(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Historia del famoso predicador fray Gerundio de Campazas, alias Zotes : adaptación teatral de la obra de José Francisco de Isla"

This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 
to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 
to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 
are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to disco ver. 

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 
publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with librarles to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 

We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfrom automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remo ve it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liability can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's Information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 



at |http : //books . google . com/ 




Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 
escanearlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 
dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 
posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embargo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 
puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 
testimonio del largo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 

Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares; 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La legislación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 

El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 



audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página lhttp : //books . google . com 





.«MH^Hhi 



/ 



l/n 



\' íAo -S-vv/No^o^vCT 



HISTORIA 

bíÉt í-AMtíSO PREDICADOR 

FRAY GERUNDIO 

DE CAMPAZAS, 

^/w* Z o T E S- 

£ S GR t T A 

J»&J? Et LIOo. DON PRANCt3cr> lOSOlf 
de Sataiar^ PrisbUero , Btn^ciado de Piaste en U» 
P'ilías dé Aguil&r , j de P^iüagatcíé dé Campos , •CurA 
en la Párro^uiai de Sun Pedro dé esta , y Opositor ú 
Cátédtas en la Universidad de la Ciudad de f^tUladoUd^ 

<?Ü1EK LA DEDICA AL ítJBLtGO. 

TOMO PRIMÉÍIO. 

CON ÍRIVÍLEOIO. 



^.4 



>*<!■ 



ÉN MAbRID: 

fin la imprenta de D. Gabriel RamíAez > Calle de 

Atocha > fiíente del ConViento de TñnitArios Calcados* 

Alio de i8o4« 



r. 



\ 



l/n 



\' íAo -5- vv/\o r o'vC' 



HI S TOR i a 

bÉt FAMt)SO PREDICADOR 

FRAY GERUNDIO 

DE GAMPAZAS, 

^/w* Z o T E S- 

ÉS CR t t A 

P^^ El LIO>. DON PRANCt$CO ÍOBOlf 
de Satúúzar^ Presbítero , Ben^ciado de Pireste en iá9 
Ponías dé Aguilár , j de VMagatclá dé Campos , C«w 
en la Parroquial de San Pedro dé esta , y Opositor Á 
Cátedras en la Universidad de lá Ciudad dé f^uUadoUd^ 
■I , / V . -■ 

<?Ü1EK LA DfiDlCA AL ÍÜBLtGO. 
TOMO PRIMÉ no. 

CON ÍRiVÍLEOrOv ^<^^0_ 



O, 



>*«■ 



ÉN MAbRID: 

En la Imprenta de D. Gabriel RamíAez , Calle de 

Atocka> frente del ConViento de Tñnitários Calcados* 

Afiú de 1804. 

.-■^ 



^ \ P' f^. T' '^ r FT 















-..- . O 



^ .«1. 



2 7 X r-M ' \ \ 1 .•i^ 



3 • '. • •• •^^v,-^*\ '. \, o'.-. •<>■. • ''A . ' • "■ ■•..•'V ^ •ti^. _». - » 



. •. •..'•. ' 



S^ 



r ' - '^>\ 



.... . . „ A >v. \ ■,•.,.) . 



i "j > V ."\'>v, .V \ \- : 



.ODiJíiüí ;a a:: '3: : ; j .. lu 



.0 ;i 3 :^ I .^ ^í o : o T 



.0 I :) ?L j 7 V 1 ?i •! v: o :) 



f "i •» 



A ? í 



^ . 









• •• • 



f ^ ■^ 



A L P U B L ICO, 



PODEROSÍSIMO SENORj ' 

_ ' Oír efecto no le hahitía desae Adán aci más poáeroió^ 
que V. ni le habrá hasta eljin de todos los siglos ,- quiérC 
trastornó toda la Jiii dt la Tierra de modo ^ que á vuelta' 
"de pocas generaciones^ apenas la conocería la madre quó 
ie parió? V. quién fundó las Monatóhtas y los Imperios > 
#^. quién los tnruinó después , ó los trasladó adonde l&' 
riió la ganm ? V* quién, introduxo en el mundo la distinóion 
t/« clases j- gerarquías ? V. quién las conserva donde le 
'parece , jr las confunde donde se le antoja ? Vi malo es * 
fue a V.'^sm le ponga una cesa en la cabeza ^qué solamente 
el Todo^PodcYoso la podrá embarazar^ 

. ¥ si del poder las manos hacemos tránsito td det fui^ 
^io , del dictamen y ife lá razón j dónde le hay ni Te Ka 
halÁdo mus despótico ni absoluto ? Sabida cosa es y qúa 
después dei derecho dii/iHo y del natural ^ el derecho" 
de V. , (pxe es él de las gentes ^ es el más respetado y 
ohedeeido en todo -et mundo : ésto aun en caso de que' 
til derecha d^ tas géníes y eh itaíttrat sean distintos ¡ con'- 
tiFovgrsia en fut no quiero embarazarme , porqué para m{ 
asunta import» un bledo. Lo vierto es , qué una vez qué' 
f^^ mami^ , resuelva ^ decreta y determine alguna cosa¿ 
¡^ precisa que, todoís le obedezcan ; porque Come V. es 
taá»^\y tod»e. so^ V. , es necesario^ que todos hagají' 
nquetía- qué- tad(^ quieren hacer^ N& se me' señaHird otra 
JÍegislaJór má» f^spefúdiH 

Pareciébe'^ f^i sep cmpéntertte ; 'qué se 'Hamaseri M- 
hios , los: que sabían ciertas materias , qué f tesen tenidos^ 
por ignfonantes , lo» tfy^ las ignora^n aunque supiesen 
aiwas artes, ^pitzámas átües , ó á h rnénvs' tájitó para 7<f' 
ffida httm.i;in€K,Pu&S'^xUi6ée4^^ee(n\cffbi'En'tb(h et mundo' 
«¿ teóloga , \el tMMniséá^ <^l t&giktOr ^^ etJílóso/Q , *&t 
fiíédico , el matemático , el crítico ^ en una palaartt ; Vi? 

Aij 



himír€ de íétrait-es ienidü por- sc^io ; y eí hibradbr f et 
carpintero. , el albañü y el herrero son reputados por-' 
ignorant^. AJos^ prinn^ros se ks haffki con el sombrera 
en la^^tfno ^)se fles^ttata. con ^speta^ ¡d hs^ segundos: 
se les oye 6 se les manda Qon la gorra calada , y se 
les trata de tó ; está por qui ? Porque asi, Iq ha querido, 
el Pública. . ; , ^ f ' ♦. ' - - * 

En consecuencia de esíp , y acercándome ya^ a to que^ 
mas me importa ,. í^. solo ( s¿ por cierto ) , í^. solo es'^ 
que da ó el qjie, quita el cr4dito a los escritos y á los 
escritores ¡ JB'.^ solo el que. los eleva ó los ab4(e , segutu 
lo tiene por eoppeniente 'y, V* solo el que Itfs , introduce- en. 
el templo de la Jar^ia^^ 4 los condenar 41 calabozo, de la» 
ignómmif^ ; ^. solp el que los, eterniza en ln, memoria A 
hace- y apenas vén la luz , que entregados A la>s Ihfnas se^ 
esparzan sus cenizas por el viento^ Dígolo con osadía,, pero\ 
con muohi4ima verdad } no tienen ios escritores que buscan 
Jiiera de J^<sQmbra que los, refrigere y^áalboU adonde seXarri-. 
men , escudo que les d^enda:^prjotei,ccioi^que losaee^rA 
ni patrono qae los indemnice^ _ . > 

Permítome-Vi^laJlaquezA de que me cite a mí mismo^ 
JEn. el libro I ^ cap. 8^ n^ iS. de esta míhiefovia y que la 
es de lo pasado ^ de^ lo presente v de loj^uro ,. me bur-^ 
lo (y á mi.parecer con razón ) dejos que dedican^sus obras. 
4,personages de la mas soberana, eleuaciou , pensando y 
4un diciéndolo citas mismos en las decUcatorias,, quede^st€t 
maneta los ponen a cubieptp^ contra- los tir^s^ de^ la crítica;^: 
de la malignidad á de la insidia ^ pobres hombres /• aun nói 
Tos han desengañado tantas experiencia^ \-No hor habido ef^ 
el mundo, ni un sola petsonage , que hi^a sacado iW espa-^ 
dq para defender al autor , que la busca por Meeénas^ 
ni y laque mases , auriqjue la sacarit\ jn^diero: defenderle. 
Demos que sea el mas /poderoso Jdonaroa del mundo ^^ 
Podra colmar de honras al benemérito autov^ .Podrá hacer, 
que en sus. dominios^ ni se eseribA ni aun se. hahic contra 
il y y que se tribute en exterior respeto a sus obras ; pera 
podrá embarazar y Jjue ¡a ignorancia , . to mordacidad 
6 la crítica descontentadiza ^ no las muerda , y no Uv^ 
despedaze á sus solas ; podr4 estorbar , . que juera rftf 
sus estados na broten contra fiüas tantos ZoylQ9 coma 
verdolagas í 



Tté^engafietnonos : soto P^. tiene esté gran poder ^ porqm^ 
solo f^^ en esie^ paríictilar ( hablo de texas ahaxo ) pue4^ 
todo ifuanto ifjdere^ Quiera el Publico s g^c nadie chiste 
contra, una obra , ninguno chisíara. Quiera. el Publico, 
^ie todas la celebren interior y exterÍQrment& \ iodos, la 
celebrarán. Quiera eí"^Publioo 4. que se reimprima mil veces ^ 
mü veces se reimprimirá. Y este poder no es limitado á estos 
ó aquellos dominios : extiéndese por donde se exti^i%denlos 
dilatados ámbitos aet mundo. En quAtquierd parte donde 
hay hombres hay Publico ¡ porque el Publico son todos los 
hombres,. Por lo menos , e/ PÚBLICO, d quien yo dedico 
mi obra » este es : el PUBLICO de Espapa , de llanda ^ 
de Italia \ de Alemania , el Tártaro , el Moscovita ^ el 
dé la China y el de las Californias. Pues si yo Unciese I0 
dicha de lograr , que todos los hombres la tomasen debaxa 
de su protección ; á quién había de- temer ? HágomC' earg^ 
de que esta fortuna es mas para pretendida , que par^k 
esperada. 

y^r^, Sedor , valjga lú que paliere , yo d ella meacofoi 
de V. Tfie amparo ¡^en solo V. soliqito el patrocinio. Bien 
puede ser que la qbrilla no le merezca } pero no lo desfUfi^t. 
r^^^la intención. Soy con el n%as profunda respeto.^ 

Poi>]|Br03isiMO ISej^or^ 

'fTuestra mas mínima parte ^ 
P09 l^ÁScisco LofioiT Ds SUéikZJai^ 



t 5 X 

^JlPROB^CTOff tkl muy R, P. M. Fib. Alonsd Cano, Calificada/' 
idc ia Suprema > y General Jnífuisición , Acadetníco de la Real 
• ' Acadeñuia de la liistorfa , Censor dipuiado por Su Magcstad 
^ para U revisian de ¡Jbros en ^sios Reinos , y Redénlor General 
, éül Ord^n dé U S$,nl¿si$na Tríniéod de Calzadas ^ Redención dé 
iOdaJíivús , eia 

LA Historia del Famoso Predicador Fi^y Oenindio de Cam- 
pazas , que el Señor Don Joseph Arraendariz , Teniente de 
Vicario de esta Villa se sirve cometer ¡i mi censura , es uno dé 
aquellos felices pensamientps , que sugiere por ultimo recurso el 
upuro Á el dcspffho en lances «pretados , al ver frustrados los me-^ 
dioa raas directos y propios. Bien superficial tíntum de erudición 
t)astariii para {pskid^r los kigares de Escritura , sentenoías • de Pa« 
Úre^y tnvecúva» de Doctores , y univ^ersal consentimiento de setasos 
^ prn'd^aiés ^ qu« hoten en brecha la sacihega protaaocion del 
jPUii^t^iq de l9^ palabra PiyÍA9 ,^ H ua ^wreto latido de |a sindéresíf 
propia no nos excusase ésta (aliga , y acusase nuestra obstinacioiij 
p^^U i^i^i^afla 4^. esltipide*. Sin i?mlw1go % íéjos de cor>tener el mal 
j^ legíli^^o^s. .^ s^lijdatles p^sei^alivo^ ^ jnsulía indif^prentemelílB 
ñieáícps y enterraos \ y Ig que aiUes se* ?-^efaba &íiilonia c^e niorta] 
leláigo , hoy se celebra como decretorio de apacible sut &o ; puet 
qué remedio» f No apareicB otvo , qué el presente , 6 recete Eacíi^ 
lapio. Sea eh buen hora extreijio , que siendo extrema la enferme- 
dad , eso mismo la autqrita de especifico : exquisita (a) y. el buen 
éxito de Cf»rvanles responde h la esperanza de igual suceso. 

^"íft ^?íe 4l? ^^^Jí^'ltKf r HVfi }fi ?xtrema diferencia y respectiva 
importancia pide otro tint) , doctrina y delicadeza en nuestro caso; 
y c^on^^^t^u^ ejA es/ifí p^te hfíi^.el piJÜbUap' fm^^cpl la justicia que 
acostUmora en el discernimiento de tan necesarias calidades, y otras 
de erudición , sal , amenidad , y sobre todo del nativo desembarazo 
y castiza propriedad , que agracian toda la obra. Tampoco se de-» 
fenderá , al observar algo cargada la dosis de sales cáusticas y cor- 
rosivas y de que no se curan con agua rosada las gangrenas^ 

Con todo eso , sin aventurar mucho d pron¿:itico , es de reze* 
lar algún clamoroso resentimiento de aquella especie de enfermos, 
que ó bien hallados con su mal , ó frenéticos en fuerza de él ^ 
como. los describe con gracia San Agustín (¿) , revuelven furiosoi 



(«) EitreVnís mor)b!s , eitreMí ^xqutfíti reftiedti oprima tunt. Hiopocrat» Ap)ior» 6. 

(b) Curavit omncs languores corum, non Ucuík vitia eorum : his oitontbut curationSbük 
%)us ini^rati , lanquam ftiufta febre phrtneticí , insaoientes in Mtdicutn (|in ventral curirt 
«OS » cxcogítaTcruac consUittm ptrdtadi cuib, D. Aug, m Fsmlm* '6y f, a. 



fonh'a el M¿3¡co que los cura , la sSfla y aborrecimíenlo , que 
«eHf ^'ft <SBpl«t;tS»IrOr tlció -de su ' llagáT Pera^i'lar Mbfijl^ 
cristianas precauciones del Prdiogo no los desarman , yo acon- 
sejaría al autor , que qo se tomase mas pen^ » q^ue remitirse al 
exorcismo del toro , que en él ie cita (a)^ 

No me atreveré íi proirteterfe tan decisivo y pscrentorio desem«< 
l>ara2o de algunas otras querellas literariia^ , en que por vía d» 
jíKgresioii , ameoickd Ó. incidencia se divierte ^ escaramucear X9fmm 
Jando por su valof y ardimifuto , mas que por la urgencia , uU 
excursiones de su pluma ; bien qye sea de esperar de la magíslrA 
destreza y pulso critico con que la mane)a > que sabri guar w s^ 
ropa ; y en todo caso , que no se presente á U palestra , desp£e^ 
venido de alguna secreta malla , que sirra de cuerpo dff reserva- ai 
de su obra , proporcionando su defensa, y i^l resto d)e laj arma^j§^ 
al temple del Morrión con que cubre su cabeza. Por ^liiipo ^ pari^ 
decir en una ¡palabra m¡ sentir , le circunscribo al ap¥rf>egma , ft 
que redujo el suyo el insigne Doctor Martines sobre DoAa Oli^ai 
es á saber : Que este Itbro soío faifa y ootuo^ afros muchos sobronf(iX 
Asi lo siento en este dje la Santísima Trioidadde Madrid y Octobrfi- 
)t6 de 1757. : . ;* 

']' FRAY ALONSO CANO, ^ 

- (i¡i Jfúftór MúTtin€\^y Elogíi 4 U Ol^i á% Doñ^ Oliva, alfriaiifio ét Ult^ 



: i^iCENCJA d^l Órdinano. 

^V rOa e l liicenciado Don Joseph Armendariz y Arbeloa , Abo-! 
iXrgado ^.íoi.Rpale^ Consejos , y Teniente Vicario de e^ai 
ViUa de Madrid ^ sq^ parHdp , cto. For ia presente , y por to 
qué *i* fips' f6tl-/' damos licencia, pora que sé pueda imprimir | 
]^p]4fpaH X^brp intitulado ; Nisiar/u del FamQSQ preiHcador Fivt^ 
éerundiotjd% ,CmmpM^as , mediante que de nuestra Orden ha «do 
Aconocído , y uo contiene cosa que se oponga á nuestra SáiífaB^ 
Q^lii^i^^ y buenas costumbíesi Dada en Madrid , a js^6 de QjQlubrct 

' títrAnMESDAñli^'--''''' 

For su mandado ^Jos. Paganzq. 



ci^ 

EL R E t. 

í 

1^Ó& <jüifttdpóf parte d¿ 6on írattcbco totón ¿e Salaíar, t>resbytero, BcneAciádA 
HT de Preste en U^ Villas de Aguilar , y VUUgarcia dtCampot, Cora en la PerkVHuial 
]de S.. Pedro de (bqfaaVíUa, y Opositor a Cátedras en ia Universidad de Valladolid , se 
rq>resent<$ a el mi Consejo tenia compuesto v y desabea ünprijhir ujoa Úbra » cuyo titulo 
'tn. , HUtorím itl famoso Pnétcador Fuy Gináidtó tk Cmhpáiát • t k«Ai. , V 
tom poderlo ezecutarv «n incmtir en pena alguna^ supUc^ se sirviese confederie sa 
fjcencia y privilegio .por tiempo de diez años púa su imiresioo^ asi para este Tomo » 




^poneKMiCiMrdd tppédirtsuaü Cequia: por la^cencedo Ucencia, yfaculudáef 

«xp^esadó Pon Francisco Lóbóh deSalazar» ^laraque, sin incurrir en pena alguna, por 

ttetfkpo de díte 9nás primeros siguientes , que han de correl- , y ¿ontarse desde el diá 

^ k £ecba de tUa , el susodicho « á la persona que su poder tuviere v y no otra alguna | 

Iweda imprimir , y vender la referida Obra , intitulada : Hutoria dtl Famosa Fndiiudúr 

ffay óe^ndiú dt Campabas , asi ¿I | tomo , conio los demás que sean necesarios 1 

ton que se haga en papel fino, y por el exemplar original » que en mi Consejo se vié 

que vá rubricado, y Armado al ñn de DonJoseph Antonio de Yarsa | mi Secretario , £$• 

crivan^ yié Ckaü^ mai ^Aligito i V de gúviemo tte él ; con que antes que se vendase 

trayga ante ellos , juntamento con dicho exemplar original, para qUe se vea si la ümpres* 

ision está conformé a éU Uayendp jisimisiao fé .en pu^U^a fprm^ ^ cgmo ^rXocrcctfiK 

po*f mí nombrado se vióycorrigió. dicha impresión por el exemplar original » para que ss 

tase el precio a qué se ha de vender : Y mando al Impresor que imprimiere dicha Ubra . 

too imprima el principio , jr primerpUego, ni entregue mas que uno síblo con elorinnal 

al dicho D. Fráncisto Ldbón Présbytero , a cuya costa se imprime, 'para efecto de dicha 

corrección , hasta que primero esté corrigida , y tasada por los de mi Consejo $ y es« 

tando así , y no de otra «lancra ^ -pueda imprimir el primer pli«.go i en el qual s«zuida<^ 

ünente se poAga esta liceAch y tk apróhanon ^ tasa y erratas v J>*na de catr , é incur4 

rir en las contenidas en las Pragíhaticas ^ y Leyes de estos mis Reynós \ que sobre ello 

tratan y disponen : Y mando que ninguna jg^sbofi^ sin licencia del ewresado I>9n FVan¿ 

CISCÓ LoV¿n de Salazar , no pueda' imprimir , ni vender la ataáa Ob)ra , piená íA aue 

la imprenu , pierda todos y qualesquiera libros , moldes y peltrechos , que de didia 

Obra tuviere , y mas incurra en la ;oo. Mts. y sea la tercia parte para la ¿añera ^ otra 

para el Juez que lo sentenciare , y la otra para el Denunciador j y complidos los dichos 

diez años , el referido Don Francisco Lobon , ni otra perso^ en sp nombri , qinero n» 

úét de esta nii Cédula , ni prosiga eñ la impresión de lá citada Obra , sin tener para ello 

mieya licencia inia, so las penas en qué incnrrenlos Consejos, y p^^rsóniu mit 16 Jiáce» 

^ tenerla. Y mando á los de «i Comeio ^ Presidentes \ y Oidores ele las «is AiMfieacsu i 

Alcadcs , Alguaciles de .mi Casa y Corte , y Chancilerias , y á todos |oS Corwgidores ^ 

ísisientés, Gobernadoits/Alcades-Mavores, y Ordinarios , otros Juczes , ^ }iistÍGjás\ 

Ministros , y personas de todas las Qudades , villes f tugares dé estos mis Réynok y 

^eñyrios « y « cada uno en ;sii distrito , y. JvristEliccion \ vean ^ guarden , y ewoitea \ y 

«umpUn esta mi Cédula , y ,todo lo en ella contenido ; y contra su tenor y forma nm 

ViyiA , ni pasen , ni consentían ir , 6i pasar en manera alguna , pena db la mi merced • 

f de cada 500. mrs. para mi Cámara* Dada en Buen Retiro á ocho de Setiembre de mil 

Setecientos y cincuenta y siete. YO EL REY. YOD.AovsTts MoNTiéNú LwTMukp0^ 

9HHéari0 ihl Jf^ ñíU9tr9 Siüw fU hi€4 4itrikir for su msmdml9t 



tARTA 



'(^5 



CARTA del Señor Don Agustín deMoniíano y Luyando, del Con-- 
sejo de S. M. y su Secretario de la Cámara de Gracia y Justicia .. 
y Estado de Castilla ^ Director perpetuo de la Real Academia de ' 
la Historii^ , del Nitmeh de la Española y de la de Buenas Letras 
de Sepilh , Consilitírio en la de Bellas Artes de esta Corte y Hono* 
rario de la de Barcelona ^ y entre \los Arcades de Roma Leghinto 
Dulichio* < 

MU Y Señor mió y mi amigo. Muchos días ha que deseaba 
se emplease alguna diestra pluma en el asimto.de su obra, 
de Vm. y que saliese al público , según se necesita , tratada 
magistralmente , y por un termino que no hallase repoguancia 
en llegar á las manos de todos ni en. ser buscada: y leída 
de la curiosidad ó del gusto : medio el nuis conducente k 
que se haga común él desengaño , y á que no se aventure el 
aprovechamiento. Sí Vm. se hubiese ceñido á k severida de Jas 
reglas , que se indican , y á la acrimonia de las reprehen-- ^ 
siones que merecen los ^que sin consideración las atrepellan ^ 
pararía en ocupar olvidada los estantes y sótanos de las tiendas ^ 
de los Libreros , ó en envolver drogas en las especierías ^ como 
sucede con tantas acreedoras á mejor destino ; pero no pade-. 
cera Vm. esta chasco , porque su mañosa advertencia ha sabida 
quitar , con la dulzura del chiste , el desabrimiento, de la en- 
señanza , y unirlos con tan natural y atractivo enlace , que aiirff 
aquellos k quienes hiera la burla , ó fastidie la seriedad , se ; 
han de dexar vencer y conducir k cebarse, en su lección , por 
deliciosa y por útil ; y lo que es .mas fíxo , para corregir su 
descaminada inteligencia , y no declararse objeto determinado^ de 
la chañaca , ó verbi gracia de los rebeldes k la solidez de la 
doctrina. 

Verdaderamente que es doloroso el desenfreno con que corden 
al último deshonor los profanadores de la davina Palabra > aduU . 
terando con sus impertinentes discursos la cátedra del Espíritu 
Santo. Llórase ya perdida la sagrada eloqüencia , que ejercitaron ^ 
y ennoblecieron algunos de nuestros mayores , principalmente el,, 
singular Fray Luis de Granada , ccnvenjido por las piadosas y , 
sabias amonestaciones de aquel Apóstol de Andalucía el Maes- • 
tro Juan de Avila : y no hay : resignación ( trayendo k la me« 
moría la notoriedad instructiva de este hecho ) para que triun-, , 
fe el orgullo de los ignorantes en los mismos pulpitos ^ de-^ 
clamando contra los que se afanan en atraer con la razón y 
con exemplo ^ k que se renueve la verdadera Oratoria. , y se 
ooteje lo que dista de la que hoy , por nuestra «desgracia ; es^, 
Tome /. ' B " 



. í 10 ) 

eitabeleso de los que se introducen «in snficienle . proporcioit &. 
exercicio tan espinosa y difícil ; y por lo general de los que bus- 
can , no sé SI diga su ínteres y su aplauso ,. mas qjie la precisa^ 
conversión de las almas. 

Estos mismos ciegos , enemigos en algún modo de^ las Joyas y 
de las agenas , que no se aquietan en sus Kinordimientós interiores 
con tan pobre despique , ajjUcan poi-fiadios como ¡mproperro , el 
respetable nombre de críticos á lo» que se apartan de las frases hin-- 
chadas , de las voces campanuda? 9 de los conceptos Falsos , de h>s. 
lugares comunes de la Mitología y de las ¡días extravagantes , y 
i los que censuran juiciosos el iniilil pieijutjicial desconcierto dé 
práclíca tan 'desmida de aprobados ejemplares que la autoricen.. 
Coiltní aqu^Hos pues , y contra quantOs' los apoyan y díífiendorí, 
no hay injulia ni maquinación que no esgriman pata intimidar-^ 
los y cónlenertós , y como no lo consiguen < porque no ha per*. 
n^do'Dros , que sea aljsoluta la relaxacion ni» la carestía de los. 
Obraros), siri^ con los sórdidamente contemplativos del vulgo, y 
con otros que no debieran entrar en esta clase , apelan á la super- 
chei-fe db esparcir, que semejantes delicadezas' y- escrupulosidades, 
(cohio ellos* las' llaman ) son efecto de la introducción y estudio, 
de los Libros extrangeros , origen df» los extravíos dfe h Relfgioii,. 
y causa de qufe sé ajj&ndoneñ nuestras* príí as C(^stiimbres ; rtiro des- 
vCnecimiettto , y rio sé si añada , abíiurdo temeríirío ,• quéerer per- 
suadir qtre^ rio hay máxitnas christianas'^ instrucciones morales, ni 
dDcüraentos de probidad y virtud má^ allá, de la Lengua Castellana!' 
, Brienos; qued^ian- l6s Kempis, loi 'Sénc^Ms , los Bordahies j • porque 
lDscribiéi*en en Latín, en Italiano y'én Francés. ' ; ^ 

Bien insiniíá Vm. que de los erroivs de la crianza proceden quaa« 
ios perjuicios sufiienho'y en Espiifla'íáiy tetras. -Ltís- primeras se en- 
señan- por tmos hombres , que escasamente ^ben la materialidad de 
ídrmarlar , y que no taludaron jamas- la pronunciación ni la orto- 
grafía : requisitos necesarios ^ y aun forzosos , para satisfacer & 
las obligaciones de* su encargo: La Gramática se estudia como lo 
acreditan los efectos r.apéAas se conoce uñó ,'<jue use con soltura 
eri los teatros^ la xerg^ íacúHativa '\ y en la Conversación la me- 
diana latinidad ; y xíiucho mas dtficilnienke iquien imité los autores 
del siglo de Augusta No lo fingo niio pondero, lo uno lo vf mu- 
chas veces- quendo en mi mocedad arrastraba también las bayetas , 
yaitn perñiáiiece , según se dice , tratar la materia del argumento 
eft Castellano , luego que se apura la vocería de los Ergos , y lo 
otro lo califican las Arengas , las Dedicatorias, y las Obras mismas, 
como Vm. lo adnertb ya en la isuya. Algo contribuye al embara- • 
20 que se neis , sino lo pienso mal , que ,cstén las reglas en el* 
propio idioma que se vaí á ádqtiirír , porqué no las* comprehenden 
bien los muchachos ^ no vuelven, nunca, á elks en pasando á stu** 



Itrf 
i^ós mayor^) y^loi mas , contentos^ cbn el cartapacio /^noa(K 
<iuier^ en buenos libros lo que les falto. Fueron niiiy respetables 
los que.ii£Í lo establecieron ;.peFO ya^ somos singulares en Ja Europa 
«n esta observancia , y hasíta ^en las lenguas yivas,, que «on mas* íkc'v^ 
les , ninguno imaginó hacer mas grande la dificultad de poseerlas. 
£n las Universidades no se mejoran hacia el adelantamiento estos 
trabajosos principios , según el método con que se cursan ; y lo 
que en ellas se aprende $ es negocio grave para locarle de prisa , 
y fu£ra de sazón extenderme en ék 

Otras no menos considerables especies , que coinciden con estas», 
introduce Vm. en su obra , si yo no me engaño , con un pulso , 
discreción y acierto , que no dexan duda en que nadie será capaz 
de competir , y aun ni de imitar el noble estado en que Vm. las 
ha puesto. Oxalá aproveche lo saludable del aviso , k medida de 
lo que conviene , que le entendian ios interesados en el remedio , 
y que muden de sistema los que apetecieren seguir el único rum« 
¿o que lleva al acieiio. Vm. ha empleado por su parte todo lo 
!que cabe en la intención mas justa ¡ en el conocimiento mas per«> 
fecto , en el juicio mas exacto , y en la erudición mas escogida. 
Si los tercamente ilusos con la preocupación que los domina , in-^ 
3Ístiéreit en su extraña mania k despecho de la verdad , que se les 
muestra ^ solo . la mano de Dios vigorosa y eficaz en sus impuls- 
aos , será la que pueda i sacarles el entendimiento de ks tinieblas 
que le ofuscan , y guiarles la voluntad al seguro caminó , que 
abrieron los Apóstoles , fréquentaron los Samtos Padres , y pisati 
en el dia los prudentes , religiosos y bien instruidos. No predi* 
can , no & la Francesa ( como yo oí á uno de les mas afamados 
de la Corte ) , poniendo el Evangelio á un lado, elnsunto á otro^ 
y echando por enmedio s predican sí , sin detenerse en las frivolas 
circunstancias de la fiesta ,» sin violentar el genuino sentido de los 
textos , sin discurrir con desentonada fantasié ,^ sin buscar adorno^ 
aparentes , y galanuras insubstanciales , sin entretener al auditorio 
con frases afectadas ^ cuentecillos de plazuela y mtntidero , equí« 
TOCOS baxos y disonantes , y sutilezas mal digeridas y peor 
aplicadas ; predican , repito , según lo pide la disciplina Eclesiás-^ 
tica i lo mandan los Cánones , y lo amonestan los Sumos Pontifiq- 
ues , y se executa hoy en casi todo el orbe Católico .• la profe- 
sión Evangélica es una sola : la Retórica Sagrada la misma en quaU 
quier país : á la torpeza del abuso , y al baldón que acompaña al 
desorden , .no comprehende la propia prerogativa , porque ninguno 
se prostituye á confesarles patria , ni á concederles domicilio ; ay 
de nosotros , si los adopta España por hijos , pertinaz en su des* 
lumbramiento I 

No obstante lo delicado y vidrioso de los puntos , que Vm» 
abraza , y los ensanches que permite la irenta y graciosidad coa 

fiíj 



t n ) - 
tqae Vm. los ni&naja , se ha ceñido con tal miramielilo y lemplaií^ 
za h los limites , h que precisan las altas calidades de las mismas 
especies , que no hará Vm. quejosos con fundado motivo , ni aun 
*con sombra de él , sino tuercen con violencia sus patente» y sanos 
fines , y la justificada pureza de sus caritativos anhelos : ó sind 
abultan por empeño común las creídas ofensas , que quando roas 
pertenecen á los de sbarros particulares ^ y su vindicación al que en« 
,tre y delatándose de haberlos cometido , y por conseqiiencia , qtie 
no debe reputarlas por agravio. No dificulto , que habrá muchos, 
que se resienlau ^e ver impugnados y confundidos sus errores ; 
pero mientras no produzcan nerbiosas pruebas de que no lo son 
< triumfo y que se ha de suponer inaccesible ) , y no se trastornan 
los cimientos de la Biblia , de la Iglesia , y aun los de la razón na^ 
tural , quién será tan negado , que los sostenga ni dé oídos á la 
futilidad, de sus recursos ; no se ha de rasgar alguna vez este túpi<k) 
.velo , con que se disfrazan los cuerpos á favor de sus individuos ? 
lYo á lo menos concibo , que- debiera detestarse y no defenderse 
jal que delinque : el miembro que se pudre /mejor es que secortCi 
q\ie conservarle para infección de los demás ; y así no alcanzo , 
.que haya fundamento legal ni político , para que se dexen cor- 
jer impunemente los desaciertos notorios y calificados db tales, 
y se impida ó solicite , que no suene ni se esparean el desayre 
y castigo de los que los cometen. Siendo tan in»portante su. pu- 
blicación a las costumbres , k la Christianidad y al crédito de to- 
iios f aseguro k Vm. ingenua y desapasionadamente , que aun 
antes de haber examinado su Prólogo , que desarma estas malicio- 
fas oposiciones , no encontré en la Obra artículo mal sonante , ex- 
presión infórmaloria , concepto sin arrimo , ni consejo sin autori- 
dad : no es dictamen el mió , que prestará opinión k Vm. ni le pon« 
drá en salvo de la terrible cabilacion de la multitud ; pero cumpla 
con Vm. conmigo mismo , y especialmente con Dios , en decir 
lo que siento. 

. Quisiera no obstante preguntar k los que sin disceniimiento se 
avanderizan por la predicación , que en lo general se gasta en las 
puntuosas funciones de los Templos , k que entre algunos bien 
intencionados acuden tumultuariamente muchos de los mas ocio* 
$os .y peor dispuestos , qué ventajas experimentan los fieles. con 
la ojarasca insubstanciale de los Panegíricos , llenos de imaginación 
lies monstruosos , de cadencias pueriles , de juguetes ridículos , y 
de . palabras báibaras y ruidosas ; se ha visto convertirse alguna 
por ellos ; qué lágrimas devotas se han derramado con la narra- 
ción de los dignos hechos del Santo que se celebra , vestida con 
pomposa verbosidad ( quando no horroriza el pensarlo ) , coa 
JTjélricas exornaciones? Hay por ventura relevación de que crezca 
6 se afiance la gloria accidental de los Justos ^ por medica tau 



distantes de los, que prtcUcaron y eligieron por mejores en vida 
para llegar h aquel grado ? No responderán de forma , que debili- 
ten el vigor de eslas ni de otras reflexiones , que pudiera acumu- 
lar con la corta fatiga de recorrer Índices y salpicar de citas las 
márgenes. Y siendo esto así , y que no cabe dexen de compre- 
Lender tan clara reconvención , no sé como se obstinan en inver^ 
tir el fin de su sagrado ministerio , faltos aun de aparente de^'argo 

•que los abone :' vergüenza es ,* que se sujete á qüestioh su culpa, 
y casi lo es no menos que se tolere. 

Lo mas reparable de lá serenidad de su ánimo consisto , en que 
viéndose en aprietos de esta naturaleza ,♦ quando los causa un lego 
como yo , salen á la orilla con el gracioso miserable efugio , de que 
no es para teólogos de corbata , ni para hombres que no son de 
carrera , el juzgar dé Jos buenos ó malos Oradores ; como si el 
arle de la Eloqüen'cia ; Ma* moción de Jos afectos / la pureza del' 
idioma , la compostura del estilo , el uso de la elegancia, la subli-^ 
midad geométrica delbs ptensamientOs , él 'orden éh la división y 
subdivisión de' los puntos, y lofundamenfal y claro délas pruebas 
fuesen vinculo privativo del Foro , de los Qaustros , y de las 
Escuelas. Elbuen gusto , la aplicación , y el conocimiento de los 

-aatores' seiisatos en las divinas y humanas tetras es uii' país libre 

• para- el ingenió '; yndhay en la Escritura hi en los Cán-one's sentencia 
ni decisión ; que prohiba, ni coarle su estudio: Péró- quede enhó*- 
rabuená süi^ determinar la» -dispuia ; y para ^ue se desehgáfien del 
mal pleyto que defienden , oigan al venerable Qaspar Sánchez , 
^egun lo traslada en su vida el padre* Eúsebio Nieremberg , al tomo 
segundo de los Peatones Jiusires de ¿a .Comp^ía. de Jesús : No ha 
tenido ¡a Iglesia de Dios ^ exclamaba aquel insigne Jesuíta y mayor 
persecución , <fu¿ la qút hoy tiene én esta Jhrtñúde predicar, qitt 
hoy se óbserM en' eÜa\ Huirán ahora de confesarán delito con eaherir 
las circunstancia»? y^ i^putac/ion de un Varón tan* grande tn virtud 
y en letras ? No me parece que se atreverán á tanto- : fuera de- 
masía imperdonable de su ceguedad ; mas dicen pues sus pocas 

-palabras, que muy 'difusas expresiones; Uníis'y oti'as son tiros, qu© 
van á un blanco { ái le aciertan , por qué lo diferente del pulso ha 
de quitar su merecimiento al golpe 7 

Con quáatá menos resistencia , por mas que se esfuercen k justi- 
ficarla , se verán obligados a diferir á -las convincentes demonstra- 
ciones de su obra de Vm ? Léñse siii preocupación- ni reparos ca- 
prichosos , y solamente con imparciales ansias de descubrir la ver- 
dad y y habrán de retribuirla enlón^s alabanzas en vez de enconos, 
y gracias en lugar de vituperios : hallarán que es docta , escrita 
con madurez y gracejo ; y por último encomio suyo , las mas 
acepta á los ojos de Dios , entre qoantas se pueden trabajar en el 

•dia , proporcionadas al remedio , ^ue pideto los daños inmensos 



ipte sq exp^ímenkhv Me descnido de k ¡nclm^ciotí qué h 'Vmt 
profeso , y de lo que estimo y. yenero sus tareas literarias ; y 
jib me pararé^ en afirmarle con la libre sinceridad de que h^o 
.profesión , que no encuentro en qué pudiera Vm. haberlas em* 
.pleado majOY , que en contundir y ayergonzar á los malos Pré- 
,dicatores , illustrandolos para que conozcan y detesten sus yerros » 
.y se dediquen , sin^ distr^cipnes ascandalosas , al fervoroso culti- 
vo de la viiía del . Señoc , fiado^ á su fatiga y desvelo^ Cuenten 
sobre la paga del Padre de Familias ,. que es infalible , no sobre 
Ja engañoso del mundo .; y; nc ex,tra|ien , que se mezcla tal{ vee 
alguna dureza en la corrección ; porque un siglo y tnas de abando- 
no , si bien se examina ,, npse n^uda con amonestaciones ligeras 
y suayesv 

JuzgjO qpe totea ;ya ^st^ Carta en U pesadez de proUxá, y es in^ 
'discreción, .que .^q é¡,¡aV3; ; y jnoleste ,á |Vm. sobrandp quanto yo 
.altado h lo que tan ¿filosa, y diestramente , está esparcido en su 
^bra. Con lo^oxpuestp ,se caliSca » que soy del mi^mo sentir de 
•Vm. hasta dond^ &on capaces de difundirse hiis.cprtas luces , val- 
gan lo que valieren ; mas alcanzará mi fino, afecto , si gustare Vm^ 
servirse de él^ porque len todo será la mas pronta , y resignada mi 
«obediencia :,y en el iutenn que consigo esta .satisfacción , m^^ ocu* 
^pai;é en rogará Dios, qi|e guai-de.k Vm. los -muc^hos años que daseo^ 
.Madrid, aoidp, Noviembre de. ^767. . ; • > . 

,£. Lí itf. 4^ Ym-i^u mas apasionado fiel servidor, y amigo t 

n. Agustín nk Montiano v LúyAMoo. 



CARTA, del SibíIq^ Don Josúnh de Rada f AgUfrre ,. Capellán da 
Hqnqr de Su Hffs/esiad , su Predicador del JKumero y Cura del 
Real Palacio ,. y Académico del Núrfiero, de 4a Real Academia 
Espaiipla, 

MU Y Señor mío y mi Amigo s la desgracia de nuestros tiem-- 
pos y por q1 abuso que se ha hecho de la predicación 
Evangélica , pedia de justicia un^a corrección acre y vehemente, 
con la que se > proctti:ase cortar de una yez contagio tan per- 
judicial , y \9fi opuesto á la Religión ; pero áe qué serviría 
.este remedio ? Acaso agravaría mas el mal , obstinándose en 
su tema y en su ignorancia los que , depuesto el temor k 
l)ios , y faltos de . ?el6 por la salvación de las almas » se atre-^ 
ven á prpfanar el ministe/io mas sagrado de la Iglesia de Jesu- 
Christo. Prueba de esto es Ip. poco que han aprovechado con- 
tra los malos Predicadores las declamaciones de los Santos Pa- 
dres , los encargos repetidos de los Concilios p las exhortaciones 



^de los- Sumos Pontífices , las Cartas pasforates ^^ y Edictos dl¿ 
Jó5 Prelados Eclesiásticos , los consejos de los Interpretes de 
h. Sagrada Escritura , aún de aquellos que manejan con mas 
freqüencia los gritos de los Misioneros Apostólicos ,' y lo que^ 
es mas ^ los c1amoi*es continuos de la conciencia , que. sin ce- 
sar los estará diciendo : No vais bien ; no predicáis como Dios. 
manda y no^ predicaron así los Sanios ^ que dirigían sus^ sermo^ 
nes á la gloria de Dios , reforñta de dcfstunihrcs , conversión dé 
las alntas ^ y no a ganar aplauso y estimación entre el vulgo , 
mucho menos á valerse de la predicacii^n ., para conseguir Jin es i 
intereses temporales. • • ' 

• A5Í reflexionando Vm. que los medios mus- serios , y nras seve- 
ros serian de* niñganA utilidad' para la reforma ,. qué rntenlabá 
con sábió acuerdó y con irtVencion prodfgioíii ^ ha- fingido ua' 
béroe imaginario^ pulpltable C'P^rrttífaseme esta* voz por áltora)/ 
Cuyas graciosas extravágándas en los diferentes perveíscji mé- 
todos d'c predicar que'^ ¡mita , ^oáei^ & la vista como en uií 
espejo los defedtos de 'los rajaJós Prfedicadoi^es , para qi^e et 
rubor de verse ridiculizados en cabeza ageha , los- haga mas. 
prudentes ', íi^a^'tonteniicl os . y Aias sabios. Porque á mi ptirc-' 
cer , qué Pvrtlicsfdór • ', já* áéá Setcular ,! yá Reguhir ,, no pi;é- 
dtcará con ^cbídado y. éir'cunspeccion , temiendo' , qtié le apa- 
den con de<;ir ;' q¿é bíeh ha pir^dicado Don Gerundio' ó Fi*áy 
Gerundio ! Si esta eifprtsion , como súcedará pasare k $er pro- 
verbial ; qué cosa mas sensible para un Orador lleno de vani- 
dad , que solo piensa en predicarse " á sí mismo ? Por esté mo-' 
i¡^o'>o2go ,' qué ta* obra íe Vfai. es capaz de corregir en gran, 
párté el mal' método'!,' fcóií qíie ploi*' lo'comim se predica' en 
esíe siglo. .. :,.i . ; i . , ' * / ' 

'Dlxe con cuMiéiO' por lo ^ común ^^ porque no estamos tan es- 
casos de Predicadores' ^eíos'os , qne no haj^a muchos , a^í en 
las Sagradas Religiones , como en el Clero Secular , qiie predi- 
quen al modo de nn Avila , de un Gfanada , de un Sefleri , de 
im BnrdaluK A'aígunós he oído dentro y fuera de la Corte; 
o ?[alá_ acertara yo á_ imitarlos.! Pero^_com^arados. eji^ps. .^^andei^ 
Oradores con la multitud casi inmensa de los que predican , 
50IÍ poquísimos. Y conío '^siempre pretaícce \k inoltitwi V rio 
pueden on sU'buen modo de predicar hacer prosélitos. . Sin embar- 
go no admite duda » que quando mas ha. padecido la palabr^t d^ 
Dios y la eloqiiencia Chrisiiana , ha sido en este «siglo. En otros 
tiempos' estaban reputados los Espafloles por MaeMró^ de la Ora*, 
toria Evangélica*, y aun los Italianos , -c]iie.*^i^pre se haaseñala--. 
do. en *graítdfíá Oradt)res , por lo que se dixo , Jtaius Orador , no 
se si llegaban éñ cieitas'círCunstanciasí h los nuestros ; ^á .lo menos 
los libros de Sermones españoles no se les caían ~¿e iaV muios , j. 



ftttii predicando en J[(aI¡ano prpGiiraÍ)dQ /Imitarlas. No negaré, que 
el apoyo quetengp para lo que acabo de decir es Español ; pero 
todos hacen la justicia de conceder critica, juicio é imparcialidad 
k Don Nicolás Antonio , que en el Prólogo de su Bibliotheca 
Hispana se explica en éstos términos ífi) , que corresponden con 
la ndeíidad posible á su original. 

« En punto de sermones , tenemos contienda, con los Italianosi 
% Estos ^e aventajan en el artiñcio , gastan mucha retórica , y 
» pretendan imitar á los antiguos Oradores en I^s palabras f en el 
» gesto , y en la plapta y movimiento de el cuerpo. La eloqüen- 
ji cia de los nuestros és mas ceñida sin ser afectada. Los nuestros . 
» no usan de estilo trabajado con particular estudio , ni de voces 
» artiSciosamente contrapuestas sino de i;ina facundia natural y 
» como nacida de repente. Toda la agudeza , tqda la erudición 
% que es menesteV ,, la aplican iugei^iosa y prudentemente á per- 

> suadir y confirmar sus asuntos , y argumentos con autorida- 
» des de Sagrada Escritura y Doctores de la Iglesia. Mediante 

> esta notable habilidad para inventar con ingenio , discurrir con 
» sutileza j y applicar con acierto sus discursos k las cosas de que 
» 4ralan., han logrado tan general acepja^ion , que aun los Ser- 

> mon^s escritos en nqestro idioma son comunmente muy eslimados . 
» de los Italianos , y se traducen en. el suyo. Y en esta Nación 
» hemos visto no pocos sugetos del nmyor crédito , que se han 
» hecho tan familiar y tan propio nuestro modo de predicar , que 
» hablando en Italiano , predican enteramente á la Española* » 
fiasta aquí Don Nicolás Antonio. 

Pero ya se acabaron estos belfos tiempos , y en lugar de aquel- 
los insignes Predicadores , han. sucedido no pocos. , que sin estu- 
dio de la Sagrada Escritura /sin la lectura de los Santos Padres y , 
de los grandes Exposi^tores , ignorando auA los rudimentos de la 
sólida y verdadera eloqíiencia ,• asaltan los pulpitos , admiten ser- , 
mones , predican á todas horas , y por los aplausos repetidos , 
que logran de los ignorantes , aspiran á ser venerados como Ora- 
culos. Así los jóvenes enemigos de la aplicación y del trabajo , sa- 



(a) Dt idtfit actlonBus eum italí* nohis eoñir&wersU tst. Hi artificio prmváUtti ¿ 
tketoricañtur i ycrbis, gestuqu€, ác toti €orporís eonfamatione tt motu , ntintiií Orato^ 
rum imitútont tiieri vólunt : nottrorum, ttriaiot » úée mffectata iU eloquentia , non cotg' 
mtnUt€ domi orationc , aut rtrhi utuntur artificiosl nspondtnühuM j sed naturáU , tt quúsi 
tMttmporaU fütuudii , qtúdqmd ¡mdieii , quid^uid acuminis , quidquid tnidiuonU tlu j 

tunduM ttt^ nhut ipsis , et argumtntis pérsmadwdis , eonfinnandu ^ €X Saerm rdgtast \ 

me Doetorum ttttimonus ingtniosl , áe prudtnur imptnduni , iaqut soUHtr invenundi , «* 
iorntündi ackü , atqué apté in rem prastntem togitátis utendi , noU sle pulgo plmcutre, 
iit uiam wtrnatuU Strmonis condones communlttr mpuá lulos in ulnts gcrántur , ct pro^ 
priésMrum linguM. ínterprctationc d^n*ntur;ntc paueos vidimus cm probatusims , qui sic 
fomam hanc nostram sum fuirunt . nt ItaUco UmQM loiumcs mm conaomarcniuf' 
injikt Hispano, ^^^^^ 



toden ea el:}a]gD denlos estudio^ mas serlos , y viendo qtte con ^ 
tener osadía , leer quatro Sermonarios , algunos libros mitológicos , 
y quando mas sabiendo manear las Concordancias de la Biblia , sé 
consigue el renombre de Predicador famoso , y alguna lililidady 
aunque {)or vía de limosna , anexa á este ministerio ^ se arrojan k 
él con. precipikicion , se introducen éq éi sin ser llamados , contra 
la expresa palabra del Señor (a) : pues aunque los Prelados lo per- 
miten , suele ser en fuerza de empeños > de importunidad y de no 
estar bien informados. 

Y no será razón , que un desorden que todos confesamos } 
y lloramos se reprehenda ¡ no se debará procurar su reforma 
por quantos medios sean imaginables ; y le puede haber mas' 
discreto , mas agradable ,> mas suave , que el que se propone en 
la graciosísima' ficción de Ftay Gerundio ? No negaré que para 
Beme^anté empresa hay pocas plumas bien cortadas ; pero la de 
Vm. es pluma ^maestra en este género de escritos. Los mismos \ 
impugnados no han de poder cmtener la risa ál verse con tanta 
gracia zaheridos ; y me persuado , á que los quejosos se tragarán * 
avís quejas y sentimientos, por el miedo de no verse mas cor^ 
rtdos.y avergonzados. Mas quando no suceda asi ; i]ué impor^ * 
taran los gritos de algunos infatuados , contra todo el torrente 
de los hombres de juicio , que están por Vm. y que desean que 
quanto antes se dexe ver al público el famcráo Fhry Gerufidíó ? - 
Puedo decir con tota verdad , que habiendo hablado en diferentes 
ocasiones con Religiosos doctos y exemplares , con Eclesiásticos 
r sabios y virtuosos , a todos les^ he oído lamentarse del -infeliz estado ' 
de la Predicación, pareoíéndoles que sería muy oportuna una obra^ 
como, la de Vm. pavü reprimir el mal' gusto de predica!' / qué se ' 
baHa ya tan arraygado. 

No obstante , puede ser que algunos nimiamente escrúpulo^» 
sos , parándose solo ^n la corteza de la letra , discorran , que 
asunto tan serró no sjb debe tratar con chanzas ; pero quién 
ignora , que los antiguos inventaron el arte de la sátira para 
castigar con risa Jas costumbres ; quién quita , que riyendo se 
digan las mayores verdades ? Fuera de que quando los demás ^ 
remedios se han inutiUzado y el enfermo, está deplorable ; hemos - 
de despreciar uno ^ con el que prudentemente se pu^de esperar 
que recupere la salud? . 

Este escrúpulo no detuvo á un celebérrimo Obispo , Predi« 
c^dor de los mas eloqtientes que ha tenido la Fttincia (i)^ 
para componer un sermón de Magdalena , que es uña finisima 



(tf) Efi rtpttidat lugares id Nuevo , y Ftej^ TettémuUg^ 
O) El Obispo it Niemu ,Mw. FlulUir^. 

Tom. L 



s&tira .contra ai malmetoáo de predicar , qtle aun réynába: eir- 
aquel País. Y fué tan aplaudida aquella . inveucion por todos los 
hombres sensatos , que produxo el fruto que deseaba su autor. 
El Abad Vilüers eatribió una sátira en quatro cantos contra los, 
inaW Predicadores, muy conveniente para la reforma del pulpito,.; 
que al fia se ha conseguido por k mayor parte en la Francia. . 

I^qro no deAemos de disipar enteramente d escrúpulo, queac^sa: 
será el raaj'or trppiczo de la Obra. No sa lia.de usar del ohisle , de- 
la sal y del gracejo , para contener á los malos Predicadores ; y ' 
«e ba de pemiilir de muchos ( noi les demos el nombre que mere- 
cen) liagan el papel ridículo de decir chistes , equirceos y re- 
franes j para mover a risa al auditorio , al.que he vislo ya algunas^ 
veces en una carca^Nada continua ,. aun catando patente el Sacramento- 
Augusto? Aquel medio; ingenioso ha da dar eji rostra , aun. para, 
cjonseguir un .fín santo ; y ^e ha de tolerar tao^ sacnílega proiaua-» 
cien! Háganse las justas reflexiones quei pide ua punió , de lauta' 
irppoitiinda , y se dexará do ai^güir ooh reparos pueriles y. cea* 
escrúpulos imperfm(>ntes. 

_&las no paran aq.uí los desórd^enes ; un parace ,. un ibahdscir^,^ 
si lafy na me de^u^iera , saíid Jide/:, aoii el escudo. con que ser 
cubren. estu^ Bredicadores para.proierir «algunas heragías, YiklyeS' 
las pronuncian absoluta y rotundamente ,.siii qqe lev pkiedá seyvis^ 
de excusa el darUts después a\gun sentido oatoUco ; paes ao sub^» 
sana» con esto el escándalo , con que dbsde loego ofendiáron^ loai 
c^os* piadosoS' de lo» Fieles ; ni- tampoco, la ignoransia excusa k> 
1^1 que 'tiiene|i'tap cortas luces' <íomo Fray Gefundi» v porque igñía^ 
r.aQcia no cabe en unr Maostro público de la Heligioii y que liai de» 
enseñar la verdad < d6$de) la dátedra diel j^vangelfo.. Bieo! pddáifra',: 
para que no se crea hay exageración en lo que .digo ; citar at*' 
gpn^ pr-Offosíeianes' terminan tesf ; pero he. oído, qye ua ^bio nujy 
laborioso ha recogido iinaunlerables de ditierenles> Sermones .im-í 
presos , para demostrar quant o padece la pureza de la fe , y de; 
la doctrina con tan malos exemplarea. 

Y qué ^hó a yra^ del torpe abuso d)9 las flibulas en los Ser-* 
ip/mes; q^ii^D.podiá' sufriif la. indcceinle aplicación de las fábulas» 
2^ los Mi&terios mas sagrados de la ReKgíoA. , & los sucesos- mar 
vj^erables d^^ Ctiristo y de Maria^ > como lo oímos en mucho» 
Sermones , y lo leemos impreso en no pocos Sermonarios'; quiéo 
tqler-ará 3^ que; s^ pi>e:dtque y se iiápciná ,. que e¿ Dmtio Adonis 
Chrl^lO' se ¿iíkmif^ró' de la Peregrina Psiéfuis de María \ y* lo qua 
^ena df fe-QffrQK y ^eri^a los caballos. ,. el. Cütej<9 de la -impura 
Venus con la purisima Virgen ? Tales dí^spropositos é indigni- 
dades , d poi ni r juf 'dPrrrsgnrilggiOs ,;'sé" predican , "se sufren, se 
toleran ; y se ha de reparar ,. eit^ que. sgridicuUcen -en la persona 
del fingido Fray Gerundio ? No ígiioro -que alguno» pretendta 



(^9 5 

defender la inlroduecian de 1a3 rátmiaa en los Sermonea :,.pcircfHi- 
tener verdades y consqos raprales;pero no.ea raíon darjosí^ beber 
2i los fieles por canales tan sucios. Acudan los Predicadopref á los 
sutóres Canónicos , h loa libros de los Santos , que en ellos en>- 
contrarán el moral mas púro^ tratado con niagestad , hermosura 
discreción y elegancia , sin que sea preciso recurrir k los «Padrot 
úe la ficción y de la mentira. j . . 

Del apego & las fábulas nacen las citas ,de .los ai^lotes pro&]V>s<; 
qué es oír citar h un Virgilio y k un Ovidio ., al lado de un 
San Juan Evangelista y de un San Pablo ? Y yo me acuerdo 
haber ddo citar al mismo Ovidio , de Arte amandi ^ en un Ser- 
món de Mandato. A.^í se trata , ^{ se profana un ministerio 
tan sagrado. No negaré , que tal vez convenga citar algpn dicKo 
de los Poetas ; pero La de ser ton gran templanza , y con la 
discreción qiié eUj una ú otra ocasión lo practicó San Pablo. 
Mas y por afectar erudición , liablar .k cada pasó con \qs Gen?- 
liles , es una .•^elaxacion , que no se debiera permitir. Por lo q^al 
también fué muy reprehensible cierto Orado): , por otra parte háe» 
bil y erudito , que para dar k entender que estaba impuesto e|i 
libros extrangeros , no citó en un Sermón moral k otro autor., 
que al Canciller Bacon de Berulamio. A semejantes extravagfuie- 
icias se ' abandona , ^ien entre ^l rud9 vulgo pretende grangear 
el vano aplauso de literato. ^ , 

A estos vicios se juntan otros muy considerables , .principal* 
inente eii los Panegiricos de los Santos ; agüé es ver k nnjacho^ 
Predicadores como se constituyen Jueces de la santidad de los Esr 
plritus bienaventurados \ Hacen cotejos , con\paracjone|8 , enlablaii 
qüestiones de mayoila y preferencia^ las que sien^pre resuelven k 
Tavor del Santo de quien predlcati -, ^ modo que el Sapto i objeto 
de la fiesta , en ef mayor del Gelo ,, 1^ lo minos, por aquel dia. 
Asi usurpan el derecho á Dios , k quien solo .pertenece ppsar Iq$ 
espíritus en la balanza de su equidad (a). 

El Angélico Doctor Thoraas (A) afirma, qué es temeridad com^ 
parar otro Santo con los Apostólos ; pero de estas temeridades 
se oyen muchas , y aun las suben tan de punto ^ que compara|i 
% los Santos con Jesu-Christo y ^. Trincad .Qe^itific^. Para^ 
doxas impias, que por mas que se expliquen , siempre fespanda^ 
iizan. Yo quisiera que los Predicadores ^ á quienes /supongo qua 

. (é) Prorerb. c. i6. r. x# 

\h) D. Thom. cxponeni yerba Uta Paali ad Epheitofl • t. Situmdkm 4'*^tÍ4$ grátUi 
^us ^um suptréhunáayit in noh'u • «ít i Ex pf éfparti nmiríess UUrum ( «e non iictm 
ator ) fui sliquos Smncto» préuumunt e^mpérsri Apottolis in gr^tU ét glorié : manifettá 
mim p9t€t Évyerhis istitf qubd Apúf»t9Ít'-haknte'gratíam mújófim , quám sJu Sancti po*$ 
ChrUtum I €t Vírghtm Máunm:.* timuérium ui trgb élifutm Súnctum Ap9tt4lU s^ppáfúru 

c ¡j 



■'(%o) . . ..... 

feíidrátt muy II h mano el admirable libro de lá tmitaoion de Jesu-^ 
Chrísto (o), reflexionasen lo que escribe au venerable autor ,. 
que á buen seguro eHos procurariáp evitar las comparaciones. 
Citaré algunas palabras suya^ , según la traducción del Padre Nie- 
renaberg. » Tampoco te pongas á inquirir ó disputar de los me- 
•» Fecunientbs de los Santos , qual sea mas Santo ó mayor en el 
> Reyno del Cielo. E.stas cosas muchas veces causan contiendas 
» y disensiones sin provecho ; crian también conliendf^. y vana- 
» gloría , de donde nacei) envidias y discordias , quando quiere 
» uño preferir imprudentemente á un Santo otro , y olro quiere 
» avantajarlo. Querer saber y inquirir tales cosas , ningún fruto 
^ trae , áiites desagrada mucho á los Santos ; porque yo no soy 
'» Dios de discordia ^ sino' de paz : lo qual consiste mas en ver- 
» dadera humildad , que en la propia .estimación. ...... £1 qup 

•» quisiere disminuir algo de los Santos , k mi me apoca , y á 
yi dos los otros de' mi Reyno! Todos son una cosa por el vlúr 
» culo de la- caridad , todpis de un voto ; todos de ui; ciuerer; 
^ todos se aman eu uno *f. Ultiman\ente concluyo con reí'erir esla^ 
'palabras : » Callen pues \bs hombres carnajes y animates , y no 
3» di^iputen del estado de los Santos , pues no saben, amar sino sus 
» bienes particulares , quitan y ponen á su parecer , no como 
*»• agrada á la Eterria, Verdad* *. Casi todo el 'caj)ítulo es el mayor 
convencimiento en \^ materia que tratamos. 

* Ñt' son métios dignos de mentirse los ridiculos apuntos , que to- 
'ttian- algiynos en^ sus Sermones. Eti un tomo impreso ea Madrid 
en el alio pasado de 1740 , hace el" Predicador Jugador de manos 
•a S. Juan de la Cruz V y para plantear bieh su idea se explica en 
esta forma :» Qiiandó hay Volatines en qualquiera Pueblo, dos 
>; género^ de'gentei concurren fuer^ ¿0 ellos al. espectáculo. Miro- 
•» nes , y losi que llamaba .la antigüedad propiameute Mimos ; y 
*»"nosolro* , tomándolo del Italiano decimos Arliquuies. El Mi- 
» ron no le pierde punto al Jugador de manos : pero no acierta á 
V conocer en qué' consiste aquello. El Arüquin íe pretende imitar , y 
'» solo para en hacer reir. Este será el asunto de mi Oración. La 
ar luz de mi gran. Padre ocnilta para el diablo sub medio. De suerte, 
"bf que quando e^ le atienda al juego , quando sea mirón , em- 
> plearfdo toda su* perspicacia , se lé pasen las suertes mas pri- 
3» morosas. Y quando Arliquin intente remedar su ligereza y rec- 
* » titud , venga k parar eu burla del teatro , lo que fué avilanten 
J » del demonio. Seián pues dos puntos : el diablo mirón y el diablo 
arliquin » ; qué le parece á Vm. 4e esta invención : no es ingenio- 
sa 5 tio es ridicula ? 'no es 



(#} Imiucion d€ CbciitOi cap. s8<Iib, 2. 



l^era note' Vm. qii^ ya í^.xa dicho cotnp. en esto* S. Juan dte la^ 
Cruz ,. buen disclpiílo , ¡nula., el exemplu de .«u Maestro ; y ea « 
qué se funda ? Oiga Vm. sus -palabras , , pues aunque el pasago 
es largo , es. original ea esta íiiiea. a Una etiE^núdad hace ^ que 
3» está jugando la divina, Sabiduría.:, Delectabar per singulos d/es,. 
3» ludens omn¿ temporc. Cop qu,e. e;i el jugar bien.lo. aiias que-Jt 
V sus discípulos. 'uis^ ña.> X afifid^ , que. ,au9iqu^ tos Expositores 
» le aplican juegas yarios,, ya la Pelota, ^ poi; lof diversos, luga- 
» res que adiníUe ; ya las. esgripi^ ,, .por .las. reptas, posturas que 
» observa. ; , y aun ya el peonf-po^* las espirales; interminables. 
» líneas que iorma». 1?ero el , venerando estos diclárnenes (dig-> 
nos por cierto djc. gran veneración ) , aplica k Dios los juegos 
de las Art€:s Schcenoóalícfi , y Prcestrgiaioua , Folatineria j iutgo* 
de ruanos.^ ^ . . ,. ;. . : j . '^ . 

» Lo,priínero.^,dice ,,:lQ.'COifi;VÍene k Dios,, pue« |e -.vi^ dafiun/ 
9. vuelo en.' el ^ay re Uayid ; f^oía^tt super pinnas í^enipium. ,A to- 
sí dos los vayvepQs humanp&es la divina Providencia , quien tiene 
» el contrapeso , proporcionando desdichas y ventajas , • para que 
a i{i opriman ni. ^desv^nezcaiV'» y ea la recta é infalible jínea de 
». su decreto ,. huella, sin temor el viento de todo lo caduco. En 
» Ip segundo , no. éslá menos dioslro. Para los instrumentos . de, ja. 
» operación ;. (pbsfír^ve ymv qué bella, metáfora., ,y qué bien segpi- 
» daí) ó jiie^o de ma^ós^.^a inuer.te le sirve de fiolsillo ; porque 
3» comp allí. se rey,úriyen cubiletes ,, copas , navpes ,. libros, cuchil- 
». los , pebtillas , lesnas, varas, estopas., cintas , sin que nada quede 
9 distinto , $¡n¿i dentro del bolsillo, confuso ; a>í en la muerte 
» ( que par^ la farsa! dé este mundo es vestuario ) todos se mez- 
» clan en' la primera confusa ma.sa , sin haber distinción del PeU 
» lico, á la.Purpurft. YerA,, es la dirección iqoj^ que rige el Ira- 
» perio. Libr.Q.pV de ííi vida , en qi^e, escribe los predestinados. 
» ríaypés,.,. las figuradas dignidades , que contíauamenle se vara- 
» jan. Estopas ,. los. muchas veces vanos que las solicilan. Fuego, 
» el que foin^nta la irascible y la concupiscible. Cintas , el en- 
» lace qqe ea las. causas segundas luce.. C(fpa. , la soberana de 
» ese may.or^ Mysterio- ( habla del: mysterio Eucaríitico ). Pelo- 
» tiUas ,^ Iqs bienes de fortuna , qí*e como tales ruedan. .Cubi- 
» tetes , que Ias encubren, lo Lnescrulable de los juicios que las 
» reparteiv Cu<?hilloi , su misma efica? palabra. Y lesna , la agu- 
» dúima punta con que tal vez la caridad nos flecha. Así jue« 
* ga Dios , y enseñ'^^ á mi Gran Padre á que juegue así ». 
No hay mas que pedir , ni es fácil que se encuentre semejante 
modo de disparatar.. Pero prevengo á Vm. que el referido libro 
está Impreso con todas jas licencias necesarias ; y no obstante 
habi¿ quien no se e$cau(]aUce de que ^stas indignidades se pr/?- 
dí({uen y sé imprimati; y torcerá el' rostro , arrugará la frente ;. 



1 11 > 

^\ ver que se burlan áe ellaá «rt ík persona de íray Gerundio í 

Va^ós adelanté. También los fítulos dé Comedia llenen entra- 
da ., y ocupan su lugar en los Sertñones. No ha mucho qué se 
predicó en la Corte : F/ñ'eza contra fineta \ para vencer nmor y 
querer t^ncerh ; y en Salamanca , y en Sevilla : Él Escondido y 
Ja Thpadn al SS. 'Sacramento ; y este áftimo pensamiento se iiá 
propagando' y predicando en todo el lleynd , respecto hallarse 
já impresb en un tomo eti quarfo de Serniones , que sé publi- 
có en Sevilla tn él efio de i-ySSk Con esta ocasión se me viene 
k la memoria , que estando yo en una *Gudad de las más res- 
petables de España , hubo en ella un 'Predicador de tan rara 
inventiva , que en un Sernion del Sacramento eligió por asunto 
representar una Comedia ; de su título no me acuerdo aunque 
'^tó que era bien profano. Repartió Jos papeles , dró uno k Jesu- 
Christo , otro á María Santísima , al Santo Titular de la Iglesia 
^ótro , y 'á esíe tAodo fué acotaiodárfdó los demás ; pero áfiadío^ 
que él iom'adá "para st el papel del bobo ; y ello es preciso con- 
fesarlo. Lo bueno que tuvo aquel Sermón , fué lo bien que el 
Predicador desempeñó su papei. 

Pues , amigo mió , aquí doy kt razón : iales disparates no' 
se castigan , apenas hay quien levante el grito contra ellos ; los 

• hombres graves de las Religiones y del Clero Secular callan en 
público', auñqufe bieii lo sienten , y lloran en .secreto ; pues por 
qué ha de ser reprehensible el que Vm. tenga valor , zelo y des-^ 
treza para corlar con ingenió y coli buen * gusto semejante depra- 
vación ? Puede ser que se tengan por prudentes los que callan; 
pero no es prudencia Christiana callar , quando se aventura lá 
gloria de Dios ^ la salvación de los próximos ¡ y la reforma de 
las costumbíesv < . 

" Añádese á esto cíl prurito > la gafa )r ostenlacton de todái? 

* quantas circunstancias hay en la fiesta. Las mas menudas , las mas 
pueriles se pretenden encontrar en la Sagrada Escritura , y solo 
por el sonsonete quieren que el Espíritu Santo autorice las mayo* 
res futilidades* Y no crea Viti. que esto pasa solamente donde 
predicaba Fray Gerundio : en la Corte , en la Corle misma , á 
rista de tantos hombres grandes , es donde mas reyne este abusó. 
Pero lo mas precioso es , lo que sucede en el Altimo dia de las 
solemnísimas Octavas , que por ack con Ostentoso aparato se ce- 
lebran. Para aquel dia se escoge un Predicador diestro y piáctico 
en acomodar circunstancias. Es de su cargo formar un rarñillete 
( asi le llaman ) de las flores., que han predicado los Oradores 
que le han precedido. Hace una recopilación de los principa* 
les pasages de los Sermones' ; procura añadir algo ; y sino lo 
execula , se alaba de ello. Hecha esta diligencia , tomando oca- 

' aion del nombre , del apellido ó de la profesión , forman un 



granile cldgib ie cada Predicador , y cferraí coii ITáVe dfe oro cl 
Octa^rarío. Pero como íl vuelta del elogio tal vez se suelta, 
eomo dicen , uQa floxa 6 uña siiiirk , suele encenderse tal fuega 
entré estos Oradores Evangélicos , que no se puede «pagar en: 
inueho tiempo. í'o soy el espadachín de mi Comunidad , o£' decir 
en el palpito endrdecWa y furioso k un Predicador", que se hal* 
laba sentido d\$ otno , porque fe había satirizado en un Sermón ;. 
qué exemplo para- los fíeles '; qué edificación; qué mansedumbre 
christiana qué caríd^ad!' 

He referido á Vra. todas esla^ cosas , no porque dexen dé esttir 
admirablemente reprehendidas en el Fray Gerundio , sino para; 
que Vm. se persuada , á qiiie sil obra es tan átil , tan necesaria;\ 
en Madrid, como Jen el misnro Caípprfzas. ' . 

Puede ser que- al leer' affgdnb e'sta Cárfa i coinfiíesii. con' inge- 
nuidad lo ínuctío q*ie* se délifa en los SermoAés Pánqgerrcos ; ' 
pero dirá , qué no succídej. lo njismo eñ ]ns $ertn<ines Moraáes..' 
Asi' es verdad ;^ poiiqíié hay 'entre 'hoíotios' excelentes' Apostó'-* 
lieos Ptedicadfií'es , que predican el Móra^ con tanle zelo , elo- 
qüencia y moción , que /en fuerza de divina Palabra , anuncia* 
da por su boca , vemos anegarse en' lacrimas Ibs Templos Heijos 
de gentes' ; h'acerSye-irtáumérábles confesiones gtneralés ,/ resti- 
tuirse cstofidades ^¿ruesás ,' y* enlabiar mucha|s^ersonas una vida, 
arregládr y ^vcffa s fcdrrcísboádiente á 'sus 'respectivas filiacio- 
nes. Decir ló' contratiro es .temeridad' ,^ es' querer llevar laí cosas 
basta el último extremó , es ponerse de propósito á denigrar 
k Nación. Pero cbmo «¿tos í:eloí>I>¡mos Predicadores sean los 
menos , por esto aun los setmobes M^orales necesitan de una> 
gran reforma. •' »' - -^ i. ...» . 

Absolutaníente se suelen* descuidar eÁ eUós todas las regbs de' 
la verdadera * élóqüencla ; qi^átitoíT ; ¿id haberla estudiado ni aun 
saludado , ¿uben llbm>s de saUstkccton ' al pulpito ; qnáutos ha^ 
cen consistir la eloqiiencia en voce^ campanudas ¿ hinchadas , 
en períjdos pomposo» , en amontonas frases y sinónimos , que 
significan una cosa misma ? La cadencia afectad^ y pueril , los 
retruécanos , los equívocos , las tráa:sposi¿iones son defectos , 
que comunmente- se notan en mitchos Oradores , qite aunquo 
sabios en otras facuHadcs ', estáh destituidos d^ principios y ie una 
verdadera idea de lá (hatotia. 

Otros ponen toda la eloqíiérncia en puras descripciones ; dos 
ó fres pinlurifas de N. han de tener lugar en el sermón , aun- 
cpie no vengan al caso ni las pida el Evangelio del dia. Y co- 
mo no todos tienen habilidad p^ra farjnarlas ; qué cosa ma3. 
fácil ( sigo el pensamiento (a) del P. Bartoli ) , que robarlas a los 

*— -^ ' ■ '-^ '-^ , ■ ■■ ■■■ , „ ■■ m* i ... I » I ■ .. ... 

U) Dafiiel Bacthoü | Ettrnidúd CQñujva. 



léelas ^ que tomarles áe las Ko veías y Ae las ComedÍ9s7 Y con iai^, 
x{ii^.ha};a un poco de arte para transformar á Venus entina Magdie*' 
lena , no se conoce el hurto , y se logra el embeleso del auditorio. 
Con esto , y con usar de un estilo florido , lleno de metáforas , 
salpicado de luces , de estrellas , de soles , de epiciclos , si ade<* 
mas se )unta una recitación c¿mica , con AQcionqs roas propial 
del teatro , que ^el pulpito , no hay mas que deseaf. ; y yO 
«seguro , que este Predicador tendrá séquito. , .serán sus.audi-^ 
torios numerosísimos , saldian gustosos y alegres los oyentes 
del sermón : pero ni.se derramará una lágrima > ni se cogeiá 
otro fruio , que el aplauso del Predicador ; y es este el fin de 
la predicación ; se instituyeron en la Iglesia ibs Sermones para 
temedar representaciones c¿micas , ¿.para promover la con-, 
versipn de las .almas ,; son la, corona del Predicador los vanos 
«lausos, ó la ^compuocion de los oyentes (a) ** Por e^to qui- 
siera , que Vin. no^. se acobardase ^; y que, saliera, quanto ante* 
con el segundo tomo Ae Fray , (jerundia ; y si. fuere menester , 
con tercero y quarto , para poner en clara ía deformidad de 
estos abusos. 

Mas nos faltan í^redicadorcs ., que éclieh por diferente rumbo» 
Si hacen de los Doctos , no )iay puhto el mas. ¿eticado , el maa 
subtil de la teología Escolástica ^, que no Je tralean Jurgapiealev 
Y no importa que el ^puetilo no Íq. etitíenda ^ eso, es lo que mas. 
ise alaba. $i presumen de eruditos , las citas, de los aiitpres sa<* 
grados y profanos ; los textos hacinados de la Sagrada Escritura^ 
las autoridades largas referidas en latin ^ para haqer ostentación 
de su memoria , las versiones diferentes del Sagrado Texto , la 
ñebréa , la Griega , la Arábiga , la Syríaca , la de Teodocion , 
de Aquil^ » de Siíaaco ,^ y la Parafri^sis Caldea, son el ruidoso 
aparato con que asQknlítran.^ los que no saben : este fárrago en 
qnal quiera parte se recoge j y quando mas , prueba que revuel-, 
ven índices y Polianteas. 

Pues qué ; si los Predicadores quieren pasar plaza de agüelos 
en sus serntones 7 Entonces se amontonan conceptos sobre con*, 
ceptos y dudas sobre dudas. Ün sin número de mas es , y de por^ 
que es ( si me puedo explicar asi ). tienen suspenso al auditorio ^ 
que no saca xugo , substancia ni instrucción^ Ñi son menos per*, 
judiciales los Predicadores ^ que blasonan de cultos t los ihas dé- 
los oyentes vuelven ^ sus casas sin haber entendido una palabra 
del Sermón. El antitesis es la figura retórica , que mas aman x 
por lo mismo á cada paso la usan. No aciertan á decir una pa* 



(«) Dívi Hieren, id Nepoc. Docente te in Ecíhsiü mu tlámor fopuli $ tid gtrniiM 

SkhrAf 



C *5 ) 
Isbra 9 moté esté en paz con otii; Todas mantienen entre si ona 
guerra Vtvtt! ; <y' colno «e totnan ki líocáciá '^ ^ilMtetlr • fin^etf 
gr-vt>ces v qaé nadie sabe lo que '-sígDiíican ylcon* raaon .'dice el 
f^. Anlonro Vieyra , eu él ]^au' sennon de la Sex^esíftia i Jísi 
como hay Lexicón para el Griego y Calepino para el Latín ^ asi^ 
íes Hecfesárto que haya \tn t^caUitarío del ptípko : y. añade : T0 á 
tú menos lo toma!hi para hs nombres propios , porqití» los cuf^ 
fas tienen deébauiizados á los Sanólos , y cada auio^. que alegan p 
tss án tn^pha. 

Estos acollos en que se estrella h predicación Evangélica , se 
evitarían , si nos hiciéramos cargo los Predicadores de la estro* 
enísima cuenta que hemos de dar h Dios y por el abuso de tan 
sagrado ministerio ; y si el 6a de muchos Sermones no fuera el de 
ganar nombre y estimación entre el Pueblo , y aun el de lograr 
-alguna retribución. No por esto mi ánimo decir , qu el jcMmalero 
no sra digno de su ganancia ; lo que abomino, lo que condena esi^ 
que la predicación sitrva de medio para conseguir fin tan ratero éi 
faterestedo : y á la verdad , se puede imaginar mayor ptostUucioB 
de la divina palabra , que él hacer mercancia de ella $ Dtoa , ^ 
su infinita misericordia , libre k los Predicadores de una ioteacioft 
tan mala , tan baxá y tan vil ! 

También entre los medios proporcionados para predicar con 
fruto 9 se señala comunmente y con razón » el estudio de la ver-!- 
dadera eloqüencia. Buena prud^a es la gran retérica Eclésidstíca^ 
qne escribió el veheráble Padre Fray Luis de Granada , la 
que ha servido de modelo para muchas que han eacñto loa 
«xtrangeroa. Y sino fuera porque se vi dilatando esta Carta 
mas de tos que discurrí al principio » yo baria ver en ella con 
exemplos de los' Padres Griegos y Latinos , y con lo que Sam 
Agostin escribió en los libros de la Doctrina Chrisiiana , la nece- 
aidad de este estudio para la predicación , y respondería al argu« 
mentó que toman los contrarios de una autoriud de San P¿la 
mal entendida. 

Pero es ya demasiada mi prolijidad t y si he de decir k Vnu 
ingémiamente mi dictamen , en el estado pk'esente no pido discut-^ 
ios eloqüetates , me contentb con que no se prediquen cosas 
^nas é indignas de k magestad de el pulpito » contrarias ^ la 
palabra del Señor , y opiíestaís k la edificación y aprovtebamienta 
de los ñe\es. Para este fin fuego necesaría k obra de Vm. ^ n» 
porque absolutamente se conseguiri , sino parque en gran parte 
contribuiíll k que se consiga. 

Nuestros Ilustríáimos Señores Obispos > que en santidad , tetras f 

desinterés , zelo de la gloria de Dioa y de la salvación de las 

almas no ced<^n h los mas venerables de otras daciones » son loa 

goü únicamente pueden informar lapredüctoioii^ Y como seria osadii 

',ñFne /t li • * . 



?^5 

úm w ti 'míB k éat toiue'^og á los q» Dios lia puesto, «okw 
ti Candlekr» de ia.IgleM , p«ra que nos alumbren , nos üisUuyan^ 
nds cnifien , referiré solameato lo que algunos Prelados ¡pratlicay 
jpara introducir esta reforma. 

Procuran informarle eaájctamiente de la buena Vida y cosr 
lumbres del que mtenla seguir la carrera de la pre^cacion , jn^u 
sea Secular, ó Regalar ; y siué< corresponden lo^^ informes » «9 
le permiten el exercicio de este santo ministerio , para que. 99 
desiruya qon el exempio lo' que- podía cdiBear con la palabra» 
k ninguno ^an licencia cte predicar, , basta que esté probado eu 
d Sacerdocio ; porque solo los SdCierdote)^ deben ser los Coad-r 
)ütor(« de ios Obispos en dar pasto saludable á sus orejas , que 
ts la primera y principal obligación dirl ministerio pastoral. Y 
aunque coii^ de ios Hechos. Apostólicos, y de la Historia Ecle- 
fiéilsca , baber predicado públicamepl^ les Diáconos , e&Lo fué 
tn tiempo de las persecuciones , cofno. lo po(bán e:fecutar coa 
«i pevIuiSD: áe los Prdados , quandp .- baya, cat^a justa ó falta 
ée Qptnürios '^ pero . que prediquen los que iiun no jesl^b orde^ 
aadbs J^ tuom- , sobn no set decoroso ni 4^cente , trae el pe-^ 
Kgro de que el mismo que acaba de díLT la bendición al Pud>l9 
áesde el |nlipi4o » baxa ínmediatunenie ps^ra el estado .4? ^1 l>^&* 
tnmonlo ', 4 recibiria.ée au Párroco .,. como mas de una ves 
bn sucedida 1 . •: 

•' En ' loa «xámenes para Prtdicadofrs ponen el ma^ or cuidado* 
Vb loa seduoea precisamente k preguntar quantos son los sen- 
•idos de ia« Sagrada Eacriiura , y otras cosas fáciles y triviales « 
tque apenas hay quien las ¡gn<N:e ; procuran arrálame para exái^ 
Sttínariai 4 lo prevenidD en una de las Actas del Concilio Y^ de 
Miiaa V pfmdido por el. gran ZeUdor d^ la Dispplina £clesi¿^ 
tica 8ah> Garfea Bocromeo. 

« Si^ayeá 4 sahén » que .algiin Predicadojr , desperdiciando ú 
tiempo en circunstancias impertinentes , no explica en U salula* 
ció¿ un pnhto de Doctrina Christiana 9 según está, mandado por 
la Sanfa'dad de Benedicta XIII y d que el sermón no habla co« 
me debe ^ le recogen las Ucencias de predicar j y tal vez le cor- 
ren y avergiiensan públicamente , para que escarmienten lof 
demás. Asi sucedid este mismo afio en una de Ips mas célebres 
Catedrales de .£spa8a £n bi Octava dfsl Cbipus subid al pulr 
|>ilo en presencia ée «& Ili\stcfeimo Prebdo y de su venerable 
Cabildo uno de aquellos Predicadores , que no han formadp 
idea de lá alteea de wm minístedo , y 4id principio k sit Exor- 
dio con este vulgárkima fcfiranoaie : MWad vatfa es ¿b candela , 
pan y pimo ia oirá meáit. £1 aetoeli»iagK> Priado , enardecid(^ 
al oir- seni^ante jdespw^dsito.^ le dbxo. : Báxe^^ , Padñt ^ guf 
f^au prtiicoK^si , mas vaU qut no se prsdifué. l^^ rqp^icion 



¿^ aI|^nQS. ejemplares baria das circunspectas ji los Predicadores. 
Esfos^ medio» , si se continúan , llegaran sin duda h refbrm^í^ 
el pulpito y Y pondrán la Oratoria Eclesiástica eh el ¿iio grada' 
de perfección que se merece. V)n: por su parte ofrece un auvi- 
fio oportunlsjmo mira tinn santo fin ; y ast , e&tby por Vaticihar^ 
^é sit pre6ibsa A>?ona líe 0Í faihoso Fray Gerundio será rcci*^ 
btda con estiniacion de los Prelados , con singular apróbacíM ié 
ios hombres de juicio , y con universal aplauso del Público , k 
quien éQ dedh;a. 

Dios guarde k Vm. muchos afeot i como éMto. Madrid , y 
Piciembco xo de 1^57. 

B.]aM. do Vm. su htíagf^, Servidor, y Capellfaj» 
Josips- OB Rai^a t Aotrraáx. 



■< I '■ A" ' ^ ■ >■ ' ■■ > " ' ""^ i* " ' M 'M 



'CAtCtA áet Sekór^ Don Juan Manüéf' de Santander y Zofríüa*^ 
Colegial en el Mayor de San Jtdffbnso , Universidad de AlcaUp 
iCanónigo Dociorál que Jui de la Sáñfa' Iglesia de Segóvia ^ 

' Bibliotecario Mayor de la Real Bibthteca dé Sí M. Acadánicú 
de la tíeut Academia Espolióla. , ytíónorarío de h de toM irek 

. nobles Artes* * . " . 

» . • - ■ ■ '"'*.' -i' 

MUY ^ñor jptuo y'mny Amigó, Yk que VñL ha iimido d mal 
gusto de querer oír mi dictamen sobre lá Historia, del Jay 
maso Prédioador Frajy Gerundio de Campabas , quisiera agradecido 
k una confianza qué. me es lan honrosa « hidlarme en 'estado d0 
desémpeJMrle dignamente , no solo anticipando 4 Vií). las justai 

Íracjas íiúe le debe nuestra Nación por lo ^que trabaja en sil 
en^cióy siniS también eoncumendo al salntOi aunque arduo fin, 
de emendar y desarray^gar los grandes abusos y mates, que padece 
boy entre nosotros en alto niinísterip de la predicación del Evan- 
geno : males tan graves , tan complicados , y de tan difícil cura* 
tíon f que solo puede hacei^los tolerables la esperanza de que te 
funérea y proporciona su remedio. 

El que Vm. , como sabio y experto M¿dica » próppnt en h 
(citada historia 1. digno y admirable parto de f u fecu^oó y flori« 
disimo ingenio ^ es tan natural y oportuno ^ y tan conveniente 
al estado actual de la ^ermedad ^ que dudo pueda ofrecerse 
otro de mas probables esperanzas ^ para coadyuvar al santo f 
heróyco 2elo de los Ilustrlsimos Prelados , Escritores y Oradoreí 
insignes , que h divina 'Provideneia tíos ha dado siempre , V 
fko$ continúa hoy para hacer frente , y contener ál numeroso 
esquadron de aquellos ,. qué sin la debi¿i reflhszlpn ». y desnude» 
4e Jas calidades, y jparte« indispemableí i tan aantq^ mu|jsÍeri;i$ 



$• atreren a invadirle y pro&narle » con gnn perj)a¡c¡o dé ta 

•alvacion de las aliñas^' , 

Confieso k Vm. ingenuamente , que no sé , ni alcanao conu» Bay 
Talor y resolución ,. paca eipprender con la facilidad y satist^cioa; 
que .vemos , nn oficio de tan alta y venerable digpidud , q^^ fu¿| 
fjl único ó, el principal cpie exercid el Salvador y Maes^odel 
inundo ; un oficio tan elevado y ca^i divino ^^ qu^ para, lomaile 
los Apóstoles I hubo de proceder la vocación » eleccioA .y man- 
dato del mismo Jesu - Christo ; un oficio lleno de trabajos , fa« 
tigas y tcit)ulapiones ^ que sobre el' preciso fundamento de la 
Vocación ú obligación , pide necesariamente una vida exemplar . f 
e4i^cante , -ua sólida estudio, de la sagrada Teologiza , una contigua 
lección y roeditaciqn á^ la, Santa Biblia , Padres y £xpos¡(pr|u i^ 
una razonable noticia de las. demás (^¡encías y Artfs , con la- per^. 
frcta tttleligf ncia de ios preceptos derta Rctótíca^EchMidsttra ,* |Afa 
cnseSi^r, , deley.tar y mover, . que son ' ^s iv.es partes qu^ consti^ 
tuyeu y foVman al Orador ChrisUano. . ^ 
' vuelvo á decir i. Vín. , y diré mil. veces ,, que no lo entien- 
do ^ porque sí. el qiie por oficio 4 obed^tticii^ xie sus nitores ^ 
)ia de proponer al' pueblo la palal)ra de Diqs j^, tiei^e jazpn de 
Secif con' ^án Francisco 'de- Sorja , en ef adhiirable ^tratado 
que hizo del modo de predicar el Santo Evangelio \ ilmor •i 
fremor veneruni sup%r me y C^mo se podid disculpa^; la. graA 
i^onfianza y satisfacción con que muchos* solicitan y. abrazan tan 
formid^te empleo $ qué otros motivos puede haber para atro* 
pellar ciegamente , y posponer unos respetos y consideracjLonea 
tan graves , que han atemorizado siempre á los Santos- ^. y estre« 
fnecen hoy conr justa razón & nuestros mas ilustres Oradores ^ 
¿inó la ignorancia de la magéstad y grandeza d^ tan aUro mlnis*^ 
terio ; la falta de las disposiciones mas precisas para exercltarte; 
el poco ó ningún celo de la hmra de Dios y de lá. sdvacioñ 
de los próximos con que se emprende i, lá. and>icion y desea 
de predicarse I sf mismos ; y los dems^ vanos y despreciables 

{pretextos que movieron á Fray Gerundio » y son en realidad 
os que han hecho tan numeroso y digno de Ultima, al vulgo de 
nuestros Predicadores 2 

y La conversión de estos al verdadero y sólido método de pre- 
¿icar cbristianamente , es el principal y grande objeto de Vm« ea 
ía inimitable historia de sn ' ideado héroe. Y aunque en esté 
santo fin signe Vm. los pasos de muchos zelosísimos Prelados , 
insignes Oradores y Escritores infatigables de nuestra Nación , 
puede Vm. lisonjearse de haber descubierto un nuevo rumbo de 
gi^^Ddes. esperanzas en su admirable , útilísima historia y cuya 
publicación ^ebé Vm. no retardar un instóte , asegurado de qué 
féfá 'ádl^tída de loi misxnos XkutxijiíHpi Preladoi" cota machia 



\ ±9) ^ 
OiSsuvcIon » de nuestros excelentes Oradores con aplauso , de las 
escritores que se han fatigado en e^tte asunto con admiración ^ 
de los. doctos y sabios con aprecio , y de todos con general 
aceptación y agradp; pues todos iréconocenia e! justo y santo 
fin á ^e #e dirige^ lo maravilloso' y bien dispuesto de su iit* 
T/^qfcioii; , lá solidez de su doctrina , lo escogido y primoroso 
úfi su.eri^dlcion ^ y. finalmente lo n^i^tural , í jcil j sazonitdo , a^nena 
y abundóte de su estilo :, calidad singular que brilla adfiurai^lo- 
me^te junto al desaliñado ^ seco y bronco de Fray Gerundio ^ 
y que unida íl las dAnas dfi su iampsa historia ¡^ prueba con 
erideiuúa ea mi concepto /que au^ tiene vigor nuestra fisp^^fla 
p^ra producir, nuevos Ceo^antcs. 

Aquí cc^rj^i^ yo. de ejtta Carta ü |>or escrúpulo que formo dé 
impedir con <^i detención en responder k Vm. , la utilidad: y bene- 
ficio publico ;^ero como no desempañarla .fiebnehté ta confiaiizi 
que le debo i sinc$ expresase con sinceridad y franqueza ' todo nii 
diclimen j paso á decir k Vm. Ilanamento los reparos qíie se mé 
ofrecen , Qon entera, satisfacción de que Vm. los oirá como electo 
de la atenpign t cuidado pon que le he obedecido ,, y de U 
am.Uio^a Mjigeuuioad coa que le correspondo. 

La verdad > que es .el alma de h. Hbtoria , pidie en Tá de FVay 
Gerundio muy particular estudio, y desvelo. Y aunque Vm^ en lá 
Q^racion de los motivos y fines que tuvo aquel héroe para dy^dirar 
SU3 talentos al sonto ministerio de la predicación , observa e^áctÁ 
y religiosamente tan importante documento , pues no falta >n uií 
ápice á la realidad de los sucesos '« sin om\tir circunstancia alguna.; 
ain ^mbargo uo qu¡si^F% yo » que habiendo la mejor y mas sana 
Ciitica iixtroducido y aprobado ya en todas partes el conveniente 
uso y estilo de autorizar y comprobar, ia verdad histórica , coa 
apéndices de pruebas é instrumentos, sacados de archivos públicos 
y de autores fidedignos ,. faltase k. la que Vm.. há escrito de Fray 
Gerundio y un. requisito y calidad tan« importante para tapar la boca. 
^ los muchps émulos que se puede rezelar prudmitemente no 
dexarin de abrirla^ quanto. puedan , para, morderla con mas fuerza , 
ya qup np sean capaces di? tragarla, y. digerirla. 

Lo segundo , aun quando en lo 'sul)5tañc¡al no lá nieguen ñl 
disputen el car4cter de verdadera , podrán decir , que los Vicios 
y defectos- de Fray Gerundio., « que Vm. supone JÚber florecido. al 
fin del siglo pasado ^ son mucho mas antiguos y rancios , y como 
• dicen , del tiempo de enló^ices. : qué hoy no se tiene ya noticia ni 
se sabe de ellos , y que Vm. los resucita intempestivamente sin np^ 
cesidad , y con riesgo de que se comuniquen y vicien á nuestros 
Predicadores , qiie quando mas solo padecen algutias leves imper- 
fecciones , qu^ i)o,p¿rjudicaíi..al digoo; e»íifiicio 4^ sji minvstmo 
m á la salvación de las almas. -« «^ 



Temo jBiialñjgnle lleguen k decir,, que a¿n qnando fuesen cjíjpf* 
Í051 I03 giaVes defectos ^ue se notaa en Fray Gerundio' , y así** 
^IsitiLO que todos ^ ellos , y auii otros mayores si es posible , se 
Itallasen hoy éa los Predicadores , modelos , é retratos suyos , no 
«s coorenientb ni propio modo de reprehender y corregir h' unos 
hombres consagrados á tan sáUto ministerio, cómo él de Üjipredi-^ 
f ación, el bacer notorios y reparables sus defectos en un* tílstoriial 
que por precisión ha de andaf .eii las manos dé toados, y qaÍ!^ ha« 
brá de leer contimiameule hasta él j)uebío y i^u)gó de lá Kácioñi 
aun quando no .se proponga otro fin' , que goiar del festivo f 
{gracioso csttfó' en que Vm. la escribe. ' 

'Yo no sé qué fuerza podrá hacer k Vm. todo esto ; pero bieii 

8qe ^ 9^ me la hace tal, que estoy pesarpso'y caA árrépentidd. 
e haberme metido & Predicador ^ no ménós qi^e db' I0& hiismos 
Predicadores ; qúandó mi profesión , la ignoranlcid'dé' \á ságradi 
^Teología , y U falta de las demás calidades ñeóesariás , me excusa 
fie ejatrar én la clasér áuá de los mas comunes ^ ordinarios» Perd 
ya dado este paso 1 y quedándome La satisfacdón de ' itt> habef 
ilicho cosa que no sea muy cierta y verdadera, para lo qüal^ siá 
el tituló de Predicador , me basta el de Presbítero > y el.sabet' qiré 
ía patqffftt^d^Dios sé debe oír con el fñisino respetó r re^^erencm'p 
fue se deb^ al Cuerpo de Jesu-Christó C«) ; t'oy k' detiüt á Vm: \q 
que juzgo precisó para satisfacer k' los éxpfesadof tépalos ^ ereyendhi 
no tendrá Vm. k mal que lo execute con sépatación , y eti tk'éa 
puntos i sin embargo dis que sea eslito de nuestros Predicadores 
clividir sus Sermones en quatro , cinco y aun én trece , como yó 
lo he visto en uno impreso eu este siglo. 

Por lo que mira k la precisión de' autorizar la Historia de VtBi^ 
iGerundio con documentos irrefragiables que comprüebeíi zH vék> 
dad , pudiera fácilmente hacer un Ubro de gran volumen , CO0 soló 
referir lo que al mbmo intento han escrito casi uniformemente 
nuestros "mas ilustres Predicadores , y otros Santos y Venerables 
Varones , que Dios nos ha dado para nuestra enseñanza y exem- 
pío: pero juzgando inútil' semejante trabs^o material, le he suspen** 
¿ido , por ser bastando al expresado fin el citar los lugares tnas . 
^pQrtunos de cada autor » infiriendo uno ú otro d^ loa que ne 
son comunes. 



; (4) Cap* Jnittn9f9 • ^ttf^ > • <iu»^t. t. hivrQgp r«# , fiéins , rt£ sonrts ^ iUiu mitíé 

Íutd rohis plus €t*€ tfdttmrf Vérbum Deit an Corpus ChrUtit ^Stvgrsm rultU réspúnáétt^ 
ot utiqut áicÉrtiitkétis , .^M noA sit mlntM Hréum Dú , qithíi, Corpus CkHtÜ. Bt iééí 
"pigiuá súllkimiimk pb*$mmus, quéndonóhis Cúrp^sChrUUmimttr^tttri mt mik¿iüíif$m 
ífi no4tris numJi/fug it t$rr4m eudut , t^ntá tolUeitudíHé ohsérvtmu* , nt nrktm Dti i pímá 
Piohii erogatur , dúm uitud uut eogitumus « muí toquimitr « do 'eordé úo^iro pirtst i quiu itom 
^mimu rtus trit^i lirhkm Dti nogiigmtu mdiéfit i fmdm UU^ Cúrfm Ckrúti im tm^m 
tédifi nigligtniiS $u4 ptrmU$riti 



.^ ^ él P5iww3f9 tfe es(oi„Fray ,Jijian de Segoyia., JPrctfrcaaor ge* 
jQeral del vr^^ de^ predicadores ^ en su ReiM'ca Evangélica , obra 
excelente ^ sÍQ¿ular y rar^ , que merecid relinprimirse en Ifalia ^ 
epu gloria^ de, nije^J^ra .Nack}n. £»te grande Orador ^ doliéndose 
de la libertad-, y de Iq? impropios é indignos motivos con que en 
Jispaña se ijitroduciari i^ychios k ej^crce;: la Pre(^Í9acÍDn del Evange- 
lio , poi?e ios. mismos ^(^ue. y ro. toca y *;reBerc en, Fray Gerundio? 
Quppropter {ÁiQ^) hd^c ni^aa pro niinc esi , ei semperjuit senientia, 
f^pd. concionotur, ( sil Mopaphu$ aul. Cl^ricus ^ roffiíus sewper , 
aut ex obedietUia compulsas ^ pulpitum aseen Hat líic est enim io/us: 
£^'angelÍci concionatx>ris 4pcor:\ id sitvcpqlus' tanquám Aaron ; 
quomodo enim prcedicabunl ^ ni^i mítiai)tur7 (^\ice[pro/hcíb vérhanón 
usque aded honestumj et laudahilem pon(?ionci¿or^m Ulum prccdicaitt , 
qui sfiS€ i/i .i^oficionandi ,oJ^cium , nóti. vogatus^^y ingerit. Et hccc 
dix^rim^f 4/uod npsira íu^ ifmffesiaf^^ prfecjpuús ^e^ hic concionafo^ 
ru(^ tijtqfbu^ i quippe^ciM(i ,^t^,i/i plu^irj^^ qui 

¡pm^ nofi f^m^o ^perf curtityfit^ ar^xu^y^ollictltuaine undequaqüe sikt 
cpncionfis inquirqL Quod Sf hoc in eis ex ar}imcnim selo procederefj 
iaudarwn qtfidefn^ 4W tan^n yehen^efit&r suspicqr ali/er se /labere t 
€t quod ostentaiiQuís 9iW¿ ca^a^^ , aü£\ ^cujus iemporalis lucri , net 
fionorí^ , ac si aifquQu a,l(t¡fd ^es^t^t^qiporíde nejg;^(um¡, hcec ut y» 
plurí/ntíhioppetimtjf^ftJnqféfnintlÁ)^ ' . , '. 

£^ptÍ<^ a^n cQií,;rias claridad los ínioliyos y finés viciosos con que 
.8» empíend¿^U.Predií:afÍ9n, diciendo/: ^//V qúidem ut 

sese in hominum ppitüone Sfipiefiíes .esfibeani : unde ad hoc deve^ 
jiiuiU penticio^issimum^ malum ^ quo,d subtUia qu¿que / ¿/ curiosa in 
suis conciombus. doceani^ q^m.potiüs psteniatiónem suam quáAi populi 
firudiUoneiin re^icunt-.Alíi firopitr iuanem gloriám el popvli a^/píaú^ 
sum , qui sibi ab^ hcfpi^iíjb^, dgfúr ^ pr^dtcqnti unde cogbn/ur hofi 
siibsUmiÍ4/íl¿ legis/^f/f^jupa et^mutilia prcidioqrc. Jtliipfóptdr^pojy^i 
favores c^ncÍQ.(ian¿ut:9;ii^lÍHtff;ómne$ reipuhlicce civés proecipuihabean-- 
tur cQ/isuliofes ^ei qmnesá ¡nitumousifue qdmaximuni eoruni bcñeta- 
feniiam Qiyjffint ,. supir/ia(nqij.e revereuiiankdeJeranLAlii{prohdoiórf) 
f{fppieralieujfaJempor^Íis coptmodi luchfm , Ei^qngelium docent , re-'^ 
publicas ojfficia publica , et^ di^nf totes aucupani^s. Quemadmodum reruffv 
habptin iis'j quiin regia incedt^ni curia , semper upud reges et magna-- 
'fes degfntfS pi(am, inquire^tes nímirum an ^p/xjsdicatione sua O^n^ 
ffjuijnjerreo hfitno piscatonl>n mo^fi) Épiscopafum itiifjuem ^iv^ejib^ 
hatiam j aut Canonicatum , sit^e regia/u preedieaíioñem \, relaliaiti 
simítent reipublicce dignifatem wt fixnmrem eoiisequi valtun t {ó). 

^ • ■ - : ■ ■ : 1 ■ . ' . !■■.■■■.«■■■■• .-^ ^ 

•♦''••• r ...»'•; f \ . , . ' . 

C«) Fr. Joinnf fl SegoWensis^ OH,. Pnedicati Dt prmáicétionc EvñUfUieá , lihr^ f^'»^^ 
táf^Vt^^éf. }f . No h« vistió U e^ehn 4e Sspuaa , quf ftrMC.ft .|mx« «b fl w ie ifjil 



|:^ el mstM ca^hulo, ¿espAea de b(tf«^ k loá Preákaáoreüi él ilyMi 
^e su propio liónot y esliiñácion cÓh' qaé exerctW tá^' ¿ábfo ihinis* 
*crió , dice : Hinc atabdUdúm quod'dam aíiud procéáñ maiith. tfúík 
hac de causa EvangeVci cóncionaiof^s ntaimé p'eriiáfem Hfúando^k 
in concíonibus I f aclaré JaudÜnL Qtí/d tum Deihonóttm lant/uaM pív^ 
dicaitoni suoí finem aíiquando hón iniéndant, séU sai tpsórum db/t- 
taj:ai htcrum ¡ út hóc némpé ab aúditoribuS actfuirant ) siaiutihi in 
cqnciónibus siiávia iílis prbpbn^re dúgmada ^ei qüoe eorúfi/i demnltí^ánt 
uppetllum j vitia )¿orutú dissimubiMeS ^ aiqúe eárürtí pMñftutgantes 
virtuies {a). Por no ser InoIcstD dexo otros muchos lugares de ést« 
eelosifimó Piredícador ni aüá hubiera referido t^stüs , tiunqbe ópor^ 
tunos , si k su grah mei Ito y k lo raro de sn obra no se agregase 
el justó lüolivo de la coüi^robacion y crédito de la* de Vni« \ perú 
ai alguno la qubiese ihajot , dtgale Vm. q^ub venga k reconoced las 
titas marginales. Nt me detengo k poner k la lethi lo que A lülBtoó 
intento y cotí igual ¿elo escribió Fray Tomas dé IVuxilló de la 
. tnisma Religión , porgue "van fcoaformes elt todo i solo diré , que 
habiéndose propuesto esté boncurrir k desterrar de Espaíla les Car^ 
tapácios y C¿dices Sermonarios que inuchos Copiaban para éxéi^ 
cer el santo ministerio de la j^redicacioh , subroga ridolós en lUgat 
del estudio de los Santos Padres , refiere lá prohibición quf$ Iiáhiá 
tiecho de los tales C¿d¡ces d áánto Ti'fbünal de Sevilla', y dices 
Quamobrtm tum desiderio huictafn gtn0i ntorS'ó (si id per ht'ejíeripo^ 
terií) medehdtt ^ufn tiiarh ifdód doleahi c'ohcit>fíQtor*e3 phtí*imos de 
$ua ésUmaiione éasuros Mé , pUbticatb Domindrúni: thquisSbhirh 
hcereúcutp^viiatis edicto , rhénsé Junio , nnno á Christi Donuhi órtU 
í577 I '*'» ii^^frissinta Hisptiltnsi urde : ytío xpxidtm impierutuf' , íH 
vmnes aíiénia^cíot^s Códices manüscripli, Sermones ^ Utaiañt , úbn^ 
tinenfes , seü éxpositiones divifioe Scripikrce y exhibeaniurásingutis: 
jtíis ihquam de causis híinó Hóh kve^níabt>t^hi fubirb decPeñ^ ttc. (í). 
Ya se vé qb^ los tales Pi*edicftdores , qué se Vátikti de Sermones dignol 
de prohibirse , eran btios Vevdadétos Ghmndioé. Yo Ií6 tafe atreveré 
k jurar que hoy suceda lo ihismo } pefo sí deseó 4ué Vra. üié diga 
en vista de está Carla , si tendré fundamento para esperar que él 
sanio Tribunal renueve tan oportuna providencia con los muchos 
Sermonarios que desde entonces se han ihi^restí. 4 a >i 

Al Padre Iiorenzo de San Jdan , Vat-on Apostólico de lá Cóiil- 
ba&a de Jf áus , qué exefcició quarenta y siete años el santo mlniste^ 
íio de la Predicación, pidieron mutíhos que escribiese algunos áfi^ 



1 1 1 'f*r« !■ 



(«) ideal, Ai/M, #^.|64| ii f«f.t • 4 • )• Ht tf, i|, ti, it» Ü . «^j 
in, iji. U». »647»<J5. P8. }67,|«i,447.4«l.4^l •45^9. fOO.**/«i 

\a\^'?u Thaiiiit ít Trugiüo ♦ Ordlnis Prifcdicitoram , la l^rmfátíkm ái thuái^ 

¿Mti^HMionm . #•/. 5 ti 6. ítem , Lib. F, col. ti4 * »!• t 'V t «14 •« •!! # ••'!' 

Éárcitionit 1579 • ¿«w^» ^•*»»» ^'^^^ :'* 

Sv* 



( 38 5 
Mi Cúnvctuenties > fuB^adof ^ea su ezpeiíeácia:;, lik^Ic^. i^^ocó 
antes de morir ; y tn .olios , despaes ^e sentar la utilidad de la Re«<- 
lórí#a para dicho fin ^ dice : Pero muchos no la estudian j de lo 
quid se sigue que ^us sermones mas son liciones curiosas y iferbosas , 
que sefmones y homilías de Santas^^ ¡ quintos hoy que predican sin 
saber qué cosa es ser Predicador, y qué fin ha de tener , siendo el 
ministerio mas alto 1. Para ningún oficio hémenos examen^ y deahi 
viene el poco caso qu^sehaqe de ellos , quan pocos los oyen ,y con quan 
poca estima*..^ picen algunos^ yo no soy Obispo ni Redor ni Cura da 
atmas , eind que predico por mi contento y entretenimiento ; quién 
me manila á mi poner en malean nadieí De esta manera me conservo 
con amistad con todos , y tengo amigos , y mi^y ricos estipendios s 
doscientos ¿ trescientos ducados. Buen provecho te hagan ¡ tú no 
predicas en nombre de Chrislo ^y ñas prometido predicar el Evangelio! 
Pues si til it¡famas á Christo , y adulteras el Evangelio , abusas da 
ia palabra de Dios ', contaminas la Iglesia } que cantiga no mereces? 
Dices , quena haces oficio de Obispo. El provisor no es Obispo, ni 
al Oidor del Consejo es Rey ; pero sino nacen lo que el Obispo y 
el Rey son obligados, se irán al Irfierno. 

Si^ue el Diálogo con el mal Predicador \y dice- este : Padre, veo 
que muchos lo hacen así. Poco importa , si lo han de pagar en la 
•.oísxí vida-^-y san-pooos^los-que agradan A-Dio& de las-que hacemos 
este oficio , y se verán innumerables condenados j, según las amenazas 
' 'de la Escritura , y lo que dicen los Santos Padres , yo no sentia 
aspiiítu. Y aun por eso Imbrlades de tomar otro empleo i qui docct 
in doctrina , qui exhortatur in exhortando. Padre , Dios me hizo 
verboso. Que tomárades oficio de Orador en las Escuelas 6 de pregonero, 
y no ocupar el oficio del digne y Jhictuoso f Ut excludant eos qui 
' probttti sont ar^ento\jih, y quéntu verdad es que el Predicador habia 
de ser llamado j importunado ^ y tomar este oficio por obédienciay^ 
espíritu y hambre de las almas , como San Pablo , el qual dice de sit 
Paulus ypcatus , segregatus : en voz pasiva ; y guadarse de la ambi^ 
don , y de buscar primeras Cátedras in Syuagogis , como es fama 
se hace , por si, por amigos , y aun demás , procurando los me/ores 
pulpitos y Quiu^smas , y lo saben los oyentes; estos cómo pueden 
predicar con, espíritu , y ¿fec/r: non quaero gloríam meam j sin¿ lado 
Dios f habiendo todo lo contrario ? 

Tenga Vm. paciencia , y oiga el fin de tan sólida y nerviosa doc- 
trina , pnes tanto comprueba y califica lo que Vta. refiere en iu 
Historia. Padre , dice el Predicador , sino se hiciese eso , nunca 
tendría un buen Sermón ni Quaresnib» No se perdería nada , án-^ 
tes y dntes se ganaría : y para vos , y para las almas seria mejor qite 
proveyese Dios de Predicador , y nofiueseis vos , que sois intruso 
y no* entráis por la puerta. Diréis , que sino sobornáis con exquisi^ 
ios modos oyentes , no los tendréis. Si vos sois llamado de DioSg 
Xoni, I. E ' 



• . ? 84 ) . . 

su Mdgéstai ffñevA mtiítófíú'qite nb eáhm en Tos limpios , eónto 
acontecid á Sen Fíncente Ferrer , á Fray Lobo , y al Padre Juan 
Bamirezy á otros fnuchos , que yo he conocido y predicaron todo la 
•§fida contra su apetito y voluntad propia , por pura obediencia : y 
en 44 años y mas de predicación , jamas por sC ni por otro procu^ 
raron Sermón , Palpito : Iglesia ni Quarcsma ,' etc. 

Si alguno' qubiere rer lo delnas que' añade aqurt gran ina«- 
1ro de hi Predicación , envíele Ym. ^ la excelente /le^<í>7ca 
<^hristiana del Padre Juan Bautista Escardo' ,' '^de fá. Componía 
de Jesús {a) , donde no solo hallará los ávisoir dél Padre San 
Juan , sind taitbien que el mismo Autor 'que los refiere , es 
de igual sentir , y lo confirma con muchos' lugares que trae 
de otros Escritores nuestros , y (!:on 'admirables éxemplos y pre- 
ceptos , hijos de su continua lecícion y larga expevíeliHír eu'él 
-tiempo que enseBa Retdrica en Zaragoza', y en mas^' de' fi^eirí- 
ta altos que exerció después la. Predicación. Excuso el jjbnet 
aquí sus palabras por no ser prolixo '; y pot' lo mismo mb re- 
duzco á solo apuntar lo que en la calificación de su Historia . de 
Vm. dixerou otros insignes Predicadores , Escritores, y Pieladós 
celosos de nuestra Naoióñ (¿) , que han resisfidx) y heehó frente 



(«) ¡Utirica. Chmthnik 6 Uiñ i^ los. ^€dtfan,pfidi^^ fom tspiritu y fruto át Iom 
mlmat » tu, por- ti Padre Juan Bautista Esearáot is ta Compañía is Stsus* Em Mallorca 9 
mSo 44 t6^ , mn rol* 4- V4ittte los avisos dt£ Podro Samíoamálot Prtdicmdoru , fotU 
> 50 , 497 y ssgoieotts do. Uta. RudrUo. 

{h) Retórica en Ungita Castellaa a , por un frojf de la Orden do Saa GsroñimÁ » on 
AlcaU de Henares^i aio 1541 . un voÍ. 4. Veaie el Pr<S!ogo , fol 1 , ^, i«. y 35 ; y 
c<p. V* fol* 1* y M » «»?• 56 . M* fr , «•«. f r , fol." 7} f 74 » «• • 

Benedicti Aria Mcntoni Ahetori€prum ^JihUV' At^^rjfia t5^.»/íffW« S Viutca 
•I libro prínerp Us pag. 17» x8y. igu . 

Etctesiastün Rketórica tfire d'e ratíoae co^cionándi lihrt sexj Autoré R. P. F. todovtco 
^-Crmatensí « ote* 0yssipomo f aniiú 1 5*^ I' vol/ 4« V'éis* lái^ pag*' Vf* » t» , '|d ^ fi. » 66 » 

Modi^s concionandi , a tx/thM4iio in P salmo C XXXVI, Super flumina Babyienu; 
* *Jhitore Didaco Sttlla Miaoritd : Salmaaiicn • 157^* /. r^l* % Vea;ie U Epútoli Dedica- 
. MTM,, y tt folio« 7 9 16 , 26 y »7« 

D^saofm futióme eoncioraomd^ % opas Jacohí Poresü d ValdMo^r 9oroíMóao.% 15 Í8. /.aw/t 
4. Véareel Prólogo «</ socrM Theohgin studiosos, y Tas pag* lA » 4i«.)»'| y -gi?* - 

Primera áaUe de la Retdriea^ de Joan Gúimam , en Alcal¿\ ofto' 15J9. •' /. >ol9*%» 
Véase el folio 19. 60 » R. 61 , 61 , 6{ , y B. 6S, 69 V y B. 70 » fr^ y B. y yf* 

P. loatính á Jeou MatU « Otd. Carm» Extole* Ars oóm$fomondi » B¿oé^ t4t«« I. ifoL 
II. Véase U parte I, cap. 4, y parte ) . cap. 4. ' 

Elocosncia Espadóla en arte ^ por el Maestro Bartolomé Jfimeáei^^ Patón » an Baeía^ 

' nio tótx. L110L 4* Véase elfol. 59, y B, i^y, 1)8 , B. 199 , B, 141 r 14* 7 B- 

. p. Ildepkcnsus Mosto do Tobar ,% Episoopns AstnrittnsUt Do peificté eoncionoMüiPt • 

J'stúrieei, 1614. /. wol. 4. Véase cap. 1 , pag. $ , cap* %t, pag. 135 ^ 243 « cap. i}f 

pig- J5<i . cap. 1 j , pag. J76 y 277 , <?ap. 16 , pag. «00. ^ ^, „ w 

D. Tl^aa á Villanova , Con. U. in dh Penteeostes , foU 9f g B 140. V.K, V«fi* M* 

Joan ¿9 Afile » Teeio // del Epistolario Espiritual, impruo en Madrid alto t6iS » foU 

jx , É. y síguient. Senta Teresa de Jesue, en su Vida impresa en Amheress ^no iTf9 t 

- cap. t6 1 pag. 143 y 144. Fr. Agustín Nuncz Dclgadillo , «n ct froldgo i sus Sermoau 



13$) 

I los qae li«Ti ¡ntentadp profanar tan^santo ministerio. Téngalos Vm.^ 
prevenidos para.su mayorl^stificacioft, y asimismo las Constituciones^ 
Sinodales , especialmente tas de Toledo. Sevilla ,. Santiago » Válehciá ^ 
Córdoba^ l/Mdaga ,, Segoviá / Valladolid , Plasenqia ,. Calahorra,, 
Orense, ^rcelona, Torlosa, Segorbe, Mallorca, Canaria y Ucles,, 
en que se reprehenden y castiganlos mbmos , y aun otros defectos^ 
gravísimos , en qué incurre d Vulgo de nuestros Predicadores, ji' 
vm- nota en Fray Gerundio (á). \ 

Pero si estos ó algún otro que pienso en defender sü mala 
causa' , dixerien que los expresados vicios no son del dia , y 
que yá no se Conocen ni se sabe de ellos ( que es el efugio 
y salida que les ha de cerrar este segundo punto ) , ademas de 
que tienen ' Contra si las Sinodales de nuestro siglo , que que- 
dan citadas , dígales Vm. , que lean lo que en él han. escrito 
con igual zelo , y santo 'fin' , t^l infatigable pon Greg. Mayans f 
en sus doctos Diálogos (¿)'del Orador thristianx) \ el* Reveren-^ 
dísimo'y Sapic^ntísimo Fray Béiiedíto óerónimo Feíjod j' en sus 
Cartas. Eruditas (c) ; y el Apost^ilico, zeldsísimb y sabio Varón el 
R. P. Pedro de Calatayud en sü Arte y método de hacer Af/- 
siones (d). Dígales que vean también lo que en esié particular ob- 
servaron los sabios Autores del Diario ¿e los Literatos de Espq^^ 
na (e) z obfa utilidilna /que deliemos sentir no cbhiinúe /por Ig; 

I II >fc^1»«»i1 » lÉílhi II I !!■ r I í'l ■< •|l'l.il1<.i ;■ , 1 IIMÍ >• ' .1. ■mmmm, 

,:'■'. í .'..;-•' ' . ■ U n 

¿0 QitMr$smM> Pr. Ger¿nhno de AMovera «« il principio del Toíüq s$gMmé0 dt stt S$rmo» 
mt» d€ Séfttot* Er Pidre Bemardino dt Villegas , en el li&ro de la Eipoia ét CkrUto , 
€^f» f t. Luí» ptiúhot 9 Padre Gatpard Stnchcs , Joan Rodrigues de Lebn ¿ tluitrísimo 
Búciav Lope «.Pfdre Cmveocetg y otros maqhoi que odúco, 

(tf) iQl^iani- CcHcUii Právmciúlis •€tÍ9n*M» Compluri, xs^6« 8» Véase (oU47« 
C^tn^soHd Syn^dki , ÍCtoAnnt ¿ i\auívdo hatit^, Vatentíae * t (Vs » I V^ase , pag.7lk 
DiéUéáSMM>SyH0dus StgphtUtñsit tUtb/rntrn , FrMgldt JIL me Rher. D. D. Ptttú Ctntüé 
Css9ñ&¥é* Valentiaií », i6 1 } « 8 Véaao , pag* oó. et a eq. MáUH€tm§is Eccla. SynUálu • ^aP 
¿>. Didác* Escolan: Metritis léúo, ^. Vdaso» Tit.I. Cooft.I. pag. ,144 y 4(|. Méiwk\ 
ftí9is EfiseopMtás Ugis Synodalet^ celehnhM i D. Fura dt Matón. Maíoricc, x6^1 « 
fóU ?^s« , pag. I s%» C¿tutUutUn€t Symodaltt dH Obispado dé ValUdolid , impresis etf 
ValUdoUd aib 1607 , Tit. ix, fól. 60 , Tlt. i| , fot. 114. Dt StriUa , 1609 , cap. 8 v 
Ibl. t» B* ^'P'^ * ^*' ^9* De StgoHa 1640, Contt | , pag. 8. Dt CattkrU , x6}4» 
leL f o , 77 , y B. Dt Ortnst , i6i& , foI. 51. Dt Córdoba , 1667 , fol. 10. nuna. 4. Df 
Máté§M^ 1674, fol. $7»7eigtt>ent. Dt Bantloma , 1671 . pag. ijt y ijy. Dt^ToUdoi 
1168» , fol. ji4. Dt ValtntU , 1690» pag. 1. Dt Flastñtia , 169». tlt. h Oonec. 3 , foU 
Si y aig. Dt Calahorra , y la Callada , 1700, fol |1 , y liguieotes» Dt Vtltt, 1744 ,' 
Tit. 1 i Coflst. 6 , pag, }I5. Dt Santiago , 1747 » Gonit. | » pag. t) , y siguieotes. 

ip) El Ofador Ckristíamú , idtado tm tres Dldlogot : /• Autor O. Gregorio MavaM 

Sisear f tec. tm Valeneia , M. DGC. XXXttí , I. voL 8. • -W 7 

(«) C#iM# trodieas y emriosas • an tontimnaeiom del Teatro crítico umvertal , escrttás 

por ti muy ilustrt Señor D Ft. Benito Gerdnimo Feijoó , are tomo tercero , tm Madrid , 

^ /^CC. J(. ao 4. Veaf o la Carta XXXl pag. A<^ > y tiguiejite. 

(d) Misiomts y Sermones del F. F/idro de Calatayud : mru y mitodo tom fut las^tsta* 
hltet , ttc. En Madrid , aüo 17 54 1 tL voL em 4* V^ase el tom. I. cap. IIv $. 6 y 9:. p^c¡ 

94» 91 y 9^.' « **^'.'^r» 

• ^*^ ^iZ'?^* ÍM.iiw^ro* ifa i?#p«iítf. A Madrid. )7t7 y Wgniaorca.' Viese fl tono 
J » art. XXI » fs^ US Mmo IV » axt. 4t ?*%* 14» i *». V, p»8. 149. 



muqho que servirla no aolo al, intentó de Vm. J slnó fúnlñeaL S 
lo» demás progre&os de la literatura > Española. Fmalmente si se 
bailare alguno tan tenaz , que no se rinda á una demonstracion 
tan clara , póngale Vm. en la mano , para que las lea y medite 
ton la atención y respeto que se merecen \ las Cartas Pastorales: 
de los Uuslrísímós Señores Valero ^ Montaban y, otros grapáes. 
Prelados (a) , que en nuestros días han reprehendido Ips mismo» 
vicios X con no menos fervor y razona que lo executarofi, Ips que 
los 'precedieron en fos dos siglos antecedentes » aiixilia^os rde tantos 
dignos Ministros y fieles Operarios en la ñpble j e^anta litiga de la 
Predicación def Evangelio. 

Mas quando fuese posible que durmiesen tan vigilantes centi«> 
nelas ^ y (altasen á fa Historia de Vin. tan fidedignos testigos^ 
no podi^ian negar su verdad los mismos . PredÍ9adores » cuyos 
Sermones andan en las manos de iodos > y son ja masi^cónvia** 
¿ente priieba 5 no sola da que auU| permanecen en Jlsp^iña ,los 
Viciqs y * defectos ' que padecía eá ^t siglo pasado tan santo, mi- 
nisterio \ sind de que se han ido aumentando y han siidibp k 
itn gradb tan alto ^ que al paso que claman por ^1 remedio i, 
me parece no excluyen ninguno de quanlo^ se puedan imagi- 
nar /como sucede en las enfermedades conlagic}S£(s,. y .depl<H 
radas»' . 

. Na hablo de mpmnria.>t tengo remnoriJoi mas d8>>cieii> to- 
mos de Sermones impresos de un siglo á esta parte : y quien co- 
tejase tes* d<el pasado con los d^I' presente , conocerá que. en 
los de este, ha sido aiHi mayor el: a}>uM* r y ™aa deplorable la 
enfermedad. Si el Padre Vieyra^ , por exempia ,. en su famoso 
Sermón- de. la Sexagésima notó i los Predicadores í^ six s%lo 
^ extravagancia de sua enigmas. <$ anionomásiasx^dol Ce^Tiio pe» 
nkente ,. el Evctngdista Apeles ^ '■ el Águila de Afritd \ el- Paniíi 
de Ciarapol , etc. qué dií'ia hoy ^ si oyese que el Panal dé 
Ctaraval se há convertido en el doctor de Miel ^Jluidí^ t úAgui* 
V^ de África en Caballero andañie^, y el Amadls de las ILetras : el 
Cedro' penitente en ei Pastor Coronado : San Pasc|uál Báyidn éñ el 
Santo Sacramento : San Pedro de Alcántara en el Serafín JSxteemeño i 
San Benito 6n Padre d& los Cielos : y qoe k le» dem«» Sjmtos- noíj 
lo9 representan tan' des6gurados , que no tos conocerá /^' Madre. qup 
ips parió f como decia graciosamente ea' una ds aiis . Sermones- el 



(tf) Cénm Péutorml del lltutHiimcy RevtreMdisim'o Stñór D^nFt. Jumn ét MontttUtM % 
Cihf'it Cumitíry Msiar, ét. 24 Juli^ 4* i?'^ 9 ¡mfmsa itt un ^ol. tn 4*^ art. IV. 
S- H..P«g- 4Í * !Í ; »rt. V. J. 1 paj^ 64 } y irt. Vi. §• III. ptg. ré« * n?. 

C'úrtA Pastoral del íltutrüimo y Rtrtreudísimo Señor Don Francitco Vai^ro f tossM » 
Ar\o^U^9 d€ Toltáo , ttc. uñ voL ém 4. Véa»« desde la peg. »ó© en a^eÜnré. - ^ 

CartM Pastoral di un Senor,^ Prelado parA hé Ecluidnieos dé tn DSátéfih EttMadrid % 
0U d€ 1715 , ímyph 4* Véise desde fa pig. 89 eo adcUnUí 91 « 9] a ^7 7 9^* 



'c¿lebrf loqo D0n Jmtoio , q^e lo (ue ^r ^ numia de prediour et 
las i:ajilef V plazas de Sevilla? 

Ig^al proporción en el aumento de la énfei;medad notaría el 
Padre Vieyra en el sentido altisonante » cuUibarbaro , 6 sea de 
laberintos , en. Ips conceptos ridículos ^ vulgares., en la propon 
sienes ya rústicas ó ya escandalosas , y én las violencias da 
tSM^. aei>^idoa, á9ontodatjqio^. Y para que.Vm. lo reconozca com« 
«prqbfdju to4^ D^r J^^\^ :> ^^Y ^^ texto e¿ est^s clausulas» que sa 
.Íi^i.f^g^8A^4 >4c i^s /niíclias que se hacca ¡i^jablqi en los libros 
ingresos, ae e«l,e siglp.. .;:.,; 

Sepa Vm. (aunque importará po^o qu^ se le olvid^) , » que di 
> denso yapor que congeló la ciara nube. , que le sirvió de carroza 
» triunrantq. á Jésu • Christo « se congeló de aquel sudor diaforé* 
(3^ tico , que. 61^ ^gesta4 tuvo en el Hi^ecto», Sofi palabri^s ex^ 
ipresas dq hi; ^r^(^ de Circiinqision.. En el^ mi^mo 4c dice : « Qu» 
» comck ¿yéXia (^ircunc^ion.de Ci^risto );, prólogo, de tqdo el coAr 
» tejLto'sa^griei^to , plana primera, de la rauertf» .en Crua , ra;soa 

» de la obra de 'la Redención, solp la Circuncisión « Di 

» sobceescrito i:asgado , sello . abierto , lacre delegado ., nema 
.» roto , que declara i la iPasion ,. carta dia^oia » y es* ti^ío.por*- 
9 que.ChrjÍ9to,..au^ siendo Dios ,, es digno d^.. recibir la Deí^pd: 
» Dignus esl^gfffff qf4iOCfisus est ,, acp/pfire viriutcm et diu.ir^atem\ 
.^ Amafitf liberal (en la Qir^nifcision) qjiiei;^ ser Jberido; de gracia. « . . 
ai dando guafttfs de bi^sarr^^e^ V^.CMté.que se ^despoja. . . ^ , La pri- 
» mera saíi4$t de ..su /sangre. fu¿ máf entraba de. la.P,asion » que la 
ai entrada en* Jerusalem «fué n^Qimiehio de ija mqefte , Oriente del 
ai Ocaso y alienlQ primero del desatiento., cuna 4^,1^. sepultura j y 
ai, en fin principio del Sn « y ,§un de después del fin. . . . Quejan 
ai rase el I>Qininge d^R^of del. día dp. la Circjafi^ision ^ porque 
^ habiendot empezad^ en ^,.la Pasión^ aquel.se Ihfma Natividad aun 
ai de la muerte en Cru^. . ... £1 iridp/leáo.de la Crua no[ secó k 
a» Chrbto sn valot j,1qs clavos le ^ alimentaron,, .no evaporaron el 
» olor de su virtud , y el vote de la lanza fué comp pomo de 'íioc^ 
ai roxo , aromático ,. tan bello, como fráganfe ^ primaverizando su 
» hermosura con quauto era invierno (le su belleza. . • . Sea Chrislo 
» flor fructuosa e$i Is^v Cruz - ; . la Orcuncision ' fué , su Natividad*» 
« porque fué flor, de esa flor. , matiz primero de la, vita rosa, ó 
3» animado plavel ; ,su,cuchi]|lo. punta primera de la olorosa trans* 
» céndencia de ^u vida ; su herida corta primera del cuerpo flore^ 
A cíente ». penetración de fragrancia penetrante, y vapor primero para 
* el último perfnme. » 

» Pues qué diria Vm. , si oyese decir en la cátedra del Espirita 
» Santo : Tu.qui e^ ; -quien vi a la ronda? Una muger honrada: 
*. fqcp ji poco ( Señora. mia),. -que ,ha^j^ niucho que decir en eso* 
» Antes que se santifique ^ óigame por su vida , que Vm. dirá »iea 



P8J 

j|^: mugef honra j^ 6 no lo es .^^^abienjo lo (toe ahora diré itó^ 
kWolicia'és de-GfiíHi&tá'^litóxártdrind'^ 'que tes' t^^aetháíífós^ | 

• Sicilianos ;tuv¡eron por^mugeres infamey á las qtie vfes'QaH ^rofa^ 
» nfróeate. Luego s^g\ii^''está pi-agmátíca , Viñ. se éiigaía éh' decir 
í» que e$.muger honrada t. * • » Para qué son tanfds «ncajfes?/. •. \ 
» Soja' el traer c;^ pelo tan atado , y éSa agája AtraVesaHa por'éf me 
)>. ha Caido ¿n'guMO ; porque siendo las mugeres de e^t68 Itáftfpois 
»^tari flacas de cabeza'; podrán disiiñular lo íimno'^de irifá'^^ldt» 
% conUantos átádixos : 6 qué siglo tan perdido el q^e t^imd^áü 

* Castíganos* Dios con guerras > hambres , y pestes i qilrf' será ik 
» causa de tantos azotes »? Si el tal Predicador mé lo ^regutiffárk^ 
\b tirria* que' sus Senhones *;' porque todo el de esté pásagé y 'los 
nenias son dignos ¿é un ^Gerundio. ' . . - ¡i i 

" Per6 ni el mismo Fray Gerundio , ¿la fecundidad de la fántásia 
deym.'pudollcígar.á la elevación dé éste estilo : » Contra Eva Vinb 

♦ la Théjoif Ave', la fiel Mariá : y si aquella hizo el dobladillo del 
>-éngafio,'e¿tabc*dó el desengaño. Aquella sugerió á Adirn pílra qife 

> priyaricase^^'^esta tó'ctíó S Christí* eü ^ue nos 'redimiese/; .. .. 
*' Glfiáinos estos pigrtieos discursos con el lazo del Evafní^Ko. En- 
'* tra el Angela saludar' á la Vfrgeh » y le hace una sáeramentosa 
» <ifuanfo obscura-adverteticia, qúod enim ex te nascehtrSanctuiH\ .... 
» O María !• Airela níáSp pura- de la gracia., y^que -de *í¿jos taos 
V traes el hTn-Oj^'urptírádó de la generación dé 011^^10;.^..^; Libro 
•> en qué sirti6 de titttá lá éat^reí Matíá'die^ papel ^ el Éspfi^itn Santo 
1» de p'luma ) y donde* ste incorpón^fon W desenqnadérhádas 'líojas 

> deLvolártita'de' lá vi¿a. ;Yá que la sueMe ños deparó en el pico 
I» de una Ave 'el Kbro de nuestro Evangelio. ... Bu^uemos Otra 

* ave de buen pico para panegirista' de sus' "elogios , que pues las 
'» avé^ las crió 'Dios para saludáis la luz de la' mañana'^ no exlra-» 
*» liara la crítica 'escrupulosa , que fonne' riÁ\ Salutación dé lanía 
ft ^(¿latería. : . . Esta milagrosa ave Ad ptfede áér otra que el Ai^é de 

* María, Sea ^'oy * enhorabuena' *; y para toludarta [con acierto « 
-9' equfvoquémosle esté elogio : Ave Mmidi^t Pudo Vm* desatinar 
'^tro tanto en bdca de Fñi^ <7efuhdio ? Pdes oiga Vm. otro de la 
^misma estofa: » San Pablo fué escogido como vaso ; y por' que 
'» como vaso ? Porque habia de llevar el oleo del nombre «de Jesús .... 

. W Y gritando (San Pablo) en pintadas eloqüentes roces desnudas 

'« útiles verdades , resonaba los lejos de la pasada noche , avilaba 

» los clarísimos claros del presente dia , borraba obras de sombras » 

» tocaba ropage^ , y retocaba armas dé luces para paso de buena 

'» vida , en el temporal ameno de lá gracia «. Dios por su miseri-* 

» cordia nos la dé para sufrir tales desvarios. 

* Verdad es que en quanto al estilo pueril y coltiharbaro , he 
yisto tanto bueno , que siempre el áltimo que Vm. lea , le parecerá 
\^ mejor s oiga Vm¿ este pasage de un Sermón de Purificación} 



l Mákart ¿ffVotítóaáóPesla tiJtia'lijirt imcvíF, feas mra+5!l¿s«v 
» mai ftstiVa', Plánttái^-Sjgkio tjiié bfillitidd; repica ásu cblto',' aun 
» gaiando la prx>résio|i dé ^U MUt^Ho, tocando' abuelo de hj¿, & 
» golpes de resplandor i «u mayor festividad. . . . Ma^^^ es /güe" (ü 
j» Verbo divíiio' se penetrase en sus 'poros puros , y se tisliéséaj^ 
• armase de ^suí yppadós'é'opoí , crííiíal cómo'pari , y nipvé ¿(mb 
» Uiía. Y má'sWj'j^ue si dtttes humanado d Verbo estaba cn¿eírád6 
» e¿ el escaparate ' |iel' materno claustro ' cñ él' cuerpo ^ue'lev^ditk 
» cuerpo, Ufeiiánáofe dé'gfácia pot d^tro^He su tlatfsiira , ho^ sali 
> el va^ó lleno de' Üivinidad' por mano de' Mariá , bebiendo a sü 
» pecho mas hilos de lactés^ hna'para mas cuerpo humano ». Déx^b 
olr^ proposícioheDs ei'rdneas , y algunas ezpre^ion^ indecentes , á» 
qué hago' jiiicií) nó uáarik él Poeta mas licfhCÍ0S9. V . 

UÍliraaiñénte , si' yo hubiese dé' referir i Vm. todas W expresitf- 
'nes que en Sermonea impresos ten^o leiJas.eri ésta ^Réa} ' Blblic^- 
*teca,^y ijue por* singulares tengo' notadas , compondíia un volu- 
men algo mas kbuitado ,que el de la primera parte de su Historia da 
Vm. DüterCdíne sin embargo 6i ño apuntarte en comp/?ndío ^ á fin 
de que las r^erve par.a su segunda parte , las noticias de » que 
9 quan'do Marta Sanlfsirtia tenia en sus ehfi¿ifias á su DiviÁo Hífo 
3» Jesua^ el Arcángel San G^riei , que le hacia escolta y le servia 
*¿*^dfe "Guardia de *'Córps . acdmpañáarfolá en.fotnit humana» \e 
'» ínóstraba una CÍruz' belfísima que eil su pecho trania db'inaímenie 
'c rubricada. Ponía el dulce Niño Jesús sus columbinos ojos en 
^» aquélla Cruz , etc. . . . Que con singularísimos prodigios, dio k 
S^ ehíender el Ciélo.ii los Magoá el Nacimiento de Christo. AI Rey 
'» Báltliasarle nació aquella apropia noche Un Nifto , <{ue , «c^tín 
i» esícribe' Bosqiiiar , fué San' Bartolomé ,] ef "^lié puesto por si 
•/mismo en pié , ^dix^ estas apalabras ;:^ In Hac noúle in Judcaa hafUs 
'^^esjt hobis Salpafoi MwidL Eñtrái^do' eí Key Mfelclioren úu jardlQ^ 
"i 'dé su Palacio ^ ójá* que *le decta una ^liehúoia Paloma* : Irv/iac 
» nocfe orius esi Salv^ator generas hitmanL I^a propia noche naciéroa 
*■» al tley Gaspar uiij leojí y una obm de. una arecílla qu¿ tenja 
'»*en huevos,' dándote ^ énlépder el Cielo ¿ón esta Tijiaravilla , 'c^ü» 
*» el Verbo* Diviiío^ 1i^ hab'ik'^af húhiailadó y ' nacidü ¿ Tddó Ío 
refiere i á. Germano. * án cita es e^ii i^Sán* (^tmana', mJ MéJtfn 

■ * Qué* tal' parece *í/' Vt^.* ,I. cftx(),' btrÜ/'tanto^ Fr^' Geronditf 2 
'Pero prosigo mi compendio :' ¿ Qué' aunque 'Chrísto* nació paSra 
- todos i nació fkn especiar para* San 'Jíoác^iin , que.'solo tfá- 




cómo echando Be{rtiar4iiiás. Qym 



U9Í 
n^My^r Cbríslp e?g^ ,cl, l)ios Peíale., ^ Que tató^ipw. Í9|a.-dfei éejp 
» hombre , ^ que de %ej: Dios. ( &i reppnviejDí^doi se. .ratiffcase . eft 
» e$i^ doctrina , ó si la defendiese en la Cátedra ; dónde ¡ría k 
» parar este Gerundio "^ ) Que la Mblduría de María luce nías 
» que la de Christo. ( No es de menores quilates este absurdo.) 
»*Qixe la Puebla de los Angeles ( ajude al Cielo ) poQo des- 
ji pues .de fundada padeció uii terremoto. Que^ San Juan fué 
9 medicamento contra el mal de cprazon d^. Christo. Qu^ 
a Dios es .achac9so ^de mal de corazón. Que et Ángel que 
» áíxo á San Agustin el tol/e , lege ^ no vino á ensefiar , sino 
9 k aprender.; ó qu¿nto. tuvo el Ángel que aprender ; quánto 
]p llevo que enseñar á los que se quedaron en el Cielo ; ó felU 
» ees errores de Agustino , que enseñan basta los Angeles ! Que 
» según dice el docto Geminiano , él ajo tiene muchas virtudes : 
» In alus reperiiur specialis virtus. Virtud dice que. tiene el 
« ajo ; y qué mas tiene ? Que pica ; y es lo cierto , que na 
i» ha de faltar quien pique , y aun pique con ajo á quien 
» trata de virtud ». Gallarda invención ! Omito otras muchas 
por tan mal sonantes y excesivamente ridiculas , que temo el 
escáudaío , aun quando solo trato de desterrarlas y abominar su 
lección. 

, Pues qué diré k Vm. dé Sermones en ayre de Comedias 
Ó con títulos de tales ? Mucho he risto de esto en lósim* 
presos del Siglo pasado ; pero en los del presente no es me-* 
ñor el abuso. He leído la ármohia de la naturaleza emendada 
en el Misterio de la Encarnación. Ononichites , Pasquinada qon» 
tra Christo^ de los Cartaginenses : la Diosa Marica : la desespe-- 

* ración aíorfunfidaí^, e? Ayo en^,duda , declarado e/i la Gloria t el 
. Carreo de ¡os trámeos': el Hércules de la Iglesia > cegar para ver 
.mejor; la mesa del Sol : el Filis dé la. Santidad : las mejores 
' jperlas de la Aurora A; la Gracia i el mc^or Tealrp deído^ 

lar , etc. 

En vista de este tan indecente modo de predicar la palabra 
Divina ; quién extrañar^ el ^ue Vm. ha hallado de reprenender 
ft los que )o exercitan 5 que 'podrán estos decir contra Vm*, 
:que no. sea digiio del mayor desprecio ? Si ellos profanan el 
aánto ministerio de la Predicación , y Vm. té defiende } de qué 
podrán quejarse ; de que Vm. pone y reprehende en Fray Ge- 
rundio los vicios en que incurren ? Nó por cierto \ porque estos 

* sen verdaderos , como, lo acreditan los pasagp^ citados , que 
. .por .impresos debemos suponer mas correctos •; se quejarán de 

-qw Yi"^' "^ ^rata con seriedad este asunto , y con. mucho res- 

* peto k los í redicadoífs vulgares ? Esto jra lo' executaron de dos 
ligios .íi ésta parte los Prelados , Escritores y Oradores mas 

' aalosgs de .k, Nación / y uó, se vé el fruto debido k um tra- 



(.40 
tiajos i puBs de qu¿ han de ser la^ quqas^ \ de que. Vm. nc» 
sefiaíá los autores dátales disparates? Menos', antes bien de- 
ben aar k Vfti. muchas gracias , píiei pudiera nombrarlos todos^, 
Ubi por la libertad que ellos dan publicando sUs escritos , comd 
por tel exemplo de los mismos qué los haá reprehendido cotí 
seriedad. 

Tío reparó Fray íuan de Segovia en^noínbraf k varios que h^-* 
b¡an compuesto diferentes Sermonarios , cuya lección aconsejaba 
ii los predicadores huyesen y desechasen de sí , cómo perjudicía! 
al digno éxercicio'de iah alto ministerio^ Oiga Vm. sus palabras i 
Eadem ratione <]ua huc usque suáSímus , cpncionalóres hufuscemoJk 
UbeHorum Itclionem , qui parvee sunt auctoYilatis fugere deberé , ea- 
dem ómnino sermonarios qui sh vulgariter appellanlur ^ juidicio me0 
á se quodammodo repeliere oporíet ^ siquidem non satis inleUigo an 
concionatotis ojfficium plürimum adjui^nf ^ quemadmodum Barilele^ 
Sanctius Porta > Dormí secure , Vade mecum, Pelrus ací Bovés, 
el aiii similes sunt (a) , quihujusmodt inScrit?untur nominibus , quande^ 
quidem solí opéfum ipsorum tituli éufficére debereni , ul ^ubslaniianli 
quajninse continente concioaatofes intelligerenl : ac pet consequens ^ 
Ut eis han usquequaque in sudare nt (¿). 

Si extrañan el estilo festivo , lean k Juan de Guarnan en su Ret¿« 
rica (c) y y oigan su modo de reprehender en el Convite ó Did^. 
logo Vi. ». D. Al Predicador Amusó oi decir , que lo principal 
» que hacia era abrir los Doctores que tenia sobre i^quel £vange<^ 
% lio y y sacar los principales puntos que a él le parecian , y en<- 
» galanarlos de sentencias y palabras elegantes. L. Esa es traza d6 
9 niños y y creo le convenia un dicho de cierta Sefiora Burgalesa» 
» D. Qué fué ? L. Las mugeres de aquella Ciudad son por la mayot 
• parte de agudos entendimientos , como las vuestras Toledanas» 
» Una oyendo ciertos Sermones á un Predicador . los quales no 

> iban con el orden y concierto que ella y el demás auditorio 
» quisieran , y murmurando , según sucede , otras muchas mugeres 

> con día , para dar h entender que aquella persona todo el tiem<^ 
» po que estudiaba en los Sagrados Doctores , tomaba de ellotí lo 
» menos substancial para sus Sermones , dixo : el Padre Fulano 
» parece que toda la semana barre los Santos , para después et 
1» Domingo echarnos el estiércol , etc a. Lean los Clamores de ía 
razón contra los tumultos de la loquacidad , que sé imprimieron e* 



I • fcfci 



(«) Ttngo prcststts estas «brai; es á stber, BmtUtu^ Smnetíms Parts, Péitmasd BvmíÍ 

que soft los nombres y spcltMos de fui autores , con lot quales se Impftáiiéron en París, 
LeoA 9 Atnberts i y asbnismos él Dcnu stearé i ParétMs EtagétmUm , y htmmotnetui « 
impresos también en París . Venecia , etc. Y advierto que solo Uno es Eipifiot. 
\h) F^Joannek SegobiensU , d€ Predicaiioht EtangtlUéB /i^* i*ctf#. |r, paf. |8i. 
U) Retórica de Guzman , Confite lY. fol. ^ . 9» , 97. Convite V , fol. ioa« io^( 
Convite VI. foUia4, nf. Coofht IX 9 M. iS?, CoaytttXi fM. i9í|Ctc 
TomeL E 



f 4* ) 
9$\st Coifté el ano de rStS. Lean en Fray Tomas de ThilEÜlb (a) 
sus expresiones ardientes ,. bien que hijas de su zelo. por el hoiibr 
de Dios. Lean al citado Fray Diego de Estela (b) , y. observen el 
desprecio con que se explica : Barban <fuidam honunes his propé 
tapsis temporibus insurrexerunt , qui sanéegregium priscorum (Úcenjdi 
caructerem y quod illi paratisimo caüuno d^pi'nxerunt , carbonibus suis 
abolentes j et quasi merí Grammatici litteram summis ( uí aiunt ) 
labüs degustantes , ^xplkabant t et qu(S intrínsecas latebant mystería f 
quasi ScrípfurcB Socroe litterís eruti ^et spoliati ^ non-callueruní : tan^^ 
quam ad miserorum refugium ad sua se conferebctnt monstra. Etutin 
Tragicis actibus fien solet , unus et ídem solus vicissim personatus 
incedit , nunc Regís , nunc pastorís , nunc militis gloríosi , tándem 
pulchrceJceminosetelegantisformcB personamm acturus : Non secus fu 
concionatores videntur faceré quiiypicum Isaac in médium trahentes ^ 
t/uem Christum significare dicunt: et in eadem, forma permanentem , 
Mernum patrem íaciunt, Mox quasi personatus incedens , hunc CAm- 
tianum reprxesentare dicunt : el tándem in montem eundem conver^ 
funt. Egregia quidem monstra et probé mathinata pórtenla.... Ha:c nisi 
deíesterís figmenta , et quasi á Jacte aspidis non suiyierfugas , eo qui^ 
demJongé abest ut probus concionaior evadas , quam ego ut volare 
queanu Vean el modo con que acusa los mismos y. otros defectos 
Fray Juan de Segovia (c). Lean la burla con que los trata el Padre 
Fray Juan 4e Pineda en su Agricultura Christianq , ñamándolos 
Predicadores de las AlpujofTaS , enxertos en Toledanos , con ro^ 
matice nueuo de Aíanditiga ó Moscoiua ^ que echan un estomatican de^ 
alchérmes ^ y un emplaso de medulas con que mas empalagan á los 
cUcrdcs y que si tos embutiesen de chicharrones. 

Refiere este lugar el Maestro Bartolomé Ximenez Patón (d) , 
y iifíade estas palabras: Como testigo de vista puede^ afirmar que pre^ 
dicando cierto Predicador de los de este jaez , ciertos Caballeros mozos 
( mas amigos de chacorrerias , que de doctrina devota ) ^ eti sabiendo 
quátido y dónde predicaba , hadan llevar con cuidado sillas , dicien" 
do , que no habia Comedia mas barata , que oir aquel Predicador , ni 
truan Felasquillo mas de valde. Y se trata de remediarle , y que no 
predicase , porque cotiventa por estar etífermo de este wcio. Elqual 
por ser no solo contra preceptos de la buena eloqiiencia, mas pw^ 
que es cotitra la Religión , debe huirse. 

Sin duda seria de este mismo jaez el Predicador de quien hace 



(tf) Pr. Thomai de TruxillOi im Thitmun Cpñtiommi. im prmfstiamé » tt lii^ V.ptr tai* 
\k) F. Did. Estela , M^. Ccmcíom. Vdut fol. i6 , i? » M > ^1 • >7 • i> » Si » )a, 
76, 80, 89, 90, lio, III, 114, 115 , 117- 
(c) F. Jatnnti SegobUniii , if< PrniUétiant Evangélica , peg. 1 07» 164» S05 » ÍH* 

4U . 477 . 486 . 493 • 494 . 49^ . -19^ . $0° . ío»' ^ . . • • ..^ 

{d) Mtcttro Bartolomé Ximeota P4U0 , BlQiüwúé BtféMe^ fol. |S y B. Vtns 
lol. 95 y B. 104 1 B. y 141. 



nemorta Fray Thoma^s Ramón v del Orden de Predicadores (a) , 
^en estas [réAuMs r-» Ari te sucedí* rf lafto *f itíSo-en Serítta h tm 
» Predicador de estos ciíticos y cult93 , q^e con sus 3ermoDe§ 
• tan floreados Uey^a como embelasada 1^ £CJQté , que á pocos 
» Sermones ^ue hizo , . como eran todos Víoléiitaaos , y traía la 
» di\ritMi Escr¡túrá"íi1 redcípdo , (coi^o fo • Wea Jos qj^e dan en 
» este devaneo ) , le mandaron los Srñores' Inquisidores que' no 
'» predicara mas. Santo y Justo mandamiento , y quis ¡tienen ^oUi- 
» gacion los Preladós^ en conciencia k hacer.... con los qqe en reÁto 
» son defectuosos , y no permitir en sus Iglesias auban at pif'piV' 
» semejantes bufones ) hib<?hados y desvanecidos. » . , 

Esto dice '[del sigjlp pasado este sabio y 'prudente Religioso ,^^ 
aunque por lo que.toí^^ á} presente en qué es mayop el q^dio , uo 
me precio de anticipar téehsuras , ni el respeto qué profeso á quícyi 
tiene cutpridad para hacerlas y promulgarlas me. lo ,p^ernúte , sin 
embargo creo^ que sí .conio ^lo espero , llegase jfl caso de ^x^- 
minar ' con la justification acostumbrada los expresados Sermones i 
se han de mandar quitar . de ellos muchas proposiciones nxal so- 
nantes , escandalosa^ , sentencias dignas de censura TQol¿gica , f 
m¿:iíimas impropias de proferirse y enseñarse al'Puéblo.Chrístiaho 
en nonibredélEspiíItu Santo; y mucho mas de que se imprjmai^, 
reparan y vendan tibrem,ente á toda lá Nación. 

Lo contrarío deberia 'decirse de su Historia de Vm. , pues al 
paso que ilustra k nuestUa Nación con el prodigioso hallazgo de 
su Gerundio , es un eficaz Sermón á vulgo de nuestros Predicadores , 
para atraerlos H i6umplhniento de su obligación. No será ménoa 
oportuno remedio' párá los t)yentes ; pues instruidos y provenidos 
de lo que es paja ) frusler/a y puerilidades ,, las evitarán , y solo 
anthelarán k oír Tos byienos Predicadores , de quienes pueden 
esperar aprovecharse j Cogiendo el fruto de la Palabra de Dios. 
Con esté mérito y estas utilidades ; qué hombre de juicio no aplau- 
dirá el trabajo de Vm. ? yo por' lo menos le aseguro mis vivos 
deseos de quo lo publique , y de que continúe y haga lo mism9 
con su segunda parte , para que llenando así el circulo , se con* 
siga mas bien su piadoso y christiano fin. 

Dios guarde k Vm. muchos año^ come deseo. Madrid y Enero 6 
áe 1758. 

B. L. M. k Vm. su mas afecto servidor y amigo y Capellán 

D. Juan ds Santandes. 



-1+^ 



(«) Fr. ThoiBM tUmon Nups Pr^gmékUé di Rrfgfwimhñ ímmts 4 l^H^^ W^»/ 
tm§9 KT* I P<K*'S^4« 



Fí 



.ip»wi»<M«P>»|iNii^WPI>wi»i»w^»»**|» ■ ■■■>■■ • m i .i iii i i . i n ii> I I 

CARTA del Señor Don Miguel de Medina , dfil Consejo de su 
MagesladyW Secretaria ^ y Contador General de Afedias- Anatas 
Espolios y Placantes Eclesiásticas ^ y Apadjtmco, de.1 flup^erQ d^- 
' la Real Académi<^ de la Historiq., , . \* \ 

MUY Sf 6pr mió y mi amigo. Aun qaando yp fuexa Qomo Vmd 
me contempla , por el mismo hecho 4e explorar mi dictamen 
en una obra de objeto tan digno y tan sagrado , como la. que mfi 
remite , estaría muy dudoso en contentarla , ó. en oo^cjsponderle 
'con aquéllos aplausos ^- que debido} íj^ líi póeJ?» ',, q6n¡ qíie .m^ 
[favorece ^ al ífnétito de Vmd.. , y |*t,^4^i,^l#: o^^f*., .^ .mteníft 
pubFicar. . "'. .. sH»! . . m- 

En Espaite , Señor, mió , los ltgos/so)ó:^ají.udSimps lás.jjfisíui,; 
y si nos admiramos quando ofínos , que. Hay' Sa(;er,dotp.^ casados 
en la Iglesia Grieg^a , no es tanto gor (a dificultad q^ue encontrar 
mos en unir el tálamo con el Sacerdpcip', si^d es por uní^ casi, 
imposibilidad , q^e concebimos , en que|^uTi^|h^pibrci piped^ fint^nr 
'dér de pulpito ; de 'Teología y íp'ma^riaf .5ag¡ía4as. , -Ymei^do 
•con Vu- ínuger. > ' ^ ' '. '' \\ . *. ¡^] ^\ 

Acaso Vmd* me dlrí , que aunque ^^sta sea Ik opinión, dejlos 
luas ^. no es Vmd. del numefo de los que la. sigilen., .(^ue sáfee^ 
que las letras , bien sean sagradas á p^ojapaji ,^.ni. tieuetfx, estado, 
Til son machos á¡ hembras, Qixe San. í)j.ói5péu.o. ^ pilono ^, ambos 
iegos , fitéion tos primeros ,. que Iflmárpn; Ia|Dlühijíi'9Ón'frai Casiano 
y sos Monges de Marsella , ^n dfefrnsa , de la * gví^cía y* excelentes 
obras de San Agustin' ¡^ sobre |^ Predestinación. 'de los,, fentos y 
'don. de la perseverándia. Que Eusebio- , ^espue^. 9^,^^P^.^® DoriT 
•feo , siéndb lego ^ fué' el' primero qiie en Con^tanliÁQpl;! se opuso 
públicamente con* indecible forlaleza i los Sermones de Nestorio, 
•y descubrió' al Clero y Pueblo el ocultó veneno de sú< heregia. 
<¡^ue : : : Pero. Vmd, no querrá decir tanto ,, ni tendrá, k bien la 
proKxa pedartterfa desque fe' formo uná^BibFioteca.de Ijegos sabios, 
escritores en materias fa^fadW',, I¿ qual seri£^, necesjairo a Iba. ba- 
tiese de referir todos. *' 

Bastará , qpe para probar la justicia dé la opinión dé Vmd. , 
^ para, hablar con mas precisión ea. el. asuntp , me -arguya coa 
el exemplar d^L erudito Corbatar./Don Gregorio Mayans y Sisear, 
que en nuestros, días \ renovando la memoria dé algunas r^las de 
Oratoria. Sagrada y*.ftt¿ elprtmeFeT-^ue^ deetamé- d e p r opés tte-, -ea 
idioma en que todos lo entendiesen , contra, los ld:itimosG|s abusos 
4e nuestros piilfiflTOs V i>^bÜcañdó énT'^l ano 'de i733 au, Ubpto ^ 
fi)^ Orador Christiano, 

Todo esto y mucho mas podii Vmd. decirme para alentar 



' ? 45 > 
[vÁ timidez , pero ni co j todo ello ni con muclio mas p.pdrff Vifad. 
persuadirme k que yo mela mi hoa en maleriai , que no son 
de mi.miez," Pudieron muy bien hacerlo en aquellas ocasiones 
San Próspero , Hilario , Eusebio y otros , y aun Don Gregorio 
Mayans ; pues Si los primeíos loi defendían su virtud y sabiduría, 
y al ultimo el ser k la sazón Catedrático del Código , y Maes- 
, tro publico en una Universidad ; pero como k mi me faltan estos 
méritos , sería sorpreliendido coa la censura de haberme incluido 
en negocios del Santuario , sin ser Sacerdote Griego , ni Teólogo 
de profesión. 

Fuera de esto , aun quando Vmd. explorase mi opipicn , solo 
.«on respeto á lo^ preciosos derrames , ó episodios que amenizan 
su Obra , son tantos y tp' varios ,' y algunos, tan problemáticos, 
qué sería necesario y, que e«ta Garle pasase ^ ser libro . , y ' q^c 
Vínd. me prestase la destreza y riiagisteria universal , que ñiáAi- 
. fiesta, en (kIIqí , para que yo pudiese 4a;fle dictamen ex Cjaihedm ^ 
6, responderle coa solidez. 

Nó obstante esta justa excusa , .sí en quanto al objeto pHh- 
cipal* de síi Obra buscase Vmd. en mi solo aquellas razones 
.4 />Q5/e«W .^-^que. por, ^,us eAperijjncias podj^á darle. ^.qua^juifr 
Christiano , que ciña 'espadín , lé diré ,. .que he Visto ae to^o. 
Lai ijqi^pasioiji,,^ Wir¡\ ^ el zelp cfaristiano | .la risá.^ ," él llaiVlo ,. 
todq^ mis^toctps, I las nías, de mis pasiones lian tenido , ó ce- 
bo , ó exercicios at oir muchos Predicadores. Pero como he 
Qotado en algunos aq^iiella magestad , aquel fuego sagrado , 
aquella unción , aqnella solides de doctrina , de pensamientos 
chrlstianos , aquella, sentencia que brilla , que embelesa , que 
enciende en los Granadas , en ios Barcias , en los Gallos , en 
\ps Señeris , en los Flechieres , en los Colombieres , en los 
Bourdalues , y ^ el (in , como he visto en el ellos la virtud del 
Svangelio ,. y la eficacia de la palabra de Dios , por mi pro- 
pia experiencia , por mí edificación ; éT fruto de estos pocos 
vte ha hecho desear la imitación de todos , la necesidad de 
oportuno remedio para cortar , para impedir la lastimosa é inútil 
tarifa de muchos.. 

Sin querer he dicho yá 2t Vmd. en estas últimas expresiones 
quanto siento ,. y todo mi dictamen en orden al entusiasmo 
ó. Novela, de su-, héroe , ó stñ Figurón de Fray Gerundio. 
La: medicina parece acre al primer aspecto ; asi lo confiesa. 
Vmd. en su eruditisimo , exquisito , inimitable Prólogo ; pero 
qué medicina se reprobó jamas por acte en enfermedades ca- 
pitafes si se espera probabilisimamente , que ha de ser reme- 
dio ; y quanto se promoverá el honor y glojia de Dios , el 
de la Religión , y el de toda nuestra. Nación ,. si acertase á ser 
oportuno el de la Historia de Fray Geranio ? Son siemprii 



^cu)!08 y y Ul vee extraordinarios los senderos , que loma la 
Providencia en sus mas altos designios , y muchas. veces pavñ 
humillación nuestra dispone , >que de causas 6 accidentes ruinosos 
tS despreciables , resulten compuestos ó substancias peregrinas; 
que sabemos si para confusión , si para escarmiento, de los que 
fuesen profanadores de la Cátedra del Espíritu $anto > si para la 
comua chrisitana utilidad de los Fieles , tiene reservada á eski 
invención la reforma de nuestra Oratoria Sagrada ; asi como 

3UÍS0 librar sobre la fecunda fanta.sia de Cervantes el destierro 
e los perniciosos libros de Caballerías ? Debemos a&í esperarlo 
|>or una probable conjetura $ y también ,^ que tlL noiñbre de Vmd. 
aera en el dia tan iamoso entre las demás Naciones de la Europa^ 
y tan glorioso en la posteridad de k nuestra ( porque hoy será 
tiiíIcU), comt> lo han sido siempre los Cervantes y los Quevedos^ 
formando asi un Triunvirato , el principado de nuestra varia y 
fiestiva literatura^ 

Quedo reconocido k Vmd. por haberme anticipado el gusto de 
una lección tan grata y tan amena , y con el deseo de servirle y 
obsequiarle en quanto lo permitan mis fiícultades bucaloi. 

Dios guarde k Vmd, los muchos aiRos , que deseo. Madrid y 
Noviembre primero de 1757: 

B. L M« de Vmd. su seguro Amigo » y Servidor, 
D« MiQvtXi VE Mboiita. 



4T 



PROLOGO 

CON MO RRI O N^ 

PORQUE ( hablemos en puridad ) efo de Prologo 
Galeato y es mucho latín para principio de una 
obra lega. Aunque el héroe de ella fe íupone , que 
filé Predicador y de Mifa^ defengañate ^ latétot 
mto y que dixo tantas , como Sermones predico. Yo 
le concebí , yo le parí , yo le ordené , yp le defpachó 
el título de Predicador \ para todo la qual tengo la 
mifma autoridad y el mifmo poder ^ que paita ha:* 
ttvle Obifpa y Papa. Y fino y dime con íinceridad 
chriflkna : Si Platón tuvo facultad para fabricar una 
república en Ids efpacios imagínanos ; ' Risnato DeA 
cartes para frgufarfe un mundo como mejor le pa^ 
recio \ muchos Filófofos modernas » alumbrados de 
Gopémico y y atizando la mecha mi. amigo y Señor 
Bernarda -FoAtenelle , para criar en Gx £mrasla tanto» 
nlillones dé mundos^ ^ como millones hay de eílrel- 
las íixa& y y todos habitados de hombres de carne 
y hueíb , ni mas ni menos como noíbtros : qné ra- 
Zbn habrá divina ni humana , para que mi imagina^ 
tiva no íe divierta en íabricarfe un Padrecito rechoar 
cho y atufado y vivaracho^ , dándole los empleos que* 
á elia-ft la antojare i y haciéndole predicar á mi 
placer , todo aquello qué me pareciere \ por Ventura^ 
la imaginación* de los áifodichos Señores mios , y de* 
otros ciento que pudiera, nombrar , tuvo algún pri- 
vilegio , que no- tenga tambi'en la mia.^ aunque pobr& 
y pecadora ? 
2. Seguri efo y me replicarás ^ no ha habida tal 



48 Prologó. 

Fray Gerundio en el mundo ? Vanios defpado a. Jf 
dexadme tomar ün polvo > que la preguntica riene 
unas. Ya le tomé, y voy á refponderte. Mira,Jierma- 
no , Frdy Gerundio de Comparas ^ con efte nombre y 
apellido , ni le hay , ni le ha habido ^ ni es verisímil 
que jamas le haya/^ Pero Predicadbres Gerundios, 
con Fray y fin él , con Don y fin Don , con ca- 
pilla y con bonete , en fin veítidos de largo , de tGí* 
^os colores ^ y de todas figuras , los ha habido , los 
hay ) y los habrá como asi ^ fi Dios no lo remediaé 
Quando dixe <Qmo asi , junté los dedos de las manos i 
fegun íe acoíhimbra. No digo yo , que en alguno de 
ellos fe^man todas las fandeces de mi querido Fray 
Gerundio y que aunque eCo no es abfolutamente im« 
pofible ^ tampoco es necesario > pero tanto como 
que todas ellas eftán efparramadas y- repartidas por 
aqui y por allí y tocando á efte mas y al otro mé-* 
nos 9 eíaes una cofa tan clara, que la eftámos pal^ 
pando a villa de ojos. Pues , qué hice yo 7 No mas que 
lo que hacen los artífices de novelas útiles , y de poe^ 
mas épicos infinitivos. Propónenfe un héroe , ó ver-^ 
dadero ó fingido , para hacerle un petfeGto modelo, ó 
dé las armas, ó de las letras , ó de la política , ó de las 
virtudes morales , que de las evangélicas hartos tenemos 
verdaderos j fí los queremos imitar. Recogen de efte^ de 
aquel > del otro y del de mas allá , todo aquello que 
les parece conducente para la perfección de fií idolil^ 
lo , en aquella efpecie ó linea en que le quieren fa-* 
car redondeado. Aplícanfelo k él con inventiva , con 
proporción , y con gracia , fingiendo los lances , paf- 
íbs y fiícefi^s , que juzgan mas naturales para enca« 
denar la hiftoria con las hazañas ^ y las hazañas con 
la. hiftoria ; y cábte aquí un poema épico , en verfo 
ó en profa , que no hay mas que pedir. 

3. ParaCete á tí , que hizo mas Homero con fií 

Ulyfes, 



P ll C^L'O G <Xf 49 

Ultíes ^ VirgiKo con fu - Éneas , Xenofonte ^ con , íii 
Ciro > ^Baldayo con fia Argénis , Quevedo con .fu 
Tacaño V Cervantes cpn fu Quijote ^ Salignac con fu 
Telemace^. Y fi todavía quieres , que luzca -un poco 
mas lo erudito á bien poca cofia .; juzgas > que la^ 
Obras y Días de Hefiodo , el Hcro y Leandro de Mu- 
feo (¿ de quien fuere ) » di Adonis del Caballero Maria- 
no , la Dragontea de Lope de Vega , y la NumanúncL 
de Don Francisco Mofquera , fueron mas que unos 
poemas épicos^ mas ó menos perfeftos, mas ó menos 
ajuílados á las leyes de la epopeya, qiie plugo pra- 
lnulgar á fus cpopeyarcas ^ y legiíl^dorés ? Éa ,'"<> 
me tuerzas el hocico ^ ni me digas , que entre las obra^ 
que cito , hay algunas en proía y cbjiliguientemente no 
pueden, pertenecer á la cíale del jioema épico. Cier- 
to , que tienes mala condición, Sobre fí el Verfo es 
ó uo es^eíenci4 y necefario al poe^m?, fpicot , fe dan 
iendos remoquetes los autores , y hay entre ellos una 
zambra y J^araunda de mil diantres \ tú aplícate al 
partido, que te pareciere mas fuerte^ en la inteligen- 
pa,; de que haílá ahora nmgun Papa 6 Concilio gé- 
neral lo ha defini^Q ^ y efí no te han de obligar á 
abjurar, ni aun de lev i ^ porque $gas qualquiera de laa 
dos opiniones. 

4. Pero íí todavía te ma;itienes reáz o reacio ( qu« 
BO féáfé cjomolTe debe decir) en que rtii pobre Fr- 
Gerundio ño merece fentarfe en el banco elevado y 
aforrado eh terciopelb, carmesí , de los poemas Épi- 
cos i ya porque eftá efcrito eñ píofa lifa y llana , y 
harto ratera ; ya porque mi héroe no es por ahí aU 
gun Laiitdgrave> que era lo menos tjue podia fer, pa- 
ra que íe le hiciele lugar en la dieta épica , fegun la 
deciíion del Poeti-Coníiilto Horacio : 

Rcsgcfit Re^umque^ Ducumque , & trifila bella ^ 
'Quofcribi pojfent numero ^ monfirayit Bomerus. 
Tvm. i. * * . C 



so , P^R o I. o"g o. 

y ya fioaknente y porque &ltá á' mi abra et pzpét é 
el períbnage principal d& todo poema épico y que e¿ 
é¿ Héroe ; puefto que el cuitado Fray Gerundio no 
foío no era defcendiente de los Diofes , pero ni aun 
del Cid Campeador y Lain Calvo ó Ñuño Rafura ^ lo 
' que por lo menos era meneíler para darle la invéfti^^ 
dura de héroe; amen de falcarle tas otras calidades 
indiípenfables para entrar en la Orden del Heroifmo j. 
conviene á faber y magnanimidad , conílancia ^ corpur 
lencia , robuftez y fuerza extraordinaria, Digo^ que 
fi por eñas y por oti'as muchas razones te eílás er* 
te ^e erre én que efta no es compoficibri épica--, ni 
calabaza \ por mí que no lo sea , que no es negoeia 
de romper lanzas por efta vagatela. 

5,. Eftoy viendo ^ que aun te queda alK dentro cier-^ 
to efcru'puiillo íbbre eílo del Epicífmo. Diráfrae,, 
como fi. lo oyera ^ que el principal fin de toda cpin-' 
poficioa épica es- encender el ániíoo ^á^ lá imitación de 
las virtudes heroíyías > por eí exemplo del héro* , 'fin* 
gido ó verdadero , cuyos ra%os y hazañas ífe re# 
preíentan. Y mas , qiie fí efto mifmo me lo qüieíei 
oecir én latín, para aturrullarme oñ; poco, y para que 
yo fepa,'que í^es tú donde te muerde el ¿ápato épi- 
co, me. efpetqrás en mis barbas toda la autoridad de 
Pablo Benx .'(^ iíntes eí Padre PaS lo j*, el qualdice-aíl 
en fu comientárío fob?e la Paética de AViftóteks : Cef^ 
tum ejt heroico Poemati illüd effe propújitum^^ ut Heroh 
alicujus , & Ducis ^gffgiuní atiquod fiíSum celébrete tn 
quo idea' quddam 6 exéwplurn exprimaturforútudirús , ác 
militaris civiíifque prudentid. En cuya confeqüencia di- 
r*¿s (y al parecer no te faltará razón )> que tan 'lejos 
¿ftoy yo de proponerte en mr obra un pérfeóh) mo- 
aeJode la herqycá oratoria , á cuyo exempld incite iá 
irtííracion , que 'antes bien te repreíento ej dechado mas 
ridículo , que fé puede imaginar , para, mover a la fuga 
y a la aboMinacion. 



P ^ o t « ju^r :$? 

6- Pariéfcetc^ue xnú jhas cogido ya «ilJa ratonera ? 
pues óyeme eíla erudicionciUa. Léíla/no fé dónde, -y 
no ts negodb de perder ahora dos ó tres horas de tiém* 
po eñhufc^r el autor , para darte la cica» Haí cuenta , 
que lo dice Plutarco ¿ cualquiera Qtro autor de los 
tantos , con quteh tengas! nías devxxuon. Había en 
Ac¿oás un célebre móíico ( Un duda, que debía fer 
Maeftro dciiCipilla ) de cuyo nombre tampoco me 
acuerdo. Llámale Pitágoras » íi te pareciere , que es 
qüeflion de nombre» Eñe > para eoíeñar la müfica ' k 
fus difdpulos > r<igup todos ÜÁ modos diferentes > Dó^ 
rio , Lidio, ^ Mixü-LiJio , frigio , Siibf rigió , Eor 
lio i qué hacia? Juntaba cuidadofamente las voces mas 
defentonadás , teas áíperas , mas carra/peñas , mas be^ 
cerriles y mas deícompafadas de toda la república^ 
Hacíalas cantar en prefencia de íus efcolares y encar- 
gando mucho á cílos y que obfervafen cuidadoramenté 
el chirrión defapacible de les unas , el ta^drante chilr» 
lido de las t>tra¿ , el infufirible defentono de «ftas j y 
ios intolerables galopeos « brincos , corcobos y cor- 
betas de las otras. Vuelto defpues a fus diícípulos ,* ios 
^ecia con mucho cariño y apactbilidad : fíijos j em 
hicicndo todo lo iu>hirario de lo que haun ejios ^ tantareis 
divittomesue^ 

7. Paréceme y qué ya me has entendido io que te 
^ierd deck ; pero 11 todavía no has caido ea cuenta , 
no doy dos quartos por tu entendimiento , y vamos i 
otra cofa^ qne no heooiús de andar á magicones y aun- 
que d^aS) qtie efta obra á lo mas nías es una defdi* 
diada novela y y que difta tanto del poema ¿pico y como 
ia tierna del cielow 

8. Un poco mas íerio te pones para hacerme otra 
pregunta. Supuefto que hay tantos predicadores Gerun- 
<lios y por defgracia de. nueftros tiempos > con Fray y 
íto él, con Don. y fin Don , díe capillia y de bonete » 



5^^ P H ^ L O fl a 

como yd mífiílo-coiifiefo , (^é!moávo hetéhicfo ¡jara pe- 
gar á mí Gerundio úFray^ fiias quethPüíírc á feoas, ó^ 
Don , fi otro turuleque ? Es pregunta fubftancial , y 
, pide íeria fati^feccion : vóytcla á dar , y óyeme ©on 
indiferencia; pero antes de entrar en^ materia ^ eícú* 
chame efte cuento. Fué ciertp^Receptor á nafé^qoé pef- 
quift á Colmenar el Viejo, lugar tde veinte vecinos* r 
examinólos á todos , y e4>etáronle una feria de menti- 
ras. Aturdido el Receptor, dixo al Alcalde fantiguando- 
íe; Jefus ; Jcfus laqtufc miente tanto coma en Madrid. 
Replicóle el Alcalde: Ferd¿nenke fu meneé ^ que aunque 
€ri Colmenar fe miente üdot le pufibrt^pera enMadndJc 
^miente mucho- mas^y porque hay maiyque mientan. 

9* No me negaiás , que es m^icho mayor el número 
de los Predibadores , que fe honran con el nobilííimo^» 
fentifimo y venerabilífimo diftimivo de Fray , que 
el dé los que fe reconocen con el título de Padre , ó 
ion el epitetó^de Z^o/z. Para cada uno de eílos, hay por 
lo.ménes veinte de aquellos j porqtie las famÚias men- 
dicantes ^ no clericales y que todas le uíah^ y las mo- 
nacales (que muchas le eftilan ^ otras no ) íbñ íiñ 
ton^paicacion mas. numerofas y que todas^ las Feligion^ 
de clérigos regttlares^ , donde nó >ft ha introducido. 
Los que en el clero fecular exercitan el minifterio de 
•predicar, claro eftá > que en el número no pueden 
-compararfe con los que exercen el^ mifmo miniñerio 
en el eñado religiofo* Pues ahora ; aunque en todas 
las demás profeíiones y eñados , hay fín duda mu- 
chííímos Gerundios > qué predican mal, n© hay^ ni 
«puede haberrtanfos come en las otras: Por qué I porque 
en ellas fon muchífimos mas los que predican. De mar 
xnera , que toda la diferencia efta en. el niSjnero y- no 
en la lubftancSa. Siendo pues el fin único de efta 
•pbra Aílerraridel pulpito eípañól kis intolerablps abi>- 
ibs que í¿ han. introducida én él / e^eciahneate dé 



, P R-O-^L o G CÍk / '$J. 

hn ñglóvk efta párte> parecia jpbefto^ c» Vazoíi bufcar 
él modelo domié íen mas^ frequentes los origínales: ,, 
preciía y únicamente , porque es oías copiofo iel nu- 
mero de los predicadores. «^ 

I o. Si hubieran d^ ker efte pnSTogo no mas jq^ie 
hombres dtfcreJBOs , bailaba lo dicho , para que fobte 
eíle capitulo quedáfemos todo en paz j pero- csmo'^ es* 
naturaÜíuno., que le lean también otros muctíos, quena 
lo fean tanto , es meneñer decidlos eño mifino^ de otBL 
manera mas de bulto. 

II. Dime tú ^ bonifíma criatura (ahora hablb pqr 
ahi con un labrador de peíloreja , hombro £ino y y 
que fabe leer caíi de corrida ) , haz cuenta ., que pasa 
burlarme 9 y al miímo tieftipo para corregir la deíbr- 
denada paiion al tabaco de los fegadores , ia inclína- 
cion;al vino de los coritos ^ y la fantáílica ventolera 
tle Ios-alojeros^^ íe me antojafe efcribir la vida de uii 
'atojero idéala de un corito^enté d^ rassen , y de un 
legador imaginario } Na era nataralí'fimo / que si mi 
hombre le hiciefe^ fi era fegador , Gallego > Monta- 
'fies, fi era alojero- j y íí era ctorito ,' iíiftíiriano ? Se 
éílafaa cayendo de fupeíb ? Por qué ? Porque ^ aunque 
es cierta, que Hay coritos , alojeros: y Cegadores de 
todos, los pueblos^y naciones^^ pero réfpeilo de las tres 
que he. dicho, los de todas las dema's es urt puñado de 
gente, y pedia e(loJa< propiedad de la ficción. £a pties 
aplica el fímil , y no me quiebres la cabeza. - 

xz. Oü-a vez te vuelves á frfiñcir , y. me replicas 
con fobrecejo. Pafe el título de Fray , pero el nom- 
bre de Gerundio.^ nombre ridicido, nombre ^ufon, nom- 
bre truanefco ! Kfa parece que es hacer burla del es- 
tado retigioíb , y con e%ecialidad de aquellos relígiofos 
ioñitutos y que hacen tan honrada y tan gldrioía vanidad 
del epitcto de Fray \ porque nó hay duda , que lo bun- 
lon'y lo eíbafaiariadel nombre ie refmde^ ep «1 efiado. 



-54 I* R o 1 ó G t>. 

I i. Pecador de mi ! V «étno fe conoce j.t¡úe no ía- 

Jbos coa quien tratas! Míra^ íi fupiera yo >- qáe había 
«n leí mando quien me. ejccediefe en la cordiaJ , en. la 
profunda, en la reverente Veneración >, que ph>fefi> á 

-%odas lus religiones que hay en la Iglefia de Dios « íin 

1 4i(llncion ;de inítícutOs , de colores m de veftído ^ iñ 

< llegara á. entended > qoe habia quien me hkáefe ven- 
tajas eo abominar , en deteftar> en hacer el mas ib- 

-berano defprecio de todos aquellos >,fean de la cía- 
fe que fueren , que toman con vilipendio el re]¿- 

\giosiíidiQ nombre de Fray ^ ' en & indigna , «n fü 
iieda y en & preílimida boca : fi creyera que al* 

,guno pudiere <kxarme atrás en la laftimarme ^ en 
compadecerme de aquellos pobres infelices reÜgio- 
fos ( hay algunos > por nueftra defdicha , de todos 
inftitutos y pro&fiones ) , qoe reciprocamente mi- 
ran con menos amor , eflimacion y aprecio á los 
ule otras familias , é porque no convengan en algunas 
opiniones > ¿ por otros motivos purattiénte humalüosy 
mundanales ^ agenot :de aquel prurifímo ^ nobilifímo. y 
fantígmo án^ li que lx)d0S debieran afpirar es fus ope»- 
raciones ^ íeguA la pecuÜar y privativa prafe&m de 
cada uno : digo ^ que ü me perfuadiera á que alguno 
me excedia en algo de eílo , me tendria por hombre 
defgraciado ^ y á quien le habia tocado la trine fuei«e 
de nacer entre las heces de los chriftianos j y sum de 
ios racionales^ 

14. Te parece en Dios y en conciencia , qué quien 
ñamó con la leche e^os di^ámenes ^ quien debió á 
Dios la gracia de que fe los aíraygaíe mas y mas 
en el ama una chriñiana f honrada educación } 
quien & ha confirmado en la mifinas máximas co.h 
alguna tal qiial le¿fcura de libros , y con una mas que 
mediana experiencia de mundo ; te parece , vuelvo 
k decir ^ que un hombre de efie caráder penfaria 



FTl O E Ó é o." tj5 

en decíf COA , que ni de mil y quinientas leguas pu-. 
diefe defdorar al fagrado eñado religiofo 1 No es 
verisímiL 

15. E», vamos ferenos. Con efedo y Isl inifina ridíw 
culez'deh nombre y fu mifma inv.erifimilitu<! , ret 
guardan el Fefpeto que fe déhe al eílado ^ en lugar 
de ofenderle. EHe mifma acredita y que ni ha babi^ 
do ni verisímiítaente puede haber, tal hombre enr. 
tal eftado , y no fola defvia eJ figurado agravio de- 
la profefion , finó de la perfonas. F¡ngiénd<>íe una: ^ 
qué ni ha cxíftido ni puede exifíii; , folo fe da con- 
tra los defeños , fin lañimar a loa indÍyi4o$. Si. aU 
guno de ellos íe hallare comprehendido en los-que-^ 
notan , le aconfejo que calle fu pico y tenga paciencia |. 
pues lo mifmó hacemos los pobres peccadoces^, qiíando^ 
defde el pulpito nos cardan la lana¿ I 

' i<J, Y ya que te vas fuavizañdó un poqtiitiCc , 
hablemos en corifianzaj hay por ventor» en ¿rmiiiWj 
do f ni aim en la fgíefia de Dios ^ tñ^áa ^Igono 
t&n fanta j tan feria nr tan elevado ., do^e no fe 
encuentren algunos< individuos ridículos » exóticos^ 
y extravagantes ? • Las/ extravagancia! y íais^ exóti- 
quece* de los individuos ; fon por Ventura exoti- 
queces iñ extravagancias del eftado ? Claró éftá que 
no. Y fi aígun fatírico q aígun cómko quiere cor- 
regirlas j haciendo vifible y como de vulto fu ridi-^ 
culez , ya en la fárira , ya en el teatro»; fto fe vale 
fiempre de ialgun nombre fingido.^ y por lo^ comurt 
eftrafalario , para que ni aun la cafualidad. pueda hacer 
que recaiga la reprimenda fbbre fugeto determinado ? 
No tienes mas que preguntárfelo a Horacio, á Jovenal, 
á^ Boíleau , k Terencio, á Moliere^ y h muchos de 
n\jeftros cómicos. 

' Y 7. Horacio en cabeza de Tigeíio , hombre quft' 
iTó hñtia in rcrum natura y corrige mil defeftos muy' 



5^^ P * Ó *t O C O. : 

fiifiqüentes en los hombres de, todos los gfladoí ,*c\n^ 
fes'y: cohdicioftcs. Juvenal fe finge á «o f4»q"¿ Pon* 
tico , para dar en él , como en centeno verc^e , coa* 
ira los woblcs que hacen grap vanidad -de 'íh ge- 
nealogía ^ y ninguna de imitar las virtudes yt .las ha« 
zanas de fus iluftres progenitopec. £(píleau en la íu^ 
pueíl) perfpna del poeta Damon ^ fe^bitrla con gracia 
de mil monadas que íe ufan en las cortes , de los 
ruaros. ípnómeRps. que en ellas fe vén ^ y 'de los arti* 
licips ^ue íe eftiían. Pero fi- todavía fe te antoí^are 
replicarme j qüft, eftqs eran liombres reales y Verda- 
deros ^ .g^e ,con|ia& , y bebian , ni mas iii iniínos cov 
j$o co^emo^ y bebamos los chiíHanos , m por eíb 
liemos de reñir } que yo en ciertos puntos de erudición y^ 
critica, aue importan un comino , foy el liombre mas 
|)acíficó del mundo/ , : . 

^ j8;t;Pcro^ diipe^* ka hs^bido hafta. aliora en ií algu- 
fte , qi|9 íe ll^m^Qi^Tariufa ? Y con todo eíb^ el bel*' 
I9C0 de IVhyliere , en la mas ruid^fa de íus come*, 
diasy y no fé yo t9(Ti|;>ien íi en la mas úcil , debaxa; 
dse eíle cidícule nonibre^ da una Qarga cerrada á los^ 
hipócritas ;de todas profeíipnes^ que los pone tama* 
lutos. Y cierto 9 - que t%. lé dsxk mucho de eio á San 
Fiancifce de Sales j ni á todos los que fon verda- 
deramente virtuofos; has conocido alguno ^ que ea 
la pila- del bautifmo le pufiefen el nombre de Tri^\ 
fiiáa ? Pues á la -fombra de él facude valientemente 
e}. polvo_el referido aiutor en la bella comedia de 
las Mugt res Sabias ^ á todos los preciados de /a^a/oií^ 
por quatro ^quivoquillos de ^ cajón \ y media* docena 
de dichicos ¿n fubílancia / con que eípolvorean las 
converfaciones 9 azechandp la mas remota, y muchas 
veces la mas iríiportuoa ocaíion para, encabarlas ; y 
qué cuidado le dará del tal Triíotin á Don Fran- 
cifco de Quevedo ni á los demás ¿ugeQios verda- 

deMs/ 



j^ Rp X. Q ^ o¡i yS^r 

déros 5. Tabes qiie le haya páfeido oor efas calles 
. algún Marques Mafcarillá , ó algún vizCbnde ¿t }J(h 
deUt ? Pues á ÍVIóliere fe le antojó deQíachal: efos 
dos títulos i perdonándoles las.. ian2ás , y las me- 
dias aAnatas , \ ,'do$ bufones , Lacayos de dos Mar- 
quefes y^dadcrbs , par^ hacer uiia fan|£ri¿niá > pero 
bien merecida, mi/a dé -la¿ VrécUsaiñdiculdi. Y. eti 
verdad que no tengo noticia, de por que efo haya^ 
perdido haíla ahora el fueño ni el Manques de Af- 
torga nijel Vizconde de Zolina, Finalmente ^ no 
.me dirás en qué pila de Segó via ''ella bautizado el 
Gran Tacado J Y .fti embargo no he oillo .*c[üc|áríe á 
niogunO' de los originales que tepréfentá'efta Cdpí^» 
de que ílieíe áeaigrzúyz de fu' ellado ó {irofeíloú. 
Quedemos pues de acuerdo en qué Fray Gerundio k 
ningún eñadp ofende ; y íi perjudicaré á dIguoo,ftgu. 
ramenté no íerá por la l^egla que profeí^', uñó por los 
diípár^tes^ué dicf . dorríjalos , ^ ferémo^'grandííitaibs 

19. Quiere^ . acabar de perfuadirte i éñá Verdad ? 
Quieres con'le^r , . auiíqué te.'peíe , que en eíla obrit 
no íé ha podido prpcéder con iñayor mírainiento 
lii con mayor ,circunipe)tíóá ',' .pafa '.jguar<íár. el de- 
coro y él reípétp qué' por 'todos títulos fe debe 
á las fagradas familia^ ? Pites haz no mas que ks 
reflexiones íiguientes. K Con grande eñUdiO fe ei^- 
cogió el epiteto maá genérico y mas univeríkl en» 
tre ellai > ^ara que áníngiiba determinadamente ib 
pudi<& aplicar ' con ' rázon el individúo idéál de 
nueítra hiftoriá. ÍI^.' 'ÉT mlfxpo cuidad<f fe pufo en 
evitar efcrupulofáménte^ ' quantás feñas particular^ 
podían convenir k lirias mas que á btras , entre 
aquellas que fe honran y fe diftinguen con el 
epíteto mas cómun. V auri^ue es' cierto que en ef> 
ta 6 eh aquella pintura ó defcripci<»i hay til 



s8 V fí O i o G O. 

qual raigo ^ que no le ^üedé adaptar á algunas'^ 
ion realmente muy pocas ,' reípéfto de la muchas k 
que ion adaptables los retratos indiferentemente* UlK 
y príndpalMma : nota bien ^ que cafi fiempre que 
Fray Gerundio ó qíialquiera ofro réBpofq des- 
barra en algún í^rmon , plática '^ máxima ó ¿ola 
tal 9 fe le pone imediatamente al lado otro áigéto 
del miímo^paño ^ lana ó eñameña ^ que 'le corrija ^ 
que, le reprehenda ^ que le enféne. Obn&rvalo én 
Tny] Blas con el, Padr^ Ex-Próvinciat^ " y en Fray 
Geíiíndio con el Máeílró í^hideijció ^ ^li hablar 
^'ora dél'Provmcial^ que con tánfa fblidcz deshizo 
7os ^fparates del -Legó' ^ qüando'etle habtó con* 
*tan poca reflexión ar niño Gerundio ; efta qué quiere 
decir ? Oue fi en el ' eílad« religioíb íe encuentra 



hombres verdaderamente /abips^, dodos , exemplares 
.y pn|dejities, que lloren ; los defaciertos j^ jf -que da-» 
'm^n Qontrja ellos. Digo ; ijo^és ,eft6 venerarlas rch- 
j[ionesy vojvei^por lu decoro í - .. % , 

2oI Aun á \^ individuos particulares \ cuyas obras 
.pviblicas íe' deÍ3prue^Í3an , le Jes guairf!a 'efté rfcípetó,, 
fiéndo aíi , que los que' dan á luz fus producciones 
( es termii^íUo de viK^éáí ) ^ ya Jas^ hacen ¡uñs pu^ 
hlicíy rasíujetan 2I expoien.y á ,1a ceníura detodbsT, 
y cada pobrete puede: decir corí libertad lo qiíé" denté', 
dentro, ae los, lérminos de la religión V de la urbanr- 
dad y tie Ja modeífia. Como'no íe toque á la períb- 
na del autor en el pelo de la r^ópa , que eílo no es lí- 
cito , finó quándo fe trata de defender la religión , 
jpor, el parenteftq que efta tiene con las cóílumbres j 
por ío que toca á la obr;?, cada uno puede repelar- 
la/ fi hay motivó para ello, citándola con fu» pelos 



y liíftíleS Y ,)I«n9ndo á juicio al padre: quf^ Ja enp 
gendró , con fú nombre y apellido > diAados^^.c^m; 
panillas y caTc^beles^Én medio. de eíla. facultad , que 
lienen todos por tádtíi ¿oncefion de lo« autores^%^en 
nueftra hiftoria fe obferva Uij^ circunfpeccion exquí^ta, 
para que ninguno íe dé juftáinent? por ofendido. Cenfüt- 
ranfe en elU mu¿hos ferinones y no fermoiiesde regu- 
lares y de no' regulares ^ fegun las ocaíiones que Ta- 
len al encuentro j pero á ningún autor fe nombra. Pó- 
neíe el dtulo del fermon , de la obra ó de lo que 
íiiere : dícefe á lo mas '^ 6 fe dpu^ta la profeíion ge^ 
nérica del autor ; pero en llegando al iníHtuto pant- 
cular que profei^ ^ y eípecialnien^e á fu nombre ; 
chiton, altííimo filencio. De manera ., qué folamente 
los qué habieren leido las obras y y tuviere? prefentc 
íus autores ^^ podran faber fóbre quién recap la con* 
ycrfacion ; los demás fe quedarán en ayunas ^ y^ ^ lo 
fumo iabrán y que un tal eícribió otro cal^ 6 predicó 
otro qual^ que no era para efcribirfe ni para predicarfe» 
No cabe mayor precaución. 

zí. Solo á uno fe exceptúa de efta regla 0ene<*^ 
ral* Eíh es el Barbadiñó , á quien fe le qmta e( 
íagrado disfraz y de que indignamente íe viíH^ ; fe le; 
airrai^qan las bprbas pofUs^as que ^ f/s p&gf^.¡ como 
vegete de entremés j y fe le Hace falir al público 
con íii cara lampiña natural ^ ó á lo menos barbi- 
hefiba y con fu. pduquin blondo y^ redondo j ú 
cbalado pQr lo xn^s }^ con Tu cuelli-v^Qna almi^ 
donadi, 7* 4fl azu| A la italiana ; con fu muceta- 
de martas,) terciaf^. háctii Ja izquierda }l 1q A^ce» 
diano majo i con fu Cruz Caballera! bien hendida 
de baña que no hay mas que pedir ; con fu Ro«. 

?i^ete á pun^tas deUcafías ^, tjue le, ppdiii traer, ua 
adrp S&nto 4e ;Koma } cpn. jSi,.b,eneu^^ 
y mocho ^su^|ia¿i^o/ál ^Qbp[¡ y\^^ con los 

H ij * 



(5o ^ I^ R ó L 6 g' O. r . 

dos dedos ^4€1a Id 'mano derecha^ tan pulidamente^ 
qué no parece finó que el hombre toma bonete, 
como' otros tpman tabaco j con fu- libróte de k 
marca em|>¡nado eñ ía meía j j afido con la mano 
izquierda por la parte fuperior/ que én qualquíera 
hbnrado faciftol podría parecer con ^decencia i y fi- 
nklmentie ' con fu tinteron eii figura de brocal de 
p^zo , y emedio una pluma torcida , que remata 
en rabo de zorra por la mano zurda del penacho. 
Éfte es el retrato del Stfñor Píuedo^Capuchino , que 
tengo en mi éftudio. para divertirme con él quando me 
da la gana., . ^ ^ 

• 22; A eíie foío' Signar Abate fe le íeiñala coíi el 
dedo , facándole á lucir con todos fus diótados y biea 
qiie todavía fe le perdona eJ' nombre, y el apellido ^ 
aunque ' íé íabe muy bien como es íu gracia y la 
pila en qué fe beaütizó.. Para efta excepción de nuer¡í^ 
tra regla general , 'hubo buenas y legítimas razones» 
Por qué' fe habia de perdonar á un hombre , que á. 
ninguno perdona ; por qué fe Kabia de tener algún' 
íefpeto á quien no le tiene á.los raífmos Santos Pa* 
d^es , poflbrcs y Lumbreras de la 'IgléíTaj por qué; 
fé habia- de Hevar la mano blanda" cbñ quien la 
lleva tan brohca y ún .pefada con fos Maeftros y* 
Principes de caQ todas las Facultades j quién habia 
de tener paciencia para . halagar V acariciar y quitar* 
el fpmbrero con mucha cortefíá al que' nd ^be 
tiiatiar con ella find ? .los; |!i?'fi¿lcmÍW^ V^^^, 
Schcuchzerps , : á los'Braiidrahdp* 3^ \ los Str5íüchios/ 
^ Itís Bevéregiás , j los Kirañgíbí y á otros Aü-' 
tores t/uídcm faringe , pafÜndbíe con ía gorra calada 
delanteae Xqú hombres de n^ajor veneración que^ 
todos fe^eéanjbi ?' Al' -Revéreridiffc(ío '^ erüditífinio ^ 
ftbío y difcteto Maeftto' y' S^efibr. Fieyjód le trata 
como pudiera . i'iin Moxiagiiiloi ' Y esf fe gracia , que 



Prolog o. 6i 

tn aquellos puntos en que convienen, los dos , no 
fe vale el Barbadiño de otras razones , que las qué 
trae el Maeftro Feyjoó , fin mas diferencia ^ que 
esforzarlas efte con hermofura , con nervio , con 
eficacia y con niodeftia , y dexárlas caer aquel 
al defgayré , * á ' lo farfantón , defdeñofo y defpre- 
cialivo. 

23. Finalmente feria bueno , que yo me anduvief- 
fe ahora en ceremonias ni en cortefanias con un 
hombre que á todos los Eípañoles nos trata de bár- 
baros y de ignorantes ; pues hafta que él vino al 
mundo no íabiamos ni Gramática ni Lógica ni 
Fífica ni Teologia ni Jurifprudencí'a ni Cáno- 
nes ni Medicina , . y lo que es mas ¿ no fabiamos 
ni aun leer y eícribir , ni aun las miímas muge- 
res fabian hilar, hafta que por caridad tomó de íii 
cargo inftruirnos á todos efte Enciclopcdijia , como 
él fe llama , ó efte 'Cofreftor uniyerfal de todo 
el género humano , como le llamo yo. Perdóna- 
me , Leftor mió , que no te puedo fervir en t^o. 
Vinófeme á la pluma con ocafioh oportuna ó im* 
portima , que de efo no difputo ahora r. prefentó fe* 
me con viveza á la imaginación el honor de la Na- 
ción Eí]^anola y Portugueíá ; I las quales igualmen- 
te aja , pifa , arropella y aniquila : irritóme * el en- 
tono , el orgullo y el defprecio con que trata á 
tanta gente honrada : faftidióme la intolerable íatis-^ 
facción Y deípotiquez con que trincha , cortrf , ra^ 
ja y pronuncia , fentencia , define y vomita oráculos 
ex triprodc , y no pudiéndonte contener , efgriftil ' la 
maqucra , y alia vari provifiorialmttnte eíbs quintos 
eípaldarazos , reíervándome el derecho de meterle ia 
daga tinteral hafta la guarnición- , fi aleuna vez íe 
me antoja tomar efte áfunto de propónto j porque 
créeme , el hombre necefita de cur^ radical. 



6z P R O L O G 6. 

( 14. Quizá i me dirás > que cío abrolutamente no 
te parece mal, pero que defearias que hubiefe veni- 
4o mas á cuento ; porque no parece finó que muy ex- 
frofefamcntc (úfafe mucho efte adverbio en efta tierra,) 
le fui á facar de alguno de los jardines de Roma ^ 
donde eftaria eí pobre divertido /oyendo alguna 
buena ferénata , folo y y preciíamente para cantarle 
otras áreas , que no le fonafen también \ que íi ¿1 íe 
hubiere venido por fu pie y adelante : pero que traerle 
yo arraíbrando por los cabellos ó por las barbas > 
fobre fer mucha violencia ^ parece mala crianza. Amén 
de que no fe hace verifimil > que una obra tan culta 1 
tan exquifica y tali rara ( pues aun anda á íbmbra de 
texado ) como el Método del Barbadiño y fe hallafe en 
la Celda de un joven tan fimple , tan eftrafalarío y de 
tan. mal guílo y como fe pinta á Fray Gerundio. Y 
aquí te efpiritarás de crítico y diciendome, que toda 
¡nverifímilitud en eñe género de obras > es unpecadazo 
de á folio ^ y de aquellos que no fe perdonan en efte 
figlo ni en el futuro. 

25. Ahora te me andas con efo$ míelindres ! Mi- 
ra , yo. foy hombr^ íincéro y y aunque fea contra 
mi y te he de confeíar la verdad. Es cierto que 
defde que lei el tai dichoíb Método ( el C[ual^ y 
quede efto dicho de paÁ> ^ tiene tanto de método 
qomo el Método de curar los Sabañones y que com« 
pufo el otra Barbero ó Cirujano latino^ de que íe 
hace meiicion en efta obra. Ya va lai^o el jparen- 
tefis , cerrémoííe. ). Es cierto y que deíde que leí el 
tal dfchofo Método tuve un hipo^metódico de .2ur« 
rarle bien lia badana y que no me podiá remediar. 
Es igualmente , cierto > que dentro de la mifma Hif^ 
toria de nueftro Fray Gerundio , pude difcurrir, 
bufcar y difponer otro método mejor y y mas 
natural para zurrárfela : pero dune> eftoy yo por ven* 



P R © L o G O*^ ^ 6^ 

tura obligado á fcguir fiempre lo mejor 5 parécete > 
que quien eftá rebentando por vomitar y tendrá flema 
para andar efcogiendo entre rincones y y para bufcar 
aquel donde íe exonere con mas limpieza ó con 
menos incomodidad? Seria bueno > que por tu deli- 
cadeza reíonnafe yo ahora' quince 6 veinte hojas 
de m¡' traba jadífima ^ ó tralmjoslfiica Hiftoria , fola 
por zurrar al Señor Barbi-Caftron mas metódica- 
mente y masen íbifa y mas á compás? Anda^ hom- 
bre , que no íabes lo mucho que ello' cueíla á ua 
pobre autor, y mas fi és* tan "^poltrón como yo. 
Pero . finó óoftánte ' te emberrinchas en que el ba- 
queteo eftái fuera de fu lugar , compongámonos, que 
yo no quiero pendencias. D^fd^ luego me compro- 
meto en el juicio, de aquel Alcalde , k quien fe fué 
á quejar Una . niuger , die cjue fu ' lixaHdo le había 
vareado ifeuy bfen Tas colillas lo mas iníportunanieate 
del' mundo. 2)^c/^r¿Xdixó 'el /Juez y: que los/paios 
fueron ñutos ^ y fe li apercvbc al marido ^"^que otra vei^ 
los d¿ con motivo y tiempo y en fa^on." 

26.;A 16 ptr<>'qüé decias , d^ qüe'hó es veHfímíl 
que uA hodjbfé como Tu Géfuhdití tuviefe éii íii 
podelr uíiá obra (t>mo el Método / y que la in- 
verifímilitud es un crimen láffe proprletdtis deteñ^hle \ 
irremiíible , imperdonable en efte gallero de efcritos , 
te digo y que me hubieras pueílo tamañito cotí efa 
d^cifíon canónica j pótqúe ai fin ^ aunque pecador 
y mifeírable , íby timorato y un tantico efcrupulo- 
Ib', finó' tuviera el teftímonio de mi búéna'' concien- 
cia. En quanto á ío primero , . yo np fé para aquí 
y para delante de Dios j qué impedimento dirimente 
podia haber, en el pobre Fray Gerundio , para .que 
no pudiefe tener en fií, Celda el Método deí fiai<* 
badiño ríi mas ni menos como podiá tener laá Co- 
plas dé Calainos » el Roniance de los Siete Infantf^ 



«4 P R O L 6 C ó^ 

de Lara^ y la Híilona dé los t)oce IPares? Si por^ 

_que es libro de contravaíidO| antes por lo miía^o ^de- 
bía de parar en él raas que en otro^ pues ya ^e fabe , 
que los contravandos fe guardan donde menos íe íoípé- 
cha. Si por fer culto y exquiíito , ciertamente y que 

, las' Cartas del Metodiíla no ion. ni tan culus como 

^ las del célebre Moníi^ur de Peirefc ^ ni tan exquiíi* 
tas como las del Cardenal Antonio Perrenpt , por 
otro nombre el Cardenal Granvela » ni tan. íniílerio^ 
fas y taa apetecidas como las de Antonio Pérez } 
y con todo jeíb íé yo , que muchas, de las primeras 
pararoQ primero en las mof:hilas , y deíp^ies en los 
iuíiles de algunos Soldados íalteadores ^ que ju2gan- 

^do fer otra cofa , fe las hurtaron á un Caballero de 
Leiden $ gran porción de la% fegundas fué ridimida 
del cautiverio de las Boticas y de las Eípecierias j 

'y pi.tomo de las terceras fe fefcató de VM Taberna 
de la Maragat^ía , donde fgrvia de cobertera, á' utjí 

jpicheL Sino íabes qué ts pichel ^ preguntáíelo á qual* 
quiera Maragato , que yo no quiero decírtelo f por- 
que no fepas ;antQ como yo. Asi, que no. íblamente 
es verdad que donde menos Je pienja Jaíta ¿a liebre ^ 
finó que también falta el libro ,. dónde m¿nós fe 
imagina. . 

27. Pert) al fin » permítamofte de gracia \ que ten- 
ga alguna pequeña mverifimilitud el lande } es po« 
fible y que has de fer tan inexorable coiimigo » al 
mifmo tfempo que callas y te jnueílras tan cond^í^ 
tendiente con otros ? Parécete mas verifimil , que Si^ 
gifmundo en la Comedia del Alcafar del Secreto ^ por 
el grande Don Antonio de SoUs y íe árrojafe al mar 
en las Coilas de Epiro » y llegafe á las de Chipre | 
embarcado ó íbílenido folo de fu efcudo, finó que 
eftf fuefe de corcho y Sígifmundo de papel ; paré- 
Qente fias verifimiles los oráculos , que i cada pafo 

interrumpen 



P n o L o jg o: 65 

Interrumpen á nu^ftros Reprefentantes , adivinándolo 
que ellos iban h decir para que el fuceío parezca 
miAeriofo j parécente mas virifimiles aquellas voces , 
que fakn de la müüca tan á tiempo , que fe ade- 
lantan á decir cantado aquello mifma que el Cómi- 
co iba á pronunciar reprefentado ; parécente mas v¿- 
riíimiles aquellos verfos 9 penfamientos y conceptos ^ 
en que prorurapen dos Reprcfentantes , que á un 
mirmo tiempo íalen por diferentes puertas , y fin ver- 
(e ni oírfe , lo mifmifimo que dice el uno ^ dice el 
Cftro y fin mas diferencia , que la material de las vo- 
ees ? En fin , fi quieres una car^a de eftas inverifimili- 
tudes j no tienes mas que acudir á la infigne Poética 
de Don Ignacio de Luzán > y allí encontrarás, tantas^ 
que no podrás con ellas^ 

28* Y no te parezca por Dios ^ ^e folos nuéJílros 
£^añoles fon reos de leía verifimilitud en fus com« 
poficiones cómicas y no cómicas. Ahí tienes entre 
los Francefes k Moliere , á Reciñe ^ y todavía , como 
dicen , chorreando tinta á Moníieur de Boify en íii 
celebrada Comedia^^ Les dekors trompcurs ^ ou Vkommc 
du jour ; no tienes mas que leer eíla » y caíi todas las 
de los otros dos ^ y encontrarás á cada paíb tantos 
lances inverifimiles , que te hagas cruces /pareciéndo- 
te , y con razón , que muchos de aquellos íiieeíbs 
íblamente \ pudieron acontecer por arte .cíe enéanta^ 
miento. Y porque no me digas , que ei primero lo Co« 
noció así , pero que de propófito no lo quiíb emen- 
dar 9 burlándofe con mucha fal de las efcrupuloías 
reglas á que íe quiere eílrechar la compoficion cómi- 
ca y y íentando por principio univerfal > que la Gi* 
. prema y aun la única regla de todas era el arte de agrá* 
dar al Público y te prefentaré y fi me aprietas demafiado ^ 
al mifmo mifmífimo Cornelio^ al foberano Cornelio, re* 
conocido generalmente de todos j Fraúcefes y np Fraii* 
Tom, /• . j^ - - 



66 P R o L X) G o, 

ceíe^ I por el grande Reformador del teatro," y por el 
genio mas elevado de íii figlo y de 00*0$ muchos, 
para pulir haíía la última perfección qualquiera pieza 
dramática. No obftante ya fabrás ( y finó íafoela 
ahora ) , que contra efte Corifeo de la Ti-agedia llo^ 
vieron tantos efcritos de fiís mifinos Nacionales >^ ya 
fuefe por emulación , 6 ya por otro motivo, que le 
hubieran íbfocado fi el mérito no fuefe como el 
aceyte, que al cabo nada fobre todo. Y aunque él 
ie pnrgó plenamente de los otros defeótíllos,: que le 
^pouian ó le exageraban fus . émulos y aciifádó- 
Tes, ^n el capítulo de la inverifimilitud , que opo- 
nían á muchos pafos de fus Tragedias , agachó un 
fí es no es la cabeza , y folo recurrió a los exem- 
plares de Séneca. , Terencio , Plauto y otros Pádrbs 
Maeftros del teatro antiguo , que alguna vez fe def- 
cuidaron en ello j y con quatro gotas de agua luf- 
tral exorcizada por algún Sacerdote de Apolo , le- 
gun el rito Poético , fe juzgaban purificados de efta 
venialidad. Por tanto , Le&or mió ( mira el cariño , 
y la cortesía con que te hablo ) , fiíplícote con el 
íbmbrero en la mano , que no quieras moftrarte tan 
fevero conmigo fobre eftas menudencias , melindres , 
y delicadezas. 

29. Otra cofa ferá fi tú me pones un poco ferio , 
Geñudo , y entonado fobre el aíunto fubfiancial de la 
obra. Confiefo , que folo con imaginarte en efa fi- 
gura de Minos y Radamanto , efioy ya tamañito i 
porque una cofa es que yo fea algo defembarazado 
de genio , y otra que no fea hombre puíilanime 
y meticulofo i qué fé yo fi , mirándome con feíii- 
hlante torbo , feroz y truculento , y jurándomelas por 
la Laguna Eftigia , te difpones á reñir, a reprehender^ 
á detefiar , á anatematizar mi atrevimiento , hablan* 
dome €9 eña pond^rofa, y gravifi^nantefubfiancia? 



P^^ o L O l> O. Í67 

^cBieñeftl; i^al Clérigo , Clérigo iñHmfato^^ atre^ 
iddo y nadai^pn^nderado* Supongamos que el pálfato 
efte en Eípaña., 7 también én otras partes tan eílrajgpda 
Y taii rorrompido > como da á eiltender eíla maldita 
obra 9 p^miéioík , deteíhible , abominable. Suponga- 
mos que én nueílra Nación , y también en otras , 
haya muchos Predicadores Gerundios , indignos de 
exercitar tan fagrado Miniílerio. Demos cal^-^ que 
efta corrupción ^ eíla epidemia , eda pefte ( llámala 
^sí & te pareciere ) pidiefe el mas pronto , el mas 
executívo temediov Dime , in&li¿ ; podia o&ecerfe 
afimto mas ferio ni mas grave , para que le írataíe 
una pkma do£fca , mageíluoía y eaéi^ica y vehemente \ 
Había inateria mas digna de manejaste con la mayor 
gravedad , con el mayor nervio , con un torrente ar^ 
rebatado de razones y de autoridades y y con otro 
torrente de lágrimas y no menos rápido y copiofa 
en el zeloíb efcrítor ? Y una materia como eftá ^ era 
para tratarla Qomo las tratas tú » Sacerdote indigno \ 
hay en el' mundo lictíicisi ni autcu-idad para juntar 
las cofas mas téms con las mas burleícas y las mas gra- 
ves con las mas bufonas y las mas importantes con las 
mas ckocarreras ? No la hay , no la hay y te clama un 
Gentil juÍ4:io(b y para llenarte de coofufíon y de ver* 
guéiiza y fi'fueras capaz de tenerla. Es cofa ridicula , 
es 0oía riíible ; y yo añado y que en la materia preíen- 
le es cofa execrable ^ que caíi cafi fe roza con ^críle^ 
ga-, |imtar chufletas y chocarrerías con atrocidades y 
ferpiencés con palomas y y tigres cotí cordet^s. É9 
tuígar el texto y mas iio por eíb es m^os ver- 
dacferoe . í 

Sed ñon ut placidis co'éant immhia y A¥h ut 
Strptntes avihus geminentur y tigri6tis agni. 
31. Roma ardiendo y Nerón cantado.! No puda 
fle||ar k mas. la fiereza de aquel raoliíkuo^^ aborto dé 



«8 P R o L o c .o;i 

la naturaleza humana. Tú le imitaS|piifiii te piones k 
cantar quando arde Troya ^ y fupones ({ue fe abrafa ár 
Nación ; bello modo de atajar el fuego i, echar mano 
dé la flauta j y ponerte k tocar una gay ta Gallega \. 
- 32. Defde que fe predjcd en el mundo el Evang^Ha , 
hubo Predicadores » que, abufaron de elle oíkio ^ y^ 
defde que hubo malos Predicadores ^ hubo hombrea 
seloÍQS quis declamaron contra ellos ;: pero coir qué fe^ 
riedad ^ con qué pefo ^ con qué vehemencia I £Áe era~ 
un lugar muy oportuno para ir diícurriendo de íiglo; 
«n* íiglo hada el nuedro poi; todos, los Padres ^ Do¿lo-. 
fes y Autores de la S*. Igleíia , que Uvxttfsücon et 
giita, y manejaron- la pluma- contra los que;£jEi íu tiem*: 
po corrompían lH Palabra de Dios y profanaban el 
Evangelio* Habiendo fido efte indiíputablemente el 
verdadero origen dé todos los errores , heregias yt 
cifma^ que han afligido en todas las edades, a nuedra: 
Santifítiía Madi*9 » manchándola , ajlndola > . y deípe* 
dazándoJ^ fu- túnica ii;confutid / como exprefameoto: lo 
dke y lo llora San Aguftin en 'el^ zV libro dérja^ Doo» 
trina Cbriftiana t Corruptio vcrhi Deij vifccra Eccltfi^ 
difrumpity fir tunicam- dilacemt.y difcurre tú quanto ha* 
brán declamado loa Padres , lo» .Dolores , y los CJo»-. 
cilios contra edos f orruptores y profanadores , de lar 
Sagrada Efcritura, en 'M mifma Cátedra de lá yerdady 
Trono- efpecial del EQ^iritu Santo ,. que folo debe prer 
fidir, infpirar> encender , mover y hacer, hablar .en 
él. Fácil cofa me feria ponerte á la viftai un largo ,cft^ 
tálogo de las vehemeotes; inveftiva» ,. que^ fe, lian he- 
chp. CQnti»<:elJa profanífima» profanidad, en todos los 
(iglos de la Igleíla , comenzando por el Apódol Saa 
Pablo , y acabandá en los Autores mas famofos del 
Siglo paíado,.y del prefente i pero quánto crecería ef- 
M tu Prologo } quánto. te.detendria en efta conver- 
facion ? Ni ,tú con la pluma > ni tus. fimples Le¿};or«s 



P R Oí L a G o. 69 

coíf fu necia Cufiofidad llcgariais en uñ año á ta pemi- 
cíoía Hiílori^. 

33. Contentóme pues folo .con apuntártelo , y; 
con preguntarte i fi tienes noticia de que alguno de 
los Santos Padres , Doflores y Efcricores Sagrados 
hayan feguído el diabólico rumbo que tu íígues , para 
corregir á los malos Predicadores j íi has encontrado 
con alguna, que íe viíliefe el botón gordo , con la 
caperuza y faco de bobo , y el Jatigo de vexigas en 
la mano , que es el uniforme de los fatíricos ^ para 
deñeiTar del mundo eña epidemia! Razones y textos^ 
decifiones , Qauónes Conciliares , ConíiitiKiones Apof 
/ tólicas , Ediñps de fantifimos y zelosífimos prela- 
dos , Cenfura$ fulminadas , ayes , lamentaciones , la- 
grimas y fúplicas y exclamaciones , amenazas ^ efo sí : 
de eílo, hallarás mucho ^ muchifínio ^ infinitó /y todo 
muy eícogido en innumerables efcritores » que ya de 
propófito y ya pO;r incidencia^ tratan efte gravífimo 
puato i. pero chufletas pero bufonadas , piro chocar- 
jrerías; dónde ^ dónde las has viílo empleadas en eíla 
mateíia ^ párroco atrevido y mal aconfejado ? Voy» 
voy á dar contigo en todos los Tribunales de la 
tierra , para que te caíliguen ^ para qjje te confun- 
dan j para que te aniquilen , y para que hagan en tí 
un exemplar , que firva de efcarmieiiio. á los Hgloa^ 
venideros. 

^ 34^ Man/he fcat u Deus Faury manfuejcat te Dcui 
Füiu/'y 6r rdiqua. De muy mal humor te levantafte efta 
mañana, feverííimo Icftor de mi alma ^ y no tengo yo 
la^ culpa de que hubiefes pafado mala noche > por las 
jadigeítíones y crudezas de la cena. Yo cené poco ^ 
lo digerí prefto , dormí bien , y. eñoy como una lechu- 
ga. Por tanto , óyeme ferenamente fi guftares , y 
finó tapa los ojos, que iba las orejas por donde fe 
oye a los autores». 



7» Prologo. 

35. Todo qüanto dices es así , y no hubieras perdicld 
nada por habérmelo dicho con mayor templanza y 
con un poco mas de urbanidad , íiquiera por eftk cch 
ronaza^ que me abre de quándo en quando mi BárbíH 
ro j molde de vaciar Sanchos Panzas ; fi tú le vieras ; 
ch^ fi tule vieras ! Bafta decirte, que íus navajas no 
rapan tanto como íiis dedos aforrados en piel de lija , y 
por yemas cabezas de cardo filveíh-e ^ aunque pof 
otra parte no hay hombre mas bueno en todo Campos. 
Pero efta digreíion no viene al cafo , y finó firve pa- 
ra cortarte la cólera , por lo demás es un grande def- 
propóíito. Volvamos pues á nueílro aíiintó. Digo 
pues j que tienes muchíüma razón ^ que todos los qué 
han tratado el afunta que yo trato ^ ó ya adrede-^ 
mente ^ ó yá porque les falió al caminó , le trataron 
con la mayor gravedad , pefo ^ circunípeccion , véhe-* 
xnencia, y fenedad. Solo un tal Erafmo de Roterdam, 
cuyo nonü^re huele mejor á los Humáñiílas^ que á los 
.Teólogos y en un libro latino , que intituló el Elo* 
gio de la Locura j dixo mil gracias contra los malos 
Predicadores de fu tiempo ; pero como fu idea prínci* 
pal era hacer ridiculas con efta ocafion á las Ságra-^ 
das Religiones ^ que entonces florecían ^ burlándoíe » 
ya de fus trages , ya ^e fus oeremonias , ya de (us 
tifos , ya de íus coftumbres > confundiendo iniqua y 
perverfamente el todo con la parte ^ el ufo con el abu- 
ib , y la vida exemplar de millares de individuos cois 
la menos ajuftada de un puñado de defe^ofos ; el tal 
Elogio de la loeura corrió poca fortuna , y folo la tu- 
vo y aun la tiene el dia de hoy ^ con los que pof 
interefados merecen fer comprehendidos en el refe- 
rido elogio. Fuera de efte feñor DefideríÓ Erafmo 
( que era fu verdadero nombre y apellido ) , Mo- 
naguillo, Monge, Ex-Monge, Clérigo Secular, Rec- 
tor , ConfejerQ , todo y nada j fuera de efte peril* 



P R ó' L' 6^ d 6k 7t 

lan f dtro autor modernífirao ^ vemrado y muy 
circunílanciado » todos los demás trataron el punto » 
que yo tmto , con toda la gravedad , que Vm* pon- 
dera», y auii Ro la pondera mucho > feoor Ledor^ y 
•circtmípe£lííimó dueño mk>. ' 

36. Pero f y bieh j qué iruto* focaron todos efos 
gravííimos autoits- de fus ' truenos , relámpagos y 
rayos > atemorizaron^ á los m^los Predicadores i obli- 
gáronlos á abandonar el campo , y k retirarle h íus 
Celdas!^ aportes',- qüartos- 6 ca^s , á lo menos 
mientras pafabá la temperad ; p^tíL eílar á cubierta 
de ella j 'corri^érdníé los 'inliifribles défórdenes dd 
piiTpko en Eípaña ^ Portugal , 9*'rancia , Italia » Alemá« 
ni^ y todo el ifiundó ? Si efo fuera así y no hubieran 
llovido eícritos contra efta lamentable corrupción en 
eftos dos últimos figlos. Ni - Claudio Áquaviva y Juaa 
Pauto Oliva » Generales ambos de la Cempafia» hu<- 
biifran arrancado ayes tan profundos de lo mas intimo 
de fu corazón y laíUmandofe de ella ^ aquel en una gra- 
viSma Inftruccion , y eñe en una íentidífima y dit 
cretilima Carta. Ni el elegante Nicolás Caufino hubíé- 
ra gaftado ,^ tanto calor inteleélual , oratorio y crítico 
en íii vaftíiSniá obra de la Eloqucncia Sagrada^ Ni Don 
Chrifiróhal Sotetí, Abad de Santa Cruz en los EftadOT 
de Venecia ( finó eftoy equivocado) hubiera dado 
á luz aquel librito de oro : Rüdimcnta Orasorix Ckrif- 
tianiy que á infancias Tuyas y para fu particular inñruc- 
cioní efcribiÓ cierto Religiofo do^ > grave y eru^ 
dito. Ni Antonio de Vieyra en íii famoíb Sermón de la 
Sexágefima , íobre el Evangelio de cxSt qui fiminatfi'^ 
minare femen fuum hubiera declamado <:on tanto ardor 
contra muchos Predicadores , que en ííi tiempo infeA 
taban las almas y los oídos* Ni el célebre Señor Ar- 
zobiípo de Cambray , Franciíco de Salignac de la 
Mota Fenelon fe hubiera fatigado en componer iQ» 



5* P R d li o Q b; 

BdmitñhUs Diálogos^fQj^re laEloqücnciaert general^ y 
fobrc la Eloqücncia dd pulpito en particular^ en les qua- 
.les no folo no perdona los que eo^O;homl]tire de media* 
no entendimiento, califica de diJTp^fateis y deípr^ó- 
litos, finó que critiquiza fin piedad algunos. íerjp^oei , 
que á primera viílai paütecerian á muchos r modelos de 
ingenio^ de juicio y de eloqüencia) Ñi el P« Blad 
.Gisbert hubiera dado á luz fií eílimado libro : Eloqüen^ 
cia Chrifiiana en la cfpcculadva y en la práctica ^ que, 
corre con tanta aceptación en las Naciones v y en el 
qual defcargá mortales golpes fobre; todas las efpecies 
de malos Predicadores. Y nota para tu confiíelo y 
para el nueftro, que todos los autores que he citado» 
i excepción de uno y ion extrangeros : todos^ declaman 
contra la corruption del pulpito en fiís refpe¿tivos 
pueblos I no en los extraños. De donde inferirás , que 
<eíe perniciofo mal no es privativo de los Eípañoles y 
de los Portugueíes , como quieren muchos , la mitad 
por ignorancia , y la otra midad por emulación. • 

37. Y defpues de todos eílos eícritos enérgicos » con- 
vincentes , graves y ferios y mageíkiofos j qué hemos 
Tacado en limpio ? Nada ó cafi nada : los Pfeudo-Pre'* 
xlicadores vont leur train ^ como dicen nueílros vecinos , 
ó profiguen fu camino, como debemos decir noibtrosi 
el mal cunde y la pefte fe dilata , y el eftrago es cada 
dia mayor* Pues ahora díme , Le£lor avinagrado ( que 
ya me canfo de tratarte con tanta urbanidad)^ fi la 
experiencia de^ todos los figlos ha acreditado y que 
no alcanzan eftos remedios narcóticos y emoli^tes y 
dulcificantes ; no pide la razón y la caridad y que 
tentemos á ver como prueban los acres y los cor^ 
rofivos ? quieres introducir en la Medicina intele6 
tual , para curar las dolencias del efpiritu ( y tal do- 
lencia como la que tenemos entre manos ) aquel 
barbajro aforifmo y k quien con tanta razón trata de 

Aforifino 



P ROL oca. 11 

dernos CriútSÉi^mnhJew^ rationem facienii ^' fi 
non Juccedaí fccundhm rationcm , non eji tranfeundum ad 
aliad y fuppCichá quod ab initio probaveris T El Medico 
que tura fundado ;en raíon , aunque él\Túcéíb no cor- 
redonda; y aunque le fea tontraria la experiencia j^^ 
profiga adelante / no iñude dé remedios , y fi fe le mu- 
rieren los enfermoá , que los éntierren , fir Fideíium aní* 
m4 per mifericordiám Dci^requiefcant inpacci parécete 
jüílo y que en una niateria de tanta import^cia me 
acomode yo cbn tan barbará doílrina ? Vete á .pafcjar , 
que nó te puedo fervir/ 

}8. Antes quiero probar fortuna , y ver'fi foy en ef- 
te afunto tan feliz como lo han fido muchos autores 
honrados en otros diferentes , perfuadidos á la verda- 
dera máxima de Horacio ^ de que 

Rídiculkm acri 
Foráus pUrumquc , O melius magnas fec<ii res. 
Ello es 9 que muchas veces ó las mas \ há fido mas 
poderofo para corregir las columbres el medio (t^^ 
fivo y chufletero de hacerlas ridiculas , que : el eJito- 
nado V grave de convencer las diíbnan tes ;., echaron 
por efte camino , y Ipgrartfn fu intento con felicidad » 
y por lo mifmo dice un fabio Académico ^e Paris , 
hizo Moliete mas fruto en Francia con fus Preciofas ri- 
diculas y coH fu Tartufa^ con fu Payfano Caballero ^ 
con íti Efcuela de los tnaridos y de las mugeres ^ y con 
fií Enfermo imaginario , que quantos libros fe efcribiéV 
ron , y q\jatttós declaihacipnes fe gritaron" contra íos 
vicios ; ya morales V ya intelectuales , y Y^ políticos > 
que fe fatirizaban en ellas graciofas Comedias. Todas 
las tropas unidas de los mayores y de los mejores. 
Filófofo?^ modernos contra los ingeiiiofos .y efpeci-* 
fieos fueños dé Renato Defcartes ,' no le híciieron per- 
der tanto terreno ^ como el graciosífimbí difcretí&mo^ 
Tom^ /. K 



74 ^ Prologo. 

é ¡ngeniosífimo yiage al mundo de Defiarus , efcríta 
en Francés por el P. Gabriel Daniel^ y harto bien tradu- 
cido en Caíléllano ; qué nos canfamos ? Hada que Mi* 
guel de Cervantes falió con fu incomparable Hifioria 
de D. Quixóíe deja Mancha , no fe defterró de Efpaña 
el extravagante guílo á hiftorias y aventuras Roma? 
nefcas , que embaucaban inútilííimamente- a innumera- 
bles íeftores , quitándoles el tiempo y el gufto para 
leer otros libros , que los inftruyéfcn , por mas que las 
mejores plumas habían gritado contra eíla rúííica y 
grofera inclinación , hafta enronquecefíe } pues por qué, 
no podré efperar yo , que fea tan dichola la Hifioria dt 
Fray Gerundia de Campabas , como lo fué la de Don 
Quixote de la Mancha , y mas fiendo la materia de or- 
den tan füpérior, y los inconvenientes, que fe preten- 
den defterrar , de tanto mayor Bulto , gravedad y 
pefo? 

39. Y vés aquí, UGtov niio (ahora vuelvo á acari- 
ciarte y a pafarte la mano por el cerro ) , que con ef-. 
to queda férvido el autor duende de cierto recicmífi- 
mo pap'el , qué anda por ahí de tapadillo y a título de 
que fe imprimió in pardbus,^ y es fxx gracia : La fakir 
daría Y i^ locura en el pulpito de las Mpnjcif. Hacia el 
fin del Prologo ( que caíí es tan péíado como eftc) re- 
fiere el Autor como dé oídas , que un Obispo de Fran- 
cia , viendo inunli'{ddás las prohibiciones de cincuenta o 
feferita. 'Predicadores , que deshonraban en el pulpito el 
mínifleño de la Palabra de Dios / (reyo ',que debía pro- 
bar jifería nids útil ridiculi\arlos ^¡^^^ 
fidad feverd. Conípufq , dicen ,' iin $erm,on lltño de con- 
ceptos , del que nucftros Predicadores del número fe hol- 
garianftr los autores. El texto^aue pufo fué} Sicut un- 
guentUm qubd défcendit a capite in barbara , b^rbam 
Kz,^f^xi^Lúego que apareció éjle Sermón y y al dia fguientc ^ 
no Unid el Lihhro ün exemplár. Mas de quarenta reitn^ 



P K o I o a e, -75 

f>re/íones ^ue./e kan hecho de él\ han tfmdo. ^l mifmo 
dejpacho. Pero lo mejor que tiene es , que ha dejierrado 
del pulpitos los conceptos ; yji pordefcuido a algún Ora- 
dor fe ledejli\a alguna , baflapara que le digan , que ha 
predicado en el gufio de ficut unguentum.... Efie medio 
me parece el mas eficaiiy el mas pronto. 

40. Tiene V. Reverendídma tnuchífitna razón , Re- 
verendo Padre mió. ( Hablo con el Autor de efte Pa- 
pel , á quien conozco como á los dedos de las manos » 
y fé muy bien , que tiene tanto de Eípañol , como yo 
de Francés , por mas que quiera honrarnos con hacerfe 
auelko Nadonal , honor que le eíticQainos fin envi- 
diarle demafiado. ) Digo que V.. Reverendíljm'a tiene 
en efto tanta razón , como en el religiofo zeló <;on 
que tomó la pluma para corregirnos , no menos en 
los dos diíparatadifimos Sermones de autores £ípa- 
fioles , qué coteja con otros dos , verdaderamente f¿- 
lidos y buenos > de. .vn eélebrje aUtor Francés , que 
en la primera parte de fu Prólogo ; pups ¡aunque eílé 
tomada de lugares comunes , y fe componga dé refleidones 
trivialífimas , al fin ellas fon muy verdaderas , y nada 
pierden por man^oíeadas. 

41. Así la tuvieifír V. Reverendíííma en Ja poquísi- 
ma merced que nqshaceá todos, los Efpaáoles en ge- 
neral , y en lo mucho que ofende en particular al 
reípetable gremio de los Predicadores del Rey , fin» 
gularizando entre ellos á los Predicadores del Número. 
Es un gufto v^r.como defde la pag. XXVI , comienza 
V. R°«. á eígrimir tajps y rebeíes contra! todos flueftros 
Predicadores, á dieftrb y á IJnieftro , en montón, inde- 
finidamente , y caiga quien cayere. Ha un figlo ( dice V. 
R. ) que nos faltan los Predicadores. En ve:^ de Predicado-' 
res tenemos rehuías , charlatanes , papagayos , delirantes , 
vocingleros, Eftosíque es fer hombre denodado } aco- 
meter valerofamente al Todo , y no andarfe ahora en 

K ij 



7(5 P R Ó i O fe O. 

efcaramuzas con partidas y deílacamentos. La. pe« 
quena guerra es buena para Generales rapofas , trb* 
tillas y pufilanimes : los Alexandros de la pluma van 
á atacar al enemigo cara a cara y y donde ef!á el 
gruefo del Exército. No hay que canfarfe : los Báv- 
cias , los Caftejones , los Bermudez j . ios Galios , y 
" ófra' largíaífima liíla de vivos y fanos *, que podía 
*'íafiadir, Jhn unos raíalas y unos charlatanes , unos pa- 
' P^S^y^^ ' íí^//Vtí/zr^j > y vocingleros , y puedan aprender 
otro oficio, porque al fin ha un fglo que nos' faltan 
^ Jos Predicadores. ' . * ^, , ' 

'* .42. No hay que admirarnos, pues Cprofigué V. R. 
; eri'lá i)ag. ;XXVII y XXVÍIÍ de* fu diferetó ; urba- 
'no y Caritativo Prólogo ) de 'que ¡entre: no (otros ño 
haya f^hdícadóres , que hagan converjtones.y porqut no 
' los ^háy , qtíe forrñen el proyecto de hacerlas ^ y aufi el- 
'ios ^ fe 'Údmir(irtan\ ^Ji vieran que hlgunúfééoriverud , 
\ parque itUhcá penjaron. in ínteHfafto. * Acabáramos/ con 
' rfla , y viva' v. ReverértdiírmVrtil año^ ,' porqiié n¿s 
'afe're los^cjos, que hífta' aquí temamos todos laftimó- 
'fanieñte cerrados'/ ó- por* lo ménós cubiertos de cata- 
ratas. Penfábamos , fioíotros ^ que dentro ¿le nuéftro fi- 
'^iaV y éfi núeftrós inírnitfs díaselos/ infatigables -Gar- 
•^ífes ,. lbs'.aufterifímosVV;zelóéi^^ Hematídecés 
^Pbminictinos ) /'los 'Apoftólico¿''Dutafís' y ^Calata- 
'yad?s ( J^fuitas?) , los lluftrifimoB''Glorís ] y los Señb- 
•res*; AWaos, Gpnzáleces^y Michéleiias (del Clero fe- 
■ ctílar Si habián^hecbó ^ y\eftabaii!'íiacieróo/'m , y 

muy portentbfais con^erfionps^ Im^gluábamoá, que fefte 
era el único pro^é^o ^uefefoMáAanéii'hs continuas ex- 

• curfiones' ApoííóHcas , con qué corren incanfablemente 
unos por todo el Reyno de Efpafiia,"^ otros jpor deter- 

• minados Reynos , y provincias de h Monarquía. Creik- 
trios , que los imitaban en lo mífrao otros innumerabífes 
Mifioneros /no de taifito nombre,- pero de no inftriór 



. > R ó ¿ ó 6 o.' 77 

zéto , y efpMtu , que andan cafi perpetuamente íantifi* 
cando , ya eíib^V X^ aquellos Pueblos de nueftra peníh- 
íiila. A lo menos teníamos etconfuelo de penfar , que 
el número fin número de los Predicadores Evangéli- 
cos , que en tiempo de Quarefma declaran fangrienta 
guerra k la ignorancia y al vicio , yéndolos «á atacar 
dentro de íiis mifmas trincheras ,, ni formaban vtropno- 
ye&o , ni tenían otro intento ^ que el de h converfion de 
las almas , y que Ujhs de admirarfe ellos mijmos fi con- 
virtieren alguna y fe admirarían con mas razón finó 
convirtíefín muchas^; pues aunque, entre '.eftos últimos , 
pornueíba dfefgracia , haya algunps ', d feari también 
muchos., que ó'iío íe j^ropongan tííe fin^ <^hoaci¿r. 
ten con los medios , no fe puede negar que los mas , iii 

' tienen otro intento, lii^ífe pueden valer de medios mas 
oportunos ,, atento el, genio de la^ Nación y círcuníhín- 
cías derAnditorio.' Efto creíamos nófotros, pero gracias 
á V; Reverendífima, que nos auita laíluJion'{'hth?L 

' frafe para el*' Caftell^no que gáfta V. Reverendífima ) ; 

• ni los primeros ni It^s legundos'ni los* terceros han 
formado efe proyeclb , ni nunca penfaron en intentar^ ^ 
porque entre nofotrqs ño hay P'réditadore^s que ka^an con- 

' verjiones ni pienfek nunca en hacerlas. Vamos claros , 
en qué medallón Uel Eblperadór Caracalla eftaba díí^ 
traído V. R. quando eftampó una propofícion idiii ef- 
candalofa y tan injuriofa á toda nueftra Nación ? Pe- 
ro lo mas gt-aciofa, y acafo fin exemplb , es clfer men- 
digada, no folo la fehtencia , finó es la frafe y cáfi 
todo el Prólogo del Libro que efcribió en el idioma del 

. autor , intitulado : Verdadero Método de predicar , fe- 
gun el efpíritu del Evangelio ¡ el Iluftrífimo Señor Luis 
Abelly , Obifpo de Rodas ; y por que fe haga creíble 
tamaña galantería , doy la cata : » No' debe pues 
>j caufar admiración haya tan pocos Predicadores 

' i> que conviertan , habiendo tan* pocos* qué formen 



^8 .^ P ü ti t O (^ 0. 

» tan importante defignio; ^tes })i^ hdf inñickos ; 
» que juicamente fe admiraran y mucho (como di- 
^> ce un buen eípiritü ) ñ fe les moílrafe alguno, que 
» fe hubiefe convertido por fus Sermones y pues ellos 
» nunca penfaron en tal cofa d. Hallafe á la letra al 

. 'cap. 7 , pág. 28 9 de la traducción publicada en Madrid 
por el P.. Maeftro Medráno , Dominicano , año dé 
172^. No para aquí lo mas fino de la fupercheria ^ fínó 
es que así por algunos pafages y que claramente hablan 
con los Francefes en particular , como por fer el Autor 
Francés, fe reconoce fer. dirigida íá obra, y la refe- 
rida fentencia á ellos y á fu malos Predicadores , y 
fu Reverendlfima la revota con un candor que edifi- 
ca, en inveftiva Contra los nueftros , y apología por 
ios íuyos} cabe m^s valentía ji cabe plagio mas defca^- 
rado ni mas ratero ? 

43 V Pero ya paréée que achica V. Reverendlfima 
la voz en lá pag. XXXI y quando tácitamente confié* 

. fá , que algunos de nuefliros Mifioneros predican con 
efie intento ; mas yerran miferablemente los medios ^ 
y aun mas iafiimofamente fe engañan en las íeñales por 
donde regulan el fruto dé fus mifiones. Quedan de/pues 
muy pagados de fu fervor ( dice V. R. ) porque grito con 
ellos y como ellos el puehlo en fus actos de contrición ; 
porque fe afufio la vieja , malparió la embarazada , fe 
demayp de fufto la doncella % porqué comulgaron dos 
¿ tres mil perfonas j pero advierten , que de eftas no fe 
convierten dos a nueva vida ; porque ; porque como ño 
quedo ganado , finó atemori^aao del grito el coraron , fe 
urrojo al Tribunal de la Penitencia Jin propófito medi- 
tado^., y endureciindofe mas y mas en la culpa por fall- 
ía de efie propofuo ^ fe aleja y fe defvia de Id verda- 
dera coúverfion , que es quanto el diablo de fea ^ pues 
de eftas Mifiones faca un fin numero de facrilegios , y 
un renuevo de fus cadenas en los miferables pecadores , 



Pro jl o g o^^ . . 79 

que pí Itevaran de los ahullidos fin penitencia interior 
ael alma. 

44. Padre Reverendílímo ,, no fé yo que haya Mi- 
fioncro de Hombre en Efpaña ni Predicador de juicio , 
que no eílé bien perfuadido á que ni los gritos del 
Auditorio , ni el furto de la vieja y ni el aborto de la 
embarazada (no hacia falta elle vcrbi gracia^ ni et 
defmayo de la doncella 9 ni la comunión de tres mit 
perfonas y ni aun de treinta mil , como ya fe ha viílo 
roas de una vez , fean feñales infalibles de una con*- 
verfion verdadera. Saben muy bien que fon feñaler 
equivocas ;. pero al fin fon feñales j íinó de que fe con>> 
vierten todos , á lo menos de que les hace fuerza lo 
que oyen. La mocio;i no eña muy diñante de la con--^ 
moción 3 fegun aquella íentencia del Eípiritu Santo : 
Ubi fpiritus i ibi commotio. Y en verdad , que á San 
Juan Chrifoílome no ie parecian mal las demoníira- 
cienes exteripres de ¿i Pueblo 'Antioqueno , quando-, 
lloraba í¡ el. Santo lloraba , clamaba íi clamaba el 
Santo , y fe derretia en ternura íi el Santo fe derre- 
tia. Apenas leerá V.. Reverendífima Homilia alguna 
de efte eloquentífimo Padre y. donde no encuentre ex- 
prefiones del confuelo^.y de la fanta complacencia,. 
que efto le caufaha. En los Sermones de San fíicen- 
te Ferrer ( dice el Hiíloríador de fu vida ) todo el audi- 
torio era lagrimas y gritos , alaridos ,. definayos y ac- 
cidentes.^ Y por Efpanol le deícarta V. Reverenda- 
Hma, oiga lo que dice el Padre Croifet ^ que fabe 
V. Reverendífima que no. la es., en la vida del mifmo 
Santo , que fe lee ¿1 dia 5. de Abril ca fu celebre tí no > 
Clirifiiano. 

45- Predicaba con tanta fucri^a y con tanto :(elo , . 
que llenaba de terror aun los corazones mas infenfibles. 
Predicando tn Tolofa ( note V. R. que no fué ei\ La- 
l^ajfs , ni en algún Pueblo de Efpaña ) fobrc el Jui^^ 



iSo P R o LO G Q^ 

<io Univerfal , todo el auditorio coThen\6 a eflremccer-^ 
Je con Uña efyccit de temblor , fertiejañte al que caufa 
el frió a la entrada de una furiofa calentura. Muchas 
veces k obligaban á interrumpir el Sermón los llantos 
y los alaridos de fus oyentes ^ viendo fe el Santo precifa- 
' -ido a callar por largo rato , y a mezclar jus lágrimas con 
las del auditorio. Ek no pocas ocajiones y predicando ya 
en las placas públicas , ya en campaña rafa , fe veían 
quedar inuchas perfonas inmobiles y pafmadas , como fi 
jueran efiátuas. Y ahora dígame V, Reverendífima ; pa- 
i^écele en puridad , que al Santo le fonarian nial eñas 
demonftracion es exteriores , erupciones cafi ptecifas dé 
la conmoción interil^r del corazón ? 
• 46. O Señoí ^ que en las Mifiones fe cómtte kfi JiA 
Humero defacrilegioslPsíe^ aunque fea á trágala per- 
ra , el fin numeró } peró juzga V. Reverendífima , que 
í¥ cometen pocos eh el tiempo de la cónífefión , y de 
la comunión Pafqual , á que cfs pretifo fe fujete to- 
do Católico , ío' pena de tablillas y algo mas i creé 
buenamente V. Reverendífima , ^ué dexaráñ de COme- 
térfe algunos en I05 Jtibileos mas célebres ; y ferá 
btieno , que por e£o no fepan quál es fii alegría de- 
recha aquellos zelofos párrocos, que tanto íe íego- 
cijan eñ el Señor , quartdó vén que hart cumplido coii 
la Iglefia todos fus féligrefes; ferá bueno *, ^ué V. 
Reverendífinia feria del efpiritual Confuéló , qué 
fidnte todo hombre de mediano zelo y amor á la Re- 
ligión , tjuandó vé un numeró íín número de c^nfef- 
fiones, y de comuniones en ios Jubileos plénífimos ? 
Sera bien parecido i que V, Reverendífima alíente 
cbn la mayor rotundidad y qiie efo es qUakto el dia- 
blo defea , que todos confiefen y comulguen , así 
en el precepto Pafqual^ como en los grandes Jubileos , 
pues de e ¡lo faca un fin número de facrilegios? Mí Pa- 
dre^ cdmo'fe llama ^ otra vez vayaíe V. Revcren- 

dílína 



Prologo,. 8í 

diíima coa mas tiento en elas propoficiones tan uni- 
verfales, y tan odiofas , pefando un poco mas las ra- 
Isones con que pretende probarlas , y créame , que 
por eftar de prifa y de pura láítíma , no me detengo 
en acribar otras claufulillas de tal doñofo parrafito , en 
que fe afoman unos |;ranzones de mala calidad^ 

47. Pero cómo quiere V. Reveíendífima , q\ie en 
Dios y en conciencia le diíimule todo efte montón de 
propoficiones injunosífimas , por fer tan üniverfales , 
^efe ííguen ^ Pag. XXVI IL También una '9ieja que cho- 
chea y habla i hahla un delirante y un papagayo habla \ j 
fon Predicadores efiós^SÍ, COMO NUESTROS PRE- 
DICADORES..,, que no fon iñas que unoi habladores y 
nadamas.V^^yiXkll. Pues digo a NUESTROS PRE^ 
DICADORES PANEGIRISTAS , que hofaben , auc 
no pueden ^predicar de Sdnjqfepk , de San Benito ^ de San 
"Bet-nardo , Oc. fin decir heregias. Pag. XX5tlV. Puede 
darfe libertad ni mas ofada ni mas común , que la de 
NUESTROS PREDICADORES y que ponen los Sani 
tos^ quepári(igiri'[any.líemprefuperiores a todos los del a n^ 
liguoy nuevo Tejlamento? Pag. XLIIK NUESTROS 
PR£DÍC ADORES ¡untan y como en otro tiempo "Pabh 
en las Placas de Atenas , un auditorio ociófo , que no 
fe, propone tiro fin , que el de oir algo de nuevo. Pag. Lili, 
En una Librería de Holanda habia un gran número de 
volúmenes Efpanoles : eran unos Sermones imprefos de 
Nt/ ESTROS grandes PREDICADORES, cuidadofa- 
mente recogidos y refpaldado cada tomo con una infcrip* 
cion^que con letras doradas decia : DIALÉCTICA ELO* 
QUENClADElOS SAL^AGES DE EUROPA. 
. 48. Baila , x]ue ya no hay paciencia para líias ; con 
que NUESTROS PREDICADORES fon unos deli- 
rantes , unos papagayos , unos habladores , y nada 
mas i con que NUESTROS PREDICADORES PA- 
NEGIRfSTAS no íaben predicar de los Santos íin de-* 
itom. L ' L ^ 



82 Prologo. 

cir heregias j con que NUESTROS ÍPREDÍCADO- 

RES fon unos charlatanes, que convocan un audito- 
rio ocio ib 5 como, en otro tiempo Pablo en las Pla:^as de: 
AUnas ! ( Pobre Apoftol í y qué bien te ponen ! )< 
Con que NUESTROS GRANDES PREDICADORES 
fon los falvages de Europa} y para que compremos 
el papelejo donde efto fe eííampó á hurtadillas , nos. 
deípachan por el correo á todas partes papeletas im- 
Jprefas , ei^ que fe efpecifica el lugar de la impreCon ^ 
y las Librerías extrangeras donde nos regalarán por 
ivueílro dinero con eftas donofuras T Y hay Eípaf oles ^ 
que fe han dado prifa á comprar eftas dulcífixnas liíbn-' 
jasi y el Autor de ellas, que tanto nos honra , quizá 
eftará comiendo fueldo de Eípaña ! Como el grand Bru- 
zen de la Martiiiiere , que en fu Diccionario Geográ- 
ñcó habló de nofotros coii tal defcuido , ignorancia 
y poca eftimacion , que parece fe lo pagaron nueftros 
enemigos. 

49. Iba a exáltárfeme el atrabilis ; pero la ech¿ 
iina Jofa encima , porque eftos negocios mejor fe tra- 
tan con flema. Hora bien , Reverendíílmo mió , no fe 
puede negar, que entre NUESTROS PREDICADO^ 
RES hay algunas , hay muchos , que foil todo lo que 
V. Reverendífima dice , y algo mas fi pudiera íer ; 
pero lo fon todos NUESTROS PREDICADORES ? 
que^ efo quiere decir una propoficion tan indefinida ; 
y lo fon/olamenie NUESTROS PREDICADORES ? 
Efo da á entender V. Reverendífima , quando en k 
pag. XL nos propone el exemplo de nuefiros vecinos 
( los Predicadores Francefes ) , que como fieles canes la-^ 
dran contra los lobos , los apartan asi de fus hatos » hacen 
confiante mente la guerra , la mas viva al vicio , Qc. Y def* 
pues comienza V. Reverendífima á decir por contra- 
poficion lo que pafa. Aquí en nueftra Efpana... LOS^ 
FUE DlC ADORES y nudos contra el vicio ^ le dexan 



P R o T. o & O. 8j: 

<iutfc arraygut^y que fe extienda , que fe mfilñfUque^, 
50. Válgame Dios ^ j qué flaco de m^mori^i debe: 
de fer V. Reverendíílma í pvies xio nos acaba de.cpu-: 
tar aquel cuentecito ( y con una gracia que encanta }, 
de aquel SeñQr Obifpo de Francia , que quitó la licen^ 
cia de predicar a cincuenta q fefinta Predicadores ; y- 
viendo que efl:o no alcanzaba , eílampó aquel Sermón , 
burlefco , que fe reimprimió mas de quarenta veces ^ 
fobre el texto Jicut unguentiim , que al leer la fal coa 
que V. R. le refiere , fe nos derrite la rifa por las bar- 
bas i y efos cincuenta ó fefenta Predicadores nueftros 
vecinos ( dentro de una mifma Diócefi , como es prepi-r. 
fo fuponerlo , para que eftuviefen fujetos á la jurifdic•^ 
cion del tal Señor Obifpo ) ferian unos canes fieles \ 
que ladraban contra Iqs lobos y y los apartaban de fiis ha% 
ios i y no podrían contarle también entre los /alvages^ - 
de Europa ? Pues ahora regule V. Reverendifima n« 
mas que á razón de cincuenta ó feíenta pred^cadoresL 
Je las barbas de Aaron y por cada uno áfi ]qs ciento y 
doce Obifpados, que contiene el Reyno de Francia ^ 
y eqfae no mas que cien Predicadores de la mifma eA 
tofa á cada uno de los die? y ocho Arzobifpados qu^ 
cuenta en fus dominios : hallará V. Rever^nd/fima un 
Cuerpo deBpsco falvases de nuciros vecinos , que not 
es mal íbcorro para reforzar el Exército de los Salva^: 
ges de Europa ; qué digo i hqrto ferá que las Tropa», 
auxiliares no excedan el codo de las principales. 

5i> Mi Reverendo Padre, no nos alucinemos. Nin- 
guno de los vicios , que V. Reverendifima nota en» 
NUESTROS PREDICADORES, dexaron de notar 
en los PREDICADORES NUESTROS VECINOS 
el Señor Salignac , y los Padre Caufino y • Giíb^t ^ 
e^ las obras que efcríbiéron para corregir los abuíbs 
det pulpito , precifamente en fus payíanos ^ porque 
ellos no fe metieron con otros , üngularmentp el pd* 



S4 P R o L o e o. 

mero y ef último. Si ej?o valiera ¿a peñía ( tampoco e» 
maluca frafe para el gufto de V. R. y el de otros car 
marada^) , fácil cofa^ me feria hacer la demoftracion 
ad ocuíum ; pero me fáftidia\ detenerme tanto en fu Prór 
logo, querva me tiene hafta las cejas. Y feria yo bieír 
íecibido en Francia , fi fingiéndome Francés , y apro-* 
Techándome de lo que ios mifmos Francefés declaman, 
contra ftis malos Predicadores , diefe á luz un Folleto y 
6 lUmefe Libelo j en que á rapaterrón gritáfe : NUES- 
TROS PREDICA bORES fon unos- rálbalas, NUES- 
TROS PREDICADORES Jon unos ckartatanesi 
NUESTROS PREDICADORES fon unos papagayos^ 
NUESruOS PREDICADORESJfon unos vocingkrosl 
NUESTROS PREDICADORES no hacen conver^ 
¡iones. NU ESTROS PREDlCADOrRES no forman tal 
proyefJo. NUESTROS PR^EDICADORES quedan 
muy: pagados de fu fervor^ , porque fe afuftó la vieja y 
malparid k embaraiada. NUESTROS PREDICADO- 
RES fon unos habladores y nada mas NU^ESTROSt 
PREDICADORES PANEGIRISTAS no faben pre^ 
dicarde los Santos fino heregia^s. NUESTROS GRAÜ^ 
DES PREDICADORES fon los falvages d¿ Europa^ 
í 52. Si ya publicafe en Francia, dándome por au- 
ttoridad propia el derecho Jtid naturalidad , un libreja 
ateñado de eílas lindezas i no Hovieran con razón mas 
decretos de todos los Parlamentos de fuego contra el- 
librejo , y de prifibn contra mí , que han Itovido algu-' 
nos años á eíla parte contra los Curas , fobre el ne- 
gocio que íabe V. Revereadífima > no me pelariai;^. 
jüftlfimamente l?s barbas , y me gritarían todos , hom- 
ares , mugeres y niños , al Coquin , al Faquín , al Mar 
raudy que hace tma m]uñici2L f criante á todos los gran-' 
des Predicadores que ha tenido la Francia , y que cad^ 
dia eftán faÜendo de fu feno , folo porque deshonran Gi 
pulpito un puñado de fatuos y de mentecatos i no' 



Prologo* .8$ 

me dañan en Tos vigotes con los Bourdahieí > con íoi 
La-Colombieres , con los Fl^ris , con los FÍechieres > 
coa ios SegavJts , con los Máfillones , con los Breto* 
naus, y con un rhmenfo catálogo de oradores ver*- 
daderamente Apoft'ólicos , zélofos y eloqüentes , rapi^ 
dos y EvangéKqos ,. félidos , ñiblimes , modelos origi- 
nales ; y DO me reconvendrían también , con que na 
neceíítaba h Francia de que un Francés poftizo & 
viniefe. á entrometer para corregir los defeOros de fus 
Cooipatcíotas. , pues ya tenia eHa hijos verdaderos íii¿ 
yos ^ que lo tomaíen de fó cuenia con núicha mas 
gracia y y coa njuchp mayor juicio ? Sfeñer Padre ^ 
eftamos en el mifino caít>, y ííípKco k. V/ R* que me. 
excufé la- aplication. 

' 53., Como foy Chriftíano ,. que- ya quilíera dexar^ 
lo y porque me voy abochornando , y no me puede 
hacer provecho para la digeftion; Pero formo efcrú- 
pulo de no decir una palabrita fobíe cierta digrefion ^ 
¡a mas impertinente del mundo para el intenta , que 
hace V; Reverendífima en la Pág^,'L. j y con todo pre- 
dicando así ( dice V. R. ) kan llegado varios Religiofos 
a la Mitra ^ Como fi las Mitras fuerart para c-abe^as ef^ 
candidas, en las capuchas \ continuaremos en tener a los 
extrangcros perjttadidos por nitefira- culpa a efio ? Co- 
mo no eflán acofhímbrados a ver , que fuerct de Efpañii 
Obifpen los Fray les , quando leenr en, las Ga:ietasy que 
et Rey de E/pana ha dado nn Obijpado a un Re ligio fo y 
'creen que por jfalta de Eclejiafiícos Obijpales fe vé el 
Rey precijado a echar mano de los Religiofos , pues 
no tiene quien pueda ni mere's^a fer Qbifpo entre los 
bonetes^ 

54. Que fe engafteeílé pairaíko en piedras preciofas 
de á dos en quintal , mientras tanto voy á fonarme las 
narices ; porque me baxa la fluxión , y lo pide la mar 
teria. Mire^ Padre y ningimo puede hablar con mas im- 



{rardijbUdacl^tte'yo en cfte aíiinto, pofqüe,Jba áe fabdf 
Ik RevercncUííma ,^ que yo (oy un pobre bonete , no 
tengo Meiida la cábc\a en la capucha ^ y lio puedo^feí 
Obifpoi á qué Cura de San Pedro de Villagarcía fe le 
ha Tentado jan>as la Mitra ^ no digo en la cabeza, pero 
tai aun en la faatasía ? Lo mas ma^ ^ue tuvimos áquí^ 
fué un Dojapr por Sigüenza ó cofa tal.^ flue llegó á 
fer Comiíarjp del Santos» Oficio , y eftuyo fa Villa pá^ 
f a facarle un Vitor pintado con. almagri^.> \p que fe 
idexó porque np alcanzaban lo$ Propios para ios gaf- 
^$t A mí me graduó la Univ^ríldad de Valladolid de 
Paqhüler.^ y> c^fi ioy un fe;iómeflo,. Quando me 
pyen degjf ,. /jw ^í\xi opoíitor a Cátedras ( íi algu- 
na vez lo digo ) , fe fantígua el Confejo , y ipas di^ 
4Qf Ipr^unta^ ii^ las Cátedras fox^ cofa de comer; 
ponídere : V* 'Reverendífima , fi con etlos^ diíbdos íe- 
r.án humildes mis penfamientos » y fi podné penfar eo 
'/Vliiral Con una Prebendica de 700 ó de Soo ducar 
dos no m$, xxoz^xiz por un Patriarca \ y digafelo asi 
Ve Rey^ren^ífimd de mi parte al Rey y -al Spñor 
Confefor , que como los dos quieran, e fié hecha lá 
cofa ; pué^ por lo que toca k uá^ allá vá anticipada 
ia aceptación. 

5$. Eftórupueftpi lió me difá V. Reverendifimá en 
qué peníaba , quando fe atrevió á efcribir la pri'qiera 
cláufula deljtal doiioíb parrafillo ? Y con iodo ^ predi- 
cando afi ^ han llegado varios Rcligiofo^ a la Mitra / 
Efto es , han llegado á la Mitra varios rábulas > char^ 
iatanes y papagayos , habladores , delirantes ^ Pr^dica^ 
dores de heregías ^falvagts de la Europa , porque al fin 
eftos fon los que predican asL A efto ha cónfultádo la 
Cámara de Caftilla para Qbilpos \ fe han conforma- 
do con la confulta los Señores y Padres Conféíbres ^ 
y el Rey los ha nombrado para la Mitra. Saque V. 
Reverendífima las coniequencias c^ue fe liguen de eí^ 



P R o t o G f>. 87 

to , q»e yo eííoy algo de prifa , y me eílá llamando la 
cláufula que viene defpues : Como fi las. Mitras fueran 
para Caberas cfcondtdas en las capuchas ; hay tal ; con 
cjue m las Mitras fon para cabezas efcondidas en las 
capuchas , ni las cabezas efcondidas eh las capuchas 
fon para las Mitras ! Pues mucho menos ferán para el 
fombrero roxo ( Capelo , le llama el Italiano ) , y mu- 
chiíimo menos para^ la Tiara ; y tiene V. Reverendf-»^ 
íima bien contadas las cabezas > que defde la capucha Cú^ 
liércA para el Capelo:^' y defde el Capelo fe cubriéroa 
con la Tiara, fín contar lasmudias otras, á las qu ales 
éncaxaron la Tiara cafí cafi encima de la capucha ^ ha 
leido V. Reverendífima algo de la Hiftoria Ecleíiaílii 
c^ ? Me temo , que folamente ha oido hay en el mun- 
do una cofa que fe Uama asj(> porque fi la hubiera nó. 
mas que faludadó > fabria / que pof cafi ducientos años 
( otros dicen trecientos ) apenas falió la Tiara de lá 
capucha Benedi¿tina del célebre Monte Cafíno \ pera 
qué Capucha / Pero qué Tiara ! 

56. Y las Mitras de Francia nunca yJ hicieron para 
cabezas metidas en las capuchas ; pobre Efpañol pegote ^ 
y qué poco fabe fu Hifioria ( También efta frafe es fa^ 
varita de V. R.) 5 ignora V, Reverendífima, que por 
mas de tres figlos apenas hubo Obifpo en Francia , qué 
no hubiefe falido de las capuchas efcondidas en los cé- 
lebres Monafterios de Lerins, Pontigni^ Tours, Fuente- 
Juan , Chalis y Mon-Martre , Ida-Barba , Brou y otros 
innumerables \ así de Benediftinos como de Qfter-r 
cíenfes , por no contar á Cluni ni al Ciíter , que en 
los figlos decimotercio y decinioquarto fe llama- 
ban les Pepinieres des Evéques , como íi dixéramos el 
plantío de los Obifpos ; nunca, leyó en fu Hiftoria , 
que en el figlo duodécimo era ya como cofa afen- 
tada , que para las Mitras vacantes fe habian de propo- 
ner en la junta del Clero y del Pueblo á los Abades 



SS ^ í> R O 1 O G 5. 

tíél Cifter^ cuya Orden áorecia entonces con el mayor 
Vigor de la mas exáfta óbfervancia j no reparó en ella 
fel grande embarazo , en que fe kalló la Clericia y la 
Oudad de Bóurges en la muerte áe lu Arzobifpo Hen- 
>ique de Sully , pórqiJte florecía entonces el Orden Cifter- 
<ienje en tantos fugetos infignes , quetjia m'ifma multitud 
€mbara\aba la elección ¿el Clero \ palabras yon que fe ex^ 
plica la Hiíloria, como que era precifo , que la elección 
recayefe en fugeto de aquella Oi-den ? Dígame , Padre 
lüfpañol neófito \ los Martines , los Guillermos ^ ios 
!Luvines, los Euchénos, y otro número íin número de 
Mitras Franc^fas , canonizadas y nó canonizadas , fue- 
ron cabe\as metidas en los bonetes ó eh las capuchas \ 

57. Dice V. Reverendífima f Que como los Extran* 
geros no efian acoflumbrados a ver que fuera de Ffpana 
pbifpen los Fray les ^ quando leen en las Ga-^etas , que el 
Rey de kfpaña ha dado uH Üptfpado a lin Religiofo , 
creen que por falta de ÉcUfiafiicos Obíf pales fe vé el Rey 
precifído a echar mano de los Religiofos j con que los ÍBx- 
trangeros no eftán acodumbradós á ver que fuera d& 
Efpaña Obiípcn los ÍFrayles; con que en Italia no hay 
Fray les Obifpos , ni fen Alemania hay Óbifpos.Frayles 
ó Religiofos 1 Dexelo , Padre , por amor de Dios ;' an- 
tes que y. Reverendísima diéie \ luz eíla propoficion ^ 
ño lé hubiera Sdo mejor y mas fácil averiguar íí Iba- 
bia en ellos tiempos en Alemania y en Italia algu- 
nos Frayles veílidos de Obiípos , que gaftar el ca^» 
íor natural en inquirir^ (i dos mil ó tres mil años ha 
los niños y las niñas de los Gentiles fe venían de Dio- 
lecicos y Diofecicas de devoción , así como íe viílen 
ahora de Fraylicos y Mongicas de devoción muchos 
niños y niñas de los Chriítianos ? Cunoía noticia ^ que 
debemos a la infatigable laboríoíidad de V. Reverendí- 
fima , pero que nos hacia poca falta , y a V. Réveren- 
álfuna le hacia mucha faber^ que los Éxtrangeros 

' • ' eílán 



eíl^ mny'acoíhmibradi>s ii ver fuera de Eíp^fla iriii- 
chos Frayles veftidos de Obi (pos, y muchos pbifpos 
veíiidos de Frayles. 

. 58. Fmalmente vamos á Ja raíz , y abreviemos el 
camino^ Es. cierto , Padre mió , que en el primer figlo 
de la inftitucion ó de la fundación de los Monges ^ 
Jas cabezas meüdas tn las capuchas ( íi es que teniaa 
capuchas en que meterfe las caberas de aquellos pri- 
meros Monges ) , no folo no íe hicieron para las Mi- 
tran , pero ni aun para las Coronas} porque aquellos 
Monges primitivos , por regla general, ni recibían , 
ni quieran recibir los Ordenes Sagfadoi. Tari leos 
eran todos j como la madre que los parió > íalvo tal 
qual que defpues de ordenado in Sacris , fe retiraba 
^ la vida Monacal. , Y no era efto porque no hubiefe 
entre ellos muchísimos hombres tan eminentes en íabi«, 
duria como en viruid^ ílnó porque fu profunda hur 
mildad los defviaba dé aquel aldíimo eftado. Si V. 
Re vérendífima quiere inftruirfe á fondo en la materia^ 
lio tiene mas que leer al Padre Mabillon. EíIq era ei) 
el primer íiglo . del inílituto y de la prpíeíion Mo* 
siacaL 

V 59, Pero deípues que el .Papa Síricío., por los años 
de 390 9 confideró idefpacio los grandes bienes de (}ue fe 
privaba la Iglefía de Dios , y las grandes ventajas que 
podía facar de que los Monges graves , circunfpeílos |^ 
exemplares y fabios fu efen promovíaos,, no Ib.ío a 
todos los Ordeñes, finó á todos los oficios y benefi- 
cios de la Ssyita Iglefia ; deípues que reáexíono , á que 
tko era razón , que el bien particular , que los repre- 
íentaba á ellos fu humildad , prevaieciefe al bien co- 
ipun ; y finalmente , defpues que , en virtud de eftas 
confideraciones , en la famola Cafta aue efcribió á, 
tümerío , Obifpo de Tarragona , en el capítulo 1 3 
le dice , que no folo ordene » finó que elev^ i tO; 
Tom. L M 



pó . . , Prologo.* 

dos los oficios y beneficios EdefiaíHbos á los Mon- 
ges que fobrefaliéren en gravedad , doftrina , pureza 
de la Fe y ,en fantitad : Monachis quoquc y quos ta- 
mtn moruni gravitas , * 6 viu ac fidcí inflitutio fancla 
cúmmehdat , CUricorum officiis ^ggfegari :^ es guíío ve¿ 
la prifa que fe dieron los Obifpos / los Pueblos , los 
Emperadores , y los niirmos Papas , á turbar > por 
decirlo, así > la íanta quietud de los defiertos ,^ y á ar- 
rancar de ellos á los Eftáticos Cenobitas , para colo- 
carlos en las primeras Dignidades , pareciéndoles muy 
Jufto , que los que habían fantificasdo primero él clauf- 
Iro y la foledad, fueíen á fántificar deípucs á los po- 
blados y al mundo. Defde entonces y y por muchoá 
fcglos de/pues , apenas fe vieron mas que Monges eii 
las primeras Sillas de lar Iglefia univerfal , tanto en 
Oriente C.om6 en occidente. Vea ahora V. Paternidad 
inuy Reverenda , fi las Muras fe kicitrbn para cabt:ias 
metidas en las capuchas. 

' 6o. Conclufíon. Saplícafele pues á V. Reverendí- 
fima con el mayor rendimiento^, que otra vez no le 
nieta en lo que no eTitiende,'tjue hagrf ntes: jufticia ( ya 
que no .quiera hacerla mejxed ) á la Nación Eipañola ; 
que quando iilteftte corregir abufos , hable con menos 
uniyerfalidad j que trate con miyor reípeto las refolu- 
cione§ deí Rey y el diítómen de fus prudentes Confeíb- 
fes y y ú parecer de fiís labios Miníftros ; y en fin , 
¿ue np eche tri olvido aquel refrancito Ef|iáñol : Quictt 
tiene tejado de Vidrio ^ no tire piedras al de fií vecino. 

6i. Mas para que V. ReveréndíSma conozca que 
procedo de buena fe y que no choco , porque tengo 
gana de chocar , le digo ingenuamente , que como ít 
Hubiefe Contentado con la primera parte de íii Prólogo* 
Coracero ; con haber contraído un poco mas la le- 
gunda, fin meterfe en el delicado punto de Obiípa-' 
dos ( que ya pica en antigua hiíloria ) con ho haber 



P R <>>L'0 G <KI ftíj 

falpicadQ k todas los Predicadores del Rey j íingwlar- 
mente a los del Numero , y con haber hecho fu para- 
lelo de los dos Sermones Francefss y. CafteiUnos , 
aunque fuefe con los parenteíis y gloía? en romanea 
£%uizaro , que añade ^ eftos ultimas , nq hubiéramos 
reñido. Le hubiera abandonado á V. Rever^ndifima 
los dos Sermones , con fus dos Predicadores ^ y^áunque 
fuefen otros dos fuií comp ellos _¿ fin qp? hubiefeiTips 
(acado las efpadas. Porque al fin V. Reverendífima 
tiene muchifima razón en todo lo que dice de los tales 
eos Sermoqes , y de todo;s los demás que Íea9 tale^ 
90 mo 10$^^ fiífodichos. Convengo en cío y y p^r I9 
miímo eígrimo la pluma en elle efcrito ^ p^rayer I| 
los puedo defierrar ^ no folo de Efpaña , finó de Todq 
^ mundo , porque mas 6 menos en todo el munda 
hay orates con el nombre de oradores. Si el ungücniQ 
d^ la barba de Aarpn fanó en Francia. á tant<p|S Predir 
^adores relaxados ^^ como dice V. R^verefidifimá , nq 
^«ícopifio i^e que el fóo del entendimiento de Fray 
Gerundio haga en Efpaña iguales prodigios. En todo 
ca(b , yo tendré grande confiíelo fi al acabar de oir 
un Sermón de los que tanp fe ufan , dice el Auditorio r 
^^tfi haefiadQ admirable, el Padre Fray Gerundio : que el 
J^adre Gerundio lo ka. hecho afombrofamente ; y que nQ 
ha podido decir mas elfenor Don Gerundio. 

62. Para eílo , Le^or mió ( quánto ha que nio no$ 
hablamos ? perdona 1 que fe me atravefó eíle embo*» 
zado en el camino y y era precifo conteítarle ) : Parg 
éílo , le£tor mió , ha. fí4Q iiKÜfpenfable cit^r muchos 
f^xtos de ja ^agrada Efcritura, como loscit^n los Fray 
Geruxxjiios , aplicarlos ^ como ellqs los aplican ^ y üngiv 
entenderlos > como ellos los entiendan. Perp ola , qo (9 
períuadas ni aun en burlas ^ a que yo los i[:itp ^ lo$ 
aplico ni los. eotieti^P* de ver^s , com^ 1|GS entiendei) 
álo$. Tengo muy prefenre^ a$i el gr^vífimp P^(;ret9 



^ P^R o L O G O. 

del Concilló de Trento ^ como las Bulas de Pío V J 
Gregorio XIII', Clemente VIII y Alexandro Vil,.' 
contra efta facfílega profanación. Protcfto , que ántes^ 
quemara mil Miftorias de Fray Gerundio ^ que contra- 
venir ni atirt Ügerífimamente k tan íevera como la^ 
grada prohibición. Pero no era poíiblé Hacer ridícuíos 
á k>s Predicadores ^ que incurren tant laílimofameme 
en ella, y en lafs cenfiíras que h acoiiipañan , fin hacer 
ridículo el modo con que ellos manejan el Sagrada 
Texto. Mas efto cómo podia fer fin citar el texto ¡ 
y fin burlarme del modo con que le^ manejan ellos ? 
Afi p«es , 'fiempre que encuentres algún lugar de lá 
Sagrada Efcritura ridiculamente entendido ^ 'y eftra^^ 
felarianiente aplicado , ten entendido ,* que eiporbiir¿ 
larme de ellos , por correrlos , por confiíndirlos , y 
cohfigúientemente , que -efta impiedad debe ir de cuenta* 
luya y no de Ja mia. Cuidado con efta advertencia '^ 
^e es de fuma importancia ;' pues al fiti \ aiíaiqúé ná 
Tea mas que un pobre Clérigo de Mifa y' olla ^ f 
efta flaca ) foy un poco tomerofo dé Dios , me pro- 
fefo rendido y obediente á las leyes^ de la Iglefia i 
y por fin y por poftre tengo mi alma^ en las . carnes^ 
k la qual eftimo tanto como, puede éftimar la fuya úk 
Patriarca. * 

63. Pero finó eres de - ló que dices ( efta es tu 
ultima réplica ) j quién te ha 'metido á tí en dibu- 
jos y en tales dibuxos ? Faltaban en Efpaña hombres 
do¿tífimos , zelosífimos , eruditifimos y fazonadífimos» 
que tomafen de fií cargo un empeño de tanta im- 
portancia como gravedad ; de dónde te 'ha venido 
de. repente el caudal de literatura , de juicio ', dte crí- 
tica y dé noticias y de /al , que fe necefíta para un 
empeña tan arduo ? Dexo a un lado la autoridad í 
di¿):ados , crédito y fama y que era menefter para 
emprenderle { Va Capellán de San Lui!l ^ un Cura dé 



Prologo. 9j 

la Iglefia áe San Pedro de Villagarcía , un Lobon me- 
tido á reformador del pulpito en Efpaña i un Lobon > 
Santos Cielos j un Lobon ; qué {abemos quién fué 
les que -le conocemos j un Lobon ), que en^ tres ó 
quatro Sermones que predica ( y algunos de ellos 
de rumbo ) y dexá muy atrás á todos los Geniadios 
pafados y prefentes ^ futuros y pofibles ^ eíle nos: 
quiere indruir *, efte nos quiere reformar j efte íe nos 
viene ahora a burlarfe de noíotros \ ó tiempos \ á cos- 
tumbres ! 

64* Si y amigo Le^or , sí y aunque* te pde. Eik 
miíiiio Lobon que fué todo lo que t4 dices y y todo 
la que quieres decir y y aun mucho mas^ Gná eíl^ 
contento ^ es el que íe atreve ' á una empreía como» 
efta. Mayor fbé la de la converílon de toda et mun-^ 
do , y en verdad que para elja no íe volió Dios de 
Catedráticos 9 íino de unos pobres pefcadores;. porque 
al fin ^ amigo y el Eipiritu del Señor inípira donde 
quiere y. quando quiere y en quien quiere. Que lo 
haria mucho mejor que yo qualquiera otro y no te lo 
puedo negar > mas como oigo y que infinitos fe laf* 
timan y y que ninguno lo emprenck ^ excufándofe los 
hombres grandes coa eftas^ con aquellas y con hs 
otras razones y yo que ni me mato ,por fer mas y ni 
tampoco puede fer menos y eícupí las manos y refre* 
guélas^ y pufelias á la obra con eñe tal qual cau« 
dalejo y. que el Señor me dio. Si acerté en algo y á él íea 
la gloria i fí lo erré en todo , agradéceme 1^ buena 
voluntad. Y con eño á Dios, que k fe eíioy ya canfad» 
de tanta parladuría^. 



Explicit Frotoguj^ 






\ fy r^ 



1 









7í: '■ ' "^^ t ( 









o 'ÍO'» 



^::,. 



..i t .. 






.• , : n •... J! 







.. ! 



■H 1/ SS'íí3F' Of-R -I^iAo^ . 

f;:i , ío-...di.':{ 



> •!-> r.; 



I..J 



DEL; FAMOSO P Rp 0rCfA!D49bR 
FRAY GÉRJüijbiO DE CAMPoiZAS^ 



-LUL 



I í i- o,. ' 



Ja 



C A P 1 TU LO P B, ij^lí R p, 



:■'.:.:) 




JlMPiizks W Ají! Lugar' de q«e,' Ipó hizo ínea-^ 
cion Ptolomeo en fus C^rt^s Geiogi^áficas f 
porque vcrifíniilmenfé no tuvo noticia de ¿1 , y 
éfs que- fe furidó cojrAo mil^y^ ducientps año8 
defpues Se la móertt tfé eftfe irrfígríe Geógrafo,. co-> 
mo confía' 'dé un infttumentoamtiguo^, que fe coinferva 
en el famofo Archivó de Coranes. Su fituacion es en 
la provincia de Campos , entr^ poniente y fepten- 
trien , mirando derechamente hacia efte j por aquclU 
parte que ft opone al mediodía. No es Cánipaza^ 
clertaitiente de laS poblaciones mas nombradas , ni 
tampoco de lái mas numerofas de Canilla lá^ Vieja ^ 



per6'*pijdierA, ferio V y no W tuipa fuyá ^ que no íea 
Ipn grancjecottio Madrid , París. ^ ¿óndlres y Conf- 
Cintijrfé^Dla ^ ílendo: tofa av€rig|bada ^ Qué per qual- 
.^uüra de la%. taAatfo {íár^ ¡^udi^ra .extendeiie ¿halla 
I dies y doce Itigoáv iin; embarazo :álguú^^^ liT íi cptho 
; fus celebérrima Fundaídores ( cju^d nombré no fe ía^ 
i (fceO Í€ cofitentáron cóii levantar en ella Veinte 6 
• treinta chozas , qué llamaron cafas pot mal nombre ^^ 
tiuBlefan podido y hubieran querido edificaí dócieii* 
tos mil fUntuofos ^^ladqs cpn^ fu^ ^torrjes )r «chapite- 
les ^ ¿Qj^i. placas ^.tüenlei , olLelifGfJCfs y :otras i edificios 
públicos , (in duda feria hoy la mayor Ciudad del 
tanjüd^. Cf i^prfé: ¡a 3iúé dicev ciéríb .'ifrííicé mbdéi^o ^ 
que eílo no pudiera fer^ por quañto á una legua de 
áií^xi^totrt, ¿e norte a pbnianté jcí tía )grattd9 y * y 
tera precifoouej)pr^eíla parte fe cpriafe^l^ población. 
Pero fobfe^^^eiía'^cofe-'muy ádPxhtijibr^coil efp*i- 
jas toda.el.-agua^fiLrJQ.^ jCQxníL-dice un. viagero . fcau^ 
ees que fe.uid ^q ^1 JlndoílUn y en el gran Cayro ^ ió 
miando tAénosr fer podiéra exitaei* ton la ' máchtúa 
Fiieumática^todo el ayre y puerpecillos extraños quii 
i^' mezclan en et .^guá» y entonces apenas quedaría en 
todo el rio la bailante para llenar una vinagerá ^ cómo 
¿I cada pHfo io experimentan con el Rin ^ y f-con ei 
Ródano los Filofofos modernos > qu¿ inconveniente 
tendría que corriefe el rio gránele por medio de lá 
ciudad de Carnpazas ^ dividiéndola «n dos mitades \ 
tío lo hace afi él Támefis con Londres ^ el Moldava 
con Praga , el Spreé con Berlín , el Elba cOñ Dreíde ^ 
y el Tibex* ¿oii noma, fin que por efto pierdan nada 
eílas Ciudades ? Pero al íin los iluílres fundadores de 
Campabas no íe quifieron meter en eílo^ ilibuxos ^ y 
por k razones que ellos fe fabriata ^ f« contentaron 
con levantar en aquel (itio como hada unas treinta, 
chozas (%guá la opinión ^ue fe tiene por mas cierta). 

COA 



DE CaMpazaS. tÍB- 1 , 97 

ton íiis cobertizos ó techumbres de paja , á modo de 
cucuruchos , que hwccn un punto tic vifia el mas delicio fú 
del mundo. 

1. Sobre h etymologla de Campaías hay grande va- 
riedad en ios autores. Algunos quieren que eñ lo anti« 
guo íe Uamaíe Campados , para denotar los grandes 
campos de que eftá rodeado el lugar, que verisímil- 
mente dieron .nombre á toda la provincia de Cani- 
pos , cuya punta occidental comienza por aquella par* 
te ; y á efta opinión fe arriman Antón Borrego , Blas 
Chamarro , Domingo Ovejero y Pafqual Cebollón , 
diligentes hiveíligadores dé las cofas dé éíla provin^ 
cia. Otros ion de fentir , que fe llamó y hoy fe de 
biera llamar Capabas , por haberfe dado principio en 
él al XLÍo de las capas grandes , que en lugar de man- 
tellinas uíkkm hada muy entrado eñe íiglo las mu* 
geres de Campos , llamadas por ótfo nombre Ids Tias > 
poniendo fobre la Cabeza el cuello ; ó la Vuelta de Isi 
capa cortada en quadto ^ y colgando haíla la mitad 
de la íaya de frechilla , que era la gala recia en el 
dia del Corpus y de Sah Roque , ó qüando el Tio 
de la caía íervia alguna Mayordomia. De eíle pareceí 
fon Ce&r Capi-Sucio , Hugo Capet , Daniel Caporal ^ 
y no fe defvia mucho de ¿1 Julio Caponi. Pero como 
^iera que eílo de etimologías por lo común es 
erudición ad libitum y y que en las bien fundadas dé 
San Ifídoro no íe hace ifiencion de la de Campazas ; 
•dexamos al curiofo le£lor^ que figa la que mejor le 
pareciere j pues la verdad de la hiftoria ho ños permi- 
te á nofotros tomar partido eii lo que no eílá bien 
averiguado. . . 

3. £n Campabas pues ( que asi le llamaremos , 

conformándonos con el eílilo de los mejores hiftoria»- 

dores ^ que en materia de nombres de lugares ufan, de 

hs modernos ,. defpues de haber ápuAtado los ánti- 

Tom. I. N 



98 Historia de Fr. Gerundio 

guos ) r en Campazas había á mediado del figlo pa« 
fado un Labrador ^ que llamaban el rico del Lugar i 
porque tenia dos pares de bueyes de labranza , una. 
yegua torda , dos carros^ un pollino rucio , z^ancudo , 
de pujanza y andador para ir á los Merceos , un: 
hato de ovejas , la mitad parideras , y Ja oti:» mitad ma^ 
chorras y y fe diñinguía fu cafa entre todas las del lu-^ 
gar , en fer la única que tenía tejas. Entrábáfe á ella 
por un gran corralón flanqueado de cobertizos , que 
llaman Tenadas los naturales j y. 4pt'es de i. la primera 
puert? iiíteripr , fe elevaba otro "cobertijo eti figura 
cié peftaña hori/ontal , muy jalbfgjjeado deí cal > , con 
íijs chafarrínadas á* trechos de. alniagife,' á manera de 
faldón. ;de difcíplinante en dia de Jyéves fanto^ £1 
zaguán 9 portal interior eftaba be.rnizadp con el mifino 
jalbegue ,. á e?ccepcion de la ráfagas, de* almagre , y. to? 
dos. dos .^SábQdp& fe te^ua- cuidado, dj3 lavarle la cara 
con un baño de aguacal En la pared dj^l'>portal ^qu^ 
hacía frente a U puerta, , había une eCpecie de apai- 
rador, ¿t enante, que fe llamaba Bafar en él vbcaí- 
fulano del pais , dojide fe prefentab^ defde luego, á los 
que entraban toda- la vaxilla de' la cafa:, doce platos^ 
otras tantas efcudill^s ,; tres fuentes grandes , todas dfc 
^aíabera de If íleyna ^ y en rpedia dos jarras de vidrio 
con fus cenefas azule^ hacia ú brocal , y fus afas á pi- 
cos ó á dentellones como creílas, de gaUo. A los dos 
lados del bafar fe leiVantaban:defde el fuelo , con pro- 
porcionada elevación , dos . poyoí úp tierra , almagren 
dos por el pie y caleadofc por el plano , fobre cada 
uno de Ips. qpales fe habían ábi^to quatro á manera de 
hornillos , para afentar otros tantos cántaros de bar- 
ro ^ quatro de agua . zarca para beber , y los otros 
quatro de agua del rio para Jos demás meneñeres dt 
la cafa. 

4. P^cia^lamíino dej^echa^ciel^íaguáji, Q^mo entramos 



DE C A M.P A Z A S. Ll B» I, ^ 99 

por la puerta del corcal , sílaba la /ala principal , que 
tendría fus buenas quatro varas en quadro , con fu al- 
coba de dos y media. Eran los muebles de la fala feijs 
quadros de los mas primorofos y mas finos de la fa- 
mofa calle de Santiago de Valladolid , que reprefenta* . 
ban un San Jorge ^ Una Santa Bárbara ^ uti Santiago k 
caballo, un San Roque, una nueftra Señora del Car-- 
men , y un San Antonio Abad con fu cochinillo al 
canto. Había un bufete con fu fobremefa de xerga Kf- 
toneada á fluecos , un banco de álamo 3 dos filias de 
(ixera k la ufanza antigua , como las de ceremonia 
del Colegio viejo de Salamanca ; otra que al pare*» 
(er había fido de baqueta 9 como las que fe ufan ahora ^ 
pero íblo tema el refpaldar, y. en el afiento no había 
mas que la armazón i una arca grande , y junto k elU 
un cofre fin pelo y fin cerradura. A la entrada de la 
alcoba fe dexaba ver una cortina de gafa con fus lifiaá 
de encaxes de á feis maravedís la vara ^ cuya cenefa 
^fiaba toda cuajada de efcapularios con cintas colo^ 
radas y Santas Terefas de barro, en fus urnícas de 
cartón , cubiertas de feda floxa , todo diílrlbuido y 
colocado cun mucha gracia. Y es , que el rico deCam-^ 
pá\as era hermano de muchas 'Religiones ,^ cuyaSrC^r 
tas de hermandad tenia pegadas eñ^ la pared , upas 
con hofiía y otras con pan mazcadorj entre quadpo^ 
y quadro de los de la calle de Santiago \ y quando íe 
hofpedaban en fu cafa algunos Padres graves ^ ú otros. 
Fray les que habían fido Confefotes de Monjas, dexa^ 
ban unos, á la tía Catuja ( así fe llamaba la i^uge{^ 
del rico ) , y los mas a fu hija- Petrqna , que era. 
una moza rolliza, y de no deígraciado parecer^ aquelr. 
las piadofas alhajuelas en reconocimiento del hoípe^^ 
dage ) encargando mucho la devoción ^ y ponderando 
las indulgencias. 

. S* Por mal de mis pecados fe me había olvidadgr 

Ñ ij ^ 



ICO Historia de Fr. GERt^Nbio 

el mueble mas eílimado que íe regiÁraba en la íalal 
Eran unas concluíiones de tafetán carmesí de cierto 
a£to que había defendido en el Colegio de San Gre« 
gorio de Vaíladolid un hermano del rica de Cara?* 
pázas , que habiendo íido primero Colegial del- in^ 
figne Colegio de San Froyfan de Leen , el qual tiene 
hermandad con muchos Colegios Menores de Sala- 
ttianca , fué defpues Porcionifta de San Gregorio ; llegó 
á fer Gironaíiarca , puerto importante que mereció 
por fus puños j obtuvo por ©poíicion el Curato de 
Ajos y Cebollas en el Obifpado de Avila , y murió 
eñ la flor de fu- edad , confultadó ya en primera^ letra 
para el del Berraco. En- memoria de efte doftífimoi 
varón , ornamento de la femilia , fe confervaban 
aquellas coocluíiones en un mar<:o de pino , dado con 
tinta de Imprenta ( y era tradición en k cafa , que ha-- 
hiendo intentado dedicarlas primero á un Obifpo , def- 
pues á un Título, y defpues á un^ Oidor, todos fe efi 
cufáron , porque les olió á- petardo ; con- que defeípe* 
fódo el Gimnaíiarca ( k tia^ Catuja le llamaba fiem^ 
pre e¿ Herejiarcxz ) , fe las dedicó al Santo Chrifto 
de Viliaquexida , haciéndole el gafto de la impreíion 
un-tio ÍUye/ Gomiferio del Santo Oficio. 

&. Su hermano el rico de Campazas , que había íi- 
do eñudknte en Villagarcio^, y habia llegado hafta 
medianos , íienckh el primero del banco de abaxo , 
como íe entra por la puerta , fabia de memoria la 
dedicatoria y que .tenía prevenida para qualquiera de 
los tres mecenas , que fe la hubiera- aceptato, porque 
él Gimnaíiarca fe la habia enviado de Valladólid , 
afegurándole que'era obra de cierto Fray le mozo, 
de eílos que fe llaman Padres Colegiales , eí qual tra- 
taba en dedicatorias , arengas y , quodlibetos , por 
fer uno de los latinos mas deshechos , mas encreípa- 
dos y mas retumbantes , que haíta entonces fe ha* 



DE C A M P A Z A S. L I B. I. rol 

biaii conocido y y que habla ganada muchífimo dine- 
ro , tabaco , pañuelos j chocolate en eñe género de 
trato 5 parque al fin ( decia en íu Carta el Gimnafiar- 
ca ) el latin de efte Fray le es una borraihera , y fus al-- 
tifonantes frafes fon una Babylonia^ Con efefto , ape- 
nas leyó el rico de Campazas la dedrtatoria , quaii- 
do fe hizo cruces , pafmado de aquella eftupendííínDa: 
elegancia , y defde luego fe refolvíó á tomarla de 
memoria j como lo configuió al cabo de tres años y 
retirándofe todos los dias detras de la Igl'efia , que 
eftá fuera del lugar , por efpacio de quatro ' horas : 
y quando la hubo bien decorado ^ aturrullaba á los , 
Curas del. contorno , que concurrían k ía fiefta del 
patrono ,. y también á los que iban á lá romoríá de 
Villaquexida y unas veces encaxándofela toda ^ y otras 
íalpícando con trozos de ella la ' comida en la mefa - 
de los mayordomos. Y como eí focarron dfel rico 
á ninguno declaraba de quien era la obra , todos la 
tenian por fijya , con lo qual entre los Curas del rib 
grande para acá , y aun entre todos los deí páramo 
pafaba por el Gramático mas horrorofo , que habia 
falido jamas de Villagarcia : tanto / que algunos fe ade* 
lantaba;! á decir fabía mas Latin , que el mifmo Th- 
ranilla , aquel famoíb 'Domine , que atolondró á toda Ik 
tierra de Campos con fu latin creípo y enrebefado , 
como V. gr. aquella famofa carta con que examinaba 
a fus difcípulos , que comenzaba asi : Palentiam mea 
fi quis ; que unos conftruian, fi alguno" mea' a Palenr 
da \ y por quanto efto no fonaba bien , y parecía mala 
crianza , con peligro dé que íe alborotaíen los de 1a 
Puebla \ y no era verifimil que el Domine Taranilla ,. 
hombre por otra parte modéfto , circunípeño y grande 
azotador hablaíe con poco decoro de una Ciudad, 
por tantos títulos tan refpetable , otros diícipulos íiiyos. 
ioconftndan dé efte modo: «Si quis mea y chico mib, 



jojt títsmR^AíJE Fr. :Gerün»io 

raple/age , huye , PaUnciamát Palenciaii A todos eítoí 
los azotaba irremifiblemente el impitoyable Taranilla ; 
porque los primeros perdían el refpeto á la Ciudad, 
y los fegundos le empullaban á él } fobre que bnos > y 
otros le fupónian capaz de hacer wti latín ^ que fe* 
guil fü conftruccíon eftaria -aíeílado de fplecifmos. 
Haíia que finalmente defpues de haber enviado al 
rincón á todp ;el general , porque ninguno daba con 
el recóndito fentido de la enfática claufula , el Do- 
mine , Tacando la caxa^ dando encima de ella dos gol- 
pecillos , tonpiando un polvo á paufas ^ forbído con 
mugha fuerza , arqueando las . cejas , ahuecando la voz 
y hablando .gangofo repofadamente ^ la conílrula de 
efta manera : mfia , vé ; y? quis , íi puedes ; Palcntiam a 
Falencia. Los muchacos íe quedaban atónitos , mi-" 
f ándofe los unos . á los otros 5 paímadós de la profunda 
fabiduria de fu Domine ; porque aunque es verdad , 
qué echada bien la cuenta había en íu conflruccion 
mitad por mitad tantos difparates como palabras ; 
puedo que ni meo mas figniñca como quiera ir ^ fino 
ir pof rodeos g. por gyros y fcrptnteando \ ni quco quis 
íignifica ^o¿í^r.co|no, quiera , fino poder con dificultad \ 
pero los pobres iñños no entendían eiíos primores ; oí 
el penetrar lá propiedad de los varios fignifícados ^ que 
correfpondená los verbos^ y á los nombres qiié pare- 
cen Anónimos y no lo fon ^ es para Gramáticos de 
primera tonfura , ni para Preceptores de la legua. 

7* Ya fq vé ,^ como los Curas del Páramo no eíla- 
J3an muy enterados de/eílas jnenudehcíjas , tenían i 
Taranilla pof él Cicerón de fu fíglo y y como oían re- 
latar^ al rico de CampaZas la retumbante . y fonora 
dedicatoria , le ponían dos codos mas alto que ^1 mifmo 
Taranilla. Y por quanto la mayor parte de los hífto- 
xiadores , que dejaron efcritas á la pofteridad las cofas 
tie nueftro Fray Gerundio , .cQnvienen en que la tal 



' ^ D E e A'M P A Z A S. • Ll B; T- 10} 

Dedicatoria tuvo gran parte en la formación de fu 
exquifito y delicado gufto, no ferá íbera de propo- 
fito ponerla luego en eñe lugar , primero en Látin , y 
defpues fielmente traducida en Caftellano , para que 
en el diíburfo de efta verdadera hiftoria , y con el caloí 
de la narración no fe nos olvide. 



C A P I T Ü L O I L 

En que y /tn acabar h que prometía el primero y fe trata de 
[ ' otra cofa/ ' 

Decía pues ¿si la recóndita , abftrufa y en- 
diablada dedicatoria ^ dexahdo á un lado los^ 
títulos, que no tuvo por biei; trafladar el Gimna- 
fiarca. ' * ' ' 

. 2 . Hactenut me iittra vurgatn ánimi litefcentis inipitum '¿ 
tua heretudo inflar mihi luminis ¿xeirtiandea denormam re- 
dubiarc tompellct fcá amift^r- gerras meas anitas diributd 
& pofaniíum Hafonem quaji agredida: quibufdam lacunis. 
Barbutrum ^ridorem úyehrucaúdui oblakro^. Kosetiam yirl 
optimi : ne mihi ih hriginkm veftrk kijpiditatis arrtantica- 
laclum carmen irreptei. Adrabemmeám rtidgicopertit : cicu- 
re/que confpicite ut alimones meis cáfndtoriis , quam cen^ 
fiones extetis. Igitur conramojinfumeam returem quamvis 
vafculam Pieridem aclutum de vobis lamponam comtulam 
[pero. Adjuta namque cupedia prsfumentts ^jam non exip^ 
piiandum Jibi ejfe canjeífai. Ergb benepédamus me kah 
pudoriy citimum colucari cenfeie. Quam fi hac nec trepenk 
exiteriht nec fracebunt qux kalucinari \ vel ut vovinator 
adaBusfum voti vobis damiumufque ad exodittmvitulanti 
is cdhacmenttm. Quis ehim mefonibiufn fí non tnúrgijjó'^ 
nem fábula ahtamabit qdam- Mentoremexfáffall¡bit aítir 
buans. undeifávetrém^cxftbrudte ^fcHibrem ¿tt a^plaudaé 



»04 HrSTORlA 1>E Fr. CERUNtotO 

armohÍAUnfarekmcvcUitamhroKt colltSam adóreos ve- 
riíatis infirupfcn. 

3. Eíla €S la fañiofa dedicatoria que el Gitnnafiarca 
de San Gregprio , Cura de Ajos y Cebollas , ele£to 
del Berraco ^ envió deíde Valladolid á fu hermano 
«1 rico de Cafnpazas :.ia qual> deipues de haber cor- 
rido por las mas célebres Univeríidades de Efpaña con 
el aplaufo que fe merecía , pafc^ los Pirineos y pe- 
netró á Francia , donde filé recibida con tanta eflima-» 
cion j que fe conferva imprefa una puntual , exáda y 
menudífima noticia genealógica de todas las manói 
por donde corrió el manufcrito ^ con los pelos y 
íeñales de los fugetos que le tuvieron ^ hada que llegó 
á las del maldito adicionador de la Menagiúna , que 
la eílampó en el primer tomo de los quátro que 
echó á perder con fus impertinentííimsi; . notas ^ íco^ 
lios y añadiduras. Dice pues eñe Scoliador de mis 
pecados j que el primer manuícrito que fe fepa hu- 
biefe llegado a Francia paró en poder de Juan Lá« 
curna ^ el qual era hombre hábil y Baylío de Arnai^ 
Del -Duque : que defpués pafó al dodo Saumaife , y 
de eñe le heredó fu hijo primogénito Claudio Sáu« 
piaife 9 el qual murió en Beaune á los 3*4 anos de fu 
edad ^ el dia 18 de Abril de 1661 : que por muerte 
de Claudio paró en la Biblioteca de Juan Bautiíh 
Lantin , Confejero , el qual y otro Confejero llamado 
Fiiiberto de la Mare, fueron legatarios por mitad 
de los manuícritoS de Saumaife , y que de Juan Bau- 
tiza Lantin le heredó fu hijo el Señor Lantin ^ Confe* 
|ero de Dijon. 

4. Todo eílá muy bien , con puntualidad 1 con me« 
nudencia y con exá£litud} porque claro eftá> que iba 
^ perder mucho la república, de las letras y finó í¿ 
fupiera con toda individualidad , por qué manos padreí 
h hijos habia pafado un manufcrito tan importante; y 



^ ' o E^ C A MP Ai AS. LlB. L ' Í0$ 

C todos los, inveftigadores hubieran fido tan diligentes 
y taii menudos ' como eíle do¿tííimo y exáiliíimo 
adicionador , no hubiera ahora tantas dífputas , re- 
piquetes y contiendas entre nueftros Críticos fobre 
quien fué el verdadero Autoí de la Fülga del Licen- 
iúado Burguilios , que unos atribuyen á Lope de Vega , 
y otros á un Fray le, engañados fin duda, porque en el 
manufcrito fobre el qual fe hÍ2o la primera impre- 
iion en Sevilla , fe leían al fin de él ellas letras : Fr. L. 
de V. entendiendo que el Frey era Fray , cofas entre sí 
muy diftintasy diverfas , como lo faberi hallas los ni- 
ños Malabares. Ni en Inglaterra fe hubieran dado las 
l)ataUas campales, que fe dieron» á principio de efte fi** 
|[lo entre dos libios antiquarios de ia Univerfidad dé 
Oxford ^ íbbre ci origen de las efpuelús y y Id primitivét 
invención dt las alforjas^ fundándofe uno y otro «n 
dos manufcritos, ^ie fe hallaban en líi Biblioteca djb 
la mifma Univerfidad , pero fin faberíe en qué tiempo-, 
ni por quién :ie habían introducido en ella, que era el 
punto decifivo para reíblvef la qUeftion. 

5. Pero fi al adicionador de la Menagiana íe le dev 
ben gracias por efta parte , no fe las daré yo , porque 
con íü Cronología fobre ^1 manufciito de la Dedica- 
:toria , me mete én un embrollo hiftófico , del qual 
no fé cómb rile he de defenvolver , fin cometer un 
anacronifmo , voz Griega y íbnorofa , que fignifica 
contradicción en el cómputo de lo^ tiempos. Dice 
JMonfiur el adicionador , qiie Claudio Saomaiíe mu- 
rió el año de i66t , y quequando llegó á ^1 el ma- 
nufcrito de la dedicatoria yá habiá pafado por' otras 
dos manos ; conviene ¿ faber , por las de lu padre 
el dodo Saumaife, y por las del Baylío Juan Lt^- 
curna j y es mucho de notar ^ que no dice que pafó 
^e m^no en mano \ como íliele palar la Gazeta , y 
el Pronóftico de Torres ^ finó que da bañantemence 
Tom. I. O 



iof Historia PE Fr.Gerunüío ' 

á entender, que fué por via de herencia , y no áú 
donación ínter vivos. Efto fupuefto ,. parece clarq como 
el agua, que ya por los anos de 1600 fe. tenia noticia 
en Francia de la tal dedicatoria , no íicndo mucho 
dar fcfenta años, al Señor Lacurn^ , y veintie o treinta 
á Sajiímaife } po^rque aunque fe ipudieca decir .que 
ambos eran de .una mifnxa edad ^ no parece vertíliml/, 
que un particular, poc do¿lifinio que fuefe ^ vivieíe 
tanto como un Baylío i pues bien que efto de Bafylío 
en Francia (ignifíque poco mas que acá un Alcalde gop- 
jilla> pero-aíl fiíi para lo de^ Dios el Baylior de Arnyi 
fita tan JBay lío como el de Lor?. Y liabieuda dicho nos- 
ib tro^ al principio de eíla verda4eriíliha. hiíiioria «^ & 
por lo menos habiéndolo dado a entender , que la de- 
dicatoria la compufo un Padre Colegial f. .que i^íhidiaba 
jfn Valladolid , qqandp ya eíjt^ba.mi^y entrado en dias 
^1 figlo pafado ^. pueík> que Jiaík l^^citad de:.él no 
hacen ipencion del rico- «de Caai|)^ás ¡m' Anales de 
]ejÍ4 pofibilííima, Ciudad , y qpe fe l4 «nvió Iti her- 
mano el Gimnaíiarca ^ ' c^nto era pofible que íe 
.tuviefe npticia de ella en Francia pqi^ los años de 
.>6oo ? ^ ^ • ' . : . : " » - rr ; ' ^ 

6. Para falir'de eña intrincada dificultad y no hay 
otra callejuela finó decir ^ que el pa^dre Colegial, leería 
eíia eftupendiíima piez» en algún librete iFránces , y 
deípues fe la embocafia al bonifímo. del Gimnaíiarca 
.como fí fuera obra fuya , porque de ejíl^s uravefuras k 
9^da pafo vemos muchas aun^en el íiglo qu^ corre , en 
el qual no .pocos de eftos ^ v que fe llaman autores y 
que^ tienen cara de hoipbres de bien , avjeriguada deí- 
pues fu vida y 'milagros , fe halla íer unos raterillos 
literarios , que ' hurtaiKlo de • aquí y de allí , falen de 
Ja noche para Ja mañanaren la Gazeta con los campa^ 
ivudos di£t^dos de Matemáticos , Filológicos ., íir 
. fieos |.£iédric9S ,; Proto- críticos » Ahti-fi^&mádtips ^^ 



X T U JE G yfíM F « Z lA -S. .li IB, L 1 07 

quando todo b^n^rCo^fiderado no ion en la r^^lidad 
masrque unos vecdacieros Panto-mím|f:o$. . 

7. Mas dexaado cfte punto indecifo , lo que en 
Dios y en conciencia no fe puede perdoaa^r al iraper- 
tinenjtjkiino adicionadlo r , es U' iajufta y. defapiadada 
crírica que hace de; la. fufodicha dedicatoria , tratan-^ 
dola de la cofa mas 'peiverfa ^ mas ridíci^i? y. mas ex* 
travagante que fe puede imaginar y y añadiendo , que 
el lenguage , aunque parece fuena á latin » es de 1^11» 
latinidad monftruofa , bárbara y fa[vaga. Pero con li** 
cencia de fu ma|a condición j yo le digo ciaritamente 
y ea fus barbas , que no fabe qual es fu Latin d^rechp ^ 
y que fe con9ce que en íii vida ha faludado los Chrif't 
l^s de la verdadera latinidad ] pues le hago faber ^ qu« 
ni Cicerón pi Quintiliano ni Tito-Livio ni.Saluftift 
hicieron jarnos cofa femejante , ni fueron capaces ,de, 
Jb^acerla.. y^á lo ^ otro , que añade con muc}ia focarro-^ 
ñería ,, d^ que yunque en la cultífima dedicatoria fe^ 
hallan alguiia$ palabras latinas que fe enci^^tran en U$c 
Glofas de líidoro y de Papías j y en la Colección de 
du Cange ^ pero que fe engaña mincho 9 ó no fe ha, 
de ejpconp^rjir ingenio tan hábil en el mundo » que al 
todo' de ^ella Ije dé verdadero y genuino fentido ; yo. 
le digo^ que para que vea con cfe£k) lo mucho quci 
fe engaña , el mifmo Padre Colegial , que dio al Gim- 
nafiarca la dedicatoria en latin /hora fuefe compofí^ 
cion fuya , hora agena , fe la dio también vertida en Caf« 
tellano fluido , corriente , natural y claro , perfpicuo » 
como fe vé en una copia auténtica y que íe encontró 
en el libro donde el rico de Campaza^ iba afentanda 
por fuyas la foldada de los criados y } los pellejos de, 
ovejas que iba ^rayendo el pafton La verfion pues de 
dicha dedicatoria decia así ni mas ni menos.. 

8. » H^íl? aquí la excelfa ingratitud de tu fobera- 
» nía lia obfcurecido en eí ánimo y á manera de claríf- 

O ij 



xo8 Historia de Fr. Gerundio 

D fimo efplendor las apeadas antorchas deí'mas fí>*' 

» noro clarín , con ecos, kiminoíbs , k íoipirffos bal- 

» buckntes de la furibunda fam?. Pero quandb exá- 

» mino el roficler de los defpojos al teríb bruñir del 

» Miiíferia en el blando orófcopo del argentado ca- 

» tre , que elevado á la región de la techumbre inf^ 

» pka oráculos al acierto en bobedas de cnítal; ni 

3^ }o ayrofo admite mas competencias , ni en lo he- 

-^ royeo caben mas eloqfientes difonancias. Temeraria. 

» arrojo feria efcalar con pompa fúnebre hafta et golfo 

í> infondable , donde campea qual ' vivorezno ani- 

n mado el piélago de tu hermoffira ; porque* hay 

» fiftémas tan atrevidos , que k gúifa de eK?b^emá• 

» ticos furores efterüizan á trechos tedg ñi óñidx^ aí 

» efcrutinib j mas no por efo el piadofo Eneas agotd 

» fus caudales al Ródano , cubierta h arrogante ñtz 

D con el crefpo , felaí y halagííéño manttí : que íi 

j> el jazmin foftiene pirámides a los Hícfnjeros pezes ^ 

» también el chopo franquea efpumofp fecho á las 

» odoriferas naves^ ; ni es tan crítico el enojo deí car- 

» rafeo , que no dtftilfe rayo k rayo todo el alambiqué 

» del aprifco. Mentor en cabilaciones de Sol , pudo 

» eígrimir orgultofas finrazones de fenal ; pero tám- 

» bien experimentó á golpes del defengaño defegra- 

í> vios incautos del alevofo ceño^ quando la agigan* 

» tada nobleza de tu regia exá£litud embota las ^un« 

» Cas al acero de alentada mageñad. Admite pues 

» efte literario defden , elegante tributo de foporífero 

» afán ; y fi eftiendes los aplaufos de tu armonía k los 

» hiríbtos cambrones, nó puédemenos de penetrar tu 

» coleto la fragrancia de la verdad y hafta calama á la^ 

» tripas., ó haíta aniquilar con drchofa fortuna los 

» efírupros : Ui aplaudam armonu temfore a me vclut 

s> ambrone colUclam adóreos vcritaús inflru^pai »^ 



ií;¿ Camíazas. ÍL'ib. i. , 109 

■i i ii ' m h I 'i j ■ ' ii ■■ I I 1 ' I n I I ■ I 

CAPITULO III. 

TT'STE t?ií rico de Campá?as , hermano del Gimna-^ 
p*j fiafca , íe llamaba Ai>iíon Zotes , familia arraygada 
en Campos; pero ex;.tendida por todo el mundo ^ y 
tan fecundamente propagada^ que no fe^ fallará en todo 
el ReyhQ Pr^vincig' ,, Xiudad^ Villa, Aldea ci aui> • 
Alquería donde lio, hiervan los Zotes ^ como garbany 
zos en olla de.pbtáge. Era^AntoJí Zotes ^ como ya fjí 
ha, dicho , uñ labradoi: de una mediana páfada ; hoiur 
bre de machorifa i cecina y pan mediado los di^s or-» 
dinariqs^ con cebolla ó, puerro por poftre ; baca-^ 
y cjtiorizo los *dias de fierta ¡, fu torre2;no corrieqte por 
almuerzo;' y ce^a^,J 'aunque eí^at^l. vez, era un fglpií. 
co, de baca i dejTpénfa ó agua-pie fu bebida ufual ^ 
menos quaijd.Q: tenia en cafa algún Fray)^ ,.; eípeciaU 
mente ft era Prelado ^ Le£tor <J algún gran liipuefto 
en la Orden ^^ que .entonces fe facaba á la mef^ vino d? 
Vill^mafan ¿i.delPá^axpo^ El genio bondadoíb- en la 
corteza ^ perot en el fondo un u es no « íufpicaz , en- 
vidiofp , intereíado y cuentero : en fi» legitimo ¿onus 
vir de Campis. Su eftatura mediana" y pero £>rnido y 
repolludo ; cabeja grapde y redonda ^ frente efttecha ^ 
ojos peqiiepQs , defiguales y algo taymados j guedejas 
rabi-cortas , á. la uíanz^a del. Páramo , y .bo confifto* 
riales como las de los Sexmeros del Campo de Sa- 
lamanca ; pe.ftorejo , fe fijpoixe , a la. Geronimiana , rer 
choncho ^ colorado y con pliegue^, Efte era el homr 
bre interior y exteÁór del tio Antón Zotes , el ^ual,, 
aunque habia lIegad.o. baila el banco de abaxo de me^ 
dianos con ánimo de ordenarfe ^ porque dicen quq 



re venia utfa Capellanía de fangre , en muriendo 'tirt 
ÚQ.JhyQ ^ Arrliprpíl-p d(^ V ill aorn a te ; per¿ aJ fin í q 
pufo pleyto una moza^del lugar • y fe yíó preciíado 
á ir por la I^efea , mas tió^alH^óro^ & ai Altar y fino 
al fanto Matrimonio. El cafo pafó de eftg njíinexa, 

2i HaUábaíé -eftudiandó eri Villagárc?á-i'' y'^ me- 
dianifta ^omo fe ha ^licho , á los veinte y ,cii}cicbíjáas 
de fu edad; tlegafoií loS quince diás ,^4ue;'así íe ifárMO 
la vacaciones ^ que hay en la Semana Sáhtá , y en ía 
de Pafqüa ', y fuéfe á fu lugar ^ Como es ufo y co {lum- 
bre eñ todos los Efl^di^rttes de íá redonda. El dií^bló 
• qué ñó duerme^ le tertt|¿'k queife Viftie(e de P^ 
el Jueves Santo ? y es / que cblpo el Ellüdíanticá yú era 
«n poco éípágaáo , adulto y ' ^rbiqubiértó , miraba 
^on buenos ojos á una moiuélá vecina íuVa ^ áéfde que 
fcabiart andado juntos ái la efcuelá Ueí Sacriftan , y 
|)ara cortejarla mas íé parebio cofa pi'ecifa íalir de 
"diíciplinánté VpoVqije es dé faber/que efte es ünó dé 
los coítejos dé que' ífe pagan ttias tercias las mó2as de 
Campos , Áoháé ya es 'obftrvaclon miíy iantígüa > que 
4a^ mas- de ias bodas fe fraguan el Jueyes Santo , el 
diá de la Gru2 deMayo., y las ral*des que hay .íiayle", 
iiabáéndd ' álcotiás tan ^ devotas y pn cbínpüngidas ', 
4^8 fe pagan más^de íá pelotilla y, del ramal ^ que de 
ia caftañaela. Y.á' la verdad , mirada la cofa con ojos 
ferenos y fin jíafiori^ • un diícipliriái;té' con . fu cucü* 
Yucho de á cinco qüartas ^ derecho ^ almidonado y 
piramidal ) fu capillo á moco de pabo/con caída 
oeo punta hafta la mitad del pecho; pues qué fi tiene 
bjeras á pérfpunte > rafgadas cOii much^ 'gracia ? con . 
•fu almilla blanca de lienzo cafero , pero aplanchada, 
«juílada y atacada hafia poner en prenfa el jiecho 
y el talle r dos grandes trozos de carne niómia ^ mací* 
4sa y elevada) que fe afoman pof las dos troneras raf- 
-jgadasen las éípaldas, divididas entre sí por una'tira de 



hVnzo , '^lie <iói*e *d¿'' ¿Ito á baxo entre una y otra ^ 
qúe'ComO''eftáií>>cortadaí en-fi'gura dval ,* á mafnera de 
quar tos trafero^^ de calzón, no 'parece finó que las nal- 
gas fe han fubiáo a las- coíHllas , efpecialmente én los 
i{ut fon rechoehós' y dái*npfbs ;/1ds 'enaguas "(i fu fal- 
doii^'-campáiíudóí / ^mptifo' y^ ent/^^Jlcgado^Añádaíe 
á todo eílo , que los difcipÜnantes, mafc¿!íenc/s 'y iha- 
jos fuéíeft llév-á/Tüs- í:í^atiIíaS'BfaTicas í con^óaboá ne- 
bros , fe entiende 'quándo fon dijfciplinantfe? de' devo; 
cion y htf de Cofrádraí ^ pbrque k eííos np^fe lespep» 
initetí zapat6i>j fólVo^áloé'Pemrelitcs d^' üls^i q¿e* fóil 
los jübiiááóydé U Orden. Córiíídérefe deíjráés , q'ufe ¿íí^ 
tal difeiplfeíahfefr^j^ -vahíos pintando fah^fu p^íótilli 
de cera , ' falpicada áe puntas' de vidrio > f peAdíeníé 
de ima cuerda de .cañáicnó empegada para rtiaydr fegu- 
ridad j que* Ut mide hafta- eí codo con; grát^eHad: y coi) 
ftiéfura ;r tjU©! tirtá' coh la ínario i^iiiefdí* l&'punta del • 
«icfcb^ dél^cfepíílcí j-^^íife /apoya el ct)dp rfétécho fobré 
'el i jar dsl-'mifmb lado (menos qué fea* íüVdo. núertrá 
-difciplina)íte , porque entonces es coía míiy necefaiiá 
^vtrtír V '^üe todas' éftas pofturaS^ fe hacen ál contrü'- 
rio), OTefiri inorar él codo y jugando únicamente 
lamicad^U bfaSso d^tedho xomfienza *á i&cudirfe con 
la.pek)úUiá hácíiunoy otro ladd,-feKiendo con cierta 
ciencia y <j^e de efía manera ha dé reñir h dar en ei 
fpunco éntrico íe ías dos carnofidades efpaldares , por 
reglas incoñcufas de Anatoniía , que dexó eícritas un 
(Grujfend de ^Villamayor , ríiáncebo y aprendiz *que 
fué de otro de Villíit-rariiiel Conté¿iplefe finalmente 
como cmpieítí>'^ brotafr la fangre , que en' algunos\ 
<finó es en Icfs mas , parecen las dos efpaldas dos manan* 
xiales de.'pez, que brotanleche.de empegar botas ; co-* 
mo'vá falpióando las enaguas, fe diftribuye en canales 
por'eL feld<)n'iy; cómo le humedece , como le empapa ^ 
hafta «enniaparfe 6ii '^'pernejones del pobre dífcipU- 



í 1 1 H I« TO ft t A I>É. F R. jf^E^V N ^ 1 6 
nante. V dígame con íereiiidad el mastdpaíioiíai^o cOfi^ 
tra las glorias de Campos {£ hay en . ^ mundo «fpecr 
táculo mas galán , ni inas ayrofo ; ü puede haber réCiC 
tencia pafa eñe hechizói^ y finó tieiiisn bueqgQilo las 
mozanconas i que fe van tras los. peniteut^s i com9 
los muchachos tras Ips, Qigautoüiies y la.T^rjsiíca a} 
dia del Corpus r :. ', r . . iií w^ 

^^ Ko £b le ocultaba aí hellacq de A^t^^ ^^^ incU- 

hacion de las mozas de fu tierra y y nsi falió ^e^ difci- 

plinante el Jueves Santo y como ya lley&mos dicho» 

A la legua le conoció Catanla kel^ollo (que eíle era et 

hombre de la doncella fu vecina ^ y fü condifcipula d^ 

Efcuela ) ; púrqüe ademas de que ^ tod^ la pfoceíios 

po habia otro caperuz tan chufeo ni tan enipinado ^ 

llevaba por cóntrafeña una cinta negra j qu« ella miíma 

le habia dado al defpediríe por San L4cas para ir k 

, Villagarciac Nd le quitaba ojo en tpda U procéfion ; y 

¿1 ^ que lo Éonocía muy bien ^ tenia gr^nd cuidado de 

cruzar de quando en qiíando los bra^^o^^^ fciicórhá un 

poco el cuerpo y apretar las efpaldas > para que expri- 

miefen la fangre j haciendo de camino un par de aríu- 

hiacos con el caperuz , que es uno de k)$ pafps tiernos 

á que eílán mas atentas las doncellas cáfadér^s ; y ^ 

patán que le fupiere hacer con mayor gracia > tendrá 

mozas á efco^r ^ aunque por ott*a parte ;no fea ^1 mayor 

jugador de la calva ó del morrillo , que haya en á 

lugan Al fin ) como Antón fe defangraba tanto , llegó 

el cafo de que lino de los Mayordomos de la Cruz , 

que gobernaba la procefíon^ le dixeft que fe fiíefe 

k curan Catanla fe fué tras él > y como vecina fe 

entró en fu caía , donde ya eílaba prevenido el vino 

con romero , fal y eílopas ^ que eF todo, el aparato de 

eftas curaciones. Efirujáronle muy bien las efpaldas > 

' por fi acafo habia quedado en ellas algyn vidíio de la 

pelotilla i lavaronfelas , aplicáronle. 1^ eílopada ^.vif« 

liófe, 



Izófc,, embozóle 'en íuc^^apa^ los jlepafV,í^fue-. 

ron á ver la procefiou ., mépps C^taiii^ ^r que díxo. 
eftaba canfaida , y fe. quedo a dafie. converfacion, Lq 
que pafó entre los /ios np- f^ AÍÍ? : íbfo cpnfta de / 
1.0^ raníde? de.^aqu^ tie^nj^o. , que .vu^to 4)nto^ á 
yiyagarcia , comeijzQ.a.coírer un j^-un ipn^ m¿áic«>rQ. 
por ?1 lugar ; .que. fus , padres, quiíieron fc ,,ordenafe^ 
á título de la Capelhmia } que él, ppr/ácbíizb de' 
cuerda , hizo que la moza le /puíiefe impedimento j! 
que al fin y pollre fe cafaron j y que para que fe 
vea el, goco ^ temor de. Dios y la niucha ^^ficia. con 
que hablan corrido aquellas voces. pof el rPu^blo f ía, 
buena de ^ Catínila no^ parió hafta el tiempo legal^ 
y competente» 

j^cibafc lo prometido^. . 

PArió. pues Jla tia Catuja un niño como linas fio* 
res y y fué fu padrino el Licenciado Quixano de 
Perol? ,■ un Capielían del mifmo Campaza^., .que eii 
otro tiempo habia querido cafaríe con fii madre, y 
fe dexó por haberfe Ijallado , que eran parientes eii 
grado prohibido. Empenófe el padrino en que íe ha- 
bla de llamar Perote ^ en memoria ó m aluíion k 
fu apellido; 'poique aunque no habia efte nombre en 
el (Calendario. , tampoco había el de Lain , Ñuño , 
Trillan , feílo ni Peranzules , y conllaba que los ha- 
blan tenido hombres de grand pro y de mucha cuen- 
ta. Eí^o decia el Licenciado Quixano , alegando las 
hiíloria;^ de Caítilla ; pero como Antón Zotes no las 
habia leido , no le hacina .mucha fuerza , hada que 
fe le ofreció . decirle ^ que tampoco eílaban en el Ka- 
Tom. L P 



114 Historia dé Fr. G^KV^ryío 

lendario los nombres de Oliveros ,. Roldan , Florif^ 
marte ni el de Turpin y y que efto no embargante 
no le habia eftorbado efo para fer Arzobispo, Vaya 
que foy vn afno , dixo entonces el tio Antón , pues 
no tengo leido otra cofa ; y es , que era muy ver- 
fado ^n la hiñoria de los Doce Pares, la que fabia 
tan de memoria como la dedicatoria del Gimna- 
íiarca. Líámefe Perote ^ y no fe hable mas en la ma- 
teria. Pero el Cura del lugar que fe hallaba prelente ^ 
reparó en que ¥ trote Zotes no fonaba bien ^ añadien- 
do , no. fin alguna focarronena , que Zote era con- 
fonante de V eróte , y que él habia leido , no fe acor- 
daba donde , qué eño íe debia evitar mucho quando 
íe hablaba en profa. No gafte ufted tanta , feñor Cura^ 
replicó el padre del niáp ^ que tampoco íuena bien. 
Sancho Ravancho ^ Alberto Retuerto ^ Geromo Pa- 
lomo , Antoríio Bolonio , y no vemos ni oímos otr% 
cofa en nueílra tierra. Fuera de que efo fe remedía 
fácilmente con llamar al niño Perote- de Campazas » 
dándole por apellido el nombre de nueftro Puebío ^ 
como fe ufaba en lo antiguo con los hombres grandes , 
fegun nos informan las Hifíori^s mas verídicas ; y así- 
vemos hablar en ellas de Oliveros de. CaílHla , de 
Amadis de Gaula , de Artus de Algarve , y de Pal*- 
merín de Hircania , conílándonos ciertamente , que 
eAos no eran As verederos apellidos ^ fino los nom- 
Éíres de las Provincias d Reynos donde nacieron aquel- 
los grandes Caballeros \ que por haberlas honrado con 
fus hazañas y quifieron eternizar de eíVa manera la me- 
moria de fu patria en la poñeridad. Y eño no fola- 
mente lo ufaron los que' fueron por las armas , finó 
también los que íuéron por las letras , y dexaron efcri- 
tos algunos libros famofos , como el Piícatór de Sar- 
rabal, el Dios Momo; la Carantamaula , el Lazarillo de 
Tormés , la Picara Juftina y otros muchos que tengo 



DÉ C AMP Ai AS. LlB. I. M15 

leidos j cuyos Autores ^ déxando el propio apellido > 
tomaron el dé los lugares donde nacieron para iUuf- 
trarlos : 7 á mi me da el córaíoñ , que eñe niño ha de 
fer hoiobre de provecho , y así Uámefe por ahora Pe- 
roneo de Campazas > haíla que con la edad y con «1 
tiempo le podamos llamar Perote á boca llena.. 

z. ^k> en mis días, dixo la da Caíanla. Perote fuen ^ 
á cofa de perol, y no ha de andar por ahí el hijo de mis 
entrañas , como andan los peroles por la cocina. Punto 
en boca ^ feñores , exclamó Antón Zotes de repente» 
Ahora me incurre un eftüpendiíimo nombre , que en 
jamas le cmpufo á nengun nacido , y fe ha de impu- 
4ier á mi chicote. Gtrundio fe ha de llamar , y no 
íe ha de llamar de otra manera ^ aunque me lo pidiem 
de rodillas e\ Padre áanto de Roma. Lo primero , y - 
prencipal ^ po^'que Gerundio es nombre fengular # y 
€Íb bufeo yo para mijo. Lo fegundo , porque ma«- 
cuerdo bien , que quando eftudiaba con los tea- 
^dnos de ViUagarcia , por un Gerundio |;an¿ feis puntos 
para la vanda , y es mi última y poftnmera voluntad 
faacer enmortal en mi familia la. memoria de eíla hazaña. 

3. Hizoíe asi ni mas ni menos, y defde luego dio 
el niño grandes feñales de lo que habia de í^r en ade- 
lante j porque antes de dos años ya llamaba pucca á 
fu madre con mucha gracia , y decia no ckero , cuerno-^ 
tan claramente como fí ñiera una perfona ; de manera ^ 
que era la diverfíon del lugar , y todos decían que 
habia de fer la honra de Campazas. Pafando por allí 
un Frayle Lego , que eftaba en opinión de Santo , por- 
que á todo trataba de tú , llamaba bichos á las mu- 
geres , y á ia Virgen la Borrega , dixo que aquel niño 
habia de fer Frayle , grand letrado y eílupendo Pre- 
dicador. £1 fucefo acreditó la verdad de la profecía ; 
porque en quanto á Frayle , lo fué tanto .como el que 
mas 5 Ip de grand letrado^ finó fe verificó en ello 

PiJ 



ír^ Hi^T(>r\a óf F*;'GERir'Mbio 

'dfe tener* muchas letr&s , á'íós- menos* en- quánto a íer 
gordas y abultadas las qué tenía , fe verificó cumpli- 
damente ; y en to * de íer eftupendo Predicador , no 
hubo mas que deíear , porque eíle fue el talento nras 
fbbrefalierite de nueííro Geruricfico , como fe verá en el 
difcurfd delahirtoria. '• ' ' ^ - 

•^4. Auívnd íabia leer -ñi -efcribir , y^ ya -í^bia pre.- 
•dicár; porque ccHno pafaban por la cafa dé -fus pa- 
dres tantos Frayles, efpecialmente Qttefterosf, Verede- 
ros, Predicadores Sabatmos , y aquellos que en tiempo 
íde Qüarefma y Adviento - ibaif á* predicar á- los Mer- 
• caldos de i tos" lugares circunvecinos V y^ cííos' tiiías 
veces rogados por el tio Ariton- /oEesV^ypor fu-buena 
muger la tía Catanlaj otras { y eran ks'mas ) fin ef- 
parar á que fe lo rogafen V'fobre irfela facaban fus 
papelones y y ni mas ni mérfos que fi ettuvievao en el 
' pulpito , l0ían en tono ako V 'íbnórd ^y <^cóiíCÍonátorio 
-lo que-Uevabart prev€4ñdo';'''el lúñaf Gerundio tenía 
gran guíio en oírlos , y defpué» e» remedarlos , te- 
mando de memoria los mayores difparates que los 
oía, qu« no parece finó que eftos fe le quedaban mef- 
» jor í y fi por milagro loS o?a 'alguna cofa buena y no 
•Jíabia fotrna de apreiiderla, ; ' . 

J 5, En cierta ocaCon éftuvo en íía cafa á la qüeíta del 
mes de Agbfto ún Padreeito de eftos atufados , con 
fu . poco de copete en el froritifpicio , cuelli-erguido , 
barbi-rabio , de hábito limpio y plegado , zapato 
chufeo , calzón de ante , y gran cantador de xacafas á 
la guitarrifla , del qual no fe apartaba ün punto nueílró 
Gerundico , porque le daba confites. Te^iiael buen 
Padre mitad por mitad tanto de preílimido, como 
de evaporado , y contaba ^ como eíUndo él de Co- 
legial en uno de los Conventos dé Salamanca , le había 
«nviado íii^Prelado á predicar üi¿ Sermón de Aoimás 
*á Cabrerizos , y que habian concurrido á tíiile mu- 



1 



DÉ C A M P Á ¿ A S, LlB. I. 117 

íhos Colegiales Mayores , Graduados y Cathedrá- 
ticos de aqu-elia üniverfidad y por el crédito que había 
cogido en ella con ocaíioa de graduarfe cierto Redor 
de un Colegio Menor , ya ordenado in facris , de 
quien era pública vox y fama , que dcfpues de habar 

. Tecibida el Sub-diaconato fubrepticiaménte^ y a hur- 
tadillas , habia eftado un año en U CárcerEcIeíiáítica 
de fu tierra ; por quanto tres doncellas honradas ha- 
bían prefentado al Señor Pravifor tres papeles con 

- palabra de cafamiento. Ella fe ¿orapufó lo raejpr que 
fe pudo ; volvió á proíeguis fus eíludios á Salamanca ^ 
poiique era mozo de ingenio ; quiíb graduarfe y enco- 
mendó una de las Arengas al tal Padrecito , que era 

. payfano fuyo-,el qual comenzó por aquello de apr^- 
hendcrunt fipicm mulicres virum unum\ encajó deípues 
lo áe Jim lea de iongh vcnzent , 6 filix tiLtt de lacere fur- 
gent ;- y po fe le quedó en el tintero el texto tan opor- 
tuno de gentraúo Rcíiorum benedicetun Y pueílo que 
los te-xtos y 'lugares de la Sagrada Efcritura en feaie- 
jantes. compoíiciones puramente retóricas y profa- 
nas fan^ tan impertinentes y tan importunos coma 
las fábulas; y los verfos de los Poetas antiguos, ufa- 
dos ^á paito y con inmoderaciolf, lo fon en los Ser- 
mones:' no. embargante tampoca, É[ue el tal Fray le 
incurrió bojí i ticamente en la: Excomunión , que el 
Sagrado Concilio de Trento tieqe fulminada contra 
los qiíe abuían de la Sagrada Efcritura para livian- 
dades , fátiras , chanzonetas y cjiocart-efías , la tal 
arengar tuvo fu aplaufo á titulo de trganeíca , y el 
fufodicho Padre quedó tildadp por piesca^r 

&. Pues como íixpieran que predicaba en Cabreri- 
zos el Sermón de^ Animas ,^ concurrieron con efeóto 
á oírle todos aquellos ociófoí y d^fpcupados de Sa- 
lamanca (' liaylos de tpdas .clafes y, efpecies .) , que 

fe hifelgan :á todo lo qufe fale.}v K ^ ^".^^ í^^^if^ro^ 



ti8 HlSttmtíA DÉ Fr. Oerüjídió 
qued¿ tan pagado de fú Sermón , que repetía mucliaS 
ciáufulas de él en todas las cafas de los hermanos 
donde fe hofpedaba. Oigan uíledes ^or vida fuya 
como comenzaba > dixo la primera Húche de fobre- 
meía á Antón Zotes , á íii muger y al Cura del lu- 
gar, que habia concurrido al levántarfe los manteles^ 
para cortejar al Frayle y brindar á la Talud de iu buena 
Venida , como es ufó en toda buena crianza. 

y. Fuego , fuego , fiíego , que fe quema la cafa ? 
Domus mea ^ domus orati&nis vocabitur. Ea Sacriílan i 
toca efas retumbantes campanas : In cymbalis ¿cné /o^ 
nantihus. Así lo hace } porque tocar á muerto y to- 
tar á fuego es una mifma cofa , como dixo el dif^ 
creto Picinelo : La\arus amicus nofier dormiu Agua, 
feñores , agua , due fe abraía el mundo ; Qais dabit ca^ 
piti meo aquam ? La Interlineal : Qui crant in koc mun" 
Jo, Pagnitio : Et mundus cum non cogtiovit j pero qué 
veo ; ay , Chri (líanos , que fe abraían las Animas de 
los Fieles 1 Fidelium anima , y firve de yeíca á las vo- 
races llamas derretida pez: Requicfcamin pace ^ id ejl ^ 
¿npiccy como expone Vatablo ; Fuego de Dios; cómo 
iquema ! Ignis a Dee illatus^ Pero ^ albricias ^ que ya 
baxa la Virgen del •Carmen á libíar á las que tra- 
3ceron fu devoto Efcapulario : Scapulis fuis^ Dice Chrif- 
to 9 fav or á la juílicia : dice la Virgen ^ válgame la 
gracia. Avt María. 

8. Antón Zotes eftaba paímado ; á la tia Catanla 
ie k caia la baba; el Cura del lugar ^ que fe habia 
t>i^enado cóh Reverendas de Sede-vacante ^ y enten- 
día lo que rezaba como qualquiera Monja , le mi* 
raba cOmo atónito j y juró por los fantos quati^o Evan- 
gelios , que aunque había oido predicar la Semana 
Santa de Campazas á los Predicadores Sabatinos mas 
famofos de toda la redonda ^ ninguno le llegaba á la 
feela Át\ zapatOi No acababa de ponderar aquel chiAe 



DI Campazas. Llfi. L tic) 

ie comenzar un Sermón de Animas con fuego , fuego > 
que fe quema la r¿í/ii. pues qué el ingeniofo peníamiento 
de que lo mifmo es tocar a muerto , que tocar a fuego \ 
Tenga ufted , feñor Cura , le interrumpió el Padre > 
alargándole la caxa para que tomafe uii polvo ^ que 
efo tiene mas alma de la que parece. Las almas de 
los difuntos á efíán en la Gloría ó eílán en el In* 
fierno ó eílán en el Purgatorio : por las primerasL no 
fe toca y porque no han meneíter fiífragios ; por la& 
fegundas tampoco » porque no las aprovechan ; con 
que fola h toca por las terceras, para que Dios kft 
faque de aqpiellas llancas i pues eíb y y tocar a fuego ^ 
allá fe va todo^ Ahora proíiga uded con fu gloía, que 
me da mucho güilo , y fe conoce que es hombre que 
lo enti<:nde ; y no como cierto Padre Maeílro de mi 
Religión , que aunque es hombre grave en k Qrdea 
y le tienen por do¿^o y de - entendimiento^ , me tienen 
ojeriza defde que le negué el voto en un Capitulo del 
Convento para que fuefe Prelado , y me dixo , que el 
Sermón era un hato de diíparates ^ añadiendo j que eraa 
delatabks á la Inquificion.' ' 

p. Todos fomos hombres , replicó el Cura , y como 
de efas envidias fe vén en las Religiones. A íe^ que 
acafo fu Reverendífima el tal Padr^ Maeílro en todoft 
los dias de fu vida daría con una cofa tan oportun:^ 
como aquella de agua , agua , que fe quema la cafa y 
con fer así , que defpues de haber tocado las campana» 
á fuego , fe eñaba cayendo de fn pefo el pedir aguaw 
Añada ufled ^ le dixo el Padre Colegial , que ahí £e 
hace alufíon al agua bendita y la qual , como ufted 
fabe , es uno de los fufragios mas provechofos para las 
benditas Animas del Purgatorio, Efo es claro , reípon^ 
dio el Cura, porque el fuego le apaga con e^ agua , y 
así fe lo explico yo en la Mifa a mis Feligrefes» 
Dende que fe lo oí perdicar á fu mercé ( faltó la 



no Historia de Frv Gerundio 

lia C^imh ) tengo yo mucho cuidado de regar biert, 
la fepultura de mi madre ^ porque dizque cada gota 
de agua bendita , que cae fobre e-lla , apaga una gota 
del fuego del Purgatorio^ Lo que mas me admira , coni- 
«inuó el Cura ^ es la propiedad de los textos , que 
iio parece fino que V. Paternidad los trae en la man- 
ga; y quando habla de agua ^ luego faca un texto» 
que habla de agua ; quando de caía y de cafa ; y quando 
de mundo y de mundo : todos tan claros , que los en- 
tenderá qualquier^ , aunque no haya eñudiado latín. 
ÜEfe es el chifte , refpondió el Padre i psfOr va qua 
t\e fabe Vm. por qué traxe el texto de JLa^fMUS amicus 
nqjlcr ' dorm'u y quando dixe ^ que tocar á muerto y 
tocar á fuego es una mifma cofa ? Confíefo que no 
1q entendí , dixo el buen Cura j y que aunque me 
Ípi\ái ja defpropófito ^ pero: como veo el grande in- 
genio -d? .V. Pater/iidadj lo atribuí a mi rudeza, y 
d€i§Je luego Creí , que fia duda fe ocultaba algún mifte- 
rio j y cómo que le hay ? profiguió el Fray le : y finó 
fiigíjme V ra* \ <Juánda . Chrifto refucitó á Lázaro , no 
eítaba efte muerto ? Asi lo dice S. Auguftin , Lira , 
(^rt^g^na y otros, muchos.^ ^y no hay duda que efta 
§s Ja. líinte^ncia maá. probable } porque aunque el texto 
*^ice que dontiia, do/mit^ es porque la muerte fe llama 
^1103 como lo notó do£t:amente el fapientífimo idio* 
ta... Pues ahora , habiendo yo dicho tocar a muerto , 
yenia .de perlas, poner delante un difunto» Y por qué 
efcogeria yo á Lázarp mas que a otro ? Aquí e(lá el 
chiíle ; porque el Mayordomo de la Cofradía de las 
Animas de Cabrerizos fe llamaba Lázaro ^ y era gran- 
de amigo de nueftro Convento , al qual enviaba de li- 
(iK»fna todos los años un Cordero , y media cántara de 
vino* Por efo dixe > La\arus^ amicus nofier ¡ que al 
oírlo el Alcalde , el Regidor y el Fiel de Fechos , 
gue pitaban delante del pulpito ^ fentado eu el banco 

de 



úe la Señora Juíticia y dieron muchas cabezadas , mi- 
rándofe unos á otros. 'No "pudocoflteneríe el Cura s 
levantófe del afiento , y echando al Padre los brazos 
al cuello ) le dixo cafi Uorando de gozo : Padre , vuefa 
Paternidades un demonio i y «aadió ,Cajmla^J^Qdit!(í 
las madres , que tale? hijos paren !' ' "^ 

ID. A todo efto eílaba muy atento ehn^} fiíetstm^ 
dio ) y no le quitaba ojo ^al Religiofo. ÍPero ooniio la 
converfacion fe iba alargando y y era algo, tarde y ví- 
nole el fueño y y comenzó áUorar^Acoílóle-^fiA.^odreii 
y á la mañano y como fe. habla qujcdado dormido cqiÍ| 
las etpecies que Ihabia oído al Padre , luegp qu^ d^ 
pertó íe pufo de pies y en camifa fobre kr^aina^ y[ 
comenzó á predicar con mucha gracia el Sermón ^ que 
havia oído por la noche , pero fin atar ni defatar y 
y repitiendo no mas que aquellas palabras n^as fáciles y 
que podía prontmciar fu tiernecita lengica/con^^^^^.^ 
agua y Campanas y Saquiftan ^ tio La\<^rp y . y en lugar Á!^ 
Picinelo, ragnino, y Vatable , á^cva pañuelo ^ pollino' ^ 
y buen nabo , porque aún no tenia fuerza para pro* 
nunciar la /. Antón Zotes y íii muger quedaron atur* 
didos : diéronle mil befos / deípertaron al padre Cole<- 
gial) llamaron atCura^ dixeron al umo , que repitieíij 
el Sermón delante de ellos \ y el lo hizo con tanto 
donayre y donofura y que el Cura le dio un ochavo 
para avellanas , el Frayle feis chochos y íii madre un 
poco de turrón de Villada , que habia traído de una 
romería} y oontando la buena de la Gatanla la pro-* 
fecia del bendito , Lego ( aíi le jamaba ella ) , todos 
convinieron en 'que aquel ñiño había de fer gran Pre- 
dicador, y que fin perder tiempo era menefter po- 
nerle á la efcuela de Villaornate , dondo habia ua 
Maeftro muy famofo. 



Tom^ L 



t^V HlSf ORIA* DlE Fr. ¿G'E'RüNblO 






C A P í T ÜL O V. 

D¿'fy^^mratcsquha¿rertíÍi¿ eh'ía Efificla de FiUaprnatc, 

Yj*I(AEO Urt Cojo^'el qra^^^ años fe 

jPj hatiia quebrado una pierna por ir á coger un nido. 
Hábia fijdó difcípulo en León de ¿ii Macftro fámofo y 
que delm rafgo ^ hatiá una -páxará , d¿ ©tro uh pavel- 
lórí;\, y con uife- Á dcón uria M al' principió' 'Üe una 
carta > éubria toda aquella primera Uaná •Hr .^am- 
bayjKiS* 'Hacia carteles, qiíe dédicaliá.á grandes per- 
Ibnages , los quales por lo común (e los' pagaban bien ^ 
y aunque le Ibimaban por efto el Maelíro íbcalihas , i 
él fé; le tfóba poco de los murmuradores , y.íio por 
ffo\d'exabá'^e^'hacer íijs ridículos ^cc«¿jós. Sobre ^ todo 
eraleíQihéhté ' en dibioar aquellos' barteles , que llaman 
de letfaa de humó / y cén efefto pintaba un Aíabadú , 
que í podía arder en un candfl. De elte infijgne: Maeftro 
filé difcipulo el coja^de Villaorpate ;. y er,a fama, 
que'iior lá'ménoí Kabia fólidó* taij j^rímbrofo garam- 
bayriifta ,'^*c2bmo fó miíhió Ma^ft^ ■ ■ '- 

2. Siendo coía averiguada que Ibi cpjós por lo 
común íbri ladinos y aviíadds; eftetal ¿ojo de quien 
vamos hablando^ , -no era* lerdo ,. aunque picaba un 
poco en prefumido y, y ^"' extraVijig^tc. Como íalió 
tan büeI!^ peildolíáav deíHe luego' hizo áñii^oí á ftguir 
la carrera jdé la ' efcuelas ; eftb es ; á rer.Maeftro 
de Niños t y para ibltárfe en la letra í fe acomodó 
por dos ó tres años de Efcribiente con el No- 
tario de la vicaria de San Millán y el qual era hom- 
bre curiofo, y tenía algunos libros romanciftas, unos 
buenos y otros malos. Entre eftos habia tres librí- 
tos de ortografía , cuyos autores feguian rumbos 



diferentes y aun opüeíto^ , que^iena^ ,ug^, ^?-»'^ j^v 
cñbiefe fegun Ja etimología d'tíérivation jde las vp{- 
ees } otro defendiendo ,' que fe liatia de ^ícribír xo,- 
mo íe pronunciaba} y. otro ^ que fé debía íeguir én 
eíTo la coílumbre. Cada uno alegaba por/ fu parte 
tazones , exemplos > autoridades , dtando Academias ^ 
Diccionarios , Lexicones , ex ómni lingua ^^^tríbu »'jpo^ 
pulo & naüonc ; y cada qúal esforzaba fu partido 
con el mayor empeño , como t\ de eíle punto ae«- 
pendiera la confervacion , ó el traftornamiento f 
ruina univcrfal de todo el, orbe literario ^ convi- 
niendo todos tres en que la ortografía eral la ^erdá^ 
dera clávis fcicnúarum ^ el' fundamento de todo el büeo 
faber y la puerta principal del tempÍ9 de Mine^rva , 
y que fi alguno entraba en él lini Ter buen ortógra* 
fina y entraba por lá puerta falía ; «o habiendo . 
en el mundo co& mas laílimofa , que el que {^ llar 
maíen efcritores ^los, que no.íabían éfcribin Sobre 
éíle pie metía cádá Autor uña zambra de. todps los 
diajitres en defefiía de fii particular opinión. Al eti* 
mologifta y derivativo » (e le^ partía el corazón de 
dolor, viendo. á inumerables Élpañóles indignos , que 
efcribian Efpaiia fin H ^ en gravífimo deshonor de 
ta gloría de íii mifma patñai* fiendo así* que Xe de-;, 
riva de tíifpaniq,^ y'efta dé Rifpaan ^ i,^fX\ixo^\, 
que hizo tantas proezas en la caza de conejos , de 
donde en lengua Púnica fe vino á llamar Hifpania 
toda tierra , donde habia mucha gazapina, V fí fe 
quiere que fe derive de Hefpcro , aun tiene origen 
y cuna mas brillante , pues no viene «menos que del 
lucero vefpertino , qu? es ayuda de cámara del 
Sol quando fe acuefta , y le íirve el gorro para dor- 
mir y el qilal á ojos, viftos fe vé , que eftá en el 
territorio celeñial de nueílra amada patria ; y qui*- 
Candóla á eíla la H con facrilega impiedad \ pbfcure'' 

Q ij 



ji4 HiÍtoria DE Fr. Gerundio 

ciÓíe todo (íL eípleñdor de íli clarífímo origen; y los 
que hicexi éño fé lian 4e' llamar Eípañoles i ó indijgni- 
dad i 6 indecencia ! 

3. Pero donde perdía todos los eftríbos de lapacien* 
cia y av¿ de la razón ^ era en la torpe, en la bárbara » 
cñ la eícañdalofa coítumbre ó corruptela de haber in- 
trcidacrdá laf Y griega', quándo fervia de conjunción % 
él? liígar de fa / latiría , que fobrfe fer m^js pulida 
y mas pelada^ tenia mas paréntefco con el et de la 
inifma lengua, de donde tomamos noíbtros nueftra L 
Fuera de que la y griega tiene una figura baña ,. rúftfr 
¿3 y groíefa ^ pues té parece k la horquilla .con que. 
los Labradores cargan los haces en. el carro j y aunque 
no fuera más qué por e(ta gravídma" razón ^ debiá. def- 
terrarfe de toda efcritura culta y afeada. Pqr efto ^ 
decia dicho Etimplogiña > fiempre que leo en algua ' 
Autor y Pedro , y Jüaif , y Diégó , en lugar de i Diego » 
iPedtQy i Jífarij fe me reyüerv'en.Jasi tri^^^^ fe me con- 
mueven de íabia las entrañas •,' y no puedo conte- 
ner fin decir entre 'dieiites : tii-de pu... Y al contrario» 
no me harto de echar aiil bendiciones- k aquellos cele- 
bérrimos Autores ^ que faben qual es íu / derecha » 
y entre otros á dos Catedráticos de dop famofas Uni- 
verfidades , ambos inmohal honor de nüeftro iiglo ^ y 
envidia.de los üituros , los qúáles en fus. dos importan- 
tiíimos tratados de ortografía , han trabajado con glo- 
ríofo empeño en reílituir la / latina al trono de fu& 
ántepafedosj por ío qual digo y diré mil veces j, que 
fbn benditos entre todos los benditos. 
. 4. No le iba eri zaga el* otro Autor» que def- 
preciando la etimología y la derivación pretendía 
que en las lenguas vivas fe debia efcribir como fe 
hablaba > fin quitar ni añadir letra alguna ^ que no 
fe pronunciafe. Era güilo ver como fe encendía » 
como fe 'irrjtaba j como íe érifureciá contra la in- 



DE CAMPAZAS. lilB. L 12$ 

troduccion de tantas hh , nn , ss ^ y otras letras im« 
pertinentes, que no fuenan en nveÁra pronunciación. 
Aqui de Dios, y del Rey (decía el tal Autor ^ que 
no parecia fino . Portugués en lo fanfarrón y en lo 
arrogante ) : Si (^dnunciamos ombre , onra y ijo fin 
afpiracion ni alforjas ; á qué ton emos de pegar á 
eílas palabras aquella h arrimadiza , que no es letra ^ ni 
calabaza , fino un recuerdo , ó un punto aípirativo ? 
Y fi f e debe aípirar con la h 'fiempre ie pone ; por 
qué nos reimos del Andaluz qüando pronuncia jijo , 
jonra , jombrc ? pn? de dos ; ó él jabla bien , ó noíotros 
efcribimos mal; pues : qué diré de las nn^ ss/rr^ pp 
y demás letras dobles, que deíperdiciamos lo mas laf^ 
timofamence del mundo ? Si fuena 16 raiímo pafion con 
una/* que. con dos; inocente con una 72 que con dos; 
PhiUpo con una p qtte con dos ; tu quid perdido hxc ? 
Que doblemos las letras en aquellas palabras en que ie 
.pronuncian cpn pardcular fortaleza , ó en las quales -, 
filló íe doblan, íe puede confundir fií figiiificado con 
otro , como en perro j^zx^ diftinguirle de pero , en parro , 
para diferenciarle de /i^a^ y y en cerro para qwe no 
fe equivoque con cero , viy^ j ¿ero en iuro , que ya fe 
fabe lo que es ^ y no puede equivocarfe con otro algún 
fignifícado } para qué emos de gaftar una r mas , que 
defpues puede acemos falta para mil cofas ; es eílo 
mas que gaftar tinta , papel y tiempo contra todas 
las reglas de la buena economía? No digo nada déla 
prodigalidad con que malvaratamos un prodigiofo 
caudal de uu , que para nada nos firven a nofotros , 
y con las quales fe podian remediar muchífimas po- 
bres Naciones , que no tienen una u que llegar á la 
boca : v. gr. en qué , tnpor qué ^ en para qué y en quiero ', 
& reÜqua i no me dirán uíledes qué .falta nos ace la u ^ 
puefto que no fe pronupcia, } >ftaria peor efcrito qiera ', 
qéy por qéy para qéy &c ? Añado , que conjo la mifma 



ii6 Historia dé Pr* Gerundio 

y lleva envuelta eTvfütñiGnk pranúm^acioñ la u >. po-» 
diamos ahorrar machiñmo cauoal de ku para una urgen, 
cia , aun en aquellas voces en que clafamentc fuena 
efta Jetra:,porqe } qé inconveniente tendría, qe eA 
cribiéfemos qerno , qanJó ^ qales , para pronunciar quer- 
no , quañdo , qüaics ? Aún hay mas ert la materia : piieftó 
que la K tiene la mifmá* fuerza aue la q y todas las 
veces que la u no ie declara^ diílingamos de tiempos 
y concordaremos defechos \ quiero decií > defterre* 
mos la q de todas aquellas palabras > en que no fe pro- 
nuncia la i/ I y valgámonos de la JC ^ pues aunque aíl 
fe parecerá la efcrituta á los Kyríes de la Milá , no 
perderá nada poí efo. Vaya un verbi gracia de toda 
efta ortografía. 

5* » £1 ombre ke kiera efcribir coretamente , uya 
» qanto pudiere de efcribir akellas letras , ke no fe 
» egfprefan en la pronunciación; porke es deíbnra de 
» la pluma, ke debe fer buena ija de la lengua, nb 
» aprehender lo ke la enfeña ÍU madre , &c. » Cuéh-^ 
tenfe las uu que fe ahorran en folo eíle período , y por 
squí fe facará las que fe podiañ ahorrar al cabo del 
ttño en libros ,ínftrumentos 5i^vtas : y luego extrañarán 
que fe haya encarecido el pap^^k^ 

6. Por el contrario ^ el Ortografífta » que era de 
opinión , que en eílo de efcríbir íe había de feguir la 
coftumbre , no fe metia en dibuxos \ y haciendo gran 
burla de los que gaftaban el calor natural en efías 
vagatelas , decia , que en efcribiendo como habían 
efcríto nuedros abuelos , íe cumplía báílantemente : 
y mas quando en eílo de ortografía , haíla ahora no 
fe habían eílablecido principios ciertos y general- 
mente admitidos , mas que unos pocos , y que en lo 
redante cada uno fíngia los que fe le antojaba* £1 
COJO , que como ya diximos era un (i es no es 
muchífimo extravagante , leyó todos los tres Trata- 



DE Campazas» Lib* i. 127 

dos ; y como vio que la materia tenia mucho de ar- 
bitraria , y que cada qual difcurria fegun los Tenderos 
de fu corazón ^ le yino á 1% imaginación un extraño 
penfamiehto. Parecióle que él tenia tanto caudal co- 
mo qualquicra para fer inventor fundador y pa-. 
tríarca de un nuevo fííléma ortográfico i y aun 
fe lifonjeó íir vanidad , que acafo daría con uno 
jamás oído ni imaginado. , que ñzefe mas racionad 
y mas ^uílo que todos los defcubiertos ; figurándofele p 
tj^e ñ acertaba con él ^ fe haría el Maeftro de niños 
mas famofo ^ que había habido en el mundo , deíde la 
fundación de las Erouelas hafta la ínílítucion de lo$j 
Efculapios incluJivL , 

7.- Con eíla ¿dea comenzó á razonar allá para con- 
figo y dicíéndofe á sí mifmo } Válgame Dios ! las pa- 
labras fon imágenes de los conceptos , y las letras 
íe inventaron para fer reprefentacion de las palabras i 
¿on que por , ñn y poíire ellas también vienen k 
íer reprefentacion de los conceptos. Pues ahora j. aquel» 
las letras que reprefentáren mejor lo que fe concí-' 
be y efas íerán las mas propias y adequadas ^ y 
así 9, quando'yQ concibo una cofa pequeña^ la deba 
efcribir con letra pequeña y y quañdo grande con 
letra grande.- Verbí gracia \ qué coía mas impertid 
senté ^ que hablando de una pierna de Baca y eC- 
cribirta coii una p tan pequeña y como ñ fe hablara 
de una pierna de hormiga, y tratando d^ un mon- 
te , ufar una m tan ruin y. como íi tratara de un moí^ 
quito ? Efto no fe puede tolerar, y ha fidq una inad- 
vertencia fatal y crasííima de todos 'quantos han 
¿fcrito hafla^ aquí } hay cofa mas graoiofa y ó por 
mejor decir mas ridicula j que igualar á Zaqueo tú 
la Z con Zorobabel y coij Zabulón ; fiendo afi , que 
confta de la Efcritura i que el primero era pequeñíta 
y^ cafi enano y y Jos otros dos qualquiera hombre de 



128 Historia de Fr- Gerundio 

juicio los concibe por lo menos tan grandes y tan 
corpulentos cómo el mayor gigantón del dia del Cor- 
pus ? Porque penfar , que no llenaban tanto eípacio de 
ayre ,. como llenan de boca , proportionc fcrvatd \ es 
cuento de niños ? Pues vé aquí y que falgan zaqueo , 
y Zabulón en un efcrito ; y que fiendo ó habiendo 
'fidtf en srmifmos tan deíiguales en el tamaño , han de 
parecer iguales en la eícrítura ! Vaya , que es un gran- 
dííimo deípropófíto. ítem , (i fe habla de un hombre , 
en quien todas las cofas fueron grandes como íi dixé« 
ramos un San Aguítín > ponderando fu talento , íu in<- 
genio y fu compreheníion ; hemos de efcribir y pintar 
en el papel eftas agigantadas prendas con unas letricas 
tan menudas y tan indivifibles, como íi habláramos 
ppr comparanza de las del autor del Poema Épico de 
la f^ida de'^S. Antón y otros de ,1a mifina calaña? 
Efo feria cofa ridicula , y auii ofenfiva á la grandeza 
de un Santo Padre de tanta magnitud. Fuera de que i 
dónde puede haber mayor prinSbr , que el hacer que 
qualquiera le£lor ^ folo con abrir un libro , y antes 
de leer ni una fola palabra ^ coiíozca por el miímo ta- 
maño y multitud de las letras grandes^ que. allí fe 
trata de cofas grandiofas j magnificas y abultadas ; 
y al contrario , en viendo que todas las letras fon de 
eflatura regular > menos tal qual que fobrefale á tre- 
chos , como los pendones en la procefion . cierre in- 
continenti el libro , y no pierda tiempo en leerle » 
conociendo defde luego , que no íe contienen en él 
fino cofas muy ordinarias y comunes? Quiero expli- 
car eflro con el exemplo de un eíhipendo Sermón y pre« 
dicadó al mifino S« Aguítin , el mejor que he oido ni 
pienfo ofr en los dias de mi yida. Preguntaba el Predi- 
cador ; por qué á S. Aguílin fe le llamaba el- Gran 
Padre de la Iglefia ^ j á ningún otro Santo Padre 

ni 



. D p , C A^ ft -IV 2 A^S. li IB, I. , , 1 29 

toí Doaor de eHa"& íe " Baba 'elle ¿>/W f ,( 4fi dééiá 
^D.Yrefpoiidióí :. :^ .; '•/ '■•-^' ••; -^ - T ■I 

8. « Porque mi Ágüftíhó, Yiq folo fué ^rán t^adre , 
M fino Ctaü Madre , y Gran Abuelo dé la ígléíiá. Graá 
» Padre, jpórqué ánteí dé íu cónverfíon tuvio ' muchos 
i> -hijos > iííúñqiie nó fe logíó más ^u6 uno;. Gran Ma^ 
» dre, porque Concibió , y Panó ;;<np(ihos tibros; 
» Gran Abuelo , pó'f que Engendró k los ííérmitáhos 
» de Sán.Aguftiii, y los H«rmitaños de S. Aguftifl 
A engendraron deípues todas ías Religiones tíiendi* 
» cantes > qúe.íigueñ fu Santa Re^la^'ks'quále^tódaá 
» ion Nietas ¿leí Grande Aguflína^lT'í^óte/dé/JJaíí? 
» el dífcA-étO , qué la Regla dertíiíyé la" Maternidad ! 
»> y la Regla fué la qué afeguró ía í'^ató^ídaá.'dé m 
» iirzná ?zdre* Magnus Pareniü, ''".'.'' ] " 

9. £fte trozo de S^moñ, ^\jé ol cóú $ík^ ^mifinM"' 
oíos oidó^ , qife han de comer lá'tíer^p , jTXin [pobxé 
ignorante y menteca^ó^ aujjquie tehia''t)réíHto"de ¿tó 
letrado f . hom^-e * madufo , Trató de púeéd^:, futió' y 
íiedíoftdo 'y dignó' del fuego j;,f^er6;áfní ftie "paredó ^ 
y hoy dia me lo parece, la ¿jafa mayor 'del mundo : 
di|;o qué efte troío dé fermóff^ efecto ¿orno eftá eV-. 
trito , éfto.es.' corfletrairiiíayüfciila^", '.J^'.'gáVi-áfaies" éa 
todo lo qüét6cÁ:íi''S/Agíi¿íiri/deí(Íé la 'primera Viftí 
Uama la atención del leáo^|^yjfe>'a^é'(CÓnécei'',,^'tó 
allí fe contienen cbfas graháés , y fin Jjódéífé éonfe-' 
ner, luego fé ávalanza á,Íeérló í qüaiído aí cOntraiió ,' 
fi eftüviefa efcrito. con letfá? 'ófdinaríáá , íío pataÁa 
Biieates én ¿1 , y quizá jé aírimaria fin habef leido 
una letra. Asi qué. én efta mVóVtó'^ifafia fé Idgra 
lo primero, la propiedad de las letras ton los con- 
ceptos que r$píyíéntan } lo fegundo/ él deCóro de las 
perfonas de quien fe tfata ) lo térdero , el llamar la 
atención de los leftores. V podía añadir ló quarto , 
^ue también fe logra lá hérmofura del mifmo efcrito ) 

Tom, /» R . •■ ' 



i^ó .íJisaróRiA IpEÍR. Gerundio 

porque fon las letras grandes en el papel lo que los 
¿rboles ^n la hnerta ^ que la amenizan y la agracian ^ 
Y defde. juego dá k entender , que aquella es huerta 
de iSeñor i quando un libro todo de letras iguales jr 
fíoqu^ñas^ parece huerta de verdura y hortali«iA.^ue 
es cola, áe Eraylcs y gente ordinaria* 
! lo. ,Coa eAas difparatadas. confideraciones fe' eha-^ 
^ord tanto «1 extravagante cbjó de fu ideada or- 
tografía , que refolvió feguirla , entablarla y ¿n- 
&ñarla Y habiendo vacado por aquel tiempo la eí^ 
^iiel3 de Villaorhate y por aícenio del Maeftro ac- 
tual á Fiel de. F?ch§s de Cojecés d(? a'baxp > la pre- 
tendió y Ja logro '^ dos paletadas ; porque- ya ha- 
t)ía cobrado inuclia fama en toda la tierra y con oc^- 
íion de .los Jltieantes que acudían á la Vicaria.. Llovian 
sinos con4^. paja de todo el. contpmo k la fama dé. tan 
^ftupepdo jMaéñro i ^y^ Antp¿ ¿otes y, fu ;muger ce;- 
fblviéroh ^éjjyj^ allá a fyr Geriíndicq j^gra* que, no íq 
¿lalo^rafe ,^|a vivézjt que^j moíliialdai Tlr^c^^^ le hizo 
mil caricias , .y defde luego comenzó á diftinguirle 
entre todos los dema^, hiños. Sentábale iunto á sí ^ 
hacíale pisteros ,. lunpiábale los moco¿ ^ dábale avp-* 
llanas y mpñda^rasl de p^ras ^, y ^qúa^cló.érniño tenia 
gana de PTfiycliefiíe « el wlGhó Maeftro Je ípltaba los 
doS ,quar;QSv^rai^r^s de 'las bragas ( porque, coníta de 
intirumentós dé ^guél.^ tiempo que eran abiertas), y 
árréiiiang^á!iaóle;)a ^a^fita, , Je llevaba en efta ppñura 
haíláell corfá/,^^pn¿e.^.eí 9^^ li^cia lo. que habia 

menefter. No era !oró todo^ lo que relucia , el bellaco, 
ael cojo- fabiá bim, qué no, echaba en faco roto los 
cariños que nacía a uerurídico }/ porque a los buenos 
de fus padres fe les caia con eño la babá^ , y ademas de 
pagarle muy puntualmente el rea| del 'mes , la roíca 
del Sábado 9 que llevaba fu hijo , era la primera y 
Ik mayor , ü fieiüpre acompañada con ' dos ^uevos de 



faba^ que no-pareciai? -Wio jnefsaanípnt^ . ^pqa^j ij^l 
olas de trucos. Amen ágeíbi en tiempo de matañ^^ 
cían corrientes y Teguras treS morcillas ,^ coa UO; b\\eQ 
pedazo de fólomo : eílo fin entrar en cuenta ,1a ¿K)r¡^ 
cilla cagalar con dos, buena? varas de. Jongaqij^a' ,. <;^ 
era el coigajo del dia de San' M3rtí¿(Í^ 'nomiire 'qv^ 
tenia fel, Maeftro. V quando paria .Sejñcjr^',(,a/i li^ma^ 
batí ios niños á la Maeílra ) , era ¿o^ fáibida , q«e 1^ 
tía Catanla la regalaba con dos G^Iinas 1^ ma§ goi;«i 
das que había en todo fu gallinero , y con iwa übr* 
de vizcochos ,, que fe traíaíi\.e)5profeíamént(?i (je Jd 
Confitería de Villamañan- Con efto f^ ¿jfrperaJbfip MaeA 
tro y Maeíira en acariciar ' al mño ,_ • tauto ,' que ij 
Maeílra todos los Sábados le cortaba las uóas,:y d¡% 
quince en quince á^a.% le eípulgaba la p ab^sa , y fíicab* 
las liendres. 



" :'/•* 



C Á P I TtJ L o V L • 

En fue/eparte ci Capítulo q^iní|í^^por^ue y avialatgíK 

PUES con erte cuidado.^ que íJ M^ftrp t¿¿ tj» 
Gerundico , con la aplicación del ñipa , .y cqh ^Vb. 
viveza é ingenio , que realmente le tenií ,, apfeqdi<>* 
^dcllmente y prefto todo quanto le enfep^aíi. $ii def»! 
gracia^ fué, que fiempre le deparó la fuerte Maufirofti 
eítrafelanos y eftrambóticos, como el cpjo » q^d fitít 
todas las facultades le enfeñárpn mi) faníte.? jí§ ^ foi¿¿ñ,', 
dolé defde niño un güilo tan particu^í" .i tp^ lo t^, 
culo , impertinente y extravagante., qu.e> jai^ hybo:. 
rormade quitárfelej y aunque muchas iceqes e^omró 
con fugetos hábiles , cuerdos y maduro* , gwe- infes-i 
toron abrirle Ips ojos» para q«? .^^ftingyi^^ )^.)»m^\ 
«Je lo malQ' (.jpm9 fe ve^ eu .^1- ^^c^^^Mi,^ 

R ij 



ttíiAlñWókiz)in{íút:z^ de fu capri:- 

éhó : tanta infitpre^oh^ hábiañ h^cho en £i ánimo lo» 
pri]93€rp$ cEfparátes. £1* cojo los in ventalla cada dvak 
xn3yores ; y habiendo leido en uji libi o , que fe intitul» 
M^efiro déhMáeJho(i¿Nin(fs ,. que erte,dj.Í)a poner par-- 
1¿::julaf ciúufádo< cm. enfeñarlos fa reu¿uá propia,^, nati- 
V* y mdtertia ton pu«za y. con propiedad } poc 
quanto ^/eñ» la ex^^íerienci? ^ que la incongruid^d ^ 
harbaiifmos y fblecifmos con que; la- hablan toda 1«^ 
vida muchos n90ional.es, dependen d^ los xpalos. mo- 
dos > impropiedades y frafes jáíéraceftadas ^ que ie les 
pegan quando Aidos ; él hacia gt'a^idífímo eÜudio d^ 
enfeñérlos^ hablar bien I9 lengua Cafleiraiia : pero era 
' elcaíb', que él níiítno. no la podia. hablar peor j por- 
que coma era ¿an prefumido j^ tan exótico eq el 
modo de concebir y asi como habia inventado una. 
extravagantiíima. ortPgEdflai ^ .asLjtaaibien..íe.Je..&abia^ 
pueíío en la cabeza , que jpodia ijivqntar uua lengua 
00 m^os; exuavágaiíte. * * - 

2. Mientras fué efcrH)íente dfel Notario dfe S. Wil- 
ian.^ habia nots^do en vaxios procefos, que fe decia 
a£ : quarto tefii^o examinado y María GaviUam,: oclauo 
Ojj^igo examinado , Stbafliana Palomo. Efto íe chocaba 
i^^niíalmenie *y íporqnt deciá ^ que íi fos hombres eran^ 
n^i%os .^ las -mugeres & habián dé Ihm^nejtigas y pues 
la eoncrario era confimdir fes íexós, > y parecia ro- 
ifiance* de Vizcaino. De la mifma manera no pedia 
Ittírir , que ' e^' Autor dé la vida de Santa. Catalina 
áatífc ^ Catalina y fitgcto de nueftfa hifibria j parecién- 
dele V qufe Catalina y fugeio eran mala concordan- 
cia »piieS| venia a íer k> miíino que fi ffe dixera - 
Catalina ^ el hombre de nucfira hiHoria » fíendo coía 
averiguada» ^e íblamente los hombres fe deben llamar 
fitgctéSy^^lEtn iWí^Tcs figctas y pues qué^, quando en- 
CMitíbba eá W-lirt) ', 'erii áuA'muger na común ^ era 



DE CaMPAZAS. litB. L* IJJ 

nn gigante \ Entonces perdía los eftribos. da la pacien- 
cia y y decia á fus chicos todo en ccSlera y fiírio- 
fo : ya no íalta mas find que nos quiten ías barhaá 
Y loí callones y fe los pongan á las mugerési por 
qué no fe dirá ^ era una mugtr no comuna , era una 
giganta ? Y por efta mifhía regla los cnfenaba ^ qufe 
nunca disce/en ^ cL aJjna , el arte ^ el agua , fino la alma ^ 
la agua ^ la arte , pues la contrario era ridicularia ^ 
Goxno dice el indígeno y do^lo Barbadiflo^ 

}. Sobre todo eíbba de malífímo humor con aquel^ 
Ips verbos y nombres de la lengua Caftellana , que 
comenzaban con arre y como arrepentirfi ^ arremangar'^ 
fi , arreglarfe , arreo , ^c. jurando y perjurando , que 
00 había de parar halla deñerrartos de todos los do« 
nunios de Efpa&a ; porque era impoíible y que no lost 
hubiefen introducido en ella algunos^ Arrieros de los 
que CQnducíaa el bagage de los Godos '^ y delosAra-j^ 
bes. Decía á íiis niños y que habLai' dé eífa maiierá 
era mala crianza 5 porque era tratar de burros ó ds 
machos á las perfpnas. Y a eíle propóíilo los coit^ 
tafa^^ que yendo un Padre Mapílro de cijsrta Relí- 
gí$^ por Salamanca y ^ llevando pqii: cpmpanero i. uit 
Frajlécito Irlande? fcciéii trai^laníadQ :de íí:íánda , que 
aup QÓ, «nte^ndia ]»lea nueílra^ leñgua^^/encóntiráron tvt 
la calle, del R;o muchos, aguado;*^ cqíi fus burros de- 
lante , que iban diciendo ,. arre ^ arre. Preguntó el Ir- 
ían defiJJa, al Pic Maeftro y quá quería decir are y pro- 
nunciando la r hlandametite ^^ como. lo acó {lumbral! 
I0& exíraiü^ros ^Reípondióle el Maeftro , que aquella 
queria decir y (jae anduviefen los, burros adélante.^ A 
'poco trecho defpues. encontró et Maeft're á, un amiga 
%P, qqn quien fe pa^óji, parlareis medio de la calle ^ 
la converfacíon iba. algo larga j^ canfibale el: Irlandés ^ 
y no'^fabi^do otro ní^ de. e.xplicarfe^, cogió- de Isi 
ñiañg» á fu^ compañero y lie dixQ. con mucha gracia i 



r^4 Historia deFr, Óervndio 

^re\ Padre Maefiro , are : lo qual fe celebró con grande 
rifa ^11 Salamanca* Pues ahora > decía el cojo hecho' 
ttii veneno , que el arre vaya folo , que vaya con la 
comitiva y acompañamiento de otras letras , fiempre 
€5 a.rre , y fiempre es una gfandífima defvergüenza 
y jdcfcortesía , que á los racionales nos traten a« efta 
manera : y asi tenga entendido todo aquel que me 
arreare las orejas ^ que yo le he de arrear á él el 
tü.... : y acabólo de pronunciar redondamente. A efle 
tiempo le vino gana de hacer cierto menefter á ün 
niño , que todavía andaba en fayas ^ fiiéfe delante de la 
mefa donde éftaba el Máeílro ^ pufo las manicas ^ y 
le pidió la caca con grandífima inocencia ; pero le 
dixo ', que no íkbia arremangarfe. Pues yo te enfeñaré , 
grandííimo bellaco ^ le refpondió el cojo enfierecido : 
V diciendo y haciendo , le levantó las faldas , y le 
afentó unos buenos aKoteS ^ repitiéndole á cada non' 
íie ellos « anda y para que óira ve:¡^ no vengas k arreiñan- 
garnoslos tívianos. ' y 

4. Todas eftás lecciones las tomaba de memoria 
admirablemente nueftro Gerundicoj y como poí otfá 
parte en poco mas de un año aprendió á leer por li« 
brp, por/(fatta y¡ por proc;eíei;'y aun k. hacef pá^ 
lotes y a efcribir de á ocKo , el Maeftro fe empeñó 
e;i cultivarle mas^y ma,s , enfeñindole lo mas recon» 
dita que él mií^no fabia , y con ló que lo habla lucido 
en mas de dos convites de Cofradía^ afidiendo á la 
mefa algunos Curas , aue eran tenidos por los madores 
Moraliílones dé toda la comarcas y uno, que tenia 
en la uña todo el Larr^ga , y era un hombre que fe 
perdia de viña ^ fe quedó embobado ^ habiéndole oído 
ien cierta ocafion. * 

5. Fué pues el Vafo > que Como la fortuna 6 )a 
mala trampa deparaban al bUen cojo todas las cofas 
ridiculas I j él tenia tanta habilidad para qu^ lo diéfcÁ 



DE Ca MP AZ AS. LlB. I. IJ$ 

en fu boca las mas difcretas , por nfr faber entenderlas 
ni apravecharfe de ellas ^ llegó á fus manos , no fe fabe 
cómo y una Comedia Careliana intitulada ^ ei f^illano 
Caballero y que es copia oial facada jr peor zurcida > 
de otra que eícribió en Francés el incomparable Mo- 
liere , caíi ¿on^ei mi&K> titulo. En ella fe bace una 
graciosiíima bmla de aquellos Maeílros pedantes » que 
pierden el tiempo en enfeñar h los niáos cofas imper^ 
tinentes y ridiculas y que tanto importa ^orarlas co- 
mo faberlas > y para eña íe intrddxice al Maeñro ó at 
Preceptor del repentino Caballero ,. que con grande 
aparato y cxftentacÍQn dte' voces le. enfefla como íe 
pronuncian las letras vocales y las coníbnantes. £t 
cojo de mis pecados tomó de memoria todo aquel 
cluñosifímo pafage j y como era tan cojo de entende- 
deras como de pies ,. entendióle con la mayor Asriedad 
^r mugido I y la que én realidad no eV mas que una 
delicadifima- fátira , fe le repreíentó conio una lee* 
cion tan importante ^ (^e fín ella nQ podia haber Maeí^ 
tro de niños ^ que en Dibs y en concienck. mere- 
ciefe ferio. . ' 

6. Un dia pues habiemfa corregido las planas mas 
apriía de 1q acQÍlumbrado ^ llamó a Geründico j hi^ 
zole poner en pie delante de la meía, tocó la cam-^ 
panilü á íHencio , intimó atención á todos los mu- 




Rcfpondió el niñd prontamente ^ 
Señor Maeftro, yo no lo fé , porque no las be con- 
tado. Pues has de faber ^ continuó cl cojo ,, que fon 
veinte y quatro ,. y finó cuéntalas. Contólas el ni- 
ño , y dixo con intrepidez : Señor Maeftro y en mif 
cartilla falen veinte y cinco. Eres un tonto, le ré^ 
plicó el Maeñro , porque las dos A a primeras na 
fpn. más' que' una' letra , ' coa forma ó con figura 



i^S Historia de Fr. GESüÑDie) 

lA^rente. Conoció que te habia cortado ti chica , f. 
piark alentarle añadió : no extraño (Jue fiéndo td liii ni* 
'ño ^ 1^ ti6 habiendo mas que un año que andas á la Ef- 
cuela ) no fupiefe's el numeró de las letras y p&rque 
lioixibrefs cbñbíto yo , qué éftán Uc^ós de canas > fe 
llaman do&ííimoS , y fe vén en grandes pueftos , y no 
fabeñ quintas fon las letm del abeCedarío ) pero asi 
anda el mundo ! Y al decií efto ^ arrancó un profun- 
dííunt} lufpiro. La Culpa d^ eña fatal ignorancia la tie-^ 
kien ias Rtpüblicas y los Magiílrados , que admiten 
para Maeflros ^e Efcuela á unos idiotas > que no va- 
lían ni aun i^ara monatillos ; peto eílo no es para vofo*» 
tros ni paf a aquí : tiempo vendrá eú qué íabrá el Rey 
lo que pafa Vamos adelante. 

7. De eñás veinte y quatro letras , unii fe llaman 
poíaüs f otras cofifoñantcs. Las bocales fon cinco > 
il , e, i , O, ú Vlláinanfe bocales , porque fe pronuiiciatt 
ton la boca ; pues acafo las' ótrás , íeñor Máéíbró ( le 
interrumpió Gerundicó ttóh íii natural viveía) ^ fe 
J)ronuncian con el cú... \ y dixolo por entero. Los mu- 
chachos íe rieron mucho ; el cojo fe corrió un poco ^ 
pero tomándolp á gracia y fe contentó con pOnerfe un 
j[)í)CO Iferio \ dicíénaolé : no feas intrépido y dexame 
acabaf lo que iba á decir. Digo pues qUe las bocalas 
fe llaman así ; porque tt pronuncian con la boca y 
puramente con la vo% \ pero las cOnfonántes fe pronuñ» 
cian con otras bocales. Eílo fé explica mejor ton los 
éxemplos. A , primera bocal , fe pronuncia abriendo 
mucho la boca , A. Luego que oyó éfto GerundicO , 
abrió fu boquita , y mirando á todas partes ^ repetia 
muchas veces a^ a^ á\ tiene fazOn el feñor Maeftró. V 
éfle pron£;uió t la £" fe pronuncia acercando la mañdí^ 
bula inferió)* á la fuperíor , éfto es , lá quixada de ábáxo 
á )a de arriba , t. A ver > á vet como lo hago yo ^ 
kAot Maeftro ^ dixo el niño fC^e^c^.á^aya^ci Jefus ^ 



: r t) E ,€ AM.p A TliAs.( :t IB; I. v 137 

jrquá./cofe tan buena í La ¿fe pronuncia acercando 
mas hs quixadas Una á otra 5 y retiraindp igualmente 
las- dos extremidades de la boca hacia, las orejas , i ^ /• 
JDttce ufted i á ver fi yo fé hacerlo? /, ij ¿». Ni mas 
ni menos , hijo mió ^ y pronuncias la^ / a^ptrfeclion. La 
.0 fe forma abiiendo las quixa^as ,: y defpues juntando 
Jos kbÍQ$, pof; los extre^ios , Tacándolos ua poco hacia 
fuera j y formandjo la mifma figura de. ellos como una 
cofa redonda > q^Q reprefenta una ó. Gerundillo con íii 
acoftumbrada intrepidez ^ luego comenzó á hacer la 
{prueba y a gritar o ^ o ^ 01 tí Maeílrp quifo faber fi 
los demás .n^uqhachps habian aprendido también lasim* 
portaqtjí|mas lecciones que los acababa de enfeñar, y 
mandó que (oníos ^ un tiempo y en vo¿ alta pro- 
nunciaC&n, las letras que les jhabia explicado. Al puntó 
íe oyó jañíL gritería , ujna coníufion y una algarabía de 
todos lo£( d.ianp'es.::Unos gritaba^n a, a ^ otros e^ ej 
^tros >9 i;.otros q, O. fll coxo aiidaba dé banco en 
Jbanco 9 mirando á unps ,^ obferyando á otros, y emen- 
dando á todos i. a eñe le ^bria mas las mandíbulas , á 
iiquel fe las cerraba un poco} á uno le plegaba los la- 
bios j ¿i otro fe Ipt defcó^íaj y en fin era tal la gritería ^ 
)a confuíion )r la^^ zainbra ^ «qye parecía la Efcuela ni 
mas ni Qiénos ál Coro de la Santa Iglefía de Toled« 
en las Vífperas de la Expeftacion. 

8. Bien ateñada la cabeza de eÁas' impertinencias | 
y muy aprovechado en necedades y en extravagan- 
cias, leyendo mal y efcribiendo peor , fe. volvió nuef- 
Iro Gerundio á p^mpazas ; porque el Maéílro habia 
dicho á fus padres^ que ya: era careo d^. conciencia te- 
nerle mas ^tiempo en la Efcuela, íiendo un muchacho 
que fe perdía de viíla , y encargándoles que no dexa- 
fen de ponerle luego á la Gramática , porque habia de 
fer la honra déla tierra. La mifma noche que llegó 
hizo nueílro Efcolia oílentacion tie fus habilidades y 
, Tom.L -^ ' ' '*- S 



138 HístóRiA úÉ FfL. Gerundio 
de lo raüchó que hafcia aprendido en la Efcuela/ de- 
lante de fus Padres ^ dé! Cura del Lugar, y de tifi 
Fray le, que iba' con Obediencia h otro Convento^ 
porque de eftos apéiías íe limpiaba la cafa; Gerundico 
preguntó ái Cura' : Á que no fabe uftéd quántas fon 
las letras de la Cartilla ? El Cura fe cottó /oyendo 
tma pregunta, que jamas fe le habían^ hédia, yí reí 
poncfió : Hijo, yo- nunca las hé contado^ Pues cuéníei- 
las ufted , profiguió el chico; y va »n ocliavo á qu* 
Bun defpues de haberlas contado no fabe quantas fon I 
Contó el Cura veiiitey cinto ,• deípu^s de, habérfe érs- 
rádo dos veces ^^li él aj b, cj y el »ifik>, dando muí- 
cha's palmadas í deciá-j Ay { ay^l que Ite cogí / que Ifr 
gané y porqué cuenta por dos'létfas fésr dos 'A a pri- 
meras , y no. es mas que un» letra efcrita de d^ modofi 
diferentes. Defpucs preguntó al Padre : V^áVa otr^ 
o6h«vo á qüeiio me'^icé uftéd^órtio ft^tíícrib* btírro ; 
con ^ pequeña ó con lí-gríindtet? Híjtf ^ , - ir^fp^ndió 
el buen Religiole , yo fiemj^ra te;'*hé Viíte eferitt)^ coa 
b pequeña. No íeñor , -nó fefitr , le' replicó el mucha^ 
cho : íi el bursa eá péquéñitó ly anda todavía á la fA 
cuela, fe efcríbe con b peque&a j -pero fi es^ un burro 
grande, como 'el Burro áé nii'^padre-^ fe efcrü^e con 
B grande $ porque ^icc fónor -Maeftt-o i que ías cofaS 
fe han de efcribir como ellas íbu j, y 'que por efo una 
pierna de baca íe ha de ¿ícribir con una P mayor , que 
una pierna de camero. A todo^ les hizo gratid fuerza 
la razón , y no quedaron méiios admirados de lá pré- 
funda fabiduria del Maeílro , que ¿ti adelantaffiiento 
del difclpulo : y el buen Padre tohfefó, que aunque 
habia curiado en la» dos Univeiíidades de Sahmanca 
y ValladoHd , jamas habia oido en ellas cofa femé- 
jame j y vuelco á Antón Zotes y á fu muger los 
dixo muy ponderado : Señores hermanos , no tienen 
que arrepentiríe*de lo que han gaílado coa el Maeílro 



de ViUáornatéíj.gprgue lo han eixjplcadQ bien, Qnanda 
el niño oyó arrepintir/^ , comenzó á hacer grandes af- 
pamiéñtos , y k áecir 4 Jefus ! Jcfus ! qué mala ^júz'- 
hra y arrepemrfc !.|io ftrlor^ no íéñc^j no fe dLcp arr^-i 
pcTUL^jfc . nji CQfá que . ll^ve p^rrc que éfo dip^ /^ñpt 
Maeítrct) que es, l:|uenó para los burros ó pap ^ 
ruecas ( r^^í^a/ querrás .decir , hijo , le interrumpÍQ 
Antón Zotes ^ cayéndotele la baba ) : Sí íeñor ^ parsi 
las requaSy y no para los Chriñianos}. los quedes d0«_ 
bémos átcxi: enrepMtir ^ enremangar ^ cnregiar ú pzpel g 
Y coías feraejantes* EÍ Cura eftaba aturdido , «1 Rel^ 

§ioÍQ fe hacia cruces i la buena de la Catanla llorabs^ 
e gozo ^ y Antón Zotes no fe pudo contener fin ex^ 
clamar i f^aya , que es bobada ! que es la frafe con que 
fe pondera en Campos pna coía nunca viña ni oida. 

9. Como Gerundico vio el aplauíb con que ía 
celebraban fus agudezas 1 quifo echar todos los regiítros | 
y volviéndofe í^gunda vez al Cura y le dixo r Señoír 
Cura 9 pregúnteme uíled de las bocales , y de las con« 
fonantes. El Cura ^ qu^ no entendía palabra de la 
que el' niño quería decir ^ le refpondió ; Üc qué bro^ 
cales , hijo \ del brocal delpo\o del Humilladcfo ^ y del 
Ciro qufi ejlá junto a . la Ermita de San Blas t No fe-4 
ñor, de las letras confonantes y de las bocales, Cor-^ 
tófe el bueno del Cura ^ confefando ^ que á i\ punca 
le habian enfeñado cofas tan hondas. Pues á mí sí ^' 
continuó él niño^ y 4e rabo k oreja, ilia faltarla pun« 
to ni coma y los encajó toda. la ridícui) arenga quje. 
habia 9Ídp al cojo de fu Maedro fobre las lelras 
vocales y confonantes : y en acabando , pyU'a ver .fí 
la habian entendido ,..<iixo á fu madre : Madrica , CÓ910 
fe prpnunpia la A ? Hijo , có,mó fe ha de. pronun- 
ciar :afi,-/4, abriendo la boca, Np,,, qiaidre} pee» 
cómo fe abre la boca ? cómo fe ha de abrir » hijo ^ 
de efta na^er^., A\ Que np ^s efo^/eflpí^ : perp 

Sij 



14Ó' HllTO^RTA bt FR: 'ÓlifuftíílO . ., , , 
parido' lífted la:abrc -^¡íara pfroninti¿r*^hr i^V qué €¿ 
lo que hace ? abriría , hijo mió , refporidió lá bo- 
nííima Catanla ; abrirla ! cío quálqiiícya lo dice : tam- 
bieií fe abre *para pronunciar E , y parí pronunciar 
Jy OyV ^ y feínSrices no fe pronuncia A: Miré ufté > 
para pronunciar A ,^ fe baxa una quixada , y íe te- 
vanta otra , de ' efta ' manera : y cogiendo con fus ma^ 
nos las mandíbulas de la m^dre ^ la baxaba la infe- 
rior y k fubia la fuperior ^ diciéndola , que. quanto: 
mas abriefe la boca , mayor feria h A qae, pronun- 
ciaría. Hizo defpues , que el', padre pronunciaífe la. E. y 
el Cura Ja I , el Fray le h O ^\y^^l éícogió por la 
mas difícultofa de todos lá prommciacion de lá U , 
encargándolos , que todos k im tiempo prcnúnciáíeii 
la letra que tocaba á cada ¿no levantando la voz todot 
quartto pudiefen , y obfervandlo unos k otros la poP 
tura de la boca , para que viefen fa puntualidad de 
ks reglas , quie le Habia.enfeoado él Señor Maeftro. 
El metal de las voces era muy diferente i porque la 
tia Catanla la tenia hombmna ,y cárfafpeüa ,, An- 
tón '/Mes clueca y algo á térrrerada ^ . el Cura gan*- 
gofá\y tabacuna, eJ-Pádre^,' que cftabá ya aperdi- 
gado para Vitario de cor¿ ^ corpulenta y bercer' 
ríl i^Géruñdico atiplada y* de chillido. Comenzó cada 
and á reprefentar fu papel ya pronunciar fií letra ^ 
levantado el grito k qual^ mas podía : hundfafé el quar- 
tó, atronábaíe la;caft\ erátio?b« de veranó , y todo^ 
él Xu^r éftábá- tomando eí frefcó; á* ^as ptier'tas. dfr 
fa caíle.Aréftrueftdo y á 'lá algazara dé la ¿afe de 
Ántori Zotes, acudieron todos 'Ibs vecinos , ¿rey endo 
que fe^ quemaba' ó que había Sucedido atgüna des- 
gracia i.enH*an en la faía , prpíiguen ios gritos def^ 
eompafados'V vén aquellas figuras , y como ignoraban^ 
lo que hifbia pafadó, juzgan ^que todos fe han* vuelta 
locos. Yai iban k atarbr > quando íucedid una cofa 



D E ' j& A M P A Z Á S, L í b'. i. ^ í 4f 
nunca ¿reída , ni imaginada,, que hizo ecfar de re^ 
pente la 'gritería, y por poco no convirtió lamüfica 
en rerponfo^. Como la buena de* la Catanla abria 
tanto la boca para pronuntiar fu A y y naturaleza Jibe-* 
ral la había proveido de efte órgano iRbundantííima- 
mente/ íieñdb 'muger que de un bocado fe engullía 
una pera de donguindo hada el pezón , quifo fu deígra-^ 
cia ^ue. fe la deíencaxo la mandíbula inferior tan deí^ 
compafadameiite , que fe quedó hecha un mafcarou 
de retablo , viéndofela toda la entrada del efofago ; 
y de la traqui arteria , con los conduftos falivales , tan 
clara y diílintamente , que él Barbero dixo defcubria 
haíla los vafos limfáticos 9 donde excretaba la refpira- 
cion. CqíSron las voces , afuftárpníe todos, hiciéroufe mil 
diligencia? para reílituir Ta mandíbula á fu lugar i pero 
todas fin fruto , hafta que al Barbero le ocurrió cogerla 
de repente, y darla. por debaxo de la barba un cachete 
tan furiofo , que fe la volvió á encáxar en fu íitio natu* 
ral , bien que , cdmo eílaba defprevenida , íe mordió un 
poco la lengua , y eícupió algo de í^ngre. Con efto paró 
en rifa la función } y habiéndofe inftruido los concurrentes 
del motivo de ^la , quedaron pafmados de lo que íkbia 
el niño Gerundio ,• y todoís dixeron á fu padre qu0 le 
diefe 'eíludios , porque Un duda ¿abia de fer Obifpo. 



, CAPITULÓ VIL :[ 

Eftudía gramática con un Domine , que por lo que toca al 
entendimiento ^ no fe podía cafar Jin dífpenfacíon con cL 
coló de Villaornate^ • . * 

EN tfo cílaba ya Antón Zote^; pero toda la ¿?Pír 
era ,* fi le habia de enviar á Villagarcia , ó á cierto * 
lugar > no diílante de Campazas ^ donde habia un Do^ 



%4% fílSTaRIA DE Fr. GERUNDIO 

mine , que tenia aturdida toda la tierra 9 y muclios 
decian , que era mayor latino que el famoíb Tara- 
tiiUa. Pero la tia Catanla fe puíb como una furia ^ 
diciendo ^ que primero fe había de echai* en. un pozo^ 
que permitir que fu hijo íáeCe á Villagarcia , á que 
íe le matafen los Teatinos } porque íii marido ioacüd 
tenia las feñales de un^ guelia de azotes 9 que le ha- 
bian dado en junta de Generales , folo porque de quan- 
do en quando bebia dos ó tres azumbres de vmo mas 
de las que llevaba fu cfiogamo ^ y porque fe iba á di- 
vertir con las mozas del lugar ^ que todas eran niñe- 
rías , y cofas que las hacen los mozos mas honrados , 
fin que perdían por efo cafamiento^ ni dexen de cum^ 
plir honradamente con la Perrockia y como qualquiera 
Chriftiano viejo. G>n eílo , por contentarla , fe deter^ 
minó finalmente , que el muchacho fuefe á eíludiar 
con el Domine } y mas , que Antón Zotes afirmaba 
con juramento , que foio él habia conílruido la el^-> 
gante dedicatoria de fu hermano el Ginmafíarca , fin 
errar punto : cofa que no habian hecho los mayores 
jMoraUílas de todo el Páramo , ni ninguno de quantos. 
Eeligioíbs doAbs fe habian hofpedadó en fu caía , aun- 
que algunos de ellos habian fi^o Definidores. . 

X.. Luego pues , que llego San Lúeas j el .mifino 
Aton llevó á fu hijo á prefentárfele y á recomen- 
dárfele al Domine. Era efte un hombre alto , derecho , 
feco y cejijunto y populofo | de ojos hundidos y nariz 
adunca y prolongada y barba negra \ voz fonoria y gra- 
ve , paufada y ponderativa , furiofo tabaquiíla y y 
perpetuamente aforrado en un tabardo talar de paño 
pardo ^ con uno entre becoqidn y cafquete de cuero 
rayado , que en. fu primitiva fundación había fido ne« 
fffb y pero ya era del mifmo color que el taÜMtdo. 
Su converfacion era taraceada de latin y de romance , 



DE -Ca* rAZ AS. llB. I. 143 

Citando ;á cada paíb dichos , fentencias ^ hemtílichíos ^ 
y veríbs enteros de Poetas \ Oradores , Hi^oríadores 
y Gramáticos latinos antiguos y ^nodernos y para 
apoyar qualquiera friolera. Dixole Antón Zotes , que 
aquel muchzfcho era hiJQ fuyo , y que como padre 
quería darle la piejor crianza , que pudiefe. Óptima 
tnimvero ,' le interrumpió luego el Domine ^ eía es 
Ja primera obligación de los padres > maximh quando 
Dios les ha dado bailantes conveniencias. Díxolo Flii. 
tarco : Nil ¿Ytaiquitis ^ nil parentibus fanclius , quam ut 
flíorum curam heLbcant\ iis prdfenim quos Plato non onir 
niño infahiiatos nhquit. Añadió Antón Zotes y que él 
había eñudiado también fu poco de Gramática , y que- 
ría que fíihijo la eítudiafe. Qualis pattr^ talis. filias ^ 
le replicó el Preceptor : aunque mejor lo dixo el otro , 
hablando d» las madres^ y de las hijas.: Pe. Meretricé 
puia y qkod fit femper filia.... N^ai ftqüttur Uvitir filia 
vuuris her. Lo qrre ya Vm. vé , quan fácilmente fe puede 
acomodar á Ibs hijos refpe¿lo de los padres ; y oíltér 
íepa Vm , que á eflios llamamos nofotros verfos Leoni- 
nos i porque ail como el León { animal rugibilc le 
define el Filofofa). quando enroíca la cola viene 
á caer la extremidad 4e ella ( cauda cauds y cola d& 
la cola la Hamé yo etx una; dedicatoria á la Ciudad 
de León ) fobre ú mitad del cuerpo , ó de lo e/palda 
de la rugible fíera ^ aíi la cola del verfo que es la uK 
tima palabra y como que & enrofca y viene á caer 
Ibbíe la mitad del milmo verfo. Nótelo Vm; en el ex&r 
metro : puta-puta : clavado : deípues etí el pentámetro c 
itcrUvitér , de quien iter es eco. Porque , aunque un 
moderno ( quos Ncotericos dicimus cuhijfimi Latinorum\ 
quiera decir, que efto de los ecos es invención pueril , 
ridicula y de ayer acá , pact tami viriy le diré yo en 
fus mlfinas barbas , que ya en tiempo de Marcial era 
inuy ufado cutre los Griegos , }uxta illud : Hufqüam 



t44 HtSTORfA »E Pir-€EftlfífD10 

Cucúld quod recantát echo. Y' íí fbera meneftír citar' i 
Aríílóteles ^ á Eurípides y a Calliitaacfo ^ y aun al mifino 
Gauradas^ que no porque fea un Poeta poco conocido , 
dexa de tener mas de dos mil años de antigüedad ^ yo 
Je haría ver luce meridid.nd ciarías , íi era ó no era 
invendoú moderna eílo de los ecos } y luego le pre- 
guntaría , fí era verííimil que inventafe una coía pue* 
ril y ridicula un hombre que fe llamaba Gauradas; 
O furor 'y O infania mahdiccndil 

" Pues , feñor y proíiguíó Antón 2otes , «fte niño muef- 
-tra mucha viveza , aunque no tiene mas que. diez años , 
j^tas humanionbus litterls aptijffima ( interrumpió el Pe* 
dante )^ como .di:)to Judo Lipíio } y aun con mayor 
elegancia en otra parte : decennis Homant linguét dc^ 
menas maeuratuSé Porque fi bien es verdad^ que de efa 
y aun de menor edad fe han viílo en el mundo algunos 
niños , que ya efan perfectos Gramáticos j Retóricos 
-y Poetas ( quos viderc Jis xzpud Anium f^iurbienfem de 
prdcocibus mefitis pattubus ) ; pero efos fe llaman con 
razón monftruos déla naturaleza : monjirum horrendutn ^ 
ingens. Y Quinto Horacio Flacco ( quem Lyricorüm An- 
*tifiitem exütijfe , mortalium tierno iverit inpcias ) no guí^ 
taba de efos frutos anticipados y pareciéndole que caíi 
liempre fe malograban ; y afi folemne eral illi dicere : 
odi puero precoces fruBus. Y el cojo dcí Villaornate , 
^ue fué fu Maeílro... ( iba á prúfeguir el buen Antón )• 
Tenga Vm , le cortó el enlatinizado Domine \ Sifte 
^raduniy viator. El cojo de Villaornate fué Maeftro 
de efte niño ? Sí , feñor , refpondió. el padre } 6 for* 
túnate nate ! exclamó el eruditiíimo Preceptor j ó niño 
mil veces afortunado 1 Muchos cojos famofos cele- 
bró la antigüedad y como lo habrá jieido Vm. en el 
curiofííimo tratado de Claudis non claudicantibus y de 
los cojos que no cojearon ^ tomando el prefente por 
rl pretérito j fegun aquella figura retórica , pujens 

pro 



un C aI^'P á z'a s.- L'í fij 4i ' ' ^0 
frúpuuñío , á quien nofotros Uatíiámbs E/ra /tfgtf í trav 
tado que compufo un Prcvofte át los Mercaderes de 
León de Francia , llamado Monfiur Pericón \ porque » 
íepslo ufted de paíb ^ en Francia haftá los Perico- 
nes fon Monfiures ^ y pueden fer Prevoftes. Imh po^ 
úas y fin recurrir i tiempos* antiguos ^>rav{^/i /t/V 
tcmporibus y en ^mieftros días hubo en k ^iHifina Fran- 
cia un celebérrimo coxo llamado Gil Menage , que 
aunque no fiíé coxo natura fui ; al fin ^ fea como íe 
fiíefe ) él fije coxo real y verdadero ^ eílo es ^ cox^ 
reaiieér.; & k parte rei ^ como fe exjliiod'^on ele^n- 
cia el filo^fik : y lio obftatate de fer ^xo , ét ertí 
hombre íapientifimo : SapitnúJJimus claudofam ^tiótqu&t 
fucrunty 6 erunt , que dixo do£bmente Plinio el mozo. 
Pero , meo videri y en mi pobre juicio todos los coxos 
antiguos y modernos fueron ^coxos de teta y reipeÁo 
del coxo de ViÚaoraate } hablo y^ititrafuúí Uñíms ^ en 
lu linea de Maeílro de Niños : y por efe diite y que 
efte niño hábia fidó mil veces afortunado en tener tal 
Maestro ; O f omínate nate 1 

^•No lo es menos 9 profiguid Antón 2oteS) en que 
VoL lo fea fuyo : Non latuUs hominem in vita fita \ lauda 
pojímortem y dixo mefiírado el Dómine. Son palabras 
del Efpirim Santo , pero mejor, lo dixo el Profano • 
Fojt fatum laudare dccet ^ dttm gloria cena i Señor Pre« 
ceptor y mejor que el Efpiritu Santo ! le preguntó An- 
tón Zotes } pues qué } ahora fe eícandaliza Vm« de 
efo } quintas veces lo habrá oido en efes pulpi- 
tos á Predicadores que fe pierden de vida ? asi el 
Profeta Rey y asi Jeremias y asi Pablo } pero yo de 

otra manera* Eíb qué quiere decir finó pero yo lo 

diré mejon Pr^eter qukm quod : yo no digo que el 
dicho íea mejor > finó que eílá mejor dioho ^ por- 
que las palabras <le la Sagrada ]Efcritura fotf poco á 
propóíito para coafirmar las regla$ de h Gramáti^aí: 
Tom. I. T 



^4^ HiisTOAiA DE Fr. Gerundio 

y4S,rba Sacfü Sfripi^u Gramffiaikis^/(^»,<rtipi¿s confirman^ 
ais parumfüM idQhca. . £Íb ya lo leí yo en no fé qué 
libro ^ quaiido ^íhidi^ba en Villagarcia , replicó el bueo 
iVntón., y (áert4 que no d«x^ d6 efoandalizarme. A 
jeíe llatn^n Jos^ Tp61ogQ9 ; dixo ei l>0(imne ^rfcavt 
4alum^ ^pttfiU^rum ^ .^«ndijo . de pary vrlilos •; y aunque 
^icea que op debe <derpk*eciárfe ^ y en eíle partkular 
me parece míe llevan ra^on (. pero también cfícen ellos 
otras nyii col^s harto defpreciables > por mas que eüos 
«las-digan. i/> , ': • ' ./ . i - 

5. Yo no. iiie . meto eo efss honduras v refpondió 
^l BúnasQO df Antón Zoces ;.y. lo que fiípíkb & Vm. 
es ^ que me cuide de eíle muohatlio'^, que yo cui- 
daré de agrádeoérfelo » y que le mire como fí fuera 
p^e íiiyo. Prima magiflrorumiQbliggnia^: refpondió ei 
J¡¡hviáñeyqítQsdi/a^ iacQf[ffh\dtcety dixoa 

reft^ , intenten ^aluílio. <£i .1^ primmiá' ¿bl%acion del 
JVlae,n^r9. . tratar - á los difciptlofe cotno lujos. , porque 
iellps eftán ea lugar ¿te padres.' Y dirite-^ hijo , le pre- 
guntó al niño Gerundio 9 mirándole entre re¿ko y cari* 
ik9Í0i bas et^udiado algunos <^ánones Gramaticales ? 
No feñior,. reQ>ojadío «I.cliico prof/tamente^ los caño- 
Bfs 9 que yo traigo ti<} foú. Grajales^ que fon plumas 
. de pato ^ que mi madre fe las quitór á oñ pato graiide y 
que tenemos en cafa : no es así ^ padre ? Sonríófe el 
.preceptor de la viveza y áe la intrepidez del mucha- 
r filiQ 9 y le dixo : non quero a ic hacino te pregunto 
. eíb } preguntóte , fi . traes alguna talega. Se&or y la 
: talega; eta quando andaba en layas \ pero itefpues que 
tpe pu(o calzones '■, me h quitó Señora msfdre. -iNon 
S^aico k rifa temperare ^ dixo el Domine ^ y ennrtdio 
. de fu grande fededad, fohó una carcaj ada>¿3adiendo: 
¿ngehwm errando proiai y aun en los defaciertos mueflra 
;:íu viy|e2U< Ht)0 9.1o que te pregunto es, 1¡ has eiHidiado 
:9¡^M Arte j ah ? eío $i Señor : yá llegué haíiii Mw 



fi'^ d. Na has d^ decir aíi , querido} fino AÍu/a'^ -Ma/dt. 
No f Señor j no ^ Señor ¿ mi A^te no dice Mafa y Mufx i 
fino Mufa ^ 4. Vaya > íegun eíb has eíhidiado en el 
Arte de Nebrija? No, Señor ^ en mi Arte no elU pin^ 
tada ninguna Lagartija , finó un León muy. guapos mí* 
rel^e ufté ^ y eníeñól^ el León , emblema ó infignia de 
la Oficina , que eíiá oi la llana del fí*ontis. 

6. No dexaron de caer en gracia á la líedifima íe« 
vendad del Preceptor las candideces de Gerundico;; 
pero volviéndofe al padre ^ le dixo en tono ponde- 
rativo : Eccc ubi ftbofus. Vé aquí uno de loi! error«il 
tan craíbs , como velas de febo , que yO o«to en ^e 
Arte de Nebrija 6 de la Cerda ^ de que ufetl los Pa«i 
dres de la Compañía , con quienes también «íhidié yo« 
Es cierto que fon Varones íapientífimos , ^pero fim Yiom^ 
bres , y homnum eft errare : fon agudos % íon .buenos iá- 
genios y muy defpiertos ; pero muy defpi^co y imy 
bueno fué el ingenio de Homero > y con codd eíb ^ 
quandoque honus 4orfiHiat Horneras i Lo prin(ec;o.oomeii« 
zar la Gramática por Mufa , Mufa , es comewar por 
donde fe ha de acabar : cctpifti qua finís erit : porque 
las Muífis I eílo es , la Poesía «s lo último ^ que fe 
ha de enfeñar á los muchachos defpuer de la Retó* 
rica. Argumento es eíle , que lé he puefto á muchos 
Jeíuítas^ clarifimos Varones, y ninguno ha íabido res- 
ponderme ; pero qué me habian de reíponder , finó 
tiene refpuefta \ Deindé , en la imprefion de muchos 
Artes , en lugar de poner Nominativo Mufa ^ Genitivo 
Muft f Dativo Mufc ^ Acufativo Mufam » todo á la 
^^g^> ypor extenfo} por ahorrar papel lo ponen en 
abreviatura : Nom. Mufa. Gen. 4. Daté 4, Acuf am ; 
y qué fiicede ? ó que los pobres chicos lo pronuncian 
así , quod video quamfu ridiculum \ ó que feámeneíltr 
gaftar tiempo malamente en enfeñárfelo á pronunciar \. 
6 nihil efi tempore pretiofiuSé Pero donde & palpan ad 

T i j 



14$ His*r<yHiA l>* FKlGlRRURftlO 
ocuium ios inconvenientes de ellas abrevf¿íturas y fim. 
jen los Tefauros, ya fea de Salas , ya de Rcquefá. Vtt 
pn niño ábufcar un nombre , excmpli caufá , que hay 
por madre , y en lugar de encontrar mater , matns \ 
halla mater ^ tris. Quiere faBcr Que hay por enviar y 
yenvei de hallar >?//ro, miáis u, tnQ\xtnttz\mitto% iíJ- 
Bufca que ha} por Cí2/?7(/S , y en Íu^tív de fuíuéu/a ¡ fit» 
bucuU^ no lee mas que fuiaeála^ a. Antójafele \ cottio 
al otro muchacho ^ efcribir a fu madre una carta latina » 
para darla ^ entender lo mucho que había aprovecha* 
4o y en la quál la dice^ que la envía una camíTa íucia ^ 
para que íé la. lave y y encaxala e(la farta de di(pa« 
wtes : ^Múttt^ tris } mitto , isy pihuiuluy a\ ut laBo y 
us\ quid iihi mdetur \ qué le parece á Vm.,feftor' An- 
tón ¿otes \ qu¿ :itie ha de parecer ? qiie aunque ha- 
bía tfído mil cofas de la eílupendKima íabíduría de 
t^ed y y yo tenía alguna experiehdiá j^ pero habiéndote. 
9Í do* ahora , me he que dado aturdido^, y en^ llegando á 
mí Jugar y he de dar muchas graó(asi tá mi Catanla y 
porque me qwtó de la cabeza el enviar al mi Gerundia 
á Villagarcia ; pues dempues de Dios y á ella fe le debe 
<»1 que mijo mereza tener tan doftííimó Maeíko. Con 
efto íe deípidió del Preceptor, dex<S^ á^íu hqo en una 
pofada , y íe reílituyó á Campazas , dónde luego que 
lleg(^dixo á fu muger y al Cura, que te eílaban ene- 
rando á la puerta de la calle ^ que fí Geruhdico había 
tenido fortuna en topar con el coxo de Villaornate > 
mas enfortunado había fído entoadia en édx con u» 
Maeftro como el Domine , con quien le dexaba y 
porque era uo latino de todos los diantres, y que 
todos los Teatinos de Villagarcia juntos no llegaban 
al zancajo de fu íabíduría, Déxelo , feñor y aquello era 
una Gabítonía : mas de una hora eñuvimos pairando 
mano á mano 9 y á cada palabra , que yo le decía ^ 
luego me facaba un rimero de teños en latín y que no 



'^bl CÁM P A Z A?. LlBl t. 14^ 

parecía firío qué los traía eti el balfopeto de una en- 
guariña muy larga que tenia puefta. Por fin , y por 
poftre , el coxo dé Villaornate bien puede fer el tuau- 
ten de los Maeftros de Efcuela ; pero en linia de Pre- 
ceptor el Domine de Villamandos es el per omnia 
fécula fccitlornm y y mientras Campos fea Campos, nd 
habrá quién le defquite. 

7. Con efefto el paralelo no podía fer más jufta ¡ 
porque fi el.cultifimo coxo tenia una innata propen- 
iion á todo lo extravagante en orden á la ortografía 
y ^ la propiedad de la lengua Careliana el Latiní- 
ítmo Domine nó pudia tener guílo mas eílrafalario en 
todo ío que tocaba .á Latinidad , comenzando por 
la ortografía latina , y ^acabando por la Poesía. A 
la verdad él entendía medianamente los Autores , y 
había leíd^ muchos ; pero^pagábafe de lo peor, y ib* 
bre todo le caían mas eii gracia los que eran mas re* 
turabames , y mas ininteligibles; Prefería lar afeftada 
pompoíidad de Amiano y Plinio el mozo, á la grave 
mageílad de Cicerón ; la obfcuridad y la dureza de 
Valerio Máximo^ á la dulce elegancia de Tito-Lí^vio; 
los entuíláfinos de Eñacio y á la elevación fublime 
y juiciofa de Virgilio : decía que Marcial era un in- 
fuMb refpefto déCatulo, y que todas las gracias del 
inimitable Horacio no merecían defcalzar el menor 
de los chines de Plauto. Los cortadillos de Séneca 
le daban grandiíimo güilo ; pero de quien eftaba furío* 
famente enamorado era de aquel íbnfonete , dé aquel 
paloteado y de aquellos triqui-traques del eílilo de Ca« 
íiodoro ; y aunque no le había leído íinó en las apro- 
báciones de los libros ^ fe alampaba por leerlas y afegu* 
rado de que hallaría pocas, que no efíuviefen empe- 
dradas de fus cultííimos fragmentos y porque aprobación 
fin Cafiodoro , es Jo miímo que Sermón íin Aguftino ^ 
y oUa fin tocino. 



jso Historia i>e Fr, OeRük^IO 

8. Para él ño habia coía como un librot^^ que tu^ 
viefe título íbnoro ^ pofflpoío.y alti-ronaute ^ y mas 
d era alegórico y, eílaba en él bien feguida la ale^ 
goria. Por efo hacia una fuprema eílimacíon dé acjMellsi 
famofa obra ^ intitulada : fentacontarchus ^ fivk quin^ 
quaginta mUiuim duflor \ ftipcndiis Ham¿re\u de Prad^ 
conducius ^ cujas aufpicüs varia in omni Liueratum dit 
tione monjlra profligantut ^ abdita panduntur , lajtchr^ ac 
tencbrx pervefiigamur ^ & illujlrantur. Quiere decir i 
£1 pentacontarcho , eílo es ^ el Capitán de cínqüenta 
Soldados ^ á fueldo de Ramírez de Prado ^ con ciiyq 
valor ) y aufpicio fe perfiguen ^ j fe ahuyentan va« 
rios monílruos de todos los dommios de la Litera- 
tura } fe defcubren cofas no conocidas » íe penetran 
los fenos mas ocultos ^ y fe iluílran las mas denfas 
tinieblas. Porque , fi bien es verdad » que el titulo no 
puede fer mas ridiculo ^ y mas. quando nos halla** 
mos con que todo «I negocio del feüor Pentacon» 
tarcho fe reduce á ioipugnar cínqüenta errores y que 
al bueno de Ramirez de Prado le pareció haber cn« 
contrado en varias facultades } y no embargante, de 
que á la tercera paletada fe le canfó la álegoria ; pues 
no fabemos que hafta ahora fe . hayan levantado Re- 
gimientos ni Compañías de Soldados para falir á caza 
de monftntos ni de fieras y y mucho manos que fea 
incumbencia de la Soldadeíca examinar eícondrijos, 
ni quitar el ofició á los candiles y á cuyo cargo corre 
eílo de defalojar las tinieblas ; pero el bendito del Do^ 
mine no reparaba en eílas menudencias y y atronado 
con el eftrépitofo fonido de Pentacontarcho , Capi^ 
(an , Soldados y eftipendio , decia á fus difcipulos y 
q\xe no fe habia inventado titulo de libró femejante , 
y que eíle era el modo de bautizar las obras en culto 
y fonorofo. Por el miímo principió le Caia muy en 
graci» aquella parentación latina y que fe hizo en la 



mB:/X3!A*l prAíz AS. 'LrB* I. 151 

^ mnerlSe de ciertd perfonagis Ikunado^Fol-de Cardona ji 
Varón pio^ y iavórecido .con muchos: coaílielos ce- 
leftiales '^ álajiual fe la puíb. ei^e opoctunífimo tí- 
tulo*: Foiiis.fpieitualis , yentoíconfalatorio iurgidus acror 
phyéiorSacr^ Scriptune arnratus ] manuqueSamfiritani 
appUcoiús^ £s decip : Fuelle : éípiritual / hinchado con 
A viehtb de la eohíolack>n , aplicada al órgano de 
la Surada Efcritura , íiendo .fu entonador ^ Sama- 
ritano } quién hdJkn, ahora decia el Pedantííimo Pre- 
ceptor-, h« >excoghado coía mas difa^eta ni mas. ele- 
gante:? <Si algunarpíudiera coixipetirla , era .el incom- 
-parable xSxxAx^-áé^ aquel eloquentifimo libro y rque.íe 
imprimió en Itarlia^. a fínes del íiglo pafado , con efln 
harraonioíaanfciipcion : Fratrum Rafe a crucis fam^ 
fcancia rcJax y huccina jubiUi ultimi. y Ev^ hyperhoU^ 
prMuwciü*^' ^amium^ turopjt cacumina fuá cUngorefe- 
riens , ÍHÍir cóHes y M valles Araba refonans : Fama re* 
cobrada- de tos: hermanos de la Roja Cruz ; trom» 
peta fonóra del ultimo Jubileo , precuríbra de la hi- 
perbólica Eva ) cuyos ecos hiriendo en las cumbres 
de los montes de Europa , retumban en los valles 
y en las coÁcávidades de Arabia. Efto es iaventár 
yelevarfe, que lo démas es arxafirar por él füel^. 
Y no que los preciados de críticos , y de cultos han 
dado ahora en eítilar unos títulos de libros tan fen- 
cillos y tan claros y tan naturales y que qualquiejra 
vejezuela entenderá la materia, de que íe trata: en 
la obra á la primera ojeada , queriéndonos perfua- 
•dir ; que así íe debe hacer^' que lo demás es pedan- 
ieria , nombre íixcio y mal fanañte, Y al decir efto íe 
efpritaba de cólera el enfurecido Dominé. Por.tod^ 
razón de ún gufto tan- ratero y tan vulgar , nos ale- 
gan y que ni Cicerón ni Tito-Livio ni Cornelia Ne- 
pote ni algún otro Autor de los del Siglo de Augufta 
uíaron jamas de títulos rumbofos ^ íino íimples y na* 



t5fc Historia de Pr. GEHV.triyio 

turales. Ciceronis EpiftoU : Oratioms Ciccroms : Cicero 
de Officiis : Hiftaria Titi-Lívü : Anuales Comelii Ta^ 
cin\ y daca el Siglo de Aagudoi, torna el Siglo de 
Augufto > que nos tienen enfiglados y.en*Augu(bdos:lot 
íefos ) como ü en todos los íiglos Ao íe: hubieran 
eítilado hoxnfores de mal gufto , y qiie cometieron mu- 
chos yerros, como lo dice exprefamente la Iglefiaen 
una oración que comienza : Deus qui erramihis y y 
acaba : per cmnia fécula fecularum. Digan Cicerón ^ 
Tito-Livio y Tácito 9 y cien Tádto&^xien Tito-L¡- 
vios y cien Cicerones lo que quifiecea^ todd quándo 
ellos hicieron no llega al carcañal de aquella efttipen- 
dífima obra 9 intitulada : Amphitheatrum fapientU átter- 
na , folius , verd , Chrifiiano-Cabalifiicum , divino^Mor 
gicum , necnon Phyfico-Ckymicum , ter-ítríunum-Caíkoli" 
cum i infirucloré Henrico C*i¿/ia2/^. Amphiteatro de la 
Sabiduría eterna , única y verdadera ^ Cbñítiano-caba- 
liítíco y divino^Mágíco , Fifico-Chimíco y imi-trino- 
Católico y conílruido ó £ibricado por Henrico Con- 
rath. Que me den en toda la antigüedad , aunque entre 
en ella fu íiglo de Auguílo , cofa que fe le parezca* 
Dexo á un lado aquella oportunidad de adjetivos en- 
cadenados y cada qual con íu efdrújulo corriente y que 
fon compreheníivos de todas las materias tratadas en 
t\ diícuríb de la obra. Deipues de haberla llamado á 
efta Amphyheatro ; qu¿ cofa ma§ aguda ni mas opor- 
tuna ni mas al caío^ que átáx conjlruído , fabricado y 
y no efcrito , ni compuefto por Henr. Conrátk, íiguiendo 
la alegoría hada la última boqueada ? Si eíte no es 
primor 9 que me quiten á mí el criíxna de la verda* 
dera latinidad» 



4. CAPITULO Vffl- 



DE CaMPAZAS. ti?. L ; .15.J 

^-^ia— «^A— ■» i ' i ' i t' i ' i ■ • , 1 ■ | t f ■ , ^ ■ II , ■ ■< I I ' l' ^ iiiii .' l ! '* »■ 

C A P I T U L O V I I i 

^íz/(^ Gerundio de laefcueladel Domine^ hecho uri latino 

. horrorojo. , i _ 

DESPUÉS ' de habeife echado el 1>récdpt6í á ¿í 
mifmo tan terrible maldición , que ' fi por níief- 
tros pecados le hubiera comprehendido , quedaria la 
latinidad Preceptoril defraudada de uno de fus 'mas 
ridiculos ornamentos \ pafaba á inílrüir á fus difcí- 
pulos de las buenas partes > de que fe compone un 
libro latino. Deípues del título del libró , los de- 
cia j fe íiguen los títulos ó' los didados del autor ;; 
y así como la eítruendoía > 'magnifica é^ intrincada 
retumbancia del título excita naturalmente lá curíoíl- 
dal de los Ledlorés , así los diftados / títulos y 
empleos del autor dan defde luego á conocer á todo 
el mundo el mérito de lá obra. Porque claro eílá ^ 
que viendo un libro compuéño por urt' Maeftro de 
Teología, un Catedrático de Prima , y 'mas íí es 
dei Gremio y Clauílro de alguna Univéríidád , por 
un Abad , por un Prior , por un Definidor ; pues que 
fi fe le añade un Ex á muchos de fus dictados y como 
Ex-Definidor , Ex-Provincial , &c. y fé le junta que 
es Teólogo de la Nunciatura , de la Junta de ' lii 
Concepción , Coníiiltor dé la Suprema , Predicador 
de fu Mageílad de los del Núitiero : fobre todo > fi eti 
los títulos fe leen media docena de Protos y con al- 
gunos pocos de Archis , como Proto-Medico , Proto- 
Filo-Matemático , Proto-Chímico , Archi-Hiftorió- 
grafo ? De contado es una grandífima recomenda- 
ción de la obra , y qualquiefa que tenga el entendi- 
miento bien pueílo y el juicio en fu lugar y no hü 
Tom: I. \ 



15^4 Historia dé t^ft. Gerui^dio 
m e n e ft e r «a& para creer -j que un autor, tan condé^ 
corado ^ no puede producir cofa que no fea exqui^ 
fitífima ; y enCra á leer el libro ya con un concep- 
tazo de la fabiduría del autor , que le aturruIIa.^ Bien 
liayah nueftros Efpañoles y también los Alemanes \ 
que en efo dan bue» exempló á la república de las 
letras; pues aunque no impriman mas que un Fol* 
leto\» íea en latin , fea en romance , un íermoncete » 
tma oracioncilla , y tal vez una mera confulta mo« 
ral , ponen en el frontis todo lo que ion y todo la 
que fueron, y aun todo lo que pudieron fér, para 
quel el Leótor no fe equivoque y fepa quien es el 
iugeto que le habla ; que no es menos , que un Le£lor 
Jubilado , un Secretario. General , un Viíitador ^ im 
Provincial , y uno que eíUivo confultado para Obiípa. 
Afi debe.íer ; pues fobre lo que efto cede en recomen- 
dación de la obra ^ íe adelanta una ventaja , que pa- 
cos han reflexionado dignamente. Hoy fe ufan en to* 
das partes Bibliotecas dé los efcritores de todas las 
naciones , en que á lo menos es menefter expreíar 
la patria , la edad , los empleos y las obras ^ que 
dio a luz cada efcritor de quien fe trata- Pues con 
eíila moda de poner el efcritor todos fus diñados, 
y mas íi tienen cuidado de declarar la patria donde 
i nacieron , como loablemente lo pradican muchos y por 
nó defraudarla de eía gloria , diciendo ; iV. N. Gc^ 
nerofusValcnünuSy Nobilis Cefaraugufianus , clarijfimus 
Cordubcnjis ^ 6 reliqua \ ahorran al pobre Bibliotechííla 
ipucho trabajo , pefquifas y dinero; porque en abriendo 
qualquiei^ obra del efirritor , halla íu vida eícrita por él 
mifma ante todas cofas. 

z. Y aun por efo no folo no condeno finó que 
alabo muchidmo á ciertos efcritores modernos , que 
ii fe ofi*ece buena ocafion y fe dexan caer en alguna 
obrilla fuya la noticia de las demás obras » que án- 



í>É Camíazas. Lib. 1. f.55 

tes dieron & lu; , ya para que allí las encuentre jun* 
tas el curiofo , y ya para que algún malíin na les 
prohije partos que no fon íuyos ; pues por la di- 
verfidad del eílilo fe puede Tacar concluyentements 
la iupoíicibn del hijo eípúrio* Por eíle itnpgrtantxíioio 
motivo fe vio precifado á dar individual noticia de 
todas , ó caí! todas las producciones coxl qUe hafla 
alli habia enriquecido á la república literaria cierto 
efcritor Neotérico , culto , terfo , aliñado y exáftífimo 
ortográfico hafla la prolixidad y haíla el efcru^ 
pulo. Un autor Columbino y Serpentino y quo todo 
lo juntaba ; pues decia el Pericón miímo ^ ; que íe 
llamaba Fr. Calumbo Serpiente 9 dio á luz un papelón ^ 
que íe intitulaba : Derrota de los Alanos contra el doc* 
tiiímo ^ el eloquentífimo y el modeílífimo M. . Soto- 
Mame ; pues no porque el Rey y el Confejo feaa 
de parecer contrario ^ y le hubiefen negado la licen-^ 
cia de efcribir ó de imprimir contra e^ pobre hom- 
bre del Maeftro Feyjoó ^ nos quitan á los demás la 
libertad de juzgar lo que íios pareciere. Soípechóíe ^ 
y dixofe en cierta Comunidad j que el autor del tal 
derrotado' ó derrotadúr papel era Fulano. Ya íe v^ ^ 
qué injuria mas atroz , que eíla íbípeaha ;- ni qu4 agrá* 
vio mas público y que el difcurfo de quatí'o amigQ9- 
en la Celda de un Convento ! Monta en cólera el ix* 
ritadífimo Do£tor : enridra la pluma , y eicribe una 
Carta dirigida á cierto hermano íliyo ^ que era caíi<» 
Ledor en aquella Comunidad : dala á la eílampa^, 
y efpárcela por Eípaña ^ para que vep^ á noticut 
de todos fu agravio y fu fatisfacción , que íid duda 
era grandíficia. Y defpues de haber tratado á la tal^ 
Derota como merecía-, llamándola derrota, de la coa- 
ciencia y la urbanidad ^ dertota de la leHgua Cafiella^ 
na^ derrota de la erudiáon j derrota ^ el gracejo j dtr* 
rota d*el método , derrota de la Ortografía , y derrom 

V i j 



isó Historia de Fr. Gerundio 

al fin Je todas las derrotas , que tonmn las nobles pfu^ 
mas en el mar de la critica y de las letras^ añade t 
Nada hai en tila , que pueda llamar fe cofa mia. Ni' 
¡ocucion ni phnfc ni contextura ni tranficiones .^ ni cL 
modo 4¿ traher las noticias , ni la falta de aliño , ni ta 
impropiedad de las vaces , ni la grofería d*el diclerio , ni 
lo ratnp'oñ de anos apodos i la improporcion de otros r 
i para decirlo de ana ve\ ^ ni aquella falta de aire fub- 
iilifimo y que da en los efcritos a conocer fus Auclores y 
i no lo perciben más que las entendimientos bien, abier- 
ios de poros. Que es lo mifmo que decir r Hcfmaho ,. . 
fi tus Frayles no fuéraír tan cerrados^ de porps , ó na 
tuvieran el? entendimiento conítipado , á mil leguas 
olerían , que no era ni podía fer obra mía efa der- 
rota y porque en todas mis obras la locución es ter- 
fe , la phrafc culta ,'ía contextura natural' \ las tran. 
ficiones ni de encaje , el modo de traer las noti- 
cias ni- aunque vinieran en fíHa de' manos ; Jas vo- 
ces pfopííimas y k)S diéberios delicados ,. Tos apodos: 
HO ramplones, finó con mas de quátró dedos de ta- 
cón. Aunque no fuera mas que por ía ortografía ^ 
qualquieía que no eftuviefé arromadizado podría 
oler, que fi fuera cofa mia la Derrota , no permi- 
tíria que fe* inrprimiére como fe imprimió , aun- 
que fupiera quedarme fin borla ^ permitir yo , que fe 
éfcribieíe la conjunción con la y Griega ^ y no con 
r Latina- ^ - tolerar que en mis obras' fe eftampafe 
de- el Padre* ^ de la agua , de 'ayer acá- y y ñor cbn ti 
sípóftrofe" , que las da tanta íal , y ' tanto chifté , 
tfícribiendo ¿oyer acá , de Vagua , d^el Padre \ Vzysy 
que es falta de criterio , y no tener olfato para per- 
cibir aquel ayre fubitltfimo ^ que da en los efcritos a 
conocer fus Auclores : y el que no conociere , qué ruis 
efcritos eftán llenos de efte ayre , no vale para poden- 
co : declaróle por p^ílk;. 



DE Oampazas. Lib. i. 157 

j.Pruéha perentoria de quinto digo fe an mis produc* 
Clones. Ahora entra lo que antes os decia ( continuaba 
el Domine , hablando con fus difcípulos ) del cuidada 
que tienen los Efcritores de mejor nota , no folo de 
aurorizar fus obras con todos fus diñados, finó, de 
dexarfe caer en alguna de ellas la importante noticia 
de todas las que las han precedido. Y no hablando, 
de las latinas , que á la fazon quando fe efcribió di^ 
cha carta , fe fabe que ferian como media docena 
de arengas y. otra tanta porción de dedicatorias : 
De las Hefpanolas en pYofa , i verfo ( prófigue nueftro 
Autor ) anis guardan claufura en el retiro de mi Celda.. .^ 
otras andan como vergonzantes , embobadas fiempre con 
los retacos de un acertijo y cuyo ribete es un anagram* 
ma : otras en fin llevan todo el tren de mis nombres 
i apellidos , campanillas , / cafiabeles; Y habéis de far 
bar, hijos (íhterrumpia aquí éKfocarron del Domine ) > 
qíie en ^ftó d^ c^fc^beles foA muchos los que los tie- 
nen, D'efie calibre fon ( efto es del calibre de los caf- 
cábeles) la aprobación^ que di a un Sermón del P. M.... 
la que hice al Sermón de..: la que efia en el libro de las 
fiefias de... una Oración que pronuncié en él Capítulo de- 
mi Orden \ otra que dixe en la^* Exequias de... el libro* 
de las fiefias de,.. Y qué fé yo que rnasl Veis aquí uwtk 
noticia curiofa , ' individual y menuda de unas obras 
de grandííima importancia ,' que qualquiera Autor que 
mañana quiera profegaiv h Bibliotkeca tí i/pana de Do» 
Nicolás Antonio, las encuentra amanó en efta. Car-' 
ta, y por lo menos hafta el año de 1750 ^ fabe pun-- 
tualmente todas las obras , que dio k luz nueftro gra- 
vífimo Efcritor , con fiís nombres , apellidos , campa^ 
ndlas y cafiabeles. 

4. Yo bien fé , que algunos críticos modernos ha- 
cen gran burla de efta moda , tratándola de char- 
htanería y* de titúlomania > con otras voces difa-» 



isB Historia dé PiuCERüNbid 

liantes y piarum aurium ofenfivas y pretendientes ^é 
es una vana ofteútacion y muy impertinente para 
dar recomendación á la obra \ pUes dicen ^ que eda 
no íe hace recomendable por Iqs didados del au- 
tor , finó por lo bien ó mal dictada que eílé ella. 
Traennos el exemplar de los Franceíes ^ y. de los 
Italianos ^ que por lo común nunca pdnen mas que 
el nombre , el apellido > y á lo mas la profefíon 
del autor y aun en las obras mas célebres y de mas 
largo aliento ( guftame mucho eíla frafe ) í. cómo 
Hifiona Romana por Monficur RoUin. Mabillon ^ Be* 
nedicUno , de la Congregación de S. Mauro y de Re di-^ 
plorAatica. Hijioria Eelejiafiica por el AbadFleuri. Spe- 
amen Orientalis Ecclefit , Autore Joanne Bapt. Saler- 
no^ Societ. Jefu. Y aun nos quieren también decir, 
que los títulos 9 asi magníficos como ridículos , que 
han tomado algunas Academias , ei^ecialmente de Ita- 
lia I no fon mas que una gracioía íltira i con que í¿ 
rien de los títulos y con que íalen á la luz pública al- 
gunos autores fimtafmas : y que por eíb unas Aca^ 
demias fe llapian de los Seréneos ^ de los Elevados , 
de los Inflamados y de los Olímpicos y de los Paneni* 
eos y de los Entronizados : y otras por el contr'arío y 
de los Obfcuros , de los Infecundos y de los Obftinadas y 
de los Ofufcados , de los Ocio/bs ^ de los Somnolicntos ^ 
de los Inhábiles , de los Fantáfiicos. Pero digan lo 
que quifíeren eílos defenterradores de las coíhimbrcs « 
uíbs y ritos mas loables , y eños grandífimos bu- 
fones y burladores de las cofas mas ferias y mas 
eftablecidas y mas generalmente recibidas de bom-^ 
bres graves y dodos y pios y yo fiempre me tiraré 
á un libro y cuyo autor íalga con la comitiva de 
una docena de didados , que acrediten bien fus ef-^ 
tudios y íii literatura y antes que á otro ^ cuyo Au- 
tor parece que faíe al teatro en carnes vivas ^ y 



DB CaMPAZ A S. LlB. I' 159 

que lio tiene ^quiera ún trapo , con que cubrir fu 
defnudez. Efto parece que es eícribir en el eftado de 
la inocencia , y ya no eftamos en efe eftado. Obras 
de Fr. Luis de Granada , del Orden de Predicadores. 
Miren qué iníulféz \ y qué (abemos quien fué efe 
Fr. Luis ? Obras áel P. Luis de la Puente , de la Com^ 
pania de Jefus j otro que tal } y por dónde nos conf- ^ 
ta, que efte Padre no íué por ahí algún Grangera 
ó Procurador de alguna cabana ? 

S . Y ya que viene a cuento , y hablamos de eíla 
Religión, es cierto que en todo lo demás la venero 
mucho ; pero en efto. .de los títulos ^de los libros y 
de los autores , no dexa de enlodarme un poco ; 
aquellos por lo común fon llanos y fencillos } y 
eí^os por lo regular falen a la calle poco menos 
que en cueros : íu nombre ^ fu apellido j fu profefion 
y tal qual fu patria , por no confúndirfe coVí otros 
deí mifmo nombre y apellido , y fantas pafcuas. 
No parece finó que los autores mas graves > los 
de primera magnitud , hacen eftudio particular de 
intitular fus libros como ít fiíeran por ahi la vida del 
Lazarillo de Tormes , y de preíehtarfe ellos » como 
pudiera un pobre Lego pelón. De Reiigione : Tomus 
primas , Autore Francifco Suare^ Granatenfi , Societans 
Jejlí. De Concordancia Craíu , O liberi arbitrii : Au^ 
tore Ludovico de Molina y Soc. Je fu. De Controverjiis Tom^ 
I , Autore Roberto Bellarmino , Soc. Jejií. Y fi algopo 
de eftos añade Presbítero , ya le parece , que no hay 
mas que decir. No alabo efta moda ó acafo efta ma- 
nía ; y por mas que me quieran decir ^ que es mo« 
deftia y juicio , cordura , religioíidad y y aun en cierta 
maaera mayor autoridad y gravedad y no me lo peí- 
íiíadirán quantos aran y caban ^^ que parece fon los 
oradores mas períuafivos y que fe han defcubierto haíVsi 
ahora« Y íinó díganme; dexan'tfefer modeftos^ cuer-* 



t,6o Histeria, >DK Fjr. Gen^NPpro 

dos ,• religipfos y graves aquellos .airtonj^ Jcíiiítas 
. (no ion muchos ) \ que ponen á fus obras títulos mag- 
, níficos y fonorofos , como Tkeopompus , Ars magna m- 
cis & umbfét. Fkarus fchcntiarum , . Oc. ; y los otros que 
. Ho dexan de decir fi fon. ó fueron Macftros 4^ Teo- 
logía y en donde Dodores ^' ^Catedráticos ó Re^- 
^ res ? Diganmp mas }. no vemos, que haíla los. Reyes^ 
. ponen codos fus títulos ^ didládos y ¡Señoríos en fus 
Reales Provifiones , para darlas mayor autoridad ; y 
que lo mifmo hacen los Arzobi/pQS; , Obiípo? , Pro- 
vifores , y quantos tienen algo que ppner^ aunque 
fean dtulps in panibus , ó del Kalendario , que dan 
feñoría íimple , fin carga de refidencia ? Solo el Papa 
fe contenta con decir , Benediclus XI f^ ^ Servas Servo- 
rum Dei y y acabófe la comifion ; pero efa es hu-- 
mildad .de la Cabeza de la Iglefia , que no hace con- 
feqüencia para los demás , y no debe traerfe a co- 
lación. Eftas últimas razones , aunque tan ridiculas , 
hacian grandífima fuerza a nueílro infigne Preceptor } 
y procuraba impñmírfelas bien en la memoria a fus 
muchachos , para que íiipiefen qué libros hablan de 
efcoger y de eftiman 

6. De los títulos y afi de las obras como de los 
autores pafaba a las dedicatorias* En primer lugar 
ponderaba mucho la ultüífíma y urbamfima inven* 
cion del prinlero , que introduxo en el orbe litera- 
rio efte género de pbíequios i,pu^s fobre que tal vez 
un pobre autor , que no tiene otra$ rentas que fu 
pluma y gana de comer lionradamente por un medio 
tan lícito y honefto , logra con eíío la ocafiort de 
alabar á quatro amigos , y de cortejar á media do- 
cena de poderoíbs ^ los qu^les y finó fueren eti la 
realidad lo que fe dice en ¿s , dedicatorias que fon , 
á los menos fabrán ío gue debiera;i de fen En fegundo 
, lugar fe irritaba^ íuriofamente contra el autor de las 

Obfervaciones 



D E ;G A W P A f A S. L I B. I. í6f 

Obfirvpiones HaUncts y y conti'a algunos otroí pocos 
de Xu mirtilo eOambre ^ que coa poco temor de DioS; 
y fin miramiento por fu alma ^ dicen con grande fars 
tis&ccion ^ que e(lo de dedicar libros es elpecie de 
petardear ^ ó a lo menos de mendigar : Dcdicatig //- 
brorum e/i fpccics mendicqndi ; y aun no fé quién de 
ellos íe adeknta a proferir, que el primer inventor de 
las dedicatorias fué un Frayle mendicante } blasfemia , 
malignidad , ignorancia íiipinííima } pues no fabemos ^ 
que Cicerón dedicaba fus obras á ílis parientes y k 
fus amigos* } y Cicerón fué .Frayle mendicante ; no 
íabemos que Virgilio dedicó y ó á lo menos penfó de- 
dicar fu Eney da á Augufto; y fué Frayle mendicancs 
Publio Virgilio Marón ; finalmente no faben hada los 
autores Malabares ^ que Horacio dedico á Mecenas 
todo quanto efcribió , y que de ahí vino el Uamarfe 
Mecenas qualquiera á quien fe dedica una obra ^ aun* 
que por fu alcurnia j y por el nombre de pila fe llame 
Pedro Fernandez ; y no me dirán y de qué Religión 
fué Frayle mendicante el Reverendífimo P. Maeftro 
Fray Quinto Horacio Flacco I Aíi que ^ hijos mios^ 
eíle ufo de las dedicatorias es antiquismo , y muy 
loable^ y no f9lo le han .ufado los autores pordiofe^ 
ros y mendÍ5:ant;es y como dicen eftos bufones y ünó 
los Papias j ios Emperadores y los Reyes ^ pues ve- 
mos que S. Gregorio el grande dedicó el libro de fus 
Modales a Su Leandro ^ Arzobi^o de Sevilla : Cario 
Maguo cojfiptxfo un tratado contra ciej^to Ccmciliabu^ 
lo, que £e celebr.c^ en Grecia^ para deflerrar las Saetas 
ím%enes , y. le dedict^ á fu Secretario Enginardo; y 
Henrique VIU Rey de Inglaterra , dedicó al Papa 
y á la Iglefia Católica , de quien defpues fe íeparó 
el libro qup efcribió en defenia de.la Fé contra 
Lutero.. " , 

7. Y, íeñor .Domine, le pr^iintó uno de íosEíV 



í6i HisVoRiA i>E Fr. Gerundio 

tudiantés > cómo fe hacen las dedicatorias? Con tat 
mayor facilidad del mundo y refpondió el Preceptor ^ 
diga lo qi;^ dixere cierto femiautorcülo moderno ^ que 
íé anda traduciendo libretes Francefes y y quiere pa- 
recer perfona , íblo porque hace con el Francés la 
que qualquiera medianiílilla con el latin j íienda aíi y 
qiie hafta ahora nb hemos viftó de fu pegujal mas 
que una miftrable Aclamación del Rey no de Navarra 
en la Coronación de nueftro Rey Fernando el VI Qk 
quien 'Dios inmortalice } : por feñas que la íacudid 
bravamente el polvo lin papel, qtie fahó luego con* 
tra ella , intitulado ; Colmo para íoi cortos de vifia y, 
el qual ^ aunque muchi^mos dixeron que no tocaba, 
á la obrilla en el pelo de la ropa , y que en fuma 
fe reducia á reimprimirla en pedazos ^ adadiendo k 
cada trcr2o una buena rociada dé defveigUenzas á me«^ 
tralla contra el Autor y contra los que cfte alababa ;. 
y aunque también es Vendad ^ que immediataménte 
!<; prohibió la Inquiíicion ; pero en fin el tal papel 
ponia de vuelta y media, y mas negro que fu fo-^ 
sana al íuíbdicho autorcillo. Eíle pues en cierta 
dedicatoria que acaba de hacer ¿ un gran MihiftrQ ^ 
nos quiere períiíadir , íblo porque á él fé le, an- 
tojo, que no hay en todo el pais de' la elóqüencia ^^ 
provincia mas^ ardua y qttc la der una dedicatoria, bien 
hecha. 

8. Yo digo que no la hay- ma«^ fócil, como fe quiera 
tomar el verdadero gúfta y el verdádeh) ayie^^de 
las dedicatorias; Porque lo príifaeit) -fe bufca medía 
docena "de fuftantívos y adjetivos íoñorbs*^ y me- 
tafóricos ( y íi fuere una docena tanto mejor), los 
Guales fe han de poner en el frontis del libro, die 
las conchifiones , ó de la eftampa de ipipú (porque 
hafta eftas fe dedican), antes del nombre. y apellido 
del rijiccrías , que Te^n * apropiados , y vengan como 



DE C A M ií> A Z As. ti b. h í 6| 

ée molde á fu cara3:er y empleos. Por éxéiapU 9 
C la dedicatoria es latina y fe dirige á un Señor 
Obifpo: el fobirc-efcrito , h dirección ó el ^plgre^ 
fe 1^ de fer a efte modo : SapicntU Octano , P^irtU" 
tum Qmh(U7(i Abiffo ^ Charifmatum Encyclofotdu ^ Pr«« 
dencU Miraculo^ Charitaus PoruhtOy Mifcraúonum Thau^ 
tnaturgo ^ Spiranü Polianthcd ^ Bibliothcc^ Dcambulanr 
ú , Ecclefi£ Tytañi ^ Infularum mytrs y Hefperuquc, íq- 
tius fulgcntiffimo Phofphoro : I limo. Dito. Domino meo 
D. Fulano de tal. Si la obra fe dedica k una Santa 
Imagen, como fe dixéramos á N. Seáora de la So* 
ledad 6, de los Dolores , hay mil cofas buehas de qut 
echar mano } como Mari Amaro ^ Solí Bis-^Soli , Or-^ 
bis Orbau Parenii , AncilU LibcrrimA abfqtic. Libero ^ 
Tkeotoco finfi filio j Conficljt nonfi^i Paerperjt ^ iñquam , 
diris mucronibus confojjd fub Iconico Archytypo de tal 
y tal. Pero ^x. la dedicatoria fuere de algmi Ijbro ro^ 
manciíla y fe dirigiere k un. Militar , aunque no fea 
mas que Capitán de Caballos, entonces fe ha d^ ir 
por otro rumbo , y ante todas cofas fe ha. de de- 
cir ; Al Xetrxes E/panol , al Alexandro Andalu:^ , al 
Cejar Bethico^ al Cyro del Cenil^ al Tambo rían Euro* 
p<o y al Kauli'Kan Cis- Montano ^ al marte no-fahulo* 
foy aD. Fulano de tal , Capitán de Caballos Ligeros 
del Regimiento de tal. Y no encajar el nombre , y el 
apellido del mecenas de topetón 9 como lo eílilan ahora 
los ridiculos modernos , diciendo á íecas : a D. F» 
laño de tal y. a mi Señora Dona Zutana de tal y a la 
Excma: Señora, Duque/a de qual\ que ao parece finó 
fobre-efcrito de carta , que ha de ir por el correo« 

9* Dedicatoria he viíto yd muy ponderada por al<* 
^nos ignorantes y boquirrubios , dirigida oL mifmo 
Rey de Eípaña , la qual folo decia en el frontis , AL 
REY ^ con letras gordas iniciales, fin mas principios 
ni poííes , cayreles ^ ni campanillas i no puedo ponde* 

Xij 



1^4 Historia de Fr.- Gerundio 

rar quánto me eftomacó > moviéndome una náufei I 
que aun ahora tnifmo me edá eaufando arcadas , / 
bafeas, AL REY i pero á qué Rey ^ majadero? Pues 
no fabemos íi es a alguno de los Reyes magos, al 
Rey Perico , ó al Rey que rabia; j4L ííEí^í' puede 
haber mayor llaneza ? Como (i dixeramos , ^ Juan 
Fernandez ó á Perico el de los Palotes. j4L REY. 
Dime , infoknte , defvergonzado y atrevido ; es íi/ 
Rey de bafios o al de copas? Nos quieren embocar 
los ¿riticoS' y los cultos , que eíle es riíayó^ reípeto ,^ 
mayor veneración y y también mas profunde rendi*- 
raiento , como que ningún Efpdñol poede^ ni debe 
entender por el nombre antonomáítico de Rey i á- otro 
que al Rey de Efpaña , y como que k mi(kio^ de- 
bieran enjtender todas las demás Nationes , puedo que 
no hay Rey en el mundo^ deícubierto , que tengatan 
dilatados dominios como nueíli;o Catélioo Monarcha y 
m con algunos nüUares dis k^uas de diferencia ; va* 
gatelas , y mas vagatelas I Por loTnifmo era muy puedo 
en razón,. que antes de llegar á fu Augudo nombre, 
ie le diera á conocer por lo m^nós oon unos cin- 
qüenta diébdos^ ó iníciipdlones alegóricas; que «íue^ 
íen poco á poco conciliando^ la expef^acnon y el 
afombro y los> quales pudieran. Ter , como íe^drxéramos. 
de efta manera : Al podercfa Emperador de das mun- 
dos :y al ¿mido del SoL^ Eebi> fublunúr en lo que do- 
mina . , como ti ctltjle en lo que alumbra i- ai Archi- Mo- 
narcha de la tierra j y defpues papa^ dar k entender fus 
Realos virtudes perfonales , iñsidiv t Al d}tpoj/ií& Rtal de 
la Clemencia ,. al coronado archivo de la Ju'ficia , al Sacro 
Augufto toforo de la Piedad j al E feudo Imperial de la 
Religión ,^ al Pacifico , al Benéfico , al Magnético j al 
AUgnlficOj aL£at6lico Rey de las Efpaíias EERÑAU^ 
DO el Seocto y Pió^ Felniijumpre Áugufto ^ R^ydeCafi 
lilla , de Leorty de ífxiyurrü,^ de Aragón^ Oc. y ir piro^ 



DE C A M P A Z A^. LlB. I. Í6$ 

figuiendo así hafta el último de fus Reales diados. 
Lo demás es tratar al Rey como fe pudiera á un hi- 
dalgo de polayna , y facarle ta^n folo al teatro del 
papel , como ít fuera uno de aquellos Reyes antiguos , 
que fe andaban por efos campos de Dios , paftorcando 
ovejas , y ellos mifnjps llevaban los bueyes á beber ea 
íii propia Real perforta. 

ic. Defpues tampoco nic gufta que fe comience i 
hablar con el Rey ^ eípetándole un Señor tan tiefo 
como un garrote , que ya no falta mas finó que aña^ 
dan un Seriar mió ; cómo fi- fuera carta de oficio de al- 
gún Miniftro ^perior á otro fubálterito. rNucftros aii* 
tepafados eran hombres mas refpetuoíbs y verdade* 
ramenté circunfpeftífimos > pues nunca hablaban con 
el Rey, fin que comenzafeñ. de eíla manera : Sacra ^ 
Catholica ^ Real Mageftad^ cofa ^taie llenaba la boca 
de veneración , y 'de contada fe tenia ya hecho un 
pie mageftuofo para un rómañccf heroyco , al mod<k 
de las coplas de Juan d^ Mena. He oidó decir , que 
efta moda át tratar al Rey -y llamándole Señor k fe¿ 
cas , nos le han pegado^ tarí>bieri los Franceíes , como 
etrsfs^ mil y quinientas- cofe's nías ^, por quanto ellos \, 
quanto haMan can fu Rey iChriftiainifimo , \é encajan 
un Sire y irnpuris náiuraliius ; y vatfios adelante ; v^'- 
gate Díos« por Franceíes » y qué contagiófo« que 
fois ; cotí qu^ ñ i ellos fe les antojara llamar Sirena 
a la Rey na, también» noíbtros fe lo Hamariámos corj. 
rientemente á la nueftra ; y cierto- que quedaría. íu 
Magéftad may lifonjeada ! Elfos tratan de Madama 
á la íuya í y en vérdsd , . que fi á algún. Eípañpl' Ji 
Je antojara tratar así á la Rey na nueíha. Señora,: mi 
^ arrendáriia yo la ganancia; falvo que fuelTe por afaní 
algún tiCgo ,^ ó algún' Doiíadoi^ , de ellos que fon Sax¿ 
tos y fimples adtedemeittcf ,^ que ' efos tíetien licencia 
para tutear aí mifaio Papa j pues ahí eft¿ toda la grá^. 



l«á tílSTORtA DE Fr. GkRÜÑÜÍO 
cia de fu fantidad. Por tanto , hijos mios Ip diclio 
dicho 9 y. tomad bien de memoria eílas importantifí* 
mas lecciones. 

. 11^ Nunca imprimáis Cofa alguna , aunque íeañ Unos 
triíles Quodlibetos ^ fin vueftra dedicatoria al canto ^ 
que en eíb no vais á perder nad& , y de contado mal 
ferá que no ahorréis por lo menos el cofte de la im-^ 
prefion f pues no todos los mecenas han de fer como 
aquel conchudo Papa ( Dios me lo perdone ) León 
X y a quien . un famoíp Alchímiíhi dedicó un impor- 
tantifimo Libro » eioi que > como él miíxho aíegura- 
ba , fe contenían lo» mas recónditos arcanos de k Cri^ 
fopeya^ eílo es^ un modo facilifimo de convertir en 
oro todo el hierro > y todos los metales del mundo } 
y. el bueno del Pontitíce (perdónemelo Dios) por todo 
Agradecimiento le regaló con un carro de talegos , para 
que recogiefe eíi ellos el oro que penfaba hacer i co- 
fa de que fe rieron muchó los mal intencionados ; 
pero los eruditos y verdaderamente literatos la tu- 
vieron por mezquindad , y la lloraron con lagrimas 
de indignación. Reifuelta vui;(lira dedicatoria^ aucadla 
bien de epígrafes alegóricos ,. (imbólicos y ahifonan- 
tes ; y 6 fuere á alguqa perfona Real ^ cuidado con 
tratarla como es razón y y que no falga en público 
fin fu Compañía de Guardias de Corps ^ y fin íti 
Guardia de Alabarderos , efto es ^ de epítetos bien 
galoneados y bien montados ^ precedidos de epígrafes 
á moíhichos » que vayan abriendo calle¿ 

X 2. Y aunque ya va un poco larga la lección ^ por con*' 
duir en ella todo lo que tpca á lo fubílancial de las 
dedicatorias ^ quiero inílruiros en otros dos puntos , 
que fon de . la mayor importancia. Autores latino/s 
hay tan romanciftas , que quando llegan á poner los 
verdaderos títulos ^ que tienen los. fugetos ^ á quienes 
dedican ius obras » cohm Duque de i;^ , Conde de 



V E C A MPAZAS. LlB. I 1^7 

tal. Marqués de tal , Señor de tal , Confejero de tal ^ 
&c. los ponen tn* uíi latín tan llana> tan natural 
y tan ramplón j que le entenderá una Demandadera' ^ 
aunque no fepa leer ni efcríbir , folo con oírle ; -puec 
dicen muy á la pata llana : Duce de Medtma^Ccli , Co- 
mitrde Altamira , Marchioni de Afiorga , Demino de h$ 
Cameros , CanfiUario Regio , &c. Coía ridicula I Para 
efo mas valiera decirlo como pudiera un Maragató^ 
Quanto mas culto y mas latino ferá diecir : Car/zco*^ 
Metimnefi , Doclori^Satrapx , a Comitiis de Cacumi-^ 
nato- con fpcBu. \ Mxnium Afturicenfum a Markis j LeBi^ 
Fabrorüm Dynafit , a Penetralibus Regiis ; y finó lo^ 
entendieren los Leftores , que aprendan otro oficio > 
porque efa no es culpa del autor, el qual quando fe 
pone a efcribir en latiii y no ha de gaílar un latin que I« 
entienda qualquiera Reminimifta. 

13. Otra cofa es, quando los t/tulos no fon veri- 
daderos y reales , finó puramente fimbólicos ó alegcv 
ricos y inventados por el ingenio del autor \ que en* 
tónces y para que íe penetre bien toda la gracia y toda 
la oportunidad de la i{)vencion , conviene mucho po- 
nerlos llana y íenciílamente. Exp^icaréme- con un éxení^ 
pjo. El año de 1074 cierto autx)r Alemán publicó 
una 9b ra latina , intitulada : Geogmpkia Sacra^feu Eccle-- ^ 
fiafiica : Geografía Sagrada , 6 Eclefiañica. Dedicóla k 
los tres únicos Soberanos Principes hereditarios en el Cie- 
lo y en la Tierra : Tribus fummis , atque unicis Prin^ 
cipibus htreditariis in Cctlo ó in térra \ efto es y- Jéfiíi 
Chrifto, á -Federico -Augufto , Príncipe Eleftorál dé 
Saxonia , y k Mauricio Guillermo , Principe heredi^ 
tario de las Provincias de Saxe-Ccitz : Chrifio y nem* 
pé 3 Friderico Augujio , Principi Electoral i Saxonia ¡, Q 
Mauricio JVilkelmOy Frovinciarum Saxo-Ci\enfium h¿tre^ 
di \ cofa grande ! pero aun todavía la habéis de cíf 
mucho ma/or j y qué títulos inventaría nuefiro incom*^ 



^t^ Historia de Fr^ Gerundio 

parable Autor para explicar los Edades de que era 
, Príncipe hereditario Jefu-Chrifto ? Atención , hijos 
mios ) que acafo no leeréis en toda vueílra «rida coía 
^roas divina j y lo que es , yo , fi fuera el inventor 
de ella ^ no me trocarla por Ariítóteles ni por 
Platón. 

14. Llama pues á Jefu-Chrifto en ladn claro 
y íencilloy como era razón que le ufaíe en efta im« 
portante ocaíion. Impcrator coronatus cctlcftium Exer- 
cituum ^ cleclus Rcx Sionis , fempcr Augufius ^ Chrifiiaají 
EccltJiA Pontifex Matimus , & Archi-ppifcopus Aniina- 
rum y,Eic¿for í^eritatis , Archi^Dux GlorU^ Dux V^iu , 
Frinccps Pacis ^ Equcs Poru infernij Triumphator Mar- 
iis ) Dominus hdrcaitarius Gentium , Dominas Juftitid ^ 
& Patris Cctlcftls h Sanctioribus Confiliis , &c. 6c. &c^ 
Quiere decir , porque es importantííimo y que nin* 
guno fe quede fin entenderlo. Es Chriño coronado Em* 
peradorde los Epcercitos celefiiaUs , ele3o Rey de Sion 
fiemprt^Auffifto y Pontífice máximo de la Iglefia Chrif* 
duna ^ Arupbifpo de las Almas ^ Eleclor de la Verdad , 
Archi-Duque de la Gloria , Duque de la vida ¡ Principe 
de la Pa\ , Caballero de la Puerta del infierno , Triunfa* 
dor de lo Muerte , Señor hereditario de^ las Gentes } Se-^ 
ñor de la Jufticia y del confejo de E fiado y Gavinetc 
del Reyfii Padre celefiiaL Y añadid el Autor muy opor- 
tunamente tres & & & as , para dar á entender^ que 
todavía le quedeban entre los deditos otros muchos 
títulos y diáados , y que de aquí á mañana los eT* 
taria efcribiendo finó bailaran los dichos , para que 
fe conociefe los que podia añadir. Muchachos , enco- 
mendad ello á la memoria aprendedlo bien ^ tenedlo 
fiempre en la uña , que fe os ofrecerán mil ocafiones en 
que os pueda fervir de modelo y p^ra acrediuros vofo* 
tros y para acreditarme á mí. 

x5. Falta decir dos palabritas fobre el cuerpo y 

el 



elalflU.de las dedicatorias^ Supónefe, que el Latín' 
fiempre ha de feV de boato , altfíbno , enrevefado ^ 
ioconífauible ^ ni mas ni menos como el tatin de 
una infigne Dedicatoria , que años ha me dio á coní^ 
truir el padre de Gerundio de Campabas , aiiás Zo- 
tes ^ y en verdad , que fe la conftrui jíin errar un pun- 
to a preíencia de todo el Arcipreftazgo de San Mil« 
lán ^ en la romería del Chriílo de Vmaquexida. Su- 
póneíe también , que á qualquiera á quien íe le de« 
dtcaiina obra ^ fea quien fuere, fe le ha de etitron^ 
ear por aquí ó por alii con el Rey Bamba y 6 k 1<^ 
menos menos con Don Venemundo el Diácono, fea 
por linea re£ba ó por linea tranfverfal , que efa hace 
poco al calo, y es negocio de cortifimo trabajo; puei 
ahí eílá Jacobo Guillermo Imhoflf , Dinamarqués ó 
Sueco ( que ahora no me acuerdo ) íamoíb Genealov 
gifta de las cafas ilúítres de Efpáña y de Italia , que 
á qualqueria le emparentará con quien le venga mat 
k cuento. Sobre efte íupueño ^ yii fe fabe que la en^ 
trada de toda Dedicatoria ha de fer fiempre expo- 
niendo la caufa impulfiva , que dexó fin libertad al 
autor para empr^ender aquella oíadia , la qual caufa 
nunca jamas ha de fer otra j que la de bufcar un po« 
derofo Proteflop contra la emulación , un efcudo coilr 
tra la malignidad , una fombra contra los abraíados 
ardores de la envidia, afegurando á roílro firme, que 
con tal mecenas , no teme ni á los Ariílarcos ni á 
los S^oylos i : piies ó acobardados no ofárán facar las 
cabeasas4^ fiís madrigueras y efcondrijos ; 6 fi tuvie*: 
ren atrevimiento para hacerlo, feráo Icaros de.fii te- 
meridad , derretidas fias alas de cera á los encendidos 
centelleantes rayos de tan fogofo reíplandeciente Pa« 
drino. Porqup fi bien es verdad, que aunque un li* 
bro fe dediques al Santííimo Sacramento , fi él es ma^ 
lo , hay hombres tan infolentes y tan mordaces, j 
Tcm.I. Y ^ 



1^70- Historia de Fr. Gerundio 

que adorando al divino, objeto de la dedicatoria ^ 
hacen añicos al libro , y tal vez á la mifma dedi- 
catoria no la dexan hueíb íano.; y mas de dos U*- 
bros de á folio be vino yo recogidos por la Inqui^ 
íicion , con eílar dedicados a Reyes , a Emperadores 
y aun al mifmo Papa , fin que los mecenas hagan^ 
duelo de efo ni íe les dé un ardite y no hallándofe 
noticia én la biíloria , de que jamas haya habido guer* 
^ ras entre los Príncipes Chríílianos por la defenfa de 
un libro que fe les haya dedicado i .tiendo así y que 
muchas veces las hü habido por quítame allá efas 
pajas. Digo 9 que aunque todo eño fea asi (^por juf^ 
tos juicios de Dios y por los pecados del mundo ) ^ 
en todo cafo fiempre debemos atenernos á aquel re- 
frán , que dice : Quien a buen árbol fe arrima , buena 
fombra le acobija \ y de una manera: ó de otra^ e$ in- 
difpenfable de toda indifpenfabilidad > que toda dedt« 
catoria bien hecha fe abra por eiie tan oportuno ^ coma 
delicado y verdadero penfamiento« 



CAPITÜLOIK 

En que ft da ranzón del jujfo motivo y que tuvo naejfra 
^Gerundio para no falir todavía de ia Gramática y como 

lo prometió el capítulo pajado. 

^ ' i. . ." . ' 

ADMIRADO cftará fin ^uda el cúriofa Leñor y 
de que habténdofe dicho eh el Capítulo antece- 
dente 9 como falía en él de la Gramática el ingeniofó 
y aplicado Gerundico , todavía le dexémos en ella \ 
oyendo con atención las acertadas lecciones de íli doc- 
tiíimo Preceptor^ contra la fé de la biíbriá, 6 ^ lo 
menos contra la inviolable fidelidad de nueílra hon* 
rada palabra* Pero fi qúifiere tener un poco de pa- 



. 1>'E ÓATitP At /i^ Li% L ^ yyi 
tieiKHa y preílar oícjos benignos á nueílras poderes 
sifimas .razopes y puede fer que ie arrepienta de la 
(emendad y 4i? la precipitación con que ya en lo interior 
de fu corazón no ha condenadd íin oirnos. 
. Zm Lo primero es iioa intolerable eíclavitud , pót> 
tío llaip9]:*la ridicula fervidunrbre , eílo de querer obli- 
gar á un pobre autor á que cumpla lo que promete ^ 
DO folo en el título de un capitulo , finó en el ti« 
tulo de un libro } qué efcritura de obligación hace 
el autor con el le^or para obligarle a eío ni en 
juicio ni fuera de él ? Y asi vemos » que autores ^ 
que no ion ranas ^ ponen á fus libros los títulos qua 
6 les aiitpja , aunque nunca tengan parentefco con lo 
que fe trata en ellos , y ninguno los ha hablado pa« 
labra , ni por efo han perdido caíatniento. Verbi gra- 
tia y al leei: el titulo de Margarita Aniohiana , ó dQ/í/í^ 
teni^na. gargarita ; con que bautizó fu obra . el fa« 
niQslíimp Eípañol Gdm€« Pereyra ^ que fué el ver- 
dadero Patriarca de Ips Peícartes % de los Newto^ 
nes ^ de los Boyles y de los Lebnitzes } quién no 
creerá^ que va á regalarnos con algún curiosiíimo 
tratado fobre aquella margarita , ó aquella perla , que 
valia no fé quántoS; milloneas j con la qual , defatada 
en vino ó en agua ( que. i eílo aun no eñá bien av^ 
ñguado}» brindó Cleopatra á la íalud de ni Antonio » 
ó fe la dio á eíle de colación en un dia de ayuno » 
que de una y otra manera nos lo cuentan las hi¿ 
lorias ? Pues no ^ íeñor, no es nada de efo. La An* 
toniana Margarita no es mas que un delicadifimo tra- 
tado de Filofoíía , para probar que los brutos no 
tienen alma fenfitiva > y para citar á juicio con efta 
ocafion I otras muchas opiniones de Ariílótcles, ^e 
por larga ferie- de figles eílaban en la quieta y pa- 
cifica pofe^ion de fer veneradas en las.Efcuelas » no 
folo como opiniones de ]E9l Auto;*, finó comoi pña^ 

y ij 



17* Ml'STORlX DE FR. SlfRÜlíItlO 

cipios xndiíputables , que folo el dudar dé ellos fe^ 
ría eipecié de heréóca pravedad r^'y. no tibiante aquel 
traviefb f«il y litigiofo Gallego , fe- atrevió k po-í 
nerles k pleyto la propiedad, yaque né í>udiefe li- 
tigarles h, pofedon i pero pdr qué puíb^ á .fií obra 
im titulo tan diñante del afuuto ;'por qué? por un» 
r<azori igualmente fuerte que piadofa, y qúfe «ingunOr 
fe la impugnará t Porqiie fii padre fk Itamába Anto- 
nio , y fií madre Margarita , y ya que no^' fe halhrba 
con caudal para fundar un aniveríario por fus akñas ^ 
quife á lo ménos^ ^exar fundada eík agradecidar me-^ 
moria- Pues que* fe me ví?Hgarf ahora 6 hacerme 
cargo de qiie rio' cumplo lo qué éfrcicó- eñ náé 
Capítulos* ^ : ' ' ^' •/ 

3. Amen^^de efo r por grave , qué fea él Capítulo 
de un libro, le ferá nunca- twite como él -Capituló 
de una Religión ? Y no o&ftáhÉe i qüántás Yefees ve* 
raos , ' qae rtáda de^lo tjw ^*dééia- al prínéi^io^ de! 
Capítulo fale defpuéá al ttn -dé '^ j y qué- Cá^í^Id 
fe ha declarado h^lá ahora nulo--, prectfementer por 
> efte motivo? Finalmente', íi un pobre Autor tomienzá 
ií efcribir un Capítulo ícon bitófía y fana itíténcion dé 
lacarle moderado y de juífeí lííedida y. próporcío» > 
y de cuiftplir honradamente- l6 que prbm^ió al prfñ^ 
cipio de él , y defpuéS^ fe atráviefan otraís mil cofas , 
que antes no le • habian pafado por el penfemieiíto i 
y le da gran láftima dexarlas , es poíible que nd íí 
le ha de hacer eñsL gracia^ üi diíitñiilarle efta fla- 
queza , fiendo áfí que a cada^ pafo* vemos * en las 
co,nverííi€iones atraveíarfe. eípecies , que iAterrumpen 
€l iiilo del afunto principal por una y por dos ho- 
ras , y nó por efe fe hacen aspavientos , antes bien 
fe llevan en paciencia las adverfidades y ffaquezas 
de mieílros prójimos ? Y vamos adelante j pues por 
qu4 no^ 'fe tifará: la miíma caridad ^ y fe exerckari 



* ^ Ve C AM P AZ A S. LlB. I. I7J 

la flttiímá obra de raiférícordia con los autores -y 
con los libros } fuera de qué no feria gran lafti- 
roa , , que folo por cumplir con lo que prometió el 
Capitulo inconfidcrádamente , facáfemos á nueílro Ge- 
rundio dé la Gramática antes de tiempo , y fm haber 
cicío citrasílécdoiies , no menos curiofas , que necefa- 
rias j con que enríqueciá á fus difcipulos el pedantifimó 
Maéftro t^^ ♦ 

4< Dedales pues que én fus ' compoficiones hú- 
ñas', fuéíferf de la cfpecie que fe fueíen , fe guar- 
dafea bien de imitar el eftilo de Cicerón »i alguiío 
de aquéllos otros eftilos , á lá verdad propios, cas- 
tizos , pcfípicuos y elegantes; pero p5é>r otra par íe 
tan cliíros y- tari naturales , que qualquiera Leítor , 
por bofo' que fuefe , compréheiidia luego a la pií- 
mera ójtáda lo que le querian decir. Efto por- varias 
razones' i todas' á qual mas poderofas : la primera, por* 
que húRk'^krí hs Sagitadas Letras fe alaba mucho á 
aquél tiú túiínós Valero ib que -diícreto Héroe \ ' que 
trataba "las ciéhcias magnificamerite : Magnificé eienim 
fcientiam traclahat-y y ciertamente nada íe puede tra- 
• tar con'magmfícériciá , quando íe ufa de voces obvias-^ 
triviales y ^ coinúrifes , aunque íean n>uy propias y 
nniy purá^. La íegunda , porque finó íe procura te* 
nei* 'atada la atención de los le^ores* y dé los oyen- 
tes con lá óbfcúridad 9 ó á lo menos con que no eñe 
á primer folio la inteligencia de la frafe , enfeña la 
experiencia , que unos roncan y. otros pienían en las 
babias 5 por quantio es ínuy volátil la imaginación de^ 
los nK>rtales. La tercera y porque mientras el ht^ét 
anda revolviendo Cálepinos , Vocabularios y Lexi- 
cones para entender una voz \ fe le queda deípues 
mas imprefo fu íignificado y y á vueltas de él la doc- 
tiina y el peníkmiento del autor. La quarta y más 
poderoí^ de todtts ; para que fepan efos Extrangei'ü* 



t:j4 ttlITOfllA JOE Fr. /^EütíNiOlÓ 

los 9 que notan el latín de Ip^ Efpanol^s de;^^fpé* 
luzado, ¡ncuriofo ó defgreñadQ, qve tomtóeiv acá, ía* 
hemos cfcribir á/la papillota ^ y facaí un latín con 
tantos bucles , cómo fí fe hubiera p^n^do. en ia, calle 
de San Honorato de París : lo qut no es poühle que 
.íea mientras nó fe ande á caza de frafes efcpgidas » ^crsf* 
^as y naturalmente enfortijadas* 

5. Ahi tenéis al Ingles ó al Éícoces luaa Barc|a(yi) 
^ que yo no tengo ahora enlpeño^ .en que fuefe de 
Londres ó de Edimburgo ) el qual no dirá exAor^ 
tatio j aunque le quemen, únó panenejis ^ que íignifíca 
lo mifmo j pero un poco mas en Griego }» ni <^bcdirc 
por obedecer ^ que lo dice qualqaierá Lego,^ (inú-V^- 
cederé^ que fobre tener mejor fonidq y éa ,^ figná^^ 
fícado mas aí)n:rufO) por lo mifmo que fi9, equivoca 
Llamar Prologas al Prologo j qué Lego no entenderá 
Ofe latín ? llamarle Proxmium , íliena á zaguán de Lo^ 
gica : Pr.'faüoj parece qofa de Mifali y luego ofrece 
á lá imaginación la idea del Canto Gregoriano: Ua^ 
me fe Alloquium , Ameiofuit^ , Pr4lo^uiu(n , Puíoquá' 
fio , y dexadlp d^ mi cuenta. Al eíblo do^rinal llá^ 
mefele (iepipre en latín Stilus fTidafcaitcus , y caiga i 
quien cayere : quando /e quiera notar ^á «ígiiil autor 
latíno 9 aunque feg 4e los nías famosos 1 de que aun 
tro ha cogido bien el ayre de la lengua Romana^ y 
que hada en ella íe defcubre el propio de la fuya 
nacional, digafe, a Dios te la depare buena, reJolei 
Pauívinitaiem y porque ñ bien es asij que todavía no 
han convenido los Gramádcos en el verdadero íig- 
niñeado de eílá voi i qiialqui^ra que . la ,uía queda ipjb 
fació calificado de un latino , que & pierde de vida 1 
. elegante , culto y teríb. ^obre todo os encargo mu* 
cho y que ni á mí ni á algún Otro Pi^e^eptor , Maef* 
tro ó Do^or apellidéis jamas con I06 vulgarifimoí 
. jlombres de Dochr ^ Ma^íJIer i PráC€]^ior\ Jpfus , cpié 



DE Campa ZAS. L IB, I. 175' 

parvulez y qué pataniímo ! A' quálqtiiera que enfeñe 
alguna facultad , llamadle fiempre " Myfiágogus ; por- 
que auTrtjue es cierto que no Viene á propofito , 
aun el mifiiio que lo conoce os lo agradecerá , por 
fer voz que prefénta una idea mlfteriofá y extraor- 
dinaria. La mejor advertencia fe me olvidaba. E& de 
-la mayor importancia : quando leáis alguna obra la- 
tina , de las que efiún mas en voga ( fraíe que me cae 
muy en gracia) , decir de quando en quando : kiccjl 
Trafonijmus , efte es Traíbniímo : y no os dé cuidado » 
qué voíbtros ni los que os oyeren entendáis bien 
lo que en efo queréis decir ; porque yo os empeña 
mi palabra j de que los dexaréis aturrullados y ar^ 
queandó los ojos de admiración. Con eño y con ha-^ 
cer grande eftudio en no efcribir jamas trabados los 
diftongos At a y e y vÁ át o y e y como lo han he- 
cho hada aquí muchos latinos honrados , finó con íu$ 
letras feparadas , efcribiendo y v. g. feminae en lugaf 
Átfeminx , y Bkoebus en vez de Pkaias : con no con* 
tar las datas por los dias del mes y fino por las Ka«. 
lendas, los Idus y las Nonas ; con' guardaros mucha 
dé no llamar k los mefes de Julio y Agofl:o con fiís 
nombres íabidos y regulares , fina con los de Quin^ 
ti lis y SextílU y como íe* llamaban in ditbus ilHs\ y 
finalmente con deííerrar los números Arábigos de to^ 
das vueftras compoficiones latinas > ufando fiempre de . 
las letras Róriiárfas ; en ve» de números , y eías A^ 
buxadas a la antigua ^ v. gfl para poner annomillc¡imé 
feptingcntefLma quínquagefíiHó ^y a arto , año dié mil^íete* 
cientos- y- cinquenta-y-quatro y- ño poner, ^ como pii- 
diera írn Contador ó un Comercáame , ánno 1754V 
fino an/<!l».Dec. LiVi kligcr^ hijbs^'mio^s j que confolo 
ello podéis echar piernas de latín por todo el mundo l 
6 peream cgo y mfi cultijjtmi Qmmum'laúniJJimQrunihi^ 
minum audicriús^ - .: ^v -, ^ 



tyó Historia &£ Fr. Gierundio 

6. MujTr atenta ^dlaba nueílre Gerundia *á las^ lec^ . 
. clones del Domine y oyéadolas- con íingular compla* 

cencia , porque como tenia bailante viveza , las coin* 
prehendia luego } y por otra parte « coma 'eran tan 
conformes al gufto extravagante con que Ijiaíla allí 
le habían criado ^ le quadrabán maravilloíamence. Pero 
como vio 9 que el Domine inculcaba tanto en que el 
latin íuefe (lempré crefpo , y todo lo mas obfcuro 
que fueíe poíible ; . y por otra 4)arte , en fuerza de 
la inclinación ^ que defde niño habia moftrada a pre* 
¿icar y.íu padrino el Licenciado Quijano le habia 'en- 
viado los quatro tomos de Sermones del famoíb Juan 
Raulin y; Do^or Pariíieníe » que murió en el año de 
15 14 j los quales por íer de un latiii muy llano , muy 
chavacano y cafi macarrónico y los entendía perfeda- 
mente Gerundico , dixo al Domine muy deíconfolado , 
hablandole en latin , porque habia pena para los que 
en el Aula hablafen en romance : Uonúnc j fecundum 
ipfum , quídam fermones latini ^ quos tgo habco ¿m pan-' 
/alione mea , non valcbunt nikily quia funt plani ; & clari 
ficutaqua : Pues , Señor ^ ^egun eío unos Sermones. La- 
tinos y que yo tengo en mi poíada , no valdrán nada , 
pbrque fon llanos y claros como el agua*; Qui funt hi 
fermones ? le preguntó el Doipine; qué Sermones iba 
efos ? Sunt cujufdam Prxdicatoris y reípondió el chico , 
qui yocatur Joannes de^..^ non me recordar^ quia hahet 
appellitum multum eftrebefa^umx Son de un Predicador, 
que fe llama Juan de... no me acuerdo, porque tiene un 
apellido m>iy enre velado ; de quo agunt ? le volvió i 
preguntar el Domine }: de qué tratan ? Domine y ref- 
póndió el muchacho^ de multis rebus y quét faciunt ri- 
de re : Señor;, de machas cofas que hacen rein. Anda 
vé y traelos, le dixo el Preceptor, y veremos *^é cola 
ion: ellos y qué cofa es el latin. * 

7. Partió volanda el obediente Gerundio f traxo. los 

Sermones, 



. , D E XJ A M P A 2 A S. Ll B. I. I77 

Sermones, abrió el Domine un tamo > y encontrófe con 
el Sermón -¡.de KiduítatC'^ donde leyó ea voz alta efte 
admirable pafage. 

8. Di<:itiir de quadam vidua^qubdvtnlt adCuraiumfuum^ 
qusrens ai eo conjílium , fi dtbcrct iterum maritari ^ & 
aliegahat , qubd crat Jínc adjutorio , fir quod habcbatjir^ 
vum qpümum , O pcrhuní in arte mariti fui. Tune Cu* 
raius dixit : Bene'accipuc eum. ■ E contrario illa dicehát*. 
Sed pericuíum efi accipere illam^ nedcfervo meo faciam 
Dominum. Tiinc Curatus dixít : Benh ^ nolite tum acci* 
pcre. 4it illa ; quomodo ergo faciam ? ÑQn pojfanix fufii^ 
nerepondus Üludy quodfubfiinebat maritus meus , nifi unum 
kabeam. Tí^nc Curatus dixit : Bené , kabeátis eum. /It iila \ 
fed fi malm effet , O vellet me difperderc , O ufurpare i 
Tune Curatus : non accipiatis ergo eum. Etfic Curatus fem- 
per juKta argumenta fuá concedehat€Í. Videns autem Cu* 
ratus y quiavelUt illunthaberóy & habere devoiionam ad 
tum^^düxit ei\ ut benk diftincl^ intelligcret y quidcampanx 
Ecclefijt eiaic^fen^^ & fecundtum confiitum campanarum , 
quod ipfa faceret. Óampanis autem pulfantibus intellexit^ 
juxta voJuiiXat,ém.fuam quod dicerent : preñas ton vaJet ^ 
prend? toa^ valet. Quo accepto ^ fervus egregi¿ verbera- 
vil eam^ , ^ fuit ancílla.^ qux prius fuer at domina.- Tune 
cd Curatum fufinf conquejla eft d€ con filio ,. malhdicendo 
horam^^ qiti crtdlderat ei. Cui Ule: non fatis audifiiy quid 
dicant campanx. Tíinc Curatus puLfaviícampan^tmj útunc 
intellexity quod campam dicebant :■ ne le prends pas , ne 
le prends pas ■: Tune enim vcxaiiu dederat ci intellef/um. 
9, No obftaiíte Ja feriedad innata y cogénita del 
gravífimo Preceptor , afirma uñ autor coetáneo , ña- 
crono y fidedigno , que al acabar de leer eíle gra- 
ciofo trozo de fermou no pudo contener la rifaj y 
para que le enten.d[ie/en haíla los n^ños que habían 
^comen^^do aquel. año la Gramática, mandó á Gerun- 
dio que • le ,(;pnííruyefe. Efte dixío , que de puro leerle 
Tom. 1/ - - • . 2^ 



172 Historia de Fr. GÉRuNnro 

fe le había quedado err la cabeza : y que fin conftfuírte^ 
fi quería fu merced , le relataría todo feguídarjiente ; 
y aun le predicaría como fi fuera mefrnamente el mifmo; 
Predicador, Parecióle bien la propoficion, hizo íilen- 
CÍo> dando fobre la mefa tres golpes con la palma: 
plantófe Gerundio con gentil donayre enmedio del 
general : limpiófe los mocos con la punta de la capaj 
hizo la cortesía con él fombrero á todos los condif- 
cípulos , y una reverencia con el pie derecho , a moda 
de quien efcarba j volvió a encafquetárfe el fombrero , 
gargajeó, y comenzó á predicar de efta m^nelfa, fi- 
güí'enda punto por punto el Sermón, da Juan Raulin, 
I o. » Cuéntaíe de cierta viuda , que fué ^ caía íe 
» fií Cura á pedirle confejo fobre fi fe volvería á ca- 
» far ; porque decía, que no podía eílár fin' alguno 
j) que la ayudafe , y que tenia un criado muy bueno 
» y muy inteligente en el oficio de *fu . marido. En- 
*) tónces la dixo el Cura : Bien , pues ^cáfate/con él 
» Más ella le decia j pero eftá á pique '^fí me cafo 
I) con él, que fe fuba á mayores , y • que de criado, 
j> fe haga amo mió. Entonces el Cuta írf^dixo : Bien , 
M pues no te cafes tal. Pero' ella k repiic¿í : no fé , 
» que me haga , porque, yo no 'puedo Uevaí* foía todo 
» el trabajo- que tsnia mi maridó, y hd.'thenefier ua 
» compañero que níe ayude ;á llevarle.' Entonces la 
» dixo el Cura : Bien , pues caíate con eíe mtfzo. Mas 
» ella le volvió a replicar ; y fi' /ale malo , y quiere 
» tratarme mal , j defperdicíar mi hacienda ? Eotón- 
» ees el Cura la dixo : Bien , -pues «o te cafes. Y 
» afi la iba refpondierido fiempre ¿I Cura:, fegun las 
w propeficiones y las réplicas que la viuda íe 'Hacii. 
^ Pero al fin , conociendo el .Cura ,^ que la viuda en 
D realidad tenia* gana de cafárfe cpna(^uel mo'Bo , por- 
j) que le tenia pafion , dfxolá , qifc atendrqfe bien Ja 
D que la dixefen las campanas de-'-íá^'l^fií^ y que 



,.JDE CaMpazas. Lib. i. , 179 

i> Incíefe fegun eílas la aconfejafen. Tocaron las cam- 
» panas , y á ella le pareció que la decían , fegunlo 
M que tenia en fu corazón : ca-fa-tc^conél ^ ca-fa-te^on- 
I) él. Cafó/e ^ y el marido la azotó y la dio de pa- 
» los tan lindamente , pafando á fer efclava la que 
» antes era ama. Entonces la viuda fe fué al Cura ^ que- 
)) jándoíe del confejo , que la habia dado , y echando, 
» mil maldiciones á la hora en que le había creído. 
» Entonces el Cura la di^o : íin duda , que no oíde biea 
)> lo que decían las campanas. Tocólas el Cura , y á, 
» la viuda le pareció entonces^ que decían clara y: 
» dííHntamente : ncte-cafis-tal \ nO'tccafcs<al ^ porque. 
>) con la pena Te habia hecho cuerda »« 

II; Aplaudió mucho el Domine lo bien , que Ce-, 
rundió habia entendido el cuento del Predicador , y 
la gracia con que le habia recitado , conociendo ,. 
que fin duda liabia de tener mucho talento para pre- 
dicar : los condifcípulos también le vitorearon , y rie-^ 
ron mucho el cuento. Pero el Preceptor , volviendo 
a tomar la palabra , hizo algunas reflexiones ferias , y 
juicioías y acabando con otras , que no podían íer mas 
ridiculas. Por lo que toca al latín , dixo a fus difci- 
pulos, es muy chavacano, y aun los mifmos que^guf* 
tan de latín claro y corriente no le aprobarán % 
porque efe no tanto es claro y natural y quanto apa* 
tañado y foe¿ » en lo qual tenia muchífíma razoné 
Pero habéis de notar una cofa , y es la poca razón 
que tienen algunos feñores Francefes para hacer mu- 
cha burla del latin de los Efpañoles , tratándonos de 
bárbaros en punto de latinidad , y diciendo , que íiem* 
pre hemos hablado eíla lengua como pudieran ha- 
blarla los Godos y los Vándalos. Eílo porque hubo 
tal qual Autor nueílro, que realmente efcribió en uti 
latin charro y guedejudo , ó como latín de Boticario 
y Sacriílan. Ea ^ Monílures , démonos todos por buenos » 

\ Z ij 



i8o Historia de Fr. Gerundio. ... 

que fi acá tuvimos liueíh'ps Garcías , nueftros Cnr-' 
ees y nueftros Pedros Fernandez , taipbien uftedes tu- 
vieron fus Raulines , fus Maillardos , fur Barletas , íiis 
Menotos ; y civ. veixiad, que fu autor de ultedes et 
célebre Monficur du Cíinge , en. ei vocabulario que 
compufo de la Baxa Latinidad , la mayor parte de losr 
exemplos que trae , no los fué a bufcar fuera de 
cafa^ Y dé camino adviertan uftedes , que quando alia 
en íii Paris fe ufaba un latín tan elegante , como et 
del Doftor Juan Raulin , acá teniamos dentro de 
aquel mífmo Siglo á los Montanos , á los Br.ocenr 
Ifes., á los Pereyras , á los Leones ,. y a otros muchos 
que pudieran eícupir en corro y hablar barba á barba 
con k)S Tulios y con los Livios que uftedes alaban 
tanto , aunque no fean de mi Parroquia ni de mi mayor 
devoción, 

12. Efto en quanto al latin, dixo el Domine j- mas 
pop To que mif a^ a la fubftancia del Sermón , conti- 
nuó , canfándofe de hablar en- juicio ó dexándofe 
llevar.de íii eftrafalário modo de concebir ; por. lo. 
■ que mira á la fubftanda del Sermón , aunque de efte 
Predicador-no he leído mas que efte trozo , defde luego 
digo, que filé uno de los mayores Predicadores que 
ha habido en el mundo , y me iria yo hafta el cabo 
de él folo por oirle. A mí me guftan tanto en los 
Sermones eftos cuentecitos , eftas gracias y eííos chif- 
les , que Sermón en que el Auditorio no feria, por 
lo méiios media docena de veces á carcaxada tendida , 
no daria yo quatro quartos por él ,#y luego me da 
gana de dormir. Yo creía , que efta era una gracia 
privativa de algunos famofos. Predicadores Eípañoles ^ 
y que en otras partes no fe eftilaba efte modo de pre- 
dicar y de divertir á la gente j pero ahora veo , que 
todo el mundo es Pais ; y aunque por una parte íiento, 
que no tengan la gloria de kr los únicos ^ en efto al- 



DE CÁMFAZAS. L I b! R ISi 

gunos de nueftros célebres oradores , por otra no rae 
pefa , que también participen de etía otras Naciones ¿ 
porque lo demás feria envidia , y una efpecie de vi- 
ciofa ambición. No echo efta lección en face rota 
nueftro Gerucdico j porque como defde niño habia 
moftrado tanta inclinación á predicar , oía con eípe- 
cial gufto y atención todo qiianto podia hacerle fa- 
mofo por efie camiíio , y d^fáe luego propufa en fu 
corazón, que'fi algún dia llegaba a fer Predicador^ 
no predicaría Sermón , fuefe el que fe fiiéfe ^ que no le 
ateftafe bien de chifles y de cuentecillos. 

13. Finalmente eí bueno del Domine inftruia á fus 
djícípulos en todas las demás partes de que fe com- 
pone la perfeíta latinidad ó; el perfe£lo ufo de la 
lengua latina , con el mifmo guño ni mas ni me- 
nos con que les habia inílruído en el eílilo. Decía- 
les , que la Retórica no era aric de per/uadir ^ find 
anc de hablar ; y que eíb de andar buícando razo- 
nes fólldas y argumentos concluy entes -para probar 
una cofa , y para convencer al entendimiento,, era, ] 

una mecánica buena para los Lójgicos > y para los 
Matemáticos , que fe andaban á caza de demoftra- 
ciones ^ como a caza de gangas \ que el perfefto Rér - 
tónico era aquel que le atacaba y le convencía con 
quatro ftuílerías \^ y qup para efo fe habian inventado 
las figuras, las quales eraíh inütiles para dar pefó , á 
lo que de fuyo le tenia , y que toda.íu gracia con- 
fiftia en alucinar á la razón , haciéndola creer , que 
el vidrio eca. diamante , y oro el oropel. Eníeñába- 
les , que no gaftafen. tiempo ni fe quebrafen la ca- , 
beza en aprender lo que es introducción , propoíí- 
cion , divifion , prueba y confirmación , aumento, 
epilogó , peroración ni exhortación- ; porque eran 
cuentos de viejas , invenciones, de modernos , y que* 
rer componer una oración latina con la mifina fi- 



íiietria cOn* qué íe* Fabrica una cafa. No les difimu- 
íaba./que Ariílóteles , Demóítertes , Cicerón , Loa- 
gino y Quihtiliaiio habían enfe nado > que ello era in- 
diípenfable , - no Ibló para que una oración fueltí 
Jjerfefta , fino para que niereciiere el nombra de ora- 
ción ;. pero anadia, que efos ^liabian fido unbs po- 
bres hombres , y porque ellos üunca habían Tábido ha- 
blar en público de otra manera , dado le íia , que 
habían de hablar así todos los que habían de ha- 
blar bien. Prueba clara de qué no tenían razón , 
eran millares de millares de Sermones ^ que andaban 
poi' efe mundo de Dios , impreíbs de letra de mol- 
de , con todas las licencias necefarias , y con apro- 
baciones de hombres muy científicos , y muy lapien- 
tes , los quales hablan íido oídos con un aplauíb hor- 
roroía^i y íabíendo todo el género humano , que los 
Sefmónes no fon ó no deberían de íer otra cofa , 
que uha artificiofa y bien ©rdenada compoficion de 
eloquencia , y dé retórica , en los fufodichos no fe 
hallaba pizca de toda efa faramalla y barabúnda de 
introducción , propoficion , divifion , &Ck finó unoá 
penfamientos brillantes , faltarines y aparentes , á qual 
mas falfo , ferabrados por aquí y por allí, conforme ft 
le antojaba al Predicador , fin convencimiento , per- 
fuáfion ni calabaza i y con todo efo fueron aplau- 
didos y como piezas de elocuencia inimitables > y fe 
dieron á la preiifa , para que fe eternizafe fu me* 
moria. De todo la qual y legítima y perentoriamente 
fe concluía , que la verdadera retórica , y la ver- 
dadera eloquencia no confiítia en nada de eíb , finó 
principalífimamente en tener bien decoradas las fí« 
guras retóricas con los nombres Griegos , y retum- 
bantes i con que habia fido bautizada cada una , ef- 
tando pronto el retórico á dar fu propria y ade- 
quada definición fiempre que fuefe legítimamente 



DE Campa ZAS. Lib. t 18} 

preguntado, Y afi , concluía el Domine , dadme acá 
uno , que fepahien quidefl EpanortJiofis , ttllypjis ^ Hy- 
perbütony Paralypfis , Pleonafmo , Synonymia ^ Hypo^ 
lypoJiSj E pipil o nema , Apofirophe , Frolepjis^ Upoholia ^ 
Epittopkc , Períphrafis y ProJ epopeya y y que en qual- 
quiera compoficion , fea Latina , fea Caftellana , üíe 
dq eñás figuras conforme fe le enrojare , vengan d 
no vengan j que yo os le daré mas retórico y 
mas eloqüente , que cien Cicerones y docientos De- 
móftenes pafados. por alambique. Así pues todo 
el empeño del cultiíimo Preceptor era , qiie fus mUw 
chachos- fupicfen bien de memoria eñas vagatelás'; 
ya los que veia ni^s iníb uidos y mas expeditos en 
ellas , los decia lleno de fatisfaccion y de Vanidá4 : 
/Indad , hijos , que ya podéis echar piernas dt rejori- 
eos por todos efos ejtudios de Dios , y por todos efos 
Seminarios de.ChriJio. Con efefto los retóricos del 
Domine Záncasnargas ( efte era fu mote ó íii verda- 
dero apellido) eran muy nombrados por toda la ribera 
de Orbigo , y por toda lo que baua el famofa rio 
Tuerto. 

14. finalmente las lecciones que les díba fobre 
la Poesía latina , última parte de todo y lo que les 
enfeñaba eran primas hermanas d« las otras , perte- 
necientes a la demás partes de la latinidad. Contert- 
tábafe con hacerlos aprender de memoria la Profodia ^ 
la cantidad de las filabas , los nombreá Griegos de los 
pies , dáclílo , fpondéo , yambo , trcchaico , pirtichío ^ 
&c. aquéllos que explicaban la uniformidad ó la va- 
riedad de las eftrófas , monócolós , monoflrofos ^ d¿- 
colos y dijtrofos , tetájlrofos , y que decorafen gran 
número de verfos de los Poetas ' Latinos única y 
preciíamente , para probar con ellos la cantidad de 
ias filabas breves ,q r largas por fu naturaleza; fin 
advertir ^* que eílá regla no es. abfolutamente infali- 
ble | por quanto los mejores Poetas Latinos hicieron 



184 Historia de Pr. GerünDío 

tío pocas veces > largas las Ülabas breves , y breves 
las largas , Ó ufando de la licewciíi Poética , ó tam- 
bién porque no embargante de Fer Poetas , eran hom. 
Ibres y pudieron deícuidarfe , puefto que tal vez 
hafta el mifmo Homero dormitó. Hecho efto , como 
los muchachos compufiereii vei-fos que tonftafen , 
mas que fuefen lánguidos > infulíbs y chavac^ínos , 
y aunque eíluviefen mas ateftadós de ripio , que pa- 
red maeftra de argamafa , no habla ftienellei' rcas 
para coronarlos con el laurel de Apolo. Una vez de- 
€Ía ea el tema ó en el romante > para una quaitilla , 
eftas palabras 1 Entonces fe fupo , Con quinta rá-^on • 
'<ajl¡g6 Dios al mundo ion el Diluvio , y fe fabricó el 
[Arca de Noé. Compúfola en veiíb latino un difcipulo 
"de Zancas-largas , y dixo : 

' Diluviumqae y Arcanique Noty tutnquá ratione. 
Por folo eíte admirable verfQ le dio el Domine dos 
parces y un abrazo, íin pódérfe cóntéiien En otro 
^tema fe decia eíU feñtehcia : ' Se deben tolerar las cofas , 
que no fe pueden mudar y y un chico la acomodó en 
efte bello pentámetro 1 

Qux non mutari funt , tolerañda queunt. 
Valióle doce puntos para fu vanda , y una tarde de 
afueto. Mandó componer en una íeítrofa de veríbs 
fáficos efte breve romance : Andrés Corbino convidó 
a Pedro Pagano a que el Miércoles por lo tarde fuefe 
a merendar a fu cafa , porque aquel dia fe había de ha- 
cer en ella la matanza de un cerdo. Un muchacho , que 
paraba por ingenio milagro fo , lé llevó el dia figuieñtií 
la figuiente eltrbfa i 

Domine Petre^ Domine Pagafie^ 
Corbius rogát , veli^ , ut Andreas ^ 
f^efperi quarta maclabitnus fuem ^ 
Ad fe venire. 
15, Faító poco para que el Preceptor fe volviefe 

loco 



DE Campazas. Lib. T. i8s 

loco de contento ^ y luego incontinenti le declaró £m« 
perador perpetuo de la vanda de Roma : hizole to- 
mar pofefion del primer afiento ó trono Impe- 
rial; mandó que provifionalmente fiíefe laureado con 
una corona de malvas y otras yerbas , por quanto 
no habia otra cofa mas a mano en uno que fe lla- 
maba huerto , y era un erreñai de la cafa del Do« 
mine y mientras fe hacia venir de la montaña un ramo 
de laurel ; y ordenó , que deíde allí adelante , y por 
todos^ los íiglos venideros , hada la fin del mundo , 
fuefe habido , tenido y reputado por el Archi- Poeta 
Parames ( era del Páramo el rayo del muchacho) para 
diferenciarle y no confundirle jamás con Camilo Cuerno ^ 
Archi-Poeta de la Pulla. 

1 6. Pararfe el Domine á explicar á fus difcipulos > 
en qué confiíHa la alma y el divino furor de la Poeíia i 
pedirle » que los hiciefe obfervar eí cara^er , y la di« 
ferencta de los mejores Poetas ; efperar/que los en- 
ieñafe ^ conocerlos , .á diñinguirlos y á calificarlos $ 
pretender que los iníhuyefe , en que no fe pagaC- 
fen de atronamientos , ridiculeces y puerilidades i no 
habia que penfar en efo , porque ni él lo fabia , ni 
él mifmo íe pagaba de otra cofa. Naturalmente fe le 
iba la inclinación á lo peor , que encontraba en las 
Poetas 9 como tuviefe un poco de retumbancia ó al« 
gun fonfonetillo ridiculo , iníulíb y pueriL Por el 
primer capítulo , elevaba haíla las nubes aquell^jS dos 
bocanadas ó ventoíidades poéticas de' Ovidio : 
Scmi'bobemquc virum , fcmi-virumquc bobcm : 
Egelidum borcam , egelidumquc notum. 
Y decia con grande fatisfaccion , que en eíle Poeta no 
encontraba otra cofa que alabar. Por el fegundo no 
habia para él cofa igual á aquella recanilla tan úr 
dicula y tan fria de Cicerón , que para íiempre le 
dfexó tildado por tan pobre hombre entre los Poetas ^ 
Tom. I. A ai 



iSd Historia oe Fr. Gerundio 
como makltno entre los Oradores : 

Ofortufiatam nataniy me ConfuU y Romam\ 
^17. Pero nada le afombraba tanto , como el di- 
vino ingenio-de aquel Poeta oculto , que en folas dos 
palabras éompufb un verfo exámetro cabal y ajuf- 
tado á todas las reglas de la Proíbdia y pero tan ef- 
condido , que fin revelación apenas fe puede conocer 
que es veríb^ Porque fin ella ; quién dirá , que lo. 
es eíle : 

Confttrrtabatur ConftantinopoUtanus ? 
¥ con todo tío no le falta filaba. Así pues , todo 
& mayor empeño y todo fu conato le ponia en en- 
íeñfar á fus muchachos puiitualmente todo aquello , que 
«n materia de Poefiá debieran ignorar ó faberlo úni- 
camente para abóminailo , ó para hacer de ello una 
fblemnífima burla, como la hacen quantos hombres 
dé pelo en pecho merecen hacerfe la barba en él Par- 
nafo. Por ifial dé fuS pecados habia caido en ítrs ma- 
Hos cierta obra de uií eícritor de efte fíglo , intitu- 
lada : de Poefia Germanorum Jymbolica , de la Poefia fioi" 
bólica de los Alemanes en la qual fe trata y fe ce- 
lebra la prodigiofa variedad -de tantas eípecies de ver- 
fbs Leoninos , Alexandrinos •, Acrófticos , Cronológi- 
cos , Geroglíficos , Cancriíros.' , Piramidales , Laberín- 
ticos , Cruciformes' y otras mil varatijas como ha 
inventado aquella Nación, por otra parte dcda, in- 
genioía y feílida ; pero en efte particular , de un gufto 
tan extravagante , que ha dado mucho que admirar 
y no poco que reir a las demás .Naciones , aunque 
muy rara íerá aquella á quien no la haya pegado 
efte contagio ; bien así como el de las vinielas , que 
por lo común folo fe pegan á los niños y á los mu- 
chachos de poca edad , de la mifma manera efta ri- 
diculifima epidemia , por lo regular , folb cunde en 
Poetillas rapaces , que aun no tienen ufo de razón poe- 



, tJ>« G AM p a 5fcA:S.A^Í/í«^ 1/ 18^ 

tíca; y fítal v^z inñciona á algún adulto ^ as mal incu^ 
rabie y ó punto menos que defe/perado.- 

18. A tpdas las demás cañas de verfos prefería Zan^ 
tas -largas^ los .^ue ípi}' de la peor caña de todos , 
ello es 9 I0.S leomnps ó aconfooantadós ^ que fueron' 
en opinión muy probable , los ^u€ introduxeron en^ 
el mundo Poético la perverfa feé^a de las rimas ó de 
los confonantes, que. con fu cola de dragón arraílró 
tras de si la tercera parte de las eftrellas ; quiero de« 
cir, (pe, ha, fido la perdición de tantos nobles inge- 
tilos j^ los q^ales hubieran enriquecido á la póíleridad 
c^ xnil divinidades» y por eílos malditos; de coníb--' 
liante?/; ( Diqs ¡me lo perdone )felizniente' ignorados 
de toda la afitiguedad 1 la dexaron un téfbro inago- 
table de pobriezas^ de impropiedades y de ripios in- 
fufribles. £nc9prichado aueílro Domine en íu mal acón* 
Tejada opinión y juraba por los; Diofes immórtales , que' 
toda la Iliadafd^e. Homero ^, toda la Eneyda de Virgi-^ 
lio ^ y toda la Farfalia de Lücano no valían aquel' 
folo díílico , con que Mureto hizo burla dé Qam* 
barr^ , Poeta Antuerpienfe , fal va empero la fuciedad , 
la hediondez y el mal olor, que eíb no era de cuenta 
de la Poesía. 

Crtdite , vefiratum mcrdofa volumina yatum , 
Non funt Nofiratcs urgtre digna ñalts. 
19» Por fin y por poftre , los inftruia en la que 
¿1 llamaba divina ciencia de los equívocos y de los 
anagramas } y de efta última con efpecialidad eílaba 
furiofamente enamorado. Un anagraiha perfeé^o , de- 
<^ia , es arte de artes , ciencia de ciencias j delicadeza 
de delicadezas , elevación de elevaciones , en una pa- 
labra , es el Lydius lapis , ó la piedra de toque de los 
ingenios cañizos , de ley y de quilates ; dónde hay- 
w el mundo cofa , v. gr. como llamar bolo al lobo , 
y lobo al j}olo , CQmo decir pace al gato , y :(aptf al 

'Aa ü 



i88 Historia »BFii:GERUNBíia 

buey , quando eftá pacieindo > pues qaé ? íi en uitá 
oración perfe£la íe difimutai nó menos que ún nom- 
bre y un par de apellidos , fin faltar ni íbbrar fiiaba 
ui lettra y como y por exemplo, el betlo disfi'is con 
que el Autor de cierto efcrito moderno ocultó y fa- 
hó en público con fu' nombre y aledaños , diciendo 
en el froiitis de la obra ; Homo impugnat lit^s , y con- 
cluyéndola con \xn pingue t ólim , que vale un Potosí^ 
por quanto es perfeéiiílmo anagrama de fus dor 
apellidos ^ y una y otra oración tienen- unos* fijgnifí- 
cados propíllmíos y que fe pierden de vífta. Ana- 
gramas liay imperfetos , que. con íer así que la 
Ion , ion de; un valor ineílimábleí y- en ^- toiímaTm. 
perfección tienai mas gracia^ que toda fe que fe pon- 
dera en las infiílfcces de Qtven y dte Marcial. Por 
exemplo i el que hizo un anagrama ': del apellido 
Ofma^ y dixo -/Í/ato , y fóbra, una pie Má^ no mere^ 
cia por efte foio dicho , que le eri^efén- una- eftatua 
en el capitolio de Minerva ? Y merecería manos el 
©tro, qwe habiendo encqntrada en el nombfe y apel- 
lado de cierto Obiípo efte anagran^a : Tu /¿ras Car- 
(krtai ^ pero fobraban dos // j que no podía acomodar , 
anadió : Y /oirán dos II j para látigos de la pofih ^ que 
ka de traer /<z noticia \ Defengaftémonos , que efto de 
los anagramas es cofa divina , digan t^o que dixeren 
media docena de bufoneSr/ que los tienen por juego 
de niños , y que nos quiere» decir , que aquello de Ma^ 
cial : Turpe ejídiffidles habert nugas j & ftúltus labor efi 
ioepíiarurn ,:€ñ¿i bien aplicado á los anagramatiftas. 
y qiénos fuerza me hace, la otra fátira del indigefto 
Adrián de Valois , que porque él no fabia quaí era 
fu anagrama derecho , cantd eíle bello epifónema á 
deum de dere. : 

Cyiharxdus cjfe , qui ncquit ^ fit AuUdus :■ 
Anagrammatifia ^ qui Poeta non fperat^^ 



DE C AM/AZAS. llB. I. 189 

Vítor; y denle un confite por la gracia. Pues yo le 
digo , que el que no Tupiere hacer anagramas , no \ 

cfpere fer Poeta en los dias de fu vida; y el que los 
hiciere buenos , tiene ya andado mas de la mitad del 
camino para fer un Poetazo de á folio ; porque fi 
la Poesía no es mas. que un noble traftornamiento de 
las palabras , los anagramas no fon otra co(a > que 
un bello traftomaraiento de las letras. Y váyafe muy 
enhoramala el otro Colletet ó Coletillo > que dixo 
con bi^n poco temor de Dios : 

' ' Efa de hacer Anagramas ^ 
' Y andar trafiornando letras y 
Lo hacen foto los que licnek 
Trajiornada la cabe\á. 

C A P I T ü LQ X 

£n queje tratd y de lo que él tnifmo dirá. 

CINCO aftw y qúatr© mefes , veinte dias ^ tres ho- 
ras y ííété minutos gaíló nuéftro Gerundia eit 
aprender eílas y otras impertinencias de la mifma eí^ 
tofa (fegun una puntualifima leyenda antigua , que 
nos déxó exá¿lamente apuntados hafta los ápices de 
la Cronologia ) > y cargado á entera fátisfaccion del 
Domine de figuras , de reglas , de veríbs ^ de him- 
nos y de lecciones de Breviario , que también hacia 
conftruir a íiis difcipulos y tomarlas de memoria , por 
fer un admirable prontuario para los Exámenes de Or- 
denes y fe reílituyó á Campazas un día del mes de Mayo , 
que nota el fufodicho Cronkon habia amanecida 
pardo y continuó defpues Uuviofo. Convienen todos 
los gravífimos autores , que dejaron efcritas las co- 
fas de eí!e iníigne hombre ^ en que fiendo afi que 



el Domine era grande azoiádar^ y .que elpecialmentc 
en errando un muchacho un puritQ de algún hímhd/lá 
cantidad de una filaba , el acomodo de un anagrama y 
cofas á eíle tenor iba al ríncoií irremiGblemente^ aunque 
k áteftafe el gorro de^ parces. Con todo efo^ nupftro 
Gerundio era tan exááo en todo ,\y fupo. guardar tan 
bien fu coleto 9 que en todo el fuíodictho uemp^. que 
gañó 6n edudiar la Gramática ^ no llevó mas que quatro 
cientas y diez vueltas de azotes f por cuanta ajuilada^, 
que apenas falen tres cada femana ; co^^ qMe admiró 
á los que tenian noticia del rigor y de 1» Temeridad de 
Zancas-largas. No cauía menos admiración, que en todo 
el difcurfo de efte tiempo no hubieíe heqhó Gerundio 
novillos |del Eíhidio > uñó doce veces , fegun un autor , 
ó trece > fegun otro > y efas fiempre con caufas legitimas 
y urgentes- } per qu é iina los hizo por- ir á- y^* *"*<»" to* 
ros á la Beñaza , otra por ir á la Romería del Chriílo 
de Villaquexida 9 otras dos por ir a cazar paxaros con 
liga á una zarza , junto á una fuente^ que habia tres 
leguas del lugar donde eíhidiába ^ y asi dé todas 
las demás ^ lo que acredita bien fu aplicación- y ^1 
grande amor que tenia al eíludio. ' También aífegu^ 
ran los mifmos autores , que en todo él no habia mu« 
chacho mas quieto ni mas pacifico. Jamas fe reco- 
nocieron en él otros enredos ni otras travefuras , que 
el guftazo que tenia en echar gatas ^ los nuevos y que 
iban á fu poíada : efto es , que defpues de acollados 
lós dexaba dqrmir , y haciendo de un bramante un lazo 
corredizo , le echaba con grandifima fuavidad al dedo 
pulgar del pie derecho ó izquierdo ^ del que eftabá 
dormido , defpues fe retiraba ét á fu cama con el mayor 
difimulo , y tirando poco á poco del bramante , con- 
forme fe iba eílrechando el lazo , iba el dolor def- 
pertando al paciente , y efte iba chillando á propor- 
ción que el dolor le afligia^ el qual también iba c^e* 



• D E C A MP AZ A S. LÍB. !• -^ l^t 

eíenío conformé ,Gcrunáio iba tirando del cordel : 
y como el pobre paciente no veiá quien le hacia el 
daño , . ni podia prefümir que fuefe alguno de fus 
compañeros , porque á efte tiempo todos roncaban adre- 
demente , fíng^iendo un profundííimo fucña , gritaba 
el pobrecito , que las Brujas ó el Duende k arran-^ 
caban et dedo. Y fi bien es verdad , que dos ó treg 
niños eftuyieron para perderle ¡ pero fiempre fe tenia 
por una travefura muy inocente , y mas diciendo Ge* 
rundió por la mañana , que lo habia hecho por. en- 
tretenimiento y no mas. que para reir. Por lo de* 
mas era quietííimo \ pues habia femana en que ape^ 
ñas dei^alabraba a media docena de muchachos y y 
en los cinco años bien cumplidos que eíluvo en una: 
mifma pofada , nunca quebró un plato ni una efcu- 
dilla » y lo mas que hÍ2o en eíla materia , fiíé en qua- 
tro ocafiones hacer pedazos toda la valija que habia 
en el bafarj pero efo fué con grande motivo, por* 
que un gato roxo , á quien quería mucho el ama , le 
habia comido el torrezno gordo que tenia para cenar.. 
Su compoílura en la Tglefia del lugar , adonde to- 
dos los eíludiantes iban á oír Miía de comunidad ^ 
era exemplpr y «dificante. No habia que penfar 
que nuertro Gerundio volviefe lá cabeza á un lado 
ni á oteo , como ' velieta ^de Campanario ni que ti- 
rafe de la capa al muchacho que eñába delantq 
ni que mojando con faliva la extremidad de una pajita 
fe la arrimafe fuavemente á la oreja ó al pefcuezo, 
como que era una mofea, . ni mucho menos que fe 
entretuviefe eu hacer una cadena* con lo que fobraba. 
del cordón del juílillo ó de lá almilla , tirando def- 
pues por la punta para deshacerla de repente. To- 
dos eílos enredos , con que fuelen divertir la Miía 
los muchachos , le daban en roílro , y le parecian muy 
mal. Nueíbro- Gerundio fiempre eílaba con la cabeza. 



tgi Historia DE Fr, CERuNptd 

fixa enfrente del Altar , y con los ojos clavados en 
ias fábulas; de Eíbpo > confthiyendolas una y muchas 
veces con grandífima devoción. . 

2. Vuelto á Campabas i quién podrá ponderar la 
alegría y las demoftraciones de cariño con que 
ÍFué recibido del tío Antón , de la tía Catanla , del 
Cura del Lugar, y de fu padrino el Licenciado Quija-' 
no , que eran los continuos commenfales de la caía de 
Antón Zotes ) y apenas habían faUdo de ella , defde 
que fupieron , que ya habia ido la burra por Ge« 
rundió. 

NOTA 
En Campos , quando fe envía por un chico que efia 
eftudiando Gramática y fe dice : ya le envié la burra , ya 
fué la burra por él^ &c, 

3. Deípues de los primeros abrazos, que le dieron 
todos , íe quedaron atónitos y aturdidos al verle 
ephar efpañadas de latín por aquella boca , que era un 
juicio. Hablófe luego como era natural del Precep^ 
tor > y el chico exclamó al inflante ; Prok Dii immor* 
tales ! Myjlagoffis meus efi homo , qui ^mitüiur de conf 

,peHu : O Diofes immortales ! mi Maeftro es un hom-» 
bre , que fe pierde de vida. Preguntáronle í¡ habia 
muchos n^uchachos : y al punto reípondió : Qui nu^ 
meret eftellas « poterit numerare puellas i El que pudiere 
contar el número de las eíbrellas , podrá contar el 
número de los muchachos. Su padrino el Licenciado 
Quijano , que era el menos romanciíla de todos los 
circundantes , le dixo : mira hombre , que puellas no 
fignifíca muchachos , ¿nó muchachas» Pace tua dixe* 
rim , Domine Dripane ^ le replicó fu ahijado : puella 
puelU es epiceno ijuxta illud: Uno epicena voCaniGraii; 
promifcua noftru No tuvo que refponderle el padrino , 
y folamente le preguntó ^ por qué le llamaba Dripane i^ 
^e le fonaba á coía de mote » y le parecía atreví* 

miento* 



fi fe C A M P A'Z A S. JL tB. X 101 

ftiieútO} Neutiquam per médium j[idium\ le rerpotldió Ge- 
rundio , fonriendore , y cómo quien fe burlaba de íii 
ignorancia : Dripane eji Anagrammatoñ de padrine ; ár 
Anagrammaton figura ejl , quá íínius vcl plurimum vócum 
iiucrjí tranfponuntur ^ vclinvcnuntur. Y asi, ftñor pá* 
drino , con licencia de uíled , y para que lo entien*; 
dan todos , íi en lugar de decir mi Siadrc , dixera mi 
Mtrda , Y en vez de decir Antonio Zotes , dixera o Ti- 
na 6 Zefíú , y fobrañ dos piernas , tan lejos eftaria de 
perderlos el refpetó , que ufaría de una de las figu* 
ras maB delicadas y mas ingeniofas que hay en toda la 
retóiicá^ 

4. Con eílas , y otras necedades de la mifma cal- 
lana pafaba Geruhdio el tiempo , dando mliellras d^ 
fus grandes progrefos en la latinidad , y eFperando 
á que llégale San Lúc^s para dar principio á las Sú- 
mulas } quando hacia lá mitad del verano paí5 por íii 
cafa y íe detuvo en ella algunos ^ dias el Provincial 
de cierta Orden ^ varón reugioío y do^o. Compon 
tiíale íu comitiva, ¿ornó fe acoílumbra , de otre Padre 
grave , que era fu Socio y Secretario , y de un Lego 
rollizo , deípejado , mañofo y de pujanza , que eri 
los caminos fervia para los meneíleres de las pófa* 
das , y en los Conventos pata los oñcios de la cel* 
da. Era el Lego de buen humor, nada gazmoño, y 
mucho menos , que nada eícrupulofo. Dábale a Ge« 
rundió periquitos , rofquillas y alcorzas ^ coil qué le 
habian regalado unas Monjas ^ cuyo Coiivento acaba- 
ban de viütar. Cotí eílo íe k aficionó muóho el mil* 
chacho , y también con los cuentos y chifles que 
contaba entre la familia, mientras fu Paternidad y 
el Secretario dormían la fieíla , que el Lego no guí^ 
taba de dormir , y dicen , que los contaba Con gra>« 
cia. Por las tardes , luego que acababan de refref^ 
Carlos dos Padres graves , el lego fe íalia á paíe^ 

Jom.L Bb 



Í94 HlS^TORIA DE IFk. GF.RrNDI.0 

con Gerundio, y efte le llevaba una veces k las eras^ 
¿tras al humilladero , y otras al majuelo de fu pa- 
dre , qué ündá con el carrafcal. En eftas converfacio- 
nes vertía el muchacho todos los diíparatfes , que ha- 
bía aprendido cbn' el Domine ; y como el Lego le 
oía hablar taoto en latin , que para él era lo «mifmo 
que Gñegcf / y por otra parte el chico era bien diP- 
pueño y defémbarazado , parecíale que pcxliá fer 
touy á propóíito para la Orden , y afi comenzó I 
catequizarle. ' 

5. Decíale, que én el mundo no^ha'bia mejor vida 
que la de Fray le , porque el nías topo tenía la ración 
legura , y en aíiíiiendo á fu . Cdro , 'faritás pafquas ; 
que el que tenia mediano ingenio iba por la carrera 
de Maeftro , 6 por la carrera de Predicador ; y que 
aunque la de las Lefurí^ era mas lucida, la del Pul- 
pito era mas defcahfadá y mas' iiicroík ; pues cono- 
cía ¿1 Predicadores Generales ,' qué en & vidü Kabian 
íacado un Sermón de fu cabeza , y con todo efo , 
eran unos Predicadores que fe perdían de vífta , y 
Rabian ganado muchifímó dinero i ' y que en fib , ení 
jubilando por una ó por otro carrera , lo páíaban 
como unos Obiípos j pues qué la vilja de los Cole- 
giales ! que afi llamamos Á' los * que eftán en los Eí^ 
tudios , ni el Rey ni el Papa la tienen mejor j por 
lo menos mas alegre. Algunas clugías pafah con los 
íeftgres y con Jos Maeftros de Eíludiantes , C fon 
ún poco ridículos ó zélofos de que eftudien j pero 
qué importa íí fe la pegari guapamente ? Nunca co- 
men n^ejor , que quando les dan algún pan y agua 
por floxos , porque no llevaron la lección , ó por- 
que Te quedaron en la cama ; pues entonces los de- 
mas compañeros los aguardan en la manga lo m^jor 
de fu pitanza , y comen como unos Abades- Ahora : 
la bulla , la fielia , la chacota que tienen entre sí 



^t&ndo eftáo folos;' los cháfeos que ie dan Unos á 
pcros,^ efo es un jiíidoijr han íucedído lances pre* 
ciosííimos. Es verdad > que fi los pillan lo pagan ^ y 
hay defpojos que cantan miílerio : pero daws .funt 
paffatus funt. De. la vida de los Novicios no fe 
hable ; ya fe , v¿ , que aíiílen íiempre al Coro ^ que, 
nunca faltan á Maitines ^ que ayudan las Mifas , que 
tienen macha oración y muchas difciplinas > que aú» 
dan con los ojos baxos y con la cabeza colgando ^ 
á manera de higo maduro ; pero efo es una frio^ 
lera :. en volviendo la fuya el Maeftco» ó en aquellos, 
ratos de libertad y de aíueto que les dan de quando 
en quaodo , hay la zambra y la tñfca 9 c{ue.íe hunde 
el Noviciado : juegan á la galJina-ciega 1 á fíel-^derecho 
y á los batanes , que no hay otra cofa que ver. . 
V .6« No fe puede ponderar el güilo con que óia 
nuéílro Gerundio eña indifcreta pintura de la vida re^ 
ligioía , xeprelentada con mas imprudencia que ver-^ 
dad í pues deicubriendo únicamente las traveítiras de 
los rel^ioíbs imperfectos , ocultaba la íeveridad con 
que fe reprehendían y fe caftigaban , diíimulando el 
rigor con que fe zelaba la obíervancia , y lo mucha 
que pide á todos fus individuos qualquiera Religión ^ 
por mitigada que fea. Pero al bueno del Lego le pa^ 
recia 9 que como él una por una le metiefe al chico 
«n el cuerpo la vocación , hacia una gran cofa » y que 
lo demás allá lo vería. Cxm efedo fe lá metió tali 
metidamente , que defde luego dixo á fu catequiza ^ 
que aunque le ahorcaíen habia de fer Frayle de 
fií Orden , y que aquella miíina noche habia de pe« 
dir el Hábito al Padre Provincial delante de íiis pa- 
dres. £1 Lego le dio un abrazo » dos corazones de 
alcorza 9 y un efcapulario con cintas coloradas y Ih 
efcudo bordado de hilo de oro , con lo qual fe le 
Arraygó la vocación , de manera que ya no le qu»- 

Bbij 



ipé Historia de Fr. Gerundio 

tarian de íer Frayle ^ aunque le dieran el Curato Aft 
fu miímo Lugar. Y mas , que >el Lego le indruyó eíi 
el modo con que fe habia de explicar con el Provin- 
cial ^ y que deípues de haber confeguido el si, le ha- 
foia de pedir j que ól mifmo íueíe fu Padre de Habito ; 
pues de eia manera afeguraba íu £>rtuna , por quanta 
el partida de fu Paternidad era el que mandaba , j 
Oíandaria veriíimilmente por algunos anos , puedo qu6 
apenas habia Definidor , Jubilado ni Prelado Con- 
ventual y que lyb fuefe hijo ó. nieco de lii Reveren- 
ilifíma y efto es ^ ó difcipula fuyo ó difcípulo de ftis 
difcipulos y y que así fe llevaba los Capítulos en el 
pico 9 difponiendo en ellos k deÜaja quanto fe 1% 
antojaba. 

7. Siglos k le hicieron á Gerundio las horas que 
fakaban haíb la de cenar ^ y llegada ^íla fe fentó á 
k mefa junto k fus padres con el Provincial y Se-- 
cretario ^ como acoílumbraba : pero en vez ^de que 
«tros dias k>s divertía mucho con lus intrepideces ^ 
fetines ^ anagramas y verfos de memoria y que de- 
cia a borbotones ^ aquella noche , íegun la innruccion 
del focarrcMi del Lego ^ £e moílrd rauílio > cabi^ba* 
xo y defganado. Picábanle^ por aqüi^ y por allí , mas 
é\ apenas hablaba palabra , haíla que levantados los 
manteles el Provincial y el S^retarío le hicieron 
fentar entre los dos, comenzaron á acariciarle mucho ^ 
y le preguntaron quá tenia* Deípues* que fe hizo bien 
de rogar ^ •. y de burlas o de veras íe le afomáron 
algunas lagrtmitas , dixo por fin y por poñre ^ que 
quería fer Frayle de fu Orden y y que aunque £ie(d 
á pie fe habia de ir tras ellos > haíla que le dieíen 
el Hábito. Al oír eílo la buena de la Catanla » vol- 
viéndoíe á íu marido , pueíks o encrucijadas las ma- 
nos y meneando la cabeza , le dixo con la mayor 
]»Qndaid del mundo > iVa te la dixc yo y mi Anión y qu< 



DE C A M P A ZAS. L 1 B. I. >97 

ül caho el ckico habia de fer Flayre ; na ves come fe 
€umpre el prefacio de aquel bendito Lego ^que pernoftico 
que efte niño habia de Jer un gmnd Perdicadorl Y voU 
viéndofe defpues á Gerundio ^ echándole la bendición ^ 
le dixo : \/1nda bendito de Dios , con la bendición de fu 
Divina Magefiad , y con la mia que aunque te venia 
una Capellanía de jangre , y tu padrino el Licenciado^ 
Quijano quería perjignarenú el Beneficio fimpre de Btr^ 
rocal de arriba , más te quiera ver en un Cúlpito convir-» 
tiendo almas ^ que fi te viera Arcipefte de todo el partida. 
Antón Zotes/ que era' huenp tomo el bueo pan » folo 
refpondió : Yo por mi^ como fea buen Flayre , mas qaga 
lo que quifiercy porque los. padres no podemos quitar la 
voluntad a los hijos. 

8. Viendo el Provincial lo poco que habia que 
hacer por parte de los Pscdres , y conociendo que 
«1 muchacho tenia en realidad viveza y habilidad ^ 
y que los diíparaces que le habían eñfenado eran efec<r 
tos de la mala Efcuela , los que fe podia eíperar y que 
con el tiempo y con los libros los conociefe y «menr 
dafe 9 defde luego ofreció que le recibiría » y que 
él miífflo le daria el Hábito , y íeria íiegipre fu Pa^ 
dre y fu PadriÁd. Pero como era varón do£to y 
Religiofo , y el punto era tan ferio > temió que fuele 
-alguna veleydad de muchacho , ó que á lo menos qui- 
fiefe abrazar aquel eftado atolondradamente ^ y fia 
conocimiento de lo que abrazaba ; y para cumplir coa 
fií conciencia , con fu oficio , y con fu grande entem 
dimiento ^ refolvió defengañarle delante de fus mifoiQS 
padres , y afi le habló de efta manera. 

9. » Sabes , hijo mió y lo que es el eAado Religioíb \ 
» Es una Cruz , en que fe enclava el alma con los 
» tres votos Religioíbs y defde el mifmo punto en que 
» los hace ; y no fe defprende de ella baila que eCy 
» pira. £&. un martirio coo^tinuado y que CQOíienza 



tp9 IflSTORlA DE PRÍ ^EltUNDlO ' 

» quando fe abraza, y ie a^abá quando fe.dexa » ad-^ 
')> virtiéndote 9 que íblo* fe puede dexar ó perdiendo 
» la vida ó abandonando la honra , y tanibien con 
i> ella el alma« Es un eQadq de humildad, todo de 
» mortiíicacicm , y todo d^ oheitiencia. £1 que no íú 
» deíprecia ík -si miímo^ eíe es el mas depreciado de 
» todos } ninguno es mas mortificado ^ que el que mé* 
» nos fe mortifica , con el deíconíuelo de que pá- 
» dece mas y merece menos. Al que no quiere fer 
.» obediente 9 fe le obliga k fer eíclavo } vés eílas ne- 
» vadas canas y que blanquean mi cabeza ? ( al de- 
» cir efto y fe quitó un becoquín 6 «íbofíeta^ que 
i> traía en ella ) pues íabete y que ha veinte años ^ que 
» me la cubren , me la desfiguran y deímienten los 
D que tengo , que aun hoy faltan algunos para llegar 
n h cinqüenta ; y nunca fe anticipa tanto el color tar^ 
i> dio de eílas naturales plantas ^ linó, quando las det 
9> feca el calor de las peíadumbres ; y puedes obíer- 
y> var y que apenas hay Religiofo , que no encanezca 
h por razón de eílado y muchos años antes de lo que 
^ debiera por la edad. Ciertamente que efta violencia 
j> que fe hace á la naturaleza , no puede tener regular- 
B mente otro principio y que la que fe hace voluntaria á 
i> involuntariamente al natural. 

JO. » Coma nunca has tratado mas Heligiófos , que 
f) los que la caridad de nueíbos hermanos y tus padres 
ii hofpeda ¿hriíUana y piadofamente en fu caía, temo 
7) que alguno menos prudente ( pues no podemos negar 
«> que en todas partes los hay ) te haya pintado la 
» Religión y como aquel Pintor , que para ocultar la 
)> deformidad de Filipo y padre de Alexandro ^ á quien 
D le faltaba un ojo , le pintó á medio perfil , re- 
D prefentándole folo por aquel lado de la cara^ que 
D no era defe£tuofo y y cubriendo el otro con el 
1» lienzo. Quiero decir j temo, que folo te hayan 



V ^ t>E CÁM'PAÍAS. IDÍB. I. ' 199 

» phitádo á la Religión por- dónde puede agrá* 
» darte y' ocultándote artifíciofacnénte aquello j por 
» donde pudiera tetráer tu natural inclinación. Si , 
2> hijo mió j hay en el edado Relígióíb hombres gra- 
» yes, julkimentí' atendidos ^ór fus méritos con pri- 
» ^dlegióá j cbri «Scénciones ;' pero no hay^ ni puede 
» haber * privilegio^' - contra • la ' obedienfcia íá eontrsi 
i> la bbfervánciaí ni haftá ahora fe ^aii defcúbierto 
)i''en^I^»müúdd;*xéftfcionés-d4 ks pefadumbres y' de 
>jr 16* ti'aRkjosV^q*'^ imnória , "qwe á éfoi Padws graf* 
» vei íes "Ibtó^lí .qüdnto ^harf mefieftér en la' celd;?^, 
st fí en -cáfi)^ ^' p& fer ajuít^dós , los falta lo que 
í>'tóaí[,!iecefitán\efl el cdrazón? TampoCd te'negaié, 
}f qti*' en íá Religión mas eftre¿ha fe encuentran ' in- 
i) obfervañtesfVy tal vez fe vé algún efcandalofo. Pero 
» támbieh eri- el* Cielo hubo Angeles apoftatas , en 
» el Paraífo Tibi¿bres inobedientes, y en el Colegio - 
ii ApofWHcd úff'alev^oíb ^ un préfumido , uii inconf- 
V fant'e y^t^'íricrídulo y mucnos cobardes , y ni el 
» 'Cielo; dexó'^dé íer tin Cielo , ni el Paraííb ni el 
o Colegio' ApoftíDÍico la' Comunidad mas Santa qujB 
}) há habidb» til' hk tfe haber ett el muftdo. No fe 
i) líamía ^erféfto úh eftado , porgue ño fe hallefl en 
¿ ér hombres defeftúofos / finó 'pórqu« á tos que ló 
» fon fe leí corrige,* y ^ Ids^kjue no* fe corrigen 
» no fe les tolera i 'porque 6^ fe les corta como 
>) miembros- podridos , para qué no infídonen k los 
» &nos , ó fe les ^rlénfura como á'^láS tempeftades ', 
)i para que vayan h defcargar donde á ninguno ha^ 
^) gan daño : quiero d¿cir , que encerrados de por 
» vida entre ' quatro pátredes , ó- la pena les hace 
M entrar en sf miírnós y entóncrs fon verdadera^. 
» tnente felices ó- fi con- fe deíefperacion echan ei - 
» felio á* fií defgradá Vfc^Ió'íe- perjudican á sí pró^ 
» pibs' j'-y/piíftri^ folóí ^tíe un infierno á ^ otro , del 



Í6d ttiStÓRlA DE ^R. QERVNbxO 

i> temporal al eterino% Aíi pues > ^hijo mío « fí ^ ^e^ 
» res fcr Religiofo , has de hacer animo, á que fi 
» fueres bueno , has de vivir y morir en una per- 
» petua Cruz } fi fueres malo , 9un vivirás y n^o^ 
í) rirás mas atormentado } y> de qualquiera masera 
i> fiempre te aguarda un raartifip:j^ qije durará mién* 
» tr^s ce durare le , vida. . Xo ,h¿ií;ijinplido con lo 
» que á mi me to€a> tu' ahor^ i'eíblver^s Ío que 
» te pareciere , eñ ia intelig^Kda^yrnde que. finó obf- 
» tante.la claridad con que. te jiaW , te det^^mi- 
«i nares íl abrazarte con la CrU2 / yo com^ Padrf 
'» y como Padrino tuyo , que deid&jlu^g^me.coní^ 
» tituyo por tal , aunque no . paeda qujtárte|a de lo$ 
» hombros, haré qtianto me fea poí^)(e por aligerar^ 
í> tela ^ falva fiempre la religioía obferVancia »« 

1 1 . Atentifimos efiuvieron Antón Zotes i y la buena 
.de Catanla á la difcreta aranga del prudente y pia-^ 
dbfo Provincial ^ y no dexaron de en{emec^r:ce un ü 
es no es , tanto , que la última tuvo neces^ad de iitm-^ 
piarfe lús ojos y las narices , eílas ccoi el delantal ^ 
y aquellos con la punta de h toca. Pero Gerundio 
la oyó con grandífima íerenidad y fin ninguna aten* 
cion ^ penfandp folo cómo habia de jugar k fiel-de • 
recho y quando eíhivieíe en el Noviciadp ^ en dar ya 
trazas , como pegáríela al Defpenfero , corriendo un 
par de raciones ca^a. (emana ^ y figurándore ya en fu 
imaginación el mayor Predicador de toda aquella tier« 
ra y confefando defpues y que mientras el Provincial 
eftaba hablando y él eílaba ideando una plática de 
difciplinantes y para quando le echafeii la Semana 
Santa de Campazas. A eílo contribuyó también , que 
el bellacon del Lego (e puíb donde y fin fer viílo 
del Provincial y pudiefe ferio de Gerundio , y quando 
eñe ponderaba alguna cofa y aquel le guiñaba e\ ojo g 
y le hacia feñas coa la ca))eza ^ como que no hi^ 

cieie 



DE CaMPAZAS» LiB. t. 20t 

tiefe cafo de lo que le decia : con que luego que 
acabó de hablar aquel Prelado > el muchacho fe cer- 
ró en que quería fer Frayle , y que fi otros piafa- 
ban por todas aquellas cofas » él también pafaría por 
ellas , fin dar otra razón chica ni grande. Viéndole 
todos tan reíuelto , fe determinó , que lo que ha- 
bía de íer tarde fueíe luego ; porque teniendo ya 
quince años ^ eílaba en la mejor edad para entrar en 
Religión : y afi dentro de dos dias , el Provincial 
con fu comitiva , acompañado de Gerundio ^ de fu pa* 
dre y de fu madre y del LicienCiado Quijano , fu Pa« 
dríno y qué quifo hacer la coílá de la entrada ,^ fe fué* 
ron ^ un Conyento de la Orden , no muy diñante 
de Campazas y ^onde el miímo Provincial le puíb por 
(u mano el Hábito con grande folemnidad i y áfi 
al Prelado de la Caía , como al Maeílro de Novi- . 
cios j fe le . dexó muy recomendado &1 fin como 
coía fuya% ^ 



' I 



Tom. /. Ce 




HISTORIA 

DEL FAMOSO PREDICADOR 

FRAY GERUJSÍDIO DE CAMPAZAS^ 

LI BR O SEGUNDO. 



CAP! T U LO PRIMER O. 

Concluido suNonci^Do ^asuí a estudiar Artes. 

A tenemos á Fray Gerundio en campa« 
m ) como taro en plaza , Novicio hecho 
y derecho > como el mas pintado , fin que 
ninguno le echafe el pie adelante ni en 
la puntual afíílencia a los exercicios de 
Comunidad , porque guardaba mucho fu coleto ^ ni en 
las travefuras que le habia pintado el Lego quanda 
podia hacerlas fin íer cogido en ellas y porque era 
mañofo , difimulado y de admirable ligereza en las 
manos y en los pies. No obftante , como no per- 
dia ocafion de correr un panecillo y de encajarfe en 
la manga una ración ^ y en un fanti-amen fe echaba 
á pechos un^^eíus ^ quando ayudaba al Re/itolero á 




VÉ Campabas. Lib. n. ' io| 

tómponer el Refeaprio , llegó á fofpwhuíle > que 
no era tan limpio como parecía , y así él Refito- 
lero como el Sacriílán ^ le acufóron al Maeftro de 
Novicios ) ique quando Fr. Gerundio afifiia al Re- 
feaorio ó ayudaba á las; Mifgs , fe acababa el rioo 
de eftas á la mitad de la máüana ^ y.á un volver 
de cabeza ie hallaban vacíos uno 6 dos Jefufes > de 
los que jurarla á Dios y k una Cruz , que ya ha. 
bia llenado } y aunque nunca le habían cogido coa 
el hurto én las manos j pero que por el hUá fe ík« 
caba el ovillo } y que en Dios ^ y en fu conciencia 
no podía fer otra la lechuza que «hupai» el aceyte de 
aquellas lamparas. 

2. Era el Maeftro de Novicios un beUifítno Re* 
Ügiofo y devoto y pío hafta mas no poder ; pero fen* 
cilio y candido como él miímo. En viendo k un 
Novicio con los ojos baxos , con la capilla calada ^ 
las manos fíempre debaxo del efcapulárk) ^ poco cui 
ñofo en el hábito > traquiñándoíe al andar , y an« 
dando íiempre arrimado á la pared ^ puntual á todos 
ios ados de Comunidad , íilenciofo , rezador y y que 
en las recreaciones hablalba áeinpre de Dios ; pues 
qué 3 íi naturalmente era' bien ageftadillo y y. vergon«^ 
zofo } fi le pedia licencia para hacer mortificacio-- 
nes y penitencias extraordinarias y ocultas , aan^ 
que nunca las hicieie ; fi acudía freqüentemente á* 
comunicarle las cofas de fu ^piritu j y á darle cuenta'^ 
de los fentimíentos i que tenía en la oración y eípe-' 
dalmente fi liabía algo y que olieíe á cofa de vifíon- 
imaginaria ? Sobre todo i fi en tono de caridad y de 
efcrupulo ó de zelo iba á contarle las faltas que 
habla notado y 6 que quizá folo habia aprendido en; 
los otros fu malicia ? Para el buen Maeílro no ha^* 
bia mas que pedir : no creería cofa mala de efte No^ 
vicio , aunque íe la predicaran Frayles defcalzos } y 

Ce ij 



2c^4 Historia de Fr. Cfruñíjio 

fi algunoa le acufaba de algún faltiUa , lo tenia por 
envidia ó por emulación , diciendo cafí con lágri- 
mas , que la virtud haíla en los clauílros es períe- 
^uida«' Los bellacos de los Novicios , aunque por la 
maj oí* parte de poca edad ^ ya tenian bailante ma- 
licia pai^ conocer eíla flaqueza ó efta bondad de 
fu Maeílro ^ y afi los mas ladinos fe la pegaban tan 
•lihdamenre j haciéndole creer que eran los mas Tan- 
tos. Nueñro Gerundio no iba en zaga ál mas rapo- 
•filia de todos , antes bien én eíla eípecie de iarán^ 
dbla los hacia muchas ventajas ^ y fe fabia , qu& era 
ni queridito del Mmüto » y mas añadiéndole á fu buen 
parecer y difimulo y afe¿lada compoíiura el fer 
ahijada y tan recomendado de nueftro Padre Pro- 
vincial ; porque íl bien es verdad ^ . que el Maeftra 
de Novicios era varón efpiritual y miftíco , no 
embargante todo efo , á mayor gloria' dé Dios , y 
por el mayor bien de la Religión , hacia con purí- 
ütnsL intención fu corte á los mandones , y no quer-' 
ria difguíbr á un Padre grave^ por ^antp tuviefe el 
mupdo. , 

< }. Én eda diípoíicioti del Maeílro ; dicho íe ef!^- 
lo mal recibidas que fiíéron las acufaciones del 'Re* 
fitoleró y del Sacriílafl. Díxoles el bendito varón ^ 
que conocían mal al Hermano Fr. Gerundia > y que 
m> íabia con qué conciencia halcian juicios tan te- 
merarios ) y levantaban aquellos faifas teñimomos k 
un' Novicio tan Angelical ; que fi fopieran bien 
quien era. aquel mancebo , fe tendiíaii por dichofbs 
en poiier la boca donde él pania los pies j y que 
íi>era verdad que les faltaba el ^vina ^ feria fín duda > 
porque el Diablo tomaba la figura del Santo No^ 
vicio p«ra beberle y para deíacreditarle : contíuycnda 
toa ckcirlos^ que í¡ la Orden tuviera media docena 



DE C A M P A 2 A S. L I B. IL ^ 20$ 

de Fr. Gerundios , efa media docena de Santos más 
adoraría con el tíempo én los Altares, 

4. Sucedió , que mientras el bueno del Maeftro de 
Novicios eftaba dando efla repaíata-á los dos Legos 
acuíadores, ,el Angelical Fr, Gcrondió pafó ( no fe 
Tabe fi por caíualidad ó por avífo que tuvp ) pior 
delante de la déígenfa. y viendo á la puerta de ella 
una cefla de huevos y íe embocó media docena en 
el íeno . y con la mayor modeftia del mundo figuió 
lii camina pafa el Noviciado , y ft fué derecho k 
la celda del Maeftí-p , á darle cuenta de lo que le 
habia pafáda eii lá Oración de aquel 4ia.' Entró como 
acoftumbrabá cotí lói ojos clavados en el fuelo , la 
capilla hada como des dedos fobre la frente , las ma- 
nos en las mangas debaxo del efcapulario , fonrofeado 
adredemente , para Icr qüál le vino de perlas la tra- 
vefurilla que facababa • de ' hacer y y en- todo cáíb 
(lo que ' era mü(¿lió' ' del conjuro ) amagando á una 
riííta. Luego que él Maeftro lé vio entrar , fe le re- 
novó todo el "Cariño-, mandóle. fentar junto i sí, co- 
ménzó la cuenta, db Oración , /y comenzaron las mea* 
tiras, enfartandotódaís-qüañtflsfé 'le vinieron á la 
Cabeza 5 p€^ro tari- bien fcoflcertadás , y' -dichas con 
tanta gracia y con' tanta ' cóm^eíhMrá ,•* que el 'bo- 
nazo del Maeftro fin poderfe .contener fe levantó 
de la filia, y para alentar mas y mas á 'lü Noví-. 
cío , le dio un eftrechífimo abráz©, Enr-hora men-. 
guada fe le dio; porque cónib Je' apretó tanto en 
el Señor , fe - eftrelláron en el pecho' los huevos , que 
el Angelical mancebo traia efcondi'cíos en ¿1 , y co- 
menzaron a chorrear yemas y claras por el hábito 
abaxo , que parecia haberfe vaciado el perol donde 
fe batian los huevos para las tortillas de la Comu- . 
nidad; El Maeftro quedó atónito y confliíb , y le 
preguntó al Novicio j pues qué . es efto , Hermano 



>o8 MlS^tORU t?í: JpR^, pERÍtIÍDjO 

ateftada la cabeza de . apelaciones ,. ampliaciones > /alie- 
naciones , equipolencias ,. reducciones , y de todo lo 
'mas inútil y mas ridículo , que fe enfeña en láS Su* 
muías , firviendo folo para gaftar el tiempo eft apfen* 
der mil cofas inútiles» Exefcitábafe él , y hacia que 
fus difcípulos fe exercitafen en componer contradic- 
torias , contrarias , fub- contrarias y íub-alternás , eii 
todo género de pfopoficionés y en las categóricas \ en 
las hipotéticas^ en las fíoiples , en las complexas, 
en las neceíarias ^ en las contingentes y en las de 
impofiblé , ganando mefes enteros en eftas vagate- 
las impertinentífimas. Sobré la importante y gra- 
víííma qüeftion de fi Blicliri es termino , era Cofa de 
éípiritarfe } y íi alguno le quería defender , que la 
linion era t^n término como todos los demás , y que 
en ella fe refolvia la propóíicion tan refolv idamente ^ 
como en el fugeto y én el predicado , era negocio 
de volvérfe loco ^ y á lo menos no le faltaba ün tris 
para perder el juicio. 

8. £1 miímo exqüiíito gudo > y la miíma buena elec« 
clon que tenia en las Súmulas ^ moílraba en lo per^ 
teneciente a la Lógica.. Aunque íabiá muy bien^ que 
eíla no es mas que un arte , que ayuda á la ra2on 
natural á difcurrir con penetraciorf , y con folidéz , 
cnfeñándola el modo de 1)ufcar y defcubrir la efen- 
cia de las cofas ^ de formar diferentes ideas de una 
inifma j fegun los diverfos reípetos , nociones 6 for- 
malidades con que fe prefenta al entendimiento ; y 
que ellas diferentes fotmalidades , nociones y reípe- 
tos le dap bailante fúndamelo y iió para que de una 
foía cofa haga dos , finó piara que conciba ^ Como (i 
fueran dos ^ la qué en realidad es una fola ) y que 
liipuefta eña penetración y efta divifion ideal , pueda 
ir defpues' raciocinando y difcurriendo acerca de el^ 
Ihs / haíia. lle¿ar muchas Veces á la deíAonílracion ^ 



DE CaMpaía». Lib. IL 2091 

y cafi Cempre á un pradentífimo afenfo. Repito , 
^ue aunque el buen P. Le£lor no ignoraba y que eí- 
ta y no otra , . era la verdadera Lógica , de nada 
menos cuidaba ^ que de inílruir á fus difcipulos en 
lo que conducia para efto , y de los nueve mefes del 
curfo y ganaba los fíete en enfeñarlos lo que de mal-- 
dita la cofa íervia y fínó de llenarles aquellas cabe- 
zas de ideas confuías y de repreíentaciones impertid 
tientes , y de idoiillos ó figuras imaginarias ; fí con« 
íiíle en un únko hábito > qualidad ó facilidad ciea« 
tífica y ó en un complexo de muchos correfpondiea* 
tes á la variedad de los a6fcos logicalesj fí es cien^ 
cia prá^ica ó eípeculativa } fí la docente íe d¿ítin< 
gue de la utente y eño es y fí la inftruccion en la^ 
reglas fe diftingue del ufo de ellas > fí fíi objeto es 
un entecillo duende > enteramente fingido por el en« 
tendimiento y ó una entidad > que tiene verdadero j 
real fer y aunque puramente inüeledual ; fí la Lógica 
artificial es tan necefíiiia para aprender otras cien^ 
cias , que fin ella ninguna pueda aprenderle ni bien 
ni mal ; y así de otras qüeftiones proemiales y que de 
nada fírven y para nada conducen y ñné para perder 
tiempo ^ y para quebrarfe la cabeza lo mas inúulmentc 
<]el mundo. 

9. Eílo es -y por paridad y como fi un Maeílro de 
obra prima ( que así fe llama y no fe íabe por qu¿ 9 
¿ los Zapateros ) con un aprendiz y que quifíefe inf- 
truirfe en el oficio y gafíaíe un mes en eníeñarle fi 
la facultad Zapateril era arte 6 ciencia , y fi arte y 
fi era mecánico , xS liberal. Otro en indruirle > fí era 
lo mifmo faber cortar, que labercofer, faber cofer, 
que faber defvirar > ó fi para cada una de cftas ope- 
raciones era menefter un hábito ó inftruccion cien- 
tífica que las dirigiefe. Señor , que yo quiero apren- 
4^ á hacer zapatos* E^érate^ tonto; cómo has de 
. Tom. I. Dd 



iTo Historia de Fr. Gerundiq 

faber hacerlo , fiíiá fabes íi el objeto del arte aca^ 
pateril es el zapato que realmente te calía , ó aquel 
que fe reprefenta en la imaginación , como idea del 
que defpues £é ha de hacer ? Señ.or , que yo no quiero 
hacer zapatos imaginarios , finó eftos que íe palpan ,. 
fe tocan y fe calcan. Eres vn orate : por ventura ^ 
íabtás nunca hacer efos zapatos , no eíbndo bien eii^ 
terado y. de íi las reglas que fe dan para hacerlos ^ 
Ion ó no fon diferentes del uío y práftica de el- 
las ; Se&or , qué fe me dá á. mí , que lo fean ni 
dexen de ferio ? Enféñeme ufted efas reglas , pues 
ha quatro mefes que. eñoy en fu cafa , y haña ahcM< 
ra ni ílquiera una me ha enfeñado. Vén acá > idiota >. 
cdmo te las he de enfeñar yo ^ ni cómo las has de 
aprender tú , mientras no eftés plenífimamente iiif- 
truido en qué eíta arte ^ que llamamos de obra pri- 
ma , es en parte práftica y en parte efpeculativa ? 
Prá£kica , porque fu fin es enfeñar a hacer zapatos , 
ajuítados , ayroíbs y duraderos : jefpeculativa , porque 
las reglas que da para efo , es meneíler que di* 
rijan primero á la razón , fin lo qual no fe gober-* 
aarían bien las manos. Por vida de.. ( y echóle re- 
dondo ) que Vm. matará a un Santo. Y dígame ^ 
fenor y para que yo aprenda eías reglas ; qué me im- 
portará faber , íi el oñcio es platico y ó culaiivo, ó 
la perra que me parió ? 

I o. Si alguno fuera al Padre Leftor con efte cüen« 
to y bien fé yo que no lo habia de contar por gra- 
.m ; porque fobre abundar de un humor efcoláílico 
flavo-biliofo y que hiriendo en un momento las fibras 
del celebro , . fe comunicaba rápidamente al corazón 
por el nervio intercoftr^il , con movimiento criípato- 
río , y de aquí por una inftantánea repercufion 
•volvia al mifmo celebro ^ donde agitaba con igual 
ú* (M>n meyor orifpatura las fibras.^ que fe raoutican 



f>E CaíjIPAZASt E!B. Ih : tu 

%n la lengua , eílaba tan furiofaménte pofeído de to^ 
das eílas vanas inutilidades ^ que era capaz de cho-i 
car con el mifmo Sol , fi pretendía alumbrarle eñ efta 
punto. En primer lugar , luego daba en los hocicos 
con aquella prodigiofa multitud de hombres grandes ^ 
t[ue íé han ocupado loablemente en edas materia^ , ]5 
eran tenidos de todo el mundo, por hombres fapien? 
tifimos. Si alguno le replicaba, que los hombres mas 
fabios y y los hombres mas grandes al fin fon homr 
bres j y que no fe habian acreditado ni de grañ^» 
des ni de íabios por haber gaftado el* tiempo en 
efas fruflerías , finó por haber efcrito graye y doct 
lamente otras materias utilifimas } y fi fe habiai;i. em«> 
pleado . en aquellas impertinencias , no era por n9 
conocer que lo fueíen , finó porque la obediencia 
ó la política los habia ' preciíadó á no deíviarfe del 
camino carretero y á feguir el ufo común , le fal- 
taba poco para romperle los cafcoss y fi lo. dexab» 
de hacer , era de pura compaíion , defpreciáiídoU 
como á un pobre mentecato. Defpues ecliába man<> 
de aquel otro lugar coniun , con que fe defienden I09 
que no tienen bailante valor ni bailante generpfidad 
para coníefár, que eílas fon impertinencias, diciendo^ 
que firven de mucho, aunque no firvan de otrd cof* 
que de materia para aguzar los ingenios y para ' exer- 
citarlos en la.diíputa. 

1 1 . No habia que reponerle lo primero , que fiendo 
la Lógica la que enfeña á difcurrir y á difputar j 
parecía coía ridicula comenzar á aprenderla ar^uyeAr 
do y difputando. Porque ó ya fe fdbian las reglas 
de la difputa ó íe ignoraban : fi fe fabian , er« 
ociofa la Lógica ; fi fe ignoraban j cómo era pofir 
ble, qu& fe diíputafe , finó diciendo en lamaterin 
y en la forma quatrocientos dif¡íarates ? Y así veT 
inos j que las artes mas mecánicas » y los oficios 

Ddij 



211 Historia de Fr. GERüWuaot 

mas fkáles no íe comienzan á aprender- por eí eícei> 
cicio , fino it lo menos por aquellas i-egtas generales ,. 
que fon necefarias para íaber imperfeélamente exer* 
citarle. No hay oíkio mas fácil , que el de Aguador^ 
porque en fabiendo echar al burro la albarda , y el 
camino del; rio d do la fuente , eíiá aprendido el 
oficio : con todo es indifpenfable , antes de ir por 
agua j íabor echar la albarda^ at burro y faber- el 
camino. Si i^un Aprendi:; de Herrero le dixefen áefde 
e) pKÍnier dia ^ que hiciefe una íarten ^ fe reiría^ del 
Maeflro. Prinrero es meneíler darle una noticia ge- 
neral de todos* los infirumentos. del oficio ^ del ufo 
particular de cada uno^ del mpdo de maoejarl&s y 
de difponer h materia para recibir, k forma artifí- 
cial que fe pretende darla.: defpues irle elxercitando 
en lo mas fácil. Pues ahora i hay cofa mas gracio- 
la , ^ue comenzar diputando j fi la Lógica docente 
íé dimngue de la utente, y empedrar poF precifion 
la diíputa de toda la do^rina que fe da acerca de 
los hábitos naturales , infuíbs y adquiridos , ítipo* 
niendo ya fabtdo el modo con que eftos íe engen«* 
dran , y en qué confííle la virtud ^ que tienen y para 
producir defpues unos hijos , enteramente parecidos i 
fus abuelos } eílo es y á los a¿los que engendraron á 
los hábitos > fiendo asi que el pobre niño no tiene 
idea ni noticia de . otros hábitos , que de los hi- 
bitos largos de los Curas , 6 de los hábitos do los 
Frayles , que vio predicar la Quarefina y pedir el 
Agoflo en fu lugar ; qué concepto formará de toda 
aquella algaravia de hábitos , de a¿lo5 , de íemejanza 
efpecífica ^ de femejanza genérica y que es indi^eníable 
entienda , aun folo para penetrar los términqs de Ja 
qüeílion , fi nada de eílo fe le ha de explicar ^ halla que 
eftudie la Metaílfica 6 la Animáñica ? 

1 2. No habia que reponerle lo fegundo , que to- 



DE CampAzas. Lib. II. ti I 

ferado y no concedido , que para éxercitar el enten* 
dimíento en la difputa , fuefe conveniente excitar al- 
gunas qüeftienes proemiales , feria rázon tomarlas de 
aquellos puntos hiítóricos , que pertenecen al fin , in-. 
vención , progrefos y eílado aáxiat de la mifina Ló^ 
gica. Como v, gn para qué fin fijé inventada la Lo^ 
gica y fí fi!>tamente para enfeñar á difcurrir bien^ ó 
para evitar que otros no nos alueinafen con fbfíP- 
mas .y con paralogifmos ^ fi la Lógica es mas an«- 
tigua ó mas moderna ^ qiie la Filoíbfía en todas 
fus partes ? Y aquí entraba naturalmente un curioíb 
refumen hiftorial del origen de ía Filofofía , y de 
ili diviíion en tanta variedad de fe¿)a$ , la Iónica,. hi 
Itálica ^ la Cirenáica ^ la Elíaca , la Megárica , la Cí- 
nica , la Eílóyca , la Académioa , la Peripatética , hi 
Eleánica , la Pirrónica ó Scéptica , la fipkárea ^ 
y finalmente la Eclédica , antes de hablar dt los di- 
v^fos fiílémas de la filofofía moderna. Hallaríafe ^ 
qMe la Lógica , refpe£):o de unas ítBtzs , habia fido muy 
pofterior , muy anterior refpcftp de otras , y reípeíhx 
de algunas fincrona ó coetánea. 

ly. Deípues íe podía preguntar } ñ la Lógica h 
inventó por cafualídad ó de propofito ? Y fupo- 
niendo , como fuponen todos , que íe inventó por ca- 
fuaüdad j haciemk) algunas obfervaciones para des- 
cubrir y para defembarazarfe di& los fefífmos ^ íe 
fequia la pregunta ; de quien fué el primero , que 
hizo eílas oSíervaciones y fi>rm6 una colección de. 
ellas 9 para enfedar y para abrir los ojos á tes de- 
mas y fi Zenon Eleates , fi Sócrates , fí Platón , fí 
Arift6teles 6 íi Speufippo ? Y confiando por la hif 
toria que Zenon ' hizo algunas obfervaciones , Sócra- 
tes otras y Platón otras , todos tres anteriores á Arif- 
tóteles , de quien Platon^ fiíé Maettí^ , preguntar ;• por 
qué oo obítante efo ^ fe liene comunmente á AriA 



M4 HistOftiA DE pR. Gerundio 

lóteles por inventor de la Lógica 6 de la Dialeó« 
tica? A lo qual íe ha dé .refponder líecefariaoiente , 
que porque fué el primero que hizo una coleccicm 
de todas las obfervaciones de aquellos tres Filólo- 
fos , añadiendo él otras muchas de üiyo y diíponién- 
dolas en eftilo didafcálieo ó inftruílivo , y dándo- 
las un método feguido > claro ^ conexo y natural. 
-Así como Pedro Lombardo , poí- otro nombre el 
Maeftro de las Sentencias ^ fe llama regularmente el 
inventor de la Teología Efcoláftica , no porque lo 
fuefe de los tratados de que fe compone, fínó por- 
que los que citaban efparcidos y fin orden en las 
obras de lüs Padreis , efpecialmente latinos.^ los re- 
duxo' á un método uniforme en los quatro Libros 
de los Sentenciarios , difponiéndolos de manera ^ que 
forniafen un cuerpo bien repartido de facultad y dá 
do£lrina ; aji;idiendo de íliyo j además de efo y el po*" 
lier en cílilo de efcuela y de difpuca^ algunos puntos, 
que en las obras de los Padres fe leen en ílilo puramente 
dó¿irinaL 

1 4. Defpues de todas eílas queíHdnes , fe Concluía 
batutali(1mam¿nt9 con las pertenecientes á los. pro*^ 
grefos y edado a^ual de la mifma Lógica ; (1 Atif* 
tóteles lá concluyó ó la déxó iniperfefta 5 fi la qué 
hoy tenemos es la mifma que enfeñó aquel Filo- 
foíp ú otra diferente ? Si la mifma , aunque muy 
bñadida } qué partes fon las que fe añadieron , qüándo , 
j)or quiénes , y cori qué ocaíion ó motivo ? y de eftas 
partes «iñadidas } quáles fon necefaria^ , quáles útiles ^ 
y quáles impertinentes ? Vé. aquí unos Proemiales de 
mucha utilidad , de mucha curiofidad y y de muchos 
y bellos materiales , para que los entendimientos fé 
exercitett en difputas hiftóricas y críticas , pertene- 
cientes á la mifma Lógica , con tanto gufto coido 
aprovechamiento. Pero vé aquí también lo que oia 



DE Campa I AS. Lib, Ih íij 

Bueftro Padre Le¿lor Fray Toribio , unas véc€s con 
una cólefíi efpantable , y otras con una rifa faifa y 
defpreciativa , que le caía muy en gracia. Decía .por 
toda reípuefta , que todos eran tiquis-miquis , fruf- 
lerías d^ entendimientos fuperficiales , y que eíbs Proe-* 
míales eran buenos para una Lógica de corbatín ix 
do fofocante : en una palabra y admirables qüefííones 
para aquellos Lógicos , que leían Gazetas , y en car-» 
gnban á un corr^fponfal de Madrid que los enviafQ 
el Mercurio. 

15. No puede omitir la Hilloria un cafo ciiriofo^ 
que fucedió con nueílro efcolafticífinao Padr€ Leftor.. 
Cierto Padre Maeftro de fu. mifma Orden j hombre: 
de vafta erudición , y de igualmente grave , que ame-^ 
na literatura , harto mejor inftruido-en lo que era ver-», 
dadera Lógica y verdadera Filofofla , qiie el ben-^ 
dito Fray Toribio , viéndole tan efcolaíiizado en 
aquellas vanifimas fofifterías , y no pudiendo redu- 
cir k la razón aquella mollera endurecida y callóla ^ 
le dixo por burla cierto dia : Pues de efe modo , Pa- 
dre Leftor , para ufted jio habrá en el mundo qüef- 
tion mas importante y que aquella que ft defendió 
en Alemania \ Utrum chimxra bombilians invjacuo poQit 
comcderc ft. undas inttnúones ? Quedpfe atónico y co- 
mo pafmado al oír fem'ejante qüeftion el Metafí-» 
fiquifimo .Fray Torihio ; porque aunque no habia 
curio Tomifta , Scotifta , Suarirta , Okamifta > No- 
minalifta ni Baconiíla , que á fu parecer no hu-« 
vieíe revuelto , no hacia memoria de haber leido -ja- 
mas aquella qüeftion in terminis. Suplicó al Padre 
Maeftro , qué íe la volvicfe a repetir : .bizolo eft:e 
xon grande focsrroqería, Quedófe el Leftor fuípenío 
.por un r/ito , como quien repafaba alJá para conflgo 
los términos de la qüeftion , queriendo jjenetrarlos ; 
-y deípues de haber repetido dos ó tres ^ veces en voa 



}i6 Historia de t'Rv Gerundio 

intieligible ; Vtritm ckim.tra bomi^ilians in vacuo pojffit 

Wmederc fxxnndas^ intennones ; utriim ckimxra hombilims 

in vacuo- pojffit comtdtrCy fecundas intenúone^'i áióuna 

gran patada en el fuelo , f prorumpió , diciendo iFor 

ti fant^ Habito q{i€ vi fío y que mas qui fiera fer autor 

de efla qüefiion , que fi defile luego me hicieran F refina 

tado ; J concluido me vea yo en las primeras Sabariñas , 

finó la defendiere en año publico^ llevando la afirma- 

ñva. Rióíe á fu fatisfaccion el bellacon del Maeílro 

del fanática Ledor, y para echar el fello á la burla 

que eílaba haciendo de ¿1 , le dixo con bufonada : 

Hará biett ^ Padre Leflor^ hará bien , y muérafe coa 

el poníuelo > de que le podrán poner fobre la piedra 

eíle Epitáño^ que (e pufo íbbré la fepultura de otro^ 

^ue era de íli mifmo geni<^ y guíló e 

tíic jacet Magifier nofiet ^ 
(^ui difputavit bis aui iet 
In Barbara O Celareñti, 
Ita ut omites admirareni 
Ik Fapefmo & FrifcfomoruiA \ 
Orate pro animas eorunu^ 



' ir ira 



CAPITULO 1 L 

Profiguc /r. Üerúndio ejtüdiarido fu ^ilofofia , y&í 
tniender palabra de ella. 

LA Vcráád fea áická (j)órqüé ; í^¿ provecho fa^ 
cara el curiofo leftor , de que yo infierne m% al* 
kna ? ) ) que üuanto mas cuidado pünia el incompá- 
i^Ie Fr. Toribió en embutir á lUs difclpulois en eftas 
Inútiles futilezas > menos eilténdia de ellas ñueftro Fr» 
Gerundio : no pofqUe le fáltale bailante habilidad 
y vireía , finó por^ut comü él geilio y la incli» 

nación 



, toE CAAf>PAZA& L.IB. H* " Ziy 

mcion le Uevabaa hacia el pulpito » que contemplaba, 
carrera mas amena , mas lucrofa y mas á propó- 
iito para cúnfeguir nombre y aplaufo , le caufaban 
tedio las materias efcoláíHcas » y "O podia acabar 
coníigo el aplicarfe á eíhidiarlas. Por efo era gufto 
oirle las icleas confuías ^ embrolladas y ridiculas , 
que él concebía de los términos facultativos ^ confor- 
me iban faliendo al teatro en la explicación del 
Maeílro. Llegó eñe á explicar los grados, metafl* 
fieos de ente , fubílancia , criatura , cuerpo y Scc.y 
por mas que fe deígañitaba en enfeñar , que todo lo 
que extíle es ente } íi fe vé y fe palpa ^ es ente real ^ 
fiíico y corpóreo ; (Inó fe puede ver ni palpar , 
porque no tiene cuerpo ^ como el alma , y todo quanta 
ella fola produce ^ es ente verdadero y real} pero eí^ 
piritual y immateríal é incorpóreo : finó tiene mat 
ser, que el que le da la imaginación y el enten^ 
dimiento , es ente intele¿hial » ideal é imaginario* 
Siendo eíla una coia tan clara , para Fray Gerundio 
era un^ algarávía ; porque habiendo oido muchas 
veces en la Religión » quando fe trataba de algún fu« 
^eto exótico y eílrafalan» , vaya que efe es ente ^ 
jamas* pudo entender por ente otra cofa , que un hont 
bre irregular 6 riíible por algún camino. Y afi ^ 
defpues que oyó á fu Ledor las propiedades del ente , 
contenidas en las letras iniciales de aquella palabra 
barbara R. E. f^. B. A. U ^ quando veia á alguno de 
genio extravagante , decia , no fin vanidad de fu com* 
prehenfion efcoláítica ^ efte es un Reubau ^ como lo 
explicó mi Le^or. 

X. Por la palabra fubjiancia ^ en lu vida entendió 
otra coía mas que caldo de gallina , por quanto íiem- 
pre habia oido á fu madre , quanc^ hama enfi^rmd 
en cafa , voy a darle una fubjiancia. Y así íe halló el 
hombre mas coníufo del mundo el año que eftúdi6 
Tom, í. Ee 



2í^- Historia DÉ Fá: Gerundio 

la FíGca/ Tocándole argüir k la qüeftion:, que prci' 

Ejnta , Ji Idfubjfancia es inmediatamente operativa , fu. 
eftor defendía que no j y Fray Gerundo perdía los 
eílribos de la razoil y de la paciencia y pareciéndole 
que efte era el mayor difparate que pedia defen- 
deríe , pues era claramente contra la experiencia', y 
a él fe lehabia ofrecido un argumento , á fu ifiodo 
de entender , demoftrativo , que convencía conclu- 
yentemente lo contrario. Fuéfe pues al General muy 
armado de .lii argumento , y propúfple de efta mane- 
ra : El caldo de gallina es verdadera fabfianda ; jfed fie 
efl ^' que el caldo de galli'nü esinmediatatitenie operativo : 
luego la fithfiancia es inmediatamente ofitatival Negá- 
ronle la menor , y probóla asi : Aquello ^ que ad- 
wlniftrado en una ayuda hace obrar inmediatamente ^ 
es inmediatamente operativo. $,edfic tfi ^ qüt et caldo de 
gallina y adminijirado tn una ayuda^^ hace 'obrar*' inme- 
diatame/ité t luego el eatdo ¡íe 'gallina es inmediatamente 
cperati'^ol Riófe át carcaxada ten:dida táda íá moíque- 
tería del Aula j negáronle la meiíor de jefte íegundo 
íilogífma;' y él enfurecido , partq' cóiV la riía^ y parte 
con qué le hubiefeiV ñeOTdb una propoficion , '^ue 
tenia ppr-mas cTai'á qué* el SpV. iqpe^^W^^^ i 

íale d^ Generar precipitado , y ciego , ftri que nadie 
pudiefe detenerle , íiibe a la Celda, llama al Enfer- 
mero y dlcele , que luego luego le eche una ayuda coa 
taldo de gallina y íi por d}cha había alguno preve- 
nido- pki*a los enfermos. El Enfermero , que íe vio 
tan turbado , tan' inquieto y tan encendido , creyendo 
fin duda ^ que le había dado algún accidente cólico, 
para el qüal había oído decir , que eran admirable ef- 
pecífíco los caldos de pollo , juzgando que lo mifmo 
feííian los • fle gallina , va volando á fu cocinilla par- 
ticúlar y diípf6néle la lavatiba y y adminiílrafda : hace 
prohtameiíte un prodígíofo efefto j Hería una gran va- 



DE CaMPAZAS. LiB. II. . . 219 
<ija de ks qué^ fe deíKnah para eííe miniíferíó , y 
¿axando al '<jeneral fin dctenerfe , dixo colérico al 
Leftor, al (jue fuftentaba y á todos los circunftantes : 
Los qucquifieren ver fi el caldo de gallina hace ó no 
hace obrar inmediatamente ^ vayan a mi Celda .^ y allí 
cncontraránia prueba\ y de f pues queje vayan n defender y 
que la ft(bjiancia rio es inmediatamente operativa. 

3. Erte lance 9cab6 de ponerle de muy mal hu- 
mor con todo lo que fe llamaba eftudio Efcoláftico^ 
Y aunque algunos Padres graves y verdaderamente 
doftos , que le querían bien' \ procuraron perfuadirle 
que fe dedicafe algo k eñe elhidio } á lo menos al 
de aquellas materias j así Fificas , como Metan-- 
ficas , que no folo eran conducentes , finó cafi ne- 
cefarias para la inteligencia de las qüeflionés mas im- 
portantes de la Teología en todas íiis partes , Eí^ 
coláíHca , Expofitiva , Dogmática y Moral , fin cuya 
noticia era impofible íaber hacer un Sermón , fin ex- 
ponerle k decir mil necedades , heregias y diílates y no 
filé poíible convencerle ; ni aunque lé dieron al- 
gunos panes y agua , hafla llegar también á media 
docena de deípojos / ni por efas íe pudo confeguir ^ 
que fe aplicare k lo' que no le llevaba la inclina** 
cion ^ y mas habiendo en cafa quien le ayudaba k 
lo miímo. 

4. Era el caíb^ que por mal de fus pecados fe en- 
contró nueílro Fr. Gerundio con un Predicador mayor 
del Convento j el qual era un mozalvete y poco mas 6 
menos de la edad de fu Ledor ^ pero de tra2a, güilo y^ 
cara£ler muy diferente. 

S:Hallábafe el Padre Predicador mayor en lo mas 
florido de la edad y eño es » en los treinta y tres años 
cabales. Su eílatura procerofa y robuíla y corpulenta ; 
miembros bien repartidos , y afaz íymetricos y , pro- 
porcionados i muy derecho de andadura , algo Adido 

Ee ij 



de panza ^ cucUi-erguido , fu cerquillo copetudo , y^ 
eftudiofaoiettte arremolinado ; hábitos fiempre limpios 
y muy prolixos de pliegues j zapato ajaíbido > y ib* 
|ire todq íu íblideo de íeda ^ hecho de aguja ^ con 
muchar y muy graciofas labores » eleváiidofe en el 
centro una borlita muy ayroía i obra toda de cier- 
tas Beatas ^ que íe defvivian por fií Padce Predica- 
don £n concluíioa , él era mozo galán ^ y juntándofa 
9 todo efto una voz clara y íonora , algo de ce- 
^o, gracia eípecial para contar ua cuentecillo » ta-- 
l^nto conocido para remedar , deípejp en las accia- 
lies , popularidad en las modales , boato en el eílila 
y ofadía en los peniamientos » fin olvidarfe jamas de 
lembrar fus Sermones de chiíles , gradas ^ refranes y 
iraíes de chimenea ^ encaxadas con erande donofura y 
1)0 folo íe arraílraba los concUríbs ^ miQ que fe llevaba^ 
4e calles los eftrados. 

6. Era de aquellos; cultiíimos. Predicadores ^ .que 
¿amas citaban- á los Santos Padres. ^ ni aun á los Sagra- 
dos Evangeliílas. por fiís propios nombres^ parecían^ 
doles> queeíhi es vulgaridad* A.San«Mateole llamaba. 
ei Angeí Hifioriador , á SaaMárcos r/ Evangelicú Toro^, 
iiSvi^úcdiSélmas divinú Piace/y, k.SanJusüi,.eL AguilíL 
de Faunos , á San Gerónimo la Púrpura de Bclca , \ k Saa 
AmbroíTo el Panal d^ los VaSlorcs^ á San Gregorio, la 
Alegórica Tiara. Penfac que al acabar de proponen 
el tema de un Sermón ^ para citar el. Evangelio y el 
capitulo de donde le tomaba , habia de decir íencil^ 
la y naturalmente : Joannis capitc décimo tcrtio : Mat-^ 
thdi capitc décimo quarto j eíb era- cueitfo ^ y le parecía» 
que bañaría efo para que le tuviefen por un Predio 
cador Sabatina : ya fe fabiá y que fiempre habia. de de- 
cir : Ex Evangélica Icclionc Mattkxi ^ vel Joannis eapite 
quartb décimo \ y otras veces y para que íalieíe mas. 
rumboía la «óU^cacion : Quano^ecimo ex capiu\ Pues 



hi CáMPa'ías. Lib. II. 'til 
tfxil demande meter los. dos deditos de la mano dere-* 
cha) con garbofa pulidez entre el cuello y el tapa- 
cuello de la Capilla j en ademan de quien defahoga el 
pefcuezo ^ haciendo un par de movimientos dengoíbt 
con la cabeza , mientras eftaba proponiendo el tema ; 
y al acabar de proponerle , dar dos ó tres brínquites 
diümulados | y como para limpiar el pecho hinchar 
los carrillos » y mirando con deíden á una y otra 
parte del auditorio , romper en cierto ruido gutural ^ 
entre eítornudo y reliqcho ! £ílo afeytarfe Hempre 
que habia de predicar > igualar el cerquillo , levantar 
el copete , y luego, que hecha ó no hecha usa hr^ve 
oración j fe ponía de pie en el pulpito , íacar con ayroib 
ademan de la manga izquierda un pañuelo de feda de k 
vara y de color vivo , treipolarle j ibnarfe las lárices 
con eñrépito^^ aunque no faliefe de ellas mas que ayre , 
volverle á meter en la manga á compás y con armo- 
nía ^ mirar á todo el concurfo con defpejo > entre ceñu- 
do y defdeñofo , y dar principio con aquello de ^ fia 
ante todas cofas bendito ^ alabado y glorificado ; coiv 
cluyendp con lo otro de „ eñ el primitivo infiantanco fer 
de fu natural animacijon , no dexaría de hacerlo el Padre 
Predicador mayor en todos fus Sermones ^ aunque el 
miímo San Pablo le predicará } que todas ellas eran , 
por lo menos , otras tantas evidencias de que allí no 
habia ni migaja de juicio ni «Tomo de li^dérelis ^ ni 
gota de ingenio ni íombra ^e meoUo ni pizca de entes- 
dimieiiito. 

f. Sí y andaos á perfuadtríelo , quando á ojos viíbas 
eftaha viendo ^ que folo ^on eüe preliminar aparato íe 
arraftraba los concurfos , fe llevaba los aplauios , con- 
quillpa para sí los corazones » y no había eftrado lil 
vifita donde no fe hablafe del último Sermón que habia 
predicado. 

8. Ya era fabido, que fiempre habia de dar princi- 



Zli Hl»TO|lI.A DE Fr. GeH^ÜNI^IO 

pió á fus Sermones ó cdn'alguii refrán 'o coq^gurf 
chifte ó con alguna frafe de •iodegon , ó con alguna 
claufiila emfatica ó partida , que á primera vifta pa- 
reciefe una blasfemia , una impiedad ó un defacato ^ 
haña que deípues de tener fuípenfo al auditorio por 
un rato ) atiababa iaclaüfula-, 6 falia con una explica- 
ción, quie Veíiia k ^edar^én ttna grandifima friolera, 
iPredicandó uba dia d^r Miílério de la Trinidad , dio 
principio i fu Sermón con efte período : Niego , que 
Dios fea Uno. en Ef encía y Trino en Perfbnas ; y pa- 
rófe'un poco. Los oyentes, claro eftá , comenzaron á 
mirarfe los unos á los otros, ó como eícandaIÍ2ados ó 
Conw • íiifpénfos j eípeífandó en qué habia de parar 
jaquel la blasfemia heretical. 'Y quando á ñueftro Predi- 
tador le pareció , que ya los tenia cogidos , profigue 
con la infulfez de añadir : -/í/? lo dice el Evionijia^ el 
^Marcionbfta , elAriano , el Mánickio , elSóciniano^pero 
yo lo pruebo contra ellos cok la Efcritura ^ con los Con- 
cilios y con los Padres. - ' 

9« £n otro Sermón de la Encarnación ^ comenzó de 
cfta manera : A la f alud de uftedes , Caballeros : y como 
todo él auditorio fe rtefe á xiarcajada tendida, porque 
lo dixo con chulada, el prpliguíó, diciendo: No hay 
que réiríe j porque á la falud de uñedes , dé la niia y 
la de todos, báxó del Cielo Jéfu-Chriflo y encamó 
en las entrañas de Maria. Es artículo de Fé. Pruébelo : 
jPropter nos homines , & propter nofiram faUítem , defcen^^ 
dit de ex lis , & incarnatus ejl. Al oir efto ,* quedaron to- 
dos como fufpenfos y embobados , mirándofe los unos 
k los otros ^ y efcuchándofe uiia efpecie de murmurio 
en toda la Iglefíá , que faltó poco para que parafe en 
pública aclamación. 

I o. Habia en el lugar un Zapatero ^ truhán de pro- 
feíion I y eterno decidor , k quien llamaban en el Pue- 
\ÁQela\otedc loí Predicadores y porque en materia de 



. 1>E CaMPAZAS. Eib. IÉ * 2ry: 
Sermones fu voto era el decifivo. En diciendo del Pre- 
dicador y Gran páxaro} páxaro de cuenta ! bien podia el 
Padre defvarrar á tiros largos ; porque tendria feguros 
los mas principales Sermones dé la Villa ^ inclufo el 
de la Fieíta de los 'Paftores y elde San Reque ,en 
que había novillos, y un, toro de muerte. Pero fi el 
Zapatero^tprcia el íioziqo ^ y al acabar 9Í Sermón de- , 
chy Po/Iuelo i Cachorrillo \. Irá/e kaciencío^ i ^ que el 

Predicador fiíefé el mifmífimo Vieyr^ en fu mefma 
mefmedad^ no tenia que «fperar volver á predicar eii 
el Lugar ^ lii aun eí Sermón de San ',Sabal];iah 9.qu^; 
íblo valía una roífja, luna aíumbc^ de hippcraj y^ dos 
quartas dé cerillá/^'^fte pues formidkbie cenfor de los. 
Sermones eftaba taü jpagado de los del Padre Fray Blas 
( que' edá era la gracia del Padre Predicador mayor ) „ 
que no encontraba voces para ponderarlos : llamábale 
páxaro de páxaros \ el non vrus hurta ¿e^ los pulpitos , y 
en fín el Qrador por Antonio mtjHd ^ queriendo decir, el 
Orador' por Antonomajía : y como el tal Zapatero lle- 
vaba en el lugar , y aun en todo aquel contorno la voz. 
de los fermones , no fe puede ponderar lo mucho que 
acreditó con fus elogios á Fray Blas\ y lá gran parte 
que tuvo en que fe hiciefe incural)lé fu locura ^ vanidad^ 
y bobería, ../ .\\ 

1 1 ; Compadecido iguaímbnte ' de la fandez. del Pre^ 
dicador ^ que de la perjudicial fimpleza del Zapatero ^ 
un P^dre grave ^ refigjofo , doñp y de graud juicio , 
que defpues de haíjer.fido' Provincial de' la Orden ,. fe 
nabia retirado* áaqud Convento:, emprendí^ curar á 
los dos , fi podia con&guirlo , y' como el \Iia defpues 
del famoíb Sermón de la Anunciación , le fuefe a cal- 
zar el Zapatero ( porque era el Maeftro de la Comuni. 
dad), y efte ;Con fu acoftumbrada bachillería comen-- 
zafe á ponderar el Sermón del^dia antecedente, care- 
ciendo también, que *en aquelld lifonjeaba al Reveren-; 



224 HlStORlA DE Fr. GffRÜKDIO 

difimo, pof Ter FrayláL ^e fu Orden , el buen Padra 
Ex-Províncial quifo aprovechar aquella ocafion , y ía- 
cando la caxa áió un polvo á Martin ( que eñe era el 
nombre del Zapatero ) , hÍ2ole Tentar junto á sí , y en- 
carándofe con él ^ le dixo con grandííima bondad : 

12.» Ven acá, Martin; qué entiendei tü de Sermo* 
D nes ; para qué hablas de lo que no entiendes ni eres 
» capaz de entender ? Sino fabes <srcribir ni apenas 
» fabes deletrear} cómo has de íaber quien predica 
» mal ni bien ? D/me : fi yo te dixera á tí , que no 
o íabias cortar, cdfer, defvirar ni eílaquillar, y que 
1) todo efto k) hacia mejor fulano 6 zutaho de tu 
» mifma profefion , no me dirías con raZon i Padre , 
» dexélo , que no lo entiende métafe allá con fus li^ 
») bro9, y déxenos á los Maeílros de obra prima con 
nueftra tixera , con nueftra lefna y con nueflro trin- 
» chete ? £ño , (lendo así que faber qual zapato eílá 
» bien ó mal coíido , bien ó mal cortado , es cofa 
» que puede conocer qualquiera que no Hra ciego. 
D Pues fi un Maeílro y un Predicador haría mal en 
» cenfurar , y mucho peor en dar reglas de cortar m 
]» de cofer á un Zapatero ; ferá tolerable , que un Za« 
)> patero fe meta en dar reglas de predicar á los Pre» 
» dicadores y §n cenfurar Tus Sermones? Mira, Mar- 
» tin j lo mas mas que tú puedes conocer , y que pue« 
x> des dar tu voto , es en fi un Predicador es alto ó 
I) baxo , derecho ó corcobado » Cura ó Frayle , gor« 
o do ó flaco, de voz gmefa ó delgada , fi mano^ 
D tea mucho ó poco f y fí tiene miedo ó tío le tie« 
» ne i porque para eílo no es menefiíer mas que te«» 
íy ner ojos f oidos : pero en faliendo de aquí, no 
» folo te expones á decir mil difparates , fino á elogiar 
i> cien heregías. 

13. Vitor, Padre Reverendífimo , dixo el trtahan 
del Zapatero ; y por qué no acaba fií Keverendífima 

coa 



beCampazas. Lib. II: 22$ 

con Gracia y Cfória > para que el Sermoncillo tenga 
fu debido y legítittio final ? SegUn efo , tendrá V *^ 
Üma. por heregía aquella gallarda entradilla con que 
él Padre Predicador mayof dio principia al Seímon de 
la Sant^fima Trinidad : Niego , que Dios fea Uno en 
Éfenáa, y Trino en Perfonas. Y de las mas efcandalo- 
fas que fe pueden oir en ün pulpito Católico , . reíl 
pondió el gravé y doéto Religiofa. iPero fi dentro 
de poco ( replicó Martin ) anadió el Padre Fr. Blas , 
que no lo negaba él , finó el -Evarifta , el Marconifta , 
$1 Marrano , el Macabeo y el ^ucio Enano > ó una 
cofa asi y y fabemos ^ que todos tilos fueron unos per* 
ros hereges ; qu¿ heregía de mis pecado^ dixo el buen 
í^adre Predicador , finó puramente referir la que eftos 
Turcos y y Moros dixeron ? Sonriófe el Revei^eñdo Ex* 
Provincial , y fin mudar de cono , le replicó blanda- 
mente : dígame , Martin ; fi. uno echa un votoh-Chrijid 
redondo^ y de allí a un rato añade valilh\ dexará de 
babel* echado un juramento ? Claro eá que no , refpoii*- 
dio el Zapatero 9 porque asi lo he oido cien veces á 
los Teatinos ^ quando vienen á miíionarnos el alma. V, 
á fé , qué en eílo tienen razón } porque el valillo (^u€ 
íe fígue defpues , ya viene tarde \ y es asi , á la manera 
que digamos de aquello que dice el refrán : romperle la. 
iabe\a ^ y defpues labarle los cafeol. Pues á la letra fu- 
cede lo aiifmo en efa própoficion efcandalofa , y otras 
féméjantes que profieren muchos Predicadores de mol- 
lera por cocer ( repúTo el h\x(tn Padre ) % la heregia 
ó el difparate fale rótondo , y én todo cafo defcala- 
bran con él al auditorio , y efo es lo que ellos pre- 
tenden ', teniéndolo por gracia : deípues entran las hi-. 
las , los parchecitos y las vendas para curarle. De mane- 
ra 9 que codo el chine fe reduce a echar por delante 
una propoficion que efcandalice, y quantO\fea mas 
diionante mejor : deípues fe la da una explicación • 



ti6 Historia de Fr, Gerundio 

con la qual viene á quedar una grandiíima friolera ; na 
te parece , Martin , que , aun quando así íe falve W 
heregia , á lo menos no fe pued^ falvar la infeníatéz ^ 
y la locura ? 

14. No entiecdo de TuIo|[ías , rcfpondió el Zapa- 
tero , lo que fé es , que por lo que toca á la entra- 
dilla del Sermón de ayer : a ¿a falud de ujltdcs ^ Ca-^ 
ballcros j ni V. Rma. ni todo él Concilio Trementina 
me harán creer , que -allí hubo heregia ^ porque la. 
probó claramente con el Credo : proter noftra falutc 
defienda de Calos , y que á todos nos dexo aturdi- 
dos. Es cierto ( replicó el Rmo, ) , que en efo no* 
hubo, heregia ; pero no ífie dirá Martin ; en qué eftuva 
el chifte ó la agudeasa, que tanto los aturdió ; pues 
qué ( repo;idió; el Maeftro de obra prima) no es la. 
mayor agudeza del mundo comenzar un Sermón , co- 
mo quien va á. echar un -brindis , y quando todo e! 
auditorio fe rió , juzgando que iba: á facar un jarra 
de vino para convidarnos , echarnos a todos un jaro 
de agua con un texto , que vino que ni pintado ? 
Oigafe , Martin , le dixo con íofiego el. Rma , quando 
en una taberna comienza un borracho á predicar j 
qué fe fuele decir de él ? A efos , refpondió Martin , 
nofotros los Cofrades de la cuba , los llamamos los 
borrachos delahuciados ; porque fabida cofa es , que 
borrachera que entra por la mifiica 6 á la apoí^ 
tolíca , es incurable. Pues venga acá , bueh hombre ( re- 
plicó el Ex-Provincial ) , fi la mayor borrachera de un 
borracho es hablar en la taberha > como hablan en 
el pulpito los Predicadores ; ferá gracia , chifte ^ y 
agudeza de un Predicador ufar eri el pulpito las fra-. 
fes que ufan en la taberna los borrachos ; y á eftos 
Predicadores alaba Martin j á eftos aplaude ! Vaya , 
que tiene poca razón. Padre Maeftro , refpondió con- 
vencido y deípechado el Zapatero , y no he éftu-^ 



- to E GiA I» R Ai A s; LiTC ^I I. ' 1 427 
idiadb lógica ni garambaynas , lo que digo es > que 
2o que me ^uena me íuena. V. Paternidad es de efa 
opinión , y otros fon de otra y fon de la mifma 
4aoa> y en verdad que no fon ranas. £l mundo eílá 
jleno ^e envidia , y los Clauftfos nxx eftán muy va- 
cios de ella» Viva mi Padre Fray Blas , y V. Pater- 
nidad de me fu lUcencia j que me voy á calzar ai Padre 
Hefítolero. 

1$. No bien habia falido Martin de la Celda del 
Padre Ex-Provincial , qúando entró én ella Fray filas 
k defpedirfe de fu Reverendííima ^ porque el dia 
liguiente tenia que ir á una Villa , qué diílaba qua^ 
{ro kguas ^ k predicar de la colocación de un Re- 
tablo. Como eftaban frefcas las eípecies del Zapate*^ 
ro , y el buen Reverendiíimo , ya por la honra de 
la Religión ^ ya por iá eñimacion del mifmo Padre 
Predicador , á quien realmente queria bien y fen- 
tia ver malogradas unas prendas , que manejadas con 
juicio podian fer muy apfeciabJes y defeába lograr 
coyuntura de defengañarle } y pareciéndole > que era 
muy oportuna la prefente , le dixo luego que le vio : 
Padre Predicador , fiento que no hubiefe llegado 
Vm. un poco antes , para que óyele una convería- 
cion en que eftaba con Martin el Zapatero ^ y él me 
}a cortó 9 quando yo* defeaba profeguirla. Apueftó , 
refpondió Fray Blas > que era acerca de Sermones ^ 
porque no habla de otra coía , y en verdad que 
tiene voto. Padrále tener, replicó el .Ex^^Provincial , 
«n faber donde aprieta el Zapato , pero en faber donde 
aprieta ei Sermón ^ no fé por qué ha de tenerle. Por« 
que para faber quien predica bien ó mal ^ refpondió 
Fn Blas ^ no es meneíler mas , que tener ojos y oídos« 
Pues de efa manera » replicdT el Éx-Provincial ^ todos 
los que no.íean ciegos ni fordos , tendrán tanto voto 
como el Zapatero» Es que hay algunos > reíbondió el 

Ff ij 



lid His*raifciA DE. Fr; GetKün^dio 

Padre Fray Blas > que fin fer fordos ni ciegos , no deneii 
tan buenos ojos ni tan biíenos oídos coma otros. Eíb es 
deci*- , replicó, el Ex-Pr^íncial , que pai a calificar un 
Sermón y no es meneñermas , que ver como lo acciona, 
y oir corlio lo fieme el Predicador. No ^ Padre nueftro , 
Bos es . meneíler aias. Con que fegua efo , arguye el 
Ex-Provincial ,. para fer buen. Predicador, na es me^ 
npfter mas que fer buen .Reprefentante. Concedo confia 
quenúam , cÜxa Fray Blas , muy^ fatisfechow 

i6. Y es pofible y que tenga aliento para proferir 
femejant^ propoficion un Oradar cfariíliano ^ y un Hijo 
de mi Padre San N. que vífte fu íanto Hábito? Ora bien, 
Padre Predicador^ mayor;; quál es el Hd, que fe debe 
proponer en todos íus Sermones un^ chrifiiano Orador I 
Padre nueílro ,. refpondió Fray Bks , no ñn algún deíen* 
lado y el fin que debe tener todo Orador ehriíliano y 
no chtiílíauo es agradar al auditoria^ d^r gufto^áí- todos 
y caerles en gracia : á los doctos , per lo abundancia dd 
JU doctrina , por la multitud de las aitas, por la variedad 
y por lo íeleflx) de la^ erudición r^ á los difcretos , pof 
las agudezas > por los chifles y por los equivocos : á los 
cultos , por el efiilo pompoíb ^ elevado , aküonante 3^ 
de. rumbo : á los vulgares . por b popularidad, por los 
leíranes y por los cuentecillos , encaxados con oportu* 
' sidad y dichos con gracia s. y en fin , á todos por la 
preíencia y por el de^ejo y por la voz y^por las accio* 
aes.'^Yo k lo ménoa en mis Sermones no tengo otro 
íjn y ni para coníeguirle me valgo de otros medios^ 
y en 'verdad, que no rae va mal; povque nunca felt» 
en mi Celda un polvo de buen tabaco* ^ una xicara de 
chocolate rico ^ hay un par de mudas de ropa bhmca y 
eíiá bien proveída k frafquera, y finalmeste ao hU 
tan en la naveta qiiatro doblones para una necefi* 
dad , y nunca falgo á predicar , que no traiga cié» 
Mif«s para el Convento > y ooras tantas para repar^ 



DE Campazas. Lib. IL 229 

tirlas entre quatro amigos. No hay Sermón de rumbo 
en todo el contorno que no fe me encargue , y ma^ 
ñaña voy á predicar á la colocación del Retablo de... , 
cuyo Mayordomo me dixo , que la limofna del Sermou 
era un doblón de k ocho. 

17. Apenas pudo contener ks lágrimas el Religio- 
fo y dofto Ex-Provincial , quando oyó un difcurfo 
tan necio , tan aturdido y tan impío en la boca de 
aquel pobre Frayle , mas lleno de prefuncion y de 
ignorancia , que de verdadera fabiduría : y compa- 
decido de verle tan engañado y encendido en un fantQ 
zelo de la gloría de Dios , de la honra de la Keli^ 
gióir y del bien de las almas , en las quales podia 
hacer gran fruto aquel alucinado Religioíb (i env 
pleara mejor fus naturales talentos , quifo ver fi pa* 
dia convencerle y defengañarlg. Levantófe de la CUa 
en que enalba fentado , cerró la perta de la -Celda y 
echó la aldabilla por adentro ^ para que niiigimo los 
interrpmpiefe ; lomó de la mano al Predicador mayor, 
metióle en el eíludio , hízole Tentar > y fentandofe él 
mifmo junto a él , con aquella autoridad, que le dabaa 
fiís canas ^ fu venerable 'ancianidad ^ fu do^iina y ím 
virtud, fus empleos , fu crédito y fu tfiimacipa eu 1^ 
Orden , le habló de eíla manera. 



C A P t T U LO H L 

Del grave y y docíb: ra':^nümiento y que un Padre Ex^ 
Provincial ds la* Orden ki\Q al Predicador mayor de IdL 
(^aja dpnds ej!uáiába, las Ants nueftro Fr. CerundiQ. 

^ A '^^^^^^ eííoy, Padre Fray Blas, de lo que 
^ J[jl ^2bo de oírle , tanto, que aun ahora mifmo 
» eiloy dudando fi me engañan mis oídos ,, ó fi fueáa 



4^0 HlStÓHlÁ DE IP'R. <^Eft\TNft-í5 
>) lo que oigo. Bien temia* yo al oirle^ predicar ,' y 
1) al obfervar cuidadofamente todos fus movimientos ^ 
)) antes del pulpito , en el pulpito y deípues del púU 
*) pito , que en. fus Sermones no fe proponia otío fin, 
» que el de la vanidad ^ el del aplauíb y del interés ; 
^) pero efte temor no palabá de ofrecimiento , y ni 
%) aun fe atrevía á fer fofpecha , porque no fe fiíefc 
» arrimando á juicio temerario. Mas ya veo por lo 
» que acabo de oirle , que me propafé de piadbfoi, 

• 2, » Con que el fin de un Orador chriftiano y 
v> no chriíliano es agradar al au(Íitorio , captar aplau- 
^> fos , grángéar crédito , hacer bolfíllo y folicitar fus 
v> tonvenenzuelas! A vifta de efto , ya* no me admi^* 
^) ro , de que el Padre Predicador fe diíbonga para 
^y fubir al pulpito , como fe difpone ütt Comediante 
^) para falir al teatro ; muy raíiirado , muy afeyta- 
>) do ,-muy copetudo , el mejor Hábito , la capa de 
%y luílre , la faya plegada > Zapatos nuevos , ajuftados 
»> y curiofos y pañuelo de color fobrefaliente y otro 
» blanco , cumplido y de tela tniíy delgada , menos 
» para limpiar el fudor , que para hacer pftentacion , 
•to de lo que debiera correrfe un^Religiofo , que J>ro* 
» fefa modeítia , pobreza y humildad. Un Predica- 
V dor Apoftólico j que fubiefe á la Cátedra del Eípí- 
íy rítu Santo con el único fin* de enamorar a los oyen- 
I) tes de la virtud ^ y moverlos eficazmente á un íanto 
» aborrecimiento del pecado , fe avergonzaría de efos 
» afe£tados adornos , tan impropios de fu elkdo , como 
^} de fu miniílerio i pero quien, fube á profanarla con 
» fines tan indecentes , y aun eftoy por decir , tan 
» facrilegos y ni puede ni debe ufar otros medios. 
D No quiero decir ^ que el defaliño cuidadofo ííea loa*" 
)) ble en un Predicador ^ folo pretendo ^ que la afec'^ 
M tada curiofidad en el veíÜdo 6 en el trage ^ es la 



DE C ÁÍitP Al AS. Tj ib. n. i ji 

^ cofk mas rifiWe , y na hay hombre de juicio , que 
i> no tenga pop loco al Religiofo que pone mas cui-^ 
lí dado en compcmer el Hábito , que en componer el 
» Sermón , pareciéndole que el afeyte de la períbna 
» puede fuplir la tofca groferia del papel. £n una pala* 
^ bra y Padre mió ^ el qut fe adorna de efa maocra 
» para predicar , bien da á entender, que nova». 
D ganar almas para Dios y íinó a conquiílar corazones 
» para si. No tobe á predicar , íinó á galantear ^ tiene 
» mas de orate , que de verdadero* Orador. 

5. » El fin de efte , lea fagrado, fea profano, fiem* 
í> pre debe fer convencer al entendimiento , y mover 
» a la voluntad , ya fea k abracar alguna verdad de la 
» Religión , fi él Orador es fagrado , ya á tomar al* 
» guna determinación honefta y jufta , fí fuere pro^ 
i> fanor el Orador. N^ habrá . leido ni leerá jamás el 
» Padre Predicador , que ' un Orador profano y po« 
M profano que fiieffe , fe hubiefe jamas propuefto otra 
» fin. Efte es el único , que fe propufieron en fus Ora* 
M ciones Demóftenes , Cicerón y Quintiliano , di- 
» rigiéndoos todas á algún fin honeño y laudable ^ 
))» unas it qói^ervar á la república , otras á encender 
» los ánimos ctíntra la tiranía , eftas á defender a I4 
» inocencia y aquellas á reprimir la injufticia ; muchas 
>? á implorar la rtifericordia , no pocas á excitar toda 
» la fevefidad <íe las leyes contra los atrevimiento! de 
)3 la infolehcia. Si fe hubiera olido , que alguno de 
» aquellos famofos Oradores no tenian otro fin en fus 
» declamaciorie* , que hacerfe oir con gufto , captar 
>í*el aura popular, oftentar el afeo ó la mageftad del 
» vertido , el' ayre de ía perfona , el garbo de las ac-* 
» clones., lo íbnoro de la voz , lo bien íentido de loe 
» afcftos , la pompofa. ojarafca de las palabras , y la 
>^ agudeza ó fáfía brillantez de los pensamientos : fi fe 
V hubiera llegado a. entender. , que ílis arengas no ík 



i^t tírSTORIA I>B FRí éHRÚNOld 

»> dirigiati á Otro fin, que á foJicitar aplauíbs, á^con* 

«> quiftar corazones y á ganar dinero y hubieran fido 

i> el objeto de la rifa ^ del deíprecio y «un de la m 

» dignación de todos. Y ü algunos concurriefen á oíri 

»> los , no feria ciertamente pstri dexarfe perfuadir di 

» ellos, como de Oradores, finó para divercirfe con 

i> dios, comd fe divertían con los Hiílriones , con los 

t> Pantomimos y con los Charlatanes. Porque ea fux 

ií raa , mi Padre Predicador > el Orador no es mas 

» que un hombre dedicado ptir fu miníílerio á in ílruii^ 

») á los hombres , haciéndolos iijejores de lo que fom 

-u Y dígame , los hará mejoras de lo que fon , el que 

li. defde que fe preíentt en el pulpito, fe mueflra tando-» 

» minado de las pafioncillas humanas , como el que 

M mas ; hará humil al vanó y al íbberbio , el que 

») en todas fus acciones y movimientos eílá reípirando 

^ prefuncion y vanidad; Corregirá la profanidad de 

. tt los adornos y el defordenado artificio de los afey^ 

» tes i el que dentro dé los términos á que puede 

»: extenderfe fu eílado y fu profefion , fube al púU 

D pitó de gala ? Emendará los defórdenes de la codi- 

» cia , el que fe fabe que hace tráfico de fu miniflerio j 

» que predica por ínteres , y que revuelve al mundo , 

D para que le encarguen los Sermones que mas valen ? 

^ Finalmente i k quién perfuadirá , que á folo Dios de-» 

» bemos agradar, el que cónfiefa , que en fus Sermonea 

» no tiene otro fin , que el agradar á los hombres, 

4. » No me dirá el Padre Predicador , fi los Aporto^ 
n les fe propufieron eíle baílardo fin en los íermbnes 1 
3^ con qiie doce hombres rúfticos , groferos y denili*» 
» nados convirtieron á todo e! mundo ? Dirá , que 
» Dios hacia la coda ; y quién le ha dicho , que no 
i> la haría también ahora ^ fi fe predicara con el eí^ 
» piritu con que predicaron los Aportóles ? Replica- 
^ rá ^ que aquellQS eran otros tiempos , y que los tiuef . 

^> tros 



n txosSon muy diferentes » que aquellos ;!.qu¿. quiere 
» decir eueíb ^ Padre mió? Si quiere deoir, que los 
n Apodóles predicaron á una gente idiota ^ bárbara , 
» inculta y ignorante ^ que fe convencia de qualquiera 
i> coia^ y en qualquiera manera que fe la propufieí^ 
n íkn,y acreditará que eílá mas véríado en leer ]Li«- 
i> bros de conceptillos ^ que llaman predicables 5 y yo 
» llamo intolerables y contentibles 1 que en la hifto« 
» ria Ecleíiáílica y profana i fabe ^ que nunca eftuvo 
» el mundo mas cultivado » que quando Dios envió 
» fus Apellóles á. él { ignora » que aun duraban y du^» 
x> raron por algún tiempo las preciofas reliquias del 
o dotado figlo de Augufto » dentro del qual nació 
» Chriílo , y en el qual florecieron mas que en otro 
D alguno todas las Artes y Ciencias f eípecialmente 
» la Oratoria » la Poesis > la Filoíbfia y la Hifto-* 
i> ría ? Nueílro íiglo prefume ^ con razón ó fin ella ^ 
» de mas ciiltiyado que otro alguno $ y no fe puede 
» negar , en algunas determinadas Facultades y. Artes 
» fe han hecho defcubrímientos $ que ignoraron los 
i> que le precedieron. Con todo efo » en aquellas que 
» cultivaron los antiguos^ no fe ha decidido halla aho«- 
» ra entre los críticos la áimoía qüeítion íbbre la pre« 
» ferencia de eftos á los modernos ; y fepa el Padre 
» Predicador^ que aunque las razones^ que ie alegan 
» por unos y por otros fon de mucho peíb } pero el 
» número de votos , que eftán por los primeros 5 hace 
» incomparables exceíbs al que cuentan los íegimdos. 
» Vea ahora fi eran ignorantes ^ bárbaros é incultos 
s> aquellos á quienes predicaron y convirtieron les 
» Apóíloles , quando fe dríputa con grandes fundameiH 
» tos , fí nos excedieron en comprehenfion j en ingenio ^ 
» en buen güilo y en cultura. 

5» » Refponderá , que aun por efo miímo los Apóiíló- 
» les no convertian mas que á la gente popular ^ 
Jm.I. Gg 



234 Historia de Fr. Oeründio 

V idiota y del vulgacho. Otra alucinacioii , que idee 
n del^ mifino principio ; no me hará merced el Padre 
». Predicador de decirme , fí era idiota » popular y 
» del vulgacho Cornelio el Centurión i ñ el Eunucho 
H de la Reyna Candace era tambieo del vulgacho , y 
» popular; fi era idiota San Dionüio Areopagita; fi 
Ib- era un. pobre. ignorante San Juftino Martjf^j fi San 
1»^^ Clemente Alexandríno fué idiota; fi era popular y 
D del vulgacho San Lino ^ y fus Padres Herculano y 
D Claudia f ambos de las familias mas iluíbres de Tof- 
» cana.;^ fi tantos Reyes, tantos Principes y tantos 
D/Mag^rados , como convirtieron los Apollóles en 
i> ius reipe£tivas Provincias , eran del vulgacho y 
A populares ? Un Predicador ^ que fiquiera ie tomafe 
i> el corto y necefario trabajo de> leer las Vidas de 
D los Sancos de quienes -predica , no incurriría en fe- 
» mejante pobreza ^ pero cómo no. ha dé incurrir en 
» eíla y en mas cra&s ignorancias » quando muchas 
«> veces , quien tiene menos nbticiá del Santo ' á que 
*> fe predica es el mifiíio Predicador , hacienda va? 
» nidad de tomar afuntos tan abftraidos^ que un mi^ 
» mo Semion fe pueda predicar k San^ Liborio , íi San 
tt Roque 9 a i San Cofme y San Damián, á la Virgen 
». de las Anguíiias , y en caíb nece&río 4 las benditas 
?», Animas del Purgatorio ? 

'j 6.» Pero fi acafo quiere decir el Padre Predicador, 
» que aquellos primeros tiempos de la Jglefia , aunque 
i> 4no eran menos inftruidos , eran menos eftragados 
n que los nueífa'os , y configuientemente no iera tan 
:'ii. difficulcoib reducirlos á lá verdad del Evangelio con 
^ razonen claras , naturales , deihudas y fencillas , 
«ñ dirá otra necedad , que en conciencia no fe le puede 
» perdonar j con que eran menos eftragados , que los 
n nueftros, unos tiempos en que los vicios eran ado- 
^>y ndoscoino virtudes , y Jas virtudes aborrecidas como 



I) vicios i uqos tiempos .en que la incontinencia re- 
^> cibia incienfos en Citlierea , .la. embriaguez adora^ 

V ciones en Bacho , el latrocinio Sacrificios en Mercu* 
j> rio } unoy tiempos en que fe adoraba á Júpiter eA 
» trupador, á Véhus inceíluora , á Hércules ufurpador 
D y, á, Caco ratero; unos tiempos en que la vanidad 
)) fe llamaba grandexa de corazón y el orgullo elevación 

V de eípiíitu , la foberbia magnanimidad , la uíurpa** 
j> ciou neroifmo y al contrario , la modeíliá , el en- 
}> cogimiento ^ la moderación y el retiro íe trataban 
i) como baxeza de ánimo j Como apocamiento > no folo 
p inútil 5 finó pernicioíb á la íbde.dad ? 

7, » Mas no quiera eftrecharle tanto 1 no quiero há-^ 

)) cer cotejo de nueftro íiglo y con el primer figlo de 

» la Igleíiá ; contentóme con hacer la comparación 

p entre Queílros tiempos y y aquellos en que £lorici¿- 

» ron los PáduaSy los Ferreres , .los Tpmafes de Vií- 

)) lanueva. Óigame , hay niucha diferencia entre puef* 

» tras columbres y las de aquellos tiempos \ Si fabé 

» algo de hiñoria y precifamenb» reíponderá y que fi hay 

» alguna diverfidad y es en los trages., (fn las modas y 

» en la mayor perfecpion de las lenguas, y en algunos 

D ufos puramente accidentales y exteriores } que en 

}i lo demás, reynaban entonces como ahora las milT-^ 

i> mas coílumbres I las mifmas pailones , las mifmas ín« 

n clinadones y los mifmos vicios. , los miímos defór^ 

IV denes y folo que eílos efan mas freqüentes , mas 

n públicos y mas efcandaíofos en aquellos tiempos 

,» que en eílosl Con todo efo y qué converíiones tan 

.^ pqrteiitofas y tan innumerables no hicieron aquellos 

.» Santos en lús fuyos ; qué féquito no tenian íiempre j 

» que predicaban y defpoblándofe las Ciudades^ y aun 

» las Provincias enteras por oirlos } y fe predicaban á 

» si mifipos ^ No fe proponían otro fin en fus Sermo- 

^ nes^ que el de captar aplaufos > grangear admiración 



i\6 Historia de Fr. Gerundio 

91 nes 9 ganar dinero y meter ruido en el mundor 
,', Metíanle y grande; pero era efto lo que ellos in- 
39 tentaban; y confeguianlo por unos medios tan im* 
fy propios ^ tan indecentes , tan indignos , y aun eftoy 
9^ por decir tan facrílegos ? 

8. „ Paréceme , que eftoy ya oyendo lo que me 
9, dirá interiormente el Padre Preclicador : lo que veo 
99 es que yo lo configo por los que ufo 9 que también 
99 meto ruido 9 que me figuen, que me aplauden y 
99 que me admiran ; lindamente ; y de ahí ^ qué fe 
99 infiere ; que predica bien ; que fabe fiquiera lo 
91 que fe predica ; 6 qué mala cónfeqüencia I Mete 
99 ruido ; también le mete una farfa > quando entra en 
91 un lugar. Sígnenle 9 también fe figue á un charla- 
9, tan ^ á un truhán 9 h un titiritero y h un arlequín 9 
99 miando hacen fus habilidades en un Pueblo^ Apláu- 
91 denle ; pero quienes ? los que oyen como oráculo 
99 á un iníeíí2 Zapatero , y los que celebran á un Pre- 
99 dicador 9 como pudieran á un reprefentante» Ad- 
9, miranfe al oirle ; pero de qué I los necios y los 
9, aturdidos de íir oíadia y de ñxs geniculaciones , los 
99 cuerdos y los inteligentes de fu fatisiaccion y de íii 
99 falta de juicio. 

9. 99 Ora bien , Padre Precficador ; quién le ha dr- 
*99 cho 9 que los aplaufos y las admiraciones de la 
99 muchedumbre j fon hijas de los aciertos ? Freqiien- 
99 tifímamente, por nó decir tas mas Veces 9 fon hi- 
9) }as de la ignorancia* El vulgo ^ por lo comuii, aplau* 
99 de lo que no entiende ; y iepa , que en -todas* las 
99 dafes de la República hay mucho vulgo. Yá habrá 
9) leido j ú oido lo de aquel famofo Orador j que 
9) rengado en preíencia de todo el Pueblo y y oyendo 
9, hacia la mitad de la oración y una eípecie de ale- 
9, gre murmurio de la multitud^ que le íbnó. k acia- 
99 n^acion ^ fe volvió á un amigo fuyo que eíbba 



•DE CA MP AT^AS. LlB. ÍI. 237 

^ cereta j y le preguntó fobr^- faltado j He dicho algún 
„ di/párate ? porque efte aplaufo popular y no puede na- 
„ cer de otro principio. Aun el miímo Cicerón , que 
,, no efcupia los aplaufos , defconfíabá de ellos fi 
„ eran muy freqüeptfes , pareciéndole que no Tiendo 
,^ poíible merecerlos fietppre , necefariamente habia 
yy de tener en ellos mucha parte la adulación 6 la 
„ ignorancia : No gujlo oir rñuchas veces en mis orado- 
„ nes¡ qué cofa tan buená\ no fe puede decirmejorX Bellh^ 
„ & préiclarh nimium^ fi^pé , nolo. 

I o. j, Aun mas equívocas fon las admiraciones , que 
9, los elogios i eílos nunca debieran dirigirfe finó á lo 
y^ bueno y á lo fólido \ aquellas pueden íin íalir de 
,) íu esfera limitarfe precifamente á lo Angular y á 
yy lo nuevo ; porque la admiración no tiene por ob- 
„ jeto lo bueno finó lo raro. Y así j dice difcreta- 
^, mente un Jefuita Francés muy al cafo en qué nos 
„ hallamos , qué úuede fuceder y fucede con pequen^ 
-,, ciá una efpecie de paradoxa en los Sermones ; efla es , 
,y que tí auditorio tiene ra\on para admirar ciertos tro- 
,, \os del difcurfo.y que fe oponen al juicio y h la ra* 
"„ \on}[y de aquí nace , que muy freqütntemente fe conj 
9) dená pócó de f pues lo mifmo que a primera vijfa fe 
99 habia admrádo ; quánta^ veces 16 pudo haber no-* 
^, tad¿ eí Pááre Predicador ? Eftái^ los oyentes efcu- 
;, chando un Sermón c6n la boca abiéita ^ embele- 
,, fados con la prefehcia del Predicador , con él garbo 
„ de 4as acciones / cbtí lo íonoro de la ypi*, con la que 
>i Üamai;i elevación , der cftilb , coií él cortadillo de 
91 las cláufulás , . Con .ía viveza . de lai lexpreíiones , 
39 con lo bien íentidó de íos afelios ; con la agudé2a 
9> délos reparos, con el aparenté déíenredo de las íb- 
99 luciqnes;, con 1^ faifa brillantez de los penfamien* 
n tos. Mientras dura el Sermón no fe atreven á efcu-i 
99 pir ni aun apenas á refpirarV por no perder ni 



,*j8 Historia dé Fji, .GtR.uiííptio 

)) una íilaba. Acabada la 0;^ác]on ^ toáo es fizhf^^ 

'„ das ,*todo murmurios, todo geffos y -feftas de ad- 
^y miraciones» Al íalir de la Iglefía, todo es corrillos ^ 
j, todo pelotoijes y y en ellos todo elogios j todo enea* 
^, recimieritos , todo afombros j^ bonjbxe jcomo efte i pico 
,, mas bello ; ingenio mas agudo í, V , 

II. ,, Pero qué fucede? Algunos hombres inteligen-» 
5, tes, maduros^, de buelía crítica y de juicip cía- 
5, iro , que oyeron él Sermón , y no fe dexaroá def- 
5, lunibrar , no pudieildo ifufrir que íe aplauda lo que 

^, debiera abominarfe j fueltan ya efta , ya aquella cfpe- 
5, cié contra todas las partes de que fe cooipufo el 
,, Sermón , y haqen ver con evidencia g que tpdo él 
yy fué un texido de impropiedades, dé ignorancia^ j 
yy de Tandeces j de pobrezas , y quando menos menos 
), de futilidades. Demueftran con toda claridad , que 
,, el eftílo no era elevado j finó hinchado , campaiiü- 
„ do) ventofo y de pura ojaraíea j qué las clauíu- 

'^1 las cortadas y cadenciofas fon tan contrarías á 
I, la buena proía, como las llenas y las ntimerofaí, 
3, pérb fín determinada medida , lo fon al buen veríb; 

\y que efte genero de eftilo caúía rifa , 6 por náejof 

\, decir j afeó á los que faben' habjar y efcribiri que 
„ laá expf ¿(iones , que fe llani?in.vivas> no eran finó 

'^, de ruido y de boato ; que aquel modo de fentir 
,, y de exprefar los afeaos , mas era cómico , y téa- 
j, tral , que Oratorio , loable éñ las tablas , pero in-» 
„ füfrible en el pulpito ; ^ve^ los reparos eraft Vó- 

",, luntários, íii agudeza i^ná frufléria , y la íblucion 
I, de ellos tari arbitraria , co(ñ6 fútil i que los pcnlfa- 

^„ mientos fe reducían á unos ílichicos de convería- 
,j cioii juvenil , á unos retruécanos ó juguete de pa- 

'^, labras , ái unos conceptos poéticos % fin meollo ni 
íj xugo y fin folidézi^ que «n todo el Sermón no íe 

' „ defciibrió iii pizca <le ,lal orátorifi ^ pu« no ha- 



* * 

""de Campa zas. Líb. 11. 239 

;, bia en él ni aíbrno de un difóurfo metódico y^ 

^, feguida; nada de enlace , nada dé conexión, nada^ 

jy de raciocinio , nada de moción : en fin , una ef- 

jy coba defatada j^conceptilios efparcidos , penfamen- 

„ tuelos efparramados por aquí y por allí , y acá- 

1/ fióíe. Cóñ qué todo bien cóníiderado no habia 

„ que aplaudir ni que admirar en nueftro Predica- 

„ dor , finó fu voz ^ fu manoteo , fu preíiincion y 

„ fu reverendífimo coram volris. Los que oyen difcur- 

„ rir así á eños hombres perípicaces , penetrativos 

„ y bien adhiadosf en la materia , vuelven de fu alu- 

„ ciríacion , conocen fu engaño y el. Predicador , que 

„ por lá mañana' era admirado , ya por la tarde es 

yy tenido por pieza ; los compafívos le miran con láfli- 

,, ma , y los duros con defpreci'o. 

1 2. ,, Nb quiero mas prueba de eflá verdad , que 

„ los Seríhonés mifmós del Padre Predicador; quánto 

„ fe celebró", y qtiánto fe' admiró aquella famoía en- 

„ triadíila del Sermón *de la' Santífima Trinidad : Nie- 

„ go , qac Dios fea XJno en efericia , y'l'rino en Perfo^ 

„ ñas ; quánto fe admiró ,• y quántd fe ponderó la 

„ otra del Serinon'dé la 'Anunciación :-/< la [alud de 

yf^itfledes j Caballero f\ qué elogios no fe oyeron de 

), una y otra ál ¿eabarfe las funciones; pero quánto 

,} duraron éílas^ ad/niraciones y eílos aplaufbs ? El 

„ tiempo que táídó ; un hombre zelofo , caritativo 

„ y prudente en abrir los ' ojos á los oyentes , para 

91 que conociefen , que la' primera propoíicion habia 

,) fido una grandííima herégía , y la' fegunda una 

9> grandífima borrachera ; y quando menos , añadida 

>) la explicación de la una y de la otra , ambas ha* 

„ bian quedado en <los grandes inful,feces. Porque ia 

)) primera fe reduxo a decif, que muchos hereges 

)) hábian negado' el Mifterio de lá Santííima Trini- 

M dad^; miren qué noticia tan exquifita ! Y lá fegun- 



240 Historia i>e Fr.Geriíndio 

«> da , eftrujada íu fubñancia , no vino á de/cir mas i 
'!> que Chriílo 6 el Verbo Divino había encamado 
D por la í^lud de los hombres ; miren qué penfamiento 
» tan delicado ! Luego que fus oyentes cayeron en la 
» cuenta , quedaron corridos de lo mifmQ que ha* 
D bian admirado poco antes; y fé muy bien, que 
» en las mifmas tardes de la Trinidad^ y delaAnun* 
v> ciacion, fe lo dieron á entender al Padre Predica- 
» dor , fí ¿r hubiera querido percibirlo. Porque yendo 
» á vifitar a fus penitentas, como lo acoftumbra los 
30 días que predica . para recoger los aplauígs de los 
i) eílrados, cierta Señorita le dixo el dia de la Trí« 
» nidad : JcfasPadre Predicador \ Dios Je lo perdone 
» a Vm. elfufto que me dio con el principip de fu Ser- 
» mon \ porque cierto temí , que el Comijaric del Santo 
D Ófficio le mandafe callar ^ V qtu defde el pulpito le 
» llevafe a la Inquificion. i también fiyqueo^ni le 
» dixo la tardé de Iz Anunciación ; Quando Vm. co- 
» men\ó el Sermón efta mañana , creí que efiaba dormida 
» y quefañaba, que en lugar de llevarme a la Iglefia^ 
9 me habian llevada a la iabema. Ambas fueron dos 
D pullas muy delicadas y bien merecidas j pero como 
el Padre Predicador tpdo lo convierte pn fubflancia, 
» túvolas por chifle y le entraron en [provecho. 

I). » Eftos ion. Padre mió j los aplaufos que lo- 
» gnij aun de aquellas perfonas que no tienen mas 
» luces, que las de un fipdérefís natural bien pueflro : 
i> burlarfe de el , y eílimarle en lo que vale. Las que 
» eftán mas cultivadas , las que tienen alguna tintura 
» del buen güilo , y fobre todo 5 aquellas que no mi- 
» ran con indiferencia un mlniílerio tan ferio y tan 
» fagrado de la Religión , no le puedo ponderar el 
p dolor que las caufa verle tan profanado en iii bo- 
;i> ca,. y- la compáíion con que miran tan in£bliz-' 
a mente malogrados unos talentos , que £ los ma- 

» nejara 



C I3t OlAiA P Xz A3. Lit; 11. I M.Í 

)iLve]^2LComú debe r fenan üdlífimos jíaía jel. bien d« 
1»^ las almas ^ pam h gibria de Dios-^ para^fflucha honra 
» de nueftra Sagrad^ Orden , y par> mas fólida y 
» mas verdadeta eftimación del Padre Predicador. No 
» puede dudar eíle la efpecial inclinación qae íiem-r 
» prc 1« he manifeftadt) , deíSc qué. iiié mi Novicio 
n las * pefadumbre de que le libré quaiído iui Efe* 
n lado fuyo y la eílimacion que hiae de' í^ prendas 
Defiendo fu Provincial^ pires yo fui quien le colocó 
» eii el cañdelero > encargándole ttno de los púlpLcos 
» mas apetecidos de la Provincia. Yá' fií^acosdarít^dn. 
xr la cana paternal que con eíla ocáfion le eferibí ^ 
» recomendándole mucho ^ qtíe . defebipíeilafe «i cbrv 
D fian¿a > que no' dieíe xycaCion y pdm qu¿ Me idful^ 
1) taíen > los que cehfararon eíla dee^ion y íin duda 
» pcH-qve le conocían mejor /que yo $ qiore predicáis 
« á Jefu.ChiriftD Crucííiaich) ^ y :nt) fé pr«iicafeí ¿ 
X» sí mifojo 6 á lo méno) ^ que predicafe con jui? 
« ció y con piedad s ya qUe no tüvíefe elpiritu 
» para hacerlb con .zsdio y con fervor. Protéftole , 
)) que uno de los maybres remordimientos > qae tengo 
» de los innohos deíaciertos que cometí en mi Pro^^ 
» vinci^ato (aunque pongo i Dios por teítigo , iqua 
» todos con buena intención ) , es el de imber áech» 
» Predicador ai Padre Fray Blas y fíandcM la iconver^ 
» fion de las almas á quien en nada menos prenía/qu« 
3» en cometidas y y á quien mueñí^a tener la fiíya no 
» pioóo neeeíitada de converiion. Dile á conocer tú el 
» mundo 9 quando eftaria mejor en el retiro del Clauf^ 
» tro y en la fpledad del Coro. Púíete en ocafion 
» de que los aplauíbs de los necios le engreyefea 
» y. la vanidad \t precipítafe.' Conózcolo , llorólo % 
» pero ya no lo puedo remediar^ pues veo con im- 
» ponderabie dolor mió ^ que aun dentro de la Reli- 
>» gioá no faltan fomentadores de fu vanidad , elogia-* 
Tom. L ' Hh 



í4» HiirO'Riil DE Fr. GttyrrtDio 

y%doréSL yi pancgiiiílas dtifua lw:uras > unos porqpe-na' 
^ akanaáni.ma^i^ qtros'^or adulacionr; alginiros pocos( 
,K por interés, yja mayor parte porque fe dexa Ifcvar 
91»^ ^e la corriente'! y no tiene masíegiaque elgrko do; 
^.ia.njucheáümWe* - . . ^ ! 

í i.x^:^; Emri.eftos úlrijmbs cuento l^ efa pobre juvcn-í 
,^> tiid í: toirípiíefta de: Colegkles J.Eilófofos y Tedo^ 
i^ Igos-^ qirt fe\cria en efte Convento > y 9 quien^ es ^'m^ 
^.decibk el daño v que hace con fu mal cxemplo el Pa* 
^y dté Predicador; . Venle aplaudido ^ celebrado , bu& 
}^ cááOj regatada 1^. y fobrada de réligiófas^ eonvenien^ 
^2 tilas -1 oyenvjil::n3Ífino Padre Predicadtjr hacer ófteiK 
^ tacion pixtít'ú[:ús jéllas^ alabarle dd k) mucha, que 
j^ terftudifica^ la femilla del f^erAumDei ; ponderát la 
^ utilidad, y la é/lifiíacion de: íli carrera ^ hacienda 
^chunga y. chacota de la de los Lectores y Maef» 
^ liíos de If Orden ^^ a quienes, trata decpelonés , pobre- 
fy tesr-í, jnéndigos > pprdiofecoS y camaleones;, que íi 
ij íuftentah d^l-ayre de los ergo^/^y que tienen las na- 
^ Vejtas tatt vacias de chocolate^.^ como.ite coicos llenos 
^ de queftiones impertinentes^ Qué fiícede ? que.cof. 
j^ bran hoiror al eftudio Eícoháftico:,' taa nécefario 
i^ para, la inteligencia». de los mifterios y de los dog«- 
j^.masj y para nío decir rde- unos yídeotros, tantos diA 
píirates cdmo dice el Padre Predicador : dedicaníe 
á leer libros de ferraonaiáos inútiles y diíparata- 
dos , 6 á trafladar Sernu^i»s tan ridicuios.^. taainr- 
fiíbftanciales y aun ta» pcrniciófos , cono los del 
Padife Fray Blas^ ^ tómanleá.él leáfmo!. por modelo ^ 
^ jemedáadole hafta las ác'ciobels y los toovimientos ^ 
^ fin advertir que los que pareced bien > quando fon 
naturales ^ fe hacen riíibles y defpreciables en el 
remedo. Críaníe con ella leche ^^ y &len defpues á 
fer la diveríion del vulgo >. la admil'acioó de los igno- 
rantes j la rifa de los dlíciüe&QS ^ el dolor de los pia* 



7f 
9> 



.5> 



. .i5> >> Viéndolo i»0am9StodQR<en<«fcc;pob5^»^ 
>fi yJat<>lQndrado.de Ftay Gerqpdi^- $u íq^^la «oyf 
^ uQiki'^^t^:^ ycgl l?a4re Prfí4i?ador por ^g,, ^a¿il)q| 
i, «oncurren 4¡edia;rló. ^ p«r4er ^ úto^ ifífgo^ Aun^ 
^, |iq JáB faltón ií^éfiws^: paw qae c^n^ fí íiaíigí>.ípliefs 
¿, lioml?re de í>ro^v€chQ.^ viéndo-eíloy que aos lUidj? 
jy ibiiFojar j y que no$ ha. de dar .que padecer. Np 

I, híy forma ííe pílu^iaf waj?p}#rsiw^ f,^^^ 
^h entender wip qüei^on , y,.xnjlpa:cpn ¿9fi5or-a^ 
1^ 4^9 ' £A:olá{Uco j gaáa!)do. ei t^tieq|)p(> en ^ |f |^f j^RP<Í7 
>, nes iáftpreíbs j y éa traíladar |oBmaau^cr!ll$$j^^^a- 
,, dre Fray Blas* Y efto pc>r qu¿ ? pófq^e /np^djceij^ 
^ que no iale . de ib . Q^da , que tiene en ^elíá-l¿r^ 
^ abierta,, p:ara ^^ajxin^rfe , . para merendar ,y¡ pfir^ 
)) perdW tiempo > *que él J??dre Predica^' le ,vá »jin^- 
), huyendo en todas fus máximas ^ hafla pegarle tam- 
,7^eii Tus' afe£l<ís *y delaftílós , Ijó'íblóeoíi pefjnienT 
>9 de (li buena editcacioq ,^ íjif^ e|i gra^e ^trimento de 
), la caridad, y de la unión fraternal yreligioík 

-^Ytíj;, ftof canto y Padre fliiV;.fi.el .amctt^.de.miel^ri 

ff Madre 1^ Religión le ^d^be valgo y ^fi^ tiene^algim telt> 

9) por la falvacion de las almas ^/qoe* Jeíül-f!^riíkx> Te- 

^, dimió. con f» preciofa .Sangre , fi fu mifma .eí^iraá- 

» cion fólída y verdadera le niql-eicré algan' cariño ^ 

>, raégole por la mifma preciosífiípá Sangre de Jefas^i 

iy^búe ráuuQ de cbndufta^ríeí^jnfcás *noble", masr chriA 

„ tikno y 'mís reíígíbffi eí'fn'de 'fuís^Séripone^ f y' ferí 

>, ifttíy^Qtra. íü difpp^^ Qirillb Cnici- 

^ ficádo , j no fe predique ^^ sí miñito ,/ í. buen Ife^ 

» guro % quí íio .pbiidra tanto tuidado W el aftaádo' 

>, aliñb/de.fu pferfoÁa"^ íio büfqué totró íritér«,íque^í 

„ de íás ^hnsís j Jafni^i ani^ txihra iotíéWiJ^ yj^ 

i; le fio, tfüé preáícaiS dé 'Otra cífaribta :''W^ 



ai44 HlSTdWIA IDÉ Fit; GÉRV]t0IO 

Vy'áplaüfOT/fedcxMívérííoBtes; y^tenga pdr derwv^quc 

» no folo lograri las converfiones que defea ^ Cholos 

» ajylaiifós que no foBcita , y eftos.de orden muyíu- 

• fcerior ^^ aur¿^ popular y vana qup «feora le • atra-t 

1> Data tanto. ^'JSbfcíre tbdo Mé' encai»go\ -Je- ruego ,' le 

i> fiípfico^v qtie quandb no hágS éafo cíelfe que-lé/digo«i 

» y fe obftine en fegiiir el eírraáo ruíribd que itó- co-* 

>> meneado , á- lo niértos no dogmatice ^ -ifo haga e£- 

ü' cuela' tan. perniciofe , no quiera i/nitar aquel dragón-, 

» qtíe con la cola arráftró^ tras de sí h tercera pai*te 

» de Jas éftytíJas.^Eftreinézeale aquel i^-e tap elpánto- 

» foVcóntj-a Ibs que- eícandaliza»; á Tos pequeñuelbs; 

» Y no trate dé vejeí ,• de impertiiíencia ^ de prpli*-- 

1^ xidad' y de ntala condición de- los muchos años efta 

» paternal* ,' churitativa^ y r^fervada advertencia que 

3» 'W bago 3 find'mfrelá camo k- mayor. |>rueba,del- vei>¿ 

» ' dadero amor que te profefo »-, 



» ■ ' . . . .'• .'(Mí.. 

€ A P I T U L rv. 

De tm\hürlcL^ tpie hl^o.et Predicátdoc vaypr MI ^tcüfona^ 
i miento del Éx-PravinciaL , .y . </df /ó ^«f /^/2t dc/p&cs. 
-''€OJ¿\Braf-Ge}undÍQ^. ' /. i:- 

SIR. ceípitar.eftuvQ oyendo Fray. Blas éf. Sermón; 
qijie le efpetó ei Reverendo Padre! EK-I^ovirícial ^ 
y- a. pie firmé fiifrió4aL cv|[a cefxacla^ que k ^ü^\ 
con. una coní^enex^ia ;;talr , .qu^' qj^alqúiera .fe^perluíidiV 
ria y que quet^abar CM^^enpifl^,.,. j)¿rf^ 
ya en otro Eomhrc. jPqj-que dice, la leyenda dé. lá Or- 
den i que oyó con femblante,, fét;énQ , con los ojos 
baxoss, cfmiíi^ flianos debaxo del Eícapulario , con pl 
(per|$a^ algo inclinado háciai^ ade^^jinte y en ppi^ur^ ^umil- 
áe.y ay%3ndo un,jj>o4a.^í o^dp , izquierdo ^ cómo para' 
no perder si|¿)a \ idn éftornudár i fin eicúpir y y auit 



£n ibcarla caxa ni tomar nn polvo de tabaco en toda 
el tiempo que duró la rrrifión. Yg. el buen Padre Exs 
Provincial fe aplaudía interionnente á sí mifma áft 
aquella feliz conquifta ; ya tenia por mil veces ,dichofa 
la hará , en que fe habia cteterminaiio a habhrfe con 
tanta rcfolucion y -claridad ; ya eílaba para .echarfe 
los brazos al cuello , dindDÍe miJ parabienes de que fi- 
nalffrente hubiefe abierto los ojos á la luz de la razona 
quaticfó vid que el bueno del Predicadoír levantó Ic^s 
fiíyos^ le miró con íerenidad , íacó las. manos de debaxo 
•del Efcápulario , reclinó et codo derecho íbhre el bi-azot 
de la'íHJá, refregcSTe h bár-ba , ^chcj defpues mano á 
la manga, facó' la caxá , dio "dos gplpecitos paufad'^s 
fobre la tapa y ábricjlá , tomó un- polvo , y encarandb 
al Ebc-Provincial ,. le dixo mijy repofado i' acaóo ya 
F". Fatcrñidad? S'í/ya acab¿ Púa ^ Padre nuefirp ^ 
aigámcJ^. Paternidad efie cuento.y. 

2: Affília ufi' Ipcó' al Sermón d^eí 'Juicio Uiiivpriaí,^ 
que fó pfredrcaba pn cierta Millón. Elluvo vérd^derar. 
mente fervorofo y Apoftólicó el zeloUb MifiqnerQ y 
y dexó tap aturdido al auditorio , que atin defpues efe 
acaliacÍQ er Sermón i por un rato, líiriguno le> rebullia. 
Aprovechófe el loto de aquel comp^gido íílencio y, y 
levantado la voz defcorapafadamente ^ diko : Señó- 
res y toda efi ^ue nos afaha de predicar el Padre M¿^ 
fonero , dé juicio ajuicio y juicio y, fin duda , que debede 
[er] así: Pero nondiinv^ffit hora mea.^ y yo llevóla con- 
trar4xtcf>n.eí do Ai fimo Bairádaf. V'ea V. Paternidad, fi 
manda algo para (í evito déla Torre , porque yo parta 
mañana. Y fih 'éf^eraf á mas razoijes fe levantó de hi 
filia , tomó lá puerta , y fe fué á íu Celda» 

}•. Efperábaíe en.eüa fu^ queridito Fray Gerundia ^ 

qHe'adfníagic)e ftrun eterna admirador de las locuras 

^ de lo$ diíi)arátes de Fray Blas, cuj^a íbla razo» 

1)aftaria ¡Sa^í^a que iiñe 1^ eftimafe mucho 1 tfz fuera de 



Vifo uá ]Fr;^ylecito rollizo , bien ageftaíícx, mij^toA^ 
Í)üeílico tit andadura , de acciones y moviiuienóos '; 
.por lo qual , no folo í^ llevaba todos los cariños del 
Vadte Predicador mayor , . linó generalmente los de cafi 
todos los Padres graves de la Caía> entfe los. quales 
liabia una efpecie de celíUos y de competencia íbbre 
jquien le habia de hacer mas tocos. Enviábanle defde 
la mefá traviefa la fruta , los extraordinarios y el pla^ 
tillo ^ quando folo le tenían los Padres gordos y no 
los Colegiales : y aun por lo mifmo era entre ellos en;- 
vidiado I acechado y mas qUe medianamente mordida;, 
]pára lo que daba él miímo poco motiva , yá pqr. ib 
que fe engreía con los halagos dé los Reverendifimos^ 
ya por las mañuelas y artificios de que fe^ valia para 
tener los mas engáytados > ya finalmente porque el 
horror que tenia al eftudio EfodUítico^ ios daJbm rau^ 
'chas ocafíones de buriarfe de él, y de íbnroj^de.^ las 
^úalé's no las perdiar> los bellacuelos de los otros Co- 
legiales; pero á Fray Gerundio fe le daba muy poco 
de efo , procurando en todo ca/o cultiva la predilec- 
tion de los mandones del Convento i y ^ntre todos 
t>Klinadoñíe mas ( kunque con el mayor diíimulo po- 
Yible) al defpejo ^ ai garbo y á la diícredon del Padre 
Predicador mayor. 

4. Luego , que efte entró en la Celda , cont¿ h Fray 
Gerundio quanto le acababa de paíar €on nuefiro Padre: 
hízole un refumen del Sermón ^ remedó fu voz y imitó 
íupóftura, pintó fus geí^os ^ gloíS ítts palabras, j y four* 
lófe de todo ^ tratándole de Carcue^o , de Fray-Zara- 
gücllcs ^ de Hombre de antaño y de otros apodos femc- 
' jantes. Finalmente le dixo : Chico j cotno lá Kiifioh dari 
tanto ^ tengo gana de cierta cofa , y asi con tü licencia^Ke^ 
liróíe a la alcoba , tiró la cortina , hizo lo que tenia quft 
hacer, y acabada eíla función dixo Fr. Blas k Fr. Gi^ 
rundió c Ya fabes, que mañana voy á Cévipo de la Tof^ 



re li pi^edicar tkrl' Eatriafbba San Benito :eh íu lEr-micu 

del OteTO> es voto de Villa ^ Pafqua de flores y hay 

romeT/a ^ y el Sermoá es de I0& de á oncua de oto: 

Ante toda» cofas f t<^maíe efós dulces ( y llenóle la 

manga, de los qiae face de una .naveta)-^ cerremos la 

puerca: , poíqüe nik venga i inquietarnos ai'gün 'Reve^ 

rendo Muleíilk ( y ecbó , la aWaba ) j fiéítate- y.oiiás 

uno délos mejores^ Sermones q[ue he compueíto . oñ tod^ 

mi vida, ' v 

;^. .Titulo y afijiiío tjCzenchde ía.igiwrancia*^ en tck 

fabia ^ignorancia de la Ciencia. Tenga ufted , Padre Pre-^ 

dica^r^ Tedníerrúropid luego Fray Gerundio , .rio diga 

mas.j que' f(sdb..e&> kne .encanta, I^íbs retruecaoilios j 

eüe paloteo de voces , y efe triquitraque de palabras 

con que ufted prepone caí! todos I0& afuntos d^ fus. 

Serihoúes j. es^ cofa que cíe emheleík ^ "Ciencia, de la 

ignorancia y\ en la fabia rgnoraním dt la Qiencin ! Vaya^ 

qué no hay ^naoS' (pre dedr. A la' verdad ^ yó ^no. enr 

tiende bien i^^x^ .qtiiere fignifícar ; pefa lo que sie 

fuena ^ rad £teüa,.í%nifique lo que figniíicare 5 ello es 

una gi^íi cofa* N& quiere decir m^s , replicó el Pre- 

dicadoi ^ que lo que dice, San Pabla, ^que lo: Ciencia de 

losSamases la venifidera Jahidiirm y y íjue la fabidurl^ 

de efte mundo es verdadera ignorancia y eftulticia, 

6. Con que eíb y no irias quiere decir 1 Si. Pero^ 
válgame Dios ; quién lo adivinaría ? Gtrp < que ixQ 
&era V.. Paternidad y úkia (encillamente , SaQ Benilio 
fupo lo que le convenía faber ^ é ignoró lo qtie noinii- 
portaba ignorar 3 y .de efa manera , . aunque^ I9 enteH^ 
derian todos , pero también q4áab}uiera ganan fabria 
decirlo. Mas efo de proponer una cofa tan comufi^. con 
€l ayteciUo efpecial. con que la propone V. Paterni- 
dad, en el «mundo hay quien I^hag^ con tanta gracia. 
'Y- finó dígale aquel* otro afunto del . Sermón > que 
y. Paternidad predicó a] Capitulo dos tneíés ha , en el 



k48 WiáTroiiiA DE Fn.'GEíiVN^naó 
^ia dé las elecciones particulares : Eltcácm de la rccÁ^ 
tud jyara la reclhud di la elección. Primero que íe 
icne.t)lvide el tal aíutltO) me he de olvitlar^o de como 
me llama. Pero ya que haf>lamos de. él ^ no me explí^ 
cárá Vi^ Paternidad el concepto? porqué á decir la 
Verdad ^ no le penetré muy bien. A mi lo que fe me 
t>fresió que querría decir era , que para que la elec^ 
üonr fuefe re¿%a , era preciíb que fiiefe redo la 
elección ; mas eílo claro eÁá que no lo querría de^ 
cir V. Paternidad y porque feria una verdad de Pero- 
Grullo. , . . . 

7w Calla ^ tittvpíon y le reípóndió al punto FVay Blas} 
pues claro eftá , que no quife decir otra cofa} y ahí 
eftü\rio el chifle^ en decir una peror-grulladá de ma^ 
ñera , que parecia una cofa del otro mundo. Si te acor<^ 
darás del modo tan claro y tan perípícuo.^ xáú brillan* 
te con que entablé eía propofícion ^ para iiitrodu-^ 
cifme eií eldífcurfo y verías mas claro que el Sol 
de mediodía lo que yo quife decir. Como íoy ChríA 
tiano i que ya nó me acuerdó ( replicó Fr» trerun* 
dio ) i aunque tengo el Sermón en lá Celda , porqué 
al punto le trafladé ^ como íabe V. Paternidad. Pues 
yo te lo traeré a la memoria , que bien en ella lo 
tengo. . • . 

8. Concluida la íalutacion , íjué éíe fué vino dé 
totra cuba , di principio al Sermón con efte apóílrofé 
«1 Sacramento y que eílaba patente : Amorofamencé fa^ 
-éio os ofrecéis ( Soberano Sacrafheñtado Monarca ) ^ 
Maeftro f DireBor de efte Capitulo. Nota de paíb la 
Oportunidad de llamar Preíidente del Capítulo al Sa- 
cramento , y dime íi eftó fe ofrece á qualquiéra. Añadí 
tlefpüeS : PaYú, la mas acertada recUtudde las elecciones j 
o/reci efe Augujlo Sacramento vitales luces a los elec-- 
tóYes Preladas. Prueba perentoria y terminante : Ego 
fumpaAÍs iká. Nipta lo Út pañis viu , para las luces v/- 

talesk 



bfe G A M p A z AS. Lid. t %4f 

fáles. Mas por quánto los eleftorcs eran muchos , y 
cadaí und tenia fii vida y buena ó mala > comd Dios 
fabe ( que á nofoiros no nos toca indagar vidas age- 
ñas ) ^ y . el texto fold hablaba de una vida ^ v¿i4 i era 
menefter uno que hublafe dé muchaSi Hállele á pe-> 
dir de boca en el Siríaco > que lee : Panis yitarum^, 
Ya tenemos al Saisramentó Pan de muchoiS vidas : peroj^ 
por quanto eftas vidas podian fer de, Coriftas ^ de Sa* 
críílanes y de Refitoleros y de otros muchos Frayles ^ 
que no tenian voto en Capituló % Y yo habiá meneíler 
precifamente un Sacramenta que meíe pan de las 
vidas de los Padres Capitulares y Eledores ^ aqui ef* 
tuvo mi felicidad y mi difcurfoi Hállele como Id 
podia defear eh ¿achefías ^ en Tiríno ^ en Meno*' 
chío y en Lira } porque el primero llama al Sacra- 
metito FraJhrnmm elcHorum j el fegUndó Pancm cUc* 
torum i el tercero Frumcnium elcclorum ; y el quartó | 
Frununtiah Elcclorum cji Corpus ^hrifiiconfccr atura pant 
frumtüiU 

9. Digo que V. j^aternidad es demonio ó qué 
tícne familiar ( le interrumpió Fray Gerundio ^ fin po* 
derfe contener ) { dónde diantres fué á eiícentrar unos 
textos tan á pelo i tan al intentó ^ y que habláiyle ^áfi, 
de eltíiorts con tanta élaridad y qué los entenderá él 
mas ¿afio batueco de los que van á vendef miel á 
la Villa de Bezar ? Ahoira me acuerdo ^ que eípeciál* 
menté quando oí efos textos en el Sermón , me quedé 
como atorroUado. Es verdad y que hablando deípUes 
acerca de ellos con un Padre Maisílro de lá Caía que 
me quiere mucho ^ me dexó un poco >cóQfufo \ porque 
me dixo clarítamehte , ^ue todos ellos en el féntidd 
en que V. Paternidad los* entendió , habiaii fidó unos 
grandíñmos difparates ^ delatables á la Inquifícion ; que 
asi el Texto como ios Interpretes íbld querían de» 
tír^ que el Pan del SaofikmentOi ó que el Sacramento 
Tom. L I i 



45Ó Hl5T0»fA DE FR. GeRüNDIO^ 
era Pan db los efcogidos, que eíb , y no otra coíSk 
ilgnifícaba cleclorum \ que aplicarlo á los eledores ^ 
puramente por el íbnido material de la palabra , er^ 
un abufo intolerable de la' Sagrada Eícrítura ^ conde« 
fiado por el Concilia Tridentina, por Jos Papas y por 
h Inquificion i que ella habia caftigado en Roma á un 
Ptedícador, porque en hs Honras del Cardenal Cibc 
tiabia dicho y quería carne de Chriño en el Sacramen-^ 
to j era verdaderamente la carne del Cardenal, probán- 
íÍoIq con aquel texto : Caro mea veri efi cibus , el qual 
le había querido- entender aquel loco ( así le llam4 
el Padre' Maeftro ) ni mas ni menos como- V. Pa^^ 
lemidad babia querido entender el Frumentum tlei^ 
V)rum\ que fí íe permitiera la licencia de ufar ó á% 

. abufar de h Sagrada Eícritura con efa materialidad y 
Bo b^bria heregia, di/parare , torpeza ni fuciedad y 
que no f^ pudkfe probar con ella ^ y dé aquí íwk 
éníartando' tantas cofas y (j^^ me metieron en mucha 
cen&íion , y no se cómo tuve paciencia paiía oirías; 
I o. Y tú hitiílecaíb de ellas ?* No^, Padre Predicador; 
qué cafo habia de hacer*, íi eñaba conociendo palpa-- 
blemente, que todo era eníbidia ; porque el tal Padre 
Maeflt^ es Un hombre indigeílo ,' que no fabe mas que 
fus ef gos , íu Teología » fií Biblia' > ísx% Concilios y ñis 
Santos; Padres y' f^rvitórl En facándole de ahí, na 
fábe una palabra ; ni él ha leido jamas el Teatro de 
los Diofes ni á Rabino Textor ni á Aulo Gelio ni 
á Natal Comité ni a Alexandro de Alexandro ni 
\ Plinio ni á Piicinelo : con que > ya &'_vé \ que obli*^ 
gacion tiene el pobre á entender de Sermones y ni ¿ 
faber como fe han de traher ó como no Hs han 
de traher los textos de la oagrada Efcritura \ Y como 
por otra parte as jun triíle pelón , que anda con la bor* 

' tera para tomar una xicarilla ^ y vé gracias á Dios la 
Celda de V. Paternidad tan abaftecida de todo^' íe pu-< 



^ t)tei €'iA.iírt>Aí A s- Lié. 11/' í 151 

láre h tqáo püdHr-i y de aqoí proviene > -qtie 'íodo^ 

quanto hace Vv Paternidad le dá en roftro. Dame tttip 

abraco { le 'Axp al oír eíte el Padre Fray Blas ) que 

tú has de (ec laliónra de la Orden ;. toma efos quátro 

i>ollos d^ chócokte^ |)aca que te retaecties en miaufencia » 

y .vamos, adelante con «1 , Sermón Capitular» 

- ir* Otro día hablaréaios de efe Sermón ( dixo Fra^ 

Gerundio) /qué ahora > ccmio eftá Vi Paternidad para 

iríe mañana > temo que no tíos ha de quedar tiempo 

para Iter el de San Benito ^ aunqi^ ho fea tnas <qüe 

la Salutacioa, y yp eftoy rabiando por oírla; porqvié 

Tolo el peníamiento de Ciencia de la ignorancia^ en /Jt 

.fábiaighóranciade iaViehciáy^ me ha excitado una Cut^ 

rioíidad , qtie es un horror. Tienes ra^on ( refpondíó 

Fray Blas ) y y vamos á ella i aqtai efla el caittapació 

(obre la fnefa. Ten prefente qué eñamos en Prímá^ 

;Vera , que es Pafqua de flores , y que ía Ermita del 

Santo citó en el campo, y oye* 

12. ,> Al celebrado Dios del regocijó Éoñfagrábá 

)y la Grecia > Eíparta y Tefalia feíHvós > folemnés 

y, cultos el dia 2^ de Mario : Thc£kii huic Dea ri^ 

^ fiii qüotannis nm divinaminfúfnma Iktitiá faüehánt^ 

^y dice Rábido Textor. Texiail Verdes guirnaldas *)>eC* 

^ maltadas de. matizadas Horéii ^ ofreciendo bna. Primar 

^, vera de .gozo al obfeiquiado Úios del regocijo i 

\y fuerais inttocens floribus arva^.. rifihus.y 6 grahdes frtkr 

\y rata ti Rotria cachiítos y dice Lilio Giraldp. Ófréckí^ 

» éfta Ü^dád al cuitó en la figura dé ün jóvéh deíhü^ 

\y do, coronado dé taiírto / ádorhkdo. de álaS y én I4 

\y frondoiídad de un prado ameno t P^rrnjudus y ala* 

» /{¿x^ minkoquecoroñatus y. qui himifedcbat^ dice Vití^ 

y, cencío Gartario „é . 

' i ) . Hats viftb ehtradilla túás florida para lin Seirmóa 

de Primavera y en Pafqua de flores , y toda ella no 

a¿nos que con.autoiidad derCertorio , Lilio Gical^ 

# • •• 

h ij 



252 Historia de Fr. Gerundio 
do f Rabiíio Textor ? Pues aguarda un poco > f 
efgucha la aplicación. Efie esternal puraUlo del €ftla^ 
ftcido Patriarca San Benito , a quien con feftiw ¡p\(L 
eonfagra hoy efie Pueblo efie fi>lemni^ado cu(¡», ? qtíé te 
parece y Gerundio amigo $ qué me ha de parecer I 
Lo primero , que V. P. tiene mas en la iida ¿ Kalen-i 
4ari6 de lai fíeílas de los Gentiles , qve lamiíma £pac^ 
ta de la Orden i porque jamas le: he viílo ecrar ni 
fiquiera una de aquellas , y mas de una vez le he nofa^ 
do> que no fabia l^ien el Santo de quien fe rezaba 
aquel dia^, Lo feguiido » que eaíi todos los Sermones 
de V: P. comienzan con una febulilh tan á pelo y. 
tan al caib , que no parece finó que la fóbula íe fingi^^. 
Jpara el mÜlerio , ó que el. mifma Dios fuá facando ei 
inifteri^ por la idea de^k. fábula^. Por exemplo , quan^ 
do íe me olvidará k mi aquella crá^a entradüla del. 
Sermón de la Concepción j que oh eñe año á V. P. y. 
la tomé de memoria^ porque no eípeio oix en mi vida. 
%0Ík mas adequada al afunto I 

, 14. » De la nzada efpuma del- celebrada Egéo ^ fin^ 
^y gió la Etnicidad fabulofa; , fué fu idólatra Vénu^ 
1^ concebida r Nuda Cythereis edita fcrtur aquis^ , dice 
^ Ovidio^ CoQcibiófe de las tres celeíliale$ gracias fo-r 
y^ íÚAádi r Et Vciteris^ turba minifira fiíit y dice Gkaldo.^ 
l> porque no< fe verificad iníiante ea que feltaíe al- 
^.gi|!la gracia á fií heunofiira^ Y eih memoria de efta 
^ concepción graciofa y celebraban los Ciclades el dia 
3^ 8 de Diciembre con (blemne alborozado culto : Roe 
^ tamefi die oBavo.Dectmbtis ^ fojlum ^onoeptionis. pul^ 
yy ch^rrimÁ. Vertería ingentijubiloxelebratur „^No mede*^ 
tengo ahora en reparar la cultura de llamar EtnictT 
dad á la Religión de los Gentiles. ^ y no Gentilidad ik 
Paganifmo ^xpxt efo lo diria qualquier gavacho; y fi 
no la Hamé Polyteifino ó Poly-'Peifmidad , inteArum^ 
pió el Padre Pr.edicador^ fué por refervar eños dos 



DE CaMPAZA». L ib, II. - 15} 

terminilios para otra ocafíom Dieo que qo me de^ 
tengo en efto , porque cpn efpecialidad en efta inven-- 
cion de voces nuevas y flamantes ^ alambicadas de Ijt 
lengua latina ^ es V. p4 inimitable i y yo tengo ya 
apuntadas algunas ) para valerme de ellas en ocaíioQ 
y tiempo j con la feguridad, que aunque no baga mas 
que hablar en efe entilo , no ha de haber Sermón de 
Cofradia que no me bufque. Ya fé , que al mar faladp ' 
fiempre le he de llamar falfuginofo clcmentQ\ á la Vara 
de Aaron , Aaronitica K^ra } al contraer el pecado ori- 
ginal ^ traducir el fomcs del pecado y Adam futuri:^ado ^ 
al decreto de la Creación de Adam > á fu mifma crea* 
cion , Adamiuco fundamenta,^ unívcrfal apificio \ á la f4* 
bñca de todas las criaturas ; á la naturaleza ciega \ 
cccuqUncc naturaleza ; y á un defeo ardiente y ^ncen- 
dido , Ígnitas alas del defeq^ Eíle bello j claro >per(^« 
picuó y delicado eftilo , déxelo V. P. de xfx\ cuenta j^ 
y yo fa^o ^or fiador de mí mifmo y que pw lo que 
toca á él > no ha de tener V, P. diícij^ulp que xssp, 
le honre. . , 

\^. Tampoco quiero detenerme ahora en el repara 
de aquella ingeniofa figura con que V^ P, Uamó idoU'^ 
ira a f^énus y quándo dixo : fué fu idétlaira Venus concc;^ 
¿ida. Mas de dos ignorantes lo tendrían ppr necedad j 
padeciéndoles que efo quéria decir , que Venus ido- 
latraba en ellos% y no ellos eo Venus , y que V, K 
debiera de haber dicho fu idolatrada VeriuSs Pero fq- 
bre que entonces ho conílaria el pie de verfo heroyco 
de qu^ fe compone dieha claufula : Fue fu. idolatt/sk 
Vtms concebida , que era \ lo que Y. P* tiraba i y ( qije 
de dicho de pafo ) efia es una de las gracias ^ que maa 
me encantan en el elegante eftüo de V. P^ la mylti-^ 
tud de pies Uncos y heroycos de qu« eo^íia^.qiie 
algunas veces, me parece que .^flpy oyendo una. relá-^ 
doQ^ amen de los CQoibiwoie^s.i.digo j^ SlM^^fif^i^a cíe 



4^4 ííiStOÍfllA t>fi pR. GEftÜNtoiÓ 
'eñe ¡mmo , faltaría otro que no advierten ni íoft 
tapaces de advertir efós tontos. Efta es- aquella figura 
retórica y que fe llama.... quje fé Háma..^ válgate Dios \ 
^ómo íe llama? que^ íe llama... no fé cómo} la qual 
ícnfeñabá a ufar el pi-^fente por el pretérito , lo ac» 
tivo por lo pafivó : y • asi decimos , mi amantlfimé 
, timigó j por mi amigo muy ainado , rccibi ia favorecida 
tana dt Vrñ. por la xana favorecedora \ pues lo demás 
querría decir , que fe le hacía l&vor en recibirla^ ^ 
lio me parecería mucha modeftia ni mucha politicin 
l)e la mifma máneria fe puede decir tan IkidamenOÉ idk;^ 
latrá ^énusy por í^énus idolatrada^ como lo íabemoi 
1Éñuy bien todos los que tuvimos la dicha de eftudiar 
con el famofo Pl-eceptor dé Villaornate^ 7 pór eíb 
tengo yo tan en la uña todas tas figuras retóricas ^ cod 
tus nombres ^ pelos y feñales^ 

i6^ Pero dejándonos de e^o% pelillos ^ tomo iba di« 
tiendo de tni cuento ^ digo , que la fábula de la coñ^ 
icepción de V^nus /paral el Miftferio d« ia- Concepción 
de María , no parece fino que V. P. mifinó la inven- 
tó y tan adeqüada vieUe y tan al caíb. Digo mas , que 
'& mi pobre juicio eñuvo de fobra aquella diente cláu^ 
'fula con que Vw P. la aplicó. Gallardo^ aUHque fatulú- 
'fo paf'áUló delfnilagrojh objeto y que termina los rtgoci^ 
Jados cultos de ¿fie diá oSava de Ditiembre ycn t¡ue la Igle^ 
'fa Católica celebra la Concepción pafiva de Mario. ^ f^í* 
ñus dtl Amor Divinó , Diofa de la hermcfura de la Gra^ 
^ciá i porqué no habría en todb el auditorío entendí* 
miento tan íoponco > que no fe hicieíe- Incgo cargo 
dé la propiedad del gallardo paralelo y fin el tanianció 
^dc lá ápli¿íicioh. Porque es claro como el agua y que 
*C Venus fué madre. Hel Amor, María fué Madre del 
^ Atobr : fi Venus fué concebida de la efpUma del mar ; 
'xn la ttii^ea e/puma de la Divina Gracia j, fue conceéitia 
^ Mana del mar de la kumaña^iaturale^a , cono di^o V% 



- » E G A M P A Z A S. L I B. 11. 25^ 

F« un poca mas ahaxa : ñ en la concepción de Vénu& 
aíiftiéron lajs tres Gracias , ert centrare fío a. la,i Gracias ^ 
fociáron ¿ María cnju Concepción las horas ^ fiendo las 
horas y las gracias dos cofas tan parecidas, que.es 
knpofible haya otras dos mas femejantes. FinalmeUfi 
te , fi Venus fué concebida el dia ocho d^ Diciembre ^ 
el dia ocho de Diciembre fué concebida María, Asi 
^e el paralelo^ no puede fer mas gallardo j por lo qu^ 
loca á eílas quatro propiedades* Y en quaqto k i a. íe^ 
gunda^ en que fe coteja la cípuma del mar erytreo ^ 
con la nivta efputm de la Divinú Gracia y fe encierra eiii 
ella una propiedad tan recóndita ^ que no es fácil fe d4 
en el chiíle k quatro paletadas^ Porque íi la e/puma 
50 es. otra coía y que el viento que fe introduce en et 
agua d en qualqui^a otro licor » mas ó menos mo* 
vido y agitadO' del mifnoo ayre d de. a]g;i^ o^tro age^te^ 
extraüo 9 como ki- pocos días ha en uno de eílos li^ 
bresque fe ufan y tratan de novedades ; ^s claror 
como el agua ,. qu-e la. Divina Gracia ha de fer muy 
efpumoía , y precifamente ha de ^ hacer una efpunía ni* *- "^ 
Ycuy qi» difgregue. la viíla; per qujé ? porque la Di-. 
vina Gracia. íe ^írifeuye particularmOTte al^Eípíritu San*, 
to: efle ya fe íabe que unas veces es aura fuave y 
apacible , y otras es 'vienío i^petuoíb , que agitando 4 - 
la Divina Graeia ¿ introduciéndofe al mifmo tiempp^ 
en fus divinos poros é iíiterfticios y necefari^mente ha 
de levaataf una estima nive<t como el ampo > y qué 
cofa mas propia, que el que de efia nivea efpuma fueíV ' 
concebida la Vénm del ^mor Qiyino'iQonqjJit realmente^ 
»o pudd fer mas. gallardo^ el paralelo^ 

17. A mí asi m» k> .parecid , ^ y así lo defendí tam-« 
bien contra aquel fimplon , beatón y teftarudo de Fray 
Gonzalo» que eílaba junto á mi ^ y al cirio hizo m\x^ 
chos ge(lo$ y dieiéndome defpues del Sermón , , qu^ 
aquello le habla eícandalizs^. Pregúntele 1 por qué^ 



f5^ His^óiliA blE Pil. GérüIíDió 

y nié réfpdndió el tontarrón , que porque hacer cotejd 
dé la Madre de la Purefsa con la aladré de la torpe^^ 
fca > de la muger mas limpia con la muger mas fucia ^ 
de' lá Concepción iilmácuia dé JViariá coir la puer- 
quííima concepción de Venus ^ de las gracias profa-^ 
ñas x:ón la Gracia Divina , y üoñcluir llamando k 
Mark ^ Itnus del Divino Amor ^ Diojfa de Id hermofurd 
tic la G radia , fobre fer la última prdpoíicion una he- 
regia forúía) , las demás eran unas blásifemias tan im«r 
pias , tan racfil€gaé ^ tan indecentes en la boca de uii 
Chriftiaiid, quanto mas dé un Predicador Apofiilico ^ 
¿orno V^ Pi dice que lo es ^ monñrando fu título ed 
toda forma \ que á íu parecer el Sermón mtfrecia la ho^ 
güera ^ éoiicluyehdd con que fi él fuera Prelado Itf 
quitarla ^ V. P. la licencia de predicar. No fé como 
Dios me tuvo de fu mano > y no le llené de dedos 
aquella cal^a compungida \ pero conténteme eon decir- 
le , que nó eifa la miel para la boca del afno ^ que no fe 
habian hecho ios gallardos paralelos paralelos gallardos^ 
y volvíle las efpalda^. . 

t%.Y ya que hablaihbs áeparátel&s y Volvamos poi^ 

Dios al vernal paralelo del Sermón de San Benito, don^ 

de dexamos la falutacion y que como unas cofas lia* 

Riah á otras ^ y todas las dé V; P. mé emboban ^ yd 

inifmo interrumpí la letura ^ fin poderíhé i^emédiar. Ya 

the acuerdo ^ qué la introducción era del Dioi del re« 

gocijo ) á quien Celebraban los antiguos el dia 27 dé 

Marzo ; ^ue le réprefentaban On joven defnudo , y en 

pelota , como fu madre le parí¿ , muy coronado dé 

mirto y muy adornado dé alas , tendido en aquel cam* 

pd > como fí dixeramos con la pah^a al Sol : Puer nu-^' 

das y álaitts , mynhoqae coronatíis , qui humi fedtbát \ y 

finalmente y que él modo de celebrarle era éon grandes 

lifadas , ¿ámbra , bulla y carcaxadas : Ei grandes mU 

tátaeft Roma ¿ackinoSi Decia deíjpues V^^^Pi efie es i^iir* 

Hat 



. D. E C AMPAZ A S. LlB.JL - 257 

yídt paralelo del tfclarecído Patriarca San Bcnfto,^ V¡^q 
antes de pafar mas adelante , dígame V. P. qué quiere 
decir , vernal paralelo \ Porque confiero , que^ no lo 
entiendo i ay , bobo ! dime , que íiguifica ver veris ? 
t^er y veris fignifica la primavera , que asi lo dicen 
los géneros de Lara por donde yo eftudié. Pues, ton- 
to , vernal paralelo quiere decir , paralelo primaveral , 
por fer en tiempo de primavera , en que íe celebraba 
la fieíía del regocijo , y también la de San Benito. 
Y vés ahí como de camino eftá encaxado con grande 
arte y difimulo la circunftancía de celebrarle eíta 
fiefta en Pafqua de Flores : fuerais imexens floribus 
ürva\ que en efo de hacerme cargo de todas las cirr 
cunílancias , por ridiculas c^ue fean j aunque yo lo dir 
ga , ninguno me echará la pierna adelante. 

19. Ya eftoy , dixo Fray. Gerundio , en lo que fir 
gnifica vernal paralelo : ahora me falta faber la apíir 
cacion , y en qué fe pareció San Éenito al Dios del 
regocijo j y la fiefta de aquel a la fiefta de eftel 
Ten un poco de paciencia , continuó el Predicador , 
y prefto lo fabrás. Y en quanto a la omnímoda fe* 
tnejanza de las fieftas , es cofa tan clara , que folo 
un ciego podrá no diítinguirlas fin que nadie fe lo 
diga j porque fi aquella fe celebraba en la primave- 
ra , en la primavera fe celebra efta } fi aquella en el 
dia Z7 de Marzo, cabalitamente fe celebra efta en el * 
mífmo día ; fi aquella en el campo , efta en el ote* 
ro i fi allí habia flores , flores hay aquí ; fi gente en 
aquella , gente en efta ; y en fin , fi en aquella ha- 
bia grandes caixaxadas , efta no la va en zaga ; pues 
no fe oye otra coía por aquellos campos , y aun den- 
tro de la mifma Ermita durante el 'Sermón , íi el 
Predicador tiene un poco de fal , que grandífimas ri- 
fadas : Ét grandes mirata eft Roma cachinos. Ahora di- 
go , refpondió Fray Gerundio , que las dos fieftas fon 
Tom. L Kk 



158 Historia de Fr. Gerundio 

tan parecidas una á otra , como un huevo á otro hue- 
vo , y ahora también defcubro y la clave para apli- 
car qualquief a cofa , que haya íucedido en el mundo , 
en el mifmo tiempo , y en el mifmo dia* del Sermón , 
á la fitfta que predicare fea la que fuere. 

20. Mas dígame V, Paternidad} cómo diantres pudo 
tafar h San Benito con el Dios del regocijo ? ( on 
la mayor facilidad del mundo , refpondió Fray Blas, 
No dice la. hiftoria y que íiendo el Santo de folos 
quince años fe falió de Roma , fe fué al Defierto , 
fe efcondió entre las mayores afperezas del monte Su- 
biac ^ fe fepultó en una cueva , ó en una profunda 
cifterna j que allí hizo afperífima penitencia por ef- 
pácio de tres anos , que padeció crueles tentaciones 
del demonio , que fe rebolcó en una zarza , halla de- 
xarla toda enfangrentada i que folo fe alimentaba de 
pan y agua y que de ocho en ocho dias le traía un 
Monge llamado Román , idefcolgándofelo por una 
cuerda , haíla que al cabo de los tres años un 
buen Clérigo por Divina revelación vino á buícar- 
le , trayéndole vianda para comer , y diciéndole , que 
la cómiefe , porque era dia de Pafqua , lo que el 
Santo mozo no fabia ; pues qué cofa mas pare- 
cida al Dios del regocijo , que San Benito en eftc 
pafage de fu vida ? Efte joven , aquel niño , efte en 
el campo , aquel en el defierto , efte tendido en la 
yerva , aquel en el pozo , efte defnudo , aquel mal 
veftido ; y quando fe rebolcó en la zarza , tan def* 
nudo como fu madre le parió , efte coronado de flo- 
res , aquel cubierto de efpinas , y finalmente efte ce- 
lebrando en tiempo de Pafqua y y aquel regalándofe 
en ella con lo que el buen Clérigo le traxo ; núra tii 
ahora fi pudo venir mas ajuftado el vernal paralelo / 
Porque en lo demaj , aunque el Dios dd regocijo 
fuefe un Dios de tararira ^ de ttifca^ de bulla y de 



DE CaMpazas. ,Lib. 11. 259 

jt^acota i y San Benito en el dcfierto fuefe/uaa ima- 
gen viva de la mas ¿fpera penitencia , exemplar afom* 
brofo de compunción y de lágrimas j efo para el 
afunto importa un bledo, porque ni los paralelos/ 
aunque fean vernales y ni las femejanzas ni las compa* 
raciones haíi de correr á quatro pies. 

21. Iba Fray Blas á profeguir en la letura de íu 
Sermón , quañdo Ikmáron á la^ puerta de la Celda con 
tanta fuerza > que fe fobrefaltó ; y aunque á los prin- 
cipios hizo ánimo de no abrir, como el que Uaqial^ 
era el Padre Priof , y le dixo eri voz alta , qu^ ,at>í;ief- 
fe que era ¿1 , el que llamaba , y que bien Csí\>i^' ef- 
taba dentro , no pudo refiftiríe , y fe vio precifado 
h abrir. Entró en la Celda el Prior ^ y entíbnti'fñáp 
en ella á Fray Gerundio., le dixo con alguna ferietíjadj 
qué hacia allí perdiendo tiempo^ y por qué no fe ii)ii 
á eftudiar ? Fray Géíuridio le refpondio. í\ú tutbw» 
fe, que habia venido de. parte ^de fu madre .&.ckr 
al Padre Predicador la lifmona de tres Mifas! , para 
que las mandafe. decir en el Altar' de San Benito del 
Otero, porque habia parido un niño quebrado, y. el 
Santo , en aquella Santa imágeil , dizque eri prpdí!» 
giofo con los niños que padecían efte tíábajo j y 
qué lleva en efa manga ? le preguntó el Pñor^ notando 
que abultaba demaíiado* Aquí faltó prontamente el 
Predicador , fon unos dulces, que le di yo, para que 
de mi part0 los envié á fus dos primas , las hijas del 
Familiar de Cojeces , que el otro dia me regalaron coa 
dos pares de calcetas. No fatisfizo mucho tal Padre 
Prior una ni otra refpuefta -, pero como era buen hora^ 
bre y nada raaliciofo , dexólas pafar , y contentan-» 
dofe con decir á Fray Gerundio , que tratafe de fév 
tnas aplicado , y de guardar mas la Celda , íe . envió 
i ella, y él fe quedó con el Padre Predicador tnv 
yor tratando el negocio áque iba y. de cuyo cootemdo 

Kkij 



t6o Historia de Fr, Gerundio 

Bo fe encuentra raftro alguno en el Archivo del Convento^ 
ni en los exá¿íos documentos de donde fe ha Tacado eil^ 
puntualífima hiftoria ; lo que da bien á entender , que no 
debió /er cofa de importaircia , ó á lo menos , que no 
trataron materia alguna que tenga concernencia con ella^ 



CAPITULO V. 

De una converfadon muy proveckpfa , que un Beneficiada 
del Lugar tuvo con- Fray Gerundio , fi Fray GerundiQ 
kuhiera fabida aprovechar fe de ella. 

Había en aquella Villa (^ ya conocerá' el fagaz 
y penetrativo Le£lor , que hablamos de aquella 
Villa donde eílaba el Convento )• Habia pues en 
aquélla Villa un Beneficiado hábil , capaz, deípe}ado> 
de edad ya madura, porqué- eftaba entre los quarcn- 
ta y los cinqüenta. Habia ^ eftudiado la Fílofofía , 
que fe ufa en Efpaña con aplaufo , y la Teología 
con crédito , tanto que habia fido Ópofitor en Tole» 
do , y deípues de haberle dado uno de los mejores 
Curatos / le renunció con penfion, piorque le probaba 
mal la tierra ^yít habia retirado i fii^ lugar ^ donde 
tenia un mediano Beneficio , con el qual y con la 
penfion lo. pafaba con mucha decencia. Era de coftum- 
hres ínuy ajuftadas , de un porte Eclefiáftico ferro y 
grave-; pero al mifmo tiempo de un* genio jovial y 
&ñi.v6 9 lo que le concillaba la general eílimacion de 
todos ^ acompañada de inclinación y cariño. Dedica- 
bafe mucho al exercicio del Confefionarío y y de quan- 
do eh quando predicaba también fus Sermones con jui- 
cio,, con piedad y con zelo, porque era muy afición 
nado i las Obras de los Padres Señeri y Bourdalue i 
é: quienes procuraba imitar .en fus Sermones , asi pa^ 



DE Ca mp a z a S. LlB. IL l6l 

negírícos > como moralea; Y xomo entendía mediana- 
mente las lenguas Italiana y Francefa , tenia algunos 
otros de los mejores Sermonarios que fe han imprefo 
en uno y en otro idioma , fin dcxaríe llevar tan tor 
talmente del eftudio de las Letras Sagradas y ferias ^ 
que no ihiciefe fiís excurfioQes hacia* las mas ame-r 
ñas, efpecialmente kácia los libros de crítica , de que 
tenia algunos feleftos en fu librería , no copiofa , p^ro 
efcogida. 

2. A favor de ellos , con fu natural penetración y 
juicio , ni efbba tan encaprichado con todas las opi- 
niones antiguas, como lo fuelen eftat los que lio" han 
eíludiado otras I ni tan ciegamente enamorado de las 
modernas ^ que no defcubriefe la fruíleria y la in- 
fubftancialiddd' de muchas. Conocía. y confefaha tle 
buena fe ^ique* en todas las facultades fe habían intror 
ducido mil inutilidades, preocupaciones y no poc^ 
extravagancia^ : err de parecer, que en realidad ne- 
cercaban de mucha reforma ; pero al itiífmo tiempo 
era de opinión, que. ninguna eilaba mas necefitada d& 
-ella , que la- critica* Juzgaba que eíla & habia remon^ 
tado con exceíb ^ y que era menear cortarla los vu^ 
k)S i popque no contenta con rajan, cortar y trinchar^ 
algunas veces con razona, otras fin ella , y no pocas por 
puro ant<}jo ó capricho por las ciencias naturales , fe 
habia atreivido á eícalar hada el Sagrado Alcázar de l^ 
Relimen, con tanta oíadia ,i^ apenas dexaba coA 
tumbre inmemorial ,* tradición antigua ni monumen- 
to aun de los mas' re^etables , : que no pretendiefe 
zapar haíla et cimiento^; fiendo e^ el; verdadera príi>* 
cipio , no íolo de tanto error oomo ha brotado en el 
campo de la IgLefiia en - eílos últimos figles , finó de 
tanta libertad de coílumbres , d^ tdsiük irreligión , y 
aun de tanto ateifmo^ 
' 3. Sobre to40 fe reía mucho de la grande prefitnc^ik 



íti Historia tot Pr. GeRünijió 

de la critica en punto de'^Fííica natural , y de aquella 
intolerable fatisi&ccion , con fó já£bba de haber 
arrollado la de Ariílóteles , abriendo los ojos ai mun^ 
do , para que ' conociefe los grandes excefos que la 
hacia qualqüiera de las Tíficas modernas. Aqui ü 
defcalzaba de rifa el bueno del Beneñciado ; porque 
decía , que á excepción de tal qual frufleria de poca 
cdníideracion ^ tan en ayunas fe eílaba. el mundo de 
las verdaderas caufas de caíi todos les efe£t.os de la 
kiatu raleza con la Fííita de Defcart^s ¿ de Newton. 
y de Gafendo, como con la de Añíleteles ; y que para 
él tan inconcebibles eran los torbellinos ó turbillo- 
hes y materia etérea del primero. , coipio la mií^M 
primera y las formas fubftanciales- del ultimó , protef- 
tando > que ni con una ni con otra e)¿plÍcacion vela 
gota. Yo no fé (anadia con gracia ). con, <}ué con*» 
ciencia chacen tanta burla ios modt;rnos de los Arif- 
totélicos , porque preguntados eños , en qué coníiíle ^ 
que el fuego queme, reípónden;i/>af^«tf //^/i^ una vir- 
tud uftiva ó quetnaüva. Convengo en que nada dicen 
en ello ; pues en fuma folo vienen k decir , que el fue* 
-go quema j porque tiene virtud pafa quemar. Filofo- 
Ibfia tan recóndita , tjue la alcanzará eí mas ^afio 
Sayagues. ^ ; 

4 Pero quifiera faber , fi dicen mas los moderniTi- 
ixios feñores , quando reíponden^ <|ue el fuego quema, 

Í)orque es una fubftailci? compuerta de unas particu- 
as piramidales ó puntiagudas y futilííimas ^ agilífi' 
inas , que ^agitadas coiitlnuatoente^ con íufúa rapidez 
tn movimiento vortical , fé.ppaetrah por los poros de 
los cuerpos más coníiílentes , los taladran > los defu^- 
nen , los deshacem En eíla ref|>uefta h&y fin duda mas 
bparaCQ de voces { pero bieil. reflexionada tiene me-, 
nos fubítancia que la otra ; porque la Ariftótélica 
{¡quiera ya. dice una. verdad de Peíro-grullp » con la 



DE Campazas; L'ib, II. 26$ 

qual mod^ftamente viene k confefar fu ignorancia ; 
mas la de nueftros Pifíeos á la Chamberí , entre un 
grand follage de palaj^ras , folo nos vende unas purífi. 
mas arbitrariedades ; quién ha hecho el analyfís del 
fuego , para defcubrir de qué figura fon fus partí* 
, culas , íi p/ramidales , cilindricas, ovales, quadra- 
das ó globulofas , agudas ó chatas ? Per donde íe 
prueba , que fu movimiento es vorticál , ó arremo- 
linado ; iiendo así , que íi fon tan agües ^ y tan 
fútiles como íe fupone , de necefídad han de fer 
levííimas y volátiles , mucho mas ligeras que el 
ayre , y configuientemente fu movimiento no ha de 
fer hacia el centra , como lo es todo movimiento 
vorticál , íinó hacia arriba , como fe obferva en la 
llama j de donde vendria k inferirfe el grand ííimo 
abfurdo de que ningún cuerpo eílaria mas hbre de^la 
aftividad del fuego , que el que eftuviefe mas dentro 
de él , y que el remedio mas eficaz para no quemarfe 
uno , era arrojarfe en medio de la hoguera. 

S. En fin , en efla materia eílaba preciosííimo el 
bellaco del Beneficiado , y concluia con decir , que 
fi él fuera hombre de talentos y de chifle , fe 1^ 
habla ofrecido un buen proyefto , con que hacer 
por lo menos tan ridicula la Filofoffa moderna , 
como la Ariftotélica. Habia de formar un Exáplo Fi* 
lofófíco , á manera de los Bíblicos , ó una Filofo*i 
/ia Poliglota y^compuefla de quatro ó de feis co* 
lunas , en cada una de las quales , difcurriendo por 
todos ó por los principales tratados de la Fíííca,. 
habia de exponer con fus mifmas palabras lo que di* 
cen acerca de él Ariftóteles y los Xefes de las prin^ 
cipales Sedas Filofóficas modernas. Por exemplo ; 
Principios ó confiitutivos del cuerpo en ger^eraL i \ co^ 
luna Ariílóteles , z". Defcartes , 3\ Cafendo , 4^^ 
Maignan , 5*. Newton , 6*. Boy le. Principios á conjfi 

\ 



4t54 HlSlTORIA DE FR; GeHüNDIO 

tiiutivos dt ks cuerpos celefies\ i\ ^^ 3^ iiQ^^^PrincU 
^ios ó conji ilativos^ del cuerpo fub-luñar inanimado , dd 
vegetable^ del orgánico y fenfitivo ^ del racional y Oci 
1». 2^^. i\ &c. Y defcendiendo defpues á los cuerpos 
y efeíkos particulares de fol , luz , calor , frío , hM^ 
medad , íblidos , fluidos ^ opacos ^ tranfparentes , co^ 
lores j ípnido ^ fenfacioii ^ &c. trafladaí^ en cada co- 
luna con toda fidelidad , lo que dice cada Xefe acerca 
de cada uno dé eftos ehtes naturales, Y defpues > para 
ameniear mas la obra y aun para variarla ^ añadir 
poT modo de apéndice un breve refúmen de la va- 
riedad , de lá voluntariedad , del capricho y aun de 
la extravagancia , con que en eftas y en otras mate- 
rias fílofóficas han difcurrido aquellos modernos mas 
acreditados , que fon nulliás Diotcefis > eílo es , que 
iio fon |[>artidarios de alguna feóla particular ; y «que 
«iprovechándofe de la libertad de conciencia para íi- 
lofofar > que fe han tomado y éfpecialmente en eíle 
(igló caíi todas las naciones cada uno ha ñlo- 
fofado fegun fu fántasiab Afeguraba , que folo con 
trafladar fus opiniones y con fus mifmífimas vüces , ex« 
plicando las obfcuras ^ y dexando en fu. tenebrofa in- 
compreheníibilidad a las ininteligibles , le formarla una 
obra ) que en Efpaña hiciefe olvidar á los Cervantes y 
en Francia a los Defpreaux ^ en Italia á los Bocalinis ^ 
en Alemania á los Menkeniüs > y arrinconarfe en In- 
glaterra k ios Waltones^ 

6. Asi que por lo que toca i todas las Filoíbfías 
ññetnáticas , tanta burla hacia de unas como de 
otras y y aun mais que todas íe burlaba mucho de la 
Critica de ellas. Solo daba algún quartel á la Fííica 
£xperiinental ; peí'o no tanto como otros y que eran 
mas indulgentes , pretendiendo que de cien experi- 
mentos , apenas fe hallarían dos hechos con la de- 
bida exáiUüid. £n orden á la Fiíica Matemática ^ 

que 



t) fívjC-A»P A^ AS. /LrBk 11. iíf 

iptetcs hoy/lárFíiicaide la gran* moda > adoptada por 
€afi:to4as las^ Academias da Europa 9 y es aquella que 
pr^e^^ide deducir todas fus.£oncluíio;ies de principios 
Matem4t¿c<^ y Gepmétricos , fe refervaba el de- 
recho úf }u2gár ^/l^fta :que tñuvieíe mejor inílniido^ 
de elhi b}^n qiilP docia: ík, daba el coraron :, que los 
principios de eftas aos Facultades apenas podian íervir 
^^9 9 JIV^^Rf^ e}q>licar Im' leyes .del' movimiento ;^ la 
mayor :^ menpr r«^ñ«néia -^ gravedad ó levedad ^de 
los cuerpos ).. fu elaíticÁdad reípediva) y. algunos po-^ 
eos efe£^ps d? la htn. ^:or lo 'demás , no cokcebia da 
qué >^EÍ^ida4 ijpodi^O £er los principios de; la Mate* 
mática, yt.d^Jft Geoitif^ria .^ para^explirar ías yerdá- 
deraj: cauíks y fionñifutivos de todo cuerpo fehíible 
y natural ^ qpe es el c^qeto de la Fífica ; pero ^1 fin 
fufpendia fu juicio,, Jiáíla que mejor inftruido' en autos | 
ie, haU^ en eft»dp'd«' pronunciar gdá conociimento 
de cau.ífu;.; . ¿:; ;,- .. ■ ^ . • ■ • \ • ; 

7. En lo que no le Tuneadla éi^a en el acierto y en 
la feliddad ^i. con que la crítica moderna trataba eí 
importantüimo punto de la oratoria chriítiana > en 
la evidepcia que hacia, de que eíla no folo eílaba 
adulterada , finó vijüipendiada: , eílragada^ deípedaza- 
4a y laítimofamente corrompida ^ en las verdaderas 
y radicales cauías ^ que feñalaba de eíla lamentable 
corrupción 9 y en las labias , diícfetas é infalibles re- 
glas, que preícribia para refucitadá , para darla nueva 
vida, y para conducirla al knayoreftado de perfección 
á que puede llegar ,^ lo hivnano. f 

8. Por lo que. toca k la hedionda corrupciojí de la 
oratoria Chriíliana*^ la crítica no hace mas^ que re^ 
mitirnos k los Sermones que oimos. Entre mil Pre^-' 
dicadores ^ apenáis fe hallarán dos 6 tres ^ que íe^ 
panl^$ partes de que fe. compone un Sermón : y en- 
.tre fniUares.de Sermon^s^ coa diñcultacl fe encontrar. 

Tomk I. L 1 



t66 HISTORIA DE FR. GlRVNbíO 
rán otros tantos que i merezcan efte nobbre. Los ftaíS 
ion un texido de diíparates fin arden ^ ó una farta de 
ofadías fin juicio , ó un encadenamiento de agudezas 
fin folidez ^ ó una chorrera de dichicol fin xugo , y 
los menos malos un matorral dtf verdidbs tFÍviali(i« 
más i ün método ^ fin altura -^ ütí : éñtíLch y* fin 
modbn. - ^ '- ^ ' "' 

9. Las verdaderas ^ legítiiüas y originaUs csmfósde 
eftar tan corrompido ei púl^^ chfiíliano , fingular^ 
mente en Eípaña > todas fe pueden reducir á ^^céi : á 
la poca 6 ninguna eftimacion ^ -qufe Haben del púU 
pito los que ordinariamente nombran U los Pjtdka^ 
dores ^ i la poca ó ninguna ai^tícácioñMe los mifinos 
Predicadores nombrados^ que lió le dedicáií' á ¡Af^ 
truirfe en fu facultad y á hacerfe Maeftros- en ella ; 
j en 00 pocos k fií incapacidad de aprenderla aun 
quaodo ie dedicaran : y finalmente Val mal Hguí^o áé Ib^ 
auditorios, que aplauden lo que debieran aboníina^'» 
y abominan loque debieran aplaudir. ''/ ; 

10. En caíT todas las ReU^cues de Efp»!^ Ú api^e- 
cia mucho mas la carrera ^ lás^ Cáttdrab , <[üe la 
del pulpito } fe hace mas eílimá^ioii de la Cátedra 
de Ariftóteles , que de la del Efpíríttj Santo ; fe conce- 
den mayores honores al Máeftro mas iY>ep<o^ qiíe al 
Predicador mas iobrefalieñte. Eílo es de. notoriedad 
pública; pero puede haber ^rror mas peifudicial iri 
mas lamentable ? Dicefe y que el Médico comienza 
donde a^ba el Fiñco^Uhi definit Phyftcusy incipii 
Medicas : Si la Filofofía es la que «aíeña ordinaria- 
mente en nueftras Efcuelas , tan iai|)eninente es para 
la Medicina como para la Múfica j'péró qui¿n nega- 
rá, que donde acaba el Teólogo ^ allí ha de comen- 
zar el Predicador ? Cómo podtá ferio , no digo fo- 
•brefaliente , pero ni aun tolerable , él que no fabé Jos 
«uíleños de la Fé , los -dogmas de la Religión ni los 



' .Djf jC A íf PAíZ ^«. hlBf II. - 4^7 

fenti4os da[)a Efcrítursii y c^fflp.fahrá los primeros 
{oraenfeMps al Pueblp« ^ que no ,e^ mas^ que 
metüaDamepte verfadó en la Teología ETcolaíticá } 
pi los íegondos ^ el qine igqora la. Dogmática ;m lof 
•terceros,, fl j^^ j<M>?fS ^ eftudiado la Expofitiva ni 
mvusJiQ^ iftén^ la ^í|ic^ ^ ^q^ántó d^bi^rrará en lof 
ñiiáems de .la':']¡'r4in^d , dp la ;£ncari^on » de h^ 
Euchaiiidia el. tfpe f<^ ¿a eíbidiado e^s materias s 
quántois díTpaiates ^lirá; acerca de la Predeílinacioii , 
de la 'Reprobación a de Jia Procidencia , de la econo- 
mía de ta Gr^qig', de.la prefcieiDcia infalible 4^ Dios , 
fin .perjuicio de, ,1a liberud. , .eí.^ue no eíl¿ mas qu^ 
razonajslemence jnftryido en .todos eftos neceíar^mos 
tratados ; qué :|ocuras , .qué puerilidades , qué cho- 
prrerias , y ,tal v^z qué blasfemias hereticales no 
ÍIirA,,[abuíandp 4m^9^ ^^H^'^^ Ja. Sagrada Eícñtura , 
el que no íabe manejarla, ni en fu vida fe ha dedi> 
cado. A eíhidiar Ips^qu^tro únicos ientidoi en que 
es capaz dé explicarfe , el literal , el alegórico, el 
miltico y el tropológlco ? Todo efto no íe puede 
&ber, Gn eílar iñas ^e fuperficialmente veríado en 
jas quacro partes de la Teología ; pues por qué fe ha 
de hacer nías ^preicio de efta > que de la Oratoria , 
üendo asi que puede uno íer grand Teólogo fin fer 
Predicador,, pero no puede íer gran Predicador fin íer 
gran Teólogo? 

ji. Digo pues para deícargo de mi ánima , que 
•no me parece razonable eda preferencia , y qué á mi 
pobre juicio debieran reflexionar las Religiones que 
la ufan , que ninguna de ellas íe introduxo en el mun- 
do, íé propagó y fe elevó al auge de eíHmacion en 
que hoy las vemos , por las funciones de la Cátedra , 
finó por ios miniííerios del pulpito, cxercitados con 
folidez , con meollo y con zelo á la uíánza Apoí^ 
<ólic9. A^í que no 1^ llegado k aueíba noticia , que 

Ll ij 



268 . Historia <)í'Fr. GF.i^viíá^io 

haftá ahoraí fe' haya fiíniSadó en la IglAa dé^Dios nm^ 
guna Religión de Matemálicos , de Fifiéos-, de Vu 
lofofos , de Teólogos í y- en verdad, qiíe fe han fun- 
dado algunas con el título de Religión de Predieadc- 
res, de Mifionerós, de la-Doarm Chriftfena'i 5^r^* 
liqua. Pues aquí de pix>s y délTlrey , fi las* cdífe íe 
confervan por aquellos mifmos*^í>rinci^id¿, iqúe !íá¿^oi 
ducen (hablo como fe acofttiniBft ,-'t|lje la verd&íí de 
efte principióte quédefe en iii lagát ).5*^fi' ías c6ñs ^ 
coníervan por aquellos^ mifmos principios , que lais pro- 
ducen j y fies indubitable j qué -las míis; de lis SagraA 
das Religiones fueron; J>roducid2«,pré^^ 
vadas k la procera 'feftátura- én-'qiie lioy las -venera^ 
IDOS , por ' los Apoftólicps minifteriós del pulpito j quí 
razón habrá , divina ni humaii» ¿ {iaifa que ie haga 
en ellas mas caudal dé la^'iatigas^ literales de la'Ca'- 
tedra? • • ; '• •- "i-^^rr: '.". .!;'••. y^ 

12. No quiero decir por ^fto ' ( nh Dfos- permfta tal ) 
que no ha de haber en ellas Máeñrds , y que Vio fe há 
de hacer un fumo apredo de los que verdaderamente 
lo fueren j áatcs pretendo todo lo; coiitrarib. Si voy 
•liiponiendo ^e es impofible de 'toda-impófíbilidad , 
que haya buenos Predicadoreá , finí qué* fean bue- 
nos' Teólogos i. cómoíhe de intentar 5 *qu¿ no feaij 
íumamente eftimados los que los énfenañ á íerlo ? Lo 
que digo es, que fi el Predicador fupoiíé al Teólogo., 
'no debe ftr mas eftimada eí Teólogo que eí Predi- 
'cador. Ló que digo es y que en mi óoi:to entendct 
no debieran las Religiones nombrarla' alguno para 
que enfeñe delde el pulpito , que no fíaefe capaz y 
muy capaz de cnfeñar défde la Cátedra , y que yú 
no hubiefe enfeñado defde ella j pero qué fucede pot 
ío regular? Al que no entiende los ergos , ó mira con 
tedio las arideces cfcoláfticas , como tenga buena voz^^ 
|)uena memoria , buena prefencia y mucho deípejo \ 



DE C A MP AZ A S. LlB. II. 269 

bagóte Predicador de la noche para la mañana , y ar- 
móte de punta en blanco caballero del pulpito , con 
dos grandes legajos dé papeles ágenos , buenos 6 mal- 
los , con media docena de Sermonarios imprefos , ma- 
los 6' buenos ', y vándeate como pudieres. 
' 13. De aquí nace, lo primero , que como las Reli- 
giones faJDen muy bien hafta donde llegan los talen- 
tos , de los que por lo común hacen Predicadores , los 
miran un poco al foflayo ; y aunque los conceden 
algunos honorcillos , fon de prima tonfura , ornaius 
gracia y y dedaditas de miel para engolofinar niños; y 
aquellos qpe llegan á jubilar por la carrera del pul- 
pito j fon jubilados de^ media braga ó de tapadillo» 
Nace lo fegundo , que los que pueden ir por la carrera 
de las Cátedras , y pudieran fer Predicadores emi- 
nentes , no los harán ir por la del pulpito , aunque 
los defcriíraen ; y vifto lo vifto , de tejjas abaxo hacen 
bien , como íoy Clérigo. Nace finalmente lo tercero , 
que los que van por efta via fon por lo comim uno» 
lindos R^íigiofos y que por íii parola , verbofidad y 
defpejo , íiarian unos buenos Procuradores , unos bue** 
nos Sacriftanes ; unos famoíbs Demandantes , pero ha- 
cen unos perverfos Predicadores Etele , finó me en- 
gaño ,. la ' priníjipah'fima caufa de la corrupdon de 
la Cfariíliana oratoria en Eípaña de parte de los elec- 
tores. 

' 14. Y de camino queda dicha la que hay de parte 
de los eleAos. Siendo la mayor parte de ellos unos 
hombres , como los acabamos de pintar , poco Gramá- 
ticos , nada Filoíbfos , y menos Teólogos j por 
dónde han de faber , quál es fu Sermón derecho ^ ni 
hacia dónde caen las partes de la Oración ? ( falvo las 
del Arte de Nebrija ) Eftudian' fus mamotretos , zur- 
zen unos , hilvanan otros , defquartizan elílos , enxalman 
aquellos^ y vamos ádelapte; que al cabo de los diez 



270 Hlí-TÓRIA DE FR* GeHUNDIO 

6 de los doce afios > jubilado me he de fer , f ño me 
ha de faltar mi platillo ^ ni á mal dar y un Vicariato de 
Monjas ; y defdichada la madre que no tiene uii hijo 
Predicador jubilado ^ que llegue á Definidor. 

1$. Finsrlmente ., contribuye tanto como lo que 
mas á la corrupción de iiueílra Oratoria , el mal gufto 
de los oyentes. Mas porque ño quiero, infernar líu al- 
ma y declaro para deícargo de ella ^ que el mal gudo 
de los oyentes es hijo legitimo y de legitimo matri- 
monio del perverfo gufto de los Predicadores. Si 
aquellos pobrecillosjio oyen otra co^ } cómo no íe les 
ha de pegar neciefariamente lo que oyen ? 

1 6. Ora bien yo lei en cierta parte del mundo un 
Tratadillo Oratorio del Padre Sanadon^ Jefuita » en 
que prueba , que eflo de mal gufto de los ingenios ^ es 
enfermedad contagioia, y que íe deben ufar preferva^ 
ti vos contra ella i pero la láftima es ^ que al mifmo 
difcretííimo Padre le parece i que es muy dificultofo 
encontrarlos eficaces ; y en verdad que finó me en- 
gaño mucho, lo esfiíerza de manera j que finó con^ 
vetjce concluye. Que el mal gufto fe pegue como con- 
tagio , es 'mas claro que chocolate de Padre de la 
Compañía } y no hay mas que ir difcurriendo por los 
figlos en que reynó el mas perverib , bufcar la cauía 
de fu propagación » y (e encontrará la prueba. Solo 
hay una diferencia entre la pefte y el m¿ gufto , que 
los eftragos.de aquella fe conocen antes que fe expe* 
rimenten } los de efte , hafta que fe experimentan no 

"Te advierten : aquella cunde a ojos viftas , efte fe pro- 
piága fin fentir : por lo demás ^ asi como aquella fe di^ 
lata por la comunicación de los apeftados , asi , ni 

^ mas ni menos : íe va extendiendo efte por el comep 
dio de los que fe^ fienten tocados del gufto epidé- 
mico. 

17. Que no fe encuentren k dos tirones prefervati« 



«E Cam PAZ Ai. Ir ib: 11^ ' ifi 
tos e&:áces contra eíla epidemia , y configuientementé 
^e fu euracian fea muy difiicultofa ^ por no llamarla 
deíefperada j es una verdad que cafi üilta k los ojos. 
Lo primero , hay pocos Médicos capaces de empre^ 
henderla. Los genios fuperiores , quales fe requieren 
para tomar á íu cargo el deftnganar á los entendimien* 
tos de fus erradas preocupaciones ^ fon raros. Álgunos^ 
hay que las conocen muy bien ^ que fe lamentan de ellas ^ 
que en lo interior de fu corazón las abominan; pera 
tn el fuero externo déxanfe llevar de la corriente , y 
hacen lo que todos los demás j porque el laudo meüo- 
ra y probüquc... dtíctiofa ftquor en toda efpecie de 
cofas tiene muchos feftarios. Lo fegundo , la natura- 
leza de la enfermedad la hace cafí irremediable ; c6mo> 
ife ha de curar un mal ^ con el qual fe halla tan linda- 
mente el enfermo , que le cae muy en gracia , y que 
& fu parecer nunca eílá mas robuílo ^ que quando eftá 
mas achacofo ? Si algún Médico caritativo intenta fu 
curación , ríefe el enfermo de la locura del Médico , y 
dice, que él es el que verdaderamente tiene necelidad de 
curaría. Con que vé aquí la pe fie tlel mal guílo exten.-^ 
dida y y punto menos que fin remedio. 

i8. Vrxo folo hay , y efe es eficacífimo. Eíie fe- 
ria , que á ninguno á ninguno fe le permitiefe pre* 
dicar , que no fuefe hombre muy probado en letras ,. 
•en virtud y. en juicio. Y no hay que decir , que efto^ 
eípedir gullerías } porque folo es pedir lo que David' 
y San Pablo piden indiípenfablemente á todo Predio 
cador. El primero dice en fentido acomodable al in- 
tento : Difponet fcrmoncs fuos in judicio : vele ahí el jui- 
cio. El fegundo quiere ^ que el Predicador fea irrepre- 
henfible : O porte t irreprehcnJibiUm e£c : vela ahí la vir- 
tud ; de doftrina fana. y capaz de argüir y de con* 
vencer á los que le contradixéren : In doctrina fana ^. 
6 eos qui contradicunt arguere\yH ahí las letras. Ynct^ 



47» Historia DE Fr^ Ceründio 

íiay que falirme con la pata de gallo ,^ de que San Pa*^ 
blo no habla de los Predicadores finó de. los Obií^ 
pos. Vagatelas : habla de los Obifpos , en quanto fon 
Predicadores : cá fabida Cofa es , que el oficio de pre- 
dicar es propio y privativo del Obifpo , y que en la 
primitiva Iglefia el Obifpo predicaba de oficio. Como 
deípues fe multiplicó el número de los Fieles , fe ex^ 
tendieron tanto las Diócefis , y no era pófible que 
los Obifpos eíluviefen en todas partes para repartir* 
los el pan de la divina palabra ^ introduxéroníe los Pre- 
dicadores ^ á quienes los Concilios llaman Coadjutores 
de los Obiípos en el miniílerio de predicar : Coadjuto- 
res Epifcoporum in minifierio vcrhi ; y por tanto folo fe 
efcógian para efo á los . que fobrefaUan mas entre todo 
el Clero en virtud y en fabiduria. Yo quifiera íaber , 
por qué ahora n^ fe p«dria hacer lo mifina ? 

1 9. Y no ^ que en ordenándpíe de Mifa qualquiera 
Teologuillo ^ luego folicita fus licencias corrientes 
para confefac , predicar ^ bobear ^ iSiCb y allá íe las 
campanea. Pero fiendo efio tan malo ^ todavía no es 
lo peor. Hay en una Üniverfidad un manteiílilla chuf- 
eo , pero aplicado y grande argüidor. Ha eíludiado 
fu Filoíbíla , y fus tres ó quatro años .de Teolo- 
gía con créditos de ingenio j y ha fuílentado un par 
de A¿lo6 con déípejo y con intrepidez. Hacen á fu 
padre 6 á fu tio Mayordomo de la Cofradía del San- 
tífimo de fu Lugar : echa el Sermón al hijo ó al 
fobrino , acude por la licencia ^ deípáchafele por ío co- 
mún fin tropezar en barras : íiibe al pulpito con fu 
Sobrepelliz almidonada y de perifollo } reprefenta 
con defembarazo lo que otro le compuíb y ó echa 
por aquella boca con grande fatisfaccion los diípa- 
rates que él mifmó enxirió } porque un pobre mucha- 
cho , fin mas efiudio , que qúatro párrafos efcoláíti- 
eos; qué obligación tiene áfaber componer otra cofa ? 

Acabaftf 



Aeáb^fe el Sermón : ó lo que. fuere : hay vítores , hay 
áclanlaciones » hay enhorabuenas , hay defpues grandes 
brindis y muchas coplas en la mefa ? Y qué fuccedo no 
pocas veces ? Que al día fíguiente fale una mozuéla ^ 
poniendo demanda de matrimonio ál feñor Predicador 9 
y en aquella miíina Igleíia , donde' le oyeron tantas 
maravillas del Sacramento de Ta £ucariília ^ le vén 
recibir pocos dias defpues las bendiciones para el del 
fanto Matrimonio^ 



C A P I T U L O V I. 

^n^ que fe pane el Capitalo pafado , porque ha crecida 

. mas de lo que fe penfó , y fe da cuenta de la con^ 

verfaúon prometida. 3 

PUE$, cómo iba diciendo ae:mi cuentd, 4^ eila 
Y otras pellas eípecies de critica eñaba mas que 
medianamente inftruido nueííro Beneficiado } y como 
por otra parte no era de aquellos fedarios pie*» 
beyos ó de eícalera abaxo que hay en todas las Ef- 
cuelas , los quales miran á los de la contraria con 
íbbrecejo ^ con defden y aun cen horror y finó de los 
nobles , de los diílinguidos / de los verdaderamente 
deíjpejados ^ que haciendo la debida diferencia 
entre los dictámenes del éhtendimiento y los de 
la voluntad , conocen muy bien que en todas las ££> 
cuelas Católicas h^y Maeíhrazos , que fe oierden d¿ 
vida , DoÁores fapientiíimos , hombrones de l]fó£bina 
confuniada y y que también hay en todas inilgnes ma- 
jaderos; aunqup él habia eíludiado opiniones contra<* 
nas á las que comunmente fe enfeñaban en el Con« 
ventp de fu lugar ^ donde eftudiaba nueftro Fray Ge- 
nindio , veneraba mucho t algunos de aquellas Padres 
Maeíh-os , y teiiia grande y famíiliar trato coa todos 
Tom. I. Mm 



274 Historia de Fr. Cerundio 

los Padres gravies de la Comunidad j los quales 
viendo fu gran juicia , fu porte verdaderamente Ecle- 
fiáftico , fu mucha erudición , fus bellas y gratífimas 
modales , fu chifte y gracia natural ^ fin falir jamas 
de los^ términos de una modefta compoftura , y fobre 
todo el .fólido amor y eftimacion que profefaba k 
la Orden > accreditadas con buenas pruebas , no. folo 
le correfpondian con igual eñimacion y cariño » 
finó que no fe reíervaban de toqar en fu préfencia 
algunas matef4as doméílicas con religiofa y aoiiftbfa 
confianza. ;•; ; : \ \ » 

2. A dos de los Padres mas íabios y mas religioíbs y 
mas graves del Convento y cuyas celdas eran lar que 
¿1 fi-eqüentaba mas j y a quienes él trataba con mayor 
efirechez , oyó lamentarle muchas. vece$ de los laíli- 
mofbs desbarros del Predicadqr mayor de la Csá¿ i 
pero mucho mas del daño que hacia coii fu éitemplo 
y con fiís difparatadas máximas en punto de predicar 
á los Colegiales mozos ^ y eípecialmente al candidi* 
fimo Fray* Gerundio j k quien tenia tan imbuido , en 
que para fer grand Predicador no era meneñer fer Fi- 
lofófo ni Teólogo . ni calabaza , que habift co 
brado un fumo horror á todo éíludio efcoláñico , fin 
haber bailado para hacerle que fe aplicafe il el , ni 
aviíbs particulares ni rej)rehenfiones públicas ni pa- 
nes y agua » ni difciplinas ni otros catligos , que ufaba 
fantamente la Orden. Anadian , que ya le hubieran fa- 
cado ignominioíamente de lo$ eíludios , finó tuviera 
unas prendas por otra^arte tan amables , y á no eílar 
apadrinado de un Padre £x-Provincial , que le habia 
dado el Santo Hábito y y íbbre todo , por el refpeto 
de fiís buenos padres j que aunque eran unos labrado- 
res honrados y no ricos , con todo eíb eran de los 
hermanos mas devotos y n^as proficuos qué teuia 
la Orden. 



<> D!«'. í A «í P * « A & L IB. IL iys 

. } ; Una de( 1»^. Ocafiwes . en que aquellos do¿ <||eve-i 
rei)díGm«s traíl^rpQ 6(U materia con mayor vehemeti-^ 
cia y con mayor compañón > en preíencia de liue&roi 
Beneficiado j le5 dixo efte i ora , Padres Maeftros^^ 
tanto como la cura del Padre Predicador mayor , no 
me atrevo á emprehenderla 9 porque la tengo por de^ 
feíperada. Eilá el mal; tan arraygadoj. que fe hacon^ 
vertido en naturaleza , y^ el enfermo tan cafado con. 
fu mal j que echará á pafeaí* , á quien pretenda curár«« 
le. Pero Fray Gerundio a otra cofa ; el achaque eílá 
muy á los principios, ni eílá tan duro el ajcacer , jr* 
como quien niki¿ tentaffe noceifit. Yo ni, confio ni 'de-; 
fefpero t mas qUé vamos árperder en intentarlo ? ídDíos> 
y á dicha voy aUá fin perder tiempo « y dicienda y;^ 
haciendo pdrtió dbrecho á fu Ceída. 

4^ Entró. eq eJla con familiatid^d de* dóméíHco ^ en« 
Centróle leyendo ^ y le preguntó con feffiv^^ deíemba* 
razo í Qué hace Vfh » iimigo Éray Gentndifi f qu¿Í|e de 
ha;((sr., feñof, Benefidado? Habrá ank hora , que áca* 
bé de traíladar nrr Sermón , y caufado ya de efcribir 
me pufe á leer en un libro el mas guapo que he leída- 
i4 pienfó leer en todos los dias de mi vida 4 y en ver* 
dad q^e fi le leyeran ntieílros Padres Maeftrbs , na 
me aporrearan tanto pana que eihidiafe las imperti**^ 
hencias que eftudian fus Paternidades \ ay cofa! re- 
plicó el Beneficiado ; y como es la gracia de efe 
libro ? Por qual me pregunta uíled , que tiene mu- 
chas ^ y,todoil:«s una pura gracia. No digo t{6\ con*- 
tii^ó ^1 Beneficiado^ fino! que i cómo fe intitula ^el li« ^ 
bfo j, ah I cómo íi intitula .? eeípoadió Fr. GmxtsSó % '^ 
c6mo fe intitula ? efo es otra co& r7^^ ^4 habia en*- 
tendido. Cómo fe intitula... par diez ^ ^ue ya ¿o me - 
acuerdo. Pero tenga ufted, que ya fe me vino á la 
memoria. Se intitula el Capuchino... No , no \ foy un 
borracho : no fe intitula.^/ Capuchino i^ pero eUo es. 

Mmij 



tjú Hisf aRiÁ DK Fr. Ger'íjiíídio 

cofa ^barbas ; ah ! ya me acuerdo hkn i fe inótuta 
é¿ ¿arAón: £1 Barbón ?«.. No ; válgate C^ios por me- 
moria [ mas elk) , pues edá aquí el tr^fmo libro , hay^ 
mas que ir á ver la primera Mana yAo fabrémos. 

5*. Bien conoció de fde -luego el Beneficiado, que 
hablaba de la obra 4^1 ^arbadiño} peto rio k quifo 
iatecruiiipir^ por el guílú que lis daba oírle defath- 
nar^ j para ver fí caía en cuenta , de que quien no 
labia. ni aun el titulo, del libro que eílaba- leyendo^ 
cómo: habia de entenderle, Al fin , viéndole tan em* 
becazado y k< dixo : No es mefiellrer , que Vm. lea la 
primer llana « que/ ya fe qué , libro es ¿íe^ Eílá eí^.' 
cnio. eia Portugués; y f^m%\m\z- \; el J^erdadérom^ 
ndadc cfiítíliari y aunque fu Autor* qúiíb efconderfé 
tras de las venerables barbas de UA Capuchino de la 
CoBgr^gadon dé Italia ^ y por eíS>'tuivo por bien Ik^ 
maríe el P^. Barbadiño / pero coh licenéia de fus bar-^ 

^has {^óílka$ V ya^todq^el mundo* te conoce- por las 
verdaderas , eon fus pelos y feñales ; y* haila los ñi^ 

. nos y quando pafa po; la ealle^ . le feñah]}' con el de^ 
do^ diciendo : ahi vá tk Señar Arcediano. Pero a pro- 
póíito , mi Padre Fray Gerundio > uíled entiende la 
lengua Portuguesa? TodanoíeñOF, t^rpondió el can^ 
didiílmo Religiófó^ pero tanto conüo baila unadocé« 
na de palabras, ya las entiendo bien /y con ellas me 
vgndeo : cóhio Fregador, Evangelho^ Sermoens ^Fieisy 
y así otras k $íle tenor. Y como por el Mitb fe faca 
el ovillo^ poruñas palabras^ iacp otras , y acá á im 
modcl formo el concepta de 1» que quiere decir. Mas 
pueño quie feguh parece Vm^ na leído efta obra ^ 
digame } qué fieitte de ella en Dios y en fíi con^ 
ciencia] 

;6<£ÍQ, Padre mió > es cuento largo ^ reípondió^el 
Bet^fíci(ido^ y. hoy no eftoy muy de vagar : puede íer 

^ que algún día fe ofrezca ^ ocafíon de qué hableqH>e iSi^' 



DE Campa ZAS. Lis. 11. 277 

eñe putitoi aunque de pafo airé á Vm , que como 
hubiera ' efcrito con menos fatisfacion , fin tanta ar* 
rogancia, y con mas refpeto de muchos hombres de 
bien , habidos y reputados por tales entre todos los 
literaéos deí mundo , puede fer que hubiera fido me^ 
jor, recibida lá obra, porque no fé puede ne^ar, que 
riíne mnitá coi^a iáarEntre efas, dixo Fráy/Geruntiio V 
fas que mejor me parecen k mi V ion «qúellás en que 
da contra la Lógica , la Fifica , la Metafifíca , la 
Aiiimaftlca y la Teología efcoláftica ,. tratándolas ¿ir 
fiJi tu/arias y nombre [jüe repite müchá*, y Siiiíüie d2( 
¿rande chot, pbfc^ue^me íuena'taif 'lindamente; poca 
i poco., Padrécitóf' mió , replicó el Beneficiado^ j nt¿ 
levante Vm eíe falfb teííinronio al Señor Arcedianoi 
de Eborá ,. aunque TÍO es Vm el primero que fe lo 
ha levantado ;' pero el hecho es , que él ho da con-i 
fra-ef^ facultades, to primi^ro dia t:on;ra\eí m^l méV 
toda ^^ cpn que fe enfeñaíi en* Portugal y aun en 
toda'^Eí^ñá ^ y Vn^^efo nó fe faka razón; : lo fegun-. 
do cbntta laí mticha.s*,'qSreííipnes iniStiles é impertid 
nentQs , que le mezclan én ellas , y eh ¿fío h fobra : 
lo tercera •contra'- él demafi^do Qémpa %' ^J^. fe gafta^ 
«n enfeñár íáV qué' ^ueifen fer de ^Jgjin provecho ^ 
y eh efto tampoco' vsP ¿fefcáminado. En njatéria .d^ 
Fífica natural , no díQt qué 'rio fé eftudié , finó quft 
no es Fífica ni cálabaz? la que comunmente fe eftudia, 
por acá; y también eí][o y fon pocps* los^ hombres ver- 
dadeiraménte ftbiqsjo? que. no lo conó?caA / igunqué nd 
fcan muchos los que Id CQnfiefen. '' - * ^'- 

7,' Pues finó a Fífica la ^e flí. énfeftá^^por acá ^ 
replicó' Fray Gerundio , y yo no tengo tíé ir á eftuv 
diaria donde fé erjfefla i excufó aporrearme la cabeza^ 



278 Historia pe Tji^G^ftüNaio 
mucha y aun la mayor parte no ]o, es.^ Íti^in.|.fautt* 
que da á entender 1 . qtie en Portugal y aua^en tod<^ 
¿ípaña > apenas íe tiene noticia de la qué es Fí^ 
íica legitima j caftíaa y verdadera, con licencia de 
fus . venerables barbas ^ no tiene razón. No ha falido 
hi veriümilmedte íaldrá ea mucho tiempo curio algu- 
no £ípañol y que de intento la pro&íe/y Jia pro^^ 
mueva ^ ponjue para efo es meneíler Tuperfu*. rauchoa^ 
eflorbos , que cp el genio nacional ^ íbn pupto mé« 
nos que invencibles; pero tanto como íaber hacia 
donde qie 4odo lo que foñaron los an^guos y cavi« 
laroil los modernos » asi acerca de la cdnttitucion del 
mundo en j^eneral, como de la xoiíipofícioil del cuer<^ 
po natural ^ que es el objeto preciíb de la Fiíica, 
impugnando con vigor > con nervio y con folidez á. 
tinos y á otros ^ hay por acá muchos hombres honra* 
dos que lo faben, por lo menos tay bien como d Re^^ 
verendo Padre BarbadiñQ, . .% ^ , 

8«Dexo á vn lado) que el Éimo/o Antomo;f^onie2 
Peréyra no fué Ingles , Fraüces , Italiano tá Alemán y 
ñnó Gallego por la gracia de Dios y del Obifpado 
de Tuy , como quieren unos^ ó PQrt^ues.^ coimo de*; 
fean Otrosí pero fea eño ó aquello ^ que yo no he 
viílo fu Fe dei Bautifinp i al <^bo JEfpañol fué, y xio 
fe llamó Jpree> cómo fe; le^ antojó á Moníieur el Áhad 
Ladvocat , Compendiadpr de Moreri , y no tuvo por 
bien dé corregido. íu eícrupulosíümo tradudor , fin 
duda por no faltar á la 'fidelidad* Pues es de pübMca 
hotoriedad en todos los e^dos de Minerva , q)4e eíle 
infigne hoinbre ^; f^s, años antes que hubiefe \ en el 
mundo fiacon de Verulamio ^ mas de ochenta antes 
que naciefe Defcártes treinta y ocho antes que Pero 
Gafendo fueíe bautizado en Chanterfierj, mas de cien« 
to antes que Ifaác Newton hiciefe los. prínjerfi^s .. pu^^ 
filierieos en Volftrope 4^ la Provincia^ ^ej^ncolnj^lc^ 



d4 ÓaMI^AZAS^ LlB. n. ; . ;27ji 

mifínos , con (porta diferencia ^ antes que Guillermo 
Gódofredo \ Báron de Leibnitz ., íe dexaíe ver en 
Leipfic , envuelto en las fécundinas ; digo , Padre 
mió Fray .Gerundio , que el fufodiqho^Aptpnio Gó- 
mez Pereyra ^ mucho tiempb- antes , ^cr ellos ' Pa^ 
triárcas dé los Filofofbs íyeotéricos' y .a 1^ pa- 
pillota lévantafen el gfitó contraV los podridos hue- 
íbs de Ariftoteles, y falicfen uno. con Tú Órgano ^ 
otro con fus Átomos , efte con fus Turbillones ^ aquel 
con fu Atracción ', él otro con íu Cálculo y y tedos 
refundiendo á fu' mocjo 16 que hablan, dicho los JFxr 
lófofos viejífimos i ya nueftro Efpaaol habia Jiechcj^ 
él procefo al pobre Eílágyrita. Hsíbh llamado k jui- 
cio fus principales máximas^ principiótes y axfomas : 
habíalos examinado con rigor y con imparcialidad j 
y (ja I hacerle ^fuerza la quieta y pacifiV^a ^pofeíion 
de tantos figlos / había reformado unos , corregid^ 
otros V deípofeido á muchos, y hecho foíemne burla 
de no pocos ; tanto , que algunos críticos c}e' buenas 
narices Con de ftntirj, que Antonio Gómez fué ej texta 
de efos revolvedores de la naturaleza que ahora me^ 
ten tanto ruido , pretendiendo aturrullarnos y los quales 
no fiíéfon mas qiié unos ' hábiles GIoíadbré$ ó 'Co- 
njentádores íuyosj y yo, aunque algo romo y pe- 
cador , me^ inclino niucho , á que tienen razón á l0\ 
menos eíi gran parte, como fácilmente lo .probaria ii 
mereciera la .pena.^ ' i .' . 

9. Pero rio metíéndórfos ahora coií los hueíos d«l 
feñor Antonio Gómez. ,* qüé^ eftán bien enterrados ,, íi-. 
quiera por los que ifii merced hizo enterrar en Medina 
del Campó , quando fué Médico de aquella Villa» dír 
go, que bien pudiera no düimular. el Padre Fray Bar- 
"badino, que aun eh las fíficas ¡ mas, rSincias jít típ^iiá,' 
fe hace larga y muy comprehenfiva- méncio^ /a¿ laff api- 
tiguas I y conéguientemenié también Sé lis modernas ; 



^^ual báíhiilefíá , ' éxpferimeñtillo 6^ ¿pía táí ^ apcriaá 
fon (lias qUé tina pómpo/a ó galana reRindicioii de 
aquellas. Á.'Melilb y Paf ménídes ; , que fto retono- 
'¿ian mas qiíe uh único principió ^^^ inmutable., indi vi- 
"fible j fiíi píifierle ilómbre ni (^(^erhtíi'átcir cómá 
era fü gracia ^ prelféndiendo que d& la >aria com« 
Tjinacion de éí fe óoihpónian todos Tos cuerpos , y con* 
íiguienteáietite ho reconociendo eh ellos diferencia al- 
guna efpeciíica y fubílaiiciaí , , íind , merámento ac- 
ddeiltal ^ copiaron deípues todos los moderiiós y qu¿ 
hegaróh lii ,{btáí3Á ÍubftaÍTciaIé$ \ y reconocieron 
btro principio de todo cuerpo fenfible que uno folo^ 
^Kqüíd bautizó cada Uno Con el nombre que le dio la 
gana, £fle le llama Aromos ^ aquel Materia ^ el otro 
dobuloi y ^ fie de reliquiSk, ' i : 

' lo. A'Melifo > Añákíménés j tíéráclito.)r ííefió* 
do j ^ü'e también fueron f ílófofoS Monotlíelitas .5 
¿fto es , que tampoco' íecoúocian mas que un prin- 
cipio de todos \ot mixtos , pero diéróá Un paílto maá 
adelante y. y Cada uñó le íiombró' fegun fU genio ó 
capricbó / pór^e Melifo , qué debia de fcr ffénía^- 
tó y^ aguado , dixo\ que todas las cofas ' fe com- 
poríiañ de agua y no mas t Anaximénes ^ qUe d^bía. 
de adolecer de fkñtáftico y ligérb , defendió y que todo 
léi íi puro ayef e r Herádito , i^ue fin dUda era fle genio 
dt-diénte y fbgofoVíe defgañitábá por perfüadir > que 
tpdó era fuego y y Hefíódo 9 que en ya Poema inti* 
tuládo las ybrás y 'los Diás > acredita fu inclina* 
cíori' á Ja Agnculturá , y cóiifiguiéñteménte á los íer- 
róney^ juraba piof ios Diofés irntodirtaléá y cjue todo 
qüaüto \^eíamos y , palpábamos cfa tierra y y ho le 



B E G AKPAÍ AS. LlB. tíf 281 

ipes en la refoIuciQn de no admkir mas que un único 
principio de todos los entes 'corpóreos , andaii befando 
las manos á todos los quatró elementos , tinos á eñe , 
y otros á aquel ^ para acornodarfe cada qual con el 
que mejor le parece. Y note Vra. fobre la marcha , 
mi Padre Fray Gerundio , que el pefo del ayre , que 
t^nto. nos cacarean los modernos ^ como un defcubri^ 
miento muy importante que no fe habla hecho en el 
mundo y hada que fe inventó la Máquina Pneumática , 
con el qual nos encaxan una Filofofía llena de ven- 
toíidades ^ ya en tiempo de Anaximénes debia fer tan 
conocido como el pefp del plomo. Porque ñ eíle 
Filófofo tuvo para si por cofa cierta é indubita^* 
ble y que todo quanto veia y palpaba era ayre y 
nada mas ( y en cierto fentido ^ á fé que no le faltaba : 
razón ) , que el plomo era ayre , el hierro era ayre , 
las piedras eran ayre,. necefariamente habia de pér^ 
fuadirfe á que el ayre era pefado. . : 

II, £n la miíma cierta 1 firme y valedera perília^- 
fion eíluvo no menos que el mifmo Ariñóteles , á quien 
fus propios difcípulos en muchas materias dexan pa« 
decer unas perfecuciones injuílas de eílos bellacones de 
Fiiófofos modernos , que en Dios y en mi con*^ 
ciencia no fé cómo íe lo fuíre el corazón ; pero 
qué han de hacer los pobres ^ fi los mas ni aun por 
el pergamino han leido en fu vida a fu Maeftro ? Pues 
eíle hombre verdaderamente grande , conoció demonf- 
trativamente el pefo del ayre con un experimento 
que hizo fencilk) ^ limpie y natural , fin mas Má- 
quina Pneumática « que la de un cride pellejo : ped- 
ióle primero eíírujado , y pefóle defpues inflado , y 
halló y que inflado pefaba mas , que eíírujado : con que 
infirió legítimamente , que a ;iq fer pQr arte de encan- 
tamiento , eño no podia fuceder , fin. que el «yre tu^ 
yiefe pefo. £íla experiencia la. refiere, el n|if(nO buea 
Tom. /.^ ' Nn 



iBi Hi^tORiA DE Fr; Ger^ündio 
vieja claritamente^ y no con palabras Góticas , como 
él ó fus' interpretes íe explican en otraí partes , en 
el ¿ihra 4^. Je C(x& y cap. 4K y en verdad^ que para 
hacerla, no hubo menefter andar fe con bolas de vi-^ 
drio llenas de ayre j ni > con Mátjuinas Pneumáticas 
para extraérfele , como lo hizo el bueno del Académico 
Moníieur Amberg , fupongo que no mas que ad tcr- 
rbrem^ pues para la prueba bailaba qualquiera x^xiga^ 
de puerco , de buey , y aunque fueíe de un burro 
viejo. 

12. No le agradó á Empédocles eñá ^monotonía en 
la conftitucioñ' de los cuerpos , y c^iterietídó echar el 
pie adelante á todos los que habianf precedido, dixo, 
que aquellos taft lejos eraban de componerfe de '■ un 
folo único elemento , que todos íe componían át to- 
dos quatro ; pero no conio rioíbtros grofera y feíiv 
ÍUslemente- los percibimos^ ^. impuros , mezclados y 
revueltos unos con otros , finó purí fimos , defecadl- 
fimos , y en fin , como á cada uno le parió fij madre 
la naturaleza} preguntado en qué confiñia la diferen* 
cia efpecífícade los mixtos , puedo que todos íe com- 
ponían de unos miímos fimples ? Reípondia , con aquella 
gravedad y cotí aquella íbberanía propia de un hombre 
que defpreciaba Coronas y Cetros, que á la reíerva 
del hombre (á quien no negaba alma racional, diítinta 
de los quatro elementos ) todos los demás mixtos 
folo fe diferenciaban entre si, ya por la varia com- 
binación de los elementos mifmos , ya por el mayor 
predqminio del uno fobre el otro , y que asi entre la 
rana y el burro no había otra diferencia , finó que 
en aquella dominaba el agua , y en eíle la tierra , y 
que por tü croaba la una, y el otro rebuznaba. 

13. Parécele á Vm , Padre mió Fray Gerundio , 
que los moderaos no remedaron también al amigo Don 
Éfipedócles? Pues cuente Vm. por fequaccs fuyos á 



. JX E ;C A M V AjZ A & Ll B. II. 283 

todoi aquellos Médicos a ¿a dernierc ( fon eílos innu- 
merables) los quales no acontentan con decár , -que 
«n todos los mixtos fe mezclan los elementps ^ lo que 
apenas fe puede dudar , finó que añaden , que á ellos 
y \ Jalada mas fe reducen todos los mixtos , . preten* 
diendo que tocjío-^quanto fe extrae de ellos por el 
^náÜfis ó por la refolucion es ayre ^ agua ^ tier- 
ra y fiíego , (j prU terca nihil. Cuente Vm, taml>ien 
^por el mifmo partido á los Chímicos y y fepa » que 
eíle el dia de hoy es un partido formidable « los 
quales , aunque dejos elementos de Empedócles folo 
admitan en la.apari)zípcia..dos ^ conviene k faber ^ el, 
agua y ,1a tierra, y en lugar de los otros dos inven- 
tan ellos, tres,, ^ .los quales llaman efpiritu , azufre 
y fal , : pero ,en realidad .el efpiritu fe reduce al ayre , 
el azufre , ,al fuego y la íal al agua } con que folo 
añaden , yo.cjss ^al i^^ma Empedocliane, Finalmftnte ^ 
cuente Vni/ppr eLjpifrao yando ( fegun quieren ma* 
las lenguas ) al l^a^ífímo Jáluita Honorato F^bri, el 
qual, aupque en rigor hizo burla 4$ todos los íif« 
temas Filofóíiqos.. , . fin declararfe partídario de aU 
guno de ellos } pero ^Iguna mayor inclinaci€)ndll4 
ñofiró á la opjjii^n ,^ ^ueílro lEviped^^les > biep 
que e^xci^piiuando: .d)s ella al hpmbre^ y k }ps^ brutos » 
porque /eílo^ 119 io podia ajyfljgr con \a ,^e eníeñá 
la Fé. 

14. Y los Tenores :fil6fo£bs Atomiftas y. Cor^ 
pufculare^^ que .fi>n .,lps, que haíla,;P$>C9S. años ha 
han jneíido ^pas JauUai pienrfe Vm. jque.fuéfpB or^i* 
«ales? Ili(9re,4e efo ,por fu vida :; tan fl?pna» jS tan 
monQS fueron copip todqs , los dismas. £n - dici^ndole 
á Ym. , que Ja Filofpfía Atomifta y Corpufcuiar 
cuanta ya por ló,mj5nos cer^a de dos mil y cieaaños 
de antigüedad , ,^. la inyen^ó Xeucipo 3^ la.adelentó 
Pemóprito- y l^.^xjen^ó JEpií^^ gias.de tr^^cieei 

^ Nn ij 



284 Historia de. Fr. Gerundio 

tos años antes que naciefe Chriílp : fabrá <¡ue los 
Galileos de Galileís , los Gaíendos j los Bacones ^ los 
pefcartes , los Maígnancs ., los iSaguens , los Tofcas y 
otros que no íe pueden oonrar , no hicieron otra co- 
fa^ que chriftianiiárlá en lo que* pudieron ^ refun- 
dirlá , en lo que ño encontraron ihcó^ivemente , y Ta- 
carla al teatro barbi-hecha ^ afeytada y con zapatos 
nuevos. 

15. Solo con poner en limpio lo que dix0 Epicuro 
eílá hecha la prueba. Soñó pues alguna noche , que 
habia- cenadb poco y bebido' mucha agua (porque 
cbn« efeftó íu¿ hombree templada^ j que* alíá áefde la 
eternidad ' andaban revoleteando libremente y á fus 
aventuras \ fin orden y fin coi^cíértb ^por efos . im- 
meníbs eípacios que llamamos caos una infinita 
multitud de' átomos ó de cuerpe.cillQS^ , los* quales fe 
eftuvieron moviendo y travefeajidd' fíh ^forma y fin 
deftino figlos de,figlosy'''hañíi"i^Ute'. jí^lfo fií buena 
fiíerte y la nuéftra , qué por una ditínofii Cáfualidád 
fe trataron y unieron^ y pega^roii todoS unos' con 
otros, y formaron efta prodigiofa ' mafa y dé que fe 
compone todo él-, ühiyerfo , Cielos >. Aftros , Montes ^ 
Valles , Rios^ ^ Plantas j Bruttí,^ ; Hombres. í^ará qiie 
efta carnalidad y aunque ;extraórüih4rik*¿* no íbefe mi- 
lagrofe ,' vino muy k pelo' y conducto' mucho , que 
los tales átomos ó cuerpecillos no eran todos ^ ni dé 
una mifiha figurá^, ni de un mifmó pefo/íínó quequiíb 
la fuerte ," que unos fiíefen .rédondbs , otros quadra- 
do9 , é(l6s cúbicos, aquellds prramidaléls.^ unos ci- 
lindricos^, otros triartgulares , águdtos éftosy aquellos' 
chatos ,' unos mas pefados y otros . ma^ ^4éves^ Y* ¿orno 
eftuvieron canta infinidad de figlo$ érr¿Qhrrándófe unos 
coíi otros ^ no fué impofible qué 'at cabo acertafen 
h: érilas^rfó / 'enredarfe y ^cngancKá^fe:recípfocamen* 
19 , ai^zdfeiddíe con- variedad unó^ ion otrosr , y étele 



DE Campazas. Lib. i i. 28^5 

formada toda las mafa del mundo y con toda la diver- 
fidad de mixtos y de entes que la conñituyen. 

1 6. Y no crea Vm , amigo Fray Gerundio, queEpi- 
curo ni los muchos corbatines , bonetes y capillas^ 
que le copian al fomormufo , fe embarazan en expli- 
car la diveríidad fenlible de los entes , fegun efta kn- 
tencía i bueno es*efo para fu defpejo ! Si Vm. les pre- 
gunta ^ qué cofa es la tierra ? Refponderan con la mayor 
latisfaccion del mundo : es un gran agregado de áto- 
mos cúbicos 9 que juntó la cafualidad en un montón y 
Y en efo confine la confiftencia y la folidez de la 
tierra ; y el agua , qué cofa es ? Efo es claro como 
el agua. Es un cafual conjunto de átomos redondos > 
circulares y globulofos , que no pueden eílar para- 
dos finólos cierran en alguna vafija ó no los re- 
primen con algún dique , y vé ahí en qué topa toda 
la fluide¿ de efte elehjeijto ; j el fuego ? El íüega^^ 
quien no vé que es uña maía de átomos piramidales-, 
punti-agudps y muy afilados , que á fuer de tales ^ todp 
lo penetran , lo taladran y lo deshacen ; y cátate ahí 
el fecreto de fu pro^giofo actividad. Y el ayre qué; 
ferá ? Bella pregunta ! qué entendimiento havrá; taa 
romo , que no conozca , que el ayre no viene a fer mas „ 
que un: inmeníb efpacio ocupado de bolillas revolé* 
tcantes, mucho ^ mas moñudas, terfas y lifas, que las. 
que componen el agua ! Y en efto confifte ciara é indu- 
bitablemente , que aquel fea mucho mas fluido y mucho? 
mas diafano que el\z. 

17. Vé aquí , Fray Gerundio amigo ^ los prinpipa- 
les fueños de los Filófofos antiguos , y las* princi- 
pales imaginaciones de los modernos, que. apenas f^ 
diferencian de aquellos , mas que en media docena: 
de terminillos , y en haber facado aí teatro fus opi* 
nipnes con otro trage mas de moda. Yo no nega^,,^ 
qué unos y otros hicieron lo que pudieron para: 



2?6 HisjoR^A DE Fr. Gerundio 

averiguar fui fecretos á la naturaleza ^ y para Tacar i 
luz fus efcondrijos , y que eílo es lo que íe llama 
Filofofía j pero quién le ha dicho al Reverendo Se- 
ñor Don Barbadiño ^ que eíFa Filoíbfía fe ignora en 
Porragal y en Eípaña ? Cierto que teniendo fu mer* 
ced tanta obligación como fe fabe , á no ignorar 
lo que ha pafado en fu mifma Univerfidad de Co- 
imbra » caufa admiración que afeA'e ignorar lo que 
efcribiéron les Sabios Jefuitas Conimbricenfes en fu 
Curfo Filofóílco. Allí verá explicados ^ muy exten- 
famente todos eftos fiftémas , y también los verá im- 
pugnados con el mayor nervio. Es verdad ^ que como 
aquellos Padres no alcanzaron á eílos Monfiures no- 
ívífimos , no pudieron impugnarlos en ííis propios 
términos. Pero sí es cofa averiguada^ que la que fe 
llama Filofofía neuva y ñamante y (s folo un te- 

;xido de las mas añejas y de las mas podridas del 
mundo ^ todos los que tienen noticia de eftas , tienen 
noticia de aquella, y todos los que impugnan las unas , 
impugnan la otra. Pues por eíla cuenta , no folo en 
el curfo de los Coimbricenfes y finó en nñuchos de los 
curfos Filofóíicos y que de docientos años á eíla parte íe 
han imprefo en Efpaña, hallará mucha noticia de la 
que fu Paternidad Barbadiña llama Filofofía legítima y 
caíliza y verdadera. 

18. Pero fi todavía no íe contenta con eílo , y pre- 
tende que fea cierta fu propoficion^ y mientras no fe 

. verifique que en los curfos de Eípaña íe conoce en fu 
propia y qiifmífima figura eíla Filofofía del tiem- 
po , aún así ferá precifo que la vuelva al cuerpo. 

-Porque fi le dieran lugar para faber lo que pafa 
por acá fus eílrechas correfpondencias con -ciertos ami- 
gos de Francia y y íli aplicación infatigable a enten- 
der mal 6 á interpretar peor las Bulas y Breves 
^Pontificios fobre las Miñones del Oriente ^ tendría 



1>E , C AMp A 2 As. LlB. ir. 287 

fin duda noticia j de que mas Há de treinte años fe 
publicó en Efpaña el curfo Filpfófico del fabio 
PadFe Luis de Lofada j cuya admirable Fííica co- 
mienza por un ^largo y dófto difcurfo preliminar , en 
que fe exponen , fe examinan y fe baten en brecha 
caíi todos los fiftémas Filoíbficos , que fe llaman 
Modernos por mal nombre ^ repreíantándblos todos 
con* íiis pelos y feñales. Aunque efta impugnación ^ 
como imparcial y como verdaderamente fábia , no 
es tan en ceno hi tan á deftajo , que en el difcurfo dq' 
la obra no fe abracen algunas opiniones de los Filó- 
fofos experimentales , defamparando la de los Arifto- 
telicos y h cuyo Xefe y por lo demás y feíigue con juicio' 
y fin empeño. 

19. Acordariaíe también , de que el infigne Va- 
lenciano Don Vicente Tofca , no folo nos dio larga* 
noticia de todas las recientes fe£fcas Filoíofíqas > 
finó que aun fe empeño el fanto Clérigo , . en que 
había de introducirlas en Efpaña y deílerrando de ella 
la Ariftotélica. No logró el todo de fu empeño, pero* 
le configuió en gran parte ; porque en los Reynos de 
Valencia y de Aragón fe perdió del todo el medio» 
al nombre de Ariftóteles , fe examinaron fus- razones ,, 
fin refpetar fu autoridad , fe confervaron- aquellas opi* 
niones íuyas ^ que fe hallaron eílar bien eílablecidas ,. 
ó por lo menos no concluyentemente impugnadas , y 
al mifmo tiempo fe abrazaron otras de los Modernos , 
que parecieran puedas en razón; de manera que en las 
Úniverfídades de aquellos dos Reynos fe tiene tanta* 
noticia de lo que han dicho los novifimos Terapeu^ 
tas de la Naturaleza y como fe puede tener en la mif^ 
mífima Berlín j y hay Filófofos , que pueden ha* 
blar con tanta inteligencia en eñas materias á las bar-^ 
bas de Uí miíma Academia de las Ciencias de París ^, 



288 Historia de Fr.G.erunpio 
como los Regís y los Regauhs en fu mefma meA 
ihedad, 

20. Finalmente , ahora , ahora en freíco , y como 
dicen , todavía chorreando tinta , fe acaba de impri- 
mir en Salamanca el primer tomo de un curfo Fi- 
lofóñco y que ha de conftar no menos que de doce 
volúmenes , en el qual , fegun promete el Autor , quan- 
do llegue al tercero , todo el le ha de emplear en lla- 
mar á juicio todas las fedas FiloícSfícas , recien na- 
cidas ó refucitadas , y el quarto en examinar los re- 
cobecos de la naturaleza al guílo de los modernos , 
fiji perjuicio del derecho que fe referva, de averi- 
guar en el quinto las verdaderas caufas de. tantas tra- 
vefuras como hacen los Meteoros , y de pafearfe en 
el fexto por los Cielos , como pudiera por fu Celda , 
donde es precifo que vuelva á cncontrarfé con los 
Neotéricos , y ó los abrace como amigos , 6 los pre- 
cipite de aquellas alturas como elpíritus rebeldes , 
que no merecen pifar el eftrellado país que no co- 
nocen. Ora bien , yo falgo por fiador de la habilidad 
del Autor, pero no refpondo del acierto de fu eje- 
cución i y mas quando él mifmo deftina ya in pu- 
vi/ione él tomo undécimo , pafa corregir los errores , 
defcuidos ó equivocaciones de los diez precedentes j 
lo que parece feñal , de que a lo menos en ^ftos diez 
tiene ánimo de errar , defcuidarfe ó cquivocarfe mu- 
cho , pues le ha hecho tan de antemano á dedicar todo 
im tomo á efte único afunto. Verdad es , que para 
efo eftá feguro , dq que en el tomo duodécimo y 
último no ha de padecer la menor equivocación, er- 
ror ó defcuido en los Prolegómenos á la Teología 
Pofitiva y Dogmática de que ha de tratar, fi Dios 
fuere férvido , p^íra abrir los ojos á los Teólogos 
y Predicadores novicias j pues á no eftár muy cier- 
to, 



DE C A NI PAZ AS. LlB. I.L 2S9 

to-de que efte último . yolumfen , ño ha de contener 
alguna errata ó defcuidillo / era natural que el tomo 
de las erratas le refervafe para el poftrero , para com- 
prehender también en él las de los Prolegómenos , co- 
mo lo han hecho hada aquí todos aquellos Efcritore^:.!^ 
que quifieron dexamos el buen exemplo de confefar ^ 
que fueron hombres. 



C A í^ I T U L O V I J. 

Canfafc de hablar el Beneficiado^ Jaca la caxa^toma 
un polvo , eflornuda ^ fuénafey limpiafe y profigu^ la 
conyerfacion. 

DE todo lo qual inferirá Vra , mi Padre Fray .Ge- • 
rundió, que el feñor Arcediano Barlijadiño ha*( 
bló con fobrada indigéílion eli punto de Filofofía 
deEípaña; pues aunque bien fe pudiera ahorrar mu«^ 
cho de lo que en ella fe enfeña y y emplearlo mejor 
fin falir de la materia ; pero no fe pierde tanto tiem* 
po^ como pondera fu merced muy Reverenda } y al. 
cabo ¿1 Filófofo Gafendiftá , el Cartéfiano ,' el New-" 
toniano y el Ariflotélico , aígaravía mas , ^algáravía. 
menos y todos í^limos á hueílra algaravia# Pero bien, 
entendido , que fin eñe tal qual eludió de la Natura- 
léza y apenas fe puede dar pafo con acierto en las demás. 
Sagradas Facultades. ,• 

Atónito eftuvo oyendo el pacientífimo Fray Ge-] 
rundió todo el largo razonamiento del feñor Benefí* 
dado 9 fin tofer , fin efcupir y fin cefpitar y y aun fin 
peftañear finó una fola vez , allá hacia el medio de la 
harenga, que fe le pufo una mofea de. burro fobre la 
ceja zurda , y fe le pegó de modo , que le coftó mú-' 
cho trabajo el defprenderla. Paimófe de lo que fó 
Tóm. /• O (j| 



^o Historia de Fr. Gerundio 

había oido enfartar ^ con la leve ocafion de lo que le 
había preguntado acerca del Barbadiño , y aunque zor- 
roclonco , no dexó de conocer que tenia razón en 
lo que habla dicho /pero que fobraba la mitad , y 
aiun las tres partes y media para lo que pedia una 
xonverfacion , en que no fe trataba ñná por inci- 
dencia acerca de eíle Autor. Peto como en efedo 
le.habia. dado gufto todo lo que acababa de oírle ^ 
y el empeño del Fraylecito era efcapar el cuerpo 
íi pudiefe k todo eñudio Eícoláílico , por dedicarfe 
quanto antes al baratillo del Verbum Dei , íegun la 
i&ftrúccion del Lego , *fu Catequifta , y de íu \\t- 
tht él Padre Predic^dop mayor áé la Cafa, quifo apu- 
rar 4^1 todo la materia. Y pareciéndole , que píór lo 
menos , lo que decia el Barbadiño. acerca de la Teo- 
logía Efcoláñica no teñí? refpueíla , le dixo : Señor 
BeiíefrCiado ., todo loque Vm. me acaba de explicar 
aícerca de I4 Füofofía 'i me parece lindamente ; y aun- 
que; la verdad fea dicha , que en lo mas de ello yo 
no he entendido palabra , pero k mí me fuena bien ^ 
y convengo en que no hace daino faber un poco de 
Filofo^fía , aunque Jfea de la que nos éníLñaii por 
acá/ 'Yó:^ 'bien ó mal yaF éftoy para acabar mis tres 
alios , y tanto como hablar de materia primera , de 
formas íuhílanciales , de' unión , de compuefto /}i7^efr/\ 
de principio quod y quo , y así de otras zarandajas , 
ya me' atreveré á hacerlo como qualquiera Arciprefte. 
Pero efo de penfar nueftros Padres en que me han de 
obligar á que eftudie Teología EfcoláíUca , tararira I no lo 
conieguirán aunque me emparedaran. 

3, Y por qué y amigo Fray Gerundio? le prejguntó 
el Beneficiado j por qué por las cofas que dice de 
la tíX dichófa Teología el fufodicho Barbadiño } pues 
qué dice ♦ le replicó el bellacuelo del Clérigo ; qué 
ha de decir ? mejor lo fabij Vm. que yó. Dice lo pri- 



i* ^ 



DE GAMPAZAS. LiB. 11/ Jí^l 

mcfo y que ejla facultad fe urata péfimamentc en Portan 
gal ^ no folo en los Conventos finó también en las l/ni-* 
verjzdades. Y coníiguientemente lo mifmo dirá de toda 
Efpaña, porque en toda ella no fe tr^ta la Tcolo» 

Í;ia de otra riftnera , que en Portugal Y eíb cómo 
.0 prueba, Padre mió ? Como lo ha de probar, CQil 
tina razón que no tiene refpuefta ; porque, dice., qu^ 
acá fe eíiudian quatro años de Tc;o.logía , aíiíüéndofe 
á quatro Cátedras , en las quales fe explican cada 
año dos materias de . Teología Efcoláílica , una de 
Moral y otra de Efcritura , á la que ningún ©ftü- 
diante concurre ^ porque dicen que folo es buena pafa 
los Predicadores. Y en efto , en. verdad , que tiene la^ 
zon } porque en efte nueftro Convento por lo menos , 
donde también hay eíludios de Teología , yo no he 
vino otro modo de enfeñarle , y difcurío que lo 
miímú fucederá en los demás. Y parécele á Vm, que 
efo baña ^ le preguntó el Beneficiado , ,para decir ^ 
que fe trata ptfimamente la Teología ? A mí me pa- 
rece que sí , reípondio Fray Gerundio. Pues á mí 
me parece que no § replicó el Beneficiado* Porque 
efo á lo fumo probará, que el método np es bueno; 
que al cabo de los quatro años es poca Teología 
la que fe trata j que ocho Materias ó Tratados EC- 
coláílicos j quatro de Moral y otros tantos de £f* 
critura ^ no bailan para que el eíludiante íalga Teó- 
logo hecho , ni aun para que tenga noticia de la vi-* 
géíima parte de la Teplpgía , y en efio no irk def-. 
camjpado ; pero no prueba que la Teología, poca 
ó mucha que fe trata , fe trate péfimamentc y que tí 
lo que fuena fu valiente y atrevida propoficion. Fuera 
de que no puede ignorar el Barbadiño , que en una 
de las célebres Efcuelas de Eípaña , al, cabo de los 
quatro años fe eíludian ó íe recorren todos los tras- 
lados de la Teología Efcoláílica , por un famoíb 

Oo ij 



192 HisTORtA DE Fr. OeRUNDIO 

Compendio , que no le hizo ningún Eípañol , finó 
un dedo Religioíb Francés , y por lo miímo fera de 
iii aprobación. Si en otra de las Efcuelas no menos 
célebres fe obferva el método que él fatiriza , fe^ 
rá , 6 porque todavía no tiene un Compendio Teo- 
lógico y (egun fus principios de fu íatisfaccion y aco- 
modo para el uíb de los eíludiantes , ó por otras ra« 
zones , que allá él fe tendrá ; pues al fín , como decía 
un Alcalde de Villaornate , Ji es Teatino y fe ahogo , 
tuenta le tendría. 

' 4. Y qué me dice Vm. , le preguntó Fray Gerun- 
dio , de lo que añade poco defpues el mifmo Barba- 
diño : Que el primer perjuicio , 6 la primera preocupación 
que faca el efiudiante del metkodo de las Efcuelas , es 
pórfuadirfe y que la Efcritura para nada Jirve al Teó^ 
iog0 : Y el fecundó es efiar en la perfuafion , de que na 
'hay otra 7 eologiá en el mundo ^ fino quatro qüeftionesdc 
ejpeculaiiva j y que todo lo demás fon arengas y ocioft- 
dades de Extrangeros... fiendg efia en efecto la preocu» 
pación general de todos los Teólogos de efie Reyno , y 
no rapaces ó ignorantes , fino Maejlrosy hombres de bar-^^ 
tas haffa la cintura ? 
f • 5. Qué quiere Vm. que me parezca? refpondió el 
Beneficiado j que como el Barbadiño eícribió la carta 
donde eftarapó eftos diíparates (yes la 14*. del fegun- 
do tomo ) y quando acababa de padecer ciertos vérti- 
gos ó vertigenes ó vahidos , 6 como quifieren lla- 
marlos I fegun él mifmo dice al principio de ella , y 
debia de fer muy acofado de eñe accidente y por l#que 
fe reconoce en fus cartas ; todavía parece que le du* 
raban algunas reliquias del vértigo , quando afirmó dos 
proipofíciones ^ tan difparatadas con aquella ofadia 
qué es tan natural al hombre. Yo eñudiante he fido > 
y con eíludiantes he tratado en las tres Univerfida- 
des de Salamanca y Alcalá y Valladolid , donde fe 



DlE CaMPAZAS. LiB. ti. 19f 

eftüdia la Teología Efcoláftica , punto mas ; punto 
menos , con el mifmo método que en . Coimbra , y 
en Ebora ; pero hada ahora no encontré efludiante tan 
zopenco i que de dicho método facafe la preocupa- 
ción í/ít ^^(/¡ía^/V/í , que la Efcritura para nada firve al 
Teóloga ; Ni cómo es. pofible , que alguno la facafe ^ 
á menos que padeciefe vértigos , viendo con íiis mif- 
mos ojos ) que en toda la Teología Efcoláílica no 
hay qüeftion alguna , por efpeculativa ^ por.abftraí* 
da, , por áietaíifíca j por fubtÜ ó por inútil que fea 
ó que parezca , la qual bien^ ó mal no fe procure . 
probar con la Efcritura ? Y íihó feñfle íiquiera una 
el Barbadiño. Aun la que él pone repetidas veces por 
yerbi-gracia de las que llama puerilidades Teológicas , 
conviene á faber , Ji el principio quo generativo ó pro* 
duclivo en el Padre y en el Hijo , confijie en predicado ^ 
relativo ó abfoluto , todos los Autores, que figuen dife-* 
rentes opiniones, procuran fundar la fuya en Textos 
de la Efcritiira } pues qué eñudiante ha de perfuadirfe ^ 
que la Efcritura para nada firve al Teólogo , quando íiii 
¿fcritura no encuentra íiquiera usa qüeítion de Teología ? 

Eflo es faber hablar mal y 
Por no faber hablar bien \ 
Y efto es mentir magifiral^ 
. Por fiempre jamás y Amen. 

6. El otre teñimonio que levanta el Barbadiüo, 
no y3 á los eftudiantes rapaces y filló á Maeftrbs con 
barbas hapa la cintura , de que eftán en la perfuafon de^ 
que no hay otra Teologia en el mundo , que quatro qu<f 
tiones efpcculativas y no le va en zaga al primero. Aqui 
donde Vm. me vé fepa , que también corrí mi ca- 
chico de Portugal , donde traté con Lentes y Mef^ 
fres de Teología | que regentaban asprimciras Cadci^ 



294 Historia de Fa. Gcrünsio 

ra^ del Rey no» £n Efpaña he redado mucha hoisLj-y 
aunque indigno pecador y vil gufaíio y he converfa* 
do filia á filia y facha' á facha con muchos Padres 
Catedráticos , y hada algunos Padres Le¿lores de la 
legua ; quiero decir ^ aquellos Le£iores in partiius y 
como de burlas, que fon Le¿fcores titulares de Con* 
ventos femi-pinzochas y los quales Hielen fer mas fíe^ 
ros y mas entonados , que los mifmos Catedráti^ 
eos de veras ; digo ^ que haíla algunos de eílos Padres 
Lectores de honor fe han dignado darme, puerta y 
filia, tratándome con cariño y cafi Con amiílad. Pues 
certifico , y en cafo nccefario juraré /^ ver¿o Sacer^ 
datis y que á ninguno , á ninguno he encontrado tan 
boto ..de entendimiento , que no fupiefe muy bien ^ 
que además de la Teología Efcoláítica ¿ Poíitiva y 
como la llama fiempre el Padre de las barbas laicas , 
hay la Dogmativa ^ la Expofitiva y la Moral , á las 
que algunos añaden como Teología aparte , la Afeé- 
tica ó la Míílica ^ y que todas eílas quatro ó cinco 
Teologías íe dan la mano unas á otras de manera ^ 
que tienen cierta dependencia ó conexión entre si , 
y tanta 9 que ninguno puede Uafií'arfe Teólogo con- 
fumado , finó efl:á veriado mas que medianamente 
en todas ellas* Es verdad y que fuponen niieílros Maef- 
tros (y por mí la cuenta fi fe engañaren en eíla fupo- 
ficion ) y que fin entender mas . que á media rienda 
á la Teología Eícoíáílica y hay grande peligro de 
defvarrar mi|cho fn la Dogmática , de dar de Koci* 
eos en la, Expofitiva, de no entender bien la Moral, 
^ y de efcribir cien di^^^rates en la Afcética , falva fiem- 
pre la iluminación fobrenatural que lo fuple todo* 
Eílo fi% lo que he oido conílantemente á todos niief 
tros MaeAros ^^ no folo a aquellos que teniau barbas 
hafta la cinxura ^ pero aun á muchos que apenas ks 
apuntaba el bozo JÍ5I Magifterioj y aun talqual^ 



Dt C A M P AZ AS. Llf. li. 295 

que parecía capón en el fuero externo , aunque delante 
de la cara de Dios feria lo que fu Mageftad fuefe 
férvido ; pues dónde encontré el feñor Padre Barba- 
diño efos Macftros con barbas. kafia la cintura y qucefia- 
bán pcrfuadidoi a que rio kabia otra Teología en el mun^ 
do y que quatro qüejliones efpeculaüvas ? 

7. A lo menos , fepli¿6 Fray Gerundio, nó me ne- 
gará Vm , que tiene razón én lo que añade mas 
abaxo : Que todos los Teólogos Efcoláfticos ejlan tan 
[iuisfechos de fu efpeculativa y que dan al diantre a los 
extrangef'os , porque fe dejviarón de ella... y que no vio 
hafta ahora Teólogo alguno d^ los qué abracaron con 
todo, fu ^cora':(on elreripatOy que habiendo de proferir cen^ 
fura.fobre los qu0 iniroduxeron el método' moderno y to- 
mafe el trabajo de examinar bierti las rav^nes en que f^ 
fundan los contrarios. 

8. Pobre Fray . Gerundio ( refpondió el Beneficia- 
do ) y qué bellas tragaderas que tiene! Si así en- 
gulle todo ío que encuentra en Jos libros ^ morirá de 
repleción de difparates. Muchos enfartaelBarJbadiño en 
efe par de cláuíblas , que le copia. Supone lo prime- 
ro , que todos los Extrángeros fe defvian de la Teo- 
logía eípecúlativa , pues elb y no otra cofa quiere 
decir aquella propoficion indefinida y- ábjfoluta ,. ¿q 
que los Teólogos Efcoláfticos , dan al diantre á los 
Extranjeros y porque fe defviáron de ella j pero quién 
le ha dicho á íu Paternidad Barbadiñá y que todos, 
los Éxtrangeros fe delviarón ni í» defvian de la Teo- 
logía Eícoláílica ?' Gonet y Contenfon ,' t)ominico» ^> 
fueron Portuguéfes ó Andaluces j Rodes , Leíio > Ta- 
nero , Jeíuitas , fueron Afturianos ¿ Extremeños! 
El Cardenal de Norris y la Martmier , Auguílinos ^ 
fueron Gallegos ó Campellnos ; Maílrio y Wi-r 
gant , Francifcanos , fu¿ron Babazorros ó de las' 
Bateucas j y eíVos le defviáron de la geología Ef* 



tc^6 Historia deFr. G£Run<>io 

coláftica , quando muchos la comentaron toda ,' y. los 
mas una gran parte de ella ? No quiero alegarle mas 
exemplos , porque feria negocio de formar una Bi- 
blioteca. Los únicos Extr^geros , que fe defvian de 
la Teolojgía Efcoláftica , fon aquellos á quienes in- 
comoda efla , para delirar á fu fatisfaccion en la 
Dogmática , en la Moral y en la Afcética ^ fin re- 
Conocer otra regla para la inteligencia de la Expoíi- 
tiva ^ que el capricho y la bodoquera de cada uno. 
Quienes fean eílos Monfíures , no es menefler decla- 
rárfelo al Barbadiño , porque en fus efcrítos , y aun 
fin falir de efta carta ^ da fieros indicios de mante- 
ner gran cprrefpondencia ^ ó á lo menos de profefar 
mucha devoción ^ los principios, y. tener grand fe 
con las noticias que gaíla cierto gremio de ellos. 
Y aun de, eílos no to^os tienen taiita ogeriza con 
la Teología Efcpláílica y como graciofamente -iquiere 
fuponer fu \ merced Barbadiña. Y finó ahí eíiá el 
Doftor Jorge BuU , Profefor de Teología , y Prcf- 
bytero de la Iglefia Anglicana , que murió Obifpo 
de San David el año de 1716 , cuyas Obras Teo« 
lógico-Efcolaílicas 9 en folio ^ nada deben á las mas 
alambicadas que fe han eílampado en Salamanca y 
en Coimbra } y como los puntos que por la mayor 
parte trató en. ellas ion fobre los Myfterios capita- 
les de nueílra Santa Fe , conviene á íaber ^ fobre 
el Mifterio de la Trinidad , y fobre el de la- Divini- 
dad de Chríílo , en los quales fu.PfeudaJglefia Angli- 
cana no fe defvia de la Católica y en verdad , que* 
los manejó con tanto nervio y con tanta delicade- 
za > que los Teólogos Ortodoxos mas efcolaftiza^ 
dos I como fi dixéfamos éUclri^ados j hacen grande ef- 
timacion de dichas obras. Y aun en los dos trata- 
dos, que efcribió acerca de I9 JuíUficación ,. que es 
punto ínas rcfvaladizo , en los principios que abra- 

•••■-• 20, 



' í)% CÁMl>A«ASr tl¿. ít , 297 

t6\ tío fe reparó de los Teólogos Católicos y pWb 
Al algunas coñíeqüencias que infirió , ya dio bauán- 
témeme á entender la mala leche ^ que h^ia marna^ 
do. Pues por qué nos ha de querer embocar el Se- 
ñor Barbón , que ¿vs Extrangeros fe dejviaa de la jfVó-" 
logia efpeculativa ; y que por eíb los dan ai diantrc 
los Teólogos Efcoláfticos de Portugal y de Eípáña ? 
Yo sí que doy al diantre los vértigos , que afligieron 
k dicho- Señor ^ eñ fuerza de los quales deliró tanto 
A coíiado Fradiñop y nos quifo embocar tamas par^' 
Voi\es. • , 

9. PtiéS ahí es un grano de anis las que contiene' 
k otra cláufula fuya, con que me reconviene Vmt' 
^ no vio aínda Teólogo alguno ^ de los que ábrala- 
ron con todo Jit coraron el reripato ^ que nabieñdo dt , 
proferir cenjura , foote los que introduxeron el método' 
móderho , tomaje el trabajo^ de examinar' bien las ra*' 
:fpnes en' que fe fundan los contrarioi. Tampoco yo. 
vi aináa Efcrttor alguno de tos que abrazaron Con' 
todo A corazón la mordacidad ^ que eícribieíe corí^ 
mayor fatis&ccion , ni que dirígiefe' menos los que 
eicríbia. . * 

10. Qué le parece i Vm. que entiende por ^Ted^^ 
hgos 9 que abracaron con toda fu coraron el P'eripatoV 
Lea un poquito más abaxo y lo encontrará. Entiende 
los que eíhidián la Teología Efcoláfticá 'y por cuyo 
nombre ( dice ^\^ fe entiende una. Teología fundada en^ 
los perjuicios' de la Filofofía Peripatética :' quiere Áe-i 
cirfobrt las formas fubftaricíales y accidentes , y ya- 
bre todas las otras galanterías de la Ef cuela \ Pero (lo 
me dirá donde encontró eíla cafta de Teólogos j ni' 
donde halló Teología de efta eípede ? La Teología 
EfcoláfOica^ que íe uía por acá, no eftá ñindadaíb^- 
bre las preocupaciones de la Filofofía Perípatéti- ' 
ca, m ft vale át día para maldita la cofa , finó uni-/ 
Jom. /• P p 



2^8 Hl&TOE|A DE FR. G^R^NpiO 

ca y preciíamente para el ufo de lo$ términos ^ 
Gult^tivos I á los quales fe les dio uiía lignificacioo 
arbitraria , come Efcncia , Predicados , Formas- , ^c- 
cidjínus , propiedades , Emanaciones , utquo ^ uiquod^ 
Formalulr ^ Materiaiuhr , Auxilium qua y 0. Jime quo^ 
Ecceidades > Individitojciones , Relativos y Ahfolutos^ &c. 
Todis^eR^s calente ñas íblamente Ja firv^n para expli^. 
car cóñ menos palabras lo que quiere decir ^ y íe 
vale de eíl:as voces ^ por Tuponerlas yjsí eatendidat 
áefdé lá Lógica > y FÜpfQfla Paripatética y donde 
fe ufa de ellas para los mifmos fígnificados } . pera, 
eílps figni(iQados ie. apljcw k principii^ y áfiíotos 
muy diftmtos » y aup incoofxóspon caíi toda la Teoior 
gia Efcoláfiica ; es eíío eílar fundada eíla Teología ib* 
bre los perjuicios de la FUofofía Peripatética ? De cía 
manera tanjbien dirá » qu6 eílán Emdados íobre el ?€^ 
ripato todps los tratados qu^ en eíie íiglo hM he- 
cno entre si los Priu cipes de Europa y fean de Paces ^ 
íean de C<^mercio ', km de Alianza » fean también 
aquellos que fe llaman tratados de Familia \ porque 
en cali todos ellos íe lee el terminillq ^ de c^ue íe 
quedarán las cofas iñ^fiaiu quo , que es tan perípatér 
tico^ cqmo ,el itt, quo, y y el «f qupd^r el tu eo quod 
q^id y y el quo ad an efi. Si hay algunas qiaeítiones 
en la Teología Cícoláílica y que* en la fubftancia íeaii 
anfibias ^ eílo es y que igualmente pertenezcan á la 
Teología^' que á la filoíofíaj^ como ion , la$ que 
tratan de la exiílencia de Dios^^comq. primera eau^ 
de la ^Creación del Mpndo en tiempo ^ de la eípio- 
tuaHdad idel alma y del libre albedrio 6 de la liber*^ 
tád de los a£los humanos , y algunas otr^s pocas mas^ 
eoas fe tratan con total independencia de los princi* 
ijios, Arifl:otéitic9S , y muchas de ellas xqh p^fiuvaí 
opqificioh ^ el^os^ > y para nada recurrimos' ájlii Fi^ 
lofojfia, del jtíbgirita ^ £06 puramente. /|>»itli t»^^ 



< » É^ C A ft P'At'kS. h i ».- tí/ ^ 1^ 

carnes í y 'para que reciprócameilte líos ciiténdámos;; 
pues qué '1 eoiogía Eícoláltica de mis pecados es ef- 
ca , que e^Á Jundada tn la Fihfofía Peñpatcuca? 
Vaya , que quandó efcríbió efto todavk le debía de 
durar -^Z penigo al Santo Padre, /■ '- 

XI. Y totí qué conciencia dice , que ainda no* VS^ 
TeSlogo alguno , dé los qtíc áhra\arofi con iodo fu: co^ 
fa\on el Pcripato , que queriendo cenfurar a los que iw 
iroduxeron el método moderno^ toma/e el trabajo de 
eseáminar Inen las rádones en que fe fundan ¡os kontrct- 
ríos *j de qué método habla fu Paternidad ^ inuy Ap> 
Cfdiatiá?Pdrqu*^'' habla del método dé 'la Teo- 
lo^ia Eícoláfticá ' ( ({ue ^s la Teología in qüeftion ) 
ni lolB modernos ni los antiguos > ni los Perípateti* 
eos ni los Newtoniános han inventado otro méto^ 
do ^pié el que introduxo Pedro Lombardo ,, imité 
Santo Tomas , y íiguiéfoü defpues todbs los dema^ 
Y (ind / diganos fu merced pbr fu vida; dónde en^ 
contró otro método de Teología EfcoláíHca ? SÍ 
habla del método át la Teología puramente Düg^ 
inática^ ( que ^ ferá un grande defpropóíito parí 
ú aruJíitoV> ío primero , haíla ahora no fe ha eír 
erito ciierpo alguno entero ^ que comprehenda me- 
lódicamente fodfbj los tratados pertenecientes á eíla 
Teología } y finó di ganos * el Señor Barbadiño } 
«xSrso es ia gracia del Autbr , que los efcribió ó 
qué á lo menos hizo la colección de ellos ?, Lo fc- 
gundo ^ tn los innumerables tratados DogmáticQS 
que 4t han «ícrito , cada Autor ha feguido el mé-»' 
todo que mejof le ha parecido ^ ó' ei que le ha 
reñido mas á cuento : unos Oratorio , otros Académi- 
co reílos con ergos , aquellos (in ellos ) los mas po^ 
libros ó tratados , muchos por difputas y 'qüoílio- 
ites \ algunos en figura de Diálogos y' finalmente 
k» Dogmáticos fnodérnííifflos i que hstá eíciitcr con« 

Pp ij 



;jOO HlSTORtA DE FRv j&ERVNDiO 

Ifü las heregiaS; del tiéinpQ ^ y* efpecialiBeote ccmtrm 
U que hoy es de la gran moda i de la qual muejítra 
tener grandes noticias el Señor Fray Arcediaoo » haa 
preferido el Qiéto^o de cartas di^logizada^ ^ el idio^ 
ma vulgar y el ayre un poco chufletero ^ para lo 
«2^1 no. l^s han fah;ado buenaa y fóUdas ra^poes. 
Ningún T^cUogo Efcoláfí^ca y Católico h^ ceofurad^ 
^ha|la ahora alguno de ellos métodos i q. íeAalenoík 
coa el deda el Padre de las barbas a (iros largos^ 
Pues par? qué es meter tanta bulla ^ y fií^. ^nta^Wi 
síes p?ira áar de palos al ayre ? . ' ' !>S . . 

12. Mas ^10 ea eña hi madre ;dei|i cMdíitt>» Qw di 
ibl^re .efcrijtQ del método s. ^k verds^dero ij^jintó ei 
^eííerrar del mundo la Teologiá Éfeolá/lica > «Orna 
pr,mifm,o lo (onfíefa fin rebozo i pues de eU%:;Ufai 
^onfifintevTíente , que no Jblo f^s fupérfiua,^ Jim ftcr^tB^ 
q^ciL ¿ loy ddgmas de la Religión,: Efto^hiede qV< apeifa; 
Lutero « 3eza, Calviño, :Melanchto9 , y .el,B0Ü)ar 
diño de iu tienpa Erafino de Roterda^i , díxejicon lo 
nümo en propios términos. Los amigotes del SélK>c 
arcediano fon de la miíaia,opinioii} y ^ nada acre^ 
jdita mas la utilidad y aun la necefid^d ^^ la Te^^» 
logia Efcoláíüca» para la inteligencia y para¿ la de^ 
fenfa de los Dogmas ^ que Iq muqho^ que iictcomodá k 
eftos Moníkires. 

13. Pues el Padre de las barbas poítizas efccibe deob* 
tro de Italia 9 ya tendrá aotkia ( y finó la tiene, 
yo fe la doy ahora ) de las Qbras de BenediSo 
Ál^ini (alias el Padre Benedi£ti Jefuita ) y y ^^ las 
explicaciones Teológicas de loi Cánpnes dfiL Concilio Je 
Tremo fohre los Sacramentos , que el fabio Senrita Juan 
María ItertoE imprimkS en Venecia el ano de 17 14» 
I^ea lo que efcribiéroi;! e&os dos autores de á folia 
contra cierto autorcillo Italiano , que falió por tiH 
x^xió^t% coa el joUqo proye^o coa qu$ íak aho» 



' nt Ca MP AzÁá. l'iBl'II. ^ 301 
lel Señor fiairl^^as ^de querer defterfar del mundo 
la Teología Efcolámca » párá fubíütuir en lugar die 
ella la lección y la explicación de las obras de loS 
S$. Padres. Allí verá , que el Autor Italiano fupone 
tan en falfo , como el Señor Portugués , que en I9S 
ffcuelas- no fe hace cafo, del ^eftudio de ios Santos 
Padres. Impoftura palmira ! Pues la Teología £^ 
eoláíHca sfpánas «fs Aas que un cómpiendo de íiis 
obras, en el qual, ó íe e^táminah íiis diferentes opi- 
niones íbbre principios ciertos , comuneis y adinr* 
tidos por todos ellos ^ |S íe comparan y ft coteíaíi 
unos con. otros , para diíbertiir poi* medio de ¿íte 
examen y comparación lo'qne en íti mod|o de ^haf* 
blar no parece tan tac&^ó {6 juritándo las ojpinibnes 
de todos acerca de los dogmas « fe fimhar lína eípe* 
cié de cadena^ y ferie cronológica de trad^cibn; y 
en fin en ella íe encuentra' toaa ta doftrina de los 
Padres ^ pero^gkida fegUnel órden'de las materias % 
delembaraKáda de" difgrefiones inútiles , limpia y co* 
mo activada dé todos los deícuidos que pudo mez* 
dar en ella la flaquera humana , iluílrada y con^ 
firmada con la outpridad de la Efcritura y con eX 
pefo de lá^ razón. De manera , que eftudiár Teolo- 
gía Efcoláílica'^ es eíludiar á los Santos Padres, pero 
elfaidiarlos con método. £¿ auior Italiano ¿ dice e! 
fabio Servita ( y' óigalo con atención^ con docili- 
dad y con efpírit» de compunción el Pfeudo-Capu« 
chino ) : el autor Italiano y fus fcmejantcs , poco ver* 
fados, tn ifle género dé eftudios , ingenias y genios Jl¿^ 
perficiales , amigos de la novedad^ que afeñatMO hacerfc 
iiftinguiry fe apañan del camino- carrecero\ introducirian 
en las Efcueias una extraña eoftfufion , Ji ttegafe a abra-^ 
\arfe Ju projefJo. El efiudio. y ago^. y mal arreglado de 
Jos Saiitos Padf^es , reducido k ker fus Obras ^ fin hd^ 
berfc infiruiiki'átu^s-in^ los j^inciptos* necéfarioí fároi' 



^OA M I ?rD|i I < p I? f R^ G E Ri; i« ftí o 

fÁLCf^4^rla$ bifji p.y para, formar r^clo Juieh dc/iiS' qüt 
tiuicr^a decir ,; ¿{enariq a¿ muad^dc kcregcs idñ fd^ 
,cio:s de perfpeüiya.^ bien cargada fu memoria dt luga- 
res, ^ de fenteí^ias y de centones, en momon ; pero fu 
pobre etitiendimuniü mas oprimido que iluftrado con 
iodo aquel eftudio ó €mbolifm4% Hafta aquí* el áoSto 
Servita. ,/ • . •• - c. * .■• ^ • .i 

14. Y Iwego nos dirá en nueftras WJbías el barba* 

difimo y aun barbarigmo ffñor , que la Teología 

Efcoláfiica^ no folo es fuperfiüa^ fím perjudicial a las 

doffnas dfi la Religión 1 Sea pqr ampr de Dios la deí^ 

.Ve^gü^i^ $í fe contentara coqt deicir ^ que jeñ caíi 

j^dof lo^; t^j^ta^s de eUa fe.ioeKclan algunas qUe^ 

JUonc;s, Jjiúj^es i que pudieran y^ aun -de&eran alio¿- 

purCe > 'qfie.faun muchas de las* titiles y neceí&rias ie 

gratan con una prolijidad intolerable » qlie en iracias 

,de ellas.de cada; argum^eqito íe lia formácbo rrnia qüeA 

tion y aun una tÚíput^ ^. y aun tal. veí tima materia 

Rentera ^ para cuyo eíludio «0 fe i yo j (tkltniíhio Job 

tendría bailante paciencia , adelante ; ya íe le oiría 

con chriñiaria conformidad , y aun puede ier qat 

,en eíU opinión no fuefii. folo} pefo eípetarnos i re* 

barrefleira y en cerro., que la Teología Efcolájtíca ^ 

hofolo. csfuperflua , fino perjudicial a Igs dogmas de la 

dficligion ! voto á;.. que íi yo fiíef a In^ifidor Gena* 

ral... Mas tomemos un polvo , mi Padre Fray Geruii«> 

dio ^ y refrefquémonos un poco » que .ya me iba ca^ 

lent^ndo. , 

1 s« Can efe^o le tomó el bueilc^ del Beneficiado ^ 
jTonófe, gargoj^ó , y \profiguió en fií tono y freícura 
^natural : Nos es tan lerdo el Barbadiño , que no co- 
nociere 9 que luego le habiaii de dar en las barbas 
001^ los Patronos y Sequaces de la Teología Efco^ 
lafticá, qgmo v. gr.. Alberto Magno ^ SianCo Tomas 1 
JSan buenaventura, ^ S^n. Ju»n . C^píArano » y en fin 



todo^ los Saütos Tfcólégdií', que hsai florecido: defde^ 
el figle XII »ci , pbrcjü^ fu Pateíhidad no qufere 
haccc mas anciana ¿dk ha Teología j ^ algunos dé 
los quales pantos l5s ttén» adttitidds la ' Igiefia por 
fusí {)o£toreS'^ y páí-éeSUftYible^íidia decir t^ue Iqs' 
Dodorés de^la^ Igleía ¿níHüaron una' Teología ^/nrr^' 
Jüdicufi a hs deffkai'^de la- Religión. No difirtiülí 'el' 
Padre Barbeta *é4^efero2f argumciitó j- aüncjue -es ver-' 
dad 9 que le propone blandamente y cbmo al foflayo'i^ 
pero qué fc4ocion dprá á éi ? . * í - . * 

uS. ©tceTio^ pí:4miBrd V qué efto 'importa un- bledo ¿ 
porquÍB\/as SarOús f crecieron €n untfigloy'^h que cafi ric^ 
fcJahia.<urv^cofii\y que conformándoJheónJó qtce Jet 
frá¿IicabaenJaüempo^y tienen alguna Jijctifpa^ V amos ^ 
que ia^ (blupiofi fe lleva los vigotes } y queda el enJ 
tend;inie»t6o|>l^namef!{% fatisfeohi)' > , de ^ ^úé la' Igle^a^ 
pttdoe txMT^éfaiiídifima <^t*a2on , .yC c6it !>o mfenór fere*' 
nídad d& ic&n(ñéh^ ,v colocar e>i'4á'^claíe de fiís Doe^* 
tores a ^uno^ Santos , que enfeflárón' uoá' Teología /w^* 
judicial a fuifi^dogmaS'f por auzMQlos^póhres no tüvie* 
nan la- culpa de jiórear en un f^h y en que eafi no fe 
[abiai}6traUofá>\[f en^caíb de tener algufta «n confort 
mazfeceon ló qué Ji pVacHcahcf^étt fu 'tiempo % feria uní^ 
cülpilia;í^mal j'^ue -fe 'quitaba- tbn ígoa bendita , y 
no podia perjudicarles para obtener ^la fuprema borl^ 
de.Doíteresdé la Iglefia. 

oaí^í, tPero vaya *m preguntíta - asf como 'de prríc* 
y fc^reJb m'aréha i Coa ^qué Téeíogia confiíndió Santd 
Thomas á los hereees , que fe levantaron en fu tiem- 
po;. fué con la que aprendió y erifeñó , ó con la íjue 
todavía no fe habia- fundado ni ie fundó* ^ halla que 
efos Teologazos mbdernos , llenos de zelo y de 
charidad , ateiéreii los ojos ^ la pobre Igleüá^ que 
po(& tantosiifiglos' tos habia tenido laítimof^ente cer^ 
rados^ Ó á'lo-liVenos lügañófossy en ^úé^.cohfiílirá ^ 



3' ue tod^ hi kcrcgíis tfiart ^éb, tan mi Immor iort^\ 
anta Dgclor^ como dice opil dífcr/sciofi derto Mo^ 
cierno ? Siyi Tcqlqgia es (an pétfii(l¿G¿a¿. k loTidogatas 
de la licligion, ) por <|Uié n^^la. bísílib» 4 por qué noi 
la figuen y porqué 00 faa^eii i^ucli^ ^rjtekas al San-: 
to^ y celej^rap í^ ée(la coa un O^vaiio de &ttno-^ 
nes ? £1 hecl^o es ^ dice d cit^ado Retemior, tjfue el. 
verdadero modvo 1 porque tod^s ¿os Bereges efian tan 
avinagrados contra cfic admirable Doñor es , porque h, 
il Je le debe aquel método regula»; , ^ut. rey na €n ios Ef^ 
cuelas j con eiqaalfedefettredanl^j^pknim 
tfi mafcarilla^ error ^ fi pone d$ clar9 ,fiH\ claro la ver^ 
dad^ '¡e cxplíqan con limDie^a y <on clmdad hoA dogmas 
de la Fcifegun el verdadero fentido de la IgUfiay de los 
padres. Y concluye : T^o< ha tenido la heregid enemigo 
iftayorque nuc/irsfjSantfiy porque mtMa ha.podida €tif€n\ 
dcrfr^ coí^{ra l^Joljde^y y.^ j^ me es licito kailanasí ^xon* 
tralacofiinfaUbiüdadd^ A rea.^aldllas; y 

todavía dirá Voír^ y lo dirá confiantemtnte ^' que la Teo^ 
logia Efcolájlica esper/udiciai k las dogmas dé la Fe 'i 
Pues yo tambiie^ le diré a Yin. conftantémente ^ <iue 
creo á ciegas en la del Símbolo de los >Apoftoles ) 
mas para creer en la que Vm^ pr^fe/a ^. necefiío mu* 
cho examen. Y le advierto á \m ^ que: el Aui6r de 
dichas palabras no f s algún Padre Dominico 9 á quien 
le ciegue la pafíon ^ finó otro de profefion muy dif» 
linta, que fabe venerar las opiniones ^el Santo jDoc« 
tor t y fi algunas no 1^ armap^ fepararfe de ellas con 
reverencia^ 

18. Dice lo fegundo ^ que / Meno Magno y fu 
Úifcípulo Santo Tomas comentaron a Ariftoteles » nofiu^ 
a lo que ¿I cree , porque lo jtt{gafen átil^ fin¿ por hacer 
efe férvido al público^ que en áqnel tiempo efiáha muy» 
preocupado por Arijlútelcs. Hizo bien en aftadir a h que 
crcoi porque el hombre dá muchos indicios de creer 

cnreb^diuamt^ 



fp^Pfi^aamppte. .,Efto ^^ decif^ en buenps. términos j 
que cree que, Alberto- Maj^uQ y r Saritp/T^omas fue- 
ron unos honibres aduladorjBS , .unos 'Dcífltbres^ íl^P^íje* 
ros , uiios Maeftros de aquellos que carafterjza San 
l^ablo , los quaíes , por acomodaffe al* güilo y a las 
páfioniss del Pueblo, le enfeñan cjodrina' fót^/^ "inú- 
til y aun perniciofa , y apartando /yoluntarianient;e Ipí 
ojos de la verdad , aunque faben muy bieii hacía dónde 
cae y le embocan fábulas , patrañas ó embelecos inú^ 
tiles ; pobres Lumbreras de la Iglefia , y en qué ma- 
nos habéis caldo ! Siquiera no os dexa el cara^er dé 
hombres de bien, de honor y de íiñceridad , que nó 
faben engañar á nadie, íin que primero íe engañen i^ 
sí rnifmos : y quando én qualquiera materia ^ es la ma- 
yor vileza de un autor eícribir contra lo que fíente I 
por Ufo njear\el mal guflo del público i en una matei 
ria de tanta gravedad y. de tanta- Importancia coi 
'mo la Sagrada Teología , no. repara, eii hacer yeójá 
de femejante ruindad á unos liónibres cbmo Albértdf 
Magno y S^nto Tomás de Aquinó , a quiénes ío- 
brSka fu fantidad , y baílária al uno fu dignidad d^í 
pbifpo de Rátisbona, y/al otro* íu. nacimiento , pá'rh 
que los hiciefe mas merced y mas\ju'íücía.'Si^efto 1^ 
dixera uh rapagón desbarbado , adel^te^^ pudiera pafar 
por rapazada; pero decirlo y eñámpárlo ün Hombre ' 
que afe£ta profefion de barbas largas', no merecia quQ 
fe las arrancafen todas pelo á pelo ? 

19. Oria bien ] mi íincerlfimo Padi'e FraCy Genin^ 
dio, un año duraría nueftra cónverfacíon , fi hu^ier^ 
de feguir pie á píe al Bárbadiño en todo^ .los diA 
parates , que. dice con fu acoílumbrada fatisfaccion 
y regüeldos , en fola efta Carta fobre el método con 
que fe eftudia la Teología Efcotíáftica , y fi me hu¿ 
hiera de empeñar en impugnarlos. Yo eftoy ya can- 
fado ,,y folo el hablar de eíle hombre me fañidia^» 
Tom. I. > ' ^ \Qí ' ' 



joí . Historia DE Fr. Gf.rxjmdio 

£1 abrirle los ojos á él , que los jtiene cerrados con k 
prefuncibn j y el abriríelos k íus apaíionados , que fe 
conoce lo fon á cierra ojos y no mas , que por et 
fonfonete feria una grande obra de caridad ; pera 
íeria obra muy larga , aunque no muy dificultofa; 
porque yo , con fer así, que foy un. pobre pelón » 
me atrevia k hacerle ridículo, y á poner de par en 
par , mas claros que la luz que nos alumbra , los 
innumerables desbarros que profiere eu caíi todas las 
materias que trata , aunque , cómo dixe á Vra. al prin- 
cipio de hueílra con variación , no déxe de traer muita 
€oí\a boa. Pero ni yó eftoy de vagaf , ni efto es por 
ahora de mi inílituto. Solo difé a Viii , que en efta 
carta fobre la Teología Efcoláflica , mueílra una 
grande adhefíon á los enemigos mas' folapados y mas 
perniciofos de la Igleíia , que adopta fus máximas > 
que celebra fus libros ó íus ediciones de las Obras 
de los Santos Padres, que eftán prohibidas > por adul- 
teradas; que inÜihúa con grande artificio fu do^rina ; 
y en fin » qíie todas quantas reflexiones hace fobre la 
xTeplosía Efcóláftica , con intento de cV^fterrarla del 
mundo, de ellos las tomó, y en fus ceñagoíbs charcos 
las bebió ,. efpecialmente de .los feís libros , que el 
año de mil y fetedentos dio á luz Juan Owen , na 
el célebre Poeta Ingles , finó otro de fu mifmo nom- 
bre y apellido , que los intituló de Natura , ortu y 
progre£u , ^fiudio vtrjt TheolcgU. Y ya que hablamos 
de Juan Owen , no debe llevar k mal el Padre Bar* 
badiño , que me den en roftro muchas cofas íuyas, 
quando hago juílicia al mérito de otras , fiquiera por- 
que no me comprehenda la paulina del Poeta al prin- 
cipio de fus Epigramas : 

Qui legis ¿Jia y tuam reprehendo , ji mea laudas 

Omni a . fiultiúam ; fi nihil^ invidiam.^ 

y porque temo ^ que el Latin que ejafeñó k Vm, el 



, ,D E C AM P.A2 A S. IrlB, II. ^ J07 

póminc Zancas -largas ^ no alcanza á que entienda de 
repente efte Eprigrama, allá vá fu traducción en cfta 
quarteta , que fe me antojó hacer ahora, para alegrar 
un. poco la converfacion* v 

D^fdc luego te declaro , ^ 
Leclor de efios Epigramas , 
Por necio , fi alabas todo , 
Tor ^mbidiofo , fi nada. 

zo. Pero mjs hace láílima acalcar eft|^ conferencia ; 
fin que Vm. me ayude á reír del método , que pro« 
pone el Barbadiño para eíludiar la verdadera y provea 
cfaof^, Teología^ deípues de haber h^cho tan foledine 
burla del que fe obferva para eftudiar la que él Uama 
inútil y perjudiciaL 

21. Dic? pues ^ que d primer prolegomno , dt Ül 
Teología ha de fer ¿a Hiftoria EcUfiáfiifd y Civil ,. 
antes de Chrifio y de/pues de Chrifio ; que conGguien^ 
temente la primerita cofa que ha de hacer el eflu^\ 
diante , que entra en la Teología , es eftudiar en breve 
la Hijioria del Tefiamento antiguo ^ de/pues la ds Chrifio^ 
para acá ^ defpueslade los Emperadores ^RQmanín'\ par 
lo menos hajla elfexto figlo j y que tfia fe hade t^u^ 
diar muito bem. Que como no h puede eftudiar ni 
entender bien la Hiftoria fin la Cronología , y la 
Geografía , ante todas cafas debe bufcar usa tabla Cro^ 
nolbgica , de efias qun fe enciácntran en un- pliego de 
papel de marca ^ y encaxar bien en la cahc{a las prin^ 
cipales épocas de la Hifioria Civil , obfervando bien el 
orden y la[ ferie de los tiempos. Que una vez me- 
tida bien en los cafcos la Cronología j debe tener 
fiempre á la vifta el tal Eftudiante ó Teólogo .Ca- 
tecúmeno una Cana GtPgráfica y efto. es ^ mvjí^pa 
general 6 muchói par$iculfives , en tos quales ^ ficmprz 
que fe habla df, algitn fuff^o paráadar y ha de ¿ujúur 

Qq ij 



\ - 



>0? HlSTPORll^ DE F^. GkR.ÍJNDIO 

ia Provincia j^el higar donde fiícedii^ y de efia manera 
irá'' aprendiendo facilifimámente ' la Geografía fin trabaJQ 
j cómo por entre teríimiento. 

11. Y por quanto el pobre Teólogo Ntíófitb Ina 
puede tener noticia de\^doDd« caftnvjatftp? Mapas , ya 
el caritativo Barbadiao toma §1 tral^tjd^ de darle ra- 
zón de los que á , fu ^ parecer fujérorK los mejores 
iiutores Geográficos^ aprovechando ^a bella oca- 
íion de lucir fu yaíla erudición en la Geografía > fiendo 
^sá')>''qW^cfeit2#hen%; ik> \é coflt5' ítaás* que': ábiir el 
páttle^'^atálfígéi-^é alglin> Famó^^libi^ía;í^,¿u¿' tuvo 
iflas:* iníuft) ^^^bufc^r el titulo de k>5 lafifbres ^\^^afos , 
y» traíládaí*-ál ^apél los primeros-^^^' íe.^*!e -^ 
k^pkmá. - ' • • "- '■'' : -" --; * '*' - ' \" 

23, Dice pues, que es indifpeiiíable de toda in- 
dífpenfáijttidatf^^cjljé el ttl Candidato dd TtóÍogb-fp 
arme cbrt{eliAtlais geográfico de Jánfon , ; que fe com- 
pone. (ié'<^<^ gandes volúmenes , .6 por lo ménors coirr 
el C®iiipei»dio de él , que fe reduce á un volumen de ^ 
fólio 5 fe entiende «en papel de marca , como libró de 
Coro ó de ^Solfa de FaciftoU ítem , del A tlái de Blaeu , 
que fow -once -gran¡des 'Volúnaenes del; mifinto' tamaño, 
ketrv, del Atlas más' bfew- de^ los Señores S'dnfon. 
Iterav deldeMonfiur^dtf r//7^; Y báfta'iftp párá'Car-' 
tas generales : para las j^aiticulaírefs nófe lé puede dií^ 
peníar en qoe. baga pr&viíioh de las figuíentes. 'De hs 
á^ Infeiim yíqxre comí>reheñdeíi k Inglaterra i Paifes- 
Baxos > .Francia ,. Efpaña y Portugal^ De*; las de No- 
Un j. que defcriben Ja Veneciá*y la - líkía; ' De las del 
J?t : Piáddo yi que figueft' todo el* cúrfo del. P^. Dé las 
de En/Í5Ánud y que reprefentan lá Alemania ; y de las 
de SchcificÁ'^e'ro y que demarcan la ElVlecia. -Éfios auto- 
/««-(* aqui llamo 4a íteftciori de^mt^üáitorié ) debenft 
fahtr:ipar(L bufcarfi en Us ocafiones:. Qx^n Cjyít íi eftcft 
wtí>^ Vaio^.^e, laheit i-^y^ íWÍigüielníeBieñte»* finó fe 



rieneri , voló el primer ^prolegómeno dé la- Teología j 
y el que tüHere vocación de eítudiarla, ofrezca al -Señor 
fus buenos defeos y aprenda otro oficio. 

24: Bueno és que hátóaquí eftabamoS todbs en la 
perfuafion , de que para equipar á un Eftudiante Tcó* 
logo i lio' ét^a 'mferiefter -ntas qirt prc^éérlé 'de Uñ va- 
de que'' rió ^afafe 'dé ..catorce' 'quartosV' de 'un plu- 
mero , que fe arma, en' uri abrir y cerrar dé ojos ^ 
con un par 'de oaíypes 5 ' dé una redoma de tinta , de, 
media dpceria'^e plunjia^, de lárquárta -parte »de uná^ 
féfma 'i9¿ p^pet ," fps opalandás taidáfe j y ík- Ditís ^nú^* 
go. \^r.Teóldgo , qüé'.nd fíiefé jpót lá pluma- > con 
meterle try liña alForJ^jísl par dé^ tomos-dé Gortet y eA 
taba .y4 .ajuftado 'xodt^ fu matalotaje Efcoláftico j y- 
fi fe lé "áfiadia á Í»ai*rágá ó á la Suma dé Bufem- 




017 'de' reorogov^ioio para, imros na\ menciter* w«^ 
var mas^éqüipágéVqu^^ iín Marifcál dé Campo. Per* 
que ; qíué' pielifaí^ Vtní qué aun "precifamente para la 
Geografía vfé cdritéhta V con lós citadosf 5 bueno era 
éfó.páta iu'-'hünfcí í {Todavía 'lé ei)C£»ca otra <rnnfl^. 
dé eílórs , qu^e'-'dtbrtS/é/ícontrar d^^^ en 'otro- cáíá- 
logó i' eíp^cfalmetité^dé Diccidriários Geográficos , de' 
los qüiales próteftíí', que también es necefario tener no^ 
ticiáy (Como fon' de el dé Varea , Baudrand^ Ferrarlo , 
Ma^y- y fobi'e todo de el de /^ Martinere. 

jL$. Síeueníj^ defpues los lifcrós l!)ronológico6 / que 
ha tfe'^llfevar párá manténérfe los primeros ftitf^S'de 
fcftudíah te Teólogo. En éffo eíViá pareó >el, BarbaJ 
diño , porque^ la' Cronología es algo índigéfta j y 
oüflierd 'ocaíionar crudezas al Eíhidiante , - íí cargaría 
qe ella cPeftbmago con demasía. Conténfáfe don 'quéf 
al 'principiarlo toina ma¿ , que^ Strautkio 'ó 'B^éi^er^^-» 
^/í7VT algo áA'Fk'ttónaritítn del'F^Peia^io^'V^VQ ijuitó 



^i<y Historia »e FR.~OfiRVNt>io 

ffi fíntierecon calor para digerir mayores noticias i. 
pMuede <ngullirfe la DoSriaa temporum del mifmo Pe* 
távio i la Cronolo^a Sacra de Uferio , y con el 
tiempo podrá cargar de mas vianda » íi fu eílómago 
lo confintiere. 

. i6. Peroro que no tiene remedio es » que para la 
Hiftoria. Univerfal fe eche en el maletón la pjriméra 
parte del Raeionariiím del fufodioho Petavio , el Com- 
pendio Latino de Celario , y no le hará daño el del 
^tUre Turfelina , aunque efte ( dice , él ) . es mas «fti- 
msdo por e^ latin que por la hiiloria : el Campen* 
dium hifioriv univefjalis de Gj9dob. Krancio : e/íe (^áioñ 
el Padre Calificador) es e¿ mejor Je te Jos : el di Brie^^ 
lio , efpecialmente defpues de Chrifto , y el de I^/- 
ck¿ que es buett autor. Para la.'Hiíloiia Eclefiáílicá 
hafta Xlhrifto , el compendio á& BoUrano, jqtte es &• 
frible para un principiante: deípues jde <^hril^ pro- 
víafe de Ribqty y de Gravefon, ,Y .porque ñd le ten* 

gan por impertinente ^ ó por kombre ^ue receta li- 
ros como pildoras un Médico charlatán , concluye 
con grandiíima bondad: 7/?^ ¿^ii/2a/ia/'a.i(/t principian" 
u. Yo añado , que eílo fobrá para conocer » que oo 
íblo le duraba el vértigo al Santo ^adre quando cfcrí- 
bi6 efto, finó que debia eftar en la fuerza de: fu ma- 
yor vigor. Porque fe cree , que. todo eílo es neceíario 
íáber , como primer prolegomono de la Teología , á los 
Orates; y finó lo cree } para qué fe quebró la cabeza f 
aos la rompió á nofotrps ? 

j^ Ex ÚHgue Leoaem , Padre mí 9. Fray Gerundioi 
P^Squi conocerá Vm. qué cofazas no dirá nueílro 
Metodifta , quando entra en lo vivo de la Teolo- 
gía, y del méthodo que fe há de obfervar en fu ef- 
tudio. Es un «mbrollo de embrollos , un emholifmQ 
de embolifmos , y un lazo de lazos para enredar á 
los. tn«autos^ £1^ ios lugares theoifligicos que feñala « 



bt Campa ZAS.. L-ib. H. 31 i 

hace ifHlincion entre la Tgkjta Univerfal y la IgUjia 
Romana^ como (i hubiera mas , que una Santa Igle* 
iia Católica , Apoftólica ^ Romana : no toma en boca 
al Papa para nada } dice y que la autoridad de la Igle- 
fia Univerfal » cié la Iglefia Romana y de los Concilios 
Generales, nace de la tradición: eníeña^ que antes que 
Chrifto viniefe al mundo , en el Pueblo Judayco 
y en la Ley Efcrita , la declaración del Sumo Sacerdote 
lo terminaba todo ; pero depues que vino Chriílo k 
completar as coi\as , fu doclrina fe conferva pura en 
los Prelados ; de los quales la pudiefch aprender los Fii^ 
les i En CQhformidad de efte , fu amado principio afir^ 
ma y que creen los Católicos , que la mayor parte d¡g 
los Obifpos Ckriftianos ( como fi hubiera verdaderos 
Obifpos , que no lo fuefen ) UNIDOS AL PAPA ^ 
no puede errar en las definiciones de Fe. Lo ^ue cree- 
mos los Católifcos , que eíludiamós por Aftete es ^ 
que el Papa para nada ha meneíler la mayor ni I9 
menor parte de los Obifpos ^ para no errar en d¡^ 
chas definiciones , porque la infalibilidad no fe la pro^ 
metió Chrifto á eftos , finó ? aquel. Déxafe caer ,^ 
asi como al fofiayo , lo que fucedió en los dos Con^ 
ciliabulos de Rimini y de Seleucia y en que los Pa** 
dres , engañados en uno y violentados en otro , ad^ 
mitiéron primero y confirmaron deípues una con* 
fefion de Fe verdaderamente Ariana : y diciendo y^ 
como quien no quiere la cofa, que prefidiéron en el^ 
los dos Legados de la Santa Sede y y que el numero 
de los Obifpos fué mas que baftante para formar fin 
Concilio General , dexa el argumento así , contentáa-* 
dofe con decir^ que fin el focorro de la Hiftoria y n<> 
fe puede deíatar ; qué le coftaba añadir fiquiera un« 
palabrita , por donde fe conociefe que dichos Con«* 
cilios habian fido ilegítimos , po en fu convocación ^ 
filló en fu profecucion : que los Legados habian fído 



3 12 H^STOAf A^;EvF>ypí!^ÜN^^ 

.depucftos y anatematizados } j gu^oei P^p^/^Q^q 
tan lejos dé aprobar fus adías i que antes las Bqnde^ 
nó ,. primero por sí y d^pues ^en un Concilio ? Pero 
efto no le venja á. cuentgi para fus ideas ni para el 
íiuévo, método que, prpppne d* , cfti^diaif Teología! 
^Líbrenos Dios ( que fi. librará ) de que 'íe introduzca 
.^n fu Igleíia^ Pprque ía quiere mucho , la tiene promer 
.tida fu ^fidencia , y los esfuerzos del MetodiíU no pre« 
valecerán cont;"a ella., 

28. A .v¡Q:a de éfto , mi Padre Pray Gerundio , fe 
cpnñrma Vqi. ea- fu opinión con autoridad del Bar« 
badiño , de. que la Teología . lEfcoláítica es inútil y 
.aun perjudicial , y. en que no quiere ,eíiudiarla ? Se^ 
ñor Beneficiado (le refpondió con tanto candor ^ co- 
mo frialdad > nueftro Fray Gerundio ) , es cierto , quq 
ya no rae ífipnan tan bien las cofas» de efe Padre Por- 
tugués , como ,me ibnaban antes ^ ,y que no fé qué 
diantres de reconcomios íiento acá dentro deL cora- 
zón , que rae dan muy mala efpina acerca de efe fu- 
geto. Al fin , Dios le haga mucho bien j pero a mí fu 
Mageftad no rae lleva por las Cátedras , íinó por los 
Pulpitos : y así eftudiaré yó Teología £fcoláftíca 
como ahora llueven albardas. Si, llovieran , replicó eí 
Beneficiado , fe ráalógrarian todas las que no cayefeA 
fobre las coílillas de Vm., y. haciéndole una cortesía, 
íé fahó algo enfadado de fu Celda , y fe volvió, á la 
otra de donde habia falido. ^ 

29. Efperábaníe con impaciencia aquellos ¿os gra* 
ves y doftos Religioíbs , con quienes habia tenido 
la conferencia acerca de Fray Gerundio , y corao du- 
raba tanta la fefion , apenas dudaban ya* de que le 
había convencido. Luego que le vieron entrar , le pre- 
guntaron anfiofos } cómo le habia ido con el Padre Co- 
legial? A lo que el focarron del Beneficiado refpondió 
ion gran cachaza : faque qualquiera de V. Reverendíf- 

limas 



f>t>«yC AMPAt AS. LriR B. H JIJ- 

fijnás la.caxa ^.dennae im poko » y óiganme iln atento» 
Había ea la Univerfidad de Coimbraiun Mediquillo 
teórico ^ grand diíputador y muy prefumido ^ pero 
ignorante y n^cio á p^r de fu preíuncios. Tenia eño-** 
njagados á, todos los de. la Facultad, y habiendo de* 
prefidir unas^ conclufiones públicas , rogaron al fa* 
mofo Curnto Semedo , qUe tomaíe de fu buenta ar* 
güirle , concluirle y correrle para ajarle la Tani- 
dad. Juaa Curvo le argüyó cié. nempeño 9 y á. pocas 
paletadas I para los inteligente» ^ le tumbó patas arri- 
as ;. pero el MediquUlo garlabs^ ^ manoteaba , fe reia ^ 
le despreciaba.,;, y en fin fe llevó la. vos¿. del popula- 
cho. Concluida la función , uno que no habia aíif« 
tido á ella , preguntó á Curvo , como le habia ido con . 
el Prefidente , á. lo que refpondió el difcreto Portu- 
gués : Taon gf^ndifimo b^rro ¿ » ^ naon k pudcm. con^p 
vencer. A Dios , Padres míos , que es tarde, y el anáa 
eÁai^ eíperando : dixp, y r^ófeáíu caía. 



C A PI TUL O VIIL 

Predica Fray CertotcUo el pnmer^Serm^ñ eh el Refero- 
rio de fu Convento : encaxa en4íuna graciosifimaStL- 
lutaccoH ,' y dexa ios Bftudios. 

ELLO no tuvo, remedid t cetrólk Ihny tt^hinclío 
en que había <le ahorcar los hábitos Filofófi* 
eos, y ^ue no h^ia de tomar los Teoloeale!5> á e» 
cepcion del ^e la Pé , que cíe ya le tema defde el 
b»itiimo $ el 4« la eiperanza de íalvarfe , k lo menos 
per modum k^redieaüs ,. no le podía faltar j y con el 
de la caridad debeikios jpadoíamente fuponerle , por* 
que vparfecia buen Religíóib , íalvo fus. manías y ca- 
prichos» qiie .abiK>latamente podían fer fin mucho per- 
Tom, L . Re ' 



3?4 HlSTiORTA DÉ 'PR. GEm^NfelO 
juicio de íu conciencia. Viéiidole los Prelados dé ía 
Religión y los Padres graves del Convento tan dif- 
plicente con la Filofofía , y tan empeñado en que 
no habia de eChuliar Teología y , pues para fer Pre<- 
dicador Conventual) y para predicar como' predica- 
ban otros muchos con gfande^ féquitó ,^'aplauíb j 
provecho de fia peculio , decia , qua no la habia tne- 
neder , y á fé que en eíb le fobraba la razón por los 
texados. Obfervando ^or otra parte i que mpftraba 
bailante deípéjo , quet %fcnia buena Voz , que efa de 
grata prefencía , afeado, limpio / prolixo ^ tanto ^* que 
picaba en pulcro. Pareciéndoles én fin^, qiie lleván- 
dole la inclinación por allí con tanta Vehemencia^', co- 
mo le armaíen de buenos papeles , que no faltaban 
en la Orden ) pueí fe coníei'vaban los- qué habían 
dexado en fus efpoli«Si algunos famofos Pr^ibaídores , 
podñaiaQaCo párecep homblie^^ de provecho ; acreditar 
la Religión 3^ ganar fií vidai*ht>nradáh)ente i^^eíblvtéroír 
condefcender con fus defeos. Pero antes les pareció con- 
veniente experimentar , qué era lo que fe podía efperar 
de fus talen^Qs: pulpitafalesL J r. i '< I > 

1. Es loable coftumbre de la Orden exercitar á los 
Colegiales jdyefl^s ,.C;»fi*ATtiQ»s,. conato Teólogos en 
algunos Sermones doipiéfiicok ^ ^ue fe predican priva- 
damente á la Comunidad ,, mientras. ie come en el Re- 
fedorio ^ dándoles tiempo limitado para componerlos : 
llevando en eftb 'la/ ncñra ^ ló^ príniero ^ de defcübrír los 
taleptos. que muéftrai cada acto r lo ^iegündo'^ de que 
& vayan, defembanoíando y atDoí&mbrando k hablar 
^n público, para quando llegue^ eícaíb tle hacerlo en 
Teatros mas numefofos > y lo ji^cero'^ de que tam* 
bieix vayan aprendiendo: á .exercitsr 4]ñ Biiiiííleria> que 
debe fgl^er exercitar todo Aeligicifo 'Sacerdote ,^iBga 
la cairrera que quifiere» £n otras Religiones^, d^deíe 
pradica también eíla loable coífaimJi^re, iotf Sermones 



de ftcfcwiw^íc»^ por lo fcqoMjUirfobre las Feftiyid* 
ídes del año i'y íé fi^n predicar en lo% ipiTmos dia^ 
en que fe cel^braa j ú^pdo df cargó del Le£tor^ coa 
acuerdo del Prelado ^ nombrar al QoUgíúj que quie- 
re que. pre^dique. ]?ero fomo ea cada Rdigipn hay 
ílis eí^ids, el la dp nueftro Éráy Gerjií^dio eíta incum- 
43ei;icja e$ privativa del Pred^addr mayor de la Caía ^i 
al qual , aviíkdb por el SiMperipr, toca nombrar el 
Colegial Predicador , y feñalarle para el Sermón ^ 
afunto y Miílerio ó Santo que quifiere ^ - con todas 
las cirx:unílancias que k él fe le antojaren ^ con ta} 
que fean de a^cll^ ^ue fuelen^ concurrir en lo$ Serr 
pione$! ^. y íes gala.pr^ifa hacerfe cargo en la^ falut^r 
cion, de todas elía% ". f ; . -- ' 

2. Apenas pues voIvi¿ el Padre JFn Blas , Predír 
cador mayor de ja Cafa , de predicar fu famoíb Se)?«- 
moin de San :Bepito del Ot^rp en Cevico de la Toii^^ 
quando fué á prefentarfe al Prelado- > y k tomar fegua 
la ley fu Btncdícite. Hechas las preguntas acoíliimr 
bradas ( por algunos pocos Superiores njénos prudeñr 
tes^ y muy ^enas de los liías que verdaderamente 
fon hombres íerios y cuerdos ) de cómo lo había 
.pafado ) c6xno fe. habían, portado los Mayordomos, 
quaQto le baldía valido el Sermón, qué comida había 
habidp y íí traiga algunjas Mifas para el Convento $ 
y habiéndole fatisíecho \á todo Fray Blas , entregáiir 
dolé por concíufion ducientos. reales, lifmona de ciea 
Mifas que había facado , y por otra parte ochenta 
para ^e íu paternidad muy Reverenda : dii^efe , otrac 
veÍQte , h razón de C[uatro reales : pido y recibidp 
todo con extr^Á^ benignidad , por el afkbilí0mo V^r 
lado , que con efta ocaíion volvió á confirmar k 
Fray Blas la licencia general que le tenia dada j 
pH-a .qué durante fu i^bieripo ja^pioiefe; foüa la beiv* 
dición de Dios quantos Se^n^i9j|^s Í^[ei^ 

• ^ ' '"• ^^" Kr ly. 



^iS HíSTORiA DE va. Gerundio 

le dixo por fin, y por pófti'e : Váyaíc , Padre Predi-^ 
Cftdor , á defalforpr ' y a /déícfárrfar a íii Celda , y an* 
tes que íe ñie olvide ; enckt^e luégá un Sermón de 
Refe¿lorio k Fray Gerundio , qu€ tenga algunas circunp 
tanciási pero le prevengo, que no fe le componga el 
Padre Predicador , y Séxele ¿pié^ le trabaje él ente,- 
Cámentfe} porqué como efe^ muchacho kipa tanto pof 
ÍbI PiSlpito V 'quer«nios íaber lo qii? et'pyed^ dac de 

4. En un manuícrito antiguo del Convento í^ halld 
advertido á la margen, qué al oir Fray Blas efte ea- 
cargo del Prelado , y tráíluciéñdb *pór él i que con 
efeao penfabaa err écftár j^or' la cafiprfe¿a á^í Pulpito á 
fu querídito Fray Gerun¿o , . que érá lo qae los' doS; 
tantas veces habian tratadrf en la celda i puertas cer* 
radas , íe alborozó tanto, que có» aquel primer iw- 
petu del gozo , ya había echado maridóla faltriquera 
para íacar el doblón de á ocho, que 'le |;iabia' valido 
fl Sermón, y regalátfelc al Ptclado ; pero {féhflridolo 
mejor en tí mifmo inflante ^facó cí pañuelo, limpióft 
los mocos j ofreció hacer al puntq (|aanca le faabis 
mandado, y partió aceleradamente. ' 

■t 5. Aun éftaba con los hábitos arrem^gádos ^ quan*- 
do fin- ir k fli Celda* ft entrb de gol^e.y como gj^- 
l^eando en la dé Fray Gérundibv Encontróle deípá- 
dádo ,^ aíiiftóle un poca; árrojóíe fobre íl ^ dióletien 
abrazos ^ y íblo le dixo : V'awoSy chico > v^^^nos a micetr 




pregunto j byeujfta^ y cómo jntio cl "vernói pamwor 
. WijbWio, 4lqs aelosherefpo,ndió;eV^^ 
y áquéílo de las grandes rifadas ? fr grandes mirata efi 



DE Campacas. Lib, II. 317 

ronatus y qui humi fedebat j daría gran ^olpe ; qué llama 
golpe ?' Dio tal porrazo , que un Bachiller por Siguen - 
za dixo publicamente en la mefa y que ¿1 habia oído 
mas de mil Sermones de San Benito; pero que cofa . 
mas propia para repreíentar - al Santo ^ quando fe re- 
volcaba en la zarza, np la habia oldó ; MáSt'^íe mil? 
replicó Fi^y Gerundio, No feas material , reípohdió • 
el Predicador \ qu? cfo fe entien^ dos ceros hias d 
menos. 

6, Con éfta ccnverfacion entraron en la celda de 
Fray Blas : defalfofjófe eñe ^ quitóíe las polaynas,, 
baxáfe la íaya y ^chó, las dos manos á la. capilla ^ que 
aun íe mantenía ' defcplgadá ^ cogió vuelo , y arrQ« 
jándóiera primero tódaf fobre la cabeza y de mane* 
ra y que ya le cubría por la parte anterior baña muy 
entrado el pecho ^ volvió deípues con una eípecie de 
columpio' á ponerla íimétricamente íbbre la mitad del 
cerquillo \ y en fin la baxó haña el medio del pefcue« 
zó ^ colgando por la parteanteripr igualas las .dos pup- 
' tas enUos lados. Tomó un peyne y qiíe eílaba fobre la 
liieia , atufóíe el cerquillo y el copete ^ abrió una ala- 
'cena, facó un frafco de vino de ,19 ..Nava c^n vízqq- 
chos -y .echaron ios dos un traguito , y aun no Kabia có^ 
lado" b'ién. el ultiihd forvp por el gaznate de Fray ^Ge- 
rundio , quaudp eí^e lepreguntó con impaciencia } qiié 
Obiirpado le traía ? ? . . * 

7. Qué Obifpado te be de traer? íe reípondió Fr. 
Blas todo alborozado , que el Prelado rhe ,dió a en-^ 
tender , que querían facárte. de los eftudios, , y apli- 
carte á la carrera del pulpito; puede haber mejor Obif^ 
pado para tí? Si logras eílo , no I9 pafarás y no digo 
yo como un Obiípo , finó como un Arcediano ?> mas 
cenias réglecitas , que yo te daré á fu tiempo. Padre 
Predicador j 'qiié dice? le replicó Fray .Gerypdío^ JCa 
dicho dicho ^'' rei^óndid el -Predicador. 'Díxomé^ que 



jí8 Historia de Pr. Gerü>í»io 
luego, luego te encargafe un Sermón del Refe^prío ^ 
y que .no. te le compufiefe yo, porque como mueftras 
tanta inclinación á fernio íermonis , y tan poca á (i- 
logifmos y a ergos , querían ver haña donde llegaba , 
ó á lo menos lo que prometía tu cofecha. Y asi , ami- 
, go mió , apretar los codos , que á lo menos en eíle 
Sermón yo no te he de decif palabra % y te he de 
déxar que vayas por los íenderos de tu corazón. En 
faliVndo dé eft<? barranco , ferá otra cofa : mis papeles 
ferán tuyos, porque tus lucimientos ferán mios»^ ^ 

8. Eh el mifmo mailufcrito antiguo, dphde fe eo* 
contró la nota pafad^ ¡ . íe halló otra ^ue d^Qt de 
efta 'manera : Atókito efiuvo oyendo Ftay Gerundio ejia 
noticia , y le embargo tanto el go-^ , que^ efiuvo como fuera 
de si por ejpacio de tres ¿ quáiro credos recados con 
patifa.hueQo que fe recobró , echó los brazos al cuello 
al Predicador mayor de la Caía, y le díxo t pyes aho- 
ra bien , defpachemos quanto áiités , y feñálemc^rVra, 
luego el Serinon que tengo de predicar ¡'pues auiv 
que diga cien difpai'ates en él , á lo menos c ninguno 
me ha de dar plumada , todo ha de falir de mis caí^ 
eos , y tanto como el garvillo y el modo de decir , 
xlo ha de defcontéhtar., aunque parezca mal 4w yo 
lo diga' 4 y diciendo y haciendo', fe fubió Tobre uoa 
filia 6 taburete (que en eílo hay variedad de leyen- 
das ^'yno eílán concordes los autores ) , igualó lat 
dos puncas delanteras de la capilla, metió los dos de- 
dos de la mano derecha por entre ella y la nuez de 
la garganta ; icomo para defahogarfe } miró hacia to«^ 
das partes cort defdén y magettad , fac6 deípues _urt 
pañuelo de feda y fe fono con autoridad , metióle en 
la manga izquierda , y de la derecha Íac6 otro pa-^ 
filíalo blanco , con el qual hizo como que fe limpiaba 
los ojos : entonó el Alabado fea , Oc. con voz grave , 
ahuecada y fonorbfa > perfignófe magiftralmente con 



^ hE tYviv At AS. Lié. IJ. 3T9 

lá mano ttíuy éxtendidaV y tanto' que al llegar al palo 
dé la Cruz ^ que fe , forma defde la punta de la naríz 
hafla la : barba j jparecia que hacia la mamóla : tom6 
por tema : Caro mea veré ejl cihus , ár faaguis mcus 
veré efi potus , con aquéllo de ex Evangélica leclianc 
Joannis , capite tehio décimo ; y prorumpió en . efta 
difparatadiíima cláufula , que habia tomado de me* 
moría, habiéndola oído á otro Colegial amigo íijíyo 
en un Sermón del Refedorio , y él la decoró tenien-- 
dola por cofa grande. Al pautar las dejigualdadcs de 
mi grofero penfar , fui defentbrandg las Unidas de mi dij^ 
curfo y tirando los primeros harr-untps de mi Imagina^ ^ 
tiya hacia el efcruiinio del Evangelio Sagrado. Caromea¿^ 
qué elegante efiá el Profeta í V callando (íe repente ^ 
porque nb Tabíá- mas ,,',pr6figuÍ9,^.p^ "Ser*, 

món ínüdó ; manoteando y, .rejrijedando, todas lat. 
acciones,,* 'geílps y poíhiras , que .h&bia jpbfervada^ 
en los Predicadores , y á él le habiaii ¿aírfp mas en, 
gracia ; tan enfraícado en efto , que aún ^ mifmo 
Predicador mayor fe tendia de t^fa;pí)r gquelíos íue- 
los , y 'aun llegó, á temer ^ (e .^l^^iá/VÚelta.locx> el, 
pobre Fray Gerundio. ' . r ^ . . ) / 

9, Cerca' ¿Ip. una hora durq *,i^fta 'filencíota mueñra, 
de fus predicaderas , en el qiial eíjpaoio.de ñempo el 
buen Fraylecito fe zarandeó. tanto aquel cuerpo,, coa 
tales movimientos , cpn t^^tas pofturas ,., Coií. tati via- 
lentas conviilíiones, iinás. veces cruzando los- brazos ,^ 
otras abriéndolos y extendiéndolos en forma de Cruz y 
yá aniagando á écharíe de bruces fobre él pulpito ^ 
ya arrimándofe contra la pared, á ratos poniéndofe 
de aías , a ratos levantando el d^do.hápia arriba,, át, 
manera de. qüadro de'V^an jyincente.FerTjMr,, que^ 
ífii'^ quedó tan /udad6 y tari rendido como íi, hubiera 
predicadq de veras .,. y. fué pnecifo. volw^i: ^ recorve- 
ní^ ^ál^ íx^üo y * á refrendcir los vizcochos , lo que 



tíízo tambieii éori efpécial guHfó ^ por íejr efla cer^pionla 
jírecifá quaiido fé acaba el Sertilbn. ^• 

Id. Defpués que defcatifó algo dé Tu fáti^a^ eíluvo 
lín poco feíenói y deQjues también que .el Predica- 
dor fe reebbr¿ de Id mucho qué hábia reído du- 
rante aquella extraüa función ^ le dixo efle : Es cier- 
to , Fray Gerundio, y no fe puede negar , que tie- 
nes talento conocido , eípecialmente algunas acciones 
íklen que ni pintadas , y/ aunque üó hablabas pala* 
bra j claramente donociá yo , ló que querías d^cii! 
con ellas. PiareCe que tienes en las manos los Ser- 
inones; V aquí viene de perlas aquello del Sabio, in 
fhanu ilUus nosj & íermoncs ñojifi j porque aunque 
eb realidad alli habla de coía muy diferente \ quién 
me quita á mi aplicarlo á otra muy diflinta ^ quando 
Viene el téxtp tan dlavado f ' Ahbra bien , manos á h 
libra, (jue j^O .quiero; ya fcñalarte el afunto, á qiie has 
de predicar^ y^ íás circuüílarícias de que te has de hacer 
cargo en el Sermoñ* 

' II. Va fabes, que en la parroquia de la Santiíima 
Trinidad hay una Capilla dedicada á Santa Ana, 
^ne pérteirece á la Cofradía de la Santa, á quien la 
inifma Cofradía ¿elebra una fieíla muy folemne. Va 
fabes ^ qiíe elle año fon Mayordomos Don Luis Flo- 
res y Don Francifco Romero , Regidores de cfte 
j^eblo 3 y ya fabes en fin , que edos dos Caballé* 
ros deílerraron' á alguna^ mugerés publicas ^ que hz* 
bian vehido ^ avécindarfe en él / cuya obra fué fin 
duda muy grata á los ojos de DióS y tím^f aplaudida 
de todos los buenos. £(le es el afUnto ; eflas las cir- 
cunñancias 9 que has dé tocáf precifamente* No tie« 
lies mas que ochó días de término j porque no da ma* 
la Ordfcn. íío hay que peíder tiempo, á trabajar^ yá 
Dios > amigo. 

fi. Has vifto tal vez uri coete ^ quando pren« 

dUodo 



ITE CaIWPAÍAS. LiB. II. f2I 

(tiendo- la mecha en el cebo de la caña » que foíler 
man blandamente los dos dedos de la mano derecha , 
en un abrir y cefrar de ojos parte defde la mano 
hafta lo mas elevado de la esfera , y aiquella mifma 
vara , que poco ha cafi tocaba con fu extremidad en 
d fuelo y ya fe la vé remontada y halla dar fuño á 
las miímas.e(h*ellas , tanto y que la congelación de Vir^ 
go acude pronta á tapar la^ cara con las dos manos , 
temiendo ^ que la va á facar ün ojo ? Pues asi ni 
mas ni menos partió nueílro Fray Gerundio de- 
recha y rápidamente defde la Celda del Predicadot 
á la Librería del Convento. Allí cargó con la Bi- 
blia Poliglota de Alcalá y con las Concordancias de 
Zamora y con el Thcairum viu kumand de Beyer^ 
link 9 con. los Saturnales de Macrobio , con la Mí^ 
tología de Rabifio Textor y con el Mundo Simbo^ 
lico de Picinelo y con los Kalendarios Mitológicos 
de Reufnero , Tamayo , Mafculo , y Rofino , que 
eran los* libros y los Santos Padres , que veía revol« 
-ver á fu hombre el Predicador Fray Blas y quanda 
tenia que predicar algún Sermón^ No fe puede pon^ 
derar lo que él leyó ^ lo que el ojeó , lo que él fe« 
Volvió en aquellos ocho dias , ni las innumerables 
idtas que fe ofrecían de tropel k aquella inquieta y 
turbulenta imaginación y todas á qual mas cbnfufas ^ 
á qual mas embrolladas y á qual mas extravagantes* 
Nada leia , nada veia y nada oia , que no le parecief- 
fe que venia de perlas para fu afunto ó por fimll 
ó por comparación ó por texto. Apuntaba y notaba y 
quitaba , anadia y borrajeaba y haíla que en fin def- 
pues de tres borradores , facó fu Sermón en limpio. 
Eftudiólc >.repafólc , reprefentóle > y íe enfayó mil 
veces á predicarle en la Celda , fobre todos los ca^ 
chivaphes que habia en ella :: fobre la filia y fobrfs el 
taburete , fobre la mefa > fobre un bancp y y hafta fof: 
Tom. /. S s 



32t Historia de Fr. Gerundio 
bre la mifma cama. Pues dos dias antes de la iun^ 
cion , quando entró el difpertador i darle luz , le 
encontró en caniifa predicándole fobre la tarima, y 
es y que fe había levantado en fueños , fin faber lo que 
fe hacia. 

1 3 . Como eílas efpecies fe habían efparcido por el 
Convento 9 era grandiíima la expe£l:acion en que eí^ 
taba toda la Comunidad por oírle. Amaneció en fin 
el dia deíeado , y fe dexó ver nueflro Fray Gerun- 

' dio , ante todas cofas afe3rtado , rafurado y lampi- 
ño j que era una delicia mirarle á la cara. Eílrenó 
aquel dia un hábito nuevo , qué para el efe¿lo ha- 
bía pedido á fu madre , encargando mucho que vi- 
niefe bien doblado , y fobre todo' •, que fe pafafe 
la plancha por encima de los dobleces , para que 
fe conociefen mejor > porque eílo da k la faya no 
fé qué gracia , y de camino pidió mu par de pañue- 
los de á vara ^ uno blanco y otro de color , por* 
que ambos eran alhajas muy précifas para la entra- 
dilla. Todo fe lo envió la buena de la Caíanla con 
mil amores , folo con la condicioh de que ya que 
ella no podía oírle , la había de eriviar el Sermón ^ 
para que fe le leyefe el Señor Cura ó íu padrino el 
Licenciado Quíjano. 

14. Llegada la hora, y echa con la campana la 
feñal para comer , no faltó aquel dia del Refedorio 
ni el mas ínfimo Donado de la Comunidad , porque 
en realidad todos querían bien á Fray Gerundio ^ asi 
por fu buen genio ^ como porque era liberal y da*- 
divofo , y también porque á todos los picaba la cu- 
rieíidad y viéndole con tanta manía de pulpito » la 

.qual entendían era mas inocencia que malicia ^ ni 
mucho ménós inclinación á íer haragán. Sufáó pues 
al pulpito del Refe£lorío con gentñ donayre ; preíen* 
tófe en él con tanto defembarazo , que Qtífi comenzó 



D F C A M P A ¿ A S. L 1 B. IL ^ ^2 J 
k tenerle envidia el mifino Predicadar mayor. Echó 
un par de ojeadas con defden y con af^¿t:ada ma-^^ 
geílad hacia todas la partes del Refeftorio ; y prece- 
diendo aquellos precifos indiípenfables prolegómenos def 
tremolar fuceíivamente el par de pañuelos ', blancd 
y de color , que habia hecho Venir cxprefamente para 
el intento ^ entonó ante todas cofas con voz hueca , y 
gutural j eiy^a Alabado y btndito y glorificado el So n^ 
iijimo Sacramento , concluyendo con lo de en el pri^ 
mer infiante de fu purijimo [agrado fer y natural ani^ 
moción : cláuíiila , que 'fiempre le había dado gratí 
golpe. Santiguófc con - pleno magifterio j propufo el 
tema \ íiá omitir lo cW ex Evangélica leclione ^ capite 
^uarto décimo , relinchó dos voces j y rompió la ík* 
hitacioo de efta manera j advirtiendo y que no íe aña- 
de rii fe quita trna filaba de como fe encontró, de ftí 
miñna letra. .. ' . 

1 5* )> No es de Hienos valor el color verde ^ poí 
n lio fer amarillo , que el azul por no fer encamado : 
» Dominas y 6 altitudo diyitiarum fapientidj (í fcientiá 
» Dei ; como ni tampoto faltaron los colores á fet^ 
f> oráculo de la viíla, ni las palabras en la fédelos 
» oídos , como dixo Chrifk) i Fides ex auditu ; audituí 
i» autem per Verbum Chrifti. Nació Ana , como aíegu^ 
>> ra mi £e ^ por haberlo oido decir , de color roxo ; 
» porque las cerúleas ondas de fu funefto íentir , la^ 
» hicieron fuertemente palpitar en el útero materno í \ 
» Ex mero ante Luciferum genui te. A efte pues An- 
I» gel tranfparente , diafana inteligencia^ y objeto ef-^ 
^> peculativo de la devoción mas acr¿ , confagra eílá 
» exratioa y fervorofa plebe eftos cultos hiperbó- 
» lieos j pues tiene , como allí fe vé , hermofo y 
» ayroíb vulto : Vultum tuum deprecabuntur omnes di^ 
I» yites plebis. Déxome de exordios ^ y voy al afun^ 
• Ss ij ^ 



324 Historia de Fr. Gerundio 

2> to , aunque tan principal. Empiece pues el cuñoibaí 
3» percebir : Qui pote/l cape re ^ capiau 

1 6. » Fué Ana , como todos faben y Madre de nuef* 
í^ tra 3enora » y afirman graves Autores ^ que la tuva 
» veinte. mefes en fu vientre ; Hic menfii fextus ejh 
» üli i y añaden otroí? , que lloró : Phrans ploravii 
in^ in ñoclem : de donde infiero , que fué María Za«« 
» hori : Et grana ejus in me vacua non fuit. Atiend^i 
% pues el Retórico al argumento ; Santa An» fu¿ 
V Madre de María : María fué Madre de Chiiík) ; 
i> luego Santa Ana es abuela de 1? Santifi<na Trini-> 
»^ dad ; Et Trini tatem in unttattm veneremur : por eía 
» fe celebra en eíla fu Ofa ; Hdc requies mfa infeciír, 
n lum feculi. 

17. » Y qué te dan ^ Ana j en retribupoo p^f tus. 
» compendios > quid r^tribuam. VQ/n¿9fi{ > qué; parala'' 
» los podrán exprefar mis voces al decir tus alaban^ 
» zas y Laudo vos ? in hoc.non, ¿aif4o/ Er^s aquella mif- 
1) terioía red , en cuyas opacas mallas quedan prefos 
^ los incautos pececillos ; Sagena mijfa in mari. Eres 
í> aquella piedra del deíierto ^ que ea los Damafceno^ 
» Campos erigió el amante' det Rachél > para dar á ÍU 
» ganado agua i Mulier y da rttiki aquam^ Pero menos 

V mal lo diré ^ y figuiendo el teipa del Evangelio : Es 

V Santa Ana aquella preciofa Margarita , que* fecun* 
y dada á infultos del Orizonte y dexa ciego á quien la 
]» bufca: Quxrentibus bonas margaritas \ es aquel thefon 
» ro j. ya eícondido : Thefaurus abfconditus , ya ocul- 
»^ to y nihil ocuitum , que reíervó el alma fanta para 
s) los últimos fines de la tierra: De ulümis finibus prd-- 
í> tium cjus : Es aquel Dios eícondido , como decia 
» Filón : Tuus Deusjibfcondiius: Es el mayor de los 
í> milagros, como decia Tomas; Miraculorum^ipfQ 
D fan^rum máximum. 

i8i }>,yarias circunílancias ennoblecen la fieíia» 



DE Campa ZAS. Lib. IL - 325 
p unas fon agravantes : tolle gravatum tuum ; ptras , 
D que mudan de efpecie : fpecíc tud j & pulchritudinc 
D tud. Y e^ , que los Señores Flores , y Romero y 
» nobles Atlantes de^ efte Pueblo , llaman ^6 á no- 
u che hicieron llamar con aquellosi truenos , hijos re^ ' 
» Umpagos del uracan mas ardiente « que fubian y 
^ baxaban a tnodo de ;^quell9s rapidiíimos efpíritus 
» de la Eícála de Jacob : Angelos. quoque ' afccndcntes , 
D 6 defccndentes. Y es la razón natural , porque todo 
» lo quQ baxa íube., y todo lo que fube'baxa : Zachtc 
» fefiinans defiende^ 

i9« » Cefe la energía de los labios > y contem* 
» píen mis ojos ^ como áncoras feftivas , un texto muy 
» liceral que me ofrecen los Cantares. Dice así ; p^ox 
)i turtuñs audita efi j ^ores apparuerunt in térra no jira ^ 
» tempus putatianis advenit. Cantó la. tórtola bella en 
n nueílra macilenta tierra \ vinieron a celebrarla las 
)> flores y y eílas mifmas flores deílerraron las, raqueras : 
1) tempus putaüonis adveniet. Es tan literal el texto , que 
D no neceíita de aplicación. Pero dixé con brevedad 
A para el erudito : eftá reprefentada en la tórtola 
» Santa Ana : porque fi efta trifte y turbulenta ave- 
» cilla, es trono géroglífíco de la caílidad 3 Ana fué 
» cada, pues no tuvo mas que una hija ; Filia mea 
» OTtí/¿ a Demonio vexatur. Lo de tempus putationis vie- 
» ne tan al pie de la letra ; pues los ínclitos Caballeros 
x\ Mayordomos desterraron aquellas Samaritana^ que 
^ alborotaban el barrio.- . 

20. » Ahora me acuerdo de otro texto , que auff 
i> mas bien que «1 pafado comprehende todas las 
» circunílancias del afunto : de aquella graiid muger 
» Ana , enemiga de^ Fenena , .como fe dice en el libro. 
^ de las Perfonas Reales , la quaL, á impulfo de fus 
» deprecaciones , ajíudándola Hell^ tuvo un hijo lla-^ 
» mado Samuel, Atienda pues el Retórico al ar* 



^16 HisTóHiA DE Fr. Gerundio 
fi gumanto. Helí , en anagrama , fuena ío miftno , 
» que Joachín : Sonetvox tua in auribus meis. Samuel 
» filé Profeta : María fiíé Profetiía ; con que en el 
» fentido miílicó ; lo mifmo es Samuel que María. 
» Tengo probado difufamenté el afunto , y folo falta 
» aplicarle á los Romeros ; pero fiípueílo que el Romero 
» tiene flor , dicho fe eílaba ello : Flores apparuerunt in 
to térra nofira. 

z I . » Masr todavía quiero apropriar con mas pro- 
» piedad las circunílancias al aíiinto. Publicando eílán 
D las hiílorias ^ que la Virgen Santífima terídia los 
» pañales de fu recien nacido hijo Dios fobre lot ro- 
to meros } y eílo quien íe lo enfeñó ? fu Madre Santa 
» Ana ; pues todo quanto fupo , ella fe lo eníeñó ^ 
» ípfc vos docebit omnia. Con que Santa Ana tendia los 
to pañales fobre los romeros. Con que los romeros 
V fervian á Santa Ana. Pues efo es lo que hacen el 
» dia de hoy s con que tenemos lo que hemos me<^ 
» neften 

2 2» » £a pues / pidamos la gracia ; pero quién la 
^ pedirá , Ifaías ? £a , que no j Gregorio ? £a , que sL 
» La Hija ayudará en la labor á íii Madre : Filia Re- 
» gum in konorefuo. Ea pues, digamoíla aquella acróP» 
» tica oración , que ella en fus niñeces eníeñó á íii Hija 
» María j porque , como buena Madre , al punto la 
D enfeñó á rezar el.... AVE MARÍA ». 

23. Ella fué , íin quitar ni poner la famosífima 
falutacion , que el incomparable Fray Gerundio de 
Campazas encaxo en el Refeftorio de fu Convento ^ 
por eftrena y roueftra de paño de fus predicaderas, 
en preTencia de toda aquella Venerable Comunidad , 
inclufo el Reverendííimo Padre Maeftro Provincial , 
que por una feliz cafualidad habia llegado la noche 
antes á vÜitar el Convento. Efta es aquella íalutacion , 
que debiera perpetuarfe %a los moldes > eternizaríe ea 



DE Campazas- Lib. IL • 327 

las prenfas y inmortalizarfe «n los mármoles ^ . burilM 
y linéeles, por pieza original , pieza única j pieza ra?- 
ra , pieza inimitable en Tu efpecie, Y Dios fe lo per? 
done al Reverendífimo Padre Provincial , que por íii 
genio grave , ferio ^ maduro y demafiadamente cifr 
cunfpe^o y defpues de haber echado un jarro de agu^ 
á la fíeftaj privó del cuerpo del Sermón á Li Repúr 
blica de las letras ^ la qual ha hecho en eílo una pér^ 
dida , que jamas la podrá llorar baílantemente } por* 
que quién duda, finó que feria un oaodelo de delpro- 
potitos , . de locuras , de necedades » de heregias « d^ 
cofas inconexas y difparatadas , él mas gracioíb y 
el mas divertido , que ha falido hada ahora del fon^ 
do ó del fudor de las agallas ? Pues aunque en reali- 
dad andan por ahí imprefos -innumerables , infinitos 
Sermones , efpécialmente de eftos que llaman circunf^ 
tanciados , los quales , á lo menos en la falutacion^, 
que es lo que hemos vifto del de Fray Gerundio ^ no la 
pierden pinta ; pero es de creer ^ c¡ue en el alma , y 
en el chifle no llegarian al zancajo del de nueflro recién 
nacido predicador. 

14. Fué pu¿s el cafo , que como durante la ir- 
lutacioh hubo tanta bulla y tanta rifa , tanta zaipbra 
en el Refe&ório , que a cada pafo refonaban las car- 
caxadas á mandibulas batidas > halla llegar un Padre^ 
Prefentado á vomitar la comida de pur4i rifa , el Lec- 
tor del cafo á atrangantarfe con un bocada ^ de queíb $. 
y hada el Lego , que andaba con la caxeta , fíenda 
as! que no entendía mucho de Sermones ni de la* 
tines , cogiéndole uno de los deípropófitos con el Je- 
fus en el pico y volvió á arrojar en él por boca f 
por narices , como cofa de media azumbre, que ya 
fe habia embanañado , con tal ímpetu y que aíperged 
y roció medianamente k los dos colaterales. Digo 
pues y que como por todos eítos incidentes íuefe me« 



^28 HlStORlÁ 06 Fr. GEltÚNÚlO 

lieftér , que Ftay Gerundio fe parafé á cada paíb ¡ 
hacienda mil paufaá , para dar lugar k la mofquete^ 
ria j y ya eftuviefe para acabarfe la mefa ; pefo'prin-» 
tipalmente porque el Padre Provincial hizo efcrúpula 
de dexarle profeguir en tanta farta dé difparates , y 
tolas que ya le pareció aquella demaíiada bulla para 
un a£lo de Comunidad tan ferio ; por todos eflo$ mo* 
tivos y le mandó que lo dexafe y que fe baxafe del 
pulpito i lo que fué para el pobre Fray Gerundio un 
exercicio de obediencia ^ lleno de amarguiíima mortifí-» 
cacion i fucediendo defpues lo que rerá el curiofo Leftor 
tn el Capiculo figuiente. 



C A P I T U L O I X. 

De los vatios pareceres , ^ue hubo en la Comunláád acerca 
de la falütacion y talentos' de nueftro Fray Gerundio , 
y de como pte)^ afecto en fin el que era ñiehefler 
hacerle Predicador, 

LA primé ta diligencia que hiáo el Padre Provin- 
cial , luego que faíió del Refeílorio , fu¿ pedir 
a Fray Gerundio el papel ; y mientras efte comia á fe- 
gunda méfa^ fe ieyó todo el Sermón en la celda de 
fu Reverendífímá ^ adonde concurriérotí á cortejarle 
todos los Padres graves del Convento , íirviendo efto 
de rato de converíacion* Y aunque allí fe repitieron 
con mas libertad las carcajadas > porque afegufaron 
los que fueron teftigos de oidas ^ que el cuerpo del 
Sermón no le iba en zaga á la falütacion , no hubo 
forma de quererle foltar jamas el Provincial , por mas 
inftancias que le hicieron aquellos Reverendos Pa- 
dres '> excufandofe con que hacia efcrúpulo de expo- 
lierle á que íe hicieíe mas ridiculo ^ y folo á du- 
ras 



rU « T : (2 A Ií)P Xt A?SC LT ^Í) 1 1 .1 T , jip 

rí& f^flsís aiar^ázlá Mutacion.^^ pexnñdenda qpe. fe; 
facafen aigtmas^ [copias ,- por 'quant© efta' ya íí ha-¿ 
l)¿a oído -toda la molqueteria y pppidacho del Con- 
vente. _ c;. ; : • ' '/ . ^ lí- > • - ^' \ 

.2. P?fp\ies Vuelto á iloS].Caídrcso:qae ,le corteja- 
baa y ái:f.o ^ím Teñedad : es; cierto ^^ ^é me laílima^ 
efte moiO::, el' talento exterioo nd fplo^Ies bueno , 
finó fobreíaliente j pero los difparates y que enfarta y 
no fe pt^gíden tolerar, y todos nacen /^ lo primero* 
de la f^^ta.de eñu^io^ y lo fegundó 4e los zenaga-r 
les <lpn^e; J>ebe :, iChiS^ los malditos mcBdelós que fe. 
propon^ pafira iKíitailliOS ,' los .quáles no- pueden fér^ 
peoras ptírr: elimodoi y por la fúbftarifciae 'Malicia*-^ 
ron algunos ^ . qu^ eílo último lo decia el Provincial 
por el.PredicadoDjíitíayor de la Cafa , pues no igno- 
rábanla amiftfuicjfíartlcúlar que prófefabán losados ^*r 
ni las p¿finR9fbÁn(lruccio£fees que le daba ^ y aún el 
mifmo. Pre^iQ^dotr -debltS .de . fo flechar/ algo .^ porqué* 
es fama qiM f e ' pufo .'colorado. Pero fea lo que 
fuere ^ proiígiúó el Provincial , yo quiero rer en 
prefencia de vueías Paternidades ^ (i con maña y 
con Aiavidad/ puedo hacei* que eHe muchacho co^ 
nozca fu boberia ^ efftudie , fe íipliqu^ y lea á 
lo menos buenos libros .de Sermones y para quetome: 
el verdadero guílo de predicar ^ y b Orden íe apro^ 
veche. de fus eípeciofos talentos» Mandó pues al 
Lego fa focio ( que habia' ido á fcrvir a aquellos 
Padres un traguito de vino rancio , y unos vizco« 
chos de canela , por modo de poílre ) , -que ba-* 
xafe al Refeftorio ^ y dixefe k Fray Gerundio ¿ 
que en acabando de comer fubiefe á la Celda del Prd« 
vincial 

3. Subió al punto aprefurado ^ fobrefaltado y azo** 
rado; pero luego fe ferenó, viendo que el Provin- 
cial le dccjia con muoho agrado : venga acá , hijo > 
Tom.!. tt 



330; HtíTORaA ewe' Ft GERi^Nfifo 
y déme un abrazso^ que .k) hd heduj m iHás m 
menos como yo «fperaba.;; y, fi¿6 :lé psei'teiü que 
acabafe íli Sermón* ^ no faé^pofqae no le- byefemos 
todos con gran gufto , pues ya vio quanto fe cele- 
bró , íinó/porque;:tíhBa:^ya acabando "dé'toiker h 
Comünidadi Na esxreible quantO' fe fotazó/y^mo 
fe alentó ,Eráy Gerundio al oit : «hablar fá^fii Pfo- 
, vincial en iin^ tono ^ que ciertamente nó efpéraba ; 
pero lievanda efte adelante fu prudente' artífido , le 
pregunto : Ea^ diganie la verdad*'; quien lé corapufo 
la falutacion? .Padre nueftrd (Í^W^reípomAó^coH oina 
intrepidez y . una finceridad, rólumbiha ^'í lléveme 
el diáÜlb y finó la faqué yo^^ toAs^ndé i nii ':cábeza« 
Pues aqudlos tatos tan litebaleíS^^^ y^'jtan apropiados 
( le ceplicó. jel Provincial ). ^ oóaitf'íttó podía fabef 
i nuflcaí hat leido la ;BiblÍB ? Padrcí Quiftrd^^ re^ondió 
Fn Gerui^dip ) ^ efo con 4»a' kocioíidM ^ que' me 
dio en cierta ocafion -el Padre (P¿edi(íádoí mayor , es 
para mí la cofa. mas fScil del mundos ^; ^Miés iqué lee- 
cioncita fiíé ieCnh Dixome y que quando] qtiífiefe apli- 
car algún texto a. quálquiera palaíbra 'Caftellana ^ no 
tenia mas que buícar. en las Goncor4lncias la pala- 
bra latina ; que la correfpoodieíe > y que allí encoH* 
traria para cada voz. textos- á porrillo , con quepo- 
düa efco^er ¿1 pírrmero que me diefe la gana. Así 
Jo hice ^ y en verdad qile « los textos , finó me en- 
gaño mucfao 5 me faliéron a pedir de boca. Por efO| 
quando dixe que Santa c Ana palpitaba en el útero 
materno , liíego encajé :^ 3Sx mero ante Luciferum ge- 
* nui te. Mire V. Paternidad muy Reverenda el útero 
clarito como el agua. Quando dixe , que tenia her- 
mofo y airofo vulto , al inflante eípeté lo de vul* 
ium tnum deprecabuntur , que ni de molde' podia ve- 
nir mejor» En hablando de hija , alli eftá ert- las Con- 
cordancias. ^ filia mea tn^/a D amone vexütítr i y ^ 



hubiera 4jtiericlo traer, <Hri>s . ci€» ..te^qs ée filia , 
también pude» Para 1^ ctJfpunítaucinS agravantes ; mire 
V. Paternidad íi el ioile grayatum mum podia venir 
mas al cafo ? y para aquello dé las Rameras ^ el 
tcmpu^ pütationis advenit ^ me parece que vino como 
Wi^o. . 

.4. -^Cpn que ^fa leqcioncita le dio el Padre Pre- 
dic^dpr ; mayor ? le replicó el Provincial , con un 
pocoj^e retintín.. SI -^^ Padre nueftro , refpondió el 
inocente Fray Genmdio ; y^con ella no temo pre- 
dicar .el Sermón más diñcultofo i y de circunftancias 
roas enrevofadas quf puede haber i pues como, yo 
encuentre eii; la^ CQ|icordanQÍas h voz correípondien^ 
te, bien pueden. lloyier circunílancias fobre mí ^ que 
también lloverán textos literales íbbre el Auditorio* 
Pero no vé , hijo , le replicó el Provincial , q¡at efa 
regla no es buena;, porque pu^de gí Predicador que^- 
rer probar una cofaj y t\ tentQ^ donde fe halla la 
palabra, que va á buícar , hablar de otra que no 
tenga conexión ni parentefco con lo que él inten^ 
ta ? Pongo por exemplo ; qué tiene que ver ^ que 
Santa Ana palpitaie 6 no palpitafe en el vientre die 
fu madre ( dexo á uq lado el difparate ) , con la gene"» 
ración eterna del Verbo en lá mente Divina.^ de la 
qual , en la fentencia mas común habla el texto : Ex 
útero ante Lucifcrum genui. te ? Ello , Padre nueílro ^ 
refpondió Fray Gerundio , allí hay cofa de mero \ y finó 
viniere el lt)ao ú palpitar y vendrá al mero ^ y éfo 1« 
baña al Predicador* 

$. Pero digamej y á qué vino t\ vultum tuurñ. de^ 
precaiunturi á qué habia de venir? á lo de hermofo ^ 
y ajrofi) vulto ; pecador de mi I exclamó el Provin- 
cial \ pues no fabe , que vuiíus , vultús , vulmi , fignL 
fica el femblante? SI, Padre nueftro, yá l<y fé ipero 
fignifica fel femblante ^e vultp $ porqvQ finó diria > 

Ttij 



3J2 Historia -ftl Fr; Géruni^io 

faciem itíam j os iuum.Qotí dificultad pudb el Proi 
vincial. A qué lo habiá de ttaer í Reípondió Fray 
Gerundio; pues «o fe acuerda vucfa Ternidad , que 
lo traxe á lo de circuiiftancias agravantes j hay coft 
mas parecida ^ que (igmvantes -y-grávaiam ?• Yo a la 
verdad no fé lo que fignifica gravaium ; pero a mi 
TOL -. jria k Gofe de agravatite ,- y fo mififib fpttar4 
á qualquierá auditorio , qué tenga buen éido ; y como 
iatl auditorio le fuen&, ik> es mei^efter mas para que 
venga bien. 

6. No obftante ;la natui^at feFiédad y circunlpcc- 
cion del Padre Provincial' , le retozaba tanto la ri-- 
fa y al oír tan cdiitihuadois y- fan trenienáos deíar 
tinos , que apenas podia reprimirla \ • jpero al fin , con- 
teniéndola lo mejor que pudo, y empeñado ya en 
tocar , aunque de pafo ^ los muchos di/paratés de otra 
efpecie que hkbia dich0*eD U íklutacion , le pre- 
guntó; y qué graves^ autores fon, los que eníedan^^ 
que Santa Ana tuvo á nübítra^ Señora veinte mefes 
en fuí vientre ? Padre^ nüeftro , seípondió Fray Ge- 
rundio, yo no lo fé} porque- en ninguno lo he lei- 
do t. pero como oigo á cada paít> decir á los Pre- 
dicadorés' mas famofbs , afirníart graves autores y ¿í- 
un grotVes autores y' énféñah graves autores ^ fiemen gra- 
ves autores , yo creí , que efa era una de las mu* 
chas f6rmulas que k ufan en los Sermones ; como 
quando fe dice : aquí conmigo ^ ahora a mi intento ^ 
Vaya "para-, el Teólogo , note eL^difcreto ^ de las qua- 
les fórmulas cada qu^ puede ufar libremente , quando 
le* drer^^ la gana ; y- que- aunque ninguii autor haya 
foñado en decir lo que dice el Predicador, efte 
puede citar á vulto • autores , Padres , Concilios, y 
Teólogos íiempre que le viniere á cuento , como 
tambiea vérfiopís , expofíoiones y leyendas j por- 
que lo deiúaS; Pa^re ^ueílro s adonde íbamos á pa: 



DE Campazas. Lib. II., . 33} 

rar i ni quién había de fer Predicador íí todas /Jas nótir 
cias , erudiciolies y textos que fe traen en los Seióiones^ 
fe habían de encontrar en los libros ? " 

7. Pues no vé I hijo mió 3^ replicó el Provincial , 
que efo es mentir i /y. que la mentira", ;fobre /er/verr 
gonzofa é indigna de uñ hombre de hiep en qúafr 
quiera parte ,. en el pulpito , que es la Cát^drí 
de la verdad i es una eípecié de fácrilegio 1 Buenos 
efcrúpulos gaña V. Paternidad , refpqndió Fray. Ge* 
rundió , yo no hé oido tantos Sermones como- Vi 
Paternidad , porque haíía ahora* he vividoppcojperp 
puedo afegurar , que en ninguna. parte he oido tan- 
tas mentiras como, en los pulpitos. Allí Ye dan h las 
piedras las virudes que no tienen i fe fingen ñq^ 
res , arboles ^ frutas , aves , peces , animales y. plan-. 
tas, que no^fe encuentran en toda la naturaleza. Allí 
fe hace decir á los Padres y á los Exppfitoreí. 
lo que no les pafó por la imaginación y á mi pa^ 
recer hacen muy bien los que lo hacen i porque O 
los Padres y los Expoíitores no dixeron aquejlo , 
pudieron decirlo , y nadie' los quitó' que lo dixe- 
fen. Allí no pocas veces fe fingen textos aun de 
la mifma Sagrada Efcritura ^ que no íe hallan en ella j 
y efto á tói ver no tiene inconveniente ; porque 
así como el Éfpírítu Santo infpiró á los Profetas y 
á los Evangeliftas las cofas que dixeron. 3 así ^uede 
infpirar á los Predicadores las que ellos dicen. A lo 
menos , xierto Predicador de mucha fama así me 
lo dixo á mí j y aunque es verdad > que efta doc- 
trina no afentó muy bien á mi razón , perp al fin biert 
conocí , que era de mucha conveniencia. Finalmen- 
te y allí fe fingen ó fe cuentan fucefos y exem- 
píos trágicos y horrorofos , que nunca fucediéron.^ 
adornándolos y viniéndolos con tan extrañas cijf- 
cunftaneias , que Qlaranaente íe conoce , que fon no- 



^34 Historia de Fft, Oí;Rjün|)io 
velas j y con tondo efó vernos^ que hacen • müqho 
fruto ,' porque la gente gime , llora , fufpíra y^ 
corlipüngei mire ahora V/ P. fi fe miente en los 
pulpitos ?<, . • . ' 

8. No le puedo negar^, que por nüeftros pecados 
hzf mucho de éfo , replicó el Provincial ; pero fiem- 
pre es un atrevimiento , y aun una deArergüenza 
intolerable , y á quálquiefa Predicador , á quien le 
cogieran en alguna de efas impofturas ^ fe le de; 
biera caftigar feveramente., y ¡quitarle para fiempre 
la lítencia de predicar j ah , Padre nuéftro ! relpon- 
dió Fray Gerundio , fi fe hiciera efo í quién habia de 
predicar los Sermones de Cofradía ; y quantos hombres 
norírados quedarían por puertas 6 necefitarian aprender 
otro oficio ? ' 

' 9i Pero dígame , Wjo , ya que por efos difpara- 
tados motivos levantó á efos graves autores el falfo 
teílimonio , de que afirmaban que Sanca Ana ha- 
hia tenido á la Virgen veinte mefes en fu vientre ; 
á qué propófito , ó á qué defpropóíito traxo para 
probarlo el texto dé hic menjts fextus ejl illi ? Seis 
mefes fon por ventura veinte ? Lo primero ^ Padre 
hueftro, que yo no traxe el texto para, lo á^ veinte ^ 
finó para lo de mefes } y para eíb el kic menjis ve* 
nia que ni de molde. Lo íegundo i que aunque le hu- 
biera traido para lo de veinte , tampoco . podia ve-» 
nir mas al cafo ; porque la cuenta es clara : donde 
liay feis , hay cinco , feis y cinco fon once : dondi 
hay once , hay nueve , y nueve y once fon veinte : con 
que vele ahí los veinte clavados, por las equipolencias^ 
que nó eíioy tan en ayunas de Súmulas ^ como algunos 
pienfán* 

10. Reventaba de rifa el Provincial > no obílanttf 
fu genio adufto y algo cetríno , al oir unos diA 
párate^ > por una parte tan garrafales > y por otra 



' bE C'a'mpazas, Litb. ÍÍ. jjs 

tan inocentesr : y profiguiendo yd por eütretenimieñT 
tb , lo que había ' comenzado por via de ámoro/k 
corrección , le preguntó ; y qué graves Autores di- 
cen , que Santa Ana fué Abuela de la Santífiraa Tri- 
nidad i no vé , que efa es una heregia formalííi- 
ma j porque la Santífima Trinidad es increada , es; 
improducible, es eteriía', y configuienteuiente no puede 
tener Madre > ni Abuela? Pol" aquí toiíocerá ahora ^¿^ 
quanto le conviene eftudiar Teología aun para féf^ 
Predicador ; porquq fi la éííüdiá , no dirá heregíásf 
como efta*. Como yo no diga otras heregías (. ref-L 
pondióFrk/' Gerundio ^) ', no me llevarán k Ú In^ 
quifícidn; También yo lo creó. ( replicó fonriándoílí , 
el Provincial '), porque á la Inquificíon no llevan a| 
los tontos ;7*pero Hexara de conocer', que efa^ies Re-r 
regia;;' buena heregiá de mi'í pecados ! dixó Fray Ge-r 
ruhdip/Púes .dfí^áme T./ Paternidad ', Padre ñueífro j; 
Saritia 'Ania no Fué Madre de nufeftra Señora f Si i' por-'' 
que así lo dicfe fel teitó : Dixit dijcipíih ': ecce rñátér- 
ma ; nueftra Señora no fué Madre de* Chrifto ? Tam-^ 
bien ; porqué -asi .lo afirma San Juan : Díxit matri 
fax 'V ecce filiüs tuus. Luego Santa Ana fué Abuela 
de la Santífinia. Trinidad* Sino eftuviera mas en &yu-. 
ñas de Sümulás de loque pienfa (replicó el Provin- 
cial ) > no habia de íacar efa confeqüencia , finó efta :: 
Luego Santa Ana fué Abuela de Chriflo ; pues quemas, 
me da una que otra' , Padre nueftro ? preguntó Fray 
Gerundio; pues qué , le dixo el Provincial , Chrifto 
és la Santífima Trinidad ? asi lo fuera yo , refpotí- 
dio Fray Gerundio : Et Trinitatem in Mnitate venere'^ 
mun Con que me negará V. Paternidad muy Rev^^ 
renda y que (>hrifto es la Santífima Trinidad j y cómo 
que lo negaré? refpondió el Provincial : es la fecunda 
Perfóna de la Trinidad , pero na' es la Trinidad :, así 
como** Fray Gerundio es pcrfórtíá del Convento i p€r<i 



^ t 



Í3<S Mis^ToiiiA DE Fr, Ger^n^dio 

rio es el. CónvijHto, Y finó argüiría bien.,^ el:qud- 
áixpfe : Cecilia RtboUo fué madre de Catanía CeboL^ 
Ion ; Caíanla Ccbolon fué madre de Fr. Gerundio , de 
Zotes , perfona del Convento de - Colmenar de abaxo *• 
iuego Cecilia Rebollo fué Abuela. del Convento deCol^ 
menar de abaxo / tampoico argüyó bien el Hernjano 
Fjray Gerundio j. y cierto hubiera íido mejor , que 
el Retorico no kubiefe atendido al argumento. Padre 
nueftyo \ le refppndió Fr* Gerundio , todas efas fon ga- 
lanterías de la Efcuela , como dice el Barbadiño. 
:^ii. Y fon planterias deja Efcuela , replicó el 
t\rpvji?cial ; decir, que Santa Ana ^ , conao, buena Ma- 
^r¿ , efifenó ala Virgei^á r^zar el Ave Maria j piies 
ijue , dixo Fray Gerundio , qtjerrá V. Paternidad ne- 
gar también una verdad tan clara y taa patente ? 
Uii^ Madre tan Santa y tan cuidadofa de la buena 
crianza de fu hija , como fué la Señora Santa Ana , 
dexaria de enfeñarla la Dodrina Chriftiana ni mas 
ni menos como eftá en el Cátecifmo de Aftete-, 
comenzando por el todo Fiel Chrijiiang , hafta aca- 
bar i y mas , que hay quien diga que también la 
¿íifeñó aun el inifmo ayudar á Mifa, y que la Santa 
Niña á los fíete años de fu edad ayudaba á todas 
las Mifas que fe decían en la Iglefia de fu Lugar 
coa mucha devoción y con mucha gracia ; porque 
ya fabe V. Paternidad , que en tiempos antiguos , 
como lo lei en no fé qué libro ,. las mugeres ayu- 
daban á Mifa, Déxelo , Fray Gerundio , déxele , que 
no hay paciencia para oirle enfartar tantos y tan 
furiofos difparates, repufo el Provincial i es pofible , 
que fea tan pobre hombre , que no advierta que el 
Ave María es una Oración , que fe reza á la miíma 
Virgen > y que íi Santa Ana fe la hubiera enfeña- 
do , la enfeñaria a que fe rezaíe á sí miíma ; no ha 
kido fiquiera en el Cátecifmo aquella pregunta : Quieft 

dixo 



yiho a Jaíudar h:^i(i rirg¿n\ .y que, efta fue J¿;^rimera 
Ave María , quV fe rezó eh el rniíndo ,* quánda ya no 
eílaba eii él la glorióla Santa , que habia muerto U:es años 
antes que t^fto fuce^iefe ? , ... ^ j^ ., ,> - , ; 

12. Np quiejf p '^aj^jhacerle ¿i^ pr^ntas^ (bKre jía 
íübíía^píá^ de 1^ t^lirtaQ^íop ^ l^parque .lena/ ni^cuf^ ^ca; 
fcai; j ¿eVcf'ho puedo/ Joci^éno5^4^^^ acerc^ 

de! ílilb / p^r^ue algunas^ cláufulas me dieron, mucíio 
golpe, V. gr.jqué quiíb iáecir i?n eíía prodigíofa cláu Ai- 
la i A cfic pu€i Ángel trqnípiirentéy diafana ititelig^n^ 
Kta y ^y objeto efpcduiatjví^. 4c 4a de:^ ación . míis accc:^ ^^ W* 
gra efla ex laticd y fervora^ f-MS ^'^^ cultos hiperíojlj ' 
cojr .^. Padre weftiid / reípoi^pip Fríiy Gér,ündio /illéverne 
cl diablp, ?íi yp íe |Ió que ^iíe decir } folo f é , que la 
cláufula es retu^bante^ y; queden ^fonando bien á I09 
oídos, ,íio' h^y. q|ue pediicl^, roas.. V finó >, 4^^f 
V. Páterni<Í^^V quien .ha.fta^ 

ertas cláufulas., '^i \^ftte ^^Jjpíeíajj en'ua folaSeri^io^ 
de San Añares ^ y, en Verdad ,: que np fpn mas claras, 
'que la mia. .-; \V^- , ' ..'^V 

ly. X porqu¿eljlwq de/Ían' cclp^ñs luces napfufr 
^ae atingencias y i ju^ , . atekipeñar^ la^Jcrecion <{tent<^^ . 
Vo/x las /f(^''ft(^f \W^^^^^f}9^^ d^J.afufitQ^y j^l de^^ 
^iíJculo^Sí matutinos r il^ 



lar'loi creptíJculo,Sí matutinos y iliminaian\e{,Templq <& 
jlamantes rejplqndqres , Jiendo\el¡krilIftnte.^ candor ^^^ 
li\ pan^^ñs de fu fdqra fóle/nnidadí^^ Nitidos rafagos 
de ñamujiofds, antorchas , f^rillanus. defifilJos ,de, follres 
luccf y, antnjLaban. afeaos obfeauíoLos , eoccuamloadmfra'' 
^lonfisjejuvas : (^audidus iniuetum mirat^r lyinen piim^ 
pí. '(Y note V, Paternidad de pafo el njcído^dpjtráer 
los textos ni mas ni menos (:omo yo. los trai- 
go 5. Y masUbaxo....\í/i el herwpfijL^ Ciefq de , ejia 
mdgnlfica Capilla , brillan Joles enymmfo (üflidto^ ^ 
<:hr¡fq^^^^ «ft 

" Tom. /. - - V T 



yjR HlSTÓálA DB Fr. (jERUNbrO 
didi tíln foles } p^ro los identifica ufeEtivamKrítclafintí^a J 
potqae Ckrijlo vitaliza con ¿os Ígneos, dedillos de fu amor 
al amante coraron de San Andrés : Lampadcs ignis :. 
in me manet , & ego in illo. ( Cofa divina I y luego 
me condenará V. Paternidad .el Trinitatem in unitaic 
yeaeremur). Con efla congelación 'hcrmofa , ya no hay 
que temtr fafcinaciones de la esfefa\ porque las luces 
que podian recomendar propios resplandores y gloria ftcl- 
»rum ( hay qué gloria ! como quien dice , vultum 
Kuum deprecabuntur ) , emplean hoy fus brillos en ohft- 
iquiar dt San Andrés glorias :■ Et opera maiiuum éps 
isnnunciat fírmamentiím. ( Mire Y. Pateirilidad ñ yo mif- 
tíio pudiera traer texto mas al cafo? ) j 
~ 14. Padre nueílro / por ahora nú quiero canfar 
teas la atención de V; Paternidad con alegarle mas 
cláufulas y no folo de efta Sermón , finó de otros 
treinta y uno f que eflán imprefois con él, y íe con* 
tienen en un eran liljfro de á 'folio / los quales to* 
dos to^toá eftan en tñé miftíifíimo ejflilo » que es 
un paífflo I es una admiración , es una borrachera^ 
Ahora lo dixo todo ^ replicó el Provincial , fin fa- 
h^r lo que fe dixo ; porque no puede ^ haber epíte- 
to ^ que quadré ni explique' mejor lo que es efe 
jgénero de eflilo^ pues iblo tin hombre embriagado 
con el vino de la ignorancia , de la iníeniatez y de 
la preíuncton , puede ganarle } y digo que tiene ffiu- 
chifima razón ^ que eíe eftilo y el de . ñk faluta- 
Clon y efas cláufulas y las fuyts , ion tan parecidas 
como uña caíláña k otra canana ^ pero es pofible» 
que me diga que hay un libro de Sermones ixDprtí 
fot en efe eílilo ! No lo creo > porque quién lo hdr 
bia de permitir; qu^ Tribuíial habia de dar liceo* 
cia para efo i c(kno habia de tolerar ^ que una o¡>n 
como efa nos expuíiefe á la tífa 9 h h burla J 
aun ai deí]preci6 dte los cxtrangeros , que no nos quie^ 



< to B/ p A M V.iCt A 9> 1. f B. : í ^ * J.|> 

feaiblpji ? Y ai aMtpfi ^ye ,0ria^eAltejprecend«fií wk- 
pnmir Temej^Mites Ipjpu^ásj cómq po4ia9 méuos ckcl» 
rarlc ppr 64tp die juíqíí>,í, jr de Wark por caridj»d á 
la CaTa d« la MiArjÍ<F«r^Í9 df .;2;ár9S02^;k < ;6 : i^ Ul dé ios 
<>atfi$ de V9|la4<^lH?<v • '. . rs- . ; iv,,., V> 

. 1 5. Con ¡qjíe, V, Jpj^ternid^ nq üpiem. «»e«r^ 919 
ande impreíb c4 ]i|>n>, y con;todas );^ Uccñciasioc» 
cefarías , . y coq aprol7aáo.qes ruig]>«&9 f .Ae. lAuy 
elevadi) cQtuni9;?„Pfgo qK<e no lo^quiero ckefr» ^efi 
ppndió. el PrAY<94?Í * y quje mifH^. )4 y!««>.p(eiÍ9 
£tr4 que. lo fu^q. .JPues eiípere mi^ j3o«[> y»)jBátenii»; 
d^dr*. q¥« y.P <W^i^uer <lo vea y <;pM: )oi pslpt ';> J, 
diciendo, yha^ndo, fale Fray Qe$undio7pmáf^! 
tadaio^ata- d« la Celda del ProvijioUil » ysfe conisttdf 
á la íiiya, vuejive yoíando , tra^::QQ libro de k íoy 
Up mtiQr maqÓTeadp y 9J9d9 » piMrqiK no; le.dia^'a 
de la jd?i90f^rel t^ij^np dd Frayljücito, y.oafi; leiib 
día ^odo de i^emoría ; prefént^fele al Provincial ^ jr 
lé dice : ]£ftá imprefo eíle libro I Si» imprefo M $ 
fe4>ondi<^ í« Iteyetreadifima. Pues lea V. Paterai- 
dad , . conjuñuó Fcay- <?«mpdÍQ,». fil prinw .Sei^mon de 
Spn Audrif s ^sQlos.y leyiS;4. la l^tra las cláufin 
1^8 arríba citaidas ni mas «m saénoivjcoivo las hat 
bia recitado Frsjr, Gerundio. jQuedófe. pafAado; f 
viendo Fray Gerundio que triunfaba(,> aitodió : pues 
ahora ábti^le . V. P^aternidad por <;pialquiei^ pacte ». y verá 
fi fe deíbience el Autor ^ y linóes tódpfeinejwtififflo k 
slmiTmOif 1 '. 

•16. Abri<Slc por «1 Sermón , que. -fe Cs&U deii 
Conc^>eibn., y trope:^ luego con ¿fta cláulula. f^ea¡^ 
mos pues en aquellas- ocidenudes fahuhfas fombrás t 
dibufiul^ efiitfii9.ñtntaUs Marianas luWbf que no et 
improffño k láf foberanas lufiés eihrilhnitntKUs/bm'' 
iraS: : ' lux in tm^jris lucetj pues cof^a » que entre U 
prvmnUiU t^nebii^fidad hriliéi U Conexión de. la lu\t 

y V ij 



.Y' mas ábaxD i- m^s^^ qüéfiéñáifiimM^e Jk'>onpnal 




efpinas preocuparon giros de radi^méfiefif 

pi9 €ijt»a£»r<5«aiqjtUrftufeíi' '¥J5|»^a'^<ía«»r'''ía 'SalUta- 

^icéiraka iíeynaií^fu original grada \^<pidcanos ia •gret- 

tiü\ qUi'to amúH^cüJu ghr'ía.\kiüi'^h''^ptíeS>vfí{ poca 

•l'^ÍQ«ft' Pto^íWial, yrdixd ^ eft^Prédíéadbr-fóbra 

ttitta'lteQlégí*cct)i46 Ptfty. GertínífeofíJ^tik p* i^^ 

te«h»rJ69 iftíTulltíü'rétníecaniÑo-i^rttmfO^ '«rpontiíCH 

Uf^^lÁ'GUftiá á ningún Bienkvéntyi^adb c&inUnklá 

filiada , ni le 'áAade' un fok) 'gradie6 i^as^^á iá* ^'é^^ff^ui j 

^¡kado^ -énñóéa ella/ Pero vamos á'délatrtéí » » <.- ' 

K'ít^.'AUritMfe Wi^Ifl^iSermori' figíiiéhtfeí'^'áeK» '««bécy 

tabioñ , y li^aa te^iltinená fe '-h^l<$ ah{«Í!«íi^i& céfl 

«íh pilAtrá díaúñila { Tan'€émj?ikadá-i»kii>^in(hiétl:iál<í 

€omim expcSacion l¿ ifperajy^ , que fú pofejion y^ ctf« 

renciorfintnexórabbcif artas <fe'4& Wíía. ^ué>'áüff&i«á 

%uitfr« ¡decir bquf, exílaifeé; *l^fbviñéiál<r' Ní/J^é . ? >á- 

dre títieflti) , refpoh(^ R-:' Genufíáio^^ |>eí6'áTO eftl 

el priniop de' Jefe iíwfflkifeíe' eílil¿', lláWa? ál' ^^ecw 

l£ii CafteWaií* ,--y no^^hafiér hingiin Caftettáiio^ que ío 

entienda. P^ltó'fenga ^ -añadió t\ Provindat-, que ya 

porrel hrdn;'^e le Sgüe^ faco ^p^ que qiíifó dedr : 

Wtfc iecttíñ:p¿0ím^vért-;^ néc^keté^.^in duda^quifo d¿: 

cir , que con efperanza no fe puede vivir, y^-rfiñ ef- 

IJeránza- tiE(idp(ó»^o-^ i^ue la -érperáñzá ñ£ia%á-,-^-'ia>-&Iút 

de efperanza ttoifribiem' Vaya , qtie>fo lis ?,' ReVWendo 

Padre ,dij£0.. Fray''. Gerundio , por éfo dice f^^fio* 

. y caretmif ,*tífl»"es ,' éíperanza y faltt dé-^Ha ,-f pcff 

«fataRlbi«n.aclEl^^uye^, qtíe Kiihií9^ni«ei6fah'kf'p^' 

tasTdeía^ida-y^^9<€6; que 'la (júitÉn.'Por^éll HábiíA 

d? ¿li' Padre S^to Toiibio- , qü^ «(l@ ^ habí»* ^4 



^^ * DE Campa 2 as; Lib, IX. '^ J41 

Y elevado 9 y que yo tñt muero por efio* ^ Sin chacee 
cafo el Provincial de la. fandez de Fray Gerundio.., 
proíiguió leyendo : Complica ia efmeral^ púrpura fla^, 
manee con esplendor virenM.. El Evangelio y dajíntú. 
eñuiíciari natural incokerencia ^' porque /¡i ¿¿£vaagelia 
enuncid UCkriíiá ¿n María concebido y el mi^erio tip 
fdntd a Chñjlo de 'María fufpiradamcntc defeado.. ( Ya 
efcampa y lloviah necedades )•.. Áureo \: niüceú cus. 
mulo • defciende h la Aurora Mariana tL Vcrho Eternas 
Egü^ftSm 'pañis ^itus* qui de Codo: defcendit i dixc ei 
mifmé' .•^FrHrtteilwrtí '«leftorum j>Fr£diVf0' Zacháriaja 
Amaltea Sacra nuejlra ímpetütri^^xcéljh^ a riegasida 
perlas y II fofheníosde fu/piros ^ ánima fu coraron fitcra 
. cornucopia de cele^iales^^flores : Acer\iis tritici yailatnt 
floribui^ V' -Jeíiis ,• Jtfai ! ( exclamó, el Provicttial :) 1^ 
y eílofe ^^edi&ó v y Td' pradicó eíló k un liodriíigKl 
Cabildd ; y ii6 «^¿hardn al Predicacior eL perreod jockk' 
vez de echarle el Ogafio j y efto fe impiimió' twk 
¿odas las licenciad nocefañas ! Vaya , hijo Fr» Qerondip^ 
qué ahora le Siículpo,- .- . » ^;, . .; 

'i^.lRefpeíld délas cláiriblas qué heleido , fep, tojí^ 
tasí y ' pan' pintado aquellas cláufiílas dé íu ;falutsH 
cióh y qué tanto choz no hicieron á todos ; X qUg fi 
dan , ' Ana j en reeriéucion poius compendios \ qué p(t^ 
tálelos podrán exprefar mis voces al decir tus ala^n^ 
\as\..\. Es Santa Ana aquella precio fa margarita ^ qu4 
fecundada a infuitos del ori\ome \. dtxa cie^ a quien ¿| 
áujia... Ce/e la energía dt los labios f y cfiji^empUn ,mÍ4 
ojos tomo ancoras fe fiivas un texto muy literal 9 quo n^ 
ofrecen los Cantares. Porque fi efiá trific y turkuleruq 
avecilla j^ es trono gcroglíjico de la Cafiidad , 6í, Éh 
fués i^idigémosh^ aquella acrofticá Oraciofi^ que.cnfú^ 
^Hieeef^e^/en&^ÁJu hija, Marías Digo, ^u^ tñas cláV; 
ñilas ño'-merBCMI deícalzar el pie á las otras^^/y /qu? 
tenieQdó Fray Qeriisdia ^ftos 4no^elos, ne «ytran^ 



^4*^ HlsroUlA 1>E Fr. &ERVKÜÍO 
que hubiefe enfartado tan furíoíbs dió>arates. Ya iia 
tengo paciencia para leer mas ^ porque eílá bien viíla 
la mueftra del paño ; y defde luego aíeguro , que el 
autor de eftos Sermones es fin . (ktda algún mozaU 
Tetil|o barbiponiente y atolondrado y. de eílps que 
aun eñán con el vade en la cinta , que habiendo íeido 
quatrd libros de eílilo culti-latino rumbático , y rte- 
niendo media docena de Poetas » de l^kológicos y. de 
EmblemiílaiS) fin íaber fiquiera qué cofa^ es eíiiio ni íer 
éapaz de iaberloy fe ha forteado. ui>a idea de Ipcu^n 
eílrafaiaria y pedaotefcaí y encáxft 4¿:c^r> i¿. a¿ íIIq 
todo quanto.fe le pq«e delante. . ix ^ ^ 
i xp» Poco á poco 9 Padrenuéftro 5 replicó Fray Ge* 
fandio 9 que V. Paternidad padece en ^fo una enorme 
equivocación. £1 autor: no es lo qul? Vi Teniidad píen- 
la j no es por ahí un ai^torciÜQ. comp. qtHera » es mu* 
cbo homlav, es homfor^m » y ha :hfcho tantp ruido 
en Efpáfta , que pocos han hecho mas ni aun tatito» 
Vea* V. Paternidad la primlsra Uaná del libro , lea el 
título de la obra y los dictados del Autor» y deí^ 
|>ues me dirá V. Paternidad fi es rao% Aui)que ya 
habia cerrado el libro ^ el Provincial ^ y aun habia 
htcho ademan de arrojarle con indignación por una 
ventana^ oyendo eílo h Fray trerundio ^ le picó U 
curiofidad , abrió el frontis de la obra , leyó el tí* 
tulo , y halló ^ que decia asi ni nías ni menos : FIo^ 
yilÁffia Sacro , que en el ceiejliüi , ameno , frondojfb Pan 
najo de ia Iglefia , riega ( my jileas flores ) la Aga^ 
nipefoffMda fuente de graciay gloria Chrifio. Con cuya 
afluencia divina ^ incrementada la excelfa Palma Ma- 
riana ( triunfante a privilegios de gracia ) fe corona 
de i^cloriofy gloria. Dividido en. dijcuifos panegíricos^ 
anagógicos f tnopoÜgicos y alegóricos ^ fundamcruadoi en 
la Sagrada Efcritura ^ rohomdos con ta mtoridaddc San* 
ios Padres y Eicigeticos ^ patiicularíJimM difcúrfos di 



DE Campabas. Líb. It 341 

^s principales ExpofitorcSj y exornados con copiofa crü'^ 
dicion [acra y profana , en ideas , problemas y hieroglL 
fieos y Filojojicas fentencias ^ felectifimas humanidades^ 
Su AutorelR.P.Fr^Oc. 

20. Por un gran rato ^uedó atónito" el bueno átX 
Provincial 9 no iabiendo lo que le paíaba., y páre- 
ciéndole que con efe£ko ez'a fueño lo que le íiic^* 
día. P^ro al fin 9 volviendo en si , eílregandoíe Moa 
ojos , y palpando el libro ^ conoció que no Tonaba* 
Quiío ver quién habia tenido valor para aprobar 
aquel inmenfo oonjunto de defatinos ^ y para yp* 
lar que fe diefen á luü , uhos Sermones \ que no ]R)Ia 

, no debieran imprimiríe 9 aunque no fueíe mas qu« 
por el honor de la Nación , pero ni debieran Ids S\i^ 
periores á quienes tocaba haber permitido que (e 
prediCafen ; pues no metiéndonos por ahora en .mas 
honduras ^ y fin detenernos en examinar una infiqid^ * 
de propoficiones oíadas , difonantes y aun tfrpneas 
re(pe£tivamenté « folo la broza ^ el fárrago y %\ hac]^ 
namiento pueril de citas ^ textos , autoridades^ y í\k- 
pares de todas efpecies y traidos fin método ^ fin ^ 
juicio y fin elección , fin oportunidad , y las mas ve;» 
ees por pura afonancia ; folo el intolerable aburo de 
valeríe por lo m¿nos tanto de los autores profa- 
nos como de los (agrados ^ hombreando Marcial ^ 
Horacio , Católo y Virgilio con San Pablo y y con 
los Profetas y y ufando mas de Beyerlink Mafejan ^ 
Aulio Gelio y Natal Comité y que de los Padioa 
de la Iglefia ; folo el eflrafalarío y el loco y aun el 
fecrilegé empeño de apoyar los Miílerios mas Sa« 
grados , y las acciones mas ejemplares y mas ferias 
de los' Santos con una fábula , con una noticia mi* 
tológica y ó con una fuperílicion gentílica ; íolo el 
efiilo tan fantáfiicQ y tan eñrambótico y tao puerií* 
mente hinchado y campanudo i folo un lenguage 




1 



vagantiíTma me¿oIá ^d« todos .eílos tres idiomas } Tolo 

^or éfto ^ vuelvo á decir, que verá, y notará qual- 

miera^ mc^ te^^. ojos, cn la, carja^^ merecía eí tal 

*'Pre(nciac^br,^^que,d^ S^rfíipn l'e'jhubieran 

' qíiíjfaap ^la irceftcíá ^^^ pirídi^^r i^p^ra no '^lo- no. ha- 

^ner -hecho eftp-, firió'ha^er^e permitido ^ qué ipipi^mieíe 

tales .Senilónes i haber enco^ntradoquién fe los aprobafe ! 

• ,yeamos quiénes fueron los Ceníbres'. 

21-. Aun mas pafmado qu€,d6 el ,zeloíb Provincial , 
* 'guando' leyó éí número^ , í) autoridad y^ ^s elo- 
[gíos^ que daban al autor los . aprobantes'. És \ veri- 
'dad> que en. medio áe Ibf eío^os le *parea6 ,\como * 
Vque divifaba algunas cláufuías , que le fpn^bajiii puf- 
*las ó á difcretas advertencias del modo .con que el 
;P^dre Predicador Apoftólico debleía haber e/cnto j 
hléw qué temió > que efto acaíbjpódia fer malicia 
Yuyal .íios' primeros Aprobantes dicen ,. que Jtan Uido 
ti Fioñlogio Sacro Con Jingularijimo ^gujlo j y añaden 
immediatamente ; óxalá ^ que con igual aprovechamiento 1 
Qué fabemós (i^ en efto quifieron decir i ox?ilá ^ que 
"el Padre Predita'dor Apoftólicó- líos hubiera edificólo 
tanto j coiíió ños íía divertido j. Oxála, qu^ l>ybiera 
llábládp más al alma; y al 'áprovechamlf^nt9;j que al 
gUfto y á la diveríion ; oxalá , que fe hütííera ¿exado 
de florts y de flores tan vulgares , tan .inútiles y 
tan Ctlveftres, , y que nos hubiera dado; íaíonadoa fru- 
tos ! Notó también í que dichos Aprobantes aplicaban 
aja obra un elogio \ que Cíno y Praxítelo diéroi^ 
á la Cloaca de Galeno, y fe le ofí-eció V fí a¿aíb lo 
decian por lo que efta obra tiene también de Sentina , 
;pues toda ella huele á Gentilidad y á Pedantifmo que 
apéfta. ' 

12.' El fegundo Aprobante , Tumamente reípetable 
' * . - "jpof 



De Campabas. IíÍB; II. 345 

p^t todas las circunftan€iás de íii dignidad y de fu 
perfona , da baftantemente á entender > que aprobó 
la obía in fide parentum , y que la leyó por pode* 
res , fiendo muy verisímil , que fus muchas y gra- 
ves ocupaciones no le dieíeta lugar para regiftrarla 
de otra manera. Y á la verdad fué difculpable en los 
exceíivos elogios ^ que la dio ; porque quién fe ha* 
bia de perfuadir ^ á que no los merecían niños Ser* 
mones y que pretendía eílampar un Predicador Apo&, 
tólico , un Le£fcor de Teología y un Croniíla de 
fu Orden ? Fuera de qué quizá tendría prefente \ la 
que dixo cilerto Poeta en cafo íeme jante : Que los 
Pactas j que ataban ^ y los^Cenfores ^ que aptüebán , nunca, 
dicen lo^que los Autores fon , fino lo que debiet^an defer^ 
Finalmente, en todo caíb^ al fin de la ceníiira ^ ha« 
blando de oierto Sermón que el Autor predicó en 
la miíma Qudad , donde vivia á la fassone^ Rev«- 
rendifímo , dice , que tuyo la fortuna ingrata de no 
'haberle oído. Y fi yo me conozco en defengaños , no 
es corto el que le ofrece en eíla breve ólaufula j pues 
ello I ingrata 6 ño ingrata^ ya dice, que el no ha« 
berle oido filé fortuna fuya. Yo á la meaos por tal 
la tengOé 

Z3. El tercer Aprobante , de circunftancias no mé« 
nos refpetables que el íegundo , no fe anda en di- 
buxos , y con (toda la claridad y gravedad que ccr« 
reipondia á ÍI2 elevado cará£ter| defde luego le declaró 
lo mucho que le íbbrefaltó el titulo de Florilogio 
Sacro y que le hizo entrar ya leyendo el libro con ad^^ 
vertencia , que es decir en cortesía , con defconfian\a , 
- por lo mucho que difuena lo florido con lo Apoftóltco f 
fiendo muy extrañas delApoftólico Predicador las flores. 
Y aunque defpues procura dorarle fuavemente la pil- 
dora , para que Ui trague j en todo acontecimiento 
Tom. I. ' Xx 



34^ Historia de >FíR¿. Oirfndtio 

el acíbar medicipat.allá Va^ 6n^ hiciei^ bu^n cfe^, 
atribuyalo el enfermo á fu. naaladirpofiúion. . 

24. Pero al' fin , concluya el Provincial , volvjén- 
dofe a Fray Qerundio ^ fea :k> que . fi^ere de l^s Apro- 
baciones, dígple , qucfííale he de vjftlver eftelibpo, 
porque cofa mas a prppóíito parai aoab.^rIe de rematar 
en efe pcrverfp ^ufto ,> q^e tiene fie componer Ser- 
mones j #s impoíible que fe haya eílampado ni que 
fe eílampe en todos los fíglos/ de los figlos^ Padre 
nueílro , dixo Fr^y Gerundio ,. eMibrpimie le volverá 
V. Paternidad, porque íio eS;«i9ÍQi pues dq quién es? 
preguntó ^el Provincial. No fe lo;püedQ dfipis.á V.Pa- 
ternidad, reípondió Fray Geruiídio ,. porque ^ me Icpref- 
taron en confefion, Refonó en tod? ]a celda una ef« 
pantofa carpaxada ,: al oír tao gractofb defpropófito ; 
pero ;Frí^ Qeyondio fin turJ>arfe , prc^guíó ¿Ucien- 
Aq ;; y .en or^epi a las tachas, que y. Paternidad le 
pon« j lo que yo veo eis, que corre. coj:i agrande apiau- 
fo , que la impreAon fe defpachó luegtjT ,/y. no fe halia 
uno por un ojo «de la cara , porque los que le tienen 
le gardan como oro oiv paño ; y e» verdad , que to« 
dos fon ;hombres de jbuon gufto., y ^t el autor fe 
hizo famosifimo en Efpaña , por una obra^ que; pu- 
blicó , dicen ; ^ue en el mifolo eí^ilp que ' el Flori- 
.iogio , contra cierto Efcritor que ha' metido gran 
ruido en eñe figlo. Con que fi e^^o es predicar mal 
y con mal eíHlo, yo digo claramente áV.iPacernidad 9 
que no pienfo predicar cqn otro eílilo ui dé .otea ma- 
nera mientras . Dios sle guarde el juicio. Dixo , y 
fin hablar mas palabra , volvió las efpaldas , y fe deí- 
pidió broncamente de aquella Revereadüíma afam-' 
blea. 

25. No fe puede ponderar » lo irritado ; que quedó 
el. Provincial á vifta de aquel defahogo ^ y áé una def 



pedid? taiivki-fvérente y.tan flef^tent?* -íta á maH^ar 
coij el í^riiijer movimiento dé la icqlera ^ ;que le emp»*, 
redafens pero algunos Padres Maeftros, que conocian; 
mejor la candidez^ deJFrax Gerundio ,, U afeguíaron , 
que aquella nq ejra XAalici^ ^ fmb pura inojCencia , y una. 
mera íimplicííieJa intrepidez- Con eftp la fofegó , , y; 
fe contentó «coq degir , que^fi como él-€ftaba ya. par» » 
acabar el Provincialato i hubiera de {)roregMÍrk ^. tarde » 
fubiría al pulpito el majodero d^ Fray Gerundio : ex* 
prefipn , que no. fe fabe como fe leefcapó ,. porque; 
era hombre moderado y comedido. Pero Dios ^nps Hbre- 
de un hombr4L<k9l#'ÍQO 9 quandp' todavía, eñán calientes; 
las paredes.' - .^^, . :•;. -^c/^' -■.: ■: . : ; ■ . ! 

16. Mientras pafaba efto en. ía celda del Provín-. 
cial y andaba una terrible zambra en el Convei\to en^ 
tre los. Fray les de eQ^a^a^ abaxo.fobre k miíma Sa- 
lutación* Es ve^d^a^í qgfe .los maceran de la propia opi- . 
nion que xaíefeo^-Padfe iitíotíyiene á fabeí , qvQ €ra. 
iqipofíble.prf^ioarie ^€f& mas difparatada i pero otros 
defendían , que hahi^^^rfi^o, un afombro , y ^ aunque 
no dexaban de conocf r I t[ue. había dicho, muchos de? 
fatmos , pero Jos .difcg^lpa^ín. con Ja pcíea edad , con 
los nijggunos ^udió; ^ y en. fin decían i que el tal^)!- : 
lazp j^ el garljo,.la,!yi9ís y-la prefepcía Jo .fi^lian tQr 
do. Sobre tQdo , el fojfnidable partido de los LegoS 
íe le calzó enteramente 9 y ño le faltó íiquiéra ixn vp- 
to ) para que defde luego le ordenafen y le hicie* 
fen Predicador. Pero los que mas á vanderas deíple* 
gadas (e declararon por él entre los Legos , fueron 
el focio del Provincial y el SacHílán fegundo de la 
Cafa. Eílos eran votos de grande confeqüencia j porque 
el Socio había cogido al bueno del Provincial las íp- 
naqueras de tal manera ^ que hacia mas cafo de él , 
que de muchos Padres graves ^ y era. voz común en 
la Provincia p que le dominaba. 

Xxíj 



j4* HistoRiA DÉ F»[. Gerundio 

27. £1 SacFÍÍlancillo fegundopor fu término no le' 
iba en zaga. Era íin Leguito , que ni de molde , de 
mediana eftatura , cariredondo , agraciado j lampiño^ 
ojos alegres y ehufcos , pulcci&no de hábito , vi« 
varacho I ofícioíb, íervicial 7 mañofo > porque £1- 
bia hacer mil enrediUos de pianos. Cortaba flores j, 
dibujaba decentemente , componia reloKes , acomo- 
daba vidrios 9 y para una cazuetita , para una torta, 
|nrra una bebida tenia unas manos de Ángel. A favor 
de eílas habilidades y de fu genio blando ^ y un fi 
es no es {zalamero , fe inÍHUiaba en las celdas ^ con ef- 
pecialidad de los Padfes graves 9 hacfelós la cama , 
limpiábales las mefas j batíalos el chocolate^ (ervialor 
eri otros mil meneíkres > y como le encontraban pronto 
para todo' / fe había grangeado no folo el cariño » 
ílnó la confianza de loa mas , tanto j que cafi los daba 
la ley, y los hacia querer todo, lo que él queHa , y 
alabar todo lo que él alababa* ^No es decible quánta 
importaron á Fray Gerundio éñós dos votos, y def- 
pues el de los demás Legos^} porque los dos prime- 
ros llegaron k hacer blandey i el uno ál Provincial, 
y^ el otro á cafí todos los Padres gordos y y los de- 
mas > como Cada qual tenia ÍU fanto de devoción , 
poco á poco le fueron Gonquiílando á los Frayles de 
Mifa y Coro de manera , que en breves dias ya 
caíi todo el Convento fe declaró á favor de íiis pre- 
dicaderas. 



DE C AMP AZ AS. LlB. 11. 349 



CAPITULO X. 

En que fe trata de lo que verá el curiofo Leffor , Ji le 

leyere. 

PUES con eftos batidores , muñidores y pane* 
giriftas viérades volverfe la tortilla á favor de 
Fi\ Gerundio de manera y que toda la Comunidad y 
á excepción de algunos pocos hombres fefudos y Re-, 
ligiofós de quatro fuelas , fe echó íbbre el Próvin-^ 
cial ^ para que , fupueíla fu averiion al eíludio £íco« 
láílico y fu inclinación al pulpito , le diefe Dimi- 
forias para ordenarfe , y le nombrafe por Predicador 
Sabatino. Aun así y todo, coíló mucho trabajo do- 
blar la entereza del Reverendííimo Provincial j pero 
al fin acabó de rendirle el focio de (u Reverendi- 
firna y que le fabia mejor que otros las efcotaduras : 
bien que no fe rindió del todo , haíla que uno da 
los Padres mas graves y mas, maduros del Conven- 
to , que quería mucho á Fray Gerundio , pero que 
contaba mas de lo juílo fobre fu docilidad, falid 
por fiador de que fe emendarla en el modo de pre- 
dicar , tomando de fu cuenta inílruirle muy de pro- 
póiito , en que á lo menos predicafe con juicio. Pa- 
reciéndole al Prelado , que de "efta manera aíegurab^ 
fu conciencia , y debaxo de eílas condiciones , confintic^ 
en que fe ordenafe de' Sacerdote , y le hizo Predica- 
dor Sabatino de aquel mifmo Convento con aphufq 
univerfal. 

' 2. El que lo celebró mas que todos fué el Padre 
Fray Blas , Predicador mayor de la Cafa , y el orá- 
culo en materia de predicar de nueftro Fray Gerun? 
dio ; porque , agregado ya á íu gremio ^ y hecp ea 



^$0 HisTOR^iA DE Fr. Gerundio 
cierta manera fubalterno y dependiente Tuyo , le 
tenia como á fu mandar , para hacerle'' enteramente á 
fu mano , y fe proponía Tacar en él un difcípulo , que 
eternizafe la fama d'el Maeílro como el tiempo le 
acreditó. 

3. Rezeloíb dé efto .aquel Padre grave, que habla 
falido por fiador de fu emienda , y fe habia ofrecido al 
Provincial á inílruirle antes que le acab^fe de per- 
vertir el Padre Fray Blas, con el pretexto de ir á 
recréiarre algunos dias á cierta Granja- del Convento, 
Ife llevó en fu compañía, y de propóíito fe detuvo en 
la.Caft d^ Camjpo un mes cum^jliáp , para tener mas 
tieoipo de ihíinuarle cori deftreza fus inftrucciones ^ 
eTpérando que íe le pegarían , por quanto no tenia al 
lado al Predicador mayor , que era el que principal- 
mente embarazaba prendiefe en ^1 la Semilla de la 
buena dóftVina que le daban i porque xx)n fus difpa- 
ratadas lecciones, y mucho mas con; fus exemplos , 
todo lo echaba á perden Llamábafe el Maeíiro Pru* 
dcncio efte Padre grave , y le quadraba bien el nom« 
bre , porque era hombre prudente , íabio ,. mas que 
regularmente erudito , de genio muy apacible , aqnque 
demaíiadamente bondadofo , y por efo fácil á perfuadiríe 
á qualquiera cofa , y también a fer engañado^ 

4. La primera tarde pues que íaliéron los dos á 
bafearfe por entre una frondofa arboleda , dixo el 
Maeftro Prudencio á Fray Geiiindio con llaneza y 
con cariño : Con que en fin,, amigo Fray Gerundio , 
ya eres Sacerdote del Altifirao , y Predicador Saba«^ 
tino del Convento ? Sí , Padre Maeílro , refpondio 
Fray Gerundio , gracias á Dios ^ á la intercefion de 
y. Paternidad , y á la de otms buenas almas. Ya 
fabes ^ continuó el Maeíhro Prudenció ^ que fali por 
fiador con nueftro Padre Provincial ^ de que cum- 
pürias con tu obligación , y de que no nos fonrojaria9« 



DE C Á MP A2 A S; L I-B.II; JSl 

De eíb pierda cuidado V. Paternidad , respondió* 
Fray Gerundio , que efpero en -Dios défempéfiárle ^ 
fati$íaccion , y qué no fe arrepienta de !a fianza. 
Pero , hombre ; cómo ha de fer efo , le replicó él 
Padre Maeftro , finó has eftudíado palabra de Fl- 
lófofía ni de Teología ni de Santos "Padres i ni dé Re- 
tórica ni de tioquencia , y en fin, de ninguna otiia 
Facultad ? y un perfeílo Orador , dice Qceron , nada 
debe ignorar , porque fe le han de ofrecer pii ocafionés 
de hablar de todo, 

5. Cicerón , Padre Mae/lro , dixó Fray Gerundio ^ 
hablaba de aquellos Oradores profanos y gentiles ,^ 
que trataban en cofas muy diftiñtas que nueíbos 
Predicadores ; pues de qué trataban , le pregunta el 
Padre Maeftro? Yo no lo fé , refpondió Fray Ge^ 
rundió , porque no he vifto coía alguna de aquellos 
Oradores , mas qutí unas pocas de oraciones delmifm'o 
Cicerón ^ que nos hacia conftníir el Domine Zancas - 
largas j y efas parece 5 que todas fe reducian /6 á 
defender á un acufado 6 á acufar á un reo ó á 
excitar. los ánimos del Pueblo y de la República á 
alguna refolucion ó emprefa que fuefe útil para todo^j 
y también me acuerdo haber conftniido una ú otra ^ 
que parecia elogio de algún Ciudadano qué habla hecho 
fervicios importantes á la República ^ 6 acciones glo- 
riofas que podiati ceder en efplender y mayor luftre de 
toda ella. 

6. Con efefto , de éfi) trataban los Oradcsfres geh- 
tilesj, replicó el Padre Maeftro ,' y á efo fe reducid 
el fin y la materia de todas fus Oraciones y á lAe- 
jorar las coftumbres. Y pata efo folo fe valían de tffes 
medios , dé defender la virtud injuftamente ácufada ^ 
y perfeguida j de acufar* a) vicio iniquamente abri- 
gado y defendido ,- y de elogiar á los virtuóíbs ^ 
praponiéiidolos al Pueblo poi- dechado , y exhortan* 



}5* Historia de Fr. Gerundio 

dolé á la imitación. Pu^s vés aqiii , amigo Fray Ge- 
rundio ^ como por tu mifma confeíioa f aunque &i 
reparar en ello > el mifmo fin debe fer el de un Orador 
ChriíHano en íus Sermones i qu^ era en fus Oracio- 
nes el de un Orador gentil , y los mifmos deben fer 
los medios. El fin es mejorar las catabres , y los 
medios íbn enamorar de la virtud , reprefentando fu 
hermoíiira y conveniencias ( y eílo fe llama de* 
ienderlas ) > 6 infundir horror al vicio , pintando con 
viveza íii deformidad y las deídichas aun tempora- 
les que arraftra ( y efto fe llama acufarle ) ^ ó 
finalmente elogiar á los Santos y ¿k los hombres 
virtuofos y proponiéndolos por modelo al Pueblo 
Chriftiano j y exhortándole á la imitación de fus exexn- 
.píos. De manera que la famoía divifion de nueílros 
Sermones en panegíricos y en morales , eftá redu- 
cida á eíló } y á eílo también íe reducía la divifion de 
las Oraciones profanas : con que fi Cicerón pedia en 
el Orador profano tanto fondo de doctrina ^ que nada 
debia ignorar^ porque- fe le habian de ofrecer mit 
ocafiones de tratar de todo ^ lo mifino íe debe pedir del 
Orador ChriíUano. Y configuientemente fabiendo 70 ^ 
que tú eres un pobre ignorante , difcurre fi me dará 
cuidado mi fianza. 

7. No tiene que dárfele k V. Paternidad , replica 
Fray Gerundio : lo primero , porque andan por ahí 
'muchífimos y que no faben mas que yo , y fon unos 
eípanta pueblos en efos pulpitos de Chriílo} y lo 
fegundo^ porque Cicerón no es algún Evangelifta 
ni Padre de la Iglefia f y así importa un pito que 
él pida tanta íabiduria en el Orador. No es Padre de 
la Iglefia ni Evangelifia ^ reípondió el Maefiro Pru- 
dencio ; pero es y íe llama con mucha razón el Prín-. 
cipe de los Oradores » y como tal pocos fupieron 
mejor que él ló que es meneíler faber pata períijadir 

k 



DE CAMPA2AS. LlB^ 11. JSJ 

i los hombres k que feán mejores , que es el fin de fodo 
Orador , como ya llevamos dicho ; y para faber perfua- 
dir á los hombres , á que fean mejores , preguntó Fray 
Gerundio , es menefter faberlo todo ? 

8. Sí , refpondió el Maeftro Prudencio , en ftntir de 
Cicerón ; menos algunas curiofidades de Aílrología , 
de Matemáticas y de Fífica , que firven mas p?ra 
la diverfion , que para el aprovechamiento , el Oradoíx 
debe faber , ó á lo menos eftar mas que medianamente 
tinturado en todas aquellas facultades , que dicen reía* 
cion á las cofturabres y á las inclinaciones del hom- 
bre. Para combatir unas paflones y excitar ota:as , 
debe eílar inílruido en la naturaleza de todas j y eíló 
no puede fer fin eílar bien^ informado de fu compoíl* 
cion : vé aquí la necefldad de la Filoíbfía. Para 
definir , proponer , dividir , probar y difcernir entre 
fofifmas y razones , entre paralogifmos y difcurfoá 
iblidos y es menefter la Lógica ó la Dialéctica. Sin 
un grande conocimiento de las Leyes divinas y hu- 
manas , no es fácil diftinguir , qué acciones de los hom- 
bres fon conformes á ellas ó disformes; quáles fe han 
de aplaudir , quáles fe han de condenar : y eflo ya 
vés , que no fe puede faber fin tener muy profunda 
noticia de la Teología Moral , mas que mediana del 
Derecho Canónico , y una tintura por lo menos del 
Derecho Civil. Como las pafiones humanas nunca fe 
conocen mejor , que por los hechos » y como fola lá 
hifioria es la que nos da noticia de los pafados , co« 
nocerá muy mal á los hombres el Orador que no 
'cíhivieíe muy verfado en la Hiíloria antigua y moder- 
na , Sagrada , Eclefiáílica y Profana. Y quién creerá 
que hafta la Poesía es muy necefaria al Orador ? Pues 
lo dicho dicho : ninguno ferá buen Orador y finó tiene 
algo y aun mucho de Poeta. No hablo de aquella 
Poesía que facilita el modo de hacer verfos , eílo es ^ 
Tom. I. . Y 7r " 



354 Historia de Fr. Gerundio 

de hablar ó de efcribir en determinado número y 
medida j que ello es cofa muy accidental á la Poesía 
verdadera^: hablo del alma , de la fubíiancia , del efpí* 
ritu de la mifma Poesía , que confíflie en la elevación 
de los penfamientos ^ en lo figurado de las exprefio- 
nes , en la invención , idea, y novedad de los difcurfos; 
porque íin efto i cómo fe pueden pintar con viveza los 
¿araftéresj cómo fe pueden mover y remover con 
eficacia los nfe¿los i cómo fe pueden proponer las vei> 
dades mas triviales con novedad y con agrado ? Y 
vés aquí porque dice Cicerón ( eftas fon fus formales 
palabras ) ^ue el Orador debe ,pofeer la futileza del 
Lógico , la ciencia del fHófofo ,• caji la dicción del Poeía ^ 
y hafla los movimientos y las acciones del perfcclo Acior 
6 Reprefentanie ; y has de eftar en la inteligencia , de 
que el ijombre de Pi¡ófofQ en la antigüedad, no 
fignifícaba yn hombre précifaniente verfado en aquella 
ciencia , que ahora llamamos Filofofia , íignificaba 
un hombre llenó , un hombre verdaderamente fabio 
en todas las facultades. £1 OradDr ^ que no eílá ver- 
fado en ellas , aunque tenga buenos talentos , á la 
legua fe le conoce : anda a2;aQando aquí y allí noti-* 
cias triviales , conceptillos comunes para llenar íu 
Sermón , que al cabo fale un d^ícarnado eftmeleto ^ 
póílrando bien , como dice cierto Iluílrííimo Prelado ^ 
que no habla porque eftá lleno de verdades , finó que anda 
tafeando verdades , porque tiene precifion de haklar. 

9. Efo íeria bueno , replico Fray Gerundio , íi los 
Predicadores hubiefen de predicar de repente } pero 
en ho admitiendo Sermones íinó es con dos ó con 
tres me fes de término , ¿ílá todo remediado , porque 
en eíle tiempo fe pueden tomar de las Biblioteca^ 
y de las Polianteas quantas eípecies fe quieran de 
todas las facultades , ik> folo para llenar íinó para atieft v 
un difcurfo. Asi faldrá él y refpondió el Maeílro Pni« 



13 E Campa 2 AS. Lib. IL 355 

deocio , y no habrá hombre entendido, qué no lo 
conozca. A las mugeres , al populacho y á aquellos 
femi-fabidillos , que folamente lo fon por lesura de 
íocorro , puede fer que les parezca cofa grande, j pero 
los que tienen buenas narices , al punto perciben el 
fárrago , la , inconexión , el hacinamiento y la indi- 
geftion de las efpecies , que ninguno tiene peor fabidas, 
que el mifmp que las oñenta con tanto aparato. No 
hizo ' mas ^ que trafladarlas del libro al papel , del 
papel á la memoria, de la> memorta á los labios, y 
fi fe, las ' tocan. dos dias defpues , le cogen tan de re^• 
pente , como íi jamas las hubiera decorado. Predicado^: 
res jornaleros, que folo trabajan lo que baíia para fa^* 
lir del dia. Quien no gaíla muchos años en prepararfe 
de antemano-, nunca íe preparará bien de repente; y 
al contrario , preílo fe difpondrá bien para un Sermón' 
particular , el que anticipadamente fe iialla ya prevenido - 
para todos. ^ : : . . >> 

10. Y eía prevención. Padre Maeftro , preguntó - 
Fray Gerundio ;. cómo fe ha de hacer ? Yá te lo he 
^cho , refpondió el Maeftro Prudencio : prinferamenté • 
edudiando las Facultades necefarias , y defpues leyendo « 
con mucha reflexión , obfervacion y penetración á^ 
los Santos Padres , á losJExpofitores y Oradores mas' 
acreditados ; Jefus , Padre Maeftro ! replicó Fray Ge- 
rundio , feria ya un hombre carcuezo antes de fer Pre- 
dicador, porque para eftudiar todo efo eran menefter 
muchos años. A lo méno$ , relpondió el Maeftro , 
ninguno debiera fer Predicador ; que no fuefe maduro 
y bieiiL adulto } porque fl demaíiadamente joven puede 
tener ingenió , puede tener habihdad , puede tener 
viveza , puede tener talentos , y todo I9 demás que fe 
quifiere j pero no puede tener la ¿iencia , noticias , 
efpecies y extenfion necefaria , porque efta no fe 
adquiere íin mucho eftudio y le¿lura , y para la 

Yyij 



35^ HláTORíA DÉ Fr. Gerundio 
mucha le£fcura fon menefter muchos años. Anádefe J 
que á los Predicadores demaíiadamente jóvenes , é 
no fuplen la falta de reprefentacion con una virtud 
extraordinaria y nunca fe les puede tener el refpeto 
y la veneración que fon tan necefárias , para que 
hagan fruto los que exercitan de ofício eíle Sagrado 
ipiniñerio , fin .hablar de otros inconvenientes , que no 
es meneíler decirlos > para que qualquiera fe haga cargo 
de ellos. 

11. Pues por qué fe empeño V. Paternidad , le 
pregunta Fray Gerundio , en que á mi me hicieíen 
Predicador , ílendo afí que apenas he hecho mas 
que cumplir los veinte y cinco? Extraño mucho t 
que me hagas eía pregunta , refpondió el Padre Maeí^ 
tro , no fiji algún enfadillo ; Tan preílo te has olvidada 
de lo que tú miíino me importunare y para que hi- 
ciefe efte empeña? Fuera de que, viéndote encapri- 
chado en no feguir los eíludios » y que echabas los 
hofes por aplicarte á eJíta otra carrera y quife ver fí 

.podias fervir de algo en la Religión y efpecialmente 
que -los Predicadores Sabatkios » apenas fon mas que 
aprendices de Predicadores y porque libiamente íe les 
encargan algunos Sermoncillos doméfticos de poco d 
ningún concurfo , para que ie vayan enfayando > y me 
pareció y que en eíle tiempo podría íuplir el arte y la 
que faltaba al eftudio y á la edad 

12. Con que el arte ya puede foplir efol replico 
Fray Gerundio. Enteramente no lo puede fuplir , ref- 
pondió el Padre Maeífa-o y pero de alguna manera sí. 
Por Dios , digame V. Paternidad ; cótúo podrá íii* 
plirlo ? Leyendo con cuidado buenos originales y ref- 
pondió el Maeílro Prudencio ^ efío es , los Sermonarios 

"^de los mejores Predicadores y que han florecido en £f 
paña, y procurando imitarlos, asi en la lubílancia cómo 
en el modo} pero quáles tiene V. Paternidad por los me« 



DE CaMpAzas. Lib. IL 357 

jores Sermonarios ? preguntó Fr. Gerundio. Toda cohit 
paracíon es odiofa, reípondió el Padre Maeftro j y así^ 
no metiéndome por ahora en calificaciones reípeóíivas^ 
te digo , que los Sermones de Santo Tomas de ViU 
laneuva y en la naturalidad y en la fúavidad y en la 
eficacia , fon un hechizo del entendimiento y del 
corazón. Los de Fray Luis de Granada , á quien lla- 
maron con razón el Demóñenes Efpañol, en el ner- 
vio ^ en la folidez y en aquella efpecie de eloqüen* 
cia vigorofa, que á guifa de un torrente impetuofo 
todo lo arraftra tras de sí, acafo tendrán pocos íe- 
mejantes. La novedad de los afuntos ^ la ingeniofí- 
dad de las pruebas , la delicadeza de los penfamien- 
toS) la oportunidad de los lugares , la viveza de Ir 
exprefi^n , la rapidez de la eloqüencia y que reynaií 
en los mv de los Sermones del Padre Antonio Viei-r 
ra , quizá le merecieron epiteto , que le dan muchos 
de Monftruo de los ingenios y Príncipe de nijieftro$ 
Oradores. 

13. En verdad , replicó Fray Gerundio, que entre 
cfos muchos tío tiene V, Paternidad , que contar al . 
autor del f^crdaderó método de efludiar ^ el qual di- 
ce , que tn fus Sermones no fe hallará artificio alguno 
retórico y ni una.cioqüencía que perfuada...'. Que por 
haberfe dexado arrebatar deltjiilo de fu tiempo , tal ve-^ 
fué aquel y que con fu exemplo dio materia a tantas futi- 
le^as^y que fon las que dejlruyen la eloqüe/fcia.... Quefu$ 
Sermones tflán llenos de galanterías que divierten^ pero 
que no pcrfuaden.^. Que los que le aplican aquellos grandes 
epítetos de, Maeflr'o del Pulpito y Principe de los Ora- 
dores , Maefiro univerfal de todos los Declamadores 
Evangélicos y Águila Evangélica ^ o no lo entienden ó 
hablan apafiohados.... Finalmente ^ que era un hombre 
ejiimado en Portugal y pero no en Roma y cómo fe lo oyó el 
"^utor a muchos Jefuitas i qtie ténian de él perfecta noticia^ 



3s8 Hrs.TaRi7\ de Fr. Gerundio 

' t4- Tambieií yo la .tengo , rerpondió el Maeftro 
Prudencio , de efo y- de todo lo demás , que dice 
él Baibadiño Autor de eía obra que me citas , contra 
cfte infigne hombre. Debiera efte quejarfe , fi le tra-. 
(ara a él de otra manera , que trata a cafi todos los 
hombres grandes , que florecieron fin todas las Facul- 
tades ; fiendo fu eqipeño conocido dar á entender , 
qué todo el niundo tenia los ojcts cerrados , haíta que 
él vino á abrírfelos por caridad , haciéndoles ver, 
que eran unos pobres idiotas los que él calificaba 
por Maeftros. Nada fe le dará al I^adí-é Antonio Viey- 
' ra , antes le eftará . muy agradecido , dp que^ en materia 
áe Elpqüenciá Chriftiana le lleve h él por el mifmo 
rafero por donde llevó en materia de Teología , á 
Santo Tomas , San Buenaventura , Suarez , Vázquez 
y á todos los EfcoláíHcos : en materia de, Filofoíia 
á todo$ quantos no la efcribieron á ¿a dernierc ^ (^ fie 
de rtliquis. No obftante , fi fu crítica no fuera tan 
univerfal , tan defpÓtica y tan indigeíta , fi fe hu- 
J)iera contentado con decir , que el Padre Vieyra ^ 
rjpecialmentc en algunos de fus Sermones Panegíricos , 
\¿ dexó llevar con algún excefo > y aunque dixefe 
con mucho de . aquella eípecie de entufiafmo y que 
arrebataba a fu fpgofa imaginación, y que rompia en 
las priiberas ide^s que le ocurrían.^ ella ^ las quales 
eran por. lo común futilífimas ^ agudifimas ^ pero 
menos fólidas , adelante : yo poí lo. menos no me 
Impondría a éfo , porque eftoy perfuadido a que mu- 
chos dé fus SerniÓhes V fipgulármenté de los panegiri- 
eo?^ adolecen dé éfte achaque* Por efo pudifte notar, 
que yo nó^te le propüie por modelo en todos , aun en 
aquellas determinadas /cofas de que le alabe , íiná en 
los mas. Pero pronunciar ^ en cerro , y como d;cen á 
red barredera , que en fus Sermones no fe hallará arnfi- 
do alguno re 10 rico ^ ni,ün(i eloqucncia que perfuada ^ 



DE G AMP A'Z A S. Lis. II. 35^ 

no fue tirar la barra de la critica haíla mas allá de iq 
JHlló , fué propiamente tirar á desbarrar. 

15. En quanto al artificio retórico, ni uno fplo fe 
feñalará de fus Sermones,, que no eílé difpueílo coii 
el mas perfe£lo , con el mas vivo , con el mas natu« 
ral , y al ^üxio tiempo con el mas difimulado : ü es 
que efeftivámente hay otro artificio retórico , que 
un entendimiento bien lleno de fu aíunto , una iína-f 
ginacion fecunda , viva , ^fpiritofa y animada , con 
una facundia natural , pronta , abundante y expreü 
íiva. El que en;ü viere dotado de eílas prendas. ,* comd 
lo eftaba 9I Padre Vieyra en fuperlativo grado , hará 
fin pretenderlo y aun fin advertirlo , unas compofi* 
clones tan retóricas , que el mifmo Tulio las admn 
raria , y colarán naturalifimamcnte de fu boca y de 
fu pluma , no folo aquellos tropos y figuras que 
hizo advertir la obférvacion ^ finó otras muchas qu^ 
no fe habinn obfervado , y que quizá fon mas enér- 
gicas que las ya fabidas. . Quien no.diffcubriere éfte 
artificio en qualquiera de los Sermones del Padre Viéi*- 
ra , no entre á leer los libros fin LezariUo. 

16. Por lo que toca ala eloqüencia , que perfuada. 
( que^ es la única que merece el nombre de eloqüen^ 
cia caíliza y de ley } ,. quifiera yo me feñálafe con 
el dedo el Barbadiño otra mas adiva , mas vigorofa , 
mas triunfante que la del Padre Antonio Vieira , fin- 
gülarmente en todo5 los Sermones t)urame/ite morales ,, 
y también pü muchos panegíricos. Lea con reflexión 
los capitales afuntos , que trata eií los Sermones de 
Adviento y de Quárefma , donde defmenuza los No- 
vifimos y promueve las verdades mas terribles de 
la Religión , y dígame ; qué orador antiguo ni mo- 
derno trató jamás eflos pantos con mayor viveza^ 
con mayor fblidez , con mayor valentía ni con mas 
triunfante eficacia ? Es un Ródano , es un Danubio ,, 



36o Historia de Fr. Gerundio 
es un Tékefel , que quiere decir Efpantofo , rio ^de la 
Etiopia , llamado así por fu afombrofa rapidez : 
todo lo lleva tras sí , todo lo arraftra , todo lo arre- 
bata. No hay entendimiento , que no fe rinda á la 
convincente folidez de fus razones j y apenas hay 
torazon , que refifta al rápido vigorofo impulfo con 
que le combate : tanto , que oí decir á un célebre 
Mifionero Jefuita , que fi fe formafe un cuerpo de 
mifioH de los Sermones del Padre Vieyra , entrefa- 
cand» los que correfponden á los afuntos que fe fue- 
len predicar en efta fagrada bateriá , con dificultad 
habría otros , que conquiftafen mas almas , efpecial- 
mente en auditorios cultivados y capaces. Y icoa 
efefto confta de la vida de efte hombre prodigiofo , 
que no hizo menos fruto en los corazones con fus Ser- 
mones Morales , que caufó admiración en los entendi- 
mientos , así en Efpaña como en Italia , con la mayor 
parte de los Panegíricos. 

^- 1 7. pn Italia , vuelvo á decir , por mas que el ce- 
trino Barbadiño nos quiera perfuadir , que oyó á mu- 
chos Jefuitas Italianos , que el Padre Antonio Vieyra 
'era un hombre eftimado en Poriugaly pero no en Roma : 
á qué Jefuitas pudo oir femejante defpropófito , finó 
que fuefe á los cocineros de las muchas Cafas que 
tiene la Compañia en aquella Corte ? Eftoy por de- 
cir , que aun edos no ignoran el gran ruido , que 
hizo en ella , quando &xé llamado de fu General , por 
haberle fignificado el Papa Alexandro Vil , muchos 
Cardenales y la famofa Reyna Chriílina de Suecla , 
la gana que tenian de oirle , por lo mucho que habia 
publicado de él la fama en toda Europa. No ignoran, 
que defpues de haber predicado varias veces en pre- 
fencia del Sacro Colegio , convinieron todos , en que 
era aun mucho mayor que fu &ma. No ignoran , 
que habiendo predicado , digámoflo 9SÍ , á compe- 
tencia 



DE C A M P A Z A S. L I B. ÍI. ^ól 

tencia con . el mayor Orador que tuvo la Italia en 
aquel figlo , el Revendífímo Padre Juan Paulo 
Oliva , Predicador Apoftólico de tres Slimos Pontífi- 
ces , y General de toda la Compañía ; no obílante el 
elevado mérito de efte hombre verdaderamente gran- 
de; no obftante él éítár reputado , y con razoíi , poij 
'el Evangélico Demofthenes de Italia ; no obftante la 
paíion natural con que necefariamente le Habian de 
mirar todos los patricios ; no obftante el pefo quei 
habia de hacer en la balanza ó el reípeto ó la 
dependencia ó la adulación ó todo junto , viéndolet 
Cabeza íliprema de toda íli Religión , y con una au- 
toridad cafi defpótica en la Corte de Roma , por lá 
grande eftimacion que hicieron de él los tres Sumos 
Pontífices ^ que le alcanzaron : no ignoran, vuelvo 
á decir , los Jefuitas , que no obftante todo efto- , eij 
los dos Sermones , que en la Fiefta de Sm Eftanifláo 
de Koska predicaron el General y el Subdito , el 
Italiano y el Portugués , los extraños y los do'méfticos 
dieron al de efte la preferencia. 

1 8. No ignoran, que el miímo General,, en un^^ 
Carta que le efcribió deípues defde Roma á Lis- 
boa , . le llama Interprete verdadero de la Ifcrltura , 
fingular Órgano 6 Arcadu\ del Efpiritu Santo , Mo- 
delo de Oradores y Padre de la Eloqüencia j fiendo 
así , que los Superiores de la Compañia , y eípe- 
cialmente el fupremo de todos , en las cartas que es- 
criben á fus fúbditos , aunque no les efcafeen las ex- 
prefiones paternales , los difpenfan con mucha cir- 
cunfpeccion y con^ grande economía los elogios. 
Eftos que el Reverendífimo Oliva- dedicó al Padre 
Vieyra , no folo no los. ignoran los Jefuitas de Ro« 
ma , pero pudiera y debiera no ignorarlos el mifmo 
Barbadiño , pues fe hallan eftampados en uno de lo9 
dos tomos de Cartas de dich9 General j que fe dié*« 
Tom. I. Z z 



^6z Historia de Fr. GERUNoro 

ron á la luz publica. Finalmente » no ignoran los Je* 
fuitas , que el mifmo Papa Alexandro y la Reyna 
Chriílina de&aron con anda y que íe quedaíe en 
aquella Corte , el uno para Oráculo de fu Capilla 
Poniiñcia j y la otra para ornamento de fu Real dif- 
cretiílmo y do&ííimo Gavinete ^ - donde concurrías 
los hombres mas fabios , y mas eminentes de la Eu- 
ropa toda , que eran los que principalmente compo- 
nían la Corte de aquella extraordinaria Príncefa , por 
lo que díxo de ella con fíngular difcrecíon Samuel 
Bochart , haciendo el cotejo entre la Reyna de Sa- 
bá y que fué á conocer y á coníultar a Salomón , y 
la Reyna Chríílina : 

Il/a docendafuis Salomoncm invifit ab oris ^ 
Undiquc ad hanc docli , que doceantur eum. 
Que traduxo asi un Poeta Careliano : 
Aquella por oir a un Sabio , 
Su Corte y fu Patria dexa ; 
Los Sabios dexan las fuyas y 
Solo por oir a efia. 

Pero así el Papa , como la Reyna deíiítieron de ñi 
empeño , por no mortificar al religiosífímo y ze- 
losiíimo Padre , que habiéndole dedicado con voto 
Apoílólico cultivo de los Negros bozales del Braíil , 
y haciéndofe intolerables los aplaufos que le tribu- 
'taba la Europa , fuplicó rendidamente a la Cabeza 
de la Iglefia y á aquella fábia Príncefa , le permítíeíen 
i:e(tituirfe adonde le llamaba fu eípiritu y el de la divina 
vocación. 

19. Asi lo hizo , fin que tampoco fuefen capa- 
ces de detenerle en Lisboa las inílancías del Rey de 
Portugal 9 que quiíb fíxarle en ella» para tener el 
9onfuelo de oírle como Maeílro defde el pulpito , 
y obedecerle como Padre en el Confefionarío j *fíán* 



DE Campa ZAS. Lib. IÍ; ^63 

dote la dirección de fu Real conciencia : mas el gran 
Viey ra , firme eii fa Apoftólica vocación , y fupe^or 
h todas las fugaces honras con que le brindaba el 
^ mundo , enamorado de fus portentofos talentos , re- 
novó en la Corte del Rey Don Pedro el exemplo , 
que ciento y treinta años antes habia dado San 
Francifco Xavier en la del Rey Don Juan ; pues 
fupo reprefentar con tanta eficacia á aquel Monarca V 
quanto mas y quanto mejor le ferviria en el Bra« 
fil que en Lisboa , que el Príncipe Te dexó perfua- 
dir. Nada de eílo ignoran los Jefuitas Italianos i pues 
quienes pudieron fer aquellos muchos Jtfuitas Roñía* 
nos y k quienes oyó el Barbadiño , que el Padre Vieyra 
era hombre eflimado en Portugal , ^cro no en Roma ? 
Harto ferá , que quando le pareció oir eílo \ no tu« 
vieíe arromadizados los oidos , ó á lo menos atro- 
nados con el fonido de la Turba magna , de cuyos 
eílruendofos ecos da mueílras de guílar mucho en va- 
rias partes del Método , pero con mas eípecialidad 
en fu fliriofa Refpuefia h las reflexiones de Fray Arfenio 
de la Piedad. 

20. Y de pafo puedes notar la injuílicia ^ y auií 
la temeridad , con que el Barbadiño atribuye eílá 
que él llama falta de artificio retórico y de elo* 
quencia que perfuada , al dcfeo que el Padre Añ^ 
ionio Vieyra muefira en caji todos- fus Sermones de 
agradar al público. \ixi hombre , que con tanta mo* 
deftia y con tanto empeño huia los aplaufos de la 
primera Corte del mundo ^ y las honras con que 
efta y la de Portugal a competencia le brinda- 
ban , por ir á emplear fus raros talentos entre los 
zafios y toftados Negros del Brafil j qué cafo haria 
de agradar al público en fus Sermones , iinó que 
fuefe de aquel racional agradó ^ que debe preten- 
der todo Obrador ^ para que le oigan con guílo | y 

Zz ij 



3^4 Historia de Fr. Gerundio 

abra el camino al provecho ? porque al fin , aquel 
agrado y aquel aplaufo , que confine en las obras 
mas que en las palabras , no es impropio , antes es 
muy digno de qualquiera Orador Chrifliano. San Chri- 
íbftomo , que ciertamente no folicitaba en fiís Serma- 
nes el aura popular del auditorio , no fi^lo no hacia afcos 
de efte agrado\, finó que le pretendía : Plaufum illum 
dejidero , quem non di cía , fed facía conficiam. 

1 1 . No obftante lo dicho , yo convengo de buena 
gana con el feñor Arcediano de Ebora ( pues ya fa- 
hemos todos que lo es por la gracia de Dios y de 
la Santa Sede Apoñólica el llamado Barbadiíio ) , en 
que > no cafi todos , finó muchos de los Sermones 
Panegíricos , y aun tal qual de los Morales del Pa- 
dre Vieyra , eftán llenos de penfamientos mas briiianr 
tes que fólidos , mas ingeniofos que verdaderos : 
como también de lugares de la Efi:ritura , y de ex- 
pofíciones traídas ó aplicadas con mayor agudeza 
que foíidez , y configuientemente , que fijs pruebas 
deflumbran , pero no perfuaden , deleytan , mas no 
conv-encen. Tampoco me opondré del todo a lo que 
añade el Barbadiño , de que tal ve\ fué aquel y que 
con fu exemplo dio materia a tantas futilezas , que fon 
las que deflruyen la eloqüencia : con tal , que no quiera 
fignifícar por eñas palabras : como parece lo da á 
entender , que el Padre Vieyra fiíé el que introduxo 
en el mundo efte mal exemplo , fiendo el primer inven- 
tor de eílas fiítiles^as , que no hacen merced a la £ícñ- 
tura ^ y hacen añicos la eloqüencia» 

22. En efe cafo reñiremos j parque fiendo tan 
erudito el feñor Arcedino , como ciertamente lo es , 
no puede ignorar , que quando nació el Padre Viey- 
ra', ya eftaba el mundo ateñado (Je libYos de Con* 
ceptos predicables , así en Portugués como en Cat 
tellano | en Italiano ^ en Latin ^ y aun habia algu- 



D E C A M P A Z A S. L I B. 11. 36$ 

nos en Francés , que tenian defterrada de los pulpi- 
tos la eloqüencia verdadera , y la genuina y lite- 
ral explicación ó aplicación de la Sagrada Efcritu* 
ra. Dexo aparte el reynaido del fentido alegórico ^ 
que aunque propio , es el mas arbitrario , y coníi- 
guientemente el mas expuefto á desbarrar , finó fe 
maneja con mucho pulfo y con gran tiento , el qual 
fe apoderó de todo el íiglo décimofexto , y de mu- 
cha parte del dccimofeptimó en que nació el Pa- 
dre Vieyra, Ya encontró efte muy celebradas en los 
pulpitos las futilezas de Mendoza , las metafiTicas 
de Silveyra , los arrojos de Guevara , los reparillos 
de Fr. Felipe Diez , y lambien en Italia y aun eñ 
Francia habian hecho grandes eílragos en la Eloqüen- 
cia Sagrada las delicadezas de los Berninis , de los 
Maronis y de los Mercenieres. 

23. Baften eftos exemplares para probar, que no 
fué el Padre Vieyra el inventor de las futilezas del 
pulpito , y para .<Jue no fe le recargue , con que 
tal vez fué aquel , que con fu mal exemplo dio 
materia para que eftas fe introduxefen , en perjui- 
cio de la verdadera Eloqüencia. No por efo nega- 
ré , que los Sermones Panegíricos con elpecialidad , 
eftán demafíadamente cargados de ellas j y por e£o^ 
no te le propongo abfolutamente por modelo j pero 
los Morales , con toda feguridad pueden íervirte de 
exemplar , aunque fe encuentre en ellos tal qual agur 
dez ó penfamiento no tan fólido ; pues morales y 
muy morales fon todas las Homilías de San Juan 
Chriíoftomo , y no obftante cncontrarfe en ellas uno , 
ú otro penfamiento que no parezca tan cimentado no 
hay en la Igleíia de Dios modelo de eloqüencia mas aca- 
bado ni mas perfe¿lo. 

24. Tnfeníiblemente fueron caminando cerca de una 
legua en efta converfacion el Maeílro Prudencio y 



l66 Historia DE Fk. Gerundio 

nuellro Fray Gerundio , el qual daba mueftras de 
oiría con atención y con guíio y tanto , que rogó 
al Padre Maeftro , que tuvieíe la bondad de irle 
inílruyendo poco a poco en aquellas materias , y aun 
le fuplicó que le diefe unas reglas breves , claras 
y comprehenfivas para componer todo género de Ser- 
mones Panegíricos , Mótales y también las que fe 
llaman Oraciones fúnebres , á cuyas tres clafes pue- 
den reducirfe todas las efpecíes de Sermones , que fó 
predican. Pidióle mas , que no folo le diefe reglas 
para componerlos , finó también para el modo de pre- 
dicarlos, defcendiendo hafta las mayores menudencias 
del geno de la perfonna ^ de la decencia del tragé ^ 
del juego de la voz , y del movimiento y decoro 
de las acciones. Todo fe lo ofreció el bueno del Maef 
tro Prudencio j bañándofe como dicen en agua 
rofada y y rebofando en el femblante una fuma com- 
placencia y por parecerle que le iba faiiendo bien 
fu traza , y muy perfuadido ya á que habia de fa* 
car en Fray Geríandio un Predicador de gran pro , 
con defempeño de la fianza que habia hecho y no 
fm acreditar en ella la bondad de fu corazón , mas 
que la bellaquería de fu buen juicio ; pero como 
el pafeo habia fido largo , era hora de comer ^ y 
los ácidos hacian fu'*5fícío en los eílómagos de los 
dos , efpecialmente en el del robufto Fray Gerundio , 
fe limitó la fefion para ocafion mas oportuna > y fe 
retiraron á la Granja á acallar las judas quejas de las 
túnicas eftoínacales. 




HISTORIA 

DEL FAMOSO PREDICADOR 

FRAY GERUNDIO DE CAMPAZAS- 

LIBRO TERCERO. 



CAPÍTULO PRIMERO. 

De un enredo de Barrabas , que hizo el mai. 
Di moño , para acabar de rematar a Fray 
Gerundio. 

ABRA notado acafo el muy crítico y muy 
curiofo Leftor ( y también es muy natural 
que no lo haya notado ) , que la divifion y 
comenzamiento de efte Libro tercero, no 
eílá fegun arte ; porque , habiendo acabado 
el primero con la niñeces , primeras letras y cftudios 
pueriles* de nueílro incomparable Fray Gerundio , hafta 
dexarle en el Noviciado con el Hábito de la Religión , 
parecia que el fegundo Libro fe habia de cerrar con los 
eftudios , pocos ó muchos que tuvo en ella , y que debiera 
xomenzar el tercero defde que íe halló ya Sacerdote 
de Mifa , y con el nombramiento de Predicador Sa- 




568 Historia de Fr. Gerundio 

batino j pof quanto el nuevo eftado , y afimifmo 
el nuevo empleo , eran una época de fu vida , natu- 
ral ,, oportuna y propia para efta tercera divifion. 
De donde acafo el mifino Leftor querrá poner pleyto 
al pobre libro fegundo ^ fobre fu capítulo déci- 
mo , diciendo que efte toca de jufticia al libro ter- 
cero , y que ha íido ufurpacion y tiranía privarfe 
de él. 

2. Yo no juraré , que no tenga vi/lumbres ó apa- 
riencias de razón el que hiciere efte reparo. Pero 
fobre que hafta ahora nó fe ha publicado alguna Pra- 
gmática -fancion y que dé reglas ñx^s , ciertas y uni- 
verfales para el amojonamiento , término , limites 
ni cotos dev los* párrafos , capítulos ni libros; pues 
hafta en las lindes de los puntos , que fon mas ne- 
cefarias , para que no haya pleytos en la jurifdic- 
cion é inteligencia de las -cláufulas , fabe Dios y 

/todo él mundo los trabajos que hay , por no Ka- 
bcrfe recibido alguna ley obligatoria , que ligue y 
caufe entero perjuicio á los Efcritores y á los Ef* 
cribienteS : como efta coftumbre de la divifion de ca- 
pítulos y libros , dicen que fe ha introducido en 
el mundo literario , para que defcanfen y tomen 

. huelgo y así los que efcriben , como los que leen } 
en afegurando yo , que no me canfé , hafta que 
dexé á Fr. Gerundio , no folo con el título de Pre- 
dicador Sabatino , íinó con los primeros crepúfcu* 
los de la inftruccion del Padre Maeftro Prudencio i 
paréceme que por lo que á mí toca ^ tapé la boca 
al crítico reparador. Si mis Leedores fe canfaron 
antes , efo no debe fer de mi cuenta ; quitóles yo 
por ventura , que cierren el libro quando les diere 
la gana 9 y fe echen á dormir hafta que defpierten , 
ton lo qual j no fol« dividirán , finó que podrán ha- 
cer 



^ bX C A M'PA i A s- LrBV^ÍÍ/ ' jr6í 

éter gigote ios -Capítulos. 7 los* libros^ ^ ^^!^! 

les parécrere^^uefló en cazoii ?. .' ' ' ""/''' ' ^'' ' * 

'j. Pero me dirán ^ qué aunque no hay ley efcri- 
ta, qúfe arregle eftas divifiones , te .regla , i; como 
que láé-^ diaia b mífoia ley natural ,;-efttí"é$\^ér;fini' 
dére^ y la • razón de los ^eítritbres métojáícoS ', 
claros . y 'de buena economía. .A efo réípóndo , ' qué 
en éfto dé lindéreíis y de razón natural c?da qú ai 
tiene la qtie Dios le dio , y que ios entendimiento» 
fon tan diferentes como las caras. A tal ,le parece , 
que efcribe , y que habla con el mejor i|iétddo del 
mundo , * y al otro que , le lee ó que le oye , le 
parece ün eterno embrollador ,- y und Confixñon de 
confufiones. Vaya un exemplo. Díganle al aut^r del 
f^erdadcrü método de eftudiar ^ que es un emboliímo 
todo lo- que efcribe ; que en muchas partes apénarf 
fe perciben las reglas prá£licas' que da^ y <iue las que 
fe perciben ^ '6- es impofible ó fumamente dificul- 
tofo praíHcárlas i y coníiguientemente , que por ellas 
ninguna facultad fe aprenderá. Se eípiritará de cóle- 
ra, íe pelará las barbas al quitar , con que quiíb en- 
galanaría , y á qualqúiera que le vaya con eíla eiii- 
i)axadá , le dará úha rociada de parvpices. , de ri<Íi'^ 
cülarias , y de cra/as ignoraw(as y con que le 'haga re- 
tirar mas que de páfo. ' ^ 

4. Vaya otro exemplo. No.ha muchbs años, que 
cierto Cirujano Latino ( así decia él que lo era,)^ 
hombre* bonífimo , imprimió ím libré con tefte títu* 
lo : Método Racto'nal y y Gobierno CMrurgico para lit 
curación de los Sabañones j quién no créena ^ feguA el 
epígrafe de la obra , que efta fe reducía á dar réf 
glas práélicas y metódicas para curar eftás bachil- 
lerías de la fangre, que^dan tan malos ratos ála'^ente 
de poco edad , y tal ve^ á- hombrts ba!fbudos y 
autt canoíbk ? Pues no feñ^f', de lo$ trece capítulos ^ 

Tom.I. Aaa '^ 



J70 HiSToáYAi DE Fr. Qervndio 

k que íe reduce todo el Ubrete j folo el último tiene 
algún taílillo de metódica 6 de prádico ; los otros 
doce y fobre fer impertkíentifímos para el afijnto ^ 
tienen tanto de método y de gobierno chirurgico , 
como dé oportunidad. Empeñófe en hacéríelo conocec 
al autor' un tal Juan de la Encina^, eícritor deíal- 
¿lado de tres Carlas , afaz bien eícritas, en que ef- 
grimió ipbre las coftíUas del pobre Cirujano toda la 
pijjan^a de fu poílizo apellido ; y aunque con efedo 
le hizo evidencia , de que el nombre de Método folo 
podía poaérfele á la obrilia por mote ó por anti* 
frafís » el tjonazo del autor íe fué á la otra vida muy 
perfuadido , á que no fe habla efcrito en efta cofa mas 
metód^a ni mas gubernativa» Vénganfenos uüedes 
ahora 9 con que el findéreíls.y la razón natural dxQtzxi á 
cada autor el método que debe obfervar en el econó- 
mico repartimiento de fus efcritos. / .. 

5. Pero al fin ; qué nos eílamos quebrado la cabeza \ 
Note el curiofo Leftor , que en el primer párrafo ó 
número del capitulo último del libro antecedente i 
quedó nueftro Fray Gerundio Presbytero in facie Ec- 
clcJiM , y Predicador Sabatino en toá^ propiedad y y 
reípóndame en pios y en fu ^ conciencia á efta pre- 
guntilla ; feria bien parecido., que aquel capitulo no 
fe compuíiefe mas que de un folo párrafo, y que fe 
preíentaie en el libro como un capitulillo de teta 
6 de miniatura , fiendo asi , que los otros pueden 
pafar por capítulos generales , aunque fean de la Re- 
ligión m^s numerpfa ^ por la multittid de eípecies, y 
de núnn^ros que concurren á componerlos? Haga juílicia 
el prudente y equitativo Le£^or y ii en medio de efo no 
me concediere la razón ^ paccncia , Cairos , pacencia. 

Hecha eíla ^dígrefion taa necefaria como im- 
pertinente y ' molefta , yolya|nos á atar el hil^ de 
jnueftra hiíloria^ £$ tradición d«.:padr<$ á. hijos , que 



^pE C A MPAr AS-^' LiBt.IIjT. /' 371 

eífarban acabaajdo de.«>mer el Maeñro Prudencia y 
nucftro Fray Gerundip , por fenas que les íervian 
de poífa-e unos caracoles de alcorza ^ y dgunas bello- 
tas de mazapán , con que habia regalado al Padre 
Maeftro cierta Monja de la Ordena y cpnf|pfada fiQ^a^ 
quatjido comenzaron á llamar con grs^nde fuerza á la 
puerta de 1^ Granja : Salid al ruido ^e los golpea el 
Lego j que quidaba de ella y y encontrófe (quién, tal 
imaginara ! ) no menos ^ que con el Padre Predicador, 
mayor de la Cafa j el incomparable Fray Blas y y 
con un Labrador ^edejudo , fornido ^ rechoncho y^ 
de peílorejo , q^e venia en fu compañía i caballera^ 
el Padre ^Predicador en un rocin acemilado , tordo ^ 
fiítíl y zanqui-largo y ojerofo ; y montado el pay* 
fano en qn pollinejo rudo y aparrado y eílrecho de 
^ncas ^ rollizo ^. ore ji- vivo y andador. Era ej[l cafo; ^: 
qpe en ,un{^ Aldea pcefumida de Lugar ^ dos legoa» 
diílante ,4^ la . Qranja^ que fe ' llamaba antiguam^ente 
Jaca la Chj^, y aliena jó porqujS fe corrompió el 
vocable ó pop. reducir á una fola, vpz .el diminu- 
tivo fe Ua^a Jacarilla y habia fundado pocos añosi 
Antes una Cofrade f dediijada á Sa»ta Oro fia, el Cura 
del Lugar 9 que era Aragon^^. y muy <levoto de la 
Santa. El Mayordomo ^e aquel ^ño y ;q4er era el La^' 
brador que venia acomps^ñaodo r á Frayr 31as y le ^ 
habia echado el Sermón;, y aunque eíle no valia mas 
que quince reales , dos libras de turrón , y un frafco 
devino de la tierra ^ í;ray Qlasr le habia admitido i 
porque en mátejria de Sempnes llevaba ^la opinión de 
los Mercaderes 1 que muchos pocos hacen un mucho 1 
y recibir á todo pecador como viniere. Algo íe rodea- 
ba por la Granja ; pefo.por comer en Cafa de laOrden » 
y Ibbre todo por ver Fray Blas á, fu querido Fray Ge- 
rundió,^ aunque.habia tan; pocórtieaipo que^ íe babiaa 
^^P^ni^Q^ c^uifo h^cereñe rQdeo... « 

Aaá ij 



37^ Historia dé Fr. GERi/Nbft> 

7. Tanto tomo fe alegró Fray Gerundio con la villa 
de íii amigo , tanto fintió d Maeñro Prudemáo aquella 
importuna vifita , temiendo que fi los dex^a hablar 
á los dos a folas / echaría á perder el aturdido del 
Pr'edicador todo lo- que 'a fií modo de entender, ha- 
bía adelantado él por la mañana. Hizo pues ánimo 
» no perderlos un pwito- de vifta* hafta qife marchafc^ 
Fray Blas, íb'pómendó que lo haría' défpucs de; 
comer j - y para que U> executaie quanto gantes , di6 
orden &1 Legó para que los ealentafe á toda prifa lo 
iJUé 'hébía fobjpado de -la comida, •añadiendo- algunos 
torreznos frif<^ ,\que- es el agua dé' foébrro para huéf^ 
pédet íepentihés ,- quanáo llegan* al -leyaiítaí de lotf 
manteles. ' ' •• > -/• • "- •.:';'•.:: • •' 

' 8; Mientras íe aderezaba la comida ; no- k>s'- divir- 
tió'' péco^ el- Labrador y qué aunque aáfio ' dé explr- 
t^á&as ; grofcro de jperfona^j y no^ pi\iy delicado de' 
erianza , érá- bailante ladino V y un ifi eS^nb es focar- 
íon.- Ya íábia- q[lie el MacíVrq Fráí|r --Pratlencio 'er* 
hombre de mucho • rej^eto en la Orden Vpohjue fe Id 
había prevenido Fray Blas en ercámihd ; y asi 
hiegd que entró en k íala donde cftaBa, le hizo una 
glande reverencia ,<. élcarbando 'Káck atrás con el 
píe» y píérñá izqúkrda , tanto' que faltó poco para 
. hincar una rodilla /• pero fin quitatfe 'el mohieron per- 
durable , que teniai'Calado hafta las cejas , y Taludando 
ákMaeflto, le dixo : Tenga fu Eternidad güeñas tar- 
des , endi finio "Padre Fray Maefiro ^ y guert provecho haga 
fu eftnciá : prega a Dios' que todo/e le convierta en 
unju'ndia ; y diciendo y haciendo , Xm ^érperar a que 
nadie fe lo rogafe, echó niano de I uno de los v¿[6% 
dé vino que eftaban fobré Ik^ hiéía'en una falvilla 
para echará la qué Ikman dé ^Sbh Vitoiriano , y'tbn 
áefpejo patfihál añadió ^fiií défeneHe YÍ^/a fáludéé fu 
Trinidad muy raborenda ^ y* tákéUn a la di fái Tadre 



bV C A'M jP A I AS. LlB. III. 375 

Terdicndbr'Ffay Brds ^^ que es la f rol de los Petdzcado- 
res de chapa ^ y tdmbien cí U de efe Flayre mo\ico , que 
mal año para quien me quiera mal , finó tiene pergeño 
dtfer con ti tiempo otro Pádrt Flay Bras ; y también a 
la de mi amigo el Padre Gran/ero Flay Grigorio\ -quó 
aunque nos' es de Mifa y tampoco lo fué fh P adré \' Dios 
le bendiga ; pero en uña feria de Carneros , qué feWtrí¿i 
a emparejar can él uhiitcjó'de^ Pqdres Perferttaáós^'i 'porr 
que porfiny por poftf-e , de todo fe firve Dios. At'sL^kdk 
efta letanía V' écHófe'á pechos el vafo j qué era "^áe ^mé^- 
diana aporcante V,? jic bctfcándole £xqcá**gbaxo' Tóbre lá 
fslviHa i'érife'dexó "caér eíi'ün bahcjoy-repanri^^ndoíe' 
crt él con mucha átitoridad. ;' ' - ". - ' •, '^ 

9. Cayó* muy en ' gracia' al bucíio del' Ma^ftro Piftf. 
dencio- toda eftá* introducción , y cbmó era de geni^ 
bondadcííor'y tah apacible-, le dixo'con mucho agrado': 
*Buek pró'^Vihcri'tió r^¿^ Bafiian Borrego \ 

para fcHi^' a^fií' áufertciá\ * reípondíó el Labrador ( f 
•aPáeciP^ éff¿> , .híza'adeniafa de leyántarfe un poco la 
"iÍTÓnte?á^).^Pór'nWchos Sños,^ en vida y faíüd de fu 
;miíger^i^ Se* fus; hijos y fi. los tiene, continuó Fray 
Vtuáéncio.' Y cofno ünásfrólés\^ aunque par tj^ca mal 
que^o "lo- diga , replicó 'él. ti'ó Baftian , efpecialmente 
tino que téñgó veftido con el Hábitico de San Juan de 
Dios y Je ejios que Ihifnan Flay res Gafpackos , déxelo fií 
ufandifma\^efo'es bobada \ con que el tio Báñian>, 
proíiguió el Padre Maeñro ,- es Mayordomo de Santa 
Oroíia ? Y tnmbien -ló jui ]^ r^íipondió Borrego^, de hi 
Cofradía del Sañtíjimo , y fervi la de la Cru\ y la de 
las Animas / y agora falo me fa\ia , qtie rñéljeckenti 
cueftai la de San Roque , que no dexarán de kacerlo\ 
porque yar'a' los pYobes fe kiáiéron los t re bajos. Según 
fefe^^-tiéwe por trabajo el íervir á los Santos yrepHtíó 
el Padre Maeftro. ^ los Santos j Padre nue/lno-j ¿ueno'és 
fervílbs y'pero el i:ajb es'j^quc fegun^mid^riQmá^na:^ 



J74 HlSTO^RÍA bE JFjR^ p^E^RiJNftlO 

miento , <ri cjía$ Mayordomias de mis pxof^s'fe firvt 
poco h los Santos y mucho a los Cofrades. Y finó , 
dígame fu Reverencia ; fé fcrvira mucho a los Santos , 
en que un probé como yo , gajie en cada una de eftas 
Mayordomias fefenta rales en vino , veinte en tortada , 
die-^en avellanas ^ todo para darla caridad a los Cofra* 
)des i fin. contar la cera ni la comida. a los Señores Sa^ 
cerdotes ^ ni la limofna del Padre. Pcrdicador ,; que todo 
junto kacefubir la roncha a mas deciento y veinte rales \ 
Ya la cera , la íifmona 4^1 Sermón^ y aunque digamos 
fambicn la comida de los Curas pafe ^porque todo ejlo 
parece cofa de Igf^efiaypero el vino df lo$ Cofrades , que 
hay hofnbre que fe mama dos quartilias , la lortfday las 
Qyellai^as parayefca^^y añada, fu ^ Trinidad ^ el. hay le por 
Ja tarde a la puerta del Mayordomo , que dura hajia muy 
.entrada la noche , y mas fi toca el tamboritero el fon , 
que fe llama el e^pant^-pt^lg^ y ^^^^^J^^ M^^fik Ufan* 
aíjimüy que de ^o fffirve Dios ni los Santos ?\ 

10. De efo no creeré yo , que fe lirvan mucho , 
refpondió Fray PrudeAcio , y por lo miímo eíioy tam- 
bién mal con ello. Pero ll el tio Badián conoce , 
que las Mayordomias y las Cofradías fe vienen k reducir 
á efas borracheras $ para qué entra en ellas? Pam qué 
entra en ellas ; guena pregunta ! Bien fe conoce ^ que fu 
.Auftncia eftd metido allá con fus libros » y no fabe lo 

que pafa en el mundo. Padre nueftro , en los Lugares 
es precifo entrar en todas, las Cofradías^ porque es pre* 
cifo ^ y no digo mas , que alguen entendedor ^ pocas pa* 
labras^ Juera de ejla ra^on , que pefa un quintal; yie^e 
uu Flciyre , y pondera tanto las. ¿indulgencias de una Co^ 

f radia ; viene otro \ y perdica tantas cofas fobre losfufla- 
gios 5 que hace la otra por fus def untos , quifi un hombre 

, yip ios cree y >. h llevan ^ que fe yo adonde ? y filos cree y 
no lo hace y le tienen por Judio.^ y . 

11. Pero aunque enti;e e^ U$ Cpfrs^días^ replicó 



/ DX Canipa^as. Lié. ni. 375 

Fray . Prudencio , no le pueden obligar k que fea Ma- 
yordomo } no me pueden obligar ? réípohdió el tío 
Borrego : Si ufa caridad no [abe mas de Tulugiit , que 
de Caf radias , no trueco mi cencia por toda la juya\ qué 
ra\on habrá divina ni humana ; para que habiendo yo 
bebida el vino y comido el turrón' de los demás Cofrades j 
no beban y comari ellos el mió ? Amen de efó yfi entro 
a la parte en los fufiagios y en las uhdulgencias y tam» 
bien tengo a entrar en los gafos ; pues qué no hay mas 
que entrar uno Cofrade , morir bien ó mal ^ como Dios 
le ayudafc^ irfe al Pulgútorio ^ y f<^i^ luego de él dt 
mogollón , y como dicen , de bóbilis bóbilis y fin que le 
cuefié tanto comí» a quaíquiera otro probé ? A buen 
bocado , buen grito ; lo que mucho vale mucho cuefia ; 
do^de Ices dan , las toman \ y donde no las toman > no 
las dan. ' ' . 

12. Pero fi el GofVáde íe va al infierno ; replicó el 

Padre Maeftro , dé qué le firven los fufrágios lii las 

indulgencias ? Ahora sí , lefpondió el tio Baftian 1 

que fu Eternidad muy Reverenda dio en el punto y y fe 

conoce que es Tiologo. Sin ferio yo , he puefio efa enfe^ 

culta a muchos Padres Ferdicadores , y en verdad y que 

no hanfabidú defenredarfe bien de ella. Las Cofradías y que 

fe reducen todas a fufiagios y a jindulgencias , foio fir^ 

ven para los que efidn en gracia j mas para ponerfe en 

ella no firven , finó que fea por muchos arrudeos. Pues 

aquí de Dios y del Rey , digo yo ahora ; quánto mas 

valen aquellas Cofradías^ quk llaman Conjuraciones K^ori* 

gregaciones querrá decir ^ tio Baítian, le interrumpió 

Fray Prudencio. Su Ufaridifima no repare en venablos 

ó en vucablos , profiguió Baftian Borrego , que en en- 

tendiéndonos y nos entendemos , y cada probé eflornuda 

como Dios le ayuda. Digo ; que quáato inas valen aquel^ 

las Conjuraciones ó Congrigacionés ó lo que fueren y 

que obrigán a efcobijar la conccncia ^ Confefando yCo- 



)76 Hl?TO.»fAT n.E VK^€f.BTCÚía>10 
mulganda a m¿(ni¿(io^ , €omo fi disséramos^cada mes , é los 
Mas de l^s fiefias recias y qucí dan rcgras pura vivir un 
Ckrifliúno honradamente ^ en las qualet no hay Mayor- 
domias ni efios cmbeUcQS ¿dimonios de caridades \ y 
qufi^tn fin fon medios para librarle a un hombre del infier- 
no , que las^ otras , que lo mas mas a que tiran es ¡l 
facarle auno del PulgatorioX A efo ,aigo yp^ Padre 
nuejlro ^ que una ve'[ metido en el Pulgatorio , ^ tarde ó 
templano yo faldrc de ¿L^ pero in Enfcrno muía es en- 
rention , y en verda , que no me han de facar de ¿I los 
oficios de Animas , que hace la Cofradía por los Cofrades 
enfuntos. 

13. Grandifimo guílo. le daba, al bueno del Padre 
Maeílro la converfacion^ del tio Bañian 9 porque 
enmedio de ílis charras, explicaderas , defcubria y que 
era hombre de humor ' y de entendimiento. Así 
pues defeofo .de oirle hablar nlas^ lé preguntó , 
quien había fundado en Jaca la chica 6 en Jacarilla 
la Cofradía de Santa Orofia , porque le parecía cofa 
extraordinaria ; pueflo que ^ aunque habia vifto muchas 
Cofradías del Sacramento , de las Animas ^ de San 
Roque y de San Élas y át algunos otros Santo»- 9 
pero que de Santa Oroíla nunca k habia viílo ni 
oído , atento á que eda Santa y aunque tan grande , 
era poco conocida en Caftilla. A efo refponderé , Efen-^ 
tífimo Padre j dixo el tio Baílian (ya eíle tiempo 
tomó un polvo de la caxa que ' á tal punto abrió el 
Padre Maeftro ) , que en cada Villa fu maravilla , y 
,cada ladrón tiene fu Santo de devocix>n^ El Cura de mi 
Xugar es Aragonés , nacido y bauti^s^ado eri la Zuidá de 
Jaca , que dicen eftá allí junto a tierra de Moros : y de 
eamino quiero que fepa fu Aufencia , que no quiere 
^que le, llamemos Señor Guillen ( queefie es el apellido de 
fu alcurnia ) , finó Mofen Guillen , porque difqafi fufa 
en fu tierra )y al enprcncipio ciento, que todos nos riamos 

muchijimo j 



DE C A M P A Z A S. L I B. HI. 377 

muchijimo 3 porque efio de Moíen nos olia a cofa de May- 
fes. No (le interrumpió el Padre Maeftro ) , es vos muy 
antigua de la lengua Careliana , tomada de la Arábiga « 
para explicar '/Tj/yi^/zor, y fe ha coníervado en Aragoíi ,' 
como por diftintivo y mayor repeto de los Señores 
Sacerdotes. Pues efte tal Cura ( profiguió el tio Bor- 
rego ) es un Santo \ asi lo juera yo delante de la cara de 
Dios ) , y porque di'^que en la Zuidá de Jaca 9 donde él 
nació , tienen grandíjima devoción con Santa Oro fia , que 
ts fu Patrona^ él también fe la tiene \ y como mi Lugar 
fe Uamh Jaca la chica^ nos perdicó en un Sermón (^vál-- 
gome Dios y -^ué Sermón, nos perdicó ! ) , que feria 
guenoy que tuviefe la mifma Patrona que Jaca la gran- 
de^ porque Dios y los Santos no reparan en eftaturasy 
y para efio me aaierdo que traxo alia un tiejio de Ifaiel^ 
quando unció por Rey a D'avid^ Samuel diría el Cu- 
ra , iqterrumpió el Maeftro Ptudencio. Samuel , ó 
Ifabel^ que para lo de Dios todo es uno ^ profiguió el 
tio Borrego , h quien dixo fu Mageftá , que no mirafe 
en fu cflaturafi era grande ó chica , y luego lo dixo en 
latín $an craro y tan clqv'i^do ^ que lo entendió kafta la 
mi Coneja ^ que aíi fe llarkd mi muger Bartola Conejo ^ 
'parafervir a Diosyafu Eternidad. En fin ^ tantas y 
tales. cofas nos dixo de la groriofa Santa ^ que fe juntó 
aquel mifmo dia el Concejo , y allí encontinenti votamos 
tpdoj , que habia de fer Patrona del Lugar\ y de mas a 
jnasfunddmos Uná Cqfradia , en que entraron cdfi todos 
yos vecinos'i yporfiny'pórprofte hicimos todos obriga-^ 
[don ante el riel de Fechos de hacer todos los años ¿ la 
bendita Santa una fiefld , que , déxelo feiior ^ no la hay 
Tnas celebré en toda la redonda : y como digo ^ cada 
Mayordomo fe, efmera en traer elPerdicadormasfamofo 
de^ toda la tierra \ y anfi en los tres años ca que Je futido 
Id Cofradía^ el primero perdicó un Padre Enjfinidor^ que 
fiperdiadeviftai el figUndouno dt efios Padres gordos ^ 
Tom. L Bbb 



37? Historia DE Fr. Gerundio 

que ft llaman... que fe llaman... valate Dios i como Je 
llamcfn ! /e llaman Padres... Padres^ es anjina una cofa 
a mdnera de gubilete. Padres Jubilados , dixo el Maes- 
tro Prudencio. Si ^ un Padre Tibalado y continuó el 
tio Borrego , y en verdá que era una Águila : Y efic 
año > que es el tercero ^ y h mí me ha tocado fer ma-^ 
yordomo , luego pufe los ojos en nuefiro Padre Fray 
Eras y porque defde que le oi el Sermón de San Benito 
del Otero en Cevico de la Torre , al memento le eché el 
ojo , y dixe acá para mi fayo :.ya te veo que eres Gan^a , 
y como yo Jirva alguna Cofradía ^^ no fe me .efcapará 
ejie páxaro. •. 

14. A eíle dempo entró el Granjero con lo comir 
da 9 y yá le pefaba al Maeñro Prudencio haberle 
dado tanta prifa para que los deípachafe , porque 
iba tomando grand gufto! á la converfacion del rio 
^aítian. 'No obftante ^ como le hacian mayor fuerza 
los inconvenientes que tenia ^ deque el Predicador 
mayor y Fray Gerundio hablafén á folas y def-. 
pació 9 Úevó adelante fu primera idea > de que co- 
miefen preño , y deípedxr á los huéípedes lue|;o que 
comiefen; y asi dio orden al Lego ^ para que mientras 
ellos tomaban ún bocado ^ echaie un pienío á las Ca* 
ballerias. 

15. Durante la comida , preguntó el Padre Maef* 
tro al 4o Borrego ^ oomo fe entendían los Predi- 
cadores para predicar de una Santa » de quien habia 
tan poeas noticias en Canilla \ A efo \ Padre nuef 
tro y reípondió el tio Badián ^ ya nuejtro Cura da 
providencia ; porque ka de faber fu Excelentífima ^ que, 
le umbiaron de Jaca un rimero de Sermones cómo así 
( y levantó la mano derecha como media vara )^ 
toaos imprimidos , que es un pafmo^ Parece a fer que 
ejlos Sermones todos fon exémprarles 9 o como fe lla^ 
man ^ de uno que compufo un Flayre a la Señora Sama 



DE CaMPAZAS. LiB. III.* 379 

Orojid^ para perdícarlc tn la Zuidá de Jaca , y que 
al cabo no le perdicó no fe allá por qué tracamunda- 
nas y y corre vé y diles , que de haber habido. En 
fin el Flayre , que dicen era hombre encercunftanciado ^ 
y de los mas guapos Perdicadores que había en aquellas 
tierras : aunque no perdicb el Sermón le imprimió^ y 
porque nene grande amifiad con elfenorCura^ le umbio 
el rimero aue dixe ; y elfeaorCura , luego quefale Ma* 
yordomo cié la Cofradía ^ le da un exemprar ^ para qué 
fe lo entregue al Perdicador que nombrare y y le firva , 
como dicen , de pautero. Pero a lafalü de fu aufencia , 
efenúfimo Padre , y- mojemos la palabra; y cohófe á 
pechos un vaíb de k qusrtillo. ^ [ , 

16. Buen provecho , tío BaíHan , reípondió el 
Maeftro Prudencio , y continuó diciendo : Sin duda 
que efe Sermón debe fer muy eípecial > y que tra- 
erá grandes noticias* de Santa Orofia. Yp , Padre 
uuejtro y profiguió el buen Borrego ^ 'lim{Mándoíe los 
vigotes y rélamiéndofe el tragó , fóy un próbe fim^ 
pre , que ne fé leer ni eftribir^y y no lo entiendo j pera 
un hijo mió ^ que es un lince ^ pues no tiene mas qué 
die:^ y ocho años y y ya andá.p&r procefo ,* ños le ley 6^ 
una noche a la mi Cottejd y k mi ^ y nos pafétió que 
deciaunas cofas tnuy hondas. Eüo eS empufibk de DioSp 
que no Jéa uno^ les mas tfbkptitMfimoé Sermones ^ éue 
Je hanperdicado ert el mundo J porque vea ufa Trini-' 
dad; jfbbre que anda de letra de molde y fe ka empre-^^ 
nudo ! Pero fi fa X^aridá giifia de ieerte ^ 4éice ^ njúeyo 
pediré uno a Mofen -GUilteñ ^ Vfe le traeré quañdo- 
guehu k dexar en fu Convente a nu^no Padre ^Perdi^' 
cador mayor. 

17. No es menefter , replicó Fray Blas, que yo 
(daré á V, Paternidad el ^ue me prefencó el féñor 
Mayordomo , que aM llT-^^ft^lgo en la alferja > íKJr-* 
ipie me^eiúfaelei& tanto fis lesura ^ qw no 9»ere6 a 

Bbb ij 



j 



jSo Historia de Fr. Gerundio 

dexarle.de la mano, y de puro* leerle , caí! le he 
aprendido de memoria. Es de los grandes Sermones 
que he leído en mi vida j y toca todas las circuns- 
tancias? preguntó entonces Fray Gerundio. Déxame 
echar un ^trago á la falud de nueftro Padre Maeftro , 
y defpues te refponderé. Bebió Fray Blas otro valb 
de vino , que eftaba á nivel con el de fu Mayordo- 
mo , limpiófe con foíiego y con autoridad , y pro- 
figuió diciendo ; que llama fi^toca todas las circunA 
tancias ? No dexa una , que no toque ; pero cómo ? 
Toca el fítio donde eílá fabricada la Igleíia de Jaca , 
;pca fu E&ixdq de Armas » toca el del Señor Obiír 
po , que era k la iazon , .toca el número de los Re- 
gidores-dé la Ciudad ^ toca el de las mugeres ^ que 
en otro tiempo la defendieron contra los Moros ; y 
aunque es verdad , que ninguno oyó el Sermón ^ por- 
que no fe predicó } pero cojtno le compufo para que 
le oyefen , toca el nünxero fin número de Ips que 
pudieran oirle,» y finalmente toca haíla el de los que 
llevaban el palio , quo eran ocho. Y todo con unos 
textos tan oportunos y tan adequados , y tan litera- 
les y que no^ hay mas que pe^ir , y parecía .irnpo- 
fibje que ingenio mbrul. pudiefe llegar á tanto. Efio 
9$ predicar y ó ffto es componer Sermones » que todo 
lo demás es paja» Y cafí fuera de si dio una palmada 
en la mefa, tan recia 9 que faltó poco para que va^ 
fos ) falyUla y jarro, diefen en tierra } y lo que es 
el jarro 9 afegura un jmtor fidedigno , que hubiera 
caldo al fuelo j . á no haberfe, abrazado prontamente 
con él y al tiempo de bolearle , el vigilantifimo Sebaí^ 
tian Bori*Qgo. 

z8. Siglos fe le hacían al bendito Fray Gerundio 
los inftáptes y que tardaba on leer un Sermón y que pon« 
deraba tanto un hombre ^X9P el Padre Fray Blas y 
á quien ¿1 tenia por el mayor efpanta-pueblos <p» 



DE Campa 2 AS. Lib. III. 381 
condcian los pulpitos de aquel Siglo. Rebentando ef- 
taba por pedírfeje , y ya tenia en el borde de los la- 
bios las palabras > quando le contuvo el refpeto del 
Padre Maeftro , a quien y á el otro fe le habia ofre- 
cido } y también fué. parte, para detenerle un poco 
de miedo que le habia cobrado , baila faber qué dic- 
tamen formaba del tal Sermón íii Paternidad } y mas 
que le notó no fé que geftos difplicentes j mientras 
Fray Blas eílaba ponderando el primor y la menu- 
dencia 9 con que íe tocaban en él todas las circunf- 
tancias. 

19. ConekCtó', al machiicho del Padre Maeñro 
Fr. Prudencio- le habia difonado tanto ^ eílo , que 
proprumpió diciendo : aceto el Sermón que me ofrece 
el Padre Predicador , no mas que para divertirme 
con él , y compadecerme del que le compufo; -pues 
por lo demás j íupueílo lo que . el Padre Predicador 
dice 9 no neceíito leerle para juzgar defde luego ^ 
que ferá mi texido de defpropófitos ^ de diíparates y 
de puerilidades , íin que tenga de Sermón mas que 
el titulo y el tema ) fermones de circunilancias y 
de tales circunilancias ! No fe ha inventado locura 
mayor , mas torpe ^ mas indigna de la Cátedra del 
Eípiritu Santo y ni que mas acredite la mala cabeza 
del Predicador , el depravado güilo de los oyentes ^ 
y la lailimoia ignorancia que hay en unos y en 
otros de lo que es verdadera eloqüencia. Solo en 
Efpaüa fe eftila.eíla vergonzofa necedad; y aun en 
Efpaña no ie 'introduxo.hafiai msfe' de- la mitad del íi- 
glo paíado y :en : ^ixe / comemBáf on k profanar el pul- 
pito con ^ás ridionias 'indécencdas unds ' títeres ó 
unos Poetuelas en profá ^ á quienes la ignorancia del 
vulgo aclamó por grandes* Predicadores. No fe me 
feñ^ará ni 4in ; iblo • .Sehnon . de ' eílós : qu« & llaman 
drcMnftandados > qué áca ^ data inks antigua, To- 



%%z Historia de Fr. Gerundio 

das las Naciones extrangeras hacen una gran hurUt 
de nofotros ( y lo peor del cafo es « que la tenemos 
bien merecida ) por eíla impertinente y loca y pueril 
extravagancia. f 

. zo. Sermón de ciircunílancias ; pues acafo hay 
otra circuní^ancia en el Sermón , que la de predicar 
del Santo ^ del niiílerio ó del afunto de que íe 
habla; qué conexión tiene con. las virtudes de Santa 
Orofía y que la Catedral de Jaca efté en eñe íitio 
ni en el otro , y fe llame asi ó asá ?: que las ar* 
mas del Obiípo fea un León 6 un Abeftruz ? que 
la Igleíia Catedral tenga por eícudo dos Uavas con 
dos puertas > ó dos arcas fin . cerradura ? que los Re- 
gidores fean nueve ó fean veinte ? que lleven el 
palio ocho ni ochenta ? y finalmente ; qué arte 
ni parte tuvo Santa Orofia y ni qué gloria fe la figue, 
de que las mugeres Jaquetanas hubiefen defendido la 
Ciudad contra los Moros y quando efta hazaña fu^ 
cedió muchos años antes , que hubiefe Santa Orofia 
en el mundo ; conduce nada de efto para formar un 
gran concepto del mérito de la Santa , una grande 
idea de íii poder , una viva confianza en fu protec- 
ción y ni para alentar á la imitación de fus heroycas 
virtudes, que «s ó debe fer todo el empeño de los Ser* 
mones Panegíricos I 

21. Los Maeílros de la Eloqüéncia Sagrada ni 
aun profana ufaron jamas ellas impertinencias ; hál- 
lafe por ventura xu un reospta raigo de aellas -'«n los 
Sermones » en las Homihíds y ^n ioí Pátiegiricos de 
ios Santos Padres $ .C¿oer0njy:Quináliano IñderoA 
iiunca afunto de íeme jantes vflg^telas¿?^ Si «m Abo- 
gado fe introduxefe oi £íh:ados prublkos á hablar en 
un pleyto » hacieadoi drcunílanciaiife las aMias del 
Prefidente, de lo& Escudos de los IbetOfi ^ d^ Do&l 
4e la Sala» dfiLartafitoiah) ^k hjpUié^y y de ^tr^ 



D E C A M P A Z A S. L 1 B. IIL 385 

necedades femejantes ; habría paciencia para dexarle 
acabar íü arenga i y no diipondrian luego que fuefe 
á concluirla á los Orates ? Pues aquí de Dios y de 
la razón ; cómo fe fufre efto en los Predicadores ; 
cómo fe les aplaude -, cómo fe les celebra } cómo 
no fe convierten en filvos los elogios } y cómo no 
vuelan contra ellos los íbmbreros y las monteras 
a falta de tronchos ? Pero eílo era para mas defpa- 
ció 9 y tampoco es para aquí. Ahora pues uflre- 
des han acabada ya de comer , y tienqn que andar 
cinco leguas hafta Jacarilla , Fray Gregorio íaca las 
Caballerías j Fray Blas , déxeme efe Sermón para 
entretenerme , y ño hay qué perder tiempo, que fe va 
haciexido tarde. 

22. Por mal de fus pecados, al querer levantarfe 
de la mefa. el. bueno del Mayordomo , no pudo i 
porque le pefaba mas la cabeza ^ qu€ lo reñante del 
cuerpo. Era el cafo , que iméntrsis elzelofo Fray 
Prudencio había eftado tan enardecido pifédicando 
contra los Predicadores ^ que per^ian neciamente el 
tiempo en hacerle cargo de. ridiculas circunftancias ^ 
el tio Bailian no le > había perdido , y menudeando 
los tragos ^ que todos er^n de alfolio', ei vino hizo 
fu oficio i y quando :quiíb ponérfe en. pie , cayó 
entre la mefa y el banco - ^ teniendo la de/gracia de 
tropezar con la cabeza en h eíquina de eíle , y fe 
hizo una herida , . que . parecía una efpita. No hubo 
mas remedio, que aplacarle una eñopada , llevarle 
entre quarto mozos de h Labranza á la cama , y darle 
tiempo hafta el dia figuiente para que volvieíe del 
rapto. 

23. Mucho fíntió eñe accidente el Maeílro Pru- 
dencio , porque ya. era precifo , que á lo' menos 
aquella tarde eftuvi^ien juncos '^1 Predicador y Fray 
Qenmdio , y temia que aquel echafe á perder 



384 Historia de Fr. Gerundio 

lo que juzgaba había adelantado por la mañana. Vien- 
do que ya no tenia otro remedio ^ propuíb en íii ani- 
mo no dexarlos ni un inflante folos ; y quando 
eílaba trazando el modo de tenerlos entretenidos , el 
mal Dimoño. »quje no duerme , difpufo que en aquel 
inftante viniefe k viíitarle el Arciprefte del Partido , 
.que era Cura de un Lugar poco diílante de la Gran- 
ja ; y defpues de hechos los primeros cumplidos , 
dixo y que con licencia de aquellos Padres ^ traía al- 
gunos cafos ^ que confultar en fecreto con fu Reve« 
rendííima* 



CAPITULO IL 

Sálenfe a pafcar Fray Blas y Fray Gerundio , y de las 
ridiculas reglas yat a prcdkár^ que le dio aquel con 
todos fus cinco fintido^. • . ' ' . 

ELLOS que no defeaban otra cofa^ fin aguara 
dar á mas razones , toman los báculos 9 y los 
fombreros ^ y s^eníe folos al campó ^ bien reíueltos 
<á no volver á la Granja ^ haíla muy entrada la no- 
che. Quifo ante toda» cofas el Predicador mayor leer 
luego á fu querido Sabatino el Sermón , que habia 
de predicar a Santa Orofia j y le llevaba en el pe- 
cho , entre el coletillo , y la (aya del hábito , au- 
gurándole que era de los Sermones mas á fu guíio 
que habia compueílo hafta entonces. Pero Fray Ge* 
rundió le dixo ^ que para leer el Sermón ya habria 
tiempo j y que en aquella tarde tenia mil cofas que 
decirle, las quales nó querría que fe le olvidaíen : 
efpecialmente , que como la ocafion e$ calva ^ era 
meneiler cogerla por los cabellos y pues acafo no pil- 
larían otra iemejante e^niucho tiempo. :£fpet61e toda 

la 



DE CampAzasC Lié: IIL 385 

h converfacion , que había tenido por la mañana con 
el Padre Maeílro , lo que le habia dicho acerca de 
las Facultades en que debia eílár por lo menos 
medianamente inílruido todo buen Orador ; la né- 
cefaria leftura de los Santos PadreS , y á falta de 
eña el modo de fuplirla con la lección atenta de 
buenos y efcogidos Sermonarios j -los que determi- 
nadamente 1¿ Jiabia , feñalado que eran los de Santo 
Tomas de Villaneuvá , Tray Luis de Granada y el 
Padre Vieyíá ; y finalmente laá reglas , que á petición 
fiíya habia ofrecido darle para predicar bien todo género 
de Sermones. • - r 

2. Y á ti , qué te pareció dé todo ío que te dixd 
efe Santo viejo ? le preguntó Fray Blas ^ qué quiere 
Vm, que me pareciefe? le refpondió Fr. Gerundio , 
que todos los viejos faben á la pez , y qiie en fin los 
viejos no^ diceh mas que vejeces. Ahora bien , íe re- 
plicó Fray Blas , excufemos de razones, porque con- 
^a experiencia no hay razón , y para que veas quán 
fin ella habla efe Santo hombre , oye un argumento 
fencillo , pero convincente. Yo fio he efludiado nin- 
gunas de efas Facultades j que te dixo eran tan ne- 
cafarías para fer uno buen Predicador. Yo no he 
leido de los Santos Padres i mas que lo que encuen- 
tro de ellos en las lecciones del Breviario , y en los 
Sermones fiíeltos que fe me vienen á las manos ^ 
6 en Jos Sermonarios de que • ufo. Yo no í^ , ' que 
haya vifto ni aun por el pergamino ,; los Sermones 
de Santo Tomas de Villanueva. Por lo que toca 
a los de Fray Luis de Granada , lléveme, el diabla 
fi en mi vida he leido ni fiquiera un renglón } y 
Iblo de Vieyra he leido algunos Sermones , porque 
me guftan mucho fus agudezas. Siendo eílo así ^ te 
pregunto ahora \ parécete en Dios y en tu concien- 
cia , qué predico ya decentemente ; qué llama de- 
Tome I. C c c 



í86 HlSTOR;IA DE F R. GERUNDIO 

centemcnte ? replicó con viveza Fray Gerundio , yo 
en mi vida he oído ni efpero oir a otro Predicador 
femejante. Luego para predicar bien ( concluyó Fray 
Blas ) no es menefter nada de eíb , que te quifo encaxar 
el antaño de Fray Prudencio. 

3. El argumento no tiene refpueíla, ¿lixo el candi- 
dífimo Fray Gerundio^ y así defde ahora le doy á 
Vni. palabra die no hacer cafo de todo quanto me 
diga. Mi. guia , mi ayo , mi maeAro, y como di- 
cen ,. mi padrino de palpito ha de fev Vn} ; fus con- 
£5)0$ han áf fer qiís oráculos y fus lecciones mis pre- 
ceptos , y no me apartaré un punto de lo que Vm.. 
roe eníeñare. Asi pues , ya que la tarde es larga y 
la pcañon no puede fer mas á pedir de boca y déme 
Vm, algunas reglas claras , breves y perceptibles , 
de macera que yo . las pueda confervar en la memo« 
ria^ para componer bien todo género de Sermones j 
porque aunque muchas veces hemos hablado , ya 
de eñe ^ ya de aquel punto tocante á la materia , pera 
nunca le henK>s tratado feguidamente , y como dicen , 
por principios. Soy contento y refpondió el Predicador ^ 
y óyeme con atencioa fin. interrumpirme, . 

4. Primera regla : elección de libros. Todo buen 
Predicador ha de tener en la Celda , ó á lo menos 
en la Librería del Convento los libros figuientes : 
Biblia y Concordancias ^ Poliantea 6 el Thtairum viu 
humante Je Bcyerlink , Teatro de los Diofes , los Fafios 
de Mafculo 6 el Kalendario Étnico de Mafejany la 
Mitología de Natal Comité y Aulo Celio ^ el Mundo, 
Simbólico de Ficinelo ; y fobre todo y los Poetas Virgi- 
lio % Ovidio y Marcial y Catulo y Horacio : Je Sermo- 
narios no^ha menefter masy que, el ílorilogio Sacro ^ 
cuyo autor ya fabes quien es , porque ea eí^ ÍQlp tiene 
una Infáia. 

-S- Segunda regla. Tenga Vm ^ le interrumpió Ff. 



D E C A MP ASTAS. LlB. IIL 3B7 

Gerundio; y no ferá bueno añadir algún Expofitor 
ó Santo Padr^ ? No. feas fimpk.^ le xefpondió Frajr 
Blas j para nada fon menefter. Quando quieras apoyar 
algún concepto ó. penfamientillo tuyo con autoridad 
(]e algún Santo Padre ^ di que asi lo dixo: el Agmla 
de los Do¿^res , asi la Boca de, ora , así el Panal 
de Milán , asi el oráculo de Séleúcia 9 y pbn eii bocft 
de San AguíHn j de San Juan ChrifoÜomb , de San 
An^broíio 6 de San Bafílio \o que te pareciere : la 
primero , porque ningijno ha de ir a cotejar la cita i 
y lo fegundo , porque aunque a los Santos Padres 
no los hubiefe pafado por el peníamiento decir lo 
que tii dices , pudo pifarlos. Por lo que toca á loR 
Expoíitores y nb hagas cafo de ellos » y expon tü la 
Efcritura como te diere la gana, ó como te viniere 
mas é cuento ; porque tanta autoridad tienes tú como 
ellos para interpretarla. Que Cornelio diga efto, que 
diga lo otro Barradas y que Máldoñado pienfe asi , m 
que el Abulenfe diícurra aía } á ti qué te importa ? 
Cada qual tiene fus dos deditos de frente » como di 
Señor le ha deparado. Y en fin y porque me hago 
cargo de que para parecer hombre leidó i y efcritu- 
rario , es meneíler citar á muchos ExpcHtores , no te 
quito que los cites quando te diere laigana y antes te 
aconfejo que los cites á puñados ; pet'o para citar- 
los no es neccfario leerlos , y has con ellos lo que te 
dixe que hiciefes con los Santos Padres. Prohíjales lo 
que quiíieres , teniendo gran cuidado de quel el latía 
tío íalga con fol^cifmo { por mi la cuenta ÍI te ló 
Conocieren en la cara. Un foló Expoíitor te aconfejo ^ 
que tengas, fiempre i la mano y eñe es el Silveyra ^ 
porque es cofa admirable para un apuro ; y ÍI fe te 
antojare probar que la noche es dia , y que lo blaiico 
SB negro, j ' harto ferá que no encuentras en él con 
que ¿poyarlo. 

C c c ii 



388 Historia de Fr. Gerundio 

.6. Tercera re|;la. El título ó afunto del Sermoní 
fea ficmpre de cbifte, ó por lo retumbante , ó por lo 
cómico , ó por lo facultativo , 6 por algún retrueca- 
nillo. Pondréte algunos exempíares, para que me en- 
tiendas mejor. Triunfo amorofo , Saefo Himcn€<y > 
Epitalamio fefiiva , be. Sermón que fe predicó a la 
Profefion de cierta Religiofa j por feñas , que en el 
primer punto la hizo el Predicador Ciervo^ y en el 
fegundó León , dos animales , que fe regiftran en el 
Eícudo de fu familia i eftos fon titulos , eftos íba 
afuntós , y efta es inventiva ! Sien el blaíbn de la feño- 
yita hubiera un Hípogrifo , ni mas ni méhós le hubiera , 
acomodado el Predicador á^ fu Profefion Religioía , 
.porque los hombres de ingenio fon los verdaderos 
Clií micos , que de todo facan preciofidades. Oye otros 
tres admirables titulos por términos contrarios. Pa*- 
remacion doloroja , Oración fúnebre , Epicedio tríjlc en las 
Exequias de otra Religiofa de grande esfera; y aunque 
el Orador no tomó afunto determinado , finó hifto- 
riar poéticamente la vida de fu Excelentífima Heroí- 
na y lo hizo tan conforme a las reglas del arte , que 
en la frafe jamas íe apartó de él^ en la cadencia 
apenas, la pierde de vifta , y tal vez le figue exáfte* 
niente haAa en la mifma afonancia. Efcucha por 
Dios cómo da principio al cuerpo de la Oración y 
y páfínate finó te quieres calificar de tronce, jí 
Dios , Celefie Coro ; a Dios , Lirios Seráficos ; a Dios , 
amadas Hijas ; a Dios ^ Cifnes fagrados \ qué la falta 
á eíbi cláufula para fer una perfeda redondilla de 
romance ordinario j finó haber hecho eíHrúxulo el ül« 
timo pie del poftrer veríb , como lo pudo hacer fá- 
cilmente el Reverendífimo Orador , diciendo : a Dios , 
Cifnes extáticos ? En verdad que nada le coftaria , 
como nada le cofió la otra perfedífim^ redondilla 
de romance ^ que fe figue pocos renglones mas abaxo. 



DE CAMPÁZAS. LlB. III. 389 

Querida Efpofa j a qué aguardas ? Bella muger\ a qué 
efperas ? Sal de efa caduca vida , y ven a lograr la 
eterna^ 

7. Bien fé j que algunos monos condenan mucho 
en la profa eda efpécie de cadencia » y mucho mas ' 
quando fe junta la afonancia , queriendo perfuadirnos.^ 
que tanto difuena el verfo en la profa ^ como la profa 
en el verfo. Citan para eíb , entre otros muchos , á , 
no fé qué Longino » autor allá del figlo de Oro ^ 
que trata de pueriles , de infenfatos * y aun de ru- 
dos á los que ufan de efte eftilo : Puerile eft , imó tarde 
rudifque ingenii folutam orationem inamcend ver fus harr- 
monii contexere ; pero qué importa que lo diga Lon* 
gino } ni qué caíb hemos de hacer de un hombre \ 
que acafo feria tercero 6 quarto nieto del que dio 
la lanzada a ChriHio ? Fuera de que Long^ino efcribió 
en Griego , y los que le traduxeron en Latín y en Fran- 
cés le pudieron haber levantado mil tefíimonios. Fi« 
nalmente , lo que á todo el mundo fuena bien ; por qtié - 
ha de fer diíbnante ? Pero vamos profigüiendo con los 
títulos y afuntos de Sermones. 

8. Muger llora y vencerás : Sermón á las lágrimas 
de la Magdalena } qué cofa mas divina , que haber 
acertado á reprefentar el amargo llanto de la muger 
mas penitente , con el título , y aun con los ama- 
torios lances de una de las Comedias mas profanas? 
Eílos primorcillos no fe hicieron para ingenios ram- 
plones y de quatro fuelas. El Lazarillo de Tormes : 
Sermón predicado en la Dominica quarta de qua- 
refma , llamada comunmente de La\áro , á cierta Co- 
munidad Religiofa } en el qual apenas hay travefura^ 
enredo , ratería ni truanada de aquel- lamofo pilb 
ó idea fingida de un famofo falteador de Figones 
y mal-cocinados , que no íe aéomode con inimita- 
ble, propiedad á ú refurreccion de Lázaro , de la ^q 



390 Historia de Fr. Gerundio 

hizo afüiito el Predicador, dexando el propio de ía 
Dominica , y predicando folp del nombre que fe da- 
ba á aquella femana. Lo máximo en lo Mínimo : Ser- 
món predicado á San Francifco de Paula , fín falir de 
eíle oportuno retruecanillo , que par^cia nacido para 
.el intento. 

9. El particular in cfendo , y univtrfal in. predican- 
do : Sermón famofo al célebre Confalofi ,de cierta Ciu- 
dad y que es el Lydius Lapis de los Predicadores de 
rumbo , y los Sermones lüeleii fer unas bellas corri- 
das de toros , ingeniofamente reprefentadas defde el 
-pulpito y iacando á plaza todos quantos toros , no* 
villos , bueyes y bacas pacen en los campos de las 
Letras Sagradas y profanas , y convírtiéndofe el Ef- 
tandarte ó Bandera del Confalón en vanderiila y que 
comunmente clava el auditorio al Predicador ^ par- 
quc no ha dado en el chifle. En fin , porque ya me voy 
.dilatando demafiado^en eíla regla , fí quieres tú dar 
en el chiílo de los afuntos, no tienes mas que imi- 
. tarJos del celebérimo Florilogio Sacro , que debe fer 
tu pauta para todo. Alli encontrarás los íiguientes : 
Go\o del padecer , en el padecer del go\ar , á los Do- 
lores gozofos de fa Virgen. Realefiado de la ra\on , 
contra la chímérica ra-^on de eflado , viernes de enemi- 
gos, Lu^ de las tinieblas , en las tinieblas de la Iut^^ , al 
Sañtifimo Sacramento. Dicha de la defgracia , en la dtf- 
gracia de la dicha ^ al entierro de los huefos de los difun- 
tos \ y asi de cafi todos los afuntos de aquel nunca baf- 
tantemente alabado ingenio y verdaderamente monílruo 
de Predicadores. Si algún hombre de genio melan- 
cólico ,^ indigeílo y cetrino quiíiere petfuadirte y como 
muchos han intentado perfuadirmelo á mi , que eíbt 
efpeoie de afuntos ó de títulos ^ fobre no tener fal ^ 
gracia , agudeza ni raílro de verdadera ingenioíidad , 
ion pueriles ^ alocados y muy ágenos de la ferie- 



DE Campazas. Lib, III. 391 

dad , gravedad y mageft^d con que fe deben tratar 
todas las materias en el pulpito , nunca te metas k 
difputar con ellos , déxalos que abunden en fu opi- 
nión , hazlos una grande coFtesía , y Cgue tú la tuya. 
Porque aun dado cafo que ellos tengan razón , I05 
que ía conocen fon quatro , y los que fe pagan mucho 
de eftos fonfonetes, epítetos cómicos, antitefis y bocana- 
das y fon quatrocientos miL ;' 
I o. Quarta regla, Sea íiempre el eílilo creípo , liin^ 
chado y herizado de Latin ó de Griego y altifonan-; 
te,. y íi pudiere fer cadenciofo. Huye quantD pudie- 
res de voces vulgares y comunes , aunque fean pro- 
pias; porque fí el Predicador habla defoe mas alto 9 
y en voz alta , es razón que también fean altas la$ 
exprefiones, Infigne modelo tienes en el autor del fa^ 
mofo Flarilogio , y folo cpn eftudiar bien fus frafes .1 
harás un eftilp , que aturrulle y atolondre á tu§ au-* 
ditorios. Al íilencio llámale taciturnidades del labio ; 
al .alabar panegirizar \ al ver atingencia vi fual de los^ 
obgctos\ nunca digas habitación ^ que lo dice quakjuiei* 
payo, di habitáculo j Y déxalo por mi cuenta: exífiir 
es vulgarjdad : exíjlencial ndturale'^a es cofa grande* 
Que la culpa original fe deriva por el pecado , á cada 
pafo lo oimos j pero que fe traduce por el fomes del 
pecado , fínó fuere mas fonoro , á lo menos es mas 
latino y mas obfcuro ; y acáfo no faltará algún tonta 
que jiízgue , que el primer pecado fe cometió en He- 
breo y y que un efcritor ó literato llamado fomes. 
le tradyxo en ^ Caftellano. Algún efcrupulillo t.engo y 
de que la propoficion (falvo la hermofura de la fra-^ 
fe) es difparatada , porque la culpa no fe deriva 
ó na fe traduce por el pecado , finó por la natura-! 
leza que quedó infefta con él. Pero al fin , la vqr-»:^ 
idad de eílo quédefe en fu lugar ; porque como foy poca; 



592 Historia dé Fr. GERUhfnio 

Theólogo , no me quiero meter en lo que no entiendo. 
1 1 . Guárdate bien de decir nunca la fijara dt Aaron , 
porque juzgarán , que es la vara de algún Alcalde de 
Aldea \ en diciendo la Aaronitica Vara fe concibe 
una vara de las Indias , y fe eleva la imaginación, 
Cccucientt naturaUí^a , es claro que íiiena mejor , que 
naturaleza corta de viíía , porque efta última expre- 
Hon parece que eífó pidiendo de limofna unos an- 
teojos de vifta canfada. Sobre todo , Ígnitas aras del 
de feo y por defeo ardiente y encendido, es locución 
^ue cmbelefa. Bañen cftos verbi -gracias , para que 
iepaslas fraíes que has. de eíludiar, 6 á lo menos 
imitar e?« el Florilogio Sacro y^ y' con efto folo harás 
un eílilo cultííimo por el camino mas fácil. Para que 
comprehendas mejor , qué cofa tan bella es efta , oye 
una cláufula en el mifmo eílilo , Formada cafi fola- 
mente de los propios términos : Quando la cocucientc 
naturaleza , fuperando los ígnitos Jingultos del defeo , 
trumpe del materno habitáculo , y prefenta fu exíjien* 
cial fer a las atingencias vijuales ^ aunque con la lave 
original traducida por el fomes , los circónflantes fe erí-^ 
gen , qual Aaronitica Vara , anjiofos de confpicírla, Dí- 
gote de verdad , que un Sermón en efte eftilo , no hay 
oro en el mundo para pagarle. 

12. Hay of ro eftilo tajnbien muy elevado, aunque 
por diferente rumbo , el qual no confifte en fraíes 
peregrinas ó latinizadas , finó en una junta y ar- 
moniofa mezcla de voces , que íiendo cada una de 
por %h natural , llana y fencilla , las da la coloca* 
cion no fé qué ayre primorofo , que hechiza , fuí^ 
pende y arrebata. Efto mejor fe -explica con exem* 
píos : Supongamos , que me hubiefen encargado utt 
.Sermón de Honras, y que para explicar mi dolor por 
la muerte de la perfona > k quien fe dedicaba la Ora«' 

cion 



frt CA*f^A¿AS. LlB. III. 393 

Cioil fónebre ,: ^efe «principiq h, ella dejeí^a nt^Qerft. 
Jy de mí\ nojt 'quL fiemo en el, dlmd : parece, ^u^í 
tjla fe me arranca ó forceja por falírfe del cuefpo. £1 
coraron quiere fcguirla , la garganta fe me anuda , la 
^o\ no acierÚL con los labios. A no fuplir uftpHcepto la 
falta del efpéritu , no feria pofiblt hablar. Losfufpiros 
fe atropeilafi en la boca j y al falir de , tropel y im^^ 
dando fe con las lágrimas y turban la viftaj, fin dexarla 
percebir mas que obgetos melancólicos y trijUs. Na te 
parece que feria eíla una grandiíima frialdad y y qufe A 
lo menos quatquiera fimple vejezuela entendería Jo que 
quería decir ? Pues oye como explicó eíWmiíiQo con* 
cepttíi un venerable Varón jen iel; Exordio de aqtiella 
Parentación dolorofa , Oración fúnebre ^ y Epicedio trijic 
de que te hablé en la fegunda regla. 

13. Ay de mi i qué pavor recibe' el. alma^ qae def 
mayo el cora\6n ájufta! El alma fugitiva de si.mifma 
no acierta a dar noticia : el coraron faliíndofe del. pe^ 
cho apenas late , porque trenas de efa tumba folo pul^ 
fa : anudada la garganta , es áfpero cordel el mifmo 
aliento : defmáyada la vo\ , halla un carino que las 
aufencias fupla del efpiritu , porque fe ve animada de un 
precepto : arbitro efie del balbuciente labio , confundiendo 
los atropellados fufpiros del pecho , coit la copiofa llu^ 
via de los OJOS , folo libres para atormentar/e con trif 
^^Tífis. Qué te parece ? no es eíle un encanto \ y qué 
importará , que el Uudrífimo Señor Valero , en aquel- 
la fu célebre Carta Paíloral ( que no fé cierto por qué 
la han alabado tanto los hombres mas do£tos de la 
Monarchía ) haga una fangríenta fátira contra el ef- 
tilo elevado en los Sermones , eíjpecialmente quando 
le ufan unos hombres , que por fu profefion auí^ 
téra y penitente , y por fu tra^ de morti6cacion v 
menofprecio del mundo ^ mortaja y defen^pñd., po^» 
recia que ni en el pulpito ni íuera de él hab^aá 

Tm.L Ddd 



394 HlStORtA DE Fr. GERUNDia 

46 abrir la boca , ñnó para pronunciar huefos, cala«^' 
berasy juicia final y fuego eterna? No me acuerdo de 
fus palabras formales ; pero bien fé que ion muy femé* 
jantes á eñas. 

14. >» Qué es ver ílibir al pulpito á un Predica- 
» dor^ amortajado mas que veftido , con un eílre- 
» cho facO'9 ceñido de una íbga ^ de que hada ei 
» mifmo taÁo huye ' ó fe retrae ^ calado un largo 
» capucho piranúdal hafta los ojos , con una pro- 
longada barba , íalpicada de canas cenicientas» el 
^ femblante medio forbido de aquel penitente bo£* 
9> que j y lo demás pálido , macilento y extenuado 
^ al rigor de los ayunos y de. las valias , los ojos 
"» hundidos hacia las concavidades del celebro , co« 
» mo retirándole .ellos mifmos de los objetoe pro* 
>» &nos, y gritando mudamente » apañadnos^ Señor ^^ 
-» de la vanidad del mundo \ qu^ es ver ^ digo , 2 
«> eñe animado efqueleto en la elevación de , un púl- 
I) pito 9 afuñando con fola fu viña aun \ los que no 
» fon medrofos ^ proponer el tema del Sermón con 
» mageílad , arremangar el defnudo brazo^^ moftrar una 
>) denegrida piel ibbre el duro huefo hafta el miíino 
» codo y y dar principio al Sermón de eña ó de femé- 
is jante manera ! 

15. Bizarro propugnáculo de Efpaña , célebre Colonia 
Latina , idea de Cóníules clarífimos ^ y gloria de los 
'Pueblos Arevacosíi^ué es efto /^ . . • . Qué es efio , bella 
emulación del Orbe^ jurada ^ Rey na de tos Carpentanos 
montes , en cuya iluftre falda , fi la vi fia de dof pro^ 
fundos Valles , te cine , al murmuro- de'Ereftna y de 
alamores te acompaña I . ., Que es efio , Arco de pa\ 
peregrina , donle los ciento y cinqüenta .y fiueve de m 
Buénte , fon trofeos gloriofos^ del que oftema Millón 
^ai efiedtay por Real florida Iris de. fu Ciclo ? JEt re- 



9» 



;i>E CTAfMflA.zA& LiB. lU* ;' 2^ 

i¿. ,) No quedaría efcandalizado eí auditarío ( pro- 
íigue la fubílancia de dicho melancólico Prelado ). 
al oir aquel viviente cadáver prorumpir en unas 
voces tan pompofas , tan hinchadas > tan floridas ^ 
>^ y quando efperaban eícuchar de unos labios em- 
I, boicados en la efpefura de aquella penitente bar- 
99 ba , ó deíengaños que los aterrafen j 6 inflama- 
^ dos afe¿lps que los encendieíen y hallarle con una 
y, relación creipa , Fonpra , retumbante , la mitad ei; 
I, proía, y la mitad en verfo ^ que no^parecia mal 
^j en unas, tablas ? Si faliefe al Teatro un Comer 
yy diante con fu peluca blonda y empolvada ^ fom-. 
^ brero fino de plumage.^ y por cucarda un lazó de 
,^ diamantes , chupa de riquiíima tela , cafaca cor* 
fy reípondiente á la chupa , medias bordadas de oro | 
jy zapatos á la gran moda , con dos lazos de brillan-t 
,, tes por evillas 9 efpadin de puño de oro y baíloa 
yy del miíoio puño ^ camifola y vueltas de Paris ^ 
jy bordadas con exquiíito primor, y él (}e eñatura 
,, heroyca , de Temblante grato y feñoril , de talle 
fy ayroip , de bizarra planta y de noble y deíbmba* 
yy razado defpejo , y pueflo enmedio del tablado ^ 
D componiéndoíe las vueltas y dando dos golpecillos 
99 halagüeños hacia las caldas del peluquín ó de I4 
y^ peluca y proporcionado la poñura y hecha una ay« 
M roía cprtesia ál filenciofo concurfo , y calado gar« 
fs voiamente el fombrero y rompiefe en eíla relación : 
Ahora y Señor , ahora y 
üe la inexorable Ufaren 
^uitre aplicar a mi vida 
s filos de fu guadaña^ 
Ahora ^ ahora y Seíiory 
Que poftrádo en efta cama i 
Me fiemo tal y que nofií 
Si he di llegar k mañana. 

Dddi] 



jpí Historia de Fr. GkRukDio^ 

,V habría baftantes filvos para él en la mofqucteria ? 
„ No agotaría todas las peras , manzanas y tron- 
„ chos de la cazuela ? El Alcade de Corte , que 
,-, fuefe femanero , no daría pronta providencia para 
„ que llevafen á aquel pobre hombre á la Cafa de 
,, la Mifericordia ? Sí. Pues , á mal dar , tan loco 
,, es un Capuchino que repi-efcntá en tí pulpito , 
„ como un Comediante que hace Mifion en el Tea- 
yy tro. Y lo mifmo íe debe entender de qualquiera 
fy Predicador , fea de la profeíion que íe íliere ; 
i, pues el haber puefto el exemplár én vn Gápuchi* 
í, no i es por la efpecial dííbnancía que' haze efta 
,^ ojarafca y vana frondóíidad en aquel trage ,,• 
Hafta aquí k fubflaneia de dicho lUuftrífimo} pero 
qué ílibftancia tiene todo efto ? Él maligno cotejo 
que hace entre el Predicatfdr y el Comediante no 
viene al caíb , por mas que parezca convincente ; 
porque íi en tas tablas fe reprefentan Vidas de San- 
tos y Autps Sacramentales en verfo ; por qué no íe 
podrán^ predicar en los pulpitos relaciones y xacaras en 
proía ; que me reípondan s que me reípondan á eíbi 
retorficHiéilIa í 

17, Otro eftilo hay, que íín fer éléVacto en la 
expreííon j es de gran gufto en el íbnfónete y y íbn 
pocos los auditores y que no fe alampan por * él. Efíe 
es el cadencíoía y diga Longíno lo que quifiere y y 
digan lo que íe tes antojaré todos los deícendien* 
tes por línea. re¿^ de los Sayones y que dieron muerte 
al Salvador. £1 eílílo cadenciofo es de dos mane- 
ras y una quando la cadencia es de reríb y ya lin- 
eo , ya heroyco ; otra quando confine en cierta cor- 
refpondencía , que tiene k íegunda parte de la clái»- 
fula con la primera, como fi la primera acaba gbí 
ante , que la fegunda concluya en unte , fi la caída 
de una es en irles , la de la otra fea predíamente 



ht CÁÜV^kkAB, Ll3. IIL ^ 397 

en arles , fi fuella teftninafti Tamborbtn , efta ternwj* 
en Matufaleni Loa exémplos te pondrán efto mejor de?T 

lante de los ojos. , , j- • 

í8. Cadencia de V verto^ lírico. Fuera del divino 
exemplar , que ya te jíufe en el faraofo SétmoHi* 
¡nñtülado : Parentación dólorofa. Oración fúnebre y-Efkr 
cedió- trifie , oye otro facado de cierto Sermón , que 
fe predicó con extraordinario aplaufo en una Cater 
dral donde hervian los hombres doftos con» lo6 ga^ 
banzos en olla de potage , y todo ¿i íúé ;Por ^^ f^^ 
mo cftik) , fin perdet fiquiera pie m lilaba. -<í/í^ 
toda mi ignorancia,., confufo mi encogimiento y., ni. f^ 
fi atribuya a dicha ^ .. ni fé fi defgracia ^ea., la ^ue bufeo 
en mi elección , .. para tanto Jefempeño , .. mil afuntos 
aifonrojo, .. mil materiales alfufi'o,. Pues fi balbuciente 
■el labio, ..fe esfuerza a anicular voces, .:es feguro el 
defacieño. Dat linguá nefciente , fono^ : Y fi' abif- 
mado en mí mifmo, .. a impulfós de conocerme .. bufeo en 
elfilencio afyh, ., ó es filencio irreverente , .. ó es fofpe- 
chofoelJilencio.'SUenthim mM ignavias tribuifti : Pero 
entre tjiós dbs efcolios .. -tenga paciencia el Scila>, .. y to- 
iSrethe el Caribdis ,-..que por no efirellarme ingrato , ;. 
en peñas dedéfatehto, ..efcojo naufragar trifie , .¿contm 
rocas de ignóratiti. Y así va profiguiendo fin perderte 
pizca hafta el iíiifnio quammihi. No te p^edo ponde- 
rar qoántofecekljró efte Sertnon* : en el mifmo Tem- 
plo réfónkronftjil vittfresylvivas, y de^ues hafta Us 
liáfinas -Damas oompüfieron diecimas en ¡elogitodelPse* 
«ficador ; pw níerecer eíla ílicifeá , y pof lográfeíbl^la- 
fia-, no íe pueden llegar éh paciencia todas las laMSíiidas 
de efe Longino ó Longiños de mi» pecados'y quetaomal 
eftá con éfte fcellíGmo eftílo? ■■■' ' ' , ' ^' f " 

t^. Cadencia de vcrfo héftoyco. *Ün SerOJO» al-^fela- 
riófo San Ignacio -de- Lóyblí, 'xoiSSéhi-éí de rffef ma- 
nera ; JÍl Marte mas Sagrado de Jffak'tab'ría^'ll ki^quc 



3^8 Historia ds Fr« Gervnt1>io 

en las venas del nativo fuelo y .« para morrión y ejfoiA , 
feto , y coto y y., forma encontró y y materia inaccefiék...^ 
. A la homba y al canon y . al rayo ardiente y .. al que na* 
ció Soldado y mal me explico , • ^ al que nació Alexandro 
de la gracia y ..y de/de que dsxó el materno alvergue y •<. 
<on 4tn^ Compañía y y con fu bra\o y •• afpirá a conquijiar 
c todo el mundo. y ..juagando (^y no tan mal} que le fo^ 
hroba j «• la mitad de la tropa ^ y mucho aliento.... Al 
^ande Ignacio ^ digo y de Layóla ^ .. reverentes confagran 
-tilos cubos y .. émulos de fu fuego fus Pai fonos , &c. 
ÁTeguróme uno y que (e halló prefenpe y quaado fe 
predicó efte . gran Sermón , que no obíbmte de íer 
inmenfo el auditorio y no ie oyó en todo ¿i ni fi- 
quiere un eftornudo. Tanta era la fiíípenfion de los 
ánimos » y el embeleíb con que todos le efcuchaban. 
Pues qué cafo hemos de hacer de quatro carcuezos y 
que porque ellos tengan yai el gufto deítituido del calor 
natural, nos vengan á jerobear la paciencia , y a decimos 
que efte eítilo y modo de predicar no es de Oradores 
finó de orates ! 

2 o. Finalmente y hay cadencia , que fin íer de Terfo 
lineo ni heroyco , es de correípondencía de pe* 
riodos 9 y no. hay duda finó que es una belleza* 
Admirable exemplo en un Sermón predicado con ib- 
brepelliz y bonete á la Canonización de San Pió 
Quinto» Su principio era efte : ^ Ya , ya f¿ á quie- 
^ nes intima fiítales fohrefaltos el eco de eftoe fono» 
yy ros. univerfales cubos. Ya ^ ya ÍS que el iqpotéofis 
^ del Máximo Pontífice Pió Quinto y inquieta, al- 
yy borotaj turba fiís erizadas olas al Lepanta. Ya, ya 
^ fé que el eco del Ibnoro clarín del yaticano deA 
yy mzjz y eftremece , atemoriza el oigulloíb corazón 
yy' del AJganmo. ,, Y asi vá profiguiendo , fin qoe en 
yy todo el Sennoa (que no es cmto ) íe encuentre me- 
n dGui dooma de dánfidas, qw no medien y no ter- 



DE CaMP^AZAS. liIB. I(L 399 

minen en eíle ayrosííiaiQ fonfonete } Diifle ^ amigo 
Fray Gerundio , no te embele£ui. eílos diferentes ge- 
neras de eílilo ; no te hechizan; y nos es ipen^fter 
que tengan unos oidos con todo el órgano al isves^ 
aquellos k quienes difuenan Mhale á reíponder - Fr^y 
Gerundio , á tiempo, que llega i ellos corrieoda 
y exhalado un mo^. de la Gr^j» > ; dicienÁx^que el 
Padre Maedro los llamaba > pprque el Arcipreñe había 
hecho fu viüca ^ acabado fu confiííta % y & habia vuelto 
á fu cafa. \ . ; . . . 

fji. l^p f8 ponderable quánto iintiéron uno y Mro» 
que fe U^ interrumpid^ la coaverfaqion ^ porque ha* 
kia t^la^ cortada para muchas horas* /P^erp no pi^dienda 
excufarie de acudir al llamamiento* dt nutjfim Padre y 
tuvieroA que volverfe 4 la cafa, dexando «dentelloneft 
de hi oj^a para profeguirla en mejor ocafíon. No 
obílante > por el camino ea que no acelerarpnM^pur 
cho el pafo > Fray Bla¿ volvió k. repetir brevemente 
las miíiPis lecciones i fu, dlíciputo . para! m» fe le 
imprimFefen- mas ^nl^ memork, y añadiió, que t^ 
davía tenia que darle otras reglas muy. importantes 
acerca de las partes, mas. efenciales de que £t com« 
pone un Sermón. ^ como.i¿; Jas tntradillas^ & de Iqm 
arranques^ de ¿as circunjkpcias en la, Saíutacion^.qvte ^ 
diga .nueftro Pad^e üi.un Capitulo entero de Pa- 
dtes nueíiros lo. que fe les antojare ^ ion la coía 
mas neceíaria > la mas pportuná ^ la m9s ¿agemo& ^ 
y la que mas acreciita á, uur, Predicador > de¿ elogia do 
Igs oiros Predicadores^ ea /función^. ^^ de Ctóava ó> 
fieftas/^de Canoniisacion.^ jqi^^Uo/han" precedido d 
fe han de fufcfeguir otros Sermp^es j " ufe/ modo de dif^ 
poner ^ y de guijar efios elogios ; de la clave para ew^ 
contrar en la Sagrada Efcritura y en las letras pro^ 
fanas el nombre o el oficio de los Mayordomos y y mu^ 
chas veces todo junto j del ufo de Ul Mitolo^ % de lax 



4Ó0 Historia de Fr. Gerundio 

Fábulas , ^de lo¿ Emblemas y de los Poetas antiguos ^ 
coía que ameniza infinitamente una Oración j de los 
afuntos figurados ¿ metafóricos , tomándolos , ya de 
los Planetas ^ yá de los metales , ya de las plantas , 
ya de ios brutos ,- ya de los peces , ya de las aves. 
Como V. gr. llamaí á Chrifto en el Sacramento, e¿ 
Sol fin Oca/o y'ó 'el Sol que nuntz k ^one i h Saii 
Juan Chrifóftomo el Potosí de la Iglefia^ aludiendo 
á. las minas del Potosí , - ya que €hníoflomo quiere 
decir 'iSc'ca de Orón á Santo Domingo la Canicula en 
fu tiempo \ cóh.alufion al perto que le fijgtiró ert el 
íeno materno, y^' que la fíefta del Santb (e celebra 
en la Canicula; á Santa Rofá dé Lima la\Rofa ác 
la Pdffión } ^ San; Francifco Xavier el EleuÓhpio Sa^ 
grado 6 et divino Girafi>ty porque fíguió corl^íiis paíbs 
al Planeta, que dicen figue efta planta con fu vi(¿, y 
así de los demás.' ' ; '. ' \ i. ^ ' 

2 2. Eftas y otras imil cofas tení^ ^ qpc! -decirte 1, 
pero loque fe dilatn no fe quita; y los mifmo$-S6r^ 
mones que vayas predicando j me^ irán dando opor- 
tunidad para decírtelas. Lo que ahora te encargo es % 
que no hagas caío de las maxímotas de nueíh-o Pa« 
dre Maeflro Fray Prudencio, ni de'lás de otros dé 
fu calaña j porque eílós hombres tienen tan arrugado 
el guílp como la piel , y íbládente íes agradan aquel* 
los Sermones , '^e fe parecen á los de los Teati- 
nos , infieVno por delante y Chrifto en mano. Dióle 
palatwra Fra^ Gerundio , de que no fe apartarla un 
puntó de fusconfcjbs, de fiís principios, y de fus má- 
ximas; y conéito entraron. en la Granja, donde paío 
lo que dirá el capitulo iiguiente. 



CAPITULO m. 






■*- 






CAPITULO 

• r ^ ► • • 

Zed el Ma¿j[lc9'^ tíldenlo, el SctmoftW Santa Qhfiaydk 
¿roVz eftd ficafion admirablefinflnicciortes hFray Gerufi'^ 
éío , peto fe rompe inánime ñte la tubera;' 

NO era tan temprano quandoí-Ids dos volvieron 
á la Granja i \\xbvlb hallafen al Maéftro' Pm- 
xlencio con éí vélon efiéendido ^ lacheados los anteo- 
jos en ia piJintá de lá riari2 , coa' ebSermon d^ Sanca 
Orpíia delante de si , ixn polvo en una rtiano ^ recli'^ 
nada la cabeza fobre la otra , la caxa abierta encima 
dela-mefa, 7 el geílaun fí es no es avinagrado. Y 
fué asi , que cómo él tVédicadop Fray Blas le faa« 
bia'< 'dichos que llevaba el Sermón' de- Santa Orofis^ 
en las alforjas y fe le habia ofrecido'^ él* hiego 
que montó el Átxiprefte , y- apenas aeabtS de rezar 
Maitines y Láudes^ para el dia iiguieiite ; quando coa 
k )icenciá dé anciano , y ¿On la autoridad' de Padre 
Maedro i T0giflró las raifof^aá y dio coii ¿1 tal Sefmoniá 
|)ocó «ferüliniay fe puf© iP leerle. Pwo á la primera 
dáufula^, fué tal el enfacío que le eaufó ; que á no ha*' 
berle cohtenido.fu gdnio blando y apacible y le hubier» 
hecho pedazos. i> '^ * - - . • 

z\ Apenas -aviáó':ei! -lá^^-f&la lí los dos páfeanteS í 
quando encárándb; ion Fray JBfe^ le • ;díxa| W^Hn 
alguna colerflla : Dígame^, 'í^aáre-Predícadoí-f y t\ pcí^ 
fible , qué itle aíábaífe tanto eíte S¿rmoñ dé Sarita ÜfOi' 
fia? Ya por fó mifáia* relación í^^ 3^0 Id i^ufe' 

feria: ya mte'^da^-el-<k)rairHto í> q^^^^ tfnl 

contrar en élikiag '^tie ^fiéttídades <>^ dlíJÓratéS^fií 'pero' 
tíonfiefo , 'que liuncá^ c^éí^ ei«Jóífti4r "tiínf»^^ 
ft , por qué iiiotiVo no le pjédiaó ei^Oíador f ftlo sé \' 
Tom. /, Eee 



tiOi HUrORlA^ DE FR. íQERpNDIO 

que G yo hubiera de dar licencia para predicarle , tarde 
le predieária. Padfe Maefíro , refpóúdió el Predica* 
dor entre en^onadQ y derdedoíb > alabé efe Ser« 
mon y vuelvo alabarle ^ y digo y que fon pocos to- 
dos miselogioi; para Iqs que él m/creoe. Pues di^me, 
j)ecadpr de mí » le replicó el Maeílro Prudencio ; no 
bada la primera xdáufula para calificar al autor de 
un pobre botarate; Señores , ejlamas en Jaca ^ 6 en la 
ialónál Todo erchiíle de ^^a pueril y ridicula en--- 
tf adilla confine ^ ¡en que es muy parecida á aquélla 
.vulgaridad d6 chimepea y bodegob 9 Señores , e/?^- 
mas ücf/ií Q^cn J^ai txÁr^TK^ por Dios» qué. arranqué 
tan opprtUBO para dar principio á una Oración Sagra- 
lia y en un Teatro tan ferio ! Vamos adelante ; pero 
quién duda eftamos en ¡a Gloria y ejlando fn Jaca ? Por- 
gué /¡ el filio de la Gloria es el Cielo y hay es un Cielo efie 
fiiio \ puede haber recruecdnillos roas iníulíps ni palo^ 
teado de voces mas infiíbílancial? 
\ 3. Y cómo probará , que k Iglefia de Jaca íe 
equivoca con el Cielo ? Valiéndoíe de un embrollo 
de embiíoUós » . fio atar ni defatar, y coñfundiendd 
ú Cielo niaterial con la. Gtoriá ,. como i ¡él le pa- 
rece qiqe te :viene mas á CMeoso^ Dice ^ que es un 
Gelo ac^uella iglefia » lo primero y porque la Gloría 
ib llama Igléfia Triun^te, y .es Jglefiá Tríun£inte 
la de Jaca , porque en el íitio que ocupa fe ganó 
i^a ví^ríacontt^ los Mor0S)i-y;def4e entonces íe 
Uáfnó^/ Camfo 4^ la F^i3otia. Pqr eíla cuenta um*^ 
bieQ la ^imofa^ Mezquita de Damafco fe/ pudiera lla- 
mar Mezquita triunfante , pues en ella ganaron los 
moros ; una yidoría contra los Chriftianos } defpropo- 
fito lidÍQiilb y ei^avag^ote ^^^Qicipii :,de : I9 .Jgleíia 
Triuní^it^ 1} Qüet) dó ?jí^ Á§aiSi .i^| mi V^Vque Hubieíe 
Itdo.Qang^: 4¿ .b€|í^>/ii.i^^^^ dfs ios pantos 

que^la.$DippoQeLty%^pi&.i^^e tr^mi^^ allí de I9 que 



' mi, O A MTP A í A S. L 1 B¿ i 1 1.1 : " 40} 

peinaron iicá¿ Y no. ha dexado xle jcaerme !ini^ eh 
gracia í qlie .paca prohar la trivialífima ^imlgaridadi 
de que .el Cklo fe Uama Iglcfia Tr'mwfanic embarra 
la margen con una prolixa cita de Silveyra^ noíamdn 
el tomo ). ellib.ro. S él capitulo , la exp«ficicn y el 
número^ muy parepido al otro tontarrón' de Predit 
cador 9 <jue decía : Humilitas llama profundamente mi 
Padre Sun Bernardo a la humildad^ . como lo putdé noi' 
tar el curiojo en fui Libros de Coafideracion 4il PapéL 
£ugenio¿ t 

4. La feguada prueba de que la tg^efiá» dé Jaca ; es 
un Cielo es » porque el Sal es Proficiente :del CieV 
lo, al SaI le llaman Mitra IdsPer^s.; el dosádlio 
del Sol es el íigno de León ,. y el Señor Obiípo ^de 
Jaca tiene Mitra, y ua León por Eícudo de Arma^ | 
por efla regla y mas Cielos hay de texas abaxó y qu« 
de texas arriba » porque de\texas arriba folo^ íe. cuen^ 
tan once^ y dea podrimos rcootanmas de o4ce< mít^ 
fiendo cofa, averiguada j qiie codasr las Igíefías Cate^k 
drales tienen' Ofairpo ; todos los lObifpos tienda Mi^ 
tra , y ii el Perfa llama Mitra ál Sol ^ tenemos acá 
abaxo tastos Solesi como Qbiíposly. y tantos Cielos 
como Iglefiaa Catedrales;: Vamos: claro? ^ que la prue* 
ba es ingeniofa , íutil y tdrnunaiite ^ y quA nos querrá 
decir el Padre Dodor Predicador:^ en que el Signa 
de León es, el domicilio del SoH Si quiere decir , que 
aquella es fu cafa propia ó .alquilada donde vive 
de afiento , que . eíb ríignifica domicilio , es un úeC- 
propófito de que fe reirá qualquiera Ventero , que 
tenga «n el portal de la' Venta , junto al papel ede Ja 
tafa , un miferable almanak. Si le llama domicilio deí 
Sol , porque eñe brillante poíMon del Cielo ^ tti ík 
jornada anual , hace mailíion por algunos dias en U^ 
Venta 6 en la Caía imaginaria de eíie Signo y para 
dar cebada de luz á fiis Caballos : tan domicilio ád 

Eee ij 



404 HlÍTbRi:A'Dí Pr. (jtULVVmr'Ó 

Sol es el figno de Cabra , coma el Cgno úe í^&n % 
y'qualquiera^e los ocre» í once figitós;, dpnde det 
canfe eñe Planeta / tieiie el mifino derecho- p6rá llamaría 
ílí domicilio.. ' 

I- ^. Tercera prueba. La Igleíia d^e Jaca es Cielo ; 
porque el Cielo^ fe (llama Tia/^ , y 'Qtrtaria dice i 
que tiene dos" puertas con dos llaves : I>a& Armas- da 
]a Catedral de ^ J,aca fon dos Líaves y- ^tuiá Tia*^ 
xa;' pues aquí ,. qué te^iemos^ c[ue> {lacer^ para decía- 
rarla por Cielo con autoridad de Cartario > pobre mo- 
nigote 1 Todifr.ks Igiefias que 'nor'ttj^n;r£rcudo .de 
Arnkai.^artfcularv^ ufan el de ia igleík de Roma^'qoe 
csimoL Tiai::a cen .dos^Llav^s V^n íignifítkcSníá de íii 
jorifeücción a poteftad . Efpiritúal . y temporab , y 
para íignifícar ' dialias Igiefias particulares ; que na 
tiesep otrorPatrono' que al PonHficei, y que fon d(| 
la Gomumoil Católica i(^iApoft<^íca/,' jR!¿man«.. Pu¿9 
étth >: que por/ 'eílai Tazón tamo derecho*: tiene a £sií 
Cielo la ¿^ pobre^ Igleíi^ Ru^ii: ^'coino'i i:i Cace* 
dral de Jaca ^ y qíieda: muy 'lucidq'iel Padre Dodor 
con fu impertipentí? cita de Carearlo. Péfo^ondp eftá 
más '. donoíbf esven« las otra j tres'^raMnéá de^congruea«^ 
cia p ^qué sñadp y pira^ queV lat . Iglefia \deb; Jata tengs» 
hs mifmas Arpiaf ^ que lar de 3aiii P^dro en , Roma , 
Cabera de todas «las igleíiái. "Dice^ que. áílá- ferá , 
¿ porqué ni /a Caha^a^deí OrBcy Rx)^rniLy ¡medc ghriar/h 
de mayor noble\a^..ifueida iirifigneuCatedtal .de Jacte 
(hicieron bien en no^ dexarlie i lppedicar^>eíle Sermón, 
porque tengo/ por cierto , que^folo ^pqr eftatpropofi-^ 
cion j aquel Ilaftre y* cuéfd& Cabiida; le «hubiera 
* fechado el órgano , los perreros , y aun los perros ) j 
Q porque parece debía ejiar Ia£aie\a de la iglejla en 
laca , a no haberla colocado San Pedro en Roma (. ya' 
efcampa y Uovian necedades ) ,^ó pofque el Cieh^ 
kfrmofa República de tanto brillante \afiro\ csfblacoB.-^ 



' ffÉ Campabas. Lib. HL 4^5 
digna imagen de Caiñldo tan refpeiofo. ( Y fuponien- 
do j que fu. Cartario thábla del Cielo formal > que e8 
la Gloria ^ porque de efta dice , ^ue tiene. dos puertas 
con dos llaves \ afirmar*" que la Gloria folo es condi^ 
gna imagen de la Iglefia de Jaca i no : merece una co- 
roza y una penca , ó á lo menos menos un birrete * 
colorado?) ) 

6. Déxolo^ que no tengo ya . paciencia- para leer 
ttnta farta de defpropófitos j y efte Sermón fe im- 
primió 5 y en fu elogio . fe q^mpuíiecoa décimas , 
o¿tavas y fonetos ; y el buen Cura de Jaquetilln 
^ de JacWilla fe le preféntá por mbdélo « Jos Pre- 
dicadores de Santa Orofia ; y í el Padre Ffedicadcfr 
alaba tanto efte Sermón ! Lo dicho dicho ^ Padre MaeC- 
tro , refpondió el Predicador, le alabo y 1§ alabaré;, 
porque fí todos los Sermones ie , hubieran \ de «exámfc- 
nnr coneía proUxidad, y fi en fellds feJaubjtera de re- 
parar en dfas menudencias , allá.iba á rodsu* toiida I» 
gala y toda la . Valentía del pulpito .; «qué ^ gala lü 
qué valentía de mis pecados ! exclamó el Maefti;o 
Prudencio j es gala el decir tantos difparates cómo 
palabras v' es valentía ^ el pronunciar!; á: cada paíb Jte- 
'reg4asv blasfemias ó^níccedades ? Y- djgamd, P. Fv\ 
Blas ; qué tiene que hacer nada de eílo con las hejroy- 
cas virtudes de Santa Oroíia , con el poder de fu pa- 
trocinio , ni con la imitación de fus exemplos , que 
fon los tres únicos fines y que puede y debe propo* 
cfierfe éii fu Panegírico un Sagrado Orador ; . que 
-conducirá para la grandeza de la Santa , que el Sol 
.entre por el mes de Junio en el figho de Cáncer, lú 
que efte figno fe componga de nueve eftrellas ^ las 
quales 9 en fentir de nueftro. Reverendííimo Orador, 
réprefentan los nueve Senadores ,-ó los. nueve .Regi- 
dores que conftituyen el Ayuntamiento . de aquella 
^Duftfífima. Ciudad }• y q^ fabemos; fi eila íe daiá. ,por 



4c6 Historia de Fr. GERüíforto 

ofendida , de que para fu elogió hubíefe bu&adó m 
•simbolo encancerado , que' cierto la bace. po^ifima 
merced! Y qué tendrá que ver el martirio de Santa 
-Oroíia ) con que en las Éilrellas haya machos y hem- 
bras i difparate de á quintal , de que debiera reirfe el 
^Padré Maeílro , aunque Je leyera, ^ .to4o5 los libn>« 
de la Biblioteca Bizantina , quantó mas en las Tau- 
lolbgias de VilUrroel , y no tra«r k colación en el 
pulpito , para que el Auditorio Imaginaré , que la^ 
«ftrelias procreaban y. fe propinaban por vi^ de ge- 

'nCTaciwi? ' ' 

7. Padre Máeftco, replicó el Predicador Fray Blas» 
'Ji&gafe Vj Paternidad cai^o , de que todo efo fe dice 
^n la falutacion , la qual & deílina únicamente para 
•tocar las circunftancias , y no tiene conexión con el 
cuerpo del Sermón , que es donde correfpónde el elo- 
gio del Santo 6 de la Santa. Téngafe , Padre Pr«-^ 
dicador , repufo con alguna viveía.el Maeftro Pru- 
dencio, efo es decir > que la cabeza no ha de te- 
ner conexión con. el. cuerpo } que el principio no 
la ha de tener con el medio, ni con el, fin i y qtte 
el cimiento ha de ir por ui lado y el edificio por 
otro i la falutacion es parte del Sermón, ó no lo 
es? Sin¿ io es ; para qué fe gafta el tiempo en ella ? 
Si lo es , por qué no ha de tener conexión , 6rdea 
y trabazón eon todo lo demás } y en dónde ha leido 
el Padre Predicador , que la falutacioin ó el exordio 
de los Sermones fe. hizo para lifonjear á los Cabildos, 
para difparatar á cofta de los Mayordomos , para engajB- 
tar á los auditorios , para pafearfe por los retablos ^ 
para correr toros y novillos , para tocar el fon á las 
danzas , y para otras mil necedades, é impertinencias 
como eftas, de que ie vén ateftadas las mas de las 
íálutaciones ?' - • 

¿8. Yo nó í^ , Padre Maeftro » fi lo he leido ó no I0 



i>E CaMpaías; Lib; II I. 407 

hé leído 9 refpondiá €l fatísíechífimo Fray Blas i folo 
féj que lo que fe u& no le excuía y que efe es et 
eíÚIo general de Efpaoa , y que i los Oradores íe 
nos encarga/ eñar al ufo , fegun aquella reglecita , que 
faben haíl^ los niiios : Orator patrid dodum nefpreverh 
nfum. Bien; fexonoce , replicó el Ma^ro , qpue el Pa- 
dre Predicador entiende todas las cofas n« mas que por 
el fonidóy y de efa manera no es de admirar^ qü^ A>r- - 
me tan extrañas ideas de ellas» Lo primero , efa regla 
no fe hizo para los que UatHamos OradtfreS' 6 Predi* 
cadores , finó para aquellos que hablan 6 proftunciaíi 
el latin en^ pro& , la qual íe Úsívaz Oración ^ fztti diíiin« 
guiríadelverfo. A eftos fe les previene i* que qüando 
encontraren algún acento , que en verfo no tiene cahtÍ4 
dad fíxa ó determinada de breve ó larga, finó que 
unas veces fe pronuncia largo y otras breve , en proík 
le pronuncien fiempre cerno acoílumbran ' lo% iñtelii^ 
gentes y eruditos de íu país , y que no prefumiáa ha^ 
cerfe ílágulares, deípreciando efa codumbre^ Lo íe« 
gundo , aunque la regla hablara cotí los que llama* 
mos Oradores > que fon los Predicadores ^ tampocoi 
favorecería íu intento:, porque, no di<}<r ér^ encarga ^' 
que el Predicador figna y no defprecie qúalquiera ufo ,; 
linó el ufo doflo , aoclum ne f prevé rit nfum y efté es ^ 
el arreglado y el pueílo en razón y el que acoíbmbran: 
los hombres univerfalmente reputados por. dódoi^ y. 
por 'inteligentes en k facultad; EfÜe- es el que pro^- 
píamente te llama ufo y qué los demás ion .abuíbs y 
corruptelas. Pues ahora , feñáleme un íolo Orador d^ 
Eípaña y de eftos que la gente cuerda tiene por Verda* 
deros Oradores y y nó por Orates ; de eílos y que no 
los hnícan para títeres de los pulpitos y y para do<» 
mingiüilloside laá feílividades ; de eflos que- logran 
y merecen general reputación de hombres fabiós y cuL 
tos^ bien iqílruidos y circunípedos^\fed41eme ^ vuela 



4o8 HisíaRiA toE Fr. i&EiiüNixio 
. vo á decir , uno Iblo de eílos , que íiga eíe mal ufo ¡ 
que, no le deíprecie , que no le abomine, que no íe 
compadezca de los que le pra£bican y. le aplauden , 6 
que no haga burla de los unos y de los otros , y defpues 
hablaremos^ 

9. Por el contrarió ^ yo eftoy prontot k monflxarle 
muchos Sermones impreíos y. manufcritos dé iüfignes 
Oradores modernos de nueftra Eípaña , que habiendo 
predicado las mifmas feftividades y. con las mifmas 
ilapia^as circunñancias y íbbre las quales bobearon y 
desbarraron fin tino otros Predicadores, que. los pns^ 
cediei'on y ^ellos ó las defpreciaroñ todas con gene« 
roíidad ^ í)n. tomarlas íiquiera en boca , ó íi las to-^ 
carón fué con ün ayre de burla y de defprecio ^ 
>que hizo yifible y aun . riíible íl todo el auditorio 
ia ridiculez 4e tña coílumbré* Algunos Sermones de 
tñós tengo '^ la Celda y pero por cafuaiidad traxe 
conmigo uno y .cuya falutacion le he de leer y que quie« 
ra que no quiera , y aqui le tengo debaxo del atril | 
porque eñaba en ánimo de leérfele .^ Fray Gerundio. 
£1 Padre Predicador debe ; oiría cc[ía panicular cari- 
ño, por j lo qye;:re>toca ea^tlla d^ íiiiSanto S. Blas, 
de quien \íe hace también ;paiticuíar circunílancia. Es 
la faktacion de un Sermón ^ que fe predicó á la Pu« 
rijBcacioii de nuedra Señora en el dia de San Blas , 
y. en la Jglefia de los Nidos de la Dodrina de Vallado- 
Ud ,; cuya Ciudad es fií Patrona, .-juntamente con la 
Eeal Congregación de la Mifericordia^. Todas eftas te- 
clas dicen 3 x{Uf fe han de tocar , y. el Predicador de 
quien voy hablando todas las tocó , pero de una ma- 
nera y que debia llenar de provechofa vergüenza á to« 
dos los 1 que. las tañeil. Defpues de hacer reflexión^ á 
que en el Ndi(ierio de la Purificación la Virgen hizo á« 
Dios dos grandes facrifícios , el primero el de la re* 
putaciop ó concepto jde fu Virginidad,^ pues íe pu« 

rifico I 



• D B G A M'P AI A-8. LlB. -Itl^ ' . 4Q9 
Hfic¿, como ñ necefítara' de purifícarfe ; el /«gundb 
el de fu Unigénito Hijo;, pues fe le ofreció acpieldia al 
Eterno Padre > con pleno conocimiento de todo aquel- ; 
-io'> par^ <]u¡é íjb jle ofrecia; y defpues.de reflexionar 
coJQ juicio, cojt. fodidez y con piedad ,. que ea eftos 
dos grandes, facrificios padeció quac»>; podía padecer 
cooóo. Wr^gni.f (somo Maidr? , concluyó , que de 
qualquiera maner? que fe confiderafe el MiÁécío » 

• íé debía conyemr, .en que el . Mifteñó de la P^riíi- 
-CMioa de la yirgen « era el Mifterio de.fii dolorofa 

Pafi<}n. YpropKeílo ede :dcvotifimo< aJdmto , pro%uiá 
■ de :eíhi manera i 

lom Ptte< ahora ) hablemos ^ preocupación,,/ 

» dücurramod con íerenidad { ferá bien parecido , que 
.» eik un. Sermón tan (eño como el de la Pailón de 

» la Vitgen^y.me'deye yo ^|;var.rde- la frafion cíe la 
D vanidad V acomodándome , cOD upa vfjt|;onzosiíiqu 

» coftumbre., qw..lA introdvcMo la total ignorancia 

• o de ..lo que ereioc^neia'.verdadeíai Será bien que 
: »- por! no parecer ménot- que otrps , haga traición k 

» mi iagrado nimfteiio > piMi elrefpeto á efe gran 
» Dios Sáciameittado , ,en . cuya preíencia eftoy , pro- 
.» jfiúie. la- Cátedra éel ETptítu, Santo ^ y piíáica- 
» :mentfe me biuie-de .tm'Auditptio^tan nt^meroío , tan 
» grave , tan piadoíb , tan doAo , tan acreedor k todo 
I» mi ttfpetor y á toda mi YeBfracionr i y no haría 
» ya todo eftoi, fi pm^cafe Ip quf altamente abo- 

. » mine , lo ijue.aboi&inan- todas la^ denas Naciones 
t» del mundo » y lo que' no ce&n. di; Úo^ar con láyimat 
» de íangrt , quantos hombres de verdadero juicio jr 

• » de verdadera critica hay en la aué%a ? 

• XI. » Llamado y traido. aquí pop; la Real, por 
«» la gravífíma , por la piadocífima jCongre^pipn 
,».ór Cofiradia de la M^ferícordia hipara predicar del 
» cierno, deldolcicoí^ ^ del ^nilni^vo MiíUño de 

Tom.I. - fff 



"4tp ' H ts T Olí I A b'E F k; 6 e áH; N 1 

'fi IsPurifícacíoii de la -Virgen f im S(ercnon ^jiio :cfe 

-» un Orador Chiiítiano í rio. haría yotoókylo dicho» 

[» fi en el Sermón ó' en el Exordio me éntreco?ieíé 

a puerilmente en_ Hacer > áíonto de hi a^ímz Cofra- 

» día 4 y del' titulo qué da itizion de' ÍU mifericordioiíb 

» inftitüto i ñ levántale fíg^ fobre lar' acttdent^l- 

'»' fima cir^ftaiicia.) de que la fieAa'n^ 'fe celebre 

'1» ei; él día propio, íinó en el %úiénte) dedicado 

» á San Blas Obifpo de- Sebáfte, y át qne fe ce- 

!» lebre tm ün^ Basílica confagradáí también-^ fnifino 

*» Santo 'Prelado* 'y 'Mártir ;»fl'feíliíi^nte^hiciefe 

IX miíjterío de la educación de efos Ni^:>f de* la Dóc- 

''# trina", ; qué * éílíf» éñ ' priiüér • kfgar al - amparo de la 

-» Virgen y^ de San* 'Blaí j y dcfpues) baxo la - carita- 

'*r tiva protección' de' efta noble 'y :leal. Ciudad , y 

^» .de éñz KeÜ C^frádí^^í fiOi me dirtts „qn4jCorfnekíon 

V tienen coh' la Pltiifí<í&ci<m>de'ls 'V:írgeiii y úiíai cir- 

^'» cünftancías ' íaA diájáñVé^ ¿Ú Miíterfo ,f-yrf. tan fitera 

'» del afunto' ;■ -puedie li^biér te3|Xo'aen.'Ia>^^g{adá £í^ 

S> entuba,, -qué tas '^é> ni ilas coropT«he8da /finó qiie 

'» fea defatándi»-dé' Iktligar'al inirfflottfexta', arraí^ 

*» trándbíe- i:lor los [cftbélloS'^ < víotemándoie yr profií. 

))- nán.dble(, coñti>6-lc^-qu€[ tan:-&veirámcntei.tio»i<ÍBíene 

')» prohibido "á les* Pri^cádores y^^ 'todos bi Santa 

V'I^iefia?- - • ■-- ■;•• ..'=-•• ■'■ 

ii. » ^ yo qiH^et^ haiífir tila conjo regblannente 
í> f^ eíHláj no feria üiat^bóCa may '&dk pzrt^nd ?'Para 
'» xmir 'la-'PuFiíiéációri' <eon''ia(ldiíaieoitli;^,( folo cea 
» prevenii^i^üeeil&'figíia: fe llafl}ó' buiguañocnoel-éii 'Ja 
i» Iglefia Latina ^/}^todévl[á fe> llama. l^y «n la' ^efia 
» Grie^ia Piefiaddi'ÉHtueaífO'i-^vetúa davado» el tex- 
» 'tecitb éemifincordiá f-^ "ÓverítUs i)hviaverunt fibi ^ üf 
')» liértrhfe ai éncúéfftí^'la ^mifefiCQrdia y la 'vendad, 
» pero vendfia'tlaVadó con tóda' propiedad , ejftae», 
» ^aladrado dé^pái^ i parte. <^»a ta- oírcuníl&QCÍa ée 



1} el^Jg^ieii&e. »- no tenia .ique .falir d^T j^ajigeliQ del . 
» día. ; OKérvaiia el m^do con .que- Í4 ¡ei^li^a. et 
N Ev^ngelift^ ; Ppfi,quaniimjfletirfantl4iefj,:4e^*i^M}i9( 
«fe. «}i(o)}JÁ^ro<i W 4ias jdf la;. Pq|iJica90A> Net^rf^ 
» .Qpn . ¡B}Vich9S' rfsp^flcaniUas^'que e| Ey^ag^mH^ .na 
» dice > ^^/)<^^/e.Q^IQpJ^áro^y, linó ^e/pats^rteSe cfimtt 
» p^érpQ, ^^qiíankimpUafütUt y.con^UiiLtia mu/fan 
» tisfecho de mi trabajo , que efta p^opoficion nQ: fií 
» verifica rígorofamfente eix el dia tn f^, fe cumplfn^ 
u.finó en el diia deípu^s. . Y, cciQ0gMÍen|eii|e^t0 , qtm 
]> f\ dia pro¡4o de celebrar eíia :lie^ , ■ es 9qtif 1 en 
» q^e la celebra,, efta Hfsal .CofrsMUa .} pero eilo' qui 
n vendría á/ér en concluíion ? Qtterer corregir la pUnji 
» á la Santa Iglefia , y merecer que me qjuitafea 1« 
M.licef^ia. de' predican , « 

i|. 1^ Para baper que San BIps bicieíe papel «^ eí 
» Mi^^o ,de lii 'Purificación , no me fobr^ria otr» 
1^ C9Í»., -que materiales.,: aunque tales ferian ellos 1 puiew 
» no eftaba ^.bi el Santo Viejo Simeón , k quien jntir 
» cbos Mc0f^ Sacerdote. j y aun algunos quieren que 
Nt.ifaeib Ppiíti&^e ? Con.hacer ¿uno. figura ^ rt^rcr 
^ «({fc^tdeipn • 4tt otrq ,, «eilab» (odp ajaftadi). Si me 
' ttcrepUcafep^cque eílo. 119 pqdia ier ,' porque San Blas 
« «s ^¡of^ia (;0ntra h\ efpioas , y.jSitpfoa eiijelniiifno 
u Mift^Q clavó tá la .Virgen una, qi}e la penetró 
I» hafta :^1 abna , y la dur^ toda 1? yida .; dirift lo pri< • 
t JD^ , ique. no >^: lp:;müfcnct. eípiíi^ ;<pie erp4da> f 
1* flué Si^on Mié dt tfta y nd 4Pí ígUeUi.f; <gri4 
» ío'&gumW ). qae> h^y «ípioas que atragánta^j y.<^vr 
• ntsqu^.yivi^cm) efpidas qu0 fe.atraviefan.^iy e^ 
p ñas que qqs . libjsrtan ; y.piíf^i probar jeitos, retituer 
» €BmUo$.,citarÍ9.ci^ textos ,d^ t^timas apetecibles., 
», que folft qie coíWrÍ?i.Íl.tri^»Ío.^Íf ¡abrir y traíW 
» dar las Concordancias » y en vez de Salutación 6^ 

Fffij 



'41* HíffTOáí a' Bt'Pie. <?i:ftuNttió 

jr de 'Exordio , prédkzñk un hcárf. Pero finó toe 
» parecide acQmodáx* ^á '^án Blas por efte cdliimo i^ 
» á la mano tenia otro j' no dice orneen ^ que ha« 
ú biéfido viflo al Niña Dios 9 vi6 al que era la fa« 
» lud de íii Pueblo? Quikhtideruni^ócúli mei fitiuiare 
* mam i iSan Blas no fué Médico dé Prafófion ántet 
» de íer Obiípq? Piíes cph Medica;- coa íkiud y coa 
D Pueblo enferdia j qué bulltf ^ ifaé gira y qué zambra 
» no podía traer 2 

14. » £1 Patronato de la Ciudad , y la piadofa pro- 
» teccion con que ampara h e(h>s Niños défampara* 
» dos f eftdba acomodado con k mayor fecilidad del 
a» mundo. Tenia mas que recurrir á aquella Ciudad 
» Santa del Apocálipíi ^ que el refiígio de los que 
» predican pcnr afonancia &^ no : más que por el fonio- 
y> nete, y decir , que yo eftaba ahora vien^ eñ rea- 
» lidad lo ique San Juan no habia vifto mas que en 
» figura j porque aquella Gudad no era más que re- 
>v prefentacion de efta, con la ' diferencia de que vi 
9> tanto de la Una á la otra , quanto va de lo vivo 
i> h lo pintado^. Y para probar efte disparate con 
i> otro mayor ^ habia' más qiie decir ^^i^te^aquellaCiu- 
%k dad y én féntir ^e muchos Expofitbres ^ repreíentsiba 
3¡> á la Tanta Ciudad de Jeruí&lenf; y iiacielido nHMo^ 
» ria y át' que el Niño j6Jus fe pertBé en Jenáattti ,; 
» y que efos Niños de la Do^rína fé ganan en Vai- 
» ladolid , preguntar en tono enfático' y mifteríefe } 
j^ quál ferá Ciudad mas Santa > dmréUft eil donde haftx 
i» el Niño Mus (k pierde ^ & aquélla éh donde^ íe ga« 
i> naü loi^ qüe'noíonNüioS hCú&i I E^o no féría mas 
» ^que; una pregunta «ftaAdalofa , c6n íii • faiiorete de 
3» blasfema j pero faltarían ignorantes y que la oyeíen 
» con la boca abierta, y que al acabar el Sermón 
n tyc^iükúw^ Bfie si 



V. Él E Campaba'»; LirIIL . 4í% 

i que es hombre $ efto si que es pi^dicar i no hay 
» hombre que predique como eíle ! 

15. » Valga la verdad ^ feñores; no es efte el mo*! 
• do mas común , coa que fe ajuñan eílas que íe 
» llaman circunfhncUs \ y no es coía vergonzoía aju^ 
» tarlas de efte modo; pero por ventura íe puedea 
» acomodar de' otra manera; y ha de haber valor ^ 
n no digo en un Otador Chriftiano ^ finó, en un hooH 
» bre dé juicio ^ en un fugeto de mediana literatura 
» para hacerlo ^ ni en un Auditorio cuerdo ^ capaz ^ 
» culto y difcreto para aplaudirlo? No lo creo. De 
i) mi íé decir / que hecha eíla falva de una vez para 
» fiempre , encárgiienme el Sermón, que me encar^* 
)> gareú , nunca haré el mas leve aprecio de otras cir- 
» cunílancias , que de aquellas / que tuvieren una pro* 
)» porción natural y fólida , 6 con el miílerio , 6 
i^ con el afunto. V. gh .la prefencia de Chriño Sa- 
» crameqtado para íqlenuiizar la Purificación dq ili 
» Safltífíma Madre, tiene una naturalifimá correípon* 
D dencia con el afunto y con el myfieño. Con el 
» afimto 9 porque eñe fe reduce á repreientar lo que 
» la Virgen padeció en el Miílerio. Con el Mifterio , 
» porque una de J fus principales, partes filé el facri- 
» ficio que hizo la Virgen en ofrecer á fu Hijo, 
» para que padedeíe lo qiie padeció, por los hom-* 
» bres j y en efla voluntaria oferta confíílió todo lo 
» que en la Purificación padeció la Virgen como Ma«- 
I» dre.'Pues ahora reí Sacramento es memoria i de la 
V Vz^on áeChxiño i Remlitur memo^^^ cjüsi 

» la Purificación también es recuerdo de ella } con fola 
te efta diferencia ^ que en el Sacramento fe hace me- 
» moría de lo que Chrifio padeció ; en h Purifica- 
9) cion de lo que habia de padecer. La Pafion de la 
» Madre en el Templo de Jerufalen , no fué^ otra , .que 
«> la Pafion del Hijo' en el Monte Calvarioj pues qu¿ 



» cqfat Qas. natural ^ni maíii pfop9i$íonadii ).7<|ue el 
» que eílé á la viíla el moouacienro oiag. Sagr^4o..cl^ 
» la IPaüon del Hijo , en el día en que ie hace me- 
i> morria de. la Paíion de la M^dre ? De^ efi^, voy á 
» predicar i implorando la aüiteacia . de; Isi • jpivÍQ9 
» Gracia. Ave María. * . . , . . . » . , 

1 6. Mire ahora el Padre PredicadQr j;jfi.l)ay en Ef- 
paña . quien haga jufticia > y fi : Éilta quiep ía^^ la 
cfpada de recio contca eft, pueril .¿ ignomnttfitto 
ufo que ^me cita. Y ha de (aber \ .que éíla Saluta-^. 
cionfuéoida con tanto aplauib del nuij^ereíb y ef- 
cogido auditorio.^ en ci^a pr<eíencia ie píedip4 9 que 
aun aquellos mifmos « que por inadvertencia d por 
falta de valor eftaban comprehendidcísen lo. que ella 
abominaba y reprehendía \ faliéroa tan convencidos 
de íii error ^ que íe depian unos á otros ^ lo que 
Menage y Balzac 1 dos celebres Efi^jitores Fraoce- 
íes V fe dixeron miküamente al acabarle la primera 
reprefentacion de la famofa Comedia de Moliera ^ inr 
titulada : Las Prcciofas ridiculas ^ .eil..que. con inimir 
table gracia . fe biza burla del t^hi^ n}e^6rico y 
figurado , que por entóncei íe e(tilaba ¿o lironda ¿ 
Moliere ( fe dixeron el :uÓ0 al otro ) :Heruí ^fohr^a ra^ 
\on j ha hecho una critica juiciofa^ \ dcilicad^ , y4</^ y 
tan convincente / que.no tiene réffil^ay.dc aqiti ndeéiu* 
te ^ . Monfieur j es menejler que ahominemo$ lo que ccít^ 
irabamos y y celebremos lo, que aborreciafHos. Con tíéc- 
to, aljguaos de los Predicadores: ^ qtie oyéroa eíb 
falutaaon, y. que. antes ie.dexabaa llevar de lá corr 
tiente /avergonzados de. si miímos » deípreciartm de£^ 
puesfdicha mala coífavnbre, y comenzaron á predicar 
con rolidez:^ con piedad y con juicio » fin que por efe 
fe le^ difminuyefe eUféquito , antes conocidamente creció 
la e^imacion y el aplaüfo. 

Ar7t ^97 4óciles eran eios. Reverendos, Pádrts « 



^ ^4> * ro?» <2 Á M r A « Á S. B I* III; 4í 5 

i^ípQttdió. can fií f>oco de ayirecillo írdoico <el Padre 
Fray Blas » fi ei que eran Reügiofos 9 ó muy blani- 
dús de cotzzon eran ftis -mercedes fí ilrérón fegla* 
res.. De mí f¿ dedr , que . no me ha convertido la Sz^ 
lutadon : t^n. empedernido eftoy como todo eíb ; 
porque ' aunque parece que faaben fuerza íiis razo* 
né$ j .k\ mí me hace mayor íuerzaí la prádicá ton-' 
traria de tantos Predicadores iníignes como ia ufan ^ 
y Cobre todo el aplauíb con que- celebran los au* 
. dítonos el .to^ue y retoque de las drcumñanciat ^ 
enÍQiaixio la experiencia , que como tña$ íe toquen 
bie¿ ó mal t aunqoe lo . reliante del Sermoa vaya 
pbr donde fe k antojare. al Predicador ^ fiémpre es 
cdebradó i y al* contrarió , como aquellas no íe za- 
randeen y bien puede el Predicador .decir divinidades » 
que/ el ^dicpi'io fe cpiedard&ió ^ tiénele por' boto , y 
; le, dan la liukíófíxa del' Sermón k regaña^dientes y de 
'mala gana. ' * 5 f 

iS. Ni me -diga V. Pateirmdad , que ^fte es mal 
gufto del vulgo 9 y' errada opinión de los que no lo 
entiendenl' Maeílrazós y. muy Maeílrazós ¿(lán en 
eLmiíino difiámea , j nó quiero mas prueba j que efe 
miíino Sermón de &iiitá Oroíia ^ qiie tan en defgra- 
cia de V. Paternidad ha caido; Tres Aprd^aciones 
tiene de tres Maeftros' conocidos y baílantemente ce- 
lebrados 9 uno Dominico ^ otro Jefuita » y el tercero 
dé la miíma Orden del Autor que compufa y no 
predicó el SermóUé Lea V. Paternidad los ddcaretti- 
'• dos elogios que le dan todos tres I y los dos priinie. 
ros eípecifíca y nombradamente por el toque de las 
circunílancias /y dígame deípues, íi escoía de vuJgo ^ 
del populacho y de ignorames el aplaudir que fe haga 
cafo de ellas. . \ 

19. Mire , Padre Pvedic^or , repuío el Maeíh-oPnt* 
* dencio ^' con forña y con cachaza , una piezá^me-ha 



14^6 BTi'sToiíiA i)« FRv6£iiirii»io . 

movido « íóbn lá qual tendría ipie hablan:; arlgunas'hi»- 
ras y ñ fuera ocaíion y tiempo ^ aunque baftances 

• han hablado ya mucho , y bien acerca úe ella. Efta 

* es la impropia y extravagantífíma cóíiumbre , in« 
. troducida en Eípaña y en Portugal ,' pero eícamé* 
. cida generalmente d^ las demás Naciones , de que las 
' 'Cenfuras de los libros , y aun de los mas miíerables 
; Folletos > fe conviertan en inmoderados Paneetricos 

de fus autores > (iendo asi ^ que á Cenfor tolo le 
, toca decir breve y fenciilamente , íi el Libro 6 él 
Papel contienen ó no contienen algo contra las Prag- 
máticas y Leyes Reales I 6 cbntrá la pureza de la 
Fé y buenas coílumbrés ^ ' íegun fuete el Tribunal , 
que le comete la infpeccion ^ ó que le deípacha la 
remiüva : Digo j que no es ahora ocafion ni opor- 
> tunidad de cenfurar. á los Cenfores ^ pórcpie fe va 
haciendo tarde , y fe paíará la cena; íblo le digo » 
que en eías mifmas Aprobaciones que me cita ^ ó 70 
foy muy maliciofo I ó la del Maeílro Jefuita es muy 
bellaca , y harto ferá ^ que bien entendida no fa 
una delicada fátira contra los deíaciertos del Sermón 
en todas íus partes. A mi á lo menos me da no fe qué 
tufo f de que el Padrecito dró á echarfe fíiera de alabar 
dicho Sermón ^ y á 16 menos es derto ^ que por íu 
miíma coniefion declara repeddas veces i que ¿1 nada 
üprucbi ni alaba. 

20. Supónefe el bellacuelo muy de la iamüía 7 

muy de la Caía ó de la Orden del Autor : y aGén- 

dofe fiíertemente^ del aldabón de lauda te alienas , que 

a conftruye ^ alábete tí extraño ^ dice una vez , que 

, no debe admitir el empleo de Aprobante \ dice otra ^ que 

, cuenta por una de fus mayores dichas el no poder ala* 

bar aquel Sermón y dice la tercera , que ¿I es muy de 

.cctfa para metcrje en alabarlo ; dice laquarta» hablando 

;4cteim¡nadpmente de las circunílancias ^ que a ¿I no le 

toca. 



'Dcir C A*f1>Jif AS. LiB. IIl::* 417. 
taca v^Ubmrh^\ dice la quinta ^ que los ' elogios caerán '. 
mejor en qualquiera otra, éóca , que en iafuya ; y finalmente 1 
dice Ja fexta \. (pie aun por lo que toca al buen guflo: del 
Caballero i q¡i€ da a la frenfa el Sermón.^ 'Jera máyorl 
eonfeqüencia i^ o a lo menos no dexará de fer mayor ^cone-^ 
fanta , déxan toda- la acción de elogiarle a les- de 'fuéta i: 
laudet te alienas : O yo íby ufi porro y!irw« entienda 
palabra de ironías , ó el. tal Cénfor .es.un grandííi^* 
mo bellaco. Todo fu empeño es eciiar él cueiipo &er» 
del afuntD ^ huir ^ la dificultad , y decir con gracia 
y con picarefca ^ que alaben otros lo que' él no pue^ 
de; ni ^bé alabar. Y mas , que he. llegado á mali-r 
ciar : ( Dips rae píerdone el juicio temerario ) , . qát en 
aquella tayníada conftruccion , que da al laudet te alic^ 
ñus , alábete el 'extraño ^ por la palabra, extraño no en- 
tiende :él predfamente ^ k los que no::fueren tan de 
caí^¡ Ó' en 0I 'efe¿^ <S en él afe3:o como él íe íu^ 
pone., ÜAO que dexa.en duda /.fi. ife han de ieñtenw 
derlos éxtrañosen la facultad , los foraíVeros encellas 
mas claró ^ k>s que no entienden palabra. Bien .puede 
fer máKcia ínia i pero á mi me dk el corazón r^ que 
lio me engaño» '" - •? ' ' j 1 ' *t 

. 'ir;^ Pues á mí tne^da el mío :; replicó Fray Blasj 
«q« V. Paternidad fe engaña mucho;' porque fi' efe ^ 
Padre Maefiro , no quier:e aprobar el Sermón; qúiéft 
le obligaba á hacerlo ; quién le ponia un puñal á los 
pechos , para que le aprobafe "? A que fe añade \ 
que fí el autot fe valió confiadamente de él ^^ para 
que le hicieíe e(a .merced^ como regulaf mente, ib- 
cede j que las Cenfuras ' fe remiten por los Jueces á 
los que les fignifican los autores, nos es verifimil 
que le hiciefe efa traición ^ y que qüando ei pa« 
bre efperaba un panegírico , fe hallafe con una íac 
tira. La hombría de bien parece eftaba pidiendo ^ 
que .finó podía acomodar con fu conciencia iñte^ 
Tom. t. Ggg 



4r8 Historia DE Fr. Gerundio 

le&ual el aprobarle , íe excufaíe dr hacerlo y j no- 
£dir defpues con eía pata de gallo. 

11. Poeo k poco, Fray Blas^, repufb el Padre Ja- 
hilado , qtie .aunque tu réplica es fin duda efpecioía , 
Y tu nodo de difcurrir , fiquiera por efta vez , eílá 
fundado 5 no carece de repuefta , pues no fiempre lo 
aiás venfioaü. es lo mas verdadero } qué fabemos fi 
al aprobante le pulieron m alguna precifion política 
é caritativa ^ á que no púdieíé honradamente reíif» 
^ tírfe i A m^iíe me figura un cafi^ > que le tengo por 
BNtjr natural. £s contante , que.K^ho Sermón no íe 
piieoiicQ», Olio "íe fabie porqué^ y también lo es > -que 
por J0 miílnó que «> fe predicó ^ d Autor, f^\x era 
króibre bafiántemiente condecorado «n fií Religión » 
y &isf)amales hicieron -empeño en tps halná de im* 
ptímirfe .f ooino en defeque .6 eo firtisfaccion de 
aquel d^a^re. Poés khotea ^ Supongamos i que . el Ero-» 
WQCtai tle dicha 'Riáligion; no fueíe muy dé la devo«- 
tvoú del autor } kjue fijeiíc eftrecho amigo del ápro* 
bán«e> y que íe cerraíe en que no habiá de dar lu 
ecBcvi para quk el Semun áe imprimiéíeV ñnéntrak 
no pafaie por la ceñfiíra de efte. Vé aquí ua:cafo 
limjr Tverifimil , en. que el ' auKor 6 fus /^ parciales ba- 
tirían ^én brecha al pobre Jeíulca I .ponderándola ^am» 
áe incereíaiba la . eftimacion j el honor y auh los af» 
iieh£bs de aquel Religiofo , en que nó íe negs^e ^ 
«haceifles eñe . obí^qiiio. Pueíío un hombre de «bien f 
jds buen corazón en 'eíle eñrétho i qué partido había 
•de totmár ? Negarle k Ja cbníura., no habiá términos 
^ata efi> :. aplaudir el Sermón á cara delcubiorta ^ tío 
iiallaba méritos para ello;, iñ lo podía componer con 
•íii fiúceñdad ; reprobarle , érá perckr "fin recurfi) al 
autor en el concepto de fu Xefe., y hacex^ del 
.vando de' los que le infinitaban ; pues qué' arbitrio 6 
-qué remedió ? No aparece fe podía eícoger otro mas 



pE Campazas. L ib. III,., 419 
j^rudente , que ei qué tomó : dar una 'ceñfura equí- 
voca , que ni aprobafe ni defaprobafe el Semjoh , 
buícando un efpeciofo pretexto para cxcufarfe de ala- 
barle él , y para remipr á otros toda la acción de 

alabarle. ... 

23. Bien pueáe fer efo así, replicó ' í'r^y Blas ^ 
pero los elogios de los otros dos aprobantes ño foi| 
equivocos , fon muy claros y muy íignifícatlvos 4 
y en verdad ^ que ni uno ni otro fon por ahí dos 
pelayres , ambos ion íugetos de tanta forma , que les 
íbbran dif^ados para aíiñir á un Concilio. No lo 
niego , refpondió el Maeftro Prudencio ; pero ya tengcf 
dicho y que de elogio de Cenfores y de Poetas fe 
ha de hacer poco caíb > por quanto unos y otros ^ 
regularmente hablando y no 4^cen lo que verdad era; 
mente fon las obras que elogian ^ íinó 10 que debie.7 
rán de íer. Si el mérito de eftas fe hubiera de ca- 
lificar por las ponderaciones de aquella^,' las qbrilíás 
mas infelices y mas miferables , las indjgnas *dé íú 
luz pública y y dianas fplamente de una pública^ ho- 
guera , las que contribuyen mas, y cop mayor juP^ 
tícia á que abulten mas » y íe aumeqtéñ cad^ día l68 
Expurgatorios ^ efas ferian las mas excelentes '^ por- 
que eías puntualmente Íl9h las que {alen. á la calfó 
con mas ruidofas campámllas de Aprobaciones / Acroj^ 
ticos 9 Epigramas y Pécimas y Sonetos mendigados. i 

guando tal vez no los haya fabricado el mifmo ai^tor-^ 
ufcando fi»lo amigos ^ para que ^e preílen fus hombres} 
y'dexan por efo de eftar ¿xpüeftas á las carcaxada^ y A 
deíptecio de los inteligentes , ni á q^je el Santo Trifoun?^ 
de la Inquificion fe entre ppr ellas coh vara levantada , 
fm dárfele. un bledo por la autoridad ni por la turba* 
multa de los aprobantes ? 

24. .Es^ cierto y (que ü edos fe rec^uxeran pr^cii« 
y puramente á los eíh'echos ténminos de fu oficio t 



4iÓ JÍIStORLA ¿É FR,'GEkúN¿IO 
que es fer unos meros Cenfores.; fi déíempeRaran ca* 
mo debían la. grande confianza que fe hace de ellos ^ 
no aprobando obra que no exáminafen primero con 
el mayor rigor : fi tuviefen la fanta finceridad de expo- 
ner todos. fus reparos á Ips Tribunales que les come- 
ten las Cenfuras , y fe mantuvieíeh deípiíe? con te- 
íbn' en la honrada refolucipn de ño aprobar Ta obra ^ 
nafta que íe hubieíe. dado plena farisfacciori a íus re- 
paros ó fe hubiefen corregido los d^faciertos i en- 
tonces sí que ferian de, gran pefo aun los élogros mas 
moderados de las aprobaciones. Pero íl fabémos cómo 
fe praftica comunmente efta farándula , .fi es ñdtorio , 
jqué la amiftád j, la conexión ó la ppIítTcaj, ,íbn las 
íiiiicas , que por regla general dan' la comifibn á 
los aprobantes i fi ya fe ha t'educido efto á una pura 
formalidad y ceremonia \ taptb , que fi" algún mi- 
niftra zélofo ^ no menos de la honra de las Ciencias • 
mié del. crédito de la Nación , quiere que efto fe 
Heve por el ^ rigor. d^, la razón y de la ley ^ íe le 
tiene, por ridículo y y aun fe le trata de impertinente ¡ 
qbé aj^reaíp.^h^níP^ de hacer de los elogios, que leemos 
ca eíbs diíparatados Panegíricos^ Hamados^Cenfufás por 
naaíní^mbre? ' » . * •/ i ' . 

^ 2j. O > Fray Blas, Fray Blas, y quántas^ y^cés hé 
tíorado'yo á mis folas. eíle . perjüdiciaí/finió deíSrden 
^ lie. nyeftra Nación ,. que no tranfqiénde ménps a Por- 
tugal , y apenas es conocida en otras Regiones;' y 
qué fácil íe me figuraba á' mí el remedio ; labes * quaí 
es ? Que íe procedíefe contra los aprobantes *,^ como 
fe procede contra los Contraftes y contra los Fia- 
dores j qué cofa mas juila ! Porque» el aprobante no 
es mas que un Contrafte , que examina la calidad 
y- los, quilates de la obra que fe le remite i es un 
Fiador >. que fale a la eviccion y fañeamiento ele todp 
'aquello que a|)/:uebá } decláráfte que era oro lo que 



era alquimia / quej^iéra plata lo qué era eftaño , qué 
era piedra pfé^iqfaurí 'pedazo ,de vidrio valadí ? pues 
págalo / hr]bón.j y íinetate á la pefi? que merece t¿ 

inalicia^ 6 .tlí igAorajiQia/^Si' crees, que 'real y vetj- 
daderaiíieuíe merece efa tíb^a que aprbebas los ex- 
ceíívDS" elogfós cófl qíie ia enTalzas , * tácitaitieme' t5 
conftituyes por fiador, de fus. acjertgs. : finó, crees , 
que los merezca* ,. eri^s un vil adulador y fifonjérq. 
Pues ,. bellácon , trata de pagar lo que Correfpohde i 
la ruindad de. tü' lífonja^ ó á la precipífacion de til 
fiaii'za. - ' '/ * . ' /' ^\ ' , 

i6. Padre nueftro , repKcó Fray Blas.,' fi íe eftabl<- 
ciera efa ley. , ninguno fe hallaria que quifiefe ad- 
mitir la coruifion de aprobante ó de cenfor. Si íjs 
hallaria, laL, reípondió Fray Prudencio porque en 
efe cafo / debieran feñalarfe Cénfores de oficio en ía 
Corté', en las Uñiyerfidadés y en las Ciudadeá Ca- 
bezas de Rey no 6 de Provincia , h quienes j y na 
á otros ,, fe remitiefe el exánien de todos los libroS[^, 

, que hubiefen de imprimirle , como fé pra¿lipa en tm. 
todas las Naciones de Europa", fuera dé nüeftrá P^* 

\nihfula. Eftbs ,' daro efta , que habían de fer unos líom- 
bres de autoridac) ^ de reípetó,' de gran caudal de cien- 
cia , do£lrina , erudición y faíia critica ; peiro fobre 
todo , de una entereza á toda prueba.' Se les habían 
¿e feñalar penfiones. proporcionadas]^ y fe* habían de 
tener préíenfés fu láboripfidad , fu integridad y fxt 
zelo , para premiarlos con loí arcenfos'corteípóridientes 
á 'fus refpeftivas carreras.*' Pero 11 alguno bl^ndeáí^ y, 
fi fuele floxó; de muelles , fi por refpetos humanos 

, y políticos , por flbxedád ó por otros ijiotivos do 
cumplieíe con fu obligación ,. y.'aprobá/é ríbíx)S {^ fer- 




421 HiaTOR^A V^^Rf,GEtíjJKtJ^O 

una declaración • pública y Íb{eínne,'de ÍU'iafiificíen-' 
ciá ó de {\x mala fe, le había .de condenar á que 
repitieren contra él todos los compradores de la obra 
^ue había aprobado y y á que fátisfaciefi? üñ remif- 
fion el dinero que malamente .habian gáílado aquel- 
los pobres fobre la palabra y hombriá de bien de 
fu ceníiira. 

17. A mas fe habia de extender efta providencia. Se 
habia de mandar fériamente á los Cenfores ^ que fe ci- 
ñefen riguroíamente k los términos de fu ofício , eílo 
es y que fueíeá' Ceníbres y ño Panejgiriílás y diciendo 
?»' pdca$ palabras y claras jr íencUlas^ el > juicio que 
formaban de la obra^ fin metei'fe con Séneca ^ Plinio 
tii CaBódoro ^ y dexando défcanfar á los Padres ^ á 

^tos Expofitores » á los Humaniílas y á Jos Poetas , 

^^uyás autoridades folo fii-ven. para acreditar la pobre 
'^ fniferable cabeza del Cenfor , qu§ quiere aprovp 

^char aquella ocaíion de oíleniiárfe erudito con aquellos 
deídichados ignorantes ^ que califioán la erudición de 

' jLia Autor por lo cargado , y por lo fucio de las már- 
genes y *tin faber los infelices la fuma facilidad y con 
que el mas zijicdo y el mas idiota puede hacer eíla 
maniobra» Nada de eño es del cafo para complir con 
fu oficio, > el qüal fe deduce á dar fu cenfura breve* 

§rave y reducida á lo que toca á la jurifdiccion del 
'ribunal , que fe la comete. 

18. Quántas necedades fe atajari^n con eíla próvi- 
, delicia^ ^quánto pápél fe ahoriaria ; y quánto g^ño 
' excufarian los autores^ a quienes no pocas veces cueíla 
' tanto ia imprefión . de las aprobacicines y como la de 
' la miCna obra ? Muchas 'y muchas pudiera citar y en 

que aquellas^ ocupan cafi tanto volumen como todo 
el cuerpo de efta ,^ p)sro las callo por juAos rel|)etos« 
Ningunos fon' mas perjudicados que los autores miP 
AQs/fi es que coílean la impreí^n^ porque com« 



t DE CaIIPAZAS; ti». III; ;^ 42j 
pcsm ellos. mífiíiQS iGusiielogios ^ y ellos impríméB k íu 
. cofta ^ . patftiqtie veiíg^n^ noticia de todos i puede hal^r 
mayor fóndez ot mayor pobr:ezii de efpiritu ? Seinejai^es ^ 
en cierta manera , a los que alquilan plañideras para los 
enuerros » á qiñenes les cuefta fu dinero las lágrimas 
fis^das y ar.tifício£iá^.que en ellos íe derrama». .; . 

"NO T A./' ' ' \ : '^. '. 

Za cfcfupulofa fideliéUd con quenas ceñimos a Uf;m(h 
mimcntos^ qUefiguimoscncfiaBifi^náy n9 ^^s fcrmHH 
elfuprimir e fia juicio fa inveBivadtl Mí^efir^ P,ntd(i9«Í9\ 
contradbS'.abufinñefcrdidQS ; pcko comQ hy. fáh»wnf»tcfi 
han refofMach par Auto deí RcaI y Supremo ConJkMt^iík 
CaftiUa^de ip dcjuiio €k¿ ano pajado dé 17 s6 , /¿ jíh^ 
jufta prudente providencia es de dtftaryde efpfifor^ ^uf# 
fe xonforMen 'ios Jueces Kclcfiájiícos y en M fi¡íte ^U0 
iñs cátrtfpondé ; atíHque fea cierta ia. enfe/Tnedad;^^ /*<//# 
ya aplicada, ¿ii conv.cn¿ente medicina y y Jf<i ^0 fiay-^eafir 
(dad de la receta > que apumau'ios: tno^un^ntos de Httefim 
Hifiaría^. 

29: )Na para^iqul la mi£eria humana oá algurios d^ 
nueflros Efcritorés ó.£fcribieates;;^^á creiblp ; que 
fe hallen no pbcbs i que á falta de hombría 1 buenos>^ 
y por no deber iiáda á nadie ^ ellos miimos íe alaben 
\ si prt^pips , (iendo los artífices de aquellos ejiogios 
iiiyos 9 que fe leen eftampados en la iaiitc^ala de ft|S 
^bras ? Pues sih, amigo Predicador > fe hallan hombres 
de tan buena pafta , y de tan eiiobidi^ble ferenidad. 
Mas. de dos:y ipas de veinte pudieca nombrarte yo, 
que han caido en efta < flaqueza* No fon. tan fim^ 
pies <xlaro eílá )tque iufcriban fiJS nombres y apelr 
Údós al pie é á Ja:; frente. Vie ^$ elogios j que eie 
ya feria un candor y que fe irla acercando al gorro 



4^4 H I s •# orí a de Fr. "Oc r ü n d i o 

verde ó- tolora*lo j pero con un-iníigrama , ¿ coit 
on Hombre fapueíla ^ ó preíláErdoles d.Gtyi^cieáúi 
aprendices de eruditos y que hay en todas partes ^ her*. 
manos del trabajo , y las ñas de las veces baxb la 
infcripciou anónima de un Amigo ^ de un Apa/taina^ 
do y de un DifdpuU del autor^ , el: buen fedor íe.«áí^ 
á taco tendido y y embóquenfe efa pildora los le£fcores 
boquirubios* • '^ . 

30. Pero, Padre Maeftro , le interrumpió el Pre- 
dicador y efe es juicio temerario y ó no los hay entre 
los- Fieles Chriftianós ; ^de dónde le confta á' V. Pa- 
jtemiáad 9 jjue ¿Ruellos elogios fueron, fabricados por 
W mvíftios aiítore$' de las obras j.acáfo fetío^^con* 
íarDií; ellos & Vv PiCefíiidad 1 Mira i Fn Btó^^ ref- 
|)ondi6 el M. Prudencio, no has de íer tan íencilloj 
qtf^ cferto algunas* veces tienes unas parvoi\es xhc fan, 
)mW.^No ies 'mendfter que los autores nos lo iti velen 
"pata oónocérlo r^álmiüno e&ilo^fe eílá deícübriendo 
I ú propio, ni (Qifproia ni en veDÍb* es'i^cil defmen- 
tirfe ó desfíguraríe , y íin. tener todo aquel olfato 9 
que tienen los entcndinúéntos bien abiertos dt poros y para 
percebir el ayre futilifimo que da en los efcritos a cono* 
cerfés autoPes i Como* fe explicad gaiaoarapnte. el Au- 
ítof de la Cátií cóiOf^ la Derjrohde ¿osyAíadoS'y qual^ 
,i|utcra éntendimieftto , ó mejor diremos difcemi- 
*mieTÍto> 4ue no eft¿ -muy arromadizado , luego fígue 
el ra^ró , porque le dan uinos efluvios , 4|ue le derri^ 
•ban. Fuera de que , autores hay tan bonazos , que 
ellos mifmos lo confiefaii} y qué i juzgas que és- fencil- 
léz? A la verdad ño estotra cofa; pero los bellacones 
no lo decían por tanto , finó- porque no tienen va- 
lor para refólvérfe á careCbr de aquella gloria ó de 
aquella vanidad -qiie les refuka , de que fcpan lias con- 
fidentes ^ que también íaben hacer copla«> aunque íean 

á si milinos. -' • . - 

CAPITULO IV. 



«>£ C'A^líDP.AIAiSí LlR IIJ; ' 425, 



CAP IT U L O I V; 



Entra el Granjero la Cena , interrumpefe la converf ación , 
- ► y fe wulve h ^MtinUar de fobremefa^ 

IBA Fray Blas á replicarle , quando entró el Gran-, 
jero Ftay Gregorio con los manteles para poner 
la mefa ^ diciéndoles con gracia , y con labradoril 
deíembarazo' : Padres nueflros;^ bnia tempus kabenc:tiemr 
pus de/puncandiy & úempus -ccnandi : el bendito- San Ce- 
nen fea con vuefas Paternidades j y ahora déxeníe de 
circunloquios , que los huevos íe endurecen > el afado 
fe pala , y por el relox de mi barriga fon las nueve 
de la noche. Tiene razón Fray Gregorio ,dixo el MaeP 
tro Prudencio ^ y íentároníb todos á la mefa. No fué 
la cena eíplendidá , pero fué honrada y decente : dos 
eiifaladaSi una cruda , y otra cocida j un par de hue* 
vos frefcos', pabo afado , liebre guifada , y poíl^es de 
quefo y acey tunas j pero Fray Ger^undio les divirtió 
mucho en la cena. Como fu Pedan tifímb Preceptor 
el Domine Zancas-largas , para cada coía , para cada 
efpecie ^ y áuh para cada palabra tenia de repuefto 
en la memoria un montón de latinajos > veríbs ^ fenten- 
cias y aforifmós y que efpetaba á todo trance 5 yinie- 
fen 6 no viniefen^ folo con que en ílis textos cento* 
nes fe hallaíe alguna palabra / que aludieíe á 'lo que 
fe difcürria 6 fe prefentaba i y por efte medio pedan* 
tefca fe hubieíe adquirido entre los %norantes el eré* 
dito dé un monftrúo de erudición ,. y po\o de cencía > 
como le llamaban en aquella tierra'; fu buen Difcipulo 
Fray Gerundia procuró copiarle efta imffertinencia , 
así ni mas ni menos ^ coma todas, las otras extrava- 
gancias ) que eran en el dichofo Doipine mas fóbreía* 
Tom.L Hhh 



4i6 Historia tfs" Fr. Grründío 

lientes. Con eíla idea (e ateftó bien de veiíbs latinos I 
apofcegmas y lugares comunes , para lucirlo en las 
ocafiones } y quando le venia el íluxo de erudito ^ era 
el Fraylecito una diarrea de difparatorios en latín ineC- 
tancable. 

2. LuegQ pues que por primera eníalada , íe pre- 
Tentaron unas lechugas crudas en la mefa , vuelco á íu 
amigo Fray Blas y le hizo eíla pregunta i 

. Claudere qu£ cotnas lacluca fokbat avorum\ 
Dic mihi car no jiras inchoat illa dapcs ? 

Algo atajado fe halló el Padre Predicador con la pre-^ 

funtilla y porque coúio era en verfo latino , y él íbio 
abia eíludiado el latin , que bailaba para el gaílo del 
Breviario , y aun efe no bien , no la entendió mur 
cho al primer embion^ y así le dixo : habla mas claro » 
fi quieres que te f efponda. Pero al fin , volviendo Fray 
Gerundio k repetirle el diílico ^ pronunciándole con 
mayor paufa ^ domo por otra parte el latirl tampoco 
era muy enrebefado ^ vino á entenderle Fray Blas , 
y dixo : en fuma lo que pregunta efe verfo es ; /^or 
qué nofotros comentamos a cenar por lechugas ^ quanJo 
nuefiros abuelos folian acabat con ellas ? Pues la razón 
falta á los ojos } porque en cafí todas las (fofas no- 
fotros coQienzamos por donde acabai'on nueílros abue- 
los. Díxolo Claüdiano/ interrumpió al punto Fray Ge- 
rundio 9 aplaudiendo la explicación: Cotpijii y qua finís 
era ^ y el Maeftro fe rió tanto de la impertinente pron-. 
titud del uno , como de la iandez del otro. 

}• Siguiéronfe deQ)ues unos puerros cocidos fin cabe»^ 
y apenas los vio Fray Gerundio , quando exclamó : 

Fila Tarentini gravithr rcdolcnúa porri 
'Edifii quoties , ofcula claufa dato. 

Confefó Fray Blas , que folo entendía , que el verlb 



DE GaMTAZA-S, Li«. líl. 4*7 

l^Iaba de jpufimos , ^por siquello dp /íiP^ri } iMro <quc 
para d^fcargo .de íu qonciencia, no pesrceJxb lo que 
quería decir. Entonces Fray Gerundio le pufo á la 
vida el régimen ó el orden de la coníbuccion ^ quo^ 
íics edifii fila gravitar redoUntia porri Tarcmini dato of^ 
cüla claufa , advirtiéndole de paíb -^ que en el ter- 
ritorio de la Ciudad de Tarento fe dan los puerros 
mas afamados dé toda Italia , como en Navarra los 
ajos de CoreUa , y en CaítiUa la Vieja los efparra* 
gos de Portillo , con cuya luz , dixo Fray Blas : ya 
me parece que entiendo el concepto del veríb : quiere 
decir ^ finó me engaño ^ .que fiempré que fe comen 
puerros de Tare^ito , y lo miímo difcurro que fuce- 
derá ^ aunque ios puerros fean de Melgar de arriba , 
mas parece que fe befa, que fe come, por quanto mas 
es chupar que comer , y para chupar fe pliegan los 
labios. Di6 Vm en el hito , replicó Fray Gerundio; 
pero con todo efo, mejor que (sl Poeta Latino explicó 
la infulfez de e^ enfalada el Caftellano ^ que dixo 

• ■ ' ^ 

Quien Nifpcros come | 
Quien hebe Ceríe:[a , ' , 

Quien Puerros Je chupa ^ 
Quien befa a una Perra , 
Ni ,come ni bebe iii chupa ni befa^ 

No dexó de reirfe tampoco eña vez el Maeftro Fray 
Prudencio de la candidez de Fray Gerundio » cayén- 
dole en gracia el chine de la coplilla , y aunque alabó^ 
la felicidad de fu memoria , todavía fe compadeció 
algún tanto , de que no la empleafe mejor. 

4. £1 que fe vio celebrado , fe tentó un poquilla 
de vanidad , é hizo empeño de no dexar cofa que 
faliefe á la mefa , fin faludarla con fu díñico. Asi 
pues 9 hiego que fe pufieroi» en ella los huevos | cogió 

Hhhii 



4i8 Historia de^Fr. Gerundio 

uno en la mano, arrimóle á la luz, y pareciéndoíe que 
tenia pollo ^ foltó la carcáxada , y dixo : 

Candida fi creceos circumfluit anda vite líos , 
Hefperius fcombri umperet ova liquor. 

' 5* Qitódófe en ayunas el bueno de Fray; Blas, por*' 
que efte era mucho latin para un Preditadór- roman- 
ciíia , y en ayunas fe hubiera quedado á no haberfe 
compadecido de él fu buen amigo Fray Gerundio, 
explicando el penfamiento en efte Servenfcfio , que 
íabia de memoria : 

* , Quando algún pollo ;, 6 polla .») u ^ 

Encierra et huevo en candido recinta ^ 
La barriga es la olla 
Ycué\afe en porción de blanco^ 6 tinto. 

6. Aproyechófe de efta ocafion él Maeftro Pruden- 
cio para chafquear un poco al Predicador / iníultán- 
dolé fobre íii cortedad en el tótin , ^y - le' áixo coir 
alguna picarefca : Paréceme ,. Fray Blas , que tú eres 
como aquel Cura $ qué decia á fus feligrefes : Yo , 
a la verdad^ no fé mucho latin , pero nv tiene remedio^ 
me he de dedican h eftudiarle\ y. kajta que le aprenda , 
no he de Hacer mas que predicar. Páfo con. efos gol- 
pes, Padre nueftro, repÜcó algo atufado Fray Blas, 
que entendió todo el enfaíis picante de la fatinlla : 
para predicar no he meneíler cnt:índer latin de Poetas, 
baílame conftruir medianamente zl de la Biblia ¡ y para 
cfb el Calepino y yo á otros dos g:uapos,. 

7. Eij eftó f-'lid e! afaclo á la :: efa , que era medio 
pabo , y apen:^^ le col» :.br6 Fray Gerundio , quando 
exclamó en tono 2 plañidera: 

Mirafis quoíies gemmantés explicat alas : 
Et potes hUncfxvo tradere durh coco I 
y dudar lugar k qu^ yolviére á;^ íonro|aí*re Tu amí: 



DE Campazas. Lib« IIL 429 

go , dió ¿1 miímo la explicación en el íiguiente Epi* 
grama ; 

Quando el Fabo ofientofo 
. La rueda liendc y brilla mageftuofo ^ 
Afofnbrado le miras : - 
Y a ejte que tamo admiras j 
Cruel , duro\ fevero , 
' Le entregas tú defpues a un Cocinero ! 
Tero fín embargo de la compaíion ^ que eílo le cau;* 
faba j 110 dexó de meterle bien é cuchillo por la 
coyuntura 9 y deípues de hacer plato al Padre Maeílro, 
¿1 fe quedó con uña buena ración de entrepechugá y 
pellejo , alargando la fuente á Fray Blas , con quien no 
|;aftaba ceremonias. 

8. A eüe tiempo ya fe habla embafado algunos tra- 
eos > y a cada uno que bebia dedicaba fu diñico , de 
'los ^luchos de que habia hecho pro viíion: para eftas 
ocafíoñés j fin p/rarfe en que lo$ diíUcos hablafen de 
los vinos 4nas famtofos de Europa en la antigüedad ^ 
y el que él debía íliefe un chacolí y ó un vinagrillo 
de la tierra. Como él eípetafe fus veríbs ^ que habla-» 
fen de ^oílp cocido ^ todo lo demás era para él muy 
indiferente , y así al primer trago le faludd con eíla 
impertinencia : 

* , '' ' H ¿te de vitífera veniffe picata Viena 
Né dubites , mijit Romulus ipfc mihi. 
Al fegundo con efte difparate : 

Hoc de Cejareis mitis vindemia cellis 
Mijlt I uUo ^qu^ Jibi monte placeta 
Al tercero con efte requiebro : 

Hkc funddha tulit felix (lutumnus opiní p 

Exprejfit mulfum Confuí y & ipfe bibit^ 

' 9. En fín, á ningún tragó dexó fin íii dedicatoria 

^latina; y cónfta. por buenos papeles , que en fqlp 

'aquella cenaí brindó veinte vecei , y efto íin perjui* 



430 Historia de Tr^ Gerundio 
cío de la cabeza , que la tenía á prueba de jarro » por 
haberfe criado en Campazas con la mejor leche del 
Páramo y de Campos. No fe puede ponderar lo atur- 
dido , que edaba el bueno del Predicador al oir chor- 
rear tanto latinorio á fu amigo y querídito ; pues 
aunque lo mas de ello fe le pafaba por alto y y allá 
fe iba por el anima mas fola , con todo elb fe le caía 
la baba , viéndole lucir tan á taco tendido , proteílan- 
do y que íi bien íiempre había hecho alto concepto 
de fu ingenio , nunca creyó que Uegiafe á tanto ^ por 
no haber concurrido con él en otra función femejante. 
No fabia como dianti'es había podido meter en la ca- 
beza tanta multitud de verfos , y fobre todo íe af- 
fombraba de aquella oportunidad con que los apli- 
caba j fiendo así , que el defdichado Fray Gerundio 
no eíperaba mas oportunidad para encaxar íus verfos,| 
que la de oír ó ver alguna cofa , de la qual íe hí* 
cieíe mención , en los que tenia hacinados en fu burral 
memoria , ufando de la erudición profana puramente 
por la afonancia ni mas ni menos como había ufa- 
do de la fagrada en la- chiflóla falutacion , que ha- 
bía predicado en el Refeftorio. Pero como el buen 
Fray Blas tampoco entendía de otras propiedades para 
el ufo y para la aplicación de fus textos , no diftín- 
guia de colores ^ y lo que le fonaba le fonaba , confír- 
mándofe en el díÁámen y de que mozo como aquel no 
le había pillado la Orden en dos Siglos. 

I o. Creció fu admiración , quando , íirvíéndofe k 
la mefa una cazuela de liebre guifada , oyó á Fray Ge- 
rundio prorumpir en eíla definitiva fentencía : 

ínter aves tardas , Ji qaid^ mejudicc , ccuct : 
ínter quadrüpedes , gloria prima lepas. 
No entendió el Predicador y mas que á medía rienda ^ 
y así en bofquexo lo que quería decir y aunque ya 
le dio al corazón poco mas ó méno^ > qual feria 



DE CaMPAZAS. LiB. III. 4^1 

iel penfamiento , quando notó , que diciendo y ha- 
ciendo fe echaba Fray Gerundio en fu plato caíi la. 
mitad de la cazuela. Pero el Padre Maeftro , que com- 
prehendió muy bien toda el alma del concepto ^ dixo 
con fu apacibilidad acoílumbrada : hombre , efo de 
que en tu di£lámen entre las aves no hay plato mas 
regalado que el tordo ^ ni entre los animales que la lie^ 
bre , prueba bien j que el mifmo güilo tienes en el pa« 
ladar , que en el entendimiento ^ y que el mifmo voto 
puedes dar acerca de una meia j que acerca de un Ser- 
món. Yo fíempre oi^ que el tordo era extraordinario 
de Fray le » y la liebre plato de Cofradía ; y quién le 
ha dicho á V. Paternidad , replicó Fray Gerundia > 
que en las Cofradías no íirven muy buenos platos \ 
y que á los Frayles no les dan extraordinarios muy 
delicados ? Subílanciales si , refpóndió el Maeílrq Pru« 
dencio , pero delicados no. 

II. £n eílo faliéron los podres ^ un quefb y uii 
plato de aceytunas. Aquí \fi pareció á Fray Blas ^ que 
fin duda alguna fe le habia acabado la talega á Fray 
Gerundio y porque \ qué Poeta íe habia de. poner á 
tratar de aceytunas y de quefo ? Pero le engañó fii 
imaginación ^ y quedó guílofatnente forprehendido y 
quando vio que tomando el quefo en una mano » y un 
cuchillo en otra para partirle ^ recitó con mucha ponde;^ 
radon eíle par de coplitas : 

Cafeus , Etrufcd Jignatus imagine lu/i^ ^ 
Prdjiabit pueris prandia mille tibi, 
T fin detenerfe añadió eíla traducción , que también: 
habia leído : 

Con un quejo , parecido 

A la Luna de Tojcana ^ 

Hay para dar de almorzar 
A los niños mil mañanas. 
£fo lo miímo ferá. ^ glofó Fray Prudencio fonríe% 



432 Historia d^.ír, Gehvndjo 

dofe , aunque fe parezca, á' lá Liina de Valencia; pues 
no fé, que para el cafo ni para el quefo , tenga 
mas gracia una Luna que otra; y qué ; no dices 
algo á las aceytunas ! Allá voy , Padre Maeftro , ref- 
pondió Fray Gerundio , y tomando media docena de 
ellas y dixo : 

lí/ec , qu£ Picenis venit fabduBa trdpetis ^ 
inchoat^ atque eadcm finit oliva dapcs. 
Que uno condruyó asi : 

EJla , que no fué al Molino y 
Para que no fucfc aceyte , 
Unas vfxes es principio , 
Y también pofire otras veces. 
Qué dices , borracho ? le preguntó Fray Blas en tono 
de zumba ; quándo íirvieron de principio las aceytu- 
nas i quándo ? refpondió Fray Gerundio ^ quando fe 
comenzaba á comer por donde ahora íe acaba ^ y 
quando las lechugas fervian de poftre , juxta illud : 

Claudere qud Cdnam lacluca folebat avorum , Oc. 
Y finó acuérdefe Vm de lo que dixo al principio de 
la cena , que nofotros comenzamos por donde acabaron 
nueílros abuelos. 

12. Halló bailante gracia el Maeílro en eíla recon* 
vención , y fe confirmó en fu antiguo didámen , de 
que á Fray Gerundio no le faltaba cantera , y que 
folo le habia hecho falta el cultivo ^ la aplicaaon \ 
facultades ferias y precifas , la crítica y el buen 
gufl:o. Pero al fin , con no poco fe acabó la cena , 
k dieron gracias á Dios , y fe levantaron los man- 
teles i défpues de lo qual tomó la mano Fray Blas , 
y dixo : Padre Maeílro ^ acabemos de evacuar el punto 
de las Cenfuras de los libros , que nos interrumpió 
Fray Gregorio , porque á lo que veo me parece 
que V. Paternidad es del miímo diólámen , que aquel 
famofo Ctnfor del fegundo tomo del Teatro Critico 

Vniverfalj 



/b\ Cámpazas. LlB. IIL-' 4i^ 

Univcrfály que huyendo el cuerpe á la c«riliir¿ del 
libro , fe ' metió á cenílirar á los Ceníbres ; • pero en 
verdad que llevó brava tunda en cierta aprobación 
del tercero tomo. En la fíibílancia , refpondió el Maefp 
tro, del mifmo parecer foy , y hallo ,; que tiene mu- 
cha ra2ón en Ib que dice ^ el modo puede fer qun 
nb hubiefe agradado i todos ; porque ^le oi noar de 
pompofo y arrogante y fatisfecho! y á algunos izts^ 
poco les pareció bien ^ que refervafe eíla crítica para 
aquel lugar en que no venia muy al cafo; adelaili» 
tándoíe tal qual k argUirle de menos configuiente , pue¿ 
proteftando'én ia m\£mz Ctúf^t^ ^' que no fe kallabd, 
con ánimo de ayudar fruHuofdmtnte al autor del Thec^ 
tro en el arduo\ y mal recibido oficio de DefengafLadúf^ 
¿1 mifmo le eftá exercitándo ^n la riiifma Cenfura: cqa 
ieíla diferencia ^' que el autdr^lel Teatro «xerce el 
oficio de Defengañadór de :Sabid^ ly át \ ignoraot$« ¿ 
pues á todos comprehenden los errortí comuhtt\ pero 
el Cenfor exerce el dé Defenganador únicamente de 
fabios y porque á fólos eílos, 6 en la realidad '6:en la 
eftimacion , fe ^fían por lo cotauh las Aprobaciones d« 
los Libros. -' "' •''. ^ ■'••'*•' >-• . i ^; - 

1 3. Sobre la zurra ^ que le da todo un Colegid Aé 
Padres Aprobantes ' del tercer tomo , Cambien he oido 
variedad dé opiniones. Convienen todos , en <|Ue la 
corrección fraterna eftá difcreta* , bien parlada; y^coii 
mucha íal, fin' que la falte fu ;gran¡tó de pimienta ] 
pero como los .autoi'es de ella ion de lá ^mifma eftai 
mena, que el autor del Teatro , algunoisdeíearaü 
que efta comifion (e la hubieran encargado á otro 
He diferente paño, en quien caería mejor. IXcen 1 qut 
éfto de íalir á la defénia de uno de fu rop^ , folo 
porqiíe; no fe le alaba, nófueha bien : otra cpia feria 
fi ^ofítívamefrte fe \^ hubiera injuriado fin raíon / que 
entonces á ningunos tocaba mas immediateniente ía« 
Tom. I. lii 



434 HISTORIA D6 Fr. OeAVNIXIO 

car k cara por él, que.á los de Caía. Pero é.fte re- 
paro me parece poco juño y aun poco reflexfoiKi- 
do i porque aquellos Padres Maeílros no impugnan 
direi^amente al cenfor porque po ala^ al autor -del 
Teatro, Ijnó pprqtie cenfqra jk:lo^. que le alaban ^ 
^1 y á todos los dem9s Autores.} ,con que, no tantp 
es defenía del autor pomo de Jps cenfores , y ea 
eña todo el mundo tíeo^.d^recljo k meterfe ,, con eipe- 
óalidad aquellos á quienes fe les 1^ encomendado 
cfieíoíkip. : . , , 

. .14. Algunos maUcioíos .aun; fe ade^ji^^n á mas : pa- 
riceles á. eUoat» qqe vén V(Da -gran di^r/^ncia da dtilo 
«Q lo reíhmte de la aprobación y en el párrafo en 
gue Ce ceníura al cenfor 'de los ceníbí-es : con ella 
fip(ebci)6oil le ^s%Mr;t por ptn^ pa^te, que el eílilp 
lie «flt páottfods. muy parecido ^i nobiliíuno, perf^ 
picuo y ^égRiBter* -que -gafta e| autor del Teatro; 
gr- qué. quieren. io^ir de aquí? Lo que fe tSti cayendo 
éí ¿I pefoi que e0e parráfíllo |e é^&^ó el jnümo au- 
tor^ poes fe )}»)l^a dentro de cafa, y. fia. explicarfe 
0)19$ « báfiMi ¥B.|;^ y fU9rc^ el ¡tiocico. Pero efta 
me parecie démafiada temeridad y íbbráda d^a» 
4^a»:.C«a)oc4r.e9- pocos reoi^lpnes andidos á otros 
f(Hi«hÓ4 M div^ríidad de eílilo , . és para pocos ó 
ptuA si^uno , rúi «xponerA á jus^gar erradamente « 
^yo/qHd |Kmel|a (ea^ taa viable ., que liíego falte k 
)o6 9Í0$ i {pu^ 'daro eíiá >., que íi en. tm Sermón del 
P^Ci Vi(^T9 fe vie»^af«a folps quatro religiones del 
«tttgir áú J^ióriJkqgip , vp. f»po' vería al indaate la di- 
(erepcéa y aun I9 difonancia : jnas no eibmos en 
•1 c^fp». fí\ .^^o fie los aprobantes no es tan de> 
^ej^^ 4ei iputor .-de) .Tes^ , cpe diíle| iniípibt. 
i^J^,¡W^RX9^:4^ que .^ li^» ..buenoe efcritc^es.nunc» 
ios puj^de &lt^,.uB bupn e^Hía » dice QuintÜiano : 



00 > Qg* impoíj^le^, finó muy re^ar y que uno dé ett 
el Aiá^oiQ peofsHmonto que otro « asi umpocó lo ei^. 
qiM Jie , explique.. 4e una^.miih» .manera. Mas fupon- 
gamos que .¿1 párrafo .en qüeíUoA fea del mifmo au- 
tor; ded Teatco ; quid /W¿? No: veo en ella coíky que 
me idifisiene ^ penque en- alnada. & ilb elogia ¿ ^ áii- * 
tes fe I me. repcefenta un ra%o deifU moderácion. y: 
de-üx, prudencia^ Finjamos por un poco iy ,€S\vínA, 
Gpfa bien, natural) que los ReVerendífimos: aprobanr; 
t^« hubiefea dexado correr la pluma fin efte puntoz 
000: silgíin. mayan palor y libertad d«) lo tjiiei Ipiedisi 
U.niíftireríaw;: Demos por fupuefto ( y no. es líiéhosi 
n•í^íP^i¡-q^e ala:|«rimero ) q^ie .confiafibn ah/atotort 
íli cenfura / para que la viefe antes que íe eAampaie.': 
Qomo: kí. l^yriS ¿ fuigre fría , not^-que eíUba ^ poco 
afalorac^ K if. ^9í%^ ^^ ^^ cuenta, templarla^^^^di^n-* 
dor/iil »pá<rafo ,;;eij que fe dice lo que bafta, y. en 
F^lidad; ;á AÍingi}i|o íaca fangre. Eílo es loque.yo 
cpnpibo que pudo Xer^ pero fi filé otra coí¿i.> 3todo eUo 
imporjta un bl^do. , 

. is* ^ ^9 que ^9 convengo ni convendré jamasr 
tf . > : en ique^las/ cenfurastde lo$ libros, eípectalmente. 
^ <¡^í^ h^cen. de oficio ^ efto :es» por cotaifion 
9» jilibimal legítimo ^ fe^'Conyiertaa.eti .Ppnejg^ricos ;i 
y perdónennie los Revereodífiínos ceijfores ^1 ceh-. 
fi>r de todos ellos » que no me liace fuerza la. razonar 
gon quis intentan delender la prá¿tica conjuraría. Di^ 
«en ^. que €l Panc¿iricQ , ^uefc iniroducc^M Ift ccnfur)/.^^ 
fitndo á¿:m¿ritp del pintor Jobrefalitnu ^ es ¿(udai ¡icñd^, 
mediana j urianidadi if foloficndo (linguno , ferí adu^, 
Wofli Yo tdífia , con licencia de fus Reyer«ndi£mas ^ 
que el Panegírico que fe introduce en la cenfurá.» 
^MafU^e^el au^r len^rpaca;, ,fiem^e-«s imperiánpflte ; 
y fu)^ b. p»e?^e m:pp ^fplo es un»; adiilacitfn Índigo 

lii ij 



436 HlSTomA bE F». GeRVKDIO 

dicial al progrefo de lag Ciencias > al htnof dé 
toda la Nación , y á la utiüdad común. Al ceníbr 
folamente le mandan , que diga fencillamente fu pare- 
cer ftfbre el mérito de la obra , aprobándola ó defa- 
probándole , fin ^ue fe detenga en alabar al autor ^ 
finó que fea indirefiamente , por aquel elogio que 
necefariamente le refiílta , de que fe apruebe fií pro- 
ducción i eon que pararfis muy de propófito á hacer 
un gran Panegirico del autor , aunque fea el de 
mayor mérito » fin dexar epíteto que no le aplique , 
itenombre con que no le proclame ^ fii erudición que 
no obílaate el aprobante para exornar fií encomie- 
no íblo no es deuda, finó unaobrabioy defupe- 
rerogacion. 

1 6. Ya fe entiende > que hablo folamente de aquel- 
los largos panegíricos ^ que de propófito* fe kitro-^ 
ducett en las Cenfuras , adornados' de tédó género 
de erudición, los quales fon los i(ue úáicámente fe' 
pueden llaitaar' Fancgíñcos: Y. dé eílos digo ,^ 'que 
aunque los Autores los tengan muy - merecidos , fon 
fuera del afunto en las aprobaciones , ;di¿imoflo asi j 
judiciales; y en eñe fentido;, á mi vei^/habtd tam- 
bién el cenfcñ* de los cenfores. Pero aquéllos elogios , 
que refujtan dél-breve y féncillo juicio -que fe lorma 
del mérito de íá c^ra^ como de (íi utilidad , de fií in- 
ventiva y dé fir íblidezy de fu buen eftilo , &c. eftos 
asi como no merecen el nombre de panegirícos , 
a£i tampoco debeil condenarie én los cenlbres > antes 
apenas pueden cumplir con fu oficio « fin que digan 
algo de efto i 'y en eñe fentido ^convengo también , 
en que los elogios pueden ier deuda y pueden fer 
urbanidad. , 

r I y. Pero quién- ha de tener píkcienéia' pan fiífrír 
otros diferentes rufkñbos , qué l^ueq k» 'aprobantes ? 
Todot ó cafi todes^ ^ forf panegiríftáb i y de ifio6 



; D 1 € Á w p A t Á S. LTe. irt ^ • 43> 

ya hé ^cho baftanfe. Alguno* añaden a efte oficio 
el de Glofadores ó Adicionadores dé la obra que 
aprueban : otros fe meten á Apologiflas del afunto , 
erpecialmente fi efte es de materia critica , ó de zU 
gun punto contencioía .: ^uándb la .'obra es apologé* 
cica y las aprobaciones por lo común fe reducen k 
unaafuüogia dsia hiiíma apología ^ y aprobación bien 
larga he vifto yb^ que íin tocar en la fubílancia de 
la obra hada el último párrafo , gaíla el aprobante 
muchas; .Hojas én alabar la patria del autor ^ la no- 
btete- jáé fu origeii/lias glori&s d« iii Religión}^ áf 
todb éíte'infiere /-^';él'liferd''es* nna cofa^ grande ^ 
y que' bc^ puede ccfontenér 'ápice ni püíito , que fe 
ój^ohgá á 'los dogmas de !a Fé ni á la m^s fever^ 
diiaplina. I^o , y vuelvo á decir ^ que todas eftas 
me parecen unas^grandífítnas }toif)ertinencias , dignas 
de ferideftéFrad»;jdé^^tíéftráL Nadcm ji^como' lo éüáh 
de Cáfi todas las defúas'clermuml^ V ctiyós cciiíbrfes fe 
cifien pteciíaníehie dló qtie fe les ihílnda , diciendo -en 
breves ly gravas pálát^rás fa di^ámeln , y dexando á Iqs 
LeBélres t^qíjé hagan de lá Obra y del Autor todos Itís 
j>anegírieóyVq^^ í« -les- antojaren.- • 

Í8- ^Mííy 'eíiftaftadi> ^efiabaí éllMaéftro Prudencio 
tolla» con YcíflacíDií , -quatído ^dvirtóó que Fray Ge- 
hindio fe hab^ 'Quedado dormido en la filia como un 
cepo , y que el- Predicador bbftezaba mucho , cayén- 
dofele los párpado»; de manera , que- cada inftante 
ne¿¿&caba aputítalartbs. H&ofe cargo de la razón , 
y aefjiertandd á^^ Fray Gerundia, na'fin teirthá difi- 
cultad, fe ílterbhtcmo^ á lá cama , Iquedancfo deípe< 
dido el Predicador Fí^y Blas defde la noche, porque 
penfaba nladrugar mudió: él dia figuiente , para mar* 
chár fti ^acárilla, eri compañía de fü Mayordoinb el 
■tío BfiAifcii / qitit p^nL enV&ñtét ya le TupOriiato pet^ 



fe¿tasienn^ convalecida del 'accidiffitfj^ (c^ 4? fiísbia 
acometido de fobre-coinida á fobre-^eíbidaí , 



^ :C A P I TJÜ LO V. . : 

^ ' :. : •- . ^ . 1^: ^ ^ ^ -'^ - . '/ ,. t 

Eftreña Ftky Gerundio el ojkia de Prid¿cad0rSM^aátta 
con and Fiáttcadé Difcipiinantes. ; : 

AUN Jiobien ha^i^ apienecicjlo p\ c^ figiñ^ei 
quai)dó neg<^ atp .iti)Q2p dj&l. Convento $)|iV'iina 
cpita ¡dkli^l?riBl3tdo ,:i.eij q^e |»%p4abá i I^Caj^fpQflint 
4ÍO. >: qup :qw»»to: ántftS fe -¡rftir^\, cPWfiu^ /!« Ijacia 
ifaber, que la. Villa h'abta^ vo£a^u|)a>]^^ 
|l$gativía>por el ágtfa ^^ da :. q^e ^eílaba^ ne^fítados 
ios ¿atqpoS^i ¿n lar.qual .{{^b^ r<^e^niina4ej íalir la 
^Co&adía.,de la iCriisi; y jQi^ eraijnwifif^rfidlfp^OeFlB 
•jpara,|n;edicaF 1% I^létlc»jijÍie: E^ifi¿¿Uga|bte% Hfx^ & 
holg6. nuéílro Predi^adot! S^baúp^^ <^^^ e^ i^otida > 
por qüaeto eftaba ya tú^^lvs^, ppr 4víf í^-WWt 
icer.eft el públicq., y fe h itiaci^nfi^lc^s les ^ días cpie 
tardaba una fíincion. Pero^r^fijá taa de%(aiHa(k^>^ ^uf 
i^día<|iOra ánt€fS*qi|Q Ue;g^1? al prt^o^, .J^ia^par- 
. tido p^m Jf acariUa ; iu^ glande amig^p. ; if r^y ^as , • y 
efto nO; dexó de €ontriítar4e algunrr^^ta > ^ porque If 
. podia dar alguna idea ^ d. algunas realas propias d^ 
:íu buen gudo , para c^íponer aqv^íg efpecie dk íuo- 
cion> d^ la qual nyna |ip()iaii OT^tado^en p^ticul^T:; 
..y (iendo la primera. » }e. i^aportaba.; i|mGJ||o .fiíl^ de 
ella coiir el isayor. luciniiei^tq^ Ya rfi^ ícsi oneció cgib- 
iultar el punto con el Maeflro Pni^eficio»}^ ipcf o diiro 
.allá para coníigo , eíie Y^JQ. D?e dirá ^Hna de las 
:q^9 ac^.^^^bra) acon^i^a^i^^ que^fiqBaxe.^ I^s Co- 
.fradefcjun ,«o%0 de «ifiosifo qBfi>^di^3 cqsRft Jss í»- 



Umida^es publicas Jieiiipre' Cqü caíligp de l6s peca- 
dos.püblicf^s .7 fecretos } que:. lo confirme con.exem- 
plos eje la Sagrada. Efcritura y de la . Hiíloria pro- 
lana , ; de /os qi^e^ ¿m^ fonpv^ ü|i rimero ^e ellos , 
porque ?Í ^wiejo; Jiib^.jnas flue Ml8rli^ : , prcvendráme , 
,qu9 ,)d9Íp^^ep '.i^f ^pxe iqatta^alflwiai» «w .fobíe Ja: ne- 
cefidád de .aplfffar ^^ la ^Diyj^ Juíli^ia: por. medio 
de la peniteiida .g porque pQ hay otro ^ y, por fin 
y poílrp querrá qup los eípete ^ que de eñe único 
medio fe yali6:, %L 9liÓ^P< J^Mr^«^V^^ ' decri^mandD 
toda íii fangre por nuéñrocf p^cs)dpS( $ p^¿ >fai;Í8fit€«r 
^. iii.^teirxiorP^dr^^^yi aplaca^: ]ísl jiuílí^ . ip^ignapon 
cjpntra todo el.linage .humano j y al Hogar aqutquérfé 
que a;ie aiervoifiícei , ly qne los. exhorte á^dfSÍpo^suur 
primerp fia j^prfizov:» y deípues fus. efpaldi^^rpío^ pMi 
efpiriti^ :dé ;vaiíi4a^d,f íio^ con.efpirifiu de cu9^une}QA> 
£íl% retahj(la xpe/^n^xará el Pas^e Maj&^rp; ^^ (:pts^ 
fi lá^oyera^, ^y. cpe, querrá períüadjjr.j fV^p i ffto y 
00 á; otra col^ fe debe reducir eñe géx\pYo de , Pl¿» 
t)cas } perü , k otro , perro con efe huefo; ^Qiertü 
que. .quódarja^ .ypi'bien lucido .en la. pilera > fun<: 
cion ^ M que me^ eftrcnp djq pqertas ^ (fuera % con 
p^c^car ,cotno i^di^/uq^ cárcue^^ ly^con decir lo 
que diria c|ua!quíera vi^ja* Yq me guardaré de pre- 
^puxtarle nada á.» fu .Paternidad, y compondré mi Plá- 
tica como Dios 'me diere á ^tender ^ fin ayuda de 

xk Cpp c{\^ 9fipQmiento fe entro en; f\ quarto donde 
CLÍjt^a' ^ ^(I?|euro Prudencip tpdayía recogido ^ por*; 
qne ¿pn la convei;racion de' fobre-cena íe le habia 
enoendi^p la cabeza .y y había paíado mala noche. 
Qioip^parte .de la car,^ con que fe hajlaba.de} Pre- 
1|^Q > ^^,qiiajlr^e^a))^a epviado muía al miíxno Qempo ^ 
BS^^:qH5i^.# f»W3&,rÍ <?^ple^:.qMé rfi mandaba algo. 
B^ía^.^pnjj^fil?. ,£1» l¡^fti;0|j)uello ^uf no dex(ji4« 



440 tíii r ¡Ski A Tyt?^. «érVí^i^íó . 
fendr tftc incidéhte V J)orqbcf haÜiá óékñnúáp •, -cA 
que jra que no le quitafe del todo la ''bodoquera , 
podría quitarle algunos bodoques en los/ paícos y 
conv-erfaciónes déla Granja; pero al' fin j viendo que 
no tenia remedié- V hubo^de ¿fenfo^nárfe ^-y^felanw 
le- previno í, qué^ tratafe >tfe platíéi^ eóh jiááo y con 
piedad,^ porqUe elafunfttí Ío '¡íedia r^advírtiéndole; que 
media A te Dios efperaba oírle. Bien: eílá { Padre Maeftro, 
le reípondió Fray Gerundio ; pierdisi düidado V- Paterni* 
dad , que pbr efta vti piehfo , qué^ lié dé acercar á daiie 
•güfto, y con eftp fe défpidíói^ '^^ '/I '• 

3. Picé una leyenda aht¡gua<dé '}á\bi*deír, quie en 
todo lel camino que habia defde ^lá Granja ál Con- 
vento |. que no era méños que ^e- ¿(üatro leguas lar« 
gas , iba nueilro Fray Gerundio 'tá'npehfativó y tan 
dentro de si miímo , que no hil^I^ 'ht'fii^iefa una 
palabra at mozo, que iba delante de^ Di müIa , y Id 
que mas admiración causó á todos los 'que le cono- 
cian fué, que ao folo no (e paró ii^ echar un trago 
en una Venta , que habia en la. mitad del camino ; 
pero que ni fiquiera reparó en éllá/Eí^cóhíiíHóy Como 
él mifíño lo confefó delpiíes , ení que iba' to^lmente 
preocupado en hacer apuntamientos mentales \ y -eá 
bafcar efpecies y materisdes allá dehtró de fu íneoioria 
para difponer una Plática de rumbo y que dieíe golpe ^ 
y que de contado le acreditáfe. "' 

4. Defde luego fe le ofrecieron á la imaginación ^ 
como en tropel > las ¿onfíifa.^ idpas pe 'eHerilidad , Ro* 
gatii^a, Cofradía, Cruz, Penitentes , pelotillas i n^ 
males, fangre , Penitentes.de luz ^c ^ y todo fu 
cuydado era, como habia de encontrar en la imto«^ 
logia ó en la Fábula algunas noticias V ^^e tuvieíen 
alufion con eílas efpecies , pues' por lo. que toca á la 
toordinacion y al eítilo , éfo ho ^e (labá tíi^fdita la 
pena I pues^ ^guiendo -el mifino (¡an habiá ti&dó en 

el 



' Ü E C A M Vk}i A3. Í;i B- II Í. 44it 

ti Sti^on át Santa Ana, y procurandaiiimar eliaiK 
«]icábi« del Florilogio , eílaba feguroí del; aplauib ddí 
auditorio , que era el único objeto y que por entonces 
ft; le pfopOnia. 

$• Para hablar de la efterílidad, al ir^nee íe laí 
éfréció la edad dé plat|i > 7 la edad de hierro ; por^ 
que baña lir primera los hombres eñan unos Angelitos ^ 
y la tierra producía por sí miíma todo género de fiut 
tas i y ^^ frutos para fu fuftento y regalo ^ finnece£^ 
fitar de Cultivo , el que enteramente ignoraban j pero 
como, eti la edad de plata comenzafón ¿vfeD nn poco 
hellacQS, también la^ tierra comenzó k efcafeariesifiís 
frutos, y fe empeño en que no les liaría de darálgu^ 
no I fin que les coftafe fu trabajo; Mas aqui eílaba 
la dificultad ; porque los pobres hombres , aco(him7 
farados á la abundancia y> al ocio y noríabian cómo 
habian de beneficiarle y haíia que compadecido Sa-^ 
turno bftxó ^el Cielo j y los enfeñó elc^fii 'del ioMdsí 
y del arado i para qué en fi|i conílátidalosr:fii i tx2ihw¡o f 
fudor , la tierra los fuftentafe. Pero Ittegó le ocurrió , ^ 
que efto no venia muy á cttenté^.-porque' aquí no fe 
trataba de efterilidad má^4^ falta de cultivo , ^fiÁ de 
falta de agua, y pftra:efiei liabift^de iBetieftar:una JFá^ 
bula , combiel paupafa c^nief:^ ^"^^^ i í 'í •' '' k^u, 

6. Dichofameñte fe le viAo^n'^áqiieÍj)unto átame-** 
moría la edad de hierro ^ en la quaLnada producia 
abfolutamente la tierra ni^ cultivada ni por cul-* 
tivaf , y es; que lóS DroíAfs 'Ísl^ negaron enteramente 
la lluvia 9 en caftigo^dé iás maldades de/ los hom-' 
bres/ que fe habian ahecho muy taymados^ y folo 
trataban de engañarle los unos á los otros ^ como 
dice el do^fimó Conde' Natal No fe puede ponde- 
rar la alegría que áivo /quandor íe halló fin íaber 
como coa una introdiiccibn tan bporouia } y zpUn^ 
tándola allá eií el ^delenquadeosido libro de iii ix»i 

Tm.I. Kkk 



44», H i $ t cmtk .©£ ::Br< j6 e mu ifD lo 
moría , .pafó á tevQlv«r'<^n Tu.imaginaciontálgiu^ eQ>e- 
tite de Múológia, .que Te pudi«^n aplicar ^ cofa de 
rogativa. 

7. A pocas azadonadas íe le vino oportunamente 
k ella aquel f^oíb (^fo. de Babo , quandó hal^án- 
dofe ea la Arabia defietta , .por ^ donde* j:ani¡óal}a^ 
cierto negocio dei: importancia ) y .nuiriét^dcfre de'fed» 
porno encontrar. una |;ota dé agua .eiimeqio de aquel- 
los: aduftos areiiales., juntó los paíiores de- la comar- 
ca.,, y formando, con ellos una devo^. procefion ó 
rogativa enLhSonta.. del-. Dios Jiípit^u*.* ofreció. <}ue le 
fidbrtcariá: uAo temploi» .fí le focorria in aquella ne- 
ce^ihúl f.tal pimto Á' apareció el csj&oa Júpiter of 
figura, de ;:un> c^rneraío fornido y híAn aguado, de 
puncas. xetorddas:^ que efcarvando con e-1 pie en 
tjuvsa .parte ,. br9td una copio/a fuente die agua dul- 
ce^ y! I JEbi6ai-agoadecido Incumplió £i/votOc^ «difícaüdo 
aJc :'«tiio6 Ioánuin>ielrpi;iix»rrtemp}o. vJ O06 jet -«(tíjlo M 
i|ópífieí Anú^niol2ió£r:.mii < parabienes por, fft^baUtazr 
go,: eípsctálmjBnté qujmdoifupo déípues» qué, el' Mayor- 
domo dela€oífrBd|a,deJbGrHz.efar:aqúelaño fe llama- 
ba i^a^uéliCasneiuiV' 7 4>>>'0^>^! to iUiáiiimpi haícerle 
Júpiter Aracíniy itx>a!;lo' tpte lís.paise^id» hab«f: encon- 
trado un teforo para tocav^ft/CÍrcvuiíftsúic^a pi^ipaí, y 
turo {ii(»r:lMr'du&jjaillé!])ara;cQafigó^: que defde aquel 
pimlio no bdlnoa Sermón á9 Cofiradú ,Lque no le preten^ 
dieCe cof^empe^íiki.i:': :) ii ; . . 
' . a..fitmaohiE&éQK«ftt eüfe ^bueKfcqyKepto queJiizo.de 
si ndfmo! y fjdtt {kjlpami^ f^qiencía ^iqu^ndo parí 
bablardtt ¿arnúfma jQo&adík;» compAeifta por Ig major 
portE'deiiabíadQíes:, fe* le Vinieron al p!eiifamiento 
los Sacrificio! -Antbarvalffft V. cpie fó bacian, on bonoc 
de la Dio(a. (Teisls ,( bttsliir ,^ losccan^H)^ )r: d^ ks 
•déchas-, á.'lo^ c^ftler: facdfiduíi^'prefidia.' ci^a df> 
fáe de CoEadíá, ^bmgimí^-éaSoeg Gfi&Uáen, que 



fe ]huiaabd¡Bt los l£^maáQS:i¡A/yívícsi[ t&o^(é$;)fríbSA£o-^ 
fradcs^ dcí címpo, , derivaado fuf dtaidmraado»^ di5 arvui^ 
anuij queie: figaiíipa; porque ^«uilque es; verdad ^ qúei 
eflos iiD ^eijan mu gneidoce v y . los^ Gcrfbü^a de: Ib 
Cruz jpafid»a¿cjde laentO', e&rld pbreció.ichieot'pky^ 
tai» pb» fi el número. iie^e ^en lai Sa|p:qda) JBfcritiirs 
fignifíca ixu3lumd^)ma9.Qgmfícárá el inopeto doceieáia 
Mieología.. • - ; ;• > .:: :..f-A ;/. * , -^ 

. 9* Donde fe^ halló un pooo. apurado fui' en tro*^ 
pezar^ton al^unaí^eruji^idbmide tuxeoí gii&ó^^i';quer^^'i 
dieíe aludir á :Q^adia:j d^ iá^Cráz ,.:y[defpiiés dp 
haberfe aporrea^Or por álguh ts0iiq>ó>.la ^.oábéza!^: én 
encontrar coík qHe" le íatásfaaeíe/;fii buena íbrtüná 
le deparó una admirable ^fpeciey que i un miíxna 
tiempo le fírvió para cumplir gaHardaoiente con/la 
circunftaiscia ^igiravánte^ der lá Grui^: y con h ide ioi 
PenheniJés^ de íangce ^ ípie;no lei^daj^a rttiános cuidkdo 
que la rotsa;^ Aobirdó&. haber leidoü en uq tf eiiira¿rd¿ 
naria libito v que fe intitala x^'Idca d¿ una' nueva ^hifi 
toriagautcíl de la América Septentrianál ^ como en hoi 
not úelDí&u í:icoeat^hqui'r<¡!iít era el.Dids del Fde^o ^ 
iban lok t&dios^tasoaie por ú» grande^arbol:^^^^^^ 
eoQ «fcidio atce^pa&umwtoc't tináficaf y ^atrftorcpsr* 
ducian al patio del templo : allí le deícortts^fiiail 
C0¿' '^xtraocdimúrias \ Hceráiíoniás ^ le :Uevabkn/!deípues 
á vida de fiodojcL puebla.^ ! paca que £<mftafii á^todos 
que ^t^niaijla: altura i^v^que. rpr^tíbia Ja: Iqy ; >^%ues 
k basaban ,:yi;oail^ naíi Jf íidoffaaba CQ¿t oinrt0Sr|)a> 
pde^ ;eñido8 ;|íta iíánghe ]tto^ia:^rlleclié Tlo^quU srob 
vían* á' levantare Jícpq 7gratt::tiáitov 4evoci}i» firúp 
verencia; Entonoes Ids amos tomabais aoiieífa^ i fui 
efdavos, y birlando 'al rededor .de un^ .grande ho» 
8Uer»9 apié^iiefly)» leiic^ndida^junfioc. ali áiduic^ Ociando* 
lo^ píbr^t^ afiifanrn» ¿ftaban mliScaleíbudhdw.;^ 
coq elkwiep ias ttaniasrpíe bttoiaax^izaq c!:!^ ^i :.il 

Kkk ij 



444 UiitORtÁr DS Plt'CfiR&NIZMI 

¿O. Nótcabe e<2 la Imaginación qüántol&'^iegodjo^ 
él bendito Fray Gexiindió con eñe , i fo pkecer ^ 
feiicifimo y oportunifimo hallazgo , porqué. en Tolo 
^1 tenia quantd habia. menefier ^ ;para lo que le ref- 
taba que ájuftár ; Hábia áFbpi :traida dea ! . monte h:o¿* 
SDUcho acompañamiento^ y elevado xdn grander de-* 
TÓcion .eh el. paáó . del: templo ; qué lyia)bolo..mas 
propio del Árbol de la Cruz! Y mas que ;» por deí^. 
cortezarlé deípues ^ no perdia nada para el intento* 
Habia papelitos teñidos en iangre de lois Cofrades , 
que levantaban, el árbol >; cofa ajuüadííima y^ pinti- 
paradla á los penitentes de; Tangiré > pues que ?^ftsi ti-. 
nefe papeles ó :tiñeíe iBddones , es qiíeftion de nom* 
bre , particularmente quando ya fe íabe> que c^e los 
faldones fe hace el papel. Habia amos. ^ que íiayk- 
bancal fededoÉ deLárboí y:de la.:l^guéta.¿on Jos 
efclávos acuellas y ,á : losf i quales adiaban ' deípues . en 
lá:lumbrev>T ellos :íe quedaban sieBdo^umetáíoni 
¿ntíy natural.de los penitentes de i luz ^i que<íbn' como 
los. amos de laCofradia^ los quales .fe contentan con 
^kupbrat ^^ :los.\peniteiites dp fangre ^ paia que eftos 
ík^uphktíJ:iy^.Í0L^pí»&n^^ io( ma- 

ncos odel)[K5 {'amáies;, ya «utre Jas áfonas <dtr.:hs pcf» 
IcmUas..'-::' .Ij ti './'i : c* ; ■::■? l.h o:T'; .' r'/\i' 

lí. Mil parabienes & dióá .si niiíinov por: haber 
encontrado con una provifion de materiales ^ los mas 
exquiíitos; y i mas adoptados para: el . imíento >. que 
á iumodo deenténdeciie podan fántar/;^ y: ya qui- 
fiera iél| qiíe la platica ^fiídf «l^^dik ifígmenió.v P^ 
dar^ quanco .ánt;es : h\ coiaoqer ;icpuef ^' ima vfez .<'» juntos 
ios materiales { en rrdos horas le pareda que podría 
diíponerla'j particularmente habiándóíe . de reducir á 
cña ¡cpchprtetibri;:mi]y.\brbviev oomarélm .lo ¿ft 
Jbia'!Ób(enrhdbiie¡íjlasi'J?MticaJi de ai^Eieíliteeipvtete qué 
jbabia pido ^ pori^panficcib jtofneozafta;^ ^afátítr > ^ 



DB Campazas. Lib. IIL 44!^ 

nufmo tiempa que fe iba ya formando la Procefion ; 
y en orden á tomarla de memoria , efo le daba poco 
cuidado y porque realmente era de una memoria feliz i y 
como dicen burrál. 

iz. No obftante, haciendo un poco mas de re- 
flexión fobre todas las circunñancias de eíla última 
erudición mitológica , no podia enteramente aquie- 
tarfe , pareciéndole que la aplicación de los papelitos 
teñidos en fangre á los Penitentes de la Cofradía ^ 
era un poco violenta ; y aunque juzgó ^ que en €aíb 
de neceíidad y en un lance forzofo » ya pudiera paf- 
íar. ^ mayormente en una aldea donde no hubieljb 
mas críticos ni mas ^ceníbres ^ que el Barbero y 
el Fiel de Fechos i pero bien quiíiera él hallar otra 
cofa mas terminante y como en propios términos 
de Penitentes de Sangre , para afegurar mas fu luci- 
miento y fin e^cponerfe h melindrofos reparos de gentes 
eicr^pulpfas , de los ^quales había algunas en fu Comur 
nidad y en el Pueblo , que como llevamos figbi- 
ficado 5 era una Villa de media braga , ni tan defierto 
como Quintanillá del Monte ^ ni tan pobl^o como 
Cádiz y Sevilla. • ; 

* 13.: Con. efte cuidado fe iba ya acercando al Lur 
gar^ alaz peníadvo; y no poco pefarofo , quando de 
repoite dio un alegre grito, acompañado de unagraja 
palmada íbbre el albardon de la muía r y prorum- 
pió diciendo } hay borracho como yó. ! Vaya , que 
•foy un mentecato, i En el.jooiíxno admirable libro iiv 
titulado : Idea Je una nueva hifiona general de la Amér 
rica Sepíéntrionai ^ pocas, hojas mas alia donde £e re- 
fiere lo del árbol, y lo dé Iqs papelitos de fangre 
en honor del famofo- Dios I:[cocátíhqui ^ me acuerdo 
haber leido dos efpecies y que luego las apunté para 
eílas ócafiones , . y fon tan nacidas parii ^Uaa » qitf 
aunque yo mifinó las hubiera fingido.; no ^odi^U^ ventt 



446 Historia deFr. Geiiú:ndio 
oías á pelo. Ambas efpeciéSiie encuentian^eh el $.^X ^ que 
trata de los símbolos de los meíes Indianos: , íegun Ge« 
melli Carreri : y la primera dice asi , porque la tengo en 
la memoria , como íi la eftuviera leyendo. 

14. » Tozódi, símbolo del fegundo mes, quiere 
» decir fangria ó picadura de las venas ; porque asi- 
n^ mifmo en el fegundo día de «fte méi los Indios, 
í> ó fuefe con las puntas del maguey 6 con navajas 
&) de pedernal, en feñal de penitencia íe Tacaban i^^ 
» gre de lo muflos , efpinillas , orejas y brazos , y 
» ayunaban al mifmo tiempo.*^ Era efta^'fífefta.dePeni^ 
D temes dedicada al E^ Tlalóc^ Diosdtiaslluyias^ 
»> Y mas abaxo. Los ^le teman el oficio de hacen 
« Xuchiles 6 ramilletes entre año, llamados Xóchil 
»> manque , feftejaban en la tercera edad á la Dioía 
» Chivalticue , que es lo miímo que decir enaguas de 
t> muger^ 6 por otro nombre Coatioíóna , Dioja de los 
D Mellizos. La fegunda «fpecie es como fe íigue, fin 
^ faltarle tilde* 

15. 91 Hueyto\6\tli ^ fuperlativo de To\¿\tli ^ sim* 
M bolo del tercer mes , quiere decir , pumUadura ¿ 
» fangria grande ; porque en deteniéndoíe fa6 aguas ^ 
^ que ño comenzaban hada efte tiempo, c'dhreípon- 
» diente á nofótros por Abril, fe aumencaban Jas peqí- 
» tencias , xrecia la faca de la íangré , y eran majares 
» los ayunos , y aun los iacrifícios. La fieíia íe ha« 
'» cia al Dios Cinteolt ^ Dios de el Mai\ , 6c u. Eíbis 
-dos eípecies tengo apuntadas en mi quaderno'^ j enco- 
mendadas á mi memoria) ymeandsJia yo «aporreando 
los caicos por encontrar otras , que fe adaptaíoi á 
las circunftancias principales del aKiinto ; dónde las 
habia de hallar mas exquifitas ; dónde mas nuevas ; 
dóqde mas cortadas al talle del intento ? Aquí tengo 
«fteiilidad de 1? tierra por falta de agua : aqoi tengo 
i TlaUi Dios ck lft$ lluvns : a^ii tenga «na Pro^ 



DE Campabas* Lib. III. 447 

ceñan de Penitentes de Sangre , y no menos que en 
el mes de Hueyto'{0'{di , que es el miíínííimo mes de 
Abril, en que nos hallamos , y en que fe ha de ce- 
lebrar nueftra Procefion : aquí tengo Xuchiles y Ao- 
chimanqucs y efto es^ los que hacían ramilletes ó ra- 
males y que allá íí^ va todo , y es bien corta la di- 
ferencia : aquí . tengo Coadatóna 6 enaguas de mu- 
ger , cofa tan preciía para que fe viílan los Peniten- 
tes i y en fin , aquí tengo una India , y ya no me 
trueco ni , por quarenta Fray fiJafes ni por . quan- 
tos autores de Florilogios' puedan producir las dos 
Eílrefií^duras. Ola : pero eílQ no qu^ta^ qu^ yo los 
venere fiempré como a mis dos Maeftro$> como a los 
dos modelos y como á mis originales en la facultad de 
la carrera que emprendo. 

1 6, JBníbdlefadQ i en eílps penratpi€;ntps , y c^fi joco 
d^ jcoiaento ;, nüeftro Fray :Gerundio, llegó i' la |Juerta 
reglar 4e..íir CjpAVfi^to} ^s^eófe ^ fué ii la Celda del 
Pr-cjado , i di6 fu bcntdiate i tomó la venia, retiróíe 
á la fuyá, deíalforjóiej defocupó , echó un trago, 
y fin deteneffe up punto pufo manos á la obra ; tra- 
bajó íu Plácica ^ que aquella mifmá noche quedó con-? 
«luida, y llegado eldia de la Procefion , á que. con- 
currió: .mucho .g«;atio de la Comarca, Antón Zotes 
y fií muger , á quienes el mifmo hijo habia efcríto 
para que vinieíen á oírle ^ fin faltar tampoco el 
Maefiro Prudencio ^ que la noche antes íé habia re- 
tirado de la Granja ,M con gentil denuedo repreíentó 
fu papel , que copiado fielmente del original , d^cia asi 
ni mas ni ménos^* 

17. » A la aurífera edad de la inocencia , la-* 
30 y abo ínter innocemes manus meas j en tránúte no in- 
» terrupto fiícedió la argentada dación de \la defi-^ 
» dia,í Argenmtn y,^ aurum nvUius ccncupivii No llegó 
II la ignavia dé Jos mortales á fer. letálica culpa ^. 



448 Historia de Pr; Gerundio 

» pero fe arrimó k fer borrón nigricanté de íii nlven 
» candidez primera : 

Pocula tartáreo haud adcrant nigrcfacla veneno. 

» Sobrefaltados los Diofes , ego dixi Dii efiís ^ áettv* 
» minaron prevenir el défórden con admonición bené- 
» fica. Admirablemente el Simbólico : jinte Díem cave ; 
» y paralogizaron la correcion en preludios de caftigo ¿ 
» Co tripe eum inter te ^ & ipjumfolum. 

1 8. » La Madre Cibeles ( ya fabe el do6to , que 

» en el Étnico fabulofo Lexicón fe impone eíle cog* 

» nomentcr á la Tierra : Terra autem erat inanis , ó 

» vacua ). La Madre Cibeles , Cybeleia mater , que 

D dixo oportuno el Probofcide Poeta : la Madre Cí« 

JÉ beles , que hafta entonces efpontaneaba fus fruges , 

» refolvió negarlas , mientras no la reconviniefe por 

» ellas el penoíb afán del madido Colono : //t Co- 

» lumna nuhis. Mas } ó Cielos } cómo hábia de ela« 

)> borar el infeliz Agrícola , íi le faltaba la caufa inf- 

» trumental para el cultivo ^ y fi del todo ignoraba 

» la caufa material y la eficiente para el inílrumento ? 

p Quxcumque ignorant j blafpkemant\ quomodo fiet ij¡ud\ 

D Conmiferado Saturno baxó de lo alto del Olimpo : 

» Defcendit de Calis , y enfeñó al hoínbre el ufo del 

» azadón taxante , y del arado efcindente : Terra fcin-- 

» detur aratro ; habeiflo entendido y mortales ? Luego 

n bien decia yo j que fiempre ion los pecados ocaíion 

* de los caílígos : Et peccatum meum contra me ejljem* 

» per. Pero aun no eílamos en el caíb. 

19. » A la argentada eílacion fucedió el feculo fer- 
» rugineo : S^culum per ignem ^ y aunque en él habia 
» iniírumetitos para el cultivo^ y pofeian los hom- 
. » bres fcientifíca comprehenfíon de fu manejo , po/^ 
« fidit me in initio viarum fuaruni y obftruida la Ci- 
l) bélica Madre , correfpondia con eílorilidades k los 

a&nes 



>> 



DE Campazas. ÍiIB; III. 449. 

5i afanes del agrícola : Ee paur meus agrícola eft. Aquí 

el reparo. Si la reconvenía con fus fulcos el cprbo 
,^ hierro : íi la llamaba con fus golpes la afilada plan* 
yy cha i por qué no fe daba por entendida } por qué 
„ no producía la tierra verdigerantes frutos.? Gcrmi^ 
i^net utrá htrbam vircnltm ; qué oportuno Lira ? por- 
yy que el Cíelo empedernido la negaba .la lluvia : Noa 
„ pluit menfcs fcptem ; pero qué motivo pudo tener 
,, eía tachonada techumbre ^ para tan cruel duricie \ 
i) Díxolo Cartario muy á mi intento ; porque los hijos 
II de los hombres habían multiplicado las nequicias : Et 
yy dt:licid mtét ejft cumfiUis kominum i pu^s qué remedio I 
>i Oíd al fapientifimo Mitólogo. 

ao. 1; Defpréndafe el gran Baco de efa bobeda^^ 
I, celeñej enfeñe a los hombres compungirfe 1 y k 
II implorar la clemencia, del Tonante con una Ro^^ 
ji gativa penitente : Te rogamus auJi. nos z ofrezcdlfi 

cultos y facrifícíos ep fííturás aras , y baxará el 
II mífmo Júpiter Amon y que es lo mifmo que Car- 
II ñero y y con una fola patada ó debaxo de la planta 
^y de fu pie y a planta pedís y hará que broten aguas 
li que apaguen la fed y fertilicen los Campos : uef* 
II ccndit Jefus in loco campcfiri. Para el do£lo no e.s 
^1 meneíler aplicación ; vaya para el menos entendido. 
^1 No es asi , que ha íiete mefes y que las nubes nos 
n niegan fus Salutíferos fudores ; no es así , que á eíla 
I, denegación fe han íeguido los fintomas de una 
,1 tierra empedernida ? Pues inñitúyaíe una devota 
^y Rogativa : vayan en ella los Cofrades de la Cruz 
II de Penitentes ; presídala fu digno Mayordomo Júpi- 
II ter Amon I Pafqual Carnero 1 que debaxo deíuspiesi 
,, defub cujus pede y brotarán aguas copiofas y que fecun* 
II den nueílros Campos : 

Hórrida per Campos bam , bim y bombarda fonabant. 
,1 Mas Es muy celebrado en las Sagradas Letras el 
Tom. /, Lll 



yj 



450 HllTO«lA DE FR. GERUNfrfO 
,, Cordero Pafqual : Agnus Pafchalis. Sabe el dííbretc ^' 
9) que de los Corderos fe hacen los Carneros, Luego- 
yy nueftro infigne Mayordomo Pafqual Carnero > feria. 
yy quando niño Cordero PafquaL La ilación es innega-^ 
yj ble. Pero aun no lo he dicho todo. 

2I.V,, A la frugífera Ceres, Diofa tutekr de los- 
^ campos y de las cofechas ^ fe o&ecian aquellos^ 
^ facrificios , que fe llamaban Ambarvales , y fe ha- 
yy cia una folemne proceíion al rededor de los cam?* 
„ pos y para ofrecerla eftos Sacrificios : Ambarvales. 
yy hoJlU j y quiénes eran los que principalmente la 
^. fbrndaban ? Unos devotos Cofrades , que fe Uama* 
,^ ban Arvales : Arvales fratrcs \ los quales en fentir 
jy de los mejores interpretes , eran todos labradores.. 
yj No lt> levanto yo de mí cabeza : dícelo el pro»- 
i> fundííimo Catón : Ambaryalia fefta cdcbrabant Ar^ 
y y vales fratres j circumeumcs campos y 6 litabant Am* * 
yy barvalts kojlia } y á quién fe bfrecian ? ya lo he 
¿, dicho , á la Dioía Ceres , que fe deriva de cera , 
yy para denotar también á los Cofrades de Luz : f^os^ 
yj efiís lux mundL 

¿2. » Mas porque el critico impertinente ó ei^ 
yy crupuloíb no eche menos á los Penitentes de San- 
„ gre ; id conmigo , y veréis , que efto de los Peni^- 
,) tentes no es invención de modernos ^ como quie- 
y^ ren algunos ignorantes y finó una Cofradía muy an* 
yy tigua y eílablecida en todos los figlos y en todas 
y^ las Naciones. £a y dad un falto á la América Sep- 
„ tentrional. 

23. 9, Alli veréis al Dios TlaUc y íuperíntendente 
^y de las lluvias ^ haciéndofe de pencas ^ y no querer 
yy defatarlas en el mes de To\¿tli ^ que es el de Marzo. 
,, Allí veréis y que para moverle á piedad ^ fe arman 
,, los Indios de maguey s ó puntas de pedernal > y í¿ 
\y facan copiofa fangre de todas las partes de fu cuerr 



, DE C AM P A7 A S. LlB. IIL 451 

^ po. Allí veréis , que el irritado Tlalóc continúa la) 
„ feñas de íii enojo eu el mes de Hueyto\odí , que 
3, correfponde al de Abril en que nos hallamos, y 
^y negando en él la agua por los pecados de aquel* 
^, los infelices ^ arrepentidos eflos , aumentan las pe- 
,, nitencias , y fe facan fangre háfta correr por el 
,, fuelo al rigor de los Xuchiíes , efto es , á la violen- 
,, cia de los ramales ^ empapando en ella á la Dioía 
„ Chivaldcue y que es tanto como la Diofá de las Ena* 
„ guas, y dirigiendo la penitente procefion al templo 
9, de Ciuolty Dios del maiz ótrigo de Indias , para que 
,, intercediendo con Tlalóc^ y uniéndofe con él , los 
9, franqueafe los frutos de la tierra. 

24. ^, £a, hermano;, á vida de tan oportunos como 
„ eficaces exemplares , qué hacéis \ en qué os déte- 
„ neis ; Quidfacís in paterna domo , dclicate miles \ A 
,, qué aguardáis para empuñar con briofo denuedo 
„ cfos candidos Xuchilcs , y convocando primero el 
„ humor purpureo á las dos carnofidades poñerga- 
„ das j no le íacais deípues con los cerofos maguey s^ 
„ haña dexar empapadas las alvicantes Chivalticues ^ 
„ y corra por ellas la íangre á regar la dura tierra ; 
„ Guut fanguinis decurrentis in terram ? Mirad , Fielss ^ 
,, que eílá enojado nueílro Divino Tlalóc : mirad que 
,, el benéfico CiteoU fe pone de parte de fu ceño. 
,, Corred , corred á aplacarlos ; volad , volad á fa- 
y^ tisfacerlos : empuñad , vuelvo a decir , efos Xu^ 
„ chiles \ tomad bieii la medida á efos maguey s : brote 
„ de vueílras eípaldas el roxo licor á borbotones. Asi 
yy aplacaréis la ira de los Diofes ; así fatisfareis por 
,, vuejlras culpas > así confeguiréis para vueñros campos 
„ epitalamios de lluvia , y para vueílras almas epiciclos 
I, foberanos de gracia , prenda fegura de la Gloria.: 
„ Quam mihi , O vqbis , 6c. „• 

2$. No bien había pronunciado la última palabra ,1 

Lll ij ^ 



'452 Historia de Fr. Gerundio 

quando reíbnaron en el Templo unos gritos , que íaliaii 
por entre los caperuces , á manera de voces encañona* 
das por embudo ó por cervatana , que decían : f^itor d 
Tadre Fray Gerundio , vítor el Padre Fray Gerundio ; 
y lo que mas es ^ que quedaron los penitentes tan 
movidos cojí la defatinada Plática , no obílante que 
tos mas y y aunque digamos ninguno de ellos habia 
entendido ni fiquiera una palabra ^ que al punto arro- 
jaron las capas con el mayor denuedo , y comenzar 
ron a darfe unos azotazos tan fuertes , que antes de 
falir de la Igleíia ya fe podian hacer morcillas con 
la fangre , que habia caído en el pavimento. Las 
mugeres y que eílaban junto á la tia Catanla y h 
Biéron mil abrazos y y aun mil befos y dexándola 
al miímo tiempo bien regada la cara de lágrimas 
y de mocos , todos de pura ternura , y drciéndola , 
que era mil veces dichofa la madre que habia pa- 
rido tal hijo. Un Cura viejo , que fe hallaba por ca- 
fualidad immediato á Antón Zotes y y que fin em« 
bargo de haber llevado tres veces calabazas para 
Epíftola , una para Evangelio , y dos para Mifa , 
todavía por fus anos y por fu bondad era hombre 
tefpetable ^ dándole un eftrecho abrazo , le dixo : 
Señor Amoh y cincuenta y dos Pláticas de Difciplinantes 
he oido en ejia Iglejia , defde que foy indigno Sacerdote 
(^ en buena hora lo diga ) > pero Plática como efla , 
ni, cofa que fe la parezca , ni la he oido ni pienfo 
jamás oírla. Dios bendiga a Gerundito y y no me maie 
fu Mageftad hafla que le vea Prefentado. 

26. Déxaíe á la confideracion del pió y curiofb 
Ledór ^ cómo quedarían el tío Antón y la Señora 
Catuja y quando oyeron eñas alabanzas de fu hijo y 
y fueron teíligos oculares de fus aplaufos ; y tam« 
bien es mas para confiderado , que para referido el 
gozo y \a vanidad y la ratisfacc;ion propia y que e^ 



bE CAMPAZAS, LlB. III. 453 

aquel punto fe apoderaron del corazón de Fray Ge- 
rundió , al efcuchar él mifmo tan grandes aclamacio- 
nes. Pero como fon poco duraderas los contentos 
de efta vida , y fiemprc diípone Dios , que enmedio 
de los mayores triunfos fucedan algunos acaecimien- 
tos triftes , que nos acuerden que fomos mortales, quiíb 
la mala trampa , que al! baxar del pulpito, y eii 
la mifma Sacriftía de la ígleíia le dieron al bueno 
de Fray Gerundio un humazo de narices , que á fcr 
otro , que no fuera de tan buena complexión , le hu- 
biera traftornado. 

27. Fué el cafo, que fe. bailaba de Recluta ca aquella 
yilla un Capitán de Infantería ^ capaz, deípejadp , 
muy leido , y habiendo oido la Plática, luchando á 
ratos con la cólera , y á ratos con la rifa , deter- 
mmó finalmente holgarfe un poco á coila del Pre- 
dicador ^ y entrando en la Sacriftía, deípues de darle 
un abrazo ladino ^ pero muy apretado , le dixo con 
militar dcfeiifado : Vamos claros , Padrecito Predi- 
cador , que aunque he rodado mucho mundo , y en 
todas partes he íido aficionado a oír Sermones ^ en 
mi vida he oido cofa femejante. Plática mejor de Car- 
neftolendas y Exhortación mas propia para una Pro- 
cefion de mogiganga ni Quevedo. Algo cortado fe 
quedó Fray Gerundio al oir efte extraño cumplimien- 
to ; y como el punto de defembarazo no podia me- 
dir la efpada con el defpejo del feñor Soldado y le 
preguntó pon alguna turbación , y encogimiento i pues 
qué ha tenido la Platica de moniganga ni de cofa de 
antruidbs ? 

z8. No es nada lo del ojo , y llevábale en la ma- 
no , le replicó el Oficial, Ahí es un grano de anís 
las Fabulillas con que V. Paternidad nos ha regalado 
para compungirnos. La de Saturno vale un millón ; 
la de Baqo fe debe ehgaílar eñ oro} lo de Júpiter 



454 Historia de Fr. Gerundio 

Átnon y Pafcal Carnero , con aquel retoquecilla 
del Cordero Pafcal , no hay preciofidades con que 
coitipararlo í y en fin ,. todo aquel pafage de los Pe- 
nitentes Americanos con enaguas , ramales y pelo- 
tilas , los Dio fes en cuyo obfequio hacían las peni- 
tencias y con fus pelos y feñales , el motivo de ellas 
y hafta la oportunidad de los ñieíes en que las hacían , 
todo es un conjunto dé divinidades j y V. Paterni- 
dad', aunque tan mocito , puede fer Predicador en Xe- 
fe, ó á lo menos mandar un deftacamento de Predi- 
cadores , I que fí fon como V. Paternidad , pueden 
acometer en fus mifmas. trincheras á la melancolía , y 
no folo defalojarla de fu campo, finó defterrarla del 
mundo- Y fin decir mas ni dar tiempq á Fray Gerundio 
á que repiicafe , le hizo una reverencia , y fe falíó de 
la Sacriílía, 



C A P I T U L O V I. 

* Donde Je refiere la variedad de los juicios humanos , y 
fe confirma con el exemple de nueftro fiímofo Predica- 
dor Sabatino , que no hay fatuidad que no tenga fus 
protectores. 

Así fe deípidió el bellacon del Capitán del bueno 
de Fray Gerundio , habiendo echado un xarro 
de agua á todas las complacencias con que íe hal- 
laba el Santo Varón , por los vítores y aplaufos de 
la Iglefia , y dexándole trííle , defconfolado , y pen- 
fativQ. Pero como en eíla vida ni los güilos ni los 
difguílos ion muy duraderos y el que le caufó la fa« 
tirilla viva y defenfadada del feñor Oficial , le duró 
poco ; porque apenas fubió de la Sacriília á la Celda , 
quando fe le entró, en ella toda la mofqueteria del 



toE Ca Mj/ AZ AS. L'lB. III. 45f 

Convento } es decir la gazapina de Colegiales ^ Co- 
nfias ^ Legos y gente moza. Como éfte por lo co- 
mún es uno de los vulgos mas atolondrados del mxm^ 
do y y por lo mifmo uñó de los mas perj^udicialeS , 
no es ponderable el porrazo que dio á cafí todos la tal 
Plática i porque no diftinguiendo de colores , y gober* 
nándofa folo por el boato y por el fonfonete ^ á los 
mas les pareció un milagro ázl ingenio. 

z. Entraron pues de tropel en la Celda de Fray 
Gerundio , con tal zambra , grefca y algazara , que 
parecía veniríe á tierra el Conventa, y como todos 
hablan fido fus Condifcipulos y ñendo con corta dife- 
rencia de. una mifma edad , aunque él era ya Sa- 
cerdote y Predicador ^ no acertaban á mirarle con: 
reípeto , con que dexaron correr las exprefiones de 
fu gozo con toda la libertad de una familiarífíma 
llaneza. Unos le abrazaban y otros le vitoreaban y ef: 
tos le hablaban por un lado , aquellos por el otro p 
algunos le tiraban^ por el Hábito y por las mangas » 
para que les contcllafe ^ y no faltaron otros , que 
le levantaban en el ayre , aclamándole ya por el mayor 
Predicador que tenia la Orden i tanto , que uno 
que era fegundo Vicario de Coro , exclamó con V025 
gruefa y corpulenta : Hajla ahora creía yo ^ que en el 
mundo no había otro Fray Blas j pero bien puede apren-- 
der otro oficio , porque todo quanto predica , aunque tan 
cxquijito j tan conceptuofo y tan raro , es pa\ójia ref* 

{efío de ¿o que hoy hemos oido a Fray Gerundio. A un 
«ego anciano , fencillo y bondadofo , que había íido 
refitolero mas de quarenta años j y le eftaba mirando> 
de hito en hito , fe le caian las lágrimas de puro gozo 
y ternura. El Dcfpenfero le dixo , que tenia á fií dif- 
poficion todo el vino de la defpenfa y porque á ' quien 
tanto honraba el Santo Hábito , era razón que todo' 
fe le franqueafe : el Cocinero fe le ofreció muy de 



4^6 Historia D£ Fr. Gerundio 

Veras á fu fervicio } y hafta el Procurador , que no 
fuele fer gente muy bizarra , le regaló defde luego in 
voce con dos barriles de fardinas efcavechadas , y efto 
fin perjuicio de regalarle con otros dos de otras , 
quando las tuviefe , en prendas de fu amor y com- 
placencia. 

3. Déxafe á la confideracion del pió y curiofo 
Le£tor quanta feria la de nueílro Fray Gerundio al 
oirfe alabar con tantas aclamaciones , por quanto no 
era hombre infenfíble á fus aplaufos , ni tampoco era 
de parecer , como el otro Orador afilofofado , que el 
grito de la muchedumbre inducía fuertes foípechas de 
grandes defaciertos. 

4. Pero vés aquí , que quando la gente del chilin- 
dron eftaba en lo mejor de fu triíca , y el bendito Fray 
Gerundio mas engolfado en fus glorias , entraron en 
fu celda el Prelado , el Maeftro Fray Prudencio , y 
ios demás Padres graves á darle la que llaman laace* 
noria » efto es y la enhorabuena* de la función ^^ como 
loablemente fe eftila en todas las Religiones* Al punto 
cesó la algazara de los mozos y y cada qual fe com- 
pufo lo mejor que pudo , metiendo las manos dabaxo 
del Efcapulario y y arrimándofe hacia la paredes con 
ios ojos baxos y con reverente filencio* El Prelado 
fe contentó con decirle y que defcanfafe , "y habién- 
dofe detenido un breve rato , fin hablar mgs palabra , 
fe retiró luego : de los demás Maeílros y unos folo hi- 
cieron el ademan de baxar un poco la cabeza y mar* 
mullando enCe dientes una eípecie de enhorabuena 
eftrujada ^ que no fe entendia ; otros fe k dieron con 
palabras claras y pero tan equivocas y que algún malí- 
ciofo podia interpretarlas con poca benignidad , co- 
mo el que le dixo : Fray Gerundio } cofa grande ! por 
e¿ término no la he oído mayor y ni efpero oiría igual y 
finó que fiía a tí. Dos ó tres de ellos , que eran algo 

encogidos ^ 



DE CaMPAZAS. LiB. IIL 4S7 

«iCDgidos y iin ii es no taciturnos , (blamente le 
dixeron : Dios u lo pague , Fray Gerundio ^ que lo has 
trabajado mucho i y el bueno del Fraylecito quedó muy 
folazádo ) pareciéndole. que era 1q mifmo trabajarlo 
mucho y que trabajarlo bien. 

5. A todo eíló callaba el Maeftra Prudencio ^ fin 
haeer mas que mirarle de quando en quando con unos 
ojos entre compaíivos y feveros : mas luego que fe 
retiraron los otros Padres Maeílros ^ viendo que los 
Colegiales amagaban hacer lo mifmo ^ ios dixo : ef- 
liñÍQ quietos 9 que ahora tengo yo que platicar á nueíl» 
tro Padre platicante , y mi plática también puede fer 
provechofa para ellos. Sentófe en una filia ^ hizo á 
Fray Gerundio que fe fentafe en otra ^ y volviéndoíe 
hacia él , le habló de eíla manera, 

6. » Fray Gerundio y has perdido el juicio ? Filabas 
» en él quando compuíiñe una íarta de tanto difpa^ 
» rate , y quando tuviíle valor para predicarla ? Fs 
u eño lo que me ofrecide al deípedirte de mí es la, 
» Granja , diciéndome ^ que perdieíe cuidado y que 
» por eíla vez penfabas que hablas de acertar á dar* 
» me güilo? Pues qué? pienfas que podía yo guílar 
D del mayor texido de locuras y de défpropófítos 
» .que he oido en. los dias de mi vida, finó que le 
» exceda ó le compita lá defatináda falutacion del 
» Sermón de Santa Ana. Y eílo en una función de 
» íiiyQ tan feria , tan tierna ^ tan dolorofa » en que 
» todo debiera refpirar compunción , lágrknas » ge«- 
» midos y penitencia ! Fíloy por decir ^ que quando 
» no fe hubiera cometido . otro pecado , que el de tu 
» Plática y él folo merecia que nos caftigafe Dios con 
» el terrible azote de la fequedad y de la eílerilidad 
» que padecemos. Pero no me atrevo á decir tanto , 
» porque conozco , que no pecas de malicia , finó de 
» ignorancia ó de inocencia, 

Tom. I. Mmm 



4s8 Historia d^ Fk. Gerundio . 

7» » Ven acá 3 hombre , tu Plática fe ha reducida 
» á otra cofa » qut k ateñarnos los oídos de Fábulas 
ík ridiculas , infulfas é impertinentes ^ verifícándofe á 
i> la letra lo que ya .dixo en profecía el Apóílol por 
» tí y por otros Predicadores! como tú, que huirian 
I) de U verdad > y convértirion toda fu atención á 
>> las Fábulas y tranfcendiendo eíle depravado güilo á 
>) los oyentes : A veritaie quidcm auditum avcrunty adfa* 
» bulas autcm convcruntuA Qué fuerza han de tener ellas 
x> p^a movemos á hacer penitencia por nueílras cul- 
V pas , y aplacar por eñe medio el rigor de la Divina 
» Juilicia y tan jucamente irritad^ conue ellas ? 
j 3. » No tendrían mas eficacia los exemplós ver- 
» dad^ros de Sagrada Efcritura y de la Hiíloria Ecle- 
» fiaílica , una y o&*a ateílada de los horrendos caf- 
]^ CÍgQ$ temporales ^ con que Dioii en todos tiempos 
D ha efcarmentado los pecados fie los hombres, fin 
1^ dtfKar el azote de la mano ^ haña que ít le diefe 
» fatisíSiCcion por medio del dolor, de la emienda 
}# y de la! penitencia ? Los dilubios , las inundaciones , 
D las guerras > las hambres , las peftes , las eílerilida* 
» des ^ losítenremotos , los volcanes y y todos los de- 
» mas movimientos extraños de la naturaleza , goberna- 
se dos por el Supremo Autor de ella , han nacido jamas 
)» de otro principio ni han 'tenido otro fin? 

» 9. » Qué figlo de oro ^ ni qué figlo de eftaño 9 ni 
» qué figlo; de hierro , m qué embudes de mis pecados \ 
»> No ha iiabido mas figlo de oro , que la eftrechifimá 
» duración d^l eílado dé la inocencia » reducida fe- 
9 gun los mas.á pocos dias» y fegun algunos á pocos 
)» inflantes. Entre la inocencia y la malicia no hubo 
y medio. Defde que comenzaron a multiplicaríe los hom* 
» bres , comenzaron á multiplicaríe los pecados de íiier- 
n te y que eílos folamente fueron pocos , mientras fíiéron 
» pocos los que podían pecar: Y deíde entonces comenzó 



DE CaWPAIAS. lilB. III. ' 453 

» Dios fus amorofos aviíos , cxñigando á unospara ef* 
)» carmentar á otros , hafta que extendida Ja maldad ^ 
» fin deicarfe reconvenir del efcarmiento , fué taaibieii 
» meneñer que fe extendieíe el caítigo. 

I o. » Si el tiempo que has perdido miferablemente 
n en leer ficciones , le hubieras dedicado á ojear j aun- 
» que no fuefe mas que de pafo , la Sagrada Biblia , 
» en ella encontrarlas hiílorias infalibles en que fundar 
» tu exhortación , fin el ridículo y aun facrilego re«* 
» curfo a patrañas fabulofas. Eílerilidad nacida de falta 
» de agua > y de fobra de pecados , encontrarlas en 
» Egypto en tiempo de Faraón y de Jofeph. Ef* 
» terilidad procedida del mifmo principio encontra- 
» rias en Ifrael en tiempo del Profeta Elias. Eílerili- 
i> dad originada de la mifma caufa , encontrarlas en 
D el Reyno de Judá , en tiempo de los dos Joranes 
D cuñados. Y fi defpues de la Hiftoria Sagrada , hubi«» 
» ras fiquiera pafado los ojos por la Edefiáítica ^ y 
») por la Profana y apenas hallarlas figlo , que no te 
i> ofrecieíe á docenas los exemplares en diverfos Réy« 
^> nos y Provincias , con la circunílancia de que no 
D cefó el caíligo , mientras no cefaron ó fe difmi- 
i> nuyéron los pecados. Pues a qué fin el recuríb á los 
» fueños, á las Fábulas? 

II. » No quiero decir ^ que el eíludio 6 la noti- 
» cia de eílas fea inútil , y que no tenga fu ufo. Tié- 
n nele y muy loable , así para la inteligencia de los 
)> Autores Gentiles , eípecialmente Poetas ^ como para 
» la comprehenfion de la Teología Pagana , que todo 
» eílaba reducida al fiíléma fabulofo. Pero en el piU- 
» pito no debe tener otro ufo ^ que el de un altífimo 
» defprecio. Si tal vez íe toca alguna ^ que fuera me- 
» jor no hacerlo , debe fer tan de pafo , y coa tcinto 
» deíHen, que el auditorio conozca la burla que el 
>) mifino Predicador hace de ella. Es bueno tp» : l«s 

Mmm ij 



46o Historia de Fr. Gerundio 

» Gentiles , como efcribe Tertuliano , hacian tant^ 
D de nueñros Sagrados Miflerios, que folamente los 
» tomaban en boca en los teatros , para hacer ir- 
D riíion de ellos ; y ha de haber Predicadores Chriftia- 
j) nos , que hagan tanto aprecio de fus Fábulas , que 
» apenas Ve valgan de otros materiales en los púlpi- 
» tos , para engrandecer nueftros Mifterios , 6 para 
» perfuadir las verdades mas terribles y mas cier- 
» tas de nueftra religión. Come fe puede perfuadir 
yí COI) folidez una verdad por medio de una mentira ? 
3d Ni qué parentefco pueden tener los Mifterios de 
n Jefu-Chrifto con los embuftes de Belial ? Qux cqfv- 
» vtntio Chrifii ad Belial ? 

12. » Pero fupongamos que en la Fábula fe halle 
' » algún remedo y como en muchas de ellas fe halla 
1» en realidad ^ de nueftras verdades ó de nueftros 
» Mifterios : Qué fuerza añade a unas , ni qué ef- 
)» plendor aumenta Potros efte ridículo remedo ? Ade- 
» lanto mas : quiero fuponer , que la Fábula tenga la 
3> mayor femejanza imaginable con algunos de los Mif- 
» terioS) que creemos y adorames^; como por exem- 
» pío ; el nacimiento de Minerva ^ Diofa de la Sabr- 
» duria , que fe fingió haber nacido del cerebro de 
» Júpiter , con la generación del Verbo > que es Ss^ 
» biduría Eterna ^ que fué engendrado defde la eterai- 
D dad de la mente del PadrQ. Y qué facamos de eíb ? 
»> Se nos hace mas creíble ó mas refpetable efta v^r- 
» dad , porque encontremos un borrón y 6 una obf 
» curífíma fombra fuya en aquella diíparatada meo^ 
» tira? 

tj. » Ya íabemds todos ^ que el demonio , á quien 
» llama no fé qué Santo Padre pemiciosifima mona , 
» para confundir mas los Mifterios de la Fe ^ ó para 
» hacerlos ridiculos y introduxo algunos rafgos , ó como 
P algipos viflumbres de ellos en las fuperfticiones P^ 



DE Gampazas. Lib. III^ 461 
» ganas ; pero tan envueltos entre eíhs ^ y tan mez- 
» ciados de hediondeces , defpropófitos y extrava- 
» gancias. , que fe cohoce el diabólico artificio con que 
» tiró k obfcurecerlos > ó á hacerios enteramente rifi- 
>> bles. Y es pofible , que lo que el diablo . inventó 
3> para burlarfe de lo que creemos y de lo qué él mifmo 
» cree con fé tan experimental y ha de fervir para que 
» nofotros lo apoyemos ! 

14. » Pero fi el valerfe de Fábulas en el pulpito 
)> para perfuadir nueílras verdades , fiempre es cofa iu«- 
» tolerable, y en cierta manera eípecie de íacrilegio ^ 
» lo es mucho mas quando fe predica á gente vuL- 
» gar y fencilla. £1 auditorio difcreto da á la Fá- 
11 bula el valor que íe merece , recíbela por íu juílo 
» precio , y en fin fabe ^ que la Fábula es mentira. Reíl 
» pe£lo de él , no hay mas inconveniente , que mez- 
» ciar lo Sagrado con lo Profano , y lo fabulofo con 
y> lo verdadero. Sobrada monílruofidad es eíla mezcla , 
» pues haíla en los Pintores y los Poetas , cuyas 1¡- 
» cencias fon tan amplias , la calificó de intolerable el 
» el mejor de los Satíricos ; 

Se J non ut plací Jis cocant intmiday^ non ut 
Serpentcs avibus geminentur , tygribus agni. 

» Mas quando fe predica á un concurfo compueflo por 
» la mayor parte de gente del campo , inculta y 
» fin letras , hay el gravífimo inconveniente , de que 
>3 entienda la Fábula por Hiiloria y la ficción -por rea« 
» lidad y y por verdad la mentira. Dígalo íinó.el tef- 
» tamento de aquella vieja y que por haber oido á fu 
» Cura en los Sermones que hacia á fus Feligrefes 
» hablar muchas veces del Dios Apolo y dexó en él 
» eíle legado : ítem , man Ja mis dos gallinas y el gallo 
» al bendito Señor San Pollo y por la mucha devoción que 
» le tengo , defde que oí predicar tanto de ¿I al Señor 



9f 
5> 



4^? Historia de Fr. Gerundio 

„ Cura. Parécete que fark impofible , que entre tan- 
„ tos pobres hombres , de que fe compone la Cofra- 
„ día de la Cruz , á la qual has platicado , no haya 
^y algunos y aun muchos , que vayan perfuadidos á 
„ que Ceres , Júpiter Amon , Baco y los demás ave- 
chuchos que citaíle ^ fon unos grandes Santos , y los 
tengan por efpeciales abogados de la lluvia ? 

15. „ Y qué te diré de aquel texido de diflates , to- 
^^ mado de la Mitología Americana, en que pare- 
cí ció coníiília lo fuerte de tu Plática , fegun te incul- 
„ cafte en ello , y íegun el efponjamiento y la ík- 
\j tisfaccion con que lo reprefentafte ? No creí , ni 
^j aun que tú fuefes capaz de defvarrar tanto , y mi- 
^ ra j que eíla es una grande ponderación. Quién dian* 
^y tres te deparó aquellas noticias , ni cómo tuviíle la 
^y poca fortuna de tropezar con ellas para hacerte mas 
^ ridículo ? Cierto que tienes fingular talento de dar 
yy con lo peor de los libros , y gracia conocida para 
,, aprovecharte de ello. Valga la verdad : tú quiíide 

j^ hacer oílentacion de tu memoria y de tu feliz 
,, pronunciación , quedándote con aquellos nombres 
^, bárbaros , exóticos y eftrafalarios dé TLaloc , 7b- 
„ \o\diy Hueyto\otli j Maguey s^ Xucillcs , Chívaliicut 
j, y Citeolt , pareciéndote que efto era un gran coía , 
^, y que dexabas aturdido al auditorio. Con efe¿lo asi 
„ fué , porque aquella pobre gente no diftingue de 
), colores ^ y la baila no entender lo que fe dice para 
yy admirarlo. 

1 6. ^, Pef o no me dirás , qué gracia ó qué chiíle 
yy tiene efo ? La memoria local y material fuele fer 
yy prenda muy común de los mas rudos. Y en fe de 
yy que yo lo foy j la pofeo tan feliz, aun fiendo un 
,, pobre viejo , que a la primera vez que oi efos nom- 
yy bres y me quedé con eUos como la acabas de ver. 



DE Campazas. Lib. i 11. 4ffj 

jy Pues qué mucho los- hubiefes aprendido tú , á coila 
„ quizá de un ímprobo trabajo ? 

17. „ No quiero decirte nada del eftilo pueril , ato- 
„ londrado , necio y pedantefco porque es perder 
^ la obra y el aceyte. Fray Blas y efe maldito Flo- 
„ rilogio , que debiera quemarfe en una hoguera i te 
„ tienen infatuado el guño y todo conocimiento ác 
yy lo que es idioma Caftellano puro, caílizo y ver- 
„ dadero. El que ufas en el pulpito ni es Romancé 
^ ni es latin ni es Griego ni es Hebreo ni: sé lo que 
yy en fuma es. Dime y pecador y por qué no predicáis 
^ como hablas ? 

18. jy Qué quiere decir , aurífera edad y tramite- rtb 
„ interrupto , letálica culpa , borrón nigricante , can- 
yy dide\ primeva , paralogizar la corrección , efpontaneár 
^, lasfrugesj, madido colono y y toda la demás retalla 
,, de nombres y verbos latinizados , con que empcr 
i, draíle tu Plática ,. que la entenderían los Cofrades , 
yy como fi los hubieras platicado en Siriaco, 6 en Af- 
9, menio ? No conoces ^ defdichado de tí y que efa es 

„ una pedantería , que folamente la gaftan los igno- 
•„ rantes , y aquellos pobres hombres,. que ni Cquiera 
„ faben la lengua en que fe criaron ? No merecias , qué 
„ al acabar la Platica , en lugar de los vitores con 
„ que te aclamaron los limpies , te hubiefen aplicarfó 
yy efte otro vitor, que te venia tan de molde como 
„ al Padre Fray Criípin , . que fin duda debió de féV 
,, el Fray Gerundio de fu tiempo : . ' 

f^itor el Padre Crifpin ., : . ^ 

De los cultos culto Sai ^ . .. ^ > 

Que habló E (pañol en Lastin , • 
Y Latin en t /pañol. • 

19. j. De propófito he querido aecírtfe lo qjjélíiento 
,, á prefencia de to'dos éílos mozos ,* y' para ^fe^ fin 



4<54 Historia dj; Fr. Gerundio 
» los hice detener ; porque fobre eílar ya caníada 
» de hacerte algunas advertencias privadas, y haber 
» viflo j con grande dolor mió , que fon inútiles mis 
9 correcciones particulares , hice juicio que debía 
» hablarte ya mas en público ^ para que no tranf- 
9) cendiefe k ellos tu mal exemplo. Mis años y mis 
» canas me dan licencia para efto , y la parte que 
D tuve en que fe te dedicafe k eíla carrera , que tanto 
» apetecías , me obliga en cierta manera á dar eíla 
» fatisíaccion , porque nunca fe pienfe apruebo lo que 
» abomino. 

20. i> Ni creas que folo yo foy de efle di¿iámen \ 
» pues en eíe cafo íe podia atribuir á la mala coi^- 
» dicion y que regularmente fe achaca á los de mi 
2> edad ^ aunque por la mifericordia de Dios la 
9» mia no eílá reputada por la peor. Acompáñanme 
» en él todos los Padres graves de^ la Comunidad ; 
» eño es , los únicos que tienen voto en la materia. 
» Todos fe lañiman igualmente que yo del malo- 
» gro de tus prendas, y en la fequedad y feriedad 
» con que fe prefentaron á darte la enhorabuena , pu- 
» diñe conocer lo mucho que los habia defasonado 
» tu Plática. Sino todos te hablan con la claridad 
}> que yo ^ ferá , ó porque no todos te eíliman tanto , 
f> ó porque no concurren en ellos las particulares cir- 
» cunílancias , que concurren^ en mi para ho liíbn- 
9 jearte , 6 porque en las Comunidades tiene gran- 
9 des inconvenientes el oficio de defengañador y tanto ^ 
9 que haíla los Prelados necefítan exercitarle con 
9 mucho tiento^ no obílanté que íti empleo les pre- 
]» cifa á pradicarle. Yo atropello por todo , peníando 
» menos en mi quanto tú puedas penfar , otros dif- 
D currir y muchos murmurar y que el defeo de tu 
k> eftimaciotí y el bien de las almas j el decoro del 
9 pulpito y el crédito de la Orden. 

ai. Y 



c.mE CampAzas. Li«. IIL 465 
T^n Y al deor edo^Te levantó 4e la fíUa , tomó 
la.ppcrta, fe (alió de la Celda ^ y fe fué i la fuya. 
Fray Gerundio i^iedó:. penfativos los Colegiales por 
uiíf largo :rato filendoíbs , y los Legos mirando k 
eCftos y á aquel. Unqj e&upíaii , otros 1 gargajeaban ^ . 
alginos íe íonabáb las narices, y áinguno fe atrevia 
á hablar . palabras ^Hafta quc^ un Colegial , Teólogo 
del quarxo año ( como lo- dexó notado : un autor 
enrían / indagador, y menuda), el qu^ era. alc- 

Setc , vivaracho , intrépido, y decidor ., rompió el 
encndiotendo } Quien vú.trafi d viejo con vi\cochos 
-y viaoí^y h ha^erfe mudar s.ccmifa y porque el Siermotí, 
ha í^akodargo\ piuiúco , moral y fervflrgfoT Riéronfe 
todot^ menos Fray Gerundio , *que ^un ie mantenía 
fuípeúíbr, aahisbaxo , y como medio corrido. 

22. Pero prefto le confoló el Teologuilloj por- 
que ilegapd¿& á él, y. dándole dos palmadas fobré" 
los^ihombjro; i>:le di^o. a ola , Fray GerundiQ , furfum 
corda ; pue; qi»é haces cafo, de las mífíones de nueftros 
Padres Matuialeses ; no vés , hombre » que tienen 
3ra. el hufto Gon mas cazcarrias y .lagañas , que ojos 
da- apvendiz/de ihmja j< qué íaben eUos cómo fe ha 
de (predióar\jv. fí ya cafi. fe les ha olvidado como íe 
ha^de vivirá T^do lo ^ que no les hude a antaño , 
ios ofendfe y y ellos nos* apellan á los demás con íiis 
ontapadad. £lk)s¿ conocieron al mundo asi , y dádor 
leba,- quei fe ba de 'mantener el mundo como ellos 
le ^onociárotl ^íiSn :hacerfe cargo dé que* la bola da 
ivueltaso;);.qii& por eíb * es bola. . Coiso ya no pueden 
iucirc{ iahian quandp btrós lo lucen , á manera de 
aquélliis áibolés .. fecos de puro €arcuezos , /que en 
tiempo /de Frimaveva, 'al Uénaríe los otros de flo« 
rea y tdp «ér()esi hojas ^ clbrparece que fe fecan mas 
d^'^ranenvidia«í nil* /. • 



zj. Hablah' áh íds S^món^Ky^ xxkoó' de lasrsno- 
das y de los bayf^s-^ Un ^caHb»6n Ibs elpirita:^ :pQr 
quanto ocupa el lugar^ que] debieca ocupas Un9 ba- 
lona y y no pueden mirar fin furor tinos calzoxres. ajun- 
cados , ácorc^ndófe d( '^ zaragoeiJes/ Lm mariova , 
la pabana y las (folias vakn pard eüds mas. que tqdos 
los paípieíes del ^rfdo ^ y todó^los Valéncianót. jun- 
tos los darán ^imt úé mnicar , ^ ek compatacmn^ de 
un zapateada. Ni mas ni menos én los Seraoones: 
-erudición^ <mithologi4 9 elevación úe eftilo ,, caden- 
cia haririo»iofa ^ pinturas , ^fcripfc^pe^ , cfaifies 9 ' ^ra- 
tíá , todo Im provora >áA vomito ^^ iy. es , ^i^&^tienmi 
él eñóniagó' del ^fto tan deftituído de^ calor vcomo 
él del k:uerpü e nada pueden ^/digeiir finóiique íean 
papas f puches , picadillos , y á le fíubo^ caíteerb f 
bacáe<$bid9. ' ' ' :'\ f-. 1 

24. liaf ; e^a como querernos c í^erTuad^. y x[iie ias 
FáibuláS' fid' íé Jilcierbn pai^a elopülpkq ^cpkíesilpara 
dbñde '^ré'kieietxm ( .pa>ra losc^ftrádos) je^^.para ios 
loéUtori&s de Monjas ri puede habsr |[fadiá «snegror 
iii msíyor ingenio ^ que probar «na verdad. Con ima 
fií^ntira y y calificar nli A|biflreno infiüihi^nQoíi uúa 
fitdon } aquéllo Ae^fihuem^cx nimiciA n^fiásv^sm^ sés 
der^fpíntu 'Sflíito^ I Y io ^otro Ae coMirá-fájfcomhaHrs 
atranmr y no^ts del divino ;HípócraiDe8 }* y Ib. de aiiis 
' ailá ^At oppcfita fuxta ifi fpt>JÍ£¡a^magis<, elticcfauni'^ no 
es del pt>fundo íAüñóles;^ qoándo ''ellá\ mejor. pan- 
derada la virtud :j del Sacnámentb rileL BaittiiSbD , y 
la del Agua ^endita , .:qae ponfdndola[ al ladoeide la 
que fingían '& las ogíias'liáiinales^ coip qncUrfe punfiw 
caban los Gilíes para- idi^nerfe á los Sácciflcíos ? 
Lufiravitqut nros ^ que di¿e «1 iacomparáblebVécgilia 
Ni cómo és pofible espttcar con ig|nícia y iba qbe tiene 
el Sacramento del matrimonio , fin hadeíymna^ibplla 
defcripcicm del Dios Himenée^ preí¡dent^<Aerihi¿^bo-. 



v ^»6 Camp'Azak Lib* IIL' 467 
íía»^ 6' ti Dios caiamemero^ joven biaarro, de efta^ 
tura h^roycA , blanco y roxo, como un Alemán, 
)pe];o blondo ; íh hacha enceadida en hi mano ^ y co- 
ronado de rofas ; y para ponderar la fineza de Chrifto 
en el Sacramenta de la EucariAia^ & ha encontrado 
. bafta ahora razón mas convincente ^ ni íe ha inven- 
tador en el inundo penfamiento . mas delicado , que el 
dé* aquella Fabulilla de Cupido ,' quando para ren- 
dir k cierto corazón uti poco duro , deípues de ha- 
ber apurado inútilmence todas las flechas del aljavá , 
•él fe flechó en el arca y y él íe» difparó á sí mifmo i^ con 
lo quai quedd él fufódícho coraxon blando y derretido 
^omo utia ináfttéca S ^ ^ ^ 

z$. Dice el Padre Maeñro ^ que uíar de Fábulas 
^n el pulpito es de ignorantes y de pobres hom« 
•bres, Éfo íería allá quando íii Paternidad nació , y 
fe ufaba el baiyle de' las paraletas, pero hay que 
'^ftá él mundo mas cultivado e¿ otra caía. Yo tengo 
en mi Celda vsurios^ Sermones imprefos de un ia« 
•moío Predicador de eftos tiempos , que afombró en 
'Aragón , aturdió en Navarra , y atolondró en Ma- 
drid > tanto \ que Ce ponían Soldados á las puertas 
de los Templos donde predicaba 9. para evitar la con^ 
fufion y él dtfórden en d tcopel de los concurfos : 
y efle tal Predicador y'k quien no negará el Padre 
Maéíh'o y ni hombre 'mortal & lo ha negado ^ que 
«s ingenio conocido , apenas predicaba Sermón y cuyas 
pruebaá' nó fe reduxeíená eacaaúonar una Fábufai entre 
ttfí lUgár de la Sagrada Eíbritura ; y en verdad , en 
Verdad , que no perdió cafiuniento^ y que no como 
quiera le aplaudieron los vulgares ^ finó también mu- 
chos hóüttbres que tenían Señoría. 

26J Entre otrés me acnefdo de ^cierto Sermón^ 
que pféd&ÓL únAÚ Psofefu» de dos dertas Señoras 
muy diítinguidas , y luego fe dio; k 1^ Pcenía come 

Nnn ij 



4^8 HistoKiA DE FiR. Gtrün.oio 

coía grande 9 en el qusd , ?por(}üe el Jt|ábitcb4^;ld 
Orden es de color negro ^ las comparó con gra^idi- 
fima propiedad á la Diofa Veftá' , que fobre : la fe 
y palabra de Cartario , veília también, de eñe miímo 
color : Fachum cft ut nigra appellar€íur^prppt€r vc/iem 
nigram. Defpues dixo y y dixo muy bien , que Mi- 
nerva había íido la primera fundadora, de la.ei^« 
ñanza de las niñas , citando unas palabras del miímo 
Cartario , que aunque folo prueban y. que Miperva 
fué la inventora de las labores mugéñles , hilar y co- 
fer ^ devanar y &c. porque Cai^tario no dice nías , 
pero harto dice, para que creamos j qi|e también fe 
las eofeñaria á otras y pues el qile eílas fuefen niñas 
ó fuefen ya mugeres caíaderas y aún cafadas y no hace 
para el intento y y iiempre fe verifica haber íido la fun- 
dadora de la en&ñanza y que es la {ubílafacia del negocio. 
17. Finalmente, mas allá trae, una comparación 
gallarda , p^ira probar quantó* fe enpmora Dios de 
las almas Religiofas , que « viven en Clauílira} pues 
cita con la mayor oportunidad del mundo la Fábula 
de Danae ^ hija de Arcrifío, Rey de Ips ^rgivos, 
a la qual y fiendó doncellitá y encerré íu padre en una 
torre ^ donde no pudiejGe tener comunicación alguna 
4:on los honibrés , para que no fe Vefifipafe el fatal 
pronóñico del oráculo , que. le intimó habia de morir 
á manos de un nieto fuyo. Pero Júpiter fe la pegó 
al aftuto viejo j porque enamorado de la, feñorita y 
fe traiisfbrmó en lluvia de oro , fe caló en la corre , 
y la doncella psu*ió. k fu tiempo á Perféó y que yendo 
dias y viniendo dias ^ finalmente vino á cu^nplir el 
fatídico oráculo y quitando la vida á íii abuelo. Y no 
hay que reparar , en que la lluvia fe introduxefe por 
ela torre j porque podian eílar abiertas las. ventanas ^ 6 
aunque ñiefe torre de un Rey , 00 bay repugn^j^^ia en 
que tuyieíe Hgánai goteriis. . :: : ^ ' 



rX^ B G A M P A,,l A S. , L I Bf J 1 1. 4(^9 

; 1^2* Qpién prey^r^ , que una^ Fábula ^^ al parece^ tai^ 
fucia , pudiefe jamas íervír de prueba para una coía 
tan lii^pia como es el efpecial amor , que profefa 
Dios á las almas oáftas que viv;en en claufura ? Pues 
aquí eñá' el^ii^genio : nueñro futiiifímo Orador 1^ 
aplic(S jcqn Ja/ ip^ypr delicadeza y. ^onU roaygr .ener- 
l^ia.: En'Panaf y úice^ cafíicmplo una alma: ^rciirada^ 
que vota permanencia en la cla^ufura: Én Júpiter tranf- 
formadQ eri lluvia de oro , ¿ Chrifio ^ . que baxa cQmo 
lluvia y Pan del Cielo : y luego al^ margen, un ^pajc 
de. texoecitos literales j para Ja palabra J^ftn .• I^xinU de 
Cotia deftendens-y para la palabra //z^v/^z .; ^J^/nif^^^f^pliio/íf 
jujlum\ pwáe ^h^^r cofa mas bien dichai ni, pudiera 
imaginaria invención mas propia ni mas ieííz í Por^ 
quec ahora ^ qu^ Danae no fuefe la doncella^ mas caílá 
p\ m&s feca(ada del mundo ^ como lo acre4itó|,,et efec- 
ct& , y rque Júpiter fuefe un Dios bellaco y éft'rupador , 
i^ít f s. (jhicho pley tq. .Ello hay Virgen, hay. claufura , 
hay un Dios que y\£Mz a 1^ doncella , fea por lo que 
íc fuere, que efo no nos toca á nofotros averiguarlo.; 
pues qu¿ mas fe ha meneíler para probar que Chriílo 
profefa una ternura muy efpecial á las vírgenes encerra- 
das y y para contemplarlas á eílas Danaes y y Júpiter á 
aquel ? Que es fín duda una conteipplacion , fobreinge* 
niofa , devota y pía. . , . 

Z9.^ Así pues i amigo Fray Gerundio , ríete de las 
vejeces de nueííro Padre Maeííro , déxale que gru- 
ña ^ créeme, que los viejos por lo común fe dif* 
guílan de todo lo que ellos no faben hacer , y que 
á los mas fe les puede aplicar , con la variación de 
una fola palabra , aquello de... Nam qud non^fecimus 
ipfi... Vix ea recia voco. Y tú proíigue pre4icando 
como has comenzado y que fí continúas asi ^ llega« 
ras íin duda a fer la honra de tu Patria ; el crédito 



470 Historia díe FrI Gerundio 

dé la Orden, el oráculo dé loi Pueblos j^ y en finT el 

hombre del mundo. 

30, No fe puede poñiferaí el aplauíb Con que fué 
recibida de toda aquella juirenil mofquecéría la arenga 
del Cdlegíalillo barbi-pbniente y buliiciófo. Deípues de 
haberle vitoreado Cafl tanto como loS Cdfrádes de la 
Cruz hablan vitoreado la Plática de Diftíplitílntes > 
repitieron los plácemes y las enhorabuenas k Fray Ge- 
rundió , aun con mayor algazara qué antes , exhottán- 
dale tpdos h que íiguieíe el m^lagroíb ruiáibo de 
prédica^ , k que habia dado taií dichóíb principio , y 
pidiéndole los^ mas que les dieí^ el papel de U Plática 
para facaí^ muchos traflados. Conefto, no fólóreípíró 
nueftro abochornado Fray Gerundio , finó que fe 
efponjó 9 fe empabonó y fe encaramó , fe llenó de 
vanidad , y quedó tan perfuadido á que él modo*' de 
predicar era aquel » y ^ que qualquiera oti^b modo 
era una pobretería, que ya no le íkcarian de fu etrór 
Frayles Defcalzos. Pero lo que le acabó de rematar foé 
un Soneto , en elogio íttyo , que íalió el dia figuiente , 
y decia así. 




DE Campazas. Lib. IIL 471 
AL INCOMPARABLE 

FRAY GERUNDIO ZOTES, 

alias, de Campabas 
SONETO. 



N 



O hay otro Fr. Gerundio ni le ha habido j 
Haii inmortal el nombre de Campazas j 
En Cafas , en Conventos , Calles ^ Plazas j 
Vá dos quartos que mete mucho ruido : 

No nos cite el Francés envanecido 

A Fleury , á Burdalue ni á otros mazas ; 
Qué Señeri ; qué Oliva ó Calabazas } 
Ni que Vieyra ? Portugués erguido ; 

Demoñenes y y Tulio ? dos Zoquetes } 
Los demás Oradores ? mil Orates ^ 
Por no llamarlos pobres Monigotes.: 

Solo Fray Blas ^ con otros mozalbetes , 
Sino le exceden ^ le hacen íus empates i 
Por lo demás es gloria de los ZOTES , 



Fin de la Primera Parte. 



* .» : . 



'^ 



i 






. . • • : . . .. i c. : . ^. 
!' v)i:: i V ;. :: ;:; . 



47J 



T A B L A 

D^ LOS GAPITULOS, ] 

QTJE SE CONTIENAN SN ESTE PRIMK& TOMQ* 



LIBROPRIMRO. 

eAP. ' I. Palria , hacimienio ', y primera éducácion de F/Vy 
Gerundio. " * P. ^5 

Cap. II. En fi/e , sin acabar lo que prometió el primero , se Iraia, 
dé oirá tosa, / - j^ J 

Gap. m. Donde se prosigue lo que promeiió el primero» 169 

Cap. IV. Acabase la premelído. Xi3 

Cap. V. De los disparates', qué aprendió en ia Escuela de Vil^ 
laornate* 11% 

Cap. VI. En que se parte el Capítulo' quinto , pórqae ya vk 
largo. . ' ^ i3t 

Cap. VII. Estudia Gramática con un Domine , que por lo que toca 
al entendimiento no se podia casar sin dispensación con el Coxo 
de Villaornate. 14^; 

Cap. Vin. Sale Gtrundio de la Escuela del. Domina, hecho unet 
horroroso latino. * -^ ■ ^ 153 

Cap. IX. En que se da razón del fusta motiPo , que tai^o nuesírm^ 
Gerundio para nú ^ salir todavía ¿^ la Gramítiea , como lo" 
prometió el Capitulo pasado. jjo 

Cab. X. En que se trata de lo qué él mismo diri, 289; 

LIBRO SEGÜND O. 

Cap. i. Concluido su Koviclado , pasa á estudiar ArféS. \t% 
Qk'í.H. Prosigue fr. Gerundio estudiando suFilolqfia^ sin en-* 
tender palabra de "elíe^ * ) ; / I . , ' : I ai¿ 

Cap. III «JDe/ grai^e y docto razonamiento , que un Padre Ex^PrO'^ 
pincial de la Orden hizo al Predicador Mayor de la Casa, dohde 
estudiaba las ANes nuestro /«hgr Gerundio. «29 

Cap. IV. De la burla que hizo el Predicador Mayor del razona^ 
miento del Ex*Proifineial , y dt lo que pasi después con Fray 
Gerundio. zj^^ 

Tcm.í. Ooo 



*74 . 

Cap. V. De una tawtrsaehn mtffjrwecñesa^ fue un BeneJTcIádi^ 
del Lugar tuvo con Fmy -Gerun^o^y- Jtesle ^^hubtera sahiii% 
aprovecharse de ella. 260 

Cap. VL En que se parte el Capítulo ^asado^ porque ha crecida 
mas de lo que se pensó , y se da cuenta de'ta cofufersacion pro^ 
metida. 273 

Cap. vil Cánsase de hablar el Éenejfkiááo ^ ,. satía Jk caxa , 
toma un puho , estornuda , suénase^ , limpiase y prosigue la 
eont^ersacion. ^ r r » . m / ^. i ^g^^ 

Cap. VIII. Predica Fray Gerundio el primer Sermón en el Refec- 
torio de su Convento ; encoxa en él una griicfósTsTma Salutación , 
y dexa los Estudios. i • í >í ! T ^^^ 

Cap. IX. De los varios pareceres que nubo'eii la Comunidad acerca 

de la Salutación y talentos de nuestro Fray . Cenindio ,, y^ 

como prevaleció en fin el ae que era hienés)er hacerle' Predi* 

, cador. •. • . » .. ;. . . , ^^ 

Cap. X. En que Se trata de lo que verk el 'curíosQ- Lector si le 
leyere. \ $4^ 

LIBRO TE R G E^R O. . /, ; 

CAP. L De un, enredp ^ de , Barrabas ^^qi^e fiizQ^f mal dímoSó^ 
para acabar de rematar á Fray Gerundio. . * • ^^ 

,Cav.11. Sálense á pasear Fray ^^¡(¡is y,yFr(rf Gerundia , y de las ridl^ 
culas reglas para predicar , que le dio aquel con todos sus cinco 
sentidos. 884 

Cap. III. Lee elM- Prudenpío el Sertnoi^^ de Santa Orosía y da con 
^ esta ocasión admirables instrucciones á Fray (gerundio , pero se 
«. rompe iniuilmenfe la cabeza. . „ 401 

Cap. VI. Entra el Gra^ij^ro Ja cena¡ interritnipese la conversación , 
. y se vuelve á continuar sobre mesa. 42*^ 

Cap. V. Estrena Fray Gerundio el ¿oficio de Predicador Sabatino 
con una Plática de Disciplinantes. * 438 

Cap. VI. Donde se ^refiere ^^ la variedad de loSx jufcios humanos , y se 
confirma con el exempló de nuestro predicador Sabatino , que no 
hty fatuidad « que no- tenj^q sus protectores. .^ - ^ 

Fia de la Tabla de los €apAn]««v 



..i^-. .-» • 



I.N:.D,'X:C;E- ^ 

t)Í&:LAS|. COSAS MAS NOTABLES, 



. ) .0".: 



hüE SB-GOÑTiífiNBir »N ESTA FRIMERA PARTK. 

tt/ prtth^t' ^árhtíro déHóid lá'p&gina , j c/ segundo el numeró' del 
pdrriifh'';'jr ^tthéó- ^s^ añade >' etc. significa , aue aquélla misma 
Materia se trata en los números siguientes. '. 

r MCaiemkts. Títulos magnlflebs y extravagantes , que han tomaát^ 
dnt algunas Academias de Italia. Y por qué. , Pag. i^8. nuxn. 4« 
jíddicio^adór^C ííé' te ' MettagSialha >.• Sus. iíjipertinencib. 1 04. 3¿ 

'^¿fzia bendita. Errada inteligencia de hr gente vulgar , sobre la cere^ 
nioniá dé ééH»tfc téh las ¡répüWtirás.' ' ,1x9.9;' 

^lemanes. Inclinados á especies de versos pueriles. 186. 17. 

'Ámbarvahs. £63 Sa'ci^íficios ^-qne sé llamaban así. 460. 2t. 

Anagramas. Juguete jpueril. Exemplos de algunos anagramas ridí« 
cutos. ^ '- * • V • l8y. 19^ 

^/if/gV/bi.'Sí éii las A+fói,¿é débfen' pf efetít & tes Modernos* 282: 4.. 
Antóniáná\ \ Margarftá')' f or qué rafzrot^ ptisá Goniez Pcreyra esto 
tituló i itf télebrfr obra dfe 'Rlosofit; 17Í. •£♦ 

^Aplausos Ni los aplausos ni las admiraciones son siempire. hijas de 
• los ácíertósi' 236. 9^ 

^Aprobaciones. Abuse/ en 'las Aprobaciones de los Libros, 41 5. 19» 
Aprobación eqcrfv^oca dé un Sei'hion, 4t6. 20. Se debía procedec 
contra los Aprob^nt^s , como ^e procede contra los Contrastes/ 
"y cóntfa lüsiTi^tf oréí , 420;' ¿S; Prbvidencias para qne cumplad 
con su obligación » 421. y ?ig. ^íf>6. .27. Vindícase la Aprobación 
que dio el Colegio de 8ah Vitíéntó de ÓvlcJó al tercer Tomo 
' del Teatro Critico. " . 1 . : ;.. ^^ ^^^ 

^Arengas. Son impropios para exornarlas los Textos de la^agradjir 
Escrittira, y lo que sé abusa de e^á en ellas. 116. 5¿ 

^Arístúteles. Lo poco que le leen los que se llaman sus DÍ6c(<« 
pulos; ' ' ;/ ' '' ' \ ' • i8if. rr; 

^Arte. (de 6r»lnálfca> ;f Tésátfttíiv qüe^{)oñett'!tíá áonlbrei y lo« 
verbos en abreviatura, y sería mejor ponerlos por extensa. !í47. 6w 
^Asuntos, Ridiculos de fierñlpiiésV 388. «.'"Asuntos figurados / A 
metafóricos. ¿99.21^ 

^Autores. Se" Hace btifla de los qtte' son demasiadamente menudos en 
cosas impertinentes , 104. 4. Y' dé los que se detienen en hacer. 
' Crítica de disparates, que todoi fconocen pdr taWs^ Í07. 7. Auto- 
res , qite (íIHjÍ ¿li^bs tohipbneíi los étegios^de sus obras. 423. ^ 
^Ayt-e. Peso, delayre » reconocido por los^ilósofos aittiguos* 2'8a' to» 
Especialmente por AHslóteles. •• í ^ • • *8x, 



nJrhaJiSo. Sul ládí^esfti OJttografia, iS^a. luicío general Je sn 
JD obra : Verdadera método de estudiar , ¿76. 6. Sa verdadera 

SróCe^ion ; y estado , 7. £1 falso tésfimoiúí) qixe levanta íl los 
lUtores de España y Portugal , ¿85 17. Su correspondencia 
i con Es^trangerof sospechados- eiv la Steligioa ^ .i^.. Disparatea que 
dice contra la Teologia Escolástica , 290. 3. etc. y contra los 
' Santos que le enseñaron j, 3o3,'i6..Sas propofjoÍQx^, mal sonantes 
y sospiechosas » 3io. 27. Injusta y falsa crít^pa que se^hace de los 
Siermone^ del Padre Vieyra, . .v. 357. i3. 

BajUo. Qué significa en Francia este nombre. io5^ 5. 

Menito (S.) Disparatado paralelo del Dios deL^e|¡oci)0 con el Patriarca 
' San, Benito. aS3. 20. 

íort^o. (Bastían) Graciosa y substancial conver^cion que tuvo 
con el. Mostró Prudencio. ... ^ , 372. 8. 

CJbrerüos. Sermón de Aninias muy. rí^iou^o,^ q^ie^q dipe haberse 
predicado en él. - ' . ;f i . • 118. 7. 

\€adencia. Son risibles los Sermones que se predicau en eHa. 388. 6. 

Campazas. Su situación , 96. i. Su etimología ridicula. 97. 2. 

'Campos. Origen ridiculo que se finge del noipbre de-, esta Proviu- 

. «ia. Jbid^:2^ G]sa de.. un .Labrador dp Campo^., 3i. Las mugeres 

, de Campos , que se llaman Tiafi ^^ .ai^daban con eapas en 

lugar de mantellinas^,. . . ./. .1 / Jbid, a. 

'^Cartas* Carta muy solemne de un lector de Artes á su madre* 
.2o6.„6. Otra muy ridicula en. Latín d^mn pranmtiquillo princi- 

. piante ,[ 147. 6.. Inadvertencia ip.uy comun^ en ^uie se suele incur- 
rir al principio, de las Carlas, ^ . , . j^53. jS. 

lC£{/e¿m5. Estimaqion que se.'deíbq. hacerle los que hs regen- 
tan. * \ .. .' Z2^X2, 

'Chr/aéiana., ('ReyxxH de Suecia) Su. elogio.. ■ . . '36*^ ^8. 

Cronología. Se hace burla de los que pierden eT tiempo en. ajustara 

• de sucesos ridículos, t io5. 5. 

Cicerón. No gustaba di^ que si;s Oraciones, fuesen demasiadamente* 

. • aplaudiidas , / 236. ^ 

'jCircunstancias. Son ridiculas casi todas las que se tocan en los 
* Se^mpnes , y 9f^^<lo se.i^troduzo en Sspafta e^^ta lisible cos- 
^ tundiréis . ' ;..: 38i,- 19.' 
'ípitas. Impertinentes » pai^ probar .xrosas^ comunísimas. 402. 3. 

CUusuías disparatadas de un Sermón de San Andrés. 337. '^' 

Cofradías, Abusos que hav en jnuchas » ;7.el provephi). q¡xe se faca^ 
. de ,ellas por el laial modo de ent^derl^s» 373. 5.* 

Coxoi El famoso Coxo de Villacu'^te. .'. iM.,i. 

Qonoilips de Kiminiy de Sbleucif., .jlegítimamente convocados , y 
«eici^samento prósfiguido^^ .^. . 310.27. 

i^orf^ordanciiis. Lo mucno que abusim de ellaj algunos Pxedicadores: 
f , 349. 3. 



DE LAS COSAS NOTABLÜS. ^ 477^ 
Consonantes., Svt ptohM^ otígtn y s\x perjuicio. ^ 187. ih. -' 
Critica. Necesita de mucha reforma por su excesivo arrojo. i6i. %. 

Su acierto eh.lo que loca á la Oratoria Christiana. ¿65; 7. 

Cuentos y chiste» ue se deben tolerar en los Sermones, También 

los usaron los Franceses. 180. .12. • 

Y^Edicalónas. Exemplo de una extraordinariamente ridicula, io.3. z. 
-JLJ Na fuié inventor de ^Uas un. Religioso Mendicante , 160. 6« 

Títulos disparatados , que se suelen usar en. ellas » 162. 8. 

I>Í£tado3 dSspai'atadisimos ^ que se dieron* á Christo en una 

Dedicatoria. 168. 1^ 

.Disciplinantes, Plática estrafalaria de Disciplinantes. 447. 17. etc. 

TT'Sfritura. Abusps de la sagraba Escritura. 249,, 9. Y á cada paso 

^Jli Condehanse 25p. 10. Y siempre que se tocan., 

JSseuelas Ca/áiicas. Solamente .los Profesores yulgaret miran con 

desprecio á los de ias contrarias.. . . 273, i. 

igs/Ho hÍB?hado.y pueril. 391. 20. 

THAbri ( P Honorato). Se burló de todos los Sistemas Fi\osd- 
X fieos. ; . 282. 1 3, 

pabula. Abuso de ias Fábulas en el pulpito. 116, 5. If. 264. iG^ 
Fejrjoó. (Rpio. P. M. Fr. Benito .Gerónimo) Su elogio verdadero en 

tono dt^bui'lfi ii'^Sipica. i55. ^, 

Florilogio (Sac^-o). Ciitiga general de sus Sermones. 339. 16. 

Frmncese^s. Se burlan sin. ra?on del latín, de., los. Éspafioies. Varíoa 

autores suyos , qi^e 1^ hablaron peor. 179. ii« 

Frayie, Descripción imprudente y falsa de la vida de Frayle^ 194. 5« 

Descripción prudeníey verdadera de la misma vida. 197. 9. 

GErundio\ (Fray) Por qué se le puso este nombre, 11 5. 2. 
Bípeda i^ qn Predicador « siendo niño ^ 121. jo. Disparates 
que aprendió en la Escuela , ibi4* por tedo el Capítulo y pag. 
141^, etci Jlepítelos en su cíisa , 137. 8 Desatinos , que le en- 
, sfña el ^^eceptor de Gramática , desde la pag. i58. hasta la 189. 
Sus travesuras en el Estudio , ibidyi. Repite las boberfas , que 
le ensegó el Preceptor, 192.3. Pide el hábito de Religioso, 196^ 
^ 7. Sus travesuras en el Noviciado , .202, i. Ideas ridiculas, qiie 
forma de los términos Escolásticos, 216. i. Caso christoso, qi^e 
Je sucedió en este particular , 217. ^ . Predica yn Sermón mudo^ 
^o. 8. Y en el Refectorio una Salutación disparatada, 323. i5| 
etc., Ordénase , y le hacen Predica4pr Sabatino / 349. 1. Bell^ 
doctrina quele da el M. Prudencio pajr£^ componer bien los Ser« 
mones , 35q. 4 , etc. Despréciala por sugestión de Fray Blaá. 386. 
.3. Emárganle una Pl^tici^ de Disciplinantes, 40X. i. Predica un;3k 
«unamente estrafalaria. 447. .17. 

Cpmez Pereyra^ ( Antonio ) Fué el pr¡mei[a , quQ dio luz á todos 
íqs que se llaman Fiiósofos modernos. 278. 8. 

'Cuséo. £1 QUil gusto se pega como contagio^ 270. ,16. 



/Mhqffl ( Jacobo (}untennó ) BscriMó de las; Casas ilustres dé 
íspa&ay^e Italia. • • . - 169.15. 

LA^in. Hácese burla de los que usan titi Latín df^ct&do , Í74. 5; 
Latiadé muchacho principiante , 176-. Bumr^i Latía chavacano 
de .Juan RauHn. ' 177. 8. 

Lego. Descríbense las propiedades de álgutiOs Reltgiosoií Legos; ici3. 4. 
¿eofi. (X.) Gracioso hecho de este Pontífice: con uu Alqui- 
mista. * i6é. II. 
'Lector. Píhtirse un Lector de Artes íuríosaiMfité Escolástico. 4o6. 6» 
Léiras. ( vocales ) Ridicula lección sObre el modo dd pronun- 
ciarlas. 136.7. 
*Lí'óros inútiles para predicar , de qfue se valen los Predicadores de 
mal gusto, 321. 12. Los de conceptos predicables son Inatf per- 
' niciosos 4nc útiles , 364 22. Se hace festiv» burla áeisa reglas^r 
que dan algunos para la división de ellos. 867. ii 
^JTAestro. (de Niños ) Descripción de Alguno» , láj. i. Sos 
J.VL mafiueks para sonsacar y para qtíe lós it^gaten. í3o. ioi 
Maestro. ( de Novicios ) Descríbese uno mas bondadoso que bel- 
laco. * 2o3. i¿ 
Menagé. ( Gil) Fué toxó envíos últimos «aAos de su vida. ^45. 3i 
^ Mundo. Nun("a estuvo mas cultivado , por lo q<ie toca k las cien- 
cias , que én tiempo de los Apd^bl^s ; 23^2. 4. Nunca mas estra- 
gado , por lo quí^'mira k las costumbres' ,«34. 6. Menos ma\e 
&hora , ó no tan escandaloso \ como en tiíempó de San Antonio Ae 
Padua y- eri él de San Vicente Pefrer. 235. j* 
1\T Oficio, Descripción de un Novicio imperfecto y poco sin- 
Jl\ céroi 2o3. 2. 
.y^ ñador. Hasta los Oradores profanos dtrigian stis Oraciones & un ^ 
\^ fin honesto y útil» 23i. 3* Dicho sentencioso de tín Orador^ 
viéndose mtiy aplaudido , 23(). 9. Necesita el Orador estar mas que 
medianamente tinturado en todas las Facultades. 353. 81 
Y)Adrecilo. Pintura de un Religioso joven y petimetre. 1 16. 5¿ 
Jl Pedante. Su descripción , 142. 2. Otro carácter del Pedan- 
tismo. 425. u 
Tenitentes. (de Campos) Su descripción. no. 2* 
Pericón ( Monsieur ) Escribió un Tratado dt los Coxos 3 ^e no* 
cagearoH. X44« di 
Esto debe parar á los Filósofos. (Modernos ) Apenas han hecho mas^ 
que renovar con otras voces lo que dixeron los Antiguos , 279 y 
^)ué significaba en la antigüedad el nombre de Filésqfb. 363. & 
Física. Tan poco alumbra por lo general la moderna como la aati^ 
gua , 262. 3. En España, so tiene y se ha tenida siempre bastante 
noticia de la que se llama Moderna , 277. 7. Proyecto para hacerla 
ridicula, 263. 5. Física Experimental , menos falible que todas ^ 
264* 6* Corpuscular ¡ Su verdadero Inventor , i83. 14. hd Filo* 



DE LAS COSAS NOTABLES. Í79 

Matemática ifilül ^parisi i» averíguacíoft Sie^inuchas causas, 162^ 6. 
Bello discurso preliminar del padre Luis de Lossada, sobre esto 
de parar á ia Física moderna. sl861 i 9* 

Pi'eceplor. Descrrpcion- de un Preceptor pedante. 142. 2. 

Predicador, £1 hipo que tienen algunos por leer ii otros sus Senño- 
nes , 116. 4: »Desciipcion de un Predicador evaporado, • 219. 5. 
Modo'páéril de citar a- los Santos Padres , 220. 6« Predicadotes , 
que en' los ditis en qtfie predican ' salen* J^ tisitar ; para tecóger 
aplaceos ;iii%.' 12. Circunstancias que deben acómpnfiaf ál Pre« 
dicadcr, 271. 18. Inconveniefttes de la i'acdidad ,con que seruele 

- dar licencia ipara predicar ,272^ 1^. Predicadores , que fingeu 

• textos y noticias , 332. 6. No deben ser muy jóvenes, 35S. 10. 
Pfiidéncit.(e\T?. Maestro) Su oaraciep, y los buenos conísejos que 

•dabaf k Fray Gerundio. 33o. 3, 

Rülp/io. Causas de la cdrrupdon' del <f^)pito en Espajfa , 266. 9. 
^ No^se debiera hacer menos ^sliühabion del palpito ,• que de la 

• CátedW.^ * '• '' ibid. JO. ^íc, 

QUtxano. £1 Licenciado Qui^ano de Perote. Sus^ círcunstaii- 
cia^, :. i i ' . ; ' ' • ,j3^ j^ 

n y/u/fVi. ( Juan ) Sus Sermonea ev Lalsn baxd - y estrafalario^ 

ÍK ' ' ^^^: '■■' • ■ ; •"'-''•'.': ^ [ 176. «. 

JReg/B^ ridíctílás para pr^dicari »' t • * 3Ó6. 4, 

i?e/^ca.'Es^AWe de persuadir V y tfo dé hablar. ' • i&i.'i3. 

Ruido. Mélenlé los Predicadores disparatados , como los Arlequines 

• y Tos Titiriteros. 236. 8, 
'C^Alutaoion de un Sermón , en que se ridiculiza la costumbre de 

v^ tocar las (circunstancia». "• 408,9. 

Sermhnarios Españoles ,' de que se pueden servir los Predíca- 

• dores, * 256, \ Zi 
Saimones, Befranes , chistes' y frases • de bodegón no se df*bcn 

• tolerar en ellos , 221. 8. Introducciones de Sermones d¡sparala,das f 
222. 9. Fin torcido de algunos Predicadores , 228. 16, El que deben 
tener, y los medios de que deben usar para conseguirle. 229. i. 
Asuntos abstraidos ,^ que se toman en ellos , 233. 5, Bella refleAion 
sobre los Sermones muy admirados , 287. 10. Pintura viva de un 
Sermón de los que se estilan , ibid^ Dos pullas delicadas contra dos 
Sermones sin juicio ^ ^3^ ^ 12. Sermones trasladados han echada 
á perder á muchos , 242. 14. Asuntos de Sermones , que con- 
sisten en retruécanos ridículos y pueriles, 247. 5. A que se reduco 
los mas , 265, 8. La Salutación debe tener conexión con el cuerpo 
del Sermón. 406. 7, 

Sylabas. No es regla infalible para probar su candidad , la de encon- 
trarse en tal qual verso de algún Poeta antiguo, i83. 14 
Súmulas, Se enseña enr ellas muchas cosas inútiles. 207. 7. 



^flo / \ i N D I C R - ! 1 

TAranUla. Preceptor tamgso en tierra 4e CaQ^ppi. Algundi dis 
5US ejitravangancia^, loa 6. 

^,7tí(elni Bio muy rápido de la Etiopía. • . « 35^. i6. 

[Teología EscolÁslícü > muy estimada de los extrapgeros , 295. 8. 

No. está fundada. en la Filoiofia peripatética » 297. 10. No hay 

\ cuerpo entero y completo de Teología dogmática , iimn. ir. 

Sin la Teología e^^Qolástica no se puedan entender bien los Santos 

\ Padres ,3o2. 14, etc« En ella. se tratan muchas qüestioaes^ inútiles, 

> y otras con demasiada prolixidad, ibid. Método, «fstrafalario, que 
, propone el Barbadiño para estudiarla. Soy. ao , ele. 

[Tbmas. (Santo) Bello rfogip suyo, y el motivo por que le abor- 
recen los bereges. ^ 3o3. 17. 

¡Tttulos ridículos de Libros , i6z. 8. Títulos ó dictados pomposos 
de algunos autores. ... ».xj66. 11 

;7bsc«. (P, Vipicente) ;Sü 4?uiiso. Filosófico. :. . ) 2,87. 19^ 

\Trm>eéums, regulares de I04 EstMdiantes Qraméticos. . 191: i. 

Xjr Alero. ( Iluslrísimo ) Su fogosa declamación contra los Predica* 

r dores floridos. . . ^ . 394,14 

Venus. Fábula de la concepción de Venus , aplicada torpe y sacnle^ 
gamente; i Ja Concepción de María* > ^$5. 17. 

gerso. Versos latinos estrafalarios , i83. 14. Reglas puerilas para, 
hacerlos , 184. Reglas juiciosas , que se d^en obseryar, num. 16. 
Verso Exámetro > que ninguno conocerá que lo se^^sinó le mide, 
num. 17. Versos Leoninos « !&lexandrinos, eta cosa pueril. i¿/¿ 

yieyra, ( Padre Antonio ) Su Apología contra el Barbadifio, 3S7. i3. 
En sus Sermones Panegíricos se dexó llevar con exceso de pen- 
samientos mas ingeniosiis y brillantes que sólidos. 358. 14^ 
Ancas-^rgas Mote de el Preceptor de Villamandos, 181. i3. 
Zapatero. Uno, que era gran Calificador de Sermones ^ 222. lo. 
Habíale con desengaño un Religioso ^rave, 524. 12 

Zoies (Antón) Su patria y su familia. 109. x* 



FIN DEL INDrcS. 



z 



C-. 



SEP 2 3 V¿22