(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Glosario de voces indígenas de Venezuela"

THE LIBRARY OF THE 

UNIVERSITY OF 

NORTH CAROLINA 

AT CHAPEE HILE 




ENDOWEDBYTHE 

DIAEECTIC AND PHIEANTHROPIC 

SOCIETIES 



UNIVERSITY OF N.C. AT CHAPEL HILL 



00021200665 



Digitized by the Internet Archive 
in 2013 



http://archive.org/details/glosariodevocesiOOalva 



Dr. LIS ANDRÓ ^LV ARADO 

DE LA ACADEMIA VENEZOLANA DE LA LENGUA 



■«X— caiiMUMHimi II» 



GLOSARIO 



DE 



VOCES indígenas 



DE 



VENEZUELA 




EDICIONES 

"VICTORIA" 

CARACAS 




MANRIQUE & RA- 

MIREZ ÁNGEL 

19 2 1 



w i W W WM Wi'wwmttM» ■ 






GLOSARIO . 

DE 

VOCES indígenas de VENEZUELA 



DR. LISANDRO ALVARADO 



DE LA ACADEMIA VENEZOLANA DE LA LENGUA 



GLOSARIO 

DE 

VOCES indígenas 

DE 

. VENEZUELA 




EDICIONES 


^ 


"VICTORIA" 


1 


CARACAS 


1^^ 



MANRIQUE & RA- 

MIREZ ÁNGEL 

t 9 2 1 



THE LÍB??-ARY 

THE UhüVERSlTY OF ^40RTH CAROUNA 

ATCHAPELHK.L 




YÍ7^/^^^/ 



GLOSARIO 

DE 

VOCES indígenas de VENEZUELA 



Las voces indígenas incorporadas al español de 
Venezuela tienen uso frecuente en el lenguaje fa- 
miliar y aun invaden el estadio de las letras. Algu- 
nas de ellas traspasan los limites del pais y pueden 
considerarse como americanismos ; y sea por tal ra- 
zón o por obra de la fortuna ha llegado el caso de 
que unas cuantas hayan sido adoptadas por la Aca- 
demia Española dándoles puesto en las ediciones su- 
cesivas del diccionario. 

Hémonos dado a la tarea de catalogar y definir 
las recogidas en nuestra patria con el doble objeto, 
y ello cuando fuere posible, de establecer su anti- 
güedad y abolengo y de señalar su uso apropiado en 
el país, bien entre el vulgo, bien entre literatos. En 
periódicos y revistas contemporáneas deslízanse al- 
guna que otra vez términos que en otras repúbli- 
cas vecinas, y con mayor razón en España, necesi- 
tan explicación, y que en vano se buscarían en los 
léxicos más copiosos del idioma español, sino es 
que., hallándolos en alguno, apenas se reconocen por 



VI 

su definición. Si, pues, una de esas voces vernacu- 
lares y modestas está autorizada por traer su ori- 
gen de una lengua viva o muerta del pais o por el 
uso constante de nuestros mejores escritores, hay 
derecho de que entre ella en el caudal, ya de suyo 
rico, del español. 

Debemos en consecuencia exponer nuestras mi- 
ras respecto de las lenguas en que fincan las voces 
aquí enumeradas. Muchas de estas sin duda carecen 
de una exacta determinación en cuanto a. su etimo- 
logía, hasta el punto de haber sido catalogadas por 
exclusión; pero hay buen número que no están en 
ese caso y que tienen su cuna, con alteraciones más 
o menos explicables, o sin ellas, en lenguas de la 
América española, mientras que algunas pocas han 
venido de Asia ú África. En esta labor crítica trata- 
remos de seguir un método que ninguno que a tra- 
bajo semejante se dedique habrá de dispensarse, y 
que teniendo de ser estrictamente racional, debería 
ser apoyado en la etnología, en la lingüística y en la 
historia, alejando en lo posible la arbitrariedad y 
esas etimologías pueriles llamadas ''de sonsonete" 
por un escritor español. Recordemas, como ejemplo, 
las derivaciones que nos dan Garcilaso y f raí Simón 
de pulpería, Oviedo y Covarrubias de coco, el mismo 
Oviedo y Armas de manatí. El sonido y la ortogra- 
fía pueden extraviarnos si los aceptamos en clase de 
presunción filológica, pues así tal vez concluiríamos 
por tomar voces americanas como aura, haba, boro, 
capa, caro, coto, etc., como voces españolas. Es por 
otra parte sabido que los conquistadores adoptaban a 
ocasiones nombres españoles semejantes en su pro- 
nunciación a otro indígenas, contrahaciéndolos así y 
efectuando una suerte de contaminación, en especial 
si coincidían ambos en lo de expresar alguna señal 
notable del objeto o cosa, que es lo que ingeniosa- 
rnente llamaba Caulín "nombres trovados", y los qvq-^ 



VII 

nistas luego confirmaban el hecho sin más ni más, 
ignorando por lo pronto la lengua de los conquista- 
dos. De este género escribían Moscas por Mniscas, 
Encaramada por Caramana, Saliva por Sáliba, Cha- 
muchina por Samiisida, Barraguán por Parauáni, 
etc. Haremos una singular excepción del R. P. Gilii, 
cuya perpicaz ilustración le permitió clasificar mu- 
chas lenguas americanas e iniciar el análisis etimo- 
lógico de los nombres geográficos venezolanos, de 
que en otro estudio separado nos ocupamos. 

De los grupos lingüísticos caribe, maipure, be- 
toye y tupi, a que han sido hasta ahora reducidas 
gran número de lenguas de Venezuela y las naciones 
limítrofes, el primero es el que ha suministrado ma- 
yor copia de voces al español nuestro, predominan- 
do muchas de éstas de uno a otro extremo de la repú- 
blica. Es evidente que los vocablos haitianos tuvieron 
buena suerte en manos de los guerreros españoles, y 
los del caribe isleño en la de los guerreros caríbales 
de Tierra Firm.e ; cosa tanto más de notar cuando se 
cae en la cuenta de que sólo pocas voces tomadas de 
pueblos civilizados penetraron en el país y que en 
igual caso están las de otras lenguas como el quichua 
y el tupi, idiomas que, "por su importancia y estruc- 
tura, intentaron generalizar los misioneros. Así no- 
pal, de origen azteca, cóndor, palta, pampa, puma, de 
origen quechua, jaguar, tapir, de origen guaraní, tie- 
nen un uso más bien literario que vulgar en Vene- 
zuela, de manera que sus sinónimos tuna, aguilucho, 
aguacate, sabana, Icón, tigre, danta son los de em- 
pleo corriente. Algo parecido ha sucedido en Méjico, 
donde creo que los nombres haitianos maguéi, tuna 
y el araucano pulque son preferidos a los aztecas 
nietl, xoconochtli, octli. En cambio, el afán de los mi- 
sioneros y conquistadores en dar nombres de santos 
patronos o de homónimos de los reyes de España o de 
giudades de la Península a los pueblos que fundaban 



VIII 

fué a menudo infructuoso, prevaleciendo hasta hoi 
día nombres indígenas en gran número de lugares. 
Pero algún éxito les cupo en nombres de animales y 
de plantas que les eran desconocidos, cuando halla- 
ban cierta semejanza con los que en el Viejo Mundo 
conocían; y así, como dice Humboldt, "a algunas 
plantas de lejanas tierras aplica el colono nombres 
tomados del suelo natal, cual un recuerdo cuya pér- 
dida fuera en extremo sensible ; y como existen mis- 
teriosas relaciones entre los diferentes tipos de la 
organización, las formas vegetales se presentan a su 
mente embellecidas con la imagen de las que rodea- 
ron su cuna". Citando Cuervo estas palabras del Cos- 
mos, continúa : ''No pocas veces hemos contemplado 
con ternura a aquellos conquistadores de hierro que, 
ablandándose al tender por primera vez la vista so- 
bre paisajes parecidos a los de su patria, fingían en 
sus mezquinas chozas una Cartagena y una Santa 
Fe, y, como para completar la ilusión, revestían en 
su fantasía los campos con las flores y hierbas tes- 
tigos de sus juegos infantiles''. 

Al señalar en este bosquejo la etimología de los 
vocablos indios adoptados por el uso nos atendremos 
a lo que nos ofrece el estudio particular de cada len- 
gua americana. Miras más lejanas no entran en nues- 
tro plan; y siendo así, dejaremos los trabajos de 
Armas, Calcaño, Tavera y Ernst en el puesto en que 
sistemáticamente se han colocado. Ernst, nuestro 
maestro, participó en sus últimos años de las ideas 
de Martius acerca de la supremacía de la raza gua- 
raní en Suramérica y del supuesto papel secundario 
de los Caribes en la colonización precolombina. Las 
investigaciones de Adam, Steinen y otros america- 
nistas han venido a confirmar las observaciones de 
los antiguos cronistas y a devolver su importancia al 
elemento caribe, reconstituyendo con ello toda una 
familia lingíiística qo bien limitada en el atlas etnQ-* 



IX 

gráfico de Balbi, que sirvió de guía al geógrafo Co- 
dazzi en su clasificación. Nuestro erudito académico 
Dn. Julio Gaicano parece en sus escritos preocupado 
con el pensamiento de apartar de toda influencia so- 
bre el español venezolano a los idiomas indígenas, 
como si fuesen de suyo impropios para jugar ese pa- 
pel en la evolución de nuestra habla. Las lenguas 
orientales le son más meritorias a este fin, y hale sido 
en consecuencia preciso entrarse en el complicado y 
arduo problema relativo a la procedencia del hombre 
americano. Pero volvamos a nuestro propósito. 

Algunas letras del afabefo itálico faltan o son 
raras en las lenguas americanas, por ejemplo, la d, 
f, I, rr. Al caribe, tamanaco, chaima, cumanagoto, 
chibcha, eran extrañas una u otra. Expresábanlo 
irónicamente los Españoles diciendo que los indios 
no tenían dios, ni f é, ni lei, ni rei. Las voces indíge- 
nas hoi usadas que empiezan por esas letras son así 
muí pocas, y en alguna de ellas se ha efectuado, para 
que tal haya, un cambio de consonantes, o proceden 
acaso de lenguas que poseen las letras susodichas. En 
este sentido arráu, caparro, cubarro, ciirrucai, sa- 
rrapia, se pronuncian a la española. 

Estos cambios de letras o permutaciones se ob- 
servan en las voces de que tratamos no menos que en 
las castellanas puras. Las tribus indígenas suelen 
confundir la ^ y la i, la o y la u, en su pronunciación, 
diciendo cacure o cacuri, catumare o catiimari, 
curare o curari, giiayoco o guayuco, morojói o 
mitrujúi. Por efecto de la disimilación hoi se es- 
cribe generalmente cociU, cocuka, cocuyo, totuma, 
aunque primitivamente se decía cucúi, cucuha, cu- 
cuyo, tutuma; tal que esta última manera de pronun- 
ciar es la que en el pueblo prevalece. 

En las consonantes acaece lo mismo. Arístides 
Rojas hace muí bien notar que en el caribe, así como 
^x\ el quichua, el uso cambia generalmente la 3ihba, 



va o hiia por giia. Varias circunstancias hay en esto 
que han producido alguna constante y universal con- 
fusión y la apariencia de una importante radical en 
la partícula gua, tan frecuente por lo demás en otros 
idiomas. Tiene razón Tavera Acosta en sostener la 
lectura ua, donde quiera que los frailes escribían 
gua; y Ruiz Blanco se arrimaba más a la verdad es- 
cribiendo hua, Oviedo creyó necesario en cierta oca- 
sión expresar el deletreo de las voces y nana (igua- 
na), mana, curia, para marcar la diéresis, lo cual ex- 
travió a Armas, quien creyó ver en la primera la voz 
española Juana y en las otras una dificultad de los 
naturales para pronunciar como los españoles el 
nombre de la virgen María. Observa además Tave- 
ra-Acosta (carta de 25 de enero de 1906) que los in- 
dios de las selvas de Guayana, y muí particularmente 
los del Alto Orinoco y Rionegro, no hacen sentir la 
g en las articulaciones ua, ue, etc., iniciales de síla- 
ba. Aun resta otra grafía en los antiguos artes y te- 
soros, y es la ?7 que reemplaza a la u semivocal ; y que- 
da entonces la incertidumbre, en algunas pocas vo- 
ces, de si esa v equivalía a la & o a la u. Ciertas tri- 
bus, en efecto, como la arecuna, pronuncian en cier- 
to modo la v española en tales circunstancias, según 
lo observó nuestro finado amigo el Dr. Bousignac. 
Gilii mismo, cuya ortografía es italiana, usa de or- 
dinario la í7, y a veces la u, en ese caso. Sea como fue- 
re, los Españoles encontraban indispensable añadir 
la g eufónica no sólo en las voces tomadas del ará- 
bigo sino también en las americanas. Hoi sería de- 
masiado tarde para arreglar la ortografía de los 
nombres propios y los comunes más vulgares, y tan 
impracticable será escribir Uayana, Uarenas, Uati- 
re, como Uadalquivir, Uadiana, Uadalete. 

Las permutaciones dichas pueden ser al contra-, 
rio motivadas por fonemas que existen en dialectos 
americanos y faltan en el español De este génerq 



xí 

es el sonido de la ch francesa que el castellano perdió 
hacia la XVI centuria. Los Arecunas, según nos ha 
informado el Dr. Bousignac, tienen al modo de los 
Aruacos y de alguna otra lengua indoeuropea, una 
consonante intermedia entre la / y la r, cosa que ha 
notado el Dr. Koch-Grünberg en dialectos de Rione- 
gro. En el caribe existe un sonido análogo. El cam- 
bio frecuente de estas dos líquidas es más bien un fe- 
nómeno lingüístico general, ya que en la evolución de 
j/fttr len^^uajes ..ií sc ■■ niiá.c-bien . ua "' f onóm^iiiiD - linffüíoticc i ) 
^f.'gní^ral, };ü qug í?n h (i\Jo\\\Gmn d<gí los lenguajes indo- 
germánicos se presenta más de una vez. Pronuncia- 
se así en Venezuela congorrocho o congolocho (Spi- 
rotreptus sp. var.), cremon o clemon (Thespesia po- 
pulnea). El lambdacismo ocurre por su parte a cada 
paso en los pueblos hispanilocuentes. 

Muí dudoso es que con el cambio de pronuncia- 
ción que experimentaron ciertas letras del alfabeto 
español hacia el siglo XVI, haya también cambiado 
la articulación de determinados vocablos indígenas. 
Fuera de que el uso de estos no era ni es hoi en al- 
gunos casos de un empleo muí lato en lo literario, que 
exigiera ese cambio fonético gradual, la población 
primitiva se mantuvo largo tiempo alejada del mo- 
vimiento bienhechor de la instrucción, y por lo tan- 
to es presumible que haya existido una pronunciación 
más o menos uniforme en todo tiempo y en todas par- 
tes, salvo en lo concerniente a las permutaciones re- 
gulares ya mencionadas. En el Brasil, en la Argenti- 
na y en el Paraguái es cosa ordinaria pronunciar 
ciertos nombres indígenas nuestros acentuándolos en 
la última sílaba, como si se tratara de un francés que 
pronunciara a su estilo el español o el inglés. Dicen, 
por ejemplo, Guayaná, Calina, Galibí, Tamanacá, 
Arecuná, etc., y llevan la misma práctica a muchos 
nombres comunes. Es palmario que en esa proso- 
dia extraña influye el cultivo del guaraní, de que 



XII 

I 

suponen oriundas las principales lenguas de la par- 
te septentrional de Suramérica. El Dr. Koch-Grün- 
berg introduce en sus escritos esta pronunciación, 
que es vulgar en el Brasil. Me parece preferible en 
lo que a lo nuestro atañe, adoptar el uso y la tradi- 
ción conservados en nuestra gatria, que están con- 
formes con la ortología de los cronistas y misione- 
ros españoles y con la de las lenguas actualmente ha- 
bladas en Venezuela. 

* ° " En vóces'de efimología itTdéffa'*V^lgá a lo""fíi^-* 
nos la distribución geográfícar'E'n M" oriente" del páis/ 
por ejemplo, y aun en Caracas, predominan voces 
chaimas y cumanagotas. En las regiones de la Cor- 
dillera, en otras contiguas, como los Estados Lara, 
Portuguesa y Zamora, son familiares ciertos voca- 
blos y modismos venidos de Colombia, o del Perú. En 
el Zulia existe una especie de confusión en el lengua- 
je, más o menos notable y circunscrita. Los térmi- 
nos caribes, por su parte, se encuentran diseminados 
en toda la superficie de la república, asi como los tai- 
nos; y estos, además, han logrado invadir en parte 
se entiende, no sólo el continente nuevo, sino también 
el antiguo. 

Permítaseme ahora exponer el "peso" que he 
dado a las autoridades que establecen la legitimidad 
de las voces aquí registradas. Desde luego, las más 
antiguas son preferibles: luego vienen los términos 
hoi conocidos de diversas lenguas americanas, que 
son suficiente garantía como autoridad; y por últi- 
mo, como especie de prueba supletoria, alegaremos 
el uso de los escritores modernos o la tradición con- 
servada en cada lugar mediante el habla. 

Entre los autores más antiguos, llamados im- 
propiamente cronistas, vienen en primer lugar fr. 
Bartolomé de las Casas, el capitán Gonzalo Hernán- 
dez de Oviedo y Valdez y el clérigo Francisco Eópez 



de Gomara. Está demás encarecer estas fuentes de 
información, aun teniendo en cuenta las polémicas 
ocurridas entre los dos primeros y las criticas hechas 
al tercero por sus contemporáneos. Si todos son ins- 
truidos y buenos maestros del habla, el primero pare- 
ce recomendarse ante todo por su seriedad y por el 
conocimiento que tuvo de la lengua hablada por los 
indígenas de la Española. Lástima es que, exceptuan- 
do quizá tan sólo el libro de Carvajal, fuese costum- 
bre inveterada de los editores españoles respetar po- 
co la escrupulosidad deseada en la expurgación de los 
códices y meter mano en el arreglo, anacrónico y ar- 
bitrario, de la ortografía y puntuación del español 
venerable del siglo XVI ! Lástima también que ha- 
yan imitado este inexcusable sistema los editores de 
Bogotá y Caracas, aun después que empezaran su 
obra reformadora las ediciones f acsimilares de Julio 
Platzmann. De otro género son las obras de Castella- 
nos y de Acosta, en cuanto que el uno es más cono- 
cedor de las cosas de Colombia y el otro de las del 
Perú. Inspiran más confianza sin embargo los datos 
del canónigo, aun bien certificando el elegante decir 
del jesuíta y su desdeñosa nimiedad y parcimonia, 
junto con su gusto decidido por estudiar problemas 
de física y minería; (y no se olvide que sólo conside- 
ramos desde un punto de vista filológico las obras de 
los autores ahora mencionados). Notemos, para ter- 
minar este rápido examen, lo que sobre el plagio de 
Acosta informó Pinelo, ya puesto fuera de duda. 

Los textos posteriores son casi todos escritos 
por misioneros de diversas congregaciones, entre los 
cuales conviene recordar los que aprendieron una o 
más lenguas americanas. De todos ellos, aun del cré- 
dulo Simón y del locuaz Gumilla, nos aprovechare- 
mos, ciñéndonos por supuesto a los bien conocidos 
preceptos de la lingüística moderna. No es sino a lo 
último, en los postreros años del siglo XVIII, cuan- 



XIV 

do hallamos, en los escritos que especialmente nos in- 
teresan, las aficiones del lingüista y el naturalista. 
Azara, Ulloa, Juan, Velasco y otros pocos son una 
buena muestra en la América meridional ; mas, como 
se ve y a excepción de Caulin, aprovecharian mas 
bien al que estudiara la influencia del guaraní o el 
quichua sobre el español americano. 

Un^, advertencia más, para terminar. Siendo asi 
que la mayoría de nuestras voces indígenas se refie- 
ren a la fauna o a la flora de Venezuela, era preciso 
adoptar un plan cualquiera para su conveniente ex- 
posición. El que mejor cuadra a un léxico sería el 
observado por los naturalistas, breve, conciso, claro 
y propio para identificar cada ser, cosa o voz. Se- 
guimos por nuestra parte el plan, pero no el siste- 
ma, técnicamente hablando, puesto que no somos pro- 
fesionales, ni sabemos gran cosa de ciencias natura- 
les y lingüística. Caracteres insuficientes o super- 
finos, sinonimias desusadas, ocurrencias por el estilo, 
serán cosa de verse. Escribimos, empero, no para los 
sabios, sino para los hombres consagrados a las fae- 
nas agrícolas o pecuarias, alejadas por lo común de 
toda fuente de información; y esto sin olvidar los 
conceptos del Profesor Cook, de Washington. "Fi- 
gúranse con harta ligereza los científicos que los na- 
turales de una región están, con respecto a la natu- 
raleza, tan atrasados como en materia de letras o de 
industria lo están : es un error profundo, pues lo que 
el indígena sabe de sus plantas silvestres, casi siem- 
pre es bastante más interesante y significativo que lo 
que el botanista viajero pudiera aprender en el cur- 
so de ocasionales observaciones. El conocimiento de 
los naturales representa la experiencia acumulada y 
los descubrimientos accidentales de muchos siglos ; y 
a veces se anticipan de extraña manera a los resul- 
tados de las indagaciones científicas modernas". 
Apreciaciones justas, que, tratándose de ciertos pro- 



XV 

biemas de patología tropical, aplica rrtui al caso Sir 
Patricio Mánson. 

En una obrita como esta, por reducidas que sean 
sus dimensiones, interesa mui mucho orientar con 
eficacia y prontitud al lector y ahorrarle trabajo y 
confusión en sus pesquisas gramaticales. Indicamos, 
pues, las abreviaturas que nos han parecido más 
oportunas según se estila en obras de este género, ex- 
plicándolas en una tabla alfabética preparada al 
efecto. 



íl 



ABREVIATURAS 



Ac. R. P. José de Acosta, Historia natural y moral 

de las Indias. Madrid, 1894. 

ar. Lengua aruaca. 

aiec. Lengua arecuna. 

Arg. República Argentina. 

Bén. Ledo. José M. Benítez. Principios para la ma- 

teria médica del país. Caracas, 1869. 

Bol. República de Bolivia. 

ca. Más o menos (circa). 

cal. Lengua calina (caribe insular). 

Cale. Dn. Julio Calcaño, El castellano en Venezuela. 

Caracas, 1897. 

car. Lengua caribe (caribe continental). 

Carmona. Dr. Miguel Carmona. Vocabulario publicado en 
1858. 

Carv. Fr. Jacinto Carvajal, Descubrimiento del río 

Apure. León, 1892. 

Cas. Fr. B. de las Casas, Historia general de las In- 

dias, Madrid, 1875-1876. 

Cast. Juan de Castellanos. Elegías de varones ilustres 

de Indias. Colección Rivadeneyra. 

Caíil. Fr. Antonio Caulín, Historia de la Nueva An- 

dalucía. Caracas, 184L 



XVIII 



cf. Compárese (confer). 

Cisn. Dn. José L. de Cisneros, Descripción exacta de 

la provincia de Venezuela. Madrid, 1912. 
Cod. Coronel A. Codazzi, Resumen de la Geografía 

de Venezuela. París, 1841. 
Col. República de Colombia. 

Cord. Estados de la Cordillera (Trujillo, Mérida, Tá- 

chira). 

C. Rica. República de Costa Rica, 
cum. Lengua cumanagota. 

ch. Lengua chaima. 

D. t. Dícese también. 

Díaz. José A. Díaz. El agricultor venezolano. Caracas, 

1877. 

E., EE. Estado (federal), Estados (en Venezuela). 

Ec. República del Ecuador. 

Esp. España. 

esp. Especie. 

fam. Familia botánica o zoológica. 

gal. Lengua galibi (caribe de Cayena). 

Geog. Voz usada en la nomenclatura geográfica de Ve- 

nezuela. 

Góm. F. López de Gomara, Historia general de las In- 

dias. Colección Rivadeneyra. 

Gros. Dr. R. de Grosourdy, El médico botánico crio- 

llo. París, 1864. 

Guat. 'República de Guatemala. 

Gum. R. P. José Gumilla, El Orinoco ilustrado, Barce- 

lona, 1791. (2? ed). 

Herr. Antonio de Herrera, Décadas. Madrid, 1726, 

1601. 

Hond. República de Honduras. 

i. e. Es decir (id est). 

kal. Lengua calina (caribe de Surinam), 

maip. Lengua maipure. 

Marac, Maracaibo (Venezuela), 



XIX 

Med. José D. Medrano. Apuntaciones para la critica 

sobre el lenguaje maracaibero. Maracaibo, 

1883. 
Méj. República de Méjico. 

Nic. República de Nicaragua, 

o. c. Obra citada. 

Occ. Occidente de Venezuela (Zulia, Falcón, Lara, 

Yaracúi). 
Or. Oriente de Venezuela (Anzoátegui, Sucre, Mo- 

nagas, Margarita). 
Ov. G. Fernández de Oviedo, Historia general y na- 

tural de las Indias. Madrid, 1854-5. 
pass. passim (varios pasajes de un libro), 

peso esp. Peso especifico. 
Pie. Dr. Gonzalo Picón Febres, Libro raro. Curazao, 

1912. 
q. V. (Véase esta voz) (quod vide). 

Ref ., Ref f . Referencia, referencias. 
Riv. R. P. Juan Rivero, Historia de las misiones 

de los Llanos de Casanare y los ríos Orinoco 

y Meta. Bogotá, 1883. 
Salv. República del Salvador. 

Sin., Sinn. Sinónimo, sinónimos, 
sp. Especie indeterminada de un género, 

sp. pl. Varias especies determinadas del mismo género, 

tani. Lengua tamanaca. 

Us. voz corriente o usada, 

ú. t. Úsase también. 

V. g. verbigracia. 

Venez. Estados Unidos de Venezuela. 

= Equivalencia de dos denominaciones. 

* Antepuesto a una voz, indica que está incluid^ 

en el diccionario académico. 
II Acepción diferente. 

( ?) Equivalenca o concepto dudosos. 



GLOSARIO 

DE 

VOCES indígenas de VENEZUELA 



GLOSARIO 

DE 

VOCES indígenas de VENEZUELA 



A 



ABEJUCÁDO, A. Sarmentoso. Aplícase a los vegetales 
que tienden a desarrollarse como los bejucos. 

ACANO. Especie de Sapotácea. Véase Hacano, abajo. 
Sin. NÍSPERO (nó Achras). 

ACÁPRO. Tecoma serratifolia. Bignoniáceas. Árbol 
de 25 a 3o metros de alto. Madera de corazón, oscura, muy 
compacta, con un peso especifico de 1,25; radios medulares 
poco numerosos, mui angostos; incorruptible, propia para 
todo género de construcciones y de obras de ebanistería, pero 
algo auicil de labrar. Tronco de 5 a 6 m. y un diámetro de 25 
a 4o cm. El nombre proviene quizá del chaima acapra, arco. 
Sin. (en el Guárico) Púi. 

ACATA. Especie de árbol maderable. Ref. Cod. 118. 

ACESÍVA. Zamia muricata. Cicadáceas. Planta de 
tallo redondeado, mui grueso, que alcanza el volumen de una 
remolacha gorda, cubierta de escamas; hojas apicales largas 
de 1 m. o más, armadas de numerosos aguijones, rectos y 
cortos; pecíolos espinosos, foliólos grandes, oblongo-lanceo- 
lados, acuminados, orillados en su mitad superior de dientes 



1 GLOSARIO DÉ VOCES INDÍGENAS 

duros y agudos ; cono masculino ovoideo, con escamas pelu- 
das, cono femenino con escamas algodonosas ensanchadas 
y engrosadas en la punta en forma de broquel exagonal. Ha- 
bita en Coro, Yaracúi, Carabobo. Extráese del rizoma una 
sustancia harinosa que posee, a lo que dicen, propiedades ve- 
nenosas cuando fresca, y que desaparecen lavándola repeti- 
das veces, o bien después de tostada. La fécula es muy blan- 
ca y consta de granos de muy diferente tamaño. D. t. c^siva^ 
que es voz ayamán. 

ACÓ. Loncho car pus punctatus. (?) Leguminosas. Árbol 
de lo a 15 m. de altura, con hojas imparipinadas con 5 ó 7 
hojuelas, opuestas, oblongas, obtusas, traslucido-punteadas, 
lampiñas, brillantes por encima, con costilla saliente por de- 
bajo; racimos terminales y axilares, cáliz lampiño. Hállase 
en Cumaná y florece en setiembre. Madera casi toda de co- 
razón, fuerte y tenaz, prieta, con vetas más claras, que se 
conserva bien debajo del agua. Peso esp., 0,75. 1 1 — majómo. 
Véase abajo Acurutú, Mahomo. 

ACUCHAMADO. "Abatido, entristecido, melancóhco, 
aplastado de espíritu y de cuerpo". (Pie. 22). 

ACÚPE. Bebida ligeramente fermentada de maíz. — "Se 
echa el maíz en remojo por tres o cuatro días hasta que se 
retoñe : así se muele y con un poco de dulce de cualquiera es- 
pecie se deja fermentar". (Díaz, I, 34). — "La alegría, por la 
buena nueva, comenzaba a despertar en las almas con los pri- 
meros vasos del carato de acupe que fermentaba en las tina- 
jas". (Urbaneja Achelpohl, Bl rodal de las' higueras). — "Se- 
mejaban tablones de maíz retoñado, preliminar del fermen- 
tado acupe". (Id. La bruja). 

ACURE. Nombre que se da a varios roedores subun- 
gulados de los géneros Cavia y Dasyprocta. El acure casero 
se llama propiamente acuríto; el de las sabanas, curí; el 
montes, picure {acure de monte, Cod. 165). A veces dicen a 
este último acure simplemente ; y en efecto ese es el nombre 
que tiene en varias lenguas de la familia caribe.~"Otra especie 
hay de unos animales mayores que conejos : la oreja pequeña 
y el pelo rojo y áspero, la llaman los indios Acuri, y es bue- 



DE VENEZUELA 



no de comer" (Ruiz B., cap. I, 24). || Acure que viene y ma- 
nir ote que cae. Caer como pedrada en ojo de boticario. 

ACURÍTO. Cavia Cohaya. Pequeño roedor, más o me- 
nos del tamaño de una rata, de cráneo poco convexo, huesos 
de la nariz cortados oblicuamente y el agujero occipital oval. 
Pelaje regular, lustroso; las pintas son de tres colores, blanco, 
amarillo y negro, diversamente combinados, y es por lo tanto 
desconocido en su forma salvaje primitiva. Esta especie, co- 
nocida en los laboratorios de fisiología con el nombre de co- 
nejillo de Indias, cochinillo de Indias o cobayo, es, pues, la 
doméstica. Del taino kori o korik, lo mismo. Sinn. Acuri 
(Caul. 1,9), CuRÍ. 

ACURUTÚ. Loncho car pus latifolius y L. violaceus. Le- 
guminosas. Especies de árboles, cuya madera es muy pareci- 
da a la del acó. (Ref. Gros. II, 383). Cf. mucurutú. 

ACHICHIVE. Árbol indeterminado de Coro. 
* ACHIOTE. Bixa Orellana. Onóto. — "Qué arvejones 
aquellos tan gustosos, ahogados en manteca derretida junta- 
mente con el rojizo achiote en la cazuela". (Picón F., Fide- 
lia, 223). Del azteca achiotl, lo mismo. Pronunciase de ordi- 
nario ACHOTE, que es la forma que trae Caulín. 

ACHIVÁRE. Ficus dendrocida. Urticáceas. Especie 
de MATAPAiyO de hojas aovadas, redondeadas en el ápice y 
base, enterísimas, subcoriáceo-rígidas, ásperas por ambas ca- 
ras ; receptáculos axilares, solitarios o melHzos. Crece en Bar- 
quisimeto, y su madera es de poca utilidad. 

ACHUCUTARSE. Apocarse, acoquinarse, abatirse, 
según se entiende en la Cordillera. Derivado de chucuto. 
U. t. en Col. En Hond. y Salv. achucuyarse. "Este verbo 
(dice Membreño) puede provenir del azteca c o coya, enfer- 
medad". 

ADORÓTE. Embalaje redondo o cuadrangular, hecho 
de mimbre y cordeles, para trasportar diversos objetos. — "En- 
jutas y secas ya cabezas y carne las rebuelve en unos embol- 
torios o adorotes de paja". (Carv. 334). La voz se usa en 
Occ. tal como viene descrita por el P. Simón. Sin. agaje. 
(Tauste, 117). 



GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



AGAJE. Ver adoróte. — "El que se trasporta de los 
Llanos recibe esta condición en el agaje o cajón en que se 
acomodan para el carguío, y es en lo que consiste la cele- 
bridad de los quesos de mano llaneros". (Díaz, II, 43). Voz 
usada en el Or. Del ch. akache, lo mismo. | [ Figuradamente, 
cabeza, mente, v. g. ¿Qué lleva U. en el agaje f ¿qué noticias 
lleva Ud? ¿qué ha averiguado? 

AGARÍCO. Especie de palmera de Guayana. 

AGUACATE. Persea gratissima. Lauráceas. Árbol de 
12 a 15 m. de alto, muí conocido. También se designa así el 
fruto, que es una baya de forma y tamaño variables, general- 
mente piriforme o en forma de retorta, lustrosa, verde, ama- 
rillenta o moraduzca, cuya carne es de color de ante, oleosa 
y comestible; semilla globosa o elipsoídea, enteramente libre, 
que sirve para marcar lienzos, por el tanino que contiene. La 
voz se deriva del azteca ahuaquahuitl que designa el árbol, ya 
mencionado por Herrera, Fr. Simón y otros cronistas ; pero 
la forma usual, más o menos modificada, existe en varios dia- 
lectos caribes. 

AGUACATILLO. Persea laevigata. Árbol de hojas al- 
ternas, pecioladas, aovado-elípticas, obtusas, enterísimas, más 
o menos coriáceas, lampiñas arriba y abajo, sin estípulas; 
panículas axilares peduncuiadas, flores pediceladas, cáliz séxfi- 
do, ,cano-pubescente por fuera ; estambres fértiles 9, estériles 
3, anteras cuatriloculares, pistilo erecto. Florece en agosto. 
Madera útil para muebles; color blanquecino, poca dureza. 
II — ^Arbol de hojas paripinadas, con unos 16 pares de pínu- 
las; hojuelas yuxtapuestas estrechamente, || Laurel agua- 
CATii^i^o. Phoebe sp. Árbol silvestre y maderable. Nirgua, 
Montalbán. 

AGUANTACANOA. Socorro pasajero que alguien re- 
cibe mientras realiza una obra dilatada. Alusión a la manio- 
bra de los pasadores de ganado en los ríos caudalosos de 
los Llanos. 

AGUARAPADO. Dulzaino, escasamente endulzado, re- 
firiéndose a un líquido. — "Ya la comida no es como a mí 
me gusta, ni se toma café aguarapado, que es como no 



DE VENEZUELA 



irrita". (Cabrera M., La guerra, 312). || — Del color del 
guarapo, esto es, amarillento; v. g. Ojos aguarapados. 

AGÜATÍRE. Sickingia crythroxylon. Rubiáceas. 

AIMÁRA. Macrodon Trahira. Anostomínidos. Pez te- 
leósteo, cubierto de grandes escamas ; mejillas con surcos 
suborbitarios mui marcados; dientes palatinos desiguales, 
los externos mui largos y agudos; aletas abdominales deba- 
jo de la dorsal; la dorsal adiposa falta. Longitud, cosa de 
1 metro. Vive en el Orinoco y sus afluentes. Carne exquisi- 
ta, aunque mui espinosa. En tupi, aimará; gal. aimara. 

AITÓN. Sima profunda formada en algunos parajes 
delE. Falcón. 

AJÍ. Capsicum sp. pl. Pimiento americano. Las espe- 
cies de esta planta son numerosas, y el fruto, que lleva el 
propio nombre, puede considerarse como el más legítimo 
condimento nacional, cosa que ya observó el jesuita Acos- 
ta. Es además planta oficinal, usada como descongestionan- 
te local. El C. frutescens, uno de los más comunes, es una 
planta fruticosa, de tallo erguido y lampiño, ramos flexibles, 
cilindricos, casi angulados, algo lampiños ; hojas solitarias o 
apareadas, aovadas, acuminadas, enteras, lampiñas ; cáliz más 
o menos erguido, casi pentagonal, algo truncado, lampiño; 
baya roja o amarilla, aovada, oblonga, oblonga, obtusa, lisa, 
larga de 6 a 12 líneas. — *'Ages o batatas conficionadas o gui- 
sadas con aquella pimienta que, en lengua desta Isla, se lla- 
maba axi, la última sílaba aguda, y en la mejicana chile, la 
primera silaba luenga". (Cas. V, 4oo; véase también: II, 
2o6 y V, 3o4). Voz taina, mencionada ya en el 2? viaje de 
Colón y extensamente conocida en Suramérica. El plural es 
AJÍES, no AjicDS, como suelen decir. La x con que al prin- 
cipio se escribía la voz debió de pronunciarse como ch fran- 
cesa. En la Picara Justina, pág. gS, hallamos agí, lo que in- 
dica que el fonema cambió en g francesa y al fin en g espa- 
ñola, como hoi es. Reff. Ov. I. 275; CdiSi. Elegías, pass., 
Cod. 115, etc. 1 1 — CARIBE. Especie de fruto rojo, largo y cóni- 
co, de sabor en extremo acre, como su nombre lo indica. — : 
■'ffay ají de diversos colores ; verde^ colorado y amarillo : hay 



6 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

uno bravo, que llaman caribe, que pica y muerde reciamen- 
te". (Acosta, 1. IV, c. 17). Este ají caribe del Perú, a que 
se refiere el P. Acosta, debe ser, el Capsicum pubescens, 
R. & P. Sin. CoROPACo, adelante. 1 1 — corito. Especie de fru- 
to corto, redondeado, menos acre que «el caribe. || — chiréi,. 
Capsicum baccatum. Ramos divaricados, flores blancas, baya 
erguida, roja, globosa, de 3 a 4 líneas de diámetro. En car. chi- 
rére, en ch. cherer. El ají chirEl pequeño es el C. mínimum. 
1 1 — DULCE. Capsicum angulosum. \ | — 'pajarito. Escasamen- 
te picante, cómenlo diversos pájaros. Sin. Ají de pajarito 
(Gilii, I. 299). En tam. toronó-poméiri, que quiere decir lo 
mismo. ¡I — PAPAYÍTO. Especie indeterminada. || — pimiento. 
Especie de fruto grande, rojo, apenas picante. || Quien se 
piCA^ AJÍ COME. Adaptación del refrán español : Quien se 
pica, ajos come. (Benavente, La malquerida, act. II, esc. 1^). 

AJICERO. Frasco o bocal que contiene ajíes en encur- 
tido para condimento. 

AJICERO, A. Relativo al aji, v. g. Paraulata ajicera. 

AJICÍTO. Capparis verrucosa. 

ALATRIQUE. Cordia gerascanthus. (?) Árbol made- 
rable de unos 3o pies de alto, poco corpulento ; hojias oblon- 
go-lanceoladas o elíptico-oblongas, enteras, alampiñadas; pa- 
nojas extendidas, corola blanca hipocraterimorfa. Crece en 
las regiones montañosas. Madera hermosa, no m'ui pesada, 
pero bastante fuerte y elástica, de color gris verdoso con ve- 
tas mui poco pronunciadas. Es uno de los principales mate- 
riales de ebanistería en Venezuela. Del caribi alaturuka, lo 
mismo. Sin. Pardillo. Ref. Cod. 118. 

ALCOYÚRE. Astro caryum aculeatum. Palmera de tron- 
co marrón oscuro, alto de poco más de 2o m., cubierto de 
fajas de espinas negras, largas de 3 cm. — "Tiene un hermo- 
sísimo penacho de hojas glaucas, pinadas, con hojuelas dis- 
puestas en espiral y plateadas por el envés. El pecíolo, tam- 
bién armado de espinas, se dirige hacia arriba, lo que da a la 
hoja una posición casi vertical y a toda la palmera un aspecto 
de singular rigidez. El espádice, que nace en la base del pe- 
cíolo, se dirige igualmente hacia arriba y carga frutos aova- 



DE VENEZUELA 



dos de un color anaranjado. Florece en agosto y setiembre'-'. 
(Jahn, Palmas, No. 116). Habita en el Bajo Orind'cp y en 
el Zulia. 

AMAPÍTO. Variedad de maíz tempranero, alto de 
l,m5o, que en el Alto Llano fructifica a los 4o días. Mazorca 
muí pequeña, grano y corucho blancos o morados. Siémbran- 
lo particularmente, por su rápido crecimiento, para hacer por 
agosto pan de maíz tierno (cachapas) . Ref. Gilii, L I96. En 
tam. akmápi, en cum. amápo. 

AMAPO. Lo mismo que amapito. — "Del maíz hay seis 
o siete especies y es de diversos colores ; uno que llaman ama- 
po da fruto a los cuarenta días, es muy menudo y tiene muy 
pequeña la mazorca, y así no hacen pan de él sino muy poco, 
que lo más lo comen asado antes que se endurezca". (Ruiz 
B. Conversión, cap. I, lo). 

AMBÍR. Líquido que destilan las maromas de tabaco 
llamado cura negra. — "Observó el uso que hacían de los am- 
bires, perfeccionó su elaboración y enseñó a mezclar el urao'\ 
(Cod. 135). — "Formadas así las madejas se hacen bolas que 
se ponen en calentura hacinadas unas sobre otras y asenta- 
das en bateas o canoas para recoger en ellas el ambir que 
destilan". (Díaz, L 2I9). Vargas Machuca y Simón citan la 
voz ; mas la acepción que le dan y la que tiene en Colombia 
(Cuervo, 964) no son las mismas que en Venezuela. 

AMBIR AR. Embadcirnar con amhír el tabaco de mas- 
car. — "La garapiña es una maroma muí delgada — > — muí 
ambirada". (Díaz, I, 22o). 

ANACÁO. Árbol que se cría en lugares cálidos del Tá- 
chira, donde distinguen dos variedades más : anacao amari- 

I^IvO y ANACAO NEGRO. (D. t. AnaCO?). 

ANAMÚ. Porophyllum ruderale (?) Compuestas. Yer- 
ba de hasta 4 pies de alto, de tallo erecto con hojas peciola- 
das, elíptico-oblongas o lanceolado-oblongas, acuminadas, casi 
enterísimas, no punteadas, largas de 1)4 pulgada; cabezue- 
las purpúreas, cilindricas, elongadas; involucro con escamas 
terminadas en punta calosa, corola regularmente quinqué- 



8 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

dentada; aquenio espolonado, elongado, con un penacho de 
pelo suave. Esta planta exhala un olor fuerte sui generis, de- 
bido a un aceite esencial contenido en glandulillas trasparen- 
tes de las hojas y demás órganos, y aun comunica a la leche 
de las vacas, cuando estas la comen, un sabor y olor desagra- 
dables. Usan la raiz en la medicina popular. D. t. namú. 

* ANANA. Ananasa sativa. BromeHáceas. Planta ameri- 
cana cuyo fruto dieron los Españoles el nombre *de pina, ex- 
clusivamente usado en Venezuela, pues anana o ananas es 
forma literaria. — "I el ananas sazona su ambrosía". (Bello, 
Silva). Del car. nana, forma que aparece en el galibi y el 
cháima, lo mismo que en el arnaco y el tupi : en esta última 
lengua hay además la forma actual anana. En guaraní, nana 
es la planta y anana el fruto (a guturo -nasal). 

ANAUCO. Brythrina glauca. BucarE, abajo. — "El bu- 
care más propio (para sombra) es el llamado anauco". (Díaz, 
I. 15o). Del tam. anako lo mismo. 

ANIME. Árbol de la fam. de las Sinanteréas. Hay un 
ANIME BLANCO, cuya flor es así, y otro anímE negro, de 
flores amarillas. Ambos habitan en las montañas de Mérida 
y Trujillo. Crecen hasta 8 y lo m. y su tronco alcanza a 16 
cm. de grosor. Madera dura y compacta, usada en construc- 
ción. Cuando joven el árbol, es su médula como la del saúco, 
mui liviana, uniforme y de un blanco amarillento. De ella 
labran flores, frutas, figurillas y otras curiosidades los natu- 
rales. Ernst sospechó que fuese el anime una especie de Mon- 
tanaea o de Oyedaea. Jahn ha comprobado esta última clasi- 
ficación. 

ANIME. Protium (Icica) sp. Árbol indet^minado es- 
pecíficamente. Suponemos que en esta acepción se pronuncie 
ANIME, y sea por lo tanto voz española. Ref. Cod. 117. 

ANÓN. Anona reticulata. Árbol mui frondoso, de copa 
redonda, alto de 15 a 25 pies, con hojas oblongas u oblongo- 
lanceoladas, ásperas o bien lisas, no lustrosas y de un verde 
amarillento; el fruto, que dicen también anón, es areolado, 
liso, amarillento con visos rojizos, de carne blanco -amar illen- 



DE VENEZUELA 



ta, mui blanda, azucarada, y dentro de ella se alojan muchas 
semillas negras. Reff. Cas. V. 316; Ov. I. 3o4; Cast. 1 Bleg. 
XIV, cap. I. Casas escribe annona; Oviedo, hanón. \ \ — Liso. 
Anona laevis. ArhoX de hojas lanceolado-oblongas, acumina- 
das agudas en la base, membranosas, lampiñas, pelosillas de- 
bajo, punteadas ; pedúnculos agregados, Unifloros, pétalos ex- 
teriores lanceados, aguzadillos; fruto liso. Florece de junio 
a setiembre. Cumaná, Guayana, etc. — "Los otros (anones) 
q. llaman anones Hsos, son en la superficie parecidos a los 

peros o camuesas de Europa y el árbol q. los produce 

es en sus hojas y ramas parecido al almendro". (Caul. L 4). 

ANONCILLO. Rollinia multiflora. Anonáceas. Árbol 
silvestre de hasta 3o pies de alto, de tronco largo y recto ; ma- 
dera liviana, poco dura, de textura fibrosa, aunque bastan- 
te compacta, de color gris oscuro, o de hoja muerta pálido; 
peso específico, 0,609. '*Se usa esa madera en el Apure y en 
la Guayana para costillas de techo de casas de campo, para lo 
cual es mui duradera; hemos hallado ese árbol con abundan- 
cia en Guacáima, montañas del Caroni". (Gros. IL 377). 

ANUANO. Árbol indeterminado de Coro y Yaracúi. 

APAMÁTE. Tecoma pentaphylla. Bignoniáceas. Árbol 
alto de 15 a 2o m., corpulento, ramoso, de tronco recto ; hojas 
largamente pecioladas con 5 hojuelas elíptico -lanceoladas, en- 
teras, de limbo ondeado, puntiagudas o acuminadas, coriáceas, 
glabras ; ñores en corimbos terminales, cáliz bipartido, corola 
grande, de color lila, con 5 divisiones escotadas todas menos 
la impar, achatada y blanca hacia la garganta y en el tubo; 
4 estambres perfectos y 1 abortivo; fruto largo de lo a 12 
pulgadas. Barquisimeto. Florece en diciembre. Madera pro- 
pia para tablas pero poco duradera. Se le planta en avenidas 
y paseos. La T. serratifolia es otra especie del país. — *'Las 
sierras, iluminadas con sus reflejos, aparecían besadas por la 
luz, besos anaranjados, y arrebujadas en mantos de apamates 
florecidos" (Urbaneja A., Los abuelos). — -"Mulatica nacida 
en la sombra de los cafetales del Tuy, bajo los apamates ves- 
tidos de rosadas campánulas vaporosas". (Díaz R., ídolos ro- 
tos, p. 164). — Voz cumanagota, Ref, Cod, 118, 



lo GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

ARAGUÁN. Árbol indeterminado de L^ra y Falcón, 
cuya madera, de un gris claro, pesada, con líneas de un gris 
más oscuro a lo largo, es usada en la construcción civil. 

ARAGUANÉI. Tecoma spectabilis. Bignoniáceas. Árbol 
frondoso, alto de 2o a 25 m. de hojas opuestas, largamente 
pecioladas, compuestas de 5 a 6 hojuelas elípticas o aovadas, 
de un verde mate oscuro ; flores precoces, amarillas. Madera 
de corazón, durísima, de un aceitunado oscuro, con peso es- 
pecífico de 1,25, propia para la construcción civil. Guárico. — 
"El araguanei de los alrededores de Caracas, con el cáliz ful- 
vo-velloso, es el T. chrysantha". (H. Pittier). "Se conocen 
cuatro clases, y el que más engruesa es el araguanei-amarillo : 
todas son de madera compacta y adecuada para máquinas, 
obras de torno y todas las que se exponen a la humedad". 
(Cod. I09). Es el aravenéi de CauHn (Hist. III. 5) ; en car. 
arábone. 

ARAGUÁTA. Especie de abeja peluda, de color del 
mono así llamado, que en los huecos de los árboles fabrica 
panales abundantes en miel. Hállase en la región de los mo- 
richales (Guárico, Barcelona, Guayana). Sin. BocaviEJA. 

ARAGUATAL. Sitio poblado de araguatos (árboles). 

ARAGUATO. Mycetes seniculus. Mono platirrino de 
cabeza redonda, ojos apartados, sacos laríngeos subepiglóti- 
cos, hióides en forma de tarhbor y cola prehensil. Pelaje rojo 
pardusco con un viso amarillento casi uniforme, siendo más 
oscuro el pelo de la espesa barba que cubre los lados de su 
rostro y cuello. Mide unos 15o cm. de largo (inclusive 7o de 
cola). Su área de difusión es muí extensa: vive en los bos- 
ques en manadas más o menos numerosas y durante el día se 
le ve en los árboles más elevados. Humboldt, Schomburgk y 
Hensel han descrito los conciertos que dan estos animales en 
las selvas y el patriarcado que ejerce entre ellos un macho an- 
ciano, quien es también como el maestro de coro: su aullido 
recuerda en ocasiones el gruñido del cerdo cuando se le su- 
jeta y molesta. Ya Azara observó que a veces se encuentran 
cadáveres de ellos medio podridos en algún árbol, colgando 



DE VENEZUELA 11 



de la cola ; su muerte espontánea en tales casos se atribuye en 
Venezuela a una tripanosomiasis (dkrrEngadera). Los cu- 
randeros aconsejan usar el hióides como vaso de beber agua 
para combatir con ello el asma a semejanza de los negros ci- 
marrones del Maroni, que pretenden curar asi la tartamudez, 
según Crevaux. Gómenlo asado los naturales y aun los colo- 
nos en el Alto Orinoco, a falta de otra carne. Hay otra espe- 
cie en el país, el M. ursinus. Hase afirmado que la especie des- 
crita por Gumilla es el M. stramineus; pero Boitard sugiere 
que ésta será acaso la forma juvenil del carayá (M. Carayá) : 
Schomburgk, en efecto, observa que no hay especie que va- 
rié tanto como ésta en su pelaje. Del car. ar abata o aráuata; 
cum. araguata, que con escasas permutaciones se halla en casi 
todos los dialectos caribes. Sinn. arauata (Herrera), arabata 
(Gumilla), aranata (Gomara). "El aranata de los cumaneses 
(dice éste) es del tamaño del galgo, hechura de hombre en 
boca, pies y manos, tiene honrado gesto y la barba de un ca- 
brón". Creo, con todo, que aquí hubo un error de copia, to- 
mando la u por la n. \ \ — Picus velutina. Urticáceas. Árbol de 
hojas estipuladas, alternas, trasovado-oblongas, escasamente 
acuminadas, enterisimas, coriáceas, herrumbroso-tormento- 
sas en el envés ; flores masculinas de cáliz tripartido ; feme- 
ninas con el mismo quinquepartido ; 3 estambres ; pistilo ru- 
dimentario, lateral ; estigmas 2, ovario único, receptáculo axi- 
lar, mellizo, sentado, globoso, apenas herrumbroso-tomentoso. 
Crece cerca de Caracas. Útil por su'madera. Sin. Higuerón. 
Ref. Cod. 118. II — Calycophyllum candidissimum. Rubiáceas. 
Árbol bastante elevado, de tronco recto y no mui frondoso. 
Suministra una madera de color castaño exteriormente y del 
a^-pecto del guatacaro, fuerte, elástica e incorruptible, usada 
en vigas para techumbre. Crece en el Bajo Llano. || — Son 
popular, sencillísimo, que tiene por motivo el animal arriba 
citado. II — Bl sol de los araguatos: el sol poniente. 

ARAQUE. Socratea fusca. Palmera de las selvas de la 
Cordillera costanera que suele encontrarse, siempre aislada, 
entre l.ooo y 3.ooo m. sobre el nivel del mar. Crece hasta 3o 
m. de altura. Tronco cilíndricp en la palma adulta, dilatado 



12 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

en su parte media en las de menor edad, marcado con nume- 
rosos anillos y estribado hasta 2 m. de su base con muchas 
raices aéreas ; echa 5 ó 6 hojas de 4 m. de largo, con pecíolos 
abrazadores, pinatisectas, con segmentos alternos a cada lado, 
en número de 25 a 3o, divididos a su vez en tiras lineales, de 
6 a lo, de como un metro de largo, ensanchadas hacia el ex- 
tremo, que está como roido ; fruto carnoso, esférico casi, con 
una semilla lisa, morena, veteada de amarillo, del grosor de 
una nuez moscada. Madera útil en ebanistería para embutido. 
La región en que habita esta palmera impide suponer que sea 
el araku de los antiguos Parecas, cuya madera usaban estos 
en la construcción de patucos (véase esta voz abajo). Ernst 
propone una etimología guaraní para la vez. Ref f. Gilii, En- 
sayo, t. I, p. 173; Ernst, Observaciones acerca de algunas 
palmeras, XI. 

ARARA. Árbol de construcción. Guayana. 

ARCABUCO. Boscaje, lugar montuoso, montarral. "Lu- 
gar fragoso y lleno de maleza". (Salva). Monte espeso de 
árEoíes altos o bajos. (Fr. Simón). — "Tal fué la turbación 
del avenida | Que por aquellos altos precipicios | Al llano se 
venía despeñado, | Sacando la quebrada de su curso, | Y ocu- 
pando sus aguas, por gran trecho | Aquellos arcabucos más 
cercanos". (Cast., A^. R. de Gran., canto X. Ver también Bleg. 
XI, c. 4? etc.) Voz taina, muy usada por los antiguos cronis- 
tas de Indias, pero hoi sólo literariamente. Granada cita un 
pasaje de Góngora: "Esparcidos imagina | Por el fragoso 
arcabuco". Ref. Ov. I. 183. 

ARCABUCOSO, A. Montuoso, agreste.— "Las tierras 
■ por la mayor parte son montuosas, que solemos decir ar- 
cabucosas". (Aguado, I. 57). 

AREPA. Pan de maíz en forma de torta. — "Con tres 
de estas (fanegas) puede comer una persona durante un año, 
a razón de cuatro arepas o panes diarios de media libra cada 
uno". (Cod., 129). Voz ya mencionada por Acosta (IV. 26) : 
los modernos Mejicanos llamánla tortilla. En varias lenguas 
caribes se encuentran inflexiones afines de aquella voz en el 
sentido de maíz, casabe, banano, alimento, pan. 1 1 Eiy cai,i<E-, 



DÉ VENEZUELA 13 

jÓN de: IvAS arepas: el tragadero, el pasapán. || Ganar la 
arepa: ganar el pan. 

AREPERO, A. Ganapán, zampatortas. — "Me llaman 
pastelero, tránsfuga, vividor, arepero, camelón, brinca-la-cin- 
ta, soplón y otros tantos calificativos hirientes". (Tosta G., 
Partidos en facha, 63). 

AREPITA. Diminutivo de arepa. | ¡ — Especie de fruta 
de sartén en forma de pequeño disco, hecha de masa de maíz 
y azúcar moreno. — "Los jugadores improvisan sus tareas, le- 
vántanse tenderetes de quita y pon, de donde se desprende el 
penetrante olor del pescado frito, de las arepitas y demás fru- 
tas de sartén". (J. J. Churión, La peregrinación) . \\ — lEn 
plural designa un juego de niños que ejecutan arrojando de 
soslayo guijarros de modo que pasen rozando la superficie 
del agua Cabrillas (Salva). || Hacer arepitas. Ademán de 
los niños de corta edad cuando aparentan palmotear, como si 
imitaran a la "tendedora" de arepas dándole forma a éstas 
antes de cocerlas. 

ARÉTO. Festividad indiana. (Carv. 156).— "A este bai- 
le (el mazeualiztli de los Aztecas) llaman los españoles areito, 
que es vocablo de las islas de Cuba y Santo Domingo". (Góm. 
Méx. L 239). Del taino areito, canto solemne, festivo; en 
car. abaretái cantar. Voz sólo literaria en Venez. Véase una 
cita en la palabra jicrito, adelante. 

ARICACUA. Jessenia re panda. Palma de leche. "En- 
contrados, Uracá, Perijá". (A. Jahn). 

ARÍGUA. Especie de abeja silvestre. 

ARIPÍNO. Árbol indeterminado de Coro. 

ARÍPO. Ver BudarE. Voz cháima, usada aún en el 
Oriente. Ref. Tauste, 82. 126; haripo, en Relac. de la conq. 
de N. Córd., I569. 

ARITIBAL. Véase Aritibáre. 

ARITIBÁRE. Ipomoea sp. Convolvuláceas. Planta de 
tallos largos, volubles ; hojas simples, enteras, acorazonadas, 
acuminadas, a veces escotadas en la base, aquilladas, algo to- 
mentosas, con 7 pares de venas proeminentes por debajo, lo 
mismo que la costilla, largamente pecioladas, estipuladas ; flo- 



Í4 GLOSARIO DÉ VOCES INDÍGENAS 

res axilares o en racimos pedunculados, cáliz rudimentario, 
5-sépaIo; corola infundibüli forme, 5-lobular, rosada o lila, 
violácea en el fondo del tubo, que está ensanchado hacia su 
inserción ; 2 estambres tan largos cuanto el tubo, y 3 más cor- 
tos casi tan largos como el estilo; fruto capsular, 4-locular, 
piramidal, con 4 semillas, fuliginosas, alargadas. Florece en 
enero. Hojas generalmente sembradas de pequeñas excrecen- 
cias patológicas. Mui común en las regiones cálidas de Occi- 
dente. D. t. Aritibál. Sin. Campanii,i,a o CampanuEIvA. 

ARRACACHA. Arracacha esculenta. Arriícat]^. — *'Ella 
me supo a pepino, \ a una alcachofa en lo blanda, [ en lo 
agudo a una challota, | y en lo picante a arracacha". (Delgado 
Correa, Bl Mosaico, p. 286). Del quichua racacha lo mismo. 

. ARRACAI. Árbol tintóreo de Guayana. Aracái puede 
ser la correcta ortografía. 

ARRÁU. Podocnemys expansa. Émidos. "Tortuga de 
agua dulce de gran tamaño, con pies palmados y cabeza mui 
aplanada; debajo de la barba tiene dos apéndices carnosos 
mui puntiagudos; 5 dedos en las extremidades anteriores y 
4 en las posteriores, con surcos en lamparte inferior. El espal- 
dar consta de 5 placas en el centro, 8 laterales y 24 margina- 
les ; es gris oscuro, casi negro en la parte superior y anaran- 
jado en la inferior ; los pies, que son largos, tienen igual co- 
lor. Entre los ojos hay un surco profundo ; las uñas son mui 
fuertes y corvas ; el ano está situado en el último 5° de la cola. 
El animal en todo su desarrollo pesa de 4o a 5o libras. Sus 
huevos, mucho mayores que los de la paloma, tienen una 
cascara calcárea, y son tan duros que los chicos de los Oto- 
macos, mui aficionados al juego de pelota, se sirven de ellos 
para este objeto". (Humboldt). Longitud total 8o cm., cora- 
za 5o. Habita en el Orinoco inferior, desde las grandes cata- 
ratas, y es conocida por la "cosecha" de huevos que anualmen- 
te se recogía en la Playa de la Manteca, de marzo a abril. 
La Cruz del Sur enderezada indicaba la hora precisa del deso- 
ve. La pronunciación aráu indicada por Codazzi (Geog. 214) 
es la más propia ; pero la otra es la que se usa : arau es voz 
maipure, según Gilii y Caulín. 



DE VENEZUELA 15 



ARRECÁTE. Arracacha esculenta. Planta llamada más 
comunmente apio entre nosotros, lo mismo que su rizoma, 
nombre que le dieron los colonizadores por cierta semejanza 
de aquella con el apio europeo. Sin. arracacha (Simón). 

ARÚCO. Palamedea cornuta. Alectóridas. Ave zancuda 
de cabeza pequeña y pico recto más corto que la cabeza ; un 
cuerno delgado de lo a 15 cm. va adherido a la piel de la 
frente; tarsos gruesos, reticulados; dedos externo y medio 
reunidos por una membrana, y el posterior, articulado al ni- 
vel de los anteriores, es largo y tiene una uña recta; alas 
grandes, con dos fuertes espolones en la muñeca; cola con 
12 pennas. Plumaje de la cabeza y cuello aterciopelado. Color 
general gris o pardo ; vientre y rabadilla blancos; ojos ana- 
ranjados, punta del pico blanquecina. Mide 8o cm. de largo ; 
brazas 2o2 ; cola 2g. Frecuenta lugares pantanosos del ^ulia 
y de los Llanos y entra en el agua como las garzas ; vuelo 
corto, no muí alto ; anida en los aguazales y anda con la ca- 
beza erguida. Su alimentación es vegetal, paciendo la yerba 
como los patos. Su carne es fofa, no comestible. Es domesti- 
caba y guarda una aversión natural a los perros. De noche 
sobre todo hacer oir su canto que se asemeja al ruido de una 
voz mui fuerte. (Cod. 2o2). Su nombre proviene, según 
Ernst, del guaraní. 

ASPÁL Myrodia turbinata. Bombacáceas. Árbol de has- 
ta 5o pies de altura de ramos mui derechos; hojas simples, 
alternas, cortamente pecioladas, enteras, lampiñas, con dos es- 
tipulas mui pequeñas ; flores arracimadas, blancas ; cáliz den- 
tado u operculado, ovoideo o en suma apeonzado ; fruto leño- 
so y al par semicoriáceo, indehiscente. Madera floja, liviana, 
de color ceniciento, de grano fino, usada en ebanistería. Críase 
en Cumaná, Maturín, Guayana. 

ASYÁGUA. Médula del maguéi y del istú, cuando 
tiernos, usada en Mérida bajo la forma de encurtido. Ref. 
Pie. 38. 

ATAPÁIMO. Plumiera alba. Árbol cultivado a causa 
de sus grandes flores blancas. — ''Quedó un arbolito que los 
moradores llamaban atapáimo o mapola (Plumiera bicolor), 



16 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

tan conocido en Caracas". (A. Rojas, Obras escogidas, 416). 
Sin. Floripondio. La especie de flores encarnadas (P. rubra) 
nombran amapola. En Barquisimeto pronuncian tamáiba, 
en Cuba atabáiba, en Puerto Rico tabáiba o tapáiba.'Es quizá 
voz cubana y se usa en el Bajo Llano. Ref . Gros. 11. 394. 

ATÁTA. Bsenbeckia Atata Pittier. Rutáceas. Árbol de 
corteza algo rugosa, como tuberculosa. Su madera presenta 
una textura y color uniformes en su albura y corazón ; es só- 
lida, compacta, pesada, de grano fino y color amarillo de 
ante. El árbol crece en Carabobo. — '"Prospera en el litoral y 
es de buen porte: madera finísima, dura y pesada, de color 
amarillo mui claro, y una de las más propias para obras de 
embutido y ebanistería de lujo". (Ernst, Bxp. 182). 

ATOL. Bebida preparada con sustancias feculentas de 
varia procedencia reducidas a un cocimiento más o menos 
espeso y endulzado. Del azteca atolli (atulli: Góm., Méx. 228) 
que era el atol de maíz de los antiguos Mejicanos; entre 
nosotros, mazamorra. 

* AURA. Cathartes atratus. Zamuro. — "Las auras o 
gallinazas son del género de cuervos". (Herrera). Esta voz 
es inusitada en Venezuela. Ref, Ac. IV. 37. 

AURÉRO. Cereus sp. Cierto cirio o cardón del Oriente 
y su fruto, que es verde como la lefaria y redondo como el 
dato. — "En la costa de la Tierra Firme, en la provincia de 
Araya, cerca de la isla de Cubagua, hay una fructa que lla- 
man agoreros, que nasce en unos cardones". (Ov. I. 357). 
En caribe antillano, aculeru. (Rochefort.) Cf. yacurERO^ 
abajo. 

AUYAMA. Cucúrbita sp. pl. Calabacera bien conocida y 
el fruto que produce. — "Descubrimos auyamas y frísoles, | 
razonable manjar aunque liviano". (Cast. Cabo de la Vela, 
oct. 80: Véase también Blog. de Rojas, 4?). Voz cum. que 
Ruiz Blanco traslada "calabaza". Agyama, que hallamos en la 
Relación de la conquista de Nueva Córdoba (I569), parece 
ser la misma voz deletreada entonces : ag-ya-ma. D. t. huyá- 
ma. (Caulin I. 4) y antes ayuyáma. (Carvajal). Formas 



DE VENEZUELA 17 

análogas se hallan en muchas lenguas caribes y varias mai- 
pures. 

AUYAMÁL. Plantación de auyamas. — "Entre aquellos 
riscos, como una verde alfombra leonada, extendía un auya- 
mal aquella parcialidad quiriquire". (Urbaneja A., Los abue- 
los). 

AUYAMO. Árbol del Estado Lara que parece ser no 
mui alto y deber su nombre al color de su madera. Esta es li- 
viana, de un amarillo grisáceo de ocre claro, cuando vieja. 



B 



BABA. Jacaré punctulata. Saurios de la familia de los 
Aligatóridos, caracterizados por un hocico ancho, por unas 
Rosetas en el maxilar superior donde se alojan los caninos del 
inferior, y por una membrana interdigital mediana o rudi- 
mentaria. Las babas son más pequeñas que el caimán y per- 
manecen más que éste fuera del agua. Son mui comunes en 
todos los Llanos y en Guayana, no atacan al hombre, y la' 
carne de la cola es, a lo que se dice, mui gustosa. — ''Hay otro 
Animal de la misma figura (que el caimán), aunque mucho 
más pequeño, que los Indios llaman Baba: No es carnicero, 
sólo se mantiene de Peces. Yo he comido su carne, es muy 
blanca y gustosa". (Cisn. 43). — -"Hay babas en el lago de 
Valencia, a 516 varas sobre el nivel del mar". (Cod. 216). 
Sinn. bamba (Herrera, Décadas, IV, cap. 14) ; babilla (Carv. 
2o5; Rivero, 8; Gum. II. 227). Gilii (I. 92) da el nombre 
italianizado de baviglia, lo que presupone haber prevalecido 
antes babilla y no baba en Barinas y en Colombia. En el Mag- 
dalena dicen hoi bibilla; pero tal denominación, que asegura 
Gilii ser voz indígena adoptada por los Españoles, no se usa 
ahora en Venezuela. Las Babas es voz geográfica 1 1 Rabo 
de: baba. Cierta planta acuática de Apure. 



18 GLOSARIO t)t VOCES INDIGEÍNAS 

BACACO. Cotinga Pompadora. Pájaro de un color púr- 
pura lustroso y brillante ; remeras blancas con puntas pardas ; 
coberteras inferiores blancas ; pico pardo oscuro ; sendas ra- 
yas blanquecinas salen de la base de este y pasan por debajo 
de los ojos; pies negruzcos. Hállase este pájaro vistoso en el 
Alto Orinoco. Montolieu, en su Viaje al Inírida parece des- 
cribir variedades, o especies distintas, de color de vino o azul 
que habitan en Ríonegro. Bacacú o hacacó es una voz tupi 
con que designan en el Alto Amazonas la misma ave, según 
Naterer, reservando la de bacacuna para la C. lamellipennis. 

Sin. VlNOTINTO. 

BACHACO. Atta sexdens {^^Oecodoma sexdentata) . 
Formícidos. Insecto de color rojizo, de incansable actividad, 
notable por la inteligente organización de sus numerosas co- 
lonias, que son una continua amenaza para las plantaciones, 
jardines y edificios. La especie arriba citada es análoga a la 
Oe. cephalotes, o sea la sauha del Brasil, y de idénticas cos- 
tumbres. — *'Se alimentan los bachacos de materias animales 
y vegetales y muchas veces destruyen la ropa que encuentran 
en las habitaciones". (Cod. 229). El gran bachaco alado que 
aparece a veces en número considerable en el valle de Cara- 
cas es la Pachycondyla rostrata, que en ocasiones mide de 17 
a 2o nim. de largo. La voz procede, según Rojas, del tam. 
chiauco. Sin. guachaco. (Tauste). — "La gente campesina 
del Estado Mérida no pronuncia hoi (I9I2) bachaco, ni tam- 
poco guachaco, sino uachaco". (Pie. 41). || — cuIvÓn. Gran- 
de hormiga del Alto Orinoco, de abdomen grueso y mante- 
coso. — "Los indios de Rio-Negro comen el bachaco que se 
denomina culón'. (Cod. 229). || — royón. Véase Royón en 
los "Glosarios del bajo español". || — Huevos de bachaco. 
Llaman así en el Zulia las cápsulas de las larvas de la Porphy- 
rophora margarodes, cóccido que se nutre de la savia de raí- 
ces de plantas en terrenos arenoso-margosos favorables. 
(Ernst, La Bxp. 359). II Para bachaco, chivo: a la zorra, 
candilazo. Cf. chivato, en "Glosarios del bajo español". 

BACHAQUÉRO. Nido de bachacos. Consisten en ga- 
lerías subterráneas, a veces de grande extensión, abiertas de 



DE VENEZUELA I9 

preferencia en terrenos arcillosos, durq^ de un color rojizo, 
en armonía con el que tienen los insecra^. Cerca de la aber- 
tura se hallan estos durante la estación lluviosa. Voz geog. 
II — Adjetivado, denota cosa perteneciente a los tales insectos, 
V. g. Cqi^^bra bachaquEra. (Antphisbaena sp.), reptil que' 
vive de ordinario en los bachaquEros. Sin. Catacóa. 

BACHURE. Maneto, patituerto. Us. en Coro. 

BAITÓA. Árbol de construcción del Zulia. Cf. Bachi- 
ller, 21o. 

BAJAREQUE. Véase Pajareque:, abajo. 

BAJUMO. Árbol de construcción. Trujillo. D. t. Bu- 
fumo. 

BALATÁ. Mimusops B alafa (?). Sapotáceas. Árbol 
mui elevado, cuyo tronco alcanza unos cien pies de alto con 
un diámetro de tres y más ; hojas alternas, enteras, aovado- 
oblongas; prefloración imbricada; pedicelos axilares, cáliz 
con 6 a 8 divisiones, corola con 18 a 24, blanca ; estambres 
insertos, fértiles y estériles ; estilo cilindrico, ovario libre, 
baya oliviforme, comestible, con albumen carnoso; semilla 
aovada. El látex del árbol coagulado constituye la goma elás- 
tica llamada balatá. Madera excelente, de color almagrado, 
sólida, dura, pesada (peso esp. l,o5), de grano fino, de con- 
textura fibrosa, susceptible de un hermoso pulimento. (Gros. 
II. 354). Del caribe bálata lo mismo. 

BANANO. Musa paradisiaca. Ver Pi,átano, que es la 
voz usual, pues banano es literario o poético. — "I para tí el 
banano | desmaya al peso de su dulce carga". (Bello, Silva). 
Examinados los nombres de la planta en muchas lenguas 
americanas, resulta que aquellos son corrupción de plátano; 
a que se agrega, como observa A. Rojas, que según nos in- 
forma Cristóbal de Acosta, en Malabar se concia la planta 
con el nombre de palan y en Guinea con el de bananas, "Ár- 
bol conocido de los Portugueses desde remotas épocas". (Véa- 
se: Ernst, Observaciones sobre la historia del banano en Amé- 
rica, en *'E1 Cojo Ilustrado", Nos. 28, 2g. Caracas, I893) 
I j— CHINO. Musa sp. Ver Cambur pigme:o^ abajo. 



2o GLOSARIO DÉ VOCES INDÍGENAS 

BAPÓRON.-^Este es un calabazo en que traen los in- 
dios (de Maracaibo) cierta manera de cal, para quitar la ham- 
bre, chupándola". (Ov. 11. 286. 294). Se halla también ba- 
peron, quizá errata. Voz dudosa u obsoleta, a lo que presumo. 
Poporo llaman hoy tal calabazo en Maracaibo, y asi le de- 
signan Castellanos y fr. Simón. 

BAQUIANO. — 'Tráctico de los caminos, trochas y ata- 
jos de algún paraje: es general en toda la América". (Alce- 
do). Ya Herrera alude a "los Castellanos Visónos que en las 
Indias llaman Chapetones, i a los Pláticos, Vaquianos". {Déc. 
V'. 4. 13). Vargas Machuca {Apol, y disc. etc.) escribe ha- 
quiano, Castellanos deletrea ba-qui-á-no en sus Elegías y en 
la Historia del Nuevo Reino (c. 13? y 23?, por ejemplo) y 
Fray Simón trae vaquiano (edición de Cuenca, según obser- 
va Cuervo), mientras que Alcedo y Azara, es decir, los es- 
critores más modernos escriben, tal vez por eufemismo, ba- 
queano, como alguno suele decir hoi. Hé aquí dos pasajes de 
Azara, citados por Granada. — '''No es menos admirable el tino 
con que los prácticos vaquéanos conducen al paraje que se les 
pide por terrenos horizontales, sin caminos, sin árboles, sin 
señales ni aguja marítima, aunque disten cincyenta y más le- 
guas". (Apuntamientos etc.). — ''Aunque queríamos marchar 
esta tarde, no quiso el práctico o baqueano, porque eí estero 
que debíamos cortar no permitía andar de noche". (Viajes 
etc.) 1 1 — Usado como adjetivo, equivale a diestro, experimen- 
tado. — 'Xe daré una muía muí baquiana de este camino". 
*'En robar maíz son los monos muí baquianos". 

BÁQUIRA. Desígnanse con este nombre dos o tres es- 
pecies de puercos monteses del género Dicótyles, que pueden 
ser contados como los jabalíes del Nuevo Mundo. Tienen una 
trompa corta, orejas pequeñas, 4 dedos en las patas anterio- 
res, 3 a menudo en las posteriores, una glándula sacral media, 

.216 

poca o ninguna cola ; fórmula dentaria — z=:3S ; cani- 

^ 3 16^ 

nos no salientes. El D. labiatus es el pínquE; o sea la báqui- 
'RA propiamente dicha : el D. torquatus, es el chácharo. Vean- 



DE VENEZUELA 21 

se estas voces. — "Se lamentan presas de su odio como la boa 
que asfixia y estrangula a un báquiro". (Urbaneja A., Los 
abuelos). Báqiiira (váquira, Cod. 168) es voz cumanagota; 
en car. pakira. Pécari es otra forma de la voz no usada aquí. 
D. t. BÁQUiRO. Reff. Ov. I. 409; Cast. Bleg.; Carv. I89. 

BARABARA. Clavija ornata, C. macrocarpa. Mirsiná- 
ceas. Árbol de Coro. — ''Madera dura y pesada, semejante a 
la de las especies de Jacquinia; se conoce fácilmente por los 
grandes radios medulares que son muy notables en la sección 
transversa). Los anillos leñosos son mui anchos, algo ondea- 
dos y de color más claro que el tegido intermedio, resultando 
de estas condiciones un número considerable de grandes ma- 
llas en la sección longitudinal (pintado de gusanillos, como se 
dice en España). Seria sin duda una madera preciosa de eba- 
nistería, si los troncos tuvieran mayores dimensiones : el más 
grueso que hémeos visto, no tenía sino un decímetro de diá- 
metro. Se llama tambión Olivo". (Ernst, La'Bxp. l()7). Sin. 
Sancristóbai. o Pepita de Sancristóbal. Cf. Barubáru. 

BARBACOA. Voz que designa varios artefactos en 
forma de tribuna, tablado o sobrado, según las acepciones si- 
guientes. II — 1. Zarzo en forma de artesa elevado sobre el 
suelo por medio de horquillas y lleno de tierra fértil para cul- 
tivar hortalizas en viviendas rústicas que carecen de cercado 
o de separación conveniente para animales domésticos. — ''Los 
pollitos venían a su falda ; cuidaba flores en las barbacoas del 
patio". (Pocaterra, Soledad). Sin. Troja. || — 2. Algofra, 
desván o boardilla en lo alto de una casa de campo o cabana, 
donde se guardan granos o frutos, exponiéndolos según con- 
venga al humo del hogar para precaverlos del gorgojo. — 
"También lo conservan con humo (el maíz cariaco) hasta un 
año, y más tiempo, encerrado en sus trojes que llaman bar- 
bacoas". (Caul. L 4). Sin. Troja. Reff. Federmann, p. 113; 
Ov. L 501. 563. 564. || — 3. Andamio o mirador construido 
en una sementera para atisbar desde lejos los animales da- 
ñinos. — '"Quando está bien crescido (el maíz) es menester 
ponerle guarda, en lo qual los indios ocupan los muchachos, 
y a este respecto los hacen estar encima de los árboles y de 



22 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

andamios que les hacen de madera e cañas e cubiertos, como 
ramiadas, por el sol e el agua, e a estos andamios llaman bar- 
bacoas, e desde la barbacoa están continuamente dando vo- 
ces, oxeando los papagayos e otras aves". (Ov. I. 266). Sin. 
Troja/ y véase guarear. || — 4. Especie de palafita o habita- 
ción lacustre de los indígenas del Zulia. — "I debajo de cada 
barbacoa \ saltan los peces en brillante fuga". (U. Pérez, 
Ranchería de Santa Rosa. Ref. Cast. 1. Bleg. XII, c. 3^ y 2? 
pte., introd. 1 1 — 5. Género de cama o lecho, de hechura de 
zarzo, construido con cañas. Ref f. Ov. III. 131, 63o; Cast. 
N. R. de Gran. I. 182; Herr. Déc. IV. 8. 5; Humb. Viaje 
VI. 17. II — 6. Zarzo a modo de parrilla o de pabellón de fu- 
siles para asar o desecar carne *'a la llanera" o en vivaque. — 
"Son unas estacas hincadas en tierra del altor que les pare- 
ce, encima de las cuales hacen un cañizo algo ralo de varas 
que llaman barbacoa ; y allí ponen la carne a asar y mucha 
candela debajo". (Aguado, I. 241). — "Asan la carne sobre 
unos palos que ponen a manera de trébedes o parrillas en 
hueco (que ellos llaman barbacoas) e la lumbre debajo". (Ov. 
III. 136 et pass). Sin. Troja. || — 7. Híornillo excavado en 
un suelo horizontal. En esta acepción, que puede verse en la 
obra de Riva Palacio, Méjico al través de los siglos, (t. II., 
p. lo8), pasa a ser en cierto modo forma adverbial, cuando 
dice aquel sabio, refiriéndose al episodio de la expedición de 
Cortés a las Hibueras contado por Bernal Díaz : 'les asaron 
en barbacoa, que son hornos hechos debajo de la tierra". Es- 
tas son bien las barbacoas de los Aztecas, que creo no se 
usan en Venezuela sino por los cazadores, y no con tal nom- 
bre. Cuando los antiguos cronistas emplean la frase "asar 
en barbacoa", se refieren de ordinario a la 6? acepción de la 
voz. Así Aguado : "Asiendo del lo mataron y despedazaron 
muy liberalmente y asaron en barbacoa para su sustento". 
(Hist. I. 68) ; y Carvajal: "Para llenarlos ios assa em bar- 
bacoa". (Descubrim., p. 334). — Barbacoa es voz taina, bien 
que Armas cree que proviene del árabe. Orígenes, p. 47). 
Véase por lo demás el Diccionario etimológico de Diez, en la 
voz "barbacana". Aunque el vocablo era antes muí usado en- 



DE VENEZUELA 23 

tre nosotros, según leemos en viejos documentos, es hoi casi 
obsoleto o bastante circunscrito en su uso. Dos poblaciones 
de Venezuela llevan el nombre de Barbacoas (en plural). 

BARBACOA. Tephrosia cinérea. Leguminosas. Planta 
usada para pescar. En este sentido ha de ser la voz corrup- 
ción de BARBASCO o VARBASCO. 

BARIMÍSO. Árbol indeterminado de Lara, Coro y Zu- 
lia. El del primero de estos Estados es de ramas sarmento- 
sas, armadas de fuertes púas, y las frutillas que produce son 
comestibles. Su madera carece de aplicación. 

BARINÉS. Viento tempestuoso del oeste (para nave- 
gantes de Orinoco y Apure) es decir, de la parte de Barinas. 
— *'E1 viento del O. conocido en esta región con el nombre de 
'Barinés' cuando sopla en época de verano (estación de la 
sequía) es indicio de formación de lluvia o aproximación del 
fenómeno; y cuando sopla en época de invierno (estación de 
las lluvias) es lluvia segura a las pocas horas". (Ernesto Si- 
fontes, en V. V. Maldonado, Estado Bolívar, p. 185). — '''El 
viento conocido en Guayana con el nombre de 'Barinés' no es 
sólo el de dirección O., pues también llaman así el SSW., el 
NNW., el WSW." (Id., ih.) 

BARIQUÍ. Especie de planta sarmentosa tintórea de 
Occ. D. t. BARQUÍS. 1 1 — Tinte de óxido de hierro, que usaban 
o usan para pintarse los indios Ayamanes. 

BARISÍGUA. Árbol indeterminado de Coro y Zulia. 

BARQUÍS. Véase Bariquí. — "Los Indios Gentiles qua- 
xan una especie de Tinta, llaman Barquis, es encarnada obs- 
cura, y los Pintores la usan para sombras". (Cisn. 23). 

BARUBARU. Especie de palmera de Guayana, de cu- 
yas hojas fabrican esteras los indígenas. Barobáro. 

* BATATA. Ipomoea Batatas. Convolvuláceas. Planta vi- 
vaz, de tallo trepador o rastrero ; hojas largamente pecioladas, 
angulosas, ordinariam^ente deltoídeas ; pedúnculos axilares, 
ramosos, más largos que las hojas; corola larga de 5 cm. de 
un púrpura claro; raíz tuberosa, comestible. Esta planta es 
originaria del Asia ecuatorial. Sus tubérculos, nombrados 
también batatas, son alargados, violáceos por dentro, o ama- 



24 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

rillos, o bien blancos y de un sabor dulzaino. Martyr, Goma- 
ra y Castellanos mencionan esta raíz. (Hist. del N. R. de 
Gran. 11. 227, 229, 238, etc.) : Schmidel, que viajó en Bue- 
nos Aires por los años de 1534, la llama padades. (Vierte 
Schieffart warhafftige Historien u. s. w.) ; y Oviedo cita 
además otras especies de nombre haitiano (v. g. aniguamar, 
atihiuneix, guaraca, guacaraica, guananagax). Voz taina. 
Reff. Cas. V. 3o7; Ov. 1. 273; Caul. 18. || Fraii^^jon bata- 
ta. Véase Fraii,e:jóñ en "Glos. del bajo esp." || En conu- 
co vie:jo no :paltan batatas: adagio que enseña que de 
una vieja y fuerte afición quedan a menudo ciertos recuerdos 
o inclinaciones. | ] — Pantorilla del hombre. — "Se fué al herido 
y registrándole, preguntó: — ¿Onde fué? — En la batata, de 
chaflán. — Le arrolló el pantalón encharcado ; examinó la he- 
rida, y quitándose del cuello un pañuelo mugriento, fajó la 
pantorrilla, murmurando: — 'No hay ni qué ponéle". (B. Va- 
' llenilla L., Guerra y fiebre). \ \ — Especie o variedad de Bata- 
ta. — "Esta es herbácea, sin ramas ; sus tallos no están arma- 
dos de zarcillos ni son volubles ; las hojas un poco más gran- 
des, y se encepa, no excediendo su altura de un pié: de en 
medio de esta cepa salen rejos que desde luego se inclinan 
a la tierra, arraigándose en las articulaciones y formando 
nuevas matas". (Díaz, I. 7g). 

BATATAL. Campo sembrado de batatas. — "En el de- 
clive de arenosa rampa, | que lentamente el batatal estrecha | 
yergue su torre y su paral la trampa". (Lazo M. Veguera). 
"Un batatal de mata no necesita de cosecharse ni de almacén 
para guardarlas". (Díaz, I. 7g). Geog. 

BATATILLA. Ceratosanthes tuberosa. Cucurbitáceas. 
Planta herbácea, vivaz, cuyos tallos sarmentosos, delgados, 
lampiños, salen del ápice de una raíz tuberosa mui gruesa; 
hojas alternas, largamente pecioladas, ásperas, alampiñadas, 
partidas en 3 a 5 lóbulos subenteros ; zarcillos simples ; flores 
masculinas en racimos o corimbos pedunculados, femeninas 
solitarias ; corola con 5 pétalos bífidos, blanquecinos ; ovario 
poliovular, con 4 celdas ; fruto abayado, de un verde amari- 
llento, listado a lo largo con un verde oscuro; semillas glo- 



DE VENEZUELA 25 

bosas. Toda la planta exhala un olor de coles podridas. Usa- 
se la raíz como purgante en la medicina popular. Sinn. Pe- 
pino, Pasaña. Ref . Ben., No. 12. 

* BATEA. Especie de bandeja enteriza, más o menos 
grande, de madera. — "Batea es lo mismo que dornillo o tor- 
nillo en Castilla, hecha de madera de una pieza, en que lavan 
los paños, y sirven de otras cosas". (Simón). — "Azadones y 
gamellas y dornajos que acá llamaban y hoy llaman bateas". 
(Casas, III. 35). — "El oro en polvo se beneficia en lavade- 
ros, lavándolo mucho en el agua hasta que la arena o barro 
se cae de las bateas o barreñas". (Acosta, IV. 5). El uso del 
objeto en el lavado de arcillas auríferas extendió el de la voz 
en toda la América española. Voz taina, que paso al caribe in- 
sular bajo la forma francesa bataya (pronunciada batea). 
Armas y la Academia suponen una etimología arábiga. Ref. 
Ov. I. 184. 

BATÉI. Voz taina, solamente geográfica en Venezuela : 
El Batéi (costa oriental del Uñare). Ref. Ov. I. 163. 167. 

BAYÚRE. Especie de abeja silvestre. 

BEJUCAL. Sitio abundante en bejucos. — "Ya en la 
oscuridad, á través de los bejucales, las llamas de los fogones 
humeaban, sopladas por el viento". (Cabrera M., La guerra, 
41). Geog. 

BEJUCO. Término general con que se designan muchas 
plantas sarmentosas o trepadoras en Venezuela. La prolijidad 
que existe en denominaciones especiales se explica por el im- 
portante papel que juega este producto vegetal en la construc- 
ción de cabanas y vallados, en los que, siguiendo el uso de los 
indígenas, no se ve hoi emplear un solo clavo. — "A la mane- 
ra de látigos (escribía Caulin) o tomizas, suplen la indigen- 
cia de clavos, y sirven para la Hgazón de los maderos de ca- 
sas, templos, andamios, y otros muchos menesteres". (Hist. 
I. 3). Voz taina, que pasó pronto al español (véase Cervan- 
tes; Pers. y Sigism. etc.). Federmann. (Narrac. p. 118) escri- 
be weschuco, Ca,s3iS bexúco. (Hist. V. 32o), Oviedo bexu- 
cum; por donde se ve que la primitiva pronunciación era 
beshuco (con sh inglesa), Reff. Martyr, Cast., Herr.— 



26 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

II Cui^KBRA-BEjúco es el Dromicus margaritifer. Cf. Cule- 
bra SOBADORA. II No SACAR BEJUCO. No lograr lo q. uno se 
propone. — "M'as vale que Usted se vaye y no me diga más 
ná, porque conmigo no saca bejuco". (Romero G., Peonía, 
222). II — ^AGAjERO. Planta sarmentosa, de hojas opuestas, en- 
teras, disticas ; flores temadas, corola gamopétala, zigomorfa, 
caediza, de color solferino ; estambres 4 a 6, diplostemones ; 
pistilo bifido, ovario libre. Llámanle así porque de él hacen los 
aros de los agajes. Guárico. D. t. bejuco de agaje. || — 
AHORCA-VENADO. Malpiguiáceas. Planta de hojas opuestas, 
elíptico-lanceoladas, pecioladas; flores axilares, largamente 
pedunculadas, amarillas. Tallos poco útiles -en la industria 
rural. || — blanco. Bignonia sp. (?) || — ^dE adoróte. Espe- 
cie indeterminada, usada en la hechura de adorotes. Parece 
ser el mismo b. agajero o una especie análoga. Barquisime- 
to. II — ^DE AGUA. Cissus viatorum, Vitis tiliaefolia. Ampeli- 
deas. Llamados asi porque conservan en sus tallos agua co- 
mo de lluvia que descargan al cortarlos. — "Arriba de 2.ooo 
varas de altura, hai una clase de bejuco que llaman de agua, 
extremadamente jugoso". (Cod. 113). Hay especies propias 
de la zona cálida, Apure por ejemplo. En el Caura nombran 
así una especie de Doliocarpus, según André. 1 1 — ^de ajo. Big- 
nonia alliacea. Alusión al olor de ajo que exhalan sus hojas. 
II — ^DE CADENA. Schnella splendens. Leguminosas. Su tron- 
co chato y ondulado imita vagamente una cadena. Cuando 
está aún delgado son mui flexibles y los usan como sogas ; ya 
más grueso, divídenlo en tiras. Es remedio popular contra 
el reumatismo. 1 1 — de caro. Cissus sicyoides. Tallo casi herbá- 
ceo, carnudo, largo, grueso, casi cilindrico, algo nodoso, sos- 
tenido por zarcillos ; hojas simples, aovadas o acorazonadas ; 
flores en umbela, tetrapétalas, blancas o verdoso-amarillentas ; 
baya subglobosa, negra, lustrosa, ancha de 4 líneas, con una 
sola semilla. Ref. Ben. No. 13. || — de concha. Clitoria ter- 
natea. Leguminosas. Yerba de tallo voluble, algo pubescen- 
te; hojas compuestas, con hojuelas opuestas, ovales; estípu- 
las alesnadas. Inflorescencia en pedunculillos solitarios, axila- 
res, d^ flor solitaria, con bracteolas grandes, cuasi redondas ; 



DE VENEZUELA 27 

cáliz tubuloso, 5-fido en el ápice ; corola popilionácea ; lo es- 
tambres, estilo corvo, estigma capitado ; legumbre linear, pla^- 
no-comprimida, casi lampiña. Planta forragera originaria de 
la India oriental y de la Arabia e introducida en América. 
D. t. B. de Conchita. (Cod. 117). || — d^ corona. Paulletia sp. 
Planta trepadora de hojas alternas, simples, enterísimas, 
aovadas, de ápice agudo y base obtusa, lisas, coriáceas, frági- 
les, con sendos nervios paralelos al raquis, deprimidos arriba, 
proeminentes debajo, algo carinadas; peciolo corto, retorcido, 
más grueso en su articulación con la lámina. Fruto en corim- 
bos axilares ; 6 bayas esféricas, pequeñas, lisas, de 1 cm. de 
diámetro, con 3 semillas. La Smilax pseudochina lleva tam- 
bién el mismo nombre vulgar. 1 1 — de corrai.. Serjania di- 
ver sifolia. Usado apenas en construcciones de cercas campes- 
tres. II — DE cucHARO. Especie indeterminada. (Pithecocte- 
niiím sp. ?). II — DE CUI.EBRA. Especie indeterminada. || — DE 
CHARO. Comhretiim sp. | ¡ — ^de China. Cissus salutaris. Am- 
pelideas. Ramos cilindricos trepadores ; hojas alternas, estipu- 
ladas, trifoliadas; hojuelas agudamente aserradas, ásperas; 
inflorescencia en cimas, pedúnculos estriados, pelierizados ; 
ovario libre, bilocular ; baya con 1 ó 2 semillas. Cumaná. Raíz 
usada contra la hidropesía. 1 1 — ^dE danta. Especie indetermi- 
nada. II — DE ESTRELLA. Aristolochia sp. y Willhrandia sp. 
(Doyerea angustiirensis Grosourdy). Alusión a la figura es- 
trellada que aparece en el corte trasversal del tallo. 1 1 — -DE le- 
che. Sarcostemnia cumanense. Asclepiadáceas. Planta volu- 
ble, de ramos lampiños ; hojas opuestas, cortamente peciola- 
das, ianceolado-lineales, acuminadas, obtusas en la base, en- 
terísimas, membranosas, pubérulas ; inflorescencia umbelada, 
interpeciolar, con pedúnculos lampiños ; flores pediceladas ; 
cáliz quinquepartido^ pubescente, corola quinquepartida, co- 
rona pentafila. Cumaná. || — de miracielo. Especie indeter- 
minada. II — ^DE MORRocoi. Esp. indeterminada. || — de mur- 
ciélago. Marcgravia umhellata. Ternstremiáceas. Vegetal 
sarmentoso y trepador, de 7 a 8 m. ; hojas alternas, sentadas, 
simples, distintas las del tallo adherido de las de las ramas; 
flores blancas en grupos terminales, umbelares, colgantes^ a 



28 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

menudo tuberculosos; bracteas acogulladas; fruto carnoso, 
dehiscente. En el Caura (Guayana) designan con el mismo 
nombre una Bignoniácea, según André. El nombre vulgar 
es traducción del car. reramóre y del tam. rere-chinaterí. 
D. t. Murciélago. Ref. Díaz, I. 152. || — Bejuco de: reuma. 
Planta trepadora de tallos vellosos. Hojas alternas, aovadas, 
festonado-aserradas, agudas, algo ásperas; pecíolos cortos 
o inflexos ; racimos axilares ; cáliz nulo ; corola embudada, ga- 
mopétala, muí chica, de un amarillo crema, con 5 dientes agu- 
dos ; anteras sentadas en las escotaduras del limbo ; estigma 
en el fondo de la corola. Guárico. 1 1 — ^de samuro. Especie in- 
determinada. 1 1 — DE Sancristóbai.. Especie indeterminada. 
1 1 — DE TiÁMO. Esp. indeterminada. 1 1 — de zarcili^o. Paullinia 
caribaca, Serjania paniculata, Urvillea sp. Sapindáceas. La 
S. paniculata es una planta sarmentosa de hojas bíter nadas 
con líneas o puntos trasparentes ; hojuelas ovales, aserradas, 
lampiñas; samara larga de 8 líneas. || — ^dei. diabeo. Phili- 
bertia glauca. Asclepiadáceas. Planta sarmentosa, de tallo li- 
so, rastrero, lactescente; hojas opuestas, cortamente pecio- 
ladas, lanceoladas, acuminadas, de base aguda, enterísimas, 
lampiñas, glaucas debajo; umbelas multifloras, interpeciola- 
res, largamente pedunculadas ; flores pediceladas ; cáliz quin- 
quepartido, pestañoso, corona pentáfila ; corola glabra, blanca, 
de tubo corto ; fruto en forma de cajillas piramidales. Usanla 
como antirreumática en la medicina popular. Sin. Ipecacua- 
na. Reff. Ben. No. 14; Díaz, II. 323. || — guarero. Véase 
Guaro. Sin. Rascamano. Portuguesa. || — hEdiondielo. 
Especie indeterminada. 1 1 — manzanillo. Especie indeter- 
minada. II — marrullero. Phaseolus vexillatus. Legumino- 
,sas. Planta voluble, de tallo rastrero, pelosillo; pedúnculos 
florales mui largos ; flores en cabezuelas, con estandarte gran- 
de, emarginado, y alas pequeñas ; legumbre cilindrica, pelosi- 
ta; semillas lanosas. Aprovéchanse las hojas como forraje. 
Hef. Cod. 117. II — ^melero. Combretum sp. Arbusto de ra- 
mos cilindricos semisarmentosos ; hojas simples, opuestas, en- 
teras, pecioladas, elípticas, aquilladas, con estípulas rudimen- 
tarias; pedúnculos florales axilares; flores erectas sobre el 



DÉ VENEZUELA ág 

pedúnculo, agrupadas a modo de cepillo ; cáliz cuatridentado, 
estambres 8, insertados en la garganta del cáliz ; estigma nulo, 
ovario infero, fruto cuatrialado, semilla única, oblonga. E^ 
nectario segrega un líquido viscoso, dulce, diáfano, que ha 
motivado el nombre de la planta. Crece en el Llano y en lu- 
gares adyacentes y es de escasa utilidad. D. t. mei^í^RO sin 
más ni más. Sin. Chupachupa en el Bajo Llano. || — mo- 
reno. Serjania diversifolia. Sapindáceas. Sus tallos, de un 
gris verdoso, adquieren un color amarillo claro con el tiempo. 
Se aderezan con ellos bejuquillos o chaparros mui flexibles 
y resistentes. Carabobo. 1 1 — mulato. Serjania sp. Es verdo- 
so y al fin amarillento el tallo después de cortado, y tiene el 
mismo uso que el del bejuco moreno. D. t. mulato. — "Deje 
la chercha, amigo, y ande! — ^rugió Domingo, agitando el mu- 
lato". (B. Vallenilla L., Guerra y fiebre). Guárico. || — pari- 
CHE. Especie indeterminada. || — tiendesuelo. Tallos lisos, 
hojas opuestas, pecioladas, biyugas, estipuladas ; zarcillos con 
tres uñas; fruto chato, grueso, dehisciente en 4 valvas, algo 
áspero por fuera, con muchas semillas comprimidas, aladas. 
Guárico, Anzoátegui. 

BEJUQUERO. Multitud de bejucos y lugar donde cre- 
cen reunidos. 

BEMBA. Befo, belfo, geta; bezo. Labio inferior prog- 
nato, p ambos labios a un tiempo. En Méj. "boca de grandes 
belfos". U. t. en Hond. bajo la forma himha, y en el Perú 
(lí acepción). Sospecha Arona que la voz fué introducida 
por negros de Guinea. 

BETÚ. Árbol maderable del Zulia, donde también le 
dicen betún. 

BIBIRÍ. Nectandra Rodiaci. Birobiro^ abajo. 

BIJA. Bixa Orellana. Onoto. Voz que en Venezuela no 
se usa tanto como onoto. Del taino bixa (en que la x equiva- 
le al sh inglés). Reff. Cas. V. 327 {bixa) ; Góm. Méx. 46; 
Cast. Bleg. 

BIJAGUÁL. Sitio poblado de bijáos. Otra ortografía : 
vijaguái,. Geog. 



3o GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

BIJAO. Heliconia sp. pl. Plantas herbáceas de la fa- 
milia de las Musáceas. Hojas radicales, largas de unos 2 
pies, pecioladas, elípticas, rectas, flexibles, más o menos pul- 
verulentas en el envés. Hai varias especies, v. g. la H. Bihai, 
la H. caribaea, etc. La primera es de hojas ovales, oblongas, 
coriáceas, de un verde mui garzo, con pecíolos de 2 m. próxi- 
mamente; escapo no mayor que las hojas; espata con 8 a 
lo flores; sépalos de un amarillo anaranjado, pétalos azules. 
Crecen estas plantas en lugares húmedos y aprovechan sus 
hojas para techar barracas, envolver ciertos objetos y para 
otros menesteres. — "Puesto en ella el paciente le cubren todo 
con hojas de estu o conopia, hojas que tienen similitud con 
las del bichao". (Carv. 338). Dudo si a este género de plan- 
tas se refiere el bihao de Castellanos. (Hist. del N. R. de 
Gran. I. 417. 434; II. 45. 5L etc.)— 'Xos criollos, dice Hum- 
boldt, han cambiado en la voz haitiana bihao, la benv,y la h 
en j, conforme a la pronunciación castellana". (Viaje, II. 7). 
Reff. bihao Ov. I. 276; vijagua Tauste; visao Oviedo Ba- 
ños; bijao Cod. lo5. || — negro. Heliconia sp. Especie inde- 
terminada del Bajo Llano. Geog. 

BIRABIRA. Gnaphalium Viravira. Viravira, abajo. 
Marrubio. 

B I RITO. Véase Virito, abajo. 

BIROTE. Véase Virote, abajo. 

BlRABIRO. Véase Viraviro, abajo. D. t. Birubiro, 

BlBIRÍ. 

* BOHÍO. Casa pajiza, choza, cabana. — * 'Las casas en que 

moraban comunmente llaman buhío en estas islas todas 

(que quiere decir casa o morada) ; pero propriamente en la 
lengua de Haytí el buhiq o casa se llama eracra". (Ov. I. 63). 
Voz taina. Hay que admitir con reserva lo que dice f r. Simón 
acerca del origen de esta voz. Se halla en los autores bohío o 
buhío: buyo en un papel de 1546, es decir, bu-í-o. Reff. 
Martyr, Décadas; Cast. Elegías; Ac. Historia; Cas. I. 315; 
etc. 

BONGO. Gran canoa mercante para navegación fluvial. 
— ^**E1 javillo sirve para canoas y bongos, sacándose al- 



DÉ VENEZUELA ,11 

gunos de doces varas de largo y tres de ancho". (Cod. lo3). 
— "Embarqué gente en cinco hongos que tenía en el Yagual". 
(Páez, Autobiografía, I. 162). Créese que es voz malaya. Es 
más o menos el champán del Magdalena y de otros países 
del Pacífico. El hongo del Chagres es como el nuestro. L, 
denominación es también conocida en las Filipinas, y el cham- 
pán por otra parte se usa en los ríos de la India oriental. 1 1 — 
Bl de atrás amarra el hongo, aunque sirva de patrón : máxima 
aplicada al que anda lerdo y desprevenido en cosas que im- 
portan. II — Tinajón, en el Alto Llano. || — Pacotilla para tra- 
ficar en los vecindarios o caseríos. "Conjunto de víveres para 
detallar en los campos". (Ovalles, Bl llanero, I96). Usual en 
el Guarí co. 

BONGUERO. Buhonero. — "El que maneja o el que 
comercia con un bongo. Los bongueros de la sabana car- 
gan sus víveres en burros. Ese nombre le fué dado en el 
oriente del Guárico por don Miguel Méndez". (Ovalles, Bl 
llanero, I96). — "Nada perjudicó tanto a estas (vaquerías) co- 
mo el espíritu de especulación comercial, practicada por al- 
gunos individuos conocidos desde entonces (1° al 2° tercio 
del siglo XIX) en el oriente del Guárico con el nombre de 
bongueros, o sea traficantes en víveres al menudeo". (Id. ih. 
73). Usual en el Alto Llano. 

BORA. Nombre genérico dado a varias plantas acuáti- 
cas con hojas flotantes. Llaman así por tanto una especie de 
loto o nenúfar (Nymphaea), la mata de agua (Bichhornia) , 
el lampazo (Lemna), etc., que cubren con sus hojas lenticu- 
lares o peltadas la superficie de las aguas tranquilas, de los 
pozos, de las lagunas, de los caños y ríos del Llano. Él ivi- 
Rio DE AGUA (Pontederia crassipes) es una de las horas más 
comunes. — "Con los primeros hálitos del norte j del país de 
la nieve, | en junco silbador y bora leve | tendrá el estero flo- 
reciente corte". (Lazo M., Silva, VI). — "A lo lejo» un man- 
chón de boras, cual una diminuta isla anclada en medio de la 
corriente, se mecía". (Urbaneja A., Ovejón! . . .) D. t. Boro. 

BORAL. Agua o aguazal más o menos extenso cubier- 
to de BORA. — "Los alzados aquellos, harapientos, derrenga- 



32 GLOSARIO DE VOCES IÑDIÜEÑAg 

dos, muertos de hambre, dormían a lo largo de la ace- 
quia que pasaba cantando entre los borales". (Cabrera M., 
La Guerra, 1). 

BOSÚA. Zanthoxylum sp. pl. Rutáceas. Arboles peque- 
ños cuya corteza contiene berberidina y suministran un color 
amarillo usado en el país. Madera amarillenta, no muí com- 
pacta, con poros numerosos y radios medulares bastante an- 
gostos. El Z. ochroxylum es de los más conocidos. D. t. bo- 
SÚGA^ y refiriéndose al árbol, bosúgo. Sin. panéquE. Ref. 
Caul. I. 5. II — AmariIvI.0 como una bosúa: ictérico, ané- 
mico, mui pálido. 

BOSÚGA, BOSÚGO. Véase Bosúa. 

BOTOTO. Véase Botuto. 

BOTÚCO. Ipomoea Bona Nox. Nícua, abajo. Voz us. 
en Barinas. 

BOTUTO. Antigua trompeta sagrada de algunas tribus 
orinocenses, descrita por el P. Gumilla y Humboldt {Viaje, 
VIL 22). Sinn. Fotuto, Fututo. || — * Pecíolo de la hoja 
del papayo, hueco y prolongado, en forma de trompeta. 1 1 — 
Strombus sp. Gran caracol de las costas del mar Caribe. Tá- 
ñenlo a modo de trompa los carreteros en algunos lugares del 
país. Véase Guarura, abajo. D. t. botútu. En Cuba, fotuto. 

BOTUTO. Llevan este nombre diversos árboles del gé- 
nero Cochlospermum, de flores amarillas, fácil crecimiento y 
madera inútil, que se plantan como seto vivo a orillas de las 
heredades. Las principales especies son el C. hibiscoides, el C 
gossypifolium y el C. orinocense. D. t. Bototo. Sin. Carnes- 
tolKndo. i i — Botón de una flor, pimpollo, capullo. D. t. a 
menudo bototo. || — Ombligo, muñoncillo, cordón umbilical. 
Guárico. 

BOTÚTU. Véase Botuto, 3? acepción. 

BOYÓGO. Lagartija, en el E. Portuguesa. Cf. boyogo, 
y bayoyé o bayayó, que es en Cuba la iguana, según Bachi- 
ller (o. c. 259). CuivEBRA BOYOGUERA cs CU Portugucsa una 
pequeña serpiente gris, con la lengua e interior de la boca ne- 
gros, ojos grandes y pupila redonda. No es ponzoñosa y se 
alimenta de lagartijas. 



DE VENEZUELA 33 



BUBÚTE. — "Escarabajo de cualquiera especie". (Pie. 
55). Us. en Mérida. 

BUCARAL. Sitio abundante en bucarES, o plantación 
de ellos. — "Al crepúsculo, el viento que dormía | Despertó- 
se en los altos bucarales". (B. Vallenilla L., Del recuerdo). — 
"Del bucaral en flor la primavera | Sonreía en un cielo de 
cobalto". (M. Díaz R., Perfil arcaico). Geog. 

* BUCARE. Nombre dado a varios árboles del género 
Erythrina, fam. de las Leguminosas, algunos de los cuales 
«e cultivan para proporcionar sombra a los cafetales y cacaua- 
íes. Son de hojas temadas, con la hojuela terminal separada 
de las laterales ; flores de 2 a 3 juntas en la axila, de ordina- 
rio arracimadas, a menudo rojas. — "Adorne la ladera ¡ el ca- 
fetal : ampare | a la tierna teobroma en la ribera | la sombra 
maternal de su bucare". (Bello, Silva). — "Hace vibrar su 
plectro esa manóla | de labios cual la flor de los bucares". 
(Lazo Martí, Bl cantador). Ref. Cod. 52. 98. || — anauco. 
Brythrina glauca. Árbol aguijonoso de hojas elíptico-redon- 
deadas por ambos extremos, reticulaí^io-venenosas, subcoriá- 
ceas, lampiñas, inermes, glaucas inferiormente ; flores aza- 
franadas, cáHz bilabiado, estandarte semiacuñado, extendido ; 
legumbre lampiña, semillas cenicientas. Cultívase para dar 
sombra en las plantaciones de cacao. 1 1 — e:spinoso. Brythrina 
umbrosa. Árbol grande con aguijones corvos, o a veceá iner- 
me; hojuelas subaguzadas, lampiñas; flores en espigas sub- 
terminales, exparcidas, color de grana, con estandarte lar- 
guísimo, linear, cuneiforme, recto; legumbre torulosa, poli.«- 
perma, larga de 8 a lo pulgadas. Ref. Cod. 98. 1 1 — i,iso. Bry- 
thrina dubia. II — PEONÍA. Brythrina corallodendron. Árbol 
muí aguijonoso, bastante alto, con hojuelas aovado-romboí- 
deas; desiguales, cenicientas en el envés, cortamente peciola- 
das, siendo mayores las terminales ; flor con estandarte sal- 
món o escarlata, seis veces más largo que la quilla y las alas ; 
legumbre monili forme, lampiña; semillas de color escarlata, 
de ordinario con una mancha negra. De aquí el nombre vul- 
gar. Cultívasele para sombra del cacaotero. 



34 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

BUCARÍTO. Planta de Mérida de hojas paripinadas 
(14 pares de hojuelas). Como diminutivo de bucarí:, es voz 
geográfica. 

BUCO. Caz, acequia. Voz antigua. En el resumen de 
las actas del cabildo de Caracas, para julio de 1592, se lee, 
entre otros pasajes : — "Asi mismo mandaron se le notifique 
a Francisco Sánchez de Córdoba, que el agua del buco la 
haga repartir, para que baya por todas las asequias, pena de 
diez pesos". {Bolet. de la Acad. Nac. de la Hist.,.2iño III, 
No. 3). Usase aún en el E. Lara. ¿Vendrá del ant. buca, 
boca? 

BUCHE. Melocactus communis. Pichigüéi, abajo. Voz 
usada en Occ. 

* BUDÁRE. Disco de barro cocido, plano o ligeramente 
cóncavo, en que se cuece el pan de yuca o de maíz. Los de 
hacer casabe son grandes, planos, con un ligero reborde en 
la circunferencia; los de hacer arepa son algo cóncavos y 
más pequeños. Hoi suelen usarse de hierro para este último 
propósito. — ^"Pasan la harina por un manare o tamiz de caña 
y hecho esto, ya la harina está en disposición de ser exten- 
dida sobre un hudare, especie de platón de tierra algo con- 
vexo". (Cod. 131). El vocablo tenemos directamente del ca« 
ribe insular butáli, ch. piUari, aruaco búddale. El objeto des- 
crito es el comal de los Mejicanos. 1 1^ — Samuro-budare:. Ca- 
thartes- Aura. Oripopo^ abajo. 

BUFÚMO. Ver Bajumo. 

BUJURÍTO. Árbol indeterminado, no mui abundante, 
de tamaño regular y propio para construcciones. 

BURA. Maíz. Voz us. en Mérida. 

BURÉCHE. Bebida fermentada que preparan los in- 
dios guayaneses poniendo por cierto tiempo en agua caliente 
el casabe. | [—"Aguardiente de caña sacado por los indios, 
mui dulce y de olor algo desagradable". (Montolieu). — "Se 
hallaban todos entilampados. | con el yaraque, con el bure- 
che". (Gorrochotegui, Ar amare, 1). 



DE VENEZUELA 35 

BURGÁO. — "Caracol pequeño cuya abertura es más 
-"kncha que larga y tiene la forma de una media luna. El ani- 
mal se arrastra dejando huella de un humor viscoso; tiene 
uno o muchos pares de cuernecitos mui móviles y dotados 
de una gran sensibilidad. Este animal es bueno para comer 
y la concha sirve para iluminaciones". (Cod. 223). Del cal. 
burgos, que Bretón traduce escargot de mer. Ver. Quígua^ 
abajo. \ 

BUTAQUE. Asiento pequeño, usado por la gente po- 
bre del país, a modo de un catrecillo, con el forro de made- 
ra o de cuero más o menos ahondado. Rácenlos a veces sin 
ensambladura ni bisagras, de modo que resulten dos láminas 
de madera plegadizas sobre sí mismas. Voz usada en el Occ. 
y el Bajo Llano. En palenque (dialecto del cumanagoto) 
existía la voz putaka, que Ruiz Blanco traduce ''asiento". 
La voz ''butaca", usada en España, ha sido allá tenida como 
americana. En la primera mitad del siglo XIX, y refiriéndo- 
se a la época de los constitucionalistas españoles, decía un 
escritor : — "Los pocos asientos que había entre el patio y las 
tablas — -— entonces conocidos con el nombre de lunetas, no- 
vísimamente trocado por el americano de butacas, eran estre- 
chos, duros, con forro de mala badana, casi siempre con des- 
garrones, y nunca limpia". (Alcalá Galiano, Recuerdos de un 
anciano, p. 5o). 



c 



CABIMA. Copaifera officinalis. Cabimbo. — "Del árbol 

de aceite o copaibo, llamado también cabima, se extrae 

el famoso bálsamo de su nombre". (Cod. g7). \\ — Bálsamo 
de copáiba. D. t. cabímba. 

CABÍMBO. Copaifera officinalis. Leguminosas. Árbol 
ramoso, alto, corpulento, inerme. Hojas estipuladas, paripi- 



36 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

nadas; hojuelas, inequiláteras, oblicuamente aovadas, lampi- 
ñas, coriáceas; racimos compuestos, terminales, apaño jados; 
flores pequeñas, blanquecinas; cáliz con 4 divisiones, corola 
nula, estambres de 8 a lo, libres; ovario pedicelado, legum- 
bre corta, estipitada, oblicuamente ovoidea, bivalva, coriá- 
cea, lampiña, con puntos trasparentes y una sola semilla. 
Guayana, Guárico, Zulia, etc. Del guaraní kaapi-mong^=z:3iTho\ 
dentro viscoso, según Ernst {Etimologías julianas, en "El 
Zulia Ilustrado", No. 14; 31 en. I890). Escríbese también 
CAVTMBO. (Cod. II9). Para la b eufónica, compárense ma- 
rimba, MAMPORAi,, BAMBA. Sin. ACEITE, quc cs más usado 
en los Llanos. Ref . Carv. 372. 1 1 — Protium insigne, Burse- 
ráceas. Árbol de grandes dimensiones, cuya madera, liviana 
y algo resinosa, es propia para toda clase de obras no expues- 
tas a la humedad. 

CABÓMBO. Árbol indeterminado del Zulia. 
"" CABUYA. Bramante, cordón de cocuiza u otra fibra del 
país. A veces, según un uso antiguo de los conquistadores, 
significa ronzal, cuerda más o menos gruesa de cocuiza, ma- 
jagua, etc. — "Atábanle estos bárbaros dos cabuyas o cuerdas 
a los pies". (Aguado, I. 7g). Voz taina, adoptada en el chái- 
ma. En cal. káboya, en gal. kabuia, en maquiritare kahuya. 
Reff. Cas. II. 315; III. 135; Apol. cap. cxcvii; Ov. I. 132. 
277; Sum. cap. x; Herrera, Déc. I. 5. lo; Cas., Gilii, etc. || 
Discurso-cabuya: discurso prolijo, difuso, || Dar cabuya: 
hablando de un negocio, darle largas, diferirlo. Alusión a la 
misma frase usada en el juego de niños a las cometas, cuando 
van soltando el bramante a proporción que aquellas piden ca- 
buya. II De esa cabuya tengo un roli,o: ahí me las den 
todas; sé muí bien de lo que se me cuenta. — "Así sucede: 
después que una hace el milagro, otro se coje las limosnas; 
pero no importa: de esa cabulla tengo un rollo". (Romero 
G., Peonía, 26o). || Estar en la cabuya, o ponerse En i,a 
cabuya : coger el hilo de un asunto. — "Andaban ya con el 
escozor de la sospecha en lo más hondo del ánimo, porque 
— ' — habían visto a Juan parado en el portón, y por tanto se 
ingeniarían lo suficiente a fin de ponerse en la cabulla, de es- 



DE VENEZUELA 37 

cudriñar el tapujo y descubrir lo cierto". (Picón F., Pidelia, 
I89). II MÁS ES r.A BUivLA QUK LA CABUYA: mucho ruido y 
pocas nueces. 1 1 Mascarse la cabuya : deshacerse con indus- 
tria de alguna traba, como ciertas acémilas que se libran del 
ronzal mascándolo y cortándolo. — "Peor hubiera sido que 
después, de estar cansada, diera en la flor de mascarse la ca- 
bulla". (Picón F., Pidelia, 445). Este autor, en su Libro raro, 
adopta la ortografía indicada por Dn. Arístides Rojas, es a 
saber, cabuya. 

CABUYERA. Conjunto de hilos o cordones que se 
adaptan a ambos extremos del tejido de una hamaca a fin de 
colgar ésta y de que aquél pueda desplegarse cual conviene. — 
"Viejo ! Alqe ligero — dijo Pancho, agarrando la cabullera". 
(B. Vallenilla Lanz, Guerra y fiebre). — "Tomaba un quipo 
sujeto a las cabulleras de su columpio y contaba los nudos". 
(C. Peraza, Ley. del Car., 221). — "Sus manos se hundieron 
iracundas entre las cabuyeras de la hamaca". (Cabrera M., 
La guerra, 24). — "Ella se peinaba en un chinchorro, me- 
ciéndose a toda cabuyera". (Id. ib. 276). Sin. Bncabuyadúra. 
(Carvajal). 

CABUYITA. Diminutivo de Cabuya.— "Sobre tiras de 
trapo con los colores nacionales, amarradas con cabullitas por 
las extremidades, se leían pensamientos alusivos a la guerra 
de emancipación". (Picón F., Pidelia, 7g). 

CACAÍTO. Sterculia carthagenensis. Camorúco. D. t. 
Cacagüillo o Cacagüito. — "Da buenas viguetas y sirve pa- 
ra obras de torno y ebanistería". (J. Espinosa). || — Caven- 
dishia cordata. Ericáceas. 1 1 — ^dk monte. Herrania pulcherri- 
ma. Esterculiáceas. Árbol elevado, de hojas digitadas ; ñores 
fasciculadas, de pétalos bermejios rayados de negro ; hojuelas 
cali ciñas tomentosas ; coronas estaminales con lacinias aova- 
do-lanceoladas, agudas, fruto aovado-oblongo, coriáceo-leño- 
so, indehiscente, que contiene, alojadas en su pulpa, semillas 
ovales, angulosas, de cubierta apergaminada, venosa. 

* CACAO.-^Theobroma sp. pl. Esterculiáceas. Árbol uni- 
yersalmente conocido a causa de su extenso cultivo. El fruto 



38 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

o mazorca puede ser liso o verrugoso. — "Las formas de fru- 
ta lisa y con surcos pocos hondos (tipo calabacilla o trinita- 
rio) pertenecen a la especie Theohroma leiocarpa Bernouilli; 
las de fruta verrugosa y hondamente acanalada (tipo criollo), 
al Th. Cacao. Entre las formas fundamentales, se observan 
todos los intermedios posibles, debidos a una intensa hibridi- 
zación". (Nota Ms. del Prof. H. Pittier). De las variedades 
dichas cultívanse el cundeamor, el forastero, el margariteño, 
el sambito, el lengua de vaca, el angoleta, el amelonado, el 
pompón, el cojón de toro, y el macho. La voz, aplicada al 
árbol o al fruto, carece de plural. D. t. cacaotero; que evita 
la ambigüedad. Del azteca cacahuatl. Ref. Diaz, I. ISq. || — 
Fruto del cacaotero; aunque más bien se aplica la voz a la 
almendra, que a la mazorca. — "Son unas como almendras que 
ellos (los Mejicanos) llaman cacauatl, y los nuestros cacao, 
como en las islas de Cuba y Hayti". (Góm., Méx. 7g). Ref. 
Ov. I. 315. II Chupa-cacao. Pájaro mui vistoso, de media- 
no porte, que se halla en la antigua provincia de Barinas. 
Probablemente un Trogónido. || No vai,ER un cacao: no 
valer un bledo. Expresión hoi corriente, sobre todo en Cen- 
troamérica, y sin duda en Méjico, donde el cacao sirvió de 
moneda en otro tiempo. En el siglo XVIII valían un real de 
plata 5o almendras, o sean 5o céntimos de bolívar. (Pittier). 
1 1 Pedir cacao : pedir perdón, rendirse. Alusión al grito par- 
ticular que emiten los gallos de riña cuando huyen. U. t. en 
Col. 1 1 Ser un gran cacao : ser un magnate, un personaje de 
campanillas. Recuerdo de los tiempos coloniales, en que la 
riqueza consistía por lo principal en plantaciones de cacao. 

CACAOTAL. CACAUAi.. — "Hay beneficio de cacaotales 
donde se crían, como viñas o olivares en España, por el trato 
y mercancía'*. (Ac. IV. 22). 

CACAUÁL. Plantación de cacaoteros. — "Los consolé 
con ofrecerles que haría una oficina común donde se fabrica- 
ría nuestro sayal y algodón para vestir los vaqueros del hato 
y a los negros del cacagual". {Información de 1765, en L. 
Duarte Level, Hist. patria, 151). D. t. cacaguái, (Díaz), 
cacaotal (Salva). 



DE VENEZUELA 39 

CACAUÉRO, A. S^ dice de lo referente al cacao.— '*Es 
fortuna que no haya habido quien declare que sólo se- 
ría digna de intitularse criolla la literatura que se de- 
leitara en describir la zambra mozambique de nuestro 

paisanaje actual en una hacienda cacahuera. (Diaz R., Ser- 
mones líricos, 251). D. t. cacahuero, cacagüero. 

CACAUÉTE. Arachis hypogaea. Maní, abajo. D. t. 

CACAHUETE. 

CACAUÍLLO, Cacauito, Véase cacaíto, arriba. 

CACÍCA. Mujer que tenía la dignidad del cacicazgo en 
alguna tribu indígena. Usa la voz Castellanos (Bleg., pass.; 
Hist. del N. R., II. 4o) hablando de mujeres indianas prin- 
cipales. 

CACICAZGO. Dignidad y estado de cacique. En len- 
guaje político es el hecho de existir, una influencia más o 
menos grande sobre una agrupación social por parte de un 
personaje notable. U. t. en el Urug. Ref. Cast. N. Rei- 
no, I. 71. 

* CACIQUE. Jefe, capitán, régulo de una tribu o clan 
indígena. Voz que temprano se generalizó en la América es- 
pañola. Afirma con todo fr. Simón que era vocablo *'usado 
entre los alarbes de África, en el reino de Mazagán, con el 
cual nombre nombran al principal y cabeza de los aduares, 
como también le nombran xeque". Armas y Calcaño siguen 
a aquel cronista, que naturalmente se refiere al shéij de 
los árabes y otros pueblos semíticos. La voz cacique recono- 
cida como americana por casi todos los cronistas, ha entrado 
en el caudal del español, aplicándose hoi.a toda persona que, 
especialmente en lo político, ejerce gran influencia en alguna 
comunidad. Ref. Cas. I. 382; Ov. I. 35. 

CACIQUISMO. Sistema o situación determinada por 
un caudillo. U. t. en Urug. y Esp. 

CACÚRE. En Guayana, garlito para pescar. Voz bani- 
va, tomada del tupi cacoary o cacuari; en lengua general, ca- 
curi. Reff. Martius, Beitr. I. 612; Koch-Grümberg,- Zw^j Jah- 
ren u. s. w. II. 43 ; Matos Arvelo, etc. 



4o GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

CACÚRI. Ver cacure. Ref. Mcíntolieu, Viaje al Inirida. 

CACURO. En Coro significa avispero. 

.CACHACO. Gomoso, lechuguino, petimetre. También, 
elegantemente vestido con todas las exigencias de la moda. 
Indica Cuervo que el vocablo significó primeramente en Co- 
lombia desaliñado en el vestido, y que en tal sentido fueron 
así llamados los liberales colombianos de 183o por sus ad- 
versarios ; pero que habiendo aquellos triunfado, la voz vino 
a significar a su vez lo contrario, es decir, "joven elegante y 
garboso, no pocas veces un tanto amigo de aventuras'', y 
luego lechuguino, petimetre. En este punto de la evolución 
lexicográfica han tomado la voz, según se ve, los habitantes 
de la Cordillera. Ejemplos análogos podrían citarse en otras 
lenguas vivas de Europa. Ref. Pie. 6o. 

CACHÁMA. Chaetodon sp. Pez del mar Caribe. || — 
Pez ancho y grueso, largo de tres o más pies, de escamas 
grandes, cenicienta»; muestra algunas manchas amarillentas 
a los lados, sus dientes son como los del caballo, y su peso 
excede de 16 libras hasta más o menos arroba y media. Cría- 
se en los ríos de los Llanos y Guayana. — "Hay otros pesca- 
dos grandes, anchos y cortos de escama, que les llaman ca- 
chama, que es buen pescado". (Ov. II. 221). En maipure y 
guagibo, tatáma. Reff. Cast. Bleg. a Ordaz, c. 2^; Carv. 116; 
Gum. 1.284; Gilii I. 76. 

* CACHAPA. Torta de maíz tierno. — ^"Con el maíz tier- 
no se hace otro pan llamado cachapa. Como en este estado 
no se puede desgranar, se cortan las hileras de los granos de 
la- mazorca con un cuchillo : esta masa tierna molida se en- 
vuelve con hojas de la misma mazorca sin más preparación, 
y se le da cocimiento sin sal : también se pone sobre el buda- 
re entre hojas de plátano". (Díaz, I. 34). La primera de es- 
tas preparaciones suele llamarse hai^laquita de jojoto: la 
segunda, cocida al budare) y en forma de torta, es propiamen- 
te la CACHAPA. Voz cháima, afín de lá cum. kákcha o káicha 
torta de casabe. 

CACHAPEAR. Conforme lo expresan las leyes del Lla- 
no, es suplantar, desfigurándola, una marca antes hecha ^ i;na 



DE VENEZUELA 41 

i,,,«.... .lil i >■ II. . n i.i.^. . «. ,^ ^ .. . . . ..i.. I ■ ■« .m. ......I.., ,... i ii» i iiiii » i ii i. cT- . »» . ii i, T ». r ■ ,— ■ . ............ . . . 

res con el hierro quemador, — "Por un pleito con don Juan 

Villasana, a causa de un hierro cachapeado se le metió 

entre cejas que su hijo debía estudiar para defender lo suyo". 
(B, Vallenilla L., Guerra y fiebre). — "Pero manque hicieran 
diez años, tuavía tendría ese jierro cachapiáo allí". (Cabrera 
M., Mimí, 26). II — En estilo pornográfico es tener amores 
lésbicos dos mujeres. 

CACHAPITA. Pequeña torta de maíz tierno. 

CACHICAMEAR. Cazar armadillos.— "Al juez, para 
una demanda, | llegué a Cabruta buscando, j y el secretario 
me dijo j que andaba cachicameando". (Trova popular, en 
Ovalles, Bl llanero, 162). 

CACHICAMÉRA. Madriguera del armadillo. Véase ca- 
chicamo (Dasypus) adelante.. 

CACHICAMÉRO. A. Concerniente al armadillo. | j— 
Avispa cachicamera. Avispa grande, negra, cuyos nidos, 
alargados, con surcos trasversales imitan las (cinchas del ar- 
madillo. El insecto es temible por su picadura. Ref. Gilii. 
I. 279. 

CACHICAMÍTO. Dim. de cachicamo. jj-^Larva de 
la hormiga-león. Es carnívora, y para atrapar su presa abre 
hoyuelos embudados en el suelo polvoriento. Un vago pare- 
cimiento con el armadillo hale valido el nombre vulgar. 

CACHICAMO. Edentados de la fam. de los Dasipó- 
didos, género Dásypus, cuya cubierta dérmica consta de pla- 
cas óseas dispuestas en filas trasversas sobre el dorso y cola, 
formando una coraza movible; extremidades cortas, con ga- 
rras arqueadas ; muelas pequeñas, cilindricas. Abundan en las 
sabanas de los Llanos y viven en madrigueras de 1 a 2 m. 
de largo que ellos mismos se fabrican, a veces debajo de un 
nido de bachacos o de comejiínes. Ven mejor hacia atrás 
que hacia adelante, y en ello va la manera de cazarlos. Nú-^ 
trense de gusanos, orugas, insectos. Su carne es blanca y unq 
de los manjares comunes del Llanero, para quien son una 
amenaza los hoyos o cachicaméras con que minan estos 
animales las praderas. El D, sexcinctus tiene 6 fajas, y dientes 
anteriores • el D, novemcinctus 8 a lo fajas, y cola larga ; el 



42 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

D. gigas, bastante grande, tiene cerca de loo dientes. Se halla 
en el Caura. Cachicamo es voz cumanagota, que encontra- 
nos en otras lenguas caribes, v. g. el calina kachikamon, el 
tamanaco kaikkámo, el arecuna kachikamó. Dice Cassani ex- 
presamente : "llamánle los Indios Cachicamo, y los Españoles 
Armadillo". (Hist. p. 43). Castellanos cita la voz como nom- 
bre propio de un cacique de Barcelona. (1. Bleg. XI, c. 5*?). 
Ref . Cod. 167. 1 1 Calophyllum Calaba. Gutif eras. Árbol sil- 
vestre mui coposo, bastante corpulento, alto de 5o a 7o pies, de 
ramitas tetrágonas ; hojas opuestas, penninervias, simples, co- 
riáceas, oblongas o elíptico-oblongas de 3 a lo pulgadas de 
largo, venosas, cortamente pecioladas; flores pequeñas, de 
un blanco rosáceo, de olor agradable, con estambres variables ; 
drupa globosa, verdosa, de 1 pulgada de diámetro. Por las 
grietas o heridas de la corteza fluye una resina aromática. Su 
madera es incorruptible. Sin. María. Ref. Gros. II. 4o3. || — 
Árbol bastante corpulento que da tablas de 12 a 14 pulgadas ; 
madera propia para construcción de buques, por ser inaltera- 
ble en el agua. Crece en el Oriente y en Barquisimeto. Debe 
de ser el mismo descrito arriba, o una especie afín. Ref. Cod. 
118. II — Raíz de cachicamo, Bchites sp. pl. Apocináceas. 
Plantas trepadoras de que hay varias especies, v. g. E. bif ora, 

E. suhsagittata, B. symphito carpa. La primera tiene cimas 
pedunculares bifloras (a veces trifloras o unifloras), corolas 
blancas, y folículos cilindricos. La especie descrita por Be- 
ntez tiene los caracteres siguientes : — "Sus hojas son ovala- 
das, verdes, pecioladas, opuestas, de pulgada y media de lon- 
gitud y una de ancho, un poco ásperas y vellosas : sus flores, 
terminales, son amarillas, tubuladas, con 5 lóbulos, 5 estam- 
bles, 1 cáliz con 5 lacinias y 1 pistilo. Su fruto es una cáp- 
sula del grueso del cañón de una pluma de escribir, muchas 
veces de 4 pulgadas de longitud y retorcidas a la manera de 
cuerno de cabra, con varias semillas, con plúmulas vellosas. 
Sus raíces son largas, cilindricas, parduzcas y de un olor aro- 
mático fuerte, análogo al del armadillo o cachicamo, de que 
ha tomado el nombre toda la planta". (Ben. No. 8o). Se em- 
plea en la medicina popular como antiespamódica. 



DE VENEZUELA 43 



CACHI CATO. S par US aurata. Pez del mar Caribe. Co- 
rrupción, al parecer, de cochicato, cierta ave zancuda de Mé- 
jico. Sin. COCHICATO. (Loefling). 

CACHIFO. Muchacho, rapaz, en la Cordillera. (Pie. 
6o). Voz sin duda importada de CoFombia. Cf. Cuervo, 98I. 

CACHIMBÍTO. Cassia sp. Sinn. chiquichique, uru- 

MACO. 

CACHÍM'BO. Pipa de fumar. — "En medio a la huma- 
reda de los cachimbos y los tabacos, los hombres rodeaban 
al viejo Trifón". (Urbaneja A., Bl rodal de las higueras). — 
''El viejo carga y prende su cachimba (pipa)". (J. M. Rivas, 
Costumbres zulianas, 94). Como se ve, suele dársele termina- 
ción femenina, a causa de "pipa". — "La palabra cachimbo, 
caximbOy cachimbao , por pipa de fumar, pertenece verosímil- 
mente a alguna lengua de los negros". (Martius, Beitrage, 
n. 424). En Cuba, Perú y Chile, cachimba, y en esta forma 
registran la voz la Academia y Salva; en el Brasil y la Arg., 
cachimbo. \ \ — Arbusto ramoso, de tallos cilindricos, huecos ; 
hojas opuestas, enteras, simples, casi sentadas, estipuladas ; 
pedúnculos terminados compuestos, temados ; corola gamopé- 
tala, estrellada, con tubo cerrado; ovario adherente. Guári- 
co. — "Lleva este nombre desde que los indígenas la usaban 
en forma de tubo de pipa para aspirar ellos el humo del ta- 
baco". (Dr. T. A. Domínguez). || — Crotophaga sp. Garrá- 
PATKRO. Us. en el Alto Llano. 

.CACHIPÍLLO. Tropaeolum Moritzianum. Geraniáceas. 
Yerba enredadera, de tallos largos, delgados, moraduzcos ; 
hojas largamente pecioladas, abroqueladas, truncado-orbicu- 
lares, con 5 lóbulos, y la cara inferior con nervios y venas 
muí pronunciados ; flores de unas lo líneas de diámetro, ana- 
ranjadas, axilares o en racimos terminales pancífloros, larga- 
mente pedunculados ; Jimbo franjeado o con muchas lacinias 
desiguales, de las que las infepores son setiformes. 

CACHÍPO. Heliconia Bihai. Bijao, arriba. Ref. Gilii, 
I. 18o. 1 1 — -Pecíolo- de la hoja seca y caduca del banano. En 
arec. kasipa. Sin. Baje^ro. || — En Coro es voz vulgar que 
significa colérico, enojado. 



44 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

CACHÍRI. Bebida fermentada que aderezan con yuca 
y BATATA. Díaz, (I. 66) describe su preparación. D. t. casí- 
Rfí. En gal. kassiri, en tupi kaxiri, kachirí o kassirí, lo mismo. 
En Venezuela no hacemos aguda la voz. Conocido es el fa- 
moso grito de guerra de los realistas en la acción de San 
Félix : Firme, Cachiri! {Cachiri era el nombre de un batallón 
creado en los llanos de Casanare por los Españoles, después 
de la acción de Cachiri). 

CACHUPÍN. — "A los que de Europa pasan a las Amé- 
ricas, en la parte del Perú llaman Chapetones, y en la Nueva 
España llaman Cachupines: nombres que impusieron los In- 
dios a los primeros Conquistadores y permanecen hasta hoy". 
(Gum. I. 75). Voz hoi anticuada en Venezuela. En la guerra 
de independencia estuvo por supuesto en uso. — "Tomó pues 
dicho pueblo el cachupín". (Marcano, Poema, etc. carta 1^). 
Decíase también, gachupin. Cervantes usa la forma cachopín. 
(Quij. 1:3). El femenino cachupina he oído en cierta co- 
pla popular. 

CADÍMO. Árbol de las regiones cálidas del Táchira. 

CAGUAMA. Caouana Caretta. Quelónidos. Especie de 
tortuga del mar Caribe. Da una especie inferior de caréi, dis- 
tinto del legítimo por tener los bordes de las manchas oscu- 
ras como borrados, y las partes claras menos trasparentes. 
Del gahbi kahuane. 

CAGUÁRO. Árbol indeterminado de Barquisimeto y 
Maracaibo. Su madera es pesada, de un gris claro con vetas 
ligeramente oscuras, siendo susceptible de pulimento. 

CAHUÉI. Ara sp. Guacamaya. Cf. Bachiller, Cuba 
prim., 23o, y Humboldt, Viaje, VIL 21. 

CAIMÁN. Saurios de la familia de los Crocodílidos, gé- 
nero Alligátor, caracterizado por una foseta profunda en la 
parte anterior del intermaxilar y otras semejantes en cada 
maxilar superior, donde respectivamente encajan los dos pri- 
meros dientes de la mandíbula inferior y el cuarto canino de 
cada lado; las patas posteriores, además, están provistas de 
una rn^mbr?in^ interdigital completa. Hay cinco o seis espe- 



m VENEZUELA 4 g 

des en el país (A. niger, A, sclerops, etc) de las que las más 
grandes llegan de ordinario una longitud de 3 a 6 metros y 
, se distinguen entre sí por la osificación completa o no de los 
párpados superiores y en la disposición de las placas de la 
nuca. Estos grandes reptiles infestan los ríos navegables de 
Venezuela y alcanzan los mayores tamaños entre los crocodí- 
lidos de acá. El A. trigonatus es de los menos crecidos, casi 
del tamaño de una baba. — **Ay otra especie de Cayman, me- 
nos corpulento, y más delgado que el mayor, no pasará de 
cinco varas, pero son muy ligeros y más feroces que los otros ; 
los llaman Tartaguitos, porque tienen manchas negras sobre 
color pagizo". (Cisn. 43). No es raro que le atrapen los na- 
turales zabullendo y echándole un lazo debajo del agua. Cai- 
mán es voz taina y galibi : en cal. se decía akayumán; pero 
los dialectos caribes del continente adoptan nombres tomados 
en general del tupi jacaré. Ref f . Ov. II. 381 ; Cast. Bleg. a 
Ordas, c. 2?, etc.; Góm. Méx. 73; Cod. 215. ||— Entre jife- 
ros es el esternón o hueso del pecho de la res. 1 1 Yerba de 
CAIMÁN- Polygonum acuminatum. \\ Estar como caimán 
EN boca de caño. Estar en acecho, estar emboscado. — "Co- 
dazzi se hallaba en la playa, aguardando como caimán en boca 
de caño". (Tosta G., Bl poder civil, 173). 

CAIMANA. Caimán hembra. — "Todo el que tiene dine- 
ro I tiene la sangre liviana, | aunque su padre sea un tigre | 
y su madre una caimana". (Trova popular, en Picón F., Pí- 
dela, 16o). 

CAIMANCITO. Caimán pequeñuelo. — *Tonen sus hue- 
vos en las playas de los ríos, y de ellos salen unos caiman- 
citos que al momento se dirigen por instinto hacia el agua". 
(Cod. 216). 

CAIMJANOSO, A. Infestado de caimanes, aplicado a 
ríos, por supuesto. — "Todos esos foragidos arrojados por 
Crespo y nuestros dos mil valientes al torrentoso y caimano- 
so Arauca — » — es un cuadro pavoroso en que alcanzo a ver 
algo del castigo divino". (Guzmán B., Memorándum, 232). 

CAIMIRÍTO. Ruyschia Sourouhea. Ternstremiáceas. 
Planta voluble de hojias trasovadas, obtusas, escasamente pe- 



46 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

— _— « — ■ — - 

cicladas ; flores en espigas laxas, con pedúnculos alargados y 
cogullas sentadas, aproximadas al cáliz y largamente biau- 
riculadas ; corola quinquepétala, estambres 5, alternantes con 
los pétalos, pegados a la corola y como insertados en ella. 
Montañas del E. Portuguesa. 

CaIMÍTO. Chrysophyllum Cainito. Sapotáceas. Árbol 
crecido, coposo, de hojas grandes, pecioladas, ovales u oblon- 
gas, puntiagudas, de color verde oscuro por arriba y ocre 
dorado por el envés y con nervaduras casi perpendiculares a 
la costilla; flores pequeñas, purpúreo-blanquecinas, de corola 
campanudo-infundibuli forme, cuyo tubo es dos veces más lar- 
go que el cáliz ; baya verdosa, purpúrea o azulada, con semi- 
llas solitarias, prietas, en cada celda. Este fruto, también lla- 
mado CAIMÍTO, contiene una pulpa blanca, algo gelatinosa, 
bastante agradable. El Ch. oliviforme es menos grande que el 
anterior, aunque parecido a él ; sus hojas son dorado-tomen- 
tosas por el envés con nervaduras sesgadas respecto de la cos- 
tilla; flores blanquecinas y fruto con una sola semilla por 
aborto de las demás. Kaimito es voz taina. Reff. Ov. I. SqS; 
Cas. V. 324; Cast. N. Reino II. 232: Cartag. I; Cod. I09.— 
1 1 — DD MONTiv. Chrysophyllum sp. Árbol silvestre semejante 
al CAIMITO frutal. || Hoja-dE-caimíto es un calificativo fa- 
miliar aplicado a una persona inconstante, variable, versátil, 
veleidosa. La expresión se funda en el diferente color que tie- 
nen las hojas del caimito en la cara y en el revés. 

CAIMONI. Rivina humilis. Fitolacáceas. Planta herbá- 
cea de ramos anguloso-estriados, algo tomentosos; hojas 
aovadas, acuminadas, casi enteras, algo crasas, escasamente 
tomentosas o densamente pubescentes; racimos más largos 
que las hojas; flores blanco-rosadas. Habita en Coro. Planta 
vulneraria. En Cuba es caimoní, según García, cierta fruta sil- 
vestre (Bachiller, Cuba primit., 23o). ^^ 

CAITOCÚ. Especie de escuerzo de Guayana. 

CAITÚCO. Bixa Orellana. Onóto. Voz usada en el 
Oriente y Guayana. D. t. Caitóco. 

CAJÁRO. Pimelodus grunniens. Silúridos. Pez grande 
del Orinoco, de cabeza escamosa, y cuerpo blanco, amarillo y 



DE VENEZUELA 47 

rojo, con algunas pintas negras. Despide muchos gases al 
cogerlo, y su carne es poco o nada apreciada. Debe ser el que 
Humboldt llama carxaro. || — Platystoma pardalis. (?) Silú- 
ridos. Pez grande de los Llanos, cuya carne se tiene en poco, 
utilizando sólo la grasa, que se ha preconizado contra las go- 
mas, lujaciones, anquilosis, y otras lesiones parecidas. Sin. 
CAHARO. (Carv. 166). 

CAJÓBO. Árbol de la serranía de Nirgua, cuya madera 
se utiliza en obras de carruajería. (¿Voz sinónima o afín de 

CAOBO?). 

CAJÜA. Sicana odorífera. Cucurbitáceas. Especie de ca- 
labacera y su fruto, que es liso, lustroso, largo de 12 a 18 pul- 
gadas, polispermo, morado oscuro, de pulpa amarilla, en sa- 
bor y olor parecida a la del melón. Tallo larguísimo, trepador, 
estriado ; hojas alternas, de limbo bastante ancho, con 5 lóbu- 
los desiguales, flores axilares, amarillas, las masculinas en es- 
pigas o racimos, las femeninas solitarias. Ver cita en Urba- 
neja Achelpohl, Tierra del sol. D. t. cajúba. 

CAJÚRO. Árbol indeterminado de Barquisimeto. 
'f' CALAGUÁLA. Polypodium crassifolium. Helécho de 
fiondes oblongas, agudas, muí estrechas en la base, coriáceas, 
enterísimas, cortamente estipuladas, reticulado-venosas, lam- 
piñas ; venas primarias paralelas, soros uniseriado-compuestos, 
apartados. Se halla en las faldas del monte Cocollar, y es me- 
dicinal. Del quichua kalla-hualla, helécho. Ref. Ben. No. I9. 

CALAMBÁ. Yerta de Guayana y el Bajo Llano, cuyas 
hojas fuman los indios de Arauca. 

CALEMBÉ. En Barquisimeto significa guiñapo, harapo, 
calandrajo; y se dice en tono despectivo, por ejemplo, Coja 
U. sus calembés y largúese! (rrzcója sus trapos, su ropa). 
Esta voz se halla en los vocabularios del Alto y Bajo Orino- 
co recogidos por Crevaux, en la acepción de cierta especie de 
calzoncillos para hombre. Parece voz africana. 

CALÚNGO. En la Cordillera es perro lampiño, perro 
chino. Voz importada de Colombia y probablemente africa- 
na. (Véase Boussingault, Viajes a los Andes ecuatoriales, p. 



4S GLÓáARIO DE VOCES INDÍGENAS 

232 ; trad. de J. Acosta). — *Xa palabra, observa el Sr. Pittier, 
será tal vez africana, pero el animal es evidentemente el perro 
de los mexicanos y centroamericanos mencionado por los his- 
toriadores (Oviedo, etc.)". 

CAMAPÁN. Véase Cumapan, changuango. 

C AMARE. Arbusto indeterminado de Coro. 

CAMARIAPA. Bombax sp. Murébe. Camariapa es, se- 
gún Caulin {Hist. II. 27) voz caribe usada antes en Barce- 
lona. 

CAMARÓA. Árbol lactescente de Coro, de hojas algo 
parecidas a las del Papayo. 

CAMARÚCO. Sterculia sp. Camoruco. 

CAMASA. Fruto del camáso, y vasija hecha de él. — 
"Cuando el sol nuevo rasgaba brumas | De aquellas lomas 
del Caricuao, | Ya con camasas, ya con totumas, | Agua co- 
gían del Macarao". (D. R. Hernández, Arrullo de las palo- 
mas). Geog. (Las Camasas). 

CAMÁSO. Lagenaria vulgaris. Cucurbitáceas. Calaba- 
cera de climas cálidos, cultivada a causa de su fruto, que la- 
brado convenientemente, provee de artesas o barreños mui 
útiles en los campos. El fruto es mui grande, piriforme y de 
corteza gruesa y ligera. — ''Entonaba quejumbrosas canciones, 
bajo el secular camaso, que trajera del riñon de los Llanos un 
tío abuelo". (Urbaneja A., Y eran siete gatos, todos negros). 

CAMÁTA. Crypturus sp. Especie de gallina silvestre 
de color gris mosqueado de pardo, cuya carne es mui apre- 
ciada. — **Ay otras, que llaman Camatas, mayores que Galli- 
nas". (Cisn. 33). — "Cual una queja de mata en mata | ve- 
nían los ecos tartamudeando | el triste canto de la camata". 
(Lazo Martí, Melancolía). 

CAMATICARO. Virola venezuelensis. Miristicáceas. — 
"Árbol de grandes proporciones (alcanza hasta más de 5o m.) 
común en las selvas que cubren las montañas del litoral, en- 
tre 6oo y 1.2oo m. La madera rojiza la usan los habitantes de 
la Colonia Tovar y costas de Puerto Lacruz i Maya para ha- 
cer escándulas, con las que cubren los techos de sus viviendas 
.campestres^". (A. Jahn). 



DE VENEZUELA 49 

CAMAYA. Cesto, canasto. — "El común ejercicio de los 
indios varones es tejer canastos, o camayas, en que conducen 
las mujeres los frutos de la labranza". (Caul. I. 12). Del cum. 
kamai, canasto. ' 

CAMBUR. Musa sapientum. Planta cultivada, del géne- 
ro del banano, pero con fruto más pequeño y también más 
variado en tamaño, color y sabor. — 'Xas otras dos especies 
(de plátanos) se diferencian mucho en la magnitud, por ser 
estos mucho menores ; unos se llaman bananos y otros cam- 
bures, estos más pequeños que aquellos". (Caul. I. 4). Hay 
diferentes variedades que se distinguen con nombres particu- 
lares, en los cuales la idea predominante es el fruto y no la 
planta, que se nombra mata de cambur. La pronunciación 
vulgar es la indicada por Gilii, L 213 y Codazzi, p. 126: cam- 
BÚRE. El plural es por supuesto igual para ambas formas. — 
Principales variedades : el cuyaco de tamaño grande ; el gui- 
neo, de fruto mediano, largo, curvo, obtusamente aristado y 
corteza verde, frágil, indicando su nombre un origen africa- 
no ; el PIGMEO que es el mismo guineo para los labradores del 
Oriente, llamado asi por ser mui baja la mata; el manzano^ 
de fruto p^ueño, casi cilindrico, apenas aristado, corteza 
amarilla y pulpa con olor de manzana ; el morado, con el ta- 
llo, costilla de las hojas y corteza del fruto violáceos, siendo 
el fruto semejante al "manzano" en su figura; el negro o 
CR101.L0, pequeño, corteza verde, salpicada de negro; pulpa 
rosada después de cocido el fruto, cuya forma es la del man- 
zano, y que sólo se usa como verdura ; el resplandor, gran- 
de, parecido al plátano dominica, de pulpa rosada, mui agra- 
dable; el TiTiARO, el más chico de todos, amarillo, de la for- 
ma del manzano, corteza resistente y pulpa compacta mui 
dulce; el topocho (púmaro o locho en Or.), de fruto con 
tres o cuatro aristas, corteza amarilla, pulpa floja, uno de los 
más cultivados entre todos. 1 1 — En plural, denota un juego 
de niños. Véase cipote. 1| — En plural también denota cier- 
tas almohadillas en forma del fruto dho. que solian usarse en 
el tocado mujeril, aplicadas en los lados de la cabeza. Bana- 
nas en la Arg., Pompadour entre modistas. 

4 



5o GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

CAMBURAL. Plantación de cambures.— "Cstnian bo- 
rrachos de aromas en los racimos del cambural". (Cabrera 
M., Mimí, 11). — *'En los claros del cambural, viejas y mo- 
zas, soasaban entre alegres decires, las verdes hojas". (Urba- 
neja A., La bruja). 

CAMBURÍTO. Especie de orquídea, así nombrada por 
el olor de su flor a cambur manzano. Portuguesa. [| — Cereiis 
sp. Especie de cirio o cardón poco elevado, cuyo fruto alar- 
gado, amarillo, comestible, se asemeja a un cambur pequeño. 
Crece en las sabanas setentrionales de Coro. \\—Sesuvium 
portulacastrum. Vidrio (hierba). 

CAMÍCHI. Palamedea cornuta. Arúco, arriba. Voz ga- 
libi ; en kal. kamityi. Ernst opina que viene del guaraní aka- 
me cabeza, y hati cuerno. Indicaremos, si así fuere, el nom- 
bre omagua ghamiky. 

CAMIRÍ. En Mérida es una especie de canasto grande, 
y el mimbre.de que se le fabrica. — "La esposa carga sobre las 
espaldas un enorme canasto o camirí lleno de verduras". ( Sa- 
las, Tierra-Firme, 182). Acaso lá misma voz car. caramíche, 
espuerta. 

CAMOARE. Véase Camuáre. 

CAMORÚCO. Sterculia carthagenensis. Árbol corpulen- 
to y frondoso, alto de unos 5o pies ; hojas acorazonado-re- 
dondeadas, trilobas o quinquelobas, lampiñas encima, ceni- 
ciento-bozosas debajo; panojas axilares o terminales; cáHz 
coroli forme, amarillento con puntos purpúreos ; folículos lam»- 
piños, aceitunados, sedosos por dentro y de un amarillo ca- 
nario, con 3 a 6 semillas negras, ovoideas, lustrosas. D. t. ca- 
marúco. (Caul. III. 25) y cumarúco. Geog. Véase Ca- 

CAÍTO. 

CAMPA TE. Grande avispa negruzca, bravia, que hace 
nidos esféricos en lo alto de los árboles. Aragua. 

CAMUÁRE. Palmera pequeña que cree Ernst sea una 
especie de Geonoma. Se utiliza en la fabricación de cebuca- 
ne:s. Oriente, Guayana. D. t. camoáre. 

CAMÚCO. Palamedea cornuta. Arúco, arriba. Del 
I arnaco khamoku; en uairaco ghamoku. Ernst saca la voz 



DE VENEZUELA 51 

del guaraní akame cabeza, y mbukú, alto {Blimologías ju- 
lianas, en "El Zulia ilustrado*^ enero I890). 

CAMUQUÉNQUE. Didelphys sp. Rabo-pei.ado. Us. en 
el Guárico. 

CAMÚRO. Crescentia cucurbitina. Camasa, arriba. La 
planta, el fruto y la vasija con éste aderezada tienen igual 
nombre en el Zulia. Del guajiro amuru, árbol de las cala- 
bazas, según A. Rojas. {Cien vocablos indígenas). Ref. Med. 
37 (2? ed.) 

CANA. Véase Chica, abajo. 

CANAGUACÍL. Caulin usa esta voz con el significado 
de proel (de una canoa). Ignoro si está hoi en uso. 

CANAGÜÉL Aplicado a los gallos, denota un color 
en que el cuello, alas y lomo están manchados con plumas 
castañas. También un color amarillo claro. — ^'-Xos colores de 
los gallos se detzominan : zambo, pinto, talisayo, marañan, ca- 
ñagüéi, gallina, etc. lo cual equivale a colorado, oscuro con 
pintas blancas o blanco con pintas negras, oscuro con plumas 
claras en las alas, colorado claro, claro amarillo, y de un solo 
color sea oscuro o claro". (Tosta G., Costumbres caraque- 
ñas, lo3). 

CAN API ARE. Tejus sp. (?) Gran lagarto, casi del ta- 
maño de una iguana, de color oscuro. Aliméntase de hue- 
vos, poUuelos de aves, etc. Aseguran que combate y vence 
a las serpientes venenosas, como lo hacen otras especies aná- 
logas de la India. Portuguesa. 

CANCANAPÍRE. Crotón sp. pl. Carcanapíre. 

CANCHA. Coima, paila, tablaje. Del quichua kamcha, 
maíz tostado. 

CANCHERO. El que recoge el derecho de tablaje en 
los garitos o tahúres. 

CANÉI. Cobertizo, construcción cuyo techo está sos- 
tenido por pilares de madera solamente, sin paredes ni otro 
revestimiento. Aplícase en especial al edificio dentro del cual 
se emplaza la maquinaria de un trapiche de caña de azúcar. 
— i"El buhío o casa de tal manera fecho, llámase caney". 



52 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

(Ov. I. 164). — "Halló un pueblezuelo o lugarejo de cuatro 
caneyes que son unos bohíos o casas muy largas en que se 
recogen mucha gente a vivir". (Aguado, I. 364). Voz taina 
que significa "casa grande de los señores y caciques", o en 
concepto de los conquistadores, tugurio, cabana circular. De 
aquí el envilecimiento de la voz. En el vocabulario chaima 
de Humboldt se halla la voz canéi, adoptada sin duda. Reff. 
Cas. III. 51, V. 468; Bachiller, p. 232. 

CANÉVANO. Árbol maderable de Barcelona. 

CANÍBAL. Antropófago. Voz antes aplicada a los Ca- 
ribes antillanos como patronímico. — ("De allí adelante creye- 
ron que aquella gente debía ser los que llamamos caribes y 
entonces los llamaban y llamábamos caníbales". (Cas. Apo- 
log., cap. 167). Ref. Martyr Déc. 

'^' CANOA. Barca enteriza, alargada, más o menos capaz, 
usada por los americanos precolombinos. — "Acordé surgir 
y ver esta gente, de los quales luego vinieron en canoas a la 
nao'". (Colón, carta a los Reyes Católicos, I498). — "Los 
Españoles las dicen (a las acalles de los Mejicanos) canoas, 
avezados a la lengua de Cuba y Santo Domingo". (Gomara, 
Méx. c. 7S). Casas, Oviedo, Martyr, Federmann, Castella- 
nos, Acosta y otros autores citan el vocablo, que aceptado 
sin dificultad desde 1493, tomó puesto en el diccionario de 
Nebrija y se impuso además, con leves modificaciones, a mu- 
chas lenguas americanas o europeas. Voz taina. La compara- 
ción que hacen Oviedo y Covar rubias de la canoa con una 
artesa o dornajo ha hecho decir a la Academia que esa nao 
no tiene proa ni popa y que la voz es caribe. 1 1 — Caja o nicho 
del pesebre, y por extensión, cuadra, caballeriza. En algunos 
campos o parajes del Llano una canoa fuera de uso sirve 
para echar el pienso de las bestias. 1 1 Arrimar la canoa a 
alguno : auxiliarle, favorecerle en un trance o negocio. Alu- 
de al servicio que prestan las canoas laterales que convoyan 
a los pasadores de ganado en los ríos caudalosos del Llano. 
II Ser una canoa: se dice por encomio de una bestia de 
silla que anda bien y de manera que el jinete apenas siente 
el paso de ella. |^ Skr buena canoa: se dice de un vado 



« 

DE VENEZUELA " 53 

cuando no ofrece dificultad alguna para gobernar la canoa 
en que se pasa. 1 1 Ser loca una canoa : estar construida de- 
fectuosamente, de modo que bambolea demasiado al ponerse 
a flote. II Skr la canoa del paso: aplícase a una bestia de 
silla que con frecuencia piden prestada. Por extensión, se 
dice de las personas, de un hombre público, de esos que lla- 
man necesarios, etc. — "Nada había dado el país — '■ — para 
constituir a un hombre público en canoa de pasaje, por sobre 
todo género de corrientes, *de lagos y aun de pantanos". (A. 
L. Guzmán, Datos históricos, 11. 317). 

CANOERO. Patrón que gobierna una canoa. — ^''No po- 
ne canoero la bandera j Para mostrar cuan próspero venía". 
(Cast. 1. Bleg. xiii. c. 3") 

CANOÍTA. Dim. de canoa. Canouéla trae Cast. Blegg. 
xii y xiii. 

CANOÍTO. Árbol de Occ. útil en construcción para vi- 
gas y viguetas. Probablemente idéntico al que lleva igual 
nombre en el Guárico. 

CAOBA. Madera del caobo. Voz taina. Bayo la deriva 
del brasilero faúba. 

CAOBANA. Myrcia acuminata. Orura, abajo. 

CAÓBANO. Brunella comocladifolia. — "El cahobano de 
Barquisimeto es igual a la mejor cahoba de aquellos países 
y la circunsfer encía de su tronco pasa de 4 varas". (Cod. 
lol). En realidad es algo semejante a la caoba, pero de ca- 
lidad inferior, y se usa principalmente en tablas y tablones. 
II — 'BLANCO. Guarea ruagea. Meliáceas. Madera de color 
amarillo o blanco, liviana y poco dura, usada sobre todo para 
hacer cajas. 

CAOBILLO. Brunella Punckiana. Rutáceas. Árbol ma^ 
derable. E. Miranda. 

CAOBO. Swietenia Candollei. Pittier. Meliáceas. Árbol 
bien conocido por la predilección que hacia él muestran car- 
pinteros y ebanistas. — :"Llega su tronco a 2o varas y tiene de 
3 a 4 de circunferencia. Su madera es, sin embargo, mui 
inferior a la de los de Haytí y H;onduras, excepto en Rio- 
Negro, donde se encuentra de excelente calidad y aun su- 



54 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

perior en lo compacto". (Cod. loo). Lo siguiente se refiere 
al CAOBO de las Antillas , (5. Mahogani), nó al caobana 
arriba mencionado. — "Caoban es un árbol de los mayores e 
mejores e de mejor madera e color que hay entre todos los 
desta Isla Española, la qual madera es asaz colorada, e ha- 
zense della muy hermosas puertas e mesas, e caxas, e tabla- 
zón para lo que quieren, e muy lindas vigas, e tan gruessas 
e luengas como las quieren, o las pide la obra". (Ov. I. 341). 
— "Tiene también otros árboles esta Isla, que llamaban cao- 
ban, la o letra luenga, los indios; tienen muy buena madera 
para arcas o mesas, algo colorada o encarnada con algún 
olorcillo bueno, que parece que quiso ser cedro pero no lo 
es, porque en esta Isla no hay cedros, en la de Cuba si muy 
excelentes". (Cas. 324). Cahoba, escribe Codazzi : alca- 
YOBA es forma híbrida y anticuada en España. La caoba de 
que habla Oviedo en otro pasaje (I. 325) es cierto árbol fru- 
tal. II — BLANCO. Árbol del E. Lara, de madera amarillento- 
grisácea con pequeños rasgos grises. 

CAÓTE. Clusia rosaef lora. GutiíerSiS. Árbol silvestre de 
hojas opuestas, cruzadas, pecioladas, acuñado-lanceoladas o 
acuñado-oblongas, con costilla prominente y muchas venas; 
cimas pedunculadas, más cortas que las hojas, trifloras; flo- 
res pediceladas, fragantes, con 4 brácteas calicinas; cáliz 
quinquenio, corola quinquepétala, blanca; pétalos libres, hi- 
poginos, más largos que el cáliz, obovado-orbiculares ; estig- 
mas 5, radiados. El fruto, semejante al del copéi, suministra 
asimismo una resina útil. Voz usada en Trujillo. Ref. 
Cod. 117. 

CAPA. Es, según Gomara, la danta o tapir. No sabe- 
mos que se use tal voz aquí, sino como designación geográ- 
fica (caño próximo al Masparro, E. Zamora). \ 

CAPADÁRE. Denominación comercial dada a los ciga- 
rros elaborados con tabaco de Capadare (E. Falcón). — "Se 

sentó en un butaque y prendió un capadare". (Cabrera 

M., Mimí, 61). 

CAPARRO. Lagothrix Humholdtii. Mono platirrino de 
estatura robusta, cabeza grande y; redondel., ojos pequeños de 



DE VENEZUELA 55 



un pardo oscuro y muí turbia la esclerótica, orejas peque- 
ñísimas, caninos con estrías, extremidades con 5 dedos, uñas 
bastante aplastadas y las del pulgar completamente plana; 
cola prehensil, tan larga como el cuerpo. Pelaje negro, suave, 
casi lanoso, mui escaso en el medio del vientre y caderas. El 
caparro es ágil y sociable, y su índole grave, tranquila y afable. 
Mide 7o cm. de largo y 68 la cola. — *'Hai otros caparros de 
color de avellana y con las mismas cualidades". (Cod. 156). 
El río Caparo lleva su nombre ; pero pronuncian la voz con r 
doble y no con r suave, como debía ser. 

CAPESÍ. Ternstroemia sp. Cierto árbol de Barcelona. 

Cx4PI. Planta de Guayana cuya raíz mascan como esti- 
mulante los Guajibos. Quizá es la Banisteria Caapi, "frutex 
e cuius fructibus Indiani (ad fluvium Uaupes) potum parant 
amarum ínter saltationes bibendum". (Martius, Beitr. II. 
388). Del tupi kaa-pi lo mismo. 

CAPÍGI. Con este nombre describe fr. Ramón Bueno 
un pequeño mamífero de Guayana, del cual dice: "Andan 
en manadas, son como garduñas, color pardo, uñas de perro, 
hocico de cerdo, rabo de gato, listado de negro ; viven en los 
palos, y se ahmentan de lombrices. La hembra suele parir 
hasta 17 hijuelos más o menos que lleva sobre el lomo". Es 
probablemente la Didelphys dorsigera. 

CAPÍGUA. Hydrochoerus Capyvara. Chigüire:. — "Los 
ríos y lagunas crían otros (animales) semejantes aunque 
mayores : tienen la cabeza como el becerro y se comen en 
días de pescado, andan en tropas y es menester gran sutileza 
para matarlos: les llaman los indios Capigua". (Ruiz B., 
L 23). Voz usada en el Alto Llano. Ruiz Blanco la traduce 
GUARDATiNAjA CU SU "Tcsoro cumanagoto". Car. kapíbia, 
tam. kappiua,-cum. kapígua, lo mismo. En guaraní es kapiy- 
guá o capiiguá o capiibá (i gutural). 

CARINO. Bebida refrescante, o carato, que con el ca- 
sabe preparan los Caribes barceloneses. — "Del cazabe usan 
los indios caribes hacer bebida, llámanle capino, y reciénhe- 
cha es dulce, mas luego se pone aceda y embriaga como la 



56 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



bebida que hacen del maíz los indios Cumanagotos". (Ruiz 
B., Conversión, cap. I. 13). 

CAPORÚNO. Heliconia sp. Especie de bijáo del Ba|b 
Llano, cuyas grandes hojas emplean los naturales para techar 
sus cabanas. 

CAPUCÉRO, A. Epíteto dado en Occ. a los federalis- 
tas en 1858, porque los primeros rebeldes fueron campesinos 
armados de flechas o capuzas. Sin. guaricongo en Or. 

CAPÚCO. Cangrejo. Voz. us. en Or. Del cum. apuko, 
cierto cangrejo. 

CAPÚRE. Árbol maderable de Guayana. Capuri, Urá, 
son nombres antiguos del río Apure. 

CAPUZA. Flecha. Del ch. kapura, lanceta de hierro (?) 
Nos inclináramos a pensar en una alteración del español ca- 
pucha significando acento circunflejo ; pero no hallamos fá- 
cil que una voz técnica como ésta haya podido aceptarse en 
el lenguaje exclusivamente popular y regional y aplicarse a 
un uso puramente indígena. 1 1^ — ^Forma elemental del hierro 
quemador para marcar ganado. Es en figura de saeta, como 
la que sirve para marcar géneros ingleses de exportación. 

CAQUETILLO. Árbol de construcción del Zulia. ¿Voz 
afín de caquetío? 

CARABALÍ. Árbol del E. Portuguesa, al parecer una 
leguminosa. Sin. Hueso de pescado. Voz africana, en apa- 
riencia. — "Mimosácea, sea PithecoloJbiUm o Piptadenia o 
aun Lysiloma sp." (H. Pittier). || — En el E. Lara es un 
árbol elevado, de la fam. de las Leguminosas, de tronco liso, 
parecido en el aspecto y ramaje al caro^ con el que lo con- 
funden a veces. Su fruto es una legumbre derecha, larga, 
comprimida, ancha de una pulgada, con semillas lenticulares, 
grises, achatadas, de funículo trasversal adherido a una de 
las suturas, pero con el hilo vuelto hacia el extremo de la 
legumbre. Madera sin aplicación, usada como leña. 

CARACARO. Bnterolobium cyclocarpum. Caro, aba- 
jo. Voz US. en Apure. || — Cciesalpinia sp. Árbol de especie 
jnd^rta. 



DE VENEZUELA 57 



CARACUÉI. Bromeliáceas. Especie de planta parecida 
a la maya aunque más pequeña, y su fruto, que se halla en 
la isla de Margarita y en las costas del Oriente. El fruto es 
comestible, y por sus hojas, provistas de púas, aprovechan- 
la para vallados de las fincas rústicas. — ''Caracueles, fruta 
muy dulce y parecida a otra que por acá llamamos piñuelas". 
(Carv. 367). "Hay chica, cotuprises y mamones, | pinas, cu- 
ribijures, caracueyes". (Cast. 1. Bleg. XIV, c. P). — *'En un 
caracuey polvoriento, los restos de un chinchorro deshecho". 
(B. Vallenilla L., Guerra y fiebre). 

CARACUEYÁL. Sitio cubierto de caracueyes. 

CARAMA. Hacinamiento de palos y árboles desarrai- 
gados en las crecientes de los ríos, arrastrados por la co- 
rriente y detenidos en el cauce. Obsérvase de preferencia en 
los grandes ríos del Bajo Llano, donde la poca fuerza de la 
corriente y lo plano del terreno producen ese efecto y la di- 
visión del álveo en muchos brazos, poniendo así obstáculos 
insuperables a la navegación. — ''Este estado de cosas puede 
modificarse para las épocas normales, removiendo las cara- 
mas del curso inferior de estos ríos". (F. de P. Álamo, Bl 
Estado Miranda, p. 25). Geog. ¡| — En sentido figurado es 
la cornamenta de un ciervo o la dentadura irregular de un 
sujeto. — "No le cabía duda de que /otros también lo hubieran 
visto como decían: vuelto en venado de cuatro caramas bri- 
llantes como espejos". (Leonte Olivo, h. Alma en pena). 

CARAMACATE. Homalium racemosum. Samidáceas. 
Árbol de hojas alternas, simples, enteras, pecioladas, coriá- 
ceas, elíptico-oblongas, lampiñas, con estípulas caducas ; flo- 
res en racimos espiciformes terminales, verdoso-amarillen- 
tas, cáliz y corola partidoá en 6 a 7 divisiones ; estambres de 
18 a 24 en 8 andróforos cubiertos de pelo sedoso, opuestos 
a ios pétalos ; pistilos 3 ; cápsula unilocular, polisperma, de 
dehiscencia mediana. Guayana y otros lugares. Planta útil 
por su madera. Ref. Cod. II9. Caramacat en ch. y carama- 
cata en cum. significan carbón; y formas análogas se hallan 
en otras lenguas caribes. Ignoro qué relación hay en ello, 
Voz geog. Sin, Angiílino, 



58 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

CARAMÉCHE. Género de espuerta fabricada de tallo 
de ALB ARICO y otras materias que afianzada en la frente por 
medio de una banda llevan a la espalda los Caribes barcelo- 
neses para conducir efectos pesados. D. t. caramichi:. 

CARA MERO. Árbol o tronco o despojos vegetales 
gruesos arrastrados por la avenida o la corriente de un río. 
—''Cerca de mí pasaban los troncos de árboles arran- 
cados de cuajo, los carameros de basura, las ramazones des- 
gajadas". (Cabrera M., Mimí, 2ol). || — A veces equivale a 
CARAMA (el efecto por la causa). — "Guabina le dijo al ba- 
gre: I vamonos al caramero, | porque ya suena el clarín | 
y nos coge el chinchorrero". (P. Montesinos, Cancionero 
popular, Ms.) || — Por analogía, palos que las aguas pluvia- 
les hacinan sobre un camino, efectuando así algo semejante 
a lo que en fortificación pasajera llaman abatida. 

CARÁNA. Palmera de hojas flabeliformes, que se ha- 
lla en la isla de Margarita. A pesar de la identidad de nom- 
bre con la Mauritia Carana Wall., no cree Ernst sea la 
misma. 

CARAÑA. Protiuní Carana. Burseráceas. Árbol de 
hojas trifoliadas y hojuelas oblongas, acuminadas, lampiñas, 
lustrosas por encima, blanco-escarchadas en el envés ; raci- 
mos axilares y terminales con flores blancas, de cáliz pe- 
queño, persistente; fruto seco, con epicarpio coriáceo. — "El 

carana abunda en las montañas de la provincia de Mé- 

rida, y sobre todo en las de Guayana". (Cod. lol). Ref. 
Gum. I. 271. II — *Resina extraída del carana. — "También 
(vienen) la tacamahaca y la carana, que son muy medicina- 
les". (Ac. IV. 29). — "Otra resina, llamada Carana, sacan 
los Indios, es de color encarnado, tiene el olor fiero". (Gum. 
I. 3o7;2?ed.) 

CARÁOTA. Nombre dado corrientemente a varias cla- 
ses de judías, habas o habichuelas producidas por plantas 
volubles de los géneros Phaseolus, Canavalia y Pachyrrhizus, 
fam. de la Leguminosas. Se conocen muchas especies en el co- 
mercio, tales como la caráota blanca {Ph. linearis) : la 
c. ni:gra (Ph. vulgaris) una de las más usadas en Caracas; 



DE VENEZUELA 59 

la c. GRANDE (C. gladiata) cultivada en Mérida: la c. dp: ca- 
jíALr.0 (P. angulatus) también de Mérida: la c. chivata, de 
legumbres acinaci formes, unguiculadas, largas de 6 cm., con 
unas 5 semillas de un blanco pajizo, cultivada en el E. Lara 
(ver Paspas, Tapirucuso)". — 'Xas caráotas se dividen en 
grandes, también llamadas ponchas, y pequeñas o comunes: 
los frijoles en comunes y menudos; y tanto estas cuatro va- 
riaciones como los guaracaros y las demás especies se 

subdividen por los colores de las semillas en blancos, negros, 
amarillos, morados, bayitos, rayados y pintados, resultando de 
estos accidentes sobre cuarenta variaciones". (Díaz, I. 87). — 
Este grano es un elemento indispensable en la mesa de la cla- 
se pobre u obrera, aunque en el comercio está incluido entre 
los frutos llamados "menores". — 'Xas palabras caráota, ta- 
piramo, guaracaro y tapirucuso (dice el Dr. Ernst) no se co- 
nocen sino en Venezuela, lo que nos parece indicar que tam- 
bién muchas de las plantas que designan, son indígenas del 
país. Debemos sin embargo observar que el minucioso fr. A. 
Caulín no menciona ninguna de ellas entre la Variedad de 
frutos que con el beneficio de la labor cojen para su sustento, 
así los Españoles como los indios, y demás gentes de estos 
países' ". {La Exposición, pág. Zg7). Cree Rojas que la voz 
es caribe o tupi, y agrega que el único cronista en quien la 
ha hallado es Nicolás de la Rosa, el cual en su floresta de 
Santa Marta dice, hablando de\las legumbres de esa tierra: 
— "Hay otras redondas llamadas^ guanduz, y otras del tamaño 
de habas, llamadas caruatas, y todas muí gustosas". Con todo, 
existe un pasaje de Oviedo que viene mui al caso, cuando tra- 
ta de los frutos que se crían en la provincia de Venezuela, 
en el cual menciona la 'Hcaraota que es una cierta legumbre 
como habas". (O. c. II. 281). — En antiguas relaciones geo- 
gráficas de Venezuela también ocurre la voz algo alterada. — 
"Carogotas que son como habas". (Relaciones geográficas de 
Indias, III. 81). — "El sustento de los naturales tocante a lo 
susodicho es auyamas, yerua mora, apio y cairdes que es a 
modo de ñames y otro grano que se dice ciguerita que es a 
modo de lentejas de España, carahotas que son a modo de 



6o GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



hauas de España". (Descripción de la ciudad del Tocuyo, en 
1579). D. t. CARÁUTA. — "Buen tiempo! — idijo Domingo, 
echándose de la chinchorreta ; — calentura, invierno y plomo ; 
y gracia que hay carauta". (Vallenilla Lanz, Guerra y fiebre). 

CAR APA. Car apa guianensis. Meliáceas. Árbol frondo- 
so y corpulento que se eleva a 5o pies y más de altura; hojas 
pinnadas, pecioladas, compuestas; hojuelas elíptico-lanceola- 
das, opuestas, lampiñas ; flores pequeñas, blanquecinas ; cáp- 
sula globosa, de un color gris sucio, que a veces muestra go- 
tas de una goma blanquecina en su superficie lampiña; se- 
millas gruesas, angulosas que contienen cerca de 7o% de acei- 
te, con el cual fabrican jabón, o lo emplean en el alumbrado, 
o bien como droga especifica contra algunas dolencias, por 
ejemplo, ciertas dermatosis, picaduras de insectos. Crece en 
Guayana y Maturin, y se le indica también en el Alto Llano. 
Voz galibi; en calina y trio, krapá; en arnaco káraba, Reff. 
Cod. lio; Gros. 11. 371. 

CARAPÁICO. Especie de loro o papagayo verde con 
el vértice de la cabeza azul. Oriente. 

CARARE. Véase Garátd. — **E1 carare es una infición 
semejante a la buba en cuanto al modo de manifestarse por 
manchas semejantes a empeines que se cubren de escaras fari- 
náceas poco a poco, y sin mayor incomodidad se van exten- 
diendo y dilatando, de manera que al fin transforman el color 
de la piel, causando la deformidad del rostro". (Díaz, I. 26o). 

CARAROSO, SA. Caratoso. — "Yo no he visto un ca- 
raroso que solicite remedios". (Díaz, I. 26o). 

CARÁTA. Sabal (Trithrinax) mauritiacformis. Palme- 
ra cuyo tronco, alto de 2o a 25 m. y grueso de 3o a 35 cm., es 
aislado, inerme, anillado; hojas flabeliformes, en número de 
12 a 15, largas de 5 a 6 m., peciolo acanalado y de lámina 
casi redonda dividida hasta cerca de la base en dos mitades 
pinatifidas, cuyas divisiones se doblan por el ápice hacia aba- 
jo ; drupa no más grande que un garbanzo, negra. Los ejem- 
plares jóvenes que aun carecen de tronco son notables por las 
dimensiones extraordinarias de sus hojas. Habita en las sel- 
vas de Guayana, ZuHa, Yaracúi y en el Bajo Llatio, donde 



DE VENEZUELA 6i 

aprovechan sus hojas para techar casas. La voz procede, se- 
gún Ernst, del guaraní kara encorvado, circular, redondo, por 
la forma de la hoja. (Obs. acerca de alg. palm. de ntra. flora, 
XVI; en ''Bolet del Min. de Oh. Púhir Caracas, I89I). Sin. 
PaIvMa ri:donda. Ref. Caul. L 3. 

CxA-RATÁL. Sitio poblado de garatas. 

CARÁTE. Micosis epidérmica producida por especies 
de hongos del género Aspergillus. Sin. Cút^. Las lesiones de 
la piel pueden ser blancas o rosadas, o de azul de acero o 
índigo, siendo éstas las más fáciles de curar. D. t. carark. 
Ref. Gilii, IL 62. 

CARATILLO. Líquido refrescante preparado con arroz 
moHdo, agua, azúcar y alguna sustancia aromática. — '"No te 
vayas, me dijo Luisa, para que tomes caratillo". (Romero G., 
Peonía, p. I96). — "Hubo una tregua destinada al descanso 
y a los refrescos de caratillo, sangría, hull y la sustanciosa 
chicha". (Tosta G., El poder civil, 28). 

CARATIVANA. Véase Caritivá. 

CARATO. Bebida más o menos espesa, hecha por sim- 
ple expresión o por cocimiento en agua de varias frutas o se^ 
millas. Del segundo modo se procede con las sustancias fecu- 
lentas. — "La (bebida) más agradable y más sustanciosa es el 
carato fresco del maíz tostado. Este se pone a cocer hasta que 
se ablande, de manera que pueda molerse, y molido con una 
raíz de gengibre, para hacerlo más agradable, se cuela por un 
lienzo fuerte, con cantidad suficiente de agua, endulzándolo 
después con papelón o sirop". (Díaz, I. 34). — "Los criollos 
también hacen lo que llaman carato, bebida mui agradable, 
de que se usa como horchata". (Cod. 128). Véase Chicha; 
en parte. 

CARATÓSO, A. Sujeto afectado de carate. D. t. ca- 

RAROSO. 

CAR A VARA. Especie de árbol indeterminado. 

CARCANAPÍRE. Dase este nombre en el país a va- 
rias especies de Crotón, familia de las Euforbiáceas. El más 
conocido es el C. fragilis, planta de tallo fruticoso, hojas en- 



62 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

terísimas, aovado oblongas, acuminadas, mucronadas, sub- 
trínervias, sembradas por encima de pelos estrellados, floja- 
mente incano-tomentosas por debajo. Flores en espiga, blan- 
cas. Fruto capsular, trilobular, con 3 semillas ovoideas, negras. 
Crece en Cumaná y otros lugares. Planta medicinal, de que 
aprovechan la corteza; estrujadas las hojas exhalan un olor 
aromático. El C. rhamnifolius es otra especie. En el Alto Lla- 
no aplicase el nombre, y el de amargosa en Lara, a otra es- 
pecie de Crotón, que es una yerba perenne, de 4 a 6 pies de 
alto, con hojas acorazonado-lanceoladas, aquilladas, aterciope- 
ladas encima, blanco-tomentosas debajo, algo aserradas, blan- 
quecino-verdosas ; espigas terminales; flores masculinas de 
cáliz quinquesépalo, 5 pétalos oblongos, agamuzados y 14 ó 
15 estambres umbelados; flores femeninas con 3 estilos bifur- 
cados; cápsula con 3 semillas. Rotos los tallos tiernos y pe- 
cíolos lloran un jugo diáfano, viscoso. Las hojas y corteza son 
aromáticas. Según Benítez, las propiedades curativas de la 
planta como tónica y antipalúdica fueron conocidas en Euro- 
pa desde I692 en que habló de ella por primera vez el médico 
español Vicente García Salat. {Principios, etc. No. 25). — 
D. t. CANCANAPiRE. En car. karpanapire ; encum. karpanapiri, 
según Ruiz Blanco. 

CARÉBE. Especie de cuchara, de forma oval, a la que 
sirve de mango la parte más angosta del óvalo. Fabrícala del 
fruto del totumo y úsala en Occidente la gente campesina. 
Sin. Pichagua. Cf. el guagibo kariepa, cuchara, que indica 
ser voz tomada de algún dialecto andino, pues en el Oriente 
es desconocida la voz carébk. 

CAREL Concha que cubre las placas del disco en la 
tortuga careta. Del malayo, kárah, tortuga de caréi, según 
Fabre. {Dict. malais-f raneáis, París, 1875). 

CARETA. Caretta imbricata. Tortuga de mar "cuya 
carne es malsana y los huevos mui buenos ; come yerbas tanto 
dentro del agua como fuera de ella". (Cod. 214). En gal. 
karet, en ch. karai, lo mismo. 

CARIACO. Cordia sp. Caujáro, Tarare:. || — ^Adjeti- 
vado, aplícase a animales o vegetales. — La paloma cariaca 



DE VENEZUELA 63 

es la Zenaida ruficauda, que se halla en el Zulia. — El maíz 
CAR I ACÓ es una variedad, llamada erépa por los antiguos Cu- 
managotos, que al igual del amapito, el tuayk y otros, son 
menos crecidos que el Yucatán y además, de mazorca más 
pequeña y grano más frágil, aunque fructifica más pronto. 
Esta variedad viene ya citada por Carvajal {o. c. p. 155) y 
de ella se distinguían subvariedades de diversos colores en el 
Orinoco, según Gilii. 

CARIAQUÍTO. Plantas herbáceas o fructiculosas del 
género Lantána, fam. de las Verbenáceas, de que vulgarmen- 
te se distinguen diversas especies según el color de sus flores, 
Ref . Ben. No. 26. 1 1 — blanco. L. cylindristachya. \ \ — colo- 
rado. Varios arbustos o subarbustos inermes, de hojas opues- 
tas; V. g. L. involucrata, de ramos subtetragonales y corola 
lilacina, con garganta amarilla ; L. reticulata, de tallo redon- 
deado ; L. moritziana, de ramos cuadrangulares y corola ama- 
rilla que al fin se torna anaranjada. D. t. cariaquito dí: sa- 
bana. — *'Hay otra especie de cariaquito llamado de sabana, 
que produce una f rutita encarnada y dulce que gusta mucho a 
los niños ; de ella no tengo yo ningún conocimiento como plan- 
ta medicinal, aunque no pv^fede menos de serlo". (Pompa, No. 
93). Sin. Maíz-zorro, en Portuguesa. || — encarnado. L. 
Cámara. Es inerme o ligeramente espinoso, con ramos cua- 
di angulares y corola al principio amarilla y al fin anaranjada. 
Sin. Flor de sangre. || — macho. Especie indeterminada. 
1 1 — MORADO. L. trifolia. Tiene ramos hexagonales, inermes ; 
hojas verticiladas ; corola de bello color lilacino, con gargan- 
ta amarillenta. |1 — prieto. Cordia sp. ( ?), Véase cariaco^ de 
que debe ser forma diminutiva. 

* CARIBE. Nombre dado a varios peces de los géneros 
Serrasálmo y Pygocéntrus, que viven en los rios de los Lla- 
nos y Guayana, y de la América intertropical. Los primeros 
son de cuerpo giboso, delgardo, comprimido; sus dientes son 
grandes, triangulares, agudos, afilados, puestos en hilera en 
ambas mandíbulas y reforzados con otros análogos en el pa- 
ladar; escamas diminutas con apéndices laterales; una aleta 
dorsal mui alta y puesta mui atrás, y otra anal muí larga ; una 



64 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

espina delante de la dorsal y dos delante de la anal. Los del 
segundo género carecen de dientes palatinos; su abdomen es 
afilado y dentado, y están provistos de aguijones delante y de- 
trás del ano. El S. Caribe es de cuerpo oval, cubierto de es- 
camillas blancas, con visos plateados ; cabeza truncada delan- 
te; dientes inferiores mayores que los superiores; lengua 
gruesa y carnosa, ojos gi-andes, negros ; cola truncada, prime- 
ra dorsal larga; aletas dorsal y caudal verdosas; las demás, 
los opérenlos y el vientre, de un rojo amarillento. Habita el 
Orinoco, el Apure y los afluentes de estos ríos. El P. nigri- 
cans es pequeño y de hocico puntiagudo; color aceitunado 
oscuro con reflejos amarillentos. Habita asimismo en el Ori- 
noco, el Apure y el Guárico. — Estos peces, terribles por su 
voracidad y sus tremendas mordeduras, que la sangre de- 
rramada parece en ellos provocar, mencionan casi todos los 
cronistas antiguos.- — "El nombre de este pez le vino de los 
Caribes o Caníbales, comedores de carne humana". (Cod. 
211). D. t. Caribito. Reff. Carv. 241. 244; Gilii, etc. ||— co- 
i^ORADO. S. Nattereri. Tiene la mandíbula inferior saliente y 
reforzada con un espeso borde cartilaginoso. Cuerpo cubier- 
to de manchas anaranjadas brifentes, abundantes hacia el 
vientre, aletas y cola; agallas salpicadas de rojo; lomo ceni- 
ciento-azulado, con ligeros visos aceitunados, y los espacios 
intermedios de un blanco perlado. D. t. Caribe pintado. | ¡ — 
NEGRO. Especie inofensiva y comestible. 1 1 — pinche. S. irri- 
tans. II — Adj. aplicado a todo lo concerniente a los Caribes; 
por ej. Mar Caribe, Rio Caribe, rasa caribe, lenguas caribes, 
ají caribe. Suele dársele terminación femenina, diciendo v. g. 
lengua car ib a, como lo ha hecho Caulin {o. c. p. 327). 

CARIBÉRA. Lugar poblado por indios Caribes. 

CARIBÍTA. Adj. sustantivado que se aplica a una varie- 
dad de yuca dulce, de tallo y pecíolos rojos, hojas menudas 
con lóbulos anchos de 1 cm. y senos cerrados, y ángulos de los 
nervios laterales casi rectos. 

CARIBÍTO. Pygocentrus sp. Adj. sustantivado con que 
se designa un pequeño pez fluvial inofensivo, de lomo ver- 
doso y vientre blanco con rayas rojizas. 



DE VENEZUELA 65 

CARICÁRE. Polyborus vulgaris. Ave rapaz diurna 
notable por su librea. — "Parte superior de^Bcabeza, negra, 
susceptible de alzarse como mono ; espacio entre el pico, el 
ojo y las mejillas desnudo, de bello color rojo; ojos amari- 
llos; pico azulado. Pies amarillo-oscuros. Garganta y costa- 
dos del cuello casi blanco ; parte superior listada tras versal- 
mente de pardo y de blanco; parte delantera del cuello y 
del pecho, listada igualmente al través de los mismos colores, 
pardo-oscuro a extremo de la cola y sobre las cobijas supe- 
riores ; los remos blanquecinos listados y punteados de pardo, 
y terminados en negruzco". (D'Orbigny, Aves de Cuba). 
Esta es la descripción del adulto. Vésele con frecuencia en 
los caminos y cerca de las casas, pues no es dañino para las 
aves de corral, y más bien se le considera útil en destruir di- 
ferentes alimañas. Va casi siempre apareado. Canta echando 
hacia atrás la cabeza como los gallos. Hállase en todo el país, 
pues su área de dispersión es mui extensa. La descripción de 
Codazzi parece i-ef erirse a la especie vulgar, o al P. brasilien- 
sis, excepto en la primera parte de aquella, que no es aplica- 
ble. Dice así: "Caricari (falco brasiliensis) : es pequeño, pe- 
ro ca;>az de remontarse en el aire con gran rapidez y de caer 
sobre la presa con la misma impetuosidad. Le sirven de pas- 
to los ratones, los reptiles, los pajarillos y aun los insectos. 
Vive solo y apareado, se mantiene sobre la cima de los árbo- 
les o de las casas, y rara vez ataca los corrales en que están 
las aves domésticas". (Cod. I90). D. t. caracarí:. En car. 
karákara, en cum. karakari, en carinaco, según Crevaux, 
karakare; tupi karakará. Sin. Dorodoro. || — Protium sp. 
Especie de árbol y la resina que produce. Véase caricarito, 
abajo. 1 1 — Son y cantar populares. 

CARICÁRL Polyborus ^ulgaris. Caricare. Ref. Cod. 
I90. 

CARI CARITO. Bursera sp. Especie de árbol no bien 
determinado, de madera blandísima. 1 1 — Hedwigia balsami- 
fera. Burseráceas. Árbol de hojas alternaos, compuestas ; 'flo- 
res polígamas, blancas, pequeñas, dispuestas en panojas axi- 
lares; cáliz aorzado, cuatrilobado ; corola de 4 pétalos igua- 



66 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

les ; estambres casi iguales, mitad más cortos que los pétalos 
y dobles en nij^Jro ; filamentos cortos, complanados. Ovario 
cuatrilocular ; estilo mui corto, estigma obtuso y cuatrisur- 
cado; fruto drupáceo; semillas oleosas. El árbol exuda de 
su corteza una resina vulneraria. 

CARIPATÚ. Chelys fimbriata. Matamata^ abajo. Voz 
US. en Cojedes. 

CARÍTE. Cybium regale, C. Caballa; Auxis sp. Es- 
cómbridos. Peces grandes, de buena carne, abundantes en el 
mar Caribe. El que de ordinario venden en el mercado de 
Caracas es de cuerpo casi redondo, largo como de una vara; 
lomo ceniciento oscuro, vientre plateado; entre la dorsal y 
la cola hay unas 9 falsas aletillas, otras tantas entre la anal 
y la cola, y otra más a cada lado de la raíz de ésta. Ref. 
Cod. 21o. ¡I — Cadáver de un niño de pecho, cocido en sal- 
muera y amojamado, a efecto de velarlo entre festejos. — 

''Apenas comi me dirigi al carite — < Cuándo murió? — 

Antier ; esta es la tercera noche del velorio ; mañana le en- 
terramos; pero no se preocupe usted, que no está corrom- 
pido : acabamos de hervirlo en salmuera por segunda vez". 
(Romero G., Peonía, p. 318). Y más abajo: — '*E1 cadáver 
parecía una ciruela pasa : estaba negro por los dos cocimien- 
tos en salmuera que había sufrido, y por una capa de polvo 
levantado de la sala en el torbellino del zapateo y la escobi- 
lla": {Ib. 32o). Cf. VeIvORio. 

GARITEAR. Pescar carite:s en la época en que estos 
peces frecuentan sus sitios favoritos. Voz de pescadores. — 
"Esta madrugaíta estaba yo canteando cuando me lo vide 
pasa". (R. Gallegos, Los aventureros, 146). 

CARI TI VÁ. Árbol de la fam. de las Rutáceas, propio 
para la construcción civil. Suministra una madera compacta, 
pesada, astillosa, de grano fino y color amarillo claro u ocre. 
EE. Lara, Falcón y Zulia. — "Alcanza grandes dimensiones. 
Madera fina, blanca como el marfil; pero se pone algo ama- 
rillenta con el tiempo". (Fuenmayor, Mem. descript.). D. t. 
Caritivár o Caritiváno. Sin. Marfil. 



DE VENEZUELA 67 

CARNAUBA. Copcrnicia cerífera. Palmera de 6 a 12 
m. de alto, de copa redondeada y frondas de un verde azu- 
lado. Sus hojas exudan por ambas caras una delgada capa 
de cera amarillenta, y su fruto es comestible. Cree aislada o 
gregaria en la Guayana, el Brasil y la Argentina. Madera de 
construcción bastante sólida. 

CARÍTO. Diminutivo de Caro {q. v.) Geog. 

CARO. Bnterolobmm cyclocarpum. Leguminosas. — "Ár- 
bol silvestre mui corpulento que se eleva a veces como a 3o 
m. de altura, con un tronco recto y largo como de 8 a lo m., 
y de l}i a 2 de grueso. Sus grandes y gruesas ramas cubren 
a menudo un espacio tal, que se han visto como 2oo reses 
acostadas debajo de su sombra... El árbol crece bastante 
pronto : el ganado vacuno apetece mucho sus frutos, con los 
que engorda mucho, las semillas son comestibles después de 
haberlas puesto al rescoldo durante algún tiempo*'. (Ernst, 
B^^p. I9I). Madera elástica, liviana y resistente, de tibras 
reticuladas; poros numerosos, bastante grandes; la albura 
cede a la carcoma, el corazón es mui duradero. Crece en 
Guayana y en los Llanos. En la economía rural aprovéchase 
para la fabricación de bateas y artesas, y en las queseras para 
botes y dornajos en que depositan leche y suero. Sinn. Ca- 

RACARO, Hui:S0 DE PESCADO. D. t. CaRO HEMBRA. Rcf. GrOS. 

I. 395: IL 372. 

CARRÁO. Ave zancuda de regular tamaño. — "Es de 
un color castaño con pintas menudas blancas y va siempre 
apareado. Su pico es largo y un poco encorvado; su canto 
agudo, y de su sonido se origina el nombre que lleva. Gritan 
mucho de noche y también cuando vuelan; se mantienen en 
los esteros de las llanuras, nutriéndose de pescadillos y sa- 
bandijas". (Cod. 2o2). Común en todo el Llano. — "El ca- 
rrao canta en coro, cuando en las llanuras se aproximan las 
primeras aguas para aislarse de nuevo á los primeros anun- 
cios del buen tiempo". (A. Rojas, Un libro en prosa, 2I9). 
— "Una banda de patos carraos cruzó por el campamento, 
lanzando gritos destemplados". (Urbaneja A., De cuando 
era mozo). \\ — Gritar más que un carrao: gritar, que- 



68 GLOSARIO DÉ VOCES INDÍGENAS 

jarse de continuo. Alusión al reiterado chillar de estgí ave, 
casi toda la noche, en los marjales. 

CARTÁN. Centrolobium robustum. Leguminosas. Ár- 
bol de unos 25 m. de alto, mui corpulento, inerme, de hojas 
imparipinadas, estipuladas, con hojuelas ovaloblongas, casi 
coriáceas; flores amariposadas, en racimos terminales, ra- 
mificados, con brácteas y bractéolas; lo estambres mona- 
delf os ; vaina indehiscente, alada ; semillas medio-arriñonadas, 
separadas por dos tabiques trasversales. Madera excelente, cu- 
ya descripción detallada puede verse en Grosourdy {Méd. bot. 
II. 373) y Ernst (La Bxpos. I92). Es una de las mejores 
maderas del país. Sin. ÉaIvAÚstrk. Ref. Cod. II9. 

CARUÁCHE. Thevetia neriifolia. Apocináceas. ArboH- 
to de lo a 2o pies de alto, coposo; hojas simples, subsentadas, 
lampiñas, coriáceas, lanceolado-lineares, aguzadas por ambos 
extremos ; flores en racimos terminales paucif loros ; corola 
grande, infundibuli forme, larga de 3 pulgadas, de un color 
amarillo azufrado ; drupa bilocular, verde amarillenta, depri- 
mida, subtrigona, incompletamente dehiscente, con 4 ó 2 se- 
millas lateralmente aladas. Habita en Guayana, Alto Llano, 
etc. Es planta venenosa, que suele cultivarse por sus flores 
olorosas, que recuerdan, según Grosourdy (O. c. II. 367) el 
aroma de la Prímula veris de Europa. Sin. Re:tama. 

CARUATA. Fourcroya gigantea. Cocuíza. — "Criase 
con abundancia una especie de pita que los indios llaman ca- 
ruata y los españoles cocuiza". (Caul. I. 3). Voz chaima; en 
tam. karuatá, en cum. karúata. Caroáta es voz geográfica. 

CARUPÁL. Árbol de Cumaná que provee madera de 
construcción. 

CARÚTA. Fruto del carúto. 

CARÚTO. Genipa Caruto. Rubiáceas. Árbol copado, ra- 
moso, común en los Llanos y en Guayana. Hojas obo vales, 
largas de 6 a 8 pulgadas, alampiñadas o de cara inferior pu- 
bescente; flores en corimbos cortamente pedunculados, cáliz 
trunco -ondeado o dentado, pedicelos tan largos como el cáliz, 
corola pinchudo -tomentosa, tubo cortamente exserto, antera 



/ 

DE VENEZUELA 69 

exserta, estigma claviforme; baya oval -oblonga, gris, comes- 
tible. Con el fruto tatuábanse en negro los indígenas. En tam. 
karutú,lo mismo. Ref. Cod. 99; Gros. II. 39I. 

CASABE. Pan de yuca, preparado hoi día lo mismo que 
lo hacían los indígenas en el tiempo del descubrimiento de 
América. — "La otra es la yuca-amarga, que solo se emplea en 
hacer el casabe". (Cod. 13o). Precisa apenas aducir autorida- 
des para la voz o detalles para el producto. Voz taina. Reff. 
Cas. V. 3o5; Ov. I. 268; Cast. A''. Reino, 23; Ampies, car- 
ta de relación, 1513; Martyr, Acosta, Simón, etc. Decíase 
también casabi (Casas) o casabi (Oviedo). || — ^Arbol de 
construcción. Portuguesa. 

CASABÍTO. Ipomoea sp. Planta voluble, de flores azu- 
les. Alto Llano. — "Tenía los cabellos despeinados y sueltos 
sobre la espalda, y arrollado al cuerpo un bejuco de cazabito 
florecido de azul". (Cabrera M., Mimi, Sg. Ver tamb. p. lo4). 

CASÍGUA. Maranta sp. Casúpo. Us. en Cojedes. 

CASIMBA. Hoyo o cavidad hecha en la orilla del mar o 
de los ríos para proporcionarse agua potable. Voz de pesca, 
usada también en Cuba, Perú, Brasil, Chile, Buenos Aires. — 
"En la costa del O. y como en la medianía, de ella, en una en- 
senada de playa, hai una casimba o pozo de agua dulce, donde 
se puede hacer aguada. (Codazzi, Geog. p. 593). — "Los pes- 
cadores ■ o se sirven del agua traída de Margarita o de la 

costa de Cumaná, o hacen casimbas que dan agua salobre". 
(Id. ib. 594). — "Crujían las garruchas de las cazimbas". (Ca- 
brera M., Lcl guerra, 344). Raro en esta acepción de pozo ar- 
tesiano. Véase Bachiller, Cuba primitiva, p. 24o y compárese 
más abajo la voz jagüéi, usada en el Bajo Llano. Otra gra- 
fía es cacimba (Caul. III. 29), aunque con otra acepción. Pi- 
chardo y Granada creen que es de origen africano esta voz, 
cuyas variantes son ligeras en cuanto a forma y significación. 
En el Perú casiníbas son (como en el Alto Llano) "unas ex- 
cavaciones abiertas en el cauce mismo, lecho, madre, o afveo 
del río" ; en la Argentina cachimba es "pozo de corta profun- 
didad : ojo de agua, manantial" y añade : "En el Brasil dicen 
cacim^ba. En el Río de la Plata decían antes también cacim- 



7o GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

ba, según escribe Cabrer : 'En el fondo del puerto ( de Mon- 
tevideo) hacen las embarcaciones su aguada, para lo que hay 
cubiertas (abiertas, sin duda) varias casimbas sobre la misma 
arena, a corta distancia de la playa, etc.' ". 1 1 — En el interior 
de. Venezuela alfolí, algorín, granero troj, y también desare- 
nador del desagüe de un estanque; acepción naturalmente fi- 
gurada en este sentido. 

CASIRÁGUA. Nombre con que se conocen Roedores 
del género Lo7ichéres, familia de los Equímidos. Estos ani- 
malitos tienen el aspecto de las ratas, labio superior hendido, 
molares grandes, pelaje de un color amarillo rojizo que ha 
servido de tipo para designar la capa correspondiente en los 
caballos. Los casiraguas están cubiertos, en la parte supe- 
rior del cuerpo, de pelo su'ave o rígido, y en la cola, que es 
larga, de pelos y escamas ; sus patas son delgadas, las poste- 
riores con 5 dedos cortos, las anteriores con 4 bien desarro- 
llados y las uñas de los pulgares cortísimas. Hay dos especies 
en Venezuela, la L. cristata, y la L. armata. La primera es de 
color pardo, más claro en los costados y amarillento en el 
vientre; cabeza pardo-negruzca con una faja blanca de la 
frente al occipucio ; patas pardo-oscuras, cola tan larga como 
el cuerpo, negruzca, con la punta blanca. Longitud del cuer- 
po, 3o cm. sin incluir la cola. — "Mira, tu lapa ! exclamé muer- 
to de risa: un par de casiraguas coronaba el tronco". — (Ro;- 
mero G., Peonía, 277). Sin. Erizo. 

CASIRÁGUO, A. Color amarillo sucio en las bestias. 
Siraguo (Cale. 428), grafía mui dudosa. 

CASÚPO. Maranta Casupo. Zingiberáceas. Planta her- 
bácea forrajera. — "En una hoja de casupo bebía yo de aque- 
lla agua que destemplaba los dientes con su frío peculiar". 
(Romero G., Peonía, p. 21). Ref. Cod. 117. || — -Cucurucho 
de paja para empacar botellas de cerveza, etc. — "Una rueda 
se formaba en deredor de los dos bailarines, ceñidos a la cin- 
tura por un refajo hecho de largas hojas de enea, como dos 
gigantescos 'casupos' ". (Pocaterra, Tierra del sol amada, 
242). En francés, paillon. 

CATABRE. Véase Catáurk. 



DE VENEZUELA 71 



C ATACO. Pez pequeño de las costas de Cumaná. Cuer- 
po comprimido, aletas ventrales debajo de las pectorales; li- 
neas laterales recorridas por una hilera de escamas o uñas 
puntiagudas. Longitud, cerca de lo pulgadas. Hácense de él 
salazones. 

CATACÓA. Amphisbaena sp. pl. Saurios de cuerpo co- 
lubriforme, sin esternón y con pelvis rudimentaria; cabeza 
pequeña y aguzada; cola obtusa y redondeada; dientes có- 
nicos, implantados en el borde interno de la mandíbula. 
Cabeza cubierta de placas en su parte anterior; cuerpo y 
cola anillados .con verticilos córneos cortados por lineas lon- 
gitudinales en plieguecillos cuadriláteros; del cuello a la 
cloaca corren surcos laterales ; ojos pequeños cubiertos por 
la piel ; lengua corta y gruesa, sin vaina ; 8 a lo poros prea- 
nales. Hay en Venezuela la A. fuliginosa, y quizá la A. 
alba. La primera es parda amarilla por encima, amarillo pá- 
lido en los costados, blanco azulado por debajo ; longitud 53 
cm. La segunda es blanca o blanquecina. Viven de ordinario 
en los nidos de los bachácos y comejenes, y esto y su con- 
formación anatómica les ha valido los nombres de culebra 
BACHAQUÉRA^ c. DE DOS CABEZAS O c. CIEGA que se les da, y 
otras denominaciones indígenas que significan padre o abue- 
lo de los bachácos (car. kumakodóma, tam. kiauko-imo, cum. 
kiaueke-noto, kal. kumaka-yumu. Entre los indígenas de He- 
rida tata-cuá, en el Ec. runavinci-mama) . Supónese entre el 
vulgo que son dobleandadores, que son venenosísimos, y por 
fin que son remedio soberano para hernias y fracturas ; y por 
tal motivo suelen verse en algunas abacerías o boticas cuerpos 
de estos reptiles conservados en bocales llenos de aguardien- 
te. No es lo de menos el error de considerarlos como serpien- 
tes, cuando son propiamente lagartos del todo inofensivos. 

CATACÚNDA. En la Cordillera es la garrapata. Ref. 
Pie. 77. 

CATARA. Zumo de la yuca amarga ligeramente cocido, 
al cual se le agregan, para darle sabor picante, algunos pi- 
mientos. — ''Después de cocido (el yare), es muí gustoso para 
condimento de muchos manjares, y a este llaman comunmen- 



72 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

te catara". (Caul. I. 4). Esta salsa es la teuaka de los anti- 
guos maipures, que según Gilii consistía en un "decotto den- 
so de peperone e di sugo de yuca". (Ensayo, II. 85 ; III. 58). 
En cháima katora, en arecuna katscra. Ref. Tauste, p. ISg. 

CATATÍ. Árbol indeterminado de Barquisimeto. 

CATATÚ. Árbol indeterminado de Trujillo. Madera de 
un gris pardusco claro, no mui compacta ; peso regular, tejido 
y color homogéneos. D. t. catatí. 

CATAURE. Cesto, canasto. — "Cataure es un zesto en 
que meten su ajuar (los Indios)". (Relac. geog., III. 8o). — 
"Catauros, que son a manera de zestas". (Ov. -11. 277). D. t. 
Catabre:. Del cum. katáuri; cal. katáoli, gal. katóli. La voz 
se usa bastante en el Oriente y se refiere de ordinario a un 
cesto pequeño; pero Oviedo hace entender que también nom- 
braban así grandes canastas semejantes a los catumáre:s del 
Orinoco. El pasaje de Oviedo dice: "Lo enterraron al pié de 
un árbol en un cataure o cesta". (Hist. II. 289). Los Guagi- 
bos llaman katulina al mapire, que en tal caso definen los mi- 
sioneros Fernández y Bartolomé : "una clase de estera en for- 
ma de canasto ; funda de estera". Es la misma voz caribe des- 
figurada. Ref. Tauste, Arte, pp. 92, lo5. 

CATEBÍA. Producto de la yuca rallada, exprimida, y 
despojada así del jugo venenoso, tal como queda en el cebu- 
cán. Tal acepción tiene en Guayana la voz, que es taina. D. t. 
catibía. Reff. Cas.; catevía, Tauste, loó; Bachiller, 24o. 
1 1 — Salza de yare. D. t. catibía. — "La cativia. Para separar 
del yare todo principio venenoso, se cuece hasta reducirlo a 
la mitad de su volumen, y vuelve á ponérsele al fuego agre- 
gándola un poco de almjdón de la misma yuca con la sal co- 
rrespondiente, y luego que toma alguna consistencia, se le deja 
reposar y enfriar, guardándolo embotellado para usarle". 
(Díaz, I. 65). D. t. cativía. Cf. catara. 

CATIGÜÍRE. Aliona Manirote. {A. purpurea, según 
Pittier). Manirote^ adelante. Ref. Cod. loo. 

CATUCHE. Anona muricata. (A. Marcgravii, según 
Pittier). Guanábano. Voz usada en el Or., y nombre de un 
riachuelo que pasa por Caracas, 



DE VENEZUELA 7Z 

V 

CATUMÁRE. Espuerta o esportón de hojas de palme- 
ra, en que las indias del Orinoco llevan sus pequeñuelos, o 
donde guardan los restos de sus cadáveres para inhumarlos. 
Resérvanse también a otros usos, por ejemplo, para traspor- 
tas provisiones, etc. — "Colgado de la frente, en sus espaldas, 
I descansa el catumare". (Gorrochotegui, Aramare, V.) Voz 
manda vaca. 

CAUCHAL. Sitio poblado de heveas, o plantación de 
esos árboles. Sin. gomai,. 

CAUCHERO. Recolector de goma elástica. Sin. gomero. 

CAUCHO. Hevea brasiliensis. Euforbiáceas. Árbol del 
Alto Orinoco que produce la goma elástica. El género cons- 
tituye árboles diversos con ramas follosas en el ápice, cuyo 
tronco encierra un jugo lechoso abundante. Tiefien hojas 
alternas, temadas, largamente pecioladas; hojuelas enterísi- 
mas, venosas, lampiñas, glandulosas en la base; inflorescen- 
cia arracimada; cimas con flores terminales femeninas y las 
demás masculinas ; flores sin pétalos ; ovario trilocular, glan- 
duloso, inserto sobre la base del cáliz persistente; cápsula 
grande, tricoca, con pericarpio fibroso y una sola semilla. La 
voz designa tanto al árbol como a la goma de él extraída. Del 
tupi kaú-iichú nombre del árbol. 1 1 — Goma elástica. 1 1 — Fra- 
zada impermeable, impregnada en caucho, para viajeros. Ca- 
pa o gabán impermxcable para resguardarse de la lluvia. En 
plural, zapatillas de caucho para precaverse de la humedad 
ajustándolas sobre el calzado. 

Cx\UDÉRO. Mimosa Cabrero. Leguminosas. Árbol me- 
diano de ramos cilindricos, lisos, armados de púas cortas an- 
chas en la base, teñidos de un color gris oscuro rojizo ; ho- 
jas recompuestas, paripinadas, con 7-8 (?) pares de pínulas, 
cada una con hasta 36 pares de hojuelas, largas de 1 a 2 lí- 
neas, rectas, de un verde claro ; inflorescencia terminal apano- 
j^.da; flores blancas, aromáticas. Crece en terrenos estériles 
de Lara, Falcón, Zulia. Sin. Cují cabrero, abajo. 

CAUJÁRO. Llaman así varios árboles del género Cór- 
dia, fam. de las AsperifoHáceas, v. g. la C. alba y la C. den- 
tada, ambos de flores blanquecinas y drupas pequeñas, díp- 



74 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

soideas, alabastrinas cuando maduras. Es elevado y corpulen- 
to el primero, la mitad menos alto el segundo. Se usan como 
pectorales sus flores en la medicina popular y el fruto madu- 
ro contiene un mucilago que reemplaza la goma arábiga para 
pegar. D. t. cautáro. Ref. Cod. lo8. || — candkldro. Cordia 
umbraculifera. 

CAUJARO, A. Concerniente al caujaro. \\ V1RUE1.A 
caujara: viruela discreta. 

CAUJATE. Planta trepadora del Bajo Llano, cuyo ta- 
llo encierra agua potable. 

CAURÉÑO, A. Procedente del río Caura. | ¡ Yuca cau- 
REÑA : variedad de yuca dulce, de peciolos rojos, cultivada en 
el E. Anzoátegui. 

CAÜTÁRO. Cordia gerascanthus. Caujaro, Pardii^IvO. 
Us. en Barcelona. Geog. 

CAYAPA. Concierto de obreros o peones para ejecutar 
un trabajo particular sin recibir por él salario, sino sólo la 
comida. — "Al amanecer del día 3 se despertó y entraron en 
callapa a hacer las cargas". (Causa de A. L. Guzmán, I. 218). 
— "Cuando las necesidades del cultivo hacían imprescindibles 
muchos brazos, otros indios ayudaban al que demandaba auxi- 
lio, practicando colectivamente los deshierbos y recolección 
de maíces : en cuya especie de convites, o callapas como aun 
se nombran esas reuniones, el dueño del sembrado estaba obli- 
gado a suministrar, la alimentación". (Salas, Tierra Firme, 
p. 181). Véase otra cita en la poesía De huelga, de José D. 
Tejera. Usase la voz, cual se ve, lo mismo en el Oriente que 
en Occidente. Dicha voz significa peón en cumanagoto, aun- 
que sólo hallamos el plural kayapakom en Ruiz Blanco. 
En un extracto que de Caulin hace Borde en su Historia 
de la Trinidad, 1876, pág. 45, menciónase el vocablo bajo la 
forma gayapo ; y bien que no damos con esta cita en Caulin, 
la acepción que Borde le da es exacta. Ref. Gilii, II. 3o4. || — 
Figuradamente, concierto de individuos para acometer o agra- 
viar a alguno. — "Resolvieron cobardemente sacrificarlo en ca- 
llapa a tiros y a bayonetazos". (Tosta G., La patria boba, 
227). 



DE VENEZUELA 75 

CAYAPEAR. Obrar de concierto varios contra alguno o 
confabularse contra él. 

CAYO. Peñasco o isleta en el mar. — "Tal nombre cayo 
se da en las Antillas a las islas bajas, rocas o bancos de are- 
na". (Cod. 356). Ref. Bachiller, 241. 

CAYUCO. Botecillo para navegar una persona y a lo 
sumo cuatro, usado por los pescadores del litoral. Parece ser 
el kajak o bote groenlandés, universalmente conocido. — 
"Otros se han echado al mar en sus cayucos al encuentro de 
los bajeles". (R. Gallegos, Los aventureros, 136). 

CAYÚDE. Anona palustrís. Manirote, abajo. La for- 
ma cayure, que es la usada en Puerto Rico, no se ha adopta- 
do en Venezuela sino como nombre geográfico : los Cayures, 
lugar a orillas del río Aróa. 

CEBUCÁN. Manga o tubo fabricado de camuáre, o de 
cañas, que puede ser estirado y estrechado en proporción, a 
efecto de exprimir la yuca rallada para preparar el casabe. — 

"La caña-brava ó lata, es útilísima para la construcción 

de casas, y hacen de ella cestas, sebucanes y manares, especie 
de sacos y cedazos". (Cod. lo4 : ver tamb. 131). — "Tienen 
una manga que llaman cibucam, la m^edia sílaba breve, he- 
cha de empleita de palma, de braza y media o poco más y an- 
cha qiíanto quepa un brazo, la qual tiene un asa a cada cabo, 
de donde se pueda colgar". (Cas. V. 311). D. t. sebucán. 
La antigua forma era cihucaní; o bien cibucán, como indican 
Oviedo y Castellanos. Según esto, la buena ortografía habrá 
de ser cebucán o zebucán. Voz taina. || — 'Baile de cintas. 
Voz US. en el Or. y Guayana. Con los pasos de la danza com- 
bmase la urdimbre de muchas cintas colgadas del vértice de 
una percha mantenida verticalmente, de suerte que el tejido 
que resulta sobre la percha tiene la apariencia de un cebucán. 
— "La indígena multitud circulaba por las calles celebrando 
con danzas de cebucán al son de los carrizos y libaciones de 
chicha fuerte, la unión cristiana de sus apotos". (C. Peraza, 
Leyendas del Caroní, 112). 

CEBUCANEAR. Prensar y escurrir en el cebucán la 
yuca ya rallada, para despojarla del jugo venenoso en su ma- 



7(i GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

yor parte. 1 1 — Practicar una maniobra violenta para obtetier, 
en casos de distocia, la expulsión del feto. Consiste en mante- 
ner extendido el cuerpo de la parturiente y ejercer así un ma- 
saje expulsivo sobre el vientre de ella. Es práctica de las par- 
teras criollas. ^ ; 

CEIBA. Sendas especies de los géneros Bómbax y Brio- 
dendron, (refundidos lioi en el antiguo Ceiba), familia de las 
Malváceas, tienen este nombre vulgar. Son árboles corpulen- 
tos de rápido crecimiento, caracterizados por una columna 
estaminal dividida en falanjes y por semillas envueltas en una 
pelusa abundante : tronco espinoso cuando joven. El B. Cey- 
ba (Ceiba pentandra) es de hojas alternas, largamente pe- 
cioladas ; pedúnculos axilares unifloros, cáliz tubulado, corola 
blanca, fruto capsular. Este árbol gigantesco abunda desde 
las regiones más bajas del país hasta más arriba de 6.000 
pies; su madera es blanca, blandísima, liviana, pero bastante 
duradera en el agua, por lo que fabrican.de ella canoas. Es la 
especie más conocida de este género, que del otro y de la iden- 
tificación botánica hablaremos adelante. Escribimos ceiba 
femenino, disílabo) porque es la ortografía indicada por los 
autores más antiguos (v. g. ceyba, Cas. IV. 31, V. 322; zey- 
ba, Ov. I. 344; seyua, Carv. 372): lo mismo Castellanos, 
Acosta, Aguado, Oviedo Baños, y escritores modernos como 
Baralt y Díaz (Hist. ant. I69), Colmeiro, etc. Es el uso gene- 
ral aceptado en Venezuela y seguido por Bello, en su poema 
América, si bien en la Silva escribe ceibo: "Gime el ceibo an- 
ciano I que a numerosa tropa | largo tiempo fatiga : ¡ batido 
de cien hachas, se estremece, | estalla al fin, y rinde el ancha 
copa". Con esta grave autoridad prefieren decir ceibo Ernst 
(La Exposición, 422), Picón Pebres (Fidelia, 116) y Go- 
rrochotegui (Aranmrse, VI) ; y ceibo escribe el abate Hervás 
para traducir el mejicano pochotl (Catálogo de las lenguas, I. 
29.7). El hacer m.asculina la voz tiene a su favor la regla ge- 
neral de ser en español de este género los nombres de árbo- 
les, y se hace indispensable en voces derivadas o compuestas, 
como luego veremos. En la Argentina la gente educada escri- 
]7e seibo (masculino y trisílabo) marcando el acento sobre la 



DE VENEZUELA "/I 



i. Dn. Rafael Obligado, que así lo hace en una de sus más 
bellas poesías, se funda en que el ceibo de Buenos Aires (Bry- 
thrina Crisfa-Galli) es un árbol distinto del ceibo de los tró- 
picos, que es el que arriba hemos descrito ; pero Dn. Daniel 
Granada objeta con razón que en lo de escribir el vocablo 
con s, conforme a la pronunciación vulgar, militan las mis- 
mas razones para las dos especies, de suerte que Azara escri- 
be ceibo, junto con otros autores, y alguno que otro (como 
Velasco) seibo, pero ninguno seibo. Casas, con todo, acentúa 
ceiba (V. 322). Ceiba es voz taina. Reff. Bachiller, Cuba 
primit. 242; Cod. 98; etc. || — colorada. Árbol de madera 
liviana, color gris, rojizo, claro, con pequeños rasgos linea- 
res esparcidos. Usase para techar casas, labrando la madera 
en láminas- cuadrangulares. Lara. 1 1 — dulce:. Bombax sp. 
(Bombacopsis sp.) Saquisaque^ adelante. 

CEIBAL. Grupo o sitío de ceibas. — "Vamos a confun- 
dirnos con el gañán, a bailar joropo en desenfrenado zapa- 
teo con la trigueña rosada, a cuya creación asistió mucha 
canela, mucho perfume de ceibal florido y mucha sangre de 
peonías". (M. Picón Salas, Las nuevas corrientes del arte). 

CEIBÍTA. Dim. de cktba. Geog. 1 1 — Aplícase a una 
raza de yuca amarga, de porte pequeño, tallo verde y pecío- 
los oblicuos, blanquecinos. 

CEIBO JABILLO. Briodendron anfractuosum (Cei- 
ba pentandra). Malváceas. Árbol que se alza a 60 pies y 
más de altura, con brazos horizontales; hojas quinquefolia- 
das, alternas; flores precoces; 5 estambres con anteras an- 
fractuosas ; cápsula ovoidea o semiglobosa con muchas se- 
millas velludas. Florece y fructifica en la sequía y despójase 
entonces el árbol de sus hojas. Crece en toda la tierra cálida. 
Madera blanda, liviana (peso esp. o,25), propia sólo para ba- 
teas, canoas y objetos en contacto con el agua. Tronco es- 
pinoso, reforzado en la base por alas laminares o estribos, 
de más de 2 pies de ancho. La semejanza con el tronco del 
JABILLO ha valido a esta ceiba su denominación vulgar. A 
pesar de la diferencia macroscópica, bien establecida por el 
vulgo entre la ceiba y el ceibo jabillo, los botanistas mo- 



78 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

dernos opinan por refundirlas en una sola especie. Hacia 
1585 se las describía asi: "Ay otros árboles en este valle 
(de -Caracas) muy grandes que se llaman zeyuas unas espi- 
nosas y otras no de que los naturales hazen canoas que son 
sus barcos". {Relac. geog. III. 84). — "Ay unos árboles gran- 
des que se llaman zeivas diferentes de, las dichas en el ca- 
pítulo veynte y dos estas dan una fruta a manera de habas 
con que se purgan bien con ellas, ay otro género de havi- 
Uas en esta tierra". {Ib. pág. 86). Un religioso que mucho 
después viajó a lo largo del Apure escribe esto : ''Ay en los 
llanos dos diferencias de zeyuas arboles muy empinados co- 
mo explayados en sus ramas el uno y otro, la una espinosa y 
la otra muy lissa, y de ambas al corte de hacha, cuchillo o 
machete sale una espadaña de leche conforme al corte: la 
leche de la una seyua es un veneno mortífero, y la de la otra 
seyua es comestible, como yo ui «comerla a un español mes- 
ciada con miel de abejas". (Carv. 372). Léase ahora una 
nota que ha tenido la bondad de comunicarme el Dr. H. 
Pittier. — ''Encuentro que este nombre (el de ceiba) se aplica 
siempre a la Ceiba pentandra Gaertn. ( =rEriodendron an- 
fractuosum) árbol gigante caracterizado por sus flores de 
cinco estambres. El vulgo bien distingue las dos o tres es- 
pecies de Bombax, y los designa con nombres propios, y 
asimismo a los Bombacopsis (=rrsaqui-saquí)". Ref. Gros. 
II. 375. 

CEIBÓN. Aumentativo (masculino) de Ceiba. 

CEIBÓTE. Aumentativo (mascuHno y despectivo) de 
CEIBA. Geog. 

CIGUATERA. Designábase con tal nombre en las An- 
tillas españolas y en las costas de Venezuela el envenena- 
miento causado por el pescado en ciertas épocas y provenien- 
te de ciertas especies, como el jurel y la picuda. ''hos síntomas 
de este envenenamiento, dice el naturalista Plée, consisten 
en un temblor general, náuseas, vómitos, y dolores muí agu- 
dos particularmente en los brazos y las manos, sucediéndo- 
se a veces estos síntomas con tal rapidez, que sería suma- 
ríente difícil determinar de una manera exacta los diver- 



DE VENEZUELA 79 



sos períodos de la afección morbífica". La causa del mal no 
está bien averiguada. Cuanto a los medios preventivos, son 
del todo empíricos. Consisten en salar la carne del pez antes 
con antes. Este se considera nocivo si al cortarlo destila un 
agua blanquizca o saniosa. En cuanto a la epizootia, atri- 
buíanla al MANZANILLO (Hippomanc mancinclla). 

CIGUATO, A. Pálido, anémico. Us. en Cumaná. Mas 
la primitiva acepción debe haber sido la de un individuo 
afectado de ciguatera. La voz fué de antiguo conocida en la 
costa del Pacífico. Véase Cobo, Historia, IL 136. 

CIMARRÓN, A. Bravio, montaraz, salvaje, hablando 
de animales. Silvestre, hablando de plantas. Dice Armas 
(Leng. criollo, p. 22) que "es nombre que daban en los bar- 
cos a los marineros haraganes". Véase: Bachiller, Ciiba 
prim. p. 246. Voz muí antigua en Venezuela, ya usada por 
Garcilaso, Alcedo y otros autores, lo que indica que fué 
adoptada temprano en toda la América española. He aquí 
una cita recogida por Granada (Vocab. riopL, p. 388). ''En 
las Indias Occidentales, en las islas de Santo Domingo. Cu- 
ba, Puerto Rico, Tierra Firme y Nueva España, es notable 
la multitud de toros y vacas silvestres que la tierra produce, 
y la forma que se tiene de montearlas ; llámanse por común 
nombre estos toros y vacas, cimarrones, y aun es nombre co- 
mún en las Indias de todos los animales silvestres". (Gonzalo 
Argote de Molina, Discurso sobre el libro de montería del rey 
Don Alonso). Parece en todo caso voz de origen africano. 
Solo en nombres de plantas entra como calificativo insepara- 
ble cuando se opone una especie silvestre a otra doméstica o 
cultivada; v. g. Anís cimarrón (Buddleia sp), Guanábano 
CIMARRÓN. (Anona sp.). 

CIMARRONERA. Conjunto de ganado alzado y vuelto 
montaraz en sitios apartados y fragosos-. — ''Sus obligaciones 
ordinarias (las del llanero) son sacar de las cimarrone- 
ras las reses alzadas para reunirías al rebaño". (Díaz, II. 24). 
La reglamentación de las cimarroneras es asunto de las le- 
yes "de llano", incluidas en las de policía rural. 



8o . GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



CIPA. Lodo, fango, cieno, légamo. Cf. Pichaque:. Ref f. 
Pie. 81; Med. 4o (2^ ed.). 

CIPERO. Poso, heces, asiento, bagazo. — '"PÍnía en el 
suelo, sujetándola con una piedra, la totuma llena de café 
donde flotaba el cipero, defecto que él le echaba en cara, y 
que ella atribuía, para disculparse, a la falta de un buen co- 
lador de bayeta". (Cabrera M., La guerra, 123). Us. en el 
Güárico. (Café con pulgas dicen festivamente las cocineras 
en este caso ; y por consiguiente es de buen gusto di^spulgar- 
LO antes de servirlo). 1| — Multitud de cosas o seres anima- 
dos ; V. g. Un cipero de gente. Us. en Occ. 

CIPOTE. Arma de indios mencionada por Oviedo. Chi- 
póte era, según Gagini, una especie de cachiporra usada por 
los indios de Nicaragua ; en Talam.anca es una flecha en for- 
ma de porra. (Compárese M apote). En Coro suele usarse co- 
mo sustantivo en la significación de mochete (escarpia de 
madera en forma de botón) sin duda por la figura de ese ob- 
jeto ; pero en otros lugares, por un exceso de eufemismo, tien- 
den a considerar el vocablo como indecente. El juego de chi- 
potes de San Salvador equivale al que los niños llaman aquí 
cambures. Véase Barberena, Quicheísmos. Hase adjetivado 
la voz en Venez. y hoi significa zonzo, zote, bobo, como en 
Col. — "Pero malas palabras las que cruzaban los cocheros de 
pescante a pescante y los choferes detenidos. . . — Vos no sa- 
béis cuál es tu derecha, sipote! — Mire, ciiñao, coja lo que le 
den. . . — Eso es pa que te lo estreguéis en la jcta'\ (Pocate- 
rra, Tierra del sol amada, 235). 

* COA. Palo fuerte, herrado o no, destinado a abrir o 
ahoyar o sembrar la tierra de plantío. "Limpio el terreno, al 
venir las primeras lluvias de abril y octubre, con el auxilio de 
barretones de madera llamados coas, y llevando en la cintura 
un canasto o mapire, para conducir la semilla, procedían a sem- 
brarla". (Salas, Tierra-Firme, 181). Coa es voz cumanagota : 
en calina koyere; ambas designan el objeto arriba descrito. 
Hay que recordar, sin embargo, que los antiguos Aztecas te- 
nían una especie de azada o pico, a la que daban el mismo 
nombre que a la serpiente, es decir, coatí. Ref. Bachiller, Cti- 



DE VENEZUELA 8Í 



ha priin., 248. || — ^A menndo se toma la voz por la siembra 
misma, v. g". Buena coa se lia dado ac¡u¡. La coa de verano 
será mala. La coa de invierno se perdió. 

COAITA. Áteles paniscus. Mono platirrino de cuerpo 
cenceño, miemljros largos y delgados, cara y orejas lampiñas, 
desprovisto de abazones; pelaje áspero, erizado sobre la fren- 
te. Color negro azabache, rojizo en la cara; piel oscura, pal- 
mas de las manos y plantas de los pies negras ; ojos castaños. 
Mide 125 cm. de largo (incluida la cola, que es más de la mi- 
tad), altura hasta los hombros 4o cm. Es dócil y apacible. Mo- 
ra en la ribera izquierda de Río Negro, donde es raro. Del 
tupi cuati, cuatim, coate, lo mismo. 

COBALÓNGA. Fruta de sabor picante y aromático, 
proveniente de varias lauríneas de Occidente y la Cordillera, 
V. g. la O c otea Pichurim. Los arrieros y traficantes suelen lle- 
var consigo una de esas nueces, cuyas raspadura toman con 
agua cuando enferman del estómago. D. t. Cobalomba. Ver 

PUCHKRÍ. 

COCA. Cicada grossa. — "Cigarra grande de canto muí 
pronunciado". (Gorrochotegui). Hállase en Aragua, Guá- 
rico, etc. "La virgen espesura, | y donde cantan las cocas mis- 
teriosas". (Id. Aramare, VII). — "El canto de las chicharras 
bajo los mustios cu j Ízales y a la sombra de los samanes y de 
los florecidos quiebrahachos, era más vibrante que nunca y en 
la sinfonía de contraltos de cocas, se alzaba sostenida y can- 
tante, la nota sobreaguda y ensordecedora de los gurrufilines, 
borrachos de savia y repletos de viento". (Cabrera M., Mimí, 
154). 

COCA. Brythro.vylon Coca. Planta medicinal. Voz pe- 
ruana tomada del aymará ccoca. La especie indeterminada de 
Cumaná y Maturín, que produce cocaína, se llama hayo, co- 
mo otras especies de Brythroxyluní del país. 

COCADA. "Dulce que se hace de la médula del'coco, ra- 
llada y en pastillas". (Alcedo, Dice, sub voce). Especie de 
turrón de azúcar moreno y coco, muí popular. U. t. en Méj. 
Col. Perú V Chile. 



82 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS _^ 

COCAL. 'Cocotal, plantación de cocoteros. "Llamamos 
coco tanto el árbol como el fruto, y al conjunto de árboles, 
cocal". (Díaz, I. 222). — "Apenas el rumor de cocales, el batir 
de las aguas", (Pocaterra, Tierra del sol amada, I99). U. t. 
en Cuba. 

COCO. Ibis sp. pl. Ardéidas. Nombre dado a varias es- 
pecies de ibis. El ibis colorado (/. rubra) es de un plumaje 
escarlata brillante, excepto en las puntas dé las remeras, don- 
de es de un negro azulado. ; partes desnudas de la cabeza, pico 
y pies de un laca pálido. Largo, 61 cm. El ibis blanco (/. alha) 
muestra un plumaje blanco, a excepción de las primarias ex- 
ternas (de la 3^ a la 5?) que en su punta son de un negro in- 
tenso con irisaciones azules y verdes ; lo desnudo de la cabe- 
za es rojo, anaranjado, claro ; el pico, lo mismo, pero oscuro 
hacia el extremo; iris azul; patas y dedos más pálidos que el 
pico ; uñas pardas. Habita en los Llanos. Voz también usada 
en Cuba. Cf. Corocoro, abajo. ¡| — Suelen designarse con tal 
nombre varios escarabajos, especialmente aquellos insectos del 
orden de los coleópteros que por la forma de su cuerpo y éli- 
tros afectan una traza más o menos elipsoídea. — "A cierto 
género de insectos se les da también el nombre de cocos". 
(Med., 41). Ver Aserrador, Cocodrilo, Congorrocho (en 
parte). | ¡—pedorro. Zopliobas Morio. Escarabajo negro, que 
exhala un olor desagradable. Es de hábitos nocturnos. 1 1 — 
Cocos nucífera. Cocotero.— "Estas palmas o cocos dan un 
fruto que también se llama coco, de que suelen hacer vasos 
para beber ; y de algunos dicen, que tienen virtud contra la 
ponzoña, y para mal de hijada". (Ac. IV. 26). A pesar de 
la anfibología de la voz en esta acepción, es de mayor uso que 
COCOTERO. Voz de origen oriental ; la etimología indicada por 
Oviedo {Sum., Ixv) y Covarrubias, de que participan Armas 
'y Calcaño, es bastante arbitraria y pueril. 1 1 — Fruto del co- 
cotero. Refiriéndose Blaew a los cocoteros de las islas Maldi- 
var, dice; — "NuUas hic reperies merces, praeter nuces indicas 
cocos dictas". (Cita de Gumilla, I. 153). || — Vaso hecho de 
la cascara interior del coco. — "Se servían de estos cocos, que 
así los llamaban, para beber el saludable chorote". (Díaz, I. 



DE VENEZUELA 83 



226). — "En seguida llegó el espumante chocolate, alzando 
nubes de humo en el plateado coco, que ostenta1)a sus filigra- 
nas y labores arrellanado en el rodete hecho de delgadísimo 
bejuco". (Picón F., Fidclia, 225). || — de mono. Lecythis sp. 
pl. Arboles elevados, que crecen en los Llanos y Guayana, así 
llamados por la estructura de su fruto, que es elipsoídeo y 
se abre a merced de una tapa u opérenlo situado en uno de 
sus polos. Los monos, a lo que dicen, abren con destreza el 
fruto para comerse las almendras que contiene, nada desagra- 
dables ; pero la gente de los campos no come estas semillas 
porque tiene la preocupación de que producen la alopecia o 
caída del pelo. Hay en Venezuela la L-. Ollaría y la L. longi- 
folia. Las especies del Alto Llano parecen pertenecer más 
bien al género BscJiwéilcra. Sinn. Ol^a dk mono, Ollita 
DK MONO, O1.1.AT0. I ! Caerse de un coco. En la jerigonza ca- 
raqueña es fracasar súbito, inesperadamente. — "Dispensen 
ustedes la palabra, que al usar otra mejor se caería de un coco 
la verdad histórica". (R. Bolívar, Cuentos chicos,!. 24). 

COCOROTE. Ave de las montañas de Aragua, casi del 
porte de una paloma, de color verdoso, cuyo nombre es reme- 
do de su canto. Una creencia popular mira esta ave como ago- 
rera; y así tienen como proverbio lo que, al tenor de una 
conseja, observa el indígena a su misionero o cura, cuando 
este lo disuade de tal superstición. "Cocorote canta, indio se 
muere ; | no lo creo, padre, pero sucede". Geog. 

COCOTERO. Árbol de coco. — "A la mitad del camino 
divisamos en la margen venezolana, un pequeño paraje, sem- 
brado de cocoteros". (E. Toro, Por las selvas de Guayana, 
96). Poco usado en el habla vulgar. 

COCÚL Agave sp. pl. Amarilidáceas. Planta vivaz, de 
tallo corto y 'semileñoso, hojas radicales y luego caulinares, 
•rectas, sentadas, lanceoladas; bohordo central derecho, alto de 
15 a 2o pies, en cuya cima está la inflorescencia apaño jada a 
modo de un gran tirso. Crece en los cerros áridos y pedrego- 
sos del E. Lara. La A. ¡iiiinb oíd liana y la^/í. lurida son espe- 
cies principales del país. D. t. cucúi, forma conservada por 
el vulgo. — "Cucui, de que se saca una Mistela muy medicinal. 



U GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

en la mismo Jurisdicción (de Carora)". (Cisn. 53).^ — ^'Cerros 
estériles, calizos, con su greña pobre de carracas, de cucuyes 
como rosetones de cera, y de cujíes de extendida ramazón". 
(Urbaneja A,, Bl alma ele la rasa). Codazzi (pp. 96, 437) 
usa ambas formas. Cf. Bachiller, Cuba primitiva, 25o. Geog. 
1 1 — Alcohol extraído del rizoma de la agave, asado, exprimi- 
do, fermentado y destilado. Es el licor que en Méjico llaman 
mezeal. — "Lucían sus brillantísimos colores la esmeralda del 
ajenjo, el topacio del cocuy, el encendido ópalo de la mistela, 
el diamante del anisado y el rubí de los amargos". (Picón F., 
Fidelia, 135). D. t. cucúi, que es la forma primitiva. 

COCUIZA. Especies de Poureróya, fam. de las Amari- 
lidáceas, de cuyas hojas, semejantes a las de la agave, se ex- 
trae la fibra textil llan;iada también cocuiza. Se conocen va- 
rias especies, por ejemplo. P. gigantea, F. euhcnsis, F. viví- 
para, F. geiuinispi'ña (esta última de Barquisimeto). La co- 
cuiza se manufactura en una gran parte del país, en razón 
de su gran utilidad, y de aquí los muchos nombres geográfi- 
cos que ha originado. — "Desde la rojiza falda, sembrada de 
cocuizas y magueyes de El Calvario, Julián las divisaba". (J. 
Rosales, Bajo el eielo dorado, 16). D, t, cucuíza, forma vul- 
gar y primitiva: eucuyza. (Carv. 156). || — chaparra. Four- 
eroya f o elida. Planta de cocuiza desprovista de espinas mar- 
ginales, que suele cultivarse en el Guárico y en las montañas 
de clima templado del E. Lara. 

COCUIZO, A. Se aplica a la caballería que tiene el co- 
lor amarillento de la fibra de la cocuiza. — "Estaba un escla- 
vo listo esperándolo, teniendo por las bridas un elegante ca- 
ballo de color eoeuiso". (Tosta G., Bl 19 de abril, 7g). 

COCURÍTO. Maximiliana regia. Cucuríto. Ref. Cod.. 
116. 

* COCUYO. Insectos luminosos del orden de los escara- 
bajos. El Pyrophoriis noetilueus, de la fam. de los Elatéridos, 
es de cuerpo alargado; tórax abultado a modo de vesícula; 
frente truncada o redondeada, con un grueso reborde en su 
parte anterior, pero sin trasversal ; las antenas suelen ser ase- 
rradas, con dientes desde la 4^ articulación, ojos muí grandes ; 



DE VENEZUELA 85 

escudo collar trasversal casi siempre abovedado en foniia de 
cojín y prolongado en los bordes posteriores en punta espino- 
sa ; junto a cada ángulo posterior de dicho escudo hay una 
mancha circular de color de cera amarilla ; patas comprimi- 
das, filiformes, cubiertas de pelo en su parte inferior. Sus 
larvas viven bajo la corteza de los árboles. La luz que emana 
de las manchas circulares durante el reposo es verdosa, mien- 
tras que en volando el insecto se nota otra luz rojiza, prove- 
niente de un punto cubierto por el metatórax y colocado en el 
lado ventral del 1er. segmento abdominal. El Aspisoma igni- 
tum, de la fam. de los Lampíridos, semejante a la luciérnaga 
de Europa, es común en los Llanos, donde se le llama también 
COCUYO. — "Flor de luz, el cocuyo peregrino | irradia en la 
espesura". (Lazo M., Silva criolla). D. t. cucuyo y cocui. 
(Cod. 225). Voz taina en ambas formas, y cháima en la de 
cucúi; en cumanagoto kiiküiii significa véspero, estrella de 
la tarde. Reff. Cas. V. 25o; Ov. I, 46o; Góm., etc. || — de 
CAÑA. Pyrophorus pcllucidus. — "Su color es un negro par- 
dusco, y de noche produce el efecto de dos luzes no mui vi- 
vas que le salen de la cabeza : cuando vuela se le ve en medio 
del vientre una pequeña lista color de fuego". (Cod. 225). 
No es tan grande como el cocuyo dií montaña y carece de 
protuberancia en la frente. Se, le encuentra en las plantaciones 
de caña de azúcar, y de aquí su nombre. D. t. cocui de caña. 
(Cod. ih). II — DE CEIBA. Dynastcs Blcphas, y otras especies. 
Cf. coco, COCODRILO, jl — DE MONTAÑA. Golofa PortcvH. — 
"Se encuentra en los bosques y precisamente en los árboles 
más elevados. Tiene cuatro alas, las dos primeras más grue- 
sas ; el color general de este insecto es verde claro atornaso- 
lado y notable su cabeza por la protuberancia que de ella sale 
como una prolongación de la frente. Los hai de más de 2 pul- 
gadas de largo y su cabeza despide una luz tan viva, que con 
dos de estos insectos se podría leer en la oscuridad". (Cod. 
225). Cf. Aserrador, D. t. cocúi de montaña. (Cod. ih.). 

COCHANO. Pepita de oro nativo.— "Allí donde 

el oro asomaba sus cochanos codiciados". (C. Peraza, Los 
piratas de la sabana, 152). Si esta voz tiene que ver con d 



86 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

vocablo cocha, que designa ciertos estanques artificiales o de- 
pósitos de agua de Tarapacá, usados, según creo, en el labo- 
reo de minas, hay que advertir que la tal voz cocJia es tenida 
como española por vSalvá, aunque Terreros la consideraba ya 
como voz de Indias. 

COCHICATO. Sparus auraia. Cachicáto, arriba. Ig- 
noro si ambas voces están en uso en Venezuela. 

COCHÓCHO. Pediculus vcstimenti. Us. en la Cord. (la 
voz ) . 

CÓCHORA. Véase Chócora, abajo. Sin. de Coito- 

EA. (?). . 

CODÚA. Plofiís AnJiinga. Cotúa, abajo. 

CÓFIO. Mono nocturno, de pelaje blanco, uñas mui 
grandes y cola larga. Habita en Rionegro (Montolieu). Voz 
acaso de origen portugués. 

CÓITORA. Rallus Chiricotc. CoTx\ra, Chiricóa, aba- 
jo. Voz US. en Or. y Guayana. 

COJÓBA. Piptadenia Niopo. (P. peregrina, según Pit- 
tier). YOPO. Voz usada en Barquisimeto, donde es también 
nombre geográfico. (Las Cojobas, lugar al mediodía de aque- 
lla ciudad). Casas tiene la voz cohoba como haitiana, refirién- 
dose a ciertas ceremonias, y a los polvos que en ellas fuma- 
ban los Indios antillanos. En efecto, coliiba (cohoba según 
Martyr, cogióla según Pane) significa en taino tabaco. El 
YOPO es usado de un modo parecido en Tierra Firme, y quizá 
de esta semejanza vino el adoptar la voz taina. Ref. Bachi- 
ller, 25o. 

COLA. — "En la costa de la mar, entre las haciendas de 
cacao, se da un árbol que llaman cola; echa una vaina o ma- 
zorca grande, y dentro de ella un grano sólido mayor que el 
de cacao, la que es muy refrigerante para el hígado, echado 
en el agua de beber". (Cisn. Gcog. 23). La obra de Cisneros 
fué publicada en 1764. 

'^ COLIBRÍ. Troquílidos de pico corvo, de que hay 
muchas especies, pertenecientes a los géneros Chrysolam- 
pis,, Phaetornis, Polyímus, Topaba, etc. El coi^ibrí tq- 



DE VENEZUELA 87 



pació corresponde al Cli. Moscliitus, a la T. Pira y a la T. Pe- 
lla, ésta con dos plumas largas que sobresalen en la cola. Ref . 
Cod. I95. Pájaro-mosca llaman también estas primorosas y 
diminutas aves. Cf. Tucusito, abajo. 

COMEJÉN. Insectos seudoneurópteros, de la fam. de los 
Termítidos, pertenecientes a los géneros Tenues y Caloter- 
mes, y caracterizados por los ojuelos, los nervios del borde 
de las alas y la falta de lóbulos pegajosos entre las garras. Hay 
muchas especies en Venezuela : T. Morio, T. atcr, T. testa- 
ccus, T. granáis, T. áiriis; C. castaneus, etc. La primera es la 
más común, y su género el más numeroso. Anidan en socieda- 
des organizadas, cuáles en la madera y árboles, como el T. áes- 
tructor (c. dü palo), cuáles en la tierra, como el T. f átale 
(c. de: tierra), siendo bien conocidos los estragos que hacen 
en el papel, ropas y otras sustancias vegetales. Sus vastas 
construcciones se llaman igualmente ComKJÉn. — ''El tal Co- 
mején es un terrón, que a modo de panal de colmena, forman 
unas ormiguillas que viven dentro de él, y ni bien es de tie- 
rra, ni de cera, ni se sabe de que es". (Gum. L 165; 2- ed). 
— Voz taina, de que son formas antiguas comixen (Cas. L 
412), convijen (Cast. Bustos oct. 34). Acaso la verdadera or- 
tografía de Castellanos es comcxen. 

COMEJENERA. Sociedad o grupo de personas activas 
y peligrosas en cualquier respecto. Voz familiar. La Acade- 
mia, así como algunos escritores venezolanos, escriben, no 
sabemos por qué, comejoncra. (Dice. 13- ed). — "Estos sími- 
les son apropiados al tratarse de la peligrosa comejo- 
ncra q. se llama Partido Liberal''. (Tosta C, Bl complot de 
mar::o, I90). Ref. Cale. No. 738. 

COMOJÓN. Opuntia sp. Especie de nopal de 1 a 2 m. de 
alto, con tallo articulado, erguido, divaricado ; artículos chatos 
aovados o redondeados, gruesos, de un verde oscuro, aréolas 
pequeñas, subtomentosas ; espinas 4 — '5, largas, desiguales, di- 
vergentes, torcidas, una de las cuales es central, perpendicular 
y larga de 5 cm. ; fruto apeonzado o subgloboso, anchamente 
umblicado, con marcas areoli formes regularmente dispuestas, 
cárdeno, largo de 3,5 ciii., lleno de una papilla de color rojo 



88 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

de anilina con muchas semillas reniformes. Estado Lara. — 
"Esta fructa y aun el cardo en que nasze, se llama comoho en 
la provincia de Venezuela, e es mondándola como una mora : 
tiene buen sabor, e en aquella tierra los indios hazen vino des- 
ta fructa, destas tunas; pero este comoJio es mas sabroso mu- 
cho que las tunas". (Ov. I. 315). — "Sustento de los naturales 
es datos e pita haias y breuas y tunas que por otro nom- 
bre llaman comochós". {Descripción de la ciudad del Tocu- 
yo, en 1579). 

* CÓNDOR. Sarcorhamphus Gryphus. Gavii^ucho. Núñez 
Cáceres escribe condóro, licencia poética sin duda. La co- 
rrecta acentuación seria cóndor. Del quichua kúntur, lo mis- 
mo. Voz hteraria en Venezuela. 1 1 — Moneda de oro colombia- 
na que vale 5o francos. Alusión a la figura del cóndor gra- 
bada en ella. El valor en Venezuela se fijó el 11 de setiembre 
de 1865. 

CONGO. Cerdo de pequeña talla y propenso a engordar 
hasta impedirle andar la obesidad. Esta raza particular debe 
de proceder del África, a juzgar por su nombre. 

CONGORRÓCHO. Insectos quilognatos pertenecientes 
a varios géneros y familias, por ej. lulus, Spiróholus, Spiro- 
treptus, Polydesmus, que tienen la peculiaridad de arrollarse 
en espiral cuando se les toca. Asi el Spirot. siirinamensis y el 
P. glabrata. Estos insectos t'enen dos pares de patas en ca'da 
segmento, y los Polydcsmi además placas dorsales ensancha- 
das lateralmente, como alero o barda de una pared, en cada 
anillo. Son de color pardo, negro o amarillo.^ Habitan en ca- 
sas y campos y ordinariamente salen de noche a cazar. D. t. 
coNGoivOCHo (Cod. 234). Sinn. Chubísco, RosquilIvA. || — 
En el Guárico se toma esta voz por un escarabajo cualquiera. 

CONÓPIO. Rcnealmia sylvestris. Zingiberáceas. Planta 
herbácea cuyo fruto contiene en el pericarpio una sustancia 
colorante morada que usan para teñir el algodón. Del ch. ko- 
nopo lluvia. D. t. conopia. {Pompa, No. 141). 

CONÓRO. Distintivo aplicado a una especie de pargo 
de cuerpo largo y delgado ; mandíbula inferior saliente, dien- 
tes pequeños, separados entre sí, sobre el borde de los labios; 



DE VENEZUELA 89 

abdominales debajo de las pectorales, cola honiocerca. Color 
rojizo; iris y aletas bermejos. Longitud ca. I9 pulgadas. La 
Guaira. 

CONOTO. Ostinops dccuinanus. (z:^Cassicus cristatus). 
Ictéridos. Pájaro dentirrostro de un negro brillante, excepto 
las 5 timoneras exteriores de cada lado, que son amarillas, y 
las plumas de la rabadilla y cobijas de la cola, que son de un 
castaño vivo ; lleva en el centro de la coronilla un penacho an- 
gosto y prolongado en forma de moño. Longitud 4o a 45 
cm., brazas 61 a 65, cola 18 a I9. La hembra es mucho más 
pequeña. Vive en los bosques y jarales ; aliméntase de bayas 
e insectos, y daña, lo mismo que los arrendajos y turpiales, 
los sembrados ; asócianse en colonias y hacen 3o ó 4o nidos 
en un árbol, sacando uno o dos hijuelos cada hembra. Des- 
piden a veces un olor fuerte y desagradable. Voz caribe, de 
que se conocen las formas siguientes: car. konóto, jianácoto, 
y trío kcnoto, csliña. konozvto, arccnns. konóton. En guara- 
ní yapú, es decir, cmijustero. Ref. Cod. I92. 

* CONUCO. Sementera, labranza. — "Esta labranza, en 
lenguaje de los indios desta isla, se llama conuco, la penúl- 
tima luenga". (Cas. V. 3o7). Dice Humboldt que es una "ca- 
bana cercada de tierras cultivadas". (Viaje, VII. 23) ; pero 
en general la idea dominante son éstas, y no aquella. Voz 
taina. 

CONUQIiÉRO. Kl que funda o labra un conuco. — 

"Seguían siempre bien de cerca, para no perderlos de 

vista, conuquer'js pálidos de rabia". (Cabrera M., La gue- 
rra, 177). II — Adjet'vado, que es su sentido usual, aplícase 
al animal salvaje o doméstico que obstinadamente acostum- 
bra entrarse a merodear en los plantíos cercados. — "La leí 
de llano habla expresamente de las reses conuqueras". — ^"Soi 
un pájaro en el aire, | soi un pato en el estero ; | y entre mu- 
chachas bonitas | soi un loro conuquero". (Copla popular, 
en Ovalles, "El llanero", 153). || — Cosa relativa o concer- 
niente a un conuco. — "De su cintura y atado con una cabuya 
de moriche, colgaba un machete conuquero afilado hasta la 
rabisa". (Cabrera H., La guerra, 52).— "L^as tercerolas, car- 



90 GLOSARIO DE VOCES -INDÍGENAS 

gadas de guáimaros junto a los machetes conuqueros, afila- 
dos premeditadamente por Braulio y su mujer". (J. Santae- 
11a, Algo criollo). 

* COPAlBxA.. Copaifcra officínalis. Currucái. Del tupi 
kopa-iba, y el guaraní kopay, lo mismo. Voz de uso literario. 

COPAL. Resina proveniente del Corobore: o A i,g arro- 
bo. Hallase con frecuencia en estado fósil, bajo la forma de 
pedazos más o menos grandes. — "Con este engaño creían 
los simples hombres cuanto su dios les decía; al cual honra- 
ban mucho más que los otros, con sahumerios muy buenos, 
hechos como pibetes o de copal, que es como incienso". (Góm. 
Mé.v. 15; ver también el cap. 232). Del náhuatl kopalli, que 
es la goma del kopalquahuiü de los Aztecas, o sea la Hymc- 
naca vernicosa. El ai^garrobo de Venezuela es la H. Cour- 
haril; pero acá no se da nombre particular a esta resina, que 
no tiene aplicación especial en el país. La voz copal corre sólo 
entre boticarios, ebanistas y carpinteros para aplicarla a un 
conocido barniz. 

COPEL Nom].)re dado a varias especies de Clúsia, fam. 
de las Gutíferas, por ej. C. rosca, C. alba, C. insignis, C. ne- 
morosa, etc. La C. rosca, que es una de las más comunes, es 
un árbol bastante copado y ramoso, alto de 25 a 3o pies, que 
a menudo nace» parasíticamente en árboles más altos, descol- 
gando entonces sus raíces, que con el tiempo se vuelven tron- 
cos. Hojas rígidas, trasovadas, lustrosas por arriba;. flores de 
un rosado más o menos pálido, con 6 pétalos u 8 ; fruto globo- 
so, de 2o líneas .de diámetro, que produce, ya seco, una resi- 
na negruzca o negra del propio nombre. — "Hay otro árbol 
en esta Ysla que los indios della llamaban cupey, la penúlti- 
ma sílaba luenga". (Cas., V. 327). — "En aquellos primeros 
tiempos de conquista desta y otras islas hazian los chripstia- 

nos naypes de las hojas del copey y en estas hojas de- 

buxaban los reyes y caballeros e sotas e puntos". (Ov. I. 3o2).. 
Voz taina. En siusí llaman kupí a la C. nemorosa, según 
Koch-Grünberg. D. t. cupéi (así se pronuncia en Puertq 
Rico: en Cuba copéi, como aquí). Geog. Ref. Cod. lo8. 



DE VENEZUELA 9I 

COPÓRO. Plccóstomus sp. Pez pequeño de cuerpo com- 
primido ; rictura bucal delantera, circular, retráctil; dientes 
aterciopelados en torno a los labios ; aleta membranosa dorsal 
cerca de la* cola. Color pardo oscuro por encima, con listas 
verticales, laterales, de un pardo azulado claro; vientre blan- 
co. Pectorales con 12 radios, ventrales 9, anal de 9 a 11, 
dorsal 11. Largo, 23-4o cm., cola 4 cm. Cuando joven, Uá- 
manlo chiíréco en Aragua. vSeme jante al bocón y sobre todo 
al BOCACHico, es sin embargo más chico que el primero y de 
boca mui estrecha. Su carne es agradable, pero bastante es- 
pinosa. Abunda en el Orinoco, Apure, Guárico y otros ríos 
del Llano. 

COQUITO. Gorgojo. Diminutivo de coco (en la acep- 
ción de escarabajo, .etc). || — "Pequeñísimo insecto, suma- 
mente dañino, cuyas principales víctimas son el ganado mular 
y el caballar". (Pie. 85). Es sin duda el insecto que con igual 
nombre describe Gumilla. (O. c, II. I95) como sinónimo del 
betoye sumi, es decir, el rouget de los franceses y el coloradi- 
to del Bajo Llano. 1 1 — Cy penis escidentus. Chufa. Planta 
herbácea que se cría en lugares húmedos y cáhdos. Raíz fi- 
brosa, culmo triangular ; hojas triseriales, largas, estrechas, 
cortantes; espiga multiflora, flores bisexuales, cariópside 
crustáceo. Su nombre alude al tuberculillo comestible que 
echa en las raíces, parecido en el sabor al coco (Cocos nu-' 
cifcra). Cf. CoRociivivO. !| No li^ pica coquito: se dice de 
un asunto que está definitiva y favorablemente resuelto. — 

**Sólo un hombre permanece firme en sus puestos No le 

entra ni coquito, porque este virtuoso mortal sabe mucho". 
(Tosta G., Bl poder civil, 165). 

CORALÍBE. Especie de Bignoniácea. Véase CurarírE. 

CORÓBA. Palmera de Guayana, maderable, del aspec- 
to del alharico. Su fruto es comestible, y aun fabrican de él 
pan, a- lo que dicen. — "(Corova), fruta muy dulze y peque- 
ña como avellana". (Carv. 368). D. t. coróiba. Voz tamana- 
ca. Reff. Gilii,L 17ü; Cod. II9. 

COROBÓRE. Hyiuenaea Courbaril. Ai^garrobo. ¿Es se- 
rpejanz^ casual c]el árabe jarrub, el hebreo kareháh, y sus equi: 



92 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

valentes y derivados en varias lenguas romanas, con la signi- 
ficación de la algarroba del viejo mundo? Separando de co- 
r oh ore el sufijo re de los nombres caribes, queda la raíz tri- 
lítera enunciada. El algarrobo llámase en car. shimíri, en 
arec. tsiuicri, en gal. kurbaril. Esta última sinonimia es la más 
afín de corobori^. 

COROCÍLLO. Bactris Corocilla. Pequeña palmera con 
tallos de 15^ m. de largo, de hojas bífidas o enteras y peque- 
ños frutos rojos. Crece en las vertientes setentrionales de la 
cordillera de la Costa, por ej. cerca de Campanero, al sur de 
Puerto Cabello, donde la han encontrado App'un y Jahn. 
También llaman corocili,o otra palma pequeña del género 
Desmoncus. \ \ — Cypcrus sp. Plantas herbáceas en cuya raíz 
se encuentra un tuberculillo que recuerda el fruto del coro- 
zo. Se citan por los botánicos el C. hydra y el C. rotundus. 
La raíz de este último es m.edicinal. Ref. Ben. No. 34. 

COROCÍTO. Diminutivo de corozo. Geog. 1 1 — Cocos 
orinocensis. Hermosa palmera del Alto Orinoco. En los gran- 
des raudales tiene de 4 a lo m. de alto ; pero en las selvas 
vecinas alcanza hasta 15 y 2o m. Tallo anillado, inerme, liso, 
grueso a lo más de 15 cm., adelgazándose hacia arriba; ho- 
jas irregularmente pinadas, largas de 2 m. ; pecíolos de 60 cm. 
con vaina corta ; hojuelas en número de 7o a 80 pares, pun- 
tiagudas, largas de 5o a 60 cm. ; espádices axilares, con dos 
espatas; fruto del grosor de un huevo de paloma, gris ama- 
rillento, con un mesocarpio comestible. 

COROCÓRA. Cicada grossa. Coca, arriba. 

COROCÓRO. Ibis mclanopis. Ardéidas. Ave zancuda, 
de pico encorvado, común en los ríos de los Llanos. Su librea 
muda sucesivamente de color con la edad, siendo primero 
blanca, luego negra, y por último de un rojo escarlata. Canta 
imitando la palabra coró repetida. Voz de origen caribe, ci- 
tada por Gilii. (Bfisayo, I. 227) : en mac. korrokorro', en ba- 
caíri korokóro, en jianácoto kolokoló-kanc, etc. En tupi ku- 
rukaka o korikaka. Cf. coco,, arriba. Sin. cucullo, en el 
Zulia, que parece diminutivo de coco. | ¡ — Varias especies de 
Haemulon, familia de los Esciénidos, se conocen con el mis- 



Í)É VENEZUELA 93 



mo nombre de corocüro en las costas de Venezuela, v. g. el 
H. formosnni y el H. caudimacnlatiiin. vSon peces de cuer- 
po oblongo, cubierto de grandes escamas ; labios carnosos, 
lengua libre, delgada, lisa, cola ahorquillada. El nombre vul- 
gar alude a las sendas manchas de un rojo sanguíneo que se 
obervan en las comisuras labiales del animal. Voz tupi. Coro- 
coro nom]:)ran en el Brasil el Pristipoma Coro, pez que nom- 
bramos nosotros Roncador, mientras que el roncador del 
Brasil es la Rhinelcpis áspera. 

COROPÁCO. Capsicnm sp. Ají caribk. Voz us. en el 
alto Llano. 

CORORIÓCHO. Árbol maderable indeterminado. Ref. 
Cod. 119.' 

COROTADA, COROTAJE. Multitud de objetos, en- 
seres*, artículos comerciales, utensilios. 

CORÓTO. B^scudilla labrada del fruto del totumo. || — 
De vm modo general significa trasto, cachivache; y pluraliza- 
do, menaje, caudal, alhajas; y en fin, un objeto cualquiera, 
cuyo nombre no existe o no se sabe. Ejemplos : Bsa muela 
es un coroto (escudilla) : está mui cariada. — ¿Qué coroto 
(objeto) es esef — Mude usted sus corotos (muebles). — Un 
coroto (una especie) de levita era lo que llevaba puesto. — 
"Valga cien (pesos) el coroto o valga cuatro y medio, siem- 
pre es un cariñoso agasajo que no merece burla". (Jabino, 
Verrugas y lunares, 11). — ''Toño, pondos corotos en ese re- 
pecho, tras el rancho, y los burros entre esas piedras. ¡ Too 
er mundo a pié!" (B. Vallenilla L., Guerra y fiebre). — "El 
confitero se fué y se llevó todos sus corotos de hacer dulce". 
(Pie. 86). II Adiós coroto.' Interjección de sorpresa o ex- 
trañeza : toma! calla! — ^"Las sirenas son unas mujeres muy 
bonitas que viven en el fondo del mar. — -Adiós coroto ! Si en 
el fondo del mar no vive gente. Se ahogarían". (R. Gallegos, 
La fruta del cercado ajeno). D. t. Adiós corotos! Cf. Pk- 
ROL, en "Glos. del bajo español". 

COROZAL. Lugar poblado de corozos. Geog. 

COROZALITO. Diminutivo de corozai, y voz geográ- 
fica. 



94 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

COROZO. Acr acomia scícrocarpa y A. lassiospatha. La 
1^ especie es una palmera cuyo tronco tiene de 6 a 9 m. de al- 
tura, inflado en la base y armado de fuertes espinas negras; 
hojas pinadas, con hojuelas lineares, angostas, puntiagudas; 
espata cubierta de espinas negras ; drupa globular de 35 a 4o 
mm. de diámetro. Iva 2^ especie se distingue en el tronco, cuyo 
inflamiento está a media altura, y en la espata inerme o poco 
espinosa. Ambas especies son comunes en el Llano, sobre to- 
do la 2^ Su fruto es comestible y lo apetece el ganado. — *'En- 
tre la multitud de especies varias de palmas, que producen 
aquellos terrenos, crece una llamada Coroso'\ (Gum. 11. 283; 
2^ ed.). — "¡Con qué entusiasmo iluminaban los vecinos los 
adornados frentes de sus casas, con lamparitas hechas de con- 
chas de naranja y aceite de corozo !" (Picón F., Pidelia, 7g). 
Reff. Tauste, p.'l8; Caul. I. 3; Ben. No. 33. || Subirsi? a 
UN COROZO : realizar una proeza, poner una pica en Flandes. 
— ''Yo me decía que con igual habilidad te subirías al . . . co- 
rozo; o digo, al Olimpo de la gloria". (Cabrera M., La gue- 
rra, 3o6). II — Bactris major y B. spinosa. Especies de pal- 
meras. La 1'- no tiene generalmente más de 4 a 5 m. de alto, 
hojas regularmente pinadas, hojuelas largas y angostas y fru- 
tos aovados, lisos, de un color rojo verdoso, y con uh diá- 
metro de cerca de 4 cm. || — Martinczia caryotacfolia. Palma 
de tronco cilindrico cubierto de numerosas espinas, alto de 5 
a 6 m. ; penacho formado por escasas hojas pinadas con pe- 
cíolo y raquis espinoso y hojuelas cuneiformes, roídas en el 
extremo. Región del Orinoco. ¡| — coi^orado. Blaeis melano- 
cocca. Palmera de tronco grueso, corto, en parte echado so- 
bre el suelo, débilmente arraigado; hojas pinatisectas, largas 
de 7 m. Su tronco se conserva bien en el agua. 

CORÚBA. Attalca spcciosa, Curúba, abajo, 

COSÓIBA. Palmera semejante al ai^barico, de fruto 
redondo, amarillo, comestible. Guayana. 

COTÁRA. Rallus Chiricotc. Chiricóa. — "La rotara y 
la pavita, aves que habitan en los lugares húmedos y panta- 
nosos, anuncian siempre el tiempo de lluvias". (A. Rojas, 
Un libro en prosa, 2I9). — "Bajo aquel cielo encapotado, 



DÉ VENEZUELA 9S 



pasaron hacia las represas (los chillonas l)andadas de cotaras 
y de gallinetas". (Cabrera M., Mimí, 154). Us. en el Llano. 
Sin. cóiTORA. Cum. kokfcrc, arec. kótcJúka. Cf. el manao 
guhtera y el baré gknsára^=z(^2i\\mw\3i plúmbea. 

COTEJO. Thccadactylus rapicaudus. Tuquéquiv. — ''El 
cotejo es de color amarillo con rayas negras y una lon- 
gitudinal blanca sobre el espinazo, el vientre blanco con las 
patas largas. Son nocturnos, comen insectos y andan por las 
paredes". (Cod. 217). 

COTÍZA. Abarca, albarca, sandalia de cuero sin curtir. 
• — "El cuero (de la res) es tan útil como la grasa, y su uso 

tan extenso como el de esta: las cotizas, calzado de 

nuestros caminantes de a pié -todo esto sale del cuero". 

(Díaz, IL 34). Sin. coiisa. Caul. IV. 6. Del ch. kotiz, que 
Tauste traduce así. Es el cactli de los Mejicanos y el caite 
de los Costarricenses. || Un resbalón de cotiza : un desliz, 
un error. — "Se cayó la Magdalena, | la misma Virgen María. 
I Todas las mujeres tienen | su resbalón de cotiza". (Trova 
popular; en Ovalles, Bl llanero, 168). 

COTO. Bocio, papera. Del quichua koto o ccoto, lo 
mismo. 

COTOPERÍS. Talisia (Melicocca) oliviformis. Sapin- 
dáceas. Árbol frutal de copa esferoidal y follaje espeso, pe- 
renne; hojas paripinadas, con 2 pares de hojuelas pecioladas, 
opuestas, elíptico-puntiagudas, integérrimas, reticulado-veno- 
sas, coriáceas, lampiñas ; flores pequeñas, blancas ; fruto elíp- 
tico-mucronado, con el estilo persistente, largo de 9 líneas ; 
semilla aovado-elíptica. Es vegetal muí a propósito para de- 
corar parques y jardines. Su fruto es agradable y á él se apli- 
ca igualmente el nomJ)re del árbol. — "Otra fructa hay en la 
Isla Margarita que se llama cutipris que sabe a uvas mos- 
cateles, e es tamaña como las uvas gruessas que en el reyno 
de Toledo llaman jahenes. Esta fructa tiene un cuesco pe- 
queño e enzima de todo un hollejo ; e no hazen daño, aun- 
que coman mucho desta fructa". (Ov. I, 327). — ^"Cotupri- 
zes, fruta amarilla, redonda, como un huevo de paloma y 
agridulze". (Carv. 367). Car. kotoperire, cum. kotoprich (se- 



96 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

9 ■ 

gún Ruiz Blanco, kuspiritu, según Caulín) ; ch. cutipirich. Co- 
tupris (Cast. 1 Blrg. XIV, c. 1°). Kotupri.v^v?í el nombre de 
un cacique de las riberas del Uñare (Cast. 1 Blcg, XI, c. 6°). 
En estas formas antiguas hallamos la razón de que hoi se use 
también cotoprís (Cod. 99). Lo corriente es cotoperís 
(Cod. 116; Diaz, II. 264). \\-^Myrtus crythroxyloides. Ár- 
bol de hojas opuestas, pecioladas, elípticas, emarginadas, en- 
terísimas, reticuladas, coriáceas, lampiñas, lustrosas ; flores 
axilares o terminales, aromáticas ; cáliz partido en 4 ó 5 divi- 
siones ; pétalos 4 ó 5, aovados, cóncavos, fimbriados ; estam- 
bres numerosos, dos veces más largos que la corola ; estilo 
único. Cumaná. 

COTÚA. Plotus Anhinga. Ave palmípeda de pico más 
largo que la cabeza ; pescuezo delgado, alargado ; cola gran- 
de, ancha, insólita en las aves acuáticas ; color casi negro. 
Vuela muí alto, nada y trepa a perfección, anda mal en el 
suelo; bucea para pescar y nidifica en los árboles. Su carne 
no es. buena. Vive en bandadas cerca de los grandes ríos. 

— "Podían mirarse las garzas y las cotúas, nadando en 

la turbia aguada". (Cabrera M., La^ guerra, v343). D. t. co- 
dita. Del tam. y cum. kutuá. En el Brasil existen también 
nombres indígenas de la misma forma, v. g. tecuna cotila; 
manáo gJiata ; omagua ghatúa; etc., que corresponden a las 
especies Colymbus ludoviciamis y Snla hrasiliensis. Ref. Cod. 
2o3. 1 1 — Cairina moschata. Ave palmípeda de color negro. 
Anda apareada, y es arisca, tosca y pesada para andar. El 
macho tiene una gran carúncula sobre el pico, y un anillo 
descarnado al rededor de cada ojo. Produce un sonido agudo 
al volar. Sin. CuiíRVO aguja, en el Zulia. 

COYÓPA. Cuchilla corva por su p.arte plana, destinada 
a raer por dentro superficies cóncavas, como el fruto del to- 
tumo y cosas análogas. Us. en el Bajo Llano. 

CREMÓN. Thespesia populnea. Malváceas. Árbol de 
45 a 5o pies de alto, y por lo común de 2o a 25 ; hojas aco- 
razonadas, deltoídeas, largamente pecioladas, lustrosas í flores 
de un amarillo pálido, teñidas a veces de purpúreo, corta- 
mente pediceladas; fruto globoso con semillas trígono-obo- 



DE VENEZUELA ^7 



vales, estriadas ; cortada al través la capsula verde, pero ya 
llegada a su tamaño (dice Grosourdy) deja salir una espe- 
cie de leche amarilla que en las cápsulas secas se concreta en 
una sustancia prieta cjue nos ha parecido resinosa. Madera 
blanda susceptible de pulimento y sin aplicación. Sus hojas 
son medicinales. D. t. ci^tímón. Sin. Puntada dk CABf;zA. 

CUÁ. Serpiente. Us. en Mérida. 

CUAGUÁRO. Árbol de madera amarilla o de un ro- 
jizo jaspeado, tal cual nodosa, compacta, astillosa. Haylo en 
el Est. Falcón. 

"^ CUAIMA. Ser]);^nte de 1 iv;. wúw .) ;;,.Mío-. \:e 'argo, 
manchada por encima. Es en extremo ponzoñosa, y sobre 
manera ágil cuando se irrita. Como otras especies análogas, 
caza por la noche. Habita en la Guayana. "Su tamaño alcan- 
za hasta tres varas, es de piel leonada con pintas blancas, cola 
de color más vivo que termina en una especie de uña delga- 
da; la cabeza es chata como la del sapo, colmillos agudos, 
delgados, canalizados como aguja de inyectar y del tamaño 
de una pulgada poco más o menos. Es un reptil muí pesado, 
c|ue durante el día está sumida en profundo sueño". (V. V. 
Mal do nado, Estado Bolívar, 147). Voz cháima. ü Ser una 
cuaima: ser persona enérgica, aguda, temible en cualquier 
respecto. 

CUASIA. Quassiü amara. Simarubáceas. Árbol medi- 
cinal bien conocido en la materia médica. Voz tomada de 
Qiiassy, nombre del negro que hizo conocer las propiedades 
curativas del leño. 

CUBÁRRO. Bactris Cubara. Pequeña palmera espino- 
sa, del aspecto del albarico, común en el bajo Llano, v. g. en 
la selva de Turen y en los bosques que atraviesa el río Por- 
tuguesa. Su fruto es comestible. — "Cubarros, fruta morada y 
agridulze". (Carv. 367). — "Otras palmitas algo más altas 
(que los Mararabes) , y muy llenas de espinas, dan otros ra- 
cimos de mayor tamaño, y su fruta es agridulce, y muy sana : 
se llama Cuharros". (Gum. I. 297; 2^ ed.). D. t. cubaro 
(Cod. II9), forma preferible, pero menos usada. Ref. Gum. 
I. 262. 1 1— -En Margarita significa flauta esta voz. 



98 í:^LOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



CUBÍRO. Saurophagus sulphuratus. Cristo-:^ué. Geog. 

CUCAI. Vasíjí^ rústica hecha de una calabaza alargada 
que se cría en los Ancf^s meridenses. Cortado de través uno 
de los extremos del fruto v-^orrespondiente al pezón, se forma 
la tapa, que se afianza como Ja de un incensario. Se la em- 
plea para guardar salsa y otros ^comestibles. Ref. Pie. gS. 

CUCAMBÉ. Escondite (juego dañinos).— "Uno de los 
más grandes artistas de la prosa hizo céf.í?hre la palabra cii- 
caiubc,. que ha entrado a formar parte del léx-jco de criollis- 
mo al uso para denotar nuestras grescas literari^^as". (J. J. 
Churión, Carta a un provinciano) . 

CUCUBÁ. Banano tajado en láminas delgadas Vy seca- 
do al sol, para conservarlo en la estación seca. IJanos d^^. Ba- 
rinas. || — <Pan hecho con cucubá. Gilii describe su elabo\ra- 
ción entre los antiguos Tamanacos, que lo llamaban tokor\ó. 
Según Alcedo, cu cuma era en Tame una suerte de pan anáv 
loga. Es evidentemente la misma voz. 

CUCÚI. Ver cocui, arriba. ^ 

CUCUIZA. Ver cocuiza, arriba. 

CUCURITO. Maximiliana regia. Palmera cuyo tronco 
de hasta 3o m., es cilindrico, inerme, anillado; hojas pinadas 
de hasta 11 m., dispuestas en espiral, con hojuelas agrupa- 
das bajo diferentes ángulos, lo cual da a la hoja en conjunto, 
según Im Thurn, el aspecto de una rizada pluma de aves- 
truz ; fruta comestible. Crece en el Caroni, en el Alto Orino- 
co y otros puntos de Guayana. Reff. Cod. II9; Gros. II, 3/9. 
D. t. cocuRÍTO (Cod. 116) y cocorító. En arnaco kókulifi o 
kokerite. Cf. cuouiríta. — '"Tus palabras me saben a cucu- 
rito", (Gorrochotegui, Aramarc, V.). 

CUCUYO. Ver cocuyo, arriba. 

CÚCPÍICÚCHI. C creóle pt es caudivohndus. Úrsidos. 
Carnicero plantigrado, de cuerpo prolongado, cabeza redon- , 
deada. ojos grandes, orejas pequeñas, lengua alargada y pro- 
tráctil; patas cortas con 5 dedos reunidos hasta la mitad de 
su largo, uñas fuertes, plantas desnudas ; cola prehensil. Pe- 
laje largo, espeso, algo crespo, suave, lustroso. Cuerpo ama- 
rillento claro, con ciertos matices en los costados y lomo, par- 



DE VENEZUELA 99 



(lo rojo por debajo y más claro en el vientre; una faja oscura 
corre por el espinazo y otra parda rojiza por el vientre; pier- 
nas pardas oscuras por fuera ; cola parda en su mitad ante- 
rior, negra en la posterior. Mide más de 90 cm. de largo (in- 
cluyendo 47 de la cola) y 17 de alto. Es de há])itos nocturnos ; 
albérgase en las palmeras y otros árboles, donde pasa el día 
durmiendo, y de ellos baja de cabeza; es ágil y domesticable. 
Aliméntase de pequeños mamíferos, pájaros, huevos, insec- 
tos, larvas, frutas, en especial bananos ; es goloso por la miel, 
y por esto llámanle oso mfj^ero. D. t. en Occidente cúicúi, 
cucúi y aun túitói. Cierta semejanza con el cúsicúsi en 
conformación y hábitos indica que la voz debe proceder de 
una raíz común o afín. Gumilla parece confundir estos dos 
animales, según se ve, en la descripción que sigue ; "El Cu- 
sícíisi es de tamaño dé un gato ; no tiene cola, y su lana es 
tan suave, como la del Castor : todo el día duermen, y de no- 
che andan ligeramente de rama en rama, buscando paxari- 
tos, y sabandijas, de que se mantienen. Es animalejo de suyo 
manso ; y traído a las casas, no se huye, ni de día se menea 
de su lugar ; pero toda la noche anda trasteando la casa, y 
metiendo el dedo, y después la lengua (que es larga, y sutil) 
en todos los agujeros ; y quando llega a la cama de su amo, 
hace lo mismo con las ventanas de las narices; y si le halla 
la boca abierta hace la misma diligencia : por lo qual no hai 
quien quiera semejante animal en su casa". (Gum. 1, I99; 
2'' ed.). Sin. Manavírk. Dice Caulín que ípétc, que era su 
nombre en cabré," quiere decir el viejo, por la simihtud, que 
tiene con los ancianos en su espaciosa, y menos recta ambu- 
lación". {Hisi. I. 7). En el Ecuador llaman cuchuche al 
GUÁCHK, q. V. 

CUCHIVÁNO. Acacia sp. Árbol de Cumaná. D. t. cu- 

(¿UIVANO. (?) 

CUCHÚBO. Véase cuchugo. 

CUCHÚGOSn Alforjas, bolsones para viajeros. Pie. 95. 
D. t. cucHUBo. U. t. en Col. 

CUESCO. Bactris Cuesco. Especie de palmera. 



loo GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

CUÍBA. O. ralis tuberosa. Geraniáceas. Planta de Chile, 
de tallo herbáceo, ramoso ; hojas temadas y hojuelas aova- 
das, pedúnculos umbeíiferos. Su raíz es tuberosa y comestible. 
Cultívase en la Cordillera. Escríbese asimismo cuiva. Sin. 
Oca. 

CUICA. Ccrcidium virlde. Yabo. Brí:a. 

CÚICÚI. Cercoleptes caíidivohndus. Cúchtcúchi. Voz 
usada en Portuguesa y los Andes. 

CUJÍ. Acacia nhacracanttha. Leguminosas. Árbol mui 
común en el país. Crece gregario en los terrenos más áridos 
de la zona cálida, por ejemplo en los Estados Lara y .Fal- 
cón, proveyendo de alimento a los animales con sus legum- 
bres. Madera mui sólida, aunque torcida. — "Yacían, entre 
amapolas y cujíes, pesados monumentos sepulcrales, cubier- 
tos de verdoyo y cundiamores". (Cabrera M., La guerra, 
343). — '"Algunas aves, extraviadas en el cementerio, entre 
las copas de los cipreses y cujíes, cantaban sobre las tumbas". 
(Díaz R., ídolos rotos, 251). Ref. Cod. 96. 1 1 — aroma. Acacia 
farnesiana. Leguminosas. Arbolillo frondoso, de ramitas y rá- 
quises alampiñados ; hojas con 4, 8 y aun 2 pares de pínulas, 
estas de lo a 2o pares de hojuelas diminutas; raquis con una 
glándula escuti forme cerca de la base; espinas estipu jares cer- 
dosas; cabezuelas florales amarillas, globosas, fasciculadas, 
fragantes (olor de aroma): legumbre lampiña, estriada. El 
tronco de este árbol es de poco grosor y nada recto ; su madera 
sólida, dura, pesada; peso esp. 1,12. — "Según parece, este 
nom]:>re se da en Venezuela a dos especies distintas de Aca- 
cia, la una indígena y de mayor porte, la otra creciendo en to- 
da la zona tropical y raras veces pasando del tamaño de un 
mero arbustillo. El nombre de aromo debería reservarse pa- 
ra la última especie, que es Acacia farnesiana. Por lo de- 
más, la nomenclatura de los cujíes queda aun muy enreda- 
da". (H. Pittier, Nota M S.). Cugí Dt aroma. Cod. II9. 
D. t. aromo. Ref. Gros. II, 362. || — bitango. Aíiniosa sp. 
Tronco cilindrico, gris cinéreo, inerme; hojas con 14 a 16 
pares de pínulas ; raquis acanalado con una glándula umbili- 



DE VENEZUELA lol 

cada cerca de la base; pínulas con unos 25 pares de hojuelas; 
cabezuelas pedunculadas, axilares, amarillas ; ovario oljlongo, 
verdoso. Guárico. 1 1 — cabrero; Mimosa Cabrero. Especie así 
llamada por servir de pasto a las cabras sin duda. Sinn. Cu- 
jí DE CABRA, en el Guárico (?), CaudEro. || — -hediondo. 
Acacia foctida. Mapurite, Ubeda, abajo. Nombres vulgares 
debidos al olor desagrada1:>le que exhala la madera hendida. 
Esta se aprovecha para leña^ que arde mui bien. 1 1 — negro. 
Hojuelas más largas que las del cují blanco. Madera mui só- 
lida; casi toda la superficie que ofrece el corte trasversal lo 
ocupa el corazón, que es de un negro rojizo. Guárico. 1 1 — ya- 
ouE. Frosopis ciuiiancnsis. Yaque || Acacia sp. ( ?). Es- 
pecie de cují de tronco agrietado, oscuro, hojas con 1 a 2 pa- 
res de pínulas, perpendiculares al raquis, cada una con 18 
pares de hojuelas y una glándula entre cada par sobre el ra- 
quis ; racimos con flores sentadas ; involucros amarillentos 
con 5 divisiones ; legumbre de 5 a 6 pulgadas encorvada, con 
unas 24 semillas. Costa de Barcelona. Al parecer, la misma 
especie anterior. || Junar cují: jugar dinero imaginario. — 
''Desde aquel momento mis fondos todos estaban comprome- 
tidos e iba a tener que jugar cují". (Cabrera M., Mimí, 144). 

CUJIAL. Sitio abundante en cujíes. Us. en el Guárico. 
D. t. Cujisal. 

CUJICITO. Dim. de Cují. Geog. 

CUJÍ ME. Árbol indeterminado del Zulia. 

CUJISAL. Ver Cujiáe. — "(Se les escapaban) hacia el 

coquetón cementerio blanco y verde, paramentado de 

rojo cuando florece el cujisal sobre las tumbas". (Díaz R., 
Cuento í/rw).— ''Semejan espejos perdidos bajo el mezqui- 
no polvoriento follaje de los bravios cujizales". (Cabrera M., 
Mimí, 15). Usase en Caracas y Occ. Voz geog. 

CUMÁCA. Bombax Ccyba. Ceiba. Voz car. tam. y ch. 
Geog. 

CUMÁN. Bebida embriagante de los Caribes. — "Los in- 
dios, que ya estaban dispuestos para la refriega y furiosos con 

.la fortaleza de las bebidas de chica y cumán -en breve 

rato hicieron una cruel matanza". (Caul, II. 5), 



lo2 GLOSARIO DE VOCEvS INDÍGENAS 

CUMAPAN. Especie de Arácea. Ver Camapán, Chan- 

GUANGO. 

CUMARAGUA. Especie de caracol de las costas de 
Paraguaná. 

CUMÁRE. Astrocaryuín vulgavc. Palmera del Orinoco, 
cuya altura rara vez pasa de 2o ni. Está armada en todas sus 
partes hasta en el borde de las hojuelas, de formidables es- 
pinas ; espádices inter foliáceos. Florece en enero. Sus hojas 
aun no abiertas contienen una fibra suave y flexible de que 
fabrican mui buenos chinchorros los naturales de Guayana y 
el Alto Llano. — "Plabía nacido como las flores | como la pina, 
como el enmare". (Gorrochotegui, Afamare, I). Sin. Tu- 
CÚM. Cod. II9. 

CUMARÚCO. Stcrculia apétala. Camürúcü. 

CUNA. Promicro ps Guasa. Pez del mar Caribe que su- 
ministra un aceite útil para el alumbrado. 1 1 — Pez de las cos- 
tas de Cumaná, clasificado por Humboldt entre los Lábridos, 
Sospecha Ernst que sea del género Laehnolaimus. Mui apre- 
ciada es su carne. || — Especie de planta herbácea de Apure. 
Produce una raíz bulbosa empleada para pescar. — ''Majan 
una raíz llamada cuna, con la cual embriagan el pescado''. 
(Rivero, Hist., p. 8). — "Echan en los charcos bien majada 
la raíz que llaman en español barbasco y en achagua cuna". 
(Id. ib., 147). — "Dos especies de raíces crían para este pro- 
pósito (para pescar) : la una llaman. Cuna, crece al modo de 
la Alfalfa, y cría la raíz semejante a los nabos, menor en el 
olor, y sabor". (Gum. I, 321; 2? ed.). — Reff. Cassani, Hist. 
cap. 7; R. Páez, Traveh aud adventures, p. 382. 

CU^AQiUKRO. Fclis pardalis. Pequeño felino parecido 
al gato, aunque su cola es más corta en proporción. Tiene 
cerca de 4 pies de largo, y su piel es rojiza, adornada de man- 
chas negras, oblongas sobre el lomo y los costados, y redon- 
das sobre las patas y el vientre. — Se le cree idéntico al gato 
cervante y al gato tigre. — "Venía el indio de gala, lucía atra- 
vesado en los lomos una piel de cunaguaro". (Urbaneja A., 
Los abuelos). Reff. Caul. I. 7; Cod. 162. Cf. Tigrito. 

CUNÁRO. Mesoprion sp. Pez del mar Caribe, 



DE VENEZUELA lo3 



CUPÁ. Jacaranda lUicifolia. Bigiioniáceas. Especie de 
árbol maderable. Sin. Guarúpa. 

CUPÁNA. Paullinia Cupaiia. vSapindáceas. Planta sar- 
mentosa de que aprovechan en el Alto Orinoco el arilo del 
fruto para aderezar una ])asta análoga a la guaraná del Bra- 
sil. Ref. Cod. loó. II — Bebida amarga y tónica que prepa- 
ran los naturales del Alto Orinoco con el fruto de la cupá- 
NA. (Véase Michelena, £.r/?/. of., 1 : I9). — "Se regresaron a 
sus conucos | estimulados por la cupana". (Gorrochotegui, 
Aramarc, I). 

CUPATA-. Planta sarnientosa de la antigua provincia de 
Barinas, que produce un fruto redondo, comestible. El ca- 
nónigo Cortés Madariaga la denomina cus pata y describe así 
la fruta: ''Su figura es esférica, y su diámetro de 6 pulgadas, 
la corteza verde, con tmas manchas amarillas : en el centro 
contiene una pulpa anaranjada llena de pepitas, a que es ad- 
herente aquella : sabe a melón : estas pepitas son achatadas ; 
después de limpias quedan trasparentes como el cristal". (Dia- 
rio y observaciones, etc., 1811; parágrafo 35). 

CUPÉI. Clusia sp. CopÉi. 

CUPÍ. Rhecdia (Calopliylluui) Cupí. Gutiferas. Árbol 
de hojas opuestas, o]:)longas, obtusas por anibos cabos, en- 
terisimas, coriáceas, lampiñas, largas de cosa de 9 pulgadas, 
costilla gruesa, prominente debajo ; venas laterales trasversas, 
semiparalelas ; peciolos lampiños'. Alto Orinoco, Ref. Cod. 
119. 

CüPÍDO. Véase Cupís. 

CÚPIRA. Pez de rio que se cría en Cojedes. Geog. 

CUPÍS. Driinys granatensis. Maganoliáceas. Árbol de 
hojas pecioladas, acuminadas, mxui verdes en el haz y de un co- 
lor blanquecino en el envés ; inflorescencia en pedúnculos axi- 
lares solitarios, de flor también solitaria; pétalos blancos, en 
número de 12 más o menos. vSu corteza es aromática y esti- 
mulante. Barquisimeto, Trujillo, Mérida.~"En Barquisime- 
to mezclan el polvo de la corteza con la sal que se da al ga- 
pado, en proporción de una onza para una libra de sal : agrá- 



lo4 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



da mucho a los animales, aumenta su apetito y mejora su es- 
tado general". (Ernst, La exposición, 445). D. t. Cupido. 

CUQUIRÍTA. Especie de palmera. Ref. Cod. II9. 

CUQUIVANO. Véase Cuchiváno. 

CURA. Persea gratissima. Aguacáth:. Voz chibcha, de 
poco uso en Venezuela. Ref. Herrera, Décadas. 

CURACHÍRE. Especie de pájaro de Ouayana, de color 
oscuro, mui cantador, que hace sus nidos con barro a imita- 
ción del GUAi MARERO. Guayana, Barcelona. Del arecuna kii- 
rachi, lo mismo. Cf. Albañil. D. t. curachíra. 

CURAGUA. Brocchinia sp. Especie de bromeliácea del 
Orinoco, de cuyas hojas extraen una fibra bastante fina con 
que tejen los indígenas la mejor clase de chinchorros, a veces 
adornados con vistosas plumas. Guayana, Alto Llano. D. t. 
CURAGUÁTK. — "Críase con abundancia una especie de pita que 
los indios llaman caruata y los españoles cocuiza, de que hai 
otra especie en Orinoco llamada curagua o curaguate". (Caul. 
I. 3). Ref. Carv. Car. y Arec. curaiia. En calina kúlaua, y 
en galibi kidáua son nombres de la cocuiza. En galibi kuráua 
significa cuerda. 

CURAGÜÍTO. Pez mui pequeño de la costa de Bar- 
celona. Friese como la sardina, hecho una especie de albóndi- 
ga o budín. y^ 

CÚRAME. Planta de Guayana que suministra un color 
negro con que se alcoholan el rostro los Guajibos. D. t. có- 
rame. 

CURAMlGUx^. Cynostcrniiin scurpioídes. Galápago. 
Voz cumanagota usada en el Oriente. 

CURARA. — "Árbol que se produce en la Sierra, pro- 
vincia de Maracaibo, y cuya corteza pulverizada, cicatriza 
dentro del tercer día toda especie de úlceras". (Pompa, No. 
162). 

CURARE. Veneno muí activo que fabrican varias tri- 
bus de la Guayana, en especial los Piaroas del Alto Orinoco. 
Expéndelo estos últimos en pequeñas calabazas (taparifas), 
y úsanlo para enherbolar las flechas reservadas para la caza. 
Extráenlo del inavacure, concentrando su jugo por cocimien- 



m VENEZUELA lo5 

to y espesáiidulü cun el jugo de otro palo llamado kiragücro. 
El cuRAKK no es pernicioso sino cuando se pone en contact(j 
con la sangre. Es opinión popular ya objetada hace unos 8o 
años, que el antitóxico más seguro es hacer beber salmuera y 
guarapo al paciente, que de ordinario tarda 15 minutos en 
morir. — "Los SS. Boussingault y Roulin han hecho varias ex- 
periencias que han probado que la sal no puede ser considera- 
da como un contraveneno del curare, y la opinión de estos 
hombres i.kistres debe hacer mui cautos a los que se fien en el 
remedio de la sal o del jugo de la caña dulce, puestos sobre la 
herida y bebidos inmediatamente". (Codazzi, Gcog. 111). Lo 
cierto es que aun hoi persiste entre el pueblo la idea del reme- 
dio. Voz tomada del car. kurari: en mac. y tupí urári. 

CURARÍ. ArboPde la región occidental (Barquisimeto, 
Zulia), propio para la construcción civil; madera bastante 
pesada, dura, de color pardusco con vetas más oscuras, bas- 
tante compacta : raja fácilmente y es de mucha duración. Pro- 
bablemente una Bv^iKmiácea. D. t. Curarírü. Ref. Fuenma- 
yor, o. c. 4. 

CURARÍGUO. Árbol elevado de Portuguesa, que da 
una madera incorruptible, de corazón pardo rojizo, mui ade- 
cuada para obras hidráulicas; vuélvese rojiza con el agua de 
jabón y raja a los largo con faxilidad. Es quizá una especie 
de Tccoma, y c.orresj)onde bien al curarí o curarire del 
Zulia en sus caracteres j)rincipales. Curarígua es voz geo- 
gráfica. 

CURxA.RÍKE. Véase Curarí. En Trujillo y Zulia es el 
Araguanéi. [Tccoma clirysantha). 

CURÁTA. CuratcUa americana. Dilcniáceas. Árbol ca- 
racterístico de las llanuras que se extienden a uno y otro lado 
del Orinoco. Elévase a unos 2o pies de altura; tronco por lo 
regular tortuoso, hojas apergaminadas, ásperas, como esmeril. 
Comen su fruto las palomas silvestres. Madera dura, pesada, 
de un castaño r^)jizo, jaspeado a causa de los radios medula- 
res ; peso específico o,8o5. Sus hojas se usan como papel de 
lija. Del caribe kuráta lo mismo. Sin. Chaparro. Ref. Gros. 
ÍL 371. II — Arundincria sp. Voz chaima y macusi, cuyo sen- 



loó GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

tido es cerbatana. Los Macusis fabrican de aquella gramínea 
tales instrumentos. 

CURBANA. Ccuiella alba. Árbol alto de 3o a 4o pies, 
cuyo tronco tiene 12 a 18 pulgadas de diámetro; hojas siem- 
pre verdes, esparcidas, coriáceas, enteras, lampiñas, lustrosas, 
espatuladas ; flores moradas, en corimbos terminales ; pétalos 
carnudos, mitad más largos que el cáliz ; anteras amarillas ; 
baya negra, globosa, con pocas semillas. Madera dura y pe- 
sada, de color acanelado o pardusco claro bastante uniforme, 
con algunas vetas mui poco pronunciadas. Hállase en las mon- 
tañas del Caroní y Üpata. No es al parecer la corbana (árbol 
de "madera negra", madre del cacao) de que nos habla Ovie- 
do (I, 248), que según cuentas es una Leguminosa. Reff. 
Cod. Ío3 ; Gros. 1, 371 ; II. 37g. 

CURÉO. Especie de árbol y su madera. Ref. Cod. II9- 

CURÍ. Cavia Aporca. Subungulados, Pequeño roedor 
de cráneo convexo, estrecho por delante, ensanchado por de- 
trás ; huesos de la nariz prolongados en forma de puente ; 
agujero occipital circular. Pelaje áspero, luciente, fino, alisa- 
do ; orejas, lomo y patas casi desnudos. Color pardo gris o 
amarillento, según la estación. Longitud 26 cm., altura 9. 
Esta especie es probablemente el llamado ratón curíto en 
Portuguesa. En Barquisimeto suele darse este nombre de 
CURÍ al ACURiTO (C. Cobaya). La confusión proviene sin duda 

de la semejanza de los dos animalillos. — "Hay curies 

que son de hechura de ratc^nes excepto que no tienen rabo". 
(Aguado, I. 248). Formas ant., curie, cori. Cas. V. 3ol ; 
cori, Ov. I. 390. cori, Cast. 1 Bleg. I. 4'^ 1 Bleg. XIV. 7v 
Gomara y Castellanos mencionan el curí al cual también 
llama cori el último. (Hist. del N. R., II. 61). La voz es tai- 
na: apcreá es voz guarani (cit. por Oviedo bajo la forma 
aparca) y se usa en la Argentina. 

CURÍA. Rhytiglossa caracasana. Acantáceas. Yerba cu- 
yas hojas estrujadas exhalan un olor balsámico que recuerda 
el de la sarrapia. En la industria de confeccionar chimó 
suele añadírsele a la pasta en preparación el cocimiento de esa 
yerba. Sinn. MuIvATÍca en Portuguesa. Yi^RBA pií alme:n- 



DE VENEZUELA lo7 

DRA'én Cojedes (Hernández Nadal). Oiiizá la caria de Ovie- 
do (I. 38o). 

CURÍA. Bebida fermentada que preparan los indígenas 
del Alto Orinoco empleando los tubérculos de la batata. 

* CURIARA. Embarcación enteriza, pequeña, ligera, me- 
nor que la canoa, mui usada en la navegación fluvial. — "Se 
hallaban los buenos Padres, fabricando su barca, cuando per- 
mitió Dios ([ue llegase a este sitio una curiara del Maestre 
de plata". (Rivero, Hisf. 2(.jg).' — Voz de origen caribe: en el 
insular, por ejemplo, decian kuliála, en el continental dicen 
kuriara; en galibi kuliára, en tamanaco kuriara, etc. 

CURIBIJÚRE. Brocchinia sp. Especie de Bromeliácea 
de- los Llanos, de hojas angostas, mui largas, de borde espi- 
noso. — "Hay chica, cotuprises y mamones, | Pinas, curibiju- 
res, caracueyes". (Cast. Bleg. XIV, c. L) D. t. Ouiribijúl. 

CURICÁRA. Especie de cotorra, mui parlera cuando se 
domestica. Bajo Llano. Del tupi. La curicá o curucú del Bra- 
sil es el Psiítacus acsii'í'us y la CJirysotis ainazonica. 

CURICARE. Scrranus sp. Pez de cuerpo comprimido, 
grueso; mandíbula inferior saliente; dientes pequeños en la 
mandíbula superior, esparcidos, pero agrupados hacia la lí- 
nea media, en la inferior dispuestos en dos filas; aleta dorsal 
con espinas gruesas, corrida hasta cerca de la cola ; abdomina- 
les debajo de las pectorales; cola truncada. Color pardusco; 
aletas pardas. Longitud, unos 3 palmos. La Guaira. D. t 

CURICÁRA. 

CURICHÁGUA. Aféase Pirtchagua, abajo. Voz us. en 
Margarita. No es, al parecer, la curicJiagua que describe fr. 
J. Carvajal de este modo : "Fruta de bejucos, muy dulce. Co- 
merse tierna y cruda; j^ero cuando está dura, se queze. Es 
nnuy sana y de el tai^iaño de una camuessa". (O. c, p. 368). 
Sin. Orozús. 

CURIMÁTA. Curimatus cyprinoidcs. Carancínidos. Pez 
del rio Túi. E' C. ¡c.ticcps es del lago de Maracaibo. Kuri- 
niiata llaman los Caribe^ el coporo. (Plecostoinus sp.). 

CÜRIÑÁTAL. Chlorophonia Pretii. Véase Curuñatá, 



lo8 GLOSARIO- DE VOCES INDÍGENAS 

■ ^ . ^ r: ^_ 

CURITÁCA. Sinónimo quizá de curicára. Ref. Taus- 
te, 127. Del chaima kuratak lo mismo. 

'CURíTO. CaUiclithys ihoracatus. Silúridos. — 'Pequeña 
pez caracterizado por dos hileras de láminas huesosas latera- 
les, extendidas de la cabeza a la cola. Este,pececillo habita en 
los pantanos y aguazales que quedan en el verano, y entonces 
lo pescan con cJiirar.es o nasas pequeñas adaptadas a esta cla- 
se de pesca. Hállase en los caños de Apure. Guárico y el Ba- 
jo Llano. Llámanle cascadura en Trinidad. ] \—Callichthys 
sp. ( ?). Pececillo escamoso de Portuguesa, que se cría en los 
pantanos que persisten en la estación seca. Despojan la car- 
ne de las espinas y cómenlo en escabeche. Es probablemente 
el mismo citado anteriormente. ¡ |~f Ratón). Pequeño roedor, 
más pequeño que el curí o cobayo, sin cola, de un color aleo- 
nado, comestible, que se halla en el Bajo Llano. Es quizá el 
Cavia Apcrea. Véase Curí. 

CURIVANO. Sclcria liirtclla. Gramínea de tallo simple, 
triangular, con hojas pubescentes ; giomérulos de 5 a 7, al- 
ternos, separados ; glumas aristadas, híspidas ; aquenios glo- 
bosos, lisos, brillantes, con punta. Alto Orinoco. Florece en 
mayo. 

CURRUCÁI. Véase cabjm]?o.^- 'El Currucay es goma 
que llora el árbol de su nombre, después que le pican la cor- 
teza; es parecida al Anime , pero muy pegajosa: tiene el olor 
aromático, más intenso, y fuerte, que el Anime". (Gum. I, 
3o7; 2^ ed.) Del cum. kurkái lo mismo. Ref. Caul. I, 6. || — 
Corteza del cabímo. — "En la Ciudad de Bolívar hemos visto 
despachar en las bodegas su segunda corteza (la del cabimbo) 
seca y vuelta correas o tiras largas con el nombre de curucai, 
y se usa diariamente para sujetar y atar las varas y varitas 
que se emplean en la construcción de las casas de campo, y 
es mui duradera ; parece una especie de cuero vegetal : para 
emplearla se remoja y entonces se vuelve mui flexible y mui 
fuerte ; exhalan entonces el olor penetrante del aceite de palo". 
(Grosourdy, O. c. 11. 378). Del car. kurúkai aceite (copái- 
ba). II — Véase Tacamaháca. Voz usada entre los indígenas 



DE VENEZUELA . I09 



(le Rionegro.^ — ''Entran los criados y untan el cuerpo de es- 
tos con un bálsamo blanco que llaman Curcay y luego sobre 
ellos oro en polvo". (Papel del siglo XVI, en L. Duarte L., 
Historia patria, p. 76). D. t. curucái. (Cod. lol). 

CURÚBA. GaUinago frcnata. Especie de agachadiza, de 
color de canela, con una lista negra en el cuello, encontrada 
por Goering cerca de Lagunillas. Sin. Bkcaza. | | — Planta de 
hojas trifoliadas y hojuelas elípticas, acuminadas, aserradas, 
que echa una fruta acida, a modo de berengena. Aíérida. La 
curitba del Brasil es una Cucurbitácea. Ref. Pie. 96. || — Atta- 
lea spcciosa. Especie de palmera del Táchira y Zulia. D. t. 

CORÚBA. 

CURUJUJÚL. Niduíarimn Garatas. Bromeliáceas. 
Planta vivaz, del aspecto del curtbijltrk, de hojas radicales, 
arrosetadas, prolongadas, rígidas, punzantes ; la inflorescen- 
cia es un bohordo que termina en espigas arracimadas y el 
fruto una baya amarilla. — "Sus nacarados frutos en el limo | 
el punzador curujujul engendra", (Lazo Martí, Silva). D. t. 
OuiRijujÚL. (Lazo Martí, Silva, I). Car. kurupishul, lo 
mismo. 

CURUMÁRE. Aire melancólico usado entre los indí- 
genas del Casiquiare, y entonado en sus carrizos o zampo- 
ñas. — "Suenan, del próximo bohío, | carrizos melancólicos el 
son del curumáre". (Arvelo L., Sones y canciones, 77). 

CURÚME. Especie de árbol maderable (Cod. II9). 

CURUÑATÁ. Clorophonia Pretrii. Tanágridos. ''Ave 
pequeña de lindos colores, muí viva, alegre y cantadora; se 
la tiene en j-aula por la melodía de su canto". (Cod. I9I). 
D. t. CuRiÑATÁi,. Sinn. Cronita (corrupción?) en el Tá- 
chira, Vkrdin. i i — ^montañkro. Véase Guaijáno, abajo. 
Us. en Caracas. 

CÚvSL Especie de planta maderable. (Cod. II9). 

CLTSTCÚSL Nyctipitliecus trivirgatus. Mono platirrino 
de cuerpo delgado ; cráneo redondo, pequeño ; ojos grandes ; 
hocico grueso, ancho, poco saliente; fosas nasales abiertas 



lio . GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

hacia a1)ajo ; orejas pequeñas ; miembros posteriores más lar- 
gos que los anteriores ; cola no prehensil, más larga que el 
cuerpo. Pelaje fino, suave, lacio, gris pardo, y más o menos 
herrumbroso por encima ; tres rayas negras paralelas, de igual 
anchura, corren sobre la coronilla, y otra parda amarilla mui 
ancha se extiende desde la nuca hasta la raíz de la cola, cuya 
punta es negra. No difieren los sexos en color. Duerme du- 
rante el día y caza pájaros de noche, aunque acepta cualquier 
otro alimento. Sus ojos refulgen en la oscuridad. Voz fuerte 
y ronca ; irritado, prorrumpe en repetidos grr, grr. Tiene la 
fisonomía triste y abatida, y sus movimientos son mucho más 
lentos cjue los del caparro. Voz tupi. El del Brasil es el A^ ao- 
tus. Ref f. Gum. I. 264. ( ?) ; Caul. I. 7. 

CUSPA. Dasypus sp. Especie de armadillo pequeño. En 
su cola sin escamas se diferencia de los demás armadillos. 
Suele hacer sus madrigueras en los cementerios, y su carne, 
a causa de esto y de su olor desagradable, no se come en el 
Guárico. El de Guayana parece ser de una especie mayor. La 
voz tiene género masculino. Car. kúspua, arec. kupa. \ \ — Ga~ 
lipca ciisparia. Rutáceas. Árbol social de 2o a 3o pies de alto, 
hojas alternas, trifoliadas, sin estípulas; hojuelas enteras, 
inequilaterales, algo desiguales entre sí, ovales, lisas, coriá- 
ceas; flores blancas en racimos espici formes, terminales; fru- 
to formado de 5 carpidlos o cajitas, con semillas casi esféri- 
cas, negras, lustrosas, del tamaño de un grano de mijo. Ma- 
dera bastante dura, compacta, pesada y fuerte, de grano mui 
fino y color amarillento, parecida a la del boj. Peso específi- 
co 0,90. Crece en Cumaná, Barcelona, Guayana. D. t. Chus- 
pa y CuspÁRiv. 

CUSPARE. Véase Cuspa. Voz gaHbi. Ref. Gros. I., 
346; II. 268, 38o. 

CySÚ. Especie de árbol indeterminado. 

CUSÚCA. Árbol frutal silvestre de Coro. 

CUTE. Véase Carári-:. 

CUTÓSO, A. Sujeto afectado de cutk. 

CUYOBÍSE. Especie de árbol indeterminado madera- 
ble. (Cod. II9), 



DE VENEZUELA . 111 



CUYÚBI. Especie de árbol. Madera fuerte, de la que 
hacen los Indios giiayaneses flechas y armazones para sus 
viviendas. "Dura hasta cien años sin podrirse". ( Gorrocho- 
tegui). — "Lanzad, lanzad las flechas | de roble y cuyubí". 
(Id., Aramarc, XXI). Ref. Cod. II9. 



CH 



CHACÁCO. Ver B achaco. Voz us. en Margarita. 

CHÁCARA. Pequeño guarniel que se lleva sujeto a la 
cintura. U. t. en Col., de donde proviene la voz. Ref. Pie. 9?. 

CHACARRANDAI. Tecovia sp. Árbol florestal que 
produce una madera hermosa por la variedad de sus visos, 
semejante al caréi ; es "de color rojizo-amarillento y más os- 
cura cuando envejecida, dura y pesada; buena para la cons- 
trucción (se dice también que es tintórea)". (Ernst, La B.r- 
posición, I99). Crece en Caral:)obo, Aragua, Guárico. D. t. 
cliacarandái (Oviedo B., I. 1), chacarrandán, chacarrandán- 
go, chacarrandán, chacarrondái. (Cod. I09). De estos seis 
nombres el tercero y el primero son los más usados. Creeríase 
que es forma afín de chacarandá o yacaran-dai, que designa, 
según Alcedo, una madera de Colombia y el Ecuador {yaca- 
randa sp.) ; pero Ernst sostiene que nuestro árbol no es 
de este género. De todos modos, las variaciones de la voz in- 
dicarían una procedencia exótica. ■ 

CHACO. Ipomoca ^Batatas. Batata. — "Lo mismo se 
hace con las batatas o chacos, y son en todo parecidas a las de 
Europa, excepto en la figura, que son por lo común redondas, 
y las hai de varios colores : unas amarillas como las de Mála- 
ga, que son las mejores; y otras blancas y moradas, que son 
las más comunes". (Caul. I. 4). Voz usada en el Or. Del 
cum. chaku o yako, tam. ichákn, lo mismo. Ref. Cast. Bleg, 
pass. * 



112 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



CHACO. Empalizada para batir y atrapar caimanes. — 
"Verlos del caimán en la batida | so])re pendas velar en la 
L/agnna, | el chaco levantar, y los horribles | monstruos co- 
ger, con riesgo de la vida". (U. Pérez, La vengayizadc Yau- 
rcpara). Cf. el chaco de la Arg. descrito en el libro citado de 
Don Daniel Granada. 

CHACHARITO. Dicotylcs sp. Puerco montes más pe- 
queño que el chácHx\ro, de color leonado. Sin. Potichi. 

CHACHARO. Dicotylcs torquatiis. Suídeos. Puerco 
montes de color pardo negruzco, con una faja amarillenta o 
blanquecina que partiendo de los hombros llega hasta el pe- 
cho. Mide 93 cm. de largo, 2 de cola, y 35 a 4o de alto. Voz 
maipure. Sinn. Báquira cinchada, B. dic coligar {váquira 
de collar, Cod. 168), Tustúrk. 

CI I AGÚALA. '*Son las chagualas como las patenas que 
se usaban en España entre gente hymilde antiguamente". 
(Carvajal, O. c, p. 339). Obsoleto. 

CHAGUÁNCO. Zorro. Voz usada en Coro. 

CPI AGUARÁ ATA. Voz cumanagota que designaba cier- 
ta palma del Oriente. Caulín (o. c. I, 3) hace sinónimo el 
vocablo con el caribe arángua y el cumanagoto aracúi (Hist. 
III, 21); pero Ruíz Blanco en' su Tesoro cita las palmeras 
cJiaguaranm y auruciií como distintas. Cf. Yaguára. Ref. 
Cod. 94. ¡ I — Nombre hoy aplicado a la pahua real de Cuba 
(Roystonea [Orcodoxa) regia). "El nombre vulgar cha- 
guarania lo hallamos primero en el Tesoro de la Lengua Cu- 
managota por Fr. Matías Ruiz Blanco : nada sabemos sobre 
su etimología; pero seguramente no designa la misma especie 
que hoy llamamos así, porque consta que ésta fué introduci- 
da de las Grandes Antillas, de donde llegó como palma real, 
denominación que ha conservado allí hasta hoy. Cuando 
Humboldt visitó a Caracas (I800), se usaba en Venezuela el 
mismo nombre; pero más tarde éste fué sustituido (¿acaso 
por motivos de política?) con el de chaguarama. No sabemos 
a cuál especie realmente corresponde, aunque por cierto debe 
ser una palma bastante conum, lo que se deduce de la circuns- 
tancia de existir en ^1 país muchos puntos y sitios llamados 



DE VENEZUELA 113 



Chaguaramas y Chaguaramal" (Ernst, Observ. etc., en el 
"Bolet. del Min. de Ob. públ.", n" 126). Es posible que la 
chaguarama de los misioneros sea la yagua de hoi o el corozo 
(yagi'idra en varios dialectos). D. t. chaguaramo. — "Por los 
chaguaramos que circundaban el jagüey, graciosas pilastras 
rematadas en penachos de flébiles plumas, se le distinguía a 
lo lejos". (Urbaneja A., Los abuelos). — "Viene a esperar, 
junto al chaguaramo que sombrea mi casa, un plato de so- 
pa". (Díaz R., Sermones líricos, I89). — "Cual centinelas er- 
guidos I en la calma del paisaje, | los chaguaramos dormidos 
I parece que están vestidos | con una bruma de encaje". (R. 
Benavides P., Bn Caracas). 

CHAGUARAMAL. Sitio poblado de chaguaramas. 
Geog. 

CHAGUAR. Rozar. Us. en Mérida. 

CHAGÜE. Roza. Us. en Mér. 

CHAMPLA. Atolladero, pantano. Us. en Trujillo. 

* CHAMUCHINA. Chamusquina, alboroto. Voz de ori- 
gen quichua, según Ceballos. Geog. en Venez., por Samu- 
sida. 

CHANGARAGATO. Langosta, saltón, en Margarita. 
D. t. Ñangaragato. 

CHANGO. Ver Machango | | — ^Mona, persona fea. 

CHANGUE. Escarabajo grande, con cuernos. Quizá un 
Dynastes. 

CHAO. Rastrojera. "Es un cuadro de cultivo, que por 
abandono es invadido por malezas y abrojos, que vuelven el 
terreno al estado selvático". (Dr. P. J. Rojas). 

CHAPAPOTE. Asfalto. "También ay chapapote en la 
Costa de Coro". (Cisn. 23). Del azt. chapápotl. Ref. Bachi- 
ller, Cuba prim. 243. 1 1 — Por analogía desígnase así una 
sustancia o mezcla viscosa indefinida. Despectivo. 1 1— Se apli- 
ca a una raza de yuca amarga, cultivada en los llanos de Bar- 
celona, de rápido crecimiento y mucho provecho en la fabri- 
cación del' casabe. 

* CHAPETÓN. Sujeto nuevo o principiante en cualquier 
oficio. — "El Congreso me ha enviado a libertaros de los es- 



114 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

pañoles o chapetones que quieren entregaros a Boves, a Ay- 
merich, a Montalvo". (Bolívar, proclama de Techo, 1814). — 
"Como los más de los soldados fuesen bisónos que co- 
múnmente llaman chapetones se dieron a huir vergon- 
zosamente". (Aguado, I. 277). — "Los que nuevamente vie- 
nen (a los trabajos de Tierra Firme), a los quales en estas 
Indias llamamos chapetones, y en italiano les dicen visónos". 
(Oviedo). En igual sentido toman la voz Castellanos {Bleg. 
1, 1. Pte. 2^) y Vargas Machuca {Apol. y desc. de los Ind. 
Occ.) Compárese Bachiller, Cuba prim., 243. En Chile es 
sinónimo de torpe (Rodríguez). En la Arg. inexperto, biso- 
ño (ú. t. c. s.) (Granada, Vocal?, riopl. 182). U. t. en el 
Perú y Bol. (Bayo). La aplicación del adjetivo excluye por 
supuesto la terminación femenina. No es hoi voz corriente en 
-Venezuela, y lo mismo en la Arg., según lo ha pensado acer- 
tadamente Granada, {o. c, 184). — La etimología siguiente 
no es, en nuestro concepto, mui satisfactoria. "Del araucano 
cJiiapi, ladrón, se ha formado chapetón, término despectivo 
de que los Indios se servían para designar a los Criollos, y 
estos a su vez para denostar a los Españoles europeos". (G. 
Maspéro. Sur quclqucs singularitcs phonctíqucs de Vespagnol 
parle dans la cam pague de Buenos- Ayres et de Montevideo). 
* CHAPETONADA. Fiebre de aclimatación. Apenas usa- 
do. En Chile, torpeza, bisoñada. (Z. Rodríguez). 

CHAPORRILLO. Esp. de árbol de Guayana. Voz afín 

de ZAPORRO? 

CHAPULÍN. Esp. de lagarto, en el Táchira. Voz ná- 
huatl que significa langosta, saltón. (Acridhitn peregrinum). 

CHAQUÍQUE. Esp. de árbol maderable de Trujillo. 
Sin. Chaouito. ( ?) 

CPIAQUÍRA. Collar de huesos, brazalete, en la Cordi- 
llera. Primitivamente significó "cuentas, abalorios para ador- 
nos de las mujeres". (Carv. 239). 

CHARA. Pequeña quinta o lugar de recreo. — "Solamen- 
te las orillas del río están cubiertas de vegetación y sembra- 
das de charas, pequeños lugares de recreo". (Cod. 577). — 
"En las provincias orientales de Venezuela, la Estancia, la 



DÉ VENEZUELA 115 



Huerta, lleva el nombre indígena de chara. Con este nombre 
se designa una cabana con jardín, una estancia de árboles 
frutales, generalmente, en un valle". (A. Rojas, Bstudios in- 
dígenas, 146). Us. en Cumaná. Del cum. chura, barbacoa, 
soberado, cámara; o más bien del cal. chalí, liuerto, jardín. 

CHARA. Fruto del charo. — "La chara es una frutica se- 
mejante a las uvas ; la carne verde y maciza ; cómese cocida, 
y puede suplir la falta del pan; por lo que son los indios, y 
aun los españoles, aficionados a ellas". (Caul. L 3). 

CHARA GUANÉL Esp! de árbol indeterminado. ||— 
HEMBRA. Chlorophora {Madura) tinctoria. Mora. Cf. cha- 

RAGUARÁr. 

CHARAGUARÁL Árbol de tinte que se halla en el 
E. Anzoátegui. — "Los (árboles) más conocidos y apreciables 
son charaguarai, con que comúnmente tiñen hilos, ba- 
danas- y apreciables gamuzas amarillas". (Caul. L 3). Geog. 

CHARÁL. Grupo de charos. — "Se cjuejan en los cha- 
rales las palomas montañeras". (Cabrera M., Mimí, 12). 

CHARAPO. Machete de rozar, en el E. Lara. Voz cum. 
y ch. que significó hocino, calabozo con vuelta. (Ruiz Blan- 
co, Tauste). 

CHARO. Árbol grande de Carabobo, especie de 
Malpiguiácea, que Ernst cree pueda ser la ByrsoHÍvia coriá- 
cea. (La Bxpos. 1. 2oo). Ref. Cod. 115. — Árbol corpulento de 
los cerros de Barquisimeto y Portuguesa, que en mayo y ju- 
nio produce ima frutilla farinosa, que comen después de co- 
cerla los naturales. — Árbol del Zulia c[ue en la descripción que 
de él hace Fuenmayor corresponde al anterior ; "Es un ár- 
bol mui corpulento que abunda en las vegas del Zulia. La ma- 
dera del corazón es rojiza y matizada de varios colores; la 
albura es de color amarillo pajizo y veteada de sombras más 
o menos oscuras. Toda ella es*^de grano mui fino y se pres- 
ta bien al pulimento". El fruto contiene una semilla comes- 
tible. — Otro árbol ^de Guayana, citado por Gilii, {Saggio, 1. 
165) es semejante a los que anteceden. (Aparentemente es- 
tas cuatro especies son afines). — ("Todos los charos 



116 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

que he visto pertenecen a los géneros Brosimum, Pir atirie- 
ra, y Helicostylis, de las Moráceas". Nota M S. del Dr. H. 
Pittier). Del tam. cliarc, que designa la especie guayanesa. 

CHATÓFA. Palmera de frondas pinadas que crece en 
el Alto Orinoco. Voz de los Paragenas, según Humboldt. 
(Geogr. plant. 229). 

CHÁURE. Strix flmmnea. Lkciiuza. — "Ay! desde en- 
tonces los carrizos pitan | cual de los chaures los noctur- 
nos dejos". ( Gorrochotegui . Aramare, XII). || Cantó un 
CHAURE. Locución que suele aplicarse al que predice algo 
fatídico o desagradable. 

CHAYOTA. Fruto del chayóte. | | Skr una chayo- 
ta. Aplícase a una persona insulsa, simple, en especial a una 
mujer así. 

* CHAYÓTE. Scchium cdulc. Cucurbitáceas. Planta tre- 
padora, vivaz, cuyos tallos her1)áceos salen de una raíz car- 
nosa bastante gruesa. Hojas simples, largamente peciola- 
das, acorazonadas, con lóbulos dentados, conniventes en la 
base; flores unisexuales, corola blanca, rodada; fruto uni- 
celular, trasovado-oblongo, largo de 4 a 6 pulgadas, comes- 
tible, algo insípido. Del azteca chayutl, lo mismo. Ref. Ernst, 
La chayotera, en ''Bolet. del Minist. de Ob. Públ. No. 145, 
Caracas, I892. 

CHECHÉCO. Especie de pececillo de Barinas. 

CHENCHENA. Opisthocomus cristatus. Gallinácea 
que representa un tipo aislado en el orden sistemático. Ca- 
lveza pequeña, coronada de un copete o cimera de plumas ; 
pico parecido al del paují o de la guacharaca, con cero- 
ma en la base ; alas hasta más de la mitad de la cola ; las plu- 
mas braquiales no cubren las remeras ; cola redondeada, con 
lo pennas largas y anchas. Nuca, lomo, alas, timoneras, mi- 
tad posterior de las remeras, ojos y pico, de color pardo; 
garganta y parte anterior del cuello y pecho, blanquizcas ; 
vientre, piernas, rabadilla y remeras primarias, de un rojo 
castaño claro ; copete blanco amarillento ; patas de un tinte 
de carne pardusco. Mide 62 cm. de largo, ala 34, cola 29. En 
sitios anegados y montuosos del Apure y otros ríos de los 



DE VENEZUELA 117 

Ivlanos es mui común, tanto más cuanto que, a causa de su 
olor desagradable, no se la persigue. vSin. Guacharaca dic 
AGUA. — "De la costa del río, las chenchenas daban un canto 
que crujía como madera seca". (Pocaterra, Vidas oscu- 
ras, 15). 

CHEPITA. Ver quipíto. Voz us. en el Guárico. 

CHERECO. Ver Copóro. Cf . checheco, arriba. 

CHEREMÉCO. Pájaro del Bajo Llano. 

CHERERÉL Cierto pájaro del Orinoco. Ref. Caul. 
L lo. 

CHÍBA. Pequeña red de cuero sin curtir, o de cuerdas, 
en que se envuelven bultos no compactos, como tabaco, etc. 
para trasportarlos a lomo de bestia. En aimará chipa; en 
calina chibi. En Col. chiba o chisgua significa mochila, saco. 

CHIBACÓA. Ixodes sp. En el Bajo Llano es una ga- 
rrapata mui pequeña.. ] | En el Alto Llano y Guayana es el 
coloradito del Bajo Llano (larva hexápoda de un acárido). 
Contracción del chaima kuchibakóa, lo mismo (Tauste tra- 
duce garrapata nicniídilla). Se escribe también Chivacóa, 
que es voz geográfica. || — Araiiiides cayancnsis. (?) 

CH,IBACÚ. Vaccinium sp. Cierta planta de los Andes 
meridensees. 

CHICA. Bignonia (Arrabidca) Chica. Planta trepa- 
dora lampiña, con hojas compuestas cuyo pecíolo hace las 
veces de zarcillo; hojuelas ovales; panojas axilares multi- 
floras, colgantes ; corola purpúrea ; caja larga de 6 líneas, 
bivalva; semillas comprimidas rodeadas de un ala por am- 
bas partes. 1 1 — Árbol frondoso de tierra cálida, y la fru- 
tilla que produce. Véase nigua, que es lo mismo. 'Tlay chi- 
ca, cotuprises y mamones, | Pinas, curibi jures, caracueyes, 
I con otros muchos más que se desechan | E indios natura- 
les aprovechan". (Cast. Elogio de Adar garita, canto 1'^). Del 
ch. ckikayop, árbol de la nigua. Cliica y nigua son nombres 
de la pulga de nigua {Pulcx' pcnctrans). \\ — Bebida em- 
briagante usada antes por los indígenas del oriente de Ve- 
nezuela. Entiendo que es errada ortografía de la voz chicha, 
Ref. Caul. 11, 5. 



118 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

CHIC AGUÍ RE. Chauna Chavaría. Alectóridas. Ave 
zancnda de pico más bien corto con punta ganchuda; línea 
naso-ocular y cerco del ojo implumes ; occipucio con un moño 
eréctil de plumas ; carece de cuerno frontal ; alas con espo- 
lones dobles y de éstos más largo el del encuentro; dedos 
largos. Plumaje del cuello y cabeza blando. Color general 
plomizo, negruzco ; mejillas, garganta y parte alta del cue- 
llo,, blancas ; borde de las alas, vientre y rabadilla, blan- 
quizcos ; ojos amarillos, cerco ocular y línea naso-ocular de 
un rojizo de carne; pico negro, tarsos rojos. Mide 38 cm. 
de largo, ala 53, cola 22. Vive en la región cálida del país. 
En estado de domesticidad toma a su cargo guardar y de- 
fender los patos y gallinas en los corrales. Voz proveniente 
del antiguo guaraní, según Ernst. (Bíimologías zulianas, en 
"El Zulia Ilustrado", n? 14; 31 enero I890). Es el ^hajá 
de la Arg. 

CHÍCORA. Útil agrícola indígena para cavar la tie- 
rra. Es hoi día una lámina fuerte y angosta de hierro, con 
uno de los cabos afilados y el otro con una cavidad o un 
anillo para adaptar el mango o asta de madera. D. t. Chí- 
CURA, — "La CKÍCURA cs de hierro o de madera, destinada 
para sembrar los granos: la primera se usa cuando la tierra 
está dura, y la segunda cuando está húmeda y suave. Con- 
siste en una paletilla encabada en un palo, o labrada del mis- 
mo cabo". (Díaz, I. 12). — ^"Entonces siguen las funciones 
de la chícura, azada y demás que van exigiendo las labores". 
(Id. ib. 14). Del calina cJúkula, que Bretón traduce hesche, 
sarcloir ; cum. chúkura o chura. Sin. Coa. 

CHICORÁZO. Golpe dado 'Con la chícora. D. t. ciii- 
CURAZO. 1 1 — 'Lanzada, en lo figurado. — "Cuando él se re- 
solvió de puro cansado, a tirarte un chicurazo de punta, lo 
que hizo fué marcarle un botuto morado en el jocico". (Ca- 
brera M., Mimí, 55). 

CHICOREAR. Ahoyar el suelo con chícora. ||— Met. 
Alancear. 

CHICUÁ. Pájaro córvido del Táchira. Sin. Picaza. 



DE VENEZUELA II9 



CHICUACO. Cierta ave zancuda del Bajo Llano. || — 
Especie de Cucarachero semejante al Crtstofué. 

CHICURÓN. Chícora grande destinada a ciertas la- 
bores agrícolas. — ''El chicurón: es una chícura de mayores 
dimensiones y cóncava que se emplea en sacar de los alma- 
cigos los planteles con la tierra suficiente para trasplantar- 
los, que es lo que llamamos pilonear o sacar pilones". (Díaz, 
L* 12). 

* CHICHA. Bebida fermentada de maíz. La que se es- 
tila hoi en Venezuela, en especial durante los días de Navi- 
dad, es una bebida refrescante, ligeramente fermentada y de 
consistencia espesa. (Véase: carato). — ''Se escuchaba el bur- 
bujeo de la chicha dentro de la olla, tapada con un pedazo de 
liencillo y atravesada en medio de los bordes por el untado 
ramillón". (Picón F., Fidelia, 134). En la frontera suroeste 
y en Colombia la preparan al modo que lo usaban los indí- 
genas, descrito por el P. Acosta así : '*E1 vino de maíz, que 
llaman en el Perú cizua, y por vocal^lo de Indias común chi- 
cha, se hace en diversos modos. El más fuerte a modo de 
cerveza, humedeciendo primero el grano de maíz, hasta que 
comienza a brotar ; y después cociéndolo con cierto orden, sa- 
le tan recio, que a pocos lances derriba : éste llaman en el 
Perú sora, y es prohibido por la ley, por los graves daños 
que hace emborrachando bravamente; mas la ley sirve de 
poco, que así como así lo usan, y se están bailando y bebien- 
do noches y días enteros". (Hisf. lib. IV, cap. 16). Chicha 
es voz taina. Ref. Ov. I. 24, 252; Bachiller, Cub. prim. 244. 
II Lo MISMO ^'s chicha que IvIMonada. Lo mismo da: re- 
verso de la expresión (usado tamb.. en la Arg.). No SER ni 
chicha ni limonada, ni carne ni pescado. Ni suena ni true- 
na. — ''Ese Cara de cochino es aquel General Galea que era 
comisario la última vez que yo pasé por aquí? — El mismo, 
niño ; lo que tiene es que ahora no es ni chicha ni limoná". 
(Cabrera M., Mimí, 48). 

CHÍGA. Sustancia feculenta extraída de las semillas del 
Chigq por los indígenas del Arauca y Orinoco, 



12o GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

CHÍGO. Campsiandra coruosa. Leguminosas. Árbol de 
ramos lisos; hojas alternas, imparipinadas, glabras, con es- 
típulas lineares, gruesas, deciduas, y peciolos angulosos o su- 
balados, 4-5-policares ; hojuelas de 5 a 9, oblongo-elipticas, 
acuminadas, redondeadas en la base, coriáceas, lustrosas por 
encima; racimos terminales, cáliz apenas más corto que el 
pedicelo, pétalos semipolicares, amarillos ; legumbre ultrape- 
dal, glabra, con valvas estrechamente adheridas. Alto Arauca. 
Ref. Ernst, Bl chigo, en "Boletin del Ministerio de Obras 
Públicas", No. 168, Caracas, I892. 

CHIGUARÁL. Lugar poblado de chiguarKS. 

CHIGUÁRE. Árbol indeterminado de Coro. D. t. Chi- 
huáre:. 

CHIGÜÉ. ''Hambre canina, desenfrenada, insaciable". 
(Pie. lo5). 

CHIGÜICHIGÜE. Bromclia chrysantha (?). Brocchi- 
nia sp. (?) Especie de Bromeliácea, de hojas radicales mui 
largas y angostas, de borde espinoso, que fructifica más o me- 
nos como la MAYA. El fruto es comestible y de sus hojas se 
extrae fibra textil. No es rara en el Bajo Llaigio. Enumeran- 
do las frutas de la región del Apure, dice Carvajal. "Chiue- 
chiue, fruta en razimos y amarilla". (O. c, p. 366). Ref. 
Cod. 96. 

CHIGÜÍRE. Hydrochocriis Capybara. Subungulados. 
Roedor de cuerpo grueso y tosco ; hocico romo, labio superior 
hendido, incisivos mui desarrollados, poco gruesos, con va- 
rios surcos en su cara anterior; ojos grandes, redondos, mui 
salientes; orejas cortas, redondeadas, con borde anterior su- 
bido y posterior cortado ; patas- posteriores más largas que 
las anteriores ; membranas natatorias cortas y fuertes, ano y 
partes genitales externas rodeados por un repHegue cutáneo. 
Pelaje escaso y áspero, parecido al del cerdo. Color entre rojo, 
amarillento oscuro y pardo. Este roedor es el mayor de los 
que se conocen; puede llegar a lio cm. de largo. Habita de 
preferencia cerca del agua, y allí pace y reposa, por lo que 
suele vérsele en manadas a orilla de los ríos y lagunas de los 
Llanos. Corre y salta poco, nada mui bien; cuando descansa, 



DE VENEZUELA 121 

apóyase en los tarsos, como los perros, y rara vez sobre el 
vientre. Aliméntase de plantas acuáticas y cortezas, y es da- 
ñoso a las plantaciones. Cómese su carne en cuaresma, a par 
del pescado, por reputársele anfibio y también se exporta a 
pueblos serranos acecinada y secada al sol. La hembra pare 
una vez al año de 4 a 8 hijuelos o chigüiritos. Azara ex- 
presa su grito con la sílaba áp, y dice que son polígamos. Chi- 
GÜÍRE es, según Caulin, voz cumanagota y palenque. Pon- 
cho, nombre con que lo designa Gumilla, es usado en la 
Cordillera. Las chigüiras es voz geográfica. Reff. Caul. I, 
8; Cod. 165. 

CHIGÜIREAR. Cazar chigüírES. 

CHIGÜIRÉRO, A. Cosa perteneciente al chigüírE. 
1 1 Paja chigüiréra. especie de gramínea del Llano que co- 
men particularmente esos roedores. 

CHÍLCA. Baccharis polyantha (y B. rhcxiaeoidcs, se- 
gún Jahn). Planta medicinal de la Cordillera que da también 
un tinte amarillo. D. t. chirca. Del quich. chuica, que es la 
B. salicifolia y otra compuesta, el Bupatoriuin polystachium. 
Cf. el chuco de Col. y Humboldt, Viaje, etc. || — rivAI.. Ly- 
cos cris latifolia. Compuestas. Planta medicinal de ramos es- 
triados, lanuginosüscomo con tela de araña, o bien lampiños; 
hojas anchamente lanceoladas, triplinervias, lampiñas por arri- 
ba, níveo-lanosás por debajo, involucros lampiños o apenas 
lanosos cual telaraña, con escamas agudas adheridas o ape- 
nas manifiestas las exteriores; papo con 2o — -So filamentos. 
Habita en Carabobo, Occ, Bajo Llano. Sin. botonera. 

CH,ILE. Capsiciim sp. pl. Véase Ají. Del azteca chilli 
pimiento.. Ref. Pie. lo5. 

CHILQUiTA. Baccharis sp. Planta de Mérida. Diminu- 
tivo de CHÍLCA. 

CHIMBANQUELE. Baile popular de Coro en honor de 
S. Benito, mencionado en la lei de policía provincial. Tam- 
bién ha existido en el Zulia, donde se le llama chimbánguE- 
LE, según José M. Rivas. {Costumbres zulianas, Maracaibo, 
I9I0; p. 29), 



122 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

CHIMBÍQUE. Véase chimbánouELE. Voz usada en 
Coro. 

CHIM BOMBERA. Anemia perniciosa ocasionada por 
la anquilostoniiasis. Voz. us. en la Cordill. D. t. Imbombera. 

CHIMIRÍTO. Variedad de maíz, de mazorca y grano 
muí chicos, que revienta y se esponja cuando se fríe o tues- 
ta. Bajo Llano. Sin. güiríto, abajo. Es el pisingallo de la 
Arg. y el uhatiiu pororoca del Brasil. 

CHIMÓ. Extracto Ijlando de tabaco alcalinizado y aro- 
ma,tizado. El álcali escogido es el urao (sesquicarbonato de 
sosa), o el bicar]3onato de sosa, o bien lejía de cenizas, obte- 
niéndose en el último caso un producto fuerte en extremo. El 
aroma consiste en Sx\rrapia y curia de ordinario. En el Occ. 
y Bajo Llano, el chimó reemplaza al tabaco de mascar. — *'En 
2 de agosto de mismo año (1781) quedaron comprendidos 
en el sistema de estanco el uio, el cliimó y el urao". (Cod. 
135). Voz andina, al parecer, ya incluida en el Dice, de Te- 
rreros. Cf. el chimóle o chíUnulli y el mole de la cocina meji- 
cana. Sin. CHiMÚ. — "Sobre ella se pone Chiinú, que es quin- 
ta essencia de tabaco ; y a falta del CJiimú, póngase tabaco 
mascado". (Gum. II. 222; 2- ed.). 

CHl NAGUA. Rana, en Margarita. 

CHINATA. Avispa grande del Bajo Llano. Suele ani- 
dar en el interior de las habitaciones y es bastante ponzoño- 
sa. Su nombre recuerda el de los Chinatas, antigua tribu, be- 
licosa y temida, del Táchira. Sin. sináta. 

chínate. Ver Bejuco. Voz caribe: en cal. chinátte, 
en tam. cJiinote, en mag. sinate, etc. Reff. Gilii, I. 158; Ba- 
chiller, 248. 

CHINCHAMUCHÍNA. Iresine sp. Planta de Mérida. 

CHINCHÚRRIA. Yeyuno, intestino delgado de la res. 
Chunchules o chunchullos en Chile (tripas de cordero), chin- 
chulincs en la Arg,, chunchiillo en Col. Del quichua chmi- 
chulli, tripas menudas, intestino delgado. Obsérvense las for- 
mas pluralizadas en la región austral del continente. En cier- 
tos lugares de nuestra Cordillera, que es donde se usa el vo- 



f 

DE VENEZUELA 123 



cabio CHiNCHURRiA, cómcse ésta freída como en Col., mien- 
tras que en la Arg., y probablemente en Chile, cómenla" asada. 

CHINGALÍ. Especie de árbol de Portuguesa. (Bigno- 
niácea ?). 

CHINO, A. Adjetivo que en sus dos terminaciones or- 
dinariamente se sustantiva. De ordinario significa lampiño, lo 
mismo que en el Salv. Aplicase en Marac. a los indios Guagi- 
ros que en clase de sirvientes van a vivir allí. En la Cord. sig- 
nifica muchacho, pihuelo, rapaz, granuja, criado, y así se usa 
también en Col. y el Perú. China, en Mérida, es india pura, 
muchacha, rapaza. — "De tiempo en tiempo grupos mi- 
sérrimos de mendigos goajiros, de indios traficantes, de 'chi- 
nos' semiciviiizados que vienen a hacer sus compras o a ven- 
der la 'chinita' que se blanquea aUá en la cabana lacustre, po- 
nen su nota auténtica, pintoresca, en el corazón de la ciudad". 
(Pocaterra, Tierra del sol amada, 81). — En una actuación 
de encomienda de 1614 hecha en Aricagua (Mérida) se lee: 
"Y el dicho cacique Machicara también dio a este testigo 
hará ocho o nueve meses una china de hasta catorce años para 
Doña Gerónima de Peña". (Salas, Tierra- firme, 309). Las 
acepciones de la voz varían algún tanto en el país de habla 
española. En Guat. y Salv. significa niñera : en Méj. y la Arg., 
criada mestiza: en Col. y Ec. criada, sirvienta; en el Perú, 
más o menos c(M-no aquí ; en Chile, criada, moza de servicio, 
niñera, muchacha píebe}-a. Del quichua ehina, sierva, criada. — 
*'Las ehinas (que así llaman las indias mozas solteras criadas 
(le las casas y conventos de monjas) se visten con una espe- 
cie de enaguas muy cortas y un rebozo, todo de bayeta de la 
tierra". (Ulloa, Noticias americanas) . Hablase en este pasa- 
je de los usos y costumbres de los Españoles de Quito. El 
diminutivo chinita es un término afectuoso, que usamos aquí 
como en Col. 

CHIPE. Esp. de pez del Zuha. 1 1— Cierta semilla del 
Zulia (Med. 46). 

CHIPÉN. Árbol indeterminado del E. Lara. 

CHIPICHÍPE. Donax denticulatns. Pequeña almeja 
que abunda en las costas del Or.. de la que se hace considera,- 



124 GLOSARIO DE VOCEvS INDÍGENAS 



ble pesca, como alimento de la gente pobre. D. t. chipichipi 
(Cocí. 223). 

CHIPICHIPÁJE. Menudencia, minucia (Carmona). 

CHIPIO. Árbol indeterminado. — ^"Yo quedé cerca de 
él, dominándole desde un barranco y cubierto por un chipio".. 
(Romero G., Peonía, 273). 

CHIPITO. Ver Quipíto. Us. en el Guáricp. | [—Árbol 
de construcción del Zulia. || — ^"Lóbulo del cráneo". (Med., 
46). 

CHIPO. Ver Quipíto. Us. en Aragua. 

CPII PORORÓ. Árbol indeterminado, de fruto comesti- 
ble. Crece en Occ. Quizá una Esterculiácea. 

CPIIQUE. — "Aro de bejuco torcido en dos ramales con 
que se hace el haz de leña". (Pie. lo8). Us. en la Cordillera. 

CPIIQUICHÍQUE. Leopoldina Piassaba. Palmera de 
hojas regularmente pinadas de hasta 5 m. de largo, lisas, re- 
lucientes, cpn peciolos de ly?. m. ; espádices arqueado-colgan- 
tes, con 2 espatas. Tronco de 6 a 12 m. de alto, cubierto de 
barbas o fibras negruzcas, cerdosas, de más de un metro de 
largo, en que se convierten los peciolos viejos y persistentes, 
quedando al fin armado dicho tronco, al caer estos, o cuando 
son cortadas aquellas fibras, de numerosas espinas cortas y 
mui duras. Crece en el alto Orinoco, donde los indígenas uti- 
lizan tales fibras para fabricar espías mui usadas en la na- 
vegación fluvial. Estos cables son elásticos e incorruptibles, 
y aunque mui gruesois, flotan por su ligereza en el agua. El 
fruto se aprovecha para fabricar yucúta. Ref. Ernst, La 
fibra del chiquichique (en "Bolet. del Minist. de Ob. Públ." 
No. 6o; Caracas,» I89I). || — Subarbustos del género Cassia, 
fam. de las Leguminosas, empleadas en la medicina popular. 
La C. indecora Gs de hojuelas cuatriyugas, trasovado-oblon- 
gas, lampiñas arriba, suavemente pubescentes debajo en los 
ramTtos y pecíolos, con una glándula cilindrica entre las del 
par más inferior ; racimos corimbiformes multifloros, con flo- 
res amarillas ; legumbre algo comprimida, lisa, lampiña. La 
C. obtiisifolia es una mata anual, alta de 1 a 2 pies, fruti- 
culosa, alampiñada; hojas con 2 a 3 pares de hojuelas, acu- 



DE VENEZUELA 125 

ñado-ao vacias, semio1)tusas, mucronadas, algo pubescentes de- 
bajo, con una glándula entre los 2 pares inferiores ; estípu- 
las largas, lineares, cerdosas ; pedúnculo pancifloro ; legumbre 
cuadrangular, comprimida, lineal, con semillas achatadas, pa- 
ralelas a las valvas. D. t. chiqutchiqui. (Ben., No. 31). 
1 1 — Árbol del E. Lara, cuya madera compacta, de un amari- 
llo claro, y el corazón gris amarillento, se usa para construc- 
ción. 

CHIQUICH'ÍQUE. Sabañones de los pies, producidos 
por el cieno. Us. en Anzoátegui (la voz). 

CHÍRÁRE. Pequeña nasa de mimbre o varillas en for- 
ma de cono truncado, usada en el Bajo Llano para coger pe- 
cecillos en pantanos o aguazales. Sin. Chusmo. 
CHIRÁTA. Planta medicinal de Trujillo. 
CHIRCA. Véase Criii^CA. 

CHIRÉL. Véase Ají. |! — Flor ya cuajada del cacao. — 
"Por cada res que entre en una hacienda de cacao pagará el 
criador al dueño de ella doce pesos, por el daño en la flor o 
chireles, que es incalculable". {Reglamento general de policía, 
1828; art. 577). || — Capullo, estivación, prefloración, del ca- 
fetero. 

CPIIRELEAR. Aplicado al cacaotero, fructificar, co- 
menzar a cuajar la mazorca. Aplicado al cafetero, cuajar la 
flor, presentarse el capullo ; v. g. Este cacao está bien chire- 
leado. Bl café de aquel tablón está chireXeando. 

CHIRELÍTO. Dim. y sin. de chiriíi. (ají).— "Ya la 

comida no es como a mi me gusta sino picante, como 

hecha para paladares de libertinos y con tamaños pedazos de 
ají, del más bravo que hay, de esos colorados que llaman chi- 
relitos". (Cabrera M., La guerra, 312). 

CHIRGUA. Vasija de barro, esférica u oblonga, de go- 
llete corto y estrecho, destinada a trasportar agua. Usábanla 
los indios Guamos, según Gihi {Ensayo, 11. 315). En sáHba 
chírua. D. t. chirígua. Voz y "objeto usan en Occ. Geog. 

CHIRIGA. Árbol de construcción. Madera no mui pesa- 
da, de un amarillo claro y de textura algo astillosa. E. Falcón, 



126 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

CHIRICÓA. Rallus Chiricofe. Ave zancuda cuyo pico 
es de un verde pálido, amarillento en su base; cabeza y cuer- 
po de un azul plomizo ; dorso y alas de un pardo aceitunado ; 
remeras bermej;as ; pecho y vientre de un rojo pálido ; raba- 
dilla, región anal, cola y plunias tibiales, negras. Mide 14 
pulgadas de largo. Domesticase con facilidad y emite un can- 
to estrepitoso y reiterado en el que parece pronunciar el nom- 
bre que tiene. D. t. Chiricóca. La voz procede, según Ernst, 
del guaraní ciri-curi, correr ligero. (Ver. Bl Zulia Ilustrado, 
No. 14). ^inn. Cóitora, Cutara, TkrEca, Galaneta dk 

MONTAÑA. 

CHIRÍGUA. Véase Chírgua. ||— En Mériad, ^'alcarra- 
za o pimpina". (Pie. 109). — "En nuestras manos hemos te- 
nido muchas veces ollas, mucuras, chiriguas, chorotes y otras 
piezas que usaban los aborígenes". (Salas. Tierra-Firme, 52). 
Ref. Med. 46. 

CHIRI GUARE. Grande halcón, de cabeza, cuello, pecho 
y partes inferiores de un blanco sucio; lomo, alas y cola de 
un pardo fuliginoso. Portuguesa, Aragua, etc. 1 1 — Penuria 
pública. "Se aplica a la falta de dinero, y al necesitado que 
anda en busca de él". (Med. 46).. Sin. Francisquito. || — 
Después que samuro come, chiriguare roe: alusión al hábito 
del cliiríguarc de roer los huesos de las carroñas. Cf. Cari- 

CÁRE. 

CHIRIMORRIÑÓN. Anona sp. Variedad de chirimoya 
semejante al riñon. 

"^ CHIRIMOYA. Fruto del chirimoyo. Voz quichua, 
que se compone, según Arona, de chiri, frío y moya, frvita. 

CHIRIMOYO. Anona Cherirnolia. Árbol no muí copo- 
so, de 15 a 2o pies de alto; hojas pecioladas, lanceolado- 
oblongas, glaucas, pubescentes o alampiñadas en el envés ; flo- 
res hermaf roditas, verdosas ; perianto con 6 pétalos ; los 3 
exteriores tomentosos en su cara externa, casi cilindricos en 
su ápice; fruto globoso, tuberculado, amarillento-verdoso, 
con la carne blanca o algo amarillenta ; semillas pardas. Crece 
en la zona fría de preferencia. — "Chirimoyo, propiamente 
chirimuya, quiere decir el fruto de la pepita frígida, porque 



DE VENEZUELA. 127 



lo es en sumo grado, y molida en agua, mata los insectos, y 
esteriliza sus ovarios". Velasco, Hist. del Reino de Quito, 
t. I, p. 28. 

CHIRIPA. Blatta orientalis. Especie de cucaracha o co- 
rredora menor que la americana. El macho tiene antenas lar- 
gas de 6 cm., palpos de 4 artículos ensanchados en los ex- 
tremos, alas de un amarillo rojizo que cubren el abdomen, 
provistas en la parte posterior externa de nervios dispuestos 
como aljanico*; escama última del vientre bastante aplanada, 
con dos largos estilos. La hembra es de un negro brillante; 
alas convertidas en globos laterales : último segmento abdomi- 
nal levantado en forma de quilla. Es alimaña mui común y 
perjudicial en las casas. A la altura de 2.ooo varas no se en- 
cuentran estos animales incómodos y asquerosos (Cód. 226). 
Voz probablemente afín de Surúpa, q. v. 

CHIRIPA. Especie de palmera del Orinoco, de frondes 
pinadas. Ref. Humb. Geog. de las pl. 228. || — Árbol inde- 
terminado de Cumaná. 

CHI RUARA. Bebida de los indígenas del Oriente, cuyo 
nombre cumanagoto es cliuruchiir. 

CHIRULÍ. Pájaro pequeño, de pico cónico, fuerte; 
mandíbula superior ensanchada en su base, convexa en sus 
bordes, denticulada en el extremo ; tarsos delgados, dedos 
gruesos ; uñas largas, encorvadas ; alas largas, con 16 reme- 
ras ; cola angosta, truncada, con lo timoneras. Mejillas, nuca 
y dorso de un negro azulado metálico ; vértice amarillo ; par- 
te inferior de un amarillo claro ; remeras negras con una man- 
cha blanca hacia la mitad basal de las primeras ; timoneras ne- 
gras con manchas blancas por debajo; pico negro arriba, aplo- 
mado debajo ; tarsos de un gris ceniciento ; ojos pequeños, 
negros. Longitud, 8 cm. ; cola 2 cm. ; brazas 15 cm. Habita en 
Barquisimeto, etc. — "Sobre sus espigas balanceadas por la bri- 
sa vendrán a pararse hasta doblarlas, las bandadas alegres de 
los chirulíes". (Cabrera M., Mimí, p. 181). 

"^ CHOCOLATE. Pasta hecha de cacao, y bebida prepa- 
rada con esa pasta. Del azteca choeolatl. Ref. Diez, Diec. eti- 
moL, en la voz. 



A 

128 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

"^ CHOCOLATERA. Vasija destinada a preparar choco- 
late. 

CHOCOLATERO. Pyrrhococcix cyaneiis. Cucúlidos. 
Pajarilo escansor de color de chocolate, 1 1 — Pájaro de color 
chocolate que se hace grandes nidos de diversos materiales. 
Lara. Sin. Cucarachero. |j — Dendrocolaptes longirostris. 
Carpintero chocolatero. 

CHÓCORA. Especie de Gallinácea del Táchira. D. t. 
CócHORA. Metátesis en uno u otro caso. Cf. Cóitora, arriba. 

CHOGÉO. Turdus sp. ( ?) Especie de paraueata. Ba- 
rinas. 

CHÓI. Párvulo, niño de pecho. Lis. en Mérida. Ref, 
Pie. 134. 

CHOLA, Monacanthus occidenfalis. ( ?) Pez plectogna- 
to de la fam. de los Balistidos. 1 1 — Chancleta, babucha, chi- 
nela o alpargata viejas. Us. en Coro y en el Alto Llano. 1 1 — 
En pl., testículos. Occidente. 

CHOLO. — ''Persona o animal a quien se mima". (Pie. 
Iv33). Es palabra que en el Ecuador y el Perú se toma por in- 
dio o mestizo. — "A los hijos de los mulatos llaman cholos ; 
es vocablo de las Islas de Barlovento, quiere decir perro, no 
de los castizos, sino de los muy bellacos gozones ; y los espa- 
ñoles usan del por infamia y vituperio". (Garcilaso, Comen- 
tarios reales). — ''Cholos (nombre que dan a los indios mu- 
chachos)". (Juan y UUoa, Relación, etc.) || Cholito mío! 
es frase maternal de cariño en los Andes de Venezuela. La 
voz, como se advierte, ha perdido su mala reputación, 

CHONTÁL. "Persona demasiado burda y vulgar para 
expresarse" (Pie. 133). En el Salv. y Col. inculto, mazorral. 
Alusión a los indios Chontales de Centroamérica, que eran, 
según ITerrera, groseros y serranos. (Déc. III, lib. iv., cap. 7). 
Ref. Cuervo, Apunt. 661. 

CHORCHOR. "Especie de gorrión mui abundante en 
Venezuela". (Pie. 85). Sin. Copetón. 

CHOROCOCÓI. Thamnophihis naevius (?) Ave del 
Zulia. 



DE VENEZUELA I29 



CHORÓTE. Pequeño cazo de barro donde se cuece el 
cacao tostado y molido para mezclarlo con agua. 1 1 — Infusión 
de cacao tostado y molido y previamente despojado de parte 
del aceite que contiene. Esta bebida, llamada Ce:rréro en 
Occidente, se tomaba sin endulzarla, a eso de las 3 de la tarde, 
y era antigua costumbre, ya casi del todo abandonada. — "EU 
chorote, que también llamamos simplemente cacao, es la be- 
bida criolla". (Díaz, I. 16o). || — ^Arbol de construcción de 
Coro. 

CHORRÓCO. Pez de río parecido al bagre, con barbi- 
llas, largo como de un pié. Playlos en el Bajo Llano pardos 
y rayados, y son buena comida. Es nombre del río Boconó 
cuando sale al Llano. 

CHUÁO. Ave zancuda de Portuguesa y nombre geográ- 
fico. 1 1 — PiARRA. Otra ave del Alto Llano. 

CHUBÍSCO. lulus sp. CoNGORROCHo. Us. en Lara. 

CHUCHÚBA. Ttirdiís sp. Paraui^ata. 

CPIüCHÚL Clusia sp. Árbol de Barquisimeto semejante 
al coPÉi. y su fruto, que produce una resina negra lo mismo 
que aquél. 

CHUCHURÚCA. Especie de insecto del Táchira. 

CHULÍNGA. PARAUI.ATA (en Margarita). 

CHUMBO. Faja angosta de tejido de algodón, que hace 
oficio de talabarte para llevar el sable, o de correa, cuando es 
muí angosta, para afianzar o ceñir la manta o alforja en el 
arzón de la silla de montar. Del quichua chumpi o chumbi 
faja, banda. — 'Xas mujeres usaban una manta cuadrada, que 
llamaban chircate, ceñida a la cintura con una fajia, que en 
su idioma llaman chumbe o maure'\ (Piedrahita. Hist. lib. L 
cap. H, 12). D. t. chumbe (J. R. Yepes, Los hijos de Para- 
yante; Pocaterra, Tierra del sol amada, 81). 

CHUPA CACAO. Ave cuyo canto imita su nombre. Ver 
CACAO, arriba. 

CHUPARE. Pez de mar de las costas de Margarita 
(quizá un Ráyido). Chupare en cumanagota significa pez 
raya. 



13o GLOSARIO DE VOCEvS INDÍGENAS 

CHURÍ. Nombran así en Trujillo y Mérida una varie- 
dad de la AUYAMA. 

CHURÍCA. Psittacus sp. Especie de loro o cotorra del 
Táchira. Del tupi kurika, que es nuestra curicára. Sin. chu- 

RÍQUÍTA. 

CHUSMITA. Árdea candidissiwa. Garza del Llano. 

CHUSMO. Véase chirárk. Voz us. en el Alto Llano. 

CHUSPA. Galipea Cusparía. Cuspa. — "En los grandes 
bosques de nuestros terrenos cálidos habita la chuspa o cus- 
paria". (Ben. No. 4o). || — "Bolsa de piel que sirve de basti- 
mentera para cargar avíos de caza". ( Gorrochotegui ) . 



D 



DACÁGUA. Árbol de Coro y Barquisimeto, de corteza 
gris cenicienta cuando seca ; madera compacta, de color ama- 
rillento uniforme. Da trozos de 5 a 6 pulgadas de diámetro, 
con corazón excéntrico a veces. 

DAGUARO. Caesalpinia sp. ^rbol cuyo tronco es de 
unos 15 m. de alto; madera de color encarnado menos vivo 
que el del balaustre:, al que se parece mucho también en el • 
peso y en la resistencia ; es excelente madera para las construc- 
ciones ; su duración está probada tanto en el agua como a la 
intemperie : también en la ebanistería puede ocupar un lugar 
distinguido, porque se presta mucho al pulimento ; sus vetas 
son mui preciosas y sus colores muí suaves. (Apuntes esta- 
dísticos del Zulla, p. 41). 

DAGUIPÁRO. Cierta planta resinosa. (Cód. 117). 

DANTA. Blasmo gnathus (Tapirus) americamis. Im- 
paridigitado de cabeza gruesa y comprimida, nariz prolongada 
en una trompa móvil, corta, no prehensil; ojos pequeños, la- 
terales; orejas largas, móviles; pulmones de 1 m. de lar- 
go, mui capaces, con grandes celdas; fórmula dental 3. 1. 



ÜE VENEZUELA 131 

(4.3)zizr44; lengua apenas movible, estómago tabicado, in- 
testino de más de 3o m. de largo ; patas anteriores .con 4 de- 
dos, posteriores con 3 ; cola corta. Piel gruesa, con pocas arru- ^ 
gas, cubierta de pelos cerdosos mui esparcidos; pelaje corto, 
a1)undante, convertido en crines de la coronilla a la cruz. Color 
pardo, a veces manchado. Longitud 242 cm., cola 8, altura 
loo. La anta o gran bestia, que con tales nombres la indicaron 
los colonos españoles, es un animal de hábitos nocturnos ; 
escoge para vivir la espesura, abriendo trillados senderos, que 
llaman por eso caminos dk danta los naturales. Nada bien, 
zaijulle mejor, báñase con frecuencia en el agua o el fango, 
y huye en línea recta. La gestación es de unos 4 meses, y los 
pequeñuelos son manchados y listados, como los jabalíes. Es 
domesticable y hervíbora, y gusta de la sal ; su carne es apre- 
ciada, y sus uñas, en especial la mediana, y una concreción 
que se forma en el estómago, son mui ensalzados en la medi- 
cina popular contra la alferecía, accidente de que suponen pa- 
dece el animal. Hay dos especies más en Venezuela, el B. te- 
rrestris y el B. Dozvii. Decíase antes ante o anta en vez de 
danta, con género masculino o femenino. — "Salen los Antes 
del río a comer paja tierna ; los Achaguas están sentados en- 
tre la misma paja, y saben remedar bien el eco del Ante: al 
tal eco responde la Anta (es lo que llamamos la gran Bestia) 
y ambos juntos vienen al reclamo del Achagua". (Gum. L 
3oo; 2^ ed.). Sin. Tapir, voz sin uso en Venezuela. Sobre 
el origen del vocablo danta, véase la discusión filológica en 
Boussingault y Roulin, Viajes, etc. 

DAPICHO. Resina fósil de una especie de Siphonia, 
usada en Rionegro para calafatear embarcaciones. — "Atri- 
buyese a la mezcla de su jugo lechoso (el del yació) con el 
árbol curbana la formación áú-dapitcho" . (Cod. lo3). Del 
omagua tapichügh, de lo hondo de la tierra, según Martius. 

DATO. Fruto de una especie de cirio, llamado por eso 
cardón de dato (Cereus sp.) Es éste un árbol de 3 a 4 m. 
de alto, mui ramoso, de color verde oscuro, lampiño ; ángu- 
los 8, agudos o comprimidos, con arista roma ; surcos agudos, 
profundos; aréolas pequeñas, redondeadas, salientes, separa- 



132 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

das de 3 cm. unas de otras ; espinas 6, cortas, fuertes, rectas, 
blancas, 1 superior, alargada, 4 laterales, y 1 inferior más pe- 
queña ; baya globosa, purpúrea, con muchas semillas diminu- 
tas, negras, envueltas en una pulpa encarnada, comestible, dul- 
ce. Eliminase por los riñones la materia colorante. Florece 
por la cuaresma y hay una variedad de fruto amarillo. Lara, 
Falcón. — "Preciso era recurrir a las entrañas de la providen- 
te fruta llamada dato". (Tosta G., La patria boba, 49). Sinn. 
Yagitaraha (Ov. I. 326), Yaguarái. Reff. Ov. I. 312 {dado) ; 
Cast. 2. Bleg. I. c. P; Dcscr. de la lag. de Marae., lS7g. 

DA Y A. Serpiente venenosa de Guayana, del aspecto de 
la mapanare. — "De ira ciegos, cual dayas impías | ataquemos 
la turba feroz". (Gorrochotegui, Aramare, XXI). 

DERÉGO. Árbol maderable. Cod. II9. 

DESCOROTAR. Quitar el extremo redondeado de un 
objeto; destapar. Ejj. "A picotazos quedó el pollo con la ca- 
beza descorotada. Los monos descorotari el coco-de-mono pa- 
ra comérselo. Hay que descoro tar los huevos y vaciar la cla- 
ra". Véase coróto. 

DESMAMONAR. Pelar, raspar; dispersar, deshacer; 
despreocuparse, obrar sin miedo. — ^"Dicen que está ejmamo- 
náo pa habla con un muerto". (C. Peraza, Leyendas del Ca- 
ro ni, 331). 

DIBÍBE. Cerens sp. Hacho. Voz ayamán o gayón, us. 
en Lara. 

DIMITÍ. Geonoma baeulifera. Caña dk i^a India. 

DIODÚRO. Cierta planta oleosa de Trujillo. 

DIOMÁTE. Astronium graveolens. Anacardiáceas. Ga- 
tKado, Tibigaro. Nombre que dan a éste en occidente y Mé- 
rida. 

DISPÓPO. Fibra extraída de una variedad de eoeúi 
(Agave sp.) de Barquisimeto, usada en cordelería. Créese que 
es voz ayamán-gayón. 

DIVIDÍVE. Caesalpinia eoriaria. Leguminosas. Árbol 
que se alza a 3o ó 4o y más pies, inerme, ramoso, corto de 
tronco, asaz corpulento (24 a 3o pulgadas de diámetro) ; ho- 
jas bipinadas compuestas de 15-5-9 pares de pínulas impa- 



DE VENEZUELA 133 

ripinadas, formadas a su vez de 24-2o-16 pares de hojuelas 
opuestas, sentadas, lampiñas ; flores pequeñas blanco-amari- 
llentas, en racimos compuestos ; legumljre con 8 a 6 semillas. 
Madera pesada, compacta, de grano fino, durísima; peso es- 
pecifico 1. 3; albura blanca, poco espesa; corazón negro ro- 
jizo o negro intenso. Compite con la vera en solidez. En I906 
hallóse todavía en buen estado, en Palmasola, cerca de Yari- 
tagua, un fragmento de poste que mandó clavar allí en 1552 
el Gobernador Villegas para marcar los límites de la provincia 
de Barquisimeto. El fruto del dividivi: se usa en el curtimien- 
to de pieles y es artículo de exportación. Contiene ácido elá- 
gico y se emplea contra la diarrea.: — "Ay algunos bolcanillos 
que tienen tierra como azi je o caparrosa que con ella y divi- 
divi que es fruta de árbol con que curten los zapateros se 
haze buena. tinta para escrevir". (Relac. gcog., III, 83). Las 
grafías dibidibe (en Descripc. de la lag. de Marac.) y divi- 
divi apenas se usan hoi. Ref. Cod. 9?. 

DORODÓRO. Polyborus vulgaris. CariCx\rk. Parece 
proceder la voz de algún dialecto andino. Doro, en sáliba, es 
"gallinazo de cuello blanco", según la gramática anónima de 
esa lengua. 

DURO. En el Occ. es un zoquete de madera que se usa 
como asiento entre la clase proletaria. D. t. dure en otros lu- 
gares. — -''Dejé el dure en que estaba sentado y me fui a ver 
la 'huerta'". (Romero G., Peonía, 224). Es el dure de los 
Caribes, que Carvajal explica así : ''asiento a su vsanza con 
espaldar labrado y guarnecido de plumería, asiento solo de ca- 
ziques y cappitanes". {O.c, p. 341, nota marginal). Su for- 
ma, tal como la describe Simón, era como la de los actuales 
BUTAQUES, pues refiere este cronista que el duho usado por 
los caciques o reyezuelos muiscas y por los piaches era una 
silla baja con respaldo inclinado y asiento levantado de. guan- 
te y hondo al remate de dentro. La voz se ha envilecido. Su 
origen es taino : dúo se halla en Oviedo (II. 277). Castellanos 
conserva la forma duho. (Hisf,' del N, R., I. 65, 171, etc.). 
En sáHba, durú. Sin. ture, abajo. 

DURUCÚLL Nyctipithecus trivirgatus. Cusicusí, arri-^ 
ba. Desusado. 



134 Glosario de voces indígenas^ 



EMBEJUCAR. Ensogar, proteger con un tejido de be- 
juco o mimbre un objeto frágil, v. g. botella, damajuana, etc. 
II — Enmarañarse una planta trepadora. — "Pasaron por la 
quinta, donde embejucaba la trinitaria roja y tupida". ( J. Ro- 
sales, Bajo el ciclo dorado, p. 62). 

EMBIJAR. Pintar con bija alguna persona o cosa. Ref. 
Cast. Cartag. Decíase tamb. enibcgicar. (Tauste, I9. 115). 

EMBÍJE. Pintura con bija. 

EMBOSUGADO. Amarillento, ictérico (liablando de 
personas). Ver*BosÚA. 

EMPETATAR. Esterar los suelos de una habitación 
con petate, cubrir con él un pavimento de ladrillo. 

* ENAGUAS. Falda interior del traje mujeril. Ref f. Cas., 

Ov., etc. D. t. NAGUAS. 

ENCABUYADO. Garrote provisto en uno de sus ca- 
bos -con un cordón arrollado o tejido que hace de mango. En 
tal disposición suele decirse también que está empatado. Es 
prenda y señal de valentones. — "A cada paso llegaba gente 

inclusive el hombre del garrote encabuyado, barba en 

punta, pañuelo de madras". (R. Bolívar C, Incógnitos pesa- 
res). — "¿Que qué hicimos?... Agarramos los encabullados, 
nos batimos a la mitad del patio, soltamos cuatro ajos bien 
rajcados,-^ y saHeron con el rabo entre las piernas". (Pi- 
cón F., Pidelia, 146). 

ENCABUYAR. Aderezar el puñ.o de un garrote con 
cordón o bramante. 

ENCABUYERÁR. Poner a una hamaca o chinchorro 

la CABUYERA, q. V. 

ENCATUMARAR. Colocar un objeto o cosa en un 
CATUMARE. Voz usada en el Alto Orinoco. 

ENCAUCHADO. Tela hecha impermeable con caucho. 

ENCAUCHAR. Hacer impermeable una tela con 
caucho. 



DE VENEZUELA 135 

ENCAYAPARSE. Confabularse varios contra alguno. 
Véase Cx\yápa. 

ENCOROTADO, A. Ahuecado, excavado, cóncavo. 
Véase coroto. 

ENCHICAR. Atar un haz de leña con un bejuco retor- 
cido. Véase Chique;. 

ENCHOROTAR. 1 1 — i,os ójos : entornarlos, amusgar la 
vista. Véase Chorote. 

ENGUANEPAR. Guardar algo en guanepc. \ |— Ence- 
rrarse, resguardarse. Alto Llano. 

ENSABANARSE. Estar uno a sus anchas, estar de 
juerga. Véase sabana. 

ENTAPARADO. Negocio secreto, mui reservado. Véa- 
se Tapara. 

ENTAPARAR. Guardar una cosa en tapara. \ \ — Curar 
a alguno del vicio de la embriaguez. D. t. taparear. 

EREQUE. Comenzón, prurito. | ¡ — Enfermedad del 
cambur topocho así llamada en Aragua, y mancha en el 
Guárico. D. t. herEQUE. 

ERICA. x\beja silvestre de cuerpo más o menos velloso ; 
cabeza pardusca, antenas con 4 artejos ; tórax negro, densa- 
mente cubierto de pelo f ulvo ; alas traslúcidas ; vientre apeon- 
zado, negro, con los segmentos ribeteados de amarillo claro ; 
anillo anal sin aguijón. Largo, 9 mm. Críasela en los campos. 
Miel más clara y suave que la de la guanota. — "Ya ve, dotor ; 
si usted quisiere comer las batatas con miel — De abejas ? — De 
erica". (Romero G., Peonía, 227).— '%os dos nombres rubi- 
ta y erica (dice Erñst) nos parecen restos bien curiosos de 
alguna lengua indígena : en el guaraní se lla^man las abejas en 
general eiruba; y a una clase de ellas se da el nombre* de 
ciruzu, palabras que se diferencian mui poco de las dos usadas 
en Venezuela". {La Exposición, I. 34o). Véanse Ruba, Ru- 
bita. 

ESTERCÚYE. Véase Tura. Voz ya desusada, aun re- 
gionalmente. 

EYO. Árbol maderable indeterminado. Ref, Cod. II9. 



136 GLOSARIO DK VOCES INDÍGENAS 



FARO. Didclphys sp. Rabope^IvAdo. Us. en la Cord. 
(Pie. 167). Decíase antes fara (Piedrahita, I. 1; Gum. II. 
271; Gilii I. 246). 

FINFÍN. Pequeño pájaro oscino de Guaya.na. Voz ono- 
matopéyica ( ?). 

FIQUE. En Trujillo, fibra de la cocuisa. — "Las cuales 
hebras llaman, asi sacadasj y juntas, fique en este reino, y en 
la gobernación de Venezuela cocuiza". (Simón) Voz chibcha 

(?). Cf. HICO. 

FORÓRO. Puches de harina de maíz tostado y azúcar 
moreno. Ref. Pie. I69. 

FÓTE. Cassicus sp. Conoto. Us. en Mérida, Portu- 
guesa. 

FOTUTO. Trompeta sagrada o guerrera de los indíge- 
nas. — "Tocáronse los roncos instrumentos, | fotutos y corne- 
tas". (Cast. Hist. del N. R., I. 345). D. t. futüto.— "Fututo 
son unos calabazos agujerados de los cuales usan (los indios) 
en el tiempo de sus guazavaras y guerras". (Carv., 231). 
Otras reff. Cast. 2. Bleg. III, 4^; Simón, Oviedo Baños, etc. 
Véase Botuto. | | — T^Uo o pecíolo hueco de ciertas plantas. 
V. g. GuAsDUA, PAPAYO, ctc. D. t. i^utúto. | | — 'Adjetivado, 
denota la condición de algún objeto que golpeado produce 
un sonido sordo, o bien la de una fruta vana o fofa. Cf. Bo- 
tuto. 

FUCIJMÁN. Esp. de palmera de Guayana. 



DE VENB:zUELA 137 



GAMONAL. Magnate; personaje de un pueblo, hombre 
influyente en lo social y en lo político. — ^"Gozaba de un pres- 
tigio inmenso en la parroquia de la cual era vecino, y se le 
consideraba, no sin fundamento, como su más autorizado ga- 
monaV. (Picón F., fidclia, 39I). Quizás del ta^no guama, 
jefe, señor. U. t. en Centroamérica, Col., Ec. 

Gx\NDÚL. Indio de pelea durante la conquista españo- 
la. Ref. Carv. 171, etc. Uso literario tan sólo ahora. 

GARÚA. Lloviznita, mollizna. — ''Cuando ya se está 
haciendo el hombre fuerte, comienza a intranquilizarlo una 
garúa menuda, que lo humedece". (Urbaneja A., Chicharras) . 
— ''Es diciembre. Cae una fina garúa, | Tenue polvo de cris- 
tal que empaña el» aire". (J. J. Churión, De otro tiempo). 
Voz quichua usada en el Oriente y Caracas : en el quichua 
ecuatoriano garuana, lo mismo. — "Lloviznas menudas, que es 
a lo que llaman (en el Perú) gartias". (Ulloa). — "Nombre 
que dan en el Perú a la lluvia menuda y cuasi imperceptible, 
que no incomoda, como la niebla cuando cae". (Alcedo). 
U. t. en Chile, Arg. 

GARUAR, (ga-ru-ár). Molliznar.— "Garuaba desde la 
madrugada y los viajeros iban metidos en sus cobijas oscu- 
ras. (FI. Soublette, Las Calderas). — U. t. en Perú, Chile, Arg. 

Gx\TATLiÓ. Árbol de construcción. Madera liviana, ro- 
sada. Lara. 

GAYÓN. Árbol de construcción indeterminado. Lara. 

GOFIO. Pasta hecha con harina de maíz tostado y azú- 
car moreno. — "El maíz tostado y molido, que es lo que llaman 
gofio, es. alimento muy agradable y nutritivo (Díaz, I. 33).— 
!'Con la harina del maíz tostado mezclada con la meladura, 
en cantidad que le dé alguna consistencia, se forma la pasta 
llamada gofio, gustosa y nutritiva {Id. ib. 114). Voz oriunda 
de las islas Canarias, según Bachiller (Cuba prim., p. 392). 



138 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

Benzoni, en efecto, dice expresamente: "Tenían (los Cana- 
rios) como único cereal el mijo, de- que hacían pan, llamado 
por ellos Gofio, moliéndolo entre dos piedras". {Breve descr. 
de las islas Canarias, cap. II). Y los editores del agrónomo 

Herrera: "En las islas Canarias (al maíz) lo tuestan 

un poco hasta que se revientan algunos granos, y luego lo 
muelen, por cuyo medio sacan una especie de harina que lla- 
man gofio". (Agricultura general, I. 21o. Ed. de 1818, adi- 
cionada). 

GOLÓFA. Chrysops tristis, etc. Mosca provista de un 
fuerte aguijón, a favor del cual hostiga las bestias o acémi- 
las, hartándose de sangre. Hay dos especies principales, una 
amarilla y otra parda. La amarilla es larga de 8 mm. ; tórax 
con tres listas longitudinales negras, vientre con otras a cada 
lado en forma de V invertida : alas diáfanas, cada cual con 
una gran mancha parda irregular provista de un ocilo claro. 
La negra es de color prieto, los segmentos del abdomen mues- 
tran sendas máculas negras a ambos lados de la línea me- 
dia, pero las manchas de las alas son continuas. Ambas espe- 
cies son en extremo ávidas de sangre, pero la amarilla busca 
de preferencia las orejas de las bestias. Se hallan, como otros 
dípteros, en determinados parajes. Vuelan numerosas cuando 
brilla el sol y evitan lugares sombríos por lo regular. — "Jo- 
lopha, dice Carvajal, son hormigas de la hechura de las abis- 
pas grandes o de abejones negros". (O. c., p. 34o). La golo- 
fa de los Llanos de Venezuela es una mosca como la descri- 
ta por Gumilla (O. r., II. I89) bajo el nombre de galofa. En 
los Llanos de Casanare dicen golosa, según Fernández y Bar- 
tolomé (Grauí. goahiva). 

GRIMÁNSO. Árbol indeterminado del E. Lara. Sin. 
Flor de; angíCl. 

GUABA. Frutilla de la Cord. que contiene una nrateria 
tintórea. 

GUABINA. Peces- de la fani. de los Carancínidos, pro- 
bablemente de varios géneros, que abundan en los ríos y la- 
gunas de Venezuela. Son de cuerpo alargado, comprimido, 
boca ancha, mandíbula inferior saliente, dientes numerosos, 



m VENEZUELA I39 

fuertes, aleznados. La parte posterior de su vejiga natatoria 
ofrece una estructura celular semejante a la de los pulmo- 
nes y una función análoga. Carecen de aleta adiposa, y su 
carne es insípida, contiene muchas espinas. Haylas de cuerpo 
rojo, o bien pardo con vientre amarillento. Una especie or- 
dinaria es blandamente escamosa, labios gruesos, lengua gor- 
da, blanca ; color pardusco desigual en el lomo y costados, y 
en éstos unas seis bandas pardas trasversales ; cabeza apiza- 
rrada, opérenlo pardo rojizo, cola parda listada, aletas mos- 
queadas, vientre blanco ; largo 37 cm. Río Uñare. El Brythri- 
7¡4is Gronovii es otra especie común; y el Hoplias malahari- 
ciis, también de los Eritrínidos, habita en los valles de Ara- 
gua y del Túi. — "Guabina le dijo al bagre | vamonos pal 
caramero, | porque ya viene el verano | y nos coge el tarra- 
3' ero". (Trova popular). Casas acentúa guabina (V. 278). 
Reff. Cast. Bleg. a Ordaz, c. 2?; Cod. 21o. 

GUACA. Macrocercus sp. pl. Guacamaya. — ''Las gua- 
cas se detuvieron indecisas, luego batieron presurosas las alas 
y cambiaron de rumbo". (Urbaneja A., Los abuelos). Us. en 
Occ. En baré guákka, lo mismo. 1 1 — Estantigua, solterona 
mui fea. (Pie. 177). || — Ulcera mui grande. (Pie. 177). Cf. 
Lora, en sus dos acepciones. 

GUACA. Tesoro escondido. — "No frecuentemente se 
tiene la oportunidad de encontrar en esta región alguna ¡ma- 
ca o botija, conteniendo huesos humanos y los objetos con 
los cuales enterraban al clifunto". (F. de P. Álamo, Bl Bsta- 
do Miranda, 3oo). Voz taina que vale por despensa. En qui- 
chua quiere decir adoratorio, humilladero, ídolo. — "Los in- 
cas, señores del Perú, después del Viracocha y del Sol, la ter- 
cera guaca o adoratorio, y demás veneración, ponían al true- 
no". (Ac. 1. V., c. 4"). Ambas significaciones hanse perdido en 
Occ. como lo prueba la frase : se sacó la guaca, salió mal pa- 
rado, fué por lana y salió trasquilado. 

CUACABA. Glaucidium fcrox. Especie de buho de pe- 
queña talla, sin plumxormes o cuernecillos y con disco facial 
imperfecto ; alas cortas, cola más bien lawga, tarsos empluma- 
dos. Esta ave canta hacia el crepúsculo o durante el día, re- 



.i 

14o GLOSARIO DE VOCEvS INDÍGENAS 



pitiendü ansiosamente tres notas que parecen decir ya acabóy 
pero comenzando con las "sílabas" primera y última y ascen- 
diendo en la escala hasta fijarse en las tres susodichas. Los 
labradores dicen que canta pidiendo agua, y que por eso anun- 
cia la estación lluviosa. — "Cantando sin reposo la guacaba [: 
pide lluvias al cielo". (Lazo M., Silva, VII). Sinn. Yacagua, 
Ya-acabó. 

GUACAL. Cuévano o jaula de madera para trasportar 
objetos frágiles, como loza. Del quichua huasca, cuerda, por- 
que de estos los hacían primitivamente. Otros creen es voz 
mejicana. !| — Cuacaba, de que debe ser corrupción. 

GUACAMAYA. Nombre dado a varias especies de Ara 
o Macroccrciís. fam. de las Platicercinas. Son aves escanso- 
ras crecidas, de carrillos implumes, alas largas, agudas, en 
que despunta la 3^ remera, y cola prolongada, cónica, escalo- . 
nada; hbrea de variados y vistosos colores. El M. Macao, de 
un rojo escarlata, tiene lo desnudo de los carrillos pardusco ; 
mandíbula superior de un blanco córneo con una mancha ne- 
gra en la base ; mandíbula inferior negra ; pies negros par- 
duscos; lomo y cobijas azul celeste; remeras pintadas de es- 
carlata, anaranjado, azul, amarillo, verde y negro; ojos de 
un blanco amarillento. El M. severus es de plumaje verdoso ; 
frente y mejillas teñidas de aguamarina; alas azules con re- 
borde de rojo. Largo, 5o cm. — "Una numerosa familia de 
guacamayas, como una falanje de rojo y azul, atinó a cruzar 
el espacio, dejando en el aire su desapacible guaca. . . gua- 
(.•a. . , I" (Urbaneja A., Los abuelos). La forma guacamayo 
(Cas. II. 6; Ov. 11, 412), hoi desusada, es más conforme 
pn el qrigen; taino Jiuakaniayo ; quechua huakamáyu. Reff. 
Gast. Hist.dcl N. R. c. IC^; Ac. iv, 37; Herrera, I. 2. 7. ||— 
Pseudoscarus Guacamaya y Ps. Sanctae Crucis. Lábridos. 
Peces de agua salada, así llamados por sus vistosos colores. 
Voz masculina. ! | — Pipielodus ornatus. Silúridos. Pez que se 
cría en los ríos del E. Guárico. Voz masculina. 1 1 — Protium 
sp. Árbol indeterminado. 1 1 — Aplícase a una raza de yuca 
amarga de tallo verde y corteza de la raíz. amarillenta. Llanos 
de Barcelona, | ¡ — coi^orada. Ara Araraitna. Tiene lo descu- 



DE VENEZUELA Í41 



bierto de los carrillos de color de carne pardusco, circundado 
por una faja negra ; cuello en parte anaranjado ;■ pico negro ; 
pies negros parduscos ; lomo y cohijas de la cola, azul celes- 
te; partes inferiores amarillas, ojos de un gris verdoso. Mide 
9? cm. de largo. Barquisimeto, etc. 1 1 — rosada. Ara Mara- 
caná. Ref . Cod. I96. I ¡ — vKRDK. Macrocercus militaris. De 
color azul tirando a verde, con alas pintadas de rojo y ama- 
rillo ; frente roja, parte superior de la cabeza azul. Largo, 
7?) cm. 

GUACAMAYO. Protium laxifolium. Burseráceas. 
CUACAN ARE. Mucuna pruriens. Ojo dk zamuro. Us. 
en Margarita. D. t. Ojo dk buki. 

GUA CARITO. Scrrasalmo sp. Caribe (pez).— "Contra 
la plaga fatal, que voy a f erir de los Guacaritos, a quienes los 
indios llaman Muddé ; y los Españoles, escarmentados de sus 
mortales, y sangrientos dientes, llamaron, y llaman hasta oy 
Caribes : contra estos, el único remedio es, apartarse con todo 
cuidado, y vigilancia de su voracidad". (Gum. IL 241 ; 2^ ed.) 
Ref. Carv. Descubrimiento, etc. 

guací M A. Fruto del guací mo. — '"Habiendo guazumas 
por el camino | Las tenían por principal sustento". (Cast. 
Carfag. c. 3*?). 

GUACIMÁL. Lugar abundante en Guacimos. Geog. 
GUACIMILLO. Guacuma sp. (?) Esp. de árbol. D. t. 
guací MiLivA, cjue es voz geog. 

GUÁCIMO. Guazuma ulnifolia. Esterculiáceas. Árbol 
bien conocido en el país. — "Hay otros árboles que llaman los 
indios guacimas, la media silaba breve, que proprios son mo- 
reras en la hoja, puesto que la tienen áspera y gruesa 

De este árbol sólo sacaban fuego los indios". (Cas. Apolog. 
xiii). Madera gris blanquecina con un ligero viso rojizo y 
algunas vetas más oscuras ; textura fibrosa, grano poco fino, 
pero no mui grande (p. esp. o, 56) y poco uso. Voz taina. 
La grafia corriente es guásimq. (Cod. 98) ; pero Casas escribe 
guácima (/. c, e Hisf. V. 324), y Oviedo guazuma (I. 298). 
1 1— Oruga que se alimenta con las hojas del cacaotero. — "El 
guásim.o : a entradas de agua viene este otro insecto de cuatro 



142 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



pulgadas de largo y del .grueso de un dedo. Llámasele también 
Angaripola : éste se come las hojas, y no hay otro remedio que 
perseguirle y matarle". (Díaz, I. 156). || — bIvANí'o. Luehca 
sp. Tiliáceas. Árbol no bien determinado. ¡| — cimarrón. 
Guaziuna tomentosa. (LucJica sp. ?). Árbol más alto y cor- 
pulento cjue el guácimo común; hojas oblongo-lanceoladas, 
aguzadas, semiacorazonadas en la base, ásperas y alampiñadas 
por el haz, pubescente o peluda por el envés ; flores amarillas 
en corimbos ; fruto rubdrupaceo, ovoideo-globoso, con 5 sur- 
cos apenas visibles. 

GUACO. Aristolochia triloha. Mata de tallo voluble, lar- 
go, ranoso, pardusco ; hojas bilobas o trilobas, truncadas o aco- 
razonadas en la base, pedatinervias ; limbo perigonal doblado 
liada dentro con 6 estrias en la base hinchada, campanudo, de 
abertura unilabiada. Nombre vulgar debido a ser la planta 
enredadera como el guaco propiamente dicho y a tener apli- 
caciones medicinales análogas. Cf . Raíz dj^ mato. | | — Mi- 
kania sp. pl. Plantas sarmentosas de la fam. de las Compues- 
tas, que abundan asi en las selvas altas y bajas del país como 
en sabanas y serranías. Estos vegetales son bien conocidos 
sobre todo por los trabajos de Mutis, quien los preconizó 
contra la picadura de las serpientes. .| | — blanco. Mikania 
orinocensis, M. scandcns. La 1- especie es una mata enreda- 
dera, alampiñada, de tallos largos; hojas membranosas aco- 
razonadas, profundamente sinuadas, puntiagudas o aguzadas, 
5-nervias, alampiñadas ; corola de limbo campanulado, casi tan 
largo como el tubo, con 5 dientes deltoídeos ; aquenio glandu- 
loso. 1 1 — MORADO. Mikania radicans. Especie preferida entre 
las demás como de mayor eficacia curativa: "tiene el tallo 
en parte violado y en parte verde, nudoso, velloso y cilindri- 
co ; las hojas acorazonadas, hendidas por el lado del pecíolo, 
afestonadas, más gruesas que las del (guaco) blanco, más 
ásperas, con filetes violados por sus bordes, más largos que 
el blanco, pero menos anchas y las folíolas de los cogollos de 
color violado". (Ben. No. 46). || — rí:balcivR0. Mikania ori- 
nocensis. Guaco bi^anco. | | — viírde:. Mikania gonoclada. Ma- 
ta enredadera, de tallo largo mui ramoso, delgado, anguloso, 



DE VENEZUELA > 143 



pubescente; hojas deltoídeas, acorazonadas, 5-nervias, suben- 
teras ; flores en corimbos apanojados ; limbo de corola quin- 
qiiefido, campanulado, tan largo como el tubo ; aquenio lam- 
piño con penacho de color herrumbroso pálido. 

GUACÓA. Columba corcnsis y C. speciosa. Especies de 
paloma de Coro y el Zulia. Este nombre corresponde sin du- 
da al de Bacóa, nombre geográfico usado en Coro. Proviene 
del calínago uahikua, en cum. huakúa paloma zurita, en ch. 
guakúa paloma. En macusi, acavayo, calina y arnaco existen 
formas idénticas, que imitan por lo demás el canto de esta 
ave. 

GUACUARO. Palo de tinte que se produce en Coro. 

GUACÚCO. Cierto marisco de las costas de Oriente. 
Del cum. huakuko, almeja de mar. 

GUACHAMACÁ. Malouctia nitida. Apocináceas. Ar^ 
busto de 4 a 5 m. de alto ; hojas simples, enteras, opuestas, 
pecioladas, elíptico-lanceoladas, lampiñas, adelgazadas en la 
]3ase, puntiagudas ; flores en grupos axilares, con un pedúncu- 
lo filiforme; cáliz quincuncial, gamosépalo, 5-partido ; corola 
hipocraterimorfa, mucho más larga que el cáliz, amarillenta; 
5 estambres con anteras conniventes ; estilo filiforme con es- 
tigma glanduloso adherido a las anteras; el fruto consta de 
2 folículos, largos, redondos, dehiscentes por la sutura ven- 
tral, cada uno con 7 u 8 semillas, grises, lampiñas, casi cilin- 
dricas,, oblicuamente truncadas en sus extremos. Habita en el 
rio Apure. El leño de esta planta es mui venenoso. Distín- 
guense vulgai-mente, segim el color de 'la corteza, las varie- 
dades blanco y negro. 

GUACHAMARÓN. Sujeto listo, taimado, bellaco. 

GUACHARACA. Aves del género Penélope, fam. de 
las Penelópidas, cuyo grito es, a causa del especial desarrollo 
de la tráquea, mui estrepitoso, articulando con él en cierto 
modo el nombre que se les ha dado: suena más o menos. íííz- 
chará-cá, y con ese cacareo resonante anuncian mui temprano 
la llegada del día. La especie común es de color pardo aceitu- 
nado, o tierra de Siena ; pico pardo, con cerdas en la base de 
la mandíbula inferior ; región en torno a los ojos desnuda ; 



144 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

iris rojo; carúnculas del pescuezo rojas ; garganta y pecho 
con pintas lineares blancas ; cola larga, tarsos rojizos. Salta 
de rama en rama por ser pesado su vuelo, pero corre bien en 
el suelo, ayudándose con las alas. Domesticase sin dificultad 
y su carne es buena cacería. Zoológicamente se distinguen los 
géneros Penélope y Orfálida. (P. argyrotis; O. ruficanda, 
O. ruficrisa, esta última de la región occidental del Zulia) ; 
pero vulgarmente no se tienen en cuenta las pequeñas dife- 
rencias anatómicas que^han motivado esta clasificación, ni se 
dan nombres particulares a las diferentes especies. En el Alto 
Orinoco parece llaman parácua una especie de Ortalida. Del 
car. uasaráka, tam. uacharaká, cum. uacharaka. Reff. Cast. 
Bleg. XI, c. 4^ Caul. I. 8; Cod. II9. 1 1— En Mérida llaman 
así la pintada o gallina de Guinea. Ref. Pie. I94. || — Planta 
herbácea, alta de más- de Vz m. ; hojas alternas en espiral, sin 
estípulas, pecioladas; lámina losángica o en raqueta, vellosa 
arriba y abajo, débilmente aserrada; flores axilares, pedun- 
culadas, cáliz quinquedentado, amarillo, algo jaspeado de 
rojo; corola tubular, amarilla, con 5 lengüetas, arrolladas ha- 
cia afuera ; 4 estambres ; 1 pistilo con estigma bífido, ovario 
libre, baya esférica. Las hojas se convierten hacia la cima en 
bracteas bermejas arriba, amarillas debajo. Sabanas del Guá- 
rico y Anzoátegui. | ¡ — jyii agua. Opisthocomus cristatns. 
Chenchena, arriba. 

GUACHARÁCO. Protimn sp. Árbol indeterminado en 
su especie. || — Se aplica, adjetivado, al color del pelo de una 
bestia, parecido al de* la guacharaca, v. g. caballo guacha- 
raca, muía guacharaca. \ | — Cierta variedad de maíz. 

GUACHARAGUÉRO. Cclfis aculeata. Urticáceas. Ar- 
busto sarmentoso muí ramoso, con espinas estipulares recur- 
vas ; hojas aovado-oblongas, subtriplinervias, ligeramente obli- 
cuas en la base, enteras, lampiñas ; flores cimosas ; drupa ao- 
vada, amarillenta, algo carnuda, de pedicelo tan largo como el 
pecíolo. La corteza es tañante. 

GUACHARAQUÍTA. lArbol de Barquisimeto, de ma- 
dera pesada, color amarillo de ocre. 



DE VENEZUELA Í4á 

GUACHE. Nasua socialis. Úrsidos. Carnicero digitigra- 
do, de cuerpo largo, delgadt) ; cabeza prolongada, puntiagu- 
da, hocico en forma de trompa, con mostachos; nari;. alarga- 
da y móvil ; orejas cortas, redondeadas ; cuello corto ; cola 
mui larga, peluda, de ordinario levantada ; piernas cortas, vi- 
gorosas ; pies anchos con 5 dedos reunidos en casi toda su 
extensión, uñas largas, robustas, puntiagudas, poco encorva- 
das; plantas desnudas. Pelaje largo, espeso, recio, brillante. 
Lomo rojizo o gris pardo, vientre amarillento; sendas man- 
chas redondas y blancas hay sobre los ojos, debajo y por 
fuera; una faja blanca corre sobre la nariz. Mide lo5 cm. de 
largo (incluida la cola, de 5o cm.) y 3o de altura. Su olfato 
es finísimo; trepa bien y come de todo. Es sociable, si bien 
suele andar disperso y se domestica fácilmente. D. t. zorro 
guache:. (Cod. 160). Del galibi htachi, tupí kuati, kiiatim-, 
lo mismo. Geog. 

GUACHÉPE. Cenojil de abalorio. Voz. us. en el E. 
Lara. 

GUACHERO (Ratón). Es la rata negra ordinaria. 
(Mus decumanus). 

GUACHICARO. Árbol del E. Anzoátegui. Sin. Firi- 
FlRK. 

GUACHICÓNGA. Baile popular (generalmente ha- 
blando), baile de candil, de cascabel gordo. Menciónasele en 
algunas leyes provinciales de policía. Bajo Llano. 

GUACHlTO. Melastoma xanthostachys. Chaparro 
BOBO. GuACHiTO. Cod. 118; guacito Humboldt, Viaje II. 6; 
Cod. I09. No sabemos cuál será lo mejor. 

GUÁL Bombax sp. Ceiba. Voz usada en Coro. 

GUÁICA. Especie de venablo que usaban los indios. — 
"Y fueron sus guerreros pareceres | Esperar en el campo co- 
mo buenos | Con largas guaicas, dardos y paveses". (Cast. 
Blcg. XI, c. 2<?). Ref. Oviedo Baños, Hist. IV, 11. 

GUÁICA. Combretum alternifolium. Planta sarmentosa 
armada de largas espinas ; hojas esparcidas, a veces opuestas, 
elíptico-oblongas, obtusas, lampiñas, sin estípulas; espigas 
axilares y terminales, solitarias, temadas y flores sentadas, 

10 



146 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

decandras, blancas ; fruto linear-oblongo, 5-angular. Grece en 
Guayana y otros puntos de la región cálida, y fructifica en 
mayo. Los ebanistas y artesanos de Guayana usaban como 
única cola el jugo gomoso contenido bajo la corteza de los 
ramitos. Usan también el jugo en la medicina popular para 
combatir la oftalmía producida por el jugo o leche del ja- 
BiivivO. Indicamos el nombre botánico admitido, cjue corres- 
ponde a una especie descrita por Persoon. Acaso haya que 
hacer alguna rectificación. La guáica de Portuguesa es tam- 
bién reciamente espinosa, y quizá alude a esta particularidad 
el nombre dado a una tribu indígena belicosa : los Guaicas? 

GUAICURÚCO. Passiflora sp. Especie de Parcha. — 
"Fruta dulze y como zermeñas de España". (Carv. 368, quien 
escribe giíayniruco). Sin. Paicuruco, corrupción, al parecer. 
El giiaicurú o baicnrú de la Arg. es la Golianthc olidemoides 
y la S t atice brasiliensis, cosa muí diferente, y la voz es gua- 
raní. 

GUAIJANO. Pajarillo de pico ancho en su base, con la 
mandíbula superior deprimida y ensanchada en la raíz, en- 
corvada en la punta, angulosa en la cresta; tarsos delgados, 
escamosos ; uñas corvas, largas ; alas medianas ; cpla corta, 
truncada. Pico negro, con manchas laterales blancas en la raíz 
de la mandíbula inferior ; vértice y nuca de un azul claro que 
atrás se prolonga lateralmente en dos procesos ; frente, meji- 
llasy garganta azul ultramarino, violáceo, metálico; pecho, 
vientre y rabadilla amarillo de ocre, dorso, alas y cola negros ; 
tarsos de un gris amarillento ; uñas y ojos negros. Largq 8 a 9 
cm., brazas 18. Aliméntase de frutas. Es pájaro chillador, co- 
mún en Barquisimeto. Sin. Guruñatá montañero. 

GUAIMA. Lagarto. Voz genérica usada en el Oriente, 
la cual significa, en cum. y ch., lagartija. 

GUAIMARÉRO. Furnarius sp. (?). Especie de pájaro 
del Bajo Llano, que fabrica su nido con barro. 

GUx^IMARO. Véase Gháro. — ''También abundan los 
Guaymaros, que cargan mucho de unas frutas menores, que 
bellotas, de mucho gusto". (Gum. I. 296; 2? ed.).vEn la ex- 
posición de 1883 fueron presentadas, procedentes del Zulia, 



DE VENEZUELA 147 

muestras de guáimaro, g. amarillo, g. colorado y guaima- 
RiTO, correspondientes a la descripción de los Apuntes esta- 
dísticos del Zulia, p. 41. Ernst observa con razón que estas 
variedades se distinguen sólo por el color, pues que halló en 
todas las muestras una estructura idéntica, a saber : anillos 
concéntricos poco distintos, tejido leñoso mui compacto con 
los poros de igual tamaño, observándose en el corte longitu- 
dinal muchas manchitas medulares y además otras que se de- 
ben a los radios medulares; todo lo cual produce un aspecto 
jaspeado mui elegante. {La Bxpos. I. 2o6). Ref. Gilii, I. 165. 
1 1 — Perdigón o plomo grueso, inferior ai n*? 1, hasta el n° ooo. 
— "Allí se hermanaban tercerolas de cañón doble, para cargar 
con cartuchos, y carabinas de un cañón, de las que se dispo- 
nen con guáimaros, pólvora y taco". (R. Blanco F., Bl hom- 
bre de hierro, 283). Los comerciantes del país venden núme- 
ros de munición de las series uno a cuatro ceros, uno a tres 
A y B, y 1 a 15. 

GUAIMÉ. Serióla sp. Pez de mar. 

GUAINÍS. Crotophaga Ani. Garrapat^ro. Voz us. en 
la Cord. Sin. cachimbo, en el Guárico. Ref. Pie. I94. 
* GUAI PAÑETE. Phaseolus linearis. Leguminosas. Es- 
pecie de guisante. 

GUAIRA. Especie de horno, a modo de barbacoa. La 
voz, usada en el E. Lara,debe referirse a las guairas de los 
mineros peruanos. — "Para esto (para labrar la plata) hacían 
unos como hornillos, donde el viento soplase recio, y con leña 
y carbón hacían su operación. A estas en el Perú llamaban 
Guayras". (Ac. IV, 5). || — "Vela triangular que se enverga 
regularmente con garruchas". (Cale, parágrafo 818). 

GUAIRÓN. Guaira grande. Us. en Occ. 

GUAITÍ. Especie de Troglodítido. Véase Cucarache;- 
Ro. Us. en Lara. 

GUAITOCO. Árbol de construcción, de madera amari- 
llenta, algo fibrosa, poco pesada, grano fino. E. Falcón. 

GUAJE. Pothos sp. Esp. de Arácea que produce un ri- 
zoma comestible, a veces enorme. Lara. Sin. Tégüe: ( ?). 



148 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

GUAGÍBA. Planta medicinal, cuya raíz es, según Pom- 
pa, semejante a una patata y tiene propiedades purgantes. — 
'Trodúcese por lo regular en las vegas o lugares húmedos". 
{Medicamentos indígenas, No. 216). Voz afín de guaje? 

GUALÍ. Esp. de Gallinácea del Táchira. 
^ GUAMA.. Fruto del guamo. — "Vinieron, pues, algu- 
nos principales | con guamas, aguacates y otras frutas". (Cast. 
Hdsf. del N. R., I. 221). — ''Guamas muy dulces: son de la 
hechura de las algarrohas del Reyno de Valencia, pero de 
color verde, aunque estén maduras". (Gum. I. 296; 2* ed). 
Voz taina. Las formas guaba (Cas. V. 318; Ac. IV, 26) y 
giiava (Clavígero) se usan aún en C. Rica. En Venez. deci- 
mos guama, como Oviedo (I 299) y Castellanos (Blog. de 
Rojas, 4-). II — ^^Parchazo, pajarota, embuste (Pie. I94). Cf. 
Guayaba, abajo, j | Pki^o dk guama. Sombrero de terciopelo 
o pelo de castor, de estilo español, usado preferentemente por 
el llanero. — "Acatado y saludado a pesar de su flux cor- 
tado en San Fernando, de sus zapatos de percha que chillaban 
^horriblemente y del sombrero 'pelo de guama' amplio y tupi- 
do como un toldo". (Pocaterra, Vidas oscuras, 38). — "Bajas 

hasta rozarnos los hombros las anchas alas de los som- , 

breros de pelos de guamas". (Cabrera M., Mimí, 15). || — 
Estar kn i,a guama : estar en valía. — "Mario Burgos decía 
hallarse 'en la úbrica' y 'en la guama', expresiones cuyo signi- 
ficado no alcanzaba Alberto". (Díaz R., Idolhs rotos, 118). — 
"Para Don Amarisio no había nada que estimase bueno, nada 
que estuviese en la guama, según la frase popular". (J. J. 
Churión, Neurosis amarilla). 

GUAMÁCHO. Nombre dado a varios árboles del géne- 
ro Pcreskia, fam. de las Cactáceas, cuyo tronco está cubierto 
de manojillos de espinas en disposición quincuncial ; hojas 
trasovadas u oblongo-elípticas, con 1 o 2 espinas en la base 
del pecíolo; flores solitarias o en cimas, ya blancas, ya ama- 
rillas, ya purpurinas ; fruto, una baya globosa, agridulce, co- 
mestible. Hay varias especies : P. Guamacho, P. Bleo, P. gu- 
yanensís, etc. Plántasele a menudo a lo largo de los vallados 
para formar setos vivos. En la medicina popular preconizan 



DE VENEZUELA Ug 

sus hojas. La forma guamachc (Carv. 367; Rniz Blanco, cap. 
L 5. Caul. L 3) es desusada. Sinn. Supí, vSupíre, Suspiro, 
en Lara. Ref. Cod. g7 . 

GUAMÁL. Sitio poblado de guamos. 

GUAMÁZO. Latigazo, azotazo. En Méj. bofetada, ma- 
notazo. 

GUx\MBÍA. — '\Saco o mochila de cabuya". (Pie. 176). 
— ^"Entre nosotros (los colombianos) se llama guambia cier- 
ta especie de mochila, del nombre antiguo de Silvia, lugar del 
Cauca". (Cuervo, parágrafo 656). 

GUAMO. Arboles inermes, coposos y ramosos del gé- 
nero Inga, fam. de las Leguminosas. Tienen hojas alternas, 
estipuladas, pinadas, con hojuelas grandes, enterisimas ; inflo- 
rescencia varia; cáliz quinquedentado, corola tubulosa, blanca, 
pequeña, estambres numerosos y mui largos con filamentos 
mui, exsertos ; legumbre comprimida, unilocular, con muchas 
semillas envueltas en una pulpa blanca, dulce. Algunas espe- 
cies se plantan, como el bucarc, en los cafetales para aprove- 
char la sombra, necesaria. — "Y aquel ganado silvestre | y el 
guamo aquel que inclinaba | su copa llena de frutos | tras de 
su humilde morada". (D. R. Hernández, Al río Caurimare). 
Ref. Cod. lo7. || — ^biCjuco. /. vera. Árbol grande, de hojas 
con 4 a 5 pares de hojuelas elíptico-lanceoladas, cortamente 
aguzadas ; peciolos pubescentes de color herrumbroso ; raquis 
alado, con glándulas escudadas; espigas cortas, pancífloras ; 
corola blanca, cerdoso-lanuda ; legumbre subfalciforme, to- 
'mentosa. Madera sin apHcación. Ref. Gros. II. 386. || — ^ca- 
ruata. 7. marginatai Árbol corpulento, de hojuelas oblongas, 
bien acuminadas, ganchudas en la base, membranosas, lampi- 
ñas, opacas arriba, lustrosas abajo; raquis estrechamente ala- 
do, pelosillo por encima ; cabezuelas axilares y terminales, cá- 
liz tubuloso-acampanado ; legumbre ancha, bivalva. Cultívase- 
le en las regiones frías para sombra del cafetero. Hay otra 
esp. con el mismo nombre, la /. sapindoides o parecida al 
mamón. D. t. guamo caraoto. (Díaz, I. 172). || — dií hiií- 
RRO. /. maxoniana. Árbol de hojuelas bi- o triyugas, trasovadas 
u oblanceoladas, redondeadas y bruscamente acuminadas en el 



15o GLOSx^RIO DE VOCES INDÍGENAS 

ápice, acuñadas en la base; inflorescencia axilar, sencilla o 
geminada; flores pequeñas, peludas; cáliz no estriado, corola 
densamente sedoso-pubescente, ovario lampiño. Antimano 
(Pittier). Usado para dar sombra al cafetero. || — dk rejo. /. 
fasciculata. Rabo de mono. Voz us. en el Táchira. 1 1 — pe- 
ludo. /. fastuosa. 

GUAMUFATE. Myrtus longifolius. Árbol alto de más 
de loo pies, que abunda en el Alto Orinoco. 

GUANx^BANA. Fruto del Guanábano.— "Hay otra 
(fruta) en esta Isla que llaman guanábanas, la penúltima sí- 
laba breve, que son tan grandes como unas bolas de jugar 
birlos'\ (Cas. 317). Voz taina. Reff. Ov. I, 303. Cast. Blecj. 
XIV, P 

GUANABANÁDA. Carato de guanábana. (Pie. I94). 
* GUANÁBANO. Anona muricata. Árbol de 15 a 25 pies 
de alto, ^de hojas oblongas, pecioladas, lustrosas, lampiñas, 
simples, alternas, coriáceas, enteras; flores solitarias, opuestas 
a las hojas, con pétalos exteriores verdosos, lampiños, subaco- 
razonados en la base, y los interiores amarillos ; fruto en ve- 
ces mui grueso, irregularmente cónico, obstuso, areolado, pro- 
longándose las aréolas en púas carnosas, encorvadas ; carne 
blanca, semillas negras, lustrosas. Se le cultiva como árbol 
frutal. Ref. Ben. No. 47. || — Adjetivado (en sus dos termi- 
naciones) aplícase a personas, en el sentido de zonzo, papa- 
natas, bobo. 1 1 — CIMARRÓN. Anona montana. Árbol silvestre 
alto de 15 a 2o pies, parecido al guanábano frutal, de péta- 
los exteriores tomentosos, no acorazonados y fruto globoso. 

GUANAGUÁNA. Rhync\ops nigra. Ave acuática del 
tamaño de una paloma con la mandíbula inferior más larga 
que la superior. Plumaje blanco, cabeza y manto nebros con 
una lista blanca en cada ala; rectrices laterales blancas por 
fuera; pico y pies rojos. Vive en las costas del mar Caribe. 
Sin. Tijereta. 

GUANAGUANÁRE. Phaetusa magnirostris. Fslmipt- 
das. Especie de gaviota del Orinoco. Del tam. uanauanári lo 
mismo. Fué nombre que tuvo la ciudad de. Quanáre^ y así 



DE VENEZUELA 151 



es mencionada por Oviedo y Baños. En 1732 todavía escri- 
bían GuANAGUANARií los curas en los libros parroquiales ; pe- 
ro de 1732 a 1733 aparece la forma abreviada Guanárí: que 
en definitiva ha quedado. Ref. Gilii, I. 111. 

GUANAGUÁRE. Larus atricilla. Palmípedas. Golon- 
drina de mar de nuestras costas. Su cabeza, cuello y lomo 
son aplomados; pecho, vientre y cola blancos; remeras ne- 
gras; pico y pies de un rojo de laca; encima y debajo de los 
oíos tiene una mancha blanca. Longitud 43 cm., brazas 98. 

GUANÁICO. Galictis barbara. Variedad de comadreja, 
semejante a la marta europea, pero más grande, que tiene en 
la parte dorsal, inmediatamente detrás de las extremidades an- 
teriores, una gran mancha blanquecina de forma casi cua- 
drada. Hállase en el Zulia. Es el papamcl de los brasileños 
{ir ara en tupí) por la afición a la miel de este animal. 

GUANAJO. Ccrcus sp. Especie de cirio o cardón arbó- 
reo. Tronco fuerte, corto, ramoso ; ramos largos, ascenden- 
tes, de un verde oliváceo, lanosos en el extremo ; ángulos 
8 — 'lo, obtusos, con aristas redondeadas y arqueadas en el 
sitio correspondiente a las aréolas ; senos obtusos o agudos ; 
ar-éolas separadas de 1 a 2 cm., lanosas en los ramos jóvenes; 
espinas unas 2o, débiles, blanquecinas o grisáceas, las peri- 
féricas más o menos pequeñas y desiguales, 4 — 6 centrales, 
largas, la mayor de 8 cm., y 16 estrelladas. Fruto globoso, 
rosado, comestible. Barquisimeto. 

GUANANA. Brismafura dominica. Anséridas.. Ave de 
paso, de color pardo oscuro, con pintas blancas y negras, y 
el pico purpurino. El macho es algo más grande que la hem- 
bra. Va siempre apareado, y emigra cuando el Orinoco em- 
pieza a crecer, después del equinoccio de primavera. Su graz- 
nido imita en cierto modo el crujido de las ruedas de los 
carros. — "Así cazaba el diestro Siburene | el guanana, la si- 
dra y la gaviota". (Gorrochotegui, Aramare, II). Sinn. Pato 
carre:tívro. Yaguasa carretera. Del tam. uananá lo mismo. 
La voz se usa también en Cuba y el Ec. El goananá del Bra- 
sil corresponde al pato de Venezuela. (Anas moschata). 



152 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



GUANÁPE. Pez de río de unos dos palmos de largo, 
rosado hacia el dorso, con lineas de manchas doradas longi- 
tudinales en los costados. Guayana. 

GUANASNA. Heliconia sp. Especie de planta herbácea 
forrajera. — * 'Esparcida la semilla (de tabaco) se cubre con 
hojas de plátano o de guanasna". (Díaz, I. 214). Del ch. gua- 
nadna, lo mismo. Ref. Cod. 117. 

GUÁNDA. Árbol indeterminado del Zulia. 

GUANDO. Suerte de parihuelas, o más bien, camilla 
improvisada. — "Estos los hacen los naturales a modo de an- 
das de difunctos con varas grandes y gruesas, siendo los mas- 
teles anteriores y posteriores muy crezidos y fuertes, de mane- 
ra que puedan muchos yndios ocupar todos quatro, y les sea 
más fázil la carga que sobre sus hombros llenan". (Carv. 317) 
Es voz usada en la Cordillera, lo mismo que en Col., Ec. y 
Chile, y es tomada del quichua huantu, andas. En el quichua 
GCua.toria.no : huandu, andas improvisadas. 

GUANDÚ. Cajamis flavus. Leguminosas. Arbusto de 
hojas compuestas, trifoliadas; flores axilares, amarillas; le- 
gumbres vellosas, coriáceas ; semillas comestibles. Originario 
de la India. Igual nombre tiene en Costa Rica ; en el Brasil, 
cuandú o guandú. Parece voz africana. Martius piensa que 
puede provenir de Guinea { Contribuciones, etc. II. 38o, 394). 

GUANÉPE. Asi llaman en Barcelona y Guayana una 
especie de cabestrillo o charpa en que las madres indígenas 
llevan sus niños de pecho cuando viajan. — En los pasajes 
siguientes parece tener una acepción algo distinta. — "El saHó 
para el pueblo con sus guano pes de pájaros". (C. Peraza, Le- 
yendas del Caroni, 262). — "En qué he pensado yo que no he 
arreglado a mi moriclie su guanepe de viaje?". (Id., Los pi- 
ratas de la sabana, 178). 

GUANO. Abono animal formado en ciertos parajes con 
las deyecciones de aves marinas o murciélagos. Del quichua 
huano estiércol. Ref. Garcilaso, Hist. II. lo8; etc. 

GUANÓTA. Especie de abeja silvestre común en los 
Llanos. Es amarilla, parecida a la españolita; carece de agui- 
jón y fabrica en los troncos huecos de los árboles grandes cel- 



DE VENEZUELA 153 

das de cera negruzca llenas de miel algo rojiza. Mantiénese 
de centinela una de ellas en la piquera del panal, pareciéndo- 
se en esto a otro himenóptero del género Halictus, que sue- 
len llamar por eso los franceses ''insecto portero", (insecte 
concierge). — *Xos recuerdos se agolpaban en su mente como 
afanosas guano tas en torno de silvestre panal". (Urbaneja A., 
Bn este país, . . !). Del cum. (juanc, gal. iiayw, abeja. Miel es 
wano en car., uan en gal., uanc en tam., giianc en ch., huane 
en cum. ; y así íiane-iiuu (padre de la miel) es abeja en tam. 
En el dialecto criollo de Venezuela existe una confusión aná- 
loga entre ''abeja" y "colmena", tomando la una por la otra. 
Ref. Gilii, I. 28o. 

GUAPA. Canastillo de caña, circular, escuti forme, ador- 
nado con grecas y otros dibujos de color negro. — "Guapas, 
especie de cesta casi sin bordes, pero labradas primorosamen- 
te con grecas en líneas rectas combinadas de diversos modos". 
(Cod. 334). Voz tamanaca, que significa loViiismo. 

GUAPARO. Arljol de construcción. Madera de un gris 
amarillento, pardusca en el centro, no muí pesada. Lara, Fal- 
cón. 

GUxAPÍTO. Plumbago sp. Yerba de hojas lanceoladas, 
algo ásperas, que tienen propiedades rubefacientes. Es nom- 
bre que dan en el Alto Llano al guapotií. Ref. Pompa, No. 
22o. 

GUAPO. Raíz comestible proveniente quizá de una Ará- 
cea. — "El guapo, que es comida más contina, | A un ajo re- 
dondo se compara, | De que también la gente peregrina | En 
sus necesidades se repara". (Cast. Blcg. a Orda::, c. 2?). Se- 
gún Rivero y Cassani , la voz era usada por los Guagibos en la 
misma acepción que hoi tiene: Geog. Reff. Riv. 148, 234; 
Caul. 1. 3. II — ^Esp. de planta trepadora. 

GUAPOTE. Plumbago scandens. Arbusto sarmentoso 
de ramas delgadas, largas, de algunos metros, lampiñas ; hojas 
ovales, oblongo-lanceoladas, aguzadas o puntiagudas, de base 
atenuada en un pecíolo mui corto, abrazador en su pié, pero 
sin orejillas ; flores blancas en racimos ; cáliz cilindrico, cóni- 
co ; corola de lóbulos mucronados con glándulas en sus ángu- 



154 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

los convexos ; bracteas oblongas, aguzadas. En car. uapoto lo 
mismo. En cum. huapoto es fuego (referencia sin duda a las 
propiedades rubefacientes de la planta). Junto con la voz cum. 
hállanse formas iguales o análogas en varias lenguas caribes 
con la propia significación de fuego. Ref. Pompa, No. 209. 

GUAQUÍTA. Esp. de cotorra de las selvas de Aróa. 
Color verde oscuro ; cara y cuello de un rojo herrumbroso, 
oídos blancos, frente azulada, pico y patas negros; alas con 
dos manchas bermejas en los encuentros ; cola larga con algu- 
nas plumas azules; vientre con una mancha grande rojo-oscu- 
ra. Dim. de guaca, q. v. 

* GUARA. Cathartes Aura. Oripópo, abajo. 

GUARÁBA. Brownca Guaraba Pittier. Leguminosas. 
Árbol de unos 8 m. de alto, ramoso, de tronco cilindrico ; ho- 
jas alternas, paripinadas, con 5 a 3 pares de hojuelas pecio-^ 
ladas, enteras, coriáceas, abarquilladas, elípticas, más peque- 
ñas las básales. Inflorescencia terminal en círculos espirales ; 
bracteas caducas, cáliz cuatrilobular ; pétalos 5, rojos^ adheri- 
dos al tubo, escotados en su ápice; estambres lo, adheridos 
al tubo, soldados en sus 4|5 inferiores; anteras aovadas, ama- 
rillas; estilo rojizo, estigma rojo; ovario libre, acinaciforme; 
legumbre bivalva, semillas cosa de 9, pequeñas. Occidente. 
Florece en setiembre. 

GUARÁCA. Véase Guataca. Ref. Ov. I. 274. 

GUARACÁRO. Doliclíos Lablab. Leguminosas. Planta 
anual herbácea, de tallo voluble, larguísimo, que produce una 
haba alimenticia larga de 8 a lo mm. Se conocen tres varie- 
dades : Una de flores blancas, vainas de 6 cm. y semillas ne- 
gras, ovales, algo redondeadas (D. albiflorus) ; otra de flo- 
res blancas, vainas de 7 cm. y semillas blancas, ovales {D. 
nankinicus) ; otra, en fin, de flores purpúreas, vainas de 7 
cm. y semillas purpurinas, ovales, algo redondeadas. — *'Los 
guaracaros verdes, lo mismo que las habas, se componen de 
diversos modos y son más tiernos y gustosos". (Díaz, I. 88). 

GUARACÚRA. Cathartes Aura. Ver Oripopo. Us. en 
el Táchira. 



DE VENEZUELA 155 

¿ GUARAGUAO. En Margarita es nombre del samuro. 
En Cuba es el Falco borcalis, especie de halcón; Oviedo, en 
efecto, dice q^ue es ave como el milano, refiriéndose sin duda 
a la avifauna de las Antillas (Hist. I. Sg2). Cf. Guara. Del 
cum. guaragua aguilucho o gavilán; o más bien del ch. gua- 
ragu samuro. Armas pretende que es voz española que sig- 
nifica cuervo (O. c. p. 26). Guaraguado, Gilii I. 235. 

GUARAGUÁRA. Acanthicus sp. Pez de río del Orien- 
te parecido al corroncho. Voz cháima. D. t. guaraguaro. 

. GUARAJÚRA. Cathartcs Aura. Ver. Oripüpo. Usada 
en Margarita. 

GUARÁL. Cordel de pita no mui grueso. — "De éstos 
penden el guaral, o cordel, que templan para disparar con vio- 
lencia la flecha". (Caul. I. 12). — "Los más previsores se ha- 
bían terciado un guaral, a manera de tahalí". (R. Blanco F., 
Bl hombre de hierro, 282). Carvajal (O. c., p. 321) toma la 
voz en el sentido particular de sedal para pescar. En tamana- 
co uara y en quicliua huarakka significan cuerda, coinciden- 
cia puramente casual. ¿Es quechua o caribe la raíz del voca- 
blo? Guaral en Colombia es el zumbel del trompo, sentido 
particular también, pero mui propio. 

GUARAMACÁL. Sitio abundante en Guaramácos. 

GUARAMÁCO. Árbol grande de construcción de las 
montañas de Portuguesa y Trujillo. 

GUÁRAMO. "Valor, guapeza, pujanza, energía de ca- 
rácter. 'Tener guáramo', es poseer cualquiera de esas condi- 
ciones". (Pie. I95). 

GUARANÁ. Pasta medicinal que preparan los indíge- 
nas del Alto Orinoco con la cupána. Voz tupi. Apenas se 
usa en Venez. si no es en las boticas. 

GUARAPA. Bauhinia ohiusifolia. Leguminosas. Árbol 
de Cumaná, excelente para construcción naval. Madera mui 
hermosa, de color rojizo, dura, susceptible de pulimento, ge- 
neralmente de pequeñas dimensiones. Voz cháima. Sin. Urá- 
PE. Ref. Cod. lo3. 



156 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

GUARAPÉRA. Ventecilla, tenducho. Voz despectiva. 
La venta del guarapo de papelón es un distintivo de las pul- 
perías de poca monta. Ref . Pie. IqS. 

GUARAPÍRE. Árbol maderable del E. Anzoátegui. Sin. 
Cacho. 

GUARAPO. Ziimo de la caña de azúcar, y en general 
cualquier agua azucarada, fermentada o no. Entre las rentas 
públicas establecidas en la época de la colonia, enumeran Ba- 
ralt y Diaz, "los estancos de la sal, de los naipes, del juego 
de gallos, del tabaco y de la bebida fermentada llamada gua- 
rapo''. {Hist. ant. p. 376). — ''Bebióse Juan un vaso de guara- 
po fuerte". (Picón F., Pidelia, 225). Del quechua huarapu, 
según Rojas (Estudios indígenas, 54). Parece, con todo, vo- 
cablo introducido por los negros africanos. ' 

GUARAOUINÁJ. Cierto animal mencionado por los 
cronistas. Esta voz, o guadaquinaje, que es la misma, se con- 
virtió en guadatinaja y después en guardatinaja, forma ac- 
tual, que es el Chigüire:. — "Otra casta de animalejos hay que 
parecen lechones, que llaman guadatinajas". (Ac. IV. 38). 
Quinaxes, que significa lo mismo, es voz haitiana. La seme- 
janza casual con un compuesto de palabras castellanas ha pro- 
ducido lo que Caulin llamaba un nombre trjpvado. Ref f. Cast. 
1, Bleg. I. 4"; Herr. III, 282. 

GUARATARO. Bleusinc indica. Gramíneas. Yerba de 
tallo comprimido, ramoso en su base, inclinado ; hojas peque- 
ñas, lampiñas y espigas digitales, unilaterales. Arraiga de or- 
dinario entre las piedras de las calles poco frecuentadas, don- 
de es difícil estirparla. Ref. Díaz, II. 2o6. || — Árbol made- 
rable, poco elevado, frondoso, de tronco recto ; hojas simples, 
opuestas, temadas o quinquefoliadas, sin estípulas, ovales o 
elípticas, enteras, glabras; inflorescencia dicotoma, cáliz con 
5 lacinias, corola tubular, violácea, con 5 segmentos ; estam- 
bres' adherentes al tubo, anteras semilunares, bilobadas ; esti- 
lo recto, bífido ; ovario superior, globoso, cuadrilocular'; baya 
esférica, pequeña, morada. Bajo Llano, Guayana. Sin. Acei- 
tuno. Ref. Cod. II9. II — Vitex sp. Árbol de regular tamaño. 
Madera de color amarillento-blanquecino, de grano fino, bas- 



DE VENEZUELA 157 



tante dura y fuerte. || — Guijarro, fragmento de granito com- 
pacto, de cuarzo más o menos puro ; y por extensión, piedra, 
pedruzco, china, peladilla, caso en el cual suele decirse gua- 
RATARA. — "Más de uno, defiriendo a rancia conseja, lleva en 
su alforja de peregrino un giiarataro, una peladilla de arroyo, 
para metérsela en la boca, no vaya el mar a hacerlo victima 
de sus procelosas ondas". (El Br. Munguía, La peregrina- 
ción). — "Yo veía la habilidad con que, sin escupirla siqííiera, 
roznabas una guaratara". (Cabrera M., La guerra, 3o6). En 
tam. uarataru pedernal. 

GUARDATINAJA. Hydrochoeriis Capybara. Chigüi- 
RK. Es la voz guadaquinaj o guadafinaja, que significa lo 
'mismo, arreglada al sonido solamente, o "trovada", como de- 
cia Caulin. 'En Col. tinajo ; en el Ec. guaratinajo o cuadaqui- 
nac, según Velasco. Guardatinajas es voz geográfica en 
\''enezuela. (Estado Guárico). 

GUAREAR. Atalayar animales dañinos desde un sobra- 
do o troje, levantado en un sitio conveniente de un sembrado, 
para ahuyentarlos. Pajarear. Derivado de guaro, especie de 
loro. 

GUARÉMx\. Arbusto tintóreo. Hervidas sus hojas o 
puestas en agua fría, producen ima tinta morada con que 
tiñen telas los campesinos. Carabobo. — "Guarema, sus ojas 
dan tinta morada; se da en la Jurisdicción de Coro". (Cisn. 
54). 

GUAREMAL. Sitio poblado de guarEmas. Geog. 

GUARÉNA. Véase Potoca. 

GUARÉQUE. Sapo, en Margarita. Del ch. guarequen, 
rana. 

GUARÉRO. Oteador en una sementera. De guaro, pa- 
pagayo. 

GUARIARE. Capparis Pachaca, C. tenuisiliqua. Pacha- 
co, abajo. JUANBLANCO. 

GUARICÁMO. Plantas de Guayana, del género Patrisia 
(Bixáceas). — Son árboles de hojas alternas, enteras, con es- 
típulas- peciolares mellizas y pedúnculos axilares unifloros, 
bracteolados en la base. Hay la P. affinis y la P. dentata, Ea 



158 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

primera es de ramitos semierectos y hojas aovadas, acumina- 
das, vagamente denticuladas, lampiñas, con la costilla y venas 
pelosillas debajo. En la segunda los ramitos son semiflexu- 
vios, y las hojas oblongas, dentadas, con la costilla y venas 
pubérulas. Ambas florecen en niayo y habitan el Alto Orinoco. 
Reff. Kunth Plantas equinox.; Cod. 118. Con el nombre baré 
uarikáma recogió Koch-Grünberg una planta en los bosques 
de Rionegro, cuya raíz es mui venenosa. Supone el botanista 
Pilger que es también una especie de Patrisia. 

guarí CONGO. Thccadactylus rapicandiis. Ascalabo- 
tos. Reptil relativamente grande, entre los de su familia, de 
hábitos nocturnos. Coilio en otros saurios puede su cola re- 
generarse cuando accidentalmente la ha perdido. 'Sin. Cotií- 
jo, arriba. 1 1 — Apodo que en los llanos orientales se dio a 
los federalistas durante la guerra de la federación. — ^"Los- 

federales ^no lo dejaban vivir con sus persecuciones, 

como lo hacen con todos los que no somos guaricongios en 
nuestra pobre tierra". • (C. Peraza, Leyendas del Caroni, 367). 
1 1 — Lazo disimulado que se tiende al ganado montaraz para 
cogerlo enlazado. Alto Llano. 

GUARICHA. Joven india doncella. Voz usada en toda 
Venezuela, inclusive en el Alto Orinoco: -es por otra parte 
bastante antigua, según puede verse en Oviedo (IV 223) y 
Carvajal (p. 17o). Uso también literario. Del cum. huarich, 
ch. guaridle, mujer, criatura hembra, términos que a su vez 
provienen del car. wori, gal. oli, cal. wele, mujer. Correspon- 
de nuestra guaricha al sqitaw de Norteamérica. 1 1 — Aplicase, 
en el Alto Llano, a una raza de yuca amarga, la más vene- 
nosa entre éstas, y de excelentes condiciones para la elabora- 
ción del casabe. 1 1— Cierto árbol maderable del Zulia. 

guarí CHI. Xylopia ligiistrifolia, etc. Anonáceas. Fru- 
ta DK BURRO. Ref. Pompa, No. 223. Ver Guarúchi. 

GUARÍCHO. Peón ganadero, vaquero. — "El hato cen- 
tral dirigíalo el padre presidente con un inten- 
dente y cuarenta vaqueros o guaridlos. A cinco leguas esta- 
ba la yegüería al cuidado de un intendente y seis guarichos". 
(Gil Fortoul, Hist, consiitucionalyl. 38). Voz forjada ab- 



DE VENEZUELA ISg 

siirdamente. Me parece ya a1)andonada, y asi debería ser. 1 1— 
Ar])ol de construcción. Madera compacta, dura, de color 
amarillo limón, grano fino, astillosa, círculos concéntricos dis- 
tintos. Tiene el aspecto del carativana. E. Falcón. 

GUARÍ JE. Myrmccophagac juhafac var. (?). Oso hor- 
miguero blanco. En ayamán arigí. 

GUARIMACO. Heliconia sp. (?). BijÁo.— "Debe de- 
cirse Guarimacucuar, que en nuestro castellano suena agua del 
vijado, por unas matas o arbustos asi llamados que en ella se 
crían, con cuya fruta se pintan de morado los Caribes, y los 
,Curnanagotos tiñen del mismo color sus vestidos". (Caul. III. 
21. parágrafo 2). la voz designa en tam. y gal. dos árboles 
diversos. * 

GU ARIMÁN. MespilodapJine prctiosa {■=^Cryptocarya 
CaneliUa). Lauríneas. — "E'specie de canelo muí aromático, 
aunque no tanto como el de Ceilán, y de sabor algo diferente; 
su fruta es muí estomacal y se conoce con aquel nombre en el 
Orinoco, con el de canelilla en otras partes". (Cod. lo3). D. t. 
GUARiMÁcu, que es voz galibi ; uarimáku era lo mismo en ta- 
manaco. U rimare (Carv. 372). En Cuba se dice guarimón. 

GÜARIPÉTE. Lagartija (en Margarita). 

GUARIQUÉN. Nombre de un árbol de Cumaná y de 
la goma que produce. Quizá sea el guarekenar de los antiguos 
Chaimas. Ref. Cod. ifs, II9. 

GUARIRI. Pato ¿Sin. de Güírirí? 

GUARITÓTO. Jatropha urcns. Euforbiáceas. Yerba lac- 
tescente, de hojas alternas, quinquefidas, acorazonadas, denta- 
das, débilmente peludas, espinosillas ; flores corimbosas, sin 
calículo; cáliz blanquecino; cápsula cordiforme, lustrosa. Flo- 
rece de junio a setiembre. Las hojas de esta planta poseen 
propiedades urticantes. Del cum. hucrtcre, lo mismo. Ref. 
Ben. No. 48. 

GUARO. Psitfacus Acamil. Especie de cotorra del Zu- 
lia. Designando al loro en general, se usa la voz en el Or. del 
país y en Caracas; pero no en Occ. aunque sí sus derivados 
guarear y guaréro. Uarro es loro en carúsana. 1 1 — Especie de 



16o GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

planta sarmentosa de Portuguesa y otros lugares. D. t. biíju- 
co GUARERO. 1 1 — Pene. Acepción usada en Occ. 

GUARRECÚCO. Especie de mochuelo del Bajo Lla- 
no, que suelen domesticar. Cf . Surrucúco. 

GUARRÚMA. Véase guayuco. Voz betoye, al pare- 
cer. Ref. Gum. I, 138; 2* ed. Desusada en Venez. 

GUARRÚS. "Chicha de arroz". (Pie. 176). (¿Voz hí- 
brida?). 

^GUARÚCHI. Uñona aromática. Anonáceas. — "La fruta 
de burro es el guaruchi de los indígenas, el cual se ele- 
va en algunos parajes a 2o varas ; tiene figura piramidal y 
su fruta está reputada como poderoso febrífugo: llámanla 
nialagucta en algunos parajes". (Coclazzi, loo). 

GUARÚMA. Pequeña palmera, semejante al píritu de 
que fabrican sebucanes en la costa de Barlovento. 

GUARÚPA. Jacaranda filicifolia. Cupá. 

GUARURA. Desígnanse en general con este nombre 
muchos y diversos caracoles, o sea moluscos gasterópodos uni- 
valvos, de mar, de río y de tierra, y particularmente sus con- 
chas. Pondremos como ejemplo los más grandes entre ellos, 
a). Marinos. La concha del Stromhus gigas puede alcanzar 
1 pié de largo y pesar 4 libras. Usanla a veces como adorno ; 
y suelen los arrieros y carreteros tocarla a modo de bocina 
para señales. Su carne puede comerse. — "Caracol-estrombo. 
Molusco que se encuentra so1)re nuestras costas; los hai de 
más de un pié, y lo grueso de la concha hace creer que el ani- 
mal debe vivir mucho tiempo. El color de ella es blanco por 
dentro y en la abertura tiene un color de rosa bastante vivo. 
La parte blanca de esta concha sirve para dibujar como sobre 
el marfil". (Cod. 223). — "Guarura. Otro caracol que alcan- 
za a un pié de largo; no es tan grueso como el anterior y sirve 
a los arrieros para tocar a manera de bocina. Los mayordo- 
mos de las haciendas hacen uso de este caracol para llamar a 
los trabajadoreá". (Id. ib). — "En sus oídos repercutían de 
continuo el monótono son de la guarura. con que a lo lejos 
anuncian sus pesados carros los carreteros, el campanilleo de 
los asnos campaneros y de las cabras". (Urbaneja A., Mechi- 



DE VENEZUELA 16i 



ta, la linda), b). Terrestres. La concha del Bulimus es casi 
siempre prolongada, con la desembocadura oval, y el animal 
es como los que en España llaman, como aquí, caracol {He- 
lix) : el B. oblongus mide 12 cm. de largo por 7 de ancho, 
y sus huevos son del tamaño de los de una paloma; el B. par- 
dalis, de la misma longitud, pero menos ancho, vive en el Oc- 
cidente de la República. — c). Fluviátiles. La Ampidlaria, con 
pulmones y branquias a la vez, puede vivir muchos meses sin 
agua y sin alimento: la A. Urceus abunda en las sabanas del 
Llano, donde suelen labrar de su concha juguetes y bibelots. 
En el Orinoco llaman también guarura otro molusco bival- 
vo f:le agua dulce, el Unió synnatophorus. Guarura es voz 
carinaca, con la recta significación. 1 1 — Imitación del sonido 
de una guarura con los puños de las manos. 

GUARURÍTA. Diminutivo aplicado a todo caracol pe- 
queño : caracolillo. 

GUASÁBANA. Opuntia spinosissima. Cactáceas. Plan- 
ta suculenta, baja, de tallo columnar, comprimido, continuo, 
espinosísimo y de ramos opuestos, colgantes, articulados, lar- 
gos de 4 a 5 pulgadas, formados de piezas elongadas, oblon- 
go-lineales ; aréolas aproximadas, tomentosas, con 3-4" espinas 
largas de 2 pulgadas, tiesas, aculeiformes ; tubérculos apenas 
salientes ; flores rojizo-anaranjadas, laterales. Crece en el li- 
toral y en la región occidental del país. Sus espinas hincan y 
se adhieren fuertemente en la piel. D. t. guasábara. 

GUASÁBARA. Véase Guazábara, abajo. 

GUASACACA. Salsa aderezada con suero grueso y ají, 
con que se come la carne asada o cocida "a la llanera". 

GUASCA. Ver maguéi, pita (fibra). U. t. en Col., en 
la acepción de soga, cordel, correa. Del quichua huaska cordel. 

GUÁSDUA. Bambusa Guadua. Gramíneas. Caña arboT 
rescente que por su porte colosal compite con el bambú del 
Asia, al cual se asemeja. Hay dos especies principales en Ve- 
nezuela, una de hojas angostas y otra de hojias anchas. Am- 
bas se utilizan ampliamente en la economía rural y por su mo- 
do de arraigar suelen plantarse para afirmar terraplenes y 
defenderlos del agua. — '*La voz muysca giia para significar el 

11 



162 GLOSARIO DÉ VOCEvS INDÍGENAS 

bambú asiático ha sido corrompida en los mismos pueblos de 
Colombia donde llaman esta gramínea guadua. En su pase 
de Colombia a Venezuela, el vocablo ha sido sustituido por los 
de guásdua, gnásgua\ (A. Rojas, Estudios indígenas, 99). 
D, t. GUADUBA y juÁjuA. — ^"La juajua abate su altiva caña 
plumeada". (Urbaneja A., Los alónelos). — "Dejaba oir su 

voz arrulladora y doliente, como los ayes de las juajuas 

que se miran en el ancho pozo". (Id., La bruja). Véase otro 
ejemplo del mismo autor en Tierra del sol. Respecto de las 
otras formas, guaduba (Cast., Benalcázar, c. 3?; Cartagena, 
c. 7°) es desusado aquí: guadua (Cod. lo4) se usa más bien 
en Colombia. En el bajo Llano dicen de ordinario guásdua. 
''Leer de guasgua o guásdua, vivir de guasgua son modismos 
venezolanos que equivalen a, Leer de prestado, vivir de pres- 
tado". (A. Rojas, Estudios indígenas, p. 99). 

GUASDUAL. Boscaje de guásdas. Geog. 

GUASDUALÍTO. Diminutivo de guasduái,, Geog. 

GUASDUILLA. Bambusa sp. Especie de guásdua de 
tallos menos gruesos y más baja. 

GUASINÚCO. Especie de pargo. 

GUATA. Leptodeira annulata. Especie de serpiente., 

GUATABO. Árbol maderable indeterminado. Ref. Cod. 
II9. 

GUATACA. Variedad de batata. Véase esta voz, y te- 
quiche:. 

GUATACÁRE. Chytroma idatimon. Mirtáceas. Árbol 
maderable. Se eleva como a 4o ó 5o pies de alto, muí común 
en terrenos arcillosos algo húmedos. Madera de color pardus- 
co algo aceitunado, con vetas ora oscuras, ora claras; textu- 
ra fibrosa, grano muí fino y denso, dureza notable. Peso es- 
pecífico 0,90. Admite pulimento. (Gros. II. 357). No resiste 
bien a la humedad. 1 1 — blanco. Ehrctla exsucca. Borragíneas. 
Arbolillo de unos 15 pies de alto, de hojas elípticas o lanceo- 
lado-oblongas, alampiñadas, con nervaduras arqueadas ; flores 
blancas, en cimas corimbi formes; tubo corolino de 8 lineas de 
largo, dos veces tan largo como el cáliz ; estambres insertos 
en lo más inferior del tubo ; fruto seco, subulado, piramidal, 



DE VENEZUELA Í65 

formado de 4 huesecillos esponjosos y cóncavos por el dorso. 
Cumaná. 

GUATACÁRO. Árbol de tronco recto, dividido en ce- 
pas o unidas éstas en un solo tallo en que aparecen de relieve, 
como haces ; hojas alternas, pecioladas, simples, enteras, elíp- 
ticas o aovadas, redondeadas, de ápice agudo o no, y base acu- 
ñada, ásperas ; inflorescencia en cimas ; flores cortamente pe- 
dunculadas ; cáliz acopado con 2, 3 ó 4 divisiones aguzadas ; 
corola blanca gamopétala con 5 ó 6 segmentos, imbricados en 
su base; estambres 6 insertados en la garganta del tubo; pis- 
tilo bífido, ovario libre; fruto seco, apeonzado, cuatrilocular, 
con 4 aristas exteriores. Abunda en el Guárico y Anzoátegui, 
donde se utiliza su madera para viguetas de techumbres y otras 
construcciones semejantes. Parece ser el guatacare: bitango 
arriba descrito. 

GÜATAGÍRE. Véase Guayabo. 

GUATAMA. Cosa blanda, semisólida. Barcelona. 

GUATAMARE. Myrospermum sp. Seréipo. Ref f . Cod. 
II9; Pompa, No. 225. 

GUATÁN. Condaminea tinctoria. Paraguatán. 

GUATAPANAR. Caesalpinia coriaria. Dividive:. Del 
cum. aragiiatapanár, oreja de araguato, por la forma del fru- 
to, sin duda. Entre los Guayuncomos del Alto Orinoco, arauo- 
tá-fanári (oreja de araguato) es nombre propio. Ruiz Blan- 
co traduce Ébano, sin duda por el color negro intenso de la 
madera. Guatapaná, en Cuba. 

GUATARO. Esp. de árbol de Cumaná. 

GUATE. Habitante de la Cordillera (Trujillo, Mérida, 
Táchira). — '"Niquitáo domina desde su cumbre glorio- 
sa el manso valle, a donde viajaban de tiempo en tiempo, 
en guisa de conquistadores y a perpetrar fechorías, los gua- 
tes, /nombres barbudos de la región de Tostós". (Pepe For- 
tín, Bl generalato de Montilla). Es voz familiar que también 
se apHca a los neogranadinos o colombianos. || — Excremen- 
to. Voz cumanagota us. en el Or. 1 1 — ^TruEno abajo, guate 
ARRIBA : expresión para mostrar la aversión de los montañeses 
a los ríos e inundaciones de los Llanos, 



164 GLOSARIO DÉ VOCES INDÍGENAS 

GUATEGUAN. Tanque, própolis, propóleos, "borra" 
de las colmenas. — "Figura un camaleón, y luego, luego una 
colmena en que apenas quede la parte cerosa ó guateguan" . 
(Delgado Correa, en "El Mosaico" p. 241). Us. en Aragua y 
Guárico. D. t. mat^guán. Sin duda del cum. guate excre- 
mento y guane, abeja, miel. 

GUATEPERÉQUE. Varias especies de grandes esca- 
rabajos de la sección de los Lamelicornios. — "Las arañas, las 
hormigas voladoras, los termites y el guatepereque, hermoso 
coleóptero, son siempre las avanzadas mensajeras que anun- 
cian a la familia la proximidad de las primeras aguas. Este 
último busca con avidez la llama del hogar". (A. Rojas, Un 
libro en prosa, 22o). En Guayana llaman así al Pyrophorus 
pellucens. D. t. güetkpkrKQUE, gükitepKréqu^. — "Güeitepe- 
reque | la luz que en sus pupilas candelea". ( Gorrochotegui, 
Ar amare, V). Usase en veces como voz hipocorística. — 
"Duerme, güeitepereque, | duerme, guaricha". (Id. ib. 
XXVI). 

GUATIGUÁTI. Especie de pájaro. — "Se abalanzaba 
sobre cerros calvos y lomas áridas, donde sólo fructificaban 
los cardones y modulaban los guati-guati su canto triste". 
Urbaneja A., Bn este país. . . !, 58). 

GUATÍRE. Árbol indeterminado de Portuguesa. Cf. 
Aguatirí:. Geog. 

GUATIRI. Árbol cuya madera es de un amarillo gri- 
sáceo y de peso regular. E. Trujillo. 

GUATÓTO. Esp. de planta medicinal. ^ 

GUAYA. Esp. de árbol maderable. Geog. (Guayas). 
Ref. Cod. II9. , > 

* GUAYABA. Fruto del guayabo. Ref. Góm. Méx. 154; 
Cast. Bleg. XI 3?: XIV. 1° ||— Parchazo, pajarota.— "Biso- 
ñada y ridiculez de asegurar, como si fuéramos algunos ton- 
tos para tragar una guayaba tan verde, que — - — pudiera dar- 
se el fenomenal caso". (Tosta G., Bl poder civil, 247). || — 
parcha. La que es blanca por dentro, de corteza gruesa y 
carne mui dulce. Ref. Díaz, II. 259. 

* GUAYABAL. Sitio abundante en guayabos. Geog. 



DE VENEZUELA 165 

GUAYABÁZO. Bromazo, especiota. Guayaba, en C. 
Rica. 

GUAYABÍTA. Combrefum frangulaefolium. Árbol 
inerme de hojas elípticas, obtusas, más pálidas en el envés ; 
flores en espigas terminales, solitarias, blancas, rara vez ge- 
minadas, sin bracteas ; frutos en forma de maza, cuatriala- 
dos. Crece en el Orinoco. 1 1 — arrayána. Campomanesia aro- 
mática. Mirtáceas. Arbolillo ramoso, mui aromático, de hojas 
simples, opuestas, membranáceas, elípticas, apiculadas, pecio- 
ladas, alampiñadas ; flores blancas, axilares; pétalos obova- 
dos, dos veces más largos que las lacinias ; baya globosa, blan- 
ca, de unas 3 líneas de diámetro y de sabor agradable. En los 
bancos de las sabanas crece una especie herbácea, cuyo fruto 
es del mismo tamaño, sabor y nombre. Es la Guayabita arra- 
yán que describen Benítez. No. 5o y Díaz, II. 26o. Guaya- 
bita de arrayán. (Gros. II. 388). || — DE burro. Especie in- 
determinada. 1 1 — DE CAÑO. Especie de fruto ácido y grande 
que se cría a orillas de los caños. 1 1 — de piedra. Especie cuyo 
fruto contiene una sola semilla o hueso. Bajo Llano. 1 1 — DE 
SABANA. Psidium pyriferum. Mirtáceas. Arbolillo de ramitos 
tetrágonos; hojas elípticas, agudas, con nervios prominentes 
y velloso-pubescentes en la cara inferior ; fruto piriforme, co- 
mestible. Ref. Cod. 117. II — Pimienta GUAYABITA. Pimien- 
ta vuIvGaris. Malagueta, pimiento. Citada así en viejos aran- 
celes de importación, por ejemplo, el de 1831. 

GUAYABÍTO. Eugenia prunicifolia. Árbol de madera 
mui fina y mui fuerte, de color de café con leche, con vetas 
más o menos pálidas; peso específico 0,90. (Ernst, La Bxp. 
2o8). 

* GUAYABO. Arboles, arbustos o subarbustos numerosos, 
de fruto comestible, muchos de ellos de la fam. de las Mir- 
táceas, llevan este nombre. La madera de estos vegetales es 
pesada, dura, elástica, incorruptible, variando el color, según 
la especie, de amarillento claro a moreno rojizo. El guayabo 
común es el Psidium Guava, de ramitas tetrágonas, pubes- 
centes, con hojas papiráceas, oblongas, nervaduras acostilla- 
das, proeininentes, flores blancas j baya globosa, aovada o 



166 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

piriforme. — "Los guayavos son otros árboles, que común- 
mente dan una fruta ruin, llena de pepitas recias, del tama- 
ño de manzanas pequeñas. En Tierra-firme y en las Islas es 
árbol y fruta de mala fama : dicen que huelen a chinches ; y 
su sabor es muy grosero, y el efecto poco sano". (Ac. IV, 
24). No concuerda con el jesuíta español la opinión que hoi 
se tiene de la guayaba, a lo menos los que la tal fruta reco- 
gen en Vélez y en Mérida. Reff. Cod. 107; Diaz, II. 358. 
La voz procede del taino guaiava y el calina koyábu (en len- 
guaje mujeril, ualíapa) ; car. uadápa; y guayaba llaman el 
árbol. Cas. V. 316; Ov. I. 3o4-5 ; Benz, 27. || — amarillo. 
Psidium striatulum. Especie de guayabo con hojas de borde 
no enterizo. || — arrayán. Myrtus salutaris. Árbol de made- 
ra fuerte y sóHda, frondoso, de hojas menudas y fruto del 
tamaño de una grosella, agradable al gusto, esférico, en ra- 
milletes colgantes. Ref. Diaz, II. 259. II — blanco. Eugenia 
sp. Especie indeterminada. 1 1 — ^colorado. Psidium pomife- 
rum. Árbol silvestre, frutal, de unos 4 a 6 m. de alto, con 
ramitos tetrágonos ; hojas o val-lanceoladas, pubescentes en el 
envés ; pedúnculos de 3 ó más flores ; fruto esférico. Madera 
de textura fina y compacta, de grano fino, gris, rojiza, jas- 
peada con vetas más pálidas y nudos pardos; peso específico 
o,7o. (Gros. II. 388). || — copéi. Especie indeterminada, jj — 
CURTIDOR. Bschweilcra sp. 1 1 — de: hie:rro Eugenia sp. 1 1 — de 
montaña. Eugenia sp. Guayabo negro. | | — de monte. Psi- 
dium sp. 1 1 Chionanthus compacta. Oleáceas. Albol de 

madera roja, excelente para ruedas. (Cod. lo7). || — del dia- 
blo. Ximenia americana. Olacíneas. Arbusto de fruto ama- 
rillo, esférico, del grosor de una ciruela pequeña, con poca 
carne, que contiene una semilla redonda bastante gruesa, 
algo oleaginosa. El fruto maduro y recién cogido tiene el olor 
y sabor de la almendra amarga ; pero este olor desaparece al 
secarse la pulpa. Se le tiene con razón por venenoso ; y de 
aquí el nombre que se le ha dado. (Gros. II. 273). Sin. Ti- 
GRÍTo. II — GONZAL. Lucuma Rivicoa. Sapotáceas. Árbol de 
gran porte y de madera mui resistente ; abunda en las selvas 
(]^ la serranía de Carabobo, Fruto comestible. (Joaq. Espi-s 



DE VENEZUELA 167 

noza). Sin. GarcigonzaIvEz. !| — guatajírE. Especie indeter- 
minada. II — M AtACVi<,r A. Pimenta (Amoinis) sp. || — negro. 
Eugenia moritziana. zA.rbol de regular tamaño, que abunda 
en las selvas montañosas ; madera dura y pesada, de color 
amarillento, mui elástica e incorruptible. Se usa sobre todo 
para vigas, a causa de su gran resistencia trasversal. 1 1 — pava. 
Especie indeterminada del Zulia. !| — pésgua. GuayamúrE. 
Árbol de Carabobo. Su fruto es esférico, de 4 cm. de diá- 
metro, de un negro roj-izo o cárdeno y contiene dos huesos 
reniformes, rodeados de una pulpa semejante a la del cai- 
mito. 1 1 — PICAPICA. Especie indeterminada. — "Mui consisten- 
te y bueno para tirantes, viguetas y timones de carros". ( Joaq. 
Espinoza). II — soRTijo. Calyptranthcs sp. Cf. Sortijero. 

GUAYAGAN. 'Craspedoccphalus atrox. CuIvEbra tigra. 
D". t. guayacana. II * — Guaiacum officinalc y G. sanctum, 
Zigofiláceas. Es el palo santo, que suele ser confundido con 
el palo sano o vera, perteneciente a la misma familia botáni- 
ca. Produce una madera amarillenta, compacta, densa, nu- 
dosa, de estructura algo ñbrosa y corazón verdoso oscuro. 
Crece en el E. Lara y otras partes. Voz taina. Reff. Cas., 
V. 321; Ov. I. 363; Cod. II9; Gros. II. 389. 

GU A Y AMATE. Cardenal cabecinegro de las costas 
orientales. — **En las verdosas pencas de cardones | que se 
enjoyan con flores blanquecinas, | sobre el mismo broquel de 
sus espinas | riman los guayamates sus canciones". (R. L. 
Santelli, Cantos venezolanos, VI). 

GUAYAMÚRE. Chrysophyllum sp. (?). Árbol de los 
cerros de Lara y Portuguesa. D. t. guayamóñ. Sin. guaya- 
bo PÉSGUA. 

GUAYARE. Especie de cesto o agaje usado en Guaya- 
na para trasportar mantenimientos, provisiones, etc. En are- 
cima iiaiari lo mismo. 

GUAYÓN. Ave grande como el paiijí, de color prieto, 
que se cría en las montañas de Lara y Portuguesa. ¿ Voz afín 
de guayar =gritar? 

GUAYUCO. Delantal, pampanilla, taparrabo, faldeta, 
perizoma, usado generalmente por los indígenas suram^ric^- 



168 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

nos. Voz cháima, de origen caribe, que en sentido propio co- 
rresponde al vestido de la mujer, pues el de los hombres tiene 
de ordinario un nombre distinto en las diversas lenguas del 
grupo caribe. Reff. Carv. 2)72)', Cod. 252, 334. || — Gorde- 
tillo de las reses y bestias. 

GUAYUQUEAR. Sujetar una res o bestia derribada, 
tirando de la cola previamente pasada entre las piernas. 

GUAZÁBARA. Reencuentro, acometimiento, rompi- 
miento entre españoles e indios. — *'Guazávara sangrienta se 
comienza". (Cast. Bleg. a Ortal, c. 4?, oct. 4o). Voz taina, 
que significa guerra. Reff. Aguado, I. 56; Cast. A^". Reino, II. 
388; Oviedo Baños, I. 12; Carv., Gilii, etc. Todos los cro- 
nistas escriben con z la voz. 

GUEITEPERÉQ'UE. Guatkpereque, arriba. 

GÜERO. Licor alcahólico hecho por los indios con ca- 
sabe quemado. Ignoro si esta voz, como sinónimo de Yara- 
que, está en uso todavía. Ref. Carv. 349. 

GUICHERE. Pithecolohkim Unguis Cati. Legumino- 
sas. Arbusto de lo a 15 pies de alto, armado de estípulas es- 
pinosas diminutas, o a veces inerme y lampiño; hojas uniyu- 
gas con un par de hojuelas oblicuamente obovadas u oblon- 
gas, obtusas, largas de 2 a 1 pulgada ; flores verdoso- amari- 
llentas, sentadas en cabezuelas pedunculadas y arracimadas, 
de ordinario pubescentes ; legumbre plano-comprimida, an- 
chamente linear, lampiña, roja, torcida en poco más de una 
vuelta. Acerca de su madera, véase Grosourdy (O. c. II. 
362). Sin. ArrancapiíIvLKjo. 

GÜIRA. Bunectes murimis. Pitónidas. Serpiente enor- 
me, de cabeza cuadrilonga, aplanada, con escudos de forma 
irregular, pequeña relativamente y poco destacada del cuello-, 
hocico redondeado, sobre cuyo extremo se abren las fosas na- 
sales entre 3 escudos verticales ; mandíbulas con cada dos ór- 
denes de dientes. Regiones encimera y laterales del cuerpo de 
un color oliváceo oscuro ; lomo recorrido de la cabeza a la 
cola por dos series de grandes manchas pardas oscuras más 
o menos redondeadas ; abdomen de un amarillo claro salpi- 
QdLÚQ de manchas negruzcas ; a lo largo de ambos costados haj 



DE VENEZUELA I69 

una serie de círculos negros con puntos amarillos en el cen- 
tro. Mide 8 ni. y más de largo. Es ovovivípara. Mora en las 
lagunas y pantanos de los Llanos y Guayana hasta Looo m. 
sobre el mar, y allí atrapa y engulle becerros y otros animales 
que se acercan imprudentemente al agua, si bien no es vene- 
nosa. Sin. Culebra de agua. En Col. guío (biiío Gumilla, 
Rivero). En quichua, yacu-mama (madre del agua). 

GÜÍRA. Vancllus cayenncnsis. Ave con pulgar bien apa- 
rente, tarsos escudados y fosas nasales dilatadas hasta los 
dos tercios del pico ; base del pico sin barbillones ; moño cor- 
to con 5-6 hebras sutiles, alas con espolones, tarsos elevados. 
Dorso y faz superior de las alas de un verde dorado, qut 
cambia a pardo ; frente, barba y pecho negros ; partes inte- 
riores y borde de las alas blancos ; una mancha parda berme- 
ja cubre la cabeza, y otra azulada el ala; pico y pies rojizos. 
Mide 3o cm. de largo, 60 de brazas y 28 de alto. Cuando se 
alarma o topa con algún traseunte, alza el vuelo lanzando un 
grito estridente y repetido. Ahméntase de insectos y es domes- 
ticable. La hembra pone de 2 a 5 huevos oblongos, aceituna- 
dos, con manchas negros. Sin. Alcaraván cautivo, en el 
Zulia. 

GÜÍRE. GüiRiRÍ. Ref. Cod. 2o5. — "En las sabanas del 
Llano los patos güeros emigran a las regiones del Brasil, al 
aproximarse las primeras lluvias". (A, Rojas, Un libro en 
prosa, 2I9). D. t. GÜÍSE. 

GÜÍRE. Crcscentia Cujete. Totumo. Del cal. (femenil) 
hidra, calabaza; ta.moJiibuera o higuera. — "Otro árbol hay 
muy provechoso en esta Isla, y es el que llaman los indios 
hibuero, la sílaba penúltima luenga; este produce unas cala- 
bazas redondas como una bola". (Cas. V. 326). Véase güíro, 
adelante. 

GtjJRIRÍ. Dendrocygna viduata. Anséridas. — "Patos 
pequeños y mui gordos cuyo grito es güiriri que repiten a 
menudo; así es que se conocen también con este nombre 
(Codazzi los describe bajo el de Güire). Su color y tamaño 
distintos, pero en general son pardo-oscuros con manchas 
blancas y negras". (Cpd, 2o5). páylos en todo d país, P^l 



17o OLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

,.. / _. . . . 

cum. liuirigníri, pato. — *\ . .Escucho el güiriri | cantar co- 
rriendo por la playa". (Gorrochotegui, Aramare, VI). 

GÜIRITO. Término aplicable a cierta variedad de maíz 
cultivado en el Alto Llano. Se le tuesta a veces en arena para 
comerlo, y entonces se hincha y revienta. Ver Chimirito. 

GÜÍRO. Instrumento músico de los indígenas. Sin. Cha- 

RRi^SCA. Cf. GÜIRE. 

GURUGÚSO. Cathartes afratus. Samuro. Voz- de Mar- 
garita, quizá onomatopéyica. 

GÚSARE. Especie de planta tintórea de Mérida. D. t. 
GüíSARE. El guisara de C. Rica es el Psidium molle Bertol. ' 

. GUSATICHA. Solandra scandens. Solanáceas. Planta 
sarmentosa cuyas hojas, ramitos y cálices están cubiertos de 
un vello viscoso ; cáliz y pecíolos de un color verdoso purpú- 
reo pálido ; cáliz tubuloso, cornudo ; corola de 7 a 8 pulga- 
das, cuyo tubo, de un amarillo verdoso pálido, se ensancha 
hacia arriba ; limbo blanco, teñido de púrpura ; fruto pirami- 
dal, verdoso-amarillento, bilocular ; semillas reniformes. Voz 
cháima, recogida por Humboldt, Relac. hisi. 

GUTARA. Sandalia. — "Calzaban los infantes cotizas de 
cuero, especie de sandalias llamadas por los indígenas gtita- 
ras'\ (Salas, Tierra-Firme, 238). Us. en Mérida. 



H 



HACÁNO. Sideroxylon mastichodendron. ( ?) Sapo- 
táceas. Árbol grande y corpulento, que se eleva como a 25 
m. de altura. "Madera amarillenta rojiza que oscurece con 
el tiempo, a veces con vetas más oscuras, muí compacta, teji- 
do fibroso apenas visible ; radios medulares poco numerosos, 
muí angostos, derechos, más flojos que el tejido leñoso. Peso 
esp. 1.05. Buena madera de construcción, carpintería y eba- 
nistería, pero no muí común", (Ernst, I^a Exposición, 177), 



DE VENEZUELA 171 

E. Miranda. Según Armas, es voz arábiga (?). Escríbese de 
ordinario acano. Añadírnosle la 1i, porque en Cuba suelen 
pronunciar jacana; Oviedo, ácana. El ácana o jacana de Cuba 
es el S. palliduin o la Bassia albensis (Gros. II, 355, 357) ; el 
de Venez. es quizás un Miniúsops, pues suelen llamarlo tam- 
bién en Aragua y otras partes níspero (no Achras), balatá 

y PURBIO. 

HAMACA. Coi o lecho colgante tejido con hilo de al- 
godón a trama cerrada o con telas gruesas apropiadas. — **Bien 
es que se diga qué camas tienen los indios en esta Isla Espa- 
ñola, a la qual cama llaman hamaca". (Ov. I, 131). "La pa- 
labra, dice Diez, también se halla en el caribe, y debe, según 
algunos, haber sido propagada por los piratas antillanos. Ver 
Pott, Reduplicación, etc. p. 83". (Dice, ctimológ., en la voz). 
Observan otros que la voz se encuentra ya en Oviedo (1525), 
antes por consiguiente de que los holandeses o alemanes 
(porque han sugerido un origen sajón) hubieran visitado el 
Nuevo Mundo, y ven en ella un vocablo guaraní. Agregúese 
que Simeón, en su Diccionario, dice que es voz náhuatl, y 
Brasseur de Bourbourg que es taina, que es lo más verosímil. 
El hecho es que ha sido aceptada en todos los idiomas civili- 
zados. Gumilla escribe amáca {Hist., I. 350). Así pronuncia- 
mos aquí ; pero los campesinos suelen decir jamaca, al uso an- 
tiguo, y no mal por cierto. Reff. Cas. I. 310; Góm. Méx. §§ 
44,60; Aguado, I. 41; Caul., I. 2; Littré, Supl. al dice; 
Grimm, Uicc. alcm. s. v. "Hangematte" ; Barberena, Qui- 
cheísmos, en la voz ; etc. 

HAMAQUEAR. (Aspírase por lo regular la h). Mo- 
ver o sacudir con violencia la hamaca en que alguno reposa. 
1 1 — Figuradamente : conmover, sacudir. 'Xos años, que pare- 
cían respetar su robustez, se echaron de gplpe sobre él, y le 
baldaron las piernas, le encorvaron la columna ; le jamaquea- 
ron como para arrancarle de raíz". (Urbaneja A., El sali- 
vado ) . 

* HENEQUÉN (h aspirada). Fibra de varias especies de 
Agave y fourcroya, empleada en la fabricación de sacos des- 
tin^do^ al traspo}-te d? café, maíz y otros granos. Peí taínq 



172 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

nequen (Cas. II, 315). D. t. hüniquén (h aspirada). Ref. 
Bachiller, Cub. prim. pp. 226; 299. 

* HICÁCO. Chrysobalanus Icaco. Rosáceas. Arbusto muí 
ramoso, de 12 a 20 pies de alto, con hojas ovales, cortamen- 
te pecioladas ; cimas axilares pubescentes, más cortas que las 
hojas ; flores blancas, de estambres velludos ; drupa oval, algo 
carnosa, del tamaño de una ciruela, con estrías obtusas cos- 
tilludas, blanca, amarillenta o morada. Crece a orillas del mar, 
formando espesos matorrales. Su fruto es agradable. En tai- 
no hikako, en cum., ikako; de aquí la doble ortografía: gica- 
co (Caul. I. 3), ICACO (Cod. 95). Reff. Cas. V., 319; 
Ov. I. 299. 

HICAQUÍTO. Dim, de hicaco. || — Licania incana. 
Rosáceas. Árbol silvestre que se eleva a 40 ó 50 pies, de tron- 
co largo, derecho, grueso de 8 a 10 pulgadas lo más. Madera 
dura, pesada, compacta (peso esp. 1.05), de grano fino y 
textura fibrosa, color de carne o de flor de melocotón, algo 
jaspeada. Crece en el Zulia. Hicaquillo (Gros. II. 390) (?). 

HICO (h, asp.) Cabestro, ronzal. — "A los tran- 
cahilos (cabezas de las cabuyeras de una hamaca) ponen sen- 
das sogas de algodón o de cabuya bien fechas e del gordor 
que quieren: a las cuales sogas llaman hicos, porque hico 
quiere decir lo mismo que soga o cuerda". (Ov. I. 132). Con 
una condición te acompaño, cojo mi vela y hasta me amarro 
un hico por la cintura". (Pocaterra, Tierra del sol amada, 
226). Voz taina, muí usada en Occ. Gico (Tauste, p. 133), 
Reff. Cas. V. 279; Cast. Bleg. a Cedeño, c. 2?. 

HICOTEA. (/í asp.) Cynosternum scorpioides. Tortu- 
ga palustre o galápago. — 'Xa hicotea es otra clase de morro- 
coi, mas chata, un poco mas pequeña, sus manchas menos re- 
levadas y menos bellas. Tiene como el morrocoi la vida ex- 
tremadamente dura y se hace de su excelente carne un caldo 
mui nombrado". (Cod. 215). — "Son una cierta especie de tor- 
tugas, e ninguna diferengia hay en la forma dellas, sino en el 
tamaño o grandeva; a estas pequeñas llaman los indios hico- 
teas La mayor dellas será de dos palmos de luengo, e 

de allí abaxo menores". (Ov. L 433). — "Hay en ellos (eq 



DE VENEZUELA Í73 

los riachuelos) también hycoteas, que son galápagos de los 
arroyos de Castilla". (Cas. V. 279). Voz taina. Icota (Gilii). 
Ruiz Blanco, Caulín y Gumilla refieren la hicotea ya al galá- 
pago, ya al morrocoí. D. t. IcüTKa (Cod. 456). 

HOCO {h asp.) Árbol de construcción de Cumaná. 

HUANANVÉ. Especie de paraulata de Guayana.-"Mis 
oídos I no escuchan preludiar el huananvé". (Gorrochote- 
gui, Aramare, VI). Uanambé, en el tupi del Alto Amazonas, 
indica, según Martius, una ave silvestre. 

* HULE. Tela cubierta de un barniz elástico que la hace 
impermeable. Del náhuatl ulli u olli, caucho, extraído del ár- 
bol olquahuitl, especie de Castilla. Reff. Góm. Méx 69; Torq. 
16. 43. 

* HURACÁN. "En lengua desta isla (Haití) quiere de- 
gir propriamente tormenta o tempestad muy exgesiva ; porque, 
en efecto, no es otra cosa sino grandissimo viento e gran- 
dissima y exgesiva lluvia, todo junto o qualquiera cosa des- 
tas dos por sí". (Ov. 1. VL 3). — ^'' Alaba Salazar en sus dis- 
cursos la santidad, religión, valor y hazañas de Urdaneta, co- 
mo también su pericia náutica, erudición e ingenio, que fué 
tanto, que añadió aquel viento a la aguja, que con vocablo in- 
diano los marineros llaman huracán ; los cuales creen, cuando 
él sopla, que soplan todos lostreinta y dos vientos de la agu- 
ja, no corriendo más de uno solo, cuyo viento va haciendo 
el caracol ^e polo a polo, y por eso sopla de todas partes y es 
tan violento haciendo remoldino", (Fernández de Navarre- 
te, Bihliot. marít. españ., t. L pág. 105). Hoi sólo se aplica 
en Venezuela a un viento impetuoso cuya velocidad es de 30 
a 40 m. por segundo. Del taino furakane, tempestad, según 
Martyr ; furakano, según Benzoni. La voz fué de firme adop- 
tada en el español, tal que en Persiles y Sigismunda la usa ya 
Cervantes. Yoroska en caribe quiere tanto decir como el es- 
píritu malo, y en otras lenguas caribes encontramos voces afi- 
nes ; en efecto, la creencia popular contemporánea es que las 
mangas de viento y vendavales, que acá se producen con al- 
guna frecuencia en el verano, son el diablo que va pasando. 
Rpff. Cas. H. 115; HL 252; V. 412; Ov. L 167. 



174 GLOSARIO DÉ VOCES INDÍGENAS 



IGUANA. Iguana tuberculata. Lagarto de cuerpo alar- 
gado y comprimido; cabeza larga, cuadrangular, cuello cor- 
to, extremidades fuertes, dedos largos, cola prolongada y 
comprimida en la raíz; cuello provisto, debajo, de una gran 
papada, fuertemente dentada en su porción anterior ; lomo 
recorrido desde la nuca hasta la mitad de la coa por una cres- 
ta espinosa inclinada hacia atrás. Todo él es de color verde 
vivo. Mide hasta 160 cm., de los que casi 100 corresponden a 
la cola. Es animal arborícola, que prefiere sitios cercanos al 
agua, donde caza insectos, aprovechando su propio color para 
confundirse con el follaje; pero se alimenta en lo principal 
de hojas y vegetales. Trepa y salta fácilmente, rema con la 
cola, zabulle y bucea con destreza. *Xos huevos y la carne de 

este reptil tienen agradable gusto". (Cod. 217). — "Hay 

muchas sierpes, que llaman en las islas iguanas y en esta tie- 
rra (la del rio Alvarado) cuauhcuezpaltepec". (Góm., Méx. 
24).— Voz taina; tam. iuána, cum. iguaria. Grafía antigua: 
y guana (Carv. 337). Oviedo (I. 392), con el fin de indicar la 
pronunciación de su transcripción, deletreaba y-uá-na, caso 
en el cual está la voz manáo yudna, que es otro lagarto 
(Anolis gracilis). Iguana es voz geográfica. Ref. Cas. I. 314; 
V. 301. 1 1 Rabo dk iguana. Especie de orquídea, cuyas hojas 
largas, cilindricas, puntiagudas, se asemejan a la cola de la 
iguana, y a otra orquídea llamada punta de huso. Aragua 
Guárico. II Ojo dk garza, boca de iguana.' Atención y silen- 
cio ! II QuEDARSK sir^BANDO IGUANAS : qucdarsc a la luna de 
Valencia. 

IGUANÉRO. Aíimosa sp. Planta del Zulia. 

IGUARA. Cereiis sp. Dato. Ref. Cast. Blog. de Marga- 
rita^ c. 1?. 

I GUARÁ YA. Cereus sp. Dato. Voz usada en el Zulia. 



DÉ VENEZUELA 1?5 



IGÜÉS. Pez grande del río Portuguesa, y nombre de 
un caño tributario del mismo río, al cual dicen también Igüé- 

DES. 

IGÜÍ. Bu m cita buxifolia, Árbol maderable. Paují, Ma- 
la rmo. Coro. 

IMBAQUE. En Trujillo vale por tinaja. "Es olla mu}^ 
grande y de boca ancha, que hace a diez y a doce botijas de 
agua y más". Forma antig. enibaquc. "Es tan cregido el nú- 
mero de tinajas, embaques, ollas y" otras vasijas de las heñi- 
das suias en ocasiones tales que es ynexplicable". (Carv. 334). 

IMBACÚS. Árbol de construcción de Trujillo. 

IMBOMBERA. Véase Chimbombéra. 

IMBOMBO. Edematoso, caquéctico, anémico. Us. en la 
Cord. 

* IPECACUANA. Richárdsonia scahra. Rubiáceas. Plan- 
ta de tallo peludo con hojas lanceoladg-oblongas o elípticas; 
cerdas estipulares tan largas como su corta vaina ; cabezas flo- 
rales con algunas flores blancas; cáliz con 6 divisiones foliá- 
ceas óvalo-deltoídeas ; corola con 6 lóbulos, de estambres ex- 
sertos ; fruto truncado oboval, erizado y formado de 3 a 4 
carpelos. Habita en Guayana. Voz proveniente del tupi ipe- 
kaagücnc, aplicado a la ipecacuana legítima (Cepha'élis Ipe- 
cacuana). La raíz de la R. scahra, tomada en infusión, causa 
efectos análogos. La planta llaman en la Arg. yerba del pollo. 
II — lonidium harzelonense. Sin. Raicii^IvA. || — Philibertía 
glauca. Bejuco del diablo, arriba. 
' IPUNANO. Alfarda. Us. en Coro, Barcelona. 

IPÚRE. En la parte oriental de la república llaman así 
i(na labranza situada en un lugar elevado. "Eti los Estados 
de Oriente, la estancia o labranza situada en lugares elevados, 

se llama I puré Cuando geográficamente se dice. Los 

ipures del naciente, los ipures del poniente, para representar 
dos grupos parroquiales del Estado Cumaná, debe entenderse, 
los cerros situados al naciente y al poniente. Este vocablo de 
geografía general aplicado a la geografía de un Estado, se 
encuentra igualmente en las llanuras del Guárico, donde se 
conocen dos grupos de parroquias con los nombres de "f purés 



m GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

del norte, I purés del sur, para significar, Cerros del norte y 
del sur". (A. Rojas, Estudios indígenas, 147). El vocablo pa- 
rece hoy algo olvidado en esos lugares. Del cum. hipure, coli- 
na, vocablo que corresponde a otros análogos y de igual sig- 
nificación en varias lenguas caribes. 

IRAPURÚ. "Avecilla que tiene la particularidad de an- 
dar siempre cortejada de pájaros de todas especies". (Gorro- 
chotegui ) . 

ISFÚQUE. Protimn sp. Especie de árbol. || — Clusia sp. 
Especie de árbol de Trujillo. 

ISICÁGUA. Árbol medicinal de Coro, que cree Ernst 
pueda ser una especie de Protium. 

ISÍRO. Árbol de construcción de Coro. 

ISPAPÍ. Planta medicinal de Trujillo. 

ISTÚ. "Planta perenne, de hojas largas, elípticas y an- 
chas, no mui alta y bastante socorrida. Hervido el rojo fruto, 
le da al caldo sabor como de carne. De la raíz hacen sagú, 
y el corazón del tallo de la hoja se usa en el ají-encurtido". 
(Pie. 210). — "Parecen estas hojas en lo ancho a la dragontea 
o tarañotia de España, si bien estas de acá son más prolon- 
gadas". (Carv. 338). — "Colocan al candidato, cubierto el 
cuerpo con hojas de estú o conopia medio cocidas, sobre una 
barbacoa de unos tres palmos de alto". (Carv. ih). Crece en 
Trujillo y Mérida. Parece una especie, o especies, de zingi- 
beráceas. La de Trujillo da una tinta negra indeleble y Ernst 
la hace sinónima del conopio. 

ITABO. Canal natural angosto que establece comunica- 
ción entre dos vías fluviales. Voz usada en el Delta del Orino- 
co. De ita moriche, y ahho corriente, a causa de los morichales 
que pueblan ambas orillas de esos canales. Voz aruaca. 

ITÓTO. Cadáveres momificados de indios vencidos en 
la guerra por los antiguos Caribes, en cuya lengua significa 
aquella voz lo mismo enemigo que esclavo. Ref. Carv. 269. 
Geog. II — Bagre amarillo, del Orinoco. 



DE VENEZUELA 177 



JABATÚ. Árbol de construcción, de Trujillo. 

JACAL. Cobertizo, cabana, choza. Del azteca xacalli. 
Ref. Pie, 210. 

JÁGUA. Genipa Carufo. Carúto. ''Hay en esta Isla 

asimismo unos árboles que los indios llamaban xaguas ; ■ 

tienen una fruta de hechura de huevos grandes de avu- 
tardas. El zumo desta fruta es blanco y poco a poco se 

hace tinta muy negra, con que teñían los indios algunas co- 
sas que hacían de algodón y nosotros escribíamos". (Cas. 
V. 326). "Haciendo pintar de negro todos los indios que con- 
sigo tenia con zumo de j aguas, que — - — son unas manzanas 
que sirven para aquel efecto a los indios". (Aguado, L 255). 
Del taino xagua; cal. cháua, ar. chauá: {xagua Ov. L 296; 
yagua, Coa. 116). La pronunciación primitiva debe haber 
sido shcigua, con sh inglesa. Jagua es voz usada en el Zulia. 
La jagua de Costa Rica es, según Pittier, la G. codonocalyx 
Standley. (Ensayo sobre las plantas usuales de Costa Rica, 
en la voz). Rivero trae jagual. (Hist. 234). 

JAGUANÍ. Utensilio doméstico en forma de pequeño 
aro de mimbre, de unas tres pulgadas de diámetro, suspen- 
dido por un hilo triple. Sirve en el Bajo Llano para colgar o 
llevar así vasos sin asa, escudillas o jí caras llenas de leche 
u otro líquido, de modo que no se derrame. 1 1 — ^En Mérida 
"es el rodete en que se colocan la jicara y el coco". (Pie. 210). 
"El apoyo de la jicara lo tejían (los indígenas de Mérida) 
de caña o paja y lo llamaban jaguaní". (Salas, Tierra-Firme, 
183). Usábase este anillo en el E. Lara, mas sin nombre es- 
pecial, sino el de rodete. Et\ Méj., Hond., Guat., yagual es un 
rodete que suelen usar los indios para llevar carga sobre la 
cabeza. 

* JAGUAR. Pelis One a. Carnívoro de pelaje amarillo, ro- 
jizo por encima; cabeza, cuello y tronco sembrados de man- 

12 



178 CLOSARIO de V0C!ES INDÍGENAS 

chas negras, más o menos oceladas en los costados ; partes 
inferiores blancas con manchas negras. Es el carnicero más 
grande del Nuevo Mundo: mide 145 cm., y aún como 200, 
de largo, fuera de la cola, que tiene 68 cm. ; altura en la cruz, 
80 cm. trepa y nada mui bien, caza monos, chigüires y otros 
mamíferos, atrapa y voltea las tortugas para excavar el cara- 
pacho, persigue los ganados, y es en suma ferocísimo ; y por- 
que es un personaje umversalmente respetado, no nos alar- 
garemos en lo mucho que puede concernirle. Se halla en todo 
el país. — "Alzo la impavidez de mis bravuras | Encima de un 
tumulto de jaguares". (Díaz R., Soneto del orgullo). Del 
tupi yagiiára, lo mismo. Jaguar tiene sólo un uso literario en 
Venezuela. Tigrk es el nombre corriente. Ref. Cod. 161. 

JÁGÜE. Cierto árbol maderable. Mérida. El jagüe negro 
es otra especie o variedad. 

JAGÜEL Manantial, ojo de agua, pozo. — "No carecen 
de aguas, que beban, excelentes; éstas están en aljibes obra- 
dos por la misma naturaleza, que en lengua de indios se llaman 
xagueyes". (Cas. V. 259). — "Duerme el agua en los jagüe- 
3^es I con una gris melancolía profunda". (S. Medina, Poe- 
mas de sol y soledad, 119). Voz taina. U. t. en el Perú y 
Arg. Ref f. Cast. Bleg., Cartag, pass. ; Tolosa, Carta de relac.; 
Cobo, I. 196; etc. || — Ficus sp. Esp. de matapalo. Caracas. 

JAIBA. Dase tal nombre a varios crustáceos marinos 
de los géneros Grapsus y Arenaeus que se cogen en el litoral 
del país; entre ellos el G. cnientatus y el A. cribarius. — "Hay 
en los arroyos también unos cangrejos, que sus cuevas tienen 

dentro del agua, C[ue los indios llaman xaybas; hanse de 

comer asados, porque cocidos irse hía el caldo (que contie- 
nen) y no serían tan buenas". (Cas. V. 279). Ref. Ov. I. 424. 

JÁIGUA. Bamlmsa sp. Guásdua, atrás. 

JAJÁTO. Chloris radíala. Especie de yerba forrajera. 
Sin. Pata de gai.lina. 

JANO. Cercidmm viride. Yabo, adelante. 

JA POTE. Carato de cambur topocho. Llanos de Harinas. 

JAQUE. Geoffraea Bredemeyeri. Pasa de Rionegro. 
Cf. Taque, abajo. \\ — Pez del cuerpa del bagre: color negro 



DE VENEZUELA Ú9 

con círculos y rosetas de tinte más claro en todo él. Su car- 
ne es delicada y mui estimada. Orinoco. Véase Yaque:, abajo. 

JAUJÁO. Casabe de flor, mui blanco y tierno. — "Las 

tortas delgadas llamaban xabxao". (Cas. V. 312). — 

"Hagenlo (el casabe) tan gruesso como medio dedo para gen- 
te, e para personas principales tan delgado como obleas e tan 
blanco como un papel, e a esto delgado llaman xauxau". (Ov. 
L 271). — "De este cazavi hay uno más delicado, que es he- 
cho de la flor que ellos llaman jaujau, que en aquellas partes 
se precia, y yo preciaría más un pedazo de pan por duro y 
moreno que fuese". (Ac, Hb. IV, cap. 20). Voz taina. A pe- 
sar de las opiniones de los RR. PP. Acosta y Cobo, que no 
estuvieron en Tierrafirme, o mejor, en Venezuela, tiénese por 
excelente pan el jaujáo, y así juzgo el que he visto en los lla- 
nos de Cojedes y Barinas, deplorando negar, en la alternati- 
va, mi estimación al pan moreno y duro. Sobre gustos no hay 
disputa. 

JEBE. Lonchocarpus atropurpureus. Leguminosas. Dase 
este nombre a uno o varios árboles maderables, de que ordi- 
nariamente fabrican bastones y garrotes, de un amarillo de 
ante. — '"Árbol delgado como para viguetas; se le emplea para 
cabos de instrumentos de agricultura y bastones". (Joaquín 
Espinosa). Distinguen un jebe amarillo o quinchonchito, uno 
majomo, uno blanco, uno negro. Hállanse en Zamora, Portu- 
guesa, Lara, Carabobo, etc. — "Las diferentes variedades de 
Jebe tienen una madera amarillenta, blanca en el centro, a 
menudo con manchas y vetas oscuras, que provienen sin du- 
da de una alteración del tejido leñoso. Madera muy duradera 
y de gran resistencia. Común en la Costa". (Ernst). — "Otros 
más o menos dañados, se echaban al pié de los árboles o en- 
traban en el rancho implorando auxilio. — Dotor? Ni prati- 
cante hay — Ni meicina — Gebe es lo que hay, y quéjese, agre- 
gó el mismo sargento". (B. Vallenilla L., Guerra y fiebre). 
Ref. Cod. 119. 

JEGUÉL Especie de gramínea pequeña del E. Portu- 
guesa. Cultívanla a veces en las plazas para cubrirlas de cés- 
ped. 



18o GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

JEJÉN. Diminuto díptero alado, análogo a la Oecacta 
furens de las Antillas. Cuerpo de cerca de 1 mm. de longitud, 
color pardo ; tórax giboso, alas elípticas, diáfanas, con ner- 
vaduras longitudinales y una mancha oscura alargada en la 
costal ; vientre rechoncho, patas largas, pico grueso. Su pica- 
dura causa gran escozor y una pápula achatada en la piel. 
Esta bestezuela vive en enjambres, es de hábitos crepuscu- 
lares y se halla en las regiones cálidas del país. Voz taina : 
xoxen. Cas. V. 252; xixén Ov. I. 455; jején. Gum. II. 219; 
Cod. 232. Reff. Martyr, Cast., etc;. 

JÍAJÍA. Esp. de loro verde amarillento por encima, 
cuello pintado de blanco y chocolate, puntas de las alas de 
rojo y amarillo y de otros tintes el resto del cuerpo. Delta del 
Orinoco. Cf. SiiSTK-coLOREs. 

JICARA. Copa sin pié, hecha del fruto del totumo, an- 
tes reservada para tomar el cerrero. *'Tu en urnas de coral 
cuajas la almendra | que en espumante jicara rebosa". (Bello, 
Silva). Del azteca xicalqiiahuitl, árbol de totuma; pero el 
nombre mejicano del objeto es tec órnate. Cf. xicalo. Ov. 

JÍCARO. Esp. de planta de Mérida. 

JICRÍTO. En el Zulia es un qanastillo de hoja de palma. 
"O ya tejiendo siras de colores, | chinchorros de maguéi, ver- 
des jicritos I o al son de papayeros y tambores | danzando en 
los nocturnos areítos". (U. Pérez, La venganza de Yaure- 
para). Dim. de jigra. 

JIGRA. Chiba (red para trasporte). U. t. en Col. don- 
de hay la forma jiquera y el verbo enjiquerar. Ref. Pie. 211. 

JÍGUA. Geoffraea superba. Leguminosas. Árbol iner- 
me, de hojas imparipinadas con 13 a 17 pares de hojuelas 
oblongas; flores pediculadas, amarillas; drupa aovado-elíp- 
tica, que encierra una nuez. — "La jigua abunda en Río-Ne- 
gro y produce una almendra aceitosa contenida en una cas- 
cara fuerte". (Cod. 97). Sin. Ai^mkndro. Suponemos que es 
el mismo que halló Humboldt semejante al Caryocar nucife- 
rum. 

JIGUA. Gusano grande que ataca las raíces del cafeto. 
Ref. Pie. 211. Cf. TiGUÁo. 



DE VENEZUELA 181 

JIGUÁO. En el Bajo Llano nombran así una grande 
oruga que se cría en el yagrúmo y sus raíces, y suponen que 
de aquella nace la planta. Quizá un hecho parecido al de la 
larva del Cordyceps. 

JIPIJAPA. II — Sombre:ro dK. Sombrero de Panamá. — 

*'Se nos espetó en traje de admirable corrección para 

el caso : sombrero de jipijapa, flux de dril de hilo acordona- 
do". (Tosta G., Partidos en facha, 43). Nombre de una ciu- 
dad del Ecuador. 

JIQUÍMA. Polymnia edulis. Compuestas. Planta de fru- 
to comestible cultivada en la Cordillera. "Llaman los españo- 
les a esta raíz Xiquima en el Perú, y en la Nueva Esp^a Xi- 
cania, el cual nombre es tomado de la lengua de la Isla Es- 
pañola ; que en las lenguas generales del Perú se dice Asipa, 
en la quichua, y Villu en.Ja aymará". (Cobo, I. 366). Del azt. 
xicdmatl; pero la xicama de Méjico es el Dolichos tuberosus, 
y el jicamo de Puerto Rico, el Pachyrhizus angulatus. 

JIRÁCHA. Árbol de construcción del Zulia. 

JIRAJARA. Especie de hormiga brava. Alusión a los 
indios Jirajaras, que fueron muí temidos por los colonizado- 
res del Occidente del país. 
' JOBA. Fruto del jobo. 

JOBICÓ. Árbol de madera poco densa, a que se atri- 
buyen propiedades venenosas. Hay dos variedades, canelo de 
color rojizo, y colorado de un tinte algo más oscuro. Tru- 
jillo. 

JOBILLO. Tapirira guianensis. Jobo uso, abajo. 

JOBO. Spondias lútea. Anacardiáceas. Árbol de 10 a 15 
m. de elevación, de hojas largas, con 3 a 8 pares de hojuelas 
desiguales, pecioladas, lanceoladas, aguzadas, de base inequi- 
látera ; flores pequeñas, en racimos apanojados, amarillentas ; 
drupa ovoidea, larga de 4 a 5 cm., amarilla, aromática, agri- 
dulce, comestible, que, fermentada, produce una bebida agra- 
dable. Madera ligera, poco dura, fuerte, elástica, de un ama- 
rillento pardusco algo punteado y como moaré. Corteza grue- 
sa, liviana, agrietada, como la del bucare.— -''Habiendo sa- 
lido — — a coger cierta fruta — -r- llamada hobos, que era el 



182 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

principal mantenimiento con que se sustentaban los españo- 
les, un tigre llegó desvergongadamente". (Aguado, I. 114. — 
*'La encuentro en el recodo del camino, | a la sombra odo- 
rífera de un jobo | pleno de fruto en madurez". (Arvelo L.,„ 
Sones y Canciones, 83). Del taino hobo, en cal. ubu; hobo. 
Cas. III. 113, Ov. I. 293; Cast. Cartag. c. 1?; xobos Pane. 
Los venezolanos escribimos la voz tal cual la pronunciaron los 
conquistadores. Lo mismo en C. Rica. Reff. Cas. V. 316 
(hoz'o) ; Cod. 98; Gros. II. 393. || — de venado. Especie de 
árbol del Táchira. Madera poco pesada, amarillenta, algo fi- 
brosa con algunas manchas castañas; poros grandes y nu- 
merosos; círculos concéntricos no aparentes; marcas de los 
vasos regulares y blancas, como el casabito de Aragua, y el ti- 
món del Táchira. 1 1 — i,iso. Tapirira guianensis. Árbol de 
tronco menos rugoso que el del jobo ordinario. Produce una 
drupa pequen^, oblonga, pardo-rojiza, cuyo hueso está en- 
vuelto en una pulpa poco espesa, algo astringente, comestible. 
Guárico oriental. Sin. JobiIvLO. || El Fresco es jobo : no hay 
remisión en los trabajos, en el sufrimiento. Alusión a las pro- 
piedades balsámicas de las jobas, que suponen producir fie- 
bres, o en lenguaje vulgar, son "calientes" o cálidas. 

* JOJOTO. Panoja o mazorca aun tierna de maíz, en que 
los granos no se han endurecido y contienen una sustancia le- 
chosa y dulzaina. ''Días enteros se pasaba en el monte, adon- 
de se iba de mañana en busca del haz de leña o de los jojotos 
que robaba en los conucos". (R. Gallegos, Fa^ de las alturas). 
— "Las mazorcas tiernas de maíz, que vulgarmente se llaman 
mastelillos, se fríen y guisan de varios modos; también se 
echan en adobo en vinagre y se conservan así por mucho 
tiempo". (Adiciones de la Real Sociedad Económica Matri- 
tense a la Agricultura general de Herrera). Tómase jojoto 
(adjetivo sustantivado) por maíz jojoto; y el adjetivo a 
continuación se hallará. D. t. jujÓTo. || Arepa de jojoto, 
HALiyAQUiTA de JOJOTO : torta de ese mastelillo, cocida al bu- 
dare; o bollo del mismo, cocido en agua 1 1 Con humo no sE 
ASAN jojotos. No se tomó a Zamora en una hora. — "Se 
imagina usted (dispénseme lo vulgar del símil en gracia de 



' DE VENEZUELA 183 

ser muy gráfico) que con hinno se asan jojotos f (Tosta G., 
Costumbres caraqueñas, 200). 

JOJOTO, A. Aplicado a frutos o plantas, es tierno, en 
cierne, no sazonado. — '*De ordinario se lo comen tierno, que 
aquí llaman jojoto, asadas o cocidas las mazorcas". (Caul. 
I. 4). "Como dicen nuestros prácticos, más vale (añil) jojo- 
to que pasado". (Díaz, I. 184). — ^*'Este (el dolor de costa) 
se les abiva con el maíz jojoto que es tierno". (Relac. geog. 
III. 82). 

JOROPÉRO, A. Perteneciente o relativo al joropo. — 
"Entonces reconocí entre los joroperos á un peón de mi casa". 
(Cabrera M., Mimí, 73). 

JOROPO. Aire y baile populares. — En algunas villas y 
lugares desta Capitanía General de Venezuela se acostumbra 
un bayle que denominan Xoropo escobillao, que por sus ex- 
tremosos movimientos, desplantes, taconeos y otras sucieda- 
des que lo infaman, ha sido mal visto por algunas personas 
de seso". (Ordenanza de 1749, citada por J. J. Churión, Bl 

joropo o el jarabe venezolano.) — "Ramón arrancaba al 

instrumento un sonoro joropo". (R. Benavides Ponce, Bajo 
la música de un cuatro). — "Era (la música) un joropo y su- 
gería olor a monte". (Leonte Olivo, h., Plor de la sierra). 
Una real cédula de mediados del siglo XVIII, a que hace re- 
ferencia Churión en el papel citado, hallaba mucha semejan- 
za entre el joropo venezolano y el jarabe gatuno de Méjico ; y 
Churión piensa que ese baile mejicano y el jaravi peruano 
(¿se refiere al yaraví^) son en rigor la misma cosa. Puede ser. 
Ignoro por lo demás si jarabe, en la acepción genérica de bai- 
le, es voz castiza. 

JUBÍA. Bertholletia excelsa. Yubía. Yuvia (Cod. 110). 

JUBISAL Árbol maderable de Trujillo. 

JUJURE. Nombre comercial del algodón cultivado en 
la selva de Turen. La población de donde se expedía era Sa- 
baneta de Jujure. 

JUMÁNGUE. Eugenia sp. Especie de guayabo de Por- 
tuguesa y Trujillo. ' 

JUPIJÚPI. Planta medicinal de Guayana. 



184 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

JUQUE. Término general para designar, en el Bajo Lla- 
no, toda especie de barbasco. Aplicase en especial a un arbus- 
to (Clibadium Barbasco) cultivado ahora, como en la época 
precolomibina, con el fin de aprovechar sus ramos y hojas, que 
majados en agua usan para pescar, es decir, para Embar- 
bascar. 

JUQUIÁN. Canna sp. Capacho. Voz us. en Mérida. 

JURÁPO. Semilla del aguacatií. Ref . Pie. 213. 

JUVÍTA. Bactris sp. Ver Píritu. Us. en Portug. y Za- 
mora. 



LAUADRÍ. Árbol indeterminado del E. Falcón. D. t. 
Laguadrí. 

LAULÁO. Silurus sp. Gran pez del Orinoco y otros ríos 
de los Llanos, que alcanza un peso de más o menos 300 libras 
(138 quilogramos). El laulao del Amazonas es el Hypoph- 
thalmus Dawalla. Suele confundírsele en Venezuela con el 
Valentón. D. t. .Laulau, que es voz aruaca, usada en la 
Guayana inglesa. Reff. Gum. I. 289; Gilii, I. 79. || — Son y 
baile especiales de los indios Banivas y otros del Alto Ori- 
noco. 

LEFÁRIA. Fruto del cardón o cirio ordinario. Sinn. 
AuRERO, Agorero, Breva. — -El cardón de leearia {Cereus 
sp. ) es un árbol mui abundante en la parte occidental y cálida 
del país, donde forma, con otros del mismo género, exten- 
sos bosques o cardonales. Se eleva a cosa de 4 m. y su tron- 
co es leñoso, inerme, redondo, mui ramoso; ramos erectos, 
lisos, dispuestos en forma de candelabro. Ángulos 8 a 9, se- 
nos agudos ; aréolas blanco-tomentosas hacia el cabo de los ra- 
mos; espinas de 15 a 20, rectas, cortas, desiguales; flores sen- 
tadas, de un blanco verdoso. El fruto es una baya oblonga, de 
linos 7 grn. de largo, con dehiscencia ventral y nurnerosas se^ 



DE VENEZUELA 185 

millas, negras, diminutas, alojadas en una pulpa blanca, co- 
mestible. Madera blanca, tal cual amarillenta, de aspecto fibro- 
so, dura, compacta, a veces con manchas verdosas, aplicable 
a la construcción civil y a otros usos. 

LEGUÁGUÁRO. Especie de planta sarmentosa. 

LIMPIA-CAIMÁN. Pequeño pájaro que, a decir de 
los naturales, se entra en la boca del caimán y se aprovecha, 
cuando este reptil yace en la playa boquiabierto, de los restos 
de la comida o los parásitos que allí encuentra. — "Se observa 
en estos animales una cosa rara, y es, que en saliendo a las 
Playas a tomar el Sol, se duermen con la boca abierta, y una 
Avecita pequeña, se les entra en ella, y va escudriñando, 
quanta carne tienen dentro de sus dientes hasta limpiarlos 
muy bien, pues se suelen juntar tres y quatro de estos paj ari- 
llos, y pelean unos con otros, y aunque recuerda, no se expe- 
rimenta que les haga daño alguno, antes bien los espanta con 
su ronquido, para cerrar la boca : A esta Avecilla llaman los 
Indios, limpia-Cayman". (Cisn. 42). En su soneto Tomando 
el sol, Udón Pérez alude a esta conseja, ya mencionada por 
Herrera {Décadas, IV. 14). Esto no es con todo imposible, 
y yo mismo lo he oído referir en los Llanos, aunque no lo he 
visto, ni sé qué ave es la de este privilegio. Los crocodilos del 
Nilo establecen las mismas relaciones de amistad con una es- 
pecie de alcavarán de, aquella región, el Pluvianus aegyptius. 

LOCHO. Especie de venado pequeño de los Llanos.— 
"El nombre Iluicho, dan los indianos a todos los ciervos de 
poca cornamenta, que no se divide en ramas, sino cuando más 
en dos o tres puntas pequeñas". (Velasco, Historia del Reyno 
de Quito, p. S7). Del quichua lluchu venado. Ref. Cobo, 
II. 303. 

LORA. Véase Loro, adelante, U. t. en C. Rica con este 
género. 1 1 — Ulcera, llaga. 1 1 Culebra i.ora. — "Culebra de 2 
pies de largo ; tiene escamas por debajo, color verde oscuro, 
con manchas irregulares,, amarillas y pardas: es de la misma 
famiha de las mapanares". (Cod. 219). 

LORÍTO. Caica metano cephala. Especie de loro de pe- 
queño tamaño, Cab^zaj lomo y alas verdes ; cuello, garganta. 



186 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

pecho y vientre, amarillo ocre ; cerco ocular leonado ; pico y 
patas pardos. Otras especies de pequeño tamaño son la Uro- 
chroma melanoptera y la Psittacula passerina. \ \ — Maro a. 
Psittacula Huetii. Especie de loro que habita en Rionegro. 
Maróa es una aldea situada a la banda izquierda del Guainia. 
* LORO. Pájaros escansores, de la fam. de los Sitacinos, 
de cola corta, generalmente de color verde, con manchas ama- 
rillas, rojas o azules, de varia disposición. Los de Rionegro 
son los más grandes del país, de un verde amarillento y más 
torpes para hablar. La Chrysotis amazónica es de plumaje 
verde oscuro ; cabeza y mejillas de un amarillo vivo ; frente 
co nuna faja azul lila; alas pintadas de rojo, azul, amarillo y 
verde; 1^ remera y puntas de las demás, negras; timoneras 
pintadas de verde y rojo; pupila de un rojo cinabrio; pico 
amarillo con punta parda; pies parduscos. Mide 35 cm. de 
.largo, y 56 de brazas. Otras especies notables son la Ch. xan- 
thops, y el Conuriis leucophthalinus. Voz tomada, según' Cla- 
vigero, del quichua; en tam. y ch. roro. Devic, en su Diccio- 
nario etimológico de los vocablos de origen oriental, deriva la 
voz francesa lori (especie de papagayo) del malayo luri o 
nuri, que designa un papagayo de las Molucas. Puede ser cau- 
sa la onomatopeya de esta semejanza, pues muchas especies 
de papagayo son americanas. Ref. Cod. 197. || — Scariis sp. pl. 
Lábridos. Peces de cuerpo oval, oblongo, comprimido, cu- 
bierto de grandes escamas; labios carnosos, mandíbulas ar- 
queadas y redondeadas, armadas en su borde y superficie ex- 
terior de dientes espesos y unidos, cuya hilera más externa 
salta cuando la inmediata llega a su desarrollo regular. Son 
de hermosos colores, y de aquí su nombre. Viven en el mar 
Caribe el Se. Abilgaardi, el Se. chrysopterus y el ►S'í:. auro- 
frenatus. \ \ — Julis sp. Pez de nuestras costas. 1 1 Palo de: 
LORO. Sin. Cruceta real. | | Pico de loro. Acineta superba. 
Especie de Orquídea nombrada así por alguna semejanza de 

la flor con lo que propiamente expresa la voz 1 1 Navaja 

puntiaguda y corva por su jilo. 1 1 Ser un loro : se dice fes- 
tivamente de una acémila propensa a cocear, como si imitara 
a un loro en "dar la pata". 



DE VENEZUELA 187 

LUBÁRA. Tccoma ( ?) Árbol de E. Lara, cuya madera 
es del aspecto del jebe. 

LUBISAI (?) Árbol indeterminado. (=Jubisái?) 

LUCATÉVA. Especie de palmiche de Mérida. 

LUIRÁ. Árbol indeterminado que produce una madera 
compacta, algo astillosa, de un color ocre, dura, pesada. Cre- 
ce en los EE. Lara, Yaracúi, Carabobo. (Sin. Luiría, Ernst. 
Bxpos, 213?). 



M 



MÁBI. Bambusa sp. Ver. M vi, abajo. 

MACABÍ. Albula sp. (?). Pez fluvial de 1 a 2 pies de 
longitud, parecido a la lisa, pero más largo y angosto : costa- 
dos y vientre plateados, dorsal y anal ahorquilladas, cola ho- 
mocerca, insertándose las dos mitades de esta por separado 
arriba y abajo de la extremidad ventral. Es comestible, pero 
en extremo "espinoso". Boca del Uñare. — "Todo peje tiene 
espinas: | macabí tiene la fama". (Adagio popular). Ref. Co- 
bo, IL 169. 

MACACO. Mono americano. "Su cara no tiene casi pelo 
y es de color pardo oscuro ; pero tiene patillas medianamen- 
te largas y negras. Los ojos son pequeños, vivos y redondos, 
los labios casi negros, el pelo y el cuerpo pardo, claro debajo 
del vientre, y más oscuro en las cola y lomo. Su pequenez y 
gracias, acompañadas de una vivacidad extraordinaria, hacen 
que este animal sea considerado como uno de los monos más 
graciosos. De este género los hai casi negros y otros de un 
blanco sucio". (Cod. 157). Bayo tiene a macaco como voz 
portuguesa. Admitida será, pues con ella se designa en la 
costa de Guinea a los monos en general. Ha pasado además 
a la nomenclatura científica para designar el género Maca- 
cus, perteneciente a la fauna del Viejo Mundo. La voz galibi 



188 GLOSARIO DE VOCES INDIGENx\S 

makak corresponde a la Hapale argéntea. \\ — Personaje, su- 
jeto influyente, notable. Voz familiar. 

MACAGUA. Herpetotheres cachinnans. Falcónidas. Ra- 
paz diurna de cuerpo vigoroso y cabeza grande; ojos de con- 
torno desnudo ; pico ako, mui comprimido, mandíbula su- 
perior mui ganchuda, la inferior baja y roma; alas hasta la 
mitad de la cola; remeras angostas y puntiagudas, despun- 
tando 3- y 4^; cola algo redondeada; tarsos altos, de 7 cm., 
gruesos; dedos pequeños, uñas cortas, gruesas. Plumaje lar- 
go, puntiagudo, con tallos rígidos. Cabeza de un amarillo pá- 
lido, mejillas y nuca negras, ceroma amarillo, lomo pardo; 
cuerpo blanco por debajo, así como una parte del cuello ; pe- 
cho y rabadilla blanco-rojizos ; cola amarilla blanquizca por 
debajo, negra por encima, con 6 a 7 fajas grises trasversas; 
remeras pardas; ojos y patas amarillos, pico y uñas negros. 
Mide 55 cm. de largo, 23 de cola. Es ave sedentaria, casi de 
la talla del azor, que anida en los árboles y vive principalmen- 
te de reptiles. Cumaná. Alto Llano. Del guaraní makaguá, 
tupi oakavani, lo mismo. Cf . Gu acaba | | — Serpiente de hasta 
9 palmos de largo, de cabeza abultada, pintada de negro por 
encima, y semejante, en color y dibujo, a la del cascabel. Es 
en extremo ponzoñosa y se halla en la serranía costanera del 
E. Anzoátegui. — 'Hay diez, o doce especies (de culebras), las 
más de ellas muy venenosas, especialmente la cascabel, coral 
y macagua". (Caul. L 8). — '*E1 está como una macagua y 
nos contestó unas largas y otras cortas". (Romero G., Peonía, 
120. — 'Taso y esquivo el agua | Quieta del carrizal, trai- 
dora y verde. | Cuan distante el poblacho ! Una macagua | En 
el siniestro matorral se pierde". (Alej. Carias, Bajo la luna). 
Del cum. inakáu, cierta culebra. 1 1 — Myrospermum frutcs- 
cens. Seréipo. Voz us. en Lara, Portuguesa. 

MACAGÜÍTA. Martinema Aiphanes. Palmera que se 
eleva hasta 4 m., con el tronco erizado de espinas negras, só- 
lidas ; hojas pinadas, de unos 2 m. de largo, con pecíolo es- 
pinoso y de 5 a 6 hojuelaá cuneiformes de cada lado, laceradas 
en el ápice; hojuela terminal trapeciforme; espádices pedun- 
culados, espinosos, con 2 espatas ; fruto amarillo-anaranjado, 



DE VENEZUELA Í89 

algo carnoso ; semilla con albumen blanco y comestible. Crece 
en la región cálida y florece en octubre y noviembre. Cultí- 
vasela en los jardines de Caracas. 

MACAGÜÍTO. Especie de rapaz diurna del género vul- 
gar de los Primitos. Guárico. 

* MACANA. Clava, maza. "Es un palo fuerte y muy la- 
brado : por la parte inferior tiene forma de espada de dos 
filos y corta como ella". (Carv. 310). Voz taina. Otros quie- 
ren que venga del azteca macuáhuitl palo manual. Ref f . Cas. 
IV. 209, V. 331 ; Ov. I. 334, etc. y en suma, los más de los 
cronistas. 1 1 — Gmlielma Macana. Especie de palmera 1 1 — 'Cier- 
to tejido de algodón. Quizá débase la denominación a la mar- 
ca industrial de producto. U. t. en Bol. 1 1 A raja macana : 
a raja tabla 1 1 Di: raja macana : de tuerca y tornillo. — "To- 
dos los clientes son godos de raja macana". (Tosta G., 

Partidos en facha, 46). 

MACANEAR. Extirpar con el machete de rozar las 
plantas inútiles o nocivas para una plantación. — "Escarda y 
desyerbo son sinónimos; asi usamos indistintamente de las 
dos voces para la operación de quitar la yerba con la azada. 
Esta misma obra ejecutada con el machete llamamos maca- 
neo, y el acto de ejecutarlo macanear". (Díaz, I. 8). Voz que 
recuerda el arte indígena, cuyo utensilio era la macana. \ \ 
BiKN, maIv macaneado: bien, mal pergeñado o trabajado. 

MACANEO. Operación de segar y destruir la mala yer- 
ba de un sembrado. — "Sin embargo, siempre es necesario 
darles (a los platanales) un macaneo". (Díaz, I. 39). 

MACANÍLLA. Bactris Macanilla. Palmera útil por su 
madera (Cod. 119). Habita la región cálida y la templada, a 
1.000 y más metros sobre el mar. "Florece todo el año. Crece 
en grupos de 20 y más individuos unidos por las raíces, y al- 
canzan los tallos alturas de 10 y 15 m." (Jahn, Palmas, n? 
85). Ea B. leucacantha tiene el mismo nombre, y se distin- 
gue por las espinas blancas que cubren los tallos y pecíolos. 
Crece en los valles de la Cordillera del litoral. — "En un chin- 
chorro de macanilla | nació una noche resplandeciente | ... el 
jefe heroico maquiritare". (Gorrochotegui, Aramare, I.). 



l9o GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

MACANILLAL. Boscaje de palmas de macanilla. 

MACAPÍRITU. Casearia parviflora. Samidáceas. Ar- 
busto caracterizado genéricamente por sus hojas alternas, es- 
tipuladas, sus flores pequeñas, axilares, verdosas, de perianto 
simple, con estambres periginos ; semillas con albumen. 

MACAURÉL. Xiphosoma caninum. Serpiente cuya ca- 
beza está cubierta de escamas lisas, y el hocico de escudos si- 
métricos, con un surco profimdo los labiales; incisivos de la 
mandíbula inferior más desarrolladas que los de la superior; 
cuerpo muy comprimido lateralmente, vientre corto y estre- 
cho, cola prehensil. Por encima es verde, con manchas dobles 
o fajas blancas a los lados; por debajo es verde-amarilla. 
Puede llegar a 3 m. o 4. Vive en los árboles y no es vene- 
nosa ( ?). II — "Culebra igual a la traga-venado con la misnia 
figura y costumbres, diferenciándose sólo en que no crece 
tanto como ella". (Cod. 218). Es larga, delgada, colorada. 
Aunque ponzoñosa, no ataca como la tigra, y anda como ésta 
por los árboles. Sobre el lomo tiene dibujada una cadena de 
eslabones negros que van dejando una fila de manchas oblon- 
gas, blancas. 1 1 — Cuatro-narices. Lachesis sp. Serpiente 
mui venenosa, llamada asi por la conformación del hocico. 
Parece ser la llamada sencillamente macaurel por Gimiilla. 
{Hist. II. 178). 

MACAVAHU. Callithrix lugcns. Viudita. Voz des- 
usada en Venezuela, excepto, quizá, en el Alto Orinoco. 

MACO. Melico'cca bijuga. Mamón. — ''Tienen las más 
insignes poblaciones | En unas mesas llanas asentadas, | De- 
bajo de los macos o mamones, | Plantados por hileras orde- 
nadas, I Arboles de hermosas proporciones, j Cuyas hojas ja- 
más se ven mudadas ; \ Su vista de grandísimo contento, | Y 
el fruto dellos es de gran sustento". (Cast. Bleg. a Ordaz, 
c. 2?). La voz, tomada del car. y cum., se usa aún en Marga- 
rita, Cumaná y Barcelona. Decíase también macao (Ov. I. 
327); mauco (Ruiz B.) ; muco (Caul. I. 3). Ref. Cas. 
III. 79. ]|-^Indio esclavo. Obsoleto. Ref. Riv. 193; etc. 

MAGUARE. "Agote o rebenque, y lo componen (los in- 
dios) de las varillas que tienen en medio las hojas de una pal- 



DE VENEZUELA Í9Í 



ma que llaman muriche". (Carv. 341). Voz cumanagota. En 
gal. makuali. 1 1 — Lance del juego de guerra, al billar, en que 
con una sola bolada caen los cinco palillos puestos en el cen- 
tro de la mesa. 

MACUCO. "Notable por cualquier respecto". (Pie. 
221). ¿Seria corrupción de ''machucho"? Cf. macuquino y 
MACACO. En Col. dicen macón y macucón por grandón, gran- 
dísimo. (Cuervo, ^/>. 925). 

MACUTO. Cuévano, cesta pequeña (Carmona). "Es- 
pecie de canasto, no muy ancho, en forma de ciHndro y con 
una asa en la boca". (Pie. 222). — "Llevaban, como divisa de 
su oficio, una imagen en pintura o escultura, exornada de flo- 
res naturales ; una cesta o macídto que pendía del brazo y al- 
gunos rosarios, reliquias, escapularios, novenas y otros ob- 
jetos religiosos que vendían a los fieles". (A Rojas, Leyendas 
históricas de Venezuela, IL 83). || — Nombre vulgar de la 
garracha o espata de las palmeras. 

MACHANGO. Cehus Apella. Mono bastante común en 
Venezuela. Su cara es de un color aplomado, el lomo y cos- 
tados pardos, las piernas, pies y cola más oscuros, el pelo lar- 
go. Es ágil y vivo, y suele hacer sensibles depredaciones y 
destrozos en las plantaciones de cacao o de maíz. Captúranle 
poniéndole maíz en taparas o calabazas, a semejanza de las 
kabilas de Argel, que usan el arroz en las mismas circunstan- 
cias. El ladronzuelo no acierta a abrir el puño para sacar la 
mano de la calabaza, y así queda aprisiondo. Voz importada 
por los negros esclavos, según Armas (Lenguaje criollo, p. 
92). Sin. Mono maicero. Ref. Cod. 156. 

MACHÍN. Cehus alhifrons. Especie de mono del Ori- 
noco. "Tiene el pelo gris y cara azulada con las órbitas y 
frente blancas como la nieve. Este animalito es tan dócil co- 
mo feo y se domestica fácilmente. Gusta de pasearse encara- 
mado sobre otros animales, como perros, cerdos, gatos, etc., 
de los cuales es muí amigo". (Cod. 156). Es el uavapari de 
los Uarecas, y quizá el uavari de los Maipures. Ref. Hum- 
boldt,.Fia;V, HI. 19. 20. 24. 

MAGUANÍ. Pez de río que se cría en Cojedes. 



I92 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

MAGUÁRO. Insecto (forma larval?) de cabeza trian- 
gular, con dos antenas cerdosas; cuerpo semitrasparente, 
pintado de negro ; abdomen alargado, segmentado, puntiagu- 
do, con una ventosa destinada a la progresión; parte encime- 
ra del tórax y abdomen con largas papilas trasparentes, pe- 
ludas, donde se adhieren partículas de basura que cubren el 
insecto al modo del reduvio disfrazado de Europa. Longitud, 
6 a 7 mm. Vive en los rincones de las casas y segrega un li- 
quido cáustico. Curioso ejemplo de mimetismo. D. t. Man- 

GUÁRO o MANGUÁRK. | | MÁS CARGADO QUE UN MAGUARO. 

Expresión adverbial para exagerar el volumen de un objeto 
que se lleva o trasporta. 

MAGUÉI. Bohordo del cocui y la cocuiza. El de esta 
última suele utilizarse en listones para escaleras de mano, y 
la médula en asentadores de navajas de afeitar. 1 1— Primiti- 
vamente se dio este nombre al cocui, y en este sentido lo usan 
Caulin (o. c. I. 6) y, Oviedo (III. 300). Asi Codazzi escribe 
magnéi-cocúi y maguéi cocuiza (p. 96) para diferenciar una 
y otra planta. En todas estas formas no tiene ya uso la voz 
en Venezuela. Maguéi es voz taina usada en Méjico; pero 
allá creo suele tener otra acepción que la antigua. ''Metí (di- 
ce Gomara) es un árbol que unos llaman maguey y otros car- 
don". {Méx. II. 270). — "Como si dixesemos amen, ponían 
pintada vna como fuente y luego vn maguey que en su len- 
gua frisaua con amen; porque llamanlo ametl". (Casas, Apo- 
log. cap. 235). — ''El árbol de las maravillas es el maguey, de 
que los nuevos o Chapetones (como en Indias los llaman) 
suelen escribir milagros, de que da agua, vino, aceyte, vina- 
gre, miel, arrope, hilo, aguja y otras cien corsas. El es un ár- 
bol, que en la Nueva-España estiman mucho los Indios, y de 
ordinario tienen en su habitación alguno o algunos de este 
género para ayuda a su vida ; y en los campos se da y le cul- 
tivan". (Ac, IV. 23). Ni De Candolle {Origen de las plantas 
cultivadas) ni Riva Palacio {Méjico al través de los siglos, 
II. 490) dicen nada sobre el origen de este nombre, que fué 
llevado, según reconoce Chavero, de las Antillas por los Es- 
pañoles. || Dobi^ar El, maguéi: voltear el ojo, morir. 



DE VENEZUELA I93 



MAICEÁDO, A. Pensado, sustentado, nutrido. Aplica- 
se a animales. "Burro bien maiceado ; muía mal maiceada". 
Es decir, gordo ; desmedrada. 

MAICERO, A. Cosa relativa al maíz, animal aficiona- 
do a él. II — Sustantivado el vocablo, se refiere al pájaro 
MAICERO. {Icterus sp. ?) que suele verse apareado en los ca- 
minos atrapando los desperdicios de granos que allí dejan las 
tecuas en el estiércol. Es un pájaro de pico corto, negro ; ojos 
rodeados de una mancha negra; espalda, alas, cola y patas 
negras; resto del cuerpo amarillo oropimente. En su librea 
se parece al gonzauto, pero es algo mayor. Perjudica las 
siembras de maíz en ocasiones, y es difícil ahuyentarlos. || — 
Mono maicero. Cehiis Apella. Machango. 

MAÍZ. Zea Mays. Gramíneas. Planta cultivada ameri- 
címa, y el grano que ella produce, ambos bien conocidos en 
Venezuela, puesto que es cereal nacional. Díaz distingue tres 
razas : 1) Blanco común, que madura a los 4 meses, y es más 
productivo y propio para guardarse. 2) Vallero o cuarenteno 
(o temprano), que maduraba los 3 meses, y es menos sólido 
y por menos tiempo se conserva. 3) Amarillo menudo, o ca- 
riaco, c[ue madura a los 3 meses, creyéndose generalmente 
que es el más sustancioso, aunque parece que su análisis no 
presenta ninguna diferencia esencial en la naturaleza y pro- 
porciones de sus materias constitutivas. (O. c. I. 24). Estas 
tres razas dan origen a numerosos cultivos vulgares en el país. 
(Véase : amapito, cariaco, chimiritü, chuco, guacharacó, 

GÜIRITO, QUIRIQUIRE, TKNGUERAGUA, TUAYE:, YUCATÁN ). 

Además de su uso en la alimentación del hombre, tiénelo el 
maíz muí extenso en la de aves de corral, acémilas y cerdos. 
"El mismo grano es de más sustento para los caballos y mu- 
las, que la cebada; y así es de ordinario en aquellas partes 
(en las Indias occidentales), teniendo aviso de dar de beber 
a las bestias, primero que coman el maíz, porque bebiendo so- 
bre él se hinchan, y les da torzón, como también lo hace el 
trigo". (Ac. IV. 16). — Esta preocupación, lo mismo que la 
de creer que el maíz amarillo, porque es más sustancioso, ha 
de darse en cierta época a los gallos de combate para prepa- 

13 



I94 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

rarlos, es mui conocida en Venezuela. Los cronistas más an- 
tiguos mencionan el maíz con su nombre. — "Debe ser dello 
(vino) de maíz, que es una simiente que hace una espiga co- 
mo una mazorca de que llevé yo allá, y hay ya mucho en Cas- 
tilla". (Colón, Carta a los Reyes Católicos, 1498).— "Las 
mujeres amasaban y molían pan de centli, que es maíz". (Go- 
mara, Méx. 27). — Mahiz o mayz, como escribían los cronis- 
tas, es voz taina, que ha sido imitada en varias lenguas in- 
dígenas del continente (arnaco márissi, guagiro marike, etc.). 
La pronunciación corriente entre el vulgo es máis, en una 
sola sílaba. Reff. Cas. V. 315; Ov. I. 264; Góm. /. c; etc. 
1 1 — CASCABELiTo. Maíz de mazorca pequeña, larga de 12 a 
14 cm. con unas 16 hileras de granos pequeños, duros, algo 
traslúcidos. Coséchase a los dos meses y medio. Alto Llano. 
II — CUARENTENO. Variedad de maíz precoz en su crecimien- 
to. — "La planta del primero (del maíz pequeño) es una pe- 
queña en todas sus partes; pero tiene la ventaja de que ocu- 
pa muy poco tiempo la tierra, y se cría con mucha brevedad, 
pues e^ menos de dos meses se siembra y se coge -la cosecha, 
por cuya circunstancia se le ha dado el nombre de cuarente- 
no". (Herrera, Agrícult. general, I. 204; ed. de 1818). Ver 
AMAPO. II — CHocivO. Maíz tierno; jojoto. Us. en la Cord. 
(Pie. 238). Voz quichua, importada de Colombia. — "Cuando 
está tierno el maíz, o en leche, que llaman (en Quito) chog- 
llos, se vende en mazorcas, y se dispone con él variedad de 
comidas diferentes muy gustosas, de las cuales usan general- 
mente todos aquellos habitantes por especie de regalo". (Ulloa 
Relación histórica del viaje a la América meridional, cit. por 
Granada). Nótese, con todo, que en cum. chokori es maíz en 
cierne. U. t. en el Perú, Bol., Chile, Arg. || — de poevo. 
"Maíz pequeño y redondo del cual se hace la mantecada, pon- 
go por pancake". (Pie. 238). || — güeréño. Maíz alto, de 
mazorca grande y grano duro, que madura a los 70 días. 
Cultívasele en el E. Anzoátegui. Sin duda proveniente de las 
riberas del río Güere, en el mismo Estado. || — paieón. Maíz 
alto, de mazorca grande, con hojas de envoltura, (hojas de 
maiz) teñidas de morado. Coséchase en climas cálidos a los 



DE VENEZUELA Í95 

tres meses. *'E1 maíz en general se coge a los 4 meses de ha- 
berlo sembrado, a los 3 si es de la calidad que llaman pailón; 
(y en los lugares donde se siembra solamente maíz, se hacen 
cuatro cosechas de este último y tres del primero". (Cod. 
129). II — TABAQUiTo. Maíz cuarenteno o precoz de grano se- 
mitraslúcido cultivado en los valles del Tui. — "El maís taba- 
quito es muy propio para forraje, debido al tamaño de 

la mazorca y que por tener los granos forma de cuña permi- 
te que entre en ella hasta 500 ; su peso es de 68 kilos por hec- 
tolitro ^ Es bastante parecido al maicillo llamado en la 

América Central teosinte; se siembra muy junto, 30 centíme- 
tros de hoyo a hoyo y rinde en buenos terrenos de 6 a 8 to- 
neladas por tablón de forraje, llamado generalmente 'malojo' 
I en el país". (F. de P. Álamo, Bl Estado Miranda, 101) || — 
No Tí:ni:r un maíz qué ASAR:*no tener dónde caerse muer- 
to, estar indigente, carecer de todo. — "Por de cpntado que no 
tengo un grano de maíz qué asar!" (Cabrera M., La gue- 
rra, 99). 

MAÍZ-TOSTADO. Pithecolohium puhescens. Legumi- 
nosas. Árbol de ramitos angulosos y pecíolos pubescentes ; es- 
típulas pequeñas, induradas y algo espinosas, hojas bipinadas, 
glandulíf eras ; pinnas y hojuelas uniyugas; hojuelas obHcua- 
mente oval-elípticas, u oblongas, coriáceas, pubescentes; ca- 
bezuelas globosas, pedunculadas, con cáliz y corola tomento- 
sas ; legumbre lineal, retorcida, con válvulas rojizas por dén- 
. tro ; semillas casi envueltas en un asilo carnoso. Estado Fal- 
cón. 

MAÍZ-ZORREAR (pron. máis^orreár) . Coger las fru- 
tillas moradas del maíz-zorro, que son comestibles. Us. en 
Portuguesa. 

" MAÍZ-ZORRO. Lantana sp. Cariaquíto coi^orado. 
Voz usada en Portuguesa. 

MAIZAL. Plantación de maíz. — "En todo maizal salen 
algunas matas débiles, que no van a producir, o que darán 
mazorcas muí pequeñas". (Díaz, I. 31). Ref. Góm. Méx. 
10. 19. 



I96 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

MAJAGUA. Hibiscus tiliaceus. Malváceas. Árbol bas- 
tante frondoso, alto de 10 a 30 pies, con hojas grandes, aco- 
razonado-redondeadas, de ordinario cuspidadas, enteras, de 
cara inferior tomento so-blanquecina, y la superior lampiña y 
verde ; corola amarilla, con pétalos obovales ; caliculo 10-fido, 
persistente, cápsula ovoidea, algo redondeada, tomentosa ; se- 
millas de ordinario lampiñas. La corteza provee de una fibra 
no mui duradera, usada en cordelería. — "La materia de la 
trompeta era de una cascara, que llaman majagua, que se 
dexa governar como papel; y quando está fresca, es pega jo- 
ña como cola". (Gum. I. 222; 2? ed.). Majagua (Cod. 108) 
es el nombre "del árbol: majagua (Tauste, 83). el nombre de 
la fibra extraída de la corteza. En Oviedo (I. 359) y Carva- 
jal (p. 155) hallamos dainaJiagua, forma hoi desusada. D. t. 
majagüe. Mérida. Igual nombre en C. Rica. Del cal. mahot, 
lo mismo. Las Majaguas es nombre geográfico. 1 1 — Cassia 
alata; Leguminosas. Arbusto ramoso, de 6 a 10 pies de al- 
tura, de hojas grandes con 6 a 14 pares de hojuelas desigua- 
les, grandes, oblongas, subsesilis, de base subtruncada y vérti- 
ce redondeado o retuso ; raquis triangular, sin glándulas ; flo- 
res amarillas, en espiga terminal, pétalos lacerados en el mar- 
gen; bracteas amarillas, deciduas; leguml)re mucronada, te- 
tragonal, dehiscente, con semillas paralelas a los tabiques. 
Crece en el Llano, y es medicinal. D. t. Bajáguo, Majaguo. 
II — Bomhax sp. Árbol de Carabobo, cuyas flores aparecen, 
como en la ceiba, antes que las hojas. Produce lana vegetal y 
le llaman también cachimbo. | | — Muntingia rosea. Tiliáceas. 
Las plantas de este género son arbustos de hojas alternas, 
brevemente pecioladas, oblongas, acuminadas, oblicuas en la 
base, con estípulas geminadas; corola hipogina, estambres 
numerosos, ovario sentado, baya globosa, multilocular. 

MAJAGUA (?). Especie de serpiente de Apure, (qui- 
zás la Macagua). 

MAJAGÜÍLLO. Muntingia Calabura. Tiliáceas. Árbol 
ramoso que se eleva a unos 30 pies o sólo a 10 pies, con ho- 
jas simples, alternas, pecioladas, enteras, oblongas, algo ine- 
quilaterales, aterciopeladas por encima, peludo-tomentosas por 



DE VENEZUELA Iq^ 



debajo ; flores grandes, blancas ; cáliz y corola de 5 a 7 divi- 
siones ; baya con muchas semillas diminutas, ovoideas. Útil 
por su fibra. Sin. ciídrillo majagua. (Cod. 108). || — Hclio- 
carpüs popayancnsis. Tiliáceas. Arl)ol con flores de color lila 
encendido. Madera blanquecina apreciada en la construcción 
civil. Crece en los ribazos y riachuelos de tierras cálidas. 

MALACATE. Cabrestante. Voz técnica de uso corrien- 
te. Del azt. malacatl, huso. 

MALAMBO. Crotón Malambo. Torco, abajo.— "(Pro- 
duce) Malambo, árbol gruesso, su corteza semejante a la 
Cascarilla, y muy medicinal". (Cisn. 52). 

MALANGA. Véase Guaje. — "Daba una vuelta por la 
ancha corraliza donde gruñían los marranos, y les picaba el 
malanga". (Picón F., Bl sargento Felipe, 9). Malanga, en 
Bol. es, según Bayd, sinónimo de nuestro ocumo. 

MALOCA. Voz brasilera usada en el Alto Orinoco para 
designar la habitación común de un clan indigno. Malloka, en 
tupi, es propiamente una aldea o caserío. 

"^^ MxA^MÉL Mamíuca americana. Gutiferas. Árbol coposo 
de 50 a 60 pies de alto; hojas opuestas, simples, pecioladas, 
coriáceas, obovado-oblongas, enterísimas, lustrosas, con veni- 
llas salientes en ambas caras; flores blancas teñidas de rosa- 
do, de olor agradable ; drupa globosa, gruesa, de un amarillo 
gris y de carne amarilla y comestible con una semilla grande, 
redondeada. Por incisiones hechas en la corteza del árbol exu- 
da una gomo-resina inodora, eficaz insecticida, que usan, mez- 
clada o no con grasa, bajo el nombre resina de maméi. La 
semilla es también insecticida. — "Hay también otras muchas 
(plantas) para comer: entre ellas los mameyes son preciados, 
del tamaño de grandes melocotones y mayores : tienen uno 
o dos huesos dentro : es la carne algo recia. Unos hay dulces, 
y otros un poco agrios : la cascara también es recia". (Ac. 
IV. 24). — ^"Entre otras cosas con que se adoban el rostro, 
es leche de las pepitas de tezonzapotl o mamei". (Góm. Méx. 
II. 227). Voz taina y cum. Us. en C. Rica. Reff. Cas. V. 266; 
Ov. L 305; Cast. 1 Bleg. XIV. c. 1?; Caul. I. 4; Cod. 102. 
1 1 Fruto del maméi, — "Estos son los rqelgcQtones. manzatieis^ 



I98 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

y peras de Indias; mameyes, guayavas y paltas". (Ac. IV. 
24). II Amarillo mamEi: amarillo claro, || — colorado. 
Lúcuma Bonplandii. Sapotáceas. Árbol lactescente de hojas 
esparcidas, enterísimas, sin estípulas, trasovado-oblongas, ob- 
tusas, acuñadas en la base, papiráceas, tomentoso-pubescentes 
en la costilla, venas, pecíolo y cálices ; pedúnculos unifloros, 
solitarios, mellizos o temados, axilares o laterales. 1 1 — he- 
diondo. Couroupita surinaniensis. Mirtáceas. Taparon,. Ta- 
paro DE chuco, adelante. 1 1 — montañero. Árbol maderable 
del E. Sucre. 

MAMEICÍLLO. Árbol de madera rojiza propia para 
tablas y para construcción civil. (Cod. 108). 

MAMÓN. Melicocca hijuga. Sapindáceas. Árbol fron- 
doso de 40 a 50 pies de altura, bien corpulento; hojas con 
2 pares de hojuelas elípticas, o elíptico-lanceoladas, enteras, 
con el raquis algo alado, lampiñas; panojas terminales de 
flores pequeñas, dioicas, de un blanco algo verdoso ; drupa 
globosa u ovoidea, que contiene al rededor de la semilla una 
pulpa dulce o agridulce, y que se designa con el mismo nom- 
bre del árbol. — "Esta manera de árbol llaman allí los indios 
mamón". (Ov. I. 327). Reff. Cast. Bleg. IX. 2° y XIV. 1?. 
Caul. I. 3. Sin. Maco. | | — chuco. Véase Chuco. 

MAMONCILLO. Árbol de Portuguesa semejante al 
mamón, de fruto más pequeño, no comestible. 

MAMÚRE. Pothos (?) flexuosus. Aroídeas. Planta 
sarmentosa, de ramos trepadores, ligeramente flexuosos; ho- 
jas oblongas, un tanto acuminadas, obtusas en la base, reticu- 
lado-venosas, coriáceas (?). Crece entre Atures y Maipúres, 
cerca de Yavita, y en Cumaná, donde se sirven de los tallos 
para fabricar cestillos, etc. Voz tamanaca. Los Maipúres y 
Paragenas lo llamaban nepi. D. t. M ai mure. Véase Hum- 
boldt, Viaje VII, 21. || — Cesto grande usado en las pesque- 
rías de Margarita. "Lo primero que hace es mandar con un 
muchacho a cada una de las demás rancherías, por distantes 
que estén, un mamure (especie de^ cesta) lleno de pescados 
frescos escogidos entre la mejor clase del lance". (Andrés A. 
J^evel, Esbozos de Venezuela). || — "Sombrero grande de 20Q 



DE VENEZUELA I99 

a 220 cm. de circunferencia, tejido de bejuco de mamure, 
que sirve de paraguas". (Gorrochotegui). "Voi a buscar, mi 
chuspa I mi churana, el mamure y la marima | por si viene 
garúa". (Id., Aramare, XVI). 

MANA. Nombre que dan en Maturín a los caños de co- 
municación (crccks) que enlazan dos ríos. Voz guaraúna. 

MANÁCA. Butcrpe olerácea. Palma de tronco liso y es- 
belto, con ligeras curvas, alto de 36 m. ; hojas escasas, pina- 
tisectas, de 2^ m., con hojuelas lanceolado-lineales, puntia- 
gudas, de 50 a 60 cm. y de nervio central con quilla superior ; 
espádice con ramificaciones cubiertas de una capa blanque- 
cina; frutos esféricos de 1^ cm. de diámetro, violado-oscu- 
ros, con cuya escasa carne y agua preparan los indígenas una 
bebida que tiñe los labios. Habita en las selvas húmedas del 
Orinoco y florece todo el año. La £. edulis, abundante en el 
Delta del Orinoco, lleva igual nombre. Crece en grupos de 12 
o más individuos, cuyos tallos de 2 a 3 m. están sostenidos 
por una espesa masa de raíces aéreas. Útil por su madera : las 
hojas sirven para techos y para fabricar cestos, y el cogo- 
llo cocido es legumbre para los indígenas. Según Humboldt, 
es voz de los Maravitanos ; es decir, del grupo lingüístico 
maipure; pero también indica Ruiz Blanco el vocablo, entre 
los cumanagotos (grupo caribe). Sinn. Pai^mito, Palmiche 
DE RioNEGRO. Reff. Ov. I. 332; Cod. 119; Humb. Geogr. de 
las pl, 227 ed. lat. 

MANAMÁNO. Cierto pez de escamas del lago de Ma- 
racaibo. 

MANAQUE. Ocnocarpus minor. Palmera del Orinoco 
parecida al vSEjK, pero menor en todas sus partes. 

MANARE. Harnero, cedazo, tamiz, hecho de tiras de 
caña entretejidas y destinado a cerner harina de yuca y otros 

usos. "El común ejercicio de los indios es tejer manares 

en que cuelan las bebidas que hacen de todas frutas". (Caul. 
I. 12). — "Seguidamente pasan la harina por un manare o ta- 
miz de caña". (Cod. 131 : ver tamb. 104). Voz car., ch. y cum. 
que existe asimismo en cal., gal., etc. En aruaco, mánali. 
Carvajal escriba incorrectamente manaure, || — En Occ. y la 



2oo GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

Cord. es hoi un aro de mimbre provisto de un ligero enrejado 
de cañas, junco o corteza y suspendido del techo por tres 
cordones, con oficio de aparador. 1 1 — Metafóricamente se dice 
de un techo lleno de agujeros, con muchas tejas rotas, hecho 
una criba o de cosa semejante. — '^El techo de nuestro rancho 
era lo que vulgarmente se dice un manare, y no gota a gota, 
sino chorro a chorro, se nos venía el agua del pajizo techo". 
(E. Toro, Por las selvas de Guayana, 134). — "Con sólo ti- 
rar del gatillo de las carabinas hubiese rodado, hecho un ma- 
nare el ancho pecho". (Urbaneja A., Ovejón! . . . ). || — Avis- 
pa MANARE. Especie de avispa más grande que la carnice- 
ra, amarilla y bravia, que fabrica pequeños nidos redondea- 
dos en los árboles. Son estos nidos descubiertos, en forma de 
disco algo cóncavo, o sea a modo de manare: hácelos con la 
pelusa que cubre el envés de las hojas del chaparro manTE- 
co y los abandona por la noche, para ir a sus faenas. |.| — 
CuírEBRA-SAPA manare. Pequeña serpiente que suele hallar- 
se a orillas de las vertientes y arroyos hecha un rollo, cazan- 
do pequeños sapos y ranillas. Es mui ponzoñosa. E. Portu- 
guesa. 
. MANÁTA. Árbol indeterminado de Coro. 

MANATÍ. Manatiis australis. Sirénidos. Mamífero acuá- 
tico, de cuerpo pisciforme terminado en una aleta simple, oval, 
horizontal; aletas pectorales grandes, movibles en la articu- 
lación del codo, mano pentadáctila ; labios abultados, dientes 
de corona plana; mamas pectorales, que hacen relieve y se 
hinchan durante la gestación; piel grosísima. Color general 
gris ceniciento. Su longitud es de cosa de 3 m. Vive en el Ori- 
noco, en sus tributarios y en el lago de Maracaibo. Alimén- 
tase de plantas acuáticas^ y su carne es comestible y permitida 
por el clero católico en día de ayuno. De la piel hacen gruesas 
correas para bozales y estrobos destinados a barcos de re- 
mo. El M. americanus es otra especie del país. Voz taina, que 
en el cal. aparece manáttui. Oviedo la tenía por un derivado 
del español "mano". (Hist. 1. XIII. 9) ; pero Gilii, con más 
fundamento, la hace indígena. Corresponde al car. mianatére, 
d\ gal. manatí al ch. manatir, etc., que significan pecho, seno d^ 



DE VENEZUELA 201 

mujer ; y veo con satisfacción que el Dr. Bousignac, del 
Callao, la refiere también del arec. manatí con igual analogía. 
El plural es manatíes^ como escribe Castellanos; Gomara. 
(Me A'. 24) trae manatís. Martyr y Tolosa dan a la vez la 
forma española manato, del todo obsoleta, quizá pensando, co- 
mo Oviedo, en una etimología también española. Reff. Cas. 
V. 304; Cast. 1. Bleg. I. c. 4?; Cod. 169. 

MANAVÍRE. Ccrcolcptcs caudivolvulus. Cuchicúchi, 
arriba. 

MANGA. Variedad de mango, de fruto más grande, 
redondeado, aromático. 

MANGLAR. Extensión cubierta de mangles. — '*E1 vien- 
to canta en el manglar sombrío". (Lazo M., Veguera). — 

"Una (piragua) que debía de ser de mal navegar se 

quedó trasera y por no ser tomada se metió en unos mangla- 
res del río". (Aguado, L 413). U. t. en C. Rica. Ref. Cast. 
1. Bleg. L 6; N. Reino IL 380; Cod. 9 y pass. 

* MANGLE. Rhkiophora Mangle. Árbol muí ramoso, lam- 
piño, con numerosas raíces adventicias que se convierten en 
tallos; hojas opuestas, simples, pecioladas, coriáceas, enteras, 
trasovadas u ovales, obtusas ; estípulas intrapeciolares ; flores 
axilares, pedunculadas, cáliz persistente, pétalos lacerado-la- 
nosos en el margen; fruto monospermo, abortivo. Críase en 
todo el litoral, y en el Orinoco, y forma espesos matorra- 
les llamados manglarEvS. Mide de 15 a 30 pies de alto 
y suministra troncos gruesos de 10 pulgadas ; pero de or- 
dinario se cortan de menor diámetro para viguetas. Ma- 
dera de un rosado oscuro, fuerte, duradera en el agua, de un 
peso específico de 1.03, utilizada también para leña y carbón. 
La corteza y hojas sirven para curtir. Voz de origen asiáti- 
co : en malayo mangghi-manggJii, lo mismo. Ernst, sin embar- 
go, sostiene el origen guaraní del vocablo mediante el análi- 
sis gramatical. Reff. Cas. IL 246; Cod. 95; Gros. IL 
400; Cobo, II. 112. || — Avicennia sp. Especie indetermi- 
nada. Sucre. 1 1 — blanco. Laguncularia racemosa. Com- 
bretáceas. Árbol de 20 a 25 pies de alto, de hojas opues- 
tas, elípticas, lampiñas: racimos y flores opuestos; limbo d^l 



202 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

cáliz persistente, cuasi acampanado, con 5 divisiones obtusas ; 
corola con 5 pétalos pequeños, caedizos, patentes; 10 estam- 
bres en dos series ; estilo alesnado, estigma de cabezuela ; nuez 
coriácea, monosperma, coronada por el cáliz. Abunda en lu- 
gares pantanosos a orillas de los lagos y del mar. Madera du- 
ra y pesada (peso esp. 0,86), de textura fibrosa y compacta, 
color gris, con vetas u ondulaciones algo parduscas. Se usa 
en viguetas, leña y carbón. Sucre. Ref. Gros. II. 399. || — bo- 
TONCiLi^o. Conocarpiís erecta. Combretáceas. Árbol silvestre, 
abundante en el litoral de Venezuela, donde se eleva a 20 ó 
25 pies de altura,, con un grosor de 9 a 10 pulgadas. Madera 
mui dura y pesada, compacta, de grano fino y textura fibrosa ; 
color gris veteado o pardo, variable con el tiempo ; olor mias- 
mático durante largo tiempo; peso especifico 1,0. Útil para 
curvas de lanchas y botes y para carbón de fragua ; durable en 
terrenos arenosos. Corteza de color moreno, tañante. (Gros. 
II. 399). El C procunibens es una especie más pequeña. || — 
coi!,ORADO. Véase mancipe. Sucre, etc. || — jaba. Especie in- 
determinada. II — MULATO. Especie indeterminada. || — negro. 
Avicennia nítida, A. tomentosa. Verbenáceas. Arboles peque- 
ños del litoral, con ramos derechos, cuadrangulares, blancos, 
lampiños; hojas opuestas, simples, entera, coriáceas, de cara 
inferior blanca-pulverulenta; flores blancas, en racimos axi- 
lares. Madera mui buena, semejante a la del mangle blanco. 
"El nombre negro le viene por el color que toman las hojas 
al secarse". (Ernst). Falcón, Sucre. || — penda. Especie in- 
determinada. Véase Penda, adelante. || — prieto. Avicennia 
tomentosa. Madera semejante a la del mangle blanco ; peso es- 
pecifico 0,87. (Gros. II. 389). Ref. Cod. 95. ¡j— salado. Es^ 
pecie indeterminada. Zulia. 1 1 Barra dE mangle. Materia fila- 
mentosa, rojo amarillenta, que produce el mangle. Se deshace 
fácilmente en el agua, a la que comunica aquel color, y éste se 
vuelve morado agregando a la solución unas gotas de amo- 
niaco o de una solución alcalina. Supone Ernst que sea un 
pirenomicete del género Quaternaria. 

* MANGO. Mangifera indica. Anacardiáceas. Árbol fron- 
doso y su fruto, Hase aclimatado del todo en el país, donde 



DE VENEZUELA 203 

fué introducido después de haberse hecho éste independien- 
te. "Ilállanlo (el estilo), y con divina ingenuidad lo ex- 
presan al hallarlo, el bucare, el mango y la palmera". (Díaz 
R., Camino de perfección), 28). Del malayo mangga, lo mis- 
mo. U. t. la voz en C. Rica, etc. 1 1 — Despegarse: como man- 
go maduro: partir aprisa, morir. — "Se habían despegado co- 
mo mangos maduros los tres bemoles de la oligarquía". (Tos- 
ta G., Partidos en facha, 211). "¡ En cuanto les amarró la ca- 
ra el toro, se despegaron como mangos maduros!". (Picón 
F., Pídela, 285). '*Si no, es que se nos despega como un man- 
go maúro". (Cabrera M., Mimí, 33). || — Pisar una con- 
cha DE mango : dar un nial paso ; alusión a los resbalones que 
ocasiona la corteza del mango arrojada en los pavimentos. — - 
"Dotol, ande ojo de garza, porque usté está pisando una con- 
cha de mango con ese viejo". (Cabrera M., Mimí, 151). 

* MANÍ. Arachis hypogaea. Leguminosas. Planta rastrera 
y su fruto. — **Una fructa tienen los indios en esta Isla Es- 
pañola que llaman mani, la qual ellos siembran, e cogen, e les 
es muy ordinaria planta en sus huertos y heredades, y es ta- 
maña como piñones con cascara, e tiénenla ellos por sana: 
los chripstianos poco caso hagen della, si no son algunos hom- 
bres baxos, o muchachos, y esclavos, o gente que no perdona 
su gusto a cosa alguna. Es de mediocre sabor e de poca subs- 
tancia e muy ordinaria legumbre a los indios, e hayla en gran 
cantidad". (Ov. L 274). Los vendedores ambulantes que pre- 
gonan el maní tostado por las calles de Caracas no deben ser 
de la misma opinión de Oviedo en cuanto al jaez de los con- 
sumidores de esa legumbre. Voz taina : en cal. manlí. Sin Ca- 
cahuete. Reff. Cas. V.' 309; Cast. A^. Reino, II. 152; Cod. 
116. II — Siga ee maní: siga la fiesta! 

MANÍ. Véase Paraman. — "La resina más célebre se 
llama maní; nosotros hemos visto masas de ella del peso de 

muchos quintales, parecidas a la colofonia y la almáciga 

Es bastante notable que el nombre de mani, que Aublet ha 
oído en boca de los indios GaHbis de Cayena, haya sido en- 
contrado por nosotros en Yavita, a 300 leguas de la Guayana 
francesa", (Humboldt, Viaje, etc. VIL 22). Del cal. y cH, 



204 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



mane; car., gal. y cum. mani, cera, pez. En tupi mani. La 
acentuación debería ser máni. Cf. méne^ abajo. Reff. Cod. 
102. 

MANICERO. Vendedor de maní tostado. 

MA1<¡1RU. Anona Manir ote. Ver Maniróte. Es hoi tan 
sólo voz geog. (Los Maníriís). Reff. Carv. 368; Ben. nú- 
mero 65. 

MANIRÍTO. Anona sp. Arbusto ramoso, de hojas al- 
ternas, simples, enteras, pecioladas, elípticas u obovales, acu- 
minadas, aterciopeladas arriba, lampiñas debajo; cáliz tri- 
sépalo, rudimentario ; corola con 3 pétalos gruesos, estriados, 
de un amarillo claro ; fruto ovoide, a veces oblongo, largo de 
5 a 6 cm., con muchas semillas agrupadas en torno a una pla- 
centa central, cónica, y englobadas en una pulpa blanca, agri- 
dulce. Críase en terrenos húmedos del Llano y fructifica en 
junio y julio. — **Y rico pan de campesina fiesta, | Sobre el 
rojal desnudo de manteles | El manirito volcará su cesta". 
(R. Carreño R., Bl manirito). 

MANIRÓTE. Anona Manirote. x\rbol frondoso, no muí 
alto, de hojas grandes y fruto compuesto, bastante grueso, 
globoso, con la masa carpelar amarilla, dulce y comestible. 
Fructifica en la estación lluviosa y abunda en los Llanos. Sin. 

TURÁGUA. 

MAÑOCO. *'De la yuca hacen (los indios) el mañoco, 
esto es, una harina de esta raíz, tostada, la cual conservan por 
muchos años en saquitos de marima". (Cod. 130). — "De la 
rallada yuca | sobre el budare | sé tostar el mañoco | y hacer 
casabe". (Gorrochotegui, Aramare, VI). Del guaraní man- 
dióg, tupi mandioca, que sirvió a Pisón para designar la yuca 
con la expresión latinizada radix mandihoca. En casi todas las 
lenguas maipures del Alto Orinoco hay nombres análogos al 
baré machaca para denominar aquella harina. El galibi mani- 
hoc y el moderno brasilero mandioca designan más bien la yu- 
ca misma. En la manipulación de esta harina se obtiene un 
producto ligeramente ácido que asegura de ese modo su con- 
servación. 



DE VENEZUELA 205 

/ 
MAPAMÓN. Especie de árbol indeterminado. Estado 

Lar a. 

MAPANARE. Lachesis inutus. Serpiente mui veneno- 
sa. "Dos o tres escamas separan las placas internasales por 
delante; de 10 a 15 escamas sobre una línea entre las supra- 
oculares ; 9 a 10 supralabiales ; escamas aquilladas y tubercu- 
losas, ligeramente imbricadas en 35 a 37 hileras; 200 a 230 
ventrales ; 32 a 50 subcaudales. Color amarillo o rosado en el 
lomo con una serie de manchas pardas romboidales o de man- 
chas negras que encierran una más clara ; lista negra exten- 
dida de los ojos a los ángulos de la mandíbula. Longitud : 
\99y2 cm. de los que 17 corresponden a la cola". (Calmette). 
El L. Lanshergii es también de nuestra fauna. La especie más 
común en el país es de colores que forman por encima una 
cadena de negro y amarillo sucio, mientras que por debajo 
es de un amarillo que degenera sensiblemente en blanco ; por 
esta parte tiene dos hileras de escamas movibles. (Cod. 219). 
La cola es prehensil en algunas especies, y en otras suele es- 
tar provista de una suerte de uña en el extremo ; y estas úl- 
timas dicen que son las más temibles. "Aquel ingerto asque- 
roso I de mapanare y pereza, | más torpe que la torpeza, | más 
que el áspid venenoso". (R. Arvelo, Acertijo). || — Hormi- 
ga negra de Guayana, de casi 20 nim. de largo, cuya picadura 
es ponzoñosa. Cf. Veinticuatro. || — Planta medicinal de 
Portuguesa, cuyas hojas estrujadas despiden un olor como el 
de la serpiente mapanare. || — Sanseviera, planta textil. || — 
RABO-FRITO. Serpiente de la misma clase que la mapanarí: 
ordinaria, pero más grande y de pintas mui pequeñas. Danle 
este nombre porque su cola es mui delgada. Ref. Cod. 219. 
1 1 Ser una mapanare : ser persona en extremo dañina. A 
veces se refuerza la frase diciendo : Es una mapanare En- 
covada^ o Es una mapanare de IvAS de uña en el rabo. 

MAPÍRE. Canasto pequeño que en Guayana fabrican 
los indígenas con hojas de palmera. Los grandes se usan co- 
mo urnas funerarias.--" Y acomodados (los restos) | los 

tengo en el mapire". (Gorrochotegui, Aramare, VI). Del 
ch. mapirif, lo mismo. Geog. Ref. Cod. 253. 



206 GLOSARIO DÉ VOCES INDÍGENAS 

MAPÓA. Vasija de barro en forma de sopera. — "Es- 
curre, Mayabiro, la mapoa | del carato". (Gorrochotegui, 
Aramare, VI.) Voz ns. en Guayana, 

MAPÓRA. Oenocarpus Mapora. Palmera de tronco ci- 
lindrico, inerme, con anillos algo proeminentes, alto de 13 m. 
y grueso de 10 a 12 cm. Sus hojas, de 4 m. de largo, son pi- 
nadas, con 50 a 60 hojuelas lineales a cada lado del limbo, 
muí puntiagudas, rojizas al abrirse; peciolo anchamente abra- 
zador, cubierto de un indumento furfuráceo de color oscu- 
ro ; inflorescencia con dos espatas debajo de las hojas ; drupa 
ovalar, del tamaño de una avellana, de ^color azul negruzco. 
En el centro blando del tronco hállase a menudo la gruesa 
larva de un coleóptero {Rhina palmarum), la' que conside- 
ran los indios como manjar exquisito. Esta palma abunda en 
las selvas húmedas del Alto Orinoco y del Zulia ; y en el Guá- 
rico. Apure y Barinas. (Jahn, Palmas, p. 15). ''En guaraní 
la voz mbapora significa cosa linda, hermosura, belleza; pero 
no nos atrevemos a sostener de firme que el nombre de nues- 
tra planta venga de esta palabra, a pesar de ser tan perfecta 
entre ambos la semejanza fonética, y de cuadrar no mal el 
sentido de aquella con el aspecto de la mapora". (Ernst). 
1 1 — Nombre aplicado a la palma real de Cuba, aclimatada en 
Venezuela. Véase Chaguaramo. || — Oreodoxa acuminata. 
Palmera de tronco liso, alta de poco más de 20 m., y semejan- 
te a la palma real. Las hojuelas tienen un parenquima muí 
delicado, y son lineales, puntiagudas; los espádices, cortos, 
cilindricos, nacen debajo del coronamiento verde del tronco 
y se abren poco antes de la floración para dar salida a las 
blancas flores; fruto esférico. Esta hermosa palmera fué en- 
contrada por Humboldt en el antiguo camino de Las A jun- 
tas a San Pedro, y por Jahn en Carayaca y San Esteban. La 
O. Sancona es otra especie: se asemeja en su hábito exterior 
a la O. acuminata; pero las hojuelas de aquella son menos 
puntiagudas. 

MAPORÁL. Sitio poblado de maporas, y nombre geo- 
gráfico, que se pronuncia también Mamporai,. 



DE VENEZUELA 207 



MAPORÍTA. Diminutivo de m afora, y nombre geo- 
gráfico. 

MAPÓTE. En el Llano es urfa flecha en forma de po- 
rra y sin punta, que se ha usado en las guerras pasadas como 
objeto incendiario. Véase Cipote. 

MAPUARE. Árbol indeterminado de Coro. 

MAPUÉL Dioscorea trífida. Planta vivaz sarmentosa, 
voluble, cuya raíz, gruesa y feculenta, blanca o morada, usa- 
da como ordinaria verdura en el país, lleva el mismo nombre 
de mapuci. — "Los mapueyes y ñames son muy semejantes, 
aunque de distinta especie". (Caul. L 4). Voz ch. y cum. (en 
gal. fuapi) que designa la batata; en car. nápoi es propia- 
mente el mapnéi. Reí. Cod. 115. || Morado mapuéi. Color 
violado como el de la variedad morada de la raíz del mapuéi.-- 

«bre una silleta estaba un pañolón morado mapuey, 
colorido y roto". (Romero G., Peonía, 256). || Venado 
mapuéi. Especie o variedad de ciervo con cuernos peludos. — 
"El venado mapuey presenta cuernos con candiles no pun- 
tiagudos, sino más bien cortos é hinchados en los estremos". 
(Ernst, La Exposición, p. 308). Es quizá el ciervo llamado 
yáka por los antiguos. Tamanacos. 

MAPURITÁL. Sitio abundante en árboles de mapu- 
RÍTK. Geog. 

MAPURITE. Mephitis. sp. pl. Carniceros de la familia 
de los mustélidos, de cuerpo esbelto, cabeza pequeña, nariz 
larga y abultada, ojos pequeños, orejas mui cortas y redon- 
deadas, patas cortas con 5 dedos poco separados, plantas des- 
nudas, uñas corvas, largas, débiles. Fórmula dentaria, 

3 12.1 

-.-.—=32. Pelaje espeso, largo, abundante. Color vario, 

según las especies, desde el gris hasta el negro brillante; dos 
listas blancas de anchura variable nacen de la frente y corren 
por el lomo hasta la ríaz de la cola, o poco menos, soliendo 
a veces faltar; cola casi toda blanca o grisácea; orejas con 
una pequeña mancha blanca en el extremo. Mide 40 cm. de 
largo. Para su defensa posee el animalillo un líquido oleoso, 



208 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

amarillo, segregado por dos glándulas voluminosas que des- 
embocan en el recto : ese líquido, que el animal puede lanzar 
lejos de si a favor de un músculo especial, es en extremo pesti- 
lente, en cuanto que su fetidez se percibe a larga distancia y, 
persiste largo tiempo en los objetos tocados por él. Los mapu- 
rites se alimentan de gusanos, pájaros, raíces, bayas, etc. No 
se encuentran en la región fría. Las especies más conocidas 
son el M. Mapurite y el M. suffocans. El nombre vulgar es 
tomado del car. mopírifu (viapuritu, Caul.) ; cum. mapuricJii; 
yabarana mapírichi; betoye mafíttiliki. En Col. existe el nom- 
bre mapuro, como si inapurito (forma usada por Gumilla) 
fuese en realidad un diminutivo. Reff. Gum. II. 312. 2^ ed. 
Cassani, cap. 7; Cod. 160. |! — Pez grande con dos listas en 
el lomo a semejanza del mapurite cuadrúpedo. Río Portugue- 
sa. Es sin duda este pez el citado por Crevaux, que lo ob- 
servó en el Guaviare : "Le mapóurito est un poisson sgtlÉí 
écailles, á tete un peu aplatie horizontalement, qui porte áíSé 
barbillons, dont les deux de la máchoire supérieure sont aussi 
longs que le corps". (Voyages, p. 444). || — Pez cbico y del- 
gado, de cabeza chata, con 4 barbillas largas y 2 aletas : es 
blanco, pintado de negro. Rio Orinoco. D. t. mapurito, | | — 
Zanthóxylum sp. Rutáceas. Árbol frondoso, de tronco cu- 
bierto de aguijones que se engruesan en su base cuando ere- . 
ce el árbol y forman entonces crestas rugosas sobre la corte- 
za. Hojas en espiral (1/6), compuestas, imparipinadas, con 
un raquis común acanalado arriba, largo de 9 a 12 pulgadas ; 
hojuelas 5 a 6 pares, de hasta 5 pulgadas, casi sentadas, elíp- 
ticas, puntiagudas, agudas o no en la base, festoneadas, sem- 
bradas de puntos glandulosos traslúcidos; hojuela terminal 
aovada. Inflorescencia indefinida. Fruto arracimado; cajitas 
dehiscentes, bivalvas, torcidas en la base y contrapuestas en 
el ápice; semilla pequeña, elíptica, achatada, negra, lisa. Ma- 
dera amarillenta. Restregadas las hojas, exhalan un olor pe- 
netrante, desagradable, y de ahí el nombre vulgar. Crece en 
los Llanos. 1 1 — Acacia foetida. úbi:da. Cují hiídiondo. La 
madera de este árbol recientemente cortada, o hecha leña, 
que es para lo que de ordinario se la aprovecha, despide un 



DE VENEZUELA 209 



olor desagradable que a distancia se percibe. Ref, Cod. 107, 
119. \\—Petiveria alliacea. Fitolacáceas. Mata subfruticosa, 
de tallo recto, poco ramoso, alta de 2 a 4 pies, pubescente ; ho- 
jas alternas, simples, elípticas u oblongas, cortamente pe- 
cioladas, enteras, glandulosas hacia el peciolo, con estípulas 
caducas; flores pequeñas blancas, teñidas a veces de rosado, 
unilaterales; aquenio cuadrangular, cuya base está acompa- 
ñada del cáliz mientras que el vértice es grueso y ganchoso. 
Toda la planta exhala un olor de ajo, y de ahí el nombre 
vulgar. 

MAQUE. Esp. de árbol maderable del E. Falcón. 

MÁRA. En el E. Anzoátegui, angarillas, árganas, agua- 
deras. No es indispensable usar de ellas un par, y por eso 
admite bien el singular. Voz cháima. 

MÁRA. Cierto árbol maderable. Ref. Cod. 119. 1 1— 
Bursera sp.— "El árbol llamado mará, a quien los indios Cu- 
managotos y Palenques llaman cúcheme, y algunos españo- 
les palo de incienso, se da con abundancia en esta provincia, 
y es un árbol muy alto y grueso, así en el tronco, como en 
sus ramas, que tiene la mayor parte del año desnudas de ho- 
jas". (Caul. I. 5. § 1). I! — Resina extraída de alguna Bur- 
serácea, quizá otra especie que la del E. Anzoátegui, arriba 
mencionada. Hablando iCastellanos de la expedición de Fe- 
dermann y de su tránsito por la región del E. Lara, dice de 
los indios allí hallados : "Untados todos ellos con resina | O 
mará que llamamos trementina". (2 Eleg. I. c. 2°). — "La re- 
sina rara, que todavía no se sabe de donde la sacan los in- 
dios Guaybas (Guagibos), Tunebos y C/iinroa^-, es la que ellos 
llaman Mará: es de color encendido, no tiene mal olor, aunque 
es singular, é intenso : yo no sé qué conexión tiene con los ve- 
nados, que van en pos del que tiene Mará". (Gum. L 307; 
2" ed.) II — Esp. de Ciperácea medicinal del E. Lara. || — 
BLANCA, Bursera karsteniana. Árbol de madera resinosa y 
ligera, de color blanco y de escasa dureza. E. Anzoátegui. 
Ref. Ernst, La Bxpos. 216. || — colorada, Bursera hetero- 
phylla. Árbol de madera análoga a la de la mará blanca. E. 
Anzoátegui. D. t. mará rosada. 

14 - , . . . _ 



210 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

MARACA. Sonajera hecha de un calabazo pequeño y 
redondo, con algunas semillas de capacho dentro, y provis- 
to de un mango, para sonarlo como sistro. Usase hoi en la 
música popular, tocando un par de ellas, una mayor que la 
otra, y acompañando de ordinario el canto ; pero en lo anti- 
guo fué instrumento sagrado característico en el ritual de los 
piaches indígenas. Voz caribe: en cal. nialágali, en jianácoto- 
umáua y arnaco maláka, tam. e ipurucoto maraká, guaraní 
mbaracá, calina, trío, tupi, maráka, etc. 1 1 — Entre ingenie- 
ros hidráulicos, "cebolla" que se adapta a las cañerías de un 
acueducto. | ¡ — Cebolla, reloj de mala calidad. — *'E1 único 
caballo que tiraba de la victoria se paraba más que mi reloj 
de bolsillo (cronómetro maracaibo legítimo)". (J. J. Chu- 
rión. Sensaciones de U7i viaje extravagante, 16). || — No sf,r 
PAi,o DE MARACAS : uo scr pcrsoua insignificante. — "El que 
hizo llorar al general Páez en Casupo y lo obligó a capitu- 
lar en Macapo, no es ningún palo de maracas". (Tosta G., 
Bl complot de marzo^ 151). || Una cosa j^s con maraca y 
OTRA COSA CON BANDOLA : la cosa O asunto es muí distinta. 
II Voi, VERSE FRUTA DE MARACA: díspcrsarsc, huir. 

MARACx^NA. Ara Maracaná. Guacamaya rosada. 
Del tupi marakaná con que designan en el Brasil el Macro- 
cercus Illigeri, el M. nobilis y el Conurus guyanensis. 

MARACAYÁ. Pelis mitis (?). Especie de carnicero de 
pequeña talla. — "La ínfima (especie de tigre), que son los 
más pequeños, se llaman en Caribe maracayá; y en Cumana- 
goto teepotuo, o tigre sabanero. Estos son de pinta menuda 
y son más audazes que los antecedentes". (Caul. I. 7). En 
cal. malákaya, en gal. malakaya. El guaraní mbarakaya, y el 
tupi marakayá designan el P. mitis de los zoólogos. 

MARACO. Mimosa fastigiata. Leguminosas, j j — Hijo 
menor entre varios de una famíHa; benjamín. — "Domitila, 
la rapaza manumisa, instalada sobre el pilón que había echa- 
do a tierra, prestaba el calor de sus senos tiernos a aquel 
hermano mío, tan querido, a pesar de arrebatarme, después 
de siete años cumplidos, mis prerrogativas de maraco". (Ur- 
baneja A., La piara de Lucifer). 



DE VENEZUELA ¿ll 

MARAGUARÁI. Bromélia sp. Suerte de planta pará- 
sita. Voz cumanagota, aplicada a las cabrillas, que significa : 
"como la maya"; pues el sufijo guarai o guarado equivale al 
griego oide y al latín formis. Entiendo que la voz es desusa- 
da. Véase Maya, adelante. 

MARAIMARÁI. Hecastophyllum Brownii. Legumino- 
sas. Planta de hojas simples, aovado-elipticas, acuminadas, 
redondeadas en la base, subacorazonadas, apretadamente pu- 
bescentes en el envés. Crece en Cumaná y florece en se- 
tiembre. 

MARÁMA. Attalea funifera. Palmera del Brasil que 
produce una fibra semejante al clúqiiichique. Voz baniva, ua- 
requena, carúsana y mandavaca ; en puinabe maramño. Véa- 
se PlASÁBA. 

MARAMARAL. Monte bajo, zarzal, rastrojera. — "Per- 
díanse en el monte, bajo los inmóviles bucares, deteniéndose 

para escuchar como si fuera un sollozo venido de muy 

lejos — el sollozo de algún dolor remoto e ignorado — el canto 
de las soisolas esponjadas en los maramarales". (Cabrera M., 
La guerra, 37). 

MAR AMO. Copaifera officinalis. Copáibo. Us. en Gua- 
yana. 

MARAÑA. Bálsamo de copaiba. "Ay unos palos 

que llaman de Aceyte, que — ■ — arroja una Resina clara y 
hermosa, más delgada que la Trementina de Aveto, que lla- 
man unos Maraña, y otros Bálsamo Copai". (Cisn. 23). Us. 
en Guayana. Morana en tam. (Gilii, IL 78). Maraña eri ch. 
es aceite de palo. 

MARAO. Esp. de agujón, pez de las costas de Barce- 
lona. 

MARAPA. Fruto del jobo. — "El jobo, a quien los in- 
dios llaman marapa, es una fruta muy olorosa". (Caul. L 3). 
Voz cumanagota. 1 1 — Bebida refrescante confeccionada con 
JOBAS. — "Su cascara y médula amarilla encendida es tam- 
bién dulce, con su punta de agrio ; y de ella se proveen los 
indios para su sustento, cocidas y deshechas en bebida, que 
4ejan curtir, para que se ponga aceda y agria". (Caul. ib). 



212 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

MARAQUEAR. Sacudir, menear un objeto a uno y 
otro lado. Ver Maraca. | |~Maraqui:ar las mue:IvAS de: san- 
ta x^POLONiA : jugar a los dados. 

MARAQUEO. Acción de maraquear, menequeo. 

MARAQUERO. Tañedor de maracas. — ''Mientras el 
maraquero inclinaba de un lado la cabeza como queriendo 

cojer la cadencia -uno de los cantadores se puso en pié". 

(Cabrera M., Mlmí, 80). — "Amos, el rapaz del ganado 

hacia de maraquero". (Urbaneja A., La hriija). 

MARAQUITA. Dim. de maraca. || — Paloma pequeña 
así llamada por el ruido de castañuelas que hace con las alas 
al levantar el vuelo. Su canto reza : tii-tu-cú. Véase Sararí. 

MARAQUITO. Crotalaria anagyroides. Quinchoncho 
de: monte:, i j — Benjamín. Dim. de maraco. 

MARARÁ. Martinezia clegans. Palmera provista de un 
rizoma horizontalmente extendido del que nace cierto núme- 
ro de troncos, altos de 6 a 7 m.. y gruesos de casi 10 cm. ; 
tronco anillado, espinoso en los intervalos; hojas de V/z m. 
de largo; hojuelas en número de 60 a 80 a cada lado del ra- 
quis, irregularmente dispuestas, pinadas, cuneiformes, con 
erosiones irregulares y dos puntas marginales en el extremo ; 
inflorescencia axilar, con dos espatas ; fruto rojo del grosor 
de una avellana. Crece en Barinas. || — Icterus sp. (?) Pá- 
jaro pequeño semejante al turpiai, que suele hacer sus nidos 
en las hojas de la palma Marará. 

, MARARÁI. Martinezia sp. Montañas de Capaya (A. 
Jahn). Es la voz anterior algo modificada. 

MAREMARE. Cassia grandes. Cañafi,ota, Cañai^ís- 
Toi,o burrero. D. t. MARiMÁRE. Car. marímiare, Cal. y gal. 
malimali, tam. uarimári, etc. En tupi marimari (C. brasi- 
liana). || — Suerte de baile indígena usado en Barcelona y en 
Guayana. — "Todos los indios de la comarca | Participaron del 
maremare". (Gorrochotegui, Aramare, I). — "El .indio no 
contestó nada; y se alejó silbando algunas notas del marema- 
re, canto indígena, lleno de salvaje melancolía, monótono y 
extraño". (E. Toro, Por las selvas de Guayana, p. 141). 

MARI GUACO. Cierto árbol maderable. (Cod. 119). 



DE VENEZUELA 213 



MARÍMA. Mirtáceas. Árbol corpulento del Alto Ori- 
noco. 'Tiene una segunda corteza del grueso de 2 líneas tan 
estoposa y unida, que sirve de manta a los indios y con ella 
hacen vestidos que los preservan de las lluvias". (Cod. 104, 
119). — ''Mañana estreno la hermosa camisa de corteza de 
marima, que me regaló un cacique". (J. V. González, Bolívar 
en Casacoima) . 

* MARIMBA. Instrumento músico que consiste en una 
cuerda de vihuela tendida a lo largo de una varilla o verada 
de. unos 6 palmos : la cuerda suena con la percusión de un pa- 
lillo y las notas se gradúan con la mayor o menos abertura 
de la boca, que sirve de caja armónica y en la cual se apoya 
uno de los extremos del instrumento. — '"Para las gaitas tene- 
mos la dulce, la preciosa marimba". (R. Bolívar, Los velorios 
de fuayo). D. t. marima, y tarimba. Voz africana. 

MARIMBA. Cobarde. Gallo de combate poco esforzado. 
Ref. Pie. 246. 

MARÍPA. Attalea Maripa. Palmera de la Guayana. Se- 
gún Jahn, los Caribes llaman maripa al cucuRiTo. Voz ga- 
libi y macúsi. 

MARÍTA. Árbol indeterminado. Carabobo. Dim. de 
mará ( ?). 

MARÚSA. Morral de hilo de cocuiza o de otra materia. 
— '^Guardaban lo restante como bastimento en la marusa o 
morral y hasta en las capoteras de lienzo blanco". (R. Blan- 
co F., Bl hombre de hierro, 282). — '"Comenzó -ayu- 
dándole a trasportar la marusa donde se echaba todo lo 

sonante y otras cosas menudas como hilo y agujas". (Urba- 
neja A., Mechita, la linda). — "Agarrábase a los soldados, 
pero estos la empujaban y se metían en el agua, llevando en 
alto los mausser y la marusa de cápsulas". (Urbaneja A., 
De cuando era joven). 

MARÚTO. Ombligo del reciennacido. Us. en el Alto 
Llano. II — Verruga, verdugón, roncha, pápula. Aragua. || — 
Árbol maderable indeterminado. Coro. 

MARVÍ. Esp. de planta tintórea, 



214 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

MASAGUÁRO. Cichla multifasciata. Crómidos. Pez 
faringognato que ha encontrado el Dr. Ernst en algunas lagu- 
nas cerca de Cagua. Cf . Mataguaro. | | — Pifhecolohium sp. 
Árbol coposo, de madera dura y resistente, -propia para cons- 
trucciones. Sin. Masagüero. (?). 

MASAGÜERO. Crcnicichla niacrophthalma. Crómidos. 
Pez de mar, semicilíndrico, caracterizado por su aleta mui 
desarrollada en su parte espinosa. 1 1 — -Árbol indeterminado 
de construcción. (Sin. Masaguere, Cod. 119 ?). 

MASAMASA. Véase Bkjuco ds agua. ''Regio collar 
de abiertas campanillas | la trepadora mazamaza enreda". 
(Lazo Martí, Silva, I). Es de ordinario mase, refiriéndose a 
bejuco. 

MASARANDÚ. Mimiisops elata. Sapotáceas. Árbol de 
Guayana del cual se extrae caucho. Del tupi niasaranduba 
o magarandiva. 

MASPARA. ''Arboles de grandes dimensi^ones : la ma- 
dera se emplea para rollos de descerezadores, almas de tra- 
piches y piezas de asientos de maquinarias ; es la más indi- 
cada para sustituir al roble americano en m fabricación de 
duelas de barricas". (Joaquín Espinoza). Maturín, Carabobo. 

M ATACA. Árbol de Cumaná. — "Este pájaro (el guá- 
charo) se mantiene de la fr-nta del árbol mataca que abunda 
en los bosques de los cerros de Caripe, y sólo por la noche va 
en busca de ella". (Cod. 191). 

MATAGUARO. Crenicichla Geayi. Pez de río, de co- 
lor plomizo, provisto de una como sierra erectil sobre el lomo, 
la cual eriza en caso de alarma. Aragua, lago de Tacarigua. 

MATAJÉI. Avispa larga de unos 5 mm. Abdomen en 
forma de lanceta, de base globulosa y armado de aguijón; 
alas con vena costal oscura, mui gruesa, manchada de par- 
do en la extremidad. Color negro con ribetes amarillos en 
los 4 segmentos abdominales. Hace panales globosos, llenos 
de una miel espesa y abundante con una sustancia papirácea 
en los árboles. || — (mase.) Panal de avispa matajéi. — "Jo- 
cundia tan ocasionada a vaciarse en miel y en ponzoña, como 
matajey caicareño". (R. Bolívar, Apodos). — "Estaban 



DE VENEZUELA 215 



montándose en los palos para coger matajeyes". (Pocaterra, 
Vidas oscuras, 14). D. t. maTajéa (fem.) en Lara. || — "Col- 
mena de barro que hacen las avispas en los árboles". (Pie. 
247). Us. enMér. 

MATAMÁTx^. Chclys fimbriata. Quelonio de espaldar 
mui poco abovedado, con placa cervical, doble placa caudal y 
tres filas de gibas longitudinales aquilladas ; peto sin placas 
axilares ni costales; boca hendida, nariz prolongada en for- 
ma de trompa: cuello largo, cabeza con un lóbulo triangu- 
lar membranoso sobre cada oído y varias barbillas en el men- 
tón, garganta y cuello; cuello largo, cola con punta cornea, 
pies con membranas natatorias, los anteriores con 5 dedos, los 
posteriores con 4. Color castaño encima, amarillo verdoso su- 
cio debajo, con seis fajas longitudinales negras debajo del 
cuello. Longitud 130 cm., pudiendo llegar, según Duméril, a 
220. Escóndese en la arena o en el cieno, y entre plantas acuá- 
ticas acecha ranas y pececillos, de que se alimenta. Es un 
animal feisimo y nauseabundo, del que piensa Schomburgk 
que Hollenbrenghel, con' toda su fantástica imaginación, ja- 
más hubiera logrado encontrar tan completo ideal de lo as- 
queroso y hórrido como el que la naturaleza ofrece en este 
reptil. Del tupi uiatamatá, lo mismo. 

MATO. Te ¡US Tcgiáxim. Améividos. Lagarto de cola 
redondeada en la base y algo comprimida desde el centro ; 
cuello con piel delgada; escamas del lomo con fajas trasver- 
sales, las del vientre en figuras pentagonales; incisivos su- 
periores con dos o tres escotaduras y tres puntas o protube- 
rancias ; faltan los dientes palatinos ; lengua retráctil en la 
base. Color negro parduzco, mui abigarrado ; por su parte in- 
ferior es amarillo rojizo con fajas trasversales negras. Mide 
150 cm. y aún 200, de los que corresponden a la cola casi las 
dos terceras partes. Abunda en las regiones cálidas del país. 
*'Los negruzcos matos corrían a encuevarse". (Urbaneja A., 
Tierra del sol). Del cum. mato lagarto. ||— Molledo, lagar- 
to (del brazo). || — de agua. Tejus nigropunctatus. Especie 
de lagarto de gran tamaño.— *'La iguana y el mato de agua | se 
fueron al Orinoco ; | la iguana no volvió más, | ni el mato de 



216 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



agua tampoco". (V. M. Ovalles, Bl llanero, 161). || — raíz 
dK mato. Aristolochia barbata. Mata mui ramosa, alampiña- 
da, de tallo corto, sarmentoso, con raíz a modo de maceta ; 
ramos delgados, largos; hojas acorazonado-oblongas, pedati- 
nervias, largas de unas 3 pulgadas ; limbo perigonial encorva- 
do hacia dentro, embudado por arriba y cuya boca truncada 
se prolonga de golpe en un labio corto, redondo, estrechado 
en la base, sin apéndice terminal, con una mancha morena en 
su parte interna y media. La A. bulbosa de Apure, y la A. 
dictyantha llevan también igual nombre vulgar, el cual se 
refiere al antidoto que en la planta dicen que halla el mato 
para combatir y vencer toda serpiente venenosa. La creencia 
se encuentra igualmente en la India Oriental, y a esto se debe 
en parte las aplicaciones medicinales de la raíz, análogas a las 
de la serpentaria de las boticas. Reff. Cod. 112; Ben. No. 81. 

I I Los MATOS SON RAYADOS Y CAMINAN EMPINADOS : rCSpUCS- 

ta irónica a alguno que amenaza vanamente matar. 

MAURAJÁGUA. Árbol indeterminado. 

MÁURE. "Son a fuer de faxas mujeriles muy curiosas". 
(Carv. 168). || — En Coro vale la voz por pieza de dril fuer- 
te para pantalones. (Véase Ernst, La Bxp. 561). — '*A otros 
más honestos un pedazo | De maure cubre partes impuden- 
tes". (Castellanos, Bleg. 2^ pte. introduce.) 

MÁUTE. Becerro de uno a dos años. — "Me dijo que 
había visto en esos comederos la vaca orúa que se fué con el 
becerro; ya debe cargar un maute". (Pocaterra, Vidas oscu- 
ras, 25). — "Ha de llevar cuatro mautes | y dos o tres no- 
villonas". (Trova popular; en Romero G., Peonía, 172). || — 
"Mauta o maute llaman nuestros campesinos el animal que 
en la lactancia ha perdido su madre y se le amamanta en el 
redil". (Med. 69). 

MAVACO. Especie de palmera de Guayana. 

MAVACÚRE. Strychnos Crevauxi. Planta trepadora 
de Guayana con cuyo jugo espesado preparan el curare los 
Piaroas. Reff. Cod. 111. 

MÁVI. Bambusa arundinacea. Especie de gramínea de 
Guayana. Escríbese también mábi, 



DE VENEZUELA 217 

MAYA. Plantas herbáceas, vivaces, del géneraj Bromé- 
lia, mui abundantes en la región cálida del país. Tienen ho- 
jas radicales, arrosetadas, casi rectas, sentadas, lanceoladas, 
de bordes aguijonosos ; bohordo grueso, blanco, pulverulento, 
coronado de un racimo o panoja : perianto campanudo, con 
6 divisiones ; bayas del tamaño de un huevo de paloma, ama- 
rillas, uniloculares, polispermas; semillas lenticulares, lus- 
trosas, negras. Estas frutas son comestibles, vermífugas, y 
tienen el propio nombre de la planta. Especies principales son 
la B. chrysantha y la 5. Pinguin (Malla anthclmintica, R. 
de Gy). — ''Con el nombre de ellas (las frutas) denominan los 
indios a las estrellas que llamamos Cabrillas, por quien de 
noche se goviernan, y llaman Madaguaráyo, que quiere decir : 
el semejante a un racimo de Mayas". (Caul. I. 3). — "La 
fruta que los indios llaman Mada, es abundante, se cría en 
cualquiera montaña, y durará en acabarse cuatro o cinco me- 
ses". (Ruiz B., Convcrs. L 4). — "La maya erige colosal ra- 
cimo". (Lazo M., Silva criolla, 1.) Cree Chavero (Méjico al 
travmés de los siglos, I. 237) que la voz sea sacada del maya- 
quiché. II — Miconia Pothcrgilla. Melastomácea. Planta que se 
halla en Galipán, cerca de Caracas. 

MAYAL. Sitio abundante en Mayas. — "Los Cumana- 
gotos y Goagiros no han encontrado nada mejor con que com- 
parar la bella constelación de los navegantes, que con los 
dorados racimos de sus mayales". (A. Rojas, Bsfudios indí- 
genas, 81). Geog. 

MAYUBÍRE. Árbol maderable indeterminado. Crece 
en Guayana. Ref. Cod. 119. 

MAZATO. Sustancia alimenticia líquida preparada con 
maíz. "Qierto breva je, que es muy espeso como magamorra 
o puches, que en algunas partes de España llaman poleadas 
o cabinas; y este magato es algo acedo, y tiénenlo por muy 
exgelente brevaje". (Ov. IL 297, 300).— "Tampoco (ha ha- 
bido variante alguna) en el masato llamado chicha, muy dis- 
tinto de la bebida de este nombre, que era un licor embria- 
gante, del cual hacían uso en los festines y holganzas". (T. 
pebr^§ Cordero, Los aborígenes de los Andes venezolanos) , 



218 GLOSARIO DE VOCEAS INDÍGENAS 

I 
Voz ch^ima, común sin duda en otras lenguas americanas. 
Antigua ortografía, macaTü. (Ov. /. c; Carv, 430). Sin. ca- 
rato. 

MECATx4ZO. Acción de lisonjear interesadamente a un 
magistrado o alto personaje. 

* MECATE. Fibra de una especie de cocuiza, y también 
la cuerda hecha con aquella. Del azteca mecatl. \ |— Halar me- 
cate : adular sistemáticamente a un magistrado. — '*No les 
hacen ningún bien a los pueblos, y todo se les va en jalarles el 
■mecate a los mandatarios de Caracas, que son otros tales 
que bien bailan". (Picón F., Fidelia, 148). 

MECATEAR. Lisonjear con exceso a un magistrado. — 
"Mecateaba Jeremías | aplaudiendo Zebedeo". (L. Delgado 
Correa, El Mosaico, p. 92). 

MECATÉRO. Adulador. 

MECÓQUE. Árbol de construcción del Zulia. 

MÉNE. "Betún a manera de brea o pez derretida". 
(Oviedo, II. 301). ^'Múne es una goma negra de Tierra Fir- 
me, de la que se sirven como de la pez". (Bretón, Dice. car. 
fr.). — "Minas inagotables de menc o pez mineral hai en las 
provincias de Mérida y Coro, y sobre todo en la de Maracai- 
bo". (Cod.) Los yacimientos vecinos al lago de Maracaibo se 
citan ya en la Dcscr. de la lag., etc. Véase Maní. Ref. Cod. 
153, 461. 

MERECÚRE. Couépia sp. Árbol frondoso y elevado, de 
tronco cilindrico, más o menos recto; hojas pecioladas de 
hasta 10 cm. de largo, estipuladas, elíptico-lanceoladas, ente- 
rísimas, de borde ondeado, agudas por ambos cabos, algo 
aquilladas, coriáceas, lustrosas ; raquis y nervios tie un blan- 
co amarillento ; flores arracimadas, pedunculadas ; receptácu- 
lo con 5 dientes, amarillo por dentro, amarillento de fuera; 
5 pétalos alternantes,, aterciopelados, blancos, densamente 
cubiertos de pelos blancos en la base interna; anteras arri- 
ñonadas; pistilo cónico, velludo; fruto oblongo, con la corte- 
za delgada, friable, verdosa, y la carne amarilla, harinosa, de 
un olor sui generis, comestible; pipa larga de 6 cm. ovoi- 
dea. Alto Llano. Pero esta u otra especie no escasea en todos 



DE VENEZUELA 219 

los Llanos. — "Repleto de sarrapia, merecures | y cacao del 
Guaviare". (Gorrochotegui, Aramarc, V). Ref. Carv. 366. 

MERÉL Anacardium occidcntalc. Árbol ramoso, de ho- 
jas alternas, simples, enteras, coriáceas, lampiñas, trasvoadas 
u ovales, cortamente pecioladas; flores en panojas terminales; 
nuez comprimida, semiarriñonada, sostenida por un grueso 
pedúnculo piriforme, rojo o amarillo, jugoso, algo fibroso, 
comestible. Madera mui dura y fuerte, rosada, cuyo peso es- 
pecífico es 0,49. El meréi se ha usado contra la diabetes insí- 
pida, en las secuelas de la influenza, en las convalecencias. 
El aceite cáustico de la semilla se ha empleado para cauteri- 
zar los lepromas. — '^Desprende el merey sabrosa almendra". 
(Lazo M., Silva). — "Exhiben sus colores sazonados | áureos 
racimos y mereyes rojos". (Id., Veguera). — Voz carínaca : 
en car. bórai, en gal. mué, en ar. márehi. Caulín, con todo, 
da a entender que no es voz indígena. Armas la deriva del 
arábigo. Sin. Paugí. Reff. Carv. 367; Caul. L 3; Gros. 404. 

MEREYÁL. Sitio abundante en mhrEyes. 

MICO. Hapale argcntata. Mono platirrino, cuyo géne- 
ro se distingue por tener dedos con uñas, excepto el gordo 
del pié, que es oponible ; cola no prehensil, cerebro liso ; den- 
tadura : 2.1. (3.2) ==32; es decir, 4 dientes menos que los de- 
más monos, pues carece de muelas del juicio. El mico tie- 
ne las orejas grandes, membranosas, desnudas, y la cola más 
larga que el cuerpo. Pelaje largo y sedoso, blanco-plateado; 
pelo de la cabeza y espalda poco desarrollado, cola de un ne- 
gro mate, cara casi desnuda, color de carne; ojos negros. 
Longitud. 42 a 45 cm. (incl. 25 de cola). Es mui raro. — Bl 
H. penicillata, llamado TiTÍ, tiene en la frente una mancha 
redonda ; ojos grandes, orejas con un moño o mechón. Pela- 
je rojizo gris. Cabeza y cuerpo oscuros, manos y pies de un 
pardo claro u oscuro ; cola con anillos blancos y grises alter- 
nativos.' Vive en manadas y come frutas e insectos. Ver Ma- 
caco. 1 1 — Dos pequeños monos del gen. Cebus llevan el nom- 
bre de mico. La forma de su cuerpo es regular y su cola está 
del todo cubierta de pelo. El C. fatuellus se distingue e^ una 
especie de moño bicorne que forman los pelos erizados de la 



220 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

cabeza; carácter vivo, alegre, afable. Casi siempre andan en 
los bosques acompañados de otros monos del gen. Átelas. El 
C. Apella es la otra especie. Ambas son del Orinoco. Sobre 
la voz dice Martius : "Fué adoptada por los Brasileños, y oída 
en las Antillas por los primeros europeos ; en caribe mecu 
(Bretón, p. 367) ; entre otros, el Cehus xanthocephalus Spix". 
(Beitr. II. 461). En cal. y gal. mekii, igual cosa. || — "Niño 
de pecho". (Carv. 350). Voz ch. y cum. 

MICÚI. Cierta planta de Mérida y su raíz. — "Especie 
de encurtido por raíces : inicuyes y rubas en la tierra fría". 
(Salas, Tierra Firme, 182). 

MICHIRÚI. Yerba comestible de Mérida.— "Los mu- 
cuchíes, además de las papas, rubas y otros tubérculos, apli- 
caban a su sustento la yerba denominada por ellos michiriiy". 
(Salas, Tierra Firme, 182). D. t..MiCHURÍ (?). 

MIJÁGUA. Fruto del mijaguo, o por mejor decir, el 
pezuelo del fruto. Las mijaguas pueden pasarse, y ser así 
conservadas indefinidamente. 

MIJAGUÁL. Sitio abundante en mijaguos. Geog. 

MIJAGUALÍTO. Diminutivo de mi jaguar. Geog. 

MIJAGÜITO. Diminutivo de mijaguo. Geog. 

MIJÁGUO. Anacardium rhinocarpus. Árbol muí eleva- 
do, coposo y corpulento, de hojas enteras, trasovadas, obtu- 
sas, acuñadas en la base, dos veces más largas que anchas ; 
panículas terminales; su fruto es una nuez reniforme, late- 
ralmente umbilicada, con un pedúnculo vermiforme, torcido, 
carnoso, verde primero, negro en definitiva, comestible. Su 
madera apenas sirve para bongos y canoas, y da buenas ta- 
blas para cajas y ataúdes. Bajo Llano. D. t. mijague:. — "El 
almuerzo iba a efectuarse bajo un soberbio mijagüe". (Ro- 
Inero G., Peonía, 269). 

• MIJÁO. Heliconia Bihai. BijÁo. Us. en Anzoátegui. — 
"Otros, bajo ligeros techos de hojas de mijao y platanillo, 
huían la llovizna". (B. Vallenilla L., Guerra y fiebre). || — 
Rhinocarpus excelsa. Mijaguo. Us. en Caracas y Táchira. — 
"A la sombra de un mijao el poeta sueña". (Motivo de so- 
neto por Díaz Rodríguez). — "Entonces Acuareyapa, alto y 



DE VENEZUELA 221 

musculoso, arrogante el porte, como los mijaos de las mon- 
tañas hizo cara a los soldados". (Urbaneja A., Los 

abuelos). 

MITÓI. Sepulcro, entre los antiguos indígenas de Ma- 
rida.— *' Con frecuencia al arar ciertos campos, se descubren 
estos sepulcros que los indios llaman mitoy, y al lado del 
cadáver se encuentran unas piedrecitas encarnadas. Hoy cuan- 
do descubren un mitoy, la laja que lo cubre la utilizan las 
mujeres para moler cacao, por lo plana y fina". (J. I. La- 
res, Etnografía del Estado M árida, 20). D. t. mintói. (Sa- 
las, Tierra-firme, 166; Pebres Cordero, Los aborígenes de 
los Andes venezolanos) . 

MÓ. Extracto acuoso del tabaco. — ^"Del jugo del taba- 
co sacan el mó y el chimó, cuyo uso es mui general en las 
provincias de Mérida, Trujillo y algunas partes de Barinas". 
(Cod. 136). La voz consta ya en el diccionario de Terreros. 
Escríbese también Móo. 

MOCOMÓCO. Philodendron (Montrichardia) arbores- 
cens. Aráceas. Planta herbácea, de raíz no tuberculosa, que 
se halla en el Orinoco inferior. Del car. mukúmuku. Entre los 
Galibis, éí mukumuku es asimismo el Caladium arborescens. 
Sin. RÁBANO, en el Apure y el Guárico. Me parece que no 
hay aquí relación alguna con el moco-moco de los quichuas. 
(Ver Cobo, L 496). 

, MOCÓTE. Cassia alata. Sin. Majáguo, arriba. "Costa 
sur del lago de Maracaibo". (A. Jahn). 

MOJÁN. Hechicero, brujo, o, como se expresa Car- 
vajal, "médico sanctero". — "El salió tan buen mohán o físico, 
que dio a entender a los indios que sus curas eran sobrena- 
turales". (Aguado, L 79). "Me han certificado haber visto a 
los mohanes o jeques de los indios hablar con le demonio". 
(Id. 459). Voz chibcha. Sin Piachk. Mohán es la ortogra- 
fía de casi todos los antiguos cronistas (Cast. Elog de Ro- 
jas, c. 39; Carv. 351 ; Cassani, 108; Oviedo Baños, I. 7; etc.) ; 
pero se pronunciaba antes moján, como decimos hoi, y así lo 
traen Rivero {Hist. p. 118, 143, 427, etc.) y Gumilla. {El 
Or. ilust, II. 30). Geog. 



222 GLOSARIO DEÍ VOCES INDÍGENAS 



MOJANAZO. Maleficio, brujería, sortilegio, mal de ojo. 
"Esta superstición aun se encuentra entre el pueblo bajo de 
las ciudades del Occidente de Venezuela, donde se denomi- 
na mohana.üo la influencia nefasta". (Salas, Tierra Firme, 
166). 

MONTANAYÁRE. Árbol de construcción indetermi- 
nado. 

MOPÓRA. Attalea niaracaybensis. Palmera del aspecto 
de la YAGUA, oriunda del Zulia. "I como extraña duda la de- 
vora, I se dirige en silencio a la mopora' . (U. Pérez, La ven- 
ganza de Yaurepara). 

MORICHAL. Manantial, o agua corriente que de él 
procede, donde crecen grupos de palma de moriche. ''Está 
situado el pueblo en una dilatada campiña a orillas de una 
aguada o cabeza de morichal". (Caul. III. 24. 32). — "Esta 
acumulación de aguas subterráneas es lo que permite expli- 
car, cómo un manantial, llamado morichal, apenas visible, 
.saliendo de un grupo de palmas, toma a medida que corre por 
aquel terreno arenoso, un volumen cada vez más considera- 
ble". (Cod. 18). Voz US. en Guayana, Anzoátegui y Guá- 
rico, donde son característicos estos manantiales 1 1 — Quinta, 
villa, casa de recreo. Voz usada en Ciudad Bolívar, donde son 
estos MORiCHAivES como los H ÁTICOS de Maracaibo. 

MORICHALITO. Dim. de morichal. Geog. 

MORÍCHE. Mauritia flexuosa. Palmera de regular al- 
tura, de estipe desnudo, que contienen una médula feculen- 
ta; frondas largamente pecioladas, flabeliformes; espádices 
dísticamente ramosos, con espatas parciales imcompletas ; flo- 
res polígamo-dióicas ; drupa globosa monosperma, con pul- 
pa escasa, cubierta de una cascara lustrosa, de color castaño, 
formada de muchas escamas leñosas ; Crece en Guayana y 
en el Alato Llano con profusión". — El nombre moriche es 
una corrupción del tupi muriti, y este se compone de mbur 
(alimento) e iti (árbol alto) ; de modo que significa 'árbol 
alto del alimento' o 'árbol de la vida'. Pan de vida lo llamó el 
misionero Gumilla". (Ernst,). Sin. muriche (Carv. 368, 



DE VENEZUELA 223 



373). Ref. Cod. 93. || — Ictcnis chrysorephalus. Pájaro de pi- 
co mediocre, algo arqueado, negro ; tarso y uñas prietos ; alas 
hasta la raíz de la cola ; cola larga, obtusa. Cuerpo negro, con 
una especie de caperuza amarilla en la cabeza ; tiene dos man- 
chas amarillas en los encuentros de las alas, y es del mismo 
color la rabadilla. Habita en Guayana y construye su nido en- 
tre las hojas de la palma moriche;. Canto melodioso, parecido 
al del GONZALiTo. Puede conservarse en jaula cautivo. ''Re- 
voloteando sobre las ramas | Verdes, flexibles, que alza el 

temiche. | cantó el moriche". (Gorrochotegui, Arama- 

re, 1). — "En el cercano bosque preludia de rqpente | un pá- 
jaro sus trinos: dolida serenata | de algún moriche insomne, 
de alguna paraulata | que despertó en el nido, bajo el azul 
de fiesta". (Arvelo L., Sones y canciones, 78). || — ^Chincho- 
rro fabricado con hilo de moriche. — "Nos tendimos diagonal- 
mente, él en un moriche y yo en una hamaca". (Romero G., 
Peonía, 98). 

MORIQUÉTE. Especie de ave de Cumaná. 
MOROCÓTA. Moneda americana de oro, de valor de 
20 dólares, o sean 104 bolívares o pesetas. — "Dos morocotas 
tiene mi gallo en las espuelas". (Picón F., Fidelia, 289). — 
"Nadie es 'morocota', claro, para que lo quiera todo el mun- 
do !" (Pocaterra, Tierra del sol amada, 279). 

' MOROCÓTO. Myletes sp. Pez del Orinoco, de hasta 
1,50 mi de largo, semejante a la cachama; de ésta no difiere 
mucho en el tamaño, pero es más chato, de escamas más blan- 
cas y sin manchas en el cuerpo. Gumilla escribe mor coto (O. 
c. I. 318). Sin. en Marac. Pámpano. Reff. Gilii, I. 76; 
Cod. 209. 1 1 — Pez fluvial de cuerpo comprimido, escamoso, 
elíptico ; dientes menudos en el borde de los labios ; labio in- 
ferior saliente; radios de las aletas blandos, blanquecinos; 
pectorales 13; ventrales ca. 9, debajo de las pectorales; anal 
simétrica con la dorsal (ésta con ca. 17) y ambas paralelas a 
la caudal; caudal ca. 15, obtusa. Color plomizo, blanquecino 
en el pecho, con una mancha parda en la mitad de cada cos- 
tado; iris amarillo. Guárico. El moroco del Alto Orinoco, 
de escamas grandes y plateadas, es una especie de Anástomus. 



224 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

MOROJÓI. Preparación de yuca agria, usada por algu- 
nas tribus guayanesas del Alto Orinoco para acidular el ma- 
ñoco y conservarlo largo tiempo. D. t. Murujúi. Voz baniva. 
Moro'iúpe en esta lengua es casabe fermentado. 

MORÓNTA. Tiphlops reticulata. Especie de serpiente 
cuya extremidad anterior es un poco menos gruesa que la 
posterior; cola cónica, obtusa; ojos perfectamente distintos. 
Cuerpo negro o pardo o leonado u oliváceo por encima, blan- 
quecino o amarillento por debajo y en la punta del hocico. 
Hállase en el Llano. Sin. Culebra ciega. 

MOTE. En el Estado Lara es sopa de cambur negro. 
Voz de origen quichua. Véase MÚTE, adelante. 

MUCANÁNA. Pterocarpiis Draco. Drago. Voz cuma- 
nagota, que significa cascara para caballete, drago. Sin. La- 
gunero. (?) 

MUCO. Couroupita guianensis. Mirtáceas. Árbol de Bar- 
celona. Mucco, dice Carvajal, es "fruta como mamey, muy 
olorosa y dulce". (O. c. 367). Cf. Mamei hediondo. 

MUCÚJA. Acrocomiá lasiospatha. Palmera de unos 12 
m. de alto, cuyo tronco, armado de espinas caedizas de 2^ 
cm. dispuestas en anillos, se infla a media altura ; hojas pina- 
das con hojuelas lineares; pedúnculo del espádice armado de 
largas espinas negras ; espata inerme ; drupa grande, esféri- 
ca, amarilla, de envoltura carnosa comestible. Crece en Gua-, 
yana y. otros lugares cálidos. Su nombre tupi es mocajá o 
mucajá; en arnaco yauára. 

* MUCURA. "Mucura es cántaro de los indios, aunque 
de diferente hechura de los nuestros, porque son de más ba- 
rriga, el cuello más largo, y la boca más pequeña, y sin pico". 
(P. Simón). "En seguida redoblaba el molinillo dentro de 
la hirviente mucura, se servia el espumoso chocolate en los 

enormes cocos y el sacerdote y Doña Nieves cerraban 

los primeros". (Picón F., Fidelia, 29). Voz cháima. En tam. 
y cum. nmkra. Reff. Cast., Caul., etc. 

MUCURÍTA. Dim. de mucura. Geog. (Las Mucuri- 
tas). 



DE VENEZUELA 225 

MUCURUTÚ. Árbol de graneles dimensiones, de made- 
ra igual o mili semejante a la del muco; "de modo que hay 
entre ellos la misma relación que entre acó y acurutú". 
(Ernst, La B.rp. 217). Madera dura, de grano fino y de un 
hermoso color amarillento. Crece en Guayana y el Zulia. 

MUCUTÉNA. Cassia specfahilis. Cañai^tstolo cima- 
rrón, C. MACHO. D. t. MUCUTÉNO. 

MÚHUSE. Planta tintórea de Mérida. 

MUJÍ. Árbol de Mérida y Táchira. Madera pesada, 
dura ; albura de un amarillento grisáceo, corazón castaño 
claro, anillos concéntricos anchos, numerosos. 

MÚNCE. Véase IsTÚ. Voz usada en el Táchira. 

MURÉBE. Boíuhax sp. Especie de ceiba de Barcelona 
y Maturín. "Madera blanda, de la cual se refiere que siem- 
pre se conserva húmeda". (Ernst, La B.vp. 218). Sin. Ca- 

MARTÁPA. 

MÚTE. En Barquisimeto es carnero cocido con maíz. 
"El pan de los indios es el maíz; cómenlo comúnmente co- 
cido así en grano y caliente, que llaman ellos mote ; como co- 
men los chinos y japoneses el arroz también cocido con su 
agua caliente". (Acosta, Hist. 1. IV. c. 16). Del quichua mii- 
ti maíz cocido. Miiti (Oviedo). U. t. en Col. 



N 



NABURUCÓNE. Especie de árbol indeterminado. Da 
trozos de hasta 2 pies por lado, y sólo puede extraerse du- 
rante las lluvias. 

NAGUAS. Enaguas. Reff. Cas. II, 139. 148; Ov. I. 
134. 

NAIBOA. Casabe aderezado con dulce y queso. Naiboa 
es nombre indígena de la yuca. D. t. Naigóa. Ref. Bachiller, 
Cuba primitiva, 327. || — En sentido figurado es una inter- 

15 



226 GLOSARIO DE VOCtíS INDÍGENAS 



jección paronímica que vale tanto como "nones", "naranjas!" 
(nada) ; v. g. "Qué te dieron? — Naiboa!" 

NAMÜ. Porophylhmi ruderale. Anamú. — "El namú 
circulaba libremente". (Urbaneja A., Nubes de verano). 

NANA. Abuela. Usado en el E. Lara. 

NAUAVAPANI. Cebus albifrons. Ver Machín, arri- 
ba. Fuera del Alto Orinoco, es voz desconocida en el país. 

NÁURA. Fruto en cierne del maíz, aun no cuajado el 
grano. 

NAURAR. Comenzar a fructificar el maíz. 

NÉCHA. Feííillea scandens. Sécua. Voz usada en el Zu- 
lla. D. t. NÉCHO en Lara. 

NÉPE. Salvado del maíz mondado, compuesto de la 
cascara del grano- y de los picos o embriones de las semillas. — 
"Así se pila para que salga el nepe fino: "(Tosta G., La gue- 
rra a muerte, 98). 

NÉQUE. Ver Hkniquén. Voz usada en la Cordillera. 
"La cabuya es más gruesa y áspera, y el nequen más suave 
y delgado: ambos son vocablos desta isla ^Española". (Cas, 
II. 315). 

NÍCUA. IpomoeW Bona Nox. Convolvuláceas. Planta 
enrredadera de tallos muí largos y lampiños ; hojas grandes, 
acorazonado-redondas, mucronadas; pedúnculos del largo del 
pecíolo ; cáliz con sépalos desiguales ; corola blanca grande, 
hipocraterimorfa, con tubo cilindrico, largo de 3 a 4 pulga- 
das, y con limbo ancho de 4 a 5 pulgadas.; cápsula oblonga 
que revienta por 'la base y se abre superiormente en valvas 
irregulares ; semilas lampiñas. — "Era una figurilla de barro 
que tenía por alma una nicua". (Urbaneja A., Mechita, la 
linda). — "Presenció cómo una tarde se encaminó a su ran- 
cho con un ramo de nicuas". (R. Benavides Ponce, Bajo la 
míisica de un cuatro). — "Los espolones de roca amadrinada, 
que sirven de basamento al edificio y de brocal a los escu- 
rrideros en la época de las lluvias, están arropados por las 
nicuas". (R. Bolívar C, Crónica; junio, 1916). — Sinn. Bo- 

TÚCO, BuENAS-NOCHES. 



Dfí VENEZUELA 227 



'■^ NÍGUA. Pidex penetrans. Insecto parecido a la pulga 
común, de la que se diferencia en tener blanca la parte pos- 
terior del cuerpo y la boca armada de una trompa larga. Se 
halla hasta 2.000 m. sobre el mar y la hembra vive parasítica- 
mente en los mamíferos. Voz taina. D. t. pulga de nigua. 
En el Brasil nigoa. Reff. Cas. V. 349; Ov. I. 56; Gum. I. 
353; II. 228; 2^ ed. ||— Árbol coposo, de 20 a 30 pies de 
alto, corto de tronco y de ramificación dística; hojas alter- 
nas, cortamente pecioladas, elípticas u ovaladas, puntiagu- 
das, redondeadas en la base, enteras, ligeramente aserradas, 
coriáceas, lampiñas, de un verde oscuro encima, más claro 
debajo, largas de 8 cm,, anchas de 5 cm., trinervias, con cos- 
tilla saliente; pecíolos de 1 cm. de largo, con 1 par de púas 
de 3 a 4 cm. a modo de estípulas; drupa pequeña, redonda, 
lisa, blanco-amarillenta, con el cáliz asalvillado flojamente 
adherente; semilla de color gris, con dos crestas longitudina- 
les opuestas, envuelta en una pulpa blanca, dulce, comestible. 
Región cálida del E. Lara. Sinn. Chica, Cana, en el Guá- 
rico. Chica y nigua significan la misma cosa, es decir, la pul- 
ga de nigua. 

NIGUATOSO. Aplícase al sujeto con muchas niguas 
enquistadas, en los pies sobre todo. Voz despectiva. — ''No 
se encontraba a su sabor en aquella soledad tan triste y si- 
lenciosa, acompañada solamente por la cocinera y el nigua- 
toso conchabado". (Picón F., Pidelia, 216). 

NIGÜÍTA. Acnistus caidiflorus (arborescens). Solaná- 
ceas. Arbolillo muí ramoso que se eleva a 8, 15, y aún 25 pies, 
con la corteza cenicienta, agrietada, corchosa; hojas 3-7-po- 
licares, oblongas, aguzadas por ambos extremos, alargadas, 
enterísimas. agudas, pubescentes y verdosas por arriba, blan- 
co-tomentosas por debajo, pulverulentas y alampiñadas cuan- 
do tiernas; racimos umbelados, axilares; corola campanu- 
da, blanco-verdosa ; filamentos libres casi hasta la base ; baya 
pisi forme, amarilla, bilocular, polisperma. || — Tournefortia 
hirsiitissima. Borragíneas. Arbusto sarmentoso, pelierizado, 
ramoso, de hojas elípticas, puntiagudas, pecioladas, tri-o quin- 
quepolicares, con nervaduras sex- o novenyugas ; flores blan- 



228 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



cas, en espigas contraídas, corimbosas; corola de tubo cilin- 
drico, estriado cave la base, triplo del cáliz; drupa subglobo- 
sa, peluda, blanca. 

NIÓPO. Véase Yopo. 

NIQUIBAO. Planta de hojas olorosas. — "Quemó un 
viejo moján aromas ricos | de seca y olorosa niquibao". (U. 
Pérez, Guajari])ia ) . 

NONA. Abuela. Us. en Mérida. Cf. Nana. 
* NOPAL. Opunfia Ficus indica. Cactáceas. — *'E1 árbol 
o más propiamente cardo, que lleva esta fruta nuchtli se lla- 
ma entre los indios de Culúa mexicanos, nopal". (Góm. Mé.r. 
7S). — "El terreno, llano como de ordinario lo es el de Coro: 
cubierto sí de cardones y nopales, tan espesos que a poco 
pasos, ni aun estando a caballo, puede descubrirse el campo". 
(Baralt y Díaz, Resuiiicn de la historia de Venezuela, II. 78). 
"Bulle carmín viviente en tus nopales, | que afrenta fuera 
al múrice de Tiro". (Bello, Silva). Del azteca nopalli, lo 
mismo. Voz de poco uso en Venezuela, si no es en lenguaje 
culto o literario : en el habla corriente prefiérese su sinónimo 

TUNA. 

NUPE. Phascolus sp. Planta fabácea que produce un 
guisante no comestible, y una raíz harinosa, cuya fécula ex- 
traen en el E. Portuguesa. D. t. Núpkra. 



N 



ÑAME. Rizoma grueso y harinoso producido por va- 
rios vegetales pertenecientes al género Dioso orea, que tam- 
bién se designa con el propio nombre, sin admitir artículo 
en ese caso. Cultívase dondequiera como verdura. Hay dife- 
rentes especies : D. alafa, D. sativa, D. bulbifera, etc. La pri- 
mera es la más común. — "(Tracta de una fructa que se lla- 
ma ñames, digo nnames). Ñame es una fructa extrangera e 
no natural de aquestas Indias, la qual se ha traydo a esta 



DE VENEZUELA 229 



nuestra Isla Española e a u" s partes destas Yndias: e vino 
con esta mala casta de negror», e liase fecho muy bien". (Ov. 
I. 286). La doble n equivalía, en el antiguo español, a nues- 
tra actual ñ. — D. t. ñame de guinea; yame (Carv. 190) es 
anticuado. Voz introducida en Venezuela con la planta mis- 
ma. Littré sin embargo, la refiere al calina nanmin regis- 
trada por Bretón. || — Término despectivo aplicado a un pié 
grande. 1 1 — DE mata. D. tuherculifera. Esp. de ñame que 
produce tubérculos comestibles aéreos y no subterráneos. 
1 1 — ISLEÑO. Arto car pus intcgrifolia. — Nombre algo extrava- 
gante dado a un árbol congénere del árbol de pan, traído co- 
mo éste a América de las islas Molucas. El fruto es semejan- 
te al del árbol del pan en su forma exterior; pero las semi- 
llas están dispuestas en torno al eje central y tienen otra 
consistencia, auncjue son igualmente comestibles y agradables. 

ÑANGARAGATO. Ver. Changaragato. 

ÑAPA. Adehala. "Gaje o regalía, premio o percana que 
dan los venteros a los que han comprado algo". (Carmona). 
Del quichua y a pana, añadidura. En quichua moderno yapa es 
algo que se da sobre lo que se debe. Dn. Daniel Granada 
considera vulgarísima la forma ñapa {Vocabul. rioplaf., p. 
262). Lo es de hecho, según parece, en Buenos xA^ires ; pero, 
filológicamente hablando, no es una disparatada anomalía. 
Asimilando la 3' a la // como líquida, ocurre a veces el cambio 
en Fi, permutación bastante rara por lo demás en nuestro len- 
guaje criollo. U. t. en Méj. Alipego en C. Rica, yapa o llapa 
en el Ec, Perú, Chile, Arg. En Col. (y a veces en los Arg.) 
ñapa. II Ni DE ñapa.' Ni por esas. 

ÑARAULÍ. Árbol indeterminado. --"Resplandecía 

el rústico pesebre bajo una preciosa arcada de ñaraulí flo- 
rido y titilante, de aroma montaraz". (Urbaneja A., La bru- 
ja). Geog. 

Ñx\URE. Pithccolohium sp. Esp. de planta sarmentosa. 
"Sobre una pequeña colina se veía el carbonizado tronco de 
un ñaure cubierto aun de ceniza". (Romero G., Peonía, 67). 
1 1 — "Leño mui compacto y nudoso : y por extensión se ha lla- 
mado así todo garrote o palo grosero, propio para reñir". 



230 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

(Carmona). — '*No anden haciendo bulla | con un cuatro des- 
templao, \ porque pueden tropezarse | con un ñaure encabu- 
llao". (Copla popular, en Romero G., Peonía, 177). 

ÑÉNGUERE. Especie de alcaraván. Cabeza relativa- 
mente voluminosa, con pintas menudas por encima ; una lis- 
ta blanca corre sobré ambos ojos y sobre ella otra negra in- 
mediata que casi se toca con la opuesta en el occipucio ; pico 
negro, algo deprimido, no mui largo: ojos grandes; iris ama- 
rillo, pupilas negras; aberturas nasales alargadas, ovales, 
opuestas lateralmente. Plumas de fondo gris con manchas 
negras en el medio, ribeteadas de amarillo sucio en la cabeza, 
lomo y alas ; cuello y parte superior del pecho con pintas 
más menudas en un trecho que semeja un babero; pecho, 
vientre y parte inferior de las alas blancos ; cola corta y pun- 
tiaguda ; tibias verdosas ; articulación tibio-tarsiana abulta- 
da^ tarsos altos, delgados, verdosos ; patas con 3 dedos an- 
teriores, cortos. Es ave de hábitos nocturnos ; aliméntase con 
insectos, vocea como el alcaraván, domesticase fácilmente y 
se encuentra de ordinario en las sabanas, donde hace oir su 
reiterado grito al aproximarse un caminante. Hállase en Lara, 
Portuguesa y otros lugares del Bajo Llano, donde es común 
la voz.. 

ÑOCO. Privado o manco de algunos dedos. Us. en Ma- 
rac. Cf. Choco. 

ÑONGO, A. Fatídico, azaroso, de mal cariz. Lisiado, 
defectuoso. Ruin. — "Ser ñongo en el concepto de un alcai- 
de es acercarse a un porvenir político que ya quisieran para 
sí muchos líricos". (Jabino, Crónicas ligeras). — "Qué ven- 
taja tan grande es en la vida tener un mal carácter. . . ser 
bien. .. ñongo! "(Cabrera M., La guerra, 45). — "La fiesta 
está ñonga". (Med. 74). — "A Gerardo se le atascó algo muy 
sospechoso en la garganta: un sin embargo que tenía muy 
mala catadura, unos puntos suspensivos harto ñongos". (Pi- 
cón F., Fidela, 442). — "Yo hago negocio polque... en fin, 
francamente, polque usté me ha caído en gracia. Soy más 
ñongo pa meterme en estos negocios de arrendamientos !" 
(R. Gallegos, Bl último Solar, 236)*. Voz familiar. 



DE VENEZUELA 231 

ÑONGUÉ. Datura tatula. Solanáceas. Planta herbácea 
anual de tallo, ramos y pecíolos morados, alta de unos 3 pies ; 
hojas ovales, lampiñas, sinuoso-dentadas ; flores violáceas, cá- 
liz y corola quinquedentados ; cápsula erguida, cuatrilocular, 
erizada, de aguijones iguales, subulados, largos de 4 líneas ; 
semillas numerosas, lenticulares. Es medicinal (Ben. No. 67). 
II — BLANCO. Datura arbórea. Planta de hojas aovado-oblon- 
gas, enteras, con pecíolos suavemente pubescentes; cáliz ci- 
lindrico, pubescente; corola grande, blanca, inclinada, con tu- 
bo cilindrico y limbo de 5 lacinias mui largas ; anteras distin- 
tas. 1 1 — MORADO. Es el ÑONGUÉ común. 1 1 — de: monte. Li- 
sianthus vasculosus. 



o 



OBIUBÍ. Nyctipithécus sp. "Mono nocturno de un co- 
lor oscuro y la cara casi negra y mui triste ; su cola tiene poco 
pelo. Está continuamente sentado con la cara entre las pier- 
nas, la cola enroscada al rededor del cuerpo y durmiendo to- 
do el día". (Cod.158). 

O BOQUE. Especie de árbol indeterminado. Coro. 

OCUMÍTO. Diminutivo de Ocumo; mas la especie pa- 
rece ser otra. Geog. 

OCÚMO. Colocasia esciilenta. x^ráceas. Planta herbácea, 
de hojas más o menos grandes, abroqueladas ; rizoma tuber- 
culífero, harinoso. Fécula bastante fina. — "Oqumos que es 
una rraiz como de caña y es gustosa". {Relaciones geográfi- 
cas, III. 81). Car. kumo, ar. okum, lo mismo. Sin. Taro. Ref. 
Ben., No. 68. j | — Xanthosoma sagittaefolium. Planta herbá- 
cea de la misma familia. 

OCUPE. Véase Acupii, arriba. 

OCUPO. Cierto árbol maderable. Ref. Cod. 120. 

OJO DE ZAMURO. Miicuna pruriens. Leguminosas. 
Planta voluble, de hojas trifoliadas; hojuelas de envés más o 



232 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

menos sedoso la terminal, mayor, romboidea, las laterales 
oblicuamente deltoídeas; flores en racimos elongados; corola 
purpm'ina o azul oscuro, con estandarte aovado y quilla pro- 
vista de un pico cartilaginoso ; legumbre oblongo-lineal, corva, 
sincrestas trasversales, atercipelada, densamente cubierta de 
pelillos prietos, rígidos, mui urticantes. Nombre alusivo a la 
forma y color de las semillas. Sin. Picapica. Ver Samuro. 
Ref. Ben. No. 69. 

ONOTAR. Pintar con onoTü. | | — Colorar con ónótó 
la manteca de guisar. 

ONOTÉRA. Saquillo lleno de onoto para onotar las 
viandas, a imitación del azafrán usado en Europa. || — Sa- 
quillo en que sujetan el cabello las mujeres para ensoti jarlo y 
rizarlo. Guárico. 

ONOTILLO. Bixa upatcnsis. Árbol de 20 a 30 pies de 
alto, mui ramoso, de flores más pequeñas que las del onoto^ 
casi blancas ; el fruto es una cápsula casi globosa, del tamaño 
de una avellana, de color verde oscuro, con 7-12 semillas en 
cada placenta. Crece en las cercanías de Upata (Grosourdy) 
II — Vismia ferruginca. Bixáceas. Árbol de madera bastante 
compacta, de color amarillo rojizo; parece ser ella suscepti- 
ble de un hermoso pulimento. "La corteza y el pericarpio de 
los frutos contienen un pigmento rojo-amarillo, semejante a 
la gutagamba, y que penetra también en las plantas parásitas 
(v. g. Phoradendron) que vegetan a menudo sobre este ár- 
bol". (Ernst, La Bxpos. 219. 243). 

ONÓTO. Bixa Orellana. Arbolillo de flores rosadas o 
blancas, cuyo fruto es una cápsula erizada de púas, dentro de 
la cual se hallan de 20 a 30 semillas en cada placenta, que es- 
tán envueltas en un pigmento rojo soluble en las grasas y usa- 
do en Venezuela a la manera del azafrán en Europa. Voz 
caribe y cumanagota : en gal. y tam. anoto, etc. Ref. Cod. 108. 

ORIHUÉLO. Crotophaga major. Samurito. Parece ser 
una forma diminutiva de Aura q. v. 

ORIMÁCO. Planta medicinal del Táchira. Cf. Uru- 

MACO, 



DE VENEZUELA 233 

ORIPÓPO. Cathartcs (Oenops) Aura. Vultúridas. Ave 
rapaz diurna, de cabeza desnuda, roja, con una protuberan- 
cia en el occipucio, y otra de la coronilla a los ángulos de la 
boca; pico y tarsos relativamente cortos; ceroma prolongado 
sobre las fosas nasales, que son grandes y ovales ; mitad su- 
perior del cuello desnuda y de color de carne; lo demás de 
él, así como el resto del cuerpo, de un color negro con vivo 
verdoso metálico ; iris pardo oscuro ; pico amarillo claro de 
cuerno; pies blanquizcos. Largo 78 cm., cola 26, brazas 164. 

— "Fué abandonado en unos cerros en los que 

pronto los zamuros y oripopos hubieran estado de festín, si 
un desertor no lo llevara camino de las nativas sierras". (Ur- 
baneja A., Casco de oro). Es voz tomada, según Ernst, del 
guaraní. Su nombre en esa lengua es iriihú-pirá (urubii co- 
lorado), o irubú-acabirái, según Azara. vSinn. CataluFa, Ca- 

TAUNKJA. 

ORÓL Fulcx pcnetrans. Nígua. Voz us. en Trujillo. 

ORÓRE. PitliccoIobúfTii hyuíeneaefoliurn. Leguminosas. 
Árbol coposo, corpulento, de ramitos y pecíolos lampiños; 
hojuelas uniyugas, oblicuamente oblongas, lampiñas; estípu- 
las aguijonosas; espigas muí densas, flores rosadas o blancas, 
pubescentes, pequeñas ; legumbre linear ; semilla rodeada de 
un arilo carnoso. Florece en febrero. Mala madera. — ''Pro- 
duce una escelente goma, y se sirven de él para dar sombra 
al café". (Cod. 192). — "El árbol designado para este reem- 
plazo es el orore, llamado también copete de paují y plumaje 
de la reina". (Díaz, I. 171).— "Señuelo de su copa en loza- 
nía, I encendidos granates el orore \ en mil estuches cría". 
(Lazo M., Silva). — "por el labio de promesas lleno, | el oro- 
re su púrpura desgrana". (Id., Consuelo). — "He soñado | 
volar so1)re tus labios tentadores, | pues tienen el color de los 
orores | que los besos del sol han sazonado". (Id. Cual oro- 
res maduros). — Del cum. orori, que Ruiz B. traduce "espi- 
no". Sinn. Ahogagato, Paují. Piquirgua. El moruro de 
Cuba es el P. filicifolium. 

ORUMÁCO. Ver Urumáco, 



234 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

ORÚMO. Myrcia cHcullata. Mirtáceas. 1 1— En Coro, el 
AFÁMATE (?). Madera poco densa, fibrosa, pardusca o ama- 
rillenta matizada, del aspecto de la del pardillo. | | — En Mé- 
rida, el yagrúmo. 

ORÚRA. Myrcia acuminata. Mirtáceas. Arbusto de ho- 
jas opuestas, enterisimas, aovado -oblongas, bastante acu- 
minadas, obtusas en la base, reticuladas, coriáceas, lustrosas, 
pubescentes en las nervadura; panículas axilares y termina- 
les, temadas, ramosas, más largas que las hojas; cáliz cuatri 
o quinquefido, corola blanca; ovario apeonzado, bilocular, con 
lóculos biovulados. Portuguesa, Zamora. 

OTÓBA. Myrística O tob a. Arhol de hojas alternas, dís- 
ticas, enterisimas, elípticas o trasovado-elípticas, sin estípulas, 
penninervias, con 12 a 15 nervios laterales en cada mitad, 
que hacia el margen se desvanecen ; racimos axilares ; flores 
dioicas, aterciopelado-leonadas, con perigonio trífido, lampi- 
ño por dentro; estambres monadelf os ; anteras 3, libres, erec- 
tas sobre un pezuelo co^nún más largo ; ovario libre, fruto 
carnoso, ovoide, agudo por ambos polos, pericarpio oleoso, 
arilo blanquecino. Produce una especie de nuez moscada di- 
cho fruto. Es la otóva u oiíva de los Tunebos. Reff. Gum. 
I. 306, 11.230; Cod. 109. 

OTOMÍA. Tortura, tormento, molestia. Del azteca 
otomitl, según Membreño. En otra parte hemos indicado que 
podría ser más bien corrupción del español "notomía". 



PACURÉRO. Sideroxylon Pacurero. Sapotáceas. Árbol 
maderable. Oriente. D. t. PlcurERO. | | — Pisonia incrtnis. Nic- 
tagináceas. Árbol silvestre. "Madera de poca dureza y bas- 
tante liviana ; se dice sin embargo que sirve para construccio- 
nes debajo del agua". (Ernst, La Bxp. 220). Sin. Salado. 
Ea P. Pacurero es un arbolillo de hojas alternas o semiopues- 



t)E VENEZUELA 235 



tas, peciolaclas, elíptico-oblongas, agudas ixjr ambos cabos, en- 
terísimas; flores corimbosas, de cáliz lampiño, verde, tubu- 
loso-embudado ; 8 estambres hipoginos con anteras subglo- 
bosas, bilocLilares; ovario ovoideo, lampiño. 

PACHACO. Cap parís Pachaca. Árbol elevado, de boj as 
exparcidas, exiguamente pecioladas, simples, enteras, elípti- 
cas o aovado-elípticas. obtusas, algo emarginadas. acorazona- 
das, coriáceas, lampiñas, lustrosas encima; flores terminales 
semiarracimadas, bracteadas; cáliz aorzado. cuatrifido ; corola 
blanca con 4 pétalos trasovados ; estambres numerosos, ante- 
ras lineales, arqueadas ; ovario largamente estipitado, más 
largo que los estambres; estigma sentado, grueso; fruto pén- 
dulo, tripolicar, subgloboso. unilocular, indehiscente, de cor- 
teza dura, verde; semillas numerosas, alojadas en la pulpa. 
Madera de poca dureza, de color claro, con anillos leñosos 
bien distintos y muchos poros en la parte anterior de cada 
anillo. Guárico, Anzoátegui. Ref. Ernst, La Bxposic, 179. — 
"Surgía un pachaco verde; golpeaba un pica-palo en un car- 
dón pelado". (B. Vallenilla L., Guerra y fiebre). Ver. Aji- 

CITO. 

PAICO. Chenopod'mín auihrosioides. Pazóte. Us. en el 
Táchira y en la Arg. — "Llámase esta yerba en la lengua del 
Perú Payco y en la mexicana Pazotc'\ (Cobo, L 387). 

PAICURÚCU. Passiflora sp. Parcha. Reff. Ruiz B., 
L 5; Caul. L 3. Del car. pasJiiirúkii, lo mismo. No parece 
usarse vulgarmente en el Or. D. t. Guaicurúcu. 

PAJAREQUE. Vocablo antillano, casi siempre usado en 
la expresión adverbial DE PAjARf:QUK, para indicar una cons- 
trucción, cubierta o no, en que el techo descansa sobre palos 
clavados en el suelo, y las paredes consisten en una arma- 
zón de madera englobada en barro y paja mezclados. — "Tan- 
to la casa como la cocina deben rodearse de pajareque". 
(Díaz, L 15). — "Por ello colgaban siempre del jibado pajare- 
que las tercerolas cargadas de guáimaros". ( J. Santaella, Al- 
go criollo). D. t. Bajareque. "No impedirá el que en las pa- 
rroquias de corta población y lugares de campo, se constru- 
yan casas de madera y barro, llamadas de bajareque". (Re- 



236 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

glanicnto general de polieía, 1828; art. 279). — ''Casa, que no 

es de mármoles pulidos sino de humilde bahareque". 

(Díaz R., Sermones líricos, p. 155). U. t, en Hond. "En un 
expediente de tierras del año de 1763 leemos pajareque" . 
(Memhreño,' Hofidurertisinos, en la voz). Lo mismo en Nic. 
(Barreto). Como las lenguas indígenas usan rara vez la b, 
nos inclinamos a preferir la forma pajareque. En la acep- 
ción de entramado, pared de barro armado (ejemplo de Díaz), 
se usa rara vez. Bien se ve que las modernas construcciones 
de cemento u hormigón armado equivalen, mutatis mutandis, 
al tradicional pajareque. 

PALCHUÁCA. Pass'iflora sp. pl. Especies de pasiona- 
ria o parcha, de fruto amarillo, que habitan en las montañas 
de Mérida. Modificaciones de palcha o parcha. Ref. Pie. 
261. 

'*' PALTA. Fruto del aguacate. — ^^'Ivas pactas al revés son 
calientes y delicadas". (Ac. IV. 24). Del quichua pallta, lo 
mismo. Voz poética en Venez. 

PALTO. Persea gratissima. Aguacate. — "Es el palto 
árbol grande, y bien hecho, y de buena copa, y su fruta de la 
figura de peras grandes". (Ac. IV. 24). Voz desusada en 
Venez. 

'■^' PAMPA. Llanura, dehesa. Del quichua cusquense pam- 
pa, llanura, campo, campiña. Voz poética en Venez. A veces 
se la emplea en sentido estricto, como sinónimo de sabana: 
pero es bueno advertir que las voces pampa, sabana, prade- 
ra, estepa, etc., indican aspectos peculiares de las llanuras, 
tan distintos geográficamente, como los distintos aspectos de 
los desiertos árabes o africanos, que por lo mismo tienen nu- 
merosas denominaciones especiales en cada país. 

PANÁQUE. Nombre dado a varios peces de agua dul- 
ce, de los géneros CJiaetóstomus y Plecóstomus, familia de 
los Silúridos, de cabeza abultada, boca inferior, casi circular, 
cola bifurcada y color generalmente pardo. Hay diferentes 
especies, v. g. Ch. nigro-lincatus, de Calabozo ; CIi. cirrhosus, 
del Túi ; Ch. gymnorhynchiis, S. Esteban; Ch. mystacinus, 
Caracas; P, plecóstomus, Valles de Aragua. El Cochliodon 



DE VENEZUELA 237 

plccostoiiioidcs, (le la faiii. de los Loricáridos, también llaman 
panaque: en los valles de Aragua. — "El zambo dio un salto 
patrás que ni panaque". (Cabrera M.,'Mimí, 56). Cf. Co- 
rroncho. 

PANÉQUE. Zanthoxylíim ocJiro.vyliim. Bosúa. Us. en 
el Or. Ref. Cod. 116, 120." 

"^ PAPA. Solanum tuherosum. Patata, tubérculo bien co- 
nocido. Voz quichua, usada igualmente en España, y tomada 
en dondequiera como nombre del producto más que de la 
planta misma. 1 1 — de año. Especie o variedad anual de la pa- 
tata, de color amarillento o violáceo. — ^"Más ricos que el pan 
mismo parecían los plátanos hartones, los provocativos apios, 
la yuca blanca como el algodón, y las inmensas papas de año 
cocidas con hollejo y todo". (Picón F., Pidella, 223), 

PÁPARO. Ave acuática del Zulia. Geog. 

PAPAROTE. ''Ave del tamaño del turpial, de plumaje 
color de ceniza por encima, y aiuarillo mui claro por debajo, 
y cuyo canto es un silbido. Es pájaro insectívoro". (Pie. 263). 
Quizá el garrapatero. 

PAPAYA. Fruto del Papayo. wSin. Lechosa. Ref. Ov. 
L, 323; Cobo, n. 15. 

PAPAYÍTA. Fruto del Papayíto. 

PAPAYÍTO. Carica cauliflora. Pasifloráceas. Arbolillo 
silvestre de tallo simple y hojas quinquelobas, cuyos lóbulos 
mayores son pinatífidos y puntiagudos; flores en corimbos 
simples, no axilares, sino dispuestos a lo largo del tallo; fru- 
to oval, del porte de una manzana, algo puntiagudo. Sola- 
mente la semilla, o más bien su envoltura, es comestible. Tan- 
to esta especie como la C. rnicrocarpa crecen en la zona cá- 
lida. Sin. Tapaculo. 

PAPAYO. Carica Papaya. Pasifloráceas. x\rbol del tallo 
simple, no leñoso, sin ramificaciones, alto de 15 a 20 pies, en 
cuyo vértice nacen las hojas largamente pecioladas, mui gran- 
des, palmadas, septenlobas, lampiñas, sin estípulas, con lóbu- 
los pinatífidos, puntiagudos; flores en corimbos apanojados 
auxilares grandes, monoicas o dioicas (de que proviene la dis- 
tinciór^ vulgar de inacJw y hembra) ; fruto oblongo, amelo- 



238 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



nado, largo de 6 a 10 pulgadas, amarillo, comestible. Del tron- 
co y hojas llora un jugo lechoso o látex amargo, que contiene 
papaína, por lo que se usa. mezclado con agua, para ablandar 
carnes duras y escabechadas. Las hojas se emplean en lugar 
del jabón para blanquear encajes, muselinas y zarazas. Las 
semillas son vermífugas. Del car. kapúda, cal. obábai, tam. 
mapáya. Sin. Lkchoso. Reff. Cod. 100; Ben. No. 72. 

PARAGUATÁN. Condaminea tinctoria. Rubiáceas. Ár- 
bol de 20 a 25 m. de alto, de que se saca una hermosa made- 
ra rosada, compacta, susceptible de pulimento, propia para 
ebanistería. Su corteza da un tinte rojo. Del tam. parauatáni, 
lo mismo. Sin. Cucharo. Ref. Cod. 99. 

PARAMAN. M oronobea montana. Gutíferas. Árbol de 
unos 100 pies de altura, corpulento, coposo, de hojas simples, 
alternas, lanceoladas, pe;nninervias, lampiñas, cortamente pe- 
cioladas ; flores de color de escarlata, en cimas umbeli- 
formes. Madera propia para la construcción civil. Produ- 
ce una resina amarilla del mismo nombre {paraman o pera- 
man), empleada en Guayana para calafatear barcos. En ch. 
y cum. paramáí, en acavayo paramáni. En cal. balámaíii signi- 
fica alquitrán o pez. En arec. piramang es resina de copéi. 
Voz afín de Máni y Ménk. q. v. D. t. Pp;ííaaián (Gum. II. 
116; Gilii, I. 180). Codazzi escribe de ambos modos (O. c. 
118.621). 

PARAPARA. Semilla del paraparo, usada como ju- 
guete por los niños. — "Tembladores visajes en las tierras | 
pupilas ardorosas, | cual vivo cabrilleo en las pequeñas | pu- 
lidas paraparas''. ( L. Churión. Matinal). — ''El escogido fué 
un pastor de algunos veinte años, moreno, robusto, lampiño, 
los ojos pequeñitos y negros como dos paraparas". (R. Blan- 
co F., Dramas iníniínos, 151). Voz geog. || CaFÉ Kn parapa- 
ra. Llámase así el fruto, desecado del café, provisto aún de 
la cascara. — "Llamamos café trillado el no descerezado y se- 
cado con su concha, o como también decimos, en parapara". ^ 
(Díaz, I. 175). 

PARAPARO. Sapindus saponaria. Árbol elevado y 
frondoso, como de 60 pies de alto, con hojas de 4 a 5 pares 



DE VENEZUELA 239 



(le hojuelas desiguales, elípticas, tomentosas debajo; raquis 
anchamente alado ; panojas pubescentes, flores blanquecinas ; 
fruto o carpidlo globuloso, del grosor de una cereza, de color 
amarillento sucio o algo pardusco, semillas esféricas, negras, 
lisas. La pulpa viscosa y amarga del fruto se usa en lugar 
del jabón. Madera fuerte, flexible, resistente, no mui pesada. 
— 'Xuégo se irán a anidar en lo más oscuro y reservado de 
los paraparos en flor". (Cabrera M., Mimi, 181). — Parapa- 
ra, según Tauste, significa en. cháima palma de corozo : la 
semejanza del fruto en ambas plantas explicaría la homoni- 
mia. Reff. Cod. 106; Gros. IL 391. 

PARÁPE. Especie de tortuga y la concha que produce, 
parecida al caréi. Costas orientales. 

PARATÚRE. Árbol de Guayana. Madera preciosa, pro- 
pia para construcción naval. Play dos variedades más : Para- 
TÚRE DK REBALCF, y p. DE TtErra Firme. Rcf. Cod. 120. 

PÁRCPTA. Passiflora sp. pl. Pasionaria. Genero de 
plantas herbáceas o subf rutescentes, «tle tallo trepador provis- 
to de zarcillos; flores solitarias, a veces reunidas, cáliz mo- 
nosépalo, corola con 5 pétalos distintos; disco aorzado, ro- 
deado de filamentos, ginóforo terminado por el pistilo, ova- 
rio con 3 estilos; fruto carnoso o corticoso, comestible. Las 
nombres botánico y español de estas plantas aluden a la se- 
mejanza que se ha creído ver entre sus órganos florales y los 
objetos del suplicio de Jesús el Ungido : disco, ginóforo, es- 
tilos y zarcillos representarían corona de espinas, lanza, cla- 
vos, látigos. Flor dk í^a pasión llamáronla los misioneros. — 
"Tendida para tí la fresca parcha | en enramadas de verdor 
lozano, I cuelga de sus sarmientos trepadores | nectareos glo- 
bos y franjadas flores". (Bello, Silva). — "Del verde mogote 
en la cimera | Abre su flor simbólica la parcha", (l^azo Martí, 
Silva). D. t. Pancha, en Occ. || — granadilla. Passiflora 
quadrangiilaris. Pasionaria de tallo cuatrialado, fuerte, ramo- 
sísimo, largo de 15 a 20 m. ; hojas enteras, pinatinervias, lam- 
piñas, aovadas, mucronadas, algo ondeadas; flor grande, mo- 
rada ; baya crecida, larga de hasta 15 pulgadas, oblonga o elíp- 
tica, lisa, comestible. Cultívase en la zona cálida. — D. t. Gra- 



240 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

NADiivLA, a secas. — "La flor de granadilla es tenida por cosa 
notable : dicen, que tiene las insignias de la Pasión, y que se 
hallan en ella los clavos, la columna, los azotes, la corona de 
espinas y las llagas, y no les falta alguna razón, aunque para 
figurar todo lo dicho es menester algo de piedad, que ayude 
a parecer aquello; pero mucho está muy expreso, y la vista 
en sí es bella, aunque no tiene olor. La fruta que da llaman 
granadilla, y se come, o se bebe, o se sorbe, por mejor decir, 
para refrescar : es dulce, y a algunos les parece demasiado 
dulce", (Oc. IV., 27). Granadilla también trae Solórzano 
(Política indiana, vol. I. p. 12) ; pero de ordinario decimos 
PARCHA GRANADINA O PARCHA DE Guinéa. — "Eduardo Real 
lo imitó, entreteniéndose en contemplar las desvanecentes co- 
ronas que el humo de su cigarro il)a formando bajo el 

verde y sombroso toldo de la troje de parchas granadinas que 
se rendía al peso de sus olorosos frutos". (R. Gallegos, Un 

mis tico). — ''La gran parcha que vulgarmente llamamos 

parcha de Guinea por su origen no fué conocida en Ve- 
nezuela hasta principios de este siglo, y se propaga en todas 
las temperaturas, especialmente en la zona cálida". (Díaz, 
II. 181 i. 

PARCHITA. Passiflora caracasana. Especie de pasio- 
naria de fruto esférico, amarillo, corticoso, de sabor agrada- 
ble. Crece en lugares fríos, montañosos. La P. ligulata es otra 
especie. Ref. Cod. 116. || — amarii^la. Passiflora lingularis. 
Arbusto trepador de hojas enteras, pecioladas, estipuladas, 
algo redondas, acorazonadas, acuminadas, enterísimas, sub- 
coriáceas, lampiñas, glaucescentes debajo; pecíolos con 5 a 7 
glándulas; pedúnculos axilares unifloros; brácteas grandes, 
cáliz decempartido, blanco; corola triple, estambres en co- 
lumnas, estilos 3, ovario oblongo, lampiño. 1 1 — dK culebra. 
Passiflora foetida. Pasionaria herbácea de tallo y pecíolos 
pelitiesos, velludos, glandulíf eros ; hojas algo redondeadas, 
trilobas, pestañosas; estípulas multipartidas ; flores blancas, 
con corona rosada; cáliz ancho, formado de 3 hojuelas divi- 
didas; baya ovoidea, amarilla, ancha de 4 a 3 líneas, comes- 
tible. II — verde;. Passiflora vitifolia. Planta trepadora, pes- 



DE VENEZUELA 24 í 



tañosa; hojas alternas, pecioladas, acorazonadas, profunda- 
mente trilobas, reciamente dentadas, lampiñas y lisas arriba, 
pubescentes debajo, con senos biglandulosos ; pecíolos tam- 
bién biglandulosos en la base; flores solitarias, axilares; brác- 
teas lanceoladas, glanduloso-dentadas ; cáliz anaranjado, con 
doble limbo, quinquepartido ; corona triple; fruto olivi for- 
me, punteado de blanco. Florece en junio. Alto Orinoco. 

PARCHO, A. Aplicado a frutas, significa blanco ama- 
rilloso o de color crema (Carmona). Es el color que adquie- 
re la GRANADILLA madura. — "Los duraznales todo el año os- 
tentan su fruto parcho y el moreno". (Urbaneja A., Bn este 
paísl. . . ). 

PARICA. Curafella americana. Chaparro. Desusado, 
según entiendo. 

PARÍRL Heliconia sp. BijÁo. Parece ser otra forma 
de la voz pam o paruní con que varios dialectos caribes desig- 
nan el BANANO y el bijáo. Geog. Ref . Caul. IIL 24. 

PARUPÍRE. Especie de árbol maderable. Ref. Cod. 
120. 

PASPAS. Árbol indeterminado de Trujillo. |¡ — Véase 
Caráota. 

* PATATA. Solanum tuberosum. Papa. — ''Su blanco pan 
la yuca, | sus rubias pomas la patata educa". (Bello, Silva). 
Uso literario en Venez. 

PATILLA. Sandía. — 'Xos melones y sandías, que aquí ^ 
llaman patillas, son en todo como las de Europa, aunque en 
el gusto se diferencian por la diversidad del temperamento '\ 
(Caul. L 4). — ''Domina el color verde en las feraces ¡ cos- 
tas en que maduran las patillas". (Lazo M., Veguera). En 
cum. patiya, en ar. pattia. Pero dudo que sea voz americana. 

PATUCO. Garlito usado por los labradores y prohibido 
expresamente por las leyes de policía rural. — "Se prohibe 
también tanto en las plantaciones agrícolas como en las mon- 
tañas abrir patucos con púas o sin ellas". (Código de policía 
de Aragua, art. 139). — "Son los patucos ciertas estacas durí- 
simas y agudísimas de madera de la palma arácu, la punta de 

16 



242 GLOSARIO DE VOCES INDIGENAá 

las cuales es untada con el veneno llamado curare. Clávanse 
esas estacas en hoyos abiertos a propósito en las veredas por 
donde se transita, y luego se recubren con hojas secas para 
quitar sospechas al forastero. Llámanse patiicú en tamanaco, y 
son del grosor del dedo meñique y de cerca de dos palmos de 
largo. El que en estas trampas cae con el pié descalzo queda 
alli traspasado por las estacas con increíble dolor". (Gilii, En- 
sayo, III. 115). Esta descripción se refiere a los patucos de 
los indios Parecas. Aguado explica los que preparaban los 
indígenas hacia la boca del Meta. (Hist. I. 119). Crevaux 
los ha visto entre los Emerillones, que labran la estaca con 
leño de niaripa. (Attalea Maripa). Los de hoi día no son en- 
herbolados por los campesinos. El artificio está basado en el 
mismo plan de los abrojos, rampojos o patas de cuervo, que 
exparcían antes para contener la caballería ; del ranjow de los 
Chinos, usado también aquí con el nombre de puya dk JUÁ- 
jua; de los lirios descritos por César; de las trampas de lobo 
aplicadas en las guerras modernas. Véase lo que dice VVood 
en sus Revelaciones de la naturaleza sobre estos "desagrada- 
bles objetos", empleados aún en la fortificación pasajera y 
conocidos en nuestras guerras civiles por los "indios de Gua- 
narito", quienes preparaban la estaca o púa con leño de la 
palma macanii^la. Sin. puya (púa). || — Plantar caña de 
azúcar por el método de patuco consiste en meter cuatro es- 
tacas en un hoyo cuadrado y colocar otro de través en el cen- 
tro. Suele ertiplearse este método en Cuba y Venezuela. — "Se 
hace de tres maneras (la plantación de la caña) : por estacas 
que tengan dos ó tres yemas, de patuco y tendida : y aunque 
hablaremos de los tres sistemas, el adoptado generalmente 
aquí en Venezuela es el último". (Díaz, I. 201). 

PAUJÍ. Crax sp. pl. Aves pertenecientes a la fam. de las 
Penelópidas, de pico fuerte, comprimido, convexo; anchas 
fosas nasales cubiertas por una membrana o cera; carrillos 
emplumados, siendo cortas y apretadas, como terciopelo, las 
plumas que rodean la base del pico; alas amplias, muí cón- 
cavas; cola regular, redondeada; tarsos robustos, escutela- 
dos. El plumaje es en general negro. Estas aves podrían lia- 



bE VENEZUELA 24á 



marse, como sugiere Humboldt, los pavos reales del Nuevo 
Mundo. Frecuentan los bosques en pequeños grupos, mo- 
viéndose despacio entre el ramaje. Vuelo horizontal, poco 
sostenido : corren con presteza, y en tiempo seco revuélcanse 
en el polvo como la gallinas. Comen a su tiempo la frutilla 
de un árbol llamado trompillo y créese que el perro que a su 
vez coma la huesos del ave guisada en tales condiciones, en- 
ferma y enloquece. Crevaux ha observado por lo demás esta 
intoxicación del perro en la Guayana francesa. Los paujíes 
son domesticables y su carne es apreciada. Hay varias espe- 
cies. La c|ue tiene la región anal roja es la Mitua tomentosa, 
que habita en las márgenes del Caura. Del ch. paoxi; cum. 
pagUichi; macusi páui. Car. boko; cal. uku; gal. oko. D. t. 
paujil en la Cord. — "Críanse en las lagunas muchos patos, de 
diversas especies, en las orillas de los ríos muchas pavas, pau- 
jiles y gallinas de monte". (Rivero, p. 9). — ''Tiene más co- 
pete que un paujil". (Picón F., Fidelia, 143). — "Con su 
turbante del paujil se atreve | A competir la crencha que ser- 
pea I Por su espalda ideal". (J. D. Tejera, Angela). Caste- 
llanos (Eleg. a Ortal, c. 3?) pronunciaba sin duda pauchí, 
con ch francesa. El plural es paujíes (Caul. L 8). || — de; co- 
PKTE. Crax Daiihentonii. (?). Paují de color negro inten- 
so; pico negruzco, plumas del pecho fimbriadas de blanco, 
vientre blanco, lo mismo que las puntas de las timoneras, pa- 
tas cenicientas, iris amarillo. Debe su nombre a una cresta de 
plumas rizadas que muestra en la cabeza. — '"La red de su 
sedosa cabellera | Como el copete del pauji, sombría". (Lazo 
M., Consuelo). Reff. Carv. 368; Cod. 198. ||— de piedra, 
Crax galeata. Paují de color negro brillante con visos verdo- 
sos ; abdomen y extremidad de la cola blancos ; pico encarna- 
do lustroso; frente con una tuberosidad cornea de color ce- 
rúleo apizarrado, a que se refiere el nombre vulgar; tarsos 
encarnados, iris pardo. Reff. Carv. 368; Cod. 198. — Otra es- 
pecie hay aún que se distingue, además de la cresta rizada, 
en tener negra la parte anterior del pico ; pero la base del mis- 
mo y una expansión globular que sobre él se halla son de un 
amarillo limQn, los tarsos rojizos delante y el iris negro. 



244 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

PAUJÍ. Bumclia huxifolia. Sapotáceas. Árbol espinoso, 
de hojas elípticas, redondeadas en el ápice, acuñadas en la ba- 
se, enterísimas, medio coriáceas, lampiñas, relucientes; flores 
pequeñas, blancas ; cáliz lampiño con 5-6 laqnias elípticas, se- 
mirredondeadas ; corola hemisférico-campanulada con 5-6 di- 
visiones elípticas, y opuestos a éstas, 5-6 estambres insertados 
en el tubo ; ovario libre, drupa ovoide, lactescente, comesti- 
ble. Habita en la región cálida y florece en setiembre. Madera 
fuerte, pesada (peso esp. 0,95), de grano fino, de color ama- 
rillento, con lunares de un matiz más oscuro. Del ch. paoxi- 
gua, lo mismo. D. t. pajui o pajuil. Sin. Igüí. Ref. Carv. 368. 
1 1 — MoMríria pscudogeminata. Árbol alto, de tronco recto, 
coposo ; hojas lampiñas, subcoriáceas, pecioladas, aovadas o 
elípticas, adelgazadas en la base, acuminadas en el ápice ; flo- 
res en umbela, pediceladas, bracteoladas ; cáliz apeonzado, 
5-dentado; corola con 5 pétalos aovados, amarillos; estam- 
bres 10, ovario unilocular. El fruto es una baya globosa, ama- 
rilla, olorosa, con semillas redondas, duras; madura en se- 
tiembre, y es comestible, siendo de sabor dulce, ligeramente 
astringente. En junio florece, y sus flores aparecen junto con 
las hojas. Habita en Carabobo. Madera fuerte, dura, pesada, 
de grano muí fino, de color blanco amarillento, no diferen- 
ciándose la albura del duramen; se usa en obras de ebaniste- 
ría y en vigas para construcción. Producto de exportación. 
D. t. Pata de paují. 1 1 — Anacardium occidentale. Me:réi, 
arriba. D. t. Paujil (Cod. 120), o Pajuil. Reff. Ov. 1. 
327; Caul. I. 3. || — Pithecoíohhim hymeneaefolium. Orork, 
arriba. Ref. Cod. 192. 

PAYA. Bebida aderezada con casabe enmohecido, ''pa- 
ra lo cual se amontonan las tortas sin asolearlas, después se 
ponen a fermentar en agua con igual cantidad de batatas o 
con un poco de papelón". (Díaz, I. 66). Del car. pada, tam. 
paya, ch. pasia. Geog. Ref. Ov. II. 221. 

PAYARA. Cynódon sp. pl. Pez óseo, semejante en con- 
formación a la SARDiNATA, pero de boca más grande, y con 
dos dientes largos, delgados y agudos en la mandíbula infe- 
rior. Su peso es a menudo de 20 a 30 libras. Es gran cazador, 



DE VENEZUELA 245 

y su carne es buena. Come en cierta época del año una yer- 
ba llamada artemisa (Ambrosia artcmisac folia) que comu- 
nica a su carne un amargor agradable. De los "colmillos" so- 
lian servirse los indígenas como lanceta para sangrarse en 
las sienes. Vive en el Orinoco y sus afluentes. Hay dos es- 
pecies, el C. scomheroides y el C. vulpinus. — "Por más que 
crezcan, dan unos brincos de más de una vara fuera del agua ; 
y si alguno de los que van en la Canoa tiene jubón, ceñidor, 
ó ropa colorada en el cuerpo, da la Payara el salto, y queda 

colgando de la ropa que mordió, El modo de pescarla 

es : Atan en la punta de un palo un retazo de bayeta, ó sarga 
colorada, y se la van mostrando, ü desde la orilla del Río, 
ü desde la Canoa, y van saltando, y prendiéndose como dixe". 
(Gum. II, 246; 2? ed. Ver también ib. I. 318). En car. pa- 
dára. D. t. payaro (Cod. 212). Voz geogr. 

PAZÓTE. Chenopodiuv.i ambrosipides. Yerba anual de 
tallo asurcado, ramosísimo, alto de 1^^ a 2 pies, derecho, er- 
guido; hojas glandulosas, semipecioladas, derechas, lanceola- 
dü-oblongas, o espatuladas, sinuoso-dentadas ; glomérulos axi- 
lares sentados, derechos, foliosos; perigonio fructífero apre- 
tado contra el fruto y nunca aquillado ; semilla negra, lisa, 
lustrosa, redondeada. El zumo de la planta se usa al. interior 
como vermífugo. Del náhuatl epázotl, que significa buena yer- 
ba. D. t. APAZÓTJ' como en C. Rica, y Pasóte (Ben. No. JZ). 

PENDA. Corpulento árbol del Zulia, cuya madera^ se 
emplea sobre todo en la construcción naval y en ebanis4;ería ; 
es de color amarillo, mui veteada, muí sólida y fuerte. — "Y 
se fué río abajo, río abajo | Sobre el tronco flotante de una 
penda". (U. Pérez, Bn la selva, X). —"Frente al balcón de 
la risueña estancia | erige su arrogancia | el tronco antiguo de 
robusta penda". (Id., Tatuaje). Sin., en el ZuHa, Cañada. 

PENDARE. Citharexylum cinereum. Verbenáceas. Ár- 
bol alto de 15 a 20 pies, de hojas apergaminadas o tiesas, 
elípticas, de ordinario obtusas, lampiñas o alampiñadas en el 
envés, reticulado-proeminentes por ambas caras; flores blan- 
cas en racimos espigados, cáHz subsesil; drupa subglobosa, 
al principio roja y al fin negra. | ¡—Mimiisops sp.— "El Pen- 



246 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

daré es una sapotácea que produce una fruta del tamaño de 
una naranja, con una epidermis semejante a la del níspero 
cuando está maduro : tiene un pericarpio blanco, lechero, y 
que encierra una especie de jalea deliciosa. Los gomeros del 
Casiquiare lo mezclan a la goma elástica, pero se reconoce 
fácilmente por su rigidez y color más osc.uro". (Montolieu, 
Viaje al Inírida, en "El Demócrata", set. de 1878). Abunda 
en Rionegro, donde los Indios usan como cola, y aún como 
barniz, la leche viscosa del árbol. (Cod. 103). 

PEPEO. Árbol de las montañas de Lara y Trujillo. Ma- 
dera fibrosa, liviana, amarillenta. Su sombra dicen que cau- 
sa un edema del cuerpo, al igual del manzanillo. D. t. 
PEpéi. 

PERAMAN. Ver Paraman. 

PÉRFANO. Árbol indeterminado de Barcelona. 

PERICAGUA. Planta harinosa de Cumaná, parecida al 
Capacho. Véase Pirícha. Sin. Pericaguárk (?). **Raiges 
como es pericaguares mapuey qapaco las que allí siembran 
(los Caracas) y son de buen sustento". (Relac. geog. III, 

81). , ■ . . 

PERICÓCO. BrytJirina velutina. Leguminosas. Árbol 
grande, aguijonoso, coposo, corpulento, con aguijones cóni- 
cos, subangulosos ; hojuelas ao vado-romboideas, algo pelu- 
das por encima, furfuráceo-tomentosas en el envés; estan- 
darte reflejo, orbicular, de color escarlata ; alas y quilla casi 
tan largos como el cáliz; legumbre sinuosa, contraída deba- 
jo, aterciopelada, polisperma. Apure, Guárico, Anzoátegui. 
D. t. Pericóa. Véase Bucare. 

PERICHAGUA. Ibatia muricata. Piricháguá. 

PÉSGUA. Gaultheria odorata. Ericáceas. Arbusto de ra- 
mitos glandulosos, pelosos • hojas alternas aovado-oblongas, 
entre acuminadas y cúspide %s, ligeramente acorazonadas, 
bien denticuladas, lampiñas y lustrosas arriba, punteadas y 
ásperas debajo; flores arracimadas en el extremo de los ra- 
mitos, axilares y terminales ; corola pelosilla, de un blanco ro- 
sáceo, quinquefida como el cáliz ; estambres 10, inclusos, con 
anteras bifidas en el ápice; pistilo con estigma obtuso; cap- 



DE VENEZUELA 247 

silla globosa, deprimida, con 5 lóculos; semillas numerosas. 
Crece en la región fría de Venez. (Cumaná, Caracas, etc.). 
Sus hojas, en especial cuando secas, tienen un olor aromá- 
tico de salicilato de metilo ; y asi solían exparcirlas en el sue- 
lo de los templos con ocasión de alguna fiesta solemne reli- 
giosa. — ''Selváticos aromas, | cual los ramajes húmedos de 
pésgua I y entreabiertos capullos de los mayos". (L,- Churión, 
Matinal). Ref. Cod. 109. D. t. Péjua. Sinn. Laurel, en He- 
rida; Paramito^ en Lara. || — macho. G. coccínea. Arbusto 
que se diferencia del anterior en las hojas, que son entre re- 
dondeadas y aovadas, aguzadillas, redondeadas en la base, y 
las flores, que son rojas. El mismo nombre dan a la G. lin- 
dcniana, que abunda en las montañas de Cumaná. Sin. Lau- 
rel CIMARRÓN, en Mérida (la 1^ especie). Ref. Cod. 109. 
II — PAUjí. Árbol del E. Carabobo. Madera compacta, dura, 
pesada, astillosa de color amarillo claro uniforme ; anillos con- 
céntricos numerosos, aunque poco aparentes; corte traver- 
sal salpicado de puntos blancos ; poros numerosos, marcas de 
los vasos blancas. 

PESGUÁL. Sitio poblado de pésguas. Geog. D. t. Pe- 

JUÁL. 

PESPÉ. En el Oriente, parece ser el gonzalito. {Icte- 
rus sp. pl.). 

* PETACA. Caja de cuero sin curtir, o de caña, cua- 
drada o alargada, con tapa de lo mismo, usada para traspor- 
te, equipajes o víveres. ''Vieron venir un indio cargado con 
una petaca, que allá (en el Perú) hacen de paja, de forma de 
arca, que podemos llamar baúl". (Garcilaso, Coment. reales, 
pte. l'>). Del azteca petlacalU, lo mismo. Ref. Cast. A^. Reino, 
II. 170. Díjose antes pataca. — "Qestas con sus tapadores li- 
geras, que acá se llaman havas, y en otras partes destas In- 
dia se dicen patacas". (Ov. L 132). 1 1— Echarse con las 
PETACAS : desanimarse en una tarea u ocupación, arredrarse. 
U. t. en Col. 1 1 Írsele las petacas a alguno : montar en có- 
lera, perder la paciencia. — "Pero, mujer... ¿cómo no quie- 
res que se me vayan las petacasT. (Picón F., Fidelia, 65), 



248 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

* PETATE. Estera de palma, de junco, etc. Del azteca 
pefatl, lo mismo. || Viruela petatilla: viruela confluente. 

PIACHE. Sacerdote indígena, que, según los casos, era 
al mismo tiempo brujo, hechicero o herbolario. — "Usaban de 
médicos que los curasen, a los cuales llamaban Piaches". 
(Aguado, I. 458). Voz cháima y tamanaca, con formas afines 
en otras lenguas caribes. 

PIAN. Polypapilloma tropicum. Bubas. Enfermedad es- 
pecifica, eruptiva, virulenta, contagiosa, que se desarrolla en 
forma de pápulas y pasa a la de tubérculos fungosos, muri- 
formes, de curso crónico. La voz, más bien que al galibi, per- 
tenece a la jerga dtí los negros africanos llevados a Cayena. 

PIAPOCO. Aulacorhamphus sp. Ave de la fam. de las 
Ranfástidas, caracterizada por su pico grueso, fuertemen- 
te surcado por los lados. Trio kiapok, piapokó (esto es, tu- 
cán) ; oyampi kiapok; yabarana, iyapokó, lo mismo. Codazzi 
hace sinónimos el piapoco, el tucán, el dios-te-dé y el Pico- 
DE FRASCO. (Geogr. 195). || — Pionus sp. Especie de papa- 
gayo. 

PIARRA. Pájaro de pico grueso, fuerte, cónico, den- 
ticulado en el ápice ; tarsos cortos, delgados ; uñas corvas, 
fuertes; dedo extreno unido al medio. Cabeza, garganta y 
moño, negros ; lomo azul ceniciento ; nuca de un blanco azu- 
lado grisáceo; alas. azul turqui encima, apizarradas debajo; 
cola negra debajo, azul turquí encima ; partes inferiores azul 
grisáceo; ojos, pico, patas y uñas, negros; espacio circunocu- 
lar, azul violáceo. Longitud 21 cm. Cola, 17 cm. Canta, o más 
bien chilla con un graznido agudo y desapacible. Aliméntase 
con frutas en lo principal, aunque de vez en cuando devora 
los pichones de otros pájaros. Guárico, Anzoátegui. Sin 
QuiÁo. 

PIASABA. Attalea funifcra. MarAma, arriba. Del tupi 
plagaba, lazo, soga. 

PICURE. Dasyprocta sp. pl. Roedores de la familia de 
los Subungulados, es decir, con cuerpo y extremidades más 
desarrollados hacia atrás, pies anteriores con 4 dedos, poste- 



DE VENEZUELA 249 

riores con 3, uñas como pezuñas, plantas desnudas, cola re- 

4 
ducida a un muñón, molares — . El D. Aguti es de cabeza lar- 

4 

ga, hocico puntiagudo, orejas cortas y redondeadas, uñas an- 
chas, fuertes, manos con un pulgar rudimentario de uña chi- 
ca y plana, dedos posteriores libres. Pelaje espeso, liso, rígi- 
do, lustroso; garganta desnuda. Color rojizo, o amarillo, se- 
gún la posición o movimiento del pelaje; los dos incisivos 
superiores son rojizos; los inferiores, amarillentos. Olfato 
mui desarrollado. Un macho adulto puede medir más de me- 
dio metro. Vive casi siempre solitario en los bosques. Corre 
a saltos, sucesivos, rápidos : cuando se asusta o enoja, eriza 
las cerdas y bate el suelo con las patas posteriores. La hem- 
bra pare cada vez varios hijuelos, o picurítos, que amaman- 
ta durante algunas semanas. Come frutas, raíces, granos, ex- 
crementos; entierra, como los perros, el alimento sobrante, 
para tenerlo seguro, es voraz, como el cerdo, gruñe como él, 
y causa daños a las plantaciones. Domestícase fácilmente y 
su carne es bastante buena. El D. Acougliy es otra especie 
indígena. Sinn. acure de: monte (Cod. 165) ; acuri (Ruiz 
B.. Caulín) ; acure. — "A diario se la sorprendía en el cami- 
no, acá o allá, .saltando como un acure montaraz". (Urbane- 
ja A., Mechita, la linda). Las numerosas denominaciones in- 
dígenas de este animal pueden ser referidas a tres formas 
principales : el calina pikiili, el caribe akúri o sukurí, y el taino 
agutí o agiichi. De la primera, apenas se halla, en baniva, el 
afin picúrua; cosa extraña, pues el vocablo picure predomina 
en la región occidental del país. 1 1 — En el Bajo Llano dan 
este nombre a una salsa compuesta de ají, sal, ajos y algún 
otro condimento. Suele asimismo llamársela festivamente pi- 
cure MATADO CON PIEDRA, por majarse aquellos ingredien- 
tes en una piedra de moler maíz. 

PICHAGUA. Cuchara de cascara de Totuma (Carmo- 
na). D. t. PiciiAGÜE. — "Pero yo no tengo sino pichagüitos. . 
■'-—Con tal que sea en tu pichagüe y bebamos los dos". (Ro- 
mero G., Peonía, 101). Del ch. y cum. pichan opichao, lo 
mismo. Sin. Carébe, 



250 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

PICHÁYUR. Árbol con cuyas hojas se nutre la pere- 
za (Bradypus). Menciónalo Caulín (Hist. I. 8), y no pare- 
ce ser idéntico al yagrumo, ni la voz usada ya. Sin duda es 
vocablo cumanagoto. 

PICHIGUAO. Bactrís Gasipaes. Preciosa palmera de 
tallo anillado, provisto de aguijones, duro interiormente y de 
color negro ; frondas terminales con peciolos espinosos ; flo- 
res algo carnosas, drupas de color amarillo roji'zo amigdalá- 
ceas. "La (palma) pihiguao o pirijao nace más allá de 

las grandes cataratas del Orinoco y se mantiene á la altura de 
190 hasta 400 varas sobre el nivel del mar. Su tronco espi- 
noso tiene 23 varas de alto, sus hojas tienen la forma de 
plumas, delgadas, ondeadas y rizadas hacia la punta; produce 
enormes racimos de 150 a 200 frutas farináceas, amarillas 

como la yema de huevo, algo dulce y nutritiva. Como 

dice Humboldt, podrá llamarse palma melocotón". (Cod. 94). 
D. t. PijiGuÁo o PiRiGUÁo. — ''Como la pina, como el en- 
mare, I Bajo las frondas del pijiguao". (Gorrochotegui, Ara- 
mare). Sinn. Píxabay (Ov. I. 334), Cachipáes (Gum. II. 
247). Observa Spruce {Palmae Amazonicae, en 'Xinean So- 
ciety's Journal Bot." XI. 81. 82) que esta palma no se cono- 
ce en estado silvestre, y que parece provenir de los Andes, 
pues en quichua se nombra pisho-guayo, o sea fruto de aves. 
(Ernst, en ''Actas de la Soc. de cieñe, fís. y nat."). En el 
Ecuador llámanla Pishihuaya o Pijabae, según Velasco. Peji- 
haye, pcjihalle, pijibay, pixbae, pixbay, en C. Rica, donde los 
indígenas la cultivaron desde los tiempos más remotos; des- 
críbela elDr. H. Pitfier bajo el nombre G. utilis Oerst. 

PICííIGÜÉI. Melocactus comj^iunis. Cactáceas. Cirio o 
cardón de tallo ovoideo o subgloboso, de color verde oscuro, 
alto de unos 20 cm., con 8 a 14 ángulos o costillas separados 
por senos o surcos profundos, agudos ; aréolas grandes, ova- 
les, con 9 espinas rígidas, derechas, parduscas, larguísimas 
las inferiores en cada roseta ; flor y fruto hundidos en un es- 
pádice o cefalio lanuginoso, blanco, sembrado de espinas 
blanquecinas; estilo y estigma rosados. El fruto, llamado lo 
mismo, y también buche, es un saquillo o baya, oblonga, Hsa, 



DE VENEZUELA 251 



de color escarlata, con muchas semillas menudas, lenticulares, 
suspendidas en un líquido viscoso, blanquecino, agridulce, co- 
mestible. Crece en la zona cálida del litoral. 

PICHIPÚRO. Bebida de maíz que usaban los indíge- 
nas del Oriente de Venezuela. Ref. Relación de la conquista 
de .Nueva Córdoba, 1569. 

PÍNQUE. Dicotyles (Tagassu) labiafus. Suídeos. Puer- 
co montes generalmente de color negro o gris negruzco, con 
una extensa mancha blanca en la mandíbula inferior. Mide 
105 cm. de largo, más 5 de cola. "Ay otros mayores (quje la 
Báquira) y de mejor carne, que los llaman Pinques". (Cisn. 
26). Car. y ch. puinke ; gal. poinko, poingo ; tam. painke, etc. 
En guaraní, tayagú, que quiere decir dentudo. Sin. Báqui- 
ra; pero este nombre se refiere propiamente al Chácharo. 

PIPA. Pipa americana. Rama verdosa, cuya metamor- 
fosis se efectúa en el dorso verrugoso de la hembra, donde, 
ya fecundada la freza, deposita el macho los huevos, produ- 
ciéndose entonces celdillas exágonas con tapa, que alojan el 
renacuajo. La hembra mide de 15 a 20 cm. de largo, por 10 
a 12 de ancho ; el macho es más pequeño. Hállase en Guayana, 
En arecuna, chenao es el nombre de la rana, pupo el de la 
freza (Dr. Bousignac) ; en ch. chenao significa asimismo rana. 

PIPE. Especie de paloma de tamaño mediano. Color gris 
leonado por encima; cara, garganta y pecho de un gris claro 
de café con leche; vientre blanco; remeras, unas 20, la pri- 
mera más delgada y corta, y de orilla recortada hacia el ex- 
tremo; timoneras, como 10, negras, manchadas de blanco en 
la punta ; patas de color solferino ; pico negro ; partes desnu- 
das circunoculares, azuladas; iris amarillo. Común en el Guá- 
rico y en Anzoátegui. 1 1 Pata dk pipK. Denominación apli- 
cada a una raza de yuca dulce, con los pecíolos de las hojas 
rosados, cultivada en el Alto Llano. 

PIQUÍRGUx\. Piihecolohium hymcneaefolium. Orori: 
Us. en Caracas. 

PÍRA. Guisante, en general. Voz cum. que significa ble- 
do, legumbre. Cf. Tauste 83. |¡ — bitanga. Amaranthus viri- 
dis. Yerba olf,rácea. ||— brava, Ainarantjius spingsa. Planta 



252 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

herbácea, lampiña, de tallo recto mui ramoso, alto de 2 a 3 
pies o más; hojas romboideas o romboídeó-lanceoladas, con 2 
espinas axilares largas de 4 a 5 lineas, mui punzantes ; flores 
monoicas ; cápsula de dehiscencia trasversal e incompleta. Es 
planta común en el pais. 

^'' PIRAGUA. Barca antigua usada por los Caribes, ancha 
de 10 y 12 o más palmos. — *'Usan estas canoas tan grandes o 
mayores como lo que he dicho, e llámanlas los caribes pira- 
guas". (Ov. I. 171). — ''Al tronco ahuecado añaden tablas 
toscas, hechas mal que bien con hacha, y unidas con corte- 
zas de árbol, que son sin embargo de alguna protección con- 
tra la furia de las olas. En una mar no mui turbada puédese 
viajar con estas barcas, tal como hacen ellos a las colonias 
holandesas y a las Antillas". (Gilii, Sagg. I. 64). En car., 
maq., maip. y ban. pirana significa barca. El vocablo está 
citado en Cast. 1. Bleg. X, c. 1^?; en Garcilaso, Hist. de los 
Incas, I. 294 bajo la forma piraga; y en el Diccionario de 
Bretón bajo la de píraugue (pr. pirog), de donde proviene el 
francés pirogue. \ \ — ^Nombre genérico dado a varias plantas 
trepadoras, de la fam. de las Aráceas, ordinariamente de ho- 
jas anchas, inflorescencia espadici forme, flores desnudas, mo- 
noicas, espádice libre, ovario unilocular, fruto abayado. Los 
tallos de estas plantas se utilizan como cuerdas de diferentes 
maneras; los del Anthiirium violaceum, por ejemplo, son tan 
delgados y resistentes, que con ellos aseguran en ciertos luga- 
res mangos de machetes de tala y aún fabrican varios tejidos, 
asi como aprovechan en la Guayana francesa las raíces ad- 
venticias del Philodendrum speciosum, que los Galibis llaman 
bamba, para reatar y afianzar los mangos de los machetes. 
Además de la especie citada hay otras con el nombre vulgar 
de PIRAGUA, V. g. Dracontium pertussum, Syngonium auri- 
tum, Philodcndron hederaceum, etc. 

PIRAPÍRA. Nombre con' que se conoce, en los llanos 
de Barcelona, cierta variedad de yuca amarga. 

PIRÍCHA. Dioscórea sp. 'Xa piricha es una raíz pare- 
cida al mapuey en su consistencia, aunque mucho más lar- 
ga y delicada", (Caul, I, 4). Voz cumanagota; en car. pi- 



DE VENEZUELA 253 

7'¡sJia. El calina prisha y el riicuyo pirísa, designan la misma 
planta. 

PIRICHÁGUA. Ibatia muricata. Asclepiadáceas. Plan- 
ta trepadora con ramitos lampiños y hojas alternas, peciola- 
das, subrotundo-aovadas, anchamente acorazonadas, puntia- 
gudas, bífidas, novennervias, membranáceas, algo pubescen- 
tes en el envés, largas de 4 pulgadas; racimos terminales, so- 
litarios, a veces cirriferos o bifidos, o corimbos umbeli formes 
axilares; corola quinquepartida, con divisones lanceolado- 
aguzadas, glabras; el fruto es un folículo, cuya corteza arroja 
por incisiones un liquido espeso, lechoso, de sabor de oro- 
zús. Voz usada en el Or. y Guayana. Sin. Orozús. 

PIRÍCHO. Cierto árbol maderable de Trujillo. 

PIRITÁL. Sitio abundante en palmeras de píritu. 

PÍRITU. Bactris Piritu. Pequeña palmera, alta de 5 a 
7 m., de tallo recto, delgado, cilindrico, con cicatrices pecio- 
lares de trecho en trecho y espinas negras de hasta 20 cm. ; 
pecíolos envolventes por medio de fibras entretejidas; hojas 
pinadas de 2 a 3 m. de largo con 30 a 50 pares de hojuelas 
lineales, agudas, rígidas, Hsas; raquis con largas espinas en 
el envés. Espádice arracimado, en forma de hisopo, con flo- 
res masculinas y femeninas ; espata mavicular, larga de 60 
cm., con el lado convexo espinoso, supino, y el cóncavo, Hso, 
estriado. Racimos con v30 a 50 frutos sentados, elipsoídeos, 
largos de 2 cm., anchos de 2,50; pericarpio Hso, cárdeno, en- 
docarpio jugoso, rosado, agridulce; semilla dura, negra. Cre- 
ce en grupos o cepas en lugares sombríos, húmedos, de los 
Llanos y bosques de Lara, Coro y Yaracúi. En car. piritu, 
en cum. piríchu, lo mismo. Sin. Juvita. 

PIRÓTA. Árbol indeterminado de Coro. 

PISCA, Borrachera. Us. en la Cord. 

PISCO. Pavo, en la Cord. Voz quichua, que significa 
ave; pishku, en el quichua ecuatoriano. Pero al pavo propia- 
mente dicho decían pikaka los caribes insulares. 

PISCO, A. Ebrio, en la Cord. Sin duda es alusión al 
afamado aguardiente de Pisco, designado en Chile con el pro- 
pio nombre. 



254 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

PÍSCUA. Pájaro de pico largo, con bordes cortantes y 
mandíbula superior corva, aguda en el ápice, algo más larga 
que la inferior ; tarsos escudados, uñas largas, corvas, dedos 
externo y medio unidos en la l)ase; fosas nasales oblongas, 
párpado superior con pestañas cerdosas. Color leonado arri- 
ba, atenuado en la garganta ; pecho y vientre cenicientos ; ti- 
moneras laterales (4-f— 1-, escalonadas) arriba blancas en la 
punta, pardas en seguida, y leonadas el resto; debajo, leo- 
nado oscuro; timoneras centrales (2, más largas) leonado 
uniforme. Largo, 18 cm. ; cola, 26; brazas, 44. Guárico. Cf. 

PÁJARO-LKÓN. 

* PITA. Fibra de una especie o variedad de Agave. Voz 
maya y caribe que existe asimismo en quichua con la acep- 
ción de hilo, bramante, lazo. Reff. Gum. I. 213; 2? ed. ; 
Cod. 96. 

PITAHAYA (h aspirada). Cereus Pitajaya. Cactáceas. 
Especie de cirio o cardón pseudoparásito, de tallo semierec- 
to, semiarticulado, simple o sólo ramoso en la base, verde, o 
tirando a glauco; ángulos de 3 a 5, medio comprimidos, ob- 
tusos, obrepandos; aréolas más o menos separadas, con to- 
mento blanco o pardo, apenas lanosas ; aguijones rectos, rí- 
gidos, de 6 a 8 por fuera, 1 a 2 en el centro, blancos, ama- 
rillentos, o negruzcos ; fruto rojo, comestible. El pigmento se 
elimina por los ríñones, comunicando a la orina su color. Cre- 
ce en la región cálida. — "Otra (fructa) es llamada pitahaya, 
la penúltima sílaba luenga; es colorada la cascara por de- 
fuera y tiene ciertas espinas no buenas en ella, lo de dentro es 
cuasi como lo de una madura breva". (Cas. V. 317). — "Pi- 
tahaya es una fructa. tamaña como un puño cerrado poco 
mas o menos, y esto es su común grandeva ; es colora- 
dissima como un carmesí rosado, e quiere significar escamas 
en su corteja, aunque no lo son". (Ov. I. 311). Voz taina. 
En el Ec. llaman pitahaya el C. sepiíim. En C. Rica, el C. 
trigonus Haw. (Pittier). Reff. Cast. 1 Bleg. XIV, c. 1*?; Co- 
bo I. 449. 

PITIJUÍ. Saitrophagus sulfuratus. Cubiro. Voz us. en 
Cojedes. 



DE VENEZUELA 255 

PITIRRÍ. Tyrannus me lancho liáis. GarrapaTKro. (?). 
Pájaro asi lamado por el sonido de su canto. El género com- 
prende "^^á jaros de cabeza con cresta vertical, pico tan largo 
como la cabeza, grueso, comprimido hacia la punta, cerdo- 
so en su base ; mandíbula superior ganchuda y escotada ; alas 
mui agudas con varias primarias emarginadas y de la 2^ a la 
5- casi iguales y destacadas; cola mediana, redondeada; tar- 
sos tan largos como el dedo medio, uñas cortas, delgadas, 
agudas. El piiirre de Cuba es también del género Tyrannus. 

PITO. Rhodnius sp. QuiPiTó. "Insectos pardos, de una 
hechura muy rara, del tamaño de tábanos medianos : (llaman- 
se Pitos) estos tienen un pico rabioso, y suave; mientras 
beben la sangre, lo hacen con tal tiento, y dulzura, que no se 
dan á sentir; pero al retirarse llenos, d^xan un dolor, y co- 
me2í)n intolerable: estos abundan en todas las tierras calien- 
tes, y en especial en las casas recién fabricadas es grave su 
persecución, por mas de un año". (Gum. 11. 223; 2? ed.). 
Us. en la Cord. La voz debe provenir de Colombia, 

PITRAQUE. Café de maíz tostado. 

POPORO. Arma, a manera de porra, usada por los an- 
tiguos Caquetíos y los Guagíros. Ref. Cast. Bleg. I. c. 3?; 
A^. Reino, I. 46. 65. Cf. Bapóron, || — Tolondro, lobanillo, 
chichón, tumor, o cosa así.~"Ya tendrá para entretenerse con 
los poporos y cardenales que le hice". (Tosta G., Bl 19 de 
abril, 95). En esta acepción admite el dim. poporito; y pro- 
viene ella sin duda de la que tiene en el Perú y Bolivia, y te- 
nía en el Sinú, según Castellanos (Hist. de Cartag., c. 3?), es 
a saber, calabacilla en forma de ampolleta destinada a guar- 
dar la Ilipta (cal o cenizas) con que se mascan las hojas de 
coca. Cf. Bapóron'^ arriba. 

POPORÓTO. Tolondrón. 

POPÓTE. Scirpus sp. Suerte de junco del Zulia. Del az- 
teca pOpOtL D. t. JUNCO POPOTlí. 

POTÍCHI. Dicotyles sp. Chacharito, arriba. — "Los 
(puercos monteses) mas pequeños se llaman chacharitas y 
potichis". (Caul. I. 7). 



¿56 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENA^ 

POTOCA. Paloma con la parte encimera del cuerpo gris 
habado ; pescuezo gris rojizo claro; primeras remeras de co- 
lor marrón por debajo y las demás pardas; timoneras infe- 
riores blancas en la punta ; partes inferiores blancas ; patas 
rojas. T^ongitud, 13 cm. Cola 10 cm. Hállase en el Guárico y 
Anzoátegui. "Las perdices y las potocas corren presurosas en 
l)arvadas por el suelo l)ienoliente, buscando granos para sus 
hijos y pajas para sus nidos". (Cabrera M., Mimí, 181). 
Sinn. GuARKNA, Paloma maraquera. 

PRAPA. Catoblastus pracmorsiis. Palmera de tronco ci- 
lindrico y liso, de 6 a 8 m. de largo y 10 a 15 cm. de diá- 
metro, sostenido por raíces aéreas ; hojas escasas, pinadas, de 
2 m. de largo, con 10-20 pares de hojuelas y una terminal 
truncada; el fruto es una especie de baya, aovada, del gro- 
sor de un huevo de paloma, de pericarpio grumoso y color 
negro con un viso azul. Madera negruzca, dura y densa, con 
médula ])landa; peso específico L25. Abunda en la región 
subalpina de la Cordillera costanera, donde sacan de ella latas 
para techos. 

PUCHERÍ. Ocotca PicJnirim. Laiu-áceas. Árbol gran- 
de, corpulento, coposo, de hojas oblongas con base aguzada 
y vértice algo obtuso, y con una puntita delgada, siendo lus- 
trosas y lampiñas por la cara superior y reticulado-pubescen- 
tes por la inferior ; semilla ovoidea, bastante gruesa, mui 
aromática. Sus hojas y flores son aromáticas igualmente. Cre- 
ce en las selvas del Orinoco. Del tupi puchury, pechury o pe- 
churim, lo mismo. — "Vertiendo gracias como vierte aromas. 
I La flor del pucherí". (Gorrochotegui, Aramare, V.). — 
'*Hoy, ni el turpial la aduerme con sus trinos | Ni engalana 
sus predios | La flor del pucherí". (Id., Balada precolombi- 
na). "Las selvas (del Orinoco) producen la sarapia, el maní, 
el pucherí. . .". (Cod. 75: V. tamb. 120). 

PÜI. Tecoma serratifolia. Bignoniáceas. Árbol grande, 
corpulento, frondoso, lampiño, de tronco recto. Elévase a 40, 
50 y más pies de altura. Hojas sin, escamas, apergaminadas, 
con 4-5-6 hojuelas oblongo-lanceoladas, aguzadas, aserradas 
por sobre la base, pecioladas ; flores en corimbos umbelifor- 



DE VENEZUELA 257 



mes, precoces, amarillas ; cáliz campamido, pulverulento ; co- 
rola escasamente quinquiloba, con lóbulos desiguales y del- 
toídeos, lampiña, larga de 2 a 2^/2 pulgadas; estambres pro- 
fundamente inclusos. Se conocen 3 variedades, o quizá espe- 
cies, que se diferencian por el color de la madera: el blanco, 
el negro, y el verde que es el más apreciado. Madera fuerte^ 
densa, dura, durable, pesada, compacta, de grano fino; peso 
e'-^pecífico 1,21; color gris parduzco veteado; tocada por un 
álcali, V. g. el amoniaco, se torna rojizo-amarillenta; este co- 
lor aparece asimismo en las manos de quien la labra, al lavar- 
las con jabón. (Gros. II. 410). "En la iglesia matriz de 
Asunción, en Margarita, forma un tronco de púy el escalón 
delante del altar, y a pesar de estar allí desde más de un si- 
glo, no se le nota desgaste ni otro deterioro". (Ernst., La 
Bxpos, 224). En cum. puyo lo mismo. Sin. Acapro (en el 
Guárico). Reff. Caul. I. 3; Cod. 120. 

PUÍPÚI. Cercoleptes caudivolvulus. Ver CucriicúcHr, 
arriba. 

PULÍRO. Árbol indeterminado de Maturín. 
* PULPERÍA. Abacería. "Hay en la Tierra Firme tien- 
das conocidas con el nombre de bodegas, y en otras partes con 
el de pulperías. Su surtimiento consiste en loza, vidrios, quin- 
calla, herramientas, vinos, azúcar, jamones, manteca, aceite, 
frutas secas, queso y guarapo, etc. Tienen sobre las tien- 
das la ventaja de no ser sujetas a quedar cerradas los días 
de fiesta y domingos. Su utilidad para el público las hace te- 
ner abierías desde que amanece hasta las 9 de la noche". Así 
describe Depons estas tiendas de víveres a principios del si- 
glo XIX, y así han perdurado hasta hoi con poca diferencia. 
El nombre es corrupción de pulquería, es decir, puesto donde 
se vende pulque, voz ésta que sin embargo no ha sido adopta- 
da en Venezuela, por no practicarse aquí la elaboración de ese 
vino del coctii. Hé aquí la opinión de Solórzano. "También de 
otras (cédulas) que se despacharon el año de 1631 por las 
quales se ordenó i introduxo que en cada ciudad, o villa se 
apuntassen y señalassen ciertas tiendas, de las que en Castilla 
llaman de Albacería, i en las Indias de Pulpería, o Pulquería, 

17 



258 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

de pulque, que es una bebida que usan mucho los indios de la 
Nueva España". {Polít. ind., V. 1. 19). Tal origen adopta 
Ernst ; pero Garcilaso y fr. P. Simón, a quienes sigue Cal- 
caño, sostienen una trivial derivación española. ''En las an- 
tiguas pulquerías de Méjico, observa Rojas, sólo se expen- 
día el pulque, y de aquí el nombre dado al ventorrillo indí- 
gena. En las antiguas pulperías de Caracas, que se fundaron 
a principios del siglo XVII, después que comenzó a culti- 
varse la caña, sólo se expendía el aguardiente de caña". {Cien 
voc. ind., art. Guarapo). Efectivamente entre los ramos de 
impuesto había el de composición de pulperías en los tiem- 
pos coloniales el cual tuvo en 1797 un rendimiento de 
$ 29.989 sencillos. — "Con el nombre de aguardientes se co- 
nocía un derecho impuesto sobre su destilación : con el de 
pulperías otro que pagaban en las tiendas así llamadas, los 
que expendían licores ó bebidas fermentadas". (Baralt y 
Díaz, Hist. Ant., p. 375). U. t. en Perú, Bol., Arg., Urug. 
''Pulperías o tabernas" escribe Azara (Hist. I. 309). 

PULPERO. Dueño o expendedor de una pulpería. — 
"Desde entonces nuestro pulpero, deponiendo el exterior tor- 
pe y perezoso con que encubría su fingida humildad, no pen- 
só ya sino en distinguirse por su celo en la persecución de 
los patriotas". (Baralt, Res. de la hist. de Venes., t.l). \\ 
Cada pulpero alaba su queso : cada buhonero alaba sus 
agujas. 

* PUMA. Pelis concolor. León (americano). Voz qui- 
chua, desusada en Venez. 

PÚMARO. Aplicado al cambur, equivale, en Barcelo- 
na, al TOPOCHO. 

PUNÉCHI. Palmera de Ríonegro, cuyas hojas utili- 
zan los indígenas para cobijar sus habitaciones. — "Gentil co- 
mo la palma del punechi". (Gorrochotegui, (Aramare, V). 

PUPUÍ. Psittacula sp. Especie de perico del Alto Ori- 
noco. Diminutivo: Pupuisífo. (Gorrochotegui, Aramare, 
XXIV). Cf. el cum. pupitiri, perico. 

PÚRBIO. Mimusops globosa. Sapotáceas. Árbol de 20 
a 25 m. de altura, análogo al balatá, de suerte que la goma 



DE VENEZUELA 259 

elástica por ambos producida es casi igual. Crece en los bos- 
ques de Maturin. "Madera de color rojo morado, mui com- 
pacta y pesada (peso esp. 0.95), de grano mui regular y sin 
nudos ; se asierra y se hiende fácilmente. Es una excelente 
madera de construcción y de ebasnisteria". (Ernst, La Ex- 
posición, 224). — D. t. PURBA (Cod. 119) y púrguo. "No re- 
cordáis el árbol atrevido | aquel purguo gigante?" (Gorro- 
chotegui, (/bramare, Vil). En arec. purhuo, lo mismo. Sin. 
NÍSPKRO. 

PURIPÜRI. En el E. Anaoátegui es una especie de je- 
jén, más pequeño que el ordinario. 

PÚRMA. Suerte de instrumento músico usado por los 
antiguos Cumanogotos. ''En uno (de los bailes) usan de un 
instrumento que llaman purma, hecho de una caña, y dos ca- 
labazos". (Caul. I. 13). 

PURUPÚRU. Especie de gramínea mui crecida, cuyo 
tallo componen largos y gruesos internodios huecos. Crece 
en las montañas de Occ. y Carabobo. Compárese esta suerte 
de carrizo con el descrito por Codazzi, en la pág. 104; pero 
nada tiene que ver con el piiru-puru del Perú, que mencio- 
na Cobo {Hist. I. 496). 

PUSANA. En el Orinoco es una yerba mágica, con que 
los indígenas pretenden buscar, hallar y conservar amante. 

PUTÚCU. Planta voluble de Cumaná, dotada de pro- 
piedades purgantes. Ref. Caul. III. 19. Cf. BoTúco. 



Q 



QUÉCHUE. Véase Quisánda. "El quéchue es una fru- 
ta siempre verde, mui parecida a la mora de Europa; el sa- 
bor dulce y suave ; pero dura poco tiempo, porque luego que 
madura, se aceda y pudre". (Caul. I. 3). Del cum. kíiéchue, 
que Ruiz Blanco traslada : "Moral". 

QUEREBERÁL. Sitio poblado de queriíbures. 



260 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

QUEREBÉRE. Couepia ovalifolia. Crisobalanáceas. 
Árbol no muí alto, de cuyo fruto ovalado, largo de unos 4 
cm., hacen pan los indios de Arauca y Apure. 

OUERÉPA. Variedad de yuca amarga de porte peque- 
ño, tallo verde, pecíolos oblicuos, verdes, y raíz mui buena 
para elaborar casabe. Cultívase en el Guárico y Anzoátegui. 

QUERREOUÉRRE. Tienen este nombre varios pája- 
ros dentirrostros de la fam. de los Córvidos, de colores va- 
riados y vivos, cuya voz consiste en un graznido chillón y 
desapacible que ha motivado sin duda la denominación vul- 
gar. La Xanthura cacruleocephala es de las más comunes : su 
pico es grueso, con ambas mandíbulas encorvadas; narices 
elípticas abiertas en la base del pico; tarsos largos, escutela- 
dos ; dedos medio y posterior más largos cjue los demás ; alas 
agudas, cola prolongada. Vértice y mejillas de un azul tur- 
quí ; resto de la cabeza y cuello negros ; lomo y alas verde? : 
pecho amarillento, vientre blanco ; cola verde encima, con los 
bordes y el envés amarillentos; pico negro, patas pardas. Ca- 
racas, ejemplar del Museo Nacional. El Cyanocorax Ingas 
y la Cyanocitta arinillata son otras especies. El pájaro aris- 
co y huraño, que no se resigna a la domesticidad y menos 
aún a la cautividad. — "El día cjue tuviera que irme de la 
montaña, me moriría de rabia, como el querre-querre enjau- 
lao". (R. Gallegos, Los aventureros, 22). Ref. Cod. 192. 

OUETÉPE. Planta vermífuga de Cumaná. 

QUÍBA, Oxalis tuberosa. Cuíba. "También los Migu- 
ríes tenían otro tubérculo muy parecido á la papa; pero de 
forma alargada y de color encarnado, al cual llamaban htii- 
sisaí y hoy lo llaman quiba". ( J. I. Lares, Btnografía del Es- 
tado Mérida, p. 17). 

QUIBÓI. Especie de planta. Méridai 

QUICHE. Planta de Mérida.— "El labio es grano de 
purpúreo quiche". (J. D. Tejera, Música criolla). 

QUÍCHO. Especie de planta parásita de Mérida. 

QUÍGUA. Turbo Pica. Molusco gasterópodo de la fam. 
de los Tróquidos. El animal, en los de este género, tiene la 
cabeza prolongada en un hocico; en el lado exterior de los 



DE VENEZUELA 261 



largos tentáculos se hallan los ojos pedunculados ; y en me- 
dio de los tentáculos sobresalen dos lóbulos frontales; en 
cada lado del pié hay por lo regular tres hilos. Concha uni- 
valva en forma de trompo ; opérenlo espiral ; circunvolucio- 
nes convexas, abertura redondeada, sin dientes; borde bucal 
algo prolongado. Color blanco y negro. Es mui común en las 
islas del Territorio Colón ; y aunque no es manjar delicado, 
cómenlo cocido dentro de su concha, en la costa del Caribe. 
Del cal. china, que Bretón traslada ''bourgos, escargot de 
mer" (véase burgáo). En cum. kuihiía o kuiga es cierto ca- 
racol. 1 1 — Amyris simplicifolia. Árbol de Carabobo, Yaracúi 
y Zulia. "Madera fina y aromática y mui propia para eba- 
nistería; prospera en el litoral y montes cercanos". (Joaq. 
Espinosa). Madera de exportación. Sinn. Candii, (de playa), 
Sándalo. 

O UI GUAGUA. Especie de haba de Coro, grande y 
blanca. Cf. Caráota chivata. 

QUILOMBO. Quiebras, eriales, andurriales. Usase en 
plural en tono despectivo y familiar, v. g. Lófling murió en 
no sé cuáles quilombos del Orinoco. ¿Qué hace U. metido 
en esos quilombos? En el Brasil vale tanto como refugios de 
negros fugitivos : en la Argentina, lupanar. Según Martius 
(Beitraege usw. L 208) es voz angola. Dice D. Daniel Gra- 
nada (Vocab. rioplat., p. 336) : '*En el Brasil llaman quilom- 
bo, a la habitación clandestina, en un monte o desierto que 
servía de refugio a los esclavos fugitivos. Le llaman tam- 
bién mocambo, y es voz de la lengua hunda, en la que sig- 
nifica campamento. (Beaurepaire-Rohan)." La voz tiene una 
importancia histórica considerable en la historia colonial del 
Brasil, desde el primer quilombo o confederación de negros 
cimarrones, organizado en Bahía hacia 1575, hasta el de Pal- 
mares, destruido en 1699 y considerado ya como un Estado 
Negro por los historiadores. 

QUIMBA. Especie de alpargata. Abarca. U. t. en Col. 
Ref. Pie. 291. 

QUIMBOMBÓ. Hibiscus esculentus. Malváceas. Planta 
anual, herbácea, de 3 a 5 pies de alto; hojas quinquelobas, 



262 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



irregularmente aserradas, ondulosas, acorazonadas ; flores 
axilares, solitarias, amarillas, con las uñas de los pétalos co- 
lorados ; caja oblongo-lanceolada, alampiñada, provista de cer- 
das, con 10 surcos ; semillas semiestriadas, algo peludas a ve- 
ces. Aprovéchanse éstas tal cual ocasión para tostarlas y ade- 
rezar con ellas una infusión que se bebe a guisa de café. Voz 
africana. Littré cita las grafías gonibo y quigombo (Dict. de 
medicine) : Martius, la de guimgombó, usada por los negros 
del Brasil (Beitraege usw. II. 395). 

QUIMÓN. Planta medicinal de Barquisimeto. 

QUIMPUÉ. Estanque. — ''Algunos de estos quimpués 
o estanques antiguos aún se usan en varias partes de las tri- 
bus Mucuñoque y Mucuúnes". (Salas, Tierra-Firme, 181). 
Chipué significa agua en el dialecto de los Mucuchíes. 

QUINA. Varias especies de Cinchona son propias del 
país, v. g. C. cordifolia, C. Henleana, C. Moritziana, C. tu- 
cwjensis, C. undata. El nombre es por supuesto exótico, con- 
tracción del quichua quin-quin o quina- quina=^covttz2i de cor- 
tezas. Quinaquina suelen llamar la Cascarilla undata. || — 
DE NUEVA ANDALUCÍA. Galipea Ciisparia. Ver Cuspa. 

QUINCHA. Talanquera. (Pie. 291). Del quichua gu^w- 
cha o kliincha, recinto, cerca. En Col. es cerca de madera; en 
el Perú es pared campestre de caña y barro (Arona). Como 
la acepción primitiva tiene de ser la del quechua, insertamos 
esta cita de Granada (Vocabul. rioplat., p. 337). "Este (Llo- 
qqe Yupanqui, inca) lo abia mandado que no oviesen guerras 
injustas, y a todos los mando que heziesen poblados, y mas lo 
abia mandado que todos se ocupasen en ydificios de chácaras 
y quinchas". (Joan de Santa Cruz Pachacuti Yanqui, Antig. 
peruan., publicadas por D. Marcos Jiménez de la Espada)". 
En Chile : pared delgada de ramas, etc., ya rellenas con ba- 
rro, ya simplemente clavadas en el suelo ; armazón de varillas 
en las carretas (Rodríguez). En la Argentina: ''Tejido o 
trama de junco (que es la hierba más a propósito) con que se 
afianza cualquiera construcción de paja, varas, totora, cañas, 
etc. Empléase en los techos de los ranchos, que son de paja 
o de totora, en la armazón de sus paredes de barro, que se 



DE VENEZUELA 263 



compone de varas, en las de las cubiertas de los carros for- 
mando arcos, y demás obras semejantes. || La misma paja, 
varas, etc., quinchadas". (Granada). En Río Grande del Sur, 
cubierta análoga de casas o carretas (Beaurepaire-Rohan). 
Talanquera es entre nosotros la barrera de varas y estacas que 
cierra las boca-calles para lidiar toros corridos. Totora es en 
la Arg. nuestra enea {Typha augustifolia). 

QUINCHONCHÍLLO- Planta herbácea de Portugue- 
sa, algo semejante al quinchóncho. Quizá una esp. de Cro- 
t alaria. 

QUINCHÓNCHO. Cajanus indicus. Leguminosas. Gui- 
sante de uso mui extendido en el país, donde se le cultiva co- 
mo ''fruto menor". Corrupción del malayo katchang, que de- 
signa todo género de guisante, o pira, como diríamos nos- 
otros. Reff. Gilii, L 194; Ben. No. 76. \\ — m monte:. Crota- 
laria anagyroides. Leguminosas. Planta arborescente de hojas 
temadas, racimos multífloros y legumbre polispernna. Sin. 
Maraquíto. 

QUINDÚ. Esp. de árbol de Mérida. Se distingue, como 
variedad, un quindú colorado. 

QUÍNUA. Chcnopodium Qidnoa. Yerba de tallo verde 
o rojo, con hojas alternas, aovadas, anguloso-dentadas, pul- 
verulentas cuando tiernas ; panículas ramosísimas, apretadas, 
más cortas que las hojas. Cultívase en la Cordillera por sus 
semillas alimenticias. D. t. Quínoa. Del quechua kénua, lo 
mismo. "En lengua quichua se llama esta planta Qiiinua, y 
en la Aymará Hupa". (Cobo, L 351). 

QUIPITO. Rhodnhis prolixus. Redúvidos. Hemíptero 
rapaz nocturno, común en ciertos lugares de la región cá- 
lida. Cabeza lineal; antenas con 4 artejos, el 1" cortísimo, 
el 2? largo y los dos últimos filiformes, peludos y de color 
más claro; ojos salientes, el 2? largo y los dos últimos filifor- 
mes, peludos y de color más claro; ojos salientes, negros; es- 
polón recto, largo de 5 mm. espiniforme, con el último artejo 
corto ; tórax triangular, apenas separado del protórax ; me- 
tatórax triangular, terminado en espolón; muslos finamente 
rugosos, tibias con cerdas finísimas por debajo; tarsos con 



264 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



3 artejos peludos, el último con 2 uñas. Color negro fuligino- 
so : una línea proeminente, herrumbrosa, corre a lo largo de 
la cabeza, y otras 4 sobre el tórax, y en los tres espacios de- 
jados por éstas hay tres líneas, incompletas, también herrum- 
brosas, color del cual son las venas de las alas y los bordes 
de los segmentos abdominales. Longitud, 2 cm. Lara, Portu- 
guesa. Otras especies de Conorrhinus se hallan en el país, 
con el mismo nombre. Los quipitos chupan de noche la san- 
gre del hombre durante el sueño. Sinn. PiTo (Gum. II. 191), 
Ci-iiPiTo^ Che:pito, Chupón. || — Ver. Cruce^ta reai,. 

OUIRÁCHE. Especie de palmera. Zulia. ''Cocos argén- 
tea? Eng. — Táchira". {A. Jahn). 

QUIR AGÜERO. Árbol cuyo jugo viscoso se emplea 
en la confección del curare. Kiragükro. (Cod. 111, 118). 

QUIRIBIJÚL. Brocchinia sp. Curibijúre;^ arriba. 

OUIRIJUJÚL. Nidularmm Garatas. CurujujúIv, arri- 
ba. 

QUIRIPITÍ. Clusia ininor. Gutíferas. Árbol silvestre, 
pseudoparasítico, de hojas opuestas, decusadas, espatulado- 
obovados ; cáliz con 5 ó 4 sépalos, corola con 5 ó 4 pétalos ; 
estambres indefinidos, estigmas radiados, distintos ; lóculos 
del ovario pluriovulados ; cápsula elipsoídea plurivalva, po- 
lisperma, con 6 u 8 lóculos ; valvas naviculares. Crece en las 
montañas de Trujillo y Portuguesa. Sin. chiripiiy (Cod. 117) 
errónea transcripción, al parecer. 

QUIRIQUÍRE. En el Or. desígnase asi una especie de 
exantema varioloide benigno. Del car. kirikiri o kóroshi^ tam. 
kirichí, ch. kiriz, con que nombran en estos idiomas las vi- 
ruelas. II — En el Guárico, erupción eczematosa que suelen pa- 
decer las bestias caballares que pacen a la intemperie. 1 1 — Sa- 
co de cocuiza de calidad superior. Nombre comercial prove- 
niente del que tiene el lugar del Estado Lara donde fabri- 
can tales artículos. || — Distintivo aplicado a cierta variedad 
de maíz pequeño que se cosecha a los dos meses de sembrado. 

QUISANDA. Fruto del quisándo (q. v.). 

QUISANDO. Árbol de la familia de las Poligonáceas, 
que crece a lo largo del Uñare y en otros lugares de Guárico 



DE VENEZUELA 265 



y AnzoátegLii. Los misioneros lo mencionan bajo el nombre 
de Quéchue. Crece en cepas de tallos más o menos gruesos, 
cenicientos, que suministran madera de construcción. Su fru- 
to es comestible. 

QUITAO. Cierta planta de Mérida. 



Pv 



RABIGUÁNA. El mejor y más durable de los bejucos 
de amarra. Según Ernst podría proceder de alguna especie 
de Acacia o de Desnioncus. D. t. Raboiguana. 

RABO DE BABA. Véase Baba, arriba. 

raíz de cachicamo. Bchites sp. Ver. Cachica- 
mo, arriba. 

RAJAMACANA. Véase Macana, atrás. 
'^^ RATANIA. Kraii'iería iríandra. Planta oficinal descri- 
ta por Ruiz y Pavón en su Disertación sobre la ratanhia, Ma- 
drid 1799. Del quichua r ataña, 

REI-ZAMURO. Sarcorhaniplius (GyparcJms) Papa. 
Vultúridas. Ave rapaz diurna, cuya cabeza, cuello y ceroma 
son de un amarillo claro; cresta alta, lobulada, negra; coro- 
nilla y cara rosado de carne, con pelos cortos, eréctiles ; occi- 
pucio y papilas verrugosas de un ojo oscuro ; ojos de un blan- 
co plateado ; pico matizado de negro, rojo vivo y blanco ama- 
rillento; patas de un gris negruzco; vientre blanco; parte an- 
terior del lomo y cobijas superiores del ala de un blanco ro- 
jizo vivo; plumas subalares blancas; pennas alares y cauda- 
les negras ; collarín gris. Mide de 84 a 89 cm. de largo, 180 
de brazas, 23 de cola. Hembra más pequeña que el macho 
y con la cresta del pico menor. Hase llamado con razón a 
esta ave rei de los buitres (rex vulturum) ; que, por lo de- 
más, el imperio que ejerce sobre los zamuros, puesto a ve- 
ces en duda, es un hecho común en Venezuela y observado 
también en otras vultúridas del Viejo Continente. Su nom- 



266 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

bre en guaraní es irubú-rubichá (i. e. jefe de los irubús). 

RIQUIRRÍQUE. Urania sp. (?). Musáceas. Planta se- 
mejante al bijao, cuyas hojas utilizan en los campos para co- 
bijar o cubrir las cabanas. D. t. riquirriqui. — ^''Ajá, Nie- 
ves! ¿Tu sabes lo que seria bueno? Que te embojotaras las 
manos con hojas de riquirriqui fresquecitas". (Cabrera M., 
Mimí, 66). Sin. Guanásna (?). 

RUACO, A. Albino, refiriéndose a personas. 1 1 — Sus- 
tantivado, cierto pez del rio Apure. 

RÚBA. Especie de abeja silvestre negra de Coro. Véa- 
se RuBÍTA. 1 1 — Planta de Mérida, y su raíz, que es un tu- 
bérculo como la patata. Ref. Pie. 300. 

RUBÍTA. Especie de abeja silvestre de cuerpo negro; 
cabeza y tórax rugoso, vientre redondeado, brillante encima ; 
ojos con reflejo verdoso, ojuelos negros; antenas gruesas, 
cilindricas ; metatorax con dos manchas amarillas semiglo- 
bulosas ; alas con una mancha prieta en el ángulo de la 2'> 
célula. Largo, 4 mm. Labra panales en los huecos de las pe- 
ñas. Miel dehcada. Véase Eríca, arriba. 



'*' SABANA. Llanura, campiña, dehesa, más o menos di- 
latada, más o menos cubierta de yerba, con pocos árboles o 
ningundo. "La yerba común, de que todos los llanos que lla- 
maban los indios gabanas, la penúltima luenga, y las sierras 
que no tienen arboledas, están llenas, es yerba hermosísima 
y odorífera". (Cas. V. 225). Voz taina, que debería escri- 
birse con s, aunque el uso y el sonido persuaden a usar la ó\ 
Los autores más antiguos, en efecto, están por la .cr; cavana o 
cabana, Cas. V. 27\, 335; gabana, Ov. I. 144, 183; zavana. 
Cast. Bleg., pass. Hay bastantes palabras compuestas que 
señalan lugares habitados o sólo de referencia, para el ha- 
bitante de los Llanos; por ejemplo; S aban adulce, Saba- 



DE VENEZUELA 267 

NAGRANDE, SaBANAI.ARGA, SaBANARREDONDA, vSaBANESCA, 

Sabana-de-EnmEdio, Sabana-dE-Parra, II Canario de sá- 
bana. Sy calis columbiana. Fringílidos. Véase Tochito, aba- 
jo I! Clavel de sabana. Zinnia multiflora. Compuestas. 
Planta herbácea que de ordinario se halla en las campiñas. 1 1 
Comino de sabana. Diversas especies de Pectis, fam. de las 
Compuestas, que crecen en lugares despejados, como las de- 
hesas. Mascadas sus pequeñas flores producen en la boca el 
sabor picante del comino. Hay la P. p rostrata y la F. ciliaris. 
1 1 DÍCTAMO de sabana. Cierta planta herbácea de Portugue- 
sa. II Jengibrillo de sabana. Sclería hirtella. Curívano, 
atrás. 1 1 Orégano de sabana. Yerba asi llamada en Portu- 
guesa. 1 1 Pepino de sabana. Cucumis anguria. Cucurbitá- 
ceas. Yerba annual pelierizada, de tallo rastrero, con hojas 
profundamente lobadas, 'con 3, 5 ó 7 segmentos trasovados 
o espatulados, obtusos, denticulados ; flores unisexuales ; fru- 
to pequeño, ovoide, largamente pedunculado, con púas tiesas, 
de color blanco algo amarilloso. De aquí el nombre vulgar de 
la planta. 1 1 Estar en la sabana : estar uno a sus anchas, 
obrar a su antojo, no tener dificultades que vencer. 

SxA.BANEAR. Inspeccionar o solicitar animales que pas- 
tan en sabanas libremente; y en sentido figurado, buscar a 
aun persona en un lugar donde se supone estar. Usado el 
verbo como neutro, es recorrer una sabana o extensión de- 
terminada y registdala con el fin de observar algo que pueda 
interesetar al dueño o al criador que en ella more. — ''Sí an- 
duve pero no buscando a nadie; andaba sabaneando un 

caballo". (C. Peraza, Los piratas de la sabana, 86). 

SABANERO, A. Referente a las sabanas o peculiar de 
ellas; v. g. Culebra sabanera (Herpetodryas fusca); li- 
rio SABANERO, especie de Amarilidácea del Ulano. 

SABANETA. Dim. de Sabana. Geóg. 

SABICÚ. Lysiloiiia Sahicii. Leguminosas. Árbol de 
Guayana. Su madera es mui compacta, pesada, dura, asti- 
llosa, el corazón es de un color marrón uniforme; poros y 
círculos concéntricos no aparentes. 



268 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



SACÚS. "SacLiges son peges assados entre hojas de 
minon". (Carv. 131). Hoi día es en Portuguesa una ha- 
ivLACA que por todo guisado contiene un pez pequeño den- 
tro de la pasta. 

SAGUÁ. Palmera maderable y medicinal indetermina- 
da (Cod. 118, 120). Es voz geográfica. 

SAI. Cebus capiicinus. Capuchino. Voz tupi. 

SAI. Weinmania balbisiana. Saxifragáceas. Árbol pe- 
queño de hojas simples, subsesiles, aovado-lanceoladas, sub~ 
acuminadas, aserradas, lampiñas, adelgazadas en la base 
y áe iy2 3. 3 pulgadas; racimos florales flojos, bipolicares, 
fasciculos paucífloros, cápsula aovada, lampiña. Da corte- 
za tañante. En Mérida tiene el mismo nombre la W. tomen- 
tosa, de hojas pinadas, multiyugas, hojuelas cano-tomento- 
sas en el envés; espiga cilindrica, poHcar; fasciculos multi- 
floros. El de Barquisimeto suministra una madera densa, as- 
tillosa, de grano fino y color rosado viejo. 

SAI SAI. Weimnania glabra. Árbol tintóreo y tañan- 
te de Mérida, de 8 a 10 m. de alto ; hojas pinadas, multi- 
yugas, con hojuelas trasovadas u oblongas, crenadas, algo 
peludas en el envés; artejos del raquis romboideos; racimos 
flojos. Madera de color rojizo moreno, astillosa, dura y com- 
pacta y poco usada ; círculos de crecimiento casi confundi- 
dos y de bastante diámetro; peso esp. 0,75. Táchira. D. t. 
Saisat^. Sin. Curtidor. Ref. Ernst, La Bx-posición, 199. 

SALIBx4RE. Árbol del Bajo Orinoco, útil para cons- 
trucción naval. 

* SAMÁN. Pithccolobium Saman. Leguminosas. Árbol 
mui alto, frondoso y corpulento, inerme, de hojas con 4 
(o a veces 6) pares de pínulas, cada cual con 7, 2, ó 1 solo 
par de hojuelas, siendo el raquis glanduloso entre las pínu- 
las; flores pediceladas, amarillentas; estambres de color car- 
mesí, unidos en tubo incluso; legumbre lineal, llena de pul- 
pa, con valvas coriáceas, lampiñas. Abunda en las llanuras 
y es de rápido crecimiento. Madera de condiciones medio- 
cres, a lo menos la del samán bi^anco, que es otra especie 
común en Apure. El samán negro de Cojedes produce una 



DÉ VENEZUELA 269 

madera de color castaño oscuro, dura, pesada, con marcas 
vasculares ondeadas y poros numerosos : la del samán blan- 
co de igual procedencia tiene el mismo aspecto y textura, pe- 
ro su color es amarillento. Humboldt dio celebridad al sa- 
MÁN de Güere, ya hoy decrépito y mutilado. Una trova po- 
pular, o scisy dice : ''No hay ciudad como Caracas, | ni sa- 
mán como el de Güere, | ni villa como Sanearlos, | digalo 
quien lo dijere". Sin. Urero. Ref. Cod. 97. 

SAMANÁL. Sitio abundante en samanes. 

SAMANCITO. Pilea microphylla. Yerba cultivada en 
los jardines y llamada asi por la forma de su follaje que se- 
meja en pequeño la del Sx\mán visto de lejos. Sin. Dora- 

DIU^A, 

SAMANIGUA. Árbol de Aragua. Madera de un ama- 
rillo grisáceo, con poros muí distintos. 

SAMtJRA. Samuro hembra. — "Si porque quiero una 
negra | todo el mundo lo mormura, | quiera cada uno su 
blanca, | que yo quiero mi zamura". (Trova popular, en 
Ovalles, El llanero, 166). || — Cometa o pandorga de figura 
romboidal, semejante a las chinescas, cuyo frenillo es de dos 
cabos, en vez de tres. 

SAMURADA. Bandada de samuros.— "La chipóla se 
murió I en la costa 'e la quebrada: | yo no la vide morir, 
I pero vi la samurada". (Trova popular). 

SAMUREAR. Caminar con el cuerpo inclinado, o en 
actitud de quien acecha o procura evitar una embestida. — 
"¿Porqué, en vez de levantarse a media noche a zamurear 
por el cuarto de Nieves, no se fué usted a ver si el animal 
estaba bien y a cambiarlo?". (Cabrera M., Minn, 98). 

SAMURÉRA. Bandada de samuros, ya revoleteen en 
el espacio, ya se reúnan en rededor de una mortecina para 
devorarla. Sin. Samurada. || — Metafóricamente y en ma- 
la parte se aplica al conjunto de jueces, abogados y partíci- 
pes que intervienen en la liquidación de una herencia con- 
siderable, sobre todo si esta es yacente o pertenece a me- 
nores. 



270 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

SAMURÍTA. Especie de garza o pato negro del bajo 
Llano. II — Especie de abeja silvestre, negra, sin ponzoña, 
larga de 6 mm. Anida en los huecos de los árboles, y fa- 
brica una miel delgada. — '*La abeja doméstica que tenemos 
en el país es la variedad llamada Apis ligurica. Fuera de ellas 
hay diferentes especies silvestres conocidas con los nom- 
bres vulgares de Rubitas, Ericas, Zamurítos, Pegones, Ari- 
guas, Bayúres, Guanótas, etc. Casi todas pertenecen a los 
géneros Mclipona y Trígona'. (Ernst., La B.vpos., v340). 
II — Samura (cometa). 

SAMURÍTO. Crotophaga major. Cucúlidos. Pájaro 
escansor con dos dedos hacia adelante y dos hacia atrás ; pi- 
co corto y corvo, más grueso que ancho ; mandíbula inferior 
recta, y la superior dilatada en una cresta hacia su origen. 
Se asemeja al Guainís, del cual difiere en la orla de un ver- 
de brillante en que terminan las plumas del dorso, en las co- 
berteras de las alas y finalmente en su tamaño mayor. Mide 
21 pulgadas de largo, correspondiendo a la cola la mitad. 
Muchas hembras ponen en un mismo nido. El nombre les 
viene de su olor desagradable, de su color negro, de vivir en 
bandadas y de comer inmundicias, como los samuros. Sinn. 
Orihuelo, Umí. Ref. Cod. 196. || — Callophysiis macro- 
pterus. Silúridos. Pez de los ríos Guárico y Apure, j | — ¡Sub- 
arbusto de hojas alternas, pecioladas, elíptico-lanceoladas, 
de base decurrente, sin estípulas; inflorescencia axilar, es- 
corpióide; cáHz monosépalo, con 5 lacinias, corola quinqué- 
pétala, blanca; anteras sentadas, amarillas; pistilo filiforme, 
ovario libre, fruto una baya redonda. Estado Lara. 

SAMURO. Cathartes atratus. Vultúridas. Rapaz diur- 
na, provista en la piel de la cabeza de arrugas trasversales 
dispuestas con regularidad en la coronilla, nuca y pico, de 
donde bajan a la cara, garganta y cuello; pico alargado, ce- 
roma extendido hasta más de la mitad de aquel, fosas nasa- 
les pequeñas, redondas ; tarsos relativamente altos ; cola cor- 
ta, truncada. Plumaje negro; pico blanquecino en la pun- 
ta; las demás partes de un pardo más o menos oscuro. Lon- 
gitud, 60 cm. ; cola 18; brazas, 136. La voz parece contener, 



DE VENEZUELA 271 



según observa Ernst, la raíz urú del nombre guaraní de es- 
ta ave, que es urubú (i. e. pájaro negro), pudiendo en tal 
caso compararse Aura, Orihuélo, Oripópo. Olaya. No 
conociendo de cierto el origen de esta voz y hablando que 
muchos escritores antiguos y modernos la escriben con ^ o 
con s. adoptamos indiferentemente las dos grafías: la de 
(Carvajal (p. 188) es con c: la de Codazzi (p. 189) es con 
s. — "Al ocaso una banda de zamuros | En fila tiende pere- 
zoso vuelo", (Arvelo L., Puntos suspensiz'os). Sin. Olaya. 
II — OligontJics acuminata. Esp. de Compuesta arbórea, de 
unos 10 m. de alto, cuyo tronco alcanza dimensiones de 4 
m. de largo. Su madera es de poca importancia. || — budark. 
Cathartes Aura. Oripópo. || — Estar ln pico dí: samuro: 
estar en inminente peligro, estar en riesgo de perder la vida. 
II Estómago de samuro. Aplícase al que es poco escrupu- 
loso en materia de aseo personal. "Se necesita que tengas 
estómago de zamuro...! ¡Puerco!". (Pocaterra, Vidas os- 
curas, 57). II Gastar la pólvora en samuros: gastar la 
pólvora en salvas. || Ojo de samuro. Mucuna pruriens. 
Véase arriba en la O. 1 1 Pata de samuro. Nombre aplica- 
do a una variedad de yuca <iulce, de tallo morado u oscuro, 
cuyas hojas tienen tres o cuatro lóbulos. || — 'Rei-samuro. 
Cathartes (GyparcJms) Papa. Véase arriba en la R. Con- 
tracción de Rei de los samuros. \ \ Poner (o ponerse) un sa- 
muro de prendedor: matar, hacerse matar. "Dígale a un 
hombre que me ande muy derecho, ó le pongo un zamuro de 
prendedor \ (Pie. 348). || Samuro baila cuadrilla: fra- 
se hecha para denotar gran carnicería en un combate. "Don- 
de yo peleo, samuro baila cuadrilla". (Cabrera M., La gue- 
rra, 71). II Samuro come bailando: refrán con que se re- 
comienda la previsión y la priesa que convenienen al ejecu- 
tar algún asunto. || Samuro y ahitera: muerte violenta 
combatiendo. "El la estaba contando por un escapulario de 
la Virgen de las Mercedes que llevaba encima ; que si no . . . 
camposanto y velorio... o digo, zamuro y agitera". (Ca- 
brera M., Mimi, 55). || Samuro no cae En trampa: a otro 
perro con ese hueso ; hombre prevenido vale por dos. — ■ 



272 GLOSARIO DE VOCES iNDIGENÁg 

"Zamuro no cae en trampa, hombre prevenido nunca es ven- 
cido". (Tosta G., Bl 19 de abril, 204). Suele reforzarse la 
expresión diciendo : Samuro no cae En trampa, ni chi- 

RIGUARE KN batea. 

■ SANARE. Árbol de Barquisimeto de madera fibrosa, 
liviana, amarillenta. 

SANGÓI. Especie de túnica que usan en Trujillo las 
mujeres del pueblo. Se usa en la frase adverbial en sangót. 
Cf. Chingar. 

SANÍ. Yerba de Mérida, que "tostada y reducida a 
polvo forma una especie de mostaza, muy usada aún en Mu- 
cüchies". (Salas, Tierra-firme, 182). 

SAFARA. Pelomys sp. Pez de río. Hay la tendencia 
de escribir la voz con z. Nombre geográfico y gentilicio. Sin. 
Bonita. 

Si.\PUARA. Pez de Orinoco más pequeño que el mo- 
rocoto y más redondo, de color blanco, y boca reducida, 
orbicular y sin dientes. Su carne es algo desabrida. Se dice 
sin embargo en Ciudad- Bolívar, para ponderarla, que el ex- 
tranjero que la come no acierta a dejar ya esa ciudad. 

SAQUI SAQUE. Bombacopsis sp. Árbol que habita en 
las selvas de Aragua, Carabobo y Yaracúi. Madera liviana, 
rojiza, con anchos poros. En otras muestras la madera es 
mui liviana, estoposa, amarillenta, con líneas anchas al cor- 
te longitudinal de los vasos. Se han hallado, en efecto, dos 
especies distintas de saquisaque, una con el tronco y ramos 
mui espinosos, y otra no. "Árbol de grandes dimensiones ; 
la variedad rosada es una especialidad de las montañas de 
Bárbula y Aguacaliente (Estado Carabobo). Sus tablas son 
mejores que las del cedro para toda construcción común; 
la madera es sin amargo ninguno, y se emplea para toneles 
de duelas rectas". (Joaq. Espinosa). "La madera de los 
Bombacopsis venezolanos es mui parecida a la del cedro 
dulce en color, dureza y contextura y constituiría para la úl- 
tima un competidor formidable, a no ser por la goma higró- 
fila que contiene y que absorbe constantemente la humedad 
del aire, impidiendo la completa desecación. Parece sin em- 



DE VENEZUELA _ _ 273 

hargo que la referida goma se disuelve y que la inmersión 
de las tablas en una corriente de agua las desembaraza en 
poco tiempo de este gran inconveniente", (Pittier. La lana 
vegetal o ''kapok"). En algunos lugares llaman este árbol 
Cf,dro dulce (Ernst, ím E.vpos. 227). D. t. Saquisáoüi. 
(Cod. 120). Cétea dulce. Ceiba colorada. JárIs. |1— - 
Bursera aliissma. Árbol de construcción de Portuguesa. 
Sin. Cedro dulce. 

SARARÍ. Adjetivo que se aplica al color salpicado de 
pintas i;nenudas en las aves, a semejanza de la pintada o ga- 
llina de Guinea. Una especie de paloma pequeña de un color 
parecido lleva ese nombre en Portuguesa. Ver Maraquita. 

SARASÁRO. Árbol de Carabobo "abundante en tie- 
rras planas; se pudiera emplear su madera en la fabrica- 
ción de fósforos". (Joaq. Espinosa). 

SARIS ARARE. Especie de palmera de Portuguesa, 
No es muí alta, su tronco es delgado, recto, inerme, sus ho- 
jas pinadas, y su fruto pequeíío. elíptico y de un amarillo 
anarnajado. (Voz masculina). 

SARRÁPIA. Fruto del sarrapio. 

SARRAPIAL. Grupo más o menos extenso de sarra- 

PIOS. 

SARRAPIO. Dipteryx odorata. Leguminosas. Árbol 
el^-ado, corpulento, coposo, de hojas largamente pecioladas, 
digitadas, con hojuelas lanceoladas, oblongas, enteras, lam- 
piñas, blanquecino-venosas en su cara inferior; flores mo- 
noicas, axilares o terminales, en panojas arracimadas, con 
una sola flor femenina terminal en cada racimo; corola nu- 
la ; cápsula grande, fibroso-corticosa, formada de 3 cajillas 
que por aborto se reducen a 2 o a 1, elásticamente bivalvas, 
monopermas. Crece gregariamente ne los bosques de Gua- 
yana. Su madera sirve para muebles; pero su semilla sobre 
todo es artículo importante de comercio, por su empleo en 
perfumería. Sarapia (Cod. 107, pass). Sin. YápE. 

SARÚRA. Boa óonstricfor. Pitónidas. Serpiente cu- 
bierta de escamas encima, y de placas cortas y apretadas 
abajo en el \áentre y cola; cabeza plana, relativamente chi- 

18 



274 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



ca, destacada sobre el cuello ; cuello delgado, hocico acorta- 
do y obtuso ; boca anchamnte hendida, con una fila de es- 
cudos en su borde, la cual puede (por medio de un hueso 
mastóide libre y de o-tro interarticular que une la mandíbu- 
la inferior al temporal) abrirse y dilatarse desmesurada- 
mente ; fosas nasales laterales, abiertas entre dos escudos. 
Color pardo en el lomo, amarillento en los costados, con 
grandes manchas negruzcas, y punteada por debajo sobre un 
fondo argentado. Mide hasta 10 m. de largo. Vive en los 
huecos de los árboles. Caza mamíferos más o menos grandes 
que oprime, desconyunta y envuelve en una suerte de baba 
antes de tragarlos. Su digestión es larga y laboriosa. En los 
campos suelen domesticarla para exterminar las ratas, si 
bien caen también las gallinas entre las víctimas pro.scritas 
por ella.. Sarrul en guagiro significa boa. Sin. Tragave- 
nado. 

SASx^SA. Arenisca disgregable, de grano medio (^ 
a 3 mm.) útil para construcción. Trujillo. 

SAUCE. Diplopterus galeritus. Cucúlidos, Pequeño pá- 
jaro escansor de pico comprimido ; mandíbula superior algo 
corva, algo más larga que la inferior ; narices lineales abier- 
tas en la base del pico, boca abierta hasta debajo de los ojos, 
tarsos altos, escutelados por delante, dedos largos, uñas cor- 
vas; alas largas, cola prolongada, redondeada. Color general 
gris claro; las plumas de la cabeza y dorso tienen pintas 
pardas lineales, mientras que las puntas son blanquecinas. 
Largo 12 pulgadas. El D. naevins^s otra especie. El del 
Guárico es gris oscuro por encima, blanquecino en el pecho y 
vientre; y sobre los ojos tiene dos listas blancas. Su canto 
son dos notas seguidas, con un intervalo ascendente de un 
semitono mayor. Anda solo y es mui tímido y desconfiado. 
D. t. Saucél. "El smiccl, llamado así porque su canto imi- 
ta esta palabra, se deja oir en las tardes y durante casi to- 
da la noche, sin moverse del lugar que elije, cuando llega 
el tiempo de las .lluvias". (A. Rojas, Un libro en prosa, 
219). — "Lloran sus tristezas con las notas dolientes de los 
sauceles, de las paraulatas, cuando amenazan los inviernos, 



DE VENEZUELA 275 



y de las soisolas quejumbrosas". (Cabrera M., Mimí, 12 j. 
Chochí en la Arg. Cf. Juancil en *'Glos. del Bajo Esp." La 
ortografía sauce, de Codazzi fp. 191) debe ser errata tipo- 
gráfica. 

vSÁUTA. Cierto pez pequeño, de cuerpo alargado. Rio 
Guárico. 

SEBUCÁN. Véase Cebucán, arriba. 

SEBUCANEAR. Véase Cebucanear, arriba. 

SÉCUA. Fevíllea scandens. Cucurbitáceas. Arbusto 
sarmentoso de flores unisexuales dioicas, con 3 estilos distin- 
tos; pixidio con 13 celdas poHpermas ; semillas oleosas; zar- 
cillos axilares.-— 'De la zécua sólo se usan las semillas. El 
arbusto, o bejuco que las produce, se enreda como la es- 
ponjina en los árboles; sus hojas tienen la figura de cora- 
zón; las flores parecidas a las del pepino, o melón; y el fru- 
to semejante a una sandia del tamaño de una naranja, di- 
vidido interiormente en tres, o cuatro casillas, y en cada una 
tres, o cuatro pepitas chatas y redondas del diámetro de un 
real de a ocho, agudas en su margen circular, y dentro tie- 
ne la sustancia dividida en dos hojas como la almendra". 
(Caul. L 6.) Sin. Necha. 

SEJE. Oenocarpiis Batana. Palmera de tronco cilin- 
drico, liso, inerme, de 12 m. de altura y 20 cm. de grueso, 
con cicatrices peciolares más separadas en la parte inferior 
que en la superior; hojas pinadas sin interrupción, de unos 
5 m., con hojuelas de poco más de I m., acuminadas, glau- 
cas por el envés; espádice como la mapora (Oreodoxa), 
espata de 1 }4 ni. de largo ; fruto carnoso con una semilla 
del tamaño de la nuez moscada, densamente cubierta de fi- 
bras sueltas. Crece en Guayana. Del tronco, que es made- 
rable, se extrae un vino mui apreciado en el Alto Orinoco, 
y del fruto un aceite mantecoso medicinal, preconizado con- 
tra la tuberculosis pulmonar. — "Con gusanos de seje | se 
alimentaba". (Gorrochotegui, Aramare, II). Ref. Cod. 120. 

SEMERÚCA. Fruto del sewerúco. D. t. cimiruca. — 
**Su boca era una cimiruca". (Urbaneja A., Los abuelos). 



276 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

SEMERÚCO. Malpigkla Scmeruco. Arbolillo de hojas 
aovadas, agudas en la base, larga y oblicuamente acumina- 
das, glabrísimas, encima brillantes, m.embranosas ; umbelas 
quinquef loras, cortas y cortamente estipitadas ; cáliz con 6 
glándulas; hueso crestado en el dorso, abollado por ángulos 
trasversos laterales. Crece en Maracaibo. La M. pimicifolia, 
también nombrada seImKrúco, es otro arbolillo que se eleva 
a uhos 12 o 15 pies, de hojas elípticas y una o dos flores 
rosadas axilares y cáliz de 6 glándulas; drupa subglobosa, 
apenas asurcadita, rojo-negruzca cuando madura. El SE:M]e- 
RÚco de Barquisim.eto, de hojas elípticas, tiene 10 glándu- 
las en el receptáculo, según el Dr. E. A. del Castillo, y su 
fruto, de un rojo fresa, es comestible. — "En la Tierra-Fir- 
me, en la provincia e goberna(;:ion de Venezuela, hay unos 
árboles pequeños, de ocho a diez palmos de alto poco más o 
menos. Llamanse gimirucos: tienen la hoja como <;iruelo: la 
fructa que producen, es com.o qeregas, e tan semejante a 
ellas, que puestas ambas fructas en un plato, no juzgaran 
los que lo vieren sino que es todo una cosa, excepto que el 
qimiruco no tiene cuesco como la gerega, sino dos o tres pe- 
pitas". (Ov. I. 328). Sin. Cí:reza. Cemerucho (Cod. 115) 
es mala ortografía; pero no cinnriico, usada por Castella- 
nos (2 Bleg. introd.) o gimiruco por Oviedo. Había de es- 
cribirse CEMERÚCO o ZEMKRÚCO. 

SEREIPÁL. Sitio abundante en skrEipos. (Pl. cereí- 
pales, Gorrochotegui, Aramare, XXVI). 

vSERÉIPO. Myrospcrmum friitescens. Leguminosas. 
Árbol grande y frondoso de 15 a 20 m. de alto; hojas pina- 
das con 5 a 7 pares de hojuelas oblongas, retusas u obtusas, 
membranosas, lampiñas por ambas caras, algo glaucas; flo- 
res blancas teñidas de rosado; legumbre con solo una se- 
milla. Madera fuerte, bastante dura (peso esp. 0,85), sus- 
ceptible de un hermoso pulimento ; albura de un blanco ama- 
rillento, duramen moreno-oscuro, con vetas negruzcas y pun- 
tillos; anillos concéntricos muí distintos, poros y radios me- 
dulares numerosos. El M. secundum tiene igual nombre vul- 
gar. Corteza y fruto resinosos; usados como remedio an- 



DE VENEZUELA 277 

tirreumático. Escríbese también ckréipo (Díaz II. 210). 
Sin. Macagua. Cf. Guatamárií:. Reff. Gros. II. 388; 
Ernst, La Bxpos. 195, 443. 

SERNAMBÍ. Caucho de calidad inferior. Del omagita 
xerantá-amhy mucilago coagulable (Martius). 

SIBIDÍGUA. Jatropha gossypifolia. Túatúa. Voz us. 
en Lara y Falcón. 

SIBISÍBE. Cliusquea scandens. Carricii^lo. C£. Tibi- 
sí; adelante. 

SIBUCARO. BoMihax sp. Especie át ceiba de Coro. 
Su corteza, de un color rojizo se emplea en cordelería. D. t. 

SiBUCÁRA. 

SIBUDASÍ. Árbol del E. Lara. Madera densa y com- 
pacta, de un amarillo claro, sembrada de finas y menudas es- 
trías. 

SIGUATÉRA. Véase Ciguatera, arriba. 

SIGUÁTO. Véase Ciguato, arriba. 

SIMARRÚBA. Simaruha amara. Árbol tropical, cuya 
corteza es medicinal. Voz galibi. En arnaco, simaruppa. 

SÍNARO. Eugenia sp. Jumanguü, arriba. Us. en Mé- 
rida. 

SINÁTA. Véase Chinata, arriba. 

SINIGUÍ. Vacciniííin sp. Árbol de loa Andes meriden- 
ses. D. t. siNiGuís (Salas). 

SIÓTE. Cierta ave de Mérida. 

SI PEPE. Reptil acuático de Mérida. Ref. Ernst, Idea 
general de la fauna de Venezuela, III. 

SIPOTE. Véase Cipotí:, arriba. 

SISAL Suerte de corteza vegetal de Trujillo. Cf. SÁi. 

SOCÚI. Cavia Cohaya. Véase Acurito. Me parece que 
hoi es tan solo voz geográfica. 

SOROCUA. Trogon Surucua. Pájaro de pico triangu- 
lar, grueso, corto; ojos grandes, cola larga. Plumaje sua- 
vísimo, de color verde metálico y variado como el del pavo 
real, con cambiantes de azul, escarlata morado, negro y blan- 
co; vientre bermejo o amarillo. Mide unos 25 cm. de largo 
y es de índole mansa. Montolieu, que le ha observado en el 



278 GLOSARIO DE VOCEvS INDÍGENAS 



Alto Orinoco, le da las designaciones zoológicas de Calurus 
üuriceps y PJiaromacriis fulgidus y el nombre vulgar de 
sorrocoi (con pronunciación francesa, al parecer). — ^En el 
Brasil oriental o austral se da el nombre tupi 4e siirucuá al 
Trogon Surucuá, al T. víridis, y al T. c ollar is (que es el 
stiriícui de Marcgrav), mientras que en el Alto Amazonas 
es el Calurus pavon'mus. En la Argentina úsanse los nom- 
bres guaraníes surucuá y mbarag-üíré. 

SORÓPO. Encujado, tal como se entiende en Gua- 
yana esta voz (cañizo de hojas de palma con que empare- 
dan las cabanas). 

SORÚPO. "Residuo que queda en la paila después de 
destilado el aguardiente. En otras partes dicen auuiaque. y 
nos parece que es la voz aplicable*'. (Med. 89). Cf. Zupia. 

SORÚRE. Árbol maderable de Mérida. 

SUCUMBA. Didelphys sp. Rabipelado. Us. en Tru- 
jillo. 

vSUCHE. "Agrio, duro y astringente por encontrarse 
fuera de sazón. Se aplica a cierta clase de verduras, tales 
como el apio, la papa y el ocumo". (Pie. 306). 

SUÍPA. Planta venenosa de Guayana. 

SUÍRA. Especie de Gallinácea del Táchira. 

SUIRA. Especie de palmera de Mérida. 

SULÚ. Maranta ariindinacea. Aráceas. Planta herbá- 
cea de tallo recto, duro, ramoso arriba, engrosado en los nu- 
dos; hojas alternas, grandes, ovales, lanceoladas, agudas; 
flores pequeñas, blancas, en panojas laxas; ovario infero, 
unilocular; fruto ovoideo, del grosor de una aceituna. La 
raíz, tuberosa o en forma de rizoma prolongado, es carnosa, 
blanca, y contiene una fécula mui fina, conocida con el mis- 
mo nombre vulgar y usada en la alimentación de los enfer- 
mos, o en la preparación de ciertas pastas dulces. — "Vuel- 
ve loca a la cocinera diciéndole que le preparen el sulú de 
Carmencita". (Cabrera M., Mimí, 122). Es el arrow-root 
de los ingleses. 

SUNSÚN. StercuUa sp. Camorúco. — "Corre verde 
matiz en los tifíosos | ramajes del sun-sun". (Lazo M., 



DE VENEZUELA 279 



Invierno). \\ — Colibrí. Voz onomatopéyica, referente al 
zumbido que hacen en el vuelo estas avecillas. 

SUPE. Carne hervida, aderezada con salsa, para co- 
merla a guisa de cena. Us. en Occidente. En el Perú y Chile 
llámanla chupe, voz quichua, que significa "potaje de caldo 
con papas y carne majada". (Z. Rodríguez). 

SUPÍ. Ver SuPiRE. Ref. Pompa. No. 403. D. t. Sus- 
iiRO, en Lara. 

SUPÍRE. Pereskia sp. Guamácho, arriba. — "Supire, 
pira desacer Tumores". (Cisn. 53). Ref. Cod. 118. 

SURIPA. Planta indeterminada de Guayana. 

SURRUCÚCO. Asturina mognirostris. Ave de rapiña 
dC] Zulia, especie de azar. 1 1 — En Marida llaman así una es- 
pecie de lechuza. 

SURÚPA. Blatta orientalis. Corredera, curiana. Sú- 
rrttja en guajibo es cucaréicha; debe ser corrupción de su- 
RÚPV, que a su vez parece tener la misma raíz que chi- 
RÍPA (q. V.) 

SURÚRE. Planta indeterminada de Mérida. 

3UTAPE. "El residuo del cacao en la piedra, después 
que íste se muele, recogido con agua y luego hervido". 
(Pie. 307). 



T 



* l\BÁCO. Nicotiana Tahaciim. Solanáceas. Planta 
bien t)nocida y sus hojas preparadas. Voz taina. Derívala 
Ernstdel guaraní (On tJic cthimology of the word tobáceo, 
en "Ihe American Anthropologist". Abril, 1889). Reff. 
Cas. , 332; Ov. I, 131: ÍV. 96, etc. ||— Cigarro, puro 
(Carroña). En tal acepción, ú. t. en Esp. || — de pescado- 
res. 'Murnefortia gnaphaloidcs. Borragináceas. Arbusto de 
2 a 6 pies de alto, sedoso-tomentoso, con muchas hojas es- 
patuldo-lineares, obtusas, sentadas; flores blancas en espi- 



280 



GLOSARIO DE VOCEvS INDÍGENAS 



gas cortas que forman corimbos con pocos brazos: corola 
con tubo velludo y lóbulos ovales, obtusos; drupa seca, 
OA^oídeo-cónica, con 2 huesecillos. 

TA BAGÓTE. Arbusto del E. Zamora, que en hojas, 
inflorescencia y tamaño se asemeja al tabaco. Utilízanla para/ 
adulterar el extracto concentrado de éste llamado chimó j 
Sin. Zapata en el.Guárico (?). Esta es una Compuesta. / 

TABAQUERÍA. Fábrica de cigarros y tienda dondt 
los venden. / 

TABAQUERO. Concerniente al tabaco. || — Solamm 
triste. Mata fruticosa, inerme, de ramos flexuosos; hojas 
sinuosas, lampiñas, mellizas, oblongas, acuminadas por a/n- 
bos extremos, subintegérrimas, lobuladas; cimas oposit^o- 
lias ; cáliz quinquediviso. Habita en Cumaná y florece en/se- 
tiembre. / 

TABARÍ. Coiiratari Tauarí. Mirtáceas. Árbol de tron- 
co recto, con la corteza o liber liso, de un color algo roádo, 
mui laminosa, de modo que pueden sacarse hojas tan delga- 
das como un papel. Estas son algo amargas y mui astrin- 
gentes, y este sabor pierden lavándolas bien. Asi adere^das, 
destíñanlas para papel de cigarrillos los indígenas dellAlto 
Orinoco. Crece junto al ínírida dicho árbol. (Montaieu). 
— ''Recuerdo yo de niño | Fumaba el tabarí". (Goriocho- 
tegui, Aramare, IV. Del tupi tauari, taurari, turaril Ref. 
Chaffanjon, UOrénoque et le Caura, 237). | 

* TACAMAHÁCA. El fruto o la resina del t4ama- 
HACO. "También (viene de la Nueva-España) la ticama- 
haca y la caraña, que son muy medicinales". (Ac. lAj, 29). 
Extaren esta resina, de una calidad excelente, en águnos 
lugares del Bajo Ulano. El fruto es comestible. D. tJTACA- 
MAjACA, En algunos clásicos españoles, por ejemplo ¡More- 
to, Antonio Flores, Bretón de los Herreros, hallamos ia voz 
sincopada, bajo la forma tacamaca, que sin embargo no ha 
prevalecido en nuestro lenguaje. 

TACAMAHÁCO. Desígnanse con este nombre árbo- 
les resinosos, mui corpulentos, del género Prótimn, iimilia 
de las Burseráceas. Son de hojas compuestas, alterna^ elíp- 



DE VENEZUELA ^281 

tico-lanceoladas, aguzadas, y el fruto es una drupa coriá- 
cea, tardía en abrirse. El P. Tacamahaca tiene en cada hoja 
5 hojuelas y flores en panojas axilares. El P, heptaphyllum 
tiene en cada hoja 3, 5 o 7 hojuelas y flores en corimbos 
axilares. El tacaniahaco abunda en los Llanos y en Guayana, 
y en esta última región los indígenas se sirven de la corte- 
za desprendida con arte, para construir improvisadamente 
sus CONCHAS o botcs portátiles. La voz viene del azteca 
thekomahyyak, lo mismo. D. t. tacamahaca, masculino 
(Cod. 101; Ben. No. 88). 

TACARÍGUO. Ochroma Lagopus. Bombacáceas. Ár- 
bol de 30 a 40 pies de alto. Hojas alternas, pecioladas, aco- 
razonadas, denticulares, pubescentes en el envés, con estí- 
pulas lanceoladas ; flores blancas, grandes : cáliz embudado, 
coriáceo; coi ola de 5 pétalos más largos que el cáliz; tubo 
estaminal quinqué] obado, anteras extrorsas ; ovario sentado, 
quinquelobar, estilo cilindrico, carnoso, estigmas 5, en espi- 
ral; semillas numerosas, lanosas. Es planta de climas cáli- 
dos. Madera de un blanco rojizo, mui fibrosa, blanda y li- 
viana (peso esp. de 0,11 a 0,12), difícil de labrar. Apenas 
se utiliza en flotadores para redes y tapones para barriles, 
y m.ás que todo en la construcción de almadías para la nave- 
gación fluvial; pero la lana o kapok es de gran consumo. 
Sinn. BaIvSo, Lanü. Reff. Gros. IL Z76\ Ernst, La Bxp., 
183. 

TAGUA. Fruto de una especie de tuna de Cumaná. 

TACURO. Cubilete para jugar a los dados. Cf. Ta- 

TüRO. 

TACHÚRE. Planta tintórea de Mérida. 

TAGUA. Phyieleptas macrocarpa. Ciclantáceas. Ar- 
busto de tallo corto, coronado de un espeso ramillete de 
frondes pinadas mui largas; flores polígamo-dióicas, herma- 
f roditas o masculinas por aborto ; espádices sencillos ; cáliz 
aorzado, estambres numerosos; fruto grande, constituido 
por varias drupas agudas, cuatriloculares, de cavidad mo- 
nosperma; semilla con albumen óseo, de aspecto del marfil. 
Crece en las selvas cálidas y húmedas del Zulia. (?) Ase- 



282 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

méjase en el hábito al corozo colorado (véase atrás esta 
voz) : sus tallos tienen la misma disposición y longitud, pri- 
mero echados y luego derechos. Sin. Marfil vegetal. || — 
Especie de planta diferente de la anterior. 

TAGUAPIRÁL. Sitio poblado señaladamente de ta- 
GUAPiRES. — ''Usted no se puede figurar cómo hemos dado 
vuelta en esos taguapirales para encontrarlo". (Cabrera M., 
La guerra, 131). 

TAGUAPÍRE. Acacia sp. Árbol de 5 a 8 m. de alto, 
de hojas alternas, dísticas, mellizas ; hojuelas asimétricas, en 
teras, desiguales, casi como las del urape; pecíolo glandu- 
loso, casi siempre con una espina a cada lado. Inflorescencia 
axilar en cabezuelas pedunculadas ; cáliz con 5 dientecillos ; 
corola embudada, rojiza, con 5 divisiones; estambres nume- 
rosos en forma de penacho, soldadas en la base; anteras 
pisiformes; pistilo filiforme, ovario libre, alargado; legum- 
bre larga de unos 18 cm. moniliforme, encorvada o retor- 
cida, dehiscente en dos valvas rojas ; semillas 12 más o me- 
nos,' negras, lisas, comprimidas, envueltas hacia el ápice en 
una masa blanca, semiesponjosa. Crece en el Alto Llano. 
Sin. Yaguré. (?) 

TAGUATAGUx^. Passiflora foetida. Parchita de 

CULEBRA. 

TAMAIBA. Plumiera sp. Atapáimo. Voz us. en He- 
rida, Lara, etc. — '^Tierra en que por la magia y la belleza 

I son sus mujeres voluptuosas ninfas | donde su tez 

dorada al campo hurta | las tamaibas que encienden sus me- 
jillas, I al nopal el carmín para sus labios, | para su seno 
al bucaral peonías'', (F. G. Pardo, Tribus del Avila). 

TAMANDOA. Myrmecophaga jubata. Oso hormi- 
guero. La voz no se usa, que yo sepa, en Venezuela. En 
car. tamánuba o tainánoa. Tamanduíía es voz tupi que signi- 
fica atrapa-hormigas, según Martius. (de taixi, hormiga, y 
mondé coger o monda ladrón). 

TAMAPÍRE, Árbol maderable indeterminado. Ref. 
Cod. 120. 



DE VENEZUELA 283 



TAMÁR. Bollo de maíz cocido en agua, con mui poca 
carne guisada dentro de él puesta. Del náhuatl tamálli, ma- 
sa de maíz. Este pastel es el kamaitká de los antiguos Tama- 
nacos, descrito por Gilii. D. t., con más propiedad, *Ta- 
MAi,^ forma usada en Méj., Guat., Perú, Arg., y adoptada 
por la Academia Española. 

TAMARE. Palmera de Guayana. Cf. temare. 

TAMBO. En el Táchira es un edificio hecho a la li- 
gera, un CANÉi,. destinado a albergase en un camino públi- 
co. Es imitación no más del tambo peruano, cuyo nombre 
viene del quechua tampu, posada, mesón. — "Y del lejano 
tambo a mis oídos | Viniera el son del yarabí amoroso!". 
(Bello). 

TAMPÁCO. Clusia sp. Especie de copéi de la Cordi- 
llera. D. t. TaM PEQUE. 

TAMPACÓN. Clusia sp. Especie de tampáco de ho- 
jas grandes. Mérida. 

TAMPAQüíTO. Clusia sp. Especie o variedad de 
TAMPACO. Mérida. 

TAMUGA. Bebida indígena hecha de maíz. Ref. Caul. 
IV. 6. 

TAMUNANGO. Baile de negros en Coro, en honor 
de Sah Antonio. 

TAOTAO. Árbol indeterminado. (Lo mismo que Ta- 
TÁo?). 

* TAPARA. Fruto del Taparo, y vasija aderezada con 
ese fruto. — 'Tara hacer la caza de los patos comenzaban por 
echar al agua muchas taparas". (Cod. 256).— ^**El que bebe 
agua en tapara, | o se casa en tierra ajena, | no sabe si el 
agua es clara I o si la mujer es buena". (Trova popular). 
*'Se habían terciado un guaral, a cuyo extremo colga- 
ba una taparita con aguardiente o con café". (R. Blanco F., 
Bl hombre de hierro, 282). !| Perro que come manteca, 
METE LA LENGUA EN TAPARA : refrán para significar el que 
tiene un mal hábito, pone en juego los mayores arbitrios pa- 
ra practicarlo. || Día de Tapara y cachimbo: día lluvioso 
(de estarse en casa bebiendo y fumando). || Se juntó la 



284 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

ARROBA Di; QUKSO CON l^A TAPARA DIv MEI^ADO : SC juiltó cl 

hambre con la gana de comer. 

TAPARO. Crcscentia cucurbiiina. Bignoniáceas. Ár- 
bol parecido al totumo, pero menos coposo y de ramos me- 
nos largos y horizontales: hojas obo vado-oblongas, subse- 
siles, tiesas, esparcidas ; flores amarillenta matizadas de un 
tinte más oscuro, desigualmente quinqueloba; fruto ovoideo 
con una punta obtusa, larga de 3 pulgadas, y con casco que- 
bradizo. Ref. Gilii, I. 198. || — de chuco. Couroupita sp. 
Véase Maméi hediondo. D. t. Taparon, 

TAPARON. Couroupita sp. Maméi hediondo en Co- 
jedes. 1 1 — Especie de hormiga grande, semejante al rayón, 
que anida en las maderas podridas. Alto Llano. 

* TAPIOCA. Fécula de yuca endurecida y granulada. 
— '*Un producto que comenzó a fabricarse en años pasados, 
pero que se ha abandonado no sabemos por qué causa, es la 
Tapioca, valiosisima preparación del almidón de yuca, muy 
digestible y que en la forma de granulos se conoce en el mer- 
cado con el nombre de 'Tapioca del Brasil' ". (F. de P. Ala- 
mo, Bl Estado Miranda, 107). Del guaraní typyocca, lo mis- 
mo. No se usa en Venezuela, y apenas se despacha en las 
boticas. 

* TAPIR. Tapírus sp. pl. Danta. Del guaraní tapii o ta- 
piirete, lo mismo. Voz mui poco usada en Venez. 

TAPIRAMO. PJiaséolus sp. Especie de guisante grue- 
so, mui usado como legumbre en el país. — "He visto algu- 
nos sujetos con un brillante del tamaño de un tapiramo en 
la mano, y la camisa sucia". (Jabino, Verrugas y lunares, 
138). Ref. Gilii, I. 194. ¡| Dar a aIvGuno más palos que a 
un saco de tapiramos: molerlo a palos. Alude al modo 
de desgranar los tapiramos, es decir, metiendo las legumbres 
en sacos y luego apaleándolas así. 

TAPIRUCÚSU. Phaséokis sp. Guisante cultivado en 
el país. D. t. TAPiRucúso. Sinn. Paspas, Caráota chivata, 

TAQUE. Caryodendron orinoccnse. Nogal (del E. 
Lara), Us. en Apure. ¡| — Geoffraea Bredemeyerii. Jaque. 
Us. en Portuguesa. 



DE VENEZUELA 285 



TARxA.. Mariposa, en general; y por extensión, cier- 
tos hemípteros de regular tamaño. [ | — Langosta. "Insecto 
que vive de plantas y yerbas y que suele verse en numero- 
sas bandadas. Muerde con fuerza y aun puede romper la piel 
del homi)re con dos dientes mui duros y gruesos c[u.e tiene. 
La disposición de sus patas le da la facilidad de saltar mui 
lejos y puede con sus alas trasparentes volar mui alto. I^as 
hai de varios colores". (Cod. 225).. Según Oviedo (Hist. 1. 
XX, c. 22) TARA es voz indígena con que designaban la 
langosta (Aaidmm). \\ — Verbcsina hclianthoidcs. Com- 
puesta arbórea, de hojas opuestas, hirsutas ; pedúnculos soli- 
tarios, vellosos hacia el ápice; aquenios del radio triaristados 
y los del disco, biaristados. "Árbol de teirras altas, de madera 
redonda y hueca y de mucha duración". (Cod. 119). — ^"Bajo 
las trojes de tara roncan dormidos los sabaneros". (Ca- 
brera M., Mimi, 12). II — AMARILLA. Oycdaea verheshioides. 
Compuestas. Arbolillo de 8 a 10 m. de alto, que da troncos de 
puestas. Arbolillo de 8 a 10 m. de alto, que da troncos de 
2 a 3 m. de largo y 8 a 10 cm. de grueso, que se usan com.o 
latas en países fríos para armar techos. || — azul. Morpho 
Meiielmis. Mariposa de color azul de cobalto pálido mui 
brillante, con el borde de las escotaduras blanquecino y 3 
pequeñas manchas blancas en la costilla. || — blanca. Pie- 
ris brassica. Mariposa diurna de alas blancas, con venas ver- 
des o negras. || Montanoa excelsa. Compuesta arbó- . 

rea, la más grande de nuestra flora. "Madera de poca con- 
sistencia, con un cilindro medular que ocupa como la terce- 
ra parte del diámetro del tronco. Dimensiones: (alto) 10 a 
15 m., (tronco) 3 a 4 m., (grosor) 20 a 25 cm. (Ernst, La 
Exp., 229). II Ser tara negra: ser persona fatídica. 

TARANTÁN. Cassia Tarantan. Leguminosas. Plan- 
ta de hojuelas undecínyugas, oblongas, agudas; pecíolos sin 
glándulas; racimos florales axilares; legumbre comprimida, 
torulosa. Cumaná. 

TARARE. Cordia sp. Árbol maderable de que se dis- 
tinguen dos variedades, a saber, amarillo y blanco. Aragua, 
GuáriciD. Sin. Caujajio, arriba. Ref. Cod. 120= 



286 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

TARÉO. Árbol de construcción indeterminado. E. 
Lar a. 

TARILLA. Verbesina alata. Compuestas. 

TARÍMBA. Ver Marimba, arriba. 

TARÍTA. Mariposa o tara pequeña. ¡| — Mariposa, 
para lamparillas. 1 1 Vkr tariTas : ver estrellas, a consecuen- 
cia de un vahído o desmayo. 

TARITÁRE. Especie de hormiga larga de 11 mm., 
de color negro, provista de aguijón: cabeza grande, rectan- 
gular con dos protuberancias posteriores y un par de ojos 
anteriores; mandíbulas provistas de 2 pinzas fuertes cuyo 
ápice está doblado hacia abajo ; antenas largas, lampiñas, con 
12 artejos; tórax oblongo, abdomen elíptico, puntiagudo, 
pediculado. Alto Llano. D. t. Taritari, que es voz arecuna. 

TARO. Colocasia esciilenta. Ocumo, arriba. 

TAROTARO. Véase Samurita. El terotero de Bol. 
es un alcaraván, el Vanellus cayancnsís. 

TATAGUA. Amphishacna sp. CaTacóa^ arriba. La 
voz, usada en Mérida, debe provenir de algún dialecto local 
y significa "abuela de las culebras" al parecer. A menos que 
sea alteración de catacóa. 

TATÁO. Cierto árbol de construcción. Zulia. Sin 
Taotác? 

TATÁRA. Pez ponzoñoso de Cubagua. Ref. Ov. I. 
209. No he podido indentificarlo. 

TATUCO. "Jicara muy grande". (Pie. 310). Cf. Ta- 
turo. 

TATURE. "Manare casi redondo y muy ancho de bo- 
ca, hceho de cintas de bejuco. Se le emplea en nuestra Cor- 
dillera para recoger de las matas el café en la época de la 
cosecha". (Pie. 310). 

TATÚRO. Calabaza redonda o elíptica, de boca más 
o menos estrecha; y en general, cualquier objeto de forma 
indecisa o extraña. Us. en Lara. Cf. Coroto. 

TAUTÁCO. Ave zancuda acuática pintada de negro. 
Guárico. Quizá el tostaquk de Cojedes. 



DE VENEZUELA 2^7 



TÉGÜE. Caladium arboreimi. Planta parecida al ocu- 
MO, pero de hojas más grandes, con manchas purpúreas ; 
raíz redonda, aplastada; fruto rojo. El rizoma es comesti- 
ble, si bien con la precaución de dividirlo en pedazos y re- 
mojarlos anipliamente en agua durante algunas horas. Tam- 
bién llaman tiígüe una especie de Xanthosoma. Ref. Ben., 
No. 91. 

TEJÉ. Ave palmípeda de Apure; su voz suena como 
su nombre. — ''Lanza el tejé su quejumbroso acento". (La- 
zo M., Invierno). 

TEMARE. Especie de palmera. Lo mismo que tama- 
re (?) Ref. Cod. 120. • * 

TEMÍ CHE. Manicaria saccifera. Palmera del Bajo 
Orinoco, de ti'onco torcido, alto de 3 a 5 m., con profundas 
cicatrices anulgres ; hojas grandes de 9 a 10 m. de largo, en- 
teras, rígidas, acanaladas, aserradas en el borde: pecíolos 
esbeltos con vaina persistente en su base; espatas sacci for- 
me, largas, cónicas, formadas de un tejido filamentoso de 
color marrón; fruto aceitunado. Las hojas son mui dura- 
deras, y los Guaraúnos las usan para techar sus casas, y 
con el nervio central de aquellas hacen fuego por fricción. 
"El Temiche, á que ellos (los Guaraúnos) llaman con el 
nombre poético de pluma del sol (Ya-júji) y que en efec- 
to es de la figura de las grandes plumas, tiene una exten- 
sión desde doce hasta diez y ocho pies y se adapta como 
ninguna otra á techos y paredes". (A. E. Level, Informe so- 
bre el estado actual de los distritos de reducción de indí- 
genas Alto Orinoco, Central y Bajo Orinoco y medidas que 
reclaman, 1850; p. 59). En ar. timiti, lo mismo. D. t. Ti- 
MiCHi. No sé que se use el sin. timites (Cod. 120). La 
planta citada por Cobo (L 509) bajo el nombre de temiche 
es diferente de la nuestra. |] — Phytelephas Temiche. Pal- 
mera de Guayana. Cf. Tagua. 

TEMÍGA. Esmegma prepucial. Voz usada en las cos- 
tas orientales. 

TENÁRL Árbol maderable. Ref. Cod. 120. 



á88 GLOvSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



TENGUERÁGUA. Término aplicado en Caracas a 
cierta variedad de maíz. 

TENÓCA. Perla. Us. en Margarita. 

TEQUIARA. Corona o turbante de estambre que usan 
los indios Guagiros. Del guajiro tekiara, lo mismo. 

TEQUÍCHE. Pasta dulce de harina de maíz cariaco 
tostado. — "i Cómo trascendía despertando la gula el obs- 
curo tequiche, esa mezcla feliz y sabrosa de la harina de las 
rubias mazorcas cariaquitas, embebida en el zumo del coco 
jugoso y en la cual el prieto papelón contribuye con su gra- 
to dulzor!". (Urbaneja A., Flor de las selvas). Voz cuma- 
nagota que Ruiz Blanco vierte ^'poleadas", haciéndola sinó- 
nima de huatáca. En Margarita significa mazamorra. Véa- 
se arriba guataca. 

TERÉCA. Ralhis Chiricote. Chiricóa. Voz us. en el 
Zulia y sacada, segiín Ernst, del guaraní (V. *'E1 Zulia 
ilut", No. 14). 

TERECÁYA. Emiys (Pclfocephalus) Tracaxa. Tor- 
tuga fluviátil, más pequeña que el arráu. "No suele medir 
más de 14 pulgadas de diámetro (dice Humboldt) ; en su 
espaldar tiene tantas placas como el otro, pero distribuidas 
de distinto modo. He contado 4 centrales, 5 exágonas a ca- 
da lado, y 24 en la circunferencia, de 4 caras y mui conve- 
xas. El color del escudo es negro, con viso verdoso ; los pies 
y las uñas no difieren de los del arráu; las partes no cu- 
biertas son de color aceitunado; en la cabeza lleva dos man- 
chas con mezcla de rojo y amarillo; el cuello, cjue tiene una 
excrecencia en forma de arista, es amarillo". Habita el Alto 
Orinoco, el Apure y demás ríos del Llano; pero abunda más 
que todo en el Guaviáre, donde se hace una gran cosecha 
de huevos para comerlos o extraerles el aceite. "Primero 
salen las que se llaman Tere cay as pequeñas, que apenas tie- 
nen una arroba de peso : ponen estas veinte y dos, y á veces 
veinte y quatro huevos, comp los de gallina ; pero sin cásca- 
ra'^ (Gum. I. 322; 2? ed). D. t. terKcái, como apunta Co- 
dazzi (Geog. 214). — "Aumentaban con sus gritos las babas 



DE VENEZUELA 289 



y los terecayes". (Cabrera M., La guerra, 173). En car. 
terekáia, segvín Caulín; en baré talikaiá; en tupi tarakayá. 

TIAMÁRO. Árbol indeterminado. 

TIÁMO. Acacia paniculata. Leguminosas. Especie de 
acacia. El tiámo de Barquisimeto es de una madera densa, 
compacta, algo veteada, de un amarillo claro con pequeñas 
manchas oscuras. Distingüese dos variedades más, el tiá- 
mo GÜÉRK y -el TTÁMO NEGRO. — ^"Allí, sobre dos soberbias 
moles de granito, escoltado por dos viejos tiamos, de negro 
tronco y multiplicados brazos, estaba un puente". (Romero 
G., P.eonia, p. 19). Sin. Palo dk arco, en el E. Lara. 

TIBIGARO. Astroniuin graveolens. Gateado. D. t. 

TiBIJARO. 

tibí Sí. Especie de carrizo del E. Cojedes, usado en 
cestería. Cf. Sibistbr. arriba, y el Tjbisí de Cuba. 

TIBÓI. Osteomeles resinoso-punctata. Rosáceas. Arbus- 
to que habita en las montañas de Mucuchies. "En los pára- 
mos de Trujillo lo llaman Membrülito". (A, Jahn). 

TIBURÓN. Cardiarias glancus. Selacio voraz, cuya 
hembra lleva el nombre de Tintorera. Hállase en las costas 
de Venezuela, pero es cosmopolita. Voz taina. Reí. Cas. V. 
223. 303. Oviedo escribe Tehura. 

TIGÁNA. Eurypyga Helias. Ave de pico más largo 
que la cabeza, comprimido, recto, puntiagudo; narices linea- 
les, cuello delgado, alas amplias con la 3- rémige sobresa- 
liente; cola larga, ancha; tarsos bajos en proporción, escu- 
télados delante; dedos cortos; color bruno variegado en el 
lomo, con listas traversas, confusas, pardas; pecho menuda- 
mente pintarrajeado de blanco; sendas listas blancas encima 
y debajo de los ojos, partiendo ambas de la base del pico; 
alas con una mancha blanca encima, y jaspeadas debajo de 
castaño y amarillento; cola con una faja trsversal negra; 
mandíbula inferior amarilla, superior negra; iris bermejo, 
patas amarillentas. Vuelo silencioso, en que ostenta los ca- 
prichosos matices de sus alas y cola. Es su canto un silbido 
lento y quejumbroso, que suele reiterar de noche, en domes- 
ticidad, cuando le importuna la luz artificial. "Está siem- 

19 



290 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

pre triste, dice Codazzi, y camina con lentitud y cautela". 
Anida en los árboles; sus huevos son rosados con manchas 
azules. Mantiénese de insectos, que caza con destreza y cal- 
ma. — "La Reyna de todas (las aves de ribera) es la que 
llaman Tigana, cuya figura es la de Pabo Real, aunque mu- 
cho mas pequeña, el campo es acanelado, obscuro, con ojos, 

medias Lunas doradas, pocas plumas de copete, y muy le- 
bantadas, la cola larga, y haze con ella rueda, el cuello del- 
gado, y dereclio, la zanca larga, con sólo tres dedos, sobre 
los que andan con tal ayre y la presumpcion, que enamora", 
(Cisn. 37). — ''Rival de la tigana en los andares, | hermana, 
por la piel, de la amapola". (Lazo M., Bl cantador). Sinn. 
Pavita, Papamoscas. Ref. Cod. 199. 

TÍGUA. Amyris sylvatica. Árbol maderable. Carabobo. 
''Común en las costas desde el nivel del mar, hasta 500 m.". 
(A. Jahn). Cf. Qutgua. 

TIGÜITÍGÜE. Avecica zancuda, gris por encima, 
blanca por debajo, de cola corta. Aliméntase de pececillos que 
coge en las orillas de los ríos, riachuelos y lagunas. Orien- 
te, Guayana. Tiuifmi o Tibitibi fué el nombre con que Sir 
Gualterio Reáli designó a los indios Guaraúnos. 

TIJÚA. Pequeña paloma de color grisáceo, y párpados, 
pico y lengua negros. E. Lara. — "En el camino 'e Caracas 

1 mataron una tijúa, | y del buche le sacaron | una vieja 
paperúa". (P. Montesinos, Cancionero popular, M S.)- 
Nombre imitativo del canto, que suena más o menos ti-jú-a. 
D. t. tujiia. 

TIJÚI. "El diablo 'Ese hombre es un tijuy' equi- 
vale á es un malvado, un travieso, un intrigante, un mal- 
hechor". (Pie. 154). 

TILÚO. Cierta ave de Cumaná. 

TIMBOS. Véase atrás Ruba (planta).— "Los Mucu- 
chíes, Miguríes y Tiguiñoes, cultivaban, y cultivan hoy sus 
descendientes, un tubérculo muy semejante a la papa, que 
llaman ruba los primeros, y timbos los dos últimos". (J. I. 
Lares, Etnografía del Estado Marida, p. 16). 

TI R AGUÍ. Esp. de pájaro de la Cordillera. 



DE VENEZUELA 291 



' TISÍS. Corlaría thyínifolia. Planta tintórea, especie de 
roldón, de hojas recompuestas, con 13 pares de pínulas y 
una terminal. "Crece a orillas de los riachuelos de las mon- 
tañas de Mérida, entre 2.000 y 3.000 m. (A. Jahn). 

TISURÍ. Especie de frijol de Mérida. (Pie. 312 j. 

TITÍ. Pithescinrus (CaUithríx) schtrcus. Mono plati- 
rrino de cuerpo esbelto; cabeza mui oval, grande; ojos mui 
unidos, también grandes; orejas regulares; caninos con 3 
ángulos arriba y 2 rayas por* fuera; cerebro con pocas cir- 
cunvoluciones; cola semiprehensil, que puede encorvarse y 
dar vuelta y media en derredor de una rama al trepar el 
animal. Pelaje fino. Color rojizo negro por encima o ana- 
ranjado en tities viejos; miembros salpicados de manchas 
grises, variando en ocasiones tales colores. Mide 80 cm. de 
largo, incluida la cola de 50 cm. Los que viven en el Gua- 
viare no tienen arriba de 12 pulgadas de largo y son difí- 
ciles de domesticar; pero las del Casiquiare sólo cuentan 6 
pulgadas. Anda en manadas numerosas, asociado a veces 
con los capuchinos; es tímido, miedoso, afable; trepa mui 
bien, salta con gran ligereza y salva así grandes espacios; 
siéntase, cuando descansa, como los perros. El nombre pro- 
viene del maipure nititeni, lo mismo; en tupi, fití es una es- 
pecie de Hapalc. Véase Mico, arriba. Ref . Cod. 157. 

TITIÁRA. HeUconia sp. Especie de .bijáo del bajo 
Llano. 

TITIÁRO. Ver Cambur, arriba. — ''Oros | del pelo — 
rosas de la faz — ^tesoros | de aroma y miel, como el cam- 
bur titiaro". (Arvelo L., Sones y canciones, 75). 

TITIRIJÍ. Asió accipitrinus. Rapaz nocturna, la ma- 
yor entre las de su familia en el país. Cabeza grande y re- 
donda con dos penachos u orejuelas; orejas y disco facial 
medianos, aquellas sin opérenlos y este en ocasiones imper- 
fecto; pico corto, mandíbula superior provista a veces de un 
festón. — Color pardo con numerosas pintas blancas. Can- 
ta como su nombre suena, en tono ventrílocuo y ronco, por 
las noches, ululando más o menos ti-tiri-gi-gí. Anida con 
frecuencia en los techos y torres de los templos y presta 



292 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

grandes servicios destruyendo murciélagos y otras alimañas 
perjudiciales. || — Otus americamis. Sin. Buho. 

TIZA. Clarión, gis. Voz azteca. Tizate en Méj., Guat., 
Hond. 

TOCO. Crataeva gynandra. Caparidáceas. Arbot de 15 
a 25 pies de alto, corpulento, coposo; hojas alternas, trifo- 
liadas, pecioladas; hojuelas lampiñas con segmentos aova- 
dos, puntiagudos; flores en racimos terminales con corola 
cuatripétala ; estambres de 20 a 24, más largos que los pé- 
talos, insertados en el disco; baya ovoideo-globosa, obtu- 
samente mucronada, del tamaño de un huevo de paloma. 
Madera liviana, poco dura. Voz cumanagota. Reff. Cod. 
120; Gros. II. 415. 

TOCOCA. Planta de flores moradas cuyas hojas tienen 
dos apéndices inferiores huecos. || — Véase Coca (cigarra). 

TOCOCO. Pelecamis fiiscus. "Pájaro grande que ha- 
bita las costas del mar. La envergadura de sus alas es de 
casi 9 pies. Se balancea ligeramente en el aire y cae como 
un plomo sobre el pescado de que hace su presa". (Cod. 
204). Debajo del pico tiene un saco donde guarda el so- 
brante de su pesca. Del cal. túgukii, gal. tokoka (flamen- 
co), car. tokóko (corocoro), ar. tukkukn (corocoro). ¿Es 
el TOGOGo de Coro? Sin. alcatraz. 

TOCOQUERA. Reunión de aspecto escandaloso. Tas- 
ca. Garito de ínfima clase. 

TOCORÍTO. Árbol alto, frondoso, de hojas temadas. 
Madera blanda, sin uso. Alto Llano. 

TOCORÓRO. Tallo leñoso del cirio o cardón. Lara, 
Falcón. 

TOCUYO. Lienzo de algodón de tejido ordinario que 
hacían en el Perú y el F^cuador para vestido de la gente 
común. — "Este trato de beneficiar ropas de esta manera 
pienso que fué el primero en esta tierra que usaron los es- 
pañoles, en todas estas de las Indias, hasta entrar en las del 
Perú, a lo menos en todas las de Quito, donde y en todas las 
demás partes le nombran a este lienzo y telas Tocuyo, por 
haber tenido su principio en esta ciudad del Tocuyo", (Si- 



DE VENEZUELA 293 

món, Not. historiales, I. 232). La primitiva forma de la 
voz es TucuYO, y proviene, según Caulín del cum. tucuyo 
(zumo de yuca) aplicada a una antigua población del E. 
Anzoátegui. ü. t. en Chile y Brasil. (Ver : Martius, Beitrae- 
ge, L 533). 

TOCHA. Especie de serpiente del Táchira. 

TOCHE. Icterus sp. Especie de Ictérido, de color gual- 
da y negro, algo menor que el turpial. Es ave oscina, co- 
mo éste, y habita en Barinas y otros puntos. — "Los lagar- 
tijos y las culebras se retorcerán entrelazados en las 

ramas de los árboles, llenos de azulejos, de paraulatas cla- 
morosas y de toches". (Cabrera M., Mimí, 182). — ''El fo- 
che abunda en nuestra Cordillera''. (Pie. 313). 

TOCHÍTO. Sycalis sp. pl. Canario de tejado. Zulia. 

TOGÓGO. Phocnicopterus ignipalliatiis. Fi^amenco. 
Us. en el Zulia. Cf. Tocóco. 

* TOMATE. Solanum Lycopersicum. Fruto bien cono- 
cido de la tomatera. Del azteca tematl, lo mismo. || — peque- 
ño. Lycopersicum Humholdtii. Yerba peluda, de hojas pi- 
nadas con interrupción, pinatisectas, cuyos segmentos más 
largos son inciso-aserrados con ápice deltoídeo ; baya pe- 
queña, esférca, roja de 3 lineas a 6 de diámetro. Cultivado 
dondequiera. 

TONGO. Pimelodiis raninus. vSilúridos. Pez fluvial de 
cuerpo rechoncho, cabeza enorme, boca retráctil, con dien- 
tes diminutos y barbillas. Color moreno negruzco, más cla- 
ro en el vientre; una faja amarillenta atraviesa la nuca y 
va de un opérenlo a otro ; aletas negras con una raya ama- 
rilla; barbillas maxilares de color leonado. Longitud, 3 a 4 
pulgadas. Carne blanca, gustosa. Hay otra especie de color 
amarillento con rayas oscuras traversales hacia la cola. Cría- 
se en los ríos Guárico y Cojedes. Sin. Pez-sapo. 

TOPE. Alfiler o agujón de los antiguos indígenas mon- 
tañeses de Mérida.— "Las dos puntas (de la manta) se las 
prendían sobre el hombro izquierdo con un alfiler grande y 
grueso hecho de macana que llamaban tope; nombre que 
daban igualmente los Muiscas al que usaban de oro y con 



294 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

igual objeto sus mujeres". (J. I. Lares, Etnografía del Es- 
tado Mérida, p. 15). 

TOPECILLO. Diminutivo de topo.— "El (villorrio) 
de Guacicuana ocupaba un topecillo entre quiebras monta- 
ñosas". (Urbaneja A., Los abuelos). 

TO'PIA. Cada una de las tres piedras que forman un 
fogón (Carmona). — "Quitóse entonces del fogón una cere- 
ta y un canasto, las topias y la olla en que se calentaba el 
maíz". (J, V. González, oficio de 1846; en "Causa de A. 
L. Guzmán", I. 180).— "Sacó fuera las tres topias, frotó 
un fósforo y prendió fuego". (J. A. Calcaño, Dos fieras, 
p. 32). — "Sobre unas topias unos soldados preparaban un 
sancocho". (Urbaneja A., De cuando era mozo). — Acaso 
del car. topo piedra. En Col. tulpa, del quichua moderno 
tulipa, piedra de fogón; en el Salv. y Hond. tenamaste, del 
azteca tenamaztli; y en el Salv. además tetunte, tulpia, y to- 
pia. II — Translaticiamente, la cabeza; y así se dice, v. g. Lk 
ACOMODÓ LA TOPiA I ascstólc uua cabezada. — "Esperó im- 
perturbable á su adversario, y al tirarle éste un nuevo golpe, 
que supo recibir en el siniestro brazo, le acomodó la topia 
sin pérdida de tiempo sobre el pecho". (Picón F., Fidelia, 
290). II — Aplícase figuradamente a una persona estúpida, 
testaruda. Carece entonces de género y se usa como adjeti- 
vo. — '"i Qué inservibles, perniciosos y dañidos son los 

seres adoquines o topias, que no ceden, ni se amoldan, ni se 
ablandan!". (Tosta G., El complot' de marzo, p. 3). 

TOPIAZO. Cabezada, calabazada. 

TOPÍTO. Dim. de topo. — "Llegaremos a un topito 
desde el cual se domina todo el valle". (Romero G., Peo- 
nía, 99). 

TOPO. Cerro, colina más o menos destacada en una 
fila o sierra de escasa elevación. — "Dejan el topo de los 
Suspiros y se detienen en la loma de los Curujujules". (Ur- 
baneja A., Tierra del sol). Us. en Caracas, Lara. Del car, 
topo cerro, peña. 

TOPÓCHO. Musa sapientmn. Variedad de cambur, 
cuyo fruto, así llamado también, presenta a lo larg-o tres 



DE VENEZUELA 295 

o cuatro aristas o ángulos; su extremo es puntiagudo y su 
corteza amarilla, jaspeada de negro cuando está mui madu- 
ro. Cultívase ampliamente en terrenos cálidos, pero es mui 
perseguido por la mancha, especie de micosis que invade to- 
da la planta y su fruto, dominando en el Alto Llano y en 
los valles de Barlovento. — "Se rodeará (la habitación) de 
una siembra de quinchonchos y plátanos, o cambures mo- 
rados y topochos". (Diaz, L 14). — "Se desayunaba sobre 
una hoja de plátano, donde la muchacha le servia, valién- 
dose de una púa a guisa de tenedor, y sacudiendo y soplán- 
dose los dedos, porque, a pesar de todo, se quemaba al pe- 
lar los topochos". (Cabrera M., La guerra, 123). Del ch. 
topuche, cum. tepuche, grueso, gordo. || — Desfigurado, in- 
forme. 

TOPORO. Vaso de totuma, en forma de jicara o co- 
pa alargada. Us. en Barcelona. 

TOPOTÓPO. Physalis sp. Solanáceas. Yerba de tallo 
suculento, aristado, lampiño ; hojas algo laxas, largamente pe- 
cioladas, oblongas, puntiagudas, de base asimétrica, casi lam- 
piñas; flores pedunculadas, solitarias; cáliz acopado, con 
5 lacinias aciculares; corola embudada, amarilla, con 5 dien- 
tes obtusos; estambres 5, tan largos como el tubo coroHno, 
anteras extrorsas, blancas; ovario libre; fruto ovoide, an- 
chamente pediculado, aniarillento con vetas verdes; semi- 
*llas numerosas, lenticulares; vejiga calicinal larga de 2 pul- 
gadas, en 5 ángulos bien marcados. Las gallinas comen con 
avidez estas bayas. Crece en elGuárico. 

TORCO. Crotón Malambo. Euforbiáceas. Planta de 
corteza blanquizca, mui aromática, medicinal. Sin. Palo- Ma- 
tías. Cf. TuERCO. 

TOSTAQUE. Véase Samurita (ave). Us. en Coje- 
des. 

TOTEAR. "Estallar, com.o los triquitraques o cohe- 
tes". (Pie. 315). Ordinariamente se usa como reflejo, en 
el sentido de reventar una cosa, agrietarse, resquebrajar- 
se por obr?i del calor o del desecamiento, 



296 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

TOTUMA. Fruto del totumo, y escudilla hecha del 
mismo. Casi siempre se toma en esta última acepción la 
voz, y así ocurre en Castellanos, Tolosa, Carvajal, Gumi- 
11a, Cassani, Alcedo, Walburger, Cieza de León, etc.— "Ven- 
ga en totuma con su pié de plata | la blanca leche a rebo- 
sar la artesa". (C. Acosta, La casita blanca). En ch. y cum. 
tutum; en gal. tuton. D. t. tutuma, que es forma primiti- 
va, usada aún por el pueblo. Ref. Gum. I. 351; 2? ed. || — 
Capacidad o medida de una totuma. *'Días enteros están 
con dos pequeñas totumas de esta harina, medida equiva- 
lente a lo que puede encerrar el puño de una mano regu- 
lar". (Cod. 130). II Espada de totuma: espada de taza. 
"Espada pendiente a la cintura, que a pesar de ser de las 
de totuma y legítima de Toledo, denunciaba a leguas su 
virginidad". (Tosta G., La guerra a muerte, p. 70). 

TOTUMÁDA. Capacidad de una totuma mediana. — 
"Aquellos venían a ser los apuros del servicio para empu- 
jarla (el agua) hacia el corral a fuerza de totumadas y 
escobados, por los estrechos pasadizos". (Picón F., Fide- 
lia, 76). 

TOTUMx4L. Campo abundante en TOTUxVios. Geog. 

TOTUMEAR. Recapacitar, cavilar, meditar. 

TOTUMÍLLO. Árbol de madera muí pesada, com- 
pacta y grano fino, y de color amarillento grisáceo, o par- 
do. Sucre, Aragua. Carabobo, Lara, Trujillo. || — negro. 
Árbol del Yaracúi, de madera no mui densa, gris con som- 
bras de tierra de Siena.. 

TOTUMO. Crescentia Cujete. Bignuniáceas. Árbol de 
15, 20 y 30 pies de altura, de tronco recto, poco largo, con 
ramos horizontales; hojas espatuladas, subsesiles, apergami- 
nadas, lampiñas, lustrosas ; flores grandes, colgantes, de un 
amarillo mui pálido matizado de un tono más subido ; cá- 
liz bipartido; corola plegada trasversalmente con lóbulos 
dentado-undolosos ; fruto globoso, eliptco u oval, de 1 pié 
a 2 pulgadas de diámetro, de casco leñoso, delgado, mui 
resistente, cuya pulpa es comestible. La gente pobre y los 



DE VENEZUELA 297 

indígenas labran la cascara del fruto para hacer escudillas, 
cucharas, tinas y vasijas de todo género. (Cod. 98). 

TRUPÍLLO. Mimosa sp. Véase Cují y Cf. Turúpia. 
Voz US. en el Zulia. 

TÚATÚA. Jairopha gossypifolia. Euforbiáceas. Frú- 
tice de 2 a 6 pies de alto, mui ramoso, con hojas tri- o quin- 
quepartidas, o bien lobadas, pestañosas, glandulíferas en 
los bordes; glándulas peciolares y estipulares; corola de co- 
lor purpúreo oscuro ; estambres con anteras amarillas o algo 
moradas. Su raíz es diurética y se ha usado en la hidrope- 
sía. Reff. Gum. II. 298; Caul. 29. |¡ — Aplícase a una raza 
de yuca amarga, de tallo blanquecino y pecíolos rojos, y 
de raíz excelente, cultivada en los morichales de Barcelona. 

TUÁYE. Término aplicado en el Guárico a cierta va- 
riedad de maíz. 

* TUCÁN. Riiainphastos sp. var. Aves escansoras ca- 
racterizadas por el pico, que es enorme y dentado en los 
bordes, y por la lengua, que es cornea y franjeada. El R. 
Toco es la especie más grande. Su plumaje es negro; pico 
de 8^ pulgadas, rojo ; parte inferior del cuello y garganta 
de un blanco amarillento; coberteras superiores de la cola, 
blancas; inferiores rojas; círculos oculares azules, iris ver- 
de oscuro; una mancha triangular amarilla hay delante de 
los ojos ; patas azuladas. Mide 57 cm. de largo. Vuela a 
gran altura trazando una línea ligeramente ondulada y ten- 
diendo horizontalmente el cuello y el pico. El R. vitellinus 
tiene el pico negro guarnecido de azul ; mejillas blancas ; 
garganta amarilla rodeada de blanco, tórax y coberteras ro- 
jos. El R. Tocará y el R. haematorhynchus son otras espe- 
cies nuestras. Con plumas de tucanes adornan los indíge- 
nas del Alto Orinoco chinchorros mui valiosos. En gal. 
tiikan, en guar. titká. Sinn. Dios-te-dé, Pico de i^rasco, 
(Cod. 195). Picudo. 

TUCURx4GUA. Árbol indeterminado, y voz geográ- 
fica. 

TUCUSITO. Este nombre tienen numerosas especies 
de Troquilidos, particularmente los de pico recto, comunes 



298 GLOSARIO DB VOCES INDÍGENAS 

en el país (v. g. Chalybura acneicauda, Shrysurania oeno- 
ne, Plorisuga mellivora, Polytmus thaumantias, etc). En 
macusi y taulipán, tucuchi pájaro-mosca. Ref. Cod. 195. 
1 1 — Pájaro pequeño de pico largo, deprimido, encorvado ha- 
cia abajo; cola mediana. Pecho azul violáceo, alas y cola 
negras, garganta blanca, tarsos coralinos, uñas y pico ne- 
gros. Consérvase en jaula por sus brillantes colores aunque 
no canta. Barquisimeto. 

TUCUSO. Voz que no se usa de ordinario sino en 
composición para designar pájaros más grandes que el tu- 
cusito y semejantes a él. En la cita siguiente parecen si- 
nónimos. — ''Brotaron grandes flores ahora, flores albas que 
se marchitaban con la aurora, entre el vuelo de las abejas y 
de los tucusos". (Cabrera M., La guerra, 229). Del ch. tu- 
cuz, pájaro-mosca. || — ^de montaña. Gálbula sp. pl. Ave 
trepadora de color verde dorado, garganta blanca, pecho y 
vientre bermejos, cruzando al primero un cinturón de un 
verde metálico brillante; cola bermeja con matices de un 
verde dorado. Longitud : pico, 2 pulgadas, cuerpo 5, cola 4. 
(G^. viridis?) La G. ruficauda tiene el propio nombre. D. 

t. Tucuso MONTAÑERO O TUCUSO BARRANQUERO. En el Guá- 

rico, JILGUERO. Ref. Cod. 195. 

TUCHE. Sedimento, asiento; residuo, desecho, v. g, 
poso de café o de chocolate. Ref. Pie. 317. 

TUERCO. Canella alba (según Grosourdy),-— "Es un 
árbol especie de laurel, que abunda en la serranía del To- 
cuyo y Puruéi y en la cabezeras del río Uchire, al cual lla- 
man los indios tuorko y los españoles canela del Tocuyo, 
cuyo tronco crece hasta el grueso de un muslo ; muy ele- 
vado y derecho, sin rama alguna hasta la copa, donde son 
pocas y variablemente exparcidas. La corteza es algo esca- 
brosa, sin cisuras, de color rojo oscuro y en la superficie in- 
terior algo fibrosa, de olor aromático. Su gusto declina a 
amargo con acrimonia. Las hojas que están a lo último de 
las ramas son de figura de las del laurel, algo mayores, de 
su consistencia y color". (Caul. I. 5). Mezclábase su corte- 
ja con el chocolate para aromatizarlo,. El Tocuyo de que 



DE VENEZUELA 299 

aquí se trata era una antigua aldea de misiones en territo- 
rio del E. Anzoátegui. Del cum. tohuorko, canela. Sin. TUER- 

CO DEL TOCUYO. (Cod. 103). Cf. CURBANA. 

TULPA. Ver Topia. Del quichua tulipa piedra del fo- 
gón. U. t. en Col. Ref . Pie. 317. 

TUMÁME. Pez grande de los ríos del Bajo Llano. 
TUMANQUE. (?). Árbol de construcción de Truji- 

11o. (=JUMANQUE?). 

* TUNA. Diferentes especies de Opuntia llevan en el 
país aquel nombre, que se aplica tanto a la planta como a su 
fruto. Son vegetales suculentos, de tallo articulado, prolífe- 
ro, con artejos comprimidos provistos o no de aréolas es- 
pinosas; flores solitarias, amarillas, más o menos grandes, 
sentadas, situadas en el borde de los tallos, con cáliz tubu- 
loso; baya gruesa, comestible. La O. Piciis indica de unos 
6 pies de alto, es derecha, de artejos ovales, espesos y aréo- 
las distantes sin espinas (rara vez una, diminuta) ; tubo ca- 
licinal cía vi forme. La O. Tuna, alta de unos 4 pies, tiene ar- 
tejos ovales y aréolas distantes con espinas fuertes, desigua- 
les, amarillentas ; tubo calicinal trasovado. — ^"Nuchtli ■ 

es la fruta que en Cuba y Haití llaman tunas". (Góm. Méx., 
78). Voz taina. — Decíase antes twnal al árbol, tuna al fruto. 
"El tunal es otro árbol célebre de la Nueva España, si ár- 
bol se debe llamar un montón de hojas o pencas unas sobre 
otras''. (Ac, IV. 23). — "Hay tunales domésticos, y dan 
una fruta en Indias muy estimada, que llaman tunas, y son 
mayores que ciruelas de Fraile buen rato, y así rollizos". 
(Id. ib). Pero tunal tiene otra acepción en Venez. Reff. 
Cas. V. 319; Ov. I. 313; Cast. 2. Bleg. I. c. 1°; Cod. 96. 
¡I — ^DE cabra, opuntia sp. Tuna de 2 a 3 m. de alto, ra- 
mosa, de tronco muí corto y ramos divaricados; artículos 
trasovados, largos de 20 a 22 cm., aréolas separadas con 2 
a 3 espinas, a menudo 4 ó 5, cenicientas o amarillosas, fuer- 
tes, aleznadas, siendo mayor la central ; fruto apeonzado, 
tuberculífero, rojo, Irago de 2^ cm. con muchas semillas 
grises^ lanosas, encerradas en una pulpa roja. Crece con 



300 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

abundancia en Lara y Falcón, formando espinares y más es- 
pinares. II — ESPAÑoivA. Higuera de pala. Véase Nopai.. 

TUNÁIv. Campo cubiertp de tunas de cualquier clase. 

— "Entre los tunales y quiebrahachas requiebran de 

amor las mansas tortolitas". (Cabrera M., Mhní, 181). — 
*'En lindos grupos se las veía | Bajo los verdes caña- 
verales, I Mientras natura les ofrecía j Los frescos higos de 
los tunales | Y el dulce fruto que el jobo cría". (D. R. Her- 
nández, Arrullo de las palomas). 

TUNERO. Matorral de tunas. 

TUNTÚN. Uncinariasis ; caquexia producida por el 
anquilóstomo en el hombre. Voz. us. en Trujillo. 

TÚPIRO. Solanum T o piro. Planta de tallo herbáceo, 
tomentoso ; hojas subaovadas, agudas, sinuosa-angulosas, 
desiguales en la base, apretadamente peludas por encima, te- 
nuemente cano-tomentosas por debajo: flores extraaxilares, 
agregadas; bayas aovadas, cuadriloculares, comestibles. Ata- 
bapo, Alto Orinoco. Florece en mayo. D. t. tapiro. 

TUQUE. Hotnalium sp. Samidáceas. Árbol mui cor- 
pulento que crece en los cerros de Carabobo, Cojedes, Lara, 
Falcón. Madera dura, más o menos pesada, poco densa, 
de color gris claro u oscuro, del aspecto del cedro; poros nu- 
merosos, círculos concéntricos poco aparentes. Propina para 
maquinaria. Cf. Angelino, Aceituno. 

TUQUÉQUE. Saurios de la familia de los Ascalabo- 
tos, de dientes implantados en el borde interno de la man- 
díbula, faltando los palatinos; ojos grandes, sin párpados; 
lengua corta, gruesa, carnosa; artejos con pelotas adheren- 
tes y garras casi siempre retráctiles; vértebras bicóncavas. 
Son de ordinario nocturnos y en absoluto inofensivos. El 
TUQUÉQUE grande es el Thecadactylus rapicaudus, de há- 
bitos nocturnos : el pequeño es el Gonatodes albogularis, co- 
mún en las casas de Caracas. Hay muchas especies más, 
V. g. Phyllodactylus tuherculosus, Gonatodes vittatus, etc. 
Algunas de las especies pequeñas son diestras cazadoras de 
insectos y con gran habilidad atrapan m.oscas y la abejas 
que salen de su colmena. Véase una cita en Núñez Cáceres, 



DE VENEZUELA 301 

VcnezoUada, XIT, 134. D. t. Tutkquií. Ver. Cotejo, Gua- 

RICÓNGO. 

TURA. Especie de bambú de artículos largos, cilin- 
dricos, huecos. E. Lara. Cf . Purupúru. | | — Baile de tura. 
Baile indígena. **E1 baile de Tura es una festividad que aun 
celebran en los más apartados vecindarios de los distritos 
Federación y Urdaneta (Churuguara y Siquisique) los des- 
cendientes de los Jirajaras y Ayamanes que aun sobreviven. 
"Debió de ser, dice el Dr. Arcaya, en su origen de carácter 
religioso. Se verifica con ocasión de recolectar las primeras 
de las cosechas de maíz, de lo cual se deriva su nombre es- 
pañol. Consiste principalmente en danzas muí ceremoniosas 
dirigidas por un capitán de la fiesta, que nombran de ante- 
mano. Varios días se están a veces en estos bailes y festines. 
No comen mientras tanto otras carnes que de animales de 
caza. Armanse de arco y flechas, se pintan el cuerpo con la 
tinta del bariquí y la última bebida alcohólica que consu- 
men es la del maíz fermentado". {Lenguas mdígenas que se 
hablaron en el Estado Falcón; en "El Cojo Ilustrado", No. 
355; oct. 1° de 1906). Sin. Estercúye. 

TURÁGUA. Anon-a Manir ote. Manirote. En tam. tu- 
kuria, lo mismo. 

TURÁQUE. Árbol de construcción. Portuguesa. 

TURE. Asiento pequeño de forma particular. Us. en 
Cumaná y Margarita. Es lo mismo que el butaque de Oc- 
cidente. Voz cháima, que Tauste traduce: asiento pequeño 
de madera. Cf . duro, arriba. 

TURIÁRA. Pothos sp. Planta Arácea, que se reputa 
ser portadora de la buena suerte. En general se aplica el 
nombre a todas las especies de hojas más bien pequeñas y 
salpicadas de blanco o rojo. ] | Regar la turiara. Arrojar 
hacia atrás, por encima del hombro, el regatón o licor espi- 
rituoso que queda en el fondo de la copa que se acaba de 
beber. 

TURÍMA. Estera de hojas de palma usada en el Alto 
Orinoco. 



3Ó2 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

TURPIÁL. Icterus sp. pl. Pájaros dentirrostros cuyo 
plumaje está exornado principalmente de amarillo y negro. 
En la especie oridnaria la cabeza, garganta y cola son ne- 
gras, lo mismo que la región escapular detrás de la nuca; 
alas también negras, con algunas plumas pintadas de blan- 
co ; pico y uñas de un negro claro ; base de la mandíbula 
inferior blanquizca ; tarsos y patas, gris plomizo ; iris amari- 
llo sucio; región circunocular desnuda prolongada atrás y 
de un gris azulado. Hállase en Occidente. El /. xanthornus 
es de las especies más conocidas en Caracas. Tienen estos 
pájaros las costumbres de los estorninos. Suelen andar en 
bandadas, y su vuelo es leve y rápido. Hacen sus nidos con 
primor o se apoderan de los de otros pájaros; son omní- 
voros, domestícanse y edúcanse y poseen un canto variado. 

— -''Críanse turpiales, muy dóciles en domesticarse'*. 

(Caul. I. 8). — "Conquistan por la fuerza y la osadía | Nido 
para el invierno los turpiales". (Lazo M., Silva, VIII). — 
D, t. con menos frecuencia turpiar (Carv. 133), trupiál 
(Cod. 194) y TURUPiÁL (Cisn. 35; Cabrera M., Mimí, 11; 
Gorrochotegui, Aramáre, XVII), formas que provienen de 
diversos idiomas indígenas : car. turpiára o Uirupiúra^ tam. 
turpiára. \\ — Modo enfático de enunciar el pronombre "tú" 
familiarmente; v. g. "Y tur ... pial ?". 

TURÚPIA. Acacia sp. Especie de acacia o cují de Co- 
ro. Cf. Trupillo. 

TURÚRA. Pequeña ave parda, de patas coloradas, del 
aspecto de la cóitora, aunque bastante menor, que duran- 
te la estación lluviosa sale, así que viene la noche, a cazar, 
permaneciendo en las horas del día oculta en las rastroje- 
ras y yerbazales donde anida. Pone unos seis huveos relati- 
vamente grandes, elipsoides, blancos, salpicados de menu- 
das manchas de un rojo oscuro irregulamente dispuestas y 
de tamaño vario. Su nombre debe referirse a su voz que es 
como un trémolo grave de flauta. Guárico. 

TUSCA. Árbol maderable del Táchira. Madera de co- 
lor gris, compacta, pesada, algo astillosa, con poros muí 
finos. 



DE VENEZUELA 30.5 



TUSTÚRE. Dicofyles torquatits. Chácharo. Us. en 
Portuguesa. 

TUTÉCA. Aplícase a una serpiente del color gris ma- 
te del TUTEQUlí. 

TUTÚI. Charadrhís Morinellus. Especie de alcaraván 
caracterizado por tener el pico algo más corto que la cabe- 
za, alas mui agudas, con un simple tubérculo romo en vez 
de espolón, tarsos bien altos, delgados, reticulados; patas 
sin pulgar. (No pudiendo verificar la identidad de este ani- 
mal y siendo el Ch. Morinellus propio del viejo continente, 
dejamos sólo caracteres genéricos para la descripción). 

TUTUMA. Véase Totuma. Forma, la primera, gene- 
ralmente usada entre el pueblo. 

TUTURUTO, A. Lelo, distraído, ensimismado, y por 
extensión, beodo. U. t. en Col., Ec, Chile, Arg. Pero las 
acepciones varían hacia el sur. En Chile, por ejemplo, sig- 
nifica "Alcahuete, persona que se presta para encubrir lo 
que se quiere ocultar". (Echeverría) : en la Argentina equi- 
vale a bullanguero. Observemos que las equivalencias que 
aquí damos a la voz son como las de un participio y no co- 
mo las de un adjetivo calificativo. Según Z. Rodríguez, el 
vocablo proviene del quichua. 

TUTURUTÚ. Cierta planta de Lara y Carabobo, de 
la cual mana por incisiones un líquido lechoso, de propie- 
dades eméticas. "Esta planta levanta sus vastagos sin echar 
hoja alguna, y es en el extremo de cada uno que produce 
las flores, que son encarnadas y verdes, por lo cual la lla- 
man otros Periquita". (Pompa, Medicamentos indígenas. 
No. 427). Quizá una Euforbiácea. El tuturuco de Cuba es 
la Amaryllis punigea. D. t. Tuturutú. 



u 



ÚBEDA. Acacia foetida. Mapurite:, Cují hediondo. 
UBÍNO. Palmera de Guayana. Uhim es en tupi una 
especie de Geonoma, 



3Ó4 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

UBI TON. Árbol de las regiones frías del Táchira. 

UMÍ. Crotophga majar. Samurito. Voz us. en Tru- 
jillo. 

UNÁMO. Jessenia polycarpa. Palmera alta, inerme, 
de hojas pinatisectas, largas de 12 m. y hojuelas opuestas, 
agudas, anchas de 15 cm. ; espádice sencillamente ramifica- 
do; flores masculinas con 16 a 20 estambres; el fruto es una 
drupa ovoidea con una sola semilla que contiene aceite fino 
en abundancia. Habida en las selvas del Orinoco y de sus 
principales afluentes. 

ÚPIA. Dasyprocfa sp. Picure. Geográfica solamente 
la voz en Venezuela. 

ÚQUIRA. Pipilc cumanen^is. (Penelope cristata). **Es 
el ave más grande de su género, pues tiene cerca de 2^^ 
pies de largo. El color de la superficie de su cuerpo es negro 
intenso o bronceado con un reflejo verde o aceitunado; las 
plumas de la cabeza forman una especie de copete que el 
animal puede bajar o levantar como quiere; la mayor parte 
del cuello y el pecho está mosqueada de blanco; cada pluma 
tiene un ribete del mismo color; las mejillas están desnu- 
das y son de un color violeta purpurino ; el iris es pardo ro- 
jizo, el pico negro y las patas encarnadas. Debajo del cue- 
llo tiene una piel de una escarlata brillante". (Cod., 198). 
Hállase en la región oriental y en Guayana. Su carne es mui 
apreciada. Sin. Pava dK monte. (Del cum. chekiri=:codor- 
niz?). Reff. Cast. FJeg. XI. c. 4?; Caul. I. 8. 

URÁO. Sesquicarbonato de sosa natural, extraído cer- 
ca de Mérida del fondo de una laguna. El urao espejuelo 
del comercio es el cristalizado, de primera clase. Era ingre- 
diente indispensable para aliñar chimó, según el procedi- 
miento introducido por D. Pedro Verástegui en 1781.— ''En- 
señó á mezclar el urao de la laguna de Mérida y á aprove- 
char el tabaco inútil". (Cod. 135. V. tamb. 494). Juráo halla- 
mos en fr. Simón. 

URÁPE. Bauhínia sp. pl. Arbustos o árboles mui ra- 
mosos, con hojas compuestas de dos hojuelas de ordinario 
soldadas por su margen interna, formando entonces una ho- 



DE VENEZUELA 305 



ja biloba. Las especies más comunes son la B. Úngula y la 
B. nmltinervia. La L^ es un arbusto aguijonoso de unos 10 
a 15 pies de alto, muí ramoso, con espinas estipulares; ho- 
jas bílobas, subacorazonadas en la base; flores blancas, me- 
Ilizas o solitarias; el fruto es una legumbre. Madera ama- 
TÜlenta sembrada de vetas ^' nudos rojizos del mismo as- 
pecto que el davelUno morado. '*Es mui compacta y notable 
por su corteza elástica, de que se hacen buenas amarras, cor- 
tándola en listones". (Cod. 108). "La mañana blanca y ní- 
tida, como una flor de urape, se desmayaba en brazos del 
sol". (Urbaneja A., Los abuelos). Véase Guarápa. que es 
otra forma lexicográfica de Urápe. 

URÉRO. Pithecolobium sp. Samán. De este árbol hay 
en los Llanos tres variedades, a saber: U. blanco, U. ma- 
cho y U. NEGRO. 

URITU. Cierto animalejo de Barcelona, mencionado 
por Caulín (HI. 21). 

URUMÁCO. Especie de papilionácea medicinal de 
Mérida, de hojas paripinadas con 4 pares de hojuelas, flo- 
res arracimadas amarillas, legumbre cilindrica con semillas 
puestas de canto. Crece con el fraüejón en lugares abriga- 
dos de los páramos. D. t. Orumáco. Sinn. Cachimbito, 
Chiquichique. Ref. Pie. 204. 

URUPÁGUA. Árbol indeterminado de Coro. Fruto 
elipsoide, cuando seco, de 1^ pulgada de largo con cascara 
dura y un contenido libre, compacto, harinoso, amarillento. 

URUPAGÜÍTA. Yerba que produce una frutilla 
amarga. Pasto de cabras. Coro. 

UYAMA. Cucúrbita Pepo, Auyama, 



V 



* VERA. Zygophyllum (Guaiacum) arboreum. Árbol 
elevado de hojas opuestas, paripinadas; hojuelas oblongas, 
lampiñas, enterísimas ; estipulas peciolares mellizas ; pedún- 
culos bifloros o trifloros; fruto redondeado, con 5 alas. "Se 



20 



306 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

eleva hasta 30 varas y puede dar quillas de 25, siendo su 
madera incorruptible, la más fuerte que se conoce". (Cod. 
98). Crece en toda la zona cálida. Madera amarilla, con el 
corazón gris verdoso, mui compacta (densidad 1.14 a 1.35). 
Los trozos delgados se aprovechan para bastones. — ''Ramón 
se levanta, sacude' la tela del pantalón con su amarilla y del- 
gada vara de vera". (R. Blanco F., Bl hombre de hierro, 
117). Voz mencionada en la Descripción de la laguna de 
Maracaiho (insertada en la Historia de Oviedo Baños) y 
en Caulín (O. c. I. 3). Sin. Palo sano. || — blanca. Árbol 
del E. Lara. Madera blanca, no mui densa. ||— macho. Ár- 
bol indeterminado. 

VERAZO. Garrotazo con bastón de vera o de otra ma- 
dera pesada. — "Sintió como si le pegaran por la cabeza; ca- 
si la misma impresión del verazo que le dio cierta vez un 
cochero". (Pocaterra, Vdas oscuras, 213). 

VIRAVIRA. Gnaphalium Viravira. Compuestas. Yer- 
ba de 1 a 2 pies de alto, con ramos verdosos, cubiertos de un 
vello blanco lanuginoso; hojas alternas, aleznadas, blanco- 
vellosas; flores en corimbos, amarillo-doradas, contenidas 
promiscuamente las masculinas y femeninas en un involu- 
cro común; semillas con vilano. Es planta medicinal. Voz 
de origen quichua. El nombre se aplica asimismo a otras 
plantas, v. g. Achyrocline saturcoides, A. vargasiana, Achy-r 
ranthes Vargasii, etc., usadas asimismo contra diferentes 
dolencias en la medicina popular. Ref. Cisn. 53. 

VIRÍTO. Árbol indeterminado del Zulia. Escríbese 
también Birito. 

VIRÓTE. Leguminosas (?) Árbol maderable del Guá- 
rico. Madera mui fuerte y duradera, empleada en horcona- 
duras y otras obras de construcción civil. Peso específico, 
0.95. Fructifica en setiembre. Escríbese también Biróte:. 
Sin. Duróte (?). Reff. Cod. 118; Ernst.. La Exposición, 
p. 185. 

VIROVIRO. Nectandra Rodiei. Lauráceas. Árbol de 
hojas opuestas, coriáceas, ovales u oblongas, lampiñas; pa- 
nojas cortas, casi sentadas, densamente tomentosas; flores 



DK VENEZUELA 307 



herma frodi tas, con brácteas caedizas; cáliz partido en 6 di- 
visiones caedizas; ovario libre con estilo corto; baya oval u 
oblonga. Madera dura y compacta, cuyo peso especifico es 
1.41. Hase empleado su corteza como febrífugo. Escríbese 
también Birubiro. Sin. Btbtrí. Ref. Cod. 118. 



Y 



YABO. Ccrcidium viride. Leguminosas. Árbol no muí 
elevado, ramoso, de tronco verde, resinoso ; hojas recom- 
puestas, con 1 ó 2 pares de pínulas, y estas con 5 a 7 pares 
de hojuelas elípticas; flores cortamente pedunculadas ; cáliz 
con 5 sépalos amarillo-verdosos; corola con 5 pétalos un- 
guiculados, ovoides; estandarte acorazonado, amarillo, pun- 
teado de rojo hacia la base; estambres 10 desiguales; ante- 
ras bilobas, amarillas; legumbre chata, péndula elíptico-lan- 
ceolada, grisáceo-amarillenta, con una semilla oblonga, du- 
ra, pardo-fuliginosa. Crece en lugares secos y estériles del 
litoral y de la región occidental del país. Yabo (Cod. 118). 
Sinn. Cuica, /ano, Briía. La voz existe en la lengua gua- 
gira, quizás adoptada. 

YACÁGUA. Véase Cuacaba, arriba. — "En los mis- 
mos lugares (las costas de Barlovento), cuando el yacagua 
suelta el canto, los habitantes de la costa aguardan las pri- 
meras lluvias". (A. Rojas, Un libro en prosa, 220). 

YACIFÁTE. Icica cuspidata. Burseráceas. Árbol de 
ramos redondeados y hojas paripinadas, sin estípulas; ho- 
juelas triyugas, elípticas, acuminado-cuspidadas, lampiñas, 
traslucido-punteadas, lustrosas encima, blanquecino-pruino- 
sas debajo ; racimos axilares, flores blancas. Crece en Rione- 
gro. Su madera es encarnada. De la resina que llora este ár- 
bol aderézase, mezclándola con manteca de tortuga, una es- 
pecie de cola, que llaman pegapega. El yacifate, o yasifate, 
de la Guagira parece ser otro vegetal. "Árbol corpulento que 



308 GLOSARIO DE VOCEvS INDÍGENAS 

se eleva hasta 34 varas, de hermoso ramaje, de madera es- 
celente para la construcción naval y de color semejante a la del 
Brasil. Este árbol tan apetecido por su hermosa tinta crece 
en abundancia en el país de los Guajiros independientes, y 
aun se encuentra en otras partes". (Cod. 101, 120). 

YACIÓ. Hevea guyanensis. Caucho. Ref. Cod. 103. 

YACITÁRA. Desmoncíis macracanthiis. Especie de 
palmera. Es sin duda la acitara, j acitara, o titara, que de to- 
dos estos modos pronuncian en el Brasil la atitara o jatitá- 
ra de Marcgrav, definida por Martius asi : "palmera trepa- 
dora (Desmoncus polyacanthos Mart. y otras especies). Del 
tallo arundináceo tejen canastos y cebucanes". {Beitr. II. 
386). Voz de origen tupi. 

YACÚRE. Acacia sp. i\rbol de 4 ó 5 m. de alto, de 
hojas alternas, pecioladas, recompuestas de un par de hojas 
mellizas; hojuelas elíptico-lanceoladas o más frecuentemen- 
te asimétricas, enteras, obtusas o crenuladas en el ápice, 
lampiñas ; pecíolo común largo de 5 cm., acanalado, con un 
par de estípulas espinosas y una glándula; pecíolos de los 
pares, de 2 cm., acanalados, con un glándula anchamente 
umbilicada en su bifurcación; pecioHllos cortísimos, com- 
primidos; legumbre monili forme, retorcida en espiral, con 
2 valvas rojas por fuera; semillas ovales, lisas, negras en- 
vueltas en una pulpa blanca no adherente. Crece de ordinario 
en los lechos arenosos de los ríos, y por esta razón se le 
llama también yacure de playa. Ni por sus dimensiones, ni 
por su calidad parece tener ventajosa aplicación su madera. 
Común en los EE. Lara y Portuguesa. Vulgarmente se dis- 
tinguen variedades, o quizá especies, v. g. el yacurE d:^ ce- 
rro, menos alto que el anterior, de flores apanojadas, blan- 
cas; Y. BI.ANCO, Y. COtORADO. Y. NKGRO. Cf. TaGUAPIRE. 

YACURÉRO. Fruto de la tuna.— -"Eos higos, o bra- 
bas de tuna, que los indios llaman yacurero, son una fruta 
parecida a los higos, y brebas blancos de la Europa ; y de 
ellos hay tres o cuatro especies". (Caul. I. 3). Voz cumana- 
gota, usada en el Or. Eos cumanagotos llamaban a la tuna, 
akrori D. t. yaurél en Margar. Cf. aurERO, arriba. 



DE VENEZUELA 309 

Y AGRUMA. En Coro es lo mismo que caracol (mo- 
lusco ) . 

YAGRÚMO. Cecropia peltafa. Urticáceas. Árbol alto 
de 45 a 50 pies, de tronco derecho, no muí grueso, cenicien- 
to, ramoso arriba; ramos poco numerosos, apartados, ex- 
tendidos; Jaojas grandes, con 7 a 9 lóbulos, partidas hasta 
1/3 de su diámetro, ásperas y verdes por encima, blanco 
tomentosas debajo, largamente pecioladas; flores masculinas 
numerosas, femeninas 4 a 12. Madera liviana, propia para 
hacer canales y escalas en los campos. El perezoso (Brady- 
pus) come las hojas de este árbol, que contienen un prin- 
cipio diurético y tónico cardiaco no acumulable. Voz toma- 
da del taino. Casas le llama yabruma (o. c. V. 318) ; Oviedo 
yáruma (o. c. I. 300) y así mismo Gomara; Caulín yaurú- 
mu, como forma cumanagota. En Puerto Rico dicen yau- 
grumo, en Costa Rica y Panamá guarunw o guaruma, en 
el Perú yarumba. Ref. Cod. 102. 1 1 — macho. Didymopa- 
nax speciosum. Araliáceas. 1 1 — morado. Cecropia palmata. 
Especie de yagrumo de hojas 7-9- 11 -lobadas, partidas sólo 
hasta en medio, ásperas y alampiñadas por encima, blanco- 
tomentosas por debajo, con lóbulos oboval-oblongos, ob- 
tusos. 

YAGUA. Palmeras, de varias especies al parecer, "tan 
abundante en las selvas, en las llanuras y en los cerros, que 
forma en ocasiones extensos bosques, a los que con razón 
podría llamarse olivares americanos''. (Cod. p. 94). En la 
falda meridional de los cerros de Portuguesa se ven, en 
efecto, inmensos yaguales, y el nombre de una población so- 
bre el río Arauca indica su existencia en las llanuras. Con 
el nombre de Scheelea macrocarpa fué descrita por Karsten 
una especie. La Aftalea huinboldtiana es de tronco grueso, 
inerme, anillado; hojas de hasta 10 m. de largo, cortamen- 
te pecioladas, erguidas casi verticalmente en su base y en- 
corvadas en lo alto; raquis con 200-213 pares de hojuelas 
colocadas en el plano vertical de la hoja; 4 a 5 espádices 
con una sola espata, que producen cerca de un millar de 
grupas aovadas ; semilla negruzca, con 3 ojos en su base, 



310 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

Alto Orinoco. Utilizan como hortaliza la parte más tier- 
na de los renuevos, las hojas para techar habitaciones y 
hacer cestos, sombreros, cuerdas, la tela del tronco para fil- 
trar, el aceite de la cascara del fruto para alumbrado, el de 
la carne para guisar, y el vino del tronco como remedio. — 
*'Este palmito que dije tener seis y siete palmos, está ves- 
tido de unas hojas que los indios llaman yaguas, la última 
breve". (Cas. V. 331). Voz taina. 

YAGUARÁHA. Cereus sp. Dato, arriba. ''Los (car- 
dones) colorados tienen la simiente muy menuda, como de 
mostaza e llaman los indios a esta fructa yaguaraha". (Ov. 
I. 326). 

YAGUARÁI. Cereiís sp. Dato. Us. en Margarita, t). 
t. Iguaráya, en el Zulia. Sinn. Yaguaraha (Oviedo), ygua- 
rá (Castellanos), yaguarae (Carvajal). Pero la corta re- 
ferencia de este último parece convenir más bien a la tuna. 
*'Yaguaraes, fruta verde y parescida a las brevas de Espa- 
ña". (O. c. 367). 

YAGUASA. Voz genérica aplicada a diferentes an- 
séridas o ánades arborícolas, en especial del género De7i- 
drocygna. Son aves de plumaje abigarrado; pico más lar- 
go que la cabeza, delgado, casi recto hasta la punta, termi- 
nando en una uña curba prominente con placa apical ancha 
y robusta; narices pequeñas, ovales, subbasales; alas cortas, 
redondeadas, entre cuyas remeras sobresalen la 2^, 3^ y 4^; 
cola corta, 'rígida, redondeada; piernas largas, tibias des- 
nudas en su parte inferior, tarsos robustos, reticulados, pul- 
gar prolongado, dedos largos, unidos por una membrana 
escotada. — "Se encuentra variedad de patos, y unos tan 
grandes como Pabos, que llaman Yaguasos, con el copete 
muy rizado; abundan tanto, que las grandes Lagunas de los 
Llanos están cubiertas de ellos, pues con un tiro de perdi- 
gón se mata una docena; y en tiempo de cría se hazen car- 
gas de sus polluelos". (Cisn. 33). Se hallan en Guayana la 
D. discolor y la D. fulva. Esta última vive oculta en la es- 
pesura. El vocablo proviene del guaraní, y de la misma raíz 
que jaguar, según Ernst (en "El Zulia Ilustrado", No, 



DE VENEZUELA 311 

14). D. t. Chaguáso, en el Táchira, y Yaguáso. U. t. en 
H]ond., Cuba. 1 1 — ai, .zana. Dendrocygna autumnalis. \ \ — 
carre:te:ra. Brismatura dominica. Ave de color pardo os- 
curo con pintas blancas y negras. El macho es un poco más 
grande que la hembra. Se encuentra en las playas y en los 
esteros y es domesticable. Es ave de paso que va siempre 
aparejada. "Sus emigraciones son cuando el Orinoco co- 
mienza a experimentar las primeras crecidas, es decir, des- 
pués del equinocio de la primavera; se dirigen entonces en 
bandadas a la región austral hacia el S. S. E. Abandonan el 
valle del Orinoco para pasar al de las Amazonas, sin duda 
porque la profundidad de los ríos por la creciente de las 
aguas y la inundación de las playas las impiden coger los 
pezes, los insectos y los gusanos acuáticos. Cuando van ha- 
cia el ecuador, están mui gordos y sabrosos ; pero cuando 
regresan, que es en setiembre, están flacos ; entonces se ha- 
llan acompañados de los gavanes, los cuales ofrecen un ali- 
mento escelente". (Cod. 205). Sinn. Guanana. D. t. Pa- 
to CARRETERO. II — CARRETONA. Deudrocygna fulva. Común 
en el ZuHa, donde se usa la denominación. 1 1 — Pisisó. D. 
viduata. Gííirirí. 

YAGÜÉRO. Árbol maderable de Aragua. Distinguen- 
se las variedades blanco, rojo, y rosa. Madera de peso y du- 
reza medianos, de color gris uniforme, con poros nume- 
rosos. 

Y AMA VARI. Baile que al son de un tambor ejecutan 
los indios Puinabos, en el Alto Orinoco. 

YANACONA. Indio de carga. Voz quichua hoi obso- 
leta en Venez. 

YAPE. Dipteryx odorata. Sarrapia. Voz sáliba. Reí. 
Cod. 107. 

YAPO. Piptadena sp. (Forma errónea de Yopo?). 

YAPURURO. Flauta de bambú, larga de 1 m., de so- 
nido agradable, que usan los indígenas del Alto Orinoco y 
Rio Negro. Voz puinabe. D. t. yaporórK. || — Baile indíge- 
na del Alto Orinoco. — "El astro bello del regio espacio 1 



312 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



Prendió las luces de sus candiles \ Y empezó el baile del ya- 
pururo". (Gorrochotegui, Aramare, I). 

YÁQU'E. Peces de cuero del Guárico y del Orioco. — 
El del primero es de unos 3 pies de largo, de color pardusco 
y de carne buena. Se halla en el Manapire. El del Orinoco es 
negro, de cabeza puntiaguda y de carne algo amarillenta, "el 
más delicioso manjar entre los peces de agua dulce". (Mon- 
tolieu). Voz cháima, que quiere decir "bagre". |] — Prosopis 
cumanensis. Leguminosas. Árbol inerme, de hojas alternas, 
conyugado-pinadas : hojuelas undecimyugas, lineares, obtu- 
sas, lampiñas, con estípulas peciolares mellizas; espigas so- 
litarias, filiformes. Crece en Cumaná y Barcelona: florece en 
setiembre. Madera fuerte y elástica, pero no de grandes di- 
mensiones. D. t. Y. NEGRO. 

YAQUIRÁNA. Fulgora lantemaria. Hemiptero de 
alas membranosas, mui grandes, de un verde amarillento 
punteado de blanco y negro, con una gran mancha amarilla 
en forma de ojo cercada de negro ; cabeza agrandada por 
una protuberancia vesiculosa, fabi forme de 2 a 3 cm, de lar- 
go, salpicada de rojo y negro ; antenas cortas con dos artícu- 
los globulosos y un filamento terminal. Longitud 7 a 9 cm. 
Su canto, que se oye al caer la tarde, es semejante al sonido 
del silbato de una locomotora. El chupador del insecto se 
toma erróneamente como un aguijón venenoso, y la protu- 
berancia, que es un aparto resonante, como un órgano lu- 
minoso. Hállase en Guayana y en el Alto Llano. Goring 
la ha visto cerca de S. Cristóbal. En tupi yakirana-boya 
langosta-sierpe (acridium-anguis) según Martius. Según 
Gorrochotegui, llámase también en Guayana al insecto cu- 
lebra yaquirana; debe ser imitando a los brasileños. 

YARÁQUE. Bebida fermentada que con casabe que- 
mado aderezan los indígenas del Alto Orinoco. Gilii ha des- 
crito su preparación entre los antiguos Maipures. (Ensayo, 
etc. II. 299). Voz baniva; en maipure yaraki; en puinabe 
yerak. Ver Güero. 

YARE. Jugo de la yuca amarga, que contiene ácido 
prúsico. --"Después las meten en unos cebucanes de caña pa- 



DE VENEZUELA 313 

ra debilitarle el jugo o yare que es venenoso y mortífero". 
(Caul. I. 4). Ref. Díaz, I. 72. Geog. ü— Cierta avispa así 
llamada en Margarita. 

YARI. Esp. de planta oleosa. 

YARÚMA. Nombre haitiano del Y agrumo. — "Yaru- 
ma es un árbol muy grande e a la manera de higuera loca, 
e tiene muy grandes e trepadoras hojas, mayores que las 
de las higueras de España, e quierenles imitar en la hoja". 
(Ov. I. 300). 

YASIFATE. Véase Yach^ate, arriba. 

YAYA, Guatteria Schomburgkea. Anonáceas. Árbol 
elevado, alampiñado, de tronco largo y derecho ; hojas oblon- 
gas, finamente aguzadas, agudas en la base ; pedúnculos axi- 
lares, solitarios o mellizos. Madera de fibra recta, muí tenaz, 
compacta, elástica, usada en la arquitectura civil. Crece en 
el Táchra. D. t. yayo. 

Yx4YO. Peltogyne floribunda. Zapate'.ro. Voz us. en 
el Zulia. {Cascaría praecox?). 

YÉQUE. Tetrodon testudineus. Pez plectognato cuyos 
caracteres genéricos son : mandíbulas divididas en el centro 
por un surco o sutura longitudinal, que hace cada mandíbu- 
la parezca doble, produciendo 4 dientes en vez de 2, y cuer- 
po cubierto de espinas pequeñas. Costas de Venez. 

YOCOYÓCO. Solanum nodiflorum. Yerba anual, 
alampiñada, de tallo inerme, más o menos ramosa, alta de 
Ij/^ a 3; pies; hojas ovales, acuñadas por la base, que es pe- 
ciolada, enteras o sinuoso-dentadas ; flores blancas, peque- 
ñas, en cimas laterales umbeliformes, pedunculadas ; corola 
5-fida, más larga en el doble que el cáliz 5-fido; filamentos 
lampiños; anteras cortamente oblongas, obtusas, de poros 
grandes, introrsos, terminales, que terminan en grietas lon- 
gitudinales ; baya globosa, acompañada del cáliz reflejo. Voz 
usada en Barquisimeto. Sin. Yerba mora. 

YÓPO. Piptadenia Niopo. Leguminosas. Árbol eleva- 
do, sin espinas, de hojas bipinadas, glandulosas ; hojuelas en 



•314 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

pares de 50 a 70, lineales, sbfalcadas, agudas, oscuramen- 
te uninervias, membranáceas, lampiñas, ciliadas; flores blan- 
cas, sentadas, dispuestas en cabezas o espigas axilares; le- 
gumbre lineal, rostrada. Fructifica en mayo y crece en la 
margen izquierda del Orinoco superior. 1 1 — Droga a modo 
de rapé que con los frutos del yopo preparan los Otoma- 
cos, Guagibos, Yaruros y Sálibas del Orinoco medio. — "Tie- 
nen (los Oto macos) otro modo pésimo de emborracharse 
por las narices, con unos polvos malignos, que llaman Yupa, 
que les quita totalmente el juicio". (Gum. I. 203). En oto- 
maco yupa (y el árbol, kuriiba), en guagibo niopo, en maip. 
impa. De ahí las formas corrientes: yupa (fem.) usada por 
Gumilla; yopa, por Castellanos (Eleg. a Cedeño, c. 4*?) y Ri- 
vero, p. 56; niopo, por Codazzi (Geog. 111). Ref. Hum- 
boldt, Viaje, II. p. 620. 

YORÓI. Sin. de Culebra lora. Voz us. en Portuguesa y 
Lara. 

YUBÍA. Bertholletia excelsa. Mirtáceas. Árbol elevado 
del Alto Orinoco, de 100 a 120 pies de altura, cuya drupa, 
gruesa y pesada, encierra unas almendras algo oleosas, de 
agradable sabor. Fructifica mui de tarde en tarde. Los "es- 
pañoles le llaman almendrón o almeyídras de los Andes. 
'Xlámanlas almendras de los Andes, porque se dan estos co- 
cos copiosamente en los Andes del Perú; y son tan recios, 
que para abrir uno es menester darle con piedra muy gran- 
de, y buena fuerza. Cuando se caen del árbol, si aciertan 
con alguna cabeza, la descalabran muy bien". (Ac. IV. 26). 
"Dulce como el sabor de la yubia". (Gorrochotegui, Ara- 
rnare, V). El nombre del fruto es en baré yuhiya; en baniva 
yuvíya o iuíya. El árbol es el totoche de Laét; yuvia (Cod. 
110). 

YUCA. Manihot sp. Euforbiáceas. Planta de rizoma 
harinoso cultivada por los indígenas suramericanos desde 
tiempo inmemorial. Hay dos variedades principales, la dul- 
ce y la amarga o agria, cada una de las cuales comprende 
diversas razas, que se distinguen según el color de los ta- 
llos y pecíolos, o d número y forma de los lóbulos de Icis 



DE VENEZUELA 315 

hojas, o la disposición de los pecíolos y nervios laterales de 
las hojas, o los caracteres, en fin, de la raíz. En la región 
oriental de la República hay además, entre unas treinta cla- 
ses cultivadas por los indios, razas propias de los moricha- 
i,ES. Coséchanse en los Llanos al año y aún a los 7 meses. 
Tarda más en las montañas ; así en el Táchira hay algunas 
razas, como la San-pedrito, la pico de paloma, la mano de león, 
la guata que cosechan a los 2 años, mientras que la monta- 
ñera, más resistente que las otras, cosecha a los 3. Yuca 
es voz taina citada ya por Vespucio en 1497. El tupi mu- 
nioca, y las voces usuales tapioca^ mañoco y yucúta con- 
tienen la i^aíz gramatical de la voz yuca. Reff. Cas. V. 307; 
Ov. L 268; Cast. Bleg., passim; Caul. L 4; Cod. 130; etc. 
1 1 — amarga. Manihot Aypi. Variedad de yuca, cuya raíz 
es de sabor amargo. El jugo contiene ácido prúsico, y es 
por lo tanto venenoso. Mediante ciertas manipulaciones, 
fabrícase de ella pan, o bien se extrae una fécula usada en 
la industria. Varias razas distinguen los labradores según 
los caracteres de la hoja y tallo y las condiciones del rizo- 
ma : guaricha, cabkza de: mono, mañosa, chapapote o ver- 
dosa, LANCETlIvIvA BITANGA, LANCETlIvI^A NEGRA, QUEREPÁ, 
cantimplora, MATAPOIvLO, GUACAMAYA, CACHO DE VENA- 
DO, TUATÚA, TRINITARIA, PIRAPIRA, RAICITA BLANCA, CATI- 
RA, etc. La GUARICHA es entre todas la más tóxica. || — DE 
monte. Janipha Leflingü. H B K. Arbusto de tallo liso, 
oscuro; hojas alternas, largamente pecioladas, palmadas, 
semejantes a las de la yuca, con 5 segmentos panduri formes 
o no, largas de 15 cm. ; pecíolos de 17 cm. o más. Cápsula 
tricoca, con 6 surcos longitudinales exteriores. Su raíz es 
comestible. Habita^ en los bosques próximos al Uñare y 
Quebrada Honda (Guárico). Sin. Yuquieea (?). || — dul- 
ce. Manihot utilissima. Variedad de yuca de raíz dulce, re- 
servada por consiguiente a la alimentación, cociéndola de 
varias maneras. Hay razas de tallo más o menos rojo, co- 
mo la ALGODONA, la NEGRITA, la CARIBITA, la PEBETE, la 
CAUREÑA, la PATA DE PIPE, la YEMA DE HUEVO, la PATA DE 

JAMURO. O bien verde, como la blanquita, la valenciana, 



316 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 

ia SAN JUANERA^, la VERDIiClTA, la CEIBITA, la RAMONKRA, 

etc., o de uno u otro color, como la corcovada. Algunas su- 
fren cambios de color con el crecimiento. De las que acaban 
de citarse la más preciada es la algodona^ por la blancura 
de su pulpa y su gusto agradable después de cocida; y en 
cuanto a condiciones de adaptación, la sanjuaneara, cultiva- 
da en los valles del Túi y Barlovento y en los llanos del Guá- 
rico y Barcelona. ^*Iiay una infinidad de clasificaciones que 

tienen por base ciertos caracteres: la caribita, la yuca 

algodona, la blanquita, la negrita, la indiecita; descollando 
entre todas la 'San juanera' muy precoz, rica en almidón y 
adaptable tanto á los terrenos bajos como á los altos". (F. 
de P. Álamo, Bl Estado Miranda, 109). 

YUCATÁN. Denominación aplicada a una variedad 
de maíz de grano duro, tardio en madurar, cultivado en la 
selva de Turen y en otros lugares del país. Este maiz y el 
PAILÓN son los de mayor porte y de grano más pesado. Del 
yucatán menciona Gilii (I. 196) razas blanca y amarilla 
cultivadas en el Orinoco. Geog. 

YUCÚTA. Mañoco desleido en agua. Es potage prin- 
cipal de los indígenas del Alto Orinoco. — '''A la salud del 
triunfo venidero | bebamos, Mayabiro, la yucuta". (Gorro- 
chotegui, Aramare, XVI). Voz baniva. En maip. yukúta- 
petí. Ref. Gilii, II. 298. ]| — Entre los Guaraúnos del Bajo 
Orinoco, es un vino de palma, extraído del moriche. Ref. 
Jahn, Palmas, etc. No. 5. 

YUOUILLA. Janipha Yuquilla. HBK. Véase Yuca 
DE MONTE^ atrás. | ¡ — Ruellia sp. pl. Plantas medicinales 
herbáceas, entallecidas, de la fam. de las Acantáceas. Sus 
hojas son opuestas: cáliz quinquepartido igual; corola em- 
budada, con limbo cuatrifido cuasi igual, abierto; estambres 
4, inclusos, fértiles; anteras biloculares; caja bilocular, con 
lóculos polispermos ; disepimento adnato ; semillas con reti- 
náculo. La R. geniiniflora, también llamada Raíz de Ba- 
RRETo, es alta de 1 a 2 pies, y puede ser sufruticosa; sus 
hojas son medio sentadas, lanceolado-pblongas, lanceoladas 



DE VENEZUELA 3Ú 



sólo, u ovales; flores axilares, solitarias o apareadas, pur- 
púreas; caja ovoidea, pubescente, con 4 semillas. La R. 
tuberosa, también llamada Oré:ja dk ratón, alta de 1 a 2 
pies y de tallo ramoso, tiene una raíz tuberosa; hojas pe- 
cioladas, elípticas, semiobtusas, de base acuñada; flores 
en cimas dicotomas o' en panojas abiertas; corola azu- 
lada, con tubo ensanchado más abajo de la mitad; caja lan- 
ceolado -oblonga, pubescente, con 10 a 12 semillas. Ref. Ben. 
No. 104. 1 1 — Pouzolsia occidentalis. Urticáceas. Planta ge- 
néricamente caracterizada por hojas de borde enterizo, es- 
tigma caedizo, y fruto con costillas o alas. Utilízase la fibra 
de la corteza. "El nombre vulgar yuquill.a se refiere sin 
duda a cierta semejanza que tienen los tallos con los de la 
yuca cultivada". (Ernst., La Exposición, 424). 

YURÍ. Palmera útil por su madera. Criase en Guaya- 
ná y produce un aceite aromático. Sus frutos son apeteci- 
dos por los CHACHAROS. Ref. Cod. 120. 

YURÚI. Especie de pollera suspendida por tres rama- 
les del extremo de una vara flexible que se mantiene fija 
por el otro extremo. Este mueble, que sirve en el Bajo Lla- 
no para enseñar a andar a los niños, tiene exactamente la 
misma forma y uso entre los Cobéuas del Brasil. Véase 
Koch-Grünberg, South America, p. 378. 

YURÚMA. Médula harinosa extraída por los Guaraú- 
nos del moriche, de la cual hacen pan, y la usan como me- 
nestra. "La palma que no fructifica suministra una médu- 
la harinosa que llaman yiiruma'\ (Cod. 95). Del taino yu- 
ruma que Martius traduce al latín calamus, ariindo, ma- 
ranta (?). D. t. yarúma. (Appun, Unter den Trepen, pá- 
gina 471). 

YURÚRE. Saco de fique, a modo de alforja, usado en 
Trujillo. Está acordonado por el un extremo que es la bo- 
ca con un torzal, y provisto de una asa en el otro, que es 
el fondo. 



ál8 GLOSARIO DE VOCES INDÍGENAS 



ZAMURO. Cathartes atratus. Samuro, arriba, 

ZAPALLO. Cucúrbita mclanosperma. CabEIvI,o de án- 
gel. Us. en la Cord. y aplicada asimismo al fruto. Del qui- 
chua sapallu. '*Los españoles, mudando una letra al nombre 
que les dan los indios, lo llaman Zapallo; y en la lengua 
quichua del Perú se dice Zapallu, y en la aymará, Tamuña'\ 
(Cobo, I. 379). D. t. ZAPÚLLA. El sapayo de C. Rica es la 
C. moschata Duchesne. 

ZAPORRÉTO, A. Véase zaporro. 

ZAPORRO, A. Regordete, cachigordete, rechoncho. 
Del náhuatl tzapotl o tzapa, enano (según Ferraz, citado por 
Barberena). D. t. zaporréto. Igual sentido tienen chapo en 
Méjico; zapo y con terminaciones despectivas, sapaton, za- 
porro, saparruco, zaparrusco, en el Salvador; zaporro, za- 
paneco, en Honduras. 

* ZAPÓTE. Achras Sapota. Sapotáceas. Árbol frutal, 
elevado, mui coposo, de hojas lanceolado-aovadas, puntia- 
gudas por ambos cabos, lampiñas, estriadas; flores solita- 
rias, blanquizcas; baya globosa u ovoidea, gris, de carne 
amarilenta, dulce. Madera de un hermoso rojo-oscuro, den- 
sa (peso esp. 1.05) de que sacan crecidas tablas. — "Árbol 
que los chripstianos llaman níspero, al qual los indios de la 
provnicia de Nicaragua llaman munon^apot". (Ov. I. 308). 
— '"Danse en partes calientes de la Nueva-España estos chi- 
cozapotes. Zapotes, que no creo difieren mucho, he visto yo 
de Tierra-firme; en el Perú no sé que haya tal fruta". (Ac. 
IV. 25). Del náthuatl tzapotl, fruta dulce; pero nuestro za- 
pote es propiamente el chiczapotl o chicozapote de los Me- 
jicanos. Sin. NÍSPERO. II — DE culebra. Lúcuma serpenta- 
ria, Sapotáceas. Árbol frutal silvestre de hojas exparcidas, 
trasovado-oblongas, o sólo oblongas, de ápice redondeado y 
base aguda, coriáceas, glabérrimas, lustrosas encima, sin 



DE VENEZUELA 319 



estípulas; pedúnculos unifloros, cáliz quinquepartido, coro- 
la quinquefida, estambres 5, estériles. El fruto es una poma, 
comestible. Sapote de culebra (Cod, 116). || — maméi. Lu- 
ctima mammosa. Árbol elevado, alto de 45 a 50 pies, con ho- 
jas oboval-oblongas o espatuladas, apergaminadas; baya de 
6 pulgdas de largo por 2^ de ancho, ovoídeo-oblonga, ás- 
pera, de color bruno por fuera y carne amarilla o colorada, 
de ordinario con una semilla fusiforme, ventruda, lustrosa, 
larga de 2^4 pulgadas. Buena madera, de escasa densidad 
(peso esp. 0.59). Ref. Gros. 11. 398. || — negro. Diospy- 
ros ohtusifolia. Ebenáceas. Árbol frutal silvestre. Sapote ne- 
gro. (Cod. 116). 




AUG. 1987 

R.«W.Bofl»r