ; á cuyo fin envió á decir á Pizarro : que él 
daña un rescate mayor que él que su hermano habia ofre- 
cido. Sabedor de esta oferta, Atahuallpa ardió en celos, los 
que crecieron con la declar^icion que le hizo Pizarro de que 
pensaba hacer venir á su hermano á Cajamarca para exami- 
nar cual de los dos rivales tenia derecho al cetro peruano. 
De esta rivalidad pensaba Pizarro sacar todo el provecho po- 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. Lxni 

sible, inclinando su espada al platillo de la balanza que mas 
le conviniera. La resolución de la contienda por el capitán 
español le inspiró serios temores , por lo que fesolvió que 
muriese Huáscar para que se desvaneciesen sus celos. Dadas 
las órdenes convenientes para tan inicuo plan , se cumplieron 
con exactitud ; y Huáscar á quien dieron la muerte ahogán- 
dolo en el rio de Andamarca, predijo la de su hermano 
anunciando que no tardaría mucho en seguirle. Muñó pues 
Huáscar el heredero legítimo al trono, de este modo tan hor- 
rible como inhumano. 

Atahuallpa llamó á Pizarro y aparentando sorpresa y pro- 
fundo dolor le dio la noticia de la muerte de su hermano. 
Pero el capitán español no quiso dar crédito á la noticia y 
concluyó diciendo á su prisionero : que lo hacia responsable 
de la muerte de su hermano, en caso de ser cierta. Atahuallpa 
le repuso que los encargados de la custodia lo asesinaron sin 
su orden, temerosos de que fugase. Pero esto no lo salvaba 
de la justa imputación que á él solo debía hacerse. 

Al fin después de algunas semanas comenzó á llegar el oro 
y plata del rescate en piezas macizas, algunas de las cuales 
pesaban de 2 á 3 arrobas (las de plata), serian como 4o,oooííf 
de oro y 60,000 de plata los que llegaron primero. Creian 
sin embargo los soldados españoles que el asunto del rescate 
no era sino un medio de poner en juego los resortes de la 
reacción, mediante la comunicación de Atahuallpa con los 
suyos. Reconvenido pues por Pizarro de esta doble conducta 
rechazó con indignación el cargo que se le hacia, protestando 
que ningún vasallo suyo levantaría un dedo contra los Espa- 
ñoles. 

Hernando Pizarro con un piquete de caballería y otro de 
infantería partió para Huamachuco á informarse si realmente 
se tramaba allí una reacción , como lo habían anunciado á 
Pizarro. Los rumores salieron falsos, pues todo estaba en 
aquella ciudad en perfecta tranquilidad. Partió en seguida, 
por orden de su hermano, á Pachacamac, ciudad situada en 



LXiv HISTORIA 

la costa á loo leguas de Gajamarca, en la que había un fa« 
moso templo dedicado «1 Dios Pachacamax) ^ ó creador del 
universo; y otro del Sol. Los Incas permitian el culto de aquel 
Dios por que los naturales lo veneraban con profundo res^ 
peto. 

£1 templo de Pachacamac era para los peregrinos que le 
enriquecian con sus ofrendas, lo que La Meca para los maho- 
metanos. Los oráculos que allí se daban desde una obscura y 
misteriosa gruta tenian tanta reputación como los oráculos 
de Délfos en la antigua Grecia. Venian allí desde las regiones 
mas remotas á consultarse con el oráculo. Su santuario era 
el mas opulento de la tierra y Atahuallpa aconsejó á Pizarro 
que enviase un destacamento hacia aquel punto para apode- 
rarse de los tesoros antes de que los sacerdotes del templo los 
ocultasen. 

Como el camino á la ciudad de Pachacamac era sumamente 
penoso y pues casi dos terceras partes de él se hacian por las 
Cordilleras , tardó algunas semanas Hernando Pizarro para 
llegar á ella, aunque ya tarde, pues los sacerdotes se habían 
marchado con los principales tesoros. Después de alguna re- 
sistencia de parte de los guardianes, penetró hasta el santua- 
rio de la afamada ciudad que olía á matadero, por que allí 
se hacian los sacrificios. Apenas encontró en él el valor de 
8,000 castellanos de oro y algunas esmeraldas. El ídolo por 
cuyo órgano se daban los oráculos, era un monstruo de ma- 
dera de forma rara y con cabeza semejante á la del hombre. 
Hernando lo hizo sacar afuera y romper en mil trozos. 

Era el templo un vasto edificio de piedra , ó mas bien un 
conjunto de edificios que agrupados al rededor de una colina 
cónica, parecian mas bien una fortaleza que un templo; y aun- 
que las paredes eran de piedra, el techo era de paja delgada, 
por ser allí raras las lluvias. Era en aquel entonces muy po- 
pulosa la ciudad de Pachacamac. 

Supo Hernando Pizarro que el cacique Callcuchima estaba 
por Jauja con numerosas tropas ; y convencido que impor- 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. lxv 

taba mucho apoderarse de su persona, emprendió al través de 
las Cordilleras la campaña, herrando antes de plata á sus ca- 
ballos por no haber allí fierro. Tenia el cacique 35,ooo hom- 
bres y con mil trabajos logró Pizarro tener una entrevista 
con él, en la cual le expuso que tenia orden del Inca para que 
depusiese las armas. Obedeció esta orden , por que deseaba 
hablar con AtahuaUpa ; y sin un solo tiro logró Hernando 
Pizarro hacer deponer las armas á este formidable enemigo 
que tembló en su presencia. 

En la prisión de AtahuaUpa^ conocieron los Españoles la 
veneración y respeto con que le miraban hasta los nobles y fa- 
voritos. No se presentaban delante de él sin quitarse las san- 
dalias y sin traer á la espalda una carga en muestra de obe- 
diencia. Así lo hizo, aun en su estado de prisión, el cacique 
Callcuchima j que habia sido su favorito. Este vino en an- 
das en hombros de sus subditos y Sin embargo concluyó su 
orgullo ante su monarca ya prisionero ¡ Tanta era la distancia 
entre el Inca y el mas elevado de sus nobles ! 

AtahuaUpa en su prisión aprendió á jugar los dados y el 
ajedrez, que le gustaba mucho y en el que llegó á adiestrarse. 
Ante sus subditos se mostraba sin embargo con aire muy seco 
y mesurado, como para conservar su prestigio. 

En estas circunstancias llegaron :¿oo cargas de oro, á mas 
de las de plata ; y también Almagro ^ con un refuerzo con- 
siderable de tropas, compuesto de 200 hombres, 5o de ellos 
de caballería, llegó á Cajamarca á mediados de Febrero de 
i533. Grande fué de consiguiente el gozo de Pizarro al re- 
cibir tan considerable refuerzo, que le ponia en actitud de 
continuar su conquista. 

Para contentar y satisfacer la avaricia de sus soldados, re- 
solvió Pizarro distribuir el tesoro del rescate y con este fin 
hizo reducir á barras de igual tamaño, peso y calidad, el oro 
y plata que se habia reunido, excepto algunos objetos desti- 
nados al emperador, los que Hernando llevó por orden de 
su hermano. 



TON. I. 



Lxvi HISTORIA 

Fué tanta la cantidad de oro y plata que recogieron del res- 
cate, que los fundidores emplearon en solo el acto de fundir, 
un mes trabajando dia y noche. La suma total de oro se halló 
ser 1 .826,539 pesos de oro, que equivaldría hoy á 3,5oo,ooo 
de libras esteriinas ó i5.5oo,ooo pesos fuertes. 

La plata formaba el peso de 5 1 ,61o marcos de plata, que á 
8 pesos 4 reales marco, da mas de cuatro millones de duros. 
De aquella suma se tomó el quinto para el rey de España. La 
repartición del tesoro se hizo en la gran plaza, invocando /^Z- 
zarro solemnemente el auxilio divino para obrar con justicia. 
Los soldados de Almagro pretendían tener parte en el botin; 
pero su jefe y Pizarra resolvieron que no tenian derecho á 
él. Tocó pues á Pizarra 67,222 pesos de oro y 2,35o marcos 
de plata , ademas el trono de oro que estaba avaluado en 
25,000 pesos de oro. A su hermano Hernando^ 3 1,800 pesos 
de oro y 2,35o marcos de plata. Muchos de los de caballe- 
ría, que eran 60, recibieron cada uno 8,800 pesos de pro y 
362 marcos de plata. En la infantería, que era de i5o hom- 
bres, vino á recibir como la quinta parte de ella 4>44o pesos 
de oro y 180 marcos de plata, es decir la mitad de lo que 
tocó á cada soldado de caballería. El resto de la tropa reci- 
bió lo mismo menos una cuarta parte y aun hubo algunos 
cuyos asignación fué menor. 

A la nueva iglesia de S. Francisco se le dotó con 2,220 pe- 
sos de oro. Este es el primer templo cristiano que se erigió 
en el Perú. A los soldados de Almagro se les dio también 
una suma corta que no pasó por todo de 20,000 pesos. A los 
colonos de S. Miguel se les reservó i5,ooo. 

Según el convenio celebrado entre Pizarra, AUnagro y el 
P. LuquCy debian partirse por iguales partes los provechos 
de la conquista. Sin embargo en esta distribución no se con- 
sideró á los dos últimos, no se sabe por que. 

Ardia ya el pecho de Pizarra por marchar al Cuzco, mas 
se le presentaba la dificultad de lo que debia hacerse con el 
prisionero real. Darle la libertad era poner embarazos, quizá 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. lxvu 

insuperables, á la conquista, por que teniendo Atahiiallpa 
todo el prestigio de un gran monarca, reuniría á los Indios 
y volverían á empezar las cosas de nuevo. Dejarle prisionero 
demandaba una fuerte glrardia que disminuia en mucho el 
reducido ejército conquistador. 

Pero según convino Pizarro con Atahuallpa sobre su res- 
cate, debia ponerlo en libertad , aunque no se habia comple- 
tado la cantidad ofrecida por que los custodios de los tem- 
plos ocultaron la mayor parte de los tesoros y se negaban a 
dar lo que quedaba. Pero lo ya entregado era un magnífico 
rescate como no lo pagó jamas ningún soberano. Reclama 
pues altamente el Inca su libertad y en esto tenia justicia. 

Corrían entre los soldados españoles rumores de una suble- 
vación que dirigia Atahuallpa, Reconvenido agriamente por 
Pizarro por esta conducta, le repuso el Inca : « Siempre me 
habláis cosas de burlas. ¿Como puedo abrigar los designios 
que me atribuyes, sabiendo que seria yo lá primera víctima 
de la insurrección. í^ Poco conoces á mis vasallos, si piensas que 
habian de moverse sin orden mía; pues si yo no lo quiero, 
añadió hiperbólicamente, ni las aves volarían en mi territo- 
rio. » Bien conocía Atahuallpa á donde iba á parar esta acu- 
sación y las funestas consecuencias que de ella le vendrían. 

Corría la voz entre los soldados que en Huamachuco se ha- 
bian reunido muchos Indios y que de un momento á otro 
seria el ataque. Estos temores obligaron á Pizarro á mantener 
sus tropas en alarma y á redoblar su vigilancia. Señalaban 
al Inca como al autor de estas maquinaciones, aunque los 
acontecimientos posteriores probaron su inocencia. Pedian 
pues algunos la muerte de este desgraciado monarca para se- 
guridad del ejército. Almagro y los suyos eran los mas aca- 
lorados , deseosos de enriquecerse y picados de no haber par- 
ticipado del botin de Cajamarca. Riquelme el tesorero y los 
otros comisionados por la corona, que dejó Piv.arro en San- 
Miguel y que vinieron con Almagro eran también los que 
con mas empeño pedian la cabeza del Inca. 



Lxvíii HISTORIA 

Pizarro para averiguar la realidad de los rumores que 
corrían, envió a Huamachuco un destacamento al mando de 
Soto; mas como cada dia crecían mas y mas estos rumores de 
insurrección, consintió Pizarro en que se siguiese un juicio á 
Atahuallpay con cuyo fin se erigió un tribunal que presidie- 
ron como jueces los dos capitanes Almagro y Pizarro y se 
nombró un fiscal y un defensor para el prisionero. 

Eran doce los cargos que en forma de interrogatorio se hi- 
cieron al Inca, Los principales eran haber usurpado la corona 
y asesinado á su hermano Huáscar; haber disipado las rentas 
públicas desde la conquista del país por los Españoles, do- 
tando con ellas á sus parientes y favoritos; haber cometido 
los crímenes de idolatría y adulterio, viviendo públicamente 
casado con muchas mujeres; y en fin, haber tratado de su- 
blevar á sus vasallos contra los Españoles. 

Causa indignación el ver juzgar al Inca por hechos ante- 
riores al tiempo en que los Españoles tenian posesión del 
país y por costumbres bien recibidas entre los Peruanos. La 
sola aglomeración de semejantes cargos descubría muy a las 
claras que la muerte de Atahuallpa estaba ya decretada. Fe- 
lipiUoy dependiente de Pizarro y enemigo del Inca, una de' 
cuyas mujeres sedujo durante la prisión de este, era el in- 
térprete de las declaraciones que se tomaron á varios Indios; 
yes muy natural suponer, como lo aseguran muchos, que 
daba á cada declaración el colorido que convenia a la causa 
de. los conquistadores. 

Según las declaraciones de los testigos, resultó Atahuallpa 
culpable; y en su consecuencia le condenaron a ser quemado 
vivo en la Plaza mayor de Cajamarca. Debia ejecutarse la 
sentencia aquella misma noche, antes que regresase So¿o de 
Huamachuco confirmando ó desvaneciendo los rumores de 
insurrección de los Indios. El Padre Falverde^ á quien se 
hizo leer el expediente, aprobó la sentencia como justa. 

Hubo algunos miembros de este tribunal militar que re- 
probaron la sentencia como injusta y también por falta de 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. lxix 

jurisdicción en este cuerpo, siendo el Emperador de España 
el único juez competente en este juicio. Triunfó sin embargo 
la mayoría y los de la minoría se contentaron al ver que sus 
esfuerzos eran inútiles , con hacer una protesta por escrito 
para que nunca cayera sobre ellos la mancha de tan horrendo 
asesinato. 

Lleno de pesadumbre el Inca al saber la noticia de su 
muerte, con las lágrimas en los ojos, exclamó : <c ¿ Qué he 
hecho yo, qué han hecho mis hijos para merecer tal suerte.^ 
¿qué hemos hecho, sobre todo, para merecerla de tus manos 
(dirigiéndose á Pizarra), cuando tu no has encontrado mas 
que amistad y afecto en mi pueblo, cuando he repartido 
contigo mis tesoros, cuando de mí no has recibido sino be- 
neficios.^» Empleando enseguida un tono mas patético su- 
plicó que le perdonasen la vida , que él daria las garantías 
que ellos quisiesen de no mover ni un dedo contra los Espa- 
ñoles y un doble rescate, si le daban un término para reu- 
nirlo. 

Se asegura que estas razones del Inca afectaron el ánimo 
de Pizarra; pero ya no podia volver atrás y su convenien- 
cia propia exigía este atentado, que es un borrón eterno de 
todos los Españoles que lo cometieron. 

Convencido Atahuallpa de que era imposible conseguir el 
perdón de su vida, recobró su acostumbrada serenidad, re- 
signado ya á sufrir su destino con el valor de un guerrero 
indio. 

Publicada en la gran plaza de Cajamarca la sentencia á son 
de trompeta dos horas después de puesto el sol, sacaron á 
Aiahuallpa de su prisión á pié y con grillos; y lo llevaron al 
lugar del suplicio. Hallábanse allí las tropas con antorchas 
encendidas para presenciar la ejecución. El P. Vaherde iba 
al costado del Inca tratando de convertirlo á la santa fe, como 
lo habia ya hecho muchas veces durante la prisión. Este dia 
era el 29 de agosto de i533. 

Estando ya atado Atahuallpa al lugar del suplicio, te- 



Lxx fflSTORIA 

niendo en derredor las haces que habían de incendiar su 
pira funeral, Faherde levantando á lo alto la cruz, le rogó 
que la abrazase y se dejase bautizar, prometiéndole que si 
así lo hacia se le conmutaría la pena de hoguera en otra 
mas suave, la del garrote [risum teneatis). Confirmada por 
Pizarra esta oferta, consintió el Inca en abjurar su religión 
y recibir el bautismo. Se practicó la ceremonia y se le puso 
por nombre Juan de Atahuallpa. Suplicó que sus restos 
fuesen trasladados á Quito, su patria, para conservarse con 
los de sus antecesores por línea materna. En seguida pidió á 
Pizarro^ como último favor que amparase y protegiese á sus 
hijos ; y recobrando su estoica serenidad que le habia aban- 
donado por un momento, se sometió tranquilo á su destino, 
mientras que los Españoles entonaban el Credo por la salva- 
ción de su alma. Así murió el último Inca, como si hubiese 
sido un malhechor ! 

Al dia siguiente se celebraron sus exequias con gran 
pompa en la Iglesia de San Francisco, á las que asistieron 
de luto Pizarro y otros caballeros. También se hallaban allí 
las tropas con atenta devoción. Su entierro se hizo en el ce- 
menterio de dicha Iglesia, desatendiéndose la súplica de ^ía- 
huallpa : aunque se asegura que luego que los Españoles 
evacuaron Cajamarca, los Indios sacaron secretamente el ca- 
dáver y lo llevaron á Quito. 

Dos dias después del asesinato de Atahuallpa regresó Soto 
de Huamachuco, asegurando ser falso cuanto respecto á in- 
surrección en aquel lugar se habia dicho, pues se hallaba en 
completa tranquilidad. Reconvino en seguida ásperamente 
á Pizarro por tan inicuo atentado, este se disculpó con el 
tesorero, f^aherde y otros, los que á su vez echaban toda la 
culpa al capitán. La muerte de Atahuallpa es la página mas 
negra de la historia de Pizarro y cómplices. Aquel príncipe 
extendió una mano bienhechora á los Españoles desde que 
pisaron su territorio ; y en vez de destrozarlos en el paso de 
las crestas y gargantas de la cordillera con suma facilidad. 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. lxxi 

ios dejó llegar hasta Gajamarca y los colmó de regalos y con- 
sideraciones. En pago de tantas bondades le tendieron la 
inicua red de un banquete en el campamento español, ban- 
quete que se redujo á la mas inútil y sangrienta matanza de 
indefensos Indios y á la prisión de su monarca. Hierve la 
sangre en las venas al pensar en la estafa que cometieron con 
este desgraciado Rey, haciéndole creer que le darian la li- 
bertad entregando la monstruosa suma que percibieron y 
se repartieron con mucha sangre fria é invocando hipócri- 
tamente el nombre del Dios de los ejércitos, como si este 
Dios pudiera prestar su consentimiento para actos de la 
mas espantosa criminalidad. Podia disculparse hasta cierto 
punto la perfidia que emplearon los conquistadores españo- 
les para apoderarse de la persona del Inca, por ser esta me- 
dida de suma importancia para sus planes ; pero ¿ para qué 
la carnicería con que esta se practicó, si no hallaron resis- 
tencia.^ Dejemos este asunto que lastima el corazón mas em- 
pedernido, asegurando con M'' Fresco tt que desde el principio 
hasta el fin, la política de los conquistadores españoles para 
con su desdichada víctima lleva el sello de la barbarie y del 
fraude. 

No ha habido monarcas en la tierra mas despóticos que los 
Incas. Eran adorados como seres sobrenaturales y se inge- 
rían hasta en la conducta individual de sus vasallos. Eran 
de este modo la piedra fundamental del edificio político, de 
tal manera que, cuando esta faltó con la muerte de ^ta- 
huallpa^ los Indios se entregaron á los desórdenes y saqueos; 
y el país se hallaba en una completa revolución. 

Pizarro creyó conveniente nombrar un sucesor á Ata-* 
huallpa^ para mandar por medio de él. Este fué un hermano 
de aquel, llamado Toparcay al que se le ciñó la corona im- 
perial con toda solemnidad. 



Lxxii HISTORIA 



CAPITULO IV. 



Desde la «alida de les Españoles para el Ciiseo hasta la 
derrota del Inea Ufaneo j su retirada de esta eiudad* 



Nombrado el sucesor de Atahuallpa, salió Pizarra de 
Cajamarea en dirección al Cuzco con un ejército como de 
5oo hombres, de los cuales la tercera parte era de cabal- 
lería. Iban con grande entusiasmo, creyendo enriquecerse 
en el Cuzco cuya riqueza era proverbial. El nuevo monarca 
y el cacique Callcuchima iban con ellos en sus literas y con 
la misma pompa que si realmente estuviesen en plena pose- 
sión dej país. Tomaron el gran camino de los Incas que se 
extendia hasta el Cuzco por entre las elevadas montañas de 
la cordillera y en muchos sitios padeció mucho la caballería 
por la dificultad de los pasos en escalones de roca muy em- 
pinados. En los torrentes en que había puentes colgantes de 
mimbre, preferian los conquistadores vadear el rio con los 
caballos á pasarlos en balsas. Encontraron varios almacenes 
provistos de lo necesario para continuar su ruta. 

Después de atravesar varias poblaciones, entre ellas Hua- 
machuco y Huánuco llegaron al fértil y vistoso valle de 
Jauja. Hallaron en la orilla opuesta del rio una nube espesa 
de Indios ; pero los conquistadores nadando y vadeando 
pasaron al otro lado haciendo desaparecer con su presencia 
á los Indios allí aglomerados. 

Pizarro pensó establecer en Jauja una colonia y hacer alto 
algunos dias en esta ciudad. Envió sin embargo á Soto con 
6o hombres de caballería para que reconociese el país y el 
estado de puentes y caminos. Grandes fueron los obstácu- 
los que en su camino tuvo que vencer el activo y valiente 
Soto. Halló rotos los puentes, quemados muchos pueblos 



DE LA CONQUISTA DEL PEIIU. lxxiii 

y grandes piedras extendidas en los caminos para impedir el 
paso de la caballería. Cerca de Bilca sostuvo con los Indios 
una escaramuza en la que perdió 3 hombres. Pasó el rio 
Abancay y el caudaloso Apurímac; pero cerca de la sierra 
de Vilcaconga una infinidad de Indios apoderados de los 
pasos difíciles le hicieron vigorosa resistencia que lo puso 
en la mas crítica posición. Dio inútilmente una carga de ca- 
ballería y al fin fué notable la pérdida que sufrió de hombres 
y caballos. Pizarra sabedor de la difícil posición de Soto en- 
vió á Almagro ron todo el resto de la caballería, lo que 
aterrorizó de tal modo á los Indios que se retiraron pron- 
tamente. 

Habia sospechas de que el cacique Callcuchima , en cor- 
respondencia secreta con Quisquís^ eran autores de estos 
movimientos y Pizarra le amenazó quemar vivo si no cal- 
maba la insurrección. Antes de entrar en el Cuzco murió el 
nuevo Inca Toparca y su muerte se atribuyó al citado caci- 
que. Se reunieron al fin Pizarra^ Almagro y Soto en Jaqui- 
jahuana , cinco leguas del Cuzco. Allí hizo alto Pizarra por 
algunos dias por la amenidad del sitio, su fértil y abundosa 
vegetación ; y por tener almacenes bien provistos para el uso 
de los Incas. Hizo seguir causa á Callcuchima y resultó en 
ella condenado á ser quemado vivo, sentencia que se ejecutó 
sin el menor embarazo y sin que el P. Falverde pudiese lo- 
grar su conversión. 

Presentósele luego el joven Manca-Capac ^ hermano de 
Huáscar^ pidiendo protección para subir al trono. Pizarra 
que necesitaba un instrumento, lo recibió cortésmente y le 
ofreció colocarlo en el mando. Llevando consigo Pizarra al 
nuevo príncipe, continuó su marcha y en las inmediaciones 
de la sierra tuvo que entablar una seria lucha con los Indios 
que al fin fueron vencidos. Por fin, el dia i5 de Noviembre 
de 1 533 entró Pizarra en la capital del Imperio Peruano con 
su ejército formado en tres divisiones, cuyo centro mandaba 
él. Esperólos un inmenso gentío que lleno de curiosidad, 



Lxxiv HISTORIA 

quería conocer al ejército que tantos prodigios habia hecho. 
Dirigiéronse á la plaza principal y quedaron admirados de 
la hermosura de sus edificios, la extensión y regularidad de 
sus calles ; y el buen orden y aspecto de comodidad y de lujo 
que se veia en su numerosa población. Uno de los conquis- 
tadores calcula en 200,000 habitantes la ciudad del Cuzco. 

Entre los edificios principales de esta ciudad, se contaban 
los palacios de los Incas, pues cada Monarca hacia construir 
uno para sí. La finura con que estaban labradas las piedras 
era asombrosa, aunque los techos eran de paja colocada con 
mucho arte y primor. Ya hemos descrito en otra parte los 
edificios notables del Cuzco. 

Entradas las tropas españolas en el Cuzco se echaron á 
saquear los templos y palacios, reuniendo así un considera- 
ble botin. Hasta los sepulcros fueron profanados, para sacar 
el oro qué los Peruanos acostumbraban sepultar con los 
muertos. Nada, en fin, se escapó de su avidez y rapacidad. 

De todos los tesoros obtenidos de este modo se hizo un 
fondo, del cual tomaron el quinto para la corona y el resto 
se dividió como el botin de Cajamarca. Habian 48o soldados, 
y la parte de los de caballería debia ser doble de la de los 
infantes. Se asegura que tocó á cada soldado de caballería 
(),ooo pesos de oro; y 3, 000 á cada infante. El secretario de 
Pizarra calcula que el valor total del fondo era 58o, aoo pesos 
de oro. 

Fué tanta la cantidad de metales preciosos que circulaban 
en el Cuzco, que un par de zapatos costaba hasta 4o pesos 
de oro, una mano de papel 10 pesos de oro, una capa 100; 
y un caballo 2,5oo. De modo que en el Cuzco solo el oro y 
la plata no parecian riqueza, por que todo habia llegado á pre- 
cios exorbitantes. Los soldados se entregaron al juego, vicio 
nacional de los Españoles y hubo algunos que en una noche 
perdieron cuanto habian ganado á costa de tantos y tan cos- 
tosos sacrificios. Otros mas prudentes regresaron á España 
á vivir independientes y con toda comodidad. 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. lxxv 

Pizarra hizo reconocer á Manco como el Inca soberano 
del país y el pueblo lo aceptó con entusiasmo. La ceremonia 
fué solemne en la plaza mayor, para darle todo el prestigio é 
importancia que convenia á los conquistadores. Exigióse de 
los presentes que rindiesen homenaje á la corona de Castilla 
y la sumisión se hizo por medio de dos ó tres saludos con la 
mano á la bandera española. Brindó Manco con Pizarro una 
copa de chicha y luego se abrazaron. Todo sin embargo era 
una farsa, cuyo objeto era tener un instrumento adecuado 
á las miras del conquistador. Siguieron después las fíestas y 
regocijos públicos de costumbre. 

En seguida estableció Pizarro una municipalidad de dos 
alcaldes y ocho regidores. Entre estos últimos estaban sus dos 
hermanos Gonzalo y Juan. Desde esta época, Pizarro que 
hasta entonces había sido capitán general, tomó el título de 
Gobernador : ambos destinos los obtuvo por concesión de la 
corona. 

Vaherde fué nombrado Obispo del Cuzco ; y se erigió la 
catedral en el mismo templo del Sol. La casa de las vírgenes 
del Sol se convirtió en monasterio de monjas católicas. Los 
templos antiguos se fueron sustituyendo con templos católi- 
cos. I^os padres de Santo-Domingo y otros eclesiásticos que 
vinieron con Pizarro comenzaron su obra de conversión. 

Quisquís y uno de los generales de Atahuallpa , reunió 
innumerables fuerzas cerca del Cuzco; y Pizarro destacó á 
y4 Imagro con una corta fuerza de caballería y muchos Indios 
al mando de Manco , los que cerca de Jauja derrotaron 
completamente al general indio. Huyó á Quito en donde 
todavía obraba contra los Españoles, hasta que sus mismos 
soldados, aburridos de las fatigas , le asesinaron. 

Poco tiempo después se alarmó Pizarro con la llegada á la 
costa de un gran número de Españoles al mando de D, Pedro 
Aharadoy capitán muy valiente, que al lado de Cortés tuvo 
parte en la conquista de Méjico. Era gobernador de Guate- 
mala y estaba excitada su codicia con las noticias de la gran- 



Lxxvi HISTORIA 

deza del Perú. Supo que las conquistas de Pizarro se habían 
limitado al Perú; pero que estaba intacto todo el Norte donde 
estaba el reino de Quito. Desembarcó en Marzo de i534 con 
25o caballos y otros tantos infantes, bien provistos de armas y 
municiones; y aparentando considerar á Quito como fuera de 
la jurisdicción del Gobernador, marchó rápidamente sobre él 
por en medio de las montañas, experimentando dificultades 
y fatigas que es imposible describir. Perdió una cuarta parte 
de su ejército y muchos Indios que llevaba de auxiliares. 

Salió Almagro para San-Miguel con una pequeña fuerza y 
al llegar á este punto se sorprendió al saber que Benalccizar, 
gobernador que allí dejó Pizarro, se habia marchado á Quito 
con un fuerte destacamento. Siguió sus huellas , venciendo 
mil dificultades en el montañoso camino y llegado á Rio- 
Bamba le encontró. Benalccizar le protestó que su conducta 
no habia sido desleal , ni con siniestros fines. Luego que se 
acercó y^harado, entró Almagro en negociaciones con él y 
se acordó que el Gobernador diese cien mil pesos de oro á 
Aharadoy por cuya cantidad entregaría este su flota com- 
puesta de 12 buques, sus tropas y todos sus almacenes y mu- 
niciones. 

Marchó Pizarro con Manco á Jauja á rechazar la invasión 
de Aharado, de allí pasó á Pachacamac en donde recibió la 
grata noticia del convenio celebrado exíXxeAlvarado y Alma- 
gro. Pocos dias después tuvo de visita al que vino de invasor; 
y en la conferencia que tuvieron se miraban uno á otro con 
interés, pues ambos eran grandes capitanes que contaban glo- 
riosas hazañas. Benalcázar Qonúr\\\6 en Quito, de donde fué 
después gobernador por nombramiento de la corona. Ya es- 
taba sometido en cierto modo todo el país al Gobernador, 
pues Manco solo era una sombra de rey, un instrumento de 
Pizarro. 

Pensó en seguida el Gobernador en determinar el sitio en 
que habia de levantarse la capital del vasto imperio conquis- 
tado, pues el Cuzco, por estar muy al interior y al otro lado de 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. lxxvii 

la Cordillera, era poco adecuado para este objeto. Buscando 
un punto de la costa, mas central que el Cuzco, resolvió que 
se levantase la capital en el valle del liímaCy palabra que si- 
gnifica en quichua el que habla^ nombre que recibió por un 
ídolo que en él habia muy visitado por los Indios á causa 
de los oráculos que daba. 

Fijó Pizarro el sitio de la capital en las riberas del rio Rí- 
mac, a una distancia poco menos de dos leguas de su desem- 
bocadura. La centricidad del punto escogido, su delicioso 
clima y su inmedacion al mar le hacian muy á propósito para 
la residencia de los vireyes. Púsole el nombre á^ Ciudad de 
Los Reyes, por que el señalamiento del sitio se hizo el 6 de 
Enero de 1 535. Sin embargo desde un principio reemplazaron 
siempre este nombre con él de Lima , que es corrupción del 
nombre indio primitivo. Pero, según Quintana, solo se cons- 
truyó la ciudad doce años después. Ordenó Pizarro que las 
calles fuesen bien anchas y cortadas unas por otras en ángulos 
rectos, dejando espacios convenientes para plazas y jardines 
públicos. Señalado el sitio y formado el plan , comenzó el 
Gobernador la construcción con su característica constancia; 
y para aligerar los trabajos hizo traer muchos Indios de cien 
millas de distancia á la redonda. Debia estar formada la plaza 
mayor por la catedral, el palacio de los vireyes, la casa de 
cabildo y otros edificios públicos. 

Almagro se dirigió al Cuzco de gobernador de aquella ciu- 
dad por orden de Pizarro, con instrucciones de emprender 
la conquista de los países situados al Sur, que formaban 
parte de Chile. Se sometió á Pizarro, á pesar del resenti- 
miento que contra él sin duda abrigaba, por obedecer á la 
corona que así lo habia ordenado ; pero Pizarro no fió dema- 
siado en él que no tomase sus medidas de precaución. 

Hernando Pizarro fué el comisionado para llevar el quinto 
real y dar informes circunstanciados de todos los sucesos 
de la conquista del Perú. Llevaba ademas ingentes sumas 
de particulares que regresaron con él. Consistia el caudal en 



Lxxvra HISTORIA 

barras sólidas de oro y plata, vasos, flores, animales y otros 
muchos objetos todos de oro y plata, perfectamente traba- 
jados. También llevó los finísimos tejidos de lana y algodón 
de que hablamos en otra parte. 

Llegó á Sevilla en i534 y de allí pasó á Calatayud donde 
estaba el emperador. Dióle este audiencia privada en la que 
Hernando Pizarra le hizo una pintura viva de los trabajos y 
penalidades de la conquista y de la riqueza, fertilidad y civi- 
lización del país, como lo probaban los artefactos que habia 
traido. Solo se habló de la captura de Atahuallpay mas no 
de su ejecución, por que esta fué después que salió de Caja- 
marca. Brillaron de alegría los ojos del emperador a la vista 
de aquellos preciosos objetos. 

Con tan importantes nuevas, confirmó el emperador las 
concesiones hechas antes á Francisco Pizarro y socios del 
modo mas amplio, extendiendo los límites de su jurisdicción 
á 6o leguas mas al Sur. A Almagro le concedió facultades 
para descubrir y ocupar el país hasta 200 leguas de distancia, 
empezando de donde acababa el límite Sur del territorio de 
Pizarro. Escribió ademas Carlos V una carta á Pizarro y á 
Almxigro, felicitándolos por sus proezas y conquistas. 

A Hernando Pizarro lo alojó como individuo de la corte 
y lo hizo caballero de Santiago. Le dieron facultades para 
armar y mandar una escuadra ; y muchas útiles recomenda- 
ciones. 

Salió Hernando de España con una magnífica escuadra, 
que después de sufrir alguna avería llegó al puerto Nombre 
de Dios. Detúvose alh' algún tiempo y tanto la hambre como 
el rigor del clima diezmaron su gente. 

Almagro se envaneció con las concesiones de la corona, así 
resolvió mandaren el Cuzco sin reconocer superior. Pizarro, 
sin pérdida de tiempo, envió comisionados al Cuzco para que 
sus hermanos se volviesen á encargar del mando de aquella 
ciudad, sin permitirle á Almagro que tomase posesión de tan 
opulenta población, que le proporcioniaria medios de satis^ 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. lxxix 

facer su codicia y la de los suyos. Prohibió también á Al-- 
magro desempeñar dicho cargo, obligándole á que empren- 
diera su expedición al Sur. En medio de los disturbios que 
esta medida ocasionó, se presentó Pizarro en el Cuzco, visitó 
y abrazó á Almagro y convino con él que los beneficios de 
las ulteriores campanas se dividirían por igual entre los dos ; 
y en otros varios y poco honrosos artículos que no merecen 
mención. 

Después de este convenio, partió Almagro para Chile con 
1 5o hombres y algunos Indios nobles para que allanasen el 
camino* 

El Gobernador, desembarazado así de su rival, volvió á la 
costa á continuar sus arreglos. Fundó ademas la ciudad de 
Trujillo , en recuerdo del pueblo de su nacimiento de este 
mismo nombre en Estremadura. Hizo así mismo varios repar- 
timientos de tierras y de Indios entre sus soldados. Toda su 
atención la fijó en la construcción de la capital, la que en poco 
tiempo se levantó con sus magníficos edificios y jardines por 
los muchos trabajadores que en esta obra se emplearon. 

Ya los Indios hasta entonces tímidos y dóciles comenzaron 
á amenazar la autoridad de Pizarro, de modo que si su es- 
píritu quedó tranquilo con la ausencia de su rival Almagro, 
por otro lado se abria una inmensa cima en la que podia pre- 
cipitarse. Ya los Peruanos reflexionaron sobre el cambio com- 
pleto que habian sufrido sus instituciones y la forma de go- 
bierno, sobre el saqueo de los templos y palacios, sobre los 
actos de crueldad del conquistador, en especial la muerte de 
Atahuallpa y en fin sobre la farsa ridicula de elevar en apa- 
riencia al trono á uno de la dinastía real , para emplearlo 
como instrumento ciego de sus miras ambiciosas. 

Manco poseia un elevado espíritu y conociendo lo que con 
él se hacia, reclamó de Pizarro repetidas veces que se le res-- 
tituyese el mando, en toda la extensión y rango que tenia en 
tiempo de sus antecesores. Como las respuestas del Goberna- 
dor eran evasivas, pues lo que se le exigia era enteramente 



Lxxx HISTORIA 

contrario á sus ambiciosas miras^ el Inca y sus nobles devo- 
raban sus resentimientos en secreto, aguardando que llegase 
la hora oportuna para vengar sus agravios. 

Resolvió con este fin el Inca que el gran sacerdote Villac- 
Umii acompañase á Almagro al salir del Cuzco y lo instruyese 
en el plan de conspiración, para que volviendo en secreto, 
tomase parte en ella. Manco salió tanibien ocultamente del 
Cuzco ; pero un cuerpo de Indios aliados con el Gobernador 
y que no miraban bien al Inca por que hacia poco tiempo 
que los habían sometido al yugo peruano, espió sus pasos y 
dio parte á Juan Pizairo de la insurrección que se preparaba. 
Este con un piquete de caballería salió en busca del fugitivo, 
le alcanzó y encerró en la fortaleza del Cuzco con buena 
guardia. 

En este tiempo regresó Hernando Pizarra de España, tra- 
yendo las concesiones en favor de Almagro y de su hermano 
de que ya hemos hablado y también el título de Marques de 
los Atavillos en favor del Gobernador. Este no puso por lo 
pronto á Almagro en posesión de su territorio para estimu- 
larle á que emprendiese la conquista de Chile y tenerlo de 
este modo lejos del Cuzco, en donde era azarosa su presencia. 
Y para que no hubiese novedad en esta ciudad , mandó á ella 
á su hermano Hernando con encargo de gobernarla. 

Hernandoy que simpatizaba con los Indios, puso luego en 
libertad a Manco y le inspiró gran confianza. Este le descu- 
brió varios tesoros ocultos y le pidió permiso para ir a traer 
de cerca del Cuzco una estatua de oro macizo que represen- 
taba á su padre Huayna-Ccipac ^ pretexto visible para eva- 
dirse, pero que Hernando^ llevado de la codicia, no lo sos- 
pechó. 

Permitióle Hernando que fuese á buscar la estatua y aun le 
dio soldados de caballería para que le ayudasen y acompaña- 
sen. Mas pasó una semana y no regresó ; por lo cual cono- 
ciendo que lo habia engañado el Inca, envió á su hermano 
Juan con 6o hombres de caballería para que lo prendiera y 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. lxxxi 

condujera al Cuzco. JuanPizarro llegó hasta cerca de las mon- 
tañas del valle de Yucay, allí encontró á los dos soldados que 
fueron con Manco, quienes le informaron que este a la cabeza 
de varios pueblos sublevados se preparaba para marchar so- 
bre la capital. En efecto, al llegar P¿2arro al rio Yucay vio 
al Inca con miles de Indios en la orilla opuesta, preparados 
á disputarle el paso. 

Sin hacer caso los Españoles de aquel enjambre de com- 
batientes, se echaron al rio y lo pasaron sobre sus caballos, 
en medio de una lluvia espesa de flechas y piedras. Al saltar 
en tierra los Españoles, retrocedieron los Indios; pero muy 
luego volvieron sobre ellos y los rodearon , sin darles tiempo 
ni para formar sus filas. Hasta entonces el Peruano no se ha- 
bia mostrado tan resuelto para luchar con los conquistado- 
res. Entablóse un combate encarnizado y al grito de guerra 
a Santiago » se echó furiosamente la caballería sobre las filas 
mas espesas de los Indios, que no pudiendo sostener este era- 
puje, unos huyeron y otros fueron lanceados ó atropellados 
por los caballos. En su retirada, que la hicieron con orden, 
volvían de cuando en cuando para lanzar algunas flechas á 
sus perseguidores. Y no se crea que carecian los Indios de 
armas ofensivas y defensivas, pues habian algunos con lanza 
cuyas puntas, aunque de cobre, eran tan duras como el fierro; 
otros llevaban unas pesadas mazasdel mismo metal ; y muchos 
cubrían sus cuerpos con cotas de algodón colchado y escudos 
de pieles de animales. Peleó cada uno de ellos como si lo hu- 
biese estado mirando su Inca. Llegada la noche acampó P/- 
zanx) en las faldas de las colinas que circundan el fértil valle 
de Yucay, después de haber perdido algunos soldados y ca- 
ballos en tan obstinado como desigual combate. También 
salieron heridos unos y otros sumamente desfallecidos con la 
fatiga del choque. Debe suponerse que fué considerable el 
número de Indios muertos y heridos. 

Al día siguiente vio Pizarro cubiertos los pasos y las cimas 
de las montañas con nubes espesas de Indios, dispuestos a 

TOME I. f 



Lxxxii HISTORIA 

impedirle la travesía. Era imposible avanzar sin ser destro- 
zado, en esta penosa situación recibió orden de su hermano 
para volver al Cuzco, lo que verificó sin pérdida de tiempo. 
Al acercarse á esta ciudad la encontró circundada por 
200,000 Indios, que formaban un campo que se perdia de 
vista. Sus lanzas y picas parecian un bosque; y los gritos que 
daban resonaban en el aire con espantosos y alarmantes ecos. 
Era la primera vez que liabian mostrado las huestes indias 
tan imponente actitud y un valor tan decidido. 

No impidieron los Indios la entrada de los Españoles en 
el Cuzco, como para cogerlos en una mas segura red. 

A mas de i ,00o Indios auxiliares, tenian los Españoles como 
200 hombres de línea de ambas armas, fuerza que se reducia 
á cero al lado de las espesas nubes de Indios que sitiaban 
la capital. En este sitio del Cuzco que comenzó en Febrero 
de 1 536, hicieron los' Indios prodigios de valor, que á no ser 
el heroico valor de los Españoles, habrían seguramente triun- 
fado de los invasores. 

Acampados los Españoles en la plaza mayor y algunos en 
las salas del Inca Viraccocha^ se vieron varias veces expues- 
tos á un incendio por los combustibles que lanzaban los si- 
tiadores. 

Las formas sombrías de los Andes, remontándose en soli- 
taria grandeza hasta las regiones del eterno silencio , en 
donde ya no se oia el feroz y terrible tumulto de los gue- 
rreros agitados en torno de sus faldas , hacia mas horrible 
el sitio y le daba un aspecto de desolación y de llanto. Mu- 
chos dias la voracidad de las llamas hacia destrozos en la 
capital, no dejando en pié ni torres, ni palacios, ni templos, 
ni cabanas. La casa del Sol y la de las vírgenes escaparon 
maravillosamente de esta ruina. La mitad de la capital de 
los Incas fué reducida á cenizas por sus mismos hijos. Los 
Españoles no se empeñaron en apagar las llamas, por que 
no lo habrían conseguido ; y de vez en cuando haciendo im- 
petuosas salidas hacían horrible matanza en las huestes In-^ 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. áxxm 

dias; pero estas, aunque retrocedían, volvían con mas furor, 
de forma que ' hada podían avanzar los conquistadores des- 
pués de sus valerosos ataques. 

Al fin se resolvió que en tres divisiones , mandadas por 
Gonzalo Pizarro, Gabriel Rojas y Hernán Ponce de León; y 
á mas con el auxilio de los Indios amigos, saliese el ejército 
español simultáneamente por los tres puntos principales que 
conducían al campo de los sitiadores. Púsose en efecto al 
enemigo en desorden, con grave mortandad ; pero rehacién- 
dose pronto, comenzó de nuevo el ataque con un extraordi- 
nario valor de* parte de ambos ejércitos. El Inca montado á 
caballo y manejándolo con destreza, dirigía el combate. Pero 
al fin se retiraron los Españoles á los cuarteles del Cuzco. En 
las tentativas de abrirse un paso, salió herido Juan Pizarro 
de la cabeza, herida que le quitó la vida en i5 días. Pérdida 
sensible atendidas sus cualidades como buen soldado. 

Hernando su hermano se puso á la cabeza de los Españoles 
y se preparó para tomar la torre por asalto. Plantadas gran 
número de escalas contra la torre, la asaltaron los Españo- 
les por muchos puntos á la vez y penetrando dentro del re- 
cinto, arrollaron á todos los combatientes. No queriendo un 
jefe indio caer prisionero, subió sobre una almena, arrojó le- 
jos su clava y envolviéndose en su manto, se precipitó desde 
aquella altura, muriendo como un antiguo Romano. El Jefe 
español , dejó una corta guarnición para asegurar su con- 
quista y volvió en triunfo á sus cuarteles. 

Mucho tiempo pasó sin que los sitiados recibiesen socorro, 
de modo que sufrían ya una suma escasez de víveres ; y 
aunque en cada salida se proveían de lo necesario, era a 
costa de pérdidas notables en sangrientos combates , tanto 
de los Españoles como de los Indios auxiliares. 

Pasaron algunos meses sin que los sitiados recibiesen 
nuevas de sus paisanos y esto los afligía demasiado no obs^ 
tante de que sabían que el Gobernador habría hecho cuanto 
estaba a su alcance para salvarlos de tan aflictiva posición « 



Lxxxiv HISTORIA 

Sospechaban pues oque se hallaba en una posición idéntica, 
ó que habia perecido á manos de los insurgentes. 

Un ejército indio se presentó en Jauja y otro puso sitio á 
Lima. Pizarro con una fuerza que destacó, puso en fuga á 
sus enemigos y los escarmentó de un modo ejemplar que no 
volvieron á salir de las cumbres de las montañas. Sabedor de 
los conflictos en que se veian los Españoles les envió como 
4oo hombres en varios destacamentos ; pero los Indios que 
ocupaban los pasos de la cordillera les oponían atroz resis- 
tencia y los envolvían con sus superiores fuerzas. Con sus 
armas arrojadizas y con piedras que lanzaban de las crestas 
arruinaban al ejército español. Hubo destacamento del que 
no quedó un solo hombre con vida ; y de los otros volvieron 
fugitivos á Lima muy pocos llevando la noticia de su de- 

■ 

rrota^ 

Afligióse en extremo Pizarro con estos desagradables su- 
cesos, llegando á desconflar hasta de su misma posición sin 
auxilio exterior. Con tal motivo envió un buque á Trujillo 
para que viniesen todos los colonos que allí se hallaban á 
reunirse en Lima. Envió á Panamá, Nicaragua, Guatemala 
y Méjico por socorro ; haciéndoles ver el peligro en que se 
hallaba. 

Se ha conservado su carta á Aharado, que entóaces se 
hallaba en Guatemala, para que lo auxiliase lo mas pronto 
posible. Después de muchas súplicas y reflexiones, le ofre- 
ció parte del botín que hiciesen en la conquista entrambos 
dos. Llegó por fin el socorro tan ardientemente solici- 
tado. 

Habían transcurrido mas de 5 meses desde que se puso 
sitio al Cuzco y las huestes Peruanas permanecian acampadas 
al rededor del Cuzco. Grande fué el contento de los Pizar^ 
ros al ver disiparse aquella nube de guerreros. Hernando 
mandó sus partidas para que explorasen el país y para que 
trajesen provisiones. Por último meditó un golpe decisivo 
que concluyese de una vez tan fatigosa guerra. Reducíase 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. lxxxv 

este á capturar al Inca Manco sorprendiéndole en sus mis- 
mos reales. Con 8o hombres de caballería , escogidos y un 
cuerpo de infantería, dio un largo rodeo por los desfilade- 
ros menos frecuentados de la montaña y llegó delante de 
Ollantaitambo sin ser notado por el enemigo. Pero estaba la 
plaza mas fortificada de lo que creia. El único punto expu- 
gnable era por el lado que miraba hacia Yucay ; por allí pues 
debía ser el ataque. 

Empezaron los Españoles á subir la explanada sin hacer 
ruido, después de atravesar la corriente del rio. Pero retro- 
cedieron dos veces en desorden con muchos heridos, no 
pudiendo resistir el ataque de los enemigos. No siendo posi- 
ble permanecer por mas tiempo en tan trabajosa situación, 
se celebró un consejo de guerra, del cual resultó que lo mas 
conveniente era retirarse abandonando el ataque. 

Con auxilio de las tinieblas de la noche, envió Pizarra 
por delante la infantería y los bagajes, tomó el mando del 
centro, encargando de la retaguardia á su hermano Gonzalo. 
Mas de una vez se vio obligado Gonzalo á volver caras y á 
dar desesperados ataques. Pero el enemigo victorioso, toda- 
vía venia picándole la retaguardia hasta que salieron los Es- 
pañoleSj de los desfiladeros y se pusieron delante de la fa- 
mosa ciudad del Cuzco. 



CAPITULO V. 

Detide la «alida de Almafpro para dille hasta su ejerueion* 

En circunstancias tan críticas como las que se encontraba 
Hernando y sus compañeros en el Cuzco, emprendió Almagro 
su marcha hacia al Sur para conquistar Chile; pero fueron 
tantas las fatigas y penalidades del camino, tal el hambre, 
que los obligaba á comer á los caballos que morian de frió, 
que apenas llegaron á Coquimbo cuando se vieron precisados 



uuxvi fflSTORIA 

á regresar. Sostenía Almagro que el Cuzco estaba compren- 
dido en el territorio que le señaló la corona y creído en 
esto, se puso delante del Cuzco , después de un cierto arre- 
glo con Manco , exigió al Ayuntamiento que le reconociese 
como gobernador de esta ciudad. Esta corporación aplazó 
el asunto y en el entretanto se arregló una tregua, que creyó 
el Mariscal rota (así llamaban a Almagro) y por que supo 
que el Gobernador envió de Lima una fuerte división para 
sostener el Cuzco. 

No era cuestión fácil para el Ayuntamiento la que se venti- 
laba entre Almagro y Pizarro, por ser puramente geográfica, 
con efecto : según la resolución de la corona la jurisdicción 
de Almagro se había de extender 370 leguas al Sur del rio 
Santiago, cuya latitud es i^ 20' N. Según este límite, el 
Cuzco caia en el 'territorio del Gobernador, contando las 
leguas á 17 7 por grado. El 8 de Abril de i537, aprovechán- 
dose de la obscuridad de la noche , entró el Mariscal en la 
ciudad sin ser sentido. Estableció avanzadas de caballería 
en todas las avenidas, para evitar una sorpresa y despachó 
á Or gañes ^ militar muy valiente y capaz, con un cuerpo de 
infantería para forzar el alojamiento de Hernando Pizarro, 
Los soldados de este se sostuvieron con un extraordinario 
valor ; pero después de una encarnizada lucha en que mu- 
rieron algunos, se rindió Pizarro á discreción, á causa del 
incendio que los invasores causaron en su alojamiento y que 
amenazaba su vida y la de los suyos. Encerró en prisión se- 
gura á Hernando y Gonzalo Pizarro, nombró gobernador 
de la ciudad á Gabriel Rója^ ; y el Ayuntamiento reconoció 
como legítima su autoridad. 

Intimado A ¡varado {Alonso) por Almagro para que lo 
reconociese como Señor del lugar, prendió á los enviados y 
dio parte de lo ocurrido al Gobernador. Aharado estaba en 
Jauja con una fuerza de 5oo hombres de ambas armas. Al- 
magro fué entonces aconsejado por Orgóñes para que cortase 
la cabeza de \os Pizarras; pero este noble jefe, aunque detes- 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. lxxxvií 

taba de muerte á Hernando por la guerra constante que este 
le habia hecho, era incapaz de tan inicua medida, mucho mas 
cuando aun apreciaba todavía á su hermano Francisco. 

Aharado que se habia colocado al otro lado del rio Aban- 
cay, fué atacado por ^Orgóñes, que lo puso en una com- 
pleta confusión, de modo que cuando Almagro vino en per- 
sona á segundar el ataque, se vio aquel precisado á ren- 
dirse. Conseguido este triunfo, regresó el Mariscal al Cuzco 
con un número considerable de prisioneros que quizá era 
igual al de su tropa. 

El licenciado Gaspar de Espinosa^ al mandamiento de 
Francisco Pizarro vino con un refuerzo de 25o soldados, 
para auxiliar á su antiguo compañero de armas en la difícil 
posición en que se encontraba. Cortés, conquistador de Méjico 
le envió también un buque provisto de víveres, municiones 
y otros importantes artículos de guerra. 

Sabedor Pizarro de la vuelta de A Imagro de Chile, la toma 
del Cuzco, la prisión de sus hermanos y su derrota, pensó en 
fortificarse en Lima por que suponía que su rival vendría 
hasta esta ciudad á atacarlo. 

Creyendo Pizarro útiles en este caso las negociaciones en- 
vió al Cuzco una embajada, dirigida por Espinosa; pero no 
produjeron efecto , pues Almagro declaró que no desistiría 
de sus pretensiones, aunque le costase la vida. Y para mayo- 
res dificultades sobrevino la muerte del Licenciado Espinosa, 
varón sagaz, inteligente, próbido, valeroso y de grande in- 
fluencia por la moderación de sus consejos. Envió entonces 
y^ Imagro con un destacamento á Orgóñes contra el Inca, 
quien huyó hasta refugiarse en las escabrosidades de los 
Andes. 

Orgóñes instaba mucho al Mariscal para que matase á los 
PizarroSj por que de este modo se libraría de enemigos tan 
envidiosos; pero D. Diego Alvarado^ hermano del famoso 
Don Pedro que expedicionó sobre Quito, amaba mucho a 
Hernando Pizarro y le defendió con energía. 



I 



Lxxxvm HISTOWA 

Salió el Mariscal del Cuzco, llevándose consigo á Her^ 
nando Pizarro y en Chincha se propuso fundar una ciudad, 
como por rivalizar con Pizarro que fundó la de Lima. Supo 
allí que Gonzalo Pizarro^ Alonzo Alvar ado y otros presos 
habian escapado de su prisión y reunídose con el Goberna- 
dor. Indignado altamente por este suceso quiso descargar 
sus iras sobre Hernando y á no haber sido las negociacio- 
nes que entabló Pizarro^ lo habria sin duda practicado. Para 
llevar á cabo este propósito conciliatorio, convinieron en que 
Fray Francisco de Bobadilla, religioso mercedario de grande 
reputación y probidad, resolviese como arbitro la cuestión. 
En una conferencia que celebraron en Mala los dos Jefes, 
manifestó Pizarro cierta indignación contra Almagro y des- 
pués de serias recriminaciones se fué este á su campamento 
temeroso de una traición de parte su antiguo socio. 

ElFrayle, después de una madura deliberación, resolvió 
que se enviase un buque con un buen piloto, para que de- 
terminase con exactitud la latitud del rio Santiago , límite 
septentrional del territorio que la corona asignó al Mariscal. 
Y mientras esto se practicaba, debia Almagro devolver el 
Cuzco, soltar á Hernando con la condición de que se fuese 
pronto á España y sujetarse cada uno á sus límites. 

Almagro se indignó de esta sentencia de arbitraje ; y el y 
los suyos creyeron que el Frayle fué comprado por Pizarro^ 
para esta resolución. Aun no sospechaba que bajo un pobre 
manto ocultaba Charcas el famoso Potosí. Orgóñes no aban- 
donaba su propósito de pedir la cabeza de Hernando Pizarro. 
Aharado era su ángel tutelar, que venia á salvarlo de los 
mayores conflictos, como sucedió últimamente en esta oca- 
sión. 

El Gobernador no ahorró medio ni sacrificio para salvar 
á su hermano Hernando; y con este fin convino en que Ai-- 
magro continuase hasta la resolución de Castilla en posesión 
del Cuzco ; pero con la condición de que su hermano fuese 
puesto en libertad y de que maroharia en el término de seis 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. lxxxix 

sen^anas para España. Orgóñes, lleno de odio y venganza para 
Hernando Pizarro^ hizo mil aparatos de desaprobación al sa- 
ber esta resolución. 

Almagroy en consecuencia del convenio, fué al lugar en que 
se hallaba preso Hernando Pizarro^ le anunció su libertad, 
lo condujo á sus cuarteles , en los que le dio un banquete 
y después le llevaron á donde su hermano que se hallaba en 
Mala. 

Fizarro^ recorrió en su mente los agravios que habia reci- 
bido de Almagro y resolvió vengarse \ mas como se hallaba ya 
viejo entregó el mando de las tropas a su hermano Hernando. 
En seguida notició á Almagro que el tratado estaba roto y 
que le dejase libre el Cuzco. Muy tarde conoció este el yerro 
de haber tratado con su rival ; y como estuviese muy enfermo, 
confío a Orgóñes la dirección de sus negocios, por ser muy 
leal y valiente. Este se apoderó de los pasos mas difíciles de 
la Cordillera en Huaitará,- cadena de montañas que circunda 
el valle de Zangallan , en donde Almagro tenia entonces sus 
reales. Pero á pesar de esta precaución, el ejército enemigo 
pasó al otro lado de la Cordillera , motivo que obligó á Al- 
magro á retirarse al Cuzco , lo que practicó á pesar de estar 
muy enfermo; de modo que cuando Hernando Pizarro^ á 
quien encomendó el Gobernador el mando del ejército, se 
dirigió hacia aquella ciudad, á cuyas inmediaciones llegó en 
Abril de i538, la encontró ya ocupada por el Mariscal. 

Orgóñes^ á la cabeza de la división de Almagro^ salió de 
la ciudad y se colocó en un punto llamado Salinas, resuelto 
á dar batalla á Pizarro. Su fuerza era de 25o de caballería, 
otros tantos de infantería y ademas seis cañoncitos ó falco- 
netes. Sin embargo su caballería no podia obrar en el sitio 
que eligió por su demasiada escabrosidad. 

Poco después avanzó Hernando Pizarro con paso firme á 
la cabeza de su denodado ejército, que ascendia á 700 hom- 
bres de todas armas. Cubrían las colinas inmediatas millares 
de Indios atraidos por la curiosidad del próximo combate. 



xc HISTORIA 

Aunque la caballería de este jefe era inferior en número á la 
de Almagro, le excedía en infantería, que ademas estaba ar- 
mada en parte con arcabuces de nueva invención. Colocó 
Hernando la infantería en el centro y la caballería en los 
flancos, lo mismo que estaba formado su enemigo. Un cuerpo 
de su ejército lo mandaba él , Alanzo Aharado el otro ; y 
Gonzalo^ su hermano y Pedro J^aldwia (el héroe futuro de 
Arauco) el centro. 

Después de oir misa y dirigir Hernando Pizarro á sus sol- 
dados una sentida y elocuente alocución, cargó Gonzalo á la 
infantería enemiga ; masa pesar de que tuvo que atravesar un 
rio que había delante y un pantano, la obligó á salir á terreno 
mas llano. En este estado, sus arcabuceros comenzaron á ha- 
cer un activísimo fuego que molestó mucho á los de Orgóñes. 
Hernando por su parte hizo lo mismo, cargando impetuosa- 
mente sobre el enemigo, quien le salió al encuentro, trabán- 
dose de este modo un terrible y sangriento combate. Orgóñes 
mostró en esta vez, como siempre, un valor á toda prueba, 
haciendo personalmente muchos actos del mas extraordinario 
arrojo. Desgraciadamente una bala doble de arcabuz le cayó 
en la frente y le quitó el sentido por mucho rato; de modo 
que cuando volvió en sí se encontró rodeado de enemigos 
á los que tuvo darse por prisionero. Uno de ellos, llamado 
Fuentes, criado de Pizarro^ a quien entregó Orgóñes la es- 
pada, le atravesó infamemente el pecho con su daga; separada 
en seguida la cabeza del tronco y colocada en una pica, la lle- 
varon á la plaza mayor del Cuzco como un trofeo. La muerte 
de este denodado campeón puso naturalmente su ejército en 
desorden, por mas esfuerzos que para ordenarlo hacia Pedro 
Lerma. Este aborrecía á Hernando por motivos particulares 
y quiso vengarse de él en este dia. Picó pues su caballo y cayó 
sobre aquel con gran ímpetu. Cruzáronse las lanzas y ambos 
salieron levemente heridos ; aunque después Lerma quedó en 
el campo cubierto de heridas. 

Puestos en desorden los soldados de Almagro huyeron al 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. xcT 

Cuzco ; y hasta el mismo almagro se refugió en la fortaleza 
de esta ciudad , en donde poco después le tomaron prisio- 
nero, le cargaron de grillos y aseguraron su persona en el 
mismo lugar en que tuvo presos á los Pizarras. 

El número de muertos fué como 1 5o y la duración de la 
batalla de dos horas. A Lerma que retiraron todavía vivo del 
campo, aunque con diez y siete heridas , le fué á asesinar en su 
cama un soldado á quien en cierta ocasión castigó por inobe- 
diente. Entregada la ciudad al pillaje , hallaron los vencedo- 
res un buen botin én las casas de los oficiales enemigos, aun- 
que era tal su codicia que no quedaron satisfechos. 

Entretanto Almagro se iba consumiendo en su prisión de 
tristeza y enfermedad ; el buen trato que le daba Hernando 
Pizarro y la oferta de libertad que le hizo mejoraron notable- 
mente su salud y ensancharon su amortiguado espíritu. Desde 
que cayó preso Almagro^ se comenzó á formar contra él un 
proceso, en el que declararon todos sus enemigos persona- 
les y los mas ruines aventureros. Se asegura que llegaron á 
2,000 páginas en folio las que componian el expediente. Si- 
guióse á este cúmulo de estudiadas é inicuas acusaciones una 
sentencia en la que después de declarársele traidor, se le con- 
denaba á muerte, debiendo ejecutarse esta cortándosele la ca- 
beza en la plaza pública del Cuzco. 

Nada de esta trama sabia el desventurado prisionero, pues 
toda ella se había urdido durante su rígida prisión. Un fraile 
fué el nuncio de tan infausta noticia, á la que al principio no 
quiso dar asenso; pero convencido de la realidad del anuncio, 
pidió audiencia á Hernando Pizarro^ este aunque se la con- 
cedió , no fué movido á piedad ni por las canas , ni por los 
sobresalientes méritos de su enemigo, ni por los encarecidos 
ruegos con que le pidió la vida. Antes por el contrario, le 
dijo bruscamente que un valiente como él no debia pedir la 
vida, perdiendo el decoro con que debe proceder un cabal- 
lero y que aprovechase los momentos que le restaban de vida 
en disponer su alma y sus otros arreglos de la tierra. 



xcii HISTORIA 

Con este motivo nombró á su hijo Diego de su sucesor, 
pues le habia concedido esta gracia el Emperador y á Diego 
AharoAo^ que le merecia toda confianza, de administrador 
del territorio que le pertenecia, durante la minoridad de su 
hijo. Dejó á su amo el Emperador de heredero de todo lo 
que poseia en el Perú , para hacérselo propicio y que pro- 
tegiera á su hijo. • 

Fué general la sorpresa y sentimiento que produjo en el 
Cuzco la noticia de la sentencia contra Almagro^ pues casi 
no hubo uno que no recordase algún acto de este de magná- 
nima benevolencia. Diego Aharado^ por cuya intercesión 
salvó Hernando Pizarro la vida , habló por el desventurado 
prisionero y no consiguió mas que el que la ejecución fuese 
en la misma prisión y no en la plaza pública. 

En el dia señalado, después de tomadas varias medidas de 
precaución contra los partidarios de Almagro^ entró el eje- 
cutor ocultamente seguido de un sacerdote en la prisión y 
se llevó á cabo la misma sentencia, tan luego como se confesó 
y recibió la eucaristía. Así murió obscuramente en un lúgu- 
bre calabozo el heroico conquistador ! 

A fin de que se cumpliese lo dispuesto en la sentencia, se 
sacó el cadáver de Almagro á la plaza pública , en donde se 
le cortó la cabeza. Al dia siguiente se llevaron sus restos con 
mucha solemnidad á la Iglesia de la Merced para celebrar 
sus exequias. Hallábanse entre los dolientes los dos Piza- 
rros. \ También su hermano Francisco honró de este modo la 
memoria de Atahuallpa ! 

Los cargos que se hizo á Almagro fueron : haber susci- 
tado guerra contra la corona, durante la cual habian pere- 
cido muchos Españoles ; haber entrado en conspiración con 
el Inca ; y haber desposeido del Cuzco al Gobernador nom- 
brado por la corona. No se sabe quienes fueron los miembros 
del tribunal que pronunció esta nefanda sentencia. 

Murió este héroe como de 70 años , de su juventud no 
se sabe mucho por que era expósito. Era de pasiones fuertes 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. xaii 

que pocas veces sabia dominar ; pero en su carácter habitual 
no era ni vengativo ni cruel. Trató muy mal á los Indios y 
aun cometió con ellos actos atroces. Granjeóle el afecto de 
sus soldados y amigos su genio franco y su excesiva genero- 
sidad. También cedia con facilidad á los consejos de los 
amigos, lo que, entre otros males, le acarreó la muerte por 
la libertad que dio a los Pizarros. Era buen soldado, pru- 
dente y cuidadoso en sus planes, paciente y denodado en la 
ejecución. Tenia el cuerpo cubierto de heridas, las que ha- 
cian mas deforme su natural fealdad. 

Dos graves en^ores ocasionaron su muerte : i** haber to- 
mado el Cuzco por las armas, debiendo haber ocurrido á la 
decisión de arbitros, ó á la de la corona ; y 2® una :vez come- 
tido este yerro, sostener su pretensión con las armas sin en- 
trar, como lo hizo, en negociaciones con Pizarro^ que con su 
política fria y astuta debia necesariamente triunfar de la 
. franqueza de su antiguo socio, cuyo carácter tanto conocia. 



CAPITULO VI. 



Desde la llegada de Pizarro al Cuzeo Hasta su muerte* 



Luego que el Gobernador recibió la noticia de la derrota 
de /almagro y se puso en marcha para visitar al Cuzco; pero por 
el estado de desorden en que estaba el país, se vio precisado 
á demorarse largo tiempo en Jauja. Allí recibió á Diego, 
hijo de su desgraciado socio, remitido por Hernando. Lo 
trató muy bien y aun lo alojó en su casa. Tanto este joven 
como el Obispo Valverde intercedieron por ^^Imagro, cuya 
muerte la sentian mucho. Continuó Pizarro su marcha y al 
pasar el rio Abancay supo la ejecución de el valiente Ma- 
riscal y mostró extremo dolor y extraordinaria sorpresa; 



xc HISTORIA 

aunque casi es indudable que su hermano Hernando recibió 
de él instrucciones para proceder como lo hizo; por cuya 
razón la historia le hace responsable de este inicuo atentado. 
Entró en el Cuzco con el rico vestuario que le regaló Cortés 
y con el continente altivo del vencedor. 

Al manifestarle Aharado la última disposición áñ Almagro, 
respecto á su territorio, respondió el Gobernador que aquél 
por su rebelión habia perdido todos sus derechos y que sus 
dominios se extendian hasta Flándes. Por esta misma razón 
mandó relevar á Benalcázar, conquistador de Quito, por qué 
según informes que le dieron, aspiraba este á volver el reino 
de su mando independiente de la dominación de Pizarro. 

Trató el Gobernador muy mal á los soldados de Almagro 
y se mostró insensible á las quejas de los indígenas, muy al 
contrario de lo que habia hecho Hernando después de su 
triunfo. 

Comisionó á su hermano Gonzalo para someter á los In- 
dios de Charcas, territorio perteneciente a Almagro; y des- 
pués de reñidas luchas se logró el objeto. En premio de esta 
hazaña le concedió, lo mismo que á Hernando que le ayudó 
en la conquista, un inmenso territorio en las inmediaciones 
de Porco, en el que habia riquísimas minas, pues compren- 
día parte del Potosí. Cerca de un año trabajó Hernando con 
empeño las minas para volver á Castilla con harto oro ; pero 
ya estaban allí reclamando de su conducta, Aharado y otros. 

Hernando Fizando partió para España, en donde Aharado 
le hizo cruda guerra hasta el extremo de desafiarlo ; pero el 
combate no se verificó, por que cinco dias después de retado 
murió Abarado, lo que dio lugar á fundadas sospechas con* 
tra Hernando Pizarro. 

Parece que la Providencia quiso castigar á Hernando Fi-^ 
zarro, pues sin sentencia ninguna se le encarceló durante 
'2o años, después de los cuales salió anciano y enfermo á 
pasar los pocos dias que le quedaban en la obscuridad y mi- 
rria. Pocas veces en Castilla se hizo tan manifiesta justicia 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. xcv 

contra criminales de la categoría de Hernando Pizarro. Murió 
sin embargo de edad de loo años, sin que quedase vivo nin- 
guno de los suyos. 

Era Hernando hermano de los Pizarros solo por parte de 
padre, pues era hijo legítimo y de raza noble por línea ma- 
terna. Aprendió en Italia el arte de la guerra bajo las órde- 
nes del Gran capitán y cuando su hermano conquistó el Perú 
tomó parte en sus aventuras. Admira la resignación y ánimo 
firme con que sufrió Hernando Pizarw su larga prisión. 
Mostró en ella que en realidad era un heroico y denodado 
campeón. Su hermano Francisco le guardaba muchas defe- 
rencias por su mejor educación, por ser hermano mayor y 
de mas adelantado entendimiento. 

Era ambicioso, avariento en extremo y demasiado altivo, 
concibió desde un principio, desprecio por el valeroso -^Z- 
magro, en vez de mirarle como socio antiguo y compañero 
de su hermano. Vengativo en extremo, esperó lentamente la 
hora de la venganza contra el ilustre almagro que tan gene- 
rosamente se portó con él cuando estando en sus manos pudo 
desaparecerlo. 

Viendo el emperador que el influjo de Pizarro en el Perú 
era inmenso y que seria muy peligroso el irle de frente, se 
envió al Licenciado Vaca de Castro para tan delicada misión. 
Era magistrado de la real audiencia de Valladolid, siendo 
ademas instituido, íntegro, prudente y de mucho mundo aun- 
que no habia sido criado en la carrera de las armas. 

Debia presentarse ante Pizarro el licenciado Castro como 
comisionado de la corona, para consultarle sobre reparación 
de agravios, en especial sobre los de los Indios, para en lo 
sucesivo evitar mayores males. Debia también enterarse del 
estado del país, en todos sus ramos y remitir a España una 
relación exacta de todo lo que viese. 

En caso de morir Pizarra^ debia presentar su nombra- 
miento de gobernador y exigir en nombre del Rey obedien- 
cia de todas las autoridades del país. La prudencia con que 



xcvi HISTORIA 

se tomó esta]^ú1tíma medida la justificaron los acontecimien- 
tos posteriores. Después de un riesgoso y penoso viaje , llegó 
Vaca de Castro al puerto de San Buenaventura (hoy puerto 
de la Nueva Granada). 

Conociendo el turbulento estado del país, se estableció 
Manco entre los Andes y la costa, haciendo frecuentes incur- 
siones sobre las plantaciones inmediatas, destruyendo las 
casas, matando á los habitantes y robando los ganados. 
Cuantas medidas se tomaron contra él fueron inútiles. 

Jlnvío el Gobernador á su hermano Gonzalo contra el Inca 
y aunque este era frecuentemente derrotado, se rehacia con 
facilidad en las escabrosidades de las cordilleras. 

Viendo Pizarro que de nada servia la fuerza contra el Inca, 
le envió un mensajero para tratar con él de un modo pací- 
fico. Manco señaló el valle de Yucay para punto de reunión. 
Presentóse allí Pizarro el dia señalado, después de haberle 
enviado un rico regalo con un negro esclavo al que asesina- 
ron y robaron en el camino los Indios. Pizarro vengó este 
agravio con otro mas atroz. Una mujer del Inca, joven y her- 
mosa, se hallaba en el campamento español ; se le desnudó é 
hizo azotar en presencia de la tropa y matar después a sae- 
tazos. Estableció Pizarro colonias en todos los países desa- 
fectos. Entre estas colonias se cuenta la ciudad de Huamanga 
á mitad de camino entre Cuzco y Lima. También se fundó 
en Charcas la ciudad de la Plata. 

Al recorrer Pizarro las playas del mar del Sur, fundó la 
hermosa ciudad de Arequipa. 

Con la llegada de nuevos Españoles se fortificó Pizarro ; 
envió á Chile al célebre Pedro Valdivia y asignó á su her- 
mano Gonzalo el territorio de Quito. 

Nada se sabe de la infancia de Gonzalo Pizarro, pues pa- 
rece que era de obscuro origen. Se le reputó por muy buen 
ginete y por la mejor lanza del Perú, aunque de muy poco 
talento y de inferior capacidad á sus hermanos. Su presencia 
era muy agradable, su aire franco, marcial y abierto le gran- 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. xcvii 

jeaba muchos amigos. Era excelente guerrillero y admirable 
para las comisiones difíciles; pero carecia sin embargo de 
talentos como general y como político. 

Nombrado Gonzalo Pizarro gobernador de Quito, se pro- 
puso hacer descubrimientos hacia oriente, á cuyo fin partió 
con 3oo Españoles de ambas armas y 4oo Indios. Grandes 
fueron las fatigas del viaje; y alfin llegaron á descubrir el 
famoso rio Ñapo, afluente del Amazonas. Hizo construir 
Gonzalo un tosco bergantin para conducir á los enfermos y 
caballos cansados lo mismo que el bagaje. En él siguieron 
el viaje por el Ñapo en busca de alimentos, pues ya hacia 
algún tiempo que comian caballos y aun cueros, correas, 
sapos y culebras. 

Orellana fué comisionado para ir á buscar provisiones y 
explorar el terreno ; partió con 5o hombres en el bergantin ; 
mas no pareció ni después de muchas semanas, hasta que 
Gonzalo con su tropa fueron en busca de él, empleando dos 
meses en llegar al punto en que el Ñapo desemboca en el 
Amazonas. Habitaban allí Indios feroces; no se supo nada. 
de Orellana, hasta que uno de los suyos que hallaron des- 
nudo en los bosques les refirió que aquel, no pudiendo ir 
contra la corriente para su regreso , siguió su viaje por el 
Amazonas, hasta llegar al Atlántico y dirigirse después á Es- 
paña á reclamar el premio de sus descubrimientos. 

I^ expedición de Orellana por el Ñapo y Amazonas, es 
para aquellos tiempos, de las mas grandes y atrevidas, mu- 
cho mas si se piensa que el bajel en que la hizo era de ma- 
deros toscos ligados con herraduras de caballos y empleando 
andrajos y gomas en vez de estopa y brea. También tuvo 
que correr los riesgos de los bárbaros que habitan las ribe- 
ras de aquellos rios y las furiosas corrientes que a cada paso 
amenazaban el naufragio de la débil barquilla. 

Vencidas tantas dificultades, desembocó Orellana con su 
tropa en el Océano : de allí se dirigió á la isla de Cubagua 
y en seguida partió para España á contar mil maravillas de 

TONE I. g 



xcviii HISTORIA 

SU viaje y pedir la recompensa por ser el primero que re- 
corrió tan caudalosos rios. 

Concedióle la corona el derecho de conquistar y colonizar 
los países que habia descubierto ; pero al regresar con 5oo 
hombres murió en la travesía sin tener el gusto de recoger 
el fruto de su atrevido viaje. 

é 

En la penosa situación en que se hallaba Gonzalo y los 
suyos, resolvió regresar á Quito, idea aun mas aterrorizante, 
por cuanto se hallaban á 4oo leguas de aquella ciudad y ha- 
cia mas de un año que de ella salieron. Tampoco habia otra 
cosa que hacer. Mucho fué lo que padecieron en su vuelta 
por falta de medios y de víveres; de modo que muchos mu- 
rieron en la marcha, de fatiga y de hambre. Mas de un año 
emplearon en su retrógado viaje, en él que quedaron sin 
caballos, sin armas y sin ropa. Mas de 2,000 Indios perecie- 
ron en la expedición y de los Españoles solo quedaron 80. 
Gonzalo mostró en esta ocasión una grandeza del alma poco 
común y una extremada bondad para asistir á sus soldados. 

Mientras esto pasaba a Gonzalo y que su hermano Fran- 
cisco se ocupaba en hermosear la capital , los partidarios de 
j4lmagro trabajaban con tesón para vengar la muerte de su 
jefe. El Gobernador recibia noticias de la conspiración, 
sin embargo la despreciaba y no queria tomar las medidas 
de precaución convenientes. Permitió al hijo de Almagro el 
residir en Lima, centro entonces de reunión de los descon- 
tentos y enemigos de los Bizarros. 

Para que el joven Almagro no contase con muchos se- 
cuaces, le privó Pizarro de una gran parte de sus Indios y 
tierras y le excluyó del gobierno de la Nueva Toledo que 
en su testamento le legó su Padre. Los de Chile (así se lla- 
maban los partidarios de Almagro) estaban en una espantosa 
miseria. Acosados por el hambre é indignados por las inju- 
rias que recibian del partido vencedor, debian naturalmente 
estar dispuestos á los actos mas violentos que dicta la nece- 
sidad y la venganza. 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. xcxix 

Solo Pizarro parece que no conocía la inminencia del 
peligro en que se encontraba, pues no hacia caso de los fre- 
cuentes avisos que recibia sobre la meditada conspiración, 
exclamaba con desden : <c Pobres diablos, bastante desgracia 
tienen, no los molestaremos mas. » Tal era el desprecio con 
que los trataba, que á pesar de sus asechanzas, salia solo á 
caballo ó a pié y se paseaba así por la ciudad. 

Al saber el Gobernador que habia llegado de España un 
comisionado para averiguar la situación del país, ordenó que 
se le alojase y recibiese como correspondía á su rango en los 
puntos de su tránsito. Los de Chile esperaban que este alto 
funcionario vengaría los agravios que se les había hecho y 
enviaron al efecto dos individuos a alcanzarlo y exponerle el 
estado miserable en que se hallaban. 

Pasaron sin embargo algunos meses y el comisionado no 
parecía, hasta que por un buque que llegó se supo que la 
escuadra había sufrido mucho de las tempestades y que sin 
duda habría naufrado el enviado regio. Esta noticia exasperó 
á los desafectos, que comenzaron ya á manifestar abierta- 
mente síntomas de su desesperado proyecto. Cuando pasaba 
por delante de ellos el Gobernador no se quitaban el som- 
brero y en cierto día aparecieron colgadas de la horca tres 
sogas en cuyos extremos estaban los nombres de Pizarro, del 
juez Felázquez y de Picado, secretario del Gobernador. A 
este último aborrecian mucho los partidarios de Almagro, 
por que como Pizarro no sabia ni leer ni escribir, él era 
el que dirigía todas las comunicaciones y ejercía por lo tanto 
una grande influencia, que era maléfica para ellos por ser 
duro y arrogante. 

Viendo pues los de Chile que no habia medios de reparar 
sus agravios resolvieron asesinar á Pizarro el domingo 26 de 
Junio de i64i. Debían reunirse los conjurados que eran 18 
ó 20 en la casa de Almagro, situada en la plaza mayor cerca 
de la catedral ; y cuando saliese de misa el Gobernador salir 
y asesinarle en la calle. Una bandera blanca desplegada al 



c HISTORIA 

mismo tiempo en una ventana de la casa debia ser la señal 
para que los demás compañeros viniesen en auxilio de los 
encargados del asesinato. 

Los historiadores de aquel tiempo son de opinión de que 
el joven ^Ima^ro no tomó parte en este inicuo proyecto. 
Juan de Herrada^ ó Rada, militar distinguido , era de los 
mas ardientes por vengar la muerte de su antiguo jefe. 

Uno de los conspiradores avisó á su confesor lo que se 
trataba de hacer y este voló á donde Picado a darle la no- 
ticia, quien la comunicó á Pizarra. Pero cosa rara ! Ni aun 
de esta noticia hizo caso el Gobernadpr, que respondió con 
cierta burla : « Este clérigo, obispado quiere. » Sin embargo 
refirió al juez Velázquez lo que le habian comunicado y 
tampoco este ípiiso hacer caso del aviso, ni tomar medidas 
para impedir el atentado. No obstante se convino que el do- 
mingo citado no fuese Pizarro a misa, bajo el pretexto de in- 
disposición. 

Llegado el domingo 26 se sorprendieron sobre manera 
los conjurados viendo que el Gobernador no habia salido á 
misa, lo que les hizo creer que el plan estaba descubierto y 
(jue era inevitable su ruina. Después de vacilar por algún 
tiempo sobre lo que harían, se resolvió por la mayoría que 
se llevase á cabo el plan, asesinando á Pizarro en su misma 
casa. Salieron pues de casa de Almagro gritando : ¡ Viva el 
Rey ! muera el tirano ! 

Eran las doce del dia, hora de comer en esos tiempos. 
Uno de los conjurados dio un rodeo para evitar un charco, 
y Rada le dijo : « ! Como! vamos á bañarnos en sangre hu- 
mana y rehusáis mojaros los pies en agua ! » Echáronse pues 
en la casa del Gobernador y habiendo encontrado en ella á 
dos sirvientes, mataron al uno ; y el otro se entró corriendo 
y gritando : « ! Socorro, socorro, los de Chile vienen á ma- 
tar al Marques. » 

Parece que Pizarro acababa de comer y estaba con algu- 
nos amigos que habian ido a saber de su salud. Entre ellos 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. ci 

se hallaban Martínez de Alcántara ^ hermano del Gol)ernaclor 
por parte de madre, el jnez Frlázrjnezj el obispo electo de 
Quito y otros sujetos principales, cuyo número era como 
de i5 á 20. A ios gritos qiie se oian en la casa, salieron al- 
gunos é informados de lo que pasaba por la relación del 
criado, huyeron al interior y se descolgaron al jarriin para 
huir del peligro. 

Informado Pizarro del plan de sus enemigos ordenó á 
Francisco Cfuívez, oficial de su confianza, que cerrase la 
puerta de la escalera, mientras él y su hermano se ponian 
sus armaduras. Pero Chávez, dejando entreabierta la puerta 
se puso á conferenciar con los conjurados, quienes no que- 
riendo perder el tiempo en hablar, le dieron una estocada 
y pasaron adelante, gritando : «j Donde está el Marques.»^ 
! Muera el tirano! » 

Alcántara, acompañado de dos pajes de su hermano y de 
dos caballeros mas de servicio, trató de contener á los agre- 
sores. A esto se siguió un combate reñido, en el que murie- 
ron dos de ellos; y salieron heridos, Alcántara y sus compa- 
ñeros. 

Pizarro, no pudiéndose atar las correas de la coraza, la 
arrojó en tierra, y envolviéndose la capa en el brazo izquier- 
do, tomo la espada y salió en defensa de su hermano que ya 
estaba en tierra. Entonces se precipitó sobre sus enemigos 
descargándoles furiosos golpes y exclamando : (f ¡ (^omo ! trai- 
dores, ¿ habéis venido á matarme en mi propia casa ? » Al 
ver caer á dos de ellos bajo los golpes de Pizarro retroce- 
dieron por im momento ; pero rehaciéndose luego, volvie- 
ron sobre él y continuó la lucha con nuevo furor hasta que 
los dos pajes cayeron al lado de su amo. Rada entonces ex- 
clamó : « ¿Que tardanza es esta ? ¡ Acabemos con el tirano ! » 
Cogiendo en seguida en brazos á uno de sus compañeros, 
llamado ISarmez, lo lanzó contra Pizarro; y al atravesarlo 
este con su espada, recibió una herida en la garganta, titu- 
beó y cayó en tierra. Rada y demás compañeros le atravesa- 



cu HISTORIA 

ron el cuerpo con sus espadas. ¡Jesús! exclamó ya mori- 
bundo y haciendo con el dedo una cruz en el ensangrentado 
suelo se inclinó á besarla, en cuyo instante concluyeron con 
su vida dándole otro golpe. 

Cometido tan espantoso asesinato, salieron los conjurados 
á la plaza gritando : «Ya es muerto el tirano, las leyes están 
restablecidas : ¡ Viva el Rey, nuestro Señor y su gobernador 
Almagro .^ » A vista de la bandera, salieron los de Chile de 
todas partes á reunirse con los asesinos. Rada á la cabeza 
de cerca de 3oo hombres se hallaba resuelto á sostener su 
plan. Púsose en prisión á los principales adictos del Gober- 
nador, cuya casa lo mismo que la de su secretario Picado, 
fueron entregadas al saqueo , obteniendo de este modo en 
la del primero un abunda/ite botin de oro y plata. La ciudad 
estaba llena de consternación y fué menester que los Padres 
mercedarios sacasen á nuestro amo, en solemne procesión. 

Se notificó al Ayuntamiento que reconociese la autoridad 
de Almagro; y á los miembros que no accedieron á la inti- 
mación los reemplazaron con otros. En consecuencia, fué 
reconocido con toda solemnidad el joven Almagro por go- 
bernador y capitán general del Perú. Kl entierro de Pizarro 
se hizo en secreto y con precipitación, en la catedral ; y nadie 
hubo que dijese : « Dios te perdone. » Sus restos fueron 
trasladados en 1607 á la nueva catedral al lado de los del 
sabio y digno virey Mendoza. 

Se supone que Pizarro murió de 65 años. Fué soltero ; 
pero tuvo dos hijos, varón y hembra en una nieta de Hiiay-na- 
Cápac. Ija hija mujer se fué á España con su madre y allí casó 
con su tio Hernando que se hallaba preso en la Mota de Me- 
dina. El hijo varón murió muy joven. 

Pizarro era alto, bien compartido, de agradable fisono- 
mía y de un aire marcial como .el que está acostumbrado 
al mando. Poco fino en modales, no dejaba de ser insi- 
nuante cuando le convenia. Poco aficionado al lujo, se com- 
ponia su vestido de parada, de una capa negra, un sombrero 



DE LA CONQUISTA DEL PERü. ciii 

blanco y zapatos del mismo color. Era sobrio en la comida 
y bebida y se levantaba generalmente al alba. Amaba el 
juego, como buen Español y jugaba aun con gentes de infe- 
rior rango. 

No era generoso para gastar; pero en sus empresas y 
obras públicas empleó los inmensos tesoros que adquirió en 
la conquista del Perú. A falta de lances marciales, buscaba 
\o^ estimulantes del juego que en cierto modo los reempla- 
zan. Pensaba mucho, antes de tomar una resolución; pero 
su carácter era firme é invariable para lo que determinaba 
hacer. 

En valor no tenia igual, sobre todo en esa tenacidad de 
llevar á cabo un propósito cualesquiera que fuesen los sacri- 
ficios y penalidades necesarias .para obtener un feliz resul- 
tado. La conquista del Perú es la prueba mas elocuente de 
su firmeza de propósito. En virtud de este carácter salia por 
do quier triunfante. Su primera expedición en busca del 
Perú habría desalentado al hombre mas heroico; y sino, 
recuérdese lo que de ella hemos dicho. 

Nunca se mostró mas a las claras el ánimo inflexible de 
Pizarro que cuando en la isla del Gallo, con un puñado de 
hombres que morían de hambre, desnudez y mal clima,» 
trazó con la punta de su espada la línea que debia separarlo 
de su patria y del mundo civilizado. 

Pizarro se propuso por modelo á Cortés^ cuyas hazañas 
se contaban adornadas de mil maravillas. Pero Cortés tenia 
triple fuerza á la de su imitador y no peleaba con un mo- 
narca tan poderoso como el Inca. 

Pizarro ademas era un hombre astuto v eminentemente 
pérfido, como lo prueban los hechos horrorosos contra Ata>^ 
huallpa y Almagro, Nada tenia de político, ni menos de gene- 
roso, pues nunca olvidaba una ofensa. Muy al revés de Cortés 
al que quería imitar. 

Cuando Pizarro conquistó el Perú encontró un país civi- 
lizado, lleno ^ valles fértiles y de inmensos rebaños de ga- 



civ HISTORIA 

nado. Los graneros rebalzaban en granos, la agricultura se 
hallaba en un admirable estado de progreso ; y todo, todo, en 
aptitud de recibir una civilización cristiana. Pero Pizarra 
solo pensó en entregar la raza conquistada al dominio de su 
brutal soldadezca. Abusó su lascivia de los sagrados claus- 
tros y entregó al saqueo las villas y ciudades. Repartió á los 
Indios como esclavos para que trabajasen en provecho de 
los conquistadores. Todo en fin lo arruinó, llevado solamente 
del espíritu de avaricia y ambición. De modo que, mirada 
la conquista de Pizarra bajo su verdadero punto de vista, le 
hace muy poco honor. Por lo demás, brillan en Pizarra 
prendas nada comunes de las que ya hemos hablado mas de 
una vez. 



CAPITULO VII. 



Desde la llegada de Vaea de Castro liasta el nombrainteiito 
de Pedro de Gasea eomo presidente de la eolonta* 



é Alonza A h arada y uno de los principales capitanes de 
Pizarra, se hallaba en el Norte con aoo valientes soldados ; y 
al recibir la noticia del asesinato de su jefe, escribió a Vaca 
de Castra^ instándole para que en el acto viniese al Sur del 
Perú. Este comisionado de la corona que debia reemplazar 
á Pizarra en caso de muerte , desembarcó después de mil 
embarazos en San Buenaventura , desde donde se dirigió 
por tierra á Popayan empleando tres meses en el viaje. De 
allí se fué a Quito, en donde el lugarteniente de Ganzala 
Pizarra lo recibió muy bien, pues este valiente guerrero se 
hallaba en la expedición al rio Amazonas. 

liOs conspiradores se robustecian de dia en dia y cometian 
actos atroces é inicuos. Decapitaron al secretario de Pizarra 
por que no dijo el sitio en que aquel tenia sus tesoros. 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. cv 

Cuando el partido de almagro se proveía de fondos y demás 
útiles de guerra, Holguin salió del Cuzco con 3oo hombres 
para reunirse con Aharado, reunión que Almagro no pudo 
impedir. 

Antes de recurrir á las vias de hecho, quiso el joven Al- 
magro tentar la de las negociaciones. Con este objeto, envió 
emisarios á Vaca de Castro exigiendo que se le entregase la 
Nueva Toledo que su padre le legó en testamento y obligán- 
dose á reconocer su autoridad. 

No teniendo buen efecto esta propuesta, reunió Almagro 
sus fuerzas y se dispuso á combatir en defensa de sus derechos. 
Apenas tenia 5oo soldados, de los cuales 200 eran de cabal- 
lería; pero contaba con i5 piezas de artillería. Salió pues del 
Cuzco con esta fuerza disciplinada, aunque corta, en direc- 
ción á la costa. 

Vaca de Castro salió a la sazón de Quito, para el Sur y 
llego á Huaura en donde estaba Aharado. Pasó luego á Lima 
en medio del mas vivo entusiasmo de los partidarios de P¿- 
zarro, mientras sus fuerzas marchaban á Jauja. 

Cuando Vaca de Castro llegó á Jauja, recibió un emisario 
de Gonzalo Pizarro que acababa de llegar de su expedición 
al rio Amazonas. Ofrecíale sus .servicios contrsi Almagro; 
pero el gobernador no tuvo á bien acceptarlo por temores 
que no es del caso expresar. En fin, avistados los dos ejér- 
citos beligerantes cerca de Huamanga, se dio una sangrienta 
batalla, en la que salió triunfante Vaca de Castro^ muerto 
Holguin y prisionero Almagro. Este fué decapitado en la 
plaza del Cuzco á donde se dirigió triunfante el gobernador. 
Francisco Carbajal, veterano valiente aunque cruel y duro 
en extremo, tuvo una gran parte en la victoria. En estas cir- 
cunstancias llegó Gonzalo Pizarro á Lima ; y Vaca de Castro ^ 
llamándole al Cuzco, le redujo á irse á Charcas á trabajar 
sus minas. 

En seguida se contrajo Vaca de Castro á organizar el país 
y dictar medidas convenientes para la protección y alivio de 



cví HISTORIA 

los indígenas. Pero mientras esto pasaba en el Perú, en la 
metrópoli, por falta de informes exactos y la demora que 
sufrian los remitidos por las autoridades, se pensó en dar un 
código de leyes para las colonias y en nombrar un individuo 
para Virey, que llevase á cabo la ejecución de ellas. Recayó 
la elección en la persona de Blasco Núñez de Vela y de ilustre 
familia y dotado de estimables cualidades ; pero no apto 
para la delicada comisión que iba á desempeñar, como lo 
probó muy luego el resultado. En este nombramiento recibió 
una positiva ofensa Vaca de Castro^ pues él tenia mas títu- 
los que nadie para continuar con el gobierno del país, por 
sus importantes servicios á la corona, á la que se mantuvo 
leal hasta el último momento. Por otra parte era mas idóneo 
que Blasco, tanto por que supo granjearse el afecto y esti- 
mación de todos con su sagacidad y saber, pues era un gran 
político y jurisconsulto, cuanto por el grande conocimiento 
que tenia del Perú y de sus habitantes. 

lilegó al Perú la noticia del código y nombramiento del 
nuevo Virey, así es que fué grande la consternación y al- 
arma que produjo, pues según estas leyes tenian los colonos 
que perder; unos, gran parte de sus propiedades é Indios 
que tenian á su servicio ; y otros quedaban en el riesgo de ser 
declarados como cómplices en los pasados disturbios y de 
consiguiente como traidores. Los naturales eran los que iban 
á ganar con esta nueva legislación ; pero desgraciadamente su 
timidez natural y el yugo á que se hallaban sometidos, no 
les permitia levantar la voz y el brazo para sostener lo re- 
suelto por la España en favor de sus personas é intereses. 

No conviniendo Vaca de Castro en oponerse á la entrada 
en Lima del nuevo Virey, ocurrieron los descontentos de las 
nuevas medidas de la corte á Gonzalo Pizarro suplicándole 
nuevamente que se encargase del mando supremo. Este he- 
roico guerrero, en cuyo pecho ardia la llama de la ambición, 
tanto como el deseo de vengar los agravios que su familia y 
él hablan recibido, debiendo habérseles considerado mucho 



DE LA CONQllSTA DEL PERÚ. cvij 

por que fueron los descubridores de la mas rica colonia de 
la España, no vaciló esta vez en ceder á las instancias que 
se le hacian de presentarse en el Cuzco. Tomó, en conse- 
cuencia, plata de sus minas y unos 20 de los caballeros de su 
mayor confianza y se dirigió á aquella ciudad en donde el 
Ayuntamiento lo reconoció como procurador general del Perú. 

Pidió entonces facultades para organizar una fuerza ar- 
mada y llamarse capitán general. Hubo algima dificultad 
para que los magistrados accedieran á este pedido; pero ha- 
biéndoles expuesto Gonzalo que no tenia en esto mas interés 
que servir al Rey, á los Indios y al país, se vieron en la pre- 
cisión de convenir con las exigencias de este Jefe. 

Mientras esto pasaba en el Cuzco, llegó Blasco Núñez á 
Lima, habiendo sido recibido en esta ciudad y en todo el 
camino con suma frialdad , pues desde Panamá comenzó á 
dar bruscos golpes á los colonos y á observar las nuevas or- 
denanzas con extraordinaria rigidez. Refiere Herrera, que en 
la puerta de una de las pascanas halló esta inscripción : ce A 
quien viniere á quitar mi hacienda, quitarle he la vida. » i\me- 
naza que no le asustó ni hizo variar de propósito. 

Gfande fué el lujo y ostentación que desplegó en su en- 
trada á Lima; de tal manera que los miembros del ayunta- 
miento, precedidos de P^aca de Castro, llevaban las varas 
de plata de un palio de paño carmesí dentro del que iba. 
Siguieron el Te Deiim , juramento y demás ceremonias de 
estilo para el recibimiento de un Virey. 

Anunció que aunque creia que las ordenanzas no conve- 
nian ni á la España, ni á la colonia, estaba determinado á 
ejecutar las disposiciones en ellas contenidas, hasta que el 
Emperador las revocase, para cuyo fin él por su parte haria 
lo posible. A Gonzalo Pizarro le manifestó las facultades de 
que estaba investido, ordenándole al mismo tiempo que di- 
solviese sus fuerzas y reconociese su autoridad. ¡Que poco 
conocia el Virev el desenfreno v ambición de la sóldadezca 
del Perú! 



cviii HISTORIA 

Gonzalo Pizarro, con su acostumbrada actividad, sacó de 
Huamanga i6 cañones de artillería que f^aca de Castro ha- 
bia guardado allí y empleando 6,000 Indios, los trasladó al 
otro lado de la cordillera. Mediante sus esfuerzos y los de 
sus partidarios reunió muy pronto 4oo soldados bien equi- 
pados y montados algunos a expensas suyas y del tesoro 
real. 

Poco antes de salir del Cuzco en dirección á la costa reci- 
bió un importante refuerzo en la persona de Francisco de 
Carbajal, soldado veterano de gran valor y firmeza de espí- 
ritu, aunque demasiado severo y aun cruel con sus subalter- 
nos y enemigos. Resuelto á regresar á España, condescendió 
con trabajo con las invitaciones de Gonzalo Pizarro y pues ya 
contaba 80 años de edad en aquel tiempo y solo aspiraba á 
descansar en su país el resto de sus dias. 

Salió al fin Pizarro del Cuzco para Lima y en poco 
tiempo supo la noticia de la muerte del Inca MancOy asesi- 
nado por unos prófugos de los de Almagro que fueron por 
esto asesinados sin misericordia. Este monarca tuvo un he- 
roico espíritu, digno de sus antecesores Incas; y en otra 
época habría sido un gran rey, capaz de hacer la felicidad de 
su pueblo. No pudiendo conservar su dignidad é indepen- 
dencia en las poblaciones de sus antepasados, prefirió morar 
en las asperezas de las montañas, sin querer convenir con 
las fementidas promesas de los blancos, que lo solicitaban 
con frecuencia. Verdad es que los conquistadores del Perú 
fueron la escoria y la mas baja ralea de la España, cuyo 
único móvil era la sed de oro, cualesquiera que fuesen los 
crímenes que para saciarla fuese menester perpetrar. Como 
lo ha pintado muy bien el ilustre poeta Ij>pe de Vega donde 
dice : 



So color de religión 
Van a buscar plata y oro 
Del escondido tesoro. 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. cix 

La muerte de Manco fué un golpe fatal para la empresa de 
Pizarro; y tanto por este inesperado suceso, como por la 
deserción de algunos de sus partidarios, comenzó á titubear, 
de tal manera, que sin la energía de Cai^bajal hubiera sin 
duda abandonado su propósito. <c Ya habéis ido muy lejos, 
le dijo, para retroceder ; y el único camino que os queda 
para salvaros es seguir adelante. » 

Un oficial Fuelles que mandaba unos cuantos soldados de 
caballería; y algunos otros del ejército del Virey, se pasaron 
á las filas de Pizarro y lo cual desalentó demasiado á aquel, 
mucho mas cuando supo que habia duplicado su ejército en 
el camino, mereciendo las mayores muestras de afecto de los 
habitantes de Huamanga y otros puntos. 

Al ver Blasco que su posición era crítica y que no tenia 
en quien confiar, sospechaba hasta de los mas fieles y hon- 
rados realistas. Así es que, suponiendo que Vaca de Castro 
mantenía secretamente comunicación con el enemigo, le hizo 
prender y trasladar á un buque que estaba anclado en el 
puerto; medida violenta é injusta, atendidas la excesiva leal- 
tad y honradez de su predecesor. Hizo también apresar á 
otros muchos por solo sospechas é infundadas noticias. 

Ocurrió de nuevo en esta desesperada situación al medio 
de las negociaciones, i)roponiendo á Gonzalo Pizarro mas ven- 
tajas que en la vez primera; pero estas no tuvieron mas resul- 
tado que descubrir la debilidad de su posición. Frustradas 
así sus esperanzas , emprendió con vigor los preparativos de 
guerra; pidió tropas á los pueblos vecinos, llamamiento á 
que no hicieron mucho caso; fortificó Lima y dictó otras mu- 
chas medidas de defensa, sin ahorrar gastos ni molestias. 

íilegaron á la sazón ademas los miembros de la Audiencia 
que se quedaron en Panamá ; y descubrieron la ninguna ar- 
monía que reinaba entre ellos y el Virey; con la desaproba- 
cion de su resistencia para suspender las ordenanzas y de 
todos sus demás actos administrativos. Cepeday uno de estos 
magistrados, astuto y ambiciosa, de mucha intriga y lleno de 



ca HlbTORlA 

conocimiento en su profesión, trabajó con tesón para gran- 
jearse el afecto del populacho y excitar la antipatía contra 
Blasco Núñez. Llegó á tal punto la indignación de este, que 
á Suárez Carhajal, sujeto distinguido de Lima, le hizo lla- 
mar y después de reconvenirle como á traidor, le asesinó con 
su daga. Tan inicuo atentado, que no pudo quedar oculto á 
pesar de las precauciones que para ello se tomaron, colmó 
la medida de la indignación pública en contra de este teme- 
rario y sangriento magistrado. 

Grecia la indignación contra el Virey, a tal punto que el 
populacho dirigiéndose á su palacio, le amenazaba horrible- 
mente. Conoció entonces que estaba perdido, pues aun sus 
domésticos le abandonaron ; y se entregó prisionero , á la 
Audiencia, la que lo hizo embarcar y mandar a 'España. 

La Audiencia presidida por Cepeda ordenó en el acto la 
suspensión de las ordenanzas. El 28 de Octubre de i544> 
entró Gonzalo Pizarro en Lima, con cerca de 1,200 solda- 
dos españoles y una grande comitiva. Prestó el juramento de 
estilo y fué reconocido como gobernador del Perú. 

El buque en que estaba Faca de Castro se fué á Panamá, 
conduciendo también á Tejeda, miembro de la Audiencia, 
para trasladarse á España , en donde fué preso inmediata- 
mente aquel , hasta que lo absolvieron los tribunales de los 
cargos que contra él habian. 

Blasco Núñez puesto en libertad por el que lo conducia, 
desembarcó en Túmbez, se fué á Quito y organizó una división 
de 5oo hombres ; pero pronto se le hizo abandonar el puesto ; 
aunque por imprudencia de Carbajaly no fué desecho en 
su fuga. Después de varios movimientos, fué derrotado y 
muerto Blasco en Anaquito por un negro de Pizarro. Esto 
sucedió después de una reñida batalla en que pereció la ter- 
cera parte del ejército del Virey. 

Fué recibida con gran regocijo la noticia de la victoria de 
Anaquito en la capital, en Quito y en todo el Sur. Tan 
grande era el odio contra Blasco Núñez, 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. cxi 

En estas circunstancias, Diego Centeno , se insurreccionó 
en la Plata ; pero Carbajal partió en contra de él , le persi- 
guió por montes y desiertos, bosques y montañas, sin des- 
montar, sin comer ni dormir en tierra (todo esto á los 
ochenta años de edad), hasta que logró que se disper- 
sasen las fuerzas de aquel en parte, pues otros que caian en 
su poder eran entregados á la muerte por este cruel y codi- 
cioso veterano. De allí marchó á Potosí de donde sacó mucha 
plata para remitir k Fizar ro. 

Dueño ya Gonzalo Pizarro del mando supremo, del terri- 
torio comprendido entre Quito y Chile, sostenido por un 
valeroso ejército y una buena escuadra en el Pacífico á las 
órdenes del valiente oficial HinojosOy que le aseguró las posi- 
ciones de Panamá y Nombre de Dios en el Atlántico, llave 
entonces de las comunicaciones con Europa, comenzó á des- 
plegar un lujo y ostentación que nadie hasta esa época habia 
visto. Así sucede en general con los que nacidos en la miseria 
llegan á la cima del poder. 

Varios amigos le aconsejaron que se separase de la obe- 
diencia de la metrópoli , entre ellos Carbajal le habló en 
estos términos : <c Ya habéis tomado las armas contra el Virey, 
le habéis vencido y muerto; ¿como, pues, podéis esperar fa- 
vor, ni aun misericordia de la Corona? Debéis continuar con 
osadía vuestro plan y proclamaros Virey, pues habéis ido 
nmy lejos para retroceder.» Y se dice que le aconsejó que se 
casase con la Cirza, princesa india ; consejo el mas discreto 
que en la posición de Pizarro se le podia dar. Desgraciada- 
mente este valiente capitán no supo sondear bien el porve- 
nir, ni conocer lo delicado de su posición. 

Por la larga distancia y escasez de comunicaciones, llega- 
ban á España muy tarde y muy desfiguradas las noticias de 
lo que pasaba en las colonias. Así es que al saber el Gobierno 
metropolitano el disgusto y rebelión producidos por el có- 
digo y mala política de Blasco, resolvió que un consejo de 
prelados, jurisconsultos y militares de experiencia y reputa- 



cxii HISTORIA 

cion , dictasen las medidas convenientes para restablecer el 
orden en el Perú. 

Después de reñidos debates , resolvió la junta que debian 
emplearse medidas suaves y concesiones en favor de algunos 
de los rebeldes ; pero de modo que no se trasluciese en este 
proceder debilidad en la Corte ni se comprometiese su digni- 
dad. Para este objeto se creyó que un enviado eclesiástico 
seria el mas aparente para la situación de la colonia ; y se 
fijaron en Pedro de la Gasea y clérigo hábil, político, muy 
sagaz, de grande penetración y sobre todo ; muy honrado , 
imparcial y fiel al Soberano. Se dice que su nombre Gasea 
es una corrupción de Cásea, el antiguo Romano que fué uno 
de los que asesinó á Cesar^ de quien se le suponía descen- 
diente. 

El Emperador aprobó en consecuencia el nombramiento 
de Gasea para la misión indicada, que este admitió con la 
precisa condición de que se le diesen amplias facultades, 
aunque sin recibir en pago de sus servicios mas salario que 
el sueldo de presidente de la Audiencia de Lima, título que 
se le confirió con el fin de que tuviese algún carácter repre- 
sentativo. 



CAPITULO VIH. 



Desde la llegada de €Sa«ea á América lia«ta la paeiflcacioit 

del Peni y «u partida para España. 



Acompañado de una corta comitiva, en la cual se hallaba 
el valiente xn\\\lí\T yílonzo Alvaradoi^ánú^xio soldado áeFran- 
eiseo Pizarra)^ partió Gasea para el Perú del puerto de San 
Lúeas el 26 de Mayo de 1 546. Después de un viaje feliz desem- 
barcó en Santa Marta á mediados de Julio, en donde supo 
con sorpresa la muerte del Virey y los acontecimientos del 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. cxiii 

Perú- De allí pasó á Notnbre de Dios , punto custodiado por 
una fuerte guarnición á las órdenes de Hernán Mejía , que 
merecía la confianza de Pizarra. Como viese Mejía que el 
traje humilde del eclesiástico y su corta comitiva no inspi- 
raban recelos ; y sabedor por otro lado de su alta misión , le 
hizo un olemne r ecibimiento. 

Gasea con buenos razonamientos despertó a lealtad de 
Mejía ^ hasta el punto de obligarse á trabajar de acuerdo con 
él en el restablecimiento del orden legal. 

Mandaba entonces Panamá y una escuadra de 22 buques, 
el oficial Hinojosa, por merecer la confianza áe Pizarra. 
Era pues preciso que Gasea se lo ganase, empresa no muy 
fácil, considerado el carácter de aquel oficial y otras varias 
dificultades. No obstante le guardó toda clase de considera- 
ciones. Gasea remitió con un fraile dominico, que partió 
para el Sur, enviado por Hinojosa para avisar á su jefe lo 
que pasaba, manifiestos y proclamas, exponiendo el objeto 
de su misión y las amplias facultades de que se hallaba in- 
vestido por el Emperador, hasta para revocar las ordenan- 
zas. Escribió también á los prelados de conventos y á otras 
corporaciones, exhortándolos para trabajar en favor del or- 
den público y de la obediencia al Soberano. Cumplió el do- 
minico admirablemente bien con el encargo, no obstante del 
grave riesgo que corria. 

Gasea j con sus suaves maneras y persuasivos discursos, 
atrajo á su causa á muchos sujetos de importancia de Panamá 
y aun de la Marina. Entró en comunicación con las autori- 
dades de Guatemala y Méjico; y remitió á Pizarra una 
carta del Emperador y otra guya, ambas escritíis con el ob- 
jeto de hacerlo retroceder en su plan de insurrección ; pero 
de un modo suave, i:azonado y en términos muy corteses. 
Otra carta dirigió á Cepeda, intrigante abogado, que te- 
nia grande influjo sobre Pizarra, con el objeto de atraér- 
selo. 

Varios meses pasó el Presidente en Panamá, esperando con 

TÜM I. k 



J 



cxiv HISTORIA 

ansia la respuesta de Gonzalo Pizarro y trabajando diestra- ' 
mente en ganarse á Hinojosa, á pesar de que muchos sujetos 
de aquella ciudad le aconsejaban que lo prendiese. No dejó de 
conocer PizarrOy al leer la carta de Hinojosa, que la llegada 
del Presidente le era desfavorable, aunque no trajese tro- 
pas ni pompa militar; así es que se decidió á enviar á España 
á Lorenzo de Aldana, para recabar la aprobación de su con- 
ducta y destino. A su llegada á Panamá, se convenció de que 
no lograría su jefe la confirmación que solicitaba y después 
de haber tratado sobre su misión á España con el Presi- 
dente, resolvió plegarse á su causa y abandonar á Pizarro. 

Este paso de Aldana produjo tal efecto en el ánimo de 
Hinojosay que venciendo sus escrúpulos, se puso con la escua- 
dra á las órdenes de Gasca^ quien le devolvió su empleo, lo 
mismo que a los subalternos (jue se sometieron con él al 
nuevo enviado. Prestado el juramento de fidelidad á la Co- 
rona, se desplegó en la escuadra la bandera de Castilla, que 
anunciaba que Pizarro habia perdido para siempre este ba- 
luarte de su poder. 

Así pues Gasea, sin mas ejército que su humilde hábito, 
su paciencia , sagacidad y previsión , comenzó á dar cima á 
la colosal empresa que le confiara su Soberano. Dueño de la 
escuadra y de Panamá, comen/ó á obrar de un modo mas de- 
cisivo y á levantar ejército para emplear la fuerza, en caso de 
resistirse Pizarro á la intimación que le hizo. 

En estas circunstancias recibió Pizanv las cartas del Empe- 
rador y de Gasea ; y consultándose con Carbajal y Cepeda, 
les pidió su parecer. Carbajal, dotado de sagacidad y pene- 
tración , comprendió al momento la crítica posición en que 
se hallaban, opinó por que se aceptase la real gracia en los 
términos propuestos y manifestó cuan importante le parecía, 
diciendo que: «él enladrillaría con ladrillos de oro y plata el 
camino por donde hubiese de pasar el portador de ella. » 
Cepeda fué de parecer contrario, por que temia que Gasea 
no cumpliese con sus ofertas, en cuyo caso se hallaba él mal 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. cxv 

parado por su desleal conducta. Carbajal concluyó diciendo 
fríamente que no le gustaba la rebelión ; pero que tenia tan 
buen pescuezo para una soga , como cualquiera otro ; y que 
no pudiendo ya vivir mucho, el asunto de que se trataba era 
para él de poca importancia. Se expresó así Carbajal, á con- 
secuencia de que Cepeda atribuyó á miedo su opinión ; y 
también al observar que Pizarro no admitía con gusto sus 
razones, pues estaba resuelto, aguijoneado por la ambición, 
á entrar en lucha con la Corona sobre el gobierno del Perú. 
Muy poco después de esta conferencia, recibió Pizarro la 
noticia de la defección de Aldana , Hinojos a y otros jefes 
del Norte; y el asesinato de Puélles, á quien habia confiado 
el mando de Quito. También el Cuzco fué tomado á viva 
fuerza por Centeno, que, desde que le derrotó Carbajal, se 
hallaba oculto, esperando una ocasión favorable para levan- 
tar la bandera real contra Pizarro, Un oficial de este, que 
estaba en Charcas, se reunió con Centeno; y teniendo ya con 
sus tropas y las de aquel como i ,000 hombres, tomaron po- 
siciones en la orilla del Titicaca, para combatir contra su 
antiguo jefe. Estas funestas nuevas abatieron en extremo á 
este jefe, al considerar que io abandonaban aquellos que mas 
confianza le merecían. 

Pero no obstante de esto, se propuso combatir de frente 
la tempestad que tronaba sobre su cabeza; á cuyo fin dictó to- 
das las medidas convenientes con su acostumbrada actividad. 
De este modo logró formar 1,000 hombres, perfectamente 
armados y equipados , en muy poco tiempo. Confió Pizarro 
el mando de su ejército á Cepeda, que se volvió un famoso 
guerrero ; pero sobre todo al veterano Carbajal, que habia 
estudiado en Italia, bajo las órdenes del Gran Capitán, el arte 
de la guerra. 

Cuando esto pasaba, llegó al Callao Aldana con cuatro bu- 
ques, enviado para explorar el país por Gasca^ antes de salir 
él de Panamá. Remitió en seguida Aldana á Pizarro copia 
de los poderes del Presidente, los que rasgó lleno deindigna- 



cxvi HISTORIA 

cion. Hizo también circular las proclamas de Gasea, en que 
se hablaba del objeto de su misión y de sus facultades que 
tenia para conceder amnistía á los que se habian plegado al 
partido rebelde y aun para hacerles gracias. 

El veterano Carbajal, que siempre tenia dichos muy gra- 
ciosos á la mano, al saber la deserción de sus compañeros, 
se complacía en cantar este estribrillo : 

Estos mis cabellicos, madre, 
Dos á dos me los lleva el aire. 

Mas entretanto Gonzalo Pizarro veía desaparecer como el 
humo su brillante ejército con las continuas defecciones de 
sus mas leales tenientes y semejantes acontecimientos aflijian 
extraordinariamente su corazón y le hundían en la mas 
profunda tristeza. 

Pizarro, por estas y otras dificultades, resolvió irse á 
Arequipa ; pero su ejército desde que dejó Lima se mermó 
en la mitad ; de forma que apenas contaba ya con 5oo soldados. 

Tan luego como dejó Pizarro la capital, la ocupó Aldana, 
como lo había previsto Carbajal; y los habitantes de ella re- 
conocieron gustosos la autoridad de Gasea. Este entretanto 
salió de Panamá con toda la escuadra y en medio de la mas 
espantosa borrasca, en la que se aturdieron hasta los mari- 
nos, mostró el mas heroico valor, diciendo, cuando estos 
querían regresar : « Quiero morir antes que volver atrás. » 
Terminada la tempestad , emprendió Gasea su viaje de 
Túmbez á Jauja, lugar que destinó para su campamento, 
recibiendo en su tránsito las mayores muestras de júbilo y 
lealtad. 

Pizarro, en medio de su embarazosa posición , envió un 
emisario a Centeno por negociar con él; pero no hubo feliz 
éxito, cosa que obligó á aquel á dirigirse hacia el campamento 
enemigo con ánimo de comprometer un combate que deci- 
diese de «su suerte. 



DE LA CONQUISTA J)EL PERÚ. rxvi' 

• 

El 26 de Octubre se avistaron los dos ejércitos en las Ha- . 
nuras de Huarina. El áe Centeno se componía de i ,00o liom* 
bres, 25o de los cuales eran de caballería bien montados y 
equipados. Pizarro solo tenia 48o hombres, la mayor parte 
arcabuceros mandados y disciplinados por Carhajnl. Gonzalo 
estaba ricamente vestido y al mando de la caballería, como 
de costumbre. 

El ataque de la caballería de Pizarro fué desfavorable, así 
es que vio con dolor derrotada su mejor gente; muy al revés 
de la infantería de Carbajaly que obtuvo por su parte la vic- 
toria. Después de muchas oscilaciones, obtuvo un completo 
triunfo el ejército de Pizarro. Murieron 35o de Centeno, fuera 
de los heridos ; mas no fué tampoco corta la mortalidad en el 
qército vencedor. Cfirbajal fué exclusivamente el que dio este 
triunfo y ejecutó á cuantos enemigos cayeron en su poder, 
manchando así los laureles ganados en el campo de batalla. 

Después de engrosar sus filas con los vencidos, marchó 
Pizarro al Cuzco, en donde le recibieron como á todo ven- 
cedor. Antes de esta campaña pensó en retirarse á Chile; pero 
sus propósitos fueron muy distintos con la batalla de Hua- 
rina que engrió su abatido ánimo. 

Estando el Presidente en Jauja, recibió la funesta noticia 
de la derrota de Centeno; pero, a pesar de la grande impre- 
sión que le hizo, no por eso se abatió; pues, con toda acti- 
vidad, pidió refuerzos á Lima, enviando a Alvarado con un 
destacamento y con órdenes de traer los cañones de los bu- 
ques. El se dirigió á Huamanga y de allí hasta la provincia de 
AndahuáylaSjCn la que hizo alto y permaneció tres meses por 
la mala estación y la fragosidad del camino. 

Muy pronto le vinieron refuerzos, entre ellos los tres va- 
lientes jefes Centeno y Benalcázary el famoso f^aldiviuy con- 
quistador de Chile. Contando ya con 2,000 hombres , bien 
armados y equipados, la mitad de ellos arcabuceros y tam- 
bién once piezas de artillería, entregó el mando en jefe á 
Hinoj'osa, en segundo lugar á Centeno y en tercero á Valdivia; 



crvni HISTORIA 

y levantaron el campo. Muy penosa y larga fué la marcha, 
tanto, por que el enemigo había cortado los puentes del rio 
Abancay y del caudaloso Apurímac, que fué menester hacer- 
los de gruesas cuerdas de mimbre , como hasta hoy se acos- 
tumbran, cuanto por la escabrosidad del camino y el exce- 
sivo frió. Valdwia fué el principal héroe que obró prodigios 
de valor para vencer los obstáculos de que se ha hablado. 
El cansancio de las tropas obligó á hacer alto en una fuerte 
posición al otro lado del Apurímac, en cuyo paso cayeron al- 
gunos y se ahogaron también como sesenta caballos. 

Entretanto Pizarra^ envanecido con el efímero triunfo de 
Huarina, no pensaba en salir del Cuzco, no obstante de que 
Carbajal le aconsejó que se retirase á Lima á reforzarse, pues 
el ejército contrario era mucho mas fuerte que el suyo en 
número, lealtad y valor. Tampoco admitió Pizarro la pro- 
posición de Cepeda y reducida á que entablase negociaciones 
con Gasea. Así , pues , los dos fieles consejeros de Pizarro 
comprendieron muy bien el mal estado de la causa de este, 
que, cegado por la ambición, no conocia el peligro en que 
se encontraba. 

Cuando Pizarro trató de impedir el paso del rio al ejér- 
cito de Gasea ya fué tarde; así es que tuvo que pensar en el 
sitio donde debia esperarlo. Salió, en consecuencia, del 
Cuzco al valle de Jaquijahuana, distante cinco leguas, con 
900 soldados y seis cañones de artillería. Este hermoso valle, 
á mas de su buen clima y abundantes provisiones , era un 
magnífico punto militar para sostener un ataque con ventaja, 
aunque por desgracia de Pizarro habia en su tropa muchos 
soldados desafectos á su causa, pues eran de los prisioneros 
que tomó en Huarina. Situó pues su ejército de modo que 
quedaban bien defendidos sus flancos por las montañas y un 
rio ; y libre su retaguardia para comunicarse con el Cuzco y 
proporcionarse los recursos necesarios. 

El ejército realista avanzaba á combatir con el tirano (así le 
llamaban Gonzalo Pizarro)^ hasta que al fin descendió al valle 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. cxix 

de Jaquijahuana á la vista del enemigo y después de algunas 
escaramuzas se colocó en orden de batalla del modo mas 
conveniente para resistir á Pizarro, que abandonaba su po- 
sición; y debió ser muy bien colocado, cuando el veterano 
Carbajal exclamó : « Seguramente el diablo ó Faldma está 
entre ellos, » elogio de- mucha importancia á este último, pues 
aquel no sabia que se hallase Valdwia entre los realistas. 

Gasea, entregando el mando de las tropas .á sus oficiales, 
pues no tenia pretensiones de saber romper una lanza, se 
retiró á retaguardia con la comitiva de oidores, clérigos y 
frailes que le acompañaban. 

Cepeda fué encargado por Pizarra para mandar la infan- 
tería, pues el veterano Carhajal no quiso aceptar esta misión. 
Cuando se creia que ya iba comenzar el combate , se pasó 
Cepeda al ejército enemigo, en pos de él unos cuantos ca- 
balleros y luego un escuadrón ; hasta que la defección por 
un lado y la deserción por otro acabaron en muy poco tiempo 
con las tropas de Pizarra. Quedó estupefacto y aturdido por 
la espantosa traición que experimentaba, hasta de sus mas 
fieles oficiales, hasta que viéndose ya perdido, tuvo á bien en- 
tregarse prisionero á un oficial realista que encontró en el ca- 
mino, el que lo llevó á presencia de Gasea j que estaba a caballo 
rodeado de sus jefes y comitiva. El Presidente le reconvino 
ásperamente por su traición á la corona y él para justificarse 
alegó, entre otras razones, que siendo su familia la que habia 
conquistado el Perú, se creia con derecho á ser el goberna- 
dor. Entonces Gasea le mandó poner en prisión bajo buena 
custodia, de la que se encargó Centeno^ por servir en algo á 
su antiguo jefe. Carbajal cayó en agua al pasar el rio en su 
fuga, y allí unos cuantos de sus mismos soldados le apresaron 
para sacar ventajas de esta famosa presa. Escoltado por estos 
y otros que se les unieron de los soldados realistas, fué con- 
ducido al campamento de estos, sufriendo de ellos injurias y 
.'imenazas. Centeno que vio esto reprendió a los soldados por 
el mal trato que daban á su prisionero y los hizo apartarse. 



cxx HISTOKIA 

Carbajal preguntó á aquel jefe que á quien debia esta bon- 
dadosa protección ; y al responderle Centeno : « ¿ No me co- 
noce Vuestra Merced? » le repuso en tono sarcástico : « Per- 
done Vuestra Merced, que ahora es la primera vez que le veo 
de cara, pues siempre le había mirado de espaldas. » Esto alu- 
dia á la fuga de Centeno en Charcas y á su reciente derrota en 
Huarina. 

El Obispo del Cuzco se hallaba en la comitiva de Gasea y 
al ver á Cnrbajaly le reconvino ásperamente por la muerte de 
un hermano suyo mandado ejecutar por este después de la 
batalla de Huarina . en que cayó prisionero y en seguida le 
dio un bofetón que sufrió con fria calma el valiente veterano. 
Tampoco contestó ni una sola palabra á las preguntas que 
le dirigió Gasca^ sino que mirando con altivez en derredor, 
guardaba un desdeñoso silencio. Mandósele luego á la prisión 
mas estrecha hasta nueva orden. 

El botín que tomaron los vencedores en el campo de Pi- 
zarro fué muy valioso, pues contenia plata, provisiones, per- 
trechos, etc., en grande abundancia. 

Esta victoria de Jaquijahuana, la mas barata que puede 
haberse obtenido , pues solo murieron quince soldados de 
los vencidos en la persecución que se les hizo , dio fin á la 
mas sangrienta rebelión, sin derramar mucho sangre. El 8 de 
Abril de i548 sucedió este grande acontecimiento, debido 
en gran parte á la debilidad de los vencidos, á la sagaci- 
dad de Gasea y á la buena causa que este defendía. 

Procedióse en seguida á instruir el proceso contra los pri- 
sioneros , para lo que fueron comisionados Alonzo de Aha- 
rado y el licenciado Cianea, • uno los de nueve miembros de 
la Audiencia. Siendo todos ellos rebeldes y cogidos con las 
armas en la mano, no había duda que la sentencia debik ser 
de muerte, como sucedió en efecto, con la circunstancia de 
que Gonzalo Pizarro debia ser decapitado y Carbajal arras- 
trado y descuartizado. 

Oyó Carbdjal esta sentencia con sü habitual estoicismo 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. cxxr 

y diciendo : a No pueden hacer mas que matarme.» No quiso 
confesarse , porque dijo que no tenia que acusarse mas que 
una deuda de medio real en favor de un bodegón de Sevilla, 
que por olvido no pagó al salir de España. 

Cuando le ataron los brazos para meterlo dentro de un cesto 
y arrastarle al lugar del suplicio, dijo con sarcástica gracia : 
« Niño en cuna y viejo en cuna. » Sufrió en seguida su suerte 
con su acostumbrada indiferencia, muriendo de ochenta y 
cuatro años de edad; pero con un vigor de cuerpo y espíritu 
que no es fácil hallar ni aun en los jóvenes. Era cruel, sobre 
todo con los que traicionaban la causa que él seguía; y aun 
se asegura que se complacía en ver y presenciar los padeci- 
mientos de los que hacia matar. Sirvió cuarenta años en las 
guerras de Italia , bajo las órdenes de Gonzalo de Cordova 
y otros capitanes. En el Museo nacional de Lima existe el 
retrato de este valiente, con el siguiente verso muy signifi- 
cativo. 

Del Perú la suprema independencia 
Carbajal ha tres siglos quería, * 

Y por ella en un cadalso 
Rindió el último aliento de su vida. 

No nos es posible hablar mas largo de este extraordinario 
personaje, por no permitirlo el plan de la obra; pero se ha 
escrito mucho sobre él por eminentes autores. 

Gonzalo Pizarro conservó también hasta la hora de morir 
el valor y la resolución que siempre mostró en el peligro. 
Después de confesarse, salió al cadalso, vestido ricamente 
como en sus dias felices , marchando con paso firme y 
grande serenidad. Así que hubo subido la escalera, pidió 
permiso para hablar y dirigiéndose a los soldados que pre- 
senciaban la ejecución,, les dijo : « Muchos hay entre vosotros 
á quienes la bondad de mi hermano y la mia han hecho ri- 
cos. Sin embargo , de todas mis riquezas solo me queda la 
ropa que tengo puesta y aun esa no es mia sino del verdugo. 



cxxii HISTORIA 

Me encuentro pues sin medios para mandar decir una misa 
por mi alma y os ruego por el recuerdo de los pasados be- 
neficios, que cuando muera me hagáis esta caridad, para que 
os sirva de descargo en la hora de vuestra muerte. » Siguió 
á esta patética alocución un profundo silencio, interrumpido 
solamente por los sollozos de los guerreros, que cumplieron 
fielmente con el encargo que se les hizo. 

Arrodillóse en seguida delante de un crucifijo que allí ha- 
bia; permaneció en profunda meditación unos instantes, 
levantándose luego y doblando la cerviz sin permitir que se 
le vendara, le dijo al verdugo que cumpliese su deber con 
mano firme. Así sucedió en efecto, pues un solo golpe separó 
la cabeza del tronco. I^e ejecución de Pizarra y Carbajal se 
hizo en el mismo campo de batalla, por orden de Gasea, el 
dia 20 de Abril de i548. Las cabezas de ambos fueron tras- 
ladadas á lima ; pero los restos del primero no fueron expues- 
tos á tanta ignominia , como los de Carhajal, que divididos 
en cuatro trozos y atados con cadenas , fueron colocados en 
cada uno de los cuatro grandes caminos que conducian al 
(iUzco. La cabeza de Pízarro^ llevada en un palo, se puso á la 
expectación pública , con esta inscripción : « Esta es ¡a 
eabeza del traidor Gonzalo Pizarro, ejecutado en el valle de 
Jaquijahuana donde dio la batalla campal contra la Corona, 
por sostener su traición j tiranía. Ninguno sea osado de h. 
quitar de aquí, so pena de muerte. » 

A Pizarro , lo mismo que á los otros prisioneros conde- 
nados á muerte, se les confiscó sus bienes en favor de la Co- 
rona. De aquel tomaron sus ricas minas de Potosí y otras 
haciendas; arrasaron sus casas del Cuzco y de Lima, las sem- 
braron de sal, prohibieron edificar en este sitio, por haberla 
habitado un traidor y elevaron columnas de mármol, con 
ima inscripción, que se conservaron por mucho tiempo. 

Centeno salvó la ropa de Gonzalo Pizarro, con la que le 
hizo enterrar en la iglesia de la Merced del Cuzco, al lado de 
los ensangrentados restos de los j4 Imagros, que perecieron 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. cxxiii 

también del mismo modo. Murió de cuarenta y dos anos, 
mitad exacta de la de Carbajal. 

Fué Gonzalo Pizarro muy afortunado ; pero sin talentos, 
falta que suplía, como sucede de ordinario, con sus caballero- 
sas cualidades que le granjeaban el afecto de sus soldados. 
Tenia una brillante presencia; montaba bien á caballo; mane- 
jaba diestramente la lanza y espada ; tiraba bien el arcabuz ; 
dibujaba con perfección; era, en fin, un verdadero caballero 
andante que, cuando estaba montado en su fogoso corcel, ar- 
remetía él solo escuadrones de Indios, como si fueran mos- 
cas. Con su marcial franqueza y excesiva liberalidad se atraia 
todos los corazones; de manera que su codicia tendía á la ad- 
quisicion de riquezas, para prodigarlas en favor de sus ami- 
gos. Sin embaído, en su prosperidad cambió de tal manera, 
que parece que los Dioses lo habían adementado, como dice 
Eurípides, para que se perdiese. Con efecto, no quiso seguir 
los prudentes consejos que Carbajal y otros amigos le daban, 
para que no desperdiciase la buena fortuna; y á esto exclu- 
sivamente debió su trágico fin. Es pues indudable que su ta- 
lento no fué proporcionado á su gloria y que en sagacidad 
y tino no igualó á sus hermanos, los cuales no se habrían con- 
ducido con Gasea tan antipolíticamente, pues ya su causa no 
era la popular, sino la suya propia. La defección succesiva 
de sus mas fieles tenientes y la batalla de Jaquijahuana de- 
mostraron elocuentemente esta verdad. 

Cepeda, cuya vida fué un tejido de intrigas y de perfidias, 
salvó la vida, por haber dado la victoria con su deserción. 
El Presidente le remitió sin embargo á Castilla , en donde 
puesto en prisión murió durante su juzgamiento. Yes deno- 
tar como Cepeda, Centeno, Hinojosa y otros que traiciona- 
ron á Pizarro, murieron muy poco después de su jefe. 

Marchó en seguida el Presidente al Cuzco, en donde fué 
bien recibido, hizo ejecutar á algunos mas de los de Pizarro 
y desterrar á otros. CiOn tal severidad trató Gasea de escar- 
mentar á los rebeldes y extirpar la semilla de la traición. 



cxxiv HISTORIA 

También recompensó á sus soldados, aunque los mas de ellos 
quedaron muy desconcentos, porque habían concebido gran- 
des esperanzas de enriquecerse y el premio no lleno la me- 
dida de su insaciable ambición. 

Regresó el Presidente á Lima, entrando en esta ciudad sin 
cañonazos ni aparato militar ; pero recibiendo las mayores 
muestras de la general estimación de sus habitantes. 

Poco vano Gasea y dotado de un gran fondo de virtud 
y de honradez, se ocupó en acabar de raíz los desórdenes y 
en mejorar la condición de los Indios , para cuyo fin tomó 
enérgicas medidas. No es posible decir en esta rápida narra- 
ción lo que el Presidente trabajó en bien del país y de la me- 
trópoli ; basta decir que era un hombre humilde, nada codi- 
cioso y muy exacto observador de sus deberes , al extremo 
de ser por esta causa mas severo de lo que quizá debia ser un 
ministro del altar. Desempeñó la mas ardua y delicada comi- 
sión con solo sus luces y sagacidad, ahorrando mucha sangre 
y dinero del tesoro real. Y adviértase que todo esto lo hacia 
sin mas recompensa que lo necesario para un frugal alimento. 

Exterminados los rebeldes , pensó ya Gasea en volver á 
su patria á descansar el resto de sus dias y dar cuenta de 
su comisión al Soberano. Antes de^su partida, le enviaron 
un gran presente de plata los Caciques de las cercanías de 
Lima, en señas de gratitud; pero él se negó abiertamente á 
aceptarlo. í.o mismo sucedió con respecto al presente de 
5o,ooo castellanos de oro, que, cuándo ya estaba embar- 
cado, le remitieron algunos colonos. 

Encomendó Gasea el gobierno á sus fieles colegas de 'la 
Audiencia y en Enero de i55o se embarcó para irse á Pa- 
namá, en donge llegó en Marzo después de una feliz nave- 
gación, sucediéndolp D. Antonio de Mendoza, El Emperador 
en premio de sus servicios lo nombró obispo de Sigüenza en 
donde murió el áo de Noviembre de 1667, siendo enterrado 
en la capilla de la parroquia Santa María de Valladolid, que 
el mismo habia fundado. 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. cxxv 

Parece que la Providencia hubiera querido castigar los crí- 
menes de los conquistadores, pues casi ni uno solo sobrevivió 
mucho para gozar de sus riquezas, pues fueron ellos mismos 
el instrumento de la justicia divina, como hemos visto en estas 
guerras. 

Con la misión de Gasea concluye la historia de la con- 
quista del Perú y sigue la de los vireyes, de que no creemos 
conveniente ocuparnos. 

En 1718, se separó del vireinato del Perú las provincias 
del de Quito; y en 1778, se hizo lo mismo con la provincia 
interior de la Sierra, para formar el vireinato de Buenos- 
Aires. 



Catálogo de los Vireyes del Perú. 



El coloniaje duró 291 años desde i533 que fué en el que 
Pizarro puso preso y ejecutó á Atahuallpa hasta el 9 de Di- 
ciembre de 1824 Con la batalla de Ayacucho. Han gobernado 
al Perú 44 vireyes en el orden siguiente : 

Después de Francisco Pizarro : 

Blasco NúPiez Vela^ desde i5441iasta i546. 

Siguió Pedro de la Gasea, como presidente de la Audiencia. 

D. Antonio de Mendoza y desde i55i hasta i552. 

La Real Audiencia , desde i552 hasta i555. 

D, Andrés Hurtado de Mendoza, desde i555 liasta 3o de Mayo de i56i. 

Diego López de Zúñiga, conde de Nieva, desde 17 de Abril de i56i 
hasta Febrero de 1 5tí2. 

La Real Audiencia, hasta j;564. 

El Licenciado Lope García de Castro, desde i56'4 hasta 22 de No- 
viembre de 1 569. 

D. Francisco Toledo, desde 26 de Noviembre de iSGg hasta 23 de Sep- 
tiembre de 1 58 1. 

Z>. Martin Enriques, desde 23 de Septiembre de i58i hasta 5 de Manto 
d« i583. 

Desde esta época Vá Real Audiencia hasta i586'. 



cxxvi HISTORIA 

Fernando de Torres y Portugal, conde de Villar Don Pardo, desdo 
3o de Noviembre de 1 5 86 hasta iSpo. 

D, Garda Hurtado de Mendoza, desde 8 de Enero de iSgo hasta iSgó. 

Lms de Velazco, marques de Salinas, de ^4 ^^ Julio de iSpó hasta i6o4- 

Gaspar de Zúñiga, conde de Monterrejr, desde i6o4 en i8 de Elnero 
hasta 1 6 de Marzo de i6o6. 

,La Real jiudiencia, desde i6o6 hasta 1607. 

Juan de Mendoza y Luna, marques de Montes Claros, desde 2 1 de Di- 
ciembre de 1607 hasta 161 5. 

Francisco de Borja y Aragón, príncipe de Esquilache , desde 18 de Di- 
ciembre de 161 5 hasta 3i de Diciembre de 1621. 

La Real Audiencia. 

Diego Fernandez de Córdova, marques de Guada- Alcázar, desde 26 de 
JuHo de 1622 hasta 1629. 

Gerónimo Fernández de Cabrera, conde de ChUwhon, desde i4 de Enero 
de 1629 hasta Diciembre de 1639. 

Pedro de Toledo y Leii^a, marques de Mansera, desde 18 de Diciembre 
de 1639 hasta 1648. 

Garda Sarmiento de Sotomayor, conde de Salida' Tierra, desde 20 de 
Septiembre de i6'48 hasta 24 de Febrero de i6'55. 

Luis Enrique de Guzman, conde de Alba de Aliste, desde 24 de Fe- 
brero de 1 655 hasta 1661. 

Diego Benai^idez y de la Cueva, conde de Santistes^an, desde 3i de Julio 
de 1 66 1 hasta 16 de Marzo de 1666. 

La Real Audiencia, desde 1666 hasta 1667. 

Pedro Fernández, conde de Lémos, desde 21 de Noviembre de 1667 
hasta 6 de Diciembre de 1672. 

La Real Audiencia, desde 1672 hasta 1674* 

Baltazar de la Cueva, conde de Castellar, desde i5 de Agosto de 1674 
hasta 1678. 

Z>. Melchor de Liñan y Cisnéros, arzobispo, desde 7 de Julio de 1678 
hasta 1681. 

Melchor de Navarra, duque de laPalata, desde 20 de Noviembre de 168 1 
hasta 20 el Noviembre de 1689. 

Melchor de Portocarrero, conde de la Monclova, desde i5 de Agosto de 

1689 h^s^ 1706. 

La Real Audiencia, hasta 1707. 

Manuel Omms de Santa Paul Olim de Senímanat y de la Nula^ marques 
de CasteldoS'Rius, desde 7 de Julio de 1707 hasta 22 de Abril de 1710. 

D. Diego Ladrón de Guevara^ obispo de Quilo, desde 3o de Agosto de 
1710 hasta 17x64 



DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. cxxvii 

D. Frai Diego Morcillo Rubio de jáuñon, desde i5 de Agosto de 171 6 
hasta 1 71 6. 

Carmine Nicolás Carracciolo, principe de Santo-Bono, desde 5 de Oc- 
tubre de 1716 hasta 1720. 

D. Fr. Diego Morcillo Rubio de Auiíony desde 26 de Enero de 1720 hasta 

José Armendáriz, marques de Castel Fuerte, desde i4 de Mayo de 1724 
hasta 1736. 

Antonio de Mendoza, marques de Filia Garda , desde 4 de Enero de 
1736 hasta 1 5 de Diciembre de 1745. 

José Manso de Velazco, conde de Superunda , desde 12 de Julio de 1745 
hasta 12 de Octubre de 1761. 

D, Manuel A mat, desde 12 de Octubre de 1761 hasta 1776. 

D, Manuel de Guirior, desde 17 de Julio de 1776 hasta 1780. 

D. Agustín Jáureguiy desde 12 de Julio de 1780 hasta 29 de Abril de 
1784. 

¿). Teodoro de la Croix, desde 6 de Abril de 1784 hasta 1790. 

D. Francisco Gil Taboada , desde 25 de Marzo de 1790 hasta 1796" 

D, Ambrosio Ohiggins, marques de Osorno, desde 5 Julio de 1796 hasta 
18 de Marzo de 1801. 

Gabriel de Atriles, marques de Aviles, desde 6 de Noviembre de 1801 
hasta 1806. 

José Fernando Abascal, marques de la Concordia , desde 26 de Julio de 
1806 hasta 1 8 16. 

D, Joaquin de la Pezuela, desde 1816* hasta 29 de Enero de 1821. 

El general D, José de Laserna, conde de los Andes , desde 29 de Enero 
de 1821 hasta 9 de Diciembre de 1824, en que se consumó la Indepen- 
dencia con la batalla de Ayacucho. 



FIN DE LA HISTORIA DE LA CONQUISTA DEL PERÚ. 



\ 



I 



I 



geografía 



D£ LA 



REPÚBLICA DEL PERÚ. 



IDEA GENERAL DEL PERÚ. 

El antiguo Imperio Peruano abrazaba en tiempo de los 
Incas mayor estension que el Mejicano , pues se estendia á 
lo largo de la costa del Océano Pacífico , desde el Rio Tum- 
hes hasta el Maule j en Chile, entrando el Reino de Quito; 
es decir, que comprendia como ^.^^ioo millas de largo. 

Se ignora el ancho del Imperio Inca ; pero es probable 
que fuese de 5oo millas, asi es que podia llegar á 5oo,ooo mi- 
llas cuadradas Ja superficie total, partiendo de esta hipótesi. 

Proclamado el Perú, en ü8 de julio de 189-1, por Nación 
libre é independiente de la España, por el ilustre general 
San Martin y obtenida definitivamente su libertad en 9 de 
Diciembre de 1824, con el brillante triunfo de Ayacucho, en 
que sucumbió el poder de Castilla, y erijida la nueva Repú- 
blica de Bolivia, han cambiado sus límites territoriales que 
son al presente : 

Iiíntltes del Peria. 

Los límites del Perú se arreglan al üti possideíis del año 
de 18 10; cuyo principio es reconocido en todas las sec- 
ciones hispano -americanas. Pocos estados tienen mejor 
comprobados sus derechos, respecto á sus límites; sin em- 

TOH. I. i 



w2 geografía 



bargo la codicia por una parte, y el deseo de fomentar la dis- 
cordia por otra, ha dado origen á disputas con las Repúblicas 
vecinas del Ecuador y Bolivia. Como nuestro objeto no sea 
citar hechos falsos, bajo el pretesto de defender nuestra pa- 
tria ; al determinar los límites , nos apoyamos en la Real 
cédula de 1 802 ; en la geografía del general Neo Granadino 
Mosquera respecto al Ecuador y Nueva Granada. En cuanto 
á Bolivia, en documentos antiguos y resoluciones de los Vi- 
reyes : con el Brasil en el tratado de San Yldefonso de 1777 ; 
y siempre en todos casos en los tratados vijentes y en la ma- 
terial posesión. La respetable autoridad de Humboldt y de 
algunos otros geógrafos, cae en tierra ante la verdad de los 
documentos y la materialidad de la posesión. En esta virtud 
diremos, que : 

lAÍwnkiem por el }¥orte« 

El Perú linda al Norte con las Repúblicas del Ecuador y 
Nueva Granada. Son límites el Rio Putumayo subiéndolo 
treinta leguas hasta que , por sus raudales y saltos inaccesi- 
bles deja de ser navegable. De allí una línea^ recta hasta la 
confluencia del rio Ñapo con el Agiiarico, que es casi á' i® y 
55' de latitud sud y 77® de longitud O. de Paris ; de suerte 
que el Ñapo corresponde al Perú desde su embocadura en el 
Maraüon 70 leguas arriba. De este punto de confluencia hasta 
el pueblo de Andoas en el rio Pastaza : el pueblecito de An- 
dóas está en la confluencia del rio Bombonaza con el Pastaza 
casi a los 2"* 3o' L. S. y 79''i5' longitud O. de Paris, y allí 
reside autoridad Peruana. De Andóas se baja en línea recta 
hasta la confluencia del rio Canchis con el Chinchipe : de este 
punto situado á los 4^ í)'> se sube también en línea recta 
hasta el pueblecito de Macará por la quebrada de Espindula. 
De Macará subiendo por la quebrada de Pilares se vá hasta 
el pueblo de Pachas y de aquí se tira una íínea para unirse 
con el lindero cerca del pueblo de, Santa Rosa, situado á los 



DE LA REPÚBLICA DEL PEllU. 3 

'í® 21' L. S. y 82® L. O. de París. Quedando por consi- 
guiente en el terreno Peruano los terrenos de Quijos y Cane- 
los, y los Jívaros y otras naciones semibárbaras. 

La exactitud de estos limites está comprobada con nume- 
rosos documentos que existen en los archivos del Perú (1). 

Es muy falsa la política del Ecuador al pretender terreno 
queriéndose apoyar en derechos que no existen. Exami- 
nando la conveniencia de la división territorial y excitando 
la generosidad del Perú, conseguirán lo que no podrán obte- 
ner con las armas ni la sofistería. 

Límites por el Sitr* 

Por el Sur los límites del Perú son la quebrada de Tucu- 
pilla ó Duendes, casi á los 21^ 3^' lat. S., lindero marcado 
desde 1763. Aqui principia el desierto de Atacama^ perte- 
neciente á Bolivia. 



liintites por el Este* 

Por el Este limita con el Imperio del Brasil y con la Re- 
publica de Bolivia. I^os límites con el Brasil son , según el 
tratado de 23 de Octubre de l85i : la población de Taba- 
tinga y de esta para el Norte la línea recta que vá á encon- 
trar de frente al rio Yapurá en su confluencia con el Apa- 
poris y de Tabatinga para el sud el rio Yavary, desde su 
confluencia con el Amazonas hasta su origen, de allí una 
paralela cerca de los 10** de Lat. Estos límites con el Brasil 
fueron determinados de un modo que da á conocer la habi- 
lidad de una parte y el descuido de otra. Felizmente en el 
tratado se determina que una comisión mixta reconocerá la 
frontera conformándose al principio Uti possidetis^ propo- 

(i) Los documentos á que se reíiere se lian publicado con motivo de la 
cae^tion suscitada últimamente sobre limites á consecuencia del tratado 
de Mapasingue. 



,1 



4 GliÜGRAFIA 

uiendo sin embargo los cambios de territorio que se creyereí 
í; oportunos. De no ser así, el Perú perdería mas de 8o legua: 

de las orillas del Marañon y el triángulo formado por e 
Yapurá , el Amazonas y la línea pretendida por el Brasil 
El Perú tiene un derecho incontestable a que sus límites poi 
el E. principien en la confluencia del Putumayo con el Ama- 
zonas , y no en Tabatinga como se quiere. La política de 
Brasil es anexadora^ valiéndose de pretestos que no debe- 
mos calificar. No dudamos que el Perú reclame el inmensc 
territorio que se le pretende arrebatar , bajo falsos su- 
puestos. 

Debió también haberse determinado previamente el origen. 

curso y otras circunstancias, relativas al Javarí^ del que sólc 

se sabe que entra en el Amazonas á 4** 38' lat. S. una legus 

mas abajo del pueblo de Tabatinga, y que parece que es un 

l| derrame del Apurimac. Vese por lo dicho que está todavis 

mal definido el confín oriental del Perú , con pérdida ái 
territorio. 

Desde la linea paralela tirada á los lo^, que sirve de limite 
con el Brasil, se baja una línea de N. á S. Después se sigue 
la cordillera de N. áS. sirviendo de lindero hasta los iS® 28 
de lat. y 7i*'4'^' O- ^^ Paris, que nos divide con la Re- 
pública de Bolivia, hasta encontrarse con el rio San Juan del 
Oro, que sigue su curso aguas arriba hasta los i3* 4o' á orillas 
del Titicaca. 

De la laguna de Titicaca se tira una línea recta hasta el rio 
Desaguadero por el estrecho de Tiquina, quedando el pue- 
blecito del Desaguadero al lado de Bolivia. De este punto se 
tira una línea recta S. O. hasta el nacimiento del rio Mauri, 
y continua el lindero por la misma cumbre de la Cordillera, 
hasta que se encuentra con el lindero que sube por la que- 
brada de Duendes. Estos son de hecho los límites con Boli- 
via ; pero de derecho y por el orden natural del terreno, el 
límite debería ser el estrecho de Tiquina, como se puede ver 
en un espediente organizado por el Intendente de Puno el 



DE LA REPÜBUCA DEL PERÚ. 5 

año i4; evitándose de este modo las continuas dificultades 
que resultan de que el pueblo de Yunguyo, situado en el 
istmo de la peninsula de Copacabana, sea el límite entre áiii- 
bas naciones. 

MONTAÑAS Y RÍOS. 

La gigantesca cadena de los Andes recorre todo el Perú : 
hablaremos con estension de este mundo sobrepuesto, como 
le llama el sabio naturalista Haenke, en la Geografía física. 

Hacia las vertientes occidentales de la Cordillera de los 
Andes corren Rios de poca consideración, por su corto 
curso, y son comenzando por el norte : el Santa Rosa, el 
Tiímhez, el Chira, el Sechura, el Jequetepeque, el Saña, el 
Virú, el Santa, el Pativilca^ el Huaura, el Pa^amayú , el 
Chulón, el Rimac, e\ Lurin, el Mala, el Cañete, el Pi^co, 
el Ocoña, el Camaná, el Quilca, el Chili de Arequipa, 
el Tambo^ y el Loa. Todos van al Pacífico. 

El Rámis, el Vlnve, el Coata, y otros del departamento 
de Puno entran en el Lago Titicaca, del que sale el caudaloso 
Desaguadero, que desemboca en la laguna de A aliagas, en 
Bolivia, como decimos en la geografía física. 

Los grandes y caudalosos Rios del Perú parten de las ver- 
tientes orientales de la cordillera de los Andes , v van á for- 
mar el inmenso Marañon ó Amazonas^ que es el rio mayor 
que tiene el mundo. Nace del pequeño lago Lauricocha al 
N. del Cerro de Pasco, y llevando el nombre de Alto Mara- 
ñan ó Tunguragua, baña las provincias de Huamalies, Con- 
chucos, Huamachuco, Pataz, Cajamarca y las del departa- 
mento de Amazonas. 

Es tan estupenda la masa de agua que lleva, este monarca 
de los rios, al océano Atlántico, que exede á la de ocho 
grandes rios del Asia, juntos, á saber : el Eufrates y el Indo, 
el Ganges, el Oby, el Lena, el Amur, el Amarilhy y el 
Kang'tse de la China. 



ñ GEOGRAFÍA 

Hemos examinado mucho la cuestión de cual es el punto 
desde donde el Alto Marañon toma el nombre de Amazonas : 
y hemos encontrado que los habitantes de sus orillas , los 
misioneros, viageros é historiadores antiguos, le dan indis- 
tintamente el nombre de Marañon ó amazonas, aun que 
parece que este último solo debe llevar, desde que se junta 
con el Ucayali en Omaguas. 

Los que creen que el Amazonas nace en Bolivia , cometen 
un grave error, pues el rio Bení va muy al Este á formaf 
el Madera, y no se acerca ni con mucho al territorio Peruano, 
como equivocadamente lo repiten los mapas y tratados de 
geografía. Hemos indagado este punto con prolijidad y de- 
tención, y nos asiste por eso la certeza de lo que se acaba de 
decir. 

Mas admisible es la opinión de que el Amazonas nace en 
la Cordillera de Cailloma, siendo el Apurimac su principal 
ramo, por ser de mas lejano origen. Pero también es error 
suponer que este último nace en Cailloma, como se dice co- 
munmente. 

Es tan profundo el Amazonas, al menos en su parte su- 
perior, que M. de la Condamine no le pudo hallar fondo 
con una sonda de 721 pies. 

Dos dias antes y después del plenilunio presenta un su- 
blime y formidable fenómeno, llamado Bore, y que consiste 
en una espantosa marejada del Atlántico que se avanza sobre 
el fio, á manera de gigantesca montaña. 

Establécese una maravillosa lucha entre estos dos colo- 
sos, llegando á suceder que el soberano de los rios, abre 
á veces, majestuosamente su cauce sobre la líquida llanura 
del Atlántico, como si corriese tierra firme, y conservando 
el dulzor de sus aguas hasta 60 leguas de su embocadura, 
tributa su caudal al Atlántico por el cabo Norte, después 
de haber recorrido cerca de 1,200 leguas. Es allí su ancho 
como 60 leguas. 

Es tan insensible y corto el declive del Amazonas , que, 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 7 

a no ser tan poderoso su caudal de aguas, correría con di- 
ficultad. Apenas tiene de decenso, en el espacio de 200 le* 
guas, 10 7 pies, es decir, ^ de pulgada en 1000 pies. 

Desde el Atlántico hasta Jaén de Bracamóros, cuya lati- 
tud es 5® 3o', y su longitud 76® 4o' á O. de P., no tiene cata- 
ratas, ni -corrientes que se opongan á la navegación. Allí 
tiene su superficie 1 240 pies sobre el nivel del Para, afluente 
suyo. 

AlluenfeA del HurAfton é Amazonas. 

Desde las cabeceras de Máinas hasta el Brasil tiene por 
afluentes : 

El rio Santiago^ del Ecuador, se le reúne arriba del Pongo 
de Manseriche; 

El Apaya, que baja de Chachapoyas; 

El Morona, el Putumayo ó Solimóes, y el Pastasa del 
Ecuador ; 

El Potro, de Moyobamha, y Cahuapanas; 

El Hiiaüaga, de que hablaremos luego, y que desemboca 
cinco leguas abajo del pueblo de la Laguna; 

El JSocurái, navegable, y baja del N., lo mismo que el 
Orito-Yiicu^ el Cambiráj y el Tigre. Las márgenes del Cam- 
birá están pobladas de tribus salvajes, llamadas Cliamhiras, 
y también hay salvajes en las del Tigre ; 

El Ucuyali, de que hablaremos con estension mas tarde, 
tan caudaloso como el Marañon : se forma del Apurímac, 
que hasta reunirse con el rio Tambo (que nace en Junin), 
Pangoa, y Pachitea, no toma el nombre de UcayaJi : desem- 
boca una legua al S. de Nauta; 

El Iquitos^ del N. navegable : tiene en sus riberas salvajes 
de este nombre ; 

El Mincíiy del Ecuador, navegable y pobladas sus márgenes 
de los mismos Iquítos ; 

El rio Negro f del Ecuador, muy caudaloso; sus dos mar- 



8 geografía 

genes las pueblan tribus salvajes errantes , entre las que se 
distinguen los Cotos, Payaguas, y Ancuteros. Desemboca en 
el Amazonas en el punto llamado Cliorochoa, a 4^ leguas de 
distancia de la frontera de Loreto. En sus cabeceras hay 
lavaderos de oro; 

El Orosa del Sur : es navegable ; 

El ApariyucUy del Ecuador, y el Ambiyacu : en este último 
rio entran vapores hasta i 7 millas : anclan en el Puerto de 
Peras, á 7 legua del Marauon ; 

El Sisitá, baja de las inmediaciones del Putumayo, y es 
navegable ; 

El Cochíquinas del lado de S. descarga sus aguas en el 
Marañon, cerca de 1 5o varas antes del pueblo de Cochiquinas; 

El Maucayacícíy del S., navegable; 

El Atacuari, del lado N., navegable hasta cerca del Putu- 
mayo : los salvajes Icúnas habitan sus riberas ; 

El rio Caballo Cocha, navegable, nace de un lago del S.; 

El Yanayacu, del S., navegable.; 

El rio Loretoyacu, del N., y navegable como e\ A maea- 
yacuy delN.; 

El Caillnrá, del Sur, navegable hasta cerca del Javarí ; 

El Javariy ó lavari límite entre el Perú y el Brasil, desemboca 
una legua abajo de la frontera de Tabatinga, y es navegable. 
Por el lado Norte recibe ¿1 majestuoso Ñapo del Ecuador : 
el lapurá de la misma Nación, que toma este nombre al 
entrar en el Marauon, pues al desprenderse del nudo de los 
Andes, que forma desde 1® hasta i*' 3o', lat. N. y 78** í\o\ 
longitud O. de P., se llama Coqueta (General Mosquera). 

El Macapas y el Trompetas son tributarios de las Guaya- 
ñas. Ademas hay otros muchos de que vamos á dar razón. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. ^ 



Este caudaloso rio no toma su nombre sino después de que 
se le han reunido los caudalosos rios Apurimac y Pachiteac^ 
cerca de los 9^ latitud Sur son sus afluentes. 

El Catalina, del Sur : el Sarayaeu, el Cabatái, nacido en 
un lago del S. y navegable : el yílmcíúía, nace en Junín, y es 
navegable. 

El Pachiteac, nace en Junin y es navegable. 

El Pangoa, cuyo origen está en el mismo departamento, 
es navegable hasta Cornac. 

El rio Tambo, baja también de la misma cordillera y de las 
de Ayacucho. 

En el primero se le llama Májroc, y en este último Pam- 
pas. Su reunión forma pues el Tambo, en que pueden na- 
v^;ar aun embarcaciones de gran porte. 

He aquí la descripción de este majestuoso rio hecha por 
el mismo sabio Haenke : 

« El segundo rio hacia el Este que marcha al Amazonas 
es el Ucayale (hoy dia se llama generalmente Ucayali); su 
grandeza y su caudal de aguas disputa, en el sitio donde se 
incorpora con el Marañon, á éste último la primacía; por este 
motivo le declararon varios escritores por el verdadero Ma- 
rañon. Su origen mas distante es el de la laguna de Chin- 
chaicocha, en las Pampas de Bombón^ 3o leguas al Este de 
Liima en la latitud 11^ 3o' S. Es sumamente dilatado el ter- 
reno que vierte las aguas que forman el crecido cuerpo de 
este respetable rio, uno de los mayores de todo el continente 
Americano. Hé seguido y atrai^esado sus manantiales, y he 
encontrado varios de sus embarcaderos en el viage desde 
Lima ala ciudad del Cuzco, y mas adelante en el año 17949 
desde los rios de Yaidí, Jauja, Mayoc, Mantaro, Canaire, 
Tambo, Pachachaca, Apurimac, Paucartambo , Vilcanota, 
hasta el partido de Cailloma (provincia de Arequipa) , y al 



io geografía 

lado del Este hasta los confines de Carabaya. Saliendo de los 
estrechos términos de la cordillera, engruesa con el rio Pe- 
rene j y á 8*^ latitud S. con el Pachiteac. 

Sigue su curso por la dilatada pampa del Sacramento 
entre un laberinto de bosques y tíos sin número que desa- 
guan en él. Sus orillas están pobladas de infinitas naciones 
cuyos nombres solamente componen un vocabulario. Des- 
pués de haber corrido un trecho inmenso , desemboca en el 
Marañon, junto á las Misiones de San Joaquín de Omaguas 
á f\^ 3o' lat. S. y 73*^ longitud O. de Paris. 

Rio HiiAllM»* y 0110 «fluentCM» 

A dos millas hacia el ]N . del Cerro de Pasco nace el rio Hua- 
llaga, muy cerca del origen del Marañon, á 11® lat. S. E. el 
primer tributario de este último, yendo de O. á E., desde la 
célebre angostura del Pongo Manseriche. 

Son sus afluentes el Aipena. 

El Paranapura^ del ladoN., navegable por embarcaciones 
mayores hasta el Varadero , y de este punto siguiendo el 
curso del rio Cachiyacu^ en canoas menores hasta Balza- 
Puerto. 

El Cainarache^ desemboca 9 leguas mas arriba del puerto 
de Vurimaguas : es navegable por cortas embarcaciones 
hasta el punto llamado Yurayacu; baja por el lado N. del 
fluallaga. 

El Chipurana^ baja del lado S., y desemboca 4 leguas mas 
abajo de los Pongos de Chasuta. Es navegable en embarca- 
ciones menores hasta el punto llamado Vanayacu, distante 
ocho leguas de Sarayacu. 

El Mayo , que baja de Chachapoyas, baña los valles de 
Moyobamba , y es navegable en pequeñas canoas hasta San 
Miguel, y desde aquí hasta la ciudad de Moyobamba es po- 
sible navegado. 

El Biabo, del lado S., algo navegable. 



DE LA REPUBLÍCA DEL PERÚ. i\ 

El ZapOj del Norte, también navegable por canoas. 

El Huaillabambaj del lado N., baja de las alturas de Hua- 
malíes, poco navegable y en canoas. 

El AhiseOy del lado N., nace como el anterior y es poco 
navegable. 

Los anteriores afluentes son tomados de la memoria del 
coronel Albarado Ortiz , gobernador de Loreto y que nos 
merece fe , porque ha visitado con cuidado estos lugares. 

De paso haremos recuerdo de nuestro compatriota Ijurra, 
cuya pérdida es sensible para el pais. 

Nuestro malogrado compatriota D. Manuel Ijurra, poseido 
de un entusiasmo que no es posible en ningún viajero, na- 
vegó, por este rio, formando un minucioso y detallado itine- 
rario, aunque por desgracia sin ninguna clase de observa- 
ciones científicas, que determinen geográficamente el curso y 
otras particularidades útiles á la ciencia. 

Dos veces fue á Europa por el Amazonas, y al fin murió 
en un hospital de Nueva- York. 

Su trabajo, sin embargo, es muy importante, por ser suma- 
mente exacto y digno de toda confianza, en lo que concierne 
á la colocación relativa , nombres y números de todos los 
afluentes que por derecha é izquierda recibe el Huallaga. El 
Croquis que trazó el mismo lo tenemos á la vista, aunque no 
reducido á escala. 

Felizmente poseemos datos muy seguros de la dirección y 
curso de este rio que hemos encontrado en un manuscrito 
autógrafo del sabio viajero M. Tadeo Haenke, que navegó por 
él y el Ucayali en 1790. Admira como hasta ahora no haya 
salido á luz un trabajo tan digno de fe, y que en todos los 
tratados de geografía se digan y repitan tamaños errores á 
este respecto. He aquí como se espresa uno de los mas gran- 
des sabios que ha visitado nuestras regiones, á quien respe- 
tamos mas , después de Humboldt , por sus profundos 
conocimientos en botánica y otras ciencias naturales y ma- 
temáticas. 



i 2 geografía 

«^Unó de los principales ramos (dice Haenke) del rio Haa* 
llaga desciende de los minerales de Pasco, al Este de Lima, 
por una larga y fragosa quebrada, a la ciudad de Huánuco : 
entra después en las montañas de los Andes de Chinchao y Co- 
cherOj donde yo mismo, en el año de 1790, por el mes de ju- 
nio, cuando hice la primera entrada á estas montañas, reco- 
nocí un embarcadero en el sitio donde se junta con el rio de 
Chinchao : lleva su curso al N. Entre las diferentes ramifica- 
ciones de los Andes por el pais de los Lamas , engrosando 
con las aguas que descienden de las montañas de Huamalies, 
Moyobamba y Chachapoyas : en la latitud 7® sur pasa por 
una angostura ó Pongo semejante al de Manseriche , pero 
mucho mas corta ; y desde alli sigue entre montañas por ter- 
renos llanos hasta su confluencia con el Marañon en las Mi-- 
siones de la Laguna á 5** lat. S. y 77® de long. al O. de P. 
próximamente. » 

ce Mas abajo de Omaguas^ continúa Haenke, desemboca en 
la misma orilla, en distintos intervalos los rios YaK^ari (el lí- 
mite con el Brasil), Vutai, Vuriita, Fe/e y 6'oar/ ; son de 
íi® orden ; sin embargo suben por ellos cómodamente embar- 
caciones menores hasta grandes distancias , en navegaciones 
(le varios meses, hasta los confines del Alto Perú. 

« A 4** lat. S. y 63** long. O. P. entra en el Marañon el rio 
Punís ó Cuchivara : es rio de primer orden y casi igual al Ma- 
rañon, según los Indios. Nadie hasta el dia ha fijado su orí- 
gen, pero tengo suficientes datos para señalar, casi con segu- 
ridad, el ámbito de sus vertientes desde la cordillera de f^U- 
cañota hasta algo mas al Este de las montañas de Carabaya, 
de las cuales bajan muchos y considerables rios que arras- 
tran oro. 

(c Los Indios bárbaros Chuntachitos ^ Machúvisy Pacagua- 
ras , que viven al Oeste de las Misiones de Apolobamba, 
me dieron noticia en Octubre de 1 794 , de que al oeste y 
á diez dias de camino, de las orillas del rio Beni , bajaba 
un rio muy grande y caudaloso por aquella llanura. Gomo 



DK LA HEPUBLICA DKL FliKr. \'¿ 

desde el Ucayali hasta el Madera no desemboca ningún rio 
de este tamaño, tengo muchos motivos para creer que el rio 
Púrus y el Mano, que es del que me hablan, es un solo 
rio, y que la variedad del nombre depende de las diferentes 
naciones que viven en sus orillas. 

c En distancia de 5o leguas del Púrus hacia el este desem- 
boca el famoso rio Madera á 3° 3o' lat. S. y 6o® 3o long. O. P. 
Descienden sus manantiales del dilatado seno que forma la 
cordillera de los Andes, desde los altos de Pelechuco, So- 
rata, la Paz, etc., hasta lo mas interior de los dominios Es- 
pañoles, que son Mojos, Chiquitos y la Cordillera de los In- 
dios Chirihuanaes . 

Los principales ramos que forman el rio Madera son : el 
rio Beni^ el Mamoré y el 1 tenes. Todos tres son navegables 
casi desde su origen. 

El Beni es el mas occidental de los tres rios anteriores y 
lo forman un sin número de rios considerables, estendien- 
dose el ámbito de estos desde Pelechuco , Saches , So rata ^ 
Chaillanay Songo ^ la Paz ^ Suri^ hasta la provincia de 6o- 
chahamha. El mas distante de oeste es el Tuclies: siguen el de 
^ten^ Mapiri ó Sorata^ el célebre Típuani\ que tiene tanto 
oro, el Cha llana y el CoroicOj los cuales van en un cuerpo. 
Otro como el Chuhomaníy es la reunión del Tamampaya^ 
Solacama el de la Paz , el Suri , Cañamiña y el Cotacájes. 

« He tenido la fortuna de reconocer el origen de todos ellos 
en mis continuados viajes ; y el año 1 794 en 22 de Septiembre 
me embarqué en el Tipuani y bajé el Bení hasta el pueblo 
de Reyes ^ en cerca de 3 dias. Tiene muchos malos pasos ; y mas 
abajo de Reyes recibe por el oeste entre otros rios al Te- 
quejéj Masisi ó Cavinas^ etc. Desde su unión con el Ma- 
moré á lO** lat. S., se llama el Madera. Su curso en las lla- 
nuras es suave, igual y majestuoso, y forma grandes islas; 
su ancho pasa en varias partes de j de legua. Hay en él co- 
codrilos^ y otros muchos peces : las dos orillas están cubier- 
tas de bosques espesos y elevados y de tribus barbaras, lia- 



14 geografía 

madas Cannas^ Pacaguaras^ BubríeSj Todromanas^ Nahas 
y Tabatinaguas del lado occidental ; y del oriental los Bu- 
lepas y etc. Por medio del rio lamma^ cuyo origen está en 
las cercanias de Reyes , se puede establecer comunicación 
entre los rios Bení y el Mamoré. El declive en 6o leguas 
de estensíon no llega á 10 pies. 

ce El rio Mamoré no es inferior al Beni; divide el dilatado 
territorio de las Misiones de Mojos, bajando de S. á N. 
casi por en medio de ellas. El Chaparé^ que en su cuerpo 
reúne los rios Paracti^ San Maleo y Coni ^ Chimoréj Saeta 
y Mataniy desciende de Vuracarees^ cerca de Gochabamba. 
El rio Grande^ que divide la provincia de Gochabamba de 
la de Charcas , es otro brazo en que desaguan los rios de 
la cordillera vecina á la ciudad de Sta Gruz y desde la 
unión de ambos á 16^ lat. S. es donde los habitantes de 
Mojos navegan por él contra la corriente , llevando frutos 
y otras producciones industriales del Perú, mas de 100 le- 
guas desde el pueblo de la Exaltación hasta cerca de Santa 
Gruz. 

« En octubre y noviembre de 1 794 , continué mis inves- 
tigaciones desde el rio Beni hasta el Jamma^ siguiendo 
después mi navegación ])or el Mamoré y el rio Grande 
hasta el puerto de Forés cerca de Santa Gruz. 

El ramo tercero ó mas oriental es el Iténes : es su naci- 
miento en las cercanias del Brasil. Poco se sabe de su curso, 
es menor su caudal de aguas que los dos anteriores : pasa 
inmediato al fuerte del Principe de Reina, uno de los puer- 
tos mas avanzados del Brasil, á 12° lat. S. y 66*^ long. O. P., 
próximamente se reúne con el Mamoré casi en su misma la- 
titud, un grado mas al O. de dicho puerto. 

a Estos son los principales tributarios del caudaloso Ma- 
dera, el mas aparente de todos para la navegación hacia 
Europa. » 



DE LA UKPUBLICA DEL PEKÜ. 15 

Ii»SO« del Perú. 

El lago de mas consideración es el Titicaca, de que ha- 
blaremos en el artículo Puno. 

El Lauricocha es de nota por dar origen al rio mas cau- 
daloso del mundo, el Marañon. 

Los lagos Orcococha y Clwclococlia , que dan nacimiento 
al rio Piímpas^ se hallan en el pie de un primer contrafuerte 
parálelo^ perteneciente al distrito de Castro-Virreina, por el 
lado del oeste , á 4 leguas de distancia de la cadena prin- 
cipal. 

El lago Chinchaicocha es célebre porque en sus inmedia- 
ciones, se obtuvo el espléndido triunfo de Junin el 6 de 
agosto de 1824. 

El lago Urcos del Cuzco solo es digno de mención, porque 
creen sepultada allí la cadena de oro que se construyó en el 
natalicio de Hucíscar. 

m 

Volcanes* 

I^s conocidos son : el Misiij á 10 millas al ^. E. de la 
ciudad de Arequipa ; el Ubinas y el Huaina-Putina., 6 vol- 
can de Omate , ambos en la provincia de Moquegua , y el 
segundo muy cerca del pueblo de QuinistaquUlas , distante 
aü leguas al S. E. de Arequipa ; el Isluga en la provincia 
de Tarapacá ; y el Tutiipaca^ en las cabeceras de Candaravc^ 
pueblo de la provincia de Tacna, como á 70 leguas al S. E. 
de Arequipa. 

Este volcan tiene dos cimas, como el Pindó de los poe- 
tas , llegará á iG.ooo pies su altura sobre el mar; reventó 
en febrero de 1802 , llegando sus cenizas hasta Tacna y Are- 
quipa. Todos estos volcanes, únicos conocidos , están en c*l 
sur del Perú. 

El Misti^ por su hermosa figura cónica, su grande elc- 
vítcjoii que llega á 20.000 pies , según medidas trigonométri- 



1(5 (iEOGUAFlA 

cas de M. Peutland y nuestras, y por las dos altas monta- 
ñas que á uno y otro lado le hacen cortejo, merece un lugar 
distinguido entre los volcanes del mundo. (Véase lo que de 
él decimos en el artículo Arequipa.) Creen los habitantes 
(le esta ciudad ser sepultados de un momento a otro, bajo 
las lavas de esta mole colosal, que miran con respetuoso te- 
mor. ¡ No saben que el Mistí es la salvaguardia de la po-- 
1)1 ación! 

El Tutapaca es , como se ha dicho, muy poético, y se 
halla en actividad. Despide diariamente mucho humo, y tiene 
en sus faldas bastante azufre nativo. 

Vivi cuatro años á su pie y le compuse la siguiente oda, 
c|ue aunque imperfecta, tiene el mérito de sacar á figurar á 
un hermoso pico volcánico (i). 



ODA AL TÜTUPACA. 

Valean d^ 1* CordUler* de CandariiTe* 

¡ Terrible Tutupaca ! 
Cuya nevada cima yo venero, 

Al verle el sol se opaca : 
Y los Astros, y el Mar, y el orbe enlero 
Tiemblan á tu mirar sañudo y fiero ! 

Tú , que al bermoso Pindó, 
En dó Apolo babitaba con las Musas, 

No cedes en lo lindo 
Del candido granizo con el que usas 
Cubrir siempre tus sienes tan confusas ! 

¡ Tu, á quien basta las nubes 
Descienden desde lo alto á coronarte, 

Creyendo ver que subes 
Con aire majestuoso á colocarle, 
En el cielo y con ellas á igualarte. 

(i) Esta oda la compuso el autor á los veinte años de edad. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 17 

¡ O Monte imponderable ! 
Ministro justiciero del Eterno, 

Que en seno impenetrable 
Las aguas depositas del Averno, 
Por ser tu cavidad el mismo infierno. 

En vano á ti los vientos 
Golpean, acometen, dan, ó intentan 

Botarte de cimientos, 
Porque inútil al fin su empeño encuentran 
Por mas que sus furores acrecientan. 

Tus senos cavernosos 
No inflamen, no, sus líquidos metales. 

Ni aquellos gaseosos 
Vapores que en entrañas infernales 
Atizas para horror de los mortales. 

Miradme, pues, postrado 
A tí humilde elevando mis clamores : 

Oidme, y apiadado 
No* descargues las iras y rigores 
Que están vaticinando tus vapores. 

(Tacalaya, Agosto i4 de i83a. En las mismas Jaldas de este volcan,) 

El Humna-Putina reventó el 1 5 de Febrero de i tíoo, ocasio- 
nando , durante muchos días, violentas sacudidas, incesante 
lluvia de ceniza y polvo blanco, que duraron hasta el 2 de 
Abril siguiente, en que se despejó la atmósfera (i). Hubo dia 
de 200 temblores de tierra ; y las detonaciones de ellos se 
asemejaban á los cañonazos de artillería. Sentíanse en Are- 
quipa los espantosos fenómenos, sin saber á qué causa atri- 
buirlos , hasta que supieron el origen , después del citado 
tiempo. Quedaron sepultados bajo las lavas de este volcan los 
pueblos inmediatos, entre ellos Quinistaquillas. Después de 
su esplosion quedó desbaratado desde su base. Es poco alto 
y muy deforme. 

(1) Se asegura que llegaron las cenizas hasta 200 leguas de distancia. 
TOM. I. 2 



18 GEOÜUAFIA 



IJKEVE DESCRIPCIÓN GEOLÓGICA 

de la Cordillera de IO0 Andes en la parte eorrespaadleitie 

al terrltorla Peruano* 

Vainos á establecer los principios geológicos, con arre- 
glo á los cuales está constituida la cordillera de los Andes 
en toda la parte c[ue se halla comprendida en el territorio 
peruano, partiendo de la hipótesis de que esta serie formi- 
dable de montañas que recorre toda la América, desde el 
cabo de Hornos hasta el estrecho de Behring á lo largo de 
la costa y casi paralelamente á ella, ha provenido de un im- 
portante solevantamiento, no solo por su estension sino 
también porque ha dado la configuración it la costa. 

Hacia Iquique , las montañas de la costa son casi entera- 
mente de terreno estratificado porfiwide ; y á niénos de 
6 millas de distancia al mar, están las ri(pn'simas minas de 
Huantajaya y Santa-Rosa que tan enormes papas de plata 
produjo en otro tiempo. 

Hemos ya dicho ([ue en hi rama occidental de los Andes 
se hallan los volcanes Místi, Huaina-Putina y Tutupaca, 
desde Arequipa hasta la cabeceras de Tacna. Observando 
los terrenos vecinos á ellos, se encuentran sulfuros y sulfa- 
tos de fierro, de magnesia, de alumina, de potasa, cobre y 
azufre en nnu*hos lugares, en su estado nativo. Estas mate- 
rias no son mas que el azufre lanzado en las erupciones de 
aquellos volcanes que, habiendo caido sobre piritas ferrugi- 
nosas y terrenos arcillosos, se ha transformado con el tiempo 
en estas materias. 

Eii los cerros de lio, se halla en nuicha abundancia el sul- 
fato de cal ó yeso y barrilla fina, de cuya ceniza se obtiene 
un 20 por 100 de carbonato de sosa. 

El terreno de la ciudad de Arequipa, situada en la falda 
del Misti, á 2,392 metros sobre el nivel del mar y á 4 I^- 



DE LA IIEPUBLICA DEL 1>EUU. 19 

guas de distancia itineraria, está cubierto de capas de ceniza 
de piedras de canto qne segini Rivero, es traqnito descom- 
puesto. Estndiando las canteras se conoce (pie en nn tiempo, 
no muy remoto, la materia de qne se compone estuvo lí- 
quida, pues se hallan envueltas en ella piedra pómez, sí- 
lice en trozos y guijarros de diferentes tamaños. Con el 
tiempo se han cristalizado en paralelipípedos llegando á for- 
mar mármol blanco sucio, cuando está espuesta mucho 
tiempo al aire húmedo. 

La montaña Chachani^ que es hi que está á la derecha 
del Misti, tan alta como éste y aun mas nevada, pues llega 
á la altura de las nieves perpetuas, contiene en abundancia 
piedra de canto de la de Arequipa (de la que dista como 
4 leguas), potasa, sal de magnesia, con nnicha arcilla ferru- 
ginosa. Hai azufre nativo en la mesa de Charcani y vetas 
de sulfato puro de magnesia : dista de Arequipa como 8 le- 
guas hacia el N. 

Chiguataj lugar situado en la misma rama occidental de 
los Andes, á 4 leguas de Arequipa, hacia el E. contiene 
creta ó tiza en nuicha abundancia y que corre por largo 
trecho. 

Mas allá de ^ura (daremos razón de este punto) á i'j. le- 
guas de Arequipa hacia elN. O. se hallan minas de cai*l)on de 
piedra, que difícilmente se esplotarán por su nniclia distancia 
al puerto y aun á Arequipa. 

El morro de Arica y las montañas vecinas están formadas 
de capas alternativas de alniendriUa poríiroide, pctrósilcx^ ó 
pedernal jaspeado, gres (piedra arenisca), f /¿/o arcilloso blan- 
quecino. Y entre Tacna y Arica cloruro de sodio ó sal co- 
mún, sulfato de cal ó yeso, traquito descompuesto ó piedra 
de canto y carbonato de cal. Este terreno que es una llaiuua 
con ligeras ondulaciones está estratificado de rocas blancas, 
fofas, parecidas á los tufos, pero contiene cristales de feldes- 
pato carcomido y algunos trozos nuiy semejantes á la piedra 
pómez. 



20 geografía ^ 

Toda la costa ó zona comprendida entre la cordillera y el 
mar, desde Arica hasta Iquique es caliza, arenosa, en que 
se encuentra muchas conchas, mohiscos que se van trans- 
formando ya en carbonato calcáreo, ya en sulfato cal- 
cáreo. 

La arena que cubre el espacio indicado entre Arica y 
Tacna, casi en toda su estension, es digna de estudiarse, pues 
se compone en su mayor parte de pequeños cristales de 
cuarzo completamente intactos, transparentes y que brillan 
con los rayos del sol como el diamante. Fórmanse estos cris- 
tales de dos pirámides de seis caras mui regulares, unidas 
por sus bases, y, como sus aristas se hallan intactas, es muy 
lógica deducción suponer que han sido lanzadas de poca 

distancia, sin que hasta hoy se conozcan las rocas de cuya 
descomposición se han formado. 

Decimos al hablar de la dirección dejas cordilleras que 
las dos ramas que parten paralelas desde Potosí se juntan 
cerca del Cuzco, desde cuyo nudo ó punto de reunión vuel- 
ven a desprenderse dos ramales, distantes uno de otro de 
10 á 12 Jeguas, y que cien leguas de allí, cerca del Cerro de 
Pasco, forman con su nueva unión otro nudo. Un número 
considerable de cadenas perpendiculares á estas dos ramas 
paralelas (como los travesanos de una escalera), llamadas, di- 
chos eslabones, contrafuertes , forman una serie de hoyas ó 
valles, separados entre sí, cuyas abundantes aguas atraviesan 
la cordillera oriental por gargantas muy estrechas y profun- 
das, las que dan nacimiento á los caudalosos ríos del Perú. 

Esta natural configuración del terreno da lugar á clasifi- 
carlo en tres zonas, enteramente distintas en clima, produc- 
tos, topografia y porvenir industrial y social. 

1* La región de la Costa^ la que, por no recibir nunca llu- 
vias, no es susceptible de vejetacion, sino es empleando el mé- 
todo de irrigaciones. 

En la costa del Pacífico se nota un fenómeno de que es pre- 
ciso hablar en este artículo. Sabida cosa es que en Cobija no 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 24 

se conoce absolutamente la lluvia y que en muchas leguas 
de distancia á sus alrededores no se encuentra mas que una 
vertiente de agua salada , que alcanza con dificultad para el 
uso de sus habitantes ; y sin embargo las montañas vecinas 
que ex abrupto terminan en el mar, están separadas unas de 
otras por quebradas ó barrancos, colmados de guijarros ro- 
dados colocados por capas ^ de tal modo que forman un plano 
inclinado triangular que desciende hacia el mar, ensanchán- 
dose rápidamente. Estas formaciones geológicas , del todo 
locales, son evidentemente resultado de las aguas de las llu- 
vias y de los torrentes que en una época posterior á la del le- 
vantamiento produjeron tales modificaciones. 

a" La región Montañosa, comprendida entre las dos cade- 
nas de la cordillera, que es lo que llamamos la Sierra. Pro- 
dúcense en esta región los frutos de las zonas templadas y los 
de la tórrida en las gargantas estrechas y profundas que atra- 
viesan la cadena oriental . Son raras y de corta extensión las 
mesas de esta parte montañosa, en que hay también algunas 
hoyas, como el valle de Jaiija^ que sin duda fué el fondo de 
un lago de 12 leguas de largo y de 3 á 4 de ancho y cuyas 
aguas se abrieron un paso por la garganta en el fondo de la 
cual corre el rio de Yzcuchaca. 

Un confuso aglomeramiento de montañas forma el resto 
de esta región ; resultando de aquí que, por mucho que pro- 
grese la industria del pais y su población, será muy difícil 
atravesar un terreno amurallado con dos barreras cubiertas 
las mas de nieves perpetuas y que apenas presentan de tarde 
en tarde pasos estrechos, por donde no es posible hacer ro- 
dar carruages , ni transportar mas efectos que aquellos que 
por su valor pueden costear los gastos considerables de trans- 
porte, como los metales preciosos que abundan en los flancos 
de las dos cadenas y en los de todas sus ramificaciones. Así 
pues, los pueblos del Perú que se hallan en la Sierra no tie- 
nen por ahora empresas mas productivas é importantes que 
el trabajo de las minas. 



22 GEOGRAFÍA 

3* La región de los Bosques^ ó como se dice comunmente, 
la Montaña ^e estiende desde la vertiente (versant) orien- 
tal de la cordillera oriental hasta las fronteras de Bolivia, 
Brasil y Ecuador. Corren en estos paises poco conocidos, lie* 
nos de selvas frondosas, las inmensos rios que llevan sus aguas 
al caudaloso Amazonas, como el Huallaga, Ucayali, etc. Las 
pampas del Sacramento comprendidas entre el Pachitea y el 
Huallaga es casi lo mas visitado de los viageros en aquellas 
regiones ; también el Padre Plaza dio informes muy deta- 
llados sobre esta tierra virgen y cargada de riquezas. De con - 
siguiente no es posible esperar que este pais, que tiene una 
cadena mas que la Sierra, progrese en industria , por lo que 
espusimos al hablar de esta región. Hay sin embargo posibi- 
lidad de entrar en frecuente comunicación directa con la Eu- 
ropa por medio de la navegación fluvial, como se está ha- 
ciendo ya hasta Loreto. 

En la distribución de las vetas metálicas de la^cordillera del 
Peni y Chile hay una ley muy sencilla, formulada por nues- 
tro malogrado amigo M. León Crosnier, eminente químico y 
naturalista , a quien somos deudores de una gran parte de 
la descripción ; esta ley es que en los terrenos graníticos ó de 
origen ígneo hay muchas vetas auríferas y de cobre, que no 
contienen plata éstas últimas. En todos los terrenos es- 
tratificados anteriores al levantamiento, hayan sufrido ó no 
cualquiera metamorfosis , se encuentran en todos los me- 
tales de plata propiamente dicha, vetas de galena siempre ar- 
gentífera y otras numerosas de cobre que , por lo general , 
tienen mas ó menos plata. 

En la geografía física, hablamos mas detenidamente acerca 
(le la cordillera de los Andes. 



DK LA REPÚBLICA DEL PRRII. 23 

AiTuaiB termiiles. 

En el Perú como país volcánico, hay naturalmente aguas 
termales en casi todos los departamentos. 

Las mas afamadas son las de Cajamarca^ Hiiaraz, Y uva 
(en Arequipa) : Alco^ en la provincia de la Union, las de 
Canta y Yauli en el departamento de Lima y las del Cuzco. 
De todas ellas hablamos en su respectivo lugar. 

El Perú no tiene islas habitadas en su .estenso litoral ; ni 
tampoco ninguna de ellas es cultivable ; pero en recompensa 
la naturaleza las ha dotado de productos que hoy hacen la 
riqueza nacional y bien esplotadas contribuirán al engran- 
decimiento de nuestra patria. 

lias islas mas notables son : 

Lobos de Afuera^ Lobos de Adentro^ en la costa del Norte. 
Contienen huano en gran cantidad, que todavía no se ha ex- 
portado sino con)0 muestra. 

Las islas de Í7//a/í^/?<?, también en el norte. Contienen huano. 

Las islas de Chincha^ que forman tres grupos, que son del 
Norte, del Medio y del Sur. En estos grupos está toda la 
riqueza del huano. En cuanto á las propiedades y análisis 
de este rico abono, y lo que ha producido , nos referimos al 
artículo en que hablaremos acerca de las producciones , in- 
dustria y comercio. 

Las islas de Chincha están situadas á los i3^ 38' lat. S. y 
79® i3' long. O de P., muy inmediatas por consiguiente al 
puerto de Pisco, por donde se embarcan todos los artículos de 
subsistencia para los que trabajan en el carguío del huano. 
Hay un muelle bastante regular, que facilita la comunicación. 

I^ís Hormigas frente al Callao. 

La isla de San Lorenzo^ G millas distante del Callao, es árida 
y desierta. Últimamente se han construido diques flotantes. 



24 geografía 

Las demás islas no merecen mención especial. 

Como la costa del Perú es tan dilatada y sinuosa, contiene 
multitud de cabos. Los principales son : úMalpelo^ el Blanco, 
Punta de Agujas^ Lechuza^ Morro Solar. Las cartas de Fitz- 
roy los determinan todos con bastante exactitud. 

liOS puertos mayores de la República son: Paita, San José , 
(de Lambayeque), Huanchaco (de Trujillo), el Callao^ Islay^ 
Arica é Iquique. 

Los puertos menores son : Támbez, Pacasmayo, Casma^ 
Huacho, Chala, lio y Pisco. 

T^s caletas habilitadas para la esportacion de los frutos del 
país, é introducción de mercaderías libres son : Sechura, San- 
ta, Samanco, Huarmei, Supe, Chancáy, Ancón, Cerro-Azul^ 
Chincha, Caucato , Nazca, Quilca, Cocotéa, Morro de Sama, 
Pisagua, Eten, Pimentel, Cherrepe, Malabrigo, Santiago de 
Cao, Guañape, Chimbóte, Samanco, Palillos, Junin, Chu- 
cumata, MoUe, Mejillones, Pisagua. 

El viento reinante en la costa del Perú es sur, interrumpido 
en ciertas épocas y horas, como se dirá al hablar de los dife- 
rentes lugares. 

Siendo el Perú un país que tiene desiertos espantosos de 
arena y tanta multitud de montañas, se diversifica en es- 
tremo su configuración física, y el clima varía según los pun- 
tos, como lo espondrémos en sus respectivos lugares. 

Razas del Perú* 

La mayor parte de los habitantes del Perú es de la raza in- 
dígena primitiva, que conservan todavía su idioma y costum- 
bres. 

Otra parte de descendientes Españoles, encastados mas ó 
menos con los Indios y Africanos, hace nacer razas de di- 
ferentes colores y fisonomia, á saber : 

El mestizo ó cholo', hijo de blanco é India, ó vice-versa ; 

El mulato, hijo de blanco y negra, ó vice-versa. Dase ade- 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 25 

mas el nombre de tercerón, cuarterón^ pardos , chino-cho- 
los ^ etc., á los nacidos de sangre mezclada, según la raza que 
predomina mas ó menos. 

No nos atrevemos á decir cuantos son los de cada raza en 
la actualidad, pues carecemos de datos seguros sobre la ma- 
teria. 



IDIOMA. — COSTUMBRES. — VESTUARIOS. 

£1 españoles la lengua de la raza no indígena; esta aun 
habla el quichua^ el ay mará y olvos diferentes dialectos. 

El idioma quichua es suave, perfecto, muy rico en voces, 
sin faltarle la concisión ; tiene declinaciones y conjugaciones, 
como las mas adelantadas lenguas, asi es que ha llegado á tener 
una gramática. En este idioma ha sucedido lo que en todos los 
idiomas del mundo, es decir que hablado por varias nacio- 
nes, cada una de ellas le ha impreso un sello y por consi- 
guiente han nacido los dialectos. Los principales son : 
. El quiteño , que es el menos puro. El lamana se habla en 
algunos puntos del departamento de la I libertad ; Ayanca^ 
en el obispado de Trujillo ; el chinchaysuyu^ en el Cerro de 
Pasco ; el caiujui^ en la provincia de Yauyos ; el calchaqui^ 
en el Tucuman, y el cuzqueño^ en el departamento del Cuzco, 
que es el mas perfecto y el propio idioma quichua. 

Sería muy importante hacer un estudio filológico de este 
idioma para ver sus afinidades y poder de allí tomar algunos 
datos sobre el origen de los Peruanos. Tenemos por ejemplo 

, la palabra //ií¿, el sol, en quichua ¿quien no ve allí un de- 
rivado de indh^ que en sánscrito significa lucir, brillar, etc..^ 
Mas no basta ver una sola palabra que puede ser fruto de la 
casualidad ; es necesario ver muchas analogías, estudiar la es- 

. tructura é índole de la lengua para que con ese examen con- 
cienzudo se sepa algo mas sobre la primitiva historia pe- 

. ruana. 



2(5 geografía 

Para dar á conocer un poco el antiguo idioma de nuestro 
país, copiaremos de las ^antigüedades peruanas At\ señor Ri- 
vero, la Oración dominical y un verso del S. D. M. Mariano 
Basagoitia, con lo cual se tendrá idea de la prosa y de la poesía 
quichua . 

Yayacu banac pacbacunapi cae; suliyquí niuchhasca cachun ; ccapaccay- 
ñiyqui ñocaycuman hamucbun ; munayñiyquí rurasca cacbun ; imaÍDam ha- 
nacpnchapi^ binatac^ cay pacbapipas ; ppuncbaunincuna itantaycucta cunan 
cobuaycu ; hucbaycuctari pampacbapubuaycu imanam ñocaycupas, ñocay- 
cuman bucbnllicuccunacta, pampacbaycu bina. Amatac cacbaribuaycucliu 
liuateccayman urmanccaycupac ; vallinrac , mana allimantac quesptchi- 
buavcu. Amen. 

(c Nos complacemos en dar lugar á un ensayo reciente de 
poesía quichua, insertando una décima del Sor. D. M. M. Ba- 
sagoitia en honor del Señor cura Cabrera, con la traducción 
castellana del mismo autor (i). 



Mana caccmanía cae hispa 
Pacha-camaccman ricchanqui ; 
Chiri-llaquicpa rafframpi 
Pachaía ccapacc y achispa. 
Huiccuña alpaccacc churinta 
Tuta-ppanchau yupipanqui. 
Huatan-hiiaíanj nausai, ttampi 
Tarifique ccoríc ccorinta . 
Mana caccmanta cachispa 
Pacha'Camaccman ricchanqui. 



A un Dios ¡mitas en su poder extenso 
De la nada arrancando un ser viviente , 
Entre auras crudas y en soledad paciente 
Descorres de natura el velo denso. 

Tu lo descubres rico valor... ¡ inmenso ! 
Kn la Paco-vicuña que, tu afán presente 
Ofrece de caudal cual una fuente, 
Que de oro corre, hasta el mar mas denso : 

Este tesoro, que al mismo oro excede , 
£s el hallazgo de tu desvelo intenso 
Entre tinieblas y entre luz naciente. 

Para honra tuya á tu memoria quede , 
« Que á un Dios imitas en su poder extenso 
De la nada arrancando un ser viviente. » 



(i) Con motivo de haber formado un rebaño de paco-vicuña. Esta cría se 
conocía desde el año de 1826, habiéndose presentado algunos de estos nue- 
vos animales al general Bolivar por el prefecto que mandó entonces el de- 
partamento de Puno, y de los cuales el Sor. Rívero llevó uno d la capital 
(le Lima. Su lana blanca ó negra es finísima, y de largo tiro; se lia traído ya 
;¡ Europa, y se ve en la Exposición de Londres. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 27 

El ay niara tiene también declinaciones y conjugaciones 
como el quichua, aunque en su pronunciación es muy gutu- 
ral, fuerte y varonil. Iguala en brio á cualquier idioma, en 
lo relativo á palabras significativas. 

Y es de notar que solo se habla el aymará en el paralelo de 
Arica, á saber; enlas cabeceras de Tacna, Torata, Candarave, 
Camilaca, Araca, Juli, llave, Pomata , Chucuito , la Paz, etc. 

En Éten, pueblo de Lambayeque muy cerca de la costa, se 
habla una lengua que nadie sino ellos entienden en el Perú ; 
también se encuentra el puquina^ pero es raro. 

A pesar de ser el quichua el idioma general de los Indios , 
comprenden y hablan la mayor parte de ellos el español , 
salvo los de muy adentro de la costa. El sabio y recomen- 
dable Peruano D. Mariano Rivero habla con alguna estén- 
sion acerca del quichua^en el cap. 5° de las j4ntigüedades pe^ 
ruanas. 

El anaco es una bata de color oscuro, ya negro, ya café , 
acinturado como una faja de colores y de un tejido grueso, 
pero fino y de buena lana. 

Este vestuario de las Indias del Perú, que varia poco mas ó 
menos, según los lugares, es una especie de manto lúgubre, 
que les dura mucho tiempo. 

El topo es una cucharilla de oro, plata ó cobre , de paleta 
larga, redonda y puntiaguda que sirve para prender en el pe- 
cho la lliclla^ manta de una vara y cuarta por lado, ó algo mas. 

La montera es especie de sombrero, de dos hojas en forma 
semicircular. Varía aígo su forma según los lugares. 

La raza blanca, viste lo mismo que la Europea , siendo 
de notar, en general, que el lujo en los vestidos es propor- 
cionalmente mayor que en Europa y sobre todo en la gente 
de color. 

Sobre costumbres y vestuarios diremos que pertinaces los 
Indios conservan siempre las suyas. Daremos razón de ellas 
en la descripción de cada Departamento por haber alguna 
diferencia según los diversos lugares. 



28 geografía 

En el Atlas que forma parte de esta geografía se verá mejor 
el vestido de los Indios, pues con este objeto , copiamos al- 
gunos grupos de una fotografía tomada de los Indios del 
Cuzco y Puno por el hábil fotógrafo Garreaud. 



De la Coca y Iilueta. 

La coca {Erytróxilon coca) es un arbusto pequeño , cuyas 
hojas se asemejan a las del naranjo. La mascan los Indios y 
le sirve de. al i mentó. Para sazonarla toman un pequeño 
trozo de lejía, llamada llucta^ que viene á ser para la coca, 
lo que la sal para el huevo. La Iluda varía según los lugares : 
en la mayor parte del sur de la República se hace de ceniza 
de espinos, molle y otros vejetales, amasada á veces con pa- 
pas cocidas. No todos los espinos son aparentes para este em- 
pleo, pues algunos son muy malos. 

En el N. del Perú , toman los Indios en lugar de llucta la 
cal viva, que llevan en unos matesitos colgados al cuello y 
cuya embocadura es como del grueso de una pluma , tapada 
con un palito que al sacarlo, sale rociado de la cal y lo chupan. 

A veces, en fuerza del exceso de la coca y cal, quedan los 
Indios estasiados, es decir , como máquinas, que continúan 
sus labores, pero sin sentido común. Se dice entonces que 
están armados y se les respeta, porque hay riesgo en des- 
pertarlos súbitamente de su letargo. 

I^ coca es alimenticia y da tono al aparato di jestivo ; puede 
contener, tomada en infusión teiforme, las diarreas que pro- 
vienen de atonía; pero pasando de ciertos límites es perjudi- 
cial á la salud. Aunque no se conoce exactamente su verda- 
dera acción, parece mas racional admitir, con Weddell, que 
obra como un excitante de todo el organismo; por eso sin 
duda los indios soldados con la coca solamente resisten tanto 
las marchas. Es vicio. mas fuerte que el licor. 

Se masca la coca poco a poco en un lado de la boca, siendo 



DE LA REPÚBLICA DEL PERü. 29 

la cantidad que sirve en cada acullico (así se llama cada por- 
ción que se toma), como la porción de té que se sirve para 
un individuo. De rato en rato, se le da un apretón y se traga 
el jugo, después se bota el bagazo. Queda por consiguiente 
inchado el carrillo por donde se halla el acullico y esta incha- 
zon se llama /7¿ccAo. Raras son las Indias que comen coca, al 
menos las jóvenes. 

La coca de los Yungas de Bolivia es la mejor que se conoce 
en América, por su fuerza y dulce y grato sabor. No la co- 
men sin embargo, sino en los pueblos limítrofes y es algo cara. 

Con un trozo de charqui (carne salada en hojas delgadas), 
un poco de cancha ó anca (maiz tostado), y una bolsita de 
coca con su trozo de llucta , hacen los Indios viajes asom- 
brosos. 

De la Quena* 

La quena, instrumento peculiar del Indio, es una especie de 
flauta de una caña particular que solo hay en las montañas 
ó bosques del sur del Perú. Su largo es, por lo común, de 
media vara, poco mas ó menos, y su diámetro de f de pul- 
gada. Ninguna de sus dos bocas está tapada, y la embocadura 
es un resorte en forma de rectángulo, pero cuyo lado su- 
perior está eliminado y el opuesto á este cortado en chaflán 
hacia al interior, como en los clarinetes. 

Hay también algunas pequeñas de 9 á 10 pulgadas de largo 
y dan sonido mas agudo. 

La quena solo tiene cinco agujeros, en la dirección de la 
embocadura y uno al costado, asi es que solo da semitonos 
muy fúnebres y melancólicos. Casi siempre se toca á dúo este 
lóbrego instrumento, resultando el mas tierno y aflictivo con- 
cierto que se insinúa en lo mas hondo del alma, para ane- 
garla en un indescriptible dolor. 

Suelen á veces los que las tocan horadar un cántaro de 
barro por los costados , para introducir las manos por los 



3U tlKOGHAFlA 

agujeros y hacer resonar sus quejidos dentro del cántaro. 
Es entonces el eco de la quena la verdadera expresión de los 
sepulcros. Los sones que parten de esta selvática zampona 
rompen en mil pedazos el corazón y parece que la muerte 
se valiera de ellos para anunciar su funesta misión. 

Las doloridas voces de la quena son el llanto con que el 
infortunado Indio expresa su dolor, abyecion y abatimiento. 
Desde el tiempo de sus monarcas, sufre el mismo tratamiento 
que las bestias de carga ; es la constante victima de la rapa- 
cidad y trapacería de todos cuántos no le pertenecen en raza 
y hasta , para mayor dolor, de sus mismos consanguíneos 
cuando ejercen el menor mando. Y ninguno de estos seres 
inhumanos piensa en que el Indio es el dueño primitivo del 
territorio peruano. 

Sin voz para quejarse, sin fuerza para defenderse, sin re- 
cursos para demandar y obtener justicia, viven los descen- 
dientes de Manco entregados á la mas profunda melancolia, 
vistiendo el negro ropage del dolor, buscando las altas y ne- 
vadas cumbres de las montañas para ocultaren ellas su ver- 
güenza y derramar amargas y copiosas lágrimas que alivien 
el peso que en tan crudo cautiverio gravita siglos há sobre 
sus hombros. 

Allí en esas escabrosas alturas se lamenta al son de la fú- 
nebre y sepulcral quena, repitiendo endechas y tan sentidas 
quejas que el hombre mas feroz lloraría al escucharlas. En 
esas áridas y glaciales serranías devora en silencio sus agudos 
dolores y sus multiplicadas tribulaciones. Y sus danzas y 
sus cantos y sus diversiones no son las danzas , los cantos, 
ni las diversiones del hombre de otros lugares ; sólo son una 
viva representación del congojoso estado de su espíritu al 
verse sin honra, sin libertad y sin patria. Entréganse á la em- 
briaguez para olvidarse de su dolor y no traer á la memoria 
los recuerdos de su patria. 

Está pues identificado el Indio con la quena por una natu- 
ral consecuencia de su actual estado. Raras veces hace sentir 



£. u.-_i k>.i;.'aka^^Jta 



DE LA UEPUBLICA DEL PEllÜ. . 31 

durante el dia sus patéticos sones ; espera las tinieblas de la 
noche y solícita el retiro para que nada interrumpa sus vo- 
ces : y símbolo fiel ádl carácter melancólico del Indio huye 
del bullicio social, de los resplandores del luminar del dia, 
cual ave nocturna, y solo ama y apetece la soledad , las tinie- 
blas y el silencio. Y cuando toda la naturaleza se halla en re- 
poso, es cuando la quena despierta, cuando lanza sus sentidos 
tonos, como para no ser escuchada de nadie. Hasta su color 
es fúnebre, si tal se puede decir, pues tiene un amarillo os- 
curo semejante al de los moradores de las tumbas; es 
asombrosa esta singularidad del color de la quena ; es en 
fin , la quena el Super /lamina Bahylonis del Peruano, pues 
parece á veces que se oyera en sus tristes y tétricos que- 
jidos las voces de los hijos de Sion cuando en su cautiverio 
decían : 



Ya pendían colgados en silencio , 
Sin que nadie escucliase sus tonadas, 
I^s instrumentos todos que en otro tiempo 
Con sus sonidos dulces deleitaban. 

• 

Porque los mismos que nos han vencido 
Y que nuestra nación han hecho esclava, 
Pretenden que cantemos por la fuerza 
Nuestras canciones tiernas en la (lauta. 

Los mismos que del suelo natalicio 
Nos arrancan con violencia tanta, 
Nos repiten : a Cantadnos los cantares 
Que se suelen cantar en vuestra patria. » 

{Paráfrasi del salmo iS6»\ 



32 geografía 



De loa YaraTlea. 

Es el Vara\>i una música nacional triste y monótona, que 
con sus sentidos acentos espresados en armonía de canciones 
en que reina el dolor y sentimiento, ora por la crueldad del 
objeto amado, ora por su ingratitud, ora porque se halla au-^ 
senté, penetra hasta el fondo del corazón y lo rompe en mil 
pedazos, sobre todo cuando la persona que los entona es la 
que produce el amor. 

Esta melodiosa y tierna música es casi siempre por término 
menor, pasando muy rara vez el mayor, en cuyo caso el grave 
bemol j el dulce sostenido y el agradable becuadro son los que 
entran en su composición, que admite prodigiosas apoyaUi^ 
ras^ oportunos ligados calderones y los mas primorosos tri- 
nos. Casi no tienen un compás determinado, ni arreglado á 
los principios estrictos de la música, aunque hay algunos de 
3 por 8, 6 por 8 y 3 por 4« Se puede decir que son caprichos 
ó fantasias musicales. 

Consiste su principal mérito en la estrecha y admirable ar- 
monía que guarda la música, que llaman la tonada^ con los 
versos que tienen el nombre de letra. Las penetrantes y sen- 
tidas notas del ja mi^/ llenan el alma de mil inexplicables tor- 
mentos hasta cierto punto dulces y gratos, porque nacen del 
amor. 

Se canta generalmente el yaraví 2X son de la guitarra, entre 
dos personas , una de las cuales lleva el alto y la otra el 
bajo. 

Cuando las personas que lo entonan son el objeto de las 
adoraciones de alguno de los oyentes , su alma se ve inun- 
dada por torrentes del mas entusiasta amor : el yaraví en alta 
noche sirve de serenata y hace despertar dulcemente al que 
se dirige. El metro empleado en la letra de los yaravíes es, por 
lo común, el de seis y ocho sílabas, ya en cuartetos , ya en 
quintillas, ya en octavas <S décimas con glosa. Es muy común, 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 



4.'{ 



COMERCIO. 

Nada encontramos mas exacto para dar á conocer el mo- 
vimiento mercantil del Perú que los datos publicados en el 
Anuario nacional^ del laboriosa S. Leubel; por lo cual los 
reproducimos. 

ExportoeioneM* 

Valor de las exportaciones de mercaderías nacionales ¡techas al extrangero 
durante el alio trascurrido de I'' de Enero a 51 de Diciembre de 1809, 



PUERTOS. 


artículos. 


CANTIDADES. 


VALORES. 


Iquiqne. ... 

• 

Arica * 


Salitre 


1.574,199 qq. 

6,161 D 

492 » 

3,3S1B » 

4,559 » 

635 » 

6 » 

6,777 onz. 

122 » 

9,997 marc«. 

1,363 » 

20,429 fi 

307 n- 

179 » 

21 » 


3.118,398 

123,220 

4,924 

16,940 

205,160 

7,622 

36 

108,433 

2,074 

84,821 

8,861 

20,429 

921 

2,698 

127 

944,919 

27,458 

9,750 

90 

204 

22,365 

375 

310 

174 


Bórax 


Alcodon en rama — 
Cobre 


Lana de alpaca 

ídem de oveja 

Chocolate 


Oro en polvo y pepitas 

ídem sellado 

Plata DJña. 




Id. de chafalonía . . . 
Id. sellada 


Islay 

Lorelo ^ 


Cuero de chinchilla. . 

Id. de vaca 

Id. de vicuña 

Diversas mercaderías. 

Café, hamacas, lonas, 
manteca, oro, som- 

f breros, zarzaparril- 
la, tabaco y otras 
mercaderias 

Aleodon 


Callao 


Café .. 

Cigarreras 

Cueros de vaca 

Id. de cabra 

Cuerdas 




Chocolate 




í 




Al frente. .-.. 


4,739,209 









44 



geografía 



PITERTOS. 



artículos. 



Del frente. 



Aguardientes. 

Azúcar 

Cochinilla. . . 
Chancacas. .. 

Lanas 

Metales 

Oro en polvo. 
Id. en barras. 

Callao / Id. sellado. . . 

Plata sellada . 



Id. pina 

Id. de chafalonía . . . 

Salitre 

Semilla alfalfa 

Sombreros, paja y de 
vicuña 

Vinos 

Oro 

Huanchaco . \ Plata 

Diversas mercaderías. 
San José. ... I Víveres 

Algodón^ cueros, som- 
Paita I breros de paja, cas- 
^ carilla y otras mer- 
caderías 

Huano para Inglaterra 

Id. id. Francia 

I. Chincha..^ Id. id. E. Unidos... 

Id. id. I. Mauricio. . 

Idr id. Chile 



I 



Suma total. 



CANTIDADES. 



10,628 cast. 
40,579 marc*. 



77,293 tond». 

13,536 » 

43,996 o 

7,337 » 

100 » 



142,262 



VALORES. 



4,739,209 

15,938 6 
49,570 7 
5,362 4 
29,766 3| 
81,680 
35,830 
4,066 
34,085 
57.887 7 
226,075 2 
1.623,897 4 
40,845 n 
269,175 
350 

1,344 

180 4 
14,340 
344,921 4 
389,237 5 
37,091 



177,998 
4.637,580 

812,160 
2.639,760 

440,220 
6,000 



16.715,672 7| 



Como el huano sea un producto tan valioso como conocido 
en todo el mundo, creemos necesario y útil el copiar los 
datos estadísticos contenidos en la citada obra titulada 
anuario nacional^ por Alfredo G. Leubel y un estracto 
del análisis químico y otras observaciones sobre tan impor- 
tante abono, que ha causado un trastorno en el mundo 

agrícola. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 45 



Análisis del ituano* 

El huano, producto el mas importante del Perú, ha sido 
sometido á un gran número de análisis. El primero que lo hizo 
conocer en Europa fué el barón de Humboldt : cuando es- 
tuvo en el Perú mandó una muestra á los^eminentes quími- 
cos Fourcroy y Vauquelin. Según ellos, el huano se compone : 

r De ácido oxálico, que forma la cuarta parte , saturado 
en parte por el amoniaco y la cal ; 

Q? De ácido oxálico, saturado en parte por el amoniaco y 
la potasa ; 

3^ De ácido fosfórico combinado con las mismas bases y la 
cal; 

4^ Sulfato é hidroclorato de potasa en pequeña cantidad, 
un poco de materia grasa y arena , en parte cuarzosa y en 
parte ferruginosa. 

Su poder fertilizante le viene de la gran cantidad de sales 
amoniacales que contiene ; y es tanta su fortaleza que, cuando 
se echa á la planta un poco mas de lo necesario , quema la 
raiz. Lo mas digno de admirar es que parece que la Provi- 
dencia solo para el Perú creó el huano ; pues se necesita una 
costa como la nuestra , donde muy poco ó casi nada llueve, 
para que se conserve : un fuerte aguacero disolvería las sales 
de amoniaco y perdería su fuerza ; pero en nuestras cos- 
tas no hay sino lo que se llama garúa, lluvia muy fina y que 
no produce por consiguiente ningún mal efecto. 

Aunque se ha encontrado huano en otras partes del globo, 
sin embargo están muy lejos de igualar al de Chincha, así es 
que en loo partes de huano Peruano hay 344 1 de partes 
fertilizantes ; en el de Chile solo 9,97 ; en el de Bolivia A^Gj; 
en el de Saldanhah 1,39, y en el de Shark o,8:¿. 

Se ha pretendido por algunos sabios que el huano no es un 
producto orgánico, sino mineral; pero es muy fácil conven- 



40 geografía 

cerse de la falsedad de la teoría. La composición del huano 
no es de sustancia inorgánica, pues vemos el ácido úrico, 
ázoe, etc., sustancias que como sabemos, pertenecen al 
reino orgánico. 

La priieba de que es producto orgánico y no antidiluviano 
es que , en su interior , se encuentran huevos y huesos de 
aves, é instrumentos de Indios, lo que manifiesta que se ha 
trabajado para sacarlo y no es por consiguiente un producto 
fósil ; así es que el mismo Garcilazo nos habla de su espío- 
tacion. 

Estando probado que el huano es un producto orgánico 
jx>nemos á continuación los nombres de las aves que lo pro- 
ducen. 

Humboldt dice que es producido este abono por el excre- 
mento de las Árdeas y Pheniscopterns (garzas y flamencos) ; 
pero es un error, porque estas aves son- de agua dulce y no de 
mar. lias aves huaneras cuyos excrementos han amontonado 
esas riquezas son : 



Spheníscus Huniboldtü Pájaro niño. 

Lanis Gaviotas. 

Pelicanas Tajus Alcatraz. 

Pufínuria Garnotü . Potoyunco. 

Stcma Inca Zarcillos. 

Garbo Gomoranusj 

Garbo Gaimardi . > Cuervos de Mar. 

Garbo Albigula • . ] 

Sulla Yari^ata Piqueros. 



El huano es de diferentes colores : el huano blanco tiene 
la misma composición que el amarillo ; pero le falta arena 
y su olor no es tan penetrante , sin duda , porque no ha su- 
frido descomposición. 

Lo dicho creemos suficiente, pues el estendernos mas nos 
alejaría mucho de nuestro objeto. Para mas detalles véase la 
sabia Memoria de Raymondi (Comptes rendas y 1 855)4 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 47 



Produetos del liUfino« 

Eli el mes de Septiembre de i853, se mandó practicar por 
el Gobierno una prolija medida de la cantidad de huano en 
las islas de Chincha. T^ comisión fue desempeñada por una 
junta de ingenieros y naturalistas inteligentes quienes proce* 
dieron con tanto entusiasmo como habilidad. Según los cálcu- 
los se consideraba que contenía : 

La Isla del Norte 4? 1^9^477 

La Isla del Medio a,5o5,948 

La Isla del Sur 5,680,675 

Suma 12,376,100 toneladas efectivas». 

No se sabe la cantidad que contienen las islas de Lobos, 
las de Guañape, Pabellón de Pica y otfos lugares de la 
costa. 

Desde el año de i84i , en que principió la exportación del 
huano, hasta 3i de Diciembre de 1860, se han exportado 
3,220,939 toneladas de registro; y cíilculando por la expe- 
riencia, el aumento de la tonelada de peso, sobre la de regis- 
tro, resulta una exportación de huano de 4j02G,i74 tonela- 
das , qué han producido mas de // docientos millones de 
pesos !! 



48 



geografía 



Estado general del hnano extraído de las islas de Chincha desde el principio 
de la exportación en 184 i hasta 31 de Diciembre de 1860. 



CONSIGNATARIOS. 



Quiros y C» 

Quinos Allier y Gibs Graw- 

ley 

G. Gibbs y C* 

Montané y C' 

José Canevaro 

CoUeworth 

P. Blanco 

Contrato nacional 

Barreda y C» 

A. Gibbs é hijos 

G. Gibbs y G* 

Montané y C* 

A. Gibbs é hijos 

Montané y C 

C. Murrieta 

H. Kendall 

J. Sevilla 

Medina 

Fernandez 

Diversos 

» 
Durante la revolución de 

Vivanco. . . • 



MERCADOS. 



Inglaterra. 

Inglaterra, Francia 

y E. Unidos. 



A. Gibbs é hijos 



Zaracondegui y C* 

A. Gibbs é hijos 

Zaracondegui y G». . . . 
Th . Lachambre y C* . . . 
Valdeavellano y C*. . . . 



A. Gibbs é hijos 



Zaracondegui y G*. 



Th. Lachambre y C 

Valdeavellano y C* 



í 
( 



Inglaterra é Italia. 

Inglaterra. 

Estados Unidos. 

» 

Inglaterra y cont. 
Estados Unidos. 

Francia. 

Inglaterra y cont. 

Francia. 

España. 

Isla de Mauricio. 

China. 

Costa-Rica. 

China. 

» 
India. 

Diversos. 

Francia. 

Australia. 

Barbadas. 

Estados Unidos. 

España. 

» 

Mauricio. 

China. 

Inglaterra y cont. 

Australia. 

Barbadas. 

España. 

Cuba. 

Estados Unidos. 

Isla Mauricio. 

China. 



FECHAS 

de las 
exportaciones. 



i 841 
1842-4847 

1847 

1848-1851 

1847-1849 
» 

1830-1857 
1850-1852 

D 
» 

1852-1859 
1851-1857 
1852-1856 
1853-1856 
1853-1855 

1855 

1856 

1851 

1857 
1858-1859 

» 
D 

1858 
1859 
1858-1859 
1859 
1860 

9 

1860 

o 

» 
1860 
1860 



Total general de las exportaciones hasta 31 de 
Diciembre de 1860 



TONELADAS 
de registro 
exportadas. 



' 6,500 

126,904 

40,285 

100,325 

5,134 
9,313 
5,000 

498,241 

230,983 

16,846 

341 

1 .402,985 

145,404 

48,247 

24,586 

3,031 

389 

560 

2,139 

1,494 

20,000 

38,494 

1,523 

5,773 

95,249 

27,160 

411 

14,565 

513 

229,670 

848 

1,882 

8,186 

1,857 

89,413 

16,297 

391 



3.220,939 



DE LA REPÚBLICA DEL FEKÜ. 49 



Importaciones. 

£1 valor de las importaciones de mercaderías estrangeras 
qaehaa tenido lugar en los puertos habilitados de la Repú- 
bíica, durante el año trascurrido de i^ Enero á 3i de Diciem- 
bre 1859, ds^íci^dc á Ids siguientes cifras : 

IgíifliiE Sedas, 2,208 6^. — Linos, 5,065 2.J. —Algo- 
dones, 13,138^. — Lanas, 20451. — Ropa hecha, 
204,818 5. — Víveres, 765,994 1,}. — Mercería, 
383,510 5. — Mercaderías diversas, 860,807 5^. 
— Total 2,255,994 2^ 

Auca Sedas, 34,250.— Linos, 8,130 7. — Algodones, 

112,221 6. — Lanas, 91,269 6. — Ropa hecha, 
74,012. — Víveres, 291,686 7. — Mercaderías 
diversas, 363,458 2. — Tbía/ 975,029 4 

IiUY Total 1,454,358 

Cui40 Sedas, 297,055 \. — Linos, 236,953. — Algodo- 
nes, 1,975,964 7^. — Lanas, 1 ,514,834 1 . — Ropa 
hecha, 885,639 6 J. — Víveres, 1,077,113 7 \. — 
Mercería, 2,426,300 2, — Mercaderías diversas, 
654,643 41. - Zbífl/ 9,697,804 5^ 

Hiii5ca4co.. . Sedas, 13,362 3. — Linos, 3,575 2. — Algodo- 
nes, 174,456 2. — Lanas, 46,724 5 {. — Ropa he- 
cha, 6,219 1. — Víveres, 7,787 2. — Mercaderías 
diversas, 44,189 3 i.— 7bía/ 296,314 3 

^A» Jü8É. . . Sedas, 736 4. — Linos, 1,876. — Algodones, 
34,339 2. — Lanas, 8,631 7^. — Ropa hecha, 
1,717 6. — Víveres, 24,888 6. — Mercaderías di- 
versas, 19,195 7. — 7 Wa/ 91,395 4 

P*"A Sedas, 5,729 1 . — Linos, 12,994 1 . — Aljjodo- 

nes, 154,229 2. —Lanas, 36,162. — Ropa hecha, 
5,534. — Víveres, 93,499. — Mercaderías diver- 
sas, 213,694 7. — Toía/.. . 521,842 3 

•^TO Sedas, 450. —Linos, 500. — Algodones, 3,750. 

Mercaderías diversas, 21,794. — Total 26,404 



Total en pesos 15.319,222 2i 

TOME I. 4 



50 geografía 

£1 total de las importaciones, por mercaderías, es como 
sigue : 

Sedíis 983,794 7 

Linos 269,073 4^ 

Algodones 2,467,399 4 

Lanas i,718,073 4 

Ropa hecha 1,177,941 2 i 

Víveres 2,260,970 

Mercería 2,809,810 7Í 

Mercaderías diversas. . . . 2,177,783 5^ 

Total en pesos 15.319,222 2J 



DE LA REPÚBLICA DEL PERC. 51 

<c Permítasenos copiar aqui dos cuadros que iiianitiestan la 
cifra de las importaciones y exportaciones del Perú en tiempo 
del coloniage. Son datos curiosos y poco conocidos y que al- 
gún dia podrán servir de base al historiador. El lector nos 
dispensará esta digresión arqueológica por el interés que ella 
encierra. » 



Hazon del valor á bordo en Cádiz de los productos Españoles y estrangeros 
importados al Perú en cada año de i78 i á 1795, ambos inclusive. 



AÑOS. 


VALOR 

de productos 

españoles. 


VALOR 

de productos 

extranjeros. 


VALOR TOTAL. 


1781 
1782 
1783 
1784 
1785 
1786 
1787 
1788 
1789 
1790 
1791 
Í792 
1793 
1794 
1795 


^ 114,952 7 
566,218 1 
695,295 7 
1.020,431 1 
2.318,448 1 
6.136,067 4 
3.870,200 7 
1.557,901 
1.209,196 5 
2.297,962 4 
1.957,545 7 J 
2.147,970 3 
2.809,457 3 ^ 
1.969,645 5 i 
1.688,751 5 i 


309,230 4 
633,435 3 
1.049,318 4 
2.073,530 4 
3.727,267 4 
7.630,681 7 
2.911,898 2 
1.194,066 1 
1.460,^26 3 
2.465,499 2 
2.226.3J0 1 

* 

2.508,513 7 i 
3.163,822 3 .} 
1.663,594 6 í 
1,412,239 i 


424,183 3 
1.199,653 4 
1.744,644 3 
3.093,964 5 
6.045,715 5 
13.766,749 3 
6.782,099 1 
2.751,967 1 
2.669,423 
4.763,461 6 
4.183,856 
4.656,484 2 .} 
5.973,279 7 i 
3.633,240 4 
3.100,990 6 


Total 


30.360,048 6 


34.429,665 7 


64.789,714 5 

• 


Término medio 
de \alor anual. 


2.024,003 


2.295,311 


4.31 9,3 J 4 



Observación. En la suma de importaciones de mercaderíaíi 
estrangeras están inclusas las importadas de la China é islas 
Filipinas. 



52 



GEOGRAFÍA 



Razón del valor á bordo en el Callao, del dinero y oirás producciones de la 
América Española exportadas del Callao en cada año, de 1781 á 1795, 
ambos inclusive. 



AÑOS. 


CANTIDAD 
de dinero. 


VALOE 
de otras producciones. 


VALOR TOTAL. 


178i 








1782 
1783 








fi 443,306 


117,766 7 


561,067 7 


1784 


16.152,916 4 


968,290 2 


17.121,206 6 


4785 


7.144,325 2 


733,587 4 


7.877,912 6 


1786 


8.285,659 7 


882,807 1 


9.168,467 


1787 


4.518,246 3 


906,022 


5.424,268 3 


i 788 


5.463,973 1 


579,160 2 


6.043,133 3 


1789 


2.449,945 6 


523,080 


2.972,575 6 


1790 


5.220,387 2 


448,095 1 


5.668,482 3 


1791 


4.962,698 5 { 


736,891 7 f 


5.699,590 5 { 


1792 


8.285,840 4 \ 


955,111 2 1 


9.240,951 6 i 


1793 


4.560,318 3 


1.643,130 6 


6.203,449 1 


1794 


5.047,814 5 1 


498,659 6 


5.546,474 3 } 


1795 


6.460,323 3 f 


162,952 


6.623,275 3 | 


Total 


78.995,300 7 


9.155,554 7 


88,150,855 6 


Término 
medio anual. 


5.266,353 


610,370 


5.876,723 



Obsecraciones, ce En la cantidad anual de las exportaciones 
está incluso el dinero exportado á la China é islas Filipinas ; 
y también las cantidades exportadas por cuenta de la real 
hacienda. 

« En razón de la guerra no se exportaron para Europa 
desde 1779 hasta 1782, ambos inclusive, dinero ni produc- 
tos; y solo en 1788 se exportó una cantidad de poca conside- 
ración, lo que explica la causa de la gran cantidad de expor- 
tación en 1784. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 53 

<c Después del año de 1793, los cargamentos de cacao y 
cascañlla se mandaban en derechura de Guayaquil á Cádiz, 
lo que explica la baja en la cantidad de productos exporta- 
dos del Perú en los años de 1794 y 1795. » 

Comepcto del Perú eon Franeta* 

Valores de los artictdo.% 





IMPORTADO 


EXPORTADO 


TOTAL 


AÍÍOS. 


de 


% 


importación y exportación 


1 


Francia. 


Francia. 


Francos. 


1843 


4,097,000 


3,323,000 * 


7,420,000 


1844 


6,288,000 


474,000 


6,762,000 


1845 


6,648,000 


1 ,980,000 


8,628,000 


1846 


6,641,000 


2,716,000 


9,357,000 


1847 


7,739,000 


2,892,000 


10,631,000 


1848 


7,421,000 


3,426,000 


10,847,000 


1849 


11,826,000 


1,767,000 


13,593,000 


1850 


12,603,000 


6,381,000 


18,984,000 


185! 


17,896,000 


5,971,000 


23,867,000 


1852 


22,454,000 


6,118,000 


28,572,000 


1853 


20,966,000 


7,594,000 


28,560,000 


185^ 


18,760,000 


7,863,000 


26,623,000 


1855 


32,594,000 


7,369,000 


39,963,000 


1850 


27,838,000 


20,273,000 


48,111,000 


1857 


28,477,000 


12,871,000 


41,348,000 


1858 


31,200,000 


53,000,000 


84,200,000 


1859 


24,400,000 


17,500,000 


41,900,000 



Entre los artículos exportados, el nácar ó con- 
cha representa 

Cascarilla, algodón, nitrato de sosa 



I, I JO, 000 
1,1 5o, 000 



Desde i848 figura el huano entre los artículos de comercio. 



* El oro exportado este año subió á 2,652,000 francos. 



u geografía 

El valor es en francos para que se vea exactamente el precio 
real declarado en las aduanas, al salir de Francia. 

Los francos se dividen por cinco y es valor aproximado 
del peso peruano. 



Movimiento marítimo entre el Perú y la Francia, 



AÑOS. 


« 


NAVEGACIÓN 


1 


SALIERON 


ENTRARON H 




Buques. 


Toneladas. 


Buques. 


Toneladas. 


1845 


15 


4,332 


13 


2,812 


1846 


29 


7,363 


29 


7,327 


1847 


4i 


13,309 


44 


13,260 


1848 


21 


5,920 


17 


5,460 


1849 


16 


5,533 


20 


5,400 


1850 


; 21 


6,535 


16 


5,185 


1851 


i 26 


8,881 


21 


6,953 


1852 


32 


11,051 


23 


8,084 


1853 


39 


13,077 


22 


8,266 


1854 


34 


15,118 


17 


7,440 


1855 


22 


12,152 


24 


1 1 ,042 


1856 


51 


26,137 


54 


26,820 


1857 


97 


57,207 


32 


14,872 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 



55 



Comercio del Perú eon 1» Gran Bretoftn* 



artículos. 



Cascarilla 

Bórax 

Cochinilla. ...?.... 

Cobre en mineral 

Cobre en barras. ...... 

Algodón 

Huano. (Toneladas) 

Cueros de buey. (Número) . . 

Salitre 

Pieles de chinchilla y otros. N" 

Estaño en barra 

Estaño en mineral 

Lana de oveja 

Lana de alpaca 



1854. 



Quíntales. 

3,221 

4,568 

2,134 

8,756 

418 

2,892 

221,747 

437 

411,730 

13,344 

528 

154 

15,718 

12,495 



1855. 



Quintales. 

2,439 

6,387 

1,158 

24,574 

3,410 

2,559 

255,535 

295 

335,300 

9,327 

303 

682 

19,219 

12,889 



1856. 



Quintales. 

5,858 

1,303 

209 

73,418 

14,824 

9,8n 

177,016 

282 

290,886 

32,678 

5,366 

8,140 

21,370 

28,563 



1857. 



Quintales. 

5,371 

1,054 

220 

53,328 

5,170 

5,274 

264,230 

2,111 

328,739 

11,692 

3,3i0 

6,028 

26,902 

22,352 



1858. 



Quintales. 

4,010 

793 

161 

62,628 

23,628 

2,782 

30,220 

7,689 

494,835 

5,780 

2,212 

4,752 

19,597 

25,751 



Valor de los anteriores artículos exportados á la gran Bretaña, 



artículos. 


1854. 


1855. 


1856. 


1857. 


1858. 


Cascarilla. . . 


201,310 


144,820 


205,495 


249,390 


221,145 


Bórax 


72,405 


82,690 


14,385 


10,665 


7,755 


Cochinilla. . . 


197,800 


111,210 


19,840 


20,225 


14,280 


Cobre en mineral. 


47,760 


92,180 


277,495 


264,555 


281,060 


Cobre en barras 


12,185 


53,665 


153,330 


65,890 


373,175 


Algodón. . . . 


34,540 


32,660 


122,710 


196,430 


42,460 


Huano .... 


12.196,085 


13.341,900 


10.266,930 


17.174,950 


18,940,990 


Cueros de buey. 


7,365 


5,680 


7,475 


50,615 


145,925 


Salitre .... 


1.585,345 


1.284,920 


1.103,810 


1.476,225 


1.761,275 


Pieles diversas. 


13,620 


7,770 


25,870 


3,900 


1.680 


Estaño en barra 


14,000 


7,995 


162,495 


96,800 


58,685 


1 Estaño en mineral 


2,800 


10,335 


10,335 


82,200 


70,200 


-Lana de oveja. 


311,080 


405,395 


556,520 


685,855 


443,585 


Lana de alpaca 


644,730 


805,520 


1.933,990 


1.665,785 


1.522,165 


Diversos artículos 
1 Suma pesos. . 


371,600 


84,700 


173,625 


119,440 


222,885 


15.692,635 


17.421,440 


15.243,470 


22.062,995 


24.111,265 



m geografía 

En los mismos cinco años la Gran-Bretaña importó al Perú, 
en diversas mercaderías, los siguientes valores : 

Años. Pmos. 

i854 4.746,445 

i855 6.485,800 

1856 5.230,050 

1857 5.859,320 

1858 5.815,775 

La exportación de lanas finas, como de alpaca y paco- 
vicuñas tiene que ser uno de los ramos* mas productivos de 
la exportación del Perú. lios siguientes datos sacados de do- 
cumentos oficiales de Inglaterra (Board ofTradé) manifiestan 
la marcha progresiva de este comercio. 



íjana de alpaca y de vicuña 

Años. ibs. 

1834 5,700 

1835 184,400 

1836 199,000 

1837 385,800 

1838 459,300 

1839 1,325,500 

1840 1,650,000 

1841 1,500,000 

1842 1,443,299 

1843 1,458,032 

1844 635,357 

1845 1,261,905 

1816 1,554,287 



exportada a la Gran Bretaña. 

Años. ibs. 

1847 1,527,300 

1848 1,521,370 

1849 1,655,800 

1850. 1,652,295 

1851 2,013,202 

1852 2,068,594 

1853 2,148,267 

1854. ....... 1,267,513 

1855 1,446,707 

1856 2,974,493 

1857 2,359,013 

1858. ...... 2,688,133 

1859 2,501,634 



Movimiento marítimo entre el Perú y la Gran Bretaña, 





SALIERON 


ENTRARON 


AÑOS 






1 




Buques. 


Toneladas. 


Buques. 


Toneladas. 


1854 


378 


191,044 


104 


60,898 


1855 


371 


219,215 


89 


47,4!0 


1856 


240 


141,049 


127 


100,828 


! 1857 


21H> 


208,973 


92 


54,420 


1858 


343 


29i,97i 


72 


33,072 










• 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 57 

El movimiento mercantil del Peni se ha espresado en can- 
tidades calculando únicamente sus valores en el mercado ; 
pero estos valores deben aumentarse , como es natural , con 
los gastos necesarios para darles movimiento, es decir para 
costear fletes de mar y tierra, lo cual duplica cuando menos 
la cifra. 

Debe considerarse ademas en un treinta por ciento á lo 
menos los artículos que salen sin que tengan conocimiento las 
aduanas, bien sea por el contrabando indispensable en todas 
partes , ó por el poco cuidado en rejistrar mercaderías que 
no adeudan derechos. Examinadas y reunidas todas estas 
razones, puede asegurarse que el movimiento mercantil del 
Perú con las naciones extranjeras representa un capital de 
80,000,000 de pesos al año. 

I^lectura meditada de los cuadros, que publicamos, délas 
exportaciones é importaciones da á conocer á primera vista 
la naturaleza de los artículos de principal comercio, los lu- 
gares de consumo y los paises con quienes tenemos mayores 
relaciones comerciales. 

El Perú es una de las naciones mas liberales en sus adua- 
nas. Son libres de derechos todos los libros é instrumentos 
científicos, los cuadros, estatuas y obras de bellas artes; 
el fierro bruto, máquinas y multitud de efectos que omiti- 
mos por ahora. IjOS derechos sobre artículos como las sede- 
rías y otros de lujo y fantasía, no pasan del 1 8 á uo por ciento, 
dando á los artículos un valor tan bajo que en realidad puede 
decirse que el derecho no llega al i5 por ciento. 

En los casos de contrabando, bien sea voluntario, ó por 
haber faltado á las formalidades prevenidas por los regla- 
mentos de aduana , se procede siempre en el sentido mas 
favorable al comercio. 

El Perú puede jactarse de hallarse muy superior en la li- 
bertad de sus aduanas á la decantada libertad de Inglaterra 
y Francia ; especialmente en lo relativo á equipajes. El via- 
gero no sufre en las aduanas del Perú el prolijo y vergonzoso 



58 GEOGRAFÍA 

escudriño de sus baúles y maletas ; no se destrozan las pie- 
zas de plata labrada y aquellos pequeños objetos que no 
representan otro valor que el recuerdo de la persona que los 
obsequió. 

Entre los artículos que forman el comercio del Perú con 
Francia y la Gran-Bretaña , no aparece considerada la plata 
pina, sellada ó enchaíalonia, ni el oro, porque se consideran 
como valores, de suerte que á los cuadros del comercio entre 
el Perú y la Francia y Gran-Bretaña debe aumentarse como 
seis millones de pesos, en que, según datos seguros, se cal- 
cula el importe del oro y plata que producen al año para la 
exportación las minas del Perú. 

Mientras mas se medite en los datos que publicamos, se 
conocerá de un modo evidente que el Perú es una de las na- 
ciones mas ricas en su comercio. En el j4niiario de Economfn 
política y estadística que se publica en París, aparece que e! 
Perú ocupa el undécimo lugar, contando la Inglaterra. De las 
naciones de Sur America, después del Brasil, es la mas co- 
merciante, en cuanto á la suma de sus producciones y con- 
sumos. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 59 



HACIENDA NACIONAL 

El Perú tíene la singularidad de sostener sus gastos casi en 
el todo con las entradas estraordinarias que produce el huano. 
Antes del año de i854 gravaba sobre los indígenas una con- 
tribución especial que cubría gran parte de los gastos ; pero 
á consecuencia de la revolución de dicho año quedó supri- 
mida. 

Los Peruanos no pagan ninguna contribución directa ; las. 
entradas que aumentan el tesoro nacional provienen : del 
huano, de los derechos de aduanas, del 3 por ciento de de- 
rechos de alcabala sobre la venta de los bienes raices y suce- 
ciones trasversales, de las patentes que pagan todos los que 
ejercen alguna industria, arte ú oficio, del derecho del papel 
sellado para todos los contratos y actos oficiales y para los 
pleitos, de la venta de la pólvora, único ramo estancado. 

Al hablar sobre el huano, hemos indicado sus productos 
hasta el dia. 

El siguiente cuadro manifiesta detalladamente los ramos de 
ingresos y egresos del Perú. 

Ingresos j Egresos de la Repúbliea en el año de tfiftfl. 

INGRESOS. 

Alcabalas 72,086 3 \ 

Aprovechamiento en la amortización de vales de Consolidación. 249,973 f 

— — — de manumisión. 82,972 {- 

— de bonos de Europa y Estados-Unidos . 505,281 4^ 

Aprovechamiento del feble de la casa de moneda 2i2 

Arrendamiento de fíncas del Estado 65,085 5^2 

Alcances de cuentas 3,250 O \ 

Arbitrios municipales 102,474 \ 

Auxilio patriótico 899 4 

Aduanas por todos sus ramos 3.391,942 2 \ 

A la vuelta 4.474,806 5 í 



60 geografía 

De la vuelta 4.474,806 5 | 

Contribución de indíjenas (rezagos) 3ÍJ72 2 ^ 

— de industria 48,914 5 

— de patentes 55,009 4 i 

— Eclesiástica 7,285 6 | 

— de predios urbanos 55,959 6 

— de predios rústicos 70,835 7 \ 

Callana 4,018 

Censos y consolidación, antiguos 91,567 6 

Depósitos 70,536 i | 

Diezmos (rezagos) 54,965 i { 

Empréstitos 56,294 2 | 

Espolios y mostrencos. • 608 2 | 

Huano con inclusión del cambio H.7il,526 7 f 

Intereses i6,895 3 | 

Imprenta 20 3 

Montepio civíL 28,694 4 | 

— de hacienda 1(>,088 3 { 

— militar y de marina 81,045 7 f 

Mesada eclesiástica ^ . . . 1,690 

Multas 150 

Papel sellado 89,266 6 | 

Pólvora 6,338 3 

Pensión Carolina 500 

Restituciones • 29,872 4 | 

Restauración, ó manda forzosa 1244 

Títulos 2,326 1 i 

Tomin 1,545 2 

Venta de bienes nacionales 9,928 1 

Vacantes en los coros 7,412 7 ^ 

20.016,401 6 I 

Existencia en Tesorerías y aduanas en fin de 1858 938,389 4 \ 

-Suma total . 20.954,791 2 f 



EGRESOS. 

Dieta y leguajes á los representantes de la nación j inaqqn a i 

Sueldos civiles 1.403,330 1 

— eclesiásticos 63,296 6 | 

— de Hacienda. . ' 526,111 1 ^ 

— militares 4.779,104 6 \ 

— de marina 580,007 1 

Pensiones civiles 116,998 4 | 

— de Hacienda 142,591 4 \ 

Ala vuelta 7^22,523 4 { 



DE LA REPUBUGA DEL PERÚ. 61 

De la vuelta 7.822,523 4 { 

Pensiones militares i. 161,678 6 

— de maiÍDa 13,312 6 

Escriiorío para la lista civil 15,606 1 ^ 

— — de Hacienda 6,180 4 

— — * militar 2,750 

— — de marina 1,414 3 { 

Obras públicas 718,124 7 

Policía 92,807 3 

Beneficencia 117^284 1 

Instrucción 215,187 4 f 

Intereses de todo género 2.191,777 4 { 

Consolidación y Bfanumision 1.576,004 3 ^ 

Amortización de bonos en Europa y Estados-Unidos 3.218,700 

Gastos ordinarios y extraordinarios civiles 409,935 { 

— — eclesiásticos y del culto 17,915 2^ 

— ordinarios y extraordinarios de Hacienda 491,238 3 

— — — militares 1.561,232 2 \ 

— — — de marina 646,935 7 f 

Rezagos de la antigua caja de censos 15,168 2^ 

Imprenta 59,777 3 j 

Depósitos devueltos 32,201 1 ^ 

20.387,750 6 ^ 

COMPARACIÓN. 

Existencia de 1858 é ingresos en 1859 20.954,791 2f 

Egresos en dicho año 20.387,756 6 f¿ 

Existencia para 1860 567,034 4 | 



Productos de Aduanoflir 



PBODUCTO DE LAS ADUANAS DB LA REPÚBLICA £M 1859 1 1860. 



Callao 

Iquique 

Arica 

Islay 

Huanchaco . . . . 
San José .... 
Paita 

Total 



1859 



2,421,265 7 

216,010 

276,359 4 

293,120 5 

55,495 6 

39,201 4 

90,489 



1 

2 



1 



3.391,942 2 f 



1860 



2,548,731 7 
146,167 1 
269,615 5 
333,150-7 
87,004 3 
51,787 5 
116,572 4 



I 

2 



I 

'i 
I 
ú 

1 

i 

J 

2 



3.553,030 2 i 



62 GEOGRAFÍA 



RESUMEN. 



Producto en 4859 3.394 ,942 2 J 

— en 1860 3.553,030 2 4 

Diferencia en favor del último año . . . 161,087 7f 

Para dar á conocer la marcha financiera del Perú y sus 
entradas y gastos desde el año de 1 848 , copiamos los si- 
guientes datos que merecen crédito por ser de documentos 
oficiales. 

Presupuesto del año de 1949 *. 

Las entradas en 1848 ascendieron á 6,305,025 5 ¿ 

Lo debido gastar según el presupuesto , 5,249,945 1 \ 

Sobrante 1,055,080 4 



PresupueiHo del bienio de t95!9 y 1958. 

INGRESOS. 

Las rentas legales para cubrir los gastos determinados en 
este Presupuesto son las siguientes : 

Aduanas á.500,000 

Alcabalas 25,000 

Consolidación 55,000 

Novenos 12,000 

Alcances de cuentas 20,000 

Arrendamientos de ñncas. . . . .• 18,000 

Capitauias de puertos 50,000 

Contribuciones, sin tomin 1.500,000 

Correos. . . . .' 60,000 

Callana 2,500 

— exportación en pasta y moneda 165,000 

Fundición de Bellavista 50,000 

Mesada eclesiástica 4,000 

Minería 38,000 

Molinos • 78,000 

Al frente 4.577,500 



» 



* Informe de la Comisión del Consejo de Estado. 



DE LA REPÚBLICA DEL PEllU. 63 

Del frente 4.577,500 

Montepío civil y de hacienda. 30,000 

— militar 38,000 

MueUaje 64,500 

Oficios 1,000 

Pensión Carolina 1 ,000 

Papel sellado 105,000 

Pólvora 10,000 

Rentas municipales 274,000 

— instrucción 41,000 

Restituciones 20,000 

Títulos 3,500 

Tomin de hospitales 32,000 

Vacantes mayores. 16,000 

Huano. 1.900,000 

Alano 7.113,500 



Al bienio 14.227,000 



EGRESOS. 

Los gastos que ocasiona este Presupuesto se determinan 
del modo siguiente : 

Poder lejislativo, ejecutivo, Ministerios, Consejo 
de Estado, Administración general de correos , 
Prefecturas, Policía y Fuerza de policia. . . . 1.663,690 i { 

Relaciones exteriores. Justicia y Negocios ecle- 
siásticos 423,563 2 

Guerra y Marina 2.461,015 7 

Hacienda, inclusive la deuda interna y extema. 2.462,541 6 ! 

Para cubrir el déíigt que resultó en las 
Tesorerías por insuficiencia de rentas 64, 000 1 

Para cubrir las pensiones demás gastos } 1)9,000 

que ocasionen las resoluciones espe- 
didas por la actual Lejislatura. • . 35,000^ 

Alano 7.109,817 3 f 

Al bienio 14.219,634 7 ¿ 

C03IPARACI0N. 

ingresos 14.227,000 

Egresos 14.219,634 7 I 

Sobrante 7,366 



64 GEOGRAFÍA 

PrcsupuMt« 4el Mciii« 4e 1944 y 1944. 

INGRESOS. 

Las rentas legales para cubrir los gastos determinados en 
este Presupuesto son las siguientes : 

Auxilio patriótico i,SOO 

Aduanas^ incluyendo muellaje, exportación de pas- 
tas, capitaniaSy consolidación, callana y minería. 3.000,000 

Alcabalas 35,000 

Alcances de cuentas i5,000 

Arrendamientos de fincas 25,000 

Conlribuciones 1.660,000 

Mesada eclesiástica 6,000 

Fundición de Bellavista 40,000 

Montepio civil 32,000 

— miUtar 44,000 

Molinos de Arequipa 74,000 

Novenos 10,000 

Oficios vendibles 2,500 

Papel sellado 100,000 

Pensión Carolina 2,500 

Pólvora 10,000 

Rentas municipales y de instrucción 400,000 

— de correos^ deducido el costo de la corres- 
pondencia oficial 91,404 

Restituciones 30,000 

Títulos y tomas de razón 4,000 

Tomin 40,000 

Huano 4.300,000 

Vacantes de coros 16,000 

Venta de bienes nacionales 3,000 

Al año . 9.941,404 

Al bienio 19.882,808 



EGRESOS. 



Los gastos que ocasiona este Presupuesto se determinan 
del modo siguiente : 

Poderes lejislativo, y ejecutivo, el consejo de Es- 
tado y todos los ramos del ministerio de Go- 
bierno y Relaciones exteriores 1.677,248 2 



Al frente 1.677,248 2 



1)K LA UEPÜULICA DEL PEllU. 65 

Del frente 1.677,2iS 2 

Ministerio de Instrucción^ Justicia^ Beneficencia 
y Negocios eclesiásticos. . Ü75,8H J 

Ministerio de Guerra y Marina 3.285^395 6 

Ministerio de Hacienda 3.528,230 6 i 

Para las obras publicas do preferencia en toda la 
República y para los gastos que causen todas 
las leyes y resoluciones de la actual Lejislatura, 
que no se hallen comprendidas en este Presu- 
puesto 474,718J ¿ 

Al año 9.941,404 



Al bienio 19.882,808 



COMPARACIÓN. 



Ingresos i 9.882,808 

Egresos 10.882,808 

Igual ' » 



RESUMEN. 

Según se vé en los estados que anteceden , las cantidades 
presupuestadas para los años a que se refieren fueron las si- 
guientes : 

AL kSíO 

1848 ri.249,945 i i 

1852-1833 7.113,500 

1854-1855 9.941,404 

1861-1862 19.822,055 2 

Proyecto de Preiiupueiiio 

TARA EL llIENIO DE 1861 Y 1862 PRESENTADO AL CONGRESO. 

Hacienda. 

Al bieiio. Totales. 



Sueldos de funcionarios y empleados en sen icio . 1 .238,026 4 

Jubilados, cesantes y pensionistas 450,189 2 

Gastos comunes y extraordinarios en las oficinas . 450,000 

2.138,215 6 

Deuda interna 4.137,825 3 

Deuda externa 7.633,400 11.771,225 3 13.909,441 1 

A. la vuelta 13.909,441 1 

TUHK J. 6 



66 GEOGRAFÍA 

Delaxuelta 13.909,441 

Guerra y Marina. 

Ministerio, Ejército, gastos y pensiones de este 

ramo 9.558,245 4 

Gastos de la marina 1.933,041 4 11.491,287 

Relaciones exteriores. 

Ministerio de Relaciones exteriores y culto . . . 55,670 
Sueldos y gastos diplomáticos y consulares . . . 300,000 
Ramo del Culto en toda la República 484^388 840^058 

Gobierno. 

Cámaras Legislativas y sus secretarías 397,606 

Comisión permanente del Congreso 90,000 

Poder Ejecutivo 131,120 

Ministerio de Gobierno, Policía y Obras Públicas. 51,870 

Prefecturas y gobernación de las Islas 341,070 

Renta de Correos 215,751 

Policía de los departamentos y provincias. . . . 476,434 

Cuerpos de gendarmería de ambas armas. . . . 5.042,036 

Comisión central de Ingenieros civiles 96,078 

Para imprenta y extraordinarios 400,000 7,241^960 7 

Obras públicas que se proponen 3.746,149 4 

Justicia^ Instrucción y Beneficencia. 

Ministerio de Justicia, Instrucción y Beneíicencia. 52,870 

CorlesSuprema y Superiores y distritos judiciales. 1 .188,632 

Instrucxíion científica y primaria 528,884 

Establecimientos de instrucción que se proponen. 170,704 

Beneficencia en toda la República 383,119 

Gastos extraordinarios del ramo de instrucción. 40,000 

ídem Ídem de Justicia 42,000 2,415,209 

Total al bienio 39.644,110 4 

Para cubrir los gastos indicados en el anterior proyecto de 
Presupuesto, se ha hecho el siguiente : 

CALCULO DB INGRESOS POR LAS RFX FAS DE LA REPÚBLICA ElT UN AÑO. 

Aduanas, por todos sus ramos ^ 3.400,000 

Alcabalas 75,000 

Arrendamientos de fincas del Estado 70,000 

Al frente ^fi 3.545,000 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 07 

Del frente ^ 3545,000 

Alcances de cuentas 3,000 

Auxilio patriótico 900 

Contribución de industria 35,500 

» de patentes 88,500 

» eclesiástica 21,500 

» de predios urbanos 59,500 

» de predios rústicos 92,000 

Censos y varios ramos antiguos de consolidación 90,000 

Correos 132,800 

Espolios y Mostrencos 600 

Huano 14.850,000 

Intereses 16,000 

Montepío civil 30,000 

» de Hacienda 10,000 

o militar y de marina 80,000 

Mesada eclesiástica 1,700 

Multas 400 

Papel sellado 90,000 

Pólvora 6,500 

Pensión Carolina 500 

Rentas de policia é instrucción 102,000 

Restituciones 30,000 

Títulos 2,600 

Venta de bienes nacionales 10,000 



Al año. ..... ^ 19.300,000 

Al bienio 38.600,000 



Observaciones. L«is contribuciones se han fijado según los 
valores que dan las matrículas que rijen y hay quiebras que 
no pueden evitarse por mas medidas que se tomen. 

El producto de la renta de correos se ha tomado de un cua- 
dro muy circunstanciado que ha publicado la Administración 
general . 

El ingreso, que se calcula por los demás ramos es con vista 
de lo que produjeron en iSSg y de lo que han ido rindiendo 
en el de i86o (i). 

(1) Este cálculo y las observaciones que lo acorapañan han sido copiados del 
original de la Dirección de Hacienda , que el Ministro de este ramo remitió al 
Congreso el 31 de Diciembre último. 



68 GEOGRAFÍA 



CRÉDITO PUBLICO. 



Nuestro objeto no es manifiestar el origen ni marcha que 
ha tenido el crédito nacional, sino únicamente presentar da - 
tos estadísticos sobre esta materia y por consiguiente el tra- 
bajo queda reducido á copiar los datos oficiales extractados 
por el referido Señor I^ubel. 

Según los estados publicados en la última Memoria de Ha- 
cienda, los cuales llegan hasta 3o de Marzo de 1860, la deuda 
externa é interna del Perú ascendia en aquella época a las su- 
mas siguientes : 



DEUDA EXTEBNA. 

Anglo-Pcruana 7,882,000 

Diferida 5,913,500 

Trasladada Hegan 1,589,000 

— Uribarren. 4,405,500 } 2i,205,400 

— Monlané 2,10:2,400 

— Nueva Granada. . . . 1,628,000 

— Ecuador 685,000 / 



DEUDA INTERNA. 



Consolidación 7,849,153 3 { o 629 670 -^ 

Manumisión 1,780,516 5 ii ^y^^^^^^^ \ 



Total deuda 33,835,070 J 



El siguiente cuadro manifiesta el cálculo practicado para 
demostrar el tiempo en que podran amortizarse los capitales 
que forman la deuda externa del pais : 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 



69 



DEUDAS. 



Anglo-Peruana .... 
A la Nueva Granada . 

Al Ecuador 

Trasladada por Hegan 

— por Uribarren 

— por MontaiK^. 
Diferida del 3 por ciento 



Sumas. 



CAPITALES 
PENDIENTES. 



7,882,000 
1,652,000 
694,000 
\ ,678,000 
4,730,500 
2,290,800 
5,913,500 



24,840,800 



TIEMPO NECESARIO 


para su 


completa 


amortización. 


Años. 


Meses. 


5 


6 


21 


» 


i5 


)) 


12 


6 


9 


6 


8 


6 


8 


6 



CANTIDADES 

que 

deben invertirse. 



7,330,737 97 
1,318,870 43 
552,2-27 10 
1,673,815 39 
3,767,579 55 
1,904,160 59 
4,558,349 76 



21,105,740 79 



Los 24,840,800 ^ (1) pendientes, en 3i de Diciembre de 
1809, ^"^ ^^ ^^ fecha en que se hizo este cálculo, quedarán 
amortizados en los tiempos que demuestran las respecti- 
vas columnas, con el costo de 21, io5,74o 79 cent., dejando 
el aprovechamiento de 3,735,059 21 cent. ; el valor de los 
intereses que se pagarán sobre los bonos en círculo será el 
de 5,099,433 27 cent. ; el ahorrado por los bonos amorti- 
zados , cuyo monto engrosa progresivamente el fondo de 
amortización, ascenderá á 7,350,870 48 c. Se advierte que 
este cálculo se ha practicado tomando por base los descuen- 
tos con que se han hecho las últimas amortizaciones; pero si 
estos variasen, variarán también proporcionalmente los tiem- 
pos y valores con que se verifiquen las cancelaciones. 



Amortlzfirloneii. 

Las amortizaciones de la deuda interna y externa practi- 
cadas en los años de 1859 y 18G0 son las que se expresan en 
los siguientes cuadros (i) : 

(I) La diferencia que se nota entre esta suma y la del estado que precede 
proviene de que esle cálculo se ha hecho en 31 de Diciembre de 1859, y la cifra 
de la deuda exlerna existente se refiere al 30 de Marzo de 1860, época en que 
se había amortizado la cantidad de ^ 635,400. 



70 



GEOGRAFÍA 



18o9 



DEUDA INTERNA. 



Consolidación .... 
Manumisión .... 

Totales 


VALOR NOUINAL. 


VALOB BEAL. 


APROVECHA- 
HIEÜTO. 


849,973 1 
706,301 3 { 


600,000 

623,329 3 


249,973 f 
82,972 i 


1,556,274 4 


1,223,329 3 


332,945 i 



DEUDA EXTERNA. 



• 

Anglo-Peruana . . . 

Diferida 

Trasladada por Uribar- 
ren 

Trasladadap. Monf ané 
— por Hegan. 

Nueva Granada y Ecua- 
dor 

Totales. . . . 


VALOR NOMINAL. 


VALOR REAL. 


APROVECHA- 
MIENTO. 


1,327,000 
620,000 

648,500 
372,400 
175,500 

75,300 


1,225,481 2 
447,445 

518,785 2 i 
296,581 4Í 
175,390 2Í 

r>9,969 2 


101,518 6 

175,555 

129,714 5Í 

75,818 3i 

109 5Í 

15,330 6 


3,218,700 


2,723,652 5^ 


495,047 2 i 



1860 



DEUDA INTERNA. 



Consolidación .... 
Manumisión .... 

Totales 


VALOR NOMINAL. 


VALOR REAL. 


APROVECHA- 
MIENTO. 


703,979 J 
1,602,816 5J 


600,000 

1,583,298 


103,979 i 
19,518 5 J 


2,306,795 6 


2,183,298 


123,497 6 



(1) Eslos estados proceden del Ministerio de Hacienda, por consiguiente son 
auténticos. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 



7! 



DEUDA EXTERNA. 



Primer ¡femestre. 



Anglo-Peruana . . . 

Diferida 

Trasladada por Uri- 

barren 

Trasladada p. Montana 

— por Hegan. 

Nueva Granada y 

Ecuador 



Totales 



YILOB NOMINAL. 



Uribarren , números 
redimidos . . . . 

Hontané 

Hegan 

Total amortizado 
en el año . . . 



1,356,500 
647,000 

333,500 

474,800 

90,500 

76,000 



2,678,300 



VALOB BEAL. 



i, 285,584 i 
476,738 1 



272,225 2 i 
i 54, 770 
90,443 3^ 

64,030 
2,343,790 7^ 



Segundo semestre {i). 



315,000 

181,100 

92,800 



3,267,200 



264,618 7 
152,254 
92,613 1 



J 



2,853,276 7J 



APROVECHA- 
MIENTO. 



70,915 7J 

170,261 7 

61,274 ^ 
20,030 

56 4i 



11,970 



334,509 í 



50,381 1 
28,846 

186 7 



4d3,923 í 



De los estados que anteceden resulta que las amortizacio- 
nes de los años de 1 869 y 1 860 ascendieron á las sumas si- 
guientes : 



(1) Las amortizaciones por el segundo semestre del año de 1860, correspon- 
dientes á las deudas trasladadas por contrato Uribarren , Montané y Hegan, 
que han debido hacerse en 1*» de Enero de 1860 se computan por cálculo 
aproximado. Se han pasado los fondos á las Agencias Financieras, para 
la 1» : jjí 264,618 7 r« — para la 2* : ^ 152,254 — y para la última 92,613 i vK 
Las operaciones deben haberse hecho, poco mas ó menos : Uribarren y Mon- 
tané al 84 por ciento que es el precio á que se cotizaban á fines de Noviembre 
de 1860, y la de Hegan al 99 1 por ciento que fué la base de la última amor- 
tización. 



72 



GEOGRAFÍA 



En i 859 
En 1860 



En 1859 
En i 860 



DEUDA INTERNA. 



VALOa NOMINAL. 



1,556,274 A 
2,306,795 6 



VALOB SEAL. 



1,2-23,329 3 
2,183,298 



DEUDA EXTERNA. 



3,218,700 
3,267,200 



Total. ..*..' 10,348,970 2 



2,723,652 5^ 
2,853,276 7^ 



8,983,557 



APBOVECHA 
MIENTO. 



332,945 i 
123,497 6 



495,047 2 1 
413,923 I 



1,365,413 2 



Preelo de laii am^rtlzaeloneii de la deuda de Con^alldaeton 

y lUanaiiilsloii* 

Vales de Consolidación. Se amorti/.aron en i86o á los 
precios siguientes : 

Enero de.84 i á 85 

Febrero do 84 ¡ á 87 

Marzo de 87 i á 88 

Abril de 86 í á 87 i 

Mayo de 87 á 87 ^ 

Junio de 87 á 87 | 

Julio de 86 » á 86 J 

Agosto ......... de 84 J á 86 

Septiembre de 85 á 85 

Octubre de 82 J á 83 

Noviembre de 80 á 83 J- 

Diciembre de 83 á 83 } 

Término medio del precio de la amortización en los doce meses : 85 37,por 
ciento. 

Vales de Manumisión. I^as dos amortizaciones de Febrero 
y Marzo de i86o se practicaron íi los siguientes precios : 

Febrero 17 de 95 á 99| 

Marzo 42 de 96 á 99} 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 73 

En el dia ya no existe deuda de Manumisión, porque toda 
se amortizó, pagando á la par el valor de los vales. 

El crédito de Perú está en Europa á la par con el crédito 
de las naciones mas ricas y ninguna goza de garantías mas só- 
lidas y positivas para asegurar el pago de sus compromisos. 



INSTRÜCCIOIN PUBLICA 



El ramo de instrucción pública depende directamente del 
ministerio de este ramo. Para centralizar la instrucción hay 
una dirección general de estudios que reside en la capital de 
la República y comisiones departamentales , provinciales y 
parroquiales compuestas de dos personas especialmente nom- 
bradas y presididas por los prefectos ó suprefectos y pár- 
rocos. 

Las universidades de la República son la de San Marcos, en 
la capital de Lima , célebre por su antigüedad y los distin- 
guidos hombres que han pertenecido á este cuerpo y los que 
hoy lo forman. El D. D. José Dávila Condemarin, cuando fué 
rector de dicha Universidad, escribió un opúsculo histórico 
de ella, que contiene interesantes noticias y datos para el 
que se ocupe en escribir la historia de la literatura peruana. 

I^s Universidades de Trujillo, Ayacucho, Cuzco, Arequipa 
y Puno son los centros de la instrucción en sus respectivos 
departamentos. 

Hay colegios nacionales y particulares, en los cuales se da 
la instrucción media y cientifica ó facultativa. 

Ix)s colegios seminarios están destinados principalmente 
para la enseñanza de las ciencias eclesiásticas ; sin perjuicio 
de las clases de matemáticas y derecho. Los cuadros siguien- 
tes de la obra del Señor Leubel dan á conocer numéricamente 
el estado en que se encuentra la instrucción pública. 



74 



geografía 



h9 

H 

O 
H 






O 

a 
S 

5 



Oi O O «4 •*- 
00 o íN -^ aO 
OÍ <N <N C5 ÍO 



«« •»< ^ 



í ^ co Q aft íO aa (W <N -^ e? 00 
5 ai^^^05»l«^^awo6ao 
: COOOaOOl^lQ^OOCO^lO*^ 



s 

o 



O) 

te 



B 



ao 



sSftfiA»fiesfi2%e&& 



S o 



o 



C*?fifi&S»ftSfififtStiÍftftAft 



co 

2 

a 

o 






r-" a ft A ft 



fiCOi^ftAfiese sftft 



o 



r-fisfiftftCOftsftfifti$Afi«s 



I 

as 



«O 



«a 



«o 

£ 



en 

o 

PQ 

O 
O 

o 



O) 

O) 



B 



Jf5 



SfiSftftSftSftddfiSAA 



S o 



o 



o a « a 2 



safift^^fisAA 



B 
o 



E 



co o 



^ 00 

a 00 o 



o 



a fi ft s 



o 

u 



•^c a"»<ftaa^p'^p'ftftft«**ftfta« 



U3 

Q 

CO 

co 

H 



co 



P4 

to 

u 
co 



co 

te 



s 



ao a 
ao 



s 0^ a a 



aaasaaaaaat^ 



u 
co 



■^ a a 



;saaaAaaaaaQA"«4 



co 
o 

s 

o 

a: 



B 

s 



00 05 o 00 

CO a ^* CO -^ 

I- o -^ o 






aa^^aaaaAa 



a ^H 00 



o 
co 



CO aOOíNac ft ai^ft a a a a aa^'^^ 

-H -^ co :^ 



co 

o 

(¡i 
tD 

3 






COCOO XOl^ o 00 

C¿:oacOaa-<NCOXaacOaea a 

-^ ^ co 






CO-^ a^* a aG^"»< 



a a 



a » a ^^ a 




05«*^0co eicoaoaoa02000a?^*HOO 
OOaOO-^CO aG^OiOOOG^OO^OOOíCOO 

•»<ei<M<;oco <N'^co5i(N-»<'^co-»<aoco 



OIW'^COCO aC0r-'^-^«^«^O00C0^?C 



03 

o 



co 



s.i 



« o 



cd 

D etf C 
iJ CJ >-< CJ CJ 



o 






o 



co 

c« 



c 

u 
o 

co 

«o 



Ifl 
o 

8 

co 



s 



ca 





.S ?5 



co 

«-5 



rt H S3 D c: D 

H -< Ou iJ -< ffl 






DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 



75 



— - — - ^ $) 



ao 04 <o o CO 04 . 
(N C9 ^ -«4 ^ ^ CO 



;o a¿: o 



«^ 



i^ ao «o ^ ^ r* 

^ ^ co r* 



a 


a 


fi 


e 


ft 


A 


A 


fi fi 


fi 


fi 


fi 


fi 


fi 


fi 


fi 


fi 


A 


fi 


A 


A 


fi 


A 


fi 


A 


fi 


A 


A 


e 


A 


fi 


e 


a 


ft 


j5 


fi. fi 


fi 


fi 


fi 


ft 


fi 


ft 


fi 


A 


fi 


^k 


fi 


fi 


fi 


^ 


fi 


A 


fi 


a 


fi 



AS»AAAfiAAAA»AfifififiAA20AfiAAAAAAA 



A 


a 


a 


A 


a 


<« 


a 


a a a 


a 


a 


a 


a 


a 


a 


a 


a s 


a 


a 


a 


a 


a 


^% 


A 


A 


«^ 


A 


a 


a 


A 


A 


a 


A 


a a ao 

• 


A 


A 


a 


A 


a 


a 


a 


«^ 


A 


«^ 


a 


a 


a 


a 


A 


A 


A 


fi 


a 


A 


jj 


A 


a 


a 


a s <^ 


a 


a 


A 


a 


A 


a 


a 


a ^- 


a 


a 


a 


a 


a 


a 


A 


A 


A 



a AaAfififififiG^fis 



O ao O ^ 

fi fi fiCOfiCOfiOOfi fi fifi A aooa 



A 


A 


A 


A 


A 


A 


A 


a 


A ^p< 


a 


a a 


A 


a 


- 


a 


* 


A 


- 


* 


a 


a 


A 


A 


A 


- 


A 


A 


A 


A 


A 


A 


^ 


a 


a 


aft 
a »l 


s 


O 
a 00 


a 


^ 


a 


a 


a 


a 


a 


a 


A 


A 


A 


a 


a 




A 


fi 


A 


A 


a 


J5 


a 


a 


a 


a ^pí 


a 


a ^H 


a 


a 


a 


a 


JS 


a 


a 


a 


a 


a 


a 


a 


a 


O 


A 


fi 


- 


A 


A 


a 


j5 


A 


a 


Ǥ 


a 


a A 


a 


a 


a 


co 


A 


a 


a 


A 


^« 


A 


a 


A 


A 


O 


A 


a 


a 


A 


a 


a 


a 


a 


a 


A -^ 


a 


a a 


a 


a 


a 


co 


«^ 


a 


a 


a 


a 




a 


a 




_s_ 





lO co 
©1 co 



00 r- 

A aC ^p* A fi a fi 




•^«acoa-^a^i 



50 «^ 



aa-^a-?^a;Dí;fifiaaa^P< 



O O Oa O^ -*- ^*5? o o o r* CO ao 

ao-^«^aCí^^OCO©l^«aOO 

O^ CO -*--*- -^ 



rM -^ C5 -^ o 
a arD o 00 ce CO 

CO G^ ©1 00 (M 



fi fi fi a a 



«S'* 



J.O 



©i^t^O'^aO©l-H"^©l©l®lao fi aOt^I^OOr* a a a a a acoG^ 
^- ^- 00 "^ 



O 

B 

CO 



ffí 

ce 



o 
o 

< 



i 3á 
c í S 

S í c« 



S, Ci-j«.5 «"^eo c«.^"<5 

: -§ ¿ 2 a • S- i : : | 55 c¿ I ^ " i i • • - - ' = : s í I 



76 



GEOGRAFÍA 



w4 

H 

O 
H 



O 



en 
O 

C 

E 



r ^ r^ r^ »k «k 

i^ ^ .,4 91 ©1 -N 



CO 



20 lo 2n cD r* •- 

ro «^ W ao ^ Oí 

^ •■* aO C5 (N 



S 

> 

tfí 

O 



I 

•O 

"I 



I 



S 



•o 



-§ 



Sí 



O 



S 

s 



fififi&fi&esssftsfisfisss&e 



o 



ftSftftS»fis%fifti)&ftft;ss^^sSft 



s 

o 



I 

5 



a«o2a«saa««a« 



s s ft ft s e 



o 



ftftssaaaftaftftftft^^fts^'ftftft 



C/3 

O 

O 

o 



< 

es 
en 

H 

P 



en 

eq 



en 

-t! 
W 

en 



en 



^^ ^^ «^ ^^ ^N ^« ^* ^^ ^N • • ^^ 



ft » 



s fi O s s 



o 



ssafissa^!«es 



en 



E 






a s ft fi s s 






o I ^ 

= I 5 



— « a 



aaaftaft^*ftR 



en 

a; 

s 



E 

s 



coaoO'^ OC? a aoco-a aCOa a apO^H 






©1 a •*?• 



O r* a a O 



a a-^ft a a^p*«*<ft 



en 






s 

< 



^ ^ r: ai X -5^1 •«? 



a l^ 



O 



en 



•*f««í'-^-^^i^X aí^iao a aco a aO aOla 
-^ <íl •— 



en 

O 

C 
O 

s 



oxxco-^r-i^ a-<N «^^o^ ^ ax a « c 



¿2 



ar^-^^^^HÍ«(M(í^©l s^^^«^ a S5 



a a s 



en 
O 

e 

o 

ffl 



S 



•^.CSG^r-'OOXO a>o>ooooco 
0^1 X r^ aO co i^ C5 «^ <>i X <íi -N ■»• 




oo<MOXO'*r^coxos^^coco'^r-^'^co 
•^ -^ -^ ^ ^ ^ -^ ^ ^ ^ 



O 

CCS 



= 1 



o 

0S 



o H 



c 



s 

D 



N 

ce 



cr 

J3S 



O 



en 

< 

O 

-í 

S3 

n 



en 



(4 



O 



en 

C 



a 



3 
(n 



en 



-es 

G _ 



es 

3 -ce 
a> es 



^ í¿5 5-5 oG c3^o«e 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 77 

RESUMEN . 

Hombres, 21 Colegios públicos con. . . . 1^747 alumnos. 

24 » privados » . . . . 1^121 » 

450 Escuelas públicas con . . . . 22^190 » 

206 » privadas » . . . . 7,497 *» 

32,555 alumnos. 

Mugeres. 9 Colegios públicos con. . . . 804 alumnas. 

14 » privados » . . . . 908 » 

52 Escuelas públicas con. . . . 2,972 » 

82 » privadas d . . . . 1,667 » 

6,351 alumnas. 

Hombres 32,555 

Mugeres 6,351 

38,906 

Observaciones. En 1 5 de los colegios públicos la instruc- 
ción es media ó secundaria y en los 6 restantes es científica 
ó facultativa : los seminarios conciliares no fijguran en los cua- 
dros que anteceden porque no se encuentran bajo la depen- 
encia de la Dirección General de Estudios : tampoco figuran 
las Universidades porque su existencia como cuerpos de en- 
señanza es negativa. 

Como se ha visto en los cuadros anteriores, el número co- 
nocido de jóvenes que asisten á los establecimientos tanto pú- 
blicos como privados de instrucción es casi 89,000 que corres- 
ponden a la población de la República, que asciende, según 
el censo que en otro lugar insertamos, á 2,355, 000 habitan- 
tes ; de manera que por este dato se puede calcular aproxi- 
madamente en 7,000 jóvenes mas ó menos los que se instrui- 
rán en los departamentos de Ancachs, I^oreto y las provin- 
cias de Huarochirí, Convención, Aymaraes y Chumbivilcas^ 
y el número total aproximativo será de 46,000. 

Según los cuadros que publicamos, resulta que en el Perú 
se educa uíi niño por cada 43 7 habitantes ó sea en la pro- 
porción de un 2 7v^ por ciento, calculando la población de la 
República en 1 .887,840 almas ; pero adoptando nuestro censo 
resulta i por cada 60 7, ó sea i,G52 por ciento. 



Cuadro sinóptico de los Colegios de la Capital. 



Tomas H. Noboa 
Rosa ZavQla 
Lorenzo Calloso 
Manuel Fueotes. 
Carmen Lizano. 
C. J.Beausrjour, 

omez Moreno. . 

" Larroñaga... 
Ménica Ferreiros] 
Carolina Brou-n 
Marcos Riglos . 
B. Rodríguez... 
C.H. Williams.. 
María Amaud.. . 

'" Beaitsejour. - 
!j. López Castilla. 
.Madre Hemiassia 
.Silva de Prado . 

■■■' Benu'uzon. . 
José .MfljTiri . . . 
N. Itodriguez. . 
U. de la Gotera. 
¡Noé! de Carrasco 
Ezequiel Miranda 
J. M. Yolera. 
Anselmo Cavcro. 
Sor Teresa. . 
¡Manuel S. Tejada 
Luís MoDsante. 
Melchor Garci; 



Gratis. 



17^ 

17 á 
40 á M^ 



17 ¿ 
17^4 



4.4a8j;J 
I2ál7^ 



Gratis. 

4ál2í 
3á4^'4 

I3ár.4í 



4al2¿í4 



á8,S 



Iá4á 

1.4á234 
■I á iAi 



Internas. Pítenlas. 












4 á 854 
Gratis. 



I>.4ál3^4 
Gd(í* 



Gratis. 
1.1454! 



3.165 
2d65 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ, 



79 



EJERCITO. —M4R1NA. 



La obra del señor Leubel contiene noticias tan preciosas, 
que no podemos menos que sacar de ella los datos estadísti- 
cos que, de otro modo, habríamos tenido necesidad de 
estractar de las mismas obras y lugares de que se ha valido 
dicho señor y que aprovechando de su laboriosidad nos eco- 
nomiza tanto tiempo y trabajo. 

El ejército del Perú se divide en ejército de línea, gendar- 
mería y guardia nacional. 

Al concluirse el año de 1860 la fuerza numérica del ejér- 
cito peruano se calculaba en poco mas de 9,5oo hombres 
efectivos, distribuidos en los siguientes cuerpos : 

Efércite de linea. 

iríFANTEKIA. 



Batallón Pichincha. 

— Ayacucho; 

— Callao. 

— Punyan. 

— Izcuchaca. 

— Paucarpata. 



Batallón 6 de Marzo. 

— 7 de Marzo. 

— Cuzco. 

— Puno. 

— Huancané. 



CABALLEBIA. 



Regimiento Húsares de Junin. 
— Cazadores á caba- 

llo de Tacna. 



Regimiento Lanceros de la Union. 
— 4-» Provisional. 



ABTILLFBIA. 



Escuadrón volante. 
Batallón. 
Batería de sitio. 



80 (GEOGRAFÍA 

Gendarmería. Según la última Memoria del Ministro de 
Gobierno el cuerpo de Gendarmería en toda la República, 
constaba de 3,943 hombres de ambas armas, distribuidos 
del modo siguiente : 



INFANTEBIA. 

Jefes 16 

Oficiales 218 

Tropa 2,922 



3,156 



CABALLBBIA. 



Jefes 9 

Oficiales 95 

Tropa 783 



887 



Sobre la Guardia nacional no tenemos datos estadísticos, 
por lo que no ponemos ningún cuadro. 

El ejército peruano puede compararse con el mejor en 
cuanto a maniobra y disciplina. El soldado indio es sobre 
todo obediente, sufrido, capaz de resistir el hambre y las fa- 
tigas de una campaña como nadie y es susceptible de entu- 
siasmo, sobre todo en el campo de batalla : han probado 
mas de una vez que jamas retroceden y que conducidos por 
un buen jefe son capaces de las mas heroicas acciones. 



marina. 



Nos ocuparemos primero de la de guerra y en seguida de 
la mercante. 

La armada peruana es sin dispubi la mejor de Sud Amé 
rica, tanto por la calidad como por el número de bu- 
ques. 

Para dar una idea, copiaremos el siguiente cuadro del 
Anuario Nacional. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 



81 



Armada del Perú. 



NOMBBBS. 


CáÑONKS. 


FUBBZA DE 
MAQUINA 


TÓMBLADAS. 


DOTACIÓN. 


Fragata Callao (1) 

Fragata Amazonas .... 

Vapor Loa 

Vapor Ucayali 

Vapor Tumbes 

Bergantín Guisse 

Vapor trasp. Huaraz . . . 
Vapor id. Sacbaca .... 
Vapor id. Lerzundi .... 
Fragata Gral Plaza .... 

Barca Iquique 

Barca Arica 

Pontón Martina 

Pontón Tirone 

Pontón Margarita 


44 

33 
4 
6 
2 

12 
2 
3 
2 
4 
2 
2 
2 
» 
» 


caballos. 
300 

300 

150 

250 

120 

)) 

400 
180 
400 

D 
» 

» 

)) 


• 

1,786 

1,743 
675 
860 
400 
219 

1,400 
319 
850 

1,113 
219 
412 
197 
» 


364 

415 

143 

158 

147 

122 

101 

92 

94 

101 

64 

88 

10 
13 


118 


2,100 


10,193 


1912 



El servicio militar y la contabilidad de los buques se hace 
conforme á las ordenanzas españolas de 1 802 , con ligeras mo- 
dificaciones. 

El ministro de guerra, lo es también de marina y comu- 
nica sus órdenes al comandante general de marina quien 
las trasmite por conducto de la Mayoría de órdenes, á los 
comandantes de buques, capitanes de puerto y otros em- 
pleados en el servicio. 

Los sueldos y demás gastos de la armada se pagan por 
medio de una comisaria general, establecida en el Callao que 
la desempeña el tesorero auxiliado en una mesa especial por 
un comisario de marina y dos subalternos del cuerpo polí- 
tico déla armada. 



(1) Ya no debemos considerar á esta fragata por haberse sunierjido á con- 
secuencia de un accidente. 



TOME I. 



8l> 



geografía 



MAIUNA MERCANTE 



Esiade seneml de buque* nié)re»uies niieieu»le«. 



APAREJO. 



Goleta 



f> 



Barca. . 
ji 
Fragata. 
Goleta. . 

D 

Barca. . 

Fragata. 

Bergantín 

Fragata. 

Bergantín 

Barca. . 

Goleta . 

Bergantín 

Fragata. 

Bergantín 

Fragata. 

Goleta • 

Barca . 

» 
Goleta . 
Barca. . 
Bergantín 
Barca. . 
Bergantín 

s 

9 

» 



Goleta. . . 
Barca. . . 
Bergantín . 
Goleta . . 



TONELADAS. 



i 29 
i 39 
497 
i 56 
257 
80 
92 
i 96 
070 
i 98 
592 
i 56 
i50 
106 
115 
350 
200 
895 
93 
98 
227 
199 
184 
184 
116 
192 
175 
172 
167 
187 
160 
158 
144 
55 



NOMBRE DEL BUQUE, 



Héctor 

Rosa de Chao . . 
Cóndor. .... 

Rosalía 

La Palma. . . . 
Paquete de Pisco. 

Atrevida 

Josefa Ayllon . . 
Petronila .... 
General Salaverry 

J.G.Ü 

Micaela Miranda . 

Estrella 

Campeadora. . . 

Eliza 

Perú 

Zoila 

Antonia Terry. . 
Carolina .... 

Jenara 

Tubalcaín. . . . 

Callao 

Paquete de Casnia 

Fany 

Virginia 

Emilia 

Paquete del Norte. 
San Patricio. . . 

Elias 

Trujillo 

Jorje Zahra . . . 
Primero de Julio. 
Dos Hermanos. . 
Furia 



TRAFICO. 



La costa. 

» 
Ultramar. 
La costa. 

o 

9 
» 

China. 
La costa. 

» 

» 

» 

» 

Europa. 

La costa. 

La pesca. 

Méjico. 

» 
La costa. 

)) 

n 
)) 
» 
» 
» 
)) 
x> 
n 
» 



DE L\ REPÚBLICA DEL PERÚ. 



Bergantín 
Goleta . 
Barca. . 
Bergantín . 
Barca. . 
Fragata. 
Bergantín. 
GoJeta . 

Barca. . 

Bergantín . 
Barca. . 



Barca. . 
Fragata. 



Goleta.. 
Bergantín . 
Goleta. . 
Barca. . 

Fragatn. 
Bei^antín . 
Barca. 

Bergantín . 
Fragata. 
Bergantín . 
Fragata. . 
Barca. 
Bergantín . 

GoleU. 
Berganti 
GoleU. . 

Barca. . 



TONELADAS. 



409 

134 

Í79 
123 



228 



173 
113 



NUMBBE DEL BUQUE, 



María del Carmen. . . . 

Caballo Marino 

Rosalía 

Elisa de Paita 

Micaela de Moquegua. . 

Cristina 

Roberto 

Virginia 

Corina 

Faustino Rivera . . . . 

Luis Primero 

Umieneta y Ramos. . . 
\\'fislt!r\vard Ho . . . . 

María Cristina 

Manuclita 

Mercedes 

Mercedes Bedoya. . . . 

Carmelita. 

Bernardo 

Carlos Federico . . . . 

Jesús Elias - ■ . 

Manuelita Hernández . . 

Huarmeyano 

Paquete de Huacho. - . 
lidia Viuluria . . . . . 

Concordia 

Dolores L'garle. . . . . 
Campidoglio . . . . . 
Serpiente Marina. .' . 

Rosallivero 

EIskea 

Victoria 

Isalco 

Anjela Rey 

Nicolás Rodi'igo. . . . 
Barbara Gómez. . . . 
María Encarnación . . 

Rosita 

Mercedes A. de Wolle.y 

María 

José Castro ...... 

Mercedes ........ 



Centro Amér. 
La costa. 



China. 
La costa. 



Costa deChiie 
La costa. 



España. 
La costa. 



84 



GEOGRAPIA 



APAREJO. 



Bergantin. . . 
» 

^Barca 

Goleta 

Fragata. . . . 
Barca 

Fragata. . . . 

Goleta 

Barca 

» 

Bergantín. . . 

« 

Barca 

Bergantin. . . 

» 
Fragata. . . . 

» 
Barca 

» 
» 

Bergantín. . . 

» 

» 

)) 
Goleta . . . . 

» 
o 



TONELADAS. 



90 
184 

198 
87 
300 
198 
199 
210 
130 
451 
380 
375 
135 
297 
181 
197 
349 
450 
156 
239 
180 
201 
150 
139 
152 
151 
185 
152 
89 
110 
96 
30 
50 
134 



NOMBRE DEL BUQUE. 



trafico: 



Carmencita 

Rosario de Guarmey. . . 

Carlota 

Rosarito 

Empresa 

Constancia 

Emina de Lambayeque . 

Eva 

Florencia 

Arica 

Porvenir 

Salvador Vidal 

Andador 

Isidora Rosales 

Eduardo t . 

Jackin 

Sofía Somontes 

María Natividad . . • . 

Josefa Univazo 

Hermosa Manuela. . . . 

Clara 

Rosalía Moro 

Carolina 

Rápido 

Coronila 

Pilar 

Campeador 

Colon 

Apurimac 

Paquete de Islay. . . . 

Preciosa 

Joven María 

Manuela 

Ascopana 



» 

China. 
La costa. 

» 

» 

» 
» 

La pesca. 

China. 

La costa. 

» 

Ultramar. 
» 

La costa. 
I) 
» 
» 
» 
» 
)) 
)) 
)) 
» 

D 



I 



RESUMEN. 



De los cuadros que anteceden resulta que la fuerza 
de la marina mercante nacional es la siguiente : 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. «« 

15 fragatas con 6^741 toneladas. 

33 barcas . . . . , » 9,167 » 

3.'^ bergantines. . . » 5,078 » 

29 goletas » 3^248 » 



110 buques » 24^231 toneladas. 

Awwnmm, — P»belleii. 

í-jas armas de la República se componen de un escudo divi- 
dido en tres compartimentos y adornado á los lados por ban- 
deras con asta ; en la parte superior por una corona de laurel 
y en la parte inferior circundado por una palma y una rama de 
laurel. En el compartimento superior de la derecha hay una 
Llama mirando al centro, que simboliza el reyno animal ; en 
el compartimento de la izquierda el árbol de la quina, que . 
como planta del Perú representa muy bien el rejuo vegetal, 
en el compartimento inferior está el cuerno de la abundancia 
derramando monedas, que significa el reyno mineral, que es 
tan rico en nuestro pais. * 

El pabellón del Perú es bicolor, blanco y rojo. Se com- 
pone de tres fajas verticales : en el medio el blanco y el encar- 
nado ó rojo en las estremidades. 

monedas. — Pesos y medidas. 

La moneda de nuestro pais se compone de oro y plata ; am- 
bas tienen valor legal. La ley es de nueve décimos fino. En 
Jos pesosy medidas tenemos el anti-filosófico sistema español : 
para los pesos el quintal ; para la longitud la vara y así en 
todo lo demás. Sería de desear que se adoptase cuanto antes 
el sistema métrico decimal que tiende a ser universal, por su 
baáe tan sabia y su comodidad en la práctica. 



f^(\ geografía 



POSICIONES GEOGRÁFICAS 



/advertencias : Tomamos siempre las longitudes desde el 
Meridiano de París y todas son Occidentales. Las latitudes 
todas son Australes ; 

Las alturas son en metros. 

La posición geográfica de Arequipa la hemos deducido 
de mas- de 5oo observaciones, como lo hacemos ver en el Tra-- 
tado de Astvonomia^ publicado en Paris en i848. 

La longitud de Lima la hemos deducido de la observación 
del eclipse solar de 3o de Noviembre de i853. Se diferencia de 
la de Humboldt en T 1 6" ; pero la nuestra merece mas confianza 
por la feliz oportunidad que nos presentó aquel fenómeno. 

La longitud y latitud de* lea está calculada por el astró- 
nomo Moesta, deducida del mismo eclipse solar de i853. 

Algunos lugares cuya altura es conocida, pero no su longi- 
tud ni latitud, van indicados en otra tabla. Según observacio- 
nes recientes del sabio astrónomo director del observatorio 
de Santiago de Chile, Don Carlos Moesta, resulta que hay un 
error en todas las longitudes de la costa occidental de la Amé- 
rica del sur, tomadas por Fitz-Roy, de modo que ha colo- 
cado á la costa un poco mas al oeste ; este resultado ha sido 
deducido de longitudes tomadas en Chile y algunos puntos 
del Perú : ha comparado sus observaciones con las del ilustre 
marino y resulta en todas una diferencia ; pero siempre en 
el mismo sentido. Esto creemos que provino sin duda de 
algún error del instrumento que pasó desapercibido á Fitz- 
Roy. Un hecho tan importante sería de desear que se com- 
probara. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ, 



87 



Wmnátíüúnem sef§ráñmmm de Alffuiies liigAres ilel Perú» 



LUGARES. 



Aguja (punta de) 

Alcaparrosa 

Algodón (bahía) 

Amotape 

Anacache (pico de). . . . 

Ancochallani 

Ancomarca 

Angosturas: 

Apo 

Apucuncarani (Nevado) 

Arequipa 

Arica (puerto) 

Arica-Morro 

Asia (roca) 

Ático 

Ayavaca 

Ayaviri ... 

Azángaro 



LATITUD 

Sur. 



Blanca (punta) . . . 

Blanco (Cabo) 

Borja (San) 



Cajamarca 

Callao 

Camaná 

Canianá (cerro) 

Camarones 

Cancana^ pico 

Cangallo 

Caracarani, pico 

Caracato 

Carrasco (cerro) 

Carretas (cerro) 

Casma 

Casma (Boca del Rio). 

Cerro de Pasco 

Cbacapallani 



5^30' 30 
19 20 00 
22 6 O 

4 51 43 
17 i5 15 
17 34 50 

17 31 O 

13 33 20 
16 13 10 

14 33 24 
16 24 28 

18 28 o 
18 28 55 
12 48 00 
16 13 30 

4 37 55 
14 52 50 
14 55 10 

21 5 30 
4 16 40 
4 28 O 



LONGITUI) 

en 

grados. 



7 
12 
16 
16 
19 
17 
16 
17 
15 
20 
14 
9 
9 
10 
18 



8 38 

3 9 

38 2(> 

37 00 
12 30 
30 22 
23 37 
45 18 
34 20 
58 30 
11 00 

38 00 
40 48 
55 00 
00 00 



83<» 30' 24 

72 37 27 

» 

68 56 00 

69 45 40 
71 59 54 
74 17 27 

71 14 36 

73 3 12 

74 21 00 

72 44 9 
72 44 9 
79 2 17 
76 5 22 

82 1 19 
72 47 17 
72 47 20 

72 36 y 

83 36 9 



LONGITUD 

en 

tiempo. 



80 
79 
75 
Í2 
72 
71 
73 
72 
72 
72 
78 
80 
80 
78 
71 



55 37 
34 30 

6 4 
45 22 
40 22 

56 7 

56 53 
00 32 
25 42 
30 7 
40 00 
40 55 
44 33 
00 24 

57 52 



b. m. i. 

5 34 1 

» 
4 50 29 

2) 

4 35 44 
4 39 3 
4 48 O 
4 57 09 
4 44 59 
4 52 13 
4 57 24 
4 50 57 

4 50 57 

5 16 9 
5 4 21 
5 28 5 
4 51 9 

4 51 9 

i 50 19 

5 34 24 

D 

5 23 42 
5 18 18 
5 00 24 
4 51 1 
4 50 41 
4 47 44 
4 55 47 
4 48 2 

4 49 43 
4 50 O 

5 14 40 
5 22 43 
5 22 58 
5 12 2 
4 44 51 



ELEVACIÓN 

sobre 

el mar. 



Metroi. 

45 

» 
I) 

» 

D 

4,475 

4,330 

3,236 

4,381 

5,347 

2,392 

)) 

268 

» 

» 
2,742 
4,005 

» 

274 

)) 

2,860 

» 

4,621 
2,197 

3,958 
1,682 

762 

» 

4,352 

» 



OBS£RVADOR 



Usborne 

Smith 

Fitz-Roy 

Jorge Juan 

Pentland 

Pentland 

Pentland 

Pentland 

Pentland 

Pentland 

Paz Soldán 

FilzRoy 

Fitz-Roy 

Fitz-Roy 

Fitz-Roy 

Humboldt 

Pentland 

Pentland 

Fitz-Roy 
Usborne 

La Coadamioe 

Humboldt 

Humboldt 

Larligue 

Filz-Roy 

Fitz-Roy 

Pentland 

Pentland 

Pentland 

Pentland 

Fitz-Roy 

Fitz-Roy 

Humboldt 

Humboldt 

Rivero 

Pentland 



Chachapoyas 

Chala (punta) 

CiMimajaíífofadelRio). 
Chanca [punta de). ... 

Chancai 

Chao (isla) 

Chiapa 

Chilca{punUS. O.}... 

Chilca (Ensenada) 

Chipicani (Nevado) 

Chincba (ÍRla de) 

Chocopc 

Chuchunga 

Chiiciiilo 

Coles (punta) 

Colina i'edonda.. . . . . 

Copacabana 

Cornejo (punta) 

Culebras (Tambo de). . 
Cuzco 

Desaguadero. 

Escoma 

Eten 

Felipe (San) 

Ferrol (babia) 

Frayles (punta) 

Gallan (isla San) 

Gruesa (punta) 

IlatuDColla 

Hormigas (isla' 

Huancabamba 

Huacho 

Hualilla, pico de Tucot ;: 
Hualilla, paso de id. 

Hualgayoc 

Huallata 



7' 41 
m 18 00 
n i- 47 
II 35 5K 

11 33 47 
8 46 30 
19 33 10 

ii 31 00 

12 49 20 
17 43 16 

13 38 00 
7 46 40 
r. 21 O 

!."> &4 10 
n 42 00 
O 38 3; 
16 19 56 
10 .12 00 



78" 55' 37 
70 51 22 
81 8 20 
79 40 50 



81 



71 33 00 

13 2 

79 H 38 

9 
79 13 24 



Ü 5r> O 
13 30 5o 



15 40 1 

6 57 00 



6 30 
1 00 



15 42 00 
II 58 00 

5 14 Ij 
11 8 45 
47 45 

17 48 30 

6 43 38 
10 « 15 



I 24 



72 14 44 

72 46 37 
80 47 44 
71 23 12 
74 44 22 
4á 22 
74 24 30 

■1 22 44 

71 28 22 
82 14 20 

41 51 
•,9 49 



13 50 00 78 51 37 _.. 

20 23 O 72 36 22 4 50 25 



72 26 32 
80 10 21 
13 19 
78 54 31 
72 11 32 
72 7 52 

;2 18 

80 33 24 



5 15 42 

5 7 25 
5 24 33 
5 18 43 

5 24 37 

4 46 12 

5 16 52 
5 16 46 

4 48 37 

5 16 54 



4 48 59 

4 51 

5 23 10 
4 45 

4 58 49 

5 22 49 
4 57 



4 45 53 

5 28 57 



> 15 26 



4 19 IC 
•i 24 41 

5 26 53 
5 15 39 
4 18 47 

4 18 31 

5 2331 
5 22 14 



3,956 



3.919 
3.908 



4,496 
4,392 
3,619 



OeSEHTADOR 



Haw 

Fiti-Aoy 

Bumboldt 

Uíborne 

Jorge Juan 

Usboroe 

Smith 

Fjli-Roy 

Filz-Roy 

Penüand 

Filz-Roy 

Jorge Juan 



Pentland 

Fitz-Roy 
Osborne 
Pentland 
Fiti-Aoy 
Humboldt 
Pentland 

Pentland 

Pentland 
Jorge-Juan 

Humboldt 

l'sborne 

Fiti-noy. 

Fin-Roy 
Filz-Roy 

Pentland 

Usbome 

Humboldt 

Fítz-Ri>y 

Pentland 

Pentland 

Humboldt 

Pentland 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 



Hiialtaquíllo 

líuamachuco - 

Huambacho 

Kiinmbacho (boca) 

I Huañape 

Huaocané. , . 

Huancavelica 

Huanchaco (puerlo)... 

Huanlajaya 

Huánuco 

Huarmpi 

I Hualacondo 

Hiiáura 

I Huesos {Alio de los).. . 

lea 

llave 

lio (puerLoJ 

lio, rio 

Inclepcndcnciu (buliia). 

I Infíprnillo (roca) 

Iquiquc 

Islai (cerro) 

Islay (puerto) 

Jahiiey ó Oramadiil . ■ . 
Juan (puerlo San}. ... 

Juli . 

Juliaca 

La Laguna (^ leg. enil). 

Huallata) 

Lamas 

'.^mbajeijiic 

Jimpa 

ima ... . 

lancagua (Xi'vadn;. . , 

>a (rio) 

bos de Adentro (isla) 
bos de Fuera (¡slu). . 
IOS (cabo, cumbre). 



I" 52' 27 
f 43 O 



i 34 50 



) H 00 

í 33 00 



14 4 33 



16 



10 



17 36 31 

n 37 00 

14 18 1 

14 10 00 

20 12 30 

10 .JO 0.-1 

17 00 00 

10 2' 

1.1 20 no 

10 II 30 

lo 2fl 20 



O 41 .1 
13 2!) i 



m 47 36 
47 3ti 
30 33 
81 19 39 
72 6 42 
77 18 37 
Hl 20 24 

72 27 00 
1 37 

80 33 24 

79 38 37 

[) 73 42 42 

77 50 31 
36 20 

73 33 
73 44 

78 33 32 



12 2 
15 1 
21 28 
O 2fi 
6 50 
18 45 



i 27 40 
i 23 10 
i 23 10 
i 23 22 
i 25 18 
I 48 27 
i O 14 
i 25 57 
I 49 48 
> 12 O 



78 19 S 
! 34 54 

74 10 09 
4 30 39 

80 93 r 
77 33 42 



> 33 34 
I 20 15 
í 26 29 
I 4 22 
! 20 37 

> 42 24 
I 4 19 



3.921 
3,798 



22 14 

18 31 
54 59 

5 11 22 
4 38 2a 
4 5i 12 

4 54 12 

3 14 13 

5 13 17 

4 50 20 
4 36 Mi 
1 38 3 

3 21 ; 
10 14 



3.992 
3,947 



Humboldt 
Humbnlill 
tlumboldl 
Humboldt 
l^sbornc 
Penliand 
(;)loa 
emborne 
' Smüli 

Filz-Roy 

' Smilh 

Jorje Juan 
' Pentland 

MMsIa 
Pcnlland 
Fcuillfe 
Filz-Roy 
Filz-Roy 
Filz-Roy 
Filz-Roy 
i Fiti-Roy. 
Fllz-ñoy 

Us borne 
FiU-Roy 
PenOand 
Pentland 



6 22 
41 21 
17 43 
52 17 
49 4G 

2 49 
32 17 



La Cnodimiiit 

Mal lien 5 

Humboldl 

I 'en lia nd 

Pnz Soldán 

Pi'nlland 

Filz-Boy 

Fitz-Roy 

Fili-Rüv 

Fi'z-Roy 



LONGITUD LONGITUD ELEVACIÓN 

(Obre 
erado*. tiempo. 



Lomas (punta de) Í5»33'Í5 77M5' 9 6 9 1 

Lorenzo (isla San). ... H * 00 79 39 14 5 18 37 

Rlacabie (isla) 7 49 15 81 48 19 5 45 13 

Machaca (Santiago).. i7 9 46 71 43 22 -i 46 9 

Malabrigo 7 42 40 81 48 24 5 27 14 

Mala (punta) 3 2 00 82 27 50 5 29 51 

Malpelo (punta) 3 30 40 82 50 54 5 31 23 

Mamiña '. 20 4 48 » » 

Maní 21 10 00 » » 

Maravillas (paso de)..- 15 10 5 72 53 2 4 5132 

Malilla 20 31 23 » >> 

MüsadeDoüaMaria... 11 41 00 78 55 19 5 15 4t 6-48 

Mrriquir((pico nevado). 16 59 40 "O 48 42 4 43 15 4,907 

Misque 17 59 00 67 6 24 4 28 20 

Misti (Volcan) 16 17 73 39 24 4 54 38 

Moche 8 24 59 o » 

Moliendo 17 42 00 73 1 39 4 52 7 

MongOD (cerro) 9 38 15 80 41 39 5 22 16 

Monlan (Hacienda) 6 33. 9 8110 45 5 24 43 2,650 

Moro-Moro 15 21 47 71 51 10 4 47 25 3,332 

Morro Solar 12 H 30 79 26 37 Ti 17 4tí 

Mojübaitiba 5 30 29 •> » 

Ñapo (confl. con Amaz.) 3 24 63 4a O 4 15 O 

Nasacaza (Balzas dc\ .. 16 54 40 72 7 2 4 48 28 3,877 

Nazca(punta) 14 57 00 77 54 52 5 11 39 310 

Omaguas 4 26 O 70 8 5 4 32' O 

Olmos 6 O 2 82 3 15 5 28 13 

Pacasinayo (punta). ... 7 25 15 81 57 49 5 27 51 

Paila 5 5 30 83 32 28 5 34 10 

Palca 17 45 6 72 21 36 4 49 26 2,951 

Pallagua (Nevado) 17 36 25 72 17 12 4 49 19 r.,»70 

Pallagua [Nevado). ...18 6 59 7114 23 4 44 38 6,797 

Papuja (Santiago de).. 15 4 6 72 30 22 4 5( 

Paraca (bahia) 13 48 00 78 24 6 5 It 

Fariña (punía) 4 40 50 83 41 9 5 34 46 

Paso de Maravillas ... 15 40 5 72 5 52 4 51 32 4,084 

Pati 16 5 13 73 16 22 4 33 5 4,390 

Patache (punía) 20 51 f. 72 38 37 4 50 34 



Uaborue 

Peutland 

Fiti-Roy 

Humbotdl 

U^roe 

Smith 

Smith 

Peutland 

Smith 

Fitz-Ro; 

Pentland 

Pentland 

Penllaud 

lorje Juan 

FHi-Roy 

Usbome 

Humboldt 

PenUand 

Filz-Roy 

Uaw 



Pentland 
Fitz-Roy 

Smiihj Lom 

lillis 

Usbome 
Duperrey 
Pentland 
PenÜand 
Pentland 
Pentland 
Fili-Roy 
Usbome 
Pentland 
Pentlaud 
Fiti-Roy 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ, 



} ELEVACIÓN 

el mar. 



PaocBrcollo 

Pelada (isla) 

Pescadores ¡isla) . , 
PescadoresfpuntaS. 0.) 

Kca 

jáchalo fpuntn) . . . 

I^cos (punta) 

Piedra grande[Pascann) 

I^si^a 

Pisco (piierlo) 

Kura 

Poma (Nevíiio) 

l'oma (Estremid. S. He id.) 

Pomata 

Promontorio (Capachica) 

Pucará 

Pucará [hacienda). , 

Puno 

?unla Beware 

'uDla-Arenas 

'unta-Gorda 

anta de Mericii . . . 

lilcB 

madaUEl] 

non San (fuerte de). 

las (cerro) 

i (Morro) 

inco (bahia) 

itonio (Nevado;.. 

(Ciudad) 

-ancisco (PicoO,) 

dro 

punta) 

losji [pueblo). . . 



i'M'OO 
I 47 iO 
I 47 lü 
} 23 SO 
) 30 8 
) 36 30 
} tó 10 
7 3d 8 
) 30 30 
) 43 00 
i 11 
J 14 30 



20 10 
19 O 
44 38 

3 10 



3 .^1 O 

10 Í9 00 
17 10 OG 
1G 42 20 

11 32 30 

10 19 00 
fl 7 ( 

11 Ib í 
17 58 : 

9 l5 ; 
IG 1 i 



72" 53* 
80 13 34 
79 40 U 
75 40 47 

71 U 

72 40 22 
83 7 i 

B72 2 S 
72 38 
78 36 54 

72 55 33 
72 53 52 

71 40 

72 5 
72 35 2 

Q 81 44 4 
72 21 34 
n 27 14 
82 29 i) 

72 41 5) 

73 53 39 

74 51 24 

i) .{3 
72 16 22 



7 23 Á 
7 10 ; 
14 30 i 
o O 
19 38 f 
17 19 3 
14 16 -2 



4 49 32 

5 20 53 
5 18 40 
S 2 43 
4 46 56 

4 31 17 

5 32 31 
4 48 10 

4 50 32 

5 14 28 

i 31 41 
4 51 3o 
4 4 40 
4 48 23 

4 50 20 

5 26 56 
4 49 26 

4 51 35 

5 29 58 
4 50 47 
4 46 40 

4 59 26 

5 18 :■ 



I 80 O 19 
. 73 16 37 
180 33 

30 32 
: 81 00 31 
'72 35 7 

3 34 
1 12 
I 83 10 9 

70 10 li 
i 73 3S 



3,947 

505 

3,923 



a 20 

4 53 

5 23 32 

4 49 O 

5 24 

4 30 20 

5 28 13 

4 52 

5 32 40 

4 40 41 
V 54 33 



3,936 Pcntland 

» Usborne 

" Usbome 

B Fili-Roy 

í,«67 Smitb 

» Fili-Roy 

316 Usbome 

4,283 Penlland 

» Filz-Roy 

» FiU-Roy 

" Jorje Juan 

" Penlland 

» Penlland 

3,947 Penlland 

Penlland 

Penlland 

Humboldl 

Penlland 

Filz-Roy 

Humboldl 

Fili-Roy 

Filz-Boy 

Filz-Roy 



Humboldl 
Penlland 
Hemdorn 

Usborne 

Filz-Roy 

Usborne 

l'<nlland 

llumboliit 

Filz-Roy 

Jorje Juaiv 

Ustwrne 

Penlland 

Usborne 

Smilh 

Penlland 

Pcntland 



1,227 
3,532 






92 



geografía 



LUGARES, 



Si pisa 

Soto (Isla de) 

S^OlOCíl •••••• •• 

Supe. (Extrem. O.) — 

Tacna 

Tacora 

Tambo (en Mejillones) 

Tarapaca 

Tarma 

Tincopalca 

Tirana (La) 

Tiquina 

Titicaca (eslrcmid. N.). 

Tomependa 

Torata (villa) 

Trujillo 

Tumbez. . 

Uchusuma Pascana 

Urcos 

Urubamba 

Vilcanota (paso) ..... 
Vilcanota (Novado). . . . 

Vilque Chico 

Viril 

Wilson (cerro) 

Yanacoto 

Zcpila 



LATITUD 


LONGITUD 


LONGITUD 




en 


en 


Sur. 


grados. 


tiempo. 


- 




ii. 111. » 


i 9» 38' 6 


» 


Si 


15 34 34 


72» 1'45 


4 48 7 


10 36 18 


D 


D 


10 49 45 


80 7 24 


5 20 30 


18 00 36 


72 38 6 


4 50 32 


17 46 36 


72 5 10 


4 48 20 


17 10 50 


74 12 22 


4 56 49 


19 56 00 


71 55 00 


4 47 40 


11 25 5 


» 


)) 


15 50 23 


73 1 48 


4 52 7 


30 21 27 


72 3 52 


4 48 15 


16 12 53 


71 12 22 


4 44 49 


15 59 57 


71 35 12 


4 46 21 


5 31 28 


80 56 34 


5 23 46 


17 46 36 


72 6 25 


4 48 26 


8 6 9 


81 26 37 


5 25 46 


3 33 16 


» 


» 


17 32 34 


71 58 42 


4 47 55 


13 41 30 


73 59 2 


4 55 57 


13 18 30 


74 31 22 


4 58 5 


14 31 50 


73 13 4 


4 52 52 


14 28 30 


73 12 32 


4 52 50 


15 13 10 


72 2 32 


4 48 10 


8 25 8 


» 


9 


14 4 50 


78 21 54 


5 13 24 


11 57 20 


» 


A 


16 28 57 


71 28 22 


4 45 53 



ELEVACIÓN 

ftobre 

el mar. 



2,438 

» 

2,591 
» 

560 
4,173 

» 

1,158 
2,968 
4,241 

» 
3,914 

403 

4,174 

63 

D 

4,368 
3,198 
2,921 

4,425 
5,362 
3,931 

» 

433 

712 

3,912 



OBSERVADOR 



Smilh 
Penttand 
Smilh 
FitzRoy 

Pentland 

Pcntland 

Fitz-Rov 

Smith 

Herndon 

Pentland 

Smith 

Pentland 

Pentland 

Humboldt 

Pentland 

Humboldt 

Jorje Juan 

Pentland 
Pentland 
Pentland 

Pentland 
Pentland 
Pentland 
Jorje Juan 

Fitz-Roy 

Herndon 

Pentland 



DE LA REPÚBLICA DEL PEKÜ. 



93 



ElcYacien «olire el nivel del mar de «Igunes puntos del Perú. 



Lugares. Metros. 

Abajo del riachuelo Simpaya 195 

Abajo del Rio Roauya 136 

Acchaurcu 3,93 J 

Acomayo 2,291 

Aguamiro 3^278 

Alto de la Tiuda 4,655 

Alto de Lacchagual 4^762 

Alto de Biconga sobre una laguna grande. . . 4,831 

Alto de Oyon 4,891 

Alto de los Huesos 4,145 

Altos de Carrasco 914 

Amancaes (cerro) 754 

Amancaes (la capilla) 162 

Ambo 2,063 

Antaranga, angostura 4,190 

Atajo 1,192 

Beagle (cerro) 1,219 

JBella Vista (hacienda de beneficio) 3,628 

Clabeza de Arica 152 

Caima 2,463 

Camina 1,828 

Campana (cerro) 1 ,051 

<:ancoso(frf,) 6,096 

Carabaya (id.) 5,486 

Casa Cancha 4,406 

Cascas 1,335 

Cascada de Soneriato, en el Ucayali 426 

Cashi 1,993 

Cerro de Choja (estancia) 6,090 

Cerro de Viejas y Carretas islas. 435 

Cerro-Azul (la cresta mas elevada) 164 

Chaclacayo (cerca de Lima) 659 

Chala (cerca de Trujillo) 413 

CliaUacollo * 1,371 

Challapuquio 973 

Chaunado (riachuelo) 146 

Characato 2,530 

Chasuta 358 

Chaviuillo (castillo de los antiguos Incas) . . . 3,482 

Chelis 1,829 

Chihuangala 1,043 

Chiquirin " 3,518 

ChullacolUto 1,219 



observador. 

Casteluau. 

id. 
Hemdon. 

id. 

Rivero. 

id. 

id. 

id. 

id. 

id. 

Fitz-Roy. 

Raimondi. 

id. 

Rivero. 

Hemdon. 

id. 

Fitz-Roy. 

Rivero. 

Fitz-Roy. 

Rivero. 

George Smith. 

Fitz Roy. 

Geoi^e Smith. 

id. 

Rivero. 

Humboldt. 

Castelnau. 

Hemdon. 

George Smith. 

Fitz-Rov. 

• id. 

Hivero. 

Humboldt. 

George Smith. 

Herndon. 

Castelnau. 

Rivero. 

Hemdon. 

Rivero. 

George Smith. 

Herndon. 

id. 

George Smith. 



94 GEOGRAFÍA 

Lugares. Metros. 

Chulqui • 4,715 

Chuquibamba (lavaderos de oro) 2,723 

Cocachacra 1,359 

Conibos 152 

Gontumazá-Chorillos 2,191 

Coypasa (cerro) 6,096 

Culluay 3,686 

Darwin (cerro) 1,748 

División (trf.) 573 

Eten (rocas mas altas) 746 

Gonsoya 234 

Guañape (islas de) 165 

Guañape (cerro) 313 

Guasquiña 1,981 

Hacienda de Caballero 402 

Huacaprichtana 1,733 

Huacar 4,465 

Huaipacha (asiento mineral) 3,800 

Huallay 4,328 

Huallanca (mineral rico) 3,544 

Huancamarca 2,438 

Huánuco viejo (antiguo palacio de los Incas) . . 3,644 

Huara (cerro) l,ir)8 

Huariaca (pueblo) 3,046 

Isla de Santa-Maria 135 

Junin, pampa 3,946 

La Compuerta 4,266 

La Cueva 897 

La Escalera 2,i33 

La Fonda Ynglesa 862 

La Noria 983 

La Peña 1,006 

Laguna de Quintacocha 4,268 

Laguna de Junin 4,063 

Lechusa (cerro) 396 

Limatambo 3,902 

Llata 3,428 

Luaipacha • 3,824 

Lupuna • . . . . 338 

Machaca (S. Andrés) 3,988 

Magdalena, cerro de Cajamarca 420 

Mamaluita (cerro) 5,181 

Matichacra. . . • 2,161 

Mazorca (isla cerca de Huaura) 45 

Meliersch (cerro) 1,085 

Mina de Santa Catalina 4,397 

Mina de Cinabrio de Chonta 4,478 



observador. 

Herndon. 

Rivero. 

Herndon. 

Castelnau. 

Humboldt. 

George Smith. 

Rivero. 

Fitz-Roy. 

id. 

id. 

Castelnau. 

Fítz-Roy. 

id. 

George Smith. 

Rivero. 

Herndon. 

Rivero. 

Castelnau* 

Rivero. 

id. 

Humboldt. 

Rivero. 

George Smith. 

Rivero. 

Castelnau. 

Herndon. 

Rivero. 

Herndon. 

George Smith. 

id. 

id. 

id. 

Rivero. 

id. 

Fitz-Roy. 

Pentland. 

Rivero. 

id. 
Herndon. 
Pentland. 
Humboldt. 
George Smith. 
Herndon. 
Fitz-Roy. 

id. 

Rivero. 

id. 



DE LA RKPUBLICA DEL PERÚ. 

Lugares. Metros. 

Mina de azogue de Huancavelica 4^565 

Miraflores (cerca de Lima) 78 

Míraflores (pueblo) 3,682 

Mongon (cerro) i, 189 

Monlegordo de Chica 268 

Morococha 4,392 

Morpe 2,227 

Morro de Elen 193 

Morro de Malabrigo 241 

Morro de la Garita 1,134 

Morro Salinas 283 

Morro Salazar 177 

Morro de Acarí 403 

Morro de Chala 1,140 

Nauta 132 

Ninacaca 4,014 

Obrajillo 2,764 

Ollantaitambo 3,030 

Oyarvide (cerro) 1,767 

0>on (pueblo) 3,662 

Pacayar 410 

Pachachaca 3,897 

Pachacamac (isla) 122 

Pachas 3,435 

Pajonal 1,463 

Palca del íN 2,594 

Pampa del Contital 4,870 

Paps (cerro) 494 

Paso de Rnmuhuasi 4,720 

Paucarpata 2,487 

Payquina 457 

Pichu-Pichu (Nevado) 5,670 

PiedelacascadadeMaperontoiji 417 

Playa abajo del rio Sapiaví 305 

Playa de Quimariato 389 

Playa de San-Gabatea, en el Ucayali 582 

Playa de Sivaitai 308 

Playa de Urbini, en el Ucayali 633 

Portachuelo de Anlarganga ó Tucto .... 4,855 

Pozo de Ramirez 1,007 

Pueblo de Reyes (sobre la laguna de Junin). . 4,101 

Pujo-Pujo (estancia) 3,267 

Punta de Lobo ó Blanca, 18 mil. N. de Cliipana. 941 

Punta de Sal 36 

Quemado (cerro, baliia de Indepen Jcnciif] . . . 630 

(}ueropalca (pueblo mineral) 3,894 

Quibilla (sobre el rio Marañon) 2,970 



95 



observador. 

Ulloa. 

Mariani. 

Rivero. 

Fitz-Roy. 

id. 
Herndon. 

id. 
Fitz-Roy. 
id. 
id. 
id. 
id. 
id. 
id. 
Herndon. 

id. 

Rivero. 

Pentland. 

Filz-Roy. 

Rivero. 

Herndon. 

id. 

Fitz-Roy. 

Rivero. 

George Smith. 

Herndon. 

Wedell. 

Fitz-Roy. 

Pentland. 

Rivero. 

George Smith. 

Pentland. 

Castelnau. 

id. 

id. 

id. 

id. 

id. 

Rivero. 

George Smiih. 

Rivero. 

George Smilli. 

Fitz-Roy. 

id. 

id. 

Rivero. 

id. 



96 GEOGUAFIA 

Lugiares*. Metros. 

Riachuelo de Manugali en el Ucayaly 491 

Rio Camarina , 2i4 

RioCatchiaco 125 

Rio Cusiniri, en el Ucayali 491 

Rio Satichiato 315 

Rio Sohaguaya 134 

Rio Tamaya 148 

Rio de la Oroya 3^745 

Roya 3,532 

Sabandía 2,460 

Sacsahuaman (Fortaleza) 3^587 

San-Bartolome, cerro de Lima . 458 

San-Cristoval, cerro de Lima! 378 

San-Lorenzo (isla) . 391 

San Mateo (pueblo) 3,194 

San Rafael 2,697 

Santa-Cruz 149 

Santa-Polonia, cerro de Cajamarca 2,985 

Santa-Rosa 1,219 

Santa Rosa de Quibe 1>152 

Sicay (estancia) 3,048 

Silillica (primera cordillera) . 5,486 

Silla de Paita 396 

Sion. 387 

Stokes (cerro) 1,219 

Sulivan (líí.) 1,524 

Tambillo 1,829 

Tamentica 2,133 

Tarapacá (monte).. 1,761 

Tala-Jachura 5,181 

Tingo-Maria 689 

Tocachi 481 

Toledo (Alto de^ 4,751 

Ugina 3,267 

Union del Amazonas 112 

Urubamba 2,923 

Usbornc (cerro) 2,456 

Vincocaya (llanura ) 4,155 

Wickham (cerro) 1,222 

Yalamanta 2,120 

Yanaguara • ; 2,435 

Yanga (pueblo) 967 

Yaso (pueblo) 1,585 

Yauli 4,172 

Ysluga (pueblo) 4,267 



observador. 

Castelnau. 

id. 

id. 

id. 

id. 

¡d. 

id. 

Rivero. 

Herndon. 

Rivero. 

Penüand. 

Raimondi. 

id. 

Fitz-Roy. 

Rivero. 

id. 

id. 

Humboldt. 

Geoi^e Smith. 

Rivero. 

George Smith. 

id. 

Fitz-Roy. 

Herndon. 

Fitz-Roy. 

id. 

George Smith. 

id. 

id. 

id. 

Herndon. 

id. 

Pentland. 

George Smith. 

Castelnau. 

Pentland. 

Fitz-Roy. 

Rivero. 

Fitz-Roy. 

George Smith. 

id. 

id. 

id. 

id. 

id. 



DE LA REPUBUCA DEL PERÚ. 97 



ITINERARIOS. 



ID^^urimm^mmtmm die la lilberUUi» Cajamare» j Amasonas. 

Leguas. 

De Trujillo, capital de departamento á Otuzco 14 

á Huamachuco capital de provincia 18 32 

á Ghuzgon . 4 36 

alRioMarañon 14 50 

á Parcoy en Cajamarquilla 8 58 



De Cajamarca á Hualgayoc 14 



De Chachapoyas á Luya 5 



De Piura á Paita 14 

De ChachapoyaSi capital de departamento á Tablia^ pueblo. ... i 

á Bagazan^ despoblado 1 2 

á Pucatambo 1 3 

á Rioja^ pueblo 1 4 

á Moyobamba ciudad capital de -la provincia de 

Loreto 1 5 

á Mapatambo, despoblado 1 6 

á la Escalera, despoblado 1 7 

á la Sal í 8 

á Puerto, montaña 1 9 

á Planto Yacu 1 lo 

á Jeveros, pueblo 1 li 



De Trujillo capital de departamento á Chicama 8 

á Ascope, pueblo 4 42 

á Cascas, pueblo 12 24 

á Contumazá, villa 6 30 

á Magdalena 10 40 

á Cajamarca, capital de departamento 5 45 

á Polioc 4 49 

á Celendin, ciudad 8 57 

á Raizas, puerto en el Marañon G 63 

á Carrizal 3 66 

á Tambo viejo 4 70 

á Llully 5 75 

á Leymebamba, pueblo 4 79 

á Puente de S. Tomas 6 85 

á Suta 3 88 

á Magdalena, pueblo 4 92 

Toia I. ^7 



98 geografía 

Leguas. 

De Trujillo á Lebanto, capital de distrito 3 95 

á Chachapoyas, capital de departamento 3 98 

á Taulí 8 106 

á La Ventilla 4 410 

á Bagazan 6 116 

á Almirante 6 121 

á Pucatambo 6 1S7 

á Visitador 6 133 

á Uquigua 7 140 

á Moyobamba, capital de la provincia de Loreto. . . 7 147 

á Jera 4 151 

á Calcarrumi 4 155 

á Calavera 6 161 

. á Buena Vista 4 165 

á Potrero 6 171 

á Tabalosos 6 177 

á Pueblo del Rio ^ • ; . . 3 180 

á Lamas, ciudad 7 187 



Departamento de Piura. 

Itinerario de Piura según las medidas practicadas el año i 847 
por el Sárjenlo Mayor D. Miguel Saturnino Zavala. 

Leguas. 
Desde Piura hasta la hacienda de Cupusula 9 



Desde Piura al pueblo Amotape lOj 

Amotape hasta la hacienda Pariña 8 18 { 

Pariña á la hacienda Máncora 12 30 | 

Máncora á la hacienda Vaqueria ó Carrizal, todo monte 7 37 j 

Vaquería del Carrizal á la Pampa del Trigal 5 42 | 

Pampa del Trigal al pueblo de Tumbéz (hasta Corrales) 10 52 [ 

Piura á la hacienda de Vicus 10 

Vicus al Jaguei de Tortolitas llamado Virrei 8 ^ 18 4 

Tortolitas ó Virrei al Vallecitode Cascajal (hasta Yscuntas) ... 9 27 ¿ 

Cascajal á Olmos 2 29 J 

Olmos á Molupe 4 i 33 f 

Motupe á Jayanga 5 38 J 

Jayanga á Muchumí * . . . 3 41 J 

Muchumí á Lambayeque * • . . » 3 44 f 

Vicus hacienda á las caserías de Carrasquillo 3 

Carrasquillo á la hacienda de Lalas 3 6 

Hacienda Lalas al caserío del Salitral (pasando río) * 2 ¿ 8 ¿ 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 1>9 

Leguas. 

Salitral á la hacienda de Serran, camino por quebrada 3 11 ^ 

Serran á la quebrada de Cancbaqui < . . 4 15 ^ 

Canchaqui á la villa de Huancabamba (cerros] 9 24 ^ 

Huancabamba al vallecito de Sapalacbi 3 27 ^ 

Sapalachi á la legua montuosa del Carmen 10 37 ^ 

El Carmen al bebedero de Samaniego i 38 ^ 

Samaniego á las vegas de Chicuati 1 30 ^ 

Vegas de Chicuati al rio Cbicuati 3 42 | 



En estaparte forma uno de los límites del Perú con el Ecuador; 
su curso es de O. al E. y delinea los límites hasta la provincia 
de Jaen^ donde tomando el nombre de Canchi desemboca en 
el Ghinchipe. El Chicuati recibe^ media legua arriba del punto 
llamado Laguna^ el tributo del rio Blanco que desemboca de 
una quebrada del Ecuador. Admite balsas que comercian entre ''" 
ambas Repúblicas. 

Desde Huancabamba al pueblo de Sondor 3 

Sondor á Tabaconas pueblo^ pasando rio 7 10 

Tabaconas al valle de Tamborapa , \ \ 14 ^ 

Tamborapa á las vegas de Charape 2 16 ^ 

Charape á Tambo Botijas 4 20 .^ 

Tambo Botijas al pueblo de Chirinos^ á las 6 | principia la que« 
brada de la Rinconada. De Chirinos á la raya divisoria del 
Perú 16 leg. : forma la demarcación el rio Chicuati que toma 

el nombre de Canché 8 28 ^ 

Chirinos á Perico^ en anejo orilla del Chinchipe 3 ^ 32 

Perico al valle de Siumba 8 40 

Siumba á Jaén 5 45 



Piura á las lomas ó caserías de la hacienda de Suipirá 16 

Suipirá al pueblo de Suyo 7 23 



Pampa larga á Suyo 7 



Suyo á la hacienda de la Tina^ á las orillas del rio Macará. ... 3 



De Piura á las caserías de Suipirá * 16 

á la hacienda de Quiros 5 ^ 21 ^ 

á Arraipita, caserías (á las 2 leg» Culquij á las 6 Icg. 

10 cuadras puente del Quiros, de madera » . . . 8 29 i 

Arraipita á Ayabaca « . ^ 3 32 ^ 

De Piura á Lagunas, hacienda ^ . . . . 9 

á Yapatera *...;.. 2 11 

á Frías; después de 22 cuadras rio. • • . ^ * ^ . » • 5 16 



• JTt 



ioo geografía 

LegttM. 

De Piura á Vicus 10 

á Carrasquillo 3 13 

á Moscalá, al principio rio 1 14 

á Chalaco (á las 3 J leguas el rio Morropon] 6 ^0 

á Paicapampa 4 24 

áCumbicus 2 ^ 26 ^ 

á Huancabamba 9 35 í 



De Carrasquillo á Lalá ^ 3 

De Serran á Clialpa 5 

á Huarmaca 5 10 

De Piura á Tambo-Grande ; se lleva á derecha el rio Guani á las 

*^ 3 ^ Parales hacienda^ á las 6 leg. Hacienda vieja. .11 

De Piura á Suyana, á orillas del Chira 7 

á Qnerocotillo 1 8 

á Lancones, hacienda 7 15 

á La Lamor rio, límite con el Ecuador 3 18 

A la primera legua el rio Solana. Este rio demarca solo 12 cua- 
dras porque á las 7 cuadras arriba dobla su cauce á la derecha 
en el Ecuador y sigue de límite la quebrada de Pilares. A las 
5 cuadras del vado á la parte de abajo confluye el rio de la 
Chira límite hasta la cordillera. 

De Piura á la Huaca^ orillas del Chira 8 

De Piura á Catacaos 1 ^ 

á Sechura 6| 8 

De Piura á Tambo de Congorá 5 

á Paita 5 10 

áColan 2 12 

Tumbez á Vaquería del Arenal 5 

á Kica playa : á una legua pasa el rio Tumbez 3 8 

á Palo-Santo, á la tercera leg. Carrisalillo, de este á la iz- 
quierda Casaderos 6 leg.: límite 3^ 11 ^ 

Palo-Santo á Papayal : á J leg. rio Guaquilla. A 1 ^ Cañaveral, 

hacienda 6 

á Fernandez, hacienda; á las 4 leg. atraviesa rio. • • 4 10 

á Cañas, hacienda 16 16 

á Querocotillo. 5 ^ 21 . i 

á Suyana - 1 22 ^ 

De Sechura á Paita^ puerto^ capital de provincia 12 



DE LA REPUBUGA DEL PERÚ. 101 

De Paita á Celan 2 

á Amotape 2 ^ 4 ^ 

á Huaca 2 6^ 

á Suyana, hacienda 5^ 12 

á Querocotillo 1 13 

Suyana á Tambo-Grande 7 

áChulucanas 5 ^ 12 ^ 

á Moscalá 5 17 | 

á Carrasquillo 1 18 | 

De Huancabamba á Sondorillo 3 ^ 

á las Juntas, quebrada 3 6^ 

á Sucburan 6 12 | 

á Huarroaca 3 15 ^ 

Chulucanas á Tapatera 1 | 

á Frías 5 6 J 

áPacaipampa 9 15 ^ 

á Gumbicus 2 ^ 18 



•m 



De Pacaipampa á Gbalaco 4 

De Tambo-Grande á las lomas de Suipirá 8 

áSuyo 7 15 

á Quiros 3 i 18 í 

á Arraipita 8 26 -i 

á Ayabaca 3 29 i 

al Vado del rio Calvas, límite 6 J 3G 



Itinerario de Piura á Guayaquil. 

DePiuraá Amotape 14 

á Paríña 10 24 

á Mancora 15 39 

á Tumbez 24 63 

. á Puerto del Salto 4 67 

á Guayaquil por el rio 25 92 



i(ñ geografía 



Departamento de Aneaelis. 



Par el ingeniero D. J, Francisco Cañas , Sarjento Mayw. 

LegOM. 

De Huaraz, capital de departamento, á Carhuaz 5| 

De Carhuaz á Yungai 3^ 9 

De Yungai á Garaz 2 ¿ il J 

De Caraz á Huata ^ I i3 

De Huata á Cajabamba, hacienda 4 17 

De Cajabamba á Pamparomás 2 ^ 19 j^ 

De Pamparomás á Hornillos 3 ^^ \ 

De Hornillos á Moro 3 | 26 

De Moro á Nepeña 4 30 

De Nepeña á Santa "^ i 37 J- 



De Santa^ capital de provincia, al Rio \ 



De Santa al Puerto f 



De Santa á Chimbóte caleta habilitada i \ 



De Caráz á Mato ^ \ 

á Huailas 2| 5 

á Yurdemarca i| 9| 

á la Pampa 2 ^ 12 

á Yanac 2 \k 

á Urcon 3 i7 

á Sihuas^ capital de provincia 5 22 

á Tambilio 3 25 

á Conchucos 6 31 

á Puente de Suambál 3^ 34¿ 

á Quiches 7 ^ 42 

á Puruay 2 i 44 i 

De Huaráz, capital de departamento, á Recuay 

á Cliavin, capital de distrito 

á San Marcos 

á Huantar, capital de distrito 

á Aciento de Mallas 

á Yaquia 

á Huari, capital de provincia 

á Yanapolo 

á Pichiu hacienda 

Al Alto de Huamanin^ límite con la provincia de Huamalies. . 



*! 




8i 


13 


U 


Ui 


U 


15 1 


i 


16 1 


1 


17! 


1 


18 1 


2.Í 


21 


3f 


24 5 


35 


28 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 103 

Leguas. 

De Huari á San Luis 8 

á Lluiiipa 3 i H i 

á Pomabamba 5 16 ^ 

De Pomabamba á Chinchobamba 5 

á Sihuas, capital de provincia 3 8 

DeSihuasá Urcon, hacienda 5 

á Yanac 3 8 

á la Pampa S 10 

á Yuaracmarca, hacienda 2 ^ 12 ¿ 

á Huaylas» capital de distrito 4 ^ 17 

á Mácate 6 4 23 i 

á Conchas^ hacienda 4 27 | 

á Santa Ana 4 31 | 

á Lacramarca i ^ 33 

á Santa, capital de provincia 7 f 40 § 



taiaik 



De Santa á Nepeña 7 | 

á Gasma^ puerto, capital de distrito 7 14 ^- 

"á Huarmey, capital de distrito 16 30 ^ 

al Gramadal 8 38 ^ 

De Huaráz á Jírac , hacienda 4 j 

á Chachan^ hacienda. 1| 6 

á Pariacoto, pueblo 3 9 

á Yantan, pueblo 3 12 

á Casma 7 19 



al Puerto 1 í 20 



I 

2 



De Huaraz, capital de departamento, á Recuay 4| 

á Marcas^ capital de distrito 7{ Hf 

á Chaucayan 2 f 14 | 

á Julcan 3 17 | 



Carrera de la eosta del ]¥orte. 



De Liroa^ capital de la República, á Ghancay 12 i 

á Huaura 12 24 

á Supe, caleta habilitada 6 30 

á Barranca, pueblo 2 32 

á Pativilca 2 34 

á Huarmey^ caleta habilitada .^ 18 52 

á Casma 16 68 

á Nepeña 9 77 



104 geografía 

Leguas. 

De Lima á Santa, capital de provincia 8 85 

á Virú i6 iOi 

á Moche 40 iH 

á Trujillo^ capital de departamento 2 113 

á Santiago 5 118 

á Paijan 5 123 

á San Pedro IQ 133 

á Pueblo nuevo, capital de distrito 5 138 

á Motupe 6 144 

á Chiclayo 8 152 

á Lambayeque 2 154 

á Morrope 4 158 

á Sechura, despoblado 36 194 

á Piura, capital de departamento 10 M4 

á Chica 13 247 

á Quirós 15 232 

á Macará 8 240 

De Pativilca, qapital de distrito, á Huaricanga 5 

á Chaucayan 10 15 

á Marca , capital de distrito 4 49 

á Recuay 7 26 

á Huaráz, capital de departamento 4 30 

De Huaráz á Carhuaz, capital de distrito 6 

á Yungay 3 9 

á Caraz 3 42 

á Huaylas, capital de distrito 5 17 

De Huaraz á Lucma, por la quebrada honda ¿ . . 3 

á Chacas 44 47 

De Huaraz á Chiquian, capital de distrito ......* 46 

á Cajatambo 16 32 

De Tungay á Piscobamba 16 

De Chacas á Huari, capital de distrito 10 

á Taparaco 11 21 

á Chavinillo 13 34 

á Huánuco^ capital de provincia 14 45 

De Huari, capital de provincia^ á Chavin de Huantar 5 

De Tarapaco á Huallanca, capital de distrito. 9 



« 



De Taparaco á Llata, capital de distrito • • . • 5 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 10& 

Leguas. 
De Tarapaco á Pachas^ capital de distrito. ^1 

De Tarapaco á Obas, capital de distrito 8 

De Obas á Cahua.' 3 

De Huallanca á Chiquian 44 

De Nepeña á Moro 4 

á Pamparomas, capital de distrito 8 12 

á Huata^ capital de distrito 10 22 

á Caráz, capital de distrito 2 24 

á Yungay^ capital de distrito 3 27 

á Carhuaz^ capital de distrito 3 30 

á Huaráz^ capital de departamento 6 36 



Carrera úe Pa««o. 



De Lima, capital del Perú, á Gbaclac^yo 6 • 

á Santa Ana 3 9 

á Surco, capital de distrito 6 15 

á San Juan 2 17 

á San Mateo, pueblo en quebrada 4 21 

á Yauli 9 30 

á Oroya 5 35 

á Tarma, ciudad, capital de provincia G 41 

á Reyes 8 49 

á Garhuamayo, capital de distrito 5 54 

á Pasco^ capital de departamento t . . 5 59 

á Huariaca 8 67 

á Rondo 5 72 

á Ambo, pueblo 5 77 

á Huanuco, capital de provincia 5 82 



Jauja á Tarma, capital de provincia 10 

á Pasco, capital de departamento 18 28 

a Llanahuanca 8 36 

á Daños, capital de distrito 12 48 

á Huánuco viejo . 5 53 

á Huallanca 5 58 

á Carhuascocha 6 64 

á San Marcos, deparlamento de Ancachs 5 69 

á Huari, capital de distrito 5 74 

á Santa Catalina 10 84 

á Huaraz, capital de Ancachs 16 100 



iOQ • GEOGRAFÍA 

OTRA. 

Leguas. 

De Jauja á Tarma iO 

á PascO; ciudad ÍS 28 

á Huariaca 8 36 

á Rondo 5 41 

á Ambo, pueblo 5 4G 

á Huanaco^ ciudad 5 51 

á Cacerías de Mito 5 56 

á Chavinillo 5 61 

á Huánuco viejo 6 67 

á Huallanca, capital de distrito 5 72 

á Carhuascocba & . 6 78 

á San Marcos 5 83 

á Huari^ capital de distrito 5 88 

á Santa Catalina ÍO 98 

á Huaráz, capital del departamento de Ancachs 10 114 

De Huallanca á Aquia 11 

á Lluglla, pasando por Chlquian 7 18 

á Cajatambo, capital de provincia 9 27 

á Oyon, pueblo 9 36 

á Quisque 8 44 

á Pasco, ciudad, capital de departamento 6 50 

De Lima, capital del Perú^ á Caballero, hacienda 5 

á Alcacoto t 9 14 

á Obragillo 10 24 

á Casacancha 10 34 

á Diezmo, pueblo 11 45 

a Cerro, capital de Junin 7 52 

De Jauja á Concepción 6 

á San Gerónimo 2 8 

á Huancayo, capital de provincia 2 10 



^ 



Carrera de láima A HuaneaTellea. 

De Lima á Lurin, capital de distrito 6 

á Chilca, capital de distrito 7 13 

á Asia 8 21 

á Guateará, hacienda 8 29 

á Lunahuaná 7 36 

á Llangas 6 42 

á Viñac 7 49 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 107 

Leguas. 

De Lima á Tiirpo 8 57' 

á Cotay 6 63 

á Huancavelica^ capital de departamento \0 73 

De Ayacucbo á Lambrasguayco 2 | 

á Quicuarpuquio 5^ 8 

á Rio de Macro 4 12 

á Vilcahuaman 2 14 

De Andahuailas á Milpugran 6 

á Toraya 6 12 

á Copaya 3 15 

á Soraya^ capital de distrito 3 '18 

á Muteca 3 21 

á Challhuanca 2 23 

Del Cuzco á Corea 4 

á Quisguares 6 10 

á Curuc 6 10 

á Tambobamba, capital de distrito 4 20 



Del Cuzco á Paruro^ capital de provincia 8 

á Araypalpa 3 11 

á Chirihuay 3 14 

á Aecha 3 il 

á Macpi 6 23 

á Tinco .- 5 28 

á Yelille^ capital de distrito 6 34 

á Cailloma, del departamento de Arequipa 24 58 

á Sani 8 60 

á Chibay^ capital de distrito • . 8 74 

á Estancia de Togra 6 80 

á Canagua O 86 

á Arequipa^ capital de departamento 12 98 

Del Cuzco á Oropesa 5 

á Urcos 4 9 

á Quiquijana^ capital de distrito 4 Í3 

á Checacupe 6 19 

á Tinta, capital de provincia. . . •. 3 22 



Del Cuzco á Oropesa 5 

á Guasas * 3 8 

á Catani 2 10 

á Cascara. 2 12 

á Paucartambo, capital de provincia 2 14 



108 geografía 

Leguas. 

Del Cuzco á Taray^ capital de distrito 4 

á Calca, capital de distrito 2 6 

Del Cuzco á Tinqui 3 

á Urubamba, ciipital de provincia 4 

De Ayabiri á Ventiila 3 

á Pucará 3 6 

á Coconcbaca 6 12 

á Lampa, del departamento de Puno 3 15 

De Ayabiri á Antabilca 3 

á Asillo, pueblo 4 7 

á Quinsacalco 5 12 

á Potoiii, pueblo 7 19 

á Crucero en Carabaya. . 3 22 

De Ayabiri á Chiaraqui ñ 

á Azangaro^ del departamento de Puno 4 10 

De Puno á Tiquiliaca 4 

á Vilque, capital de distrito 3 7 

á Santa Lucia. • 8 1«^ 

á Vergara 7 22 

á Pati , sobre la Cordillera ,. . 9 31 

á Rio blanco 5 36 

á Chiligua. . 7 43 

á Chiguata, pueblo de Arequipa 6 49 

á Arequipa, capital de departamento 4 53 



Carrera de liiaia al Cuzco. 

De Lima á Chaclacayo, pueblo , 6 

á Surco 9 13 

á San Mateo, en la quebrada 6 21 

á Yauly, sobre la Cordillera 9 30 

á Oroya 5 35 

á Cachicachi 5 40 

á Jauja^ ciudad^ capital de provincia -. 5 45 

á Concepción 5 50 

á Huancayo, capital de provincia 4 54 

á Acostambo - 8 62 

á Izcuchaca, pueblo junto al rio Pampas 5 67 

á Huando 3 70 

á Huancavelica^ capital de departamento 6 76 

á Molinos 4 80 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 109 

Leguas. 

^ Lima á Paucará 6 86 

á Parcos 4 90 

á Marcas 6 96 

á Huanta^ capital de provincia 6 102 

á Chupan 3 105 

á Ayacucho, capital de departamento 3 108 

á Tambillo 3 111 

á Matará 6 117 

á Ocros 3 120 

á Bombón 9 129 

á Urípa 3 132 

á Moyobamba 4 136 

á Andahuailas^ capital de provincia 6 142 

á Argama 3 145 

á Pincos 3 148 

á Huancarama, capital de distrito 3 151 

á Carhuacahua 4 155 

á Abancay, departamento del Cuzco 5 i 60 

á Curahuasi 6 106 

á La Banca 5 171 

á Mollepata 4 J75 

á Limatambo 4 179 

á Zurite^ capital de distrito 6 185 

á Cuzco ; capital de departamento 7 192 



Carrera de la eosta del Sur hasta Arequipa. 

•eLiiTia á Lurin 6 

á Chilca^ capital de distrito 7 13 

á Asia^ capital de distrito . 8 21 

á Cañete, capital de provincia 8 29 

ú Chincha, capital de distrito 10 39 

á Ica^ capital de provincia litoral 16 55 

á Palpa^ capital de distrito 20 7o 

ú Nazca 10« 85 

á Acarí 24 109 

á Chala, puerto menor 16 i 25 

á Ático 24 ii9 

á Ocoña 24 173 

á Camaná^ capital de provincia 12 185 

á Siguas 16 201 

á Arequipa^ capital de departamento 20 221 



D^ Chincha á Pisco, puerto menor 5 



no GEOGRAFÍA 

Leguas. 

De lea á Tambillo U^ 

á la Leña 10 24 

á Castro Virreyna^ capital de provincia 10 34 

De la Nazca á Santa Lucia 9 

á Marcanga 11 90 

á Vado 2 22 

á Lucanas, capital de provincia 3 25 



De lea á Tambillo 14 

á Guaitará^ pueblo 10 24 

á Guacaguaca, pueblo 10 34 

á Pauranga^ pueblo 10 44 

á Chupamarca ; pueblo 16 60 

á Viñac, pueblo 12 72 

á Gotahuasi^ pueblo 14 86 

á Capitucas, pueblo 10 96 

á Allauca, pueblo > . . . 9 105 

á Tauripampa, pueblo 7 112 

á Ornas, pueblo 8 120 

á Coaillo, pueblo, sir\'e la posta Asia. 9 129 

á Chilca, pueblo 9 138 

á Lurin ^ 7 145 

á Lima^ capital de la República 6 151 



Deparl amento de Arequipa. 

De Ático á Caravelí 14 

De Ocoua á Ocos 14 

á Togyanca 10 14 

á Chuquibamba^ capital de provincia 6 30 

De Chala á Chaipi : 11 

á Pararca, capital de distrito 12 23 

á Pausa en Parinacochas 7 30 



• 



De Camaná á Quilca 10 

á Moliendo, caleta 15 23 

á Ylo, puerto menor 20 45 

á Sitana 20 65 

á Sama 8 73 

á Tacna, capital de departamento 9 82 

De Camaná á Mo(|üegua 55 

De Camaná á Aplao y Huancarqui, que es el valle de Majes. ... 25 



DE LA REPÚBLICA DEL PERL'. 



DeApIso á Cbuquibamba 12 



í Camaná á Quilca^ capital de distrito 10 

á Moliendo i& 

í Ylo, puerto menor ao 

á Sitama 20 

á Sama, capital de distrito 8 

á Tacna, capital de departamento O 

á Arica, puerto mayor 12 

á Chaca 10 

á Camarones 9 

á Chesa 7 

á Tana 7 

á Aroma H 

á Tarapacá, capital de provincia 6 

á Pica 16 

á la Chacanlla II 

á Acuya 8 

á Copaquire 6 

á Miño 9 

á Rio de Santa Bárbara 10 

á Pueblo de Santa Bárbara * 7 

á Pueblo de Cbiochin i2 

á AtacamaAlta, por desierto 18 



(ií7 
S07 
314 
S26 
214 



De Tacna á Pachia 7 

á Palca 6 

á Tacora, en la corilillera 8 

á Colpa •- 8 

K Sepulturas blancas, en la cordillera 8 

á Cajas 7 

á Tanapaca 7 

á Cumhuara G 

á Tambillo (i 

Á Mulatos. 8 

á Barca 9 

á Oruro, de la República de Bolivia 10 

De Tarapacá á Cbnsmisa. 
á Guanea. . 

á Sltani. . . 
A Oirangas. 



10 



18 
20 



Sibaya, capital de distrito C 

á Chipata 6 

Urinoca 12 

Ullagas 10 

Coroma , O 



142 geografía 

Legats. 

De Tarapacá á Calientes^ cordillera 8 85 

á Llapa 8 93 

á Tollosi 9 i02 

á Potosí, de la República de Solivia. . . . ^ . . . 8 110 

De Arequipa á Apo 10 

á Pati^ cordillera 12 2± 

á Vergará 9 di 

á Santa Lucía 7 38 

á Vilque, capital de provincia • . . . . 8 46 

á Puno, capital de departamento 7 53 

De Arequipa á Tambo 24 

á Morro 10 34 

á Puquina^ capital de distrito 14 48 

á Moquegua^ capital de provincia 2 50 

á Sitana 12 62 

á Sama 9 71 

á Tacna, capital de departamento 9 80 

á Arica, puerto mayor 12 92 

á Chaca 40 102 

á Camarones 9 ill 

á Chesa 7 118 

á Tana 7 125 

á Acoma 14 139 

á Tarapacá .6 145 



Departamento de Puno* 

Por el Jefe de ingenieros D. José Castañon, 

De Puno á Chucuito, capital de distrito 3 ¿ 

á Acora 2 .} 6 

á Ylave, capital de distrito 3 J 9 J 

á Juli 4 ^ 14 

á Pomala, capital de distrito 3¿ 17^ 

á Tambillo, posta "... 2 J 20 

á Zepita 3 23 

al Desaguadero , límite con Bolivia 2 25 

m 

De Pomata á Yunguyo 4 

á Zepita 5 i 9 i 

Del Desaguadero á Guanillani 6 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 113 

Leguas. 

De Quiero ¿ Lorípongo 7 

á Maru-Cruz 8 J5 

á Maure Rio 8 23 

De Puno á Sacuyu^ Hacienda 8 

¿ Chugunini^ hacienda 10 18 

á \ilacota ó Quelluire i^ 30 

á Torata 13 43 

De Puno á Chilahoyo por la Escalera, hacienda O 

á Puente hediondo 8 17 

á Pampa de Nina ó Chilota 6 23 



De Puno á Vilque 5 

á Manaro 7 12 

á la Quebrada de Aguaverde 8 20 

á Alto de Salinas 6 26 

¿ Despoblado del Tambo de Aji O 32 

á Ghiguata 9 41 

á Arequipa 4 45 

De Chuquito á Pichacaní 7 

De Acora á Sirize^ hacienda 8 

á Loripongo pascana 9 17 

De Ylave á Caspa 5 

á Lacaca 7 12 

á HuacuUani 4 16 

De Ylave á Chata y hacienda 9 

á Collacache 4 13 

De Collacache á Tiquillaca 7 

á Vilque li 8^ 



De Ylave á Cusini # 3 

á Lacache 1 4 

á Caruma 4 8 

á Aguacaliente, posta 6 14 



Üe Ylave á Huacullane 5 

á Pie de Huacra^ cuesta^ cordillera. 4 O 

á Sicuani, capital de provincia 5 14 

á Samanta 4 18 

á Vilacoche, despoblado 5 23 

á Pasto Grande 5 28 

ixmE I. 8 



114 geografía 

Leguás. 

De Juli á Caspa i 

á Hiintabe, hacienda 9 10 



De Juli á Ck)pachulpa, hacienda. O 

á Sacuyo. . . .' 7 13 

á Collacachi 4 17 

á Vilque 7 24 



De Poníala á Huacullani 9 



De Zepita á Aracache 8 

á Pisacoma 4* 12 



De Huacullani á San Andrés de Machaca en Bolivia 42 

A la octava legua principia Bolivia. 



De Huacullani á Zepita , por la estancia de Yaurichambe .... 7 



De Huacullani á Pomata, por laVentilla, caserío 9 



De Huacallani á Moquegua^ por Sácala estancia, despoblado todo . 37 



De Pisacoma á San Andrés de Machaca, pueblo de Bolivia. ... 12 
á la 5^ legua principia Bolivia en el punto nombrado 
Huancaruma por donde atraviesa la linea divisoria. 



De Pisacoma á Santiago de Machaca, pueblo de Bolivia. ... 7 



De Vilque á Juliaca • 8 



De Vilque á Mañaro 2 

á Qiiemilluni, hacienda 10 12 

á Tolapalca 2 14 

á Matara, despoblado 10 24 

á Tambo de Ají 8 32 

á Salinas 2 34 

á Chiguata 6 40 

á Arequipa, capital de departamento 3 43 



De Vilque á Pichacaní 7 

áLoripongo 3 10 



De Pocomoro á Rumitia, hacienda • 4 

á la Cuesta de Lonro Grande, atravesando la pampa 

de Cañum 3 7 

De Lonro grande al principio de la pampa del Confital, atrave- 
sando por Cairo^ hacienda 6 13 

Del principio del Confital á la Sombrerería 4 17 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 115 

Leguas. 

De Paucarcolla á Vilque 6 

De Paucarcolla para el pueblo de Huaca á los 3^000 pies se en- 
cuentran aguadas. A los 3^400 se pasa el rio 
Ylpa; á los 1^600 de dicho rio^ termina la legua 
contada de Paucarcolla y se separa un camino 
por la izquierda que vá á Huancané. De este 
punto de partida al vado de Suches^ donde corren 

reunidos los ríos de Lampa y Cabaniilas hay. . . 5 

Del vado de Suches a Raya ^ hacienda y atravesando para Huru 

nimuni^ hacienda 2 

De Raya á Cump^ caserío 2 

á Chiquimoro^ caserío 2 4 

á Ramis 2^ 6^ 

á Huancané, capital de provincia 2 8^ 

De Huancané al rio Chejollane lindero con Bolivia 6 

El rio es el mismo del pueblo de Suches de Bolivia y atraviesa 
por Escoma. 

De Huancané á Huatacoa 4 

á Hinchupalla ^ H 

A una legua de Huatacoa se pasa el río d(^ 
Viscachana. 

De Hinchupalla á Suches 8 

De Huatacoa á Putina 4 

De Huancané á Taraco^ por las balzas de Cunuca i 3 

De Moho á Conima • • 3 

á Patascache lindero -4 7 

De Moho al alto de Cañuma , Morro límite 7 

De la linea divisoria á Italaque^ pueblo de Bolivia 5 12 

De la linea divisoria á Mocoromo 2 

De la linea divisoría á Chuma ^ capital de Muñecas 5 

De la Raya á Guaico de Bolivia ».....« 3 

é Escoma B 8 

á Carabuco 2 \0 

á Ancoraime* 7 17 

á Achacache B 25 

á Guarína ^ 29 



H6 GüXHjRAFIA 

Leguas. 

De la Raya á Pucarane 6 35 

á la Paz de Bolivia 8 43 



De Juliaca á Cabanilla^ por la quebrada de Esqiicn ..... 7 



De Juliaca á Cabana 6 

á Vilque 4 10 



^ 



De Juliaca á Vilque 8 



De Juliaca á AtuncoUa 5 



De Achaya á Lampa 5 



De Achaya á Pucará 6 

De Achaya á CamiDaca 3 

De Azángaro á Putina 7 

á Ticane 5 12 

á Sumapalca 3 14 

á Suches de Bolivia 9 23 



De Azángaro á Muñani . 7 



De Muñani á Ticane 6 



De S. José á Asillo 6 



De S. José á S. Antón 5 

De S. José á Muñane 5 

Del Crucero á Patambuco 9 



Del Crucero á Sandia 12 



Del Crucero á Para ÍA 

Del Crucero á Acucunca 6 

De Acucunca ¿ Ancocala 3 

á Pampa Blanca 1 | 4 .^ 

á MorpcoUo 2^ 7 

á Suches (Bolivia) 2 9 

De Lampa ¿ Paratia 9 

á Chingari 4 13 

á Rumitia C 49 



DE LA REPÜBUCA DEL PERÚ. i 17 

Leguas. 

De Lampa á Sieneguilla, pascana. 4 23 . 

á Choca 3 26 

á la Sombrerería 2 28 

á Apo Cordillera. . . . " 3 31 



De Pucará á Colqui 4 

á Champipuna cordillera 2 6 

á Vilavila 6 12 

á la cuesta de Parina 2 14 

á Pacü 3 17 

á Pataqueña 1 18 

á la Laguna y caserío de Ananta 1 19 

De Juli al caserío de Puricuchuni. . 5 

á HuacuUani 5 10 

á Pisacoma 6 16 

á Cuchuchuni 4 20 

á el caserío de Ancomarca. 4 24 

¿ el caserío de Lacacota 4 28 

á Uchusuma 4 32 

á Tacora cordillera 4 36 

á la quebrada de Palca 5 ^ 41 ^ 

á Pachía 4 f 46 i 

á Tacna, capital de departamento 3 49 j 

De Puno á Ancomarca 38 

á Conchachini^ casería 3 41 

a Torala 8 49 

á Huacano chico 4 J 53 J 

á Huerlachero 3 56 ^ 

á Tacna, capital del departamento de Moquegua. . . 6 { 63 

De Puno á Ancaca, hacienda 5 J- 

á Rio Blanco 6 11 J 

á Rio Alpacota. . 5 16 J 

á Chilota 5 21 J 

á Chilligua 5 í 27 

á Chunjulay 4 31 

á Torala 3 34 

á Moquegua, capital de provincia 3 ¿ 37 ^ 

De Puno á Vilque 5 

á Marabilla, posta 5 f 10 J 

á la Compuerta^ posta 3 13 j[ 

á CueviUas 5 i 19 

á Pati 5¡24i 

á Apo 6 í 31 



118 .geografía 

Leguas. 

De Puno á Cangallo .. 7|38J 

á Arequipa, capital de departamento 2 ¿ 41 

á Paucarcolla 2 

á Huacas 3 5 

á Goslú í 6 

á Pusis 2| 8} 

á Ramis A ^ i3 

De Ramis á Huancanó 2 

De Huancané á Yilquechico 2 

á Moho 5 7 

á la Raya divisoria. 4 J í\ [ 

De Puno á Paucarcolla 2 

á Caracoto A 6 

á Juliaca, capital de distrito 2 8 

á Achaya 4 12 

De Achaya á Arapa 3 

á Azángaro 5 8 



De Azángaro á San José 5 

De San José al pueblo del Crucero 7 

De Juliaca á Lampa 6 

Du Puno á Lampa, capital de provincia 14 

á Pucará 6 i 20 ^ 

á Ayaviri 5 ^ 26 

á Santa Rosa 6 | 3í J 

á Agua caliente, posta 6 -i- 39 } 

á Marangani • . . . ^ 3 49 [ 

á Sicuaní, capital de provincia 2 44 j 

De Lampa á Cabanilla ! 5 

á Maravillas 3| 8} 

De Huancané á Chupa 4 ) 



De Chupa á Azángaro. 6 ^ 

á Santiago 4 10 | 

á Lampa, capital de provincia 6 16 ^ 



Del Crucero á Potoni 2 

á San Antón , . . . , 6 8 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 119 

Leguas. 

Del Crucero ¿ Asillo 5 13 

á Pucará, capital de distrito 5 18 

á Lampa 6 | 24 j^ 

á Puno, capital de departamento 14 38 | 

De Puno por el Mineral de Chancbarani al caserio de Huanca- 

paqui 2 

á Ticana^ hacienda 3 4 

á Quero 6 10 

De Ananta á Ordoña, despoblado 3 

á Pinayapunco 5 8 

á Coica, posta 5 • 13 

De Pucará á Nicasio 5 

á Calapuja 2 7 

á Juliaca 7 14 

De Pucará á Betancos 5 

á Churicampo 4 9 

á Palca, pampa 4 13 

á Yanacoco 3 15 

De Ayaviri á Llalli 8 

á Ocubire 4 13 

á Ayavirini 8 20 

De Santa Rosa á Humachiri 6 

á Llalli 4 10 

á Pacolaca, despoblado cordillera 13 23 

á Ayavirini 9 31 

De Santa Rosa á Layo 8 

á Langui 4 13 

De Santa Rosa á Macari 5 

á Coparaqui, cordillera y despoblado 30 35 



De Santa Rosa á Orurillo. . .' 8 

á Asillo 4 13 

De Santo Rosa á Nuñoa 5 

á Maurani 10 15 

Se Nuñoa al Crucero 18 

á Agua caliente, posta 36 54 

á Macari 10 64 

De Marangani á Layo. ...,.,.., 3 



120 GEOGRAFÍA 

De Marangani á Langui 3 

De Cabanilla á Saman 

De Cabanilla á Cabana 

De Cabana á Vilque 



De Chupa á Arapa. 
á Putina 



De Santiago á Arapa. 
á Achaya 
á Asillo . 
á Ayaviri 



De San Antón á San José 

á Maurani . 
á Ayapata 
H Corani. . 



12 




i 


4 


4 




5 


íl 


7 




5 


12 


6 


18 


7 


S5 


4 




10 


14 


10 


24 


7 


31 



De Cwimcm ú Piuio y I«a P 



De Cuzco á Oropesa 

á Urcos, capital de provincia 

á Quiquijana 

á Checacupe 

á Cacha 

á Sicuani, capital de provincia 

á Agua Caliente, posta 

á Santa Rosa 

á Ayaviri, capital de distrito 

á Pucará 

á Nicasio 

á Juliaca 

á Paucarcoila 

á Puno, capital del departamento de su nombre. . 

á Chucuito 

á Acora 

á llave. . • 

á Juli, capital de provincia 

á Pomata 

á Zepita, cerca de la linea divisoria 

á Guaqui, de la república de Bolivia 

á Tiahuanaco, de la república de Bolivia 

á Laja, de Bolivia 

á La Paz, de Bolivia 



4 


8 


4 


12 


6 


18 


5 


23 


3 


26 


6 


32 


8 


40 


7 


47 


6 


53 


6 


59 


6 


65 


7 


72 


3 


75 


4 


79 


3 


82 


5 


87 


5 


92 


4 


96 


7 


103 


7 


110 


4 


114 


7 


121 


6 


127 



DE LA REPÚBLICA DEL PER[J, 421 



DeimrtoiiieiitD de !ll€N|ue||im. 

Camino principal de la ciudad de Tacna á la de Moquegua. 

De Tacna, ciudad capital del departamento, 

á Buena-Yista, pago en el valle de Sama 6 ¿ 

¿ Sitana, pago en el valle de Locumba 7 ^ 

al Jagüey, aguada desierta 7 

á la Rinconada, pago en el valle de Moquegua 3 

á Moquegua, ciudad capital de la provincia de su nombre. ... 3 ^ 



Suman TI \ 



Camino principal de la ciudad de Tacna al pueblo de Tarapacó. 

• 

De Tacna, ciudad capital del departamento, 

al Hospicio, Tambo inhabitado y ruinoso. 1 \ \ 

á Chaca-Lluta, posta i ^ 

á Arica, puerto y ciudad, capital del distrito de su nombre ... 1 '{ 

á Chaca, hacienda en la quebrada de su nombre 7 ! 

á Camarones, pago en el valle de su nombre 8 

á Chisa, aguada desierta en la quebrada de su nombre 7 

á Tana, hacienda en la quebrada de su nombre 8 

á Tilivichi, pequeña hacienda en la quebrada de su nombre. ... 3 

al Monte, caserío 7 

á Aroma, aguada desierta en la quebrada de su nombre i 

á Tarapacá, pueblo capital de la provincia de su nombre (> 



■T" 



Suman i\\ 



Camino principal de la ciudad de Tacna al pueblo de Pisacoma. 

De Tacna, ciudad capital del departamento, 

áPachia, pueblo vice-parroquia de Tacna . 3 

á Palca, caserío en la quebrada de su nombre 5 

á Tacora, caserío situado al pie de la cordillera de' su nombre. . . 5 J 

á Ancomarca, puna desierta 13 

á Pisacoma, pueblo capital del distrito de su nombre en la provincia 

de Chucuíto 8 



Suman 33 | 



122 geografía 

Camino particular de la ciudad de Tacna hasta el rio del Maure con direceioi 

á la ciudad de Puno. 

Leguas. 
Ue Tacna^ ciudad capital del departamento, 

á Chero, aguada en la quebrada de su nombre 6 | 

á Guácano, aguada en la quebrada de Torata 2| 

á Tarucache^ pueblo 4 | 

á Torata, pueblo capital del distrito de su nombre 2 | 

al Maure^ rio qui divide el territorio del departamento Moquegua 

del de Puno 8 



Suman 23 ¿ 



^ 



Camino principal de la ciudad de Moquega á la de Arequipa. 

De Moquegua, ciudad capital de la provincia de su nombre^ 

a Melles, quebrada desierta 5 ^ 

á Esquino, pequeña hacienda en la quebrada de Puquina 6 | 

al Sahuanay, caserío 3 | 

á Puquina, pueblo capital del distrito de su nombre. ...!.. 3 j 

á Pocsi, pueblo 5 

á MoUevaya, pueblo i \ 

á Arequipa, ciudad capital del departamento de su nombre .... 2 | 



Suman 28 ^ 



Camino principal de la ciudad de Moquegua á la de Puno, 

De Moquegua, ciudad capital de la provincia de su nombre, 

á Torata, pueblo capital del distrito de su nombre 3 ^ 

á Chujulai, pequeña hacienda 3 

á Ghilligua, desierto al pie de la cordillera rí 

á Ghilola, desierto 5 

á Titire, aguada desierta 5 

á Rio-Blanco, aguada desierta 4 

á Ancacas, hacienda 6 

á Puno, ciudad capital del departamento de su nombre 6 



Suman 37 | 



Camino principal del pueblo de Tarapacá al Loa. 

De Tarapacá, pueblo capital de la provincia de su nombre, 

á la Calera, pequeña hacienda i A 

ú Pica, pueblo capital del distrito de su nombre 3 

á Nuñes, Puquio 3 

a Tainentica, aguada desierta en la quebrada de su nombre. ... 16 



Al frente 36 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 123 

Leguas. 
Del frente . ^. . . . . 36 

á Quillagua^ pequeño pueblo 30 

al Loa^ puerto con agua y habitado 18 

Suman 8i 

camino principal del pueblo de Tarapacá á la república de Solivia. 

Leguas. 

De Tarapacá, pueblo capital de la provincia de su nombre^ 

¿ Chusmisa^ caserío 15 

á Huanca^ cordillera desierta 10 

á Sitana^ estancia 10 

á Pisiga^ Riachuelo que divide ambas Repúblicas 2 

Suman 37 

Via de comunicación delpv^blo de Tarapacá con la caleta, de Mejillones, 

Se Tarapacá^ pueblo capital de la provincia de su nombre, 

¿ Negreros^ caserío iO 

á Mejillones^ caleta habitada i O 



Suman 20 



Camino principal del pueblo de Tarapacá con el puerto de Yquique. 

De Tarapacá; pueblo capital de la provincia de su nombre^ 

á la Peña, caserío 10 

a Yquique^ puerto y pueblo capital del distrito de su nombro. . . 12 

Suman 32 

Yia de comunicación que parte de la quebrada de Tamentica para Bolivia, 

J3e Tamentica, aguada en la quebrada de su nombre, 

á Guatacondo, pueblo 5 

á Copaquiri, laguna desierta 4 

á Huinf OS; cordillera desierta que divide ambas Repúblicas .... 8 

Syman 17 

Fia de comunicación del pueblo de Pica con el puerto de Yquique. 

De Pica; pueblo capital del distrito de su nombre^ 

á la Tirana, pequeño pueblo 10 

á Yquique, puerto y pueblo capital del distrito de su nombre ... 15 

Suman 25 



124 GEOGRAFÍA 

Via de comunicación del pueblo de Pica con la caleta de Pabellón. 

De Pica, pueblo capital del distrito de su nombre, 

á Malilla, pueblo i 

á Pintados, aguada desierta 7 

al Pajonal, desierto 10 

á Pabellón, caleta huanera habitada 6 



Suman 24 



Via de comunicación del pueblo dff Pica con la República de Bolivia. 

De Pica, pueblo capital del distrito de su nombro, 

' ál Huasco^ laguna habitada 14 

á Sacaya, rio con agua y habitado 10 



Suman 24 



• 



Via de comunicación que parte del valle de Camarones para Solivia. 

De Camarones, hacienda en el valle de su nombre, 

á Suca, hacienda en el valle de su nombre 14 

á Camina, pueblo capital del distrito de su nombre 10 

á Berenguel^ estancia 10 

á Negrillo¿^ cordillera desierta que divide ambas Repúblicas. ... 10 



Suman 50 



Via de comunicación que parle de la quebrada de Chaca para Solivia. 

De Chuca, hacienda en la quebrada de su nombre, 

á Eofragia, caserío i 3 

á Codpa, pueblo capital del distrito de su nombre 5 

á Lauca, rio con agua y desierto 14 

á Paquisa, cordillera desierta que divide ambas Repúblicas. ... 5 



Suman 37 



Via de comunicación de la ciudad de Arica con la República de Solivia 

De Arica, puerto y ciudad capital del distrito de su nombre, 

á Azapa-Grande, caserío en el valle de su «ombre 4 

á Ausipar, caserío en el valle de Azapa 9 

á Ticnamar, pueblo 12 

á Lauca, rio con agua y desierto 16 

á Paquisa, cordillera desierta que divide ambas Repúblicas. ... 5 



Suman 46 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 125 

Via de comunicación que parte de la posta de ChacarUuta, para Bolivia. 

Leguas. 

Ite Chaca-Lliila^ posta^ 

á Poconchile^ caserío en el valle de Lluta 6 

á Tambo, caserío en el valle de Lluta 3 

á Boca-Negra, desierto 9 

¿ Socoroma, pueblo capital del distrito de su nombre i 2 

á Putre, pueblo f> 

á Goaque, cordillera desierta que divide ambas Repúblicas. ... 12 

Suman 47 



geografía botánica del perú. 



El Perú, cuya riqueza principal está en los productos deles 
reinos mineral y vegetal, ha sido estudiado muy de ligera por 
Jos sabios naturalistas, que han recorrido nuestro territorio 
como qmen desempeña una tarea pesada y fastidiosa. Hasta 
que el sabio y moderado naturalista D. Antonio Ráimondy, 
que hace mas de i o años que viaja en el Perú, no publique sus 
importantes trabajos, todo lo que vea la luz pública en ciertos 
ramos de la historia natural, serán ó ligeros apuntamientos, ó 
copias imperfectas de lo que han dicho otros. No queremos 
pecar por nuestra parte, en lo mismo que vituperamos en 
otros y por esto, copiamos integramente, á continuación, la 
geografía botánica del Perú, publicada por el mismo labo- 
rioso é inteligente Señor Ráimondy. 



NOCIONES GENERALES 

' de Geoi^alíi» Botánicn» o difltributioit seográflen 

de lofl iresefalefl en el Perú* 

Los vegetales para nacer y desarrollarse en un lugar, nece- 
sitan encontrar en él las condiciones favorables á su existen* 
cia, esto es, una cierta cantidad de calórico, luz, agua, aire 
y un terreno que contenga los elementos necesarios á su 



128 ÜEOÜRAFJA 

nutrición; mas como los sobredichos agentes no están 
igualmente repartidos en la superficie de nuestro globo 
y el terreno varia á cada paso, según la constitución geoló- 
gica del lugar, resulta que las plantas deberán variar de un 
lugar á otro, á medida que varíen los diferentes agentes que 
las rodean. En efecto, todos saben que la temperatura dis- 
minuye del Ecuador á los polos, ó á medida que uno se eleva 
sobre el nivel del mar ; que la luz es mas intensa en los paises 
tropicales, porque sus rayos caen mas perpendicularmente 
y que al contrario disminuye á medida que se acerca á los 
polos, porque su incidencia se hace siempre mas oblicua; 
que el aire es muy cargado de vapores acuosos en los terre- 
nos inundados ó en las cercanias de los ríos, lagos y mares, 
notándose lo contrario en los terrenos secos y arenosos ; en 
fin, que el aire disminuye de densidad á medida que nos ale- 
jamos del nivel del mar para elevamos hasta las altas regiones 
de la atmósfera. Bien se comprende ahora que en condiciones 
tan variadas, deben desarrollarse plantas muy distintas y 
basta echar una mirada sobre las que crecen en las regiones 
polares, en las altas montañas, en los paises tropicales, en los 
lugares inundados y en los secos arenales, para convencerse 
de la influencia tan grande que ejercen los agentes extemos 
sobre la distribución geográfica de las plantas en la super- 
ficie del globo. 

Considerando la influencia de la temperatura sobre la ve- 
getación, se vé, que á medida que nos alejamos del Ecuador 
para dirigirnos á los polos, los vegetales van sucesivamente 
cambiando, disminuyen poco á poco de talla, pierden las 
elegantes formas y variados colores que caracterizan las 
plantas de las regiones tropicales, desaparecen insensible- 
mente los vegetales arbóreos para dar lugar á plantas mas 
humildes, el número de las especies disminuye mas y mas, 
aumentando al contrario la proporción de las plantas críptó- 
gamas, hasta llegar á las regiones polares, donde la vegeta- 
ción parece casi extinguida y sepultada bajo de las nieves 



DE LA REPÚBLICA DEL PEKU. 129 

perpetuas. A primera vista se creería que la temperatura en 
la superficie del globo cambia regularmente con la latitud, 
lo que sucedería si la tierra fuera homogénea y no formada 
de tierras, mares, montañas y llanuras ; pero la esperiencia 
ha demostrado lo contrario, y gracias á las bellas observa- 
ciones de Humboldt, en el dia se conocen las leyes de la 
distribución del calórico en la superficie de nuestro globo 
y se ha visto que las lineas isotérmicas, ó de igual tempera- 
tura media, no son paralelas al Ecuador, ó lo que es lo 
mismo, á igual latitud, pero sobre un meridiano distinto, 
no existe la misma temperatura. Asi por ejemplo, New 
York, en los Estados Unidos, está situada á 4o® 4o' de lati- 
tud y tiene una temperatura media de 1 2® centigrados ; Ña- 
póles en Italia está situado á 4o® 5o' ó casi á la misma lati- 
tud, y tiene sin embargo una temperatura media de 17® 4 
centigrados. Si á esto añadimos, como hemos ya indicado, 
que la temperatura disminuye con la altura y ([ue basta á 
veces, la subida de pocas horas para pasar por todos los 
grados de temperatura, se verá que dos puntos situados á 
la misma latitud, podrán sin embargo tener una temperatura 
jnuy distinta; y que una montaña situada bajo los trópicos, 
^n el Perú por ejemplo, podrá presentar en poca estension 
de terreno todos los tránsitos de la vegetación tropical á la 
"vegetación de las regiones polares. 

Ija luz es otro agente que ejerce una grande influencia 
sobre la vegetación; en efecto, ella juega un papel muy im- 
portante en todos los fenómenos químicos, favoreciendo la 
descomposición del ácido carbónico y por consecuencia, la 
formación de los tejidos, de las materias colorantes, de los 
aceites esenciales, etc. Por esta razón las plantas tropicales 
que están espuestas á una luz muy intensa, presentan en sus 
flores los colores mas vivos y variados ; y por el contrario, 
los vegetales de las regiones polares, que son débilmente 
iluminados, nos ofrecen formas mas débiles y colores mas 
sombríos. 

TOUK I. O 



130 GEOGRAFÍA 

Otra causa que modifíca notablemente la vegetación es la 
humedad ó el estado higrométrico de la atmósfera. £1 agua 
puede existir en el estado de vapor esparcido en la atmós- 
fera , ó también condensada en forma de lluvia, la que moja 
las partes aereas del vegetal, penetra en el terreno y puede 
producir nuevos vapores acuosos por medio de la evapora- 
ción. La cantidad de lluvia que cae cada año en los dife- 
rentes puntos del globo es muy variada y sin ir lejos, tene- 
mos un ejemplo en el Perú, de la gran diferencia que existe 
en la cantidad de lluvia que cae en la costa, comparada á la 
que en el mismo espacio de tiempo cae en la montaña. Para 
convencerse de la influencia que tiene la humedad sobre la 
vegetación, basta comparar la aridez de la costa donde casi 
no llueve, con la lozania de la vegetación de las montañas, 
humedecidas por frecuentes lluvias. 

En fin, la influencia del terreno concurre también junto 
con las causas ya citadas, á hacer variar la distribución de 
los vegetales en la superficie de nuestro globo. ¿Quién, en 
efecto , no ha observado que varios vegetales crecen en un 
lugar dado y no en otros, aunque muy cercanos.'^ Asi por 
ejemplo, las orillas del mar son habitadas por plantas car- 
nosas y saladas que no crecen en el interior de las tierras. 
El terreno no solamente puede influir sobre la vegetación, 
por los elementos que entran en su composición, sino tam- 
bién por su estado de agregación, de manera que si es per- 
meable á la humedad y al aire atmosférico y la capa de 
tierra vegetal es bastante espesa, podrá alimentar vegetales 
de grande talla, que no podrían desarrollarse en terrenos 
que no reúnen dichas condiciones. Una prueba bastante con- 
vincente de su influencia sobre la vegetación de un lugar, la 
tenemos, en que ciertos terrenos tienden tarde ó temprano 
á cubrirse casi exclusivamente de una sola especie de plan- 
tas , porque estas encuentran todos los elementos necesarios 
á su desarrollo. 

Humboldt) observando la tendencia de algunas plantas á 



DE LA REPÜBUCA DEL PERÚ. i 31 

ocupar por si solas espacios considerables de terrenos, vi- 
viendo reunidas unas con otras en verdaderas sociedades, 
designó á estos vegetales con el nombre de plantas sociales ^ 
de las que podemos citar como ejemplo en el Perú, la Poa 
Michaua:ii que cubre grandes llanuras situadas poco mas ó 
menos á tres mil pies de elevación sobre el nivel del mar y 
que forman una gran parte de la provincia de Tarapacá, 
donde se conoce con el nombre de Grama y con el de Gra^ 
modales j á los espacios de terreno que ocupa. 

De Gandolle dio el nombre de Endémicas á las plantas que 
tienen una patria muy limitada, tales como el Larix cedras 
(Cedro del Líbano) que crece en un punto muy limitado de 
la Siria, la Amucaria excelsa (Pino de la Nueva Holanda) que 
crece en la isla de Norfolk. Con el nombre de Esporádicas ó 
Cosmopolitas y se designan las plantas que por el contrario 
pueden crecer en muchos puntos distintos, esto es, pueden 
tener muchas patrias, tales como el Ricinus communis (Hi- 
guerilla). . 

Para terminar las consideraciones generales sobre las cau- 
sas que influyen en la distribución de los vegetales en la su- 
perficie del globo, diremos, que cada planta tiene una esta- 
ción ó localidad y una habitación ó patria. Por estación se 
entiende el lugar que reúne todas las condiciones físicas ne- 
cesarias á la existencia del vegetal ; asi cuando se dice, que 
una planta crece en los pantanos, en los arenales, sobre las 
montañas, etc., se indica su estación. Por habitación se en- 
tiende el punto geográfico de la tierra donde crece espotan- 
neamente, tales como el Perú, Brasil, Francia, etc. En fin, se 
dá el nombre de regiones botánicas^ a aquellos puntos de la 
tierra, donde predominan plantas de una misma familia ó de 
un mismo género y parecen haber sido otros tantos centros 
de vegetación. 

Conocidas estas nociones generales, echemos ahora una 
rápida mirada sobre la distribución geográfica de las plantas 
en el Perú. £1 aspecto físico del Perú es sumamente variado 



J3-2 ÜEOüllAFlA 

y aunque se halle comprendido en la zona tórrida, presenta, 
por la desigualdad en la elevación de su terreno, los climas 
de todas las zonas, desde las glaciales hasta las ecuatoriales. 
Este pais privilegiado de la Naturaleza por sus variadas pro- 
ducciones naturales, es recorrido en toda su longitud por las 
gigantescas cordilleras de los Andes, las que formando dos 
cadenas, una occidental y otra oriental , dividen al Perú en 
tres zonas bien distintas, tanto por su posición topográfica 
cuanto por su vegetación. Se dá el nombre de Costa á la parte 
Cisandina del Perú que se estiende á lo largo de la orilla del 
mar; se designa con el nombre de Sierra á la parte Interan- 
dina del Perú, ó sea á la región comprendida entre las dos 
cadenas y situada á una altura que varia entre 8,000 y 1 1 ,000 
pies sobre el nivel del mar; en fin, con el nombre de Mon- 
tana se indica la parte Trasandina del Perú, esto es^ la colo- 
cada en la parte oriental de los Andes y situada á una altura 
que varia entre 5, 000 y 1,000 pies sobre el nivel del mar. 
Estas tres zonas se subdividen en otras secundarias, como 
veremos mas adelante. 

El viagero que por la primera vez visita el Perú en la esta- 
ción de verano, queda admirado de la aridez de la costa; en 
efecto, un inmenso arenal desprovisto de vegetación, cortado 
por algunos valles cultivados, se estiende por toda esta zona, 
cuya monotonia es interrumpida por la vista de unas secas 
Tilandsias^ algunas especies de Cactus y luia que otra planta 
de Argemone mexicana (Cardo santo) ; si recorre las orillas 
del mar podrá notar la carnosa Salicornia perumina^ algu- 
nas especies de Salsola^ de Sesuvium^ etc. y y el largo Macro- 
cystis Humholdtii (Sargaso) con sus grandes vegigas llenas 
de aire^ arrojado sobre la playa por la fuerza de las olas en 
la gran marea. 

Piero pasada la estación del verano y después de algunas 
lluvias muy finas (garúas) que anuncian el invierno en la costa 
del Perú, verá como por encanto, las lomas de los cerros, 
que hasta entonces habian quedado enteramente áridas, cu- 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 133 

brirse de vegetación, matizarse de flores muy variadas, entre 
las cuales se hacen notar, el oloroso Ismcnc hamoncaes 
(Amancay) con sus grandes periancios amarillos, la hermosa 
Begonia geranifolia (Papita de San Juan) en la que el bello 
color rojo de los pétalos externos, contrasta con el blanco 
purísimo de sus pétalos internos, el Qiiamoclit coccínea,, de 
flores campanuladas de un color rojo muy encendido, las fé- 
tidas Valeriana officinalis y pinnata^ la bella Bomaria ovata 
con las flores dispuestas en quitasol, varias especies de Oxalis 
y de Solañnni, la graciosa Commelinafasciculata^ muchas es- 
pecies de Piper entre las cuales el Piper ciystallinuw^ notable 
por su tallo trasparente y cuyo fuerte olor de anis lo hace 
descubrir fácilmente, en fin, un gran numero de otras plan- 
tas que seria demasiado largo enumerar. 

El grande arenal que forma la Costa, está cortado de tre- 
cho en trecho, como se ha dicho, por hermosos valles, cuya 
temperatura media es de 19*^ á '20^ centígrados y donde el via- 
jero podrá descansar su fatigada vista por la reverberación 
de las arenas, en el bello follage de su lozana vegetación, 
donde apagará su ardiente sed con los refrigerantes frutos 
de la Passiflora -ligularis (Granadilla) y del Citrus auran- 
tium (Naranja dulce), en fin donde reposará sus estenuados 
miembros, á la sombra del hermoso (¡uitasol formado por 
las hojas de la Al usa paradisiaca (P]^l2in6). 

En estos valles hallará cultivados tanto los vegetales de 
las regiones tropicales, cuanto los de las zonas templadas, 
notándose ademas de los ya citados, la ^nnona cherimolia 
(Chirimoyo), la Annona muricata (Guanábana). Isl Persea 
gratissima (Palto) notable por sus grandes y delicadas dru- 
pas, la Malpigia setosa (Cerezo), la Bunchosia armeniaca {Qa- 
mela de frayle), la Sponciias purpurea. (Ciruela agria) de dru- 
pas muy sabrosas y al lado de estos habitantes de las cáli- 
das regiones encontrará los árboles frutales de la templada 
Europa : tales como, ^ A mygdalus pérsica (Melocotón), el 
Pyrus comm un is {Peral) ^ el Malus sativa (Manzano), \aCydo- 



134 geografía 

nia vulgaris (Membrillo) la Fitis vinifera (Parra), etc. Entre 
las grnminaceas, ocupan el primer rango el Saccharum qfji^ 
cinarum (Caña dulce), la Zea mays (Maiz) y la Oryza sativa 
(Arroz) ; y entre las plantas de raiz, ó tubérculos ricos en fé- 
cula hallará, el Manhiot aipi (Yuca), el Solanum tuberosum 
(Papa) y la Batata edulis (Camote). 

Pero lo que admira el Botánico viagero que recorre la 
Costa del Perú, es el pequeño número de vegetales arbóreos, 
indígenas de esta región : en efecto, exceptuando algunos ra- 
ros y pe([ueños bosques de Prosopis dulcís y hórrida (Algar- 
robos) ó de Acacia punctata (Guarango), no halla aquellos 
grandes bosques y selvas que caracterizan la vegetación de 
las zonas templadas y tropicales, sino esparcidos acá y allá, 
la Carnpomanesia cornifoUa (Palillo), el oloroso Schinus molle 
(Molle), la Carica integrifolia (Mito), el Alnus acuminata 
(Aliso), etc. 

Mas la que caracteriza la vegetación de esta zona, son las 
plantas que crecen espontáneas en dichos valles, entre las 
cuales las compuestas se hacen notar por su mayor propor- 
ción en géneros, especíese individuos. Las principales son : 
el BaccarisFevil¡ei(Chi\có)j\ei Tessaria /e^rV/'/wa (Pájaro-bobo) 
que se podrían considerar como plantas sociales, porque por 
si solas ocupan grandes espacios de terreno ; la Mihania va- 
riahi/is, la Fl averia contra feíva y la Encelia canescens^ el Spi- 
lanthcs diffusa^ las Piquería artemisoides y quiriquejlora , la 
Galinsoga pannflora y la Jí^edelia hispida, la Ambrosia peru- 
viana, el Xanthium amhrosioides , algunas especies de Se- 
necio^ Gnaphalium, Eupatoriuní^ Melananthera^ Ageratum^ 

Bidens, etc. lias Solanáceas también son muy numerosas, 

* 

haciéndose notar entre ellas : las Nieotiana paniculnta 
y glutinosa (Tabaco cimarrón), la elegante y olorosa Datura 
arbórea (Floripondio), la Datura, stramonium (Chamico), el 
Physalis peruviana (Capulí), los Physalis prostrata y angu- 
lata (Capulí cimarrón), la ISicandra physaloides (Capulí ci- 
marrón de flores azules), el Lycopersicum peruvianum^ el He- 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 135 

becladus umbellatus, el tenistas aggregatus (Quiebra ollas), 
el Cestrum hediondinum (Yerba santa ó yerba hedionda), un 
gran número de Solanum^ tales como el Solanum tuberosum 
(Papa) y los Solanum nigrurriy phyUanthum^ montánum^ co- 
rymbosum^ multijidum^ etc. 

Las Verbenáceas son representadas por, la Verbena offici- 
na/isj la Lantona cámara (Yerba da la maestranza) y varias 
especies de Lippia^ tales como: las Lippia nodiflora^geminata 
canescenSj etc. Entre las Escrofulariáceas se hace notar, la 
hermosa Cahezia limensis la caprichosa Calceolaria pinuata 
(Yerba bolsilla), la Scoparia dtilcis, la Bmivallia abbrenata, 
hsBudleja occidentalis y spicata. Las leguminosas tienen por 
representantes, el Doliclios glfcinoideSj el Hedysariim iinci-- 
natuniy la Psoralea pubescen s, la Genista spartium (Retama). 
En fin muchas otras familias tienen algunos representantes en 
la vegetación de la Costa, y entre sus numerosas plantas cita- 
remos el elegante Myrsine Manglilla (Manglillo), las Passí- 
ñora littoralis , foetida y punctata (Ñorbos), ]a Mírabilis Ja-- 
¿í^a (Buenas tardes), las Boerhaavia hirsuta y scandens, el 
^ Tropcelum majus (Mastuerzo), la Malva peruviana ^ la ^Sa/- 
via rhombifolia^ los Heliotropium corymbosum^ pilosum^ syn- 
zystachyam y curassavicum^ etc. 

Si el viagero, dejando la orilla del mar se dirige hacia la 
Cordillera, verá, á medida que el terreno va elevándose, de- 
saparecer poco á poco las plantas de las regiones tropicales 
para ser reemplazadas por otras de las regiones templadas; 
la caña de azúcar que hasta la altura de 3, 600 pies produce 
perfectamente, desaparece su cultivo mas allá de este límite; 
los Cactus (Gigantones), al contrario, á pesar de ser plantas 
de los trópicos, parecen ser favorecidos en su desarrollo por 
un clima mas templado, de manera que los verá aumentar en 
número y en dimensiones hasta la altura de 4>ooo pies sobre 
el nivel del mar, donde aparece el colosal Cactus penmanus 
que se eleva acá y allá, en medio de un terreno pedregoso y 
enteramente árido. 



136 GEOGRAFÍA 

A esta altura empieza una zona distinta de la costa por sus 
condiciones climatológicas, caracterizada por la aparición de 
fuertes lluvias en el mes de Octubre, época contraria al In- 
vierno de la costa ; de manera que, los habitantes de estos 
lugares, denominan á las estaciones con nombres contrarios 
de los que se dan en la costa, llamando Verano la estación 
seca pero mas fria. 

Esta región, que se podria llamar Sierra occidental , esta 
comprendida entre 4^000 y 1 1 ,5oo pies de altura sobre el ni- 
vel del mar, tiene en la estación seca una temperatura media 
de 20° centígrados, á mediodia y que desciende hasta 10® cen- 
tígrado en la noche. En la parte mas baja de esta zona, po- 
demos notar todavia varias plantas que caracterizan la vege- 
tación tropical , tales como : la fuñona cherimolia (Chiri- 
moyo), la Passiflora ligularb (Granadilla), etc. ; pero á me- 
dida que adelantamos en esta región , las vemos diminuir 
continuamente en número y acabar por desaparecer casi del 
todo. Las plantas de Europa, al contrario, parecen crecer mas 
lozanas, por la semejanza que hay entre su clima y el de esta 
zona. Las especies que han desaparecido por el cambio de 
temperatura han sido reemplazadas por otras menos delica- 
das; así, á la Tilandsia purpurea^ ha sucedido la Tilandsia 
usneoides (Salvage), el Heliotropium corymhosum ha sido sos- 
tituido con el írííg;ante Heliotropium peruvianum (Vainilla), la 
Nicotíaiiapaniculata se observa reemplazada con la l^icotiana 
rústica. Mas lo que admirará elviagero que recorre esta re- 
gión será la abundancia de plantas tuberosas, con que la na- 
turaleza ha regalado á sus habitantes, proporcionándoles con 
sus tubérculos, un sano y abundante alimento. En efecto, se 
puede considerar á esta parte del Perú como la patria de la 
mas útil entre las plantas tuberosas ; esta es, el Solamim tu-- 
herosum (Papa), que ha desterrado el hambre de todas las par- 
tes de Europa donde se ha introducido su cultivo. Al lado 
de esta preciosa solanacea, hallará cultivadas otras plantas tu- 
berosas no menos interesantes, tales como : los Oxaiis crenata 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 137 

y tfiberosa (Ocas), el Ullucus tuberosas (Olluco), el Tropee- 
lum tuberosum (Massua), la Polymnia sonchifolia (Tjlacón ó 
Yacon), La vegetación de esta zona varia á cada paso, y las 
nuevas plantas se suceden unas á otras con tanta regularidad, 
que algunos puntos podrian servir, al viagero botánico, para 
determinar la altura, sobre el nivel del mar, del lugar en 
que sé halle. Así, en un valle abierto, la Musa paradisiaca 
(Plátano), y la Annona chenmolia (Chirimoyo), á 6,000 pies 
de elevación, diGcilmente llevan sus frutos. Siguiendo el ca- 
mino hacia la cordillera , verá un poco mas tarde aparecer 
una linda bignoniacea de flores amarillas, la Tecoma rosae- 
^olia^ unas hermosas y brillantes compuestas de flores ana- 
xanjadas y rojas, las Mutisia acuminata y viciaefoUa^ el Cur- 
^aspurgans (Piñón), el Agave americana (Maguey), el Tagetes 
.9nji>?2¿^a(Huacatay), X^Escalonia resinosa^ algunas bellas espe- 
cies de Cantua^ tales como las Cantua buxifolia^ pyrifqlia y 
^uercifoUa. Llegado á un punto, donde la Iritis vinifera 
^Parra) no madura ya sus frutos, el viagero será advertido de 
^ue se halla á una altura mayor de 9,000 pies sobre el nivel 
^el mar ; pero todavia podra gustar á esta altura de los fru- 
"•os del A mygdalus pérsica (Melocotón), del Pyrus communis 
^eral), del Malas sativa (Manzano), etc. Mas á medida que 
.adelanta en su camino hacia la magestuosa cadena de los An- 
sies, verá poco á poco tomar la vegetación un carácter alpino, 
jpero muy distinto del que presenta la vegetación de las Alpes 
^n Europa; no encontrará aquí esos ditados bosques de con í- 
ieras, formados por la reunión de P¿Vií¿í, Larix^ Abies^ etc., 
<¡ue con su follage persistente y sombrío caracterizan esta 
2ona en los Alpes : el Perú carece enteramente de represen- 
tante de la familia de las coniferas, de manera que sus zonas 
alpinas tienen un aspecto muy distinto ; algunos raros árboles 
de Sambucas peruviana (Saúco), de Budleja incana^ de Poly- 
lepis racemosa{Q\iinusir)j he aquí todos los vegetales arbóreos 
que hallara en esta región. 
Apesar de que la temperatura haya bajado sensiblemente; 



138 geografía 

apesar de que nos acercamos siempre mas á la nieve, existe 
sin embargo en esta región un resto déla vegetación tropical, 
quiero decir la Carica inteffrifol(a{Mitó) que aunque modifi- 
cada en sus formas, no levantando ya su tronco derecho, sino 
mas ó menos tortuoso y echado, no deja sin embargo de ad- 
quirir un cierto grosor. A esta altura, que es poco mas ó me- 
nos de io,5oo pies, el clima es muy favorable á la vegetación 
de los pastos, el Medicago sativa (Alfalfa) crece todavía ad- 
mirablemente, el Hordeum satis^um (Cebada) parece desarro- 
llarse en su pais nativo, yunagraminácea indígena no menos 
litil la Stipa iclíu (Ychu) viene á juntarse con la precedente. 
Auna elevación un poco mayor termina esta zona; y con ella 
el cultivo del Medicago sativa (Alfalfa), que parece marcar 
los límites de la Sierra occidental. 

Aquí el viagero entra en otra pequeña zona, situada entre 
ii,5oo y 1 4,000 pies, que los naturales llaman Ceja de la 
Cordillera^ y que por su elevación sobre el nivel del mar 
corresponde á una región muy estensa que se halla al otro 
lado de la Cordillera, la que se conoce con el nombre de 
Puna. Desde el momento que entra en esta zona verá la ve- 
getación disminuir gradualmente, afectar mas humildes for- 
mas, hacerse siempre mas raros los vegetales arbóreos, los que 
se reducen solamente á dos especies, el Sambucas peruvianus 
(Saúco) y el Polylepis racemosa (Quinuar), y llegado á la al- 
tura de i3,5oo pies, verá desaparecer el cultivo de la cebada, 
que por la baja temperatura no puede ya desarrollarse; en 
íin un poco mas allá el Samhucus peruvianas cesará de figu- 
rar en el paisage de esta región Andina, y por último el lú- 
gubre Polylepis racemosa^ con su sombrio follage, desapare- 
cerá también. 

La escena se presenta mas triste ; no mas árboles, no mas 
grandes vegetales, sino mustios y espinosos arbustos, tales 
como las Chuquiragua espinosa y microphylla^ cubren un 
terreno árido y desigual ; solamente algunos elegantes Lupi^ 
/íw^ (Flor de la pluma), con sus vivos colores, parecen romper 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 139 

la monotonía de esta raquítica vegetación, caracterizada por 
las sobre dichas Chuquiragua^ una especie deBaccaris (Tola) 
y t\ Bolax gleharia (Yareta). La previsora natti raleza parece 
haber dotado á estas plantas de la propiedad de resudar una 
materia resinosa , que las cubre como de un barniz é impide 
de este modo la rápida evaporación á que están sujetos todos 
los seres en estas altas regiones, donde es tan débil la pre- 
sión del aire atmosférico. 

A la altura de i4,ooo pies sobre el nivel del mar empieza 
la frígida región de la Cordillera, la que se estiende hasta la 
cumbre de los mas elevados vértices desde los cuales baja por 
el otro lado hasta el mismo nivel de 1 4,000 pies ; su tempe- 
ratura medía en la estación seca es de 11® centígrados sobre 
cero, de dia, y 7^ centígrados bajo cero, de noche ; en la es- 
tación de lluvias es de 7^5 centígrados sobre cero, de dia, y 
2® 5 centígrados sobre cero de noche. La vegetación ya muy 
reducida al terminar la presente zona, sigue empobreciendo 
mas y mas, los pequeños y espinosos arbustos de Chuqui" 
ragua disminuyen en sus dimensiones , algunos Geranium 
desprovistos de tallo (Mistka-mistka) y mas humildes fragosas 
cubren en varias partes el terreno de un simple tapiz verde, 
unas matas de Deyeiixia latifolia^ Bromas Hankeanus y otras 
gramináceas, se hallan dispuestas acá y allá en medio de las 
rocas; en fin unas estrañas compuestas, tales como, el Cripta- 
chaete andícola (Huamanripa) que abre sus flores en medio 
de la nieve y los Felposos Culcitiuní canescens , rufescens y 
nivale (PuUuagua), que enteramente cubiertos de una mate- 
ría algodonosa, con sus hojas pegadas al tallo y las cabezuelas 
de flores dirigidas hacia el suelo, parecen encoger sus miem- 
bros, á fin de concentrar un poco de calor, para resistir al 
frió de esta cruda región. Desde este punto veremos las 
plantas fanerógamas hacerse siempre mas raras, y por último 
desaparecer enteramente á la altura de i5,ooo pies poco mas 
ó menos, donde no hallaremos mas que simples criptogamas, 
recordándonos la vegetación de las regiones polares. 



140 GEOORAFIA 

El viagero entra alli en el reino de los Liqúenes, de esas 
plantas secas, coriáceas, de matices muy variados, pero casi 
siempre desprovistas de color verde, que produce tan dulce 
y agradable sensación á nuestra vista; en fin, de esas plantas 
que parecen carecer de vida y siempre cargadas de sales 
calcáreas, de oxido de fierroy de otros principios minerales, 
de manera que se podría decir que establecen el transito entre 
los seres vivientes y los brutos, entre la naturaleza orgánica 
y la inorgánica. 

A esta elevación, aparece á la vista del viagero una línea 
sinuosa que marca el límite entre la vegetación de los Liqúe- 
nes y las nieves perpetuas, y al fin hemos aqui llegado á la 
cumbre de la gran barrera que separa las aguas del Pacífico 
de las del Océano, barrera que no es como habia pensado 
Wildenov^, un centro de vegetación , de donde parten y se 
estienden los vegetales á las regiones inmediatas, sino cabeza 
que sirve de línea divisoria entre la Fauna y Flora de un pais 
y la Fauna y la Flora de otro. En esta elevada región un si- 
lencio de muerte nos rodea, ni un solo arbusto , ni una sola 
y.erba anima la triste escena, la vida parece enteramente ex- 
tinguida y á la vista de tan magestuoso y taciturno espectá- 
culo se despierta en el hombre sensible la idea de su pe- 
quenez. 

Si dirigimos ahora nuestras miradas hacia al Este, veremos 
á lo lejos una oscura mancha en el horizonte, que nos indica 
la vegetación de la sierra, que parece convidarnos á gozar de 
saludable clima. El viagero que baja al otro lado la encum- 
brada cordillera, entrando en la gran zona interandina, verá 
poco á poco elevarse la temperatura y con ella reanimarse la 
vida, apareciendo de trecho en trecho algunas manchas cu- 
biertas de una verde alfombra, como al abrirse la primavera 
después de un rígido invierno en los paises de la Europa 
septentrional y llegado á la altura de i4,ooo pies, entrará 
en una dilatada y particular región conocida en el Perú con 
el nombre de Puna. 



i..=j 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 141 

Esta zona es formada por frígidas llanuras situadas entre 
14)000 y ii^ooo pies ; su temperatura media es difícil de de- 
terminar á causa de los frecuentes cambios meteorológicos á 
que está sujeta ; sin embargo se puede considerar como un 
poco mas elevada que la de la cordillera , siendo su tempe- 
ratura máxima de 2** centígrados sobre cero y la mínima de 6* 
centigrados bajo cero. La región de las punas ofrece un as- 
pecto enteramente particular que tiene mucha analogía con el 
de las grandes llanuras del Asia y con las pampas de la Re- 
pública Argentina. En efecto, inmensos llanos cuyos límites 
se pierden en el horizonte y donde á la imaginación del 
Jhombre aislado se ofrece la idea de lo infinito ; una vegeta- 
c!Íon reducida y monótona por su igualdad , caracteriza esta 
jparte del Perú. 

Aquí es donde el viagero botánico podrá hallar los verda- 
deros tipos de las plantas sociales, que ocupan gran esten- 
:5Íon de terreno, tales como : la Stipa ichu (Ychu), varias es- 
2>ecies áe Deyeuxia^ de Bromiis ^ Avena, Poa^ conocidas en 
«1 pais con el nombre de Paja y que constituyen excelentes 
^pastos donde se nutren numerosas manadas de ganado que 
:fbrman la riqueza de esta parte del Perú. Ademas de estas 
'útiles gramináceas, hallará en esta región unos resinosos Bac- 
^:aris (Tola), una especie de Astragalus (Garbancillo) notable 
j>or ser venenosa para los ganados y principalmente para los 
^^arneros, varias especies de Azorella y de Bolax (Jareta), la 
Verbena minima^ etc. En la parte mas baja de esta zona alha- 
jará su vista la aparición de las elegantes Mutisia viciacfo- 
¿ia y acuminata (Chinchinculma), con sus bellas flores ana- 
^^anjadas y rojas, de unos hermosos Lupinus (Flor de la 
pluma), y del espinoso Homoianthus multiflorus (Escorzo- 
nera) ; un poco mas allá , algunos campos cultivados de 
^xalis tuberosa (Ocas), de líordcuní sativum (Cebada), de 
CJhenopodium quinoa (Quinoa) , y uno <[ue otro árbol de 
BudLcja incana (Quisuar) y de Polylepis racemos a (Qui- 
nuar), vendrán á dar un poco de vida al paisage y harán 



442 geografía 

conocer el límite de esta zona poco favorecida por la natu- 
raleza. 

La elevación de la temperatura, la falta de nieve y la apa- 
rición de los vegetales arbóreos y cultivados , advertirán al 
viagero que ha entrado en una nueva región; esa es la Sierra. 
Esta parte del Perú, notable por su bello, templado y salu- 
dable clima, está situada en la gran zona, interandina entre 
1 1,000 y 8,000 pies de elevación sobre el nivel del mar; su 
temperatura aunque varía mucho del dia á la noche, se man- 
tiene poco mas ó menos constante en las diferentes épocas 
del año, siendo la temperatura máxima á mediodia de j 7** cen- 
tigrados y la mínima, de noche, de 4"" centígrados sobre cero. 
La Sierra está cortada en varios puntos por quebradas angos- 
tas, profundas y bien abrigadas , en las cuales se notan las 
producciones de los climas cálidos, ápesar de que estas que- 
bradas se hallan situadas á una cierta altura sobre el nivel 
del mar. 

La vegetación va gradualmente aumentando , la Canosa, 
Budleja (Quisuar^, y el sombrío Polylepis (Quinuar), antes 
muy raros, los veremos hacerse mas comunes á medida que 
vayamos bajando ; á estos vendrá á juntarse el Sambucas pe- 
ruvianus (Sanco), élyí/nns acuminata (Aliso), el Cerasiis ca- 
pull [Capiilí)^\ un poco mas tarde aparecerá en la escena el 
Salix hiimboltiana (Sauce), que con el bello color verde de 
su follage, nos anunciará un clima mas templado y benigno. 

En la parte un poco baja de esta zona halláremos cultiva- 
dos la mayor parte de los vegetales mas útiles de la Europa ; 
asi los árboles frutales mas comunas, tales como el Awygda-- 
/^¿,5'/?emcí7 (Melocotón), el Pyrus com/;?/í/2í.v (Peral), el Malas 
sativa (Manzano), etc., producen, por la suavidad del clima, 
abundantes y sabrosos frutos ; la Faba vulgarís (Haba) cubre 
con su cultivo una grande extensión de terreno; los forra- 
ges, tales como el Medicago sativa (Alfalfa), y el llordeain 
sativum (Cebada), se desarrollan con exhuberancia, el />/>/- 
cnni sativum (Trigo), nos ofrece á la vJsta sus abundantes 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 143 

mieses agitadas al menor soplo de aire y cuyas doradas y flo- 
tantes espinas rebosan en los campos. Si á estos añadimos el 
gran cultivo que se hace de dos preciosas plantas indígenas, 
tales como la Zea mays (Maiz), y el Solanum tuherosumi^z^^)^ 
podremos decir que esta zona por su bello cielo y ricas pro- 
ducciones es el emblema de la salud y de la abundancia. 

Esta región no solamente proporciona á sus habitantes 
abundantes alimentos conque subvenir á sus primeras nece- 
sidades, sino también activos medicamentos pava restablecer 
su salud cuando se halle alterada. Asi es en esta zona, donde 
se encuentra la bella Pharbitus piihcscens (Papiru), cuyas 
raices tuberosas son purgantes, el ISiphoholus calaguala (Ca- 
laguala), la Krameria triandra (Ratania), Fuma cucho 6 A a- 
taviishma, que cubre los cerros áridos de sus matas ramosas 
y leñosas, las Valeriana pilosa^ serrata^ glohifloray etc., una 
especie de Galium (\erba centella), usada en el pais como 
rubefaciente, etc. 

£1 viagero botánico hallará en esta regiqp muchas plantas 
con que enriquecer sus colecciones, de manera que recor- 
riendo los setos podrá recojer el Lycium ohovatum (Espino), 
la extraña Collctia cphedra^ cuyos ramos espinosos carecen 
de hojas, la hermosa Cantua huxifolia (Ccanta) el elegante 
Solanum tomentorwn (Hormis), cuyas hojas están cubiertas 
de un vello rojizo y la bella Tacsonia speciosa (Curupita), 
que con su tallo vohible enlaza caprichosamente las plantas 
cercanas embelleciéndolas con sus grandes y brillantes flo- 
res. Visitando los cerros, se le presentará á la vista los gra- 
ciosos Hcdiotis ihymifolia'y confería^ las Sahia longifloray 
plumosa \ oppositifoUa, el Anthcvicum glancum^ la elegante 
Not/ioclaena nwea, etc., etc.; en los lugares inundados ob- 
servará las Calceoloria pinnüta, scahra. y i^iscosa;en fin, ha- 
llará esparcidas acá y allá en varios puntos la bella Salvia 
mgittata (Salvia real), con su larga espiga de flores azules, el 
Solanum candicuns (Amasaca), la narcótica Datura sanguí- 
nea (Floripondio encarnado ó Guarguar), de semillas em* 



441 geografía 

briagantes, el Mari^iricarpus setosus (Yerba de la perlilla), la 
Pineda incada (Lloqiii), notable por su dura madera, varias 
especies de Cassia, la Tecoma rosoefolia^ etc., etc. Si ahora 
el viagero entra en una de estas profundas quebradas, verá 
con admiración juntarse los productos de las regiones tem- 
pladas con las de las regiones tropicales, y entre los vege- 
tales cultivados hallará la Annoiía cheriinolia (Chirimoyo), 
la Persea gratissima (Palto), el Sacharum officinarum (Caña 
dulce), etc., etc. 

Hemos dicho yá que la sierra esta situada entre las dos 
cordilleras, de manera que si queremos visitar la región tra- 
sandina, conocida en el Perú con el nombre de Montaña, de- 
beremos atravesar oti'a barrera, esto es la cordillera orien- 
tal. El viagero á medida que vá subiendo esta nueva cadena 
verá sucederse en el mismo orden los cambios en la vegeta- 
ción que habrá observado en el pasage de la cordillera occi- 
dental, tales como la sucesiva escasez de los vegetales arbó- 
reos, la diminución en su talla^ su completa desaparición, el 
principio de las mgidas punas, hasta llegar a la cumbre. 
Pero al bajar los primeros escalones de una nueva cordillera, 
¡ cual será su sorpresa al ver una vegetación enteramente 
distinta de la que habia notado en la primera ! nuevas for- 
mas se le presentan á la vista : son los representantes de la 
fíunilia de las Ericáceas^ con sus hojas coriáceas y lustrosas, 
los que caracterizan á esta región. La elegante Gaylussacia 
(Icpendcns con sus largas flores tubulosas de un color rojo 
de sangre aparecen por la primera vez ; varias especies de 
VacciniuiHy tales como los Vaccinium ramosissinium^ flori- 
bunduní y cre/iulatum^ con sus ramos cubiertos de numero- 
sos Liqúenes^ dan al paisage un carácter enteramente alpino ; 
pequeños arbustos de Gaultheria erecta y glabra esparcidos 
sin orden acá y allá, engalanan un terreno escabroso y desi- 
gual ; en íin, la vista de la bella Befaría ledifolia con sus nu- 
merosas flores rosadas, nos advierte el haber pisado una zona 
mas templada llamada en el pais Ceja de Montaña. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. U5 

Esta empieza á la altura de 8,000 pies, y se extiende hasta 
la elevación de 5, 000 pies sobre el nivel del mar; su tempe- 
ratura media en tiempo de lluvia, es de 18° 5 centígrados de 
día, y 6® 5 centígrados de noche. En la parte mas elevada de 
esta zona, desde la mañana hasta las dos de la tarde, soplan 
vientos muy fríos y al caer del sol una espesa neblina cubre 
el terreno. Esta zona se puede considerar como característica 
del Perú, porque constituye una región botánica bien deter^ 
minada, cual es la de las preciosas Cascarillas. La vegetación 
poco antes reducida á pequeños arbustos, la veremos aumen- 
tar á cada paso y adquirir poco á poco una talla siempre mas 
elevada ; a las Ericáceas de la precedente zona, veremos su- 
ceder otras *mas delicadas, tales como algunas especies de 
Escallonia y las soberbias Thíbaudia nitida y bicolor^ con sus 
flores carnosas, en las cuales el mas puro blanco se une á un 
brillante color rojo ; un poco mas allá el hermoso Oreocallis 
grandiflora (Catas, Picahuay), con su bella pirámide de flo- 
res rosadas, atraerá las miradas del viagero botánico ; pero 
no habrá dado todavía muchos pasos, cua|Ao un aire perfu- 
mado llegará á alhagar su olfato : es el primer representante 
de las febrífugas Chincona que de lejos se anuncia, es el 
mensagero de estos útiles y preciosos árboles, á los cuales 
millares de hombres deben su vida, en fin, es la Cfüncona 
of^ata que hace su primera aparición en la escena. 

Las numerosas especies de este género se hallan esparci- 
das sobre una faja de terreao situada en los declives orienta- 
les de los Andes, entre 4, 000 y 9,000 pies de elevación sobre 
el nivel del mar. Esta faja ocupa parte de Bolivia, atraviesa 
en toda su longitud al Perú y se estiende en una gran parte 
de la Nueva Granada, formando la gran Región de las Chin- 
conas, llamada también Región de Humboldt. Cada parte de 
esta región tiene sus especies propias, pero el Perú formando 
la parte intermedia posee el mayor número, observándose en 
su extremidad Sur las especies propias de Bolivia, tales 
como, la Chincona calisaya^ que es la mas estimada y las 

TOME I. 10 



146 geografía 

Chincona amygdalifoUa^ boliviana puhescens y aspcrífolia ; 
en su extremidad Norte, las Chincona Condaminea cordifo-- 
lia y Mutisii; en fin, entre las especies propias se cuentan las 
Chincona carabayensis ^ Humboldtianay glanduliferay wi- 
crant/uiy nitida y Scrobiculata. 

La vegetación de esta región es muy variada, las especies 
se multiplican rápidamente á nuestra vista, numerosos arbo- 
lillos de Mírica policarpa (Laurel ó Huacan), muestran ai 
viagero sus pequeños racimos de frutos cubiertos de cera, 
las elegantes Cuphea verticillata y cordata^ acompañan la 
Fucsia corymbiflora cuyas colgantes y encendidas floi^es con- 
trastan con unas blancas y soberbias «^o^ra/Zoi ; las húmedas 
rocas se hallan revestidas de un bello tapis verde formado 
por numerosas especies de Lycopodium, y en fin, la grácil 
palmera, O reodoxa fúgida y algunos heléchos arbóreos con 
sus elegantes quitasoles formados por la reunión de sus hojas 
finamente recortadas, dan al conjunto de la vegetación de 
esta zona un aspecto particular. 

A medida quÉtel viagero adelanta en esta región, verá á 
cada paso aparecer nuevas especies y nuevos cuadros se le 
presentarán á la vista ; aquí una falsa Chincona, fa Lasio- 
nema rosea (Asmonich), con sus ramos cargados de Orqui- 
daceas epifitas, tales como, varias especies de Epidendrum^ 
Fernandezia^ Bletia^ etc.; allá la Cosmibucna obtusifolia con 
sus bellas flores blancas, la Condaniinea corymbosa (Caratuj, 
de grandes y coriáceas hojas, la Cascarilla Riveroana^ la olo- 
rosa Rhopala peruviana^ la Bovconiafriitescens^ con su jugo 
anaranjado, y un poco mas tarde las Gesneria picta y syha-^ 
tica, la Escobedia scabrifolia, el brillante y4lloplectus scli^ 
iniij el aromática yímomuní thyrsoideum^ la esbelta Cecropia 
peltata con sus hojas en quibisol y por último, numerosas 
especiesde Melastoma^ Siphocampylas Sarrauca^ Clusia^ etc. , 
caracterizan la parte mas baja de esta zona. 

Hemos al fin llegado á la última y á la mas rica zona del 
Perú, conocida en el Perú con el nombre de Montaña. Esta 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. U7 

privilegiada región, está situada entre 5,ooo y 1,000 pies de 
elevación sobre el nivel del mar; su temperatura media es 
de 28** centígrados en la noche; las lluvias empiezan en el 
mes de Octubre y duran hasta Marzo y Abril. 

La naturaleza en esta zona ha desplegado toda su fuerza 
creadora, variando al infinito las caprichosas formas, los bril- 
lantes colores y los suaves perfumes de sus producciones. 
Aquí el viagero entra en un terreno virgen, donde la civili- 
zación todavia no ha penetrado, terreno que planta humana 
aun no ha pisado y donde puede estudiar los vegetales en sus 
formas primitivas ¡ Que de cuadros tan encantadores ofrece 
esta región! Salvas y bosques tan espesos que su follage in- 
tercepta el paso á los rayos solares ; elegantes elevadas y es- 
beltas palmeras, cuyas copas flotantes en el aire están soste- 
nidas por un flexible y derecho tronco ; colosales y vetustos 
árboles cuya longevidad, tal vez, iguala la de nuestro globo; 
flores cuya variedad de matices parecen disputarse los colores 
del arco-iris ; enfin parece, en esta región, que la naturaleza 
ha dispuesto de los elementos para prodfÉH todas las com- 
binacioqes de formas y colores posibles. 

El botánico que visita esta zona admirará la bella Marti- 
nezia cariotefolia (Gamona), palmera cuyo estipes aislada de 
la superficie del suelo, descansa en el vértice del hermoso 
cono que forman sus delgadas y numerosas raices; la Bactris 
ciüala (Chonta), tan empleada por los salvages en la fabri- 
cación de los arcos y puntas de las flechas ; el elegante Cocos 
hiUyracea (Palma real), que suministra por incisión un lí- 
quido, el cual por la fermentación produce una bebida al- 
cólica análoga al vino ; entre las Cicla nUiceas^ hallará la Phf" 
telephas macrocarpa (Humiro) notable por sus grandes fru- 
tos <5uyas semillas tienen un albumen análogo al marfil, la 
Carludovica pálmala (Bombonage) cuyas bellas hojas dis- 
puestas en abanico, sirven para preparar la paja para la fa- 
bricación de los sombreros de Guayaquil, la Carhubmcñ fu*^ 
nifera de grandes raices adventicias en forma de sogas* 



i 48 geografía 

Muchos vegetales de esta región suministran preciosas ma- 
deras de construcción, entre las cuales el viagero botánico 
observará la Huertea grandiilosa (Cedrón macho), laCedrela 
odorata (Cedro), la Smetenia Mahogany (Caoba), la Olmedia 
áspera, la Lúcuma obovata (Lúcumo), la Lúcuma caimito 
(Caimito), algunas especies de Juglans (Nogal), la Canipoma" 
nesia cornifolia (Palillo), el Crysophyllum ferrugineum^ etc. 

Mechando una mirada a los vegetales cultivados, veremos 
a la altura de de 49O00 pies sobre el nivel del mar, aparecer 
el cultivo de la Bromelia ananas (Pina), de la Musa paradi- 
siaca (Plátano), del Erythroxylon coca (Cocal) y del Saccha- 
rum ofjicinarum (Caña dulce), la que á esta altura crece con 
dificultad y nunca dá flor. A la elevación de 3,5oo pies, ade- 
mas de los precedentes, se produce la Coffea arábica (Café); 
el Saccharum officinarum madura con mas facilidad y se 
cultivan dos variedades : una llamada Caña dulce de Guaya- 
quil madura á los 18 meses ; otra se conoce con el nombre 
de Caña dulce común y emplea para madurar dos años y 
medio. A medi(|k[ue se baja, los vegetales de países tro- 
picales, suministran productos mas abundantes y en menor 
espacio de tiempo, de manera que llegando á la elevación 
de 2,000 pies, la variedad de Saccharum officinarum cono- 
cida con el nombre de caña dulce de Guayaquil, madura a 
los doce meses, y el Theobroma cacao (Cacao) produce perfec- 
tamente. A estos podemos añadir la Carica papaj a (Papaya) 
y todos los frutos que se cultivan en la costa. 

Si penetramos en lo mas espeso del bosque, para sorpren* 
der, por decirlo asi, las obras de la Naturaleza en su mas 
apartada mansión, ¡ qué hermoso cuadro se nos presenta de- 
lante ! un elevado y colosal Ficus gigantea (Higueron) cuyas 
raices se arrastran y serpentean en la superficie del suelo á 
largas distancias y las ramas elevadas en los aires se enlazan 
con las de los árboles cercanos formando una immensa bóveda 
de verdura; la sarmentosa Vainilla se eleva de la superficie del 
terreno y trepando á lo largo del enorme tronco, lo adorna 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. U9 

con sus bellas y olorosas flores que hasta lo lejos, embalsa- 
man el aire ; hermosas Bignonias^ suben con sus tallos volu- 
bles hasta las mas elevadas ramas , las enlazan , caen , suben 
otra vez y engalanándolas de soberbias guirnaldas de flores 
dan un aspecto mágico á este admirable conjunto. 

Las escenas se suceden unas á otras sin interrupción : 
ífqui unas corpulentas Bombcíceas ^ tales como el Bombax 
ceiba (Ceiba), el Eriodendron escidifolium^ la Chorisia insi- 
ffnisj el Cheirostemon platanóides (Huampo) y la Ochroma 
piscatoria (Palo de balsa), con sus troncos cubiertos de Phi- 
lodendron de formas variadas y sus ramas con numerosas 
especies parásitas de Z^ra/i^Aw^; un poco mas allá la aromá- 
tica Nectandra puchury (Pucheri) y las Bunchosia angustia 
folia y Hookeriana (Ciruela del monte) enlazadas capricho- 
samente por los tallos polígonos de la Paullinia macrophylla, 
que por largos trechos, semejantes á sogas se hallan tendidos, 
horizontal mente ; mas tarde grupos formados por el bello 
Miroxylon peruiferum (Quino-quino) cuya^yteza aromática 
(Quina-quina) resuda el bálsamo del Perú^fJPmmmcea gran- 
diflora, notable por las hermosas flores qtiínfarian del color 
blanco al morado, y la Bougainvillcea peruviana con su bril- 
lantes bracteas; en fin un gran mimero de arbustos llenan los 
espacios dejados por los grandes árboles y entre ellos podre- 
mos notar : la Psychotria ametistina, alba, sulphurea y /7W- 
jiicea, la voluble Blackea trinervia, las Bhexia rosmarini- 
Jolia y quinquenervia^ varias especies de Justicia, Manettia, 
CitrosmUy Marania, Dioscotea, Piper, Tafalla, etc. 

Si el viagero botánico continua su camino hacia la parte 
mas baja de esta región, observará crecer gradualmente la 
temperatura, disminuir los arbustos que impedian su libre 
pasage y hacerse los árboles mas y mas elevados. A la sombra 
de esta exuberante vegetación, un aire húmedo y tibio, una 
atmósfera perfumada y la vista de tan variadas producciones 
parecen embriagar sus sentidos; por doquiera que dirija sus 
miradas, la obra de la creación se le presenta con todo su 



150 .geografía 

m 

imponente aspecto y el naturalista en medio de esta salvage 
y virgen naturaleza, esperimenta tan puros y suaves goces, 
que no se podrían comparar con los que proporcionan las 
agitadas y bulliciosas capitales. 

Cuanto mas se aproxime el viagero á los bajos terrenos 
surcados por el caudaloso rio Amazonas, notará aumentar el 
número de los representantes de la familia de las Ataceos y 
entre ellas hallará el hermoso Caladíum bicolor^ el Syngo^ 
niiim aurítum el Philodendron fragantissimum^ la Diejfem- 
hachia seguirte y su variedad con hojas manchadas ; la bella 
familia de las Musáceas, la verá representada por las soberbias 
Heliconia rostrata, lingulata. y subulata; y mas allá atraerán 
sus miradas algunas Zarzaparrillas, tales como los Smila^ 
obliquata, Poeppigu, Ruiziana, febbrifuga^ etc., que con su 
tallo sarmentoso trepan sobre un precioso árbol de hojas 
trilobadas y de abundante jugo lechoso esto es, la útil Sy- 
phonia elástica (Árbol del Caucho). 

Pero he aqm^viagero ya en las orillas del magestuoso é 
imponente AlÉflnis, de ese rio cuyas enormes masas de 
agua forman emSmdas y se delizan muellemente acariciadas 
por el perfume de las flores que adornan sus riberas ; en una 
de estas pequeñas ensenadas abrigada por una lozana vege- 
tación, cuya espesura embellecida por hermosos y colgantes 
racimos de Heliconia^ enlazados por una voluble Tabermon- 
tana^ sorprenderá descansando en medio de un baño tibio 
tranquilo y cristalino á la gran reina de los ríos de la Ame- 
rica meridional, á la mas bella y mas grande entre todas las 
NinfáceaSj quiero decir á la magnífica y soberbia Victoria 
Regia, cuya vista causó tanta admiración al célebre Haenke 
que precipitándose de rodillas, espresó su entusiasmo, con 
acaloradas esclamaciones, verdadero Te Deum de un natura- 
lista hacia el Supremo Hacedor de tantas bellezas. 



CONSTITUCIÓN POLÍTICA. 



Desde que el Perú se emancipo del poder de España, adoptó 
la .forma de gobierno denioprático republicano representa- 
tivo, estableciendo la indeiiendencia de los tres poderes, le- 
gislativo, ejecutivo y judicial. Varias constituciones se han 
dictado desde el 17 de Diciembre de 1822, en que se fijaron 
las bases de la primera que tuvo el Perú. 

La Constitución que hoy rije es la de 1860* -reformando la 
anterior de i856. Según esta Constitución, la forma de go- 
bierno es republicano democrático representativo , fundado 
en la unidad. Ejercen el poder los cuerpos legislativo, ejecu- 
tivo y judicial , con absoluta independencia unos de otros : 
hay un cuerpo conservador denominado Comisión perma^ 
nente. 

S^un esta Constitución, la única religión que puede ejer- 
cerse públicamente es la católica, apostólica, romana ; no re- 
conoce empleos, privilegios hereditai'ios, fueros personales, ni 
vinculaciones , y toda propiedad es enagenable ; solo el Con- 
greso puede imponer contribuciones ; son nulos los actos del 
que usurpa funciones y de los que ejercen empleos públicos 
sin los requisitos de la Constitución y las leyes : todo el que 
ejerce cargo público es responsable, y puede ser acusado. 

Entre las garantías individuales se reconocen todas las es- 
tablecidas en las constituciones mas liberales de otras nació- 



i 52 geografía 

nes ; tales como la libertad de imprenta, el no poder ser preso 
sin orden espresa del juez ; el secreto de las cartas, libertad 
de industria ó profesión ; inviolabilidad de toda propHedad 
y del domicilio ; el derecho de asociación y petición , indivi- 
dual ó colectivamente. Los estrangeros pueden adquirir pro- 
piedad raiz. 

Son ciudadanos los nacidos en el Perú, ó los nacidos en el 
estrangero de padre ó madre peruanos ; los naturales de la 
América española, ó los Españoles que residen enel Perú 
desde que se juró la independencia, y los estrangeros mayo- 
res de veinte y un años que ejercen alguna industria ó profe- 
sión, y que se inscriban en el registro cívico. Se ejerce la ciu- 
dadanía á los veinte y un años, ó antes si son casados ; mas 
paraf ejercer el derecho de sufragio es necesario saber leer y 
escribir, ó ser jefe de taller, ó tener alguna propiedad raiz, 
ó pagar al tesoro alguna contribución. ' 

El poder legislativo lo ejerce el Congreso , compuesto de 
dos Cámaras , l^de Senadores y la de Diputados. Los di- 
putados I^^^IMHB^ ciudadanos por votación indirecta. I.iOS 
diputados y%||jpcilires son inviolables en el ejercido de sus 
funciones ; para ser elegido se necesita ser Peruano de naci- 
miento y ciudadano en ejercicio, y ima renta ó profesión de 
5oo pesos para diputado, ó de i ,000 para senador, y a5 años 
de edad para diputado, ó 35 para senador. Las Cámaras se 
renuevan cada dos años por terceras partes. 

El jefe del poder ejecutivo se llama Presidente ^de la Re- 
pública ; es elegido por los ciudadanos por votación indirecta. 
Debe ser Peruano de nacimiento-, ciudadano en ejercicio, y 
tener 35 años de edad y 10 de domicilio en la República. El 
cargo dura cuatro años y no puede ser reelegido, sino des- 
pués de un periodo igual. Sus atribuciones son las conocidas 
en todas las constituciones con muy corta diferencia. Para el 
despacho de los negocios de la administración hay cinco mi- 
nistros nombrados ó destituidos al arbitrio del Presidente. 

Para los casos de enfermedad ó muerte del presidente, ó 



DE LA REPÚBLICA DEL fERU. i 53 

cuando se declara vacante la presidencia, hay dos Vice-presi- 
dentes, primero y segundo, elegidos del mismo modo que el 
Presidente. 

Para el régimen interior, se divide la República en depar- 
tamentos y provincias litorales ; los departamentos en pro- 
vincias, y estas en distritos. Los departamentos y provincias 
litorales son gobernados por prefectos, las provincias por 
dubprefectos , y los distritos por gobernadores y tenientes 
gobernadores, bajo una subordinación gradual. El Presidente 
^e la República nombra á su arbitrio á los prefectos y sub- 
prefectos, y los gobernadores son nombrados por los prefec- 
^tos á propuesta de los sub -prefectos. Hay municipalidades 
«n pueblos determinados por la ley. 

El poder judicial se ejerce por tribunales y jueces que re- 
siden en los lugares determinados por la ley. El Presidente de 
la República nombra los jueces, propuestos previamente en 
^ternas dobles por la Corte Suprema ó Superior. Los Vocales 
^e la Corte Suprema son nombrados por ^^jpngreso, á pro- 
jpropuesta en tema doble del President6^fl|ÉiiÉ^ es pú- 
blico; las sentencias son motivadas y ñiq||pMÍ en ley. Se 
jprohibe todo juicio por comisión ; ningún tribunal puede 
▼ocarse las causas pendientes ante otro , ni revivir juicios 

incluidos. 

Este ligero estracto de la Constitución hace ver que los 
^udadanos y vecinos del Perú gozan de toda libertad y ga- 
irantia. 



454 



geografía 



DIVISIÓN política DEL PERÜ, 



El Perú está dividido en trece departamentos y tres pro- 
vincias litorales; los departamentos en provincias cuyo nú- 
mero asciende á 76, estas en distritos, los que se subdividen 
en villas y pueblos. He qu{ el cuadro de todos los departa- 
mentos, etc., con su población aproximada. 



DEPARTAMENTOS. 



Amazonas 



Piura 



PROVINCIAS. 



CAPITALES. 



I 

( 



I 

I S.Mi 



Miguel de Piura 






Llra'^'T.".;:: I Chachapoyas 

Piura 

Pay ta 

Ayavaca 

Cajamarca 

r, • I Chota I r^ . 

Cajamarca { j^^^ ^ ^ } Cajamarca 

Cajabamba ) 

ijillo ' 

f ^í'fChiclayo 

Libertad. . • • V//^■{^gí*í'^?"^• : : : : ! TruJiUo 

Huamachuco. . . 
Otuzco 

Huaraz 

Haaylas 

Huari 

Ancachs { Pallásca \ Huaraz 

Pomabamba. . . 

Cajatambo 

V Santa 

Pasco 

Huamalies 

Junin { Jauja } Cerro de Pasco . . 

Huánuco 

Tarma 

Lima 

Chancay 

L™a < Y^yos;::::::::^ i^™* 

Huarochiri 

Canta 

Al frente 



I 



POBUGION. 



28,000 



74,000 



120,000 



80,000 



190,000 



210,000 



181,000 



883,000 







DE LA. REPÚBLICA DEL PERÜ. 


153 




DEFAilTAKEKTOS. 


PROVIKCIAS. 


CAPITALES. 


POBUCION. 




HuaDcavelica. . . 
Ayacucho 

Cuzco 

Puno 

Arequipa 

Moquegiia 

Piov. litoral.... 

Prov. litoral 

Prov. litoral 






883,000 
76,000 

130,000 

SOD.OIXI 

246,000 

122,000 

62,000 

12,000 

10,000 
14,000 




Haancaveiii;a 

Aiigaraes 

Castro- Virreyna . . 
Tayacaja 

Andahuavlas 

Cangallo 

Huamanga 

Huanta 

Lucanas 

Parinacochas .... 
La-Mar 

Abancay 


Huaucavelica 

' Ayacucho 




Aymaraes 

Calca 

Canas 

Convención 

Canchis 

Chumbibilcas .... 

Cotabamba 

Acomayo 




? 




Paucartambo . . .. 

Quispicanchi 

Urubamba 




Azángaro 

Carabaya 

Huancanó 

Lampa 

Cercado 

Chucuilo 

Arequipa 

Camaná 

Condesuyos 

UUnion 

Caylloraa 

Castilla 

Yslay 




Arequipa 

Tacna 

Moyobamba 




Arica 

Moquegua 

Tarapacá 










¡ca 




Total general 






2.35.^,000 



156 GEOGRAFÍA 

Hemos puesto todas la cifras en mimeros redondos y 
siempre aumentando puestoque no tenemos otro censo que el 
hecho por el Doctor Seoane en i85o, el cual no merece entero 
crédito : i® porque es muy difícil hacer en nuestro pais un 
buen censo y por consiguiente no se puede responder de la 
exactitud de fracciones ; 2^ porque en mas de 10 años trascurri- 
dos, la población ha aumentado mucho por la afluencia de ex- 
trangeros, etc., de tal modo que la inexactitud del censo mas 
bien es por defecto que por exceso. Atendiendo al número de 
los que nacen y mueren en las principales poblaciones del 
Perú, a los consumos de pan, carne y otros comestibles y al 
progresivo aumento del consumo de artículos extrangeros, 
puede asegurarse que la población del Perú pasa de tres 
millones de habitantes. 



DIVISIÓN JUDICIAL. 



La justicia civil ó criminal se administra por tribunales y 
juzgados, según la constitución del siguiente modo : 

Los jueces de paz conocen de todos los asuntos que no pa- 
san de doscientos pesos y de las injurias y delitos leves. 

Los jueces de primera instancia conocen de todos los de- 
mas asuntos y por apelación de los fallos que pronuncian los 
jueces de paz. 

Las cortes superiores de justicia conocen por apelación de 
todas las causas sentenciadas por los jueces de primera ins- 
tancia. 

La corte suprema conoce por el recurso extraordinario de 
nulidad de todas las causas vistas por las cortes superiores. 
En ciertos casos especiales estos dos tribunales juzgan en pri- 
mera ó segunda instancia. 

La corte suprema existe en la capital de la República. Hay 
cortes superiores en : 



_ AJXX 



niiFUBLlCA DEL PERÚ. 157 

1 rujillo^ que estíeade su jurisdicción en los departamen- 
tos de Cajamarea, Amazonas, Libertad y Piura. Por ley de 
20 de Febrero de 1 86 1 , se ha mandado establecer una corte 
superior en Gajamarca que estenderá su jurisdicción en los 
departamentos de Gajamarca, Amazonas y Loreto. 

Lima : estiende su jurisdicción en los departamentos de 
Xiíma, Ancachs, Junin y provincias litorales del Gallao é lea. 
-Por ley de 20 de Febrero de 1 86 1 , se ha mandado establecer 
xina corte en la ciudad de Huaraz, que estenderá su jurisdic- 
ción en el departamento de Ancachs. 

Ayojcucho : estiende su jurisdicción en los departamentos 
4de Ayacucho y Huancavelica. 

Cuzco : estiende su jurisdicción en el departamento de su 
:mombre. 

Arequipa : ejerce jurisdicción en el departamento de su 
jviombre. 

Tacna : ejerce su jurisdicción en el departamento de Mo- 
^uegua. 

Puno : estiende su jurisdicción en el departamento de Puno. 
Gasi en todas las provincias hay un juez de primera ins- 
tancia y en algunas dos ó mas. 

Hay un código civil y otro de enjuiciamientos, especial- 
nente formados el año de i85i y son los que rigen. En lo cri- 
linal , continúan en observancia los códigos españoles, 
ientras se revisa el presentado últimamente. • 



158 GEOGRAFÍA 



DIVISIÓN MILITAR. 

El servicio militar, administrativo y judicial se desempeña 
en tiempo de guerra por comandancias generales y coman- 
dancias militares, en los lugares que determina el Presidente 
de la Repú lica . 

En tiempo de paz, el servicio se hace por medio de la Ins- 
pección general del ejército y Mayorías de Plaza. 

La marina, en todo tiempo, tiene un comandante general, 
como primer jefe y sirven bajo sus órdenes los capitanes de 
puertos, como comandantes de sus tercios navales. Para la 
resolución de asuntos judiciales hay un auditor de marina 
en el Callao. 

La administración de justicia, en los pocos casos sugetos á 
la jurisdicción militar, la ejercen los mayores de plaza, en 
los asuntos de menor cuantía ;• Jueces de primera instancia 
militares, con asesoría del juez de primera instancia del fuero 
común como Auditor y en segunda instancia y en la Suprema, 
completan la sala jefes militares, nombrados por el Go- 
bierno. En los demás casos se forman consejos de guerra se- 
gún las ordenanzas del ejercito. 



DIVISIÓN ECLESIÁSTICA. 

La República esta dividida en un arzobispado y cinco obis- 
pados ; á saber : 

Arzobispado de Lima : su jurisdicción se estiende en los 
departamentos de Lima, Junin, Ancachs y provincias litora- 
les de lea y Callao. 

Obispado de Chachapoyas : que comprende el departa- 
mento de Amazonas, la provincia litoral de Ix)reto y la pro- 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 159 

vincia de Pa taz perteneciente al departamento de la liber- 
tad. 

Obispado de Trujillo : comprende los departamentos de 
Piara, Cajamarca y la Libertad. 

Obispado de Ayacucho : comprende los departamentos de 
Ayacucho y Huancar elica. 

Obispado del Cuzco : comprende los departamentos de 
Cuzco y Puno. 

Obispado de Arequipa : comprende los departamentos de 
Arequipa y Moquegua. 

£1 arzobispado y los obispados se dividen en curatos y es- 
tos eíí parroquias para el servicio espiritual. 

Para el gobierno y réjimen puramente eclesiástico hay vi- 
carios y gobernadores eclesiásticos. 



En esta parte del territorio peruano es donde existe ver- 
€Jaderamente la riqueza del pais , pues el huano, que tanto 
iascina y desvía al hombre industrioso de sus positivos in- 
tereses, es de muy efímera duración : es quizá para el Perú, 
tan ponderada grandeza, lo que fué para la España la adqui- 
sición de las Américas. 

Erigióse este departamento por ley del Congreso de m 
^e Noviembre de i832. 

Confina por el Norte con el Ecuador ; por el Sur, con el 
<lepartamento de Junin; por el Este, con la provincia litoral 
<lerx)retoypor el Oeste, con parte de los departamentos de 
Oajamarca y de la Libertad, de los que le separa el majes- 
tuoso rio Amazonas. 

Divlftlon pnlitleii. 

Contiene este depaitamento dos grandes y ricas provincias, 
Á saber * Chachapoyas y Luya. La capital del departamento 
<s Chachapoyas, en donde reside el Obispo. 

PROVINCIA DE CHACHAPOYAS \ 

Confina por el N. con el Ecuador, \yov el S. con la provinciít 
de Huamalíes del departamento de Junin, por el O. con la 

^ Esta provincia ha sido cUvidida según leyes del último congreso de 1860. 
TOM. I. ' * it ■ 



i6á aEOGRAFlA 

provincia de Luya de la que le separa el rio Uteubamba y por 
el E. con la provincia litoral de Loreto. 

Consta esta provincia de 1 6 distritos, su población a8,ooo 
habitantes, inclusíi la nueva provincia de Luya. 



IMMritoM. 




(Chachapoyas, 


Chirqnilla, 


Jalea, 


Chiliquin, 


Levanto, 


Olleros, 


Leymebamba, 


Huayabaniba, 


Chuqui bamba, 


Soloco, 


Bal/as, 


Sipasbaniba. 


Molino-PainjKi, 


Quinjalca, 


San-Cárlos, 


Huancas. 


€?uraioü. 




(Chachapoyas. 


Luya, 


Olleros, 


Olto, 


Hunyabamba, 


Balzas, 


Chiliquin, 


Yanion, 


San-Cárlos, 


Sanlo-Tonias, 



Jalea. 

Chachapoyas tiene el honor de contar entre sus hijos á Ro- 
dríguez de la Mendoza, rector por espacio de largos años del 
<*olegio de San-Cárlos. Era un hombre superior a su época, 
así es que fué el renovador del sistema de enseñanza. Des- 
graciadamente, en nuestros dias, se ha querido hacer retro- 
ceder á ese colegio, renegando de las ideas liberales de tan 
ilustrado rector. 

^ ' * « 

PROVINCIA DE LUYA 

Confina por el N. S. y E. con la provincia de Chachapoyas 
y por el O. con las provincias de Jaén, Chota y Cajamarca del 
departamento de Cajamarca. 



DE LA REPÚBLICA DKL PERÚ. 163 

Esta {M^vincia ha sido formada recientemente por ley de 
5 de Febrero de 1861. Se compone de quince distritos. La 
dudad de Lamud es la capital. 





DlMtritM. 




Tiamucly 




Luya, 


Ck>iiíla9 




Bagua, 


Golcamar, 




Peca, 


Santo-Tomas, 


1 


San Gerónimo, 


Cocabamba, 




Lonya, 


Pisuquia, 




Ocally, 


Yamon, 


Tamalea . 


Ocumal; 



En cuanto á la división eclesiástica , sigue la antigua di- 
visión . 



Ix)s tres caudalosos rios Amazonas , ücayali y Huallaga 
bañan este vasto y feraz departamento, recibiendo una mul- 
titud de afluentes de que ya hemos dado noticia er\ otro 
lugar. 

Dos cordilleras recorren este territorio ; una por el Este 
de Chachapoyas y la otra por el Oeste. 

Affuas termales. 

En las márgenes del rio Otaibamba , cerca de Chacha-* 
poyas, hay aguas de nnicho crédito. En Moyobamba las hay 
también que exhalan un olor de azufre. 

Reine vesetal. 

Casi toca en lo ideal y maravilloso la fertilidad de este 
departamento. No hay pais que produsca árboles mas cor-^ 



464 geografía 

pulentos y de mas variadas especies. Hállanse entre los de 
construcción la Caoba ^ el Cedro de muchas clases, el Pino^ 
la Poma^ especie de madera fibrosa tan fuerte como el fierro; 
con sus ti'ozos de seis pulgadas de ancho y una de grueso se 
construyen las casas de Moyobamba. 

El Árbol de sangre ^ llamado así por su color, es duro y bri- 
llante como si estuviese charolado. 

El Pah de Cruz es tan duro como el Cocoboloj de color 
[)ajizo, con muchas manchas negras. 

El Cocoboloy el Quinilla^ el Asarquiro^ de construcción, 
el P/c///ca^/?/, que huele como el olivo, la Rapiña^ de 36 pies 
de alto y cuatro pulgadas de diámetro, es de fibras torcidas, 
color parduzco y lo usan para remos y otros usos aná- 
logos. 

El Quillocaspi 6 palo amarillo, de 48 pies de largo y 3 de 
ancho ; el Puca-uarilla ó vara colorada del grueso de la 
muñeca de la mano ; pero de tal elasticidad que se pueden 
juntar sus dos extremos sin romperse ; es de 21 pies de 
largo. 

El C/iilca^brava, de mas de cien pies de largo y tres de 
ancho; su color parduzco : sirve para los techos de las ca- 
sas, porque no se apolilla. El Ailla-tablan , de 5i pies de 
largo y 2 de diámetro ; es blanco y muy liso. El Yndoche y 
Cacpi son fuertes y se emplea este último en mangos de 
lampas, hachas, etc. 

El Sachindaso , cuyo corteza es medicinal ; el Vngaiiía^ 
muy bueno para puntales; el Quillocisa 6 Flor amarilla^ de 
Copies dé largo y muy apropósito para vigas; el Urito- 
quiro ó Diente de loro, de 45 pies de largo y 1 de diáme- 
tro, es tan duro que el hacha no abre brecha en él ; el Tor- 
llucuíra^ de 76 pies de largo, muy fuerte, de color obscuro ; 
el Paltainmeray de 90 pies de alto y del color del Cedro, es 
bueno para canoas } otras obras de construcción; el Ca^a- 
muena es como el anterior ; Caiuis^bravas , de grandes di- 
mensiones; el Manchiga^ de 90 pies de alto y tan duro que 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 165 

sirve de piedra de batan. La Capirona^ que se petrifica en el 
agua. 

Las mas notables plantas medicinales son : el Copaibo^ que 
da el mejor específico antiblenorrágico ; el Hojé^ de 8o pies 
de largo y 26 pulgadas de diámetro. Se extrae de él un licor 
blanco como la leche, haciéndose una incisión en los momen- 
tos de la luna nueva y es tan fuerte que despelleja el cutis, 
sirve de antídoto contra las lombrices. El EndanOj de 35 pies 
de largo y 2 de diámetro ; su corteza, que es de 7 pulgada de 
diámetro, toma después de cortada el color rojo obscuro "y 
es antipútrida, curando admirablemente las úlceras, el es- 
corbuto V los males cutáneos. 

El Machacüi-Huasca^ especie de bejuco, de olor fuerte y 
aromático como el alcanfor ; su color en estremo amarillo y 
cenizo obscuro ; se usa contra las fiebres y es muy amargo. 

La Satigre de Drago ^ que se saca de un árbol grande, ha- 
ciendo en él incisiones en la conjunción de la luna. 

El Nuñu-Huactana^ ó Caña agria , semejante al maiz ^ 
produce un caldo agrio, de mal olor, corta las tercianas y 
cura las enfermedades del pecho. La Caraña^ el Incienso^ la 
Quinaquina^ Zarzaparrilla, Mahas y Malvavisco de varios 
géneros : Verbena, Llantén, Tamarindo, Romero, Linaza, 
Aloha, Piñones, Torongil, Salvia, yí/engibre, Verba-Santa, 
44ncusacha, para las heridas : Laurel, Ataco-Casha. El 
Huaco, bejuco de varias especies, bueno para la picadura de 
las víboras; el Aceite de Mascia, la Cascarilla, Ipecacuana, 
Campeche, liaizde la China; el M ático ó Yerba del Soldado 
que es vulneraria y antiblenorrágica , la F íborillaSacha , 
contra la víboras ; la Tinta- Huma , semejante al peral en 
su tejido y color ; sirve para curar la tina. La Bolsamullaca , 
buena para la ictericia , el Sauango , el Tupa-Sahairé , 
que vuelve bravos á los perros ; el Turna Sungu, bueno para 
los ríñones; Culantrillo del Pozo, Santa-Maria, Sacha, la 
Chichirilla, para teñir de azul; ]sí Lancetilla, la Sahacapa, 
pepita venenosa ; la Sueldn con Suelda , arbusto que se en- 



166 geografía 

reda en los árboles y sirve para curar quebraduras de 
miembros y hemorrajias ; el Benaco^ árbol de profundas 
raíces, sirve para las quebraduras é ictericia; la Resina^ ó 
ó Leche de espino ^ licor que da un árbol de este nombre, 
cura el dolor de muelas ; el Pingacui Sacha^ árbol frondosos 
de 3o á 4o pies de largo, sus hojas al tocarlas se arrugan y 
encogen , sirve para las dolencias de estómago ; el Simba ^ 
bejuco, para el mismo objeto ; el Llutu^ Cutirá ^plantsí amarg»^. 
que sana la sarna y el pasmo ; el Saharor-Mashú^ albaca dcrs 
flor morada, útil para los enfermos de corazón. 

La Contra-Yerba^ el Huairííru^ árbol que da pepitas deL3 
tamaño del frijol, grande y ancho ; su color es un rojo her — 
mosísimo ; se le emplea en el flujo de sangre. El Cítai-Ülco'^ 

nace en lugares pantanosos, es colorado; agrio y pero agrá 

dable y fuerte, es bueno para la toz ; la Huayusa^ árbol de-^ 
hojas parecidas á las del Cacao; de color verde amarillo, es ^ 
estomacal y antinarcótico ; el Chuchi-Huasan^ árbol grande -= 
que cura á los reumáticos. 

El Atapi; su corteza es fuerte vomitivo ; el Millua-Rena- - 
quillo; su resina cura quebraduras; el Vacañahuivi Ojo de 
Vaca i sus vainillas contienen unas pepitas que curan las pi- 
caduras de las víboras. 

Este suelo produce con exuberancia toda clase de vege- 
tales alimenticios. Entre otros mil se cuenta : el 'Ca/e^ tan 
bueno como el deCarabaya^ Cacao ^ Yucas, Camotes, Pa- 
pas, Zanahorias, Arroz, Frijoles^ Lentejas, Garbanzos, de 
varias clases. Cebollar, Verdolagas, Caico, Maní, Maiz,Yer- 
babuena. Zapallos, Achiote, Azafrán, Aguaje, Puchen, 
del tamaño de un coco y es como la JSuez moscada ^ sirve 
para las ensaladas. La Cocona^ parecida á la naranja de 
Quito, sirve para dulces. El Ma^hantuesi da un fruto del ta- 
maño de una naranja ; el Michuesí^ planta que tiene papas 
en sus raices tan buenas como las afamadas de Huamantanga 
de Lima, llamadas amarillas; el Sachapapa^ especie de papa 
blanca. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 16"* 

El Dale^DalCj raíz cuyo sabor es como el choclo. 

El HiiacajruyVy yerba con que aderezan la comida ; el Pásco^ 
raíz como el rábano, de color morado ; el Pisuaya da un 
fruto como un huevo; su corteza cocinada es muy agradable. 

El Cordonillo; su tronco sirve para leüa y el fruto que 
produce es bueno para comer. 

El Toe-Mullacay arbusto de que se alimentan las gallinas ; 
sus hojas son anti vermífugas. I^a jéchambira^ árbol de mag'- 
nífico follage; sirve para hacer cuerdas y hamacas fieras^ 
talega que se usa para cargar cosas gruesas. 

El i?o/w6o/ia/e, palma buena para hacer sombreros, cigarre- ' 
ras, etc., etc. La jP/te, la yainilla, el Algodón^ la Habilluy Be- 
juco largo que produce aceite; Tabaco ^ Cema^ especie de 
yesca ; Yspingo^ bueno para la disenteria ; Higuerilla , Ca- 
neUiy Margarito, Caracucho 6 Suche ^ ^ilbaca^ \^ Clávela^ 
Congona^ Romero^ Poleo^ Manzanilla, Malva-Rosa^ Limac- 
sisUj enredadera de flor morada. 

El órtram^M//, albaca medicinal ; el Barbasco, arbusto cuya 
raíz es venenosa y los salvajes la emplean para pescar, por- 
que, echada al agua, ejerce una acción narcótica ; la Sanga- 
Pilla j arbusto de flores olorosas; la Laraca-Sisa, enredadera 

É 

de flor morada y fragante ; el Rifar/, arbusto , tiene hojas ne- 
gras. El Samiy árbol cuyas hojas tiñen de azul ; la Llangua, 
que es útil para el mismo objeto ; el Mispipanga , arbusto 
cu^o fruto es una bolita negra, sirve para tintes ; el Casha- 
Huasca, bejuco de 3o varas, poco mas ó menos^ muy elástico 
y las lavanderas lo emplean en lugar de soga ; la Huaca, ar- 
busto antivermífugo. 

El Ayac-Mullaca, especie de espino ; áus hojas y fruto sir- 
ven de jabón para lavar; la Achupa, de fruto oloroso y que 
da color ; el Coto-Sisac, arbusto de flor hermosa y fragante ; 
la Raicilla , su raíz tiñe á rojo ; el Caucho en abundancia ; el 
Huito ó Jagua, arbusto alto y delgado ; del tronco hacen cu- 
charas y el fruto se come cuando está verde ; tiñe los cabellos 
k negro fuerte. La Llanchamaj árbol dp cortezíi tan flexible 



168 geografía 

que, cortándola, la machacan y se estira como genero; la 
Quimba^ árbol de 4o pies de alto ; su fruto es como el del al- 
godón. El Sebo de Mocoa ; su fruto es de bolitas verdes, que 
dan sebo cuando se les cuece y aprensa. El Parinarí^ cuyo 
fruto es como yema ^ cuando se le hace cocer da un her- 
moso tinte negro ; la Sapaja^ árbol como la palma ; sus hojas 
sirven, por su dureza para peines ; el color es amarillo opaco 
como el carey. El Tamsij muy fuerte y elástico. 

Las frutas que produce son cuantas conoce la zona tór- 
rida y todas muy sazonadas. Merecen mención, el Marañon^ 
Cashuy cuyo fruto del grandor de un huevo y amarillo, sabe 
á jabón ; el ChíopCy árbol verde obscuro, de agradable sabor ; 
el Galio y parecido al tumbo ; el Simbilloy como el frijol ; el 
Runfinde^ como el anterior ; la Gigma^ raíz parecida al ca- 
mote ; el S ¿nana y color negro, aceitoso ; la CharehueUiy como 
la nuez , de corteza amarilla y blanca en el interior ; tiene 
un sabor agridulce ; la Quinilla, etc., y varias otras. 

ReliM» aiilmiUl. 

En este reino es el departamento de Amazonas tan rico^ 
como en el vegetal. Ademas de los animales comunes se en- 
cuentra allí 0/^zrt^, Leopardos y la GranBestia^ la Marimunda^ 
mono grande y feo, el Panuro^ de buena carne que escarba 
las sementeras. 

Toda clase de mamíferos, carniceros, cuadrúpedos é i|i- 
sectos imaginables hay en este suelo. 

Se encuentra también toda especie de culebra. La deno»- 
minada de cascabel es muy venenosa. 

El Carachupa y de 24 pulgadas de largo y otras tantas de 
circunferencia; su cabeza es como la del jabalí y tiene enor- 
mes dientes y orejas; su piel es muy dura, es feroz. El Cha-- 
sapi'Machapi y de 5 á 6 varas de largo, su color blancx> 
hermoso y pardo, habita en los higares húmedos y en los 
árboles. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. J69 

La Vihora Sonsa^ con dos cabezas en cada estremo ; la lla- 
man Curu-Matnany su largo es de dos pies (i). 

El Omeso-Machaqui\ culebra como de i5 á 20 varas de 
largo ; tiene dos cabezas, una en el suelo para cazar y la otra 
en la cima de los árboles, donde coje pájaros. 

El Afaninda^ culebra de 3 varas de lai^o, pero poco ofen- 
siva ; el Yaca-Maman , culebra gruesa y grande ; echa al 
levantarse ríos de agua. 

'EX Otorongo-Macha^ culebra de color tigre, de 4 á 5 va- 
ras de largo ; el Rafarí^ culebra de 5 varas de largo, de co- 
lor plomo claro y cabeza chata como la rana. 

El UritU'Machaqui^ culebra de 2/1 pulgadas de largo ; su 
cabeza se parece al pico de loro, es muy venenosa. 

Los insectos venenosos de todo género germinan en este 
suelo : Pulgas y Mosquitos^ Zancudos^ Avispas, Abejas^ Hor- 
migas, etc., hay á millares. 

Vense Mariposas de varias clases : CucaracJias , Grillos^ 
Moscas , Moscones , Luciérnagas , Alacranes ^ Ciento-Pies , 
Tábanos^ Pichucacuray hormiga pequeña y amarga. 

El Pacacura^ hormiga colorada que pica fuertemente. 

El SiquisapUj hormiga con alas ; es alimento de la plebe. 

El Buna-Benity hormiga como la anterior ; es un delicado 
manjar cuando se asa. 

El Suclla-Cura es gusano que se entra en el cuerpo, como 
el pique , el Tábano es el antídoto. 

El Vacu-Runtucluy crisálida de cerca de 4 pulgadas'de largo; 
el RonsapUj moscón grande ; la Cluicamillaj mariposa ; el 
Yntimaman^ moscón, cuyas alas en el suelo hacen creer que 
es otro; el Zuric^ gusano aceitoso y toda clace de bichos. 

En punto á volátiles hay en este departamento, cuanto 
puede idear la mas fecunda imaginación. Los notables son : 

(i) Aunque en esto hay sin duda exageración y no puede dejar de ser una 
vulgaridad; pero hemos preferido copiar como tal se encuentra en el ma- 
nuscrito que poseemos ; pues peor habría sido privar á los lectores de los 
datos curiosos que contiene. 



470 GEOGRAFÍA 

el Paugil^ especie de pavo con cresta roja ; la Pava de Monte, 
de cabeza blanca, también la llaman Sacha, Hiialpa ó Gal- 
lina de Monte ; el Cocha-Pisco, del tamaño de una gallina, 
color amarillo, de muy hermosos ojos y brillantes alas ; su 
carne es muy sabrosa. 

El Piviche ó Chirricler, de color verde esmeralda, negro y 
rojo, especie de loro muy hábil y gracioso. 

El Chéredes, como el anterior; canta silbando muchas pa- 
labras con claridad. La Gasnadora 6 Puracunga, del tamaño 
de una gallina ; es muy sabrosa su carne. 

El Pava-Maman, de 6 pulgadas de largo, de plumaje ne- 
gro-aurora, grita como loro. El Carpintero, del tamaño de 
una paloma, de cabeza roja, pecho blanco, pico triangular 
muy fino; el Toro-Pisco , de lindo color con un moño en 
forma de plumero, grita silbando; el Trompetero, que canta 
por el ano ; el Sui-Sui, el Tijeras-Chupa ; su cola es en forma 
de tijeras. El Manacaraca, el Puma-Garca, de color ama- 
rillo con negro ; su canto es como el mugido del toro, tiene 
plumas negras y blancas ; el Pitiri, como una gallina, de plu- 
mas negras y blancas ; el Pinza, del tamaño del Clié redes ; su 
pico es mas largo que su cuerpo ; tiene 6 pulgadas de largo ; 
la mitad superior del cuerpo es verde y la otra blanca. El Si- 
callo, el Pichinche de moño; el Vaca muchacho , tan grande 
como una gallina, de color negro ; persigue á las vacas ; el 
Uructutu, como una paloma cenicienta, grita pronunciando 
la palabra de su nombre ; el Llilla-Simi , pájaro pequeño de 
(*abeza roja y sin cola ; el Quinti-Maman, de estupenda cola ; 
el Guanta, especie de pavo, de color negro ; el Tibe de las 
márgenes del Amazonas, mas chico que una gallina, colorear- 
melita, manchas negras en el pecho, las alas y la cabeza; sus 
huevos y carne son buen alimento. El Cacho ; que canta 
como gallo, de color café y cabeza grande. El Hautero, color 
pardo obscuro y de melodioso canto ; el Vaqui-Chicuc-Pisco, 
del tamaño de una gallina africana , silba con fuerza; el Aira- 
China, como el pato, color negro v luibitant^ de los rios ; e| 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 171 

Perquevillo ó Anzualedor^ del tamaño de una paloma, pico 
triangular, color blanco y negro/con manchas rojas, se ali- 
menta de pescados ; el Pau^or^ negro, pies blancos, anda en 
los espinos y come avispas ; el Lirai-Sorío^ casi como el ante- 
rior; el P^irmrinchu, el Móntete que canta en alta noche; los 
Patos Reales j el Predicador^ grande como una gallina ; el 
Palapaluy animal pequeño rojo ; el JVan-Pisco de color ama- 
rillo ; el Firotero^ el Gangua-Pisco^ del tamaño de una pa- 
. loma ; el Churi-Churi^ etc. 

Hay en fin gran variedad de animales, que sería largo enu- 
merarlos todos. 



Belno mineral. 

Hay muchos lavaderos de oro, azogue, cobre, fierro, plo- 
mo, etc. Hay en la cordillera minerales de plomo, azufre, ca- 
parrosa, protóxido de fierro, sal, etc., que se hallan en can- 
titad considerable. liOs únicos minerales que se explotan son 
los de oro y plata. 

Clima. — Industria. 

El temperamento en Amazonas varia según los lugares ; 
pues dos cadenas de montañas lo atraviesan, una por el Este 
y otra por el Oeste de Chachapoyas. Sin embargo es calido en 
lo general. Rara vez pasa el termómetro de 3o® (centígrados) 
ü baja de 27**. 

Es sano, ápesar de esto , menos en las riberas del Hua- 
llaga, Ucayali y Marañon, en que hay horribles fiebres inter- 
mitentes y otras dolencias propias de los sitios pantanosos. 

La industria' se halla en grande atraso en este departa- 
mento, por la abundancia y baratura de los artículos necesa- 
rios para la subsistencia, la falta de caminos y otras causas. 

En Moyobamba se ocupan mas de 3, 000 mugeres en hilar 
algodón, cuyos ovillos son pioneda corriente, lo mismo aue 



\n geografía 

el Caféj Tabaco, la Lona, tejido muy fuerte, el Cordoncillo^ 
especie de casimiro de lana , las Colchas llanas y labradas, 
algunas otras telas, sombreros de paja, mallas riquísimas 
para fustanes y ropa de señoras, tan finas y hermosas como 
el mejor encaje (i). 

Las cigarreras y sombreros son finísimos. En el trabajo de 
oro y plata son muy hábiles y hacen esquisitos artefactos , 
en especial de filigrana. 

En herrería, carpintería, zapatería y otras artes, hay tam- 
bién notable habilidad. 

Cazan allí á los pájaros con cerbatanas de 4 á 5 varas de 
largo, arma que les sirve también en sus combates. 

Cuando hablemos de la provincia litoral de Loreto, da- 
remos mas detalladas noticias de este importante territorio, 
que por sí solo vale diez veces mas que las islas Huaneras. 
Todo lo relativo á este departamento lo hemos estractado de 
un folleto del D. D. J. C. Nieto, juez de primera instancia 
de aquel lugar y muy hábil y estudioso observador. 



Aloiiiiiiiieiito antiguo «dmiralile de Quelap. 

El juez de primfera instancia de Chachapoyas, D. D. Juan 
Crisóstomo Nieto , comisionado por el Supremo Gobierno 
para hacer un deslinde, después de llenar su misión, dio 
cuenta en una nota de 3i de Enero de i843, diciendo que 

« 

se habia constituido en Quelap para practicar el recono- 
cimiento mandado hacer por el Gobierno y que había en- 
contrado la obra mas maravillosa que se puede imaginar. 
Esto es una muralla de piedra labrada de 56o pies de an- 
cho, 3,6oo de largo y i5o de altura; la parte inferior es 

(i) Tengo una toalla que me obsequió mi amigo el D. D. W. Garaíco- 
cliea, agente íiseal de aquel departamento. Es de dos tercias de vara de 
largo y del ancho de la bretána de que se compone. Han reducido este 
trozo al mas esquisito encaje , que contiene todo mi nombre. En Europa 
sería de primer orden. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 173 

sólida. Hay otro muro sobre el primero, que tiene Goo pies 
de largo, 5oo de ancho y la misma elevación de i5o pies. 
Hay nichos de una vara de largo y media de ancho y grueso, 
sobre los dos dichos muros, que' contienen los restos de los 
antiguos habitantes, unos desnudos y otros envueltos en 
mantas de algodón de distintos colores y muy bordados. No 
se necesitaba de mayor estension, porque dobladas las pier- 
nas de modo que las rodillas tocasen las barbas y los brazos 
se enredasen en las piernas; el volumen del cadáver es muy 
corto. 

Tiene tres puertas descubiertas la muralla, y el lado de- 
recho de cada una de ellas es semicircular y el izquierdo an- 
gular. Desde la base comienza un plano inclinado que va 
subiendo casi insensiblemente hasta los i5o pies de eleva- 
ción, con la particularidad de que á la mitad tiene una es- 
2>ecie de garita. En la parte superior hay un escondite inge- 
nioso de4>iedra labrada y en lo alto su mirador desde donde 
^e divisa una gran parte de la provincia. 

Siguen las entradas de la segunda y mas alta muralla y 
tiambien otras sepulturas semejantes á hornos pequeños de 
C3 pies de alto y 24 de circunferencia, en cuya base hay una 
losa, sobre la cual reposa algún cadáver. 

Por estar muy montuosa la muralla , no pudo saber lo 
<que significaba una peña perpendicular al lado del Norte, 
^ue no permitía el acceso á una pared de ladrillo con ven- 
tanillas á 600 pies de altura. Encierran las murallas precio- 
sidades que no pudo examinar. Los indigenas tienen horror 
« este monumento y creen que con tocarlo adquieren horri- 
Mes enfermedades. La artificiosa construcción de utensilios 
de oro y plata, que se encuentran allí, la labor de buen gusto 
de varias piedras duras, lo ingenioso y sólido de esta obra 
^gantesca de piedra labrada , hacen creer que una nación 
ilustrada ocupó este territorio, antes de Manco Cápac. (P^- 
ruanoj tomo X, n ü8.) 



17 i geografía 



Pampas del Saeramcnto. 

Las Pampas del Sacramento comprenden la mayor parte 
del territorio que hay entre los rios Huallaga, Ucayali, Ama- 
zonas y Pachitea y qne no conoce rival en punto á ferti- 
lidad. 

Descubrieron estas Pampas unos Indios convertidos por los 
Misioneros, el dia de Corpus en 179.6. De N. áS. tienen como 
'íoo millas y de ancho de 4o á 100. Hay en estas r^ones 
muchos rios que nacen en el centro del distrito y se reúnen 
al Huailaga unos y otros al Ucayali. Los mas de ellos son 
navegables en pequeños botes. El Aiguaitiay el Ciuviabatai 
y Santa-Catalina son los mas considerables y caen en el 
Ucayali. Hay en la parte Norte muchos canales entre el Hua- 
ilaga y Marañon y el suelo está cubierto de árboles de grande 
volumen y yerbas de tal altura que se pierde en ellas un 
hombre. 

Según el Padre Plaza, misionero que habitó muchos años 
estos lugares, la vegetación es espontánea y da frutos los mas 
variados. Los animales son los mismos de las riberas del 
Huailaga y Para. 

En fin es tan feraz este suelo (pie 110 se sabe como no se ha 
poblado ya en proporciona las ventajas que presta. 

nrairegacioii del Amazonas y mum afluentes. 

Ks fuera de duda que el Amazonas, el Ucayali y el Pachi- 
teac son navegables hasta mucha distancia. Los pongos ó 
estrechos que antes se <*re¡an muy peligrosos, no presentan 
riesgos tan graves (*omo se suponían y á poca costa pueden 
ejecutarse obras del arte para facilitar completamente la 
navegación aun en buques de algún porte. 

Desde Chuchunga, segim algunos, hay diez y seis y según 
otros, once pongos. Este voz viene de una palabra quichua 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 17o 

Pnneu^ que significa estrecho. lios mas importantes son el 
Pongo de Aguirre y el de Manserichc. Este último, según La 
Condamine, tiene de ancho de 25o toesas (484 metros) hasta 
aStoesas (48 metros). Su largo desde Santiago hasta San Borja 
es de dos leguas de veinte al grado. No son obstáculos para 
la navegación ; pues precipitándose el rio por un estrecho lo 
iini?o que sucede es según leyes conocidas de Hidráulica que 
debiendo pasar la misma cantidad de agua por un espacio 
menor toma un poco mas de velocidad. 

Según el mismo sabio La Condamine, el Amazonas em- 
• pieza á ser navegable en la latitud de 5° i', tiene allí de an- 
cho 1 35 toesas (261 metros), su profundidad medida con una 
cuerda de 28 brazas es im tercio de su ancho , la corriente 
tiene una velocidad de i j detoesa(2 m. 43 c.) por segundo y 
la pendiente desde Chuchunga, que está á 235 toesas (455 me- 
tros) sobre el nivel del mar, es de 5o toesas (26 metros). So- 
bre el interesante fenómeno del Bore o Pororoca^ como lo lla- 
man los salvajes á causa del ruido que produce, ya hemos 
hablado en otra parte. 

El gobierno del Perú estableció en i853 una línea de dos 
vapores que subian mas arriba deYurimaguas; perdidos es- 
tos buquecitos, el gobierno daba una subvención de 25, 000 
pesos al año á una compañía de vapores brasileños que ha- 
dan dos viajes al mes hasta Loreto. 

Hoy se construyen en Inglaterra varios vapores y se organiza 
una maestranza para establecerla en uno de los puertos del 
Amazonas, capaz de refaccionar cualquier avería que su- 
fran los vapores. Con estos elementos no hay duda que la 
navegación del Amazonas y sus tributarios se organizará de 
im modo regular y se abrirá para el comercio una nueva via 
de industria y de progreso. 

El Perú celebró con el Brasil , en i85i, im tratado sobre 
la navegación del Amazonas : como solo debia durar seis 
años según uno de los artículos, se renovó en i858. Se de- 
terminó ademas en el mismo convenio los linderos entre 



176 GEOGRAFÍA 

ambos países ; pero una comisión mixta debia arreglarlos 
conforme al principio del Uti possidetis. Seria muy útil que 
este artículo se pusiera en práctica pues de lo contrario re- 
dunda en detrimento de nuestro país, como ya lo hemos 
hecho ver al tratar de nuestros límites. Estos tratados han 
dado lugar á cuestiones con Inglaterra, Estados Unidos y 
Nueva Granada ; pero no vemos que las reclamaciones de 
estos gobiernos se apoyen en motivos plausibles. 

El viajero M. Emilo Carrey mandado por el Gobierno 
Francés para estudiar la hoya superior del rio Amazonas: 
después de haber tomado datos sobre el comercio, la geo- 
grafía y hecho importantes observaciones, publicó en i855 
sus trabajos llenos de noticias interesantes. Nosotros conse- 
cuentes en nuestro objeto de hacer conocer el país y sobre 
todo esas regiones tan ricas, como poco conocidas y que 
prometen mucho para nuestro provenir; publicamos los si- 
guientes itinerarios tomados de su obra que pueden ser de 
alguna utilidad. No dudamos que algún dia el Amazonas 
será el vehículo de de nuestra comunicación con Europa. 



Itinerario del Amazonas. 



países 



Entre el Para y la Barra (Brasil) 

De la Barra á Egas (Brasil) 

Egas á Tabatinga (Brasil) 

Tabatinga á Nauta (Perú) 

Nauta á Balsapuerto (Perú) 

Total 



rOR TAPOR 



SI BIEN DO 



Días. 
8 á 10 
3 á 5 
5 á 6 
G 
8 



30 á 35 



BAJANDO 



Días. 

i á 

i á 
2 á 
3 
3 



o 
3 



13 á 16 



A LA VELA O REMOS 



SUBIIINDO 



Días. 
20 á 50 

15 á 30 
25 á 60 

16 á 25 
20 á 30 



96 á 195 



BiUANDO 



Días. 

25 á 40 

6 á 8* 

6 á 7 

5 á 6 

5 á 6 



47 á 67 



DE LA RKPÜBLICA DEL PERÚ. 



177 



Del Para lí Calumba, 



Cayunibaes un puerto situado sobre el Huallag¿i. 



PAÍSES. 



Del Para áNaula 

De Nauta á Laguna 

De Laguna á Yuri maguas 
De Yurimaguas á Ghasuta 
De Ghasuta á Cayumba. . 

Total. . 



A LA VELA O CON REMOS. 



81 HIENDO 



Dias. 

76 á 165 

10 á 15 

4 á 6 

8 á 15 

28 á 60 



126 á 261 



RUANDO. 



Días. 
i2 á 61 
3 á 5 
2 
2 
5 á 7 



54 á 77 



De IVauia A BellaTisla 6 Ifiisamarti. 

Bellavista y Yusaniaru son puertos situados á orillas del 
Amazonas. 



países. 


A LA VELA ( 
Sl^lENDO 


i 

CON REMOS. 
BAJANDO 


De Nauta á la embocadura del Huallaga 

De la embocadura del Huallaga á la Barranca. . 

De la Barranca al pongo de Manseriche 

De Manseriche á Yusamaru 


Días. 

9 á 14 

6 á 8 

6 á 8 

17 á 25 


Días. 
3 á 4 
2 á 3 

2 á 3 

3 á 5 


• 

Total 


38 á 55 


10 á 15 







TON. I. 



n 



178 



geografía 



De JVaiila al Hlayro. 



PAÍSES. 


A LA VELA CON REMOS. 

hlBII^MK) BAiAUOO 


De Nauta á Saravacu.- 


Dids. 
12 á 20 
15 á 30 
15 


Días. 
10 á 12 
10 á 12 
8 


De Sarayacu á la embocadura del Pachileac . . . 
Del Pachileac al Mavro 


Tola! 


42 á 65 


28 á 32 





De IVaufii « Coeabanibilla. 



Cocabainbilla es puerto del Ucayali. 



países. 



De Nauta á la embocadura del Pachileac 

Del Pachileac á Cocambilla 



Tolales 



A LA YELA O CON BEMOS. 



SIBIEISDO 



Días. 
27 á 50 
40 



67 á 90 



B.UAKDO 



Dias. 

20 á 22 
10 á 15 



30 á 37 



Coiiipnriieloii de loe diverees eamiiioe enire \m Evropii 

y el Periii* 



Por el Cabo de Hornos, de. 4.1*.* 
Por el istmo de Panamá, de. . . 4 . . * 
Poi* el Aínazonas , de 4 . . * 



70 á i3o 
27 á 3o 
68 á 94 



DE LA REPÚBLICA DEL PEUl. 179 

Cuando la navegación del Amazonas sea libre y se salven 
ciertas dificultades y molestias que hoy sufre el viajero, la 
via del Amazonas será la mas rápida y barata. 

S primero que descubrió el Amazonas fué el Español Fran- 
cisco de Orellana, mandado por Gonzalo Pizarro. Remontó 
toqo el rio y se fué hasta Europa, haciendo uno de los viajes 
mas atrevidos que se pueda imaginar. El fué quien le dio el 
npmbre de Rio de las amazonas (]os Portugueses lo llaman Bio 
Sólimoes) ; porque decia que habia visto mujeres guerreras, 
que le impedían el paso en las orillas. Esto ha sido tenido por 
uiia fábula ; pero Castelnau, en su viaje a la América, no lo 
nipga mas bien como si tratara de probarlo, pues dice : que 
exi&te aun la tradición de las Amazonas en las tribus salvajes 
entre las que es popular : dice ademas haber encontrado en 
Santarem una estatua que representa una Amazona y por úl- 
timo que es muy difícil suponer tal engaño en los conquista- 
dores, tomar por hombres; mujeres guerreras. En h*n punto es 
este quesera muy difícil resolverlo. En i5G8, Pedro de ürsoa 
fu|¿4Xiaiulado por el virrey de Uma ; pero su objeto sobre todo 
fu ^ de ver las minas del Dorado : después de haber atravesado 
esie rio en gran parte, fué asesinado por un soldado español 
Aguirre. Tejeira hizo un viaje desde el Para hasta el Ñapo, 
el .que remontó y llegó hasta Quito. Un año después empren- 
dió un segundo viaje con los Padres Acuña y Artieda. 

Al mismo tiempo que en América se exploraba este rio, en 
Europa el geógrafo Samson hacia una carta que aunque llena 
dé errores; pero fué la mejor de su época. En 1707, apare- 
ció la carta del Padre Samuel Fritz, jesuita alemán; fué el pri^ 
mero que dio á conocer este rio de un modo exacto. Probó 
que el verdadero origen del Amazonas era el Marañon, que 
nacia en el lago Lauricocha y no el Ñapo, como se creyó 
hasta entonces. Por el año de 1743 emprendió el sabio Iaí 
Condamine su viaje después de haber efectuado la medida 
del arco de meridiano ; recorrió todo el Amazonas desde Jaen^ 
hizo observaciones astronómicas, sobre el ancho, veloci- 



180 geografía 

dad, etc., y no tan solo del Amazonas sino de algunos tribu- 
tarios como Orinoco, etc., hizo ademas observaciones sobre 
vegetales y animales, sobre las tribus, su raza, lenguas, etc. 
Fué un viaje verdaderamente científico. A fines del siglo 
pasado visitó Haenke, no tan solo este rio sino muchos otros 
como el Ucayali, Beni, Madeira, etc., haciendo observacio- 
nes sobre la historia natural y geografía de estas regiones. 
Era un verdadero apóstol de la ciencia. Tenemos última- 
mamente en nuestros dias al malogrado Yjurra digno de me- 
jor suerte. Poeppig cuyo fin fué la botánica y otros que 
han visitado diversos tributarios de este gran rio como Smith 
y Lowe, Maw, los viajeros Norteamericanos Herndon y Gib- 
bon, Osculati, los hermanos Carrey y algunos masque seria 
largo enumerar. 

Es tanta la importancia de estas regiones que no podemos 
dejar de transcribir estas elocuentes palabras : a Los innu- 
merables afluentes del Amazonas forman entre sí decenas de 
millares de leguas de rios navegables : se junta este rio por 
una parte al Orinoco, cuya embocadura está casi á 3oo le- 
guas al Norte de la suya ; por otra parte, por medio de un 
canal de pocas leguas podría unirse al Plata, cuya emboca- 
dura está á 900 leguas al Sud de Para. En mi concepto es 
el sistema hidrográfico mas grandioso, mas maravilloso, el 
mas fecundo en porvenir para la humanidad que existe en 
nuestro globo. 

Sea en el Brasil , sea en las cinco repúblicas y las tres 
colonias europeas, cuyas aguas recibe mas ó menos, el rio 
Amazonas cuenta por tributarios directos ó indirectos mas 
de 1,100 rios y millares de lagos, de canales naturales y 
de estanques. 

Esta inmensa red que cubre mas de los dos tercios de Sud 
América, que es como la vida interior del Brasil, de las cinco 
Repúblicas y de una parte de las tres Guyanas, que por sí 
solo sirve y puede sirvir de via de comunicación á una ex- 
tensión (le ooo leguas en latitud y mas de 600 en longitud, 



DE LA REPÚBLICA DEL PEllU. iS\ 

desemboca en el Atlántico á menos de doce dias de la Eu- 
ropa, á veinte horas de Cayena y á lo largo del territorio dis- 
putado entre la Francña y el Brasil. 

Por esta boca fácilmente accesible es por donde se pre- 
tende hacer pasar algún dia mas de los dos tercios del comer- 
cio de la América. Por esta boca es por donde la mayor parte 
de los pueblos esparcidos sobre este vasto continente deben 
esclusiva y libremente pasar par sus relaciones interna- 
cionales. Por esta boca es por donde penetrará la civilización 
al continente Sud Americano, cuando llegue el dia en que 
se cumplan las proféticas palabras del mas ilustre de los ver- 
daderos sabios de nuestra época^ del barón de Humboldt : 
« yíllí es donde tarde ó temprano debe concentrarse algún dia 
la civilización del globo. » (Carrey, Producciones f Costuní" 
hres de Sud /América.) 



DEPARTAMENTO DE PIURA. 



Máimtatem. 



Confina por el N. y E. con la República del Ecuador; por 
el S. y el E. con los departamentos de Cajamara y de la 
Libertad y por el O. con el Océano Pacífico. 

Se erigió primero en provincia litoral por supremo decreto 
de 3o de Enero de 1837 ; pero por ley última de .3o de Marzo 
de 1 86 1 ha sido constituido en departamento. 



Este departamento, cuya capital es la ciudad de San- Mi- 
guel de Piura, comprende tres provincias con 74,000 habi- 
tantes y ai curatos. En lo judicial está sometido á la Corte 
Superior que reside en Trujillo y en lo eclesiástico al Obis- 
pado de Trujillo. f^s pro\ánc¡as son : 

Piura, Pavta, 

A va vaca. 



PROVINCIA DE PIURA 



IiiaUt«s. 



Confina por el N. con la provincia de Pa)1a, por el S. 
con la provincia de I^imbayeqne del ílepartamento de la I j- 
bertad, por el E. y el N. con la provincia de Ayavaca y por 
O, con el Océano Pacífico. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 183 

Consta de ocho distritos, su capital Piura, á saber : 



Píura, 


Tambo-Grande, 


Castilla, 


Yapatera, 


Sechura, 


Morropon, 


Catacaos, 


Salitral. 



Hay ademas dos distritos en que se divide la ciudad, uno 
del Norte v otro del Sur. 



PROVINCIA DE PAYTA 



liímltes. 



Confina por el N. y E. con la República del Ecuador, 
por el S. con la provincia de Piura, por el E. con la provincia 
de Aya vaca y por el N. y O. con el Océano Pacífico. 

Consta de siete distritos, su capital la ciudad de Payta : 

Payta, Amotape, 

Celan, Huaca, 

Tiimbc/, Snllana. 
Querocotillo. 



PROVINCIA DE AYAVACA. 

JiíniiteH. 

Confína por el N. y K. con la Repi'iblica del Ecuador y la 
provincia de Jaén del departamento de Cajamarca, por el S. 
con la misma provincia de Jaén y la de Lambayeque del de- 
partamento de la liiberlad y por el O. con las provincias de 
Piura y Payta. 

Consta de ocho distritos, la capital es Ayavaca : 



Cumbicns, 


Huancabaniba, 


Suyo, 


Hiiarniaca, 


Frías, 


Sondor, 


Ayavaca, 


(^h^laeo, 



iRI GEOGRAHA 



Carato* dto la aaiisva ppavlBcto lltaral. 

Piura, Yapatera y Morropou. 

Caucaos, Huancabamka, 

Tiímbez, Frías, 

Sullana, Huarmaca, 

Sechura, Cunibicus y Paycapam]Ki, 

Huaca, / Satitfal, 

Payta y Colán, Sondor y Sonclorillo, 

Amotape, Chalaco, 

Querocx>tillo, Ayavaca, 

Tambo-Grande, Suto, 
• Congona. 

A pesar de la nueva división política es innecesario des- 
cribir los ríos y otras particularidades de cada una de las pro- 
vincias y creemos bastante el hacer una relación en {j^eneral, 
pues los productos y otras circunstancias son comunes á las 
tres. 



^las. 



Los ríos de consideración que riegan este departamento son 
tres, á saber : el Chira ; el segundo el Túmhez^ navegable al- 
gunas millas y el tercero el de Sechura^ que pasa por la ciu- 
dad de Piura y nace en la laguna Mamay-oco 6 Huarinja en 
la Cordillera. El rio Chira es navegable desde un pueblo lla- 
mado el Arenal hasta cerca de la embocadura. Un banco de 
arena formado en su embocadura impide la libre comunica- 
ción con. el mar. 

£ste departamento es muy escaso de aguas , porque solo 
llueve de cinco en cinco años y á veces á los 6, 7, 8 y aun 
10 años. Las consecuencias son fatales por la escasez de ali- 
mentos ; pero cuando llueve es tanta el agua que cae que in- 
nunda los pueblos y campos, fertilizíi estos en tal estremo que 
producen espontáneamente sin necesidad de cultivo frutos 



DE LA. REPÚBLICA DEL PERÚ. 18% 

esquisitos, flores y pastos de asombrosa frondosidad. Se dice 
vulgarmente que cada gota de agua que cae del cielo es sufi- 
ciente pasto para un cabrito. 

El rio Sechura^ aunque caudaloso, se seca completamente 
desde Julio hasta Dicieml)re ; por cuya razón los habitantes 
forman depósitos llamados Casimbas \íoy medio de excava- 
ciones practicadas en el plan del rio , para surtiise de agua 
en el tiempo en que falta. 

Reino anlniRl. 

Es abundante en esta provincia el ganado vacuno, huiar, 
cabrío y mular. Este último goza y con justicia, de mucho 
crédito, por su buen paso y fortaleza. Hallan en el ganado ca- 
brío casi toda su riqueza, pues del cuero hacen cordobanes, 
. del sebo jabón de superior calidad que expenden en el Ecua- 
dor y la costa Norte del Peni hasta Lima y de la carne se 
sustenta la gente pobre. 

Entre otros cuadrúpedos se encuentra el Danta^ /4nta ó 
la Gran Bestia^ que habita en las riberas del rio Chinchipe, 
afluente del Marañon. Su figura es como la de la vaca ; pero 
el tamaño menor que el de un ternero ; su cabeza es parecida 
á la del carnero sin cuernos; la cola pequeña, delgada y tor- 
cida, menor que la del puerco ; tiene crin corta ; entre las dos 
cejas tiene un hueso tan sólido que con él vence las dificulta- 
des que á su paso le oponen los árboles. Es mansa cuando 
no se le ofende, pero l)rava cuando se le incomoda. El tigre la 
persigue mucho; pero ella se sostiene en reñido combate, del 
que sale victoriosa si logra introducirse en bosques espesos, 
pues en ellos destroza al tigre íil abrirse paso. Es de igual 
fuerza en el agua, pues es anfibia ; cuando toma á un perro 
su placer es arrancarle el pellejo y tirarlo al aire. Su carne es 
comestible y semejante á la de la vaca, pues es animal de uña 
abierta. 

Hállanse también otros animales de varir'\s especies; el' 



IW •lEWillArlA 

mas raro y cntraTagante es el Hanaado Hormi^ero^ tiene las 
cerdas de la rola tan largas que, cuando llueve ó hace fberte 
soif se cubre la cabeza con ella ; en d extremo de su tronpa 
tiene un pequeño 'agujero por el que respira. Es tan fuerte 
que, cuando lucba con el tigre si este se descuida, lo es- 
trecba entre sus manos, quedando los dos muertos en el eom* 
Ixite. Se alimenta de bormigas, para lo cual introduce so Icn- 
gua, qué es lai^ y delgada como alesna, en los buceos en que 
estas babitan con el fin de bacerlas salir ; en seguida se pone 
en acecbo y á medida que van saliendo las atrae con el aliento 
y las traga. Es muy lerdo y perezoso. 

Otra clase de animal se llama Frontino, perseguidor del 
ganado y el bombre que encuentra no escapa de su vora* 
cidad. 

El Sajino j Chancho, Paquira 6 Javalij abundan en Piura. 
Son parecidos al puerco y los llamados Mangana tienen el 
ombligo á un lado del espinazo. Dentro del ombligo se baila 
una especie de almizcle y es menester cortarlo antes de que 
muera para poder comer la carne, que de otro modo es inso- 
pf>rtable. Caminan en escuadrones, goi)emados por uno que 
parece ser el capitán. 

I^s Tarugas son una especie de venado de buena carne 
y su piel es mucho mejor que los cordobanes de cabra. 

Las especies de Tigres son muchas en los alrededores de 
Túmhez; persiguen al ganado y aun á los dueños. Es así 
mismo considerable el numero de Leopardos y bravos y cor- 
pulentos en sus cercanías. 

Ardillas y Pacranes^ animales mayores que un gato, que ro- 
ban el maiz y gallinas. En idioma quichua se le llama Alpa- 
cítala^ esto es Tigre gallinero. 

El Cahapicuru^ que quiere decir animal entre espinas, jx>r 
que las arroja cuando se ve perseguido ó acosado, dañando á 
su enemigo y aun matándole. El Camaleón^ el Paea^Oj como 
la Iguana en sus propiedades y también en su figura, de buena 
carne aunque muy parecido á la lagartija. El Ijefiatero^ espe- 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 187 

cié de gusano de seda. Raposas ^ etc., etc., son los animales 
de los bosques. 

Entre reptiles se encuentran las Víboras de coral y vene- 
nosas, cuyo antídoto es el tabaco y bejuco de Guayaquil. La 
especie llamada Colamho es domesticable y se aliment¿i de 
cuanto se le da. Por supuesto que no faltan Perros, Gatos, 
Ratones y otros animales que por do quier se encuentran. 

Entre volátiles se halla el pájaro llamado Carpintero ^ en 
quichua Cargoch^ de colores vivos, su pico es grueso y fuerte, 
taladra los árboles mas duros para su habitación ; es de buen 
gusto su carne, arranchas y Pihas, especies de pava, buenas 
para alimento ; de hermosos colores ; son domesticables. 
Pavas negras. El Paugí^ semejante al pavo, es de hermoso 
plumage, de pico amarillo y con cresta colorada; el Hue- 
requeque^ domesticable y que acaba con los insectos, parécese 
á la paloma montes ; su nombre es Onomatópico; pero se le 
conoce generalmente con el de Hiicrcqueque porque parece 
que se le oye decir esta palabra cuando canta. 

Hacia el Norte se halla el pájaro Predicador ó Pincha^ de 
varias especies, tamaño, plumage y pico, el que en algunas es 
tan grande como su cuerpo. Perdices^ de dos clases, de muy 
exquisito gusto ; el Quinquin 6 Ckiroque^ de melodioso can- 
to, de lindo plumage; el Cóndor^ ave de rapiña, uno de los 
mayores volátiles y el rey de los Andes, es ceniciento, de 
una fuerza colosal y se eleva á alturas inconcebibles. Cucii^ 
IhSy palomas, cuyo canto expresa dulcemente un llanto en los 
términos cu-cii-U. Se dice que son de dos ó tres golpes, según 
<¡ue canta dos ó tres veces el cu-cu-ll y entonces son mas 
estimadas. Son estas palomas el símbolo candoroso de 
íimor. 

Hay un sin número de Papagayos^ de hermosos colores y 
de varias clases : una de ellas Periquitos^ es notable por su 
pequenez; el Chisco, Corregidor 6 Soña^ tiene dulce canto, 
c!ola mas larga que el cuerpo ; el Piche ^ color del musgo y 
encarnado, de esbelto plumage, de canto agradable; el Pico 



188 GEOGRAFÍA 

gordo persigue las sementeras en manadas tan espantosas , 
que las arruina en poco tiempo. 

Ahejiís de seis clases .- Luciérnagas^ Mariposas^ de mil co- 
lores; Arañas de seda, tan grandes como un cangrejo en 
Chachapoyas y Hormigas ú Oveji/laSj abundantes en la mon- 
taña. 



Se encuentra en abundancia el Tol/o fino, hasta de vara y 
media de largo, desde San-Pedro hasta Navidad ; el Tambor^ 
de nueve pulgadas de largo, verde, ó de finísimos colores ; el 
Churrucutula^ de 1 8 pulgadas de largo, sin escama ; pero de 
piel tan dura que, antes de guisarlo, es preciso quitársela, 
asándolo ; en este estado es muy regalada su carne ; el Bagre^ 
que se coge todo el año en Colan ; el Tibiera , el Borriagate^ 
Pulgar^ el CíAezudo^ las Ballenas^ el Rumie/tana j el Perico, 
el Gallo, las Jibias, etc., etc. 

Los Lagartos ó Caimanes son muy abundantes en los rios, 
sobre todo en el de la Chira. Los hay hasta de diez varas. Son 
(le mucha fuerza y larga vida ; pas<in seis meses en el lodo sin 
comer ni beber y despiertan muy voraces. 

El Lobo Marino abunda en la costa cuja grasa y piel se 
aplica á varios usos; también se hallan Langostas y otros 
muchos que seria largo enumerar. 

Kelno vegetal. 

No le faltan á esta provincia algunos productos vegetales 
í|ue casi no tienen rival en su sazón. Entre producciones ali- 
menticias de la costa é interior se cuentan : el An^z , el 
TrigOy el Maizy las Papas y la Caña de azúcary poco abun- 
dante, la Quinua, los Frijoles, las Habas, Menestras, el 
Camote, la Vaca, la Achira, las Ocas y otras nuichas. I^is 
hortalizas son muchas v muv buenas. 



DE LA REPÚBLICA DEL PEttU. 189 

Es Igualmente rica en maderas de construcción y árboles 
de otros usos, yerbas medicinales y frutas. 

Entre las primeras abundan el Cedro y el Boj y la Caoba y el 
Cocoholoy el Naranjo agrioy el Tamarindo y en abundancia, 
el Hoque y el /ílisoy el Sanee, la Chontillay el Luctnoy el G/za- 
chapelíy el Aii)ol de la Taray el Olivo y la Palmay el Tailísy el 
Guayacany madera muy dura y olorosa, el GuayOy el Sapotey 
el RobU^y el Siopey el Algan^boy el Guálticoy el Palillo y el Z/- 
moncilloy la Cascarilla escasa, menos en la montaña, el P/- 
/2o/?, el Molí e y el /algodón y que forma un ramo princi])al de 
su riqueza. 

Las yerbas principales de este país son : la Lengua de 
Vaca, el Culantrilloy la Mosquetay el ZíVo, la Perílluy la 1^/7'- 
rrecillay la f^erdolaga, la Quinua blanca y colorada, \?í Sienta 
pre-Vivay la Desflemad era y la Lechuguilla y la MonadUluy la 
j4 chupalla, el Rcimí y otras muchas de las que se producen 
en el Norte de la República, como en Amazonas, la Liber- 
tad, etc., etc. 

En cuanto a frutas, creemos que otros lugares del Peni le 
llevan ventaja, solo en la variedad; pero no en el exquisito 
gusto y delicadeza. La Chirimoya y la Pina y tan buena como 
la de Guayaquil; la Ciruclay la Guayaba y las Papayasy gran- 
des y refrigerantes; los Plátanos y de varias clases; la Sand/uy 
el Melón y el delicioso Mango , que una vez vencida la re- 
pugnancia que causa al principio, no hay manjar en el mundo 
que se le pueda comparar. Es fruta de hueso, del tamaño 
de un durazno grande, pero en forma elipsoide (como la del 
huevo); su color es amarillo obscuro con manchas negruzciis. 
Hay en fin Paltas llamadas también en Colombia Aguacales, 
y otras frutas que produce la zona intertropical. 

Reino mineral. 

No carece esta provincia de metales preciosos, aunque no 
en mucha abundancia y de otros productos minerales. En el 



ItK) r,E<J<;UAFlA 

cerro denominado el Gigante^ hay metales de oro, que llaman 
bronce dorado, de 19 quilates de ley; en el de Pomema- 
chúi^ en el de San- José ^ en el de Naviceda, en el de Rosario 
de Guadalupe y en el Jebon de San- Pedro hay pacos y bronce 
dorado de baja ley . 

En el cerro áe, San- Lorenzo se encuentran vetas \le plata, 
taniljien hay en el cerro inmediato al pueblo de Ayavaca de 
calidad paco (verde cobrizo); |:>eroque rinden i>oco. En Amo - 
tape, á ifi leguas de la ciudad de Piura, hay una mina de Brea, 
célebre en otro tiempo, hasta que se descubrió la de Santa- 
Elena en Guayaquil, que la hizo abandonar. Cerca de Tunibez 
hay una mina de Carbón de piedra ; pero cuya veta es pe- 
queña. 

Destabladlo de ^lecliiirfi. 

Este despoblado es un desierto de 32 leguas de largo, sin 
agua ni pastos; pero que sin embargo pacen en él infinito 
número de caballos, muías y burros silvestres, sin dueño, ali- 
mentándose con una raíz llamada Yuca del Monte ^ que la bus- 
can con el olfato v la desentierran. 

Hállanseen este despoblado abundantes salinas y la barrilla 
(|ue se emplea en Europa para hacer vidrio. En Piura y Lam- 
bayeque llaman Lito á esta }erba. Hacen mucho uso de ella 
para la fábrica del jabón, sacando lejía de las cenizas. Tam- 
bién la emplean en los tintes. 

ladiistrla aiprtfrola y fabril. — Comercio. 

Este territorio previlegiado por la naturaleza posee, como 
hemos dicho, ricos y abundantes frutos que cultivan bien sus 
habitantes y recogen no solo lo necesario para su consumo, 
sino también para extraer á otros puntos del interior y ex- 
terior de la República. 

Las mujeres se ocupan en hilar el algodón, cuyos ovillos 



DE LA REPÚBLICA DEL FEHU. 191 

sirven para hacer sacos de lona. Los cordobanes que curten, 
el jabón que se fabrica mucho, la sal, el ganado, en especial 
el mular, los sombreros de paja, llamados Catacáos^ por- 
que se hacen en el pueblo de este nombre, forman su princi- 
pal industria y comercio con los pueblos vecinos y con Guaya- 
quil á donde van en pequeños barcos, para traer en retorno 
frutas, pezuelos, cacao, cigarros puros y otros artículos. 

El sebo del ganado cabrío , cuya carne sirve de alimento á 
los pobres , es también otro artículo de comercio de gi'ande 
importancia en esta provincia. 

Las muías son de superior calidad y las mejores de la Re- 
pública, en su paso y fortaleza, por lo que son muy solici- 
tadas. 

También los burros ya domésticos, ya silvestres toma- 
dos en el despoblado, forman un ramo notable de comer- 
cio, por ser fuertes y de buena talla. 

La Cera de Abejas es igualmente otro de los renglones de 
comercio, li pesar de que se ocupan poco en cuidarlas y em- 
plear los medios necesarios para que i\en todo el provecho 
que de ellas se obtiene en Europa. 

Los puertos por donde tiene lugar este comercio son : 

Payta, puerto mayor, 

Túmbez, puerto menor, 

Sechura, caleta habilitada para la exportación de frutos del 
país é introducción de mercaderías libres de derecho. 

El departamento de Piura es uno de los mas comerciantes 

clel Perú y está llamado á ser el primero por sus productos de 

exportación, ocupando el primer lugar el algodón. La natu- 

i:"aleza parece que hubiera querido dotar á esta provincia con 

t:an rica y necesaria producción : todos los terrenos y espe- 

f^ialmente los inmediatos á la costa son los mas aventajados. 

El hielo que es la plaga mayor del algodón no se conoce. El 

ingeniero Norte Americano D. Alfredo Duval, que ha hecho 

vui estudio muy especial sobre el cultivo del algodón en dis- 

. tintas partes del mundo y seis años en la provincia de Piura, 



492 geografía 

dice : « (¡ue no conoce país ni mas sano, ni que se preste mas 
al cultiva del algodón. » í-a temperatura del termómetro de 
Farenheit jamas sube de 88**. Kl algodón crece casi natural- 
mente y es planta indígena. Sin haberlo cultivado de un modo 
especial, en los años de 52 á 58 se exportaron 1 5,ooo quintales 
sin traer á cuenta la gran cantidad que se consume en la misma 
provincia en hilados y géneros de que se visten los Indios. 

Según la experiencia de los antiguos agricultores^ se cal- 
cula que una planta de algodón después de tener dos ó tres 
años de vida da cinco ó seis libras por cosecha y cinco mil 
varas cuadradas pueden dar de mil á mil doscientas libras, 
siendo útil prevenir que el topo es casi igual al acre ingles y 
que un volumen de agua igual á cuatrocientos cincuenta 
pies cúbicos en cada veinte y cuatro horas basta para regar 
un topo y que cuando la planta ha tomado cierta fuerza se 
necesita menos agua. 

Atm^üfera. — Clima. 

Ija atmósfera es de una admirable transparencia y sereni- 
dad en la costa. El clima allí es excesivamente cálido, á tal ex- 
tremo que los sifilíticos sanan sin mas que la elevada tempe- 
ratura, que promueve abundante transpiración. Es sin em- 
bargo de los países mas sanos de la costa del Perú. 



úe Piíim, 



La ciudad de Piura es la primera que fundó el conquista- 
dor Francisco Pizarro en el Perú, el año de r53i, aunque 
no en el mismo sitio en que hoy se encuentra. Se le puso el 
nombre de San Miguel ele Piura. Las arenas van cubriéndola 
y tanto por esto como por las borrascosas lluvias á que está 
expuesta, es probable que cambie de lugar. El rio, aumen- 
tado con las lluvias, engruesa de tal modo las aguas que se 



DE LA REPÚBLICA DEL PEHU. 193 

nunda la población. Sus aguas son muy puras y agrada- 
bles. 

Hay una Iglesia Matriz, una parroquia de Indios, llamada 
San Sebastian^ otra iglesia de JSuestra Señora del Carmen ^ 
tres conventos de religiosas : San Francisco^ la Merced y el 
hospital Betlemltico. Entre los establecimientos de beneficen- 
cia el iinico que existe es el de Belén con dos departamentos, 
el de hombres con 28 camas y el de mujeres con 17. Entre 
los de instrucción hay el Colegio Nacional de San Miguel 
de Piltra. En i855 sufrió esta ciudad un fuerte temblor que 
destruyó muchos edificios. 



Puerto de Payta. 

El puerto de Payta es sin duda uno délos mejores de Sud 
América, no por su comercio, que es reducido, sino por su 
fondeadero. Está perfectamente abrigado de todos los vientos, 
así es que su mansedumbre es constante. En cuanto á edifi- 
cios es pobre; lo único de mención es una preciosa Aduana, 
toda de fierro, traída de Inglaterra. En la Iglesia Matriz hay 
una preciosa pila bautismal. Los alrededores de Payta son 
muy áridos : por todas partes arena y cerros sin vegetación 
ninguna, á excepción de una planta de flores lilas que es una 
especie de niesemhríanthemiun. 

El comercio como hemos dicho es muy poco. Consiste 
principalmente en los sombreros de paja llamados Catacaos^ 
porque se hacen en el pueblo de ese nombre ; en algodón que 
se exporta como i5,ooo quintales al año al precio de w^ 
quintal. La cascarilla de Loja y Jaén es también otro de los 
artículos. 

Durante el periodo de i^ de Mayo de 184O al 3o Abril de 
1847 la importación fué de 2o4,ooo^, lo que produjo en de- 
rechos de aduana 55,ooOfJí. Entraron en el misma periodo 
337 buques que niedian 34,449 toneladas. En 1869, el co- 

TOMC 1. 13 • 



194 GEOGRAnA 

mercio de este puerto se elevaba á 8iü,65i 4 5 r., repartidos 
del modo siguiente : ^ 

I laporladon. Exportación. 

526,g4á .S 3 2^3,809 Á 2 

El producto de aduanas en el mismo año fué de 90,4^9 ^ 7. 

TjOS Pay teños se distinguen por su afición a la marina, 
para la que tienen especial habilidad. Seria de desear, como 
ya se ha propuesto, que se estableciera en aquel puerto un 
arsenal. Cuenta entre sus hijos al heroico capitán Noel, quien, 
al tiempo de naufragar el buque de su mando, prefirió morir 
por salvar á los que en él se encontraban. 



DEPARTAMENTO DE CAJAMARCA. 



Antes de i854, no existia este departamento, sino que com- 
ponía parte de las provincias del de la Libertad ; j^>ero á con- 
secuencia de la revolución de ese año y satisfaciendo á los 
justos y ardientes deseos que tenian desde mucho tiempo los 
Cajamarquinos, la junta departamental, que se levantó contra 
el gobierno, lo declaró departamento. Con el triunfo de la 
revolución, la Asamblea Nacional de i855 aprobó lo hecho y 
lo constituyó con las autoridades respectivas. 



liímitcii. 



Confina por el Norte con la República del Ecuador, por 
el Este con las provincias de Chachapoyas y TiUya, del depar- 
tamento de Amazonas, cuyo límite es^el rio Marañon; por el 
Sud con la provincia de Huamachuco, del departamento de 
la Libertad y por el Oeste con las de Trujillo, liambayeque 
y Chiclayo , del mismo departamento y la de Ayavaca, del 
departamento de Piura. 

Su población 120,000 almas. En lo eclesiástico está some- 
tido al Obispado de Trujillo y en lo judicial á la Corte Supe- 
rior que reside en Trujillo. 



lUG 



G£IJ(3RAF1A 



Comprende este departa iiieiito 4 provincias , '3 ciudades : 
( ajamarcaj capital del departamento ; Jaén y Celendin^ por 
ley de 19 de octubre de 18^9 ; 32 distritos, 3o curatos. lias 
provincias son : 



Cajamarca, 
Cajabamba, 



Chota, 
Jaeo. 



INMaacimí de €«|MMarc»9 la capítol. 

De Cajamarca á Cajabamba ao leguas. 

De Cajamarca á Hualgavoc i\ 

De Cajamarca á Jaén 6*4 



PROVINCIA DE CAJAM 



ixm j 



Cajamarca es \oz degenerada de la quichua Casacmarca^ 
que significa Pumpa de hielo ^ \yov las muchas heladas a que 
está expuesta la ciudad de este nombre, por hallarse situada 
en lina elevada planicie. 

Consta de 17 distritos, 12 curatos. 





IMütritas. 




(^ijamarcu, 




San Mareos 


Jesús, 




Celendin, 


Ichocan, 




Chetílla. 


.\suucion. 




Llacauora, 


Cáseas, 




Matará, 


Trinidad, 




Encañada, 


San Pabio, 




Contumazá, 


Sorochucü, 


Gu¿niun^o. 


Magdalena, 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 1«7 

rx>s curatos son casi los mismos, á saber : 



Cajamarca, 


Cáseas, 


Jesús, 


Guzmango, 


San Marcos, 


Celendin, 


lohocan, 


Pólloc y lanacancha, 


Asunción, 


• 

Trinidad, . 


Contumnzá, 


San Pablo. 



El curato de Cajamarca se cli\ide en dos. El numero del 
clero de esta provincia, inclusos los curas é ínteres, es de 4'^. 



í^s ríos de esta provincia son : el Tiuiguragua ó yilto Ma- 
raíion^ cuyo curso es de S. á N, y que atraviesa de un es- 
tremo á otro todo el departamento. 

El rio Crisnejas^ formado por el Cajamarca^ el Chonta^ el 
Mashcoriy el Namora^ Sóndor^ el.Chucsen, el Guayohamhay 
Cascasen^ son los que bañan los distritos de Cajamarca, Je- 
sús, Llacanora, Matará, San Marcos, Ichocan. Reunido al de 
HuamachucOy desemboca en el Marañan. 

El Llanguatial con sus afluentes riega los distritos de Ce- 
lendin, Encañada y Sorochuco; desemboca en el Marañan. 

El Magdalena que, unido al Puchux^ forma el San Pedro^ 
hasta los distritos Asunción, Chetilla, Magdalena , San Pa- 
blo, Contumazá y la Trinidad. Atraviesa la provincia de Chi- 
clayo y desemboca en el Pacífico. 

El Chonta y Maschon son dos lagos de poca considera- 
ción, los Negritos^ en el distrito de la Encañada, cuyas aguas 
se han represado, hace poco para regar los terrenos de la 
costa. San Nicolás^ en el distrito de Jesús; la Picota^ en el 
(le Sorochuco, etc., etc. 

Los baños termales de sulfato calcáreo, de temperatura de 
agua en ebullición. Eran la residencia de Atahualpa á la lle- 
gada de Pizarro al Peini. 



i98 GEOGRAFÍA 



VolcaneB. 



Se hallan dos picos volcánicos; pero que no. han hecho 
empciones conocidas : uno en el distrito de Ichocan y otro 
en el de la Encañada. 



Hállanse dos grutas : una en la Hacienda de Porcon, del dis- 
trito de Cajamarca, y la otra en el de Llacanora, abundantes en 
cristalizaciones causadas por las aguas y sin término conocido. 

En el distrito de la Encañada hay un puente natural, co- 
nocido con el nombre de Pachachaca. 

Oiudad de Cajamarca. 

En una hermosa llanura, situada al pié de las vertientes 
orientales de la cordillera de los Andes, está la ciudad de 
Cajamarca, á a, 86o metros sobre el nivel del mar. Tiene 
1 8,33o habitantes y mas de 24,000 con los suburbios. 

Sus calles son de S.O. á N.E., están cortadas en ángulos 
rectos por otras. Las manzanas son i5o, de regular construc- 
ción, de sillar, adobe y tejas. 

De O. á E. corre im riachuelo, dividiéndola en dos partes 
comunicadas por puentes en mal estado. En el centro de la 
ciudad hay una espaciosa plaza, con una buena fuente de 
granito, de bastante gusto. Hay cinco plazoletas y doce pilas 
para surtir de agua á la ciudad. 

Entre los templos son dignos de consideración Santa Cata- 
lina, que es la matriz, por su bella fachada y buenos relieves 
y la de San Antonio, edificios vastos de tres naves= de piedra 
labrada. Sus torres están inconclusas. 

Los conventos supresos de Betlemitas y Recoleto Francis- 
cano son de notable arquitectura y escultura. 

La casa de Cabildo está inconclusa : la Cárcel sir debe á la 
asiduidad y patriotismo del Doctor Don Mariano Felipe Paz 



DE LA REPÜBUCA DEL PERÚ. 199 

Soldán, Juez de primera instancia de esta provincia, que la 
construyó sin gravar al fisco en un octavo. 

Los hospitales se hallan en poco buen estado : la Alameda 
mal situada, pues está á barlovento de la ciudad y Panteón. 
Obrti& edificios públicos no merecen mencionarse. Es muy 
hermosa la campiña de Cajamarca, comprende como diez y 
seis leguas de circumferencía. 

Producciones* 

En el reino vegetal produce esta provincia buenas papas 
de varias clases, muy rico maíz, cebada, legumbres , varias 
frutas y casi todos los productos de la zona tórrida. Da veinti- 
cinco mil y mas cargas de trigo al año (la carga es de 3oo li- 
bras) ; 187,000 de cebada j menestras y otros granos; 4o, 800 
pesos de cltanconas ó chancacas y 10, 35o pesos en alfalfa. 
(las chanconas se venden á 25 libras por un peso y la alfalfa 
á i5o Hidras por un real). 

En ganado es muy abundante. Cajamarca produce annual- 
mente de Ganado vacuno como 32,5oo cabezas^ del Lanar 
165,000 y del Caballar como 16,200. 

En el reino mineral hay Qro, Plata^ Cobre, Plomo, Fierro, 
Azufre, Salitre y aun Carbón de piedra, que dista 1 6 leguas 
de la caleta de Malabrigo y podría explotarse con ventaja. Sin 
embargo se trabajan poco estos minerales. Ademas hay unas 
aguas muy cargadas de caparrosa ó sulfato de fierro del que 
podría extraerse el ácido, sulfúrico de Nordhausen. 

Industria. — Comercio. 

Se hacen varios y buenos tejidos de algodón y lana ; en 
talabartería, sombrerería (de paja), herrería, carpintería, pla- 
tería, sastrería, etc., etc., hacen buenos artefactos. 

Tejen ciertas frazadas muy ricas lo mismo que manteletas 
de señoras. Son hábiles en artes y construyen efectos que 
llaman la atención por su finura y belleza, f^os tejidos que 



200 GEOGRAFÍA 

regaló Atahiialpa á Francisco Pizarro llamaron la atención 
en el reino de España. 

Exportan al año 6,000 cargas de harinas que valen á seis 
pesos; 2,5oo de menestras al precio de tres pesos; sebos 
como i,5oo arrobas á cuatro pesos cada una; i,5oo cabezas 
de ganado vacuno á doce pesos; 5,5oo de lanar k un peso; 
6,000 del mular á veinte y dos pesos ; 3,ooo del cerduno á 
dos pesos cuatro reales ; 1 ,5oo marcos de plata pifia. 

Impórtase en esta provincia como 270,000 pesos en efec- 
tos del país y extranjeros. 

Hecho el cómputo de lo que produce y consume esta pro- 
vincia, hay un déficit de 16,000 pesos poco mas ó menos. 

€IUn». — Idioma. 

Cajamarca es bastante templado, pues se nota que el ter- 
mómetro de Reamur en los mas lugares está entre 9*^ y i a® ar- 
riba de cero, aunque á veces en el estío sube algo mas. El 
idioma de la plebe es generalmente el quichua, aunque ha- 
blan casi todos el castellano. El agua hierve á 90^8, segiui 
Humboldt v la altura media del barómetro es o,5v3i. 

Se dice que existe aun la piedra sobre la que fué ejecutado 
Atahualpa. También existen los baños del Inca. Sobre los 
restos del gran caminó del Cuzco á Quito, hay unn gran piedra 
de una sola pieza que se llama Piedra del descanso del Inca. 
^ A cinco leguas de Jesús hay un gran edificio cuyo objeto se 
ignora aun ; según unos es castillo, según otros granero y no 
falta quien crea que era fortalez-a. Es una especie de montaña ; 
todo obra del arte y en la cima, que se llama Tambo del Inca, 
hay construcciones mas admirables aun, se distinguen cuatro 
divisiones ó compartimientos que corresponden á los cuatro 
puntos cardinales. Es tan grande que puede contener á cinco 
mil familias. El género de aix|uitectura es sencillo y severo. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 201 



PROVINCIA DE CAJABAMBA 



liimlte*. 



Confina por el Norte con la de Cajainarca por el rio Con- 
(lehamha^ por el Sud y el Oeste con la de Hnamachnco del 
departamento de la Libertad y por el Este con la de Pataz 
del mismo departamento, sirviendo de límite el Maro /ion. 



División política. 

Comprende esta provincia cinco distritos ; cuatro curatos, 
diez tenientes de cura. 

Cajabamba es la capital de la provincia. 



]H«trit€Mi. 



Cajabamba, Cachacbe, 

ConHebambu, Sitacocba, 

Sayapullo. 



Ciiratofi. 



Signe la división de la antigua provincia de lluamachuco. 



ríos. — lifMipoii. — AiniAfli terniairs. 

Ix)s rios de esta provincia son el Condehamha, que recibe 
por tributarios al Franca^ Liilichuco (ambos riegan esta pro- 
vincia) ; el Ponte^ el Cltintin^ que reunido con sus afluentes el 
Plica ráy el Montón^ el Carcelaschu , el Canaria el Oropullo, 
y el PUraimarcaj riega el distrito de Cacliaclie. 



9M GEOGRAFU 

Ijos rios Jocos y Brasil, que pasan por el distrito de Sita- 
cocha, yendo á parar al Marañon. 

La laguna Va/marcoc/ia, de donde parten los tres ríos Z//- 
lichucoj Franca y Jocos j es la única que merece mencio* 
narse. 

Las aguas termales de Chichi r, de sulfato calcáreo^ llegan 
á la ebullición. 



Como es de suponer, esta provincia tiene mas ó menos los 
frutos de la de Gijamarca. Así es que en trigo, cebadaj me- 
nestras^ ganado de las tres clases^ chancacas, coca, cacao^ 
seboj etc., rinde al año como 81,000 pesos. 

Kíi plata pina se exporta como !¿4>ooo mareos que al pre- 
cio de nueve pesos da un producto de !2i(),ooo pesos. 



PROVINCIA DE CHIOT4 



liimitefi. 



Confina por el Norte con la de Jaén, por el Sud con la de 
(^ajamarca, por el Este con parte de la de Cajamarca y la de 
Chachapoyas del departamento de su nombre y por el Oeste 
con las de Lambayeque y Chilayo del departamento de la 
Libertad. 



IH^sloB polátira, 



Comprende esta provincia 16 distritos, i3 curas propios y 
7 tenientes. 

La villa Chota, según ley de 10 de Enero de 1861 , es la ca- 
pital de la provincia, pues antes era Hualgayoc. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 



203 





mmtrítam. 




Chota, 




Hualgayoc (i). 


Santa Cruz, 




San Miguel, 


Llama, 




San Gregorio, 


Cachen, 




Pión, 


Cutervo, 




Lajas, 


Niepos, 




Cochabamba, 


Huámbos, 




Tacabamba, 


Bambamarca, 


Curatos. 


Sócota. 


Chota, 




Cachen y Tocmoche, 


Hualgayoc, 




Llama, 


Bambamarca, 


• 


Santa Cruz, 


Tacabamba, 




San Miguel de Pallaques, 


Huámbos, 




Niepos, 


Cutervo, 




Pión. 



El numero del clero de esta provincia, inclusos los curas 
é ínteres, es de 22. 



ríos. — Ajgwwn termales. . 

El rio Chotano que, con sus afluentes el Patu , el Parias 
marca j el Mollebamba^ pasa á la provincia de Jaén y desem- 
boca en el Huancabamba . 

El Chahcai, cuyo origen está en el distrito de Hualgayoc. 
Sus tributarios son la Rambla^ el Clürwan y otros. Desem- 
boca en el Pacífico, recorriendo la provincia de Lambayeque. 

El Llaucana que nace en el Norte de la provincia de Caja- 
marca, tiene once tributarios de poca importancia, atraviesa 
el distrito de Bambamarca y va á entrar al Marañon, 

Los baños ferruginosos de Quilcate^ en el distrito de San 
Miguel. Su temperatura es la de el agua en ebullición. 

(i) Rita ciudad es la qne llaman Humboldt y los sabios europeos Micui- 
pampa. 



204 GÜX)GRAF[A 



Hállase una gruta, abundante en cristalizaciones, en el 
distrito de Santa Cruz, producidas por la infiltración de las 
aguas. Su sabor es acre y astringente. El nombre de esta 
gruta es Poludo. £1 Guácharo^ ave nocturna, habita en su& 
cavidades ; sus pichones dan mucho aceite. Según Humboldt 
se puede hacer un viaje de Europa por ver las dichas cristali- 
zaciones. 



No es muy feraz esta provincia en vegetales y apenas pro- 
duce los precisos para su consumo. El trigo lo traen de 
afuera. Cajamarca y Cajabamba la surten de harinas y algunos 
víveres. 

Hay algún ganado aun para exportar á la costa. IJegcín á 
^|Oo cabezas las de este ramo (vacuno). 

raineralefi. 

Kii punto á minerales, es después de Pasco el asiento de 
mayor consideración en la República. Hualgayoc la antigua 
capital, situado en una quebrada de la falda oriental de los 
Andes, es muy afamado por su ricas minas de plata. 

Abundan asi mismo las minas de Oro y Cobre y Fienxj , 
Plomo, Caparrosa y Alumina y Salitre, Carbón de piedra, etc. 

Kxplótase Hualgayoc con regularidad y provecho; los de- 
mas minerales muy en pcíjueño, pues en los de Santa Cruz y 
Bambamarca hay falta de capitales. En los primeros (Santa 
Cruz) se encuentran cuatro minas de plata y una en el último 

punto. 

]jOS cerros minerales de Hualgayoc son : J anahuanga^ San 
Ciriloy CisnCy Colquerumi^ San José^ Jesús, Afana, Pozos 
riros^ Pampa de JSavUy Fuentesfiana, Quiranchugo^ Chuli- 
pampa y Sifamayyp. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 205 

liOS minerales que se trabajan hoy son : la Poderosa , los 

Negros, Sogo/iy el Rosario, el Campanario, Agua Blanca, 

los Muertos, el Rey^ Barbaneda, Sacramento^ San Francisco, 

' San Isidrito^ San Isidro^ Aranuisu, Humboldtina^ Bernui, 

Colorada, Tres Cruces^ Quirancliugo y el Recreo. 

Llegan acerca de 4o,ooo los marcos de plata que se extraen 
anualmente en la actualidad , que á razón de nueve pesos 
cada marco, producen 36o, ooo pesos. Quitando los- gastos 
de producción queda de provecho líquido 160,000 pesos poco 
mas ó menos. En i856 sufrió esta ciudad un horroroso in- 
cendio que la .destruyó casi por entero. 



Cliiiiii. 



Como Hualgayoc esta á 3,619 ^^i^^ros sobre el nivel del mar, 
es muy frió y húmedo. De noche baja el termómetro á o*^. El 
agua hierve á 88^9 según Humboldt y la altura media del ba- 
rómetro es o,483. 



PROVINCIA »E JAKIV 



liimiteiL 



Confína esta provincia por el Nortej con la República del 
Ecuador, por el Sud con Cajamarca, por el Este con el depar- 
tamento de Amazonas y por el Oeste con la provincia de Piura. 

Su mayor ancho, desde el rio Turund?usa hasta el de Cujillo 
es de 28 leguas, de S. á N.; y su mayor largo de E. á O, desde 
el Marañon hasta el rio Tabaconas^ es de 27 leguas y media. 

La ciudad de Jaén es la capital de la provincia. 

División poiílic». 

Tiene esta provincia 1 4 distritos, una ciudad, que es Jaén 
de Bracamoios; 1 1 pueblos, 19 haciendas y 5 curatos. 



206 



GEOGRARA 



Jaén, 


Cujillo, 


Calla} ud, 


Choros, 


Querocotillo. 


San Ignacio, 


Colasaí, 


Tabaconas, 


Bellavista, 


Cbirinos, 


San Felipe, 


Pimpingos, 


Saltique. 


Cajaque. 



Jaoii, San Felipe, 

Colasay, Cbirinos, 

Cujillo y Pirapingos. 

El numero del clero de esta provincia inclusos, los curas 
é ínteres, es de 8. 



Rieti. 



Bañan esta provincia el rio Huancabmnba^ cuyo origen 
está al Oeste de la provincia en la vertiente oriental de los 
Andes. Sus tributarios son 

El Sondar, el Tabaconas^ el Sallique^ el Cliontalíy el Cola- 
say, el Chotano y otros. 

Después de un largo curso entran al Amazonas. 

El Chinchipe es otro de los rios que nace en Loja (en el 
Ecuador) y que recibe al Cánchis, el Tamporapm, el Chi- 
finos y el San Ignacio. El Tumburiisa^ que entra al Marañon. 

Ciudad de Jaén. 



Está situada cerca del rio Chinchipe, que va al Marañon^ 
en una hermosa planicie rodeada de las montañas de Chacha- 
poyas. Su fundador fué Diego Palomino, en i549. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. áO' 



Produ€€ionc«. 

Kn el reino vegetal, en mas de Goo leguas cuadradas, aun- 
que poco poblada, posee las mas indescriptibles riquezas. El 
Cacao^ Café^ Tabaco^ niuy afamado y apetecido en Lima por 
su fragancia y fuerza, Trigo, y4rroz, Afaiz, Cana du/cc, ^41- 
godon y todos los frutos de la zona intertropical con asom- 
brosa exuberancia. 

Nace allí un árbol muy raro, extraordinario y que algún 
dia será debidamente estimado. Este es el Damajulmto, cuya 
corteza es un tejido dúctil que sirve de manta. 

El Señor Don Juan Delgado, rico proprietario de Lambaye- 
que, regaló al Señor General Don Eduardo Carrasco una de 
dos varas de ancho y tres de largo. Parece que este solo árbol 
es bastante para honrar á Jaén. 

Aunque hay minerales y ¡aifoderos de oro en Chinchipe y 
Perico, se explotan poco. Hay minas de Oro, Plata, Salitre, 
Sal, etc., en Jaén y Callayud. 

Respecto á ganado, lo crian mucho y lo expenden en las 
provincias vecinas y aun en Jiima. Tiene de consiguiente Jaén 
todos los animales que hemos mencionado al hablar del de- 
partamento de Amazonas, al que está contiguo. 

Clim». — Industria. 

Es cálido el clima por lo general; aunque la variedad de 
configuración en el terreno hace que se encuentre lugares de 
muy delicioso temperamento. El tabaco bracamoro es uno de 
los grandes renglones de exportación, produce al año como 
8 5,000 pesos. 



DEPARTAMENTO DE LA LIBERTAD; 



Por el artículo 1 22 de la Constitución de 1 8a3 se dio á 
este de|)artamento el nombre que hoy lleva, por haber sido 
el que mas eficazmente luchó por libertar al Perú de la domi- 
nación española. Su capital es Trujillo, fimdada por Francisco 
Pizarro el año de i534. 

Confina j>or el Norte y ei Este, con las provincias de Píura 
y Ayavaca del departamento de Piara, con todas las provin- 
cias del departamento de Cajamarca y la de Chachapoyas del 
departamento de Amazonas, por el Sur con las provincias de 
Huaylas , Conchucos y Santa del departamento de Ancachs 
y por el Oeste con el Océano Pacífico. 

IHvImíoii polílicfli. 

Este departamento lo formaba antes todo el Norte, in- 
cluyéndose por consiguiente la provincia litoral de Piura, 
Amazonas \ Cajamarca. Hoy está reducido á seis provincias^ 
a saber : 



Tiujillo, 


Pataz, 


Cliiclavo, 


Huamacliuco, 


Lambayeqiic. 


Oluzco. . 



Trujillo es la capital del departamento. Residencia de un 
Obispo y de una Corte Superior. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÜ. 



209 



PROVINCIA DE TRUJILLO. 

liímites. 

Confina por el Norte con la provincia de Chiclayo, por el 
Sud con la de Santa^ del departamento de Ancachs, por el 
Este con las de Huaniachuco y Cajamarca y por el Oeste con 
el Pacífico. De S.E. a N.O. tiene 27 leguas y 10 de ancho. 

Tres son los valles de que consta, á saber : Firáy Chímú y 
Chicama. Todos tres son muy fértiles y productivos de toda 
clase de frutos. Su terreno es arenoso, lo que da mucha 
sequedad a la atmósfera. Apenas llueve en Junio, Julio y 
Agosto la misma garúa de Lima. 

La ciudad de Trujillo es la capital de la provincia. 

(Comprende i4 distritos, á saber : 



TOMK 1. 





Disolto». 


• 


Trujillo, 




Azcope, 


Manciclic, 




Chicama, 


Huanchaco, 




Siml)a], 


Santiago de 


Cao, 


Moche, 


Magdalena < 


de Cao, 


Viril, 


Paíjan, 




Huaman, 


Chocope, 


Curatos. 


Mampuesto. 


Trujillo, 




Magdalena de Cao, 


Símbal, 




Azcope, 


Virú, 




Paijan, 


Manciche y 


Huanchaco, 


Facalá, 


Santiago de 


Cao, 


Chicama. 

14 



ilO GEüGRAFU 

£1 curato de Trujillo se diWde en dos, el Sagrario y San 
Sebastian. 



Tres son los rios que fecundan esta provincia, cuyos nom- 
bres son los de las provincias por donde pasan. El principal 
es el de Chicama^ cuyo origen está en las serranías de Caja- 
marca ; el de Moche nace á una legua de la ciudad y el Virú^ 
que desciende de Conchucos. 

Encerraba esta provincia tesoros escondidos de la antigüe- 
dad, de los que se extrajo^ desde 1 53o hasta 1 090, tales sumas 
que solo los quintos reales (gabela en favor del rey) libaron 
á cien mil castellanos de oro. 

FnNltt€cioite« en \mm tres reia«ii. 

No es tan abundante esta provincia en cuadrúpedos y vo- 
látiles como otras del Norte, en especial lo que se llama la 
Montaña. A mas de los animales domésticos que los hay en 
todo el Perú, se encuentran en esta provincia animales fe- 
roces, tales como el Leopardo y el Galo montes y etc., Zon^s^ 
Zorrinos y Venados y la Muca algo parecida al Zorro en 
figura y cualidades, Huronesy CuyeSy Conejos, etc. 

De volátiles también se encuentran casi todos los descritos 
antes y ademas la Bandurria y ave de gusto exquisito y acuá- 
til; el Pajaro ISiñOy la Garza y el Arrozero de bello plumage, 
que persigue las mieses ; la Gallineta es en tamaño y figura 
semejante á la gallina ; Pato realy el Canianai^ muy corpu- 
lento y cuya carne y huevos azulados son alimento general ; 
la Sorda y la Gallareta y Paloma del monte^ Gorriones^ Tordos, 
Jilguerosy PiclicSy PapamoscaSy CliiroqueSy Chiscos, etc. 

I.OS peces mas notables son : el Tanmuy grande, voraz v 
que es parecido al Tollo y el Peje-Zapo, Peje Espada, Cor- 
vinay Chita-y el Caballito de vara y sesma de largo ; el Peje^ 
Sierra, menos abundante que en la bahía de Payta, tiene una 



DE LA REPÚBLICA DEL PEUÜ. 2H 

vara de largo y su carne es comestible, no tiene escama ni es- 
pinas, á excepción de las del espinazo ; el Bufeo ó Delfin, de 
dos y aun tres varas de largo, anda lejos de la costa ; el Pa- 
jarito, con una punta muy aguda en la boca ; el Cochinito, 
la Tortuga, animal anfibio ; la Manta, temible por su osadía 
en atacar al que puede, para apretarlo con sus aletas y ex- 
traerle la sangre ; en la frente tiene dos hermosos cuernos 
que los abre y sierra, según le conviene ; el Congrio, muy 
estimado por su regalada carne ; el Dorado, que llega á tener 
hasta dos varas, casi siempre está en alta mar ; el Lenguado, 
de carne muy gustosa ; la Asedia que tiene dos caras y salta 
mucho ; en fin hay otros «nichos que omitimos por no ser 
pesados. 

Hállase algún ganado ovejuno, vacuno, etc., y una buena 
cria de Caballos en Virú. 

Keiao veselal* 

Kn los tres hermosos y fecundos valles que componen esta 
provincia, á saber : Firií^ Chima y Chica m a ^ hay una asom- 
brosa vegetación. La ciudad de Trujillo está en el de Chimú, 
quedando hacia el Norte el de Chicama y hacia el Sur el de 
Virú. 

En árboles frutales cuenta casi los mismos que la provincia 
de Lima y ademas las Papayas y Tumbos del tamaño de un 
melón corto y muy agradables y refrigerantes, la Pitajaya^ 
la Cochinilla que hoy forma un ramo importantísimo de ri- 
queza, pues produce al año como un millón de plantas. En 
Quichua la llaman Pilcai. Esta útil planta la introdujeron, 
hace como quince años, los Ingleses Don Juan y Don Gui^ 
Uermo Blackwood á costa de inmensos sacrificios y pérdidas. 
Merecen pues un honroso recuerdo estos honrados é indus- 
triosos europeos. Hay también Arroz de excelente Calidad 
que lo llevan á Lima; pero no se conoce allí la exquisita Papa 
Amarilla de Huamantanga, ni los Pews de Lima. 



212 GEOGftAnA 

Para no ser cansados , diremos que esta provincia posee 
todos los v^etales de la de Lima con la que tiene mucha ana* 
logia. 

Se ha observado que desde el terremoto de 1687, que ar- 
ruinó la ciudad de Lima , se esterilizó en extremo esta pro- 
vincia, que era antes sumamente feraz y los terrenos en de- 
rredor hasta doscientas leguas de distancia. 



Es tan pobre en minerales como la provincia de Lima y 
casi no se conoce ninguno de mediana consideración. 



Es muy cálido en la costa, especialmente en la ciudad de 
Trujillo ; pero en el interior la temperatura es varia como lo 
es el terreno. Es muy seca la atmósfera de esta ciudad, que es 
de una gran sanidad. 

ludustriii» — Comercio* 

I^ agricultura es la principal industria de esta provincia, 
y hacen su comercio de arroz y otros frutos con Lima, -Ingla- 
terra, á donde se lleva la cochinilla y los pueblos vecinos. Ha- 
cen muchas cajas de dulce, muy estimado en Lima. 

De la pesca dedican una parte para salarla y venderla en 
el interior y otros puntos. El arroz, como ya se dijo, es uno 
de los considerables renglones de su comercio con Lima. 

Antiipiledadcfei. 

liOs Indios del Perú tenian la costumbre de formar sobre 
el suelo unos montecillos de figura cónica, cubiertos con una 
capa de barro endurecido ; pero con tal arte que parecen unos 
promontorios casuales del terreno. En la parte cóncava se 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 2i3 

halla una tumba construida, por lo regular de cañas y palos, 
en cuyo seno colocaban los cadáveres, con los trages, meta- 
les de oro, plata, cobre y muchos utensilios curiosos de ba- 
rro, mas ó menos abundantes ó exquisitas según la mayor ó 
menor pobreza del muerto. Estos montecillos ó pequeños 
cerros se llaman Hiiacas. Las hay también naturales, que se 
aprovechaban de ellas los Indios, cuando las encontraban. 

Es afamada la Huaca de Toledo^ que en 1 56o descubrió á 
Garci Gutierres de Toledo, el hijo del primer cacique cris- 
tiano llamado Cliimunchaucha. En esta Huaca ó depósito de 
los tesoros de sus ascendientes, denominada Tomayoahuan^ 
á una legua al Oeste de Trujillo, se encontraron en peces, 
animales y otros artefactos curiosos, todos de oro, caudales 
inmensos^ pues solo el quinto real (derecho pagado al rey de 
España de todas las minas y tesoros) ascendió la primera vez 
á 85,547 castellanos. En 1592, rindió este sepulcro á favor 
de la Hacienda real 47^020 castellanos por el' quinto. Así es 
que el total de derechos de quinto llegó á 182,567 caste- 
llanos. 

Aun se ven las puertas en ruina por donde se hacia el tra- 
bajo y son tantas que forman un laberinto. Se llama la Huaca 
de Toledo. 

Es tradición constante que la huaca la descubrió el hijo 
del citado cacique con la condición de que se diera á los 
Indios una parte, la que no se observó poi* la codicia de los 
Españoles. Quejóse aquel á Felipe II y estando en prisión, vino 
una real cédula para que Garcí Gutierres cumpliese con lo 
estipulado, en esta virtud se puso en libertad á Chimunchau- 
^)ha y se dio á censo, en favor de los Indios por 4^, 187 pesos. 

Muchos capitales se han perdido en busca de grandes te- 
soros que ofreció descubrir el Indio en su prisión, creyén- 
dose vulgarmente que existen estos en el cerro llamado de la 
Campana á tres leguas al N.O. de Trujillo. Esta creencia se 
funda en la comunicación subterránea que se halla entre el 
palacio del Gran Chima y aquel cerro. 



214 GEOGRAHA 

Al abrir estos sepulcros han perecido algunos asfixiados con 
los miasmas de ellos. Llaman a esta afección mortífera Humpe. 

En cuantos sepulcros se excavan, se encuentran artículos 
de barro, oro, plata, ropa, e^c. En la curiosa obra de Don Ma- 
riano Eduardo de Rivero, titulada Antigüedades Peruanas^ 
se encuentran pormenores de las Huacas del Peni y de otras 
antigüedades. 

Cimúmú «e Tr«|Uto. 

Esta hermosa ciudad , de figura oval ó elíptica y amura- 
llada, fué fundada en i535 por el conquistador del Perú 
Francisco Pizarro, quien le dio este nombre en recuerdo de 
su país natal el pueblo de Trujillo de Estramadura (en Es- 
paña). Su largo es de cerca de i,64o varas y su ancho de 
1 355 varas. I^as calles están cortadas en ángulos rectos, tienen 
de I íA á 1 3 varas de largo. 

La construcción es de adobe y los techos de madera con 
una torta de barro endurecido. La plaza es cuadrada. Entre 
los edificios particulares no debemos pasar en silencio la casa 
del (jcneral Yturregui que es una de las mejores de toda 
Sud-América. Es un verdadero palacio. 

Como los edificios se construyen , bajo la base de que las 
lluvias no son jamas fuertes : sucedió en los años de 1701, 
I jiio, 1 728, que cayeron espantosos aguaceros nunca espera- 
dos ni vistos en aquel lugar. 

En \\ de Febrero de i8i(), eíi 6 de Enero de 1725 y 2 de 
Septiembre de 1759, han habido terremotos asoladores de 
cuyos estragos aun se hallan vestigios. 

El viento reinante es el Sur y rara vez sopla el Norte. 

A media legua de Trujillo, en un sitio llamado Chnnchan^ 
hacia el Oeste y linn'trofe con el Océano, se hallan los restos 
de unos admirables monumentos del poder y soberanía del 
gran régulo Chima y que desde Supe hasta Túmbez ejercia 
su mando á despecho de los Incas. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 2i5 

Consisten estas ruinas en dos magníficos palacios y muchas 
casas que se extienden desde el pié del cerro nombrado de la 
Campana hasta cerca del pueblo de Huaman^ distante un 
cuarto de legua de Trujillo hacia el Sur De modo que ocuffan 
las ruinas cerca de 5 leguas de extensión. 

Dos son las murallas de tierra de los palacios y del mismo 
material los suntuosos sepulcros ó Huncas. Vénse aun los 
vestigios de los acueductos y otras obras de ingenio para con- 
ducir las aguas á los terrenos áridos, prados artificiales y 
otros terrenos cultivados en lugares muy elevados. 

Hay también muchos restos de los adoratorios y templos 
de una admirable opulencia, como de sus inexpugnables for- 
talezas para sostener su soberanía. 

La muralla de Trujillo se construyó en el año de iü86, 
siendo esta ciudad y la de Lima las únicas que tienen este 
inútil adorno. 

Conventos de religiosos (supresos). 

Hay cinco de religiosos, á saber : el de San Francisco y 
Santo Domingo, fundados en tiempo de Francisco Pizarro ; 
el de Nuestra Señora de la Merced; el de San Agustin, fiín- 
dado en 25 de octubre de i558 y el de la Religión Hospita- 
laria, en ií)8o. Todos estos han sido supresos. 

monasterios de Monjas. 

Son dos los monasterios , á saber : el de Santa Clara , 
cuyas fundadoras vinieron de la ciudad de Huamanga, lo 
fundaron en 1 687 y el de las Carmelitas descalzas de Santa 
Teresa se construyó en 1724 y sus fundadoras vinieron de 
Quito. 

Las rentas de ambos han diminuido mucho con la rebaja 
del canon censítico del 5 por 100 á 2 y 3 por 100, la ruina 
de las fincas en que gravaban sus capitales y otras causas. 



216 GBOGRAFU 

Hay dos curas, uno de blancos, negros y mulatos y de 
Indios el otro. 



«e 1 

Está situado á dos leguas de Tnijillo. Su fondeadero es 
malo, por lo que es considerado como el puerto mas peligroso 
de todo el Perú (I ). En 1 846, desde el mes de Mayo hasta el de 
Abril inclusive de 18^7, la importación de mercaderías fue 
de 389,000 pesos, lo que produjo 79,000 pesos. Entraron 
G2 buques que median 11,247 toneladas. 



PROVINCIA DE HITAMACHUGO. 

A consecuencia de haberse formado la provincia de Otuzeo, 
los límites de la antigua provincia de Huamacucho han te- 
nido por consiguiente que variar y son al presente : al Norte, 
la provincia de Cajabamba del departamento de Cajamarca, 
al Este la provincia de Pataz sirviendo de límite el Marañon, 
por el Oeste, las provincias de Trujillo y Otuzeo y por el Sud 
la provincia de Conchucos, del departamento de Ancachs. 

División polílim. 

Esta provincia contiene 5 distritos. 

lia ciudad de Huamachuco es la capital de la provincia. 

IHstritos. 

Huamachuco, MoUepata, 

Santiago de Chuco, Marcabal, 

Sarlimbamba. 

(1) A pesar de todo es admirable como los Indios montados en un ma- 
nojo de cañas que llaman CaballitOj se burlan de las olas. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 217 



HuamachucOy Sinsicap, 

Chuzgon, Otuzco, 

Marcabal, Calipuy, 

Santiago de Chuco, Carabamha, 

Usquil, Uningambaly 

Lucma , Sartimbamba , 

MoUepata, Cajabamba, 

Chota y Mótil. 

PrsduecioMes eii los tres reinos. 

Es idéntica en sus producciones á la provincia de Caja- 
marca, con la diferencia deque posee riquísimos minerales de 
plata de ley de once dineros veintidós granos en Caraba mba^ 
Salpo y Salpito. La plata de estas minas contiene mucho oro, 
por cuya razón la pagan á mas alto precio que en otros 
lugares. 

El clima é industria, lo mismo que en la de Cajamarca. 
Huamachuco cuenta entre sus hijos al esclarecido Sánchez 
Carrion, uno de los fundadores de la Independencia y Mi- 
nistro de Bolivar. 



NUEVA PROVINCIA DE OTUZCO. 



liímlles. 



Se formó esta provincia por ley de aS de Abril de i8()i, 
separando una parte de los distritos que componian parte 
de la provincia de Huamachuco. Sus límites son : al Norte la 
provincia de Cajamarca del departamento del mismo nombre, 
al Este y al Sud la provincia de Huamachuco y al Oeste la 
provincia de Trujillo. 



218 geografía 

Tiene por capital la villa de este nombre y consta de 5 dis- 
tritos, a saber ; 

Otuzco, Usquil, 

Salpo, Lucma, 

Sinsicab. 

En cuanto á curatos, producciones, etc., es igual á la de 
Huamachuco. 



PROVINCIA DE LAMBAYEaUE. 



liunites. 



Confina por el Norte con las provincias de Piura y Ayavaca 
del departamento de Piura, por el Sur con la de Chidayo, 
por el Este con las de Chota y Jaén del departamento de 
Cajamarca y por el Oeste con el Pacífico. 

Tiene *25 leguas de N.O. á S.E., y 1 1 de ancho. En Saña, 
murió Santo Toribio Mogrovejo, Arzobispo de Lima. 



División política. 

Consta esta provincia de diez distritos^ una ciudad, que es 
Lambayeque, capital de la provincia, quince pueblos y ocho 
curatos. 



lH8iriio«. 



Lambayeque, 


Mórrope, 


San José, 


Jayanca, 


Ferreñafe, 


Motupe, 


Mochumi, 


Olmos, 


Pacora, 


Salas. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 219 



Curatos. 



Lambayeque (i). Mochumi, 

Jayanca, Olmos, 

Ferreñafe, Salas y Penacbe, 

Ingahuasi y Cariares, Motupe. 

Ciudad de üamlNiyeque. 

Lambayeque es una ciudad pequeña, con sus calles á es- 
cuadra como todas las ciudades del Perú, por lo que dice el 
viajero I^fond que bajo ese aspecto tenian los españoles el 
genio de la colonización. Hay una plaza mayor, una catedral, 
un hospital, etc. En 1828 fué declarada ciudad. Ha padecido 
en 1791 y 1828 avenidas considerables del rio que la han 
destruido casi enteramente. Está á distancia de dos leguas del 
puerto de San José. Su población es reducida, contándose 
una gran cantidad de Zambos y gente de color. De esta pro- 
vincia y de la de Chiclayo es de donde se abastece el ejército 
peruano de soldados de caballería; pues los mulatos son 
excelentes ginetes. 

Hios. 

Cuatro pequeños rios riegan esta provincia, cuyo naci- 
miento esta en las serranías de Cajamarca. 

Pr<»dueciones . 

Como se halla entre Piura y Trujillo, son muchos los frutos 
que produce. Trigo ^ Arrozy Maiz^ Granos de varias clases, Fru- 
tas sazonadas, Legumbres^ Caña Fistola^ Cocos grandes, Dá- 
tiles^ Tamarindos^ Tumbos grandes, Uvas^ Pifias^ Mameyes^ 
Melocotones^ Caña dulce , de que hacen exquisita Chancaca^ 

(i) El curato de Lambayeque se divide en dos. 



220 geografía 

Mangos^ fruto delicioso. Hay unas Chancacas ordinarias 
llamadas de Machete^ porque es preciso cortarlos con hacha. 

El Tabaco^ el Arroz^ las Chnncax:as, Cordobanes^ Sebos, 
Pieles con pelo, Azúcar, Ganado invernado, forman la ri- 
queza de esta provincia. I^a Alfalfa es otro artículo de valor 
y la llevan seca á Lima. 

Todos los frutos que hemos mencionado al hablar de Piu- 
ra, los produce esta provincia en igual abundancia y bondad. 

Los Zapallos^ llamados [joche ^ especie de avinca, son ex- 
quisitos. 

Toda clase de frutas hay en esta provincia y de muy buenas 
calidad. También hay Viñas ^ que dan regular vino y unos 
porongos de extraordinario tamaño, que sirven para bateas, 
tinajas, vasijas, etc. 

Es tal la feracidad de este país que un grano de arroz pro- 
duce cincuenta espigas , cada una con doscientos cincuenta 
granos. (Esta es observación de los Señores Delgados.) 

Por lo común, el Arroz, el Trigo, el Maiz, etc., rinden 
doscientos por uno y aun á veces trescientos. 

En el Despoblado de Oírnos^ que es el que confina con 
el desierto de Sechura, hay una especie de Yuca, llamada de 
Monte^ otra de Caballo y otra de Cochino ^ porque estos ani- 
males las desentierran por instinto y les sirve de comida y 
bebida: pues allí no hay agua. 

Adem.as de los volátiles v aves de Piura, comunes á ambos 
países y á Tnijillo, se encuentra el Toropisco^ el Piccho^ de 
hermoso plumage, el Tatau^ llamado así porque pronuncia, 
al cantar, esta palabra ; el Quende^ la Gran Bestia^ de que 
dimos cuenta hablando de Piura. 

En el reino mineral no hay nada de notable. 

Iiidiiülria. — Comercio. 

En los pueblos de Eten, la Laguna y Monsefú, tejen som- 
breros de junco ordinario y finos; se llaman Machitos los 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 2íi 

primeros, los otros CalagualaSj Siete- quinces y Huambritos ^ 
de Paja macora y Jipijapa. También son de junco muy fino. 
Las colchas son tan finas que valen cincuenta pesos. 

La docena de Machitos se venden allí á doce reales ; la de 
Huambritos á cuatro pesos cuatro reales y los finos hasta se- 
senta pesos . 

Grande es la cantidad que se exporta para Chile de los Ma- 
chitos que se venden allí á diez y ocho reales, poco mas ó me- 
nos la docena. También se venden en otros puntos. 

Hacen en Chiclayo como i5,ooo Sombreros ^ que los ex- 
penden en Chile de once á diez y ocho reales docena y las 
Cigarreras llegan á 4>ooo. 

El Tabaco que se lleva á Chile llega á un millón de mazos, 
de i4 á i6 onzas cada uno. Como es artículo estancado en 
aquella República , los Señores Delgados lo venden al go- 
bierno á un real y un octavo de real. 

Otra calidad de Tabaco mejor se produce en estas provin- 
cias que se vende en Lima y en ellas mismas. 

Se calcula en 18 á 20 mil cargas de Arroz las que produce 
al año (la carga tiene dos sacos de siete arrobas quince libras 
cada uno). Su precio hoy ha sido de quince á veinte pesos. 
Antes de i856 era mas ó menos de diez pesos. 

Son como diez mil las fanegas de Maiz de ambas provin- 
cias : cada fanega consta de seis Checas y cada Checa de seis 
arrobas. 

Las Chancacas^ ramo muy importante de estas provincias, 
llegan á 20,000 quintales anuales, que se expenden casi todos 
en Chile a 3 pesos 4 reales quintal. 

Como 25,000 arrobas de Azúcar que se venden de doce 
reales á dos pesos sobre todo en Piura. 

De Piura traen Algodón y como 20,000 Cabras y 4j000 á 
j,ooo Muías á 4o pesos y algunos Borricos de 6 á 8 pesos. 
Kn cambio, reciben Arroz, Maiz, Azúcar, etc. 

Llevan así mismo de estas provincias para Piura y Guaya- 
quil, Gtunadas, Uvas, Membrillos r Peros, etc. 



222 geografía 

De Jaén importan en estas provincias Ganado vacuno, que 
unidas á las 4^000 que allí se crian, sirven para el consumo 
y para llevar a Lima. 

Cuando el año es abundante en aguas, hay hartos Chan^ 
chos para llevar á Guayaquil. 

El Trigo es escaso y se consumen harinas de Chile. Chi- 
clayo lo produce en mayor cantidad. 

Solo es sensible la carencia de agua, que podría surtirse 
á muy poca costa. 

También se ídhv\Q^ Azúcar de caña, en la que se emplean 
como 4o a 5o haciendas. 

La importación y exportación se hace por el puerto de 
San José. 

La exportación por el puerto de San José de 1 84o a 1 844 
ha sido la siguiente : 



1840.. 1841. 1842. 1843. 1844. 
361,444^ 432,944^ 418,423^ 275,442^ 397,006^ 

Lo que da un producto medio durante los cinco años 
de 377,o5:í. Desde el 1° de Mayo de 1846 hasta el 3o de 
Abril de 1847 la importación fué de 201,000 lo que produjo 
en derechos de aduana 52,ooo pesos. Entraron 5i buques 
que median 7,895 toneladas. Ya hemos hablado en la Idea 
General, de las importaciones y exportaciones de este puerto 
durante 1859 y del producto de su aduana en 1839 y 1860. 



SinfrulaHcliicl de flteii. 



kste industrioso pueblo donde tejen sombrel'os, toallas^ 
cigarreras, etc., habla un idioma que nadie en el Perú ló 
comprende. Solo en su pequeño círculo y entre ellos, se 
conoce j aparte de que hablan el español. Dista Eten del mar 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 223 

como siete leguas. Posee una raza que se ha conservado 
pura y ellos tienen mucho cuidado de no mezclarse. ]No se 
conocen ociosos. Eten significa en su idioma : « El lugar por 
donde nace el sol. » Se dice que en Lima , un Chino y un 
vecino de Eten se entendieron perfectamente. 



Clima. 



El clima es mas ó menos, como el de Lima, aunque mas 
sano y cálido. 



PROVINCIA DK CHICLAYO. 



liilllIt^S. 

Confina al Norte con la de Lambayeque, al Sur con la de 
Trujillo, al Este con parte de las de Chota y Cajamarca 
del departamento de Cajamarca y al Oeste con el Océano 
Pacífico. 

BiYUdon política. 

Contiene catorce distritos, una ciudad que es Chiclayo, 
capital de la provincia, una villa, quince pueblos, una es- 
tancia y once curatos. 



GhíclayO) 


Chepeü, 


Monsefú, 


Guadalupe, 


Eten, 


Pueblo Nuevo, 


Lagunas, 


Reque^ 


Jequetepeque, 


Sana, 


San Pedro de Lloc, 


Piesi, 


San Josc^ 


ChongoUapeí 



224 GEOGRAHA 



f^urmámm. 



Chiclayo, 




Pueblo Nuevo, 


Beque, 




Guadalupe, 


Flten, 




Jequetepeque, 


Monsefú, 




San Pedro de Lloc, 


Saña, 


ChoDgoIlape, 


Lagunas. 



El número del clero de esta provincia , inclusos los curas 
é ínteres, es de 22. 

lia ciudad de Chiclayo es la capital de la provincia. 

Es ciudad muy aseada y tiene rivalidad con la de Lamba- 
yeque ; pero no aquella rivalidad de honor y de progreso 
que tanto interesa para el adelanto de los pueblos y de los 
hombres; sino desgraciadamente una rivalidad hija de pa- 
siones mezquinas. 

En el distrito de San Pedro está el puerto de Pacasmayo 
por donde se hace el comercio marítimo. 



HiOM. 



Kl de Eten y el de San Pedro tienen su origen en las se- 
rranías de Cajamarca , son caudalosos en tiempo de aguas. 
Los rios de Jequetepeque y Ferreñafe son muy pequeños. 

Cosas itotebleiu 

Lo de mas importancia son dos piedras grandes á orillas 
del mar, que golpeadas con otra piedra, suenan como cam- 
panas. 

En cuanto á productos de los tres reinos, comercio, etc., 
nos referimos a lo dicho en la provincia de Lambayeque. Se 
encuentra en esta provincia el Nitrato de potasa. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 225 



PROVINCIA DE PATAZ. 



láímües. 



limita por el Norte con la provincia de Chachapoyas, del 
departamento de Amazonas ; por el Sur con la provincia de 
Conchucos , del departamento de Ancachs; por el Este con 
la Provincia Litoral de Loreto ; y por el Oeste con la provin- 
cia de Huamachuco, siendo el Marañon la línea divisoria. La 
capital es Pataz. 

BlTUilon poUticii. 

Esta provincia antes se denominaba Cajamarqnilla. Se 
compone de doce distritos , dos villas , veinte pueblos , tres 
asientos minerales, catorce haciendas, treinta y una estancias 
y nueve curatos. Parcoy es la capital de la provincia. 

INMritos. 



Parcoy, 


Huayo, 


Soledad, 


Ghilia, 


Pataz, 


Buldibuyo, 


Bambamarca, 


Huaylillas, 


Cajamarquilla, 


Tayabamba, 


Ucbumarca, 


Huancaspata 



Parcoy (i), Hongon, 

Ghilia, Bambamarca, 

Tayabamba , Cajamarquilla , 

Buldibuyo, Huancaspata, 

Huay lillas. 

(i) Parcoy y Ghilia están divididos en tres curatos, y Tayabamba en dos. 

TOM. I. ^^ 



296 geografía 

En lo eclesiástico pertenece esta provincia al Obispado de 
Chachapoyas. 



La provincia de Pataz es una de las mas ricas en productos 
de los tres reinos, porqué su temperamento participa del 
calor de la montaña y del frió de la Cordillera. El rio Mará- 
ñon que la atraviesa le suministra pescados de varias clases 
y sus arenas vienen cargadas de gran cantidad de oro en polvo 
aunque de baja ley. En otro tiempo las minas de oro produ- 
cian trescientos marcos al año. 

En Parcoy la mayor parte de los habitantes recogen las 
arenas del rio y las amontonan en sus casas para beneficiarlas 
y sacar oro según sus necesidades. 

La laguna de Pias es formada por el derrumbe de dos ce- 
rros elevados, es creencia general de sus vecinos (y bien fun- 
dada) que en el fondo hay depositada una gran cantidad de 
oro. 

Casi todos los cerros tienen vetas de oro y plata y hay 
puntos en qae están reunidas ambas vetas, de modo que 
cuando escasea la veta de plata abunda la de oro y vice versa, 
[ja pobreza de sus habitantes y la escasez de empresas grandes 
no hace ocupará esta provincia el primer rango entre las pro- 
vincias productoras. del Perú. 



DEPARTAMENTO DE ANCACHS. 



Este departamento llamado Hiiáylas hasta 1889, recibió 
el nombre del sitio de la batalla en que cayó del poder el 
General Santa Cruz. 

Limites. 

Limita al Norte con las provincias de Trujillo, Huama 
chuco y Pataz, del departamento de la Libertad, al Sur 
con las de Canta y Chancay del departamento de Lima, al 

Este con el gobierno territorial de Loreto y las provincias de 
Pasco y Huamalíes del departamento de Junin ; y al Oeste 
con el Pacífico. La ciudad de Huaraz es la capital del depar- 
tamento. 

BlYtaloii politica. 

Consta de siete provincias, dos ciudades, diez villas, ciento 
cuarenta y un pueblos, nueve aldeas, trescientas noventa y 
dos estancias y ciento sesenta y cinco haciendas, diez de ellas 
asientos minerales. 

En lo eclesiástico pertenece á la diócesis de Lima y para 
los asuntos judiciales se ha mandado por ley de 20 de Fe- 
brero de 1 86 1 establecer una Corte Superior, en la ciudad de 
Huaraz cuya jurisdicción se extenderá á todo el departa- 
mento. 

Las provincias son : 

Huaraz, Conchucos altos ó Huari, 

Huáylas, Pomabamba, 

Pallasca, Cajatambo, 

Santa. 



228 



GEOGRAFÍA 



PROVINCIA DE HUARAZ 



Confina por el Norte con la provincia de Huáylas , por el 
£st:e con la de Conchucos altos ó Huari y la nueva proviada 
de Pomabamba , por el Sud con la de Cajatambo y por el 
Oeste con la de Santa. 

Su largo de N. á S. es como de 45 leguas y su ancho 
1 6 mas ó menos en la parte mas extensa. 

BlTUriioii poUticii. 

Consta de diez distritos , una ciudad que es Huaráz y capi* 
tal de la provincia, cinco villas, treinta y seis pueblos, ciento 
noventa y cinco estancias, treinta y cinco haciendas y doce 
curatos. 





nuitrito*. 




Huaraz (i), 




Alja, 


Yangas, 




Cotaparaco, 


Carhuaz, 




Pararín, 


Paríacoto, 




Marca, 


Pampas, 




Recuai. 




Curatos. 


- 


Huaraz, 




Pararín, 


Aija, 




Carhuaz, 


Recuai, 




Yungay ó AnC/achs, 


Pampas de 


Huáylas, 


Caraz, 


Cotaparaco, 




Atun-Huáylas, 


Marca, 




Mácate. 



(i) La ciudad de Huaraz está dividida en estos dos distritos, Indepen- 
dencia y Restauración. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 229 

£1 número del clero de esta provincia, inclusos los curas 
¿ínteres, es de 3i. 

Ríes. 

Unas cuantas vertientes reunidas forman un rio conside- 
rable, que mas tarde toma el nombre del rio de Santa. Su 
curso es de S. a N. y después de recibir algunos tributarios 
de Conchucos tuerce hacia el Oeste hasta su reunión con el 
Amojzonas. 

ReiiM animal* 

Se cria en este provincia bastante ganado y como es se- 
rranía no le faltan los animales indígenas, como la Llania^ la 
Ficuña^ etc., ni menos otros volátiles y cuadrúpedos que se 
hallan en todos los pueblos del Perú. 

Bi^ino Tesetal. 

Por la varia configuración del terreno, produce esta pro- 
vincia mucha diversidad de frutos, ya de costa ya de sierra ; 
siendo muy de notar que en todas las estaciones del año se 
cosecha el Trigo^ pues cuando en un lugar se está sembrando 
en otros se hace la siega. 

Provee de trigo y otros granos á las provincias vecinas. 
También hay Caña dulce de la que hacen azúcar para su 
uso y comercio, haciendo de ella conservas. 

Por la misma razón antes enunciada, son varias las frutas 
que en esta provincia se recogen ; lo mismo sucede con res- 
pecto á árboles y otros vegetales, en que es muy abundante. 

Reine mineral* 

Así como en vegetales es rico Huáylas, así también abunda 
en productos minerales, como se comprueba con los vestigios 
de mas de treinta trapiches de moler metales de plata y oro 



230 GEOGRAFÍA 

que en otro tiempo se trabajaba. Hoy no es grande ni de 
consideración esta industria. 

En un cerro llamado Vuramarca se halla Piedra imán en 
abundancia, Alumbre y Sulfato de fierro {caparrosa). 

Debe suponerse que en tan variado territorio,. -hay varie- 
dad de otros cuerpos metálicos. 

El clima es tan variado como el terreno, aunque general- 
mente frió ; pero benigno. 

De la lana del ganado tejen varios géneros de los del país 
para el uso interior y para el comercio. En esta parte es 
como casi todos los pueblos del Perú. 



DE HUAYLAS. 



Esta provincia se formó por ley de 25 de Julio de 1867 
desmembrando la antigua de Huaraz; y se le señaló por 
límite el sitio denominado Mal-Paso. La ciudad de Caraz es 
la capital de la provincia. 

Limita al Norte con la provincia de Pallasca y la de Tru- 
jillo del departamento de la Libertad, por el Sur con la pro- 
vincia de Huaraz, por el Este con la de Pomabamba y por el 
Oeste con la de Santa. 

Distritos. 

Caraz-, Pueblo-libre, 

Mácate, Huata, 

Atunhuáylas, Mato, 

Yungay, Pamparomas, 

Quillo. 

En cuanto á Curatos está sometida ala provincia de Huaraz. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 231 



PROVINCIA DE SANTA. 

Confína esta provincia por él Norte con la provincia de 
Trujillo, del departamento de la Libertad: por el Este con las 
provincias de Huáylas y Huaraz ; por el Sud con la de Chan- 
cay, del departamento de Lima y por el Oeste con el Pacífico. 

Su largo de N. á S. es como 48 leguas; y su ancho de E. 
á O. como de lo á 12. 



mTiflien politice. 

Esta provincia es litoral; consta de cinco distritos, dos 
villas, nueve pueblos, una casería, tres estancias, once ha- 
ciendas y seis curatos. La villa de Casma es la capital de la 
provincia. 

« 

nkmirktom. 

Casma, Moro, 

Nepeña, Santa, 

Huarmey. 

€)urmtom, 

Huarmey, Moro, 

Casma, Nepeña, 

Santa, Yantan. 

El número del clero de esta provincia, inclusos los curas 
é ínteres, es de 9. 

Rio«. 

Bañan esta provincia dos considerables rios, uno al Norte 
y otro al Sur. El que está donde acaba la de Chancay se llama 



232 geografía 

■ 

de la Barranca, baja de Cajatambo y corre de Este á Oeste. 
£1 otro rio mas caudaloso es el llamado Santa , en el otro 
extremo de la provincia. Tiene su origen en la provincia de 
Huáylas y antes de entrar en Santa, recoge varios afluentes 
en Conchucos. "^ 

Reüio anlHuil. 

Esta provincia es de las mas pobres del Perú ; sin. em- 
bargo se cria ganado y en especial Cerdos para expenderlos 
en Lima. Hacen también la pesca del Tollo y otros peces 
para el comercio. 

No faltan tampoco otros animales comunes á los países 
cálidos. 

Reino TesetAl. 

Es considerable la siembra áe Arroz y Maíz para venderla 
en Lima. Hállase alguna Caña dulce ^ Aji^ Algodón y otros 
artículos. 



Reine mineral. 



Se encuentra en esta provincia dos cerros de Piedra imán, 
y algunas minas de Oro y Cobre. 



AntiiTüedadee. 

A dos leguas del rio de la Barranca y una del mar, se en- 
cuentran en un pequeño cerro los restos y vestigios de la 
fortaleza del cacique Chima que dominó aquel valle é hizo 
resistencia á los Incas. Su figura es cuadrangular y tres re- 
cintos de murallas de tapia dominando las interiores á las 
exteriores, forman la fortaleza. El mayor lado exterior es 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. , M3 

de 3oo varas y el menor de 200 - Dentro de los recintos 
superior é inferior, se hallan algunas habitaciones separadas 
con pasadizos ó angostas calles ; á 3o varas de cada ángulo 
del recinto exterior hay baluartes cerrados, en figura de rom- 
bos, que Banquean las cortinas. 

En un cerro escarpado , hacia el mar, se ven tres cercas 
semicirculares, que parece fueran las cárceles de Chimú y 
de allí hacia precipitar al mar á los criminales. 

Estos dos edificios se hallan maltratados por varios puntos. 



Cunta. — Industria. — Comercio. 

£1 clima es tan cálido como el de la costa ; pero bastante 
sano. 

La industria y comercio de esta provincia consiste princi- 
palmente en el Arroz ^ Ganado^ Sebo de Chanchos y pesca del 
Tollo y otros peces, artículos que venden en otras provincias. 
La Caleta de Nepeña está habilitada para el efecto. 



PROVINCIA DE CAJATAMBO. 



Confina esta provincia por el Norte con las de Huaraz y 
Huari ; por el Sur y Oeste con las de Chancay y Canta, del 
departamento de Lima ; y por el Este con la Cordillera que 
sirve de antemuro á la de Huamalíes y Pasco, del departa- 
mento de Junin. 

Esta provincia fué en tiempos antiguos mas rica y poblada 
que en el dia, como se conoce por las acequias que todavía 
existen y por las señales de tierras entonces cultivadas. 



234 



geografía 



BIvteten políMc». 

Consta de trece distritos, dos villas, sesenta y siete piie 
blos y trece curatos. 

Gajatambo es la capital de la provincia. 



mmtrktom. 



Cajatambo, 


Acas, 


Chiquiau, 


Ocros, 


Mangas, 


Cochas, 


Cochamarca, 


Ámbar, 


Gorgor, 


Andajes, 


Cajacay, 


Churin, 



TicUos. 



€)wumimm. 



Los mismos de los trece distritos anteriores. El numero 
del clero de esta provincia, inclusos los euros é ínteres, es 
de 22. 



Reines «ntiitAl, Tesetal y minerAl. 



La aridez de la Cordillera que atraviesa esta provincia y 
la elevación en que se halla , impide mucho la vegetación. 
Así es que solo en las quebradas se cosecha muy corta can- 
tidad de Maíz, Papas, Ocas y otros granos de poca impor- 
tancia, productos todos que ni alcanzan para el sustento de 
sus habitantes. 

En las mesas ó llanuras de las montañas crece un pasto de 
yerva fina y juncos ó lechos con los que se alimenta el corto 
número de vacas y ovejas que crian los Indios. 

Antes de la conquista del Perú, en el siglo pasado y á 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. S35 

principios del presente se trabajaron algunas minas muy 
ricas, tales como la Descubridora de Chanca^ tajeada en toda 
la amplitud del cerro de su nombre hasta ciento cincuenta 
varas de profundidad y que produjo numerosa cantidad de 
plata. Aun subsisten los restos de las casas, oficinas, etc., que 
prueban su antigua opulencia. * 

En el cerro de Vínchos^ de la doctrina de Chiquian, hay 
vetas de galena y plata blanca de 5o a 1 5o marcos por ca- 
jón. En el cerro de Chanca hay una mina llamada Nuestra 
Señora de la Candelaria (está este cerro en la doctrina de 
Cajatambo). Se comenzó á trabajar á mediados del último 
siglo á tajo abierto y sin orden y produjo mucha plata ; pero 
al fin se aguó. Sus metales se componen de piritas sulfú- 
reas, arsenicales, galenas (sulfuro de plomo), mina de plata 
virgen y roja, diseminadas en un espato calcáreo blanco. 

Hállase una infinidad de otras vetas buenas en esta pro- 
vincia , que la colocan bajo este respecto en la categoría de 
las mejores del Perú. En Oyon se encuentran minas de sul- 
furo doble de plata y antimonio incrustadas en el carbonato 
doble de cal y magnesia, también se encuentra en gran can- 
tidad carbón de piedra. 

ClintA — IiidastrlA. 

En la mayor parte de los pueblos que componen esta pro- 
vincia, la altura de la columna mercurial del barómetro es 
de o", 570, por consiguiente el frió es grande en tanta ele- 
vación. 

La industria es muy poco importante. Las mujeres hilan 
la lana para hacer sus tejidos que son, mas ó menos, como 
los de Puno y otros pueblos de la sierra. 

El comercio se reduce al aguardiente que llevan de lea, 
algunos efectos europeos y del país. Por lo común llevan los 
de Cajatambo sus lanas á Conchucos y Huamalíes, desde la 
decadencia de sus obrajes. 



236 geografía 



PROVINCIA DE HUARI O CONCHUCOS ALTOS. 



Esta provincia confina por el Norte con la de Pomabamba; 
por el Sur con la de Cajatambo; por el Este con Huamaliea 
del departamento de Junin y por el Oeste con la de Huaraz*. 

Su largo de N. á S. es de 6o leguas y su ancho de E. a O. 
de 3o. 

Diviston polítie». 

&)nsta de nueve distritos, una villa, diez y ocho pueblos, 
ochenta y nueve estancias , once haciendas y siete curatos. 
Huari es la capital de la Provincia. 



INstrltM, 



Huari, 


Huachis, 


Huántar, 


üco, 


Cliavin, 


Llaraellin, 


San Marcos, 


San Luis, 



Chacas. 



€Hir»to«. 



Santo Domingo de Huari, Uco, 

San Luis de Huari, Ghavin de Huántar, 

Llamellin, San Marcos, 

Chacas. 

Ríos. 

m 
V 

Cinco son los rios que riegan á esta provincia, á saber : 
Primero : El llamado de Conchucos ó del Callejón. Su 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 237 

origen está en la cordillera de Cajiacara^ se engruesa con las 
aguas de Gajatambo y otros, llegando á hacerse muy cauda- 
loso : se dirige hacia Pataz. 

Cerca de sus márgenes se encuentran los restos de un an- 
tiguo castillo cuya mayor parte existe debajo de tierra; y lo 
mas admirable es que su fábrica es por debajo del rio, como 
el túnel del Támesis, hasta la banda opuesta : las piedras de 
que se compone están bien labradas, de grandes dimensiones, 
pues una de ellas tiene ocho varas y es hoy un puente del rio. 

Segundo : El Marañon del que hemos hablado ya en varias 
partes corre por Rapayan^ asiento mineral muy rico en otro 
tiempo : sigue hasta el valle de Arancai^ en la montaña 
real, entrando en la provincia de Pataz (de la Libertad). 

Tercero : El Chacral^ cuyo nacimiento está en la cordillera 
de Uicopacha y que corre por la quebrada de Ocaibamba 
y por un acueducto de mas de (Jos leguas. 

Cuarto y quinto : Son los de Chuquicara y Tablachacra 
que bajan de la cordillera, pasan por Taúca en donde sus 
arenas contienen oro, que recogen los naturales. 



BelniMí «niiüAl» Tesetal j ndneral. 

Hay muchos productos vegetales y animales correspon- 
dientes á climas fríos y casi en todo los mismos que en 
Huáylas. 

En punto á minerales, se halla en el pueblo de Arun-Con- 
chucos una rica mina de azogue, de tal manera que de una 
libra de piedra se han extraido dos onzas de metal. 

En Llamellin se encuentran minas de salitre y azufre, aun- 
que no se trabajan. 

Hállase en este territorio la celebre piedra llamada Catachiy 
muy medicinal. 



238 GEOGRAFÍA 



AnÜffttedAdles (i). 

<c En la provincia de Conchucos Altos se halla el pueblo de 
Ghavin de Huanta, situado en una quebrada angosta que 
corre del N. al S. Sus habitantes, en número de ochocientos, 
gozan de una temperatura benigna y de aguas sulfurosas que 
manan de una roca arenisca, muy cerca del rio Marías, seña- 
lando en el termómetro de Fahr. 1 1 2 grados, estando la at- 
mósfera en 52. A pocas cuadras de la población se encuen* 
tran los restos de edificios antiguos casi destruidos y cubiertos 
con tierra vegetal. Las paredes del exterior son de piedras 
labradas de diferentes tamaños y puestas sin ninguna mezcla; 
mas en el interior descubren ser de piedra redonda con barro. 

ít Ansioso de examinar el interior de este castillo, me in- 
troduje , con varias personas que me acompañaron , por un 
agujero sumamente estrecho y valiéndome de velas encen- 
didas que se apagaban continuamente por la multitud de 
murciélagos que salian con velocidad, logré, pasando mil in* 
comodidades y sufriendo el mal olor producido por los ex- 
crementos de estos animales, llegar á un callejón de dos varas 
de ancho y tres de alto. Los techos de este son de pedazos 
fie arenisca medio labrados, de mas de cuatro varas de largo. 
En ambos lados del callejón principal hay cuartos de poco^ 
mas de cuatro varas de ancho, techados con grandes trozos 
de arenisca, de media vara de grueso y de 2 varas y media 
á 3 de ancho. Sus paredes son de dos varas de grueso y tie- 
nen unos agujeros que presumo serian para la comunicación 
del aire y luz. En el suelo de uno de estos está la entrada de 
un subterráneo muy angosto, que según las personas que se 
metieron con vela hasta una distancia considerable, conducía 
á la otra banda por debajo del rio. De este conducto se han 
sacado varios huaqueros, vasos de piedra, instrumentos de 

(i) Rivero. Memorias Científicas. 



DE LA REPUBUCA DEL PERÚ. 239 

cobre y de plata y un esqueleto de un Indio sentado. La 
dirección es del E. al O. 

ff A distancia de un cuarto de legua al oeste del pueblo y 
en la cumbre del cerro llamado Posoc que significa cosa que 
se madura, hay otro castillo arruinado que en su exterior no 
presenta sino escombros ; pero dicen que en lo interior se 
encuentran salones y un socavón que comunica hasta el cas- 
tillo arriba mencionado. Se asegura que un Español sacó un 
tesoro con el que se fué á la capital y antes de morir en el 
hospital de Lima entregó un itinerario que ha corrido por 
muchas manos. Algunas personas intentaron entrar, pero 
fueron detenidas por el desplome de una piedra que les im- 
pedia el paso. La mayor parte de las casas de Chavin y sus 
alderredores están construidas sobre acueductos. El puente 
que se pasa para ir á los castillos está hecho de tres piedras de 
granito labrado que tiene cada una ocho varas de largo, tres 
cuartas de ancho y media de grueso y están sacadas de estas 
fortalezas. En la casa del cura existen dos figurones tallados 
en la piedra arenisca; tienen de largo dos varas y de alto 
media y se hallan colocados á cada lado de la puerta de la 
calle, adonde se trajeron del castillo con este objeto. 

« Fatigado y al mismo tiempo complacido de mi penosa 
investigación, tomé descanso sobre unas lajas de granito de 
mas de tres varas de largo, grabadas con ciertos signos ó 
diseños que no pude descifrar y que encontré al salir del 
subterráneo, muy cerca del rio. En estos momentos mi ima- 
ginación recorria, con la rapidez del relámpago, todos los 
lugares antiguos que habia visitado y los grandes sucesos 
que tuvieron lugar en tiempo de la conquista. Levanté mis 
lánguidos ojos hacia las ruinas de este silencioso sitio y vi 
las tristes imágenes de les destrozos cometidos por nuestros 
antiguos opresores. 

a No han bastado tres siglos para borrar de la memoria los 
infinitos males sufridos por los pacíficos y sencillos habitantes 
de los Andes y todavía me parecia que veia el agua del pe- 



240 6E0GRAFU 

queño torrente , teñida con la sangre de las victimas; que los 
escombros de sus orillas eran montones de cadáveres en que 
se sentó el fanatismo y erigió su trono la tiranía y desde 
donde daban ambos gracias al Cielo por haberse logrado la 
obra de destrucción. » 



PROVINCIA DE POMABAMBA. 

Por ley de 21 de Febrero de 1861 se dividió la antigua 
provincia de Conchucos bajos, en dos : la de Pomabamba y 
Pallasca. 

Confina por el Norte con las provincias de Pataz y Hua- 
machuco del departamento de la Libertad , por el Este con 
la Provincia Litoral de Loreto, por el Sur con la provincia de 
Huari y por el Oeste con las de Pallasca, Huáylas y Huaraz. 

Se compone de ocho distritos. La capital es Pomabamba. 



Síhuas, 


ChingalpO) 


Piscobamba, 


Yurina, 


Pomabamba, 


Llumpa^ 


Quiches, 


Llama. 



PROVINCIA DE PALLASCA. 

liíniiiMi. 

Confina por el Norte y Oeste con la provincia de Huama* 
chuco del departamento de la Libertad, por el Sud con la 
provincia de Huaylas y por el Este con la de Pomabamba. 

Consta de once distritos. La capital es Corongo. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 



m 



Di0trit€Mi. 



Corongo, 




Huandoval, 


TjBpampa, 




Pallasca, 


Llapo, 




Pampas, . 


Taúca, 




Lacabamba, 


Cabana, 


Conchucos. 


Puyaly, ' 



Ciuraitea. 



Sibuas, 
Píscobamba, 
Pomabamba, 
Pallasca, 



Cabana, 
Taúca, 
Llapo, 
Corongo. 



Estos curatos son comunes á las dos provincias. El número 
del clero de estas dos provincias é inclusa la de Huari, es ' 
de 29. 



TOME I. 



in 



DEPARTAMENTO DE JUNIN. 



Hu descripcleii fínica y pelitiCA. 

Este departamento fué denominado por el Congreso Gene- 
ral de 1828 Prefectura de Hurí nuco; pero habiéndose obte- 
nido á una legua de distancia de la villa de Junin un triunfo 
espléndido sobre el ejército realista el ü de Agosto de i8!i49 
se le puso en memoria de este feliz suceso el nombre que hoy 
lleva. La capital era Huánuco ; pero el Congreso en 16 de Di- 
• ciembre de i8:ji declaró por tal al Cerro de Pasco por resi- 
dir allí el Prefecto, Intendente de Policía y otros funciona- 
rios y ser un punto de mayor consideración é importancia 
para la industria minera. 

liiiuilen». 

Confina por el JNorte con la Provincia Litoral de Loreto, 
por el Sud con las provincias de Huancavelica y Tayacaja del 
departamento de Huancavelica y la de Huanta de Ayacucho, 
por el Este con el territorio trasandino y por el Oeste con las 
de Pomabaniba, Huari y Cajatambo del departamento de 
Ancachs y las de Canta, Huarochirí \ Yauyos del departa- 
mento de Lima. 

En lo eclesiástico está sometido al Arzobispado de Lima 
y en lo judicial a la Corte Superior de Lima. 

El Cerro de Pasco es la capital del departamento. 

Su largo en la dirección de N.S. es de 56 leguas mas ó me- 
nos y de E. íi O. es de \o. 



DE LA HKPUBLICA DEL PERÚ. 



2i3 



Divlsleu politice. 



Consta de cinco provincias, á saber : 



Pasco, 
Huamalíes. 



Jauja, 
Huúnuco, 



Tarnui. 



PROVINCIA DE PASCO. 



Confina por el Norte con las provincias de Huánuco y 
Huamalíes, por el Este y el Sud con la de Tarnia y por el 
Oeste con la de Cajatambo del departamento de Ancachs y la 
de Canta de Lima. 

Dli'liilou politicii. 

Consta esta provincia de 1 1 distritos y i4 curatos. Su ca- 
pital es el Cerro de Pasco. 



Dlslriloit. 



Cerro de Pasco. 

Huariaca, 

Cliaupimarca. 

Po'/Aiso, 

Huancabaniba. 



Paiicartainbo. 

Cliacayan, 

Yanaliuanca, 

Yanacauch», 

Ninacaca, 



Huavllav. 



Ciiratofl». 



Pasco, 

• 

Tariiia, 

Aeobainba , 

Junín, 

Ondóres, 

(^arhuamavOf 

Paucartambo, 



lliiariacn. 

Pallanchacrii, 

Yaiíahuanca, 

Chacayaii, 

Tapuc, 

(>a¡Qa, 

Ninacaca* 



24i geografía 

El número del clero de esta provincia, inclusos los curas 
é ínteres, es de 33. 

RiOM. - 

Varios y caudalosos rios riegan esta provincia, que son el 
Parí, cuyo origen es la laguna Chinchaicocha ^ de nueve 
leguas de largo y dos de ancho. Corre por un lado de Canta^ 
el pueblo de la Oroya, el valle de Jauja, Angaráes y Huanta, 
hasta que al fin se une con el rio Apurimac. 

El rio de Raneas y que nace en la laguna Alacocha^ de 
una legua de largo y media de ancho en la pampa de Pucu- 
nan. Pasa por Bombón y en Canta se junta con el anterior. 

El rio de Chaiipihuarangay que desciende de los altos de 
Chinche^ aumentado con las aguas de la Cordillera, á la que- 
brada de su nombre. Allí se le reúnen varios afluentes^ entre 
ellos el rio de Colpas y desemboca después en el Hiuínuco. 

El rio Huariaca^ que nace en los altos de Tulluráucay 
Sullumarcay de las aguas de la cordillera de Ulucmayo. En 
Ambo, ya reunido con el Chaupihuaranga ^ toma el nombre 
de Huánuco. 

El rio de Lauricocha^ de que hemos hablado. El Chati- 
chamayo^ que baja de los altos de la Oroya, pasa por Tarma, 
Achabamba y Palca. Después de aumentar sus aguas con va- 
rios afluentes, entra en la montaña y forma un profundo 
cauce al reunirse con los rios Ocsahamha y Marancocha. 

De la laguna llamada Lauricocha sale un pequeño rio que 
pasa por la provincia de Huamalíes, en dirección hacia el N. 
Este rio es el que se denomina después Alto Marañon ó 
Tunguragua, el mas grande y caudaloso del mundo, cuando 
se engruesa con las aguas de los rios Huallaga y Ucayali 
toma entonces el nombre de Rio de las Amazonas. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 21 r> 



Relnofli animal j Yenretal. 

Se cria en esta provincia una cantidad asombrosa de Ganado 
vacuno y lanar. De este llevan muchos miles á Lima y hacen 
para el consumo interior y de los pueblos vecinos muchas 
Chalonas {cecinas de carnero). Hay de consiguiente los otros 
anímales indígenas de igual temperatura y posición geo- 
gráfica. 

Por la varia configuración de su terreno se recogen tam- 
bién frutos de Sierra y Costa, pues en sus laderas y quebradas 
se produce el Maiz^ en mucha abundancia lo mismo que la 
^ ¡faifa ^ el Trigo ^ la Cebada y algunos otros granos ; y en los 
altos ó Sierra, las Ocas^ Papas en abundancia y de diferentes 
especies de que se alimenta el pueblo y se surten Pasco y 
Yauli. De modo que las producciones agrícolas son de grande 
valor é importancia en esta provincia, lo mismo que su ga- 
nado. 

Por hallarse vecina á la Montaña real, tiene todas sus pro- 
ducciones como Maderas de construcción. Cascarilla de 
excelente calidad. Frutas, etc. 

Hay en la quebrada de Collania, muy cerca de Tarma, 
minas de Salitre que trabajaban antes losindios para hacer pól- 
vora y venderla en Huancavelica. Se halla esta mina en una 
mesa que hay entre dos elevados cerros. A poca profundidad 
se encuentra el Nitrato de sosa {salitre) en piedras cubiertas 
de este mineral. 

Reino mineral. 

1 

El Cerro de Pasco 6 Lauricocha es de una colosal riqueza 
y el Perú saca de él anualmente un número considerable de 
marcos de plata. Es el mineral de plata mas afamado en el 
viejo mundo después de los de Méjico y Potosí. 

Descubrióse este mineral en iGSo por un Indio llamado 



246 geografía 

Huari-Capcha , pastor de Paria, quien, al calentarse, halló en 
las piedras que colocó para el fogón, metal derretido de 
plata. 

Del Nudo del Cuzco ^ que se halla entre i^"* y i5' de la- 
titud sur, parten dos cadenas : la oriental pasa por el este de 
H llanta^ Ocopay Jauja y Taima ; la occidental, dirígéndose 
por el oeste de Castro-Virreina^ Yauli^ Huaypacliay Pasco. 
Poco mas allá reuniéndose aquellos ramales forman otro nudo 
cerca de Huanaco y sigue desde allí en adelante por algunas 
leguas una sola cadena. 

Ábrese en seguida en tres ramas : la oriental corre entre 
Pozuso f Muña ; la central entre el rio Hualla^ y el Ma- 
rañan y la occidental por entre las costas de TrujiUo y 
Payta. En Loja vuelven á formar un Nudo estas tres cadenas. 

Las dos ramas que parten del Cuzco encierran la pampa de 
Bombón^ cuya mesa de quince leguas de largo y de dos á cua- 
tro de ancho está elevada sobre el nivel del mar 4, 060 metros^ 
la Laguna de Chinchaicocha ó Reyes y el Cerro de Pasca. 
Hay en estas cadenas algunos picos de considerable elevación, 
y cuyas cimas llegan á la línea de las nieves perpetuas ; ta- 
les son los de la Viuda de Huarocliirí^ Oyon y otros mu- 
chos. Se computa el ancho de la Cordillera desde Lima 
hasta la salida del camino de Chanchanmyo en ochenta a 
noventa leguas en línea recta. 

En el extremo de la mesa de Bombón^ hacia el Norte, está 
el rico cerro mineral de plata, llamado Collque-Hirca^ es de- 
cir cerro de plata en Quichua. Es el principio de los cerros 
que separa la mesa de Bombón del mineral de Pasco. 

Una hilera de montañas en figura circular encierran los 
minerales de Pasco^ Lauricocha^ Santa Rosa y Yanacancha. 

La rama central contiene los minerales de plata, hierro, 
cobre, plomo y combustibles de que abunda este departa- 
mento. 

Los cerros f[ue forman la hoya de Pasco están intersecta- 
dos por las quebradas de Quilacocha^ TuUuráuca y Pu- 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 247 

cayaou. La laguna Quilacocha tiene su desagüe por la que- 
brada de este nombre y sus aguas sirven para el trabajo de 
las minas. 

En dicha hoya hay tres lagunas, á saber : dos de Patarco" 
clia y la de Quilacocha ; las dos primeras se comunican y 
la tercera sirve de desagüe á los socavones de las minas. 

Deserlpelon seolósica de Pasco. 

El terreno está constituido de granito, esquisto negruzco^ 
gres, pórfido rojo, calcárea azul y conglomeras. El fondo de 
la hoya es de esquisto negro, desde el lago Quilacocha hasta 
el mineral de Ayapoto. El grano de este esquisto es fino, ne- 
gruzco , muy duro, con partículas de mica y atravesado en 
todos sentidos de vetillas de pirita de hierro y cuarzo blanco. 

En casi todas las minas se encuentra en masa una pirita 
que los mineros llaman Bronce. Esta pirita se descompone y 
produce el sulfato de fierro (caparrosa) ; calcinada produce 
plata. 

El terreno esquistoso de que se ha hablado y que parece . 
pertenecer á los terrenos de transición, contiene probable- 
mente la capa piritosa y esta los metales ricos de plata ; pues 
en las labores profundas el metal está siempre acompañado 
de esta capa. 

El gres se halla en este terreno y también en los alrededo- 
res del lago de Quilacocha^ Hullachin^ Párgas^ Suco y en 
todo el espacio en que se halla metales. 

Las capas horizontales se dirigen de N. á S., inclinándose 
al E.; y en los cerros de Hullachin y San Juan se nota la cor- 
respondencia de ellas, entrecortadas por la hoya mineral. 

La constitución física del terreno es aquí idéntica á la de 
PunOj ChucuitOy Lampa, Huaipacha, Yauli y cercanías de 
Tarnia. Contiene en capas considerables el carbón de piedra 
en Curaupucroy Raneas y Vinchos^ altos de Tulluráuca^ cerro 
de Alconocullpan^ laguna de Piguaca^ altos de Huisque y 



248 geografía 

Huarochirí. En las quebradas que rodean al Cerro de Pasco^ 
en las pampas de Bombón^ altos dePárgasy Finchos^ Vana- 
mate^ Guipian y la Vhida^ se hace visible y extensa esta for- 
mación. El gres es rojo, abigarrado de amarillo y blanco, 
grano fino, áspero al tacto, pasa al blanco por gradación 
suave y á la greda arcillosa^ alternando con capas de calcárea 
blanca y azul compacto y pórfido rojo y verde. 

El gres rojo de este mineral contiene á veces pequeñas can - 
tidades de cinabrio ; va alternado con esquisto negruzco, en 
capas delgadas y calcáreas (en el alto de la Viuda) cargadas 
de conchas y cuarzolidia ó piedra de toque en el cerro de 
CoUque-Hirca . 

Unos promontorios de roca cuarzosa se levantan en la hoya 
mineral ; tiene esta roca muchas cavidades amarillentas, como 
el ocre de fierro; en el interior es de un blanco sucio, de 
rupturas concoideas que á veces pasa al cuarzo pirómaco 
(piedra de chispa). Esto se observa en el cerro de Collque^ 
Hirca; sus caracteres hacen creer que es un pórfido cuarzoso. 
Varios trozos presentan la pudinga ó conglomera bien carac- 
terizada con piritas de fierro y cuarzo blanco encajado en la 
piedralidia. 

El cerro de Santa Catalina^ las colinas de I anacancha^ 
Chaupimarca, Caya^ Santa-Rosa^ Trahuarmacliai ^ etc., 
son de esta composición. Pasa á un gres descompuesto en el 
interior de las minas, siendo el grano suelto, de poca dureza 
y muy mezclado de óxido de fierro. Esta roca es la ganga 
de los metales llamados Pacos ^ de que abunda Santa Rosa. 

No hay aquí estratificación ninguna ; todo es masa informe 
metálica, de cinco á seis marcos por cajón. Los metales que 
se explotan son de una capa bien distinta que se halla entre 
esta roca descompuesta y otra de pirita. La creen allí veta^ 
pero la dirección, paralelismo, la inclinación semejante á las 
capas de la superficie y del interior, el muro (caja en que re- 
posan los metales), diferente de la otra, la ninguna variedad 
de metales, la falta de cavidades con cristalizaciones y otras 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 249 

circunstancias características de las vetas, prueban evidente- 
mente que no lo es. Y se conoce que es una capa interrum- 
pida, análoga á la del Cerro de Pasco por las eflorescencias 
ó quemazones que se ve de esta capa en la superficie desde 
el cerro de Ullachin hasta Matagente. 

\á calcárea alpina se halla en el gres, conglomera bien ca- 
racterizada de Siico^ Chaaquilhuanca^ el traquito granítico de 
Huallai y el pórfido rojo de Bomban. Es muy abundante la 
calcárea en este terreno y es en donde se cria el metal de 
plata. Componense de esta roca la parte oriental de Laurico^ 
cha^ las quebradas vecinas y las colinas de la mesa de Bom-- 
bon y forma capas horizontales inclinadas hacia. el este, con 
algunas excepciones. 

Esta calcárea es azulada, semicompacta, con vetas del- 
gadas de espato calizo blanco. En las conchas se hallan 
algunas capas metálicas, en especial el plomo y la pirita 
sulfúrea de que se saca plata. Esta formación es mas extensa 
en el cerro de Finch os ^ que es muy rico por sus capas mi- 
nerales de plomo y pirita. Ix)s tres picos que tiene constan 
de calcárea media descompuesta en la superficie; son casi 
horizontales las capas calcáreas y las de metales plomizos 
tienen la misma dirección y son hasta de una vara de ancho 
en la mina Descubridora^ que es muy afamada. 

Ia capa tiene nueve pulgadas de ancho y el muro, que es 
una de las cajas, es de pirita ferruginosa muy compacta. Por 
esta causa da poca utilidad esta mina. 

Casi todo este cerro está compuesto de capas metálicas, 
que producen de ocho á treinta marcos por cajón. 

Hacia el norte hay muchas capas de Pacos en el gres. Hállase 
una gran capa de carbón de piedra cerca de Pallanchacra. 

Se encuentra calcárea en el gres en Guipan . Soft mas blan- 
cas las capas, menos compactas y contienen conchas pe- 
queñas. Es arcillosa y calcárea la capa metálica ; contiene ci- 
nabrio con restos de lignita y bolsonadas de cinabrio. La 
ganga es por lo común calcárea ó arcilla, cenicienta. 



250 geografía 

Una calcárea blanquecina se halla en Cotlque^Hirca ; es 
compuesta en algunas capas y en otras está atravezada en 
todas direcciones por el espato calizo cristalizado. Está alter^ 
nada con una arcilla verduzca de muchas varas de grueso* 

Tres capas angostas de carbón de piedra hay en esta cal- 
cárea. Sobre el carbón se halla el cuarzo y el gres; aseméjaBe 
mucho su fisonomía al pirómaco, que constituye la ganga de 
los metales de este cerro. 

Se forman muv ricas do/sonadas, cuando se reúnen mu- 
chas capas en el centro. El ancho de ellas es de muchas va- 
ras y todas compuestas de metales que producen de a5 á 3o 
marcos por cajón. 

Se encuentra en la superficie de este cerro el cuarzo, me- 
dio descompuesto y con muchas cavidades, formando línea 
distinta. 

El mineral de Huaipacka se halla en una estrecha que* 
brada. En ella se encuentra granito bien caracterizado algo 
rojo, cristales de feldespato y mica, que en algunos puntos 
pasa al granito fino y al gneis. En la banda del este hay es- 
quisto micáceo y arcilloso de color verduzco ; sobre él se nota 
una roca verdosa compacta muy dura, semejíinte al grunstein 
con vetas delgadas de cuarzo blanco. 

Las capas horizontales de gres, en dirección de N. á S., 
con inclinación al E. y alternado con calcárea se halla allí. 
Vese en el gres una capa de pórfido verde en cristales de fel- 
despato, al entrar en la quebrada. Su ancho es de cerca de 
una vara. Las minas de Nuestra Señora de la O se hallan en 
esta formación calcárea y arenisca. 

También alterna la calcárea con una capa de yeso blanco 
compacto en el camino de Tarma^ á media legua de Huai- 
pacha. 

La calcárea alternada con gres se encuentra en todas las 
quebradas, ora horizontales, ora verticales, según la direc- 
ción (le las quebradas. En las de Pucayacuy^ Tullurauca^ hay 
una calcárea de reciente formación posterior á la del cerro, 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 251 

que contiene trozos separados de calcárea negra, media des- 
compuesta , reunidas por un cimento blanco sucio como la 
pudinga. 

Una formación interesante se halla en el fondo del valle, 
aunque cubierto en muchos sitios por el gres. Una roca 
blanca semisacaróidea se ve al entrar en el valle. Contiene 
fragmentos del cuarzo hialino blanco ccfhcoideo, lentejuelas 
de talco verdoso y pequeños pedazos de pirita. Parece una 
roca feldespática. La emplean en los ingenios para moler el 
metal de oro. 

Poco después se cae en una roca de granito descompuesto, 
en que hay rastros de cuarzo, mica y feldespato ; contiene 
una substancia vidriosa, verde amarillenta^ parecida al perí- 
doto. Eji otros trozos se descubre que es mas bien granate. 

El cerro de Chuquitambo^ que contiene minas de oro, está 
formado de gres y de cuarzo porfídico. Forma una capa ex- 
tensa y gruesa ; en él yacen las piritas cúbicas auríferas y el 
carbonato de cobre verde. 

Alternan estas piritas con esquista arcillosa, que contiene 
igualmente las mismas piritas cúbicas. Da de cuatro á cinco 
onzas el cajón de este metal. En los cerros de Quiniia^ Chi- 
quiriny Huamanranca hay metales para muchos años. 
• En el alto de Purgas se encuentra una formación intere- 
sante de granito bien caracterizado, aunque de poca exten- 
sión. Forma capas estratificadas y descansa sobre esquisto 
negro. El cuarzo es transparente, con ruptura contóidea; 
el feldespato es blanco, ya en cristales bien determinados, ó 
bien en pequeños, constituyendo el fondo de la roca. 

La mica es muy negra y en prismas exaedros ; el granito no 
es muy fino. Se conoce que esta formación es moderna y se 
halla en las cumbres de las Cordilleras , sirviendo de base al 
traquito, aunque este parece un granito muy descompuesto. 

Le acompaña á esta formación por el N. una calcárea com- 
pacta blanquecina; por el S. un esquisto negro; el gres por 
el E. y O. En la pampa de San Andrés se encuentra el es- 



252 geografía 

quisto negro. Se descompone este granito pasando auna roca 
l)lanca en que abunda el cuarzo. 

Al O. del mineral, á distancia de tres leguas, está aislado 
el cerro de Raco^ en forma de cono trunco. Su constitución 
es de grunstein fino, con cristales de anfíbolo. Rs muy duro, 
de color azul con manchas negras. 



Dencubrintienlo j beneflrio del mlnenil. 

El mineral de Vniiricochn 6 Santiesíevan de Lauricocha 
fué descubierto en 1 6'^o por un Indio llamado Huari Capcha^ 
pastor de una hacienda. Queriendo cocinar, vio que las pie- 
dras que servian de fogón se fundieron y mostraban la plata 
en hilos ; dio parte de eso á otro y sucesivamente de boca en 
boca se fué trasmitiendo la noticia y acrecentando el número 
de trabajadores. Dicho descubrimiento es idéntico al que nos 
cuenta la historia del modo como los Fenicios descubrieron 
el vidrio. 

El modo como benefician el mineral es el antiguo de Bar- 
tolomé Medina, el de ama! gama cio7i. En Pasco se presentad 
mineral en estado /¿a^/Vo / también hay los que llaman Pacos 
6 Colorados y la Pohorilla ó Sulfuro de plata descompuesto^ 
el Bronce ó Pirita argentífera ^ Carbonato de cobre y plomo y 
Sulfuro de Cobre c\v\e se llama Cobrizo. Casi nunca se encuen- 
tra cristalizado, mas bien la plata se encuentra á veces pura 
y en trozos considerables. 

Extraida la piedra de la mina la llevan á moler á las ha- 
ciendas y esta operación se hace por medio de una rueda hi- 
dráulica horizontal que mueve una piedra, la que muele el 
metal ; hay también dos clases mas de ingenio que llaman 7a- 
bladilla y Rastra. Molido el metal por el procedimiento que 
llaman sutil^ esto es por medio del agua y no en seco por 
las perdidas que ocasiona y la menor finura que se obtiene, 
lo llevan al Buitrón^ que es un patio mal empedrado en donde 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 253 

depositan el metal, ó también al Circo ^ que es un espacio cir- 
cular de seis metros mas ó menos cerrado por una pared baja. 
Habiendo hecho el minero un ensayo ; pero ensayo tosco y 
sin conocimientos de química ni mineralogía y Viendo que 
el mineral puede producir, hace en el Circo la mezcla de 8 á 9 
cajones de 62 quintales, con 5o arrobas de sal marina y si el 
mineral es rico con 60. Mezclada sal con el agua que llaman 
Hormigueo^ operación que se hace con caballos, se le añade 
5o á 100 libras de azogue. Hacen repasar esta masa con ca- 
ballos : si el mineral está lo que llaman y/vb le echan magis- 
tral y si caliente cal ó cieno podrido. Dejada la masa dos ó 
tres meses hasta que esté en estado conveniente, la sacan para 
meterla en unos embudos de brin, de modo que destilando 
quede la Pella ó amalgama de plata seca ; esta Pella la in- 
troducen en unos Porongos de barro á los que ponen en la 
boca un cañón de fusil , cuya boca entre en una vasija de 
agua ; los ponen inclinados y los hacen calentar. El mercu- 
rio destila, se condensa y queda la plata pura. 

Este procedimiento, como vemos, es imperfectísimo, oca- 
siona muchas perdidas, se calcula la del azogue en un 75 por 
ciento. Ademas es muy moroso, así mientras que en Freyberg 
se extrae en un dia 200 quintales y se pierden tres cuartos de 
onza por quintal, en Pasco se pierde una libra por cada marco 
de plata. El año 1847 fué propuesto por M. Becquerel, 
hábil metalurgista, un procedimiento nuevo que evaluaban 
la economía á 85 pesos por cada 6 cajones de 3 libras, 4 on- 
zas de plata cada uno. Por otra parte hay mucha falta de 
brazos, mucha desunión y celo entro los mineros, el azogue 
es muy caro ; todo eso hace que el mineral de Pasco, que es el 
primero del Perú y no cede ni á los de Potosí y Guanajuato, 
no- de todo el producto que debiera. Se supone que cada 
cajón que contenga 3 libras de plata cuesta por término me- 
dio 4o pesos. 

Se cuentan 558 minas fuera de los cortes que son mas de 
mil y de las minas que están á distancia que se pueden cal- 



2.>4 liEOCiUAlIA 

cular en dos mil. En i84G, habían corrientes 93 haciendas 
y 9.11 ingenios y entre cortes y minas 2,039; pero desgra- 
ciadamente una parte no se trabaja por las causas antedi- 
(*has. 



/{azon de las barras fundidas en el cerfv de Paseo de I SUS á 1846, 



\55os. 


BAKRAS. 


MARCOS. 


1828 


922 


201,325 4 


1829 


•1»' ik* 


99,835 3 


1830 


457 


ai,261 3 


1831 


035 


135,134 4 


1832 


994 


•219,378 1 


1833 


1,133 


257,069 6 


1834 


1,141 


267,126 6 


1835 


1,148 


276,744 1 


183G 


991 


244,404 1 


1837 


1,144 


235,856 4 


1838 


1,172 


231,932 1 


1839 


1,210 


279,620 5 .] 


1840 


1,403 


307,213 7 


1841 


1 ,074 


356,118 2 


1842 


1,501 


387,919 


1843 


1,378 


325,458 7 


1844 


1,129 


274,002 4 


isiri 


990 


251,039 3 


1 8 40 
Totales.. 


1,003 


281,011 2 


20,500 


4,047,052 í 



Los anos desde veintiuno hasla veinticinco, en cuyo tiempo no andaba la 
máquina, no se lia podido saber lo que ban producido. Desde el mes de 
Agoslo de 1780 se principió á cobrar el real en marco para el tribunal de 
Minería; se quilo después en el año de 1821 y el ocho de Agosto de 1826 
se empezó á cobrar el medio real en marco, por decreto, de 4 de Julio, del 
Supremo Gobierno. 



DE LA RliPüBLICA DEL PERi:. 



253 



•O 









Í4. 






s 



I 



i 



«o 



^ 








• 

o 




«> 


* 


|| 




o •^ «^ ■« 


o 


1 




a.o O 1^ O ao « CO r- «^ 


^ 1 




s ' 






^^ 


QÍ7 




•\ ». •»»» *«*N«\«^#V 


(m 


8 




05 o C5 fO co r- X í^ "^ 




1 


# 


m 


1 

s 


•^ «^ •«* kí: iit t- 


^ o «^ :o 


^ 

E 


. Oi l- -^ o CD aO o ao 


-j ro xeo OO ro o o ^ o o -^ 
o vípOPXaor-05'«-«*<0000'^ 
1^ •^OOaí5^0IOiq005'^005|0 


^' 


a 


fA 


íS'l o CO 00 aí^ aO C5 01 


"< 


w 


•\»N»»»«»v»\r«»\ 


^ •»»»\rv»\r«"\^»\»»»»» 


H 


^ 


(^ Ci ifi oo oo -^ t^ t^ 
^ di «^ CO C? (N <M <M 


S; 3?§Í5?§Sg525*«C 


• 
< 


• 


•^ •«)• iO ^ o 






e 


ooaA;o<;oo>*i!>(^XO 


roi^«*<i-aOr-co-^:o«*<05^aí5r-;o 
xi^xo^o-^x^r*-^0'^o?o 


^ 1 


5 




o 1 


^•■4 


•^Cit^í^"^0<a«05aOXXOX-*<0 


-< 


§ 


^^^•^c»> •\»\««*^ 


•>»»^»»>»»»\»»»\»»»\r«^».»* 




oi-^tOr-WíOOJOXaocNcoaí^r-oi 




rOfOrD(M(NO«©I^OICOC^fOaO©l 


• 

CÍ5 


2 


•«!» >_t ^ ift 




a? 


1 


:OOX3000G^I"-OI^ 


— cor^JOao«^Xaí5Ct©i«ií<r-«íS*roo 
:0'^<Ní-X2!0000«;00 so ;OQQ 

coooco«^05coo:ooioir-o>íí55 


-< 1 


ül ' 




^^ 


oO 


•\»»^^»»^»S»\»\ 


"\»>*'» •v"\»V*»V»\».#»»-"\». 


-< 


p 


a.'^ «^ ce -^ -«í o ^ o rM 


aí2 t^ aí5 C5 X CO ai: í*5 •*!• 05 O G^ •«? O X 


33 


C8 

s 


-^^-^-^-^-^©líMOl 


-^^-^1:^(J^ ^(3'iO'rt-N -^ 


■ 




©1 O ?0 a.o ;C O síí i^ I 




* 
o 


• PHl 


010fO':POOO<ri?0--eoX'^CO^aOO-^-*<OOQCO«— aO — 
00"^^^OOC:«^aOiaO'^Oao«COOCfeJítOaí5oiOOCiCC 


U 1 


s 


c» 1 


¿ 


^ 


J. 


•\*\^»>«\«\^«\^ 




-^ 


o 




sTr-^oT-^ocT'^ r-"coco co o o -Tgícc a« 


04 


S 


t^t^'^í^?NXCOCOXXOIOCO-«?'-«í'X 




es 


-^^^^i.^«H^9«9«G^91(3q^l01Q^rM91'3^&ICOrO-rH(M019l 


• 

o 


• 

1 


¿íí'^'^'^ Ol-íí-O-r- 


■^>orO'^'^:o -^ Kj-H* ^ 


^ 

^ 


1 


OO0C;CaíM^00-^O 


— <OíXOf*3^Ci»í5<;oaítx;oro<:oo: 

CDI^I^*^OrMCDI^XC*OCO-p^Or^?D 


^^ 1 




ooco— <eixx30Qi^ 

OCOC^aíí(MCOOC500 


¡^ 


(S 


» • 




•\»»»»rv««r.»»»>». 


• •SV\«\»\»k««\«\>>rk^««»\^ 


u 


S 


» eo co i'í C5 aíí -^ OÍ í5 


05t-"^r'CO-!^Oac-*<coaft'^Ola.OO 


a 


Q 


-^ooi^x-^^oc^r^ci 


l^l^cO^OOXl^a^íNXCOr-OIO^C 


H 


S 








1 


^ fO ^ ^ ^ 


^O-^-^ 01«« •*í'^*í!' H-í^ -•- 


• 


1 


X o •H» ?M o «^ ^ aít >5- 


XO-^r*l^(NXa5^c:>o<MOi^?D 
C5XC0 5^1*^Oi-^XaííC:0'^XOiC5 


C3 


OOicO(>iX:Oaíí-^d5 
XÍN25^aítOl^fOO 


* 1 


^^^ ■ 


_ 


"\»»^^^^r>««»- 


•^^^rvr^vvM^astf^M^rva^fv 


^a 


8 


r:xxxxxo«^o 


•^ o o -^ 1^ e>l kO r- art OÍ X >íí afí «^ 05 

oOCii^í^O^OXCo-^cOa^cDacaCco 


^^* 




93 










^t^XO5Q«^íMC0*^ 
OOXXXC^O^C^OOd 


aí5COh-XC50-.-01fO«^aO:Or'XO: 
0^05000000000000 

r-í^í^i^r-xxxxxxxxxoD 


C 




< 




r^i-^i^t^i^i^i^r-r- 


» 





io6 



geografía 



«O 

O 



8 



•8 









I 









•o 



o 

JO 



o 



s 

'2 

e 

a 

en 



i9 









» I = 

H g 
es 



a* 



S 



-3 



P I 3 



se 






s 



H fe 



>! I 

•-9 



(/■. 

o 
a 

a 

«/5 



ee 



© 

»>5 



«!■• 



H-e 



íí: ^ r* r* 



ce «^ 1^ o 






00 

O) 



r> ^ "\ •\ 



;oi^ o«^ 



'«A -v4 ;0 






•\ ^ •> «s *^ 






SS?3 



^ ^ »\ ^^ ^ »^ ^ "^ ^- »^ _ ^ ^ "~ ^^ •"■ "-■ 






QOOO 



^ » •• «x ^ ^ 



-^ -^ 00 o — • « H o'oó «í 
^ ©í <H « fO c5 •<■ 



•^ o ?? ^ i-'í 9^ lO •*< ^ C5 ao r* aO 

oocot^o#^i«^coro«í' — ao «oooo^oooOG^ 

o «^ JO o ^ t^ 

•^ 0*1 ao :o >o « •* ©í co 



SxSc5^ooQíor5Hdoo6 "ojcSq^i^íh^ 

a?52>WCOCOOOOOO«^JOO^t^ O«*00^<Ht^«1 



Cl f*? ^ CO fO CO íí^l 



•^ oí 



•^ aft o 
JO ao -«N 

O 



^ ?0 -^ ^ 



^ 



C0t^í^«líO«^f0C0aí5aíD 



r-aooocooacoococot^a^ocoíw»! 

3¡iií^w-«r01Gí«aO — 000-*^OíO<©|^l^t^dll^ 
>J00000500'^aCCi«^-«í'0'<'©*<HCO?OOOCi'^"*f 

1» 05 ©I «^ ^ P5 co co -^ 1^ 1^ o o^ ro ao 00 ^ r- (N 00 •* 



•^ •*« eo íN 
00 o ©í »o •*- fo r- 

00 ao íO 1^ -^ O o 
ao <© «^ 0< r- o ^ 

«^ •« ^ #k «^ ^<k ^« 

^ OÍ co "^ r- í*5 co 



<M«^ 



(Ni- 



C5 r- s '^^ w OS ^ 

«^ ^k ^» #\ ^» ^» ^» 

aO JO 9i ^ <M 91 00 



o ©I ^«^ ;0 
■«4 O) 00 co co 

•« » #k «k »k 

CO 91 -94 20 91 



H* 



«l-rr:''»*?: ■•*'-: ><■ 



^ 



•*C0 C0«* 



Si^-p-i^t-CííOCfecor-«^ 
•«-iCDOO^92O©19ir0 
©IC0O00íNl^05©ia0"^Ci 

0-^00010>Oj.Ct^OO^ 
•íJ'aOOOOOOiOI^-íí'íCC:^ 
©191 co 



^(Wt^aoaO^'^OOOi 
r-aooaic*5cocor- 

;oco^-^^>oao05r* 
jOCOíNOOiOiCO^aO 



■-■«• 



•^r-91'^O^íOCOaO'^vO 



OXOI^'TIOO^OOOOOOIÍOI^COCOOO 
00 ©1 ^ 00 CO •'I' >0 <M 1^ a» «^ o 00 co ;d ao o 
Sl--^-^30-^'^aOOOC500'^0©<<NC: 

ai-^soiO-^coocí-oco^ot^i^fO"^ 



ao Q o 
Od^ JO 
CO r* a:3 

•H ^ » e- ^ 

;o ^ ao ^ ro 



eo fo 






— o ao o o i-': 



-^©ii^ooo^oor-o 
ooíowccr-aooo*^**©! 

COOaOeoOQ'^^Q*^'^ 

aoo5^oS<M05aor-;o 



fO CO "^ 

•^ »o' _ _ 
c: 00 X oí 



o 
o 



co co CM r- 


^ 


•^ o co ao o X c¿ ! 
co o ao ■« <>i r- 5i 

fO «^ •i» -^ 91 05 -^ 



c — ©ifo-^íaoor-xcip — ©ico-^aocor^xoiO^rSiS 

^-^•--•^««^^^«•^^919l<H919191949191COfO^CC 

xxxxxxxxxxxxxxxooxxooxxxxx 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 257 



Clima. — Indiisirlf». — Comercio. 

El clima es variado como su terreno ; pero frió en lo ge- 
neral y muy sano. 

De la industria y comercio hemos dado ya noticia; pero 
el principal consiste en las Alfalfas y el Maiz, que cultivan 
en mucha abundancia. 

Cerro de Paseo. 

El Cerro de Pasco está situado en declive, á 4?352 metros 
sobre el nivel del mar. El pueblo es muy irregular : su cons- 
trucción es de adobes y tejas. 

Es muy crudo su clima, pues el término medio del termó- 
metro Fahrenheit es de 44^ y en la noche de 35*^. Esto es en 
Julio, Agosto, Septiembre y Octubre, meses en que cae mu- 
cho granizo y son comunes las nevadas. Baja á veces el ter- 
mómetro á 28° y So** , en los meses de Agosto y Septiembre. 
Hierve el agua á los 180®. Las tempestades, el granizo y las 
nevadas hacen insoportable este país desde el mes de Oc- 
tubre. Padecen de Soroche (opresión al pecho que llaman 
Veta) los forasteros, por la poca densidad del aire en lugar 
tan elevado; y es el único lugar del Perú en que se usa 
estufas. 

En 1860 habian 1 v\ haciendas minerales con 3oo ingenios 
que muelen 48,120 cajones y suponiendo cada cajón 4 7 mar- 
cos, da 216,540 marcos que al precio de 1 1 pesos cada marco 
resulta 2.38 1 ,94o pesos. I^a plata fundida se elevaba a 3,3oo pe- 
sos. En este avalúo no se comprenden las haciendas de An- 
(lamayo Huandatamho^ Visca y Quio pues no tenemos datos. 
Son enfermedades muy comunes á los mineros, la Parálisis 
que se las llama Azogados^ el Dolor de costado y el Tobar- 
dillo. A no ser sus ricas é inagotables minas, no seria posible 
habitar este punto. 

TUNE I. 17 



IS'iceíacion barométrica desde el Callao hasta el Cerro de Pasco, por el camino 
del Obrajülo : desde este punto hasta Lima por Tarma; por D. M. E. Rivera. 



PAÍSES. 


..... 


r;; 


PLiNUS CULTIVABAS. 


ESTllATIViaCJOH. 


Callao 


n 









Lima 


2 


loi 


Maiz, Cameles, Yucas 


Grunstein calcárea. 


Caballera . . . 


6 


vyi 


ídem 


Pórfido cuarzoso, gres. 


Yanga 


5 


967 


Maíz, Alfalfa, Trigo. 


Grunstein, granito. 


Santa Rosa (le 
Quibe 


3 


1,Í39 


Alfalfa, Papas, Trigo 
y Maiz 


Granito y pórfído. 


Yiiso 


3 


1.585 


¡dem, Ídem 


/dem. 


Obrajülo.... 


•i 


2, 76 i 


Alfalfa, Papas, Tri- 
go, y Cebada 


Granito pórfido rojo. 


Culluai. ... 


3 


3,686 


Alfalfa, Ocas. Ceba- 
da 


Granito de grano fino 
y pórfido. 


AitodeTyciii- 








Calcárea con conchas 


bamba 






" 


y gres. 


Ctsacancha. . 


3 


1,406 


Gruiua de Uvejas. . 


Gres liorizontul, cou 
óxido de fierro. 


Alto de Lac- 
chagual 


ü 


^,762 


ídem, Ídem 


Id. con capas de car- 
bón calcáreo. 


llujiilluj.... 


1 i 


1,328 


,'Congloinera y las c^- 




7 


l,3:.-2 


Idem, Ídem 


pas de la circunfe- 




















zarrosas y calcúi'eas. 


l,i(jocha.... 


., 


i,:íi;8 



















Gres y calcárea" en 


;i It leguas 


. 


4,063 


(¡rama 


capas. Está csle pue- 
blo cérea del Lago 










Cbinchaicoeba. 


lli];iijia('!in . . 


li 


3.800 


Cebada, Maiz. Le- 
gumbres . ..,,... 

Papas, Cebada , Al- 


Gres, esquisto de Iran- 
sieion.melales en ca- 
pas. 


Taima 


8 


3,0S6 


falfa, Maiz, Finia 
de hueso 


Esquisto negro j gres. 








nraina., 


Gres calcárea en ca- 


niodelaOroya 






pas, asiento mineral. 


Vauli 


, 


i, 173 


¡dem 


Calcárea, gres en ca- 






pas, asiento mineral. 


Porlacluiclo tic 
Tudo.Altodp 
h Cordillera. 


" 


4.8r, 


iN'o hay vegetación . 


Granito y pórfido par- 
dnzco, minas, etc. 


San Mateo. . . 


i 


3,1W 


Alfalfa, Tapas, Maiz. 


Pórfido rozo. 


Cliaclanijü. . 


1 


6.^í) 


.\llalfa, uamulf-, Yucas. 


Pórfido rojoy granito. 



DE LA RtFUBLlCA DIX PERÚ. 259 



PROVINCIA m: IlUANUCO. 

Confina por el Norte con la Provincia Litoral de Loreto, 
por el Este con la Montaña ; por el Sur con las provincias 
de Pasco y Tarma; y por el Oeste con la de Huamalíes. 

Su largo de Norte á Sur es como de 17 leguas; y de 2,'2 de 
Este á Oeste, comprendiendo únicamente la parte civilizada, 
pues el interior va hasta las Pampas del Sacramento. 

]Htí0Ioií política. 

Comprende esta provincia G distritos con una ciudad, 
28 pueblos, 60 haciendas y 3 curatos. 

Distritos. 

Huániíco, Santa María del Valle, 

Hiiacar, Panao, 

Higueras, Chincbao. 

Huánuco es la capital de la provincia. 

Curatos. 

Huánuco. Huacar, 

Sania María del Valle. 

El número del clero de esta provincia, inclusos los curas, 
ínteres y capellanes, es de i3. 

ríos. 

El caudaloso Huallaga tiene su origen en esta provincia 
que la atraviesa casi de Norte á Sur. Muchos rios pequeños 
tributarios del Huallaga fertilizan la provincia. 



260 " geografía 

Los rios del valle de Huancabamba son : Chorobamba^ 
Lauturachi, Anan, Huaylamayo, Yupanchay Chicos, Pal-- 
camayo y Aramayo. En este valle se cuentan las siguientes 
haciendas : Chilachi, Florida, Naranjal^ Tingo, La Bolsa, 
Espiritupalas , la Carolina, Santa Rosa, Acobamba y La 
Torre. 

La Pampa de Palcazu tiene al Oeste la Cordillera de Vana- 
chaca, allí tiene nacimiento el Pachiteac. Este rio se forma 
de la reunión del Pozuso^ Chucunas, Palcazu y Mayro^ que 
desembocan al pié del cerro de San Matías cerca de los 9*^ 7 de 
latitud y no muy distante del Puerto del Mayro. 

El rio Huancabamba toma después de engrosado el nombre' 
de Pozuso. El Pacldteac recibe por el Norte los rios : los Lo- 
renzos, Ybiyacu, Riuries y Ojeyacu : por el Sur recibe al rio 
Pichis. Después de recibir este rio el Pachiteac que corre de 
O. á E., tuerce su camino y recorre en dirección hacia el 
Norte á reunirse con el Ucayali. 

En estos valles hay los cerros de San Matías^ San Antonio, 
el Mirador V otros, etc. 

Prod iiceíonee . 

Admirable es la fertilidad del terreno, pues tiene casi todos 
los productos de la montaña, esto es, Granos^ Frutas^ Made- 
ras^ etc. Sin embargo la temperatura es muy cálida y la at- 
mósfera muy seca. Hay escasez de pastos, por lo que la sur- 
ten de ganados, Huamalíes y Tarma. Hay sin embargo algún 
ganado; pero no el necesario para la labranza de las tierras. 

El Café de Huánuco, en especial el llamado de las huertas, 
es exquisito, tan bueno como el mejor del mundo. La Coca 
y la Cascarilla son otros ramos muy productivos de este lu- 
gar, especialmente el primero. 

Es de suponer que los pájaros y otros animales abundan 
en un país tan feraz y caliente. Seria fatigar la paciencia del 
lector el entrar en enumeraciones que ya hemos hecho, ha- 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 261 

blando de otras provincias que se Iiallan en el mismo caso 
qne esta. 

No hay sin embargo el Trompetero^ ni otros pájaros pe- 
queños de Mainas y algunos árboles y frutos. 

Es sumamente escasa de Caballos ^ Muías y Burros^ los 
que traen de Piura Cajamarca, y Santa. 

Sucede lo mismo con el Ganado que lo obtienen de las 
provincias de Huamalíes y Conchiiros. TiOS hacendados crian 
el muy preciso para sus necesidades. 

Tia Caña dulce es la mayor riqueza deHuánuco : la reducen 
en su mayor parte ^Chancacas ^ de las que sacan aguardiente 
que llevan al Cerro de Pasco y venden á 3 y 4 pesos la arroba. 
' En Tavogan se hallan algunos lavaderos de oro, cuyo tra- 
bajo se hace muy en pequeño. \o faltan tampoco algunas 
minas de plata, aunque hasta ahora ninguna se ha presentado 
de modo que halague las esperanzas del minero. 

El temperamento de Huánuco, antigua capital del depar- 
tamento de Junin, es muy cálido y seco; y desde las doce 
del dia hasta las cuatro de la tarde soplan recios vientos en 
la mayor parte del año. En esta ciudad es digno de nota el 
Colegio de Minería, fundado por D. Mariano E. Rivero cuando 
era Prefecto del departamento, con el objeto principal de 
enseñar este ramo, por lo que se le dot('> de una colección de 
instrumentos de física, química y mineralogía traida de 
Europa; ¡ojala se consiguiera el objeto que se propuso él 
tan ilustrado como patriota prefecto ! 



PROVINCIA DE JAUJA. 



fflu depirriprioit fásirii y política. 

Esta provincia de alta importancia por su riqueza y 
posición topográfica , confina por el Norte con la de 
Tarma; por el Sur con la de Tayacaja del departamento de 



262 GEOGRAFÍA 

Huancavelica y la de Huanta de Ayacucho ; por el. Este con 
la Montaña y por el Oeste con la de Yauyos, del departu- 
niento de Lima. 

El mayor largo de esta provincia, que está en el valle de su 
nombre, de Norte á Sur es como de la leguas. 

Esta dividida esta provincia en 5 distritos, a ciudades, 
62 pueblos, v33 haciendas^ 7 minerales, 60 caseríos, 27 aldeas 
3 postas y i(> curatos. Su capital la ciudad de Jauja. 

]H0ÍritO0. 



Jauja, 


Chupaca, 


Mito, 


Concepción, 




Huancayo. 



Curatod. 

Huancayo, Sapalianga, 

Concepción, Orcotuna, 

Apata, Santo Domingo de Coica, 

Chupaca. Huaripampa, 

Atuipjauja, Comas, 

Chongos, Parihuaca, 

San Gerónimo, Mito, 

Sicaya, Sincos. 

Kl número del clero de esta provincia , inclusos los curas 
V ínteres es de 33, á excepción de los religiosos del Colegio 
(le Misiones de Santa-Rosa de Ocopa. 

Aspecto fÍ0leo 7 seoló^tco de ln proTlnela. 

Por los signos geológicos del P^rrflc 11 f/oya de Jauja , 
debió haber sido en otro tiempo el fondo de un gran lago 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 263 

de doce leguas de largo y de tres á cuatro de ancho, cuyas 
aguas se abrieron camino por la garganta ó quebrada en 
cuyo fondo corre el rio Iscuchaca. 

A una legua de Jauja desaparece el terreno solevantado 
bajo otro sedimentó de grande potencia que forma colinas 
elevadas, al pié de las cuales se halla la Hoya 6 Falle de 
Jauja. 

Hállanse en él profundas quebradas que sus aguas han 
cavado , por las que (quebradas ) se conpce que su terreno 
no es homogéneo. Con efecto : se compone este de capas de 
arena amarilla, arcilla roja, guijarros rodados encajados en 
la arcilla y arena : todo esto sin regularidad, con diferentes 
inclinaciones en todos sentidos; pero sin que sufra ni se afecte 
la dirección general. 

Este terreno cuya potencia media es de 200 a 3oo metros, 
se tiende al Oeste en capas de cuarzitos y se hunde por el 
lado del Este bajo el aluvión del valle, que es sin duda mas 
moderno. Forma también colinas elevadas en el otro lado 
del valle. 

El Falle de Jauja termina por Este y el Oeste en los pri- 
meros contrafuertes de las dos cadenas de montañas que lo 
forman. El contrafuerte del Sur, ó cadena transversal que va 
de la una á la otra cordillera, se halla intersectado ó inter- 
rumpido por la estrecha garganta que da paso al rio de 
Jauja. 

No cabe duda de que el aluvión poderoso que llena el 
fondo del valle es de una época posterior al solevantamiento 
de las Cordilleras. Se encuentran allí capas poderosas y sen- 
siblemente horizontales de guijarros rodados encajados en 
una tierra arcillosa mezclada con arena gruesa. En uno que 
otro sitio hay calcárea concrecionada de que se saca buena cal . 

Son las capas las mismas, desde Jauja hasta la montaña, 
que las de la pampa de la Oroya. Un poco mas allá del 
pueblo de Nahuinpuquío está la profunda quebrada , en 
cuvo fondo corre el rio de Jauja; pero ya con el nombre de 



á(U GEOGRAFÍA 

Iscuchaca. Hay sobre este rio un puente de cal y piedra de 
un solo arco. 

Desde Nahuinpuqiiio el terreno se compene de capas 
contorneadas y realzadas de cuarzito , de gres amarillo y 
rojizo y de calcárea silícea cerca de Iscuchaca. 

Este pueblo está á 3, 080 metros sobre el nivel del mar ; 
y el de la Oroya á 3,745 metros. El rio de la Oroya se reúne 
con el de Jauja. 

La altura media del valle de Jauja sobre el nivel del mar 
es de 3,4oo metros ; y sin embargo en tan considerable altura 
se produce el Maíz y Papas y etc. 



RiOA. 



El rio caudaloso que corre por la provincia de Jauja, y 
cuyos nombres son el Mayo^ Iscuchaca^ Jq,uja^ etc., según 
los pueblos por donde pasa, tiene en este valle la dirección 
Ñor Oeste á Sud Este. Su origen se halla en el lago Chinchai- 
cocha^ situado en una mesa al Sur del Cerro de Pasco, en el 
sitio en que reuniéndose las dos ramas de la Cordillera for- 
man el Nudo de que ya hemos hablado otras veces. Atraviesa 
este rio el valle de Jauja en toda su longitud. Desde un poco 
abajo de Iluancayo corre por escarpadas montañas, reco- 
rriendo un curso como de 20 leguas, el mas sinuoso posible, 
y recogiendo las aguas del valle de Iluancavelica y de otros 
tributarios. 

» 

El Mayo penetra á poca distancia en el valle de Ayacucho : 
continua hacia el Sur Este como 3 leguas, aumentándose en- 
tonces con todas las aguas de este valle (Ayacucho) reunidas 
en el rio Huarpa. Hace después una inflexión hacia el Este : 
entra en la rama oriental de la Cordillera que apenas le abre 
un estrecho paso ; corre en seguida por una quebrada pro- 
funda , sinuosa y escarpada : tuerce de nuevo hacia el Ñor 
Este caminando paralelamente á su primera dirección hasta 



DE LA HEPÜliLlCA DEL PEÍll'. 265 

la altura de Huancayo entre dos escarpadas montañas; de 
forma que la provincia de Tayacaja (en Hnancavelica) forma 
una especie d8 península. Por fin tuerce nuevamente hacia el 
Ksté á reunirse muy luego con el rio Apurimac. 



Reine anlmiil. 

lia provincia de Jauja aliment^i un numero considerable 
de OvejaSy flacas, Cerdos^ etc. En la ciudad de T^ima, casi se 
consume exclusivamente la Mantequilla ^ Quesos , Huevos á 
millares, Puercos en jamón, Tocinos y Chanchos salados ó 
helados, Carneros y \y os y otros artículos de aquel valle. El 
Cerro de Pasco se surte üimbien de allí cuando en Lima no 
hallan provecho los traficantes jaujinos. Sucede lo mismo 
con Huancavelica. Los otros animales conocidos por do quier, 
como Llamas, Vicuñas , Huanacos, Alpacas, Vacas, etc., 
y entre volátiles Perdices, Gallinas, Palomas, etc., se en- 
cuentran á manadas. 



Keine nesetal. 

A excepción de los árboles y frutos que requieren un 
temperamento elevado, se cosecha en el valle de Jauja mu- 
chos y sazonados frutos : Maiz^ Trigo (muy poco, desde el 
año de 1 8*^4 en que comenzó á escasear ) , Papas , Ocas , 
Arracachas^ etc., son las principales producciones vegetales. 
Falta de consiguiente el Camote^ la Yuca y otros frutos que 
requieren mayor calor. Las frutas son algo ásperas y desa- 
gradables. Se puede decir, que Jauja es la despensa de Lima 
y del Cerro de Pasco. 

En árboles corpulentos y de construcción es sumamente 
escaso. Uno que otro Sauce y Aliso, un solo Cedro y algu- 
nos Mollcs forman toda la riqueza vegetal de este hermosí- 
simo valle. 



266 geografía 



Reino «üneriil* 

Tampoco es muy aventajado en punto á minerales, no 
obstante de que hay algunos muy buenos como el de Quero^ 
el que es bastante productivo. Rivero reconoció en este mi- 
neral el Sulfuro de antimonio. Sus minerales (inclusive Yauli) 
daban de 25 á 5o,ooo marcos al año. 

También hay minas de Fierro^ Cobre, Plomo y otros me- 
tales y minerales. 

Indusiriii. — Comerelo. 

Tejen varios géneros con los que se visten y hacen su 
tráfico. 

La cria de ganado es en especial toda su industria. Lima, 
el Cerro de Pasco y Huancavelica son sus principales mer- 
cados para expender sus artefactos y demás productos. 

# Atmósfera. — Clímfi. 

Es muy clara y limpia su atmósfera ; y su clima pasa en el 
Períi por el mas aparente para convalecer y curar las dolen- 
cias del pecho. En efecto : á causa de su elevación, como 
3,000 metros mas ó menos sobre el nivel del mar, el aire es 
muy raro; ademas es un valle abierto y por consiguiente 
donde sopla un viento fresco y muy puro : todo eso contri- 
buye á que los tísicos y otros enfermos del pecho, cuando 
la enfermedad no está muy avanzada, restablescan muy bien 
su constitución. La disenteria tampoco casi se conoce. Es en 
fin uno de los países mas sanos , así es que no solo puede 
llamarse la despensa, sino la botica de Lima, el mejor medi- 
camento para ciertas enfermedades. Aunque es bastante frío , 
eso mas bien favorece la curación; porque de ese modo obra 
ademas de un modo tónico. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 467 



CTIudiid de JíauJa. 

■ Esta ciudad está bien trazada y sus calles son cortadas en 
ángulos rectos. La principal ó del medio es muy espaciosa, 
llega hasta 22 varas su ancho. La construcción se hace de 
adobes y tejas. La profundidad á que se halla el rio, hace 
inútil el caudal de sus aguas ; inconyeniente que con no muy 
grande gasto se evitaría, si el Gobierno pusiera una máquina 
hidráulica. Por esta razón en Jauja todos los sembríos, con 
muy pocas excepciones, se riegan con las aguas del cielo , 
pues hay ocasiones en que falta aun la necesaria para beber. 

Ferro-Carril de Iiinin á JfMiJfi. 

El Gobierno nombró en 1860 una comisión compuesta de 
D. Felipe Barreda, D. José Canevaro, D. Manuel Pardo y^ 
D. Mariano F. Paz Soldán para que examinase el proyecto 
y presentase un dictamen sobre esta linea férrea. 

El ferrocarril tendrá que atravesar una distancia de 5o le- 
guas. Las primeras i4 ó 1.6 leguas hasta Cocachacra, de aquí 
1 8 ó ao leguas hasta Morococha en un terreno quebrado y de 
allí hasta Jauja 16 leguas de un terreno onduloso. En el pri- 
mer- tercio el desnivel es 8,976 pies, en el segundo 9,967 y 
en el último 3, 409? lo que da una inclinación para la pri- 
mera de 1, 5o por ciento, de 2,5o por ciento para la segunda 
y 1,25 para la última. Se calcula el costo de la primera jor- 
nada en 2,000,000^ suponiendo cada legua en i5o,ooo^. 
En la segunda 18 á 20,000,000 ^ suponiendo cada legua en 
i,ooo,ooo4í. La última se calcula en 3, 800, 000^ suponiendo 
cada legua á 200,000^ La segunda jornada es la mas costosa 
porque habrá que construir muchos túneles, puentes, etc. , etc. ^ 
Suponiendo en las estaciones y otros gastos 4 á 5, 000, 000^ 
resulta que costará el ferro-carril 3o, 000, 000 ^. 

Pero reflexiónese un momento y se verá ¿ que son 



368 GKOriHAriA 

3o, 000,000 cuando el país tiene los recursos para hacerlo? 
¿ Que son 30,000,000 cuando producirá incalculables bene- 
ficios puesto que será la gran arteria que deberá llevar la 
civilización á pueblos que están enteramente separados de la 
costa? Cuando se compare la diferencia que hay entre hacer 
un viaje en 5 ó 6 horas que hoy dia no se hace en menos de 
5 ó G dias de molestias y peligros. Cuando se venga en cono- 
cimiento que se une á Fa capital con una de las provincias 
mas ricas y en la que millares de hombres encuentran cada 
ano la salud, entonces se verá que el costo es muy poca cosa 
comparado con las utilidades y así no dudamos que el Go- 
bierno emprenderá una obra que tanto clama el país y 
ofrece tantas ventajas. 

En este proyecto de ferro-carril como en toda obra grande, 
asusta alas almas pequeñasquesoloven imposibilidades y difi- 
cultades, dicen : ¿ Como ha de atravesar los Andes? ¿ Como ha 
• de pasar esas cuestas, precipicios, rios y salvar alturas tan 
inmensas? Tal argumento puede tener algún valor para aque- 
llos que aun no han visto obras atrevidas. El que haya pa- 
sado las montañas del Semmering en el ferro-carril de Viena á 
Trieste, se convencerá, de que esas imposibilidades son muy 
pequeñas. En efecto : las locomotivas vencen desnivelen como 
lo haría un caballo, pasan por caminos tan quebrados como 
nuestras Conhl leras al lado de precipicios y dando mil vuel- 
tas hasta subir á la cumbre; es en fin la obra mas atrevida 
que se pueda imaginar. El túnel que se liace ahora en el 
Monte Cenis para atravesar los Alpes uniendo así los ferro- 
carriles de la Francia con los de Italia, es también otro de los 
trabajos que prueban lo que decimos : pues se perfora un 
gran cerro, para hacer un túnel que tendrá tres leguas. En 
vista de tales obras ¿como podrá negarse la posibilidad de 
establecer una línea férrea entre Lima y Jauja, cuando todos 
los inconvenientes que se presentan los vemos ya vencidos 
en la Europa, por la constancia y habilidad de los inge- 
nieros y el empeño de los gobiernos ? Tengamos voluntad 



DK LA REPÚBLICA DEL PEIUJ. 2G9 

y esperanza en el porvenir y emprendamos esa gigantesca 
obra que dará vida al Perú «ntero. 

Vista la cuestión bajo otro punto aparece otra idea mas 
alhagueña. Sabemos que nuestro país está lleno de minerales 
cuyas vetas atraviesan en todas direcciones á los cerros. Es mas 
que probable que al tener que atravesar un cerro y perfo- 
rarlo, se encuentren en su interior minerales, ya sea de plata, 
cobre, carbón de piedra, etc., los que explotados pueden 
costear los gastos que ocasione la apertura del túnel. Por 
cualquiera parte que se examine la cuestión sobre establecer 
dicho ferro-carril no se ven sino ventajas y los inconvenien- 
tes que se presentan son muy pequeños para que puedan 
impedir su realización. Confiamos en el genio emprendedor 
y patriótico del actual Presidente Gran Mariscal Don Ramón 
Castilla para que tenga la gloria de realizar tamaña em- 
presa. 



PROVINCIA DE HUAMALIES. 



Esta provincia confina por el Norte con la Provincia 1 lito- 
ral de Lorelo; por el Este con la provincia de Huánuco ; por 
el Oeste con las de Pomabamba , Iluary y Cajatambo del de- 
partamento de Ancachs; y por el Sud con la de Pasco. Tiene 
82 leguas de largo de Norte á Sur y 3o de ancho de Este 
á Oeste, siendo de ivt, en algunas partes. 



Oivii»loii política, 



Está dividida la provincia en i3 distritos, 8 curatos, con 
una villa, 34 pueblos, !¿3 haciendas, 5 aldeas, i5 caseríos, 
2 postas, 9 estancias y 3 minerales. La villa de Llata es la 
capital de la provincia. 



270 GEOGRAFÍA 



VlatvMMi. 



Llaui, 


Huacaybamba, 


Pachas, 


Huallanca. 


• 

Obas, 


Singa, 


Baños, 


Arancay, 


Chupan, 


Jesús, 


Huacrachuco, 


Chavin, 



Monzón. 



CurmtiMí 



Pachas, 


Chavin de Pariarca, 


Llata, 


Huacrachuco, 


Baños', 


Jesús, 


Huacaybamba. 


Singa. 



« El número del clero de esta provincia , inclusos los curas 
é ínteres, es de i5. 

Produeelones. — Minerales. 

El Rio Marañon atraviesa esta provincia que es un valle 
verdadero. En él se recogen abundantes frutos y semillas, se 
cria mucho ganado y se hacen de sus lanas tejidos del país, 
que forman un ramo de su comercio. También se produce 
alguna í^of Y/, árboles de construcción, Granos , Frutas, Le- 
i^umbresy etc. 

Hay en esta provincia algunas minas de plata y en el cerro 
de Chonta, del que nos ocuparemos en seguida, se encuentran 
vetas de azogue. En Chuquibamba y en algunos puntos sobre 
el Marañon hay lavaderos de oro. Produce buenas maderas 
de construcción, como el Cedro, etc. Pa^os y Soroches son 
los principales metales. En Huallanca hay magnificas minas 
de Carbón de Piedra. 

Cerca de los pueblos de Aguamiro y Baños se encuentran 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 271 

aguas termales. Los baños de vapor del primero son muy 
celebrados. 

Hay vestigios de edificios y monumentos antiguos, en es- 
pecial del gran camino del Cuzco á Quito. 

Su comercio principal consiste en ropa del país y ganado 
que llevan al Cerro de Pasco y á Huánuco. 

En algunas quebradas se produce los frutos de la sierra, 
como Maiz y otros granos, pero muy escasos. El ganado es 
sin embargo abundante y sus lanas son las que emplean en 
sus tejidos. Por el lado del Este goza de fertilidad, por su 
inmediación á la montaña. 

Hay muchos Cocales , Cascarilla, Algodón, Resinas y va- 
rias yerbas medicinales. 

Antisüedfide». 

Las ruinas de Huánuco Viejo son importantísimas, se cree 
que pertenecen, no á los Incas, sino á una época anterior, pues 
la arquitectura es muy distinta. Se distingue la fortaleza y el 
palacio del Inca. Distan 2 leguas de Aguamiro, están á v3,Goo 
metros sobre el nivel del mar. La dirección es de Este á Oeste. 

En el pueblo de Chupan hay una torre construida en alto 
y á orillas del Marañon, desde donde hacian arrojar á los 
criminales. 



PROVINCIA DK T 



Esta provincia fue creada por ley de i 4 de Diciembre 
de i855 desmembrando la provincia de Pasco. La ciudad de 
Tarma es la capital de la provincia. 



I^imiteü, 



Confina por el Norte con las provincias de Pasco, y Huánuco 
por el Este con la Montaña, por el Sur con la de Jauja y por el 



á72 geografía 

Oeste con las de Canta y Huarochirí , del departamento de 
Lima. 

Blstriio*. 



Tarma, 


Carhuamayo, 


Junin, 


Yaub', 


Acobaniba, 


Marcapomacoclia. 



*> 1.^ 



En cuanto á curatos y producciones, véase Pasco. 

Anilsüedades (1). 

a Desde el pueblo de Cliavinillo comienza un sistema de 
fortificaciones, ó castillos^ como se llaman por estos luga- 
res, situadas en ambos lados de la quebrada. No he podido 
descubrir lo que movió á los Incas a construir tantos luga- 
res de defensa en esta parte del. interior y fuera del gran 
camino que conducia á Quito ; mas presumo que seria con 
motivo de las guerras ó invasiones que sufrieron de las tribus 
que habitan las Pampas del Sacramento y orillas de los gran- 
des rios que riegan esas inmensas llanuras; y como un com- 
probante de esto es que la fortaleza de llrpis , que está en 
el interior de la montaña, distante cinco leguas de Tunta- 
mayo, camino para Monzón y Chicoplaya, es la mas grande 
y mejor situada y construida : casi toda es de piedra la- 
brada. 

El primer castillo que visité por esta parte, fué el de Masor, 
cerca de Cliavinillo, construido sobre una eminencia y cuyas 
paredes son de esquisto micáceo mezclado con barro. En los 
ángulos del gran cuadrado están unas garitas redondas he- 
chas del mismo material, de una altura de tres varas y todas 
llenas de huesos ; fuera de él se ven cuartos redondos v cua- 
drados con alacenas : los umbrales son de la misma roca. 

^i) Rivero, Memorias Científicas. 



DE LA REPUBUCA DEL PERÚ. 273 

TuTÍeron agua en esta eminencia, pues existen los restos del 
acueducto. 

En la parte opuesta y á la otra banda del rio se ven dos de 
estos castillos ; el primero se halla situado en la punta de uii 
cerro escarpado y el otro un poco mas arriba. Entre estos 
dos hay fortines que á la vista forman como graderías y se 
comunican por caminos bien señalados. 

Siguiendo el curso del rio con dirección á Chuquibamba, 
pasé por los pueblos de Cagua, Obas y Chupan. En todo el 
camino se encuentran restos de poblaciones y castillos anti- 
guos. Cerca del último hay uno de estos que tiene una escalera 
que conduce hasta la cumbre y es muy ancha, de poca pen- 
diente y bien construida. j> 

Hlineral de dtonto. 

La villa de Chonta está elevada á 447^ metros sobre 
el nivel del mar. El temperamento es de lo mas frígido; 
el termómetro baja en invierno durante la noche á 3^ y aun 
á 6® (centigrados) bajo de cero. Las únicas estaciones que se 
conocen son : la de las lluvias de Noviembre á Marzo y todo 
el resto es de frió. Está situada al pie del monte Chonta- 
Jirca y sobre un terreno fangoso. 

Las minas son de cinabrio (sulfuro de mercurio), del que 
se puede extraer el azogue mediante la destilación. £1 mi- 
neral se presenta en vetas de Norte á Sur y cuyo espesor 
varia. Se le encuentra en las rocas conglomeras, arenisca, 
arcilla y piedra calcárea, mezclado con pirita de fierro ó 
bronce, cobre gris argentífero, sulfato de fierro y betún. 

Aunque se cree que los Incas las habian explotado ; pero 
no fueron conocidas hasta el año 1761 que las descubrió un 
tal Manuel Pérez Bustamente, en tiempo del Virreynato del 
Conde de Superunda ; sin embargo en este siglo en 1817 fué 
cuando se les empezó á trabajar de un modo formal porque 
habian estado abandonadas. 

TOME I. 18 



274 GEOGRáFIA 

En 1844 babian 94 minas de Im que solo i5 se trabajaban 
bien ; el resto estaba abandonado ó bien por falto de brazo» 
ó suspendidas por momento; en i846 no babian sino 9 en 
trabajo» 

De 76- quintales del mineral se sdcan por termina medio 
45 Ubras de mercurio. Tambim: se ei^trae plata. 

Se encuentra ademas hulla que es de muy buena calidad 1 
aunque la de Paseo da la Uama maa clara ; pero el carbón 
de Chcoita no de fnaúL fétido, así es que se la puede ea^lear 
muy bien para u^os domiésticos. 

Los hornos en i844 e^^ui 18 y en muy mal estado^ de modo 
que se perdia gran cantidad de mercurio. Láia cantUlabdes d^ 
mercurio que ha dado este mineral dwrante los cuatro ano» 
de 1842 á 1845 inclusive han sido : 

1842. 4843. 1844. 1845. 

3!K69» libras. 38,60S 4 oaza. 42,115 J^om. 23,946 y 1 onza. 

En Enero de 1846 produjo S^Soa libras y i onn, lo que. 
da un total de 1 43,658 libras 3 onzas. 

Este mercurio se ha consumido en las minas de Ancachs 
y Junin. Sin embargo ; si hubieran buenos caminos, si el 
mineral fuera bien trabajado, se protegiera kt industria mi- 
nera y hubieran brazos, Chonta podria bastar no solo para 
el Perú ; sino para la América, puesto que la capa de mer* 
curto es la misma que atraviesa á Jauja, Huaneavel^a, etc. 

A 8 ó 10 kilómetros se encuaitra Pachachaca cuyo clima es 
sano, hay minas de mercurio, plata y hulla ó carbón de pie*< 
dra, son muy ricas, dan i a marcos por cajón. Hay minas de 
plata en Queropalca^ Auquimarca, Huallanga. Estas ultimas 
son 10 y producen al año 3,ooo marcos (960 kilog.) que se 
exportan para el extranjero en estado de mineral. 



Confina este departamento por el Norte con las provincias 
de Santa y Cajatambo del departamento de Ancachs ; por el 
Este con las provincias de Tarma, Pasco y Jauja del departa- 
mento de Junin ; por el Sur con la Provincia I^itoral de lea 
y la de Castro Virreyna d^í departamento de Huancavelica ; 
y por el Oeste con el Pacífico. 

Tiene i lo leguas de largo desde el Rio de la Barranca hasta 
Nazca (con la creación de la P*^^incia Litoral de lea hay que 
descontar algunas leguas) y de ancho cerca de 20 leguas, 
desde el Portachuelo de Yauli hasta el Callao. 

Se divide este depaitamento en 6 provincia^i, que contienen 
4 ciudades, 8 villas, 2i3 pueblos, 66 distritos, 168 aillos y 
67 curatos, incluida la provincia del Callao. 



Gtmnmjp Huarochirí, 

Cañete, Canta. 

l^ pQblaoiQn dft estff depart;mnentp es de i.8i,qoo habi 



276 



geografía 



PROVINCIA DE LIMA 



lÁuMem. 



Confina por el Norte con la de Chancay : por el Ñor Este 
con la de Canta ; por el Sur con la de Cañete ; por el Este con 
la de Huarocliirí ; y por el Oeste con el Pacífico. Su mayor 
largo es de 1 4 leguas de Norte á Sur; y su mayor ancho 
8 leguas de Este á Oeste. 

DlTisloii política. 

Tiene i6 distritos, i ciudad que es Lima, 12 pueblos, 
1 3 curatos, i4 valles y 196 haciendas. 



IH0trito0. 



Cinco en la Ciudad, 

Surco, 

Chorrillos, 

Miraflores, 

Magdalena, 

Ate, 



Rinconada, 

Pachaca mac, 

Lurin, 

Lurígancho, 

Huaican, 

Carabayllo. 



f^umtos. 



Lima dividida en seis, 
Callao y Bellavista^ 
Magdalena y Miraflores, 
Surco y Chorrillos, 



Pachacamac y Lurin, 
Ate y Rinconada, 
Lurígancho, 
Carabayllo. 



Aunque en esta región no soplan fuertes vientos ni hura- 
canes, ni truenan las tem^^estades de las Cordilleras, se suele 
sufrir de tarde en tarde espantosos terremotos que echan 



DE LA REPÜBUCA DEL PERÚ. 277 

abajo los edifícios , como sucedió en el formidable de a8 de 
Octubre de 17469 que hizo salir al mar de su lecho é inundó 
la ciudad del Callao. 

£1 Domingo de Ramos de 1828 á las seis y media de la 
mañana hubo uno de menor fuerza ; pero que hizo muchos 
daños. 



Como Lima está situada en una extensa llanura, no tiene en 
su derredor montañas de consideración ; pues los cerros de 
San Cristóbal, S. Francisco, etc. , apenas merecen este nombre 
por su poca elevación. 

Son pocos y de escaso caudal de aguas los rios que riegan 
esta provincia, excepto en Diciembre, Enero, Febrero y aun 
Marzo en que los engruesan las lluvias de la Cordillera. 

Tres son los principales, á saber : el Rimac^ el de Lurin^ 
ambos provenientes de las serranías de Huarochirí y el de 
Carahaylloj que tiene en Canta su origen. 



Produeeionefl. 

Es muy fecundo el terreno de esta provincia, pues pro- 
duce espontáneamente todos los frutos de la zona tórrida, con 
muy pocas excepciones. El Maiz, las Papas^ los excelentes 
Camotes^ las Yucas exquisitas. Caña dulce y U^as de varias 
clases. Frijoles, Legumbres. Frutas exquisitas, como la Cfuri- 
moya^ la Paltas la Granadilla^ los Melocotones y las Sandiar, 
los Melones, las Guanábanas, los Plátanos de diversas clases. 
Ciruelas y etc., todas son excesivamente abundantes. 

Las Naranjas son exquisitas, los Limones dulces ya muy 
raros á consecuencia de una peste que destruyó gran parte, las 
aceitunas tolerables; muy buenas las Guayabas y Pepinos; 
pero estos últimos muy malsanos. 



«78 €BOGRAFIA 

Los Zapátios^ Avincas^ Laéeújrotei^, 'Oaiabatktíf', scñn aImsA^ 
dantes ; peirb muy iñféHore» en tolidMl, 'á los de ótms iMglM». 
Las Papas amarillas de Huamantanga son exq^i>M^; perb 
caras y no (comunes. 

La Zanaííoria, Betarraga^ RáhaíU), ete ^ ^^ ^^^^ iw B Kp é C » 
comparables con los que se producen en el resto de la R(l|lá- 
blica, por ejemplo en Tacna, en donde ¿ mas de su abundan- 
cia son exquisitos. Es cierto que esto nace de que en Lima 
todo lo quieren recibir gratis de la naturaleza, y no hay duda 
que el cultiyo mejora mucho la calidad de los frutos. Es 
lástima que en este país no se pueda tener ninguna iruta 
madura, porque ó bien al horno ó de cualquier otax> modo 
las hacen madurar por la fuerza , lo que les quita la mitad 
de su mérito. 

La Verba que se cultiva en las haciendas circunvecinas^ 
produce mucho y es el pasto general de las bestias, de raoda 
que en Lima no hay alfalfa legítima. 

Las Chancacas ^ Mielas y algo de ^/ízúcar se elabora ^en 
la provincia. Siendo oro en polvo la yerba <^omo se dice vul^ 
garmente se cuidan poco los hacendados de todo lo demás. 
El HuarapOy bebida fermentada hecha del caldo de las mie- 
les, es el licor general de los Nfe^os. También beben la 
Chicha de Jora. 

Y no es demás dar noticia aquí del mas eslpáhtoso aimso 
que en estfe país se comete respecto al ¥nercad6. LaS "pfit]^ 
en las chacras son baratas ; pero no se venden sin la intertto- 
cion de unas nmjertís, llamadas Contadoras^ qirifeneS tehftíB* 
can de grandes ó chicas las papas y hechttel conWatb, se "díSi 
de balde las llamadas chicas ; de forma que á tiecej uh mon- 
tón en que hay cuatro fanegas y solo cuatro papas i^ahdes, 
va casi de rc^o en favor de las placeras, las que deítttvafen 
después las grandes como las ^hi«rs , al mistnb pl*cito. fen 
esto tienen la culpa los propriietariós , qitie lAy fístideh 'db *sa 
cuenta las papas en el mercado. 

En la fruta se comete también xjttv fratade pttjtiditíikl á Til 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. S79 

salud : la cogen verde y la meten en el homo para madurarla; 
de suerte, que en un país como Tjima casi nunca se come una 
buena chirimoya, ni un buen plátano. 

Por lo dicho se ve, que debiéndose gozar en Lima de mu- 
idas comodidades, no hay una sola ventaja para el pobre por 
lü ruindad de los rateros especuladores. 

Respecto á los árboles de construcción, podemos decir que 
•o los tiene Lima, si se hacen algunas excepciones. 

Solo sí es muy abundante en flores, que valen mucho; pues 
lia iuri)¿do veces en que se ha dado por una Marimona 6 una 
CnméUa hasta seis onzas de oro. Se puede decir que en Lima 
hay todas las flores del mundo, por que la afición que jienen 
indias las Limeñas es increíble. 

El Reino animal es excesivamente pobre : se surte de jeste 
atliculo de las provincias vecinas» SiqIo abundan ios L'erdos, 
9Bktee todo en la provincia de Chancay, de que se hace mu^ 
ého uso. En insectos es abundante como país cálido. Sobne 
todo las Pulgas^ Chinches, Hormigas, Zancudos y mil otros 
animales tjue en verdad quitan n fe vida tic ^Lima todo te que 
tiene bajo otro aspecto de agradable. Son estos animales el 
constante torzoeoto, ea «speeial el ^primero y ^obre todo en 
verano. Ya sea que se lea ó que se esté en la cama, tienen al 
cuerpo ^n un continuo desasosiego con sus -agudos lanceta- 
vos : siendo lo peor que no ee' ha encontrado y ni se enoon- 
trará quizá i^emedio para este mal. 

En ed RevFto mmersi no tenemos noticia de que esta f»t>- 
Yinda saque algún provecho digno de consideraiñon, aunque 
no faltan algunas minas. 

Comerelo. 

Solo lo hacen -los extranjeros, de forma ^ que en Lina no 
hay tienda^ bodega, ó almacén que no sea de Franoeses, Ita- 
lianos, Ingleses ó Alemanes. Raros son los Limeños que se 
dedican á esta profesión. 



S80 geografía 

El siguiente cuadro manifiesta el comercio de Lima en iSSg; 

importación. 



países. 



YALORES. 



ESPEGIBS. 



Chile 

Ecuador 

Francia. 

Inglaterra 

Estados Unidos . . . 

Panamá. 

Países Germánicos . . 
otros estados 



1,547,402 ^ 

42,192 
3,199,899 
2,851,218 
280,489 
891,000 
754,867 
450,000 



Efectos de algodón 

Efectos de lana . . 

Lencería 

Sedería 

Artículos hechos 

Drogas y Medicinas 

Ferretería y Quincallería. 

Muebles 

Vinos y Licores 

Víveres 

Varios artículos. ...... 



▼AUUBB. 



1,347,1 

1,200,1 
193,1 
984,71 
794,671 
84,751| 
393,4 
M2,7I( 
7i,81( 

1,349,* 

2,758,l( 



Lo que da un total de 10,015,057 de pesos. 



Poflrtcioii. — Ollnta. — Tientos. — Terreno. 



Hállase situada la ciudad de Lima, en una planicie que se 
extiende de Este á Oeste , á orillas del Rio Rímac , cuyo 
nombre lleva el valle que riega. Su distancia del mar es como 
nueve millas : su perímetro que es amurallado hasta el puente, 
es próximamente de diez millas, [comprendiendo el Cercado 
y la parte de abajo del puente. 

La altura de la Plaza mayor sobre el nivel del mar es de 
i56 metros. 

El termómetro á la sombra, varia de 1 5** á a8® centígrados : 
la altura media del barómetro es de 0^,771. La declinación 
de la aguja magnética llega hoy á 10® 16' al Este. 

El barómetro tiene en Lima un flujo periódico en las ^^ 
del dia. A las cinco de la mañana comienza á subir hasta cua- 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 381 

tro líneas (escala antigua de pulgadas que equivale á 0,009). 
Se mantiene casi estacionario entre las nueve y doce del dia : 
baja en seguida hasta las cuatro de la tarde; y desde las siete 
de la noche vuelve á subir hasta las once. 

En todos tiempos ha sido afamado el clima de Lima y 
presentado como benigno y sano ; mas hoy dia no es así , 
pues sin duda la frecuente y rápida comunicación con Pa- 
namá, la inmensa emigración de Chinos y otros ultramarinos, 
han producido algim notable cambio en la atmósfera. Con 
efecto, desde el año i85i aflige á la población la espantosa 
peste de fiebre amarilla y vómito negro, que da á casi todos 
los forasteros. Y es de advertir que esta plaga no ha respe- 
tado ni las serranías , contra todo lo racional , pues la pro- 
vincia de Conchúcos y otras del Cuzco han quedado casi de- 
siertas, siendo así que esta fiebre es solo de los climas cálidos 
y pantanosos. 

lias enfermedades que dominan en la capital en las diversas 
estaciones son : 

Kn la primaifera y el estío, — Bronquitis. — Neumonías. — Exantemas 
cutáneos. — Pleuresías. — Disenterías. — Viruelas. — Sarampión. — Es- 
carlatina. — Erisipela. — Angina tonsilar. — Cistitis. — Catarro vexical. 

— Hemotísis. — Apoplegía cerebral — Tubérculos pulmonares. — Fiebres 
intermitentes, inflamatorias y tifoideas. — Hepatitis. , 

En otoño ¿ invierno. — Tos convulsiva. — Bronquitis. — Afecciones 
catarrales. — Angina Laríngea. — Croup. — Neumonías. — Pleuresías. 

— Blenorragias. — Reumatismos. — Enfermedades nerviosas. — Sífilis. — 
Tubérculos. 

En todas las estaciones, — Verrugas. 

£1 terreno en que está situada la ciudad de Lima es de 
aluvión de gran fuerza, compuesto alternativamente de capas 
de arcilla y grandes guijarros, algunos de ellos de mas de una 
vara de diámetro y que han rodado en alguna época impul- 
sados por las aguas. No cabe duda que han sido depósitos del 



fM geografía 

Océano en tiempos muy t^motos, annque según el Balaralñihi 
Raimondi han sido alimones det rio Rimac. 

El solerantamiento paulatino tan notable hoy en }a oobIb 
meridional de Chile, ha levantado el nivel de Lima «obre el 
mar, mientras que las riberas escarpadas que forma exubnpto 
entre el Callao y Chomllos, tres leguas mas 'íA ^. O. ^q^énas 
tienen de fi5'á 3o metros de elevaciofi. 

Los cerros que dan la vuelta á Lima por el Norte y Este 
están formados de una roca de pórfido, q«ie parece á veces 
pasar al granito, <Miya estratifícadon no es ya aparente y ai 
parecer de origen ígneo. 

Hacia el S. E. hay hiladas (assises) pedrosas -de 'utia mlca*- 
rea compuesta de gres , atravesadas por una infinidad de 
vetillas de cal carbonatada en hojas ó planchas; de la que 
se extrae una excelente cal. Al pié de estas nfontañas, á 
1 8o metros sobre el nivel del mar, se encuentran algunas «li- 
nas abandonadas, cosa bien rara, pues tpdas las tuinas del 
Perú se hallan á considerable altura. / 

El Morro de Chorrillos^ que es un promontorio, terminado 
por un cerro redondo, de 4oo metros poco inas ^ menos, 
está compuesto de rocas estratificadas, idénticas á las de )a 
isla de San Lorenzo, es decir, de capas alternativas, de poca 
fuerza y muy regulares, que se sumergen en el agua hacia el 
S. S.O. de 20^ á 25^ Son de arcilla endurecida, que casi pasa 
al estado de cuarzito, con piedras dentriticas en las sepa- 
raciones naturales de la roca, de arcilla rojiza muy ferrugi- 
nosa y hasta la base de gres silíceo, color verde gris. 

En el nivel mismo del mar y al rededor de la isla de San 
Lorenzo, hay muchas cavernas, algunas muy profundas, en 
que se introducen las olas causando grande estrépito. El aire 
y el golpeo de las ondas han debido producirlas en las capas 
fáciles de deshacerse por su poca consistencia. 

Partiendo de Lima hacia la cordillera, por el mismo valle, 
aparece luego el terreno granítico hacia uno y otro lado. La 
roca dominante es el granito, atravesado por imiumerables 



DE LA RÉPÜBUtrA DEL PERÚ. %3 

iftftsA ñt féMe^pató y CAaftó. El aluvión ñt aten^, amlla, 
güijbTfM Horfártlos, qtte te encuentran mas atríbla y que ttó 
agttirs d6 la "Cordillera lUs han transportado sin étitSa, prueba 
tjpe ti volámen actual áb las naguas del Rímac es insuficrente 
pkrh tebttf producida lestos fenómenOb. 

*K1 Vi^tb del Si»^ en Lima fel reinaíite, tomo fen toda la 
cd*«a del PetvL. Pfero Sütíe^, al cótotttear fctó estatíones, que 
!o liftífrtimpe el N. O. con íftíis 6 menos itítertates ; fenó- 
meno que se obsefVá taihbiien^ íségun las diferentes hoías dfe! 
dia. Al salir el sol, sopla bl viento del Oeste y el Sud Este 
al ponerse, siendo su mayor fuerzia desdé las tmCfe dfel tlia 
iMsta las dos de la tardé. 

En fel equinoxk) dfe Primavera (el 2^ de septiembre) en los 
sbllAibids (21 dfe junio y 22 de dicitembre) y en la ^poca de 
lais íkses de la luna, la mayor ínerza bs dé hrs sm de la tat^e 
á hA diez de la noche. En marzo H^alma tnudio. 

Antes de entrar en la descripción de la ciudad ^ liíllia 
erremos Htil y necesario dar una idea de la geología dd de- 
pimteméMo en la parte 'quedorHsfi^ande ^silximiiino diMd^ ta 
dttálid «de lima hasta k de ^nanetiveiitca. 



iDeséripcIon geológkmm del terreno eomprendido entre la 
íelutf ad de liifena 7 Hi tie H^ttineaireltea. 

'Siguietido ^ *Rio Rtmdc hacia arriba hasta MMucana y 
Scm Mateo, el terreno es esl:natificado y hasta este ultimo 
punto compuesto de pórfiro abigarrado ; 'cotiociAidose que 
un* brusco solevantamiento ha cau'Sado «m tMslorno completo 
en las ^tratas, cuya dirección é inclinaron no fes posiMe 
explicar de un modo general por su /constante variación. 

Un poco abajo de San Mateo las capab se han separado 
paralelamente al plano de estratificación, resultando de aquí 
escarpaduras ó barrancos verticales perfectamente Mgulares, 
ée nlis de S5b varas de altuí^ sobre 'el fondo de la queiirada 
f^tpt ya parece -qoe ^foeran á desplómame. 



284 geografía 

Comienza á estrecharse la quebrada del Rimac desde un 
poco arriba de San Mateo principiando á desaparecer los 
pórfiros abigarrados, se halla en lugar de ellos una com- 
posición calcárea de bastante potencia, de estratificación 
vertical y que se dibuja de manera exactamente idéntica en 
los barrancos de las dos orillas. Seis leguas arriba de San 
Mateo se sube á la cima de la Cordillera. Aquí se halla pór- 
firos abigarrados de composición variable en los picos y 
contra-fuertes, ó cadenas perpendiculares. 

El sabio Don Mariano Eduardo Rivero fija la altura del 
paso de la cordillera ó el Portachuelo de j4ntarganga, que 
está sobre el límite de las nieves perpetuas en 4855". Hay 
sin embargo en una mesa de la cima del paso, de media le- 
gua de extensión y la que hay que andar antes de bajar la 
falda oriental, alguna vegetación, pues se encuentra una pe- 
queña yerba muy apretada, que los Indios sacan en trozos 
rectangulares. 

Hállanse allí á distancia de ^ de legua del camino, almejas 
calcárea^^ cuyos fósiles determinados por M"" Bayle, Inge- 
niero de minas en Francia, pertenecen al terreno Jurásico. 
Una de ellas forma parte del género Arca y se acerca mucho 
á la Arca Gabrielis del terreno JNeocomiano ; y otra es del 
género Pterodonte. No ha podido encontrar M*^ Crosnier, que 
es el que ha hecho el viaje geológico que nos ocupa, las 
capas calcáreas de donde provienen estos fósiles ; deducién- 
dose de aquí que deben estar en lo alto de la montaña, cu- 
biertas con la nieve. 

A una legua del paso de Antarganga^ descendiendo ha- 
cia el Este por una cuesta muy parada , se encuentra una 
veta de metal compuesta de cobre gris, apenas argentí- 
fero , de piritas de fierro , de pirita arsenical , de galena y 
blenda. 

Fundido este metal da un 5o por i oo de cobre y la masa 
que resulta de la fundición se exporta para Inglaterra donde 
la purifican. Esta mina se halla en Morococha desde donde 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 285 

transportan las masas brutas de fundición en muías hasta el 
Callao. 

Al alejarse de Morococha, varia sensiblemente la natura- 
Ifsza de las rocas : la estratificación es mas neta ; pero la in- 
clinación de las capas es diferente en cada montaña, todo lo 
que inclina á creer que hubo en un tiempo un violento tras- 
tomo cuyas huellas se están viendo. 

En los minerales de Pucará hay vetas que producen ga- 
lenas casi puras ó mezcladas de piritas de fierro ; otras ga- 
lena acompañada de pirita, mucha hienda y algo de cobre 
gris; y algunas vetas son de óxido de fierro con un poco de 
carbonato, de sulfato y de silicato de cobre gris y algunas 
mouches de plata roja. En todas ellas hay plata ; pero la ela- 
boración de ellas la hacen de un modo muy imperfecto. A 
una legua hacia el Noroeste de Pucará, las capas de gres 
blanco, son verticales ; y una de ellas de 5 á 6 metros de 
espesor, impregnada de cinabrio, cuyo contenido medio {la 
teneur moyenne) da de o,oo25 á o,oo3 de mercurio. Es este 
mineral enteramente semejante al de Huancavelica tan afa- 
mado. 

A cuatro leguas al Sudoeste de Pucará y á 4172 metros 
de elevación sobre el mar, según Rivero, se halla el pue- 
blecito de Yauli muy rico en minerales de plata, algunas con 
este metal en estado nativo y con el sulfuro de plata. 

El Rio de la Oroya ^ que es el que corre en el valle de este 

nombre, como 20 leguas, reuniendo todas las aguas de la 

cordillera, desemboca después de muchas sinuosidades en el 

valle de Jauja. En sus cercanías hay la misma constitución 

de capas con corta diferencia. Hállanse en aquel valle (de 

la Oroya) aluviones modernos, á veces partes inferiores de 

terreno secundario, cubiertas de una concreción calcárea. 

Mías ó menos porosa y hasta de i o á 1 2 metros de grueso ; 

2)roducida por aguas muy cristalinas que nacen en el pié de 

■a cordillera. En ninguna parte de los alrededores se en- 

^i^uentra el origen de estas capas calcáreas, de las que las 



« 

aguas d^ben. haber toia«do el carbooAto de. cal. p4(« tonnw 
estos depósitos concrecionarios. En los puntos en qujgL 4i-^ 
chas aguas caen en el rio forman enormea Q$ítajlacljita9 ¿ 
veces de formas muy bizarra$^ E)sta concreciQU supoitficiAl 
hace desaparecer por alguna diat^cia el rio de la (?iYyf«^ 
que se sumerge con gran ruido entre g;raj(ide;s roca^ y reftT 
parece 3oo metros mas abajo sin ruido alguno, ÍQrináiwilose 
de este modo un puente natural por donde pai^ el eanuno. 

Poco antes de llegar al pueblo de la Orctyctt a 5 lc^aa& de 
Pwaráy se estrecha el valle , las capas desaparecen y la 
naturaleza de las rocas es k misma, aunque pqr Iq general 
verticales y contorneadas. Cerca del pueblo hay ^n la alm«n» 
drilla que forma la base de la montana una poderosa^ ^etft 
de galena no explotada aun por los de aqueUn veiñn494f. $<^ 
ha encontrado fósiles de /ímmonitos en medip de vn opmÁ^ 
derable numero de gres, desparramados en el suelo ,, qgi^ tvEh 
cho el análisis por M^ Bayle, pertenecen al terreno Jur^dcg^ 

Poco antes de Iscuóíuf^a se hallan concreciones caJcanSM 
mamelonadw. En la mesa en que esta HuaodQ hay iWWhiM 
guijarros rodados, medianos en tamaño, mezclados Qon 
tierra y arena gruesa. Es notable este depósito por el lugar 
en que se balla^ pues no se sabe como estos guijarros han 
sido transportados por las aguas á tan considerable altura 
y al punto culminante de una montaña. 

Desde Huando hasta Huancmeliqa se halla pór^roa rojos 
muy variados que sirven de base al terreno estrat;ifícadp S^ 
cundariO| compuesto de capas alternativas de cnarziu^i de 
greSi de arcilla esquistosa, de calcáreos siliceosos, de calc4^ 
reos compactos, etc. En fin en las cercanías de HuanQa\ifiUc(n 
se encuentran capas verticales de una arcilla muy finA) eo^-^ 
pastada con fragmentos de cuarzo muy irregulares y un sin 
número de capas {gisements) de mercurio. 

Desde que se principia á bajar la cuesta de HucLn/W'Vetíog^ 
ya no se encuentran los pórfiros rojos y sí numerosas ca«? 
pas ó hiladas {gisements) de mercurio en njedio del terreno 



DE LA REPUBUGA. DEL PERÚ. 381 

estratifictdo secundario. En esta lugar como en ctsi todo el 
Peni se halla mucho metal de mercurio. 6n tieíopa de los 
Incas ya era conocido el cinabrio baja el novibre de LUmpL, 
y lo empleaban para pintarse la cara, oaoliéndolo con grasa 
ó agua; pera es casi cierto que naconocian el modo de ex- 
traer de él y el mercurio. 

Loa recuestos ó yacimientos {gisements) de Huancavelica 
son muy importantes por su número y riqueza^ Hay 4i mon- 
tañas (la mas distante de la célebre mina de Santa Bárbara 
se halla a i8 leguas) que contienen cinabrio. Tomando iSanfa 
Bárbara como centro > se halla al Sur capas de cinabrio : en 
una de las provincias del Cuzco al lado del Norte, en donde 
e& explotadiOyi también hay cerca de Pucará en ^ntacallajiay 
cerca del Lago Lauricocha á %s> leguas del Cerro de Pasco, 
muy cerca, de Pa^co en Guipian^ en Chonta y en el Norte 
d^ Perú en Pachas , Chachapoyas y siempre en la misma 
arcilla esquistosa, de conglomeras {conglomérats)^ de gres y 
de calcáreas, alternando en capas espesas con direepion N. S. 
y una estratificación casi vertical, ó una inclinación casi ge- 
neralmente al Oeste. 

Desde Puno hasta Cuenca^ esto es en el espacio de 5oo le- 
guas de longitud, se halla de distancia en distancia cinabrio, 
no en forma de veta, sino inyectado en estado compacto ó 
terroso, en las capas de gres y arcilla. 

Es muy de notarse la identidad geológica de todos ios 
yacimientos [gisements) de mercurio del Perú, su situación 
en la falda oriental de la primera cadena de los Andes y la 
edad de las capas que lo componen que probablemente 
corresponde á las capas ó hiladas (assises) superiores del ter- 
reno jurásico. 

I ja mas importante mina de mercurio en Huancavelica es 
Santa Bárbara^ pues por su descubrimiento y explotación 
obtuvo el título de ciudad no habiendo sido antes mas que 
un miserable pueblo. La f^entaniUa á 3 leguas hacia el Sur 
de Huancavelica y es también notable. 



S88 GEOGKAFIA 

La ciudad de Huancavelica , se halla según Ulloa^ á 
38oo metros sobre el nivel del mar y está situada en el 
fondo de un valle estrecho y profundamente encajonado que 
desciende al Este hacia el de Yscuchaca. Hay á derecha é 
izquierda capas solevantadas de terreno estratificado secun- 
dario que forman escarpaduras perpendiculares de mas de 
5oo metros de elevación. £1 fondo del valle en los lugares 
en que se ensancha un poco está lleno de un aluvión mo- 
derno compuesto de guijarros rodados mezclados con tierra 
arcillosa y arena, un gran número de vertientes calcáreas 
como en Pucará, Yscuchaca y depósitos de calcárea concre- 
cionada mas ó menos extensos. Llenan casi todo el valle y 
deben tener un origen muy antiguo, porque forman hiladas 
{assises) de muchos metros de potencia que se quiebran y 
desnivelan en muchos puntos como si hubiesen sido afecta- 
dos por las dislocaciones del suelo. La calcárea de que se 
componen está coloreada de amarillo por una cierta canti- 
dad de hidrato de fierro y algunas de las vertientes de los 
alrededores son ligeramente ferruginosas y de una tempe- 
ratura de 3o á 35 grados (del centígrado). Hay una vertiente 
cuya temperatura es de 1 5 á 20 grados : no produce concre- 
ciones calcáreas; pero deja deponer mucho hidrato de fierro 
y pinta de amarillo subido todas las rocas por la que corre. 
En fin, media legua abajo de la ciudad el rio profunda- 
mente encajonado desaparece bajo una capa de calcárea con- 
crecionada de 2 metros de espesor que reúne los dos rios y 
forma un puente natural sobre el cual pasa el camino. 

El terreno secundario de los alrededores de Huancave- 
lica se compone de capas alternadas de calcárea compacta 
de color gris que tira á negro , con innumerables vetillas 
blancas de carbonato de cal en planchas y cristalizado, de 
gres cuarzoso muy tosco, amarillento y á veces enteramente 
blanco, de arcilla esquistosa gris ó casi negra; y en fin, de 
conglomeras calcáreas en hiladas {assises) de i5 y 20 metros 
de potencia. Todas estas capas están levantadas hasta la ver- 



DK LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 2Í89 

tkal. Aquellas en que esta la explotación de Santa Bárbara 
tienen una potencia media de lOO metros próximamente. 
Las capas que los mineros de Htcancavelica llaman Farellón 
no contiejien mercurio, él que no se vuelve á encontrar hasta 
ü leguas hacia el Norte en la mina de Quirarquichiqui. Las 
otras montañas son análogas en su composición , pues hay 
en ellas capas alternadas de calcárea , de conglomeras y de 
gres. 

•Al pié de una montaña poco distante de Huancavelica se 
hallan enormes pedruscos encajados hasta la mitad en el ter- 
reno de transporte depositado por el rio, compuestos de gra- 
nate compacto que empasta cristales dodecaedros de granates 
verduzcos que pertenecen á la variedad designada bajo el 
nombre de Colqfonito, de cal carbonatada en hojas y un poco 
de pirita de fierro diseminada. Hállase allí mismo fragmentos 
de una roca porosa desmenusable, compuesta de hidrato de 
peróxido de fierro, en medio del cual están encerrados al- 
gunos cristales aislados de pirita de fierro. El número consi- 
derable de estos pedruscos no permite suponer que perte- 
n&ucsün, á una veta y es preciso admitir que provienen de la 
cumbre de la montaña que es enteramente inaccesible. 

Al otro lado del valle y en frente de esta montaña se re- 
presenta la misma circunstancia : la vertiente de la montaña 
está cubierta de pedruscos semejantes, aunque menos volu- 
minosos que tienen el mismo origen que las otras, por que 
la base de la montaña está exclusivamente compuesta de ca- 
j>as de gres amarillo, de arcilla y calcárea. 

Hay infinidad de minas en la provincia de Huancavelica 
que contienen mas ó menos plata en el estado de sulfuro, 
plata nativa filiforme, plata roja ó combinada con la galena, 
la pirita de fierro, el cobre gris, etc. 

No es posible seguir especificando el terreno metalúrgico 
de ^sta provincia porque esto demanda mucho tiempo y es- 
pacio. Puede consultarse sobre el particular los escritos del 
S*^ D. Mariano Eduardo de Rivero, Crosnier y una que otra 

TOM. I. 19 



290 geografía 

antigua descripción de las ricas minas de azogue que hay en 
aquel lugar. 

Ilescripcieit general de JLima« 

El conquistador del Perú Francisco Pizarro fundó Lima , 
poniendo el mismo los cimientos, el i8 de Enero de i535. 
Le dio el nombre de Ciudad de los Reyes^ por que el 6 de 
dicho mes, dia de la Epifanía, se designó el sitio que debía 
ocupar. 

Por real cédula de 7 de Diciembre de i537 le dio Car- 
los V el titulo de la nobilísima y muy leal, por armas un 
escudo con tres coronas de oro, en campo azul, con la si- 
guiente inscripción por divisa, Hoc signum ver regruim est ; 
y por columnas dos águilas con dos coronas con las letras ini- 
ciales J. y C, esto es, Juana y Carlos. 

Desde Pizarro hasta Pezuela tuvo Lima cuarenta y un 
Virreyes , gobernando en ocho épocas de interregno la Au- 
diencia y los dos Arzobispos, Morcillo y liadron de Gue- 
vara. 

Tiene Lima sin contar lo que no está dentro de murallas, 
diez y ocho calles principales en dirección de N. E. á S. O., 
y ocho transversales de E. á O. próximamente , que cortan 
á las anteriores en ángulos rectos. 

Una grande población existe abajo del Puente, cuyas calles 
principales son : San Lcízaro de N. E. á S. O. : la de la Ala^ 
meda del Achoy perpendicular á la anterior y la de Malambo^ 
muy larga y espaciosa, llegando en algunos parajes á tener 
3o varas de ancho. 

El número total de manzanas, esto es, de los espacios cer- 
rados por cuatro cuadras contiguas , es mas de 200 : el de 
casas llegará á /¡..5oo. 

La extensión de Lima es de i í,i4t),i5ó metros cuadrados. 
Está dividida eu 5 cuarteles, 10 distritos, l\& barrios, 346 calles 
Y 33 plazas, sin contar la Mayor. Se cuentan i4,ooo puertas. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 29i 

La ciudad está rodeada de murallas que fueron construidas 
en 1 683 por orden deí Virrey Duque de la Palata y refaccio- 
nadas por el Virrey Abascal con motivo de la guerra de la 
Independencia. Son de adobe, de 5 á 6 metros de alto y como 
de 5 metros de ancho, con 34 baluartes. Creemos que son 
enteramente inútiles, pues Linfti no es punto militar y para 
defenderla se necesitaría im gran ejercito , siendo muy fácil 
el tomarla. 

La Plaza Mayor está situada á una cuadra de la orilla 
austral del Rio Rímac. 

Hay acequias en el medio de las calles, que corren de S. E. 
á N. O., las mas, acanaladas de media vara de alto y ancho. 
Por desgracia del país, estos canales son los destinados á 
hacer la limpieza general y exhalan vapores que es difícil 
respirar sin daño de la salud, sobre todo á las once de la no- 
che, hora en que arrojan enormes cantidades de inmundicias. 
Gracias á la bondad del clima que no hay frecuentes pestes 
en Lima solo por esta causa. 

La Plaza Mayor es algo irregular por el resalte que el Pa-^ 
lacio Arzobispal y el Sagrario hacen sobre ella. Tiene 1 66 \ 
varas desde el perfil del Portal de Escribanos hasta la fa- 
chada del Palacio del Arzobispo : i6i desde la Rivera hasta 
el filo exterior del Portal de Botoneros, midiendo por el 
lado de la catedral : por el lado del Portal de Escribanos 
tiene i6o varas; y por el de Botoneros hasta la fachada 
misma de la Iglesia como 170 varas. 

En frente del Portal de Botoneros está el Palacio de Go- 
bierno, de la mas humilde fachada y con un antemural de 
unas pequeñísimas tiendas, que llaman La Rivera^ sobre las 
que se eleva una balconería tan vieja y extravagante que no 
es fácil describir. 

Encima de los dos Portales hay edificios con balcones de 
celosía, á excepción del cabildo y parte de lo que ha cons- 
truido W Morin para su hotel. I^a Municipalidad ocupa el 
dicho local. 



292 geografía 

Es urgente la necesidad de hacer desaparecer de la Plaza 
esa balaustrada ó gallinero que está delante y remplazaría 
con una elegante de fierro. Decimos lo mismo de las tien- 
decitas de La Rivera. 

Cuarenta faroles de gas ilumpan la Plaza Mayor. Están 
sobre columnas de fierro colrfdo de tres varas de altura. 

Es poco regular y elegante la arquitectura de los dos Por- 
tales, cuyas columnas son de piedra granito ; su construcción 
que fué en 1698, costó 25.5oo pesos. El de Escribanos tiene 
cuarenta arcos, ciento treinta y ocho varas dos tercias de 
largo y seis de ancho. 

El de Botoneros tiene treinta y nueve arcos : su ancho es 
de cinco y media varas; y su largo casi como él del otro. 

Las cuatro calles que parten de la Plaza Mayor son de 
ciento treinta y ocho varas y media de largo de esquina á 
esquina; el ancho varia de doce (la de Palacio) á trece y dos 
tercias (ancho de la de las Mantas). 

Las aceras de estas cuatro calles están enlozadas con pie- 
dras de cuatro pies de largo, de dos á cinco de ancho y de 
tres á cinco pulgadas de espesor. Las traen de Inglaterra y 
otra parte de la Isla de S. Lorenzo. 

Las calles distantes de la Plaza Mayor varían, aunque 
poco, en largo y ancho. La de Malambo abajo del Puente, 
tiene en algunos puntos hasta treinta varas de ancho. Las de 
San Lázaro y Santa Clara son también muy anchas. 

Casi en todas las calles de la ciudad hay faroles de gas, 
unos sobre repisas de fierro clavadas en la pared, otros que se 
elevan junto á las aceras sobre columnas de fierro fundido. 
Son cinco los que tiene cada cuadra; pero el Correo, Palacio, 
casa del Gran Mariscal Castilla, tienen dos, uno á cíida lado 
de la Portada. 

Lo que se llama Palacio es una confusa, intrincada y he- 
terogénea aglomeración de salones desproporcionados en sus 
dimensionesy salas y retretes de diferentes formas de cons- 
trucción, que forman un verdadero laberinto. Ocupa una 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 293 

* 

manzana entera, inclusive el local déla Policía, el de las Cor- 
tes, Tesoro, Juzgados de primera instancia, Tribunal Mayor 
de Cuentas, etc. 

El Palacio Arzobispal es de una muy triste y pobre fiso- 
nomía : apenas merece el nombre de ciisa de un hombre de 
mediana condición. 



Fuente de la Plaza. 

Una hermosísima Fuente de bronce se levanta en medio 
de la Plaza : sobre su plano á 3 1 pies de altura hay una mesa 
de mamposteríaj que tiene delante una grada de piedra. Un 
acueducto descubierto por donde desaguan las aguas que 
rebosan rodea esta mesa, encima de la cual se halla la taza 
principal , coronada de ocho Leones que tienen bajo sus plan- 
tas ocho grifos. 

La parte exterior la adornan exquisitas labores y macetas 
de flores de medio relieve y la interior ladrillos azulejos de 
lustre. En el medio se levanta un pedestal de 18 pies de al- 
tura, compuesto de tres cuadros lindamente adornados, en 
que se apoya la segunda taza de tres varas de vuelo, que ar- 
roja el agua por ocho vistosos mascarones. Sobre esta se eleva 
una columna de dos pies de diámetro y seis de altura, her- 
moseada con varios follajes, y labores primorosas, con cua- 
tro carterones que sostienen la taza mas alta de 19 pies de 
circunferencia, rodeada de diez hermosos serafines que lan- 
zan el agua que por ella se reúne. De su centro se levanta, 
á manera de pirámide, otra columna de seis pies de alto que 
recibe la taza de follaje que remata en el farol, compuesto 
de seis columnas, de dos y medio pies de altura, que forman 
una cúpula sobre la cual se presenta una estatua de cinco 
pies de altura, con un morrión en la frente, las armas de la 
España en la mano derecha y un clarin en la izquierda : esta 
estatua representa la Fama. 

En esta Fuente se ha observado el orden compuesto de la 



294 GEOGRAFÍA 

arquitectura civil . Hay 1 5 7 varas de elevación hasta el Mor- 
rión de la Fama (dudamos de la exactitud de esita medida) ; 
de modo, que descontando una y dos tercias de vara de la 
estatua, quedan de altura líquida trece varas y dos tercias. 

En cada ángulo de' la mesa hay un pilón, formado en im 
zócalo y tres medios puntos guarnecidos de molduras^ de 
uno de los cuales sale una pirámide adornada de florestas 
de medio relieve, que despide por tres caños el agua á su 
taza que es también de bronce. Circumbalan esta obra, en 
que brillan la magnificencia y buen gusto arquitectónico, 
veinte piezas de artillería que sostienen gruesas cadenas de 
fierro las que cercan el todo de la Fuente, dejando un paso 
por en medio y cuatro muy estrechos por sus cuatro ángulos 
para que no entren los animales. Se construyó en i65o y 
costó 85,ooo pesos. 

De una arca general, situada en Santo Tomas (en la Pla- 
• zuela), píirte el agua que corre en esta Fuente y las demás 
piletas de la ciudad por diversas cañerías. Está doce varas y 
tercia sobre el nivel de la Plaza Mayor. 

Catedral de liiina. 

La Catedral erigida bajo la advocación de S. Juan Evan- 
gelista por bula de Paulo III en i4 de Mayo de i54i y publi- 
cada en Lima en 17 de Septiembre de i543, es un hermoso y 
vasto templo del orden de la Renaissance. Tiene 162 varas de 
frente y como 1 5o de fondo : con tres naves y una fachada de 
bastante gusto. Francisco Pizarro puso la primera piedra el 
18 de Enero de i535 y su construcción duró noventa años, 
por razón de los temblores. Costó 694,000 pesos. Consagróse 
el 19 de Octubre de 1626, siendo Virrey D. Diego Fernando 
de Córdoba. Pero, habiéndola destruido el terremoto de 28 
de Octubre de 1746, se reedificó, lo que no se consiguió 
hasta el 8 de Diciembre de 1758, bajo el Virreinato del Conde 
deSuperunda. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 295 

Tiene tres puertas correspondientes á sus tres naves, en 
las que se nota la suntuosidad y buen gusto. La fachada, su- 
jeta á las reglas del arte, parece un rico encaje por las varia- 
das y pintorescas labores que la adornan. 

Dos altas y elevadas torres á ambos lados de la puerta 
principal dan á este edificio una espléndida perspectiva. En 
la de la izquierda (al entrar) hay una campana llamada Can-- 
tahria de 3oo quintales : en la otra la Purísima de i55 quin- 
tales y la Vieja de 55. 

El altar mayor está frente de la Puerta del medio y se 
sube a él por diez gradas de mármol blanco, extraido de la 
provincia de Huáilas (departamento de Ancachs). En su pié 
están los restos de Francisco Pizarro, de los Arzobispos y 
Canónigos. Diez y seis hermosos altares decoran los costados 
de las naves laterales. Posee un magnífico órgano, construido 
en Bélgica y regalado por el digno Arzobispo Señor Loma 
Pizarro. Es quizá el mejor de Sud América. Costó, inclusive 
su colocación, cerca de 16,000 pesos. En pinturas hay cuadros 
muy buenos tales como él de la Verónica de Murillo, regalado 
por el mismo Sefior Luna Pizarro. En i545 fué elevada á 
Metropolitana. 

Puente de liiina* 

El Puente es un monumento de consideración, construido 
en 1610, bajo el Virreinato del Marques de Montes Claros. 
El terremoto de 28 de Octubre de 1746 echó por tierra el 
arco triunfal de su entrada, sobre el que habia una estatua 
ecuestre de Felipe V. Se rehizo en 1752 y 1771. Hoy se 
halla encima un magnífico reloj de dos fases, una que mira 
hacia la Plaza y otra á San Lázaro. Se debe esta mejora al 
General Castilla que lo hizo traer de Londres en i85o. Tiene 
io5 7 varas de largo, 11 varas de ancho en el medio y' 9 7 
de alto desde el pretil que es de granito. Tiene cinco arcos 
grandes de medio punto; el material es de piedra de granito. 



296 geografía 

Aunque no es obra maestra como trabajo de ingeniero; pero 
es de mucha solidez. 

Edlflcles y üEeiiunieiitos públicos. 

La Penitenciaria será el primer monumento del Perú y de 
la América, se debe al inteligente y honrado D. D. Mariano 
Felipe Paz Soldán, solo con su entusiasmo podrán haberse 
vencido tantas dificultades para tan colosal obra : ha hecho 
toda su vida un estudio especial del ramo, yendo hasta Norte 
América para examinar detenidamente este sistema en el 
único país donde ha sido comprendido y aplicado. Se puso 
la piedra fundamental el 3 1 de Enero de i856 por el Gene- 
ral Castilla que es el protector de la obra, pues que sin su 
apoyo eficaz y decidido no habria sido posible llevarla á cabo 
á pesar del entusiasmo de su director. Hagamos una ligera 
descripción de ella. 

La Penitenciaria de Lima tiene 180 metros de frente y i5o 
de fondo. Se compone de tres pisos de los que el primero es 
casi todo de granito y con una elevación sobre la calle de 
unos i5 metros. Hay un observatorio central de i5 metros 
de diámetro y de 10 de altura todo de granito y cubierto con 
un techo circular que es una bóveda de ladrillo; de aquí par- 
ten como radios la Administración, los Talleres y las Celdas 
de hombres. En la Administración á la entrada se sube una 
escalera monolítica de granito de cuatro escalones, de 6 me- 
tros de largo y del peso de 12a i4 toneladas. Todo el interior 
está rodeado por un muro de circunvalación de 12 metros de 
altura y de i metro de ancho en su parte superior, teniendo 
sus cimientos como 3 metros. Esta pared es de granito hasta la 
altura de 3 y en algunas partes de 5 metros. Lo restante es de 
ladrillo. Todas las rejas de las celdas, talleres, comedor, etc., 
son de fierro batido y el piso es de pizarra. Habrá capacidad 
para 3ití presos divididos en tres secciones ó departamentos, 
hombres, mujeres y menores de 21 años. En el último piso 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. «97 

están la capilla^ hospital, departamentos para el director y 
demás empleados. 

El sistema que se adoptará será el de Auburn, esto es, tra- 
bajo y comida en común y reclusión durante la noche. No se 
admitirán sino los presos rematados y de dos años para ade- 
lante. Se ha construido en el espacio comprendido entre las 
portadas de Guadalupe y Juan Simón cuyos aires son los mas 
sanos de la población y sobre un terreno muy seco. De tal 
modo que no solo se consultará la reforma moral del preso 
sino su bienestar físico. Es en fin una obra de verdadera uti- 
lidad pública. 

La estatua ecuestra elevada á la memoria del Libertador 
Bolivar es un bello monumento de bronce. Tiene 4 metros 
de altura y representa á Bolivar en aptitud de saludar al 
pueblo. Es obra del Escultor Adán Tadolini que llevó por 
el modelo 4?5oo escudos romanos ó sean 4>8a4 pesos. Fun- 
dida en Munich por Miller por 1 1 ,3oo escudos romanos ó 
12,1 13 pesos. El costo total incluso, flete, •conducción, colo- 
cación de la reja, etc., es de 22,25 1 pesos : pesa 280 quintales 
y lo mas asombroso es que Jodo el equilibrio descansa sobre 
la cola del caballo. El pedestal es obra de Galupi y los bajos 
relieves de Gnacarini : representan las batallas de Junin y 
Ayacucho. Está colocada en la Plaza de la Inquisición y ro- 
deada de una elegante verja de fierro. 

I^a estatua de Cristoval Colon, obra de Salvatore Revelli, es 
un bello grupo de mármol, en él que está el grande hombre 
descubriendo la América, representada por una India á la que 
entrega la cruz símbolo del cristianismo y civilización y esta 
deja la flecha símbolo de la barbarie. Tiene de altura 3 me- 
tros. Está sobre un elegante pedestal y alrededor una reja de 
fierro en cuyas 4 esquinas hay unas 4 columnas de granito y 
al frente de estas unas caras de León que arrojan agua por 
la boca. El costo total ha sido cerca de 10,000 pesos y la esta- 
tua sola 4^609 pesos ó 4,3oo escudos romanos : pesa 180 quin» 
tales. El 1). D. Mariano Felipe Paz Soldán, director de la 



298 geografía 

Penitenciaria, es el que ha dirigido la colocación de los dos 
pedestales , la conducción y ascención de las dos estatuas. 

La Maquinaria para la pólvora traid a últimamente de Eu- 
ropa por su director el ilustrado Señor Cabello es excelente. 
Será una de las mejores de la América del Sur. 

La Máquina de Moneda traida de Estados Unidos con todas 
las mejoras y adelantos en este ramo , merece una especial 
mención. Costó el plantificarla 44?goo pesos. El Tallador es 
un magnífico artista, así es que los cuños que hace son de lo 
mas perfecto en su género. Seria de desear que anduviera lo 
mas pronto posil)le, para vernos desembarazados de la Mo- 
neda Boliviana tan tosca y que por consiguiente fácilmente 
se presta á la falsificación. 

El siguiente cuadro puede ser de alguna utilidad por lo 
que lo publicamos. 



Razón de los Marcos ¿e plata amonedados en la casa de Moneda de Lima, 

desde i 8 25 hasta el i" de Agosto de i 834, 



1 

AÑOS. 


DOBLE. 


MENUDO 


MARCOS. 

1 


VALOR 
EN PESOS. 


APROVECHAMIENTOS. 


1825 

1826 

1827 

1828 

1829 

1830 

1831 

1832 

1833 

i Hasta Junio 
(julio. . . . 


67,250 
210,937 
306,809 
249,250 
130,950 
186,000 
216,750 
312,700 
333,430 
147,300 

27,200 


3,881 

6,113 

11,191 

14,750 

100 
7,500 
1,150 

300 

» 

700 


67,638 1 
217,050 
318,000 
264,000 
130,150 
193,500 
217,909 
312J0O 
333,430 
148,000 

27,200 


574,924 
1 ,844,935 
2,703,000 
2,244,000 
1,106,275 
1,644,750 
1,852,226 4 
2,657,950 
2,834,155 
848,825 
232,600 


16,412 » 1 » 18 
52,666 » 4 D 12 
77,161 » 6 » 4 
64,058 » 6 )> 18 
31,580 1) 4 » 

118,803 » 2 » 16 

133,789 » 5 » 25 

202,308 

203,590 » 3 )) 18 
90,410 » 5 » 
16,573 » 4 » 



En 1 86o se aínonedaron 18,784 marcos en reales y medios. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 299 

La cantidad de barras que entraron en 1860 desde el 1® de 
Enero al 1 5 de Diciembre es como sigue : 

De Pasco . 716 

De Hualgayoc 10 

De Huaras 11 

De Huari i 

De Pucará i 

Fundidas eii Lima i5i 

Total 890 



La Fabrica de Gas establecida en i855 fuera de la ciudad 
en el espacio comprendido entre S. Jacinto y la portada del 
Callao, es de una maquinaria muy buena; pero la contrata 
es demasiado onerosa para el público. Se calcula que en 1860 
el consumo mensual era de 3,5oo,ooo pies cúbicos que alum- 
braban 10, 56o luces particulares y 1780 faroles de las calles, 
lo que daba una entrada de 4o, 000 ^ por mes. 

El Telégrafo Eléctrico fué establecido entre Lima y Callao 
por D. Santiago Lombardo en i855 como un ensayo. Desgra- 
ciadamente es ya bien sabido que estas empresas no producen 
sino en distancias largas donde sea difícil la comunicación y 
se sientan por tanto las ventajas de la telegrafía ; así es que 
el Gobierno, que daba primero una subvención de 200 pesos 
á la empresa, tuvo que aumentarla á 5oo. En 1860 trasmitió 
7,676 telegramos comerciales y 1,280 oficiales que hace un 
total de 8,906 ó sean 34 despachos diarios, por término me- 
dio. De estos 3,323 fueron trasmitidos de Lima al Callao 
y 5,583 del Callao á Lima. 

La Casa de Locos hará honor a Lima como toda institución 
de Beneficencia y utilidad pública. Se construyó en el Cer- 
cado en la que antes era quinta del Señor Cortez. La Benefi- 
cencia no ha omitido gasto alguno para hacerla cual corres- 
ponde y tratar á los amentos como seres desgraciados que se 
necesita curar; pero no maltratar. 



300 geografía 

Los Hospitales son muy buenos y bien servidos. El de S. An- 
drés, para hombres, fué fundado por el licenciado Francisco 
de la Molina en i55a. Tiene 7 salas grandes y 4 menores con 
4oo y tantas camas, es asistido por los mejores médicos de la 
capital. El de S. Ana para mujeres fundado por el i** Arzo- 
bispo Gerónimo Ijoaiza en i549 P^^^ ^^ curación de Indios; 
pero el año 1 84 1 se destinó para mujeres : tiene mas de 3oo 
camas. El Hospital de S. Bartolomé para los militares fué 
fundado en 1 66 1 por el Decano Cabrera quien lo destinó para 
morenos de ambos sexos. Tiene 1 1 salas y mas de 200 camas. 
La Casa de Huérfanos fué fundada en i6o3 con los bienes 
que dejóD. LuisOjeda; en ella son asistidos con el mayor 
cariño. Su buen estado se debe sobre todo á la filantropía y 
virtud de la Señora Agüero. Hay también varias otras insti- 
tuciones; pero secundarias. 

El Teatro no corresponde al estado de ilustración y gran- 
deza de Lima; es de una arquitectura fea, demasiado pe- 
queño y viejo. Tiene 3 filas de palcos fuera de la cazuela y 
una platea. Puede contener á lo mas uooo espectadores. Fué 
fundado en 1602 por Juan Gutiérrez Molina en la calle 
llamada de la Comedia vieja. Importó 58, 000 á y se trasladó 
al sitio en que hoy está en 1662 y costó 62,i32 ^. 

El Panteón es muy hermoso : fué erigido en 1807 por el 
Virrey Abascal según el plano del distinguido D. Matías Maes- 
tro, presbítero arquitecto. Hay magníficos mausoleos, distin- 
guiéndose entre todos por su lujo y belleza él de D. Vicente 
Rocafuerte que fué Presidente del Ecuador. 

Se está concluyendo una Plaza del Mercado en parte del que 
antes era convento de la Concepción, obra que se debe á la 
energía del que entonces era Ministro D. José G. Paz Soldán. 
Desgraciadamente dura su construtícion mucho y cuesta por 
consiguiente mas de lo que debia (i). 

(1) A la fecha ya se ha concluido y por consiguiente aUí es donde se ha 
trasladado el mercado de Lima. 



DE LA REPÚBLICA DEL PEllü. 301 

¥^\ Cuartel ele Artillería ó Fuerte de Santa Catalina es bas- 
tante bueno. Fué edificado en 1806. 

Hay ademas dos cuarteles mas para caballería fuera de la 
Portada de Barbones y él llamado Colegio Real para infan- 
tería que puede contener dos batallones de 5oo plazas. 

la Fábrica de Tocuyos fué edificada cerca del paseo de 
Aguas y de la Alameda de los Descalzos por los capitalistas 
Herce, Santiago y Cajigao para tejer el tocuyo. Desgraciada- 
mente no anda en el dia. 

La Fábrica dé Papel establecida en 1847 por los SS. Vil- 
Iota y Amunátegui. No produce casi ganancia así es que solo 
fabrica el papel para el periódico Comercio. 

La Fábrica de Seda establecida por el virtuoso Señor Na- 
varrete para elaborar este producto; pero después de su 
muerte han parado sus trabajos. 

liOs Hoteles en Lima son numerosos y bien servidos, dis- 
tinguiéndose entre todos él del Señor Maury^ 

€owk\ewkt/om j Teniiilos. 

Ocupan un lugar distinguido los templos y conventos de 
Lima, por su vasta extensión, bella arquitectura, general- 
mente del Renacimiento y extraordinaria riqueza y suntuo- 
sidad. Son notables S. Pedro, S. Francisco, S. Agustín, la 
Merced, Santo Domingo con su elegante torre la mas alta de 
todas, etc. Desplégase en ellos, en ciertas funciones religiosas, 
un lujo verdaderamente oriental. 

En la Víspera y dia de Nuestra Señora del Rosario, arden 
en la Iglesia de Santo Domingo como cinco mil ceras de Cas- 
tilla, colocadas en candelabros y arañas de cristal del mas ex- 
quisito gusto. Estas últimas están colgadas en el techo en 
medio de raros y vistosos adornos. Cuesta como seis mil pe- 
sos cada función. 

Sucede lo mismo en los Conventos de la Merced y San 
Agustin, en los dias del Patrón de estas Iglesias. Entapizan 



302 geografía 

de terciopelo de seda carmesí, las paredes interiores de estos 
templos, guarneciendo franjas de oro los extremos. 

Candelabros de plata, incensarios del mismo metal y otros 
muchos preciosos objetos adornan estas Iglesias. Y á esto se 
agrega los cálizes de oro, patenas, casullas de riquísima lana, 
que brillan á porfía y otros mil adornos que seria fastidioso 
enumerar. 

Únese á tan grandioso aparato de riqueza material , la 
dulce y patética melodía de la música, desempeñada por há- 
biles artistas italianos. Solo San Pedro de Roma presenta 
mayor fausto ; aunque dudamos que pueda competir con cfl 
lujo que se desplega en San Agustín en la fiesta de Nuestra 
Señora de Barbaneda. Ocho dias consecutivos antes del 8 de 
Septiembre se celebran suntuosas funciones, que atolondra- 
rían á la Europa por el costo que tienen. En cada uno de 
estos dias cambia de manto la Virgen, siendo el valor de cada 
ano, cuando m^nos de i ,600 pesos, llegando á veces al ima- 
ginario precio de 3, 000, por los diamantes, rubíes y otras 
piedras preciosas que lo adornan. 

Las Señoras Ramires, poseídas de un gran entusiasmo re- 
ligioso, son las encargadas de esta fiesta y cada año procuran 
hacerla con mas esplendor. 

El número de Iglesias es como sigue : once en los conventos 
de Regulares, trece en los monasterios de Monjas, catorce en 
los Beateríos, diez cerradas, cuatro capillas de Hospitales y 
otras diez y ocho mas ; de suerte que en Lima hay sesenta 
y siete templos. Vamos á ocuparnos de ellos. 

€oiiveiit4Mi é Iglesias de Regulares. 

Santo Domingo, La Merced, 

La Recoleta de Santo Domingo, San Agustín, 

San Francisco, La Buena muerte, 

Los Descalzos, La Congregación de San Felipe de Neri . 



DE LA KEPUBLICA DEL PERÚ. 303 



Reittwi de emtam CowawenUm. 



Hace poco tiempo que las rei\tas de estos conventos ascen- 
dían a 340,000 pesos anuales ; pero la rebaja de censos del 
cinco por ciento al tres y al dos y otras causas han dismi- 
nuido considerablemente la riqueza de los Regulares. 



nieiiasterioü. 

La Encarnación, Las Descalzas, 

Mercedarias, Las Trinitarias, 

La Concepción. Carmen Alto, 

Santa Clara, Capuchinas ó Jesús María, 

Santa Rosa, Nazarenas, 

Santa Catalina, La Trinidad^ 

El Prado. 

lias rentas de estos monasterios son i4o,ooo pesos al año. 



Beateríos. 

Copacabana, Amparadas, 

Patrocinio, Viterbo. 

Las entradas de estos Beateríos son cerca de 8, 1 1 o pesos. 

CenventiMi 7 üEenasterlas «upreMM. 

Guadalupe, Santa llosa del Santuario, 

Belén, San Pedro Nolasco, 

Santo Tomas, Santa Liberata (Convento), 

San Ildefonso, • San Francisco de Paula, 

San Juan de Dios, Nuestra Señora de Guia, 

El Refugio, Desamparados, 
Santa Teresa (Monasterio). 



304 geografía 



Cuadro de liie rentas de los Conventos , JHonasterlfMi 
y Beateríos de la eiudad de Idma en i980. 



« 



Conventos de Regulares, Entrada anual. 

p. R. 

Santo Domingo 41 ,01 i i 

Recoleta Dominica 8,088 6 

Santuario de Santa Rosa 2,248 3 

San Francisco 43,788 7 

Descalzos 434 » 

La Merced. 45,217 2 

San Agustin 32,012 o 

La Buena muerte 157,370 4 

Congregación del Oratorio 54,709» 

San Juan de Dios 7,643 1 

Betlemitas 4,759 » 

Refugio 3,924 » 

Renta anual 341,477 » 



monasterios. 

lienta anual» Renta anual. 

p. R. p. R. 

Encamación 19,024 7 Capuchinas 2,694 » 

Concepción 29,141 r? Nazarenas 7,552 I 

Santaclara 23,178 2 Prado 9,421 » 

Santa Catalina 11,122 4 Trinitarias 8,137 6 

Descalzas 7,689 O Santa Rosa 6,893 1 

Bernardas 5,632 » Mercedarias 9,158 » 

Carmen Alto 6,735 1 ,^ ^^^ 

43,856 » 

103,124 1 Mas 103,424 1 



Renta anual 146,880 4 



Beaterioi^. 

Renta anual. 
p. R. 

Copacabana *3,250 4 

Amparadas 2,647 3 

Viterbo 640 » 

Patrocinio 1,580 7 

Renta anual 8,118 6 



^ 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 305 



RESUMEN TOTALi 

P. R. 

Conventos 341,177 » 

Monasterios 146,880 i 

Beateríos 8,118 6 

Renta anual 496,175 7 

Nota. No se hace cuenta en los anteriores cálculos de los gravámenes, 
censos y pérdidas que sufren. 



Beiita anual de la Benefirenria é Iiuíirureloit pública 

en lo« meeefl eorrldos 

Desde el 1 de Noviembre de 1836 hasta el j de Mayo de i 8 57. 



Entradas. 



I 
te 



Por el Teatro 6,322 6 

Gravamen sobre harinas 9,549 6^ 

Censos y multa de 10 ^í 16,591 » [ 

Arrendamientos 11,258 3 { 

Diezmos. . . . v 3,700 d 

Suertes y Sisa 17,250 » 

Hospitalidades 6,342 7 \ 

Limosnas y Dotes 2,448 2 { - 

Plaza de Acho . 5,068» 

Pensiones de Colegiales 1,333 7 

Asignación del Gobierno 2,133 2 

Renta anual 81,998 3 \ 

Hay que descontar de esta suma por razón de sueldos de 
empleados, gastos de los establecimientos, gravámenes, etc., 
la cantidad de ochenta y nueve mil treinta y siete pesos cinco 
reales y medio (89,087 5 ~ r.), lo que da un déficit de siete 
mil treinta y nueve pesos dos reales (7,089 2 r.), en el se- 
mestre- (No se ha comprendido en este cómputo el Seminario 
de Santo-Toribio.) 

A principios de este siglo reconocian las casas y haciendas 
de Lima por capitales impuestos en ellas en favor de las 
capellanías colativas y legas , la suma de tres millones tres- 

TOME 1. 20 



306 



GEOGHAFU 



Cientos noventa y un mu seiscientos noventa y cinco pesos 
(3,391 696 fjí), cuyos réditos ascendían á ciento veinte mil 
novecientos cincuenta y dos pesos (120,952^) al año. El 
producto de las Cofradías y Hermandades era de cuarenta y 
cinco mil setecientos cuarenta y nueve pesos seis y medio 
reales (45,749^6^ r.). 

Mas por una ley se ordenó que en lugar del 5 por ciento 
que pagaban los capitales impuestos á censo, se redujese al 
tres por ciento en las fincas urbanas y al dos por ciento en 
las rurales , lo que disminuyó mucho las entradas de los con- 
ventos, monasterios, etc. 



Cuadro de los rapitales j rentas que tienen los 
Estableelmientos de Benefteeneia de I«ima« 



ESTABLECIMIENTOS. 



Hospital de San Andrés 

Hospital de Santa Ana 

Hospital de San Lázaro 

Hospital de San Bartolomé 

Hospital de los Huérfanos 

Hospital de San Juan de Dios (supresoí . . . 

Hospital de la Caridad 

Hospital del Hospicio de Pobres 

Colegio de Huérfanos de Santa Cruz 

Colegio de Santa María de la Caridad .... 

Beaterío de Amparadas 

Hospicio de Viudas pobres de comerciantes . 
Ramos en coniun 



Suma total 



_ 



CAPITALES. 



190,170 
85,771 
ál,07i 
51,223 
48,566 
49,507 

373,293 
1 ,000 

367,778 
16,399 



» 



» 



)) 



1.20i,787 



RENTA 

ANUAL. 



21,272 

17,500 

1,804 

4,338 

7,900 

2,183 

21,255 

1,309 

8,069 

371 

3,848 

3,114 

106,300 



202,268 



Estableeiniientos literarios. 



Ocupa entre ellos el primer lugar el afamado Convictorio 
rff San CdrloSy plantel de donde han salido muchos hombres 



DE LA KEFÜBLICA DEL PERÚ. 307 

eminentes como Olmedo, Paredes, etc. Fundóse el año de 
1770 en el local que servia de noviciado á los PP. Jesuítas. 
Tiene mas de 26,000 {> de renta anual; en él se enseña todos 
los ramos de instrucción pública ; pero con preferencia las 
ciencias jurídicas. Es sensible que no quieran someterse á 
las mejoras del siglo y que enseñen doctrinas ultramontanas 
y otras contrarias á nuestro sistema y á nuestras regalías. 

El Colegio Militar destinado para la enseñanza de los ramos 
militares y en particular la marina, ocupa el antiguo convento 
del Espíritu Santo. Se encuentra en regular pié. 

El de Santo Toribio es colegio seminario; se halla en buen 
estado, mediante la decidida protección del Señor Arzobispo 
Luna Pizarro que le donó 20,000 ^ en vida. Se. ha trasladado 
últimamente á un magnífico local que pertenecia al convento 
de S. Francisco. Desgraciadamente son de ideas demasiado 
curialistas y antiliberales. 

El Colegio de San Fernando ó de la Independencia, fun^ 
dado el año de 18 10 por el Virrey Abascal, se halla en un 
brillante estado por la asidua contracción , generosidad y 
luces de su Director el D. D. Cayetano Heredia, Protomédico. 
Las ciencias médicas y naturales se enseñan allí con toda la 
perfección posible. Tiene una magnífica biblioteca, profe- 
sores que son de lo mejor que hay en cada facultad y una 
multitud de instrumentos de matemáticas, física y química ; 
es sin duda el primero de Sur América. 

El Colegio de Guadalupe, fundado el año de i84o por los 
capitalistas Don Domingo Elias y Don Nicolás Rodrigo, des- 
pués se ha hecho nacional y se sostiene con fondos del Go- 
bierno y con lo que pagan los alumnos. Ha sido muy cele- 
brado ; en verdad es un buen establecimiento y los ilustrados 
SS. Lorente y Gal vez, que han sido rectores de este colegio, 
han cuidado mucho de propagar principios sanos y liberales. 

Hállanse tnuchos otros colegios particulares en que se educa 
á la juventud aunque desgraciadamente mas costQSos de lo 
que debia ser. 



308 geografía 

Entre los colegios de mujeres solo merece mención él de 
Belén, fundado en el local que pertenecía antes á este convento. 

La Universidad de San Marcos es muy célebre, por los mu- 
chos hombres distinguidos que han salido de su seno. Es la 
mas antigua de la América, se fundó en i55i . En su bellísimo 
edificio se reúne la Cámara de Diputados. 

El Museo Nacional no está en proporción con nuestro estado 
de progreso, es muy diminuto, mal cuidado, no se encuen- 
tran colecciones de minerales, aves, etc., del país, pues las 
que hay son pobres y mal conservadas. Fué fundado en- 1826. 
Se encuentran 5,3v3o objetos de zoología, antigüedades, etc. 

El Museo de Artillería fundado en i854 es bastante bueno. 
Se encuentran armas y curiosidades del arte. 

La Biblioteca Nacional es magnífica, tiene mas de 4o, 000 vo- 
lúmenes, repartidos en dos hermosas salas y una tercera para 
lectura. Su Director el sabio y virtuoso Señor D. Francisco 
de Paula Vigil no escasea medio para fomentarla. 

La Sociedad Filotécnica, es formada por una reunión de 
profesores inteligentes y filantrópicos con el objeto de enseñar 
al pueblo las nociones de geometría, química, historia na- 
tural ; es fomentada sobre todo por el entusiasmo del sabio 
é inteligente Profesor Raymondi. 

La libertad de imprenta se hace sentir en Lima con toda 
su amplitud ; cualesquiera que sean sus abusos', revela nues- 
tra completa libertad y á su vez servirán para morigerar 
nuestras costumbres. La mas extensa es la del « Comercio » 
periódico que se ha hecho una necesidad en todo el Perú y 
el único que subsiste mas de 20 años á pesar de nuestras 
revoluciones y trastornos. Como propagador de la imprenta 
creemos un deber de justicia mencionar al honrado español 
D. José M^Masias cuyo establecimiento es el mas antiguo y 
acreditado en el extranjero. Se cuentan en Lima como 10 á 
1 5 imprentas. 

Según un dato que hemos visto en el Instructor la primera 
imprenta se trajo al Perú en 1 690 y el primer libro impreso 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 309 

fué por Pablo Arriaga en 1621; pero tenemos un Diccionario 
Aymará impreso en i6o4 por los Jesuítas y lo mas raro (¡¡ que 
hombres tan grandes ! ! ) en el pueblo de Juli que está en 
nuestros linderos con Bolivia. 

Entre las publicaciones especiales tenemos la Gaceta Mé- 
dica que publica la Sociedad de Medicina y el Católico. La 
primera no trata sino cuestiones de la profesión y la última 
versa sobre cuestiones religiosas y filosóficas ; pero desgra* 
ciadamente siempre en un sentido curialista. 

I^a Sociedad de Agricultura se compone de varios veci- 
nos notables y proprietarios que dictaminan sobre cualquier 
asunto del ramo siempre que el Gobierno los consulta. Aunque 
en los años de 1840 y i85?. se dieron decretos para organizar 
esta sociedad ; pero desaparecieron hasta que por ley de 22 de 
Diciembre dé 1869 se creó la que existe actualmente. 

El Cosmografiato fué instituido en 1667 con el objeto de 
enseñar la cosmografía ; pero hoy dia las atribuciones del 
cosmógrafo son calcular cada año el almanaque y foi*mar la 
Guia de Forasteros. 

Hay muchas otras sociedades particulares como : la Socie- 
dad Tipo^rcifita de Auxilios mutuos y la Sociedad Humanita'- 
ria de los Fundadores de la Independencia^ etc., etc., y varias 
logias masónicas. 

liima ha producido muchos hombres ilustres en santidad, 
ciencia, etc. , tomamos del Diccionario de Alcedo los siguientes. 

Santa Rosa de Lima su mas preciosa joya. Nació en 161 7 
y fué canonizada en 1G71. El Beato Martin de Porras, reli- 
gioso dominico, modelo de humildad. 

En las letras Pedro Reyna Maldonado, Obispo de Cuba, 
célebre autor. Miguel del Barco Centenera que escribió la 
(c Historia del Rio de la Plata. » Fray Buenaventura y Diego 
Salinas que han escrito muchas obras. Miguel de Lima que 
admiró en Roma por su sabiduría y memoria. José de Pardo 
Figueroa y los dos Pinelos (Antonio León y su padre Don 
Diego) que también han dejado escritos. 



310 GEOGRAFÍA 

Don Antonio Peralta y Barnuevo un gran sabio : escribió 
sobre las materias mas diversas, como observaciones astronó- 
micas, obras poéticas, una Historia de España, lima limata 
V Lima fundada. 

Don Pablo de Olavide autor del <c Evangelio en triunfo. » 
Fué perseguido en España por la Inquisición; se fundaba una 
de las acusaciones en lo que cabalmente le hacia mas honor, 
en una carta de Voltaire que decia : « seria de desear que la 
España tuviera cuarenta hombres como Olavide. » En Francia 
fué declarado por la Asamblea, Hijo adoptivo de la Nación 
Francesa : su proyecto de colonización de Sierra Morena nos 
muestra ademas su filantropía. Nació en 17:^6 y murió á prin- 
cipios del siglo. Es sin disputa uno de los Americanos mas 
ilustres. Todos estos datos los hemos tomado de una obra 
titulada <c La España » en donde está la biografía completa 
de este ilustre Limeño. 

Don José Manuel Valdez que ha dejado muchas memorias 
sobre medicina. También fué poeta, escribió una paráfrasis 
de los Salmos en versos elegantes y bien traducidos. 

Don Gabriel Moreno , maestro del sabio Unánue, redactor 
del Mercurio Peruano^ periódico muy superior á su época. 
Medico y matemático , calculó á principios del siglo para 
el Barón de Humboldt , el paso de Mercurio por el disco 
del sol. 

Don Manuel Lorenzo de Vidaurre, célebre jurisconsulto, 
gran canonista y orador. Era su enidicion inmensa y sobre 
todo hombre muy original en sus ideas. Ha dejado algunas 
obras como su Proyecto de código civil que equivale á una 
biblioteca. Proyecto de código penal y eclesiástico , Vidaurre 
contra Vidaurre y etc. 

Larriva, buen poeta satírico. Pando, jurisconsulto, autor 
de una obra de Derecho de Gentes^ fué ministro de España y 
del Perú. Ha dejado otros opúsculos y poesías. 

Don Felipe Pardo buen diplomático y eminente como poeta 
lírico y letrillero. Puede llamársele el ff Béranger del Perú. » 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 311 

José M. Tirado que es quizá el mejor orador que hemos 
tenido, pues la naturaleza lo habia criado para la tribuna : en 
sus discursos se veia el chiste, la sencillez, etc., era un orador 
completo. 

Don Francisco Javier Mariátegui que tanto ha brillado en 
el foro y la tribuna por sus conocimientos en materias canó- 
nicas é ideas liberales. El ilustrado Señor Charun, Obispo 
de Trujillo, buen escritor y orador. El sabio matemático 
Paredes, etc., y muchos otros que no mencionamos por que 
seria fatigoso. 

Razón de los ilustres ArzobisptMi de Iiiiii» desde 1» eonquist». 

D. Fn Gerónimo Loaiza. Primer Arzobispo de Lima, en el año i548, 
mnrió en aS de Octubre de iSjS. 

El Santo Toribio Alfonso Mogrovejoy elegido en iSyp, murió en a3 de 
Marzo de 1606. 

D. Bartolomé Lobo Guerrero y tomó posesión en 1609, murió en 8 dé 
Enero de 1622. 

D. Gonzalo OcampOy tomó posesión en Abril de i625, murió en Recuaí 
en 19 de Diciembre de 1626. 

Z). Fernando Arias de ligarte, tomó posesión i4 de Febrero de i63o, 
murió en 27 de Enero de i638. 

D, Pedro Filia Gómez y tomó posesión en 22 de Mayo de i64it murió 
en 12 de Mayo de 1671. 

Z>. Fr, Juan Almoguera, tomó posesión en 6 de Mayo de 1674? murió 
en 2 de Marzo de 1676. 

D. Melchor de Liñan y CisnéroSy fué Presidente y Capitán general del 
Perú y después Arzobispo de Lima, tomó posesión en i4 Febrero de 1678, 
murió el 28 de Junia de 1708. 

D. Antonio Zuloaga, tomó posesión en 21 de Mayo de 1714» murió en 
21 de Enero de 1722. 

D. Fr, Diego Morcillo , religioso Trinitario, Arzobispo de la Plata y 
Lima, tomó posesión en 18 de Diciembre de 1723, murió en 12 de Marzo 
de 1730. 

D. Antonio Escandon de Chileáutes, tomó posesión en 3 de Febrero 1732, 
murió en 28 de Abril de 1739. 

D. José A, Cebállos Escandon , tomó posesión en 10 de Septiembre 
de 1742, murió en 16 de Enero de 1745. 



318 geografía 

D. Pedro A. Barroeta, tomó posesión en 26 de Junio de 176 1, pasó á 
Granada en 18 de Septiembre de i^SS. 

D. Diego del Corso^ tomó posesión en 27 de Noviembre de 1759, murió 
en Jauja en 28 de Enero de 176 1. 

D. Diego A, de P arada ^ tomó posesión en aS de Noviembre de 1762, 
murió en 23 de Abril de 1779. 

D, Juan Domingo Gomales de Larreguera , tomó posesión en 1 5 de 
Febrero de i'-82, murió en 8 de Marzo de i8o5. 

D. Bartolomé María de las Héras, Obispo del Cuzco de donde fué ascen- 
dido á Arzobispo el 18 de Noviembre de 1806, se retiró á España por ene- 
migo de la Independencia en 5 de Septiembre de 182 1. 

D, Jorge de Benavente^ tomó posesión en 23 de Junio de i834 j murió el 
10 de Marzo de 1839. 

D. Fray Francisco de Sales Arrieía, tomó posesión en 24 de Enero de 
1 84 1» murió el 3 de Mayo de i843. 

D. Francisco Javier de Luna Pizarro, tomó posesión en 5 de Abril 
de 1846, murió el 9 de Febrero de i855. 

D, José Manuel Pasquel, tomó posesión en 16 de Diciembre de i855, 
y murió el 1 5 de Octubre de 1857. 

Últimamente rige la iglesia de Lima el Illmo Señor D. José Sebastian de 
Goyeneche y Barreda que era Obispo de Arequipa y tomó posesión del 
Arzobispado el 1 5 de Octubre de 1859. 

Plaza del Aeho. 

Sensible cosa es que aun se perpetué con el mismo ardor 
del siglo pasado, el juego bárbaro de toros, diversión feroz y 
monótona , que tanto alliaga á los Limeños. Horrorízase la 
imaginación al concebir tan sangriento espectáculo en el si- 
glo XIX. Y se horroriza aun mas al ver el deleite que produce 
en los espectadores el acto de dejar en el sitio, muerto 
al toro de una certera estocada ! ! ! Igual sensación experi- 
mentan , cuando el adalid , poco feliz , por haber errado el 
golpe, es víctima del animal : se considera una diversión 
verlo pelotear entre sus bastas y aun dejarlo sin vida ! ! ! 

La Plaza en que se juegan los Tonos es un inmenso anfi- 
teatro, pues se dice que puede contener hastíi 20.000 espec- 
tadores. Se llama Plaza delAcho. Y cuando el país progresa 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 313 

tanto y se halla animado por el vapor y el adelanto gigantesco 
de las artes ¿ puede soportarse la lucha del hombre con el 
toro ? El elocuente Jovellanos se expresa , hablando de este 
asunto, en estos términos : 

« Estas fiestas que nos caracterizan son los eslabones de 
nuestra sociedad, el pábulo de nuestro amor patrio y los 
talleres de nuestras costumbres políticas. Estas fiestas que 
nos caracterizan y nos hacen singulares entre todas las na- 
ciones de la tierra, abrazan cuantos objetos agradables é ins- 
tructivos se puede desear. Quién, acostumbrado, á sangre 
fria, á ver a un hombre volando entre las bastas de un toro, 
abierto en un canal de una cornada, derramando las tripas 
y regando la Plaza con su sangre : un caballo que herido 
precipita al jinete : que lucha con las ansias de la muerte : 
una cuadrilla de toreros despavoridos huyendo de una fiera 
agarrochada : una tumultuosa gritería de innumerable gente 
mezclada con los roncos silbidos y sonidos de los instrumen- 
tos bélicos, que aumentan la confusión y espanto ; ¿quién se 
conmoviera, después de esto, al presenciar un desafío ó una 
batalla.^ 

¿Quién, admirando la subordinación de un pueblo inmenso 
á quién (en la ocasión que se concede mas libertad) se le 
presenta el verdugo que le amenaza con la esclavitud, podrá 
extrañar después la opresión del ciudadano.^ ¿Como reunir á 
la plebe para tanto desorden? » 

Concluyamos diciendo : que la diversión de Toros es bár- 
bara y hace poco honor á Lima. 

Paseos públiros. 

Tres son los paseos principales de Lima : el de la alameda 
Viejay poco frecuentado : él de la del Acho y Amancaes. 
Sin embargo se visita todavía la bellísima Portada del Callao^ 
en que los pájaros, árboles, etc., hacen muy ameno el sitio. 

fia Alameda de los Descalzos ó Alameda Viejaya se le 



314 geografía 

llamará Nueva porque se ha hecho completamente desde el 
nivelado). A derecha é izquierda hay vistosas verjas de fierro, 
dejando terreno para jardines : la adornan 12 estatuas de 
mármol que representan los 1 2 meses y una hermosa arbo- 
leda da sombra, fresco y hermosa vista á los paseantes. Esta 
obra se debe al tesón de su director el capitalista D. Felipe 
Barreda. Tiene 5oo metros mas ó menos de largo. 

La Alameda de Acho es amenísimo sitio; tiene á su derecha 
al Rio Rímac y á su izquierda en el ovalo, la Plaza de Acho, 
en él que se ha colocado últimamente la estatua de Colon. 

Paseo de Amaneae». 

El Paseo de Amancaes (debería decirse Amancayes^ por 
derivarse de Amancay; pero los Limeños se han resistido 
en esta voz á observar las reglas gramaticales), que se abre 
et 24 de Junio, dia de San Juan Bautista, es sin duda el mas 
pintoresco que tiene Lima y que, á no ser de tan corta du- 
ración, pues concluye el 3o de Septiembre dia de San Geró- 
nimo, haría de esta ciudad la mansión de la isla encantada de 
Camóens. Hay al Norte de Lima y como á media legua de 
distancia, una colina que reviste la naturaleza con todas sus 
galas y con un verdor de admirable lozanía, matizado con 
millares de Amancayes del mas hermoso color amarillo. La 
(exquisita fragancia que despiden estas flores, la reunión de 
las bellas Limeñas que ostentan todas sus gracias en este 
paseo y el punto de vista bajo el cual se ve la ciudad, cons- 
tituyen de este colina un paraíso terrenal. 

Como lindo é ideal jardin, les damos la razón á las Limeñas 
de que olviden por él algimas veces sus precisos quehaceres; 
por que los poéticos cuadros de la naturaleza pueden, en 
verdad pagarse á precio muy elevado. 

En este como en otros paseos y en las casas particulares se 
descubre la grandeza y opulencia de la antigua Gudad de los 
Reyes. Multitud de lujosísimos coches, tirados por briosos y 



DE LA REPÚBLICA DEL PEHU. 3i5 

hermosos caballos, ruedan por las calles como en las prime- 
ras ciudades de Europa. Asombra el lujo de las casas de los 
ricos y aun de los que solo tienen medianas entradas ; y hay 
algunos de aquellos que remudan cada tres ó cuatro años 
toda la mueblería, que cuesta algunqs miles de pesos. Una 
soirée de las personas de tono, es asunto de cuatro ó cinco mil 
pesos; ó cuando menos de mil. 

En donde se manifestaba sobre todo la opulencia de Lima 
era en el recibimiento que hacia á los Virreyes. Se dice : 
que cuando entró el Duque de la Palata una calle de Liitia 
por donde pasó estaba toda enlosada con plata que se ha 
estimado su valor en 80,000,000 de pesos. Y lo mas admi- 
rable es que el lujo en Lima no se ha circunscrito á una sola 
clase de la sociedad, pues no es raro ver a las mulatas llevar 
pañuelones de seda y objetos de valor. 

La Limeña no tememos decirlo, es la mujer graciosa y al- 
hagüeña por excelencia. Son generalmente de ojos negros, 
vivos y expresivos, muy airosas, pies y manos de rara per- 
fección y de una gran agudeza en sus dichos. Por ésta razón 
han atraido la atención de todos los viajeros y en su conver- 
sación se encuentra amenidad y chiste. 

Otro de los lugares de recreo para el pueblo es el Circo de 
Gallos^ cuya diversión consiste en ver pelear dos de estos 
animales y que manifiesten su valor y destreza, quedando 
alguno de ellos dueño del campo. Aimque no está en el 
mismo nivel de barbarie que la lidia de toros ; pero no pode- 
mos dejar de condenarla igualmente. Es increíble el precio 
que llega á tener un buen gallo para los aficionados; gene- 
ralmente cuestan de 17 á a5 pesos; pero ha llegado el c^so 
hasta de dar 100 pesos por uno de estos animales. 

Cuatro palabras sobre IO0 airuadorrs. 

Es un escándalo que en una ciudad de tanta importancia 
como Lima, no haya agua limpia para el consumo, porque 



316 GEOCiBAHA 

unos cuantos negros aguadores han monopolizado este ramo, 
á tal extremo, que maltratan brutalmente á los que van á las 
piletas públicas á sacarla, no siendo aguadores matriculados. 
No hay precio, ni súplicas que basten para que le surtan á 
uno de agua el dia que no quieren traerla ó cuando la casa 
está lejos de la Plaza. Parece increíble semejante narración y 
sin embargo es la verdad. 

Este mal cesará pronto con la colocación de cañerías de 
fierro por una empresa particular (i). La agua vendrá por 
tubos de fierro á las pilas públicas y los particulares podrán 
tenerla en sus casas pagando según convenio. 

Doto0 estadístieos. 

Creemos de mucha utilidad publicar los siguientes datos 
que darán á conocer mejor que nada el movimiento de la 
capital. Es sensible que no se pueda hacer otro tanto con las 
demás ciudades del Perú por falta de materiales. 

La población de la capital ha tenido la siguiente marcha. 
Lima la fundó Pizarro con lo Españoles. Este número se 
acrecentó hasta 70 |>ues de Sangallan vinieron 3o y ü5 de 
Jauja. Después la población ha sido en las diferentes épocas 
la siguiente : 

4600 li,20-2 

i700 37,2ri9 

1700 52,027 

1820 64,000 

1836 (2) 54,618 

1859 100,341 

Según este último censo pi\icticado por el Doctor Fuentes 
resulta : que íí3,7i4 eran Limeños, 37,ó3o son de los otros 

(i) Hoy tlia cslc mal ha desaparecido completamenle, pues las casas de 
Lima se surten de agua por cañerías en el Interior, en que no hay otro 
trabajo que abrir la llave. 

(i) Esta diminución que vemos después del aíTo 20 provino sin duda de la 
guerra de la independencia y trastornos sucesivos que desolaron la capital. 



DE LA REPÜBUCA DEL PERÚ. 317 

pueblos del Perú y 39,697 son extranjeros. Pero es nece- 
sario no prestar mucha fe á todos estos censos por la dificultad 
que hay para hacerlos y las falsas ideas que hay en el pueblo, 
de tal modo que en las casas jamas se dice el número com- 
pleto de inquilinos. Hay quien cree que atendiendo á la mor- 
talidad de Lima, su consumo y movimiento, la población llega 
á i5o,ooo habitantes. 

Durante los dos años de 1869 y 1860 la mortalidad ha sido 
la siguiente : 

1859 1860 

Hombres . 1,334 1,233 

Mujeres 1,079 994 

Párvulos 1,816 1,435 

En 1 86 1 este número disminuia mucho. La causa de la 
gran mortalidad en 1 869 fué la horrible peste de viruelas. 

El estado sanitario en los seis hospitales el 3o de Noviembre 
de 1 860 era el siguiente : 

San Andrés 370 

Santa Ana 280 

Hospital de la Misericordia 161 

Hospicio de Huérfanos 64 

Id. de la Maternidad 2 

Id. de Incurables 24 

Total 901 

El número de locos en 1860 era de 164 repartido así : 

Hombres. Mujeres. 

81 83 

Entre los hombres la raza blanca era la predominante y 
sobre todo los comerciantes. Entre las mujeres la raza negra 
V sobre todo las costureras. 

La proporción de los legítimos á los ilegítimos es la si- 
guiente. En 3,o34 que nacieron en 1860 : 

Legítimos. ilegítimos. 

1,384 1,630 



318 GEOGRAFÍA 

La raza negra es quien da mas hijos ilegítimos. Siendo la 
proporción de 4 á 5. 

El número de nacidos es de 8 por dia y en la proporción 
de I por cada 33 habitantes. 

El número de matrimonios durante 1809 y 1860 ha sido: 

1859 1860 

285 378 

La causa principal de este aumento fueron los terribles 
temblores de Abril y Mayo que obligaron á algunos á refor- 
mar su vida. 

El consumo en Lima, representado por valores, fué en 
i852 de 6,041,293^, en i8oj de 7,887,650 jjí, en 1869 de 
9,187,690^, por consiguiente aumenta por término medio 
cada año 349,485 <$. 

El consumo diario de nieve es^or término medio 4j95o li- 
bras, lo que hace al año 1,806,^9 libras. Ya se hecha de 
ver que en los meses de Noviembre á Mayo se consume mas 
como que es la estación de verano. 

El consumo de carne es el siguiente : 

CamedeVaca 10,195,000 libras. 

Id. de Carnero 2,128,200 ¡d. 

Id. de Puerco. 625,230 id. 

Aunque no es este el lugar para tratar la estadística crimi- 
nal y de correos ; permítasenos insertarla aquí como que son 
ramos que dependen de la capital. 

En 1860 habian 4^í> presidarios clasificados así : 

Peruanos. Extranjeros, 

337 89 

Según esto resulta que : por cada cinco peruanos presida- 
rios hay un extranjero; pero suponiendo 5o, 000 extranjeros 
en el Perú , la proporción entre el número total de pobla- 



I)K LA REPÚBLICA DEL FKllL. 310 

dores y los criminales será en los Peruanos de i por cada 
j,6oo y en los extranjeros de i por cada 56o ; 6 lo que es lo 
mismo que por cada presidario peruano hay lo presidarios 
extranjeros en igualdad de población. 

La. Administración de Correos fué incorporada a la corona 
por real cédula de i3 de Octubre de 1 768 ; pues aunque esta- 
blecida en i5i4 habia sido de propiedad particular; pero en 
1772 fué organizada por D. José A. Pando mandado expre- 
samente por la corte de España. La administración dependia 
exclusivamente del Director y los Virreyes en nada se mez- 
claban. Establecida la independencia dispuso el Libertador 
Bolívar por ley de 19 de Noviembre de 1824 que la Admi- 
nistración de Correos dependiera del Ministerio de Gobierno 
en todo y por tanto que él era quien debia reglamentarla. 

El número total de piezas que despachó la Administración 
general de Correos en 1857 y 1860 ha sido : 

1857 * 1860 

284,34^2 507,315 

Kl aumento de 224,97^ se debe al establecimiento de estam- 
pillas y seria mayor si se reformaran muchas cosas que faltan 
en el sistema actual. 

El siguiente cuadro dará idea completa del movimiento de 
Correos en los dos años antedichos. 

1857 i 860 

Cartas importadas (I) 120,500 231,982 

Id. exportadas 110,493 186,226 

Pliegos y paquetes importados 7,881 9,027 

Id. id. exportados 4,694 6,288 

Certificados importados 966 981 

Id. exportados 356 745 

Impresos importados 15,104 29,736 

Id. exportados 24,348 42,330 

Total 284,342 507,315 

:ij Incluimos en este número lascarlas franqueadas. 



320 GEOGRAFÍA 

Alrededores de Iiinia* 

En los alrededores de Lima se encuentran los pueblos 
siguientes : 

Luriganclío y jite^ distantes una legua hacia el Nor Este, 
los que son muy pobres y reducidos* 

Miraflores. Es una bonito pueblo á orillas del mar á dis- 
tancia como de dos leguas. 

La Magdalena, también á orillas del mar. Estos dos pue- 
blos son excelentes por la bondad de su clima y la pureza de 
sus aires, sobre todo para los que padecen del pecho. 

Chorrillos á orillas del mar y á distancia de tres á cuatro 
leguas de Lima. Es un pueblo que bajo su aspecto físico nada 
tiene de notable, lo único que lo ha hecho prosperar es, que 
es el lugar de reunión de toda la buena sociedad de Lima en 
la estación del verano para tomar baños de mar. Su clima es 
generalmente recomendado para curar enfermedades del pe- 
cho y aun las del estómago por la buena cualidad de sus aguas. 
Este pueblo está unido á lima por un ferro carril construido 
en 1857 por el capitalista D. Pedro Gandamo. 

A poca distancia de Chorrillos están los pueblos de Surco^ 
Lurin y Pachacamac notable el último por sus ruinas. 

Antisüedades. 

Cerca de Pachacamac existen las célebres ruinas del tem- 
plo de su nombre. Este templo existia antes que los Incas 
conquistasen el país. Pachacamac significa él que anima y da 
vida al Universo. El cacique que mandaba aquí hizo un tra- 
tado con los Incas y convinieron ambos en adorarlo. En este 
templo habia riquezas inmensas que fueron saqueadas por 
los Españoles. Se dice que se hacian sacrificios humanos. 

En el valle del Rímac habia un templo ú oráculo que era 
consultado, cuyas ruinas existen en Lurigancho y Ate. De 
aquí viene ki palabra Lima que es una corrupción de Rímac 
que en quichua quiere decir <c el que habla. » 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 



3S1 



PROVINCIA DK CHANCAY. 

Iiímltea. 

Confína por el Norte y Ñor Este con las provincias de Santa 
y Cajatambo, del departamento de Ancachs ; por el Este con 
la de Canta; por el Sur con la de Lima y por el Oeste con el 
Pacífico. 

Tiene 27 leguas de largo en dirección N.S. por la costa y 
lo mismo de ancho de E. a O. T^a idlla de Huáura es la capital 
de la provincia. 

Di¥i«ióii polillca« 

Consta esta provincia de diez distritos, dos villas, treinta 
y nueve pueblos y diez curatos. 

DUiiriUNi. 



Huáura (villa), 


Chécras, 


Huacho (villa}, 


Sayan, 


Chancay, 


Supe, 


Iguari, 


La Barranca, 


Pacchí), 


Pativilca. 


Curatos. 

• 


Huáura, 


Paccho, 


Huacho, 


Iguari, 


La Barrancu. 


Chancay, 


Sayan , 


Aucallama, 


Chccras, 


Pativilca. 



El número del clero de esta provincia, inclusos los curas 
é ínteres, es de 18. 



Ríos. 



Los Ríos que riegan esta provincia son : el Pasamayo que 
nace en Canta y el de Hiuiura queviene.de Cajatambo. 



TOM. I. 



24 



322 , GEOGRAFÍA 

Producciones j Clima. 

En la parte oriental de esta provincia se produce todos 
los frutos de la Sierra, como Maíz, Papas, Cebada, etc. En 
otros puntos se recoge Us^as, Frijoles, Alfalfa, Trigo y algu- 
nas frutas. 

Se cria algún ganado vacuno y lanar; pero el cerduno en 
grande cantidad, pues Lima se provee de esta carne casi 
solo de Chancay. Se calculan mas de 3o,ooo cerdos importa- 
dos anualmente á Lima de esta provincia, lo que le da como 
400,000 pesos de entrada. 

Hay algunas minas de plata y oro, aunque no bien explo- 
tadas : salinas muy abundantes de que se provee Lima y otros 
puntos. 

Estas salinas que ocupan leguas de extensión, son depósi- 
tos que deja el agua del mar. Se los extrae cortándolas por 
medio de unas hachas pequeñas y se sacan trozos de cerca 
de dos pies cuadrados que se les deja gotear y luego durante 
1 5 dias ó un mes se les expone al sol para secarlos. Guando 
se les saca son fácilmente desmenuzables ; pero con el tiempo, 
al cabo de unos 3 ó 4 años han adquirido la suficiente dureza 
para el embarque. 

Su clima es excelente, puede servir á los convalecientes 
de enfermedades crónicas. 

Hay un Puente de un solo arco, que se construyó bajo el 
Virreinato del Marques de Montes Claros. 

Deiicríiicioit física. 

fia villa de Cliancay está situada á una legua del mar. El 
desembarcadero es difícil. Son dignos de nota el convento 
de Franciscanos, la parroquia y el hospital. Fué fundada 
en i5G3 por el Conde de Nieva que era entonces Virrey del 
Perú. Hoy dia ha perdido mucho de su importancia. 



DE LA UEPUBLICA DEL PERÚ. 323 

La villa de Huacho está distante i4 leguas al Norte de 
Chancay. El desembarcadero no es difícil. En la rada se goza 
de una vista agradable, pues se ve un gran llano todo sem- 
brado en medio del cual está la ciudad , por otra parte el 
Océano y las islas San Martin, los Farrellones de Huáura, el 
Pelado y la bonita bahía de Salinas , mientras que al frente 
se dibuja sobre el horizonte la imponente Cordillera de los 
Andes con sus elevados picos. 

La villa de Huáura es importante por sus muchas fábricas 
de azúcar. El desembarcadero es malo ó mejor diremos no 
existe^ pues las rocas están talladas á pico y el mar siempre 
está agitado. 

Al Norte de Huáura y á distancia de 7 leguas está Supe 
con una población de 800 á 1,000 habitantes. 

Antigüedades 

Cerca de Huacho , existe una huaca de la que el pueblo 
cuenta mil ñlbulas. 

Cerca de Chancay, sobre el borde del mar, se encuentran 
unos edificios de adobe que se dice eran Graneros de los Incas. 

Cerca de Supe , se ven los restos de una ciudad antigua 
edificada en lo alto de un cerro. 



PROVINCIA DE CANTA 



liimitee* 



Confina esta provincia por el Norte con las montañas de 
Chécras que la separan de la provincia de Cajatambo del de- 
partamento de Ancachs; por el Sur con la de Huarochirí; 
por el Este con la Cordillera de la Viuda y la de Oyoa del 
ramal occidental que la separan de las provincias de Pasco y 
Tarma del departamento de Junin ; y por el Oeste con las de 
Chancay y Lima. 



». 



324 geografía 

Tiene 16 leguas de largo de Este á Oeste y 24 de Norte 
á Sur. 

La villa de Canta es la capital de la provincia. 

lUvlAion política. 

Consta esta provincia de ocho distritos, sesenta pueblos y 
nueve curatos.' 

Bi0lrito«. 

Canta, Lampiaii, 

Araguay, Pacaráos, 

Huaman tanga, Atavillos bajos, 

San Buenaventura, Atavillos altos. 

Ouralos. 

Huaniantauga, Canta, 

Araguay, San Bueaavenlura, 

Atavillos altos. Marca Pomacocha, 

Atavillos bajos^ Paripacaráos, 

Lampian. 

El número del clero de esta provincia, inclusos los curas 
é ínteres, es de 16. 

Rio«. — ]IIoiiiauas. 

Ksta provincia se compone de dos Quebradas, la una ba- 
ñada por un Rio que nace en la cordillera de Oyon ó Paca- 
ráos que baja á Cliancay ; y la otra situada en el extremo 
opuesto, es regada por el Rio Chillón. Son muy escarpados 
los costados de ambas quebradas y con rocas salientes que 
parece fueran á desplomarse. 

Producciones. 

Por ser muy quebrado el terreno , se hace el cultivo de 
las plantas en las laderas, ó andenes y en algunas llanuras de 
corta extensión. Maíz, Papas, Cebada, Legumbres, algunas 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 325 

raices y frutas, Alfalfa^ Trigo y etc., son las producciones 
principales en el ramo vegetal, debiéndose * advertir que las 
papas amarillas de Huamantanga solo tienen de rival á las 
del pueblo de Salamanca en la provincia de la Union. 

En Lachaque, pueblo del distrito de Danta , se produce 
muchas Ocas de que hacen un exquisito chuno. 

Se cria en esta provincia mucho ganado y hay en ella los 
animales que se encuentra en los puntos de serranía del Perú. 

En el Reino mineral es muy rica esta provincia. Encierra 
montañas abundantes en vetas de OrOy Plata, Iman^ Piedra 
Berroqueña, Pórfido, Pizarra en capas horizontales, Mercu-- 
rio en el cerro contiguo á las tierras de Huanchipuquio , 
Alumbre de buena calidad que llevan á Lima, Veso, Ca- 
parrosa, Piedra caliza. Plomo en Canta, el Pórfido rojo en 
Obrajillo, pueblo situado á la mitad del camino de Lima al 
Cerro de Pasco. En el Cerro de Pucachaca, de\ distrito de 
San Buenaventura, hay aguas termales que tiñen á rojo las 
piedras por donde pasan. 

Esta provincia es esencialmente mineral aunque por des- 
gracia se trabaja poco sus vetas. Hay metales de plata que 
dan aoo marcos por cajón ; mas como el país es escaso de 
lefia , emplean la Champa (tierra mezclada con grama , que 
cortan en panes rectangulares de media vara por lado, mas 
ó menos) que llevan al Cerro de Pasco para el beneficio de 
las minas. 

Clima. — IniluAtri». 

El clima es casi en todos sus pueblos frió, aunque sano. 
Los habitantes del distrito de Canta se ocupan en la arriería 
para conducir al Cerro de Pasco algunos de los mencionados 
artículos. 

La villa de Canta está situada en una extensa loma, ro- 
deada de elevados cerros y muy escarpados. Por su pié corre 
el rio Chillón. 



326 GEOGRAFÍA 



PROVINCIA 1>R HUAROCHIRI 

Iiiiiiite«. 

Confina esta provincia por el Norte con la de Canta ; por el 
N.E. y por el Este con las de Tarma y Jauja del departamento 
de Junin; por el Oeste con la de Lima, de donde comienza 
á cinco leguas del Cercado; por el S.E. con la de Yáuyos y 
por el S.O. con la de Cañete. 

Su largo es de 3o leguas de N. E. á S. E. ; iy su ancho de 
24 leguas. 

San Juan de Matucana es la capital de la provincia. 

JHiriflioii política. 

Comprende 10 distritos, 44 pueblos, 5 haciendas mine- 
rales, 4 chacras de pan-llevar, i4 estancias, 66 huertas y 
II curatos. Su población de 18 á p.o,ooo habitantes. 

Distritofl. 

San Juan de Matucana, San José de los Chorrillos, 

San Mateo de Huanchor, Santo Domingo de los Olleros, 

San Damián, Santa Eulalia, 

Santa María de Jesús de Huarochirí, Santiago de Carampoma, 

San Lorenzo de Quinli, San Pedro de Casta. 

Curatos. 

Matucana, San Damián, 

Yauli, Santo Domingo de Olleros, 

Carampoma, Santa Eulalia, 

S. Pedro de Casta, San Lorenzo de Quinti, 

Huarochirí, San José de los Chorrillos, 

San Mateo. 

El número del clero de esta provincia, inclusos los curas 
é ínteres, es de 17. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 3Í7 

Bio8. — A gima tenimle«. 

Pocos son los Ríos que bañan esta provincia. Nace el Rímac 
en esta provincia y algunas de sus aguas van á Cañete. 

En Yauli hay aguas termales, que curan muchas enferme- 
dades. 

Producciones. 

Algunos granos , legumbres y frutas se produce en esta 
provincia, pues su clima es variado como la configuración 
del terreno, que se halla todo en la misma cordillera y en sus 
vertientes hacia el Oeste. 

Es abundante en minas, aunque se explotan poco. Anti- 
guamente se trabajaban ocho minerales que están hoy aban- 
donados. 

El ganado tampoco es mucho, llevan el sobrante á la costa. 



PROVINCIA DE YAUYOS. 



láimites. 



La Guia (le Forasteros , los demarca perfectamente. 

« Su límites son por el Norte las provincias de Tarma y 
Huarochirí, confinando la primera con los pastos de las Ca- 
pillas de Surtucancha y Huacracocha y los de la hacienda 
de Cochas jurisdicción del distrito de Huañec, y la segunda 
con los terrenos del pueblo de Huañec y los de Viscas, este 
último perteneciente al distrito de Ayaviri ; por el Sur con la 
provincia de Castrovirreina , sirviendo de límite los pueblos 
de Chupamarca, Huanaco y Huamactambo distrito de Chu- 
pamarca ; por el Oriente las provincias de Jauja y cercado de 
Huancavelica, confinando con los pueblos de Laráos, Huan- 
tan. Tupe y Viñac, por el Occidente la provincia de Cañete, 
tocando con los pueblos de Viscas, Omas, Tauripampa, Po- 
roto, Santa-Cruz, Picamaran y Chocos. 



328 GEOGRAFÍA 

DiTlsioii politfca. 

Consta esta provincia de nueve distritos, una villa, que es 
Yáuyos, cuarenta y cuatro pueblos y siete curatos. 
Yáuyos es la capital de la provincia. 







IHfllritOM. 




Yáuyos, 






Ornas, 


Laráos, 






Tauripampa, 


Huanec, 






Pampas, 


Ayavirí, 




Chupamarca. 
Curmtom. 


Vinac, 

1 


Alun Yáuy< 


DS, 




Huanec, 


Pampas de 


Yáuyos, 


Ornas, 


Ayaviri, 




Laráos. 


Tauripampa. 



El número del clero de esta provincia, inclusos los curas 
é ínteres, es de i3. 

Bioe, liados, Cordilleras. 

Corren por esta provincia muchos arroyos, que forman los 
Ríos del valle de Cañete. 

Los principales son : Tomas, Huantan, Quisque, Yáuyos, 
Cusi^ Aucampi^ Pampas^ Tupi^ Huaillampi y Llcuigas- Tambo. 

Los lagos son : Obispococha, Tupe, Balzacocha, Huantan, 
Achicocha , Jilclacocha , Huañe , Pariaca , Huascacocha y 
Carania. 

Los picos principales de la Cordillera de los Andes en la 
parte que corresponde á esta provincia son : él de Turpo, 
Viñac^ Acchi, Huoñe, Huampuna, Lardos, Llanque^ Tomas, 
Pariacacay Chumoraran, Uites , Huascacocha, Carania y 
Ll orí gote- Yáuyos el mas alto y que pasa el límite de las nieves 
perpetuas. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 329 

ProduerioneM 9 Cliiii». 

Hay las producciones de la Sierra y Costa en esta provin- 
cia cuyos escabrosísimos caminos son horribles, en especial, 
aquel por donde se baja del pueblo de Pampas al de Tupe^ 
llamado de los quince mil escalones. 

En cuanto á producciones hay sobre todo lo que .los indí- 
genas llaman en quichua Ninya que es una especie de judia. 
Hay también Cochinilla y como es su clima tan diversificado, 
se encuentra tanto el Plátano, Caña de Azúcar y Viñas como 
Papas, Ocas y Trigo, etc. 

Abundan en sus montañas las Vicuñas y Huanacos y en 
las quebradas los Venados, Gatos monteses y Cuyes. 

En cuanto a aves se encuentran la Gallareta, el Pato, el 
Vanahuaico, Huachua, etc. » 

Críase ganado lanar de cuyas lanas los habitantes hacen al- 
gunos tejidos que venden en la costa. 

También se encuentran minas en esta provincia, aunque 
por lo general no explotadas. 

El clima es variado : cálido en Omas, Viscas, Pocoto y 
Catahuasi ; pero en los pueblos de Huarmecocha, Cuellor- 
cocha. Llanque y Minabamha se siente el frió déla Cordillera. 

Hay una laguna artificial cerca del pueblo de Vilca, for- 
mada por una gran cantidad de piedra pómez aglomerada, 
que es como una especie de dique, él que emposa el rio de 
Cañete. Esta agua al descolgarse forma naturalmente un her- 
moso juego de aguas. 

PROVINCIA DE CAÑETE. 

liiiiiltee. 

Confína esta provincia por el Norte con la de Lima; poi 
el N.E. con la de Huarochirí; por el S. con la de lea ; por el 
Este con la de Yáuyos; y por el O. con el Pacífico. 



330 GEOGRAFÍA 

Tiene treinta y dos leguas de largo de Norte á Sur y ocho 
á nueve de ancho de E. á O. 

La villa de Cañete es la capital de la provincia. 

Divisloii poljtiea. 

Esta provincia está dividida en ocho distritos, que con- 
tienen Tina villa, siete pueblos, trece anejos, tres aldeas y 
siete curatos. 





Distritos. 




Canele, 




Chincha alta, 


Pilcaran, 




Coa} lio, 


Luiiahuaná, 




Mahí, 


Cliincha Baja, 


Curatos* 


Chilca. 


(díñete, 




Pacaran, 


Chincha alta, 




Coayllo, 


Chincha baja, 




Lunahuaná, 



Chilca. 



El miiiiero del clero de esta provincia, inclusos los curas 
é ínteres, es de '20. 

ríos. 

Dos son los Ríos que bañan á esta provincia á saber : el de 
Jlíala ([lie nace en la laguna de Huascacocha en la provin- 
cia de Yáuyos ; el Rio de Cañete que tiene su origen en la 
laguna de Jilclacocha^ también en Yáuyos. Los rios Luna^ 
Ituaiuí y Pacaran son de poca importancia. 



Produccioucs. 



Abunda en esta provincia el Azúcar^ las Legumbres , el 
Fino^ las Frutas^ etc. 



/ 



DE LA KEPUBUCA DEL PEllU. 331 

De las ocho grandes haciendas de Cañete se elaboran 
anualmente desde la libertad de los esclavos decretada en 
1 855 como 20,000 panes de azúcar de dos y media arrobas 
de peso, que á veinte reales arroba, produce 560^000 pesos. 
Antes de esta época , el azúcar costaba de doce á catorce 
reales la arroba. 

Por haber subido el precio del azúcar se hacen ya pocas 
chancacas. 

En la Hacienda de Gómez y otras se saca mucho ron, cuyo 
precio medio allí mismo es de seis reales, el galón. Antes de 
1854 valia de cuatro á seis reales. (El galón es de 7 | libras 
y su gravedad específica de 25 á 3o quilates.) 

Esta industria deja mas cuenta que la elaboración del azii- 
car, á mas de que el ron se extrae de las mieles ordinarias \ 
de las cachazas y que son la espuma de los nielados (liquido 
del caldo cuando hierve). 

Son como 100,000 galones los que anualmente se saca 
en Cañete, que al precio medio de seis reales, dan 75,000 
pesos. 

Haciendo el cálculo de su actual producción , da Cañete : 

En a/Aicar 562,000 pesos. 

Frutos (le pan llevar 80,000 

Yanaconas 10,000 

Chancacas 25, 000 

Mieles finas 5, 000 

Ron ^5,000 



a. 



Suma total 757,000 peso 



s. 



Tal ha sido el producto de i85(>. 

El Frijol vale hoy cinco y seis pesos la fanega, cuando antes 
de la libertad de los esclavos valia dos pesos. 

El Arroz, por cuanto perjudica al terreno, por los muchos 

riegos que necesita, se cultiva poco y su precio es de diez pe- 

' sos : el saco es de 7 arrobas 1 5 libras. En Lima es su consumo. 



N 



332 GEOGRAFÍA 

No siempre se logra cosechar el Trígo, por el nublado ó 
tabaco que le ataca y le reduce á polvo. 

La Yuca y Camote se producen con una excesiva abun- 
dancia y es como el frijol el alimento del pueblo. 

Hay algunas fainas de que se saca aguardiente. 

Las frutas son muy sazonadas tales como Chirimoyas, Plá- 
tanoSy Melocotones, Naranjas, Guayabas, Pepinos, Grana- 
dillas, Paltas, Nueces, Palillos, etc., etc., lo mismo las Hor- 
talizas, que se encuentran en abundancia. 

lias Papas son escasas y por consiguiente c^ras; pero los 
otros frutos muy baratos. 

He aquí según Cordova (Estadística) el origen de algunas 
producciones importantes del país : 

a Se introdujo el trigo el año de i54o por Doña María 
Escobar en cantidad de medio almud, el cual se repartió 
íio granos por vecino. En Lima y sus cercanías se cosecharon 
mas de 80,000 por año hasta 1687, época del terremoto desde 
la cual la Argenia ó el polvillo ha impedido el cultivo del 
trigo. 

La vid Don Francisco Carabantes la mandó traer de las 
islas Canarias y el olivo lo importó Don Antonio de Rivera 
con vastagos de Sevilla. De estos solo tres estacas llegaron, 
liabiendo sido robada una ya plantada que fué trasportada 
á (]hile y produjo allí vastagos. Restituyóse sin embargo, 
merced á las cartas de excomunión que se circularon por todo 
el Perú. » 

Entre peces, el Pejerrey^ la Chita ^ el Bonito, etc., abundan, 
así como las Lisas. Hav Lobos marinos en una islita de este 
nombre, cerca de Cerro azul. 

A mas de los volátiles de Lima se cuentan las perniciosas 
Cuculíes, que acaban con el maiz, las Tortolitas y el Huan- 
chaco, los Buitres, Gallinazos^ el Piche {Chirote en Arequipa), 
Gorrión, Jilgueros^ Loros^ nocivos á los sembríos y otros mu- 
chos, etc. 

Pocas son his maderas de esta provincia, pues aunque hay 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 333 

Sauce, Aliso, GuarangOy Pcijarobobo y Caña braba^ en abun- 
dancia de que se construyen las casas de los pobres, no hay 
las de construcción. 

Abundan los insectos, sobre todo el impertinente Zan- 
cudo, las Pulgas^ Alacranes, etc. 

El Pifiue {pulcx penetj^ans) es una plaga de las mas noci- 
vas ; pues no solamente ataca al que vive en el desaseo. Es un 
animalito menor que una pulga, se introduce generalmente 
en los dedos de los pies y metido adentro hace su cria en tan 
abundantes bolsones, que al extraerlos quedan espantosos 
huecos. La comezón que causa es insufrible y á veces oca- 
siona lepra. 

Es muy escasa la provincia en minas; hay una de salitre 
en las inmediaciones del pueblo de Mala y una salina cerca 
de Chilca , en la que se encuentra ademas el carbonato de 
sosa. En el pueblo de Coayllo hay un mineral de cobre que 
está abandonado. 

Entre las cosas notables de la provincia debe considerarse 
la fortaleza antigua llamada Palacio del Inca, lo mismo que 
las acequias que riegan todo el valle de Cañete. Esta obra 
hidráulica asombra por su buena dirección y solidez : atra- 
viesa por peñascos y subterráneos, Al juzgar por ella se viene 
en conocimiento del adelanto de la industria entre los Incas. 
\a\ estúpida política de los Españoles fué de destruir todo y 
hacer desaparecer los restos de la civilización de los Incas. 
En el valle de Lunahuaná existia una magnífica fortaleza de 
piedra levantada por ellos á orillas del mar; pero á fines 
del siglo xvu fué destruida por orden del Virrey Conde de 
la Monclova para hacer el Castillo del Callao. ¡ Espanta tanta 
ceguedad y falta de sentido común ! 



DEPARTAMENTO DE HUANCAVELICA. 



Iijiiiiteii. 

Este departamento que era bajo el Virreynato la antigua 
Intendencia de Huaneavelica se restableció por supremo de- 
(TCto de 28 de Abril de 1889, después de estar suprimido por 
catorce años. 

Sus límites son : al Norte la provincia de Jauja del depar- 
tamento de Junin y la de Yáuyos de Lima ; al Sur la provincia 
Litoral de lea; al Este las provincias de Huanta, Huamanga, 
Cangallo y Lucanas del departamento de Ayacucho, y al Oeste 
la provincia de Cañete del departamento de Lima. La Ciudad 
de Huaneavelica es la capital. 

En la judicial está sometido á la Corte Superior de Ayacu- 
cho y en lo eclesiástico al Obispado de x\yacuclio. Su pobla- 
ción 76,000 habitantes. 

División política. 

Contiene cuatro provincias, á saber : 

Huaneavelica. Castro Virrevna, 

Angaráos , Tay acá ja . 



PROVINCIA DE HUANCAVELICA. 



liíniites. 



Confina al JNorte con hi de 1'ayacaja; al Sur con la de Castro 
Virreyna; al Este con la de Angaráes; al Oeste con la de 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 33.i 

Yáuyos del departamento de Lima, y al JNor Oeste con la de 
Jauja de] departamento de Junin. 

Diwisioii política. 

Consta de 4 distritos, i ciudad, 18 pueblos, 7 estancias, 
1 5 haciendas y 4 curatos. La ciudad de Huancavelica es la 
capital de la provincia. Los Incas la llamaban Huancavika. 





Bistritof». 


Huancavelica, 


Conaica. 


Acoria, 


Mova. 




Curatoü. 


San Sebastiaiu 


Santa Ana, 


San Antonio. 


Santa Bárbara. 



Prodiirrlones* 

Como el temperamento es frió, sus productos son los pro- 
pios á tales países; así es que se encuentra Maiz^ Cebada^ 
Papas ^ etc. Hay una planta lecha (stipa icchu) que sirve 
como combustible. 

Entre animales se encuentran : Huanacos^ Vicuñas^ Lla- 
mas ^ Viscachas^ etc.; pero la principal riqueza del departa- 
mento está en el reino mineral. 



Ciudad de HuaneAvelieii. 

La ciudad de Huancavelica está á 3,798 metros sobre el 
nivel del mar, su clima es frió señalando en el mes de Octubre 
por la mañana el termómetro de Fahrenheit 5|^, á medio dia 
jG á 57 y por la noche 48- Ll agua hierve á 18*^.^ de Fahrenheit. 
Fué fundada en i J72 por Francisco Ángulo con el nombre 
(le Villarica de Oropesa. Rstá dividida en dos parroquias y 



336 geografía 

tiene siete iglesias y una muralla contra las avenidas. Hay en 
la plaza mayor una bonita pila de piedra. Tiene dos pozos 
de aguas termales , la temperatura del primero es 8ü® y la 
del segundo 78^ F. Hay un colegio nacional llamado de la 
Victoria con 4, 1 85^ de entrada. Una escuela gratuita con 
G5 alumnos y 620 4> de renta. Un hospital con cinco salas, 
tres de hombres con 4o camas y dos de mujeres con 82. El 
Panteón que se construyo en i84o dista como un cuarto de 
legua de la ciudad. 

mUnerAleM. 

Las minas de mercurio forman la riqueza de esta provincia. 
La de mas importancia en este país, es la denominada Santa 
Bárbara y mas comunmente la Mina Grande. El Gobierno 
español que adjudicó esta mina al Erario Real, la trabajaba 
por medio de sus agentes, unas veces y otras la arrendaba á 
particulares ; como lo hace hoy el Gobierno del Peni por la 
mesquina suma de mil pesos anuales, no obstante de que 
todavía produce un año con otro, mil quintales de azogue. 

Según Ulloa, esta niiua está á 4v^<^>5 metros sobre el nivel 
del mar, es decir, 7G7 metros sobre la ciudad de Huancave- 
lica, aunque según M. Crosnier no debe pasar de 4oo me- 
tros. 

(uouio hace tres siglos que se trabaja esta mina y muchas 
veces por personas que carecían de conocimientos especiales, 
los trabajos son muy irregulares. 

El yacimiento (6 recuesto) es de una sucesión de capas de 
gres y de arcilla, al parecer verticales, de 100 metros de es- 
pesor medio, encajadas en capas de gres, de pudingas (/?oi¿- 
dingues) y de brechas (especie de mármol), de calcáreas y de 
arcilla, inclinándose el conjunto hacia el Oeste. 

El desarrollo horizontal de los trabajos es de 5oo metros 
en la dirección de las capas y la profundidad media de 60 me- 
tros , pudiendo fijarse la profundidad total en 35o metros 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 337 

desde el punto mas elevado (la puerta de Carlos III) hasta los 
talleres de San Juan Nepomuceno. 

Los límites de nuestro Tratado no nos permiten describir 
de un modo completo esta vasta mina. El que quiera impo- 
nerse en los pormenores puede leer lo que sobre el particular 
ha escrito el Señor D. Mariano Eduardo Rivero. 

El gres en que se han hecho las excavaciones de esta mina 
muda frecuentemente de aspecto, de duración, dexolor y de 
grano. A veces produce una ligera efervescencia con los áci- 
dos ; por lo común es exclusivamente silíceo. Suele también 
estar mezclado con un poco de cimento arcilloso. Se halla 
impregnado de cinabrio; pero con gran irregularidad, de 
tal manera que algunos de los pilares que aun subsisten en 
los trabajos superiores y los que no se podrían sacar sin ex- 
poner la seguridad de toda la mina, contienen hasta 3 por 
ciento y aun mas de mercurio metálico , mientras que en la 
profundidad no dan mas que uno ó dos milésimos ^ salvo 
algunos puntos en que llega á ocho y diez milésimos. 

En la cumbre de la montaña, es pues donde el yacimiento 
tiene mas potencia y riqueza así es, que en los dos primeros 
siglos de la explotación solían encontrarse muchas veces en 
medio del gres, impregnado ya fuertemente de cinabrio ve- 
tillas irregulares ó conjuntos de cinabrio en hojas (lameliaín*) 
enteramente puro. Muchas veces el gres está íntimamente 
mezclado con pirita arsenical , siendo entonces mas duro y 
pesado y produciendo mayor cantidad de mercurio que el 
gres ordinario : tiene sus manchas de sulfuro rojo de arsé- 
nico. También se encuentra en medio del gres numerosas 
tetillas irregulares de rejalgar maciso con pequeñas geo- 
das (piedras redondas y huecas) entapizadas de rejalgar en 
cristales muy brillantes y cavidades llenas de cristales blan- 
cos y cristalinos de sulfato de barita acompañado de un 
poco de rejalgar compacto ó cristalizado en agujas. A veces 
el sulfato de barita está íntimamente mezclado con granitos 
silíceos . 

TOME 1. 22 



338 GEOGRAFÍA 

Los mineros de Huaneavelica creen que estas masas de re- 
jalgar contienen grande cantidad de mercurio que no se 
puede extraer por el procedimiento actual ; pero M. Crosnier 
dedujo de sus ensayos que cuando mas habia de dos á dos y 
medio milésimos en dos muestras tomadas indiscriminatim 
y nada absolutamente en otra. 

En la mina de Santa Bárbara contiene ademas del gres 
mercurial los elementos de diferentes sales solubles que se 
producen diariamente á consecuencia de la oxidación de la 
pirita arsenical y de la cantidad de ácido sulfúrico y del sul- 
fato de fierro á que da origen esta oxidación. Las aguas de 
las lluvias internándose por las hendeduras de las rocas di- 
suelven las sales que se mezclan : el ácido sulfúrico libre obra 
sobre las partes arcillosas , resultando de aquí subsulfatos y 
sulfato neutro de protóxido de fierro : sulfato de alumina y 
probablemente sulfato de magnesia. 

Cuando se secan por cualquier motivo algunas partes de 
la explotación, las sales llegan á formar eflorescencias y cris- 
talizaciones en las grietas de las rocas y en la superficie, 
las que sostienen así suspendidas, por solo el efecto de 
su cohesión, fragmentos de gres de muchos quintales de 
peso ; pero que al fin se desprenden y caen cuando hay 
bastante humedad para destruir la cohesión de la capa de 
sales. 

Una enorme masa que se desplomó á mediados del siglo 
anterior, sepultó 200 trabajadores, catástrofe producida por 
haberse quitado pilares que sostenian la mina. En los derrum- 
bes hay partes que dan de tres á cuatro milésimos y están 
impregnadas de sulfatos de dümina y de protóxido de fierro 
que comunican á la arcilla bastante cohesión para que la masa 
se sostenga bien cuando está seca y que las sales se hallen en 
el estado sólido. La presencia de las sales indicadas y las alter- 
íiativas de humedad y sequedad son causa de que se forme 
frecuentemente costras ó cortezas salinas de color verde pá- 
lido, semi-trasparentes, compuestas en gran parte de sulfato 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 339 

de protóxido de fierro y un gran número de eflorescencias 
de sulfato de alumina, blancas, largas de 4o a 5o centímetros 
y de un aspecto como la seda. 

£1 trabajo mas notable de la mina de Santa Bárbara es el 
Socavón de Belén de mas de 6oo metros de largo, tres á cuatro 
de ancho y mas de cuatro de altura en ciertos puntos, ha 
costado mas de un millón de pesos. Partiendo del punto en 
que este socavón vuelve a unirse con los trabajos de la mina, 
da el corte siguiente (coupe): 

i^ Capas poderosas de arcilla endurecida; 

2^ Gres silíceo; 

3® Arcilla obscura endurecida ; 

4*^ Calcárea compacta negra con vetillas de carbonato de 
cal cristalizado ; 

5*^ Conglomeras y pudingas con núcleos de gres y de cal- 
cáreas mezcladas, reunidas por un cimento calcáreo y atra- 
vesadas por vetillas de espato calcáreo; 

6*^ Capas alternativas de calcárea compacta y de arcilla; 

y^ Brechas y pudingas de núcleos y cimento calcáreo. 
Este último sistema de capas tiene mas de cien metros de 
potencia. 

Todo este terreno atravesado por el socavón se halla ^1 
Oeste de las capas de cinabrio, al lado de los Andes. Su es- 
pesor total es de mas de 6oo metros. 

En la cumbre de la montaña, á 5o metros de la puerta de 
Carlos III, hacia el Norte, la cresta de capas mercuriales hace 
un resalte y forma una enorme roca aislada que se explota al 
raso y es atravesada en todos sentidos por excavaciones ir- 
regulares. 

Mina de la Fentanilla. Esta antigua mina se halla en la 
dirección del yacimiento (gisement) de Santa Bárbara á 3 ~ le- 
guas al Sur de Huancavelica. No hay en ella una veta que 
se pueda llamar tal, pero sí montones irregulares y vetillas 
diseminadas en la roca. El gres y las conglomeras calcáreas 
han desaparecido y están remplazadas por capas poderosas 



3iü GEOGHAFÍA 

de calcárea compacta, negra, bituminosa, cuyas cavidades 
están llenas de cristales puros de cal carbonatada. Encuén- 
trase el cinabrio en una arcilla ferruginosa amarilla, á veces 
impregnada de betún que se vuelve casi negra. Algunas 
muestras ricas en cinabrio contienen bolitas de mercurio 
nativo. 

Cree M*^ Crosnier que los yacimientos de mercurio del 
Perú pertenecen á los terrenos carboníferos de la formación 
jurásica ; y se funda en observaciones hechas en estas dos 
minas y la de Pucará. 

Mina de Quirarquíchújui. Se halla á dos leguas al Norte 
de Huancavelica. Está aguada, solo la trabajan de su cuenta 
unos pocos Indios. Se halla en los derrumbes grandes canti- 
dades de fragmentos de gres atravesados por vetas de cal 
carbonatada en hojas y trozos tan grandes como el puño de 
la mano, compuestos de dodecaedros metálicos agudos, pe- 
gados los unos á los otros, vadiando (jayonnaiit) de un centro 
común y cuyos vértices aislados tocan ligeramente {pjjleu-- 
rent) la superficie de los rognons. Todas las demás minas 
de Huancavelica, la mayor parte abandonadas hoy, son aná- 
logas á las que se acaban de describir. 



mercurio nativo eu el terreno de aluvión. 

Se ha encontrado muchas veces en el aluvión de cascajo 
mezclado con arcilla, sobre la cual está edificada la ciudad, 
á uno ó dos metros de profundidad, mercurio nativo en 
grande cantidad. El Cura de una de las Parroquias recogió 
en i85o de una zanja inmediata á la ciudad, como seis quin- 
tales de mercurio que salia en globulillos de las paredes de 
la zanja y venia á reunirse en vasos de arcilla colocados en- 
teramente en el fondo. Cavando unos metros mas se encon- 
tró mercurio ; pero á los quince dias se agotó esta especie 
de mina. Llegaron á cuarenta los quintales que se extrajo, 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 341 

fuera de lo que robaron los Indios y lo sacado antes que el 
cura trabajase allí. 

Hace siglo y medio que sucedió lo mismo en el interior 
de la ciudad ; pero en mayor escala. Es bien difícil explicar 
satisfactoriamente este fenómeno, mucho mas si se considera 
la suma facilidad con que el mercurio penetra las grietas de las 
rocas y del suelo hasta introducirse á grandes profundidades. 

Introducción del C^inobrlo en el Gred. 

Es indudable que los yacimientos de mercurio de la pro- 
vincia de Huancavelica, nada tienen de común con las vetas 
metálicas propiamente dichas. Las capas del terreno están 
impregnadas de cinabrio en un espesor de cien metros, lo 
que hace creer á JVP Crosnier que esta sustancia, que se vo- 
latiliza con tanta facilidad, ha debido penetrar en el estado 
de vapor, el gres y la arcilla, durante el solevantamiento 
que elevó casi hasta la vertical todo el conjunto del terreno. 
Y he aquí por que el cinabrio es mas ó menos concentrado 
en ciertos puntos y forma vetillas irregulares de cinabrio 
puro, en hojas y á veces en cristales aislados y he aquí tam- 
Lien por que se puede encontrar en los trabajos mas pro- 
iiindos de la mina de Santa Bárbara numerosas geodas, llenas 
<ie sulfato de barita cristalizado y vetas irregulares de rejalgar 
maciso y cristalizado. 

En fin los vapores sulfurosos y arsenicales, ejerciendo su 
reacción sobre el óxido de fierro contenido en el gres , han 
podido dar nacimiento á la pirita arsenical. Difícil cosa es 
concebir que el cinabrio se halla depositado al mismo tiem- 
po que el gres y la arcilla y menos aun se comprende como 
de que vehículo se sirvió para penetrar, á la manera del carbo- 
nato de cal, ó de la sílice, en las capas de arena, antes de su 
transformación en gres. Por el contrario, el reducimiento del 
cinabrio al estado de vapor y su inti'oduccion en las capas se 
eoricilia perfectamente con las ideas geológicas del dia. 



342 geografía 

modo de extraer el ntereurlo ea HiuoteiiTelle»* 

El principio de la extracción del mercurio se funda en la 
descomposición que experimenta el cinabrio ó sulfuro de 
mercurio por el calor. El azufre se va en estado de vapor y 
queda el azogue que se condensa. Cargan el horno poniendo 
por capas el mineral y cerrándolo, luego le prenden fuego con 
el combustible que es el icchu (una planta de la cordillera) 
ó la tachia el estiércol de la llama que según M*" Davelouis 
hábil metalurgista, es excelente combustible. Se quema el 
metal á una temperatura moderada de modo de transformar 
el cinabrio en mercurio metálico que se condensa en los re- 
cipientes. Este método es imperfecto y es una incompleta 
imitación del de Almadén en España , pues que para sacar 
20,5oo quintales de azogue por año han bastado 24 hornos, 
al paso que en Huancavelica se necesitarían para producir la 
misma cantidad 683 y por otra parte se obtiene en Almadén 
un diez por ciento mas de azogue. 

Produeeion de las mlnnn de Hiiaiieiiveliefi. 

Consta de los documentos oficiales del archivo de aquella 
provincia que desde 1571 que se empezó a explotar hasta 
1790 han producido sus minas de mercurio 1,040,469 quin- 
tales, que al precio de 75 pesos que lo vendia el tesoro real 
valen 76,954,257 pesos. Hay que agregar á esta suma lo que 
salia por contrabando protegido por los mineros de Pasco. 

Desde 1791 hasta 181 3 en que la explotación ha sido muy 
débil, el mercurio extraido según el Señor Rivero llega casi 
á 70,000 quintales. Y hoy dia apenas producen todas estas 
minas 2,000 quintales, cuya mitad se saca de Santa Bárbara. 
El número de cerros que encierran mercurio en las cercanías 
de Huancavelica es de 4i. 

También hay minas de plata, de oro y de cobre en el 
cerro llamado Potoche. En Nañanticos (en Palco), hay minas 
de plata que lo menos que dan es 4o marcos por cajón. 



PE ÍA REPÚBLICA DEL PERÚ. 



343 



BagOH de la cantidad de aiogue qve ha producido la Real Mina de Hvaneavelica. 









Quiüt. lib. onz. 








Quint. lib. onz. 


Desde 1571 á 1576.. 


9,137 91 


< 


Del frente 




4,576,262 25 


2 


— 


1576 


1593.. 


123,864 30 10 


Desde 1706 á 1709.. 


9,964 93 


3 


— 


1593 


1595.. 


7,921 82 


B 


— 


1709 


1713.. 


7,353 20 


» 


— 


1595 


1598.. 


23,286 61 


D 


— 


1713 


1716.. 


9,187 61 


j» 


— 


1598 


1601.. 


13,626 65 


)) 


— 


1716 


1718. . 


11,986 1 


n 


— 


1601 


1603.. 


11,037 33 


D 


— 


1718 


1721.. 


10,047 57 


)> 


^ 


1603 


1609.. 


15,300 32 


» 


— 


1721 


1724.. 


10,062 74 


» 


— . 


1609 


1615.. 


24,032 46 


D 


— 


1724 


1726.. 


4,024 55 


}i 


.^ 


1615 


1618.. 


17,103 56 


)) 


— 


1726 


1729 . . 


9,386 19 


» 


-^ 


1618 


1621 . . 


16,923 10 


» 


— 


1729 


1733.. 


18,054 44 


» 


— 


1621 


1624.. 


13,428 6 


» 


— 


1733 


1736.. 


13,417 3 


» 


-^ 


1624 


1626.. 


6,226 12 


J) 


— 


1736 


1748.. 


65,424 81 


5 


-^ 


1626 


1627.. 


2,936 68 


» 


— 


1748 


1752. . 


11,563 98 


» 


«^ 


1627 


1628.. 


5,040 36 


)) 


— 


1752 


1758. . 


29,761 12 


8 


— 


1628 


1630.. 


4,795 6 


» 


— 


1758 


1759.. 


8,316 36 


8 


— 


1630 


1632.. 


8,259 69 


)) 


— 


1759 


1762. . 


19,817 62 


8 


«- 


1632 


1633.. 


4,721 31 


» 


^ 


1762 


1763.. 


1,853 89 


» 


•.. 


1633 


1637 . . 


15,623 39 


» 


— 


1763 


1764.. 


9,824 58 


» 


^. 


1637 


1640.. 


17,609 52 


» 


— 


1764 


1766.. 


13,687 42 


» 


V.. 


1640 


1643.. 


9,632 5 


» 


— 


1766 


1767 . . 


4,033 64 


n 


».» 


1643 


1645.. 


16,961 39 


» 


— 


1767 


1768.. 


3,743 94 


» 


^. 


1645 


1646.. 


3,582 70 


» 


— 


1768 


1769.. 


12,493 73 


D 


^. 


1646 


1648.. 


17,371 65 


» 


— 


1769 


1770. . 


4,543 27 





w 


1648 


1651 . . 


8,352 11 


8 


— 


1770 


1771 . . 


5,063 11 


D 


^. 


1651 


1655.. 


29,339 75 


)> 


— 


1771 


1772.. 


4,719 27 


D 


... 


1655 


1657.. 


16,406 82 


}) 




1772 


1773.. 


4,262 75 


D 


,_ 


1657 


1660.. 


17,638 95 


)) 


— 


1773 


1774 . . 


4,833 56 


8 


_ 


1660 


1664.. 


21,977 93 


» 


— 


1774 


1775 . . 


5,014 24 


8 


,_ 


1664 


1666.. 


7,374 35 


)) 


— 


1775 


1776. . 


3,741 74 


D 


._ 


1666 


1668.. 


5,524 57 


)) 


— 


1776 


1777.. 


4,263 97 


8 


!_,_ 


1668 


1669.. 


11,007 18 


» 


— 


1777 


1778. . 


2,848 36 


D 


^_ 


1669 


1672.. 


10,749 83 


)) 


— 


1778 


1779.. 


4,475 75 


]) 


t 


1672 


1674.. 


18,114 71 


» 


— 


1779 


1780.. 


5,803 50 


]) 


^_ 


1674 


1677.. 


17,925 50 


]D 


— 


1780 


1781 . . 


3,062 50 


B 


, 


1677 


1679.. 


7,146 19 


)) 


— 


1781 


1782 . . 


1,783 45 


5 


^^ 


1679 


1682.. 


13,198 33 


)) 


— 


1782 


1783.. 


2,463 33 


» 


. , 


1682 


1683.. 


2,599 34 


» 


— 


1783 


1784.. 


2,612 89 


]) 


•— • 


1683 


1689.. 


25,301 70 


]> 


— 


1784 


1785.. 


4,493 37 


8 


._ 


1689 


1692.. 


15,300 53 


)) 


— 


1785 


1786. . 


3,648 50 


» 


._ 


1692 


1696.. 


18,170 33 


}) 


— 


1786 


1787.. 


2,400 » 


» 


^^ 


1696 


1701 . . 


21,062 86 


D 


— 


1787 


1788.. 


2,668 25 


» 


^» 


1701 


1704.. 


11,352 46 


» 


— 


1788 


1789. . 


1,619 80 


8 





1704 
urna. . . 


1706.. 

■■MI 

Á 


3,160 76 


» 


— 1789 1790.. 
Sdma total 


2,016 4 




S 


k576.262 25 


2 


1,040,469 30 15 



3U 



geografía 



Estado de lo que ha producido desde 1791 hasta la fecha que se expresa. 



AñoA. Quint. libr. 

1791 1,787 68 

1792 2,093 93 

1793 2,032 68 

1794 3,156 92 

1795 4,700 76 

1796 4,181 94 

1797 3,927 32 

1798 3,422 58 

1799 3,357 » 

1800 6,112 33 

1801 2,597 » 

1802 5,366 15 



Suma 42,736 29 



Años. Quint. libr. 

Del frente. . . 42,736 29 

1803 3,323 50 

1804 4,636 61 ^ 

1805 3,323 50 

1806 2,672 29 

1807 2,621 40 

1808 2,452 94 

1809 2,281 24 { 

1810 2,548 37 

1811 3,262 77 

1812 2,717 65 { 

1813 187 53 ¡ 



Suma total.... 69,766 10 f 



PROVINCIA UE TAYACAJA 



Confina al Norte con la Montaña ; al Este con la provincia 
de Huanta del departamento de Ayacucho; al Sur con la de 
Angaráes; al Oeste con la de Jauja del dej>artamento de Junin 
y al Sur Oeste con la de Huancavelica. 

HlviAioii política. 

Consta de 8 distritos, 28 pueblos, i38 haciendas, 82 es- 
tancias, 2 parcialidades y 8 curatos. I^a villa de Pampas es la 
capital de la provincia. 



Distritos. 



Pampas, 
Huaribaniba, 
Colcabamba, 
Paucarbamba, 



Surcubamba , 
Anco, 

Mavoc, 

•I 

Salcabaniba . 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 348 





€iirAtO0. 




Pampas, 




Surcubamba, 


Huaribamba, 




Anco, 


Colcabamba, 




Mayoc, 


Paucarbamba*, 




Salcabamba. 



€oii«titueioit ireoMirien* 

En la margen izquierda del rio Vscuchaca se hallan capas 
perpendiculares de calcárea silícea : en seguida se comienza 
á subir una cuesta escarpada de mas de tres leguas de largo, 
en la que se encuentra sucesivamente hiladas de gres, ama- 
rillas y de grano fino , gres mas ordinario , menos homogé- 
neo y atravesadas en todos sentidos por innumerables veti- 
llas de cuarzo compacto, algunas veces manchado con óxido 
de fierro : capas muy poderosas de brechas y de pudingas 
calcáreas enteramente semejantes á las conglomeras del ya- 
cimiento mercurial de Huancavelica ; por último la cima de 
la cuesta se compone de hiladas numerosas de calcárea com- 
pacta, gris, negruzca, con vetillas blancas de carbonato de 
cal en hojas y cristalizado en las geodas en dodecaedros 
metastáticos aplastados. Con las capas de gres de grano fino, 
á media legua de Yscuchaca, hay una veta vertical de un me- 
tro de potencia, formada por una especie de roca porfírica 
muy dura, que se halla dividida muy igualmente por una 
grieta de fierro oxidulado, cristalizado en octaedros. En la 
cima de la cuesta del Pampas, se le halla sobre la línea de 
perfil (/aíte) de un contrafuerte de la cordillera oriental 
que separa el pequeño valle del Pampas del de Jauja. 

Bajando la cuesta del Pampas, cambia completamente el 
terreno, pues se encuentra desde luego conglomeras y pu- 
dingas porfíricas de núcleo cuarzoso y mas abajo esquistos 
arcillosos de muy variados colores. Esta formación de esquis- 
tos es de 600 á 800 metros de potencia, y constituye exclusi- 



346 geografía 

vamente las montañas que cercan el valle del Pampas ; estas 
montañas presentan por todas partes formas redondeadas 
por cuanto los esquistos están casi en todas partes separados 
hasta cierta profundidad. 

Tulle del PáaiiiiMi. 

Este pequeño valle está casi encerrado en los primeros 
contrafuertes de la cordillera oriental ; apenas tiene cuatro á 
cinco leguas de largo y una y media de ancho. £1 aluvión 
de que está lleno proviene necesariamente de los detritos 
esquistosos de las montañas vecinas; es una arcilla bruta, 
muy ferruginosa y que solo contiene muy corto número de 
morcillos {guijarros) arrastrados de la cima de las montañas 
por innumerables torrentes en el invierno. 

A tres leguas hacia el Sur del pueblo de Pampas se estre- 
cha el valle y encajona profundamente, viniendo á reunirse 
al rio Mayoc las aguas de toda esta hoya. 

Saliendo de Pampas en dirección á Huanta se entra muy 
luego en las montañas que dependen de la cordillera oriental. 
Hasta el pueblo de Piscas y seis leguas de distancia solo se hal- 
lan esquistos (schistes) de naturaleza y color muy variables, 
otros esquistos cloritosos, verdes y de varias clases. Son atra- 
vesados por vetillas de carbonato de cal en hojas y por in- 
numerables vetas pequeñas de cuarzo blanco que se cortan, 
en todos sentidos. 

nájatas de Platn. 

A una legua de Púcas, hacia la cima de una montaña, se 
hallan minerales de plata antes explotados. Son de arcilla 
ferruginosa como los pacos de Pasco ; y contienen de 0,002 
á o,oo3 de plata. Hay ademas en los alrededores de Púcas 
ve^s de pacos y de galenas mas ó menos argentíferas. 

Desde Púcas á Colcabamba , distante cuatro leguas se en- 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 347 

cuentran sucesivamente esquistos de colores muy variados, 
pórfiros abigarrados, conglomeras porfíricas y calcáreas muy 
negruzcas con vetas delgadas de espato blanco cristalizado. 

Un poco antes de Colcabamba desaparece el terreno es- 
tratificado, que lo reemplazan rocas graníticas bien caracteri- 
zadas, en las cuales los granos de cuarzo y los cristales de 
feldespato son muy gruesos. El color general de la roca es 
el blanco amarillento que tira á veces á rosado. 

Yendo de Pucas hacia Huanta, por mas de diez leguas 
se halla el granito que forma una erupción longitudinal ; 
casi de N. á S., en medio de terrenos estratificados, meta* 
morfoseados y solevantados en todos sentidos. 

Desde Paucasbamba hasta Ghurcampa, distante ocho le- 
guas hacia el Sur, el camino va por los últimos contrafuer- 
tes de la cordillera oriental. El terreno contiene calcáreas 
compactas, grises ó casi negras, pórfiros rojos, conglomeras 
y pudingas porfíricas y una especie de toba {tuf) porfírica, 
gris, muy parecida al traquito. 

A media legua de Paucarbamba hay muchas vetas argen- 
tíferas que atraviesan las capas de pórfiros medio descom- 
puestos del Cerro de Pampalca; compónense estos metales . 
de galena y una mezcla de arcilla, de carbonato y de sul- 
fato de plomo terrosos, ensuciados por el óxido de fierro. 
Estos últimos tienen mas plata y los llaman pacos ^ nombre 
con el cual designan todos los metales oxidados y terrosos 
que no necesitan de la quema para la amalgamación. De dos 
muestras ensayadas por M^ Crosnier, dio la una o,oo4 y la 
otra o,oo5 de plata. 

Partiendo de Charcampa se baja una cuesta de dos leguas 
hasta el pueblo de Mayoc atravesando terrenos compuestos de 
muchas hiladas porfíricas, de toba, de pórfiros rojos, de gres 
y de arcilla esquistosa de colores variados. Las capas inclina- 



348 GEOGRAFÍA 

das por lo general 45*^ al Oeste y á veces casi verticales, son 
de poca potencia y en las escarpaduras ó barrancos en que 
la roca no es visible sino en un ancho de 5 á 6 metros, se 
hallan hasta 35 capas diferentes unas de otras por su natu- 
raleza, consistencia y color. Algunas solo tienen o™,o5 de 
grueso y con gres en láminas y arcilla esquistosa. El terreno 
es desagregado hasta una profundidad considerable y trans* 
formado en arcilla abigarrada sin consistencia por en medio 
de la cual innumerables torrentes han cavado sus cauces 
subterráneos. En Mayoc (pueblo) el rio de Iscuchaca toma el 
nombre de Mayoc y corre por entre montanas cuya base está 
formada de pórfido rojo obscuro Nace este rio en un pequeño 
lago del departamento de Junin, situado en una mesa de la 
Cordillera, al Sur del Cerro de Pasco, en donde se reúnen 
las dos cadenas formando un nudo. Desciende en seguida al 
valle de Jauja que lo atraviesa en toda su longitud : abajo de 
Huancayo vuelve á correr entre escarpadas montañas y des- 
pués de veinte leguas de un camino sinuoso recibiendo varios 
afluentes, entre otros los del valle de Huancavelica. 

El Mayoc penetra poca distancia en la hoya de Ayacucho, 
continua hacia el Sud Este por espacio de dos leguas, aumen- 
tándose entonces con todas las aguas de esta hoya ó valle, 
reunidas en el rio Huarpa, hace una inflexión al Este, entra 
en la cordillera oriental que se abre apenas para darle paso : 
corre luego por una quebrada sinuosa y profundamente en- 
cajonada : tuerce de nuevo hacia el N.E., caminando parale- 
lamente á su primera dirección hasta la altura de Huancayo 
entre dos montañas escarpadas, de manera que la provincia 
de Tayacaja forma así una especie de península. Por fin 
tuerce de nuevo hacia el Este, á reunirse muy luego con el 
Apurímac. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 349 



Terreno de aluvión. 

En la orilla izquierda del rio Mayoc, partiendo del puente 

colgante de mimbres liay por espacio de mas de tres leguas 

« 

aluvión considerable que ha formado aquel. El terreno es 
en general, de color rojo violeta: presenta una alternativa 
de capas horizontales de arcilla y guijarros rodados. 

ninfis de Huoilloy. 

En los alrededores de Huanta en medio de los primeros 
contrafuertes laterales de la cordillera oriental , se halla la 
población de los Indios Yquichanos. Contiene su territorio 
muchas minas explotadas en otro tiempo y abandonadas en 
la actualidad, á excepción del distrito de Huaillay situado á 
seis leguas de Huanta en el interior de la cordillera en me- 
dio de los Yquichanos. I^as minas que hace 20 años se tra- 
baja allí están en buen pié. En Pachanga es donde se bene- 
fician los metales; pero para llegar allí es menester atravesar 
dos contrafuertes laterales de la cordillera y dos quebradas 
profundas que van á terminar hacia el N. en el rio Mayoc. 
El terreno es enteramente semejante al que hay desde Pam- 
pas, esto es, pórfido abigarrado, esquistos, calcáreas, etc. 

El cerro de Ballesteros es el mas rico de Huaillay y las 
capas poco inclinadas son de calcárea como las de Pachanga. 
La mina de mas importancia que contiene es la llamada San 
Juan de Dios que ha producido en diversas épocas mucha 
plata, á veces macisa. 

El metal que hoy se extrae de la mina de San Juan de 
Dios se compone de una mezcla de galena, blenda y piritas 
<le fierro arsenical, mamelonada y en hojas : contiene cierta 
cantidad de plata, probablemente combinada, que varia de 
o,oo5 á 0,01 5. En medio del metal maciso y que no contiene 
plata visible se halla á veces diferentes combinaciones de 



350 GEOGRAFÍA 

antimonio y de plata que contienen hasta 76 por ciento de 
este último metal sin mezcla de ganga^ plata nativa ramifi- 
cada, plata antimonial diseminada en la galena y carbonato 
de cal en hojas. Hállase también bastante plata roja y plata 
sulfurada íntimamente mezclada con plata antimonial. 

Según M'* Crosnier qué ha ensayado los metales de San 
Juan de Dios en Pachanga , contienen estos todas las com- 
binaciones naturales de la plata, á excepción del cloruro, 
bromuro, yoduro y plata bismutal y entre estas dos ó tres 
aleaciones {alliages) en diferentes proporciones de antimo- 
nio y plata que constituyen sin duda especies mineralógicas 
nuevas y bien definidas. 

A mas de San Juan de Dios se trabajan hoy dia en el cerro 
de Ballesteros otras mas, aunque con menos lucro, tales son: 
San Pedro y Santa Catalina. A dos leguas de distancia de 
Pachanga, cerca del rio Mayoc, se explota también la mina de 
Pallea, en un terreno de pórfiro. Contienen á veces los me- 
tales de esta mina mucha plata macisa con ganga de cuarzo. 

Es bárbaro, según W Crosnier, el modo de beneficiar los 
metales de estas minas, pues, consiste solo en molerlo en sus 
molinos verticales de pórfiro, junto con el mercurio y lavarlo 
después en una cuba á la que entra una corriente rápida de 
agua. Sucede pues que los relaves contienen mucha plata^ 
mercurio, galena, etc. 

IMUncral de Iííiío-BmiíIi». 

Este mineral explotado antiguamente por los Españoles, 
se halla á quince leguas de distancia de la ciudad de Ayacu- 
cho y a 4 ó 5 de la línea de perfil {faite) de la Cordillera 
occidental. I^as mas ricas minas de este mineral son : San 
léOrenzo , Desesperada y Trinidad. La potencia de las ve* 
tas varia de o'",20 á o™, ib y el metal de estas dos ultimas 
que es casi idéntico se compone de una mezcla de pirita de 
fierro y de blenda cristalizada, de galena laminar (lameUairé) 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 351 

y de cobre gris compacto diseminado en la masa que está 
en el estado de sulfuro de plata casi toda ella. Una muestra 
de la Trinidad ensayada por M*" Crosnier contenia 0,0 1 de 
plata ; como el cobre gris formaba mas ó menos la décima 
parte de la masa compuesta en gran parte de pirita de fierro 
y de blenda, se puede suponer muy bien que contenia un 
décimo de plata. 

La mina de San Lorenzo está situada en la cumbre de la 
misma montaña. La roca que lo contiene es enteramente di- 
ferente j es una especie de pórfiro de granos cuarzosos. La 
veta recientemente descubierta se dirige verticalmente. Su 
dirección es de S. E. á N. O. Su potencia real de o°*,o5 á 
o™,o6. La ganga es exactamente el mismo gres metamorfo- 
seado que constituye la cima de la montaña. La veta exclu- 
sivamente metálica que se halla en el centro, se compone de 
mispickel laminar, ó tambien.de cristales aislados en las geo- 
das, de blenda y de galena y en fin de plata roja antimonial. 
Por ser muy dura la roca de esta veta, la han abandonado, 
á pesar de su riqueza. 

En San Pedro de Coris se trabajan seis minerales de plomo 
que dan de 20 á 3o quintales por cajón. Hay dos de plata 
de 4 á 5 marcos por cajón y otro que da hasta 5o. Hay ade- 
mas la mina de plata llamada Patituna que da 4 marcos; y en 
Otobamba hay una que da i marco y aun la mitad. La mina 
de plata Atillanqui está abandonada. 

Rio PámpiMi. 

Al pié de un primer contrafuerte paralelo , perteneciente 
al vasto distrito mineral de Castro-Virreina, por el lado del 
Oeste y á 4 leguas de la cadena principal, se hallan dos la- 
gos de bastante extensión y que presentan una anomalía 
única en su especie. El inferior se llama Clioclococha y re- 
cibe las aguas del otro, llamado Orcococha. El agua reunida 
de los dos lagos forma el rio Pampas, que nace al Sur del 



;i5á geografía 

lago Choclococha. Este rio en vez de dirigirse al Océano Pa- 
cífico, según las leyes ordinarias de la partición de las aguas, 
corre hacia el Sur y después de recorrer siete ú ocho leguas 
sobre la vertiente occidental, tuerce bruscamente hacia el 
Este, atraviesa la gran cadena por una garganta excesiva- 
mente estrecha y encajonada y va á reunirse con el Apurimac 
después de haber bañado la provincia de Cangallo del de- 
partamento de Ayacucho. 

El contrafuerte de que hemos hablado se encuentra des- 
pués de haber caminado sobre una mesa del paso de la Cor- 
dillera al Suroeste de Astobamba. 



PROVINCIA DE CASTRO VIRREINA. 



liíiiiltes. 



Confina al N. con la provincia de Yáuyos del departamento 
de Lima; por el N.E. con las de Angaráes y Huancavelica ; 
al Sud y Sud Oeste con la Provincia Litoral de lea ; al E. 
con las de Cangallo y Ayacucho; y por el Ñor Oeste con la de 
Cañete del departamento de Uma. 



División politim* 



Esta provincia tiene nueve distritos, una ciudad, cuarenta 
pueblos, seis haciendas, cuatro pagos y diez curatos. La 
ciudad de Castro Virreyna es la capital de la provincia. 





Distritos* 




Castro Virreina, 


1 


Huangascar, 


Huachos, 




Hunitará, 


Arma, 




Santiago, 


Chavin, 


Pilpicliaca. 


Córdova, 



ÜE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 3ü3 



Cwupmimmi 



Córdova, 


Huachos^ 


Huaítará, 


Pi'lpichaca, 


Arma y 


Ghavin^ 


Chupamárca, 


Santiago de Ghocoro, 


Víñac, 


Castro Virreina, 



INMrito mineral de Cüstro-Virreiiia. 

Al Oeste de la gran Cordillera de los Andes, casi en frente 
del pueblo de Santa Ana, comienza el vasto distrito mineral 
de Castro Virreina de 12a 1 5 leguas de extensión de Sur á 
Norte y de 5 á 6 de Este á Oeste. 

Contiene minas que en otro tiempo produjeron grandes 
riquezas, habiéndose explotado metales que rendian el 5o 
por 100 y se babian excavado y reconocido {cateado vulgar- 
mente) mas de 3oo vetas argentíferas. 

La falta de brazos, capitales y conocimientos necesarios, 
asi como la desfavorable posición del mineral que casi se 
halla en la línea de las nieves perpetuas y las guerras con- 
tinuas han sido la causa de que se abandone tan opulento 
mineral. 

El mineral de Castro-Virreina comienza á corta distancia 
de la línea de perfil {faite) en el nacimiento de los contra- 
fuertes que descienden hasta el Pacífico, extendiéndose por 
consiguiente sobre la vertiente occidental de la cadena, casi 
en frente de Pisco de donde dista 5o á 55 leguas. Su altura 
media sobre el nivel del mar es de 3,5oo á 4^000 metros. 
Calcula M*" Crosnier en 5o á 60 leguas cuadradas la zona 
aquifera {aquifcre) de este mineral ; y supone que los \ de 
esta superficie son vírgenes de explotación y aun de cateo 
(el acto de ir á buscar minas). 

El terreno de este distrito es exclusivamente de pórfido 
abigarrado, toba y pudingas porfíricas en capas solevantadas 

TOME I. 23 



354 geografía 

y contorneadas de diversos modos , cubiertas al E. y O. de 
capas de gres y de calcáreas silíceas , que pertenecen al ter- 
reno carbonífero. 

En el pié de las quebradas se encuentran innumerables 
turbales superficiales, que seria riesgoso atravesar en algunos 
parajes. Cortados en trozos rectangulares de \ vara de largo 
y algo menos de ancho, sirven para edificar y quemar. Se les 
llama Champa. 

Las minas de Astuhuaraca y la Caudalosa son las que mas 
llaman hoy la atención. Este punto es muy vasto y no nos 
es posible extendernos mas sin propasamos de los límites de 
un curso elemental . Pero si se considera que Castro- Virreina 
encierra ricos tesoros de oro y plata en sus entrañas, se verá 
que el Gobierno tiene que ocuparse seriamente de la explo- 
tación de estos veneros de prosperidad nacional, protegién- 
dola de todos los modos posibles. 

Los minerales de plata de Castro Firreina tienen por ley 
6, 12 y aun 25 marcos cajón. La de AiunsulUí no se sabe 
bien : se extrae al año de ambos como i , 5oo marcos de plata. 
En Huacor-Huaca hay minas de plata abandonadas que en 
otro tiempo fueron muy ricas. Hay oro en Buyalmasi, co- 
bre en Huallay. También hay plomo. Todos estos minerales 
están desgraciadamente vírgenes. 



ríos. 



Los rios unos van al Este y los otros al Pacífico. Los rios 
de Chincha y de lea nacen en esta provincia. 



Produeelonoi. — Indiuitrüi. 



En esta provincia se produce el Trigo ^ Maiz, Cebada, 
Papas y en algunas quebradas, buenas frutas. 
El ganado lanar y vacuno es muy abundante por los bue- 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 355 

nos y extensos pastos : lo mismo que las Llamas y Vicuñas y 
cuya lana es tan apreciada en Europa. 

La riqueza principal de esta provincia consiste en minerales 
de que ya hemos hablado. 

La industria fabril se reduce á tejidos de poca\impor- 
tancia . 



PROVINCIA DE ANGARAES. 

Iiiiiilte«. 

Confina por el N. con la de Tayacaja; al Sur y S.E. con las 
de Huamanga y Castro -Virreina; al Este con la de Huanta det 
departamento de Ayacucho y al O. con la de Huancavelica. 

IMirinlon política. 

Se compone de cuatro distritos, una villa, veinte y im 
pueblos, cinco estancias, diez y ocho haciendas y seis cura- 
tos. La villa de Acobamba es capital de la provincia. Su 
población poco mas de 20,000 habitantes. 





Distritos. 




Acobamba, 




Julcamarca, 


Cajas, 


€iirAta«« 


Lircay. 


Acobamba, 




Acoría, 


Gonáica, 




Lircay, 


Moya, 


Hineraloi. 


Julcamarca. 



I 



Se encuentra el gran cerro de Panipiti cuyo mineral da 
o a 12 marcos por cajón. También allí cerca hay minas que 



356 GEOGRAFÍA 

dan 7 á 8 marcos y que contienen ademas oro. Hay en dicho 
cerro Oro y Plata ^ Bronce y Plomo. En el cerro de Asculcochxi 
hay un mineral de pl^ta que se cree que da 8o marcos. En 
el cerro de Sulcannlca hay dos minas, una que da 4g marcos 
y otra que da 12. 

En los cerros de Yahuarcocha y Hachilla hay minas de 
plata, una de 3 á 5 marcos y otra de 5 hasta 25 marcos por 
cajón. En el cerro de Chontirca hay una que da de 4 á 8 
marcos. En el cerro de Jalean hay varias, unas de poca ley, 
otras de 5 á 6, de 12 á i3 y otra de 20 á 4o marcos por ca- 
jón. En el cerro de lacatana hay varias, desde 5 hasta una 
de 9 á 10 marcos. En el cerro de Chus pampa cerca de Aturirr 
huallay se encuentrati vetas argentíferas. En el* cerro de 
Antacaneha hay una de 8 marcos con liga de oro y otra que 
da de 3 hasta 8. Hay por último en los cerros de Cocapiti, 
Masan, Raeaeorral, Santa Úrsula y Colqui minerales de 
plata. 



DEPARTAMENTO DE AYACÜCHO, 



Este departamento era la antigua intendencia de Hua- 
manga y se le dio el nombre que hoy tiene por decreto dic- 
tatorial de 1 5 de Febrero de 1826, en memoria del triunfo 
definitivo de las armas del Ejército patriota sobre las de la 
metrópoli en 9 de Diciembre de 1824 en el campo llamado 
Ayacuchjo. 

Iiimite0. 

Confina por el N. y E. con la Montaña y las provincias de 
Convención, Abancay y Ay maraes del Cuzco; por el O. con 
las provincias de Tayacaja , Angaraes y Castro- Virreina del 
departamento de Huancavelica ; por el S.O. con la provincia 
Litoral de lea, y por el S. y S-O. con las de Camaná y Con- 

« 

desúyos del departamento de Arequipa. 

Su capital es Huamanga, hoy denominada Ayacucho. 

IMirinloii politiea. 

Consta este departamento de siete provincias, á saber : 



Huamanga, 




Huanta^ 


Andahuáylas, 




Lucánas, 


Cangallo 9 


La Mar. 


Parinacóchas, 



En lo judicial está sujeto á la Corte Superior de Ayacucho 



358 geografía 

y en lo eclesiástico al Obispo residente en la misma ciudad. 
Su población es de i3o,ooo habitantes. 



PROVINCIA DE HUAMANGA. 



Por decreto dictatorial de 1 5 de Febrero de 1825 se dio el 
nombre de Ayacuchok la antigua intendencia de Huamanga, 
en recuerdo de la batalla de Ayacucho, el 9 de Diciembre 
de 1824. Así es que solo la provincia del Cercado ha conser- 
vado el nombre antiguo de Huamanga, pues la ciudad de este 
nombre, lleva hoy él de Ayacucho. 

Esta ciudad dista io5 leguas de Lima por el camino de la 
Costa; y 1 14 por el valle de Jauja. 

Confina por el N. con la provincia de Huanta; al N.E. con 
la de La-Mar; al E. con la de Andahuáylas; por el N.O. 
con las de Angaraes y Castro Virreyna del departamento de 
Huancavelica , y al S. con la de Cangallo. 

]Mtí0íoií politic». 

Tiene siete distritos, una ciudad que es Ayacucho, veinte 
y nueve pueblos y once curatos. 

Ayacucho es la capital de la provincia. Su población 
3o, 000 habitantes. 





Dintritos. 


Ayacucho, 

Quinua, 

Acosvíncho», 


Tambillo, 

Chiara, 

Socosvínchos, 



Santiago. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 359 



f^uratoü. 

Sagrario, Santiago de Cachi, 

Santa Ana, Tambillo, 

Santa María Magdalena, Quinua, 

Ghiara, Cachívínchos, 

Huamanguilla, Ghungui, 

Anco. 



Los nos de jiyacucho y Huarpa corren por el pié de los 
últimos eslabones ó contrafuertes de la Cordillera Occidental 
6 de la costa. El terreno es de una constitución diferente de 
la de Huancavelica, pues desde Huanta hasta la costa de Pa- 
caicasa, solo se encuentra tufs calcáreos y margosos, arcillas 
y margas endurecidas y á veces rocas análogas al traquito; 
' pero mas blandas y de color blanquecino. Las capas son sen- 
siblemente horizontales; y según M. Crosnier, su formación 
es posterior á la época del solevantamiento de las Cordilleras. 

La mas notable de estas rocas es Ja que constituye una 
colina ex abrupto después del pueblo de Pacaicasa : su po- 
tencia es como de 200 metros y su estratificación, casi hori- 
zontal, solo se advierte á cierta distancia. Hacia la cumbre 
hay una roca blanca que deslumhra la vista, compuesta de 
cimento al parecer margoso y que empasta pequeños núcleos 
de forma irregular, unos blancos como la nieve parecidos á 
cristales de feldespato desagregado; los otros son duros y casi 
negros. Presenta muy distintamente los caracteres de roca 
volcánica y se puede designar con el nombre de tuf porfíricoy 
según M. Crosnier. 

Ayacucho está construido sobre rocas de origen volcánico, 
que forman al Sur de la ciudad hiladas bastante poderosas y 
casi horizontales. Es una especie de masa compacta de gris 
obscuro. Esta formación, de la que se saca la mayor parte de 



360 GEOGRAFÍA 

las piedras de construcción en Ayacncho , está cubierta 'én 
las inmediaciones de la ciudad de una capa de algunos metros 
de grueso formada por una roca negra, porosa y escorificada, 
muy semejante á los fragmentos diseminados en las hiladas 
inferiores. 

Ciudad de AjaeiieMe. 

Fué fundada en i SSg por Francisco Pizarro con el nombre 
de Hüamanga que viene de Huamanccaca (roca de aleones 
en quichua). Lá fundó, el conquistador, á pesar de la oposi- 
ción de los habitantes de Lima y Cuzco ; pero no en el mi^no 
sitio que hoy, sino en el lugar llamado Quinua-Cocha (Ibguna 
de Quinua). 

Posee una Universidad fundada en 1677? un Colegio semi- 
nario y él de San Ramón. La ciudad es bastante bonita. Sus 
calles son bien cortadas y su población de 20 á 25,ooo habi- 
tantes. La plaza mayor está rodeada de Portales donde está el 
comercio. La catedral es bastante bonita y llena de dorados. 
El Hospital tiene 70 camas para hombres, 4^ para mujeres 
y una renta de 6,000 pesos por año. 

Los Ayacuchanos se distinguen por su talento para la es- 
cultura, pues es increíble como se encuentra á cada paso hom- 
bres del pueblo (jue sin instrucción é instrumentos hacen 
preciosas figuras con una piedra que se llama de Hnamangay 
que es una especie de mármol. Si se fundara una escuela de 
escultura saldrían muy buenos artistas. 

Según la tradición Huawanga viene de Hiiamancca que 
en quichua significa hártate alcon que fué lo que le dijo Vi- 
racocha á su alcon al darle la carne, al tiempo que hacia la 
guerra á los del país. Otros creen que proviene de Huaman- 
ccaca que signifijca roca de alcon. El nombre de A^acucho 
viene de que al tiempo de conquistarse el país fué la ba- 
talla tan reñida que todo el campo quedó cubierto de ca- 
dáveres y de allí se le puso tal nombre que significa rincón 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 36Í 

de muertos. El nombre de la quebrada de Ayahuarcuna ^ 
cerca de Ayacucho, le vino porque habiéndose sublevado 
ios naturales, colgaron á todos los jefes de los Incas, pues 
Ayahuarcuna en quichua quiere decir sitio donde se cuelgan 
cadáveres. 

Cuenta Ayacucho algunos hijos ilustres. Alcedo cita á Doña 
María Teresa de Munive, Marquesa de Feria, mujer muy eru- 
dita que poseia filosofía, humanidades y versada en muchos 
idiomas. 

En nuestros dias á D. Antonio García de los Godos, un 
verdadero sabio, su cabeza era una biblipteca ambulante, 
siendo tal su memoria que no se le podia consultar cuestión 
ain dar alguna luz sobre ella, su aplicación era tanta que para 
no domirse cuando estudiaba se ponia una piedra en la mano 
para despertarlo con su caida sobre una palangana de agua 
que se ponia á los pies. Se nos ha asegurado que ha dejado 
escritas muchas obras y en tal caso es lástima que no se 
haga un esfuerzo por imprimirlas , pues redunda en honor 
del Perú. 

Ayacucho es residencia del Obispo de la Diócesis. Por bulas 
de Paulo V expedidas en 20 de Julio de 1609 y 16 de Enero 
de 1612 y Cédula de Felipe III se erigió en sede episcopal, 
desmembrando algunas provincias del Cuzco. 

C?onTenta«« 

Santo Domingo, La Merced, 

San Francisco, San Juan de Dios (Hospital], 

San Agustin, La Compañía. 

HonmsteriiMi (supresos). 
. Santa Clara, El Carmen. 

El número total de iglesias y capillas es de 24. La ciudad 
está dividida en tres parroquias): el Sagrario, Santa Ana 



362 GEOGRAFÍA 

y la Magdalena. El capítulo se compone de ocho canó- 
nigos. 

Hasta 1787 han regido veinte y seis Obispos, á saber : 

Electo. Cesó. 

Don Fray Agustín Carvajal. ........ 1611 — 1620 

Don Francisco Verdugo ¿ . . ifiaS — i636 

Don Fray Gabriel de Zarate. i636 — 1637 

Don Fray Antonio Gonderína i645 

Don Antonio de Gastro del Gastillo No admitió. 

Don Andrés García de Zurita i645 — i65o 

Don Francisco Godoy i65o — 

Don Fray Cipriano de Medina 

Don Vasco de Gontréras 

Don Sancho Pardo de Andrade y Figueroa. . 

Don Diego Ladrón de Guevara 

Don Diego Deza y UUoa 

Don Fray Alfonso Roldan 1723 — 1740 

Don Fray Francisco Gaicano 1741 — 174^ 

Don Miguel Bernardo de la Fuente Rosa . . • 

Don Francisco Gutierres ^745 — ^749 

Don Felipe Manrique de Lara 1760 — 1765 

Don Fray José Luis de Lila 1766 — '7^9 

Don Miguel Moreno y Olio 1771 — 1782 

Don Francisco López, Abad de Motril. . . . 1782 — 



PriMlaeelonefl. 

Tiene todas las producciones de los climas frios y tem- 
plados. 

I.a ciudad de Ayacucho está rodeada de Tunales {cactus)^ 
á tal extremo que muchos casi se alimentan con esta fruta. 
Se cree que las espinitas que tienen las hojas , al despren- 
derse por el viento, atacan los ojos y esta es la causa de que 
abunden los ciegos. 

Se encuentra también la Cochinilla^ que algún dia ha de 
ser una de sus valiosas producciones. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 363 



PROVINCIA DE LA- MAR 



Se erigió esta provincia por ley de 3o de Marzo de 1861 
desmembrando algunos distritos de Andahuáylas y Huanta, 



MjíwuAtem, 



Confina por el N. con la provincia de Huanta; por el O. 
con la de Huamanga; por el S. con la de Andahuáylas y por 
el E. con la Montaña. 

IHirlslen poliüca^ 

Su capital S. Miguel con cuatro distritos, á saber : 

WhmtrHom. 

Saa Miguel, Tambo, 

Anco, Ghungui. 

En cuanto á producciones, curatos, etc., etc., véase Hua- 



manga. 



PROVINCIA DE LÜCANAS. 



Iiimite*. 



Esta provincia confina por el Norte con la de Cangallo; por 
el N.O. con la de Castro Virreina ; por el S.E. con la de PaT 
rinacóchas; por el E. con la de Andahuáylas; y por el S.-O. 
con la provincia Litoral de lea y la de Camaná de Arequipa. Se 
le dan treinta leguas de ancho y en algunas partes doce leguas. 



1Ut1«íoií política. 



Consta de doce distritos , una villa que es San Juan de 
Lucánas, capital de la provincia, cincuenta y cipco pueblos, 



364 geografía 

siete aldeas, tres haciendas, tres asientos minerales, seis ca- 
seríos y catorce curatos. 



BisiritM. 




San Juan de Lucánas, 


Aucaráy 


Puquio, 


Cabana, 


Paraisáncos, 


Chipaoy 


Santii Lucía, 


Huacaña, 


Otoca, 


Querobamba, 


I^aramate, 


Sóras. 



Ounitos* 



Ijaramate, 


San Juan, 


Otoca, 


Huacana, 


Santa Lucia, 


Aneará, 


Cabana, 


Carhuanca, 


Chipao, 


Querobamba, 


Puquio, 


Lircay, 


Paraisáneos. 


Paico. « 



ProdueeiOBCS. — Clima. 

Sus frutos son los «de la Sierra, como Papas, Ocas, Trigo^ 
Maíz y en algunas quebradas otros granos y verduras, A 
excepción de la carne, es necesario que de los otros pueblos 
entren en ella víveres y aun ganado. 

Hay minerales de plata que son su principal riqueza. Ape- 
nas tiene un rio esta provincia y algunos arroyos, de donde 
se saca Bagres. 

Cerca del Pueblo de San Juan, anexo del Curato de Lucá- 
nas, hay vetas argentíferas que es todo el valor de la provin- 
cia, pues en los otros ramos es poco productiva. 

Pasan de diez las vetas principales explotadas cuya profun- 
didad llega en algunas a 180 varas. 



DE LA REPUBUCA DEL PERÚ. 365 

El clima es fiio s^un la altura del terreno ; pero muy 
sano en todas partes. 



PROVINCIA DE CANGALLO. 



MÁBáktem. 

Confina por el Norte con la provincia de Huamanga ; por 
el Oeste con la de Castro Virreina ; por el l&ste con la de 
Andahuáylas, y por el Sur con la de Lucánas. Es una que- 
brada de 24 leguas S.O. á N.O. y 18 de ancho. 

1HtI«Ioii pmUUem. 

Hay en esta provincia once distritos, una ciudad que es la 
de su nombre, una villa que es Hualla, cincuenta y dos pue- 
blos, cuatro haciendas, treinta y cinco estancias y once cura- 
tos. 

Cangallo es. la capital de la provincia. 

IHatritoik 



Cangallo, 




. Hnalla, 


Coica, 




Huambalpa, 


Canaria, 




Ocros, 


Chuschi, 




Paras, 


Carapo, 


Huancarailla. 


Sáneos, 


Cangallo, 


• 


Huancarailla, 


Canaria, 




Huambalpa, 


Chuschi, 




Hualla, 


Coica, 




Huancasáncos, 


Carapo, 


Vischongo. 


Faltos y Paras, 



366 GEOGRAFÍA 



El rio que la riega se llama Calcamayo, caudaloso por 
recibir varios tributarios que de ambas vertientes de la Cor- 
dillera bajan á reunírsele. Nace este rio en el lago Chocloco- 
cha, en la provincia de Castro Virreina. En Andahuáylas toma 
otro nombre. 

Produccione*. 

El temperamento varia con la éonfiguracion física del ter- 
reno; de tal modo que en los valles se produce la 6a/ia dulce, 
los Plátanos y otros frutos de la costa. En otros sitios se co- 
secha el Trigo, Maíz, Papas, Grttnos y otras especies, etc. Se 
cria el ganado vacuno, ovejuno y cabrío. De las lanas de 
estos, se fabrican varios tejidos, como pañetes, bayetas, to- 

■ 

cuyos, etc. 

No se conoce allí minas de plata. 

Hállase en esta provincia vestigios de un templo dedicado 
al sol , construido de piedras enormes y traidas de lugares 
muy lejanos. Dedicóse después este sitio al templo de San 
Juan Bautista donde está el pueblo de Vílcas. A una legua 
de este lugar, hay unas ruinas del Palacio de los Incas y en 
sus cercanías de casas y otros edificios, etc. 



PROVI]\ClA DE HÜANTA. 



liimites. 



Confina por el Nopie y el Este con la Montaña ; por el Sur 
con las de Huamanga y La-Mar; pOr el Oeste con las de 



DE LA REPUBUCA DEL PERÜ. 367 

Tayacaja y Angaraes del departamento de Huancavelica. Está 
circundada en su mayor parte por el rio Mantaro. 

Divlflloii política. 

Consta esta provincia de diez distritos , una villa que es 
Huanta, veinte y seis pueblos, veinte haciendas, veinte y cinco 
estancias y siete curatos. 
> La villa de Huanta es la capital de la provincia. 

■ 

Huanta, Huamanguüla, 

Luricocha, Carhuachuran ó Yquicha, 

Ypabamba, / Montaña de Acón, 

Sana, Choimacota, 

Viscatan, Paraíso. 

Cwupmtom. 



Huanta, 


Tambo, 


Luricocha, 


Carhuachuran, 


San Miguel, 


Aihuanco, 




Huamanguilla. 



Como en esta provincia hay muchos pueblos situados en 
rígidas Cordilleras y otros en profundos valles y en la Mon- 
taña, sus productos son variados según los climas. 

Los Yquichanos por su carácter intrépido y libre han oca- 
sionado algunos movimientos políticos que ocuparán notable 
lugar en la historia del Perú. 

En esta provincia se encuentran minerales de ]Síquel y 
Cobalto. 



368 geografía 



PROVINCIA DE ANDAHUAYLAS. 

I 

IiÍBiitefi. 

Confina por el Norte con la provincia de La-Mar; al Sur 
Oeste con la de Lucánas ; al Este con la Montaña ; al Sur Este 
con la de Aymaraes del Cuzco, y al Oeste con la de Cangallo. 

4 

Wnwímíon, prnliümm. 

Consta esta provincia de doce distritos , una villa de este 
nombre, treinta y un pueblos, cuarenta y nueve haciendas, 
diez y ocho estancias y once curatos. 

Andahuáylas es la capital de la provincia. 

Andahuáylas, Ongoy, 

Chincheros, Ocobamba, 

Cochárcas, Pampachiri, 

Huayana, San Gerónimo, 

Huancarama, Talavera, * 

Huancaray, Cachi. 

C^uratofl. 

Andahuáylas, Ongoy, 

Chincheros, Ocobamba, 

Cochárcas, Huancaray, 

Cachi, Pampachiri, 

Huayana, San Gerónimo, 

Huancarama, Talavera. 

ProdueciiMiCff. — Antisücdadcs. 

En cuanto á sus producciones son semejantes á las de las 
otras provincias del departamento. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 369 

Son dignas de nota las antigüedades que se encuentran 
cerca de Carumba á siete leguas de Andahuáylas. Se ve una 
gran escalera toda de piedra y bastante elevada. 



PROVINCIA DK PARINACOCHAS. 



limitiM. 

Al N. la provincia de Aymaraes del departamento del Cuzco. 
Al O. la provincia de Lucánas. Al E. la provincia de la Union 
y al S. y S.O. la provincia de Gamaná del departamento de 
Arequipa. 

Tiene 45 leguas de largo y 20 de ancho. 

lHTl«l«m política. 

Está dividida en diez distritos en los cuales hay tres villas, 
veinte y dos pueblos, siete caseríos, diez haciendas, veinte 
y nueve estancias y diez curatos. 

Pauza es la capital de la provincia. 

mmtrítom. 



Pauza, 


Pararca, 


CorcuUa, 


Pullo, 


Oyólo, 


Chuiiipi, 


Colta, 


Pacapauza, 


Lampa, 


Cora-Cora. 



€wumi€m» 



Pauza, 


Pararca, 


Pampamarca, 


Pullo, 


Oyólo, 


Chumpi, 


Colta, 


Pacapauza, 


Lampa, 


Cora-Cora. 



TOM. I. 34 



370 geografía 



luisas. -* Producdoitefl. 

La laguna de Parinacóchas es muy hermosa de la cual no 
sacan sus vecinos todas las ventajas que debieran. 

Esta provincia como es tan vecina á la costa tiene que ser 
de grande importancia cuando facilitadas las vias de comu- 
nicación pueda exportar el trigo y otros cereales de que tanto 
abunda, así como ganado vacuno. 

Hay algunas minas de plata que no se explotan con todo 

el empeño debido. 

Nos complacemos en insertar una comunicación del Señor 
Valbuena que la copiamos íntegra por ser interesante. 



Posición astronómica , mas aproximada : 

Entre 66'' 48' loDg. O. de París. 



_ yyO ^^1 ^ _ 



Latitud Sur : 



Entre i4*» 33'. 
— i5« 17'. 

Pauza, villa capital : 

Lat. S., i5« i' aSV; Long. O. de París, 77» 33' i5"- 

Coracora , villa de mas importancia que la capital Pauza : 

Lat. Sm 14*" 49'; Long. E. de Lima, 2^ 1 1' 19"; O. de París, 77*» 16' 26". 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 371 



• 



DUrtancia de 1» tUI» dé Coracer» á lo« piutins que á 

contiiiUaeioii «e expresan. 

Chumpi, villa, al S. de Coracora. .... 6 millafi. 

Pullo, al S \ . i3 — 

Chaipi , al S i a8 — 

Pararca , al E.S.E 3o — 

Pauza, villa capital, al E.S.0 3i — 

Lampa , al E 28 — 

Paca-Pauza, al E.N.E a5 — 

Colta, al E 3o — 

Corculla,alE . 48 — 

Oyólo, al E 48 — 

La laguna denominada Parinacóchas , que da el nombre á 
la provincia, tiene de largo de E. á O. 10 millas y su mayor 
ancho de N..á S. es de 6 millas. Dista de Coracora i5 milla^. 

El nevado de Sarasara en cuyo pié están la villa de Pauza 
y el pueblo de Pararca , se eleva sobre el nivel del mar 
•20,4oo pies. Su figura cónica y su aislamento, pues no cons- 
tituye sistema con ningún otro nevado, le sirve de mas realce. 

El ramal occidental de los Andes circumbala á Parinacó- 
chas por sus límites con las provincias de Aymaraes y laUnion; 
así que todo el territorio de esta provincia es ante-andino ; 
de contrario modo la representan cuantos mapas he visto , 
error que*el S*^ D*^ Paz-Soldan cuidará de evitar. 

A 16 millas al N.E. del Puerto de Chala y entre el límite de 
la provincia de Camaná y Parinacóchas, por el lado de mine- 
rales de oro de Huano-Huano (Camaná) se eleva otro ne- 
vado (que no es de todo el año) denominado Achataihua de 
14,000 pies de elevación sobre el nivel del mar. Se tienen 
indicios que este monte es volcan y se asegura por los que 
han subido á su cima que el cráter está abierto y que en 
los meses de Junio á Septiembre humea casi todos los dias« 
Esta montaña así como Sarasara, enteramente aislada , sin 
correspondencia de sistema alguno^ son únicos nevados que 
se encuentran dentro del territorio de esta provincia^ 



DEPARTAMENTO DEL CUZCO. 



Este departamento, uno de los mas importantes del Perú 
jpov su extensión y riqueza, confína por el N. y O. con la 
Montaña ; por el E. y S. con las provincias de Huanta y Pari- 
nacóchas del departamento de Ayacucho, sirviendo de límite 
el Apurímac y la Cordillera de Huanzo; y con las de La- Union 
y Caylloma del departamento de Arequipa ; y* por el S,E. 
con las de Lampa y Carabaya del departamento de Puno. 

En lo judicial está sometido á la Corte Superior del Cuzco 
y en lo eclesiástico al Obispo residente en la misma ciudad. 
Su población 800,000 habitantes la mayor parte raza indí- 
gena. La ciudad del Cuzco es la capital del departamento. 

El idioma actual de los Indios del Cuzco es el Quichua. Su 
religión la católica ; pero llena de superstición é idolatría. 

DItUiíoii polátic». 

Se compone este departamento de quince provincias, á 
saber : 



Abancay, 


Chumbivílcas, 


Anta, 


Cotabámbas, 


Aymaráes, 


Acomayo, 


Calca, 


Paruro, 


Canas, 


Paucartambo, 


Convención, 


Quispicanchi, 


Cánchis, 


Unibamba, 



Cercado. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 373 



PROVINCIA DE URUBAMBA. 



Confína por el N.E, y S.E. con las provincias de Paucar- 
tambo y Calca ; por el S. con el Cercado del Cuzco; por el S.O, 
con la de Anta; y por el O. y N.O. con la de Convención. 
Dista del Cuzco á Chequerec, límite de la provincia, cinco 
leguas. 

DlTlttloit política. 

Tiene seis distritos, una ciudad, tres villas, cinco pueblos, 
cuatro aldeas principales, diez y siete haciendas y cinco cu- 
ratos. Urubamba es la capital de la provincia. 



mmtrkUm. 



Urubamba, 

Ollantaitambo, 

Maranura, 


Santa Ana, 
Occobamba, 
Echarati y Mensura. 




Curatofl. 


Urubamba, 

• 

Yucay, 


Ollantaitamba, 
Huaillabamba. 
Máras. 



DeflcripeloB fiísica. 

La provincia de Urubamba se llamó Vucay en tiempo de 
los Incas, por su amenidad y hermoso clima y era el lugar 
de recreo de los reyes. Es un verdadero Edén, allí podría 
pasarse la vida del mqdo mas cómodo y agradable. No tiene 
el país recinto mas delicioso para calmar las penas de un co- 
razón abatido por la desgracia y los sufrimientos. 



374 geografía 

La Quebrada en la cual está situada Urubamba, tiene 
una atmósfera pura y transparente. Su situación es entre 
dos cadenas de montañas; una al Este, coronada de nieves, 
y la del Oeste como de una legua de altura y mas baja que 
la otra. 

Hacia el N.E., á i8 le^as de Ollantaitambo , atraviesa la 
misma cordillera de montañas nevadas, llamadas Puerto, allí 
está el vistoso valle de Santa Ana. 



RIofl. — dtma. 

El Río Filcamayo que viene desde Lampa , se reúne con 
el Amaihamha y mas abajo con el Paucartambo ^ Pacha- 
chacay etc. 

El clima en la quebrada, es suave y benigno; y las conti- 
nuas brisas mitigan los rigores de su profundidad. 



Reino aniínal. 

Hállase ganado ovejuno, vacuno, cerduno y escaso el ca- 
ballar. En Máras hay muchos Borricos, Cabras, faenados, 
Gamos, Javalíes de dos clases. Gatos monteses ó Leopardos, 
Ocates ó Gatos de algalia, Osos, Monos, Chinchillas, Ta- 
piros, yérdilla^s, Comadrejas, Viscachas, Siguáiros (especie 
de Conejos), Zorros, etc. 

Volátiles. Es innumerable la variedad de aves de este 
valle, á saber : Papagayos, Guacamayos^ Garzas, Gaviotas, 
Semorgujos, Palomas, Palomas torcaces. Perdices, Jilgue- 
ros, Gorriones , Golondrinas centinelas , Pitos, Cernícalos, 
Buhos, Halcones, Mochuelos ^ Lechuzas, etc. 

Peces. Hay muchos peces de diferentes clases : el mayor 
es el Umanto, Sábalos, Lentones, Dorados, Bagres ^ etc. El 
Umanto es de una carne exquisita. 

Reptiles é Insectos. Hay espantosos Culebrones; pero ino- 



DE LA REPUBUCA DEL PERÚ. 375 

fensivos y que hacen la policía de las casas , devorando to- 
dos los insectos. En Lucumayo y Mesacancha hay culebras 
de picadura mortal. Hállanse Lagartijas , que pican á los 
animales, Hormigas de varias clases, las llamadas Caquis 
hacen mucho mal á los Cocales, Yucales y Naranjos. Las 
llamadas Cluxco andan en columna cerrada á millares y de- 
voran a cuanto reptil encuentran en el camino. Entrando 
estas en una casa , es preciso huir de ella y desalojarla , 
para evitar el daño ; pero en pago la expurgan de todo in- 
secto. 

Hay AhispaSy j4 vejas de dos clases, pero solo una de ellas 
elabora buena miel : infinidad de Luciérnagas que desde 
Noviembre hasta Marzo brillan como fuego, volando k milla- 
res : Mariposas de muchos y muy vistosos colores. 

Reino Tcc^tel. 

Urubamba es en vegetales de una asombrosa riqueza. La 
Coca es la principal y mas valiosa producción : la Caña 
dulce, el Ca^ao, el Café, el Algodón de dos clases, una muy 
blanca de hebra larga y la otra de color musgo hermoso : la 
planta ^del Añil y un sin número de producciones adornan 
este encantado valle. 

Arboles. En punto á maderas es igualmente fértil este 
valle : abundan en él : el Cedro, el Sauce, Pisonáe, Álamo, 
Aliso, Olivo, Nogal, etc. En Santa Ana se hallan maderas 
ricas para construcción de muebles, por su vistoso jazpe y 
para otras obras de construcción. 

Flores. Hay pocas en el valle, entre ellas enredaderas 
blancas sin olor; pero en los parajes hondos se producen 
Naranjos, Limones que conservan en todo el año el azahar. 
En la Quebrada las Rosas, Claveles, Pantos, Amapolas , 
Ambarinas, Mosquetas, Manzanilla. 

Frutas. Son las principales las Chirimoyas de Mesacancha, 
Piñus, Paltas, Pacayes , Granadillas, Plátanos de cuatro 



a76 GEOGRAFÍA 

especies. Guayabas, Sandias, Naranjas dulces y agrias, Li- 
mones reales y sutiles, Toronjas, Cidras, etc. 

Cereales y Legumbres- Hay Trigo, Cebada, Maiz, Quinua, 
Habas, Alberjas, Frijoles^ etc. 

Hortalizas. Col^ Repollo^ Lechuga^ Acelga^^ Tomates^ JZjbu- 
palios y Lacayotes y etc. 

Raices. Vacas ^ Camotes, Cámaras, Papas, Oca^,PapaS'^ 
lisas. Achiran, etc. 

Reino mineral. 

Hay muchas minas de plata, tres de las cuales pueden ren- 
dir provecho : las otras están aguadas. Los ríos del valle 
contienen pepitas de oro; y se infiere que hay minas de 
fierro y alumbre. Hállase también el Amianto á tres leguas 
de la capital y en Máras algunas saUnas. 

Comereio. 

El principal es él de la Coca que se consume en el mismo 
departamento del Cuzco, en los de Arequipa y Puno, aunque 
ha decaido mucho. 

Se cultiva tabaco, llamado de la misión, un poco de caña 
dulce para elaborar azúcar. El comercio interior es de víve- 
res : los de Urubamba llevan al valle carne salada, bisco- 
cho, aguardiente, ganado lanar y vacuno, caballos, muías y 
efectos europeos, etc. También se comercia con los Chan- 
chos ó Indios bárbaros, que traen tejidos de algodón, buen 
cacao, algo de vainilla, loros, monos, pájaros raros y vis- 
tosos, etc., para cambiarlos con cascaveles, hachas, cuchil- 
los, tijeras, agujas, avalorios, espejos, botones, etc. 

Son dos estas naciones, la una llamada Antis y la otra 
Cliontaquiros. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 377 



ladvata^a. — Costmnbres. — AUikíentoa. — ITeatumrto* 

La agricultura es la principal y a la que se contraen casi 
todos sus habitantes. En la Hacienda de Echarati se produce 
una gran cantidad de Cacao que da el mejor chocolate del 
roundow Tiene unos 5o,ooo pies que dan como i,8oo arrobas 
por año que cada una cuesta en el Cuzco 1 5 pesos. El Cacao 
produce á los 5 años y empieza la cosecha en Diciembre y 
acaba en Junio. 

Las mujeres se emplean en hilar, tejer ponchos, Ilicllas 
(especie de poncho, pero mas pequeño) y fajas. 

En Yucay hacen carbón, cajetas y canastos que llevan a los 
otros puntos, como también la tara para tinta. En Huailla- 
bamba se hacen canastillas muy finas. En Urubamba extraen 
aguardiente de cebada : en Huyro y Umutu se elabora azúcar. 

Los habitantes son perezosos, inclinados á la bebida y se 
retiran á las Punas los' mas de ellos á vivir miserablemente. 
Trabajaban antes solo para pagar la contribución y la ga- 
nancia de la semana la gastan en embriagarse los Domingos. 
Sus danzas son como las de los Indios de Puno de que ya 
hablaremos. ^ • 

Se alimentan con papas en chupe (guisado de papas con 
manteca y queso y á veces con carne). Chuño (papas hela- 
das, exprimidas y secas), Ullucus (especie de papa pequeña y 
nerviosa), carne salada, habas cocidas, llamadas Puspu, rai- 
ces y verduras condimentadas con ají. Para los viajes , las 
habas tostadas son el fiambre. 

Los mejojres productos los destinan para venderlos y se 
quedan con los peores para su alimentación. 

El vestido es un calzón certo ceñido en]a rodilla, chaleco, 
chamarra , montera de bayeta con adornos (montera es es- 
pecie de sombrero ; pero que doblado en dos tiene la figura 
mas ó menos semicircular). Todos estos vestidos son de 
bayeta azul ó negra, ó de otros tejidos del país. 



3t8 geografía 

Las mujeres usan polleras largas de bayeta azul ó verde 
y Ilicllas (mantas cuadradas de una vara mas ó menos por 
lado) negras con tres listas paralelas de color en el medio 
y sus orillas prendidas con topos de plata, oro, ó cobre 
(topo es una cucharilla de paleta larga redonda y terminada 
en punta). En el cuello cargan un rosario de avalorios con 
cruzes y medallas de metal. Otras usan polleras rojas. 

Los que tienen la pretensión de ser nobles'ó Curacas usan 
mantas negras cuadrilongas, ó capas de bayetón negro y som- 
breros de vicuña de falda grande. 

KEoBiiiiieittos iiúblieiMi. 

La Iglesia de Urubamba es de bella arquitectura, de cal 
y canto, de una sola nave en forma de cruzero, el techo de 
teja y el campanario de piedra. Es de sesenta y ocho varas 
de largo, once y media de ancho y veinticinco de altura. 

La Iglesia de Yucay es de adobes. La plaza es cuadrada, 
con hileras de sauces paralelas á los cuatro costados : en e\ 
medio de ella se levanta una fuente para surtir á la población 
de agua limpia. Son las calles rectas, con acequias en el me- 
dio, se cuentan mas de doce magníficas que pueden riva- 
lizar con las mejores del Cuzco. Innumerables son los jardi- 
nes particulares arreglados de tal manera que con el arrayan 
forman diferentes figuras de arcos, columnas, etc. 

El Puente del rio de Urubamba es hermoso, de piedra y 
cal, de un solo arco. 

El pueblo de Yucay tiene dos plazas circundadas de unos 
árboles frondosos, llamados PisanayeSy lindas calles y bue- 
nas casas. Todos los edificios de estos pueblos con pocas 
excepciones son de adobes y los fechos de paja de la Puna ó 
del trigo. 



DE LA REPÜBUCA DEL PERÚ. 379 



Anti^Aedadies. 

Abundan en esta Quebrada las antigüedades del imperio 
de los Incas ; entre las que sobresale nna inexpugnable for- 
taleza situada en la altura de un cerro inmediato á Tambo, 
construida de enormes rocas irregulares, colocadas sin nin- 
guna argamaza; pero con un admirable ajuste. Hay en este 
castillo una puerta, plazuelas y baluartes simétricamente co- 
locados. Unos escalones largos y anchos son por donde se 
sube al edificio. Se llama la Fortaleza de Ollantaitambo y 
no se sabe la época de su fundación. 

Al entrar en el pueblo, se ve pintado un Indio con una 
honda en la mano en la angostura de dos cerros. Hacia el 
Oeste de la población se encuentra, entre muchas piedras de 
prodigioso tamaño , una que llaman la Cansada. Hay, en 
fin, en esta quebrada restos de palacios, jardines, baños, etc. 

Cinco leguas abajo de la misión de Gocabambilla, se en- 
cuentran, entre las ruinas de un pueblo, estatuas de oro y 
plata^ llamas, la mitad de oro y la ot^a de plata, utensilios 
de barro fino y otras muchas curiosidades. 



PROVINCIA DE CANAS. 



Iiimites* 



Confina por el N. E. con la provincia de Cánchis, por el 
S.E. con la de Lampa del departamento de Puno, por el S. 
con la de Caylloma del departamento de Arequipa y por el 
O. con la de Chumbivílcas. 

La provincia de Canas se extiende de N. á S., desde la cor- 
dillera de Chimhoya y Hatun-quenemari hasta las llanuras de 
O cor oro y tiene catorce leguas de E. á O. 



380 geografía 

Hay esta provincia siete distritos , dos villas , nueve pue- 
blos, sesenta y ocho Aillos, setenta y tres haciendas y siete 
curatos. 

Coporaque es la capital de la provincia. 

DUitrltos* 

Coporaque, Languí j Layo, 

Yauri, Llanaoca, 

S. Andrés de Checca, Pichigua, 

Oconiro y Condonama. 

Llanaoca, Pichigua, 

Langui y Layo, Yauri, 

Checca, Coporaque. 

Ocoruro. 

üeseripeloii fisiea. 

Marangani, situado á la orilla del mismo rio, dista tres 
leguas de Sicuani. A dos y media leguas de Sicuani, en la 
misma orilla, está San Pedro de Cacclia. Tinta tiene, en su 
anexo Combapata, lavaderos de oro, en el principio del rio 
de este nombre. 

Pampamarca , está al Sur de la Quebrada , frente de 
Combapata. 

Llanaoca está á dos leguas de Pampamarca ; y á las siete 
leguas de este último se halla Langui, en dirección de O. á 
E., situado á laS márgenes del lago de su nombre. En el 
extremo opuesto y á tres leguas de distancia está el pueblo 
de Layo, en el que hay un mineral de plomo-ronco (sulfuro 
de plata), del que se han sacado algunos marcos. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 381 

Ghecca, situado al Sur, tiene un mineral de piedra Imán, 
y otro de plata llamado Quespecita, cayos metales son pa- 
vonados (cobre gris) : á tres leguas de distancia está la capilla 
de Quechue : á las cinco de este está Pichigua, al £• del cual 
se halla el mineral afamado de Condoroma. A tres leguas de 
Pichigua está Vaurí. Se extiende su jurisdicción hasta Cayln 
loma, doce leguas hacia el Sur. Hay allí minas de Imán y 
Cobre. 

Coporaque está al Oeste de Fauri, a tíes leguas de dis- 
tancia. Un cerro que lo domina está reputado por muy rico 
en metales. En su cima hay un lago artificial que los indíge- 
nas creen que está encantado y en el que se hallan muchos 
tesoros depositados en tiempo de la conquista. Extiéndese 
su jurisdicción veinte leguas hasta un punto nombrado Su- 
cuitamboy en donde hay dos cerros, el uno llamado Torería, 
rico en metales, en el que se trabajaron muchos metales 
por fundición. La mina de Santa Lucía es la única que da 
metales de provecho. Son pavonados y acerados y los llevan 
á Caylloma. En fin, desde este cerro hasta Gondoroma, 
existen innumerables vetas vírgenes, de algún valor. 

Hay pues en esta provincia muchas minas de Oro, Plata^ 
Cobre ^ Piorno^ Iman^ Estaño y aun Mercurio. 

Los principales rios de esta provincia son: el Villa ó ^i7- 
canota, el Cambapata y el Apurímac. Este último nace en 
los cerros de Vilafro, de una laguna de este nombre. 

El Filcanota tiene su origen en la Cordillera de su nom- 
bre en una corta laguna, de la cual salen dos raudales, uno 
que se dirige hacia Lampa y el otro es el Vilcanota que re- 
cibe el desagüe de la Laguna de Tongasuca (esta Laguna se 
desagua en Vilcamayo por Tintac-marcci) y de otros arroyos. 
También recibe las aguas de la Laguna de Langui (de tres 
leguas de largo y una y media de ancho) y del Combapata 



382 geografía 

que nace de las cordilleras de Lampa y Garabaya : atraviesa 
las provincias de Quispicanchi, Calca y Urubamba y se in- 
terna por Santa Ana en la Montaña. 

El Apurímac después de reunirse con el Monigote ó Pa- 
rihuana (en Gaylloma), el- Acongahua^ Sañumayo^ Quero, 
Callqni^ Ocororo, Condoroma, Pichigua y Checca^ nacidos 
en las cordilleras de estas provincias gira deslindándola ó 
separándola, por una parte, de la provincia de Chumbivíl- 
cas y corre por las de Paruro , Abancay y Convención : en 
seguida corre por Vilcabamba, en donde cambia el nombre 
de Apurímac en él de Chape : reuniéndose después con el 
Pachachaca^ Pampas , Iscuchacd, Vilcamayo, Filcahamba, 
Lardes y Cónex y otros ya mencionados, da origen al cau- 
daloso Ucayali. 

Los tres Rios tienen puentes. En el Apurímac hay tam- 
bién uno de cal y piedra y otro de mimbre. He aqui como 
lo describe Castelnau (Vues et Scénes) : 

a En medio de una profunda quebrada de los Andes, el 
Apurímac se precipita con furia y produce un ruido tan es- 
trepitoso, que los Indios sacaron de allí su nombre, que si- 
gnifica el que habla como rey. liOs Incas construyeron sobre 
este torrente una obra que, á pesar de síi fragilidad, es objeto 
de la admiración de los viajeros. El que va de Lima al Cuzco 
penetra en una obscura cueva que, después de un largo 
trayecto y disiparse la sombra, se presenta un precipicio. 
Al bullicio de las aguas furibundas que pasan bajo nuestros 
pies con la rapidez del rayo á una espantosa profundidad, 
se vienen á unir los gritos agudos de los aves de tempestad; 
se ve delante de sí con una especie de estupor un ligero 
puente, hecho de mimbres que dan vueltas y se tuercen á 
merced del viento que se precipita en el abismo. Es necesa- 
rio cierto valor para aventurarse sobre tan débil apoyo, que 
viene á estar ligado en el borde opuesto á una excavación 
hecha por la mano del hombre en un inmenso muro de ro- 
cas verticales. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. • 383 

Cuenta la tradición : que cuando marchaba Pizarro á la 
conquista del Cuzco, fué detenido por tan inesperado obs- 
táculo. Sus soldados rehusaron arriesgarse sobre tan frágil 
sustentáculo* I^s habló por mucho rato ; pero sin suceso : 
viendo por fin que sus amenazas como sus súplicas eran va- 
nas, el atrevido conquistador arrimó las espuelas á su ca- 
ballo y pasó el puente con la rapidez del rayo ; sus compa- 
ñeros avergonzados de su vacilación, se lanzaron en seguida 
y el imperio de los Incas cayó en su poder. » 

En cuanto á otros pormenores de este caudaloso rio ya 
hablamos en la Idea General. 

Produeciones* 

Es muy abundante en esta provincia el ganado lanar y 
vacuno, las Llamas^ Vicuñas^ Huanacos^ Alpacas^ Venados^ 
Viscachas y otros cuadrúpedos. También hay Perdices ^ Pa- 
lorruiSy Codornices^ Pucupucos^ Acacllos^ Aleones^ Sacres y 
otras aves de rapiña. 

En el reino vegetal y animal, hay las producciones que per- 
mite el frió clima de la Sierra, esto es : Papas ^ Maiz^ Ocas^ etc. 

En tiempo antiguo habitaban estos lugares dos tribus 
llamadas Canas y Cdnchisy siendo el lindero de sus terrenos 
el rio Vilcamayo. De ahí ha venido el nombre de las dos 
provincias actuales. 



PROVINCIA DE C ANCHIS. 



Iiímitefl» 



Confina por el N. con la de Quispicanchi ; por el N.E. y 
S.E. con las de Carabayay Lampa del departamento de Puno; 
por el S.O. con Canas y por el O. con Chumbivílcas. 

La cordillera de Vilcanota es la que separa el departa- 
mento del Cuzco del de Puno en esta provincia. 



384 geografía 

Su extensión de £. á O. es de diez y ocho leguas y diez 
de N. á S. 

Se compone de seis distritos, dos villas , diez pueblos y 
siete curatos. 

Sicuaní es la capital de la provincia. 



IMMHtM. 



Sicuaní, Tinta, 

Marangani, Checcacupi, 

San Pablo de Cacha, Pampaniarca. 



C?iir»to«« 



Tinta, Tinyabamba, 

Sicuaní , Checcacupi, 

Marangani, Cacha, 

Pampamarca. 



Ríos. 



Los principales son el Vil cañota que ya heñios hablado. 
Tiene un puente natural y varios artificiales. Este Rio tiene 
su origen en la cordillera de este nombre al pié del pico de 
Vilcanota y después de recorrer una gran extensión se reúne 
al Apurímac. El otro rio de consideración -es el Checcacupi. 



AntlfflIedAdeff. 



En el punto llamado Cacche del distrito de San Pedro de 
Cacha, hay un edificio antiguo de grandes dimensiones con 
nueve puertas. Se dice que era el templo de Viracocha. 



DE LA REPÚBLICA DEL PEUU, 385 



PROVINCIA NUEVA DE aUISPICAXCHI. 



láúnitMi* 



La antigua proviticia de Quispicanchi ha sido dividida en 
dos, por ley de 23 de Febrero de 1861 , á saber : la de Quispi- 
canchi y Aconiayo, divididas por la cordillera de Yanacocha, 
Limita por el N., E. y N.E. con las de Calca y Paucartambo; 
por el O. y N.O. con las de Paruro y Cuzco; y por el S. con 

la de Acomayo. 

» 

Esta provincia consta de cuatro distritos y cinco curatos. 
Urcos es la capital de la provincia. 

IHsiritM. 

Urcos, Oropeza, 

Quiquijaoa, Ocongate. 

C^iiraios. 

I^s curatos son los mismos de la antigua provincia de 
Quispicanchi y los ponemos en la siguiente provincia. 

Peblaclon. 

La mayor parte de las tierras de esta provincia pertenecian 
antes á familias nobles del Cuzco. 

La antigua provincia comprendia 27 pueblos, con una po- 
blación que antes de i854 se elevaba como a 5o,ooo habi- 
tantes ; pero á la fecha debe ser menos a consecuencia de la 
horrible peste de fiebre amarilla que desoló este departa- 
mento en el año de i856. 

TOM. !•• 26 



386 geografía 



PROVINCIA NUEVA DE ACOMATO. 



láimltcfl* 



Confina por el N. con la provincia Nueva de Quispican- 
chi ; por el E. con la de Carabaya del departamento de Puno, 
divididos por la cordillera de Vilcariota; por el S. E. con 
Cánchis y por el S.O. con Chumbivílcas. 



IMvtolen pelítte». 



Consta de cuatro distritos. La capital de la provincia es 
Acomayo. En cuanto á curatos, rios, etc., son comunes á las 
dos provincias. 



Distritos. 



Acomayo, 


Sangarará, 


Pomacanchí, 


Roudocan. 




Curatos. 


Oropeza, 


Quiquijana, 


Andahuail illas, 


Marcapata, 


Urcos, 


Rondocan. 



Pirque. 

En el primer distrito están comprendidos, Acos y Huaiqui, 
en el segundo Acopia, San Juan, Santa Lucía, Saigua y Mo- 
sojllacta, en el tercero Marcaconga y Yanapampa; y en el 
cuarto Pirque, Papres, Sanca, Corma, Cuñutambo y Qui- 
h 11 ares. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 387 



Hacia la montaña de los Andes, en Cuchoa, corre un 
gran rio llamado A zara ^ que recibe varios afluentes en su 
camino y se reúne con el Marañon. 

El Rio Huatanay que pasa por el Cuzco desemboca en el 
VilcamayOy el que sale por el N. de la provincia hasta la de 
Calca y I>áres y entra en Cánchis. 

El Rio Apurímac pasa por un canto de la provincia , al 
Sud Oeste. 

Hay otro rio que se forma de dos lagunas que hay en 
Vilcanota y entra en Paucartambo. 

A media legua del pueblo de Oropeza, se halla la laguna 
Moina de mas de media legua de largo y un cuarto de legua 
de ancho. En ella hay pescado y algunos patos. Un extremo 
de este lago se halla al pié de un cerro, llamado Búmicollca; 
y allí se notan restos del Palacio del Inca Huáscar. Se dice que 
en el centro de este cerro están encerrados los tesoros de los 
once Emperadores que precedieron á Huáscar; y la avidez 
de algutios especuladores no ha hallado mas que Chinganas. 
' Junto al pueblo de Urcos se encuentra la laguna en la que 
según tradición , se arrojó la gran cadena de oro trabajada 
en el nacimiento de Huáscar ; pero no se ha podido encon- 
trar esta cadena, no obstante , los muchos esfuerzos que al 
efecto se han hecho. Montezínos niega la relación de Garci- 
lazo y supone que todo es una fábula. Su largo es apenas 
de 5oo varas, su ancho de 3oo y su profundidad en el centro 
es de 56 varas. 

Hállanse otros lagos pequeños de poca consideración y 
uno grande llamada Pomacanchi, de 3 leguas de largo y mas 
de una de ancho. 

EnQuiquijana hay aguas blancas, que toman el nombre 
de Parapuquio : esta agua se petrifica ; y las canales por 
donde corre es preciso abrirlos á pico de tiempo en tiempo. 



388 geografía 

Una costra de piedra envuelve á los palos (|ue dentro de esta 
agua permanecen y sin embargo es potable y sana. 



IPmmáummimm^ií, 



En el valle de Oropeza, muy inmediato al Cuzco, hay ha- 
ciendas de maiz, trigo y otros granos : frutas, hortalizas, 
hermosas casas de campo, huertas y jardines que adornan 
este valle. En los altos hay estancias de ganado vacuno y la- 
nar, de que se provee el Cuzco. También produce mucha Coca. 

Se hallan abundantes salinas hacia el Sur. 



PROVINCIA DE CALCA. 



liímitrs. 



Confina esta provincia por el N.O. con la de Urubamba; 
por el N.E. con la de Paucártambo ; por el S.E. y S.O. con la 
Nueva de Quispicanchi y la del Cuzco. 

El ancho de esta provincia, que es una Quebrada, es de 
dos á cinco leguas. 

DiiriAioii políüra. 

Esta provincia tiene tres distritos , dos villas, nueve pue- 
blos, sesenta y ocho parcialidades , setenta y tres haciendas 
y cuatro curatos. 

Calca es la capital de la provincia. 

mmtrkiom. 

Calca, Pisac, 

Larács. 

Calca, Chincheros, 

Lama y Coya, Pisac y Taray. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 389 



Ri««. 



El principal es el Filcamayo , que atra\iesa la quebrada, 
en la que hay puentes colgantes de mimbres : corre hacia la 
Montaña á juntarse con el Paucartambo, este rio también 
pasa por la provincia de Quispicanchi. 

Produecienes. 

Se producen allí cañas dulces con suma fecundidad, que 
maduran á los catorce meses. 

Los frutos son los de la costa y la sierra , como Trigo , 
Maiz , Granos , Papas , Ocas , etc. Las flautas y flores son 
también buenas. 

Abunda el ganado lanar y vacuno. En la parte del Este 
se atraviesa la cordillera por dos espaciosos valles, llamados 
Quillobamha y Amaihamha. El paso de la cordillera por el 
Norte es por los valles de Acahamha y Laráes. 

Hay varios animales, los comunes, domésticos y otros mas 
de la Montaña. 

Hacia el Oeste, á un lado de los valles Amailmwha y QuiU 
lohamha se halla el curato de Filcabamba, en donde solo 
se halla la memoria del último Inca en el pueblo de San 
Francisco de la Victoria, ciudad en otro tiempo populosa, 
abundante en minas que produjeron grandes caudales. 

Se ven aun hoy dia los vestigios del Palacio del Inca. 

Hay en el Vilcamayo sábalos, dorados, pejerreyes, etc. 

Los Indios Bárbaros han hecho de vez en cuando en esta 
provincia, espantosas y crueles irrupciones. 

En otro tiempo producia la provincia hasta 80,000 arrobas 
de azúcar de excelente calidad; pero ha disminuido mucho 
esta industria sobre todo por la falta de población que á lo 
mas será de 1 5, 000 habitantes. 



390 GEOGRAFÍA 



CUbui. 



Es como en los lugares de la Sierra : frió en lo general ; 
pero templado y aun cálido en las Quebradas. 

Hay algunas otras antigüedades en esta' provincia, como 
un castillo ó fortaleza. El cementerio de la Iglesia de Chin- 
cheros se compone de unas gruesas paredes de piedras, la- 
bradas y colocadas con admirables ajustes y con unos nichos 
en forma de garitas. 

Sobre un cerro inmediato al pueblo de Tambo se conserva 
una fortaleza de enormes peñas labradas, unidas de un modo 
tan exacto (]ue asombra al espectador, mucho mas no siendo 
sus figuras polígonos regulares; baluartes, puertas y plazue- 
las se hallan allí colocadas con arte; y unos escalones an- 
chos y largos forman la subida. También se ven callejones 
y terraplenes. 

A poca distancia hay dos pequeños castillos como para 
hacer las fortificaciones v avanzadas. En ellos se hallan unas 
peñas agujereadas, por donde pasaban una cadena para atar 
al Sol, razón por la que aquel sitio se llamaba Intihiíatana, 
ó lugar donde se ata el Sol. 

Hay ademas una piedra agujereada que era una especie 
de guillotina para castigar a los delincuentes. Entraba la 
cabeza por el agujero y otra piedra cortante servia de cu- 
chilla. 

PROVINCIA DE ABANCAY. 

Confina por el N.E. con las de Anta y Convención, cuyo 
lindero es el Apurímac; por el S.E. con la de Cotabambas; 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÜ. 391 

por el S.O. con la de Aymaraes, y por el O. con la de Anda- 
huáylas del departamento de Ayacucho. 

Consta esta provincia de cinco distritos, trece pueblos, 
dos villas, un santuario y tres curatos. 
Abancay es la capital de la provincia. 
Su población está entre 20 y aS mil habitantes. 

]N«irltO0« 

Abancay, Curahuasi, 

Lambraña, ' Pichirhua, 

Circa. 

€^wupmtom. 

Abancay, Huanipaca, 

Curahuasi. 



Los principales rios de esta fértil y rica provincia son : el 
ApurimaCy el Pachachaca y el Huarocondo , cuyo origen 
es el lago de Anta ó Jajahuana. El primero de estos afluye 
al rio Urubamba. En los tres rios hay pescados; pero en el 
Apurlmac se cogen bagres y sábalos exquisitos. 



Habiendo en el territorio de Abancay valles/ llanuras y 
Punas, es natural que el clima sea cálido, templado y frió 
y que por consiguiente se cojan frutos de la zona intertro- 
pical, como Arroz^ U\?aSy Cacao ^ Café^ Maiz^ Papas ^ etc., 
frutas exquisitas, tales como la Piña^ Melocotones y etc., ma- 
deras tanto de construcción, como de tintes y otros usos; y 



39i geografía 

plantas medicinales. Si alguna de estas producciones falta 
en este. suelo, no es por qu^ no pueda producirlo,, sino por- 
que sus habitantes no se curan de cultivarlas. 

Pero el Azúcar es la mas importante y preciosa produc- 
ción de Abancay, de la que surten al Cuzco y otros puntos y 
á la Paz, Chuquizaca, etc. Es la mejor azúcar del Perú por 
su pureza y buen sabor. Parece que al año se recogen 
5o,ooo arrobas en los puntos Abancay, Curahuasi, Huam- 
paca, Pantipata y Limatambo. 

El Ganado^ en especial el vacuno, es allí abundante y no 
faltan en sus bosques los cuadrúpedos y volátiles que hay 
en los lugares montuosos del país. 

El reino mineral no es muy rico, no obstante de que hay 
allí minas de oro y plata ; y cerros de sal. 



DE ANTA. 



Confina por el N.E. con la de Urubamba; por el S. E. con 
las de Cuzco y Paruro; por S.O. con las de Abancay y Cota- 
bambas, sirviendo de lindero el Apurímac; y por el N.O. con 
la de Convención. 

Tiene ocho leguas de ancho. 

Diirlsioii políüea. 

Tiene tres distritos, una villa, diez pueblos, seis curatos : 
cincuenta y seis aillos y ciento catorce haciendas. 
Anta es la capital de la provincia. 

IHstpItos. 

Anta, Zuritc, 

Limatambo. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 393 



Lima tambo y Anta, 

Zuríte, Pantipata, 

Huarocondo, Chmchaípucyo. 

Iñnidaeeloiies. — CnUm», etc. 

El clima, productos, etc., son semejantes á los de las otras 
provincias, por cuya razón se omite repetir lo dicho. 



PROVINCIA DE AYMARAR 



i 

Confína por el N.E. y E. con las de Abancay y Cotabám- 
bas; por el S. con la de Parinacóchas del departamento de 
Ayacucho , separadas por la cordillera de Huanzo ; y por el 
N.O. y O. con la de Andáhuáylas de Ayacucho. 

Bivtoion polínica. 

Hay en ella siete distritos, cuarenta y tres pueblos y catorce 
curatos. 

Challhuanca es la capital de la provincia. 
Su población es de i8 á 20,000 habitantes. 



DUiiritoa. 

Challhuanca, Oropeza , 

Soray a , Ch api marca , 

Colcabamba, Tapaírihua , 

Antabamba. 



394 geografía 



Challhuancay Yanaca, 

Pampamarca, Oropeza, 

MoUebamba, Huarquirca, 

Soraya, Tapairíhua, 

Pachacónas, San Miguel <^e Mestizas, 

Antabamba, Chapímarca, 

Colcabamba, Sabaino. 

Rles« 

Los de esta provincia van á tributar sus aguas al Pacha- 
chaca y este al Apurímac. 

En cuanto á las producciones de los tres reinos, clima, etc., 
nos referimos a lo dicho acerca de las otras provincias. 

PROVINCIA DE CHUMBIYILCAS. 

Confina por el N.E. y el E. con las de Paruro, Quispican- 
chi, Cánchis y Canas; por el S. y O. con las de Caylloma y 
la Union del departamento de Arequipa; y por el N. y N.O. 
con la de Cotabámbas. 

Diviston pelítlc». 

Esta provincia consta de seis distritos, una villa, trece 
pueblos, siete aldeas y siete curatos. 

Santo Tomas es la capital de la provincia. 



IMMrltM. 



Santo Tomas, Gapacmarca, 

Velille, Livitaca, 

Collquemarca , Chamaca . 



DE LA REPUBUCA DEL PERÚ. 395 



Santo Tomas, Capacmarca, 

Velille, Livitaca, 

CoUquemarca^ Chamaca, 

Quínola. 



Rio«. — CoMMi netebles. 



El rio de Velille es de algún caudal y tributa sus aguas 
al Apurímaq. A media legua del pueblo de Livitaca hay un 
puente natural sobre el rio Quechapampa. 

Merecen particular mención las cuevas de Huarari, á cuatro 
leguas de Livitaca. Tienen inmensos salones que forman un 
laberinto y en ellos hay inmensa cantidad de estalactitas con 
cristalizaciones que reflejan la luz de las antorchas con que 
es preciso entrar a las cuevas. No se ha visitado bien estas 
cuevas por el temor que tienen los Indios á esos, lugares. 



PROVINCIA DE^COTABAMBAS. 



loiiaito*. 



Confina por el N.E. con las provincias de Anta y Paruro; 
por el E. y S. con la de Chumbivílcas; por el O. con las de 
Aymaraes y Abancay; y por el S.O. con la de Parinacóchas 
del departamento de Ayacucho. 



IMTlslen p«litie». 



Se cuentan en esta provincia siete distritos, cuarenta pue- 
blos y catorce curatos. 

Tainbobamba es la capital de la provincia. 



396 .GEOGRAFÍA 



Tambobamba, Huaillati, 

Mará, Mamara, 

Haquira, Ghuquibamba, 

Gotabánibas. 

ChlPAtOS. 



Cotabámbas, 


Palcaro, 


Coillurqui, 


Tambobamba, 


Mamara, 


Ghuroc, 


Haquira, 


Huaillati, 


Llachua, 


Pituhuanca, 


Pilic, - 


Ghuquibamba, 


Mará, 


Airiliuanca. 



Rie«« 



Los rios de esta provincia son tributarios del Apurímac. 

Nada de particular hay en los tres reinos qué no esté dicho 
al hablar de las otras provincias; por lo que no repetimos 
sus temperamentos y producciones, pues son semejantes. 



PROVINCIA DE PARITRO 



liíntlfea. 



Confina por el N.E. con la provincia del Cuzco; por el 
S.E. con la de Quispicanchi ; por el S.O. con las de Chumbi- 
vílcas y Cotabámbas; y por el N.O. con la de Anta. 

lHTi«ieii poKtIc». 

Esta provincia se compone de siete distritos, una villa, 



DE LA KEPÜBLICA DEL PERÚ. . 397 

treinta pueblos, once aldeas, cincuenta y nueve haciendas 
y nueve curatos. 

Paruro es la capital de la provincia. 



Paruro, Capi, 

Huanoquite, Yaurisque, 

Colcha, Omacha, 

Añansaya. 



Paruro, 
Huanoquite 
Capi, 
Yaurisque, 


Omacha. 


Pampacuchoy 
Aecha- Añansaya , 
Accha-Urinsay a , 
Colcha, 




€)ommm netablcs. 



Las aguas termales en el pueblo de Yaurisque, es lo único 
que merece particular mención, pues son bastante concur- 
ridas. 



PROVINCIA DE PAUGARTAMBO. 



Esta provincia tiene una extensión grande , por que sus 

« 

límites son al N. las pampas del Sacramento; al S.O. las pro- 
vincias de Calcas y Quispicanchi ; al S.E. la montaña de Apo- 
lobamba y la provincia de Carabaya del 'departamento de 
Puno ; y al O. la provincia de Urubamba. 



398 geografía 

Esta provincia consta de cinco distritos , siete pueblos y 
cuatro curatosl 

Paucartambo es la capital de la provincia. 



Paucartambo, Amparaes, 

Catea, Cay cay, 

CoUquepata, 



Paucartambo, Gaycay, 

Challabamba j Catea . 



Ríe». 



I .OS caudalosos ríos que tiene la provincia le anuncian un 
porvenir muy grande, cuando sus aguas sean cruzadas por 
vapores. En el centro de la provincia corren los poéticos rios 
Madre de Dios^ Ynambari^ Mayo, Mapiri y otros que después 
de recorrer centenares de millas van á tributar sus aguas al 
gigantesco Marañon. Desgraciadamente no se han explorado 
bien estos rios y apenas se tiene noticias vagas de su curso. 

Cuando sean navegables esos rios, se podran exportar las 
abundantes producciones que tiene la provincia. en los tres 
reinos; principalmente en el vegetal. 

El Caféj Cacao^ Arroz^ Algodón y todoá los frutos de los 
climas fríos abundan alii de un modo prodigioso. 



PROTINCIA DE IíA CONVENCIÓN. 

Esta provincia fué preada por ley de üS de Julio de 1857 
dada por la Convención Nacional. 



DE LA BEPUBLICA DEL t>ERU. 399 



WdmMem. 

Son límites : tomando por el centro la villa de Santa Ana, 
por el S. los puertos ó havras que la dividen naturalmente de 
las provincias de Urubamba y Calca conocidos con los nom- 
bres de Puerto de Panticalla y Puerto de Lares; al S.O. con 
la provincia de Abancay y la de Andahuáylas del departa- 
mento de Ayacucho ; al Oeste con las montañas del Cercado 
de Ayacucho y de Huanta ; y al N. y E. con la Montaña. 

IMTisten polítle». 

Esta provincia se compone de seis distritos y seis curatos. 
La capital de la provincia es la villa de Santa-Ana. 

BUitrltes. 



Santa Ana, 


liacta, 


Ocobamba, 


Lares. 


Mosoc, 


Vilcabamba. 



Curatos. 



Santa Ana, 


Echarati, 


Vilcabamba, 


Huyro y Umutu, 


Lares, 


Chinchyaranura . 



ProduccieneM. 

La Villa de Santa Ana que en otro tiempo fué una ha- 
cienda de los Jesuítas está edificada sobre el granito gris. 
Produce como 25,ooo arrobas de Coca al año, de aguardiente 
1,200 arrobas; loo arrobas de Café, 3oo de Cacao y aSo de 
azúcar. 



400 



geografía 



PROVINCIA DEL CERCADO DEL CUZCO. 



Confina por el N. con la provincia de Urubamba; por el 
N.E. con la de Calca; por el S.E. con la de Quispicanchi ; 
por el S.O. con la de Paruro; y por el N.O. con la de Anta. 



IMTisten poliflc». 



Tiene nueve distritos de los que ocho están en la capital 
y el noveno (San Gerónimo) está fuera de la población, una 
ciudad, que es el Cuzco, dos pueblos y nueve curatos. El 
Cuzco es su capital. 



mmirktom. 



El Cercado, 


Santa Ana, 


Belén, 


San Cristo val, 


Santiago, 


San Blas, 


El Hospital, 


San Sebastian, 


San Gerónimo. 


Curato*. 


1 


1 

Dos en el Cercado, 


San Blas, 


Belén y Santiago, 


San Sebastian, 


Santa Ana, 


San Gerónimo, 


San Cristo val. 


San Pedro del Hospital. 


Frodurriones. 



En el reino vegetal cuenta esta provincia con el Maiz muy 
bueno y en abundancia, Cebada^ Papas, Trigo (muy poco). 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 401 

Tiene poquísimo ganado y animales, pues Quispicanchi 
y las provincias vecinas le proveen de lo necesario. 
En punto á minerales es también pobre esta provincia. 



Indiurtri». — - C?oiiiercie« 



Se tejen algunos bayetones, aunque hablando con propie- 
dad estos no se elaboran en la ciudad. 

Las frazadas que en ella se hacen son afamadas por su bel- 
leza y solidez. 



cuín». 

Es muy variable y no muy sano. Llueve mucho, de modo 
que es un proverbio muy sabido de que en el Cuzco llueve 
al año, trece meses. 

C^liidafl del CJiiace« 

£1 Cuzco antigua capital del Imperio de los Incas, es en 
magnitud y belleza la primera ciudad del Perú, después de 
Lima y mas célebre que esta por su antigüedad y recuerdos 
históricos. 

Fué fundada a orillas del rio Huatanay^ por Manco-Capac 
en 1 02 1, dándole por nombre Cuzco de Cozco que significa 
Ombligo, pues la hizo el centro del Imperio. A pesar de la 
desaparición del Imperio, ha ocupado siempre esta ciudad 
una buena posición entre todas las del Perú. 

Tiene el Cuzco una magnífica catedral de tres naves de 
suntuosa y bella arquitectura del orden corintio, adornada • 
con extraordinaria grandeza. Desde el formidable terremoto 
de 3 1 de Marzo de i65o, se venera con grande pompa un 
crucifijo, llamado El Señor de los temblores. Sucede lo mismo 
con una imagen de la Virgen de la Concepción, denominada 
la Linda. 

Son los templos y conventos grandes, bien construidos, 

TOSC. 3. V* 



402 geografía 



y lujosamente adornados. El Corpas se festeja en el Cuzco 
con mucha pompa y magnificencia, formándose altares en las 
calles que las alegran los danzantes vestidos con lujo y fan- 
tasía. Las Andas en que colocan las imágenes de los Patrones 
de las ' Parroquias para sacarlos en la procesión , presentan 
una prodigiosa riqueza y gusto. 

La Biblioteca y Museo son ba3tante bonitos y bien conser- 
vados. El Museo de la Señora Centeno, merece una particular 
mención, pues se encuentran muchas cosas importantes por 
lo que respecta á antigüedades. El buen estado de todos los 
monumentos del Cuzco y mil otras mejoras se debe sobre 
todo al patriotismo y contracción del General D. Miguel 
Medina cuando fué Prefecto del departamento en i846. 

Hay uní Hospital de hombres llamado del Espíritu Santo 
fundado en i556 y otro de mujeres llamado de Almudena 
fundado en 1649. El Panteón fundado en 1846 es bastante 
hermoso, con una portada de cal y piedra. 

He aquí el numero de Iglesias y Conventos del Cuzco : 

La Catedral, San Agustín, 

Belén, La Compañía, 

San Crístóvaly La Merced, 

San Blas, San Francisco, 

Santa Ana, Santo Domingo, 

San Pedro, Santa Teresa, 

Santiago, Santa Catalina, 

San Andrés, Santa Clara, 

El Triunfo, Santa Rosa (Beaterío), 

Jesús María, La Recoleta Franciscana, 

Las Nazarenas. 

Santo Domingo está fundado en el local que ocupaba el 
antiguo templo del Sol y Santa Catalina está edificado en el . 
mismo sitio en que estaban las vírgenes dedicadas al culto 
del Sol. 

La Casa de Moneda fué establecida el año de 1824 por el 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 403 

Último Virrey Laserna, aunque parece que bajo el Virreynato 
del duque de la Palata los Españoles ya habian establecido 
una que aun hoy dia se llama la casa de la Moneda f^iejUf 
acuñaba casi todo el dinero para el Sur del Perú. 

He aqui la cantidad de oro y plata que ha sellado durante 
los años siguientes : 





LEY DEL ORO. 


LET DE LA PLATA. 


AÑOS. 

• 


" ■■*■- , y 


-n 




Marcos. 


Onzas. 


Adarm. 


Tomin? 


Marcos. 


Onzas. 

• 


1825 


1,407 


4 


4 


4 


28,061 





1826 


2,124 


5 


5 


D 


57,989 





1827 


268 


6 


» 


» 


30,856 





1828 


393 


3 





» 


37,603 





1829 


D 


D 


B 


. II 


35,278 





1830 


1,208 


4 


10 


» 


42,835 





1831 


63G 


7 


8 


» 


62,790 





1832 


519 


4 


2 


» 


64,876 





1833 


592 


7 


8 





50,145 





1834 


353 


3 


6 


» 


41 ,528 





1835 


496 


7 


» 


» 


32,467 


J> 


1836 


283 


4 


11 


» 


46,662 





1837 


829 


7 


8 


» 


39,384 


* 


1838 


835 


5 


10 


d 


58,651 


Ti 


1839 


210 


7 


6 


9 


41,919 





1840 


775 


» 


3 


9 


32,603 





1841 


489 


7 


14 


» 


14,684 





1842 


» 


)) 


» 


» 


3,833 





1843 


206 


4 


2 





1,211 


» 


1844 


322 


2 


5 


» 








1845 
Total . . . 


699 


4 


15 


D 








12,663 


1 


5 


4 


722,482 


Ti 



KmimhleeiMnk9Wktam literarle». 



La Universidad de San Antonio Abad es célebre por su 
antigüedad. Se instituyó por cédula de i^de Junio de 1692 



404 GEOGRAFÍA 

dada por Carlos II y bula de Inocente XII expedida en Marzo 
del mismo año. El Congreso de 1828 la declaró pública. 

El Colegio de San Bernardo establecido el año de 1628 
por el Príncipe del Esquiladle Virrey del Perú, fué trasladado 
al convento supreso de Jesuítas el año de 1824. Reuniéndolo 
en un solo cuerpo con él de San Francisco de Borja. El lo- 
cal fué el palacio del Inca Huayna-Cápac. Su fachada prueba 
el adelanto de los Incas en obras de arquitectura. Se ense- 
ñan en este colegio todas las ciencias filosóficas, matemáticas 
y jurídicas, al mismo tiempo que bellas Jetras é idiomas. 

El seminario conciliar de San Antonio fundado en 1698 
está incorporado en la Universidad. Se enseñan ciencias ecle- 
siásticas y civiles. 

El Colegio de Educandas destinado para la enseñanza del 
bello sexo, se abrió en 1827. 

Cuenta el Cuzco ^ntre sus hijos al Inca Garcilazo de la 
Vega, el célebre historiador de los primeros tiempos del Perú 
hasta su conquista. 

El Cura Gallegos, profundo canonista, sabia casi todos 
los concilios de memoria y consultar con él una cuestión, 
equivalia á tener una biblioteca; pero desgraciadamente no 
le ayudaban á este hombre ni la palabra ni la pluma; así 
es que hubiera pasado desapercibido ; mas nosotros hemos 
recibido estos datos de personas fidedignas como el D*^ Lazo 
y otros de los que no podemos dudar. 

En esta ciudad reside un obispo. La bula de erección del 
obispado la expidió Paulo III en 8 de Enero de iSSj. 

Verificó su erección el 5 de Septiembre de i538 el ilus- 
Irísimo Fray Vicente Valverde, segundo obispo de la Dióce- 
sis. Es aquel mismo sanguinario y fanático que contribuyó 
íil degüello del Inca Atahualpa y de su inocente comitiva. 

Han gobernado esta iglesia 28 obispos, siendo el último el 
lllmo D. D. Eugenio Mendoza que murió el 18 de Agosto de 
1854. En la actualidad está vacante. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 



¥ñ 



Catálogo de lo« Obispes que han rei^ide est» «antn Islesin. 



OBISPOS. 



Ilustrísínio Señor don Fernando de Luque y Olivera . . 

Don Fray Vicente Valverde 

Don Fray Juan Solano 

Don Sebastian de Lartaun 

Don Fray Gregorio Montalvo 

Don Antonio de la Raya . . . . 

Don Fernando de Mendoza 

Don Lorenzo Pérez Grado 

Don Fray Fernando Vera 

Don Diego de Montoya y Mendoza 

Don Juan Alonzo Ocon 

Don Pedro Ortega y Sotomayor 

Don Bernardo Eyzaguirre 

Don Manuel MoUinedo y Ángulo 

Don Juan Gonzales de Santiago 

Don Melchor de la Nava 

Don Fray Gabriel de Arregni 

Don Fray Bernardo de Serrada 

Don Juan de Sarricolea y Olea 

Don Pedro Morcillo Rubio de Auñon. .* . . . . . . 

Don Juan de Castañeda 

Don Manuel Gerónimo de Romaní 

Don Aguslin de üorrichálegui 

Don Juan Manuel Moscoso y Peralta 

Don Bartolomé María de las Heras 

Don José Pérez y Armendariz 

Don Fray Calixto de Orihuela . . . 



ENTRÓ. 



» 

1538 
1545 
1573 
1590 
1598 
1611 
1619 
1630 

]> 
1644 
1652 
1663 
1673 
1707 
1711 
1717 
1727 
1736 
1743 
1750 
1764 
1770 
1779 
1790 
1809 
1821 



CESÓ. 



1541 
1562 
1583 
1591 
1606 
1617 
1627 
1638 

» 
1652 
1658 
1670 
1699 
1707 
1714 
1724 
1733 
1740 
1747 
1762 
1768 
1776 
1784 
1806 
t819 

)) 



AnflisllediMles. 



Vense aun vestigios de los caminos subterráneos que par- 
tian de los palacios de los Incas á la fortaleza. Están traba- 
jados con una especie de dientes encajados á manera de rue- 
das dentadas, que solo permiten el paso de un liombre, de 
medio lado entre diente y diente hasta cierta distancia, en 



406 GEOGRAFÍA 

que cabían dos hombres de frente. Un peñasco labrado con 
igual artificio da salida muy trabajosa á un solo individuo, 
que mediante esta construcción puede defenderse de muchos 
enemigos. 

Tomamos de la razón pasada por el Señor Bollaert á la So- 
ciedad de Anticuarios una importante relación de un zodiaco 
peruano y dice así : 

M' Markham en su obra del « Cuzco y Lima » nos ha co- 
municado lo siguiente : fc He visto un disco plano ó sol de 
oro puro, lo mismo que las figuras que tiene estampadas, el 
cual es convexo por el otro lado. Supongo que es un zodiaco 
ó calendario lunar de los Incas. Tiene de diámetro 5 -rr de 
pulgada ; pero quitándole el anillo que le rodea la porción 
central es de 4 pulgadas. Se ve en el disco central cuatro 
agujeros. 

Hay veinte y cuatro compartimentos, anchos y pequeños, 
inclusive tres en el punto por donde empieza la división, 
una abertura triangular y un compartimento recto y pequeño 
con dos círculos y tres líneas. En el otro extremo hay dos es- 
pacios que probablemente habian figuras, ahora no existen. 

Veamos la parte central. Tiene en la parte superior un 
tridente (Aquario es representado así); á cada lado hay cuatro 
círculos pequeños; hay otros cuatro en la nariz y dos mas en 
la base de lo que se puede llamar orejas; los círculos pueden 
representar la base de los pilares usados por los Incas como 
gnomon para determinar los solsticios. Se nota dos ojos an- 
chos, dientes, que- parecen ser los colmillos y ocho puntos 
angulares , esto último puede representar los rayos del sol y 
todo el conjunto, su cara. Debajo de cada ojo hay dos caras 
que son sin duda el primer Inca y su esposa que se creian 
hijos del sol. 

lias siguientes son la -representación de cada mes del calen- 
dario de los Incas : 

Diciembre [Raimi). En este espacio hay una cara ó sol, 
un pequeño diamante figurado debajo y otro á la derecha. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 407 

Enero {Huchhuy^poccoy). En este espacio hay una figura 
oblonga, un cuarto de la luna y cuatro círculos pequeños. 

Febrero {Hatun-^poccoy), Hay una figura representando una 
escalera, dos líneas rectas y dos ondulosas. 

Marzo [Paucar^liuaray). Hay dos espacios pequeños, uno 
con dos círculos y un rectángulo : el otro con tres rayas, 
una media luna y dos figuras circulares. 

.Abril {Ary-'huay). Hay una cara con una proyección angu- 
lar y una figura oblonga difícil de describir. 

Mayo {Aymaray). Hay una cara de un sol y dos figuras 
que representan un diamante. 

Junio (Intir-Raymi). Hay un sol, un diamante debajo y otro 
al lado izquierdo ; y un cuadrado en una esquina que en- 
cierra dos círculos pequeños. 

Julio. {Anta- A sitúa). Hay la figura de una pera, una línea 
curva y otra angular. 

Agosto {Cápa^-Asitua). Hay dos líneas longitudinales y 
dos cruzadas , también hay la figura de una pera, una línea 
curva, otra angular y tres rayas. 

Septiembre {Cápac-Asitua). Hay dos espacios pequeños 
uno con dos figuras de diamante, el otro con un diamante, 
un cuarto de la luna y dos líneas curvas. 

Octubre {Cantarayquiz). Hay una cara de sol de diferente 
modo y un cuarto de la luna. 

Noviembre (^Laymequiz) . Es lo mismo que él del primer 
mes 

El palacio de Manco-Capac es digno de interés. Se en- 
cuentra á la entrada en el muro exterior á la derecha una 
estatua que representa una sirena. Se sube una escalera y 
después de pasar una puerta pequeña se llega á un gran pa- 
tio en cuyo fondo se encuentran los restos de gandes cons- 
trucciones. Habían muchas y muy lindas ventanas ; pero solo 
existe una. En el fondo del jardín hay una gran piedra de 
dier pasos de largo y seis de ancho. Se dice que debajo es- 
taba la entrada del subterráneo del que ya hemos hablado. 



408 geografía 

El palacio es muy grande. Se opina que fué construido 
en 1109. 

Por último no debemos pasar en silencio el Rodadero ó la 
Fortaleza de Sacsahuarr\an, edificada sobre el cerro de este 
nombre hacia la parte del Norte , según se cree por Tupac 
Yupanqui. Se le construyó en el lado por donde podia ser 
atacada la ciudad. Según los restos que existen se nota que 
estaba hecha según las reglas del arte de la fortificación. Se 
encuentran ademas muchas otras antigüedades importantí- 
simas : como el Templo antiguo del Sol, el Palacio de las 
Vestales, etc. Seria muy útil estudiar estos monumentos que 
darán mucha luz sobre nuestra primitiva historia. 

La ciudad del Cuzco es la Roma del Perú por sus monu- 
mentos y recuerdos de la antigüedad. Los sólidos edificios 
de piedra ajustada de un modo maravilloso; el estupendo 
tamaña de las piedras ; la distancia desde donde se trajeron, 
y la altura en que se hallan colocadas, prueban de. cuanto 
es capaz el hombre con la constancia y el número. 



DEPARTAMENTO DE PUNO. 



Iiíntlte». 



Confina por el N. con la Montaña; por el E. y S.E. con la 
República de Bolivia, cuyo lindero lo hemos determinado ya 
en la parte General ; y por el O. y S. O. con los departa- 
mentos de Cuzco, Arequipa y Moquegua. 



IHTtoioit p«litie». 



Comprende este departamento seis provincias, á saber 



Cercado, 


Lampa, 


Carabaya, 


Azángaro, 


Huancanéy 


Chucuito. 



En lo judicial está sujeto á la Corte Superior de Puno y 
en lo eclesiástico al Obispado del Cuzco ; pero á la fecha sa- 
bemos que S. S. Pío IX ha mandado las bulas para la erección 
de un Obispado en Puno, lo que ha estado dispuesto por 
una ley de 1882 y otras posteriores. 

Su población 246,000 habitantes. La ciudad de Puno es 
la capital del departamento. 

Iia^o*. — Ríos. 

En la mesa que forman las dos ramas de los Andes que 
parten desde Bolivia, á 8,914 metros de elevación sobre el 
nivel del mar, se halla el famoso lago de Titicaca. Su perí- 



410 geografía 

metro es, poco mas ó menos, de 270 millas : su largo mayor 
de N.O. á S.E. de i5o; su superficie de i,464 millas cuadra- 
das y su profundidad de 24 hasta 60 varas. 

Este lago y el Parimé en las Guayanas, son los únicos de 
agua dulce , ó potable , aunque de sabor desagradable. Son 
notables las ruinas de palacios y otros edificios que se en- 
cuentran en una de estas islas y que pertenecen á una época 
anterior á la de los Incas. 

Parece el Titicaca un Océano, pues comprenjie en su exten- 
sión, penínsulas, islas, estrechos, promontorios, istmos, etc. 

Las mas notables islas son : Amantani^ Taquili^ SotOj 
Coatí y el archipiélago de Titicaca compuesto de siete pe- 
queñas islas y una grande de seis leguas de largo. 

El extremo del istmo de Vunguyo forma el estrecho de 
Tiquina. 

Son penínsulas de este vasto lago, Capachica, Chuciiito y 
Copacabana. 

Capachica es península memorable, por que en ella dete- 
nian los Españoles á los patriotas que tomaban prisioneros. 
En igual caso se halla el islote de Estéves. 

No le faltan al Titicaca sus formidables tempestades, no 
obstante de que no se le conoce flujo y reflujo. En 174''^, se 
observó un crecimiento en sus aguas lo mismo en i845 tanto 
que se temió una inundación. Parecía ademas que las aguas 
del Desaguadero corrían al Titicaca. liOS naturales lo llaman 
Condocondo. Es en fin una uiiniatura del Océano. 

Tiene el Titicaca variedad de exquisitos peces, tales como 
el Omanto^ el Suche y la Boga, el BagrCy etc., y también 
Patos y otras aves acuátiles. 

El Llachuy yerba que crece en sus orillas, sirve de pasto 
al ganado vacuno ; y se halla también la Enea en ellas. 

El Titicaca es célebre en la historia antigua del Perú, pues 
se dice que allí fué donde se apareció Manco- Cápac, por con- 
siguiente en este lugar está el origen de la civilización é im- 
perio de los Incas. 



DE LA RKPUBLICA DEL PERÚ. 411 

Seria muy útil que se protegiera la navegación en este 
lago. A la fecha se construyen en Inglaterra vapores peque- 
ños que deberán surcarlo. 

Rios. El llave , el Rámis y el Coata son ríos de este de- 
partamento que descargan sus aguas en el lago Titicaca^ del 
que sale el caudaloso rio Desaguadero que desemboca en la 
laguna de Aullágas, en Oruro (en Bolivia), pierde sus aguas 
y se cree van á desembocar subterráneamente en el Pacífico 
por Iquique. I^ estremidad N. del Desaguadero, al salir de 
este lago, está á 8,919 metros sobre el nivel del mar. 



Reino »iilin»l. 

Debe suponerse que en este departamento se encuentran 
los animales propios de su clima , como Llaman, Alpacas, 
Vicuñas, Huanacos, Viscachas, etc., y además un número 
considerable de ganado ovejuno y lanar que es su principal 
riqueza. Arequipa y Tacna se proveen de sus carnes, salones, 
(cameros helados), cecinas, bogas heladas y saladas del Titi- 
caca, mantequilla, quizá sin igual en el Mundo, chuño ^ qui- 
nua y otros artículos del país. 

Puno es pobre, en la mayor parte de sus poblaciones, de 
vegetales. El Maiz, las Papas^ la Cebada^ la Quinua, Café 
exquisito y acaso el mejor del Globo, Cascarilla, etc., pro- 
duce en abundancia. Sobre todo en Carabaya, como lo vere- 
mos luego. 

Iftelno ntinep»!. 

En todo el departamento hay muchas y buenas minas de 
Plata y Oro y Cobre ^ Plomo ^ Carbón de piedra y Cinabrio en 



412 GEOGRAFÍA 

Azángaro. Encuéntrase así mismo lavaderos de oro en Ca- 
rabaya. 

Pasando la rama Occidental de los Andes en que se hallan 
los volcanes Misti, Huaina-Putina (en Órnate), el Tutupaca 
(en las cabeceras de Candarave), el Uhinas y otros altos neva- 
dos, rama que en Pati forma la línea divisoria de los departa- 
mentos de Arequipa y Puno, comienzan á aparecer minerales 
de oro, plata, cobre, plomo y carbón de piedra desde Tinco- 
palpa, cuya latitud S. es i5" 5o', su longitud O. 78® i' y su 
altura í^^ií\i metros sobre el nivel del mar según Pentland. 

La ciudad de Puno , situada en las orillas del hermoso y 
vasto lago de Titicaca, á 1,000 varas de distancia de él, está 
rodeada de cerros metalíferos. El cerro nevado de Pomasíy 
en la provincia de Lampa , es riquísimo en vetas metálicas 
de plomo sulfurado (soroche), pirita de cohre^ la polvorilla^ 
el cobre sulfurado y en algunos parajes, la plata sulfurada. 
Los mineros de Puno , que ignoran la teoría mineralógica, 
dan á estos metales los nombres áe espejado, pavonado, 
plomo ronco^ rosicler, etc., todos los que contienen mucha 
plata. Todas las vetas de estos minerales dan en agua á 
cierta profundidad, en la que por lo común las abandonan, 
f iOS socavones en el Pomasí son mas ó menos de 2 7 varas de 
alto y dos de ancho. Ni estos, ni las lumbreras, ni las galerías 
y amurallamientos se hacen con arr.eglo a los principios de 
la ciencia lo que ocasiona mas gastos, mayor riesgo y molestia 
en el laboreo. 

En Piino se beneficia por amalgamación todos los metales, 
menos los muy ricos que se funden, que son el paco, el pa- 
vonado y el fierro viejo. 

Once arrobas de pella seca dan 128 marcos (61 7 libras 
españolas) y llega á 4 libras el azogue que se pierde en la 
evaporación. 

Las corpas (cobre gris con plomo sulfurado y plata nativa) 
producian en 1826 sesenta y seis marcos por cajón (el cajón 
es de 5o quintales de metal en bruto). Las brosás 20 marcos. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 413 

Esto sucedía en la mina de Victorias. El gasto era i3o pesos 
por cajón en las carpas y 5o en las brosas. Para extraer cien 
marcos de plata se pierde un poco mas de una libra por 
marco. 

Las minas de Lampa dan de i5, 20, 4o y hasta 70 mar- 
cos por cajón. Las hay de 10 marcos por cajón que se labo- 
rean con provecho. TiOs relaves dan de 26 á 3o marcos. 

Es sumamente defectuoso y empírico el método que ob- 
servan en el beneficio de los metales , por cuya razón dejan 
mucha plata, como la acreditan los relaves. 

En la provincia de Azángaro hay, á mas de los mencio- 
nados metales , lavaderos de oro que se trabajan , minas de 
azogue en Arapa , en las márgenes del Titicaca , que no se 
explotan hoy dia y de las de plomo se trabajan muy pocas. 

El'método de fundir los metales es imperfectísimo, pues á 
mas de que los hornos que llaman allí de reverbero^ sin serlo, 
son muy malos, el combustible que emplean, por no haber 
otro, es la taquia (excremento de la Llama). Si se elaborasen 
las minas de carbón de piedra que hay en la Compuerta y se 
cultivase el árbol de la Queñua , que da buen carbón , no 
se emplearía, como ahora, en una fundición hasta 60 horas 
en algunos casos. 

En Carabaya se trabaja casi solo los lavaderos de oro que 
son muchos y buenos y el metal el mas puro que hasta hoy 
se conoce. Por desgracia la escabrosidad de esta provincia, 
la falta de gente, la vecindad de los Indios bárbaros que 
invaden de vez en cuando el lugar y otros mil obstáculos 
oponen al industrioso una resistencia casi insuperable. 

Las minas de la provincia de Puno son de las mas ricas, 
han producido ingentes cantidades de plata y casi parecen fa- 
bulosas las historias (lue se cuentan de las minas de Salcedo^ 
Cancharani^ Tamayo^ , Chupica, etc. La mina de Cancha- 
rani produjo á fines del siglo pasado en solo cuatro años mas 
de 1 3o barras (una barra tiene 260 marcos). Hoy dia está 
aguada, lo mismo que la famosa mina de Chupica. 



414 geografía 

Hay mucha decadencia en el trabajo de las minas de este 
rico departamento, pues en 1 799 se fundieron 1 99 barras ; y 
en el de i8íí6 apenas llegaron á 70. En 1826 no produjeron 
las minas de Puno 18,000 marcos. Cuando desde 1776 hasta 
1824 se fundieron en la Caja Nacional i ,765,682 marcos seis 
onzas como se verá por los cuadros que publicamos. 

Las anteriores observaciones fueron hechas en 1 826 por el 
eminente químico y mineralogista Don Mariano Eduardo de 
Rivero, sabio conocido en Europa por su vasto saber en estas 
ciencias. 



Estado de las minas trabajadas en el departamento de Puno en 1818 y 18fí6. 



A5Í0S. 



1818 



1826 



MINERALES. 



NO DE MINAS 



en 



Corríente. 



Pomasí 

Paratía 

Lagunillas 

Angostura 

Quillogillo 

Chupica 

Amatía 

Chuallani 

San Antonio de 

Esquilache. . . 

Caracbanca . . . . 

Chinque 

Pompea 

Gacharani 

Puno 

Huacullani 

Lampa. ...... 



2 
2 
6 

1 
3 
1 
1 

9 

2 
1 
3 

19 
4 

10 



68 



\ 


PRODUCTOS 


OPEKARIOS. 


en 




Marcos. 


98 


25,250 


28 


5,000 


29 


» 


42 


j» 


4 


281 7 


63 


» 


3 


» 


24 


» 


162 


6,249 1 


39 


569 


19 


» 


23 


1,088 6 


66 


2,470 1 


932 


10,000 


60 


1,000 


235 


12,000 


1,890 


63,896 7 







CONSUMO 

de azogue en 

Libres. 



25,610 
5,000 

» 

480 

» 

D 
D 

6,002 

704 

n 
1,039 
3,444 
9,000 
1,000 
10,000 



62,279 



DK LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 



Razón que manifiesta el número de marcoi fimdiáos en tita Caja Nacional, en 
50 años; mandada formar, de arden del Seüor Prefecto, en í O de Noviembre 
de 18S6. 



iSOS. 


MARCOS 
que ha producido el 

siguiet-le remo. 


aA09. 


MABCOS 

siguienlíraiuo, 




Marcos. Onzas. 
,44,733 
37,267 2 
4I,4S6 6 
43,430 3 
48,847 3 
53,728 3 
10,466 7 
30,292 5 
28,323 6 
21,301 6 
32,006 
49,775 3 
37,334 4 
42.472 7 

37.309 3 
38,364 2 
43,875 0. 
40,732 2 
41,822 tí 
39,360 2 

43.310 4 

45.997 5 
51,796 3 

33.998 6 
40,706 2 


Del frente... 


971,950 2 
42,33! 8 
33,712 2 
38,186 
41,907 4 

'52,338 4 
34,577 3 
46,189 i 
43.983 4 
38,744 3 
42,973 7 
38.582 7 

38.171 4 
46,673 3 
23,875 4 
17,028 4 
39,279 3 
38,205 
26,892 1 

25.172 7 
24,898 5 
16,667 5 
14,689 1 
14,960 7 
11,629 7 


1776 


1777 








1779 




1780 








Í783 




1784 

1783 










1787 




1788 

1780 

1790 

1791 






1814 




1792 




1793 












1796 

1797 . 


















Suma 


Túlal 


97I,9S0 2 


1,765,632 6 



Como el terreno del departamento de Puno está constituido 
físicamente de altas montañas, de hondas quebradas ú hoyas 



416 GEOGRAFÍA 

y de extensas llanuras , la temperatura varia según el lugar. 
En los parajes altos es de 3® bajo cero hasta 9® arriba de cero 
en el termómetro de Reaumur. En las quebradas y bajíos va 
desde 1 1°* arriba de cero hasta 20^. 

La atmósfera es muy cargada de electricidad, así es que 
las lluvias vienen casi siempre acompañadas de truenos, re 
lámpagos y rayos, sobre todo en Enero, Febrero y Marzo en 
que se experimenta casi diariamente, con cortos intervalos. 
Empiezan las lluvias en Noviembre y acaban en fines de 
Mai-zo por lo regular, pues en algunos años son de mayor o 
menor duración. 

Soplan así mismo vientos muy recios, que por lo común 
principian en Agosto y continúan hasta Diciembre. La direc- 
ción varia según la configuración del terreno. 

Los temblores sin embargo que hacen estragos en otras 
partes del Perú , no se conocen en este departamento -si se 
exceptúa la provincia de Carabaya. 

Es proverbial la parquedad del Indio cuando come á costa 
suya; así como llega al hartazgo, si no le cuesta nada el ali- 
mento. Admira el modo como viven en sus cabanas, susten- 
tados solamente de lagua. La lagua es una mazamorra de 
maiz molido con cecina ó sin eHa : de cebada tostada y mo- 
lida : de chuño también molido y de cutipa^ que es el afrecho 
algo delgado que sale del trigo que varia según los lugares. 
Del Choclo horneado y guardado y de la papa cocida y aso- 
leada , hacen también la lagua. Llámase a lo primero Cho- 
choca y á lo segundo Cocopa^ ó Canihuaco^ la condimentan 
con harina de Cancha y ó Anca (maiz tostado), mote (maiz 
cocido) y cuando muy bien andan, toman el Chuño con un 
trozo de cecina; y pocas veces papas, en este caso las muy 
chicas, pues las grandes las venden. 

En materia de licores fermentados los toman generalmente 
de maiz , en estado de jora ó guiñapo , esto es , cuando el 
grano comienza á echar á luz su raiz vegetando al aire. Tam- 
bién la.hacen mascada y de otros varios modos. A pesar de la 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 417 

afición que tienen á la Chicha, cuando pueden beber aguar- 
diente lo hacen y con exceso é inmoderación. 

La Coca [Erythroxilon coca) es una hoja de arbusto, clasifi- 
cada por los naturalistas como perteneciente a la familia de 
las Erytroxileas. 

La Quinua {Chenopodium quinoá) es otra planta de la fa- 
milia de las Quenopiadiaceas. Da un grano como él de la 
mostaza que es preciso lavarlo antes de condimentarlo por 
que ea muy amargo y á decir verdad, es muy agradable bien 
condimentada, lo mismo que el Chuño. 

Con la ceniza de Quinua ó de Espinos de cierta clase ama- 
sada en bollos pequeños (en algunos pueblos con papas coci- 
das) mascan los Indios del Sur del Perú la coca, mordiendo 
de cuando en cuando un pequeño trozo del tamaño de una 
lenteja, ó mayor cuando hay mucho vicio. En el Norte de 
la República usan la cal viva en unos mates tapados con un 
palito redondo del calibre de un lápiz y el que sacado del 
mate lo llevan á la boca para chupar la parte de cal que le 
está adherida. 

Esta composición ó lejía se llama Lluctu y es para la coca 
lo que la sal para los alimentos; aunque el que recien co- 
mienza á emplearla siente estrechársele la garganta, como 
cuando se hace gárgara con alumbre. 

Indiuitrla. — Comercio. — Idlom». — Costumbres. 

La principal industria consiste en el ganado y su lana, de 
la que se exporta á Europa considerables cantidades. La lana 
de Alpaca, sobre todo es muy rica y se paga muy caro. Are- 
quipa, Tacna y otros puntos son el mercado délos artículos 
de esta rica provincia. Se tejen allí varios géneros toscos 
para el vestuario de los indígenas y también para la expor- 
tación, como la jerga, bayeta, cordoncillo, pullos (ponchos 
pequeños), frazadas, alfombras muy finas de Iglesia y aun 
grandes. 

tosí. 1. 27 



418 geografía 

Las lenguas secas, ubres, bogas heladas y saladas, quesos 
excelentes, mantequilla muy sabrosa, etc., son también ren- 
glones de comercio. 

£1 idioma general del pueblo en este departamento es el 
Quichua y en algunos puntos como llave, Acora, Juli, Chu- 
cuito, Pomata, etc., el Aymará; siendo de notar que este 
idioma solo se habla desde las cabeceras de Tacna, como en 
Torata, hasta la Paz, en una dirección y extensión muy limi- 
tadas. Este idioma es muy gutural; pero hermoso y varonil : 
es tan sonoro como el Español y tan enérgico y lacónico 
como el Inglés (lo hablamos cuatro años). 

Las costumbres son mas ó menos las de todos los Indios 
del Perú. El vestuario tanto de hombres como de mujeres, 
es el mismo que en otros puntos. Su tendencia á la embria- 
guez es también grande. 

Los hombres usan calzones hasta la rodilla, chamarra, 
camisa de tocuyo grueso y en vez de zapatos unas plantillas 
de cuero de Llama (del pezcuezo) atadas con correas del 
mismo cuero. Este calzado se llama ojota y usuta. En lugar 
de sombrero llevan una montera que es, por lo común, for- 
mada de paño con labores, compuesta de dos partes semicir- 
culares unidas por la parte curva ; de forma que se puede 
doblar y reducir á una pieza plana. 

Las mujeres usan una bata, tejida por ellas mismas, siem- 
pre de color obscuro V acinturada por medio de una faja de 
colores de cuatro ó cinco pulgadas de ancho. La manta es de 
una vara y algo mas en cuadro, del mismo tejido y color 
negro ó café; mas siempre obscuro. Doblada en dos por su 
diagonal y á veces enteramente suelta, la sujetan en el pecho 
con unas cucharillas largas de oro, plata ó cobre, cuya pala 
es delgada y cilindrica terminada en punta, llamada topo. Es 
á veces su arma defensiva. Llaman á esta manta Lliclla y á la 
h'Aldi Anaco. Ambos son de un tejido espeso y fino, de muy 
rica lana. 

La yerba de la Coca es una especie de alimento general de 



DE LA REPÚBLICA BEL PeRV. 419 

los indígenas del Perú y la suponen muy llena de virtudes ; 
aunque podemos asegurar, por experiencia propia, que solo 
es un vicio como él del tabaco, que quizá mas bien perjudica 
que aprovecha. La mascan lentamente, con un pequeño trozo 
de Llucta. 

Y sin embargo los Indios con una pequeña bolsa de Coca y 
un poco de Cancha ó Anca (maiz tostado) y un trozo de 
Charqui (came salada reducida á tajadas delgadas), atraviesan 
enormes distancias , sin necesitar de otro alunento. ¡ Tanta 
es su parquedad cuando viven á sus expensas ! 

La cama no pasa nunca de un par de pellejos de camero, 
y una tosca y poco espesa frazada y aun en las cumbres de 
la Cordillera no necesitan mas abrigo. 

Su baile es triste y monótono ; y al son de una flauta ó 
Quena ( especie de flauta fúnebre) , asidos de las manos en 
rueda , danzan subiendo y bajando la cabeza y volteándola 
hacia los lados á medida que dan la vuelta. Este baile se llama 
Cachua y siempre lo bailan en medio de la embriaguez (He- 
taios sido asistentes á estas raras danzas, como actores). 

Cuando algún amigo va á ausentarse, se toma y baila Cd-- 
chuas en la víspera : á esta diversión se le llama Cacharpa- 
rihuái. Se usa aun en Arequipa esta despedida y en otros 
lugares ; siendo de consiguiente el licor, el que hace en estos 
casos im importante papel. 

Muy común y frecuente es entre los Indios la costumbre 
de dormir en un mismo lecho, madre, padre, hermanos, ma- 
ridos, amantes, etc. ¡ Asusta tanta inmoralidad ! 

Los mortuorios son siempre un bello pretexto para entre- 
garse á Baco como si fuese este el consolador de las desgracias. 

Tímidos y desconfiados por carácter y escarmentados de 
lo que han sufrido de los blancos , se niegan siempre á ser 
útiles en los datos que se les pide, ya sobre minas, ya sobre 
caminos. Si un viajero les pregunta ¿Cuanto dista el lugar tal? 
Aunque este se halle á 1,000 leguas de distancia, contestan 
siempre, con humilde tono : Chaillallápi tataiy esto es : aquí 



430 geografía 

cerca tatito^ como para deshacerse de él porque desconfian 
de todos los que no les pertenecen , ¡ tantos son los desen- 
gaños é iniquidades que de los Españoles experimentaron en 
otros tiempos y hasta hoy dia ! 

Ño es fuera del caso hablar aquí de las inmensas distancias 
que los Indios atraviesan á pié, sin comer mas que cocol y can- 
cha. Con un ejército de ellos habría llegado Napoleón á San 
Petesburgo, sin perder quizá loo hombres ; y no hablamos 
de memoria, pues en muchos casos, como en 1887, han re- 
corrido en veinte dias 4oo leguas desde Tarija hasta Are- 
quipa» llegando en el acto á combatir, como si nada hubiesen 
andado. 



. 1 



AltuPAS Imr^métrlCMi desde fullea lUMla Pim« 

Formadas por D. Mariano Eduardo de Rivero, 



Quilca (al nivel del mar) 

Arequipa 

Cangillo 

Alto de los Huesos .... 

Apo 

Pati 

Alto de Toledo 

Tíncopalca 

Lagunillas 

La Compuerta 

Lampa 

Puno 



ALTURA 
Columna baroroétáca. 



Pulg. 
28 
21 
i9 
17 
16 
16 
15 
17 
16 
17 
18 
17 



Lin. 
2 
3 

11 
3 

10 
9 

11 
1 
2 
1 
8 
7 






Punt. 
» 

9 
9 
» 
4 
5 
8 
1 

D 

5 
8 



TEMPERATURA 

del 
Barómetro. 



65 
68 
54 
36 
54 
40 
43 
60 
54 
40 
55 
58 



TEMPERATURA 

Aire. 



5 


65 


D 


68 


D 


54 


P 


35 


D 


54 


D 


38 


» 


44 





60 


D 


54 


9 


40 


D 


55 


» 


57 



DE LA REPDBLICA DEL PERÚ. 



431 



' ',i 



PROVINCIA ÜfelL CERCADO DE PUNO. 



£sta provincia fué creada en a de Ma)x> de i854 segre- 
gando algunos distritos de las provincias de Lampa^ Hu an- 
cana y Chucuito. 



ÜmHes. 



Confina por el N. con la provincia de Huancané; por el E. 
con el Titicaca; por el S. con la de Chucuito; por el N.O. con 
la de Lampa ; y por el O. con la de Moquegua del departa- 
mento de su nombre. 



í ■--■ « 



IHTtaloM pal ¿tica* 



I Consta de catorce distritos y seis curatos. I^a ciudad de 
Puno es la capital. 



■ 


INMiites. 




Puno, 




CaracotOy 


Chucuito, 




Coata, 


Acora, 




Tiquillaca, 


Pichacani» 




AtuncoUa, 


San Antonio, 




Vilque, 


Cabana, 




Capachica, 


Juliaca, 


thirato*. 


Paucarcolla, 


Puno, 




Paucarcolla, 


San Antonio, 




Coaca, 


Tíquülaca, 




Capachica. 



422 



geografía 



CtudUidl éte 

La ciudad de Puno es bastante bonita aunque pequeña. 
Está á orillas del Titicaca y á 3,9^3 metros sobre el nivel del 
mar. Las calles se cortan en ángulos rectos y están empedra- 
das con guijarros redondos de las orillas del lago. Entre los 
monumentos se distingue su catedral que es preciosa , toda 
de piedra. Hay una Universidad, el Colegio nacional de San 
Carlos con mas de loo alumnos y el Colegio de Santa Rosa 
para mujeres. Hay también el Hospital de San Juan de Dios. 
§u población es de 6 á 8,000 almas ; pero la mayor parte és 
indígena , compuesta sobre todo de Aymaraes y una parte 
de Quichuas. En sus inmediaciones se encuentra el cerro dé 
Huansapata del que se cuentan mil fábulas. Según Weddell 
es una masa volcánica llena de grutas ó cavidades de forma 
irregular y donde hay algunas estalactitas. Se dice haberse 
encontrado allí esqueletos fósiles. 

Estando en una elevación tan considerable los productos 
vegetales no pueden ser muchos. Así su riqueza principal es 
el reino mineral, pues está rodeado de cerros que tienen en 
su seno inmensas riquezas. Se encuentra también muy lindo 
mármol de diversas clases. 

Tabla que manifiesta el número de habitantes de Aymaraes y Quichuas en el 

Perú, según la Guia de Forasteros de 1795. 



LUGARES. 



Aymaraes 

Arequipa 

Camaná 

Condesuyos 

Caylloma 

Moquegua 

Arica 



AYMARAES 
Paros. 



10,782 
5,929 
1,249 
12,011 
12,872 
17,272 
12,870 



MESTIZOS 

de Aymaraes y 

Españoles. 



2,255 
4,908 
1,021 
4,;ío8 
1,417 
2,916 
1,977 



DE LA REPÜBUCA DEL PERÚ. 



423 



LUGARES. 



Cuzco 

Paucartambo 

Abancay 

Calca 

Urubamba. . 

Cotabámbas 

Panuro 

Cbumbivílcas 

Tima . 

Quispicanchi 

Lima (departamento). . . 
Ayacucho (deparlamento) . 
Junin (departamento) . . . 
La Libertad (departamento). 



QUICHUAS 

Puros. 



14354 

11,229 

18,419 

5,519 

5,164 

18,237 

15,034 

H,475 

29,045 

19,947 

63,181 

99,183 

105,187 

115,647 



MESTIZOS 

de Quichuas y 

Es|)añoles. 



699 
957 
4,739 
320 
3,194 
1,382 
2,733 

» 
5,420 
4,306 
13,347 
34,158 
78,684 
76,949 



Comercio. 

Aunque ya hemos hablado del comercio al dar idea del de- 
partamento en general ; pero ahora nos concretaremos al que 
se hace todos los años en la célebre feria de Vilque el dia de 
Pentecostés. Dista este pueblo de Puno 7 leguas y aunque 
normalmente su población es de 2,000 habitantes; pero en la 
época de la feria llega hasta 3o,ooo, pues vienen desde Repú- 
blica Argentina. En i846 se vendió : 

Productos del país 70,000 $ 

Productos extranjeros 485,000 ^ 

Total 555,000 $ 



Ademas de esto hay los negocios y contratos comerciales 
que representarán un valor de mas de 200,000 pesos. Por 
consiguiente casi puede asegurarse que en esta feria, cada año 
juega un capital de un millón de pesos mas ó menos. 



AU GEOGRAFÍA 



niiierales. 



En esta provincia abundan las ricas minas de plata, lla- 
mando particularmente la atención la celebrada de Salcedo 
que produjo tanta plata. Hoy dia estos minerales están casi 
abandonados ó por lo menos no se les trabaja con empeño. 



PROVINCIA DE AZANGARO. 

Confín^ al Norte con la de Carabaya; al Sur con la de 
Huancané ; al Este con la República de Bolivia ; y al Oeste 
con la de Lampa. 

^ Divlsloii política. 

Consta esta provincia de catorce distritos, una villa , diez 
y ocho pueblos y once curatos-. 

La capital de la provincia es Azángaro. 





DitttritoM. 


Azángaro, 


Caminaca, 


Muñani, 


Achaya, 


Poto, 


Asillo, 


Putina, 


San José, 


Chupa, 


Santiogo, 


Arapa, 


San Antonio, 


SamaD, 


Potoni. 




CuratOM. 


Azángaro, 


Asillo, 


Caminaca, 


San Antonio, 


Arapa, 


Putina, 


Santiago, 


Pusi, 


Saman, 


Muñani, 



Taraco. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. «5 



Produedonefl. 

Hay minerales de oro, plata, mercurio y plomo. Entre sus 
producciones naturales merece especial mención una especie 
de aceite para alumbrarse el cual se extrae de un lago en el 
pueblo de Asillo. 

PROYIIVCIA DE CARABATA. 

I^ímites. 

La provincia de Carabaya, la mas rica quizá de todo la 
América del Sur en producciones de los tres reinos, confína 
por el Norte y N.E., con el territorio de los Indios bárbaros, 
llamados Carangues y Sumachuanes y otros á quienes separa 
el famoso rio Ynanvari; por el S. con las de Lampa y Azán- 
garó : por el Este con la de Larecaja de la República de Bo- 
livia; por el S.O. con la de Cánchis (del Cuzco); y por el O. 
con las de Quispicanchi y Paucartambo (también del Cuzco). 

Tendrá como 5o leguas de E. á O. A pesar de que sus con- 
fines con el Cuzco solo distan i4 leguas, el camino que hay 
que andar para llegar á esta ciudad es como de 6o leguas , 
por los muchos rodeos, cuestas y quebradas. 

Diirisioii política* 

Consta de áiete distritos, catorce pueblos y seis curatos. 
El pueblo del Crucero es la capital de la provincia. Su po- 
blación de i!¿ á i5,ooo habitantes. 

DiMtrltoM. 

Crucero, Sandia, 

Patambuco, Quiaca, 

Cuyu-Cuyu, Ayapata, 

Macusani. 



486 





geografía 




•é 


Sandia, 


Macusani 


Goasa, 


Jara y 


Ayapata, 


Quiaca. 



Descripción ffíslc»* 

En minas de oro ha sido Carabaya la mas opulenta dq 
América, pues ha dado como treinta y tres millones en oro, 
sin contar con la extracción clandestina en tiempos antiguos. 
Hoy se saca poco á pesar de cierta especie de entusiasmo con 
que fueron á ella muchísimos individuos en 1849, de los 
cuales no hubo quizá diez que costearan el viaje y gastos de 
expedición, por que desde Crucero á San Gabán hay insu- 
perables obstáculos que vencer en el camino, teniendo que 
andar por precipicios, a pié y con riesgo aun de la vida en 
muchas partes. Tanto esto como la falta de brazos y el temor 
de los salvajes, impiden que se exploten las riquezas de este 
suelo privilegiado al que la naturaleza dio con profusión 
toda clase de producciones. 

En tiempo de Carlos V y de Felipe 11 se hallaron en San 
Gabán dos pepitas de oro de extraordinaria y nunca vista 
magnitud : la primera en forma de cabeza de caballo de cuatro 
arrobas y libras , se remitió á Carlos V : la segunda de la 
figura y tamaño de la cabeza humana remitida á Felipe II la 
que setperdió en el canal de Bahama. 

Esta increible riqueza exaltó la codicia de los moradores 
de San Gabán y formando bandos se hicieron tal guerra que 
se destruyó la provincia. 

Cuando se limpia la pila de la plaza de Ayapata, uno de los 
distritos de esta provincia, se hallan granos y pepitas de oro. 
Tanta es la fecundidad aurífera de este suelo ! 

En 1709 se descubrió en el Cerro llamado de Reantalla, 
entre Carani y OUachea, luia mina de plata tan rica que daba 



DE LA REPÜBUCA DEL PERÚ. 427 

al principio 4>7o^ marcos por cajón (esto es 2,35o libras en 
5o quintales de metal en bruto), es decir que como la mitad 
del metal era de plata. Nació de aquí un grande alboroto, 
que concluyó derrumbándose la mina una noche, cuando el 
Virrey Morcillo tomaba medidas para calmar el desorden 
causado por la sed de oro. En este estado se halla hasta hoy 
dia por las dificultades de que ya hemos hablado. 

El país de Ayapata es sano y de buen clima; pero está sujeto 
á estupendos terremotos. Según tradiccion hubo uno antes de 
la conquista, tan horrible, que trastornó é hizo balancear las 
montañas y hundió algunos pueblos sepultando á sus habi- 
tantes. En 1747 se sintió otro tan fuerte que abriéndose la 
tierra en algunos parajes, saltó una agua cienagosa que infi- 
cionó la de los rios y produjo una atroz epidemia. 



RiOM. 



Vnanvari, rio muy caudaloso que separa esta provincia 
del territorio de los bárbaros, tiene varios tributarios. Ali- 
mentan sus aguas varios y exquisitos peces, como sábalos, 
dorados grandes y otros muchos. El Vnanvarí es afluente 
del Marañon, en él que entra después de un largo trayecto. 



ProducelOBMi mn Iom tres reliiMi. 

Encierran sus entrañas una abundancia de oro, plata, co- 
bre, fierro y otros metales. Corre el oro en pepitas en sus 
arroyos, torrentes y rios, sus colinas y quebradas están po- 
bladas de plantas y árboles de todo género. Los cocales dan 
tres cosechas al año y la naturaleza por una acción espontá- 
nea produce el Sub aillo, Aloe, P^ainilla, Caova, Cedro, 
Jacaranda, Pino, yíbcto. Quinaquina, Cascarilla, Copaiba, 
Café e\ mejor del mundo. Cacao, Tabaco, frutas deliciosas 
cuantas se producen en la Zona Tórrida, Legumbres, Gomas 



428 GEOGRAFÍA 

exquisitas. Caucho, etc., etc. Su vegetación es espléndida y 
casi ideal. 

El reino animal es igualmente rico , aves de todas clases, 
del mas bello plumaje, cuadrúpedos, mamíferos de diferen- 
tes órdenes, reptiles, insectos, etc. En fin bajo este respecto, 
lo mismo que en los otros reinos es excesivamente abundante 
y fértil. 

Hay muchas lagunas sin peces, pero si con aves tales como 
patos, gallinetas y otras. 

También se encuentran aguas minerales en esta provincia. 

£1 clima varia, como el terreno ; pero generalmente de un 
calor insoportable y siendo muy húmedo da origen á tercianas 
y á otras enfermedades propias á tales países. 

Recomendamos esta provincia al país y al Gobierno; pues 
por si sola puede hacer la riqueza del Perú. 



Antifffiedadefl. 



r. 



í'b .'• 



ti* 

Cerca del pueblo de Quiaca se encuentran los restos dé 
una ciudad antigua. Dicha ciudad venia á estar situada en 
un cetro ó morro de poca elevación. 



PROVINCIA DE HUANGAIVE. 

IiímUes. 

Confína esta provincia por el Norte con la de Azangaro; 
al Sur con la de Puno y con el lago Titicaca ; al Este con la 
República de Bolivia ; y al Oeste con la provincia de Lampa. 

Dimisión política. 

Comprende siete distritos, catorce pueblos y cinco curatos. 
Huancané es la capital de la provincia. 



DE LA REPUBUC4 DEL PERÚ. 429 

t 

- Huancané, Taraco, 

luchupalla. Moho, 

Vilque-Chico, Conima, 

Pusi. 

Cinralos. 

Huacané, Vilque-Chioo, 

Inchupalla, Conima, 

Moho. 

I : ■ 

niiieralcs. 

■ 

En tiempo del Virrey Conde de Al va se trabajaba una raina 
de azogue que producía mucho y de excelente calidad; pero 
se prohibió su explotación por convenir así á la política res- 
trictiva del coloniage. 

En lo demás nos referimos á lo dicho acerca del departa- 
mento en general. 



PUOVINCIA DE L 



IiimlteM. 



Confina por el Norte con la de Carabaya ; por el Sur Kste 
,con la de Puno ; por el Este con las de Azángaro y Huancané ; 
por el Oeste con la de Caylloma del departamento de Are- 
quipa y con las de Cánehis y Canas del Cuzco. 



Diirisioii politlea* 



Consta esta provincia de doce distritos, tres villas, cua- 
renta y un pueblos y trece curatos. 
Lampa es la capital de la provincia. 



430 



GEOGRAFÍA 



DUitrItMi. 



Ijampa, 




Santa Rosa, 


Cabanilla, 




Macan, 


Pucará, 




Cupi, 


Ayaviri, 




Llalli, 


Orurillo, 




Ocuviri, 


Nuñoa, 


€?iipates* 


Umachíri. 


Pucará, 




Lampa, 


Ayavíri, 


• 


Caracoto, 


Umachíri, • 




Cabanilla, 


OruriUoy 




Vilque, 


Nuñoa, 




Cabana, 


Macar i, 


AtUQcolla. 


Juliaca, 



£n lo demás nos referimos a lo dicho acerca del departa- 
mento en general. 



PROVINCIA DE CHUCUITO 



IjintiteM. 



Confina por el Norte con la de Puno ; al Sur Oeste con la 
de Moquegua; y al N.E. y S.E. con el lago Titicaca que la 
separa de la República de Bolivia. 



División política. 



Consta de nueve distritos, una villa que es Juli la capital, 
veinte y cinco pueblos y veinte curatos* 



DE LA REPÜBUCA DEL PERÚ. 



431 



INMritiMi. 



Juli, 




Yunguyo, 


llave, 




Desaguadero 9 


Pomata, 


• 


HuacuUani, 


Zepita, 


Santa Rosa. 


Pisacoma, 



Santo Domingo de Ghucuito, 
Asunción de Chucuito, 
San Pedro de Acora, 
San Juan de Acora, 
Santa Bárbara de llave, 
San Miguel de llave, 
San Juaa de Juli, 
Santa Cruz de Juli, 
Asunción de Juli, 
San Pedro de Juli, 



Santiago de Pomata, 

Rosario de Pomata, 

Asunción de Yunguyo, 

Magdalena de Yunguyo, 

San Pedro de Zepita, 

Pisacoma, 

Hnacullani, 

San Sebastian de Zepita, 

San Pedro del Desaguadero. 

Pichacani.* 



Commm notmhlem. 



En cuanto á sus producciones no$ referimos á lo dicho 
acerca del departamento en general. 

En el camino de Zepita á Puno á poca distancia de esta 
última se encuentran cerros que según Weddell son de origen 
volcánico. Son interesantes, pues han sido sin duda un cen- 
tro de levantamiento ; pero posterior al de los Andes, él que 
habría llenado un inmenso valle que separaba la Cordillera 
interior de la Occidental. 



> . I 



DEPARTAMENTO DE AREQUIPA. 



Este departamento ocupa un lugar distinguido en el Pfern, 
ora por las aventajadas dotes y valor de sus hijos , ora por 
la poética belleza de su campiña, que es un verdadero oasis 
del desierto comprendido entre el mar y los Andes, ora por 
la raredad y transparencia de su atmósfera. 

Aunque menos rico quizá este departamento en prodocí- 
ciones minerales y aun vegetales que algunos otros de la 
República, como Amazonas, Junin, etc., es sin disputa el 
primero en artes mecánicas é industriales, en ciencias y en 
el modo de trabajar los campos. 

Construyen en Arequipa descollando, los admirables artis- • 
tas Don Jacinto Ybañez, Don Manuel María Vargas y Don 
EgidioNoriega, tpda clase de obras de difícil ejecución : como 
imprentas, cristalería, cajas de música, guitarras, relojes de 
bolsillo, péndulos astronómicos de nueva invención y de pro- 
digiosa exactitud, inclusive las plataformas y demás utensilios 
necesarios para hacer estos artículos, etc. Difícil seria hallar 
hombres tan inteligentes y diestros en el trabajo de toda es- 
pecie de máquinas. Ybañez se habría distinguido en la In- 
glaterra, Vargas y Noriega estarían á la par. Y sin embargo 
el primero y último gimen bajo el peso de la escasez (i). 

(i) Los artículos que trabajan estos tres individuos es en escala muy li- 
mitada y casi no excede de lo ncccsai'io para su uso personal ó para mani- 
festar su Labilidad. 



DE LiV REPÚBLICA DEL PERÚ. 433 

Fabrícanse pianos excelentes en Arequipa por individuos 
cuya profesión no es la ebanistería. Un sacerdote Suyo y 
Don Apolinario Peralta han construido pianos armónicos que 
compiten con los Europeos. 

En todas las demás artes, como herrería, platería, etc., hay 
igualmente hombres eminentes, capaces de hacer cualquiera 
obra extranjera y en la última sobre todo. 

Y tratando de Arquitectura, asombra la destreza é inteli- 
gencia con que levantan monumentales templos, como la 
actual catedral y otros bellos y arquitectónicos edificios, 
hombres que al parecer no se les creería capaces de tamañas 
empresas. Entre estos debemos recordar al finado Don Manuel 
Torres y al Maestro laucas que han dirigido la fábrica de tan 
colosal obra, sin haber salido jamas de su país. 

En la clase de fundidores, descuella como un gigante Don 
Mariano Cuba, llamado comunmente el Pollón. Este extraor- 
dinario artista, que no sabe quizá ni leer, hace con una faci- 
lidad que asombra cañones de artillería de gran calibre, 
campanas hasta de quinientos quintales y él mismo no conoce 
el gran precio de sus exquisitos artefactos. Hizo la campana 
mayor de la catedral que hoy existe, en 1842, por un precio 
que espanta por su moderación; y sin embargo esta campana 
es mayor que la de San Pablo de Londres. 

El mencionado Vargas fabrica excelentes brújulas, grafó- 
metros, teodolitos y todos los instrumentos que se pueden 
hac^r en Europa. Es sujeto decente que vive de sus rentas 
propias y que solo por placer ejecuta esta clase de trabajos. 
Y para que no se crea que exageramos , nos hallamos en el 
deber de decir que nos rehizo un círculo astronómico repe- 
tidor de Borda que sufrió graves daños en el camino de Lima 
á esa ciudad, de tal modo que M. Lerebours que ío fabricó 
no conocería las composturas. 

Debemos decir, en fin, que Ybáñez, Vargas, Noriega y el 
Pollón, son artistas que brillarían por sus talentos en el Viejo 
Mundo. . j 

TOM. I. 28 



434 GEOGRAFÍA 

Considerando este departamento como guerrero, entu- 
siasta y patriota, ocupa sin duda un lugar distinguido entre 
los pueblos del Perú. Basta para probar nuestro aserto la 
última revolución (de i854) en la que hicieron prodigios de 
civismo y de valor. En los campos de la Palma ^ fueron los 
Libres de Arequipa los que tomaron la parte mas activa. 
Desearíamos solo que no fuesen tan exaltables en política, 
por que los campos quedan desiertos y los talleres sin arte- 
sanos , al menor movimiento revolucionario. De este modo 
serian mas grandes y mas útiles á la patria. 

Confina por el N.O. con lá Provincia IJtoral de lea; por 
el N. con la de Parinacóchas del departamento de Ayacucho 
y lasóle Aymaraes, Chumbivílcas y Canas del Cuzco; al E. con^ 
laá de Puno y Lampa de Puno, y la de Moquegua del depar- 
tamento de su nombre, y al S.O, con el Océano Pacífico. 

División política. 

El departamento de Arequipa consta de siete provincias 
que son : 



El Cercado, 


La Union, 


Carnaná, 


Caylloma, 


Condesiiyos, 


Castilla, 



Islay. 



La provincia de Castilla se erigió últimamente en la revo- 
lución de 1854 , en honor y respeto al ilustre General Don 
Ramón Castilla. 

Llega su población á cerca de 1 3o, 000 habitantes. En lo 
judicial está sujeto á la Corte Superior de Arequipa y en lo 
eclesiástico al Obispado de Arequipa. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 



43K 



\ DEL CERCADO. 



liíiiiltefl. 

Confina por el N.O. con las provincias de Camaná y Cay- 
lloma; por el E. con Puno y Moquegua, y por el S.O. con el 
Pacífico. • 

DiTisioii polític». 

La provincia del Cercado de Arequipa comprende diez y 
seis distritos, veinte y tres pueblos, veintiséis aldeas, treinta 
y siete caseríos, quince curatos y tres postas. 

Arequipa es la capital de la provincia. 

BiMtrltOM. 



La Catedral, 


Socabaya, 


Miradores, 


CharacatOy 


El Palomar, 


Tiabaya, 


Yanahuara, 


Uchumayo, 


Caima, 


Chihuata, 


Pauearpata, 


Quequeña, 


Sabandía, 


Pócsi, 


Sachaca, 


Vítor (Valle de). 


€?uratoM. 


• 


El Sagrario, 


Uchumayo, 


Santa Marta, 


Vítor, 


San Antonio, 


Pauearpata, 


Yanahuara , 


Sabandía, 


Caima, 


Characato, 


Sachaca ó Tio, 


Chihuata, 


Tiabaya, 


Pocsi, 



Tambo. 



436 geografía 



lle«crl|Mleit física. 

El distrito de Sahandía es notable por sus magníficos ba- 
ños frios, á donde acude gran parte de la población en Ve- 
rano y por la belleza rústica y pintoresca de sus campos. 
¡ Cuanto poesía encierra este distrito ! 

Characato es muy pobre lugar; pero afamado«y coneur- 
rido por su espléndido templo, en el que se cuentan muchas 
bellezas artísticas , tales como los doce apostóles traidos de 
Italia, la Virgen patrona y otros mas primores debidos en 
gran parte al celo, generosidad y buen gusto de su actuafl 
cura el Señor D^ Don José Manuel Vargas, hermano del uv- 
si^ne artista de quien hicimos ya mención. £ste Párroco es 
modelo evangélico de virtud y desprendimiento , pues ha 
llegado á establecer á sus expensas un hospital muy biea 
asistido. 

Tiabaya es una hermosísima ensenada, casi ideal en su feF- 
tilidad, clima y belleza, dos y media leguas al Oeste de Are- 
quipa. No hay campiña mas llena de poesía en toda la provin- 
cia, ni alameda comparable con las varias ringleras paralelas 
de Perales, situados en las faldas de su colina occidental, que 
se prolongan por mas de dos leguas. Kn este agradable^í/e// 
pasan deliciosos momentos los Arequipeños desde mediados 
de Noviembre hasta fines de Febrero, pudiéndose decir, sin 
exageración, que es el mas placentero paseo del Miuido. Tiene 
un buen templo de cal y canto dedicado a Santiago el Mayor. 
El pueblo es de mediana magnitud. 

Qucqueña presenta un paisaje poético y pintoresco, al 

. entrar en su hermosísima alameda de Sauces, que tiene cierta 

unción bíblica , cierto encanto que solo se puede concebir 

viéndola y recorriendo sus matizados campos. Se halla á cinco 

leguas al Este de Arequipa. 

Vanahuara ó Chimba al N.O. de Arequipa á media legua 
de distancia, fué población muy antigua de los Indios Chil- 



DE LA REPÚBLICA DEL P1.RU. 437 

cas, Chumbivilcas, Mitinaes, Callapas y CoUaguas, que acom- 
pañaron á Maita-Cápac. Tiene un mediano templo y es muy 
risueña su campiña. 

Caima es pueblo contiguo al anterior, de mayor pobla- 
ción, mejor templo y con una campana fundida en i582. 

Paucarpata quiere decir sembradío en Andenes : dista una 
legua de Arequipa hacia el S.E. y está situada en un pequeño 
cerro. Es un poco frió; pero muy sano, bello y de posición 
militar inexpugnable. 

Chihuatay cinco leguas al Este de Arequipa, se halla situado 
al pié del Pichu-Pichu, una de las montañas que cortejan al 
Misti. Es, de consiguiente, lugar jnuy frió, de escaso sem- 
bradío y poblado solo de Indios. 

Pocsi e^ también un lugar de Cordillera cinco leguas al 
S.E. de Arequipa. Su clima muy frió y su campiña pobi^e. 
Es sin embargo muy de notar que tanto aquí como en Chi- 
huata hizo destrozos la fiebre amarilla en i855. Fenómeno 
es este muy difícil de explicarse. 

TingOy pueblo al Sur de Arequipa y á dos millas de distan- 
cia, es memorable por sus deliciosos baños frios de vertientes 
nacidas allí mismo. lia mitad de la población de Arequipa 
pasa en este ameno sitio la temporada de baños, que es desde 
^foviembre hasta principios de Marzo. Su campiña sin em- 
bargo es pobre, menos la bellísima quebrada denominada 
Tingo Grande, á donde desgraciadamente no hay la ventaja 
de los espléndidos pozos de cuarenta varas de largo y veinte 
de ancho. El agua de Tingo goza de una merecida reputación 
por su pureza y salubridad, así es que la suelen llevar hasta 
Arequipa para el consumo, por ser mala la de esta ciudad. 
Desde Tingo hasta Arequipa hay una bonita alameda de 
árboles. 

Uchumayo, que en quichua significa Rio estrecho, está cua- 
tro leguas al Oeste de Arequipa en una quebrada profunda 
y poco fértil. No tiene mas de notable que los pejerreyes y 
camarones que no tienen igual en el Mundo, sino es los de 



438 GEOGRAFÍA 

Máges; pues por lo demás es distrito muy miserable. Es 
pascana del camino de Arequipa á Islay. 

Socahaya no tiene nada que llame la atención ; y antes ^Or 
el contrario es poco fértil, frió y desierto. Solo para nosotros 
es de la mas mágica y encantadora poesía, por que allí pasa- 
mos nuestros primeros años. Está al S. de Arequipa y á dos 
leguas de distancia. 

Sachaca, Palomar y Miraflóres no presentan hada de im- 
portante, por lo que no decimos nada de estos distritos. 

TaUe de Títor. 

El Falle de Vítor dista doce leguas de Arequipa, hacia el 
Sur Oeste. Es tnuy estrecho. Su dirección es hacia el Oeste. 
Está' todo él plantado de viñas, cuyos caldos se reducen á 
vinos , pero la mayor cantidad á aguardientes que llevan á 
Puno, Cuzco y otros puntos. Es este de mala calidad y mal 
sabor, llegando apenas á diez y siete grados. 

Ciudad de Arequipa, mu deseripeion* 

Esta ciudad es sin duda de las mas importantes, bajo mil 
respectos, no solo del Perú, sino de América. Según Weddell 
es la mas agradable de toda Sur América, tanto por la ame- 
nidad de su clima, cqmo por las costumbres sencillas y dul- 
ces de sus habitantes ; pero nadie ha hecho una descripción 
mas elocuente y entusiasta que el distinguido señor Leubel 
y dice asi : 

«c Hay en el Perú una ciudad notable por la inteligencia y 
valor de sus hijos ; grande por sus rasgos heroicos, aun en 
en medio de todos sus delirios. Colocada al pié de un her- 
moso volcan, dijérase que sigue una marcha paralela con el 
cráter cuya influencia recibe. Continuamente agitada, á veces 
rebelde ; vencedora ó vencida, siempre es digna de respeto. 
Centinela avanzada, es la primera que da el grito de alarma. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 439 

cuaiido se atacan las libertades nacionales. Entonces se con- 
vierte en un cuartel. Lucha; y lucha á lo antiguo, casi á lo 
espartano : triunfa ó sucumbe; pero nunca retrocede. Termi- 
nado el combate, el soldado se convierte de nuevo en obrero 
de la santa ley del trabajo ; y las robustas manos que dejan 
el arm? inútil, vuelven á* tomar el azadón. Esa ciudad tiene 
también sus tribunos, que la abandonan para escalar el po- 
der y á veces se convierten en apóstatas. Pero ella existe 
siempre y la patria vive en su seno. Entretanto, cual será su 
destino ? ¿ Tendrá que iluminar al Perú todo, ó habrá de es- 
trellaTse en mil pedazos al choque de los tiranos que com- 
bate .^^ ¡ Quién sabe,... pero esa ciudad republicana es quizá 
el mas poderoso baluarte de nuestra libertad civil y política. 
Fácilmente se comprenderá que hablamos de Arequipa, de la 
cuna de muchos de nuestros hombres públicos. 3> 

Es muy incierta la etimología de la voz arequipa : creen 
algunos, entre ellos el Padre Calancha, que se compone de 
las dos palabras del Quichua ar¿ rjuepaíj que significan s¿, 
quedaos, por que al regresar para el Cuzco el Inca Maita- 
Cápac, después de haber conquista{io las provincias de Chum- 
bivílcas, Parinacóchas y otras, los de su comitiva, prendados 
de la hermosura del lugar, le pidieron permiso para morar 
en él y el monarca les respondió como queda mencionado. 
Según Garcilazo de la Vega, Arequipa quiere decir trompeta 
sonora. Sea de esto lo que fuere, lo cierto es que esta ciudad 
estaba ya habitada en el tiempo de los Incas. 

Fundóse esta ciudad por orden de Francisco Pizarro y con 
bando solemne el dia 1 5 de Agosto de j 54o. Su primer sitio 
fué atrás de Caima, pero después se trasladó al en que hoy se 
halla, por presentar mas extensión y comodidades. Al trazarla 
se cuidó de que sus calles se cortasen en ángulos rectos y en 
dirección casi de N.S. y E.O., y de que cada cuadra tuviese 
i5o varas de largo y doce poco mas ó menos de ancho. Para 
consultar la salubridad, comodidad y aseo, se cortaron ace- 
quias en el medio de las calles, así rectas como transversales. 



440 geografía 

cuyo cauce está bien acanalado. Las calles que corren de J|^* 
á O. son ocho (las principales) y las otras también ocho : Bm 
aceras todas están bien enlosadas con una especie de piedra 
blanca volcánica, llamada Sillar y el piso restante empedradfi 
con guijarros. 

A mas de esta parte principal de la población, hay otra 
considerable hacia el N. E. denominada La Pampa ^ bafai* 
tada por blancos y mas aun por Indios que venden ciertosf 
artículos del mercado, como carne, cecina, quesos y en ger 
rieral todos los víveres que traen de la Sierra. También por 
el lado del N. O., pasando el Puente, se encuentra una me<^ 
diana población, que continúa por una callejuela , Ilamad4 
Callapa, hasta el pueblo de Caima. ,, 

Ijo^ edificios de Arequipa son de la piedra arriba indi-r* 
cada que se extrae de canteras muy próximas á la ciudad^ 
Esta piedra es fofa, como la pómez; por lo cual con la arga- 
maza de cal y arena forma una masa tanto mas sólida coanto^ 
mayor es el tiempo transcurrido desde la construcción. A^ 
cada piedra se le da el largo y ancho de media vara y *el 
grueso de una cuarta de vara. En las casas que se edifican 
desde estos últimos años, el ancho de las paredes es de una 
vara y cuarta por lo común : su altura media de seis varas : 
el ancho de las viviendas de cinco á seis varas; y los cjmien-. 
tos varían desde tres varas hasta cinco, según la mayor ó 
menor solidez del terreno. El techo es de bóveda y del 
mismo sillar, razón por la cual se da tanto espesor á las pa- 
redes. Hoy dia no son circulares las bóvedas, como antigua- 
mente, sino elípticas bien prolongadas. 

lias portadas de las casas tienen en general alguno de los 
órdenes de arquitectura, lo mismo las ventanas que caen a 
la calle. Los patios y traspatios son de la extensión mayor que 
permite el terreno, tanto por la comodidad, cuanto por el 
temor de los temblores que son muy frecuentes, aunque cree- 
mos, que los terremotos que han asolado en otros tiempos 
la ciudad, no derribarían las actuales casas, porque en esa 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 441 

época se hacian estas ó de adobe ó de piedra sillar con barro 
im vez decaí, casi sin cimientos. Dase así mismo toda la la< 
titud posible al pesebre ó corral. Es tal la sequedad del clima 
que toda porquería, lejos de fermentar, se seca antes de vein- 
ticuatro horas. 

La mayor parte de las casas tienen huertas ó jardines, re- 
gados por acequias pequeñas que hacer ramiíicar de las de 
las calles. Algunos de estos jardines están en el medio del 
traspatio en forma rectangular y con balaustradas dé fierro. 
Es muy pintoresca la casa que posee esta clase de pequeño 
huerto, lo mismo que la perspectiva general de toda la ciu*- 
dad, á causa del bello contraste que forma el verde de las 
plantas con la blancura de los edificios. No creemos que se 
halle otra pobladon de aspecto mas risueño y poético, ni 
que se halle menos expuesta á las inmundicias y miasmas. 

Desde donde arranca la bóveda que es, poco mas ó me- 
nos, de puatro varas corre en derredor de las habitaciones 
una eorniza que le da grande belleza. Las paredes interiores 
se estucaban antes ; pero hoy se emplea el papel, por ser mas 
vistoso, pronto y barato, aunque de menos duración. 

Raras son las casas que tienen dos ó tres viviendas en los 
altos, porque sufren mucho, aun en los temblores de me- 
diana intensidad. Las puertas son de sauce, por no haber 
otra madera en el lugar; de consiguiente son malas, mucho 
mas si se hacen de madera fresca, por que se tuercen y abren 
al menor cambio de temperatura. 

Está calculado que una vara cúbica del edificio de Are- 
quipa cuesta tres pesos : el valor de la bóveda se taza por 
las varas de superficie interior, dándose por exacto el precio 
de veinte reales por cada vara cuadrada. 

I^ Plaza mayor es perfectamente rectangular, tiene ciento 
cincuenta varas por costado. Adórnanla tres portales, no de 
muy buen gusto á excepción del nuevo, una hermosa fuente 
de bronce en el medio, con una regular taza de granito y en 
el otro costado una espléndida catedral que ocupa todo el 



442 geografía 

largo de la plaza. A no ser el defecto de estar la puerta prin- 
cipal por el medio de un costado y una pequeña despropor- 
ción entre sus dimensiones , podría colocarse este suntuosí- 
simo templo al lado de los mejores de América. 
. Aun no está concluido del todo la reconstrucción de este 
templo que se incendió en 1844? ó nías propiamente, se cal- 
cinó por haberse reducido á llamad activas los altares de ma* 
dera, viejos y muy penetrados de graza. 

Tiene tres naves, estucadas con esplendidez, por que el 
director de este trabajo fué un eximio estucador francés, 
quien aseguró ser el yeso de Siguas, valle á veinte leguas de 
Arequipa, el mejor de los que se conocen. Ha dejado muchos 
inteligentes discípulos estucadores. 

I^a bóveda de la catedral, como la de todos los templos 
de Arequipa, es de cal y canto, lo mismo que las paredes. 

El órgano es estupendo y puede figurar en la primera 
iglesia del mundo. Es construido en Bélgica. 

Reúnese á tanta belleza natural, la de los templos que hay 
en la ciudad. Se cuentan ocho conventos de religiosos y tjres 
monasterios. Helos aquí. 

ConireiiiiMi* 

Santo Domingo, San Juan de Dios, 

San Francisco, La Chompa nía (supreso), 

La Merced, San Agustín (supreso), 

La Recoleta, San Camilo (en ruina). 

Uloiiaaterios. 

Santa Catalina, Santa Teresa, 

Santa Rosa. 

Hay ademas un beaterío, una casa de ejercicios, otra de 
sacerdotes pobres, llamada Hospital de San Pedro, desti- 
nada á servir de habitación y refugio á los clérigos pobres. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 443 

según lo dispuso su fundador el Señor Arcediano Eche- 
varría. 

Todos los templos de los mencionados conventos y mo- 
nasterios son de cal y canto, arreglados mas ó menos, al or- 
den de la arquitectura del renacimiento y de exquisito gusto, 
á excepción de las torres, que por causa de los temblores se 
elevan poco , sobre bases muy gruesas. Sin embargo la de 
Santo Domingo y las dos de la catedral de dos cuerpos, son 
muy elegantes. La iglesia de Santo Domingo está ricamente 
adornada con tapicería de seda, color carmesí, bordada con 
franjas de oro. Todo esto se debe al zelo y religioso entu- 
siasmo del R. P. Fr.. Gerónimo Cavero , que en las varías 
veces que ha sido prior, ha hecho inmensos esfuerzos en 
favor de su convento. 

Ademas se cuentan : la iglesia de Santa Marta que es Par- 
roquia, la de San Antonio Abad, también Parroquia, San 
Lázaro, Capilla que sirve de Vice- Parroquia, lo mismo que 
San Camilo, San José y otras de menor importancia. La igle- 
sia de la Compañía es la Parroquia de la catedral. 

Respecto á campanas, las hay magníficas y colosales. La 
mayor de la Compañía es de una grata é inexplicable sonori- 
dad : la mayor de la catedral fundida el año 1 843 es enorme 
y compite con las mayores del mundo. 

En el convento supresp de San Agustin hay un colegio de- 
nominado de la Independencia, en el que se estudia latin, 
francés, filosofía, matemáticas puras y mistas, los cuatro 
derechos, economía política, religión, gramática castellana, 
dibujo y música. Ha sido un importante establecimiento ; 
pero las frecuentes revueltas le han perjudicado mucho. 

En el mismo local está la Universidad del Gran Padre San 
Agustin, fundada lo misjno que el colegio, poco tiempo después 
de la batalla de Avacucho. Se halla en bastante decadencia 
por las mismas causas. 

Los Padres Franciscanos • sostienen g^m/íV, un colegip en 
que se enseña casi las mismas materias que en el otro. Es 



444 geografía 

asombroso el celo y abnegación de estos religiosos, en espe- 
cial él muy hábil y erudito Fr. D*" Caliénes, que hace mas 
de veinte años que se halla consagrado con todo esmero á la 
enseñanza de la juventud, sin recibir ninguna clase de re- 
compensa pecuniaria. Cuenta entre sus discípulos hombres 
eminentes, como el D. D. Miguel W. Garaicochea, él que 
puede ocupar un asiento en las academias europeas. Ha for- 
mado una teórica de J — i , mediante la cual resuelve icón 
suma facilidad y elegancia los problemas mas intrincados de 
las matemáticas : este Doctor es el Lagronge ArequipeñOy ó 
mejor dicho, Americano.^ . ; 

liOs P. P. Mercedarios sostienen aunque en menor escala 
un colegio que lo dirigen con igual desinterés y patriotismo 
que los Franciscanos. 

Solo los Dominicos no tienen mas que una clase de latín 
y esta, muy poco concurrida. 

Pero de todos los colegios de Arequipa merece ocupar el 
primer rango el Seminario de San Gerónimo , tanto por su 
antigüedad, cuanto por que de su seno han salido hombres 
distinguidos en la política y en las ciencias. Educáronse en 
él, el Señor Luna Pizarro y el Señor D** D. Francisco de Paula 
González Vigil, ambos colosos en saber, y modelos perfectos 
de virtud : los hábiles políticos y jurisconsultos D** D" José 
Gregorio Paz Soldán, D. D. Andrés Martínez y otros mu- 
chos. El desgraciado patriota y poeta D. Manuel Melgar. 

Por desgracia se halla hoy este plantel en un miserable 
estado, aunque camina venciendo los mil embarazos que le 
opone la escasez de recursos. 

Para niñas solo hay el colegio llamado de Educandos^ pro- 
tegido y fomentado por los Señores Fierros, uno de los cua- 
les es su fundador. Allí por lo común no entran de alumnas 
internas mas que las jóvenes pobres y forasteras, no obs- 
tante de que se enseña bien gramática castellana, geografía, 
aritmética, dibujo, algo de historia y aun derecho natural. 
Es lástima que los Gobernantes no hayan pensado un poco 



DE LA REPÚBLICA D£L PERÚ. 445 

etk este interesante establecimiento, proporcionándole algu- 
Bos recursos para elevarlo á la altura de la civilización de 
aquel país. 

El Hospital se halla desgraciadamente situado en el cen- 
tro de ia población, con notable daño de 1h salud pública 
que respira sin cesar los aires mefíticos que de él se despren- 
den, resultando de aquí muchas graves enfermedades. Ocupa 
el convento de San Juan de Dios, cuyos religiosos están con- 
sagrados al servicio y cuidado de los enfermos, que no ba- 
jan nnnca de ciento, todos pobres y en general de los cam- 
pos. Sus rentas exiguas y la falta de vigilancia en las auto- 
ridades, son causa de que siempre se halle en mal estado. 
Debe ser el punto que primero se resuelva, él de la trasla- 
ción de este establecimiento á sotavento de la ciudad, pues 
peligra la salud pública con ese foco de Infección ¿Como 
ha habido mas de 3oo,ooo pesos para hacer una deslum- 
brante catedral y no hay 100,000 que se nedesita para la 
obra mas humanitaria é interesante á la salud general de los 
moi*adores de esta ciudad ? A Dios se le adora en espíritu y 
verdad, dijo Jesucristo, cuando se le preguntó cual era el 
lugar en que debia rendírsele culto. 

La Casa de Huérfanos padec>e también graves penurias por 
la escasez de fondos ; y seria de desear que se le asignase 
mas entradas. 

El Panteón nuevo comenzado en 1 826 ; pero no acabado, 
es otro hermoso monumento que decora este país. Está á 
sotavento de la ciudad una legua al Sur : es de cal y canto 
y verjas de fierro, que se las van sustrayendo poco á poco 
por la incuria de los prefectos de manera, que lejos de ir en 
progreso, corre rápidamente á su ruina. ¡ Ah suerte de nues- 
tro país en que solo se piensa en la política ! El antiguo 
Campo Santo es un foco de infección que debia ya cerrarse. 

Otro edificio público que no carece de gusto es el antiguo 
local de la Municipalidad, ocupado hoy por la Corte de Jus- 
ticia. Está fronterizo á la catedral, en el portal llamado de 



446 geografía 

Escribanos, en altos y tiene una hermosa galería que da 
la plaza. En los bajos se halla el Tesoro, en un local mezr 
quino y estrecho- Contiguo á él está la cárcel pública, muy 
segura; pero sumamente estrecha y falta de aseo y comodidad. 

La Casa de la Prefectura es muy espaciosa, cómoda, bien 
situada y magníficamente amueblada. A su costado se halla 
la casa de la policía, excesivamente estrecha y falta del cor-: 
respondiente aseo. 

Hay dos alamedas, una que conduce hasta los baños de 
Tingo ; y la Alameda pública que está á lo largo del rio, en. la 
otra banda de la ciudad : es un sitio hermoso ; pero falto 
de todos los adornos que constituyen un agradable paseo y 
sus fuentes no vierten agua hace muchos años. Así es, que 
el verdadero lugar de recreo es San Lázaro, por su hermosa 
arboleda de elevados y frondosos álamos y la .bella y pintot 
resca perspectiva que presenta. Tiene, como la Alameda, el 
inconveniente de la intemperie, pues solo cuando el tiempq 
es muy sano no se corre el riesgo de salir de allí resfriado. 

El Puente de Arequipa, no es muy elegante, pero sí muy 
sólido y de bastante extensión Consta de seis grandes arcos, 
y uno pequeño : su largo es como de 1 5o varas y su ancho 
de seis y media varas ; costó un millón de pesos y lo mandó 
levantar el Obispo Villarroel. 

En las esquinas de la calle E. O., que bajá derecho á la 
plaza mayor por el Jado de Santa Marta, hay piletas que 
surten de agua á la población, sin que en ella se gaste nunca 
un centavo en este artículo, por la facilidad de obtenerlo. 
La Fuente de la Plaza mayor y algunos otros pilones propor- 
cionan agua en otros puntos. Se cree que el agua de esta ciu- 
dad es impura y nociva á la salud, al menos para el forastero 
(jue casi siempre sufre una enfermedad de estómago, sino es 
una horrible disenteria, en los primeros meses de su mo- 
rada. Parece que es muy cargada de sales. 

Arequipa es patria de muchos hombres ilustres : en las 
ciencias, Don Juan de Dios Salazar que ha sido sin disputa 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ- 447 

uno de los hombres mas hábiles para la ciencia matemática. 
Durante su vida solo se contrajo á inventar, pues era una in- 
teligencia que no podia contentarse con repetir lo que otros 
habian dicho; y un tratado de Gonometría fué el fruto de sus 
trabajos : en ella pretende establecer un método para resol- 
ver triángulos distinto del de la trigonometría común. Cual- 
quiera que sea el mérito de este invento nadie podrá negar 
que revela genio en su autor. Don Mariano E. de Rivero , 
sabio naturalista de reputación europea, uno de los prime- 
ros Peruanos que ha explorado su país. Ha escrito sobre 
las antigüedades peruanas y muchas otras memorias cien- 
tíficas ¡ Ojala los Peruanos lo imitaran ! ! En las bellas artes 
músicos como Tirado, cuyas composiciones en París mismo 
han arrancado elogios : en el foro hombres como el D. D. 
Benito Lazo^ majistrado íntegro, excelente escritor y uno de 
los fundadores de nuestra independencia. Cervantes men- 
ciona un poeta arequipeño Rivera ; pero cuyas composicio- 
nes desgraciadamente no conocemos. 

Terreiii«tO0. 

La ciudad de Arequipa, situada en las faldas del volcan 
Misti, está expuesta á muchos temblores de tierra, demasiado 
frecuentes desde Septiembre hasta Diciembre ; y mas de una 
vez se ha visto arruinada por espantosos terremotos. Los que 
recuerda la historia de este país son : 

El de 2 de Enero de 1 582 á n I de la noche. 

El de 1 8 de Febrero de i6oo. 

El de 23 de Noviembre de i6o4, á la i 7 de la tarde. 

El de 9 de Diciembre de 1609. 

Eldei6i3. 

El de 20 de Mayo de 1666. 

El de 23 de Abril de 1668. 

El de 21 de Octubre de 1687. Llamado de Santa Úrsula. 

El de 22 de Agosto de 1716. 



448 geografía 

El de i3 de Mayo de 1784. 1 

EIdeiSia. 

El de 10 de Julio de 1821, á la i de la noche, - j «' 

Ya dijimos, en la Geografía Física, al tratar de los ten)blo« 
res, que en él del a de Enero de 1 682 fué tal el lestrago que 
los Huanacos y Vicuñas espantados vinieron de los cerros á 
mezclarse con los atribulados habitantes ¡ y en él de i ^^4^ 
se confundieron los linderos de las propiedades rurales. 

El 3 de Junio de i845, hubo desde las diez de la nbcÜe 
hasta las dos de la mañana como cuarenta sacudidas horro- 
rosas, sobre todo la primera; y el 9 de Octubre de i83i, á 
las nueve y cuarto de la noche aconteció un temblor de mu- 
cha duración é intensidad. 






Hantallas 7 Valcanes. 

Hay tres elevadas montañas en la provincia de Arequipa, 
que son : el Chachani, el Misti, volcan y el Píchu-Pichti . 
Ninguna de ellas baja de 18,000 pies de altura sobre el nivel 
del mar, sus cimas las coronan casi siempre las nieves. 

Es el Misti un hermoso y colosal volcan de perfecta forma 
cónica, al que se le ha truncado parte de su vértice. Su ele- 
vación sobre el nivel del mar según medidas de M** Pentland 
y las nuestras, llega á 2o,3oo pies ingleses. Domina este coloso 
formidable la risueña campiña de Arequipa, presentándosele 
en su magestad, como el dedo del Señor imponiéndole res- 
pecto ¡ Tanta es la imponente y enorme masa que lo forma ! 

Dista de Arequipa por elevación, como se dice, diez millas 
al E., y en sus faldas está fabricada la ciudad de. Arequipa. 
Nadie ha logrado llegar á su cumbre, ya por las conglome- 
ras de ceniza que lo rodean á cierta altura y en las que se 
sepulta el viajero, ya por el soroche ^ opresión y dificultad 
de respirar, ya por el surumpiy que consiste en el reflejo 
vivo de las nieves que cubren sus flancos y que ataca horri- 
blemente la vista, hasta el punto de ocasionar la ceguera. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 449 

ya por los recios vientos que soplan en esas alturas, ya en 
fin, por las escarpaduras y rocas talladas á pico. Muchos 
han emprendido visitar á este coloso en sus solitarias altu- 
ras, como los Señores Valdez de Velazco, romano estable- 
c¿4o ^n Arequipa, en compañía del D** Suero y otros ; pero 
después de algunos dias de graves é indecibles fatigas, en 
que el Señor Valdez arrojó sangre por boca y narices y los 
demás camaradas sufrieron cual mas, cual menos, se vieron 
precisados á regresar sin conseguir su intento. El sabio na- 
turajiista Haenke no pudo tampoco subir sino muy poco 
trecho, xlesde el cual protestó no acometer jamas empresas 
tasL temerarias. A M*^ Pentland le sucedió lo mismo; y es 
muy extraño que M. Weddell, hábil naturalista, pretenda ha- 
ber tocado el mismo cráter. Aunque amigo nuestro, el amor 
á la ciencia nos obliga á decirle que sufrió equivoco con al- 
guna de las muchas mesas que se encuentran gradualmente 
en la cordillera. Sin embargo á continuación ponemos la 
subida tal como él la refiere. 

. Preséntase el Misti^ cubierto de un hermoso manto azul, 
como un soberano , acompañado de dos moles gigantezcas 
como él, cual si fueran sus ministros, uno á la derecha, el 
ChcLchani; y otro á la izquierda, el Pichu-Pichu, ambos re- 
tirados como á 20,000 varas como si temieran faltar al res- 
peto de su soberano. Un paisano nuestro, ha dicho hablando 
de él : 

¡ Inmeusa mole, que del Dios eterno 

Ostentas el poder, volcan terrible, 

Que abrigas en tu seno al mismo Infierno; | 

Y que el dedo invisible 
Del miedo y del terror siempre mostrando, 
Al pueblo de las gracias y las risas 
En tus calladas iras tiranizas! 

(El S. D. D. Miguel del Carhó.) 

Sin embargo que llega á la linea de las nieves perpetuas, 

TCMB I. 39 



450 geografía 

hay ocasiones en que se le ve limpio de ellas. Despide una 
ligera nube de humo, en ciertos tiempos, aunque se cree 
que sea la ceniza y polvareda producida por los vientos» 
Creemos que aun no está apagado, sino en reposo, dur- 
miendo la larga siesta de los gigantes y que al despertar 
suceda que : 

« 

tt Quisiste despertar; y bostezaste 

Cuando Hombres, Pueblos, Montes te tragaste. » ' 

No hay noticia, ni la tuvieron los Incas de su última erup- 
ción ; pero la clase del terreno circunvecino y el abupdante 
sillar , que es traquito descompuesto y vuelto á componer, 
pues encierra pequeños trozos de roca y guijarro, acredita 
que ha inundado mas de una vez con sus lavas los terrenos 
inmediatos. 

En los temblores de tierra de alguna fuerza, despide Ha* 
maradas de fuego por su (Cráter, como las que produce la 
pólvora encendida al aire libre. Es pues infundado el temor 
de los Arequi peños de que el Misti reviente y los ahogue con 
sus torrentes. Al contrario es la salva-guardia de Arequipa, 
su mas celoso defensor, pues da salida por sus hoquedades 
á los vapores elásticos é inflamables del interior de la tierra 
que, sin esta cómoda salida, harian estragos para buscarse 
un paso. 

El corte del cono volcánico del Misti no es horizontal, la 
punta S. está mas elevada que la N. Tiene un tercio de le- 
gua el ancho del cono trunco. Creemos de interés copiar la 
subida del D"* Weddell y dice así : 

a El dia ii4 ™c p^ise en marcha para realizar un proyecto 
concebido desde largo tiempo : quiero hablar de la subida 
del volcan de Arequipa, que es conocido eh el país con el 
nombre de Misti* Cuando se ve desde abajo este gigante de 
la cordillera, se diria, si no fuera el blanco penacho de nieve 
que adorna casi siempre su cúspide , que no hay^ desde su 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 451 

base hasta su cima, sino un paseo de tres ó cuatro horas á lo 
mas. Pero que lejos está eso de la realidad ! la ausencia de 
todo punto de comparación es quien nos hace hacer cálculos 
tan falsos sobre las verdaderas dimensiones de esta masa tan 
enorme en el hecho y este error ha conducido á muchos 
viajeros á agotar en vano sus fuerzas y su aliento sobre los 
flancos de este cono engañoso. Si, por lo demás, yo he sido 
mas feliz que los otros , depende únicamente de que , vi- 
niendo después de ellos me he podido servir de la experien- 
cia que habian adquirido. 

Provisto de todos los accesorios necesarios para un viaje 
de tres dias y con la agradable compañía de Blockenham, jo- 
ven médico, recien llegado á Arequipa, fui á acampar al pié 
mismo del cono, cerca del punto llamado Alto de los Huesos : 
él que no era ciertamente un lugar muy agradable para pasar 
una noche á cielo raso ; pero hicimos de manera de encon- 
trarnos lo menos mal posible y lo conseguimos á pesar del 
viento y el frió. 

£1 dia siguiente '2^ no serian las tres de la mañana, 
cuando ya estaba todo listo para la marcha , á las cuatro ya 
estábamos montados y comenzamos nuestra ascensión diri- 
giéndonos hacia la extremidad de una especie de cresta ó cu- 
chilla por donde nos pareció ser menos trabajosa la subida. 
Los primeros pasos fueron fáciles y parecia que al cabo de 
una hora á lo mas, habríamos conseguido la primera parte de 
nuestra empresa; pero se pasó la hora y no tan solo no nos 
encontrábamos apenas en el tercio del camino que separaba 
nuestro campamento de la cima de la cresta, sino que nos 
vimos obligados á echar pié á tierra para poder continuar. 
La poca consistencia del terreno, que no era sino ceniza ó 
arena movediza y la dificultad que ya experimentaban nues- 
tros animales para respirar, nos ponia en la necesidad de 
renunciar á nuestro proyecto. Entonces fué cuando pudimos 
juzgar un poco de las dimensiones del coloso que poco 
antes nos parecia tan pequeño; porque , desde el punto 



452 geografía 

donde estábamos, los hombres y animales que habiamos 
dejado atrás se confundían con el cascajo del derredor. 
Nuestros padecimientos habian comenzado. Encima de la 
cuchilla la pendiente del volcan se hacia mas rápida ; para 
avanzar era necesario escarbar y aun con todo, no podiamos 
andar diez pasos sin detenernos á fin de dejar pasar la opre- 
sión que se habia apoderado de nuestros pulmones. A me- 
dida que mas nos elevábamos, no solo aumentaba la opresión, 
obligándonos á hacer descansos mas prolongados, sino venia 
aun á aumentársela fatiga de los miembros, accidente mas 
molesto que el Soroche, pues un descanso de.algunos minu- 
tos no bastaba para aliviarlo. El suelo era casi por todas 
partes formado de la arena negruzca que he hablado mas 
arriba, en la que el pié, por cada dos pasos que hacia ade- 
lante, hacia por lo menos uno atrás. En uno que otro punto 
tan solo se encontraban esparcidas las crestas rojizas dond^ 
se encontraba un apoyo mas firme y á lo lejos se veia aparecer 
por entre las cenizas, densas matas de Vareta {Bolax) con una 
capa resinosa. Es imposible definir la satisfacción que expe- 
rimenta la vista al fijarse sobre las manchas de un verde 
suave que forma esta planta á lo lejos, sobre la vasta super- 
ficie gris y monótona de la ceniza. Pasábamos de una á otra 
y cada vez aparecían ante nuestros ojos como pequeños oasis. 
Serian las once, cuando, continuando siempre esta ma- 
niobra, llegamos á la cercanía de una masa de rocas, que, por 
lo que ocultaba lo que habia mas lejos, nos pareció ser la 
cúspide de la montaña. Nuestros esfuerzos se i^doblarou ; 
[)ero no fué sino para reconocer n)¿is pronto nuestro error : 
!as últimas fuerzas de mis compañeros se habian agotado y 
los fuertes dolores que les atacaron al mismo tiempo, les obli- 
garon á pesar suyo, á dejar para otra ocasión la consecución 
de su proyecto. Tan solo yo continué el viaje labrando la 
ceniza resbaladiza de mis pies, que no los levantaba sino 
con trabajo, jadeando y escalando las rocas que se sucedían 
sin fin : creyendo cada vez llegar ; pero siempre huyendo 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 453 

delante de mí la cima del pérfido cono. Las horas se pasaban 
sin que tuviera, por decirlo así, la esperanza de conseguir 
mi objeto. Con todo, yo avanzaba. El sol estaba ya oculto 
tras la cima de la montaña, de cuando en cuando un violento 
resoplido de viento levantaba á mi alrededor un torbellino 
de arena que me obligaba a asirme de las piedras vecinas y 
á sostenerme mas fuertemente con mi bastón ó por lo menos 
á taparme la cara para no cegar. 

Por último con esfuerzos inauditos tomé un trozo de rocas 
ferruginosas y húmedas cubiertas irregularmente en ciertas 
partes de una eflorescencia salina , las que estaban "amonto- 
nadas, cuarteadas, hendidas y exhalaban un olor sulfuroso. 
Este fué para mí un momento de gozo. Estos indicios yo creo 
que me dieron una parte de las fuerzas que tan largo ejercicio 
me habia privado. Sin embargo, sobre esta superficie casi íi 
pico, yo no podia avanzar mas de dos ó tres metros sin de- 
tenerme para tomar aliento. Ya iba á desesperar, cuando de 
repente después de haber escalado una roca, me detuve como 
estupefacto, lleno de admiración : la punta del volcan habia 
desaparecido y tenia en mi delante un hueco inmenso; estaba 
en el borde de un vasto cráter. 

La primera impresión que se apodera del espíritu al ver 
esto, es de una naturaleza indefinible. Parece que una mina 
poderosa estallara en ese punto y se ha levantado rompiendo 
la punta de la montaña. Es necesario que el estupor súbito 
que nace siempre á la aparición de una cosa grande , se di- 
sipe : la atención entonces coordina poco á poco los lazos que 
unen á las masas entre sí ; y lo que desde luego era obscuro 
no tarda en aclararse. Él punto sobre el que me encon- 
traba formaba parte de una inmensa muralla vertical hacia 
adentro y que se continuaba por afuera con la pendiente 
del volcan; el espacio circunscrito por esta muralla y que 
con nada se puede comparar mejor que con un gran patio, 
no era otra cosa que el cráter externo del volcan. Esta cavi- 
dad estaba casi enteramente ocupada por una gran agióme- 



454 geografía 

ración de cenizas negruzcas de naturaleza parecida á las de 
la pendiente y de forma muy irregular, de tal modo que le 
he encontrado semejanza con un animal que se hubiera acos- 
tado en el fondo del cráter ; pero mas se parecia aun á uno 
de esos médanos que ocupan en gran número los desiertos 
de la costa; y no es dudoso que su origen se deba, como 
aquellos , á la acción de los vientos. Un túmulo de esta na- 
turaleza existe, como se sabe, mas ó menos en todos los vol- 
canes y sobre esta cima que generalmente tiene una forma 
cónica , existe también la boca ó respiradero por la cual se 
exhalan los gases ó vapores que forman los fuegos suÜterrá^ 
neos como por una chimenea. Pero nada de eso existe en el 
Misti, lo mismo que los estremecimientos y ruido de ebulli^ 
ción que sorprenden de tal modo los sentidos de los curiosos 
. que visitan un volcan en actividad ; de manera que cuando 
después del primer vistazo me senté sobre un fragmento de 
lava para disecar el pollo azado que habia sido mi único com- 
pañero de viaje durante las últimas horas , el gran silencio 
que reinaba no se interrumpió un momento sino por el ruido 
de un mozcon tan sorprendido sin duda como yo de encon- 
trar compañía en estos lugares. En seguida procuré asegu- 
rarme de mi victoria, fijando sobre los bordes del cráter el 
pabellón peruano que habia traído al efecto y lo saludé con 
una descarga de artillería ; pero habia calculado tan mal los 
efectos del fuego que á pesar de su brillo la humareda no me 
pareció superior á la de un cigarro : tal fué por lo menos la 
comparación que me vino á la mente. El punto del muro sobre 
el que habia subido era quizá mas bajo que cualquier otro 
de la periferia y la distancia que le separaba del fondo del 
cráter externo no era sino de algunos metros ; de manera 
que ayudándome de las fragosidades de las rocas, que for- 
maban una escalera natural, llegué sin dificultad ninguna 
hasta el pié del médano central sobre el que yo no tenté de 
subir : el tiempo de que podia disponer era muy limitado 
y el examen que habia hecho me habia ya satisfecho. Tan 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ 455 

solo avanzé hasta uno de sus extremos para asegurarme que 
la especie de calle ó corredor que le separaba del muro daba 
la vuelta. Del lado de Arequipa la muralla es mas elevada 
y seria difícil bajar al cráter por allí. En cuanto á la cruz 
que tantas personas han podido ver de la ciudad por medio 
de instrumentos apropiados , debe existir á cierta distancia 
bajo la cima : lo que explica por que no ha sido visible para 
mí que he hecho la ascensión de este lado. 

El sol se acostaba y debí ínuy á mi pesar despedirme de 
estos interesantes lugares ; no lo hice sin embargo sino des- 
pués de haber empleado algunos instantes para tomar un rá- 
pido bosquejo. En seguida, en menos de dos horas, después 
de una no interrumpida sucesión de saltos y de resbalones 
y sin haberme parado una sola vez me junté con mi compa- 
ñero Blockenham, que habia comenzado sus preparativos de 
defensa contra el frió. 

El dia siguiente tomamos el camino para Arequipa, de- 
jando á nuestro detras el volcan que durante la noche se ha- 
bia cubierto con un blanco velo de nieve. » 



Agwum tennaleff. — Hanantlales firiiMi de Yiir». — Jímii 



Ya hemos dicho que aguas termales , son las que brotan 
del seno de la tierra en una elevada temperatura. Hacia el 
N.N.O. de Arequipa, á siete leguas de distancia, hay en el 
pueblo de Vara unas aguas termales maravillosas, para cu- 
rar gran número de enfermedades, sobre todo las sifilíticas, 
reumáticas y el mal de piedra. 

Analizadas estas aguas por el Señor Don Mariano Eduardo 
de Rivero , resulta que las llamadas de fierro contienen en 
una botella io,5 granos de ácido carbónico, 2 granos de 
ácido muriático, 0,26 de grano de ácido sulfúrico; y con ellos 
las sales de carbonato de magnesia 26 granos, de carbonato 
de cal 6, de muriato de sosa i5, de bicarbonato de sosa 4o, 



456 geografía 

de sulfato de fierro 3, de parte insoluble de sílice y de Mi- 
fato de cal 8 : por todo 98 granos. 

Una botella del manantial llamado el Tigre, dio : 10 granos 
de parte insoluble de sílice y de sulfato de cal : 2S de carbo- 
nato de magnesia, i4 de muriato de sosa, 7 de carbonato de 
cal, 39 ¿^de bicarbonato de sosa. Yademas había en disolu- 
ción gas hidrógeno sulfurado y gas ácido carbónico. {Kura 
pertenece á Caylloma, pero por ser conocidos gaieral mente 
sus baños como de Arequipa hablamos de ellos aquí.) 

. * . ■ : 

AsviiMi de Semwmm 

Jesús es un pueblo del distrito de Paucarpata, á una y me- 
dia leguas al N.E. de Arequipa, en que hay unas aguas ter- 
males buenas para las enfermedades cutáneas y otras mu- 
chas. Nuestro paisano el hábil químico D" Mariano Hurtado 
Valdez las analizó y encontró que en una libra de agua hay 
10,5 granos de muriato de sosa, 0,28 de grano de muriato de 
cal, 3,96 granos de carbonato de cal, .0,08 de sulfato de cal, 
0,72 de carbonato de magnesia y 0,67 de sulfato de sosa. 

Encontró el mismo Señor Rivero en estas aguas, que son 
frias, carbonato de sosa y de cal, muriato de sosa,, sulfato 
de fierro y algo de carbonato de magnesia. 

En las aguas de Tingo halló muriato de sosa, carbonato 
de sosa, carbonato de cal, algo de sulfato de magnesia, fierro 
y ácido carbónico en disolución. 

En los baños de Jesús hay una pieza de cal y canto edi- 
ficada á expensas del muy virtuoso Párroco D. Luis García 
Iglesias. El hospicio de los baños de Yura, la Chacra y la Ca - 
pilla son la obra del evangélico D. Gallego José Nodal, que 
en gratitud de haber sanado en estos baños del mal de piedra 
de que adolecía, se quedó de eterno morador de Yura, en 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. .457 

4k>ade gagtóinas de 5o,ooo pesos en beneficio de lo$ pobres 
y enfermos que aUí fuesen á medicinarse. 

BnlénMmüUieff «ue «• euraii en IO0 baAiMi de Tur». 

I Según ba mostrado la experiencia, confirmada con la opi- 
nión de médicos distinguidos, el agua del pozo llamado el 
Tigre que es de azufre cura los reumatismos, la artrítide 
crónica, podagra ó gota, la atrofia nerviosa, los doloi^es his- 
téricos, la epilepsia ó mal de corazón, las parálisis, la sarna, 
la lepra, la escoria, las escrófulas ó lamparones, la hidrofo- 
bia, las diarreas, etc. 

El agua de fierro sirve para la gonorrea ó blenorragia, 
flores blancas, ó flujo blanco de las mujeres, la clorosis, el 
desarreglo de la menstruación, la dispepsia^ las diarreas, la 
disenteria, la raquitis, llamada vulgarmente Urijua^ hemor- 
roides ó almorranas, el escorbuto, la perlesía, el histerismo, 
la hipocondría y en fin, todas las afecciones de los órganos 
fcn que se descubre relajación, inercia y pesadez en el ejerci- 
cio de las funciones naturales. 

La^ aguas de Jesús curan los cálculos, las diarreas, la de- 
tención de la regla, el reumatismo crónico, la dispepsia, ó 
indigestión y por último todos los males cutáneos. 

Las aguas de TingOy lo mismo que las de Sahañdia^ son 
friasy por consiguiente es de suponer cual sea su utilidad. 

Es menester advertir que el modo y régimen de emplear 
las anteriores aguas deben ser prescritos por un buen médico, 
conocedor del país. 

RliM. — ITientos. — Clima. — IíIutími. 

El Rio Chili es el que fecundiza la campiña de Arequipa. 
Su curso lleva la dirección de E. á O. ; y su nacimiento es 
en las alturas de Pati. Pasa por entre el Misti y el Chachani ; 
y dejando al Sur á la ciudad, se dirige hacia el valle de Vitor, 



458* geografía 

recibiendo en Palca, siete leguas al S.O. de Arequipa, las 
aguas de Yura para desembocar por Quilca en el Pacífico. 
También tiene por tributarios al rio de Paucarpata, que 
nace de Tarucani, atraviesa el espacio comprendido entre 
el Misti y el Pichu-Pichu ; y se reúne al Chili en el Postrerrio, 
que es otro riachuelo que nace en las vertientes del Pictu- 
Pichu : el de Characato ó agua del milagro aunque es tan 
poca que no alcanza para el regadío de este pueblo. 

Es por lo general muy escasa la cantidad de agua que lleva 
el Chili, sino es en Diciembre, Enero y Febrero en que en- 
grosado por las lluvias de la Cordillera se vuelve formida- 
ble. Durante las horas de las avenidas es colosal y causa á 
veces graves perjuicios á los fundos rústicos. 

Casi constantemente SQpla el viento fresco del Sur; y en 
la noche él del Norte, lo que impide que haya peste y otras 
enfermedades contagiosas. 

£1 clima es suave y templado. El termómetro no pasa de 
los límites lo^ y i8^ de Reaumur, á la sombra. Los Europeos 
estiman mucho este lugar por su temperatura y risueña 
campiña, aunque 'al atravesar el espantoso desierto de Islay, 
sembrado de infinito número de maganos, creen que van á 
la IJbia ó Mauritania, error agradable cuando divisan el 
espléndido valle de Tiabaya ó él muy selvático de Uchu- 
mayo, que hacen el papel de un verdadero oasis del Desierto. 
De manera que Arequipa es un delicioso vergel, plantado en 
el centro del mas espantoso desierto. 

Desde fines de Mayo hasta principios de Agosto sube el 
termómetro de lo** á i5° : el resto del año va gradualmente 
hasta i8° á la sombra. 

No hay en el suelo Arequipeño ni tempestades, ni hura- 
canes, ni pantanos, ni bosques que llenan el lugar de insectos 
y bichos venenosos. 

Las Lluvias en este bendecido suelo son una delicia, tanto 
porque caen solo en medio del estío de Diciembre á Marzo 
inclusive, cuanto por que solo son de dos á cinco de la tarde, 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 459 

por lo general, sirviendo de escoba para barrer las calles y 
dejando la atmósfera pura como un cristal. Por desgracia de 
Arequipa, hace muchos años que no están las lluvias en su 
estado normal, desarreglo que ocasiona ala salud y á la cam- 
piña males de consideración. 

Sequedad de Arequipa* 

Es tan extraordinariamente seca la atmósfera de Arequipa, 
no obstante de que en sus calles, jardines y campiña hay el 
agua suficiente para humedecerla. Creen algunos que la causa 
de esta extremada sequedad está en el material de que se halla 
construida la ciudad y que hay en las canteras vecinas. Es un 
traquito absorbente que no hay agua que lo sacie , como se 
nota al tiempo de edificar, en que un solo sillar absorbe una 
arroba de agua y no queda saturado. Explícase pues satisfac- 
toriamente este fenómeno por el principio enunciado, sin que 
se pueda encontrar otra causa. Pero felizmente esta sequedad 
que por un lado causa ciertos males, por otro proporciona 
inestimables ventajas. En virtud de ella tiene el astrónomo 
una atmósfera pura para sus observaciones, de tal manera 
que se han visto muchas veces en las horas cercanas al me- 
diodía tres planetas, ostentando, como en la noche, todo su 
brillo. En i84o el Señor Went, director que fué de la Casa de 
Gibbs de Lima, nos hizo llamar (no recordamos el dia), para 
ver á Júpiter, Saturno y Venus, radiantes entre los resplan- 
dores del astro del dia á la una de la tarde. Por otra parte, el 
viento Norte impregnado de los hielos de la Cordillera sopla 
en la noche, evitando epidemias que no conoce afortunada- 
mente este suelo. 

Algo se sufre es verdad, en los muebles, puertas, etc., en 



que se oye en alta noche detonaciones espantosas, que cau- 
san terror á los ignorantes, porque no advierten que son el 
signo de la violenta apertura de dos tablas perfectamente 
encoladas, ó de una pieza qne se raja súbitamente. Pero, si 



460 GEOGUAFIA 

sufren las maderas por la sequedad, están libres los metales 
de la oxidación, aun expuestos al aire libre. 

Quejábase el grande astrónomo W . Herschell de que In- 
glaterra no hubiesen por término medio mas que cien horas 
al año útiles para las observaciones de la ciencia con su teles- 
copio grande. ¡ Cuanto habría ganado esta, si tan grande genio 
hubiese podido colocar en Arequipa su colosal telescopio! 
Divísanse en esta ciudad en cualquier tiempo del año y á la 
simple vista el décuplo de estrellas perceptibles en los nebu- 
losos climas Europeos. Parece pues que el cielo de Arequipa 
convida á sus hijos á ser astrónomos, por mas que ellos sé 
muestran rebeldes al llamamiento. 

Y agregúese á lo dicho que las nubes cuando las hay, son 
de tal género que le sirven al astrónomo de vidrios obscuros 
para debilitar la fuerza de los rayos solares con ventaja sobre 
los artificiales. 

EnfemteilAdes reinanteii en Arequipa. 

A mas de las enfermedades comunes que se padece en 
todas partes, hay en la ciudad de Arequipa modificaciones 
de ellas, que las vuelven mas ó menos graves, por razón del 
clima, de los alimentos y de otras cansas particulares. Las 
bruscas transiciones del frío al calor y \ice-versa, que son 
frecuentes en esta población, provenientes de la vecindad 
de los Andes, interrumpen la transpiración, naciendo de 
esto, catarros y de allí fiebres inflamatorias, llamadas comun- 
mente Tabardillo^ que es la plaga que acaba con la plebe. 

Vienen de la misma causa las pleuresías ó pulmonías, an- 
ginas inflamatorias y eji fin, la terrible disenteria que se ha 
hecho ya endémica y de funestas consecuencias. Hasta el año 
de 18 14 no se conocía esta terrible enfermedad; mas la in- 
diada que acaudillada por Pumacahua inundó la población 
la hizo germinar, pues vinieron 14,000 Indios desnudos ham- 
brientos y muchos enfermos. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 461 

Estas son las enfermedades endémicas y principales de Are- 
quipa, que se tratan con buen éxito por el método refrige- 
rante y antiflogístico. Al comenzar el estío, obra el interior 
del cuerpo sobre el cutis; pero si entonces sopla el viento 
Norte y varia la temperatura , con alternativas de frió y ca- 
lor, cortada la transpiración acomete el catarro, seguido fre- 
cuentemente de las fiebres inflamatorias, que degeneran en 
pútridas, de grave riesgo. 

Cuando los síntomas son inflamatorios, los que se anuncian 
por la dureza del pulso , sequedad de la lengua y un inso- 
portable calor, entonces la sangría dada á tiempo, conside- 
rando la edad y constitución del enfermo , aflojan la inten- 
sidad de la flebre, sobre todo si se emplea los refrigerantes, 
como limonadas, naranjadas, etc., mezcladas con nitrato de 
potasa. Pero si las fuerzas van postrándose á los siete ú ocho 
dias y empieza á delirar el enfermo, síntoma de la lesión del 
cerebro, preciso es ocurrir á los antisépticos, vejigatorios y 
demás remedios, según la intensidad del mal. 

En el invierno, cuando es súbita la transición del frío al 
calor, hay muchas y atroces pulmonías, pleuresías, fiebres 
de varias clases, anginas, erisipelas, reumatismos, etc. Igual 
daño se experimenta al entrar el Verano. 

£1 cambio de temperatura, en un mismo dia ocasiona las 
enunciadas enfermedades ; por lo que es un adagio en Are- 
quipa, Septiembre Setiemble. 

En las dolencias de Arequipa se debe atender : primero, á 
debilitar el aumento de acción del sistema sanguíneo : se- 
gundo, á recuperar el orden de las funciones transpirantes 
y el tono debido á sus vasos ; y tercero, á evacuar los humo- 
res perjudiciales, según lo descubra el caso de que se trata. 

Estas observaciones son el resultado de muchos años de 
experiencia del sabio médico D. D. Juan Manuel Vargas, pa- 
dre del eminente artista de que ya hemos hablado y del vir- 
tuoso y ejemplar Párroco de Gharacato D. D. José Manuel 
Vargas. 



463 geografía 



PrmiucctoiiMi en IM tres relnmi. 

A pesar de que el terreno de Arequipa es arenisco y for- 
mado de capas de cenizas , lanzadas por su volcan en tiem- 
pos remotos, produce buenos y variados frutos mediante el 
bien ordenado cultivo de sus campos y el abono del ferti- 
lizador huano que se emplea en este lugar desde tiempo in- 
memorial. 

Cuéntase entre los principales frutos y vegetales el Maíz, 
el Trigo, las Papas , la Lechuga, la Col, la Lombarda, e\ 
Zapallo, el Lacayote, la Coliflor, el Alfalfa, las Habas y 
otras legumbres que no tienen rival en el Perú. Así mismo 
se produce en Arequipa Melocotones exquisitos, Abridores, 
Pera»s, Frutillas, Tumbos, Granadillas ^ Guindas bellísimas, 
Ciruelas moradas, etc. 

No hay país del Perú en que las tierras sean tan caras, como 
Arequipa, pues uil topo (5,ooo varas cuadradas) de tierras dé 
los mejores^ cultivado debidamente rinde el a5 por uno sem- 
brado de trigo, el 8o por uno de maiz ; y de alfalfa seis cor- 
tes al año, que viene á ser como el 90 por uno. 

Apenas tiene i4,ooo topos toda la campiña de Arequipa, 
cuyo valor es de 900 pesos á mil en los mejores terrenos. 
Mas, mediante la inteligencia y laboriosidad de los agricul- 
tores, se hace producir á tan limitado espacio, mas fruto 
que él que rinde en otros lugares i4,ooo fanegadas (la fane- 
gada tiene 8 7 topos próximamente). De los i4,ooo topos, 
5,600 se siembran de maiz, cuyo producto á 25 fanegas por 
topo, uno con otro, vale 1 4o, 000 pesos. 6,600 topos de trigo, 
cuyo valor á 10 fanegas por topo, como término medio, as- 
ciende á 66,000 fanegas. 200 son los topos que se siembra de 
papas los que producen 8,000 fanegas, calculando á 4p po^ 
topo. 212 se siembra de chauchas (especie de papa) los que 
dan 8,5oo fanegas, á ^o por topo : y de alfalfa se cultiva 
i,5oo topos é 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 463 

Tomando como valor medio de la fanega de trigo, maiz, 
y papas tres pesos : dos él de las chauchas; y computando 
en cincuenta pesos el producto anual de un topo de alfal- 
fas, se tiene por producto total de todas las tierras de Are- 
quipa la cantidad de 734,000 pesos al año, cuya mitad se 
invierte en los gastos y arrendamiento. 

No hay mas árboles en este hermoso suelo que el lindísimo 
Sauce y el selvático Molle. La naturaleza ha estado muy mez- 
quina con Arequipa á este respecto, en cambio sin duda del 
talento, patriotismo y valor de sus hijos. El Limón agrio es 
sin embargo muy abundante. 

No faltan hermosas flores, aunque no tan variadas como 
en Lima y otros países cálidos. 

En punto á animales, no hay mas que los domésticos, en 
corta cantidad ; de Puno se traen para el consumo carneros 
y vacas. Exceptúase los pocos animales que se invernan allí ; 
pero cuyo expendio no es para el público por muy costoso. 
Y debemos decir que no hay carne mas regalada en el orbe 
que los cameros del valle de Vítor y del pueblo de Paucar- 
pata. Hay pocos reptiles é insectos, nada venenosos. 

De pájaros de canto hay pocos, como el Ruiseñor^ el Jil- 
guero ^ él. Chirote y el Chihuanco^ el Morrión y las Cuculíes. 

El Rio Chili provee en Uchumayo los Pejerreyes ^ lo mismo 
que los Camarones. Ambos de una desmesurada magnitud 
y excelentes al paladar. Los demás pescados los traen del mar 
y de la Laguna de Puno. También se cogen algunos Cámaro- 
nesy Bagres pequeños y Pejerreyes en el mismo. Arequipa. 

Se encuentran algunas yetas de Oro, Plata^ Cobre^ Már- 
mol ^ etc., en esta provincia; pero ninguna de ellas es de 
consideración. En Yura, en la Compuerta (camino para 
Puno) y en Esquino (camino para Moquegua) se encuentran 
vetas de Carbón de piedra. 

El terreno está constituido de pórfiro rojo > cubierto en 
ciertas partes por lava blanquizca. Es uno de los países tnas 
interesantes bajo el punto de vista geológico. 



i64 geografía 



Induslrto y Comercio* 

Ya hemos dicho de cuanto son capaces los Arequipeños 
respecto á las artes mecánicas, pues parece que la naturaleza 
los dotó de talentos excepcionales. Lo mismo se ha expuesto, 
tocante a la agricultura, que está en el mas elevado grado de 
adelantamiento. 

Solo si es doloroso confesar que su comercio se halla res- 
tringido al mismo país', pues el mercado de Tacna, Moque- 
gua y Puno, para las harinas quedó cerrado con la libre im- 
portación de trigo y harinas de Chile desde 1842. Se calcula 
que antes de esta época vendian los Arequipeños desde Lo- 
cumba hasta Arica i5,ooo fanegas de harina, que al precio 
medio de diez pesos producen 1 5o, 000 pesos. Hoy introdu- . 
cen en Puno harinas Bolivianas. 

Resulta pues que Arequipa por falta de comercio y por 
sus frecuentes revueltas camina hacia su ruina, sin esperanza 
alguna de mejorar de posición por mil razones obvias que 
todos conocen. 

Abono del hiiono en Arequipa. 

Háse empleado este famoso abono en el cultivo de las tier- 
ras de Arequipa, desde los tiempos mas^remotos y lo traian 
de las costas de Quilca. Y no es de extrañar que los Españo- 
les no lo hubiesen exportado, si se atiende á que la navega- 
ción por el cabo de Hornos hasta estos últimos años era muy 
temida, costosa y no dejaba cuenta el llevar un artículo tan 
voluminoso y de tan caro flete. 

Con este poderoso medio de fertilizar los terrenos, produ- 
cen los de Arequipa de un modo asombroso, ademas de que 
preserva las plantas del hielo ó heladas (tizón). 

Nada hay mas bello que el pago de Chilina en Arequipa, 
por los variados matices de sus sembradíos, cuyos colores 



* DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 465 

lozanos forman una especie de alfombra de las mas bien tra- 
bajadas en sus dibujos. Y nace esto de que siendo todo aquel 
terreno colinas, ha sido menester hacer en ellas sucesivos 
planes horizontales, por medio de pequeñas paredes de pie- 
dras, llamadas pircas y llenar el intermedio de fierra. Esta 
clase de terrenos se llaman andenes y son los que cuando es- 
tán sembrados presentan la mas hermosa perspectiva. Agré- 
gase á esto que cada pequeño trozo de terreno está sembrado 
con diferentes plantas , naciendo de aquí que el color verde 
esmeralda del maiz, el dorado del trigo, el verde obscuro de la 
alfalfa, etc., forman una inexplicable armonía y un contraste 
verdaderamente poético. 

Los meíes de Abril á Septiembre son en los que se sufren 
las heladas, sin contar con otras aisladas que suceden hacia 
lo$ días de Santa liUcía, Santo Tomas y San Sebastian. 
Solo los árboles no sufren esta plaga. 

Be la Chicha. 

Esta bebida usada generalmente por la gente del pueblo, 
no como dicen los enemigos y émulos del bello Arequipa , 
por una tendencia á la embriaguez, sino por que, á mas de 
ser alimenticia, es el licor que reemplaza al agua, así evita los 
constipados y pleuresías que resultan casi inevitablemente 
cuando un obrero bebe, en el estado de sudor, la frígida é 
insalubre agua de este país. La hacen de maiz, después de 
hacerlo pasar por cierta transformación que vamos á explicar. 

Ponen á remojar el maiz durante dos dias : después lo co- 
locan en unas tinajas de boca ancha, cubierta de unas hojas 
vegetales grandes y por el plan y paredes interiores : ocho 
dias queda en este estado, al cabo de este término el maiz 
es un embrión para desarrollarse, ó como dicen las que 
lo hacen, está crecido. Se hace secar en seguida al sol y en- 
tonces se le llama Guiñapo en el Sur y Jora en otros luga- 
res. Molida esta jora, hervida y fermentada produce la Chi* 

TOMB I. 30 



466 geografía 

cha llamada de maiz, que es muy poco agradable al que no 
está habituado á tomarla. Casi todo el maiz de Arequipa se 
emplea en esta bebida. 



Idioi 



En Arequipa, Socabaya, Sabandía, Characato, Tiabaya, 
Vítor, Tambo, Sachaca, Paucarpata, Palomar y Miraflóres es 
general el español ; y en los restantes distritos el Quichua, 
aunque no dejan los mas de hablar el Castellano. 

Hay en el Quichua muchas voces significativas y onoma- 
tópicas ó imitativas que se usan generalmente en Arequipa y 
que se podrian introducir con ventaja en el idioma español. 
Como muestra citaremos las magníficas interjecciones : ala' 
láuy acacáu, atatáii. £1 alaláu expresa una fueite impresión 
de frió : acacáu la de un horrible dolor, como una quema- 
dura; y atatáu el asco que causa algún objeto inmundo. 

Llaman Lloclla á las torrenteras y es la palabra mas imi- 
tativa que conocemos, pronunciada la articulación oc gutu- 
ralmente y con fuei*za. Al repetirla parece que se oye el ruido 
de los torrentes que bajan precipitadamente de las* montañas. 

La voz Chuma es igualmente muy expresiva para denotar 
la falta de sal ó azúcar en las bebidas ó comidas en que en- 
tran estas. No la reemplaza la voz sosa española que apenas 
denota genéricamente la falta de sabor ó sazón. 

Seria largo enumerar el sin número de palabras de este gé- 
nero como Choccni (legañoso). Chuso (ojos pequeños), etc., 
que tienen un gran mérito por la semejanza que hay entre el 
sonido de ellas y los objetos que expresan. 

Pederé* |iolitleo, civil y eclesiástico. 

Sobre los dos primeros poderes ya se ha hablado ; sobre 
el tercero solo hay que decir que el departamento de Are- 
quipa y Moquegua forman una diócesis, bajo la jurisdicción 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 4ét 

del obispó del primero que reside en esa ciudad. Hay de 
consiguiente un cabildo eclesiástico coiápuesto de un deán, 
un arcediano, un chantre, un tesorero, doctoral, magisti al, 
canónigos de merced y racioneros. 

Erecciofei del OMspadó de Areiiiiip». 

w 

El Obispado de Arequipa se separó dé él del Cuzco, á costa 
de muchas súplicas y ruegos de los vecinos de aquiella ciudad, 
dirigidos al rey de España. A consecuencia de estas repre- 
sentaciones expidió el papa Paulo V su bula de 20 de Julio 
de 1609 desmembrando á Arequipa del Obispado del Cuzco. 
Habiendo pedido el rey Felipe III al papa el deslinde de es- 
tas diócesis, expidió su Santidad Paulo V una segunda bula 
con fecha de 16 de Enero de 1612, ordenandct»que se hiciese 
como se pedia; y autorizó en 5 de Junio del mismo aíio.al 
Virrey del Perú D. Juan de Mendoza , Marques de Montes 
Claros, para que practicase la separación indicada. En con- 
formidad de esta autorización procedió el Virrey al deslinde, 
dictando él decreto de 8 de Marzo de i6i4, en que designó 
los términos de lo^ obispados del Cuzco, Arequipa y Hua- 
manga del modo siguiente. 

Para el Obispado de Arequipa los corregimientos que si- 
guen : el Cercado de Arequipa, San Marcos de Arica, con la 
provincia de Tarapacá hasta el Rio Loa, él de Caylloma (en- 
tonces llamado Colláguas), Ubinas, Moquegüa, Vítor, Con- 
desúyos y la villa de Camaná (hoy es ciudad) hasta el valle 
de Acarí inclusive/ que confina con él de Nazca del Arzobis- 
pado de Lima^ con todas sus doctrinas. 



€aitála0o de IO0 Obiii|iO(i de Arequipa desde la fundaeioit 

del ObUqpaidOé 

/). Fr. Ctistóval Rodríguez^ Dominico^' natutal de Salamancfté Fué electo 
Arzobispo de Santo Domiiigo y después proáiovido para Obispo dé Aibe« 



4«a geografía 

quipa en 7 de Octubre de 161 1. Murió en la Ciudad de Cauuuiái de trán- 
sito para Arequipa. • >!¡ 

D, Fr. Peilro Perea^ Agustiuo y natural de Castilh. Tomó pdsesioo de 
la silla el año de 1616 ; y murió en Lima en 1626. \ ¿ 

D, D, Pedro Pillagómez Fivanco. Se consagró en lima en ^5 dé Sep*: 
tíembre de i633 ; tomó posesión de su Diócesis el aS de Jqlio de i€35;< 
{gobernó 20 años con diferencia de días y murió en Santa Végea. . .' 

D. j4gnstin ligarte y Saraifia. Electo para Obispo de Arequipa^ filé 
promo\ido al Obispado de Quito, 'en donde murió el ano de 1660, ea el 
i:!es de Diciembre. 

D, Pedro de Ortega Sotomayor, Limeño. Entró en Arequipa él y dá 
Agosto de i658, y de allí pasó al Obispado del Cuzco en i664< 

D» Pr. Gaspar de F^iHarroelj Agustino, natural de Quito. Fué electo en 
17 de Febrero de i663 ; gobernó hasta i665 ; y murió el i4 de Octubre d^ 
este año. ^ 

D. Fr. Juan de jíhnoguem, del orden de la Trinidad calzada, nattinit 4^ 
Cóixloba. Tomó posesión del Obispado el 3 de Diciembre de 1670.' Pasd 
en 1674 de Ai^zoMipo á Lima, en donde murió el 2 de Marzo de 1676. 

D. Fr, Juan xle la Cal/e y Henedia^ Mercedarío. Pasó del Obispado de 
Trujillo al de Arequipa, del que tomó posesión en Diciembre' dé**i675; 
murió el i5 de Febrero de 1676. 

D. jíntonio de Leon^ de Obispo de Panamá pasó á serlo de Arequipa, en 
donde entró el 2 de Enero de 1679. Murió el 28 de Agosto de 1708. 

ü, Juan de Ota/ora Braifo de Lagunas, Fué electo en 16 de Julio de 
1717 ; y murió el 27 de septiembre de 1723. 

Ü. ü, Juan Cavero de Toledo, Tomó posesión del Obispado el 3o de 
Sepiienibre de 1726; y murió el 20 de Marzo de 173 1. 

Ü. Fr, Juan de Arguelles^ Agustino. Fué promovido del Obispado de 
Panamá al de Arequipa ; pero murió sin tomar posesión de su silla. 

1), Juan Bravo del RiverVj Limeño, electo Obispo de Santiago de Qiile 
en 1734. Fué promovido al Obispado de Arequipa, á donde llegó el 20 de 
Diciembre de 1739. Murió el 22 de Mayo de 1752. Fundó el Monasterio 
de Santa Rosa. 

Ü, Juan Gonzáles Melgarejo, Obispo de Chile. Fué promovido al Obis- 
pado de Arequipa en 1742, en donde gobernó hasta 1755. 

Ü. Jacinto Aguado y Chacón ^ Obispo de Cartagena de Indias. Fué pro- 
movido al Obispado de Arequipa en 1755 y gobernó hasta 1761, en que 
murió. 

¿). Diego Salguero, Electo en 1762 ; murió en 1771. 

L>, Manuel Abad y de Llana, Fué electo en 1771 y murió en 1782, 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. AGd 

< ¿>. Fr, Miguel de Pamplona^ Capachitio, Coronel qué fué del Regimiento 
de Infantería de Murcia. Fué elegido en 178a; gobernó hasta 1786 en que 
rénancid la Mitra, después de dos años de haber estado en Arequipa. 

Z). Pedro Chávez de Ja Rosa, Fué electo en 1786; renunció en 1801 y se 
fué i España llevando consigo al Ilustrísimo Señor Luna Pizarro , recien 
(ordenado, 6 quien protegió decididamente. Fundó la Casa de Huérfanos de 
Arequipa y ha dejado muchos monumentos y obras que lo hacen recordar 
eon gratitud. 

'-: D. Z>« José Sebastian de Goyeneche y Barreda^ Arequipeño. Se consagró 
en Lima el a de Agosto de 181 8. Vive aun y es el Obispo mas antiguo del 
Mundo Cristiano. 

Ültímámente rige la diócesis el Illmo Señdp D. D. Barto- 
lomé Herrera por bula de 26 de Septiembre de 1869, ha- 
blado pasado el Illmo Señor Goyeneche al Arzobispado de 
Lima. 



lle«crlpcloit s^oldffic» del terreno eomprenéittlo entre 

JLrequIp» j JLrie». 



II . 



Aunque Arica, Locumba é lio no pertenecen al departa* 
mentó de Arequipa, hablamos de su geología por no inter- 
rumpir nuestro pían y poner a trozos y en di£ei^entes luga- 
res esta descripción. 

Entre Tacna y Locumba la superficie del terreno es de 
sulfató de cal (yeso) y de piedra de canto, cerca de Locumba 
5e encuentra mucha sosa, carbonato de sosa y carbonato de 
Q^L Desde lio hasta Moquegua hay mucho sulfato de cal 
(yeso) algo de carbonato de cal y carbonato de potasa, sul- 
fato de magnesia (sal de Inglaterra), cristales de sulfato de 
cobre (vitriolo azul), cobre muy rojo y huano de pájaro. 

Desde Moquegua hasta el valle de Tambo, el terreno es 
casi uniformemente arenoso-yesoso y de arcilla ferruginosa. 
Contiene mucha sal común ó sal gemma ferruginosa. 

De paso daremos noticia de una especie de caracoles que 
en él se encuentran, por la rara particularidad de atravesarse 



470 geografía 

dios mismos de largo á largo en las espinas de tina ^laSita 
llamada Si^a. Este espino dura dos siglos y produce niuehó 
carbonato de potasa. Abundan estos espinos en los cerros de 
Torataélló. 

En el valle de Tambo se halla sal común, ácido muriátícoi 
sulfuro de fierro, piritas ferruginosas, sulfato de protóxido 
de fierro, mezclado con sulfato de alumina y de potasa, man- 
ganeso, tritóxido de manganeso, una cantera muy dura *de 
sal común, carbonato de cal, vetillas de cobre, fierro, sulfato 
de magnesia y cloruro de sodio. 

En el camino de Tambo para Arequipa, hay mucho sul- 
fato de protóxido de fierro (caparrosa) mezclado con sub- 
sulfato de alumina y de potasa y fierro carbonatado. Es pues 
indudable que este valle encierra una riqueza mineralógica, 
pues del sulfato de fierro, que sirve para la tinta, se puede 
sacar el ácido^sulfiirico por destilación , cuya aplicación es 
considerable en las artes. 

El terreno de Arequipa está cubierto de ceniza, materias 
volcánicas, piedra traquito, denominada allí Sillar del que 
se hace la fábrica de las casas y clasificado por el S^ Ray- 
mondi, eminente naturalista, *de traquito descompuesto y 
vuelto á componer, pues contiene piedras y materias extra- 
ñas incrustadas en abundancia lo que prueba que hubo 
tiempo en que estubo líquida la materia de que se compone. 
También se halla en él guijarros, trozos de sílice, piedra 
pómez, etc. Todo se explica con las erupciones del Misti. 
Esta materia (el sillar ó canto) se endurece mientras mas 
tiempo está expuesta al aire húmedo, llegando en algunos 
casos á tomar la apariencia de un mármol de color blanco 
opaco. 

Hay inmensa cantidad de esta piedra en los alrededones 
de la ciudad y es una ventaja que posee sobre otras para la 
construcción de los edificios. También abunda la potasa, sal 
de magnesia, que tiene mucha arcilla ferruginosa. 

En Chihuata á cuatro leguas de Arequipa, hacia el N.E., 



DE LA REPÜBUCA DEL PERÚ. 471 

se halla mucha creta (tiza) y de allí en adelante el carbonato 
decaí. 

En los cerros de Tingó, hay cuarzo y kaolín llamado en 
la ciencia, Jeldespato descompuesto. 

La montaña de Chachan! abunda en carbonato de cal, 
sosa y carbonato de sosa. 

En la mesa de Gharcani al N. de Arequipa se encuentra 
azufre nativo y vetas de sulfato pui'o de magnesia. 

A doce leguas de Arequipa, hacia el N., hay minas de car- 
bón de piedra ; pero que no costea su trabajo por la inmensa 
distancia al puerto y otros embarazos. 

En Quequeña, pueblo de Arequipa, hay minas de plomo 
muy ricas, que desgraciadamente no se trabajan. 

Debemos al Señor Dean D** Valdivia, hábil químico, las 

anteriores observaciones. 

# • ■ 

En el sitio llamado Corralones y á distancia de ocho le- 
guas de Arequipa hay unos importantísimos grabados ó je- 
roglíficos. Dichos grabados se encuetitran sobre unas masas 
de granito y parecen como pintados con tiza. No pueden ha- 
ber sido formados por la descomposición de plantas ó de 
cualquiera otra sustancia, pues basta reflexionar que el gra- 
nito es inatacable á los ácidos y ademas su extremada dureza 
hace improbable la suposición. Se ven figuras de hombres, 
de llamas, círculos, paralelógramos, figuras de letras como 
una R , una O y aun como restos de un sistema astronó- 
mico. Lo mas digno de notar es que se dice hay en el pueblo 
de Huaytar, provincia de Castro Virreina, un edificio en el 
que se encuentran los mismos grabados. 

Ahora nos preguntamos ¿ que pueblo ha hecho tales gra- 
bados? los que se han trabajado sin disputa con el cincel. 
Cuestiones son estas de la mayor importancia y para las que 
es necesario remontarse á los primitivos tiempos del Perú. 



472 geografía 

Es indudable que no fijeron los Incas puesto que se hallan 
muy lejos del gran camino del Cuzco á Quito y no eran por 
consiguiente estos lugares frecuentados, por lo que casi no se 
encuentran por esta parte, restos de los Incas. Creamos que 
haya sido de un pueblo anterior á Manco^Cápac como lo 
revelan las ruinas de Tiahuanaco, de Huánuco Viejo, etc;, es 
decir que antes de que Manco saliera del Titicaca, habían en 
el Perú países civilizados los que fueron conquistados des- 
pués por la raza Quichua. 

PROVINCIA DE CAMANA. 

Está situado el hermoso valle de Camaná en una planicie 
elevada, que tiene su origen, lo mismo que su Rio, en la 
alta mesa de Vincocaya, atrás del Misti, en la segunda ra- 
ma de los Andes, entre iS** y 16® latitud S. y 75® a 76** longi- 
tud O. de Paris. Su elevación sobre el nivel del mar, en la 
plaza de la ciudad, es de 4oo pies. 

Confina esta provincia por el N.O. con la Provincia Litonil 
de lea; por el N. y el E. con la de Parinacóchas del depar- 
tamento de Ayacucho y las de la Union, Condesúyos, Castilla 
y Caylloma; por el S.E. con la de Arequipa; y por el S.O. 
con el Pacifico. 

Camaná en Quichua significa espacioso y efectivamente, 
este valle es ancho y espléndido. Su figura es la de un semi^ 
poligono regular, en dirección de N. á S. , formado por 
grandes montañas, cuya altura decrece gradualmente hasta 
el mar. Una deliciosa Dehesa lo termina en el Pacífico. 

Dimisión política. 

Consta la provincia de Camaná de doce distritos, una 
ciudad que lleva su nombre y es la capital, dos villas, quince 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 473 

4 I 

pueblos y seis curatos. La ciudad de Camaná estó bajo la 
advocación de San Miguel, 



Dl«trit«fl. 




Camanái 


Chala^ 


Ocoña, 


Yanca, 


Caravelí, 


Yaqui, 


Chaparra, 


Atiquipa, 


Quicacha, 


Acarí, 


Huanu-Huanu, 


Siguas. 



Camaná, 

Ocoñay 

Quilca, 



Caravelí, 
Acari, 
Chala. •• 



Ctuéiad de Camaná. 



Es la capital de la provincia. Cuenta solo un templo en 
muy mal estado por la excesiva humedad del lugar, el pé- 
simo material de que está formado y el poco esmero que 
•emplean en él. Hay otro del convento del mercedarios, fun- 
dado en i58o, que se suprimió en 1826 por falta de número 
de religiosos que exigen las leyes. 

El Hospital al que se adjudicó en iSgti un noveno y me- 
dio de los diezmos de la Parroquia, solo subsistió hasta 1824 
en que se destruyó por el descuido y negligencia de sus ha- 
bitantes. 

El Rio de Camaná es de alguna consideración. Su origen 
como ya hemos dicho está en las alturas de Vjncocaya, pasa 
de N. á S. por Máges y desemboca en el Pacífico. Hay una 
acequia llamada Brazo, con el objeto de impedir las inun- 
daciones, como sucedió antiguamente. 

Los edificios son por lo general de Quinclm (tejido de 



474 geografía 

cañas embarrado); pero hay buenas casas, como las de las 
Señoras Gonzáles, el finado Briseño, Pastor, etc. 

La latitud según el D'^D. Nicolás Piérola, autoridad com- 
petente, es de 1 5** 57'23" S. (Caserío de Pugchimcillo) y la 
longitud 75® 12' O. de Paris (i). 

Camaná es patria del sabio D. Lorenzo de la Llatnosa, ayo 
del Rey de España Carlos IV y que se dice que dictaba á un 
tiempo siete escribientes. 

C^oloffí» de Camaná. 

La composición de los cerros que miran al valle en sus 
escarpaduras y laderas es de caliza grosera moderna, produ- 
cida por despojos de animales marinos. Las capas reposan 
en formaciones de feldespato, como se conoce por las cum- 
bres de los cerros y por la superficie que se extiende á mas 
de ocho leguas hacia el Sur y Oeste, dando lugar con su des- 
composición que hoy se nota, á la tierra llamada kaolín por 
los Chinos , feldespato descompuesto por los Orictognostas 
modernos y tierra de porcelana por los fabricantes de este 
artículo. Y es error el creer que esta materia es deyección 
volcánica, error que ha hecho llamarla ceniceros por el vulgo. 
Es pues, el terreno calizo, cuarzoso, arcilloso. 

Ninguna colina notable interrumpe este valle y solo lo 
hacen dos arroyos pequeños llamados Huaicos que giran 
con diferentes inflexiones y que indudablemente han sido ' 
brazos antiguos del Rio. Su nivel desde la punta de San 
Gregorio hasta la costa es, poco mas ó menos, 36 pies so- 
bre él del mar. 

Con la excesiva humedad y la putrefacción de plantas y 
animales, se forma en abundancia el nitrato de potasa, muy 
nocivo á las plantas cultivadas. 

(i) Creemos que hay error en los números de la latitud. 



DE LA REPÜBUCA DEL PERü. 475 



Cllm». — Tlent*». 

r ■ • • 

Varía el termómetro de Reaumur en invierno de 8** á iü*^ : 
en estío el término medio es liS', como en Lima. El higrQ- 
mctro varía entre 8o** y 90. La atmósfera es húmeda y el 
viento reinante él del S. en todo el año; pero con tal fuerza 
que llega á ser muchas veces un verdadero huracán. La ve- 
locidad media es de 8,700 pies por minuto. 

Como el valle abre hacia el Pacífico mas de ocho leguas 
en extensión , contando su embocadura desde la punta de 
Parto hasta la de Chira, no es extraño que en la Pampa co- 
lorada haya tal contraste de vientos, por los ángulos entran- 
tes y salientes de los cerros que forman estas corrientes. So- 
pla al Este al amanecer, en el mes de Noviembre, hasta 
Marzo. En el Verano sopla á veces al Oeste. 



Ha mostrádose pródiga la naturaleza para con esta pro* 
vincia, pues le ha concedido grande variedad de frutos y ri- 
quezas en los tres reinos. El olivo es allí abundantísimo, aun- 
que es de advertir que no es árbol Cadañego, sino Vecero, 
sin duda porque cogen las aceitunas dando bruscos golpes al 
• tronco , por ser este modo mas expedito. Cinco años y seis 
necesita para repararse de tan mal trato. El aceite que de 
las aceitunas extraen , lo expenden, con provecho, en Are- 
quipa, Lima, etc. Sucede lo mismo con las aceitunas. 

La caña dulce es el mas valioso ramo de industria : la cul- 
tivan con esmero é inteligencia y rinde frutos abundantes. 
Sus caldos los reducen en su mayor parte á 6%a/icacaír, al- 
gunas tan buenas sobre todo las llamadas amelcochadas que 
no envidian á las mejores del Norte. Estas chancacas son de 
color rubio. Se calcula en 5oo pesos el producto, en bruto 



476 geografía 

de un topo de tierras, plantado de cañas y sacando dé ellas 
el mencionado artículo. » 

El y4j{ amarillo, el mejor del Perú, por su hermoso cótót^ 
y exquisito gusto, lo cultivan en Camaná con "esmero," em-* 
picando el abono del huano hasta tres veces. YXAjl colorudo 
largo, también muy bueno se produce en abundancia. Bstas 
especies sirven para cambiar por ellas en la sierra carne seca, 
chuño, frazadas, ponchos , cocopa (papa cocida y seca) , al- 
gunos granos, papas y otros artículos de subsistencia. 

£1 Arroz es otro importante producto de Gamáná : selft 
cultiva bien y deja provecho. 

Los cuatro anteriores artículos constituyen la principal ri*^ 
queza de Camaná, los otros apenas alcanzan para el consinirió 
interior. En estos últimos años el trigo ha sido renglón qiié 
se ha exportado mucho á Lima. 

Hay ocho variedades de Camotes y dos de Yucas, átñbáts 
exquisitas. Una especie de yuca se llama Común y^ la otrá^ 
Limeña. 

Nueve clases de Zapallos se cuentan en Camaná, siendo' el ' 
mejor; el llamado Equeris y los Yunquinos. Los Frijoles 
blancos, Cocachos, de Fiemes, del Espíritu Sanio, el Perla 
y el Panamito hay en abundancia. 

El Maiz blanco, el amarillo, el tremesino, ó chapan^ero y el 
Trigo serrano, candeal, chileno y racemoso, introducido poco 
tiempo há, son producciones de valor. 

El árbol del Huacan de cuyas flores se saca cera un poco • 
amarillenta, abunda mucho. 

Naranjas exquisitas, Limones y Limas dulces. Lúcumas^ 
Chirimoyas^ Guanábanas^ Paltas^ Guayabas^ Plátanos deli- 
ciosos, sobre todos los guineos^ Melocotones y un sin número 
de frutas, se encuentran en este valle. 

En el reino animal tiene Camaná muy poca cantidad, splo 
en tiempo de lomas se come allí carnero. La provincia de 
Parinacóchas le provee de ganado vacuno; mas los puercos 
no son escasos. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. ill 

i^.tUy bastantes Galiinas y Pavos alimentados con el orujo 
de la aceituna que hace exquisita su carne. Las Palomns hay 
poc^s, 9SÍ como los Ganzosy Patos. Mas en el género Turtur 
hay inmensa variedad y grande número, como CucuUes^ Ma- 
drugadoras ^ homeñas ^ Tortolitas j Gallinetas j Patos j Chocas, 
QcirsetaSy Alcatraces , Brujillos, Pariguanas, Flecheros y 
o\fo^ mil que pueblan la orilla del mar. 

£n el Rio y en el Mar se hallan muchos peces de que se 
sustenta media población. En el Rio se cogen Lizas, Pejer-- 
reyes, limbos exquisitos, lo mismo que los Camarones. Estos 
últimos en tal abundancia , que los cogen, asan y secan al 
sqI y con esto tienen un artículo de importancia para llevar 
áy^i^equipa, Máges, Chuquibamba, Bolivia y otros puntos. 
Es .tan sabrpso el camarón seco de Camaná, que con seis de 
ellos se hace un exquisito Chupe (i) para diez personas. Son 
Q^uchps los quintales que expenden de este artículo. En el 
Rio hay una especie de Nutria, de pelo muy fino, es feroz y 
del tamaño de un perro. 

D^l mar sacan Lizas, Coiyinus, Lenguados, Pejerreyes ; y 
hay la costumbre de echar al agiia los peces inútiles que caen 
en las redes. ¡Costumbre filantrópica, como la de los gatos 
de la fábula, Misifuf y Zafiron que después de haberse co- 
mido un capón tuvieron escrúpulo de comerse el asador. 

Como es lugar cálido, hay muchas Ratones, Ratas, Ala- 
cranes, Capis importados por el comercio extranjero en estos 
^úUimos años. Pulgas en número asombroso, que hacen desa- 

(i) Chupe es un guiso de papas con queso, carne ó camarones, manteca 
y demás condimentos. Se llama de Fiemes cuando es de otra cosa que no 
sea carne. Si son chauchas (especie de papas), las que se emplea y cecina 
(carnero salado), con peras, coles y otras verduras, se llama (¿nipuzca. Y si 
se machucan las papas para que queden reducidas á pequeños trozos, en- 
tonces, el guisado se W^vasi chaqué , áe Viernes ó Ae carne y según que se 
emplea una ú otra especie. 

En Bolivia y otros lugares se machuca el chuño y con cecina y á veces 
papas, se hace el chupe. Se le da entonces el nombre de Chairo. Es muy 
agradable cuando hay costumbre de comerlo. 



478 geografía 

graciable la existencia. Lo mismo Mosquitos^ Zancudos^ tan 
valerosos que anuncian cantando su ataque ¡ especie de no- 
bleza en la familia de los insectos! Todo lugar bajo, cálido 
y húmedo está sujeto á esta desconsoladora plaga. 

Hay también Piques x> Niguas {pülex penetrans) aunque 
solo en los sitios inmimdos, ó habitados por los Cochinos. 
Abundan así mismo los mosquitos del género Simulium de 
Latreille, varias especies del género Ricino ó Garrapatas^ 
Chinches j etc. 

Merece particular mención una especie de crisálidas del 
orden de los Lepidópteros, llamadas vulgarmente Gusanos, 
porque de pocos años á esta parte son la plaga destructora 
que acaba con los sembradíos, sin respetar ni los sauces. Su 
número es tan considerable, que ondean como un océano, 
sobre todo en los alfalfares, sin que nada sacie su voracidad. 

Una especie de Araña venenosa se cria en las quinchas 
viejas : su picazón causa un fuerte dolor. 

miiierales. — AntlsaedUdeii. 

Hay algunas minas de Amatista y también salinas en esta 
provincia. Al pié del Nevado de Sallaly, que según Rivero 
debe ser mas alto que el Misti , pasa la Quebrada de Murco, 
su terreno es de arenisca y esquisto negro. Se encuentra car- 
bón de piedra en la pizarra, en dirección de E. S.E. á O. N.E.; 
pero con inclinación al N. Tiene algunas varas de ancho y se 
le encuentra mezclado con hierro litoide y pirita ferruginosa. 
También se encuentra en el valle de Máges cerca de la ha- 
cienda de Querupalca. La capa es angosta, su dirección casi 
horizontal, está incrustada en piedra caliza. 

Cerca de Quilca hay una Huaca en la que se encuentran 
momias bien conservadas, al mismo tiempo que Vasos, ves- 
tidos y mil otras preciosidades dignas de estudiarse. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 479 



PROVINCIA UE CONDESUYOS. 

lamltea. 

Confína por el Norte con la provincia de la Union; por 
el Este con la de Castilla; y por el Oeste y Sur con la dé 
Camaná. 

Su Rio es el Rio grande del valle así llamado , al que se 
le reúne él de Salamanca como á i5 leguas al N.E., y baja 
al Pacífico por el valle de Ocoña. 

DiTlffloii política. 

Esta provincia es muy importante, á pesar de que la forma- 
ción de la nueva provincia de Castilla le ha quitado^ la mitad 
de su valor. Se compone de cinco distritos y tres curatos. 

La villa de Chuquibamba es la capital de la provincia. 

HUiirilOB. 

Chuquibamba, Andaray, 

Condesiiy os , Yanaquihua , 

Salamanca. 

Chuquibamba , Anda ray , 

Salamanca. 

Pi*o«lttcelane«. 

Esta provincia es etóncialmente arriera. y conduce los 
aguardientes de Máges para el interior y Bolivia. Hay de 
consiguiente en ella mucha alfalfa. En el valle de Pacaico- 
cha hay mucho CedtOy Sauces y otros árboles. Las papas de 



480 GEOGRAFÍA 

Salamanca son afamadas y creemos que son las mejores del 
Perú. Hay también algunas frutas, legumbres, etc. 

Hállanse algunas minas de Oro, Plata^ Cobre ^ etc., tales 
como las de Aragua, Quiquinabro, Arauro y Ainacolla. Es 
sin embargo de poca utilidad su laboreo. 

En los alrededores de Orcopampa hay aguas termales úti- 
les para la salud, y buenos minerales de plata. 

El ganado vacuno y lanar solo hay en regular cantidad; 
pero si, muchas muías. 

Clim». — InduÉtria. 

El clima es generalmente frió, menos en las quebradas; 
pero muy sano. 

Tejen frazadas, ponchos y algunas otras estofas muy bue- 
nas. Su población es como de 18,000 habitantes. 



PROVINCIA DE LA UNION. 

Confina esta provincia por el N. y O. con la de Parinacó- 
clias del departamento de Ayacucho; por el S. con las de 
(^ondesúyos y Castilla; por el ]N. y E. con la de Aymaraes 
del Cuzco ; por el Este con la de Caylloma ; y por el Oeste 
con la de Camaná. 

Hállase esta provincia en una hoya cabecera del valle de 
Ocoña. Solo Sayla está fuera de ella. Tiene 17 leguas de largo 
V como cuatro de ancho medio. 



DlTiaion polítlea* 



Tiene nueve distritos, veinticuatro pueblos, una aldea y 
ocho curatos. 

Cotahuasi es la capital de la provincia. 



DE LA REPUBUCA DEL PERÚ. 



481 



Cotahuasi, 
Tomepampa, 
Alca, 
Huainacótas, 



WhmUpkfm, 



Toro. 



Pampamarca, 
Charcana, 
Sayla, 
Quechualla, 



C?ur»t««. 



Cotahuasi, 
Tomepampa, 
Alca, 
Huainacótas, 



Pampamarca, 
Qiarcana, 
Quechualla, 
Toro, 



Entré Cotahuasi y Salamanca pueblo de la provincia de 
Condesúyos, se hallan dos montañas que han pasado desa- 
percibidas de los geógrafos ; pero que creemos con sobrado 
fundamento que son de las mas altas del globo : Coro-Puna y 
Solí/nana. Están de consiguiente en la rama occidental de los 
Andes. La del Sur es la primera y la otra la del Norte. Cubren- 
las nieves perpetuas casi en toda su magnitud. Nos ha dicho 
el Señor Piérola, que conoce mucho estos lugares y que es un 
sabio naturalista, que desde las basas de las expresadas mon- 
tañas, se ve el Misti, como veria un hombre á un niño; y el 
mar que dista cuarenta leguas, se observa por entero. 

El Coro-Puna es un perfecto cono y el Solimana algo ir- 
regular. Llamamos la atención de los viajeros sobre estos 
elevados picos. 

El rio que corre en esta quebrada, cuyo nombre varía, 
según los lugares por dpnde pasa , se llama Rio grande al 
concluir la provincia hasta cerca de su embocadura en el 
Pacífico por el valle de Ocoña, en donde toma este nombre. 
Nace de los manantiales de las serranías de Aymaráes y Pari- 
nacóchas y su caudal de aguas es considerable. 



TOME I. 



31 



482 geografía 



En el Reino animal tíene poca cantidad de ganado vacuno 
y lanar. Hay de consiguiente "Vicuñas ^ Huanacos^ Alpacas y 
otros animales domésticos. , 

• El Cóndor^ rey de las alturas, el Buitre^ la Calandria^ el 
Jilguero j las CucuUes^ Tortolitas^ el Chocllopococho , especie 
de gorrión, de plumage obscuro y dulce canto : el Ruiseñor^ el 
Chirote ó Piche y el hábil y doméstico Chihuanco , abundan 
en esta provincia. 

Se encuentra Pejerreyes exquisitos , aunque no en todas 
partes, sino en el distrito de Huainacótas. 

Culebras nocivas , Ciento-piés j Arañan poco ofensivas se 
encuentran en este suelo. Las culebras si suelen envolver las 
patas de las bestias y las piernas de la gente. 

Beta* Tcsetal. 

Es casi increíble la fuerza de vegetación de esta provincia, 
aunque la varia configuración de su terreno proporciona di- 
versidad de climas y producciones. 

En Huainacótas solo se producen Papas, de que se provee 
toda la provincia. Una de las clases es amarilla mejor que la 
ponderada de Huamantanga (en Lima). Es sin embargo escasa 
y no la consume la gente pobre. 

El Maiz tan solo alcanza para el consumo de la provincia, 
para en cambio traer de Abancay el Azúcar. Se encuentran 
algunas viñas de uva negra é Italia muy buena. Los vinos 
que de ellas extraen los venden en el Cuzco. 

El Trigo y de muy buena calidad, se recoge por lo común 
mezclado con cebada. 

Hay también Yucas^ Camotes^ Zanahorias^ Cebollas, To- 
mates, Coles, Lechugas deliciosas y otras hortalizas y frutas. 
Gharcana produce casi exclusivamente Habas y Cebada. 

Las principales frutas son : Peras, Melocotones ^ Higos, 



DE LA REPÜBUCA DEL PERÚ. 483 

Paltas^ Manzanas^ en mucha abundancia, yálbaricoques ^ 
PUítanoSy etc. En Quechualla, es en donde se produce la 
mayor parte de estas frutas. 

No faltan tampoco la Margarita ^ el Clavel, la Rosa y otras 
varias flores. 

El Sauce llorón y el común, el Molle, el Cedro ^ no mucho; 
el Guarango^ el y4liso^ el Lloque en abundancia, se producen 
también en esta provincia. 

Sin embargo no es la producción indicada en grande es- 
cala, ni en todos los /lugares de la provincia, pues cada una 
da cierta especie de frutos. 



Reino mineral. 



Abunda La Union en minas de oro y entre ellas se cuenta 
la maravillosa de Huay llura, que á no haber sido de nuestros 
tiempos pasaria por una fábula. Descubrióla el Indio Angelino 
Torres (le conocimos) en i83o y produjo en menos de tres 
años mas de seis millones de pesos, por que de cinco partes 
del metal, cuatro eran de oro puro ; y la saca abundante. Fué 
tal la codicia que éxito esta mina, que en pocos meses pobla- 
ron un sitio desierto como i4,ooo habitantes. Pero no se sabe 
aun que hizo Torres de tantas riquezas, pues ha muerto 
pobre. Las disputas y cuestiones que promovió la sed de oro, 
hicieron que Torres derrumbase la mina. Hoy es apenas som- 
bra de su antigua grandeza. Las vetas que trabajan hoy en 
Huayllura son pobres de plata. 

Hubo en otros tiempos una riquísima veta llamada de J/o/i- 
tes Claros; pero el Señor Piérola, después de examinarla, ha 
probado que no es posible su trabajo , por que un mundo 
de arena cubre el cerro que la contiene. 

La Palmadera es el otro afamado mineral de oro, aun 
que en corta cantidad. 

En Pampamarca se hallan minas de sal , artículo abun-^ 
dante de exportación. 



484 GtLÜGRAFIA 



Asuaff terntaleM. — Industria. 

Las hay admirables en el distrito de Tomepampa y en 
Alca, que son la piscina de los enfermos que vienen de todas 
partes. 

Se tejen en Gotahuasi alfombras pequeñas , llamadas de 
Iglesia y aun grandes, de admirable perfección. Ademas, 
frazadas, ponchos y varios géneros del país. 

No debemos pasar en silencio una planta de paja de puna, 
envuelta con un hilo de oro, que se encontró en Huayllura. 
El Español Bustamante fué el propietario y sin pensar en el 
mérito y valor de este hallazgo fundió el hilo de oro y quemó 
la paja. 

Las alfombras chicas parecen de felpa, sus dibujos y la- 
bores son exquisitos. Las hacen hasta de diez varas de largo 
y cinco de ancho , siendo su duración tal que alcanzan en 
buen estado á los nietos. Tejen así mismo colchas afelpadas 
de lana, de color entero, ya Verde, ya carmesí. Llicllas de 
una vara y cuarta por lado y á veces de dos varas de largo y 
una y cuarta de ancho. (^LlicUa es el pañuelon con que se 
cubren las indias.) 

Aunque en corta cantidad, provee para Europa de lana de 
Alpaca, esta provincia. 

El Airantpo* 

En los cerros de I^a Union hay una planta, que los del j>aís 
llaman Airampo y pertenece á la familia de los Cactus. Son 
sus granos del tamaño de los del arroz y de un color mordoré 
claro, de inimitable belleza. Aun no se ha podido lograr por 
ningún medio químico el fijar tan esbelto color. Es algo dulce 
el sabor del airampo y se le emplea [)ara dar color á las limo- 
nadas, mazamorras, etc. Los Indios le usan como planta me- 
dicinal, llaenke lo describe con maestría. 



DE LA REPÚBLICA DEL PfeRU, 



48S 



PROVINCIA l>E €AYIXOMA. 

Iiímitea. 

Confina por el N. con las provincias de Canas y Chumbi- 
vflcas del departamento del Cuzco ; por el E. con las de 
Lampa y Puno del departamento de Puno; por el S. y S.O. 
con las de Arequipa y Cnmaná ; y por el O. con las de Iia- 
Union y Castilla. 

IHTision politic». 

Esta provincia denominada antiguamente , Colláguas , 
consta de diez y siete distritos, veinte y tres pueblos y quince 
curatos. 

Caylloma es la capital de la provincia. 

]N«trlt€Mi. 



Caylloina, 


Achoma, 


Tisco, 


Maca, 


Collalli, 


Tiari, 


Tutisi valle, 


Madrigal, 


Chibay, 


Cabana Conde, 


Coporaque, 


Lluta, 


Tanque, 


Yura, 


Ichupampa, 


Tapay, 



Siguas. 



CTuratoM. 



Cnylloma, 


Chibay, 


Cayarano, 


Coporaque, 


Tisco, 


Madrigal, 


Collalli, 


Achoma, 


Tutisivallo, 


Lari, 


Maca, 


Cabana Conde, 


Yancpie, 


Choco, 



Lluta. 



480 geografía 



Un Rio bastante considerable nace en Gaylloma , en Pa^ 
tacapuquio (esta voz significa en la lengua Quichua cien ojos 
de agua). A cinco leguas de su origen hay un puente natural 
de un solo peñón de ocho varas de largo y cuatro de ancho. 
Tuerce el Rio su curso cerca de Huambo (pueblo) hasta reu- 
nirse con el Rio de Máges. 

También pasa el Rio Molloco, él que á poca distancia del 
pueblo de Cabana forma una catarata de sesenta varas de 
altura. 



Hay en esta provincia muchos minerales de plata que pro- 
dujeron en otro tiempo ingentes cantidades de dinero. Desde 
1781 hasta 1 78 1 sé fundian anualmente cien mil marcos de 
plata. Mas la codicia, como siempre ha sucedido, acabó con 
ellos, pues produjo riñas y cuestiones graves que obligaron á 
los dueños á abandonar el lugar. Es muy rica en otros metales 
como estaño, cobre, plomo, etc. El azufre es abundante y no 
faltan otros minerales. 

También se produce algunos vegetales , como Papas , 
Maíz, Cebada y otros frutos de la Sierra. 

Obr» de irineoeay». 

D^sde hace muchos años se ha tratado de hacer un tra- 
bajo que será de inmensa utilidad para esta provincia y la de 
Arequipa. Su objeto es aumentar las aguas del Chili , cons- 
truyendo un dique de tal modo que las aguas del rio Calco 
represadas, se dirijan sobre él de Siimbay affluente del Chili. 
Desgraciadamente aunque se ha tratado de hacerlo desde 
i83o, hasta la fecha nada se ha conseguido; pero si tal cosa 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÜ. 487 

se hiciera , mil terre nos que por falta de agua no producen 
hoy dia, se acrecentaría como por encanto su valor. Se cal- 
cula el costo total como en un millón y medio de pesos. 

El terreno es volcánico, se halla el traquito, el cuarzo semi- 
transparente y cuarzo rojizo. Dista Vincocaya de Arequipa 
a5 leguas y está poco mas de 4?ooo metros sobre el nivel 
del mar. 



PROVINCIA DE CASTILLA 



Erigióse esta provincia en recuerdo del Libertador D. Ra- 
món Castilla, por supremo decreto de üi de Marzo de i854, 
dictado á peticioi) de los habitantes que la componen. Se 
tomó para su formación algunos pueblos de la provincia de 
Condesúyos. 

Confina por el N. con la de La-ünion ; por el Este con la 
de Caylloma ; por el S. con la de Camaná , y por el Oeste con 
la de Condesúyos. 



]HTi«t«ii política. 



Consta esta provincia de nueve distritos y siete curatos 
Su capital es la villa de Aplao. 



Distritos. 



Aplao, 


Pampacolca, 


Uraca, 


Viraco, 


Huancarqui, 


Andáguas, 


Orcopampa, 


Chachas, 



Choco. 



488 GEOGRAFÍA 



C?iir»ie«. 



Aplao, 


Paitipacolca, 


Uraca, 


Viraéo. 


Huancarquí, 


Chachas. 




Andáguas. 



Rio«. 



El Rio que la riega es él de Máges bastante considerable y 
del que ya hablamos al tratar de Gamaná, pues desciende por 
allí al mar. 

Otro rio que la baña atraviesa la provincia de Caylloma en 
donde toma este nombre : en su origen se llama Rio Negro : 
corre hasta Orongo en dirección de E. a O.; y de allí tuerce 
hasta Camaná tomando el rumbo S.O. Su cauce no es fijo y 
al variar según la fuerza de las lluvias causa notables perjui- 
cios en las fincas. 

Producciones. 

Viraco y Pampacolca, situados al pié de la Cordillera, 
producen Maiz^ Papas ^ Cebada^ Alfalfa y otros frutos de 
Sierra. También se cultiva la cochinilla que emplean para 
teñir sus tejidos que son muy buenos. Chachas y Choco pro- 
ducen mas ó menos lo mismo. 

El Valle de Máges que es muy hermoso , feraz y lo mas 
valioso de la provincia abre su hoya desde la Cordillera de 
Condoroma. Está plantado de viñas en su mayor parte, que 
producen un buen vino y el mejor aguardiente del Sur. Ve- 
getan en él toda clase de plantas casi sin exepcion, y solo se 
contraen á la uva y caña por que son artículos de muy se- 
guro expendio. Merecen especial mención la deliciosa Ca^ 
muesay especie de pero, el Espárrago y las demás legumbres 
todas exquisitas y en abundancia. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 489 

El plantío de cañas no es considerable, pues está circun- 
scrito á la Hacienda llamada Cantas perteneciente á los Padres 
Dominicos de Arequipa y está vendida á enfitéusis á la fami- 
lia del Señor Tristan. Da sin embargo el Azúcar y Chancaca 
suficientes para el consumo de la provincia y de Chuqui- 
bamba. '" 

En el pueblo de Andáguas hay buenas minas de plata, en 
especial dos llamadas Huancarama y Orocampa. También 
hay mucho azufre. 

En el Reino animal cuenta esta provincia poco ganado 
vacuno y lanar ; pero en Pampacolca se cria muchas muías 
para conducir el aguardiente de Máges al Cuzco y otros 
puntos del interior como Puno. No faltan tampoco los ani- 
males comunes y domésticos que hay en las otras provincias 
vecinas, en especial magníficos caballos. 

El rio tiene en su seno infinidad de pejerreyes y camaro- 
nes de excelente gusto , así es que con la pesca de ellos se 
mantiene casi toda la población. 

Abunda en volátiles el valle y demás pueblos ; pero el mas 
notable, porque solo lo hay en él, es el pájaro llamado Cho- 
gt^ay^ por ser muy domesticable y de mucha inteligencia para 
aprender cuanto se le enseña. Es del tamaño del piche y de 
color amarillo. 

El clima en el pueblo de Andáguas es malo, al menos muy 
ventoso y destemplado : está situado entre nueve montañas : 
en los otros puntos de la Sierra es frió; pero sano. En el 
valle de Máges el calor en verano es insoportable. A pesar de 
esto no hay mal clima , exceptuando uno que otro año en 
que las tercianas sacuden con violencia. Dista de Arequipa 
cuarenta leguas.' 

En Andáguas tejen buenas alfombras, pellones, pullos, 
ponchos, frazadas y demás géneros del uso de los Indios. En 
los otros pueblos de Sierra hacen también algunos tejidos. 



% 



490 geografía 



PROVINCIA 1D>E ISLAY. 

Por decreto de 1 4 de Marzo de 1867 se creó la provincia 
de Isl;iy, segregando algunos distritos de la de Arequipa. 

• ■ 

Confina por el N.E. con el Cercado de Arequipa, por el 
N.O. con Camaná. por el S.E. con la provincia de M oquegua 
y por el S.O. con el Océano Pacífico. 

IHvtaton prtitle». 

Consta de tres distritos. El puerto de Islay es la capital de 
la provincia. 



Islajy Tambo, 

« Quilca. 



En cuanto á curatos sigue la antigua división. 

Puerto de latey. 

El puerto de Quilca era el lugar por donde se hacia el 
comercio de la provincia ; pero en 1 83o estando de Prefecto 
el General La-Fuente, se fundó el puerto delslay. La aduana 
de este puerto , es la que produce mas , después de la del 
Callao porque es el lugar por donde se internan todas las 
mercaderías que se consumen en los departamentos de Are- 
quipa, Puno, Cuzco, parte del de Ayacucho y algo para el 
Norte de Bolivia. 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 491 

El puerto no es cómodo para el desembarque por la gran 
altura de la población y por la falta de un muelle. Aunque la 
bahía es segura, por no estar expuesta á fuertes vientos, el 
fondeadero es muy profundo. 

El aumento considerable del comercio del Sur ha hecho 
del todo indispensable un ferrocarril entre el puerto de Islay 
ú otro punto de la costa y Arequipa. Ese ferrocarril dará 
vida á todos aquellos departamentos y no hay duda que pro- 
ducirá lo bastante para costear susí gastos, como puede de- 
ducirse de los datos estadísticos que copiamos á continua- 
ción. 

Para que se tenga idea del proyecto de esta via férrea, 
ponemos en seguida la nota pasada al Supremo Gobierno por 
el Director de Obras Públicas. Esto se comprenderá mejor 
con el plano del trazo que publicamos en el Atlas. 



WerrommnM de Arequipa á Iftiay. 

Dirección general de Obras publicas. 

Lima, Febrero 8 de 1862. 

Señor Ministro de Estado en el Despacho de Gobierno y Obras públicas, 

Tengo la satisfacción de acompañar á US. el plano del 
trazo preliminar del ferrocarril de Arequipa á Islay, hecho 
por los ingenieros D. Federico Blume y D. Manuel Mariano 
Echegaray, juntamente con el informe y presupuesto de di- 
cho ferrocarril. 

Al dar cuenta de este proyecto, creo de mi deber presen- 
tar en pocas palabras el contenido del muy minucioso y b^en 
meditado informe de dichos ingenieros , agregando algunas 
observaciones 'y aclarando ciertos puntos que podrían pro- 
ducir malas impresiones. 

Principian los ingenieros describiendo de un modo rápido 
el terreno que han escogido para el examen de la línea y 



492 geografía 

después de hacer conocer las dificultades que la naturaleza 
presenta para el establecimiento de una via férrea, al extremo 
de considerarse en un principio impracticable , por el cre- 
cido costo, indican la única línea que parece que la Provi- 
dencia hubiera preparado para que los departamentos del 
Sur se comuniquen con la costa por medio del vapor. En 
efecto : lo^ ingenieros han recorrido y examinado los distin- 
tos puntos por donde se consideraba practicable el trazo y 
las observaciones de la ciencia, los desniveles ó fuertes de- 
clives, las profundas quebradas y los elevados cerros, con- 
testan de un modo terminante, que para vencer la primera 
cadena de cerros que separa la costa de la pampa y la otra 
cadena que media entre esta y la ciudad de Arequipa , el 
único camino practicable es el señalado por la misma natu- 
raleza y del cual han aprovechado para el trazo. Por esto se 
consigue vencer la altura de los 2829 metros (2771-71 varas) 
en que se halla la ciudad de Arequipa (al pié de la torre de 
San x\gustin) sobre el piso del muelle de Islay en la distancia 
de 90,566 metros í 107, 778-54 varas) que distan entre sí am- 
bos puntos por elevación ó sobre el círculo máximo que 
pasa por ellos. El mayor ascenso es de tres por ciento y las 
curvas mas agudas, apenas cuentan un radio de 100 metros 
(119 varas) que en el estado en que se encuentran en el dia 
los adelantos de la ciencia aplicados á los ferrocarriles, no 
presentan ninguna dificultad, como lo comprueban varios 
ferrocarriles y especialmente el de Pabellón á Chañarcillo 
en Chile que tiene un ascenso de 5 por 100 y el de Moun- 
tain Top. Frak. en Virjinia, Estados Unidos que llega á 5 | 
por 100. 

La conveniencia de la ruta elegida, la prueban de un modo 
claro y convincente. <c La configuración del terreno entre 
Islay y Arequipa no da lugar á vacilación en 'la determina- 
ción de la ruta para el ferrocarril : no se tiene que elegir 
entre varias rutas, por que la que hay es la única, con la 
circunstancia notable de que esta línea, no buscada, parece 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 493 

que se hubiera elegido para llenar todos los objetos que debe 
tener un camino de esta clase entre Arequipa y la costa. » 
Ejecutado el camino según la línea preliminar trazada^ el 
descenso es continuo desde Arequipa hasta ei mar, econo- 
mizando el vapor en la bajada : pasa al costado del rio de 
Arequipa por lugares cultivados; une los valles de Vítor y 
de Tambo y dará vida y acción á todos los pueblos inmedia- 
tos á estos valles. 

Una feliz casualidad hace pasar la línea por los cerros de 
Quishuarani, Mocoro y Huasamayo, lugares todos abundan- 
tísimos en ricos minerales de cobre y oro : existen hasta el 
dia las oficinas en que se beneficiaban los metales y es sabido 
en Arequipa que los parientes del respetable P. Caliénes 
extraen oro de esas minas. En el informe de los ingenieros se 
dan á este respecto detalles muy importantes. 

En este ferrocarril no hay ninguna obra de arte, porque 
no debe llamarse así un puente de 4^ metros de ancho so- 
bre el rio Chili, cerca de Quishuarani, ni el único túnel de 
45o metros (535-5o varas) en el punto de Huasamayo. 

El trazo preliminar que tengo el honor de acompañar, con 
su respectivo perfil lo hice examinar por cuatro ingenieros y 
lo encontraron conforme á las circunstancias del terreno, in- 
dicando algunas modificaciones para el trazo definitivo. Los 
ingenieros Blume y Echegaray conocen y confiesan que en el 
trazo definitivo deben hacerse algunos cambios en la línea, 
según lo indican en un capítulo especial, ce Sabíamos, dicen, 
que el gobierno y la nación estaban impuestos de la impor- 
tancia de la obra ; pero que al mismo tiempo la creían mu- 
chos prematura por sus grandes dificultades supuestas y por 
su consiguiente costo enorme. Bajo el influjo de semejantes 
impresiones habría sido una farsa presentar un proyecto, 
aunque praticable y perfecto, irrealizable para el país por su 
gran costo; y habríamos, después de practicar el reconoci- 
miento general del terreno, aconsejado al gobierno la poster- 
gación del proyecto. Pero nuestro primer reconocimiento 



494 GEOGRAFÍA 

hizo cambiar completamente la idea de impracticabilidad ó 
de diBcultades insuperables, que nos hizo concebir el aspecto 
general del terreno y pronto llegamos á cerciorarnos de que 
un ferrocarril entre Islay y Arequipa trazado bajo ciertos 
principios, lejos de ser' una ilusión, es cosa real, fácil y or- 
dinaria. » 

Es fuera de duda que los adelantos del dia no hacen di6- 
cultoso de ningún modo el vencer gradientes hasta de un 
6 por I oo y el ferrocarril proyectado para Arequipa no pre- 
senta mayor desnivel que la de un 3 por loo. Por consiguiente 
la única cuestión que queda por resolver es la económica, 
es decir el precio de construcción, los gastos de explotación y 
los productos. En este punto el informe de los ingenieros no 
merece toda la fe posible en cuanto á los productos del ferro- 
carril ; y aun en lo que respecta á gastos de construcción son 
exageradísimos algunos cálculos : basta fijar la atención en el 
pormenor del presupuesto para convencerse de lo dicho. Las 
cantidades cúbicas que hay que terraplenar ó que excavar son 
exactas ; pero los precios de los jornales se calculan en dos 
pesos, lo que es excesivo. Consideran como terreno cascajoso 
ó de roca todos los que han tenido como dudosos ; y calculan 
en medio millón de pesos los gastos de administración, pago 
de ingenieros y sus ayudantes, lo que es sin duda exagerado ; 
sin embargo, el presupuesto de toda la línea, incluyendo la 
construcción de un muelle provisorio en Mejía, máquinas 
locomotoras, carros y todo lo necesario á la movilidad solo 
llega á la cantidad de diez millones ciento setenta mil seis- 
cientos treinta y seis pesos (lo, 170,636 yjí) que divididos en 
los 1 65,364 metros ó sean 102 millas inglesas y ^ que tiene 
la línea proyectada, resulta que cada milla costaría la can- 
tidad de 98,936 ^, precio enorme si se atiende á lo que han 
costado los caminos mas caros del mundo. Algunos ferro- 
carriles han tenido mucho costo, porque ha sido preciso 
pagar terrenos valiosos y fábricas que se derribaban para 
, que por ellas pasara la línea; los viaductos, túneles, calzadas 



DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ. 495 

y otras obras de arte son las que han elevado el costo de esos 
caminos y nada de esto presenta él de Arequipa á Islay. 

El presupuesto no puede calcularse con exactitud antes 
de conocer perfectamente la línea definitiva ; hubiera sido 
necesario hacer excavaciones y otras operaciones largas y cos- 
tosas. De pronto con el cálculo que han hecho, basta para 
t^ier idea exacta y muy aproximada á la verdad. Por esto 
en todo ferrocarril se principian los trabajos tan luego como 
se ha aprobado el trazo. Es cierto que los mismos ingenieros 
dicen en su informe, que los precios aplicados en el presu- 
puesto son mayores que los regulares y calculando siempre 
la diferencia de cambio sobre costo de los materiales que 
han de venir der extranjero. 

Entre los gastos de explotación, consideran los ingenieros 
el rédito del 6 por loo sobre el capital de 10,170,636^ en 
que calculan el ferrocarril de Arequipa á Islai^, resultando 
de aquí im rédito de 610,288 ?5í que agregados á'los gastos 
naturales de explotación hacen un total de 732,558 ^Jí. 

En el cálculo de las entradas del ferrocarril, los ingenieros 
no han sido tan francos como para los gastos. Suponen que 
el movimiento entre el puerto de Islay y los departameín- 
tos del Sur que se comunican por Arequipa apenas sube á 
320,000 quintales al año ó sean 1 4,55o toneladas de peso y 
el número de pasajeros de primera lo consideran en 5, 000 
y los de segunda en 2,000 al año. Los ingenieros debieron 
tener presente que el valor de las importaciones por el puerto 
de Islay pasa de dos millones de pesos y por consiguiente sus 
exportaciones representan con corta diferencia otros dos mil- 
lones de pesos y que solo las entradas de la aduana de Islay, 
según el último quinquenio llegan á 36o,ooofí', término me- 
dio. El año de 1860 entraron á Islay 62 buques que midie- 
ron 20,068 toneladas y aun cuando se suponga que esos bu- 
ques no vinieron sino con dos tercios de su carga, tendremos 
con solo esto un peso mayor para la importación por el fer- 
rocarril que el calculado por los ingenieros , siendo así que 



496 geografía 

estos creen que el peso de la importación y exportación apé- 
ñas llega á j 49^50 toneladas. Tampoco debe olvidarse que se 
introduce á Arequipa mucha carga que viene como equi- 
pajes y todos los })roductos de los valles de .Vítor, Tambo^ 
Síhuas, etc. En cuanto á los pasajeros, apenas calculan 70 dia- 
rios entre ida y vuelta ; y cualquiera que conozca el actual 
tráfico entre Islay y Arequipa se convencerá de lo parco que 
han sido en su cálculo de entradas, sin advertir que las faci- 
lidades del tránsito, la baratura del transporte de mercaderías 
y pasajeros ; y la comodidad del viaje duplicarán muy pronto 
el movimiento que en la actualidad existe. Con tales cálculos 
no es pues extraño , que los ingenieros encuentren un dé- 
ficit de jj por 1 00 para cubrir los gastos de explotación y el 
interés del 6 por 1 00 del capital : este déficit desaparecerá 
como el humo cuando se vea que el ferrocarril no costará los 
10,000,000 presupuestados y que las entradas aumentarán 
en mucho, pagando por consiguient