Skip to main content

Full text of "Historia fisica y politica de Chile segun documentos adquiridos en esta republica durante doce años de residencia en ella y publicada bajo los auspicios del supremo gobierno"

See other formats


This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 
to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 
to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 
are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to disco ver. 

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 
publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with librarles to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 

We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfrom automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remo ve it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liability can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's Information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 



at |http : //books . google . com/ 




Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 
escanearlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 
dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 
posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embargo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 
puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 
testimonio del largo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 

Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares; 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La legislación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 

El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 



audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página lhttp : //books . google . com 



P\r.lS. IMPRENTA DB HAOLDE Y RBNOü, 

Calle Baiiloul, 9, cerca del Lourre. 



HISTORIA 



física y política 



DE CHILE 



SEGÚN DOCUMENTOS ADQUIBIDOS EN" ESTA REPÚBLICA^ 
OUBANTB DOCE AÍÍOS DE RESIDENCIA EN ELLA - '\ 

T PUBLICADA 

BAJO LOS AUSPICIOS DEL SUPREMO GOBIERNO 
POR CLAUDIO GAY 

CIUDADANO CHILENO, 

INDITIDUO BB VARIAS SOCIEDADES CIENTÍFICAS NACIONALES Y ESTRANaCRAt , 

CABALLERO DE LA LEGIÓN DE HONOR. 

zoología. 



TOMO PRIMERO. t 

* 




parís 

EN CASA DEL AUTOR. 
CHILE 

■N EL MVSBO DB HIWIORIA NATOHAI. DE BANTIiUM. 

MDGCCXLVIL 



% 



PROLOGO. 



La parte de nuestra obra que hoy publicamos con 
el título de Zoología ó Fauna chilena, es el catálogo 
mas completo que hasta ahora podamos dar de los 
animales que habitan esta gran república» clasificados 
bajo el método natural, añadiendo descripciones y 
frases características suficientes para distinguirlos^ y 
algunas noticias sobre las costumbres, hábitos y rela- 
ciones que puedan tener entre sí ó con los demás 
seres animados. 

Esta clase de obras es muy útil para la cien- 
cia, señalando á los naturalistas la geografía zoo- 
lógica de una comarca, y también para sus mora- 
dores, á quienes hace sumamente cómodo el estudio 
de esta beUa parte de la historia natural , no menos 
interesante que la Botánica por las infinitas maravillas 
que cada especie ofrece al curioso observador. 

Para llegar á este resultado , es necesario que el 
naturalista recorra minuciosamente la mayor parte del 

391609 



6 PRÓLOGO. 

pais que quiere dar á conocer, pase mas ó menos 
tiempo en cada provincia, y estudie cuidadosamente y 
bajo un punto de vista comparativo y sobre todo geo- 
gráfico, cuantos objetos haya obtenido á fuerza de 
investigaciones y cacerías : soto así puede conocerse 
bien la Fauna de un pais. Pero desgraciadamente los 
viajeros, deseosos siempre de aumentar sus colecciones 
ó de describir el mayor número posible de objetos, 
solo se detienen un tiempo muy limitado en cada reino, 
gratando, de trasladarse continuamente á otras regiones 
exi busca de una nueva naturaleza capaz de satisface 
g^l^ deseos y ambiciones. 

Afiam. debe atribuirse á esta decidida inclinación 
acia las grandes colecciones el que la ciencia posea tan 
poca$ Faunas de paises extraeuropcQs : comparando 
Bolo la América» apenas se ven algunas provincias de 
los Estados Unidos que ofrezcan tales ejemptos , aun 
incompletfOs» y sin embargo desde 1815 todas las demás 
repúbli^a^ fueroiTi eí^crupulosfimente visitadas por co- 
l^tores y hábiles naturalistas , que á su vuelta han 
dado á conocer el resultado de sus descubrimientoa : 
así la Nueva Granada fué estudiada por Boussmgault^ 
Goudot, etc. ; la Guayana por Schsenbrun , Leprieur, 
etc.; el Brasil por el príncipe Maximiliano de Neuwied, 
Aug. Sa¡nt*Hiláire, Spix y Mai*tius, Glausen, Lund y 
una infinidad de naturalistas no menos sabios ; el Pa- 



.PRÓLOQO. 7 

raguay por Renger y Delonchamp ; la Plata y Bolivia 
por d'Orbigny, Darwin, Ansene, etc.; el Perú por 
Tschudi y otros muchos científicos viajeros, conten- 
tándose con describir los objetos traídos, sm dar á 
sus obras un carácter de unidad capaz de servir de 
punto oomparativo á los grandes trabajos de geogra- 
fía física. 

Chile ha atraido también la «(eocion de los natura- 
^stas : hace tiempo que histoHadores tales como el 
P. Ovalle y Figueroa, y los viajeros Anson, Freziery 
Feuillée, habían dado algunas nociones sobre un corlo 
número de animales^ y aun el abad Yidaurre publicó 
un tratadito sobre algunas de sus producciones, en el 
que habla de las virtudes y usos que hacen los habi- 
tantes ó los indígenas ; pero nadie ha mirado esta ma- 
teria con tanta atención y conocimiento como el abad 
Molina en su Compendio de la historia geográfica^ 
natural y civil del reino de Chüe^ obra que los sabios 
modernos no saben bastante apreciar, y contra la que 
se ha manifestado tal acrimonia que á veces ha dege- 
nerado en injusticia. 

No obstante , su obra ha de merecer una gratitud 
general entre los naturalistas, pues da una estensa id^ea 
de algunas secciones de la Zoología chilena, principal- 
mente de las do&r primeras clases, los Mamíferos y las 
Aves, No hay duda que con frecuencia los géneros son 



8 PRÓLOGO. 

equívocos, y las descripciones casi siempre incomple- 
taii» pero atendiéndose á la época y á las circunstancias 
en que la publicó, se reconocerá que este autor, dotado 
de un talento claro y precoz, es digno de la mayor indul- 
gencia. Apenas tenia Molina veinte y dos años cuando en 
1768 dejó su patria: sus conocimientos en historia natu- 
ral eran grandes, y proseguía sus trabajos con infinito 
cuidado, esperando vsa dia legar á su pais todos sus 
descubrimientos y observaciones: por desgracia fm^ 
espulsado como jesuíta, y buscó un refujio en Italia, 
donde empleó los ratos de recreación en el estudio de 
las bellas ciencias, alas que en Chile se habia dedicado 
sin maestros y casi sin libros : sus rápidos progresos 
le dieron lugar á aprovecharse ventajosamente de un 
manuscrito sobre las producciones de su nación, que 
la casualidad le deparó, y ayudado de una activa cor- 
respondencia que tenia con algunos paisanos suyos, 
emprendió la impresión de su obra, en la que se hallan 
infinitas especies enteramente nuevas para la ciencia, 
y descritas la mayor parte de modo que pueden dis- 
tinguirse fácilmente ; así creemos que se nos perdo- 
nará el que con justicia, y en una obra tan nacional, 
hayamos á veces conservado los nombres dados por 
este sabio chileno, siempre que no ise aj^SMen de las 
rigorosas reglas que la ciencia exije. 

En 1810 dio ^ luz la seguDda adición de su Historia 






PROLOGO. 



natural, utilizando en ella con el mayor cuidado 
los trabajos de Gavanilles y de Ruiz y Pavón. Sua^i ^,i^, 



f-, ■' *S 



innovaciones se concentraron solo en la parte botánica^¿ ; 
de suerte que la Zoología quedó con poca diferencia lo 
mismo que en 1788. La América se habla hallado hasta 
entonces bajo la influencia de una política mezquina que 
prohibía á los estraños el penetrar en esas tierras pre- 
dilectas. Los muchos naturalistas enviados de España 
se ocupaban solo de las plantas, dejando á un lado los ani- 
males, que quedaron casi desconocidos. Pero luego que 
la independencia llamó á los estrangeros á tan lejanas 
regiones, que la paz general hacia accesibles, entonces 
se manifestó el mayor entusiasmo portales viajes, y se 
esfteiulió en breve á todas las naciones europeas, esci- 
tando á una porción de sabios á espatriarse é ir á buscar 
cuaifto pudiera contribuir al adelanto de las ciencias. 
Chile principió en aquella época á ser esplorado, pri- 
mero en las costas por los naturalistas que fueron en 
los viajes de circumnavigacion , como los señores 
Lesson, Gaudichaud, Soleyer y particularmente Dar- 
win^ que tanto ha contribuido á dar á conocer los Mamí- 
feros de Chile, y en seguida por personas aficionadas 
que no omitian mediíQb^lguno, por penoso y dispendioso 
que fuese, para reniiir grandes colecciones ; entre estos 
últimos citaremos al señor Cuming, demasiado cono- 
cido por su pa^on y celo en buscar todo cuanto tuviese 



i[ 



10 PRÓLOGO. 

relación con la historia natural áe esta hermosa eo- 
marca (I). 

Mientras que á fuerza de trabajos é inmensos dispen- 
dios esos viajeros reunian las numerosas colecciones que 
hoy forman uno de los mas preciosos adornos de los 
principales Museos de Europa, los sabios á quienes las 
circustancias obligaron i quedar en sus respectivos 
paises, se ocupaban en estudiar , clasificar y descri- 
bir todos estos objetos, enriqueciendo nuestros ana- 
les de una prodigiosa cantidad de descripciones tan 
bien meditadas como hechas, pero desprovistas del .^ 
vivo interés que ofrece la unidad de un trabajo formal; 
pues no tememos repetir, que á pesar de tantos viajes y 
fatigas empleados en la América y en otras muchas 
comarcas, las Faunas son aun escesivamente raras, en 
perjuicio de las ciencias á quienes ilustrarían con sus 
nociones generales y filosóficas, y de las naciones 
que hallarían en ellas un cuadro fiel y sencillo de sus 
producciones y elementos muy simplificados, para 
poder hacer un estudio especial. 

Es, pues, en medio de tal escasez de Faunas que 
nos atrevemos á emprender la de Chile, á pesar de 
tes pocas obras ó documentos publicados sobre esta 

(1) En el cuadro geológico, botánico y zoológico que daremos de Chile 
y que servirá de introducción á la Historia natural áe esta obra, incluiremos 
un resumen histórico , con una noticia sobre todos, los viajeros que 
han recorrido la república, y el mérito de sus trabajoi y descubrimientos. 



PROLOGO. 11 

ÍDt9re$aiite república. Por fortuna los materiales.que 
{nara tan ardua empresa poseemos, son demasiado 
oumerosos é importantes » y todos fruto del mas ó 
ojeóos tiempo que hemos habitado en cada provincia, 
y de los continuos viajes que hicimos , secundados 
siempre por celosos cazadores» que tan hábilmente 
ayudaron nuestras investigaciones. Lo mismo que en 
la Flora, .aprovecharemos con crítica lo que hasta 
ahora se ha escrito sobre este asunto, adoptando aun 
las descripciones de las especies que los autores han 
publicado como propias de Chile, y que no hemos tenido 
la fortuna de hallar. 

Para llevar á cabo un trabajo tan largo y. minucioso 
hemos obtenido la cooperación de varios zoólogos 
distinguidos, que han tenido á bien ayudarnos, en- 
cargándose de las partes que cada uno ha estudiado 
particularmente. 

Las Aves están confiadas ai señor Desmurs, abo- 
gado en la corte real de París, y continuador de la 
obra de los señores Laugier y Temming, que es la del 
ilustre BufiFon. 

El señor Guichenot, miembro de la espedicion cien- 
tífica de Argel y ayudante-naturalista del Museo de 
historia natural de París, se ha encargado de los Repti 
les y Peces. 

De las Araneídeas y Crustáceos el señor Nicolet, que 



* 



12 *-' PRÓLOGO. 

ha bkecho ud especial estudio de estos animales, y es 
autor de uu interesante trabajo sobre la gran familia de 
las Poduras: el señor Gervais, profesor de la academia 
de Montpellier, contribuirá en la redacción de los Miriá- 
podos y en la mayor parte de los insectos ápteros. 

Los Coleópteros están confiados al señor Solier, 
capitande ingenieros, tan conocido por sus vastos conoci- 
mientos entomológicos y por la exactitud de sus des- 
cripciones. 

Los Hemípteros é Himenópteros los describirá el señor 
marqués de Spinola» de Genova, uno de los principales 
entomologistas de nuestra época y el que mejor ha 
estudiado estos grandes órdenes de insectos. 

Los Moluscos por el señor Huppé, naturalista del 
Museo y esclusivamente encargado de la ,coleccion y 
clasificación de estas conchas. 

Por último, los demás órdenes serán tratados por dife- 
rentes sabios, y mas especialmente por el señor Blan- 
chard, autor de un tratado de entomología y de muchas 
memorias académicas , muy estimadas en el mundo 
científico. 

Con tan apreciable y numeroso concurso de sabios, cu- 
yos trabajos están casi concluidos, creemos poder publi- 
car una Fauna de Chile que reúna el doble mérito de ser 
útil á sus moradores y servir de punto de compara- 
ción á las obras de esta naturaleza que en adelante 



PRÓLOGO. 18 

..'■ ^-^ ■'•;■■■-? . 
se pub^inott- Mfcre las diversas repúblicas áú NuevQ 

Mundo. 

Encargados absolutamente de la dirección de esta gran 
tarea, nos ocuparemos solo de algunos órdenes ó fami- 
lias y en consignar después de cada descripción, y como ^^ 
anotaciones, algunas críticas de sinonimias, nombres -fi^ 
vulgares que con duda á veces hemos adoptado, y 
cuantas observaciones hayamos podido recojer sobre 
el hábito y costumbres de estos animales. Habiamol 
anteriormente pensado añadir una infinidad de obser- 
vaciones de anatomía comparada, obtenidas durante 
nuestros viajes, pero temiendo que esta adición perju- 
dique á las descripciones, cuyo mayor mérito es la 
claridad y la concisión, nos contentaremos solo c on indi- 
car algunas de paso, y reservaremos las demás par» 
los Elementos de historia natural aplicados á Chile que^ 
debemos publicar, y en los cuales se hallarán las esplica- 
ciones délas palabras técnicas y científicas y las tablas 
dicotómicas que facilitarán el conocimiento de estos 
objetos. El plan que seguiremos será poco mas ó menos 
el mismo que hemos empleado para la Botánica. Después 
de los caracteres de cada orden y familia describiremos 
en términos con frecuencia científicos, los géneros y 
especies que pertenecen á cada una, precedidos de la 
frase latina para mayor utilidad de los naturalistas, 
y daremos en seguida las descripciones y algunas con- 



14 PRÓLOGI>. 

■ ■* . ■*. ■ 

sideraekmes sobre costambres y hábitOÉ^ ifdKtf&lKil ma- 
chas fatigas hemos llegado á conseguir , conservando 
Ifmra la estadística todo lo que los animales domésticos 
ofVecen de útil é interesante en beneñcio de la sociedad. 

Esperamos que esta Fauna asi tratada, satisfará los 
deseos de la ciencia y la distinguida protección que el 
ihistrado gobierno de Chile nos acordó al encargamos 
de tan vasto trabajo ; sin embargo , no ocultaremos 
i|tte á pesar del cuidado que hemos puesto para com- 
pletarla, quedan aun muchas adiciones y correc- 
ciones que hacer, especies que describir y costumbres 
que observar; pues los infinitos seres naturales no 
podrán perfectamente conocerse sino luego que los 
sabios del pais hagan un especial estudio de cellos. 
Constituido este cuadro, que es la parte mas difícil é 
importante, y el mayor número de especies agrupadas 
según el método natural, solo nos queda el deseo de que 
la juventud chilena se dirija en busca de nuevos desc u- 
brimientos para aumentar^ modificar y por último 
completar esta obra tan eminentemente nacional. 

Además su estudio es digno de atraer toda ateo- 
eion, pues particularmente en la natui*aleza es donde 
se encuentran los maravillosos fenómenos que elevan 
al hombre á altas contemplaciones , y le hacen dis- 
tinguir y apreciar las sublimes armonías que tan elo- 
cuentemente manifiestan la sabiduría divina : por otra 



PRÓLOGO. 16 

jiprte, como ramo de instrucción, no merece menos la 
i^l^itecciou de los gobiernos y universidades, pues no 
Ijí^y duda que es la.^ ciencia mas atractiva y la mas 
•ÍSetódíca, y por consiguiente la mejor para desarrollar 
en los jóvenes discípulos el ^sto del trabajo y de la 
observación, inculcándoles un espíritu de orden y 
claridad que favorece singularmente las operaciones de 
la inteligencia, y les da una aptitud sumamente venta- 
josa para á todo dedicarse y todo simplificar. 

CLAUDIO Qia. 
Paris^ 5 detnero da 1847. 



* 



^ 



'% 



n^ 






ADYBimiaA. — Para conservar puras é intactas las ideas de los sabios 
que han tenido á bien ayudamos en la pane científica de nuestra obrf , 
y dar su verdadero sentido á las palabras técnicas, cuyo sem^ante faltt 
en la lengua castellana, nos hemos encargado de la traducción de toda 

ella. EL AUTOR. 



FAUNA 



CHILENA. 



Los animales que pueblan nuestro globo están 
divididos en cuatro grandes grupos denominados : 

VERTEBRADOS, ANULARES, MOLUSCOS y ZOOFITAS. 



VERTEBRADOS. 

Son todos los qne tienen interiormente vértebras 6 piezas 
hnesosas unidas nnas i otras por ligamentos 6 tendones, 
á las qne se jnntan las costillas y los hnesos de los miem- 
bros qne constituyen el armazón del cuerpo. 

De todos los seres animados, los Vertebrados son sin 
contradicción los mas inteligentes y cuya organización es 
mas complicada. Tienen un corazón muscular, la sangre 
roja, venas quilíferas y linfáticas, un hígado, dos ríñones, 
dos quijadas, los sexos separados, rara vez con menos de 
cuatro miembros y jamás mas, y sobre todo un sistema 
nervioso muj desenvuelto que sale de un principal centro 

ZooiAoiá.^ s 



18 FAUNA CHILENA. 

bastante grande, llamado cabeza, y que bajo el nombre de 
médula espinal se prolonga en toda la cavidad del eje 
vertebral, produciendo infinitas ramificaciones ó nervios 
que trasmiten la sensibilidad á todos los órganos. 

Por la naturaleza de sus miembros y su modo de tras- 
ladarse, los Vertebrados pueden subdividirse en cuatro 
grandes clases muy naturales, que son: los MAMÍFEROS, 
las AVES, los REPTILES y los PECES. 



mamíferos. 



Animales vertebrados^ vivíparos, con san- 
gre caliente, dos tetas , un corazón doble, 
dos pulmones separados de la cavidad ab- 
dominal por un diafragma muscular, un 
cerebro voluminoso, y provistos casi siempre 
de siete vértebras cervicales, de pelos y de 
cuatro pies. 

La clase de los Mamíferos saca su nombre de la presen- 
cía de tetas en amboá sexos, y comprende todos los anima- 
les llamados anteriormente Cuadrúpedos vivíparos y cetá- 
ceos. Bajo todos aspectos merecen el primer lugar en el or- 
den zoológico, no solo por la variedad de sus movimientos 
y la complicación y perfección de sus órganos, sino aun por 
estar dotados de una gran inteligencia que les hace suscep- 
tibles de cierta educación. A esta clase pertenece la especie 
humana y el mayor número de aquellos animales do- 
mésticos que hemos sometido á nuestros menesteres, 4^ 
y que tanto han contribuido al bienestar y perfección de 
la sociedad. Aunque muy bien caracterizados por la forma de 
su cuerpo, por la presencia de tetas y de pelos, sin embargo 
hay algunos géneros, como los Murciélagos, las Ballenas, 
los Delfines, etc., cuya organización <s tan peculiar y tan 



20 FAUNA CHILENA. 

diferente de la de los otros cuadrúpedos, que por largo 
tiempo los naturalistas desconocieron su verdadero lugar en 
el orden natural, y todavía hoy muchos confunden á unos 
entre las Aves y á otros entre los Peces ; pero esta equi- 
vocación desaparece inmediatamente si se examina con 
cuidado su constitución física, en todo conforme á la de los 
demás Mamíferos. 

Sus costumbres son sumamente varias ; lo mismo se 
alimentan de materias animales, tal como de cuadrúpedos, 
peces é insectos, que de materias vegetales, como frutas, 
yerbas, pedazos de madera, cortezas, etc., y casi siem- 
pre según los órdenes ó las familias á que pertenecen. Los 
constituidos para nadar son anfibios ó enteramente acuá- 
ticos, subiendo solo á la superficie del agua para respirar 
el aire puro : otros, que componen el mayor número, 
son terrestres y algunos de ellos propios para el vuelo, 
y en fin otros organizados de tal modo que pueden vivir 
continuamente bajo la tierra. Aunque alguna que otra 
especie sea cosmopolita, sin embargo se ha probado' 
bien desde Buffon que cada una ocupa el lugar que se 
le asignó, sin casi nunca traspasar sus límites; así, 
pues, para generalizar este hecho en su mayor acepción, 
se puede decir, como muy seguro , que escepto los 
animales domésticos ó algunos carnívoros circunscriptos 
á las mas altas latitudes boreales^ donde la proximidad de 
los continentes hace las comunicaciones prontas y algo fá- 
ciles, todos los Mamíferos de la Australia, del Nuevoydel 
Antiguo Mundo difieren completamente entre sí ; que los de 
esta última región son generalmente mayores y mas inteli- 
gentes que los de América, y que los caracteres distintivos 
de estos se estienden frecuentemente á familias enteras. 
También bajo los teópicos es donde se encuentran los 



MAMÍFEROS. 21 

mayores y mas hábiles, y á medida que se avanza acia el 
norte ó acia el sur, esta distinción se debilita mas y mas 
y las especies se vuelven mas pequeñas, cubriéndose por 
el contrario de mucha mayor cantidad de pelos. En fin, 
las investigaciones de Georges Cuvier y las de los paleen- 
tologistas modernos han probado que la aparición de los 
diferentes animales sobre nuestro globo se ha efectuado 
á largos intervalos, y que los Mamíferos de la época 
actual son esencialmente propios de los periodos terciarios 
y dilubiales, habiédoles precedido muchas faunas ma- 
malógicas muy distintas en especies y aun en géneros, de 
que solo se encuentran despojos fósiles. 

Desde Aristóteles han sido los Mamíferos el objeto de 
una multitud de trabajos, tanto mas importantes cuanto 
que eran dirijidos sobre investigaciones de inmensa utilidad 
para la especie humana. Nadie ignora, en efecto que en 
esta clase se encuentran todos los animales domésticos 
que utilizamos constantemente ya para alimentarnos, ya 
para el trabajo 6 en nuestras diferentes industrias. Cons- 
truidos sobre un plan en todo igual al nuestro, el estudio 
de su organización ha debido por lo mismo despertar la 
atención de los filósofos y de los psicologistas, y aun es por 
medio de muy repetidas esperiencias sobre su natura- 
leza viviente , que la fisiología y anatomía comparadas 
han hecho conocer tan íntimamente la estructura y funcio- 
nes de nuestros propios órganos y la serie de su degra- 
dación sucesiva en todas las clases de animales. 

Su clasificación no ha llamado menos la atención de estos 
hábiles naturalistas ; mas aquí las opiniones sobre la im- 
portancia y valor de los órganos han debido variar fre- 
cuentemente según el género de estudios de los autores : así 
Georges Cuvier, aprovechando los trabajos de Storr y de 



22 FAUNA CHILENA. 

Pennant, tomó en coosideracíon desde luego el número 
de los pies y la forma de las estremidades, y los puso en 
primera línea para su clasificación ; mientras que su her- 
mano y los señores Blainville, Isid. Geoffroy, Jordán y el 
príncipe Carlos Bonaparte miraron dichos miembros como 
órganos de subordinación, propios solo para subdividir 
los grandes grupos que fundaron: el primero sobre el 
sistema dental, el segundo en la existencia ó ausencia de la 
placenta, y los últimos sobre la estructura y el tamaño 
del cerebrOi En todo caso, como las familias están perfec- 
tamente caracterizadas, y que estas diferentes opiniones 
tienen solo por objeto el clasificarlas de modo que entre 
sí haya una perfecta filiación, lo qoe no podrá janiás ob- 
tenerse sino vaga é incompletamente, no debemos dete- 
neriios en preferir uno de estos métodos, y á ejemplo de 
otros muchos naturalistas, seguiremos el que el célebre 
Cuvier adoptó en su Reino animal, contentándonos con 
citar alguna vez en nuestras anotaciones las modificaciones 
que^ los progresos de la ciencia le han ocasionado. Los 
Mamíferos, pues, se hallan divididos en nueve órdenes, 
á saber : 

BiMANOB. — Comprenden un solo género y una sola 
especie, el Hombre , del que no tenemos necesidad de 
hablar. 

CUADRUMANOS. — Fáciles de conocer, porque tienen 
las cuatro estremidades en forma de manos, caracteriza- 
das por el pulgar opuesto á todos los otros dedos. Todas 
las especie pertenecen á la grande familia de los Monos, 
y son sin escepcion estranjeras á Chile. 

GARivivoROS. — Son casi todos los que se alimentan 
de materias animales, y que poseen, como los órdenes 



mamíferos. 83 

pFeeedantes, tres clases de dientes, pero no tienen pulgar 
algano opuesto en los pies de delante. Encierran los 
Murciélagos, los Perros, Gatos, las Nutrias, Focas, etc. 

MARSUPIALES. — Todos particulares de la América y 
de la Australasia ; son notables por tener las hembras una 
especie de bolsa destinada para resguardar los hijuelos in- 
meulíatamente quis nacen. 

ROEDORES. — Carecen de colmillos, y tienen delante 
incisivos propios para roer. Este es el orden que ofrece mas 
especies en Chile, entre las que se cuentan los Ratones, 
las Liebres, Viscachas, el Coipú, etc. 

DESDENTADOS. — Son los que carecen de incisivos, al- 
gunas veces da colmillos y siempre de muelas. A este orden 
Cuyier agregaba los singulares animales de la Australasia, 
y que algunos naturalistas separan para formar un orden 
y aun una clase aparte coa el nombre de Monotremos. 
Todas las especies son estranjeras á Chile, bien que Mo- 
lina señale los Dasipos { Quirquinchos ) , y los autores 
modernos el Clamíforo, que se epcuentra solamente en 
Ia3 43ayidades subterráneas de las llanuras de Mendoza. 

RUMIANTES. — Sou los tan bien caracterizados por la 
propiedad que tienen de rumiaren la boca y mascar segun- 
da vez los alimentos que ya han tragado. Casi todos nues- 
tros animales domésticos pertenecen á este orden, lo mismo 
que los Ciervos, el Guanaco, el Chilihueque, etc. 

PAQUIDERMOS. — Estos animales fueron en otro tiempo 
desconocidos en Chile ; pero muchos de ellos, introducidos 
por los españoles, han llegado á ser sumamente comunes, 
tales como el Caballo, el Asno y el Cerdo. 



-•^-^eacj 



24 FAUNA CHILENA. 

CETÁCEOS. — Son los que encierran los mas grandes 
animales conocidos y muy notables por tener sus cuerpos en 
forma de pescado, como se ve en las Ballenas, los Cacha- 
lotes y en todos los animales que los antiguos contaban 
entre los pescados de sangre caliente. 

Así, á escepcion de los Cuadrumanos y Desdentados y 
Paquidermos^ cuyas especies son enteramente ajena» de 
Chile, los demás órdenes tienen algunos representantes, 
que gracias á los viajeros modernos, y sobre todo al señor 
Darwin, llegan hoy á cincuenta y siete , y á sesenta si 
se comprenden los animales domésticos. Molina señaló 
treinta y dos, y casi siempre de un modo tan vago é incom- 
pleto que los zoólogos se han creido autorizados á mudar 
los nombres que este modesto y sabio autor les había 
impuesto 9 injusticia que hemos debido varias veces 
reparar. Entre estas treinta y dos especies mas bien seña- 
ladas que descritas, hay muchas que no han existido 
jamás en Chile, verbigracia el Hipopótamo, el Puerco« 
espin, la Ardilla, etc., y otras varias se introdujeron, como 
son los Tatos ó Quirquinchos el Cuy y todos los animales 
domésticos, completamente desconocidos de los auraucanos 
antes de la conquista. 



** mamíferos. 2S 

ORDEN I. 

carnívoros. 

Animales con tres clases de dientes diversifor- 
mes, comunmente repartidos en incisivos, colmillos 
y muelas, mas ó menos modificados según el género 
de alimento, que es omnívoro 6 carnívoro. Cuatro 
miembros distintamente conformados, pero conclu- 
yendo siempre en dedos unguiculados, con el pulgar 
no opuesto ó rara vez nulo. Intestinos mas ó menos 
cortos. Los órganos de la inteligencia y de la ge- 
neración varían según las familias. 

Este orden ínciUye gran número de Mamíferos suma- 
mente Yarios en su forma y costumbres, y muy distintos 
de los otros órdenes por los caracteres arriba enunciados. 
No viven solamente de animales, como su nombre parece 
darlo á entender, sino también de vejetales, como frutas, 
raíces, y jamás de hojas ó yerbas ; pero su número es 
tan limitado, que se les puede considerar como esencial- 
mente carnívoros. La naturaleza los ha dotado para este 
efecto de una organización muy á propósito, proveyendo* 
les de dos mandíbulas sumamente fuertes, sostenidas por 
ligamentos no menos notables y puestas en movimiento 
por músculos voluminosos que van á parar á un espacio 
considerable, comprendido entre los costados del cráneo y 
el arco zigomálico. Sus pies no se terminan en manos, como 
los de los Cuadrumanos, y no pueden tampoco servirse de 



24 



FAUNA CHILENA* 



ellos para el tacto, y mucho menos para cojerlos objetos y 
llevarlos á la boca ; sin embargo, los de delante les sirven 
para la captura ó á lo menos para asir los animales y suje- 
tarlos mientras los devoran. Su sentido mas desenvuelto 
es el del olfato, cuya facultad les es tan necesaria, cuanto 
que obligados continuamente á cazar, deben estar organi- 
zados de modo á poder conocer á lo lejos los seres que les 
han de servir de alimento. Su instinto es mucho mayor 
que el que tienen los individuos de los demás órdenes, 
escepto los Cuadrumanos. Agradecen los beneficios, cono- 
cen al que les da de comer y los cuida, y se manifiestan á 
él de una manera afectuosa, por lo común mucho mas 
segura que lo hace la mayor parte de los Rumiantes. 

Los Carnívoros están esparcidos en todos los puntos del 
globo, y se oponen por la activa destrucción que ejercen 
á la demasiada muitipliit^cion de las raz^s herbívoras. 
Han existido también en los tiempos antedilubiales, y ya 
los terrenos terciarios de Europa, del Asia y de la América 
han ofreeido algunos muy curiosos y de una forma bastante 
singular, pertienedendo por lo comnn á especies completa- 
mente estranjeras de Las que hoy existen^ 

Cuvier á dividido los Caraívoros -en cuatro grandes 
fiMPilias perfectamente caracterizadas, y que algunos zoó- 
Logos modernos han elevado, acaso con razón, al rango 
dfi orden: tales son ImCheirópleros, ImectivovQs, Car^ 
nivoroB y Anfibios. A escepcioo de los losectívoros, que 
faltan completamente en Chile, todas las 4emás familias 
ofrecen cm pequeño número de r epreseotaiitetL 



mamíferos. 27 

I. CHEIROPTEROS. 

• 

Mamíferos carnívoros propios para el vuelo, con 
cuerpo corto y ancho , los dedos de los miembros 
anteriores muy prolongados, menos el pulgar que es 
libre y casi opuesto. Una membrana aliforme esten- 
dida entre los dedos y en los pliegues del brazo, 
en los miembros anteriores y posteriores' y en las 
piernas , donde se envuelve frecuentemente la cola. 
Clavículas fuertes con omóplatas anchas. Dos tetas 
pectorales. Dientes de tres clases : los incisivos 
varían en su número y forma ; y las muelas son 
comunmente insectívoras, es decir, coronadas de 
tubérculos espinosos. 

Esta familia, en estremo natural, encierra Mamíferos instin- 
tivos, con cerebro pequeño y sin circunvolución, y muy notables 
por la disposición anormal de sus miembros y la forma fea é 
irregular de su cara. Organizados en un todo para el vuelo, 
no es estraño que los antiguos los hubiesen clasificado entre 
las Aves, considirándolos aun como los mas estraordinarios y 
i^ingulares, pues que en lugar de plumas tienen pelos, y en 
vez de pico verdaderos dientes. Sus hábitos no son menos 
estraños; ya sean crepusculares ó enteramente nocturnos, se 
reúnen durante el dia , y á veces en muy gran número, en las 
casas viejas, bajo los techos, en las cavernas, ó se cuelgan á los 
árboles con los pies de atrás, y cuando el horizonte empieza á oscht 
recer se les ve salir de sus escondrijos, revdotear á una pequeña 
altura y ocuparse en pillar con astucia las polillas y otras ma- 
riposas nocturnas, moscas é insectos, que ellos zambullen en sa 
grande boca y tragan casi sin mascar. Algunas especies, tales 
como las Rosetas etc. , son frugívoras, y otras tienen en cada 
lado de sus quijadas pequeños buches ó bolsas propias para 
conservar ios alimentos después que están bastante satisfechas. 



28 FAUNA CHILENA. 

Las hembras paren uno y á veces hasta cuatro hijos, que alimen- 
tan llevándolos sujetos á su vientre con la caí)eza acia bajo, 
cubriéndolos con sus grandes membranas mientras el reposo, y 
envueltos como dentro de un saco ó capa. Su carácter triste, 
su color oscuro, la peqeñez de sus ojos, todo esto unido á su 
figura horrorosa, á su vida nocturna y á su morada sombría y 
retirada, ha hecho de este animal un ser repugnante y espantoso 
que los poetas antiguos hablan consagrado á Pnoserpina^ y 
vino á ser en casi todas las naciones el símbolo de lo mas 
impuro y satánico; sin embargo, algunas especies son* muy 
buscadas por su buen gusto, y sirven* desde los tiempos mas 
remotos de alimento á muchas poblaciones del Asia y de la Ocea- 
nía ; otras, por el contrario, son muy incómodas por las picadu- 
ras que ocasionan á los animales y aun á los hombres, y estas 
incisiones son hechas tan delicadamente y la succión de la san- 
gre tan suave y talmente imperceptible que solo se advierte 
al dia siguiente por el rastro de la sangre; á la costumbre 
que tienen diferentes Murciélagos de picar á los animales do- 
mésticos , se deben atribuir cuantas historias fabulosas cuenta 
el pueblo americano sobre seres de tan estraña fisionomía. 
En los paises situados bajo los trópicos han llamado Vam- 
piros á esta especie de Murciélagos, nombre que Geofi&*oy 
habia conservado para designar un género vecino de los Filós- 
tomos. 

Los Murciélagos son sumamente sensibles al frio« y le sufren 
con mayor trabajo que el hambre ; así es que en los paises tem- 
plados desaparecen mientras el invierno, ocultándose en las 
cavernas, donde permanecen en un letargo completo, sin salir 
hasta que los calores del verano vienen á reanimar los órganos 
genitores. Spallanzani, que ha hecho numerosas investigacio- 
nei5 sobre las costumbres y fisiología de estos animales, ha 
probado que tal fenómeno pro venia, como lo ha dicho también 
Buífon, de la imposibilidad en que ellos se encuentran de desen- 
volver el calor que les es necesario. Este autor ha observado 
también que los Murciélagos , aunque se les revienten los ojos, 
pueden dirijirse con la misma seguridad, evitando con cuidado 
los objetos mas delgados, tales como hilos, telas de arañas, y 
escapan sin titubear por lasabertura? mas estrechas* Esta facul- 



mamíferos. 29 

tad que el mismo célebre naturalista atribuía á un sesto sen- 
tido, procede sin duda de la gran sensibilidad de las membra 
ñas enteramente desnudas que> forman las alas y á veces las ore- 
jas, y que por su gran delicadeza y su naturaleza estremamente 
delgada les permiten el percibir todas las impresiones del aire. 
Cuvier ha dividido los Cheirópteros en dos tribus, los Mur- 
ciélagos y los Galeopitecos. El señor Isidoro Geoffroy y otros 
muchos zoólogos han elevado esta familia al rango de orden y 
la han subdivido en cuatro familias, á saber : los Galeopitecos^ 
que se encuentran relegados á las islas de la Sonda; los Vampiros, 
que son propios de las regiones tropicales de América, y se 
adelantan un poco acia Chile ; los Peránios, originarios del antiguo 
continente, y los Vespertilios, que son los mas numerosos, y se 
encuentran repartidos en toda la superficie del globo: también per- 
tenecen casi escl usiy amenté á esta última familia las especies co- 
nocidas en Chile, hasta aquí poco numerosas, pero que mejores 
investigaciones aumentarán probablemente niucho. En el norte 
y en las provincias centrales es donde principalmente se hallan 
en mas abundancia; acia el sur se encuentran, pero rarasveces, 
hasta la isla de Chiloe; el señor Darwin los ha observado aun 
en el estrecho de Magallanes, no obstante el clima frió y húmedo 
de esta comarca ; es posible que no se encuentren mas que en el 
verano y que emigren en el invierno, como muchas observacio- 
nes inducen á creerlo por algunas' especies de Europa. Los indios 
los llaman Piñuiques, y los chilenos Murciélagos. 

X. B8TSNrOBZaiIO.--«TB»rO]>BaKA. 

Denles primores I approximati; lanarii \ ; molares plerum- 
^e lyfrugivori, Nasus prosíhemate duplici, superiore lanceolato. 
Aurícula trago inslruclce, Paíagium anale imperfectum. Cauda 
nulla, 

Stewodbrma E. Geoff., Mém. Instit. d'Bgypte. - Blainv., Comptes rendus de 
i'Ácad, Se. París t 1«37, a© gem. ; id., Ostéogr. des Cheiropt.— IIioatíBus y 
ArctibíBus Leach, Trans, Linn. Soc. hondón, t. xiii. 

.. Los Estenodermos tienen en cada mandíbula dos pares 
^4^ dientes incisivos anchos y muy semejantes á los de los 



2K) FAURA ghilbua. 

Monos: sus colmillos son fuertes, y las muelss siempre mas 
ó menos frugívoras, es decir, terminadas en su corona por 
tubérculos obtusos en vez de espinosos;. hay comunmente 
cinco en cada lado de arriba y abajo. Oreja con un orejón 
mas ó menos dentado. Tienen una hoja nasal con la base 
en forma de herradura. Su membrana interfemoral es muy 
corta, y carecen esteriormente de cola. 

Atribuimos á este género la estension que el señor de BiainviUe le ha 
dado en su obra sobre los Cheirópteros virientes y fósiles. Comprende 
también una parte de los Filóstomos de los autores , y representa los 
géneros Arlibceus y Madatceus de Leacb. Todas las especies conocidas 
son americanas, y la mas común es el Fhillostoma perspicillatum de 
E. Geofroy. 

(Atlas zoológico. — Mamalogia, lám i. ) 

S, statura mediocri; captte griteo ; dorso pediinuque bruneis, saturatioribus; 
eorpore infra dilutiore; amictis humeralibus, cinnamomeis; pilis ad basin ci- 
ñereis; auriaUis ovalibus, obtusis^ longioribus quam latis; trago parvo^ obtuso, 
— Longiíudo antibrachii 2i Un, 

Hoja nasal astada, casi mas ancha que alta, rodeada en la 
base, por bajo de las narices, de una membrana en herradura 
poco desenvuelta. Los labios superior é inferior con algunas ver- 
rugas. Orejen cultriforme, no dentado sobre los bordes, y pre- 
sen' ando solamente una pequeña escotadura en la base esterior. 
Orejas en cucurucho redondeado. Cuerpo muy velludo, con pelos 
suaves, en general de un flavo moreno mas subido y brillante 
por arriba que por bajo, y volviéndose grises en la cabeza. El 
antebrazo, las piernas, las plantas- de los pies traseros y el 
rudimento de la membi:amta interfemoral son velludos; sus pelos 
tienen el mismo color que los del tronco por arriba. Vientre un 
poco mas moreno que el pecho y la garganta. Pero lo que mas 
caracteriza el pelage de esta especie y realza su vivacidad es un 
doble tufo de pelos numerosos y dispuestos en rosa, de color 
claro de canela, que se ven en cada costado : estos pelos se pare- 
cen, salvo el color, á los de la especie de Roseta de África que 
Bennett ha llamado Fteropus Wkkei, y de la qae ha heoho un 



mamífero». 31 

género bajo el nombre de Epamophorus. La membrana alar 
no presenta ninguna particularidad. Los dientes son en número de 
treinta y dos, á saber : incisivos i; colmillos J-l : molares-p-|-. 
Los incisivos superiores son desiguales, la parte interna es mas 
grande y la esterna la mitad mas pequeña. El colmillo supe- 
rior es ancho en la base y agudo en el ápice. Los molares son 
tuberculosos, frugívoros, apretados; los dos primeros algo 
agudos en su borde esterno, y los otros tres notablemente frugí- 
voros, subredondeados y disminuyendo en volumen. Los incisi- 
vos inferiores son iguales ; los colmillos de la misma mandíbula 
son fuertes y aparentan una forma que se aproxima algo á la 
de. ciertos Tollos. Los malares son semejantes á los de arriba, 
salvo que el primero es mas ancho y menos alto, el segundo mas 
pequeño, al contrario que en la otra mandíbula; los otros son no- 
tablemente tuberculosos, el primero es mas largo que ancho, 
el segundo algo mas cuadrado, y el último pequeño y subredondo. 
Estos dientes se parecen mas aun á los de las Rosetas que los 
de la mandíbula superior. 

Este Murciélago, algo parecido al Phyllostoma erytkromos que Tuschdi 
ha figurado en su descripción de ios Mamíferos del Perú, es muy escaso en 
Gbile. 

Ésplicacim de la lámina. 

1. Estenodermo de tamaño natural. — a Cara vista de frente.— 6 Su cránee. -- 
c Forma y disposición de los dientes. 

IZ. DE&MODO. — DBSMODU8. 

Dentes W, -obsoUti; primores i ; superiores magni, uncinaíi ; tn- 
ferioresprocumbentes, corona profunde Infida. Laniarii\^\ magni, 
acuminati, cuUriformes. Molares ;-; sectorii^ antici dúo unicuspi- 
des recurvi, tertius biiu^ris. Capul brevissimum, Auriculce trago 
instructcB. Patagium tmaleimperfectum. Cauda nulla. Tilnis latis. 

Desmodus príncipe Maximiliano, Beitrage t. ii, p. 333. — Blainw., Ostéogr. des 
Cheyropiéres.— Eüostoma Ale. d*0rbigny, Voyage en Ámerique, Mamm,, pl. 8. 

Este género es muy diferente p'or los caracteres de su sis- 
tema dental de todos los que comprenden los Cheirópte- 
ros, y solo en estos últimos tiempos ha sido bien conocido. 



S2 FAUNA CHILENA. 

Los dientes se parecen en su aspecto general á los del 
A.ye-Aye ó Cheiromis> y los del Desmodo entre los Mur- 
ciélagos son una escepcion no menos curiosa que la de los 
Cheiromis entre los Lemurios : los incisivos superiores, de 
los que solo tiene un par, son fuertes y falciformes, lo mis- 
mo que los colmillos, y cual garras de león por decirlo así; 
las muelas por el contrario son pequeñas, adelgazadas, 
cortantes, y únicamente dos en cada lado ; dos pares de 
incisivos inferiores, débiles, bífídos, algo inclinados acia 
delante ; los colmillos de la misma mandíbula son culti- 
formes, y las muelas, en número de dos pares, son compri- 
midas y cortantes : en cuanto á los demás caráteres, se ase- 
mejan^ escepto algunas cortas diferencias, á los de los otros 
Cheirópteros de la familia de los Filóstomos, y en parti- 
cular á los de los Estenodermos. La hoja nasal no es lan- 
ceolada ; la membrana interfemoral es muy rudimentaria, 
y la cola nula esteriormente. Este género presenta también 
algunas particularidades osteológicas, cuyo conocimiento sé 
debe al señor Blainville: la principales consisten en la gran 
anchura del aplastamiento de las tibias, y en la forma del 
cráneo. 

El género Desmodo no encierra aun mas que tres especies de la 
América meridional, notables por la costumbre que tienen de alimen- 
tarse con la sangre de otros Mamíferos, como lo prueba la gran desenvol- 
tura de sus incisivos superiores, que parecen ganchos acerados, la fuerza 
de sus colmillos superiores é inferiores y la corona cortante de los otros 
dientes. Aunque los autores dicen que estos animales, lo mismo que 
los Vampiros, atacan mas particularmente á los Mamíferos domésticos, 
sin embargo los animales salvages no deben estar al abrigo de sus mor- 
deduras, y si nosotros lo ignoramos es porque no hemos tenido medios 
para verificarlo. 



mamíferos. 33 

D.piUs nitidis adpre$8is; corpore supra fusco; pilis adbasin Mis; gula 
abdomineque cinerescenti-albis; nasus prosthemate parvulú^ bifido; nwriculis 
mediocrtbus acuminads; trago angusiato, margine exieriore dMntato, 

D. DoRBiGNTi Waterh., Mamalia ofBeagl, Foy., pag. i, pl. 33, fig. 1. 

La piel de este Murciélago es lustrosa y de una apariencia casi 
sedosa, con la seperfície de la cabeza, los lados de la cara y la 
parte superior del cuerpo de un color muy oscuro, y blanquizo 
en el oríjen de los pelos. Los flancos, la membrana interfemoral 
y los brazos tienen también cubiertos sus costados superiores de 
pelos negruzcos, mientras que los lados inferiores de los costa- 
dos de la cara y todo lo bajo del cuerpo son de ua blanco 
ceniciento. La membrana del ala es oscura. Orejas de mediano 
grandor y algunas veces agudas en la punta. La hoja na- 
sal, partida por los respiraderos, se 3epara al fin y está 
hendida tan profundamente sobre el márjen posterior, que 
puede ser comparada á dos pequeñas hojuelas unidas por los 
costados cerca de la base : todo el contorno de su parte poste- 
rior tiene desnudo un espacio bastante considerable , donde se 
ven dos pequeñas cavidades, situadas una en cada lado y cerra- 
das por ella , y á una pequeña distancia por atrás hay una 
membrana descubierta, poco elevada, formando un tubérculo 
trasversal y carnoso. El largor del cuerpo es de tres pulgadas, y 
el de las alas do treze. 

Esta especie de Murciélago se puede comparará los Vampiros tropicanos 
á causa de sus sanguinarias costumbres : se haUa en las provincias del 
norte y particularmente en la de Coquimbo, donde fastidia á los cuadrú- 
pedos mordiéndoles el lomo y chupándoles la sangre: prefieren dirijirse 
sobre los animales domésticos y probablemente también sóbrelos salvajes, 
como los Guanacos, Leones, etc, á los que hacen una incisioncilla bastante 
sensible que los conmueTe y daña. Con frecuencia hemos observado en los 
caballos y mttliul grandes manchas de sangre ocasionadas por las picaduras 
de este singular animal, loque indica su abundancia, y sin embargo no he- 
mospodido nunca cojer ninguno, de modo que su interesante descripción 
faltaría en nuestra Fauna , si el señor Darwin , el hábil naturalista de 
Beagle, no hubiera tenido la fortuna de adquirir uno, que su sabio colabo- 
rador, el señor Waterhouse, ha descrito con alguna prolijidad: le encontró 
en la provincia de €k)quimbo, y creemos que no ha de pasar del sor mis 

ZoOLOOfá. h ' 



34 FAUNA CHILENA. 

délos 32 y 33 grados. Su vida nocturna y su carácter sanguinario han 
dado sin duda erigen á hi hiíítoria fabulosa del famoso Piuchén tan 
singular y generalmente contada en Chile, considerándole todavi'a los 
crédulos campesinos eomo animal que existe y parUcipa igualmenie de la 
fofBiA de serpiente, ave y cuadrúpedo. 

Ug. V0&080. — MOIM18U8. 

ñoiirum erasium. Prosthemate nasali nuUo. AuHcuI<b ampia 
plicatcB. Tragus erassus, ralundatui. AIcb aeutas. Cauda eloHgaUt 
parte inferiore patagio innata^ postea libera . » 

MOLOSSÜS Geoffr. Sl-Hilaire, Ann. du Mus. dCHisU nat., tom. yi — i>egni.^ Mam 
— Fr. Car., etc.— Dysopbs Temin., Monógr. deMammaio0e, t. r, pag.ao» -I 
J. B. Fischer, Synop, Mammalium, p. 90. 

La cabeza es gruesa. El hocico ancho, obtuso y levan- 
tado sobre la boca por lo grueso del labio superior, el 
cual tiene pelos por delante hasta su estremidad» encor- 
Yados de abajo arriba. £1 sistema dental varía según las 
especies , y en general puede ser caracterizado de este 
modo : incisivos superiores de mediano grandor, sigudos 
lobados en la base, convergentes y algo apartados de los 
colmillos; los inferiores están por el contrario muy aproxi- 
mados, y se distinguen por su pequenez, pues son casi 
rudimentarios, y por las dos puntillas en que terminan; 
colmillos grandes, muy fuertes, los inferiores casi conti- 
guos, con las puntas casi alabeadas del lado esterior; ame- 
las anchas con corona erizada de muchas puntas. Lengua 
gruesa, carnosa y cubierta de papillas blandas. Narices 
algo salientes, sin hojas nasales, y abiertas en el estremo 
del hocico por dos orificios sencillos, redondeados y bor* 
deados por un pequeño rodete. Orejas grandes, reunidas, 
naciendo casi de la conjunción de los labios, y como incli- 
nadas sobre los ojos, cubriéndolos enteramente cuando la 
conca se cierra. Orejón interior, redondo, corto y grueso, 
llembrana interfemoral muy grande, terminada en cuadro. 



abrazando solamente la mitad de la «ola ; la «tm mitad 
completamente libre. Alas de mediano grandor^ estrechas 
y agudas. 

Los Molosos se conocen fácilmente por m gruesa cabeza, su ancho 
hocico y por sus estendidas or^as, que inclinadas sobre la delantera de 
la cabeza llegan hasta el medio de la testera, y parecen mas propias 
para defender el órgano de la vista que para fevorecér la percepción del 
sonido. Estos Murciélagos son de color generalmente oscuro y de una 
fisionomía repugnante, feroz y aun mas horrorosa que los Vespertilios. 
Se encuentran principalmente en América, y algunos en Asia, en 
África y aun en el mediodía de Europa, si el género Dinaps de Sari debe 
ser reonMo á los verdaderos Melosos, como algunos zoólogos lo creen. 

1. MmiüMWmB «MiMiiÍf#. 

M, labiis rugosis; naso serrato; auriculis magnis, supra frontem dUtanti- 
km; tnmco supra brunethnigro, infra cinermceo ¡ €muda dimidia Itífira, 

MoLOSSBft NASTTTüs Spix» Simiamm et Vespert., p. 60, pl. 6S, fig. 7. — NtCTi- 
nonos BRAsiUENSis Isíd. GwfítQY, Ánn. Se. naiur., ser. I, t. i, p. 337, ¡ti. 3i^ — 
Dysopes nasütus Temmingy Momogr, de Mammai.fi. i, p.233. — Waterhouse» 
mammoHa of the Bea§t. fom|«j^m^fl. Sehini, Syit. Mmnm,. X. f , p. 143. 

Especie de mediana estatura, con los respiraderos proemi- 
nentes bajo una nariz ancha y denticulada al rededor. Hocico 
corto. Labios con arrugas trasversales. Orejas grandes, re- 
dondeadas y libres en su base. Gola larga, la mitad superior 
engazada en la membrana interfemoral y el resto libre. Pelos muy 
largos sobre los dedos (Je los pies posteriores. El pelaje es corto, 
muy suave y algo Uso. Todas las partes superiores y la cabeza 
son de un color oscuro que tira á flavo, y lo mismo los pelos «i 
su base ; por bajo son de un moreno ceniciento claro ; una friÉ|íi 
separada del resto del pelage se estiende á lo largo de los flancos 
sobre el lado interior de la membrana; los pelos largos y medio 
claros q[ue cubren los dedos de los pies traseros son de un color 
bruno plateado. Las membranas son oscuras. 

Este Murciélago se halla muy diseminado en toda la América, en Haiti, 
el Brasil, Buenos Aires, y sin contradicción es el mas común en Chile. 
Durante el dia están reunidos en gran número en las casas tiejas, parti*^ 



M: 



36 FAUNA CHILENA. 

cularmente bajo los techos de los edificios, y al llegarla noche se ios ve 
volar en gran abundancia, y cazar polillas y otras mariposas nocturnas 
que les sirven de alimento; también se introducen en las habitaciones 
á roer el tocino y la cecina, de lo que- son muy aficionadas. Los muchachos 
se divierten frecuentemente en piUárlos por medio de un pañuelo blanco 
que ponen en lo alto de un palo, y cuando los cojen les hacen fumar cigar- 
rítos. En el campo suelen clavarlos á veces encima de las puertas para imr 
pedir el entrar todo sortilegio en sus casas; esta es una de las preocupacio- 
nes que todavía tienen algunas gentes rústicas. 

XV. SrZCTXCXO.— WTCTXCBJUS. 

Na$u$ prosthemate nullo. Auriculm trago instructcs, Pataginm 
anale supra pilosum^ tüd caudas apicem prolongatum. Dentes pri- 
mores juniorum i, adultorum ;, molares {. 

Nygticbjcs Rafinesqae, Joum, de Physiq.f t. lxxxviii, p. 417. —Desmar., Jíam., 
p. 133. --H. Scliinz, Sym Mamm., 1. 1, p. 195. 

Carece de hoja Aasal al rededor de las narices. Orejas 
con orejón. Gola envuelta en la membrana interfemoraU 
que es velluda por arriba en ciertas especies, pero no en 
todas ; muelas insectívoras, íneigi¥a8, i en los jóvenes y 
j en los adultos, es decir una en cada lado de arriba y 
tres en cada uno de la mandíbula inferior, en vez de -|-t » 
como en los Vespertilios. 

Rafínesque formó este género, cuyo principal carácter consiste en la 
pérdida de dos dientes incisivos de la mandíbula superior, por lo cual 
se diferencian de los Vespertilios , que conservan siempre los cuatro. 
Son animales que viven mas bien en el campo que en las ciudades, y se 
Y hldlan en varias partes de Asia, África y América. Los dos que vamos á 
describir los indicó el señor Poeppig con el nombre de Nyclicejus sp. 
prima y secunda, que el señor Lesson mudó en N. P(Bppigii y cAt- 
,^. : lensis en su Cuadro de los Mamíferos, y después el señor Schinz en 
los de N, varius y macrolis, nombres que hemos adoptado por estar 
acompañados de una descripción, la que variamos algo por haber en- 
contrado cierta diferencia en nuestros ejemplares. 



mamíferos. 37 

iV. cinnamomeus ; rostro obtuso ; naribus prominentibus ; auriculis ápice 
rotundatie^ paululum latioribus quam longis; trago subfalciformi, obtuso; 
vellere denso, tnolli^ nitente; pilis tricoloribus^ basi nigriscente-fuscis, dein 
griseiSfad apicem cinnamomeis ; ventre griseo-fusco ; pectore griseo^ferrugineo, 
macula luteo-cinerea in utroque humero et obsoleto torque jugulari conjunta; 
patagio interfemorale subtus nudo, supra et antibrachio subtus pilosis,-^ Long, 
corporis S3 Un., caudte 49 lin»^ volatus iO une, 9 Un. 

N. TÁRius H. Schinz, Syn. Mamm., 1. 1, p. 199.— N. sp. prima Poepp., Froriep* 
Not., i. XXVII, p. 217. 

Vulgarmente ñíurciélago colorado. 

Este pequeño animal tiene los respiraderos de las narices 
sencillos, algo preeminentes y abiertos sobre los costados. Boca 
bastante grande. Ojos pequeños. Orejas ovales, redondeadas 
acia arriba, muy peludas por fuera, casi glabras por dentro, y 
llegando á ocho lineas en su mayor diámetro ; están además 
provistas de un orejón subfalciforme y obtuso. Pelos suaves, 
sedosos, lustrosos, negruzcos en su origen, de un gris plateado 
acia el medio y de un rojo mohoso acia lo alto ', este último 
color forma la cubierta general de la especie, pero es algo mas 
claro en la cabeza, escepto al rededor de los labios, donde son 
negruzcos, y en el vientre tira mas al bruno claro; cerca de 
las espaldas se ve un montón de pelos de un blanco levemente 
amarillento, miidos unos á otros por una línea del mismo color 
pero muy poco pronunciada (á lo menos en nuestros ejemplares), 
formando una especie de collar sobre el pecho. Las alas están 
enteramente lampiñas por arriba ; mas por bajo se encuentran 
pelos que acompañan el brazo y antebrazo y se terminan en el 
origen de los dedos ; estos pelos no son de tres colores como 
los del cuerpo, • sino unicolores, y se los encuentra mas largoSj 
abundantes y coloreados sobre la membrana interfemoral, cu- 
l)riendo toda la superficie superior, mientras que faltan comple- 
tamente en la inferior. La cola está envuelta hasta el estremo por 
esta membrana, escede los pies posteriores y tiene algo mas de 
pulgada y media de largo. Pies peludos por arriba y glabros 
por bajo, con uñas ganchosas y de un bruno muy oscuro. Alas 
agudas , estrechas, muy largas y cuya amplitud llega hasta trece 



38 FAUNA CHILEríÁ. 

pulgadas; la del cuerpo, desde la punta del hocico hasta el 
origen de la cola , es de dos pulgadas y nueve líneas. 

Este Nicticeo se encuentra en las provincias centrales, en Santiago, $an 
F'eniandd, los Angeles, etc., donde no es muy común. Se halla principal- 
mente en el campo, y entra muy raramente en las poblaciones. Durante el 
df a se le te suspendido de los árboles 6 arbustos por las piernas de atrás, 
teikSdndo !a cabeza acia bajo; las hembras paren dos hijuelos, y Uévanloá 
siempre unidos á sus pechos de modo á euTolverios dentro de sus largas 
alas cuando se paran en cualquier parte. 

N, griseus; réitroermBO, prominentes mffstaeilme labri nigris; aurí&ulis 
granáis, pilosiusculis^ apioe rotundatis, paululum latioribus quam longie; trago 
subfalciformi^ obtuso^ basi subdentato; vellere denso, molli, supra griseo^ 
brunescente^ subtus breviore, luteoque íávato; pilis bicoloribus^ basi fuscis, 
$pieé ciñereis, intermedio fuscoy cinereoque dnHüleitii ; ális longiSy supra glA- 
berrimU, subtus antibraquto pilis luteo^inereis vestito, Patagio amdi supra 
pilis gríseo ' ferrugineis. ^ Long. corp, 34 /m., cauda 27 Un., voiatus^ 
47 une. 

N* MAGROT» H. Schini» S^. Mamm., 1. 1, p. 199. — N. bp. segunda Poepp. Frof * 
Not., t. XXVII, p.si7. 

Está especie es algo mas grande que la precedente. Su hocico 
es grueso, saliente , rodeado de pelos de un bruúo oscuro, y 
con los respiraderos de las narices próeminentes, abiertos sobre 
los costados por ün agujero irregulaí* y sinuoso. Orejas de once 
á doce líneas de diámetro, oval - redondeadas , muy peludas 
por fuera, algo fnenos por dentro, con orejón subfalcifortóe, 
obtuso y casi dentado acra abajo. El color del cuerpo en general 
es de un bruno fuliginoso , mas blanco por bajo , tirando 
á un rojo mohoso en el origen superior de las alas y en la 
membrana interfemoral. Los pelos son brunos por bajo, de tm 
gris plateado acia el medio y algo mas blanquizo acia el estremo, 
donde está precedido de un anillo fuliginoso : los rojos son 
unicolores escepto en la punta que son algo blanquizos. Alas 
muy largas, llegando á diez y siete pulgadas de amplitud, 
mol^enas, desnudas por arriba, y cubiertas por bajo y sobre la 
mitad de su anchura de pelos gris-blanquizos, unicolores, estén- 
diéndose hástá el origen de los dedos, y prolongando la totalidad 



4e I4 ptínera falange del de en medio» €ola de dce pnlgadiB y 
tres líneas de longitud, terminada por una p9.qu^a pupia al pa- 
recer espinosa, envuelta completamente por la membrana inter- 
femoral, que es lampiña por bajo y cubierta enteramente por 
arriba de pelos rojizos , algo blancos en la estremidad, que se 
estíenden en el ala sobre el largor que sale desde la mitad del 
brazo y se adelanta perpendicularmente basta el fin de los de- 
dos. £$to3 sonmuy pdhidos por arriba, lampiños por bajo, yeco 
uñas bastante faertes y de un bruno M^pruzco. — Longitud del 
cuerpo^ desde el hocico hasta d origen de la cola, 2 pulgadas 
y 10 líneas. 

Esta especie, mas escasa que la precedente, se encuentra en los miamos 
parajes, desde Santiago hasta la Auracania. Aunque el señor Posppig no 
hays^ dado la descripción, y la del señor Schinz sea muy incompleta, sin 
eml>argo estamos casi seguros que pertenece al N. macrotis de PtBppig. 

▼. WVERXIJbXO« — ▼JSSVERTnXO. 

Nasu$ prosthemate nuUo, Áuriculw trago variabiU itUructm. 
Dente$ primores í. Patagi'^/^m anale nudwm , ad cauda apietm 
prolongatum, « 

TcsPERTiLio sp., Linn. — J.-B. Fischer, Synop, MammaLy p. 100.— Temming, 
Ménég, de Mtmm,, t. ii. — Cot.— Besm. — Vesíeutilio y Plkcotüs OeofT. 

Cabeza comanmente bastante gruesa « Hocico liso y 
muy sencillo. Boca grande y sin buches. Lengua lisa, corta 
no estendida. Cuatro incisivos superiores cilindricos, pun- 
tiagudos, apareados y aproximados á los colmillos ; seis 
inferiores estrechos, trilobados, subcontiguos é inclina- 
dos acia delante. Nariz completamente sencilla, sin sur- 
ctm m membranas. Orejas mas 6 menos grandes, elípticas, 
separadas ó reunidas algunas veces por su base* Orejón 
interno, ya prolongado en forma de lesna, ya encorvado 
oomo un arco á anguloso, bordeando la parte anterior del 
orificio auditivo. Pulgar unguiculado ; lo» 6Xtot dédoí sin 
upasj^ cop dp^ falanges osificadas, escepto d índice que no 



38 FAUNA CHILENA. 

pulgadas; la del cuerpo, desde la punta del hocico hasta el 
origen de la cola , es de dos pulgadas y nueve líneas. 

Este Nicticeo se encuentra en las provincias centrales, en Santiago, San 
Fernando, los Angeles, etc., donde no es muy común. Se halla principal- 
mente en el campo, y entra muy raramente en las poblaciones. Durante el 
día se le ve suspendido de los árboles 6 arbustos por las piernas de atrás, 
teniendo la cabeza acia bajo; las hembras paren dos hijuelos, y Uévanlos 
siempre unidos á sus pechos de modo á enYoWerlos dentro de sus largas 
alas cuando se paran en cualquier parte. 

2. Híueiieejw üMierafi». 

N, griseta; rostro erMO, prominente; mystaeilma labri nigris; auriculis 
granáis, pilosiusculis, ápice rotundatis, paululum latioribus quam longis; trago 
subfalciformi^ obtuso^ basi mbdentato; vellere denso, molli, supra gríseo- 
6runeseente, subtus breviore, luteoque lávato; pilis bicoloribus^ basi fuscis, 
ápiee ciñereis, intermedio fusco, cinereoque annulátis ; ális longis, supra gla- 
berrimis, subtus antibraquio pilis luteo-cinereis vestito, Patagio anali supra 
pilis griseO'ferrugineis.'-Long. corp, 84 lin.^ cauda 27 Un,, volatus, 
47 une. 

N. HÁCROTis H. Sdmu» Sym Mamm., 1. 1, p. 199. — N. sp. segünüa Poepp. Pror* 

JfOt.j t. XXTII,p. 917. 

Esta especie es algo mas grande que la precedente. Su hocico 

eü grueso, saliente , rodeado de pelos de un bruno oscuro, y 

con los respiraderos de las narices proeminentes, abiertos sobre 

los costados por un agujero irregular y sinuoso. Orejas de once 

á doce líneas de diámetro, oval -redondeadas, muy peludas 

por fuera, algo ínenos poí dentro, con orejón subfalciforme, 

obtuso y casi dentado acia abajo. El color del cuerpo en general 

es de un bruno fuliginoso , mas blanco por bajo , tirando 

á un rojo mohoso en el origen superior de las alas y en la 

membrana iúterfemoral. Los pelos son brunos por bajo, de un 

^is plateado acia el medio y algo mas blanquizo acia el estremo, 

¿londe está precedido de un anillo fuliginoso : los rojos son 

ijinicolores escepto en la punta que son algo blanquizos. Alas 

Xt^^Y largas, llegando á diez y siete pulgadas de amplitud, 

^^^orenas, desnudas por arriba, y cubiertas por bajo y sobre la 

.^litad de su anchura de pelos gris-blanquizos, unicolores, esten- 

^¡éndose hasta el origen de los dedos, y prolongando la totalidad 



MAJUraRO^ ^ 99 

4e I4 primer^ falange dei de en medio» Gola de des polgadis y 
tres lineas de longitud, terminada por una pequeña pupta al pe- 
recer espinosa, envuelta completamente por la membrana inter- 
femoral, que es lampiña por bajo y cubierta enteramente por 
arriba de pelos rojizos , algo blancos en la estremidad, que se 
estienden en el ala sobre el largor que sale desde la mitad del 
brazo y se adelanta perpendicularmente basta el fin de tos de- 
dos« Estos son muy peludos por arriba, lampiños por bajo, y con 
uñas bastante fuertes y de un bruno negruzco. — Longitud del 
cuerpo, desde el hocico hasta el origen de la cola, 2 pulgadas 
y Ift líneas» 

Zsi^ especie, mas escasa que la precedente, se encuentra ea k» miames 
parajes, desde Santiago hasta la Auracania. Aunque el señor PoBppig ae 
hay:^ dado la descripción, y la del señor Scbinz sea muy incompleta, ala 
eníbargo estamos casi seguros que pertenece al N. macrotis de Poeppig. 

▼. WPZRTUXO. — TESVZRTXUO. 

Naíu$ prosthemate nuHo, ÁuricuUB trago variabiH ütrucUBt 
Dente$ primores í. Patagittm anale nudwm , ad cauda apietm 
jnrolongatum, « 

Yespertilio sp., Linn. — J.-B. Físcber, Synop. Mcanmai,, p. 100. — Temming, 
Múnég. de Marnm., t. ii. — Goy.^Besm. — YEsraaTrLio y Plbgotus OeofT. 

Cabeza comunmente bastante gruesa. Hocico Usó y 
muy sencillo. Boca grande y sin buches. Lengua lisa, corta 
no estendida. Cuatro incisiyos superiores cilindricos, pun- 
tiagudos, apareados y aproximados á los colmillos ; seis 
inferiores estrechos, trilobados, subcontiguos é inclina- 
dos acia delante. Nariz completamente sencilla, sin sur- 
cos ni membranas. Orejas mas 6 menos grandes, elípticas, 
separadas ó reunidas algunas veces por su base. OreJMi 
interno» ya prolongado en forma de lesna, ya encorvado 
oomip tt& arco ó angfuloso, bordeando la parte anterior del 
orificio auditivo. Pulgar unguiculado ; los ótf ot^ áedóli Ún 
upasjt ^9fi 4q^, falaoges osificadas, acepto el índice que no 



38 FAUNA CHILENA. 

pulgadas; la del cuerpo, desde la punta del hocico hasta el 
origen de la cola , es de dos pulgadas y nueve líneas. 

Este Nicticeo se encuentra en las proyincias centrales, en Santiago, San 
Fernando, los Angeles, etc., donde no es muy común. Se halla principal- 
mente en el campo, y entra muy raramente en las poblaciones. Durante el 
día se le Te suspendido de los árboles 6 arbustos por las piernas de atrás, 
tettSendo !a cabeza acia bajo; las hembras paren dos hijuelos, y Uévanlos 
siempre unidos á sus pechos de modo á enYolverlos dentro de sus largas 
alas cuando se paran en cualquier parte. 

N. griseua; rostro erasOy premiruntes mystaeibua labri ftigris; auriúulis 
granáis, pilosiusculis^ ápice rotundatis, paultUum latioribus qttam longis; trago 
subfalciformi^ obtuso^ basi subdentato; vellere denso, molli, supra griseo- 
bruneseente^ subtus breviore, luteoque lávato; pilis bicoloribusy basi fuscis, 
4ipieé ciñereis, interfnedio fusco^ cinereoqué dñrfuluttiá ; alis longis^ supra gla- 
berrimis, subtus antibraquto piUs luteo-cinereis vestito, Patagio anaii supra 
püis griseO'ferrugimis.-^Long, corp, 84 lin,^ cauda 27 Un,, votatus^ 
47 une, 

|f. HACR0TI8 H. Sehiiii) 5yft. Mamm»^ 1. 1» p* 199. — N. sp. segünüa Poepp. Frof' 
NOt., t. XXTII,p. 917. 

Esta especie es algo toas gfSinde que la precedente. Su hocico 
«S grueso, siilieüte , rodeado de pelos de un bruúo oscuro, y 
tton los respiraderos de las narices preeminentes, abiertos sobre 
los costados por ün agujero irregular y sinuoso. Orejas de once 
á doce líneas dé diámetro, oval '-redondeadas, muy peludas 
ftór fuera, algo toenos por dentro, con orejón subfalciforme, 
Obtuso i casi dentado acia abajo. El color del cuerpo en general 
es de un bruno fuligítíoso , mas blanco por bajo , tirando 
á un rojo mohoso en el origen superior de las alas y en la 
membrana iúterfemoral. Los pelos son brunos por bajo, de un 
gris plateado acia el medio y algo mas blanquizo acia elestiremo, 
donde está precedido de un anillo fuliginoso : los rojos son 
unicolores escepto en la punta que son algo blanquizos. Alas 
muy largas, llegando á diez y siete pulgadas de amplitud, 
morenas, desnudas por arriba, y cubiertas por bajo y sobre la 
mitad de su anchura de pelos gris-blanquizos, unicolores, esten- 
diéndose hasta el origen de los dedos, y prolongando la totalidad 



MAMireno^ > 9i 

4e I4 primera falange del de en medio» Gola de des polgadis y 
tres Itoeas de longitud, terminada por una pequeña pupta al pa*- 
recer espinosa, envuelta completamente por la membrana inter- 
femoral, que es lampiña por bajo y cubierta enteramente por 
arriba de pelos rojizos, algo blancos en la estremidad, que se 
estienden en el ala sobre el largor que sale desde la mitad del 
brazo y se adelanta perpendicularmente hasta el fin de tos de- 
dos* Estos son muy peludos por arriba, lampiños por bajo, yeco 
uñas bastante fuertes y de un bruno negruzco. — Longitud del 
cuerpo^ desde el hocico hasta el origen de la cola, 2 pulgadas 
y Ift líneas» 

£s^ especie, mas escaga que la precedente, se encuentra ea los miames 
parajes, desde Santiago basta la Auracania. Aunque el señor Poeppig ae 
haya dado la descripción, y la del señor Scbinz sea muy incompleta, sin 
eníbargo estamos casi seguros que pertenece al N. macrotis de Poeppig. 

▼. WPZRTUZO.— TESVCaTUZO. 

Nasw prosthemate nuHo. áuHcuIíb trago variaMi ütruetm, 
Dente$ primares \. Patagi%m anale nudwm , aá cauda apietm 
prolongatum, « 

Vespertilio sp,, Linn. — J.-B. Fiscber, Synop, Mammat., p. 100. — Temming, 
üúnég. ée Mtanm., t. ii. — Coy.—- Besm. — Yespiutilio y Plbgotus Oeoff. 

Cabeza comunmente bastante gniesa. Hocico lisd y 
muy sencillo. Boca grande y sin buches. Lengua lisa, corta 
no estendida. Cuatro incisÍYOs superiores cilindricos, pun- 
tiagudos, apareados y aproximados á los colmillos ; seis 
inferiores estrechos, trilobados, subcontiguos é inclina- 
dos acia delante. Nariz completamente sencilla, sin sur- 
cos nt membranas. Orejas mas ó menos grandes, elípticas, 
separadas ó reunidas algunas veces por su base. Orejea 
interno» ya prolongado en forma de lesna, ya encorvado 
oomip tt& arco ó angfuloso, bordea&do la parte anterior del 
orificio auditivo. Pulgar unguiculado ; los ditoi déidófi i^fn 
upasj^ cop do^ falanges; ojsíficada^, escepto el índice que no 



38 FAUNA CHILENA. 

pulgadas; la del cuerpo, desde la punta del hocico hasta el 
origen de la cola , es de dos pulgadas y nueve líneas. 

Este Nicticeo se encuentra en las proyincias centrales, en Santiago, San 
Femando, los Angeles, etc., donde no es muy común. Se halla principal- 
mente en el campo, y entra muy raramente en las poblaciones. Durante el 
día se le te suspendido de los árboles 6 arbustos por las piernas de atrás, 
tettSendo !a cabeza acia bajo; las hembras paren dos hijuelos, y llévanlos 
siempre unidos á sus pechos de modo á enYoWerlos dentro de sus largas 
alas cuando se paran en cualquier parte. 

N. gríseua; r&$troera80y prominentes mffsiaeibns labri migris; auriúulis 
granáis, pilosiusculis, ápice rotundatiSy paululum latioribus quam longis; trago 
subfalciformi^ obtuso^ basi subdentato; vellere denso, molli, supra griseo- 
6runestente^ subtus breviore, luteoque l&oato; pilis bicoloribus^ basi fuscis, 
^pieé ciñereis, intermedio fuscoy cinereoque ántíuleitii ; alis longis^ supra gla- 
berrimie, iubtm antibraquio piUs luteo-einereis wotito. Patagio ant^i supra 
pilis griseO'ferrugineis.'-Long, corp, BA lin,^ cauda 27 Un., volatus^ 
47 une. 

N. HÁGR0TI8 H. Seinni» Syn. Mamm,, 1. 1, p. 199.— N. sp. segünüa Poepp. Pror' 

WOt,, t, XXTII, p. 917. 

Esta especie es algo toas grande que la precedente. Su hocico 
es grueso, sétliente , rodeado de pelos de un bruno oscuro, y 
con log resj^iraderós de las narices próeminentes, abiertos sobre 
los costados por üñ agujero irregulaí y sinuoso. Orejas de once 
á doce líneas de diámetro, oval ^redondeadas, muy peludas 
ftóí fuera, sdgo toenos pof dentro, con orejón subfalciforme, 
CSbtuso i casi dentado acia abajo. El color del cuerpo en general 
es de un bruno fuligitíoso , mas blanco por bajo , tirando 
á un rojo mohoso en el origen superior de las alas y en la 
membrana iúterfemoral. Los pelos son brunos por bajo, de uil 
gris plateado acia el medio y algo mas blanquizo acia el estremo, 
dónde está precedido de un anillo fuliginoso : los rojos son 
unicolores escepto en la punta que son algo blanquizos. Alas 
muy largas, llegando á diez y siete pulgadas de amplitud, 
morrenas, desnudas por arriba, y cubiertas por bajo y sobre la 
mitad de su anchura de pelos gris-blanquizos, unicolores, esten- 
diéndose hasta el origen de los dedos, y prolongando la totalidad 



MAMlFEmO^. 9i 

de b pnmera filaiige del de eo media €ok de dos palgad» y 
tres Uaeas de longitud, terminada por una p^uena punu al piK 
recer espinosa, envuelta completamente por la membrana inttt^ 
femoral, que es lampiña por bajo y cubierta enteramente por 
arriba de pelos rojizos , algo blancos en la estremidad, que se 
estienden en el ala sobre el largor que sale desde la mitad del 
brazo y se adelanta perpendicularmente hasta el fin de los de- 
dos. Estos sonmuy peludos porarríba, lampiños por bajo, y coa 
uñas bastante foartes y de un bruno nq^ruzco.— Longitud del 
coerpo, desde el hodco hasta d origen de la cola, 2 pulgadas 
y id lineas. 

Esta c^iiecie, mas escasa qae la precedente, se encuentra en k» minMs 
panjes, desde Santiago hasta la Auracania. Aunque el seftor Poeppig ne 
baya dado la descripción, y la del señor Schinz sea muy incompleta, sli 
embargo estamos casi seguros que pertenece al iv. wuurotís de Poeppig. 

▼. ▼MPZRTUXO. — TSUSaTIUO. 

Nasui prosthemaU nuUo. ÁuricukB trago variaHH üíruetm, 
DenUs primares í. Patagium anaU nudum , od caudm apkmm 
prohngatum. « 

Ybspertiuo sp., Linn. — J.-B. Fisober, Stfnop. Mammat,, p. 100.— Temming, 
¡fnég. de Mwmm,, u ii. — Cuy.— Besm. — YEsraiiTrLio y Plbcotus OeofT. 

Cabeza comunmente bastante gruesa. Hocico liso y 
muy sencillo. Boca grande y sin buches. Lengua lisa, corta 
no estendida. Cuatro incisivos superiores cilindricos, pun- 
tiagudos, apareados y aproximados á los colmillos ; seis 
inferiores estrechos, trilobados, subcontiguos é inclina- 
dos acia delante. Nariz completamente sencilla, sin sur- 
cos ni membranas. Orejas mas 6 menos grandes, elípticas, 
separadas ó reunidas algunas veces por su base« Orejoa 
interno, ya prolongado en forma de lesna, ya encorvado 
oomip tt& arco ó angfulosio^ bordeando la parte anterior del 
orificio auditivo. Pulgar unguiculado ; \m ótrot^ dedofJ sin 
upasj^ coQ do^. falapges osificacüas, escepto el índice que no 



40 ¥ÁX¡Nk GHILENA. 

tiene mas que una. Membrana interfemoral comunmente 
desnuda, muy grande, estendiéndose entre los pies de 
atrás y envolviendo en toda su ostensión la cola, que es 
muy larga. Pelos suaves y espesos. 

Los YespertUios son Murciélagos de mediana estatura, hábiles para 
volar por motiyo de la gran estension de sus alas. £stán esparcidos ea 
todo el mundo, pero principalmente en los paises templados donde se en- 
torpecen una gran parte del invierno después de ocultarse en las grutas, 
en los subterráneos, en los huecos de los árboles ó en los viejos edifi- 
cios, agarrándose á las partes superiores con los pies de atrás de modo 
á tener la cabeza acia abajo. En la primavera salen al oscurecer^ y 
cazan una parte de la noche maripositas y otros insectos, de los que 
hacen su principal alimento. Aunque de un carácter pacifico é inofen-* 
sivo, sin embargo se defienden y amenazan morder á los que los pillan. 
Por la noche entraña veces en las habitaciones y comen lo que encuen* 
tran, particularmente el charqui y el tocino, de lo que son muy afido- 
nados. Pueden pasar muchos dias sin comer, y mientras inveman la 
parte grasosa que se encuentra en sus membranas celulares basta por 
pura absorción para sustentar sus diferentes órganos. Las hembras 
paren un solo hijo que sale completamente sin pelo y ciego ; se 
agarra así que nace á las tetas de la madre, afianzándose tan fuer- 
temente con los ganchos que tiene en sus pulgares^ que se sostiene 
mientras el vuelo. Spallanzani ha hecho sus investigaciones sobre estos 
animales, y á fuerza de observarlos ha encontrado que estaban dotados 
de un tacto sumamente esquisito, ocasionado tal vez por la grande es- 
tension de las membranas delgadas y desnudas de sus alas y por la 
amplitud no menos favorable de las orejas, lo que & miró como un 
sesto sentido. 

1. VemperUHo reiaiU9 

(Atlas zoológico.^Mamalogia, lám. i.) 

F, molaribus supra A-Ay infra SS ; auriculis amplis dUtfunetis; trago spo' 
diceo longo ; cauda longa; patagio anali ampio ; pili$ fusco-cinerascentibus ; 
aníibrachio %0 Un, 

Plkcotüs yelatus Is. Geoffroy, Magasin de Zoologie de Guerin, 1838, pl. í— 
Temm., Jfonoy. de Mam., t. ii,p 240.-^V. vklítbs J. Fisch., Syn. Mamm., p. 118. 

Vulgarmente Or^udo. 

Esta especie tiene las membranas y los pelos castaños con la^ 



mamíferos. 41 

base bruna en la parte superior del cuerpo, y al contrarío ceni- 
cientos por bajo. El hocico es aplastado y bastante prolongado. 
Tiene cuatro pares de muelas en la quijada superior y cinco en 
la inferior; sus dientes incisivos son sumamente pequeños. 
Las orejas son muy anchas, con dos pliegues verticales junto al 
borde interno y con muchos pliegues trasversales cerca de su 
borde esterior; no están reunidas en su base por encima de la 
frente? su abertura es muy grande y deja bien ver el orejón 6 el 
tragus que es una larga lámina vertical, como la mitad menos 
alta que la oreja, y en forma de cuchillo subagudo levemente 
encorvado acia el borde interno, derecho en el borde esterior, 
presentando una escotadura basilar. Altura de la oreja onze líneas, 
y seis la del orejón ó tragus. Los huesos de los miembros son 
largos y delgados , lo mismo que los dedos y las uñas. Rabo 
largo, metido completamente en la membrana, la que forma un 
ángulo obtuso de cada lado entre su punta y el talón , cuyo 
lado mas próximo de la pierna está sostenido por el espolón, 
que tiene ocho líneas de largo. — Cabeza y cuerpo, 2 pulgadas; 
cola, 22 ; antebrazo, 22 ; estension de las alas, 9 y tercio. 

Esta especie pertenece por la anchura de sus orejas al género que 
E. GeofToy había fundado bajo el nombre de Plecotus, pero no puede ser 
conseryado por la sola consideración de este carácter. En efecto, ya sabe- 
mos al presente que por sus orejas la Barbastela y el Orejudo de Europa 
se parecen igualmente á los Plecotus, pero difieren por el contrario y se 
apartan unos de otros por su sistema dental. El V, velatus formaría en este 
género semejante irregularidad, pues que su sistema dental es igual- 
mente particular, teniendo su mandíbula superior cuatro pares de mitelas 
y la ii^eríor cinco en lugar de cinco arriba y cinco abajo como la Bar- 
bastela, ó cinco y seis como el Orejudo. Hemos encontrado una sola vez 
esta especie en Santiago, dentro de nuestra habitación situada en el 
centro de la ciudad; y aunque no parece muy común, sin embargo está 
bastante diseminada en Améríca, pues fué descubierta primitiYamente 
por el señor Augusto de Saint-Hilaire en Guritiba, provincia del interior 
del Brasil. 

Esplicacion de la lámina, 

B. Dibujo de la eabeía — 6. Su sistema dental. 



4S FAUHA Cm.EIIA. 

2. TemperUHo eMMaenmi: 

(Atlas zoológico. ~ Hamalogia, lám. i.) 

F, fuweus; auriciáis mediocribus, acmninatís^ margine extemo emargi^ 
natie; trago ei^ngato, angusto, atteñuate; molaribus 6 infraetSsupra, primo 
superior secundum superante ; cauda cerporis longitudine, 

y. CBiLOBNSis Waterh. ¿ti Darw., Voff' of tke Beag., Mamrn., p. K, pl. S. — 
T«mimBg, Monog. ée Mamm., %, ii, p. ssri.— Scbinz» Syn, Jfamm., i- i, p. 18S» 

Él cuerpo de esta püéqueña especie está cubierto de pelos 
suaves, bruno-negros por arriba, algo sombreados de fuliginoso 
y mas pardos por bajo. Sus orejones son subprolongados y un 
poco obtusos en la estremidad. Las membranas alares son negruz- 
cas. Los miembros débiles, y el sistema dental presenta una par- 
tícularid'ad de que M. Waterhouse no habló, pero que hará 
conocerla bien si nuestros individuos son de la misma especie 
qué los suyos. Tienen seis pares de muelas én cada mandíbula: 
los dos primeros de la quijada superior son por lo común mas pé- 
quieños que los siguietttés ; pero aqu# el primero y no el que sigue 
es mas pequeño, y el segundo, casi gemiforme, está dirijidaácia 
adentro y colocado en el ángulo que forman la primera y tercera 
miueía, y no se echa de ver si se mira la cabeza por la faz estertor. 
En la mandíbula inferior el seguido par de muelas está en el 
mismo orden que los óticos, pero también es * oaas pequeño 
que el primero. -^ Envoltura, cerca de 7 pulgadas; antebrazo, 
1 jíulgada y 3 líneas ; cuerpo y cabeza, 1 pul y 9 líneas ; cola, 
1 píl. y 3 líneas. 

Ésta especie es algo mas pequeña que los Murciélagos de Europa, 
^e se Uáman Pipistrela, La hemos cojido muchas veces en las casas de 
f afdívía, y hemos encontrado varias especies de Acarianos pertenecientes 
i los géneros Argas, Caris y Pteroptus, Estaban agarradas sobre las mem- 
bi^nas de las alas, f constantemente separadas det cuerpo, sin duda des- 
(>úés de la muerte d!él animal. 

EsplicacioH de la lámina, 

7. Dibujo de la cabeza. --8. Su sistema dental. 



n. carnívoros. 

Mamíferos provistos de miembros ambulantes, 
plantígrados ó digitígrados, con dedos separados, 
ftín pulgar ó no opuesto, y cuatro ó cinco de ellos 
con tinas mas ó menos fuertes y en forma de garrasv 
Quijada inferior con cóndilo trasversal. Tres clases 
de dientes : incisivos, colmillos y muelas ; estas se 
subdividen en falsas, carnívoras y tuberculares. Ce- 
rebro con circunvolución sobre los hemisferios, y 
lóbulos olfativos muy desenvueltos. Generación ute- 
rina y placentaria, con la placíenta zonal. Tetas péc- 
toro-abdominales. Costumbres instintivas. 

Esta grande familia, que los zoólogos modernos elevan sin 
duda con razón al rango de orden, encierra los animales mas 
carnívoros, y cuyo apetito sanguinario los hace mas notables. 
Para este efecto han recibido una fuerza estraordinaria y un 
superior instinto que les pone en estado de poder fácilmente 
subvenir á sus necesidades. El sistema dental está también muy 
desenvuelto en ellos ; tienen todos tres pares de diente incisivos 
en cada mandíbula, con la escepcion solamente de la Lutra 
tnarina qne no tiene inas que dos en la inferior: los colmillos 
sóñ jroesos, largos, apartados, y los mofares varían en! número, 
ferftia y disposición, según el grupo á qae pertenecen y s^un 
el régimen que les es propio ; y así los mamalogistas se han 
aprovechado de estos diferentes caráctes para la clasifica- 
ción y distinción de los géneros y aun de las especies de este 
grande grupo. 

Los Carnívoros se encuentran esparcidos por todo el globo, 
menos en la Nueva Holanda, donde está» representados poi^ los 
Marsupiales. Los géneros tienen á veces limitadas sus especies 
en un gran continente á una isla ó á una sola región, ó con mas 
frecuencia repartidas en paises mcty distantes tmos de otros, sis 
esoeder no obstante dertex^ limites. El núMere és hoy muy creh 



44 FAUHA CHILENA. 

cído, aunque muchas de ellas se han perdido enteramente 
por los grandes catástrofes diluviales que ha sufrido nuestro 
globo, y todos los días los paleontologistas descubren otras 
muy curiosas, no solo en los terrenos terciarios de Europa, en 
donde parecen muy abundantes, sino también en los de Asia, 
África y América. En cuanto á las especies existentes que se 
encuentran en Chile, son tan limitadas que apenas si llegan á 
quince, comprendiendo dos introducidas como animales do- 
mésticos. 

Algunos autores se han equivado al indicar en Chile el ürstu 
omatm, y mucho mas llamándole Oso chileno ^ puesto que es 
enteramente estraño á la república, y solo se halla en las 
cordilleras de Bolivia, del Perú y de Colombia. 

Z. SrUTBXA.^IiUTKA. 

Auriculas rotundatcB. Caput depressum. Corpus elongatum. Pedes 
súbohvoluti.^ palmati, pendaciylú Cauda defiressa^ lateraliter ro- 
lundata Maxílla superior dente motare postremo lato, quadrato^ 
tuberculato, Dentes primores ;, laniarii J-J, molares {-;. 

LvTRA, Syst. nat.^ no 1733. — J.-B. Fischer, Synop. Mammam., p. fM. 

Animales con cuerpo prolongado y patas cortas. Piel 
gruesa y suave. Cola mas ó menos deprimida y redonda en 
sus costados. Pies anteriores y posteriores con cinco dedos, 
reunidos por una empalmadura y propios para nadar. Cabe- 
za comprimida, con los ojos grandes, las orejas cortas y re- 
dondas, el hocico obtuso y las mandíbulas muy fuertes. 
Treinta y seis dientes, á saber: doce incisivos, cuatro 
colmillos y veinte muelas ; estas tienen las tres anteriores 
falsas y cónicas con la primera chica y frecuentemente 
caediza, y la última de la quijada superior tuberculosa, 
grande y casi cuadrada. 

Las Nutrias son animales mas ó menos feroces, pero susceptibles sin 
embargo de cierta afección acia su dueño, de seguirle y aun acariciarlo 
sinceramente. Están esparcidas en todas las regiones del globo, y muy 
frecuentemente á las oriUas del mar, de los lagos, y de las riveras para 



mamíferos. 45 

pescar peces, de los que hacen su príacipal alimento ; comen también 
cangrejos, moloscos y aun á veces sustancias vejetales. Sn pelage, de 
un bnmo subido por arriba y mas claro por bajo, es suave, espeso, con 
pelos largos y sedosos y un vello sumamente blando, lo que hace su 
piel muy apreciada para las artes y la industria, y que la de la Nutria 
de la América del Norte dé lugar hace mucho tiempo á un estenso co- 
mercio. Su instinto no parece ser tan corto como cree Buffon ; son á lo 
menos capaces de alguna reflexión , y los asiáticos han llegado á em- 
plearlas en la pesca^ como nosotros nos servimos de los perros para la 
caza. El número de las especies conocidas llega hoy casi á quince, la 
mayor parte pertenecientes á la América del norte ; han sido divididas 
en varias secciones, que los señores J. E. Gray y Lesson han conver- 
tido en géneros. 

1. M/Uira tetina. 

(Atlas zoológico.— Mamalogiai lám. 2.) 

/.. corpore rufo supra tinaceo vel fusco^griseo lavato, infra gula et faniei late- 
ifrtínu paUidiaribus; cauda depressa , dimidium corporis cequante. — Molares 
utrtnque S^ longitudo corporis ^ une, caudíB i p, 

LvTRA CBiLBüsis Bennet, Proc Soc, Lond., 1833, p. l.— Waterhouse in Darw., 
F(^. oftheBeagl.f Mam., p. 22.-— Mostela, felina Molina, Comp.^ p. 390.— PcBp., 
Pr^rc, Kot,, i999, y BuL univ. Férus., t. xix, p. 95. 

Vulgarmente 60^0 de mar, Nutria, Chimchimen ó Chungungo. 

£1 pelage de esta Nutria es rojo flavo, manchado de flavo pálido 
en todo el cuerpo, lo que proviene de que la punta de los pelos 
es de un tinte mas claro. El color pálido abunda mas en los 
labios, en la papada, bajo la garganta , delante del cuello y en 
las parles inferiores del cuerpo. El rojo de las patas es algo mas 
intenso, aproximándose mas al color canela que el del lomo. 
Las orejas son cortas. Los bigotes de color pálido. La cabeza 
aplastada. El hocico pequeño. La cola está deprimida en gran 
parte de su longitud. El ejemplar descrito no muestra mas que 
l-f muelas en vez de 5 en cada parte. — Longitud del cuerpo, 
2 pies y 2 pulgadas ; de la cola, 1 pié. 

La piel de un joven individuo de esta especie tiene el pelage de color mas 
vivo y lustroso , lo que proviene sin duda, fuera la diferencia de la edad, 
de la estación en que el animal ha sido muerto. El cráneo de esta piel 
tiene todos los dientes, y demuestra que la especie pertenece como las 
£. enydris, platensis y peruviensis al mismo grupo que la £. lataxina, que es 
igualmente de la América. Otro cráneo traido de Concepción por el señor Du- 



46 FAUNA GKIJLENA. 

oioutier, el frenologista que acompañó la espedic^n del AstroUibe, podrá 
ser también del L. chilensis ; sin embargo, aunque sea bien adulto, es menos 
fuerte su última muela superior, tiene menos longitud, y carece completa- 
mente de la postrera, lo que consiste sin duda en que el indiTiduo de 
que proYienia era muy yiejo. Además este cráneo, que se parece mucho 
al de la L. peruviensis, con la que el señor Tschudi la confunde, bien que 
se distinga por el diente )H)sterior y por el color de la barba, podia ser 
también el de la especie siguiente, que se encuentra en iguales parages. 
Las Nutrias de Chile, que ios habitantes llaman Gatos de mar y los indios 
Chimchimen^ á veces Chungungos, se encuentran en pequeña cantidad en 
ciertas localidades de la parte central de la república, y llegan á ser aias 
comunes á medida que se avanza acia el sur ; abundan en la isla de Gbiloe 
y sobre todo en el archipiélago de los Chonos, y se estienden hasta la isla 
del Fuego, si el individuo observado por el señor Darwin pertenece 
efectivamente á dichas especies, como este hábil naturalista lo presume. 
Son animales marinos, poco tratables, dañinos, y que por ningún medio 
se los puede domesticar. Viven solitariamente ó á lo mas en parejas en 
los huecos de las rocas y bajo las grandes raices de los árboles, y siempre 
á la orilla del mar para poder estar al alcance de la pesca, de que hacen 
su principal ocupación ; no creemos que traspasen las riveras, y aun menos 
que penetren en lo interior de las tierras, bien que algunas personas nos 
lo hayan asegurado ; puede ser que ia confundan con el Guillin que es animal 
de agua dulce. Las hembras conciben dos veces al año, y paren tres ó 
cuatro hijuelos que crian con el mayor cuidado ; el señor Douglas, de 
Chiloe, de quien tenemos algunos apuntes sobre este animal, ha risto 
que cojiendo á sus hijuelos con la boca los llevan al mar para ens^arles 
á nadar y pescar ; este cuidado maternal dura cuatro meses poco mas ó 
menos, y cuando los cachorros se encuentran en disposición de poder cuidar 
de si mismos se apartan de su madre, aun<|ue sin alejarse al principio 
mucho de la localidad. Su alimento consiste en mariscos, erizos, cangrejos 
y sobre todo en peces, que cojen con grande habilidad ; no desdeñan los 
huevos ni los pequeños pájaros, mas desechan siempre el pan, las rai- 
ces , frutas y otras partes de los vegetales , como lo demuestran su 
sistema dental y sos costumbres carnívoras. El mismo señor Douglas nos 
ha ^isegurado que cuando comen en el agua tiepen el cuerpo vuelto, con 
la cabeza , las patas y la cola en el aire , y toman la presa entre las 
manos la limpian y después la comen á pedazos ó la tragan toda entera. 
Su presa es de pequeña dimensión. Escojen principalmente la mañana y 
la tarde á la calda del sol y cuando el mar está bago, para ir á pescar; se 
los ve entonces chapuzar continuamente, no permaneciendo en el agua 
mas que cuatro á seis minutos, por tener precisión de salir á la superfi- 
cie á respirar el aire puro. Marchan por tierra con poca agilidad ; su car- 
rera no es mas que la continuación de pequeños saltos que apresuran á 
medida que el miedo les aprieta. 

Esputación de la lámina, 
i. L. nujKk 4a la cuarta p«n§ de lu tamii&o.^a Cránto.— ¿>»6 SiauíM dentci. 



*. 



mamíferos. 47 



2. Kmirm JMi 

i,, iif|W# lauribui fu$cis, mbtus paUiUUre; cauda langa, eomprús$o4mMO' 
lata; palmU labatí*$ pUmtis palwtatii. 

CAtToa HuiDora«M Molisa, CwHp' 4e ia Bist, deCMie, Cmi. i, p. ni. 

Vulgarmente Guillin. 

Este anfibio tiene la cabeza casi cuadrada ; las orejas cortas y 
redondas; los ojos pequeños; el hocico obtuso; la boca con 
caatro dientes incisivos y muy cortantes, dos en la quijada supe- 
rior y dos en la iníérior, y diez y seis muelas; tiene en cada 
pié cinco dedos f orlados los anteriores de una pequeña mem* 
brana, ypafaneados los posteriores; la espalda .ancha; la cola 
larga, chata y poblada de pelo ; los del cuerpo son como los del 
Castor setentrional , cortos en unas partes y largos en otras, 
siendo el corto mas fino y suave que el del conejo y el largo mas 
áspero, bien que este se levanta graciosamente por encima del 
otro: ambos son de color gris en toda la espalda y blanquecinos 
ea el vientre, teniendo el corto la apreciable prerogativa de ad- 
mitir y retener muy bien todo género de colores. 

Repetidas veces vimos en las provincias de Golcbagua y Talca, y después 
en la de Valdivia, un cuadrúpedo que nuestros compañeros Uamaban Gui- 
llin; jamás pudimos piUarle, y nos precisa referirnos á lo que Molina dice 
de éU mas bien para Uamar la atención de los viajeros ó de los naturalistas 
chilenos, que describiéndole como para hacerlo completamente conocer, 
pues sus caracteres son tan vagos é incompletos que nos seria difícil clasi- 
ftearie en cuid^uiera de los géneros conocidos. Por sus costumbres se 
aproxima á los Carnívoros y en particular á las Nutrias ; pero su sistema 
dental, si la fórmula de Molina es exacta, lo que dudamos mucho, le sepa- 
imria considerablemente y lo aproximaría á los Roedores al lado de los 
liiopótamos, cosa fácil de verificar. He aquí lo que añade el célebre natu- 
ralista chileno: 

El GufUin vive en las partes mas profundas de las lagunas y ríos, donde 
permanece largo tiempo sin necesidad de salir á la supefície del agua para 
respirar, por tener medio abierto el agujero oval del corazón como todas las 
Focas : aliméntase de peces y cangrejos ; y á causa de tener la costumbre de 
ir á deponer sus escrementos ea lugar determinado , como hacen los 
gatos, suele caer en manos de los cazadores, que sabiendo su costumbre 
le sorprenden y matan cuando se encuentra en su embarazosa postura. 
Es de un feíoi natural, y tan atrevido, que corre á robar el pescado de las 
redes ó nasas á vista de los pescadores. La hembra pare dos ó tres hijuelos, 
y la preñez éim cinco meses pooD mas 6 meiM. 



48 FAUNA CHILENA. 

Este animal es uno de que quería enterarse el conde de San Isidro 
para comerciar con la compañía de Filipinas ; su hermosa piel merece 
en efecto la mayor atención, y en tiempo de D. Ambrosio Ohiggins se 
Tendia cinco y seis reales : las gentes del campo hacian pantalones des- 
pués de teñirla azul. También dice Molina que admite todos los colores, y 
que ha visto vestidos turquíes y negros de ella que parecen de verdadero 
terciopelo, asi como sombreros en nada inferiores á los de lejitimos 
castores. 

Molina denominó á este animal Castor Huidobrius para conservar asi 
la grata memoria de su ilustre compatriota y condisicpulo D. Igna- 
cio Huidobrio, marqués de Gasa Real, cuya temprana muerte acaeció 
á los treinta y cuatro años de su edad. Estaba á punto de volver á Chile, 
después de haber recorrído la Francia, Holanda, Inglaterra, Italia y España, 
donde invirtió gran parte de sus riquezas para adquirir nuevas luces y 
formar colecciones de libros é instrumentos científicos, cuando á su llegada 
á Madrid le acometió una fiebre inflamatoria que en pocos dias le quitó 
la vida, perdiendo en él la patria un muy útil ciudadano, y sus ami- 
gos el mas fiel consejero. 

XZ. OHXVOVZ. — MZVHZTZ8. 

Nasus prominulus ; auriculce parvee, rotundatoB; pedes pmtor 
dactylU fissi, subpentigradif unguibus falcularibus ; cauda sub^ 
elongaia, pilis longis; glándulas anales humorem fetidissimum 
secernentes. — Formula dentium: primores ;, laniarii conici, 
molares i aut I . 

Mbphitis G. CuyietyLef. d*Anat, comp.y 1 1, p. 1801 — Desm.^Lichtensteln.- 
J.-E. Gray.^YivsRRA Molina, Comp,, p. 325. 

Los Chingues tienen la cabeza corta. La nariz saliente 
en forma de pequeño hocico. Mandíbulas con dos muelas 
falsas arriba y tres abajo ; las tuberculosas superiores son 
muy grandes y tan largas como anchas; los colmillos infe- 
riores tienen dos tubérculos en su lado interno. Las orejas 
son pequeñas y redondeadas. El cuerpo es bastante grueso ; 
cola larga á causa de sus pelos ; piernas cortas; piéspenta- 
dáctilos ; los de delante con uñas fuertes y cavadoras. 
Las glándulas, colocadas cerca del ano de estos animales, 
arrojan tan mal olor, que es su principal defensa. 

A esta singular secreción, cuyo fuertísimo olor se percibe á veces de 



mamíferos. 49 

muy lejos, deben los Chingues su celebridad. Son toJos de América, 
doikfe te conoce on pequeño número de especies distinguidas por caracte- 
res poco aparentes, que sin embargo han permitido á los señores Lich' 
tensteiiik f Gray repartirlos en tres géneros. George Cuvier y en se- 
guida Désinarest no las miran por el contrario mas que como simples 
vifriedades de la misma especie, designada por este ultimo zoólogo bajo 
el nombre de M. americana. Según relación de algunos viajeros hay 
ciertos de ellos susceptibles de ser domesticados, en cuyo caso no hacen 
mo de sn licor, á menos que se les irrite ó atormente. Su carne, dicen, 
es mny bnena y comestible. 

1 . MepMHs eMiewMié. 

M, fksco-badia aut nigra; fascis duabus albis in occipite connatis, áHndé 
fmreatim divisis, ramis sensim angustioribus, in regione lumbati eiMmmcen* 
Hbm¡ emida viUotissima ex fusco albogue mixta, basi nigra; molmti w» 
pra 4, infra 5, — Longitudo corporis 17 une, 

M. CHiLiNSis G. St-Hil., Catal. du Mus. d'Hist, nal, de París. ^F'ischet, Si/n^ 
ets.— TmoiMus CHiLBNSis Less. — MouFETTE DO Ghili BufTon, etc. — VlVlftK4 
CBliiGA Molina, non Aoct. 

Este animal es algo vistoso por la disposición de sus colores, 
y muy conocido por el olor fétido é insoportable que despide 
cuando se ve atormentado 6 en inminente peligro. Tiene el pe- 
laje comunmente con dos rayas blancas á los lados del cuerpo, 
reimiéndose detrás de la cabeza y formando una especie de media 
luna. Cola muy peluda, de color blanco mezclado de bruno ó 
negro. Cuatro pares de muelas superiores y cinco inferiores. 
— Longitud del cuerpo, 17 pulgadas; de la cabeza, 3; de la 
cola, 7. 

El Chingue ó Chine, aunque no es muy común en Chile, se encuentra 
esparcido en casi toda la república desde las provincias del norte hasta la 
de Valdivia. Pasa el dia eu los huecos de los árboles ó en los hoyos que 
hace en la tierra con las patas de delante, cuyos dedos están provistos de 
oüas largas y robustas, y durante la noche sale á buscar que comer. Los 
dos individuos que con trabajo hemos podido procurarnos, tenían el estó- 
mago lleno de orugas; mas también se alimentan de huevos, insectos, 
reptiles, pájaros, cadrúpedos pequeños, y entran á veces en los corrales á 
cometer destrozos, tanto mas fácilmente, cuanto que los hombres asi como 
los perros no se atreven á atacarlos , ni aun aproximarse á ellos. Debe esta 
gran ventaja á un liquido de olor sumamente penetrante y desagradable 
que mezclan con la orina después de haber sido secretado por dos glándulas 

Zoología. I. 4 



oO FAUNA CHILENA. 

que tieuen junio al orijen de la cola, y lo despiden á la distancia depvatro 
á cinco pies, después de haber tomado una posición conveniente y ende- 
rezado la cola. Esta es su sola defensa, pero tan sumamente poderosa, 
que inspira un horror estremo, principalmente á los que se han haOado en 
el caso de esperimentar sus efectos. A este propósito se cuentan en ei 
pais anedoctas bastante cariosas, y sin duda muy exajeradas. Maches 
ranchos han sido abandonados por cierto tiempo , los vestidos han 
llegado á ser inservibles, á pesar de las muchas lavaduras , y los perros 
han sido atacados de fuertes convulsiones, seguidas de grandes ahulUdOi, 
llegando hasta quedar enteramente atolondrados. Sin embargo, parece 
que su carápter es bastante suave, casi inofensivo y susceptible de 
domesticidad ; pues se nos ha asegurado en el Perú que uno joven habia 
sido tan bien amansado, que seguia á su dueño en el campo, y jamás 
df6 motivo de queja ; pero es verdad que siempre estuvo bien tratado y 
mantenido, lo que prueba que solo cuando reciben daño ó se les irrita, 
usan de su singnlar proyectil. Su peíste, también muy agradable á la vista, 
es de un bruno lustroso, mas ó menos oscuro, y adornado de dos grandes 
bandas de un bello blanco que parten del orijen de la cabeza y terminan 
onlH cola; como la piel curtida no exala ningún olor, la gente del campo 
hace de ella bolsas y cubiertas uniendo varias de ellas. Según Molina, para 
impedir que despida el licor en el momento de matarle, ño hay mas qué 
suspenderle por la cola ; pero este es un medio que el mismo autor no eon- 
oede siempre. En cuanto á lo demás, el Chingue tiene taipbien sus enemi- 
gos, y uno de los mas formidables es el León del pais, que despreciando 
las primeras impresiones del olor casi insoportable, no teme persegidité 
para satisfacer su apetito; pues machas veces se han encontrado «ntv 
estómago despojos de este singular cuadrúpedo. 

2. MepMÜB paiag0n^iea, 

M. vittis duabus laieralibus albis, in vértice conniventibus^ antice emgustis^ 
sensim latioribus^ arcuatis^ poetice approximatis : cauda villosissima, p(U$ 
ápice ultra dimidium albis. 

M. PATAGÓNICA Lícht.« Bcrl. Ábhandl., 1838, p. 278. — Gonepatüs HüHBOLDTU 
Gray in Lond. Mag. —Y aguare Maikel , Falk, Patag., p. 128. 

Especie muy parecida á la precedente. Cuerpo negruzco, 
con dos bandas blancas unidas sobre la cabeza, dirijidas á la 
parte posterior, ensanchándose y separándose algo de la línea 
mediaba, para acercarse otra vez á la cola, que es muy peluda^ 
y desde mas allá de su mitad los pelos tienen la punta blanca. 

Aunque no conocemos este Chingue, parece que se cria, según algunos 
autores, en los campos de la Patagonia, y se estiende hasta el estrecho da 
Magallanes. 



mamíferos. 51 

ixx. oaxixctxs. — gauctxs. 

Corpus elongatum^ depressuin. Pedes breves, plantigradi^ pen- 
ifidaeiyH' Cauda subekmgata. Denles primores ¡, laniarii coniei 
molares i-i, anticisupra 2, infra SspuriL 

Gauctis Bell., Trans. Zool. Soc. Lond., t. ii, p. 205. 

Cuerpo prolongado , deprimido y bastante bajo sobre las 
piernas. Cabeza mediana, corta y con mandíbulas provis- 
tas de tres clases de dientes. Dos muelas espúreas en cada 
lado de la mandíbula superior y tres en la inferior. Orejas 
muy cortas y redondeadas. Pies plantígrados y divididos 
en cinco dedos bien separados, con uñas cortas^ agudas y 
ganchosas. Cola bastante prolongada. 

Animales muy semejantes á los Tejos, eatre los que los han colocado 
^aate largo tiempo; pero tienen la cola mas larga, y su sistema dental les 
^(inNúma mucho mas á las Mustela, Los señores Th. BeU y £. Geoffiroy 
establecieron este género que, como todos los Tejos y algunos otros 
Oildrúpedos, unen á sus cerácteres la notable particularidad de tener 
lis partes superiores del cuerpo de color menos oscuro que las inferio- 
fCB. Todos son esdosivameiite de la América meridional, y el género 
ét tos Ruteles los representa en África y Asia. 

1. daHeUs riiiaia. 

G. snifra etiaterVms fusco ^ flavo lavato; fascia frontali ad humeros deseen- 
áfintepúna; infira^ pedibus, naso^ guloque nigris.^Longit. corp, i p. 8 une. 

G,mrkTk Beill., Trans. Zool. Soc., t. ii, p. 203.— Yiyerea vittatá Liim.— 
Gmel. — GiiM> yittáta Desm. — Mostela quiqui Molina.— Grison Biiff., ele 

Vulgarmente Quiqui 6 Quique, 

animal de pié y medio de largo , y cinco á seis pulgadas de 
atlo, de color negruzco por bajo, sobre el cuello y la barba, 
encima de la nariz, las carrilleras y también los cuatro miem- 
firog : lo superior del cuerpo , la cola y los flancos solamente 
^mucQS salpicados de amarillo, y un gran creciente de un gris 
pálido algo amarillento se estiende á las orejas , á los costa- 
dos de la cabeza y al cuello : estas manchas son mas abun- 



52 FAUNA CU]L£NA. 

dantes sobre la delantera del cuerpo. Pies enteramente plantí- 
grados, con los dedos reunidos hasta la última falange por una 
membrana, y con uñas bastante fuertes y cavadoras. Orejas 
pequeñas y redondeadas. Lengua áspera. Gola siempre dispuesta 
horizontalmente. 

El Quique, que los habitantes de la repúbUca Argentina llaman Uron, 
está esparcido en toda la América, y no es muy raro en Chile, donde 
causa á veces estragos en los corrales comiéndose los huevos y aco- 
metiendo á las aves. Se encuentra sobre las colinas, en las llanuras, los 
bosquecillos, alamedas, etc., viviendo en sociedad, y en número de cinco, 
seis, y hasta veinte. Guai^do están en marcha va uno tras otro, de modo 
á formar una fila, con el mas fuerte comunmente á la cabeza, y tal es su 
uniformidad, que por la flexibilidad y longitud desproporcionada de su 
cuerpo y sus muy cortas piernas, se cree ver en sus movimientos una 
larga serpiente arrastrando por la yerba. Acia la noche se retiran á las 
cuevas, á los huecos de los árboles ó á lo largo de las frondosas cercas 
para dormir al abrigo de sus enemigos; á estos lugares retirados vienen 
también las hembras á deponer sus hijuelos, que defienden con un valor 
y denuedo á todo trance. Parece que paren muy generaknente dos veces 
al año, la primera en la primaTera y la segunda acia el fin del verano, 
en cuya época suele emanar de su cuerpo un olor algo fuerte. 

Son de natural maligno y cruel, complaciéndose en cazar los pequeños 
animales, mas bien por el gusto de matarlos y destruirlos, que por sati»- 
íacer su apetito; pues al acabar sus comidas, te les ve frecuentemente 
atacar sin distinción á toda especie de animales, y después de haberse 
divertido muy largo rato, ir á ocultarlos en un lugar apartado y mas 
comunmente en el rincón donde ellos duermen. No obstante este carácter 
sanguinario, se le domestica con facilidad, y desde luego se hace bas- 
tante familiar, dócil y aun cariñoso ; mas su reconocimiento se limita á 
sus dueños, y mira casi siempre con aire inquieto y colérico á las personas 
que tratan de aproximársele. Este mismo rencor manifiesta acia los ani- 
males domésticos, aunque le acompañen en la casa ; asi los señores Salinas, 
padre é hijo, que han tenido la bondad de darnos muy interesantes no- 
ticias sobre las costumbres de algunos animales, hablando conservado 
uno por mucho tiempo , notaron que entre seis perros que tenían en su 
casa, solamente con dos se rozaba el Quique bastante familiarmente, y 
por el contrario no podia sufrir la presencia de los otros, tratando siempre 
de incomodarlos, para lo cual disimulaba sus intenciones, espiaba sus pasos, 
y cuando encontraba buena ocasión para morderles las piernas ó saltar . 
sobre ellos, ejecutaba vivamente sus designios, huyendo después á todo 
escape á ocultarse, y librarse asi de cualquier castigo. Aunque en muchas 
casas se le tiene para destruir los ratones, sin embargo, estos señores 
nunca han sido testigos de tal caza, y el suyo solo iba á buscar nidos de 



j>k 



mamíferos. 53 

ratones á lasyiuasy prados, destruyendo únicamente los pequeños que to* 
davia no tenían pelo. 

El Quique es de natural festivo, limpio y friolento; le gusucorrer ó esten- 
derse al sol, y en las casas busca los lugares mas abrigados para dormir; 
se le ye frecuentemente abrir con una fuerza y habilidad notables grandes 
baiiles para echarse en medio de la ropa, y hacer todo pedazos, particular- 
mente los efectos de lana y seda ; otras veces va á acostarse á la cama de 
sü dueña, se envuelve en la ropa, y toma para dormir una posición hori- 
zontal con la espalda acia abajo. Guando ha escojido un lugar para su 
leclio cuesta gran trabajo hacérsele adandonar, lo que esplica el ins- 
tinto que tienen para volver al mismo lugar del que han sido separados. 
El del señor Salinas, habiéndose hecho insoportable por su malignidad, y 
no queriendo sin embargo hacerle daño, se juzgó á propósito abandonarle á 
una gran distancia de la hacienda, y doce dias después fueron sorprendidos 
al verle llegar, manifestando tal gozo que parecía elevarse á una idea de 
acatamiento y fidelidad ; desgraciadamente sus costumbres eran siempre las 
mismas, y con gran pesar de sus amos fué necesario tomar una resolución 
esbrema: hoy se halla en el Museo de historia natural de Santiago. 



TV. PXaBO. — GAXTIS. 

Rostrum aeutum. Lijugua Icevis. Pedes digitigradi, anteriores 
peniadactylú postici telradactyli^ plantis pilosis ; unguihus Jixis. 
Cauda subelongata, DetUes primores lobati; molares plerumque ;, 
poiterioribtu duobus in utraque maxilla tuberculatis. 

Canii Linn.- G. Cuv,— J. B. Fisch. — Canis y Vülpes F. Cuy. — Gray, ele. 

Cabeza prolongada, con orejas Tariables. Ojos con la pu- 
pila redondeada ó vertical. Lengua suave. Olfato muy desen- 
vaelto. Cuerpo esbelto, con pies digitígrados, provistos de 
cinco dedos adelante y cuatro atrás, y las uñas en garra y 
mpvibles. Cola bastante larga, mas ó menos peluda. Comun- 
mente seis pares de muelas arriba y siete abajo, con las 
posteriores tuberculosas. 

Los Perros forman en algunas obras moderoc^s una pequeña familia 
que comprende los Perros propiamente dichos, los Zorros, los Lobos, 
el Chacal, Crabíer, Fennec y otras muchas especies clasificadas como 
géneros projpios ó haciendo parte del gran género Cania, según ha 



&4 FAUNA CHILENA. 

sido establecido por Linneo y adoptado por CuTier y otros sMoñ geó- 
logos. Estos animales son en general menos carnívoros que lo» Gatos, 
lo qóe denota la forma tuberculosa de sus muelas; son de mediana talla, 
proporcionada á la fuerza y la carrera^ y de un color bruno qtte casi sé 
Tdelve negro por arriba y flato mas ó menos blanqüizo por bajó. Sé. 
carácter moral varía tnucho según las especies y divisiones qtié se ^é^ 
den establecer naturalmente : unos son más astutos, Otros má^ prtídéíñtéft 
y capaces solo de ser arrogantes cuando el liambre los atormenta. Las 
grandes especies viven comunmente en ló interior de los bosques, y se 
espatrian sin la menor dificultad ; pero las pequeñas, al contrario, aqn 
mas sedentarias y hacen escavaciones, á las que se refujian apresarais 
damente cuando las persiguen ; casi todas son sociables, y se reúnen 
frecuentemente para cazar en coman los pequeños animales qoe idga<ai 
á la pista por medio de sü olfato sumamente delicado, \o ifúé prótlene 
del ft'odijioso desarrollo de la iuembrána pituital sobre Íoft naítteHísoÉí 
ptiégnes del etmóide ; á este alimento, conipletáitíente de cdi'ne, áfMéü 
con frecuencia sustancias vegetales, como frutas, i'aicés, etc. 

Las especies de este género se iialian estendidas por todo el globo, 
escepto en el Australasia é isla de Madagascar. Los zocMogos las divi- 
den en dos grandes secciones, consideradas como géneros por los se- 
ñores Gray etc., acaso con razón ; estos son los Perros propiamente 
dichos, y los Zorros, que se distinguen de los primeros por su talla 
generalmente mas pequeña, su cola mas larga y peluda, su hocico 
mas aguzado, las pupilas lenticulares y no redondas en medio del dia, 
y por sus incisivos superiores menos escotados. Son también de natural 
mas tímido, mas astuto, cazando por la noche los animales sin defensa, 
y no teniendo mas recurso que la huida cuando los atacan. 

Los Perros no existían en Chile antes déla conquista, pero se enoontra- 
ban, lo mismo que hoy, muchas especies de Zorros, que según Molina 
sdn él Gürü ó Zorra común (C. vulpes), el Painé ó Zorra azul (C. tár 
0üpus), la Chilla 6 Zorra campestre (C« alopex)^ y el Culpen (C. mth 
gellanicus). De estas cuatro especies la primera no ha existido jamád« 
y las oirás tres han sido conservadas en la ciencia, aunque las 
dos íiltinias podian acaso ser variedades de edad; así el Zorro mas 
comuñ , según el señor Salinas , se llamaría Chilla cuando es túni 
pequeño, Zorra cuando es mas grande, y Culpeu en su vejez: queda 
pues á los naturalistas del pais el decidir esta cuestión. 



mamíferos. o 5 

C. uUmre varitgato; rastro plus minusve tlangato aut érevi; cáuda in 
turtutH récumttAm 

C. FAMiLiARts Linn.— Guvíer, etc. 

Vulgarmente Perro^ y Tehue en araucano. 

Todo el mundo conoce al Perro doméstico y las numerosas 
variedades que la domesticidad ha llegado á obtener, ya en las 
proporciones y la forma del cuerpo ó de los miembros, ya en la 
calidad de sus pelos, tan pronto casi nulos, tan pronto espesos 
yyli mas 6 menos suaves y lanosos^ en fin ya sea en la variedad 
de colores que llega al infinito ; en todo caso se pueden reducir 
estoá colores á tres solamente, que son : el negro, blanco y flavo. 
Gonaistiendo en la mezcla y predominación que los colores 
pueden determinar la variedad caracterizada. 

Todos ios animales domésticos ofrecen muchas de esas variedades que 
ae heredan y que por diferentes asociaciones de forma y analogía , 
ftcaban por volverse grupos naturales , perfectamente caracterizados y 
designados generalmente bajo el nombre de razas. Pero de todos los 
animales el Perro es el que ofrece sin contradicción mayor número de 
?ariedades, ya en sus formas, talla y grandor , ya en la naturaleza del 
ooior de sus pelos, y aun en el conjunto de sus costumbres y hábitos. 
La influencia estrema de la domesticidad sobre estos animales proviene de 
su instinto esencialmente doméstico, que no es mas que el efecto de una 
grande inclinación por la sociabilidad : asi desde la época mas remota, y 
tal vez desde las primeras edades del mundo, este animal ha abandonado 
completamente su independencia por someterse lo mismo al hombre mas 
civilizado que al salvaje, y seguirle desde los climas abrasadores de los 
trópicos hasta las frias y silenciosas regiones polares. 

£1 Perro ha llegado, pues, á ser el compañero del hombre ; le ha seguido 
por todas partes, se ha reunido á sus penas y trabajos, y apesar de las 
privaciones y malos tratamientos que á veces esperimenta, le permanece 
flel y le da continuamente nuevas pruebas de sumisión y de la mas prc^ 
•funda obediencia. 

Esta inclinación inata que el Perro tiene al hombre no se deriva sola- 
mente de su natural; el hábito contraído por el trascurso de los siglos ha 
podido ocasionar á este sentido modificaciones mas ó menos elevadas, lo 
que parecen probar por lo demás las diferentes razas, pues todas no poseen 
el mismo grado de esa viva afición que las caracteriza. Unas, mas sen- 
sibles á los alagos, están siempre prontas á retribuirlos con usura, á menos 
que las sean sospechoso^ ; otras, por el contrarío, mas frias y reservadas, no 



S6 FAUNA CHILENA- 

conocen mas que á su dueño, y un estrauo es siempre para ellas un bombre 
inúlily importuno, y aun enemigo de la casa, al cual deben yijilar, y combatir 
si necesario fuese. Laedjiícacion ba contribuido poderosamente en el primer 
caso á imprimir este grado de humillación que la herencia trasmite, como 
conserva también el instinto de la pesca y de la caza á otr^s razas dife- 
rentes, aunque siempre originarias del mismo tipo. 

Siendo asi que estos animales son susceptibles de adquirir por la educa- 
ción cierto grado de respeto, deben necesariamente estar privados de él 
euando se encuentran fuera de esta suave influencia, lo que ordinariamente 
acontece á los infortunados Perros que les ba caido en suerte la cabana 
del pobre. Estos son en cierto modo los mas numerosos en Chile, no 
solo por ser muy útiles á los pastores, sino también por la costumbre que 
se tiene de dejar vivir casi todos los que nacen en los miserables ranchos. 
En atención á la pobreza de tales gentes, estos desgraciados animales no 
viven mas que de privaciones, y su único alimento es suero, al que se 
añade á veces salvado, y iVecuentemente se les abandona á si mismos : 
entonces estos desvalidos animales, que han llegado á ser en todos los 
pueblos el símbolo de la amistad y fidelidad, se ven obligados á alimentarse 
de cuantas inmundicias encuentran y mas frecuentemente de escrementos 
humanos. 

Esta grande penuria de alimento unida á la falta de toda amistad de parte 
de su dueño y mas aun los malos tratamientos que recibe, han influido 
singularmente en lo moral y el carácter de estos animales, y los ha vuelto 
tristes, malignos, embrutecidos, perezosos , mientras que la necesidad 
continua de alimentos desenvuelve sobre manera en ellos el instinto de la 
astucia y del robo. Siendo mas bien esclavos que socios ó compañeros de su 
amo, olvidan todo respeto á su propiedad , y ce han inclinado á toda 
especie de latrocinio que los muchos castigos no pueden impedir de ningún 
modo, estando siempre atormentados por el hambre. La inclinación al robo 
es mucho mas escitada acia los estraños, particularmente contra los que 
por gusto ó necesidad se ven obligados á tener que pasar la noche en campo 
raso : entonces es cuando esle animal pone en ejecución todo su ingenio 
y astucia; aproxímase al paraje por caminos desviados y silenciosos, 
olfatea todos los lugares y alrededores, queda un momento inmóvil para 
mejor observar los detalles, y cuando se ha asegurado que todo el mundo 
duerme, se desliza acia las alforjas que sabe deben contener las provisio- 
nes, se apodera del pan y del charqui, y aléjase á devorarlo con un ape- 
tito proporcionado á su necesidad; á veces todavía vuelve á la carga para 
llevar los zapatos, lazos y otros objetos de cuero, que con sus dientes 
desgarra trabajosamente, y los traga con tal avidez, que solo la fuerza del 
hambre y el inslinlo de conservación pueden hacerlo posible. 

Esta vida miserable y de continuas privaciones ha vuelto muy salvajes ios 
Perros de los pastores é inquilinos, y hécholes perder la familiaridad que 
constituye uno de los mas bellos atributos de su carácter. En los ranchos 
se les encuentra siempre al lado del fuego, incomodando á las personas que 



mamíferos. 57 

se aproximan, y completamente insensibles á los golpes que les dan, á los 
que están aeostambrados desde su tierna edad. Solo los forasteros pueden 
haches salir de su apatía ; apenas sienten alguno corren á su encuentro, le 
atormentan con sns ladridos, acompañante hasta el umbral de la puerta, y 
frecuentemente le obligan á implorar la protección del dueño para ponerse 
al abrigo de su importunidad, y aun á Teces de su agresión. 

So presencia llega á ser no solamente molesta sino también insoportable, 
sobre todo á la hora de comer; aunque hasta entonces hayan sido com- 
pleUmente insensibles á las caricias que se les hayan hecho, y hubiesen 
permaiiecido á cierta distancia con atención disimulada y taciturna, se 
apresuran á rodear la mesa, y conservan la mayor inmovilidad, mi- 
rando con un aire mezclado de dulzura y solicitud, y aguardando con 
la mas tívs impaciencia el primer hueso, que desde luego llega á ser una 
batalla á todo trance; se arrojan en efecto con la mas feroz avidez, 
Iratando cada uno de apropiársele , y cediéndole antes el débil al mas 
astuto y este al mas fuerte, á menos que su ajilidad le ponga al abrigo de 
las persecuciones de su injusto agresor. En esta clase de disputas el 
verdadero carácter del Perro desaparece para dar lugar al egoísmo mas 
exaltado; el instinto de conservación sofoca al de sociabilidad, y el indivi- 
dnalismo preponderante le conduce casi á esas costumbres esclusivas de 
los animales solitarios y especialmente déla mayor parte de los carnívoros, 
dando á su?oluntad una dirección muy contraria á la educación adquirida. 
Se eieerla que todo sentimiento de reciprocidad ha desaparecido, que no 
hay entre ellos harmonía, subordinación ni orden social, y que solo la ley 
del mas ftierte debe en adelante servirles de guia y gobierno ; es el Perro 
Todto Lobo con los ardides de la Zorra. 

Tal es la condición del Perro en los ranchos de Chile, condición mise- 
rable, injusta, y acaso culpable, pues los servicios que presta le hacen 
digno de mejor suerte ; él es el que vijila día y noche los rebaños de 
cabras y cameros, siempre codiciados de los Leones, Zorras y Cóndores : 
eada uno se acomoda al ejercicio á que á sido destinado diferentemente ; 
asi nnos están adiestrados para cojer las chinchillas, de las que se hace gran 
caza en el norte, ó para destruir las ratas de cola encorvada, tan dañosas 
á los campos; otros para perseguir los Leones y Zorras tan perjudiciales 
á los animales domésticos, y en fin otros para acompañar constantemente 
los vaqueros, ayudándole de una manera muy sagaz á reunir las vacas y 
bueyes dispersos en las montañas, y á conducirlos á ios potreros de engorda. 
Su socorro para este objeto es mucho mas interesante aun en el departa- 
mento de Osorno, donde numerosos animales, vueltos completamente 
salviges perlas continuas guerras de la independencia, se han introducido 
en los bosques mas espesos y accesibles solo á estos Perros, que por una 
educación bien establecida, saben descubrirlos, echar fuera de sus guari- 
das, y llevarlos poco á poco hasta la proximidad de sus amos, que llegan 
por lo mas frecuente á apoderarse de ellos; y tal es la inteligencia que 
manifiestan en esta especie de caza, que en poco tiempo han llegado los 



88 FAUNA CHILENA. 

pastores á reunir muchos de los bueyes descarriados basta entonces en 
aquellos inmensos montes. 

El Perro no existia en Chile antes de la invasión de los españoles: 
los primeros conquistadores le introdujeron , y después de esta épo- 
ca se ban propagado basta lo infinito por la mezcla de muchísimas 
razas confundidas hoy unas con otras ; las que dominan generalmente, 
aunque muy degeneradas, son las de los Perros de pastor y los daneses; 
se encuentra también en cantidad aquella tan distinta por la falta de 
pelos sobre el cuerpo , y conocida en Europa bajo el nombre de Perro 
turco ; esta es la raza que se ha conservado mas pura, y la cual es origi- 
naria de Oriente y no de América, como algunos autores lo hablan predicho. 
Estas razas son muy comunes en todo Chile, y aun entre los araucanos 
que las asocian en ciertos Machitunes ; asi cuando hay cualquier enfermo 
en alguna de sus chozas, los parientes tienen la costumbre de alejar con 
el mayor cuidado estos animales, y de conducir algunos á una angos- 
tura vecina para celebrar una ceremonia que termina siempre con la 
muerte de estos Perros ; los cuelgan en seguida de un árbol cercano con 
la intención, dicen ellos, de impedir á los espíritus malignos entrar en 
este estrecho pasage y llegar hasta el enfermo. En estas mismas comarcas 
se hace gran caso de los mismos animales de pelaje, blanco porque la lana» 
que amarillea mucho menos que la de los carneros, sirve para bordair 
sus mantas é iquillas. 

En otro tiempo habia Perros salvajes en las provincias meridionales y ei| 
el archipiélago de Chiloe; el capitán Byron dice en la relación de sus 
visees que él encontró muchos en este archipiélago, cuyo alimento era 
mariscos que pescaban en las bajas mareas. Hoy no existen mas que 
en la isla de Juan Fernandez, los cuales provienen de los que en el 
siglo XVII hizo soltar un virey del Perú para destruir la multitud de 
cabras que atraia á esta isla muchos corsarios que infestaban los maries 
del sur. En 1828 trató de destruirlos el señor Larrain, pero quedaron 
todavía muchos, los que se mantienen de cabritos que cazan en común. 
A veces se han aproximado á las casas, y acaso se hubieran asociado al 
hombre, si los Perros domésticos no les hubiesen declarado una guerrA 
encarnizada. 

2. Cteftl» fUiripes. 

C. supra niger^ albo adspersus; rostro superiore mentoque fusco-nigriCMmi- 
bus; auribus rufo^astaneis; cauda ápice nigro; corpore robusto, 

C. F0LVIPE8 Walerh., Voy. oftheBeagl.,p. 42, pl. 6.— C lagopus Mol.— Vol- 
PÉs FüLviPEs Marlin, Proceed.Zool. SocLond., 1837, p. ii. 

Vulgarmente Zorra 6 Paineguru. 

Esta especie es considerablemente mas pequeña que el Zorro 
ordinario de Europa. Su cuerpo es de forma robusta, y las pier- 



MAItlFEKOH. 59 

ñas cortas y delgadas. La cabeza también es corta^ y el hocico 
agusado. Orejas de mediano grandor. Gola casi tan larga como 
la mitad del cuerpo, comprendiendo la cabeza, y mucho menos 
proYista de pelos que la de la especie de Europa, principal- 
mente en la bas& Los colores están así distribuidos : lo superior 
del cuerpo es negro, manchado de blanco; los lados de la cabeza 
bninos, sombreados de blanco y negro ; por cima del hocico y la 
barba bruno-negro ; garganta, labio superior y las piernas en su 
parte interna son de un blanco sucio; las piernas de un ber- 
loejo flavo por fuera; cara interna de los brazos, empeine y 
dedos de un bruno flavo ; las patas de atrás negruzcas en el 
talen; la base de la cola es del mismo color que el cuerpo y negra 
en la estremidad. — Longitud del cuerpo^ 2 pies ; de la oreja« 
2 pulgadas y 3 lineas y medía ; de la cola, 10 pulgadas. 

fiftta especié se cria en la isla de Chiioe y en nna gran parte del arehi- 
Jvl&go de los Clionos. Se debe sospechar que es la que Molina suponía equi- 
trocadamente ser la misma que el Canis lagopus de las regiones boreales d«l 
antigao y nuevo mundo. Los indios del sur de la Auracania le dan el nom- 
Bre de I^lnegum, que significa Zorra de color celeste. 

Ú. MUpra albo higroque variegatus; lateribus fulvescente^ fuicoque lavatii; 
üénlb fiítdiéenté; sublus sordide flavescenti-albo ; cauda fulvescehii ofusca, 
pftté ád üpiceíñ ntgriSf sublus pallidiore. 

C* MAQiLLÁiiiccs Gray» ProceeA.Soc.zool, Io;}d.,lSS6» p. 88.-- Waterh., Beag. 
yon., p 10, pl. 8.— C. CüLPEüS Mol., Comp. Ilist. Chile^ p. 330. — Vülpe» ma- 
6I|.Ul1íícus Gray, Mag. of nat. Hist.^ 1837, p. S78. 

Ynlgannente Culpeu. 

&ste Zorro, de catorce pulgadas y media de alto y treinta y 
una de largo desde la punta del hocico hasta el oríjen de la 
cela^ está cubierto de un pelaje largo, espeso, difuso, con los 
pelos de abajo muy largos, abundantes y lanosos. Los del lomo, 
que están mezclados de blanco y sobre todo de negro, son grises 
en la base* después tienen un largo intervalo de color mas pálido 
ó de un bruno blanquizo, en seguida un ancho anillo blanco, y 
finalmente terminan en color negro; los de los ijares están 
teñidos dé la misma manera, escepto la porción blanca que está 



60 FAUNA GHfLENA. 

mas estendída y seguida de un bello color bruno amarillento, 
matizado de negro acia la estremidad, de suerte que el tinte de 
los ijares en general es mas pálido que el del lomo, siendo 
el bruno y blanco los colores mas dominantes. Los pelos de la 
cabeza están mezclados de blanco y flavo y son negros en las 
puntas. La barba es pardusca. La parte superior de las piernas, 
la garganta y el vientre son de un blanco amarillento sucio. Los 
miembros son de un bello flavo oscuro ó de un color de moho 
amarillenlo esleriormente, con los pies y la parle interior de las 
piernas pálidos ; en la parte esterna y superior del talón hay un 
pequeño espacio de color de moho brillante, el cual se ve también 
detrás del cuello y en lo interior de las orejas ; estas tienen 
interiormente pelos de un blanco amarillento. La cola, de color 
blanco mohoso, uniforme por bajo, tiene diez y siete pulgadas de 
largo, y está bien provista de pelos de un blanco mohoso por 
bajo, algo mas oscuro acia el medio, y terminados en negro. Los 
de abajo son un poco mas pálidos. 

Este Zorro, que el señor Waterhouse mira como el Culpen de MoUoa á 
causa de un individuo que le fué enviado bajo el mismo nombre por el señor 
Bridges, liene algunas relaciones con el C. Azar ce , del que solo difiere 
por sus orejas un poco mas oscuras y bermejas, por carecer del lunar 
negruzco en los pies de delante, y por la cola que es también mas larga 
y de un bermejo mas vivo por cin^ta. Se le encuentra en todo Chile, desde 
Copiapo hasta la tierra de Fuego, donde tiene el pelaje algo mas largo, 
lo que depende sin duda de la diferencia de temperatura de las dos locali- 
dades. Es un animal bastante fuerte y muy lijero en la carrera ; hace 
madrigueras, donde pasa una parte del dia; por la noche caza pequeños 
animales, y no teme aproximarse á las casas de campo para hurtar aves 
y envestir á las cabras y corderos. Guando asi no puede satisfacer su ape- 
tito entra en las viñas y hace un gran consumo de ubas. Molina, que 
le miraba sin razón como el Zorro de las islas Maluinas, citado por el capi- 
tán Byron , dice que su nombre viene de la palabra araucana Ctdpem^ 
que quiere decir Delirio ó Locura^ á causa de la especie de curiosidad que 
le mueve á ir delante de las personas que encuentra, y no se detiene mas 
que á la distancia de cinco á seis pasos, para observarlas con toda confianza 
mientras permanecen tranquilas. Muchas gentes nos han asegurado de la 
verdad de este hecho, y uno de dichos animales, que conservamos muchos 
meses, nos dio una lijera prueba de tal curiosidad. Le conseguimos todavía 
joven, y dejábamosle en completa libertad en un gran jardin contiguo á 
la casa : durante el dia estaba oculto en la viña, durmiendo en medio de 
la yerba y siempre en un mismo lugar ; mas luego que alguno iba al verjel 



MAMÍFEROS. 61 

á pasear, él no dejaba de ir á observarle, y á veces se dos aproximaba 
bastante. Este Zorro era muy vivo, gustábale correr á todo escape y des- 
pués pararse de pronto, olfatear los alrededores, y emprender su carrera con 
igual viveza ; á veces tomando una manzana en la boca, arrojábala con toda 
su fuerza , y corriá en seguida para impedirla rodar. Se alimentaba de 
carne, que le dábamos en pequeños pedazos, y no temia comerla á nuestra 
presencia; pero cuando el trozo era algo grueso iba siempre á ocultarse 
para comerlo, y después volvia por camino desviado para obtener otros 
pedazos ; si estos eran tantos que su apetito no podia devorar , tenia 
cuidado de ir á esconderlos en un bueco que hacia con los pies de delante, 
é inmediatamente le cubria de tierra con su hocico; hemos tenido ocasión 
de observar este hecho con mucha frecuencia, y nuestras pesquisas para 
descubrir el escondrijo eran á veces inútiles, por el cuidado que tenia de 
arreglar la tierra. Aunque muy joven y perfectamente tratado no pudimos 
domesticarle ni amansarle ; tenia siempre un carácter desconGado y medio 
salvige, no atreviendo aproximarse á nuestra mesa, colocada en eljardin, 
ea él momento mismo en que satisfacíamos su devorante apetito. El sis- 
t^Doa olfativo de estos animales ha de ser muy dominante, pues en nuci»- 
tras escursiones á las cordilleras iban á veces á acechar los víveres que 
teníamos escondidos, para robárnoslos. 

C, tupra albo nigroque variegatus; lateribus cinerescentibvs ; capite, auri' 
C9IÍÍS tísleme, artubusque cincre<hcinnamomeis; mentonigro; tibiis externis 
ad basiH nigro lavaiis ; cauda albescentCy supra nigro variegaía^ ad apicem 
nigm; spatio pone ángulos oris, guiture^ corporeque sublus albescentibus, 
fudii duabus grisescentibus in pectore plus minusve distinctis, 

C. AzARiB Principe Maximiliano, Beitr. zur Nat. Braz., 1. u, p. 338.->Agouá- 
RAGHÁT Azara, ttist. nat. des Quad. du Parag,, 1. 1, p.317. 

Vulgarmente chilla. 

Este Zorro es mas pequeilo y mas fuerte que el de Euro- 
pa; sus piernas son algo mas largas, las orejas menos anchas; 
la cola completamente cubierta y mas corta, y sii pelaje mas 
largo y áspero. Los colores negro y blanco dominan sobre su 
cuerpo; así acia la espalda tiay una mezcla de estos dos colores, 
mientras que los ijares son grises; la cabeza y lo esterior de las 
orejas son de color de canela ceniciento; la barba negra, la faz 
esterna de las piernas sombreada del mismo color; los carrillos, 
la garganta y lo bajo del cuerpo blanquizos, y lo mismo la cola, 
pero mezclada de negro por cima, y particularmente en la estre- 



6Í FAUNA CIIILRNA. 

uiidad, doiidt! con frecuencia es toda negra : dos bandas grises 
mas ó menos distintas sobre el pecho. Cada pelo del lomo 69 
muy largo, de color bruno en la base, algo pálido acia la piel } 
mucho mas oscuro acia la estremidad, de suerte que es can 
blanco por bajo y negro por cima. Los bigotes son largos y 
negros. — Longitud del cuerpo, 27 pulgadas y media; de b 
oreja, 38 líneas; de la cola, ÍU pulgadas y media. 

Si esti especie es en efecto el Agouarachay de Azara ó el Canis Azmrm del 
príncipe Maximiliano, estaría estcndida en gran parte déla América del Sor. 
6e halla en Chile desde las regiones mas secas y árídas de la proTinda de 
Gopiapo hasta el sur de la república. Causa bastantes destrozos en los caá- 
pos por las machas abas que come, lo cual ha precisado á los propietarias i 
colocar muchachos en las viñas al tiempo de la maduración del froto para 
espantarlos en caso de necesidad, lo que también se hace con el CitíjpMi. 
Habitan solamente en los terrenos que socavan ó en los agqjeroa que ea- 
cuentran. Según muchos chilenos, entre otros los señores Stlioat, Bor> 
tado, etc. la chilla no es mas que un joven Culpen. 

▼. GATO. — Flus. 

Capul rotundatum. Lingua papillís coméis vestita. Pedes digiíi' 
gradi, antice pentadaclyli^ postice tetradactyii, unguibus recírac^ 
itUbus. Cauda longiiudine variabilis. Denles molares i , antici 2» 
supra ulrinsecus spurii ; infra spuri, compressi ; lerlius mcucimmi 
seclorius, ocie biscupide;quarlussupratrilonusmi»imus, C€idueu$^ 
Irilorius u\fra nullus, 

Felis Linn , Syst. nal. — Temm., Monog, de Mamm,, 1. 1, p. 73. 

Anímales de cabeza redondeada, hocico corto, oiejas 
anchas y poco elevadas ; ojos diurnos ó nocíamos, con 
pupila redonda ó vertical ; lengua provista de papillas es» 
pinosas ; bigotes numerosos y fuertes. No tienen coman- 
mente mas que cuatro muelas en la mandíbula superior 
y tres en la inferior ; son cortantes y carnívoras, y solo 
poseen un muy pequeño tubérculo interno. Cuerpo ele- 
gante, esbelto, en la adolescencia generalmente manchado 
como la piel del Tigre. Cuello corto. Piernas bastante 
elevadas, con cinco dedos adelante y cuatro atrás, porvis» 



MAMirEROS. 63 

ios de uñas poderosas y casi siempre encojidas, es decir, 
que el animal las oculta cuando no quiere hacer uso de 
ellas. Cola por lo general bastante fuerte y muy movible. 

Este género, que comprende el León, el Tigre, la Pantera, etc., es 
de ios mas namerosos y naturales de la clase de los Mamíferos. Todas 
las especies que contiene se asemejan muy notablemente, cuyo aire de 
parentesco se manifiesta igualmente en sus costumbres y hábitos ; así es 
que los caracteres distíutivos son difíciles de. ser bien apreciados, y les 
bacen confundir frecuentemente unos con otros, particularmente entre 
los de talla mediana.. Son en general sumamente fuertes, y con armas 
tan desgarradoras y terribles que ningún otro animal puede resistir ni 
aun los mas grandes, como, el Elefante, Rinoceronte, etc. Si además 
de esta gran ventaja la naturaleza los hubiese dotado de una organiza- 
ción propia para la carrera, los -Gatos hubieran llegado á ser el terror 
del globo ; mas son malos corredores y su marcha es lenta y silenciosa, 
ejecutada con movimiento suave y medio flexuoso : así atacan rara vez 
á los otros animales en campo abierto, y mas bien los van á esperar 
ocultos en las malezas ó en las orillas de los arroyos, y se arrojan encima, 
de un salto, si su ajilidad calculada lo permite, ó bien se aproximan 
arrastrando casi con el vientre, y llegan de este modo á fuerza de astucia 
y de paciencia á apoderarse de la presa, y á apagar con su sangre la sed 
que los devora. Prefieren casi siempre la sangre ala carne, pero cuando 
los animales son de mediana estatura lo tragan todo, y se retiran en 
seguida á entregarse á un sueño mas ó menos profundo, y no se ponen 
en movimiento hasta que son impelidos por las nuevas necesidades del 
hambre ó del amor. Esta última necesidad se hace sentir en eUos en 
diferentes épocas del año, y entonces se ve á los machos buscar las 
hembras, y llamarlas á veces con ahullidos particulares ; su carácter 
feroz 7 prudente los hace ser desconfiados unos de otros. Se aproximan 
con temor y recelo y se apartan después con una especie de snsto. 
Las madres quedan solas encargadas de la educación de sus hijuelos, 
y los defienden encarnizadamente, no dejando acercar ningún otro 
aáima], ni al mismo padre, que frecuentemente trata de apoderarse de 
ellos para devorarlos. 

No obstante tan estrema ferocidad, estos animales son susceptibles 
de domesticidad, de loque tenemos una prueba en nuestro Gato casero; 
ks eq>ecSes mas grandes y formidables se encuentran igualmente en el 
iBitDio caso, y se sabe que en otro tiempo y en ciertas ocasiones km 
Tomaiios se faacian Uevar poi* Leones y otros animales de esta oíase; hoy 



64 ' FAUNA CHILENA. 

mismo vemos prcseutar pdldicameiHe grandes jaulas, donde se encuen- 
tran mezclados Leones, Paoteras y aun Tigres, á pesar de su conocida 
maldad, y en todos los Museos de historia natural donde se conservan 
estas fieras vivas los que las echan de comer reciben de ellas continua- 
mente caricias las mas afectuosas y verdaderas. Esta inclinación por la 
domesticidad, no obstante su natural solitario y salvaje, ha hecho creer 
á algunas personas que la sociedad podia sacar partido de su fuerza, que 
con el tiempo y por la educación se volvería poco formidable, como 
tenemos ejemplos en el Toro, el Caballo, el Elefante, etc. Pero se debe 
reflexionar que su alimento tan sumamente carnívoro los volvería, sino 
siempre, á lo menos frecuentemente insubordinados y temibles, sobre 
todo en los momentos de una privación forzada. 

Se conocen hoy mas de cincuenta especies de Gatos, esparcidas en 
todo el globo, escepto en la Australasia é isla de Madagascar ; algunas 
están cubiertas de un rico pelaje que el comercio y la industria buscan 
con abuelo. 

1. Welin eaiu». 

F. faseiis dorsalibus longitudituUibuSf latéralibus transvsrsis^ nigricüntibus ; 
labiisplantisque podiorum nigris ; cauda elongata, obcuro-anulaia, apice^gra; 
in domesiicitati pilis brevioribus, aut rare longioribus, colorís tariis. 

F. CATüs Linn.— Desm. — Cuv.— Chat sauvage BuíT., etc. 

Vulgarmente Gato^ y los araucanos Michi ó Ñaiqui, 

Cabeza redondeada. Pelaje suave, con el fondo de color gris 
mas ó menos oscuro, á veces enteramente uniforme, y otras 
marcado de bandas, con manchas oscuras, negras ó de un flavo 
mas ó menos vivo. Pelo mas ó menos largo y amontonado, prin- 
cipalmente en las carrilleras, y según las razas. 

Los Gatos no son menos comunes en Chile que los perros ; pero están 
lejos de tener á su dueño el mismo cariño que caracteriza á estos últimos; 
ellos son al contrario, como en todas partes, absolutamente independientes, 
y mas afectos á la casa que á las personas. Son animales completamente 
solitarios; las hembras no se juntan con los machos mas que en el tiempo 
de los amores, y paren cuatro ó cinco hijuelos después de una preñez de 
cincuenta y cinco á cincuenta y seis dias. Sus hijuelos son criados con 
mucho cuidado, y al poco tiempo manifiestan su carácter astuto y juguetón, 
ocupados siempre en acechar el objeto que les sirve de diversión como si 
fuese una presa, y en saltar bruscamente por cima. Llegados á una edad 
media su carácter se modiüca, y se vuelven mas prudentes y observado- 
res, examinando con el mayor cuidado los lugares que visitan la prímera 



mamíferos. G5 

Tez : los machos empiezan á disputarse las hembras por combates que 
suelen ser muy encarnizados. Son generalmente muy limpios, nunca 
dejan de lamerse después de haber comido, de lustrarse el pelo con la sali- 
Ya, y de enterrar sus escrementos ó cubrirlos de tierra ó ceniza. 

El Gato es originario del antiguo continente y con especialidad de Eu- 
ropa, y se encuentra en estado doméstico desde la mas remota época. 
Algunos autores han pretendido que existia en América cuando su descu- 
brimiento ; mas este es uno de los errores tan comunes á los primeros 
conquistadores, los cuales tenian casi siempre la manía de comparar los 
animales que encontraban á los que ya conocían, de cuyo primer error 
han resultado otros muchos que se han conservado hasta nuestros días. 
En todo caso se sabe positivamente que no le habla en Chile ni el Perú, 
pues Almagro regaló 600 pesos fuertes á un tal Montenegro por ha- 
berle presentado el primer Gato castellano que se llevó á las Indias. 
Aunque todos los naturalistas convienen en que nuestro Gato doméstico 
proviene delF. catus^ sin embargo debemos hacer notar que hay tam- 
bién quien le da otro origen, haciéndole descender del F. maniculata de 
Ruppel , el que á lo menos este natui|Llista viajero asegura es de la estirpe 
del Gato de los egipcios, tan conocido en otro tiempo en Oriente, donde 
era objeto de un culto religioso, el cual Gato fué trasportado á Grecia, 
dflspoes á Roma y de aqui á toda la Europa. 

2. JFeii» eaneaiar. 

P. immaeulatat fulva, gríseo lavata ; awriculis nigrícandbus, intus albican- 
tíbus; cauda elongata^ ápice nigranon floccosa; caput parvum; mandíbula 
labia, macula supra et infra canthum oculi anteriorem alba; 

F. CONCOLOR Línn.— F. concolor y discolor Temm. - F. puma Mol — Coo- 
«OVAR Buff. — GnAzuARA Azara, Essai^ p. 133. 

Ynlgannente León, y entre los indios Pagi ó Puma. 

£1 Leen de Chile, que los araucanos llaman Pagí, es uno 
de los mayores animales de esta república ; tiene como cinco 
pies de largo y dos de alto, y es de un color flavo mas ó 
menos mezclado de gris , con dos manchas redondeadas poco 
aparentes, y algo mas oscuras que el fondo. La cabeza es 
redondeada , con la nariz bastante ancha , el hozico corto, y 
los mostachos muy fuertes en el labio superior ; orejas cortas, 
puntiagudas, negruzcas esterionnente, y en lo interior con pelos 
blancos, levemente teñidos de flavo. Cuello desprovisto entera- 
mente de crines. La cola tiene mas de dos pies de longitud, é 
iguala por conseeuencia á la mitad del cuerpo y de la cabeza 

ZOOUMÍA. I. ' 5 



66 FAUNA CHILERA. 

reunidos; carece del flecó qiie termina lá cola dé algunas espe- 
cies del género. Piernas fuertes y poco elevadas. 

Este cuadrúpedo, el mas grande y formidable de los animales de Chile, 
está esparcido en toda la América desde la Patagonia al Ecuador, y 
aun se adelanta, según se dice, hasta los Estados Unidos, donde la piel 
pasa por un buen forro. Es bastante conocido bago el nombre de Cugua- 
cuarta del que por abreviación ha hecho Buffon su Cougouar; en el Perú se 
llama Puma y en la Araucania Pagi, Los chilenos por el contrario le han 
llamado León á causa de su gran semejanza con el León ordinario, teniendo 
como él la librea de color flavo y uniforme, pero es un tercio mas pequeño, 
poco mas ó menos, el cuello del macho carece de crines, la cola está cu- 
bierta de pelos en toda su longitud, y desprovista del flecon cerdoso que 
caracteriza al dé África ; su natural es aun mas diferente, no es bravo ni 
corredor, y lejos de ofender al hombre huye de él acobardado, y Vase á 
esconder en lo interior de los bosques ó entre las rocas escarpadas de 
las cordilleras; sin embargo, senos ha asegurado que en las cercanias 
de Chuapa una muchacha y su padre hablan sido atacados simultánea- 
mente por este León. Si tal hecho es cierto, ha sido ejecutado, mas que 
por un movimiento de coraje, por la necesidad apremiante del hambre, 
la que como se sabe hace perder el uso de toda facultad á los seres sen- 
sibles, y los precipita á la mas fuerte exaltación de la violencia. 

El Pagi, lo mismo que los otros Gatos, no vive mas que de sustancias 
animales, y principalmente de cuadrúpedos de diverso grandor, tales 
como zorras, guanacos, machos cabrios, quiqués y aun chingues á pesar 
de su insoportable fetidez. Goino su mayor ligereza consiste solo eit sm 
primeros arranques, persigue rara vez su victima, aguardándola con pre- 
ferencia en su tránsito. Para este efecto se vale de su grande instinto, 
astucia y agilidad : se dirije acia los arroyuelos, ocúltase en las maletas 
mas espesas ó ya se sube á un árbol vecino, donde espera con la inayor 
quietud la llegada de uno de estos animales para echarse sobré éf áé un 
salto y ponerle en la imposibilidad de huir. La gran avidez que tiene por 
la sangre le impele á dirijir desde luego sus garras acia el corazón, y no 
queda satisfecho hasta haber abierto esta fuente y absorbido todo áa 
liquido ; entonces arrastra el cadáver á un lugar solitario, donde le oculta, 
teniendo gran cuidado de cubrirle con ramas de árboles que corta con sus 
fuertes mandíbulas. Esta clase de provisiones no le sirven mas que cuando 
no puede cojer otros animales, pues prefiere siempre la carne fresca, y á 
los dos ó tres días es necesario que esté muy hambriento para comerlas. 
Su prudencia Instintiva le obliga igualmente á abandonar todo cadáver 
Que ha sido algo desordenado del lugar donde fué oculto. 

Si dichos cuadrúpedos abundasen tanto en Chile que bastaran para satis- 
facer las necesidades del León, es probable que no atacarla á los caballos, 
yeguas, terneros y vacas, por no esponerse á repulsiones cuyas consecuen- 
cias sabe apreciar ; pero está lejos de portarse asi, llegando muy freeimté- 



MAMIFEaOS. 07 

liielite ft ser él teriror de una propiedad por los muchos destrozos que causa. 
Gaza con preferencia los caballos y yeguas, y llega casi siempre i apode- 
rarse de ellos á pesar de la destreza y encarnizamiento con ijue se de- 
fienden , sacudiéndole terribles coces ; las yacas se escapan con mas 
filcilidad, aunque las infelices acaban á yeces por sucumbir; pero Id 
mas particular es que el asno, persuadido de su torpeza para huir de tal 
agresot, le aguarda con paciencia, y si no puede repelerle á duras coces, 
ttnt yez 61 L«on encima de él, mete la cabeza entre las piernas, corre ó 
roeda con él violentamente para herirle ó estrellarle contra los árboles 6 
Iroeas ; esto refiere el juicioso Molina, lo cual han asegurado infinitas per- 
tonas del mayor crédito. 

Esta clase de rapiñas son bastante frecuentes en las haciendas, sobre 
lodo en las cercanas á las co^dilleras, y son tanto mas fáciles cuanto que 
los animales domésticos pacen en completa libertad en campos abiertos, 
i eonnuimente á gran distancia de poblado. Sin embargo, los propietarios ^ 
losbaqaeros son muy pronto advertidos por los buitres, que olfateando de 
Hfos donde bay muertos vienen en gran multitud, vuelan primero muy 
alto, describiendo un gran circulo, y descenderían poco á poco, si los in- 
qniUiios no llegasen á tiempo para apoderarse de la carne y peirseguir al 
hbcá, codranmente oculto á corta distancia del rebaño. Para ello se 
sirven de perros llamados Leoneros^ los cuales son débiles, flacos y no 
Bttiy téínibles, por lo que es raro que uno solo se atreva á atacarle ; 
jibro cuando ion muchos, y áobre todo cuando sus amos los animan 
y encienden, persígnenle con furor y fatigante de manera que luego 
lé obligan á trepar á lo alto de un árbol, donde los cazadores no tar- 
dan en echarle el lazo. Otras veces, por el contrario, estos perros 
llegan ft llevarle á un lugar descubierto, ó á arrinconarle junto á un 
iibol tí nna roca, y á tenerle algún tiempo como arrestado; en esta posi- 
ción el Leoh se vuelve bravo y furioso, sus ojos se inflaman, abre la boca; 
tésoplá con vehemencia, y está siempre presto á sacudir vigorosos golpes 
edil sos garras al imprudente que osare aproximársele; al fin cercado por 
todas partes, y viéndose reducido á la última estremidad , su vigilancia 
disminnjie, su voluntad vacila, y cae humillado bajo el diente de esta 
tropa encarnizada, que no tarda hacerle pedazos. Dicese generalmente que 
én esta critica posición el peligro ejerce tan grande influencia en su mo- 
íélí\ 4ue sus fberzas se debilitan, la intrepidez le abandona, queda acobar- 
dado, iki6fen$ivo, y daúdo dolorosos ahullidos, vierte abundantes lágrimas, 
tomo para implorar la piedad de un enemigo generoso. 

Con mí carácter menos cobarde, el Pagi podría sino llegar á ser el 
Hft^Mr ót esta tropa enemiga, á lo menos á resistir su ataque, y con- 
tervar intacta una vida ptiesta bajo la salvaguardia de terribles defensas. 
Sos pies están armados de ufias ganchosas, que tiene cuidado de aguzar 
de tiempo en tiempo contra los troncos de los árboles; su mandíbula está 
provista de un orden de dientes tan sólidos como destrozadores; pero lo que 
leda sobre todo gran superioridad es la prodijíosa fuerza de sus músculos 



'é' 



68 FAUNA CHILENA. 

comparativamente á su tamaño. Grandes caballos, que ha llegado á 
desventrar en las hondonadas , han sido hallados escondidos y enteros 
á muy grande distancia, después de haber sido arrastrados por nn sendero 
de dincil acceso y de tan rápida pendiente que solo las muestras inequí- 
vocas del tránsito pueden hacerlo creible: vacas no menos gruesas se 
han hallado en iguales circunstancias, y á veces se han visto perros ater- 
rados y tendidos casi sin movimiento de resultas de una sola manotada. 

Estos ejemplos, bastante comunes en Chile, prueban cuan fácilmente 
dichos animales podrían hacer cara á sus enemigos, si su natural algo pu- 
silánime no los amilanase en su defensa. Solo las Leonas se muestran 
verdaderamente fieras y dignas de llevar su nombre ; pero no lo son mas 
que cuando están dedicadas á criar sus cachorros : la ocupación de 
madres las conduce á estos escesos, tan generales como momentáneos, y 
las vuelve entonces capaces de acometer á toda persona que se atreviere 
á provocarlas ó solo aproximárseles. Esta especie de intrepidez las dura 
mientras que los hijuelos tienen necesidad de sus cuidados y protección; 
pero inmediaumente que el instinto de soledad los ha separado unos de 
otros, entonces esta madre, tan fiera y astuta, pierde sus fuerzas, y vuelve 
á tomar el natural tímido que parece caracterizar la especie, y que la 
hace despreciable á los ojos del viajero, é indigna de su mas mínima 
atención. 

Las Leonas suelen parir dos ó tres hijuelos; sin embargo, el señor 
Gatica, de Illapel, nos ha asegurado haber encontrado hasta cinco en 
una camada que descubrió en una hacienda cerca de Chuapa; van estas 
madres á depositarlos en los lugares mas solitarios , junto á las rocas 
escarpadas y entre las selvas mas espesas y frondosas; críanlos con el 
cuidado mas constante y afectuoso, y al poco tiempo van á buscarles caza, 
la que les llevan lo mas pronto posible y todavía viva para que antes de 
todo sirva de diversión á sus pequeñuelos. Estos permanecen, se dice, 
ocho á diez meses con su madre, y después se apartan para vivir cada 
uno solitariamente y atender en particular á sus necesidades. Algunos 
cojidos en la camada han dado pruebas de docilidad, y aun de cierta especie 
de afección acia sus dueños; pero en llegando á ser grandes cobran como 
los otros su natural cruel y salvaje y no se los puede retener mas. 

A causa de los destrozos que cometen en las haciendas, cada propietario 
se ha visto obligado á hacerles una guerra á todo trance, y á proscribirles 
poniendo en precio su cabeza ; asi los baqueros no dejan de perseguir 
tenazmente á todos los que han sido señalados como vecinos de sus ha. 
ciendas. Sacan también gran ventaja de su piel para hacer cobertores de 
camas, delanteras de pantalones, botas y zapatos. Durante largo tiempo 
su grasa ha sido empleada para los dolores ciáticos, y este uso se con- 
serva aun en alganos departamentos de la república. 



# 



* 



mamíferos. 69 

3. JFeiis paJeraB. 

(Atlas zoológico. — Mamalogia, lám 4. ) 

F. pilis moUibus sublongis, supra dilute cano-fuscis; sub gula, ventréque 
faseiis troHiversis, rufescentibus^ lateribus fasciis obsoUtis^ obliquis : peáitmt 
mmniU obscuris; molaribus 3 supra et 3 infra, 

F. PAJEROS Desm., Mqmm., p. 251.— Waterb., Voy. of theBeag., p. 18, lám. 9.— 
Gerr. in Eydotix y Souleyet, Zool.de la Bon., 1. 1, p. 54, lám. 7, fig. 1, S — F. bra* 
SIUBII8IS HofTm.— Chat pampa Azara, 1. 1, p. 179. 

Yalgarmente Guiña. 

Este Gato ha sido muerto en las cordilleras de lahacienda del 
Principal, y nos fué enviado por nuestro digno amigo D. Fran- 
cisco García de Huidobro, propietario de dicha hacienda. Tiene 
el volumen de un grueso Gato, y el color de su pelaje es de un 
gris mezclado de negro y de un bermejo claro casi amarillento, 
debido al tinte de los pelos que son generalmente parduscos acia 
abajo, pasando á un blanco sucio que tiende un poco á bermejo 
amarillento ácla lo alto ; después se vuelven algo negros, y aca- 
ban por ser de un blanco bastante puro : lo inferior de los carri- 
llos, las quijadas y el pescuezo son casi blancos, con lunares 
rojizos 6 acanelados ; este color domina igualmente sobre el pe- 
cho, de manera que parece á veces como rayado de blanco : los 
ijares edtán recorridos por bandas anchas, reflejas, de cdBr de 
canela, que parten de los ojos, de las carrilleras ó de encima del 
cueipo, y se dirijen siempre en descensión cerca ó bajo del vientre 
ó mas bien sobre las piernas, y van á terminar junto á la cola ó 
sobre los muslos. Piernas de un blanco sucio mezclado de ber- 
mejo 6 á veces enteramente rojizas, con anillos mas ó menos 
completos y de color de canela : las de delante, casi del mismo 
color, están rodeadas de anillos mucho mas manifiestos, in- 
flexibles, de un bermejo mas oscuro que se vuelve como negro. 
Bigotes débiles. Cola á corta diferencia del mismo color, de en- 
cima del cuerpo ó algo mas oscuro, y sin anillos.— Longitud dol 
cuerpo y de la cabeza, 1 pié y 10 pulgadasy media; de las orejas, 
1 pulgada y 7 líneas; de la cola, 9 pulgadas y media. 

.Este Gato se encuentra en una gran parte de Chile y probablemente 
llega hasta las cercanías del estrecho de Magallanes; nos fué enviado bajo 
«I Bonbre de Guiiía^ el que nos confirmaron otras muchas personas, de 



70 FAUNA CHILERA. 

suerte que estamos casi persuadidos es la especia que Molina ha dado 
á conocer bajo el mismo nombre, señalándole equivocadamente man- 
chas redondas cerca de la espalda. Comparado con el Gato Pampa de la 
república Argentina ó al F. pajeros de ios mamálogos, solo le hemos 
hallado muy leves diferencias, y la principal es el tener el pelo algo mas 
corto. Su color varia un poco : el blanco se vuelve á veces muy bermejo; 
pero las bandas flexibles y oblicuas del cuerpo y los anillos de losmiQin))ros 
le distinguirá^i siempre, mostrando de una manera palpable l^s afií^Ua^i^ 
que unen á la vez el Pajeros al grupo de los Feli9^ que cpmpreoflQ ^\ Qs^tq 
doméstico, lo mismo que al de los Lynx. 

k. JPeiis gwipwha. 

F. corpore supra gríseo fuho, subtus a mentó ad cauáee apicem albeseente; 
maculis irregularibus^ parvis^ fuliginosis^ dorsi in sirias longitudinales^ late^ 
rym in lineas obliquas dispositis; annulis pedtfm posteriorum caudaque in» 
terrvptis, 

F. GüiGNA. Mol. — F. Cuvier. — F. tigrina var. PqBpi|., Frorcip. Not., i9l3fi»rr 
F. Geoffroyii? P. Gerv. y d'Orb., Journ. Instí, 1844. 

Vulgarmente Guiña, 

Tiene este animal lo superior del cuerpo de un gris flavo, 
y lo mismo lo anterior de los pies. Barba, pecho, abdomen y 
lo inferior de la cola blanquizos. Numerosas manchas en toda )a 
superficie del cuerpo , irregulares , de tres á cinco líneas de 
ancho, fuliginosas, mas abundantes en el lomo, y dispuestas 
sobre los costados en líneas algo obh'cuas. Frente sin manchas, 
circunscrita por un collar negruzco, prolongado de una á otra 
oreja. Bigoteis blancos. Una mancha blanquiza y trígona sobre 
el lado de los agujeros de las narices. Región negra entre el 
ángulo interno del ojo y los respiraderos. Carrillos marcados 
de tres á cinco estrías distintas y estrechas. Cuatro á cinco es- 
trías continuas al occipucio, principiando entre las orejas, diri- 
jióndose á las espaldas, y formando finalmente manchas dorsales. 
Anillos de la cola interrumpidos por bajo. Uñas blancas. Ojos 
muy negros. Su longitud es de dos pies y ocho pulgadas ; la 
cola es de casi un tercio. 

Esta especie, que describimos según el señor Pceppig, ha sido señalada 
por Molina en su Compendio de la Historia natural de CliiUy atribuyéndQla 
un pem« de ofAot encendido, gsaeiosameuto variado con manchas redóos 



das y negras, de cuatro á cinco lineas de diámetro, estendiéndose, dice el 
autor, hasta el Gn de la cola. Apesar de que la especie que hemos recibido 
bajo el nombre de Guiña^ y que miramos como idéntica al P. pajeros de 
los zoólogos, carezca de manchas redondas y negras sobre el lomo, tene- 
mos sin embargo algunos motivos para pensar que es la misma que 
1^ áe Molina. El seííor Poeppig la cree por el contrafio como simple ya- 
ñeda4 de) ^ff^rnay de Azara ó del F. tigrina de fos autores. A los zoólogos 
viajeros ó del pais incumbe aclarar nuestras dudas, y borrar del catálogo 
mamalégfeo esta especie, si nuestra opinión se co|[ifirma* 

5. JFefi» eaiaea^a, 

p, afbq €9niH^ns, piaculis longitudfnalibus nigrUy fulvq moK^inati^^ im 
seriet plwe^ é^Utributis; cauda brevi, alba^ semi-qnnulata, apiceque nigra. 
Statura Filis cati. 

r. COLOCÓLO Mol-, Comp.j p. 332. — H. Smith in F. Gnvier, Bist, nat. des Mam,, 
con lám.— Will., Jard, nat. iib. Feíinog, p. 234, lám. 26. 

Vulgarmente colocólo. 

Caeipo blanquLzQ, con manchas longitudinales, negras, bor- 
de^idaa de fl^vo en multiplicadas series ; vientre y piernas blan- 
cas; hocico, pies y lo interior de las orejas de color de carne. 
Col^ corta, atareada de anillos medio negros y completamente 
qegros en la punta. Talla del Gato don^éstico, perq cuerpo algo 
i^fis delgado y los miembros mas fuertes. 

MoUnt lile el primero que habló de esta especiera la que conseryó el nom- 
bra que la daban los araucanos. Desde aqellla época no ha sido encontra^t 
por ningún naturalista en Chile ; pero según el señor Hamilton Smith, 
qne ha dado una figura de ella en la Historia natural de Federico Guvier, 
habitaría también el interior de la Guayana.Este animal, es de la magnitud 
de los grandes Gatos, se alimenta de ratones, pájaros y de otros peque- 
Qps animales, y á yeces ataca á las aves en las haciendas. 

Independientemente de las especies de Gatos que acabamos de vlescribis 
algifnos autores citan otras dos como propias de Ghile : tales son el 
Fi eelidogasier, que tiene dos pies de altura, el cuerpo de color de ratón 
con manchas brunas, ovales sobre el lomo, redondas en otras partes, y 
cinco 6 seis bandas semicirculares sobre los costados, y el F. tigrillo de 
Poeppig, el cual dice ser también de dos pies de alto, bruno, con muchas 
p^ueñas manchas negras, dispuestas en anillo. La primera de dichas 
especies pertenece al Perú, y |a última es demasiado dudosa para des- 
cribirla separamente. 



72 FAURá CHILENA. 



III. ANFIBIOS. 

Cuerpo fusiforme ó asemejándose al de los peces, 
con cabeza redondeada , terminada por delante en 
un hocico bastante corto. Ojos grandes. Orejas ru- 
dimentarias. Cola corta. Miembros dispuestos en 
nadaderas, y propios para nadar pentadác tilos, un- 
guiculados y palmeados : los anteriores cortos, y los 
posteriores dirijidos conforme el cuerpo. Pelaje for- 
mado de pelos cortos y derechos. Muelas uniformes, 
con una ó dos raices. Animales marinos. 

Los Anfibios ó Focas, á pesar de lo embarazoso de sus movi- 
mientos y de su aparente torpeza, constituyen un grupo de 
animales muy instintivos, y que en muchos puntos se aseme- 
jan á los Primatos. Su cerebro muy desenvuelto y con cir- 
cunvolución en la superficie de sus masas hemisféricas, tiene, 
como el del hombre y el de los monos , lóbulos olfatorios muy 
delgados y ocultos bajo los hemisferios. Sus miembros enreda- 
dos y terminados en patas pentadáctilas dispuestas para na- 
dar, la flexibilidad de su tronco, lo corto de su cola, sus dientes 
de tres clases, á saber, incisivos, colmillos y muelas , y estas 
no divididas, como las de los Carnívoros, en falsas muelas, car- 
niceras y tuberculosas , aunque todas parezcan corresponder á 
las falsas muelas , probablemente sin verdaderas carniceras y 
ciertamente sin tuberculosas , son suficientes caracteres para 
hacerlos muy fáciles de distinguir de los otros Carnívoros. To- 
dos viven en el mar, y pueden penetrar en los grandes rios 
hasta diez y seis ó diez y ocho leguas. Se -alimentan de peces y 
conchas, y son mucho mas abundantes acia las regiones pola- 
res que bajo las latitudes templadas. La repartición geográfica de 
sus especies es tan regular como la de los otros grupos de Ma- 
míferos, y manifiestan en sus muelas é incisivos, en la presencia 
6 ausencia de orejas y en la disposición de sus miembros, parti- 



mamíferos. 73 

cularidades por medio de las que los señores Blainville, F. Cu- 
vier y algunos otros los han dividido en muchos grupos, que 
han elevado al rango de géneros. 

La gran dificultad de proporcionarnos Focas nos ha impedido 
estudiarlas con el cuidado que hemos empleado en los otros 
ramos de historia natural ; así miramos nuestro trabajo como 
momentáneo, y útil solo para llamar la atención de los viajeros. 
Nos limitamos á indicar mas bien que describir las especies, que 
merecen ser mejor estudiadas, lo cual no se conseguirá hasta 
que los zoólogos del pais hayan podido verlas y describirlas, 
llagando á desenmarañar el caos que existe en este grande or- 
den, cuyas numerosas especies se hallan en general relegadas 
en las frias regiones de los dos hemisferios ; además, sus inves- 
tigaciones serian de la mayor utilidad, pues harian conocer me- 
jor los animales que han llegado á ser después de algún tiempo 
el objeto de grandes espediciones marítimas. La caza de las Fo- 
cas ofrece en efecto grandes ventajas á los especuladores, pro- 
porcionándoles pieles y cubiertas en muy grande cantidad. En 
otro tiempo abundaban mucho en el estrecho de Magallanes, y 
se este&dian hasta la isla de Juan Fernandez y aun mas arriba; 
pero la caza continuada que las ha sido hecha, sobre todo por los 
americanos del norte, las ha disminuido considerablemente, y las 
ha obligado á refugiarse á los lugares mas ocultos de los archi- 
piélagos y golfos ; sin embargo, en Chiloe y la isla de la Mocha 
matan aun muchas, y todo el aceite que se consume en el 
alumbrado del interior de estas islas y en gran parte de Chile 
proviene de ellas. 

Molina describe muy incompletamente cuatro especies de Fo- 
cas, á saber : las Ph. leonina y porcina que son Otarias , y la 
Ph. elephantina que es una Macrorina; en cuanto ala Ph. lupina, 
á la que solo acuerda cuatro dedos en los miembros anteriores, la 
creemos en un todo dudosa y probablemente la misma que la 
Porcina con los caracteres mal ol)servados y completamente 
falsos. A estas tres especies añadimos las que han sido descu- 
biertas en las cercanías del estrecho de Magallanes por las espe- 
diciones científicas. 



7i FAU]!f4 (imif^^. 

I. OTAUA. — OTAB.XA. 

Caput elongatuniy auriculis externis conspicuis. Dentes primo- 
res J, molares ;, monorhize acuti. Collum longum. C^orpus breve^ 
mernbris vix obvohitis, Maris eolio tdniummodojubato. 

Otaria Perón, Voy.auxTerr. aust,, i. ii. 1807. — Desmar.'-ARCTOGBPHALüsy 
MACR0RHINU8 F.GuT-, Mém. duMus. i'BisU nal' de Paris^ U xi. 

Cabeza prolongada. Cuerpo corto, con mieinhros.menos 
enredados que los de las otras Foeas. Cuello bastante largo. 
Ojos grandes, con las conchas auditivas de las or^s 
esternas muy visibles. Seis incisivos superiores y cuatro 
inf^riorps; colmillos muy fuertes; seis pares demuelas 
arritíiy cinqp abajo, puntiagudas y con soIq un^ rai*. 

Las Otc^rias son sumamente voraces ; mantiénense casi solo de peces, 
y i^gun alpnos pescadores, también devoran sus liijuelos. Habitan 
sobre las rocas mas escarpadas, y aunque sean las mas ligeras 
de todas las Focas, y que se muevan con la mayor facilidad por 
tierra, sin embargo se las ve inmóviles, presentando una pesada masa in- 
capaz de hacer la menor resistencia cuando se las ataca , contentándote 
con abrir una enorme boca y dar roncos gritos que de^de luego p^«c«^ 
espantosos, pero poco temibles ; sus especies en geperal dan bast^nt^ 
sH^eite, y sus pieles, cqn el pelo de ^bajo cortq, espeso y lanpsq^ f^ 
Útilísimas para las artes. Son también las Aricas de toda la familia gue 
teqgan orejas estertores, lo que les ha valido su nombre. 

1. Oiatrin porelftfv. 

o. dentibus incisoribm superioHbus sex; cankiis remotioribus , emiici9^ 
maximis; carpore fusco cinnamomeo^ subtus pallidiore; e^tremitútíbM nMr 
é^iusculis, nigrescentikus ; pedum fo$terior^r^ digitis tribus^ intermediisungui' 
eulatiSy appendicibus longis linear}bus terminatis, 

Q. PORCINA Desnjfr., Mam,, p. 282. - 0. flave^cens? PoBpp. Fror, NoL, ISi^ 
no 529. — O. Molina Less., Dic clnss. - O. Ulloíe? Tschudi, Mamm, Cons. Per. 
— Phoga porcina Mol. 

Vulgarmente Lobo del mar ó Toruno, y Lame ó Uriñe entre los indios. 
Cuerpo algo anguloso en los costados , de un bruno canela. 



mas püiáo por bs^o, y de seis á siete pulgadas de largo. Gabesa 
redonda ; ojos grandes ; orejas pequeñas y cónicas ; boca rodeada 
de bigotes de un blanco sucio, muy derechos y espesos. Cuello 
rat^isto, /cpn la pial colgando ó plegada por bajo. Pies negruz- 
CQif f glabros y arrugados. Gola muy corta, no teniendo apenas 
ip^ que una pulgada de largo. Guatro á seis apéndices en los pies 
DQ^i^fiores: pulgares largos, desnudos, negruzcos, obtusos, 
](|iq^es y 4epriiPidos. 

Detcríbimos esta especie según el señor Poeppig, que la aproxima al 
Cu lUmmétu de Desmarest, cuya descripción yaria sin eml^argo bastante 
ppra mirarla como distinta. Es la Foca mas común de tpdo Chile y particu- 
Ifnnente 4e las islas de Juan Fernandez y la Mocha , á donde los pes- 
cadores Tin á buscarlas para comerciar con ellas. Son generalmente 
conocidas bajo el nombre de Lobos de mar^ pero se llama también Torunos 
á los macbo^ y Lobas á las hembras. Gójense muchisimsis ; Vergara, que 
halieelio esta pesca en la Mocha, nos ha asegurado haber sacado con treinta 
y 9fQbo compaji^ros seis mil quinientas en el mes de febrero , época en 
qm^ )as liep))>ras paren. Estos animales son sumamente útiles, puesto que 
los nifclios dan hasta cuatro galones de aceite y las hembras cerca 
de dos, con el cual se alumbran en las tiendas, particularmente en 
C3bilDe, y casi todos los habitantes del campo no tienen otro de que ser- 
Tine, Uenando una candileja, en la que ponen una mecha, y colocándola 
en seguj^ en uno de los rincones de su habitación. Las pieles se yenden 
en el mercado desde dos á seis reales, ó á los curtidores que las pre- 
paran para hacer zapatos, cierta clase de botas, etc. También fabrican de 
días esas singulares embarcaciones infladas con las que los pescadores 
se atreven á arriesgar á muy gran distancia de la costa y casi á la merced 
d^ kM jtibnrone^, que de una dentellada podriau romper estos cueros, 
djpfinílarlos y a|iogar al imprudente pescador ; asi en una navegación algo ' 
Ima van estos armados casi siempre de una lanza para poder impedir 
tim. aproximación de tan formidables enemigos. 

A esta especie debe unirse sin duda alguna la Phoca lupina de Molinii, 
cqya fU^cacion ha sido tan embarazosa á los zoólogos, á causa de solo 
cuatro dedos que el naturalista chileno ia señalaba en ios pies de delante, 
pTOl^abiemente por errof . 

2. Oiaria Jwbain. 

O. éwUbuspripif^isutrinque 6-4, molaribus 6'r^Sí cifanium subarctoideum ; 
earparft fulvo¡ eolio maris jubato; digiiis podar iorum appendiculis cutaneis^ 
apieaUbuB aeutis.—Long, 40-20 p, 

O. lüBATÁ Desm., Mamm., p. 348.~Phoc4 jübatá Sohreb., Saugeihiere, p.300. 



76 FAUNA CHILENA. 

lám. 83. — Pb. lboniná Mol. — Plattrhtnchus leoninos F. Guv., Mém» áu 
Mus., t. XI. 

Vulgarmente León marino ó thopel-Lame, 

Cuerpo grueso, cilindrico y muy craso. Cabeza bastante pe- 
queña; hocico muy parecido al de un grueso dogo, algo truncado 
y como elevado en su estremidad ; labio superior bordeando el 
inferior, y provisto de cinco órdenes de pelos duros, en forma 
de mostachos, muy fuertes, largos, negros, estendiéndose á lo 
largo de la abertura de la boca, y volviéndose blancos en la 
vejez ; orejas cónicas, solo de seis á siete líneas de longitud, 
teniendo su cartílago firme y derecho, y sin embargo un poco 
replegadas acia su estremidad,. con la parte anterior lisa, y su 
superficie esterna provista de pelos; ojos grandes y prominen- 
tes; iris verde; cejas compuestas de crines negras, sobrepasando 
los ojos. Treinta y seis dientes en todo : los cuatro incisivos 
superiores intermedios con dos puntas, y los laterales semejantes 
á los colmillos ; cuatro incisivos inferiores ; colmillos mas 
largos que los incisivos y de forma cónica , algo ganchosos 
en la punta, con una canalosidad en el lado esterior ; doce muelas 
arriba y diez abajo. Pies de delante en forma de grandes tablas 
planas, revestidos de una membrana negra y dura, lisa ó sin 
pelos, con algunos vestigios de uñas que apenas se distinguen; 
nadaderas de atrás lisas y sin pelos como las de delante, dividi- 
das en cinco largos dedos, aplastados y envueltos en mía piel 
delgada, que se prolonga y estiende en forma de lacinias mucho 
mas allá de las uñas, las cuales son muy pequeñas. Cola de 
forma cónica y cubierta de pelillos sumamente cortos. El 
macho tiene la cabeza y la parte superior del cuerpo cubier- 
tas de pelos espesos, duros, ásperos, de dos á tres pulgadas de 
longitud y de color amarillo oscuro ó de curtido, flotante sobre la 
frente y los carrillos, y formando una crin sobre el cuello y pecho, 
la que se eriza cuando el animal está irritado; en todo el resto del 
cuerpo tiene pelos cortos, lisos, flavos, morenos y como pe- 
gados á la piel. La hembra está en toda edad sin crines, con- el 
pelo corto, liso y lustroso como el pelaje del macho , pero de 
color amarillento bastante claro. 



MAMÍFEROS. 77 

Describimos esta especie conforme Forster y Desmarest : el señor Poep- 
pig dice qae no existe en Chile ; pero se sabe que habita el norte y sur 
de esta república, pues se ha encontrado en el Perú y en diversos parages 
del estrecho de Magallanes. Estos animales viven en rebaños : los machos 
dan rugidos semejantes á los de los leones ó toros rabiosos, y las hembras 
7 chicuelos balan como los becerros y corderos. Los machos viejos están 
comunmente separados de los otros : todos se disputan las hembras con 
el mayor encaroizamiento, y llegan á ser peligrosos. La preñez dura c^ 
un año, al fin de cuyo tiempo las hembras paren uno ó dos hijuelos. No 
sabemos si es á esta especie á la que debe reunirse el Leopardo de mar, 
del que se nos ha hablado en Concepción, y que se encuentra raramente 
mi la Mocha. Según el señor Vergara es •blanquizo, con muchas manchas 
redondas de un negro tirando algo á blanco : las manos son muy pequeñas, 
y es ;del mismo grueso que el macho de la O. flavescens^ pero mucho mas 
largo, oon la cabeza mas pequeña. 

3. OÉaria ittofotftfltta. 

O. püis ¡nruttíh'fusciSf concolorihus, omnino brevibus; membrorum extremis 
migrit ; unguibus anterioribus minimis aut nullis, tribus extensis nec non 
robmtU posterioribus; segmentis membranaceis et lohatis 5; pilis superiotis 
Ui$rt rtgidis, hnigatis, trantverse complanatis. 

O. MOLOssiNÁ Les8. y Gam., Zool. du Voy. de la Coq.f p. 140, lám. 3.^0. Goi- 
anm Qooy y Gaym.^ Zool. du Voy. de VUran. 

Esta Foca tiene cerca de cinco pies de longitud. Su cuerpo es 
alto y delgado, con la cabeza pequeña, redondeada y el hocico 
aplastado ; la nariz es algo prominente ; los ojos tienen el iris 
verdoso y las orejas muy pequeñas, no alcanzando apenas mas 
que á cinco líneas de largo, gruesas, puntiagudas, arrolladas en 
cometa, cubiertas de un pelo raso y espeso, con la cara inferior 
desnuda ; los bigotes están dispuestos en cuatro á seis órdenes, 
y compónense de pelos lisos, muy bastos, aplastados trasversal- 
mente y de color flavo claro. Los miembros anteriores achatados 
ea nadaderas que termina una membrana gruesa , sinuosa en 
su borde, de un negro vivo y completamente lisa : los posteriores 
están aproximados, chatos, terminados por falangt s de igual longi- 
tud, con los dedos del medio provistos de uñas fuertes, negras, de 
una pulgada de largo, redondeadas, convexas superiormente y 
aplastadas por bajo. Todos estos miembros están cubiertos, como 
el cuerpo, de un pelo abundante, corto y espeso, de cuatro 



78 FAUNA CHILENA. 

lineas á lo mas de largo, de un bermejo bruño y como satinado. 
La cola es corta, aplastada y puntiaguda en su estremidad. 

Esta Otaria ha sido descubierta en las Islas Maluinas, primero por los 
señores Qttoy y Gaymard j después por ios señores Lesson y Garnot Se 
encuentra también en el estrecho de Magallanes. El señor Schinz la mira 
como la O. Itttnesceni de Desm. 

O.jubanúUa: vellere pilis ertetis, Hgidis^ densts, nfgri$ in nuuc,^ einm-Hs 
itt femin,, taHugine niplU^ma, tasiuheó'irufimmte, intermixtM\ ungti0us 
minimis. 

O' URSINA Desm., Mamm,, p. 249. — O. Forsteri Less. — Phoca üásiiÍÁ Iflnn. 
— Erxieb. — Arctocephaxus ursimus F. Cuy., Dict., ele. 

Cuerpo delgado, de cuatro á seis pies de largo. Cabeza redon- 
da; boca algo hendida, con largos mostachos; ojos prrtoihentfes; 
orejas puntiagudas y cónicas. Pies anteriores libres, cóii Ik 
membrana de los dedos desnuda, lisa superiormente y arrugada 
por bajo; el pulgar es el mas largo de los dedos, los cuales dis- 
minuyen sucesivamente. Pelaje compuesto dé ddá tlásés de 
pelos : unos cortos y análogos á un fieltro también cortó, muy 
suave, satinado, bruno - bermejo, y parecido al de la nutria; y 
los otros son mas largos, bastante abundantes, brunos, y man- 
chados de gris oscuro ; estos pelos son negruzcos en los ma- 
chos y cenicientos en las hembras. 

Esta Foca es mucho mas buscada por los pescadores á causa de su bello 
pelaje de un bruno rojizo y comparable al del castor, sobre todo el dé 
debajo del vientre : se hacen de él sombreros superfinos y guarniciones de 
▼ésiidos y capas. Vivé en los lucres mas retirados, huyendo del hombre, 
ál que teme mucho. Aunque varios autores dicen que se encuentra en el 
estrecho de Magallanes y en diferentes comarcas vecinas, creemos sin em- 
bargo que la han confundido con alguna otra, pues la Phoca ursina es dé 
los mares ártico^ 



MAMtrkAM* 79 



II. XSTZVORIirQUX.— STZVOaHTVOHUS. 

Dentes primares utrinque iylanarü J, molares J serrati. Auri- 
culm nuUa. Corpus elongatum. üngues minimi. Cranium ekm- 
gatum, 

STBRORBTifCHUf F. CuT., Mém, Mus, d'Hist. nat. Paris, i. xi, p. i90. 

Focas sin orejas esterioresy con cuerpo prolongado y 
uñas pequeñas. Dos pares de incisivos superiores y dos 
inferiores ; colmillos bastante fuertes, y cinco pares de 
muelas en cada mandíbula, dentadas de tubérculos obtusos 
sobre el contomo anteposterior de su corona y con dobles 
raices. Cráneo prolongado. 

Este género €8 de los mares australes yha sido establecido por Federico 
tSIlilér; tío hk conocen todavía mas ^üe dos especies. 

S, wtguibus imprimís podariorum minimis ; corpore supra cinéreo, lateribus 
^Unieémie^ infrm sorúidt ébo-flavid9; friéirmfs ^rttibus teretibus; rostrum 
producium , angustum.-^Long, tot, 8-40 p, 

%, LS^TOirrx F. Ctnrier , Dietion., t. xxxix , lám. 545. — Hombroney Voyage 
irt Púi. aust., láita. S.^Phoca lbptonyx Blainv. — Desmar., etc.— Phocá Rohii 

Esta especie, que tiene cerca de nueve pies de longitud, es 
bastante notable por sus uñas muy pequeñas partícularmeate en 
los pies de atrás. Todo lo inferior del cuerpo es gris negruzco, 
y los costados se vuelven amarillentos gradualmente, á causa de 
mezclarse pequeñas manchas de este color ; los flancos, lo infe- 
rior del cuerpo, los pies y lo superior de los ojos, son entera- 
mente de un gris amarillo pálido. Sus bigotes sencillos y cortos. 

El S. leptbnyx se halla al sur del hemisferio austral, y está esparcido 
én muy grande éstension, pues se le encuentra desde las islas Maluinas 
ittsta la costa de la Australasia. Su cráneo ha sido descrito por muchos 
Móiogos, tales como Cuvier, BlainviUe» Hombrone, etc. 



80 FAUN4 CHILENA. 

iix. KAcaonnro. -- MAcaoHHXirus. 

Phoca auriculis externis nullis. Naso maris in proboscidem mol- 
¿em,pro InUtu inflandem, producto, Deniibus primoribus } cani- 
niformibus, uncinatis í molaribus ; monorhizis. 

Macrorhinüs F. Cuvier, Mém. du Mus, (VHist, nat. de Par., lom. xi. 

Animales de cuerpo prolongado, con miembros cortos y 
fuertes; solo los machos provistos de una prolongación nasal 
en forma de trompa. Carecen de orejas esternas ó concha 
auditiva. Dos pares de dientes incisivos superiores y uno 
solamente en la mandíbula inferior; colmillos fuertes, con 
raices muy gruesas; muelas poco desenvueltas en su co- 
rona, con una sola raiz, y cinco pares en cada mandíbula. 

Este género no contiene hasta el presente mas que una especie llamada 
por los viajeros León ó Elefante marino. Los Macrorínos y las Morsas 
son las mayores Focas australes conocidas. La Phoca cristata (Eitema- 
topo F. Guv.) es la especie del hemisferio boreal que se aproxima mas. 

1. MaerarMntMB j9ro6o«elifetf«. 

^í. naso maris inproscidam mollem^pro lubitu inflandem, produelo; demti- . 
bus primoribus supra utrinque 2, infra 4; crista occipitáli et sagitali eramii 
admodum prominentibus ; processibus mastoideis debilibus; pilis brevitsimit, 
canis; unguibus manipulorum brevissimis, 

M. PROBosciDEüs F. Cuv., Dict. Se. nat,, t. xxxix, p. 5S3.— Phoca probosoidba 
PeronyLesueur.— Desm., Jlfamm.—-PH. LEONINA h'mn.ySyst. nal., ed. 11.— >Pa. 

ELEFANTINA Hol.—LlON MARÍN AdSOD, Voy. aut, dU Uond. 

Vulgarmente Elefante de mar. 

Cuerpo prolongado, muy grueso. Cabeza redondeada ; los dos 
colmillos inferiores descubiertos, largos, fuertes y arqueados 
acia fuera: bigotes de pelos duros, bastos, muy largos y enros- 
cados como un tornillo : los de los machos toman luego la 
forma de un tubo de cerca de doce pulgadas de largo, partido 
en su estremidad y de cada lado por los respiraderos de las 
narices, inclinado y pendiente durante el reposo ; ojos sumamei^ 
gruesos y prominentes , superados por un montón de pelos 



mamíferos. 81 

parecidos á los de los bigotes. Cuello muy corto y tan grueso 
como la cabeza. Nadaderas anteriores fuertes y vigorosas, pre- 
sentando en su estremidad » junto al borde posterior , cinco 
nfias pequefias y negruzcas. Gola muy corta, oculta, por decirlo 
así, entre dos nadaderas horizontales^ aplastadas y mas anchas 
acia la parte posterior. El pelo del cuerpo es sumamente raso 
en ambos sexos ; el color general tan pronto es gríseo como 
azulado t y raras veces bruno - negruzco. Las hembras care- 
cen de trompa, y tienen el labio superior ligeramente escotado 
áda el borde. 

Esta Poca es sin contradicción una de las mas grandes y de las mas 
cariosas : tiene hasta quince y diez y ocho pies de longitud y seis á dies 
de drcanferencia. Habita en una gran parte de los mares australes 
de Caiile, donde hace tiempo era muy común ; pero hoy ha disminuido 
hastante á causa de la incesante caza que la hacen diferentes naciones. 
Sa carne no es de mal gusto, y frecuentemente tripulaciones enteras se 
lunalimeiitado de ella durante cierto tiempo. Pero lo que sobre todo las 
iMce may estimables es la gran capa grasosa que envuelve el sistema 
nnsouUir, y que suele tener de ocho á nueve pulgadas de espesor, cal- 
coláiidOBe qae cada una puede dar sobre ciento veinte y seis galones de 
aceite* Los machos son mucho mayores que las hembras, y aunque de 
nstnral suave, pacifico é indolente, se hacen muy malos en el tiempo de 
los celos, y se disputan las hembras con tal encarnizamiento, que no es 
estrafto verlos horriblemente heridos. Cada macho posee muchas hembras^ 
pero no hasta después de haber vencido á sus competidores en sangrientos 
eombates y haberles obligado á huir de su sociedad. El comandante Anson, 
que ha residido algún tiempo en la isla de Juan Fernandez para resta- 
r la salad de su tripulación desastrosamente maltratada por el escor- 
s da en su viaje al rededor del mundo algunos detalles sóbrelas 
costumbres de esta Foca. < Estos animales, dice, son verdaderos anfíbios 
que pasan todo el verano en el mar y el invierno en la tierra, donde se 
eatregan i los placeres del amor, y época en que las hembras parea 
dos hijuelos del grueso de un bueyecillo marino adulto. Mientras que 
están en tierra se alimentan de la yerba que crece en los bordes de las 
corrientes, y duermen en el fango. Parecen de natural muy pesado, y 
son tardos en despertar; pero tienen la precaución de poner los machos 
de vigilancia al rededor del lugar donde duermen, y estos centinelas las 
des|iiertaii con gran cuidado aunque se aproxime solo un rebaño. Son 
muy aptos para despertar por sus gritos fuertes, ruidosos y bastante parti- 
culares ; tan pronto gruñen como los puercos, como relinchan á manera de 
los mas vigorosos caballos. Se baten frecuentemente entre si, sobre 
todo los machos , cuyas querellas son comunmente por las hembras. Un 

. Zoología. I. ti 



82 FAUNA CHILENA. 

dia encontramos dos completamente desfigurados por las mordeduras que 
tenían y la sangre de que estaban cubiertos. Uno de los gefes, que los ma- 
rineros llamaban el Pacha, por ir siempre seguido de on unmetoso serrallo, 
babia ganado su tropa y la superioridad sobre los otros macbof á fuerza de 
combates lo cual indicaban las cicatrices de que todo su euerpo esi1,aba 
lleno. Matamos muchos de ellos para comerlos, particularmente su corazón 
ylengua, que encontramos preferibles á los de los bueyes. Cójense muy fácil- 
mente, pues son tan incapacesde defenderse como de huir; no hay animal mas 
pesado que ellos, y al menor moTimiento se advierte hondear s« blanda 
grasa en la piel. Sin embargo se deben evitar sus mordeduras; puea á upo 
de nuestros marineros le sucedió que mientras desollaba tranquilamente vgn 
leoncillo marino, arrójesele una hembra sin apercibirla, y le cojió la cabeza 
entre su boca ; la mordedura fué tal, que el marinero quedó con el cráneo 
escalabrado en varias partes, y á pesar de las precauciones que se toma- 
ron murió poco tiempo después.» 

ORDEAI n. 

MARSUPIALES, 

Este orden es sumamente notable por la produc- 
ción prematura de sus hijuelos, los que abortado» 
en estado de feto é informes se agarran á las tetas d© 
su madre y permanecen fijos hasta haberse áesar- 
rollado al grado en que los otros animales naceu Qjr* 
dinariamente. Encuéntranse durante este tiempo 
como encerrados en una bolsa ó pliegue longitudiaaj 
de la piel del abdomen, y aun mucho tiempo deíS- 
pues de haber empezado á andar vuelven á ella cuan- 
do temen algún daño, Se les conoce además por la 
eminencia de la mandíbula inferior que es trasversal, 
por los dientes que son alo menos de dos clases* 
muélase incisivos, por dos huesos marsupiales uni- 
dos al pubes y destinados á sostener la bolsa y d 
escroto de los machos, que pende ante la ver^tí. 



mamíferos. 83 

cuya glándula es bifida. Tienen cuatro miembros 
ambulantes, con los dedos unguiculados, y un cere- 
bro eon lóbulos olfativos y tubérculos cuadrigeme- 
lús, bastante desenvueltos en hemisferios menos 
considerables que los de los Carnívoros, y casi sin 
cuerpos callosos y sin circunvoluciones. 

Los Marsupiaks se asemejan esteriormente á ios Carní- 
vcfTos, Insectivorosy Roedores, según ia familia á que per- 
Unécen. Su lugar en el orden nartaral no está bien fijado 
aan, j muchos zoólogos han creído deberlos relegar al fin de 
lo» Mamiferos y formar una clase aparte. Sin embargo, no 
so les puede colocar á tan grande distancia de los Carní- 
voros, aunque sean inferiores á ellos por su sistema cere- 
br»l j por su modo de reproducir. Son, por decirlo así, 
pofli los Carnívoros, lo que los Monotremos para los Des- 
dentados, y los Cheirópteros, Insectívoros y Roedores para 
los Primatos ; la analogía es en algunos casos tan patente 
qM los naturalistas han estado en duda, si ciertos despo- 
jos fósiles (Pteron y Hymiodon) pertenecen á este orden 
ó á fos Carnívoros. 

La distribución geográfica de estos animales no es 
menos singular : todas las especies de Sáricos son entera- 
mente propias de las dos Américas, mientras que todos 
1q9 otros géneros están relegados en la Australasia, y 
caracterizan de un modo completamente particular la fau- 
na mamalógíca de esta quinta parte del globo. No obs- 
tante, en los tiempos antedilubiales se encontraban espar- 
cidos por todas partes, y los geólogos descubren continua- 
méiite vestigios en las diversas comarcas de Europa, 



¥ 



14 FAUNA CHILENA. 

I. IIIDX&PO. --1IIBX&PHIS. 

Capul hábiíu murinum. AuriculU^ caudaque volubiH fojpitfi 
nudis, Podarium manus poUice exunguiculato. Formula dentium: 
primores V. ton. J-J, moL ;-;=50. 

DiBBLPms Linn.— Temm. — Cuv. — Waterb., etc. 

Animales de mediano grandor. Cabeza puntiaguda; 
boca muy hendida; orejas bastante grandes, completa- 
mente desnudas , y lengua escabrosa. Los dedos están li- 
bres, y el pulgar de atrás es largo y muy opuesto á los otros 
cuatro. La cola está en parte desnuda, escamosa y agar- 
rante. Las hembras tienen en el vientre una bolsa abdo- 
minal ó un simple pliegue de la piel. Diez incisivos arriba 
y ocho abajo , un colmillo y siete muelas en cada lado de 
las dos mandíbulas, los que componen en todo cincuenta 
dientes, cuyo número no ha presentado aun ningún otro 
género de los Mamíferos. 

Estos anioiales, qne están esparcidos en las dos Américas, trepan sobre 
los árboles con la mayor facilidad por medio del pulgar opuesto de los 
pié» de atrás y de su cola agarrante, lo cual les asemeja al mono en suf 
costumbres. Aliméntanse particularmente de pájaros, huevos, insectos, y 
no desdeñan las frutas. Su natural es enteramente instintivo y salvaje ; 
son nocturnos é incapaces de subordinación. 

1. MBiaeMphim efe^an^. 

D. vellere longo et moüi; corpore supra cinereo-'fusceseente lávalo ^ peáilmi 
corporeque subtus albis ; oculis nigro circumdatis , interspaiio eineresceniei 
auribus magnis^ fuscescentibus ¡ cauda, capite et corpore paulo breviore, 

D. ELfeGANs Waterh., Zool, ofthe Voy. ofBeagL, p. 85. 

Vulgarmente Llaca ó Comadrea. 

Hocico mediano y puntiagudo. Orejas grandes y brunas. Cola 
mas corta que el cuerpo, comprendida la cabeza. Pelaje largo y 
muy suave, en general de un gris ceniciento sombreado de brun 



'P 



mamíferos. 8S 

sobre la cabeza y la espalda, levemente amarillento sobre los 
flancos y particularmente junto al dorso, y blanquizo con un 
lijero tinte amarillo también en la parte superior de los carrillos, 
en la garganta, y en lo inferior del cuerpo y los pies. Los ojos 
están rodeados de un color moreno negruzco que se estiende 
por delante de los costados del hocico, cuya cara superior es 
pálida» lo mismo que el espacio comprendido entre las órbitas. 
La cola, escepto acia su estremo inferior en un pequeño espacio 
deunalíneadelai^o, está toda provista de pelos tendidos, brunos 
por arriba y blanquizos por bajo : los de la espalda y del vientre 
son grises en la base, y uniformes en la barba, en la parte supe- 
rior de los carrillos y sobre la línea que une á estos con la gar- 
ganta. — Longitud del cuerpo, 4 pulgadas y media; de la oreja, 
7 líneas y cuarto ; de la cola, 4 pulgadas y tercio. 

Este pequeño Didelfo abunda mucho en los parajes marítimos de las 
proTioeias centrales. En Valparaíso se le coje muy fácilmente en trampas, 
itnjéiidole con queso y carne. Trepa á los árboles con facilidad, y alimén- 
tate de insectos. En las cercanías de Nantua y Yaqull se encuentra otra 
especie llamada mas particularmente ¿faca, la cual se puede designar bajo 
•1 nombre de d. crasticaudatus á causa de su cola bastante gruesa, fusi- 
forme, como pedunculada en su origen, sin pelos y de color de carne. Es 
de nn gris de ratón, con el hocico muy prolongado. D. Vicente Pérez, que 
ia eonserrado uno vivo, nos ba dicho que era ágil y muy colérico ; coan- 
do le «loontró le sacudió ^n la cabeza con un palo, é inmediatamente se 
echó sobre dicha arma mordiéndola con tal fuerza que podía llevarla 
lejos; renovó muchas veces esta prueba y siempre obtuvo los 
I resoltados. 



ORDEN m. 

ROEDORES. 

Animales unguiculados, con pulgares no opuestos 
á los otros dedos. Carecen de colmillos ; por lo re- 
guiar tienen en cada mandíbula un par de incisivos 
trinchantes, muy largos, arqueados, cortados al fin 
en bisel y apartados de las muelas : estas son tres á 



86 FA€]VA €BILENA. 

seis en cada lado, tuberculosas ó con rayas de es- 
malte, y generalmente frugívoras ó herbívoras, 
Cerebro pequeño. Escroto nulo. 

Este órdeii> uno de los mas grandes y naturales de la 
Mamalogía, comprende los animales de mediana estatura 
y comunmente nocturnos, que á veces frecuentan las casas 
y en particular los campos , pasando la mayor parte de 
su vida bajo tierra, sin salir mas que rara vez á buscar Ú 
alimento. Sus sentidos, escepto el oido y en ocasiones la 
vista ^ están generalmente muy entorpecidos y casi sin 
sensibilidad, lo que indudablemente proviene del cerebí^ 
tan simple y pequeño, siempre liso y sin circunvoluciones. 
Sin embargo, algunos géneros parecen mostrar un instinto 
bastante desenvuelto, como se ve en las cbozas qne eon^ 
truyen los Castores y Ondatras, en los depósitos subterrá- 
neos de Jos Hán»steros, en la perfección de los nidos de 
las Ardillas, etc*; pero á pesar de cuanto se ha dicho áh 
su industria, es imposible subordinarlos, y esta habilidad 
que nos admira proviene de ona aptitud innata, imposjbte 
de perfeccionarse y por consiguiente enteramente agen» 
de actos en los que sea necesario alguna razón 6 ingeoio. 

Su nombre se ha sacado .d^ la manera con que des- 
truyen las sustancias de que hacen su alimento , limando 
por medio de un trabajo continuo las cortezas y maderas 
mas duras ; pero en general viven de yerbas y frutas, y 
muchos también de sustancias animales. Su gran fecundi- 
dad y dispersión por la superficie del globo los faa he^hp 
comunes en todas partes; sin embargo, son raros en lá 
Australasia, y faltan completamente en la grande isla de 
Madagascar ; pero en América abundan mucho, y Chite 
«frece ya veinte y siete especies, que á lo inepos ascen^ 



mamíferos. 87 

derán al doble cuando los zoólogos del pais hagan un 
estadio asiduo ; se podrán descubrir también especies en 
estado fósil, como se han encontrado muy curiosas en 
muchas comarcas de ambos continentes. 

La mayor parte de las especies nos son dañosas por los 
destrozos que cometen en las casas y los campos, pero 
muchas se utilizan en nuestros servicios domésticos , ya 
coino alimento ó para hacer vestidos. Eñ este orden se 
hálTan en efecto las pieles de pelos mas finos, abundosos 
y l>r¡llantes. Los paisas setentrionales ofrecen las mas 
predósas, los cálidos también algunas, y en Chile se posee 
la dé la Chinchilla que desde muy largo tiempo, usan las 
séfioras de Europa en esas bellas y elegantes guarniciones, 
tan ápréciables por su color fino y ondeado, como por la 
delicadeza de sus pelos. 

Molina no habla mas que de ocho especies de Roedor 
reb éñ su Compendio de la Historia natural de Chile, 
y de una manera tan confusa, que los mamálogos han 
dadaáopor mucho tiempo sobre si se las debe contar en 
su CáÜítogÓ; sin embargo, hoy se las puede reconocer, y 
clasificar en sus verdaderos géneros, escepto su Mus mau- 
linus que fué encontrado la primera Tez en el año de 1764 
eo las cercanías de un bosque en la provincia de Maule. 
(Eité MÍmal , dice el naturalista Chileno , es el duplo 
mhjúT que la Marmota (ó el Coipu tomando una compa« 
rkdon de un animal chileno)^ á la cual se asemeja mucho 
en el color y la longitud del pelo, distinguiéndose de ella 
por la hechura de las orejas que son puntiagudas, el 
hocico que es prolongado, los bigotes dispuestos en cuatro 
carreras, los pies con cinco dedos, y por la cola mas larga 
y muy peluda.» A pesar de todos nuestros esfuerzos para 
descubrir de que animal quiere hablar Molina, nos es 



88 FAUHA CHILENA. 

imposible emitir la menor opinión, pnes difiere completa- 
mente de todos los conocidos hasta hoy. 

Los zoólogos modernos se han ocupado mucho de este 
grande orden , y gracias á sus trabajos y á las numerosas 
especies descubiertas por los naturalistas viajeros , se ha 
podido conocer mejor su organización, y distribuirlas en 
pequeñas familias bastante naturales, aunque todavía no 
muy bien caracterizadas, y las cuales los autores han multi- 
plicado mas ó menos según su inclinación por las divisiones 
ó la importancia que daban á ciertos órganos. Asi G. Cuvier 
se ha contentado con hacer solo algunas divisiones en este 
orden según la existencia, ausencia ó imperfección de la 
clavicula, y las ha subdividido después según la forma de 
las muelas. Waterhouse, Lesson y Schinz las han agrupado 
al contrarío en doce ó quince familias basadas sobre la 
unidad de su organización. Solo cinco de estas familias 
tienen representantes en Chile, tales son los Chinchillanos, 
Echimíseos^ Ctenomíseos, Musideos y Castoreanos, á los 
cuales se pueden añadir otras dos, los Lepuseanos y Ca- 
vianos, que no se hallan mas que en estado doméáéco. 

I. CHINCHILLAINOS. 

Orejas grandes. Pies de atrás el doble mas largos 
que los de delante. Cola prolongada, con pelos por 
cima y en la punta : los del cuerpo son suaves. Cuatro 
muelas compuestas de dos ó tres láminas. 

Esta corla familia es muy notable por la disposición de su 
cola y sus hermosos pelos suaves y sedosos : solo comprende 
animales tímidos, nocturnos, completamente herbívoros y pro- 
pios de la América meridional. 



MABIIFEROS. 89 

X. OBUrOHX&XiA. — OHXSrCHXLLA. 

Cofpui veUere fnoUissimo. Foramen suborbitale magnum, Auri' 
euim rotundaim. Pedes aniici pentadactyli, poUice completo, posiici 
MradaeiyH, saltatorii, unguibus robustis. Denles primores laves ^ 
wu^lares !-J singuli e lamellis Iribus eompletis, obliquis^ constan- 
te^ préster anticum inferiorem bilamelü^um, ¡amella anteriore 
profunde bikha, 

CmiCBíLLA Grty, Spicil.Zool., p. 1, 1830.— Bennet^ etc. - Eriom» Liehtens. 
Ü»st.9 etc., iaS9. — Sebinz, Synop, Mammai, — Cállohis If. Geoff., esp», Ánn. 
$e, nat., t. xxi, 18S0. — Roasieau, id,, t. xxvi. 

Animales cubiertos de pelo sedoso y muy suave. Cabeza 
eonlas orejas grandes, redondeadas y casi lampiñas; bigo- 
tes muy fuertes; agujero suborbital bastante grande; crá- 
neo trancado en la parte de atrás y deprimido en la superior, 
con las celdillas del tímpano hinchadas. Pies anteriores con 
dnoo dedos, nn pulgar completo y las unas fuertes; los pos- 
teriores tienen solo cuatro dedos y son saltadores. Cola bas- 
tante larga y muy poblada de pelos por cima y en la punta. 
Incisivos lisos y agudos; cuatro muelas en cada lado de las 
quijadas, cada una compuesta de tres láminas completas 
y oblicuas, á escepcion de la de abajo que es bilaminada« 

Bto se conoce la Terdadera etimología de la voz Chinchilla^ á menos 
cpie se la quiera derivar de la palabra Chinche que es el Mephitis 
dlílmtif ó ese animal tan conocido por su estrema fetidez, cuya forma 
7 color del pelaje son tan diferentes de los de los animales de e&te género. 
Se puede también suponer que esta palabra no es de origen indio, pues 
se ve en España una viUa , que desde tiempo muy remoto se llama 
GhlncIiiUa, y aun es apeUido de familia, como tenemos la prueba en un 
til Alonso de Chinchilla, el cual fué uno de los conquistadores de Chile 
cpie Valdivia llevó consigo ; por lo demás es un nombre que se ha dado 
á muchos animales americanos de diferentes especies, mientras que la 
ferdadera Chinchilla es particular del norte de Chile, acaso del sur 
del Perü, y hasta ahora no se conoce ciertamente mas que una especie, 
aunque los autores hayan descrito otras dos mas ; la pretendida Ardilla 
de Coquimbo , que Molina en su segunda edición cree deber ser otra 
Chinchilla^ es muy problemática. 



do FAUNA GHILfiNA. 

1. CAIfteAlfta faniffer, 

C. vellere moUissimo, fusco-griseo^ üUkucentt undultí»; mvrUMUé mmfU$% 
apife tantum rvtunUatis, nudi$; cauda pilisrigidis ápice peniceUata.'^LQth' 
gitudo corporis 40 une, , caudce sine pilosi S une. 5 /í»., cumpilasi 6 uufi. 

CmNCBíLLA L4NIGER Gray, Spicil, Zoúi., p. I.IÍb.t, fig. |.— Beiinet, Oetrtf, oJuC 
Mem. Zoolog. Soc.f 1831. — Mus laniger Mol.— Erigetus lánigir E. Geofr.«- 
Desm. -- Callohys laniger J. Geoff.—ERiosiTs chinchilla LicblensU— Sehinx. 

— LáfiOSTOMÜS CHINCHILLA M^jeB. 

Vulgarmente chinchilla. 

£ste animal, muy notable por la belleza y suavidad de/iu piel^ 
es de nueve á diez pulgadas de largo y su pelaje de un bruno 
apizarrado mas ó menos oscuro, bañado de blanquizo por cima y 
completamente blanco por bajo. Los pelos son grises en lo infe- 
riófj blatiquizos acia lo alto, sedosos, muy espesos, y mezclado^ 
d« «Igunos otros un poco tiesos y algo mas largos. Mostachos 
derechos, poco abundantes, unos negros y otros blancos. Orejas 
grandes, casi redondas, de una pulgada y nueve líneas de loq* 
gitud y sobre una pulgada y cinco lineas de latitud; están casi 
enteramente desnudas en lo interior, y en lo esterior cubiertas^ 
solo de algunas pestañas , sobre^ todo por arriba. Pies Ueñói 
de pelos cortos y blanquizos. Cola algo mas corta que el cuerpo ; 
los pelos por arriba mas largos y de ua gris bermejo, los del 
costado blanquizos y los de abajo de un bruno bermejo. Intes- 
tino provisto de un grande ciego. 

La ChínchiUa es uno de los animales mas hermosos de Chile, tanto por It 
forma de su cuerpo, y la suavidad de su pelaje, cerno por sus gallüdas 
posturas y carácter pacifico. Se consigue amansarla muy fácilmente, y at 
el norte se la conserva en grandes jaulas y aun en las habitaciones ; pero 
su inteligencia tan limitada las hace ser poco dóciles, no cooocieodo m 
aun á su dueño. Hemos tenido muchas, las cuales permanecían sobre 
nuestros brazos sin tratar de huir, y á veces cuando tomábamos cualquier 
alimento se subían sobre la mesa á comer los pedazos de pan que encon- 
traban. Por desgracia sus ojos gruesos y negros son muy propenso^ á 
inflamaciones, y casi no podian soportar la claridad del sol, Uegaiiée 4 
cegar y á morir poco tiempo después. Las alimentábamos con yerbas, pai^ 
ticttlarmente de alfalfa, la que parece prefieren; cojianla con los piói 
de delante, y reclinadas sobre los de atrás , empezaban á comerlas por 
una punta y continuaban hasta la otra con gran movimiento de sus man- 
dibulas y largos mostachos. En el estado salvaje viven en cuevas que 



mamíferos. 91 

Kácen en la tierra, donde pasan una parte del día, no saliendo mas que 
por la noche, mañana 6 tarde á buscar su alimento que consiste en yerbas, 
i9ÍJpi», bulbos, etc. Los machos y las hembras viven lo mas comunmente 
jtiDtos, y estas paren dos veces ai año cinco á seis hijuelos, de los que solo 
dMán algunas semanas. Se ha dicho por error que habitan las cordille- 
«%s de Chile, pues prefieren al contrario las comarcas mas cálidas, las 
colinas marítimas ó las de los valles del interior, y acia el sur no llegan 
íi^has mas que hasta el rio Chuapa, que está á 31 ó 55 grados de latitud; 
étt^M nort« <e encuentran hasta Atacama, y probablemente también en 
JIts moQftañas de Bolivia. 

La belleza del pelaje y finura de su pelo sedoso algo crespo han hecho 
iMMCár estos animales desde la época mas remota. Los antiguos peruvianos 
sabían hilarlo y hacer de ello cobertores sumamente suaves y de abrigo; 
aprovechaban también sus pieles en vestidos , cuyo uso siguieron pronto 
ip9Jp^ruv^os españoles que habitaron estos paises. Aunque el consumo fué 
may fprande en aquella época, sin embargo se enviaban algunas á Europa, 
que se recibían con el mayor placer. Eran entonces muy raras, pero cuando 
fos primeros gritos Aeindepedencía permitieron á los estrangeros penetrar 
en imestraí tierras, el comercio se enriqueció muy pronto con tal especie 
<to pHelerte -, los moradores del norte se las procuraban con la ayuda 
4e perros qnebiMan enseñado á esta caza, y las cojian destruyendo sus 
eueiras ooHeeidM por los escreinentos que se encuentran á corta dis- 
taneia ^e l^a eati^tda ; se cazan también con quiqués, y aun con celadas 
jponiendo pan 6 higos. Asi la Europa se vio muy pronto provista abundan- 
temente de estas pieles, de las que se hacían manj$uitos y se guarnecían los 
vestidos de invierno de las señoras ; sin embargo, á pesar de la grande 
cantidad que se recibía todos los años, su preparación las desnaturalizaba 
de tal manera, que los mamálogos no han podido reconocerlas y clasificar- 
las lúeñ hasta él año de 1829, época en que llegaron algunas especies vivas á 
iBglftieiTli: hoyeiisten en los principales Museos, y en el Comercio sus pie- 
IM» por desgracia muy pequeñas, son nuicho menos buscadas, y han dis- 
MMiqüdo de valor , lo cual debe atribuirse puramente á los caprichos 
4(lU inoda. Desde 1828 á 1832 Chile esportó mil ochocientas para Ingla- 
Ama splamepte. 

Aljgunos autores describen dos Chinchillas, que llaman Eriomys chinchilla 
y E. laniger, distinguiéndosela primera por su mayor tamaño; pero creemos 
que se equivocan, y que en Chileno hay mas que una especie. 

n. TI&OAOHA. — X.AGOTXS. 

Corpus veUere moUiisimo. Labrunifissum. AuricuU» longisíimCB, 
Pedes omnes tetradacíyli^ verruca poUicaris aulla, unguibus sub- 
robusiis. Cauda etongala, seligera. Denles primores aculali, mo- 
lares {-} singuli elamellisJíribuscoinpleUst obligáis, conslanUs, 



92 FAUNA CHILENA. 

Lágotii Bennet, Proced. Zool, Soc Lon,, 1835. — Schinz, Sy«t. JTamm. — L401- 
MüM Meyen, Nov. Áct. Natur. Cur , t. xyi, 1835. 

Cabeza prolongada, con labio hendido y las orejas muy 
largas y en corneta : cráneo arqueado por detrás y encimat 
con las celdillas del tímpano invisibles. Todos los pies 
tetradáctilos, sin pulgar ni tubérculo que le reemplacet con 
uñas pequeñas y subfalciformes. Gola prolongada y setigí- 
da. Incisivos lisos y agudos ; cuatro muelas en cada lado 
de las mandíbulas, cada una compuesta de tres laminillas 
completas y oblicuas. 

Este género ha sido formado casi aV^ mismo tiempo por k» señora 
Bennet,de Londres, y Meyen, de Berlín. Encierra solo tres especies de 
carácter soave y completamente instintivo. Habitan siempre entre las 
rocas de las altas montañas de Chile y del Perú, donde fueron muy bus- 
cadas en otro tiempo por los antiguos peruvianos, que acomodaban sos 
pieles á sus vestimentas, ó fabricaban estofas con su pelo. Tenían á estos 
animales cierto respeto, que los indios de hoy, aunque dviUiados, no 
han abandonado enteramente. En los alrededores del Cuzco y en la 
villa de Urubamba las hemos visto vivas colgadas del techo Junto al 
altar mayor mientras se celebraba la misa en la noche de Navidad, 
y después preñeren mas bien soltarlas que darlas. Un indio mostró 
también algún desagrado cuando vio matar á una que encontramos 
al rededor de las rocas próximas al lugarcillo de Gondoroma, situado á 
Í3,0M pies sobre el nivel del mar. Sin embargo en otros cantones les 
indios son mucho menos escrupulosos, pues se sabe que llegan muchot 
á Europa por la vía de Buenos Abres y bajo el nombre impropio dt 
Chinchilla, No se deben confundir estas Viscachas con las de las pas- 
pas de Buenos Aires, casi enteramente rabonas. El nombre LagoUt 
es sacado del griego, y significa Orejas de liebre. 

1. Étaffoiis erinÍ0er. f 

(Atlas zoológico.— Mamalogía, lám. S y 6) 

L. supra fuseo-^seo^ infra subpaUidiore ¡ vellere moUi; mystáci^us pmmii 
rigidis, longissimit, lustrosit, aliis nigris, alus albidis; cauda elongau^ mH- 
gera; setis fuseo-nigris, quandoque albidis, longissimis, 

L. CRiRiGiit Leas., Nouv. Tab. du Rég. Án., sine desc^ p. 105. - Lepds TisciCBá 
Molina, Comp. Uist. de Chile, p. 348, non Azara. 



mamíferos. 93 

Y«lganDeBte rUcmhm, 

En 1832 el señor de Uriola, entonces intendente de la provincia 
deCk)lchagua,y6nl842 D. F. García de Huidobro, nos proporcio- 
naroD tres individuos de esta bella Viscacha, de los cuales 
ano ftié depositado en el Museo de historia natural de París, 
donde el señor Lesson pudo verle y citarle en su Catálogo^ sin 
describirle, diciendo solamente y por equivocación que era el 
Jfo mauUmu de Molina y propio de las pampas de Buenos 
Airea. El nombre especifico de críniger le conviene muy bien ; 
coDservámosle con preferencia al de Molinai^ que le había- 
mos dado en honor del naturalista chileno, que fué el primero 
que le desculnrió. Es sin contradicción el mayor ItOjfottr conocido. 
Sa cuerpo, desde el estremo del hocico hasta el origen de la 
cola, alcanza á un pié y siete pulgadas de longitud, y está cu-* 
Irierto de pelos suaves y medio sedosos, muy espesos, de un 
Manco apizarrado por bajo^ pasando casi insensiblemente á un 
berinejo apizarrado, y terminado por un espacio blanquizo: 
kMpeloe ^tán entremezclados y sobrepujados por unos cuan- 
tos t algo tiesos y negros : el color general del cuerpo es gris 
apizarrado, sombreado á veces de bermejo ferruginoso, par- 
ticularmente en los jóvenes; por bajo es un poco mas claro, 
por arriba está recorrido por una línea mas bruna, que parte 
de la cabeza y se prolonga hasta el origen de la cola : esta 
Unea es mas ancha entre las orejas, y frecuentemente de un 
bennejo ferruginoso. La cabeza es oval y algo obtusa : los 
ojos grandes y brunos : las orejas de dos pulgadas y cuatro 
líneas de longitud, cubiertas de pelos un poco tiesos, blancas 
por dentro y sobre los bordes, de un bruno bermejo por fuera 
y en la punta ; mostachos con pocos pelos, muy tiesos, bastante 
largos, llegando á veces hasta siete pulgadas, unos enteramente 
blancos y los otros de un bello negro lustroso. Dedos con uñas 
robustas y cubiertas de pelos mas fuertes y brunos; junto al 
pulgar del pié esterior un grande grupo de pelos muy tiesos y 
casi espinosos. Gola hasta de un pié y tres pulgadas y media de 
longitud sin comprender los pelos , tiesa y derecha sobre el 
lonoM), con pelos cortos y negruzcos por bajo; muchas crines 
por arriba, muy largas, tiesas, unas blancas y otras de un bruno 



^ FAUlHf CHUMA. 

mas ó menos oscuro, lo que les da un tinte mmlté^ém gfto, 
las negras dominan acia lo alto. 

toA ViscBebtsde Gbite, ^e no so deben confundir con las de lAS lUnií* 
rati de Buenos Aires e»leramente rabonas, no se encuentran, cono lo 
dice el señor Lesson, en la República argentina, pero si en fran pettede 
Cbile, desde las provincias del norte hasta la de Concepción. Prefieren loa 
lagares escarpados de las cordilleras» y se aproximan frecuentemente k los 
campos cultivados, donde cometen muchos destrozos. Completamente noc- 
tamas» permanecen una parte del dia en los agojeros que enciíentraB 
junto á las ^ocas y precipicios, y á la caida del sol y antes de su -naci- 
miento salen á hacer ejercicio y procurarse alimento. Según Molinfty 
compónense sus habitaciones de dos departamentos contiguos, sirviendo 
mio de despensa y otro de dormitorio , lo cual merece confirmación; 
no nos ha sido posible verificarlo, y estamos dispuestos 4 creer al con-' 
trario que sus cuevas están mal construidas, y de una forma estreche f 
prolongada. Su natural es pacifica y pusilánime» al menor mido escapan 
acia las rocas, y ganan desde luego los cerros porque sus piernas de 
delante, mas cortas que las de atrás, las hacen mas á propósito para 
repechar que para bajar, á cuyo respecto dan pruebas de la mayor agilidad, 
y alcanzan gran ventaja á los perros perseguidores ; pero en las llanoras 
y en ios sitios descubiertos llegan estos á cortarlas la carrera y á pillarlas 
con mucha facilidad. 

E( macho, que nuestro distinguido amigo D. Francisco García de Hnido- 
bro tuvo la bondad de remitirnos solo después de dos días de haber siido 
cojido por perros ejercitados en la caza, no daba ninguna muestra de des- 
contento cuando llegó , dejábase tocar sin dificultad, comía sin miedo, y 
parecía recibir con placer las caricias que le prod¡gál)amos ; sin «nbarge, 
á pesar de este aire de mansedumbre y resignación , una persona fíié 
terriblemente mordida al tiempo en que le presentaba la yerba, y na 
momento después se levanta sobre sus pies de atrás, hace blandir su 
cola, y parecía querer arrojarse al curioso que se le aproximase mucho. 
Encerrado en un jardín, echóse á correr dando á sus movimientos un» 
especie de salto vivo y precipitado, producido solo por el juego de atrás; 
dirijióse desde luego acia la pared y siguiéndola se metió en el primer 
agujero que encontró, saliendo inmediatamente para trepar á un árbol 
próximo á la pared, á cuya punta llegó muy en breve y fácilmente. Algunos 
dias después, acostumbrado á su cautividad y nueva estancia, elijió mi 
viejo tonel por su continua morada, del cual no salía mas que por mafi»ia 
y tarde á pacer la yerba, que cortaba por bajo y seguíala comiendo baste 
la estremidad, á veces la sujetaba con los pies de delante, y otras solo con 
la boca ; si en este momento alguno se le aproximaba demasiado endere-: 
zábase sobre las patas de atrás, movía vivamente su cola con vibrantes 
sacudidas, y hacia oír un grito agudo en esta cadencia, i-u, i-u, siendo 
la primera silaba i mucho mas fuerte y aguda que la última, la cael ere 



mamíferos. ttS 

bastante baja, gutural, y no podia entenderse mas que á muy corta dis- 
tancia, tales muestras de descontento eran muy flrecuentes, repitiéndolas 
ifemp ff fl que se le acercaba á su morada, pero im momento despees qne- 
dftl»trfÉq«llo, y dejábase tocar sin manifestar el menor temor; con todo, 
sn carácter completamente instintivo y sin inteligencia le volvia sino 
dafioaOy á lo menos capaz de morder cuando no se pensaba. 

Pocos días después de la muerte de esta Viscacha, D. Francisco Garda 
de Hnidobro tuvo la bondad de enviamos otra también viva y cojida por 
perros; era una joven hembra, la cual parió poco después un cachorrillo, 
fadavia no bien formado. Tenia un carácter mas suave y pacifico que el 
^Qlft otra, y aunque nos presentábamos frecuentemente ante ella, nunca 
observamos los movimientos de temor é impaciencia tan comunes en el 
macho; no quería habitar en una cabañuela que la preparamos con yerba 
fecs, etc., y se acojia también al tonel, donde pasaba el día, no saliendo 
JDBas qae por mañana y tarde para comer. A veces la sacábamos de su 
níllro sin que diese la menor muestra de enojo, pero volvíase á él tan 
luego como se vela libre ; sin embargo, habiendo un día enfermado de 
resoltas de una oftalmía y de un depósito que se la formó en una pierna, 
volvióse triste, monótona, no quería comer, permanecía en el touel, y 
tratando de aproximarnos á ella como de costumbre, se elevó sobre sus 
pies traseros, hizo blandir la cola, y lanzó por la primera vez un grito 
lastimero y doloroso, semejante al del cisne : dos horas después la en- 
e^XQUamos muerta. 

Aonqne las Viscachas estén bastante esparcidas, sin embargo son muy 
nrsS| Iv qne pareoe demostrar que las hembras son poco fecundas, cuya 
oftialoo confirma también la presencia de un solo feto en ellas , siendo 
probable que no paran apenas mas de dos hijuelos. Aunque sean dañosas 
i les campos, sin embargo, si abundaran mas, podrían llegar á ser el 
objeto de un comercio sumamente importante en razón de la finura de sus 
pelos, tan propios para la sombrerería, y de los que en otro tiempo los 
tejidos para su uso. No obstante ser su carne también muy 
CQS todo despreciada en muchos lugares, por ese espirito de 
repugnancia que nos conduce á desdeñar todo lo que la costumbre no ha 
aprobado todavía. 

Etflicacion de las láminas» 

Lam. K. — Viscacha reducida á un tercio de su tamaño. 

ItSV. S.^ Fig. 6. a Huesos de la cabeía vistos de perñl-^h Dientes de la mtndi- 
^la superior. — c Id. de la inferior. 

2. Eénffoiim pniiipem. 

L,corpore supra gríseo^ infra fuloeiceuti-albiáo; pe4ihns pallidioritms; 
P0uáwsetis mediocribusj ferrugineis, 
L. PALLiPEs Benn., Proceed. Zool^Soc. Lon. 

Añadimos á nuestra Fauna esta especie de Lagotis ()ue heoios 



96 FAUDTA CHILENA. 

cojido en la provincia del Cuzco y en el Perú: encuéntrase 
también en las cordilleras de Santiago, según el señor Bennet, 
que dice haberlo recibido del señor Bridges. Difiere completamente 
de la anterior por su cuerpo algo mas pequeño, por el color de 
su pelaje, que es de un gris mas claro por arriba, amarillento 
por bajo, blanco en las piernas y sobre los pies, por las orejas 
mucho mas grandes, guardada la proporción, y en fin por la 
cola con crines febles y bastante mas cortas. — Longitud áei 
cuerpo, 1 pié y 3 pulgadas; de la cola» 11 pulgadas, y de las 
orejas, 2 pulgadas y 3 líneas. 

Esta especie vive también en las rocas de las altas cordilleras, donde te 
la ve saltar por las mañanas enderezando la cola sobre el cuerpo. En 
Urubamba y oíros parsyes de la provincia del Cuzco, hay la costumbre 
de suspenderlas vivas en las igleáias por las fiestas de Navidad, y lo miiBio 
hacen con el £. Cuvieti^ muy común en estas comarcas. 

II. EGHIMISEOS. 

Agujero infraorbital grande. Orejas de magnitad 
casi sieoipre mediana. Miembros de un tamaño pro- 
porcionado y poco diferentes unos de otros. Cuatro 
muelas en cada lado de las quijadas» cuyo ángulo está 
prolongado en punta. 

Esta familia, que media entre losChinchillanos y los Ctomlseoí^ 
es casi enteramente peculiar del Nuevo Mundo. En Chile se m* 
cuentran varias especies conocidas hace poco en la ciencia. 

X. ABHOCOMA.^AHBOCOMA. 

Caput mediocre^ auribus magnis, membranaceis. Veiius prohn* 
gum et molle. Molares * subcsquales, superioribus el inferwribut 
diversim plicalis. Anlipedes 4 -daclgli^ poslicis S^actyli. üngues 
breves, ómnibus selis rigidis oblectis. Cauda breviuscula, aeumi- 
nata, pilis brevibus vesHla. 

Abrocoma Waterb., Proceed, of the ZooL Soc, of Lond., 1837, y irmiiM. f 
Beagt. Voy,, p. 83. 

La forma de estos animales se parece á la de las Ratas ; 



MAMIFEUOS. 97 

tienen la cabeza mediana , las orejas grandes y memlNrano- 
'M%, j los ojos de mediano grandor. Dos incisivos en cada 
páfte, agudos, sin raices, y unidos por delante. Cuatro 
muelas en cada lado de las mandíbulas, con pliegues esmal- 
tados, puestos diferentemente , y sobre todo mas com- 
plicados en la mandíbula inferior. Miembros casi iguales : 
los anteriores con cuatro dedos, cuyo esterior es muy corto, 
y los intermedios bastante largos y casi iguales; los pos- 
teriores coa cinco, cuyo interior es el mas corto. Uñas 
eoliieitas de pelos tiesos; la del segundo dedo es ancha y 
laminosa. Cola algo menos larga que el cuer[)0, con pelos 
cortos. Pelaje largo y suave. 

Este género, cuyo nombre se deriva de la gran suavidad de su pelaje, 
lo formó el señor Watherbouse por ana especie de Rata que une 
evidentemente los Octodon, P cephagomys y Cíenomys á la pequeña 
ternilla de los Chinchillanos. No contiene mas que dos especies pro- 
pias de CbUe. 

A. emrp9rt ntpra gríseo^ ad latera pallidiare etpallide cervittoUnato, ntbtut 
M$tMtUi' cervino; gula albescenti- grísea; pedibus sordide albie; auriéu» 
inqrfif, ad wuarginem posUcum rectiSy extus ad bases vellere sicut in corpore 
9ktitU; emtda corpore breviore^ ad basin crassiusctUa, pilis brevibus^ ineum' 
bttiHbuttutUa. 

A. EBimsTn Waterh.y Proceed. ZooLf 1857, y Beagl. Voy., p. 85. 

Este Abrocoma, de muy gran forma, tiene las orejas grandes» 
con la margen posterior estrecha. Píes de delante bastante pe- 
queños, con los tarsos cortos. Pelaje largo^ sumamente suave 
y sedoso, y de un color bruno tirando sobre un gri3 pálido, y 
bañado un poco de amarillo. La espalda y lo superior de la ca- 
beza de un bruno oscuro, y el vientre de un bruno amarillento 
pálido, pasando al blanco. Barba y garganta blanquizas. Pies de 
un Manco sucio. Cola mas corta que el cuerpo, gruesa en la 
base, y con abundantes pelos brunos por cima, mucho mas páli-. 
dos por bajo* y en la base, y mas oscuros acia la estremidad.* 
Zoología. I. 7 



98 FAUNA CHILEHA. 

Mostachos muy ^^)esos, largos, delgados y parduscos. Orejas 
brunas^ cdd péío^ en la base esierior seoiejantes ^ los del OjieqpK]^ 
los otros son largos sumamente delgados , bru^ y sobr^- 
jando mucho la margen de la oreja. Los pelos ordinarios del 
lomo son de ün gris oscuro en su base, y tienen cerca de diez 
lineas de largo; pero en medio se ven otros tan delicados, 
que je les puede comparto* á hilos de araña. — Longituá dcd 
cuerpo, 9 pingadas y 9 lineaa; de la oreja, i pulg^ula. y de l|i 
cola, 1 pié y 11 líneas. 

Eueuéntrase esta especie en lis provincias centrales, al pié de te 
cordilleras de Santiago, Santa Rosa, etc. Sub^ i los árboles con ¡^ niMf 
fiíctlidad. 

2. AbtTMBeowtut Cwvierii. 

A. supra grísea, leviter ochraceo-lavata ; abdomine gulaque aUfeMcenti-gri' 
9iU; pedibut sordiáe éUbü; auribut mmfiii, ad mwrgintm poitiwm áUHnet§ 
0WHírgÍMati$ ; cauda corpore m$ii¿$ brwniort ti nigrescente. 

A. Ctnrisaii Wtterii., Proceed. Zool., 1897, y Beagl. Voy., p. 86. 

El color genera) de esta especie es gris algo bafiado 4if 
amarillo, con el vientre de un blanco gríseo y los pies de un 
blanco sucio. Orejas grandes , distintamente marginadas por 
detrás, y pareciendo casi desaud^, pero observándolas atonta- 
mente se perciben pelos largos sumamente finos. Todo el pelaje 
es gris en la base. Bigotes abundantes y largos; los del rededor 
de la boca blancos, los otros son negros, y 16 mismo eo 1^ 1^^ 
tirando en ella un poco sobre el gris. Cola mucho mas corta que 
el cuerpo. Incisivos de un amarillo pálido.— Longitud del cuerpo, 
6 pulgadas y media; de la oreja, 7 líneas, y de la cola, 2 {miga- 
das y 10 líAeas. 



Esta especie fué la primera que se conoció, y abunda en las colinas i 
y rocas de Us cercanías de Valparaíso ; prefiere sotare todo los Ingarof 
cabiertofi de arbustos^ 

XS. OCTODOW. ~ OCTODQir. 

Denles primores I acutaU, anlice loeves. Molares uíringue { «u^* 
jmquales^ superiores subtransversi^/acie anlicalata^ poslica ob tncír 
]iuram exUrnam. profundam duplo angus'iore^ interna meéi» velí 



mamíferos. M 

ptieaia, pticis a primo ad postremumsensim minerihui; inferiores 
obliquif singulo plica externa internaque suboppositis eoronidem 
in ateas áuas oblique transversales, M§uram i rtfsretUes^ disfOT- 
tientibiu, plica externa in postremo vix conspicua* Arliu subosquor 
/0f» peníeLdaeíyli , digitis liberis, unguibus falcularitus. Cauda 
egpif fioemsm. 

OcTOixni Benn., Proceed. Zooi. Soc. Lond., 1833, p. 46, etc.— Dendoirius Mey., 
IVov. Aet. Nat. Curlot., t. xyi, con lám., ele. 

Cabeza grande, con orejas casi desnadas en la parte 
esterior, y mostachos muy largos. Dientes de 4os clases : 
dos incisivos en cada mandíbula, agudos y unidos anterior- 
mente; ocho muelas en todo, sin raices, plegadas y 
apenas iguales; las superiores casi trasversales, con la cara 
anterior ancha y la posterior el doble mas estrecha, á 
causado nna muesca esterior profunda, y la interior con un 
pliegue acia el medio : los pliegues disminuyen poco á poco 
su grandor desde la primera á la última ; las inferiores obli- 
cuas, provistas sobre la corona de dos pliegues opuestos y 
formando como un 8 ; en la última el pliegue esterior es 
muy poco visible. Miembros de casi igual longitud, termi- 
nados todos por cinco dedos libres, armados de uñas 
f g^das y falciformes. Gola anulosa, peluda y flecosa acia 
la punta. 

Este género es particular de Chile y no encierra aun mas que dos 
especies, de las que la O. Bridgesii es algo dudosa. En razón del número 
¿e sos mudas le dio Bennet el nombre de Octodon^ que quiere decir 
Ufeho dientes. 

1. OeiO€foit VusnÍMffii. 

o. eorpere fUlto, suprapilis nigris intermixto^ pedibus griseis; cauda stUh' 
pnosüyapke subpenicellaia, infra lútea, subtus et apicem versus fusca; molarU 
kns dldymti; infra posteriore; intus emarginata, 

O. GmiHon Beim., Procáed. ZooL Soc. Lond,, 1838, p. 46, y Trans. Zooi. Soc, • 
kmd,^ 1. 11,1^ Si, pl. 14, -SctOKua Dbgds Mol. — Des dobrius Dmjps lleyen, Nm^ • 



100 FAUNA CHILENA. 

Áet. Jfai, Cur, , L%n^ con lám. ~ Ctsuouts Diqus P. GerY-, Dtet. unhfws, 

d'Hitt. nat., l. iv, p. 144. 

Vslgarmente Boíoh €<m coIm en trompeta^ Bori^ Degú^ etc. 

Esta Rata , muy común en el centro de Chile , tiene seis 
pulgadas y media de longitud, y el pelaje de un bruno tirando 
al bermejo , lo cual proviene del color de los pelos que son 
grises oscuros por bajó y bermejos acia lo alto, tirando on poco 
al flavo sucio ; lo inferior del cuerpo y de la cabeza de un tinte 
algo mas claro. Mostachos negros. Orejas en parte desnadas y 
en parte cubiertas de pequeños pelos gríseos. Patas de color 
gris , terminadas en cinco dedos; los de delante con el pulgar 
rudimentario y unguiculado ; las otras uñas son fuertes, y cubier- 
tas en parte de pelos setiformes, como en los Ctenomys. Cola de 
cuatro pulgadas y nueve líneas de longitud, negruzca en sn 
último tercio, bruna por arriba, de un flavo sucio por bajo, y 
terminada por un fleco de pelos. Cuatro muelas en cada lado de 
las dos mandíbulas, menguadas y oblicuas ; las superiores dí- 
dimas ü oblicuamente en forma de un 8, lo mismo que la 
posterior que tiene su último lóbulo algo menos desenvuelto ; 
las inferiores igualmente oblicuas, con la última incompletamente 
dídima, con el borde esterno subredondeado y una sola escotadura 
en el esterior, colocada entre los dos lóbulos. 

Esta pequeña Rata, ana de las mas comunes en Chile, se encuentra desde 
Copiapo basta la proyincia de Concepción, sin pasar mas al sur. Habita 
principalmente los campos secos , aproximase á ios arrabales, pero no 
entra en las villas. Se la encuentra con mucba frecuencia en los grandes 
caminos corriendo á saltos con el rabo levantado y medio enroscado,- y 
refájiase en las malezas ó en los agujeros que baila en el suelo ó tapias» 
á la vista del primer viajero. Estos escondites , largos y tortuosos, se 
comunican unos con otros , y tienen diversas entradas y salidas. Viven 
machas juntas, y salen durante el dia en busca del alimento, que consiste 
en yerba fresca, trigo, etc. No desechan las cortezas de los árboles, y sobre 
todo las del espino (Acacia caven) y cometiendo bastantes destrozos en las 
chacras, lo que desde largo tiempo á precisado á los propietarios á hacer 
les una continua guerra , para cuyo efecto inundan las praderías, y tan 
luego como tales bichos salen presurosos de sus viveras escapando de wbl 
peligro caen en otro mayor, en las garras de adiestrados perros que los 
oíatan de una sola denteUada. Antes del descubrimiento de GhUe los 
«omian los indios con gusto, y aun los primeros conquistadores se vieroi 



MAMÍFEROS. 101 

« 

obligtdos á alimentarse de ellos muchas veces, cuando bloqeados por 
IGcbimalonco no podían recorrer el pais ; pero sea por sn poco gasto ó 
por repagnancia, & causa de su semejanza con la Rata común, todos 
los habitantes han abandonado enteramente esta especie de caza, tanto 
que hoy no se conocen mas que por sus destrozos. En los alrededores 
de San Fernando hemos encontrado ana variedad mny notable por sa 
bello y oniforme color mahon. 

o. carpore iupra llaoe$eenli''fu$eo, nigroque tariegato , subtus flavneeme; 
pMkmr Mi$; cémda nigra, nibtut sordide Mida y dimidio apteali pitU 
im§U JMUUm. 

O. BUMisii Watorh., Proeeed, ZooL Soc, Lond., 1844, p. 155. 

El color general de esta especie es bruno, variado de amari- 
llento y negro por arriba y de un flavo pálido por bajo. Orejas 
anchas, escotadas por atrás y provistas interiormente de peque- 
ños pelos pálidos, que en los bordes toman un tinte mas oscuro, 
y al esterlor de otros mas cortos y oscuros, aunque blancos en 
sa base. Cabeza muy pálida acia las orejas; el pecho y el lado 
esterior de las piernas y de los tarsos blancos. La cola es poco 
mas ó menos de la longitud del cuerpo, con su mitad inferior 
muy cubierta de pelos cortos, negros en la superficie superior y 
de un blanco sucio en la inferior \ en la otra mitad son mas lar- 
gos, alcanzando tres ó cuatro lineas, y casi enteramente negros. 
Pelaje largo y medianamente suave. 

Este Octodon difiere del o. Cumingü por ser mucho mayor, por su color 
no tan claro, la cola mas larga y menos espesa acia su estremidad y los 
pies mas ó menos blancos. Ha sido encontrado en las cercanías de 
Garleo por el señor Brldges , al cual se ha dedicado ; hállase también 
en los linderos de la llanura de Rancagua, donde Ti^en muchos juntos, y 
hacen sus nidos en las malezas, y á veces en la superficie del suelo entre la 
yerba seca. 

IXI. X80HXZ0D0]ff.--SCHXZ0D0]ff. 

Auriculm mediocres. Antipedes robusti, unguibus robustis^/osso' 
riis. Cauda brevi. Foramen suborbitale amplum. Molares utrinque 
uirinsecus quatiu)r, didymi, 

ScBíKOBOH Waterh., Proced, Zool., Soc. Lond.y 1841. 

Este genero es muy vecino de los Oclodones, y no difiei^ 



lOt FAV^k GBiLiSflA. 

tal iéiíáis ^úé ^or >üá áiáérá's, cüja cóióüi éili diVidfidi' 
en do» pArtes por d enciieBtro de dos. pliegues de esmalte 
dé los cdstados estefior y posterior, ptidíendó ser compá- 
v^d^ la superficie á wa serie de cilindros, teniendo doi 
cada uno de estos dientes; los tres primeros sonf eri iúéi9 
del mismo grandor, pero el intima es ma* pequeño^ y parece 
como torcido en la mandíbula superior, de modo que los 
dos íébolos trasversaíes estáu colocados ea dirección oblícoa- 
Orejas medianas. Pies pentadáctilos ; el pulgar detosrantai^ 
rieres es muy pequeña, cotf una u5af bástante c^cñrtái; tós 
otrnfs fuertes^; eempfiritóidos y propios para cfttaff. Cdla corla. 

No se compone ^ste género todavía mas que de una especie, propia 
de chile, ¿a división de la corona de las niüelas le ha valido el iiomBré 
de Schizodon- 

H. éuprá üriítfih^scus^ ákJHik oi^scün flawhtinctus ; cavaiá fasea^ ptlfü Bft^^ 
tlmif tata» 

S. rééiné Wáterfa., Proeeed,, Zo<ft. Sae: Lándi,- fS4t, j^. 91. 

Ésta especie tiene h talla de una Ratta ordinalña. Los peloá 
cortos, de un grts bruno por cima del cuerpo, flavos oscuros píor 
bajo, mas brunos sobre los pies, 6 dé un bruno amarillento acra 
lá' estreffiidaé, y nfejfos' en lá punta. Las orejas^ mediana» y 
cubiertas íirfetíór y esfeiiormente dtef pefós muy cortos. CoW 
bruna con peíos también bastante cortos. Bigotes de color oscuro.. 
Pies pentadáctilos, con: dedos, ajrmadoa de uñas cavadoras. 

Criase éstáRaftiUa éú Yás óói^dilléras vecinas al voTcaD de Peteroa, áf lÜ' 
altura de 5 á 7,000 pies, donde ha sido hallada por el señor Bridger. 
Habita en los agiijeros que hace, y vista la cantidad de nieve que cubre 
el terreno durante una parte del año, es probable conserve las provisio- 
nes, Sva»s bien que pase todo este tiempo en un letargo profundo. 

XV. OUauaO. — PCBPHAGOMT8. ;^ 

Molares í-J truncaíi, formum i rtferentes. Foramen mborbi- 
. lale amplum. Auricular ovales^ erectoe, Cauda^edibus poslerioribus 



MAtflFÜROf. 108 

P(BlBAGO«T8 r. CVTÍet» ÁIUl. Sc. HOt., Seg.sér., t. I, p^ Sm, 185*.— PSAMMOVrtf 

Pé^j^,,Reise in Chile, Perti, etc., 1. 1, p. 166.-PsAMM0RTCTE8Schinz, SyiU Mam.^, 
t. II, p. IOS. 

Cabeza bastante gmndé, con los respiraderos de bs 
íbices truncados^ los ojos oegfos, y tad orejas ovaléis, 
cféréehás y fíbres. Idctsítos strperiores anidos en formar 
de hoz y ocho veces mas largos que los labios ; cbatro 
ittfMla» en cada hdo ée \^ dkwnmifdMMas, dídiomis, «oh 
la corona surcada de manera á niípreseñtár un 8. Agu-/ 
jénro svborbital bastante grande. Uñas aubes<iavadoras. 
Cola peluda^ inas corta (fue el cuerpío, pero mas larga ([ué 
las pies posteriores. 

Este géaeso comprende solo una especie muy vecina de los CUna^ 
míft^ Ottod»n y Schizodan , y es completaiMente parücolar de GbDe. 
Federfcso Cnvicr le creó en 183^, y diole elí noiabre de PcBphagomys^ 
c&tkptWto été&R palabras griegas que signttfican Matm herhivora, 

P: cérpus undtqué pitis nfgrh, subnitidH vetiitus; offmHs médiocr^ué: 
ékrkuUi núdi9\ cauda breti-piltfsa; corpore eapiteque Ifreviore^ sqiiaiOatfíf 
SHüfiy étíiéutify tñéerculatit etpffíis rt^tdiotibus tptarsis tecta. --•Lfmgtiuié 
€OI*paHiüwñC» 

P. miJ» Guvier, Ánn. Sc. nat., 1834, p.331, lám. 13. — Darw.» Voy, ofBeag.^ 
ÉammtU,,,'^, SI. ■— Psamxoxts noctivagus Pospp., Reise^ p. 166, y P. moctÍtí- 
QAHt id-, yk #egmtDn, Árch,, i. i, p. 252. — Psamxortctes atkr Schihi, Syii. 
Mtanmíf t vi, p.ito— Hüs CTAfneus l^ol. — Lemmds cTAirEtrs Tiedman, Ztíoi., t. x, 
p. -Ite. — ÚrnoK&nn PoEPPicn Wagíer. 

Valgarmente Cururo^ Curucho ó Cuyeita. 

í*éqiieSo cuadrúpedo casi cilindrico, de cinco pulgadas j 
siete íineas de longitud, y cubierto de pelos suaves, sedosos» 
dfr un negro uniforme y brillante, sobre todo por bajo. Su 
cabes» es grande ,. oval , con los respiraderos de las narices' 
jteqtieñós, desnudos y truncados;' los ojos negros; la lengua 
cortá^müy gruesa y con papillas blandas ; mostachos muy largos, 
abundantes y bastante fuertes; orejas membranosas, casi desnu- 
das, y de un gri3 sucio que contrasta con el negro del cuerpo. 



104 FAUII4 CHILENA. 

Pies negruzcos por bajo, con dedos desiguales, cuyo tercero es muy 
largo ; el pulgar de los anteriores mucho mas corto, con uña 
redonda, á veces obliterada, y las otras uñas agudas, convexas, 
comprimidas en su base, casi aplastadas acia la estremidad y 
canaliculadas. Gola cilindrica, apenas de un tercio de la longitud 
del cuerpo, cubierta de pequeñas escamas obtusas y de pelos 
tiesos, esparcidos y de tres á cuatro líneas de largo. 

Este animal, muy pacifico y completamente instintivo , está bastante 
esparcido en Chile, desde Copiapo hasta la provincia de Cauquenes, y 
desde la orilla del mar hasta el pié de las cordilleras. Es casi nocturno, 
pasando el dia en lo profundo de las cuevas, y al amanecer y ponerse el 
sol y á veces durante el día se le ve Uegar á la embocadura de estas 
cuevas , sin alejarse mucho, y dar gritos que espresan distintamente la 
palabra Curtrnruro, repetida con frecuencia , por lo cual los habitantes 
le han dado el nombre que lleva : llámanle también á veces Curucho 
y Cuyeita ; pero nunca hemos oido denominarle Guanque, como le llama 
Molina. Es probable que este digno chileno habrá confundido dicho nom- 
bre con el del bulbo de una especie de nioscórea, que lleva en efecto el 
de Guanfue en las provint^ias de Cauquenes, Talca y Colchagua, y que los 
Curtiros recejen al Qn del verano para hacer sus provisiones, que deposi- 
tan en particulares departamentos de sus retiros. Entre los bulbos de 
Dioscórea se encuentran otros muchos de la familia de las Liliáceas, los 
que buscan igualmente con anhelo, por ser muy nutritivos y de un gusto 
bastante agradable; también los habitantes pobres recojen con afán 
sos depósitos, para quitar á estos cuidadosos seres las provisiones 
que con tanto trabajo é industria han sabido reunir. Por medio de 
sus grandes buches trasportan las raices , después las coIoghbi en sus 
almacenes con un orden y una simetría admirables, ptra sérár de 
mantenimiento á una familia compuesta, según Molina, del padre, la 
madre y seis hijuelos, fruto de una sola camada, que se renueva dos 
veces al año. La madre los da de mamar durante seis semanas poco mas 
ó menos, y al cabo de poco tiempo se separan para ir á formar otras 
viviendas, que suelen ser horizontales y á veces de muchos pies de lon- 
gitud, con bastantes entradas y salidas. Los jóvenes Curaros se estable- 
cen y trabajan en los nuevos retiros acia el fin del verano para recolectar 
los bulbos que deben servirles de alimento durante el invierno; esto 
sucede solamente en el sur de Chile , es decir, en las provincias de 
Talca y de Cauquenes; pues al norte, en Coquimbo, Huasco y Copiapo no 
creemos tienen semejante previsión, lo cual podrá hacer creer que la especie 
del norte sea distinta de la del sur, ó que la falta de lluvias y un clima 
jsiempre cálido les permitan continuamente salir á buscar |ps tales bulbos. 



mamíferos. 105 

m. GTENOMISEOS. 

Caerpo grueso, cilindrico, con la cabeza obtusa» 
los ojos pequeños ó cubiertos, las orejas y la cola 
chicas ó nulas. Miembros anteriores mas robustos 
que los posteriores. Pies pentadáctilos. Incisivos 
salientes, anchos y truncados. 

Esta familia, que es intermedia de los Ghinchillanos, Echimí- 
aeos y Musídeos , está esparcida en gran parte del mundo , y 
representada en Chile por jana sola especie^ qne se cria en las 
cercanías de la Tierra de Fuego. 

I. oTXVoms.^oxsiroam. 

Fioramen suborbitale amplum- Corpus cylindricum^ dense pih- 
tum» Cauda brevis^ nudiuscula. Molares utrinque utrinsecus 4^ 
abruptíf tritores. oblongi, anticus in utraque maxiíla minimus. 
corana plana , plicat vitrece nullce. Tingues falcati. Digiti selis 
MeeH, 

CTsmwTt BltinY., Bul. Soc. Philomat. 

Estos animales se distinguen por su agujero suborbital 
ampio, el cráneo ensanchado y corto, los ojos y las orejas 
pequeñas, el cuerpo corto, recojido y muy peludo, termi- 
nado por una cola menos larga que él, y en fin por sus 
maelas en número de cuatro en cada lado de las mandí- 
bulas , disminuyendo desde la primera hasta la última y 
mas ó menos virguliformes. Sus miembros son cortos, pen- 
tadáctilos, con los dedos cubiertos de pelos setáceos, algo 
dispuestos en peine ; las uñas anteriores robustas y ciiva- 
doras y las de atrás mucho mas cortas. 

Este género, establecido por el señor de Blainvllle, contiene doft 
«•pedes de Ratas bastante comunes al este de la América del Snr, desd^ 



(00 FAUIlift GHIUIIA. 

el grado 30 hasta la Tierra de Fuego. Son animales que, como los 
topos, viven constantementeilijo la (Ierra, f nd Men sino muy rara 
vez. A ciertas horas del dia producen un leve sonido que se percibe 
muy bien cuando se está próximo al lugar de donde sale. En conside- 
racíoh á te¿er estos abiníálés los petos iiárechos y los dedos algo en 
pi^e, los ha Ikinado dicho sabio CUMmygi, que quiere dedr Raia 
con píirie. 

1. Cíéfáétmkf00 w^^éii^eiiémi^mm. 

C, fuse<hcinnatnomeus ¡ pedibus setiferis; cauda brevi; auriculis medioaibus; 
dentibms molaribus exiguis. 

C. AA6ELLANIC9S BeoD.» ProccBd. Zoot. Soc. tond.y 1835, p. 190 ; TtÜM, 2««|. 
Soc, t. II, p. 84, lám. 17.-- Schinz, Syn. Mamm., t. ii, p, 199. > 

Cabeza ancha^ muy obtusa, coii' doÉ incisivos en cada lliá^dtf^ 
bula, fuertes y de un amarillo rojizo tirando algo sobre el bruno; 
ocho muelas medlafnas, ciíatro en cada Mo« Guetpo cubierto de 
pelos de un gris pardusco, tirando un poco sobre el flavo; son 
al|o máá ílaróis j^ór bajo, mas flavos por cima, formatídó tfiía 
lf¿ea paMusca^ que nace en el hocico y se prolonga hastdi et 
origen de la cola. Esta tiene pocos pelos, lo mismo que lospí^s^ 
cuyas uñas están encorvadas en los delanteros, y algo maspro-^ 
longadas y cubiertas de pestañas muy fuertes y derechas en los 
de atrás. — Longitud del cuerpo, ií pulgadas y 10 líneas. 

Esta especie, descubierta en el puerto Gregory eñ el éstVecíío de 
Magallanes, difiere del c. ífra8W\erai$ , Mnoeido «my anteriormenl» |tir 
diversos caracteres, j entre otros,por sus muelas mucho mas peque- 
üas y por el color del cuerpo algo mas oscuro , de un flavo claro por 
lÁjor y no blanco rojizo. Race agujeros en la tierra, k (Kkkée 9évUi oc^R# 
al menor ruido. Los patagones los cazan para comerlos. 



IV. BfllSIDEOS. 

Ojo^ distintos, á veces algo graüdes. Orejas y coM 
mas ó menos largas. Míeffibros posteriores mas proM 
Ipngados que los anteriores. Estos solo con cuatro 
éedos y el pidg^r suplido por una Terri^;. los otr<9»i 



ÜAHIFEROS. 107 

éiftí ^(X). Cdla desnuda 6 poeo peluda. Agujero 
ínfraorbital longitudinal, dilatado en la parte superior 
y angosto en la inferior. Ángulo de las quijad.is 
r«iAondo. Incisivos inferiores agudos. 

fisla familia es la que contiene mas géneros y especies, las que 
repArtidas por el globo, se conocen generalmente con el nombré 
é§ Ratas caseras ó del campo. Chile ofrece solo algunas ; pero 
éS ptBbtíi/té que' se aumentarán mucho, cuando los zoólogos del 
país las estudien bajo un punto de vista comparativo^ 

X. ozxmoTsao. — ox-riizoTsaws. 

Dentes molares l vel\simplices^8ubradicaH, Cranum elongatum. 
Minarium praminulum. Aurícula breves. Pedes fossorii ; digitis 
pmkléa6tifii9xi»ngutlms robusíis. Cttuda corporehrevior. Corpus 
pMt trmimin» vestitu^. 

OXTHiCTiRUS Wtterh. » Proceed. Zool. Soc, Lond., 1837 

Caerpo generalmente mas esbefto qcre el de las véfrda- 
deras natas y cubierto de pelos medíanos. Cabeza bástante 
proloBgada , * con nariz prominente. Muelas con los plie- 
gues de esnialte profundos ; las de la mandíbula inferior 
ofrefen iñttehfós dentellones ^ue varían según los dien- 
tes ; así fá primera presenta dos delante y tres atrás, la 
segunda dos en cada lado y la tercera sofo uno. Orejas 
eortas, elevándose apenas sobre los pelos. Pies peniadác- 
lilos 7 propios para eavar ; pulgar corto y unguiculado, y 
bs otros cuatro dedos desiguales, pero todos con uñas 
Mcifbnnes ; Tos dos Mafyores son el del medio y el anular, 
despees viene el indicador y finalmente el dedo esterno; 
en los pies de atrás eí pulgar es algo mas grueso, pero 
las uñas de los cinco dedos orteles son algo mas débiles, 
y Im de los tres dedos intermedios un poco mas largas 
qmí ksi de los óticos dos. Gol» certa, igoalaAds em h 



idS FAUNA CHILENA. 

tercera parte de la longitud del cuerpo, y medianamente 
peluda. 

Este género, que el señor Waterhouse había clasificado al principio 
entre las Ratas, es muy distinto por la unión de sns caracteres y sobre 
todo por el cráneo ; como son mucho mas cavadores, tienen la cabeza 
huesosa, mas prolongada, de apariencia mas cilindrica y mayor desen- 
volvimiento en la parte nasal. Se puede decir también que su cráneo 
tiene la misma fisionomía que el de los Scalops^ los cuales son una 
especie de topos de la América del Norte. Su nombre se forma de dos 
palabras griegas que significan Nariz afilada, 

(Atlas zoológico. — Hamalogía, lám. 6.) 

O. Bupra escure cinnamomeih'fuscus , subtus obseure griseut ; pedibus pMiée 
cintmmomefi; cauda corpore multo brefíiore, obseure cinnamomeo eomcélort; 
rhinario producto ; unguibus fossorüs, imequalibus, —Long. corports 5 tMC, 
caudíg S. 

Todo el cuerpo de esta especie es de un color oscuro, bruno 
por arriba y en los flancos, pardusco sucio por bajo, con un tinte 
general rojo canela sucio; la punta de la nariz, la cola y las 
patas son mas particularmente de este color, aunque sin em- 
bargo estas últimas sean algo mas claras. Pelos suaves, brunos 
en la base, bastante espesos y de mediana longitud. La parte ce- 
rebral del cráneo es muy ancha y subredonda, así como el con- 
tomo del espacio interocular : carece de la línea saliente ó cresta 
occípito-pestañosa de las especies del género Mus ; el agujero subn 
orbital tiene menos ostensión vertical, y su forma se parece en 
algún modo al agujero suborbital de los Hydromys ; sus incisivos 
son lisos, y las muelas, en número de cuatro pares en cada man- 
díbula, disminuyen desde la primera ó anterior á la última: 
se asemejan mucho, lo mismo que el cráneo, á la descripción 
dada por el señor Waterhouse de iguales miembros del O. ita- 
sutus: la primera muela superior está tripartida; la segunda 
bipartida, con un rudimento del lóbulo anterior, y la tercertí 
subredondeada con un corto espacio esmaltado ; la primera muela 
de abajo está tripartida como la correspondiente de arriba» pero 



MA1ÍIFKR08. 109 

SOS estrecheces son menos marcadas; la segmida está en forma de 
8 ensanchado y la tercera es igualmente dídima, pero con lóbulos 
desiguales, algo separados, y el posterior mas pequeño. 

BnraéBlnte esta especie en ios campos de ias proYineias centrales, 
y es vecina de la que yamos á describir. 

Bsflicacion de la lámina. 

■andibolM part manifetuur la fonna y posieion de las mudaf : a la toperior, y 
*U inferior. 

o, mpra ctrntrnanti - futcus^ iubtui cineretHdbuii auribus medioeriinu; 
jtedikus anticis unguibus magnis armatis; cauda brevi^pilis minutis obrtta. 

Hnpnoirrs mboiloiits Wather., Proceed, Zool. Soc. Lond., 1S44, p. 154. 

Cuerpo bruno, ceniciento por arriba, blanco ceniciento por bajo. 
Orejas medianas. Pies delanteros con uñas grandes. Cola corta, 
ocúpelos pequeños. —Longitud del cuerpo y la cabeza, k pulga- 
das y 4 líneas; de la cola, pulgada y media, y de las orejas, 3 
lineas y media. 

Efüi especie, pertenece eyidentemente , dice el señor Waterhonse» 
al género Hesperomys ; pero difiere de las conocidas liasta aqni de diclio 
género en qae tiene los pies delanteros mas inertes y las uñas prolon- 
gadas , escediendo á los dedos en longitud : su pulgar tiene igualmente 
iña pequeña uña aguzada : el pelaje es corto, s^s bruno, casi uniforme 
itít arrlbft, con una especie de anillos pálidos, coya base es de un gris 
oaenro: lo inferior del cuerpo es gris blanquizo, y los piés^unos pálidos; 
pero los pelos de los dedos orteles son de un blanco sucio, y los de la cola 
f!ortos y brunos : las orejas están muy provistas de pelos de mediana 
longitud, mezclados de un bruno pálido y otro mas oscuro , y están muy 
oealtas entre los largos pelos de la cabeza. Esta especie , que creemos 
deber incluir en el género Oxymicterusy acaso en el O. scalops, ha sido 
deseobterta por el señor Brldges en la orilla del lago de Quintero. Es 
animal cavador, y sus costumbres nos son aun desconocidas. 

ZX. BATA.— MU8. 

Hofffrttfit acutum. Auriculce amplce. Pedes anteriores 4, posle^ 
riüres S^igikUi, ambulaíorii , unguibus subaqualibus^ faleula- 
fíduf. Cauda eiongaía, subvillosa. Denles primores Icevigati; mo^ 
laral. 



lio FAUífA cmujmk. 

Emú, dKoc. i.wdL^ f F^. cf^Beaglf. 

Animales dé pequeña talla, con cnerpo bastante antiio, 
io mismo qne b eabeza. Cok lai^, 0ias é raenM esea- 
mosa. Piernas de atrás con cinco dedos, las de delante mas 
cortas y solo con cuatro, cuyo pulgar está suplido por una 
espeeie de «verruga- Or^s bastaiilA grandea, membraiiosj^s. 
Incisivos bo sulcados. Tres pares de muelas en cada man- 
dibula, mas ó menos radicales y con la corona mas ó me- 
nos tuberculosa ; el primer par m mas fiíerte que los 
otros. Régimen omnívoro ó carnívoro. 

E^e género comprende nvich^s especies, casi todas de pequeña talla, 
I919 j(^uale6 se han repartido en varios subgéneros, según la conslderatlon 
de la forma mas ó Qienos tuberculosa de sns mnelas , cuyas raices son 
Umbien masó menos distintas, y segon algunos otros caracteres sacaáM 
de la naturaleza del pelo, déla e^ escaoMsa ó velluda, de lai or^ai» 
etc. La mayor parte de las de la América meridional se hacen notur §f^ 
^if^fí^fl^H it^ast^i^yte eyidentes con los G^mpañoles y aun con los CU" 
rsmys p((^ sus dienties menos tuberculosos : las de la América séten- 
tdonaJ;, se parecen al AOi^trario niucho mas ^ la^ del Antiguo Mundo, y 
umbien al grupo ide leAtas dlt^uas jlenden ^ouch^ especie^ de la 'Nuen 
Holanda, y aun tos Roedores de este país, de que se \¡,^ hecho J^ 
género Hapaloiü. ^pOori^ que se cria en ias Antillfis, «i| iu^ 4^ J]^ 
inayores espedes del género Itato. 

i. JVtf» Ommwmmmm: * 

M. supru fuscQ ' gxiuut^ subtus albuti mripus subrot^ndatis ^ iuhnfdi^ 
tauda Mubnuda^ squamMüy caput corpusque fere ^guante, 
' H. DECüMAMüs Pall.— Gmel — Desm.— M. STLTSff Rit Prisf. -• Suri»jli^ Mft 

Vulgarmente Rata 6 Pericote, 

Esta Rata , completamente ajena de Qhile , aunque es muy 
común : tiene nueve pulgadas y tres líneas y aun á veces mas 
de longitud. Su cabeza, de dos pulgadas y cuarto d^ largo, asta 
{iróldugada, con hocico adelgazado; ojos grandas, redondp^^ 
salientes y negros ; orejas desnudas, redondeadas en la punta, 
y de ocho lineas de largo. La cola, apenas dos pulgadas menor 



MÁlIlFEmOS. 111 

que el cuerpo, está casi desnuda y cubierta de pequeñas esca- 
mas, formando cerca de doscientos anillos. Pelaje de un gris 
^nipo §or cima y blanco por bajo. Los pelos inferiores son de 
dos clases; los mas cortos apizarrados en la base y bermejos en 
la estremidad, mezclados de otros brunos, mas altos, principal- 
menté sobre el lomo. 

Esta especie, originaria de Oriente, ha sido importada en Europa, y de 
•mpú á América por las primeras naves qae á ella ilegaroD. 6e ha iiecho 
.911 fiomun, y ocasiona por bu voracidad grandes destrozos en las casas y 
fjfk el campo. Aliméntase de frutas que sube á buscar á ios árboles, é igual- 
mente de materias animales, atacando á los mas pequeños de su especie; 
7 aunque mucho menor que el gato, le resiste á veces con ventaja. Las 
hembras paren hasta diez y ocho hijuelos, los cuales en siendo gran- 
4aa ae «esparcen por las habitaciones y los campos , á donde llevan á 
Tpqea la desolación. Creemos que esta es la especie hoy tan dañosa en 
ciertas provincias, por ejemplo en la de Cauquenes, y que lo fué en otro 
tiempo k los primeros habitantes de la Nueva Osorno, á punto de que 
Metes veces estuvieron en duda de si deberían abandonar esta colonia; 
A¿ mqpaá le que encontramos en un gran manuscrito que poseemos del 
itaje iKfCho por O'higgins en esta comarca á fines del siglo XVIII. <Gonó- 
flpie fft^ todo el campo el daño causado por la plaga de los Pericotes, £1 
mal )ia sido general en todos estos llanos, y preguntando á los naturales 
la etnsa, aseguraron que cada diez y seis ó veinte años sobrevenía la plaga 
Alta Perí€otes, según lo hablan visto en otros tiempos; y que siempre 
Ubiaa observado que sucedía esto cuando los colegues se recojian y seca- 
Íni. £n el año de 80 se esperimentó lo mismo en Valdivia, donde se vio 
61 'rio cubierto de Pericotes. Yo mismo he observado que en las partes 
i donde no se ha secado el colegue no se ha sufrido tal mal. He visto 
muchos Pericotes muertos, todos de un mismo porte, mayores que las 
tÉMcfccf, casi todos pardos y algunos enteramente blancos; son mas de 
elen mil los que aqui y en Rio Bueno han sido muertos ; hubo noche que 
eta^ ftierle de la Reina Luisa somataron nuevecientos treinta y tres, pues 
aetüfo curiosidad de contarlos.» Aunque no hayamos visto esta especie 
de Bata, sin embargo creemos que es la común que los campesinos y & 
leoes los de las villas llaman Pericotes, sobre todo cuando es grande. 
{Este nombre de Pericote^ completamente indio, pertenece también á 
¿lérta especie partkular á Chile? El P. O valle dice que ha llegado de Europa, 
que en su tiempo estaba concentrada en los puertos, y que no se habla 
ion visto en Santiago. Este digno chileno escribió en 1644, y si en esta 
época el If. átenmimus no habla llegado todavía de Europa, cómo lo' ase- 
guran algunos autores, será entonces necesario agregar dicha Rata común 
á otra especie, probablemente al M, raitus. Por desgracia la falta de indi- 
viduos nos obliga á retardar el verificarlo. 



112 FAUNA CHILENA. 

2. JVff* itt«f0etif«M. 

M, supra pilis griseis^ eoncoUnibui^ subtus cinerescentibui ; Morihunudü, 
suhrotundato-ovalibus; cauda caput corputque fereoquante, 

M. MUScüLüs Linn.— Exleb., etc.— M. soux Briston. — La Soiniis Bufí., ele. 
Vulgarmente Ratón ó Laucha, 

Esta pequeña especie, apenas de tres pulgadas y media de 
largo, tiene la cabeza prolongada, el hocico aguzado, la man- 
díbula inferior muy corta, las orejas desnudas, grandes, anchas 
y casi ovales, y los mostachos muy largos. Pelaje por cima y 
sobre los flancos de color ceniciento negruzco sombreado de 
amarillento, lo cual es debido á que cada pelo es de un ceni- 
ciento oscuro, realzado en la mayor parte de su estension, 
al menos en la base, teniendo sobre este color un poco de agia- 
ríllento para concluir en negro ; costados é inferior de la ca- 
beza, cuello , piernas, pecho y vientre de un ceniciento claro, 
pero bañado mas de amarillento, particularmente bajo de 
la cola. A esta cubre un pelo muy corto y fino , el cual se 
ve igualmente sobre las orejas y los pies; por lo demás el 
color del cuerpo varia con bastante frecuencia, y presenta tintas 
que tiran mas ó menos sobre el negro, el amarillento y el gris 
muy claro ; se encuentra á veces toda blanca ó enteramente gris 
con algunas manchas blancas. 

El Ratón es también originario de Oriente, de donde ha pasado á Enrapa 
y de aqui á todas las partes del globo, lo mismo que la especie precedente. 
Aunque nos causa cierta repugnancia, sin duda por los muchos destruios 
que comete, sin embargo no carece de delicadeza en su forma, y basta 
cierto punto se le puede amansar. Es de )in vivaz carácter, pero suma- 
mente tímido, y se mete en su agujero asi que siente el menor mido. Es 
estremamente fecundo , produciendo en todas las estaciones y muchas 
yeces al año, y sus hijuelos, que suelen ser de cinco á ocho, crecen tan 
rápidamente, que á los quince ó veinte dias de nacidos pueden bastarse 
asi mismos. A causa de tan grande fecundidad han llegado los Ratones á 
ser tan comunes, á pesar de tener muchísimos enemigos entre los Mamifé- 
ros, las Aves y aun entre las Ratas. 



mamíferos. 1 1 3 

3. jMm9 9na0ei9MmieuM. 



M. iupn fk$eusy subius cinerescenti-úUm^ paUide flaoo lavatus^ auritus 
wfidioeribus , pilis fusd» obsitis ; cauda corpus capulque aquanU ; tarsis 
^lüi^, j^Us iordide aWii^ oMtis. 

M. MAGILLANICÜ8 Benn., Proceed.Zool. Soc.Lond'f 183K, p. l9i.^Wtterh.y in 
Dtnr., Voy. ofthe Beagi*,p. 47,lám. 14. 

t 

Pelaje muy largo y de un bruno oscuro ; los pelos inferiores 
grises, terminados por un color bruno amarillento, y los 
mas largos negros ; flancos amarillentos ; lo inferior del cuerpo 
de un pardo blanquizo, con un tinte de amarillo pálido, el cual 
proviene de los pelos grises que se terminan en blanco ama- 
rillento. Orejas pequeñas, perfectamente cubiertas de pelos, 
cayos interiores son negruzcos, con un tintje amarillento en la 
punta; los esteriores de delante brunos, y los de atrás negruzcos. 
La uña del pulgar anterior corta y redonda, y todos los pies 
cubiertos por arriba de pelos de un gris sucio. Gola poco mas 
ó menos de la longitud del cuerpo , comprendida la cabeza, 
bniDi por cima y de un blanco sucio por bajo. Mostachos muy 
abundantes, largos, parduscos acia arriba y negros por bajo. — 
Longitud del cuerpo y de la cabeza, 4 pulgadas y 3 líneas; de 
la cola, 4 pulgadas y 2 líneas. 

Esta especie, que se encuentra en el puerto del Hambre ]f en otras 
diferentes localidades del estrecho de Magallanes, es algo mayor que la 
Rata ordinaria y su cola mas larga en proporción. Las orejas íqo son 
enteramoite tan grandes como la cabeza, lo cual es al contrario en la 
otra» 7 están muy cubiertas de pelos. 

4. Mus M€MmffipiMis. 

M, wpra obtcure griseus^ flavo lavatus, subtus griseus; pedibus fuscis, un 
fftUbuM Umffiusculis; auribus mediocribus; cauda corpore breviore, supra ni* 
§rmcmU§^ subtus fuscescente; rhinario subproducto; vellere longissimo, mollu 

■. UMlGnnLis Walerh., Yoy» ofthe Beagt., Mamm,, p. 55, lám. 16. 

Pelos muy suaves , sedosos y sumamente largos, alcanzando 

los comunes cerca de nueve líneas y los mas largos una pulgada. 

Orejas de mediano grandor y muy peludas. Gola casi tan larga 

como el cuerpo, y cubierta igualmente de muchos pelos. Hocico 

Zoología. I. 8 



114 FAUNA CHILENA. 

muy aguzado. El qq^qt gMQCatl ^ gris tnijado ^e amarillo, con 
lo inferior de un pardo pálido 6 de un blanco gríseo. Pies brunos. 
Pelos interiores de \sá orejas amarillos ; tos de la cola de un 
bruno negruzco por cima, de un blanco sücíp por bajo, y lo§ de 
lo superior del cuerpo de un gris oscuro en la base, ampliamente 
anillados de amarillo áciá lo alto y de bruno en 1^ estr^ipidad. 
Mostachos brunos acia bajo y blanquizos por arriba. Las garras 
son largas y algo encorvadas. Incisivos petpieños : los superiores 
amarillos y los inferiores de un amarillo claro. — ^Longitud del 
cuerpo, 5 pulgadas y cuatro líneas; de la cola, 3 pulgadas y & 
líneas, y de las orejas, 6 líneas y media. « 

Esta especie, notable por la longí(u(} y suavida4 (fe sus pe)os, habita 
con preferencia en las cercas vieias que circundan los campos de las pro- 
lincias centrales; pero en los lugares seccis y desprovistos de estaos cercas, 
como en Coquimbo, etc., sé encuentra entre las piedras y robas.' ' ' ' 

M, carpore supra suAo^ivqeeQ^ sulftus cinerascente'^ auribus medioarillni$t 
rotúndatis^ pilisparvulis, fusceseentiíms ohsUis ; cauda corpore brevíorey fiÚía, 
supra fusca^ subtus albescenie ; pedibus pilis fuscescemibus tectis. ' ' " ' '' 

M. Rengbri Waterh. , Voy. of the Beagl., Mamm,^ p. 51, lám. Itf, fi^. 1. « 
M. OLiYACBUs id., Proceed., 1838. — Schinz, Synop. Mamm., t. ii, p. 181. 

Esta especie tiene cinco pulgadas de longitud, y es por consi- 
guiente mayor que la Rata común, y mas fuerte en todas sus 
proporciones. Los pelos son de |aae(|iáno largor ; los de aba|o y i(^ 
de los costados del cuerpo y de la cabeza son gríseos, ^c^amep^ 
anillados de amarillo un poco bajo la punta, y después bastante 
oscuros, lo cual da lugar á la mezcla de un gris amarillento» 
aproximándose algo al color de oliva ; los de abajo y de la gar- 
ganta son gríseos en la base y blancos en l^ estren)ida(}, y |os 
de los pies de un blanco pardusco. La cola tíene dos pulgada^ 
y ocho líneas de Jo^gitud; regularmente con inucjips pelqp, 
los de encima brunos y los de abajo de un blanco sucio. Las 
orejas, de cinco líneas de largo, son también muy peludas, é 
interior y esteriormente del mismo color que lo superior' del 
puerpp. Los bigotes son blanquizos en su mayor parte y negruzcos 
acia abajo, • i ' 



MAMÍFE^ROS. 115 

Esu Rata se parece algo á la precedente ; pero tiene I09 pelos mas 
cortos, mucho menos densos y no tan suaves. Vive entre las rocas poco 
Éioñtiiosas de las cercanías de Valparaíso y Coquimbo, donde ha sido 
bailada por d a^or Darwin. El señor Waterhouse, que la habia descrito 
prifjiero (Mjp el nomfire de Jf. olivaceus en los Proceedings o( the Zoologictü 
Sifcietyi gfUmdon^ ha creído mas tarde deber cambiar este nombre por 
¿l*dé JT. Renif'eríy dedicándola al autor de la Historia natural de los Cuadru- 
pedal del Paraguay, 

6. Jru9 braehyaÜB. 

KL ^upra oi^s^re fiacus, subt¡us of^cure gríseo tinctus; pedibus griseo-fuscis; 
. furtlm» pinuUs; cauda quoad longitudinem corpui fere cequante; vellere 
üngoetmoUi. 

V. BRACHTOTis Waterh., Proc. Zool.Soc. Lond., 1837, p. 17; Voy. ofttie Beagl., 
MaiiAn.j p. 49, lám. i4. 

Especie de cuatro pulgadas y nueve líneas de longitud , de 
colpr' briifaoalgo oscuro, con un pelaje suave, denso y muy largo: 
}^ Pj^Q^ 4^ Ii| pgirte superior y de los costados de la cabeza y 
dei cuerpo seo de un gris oscuro acia 1^ base, negruzcos en 
h punta y un poco anillados de amarillo cerca de la estre- 
qiidad; los anteriores del cuello y de debajo del cuerpo son 
^ un g;rj3 pálido en la base y blanquizos en la punta. Las 
0rej99 son muy pequeñas , bastante cubiertas de pelos brunos 
mteríor y esteriormente, y ocultas en gran parte entre los pelos 
de la cabeza; los que cubren lo superior de los pies son de un 
bruno ceniciento pálido, y la parte carnosa parece deber ser bruna. 
iia cola, de dos pulgadas y ocho líneas de longitud, está provista 
de pelos negros, parduscos por arriba y de un blanco sucio 
por bajo, de modo que las escamas apenas se ven. Los dientes 
incisivos son muy pequeños: los superiores de un amarillo 
pálido, y los inferiores casi blanquizos. 

E\ M. hrachgotis es mucho mayor que la Rata común, de la que difiere 
igualmente por lá longitud y densidad de sus pelos, lo cual ie hace parecer 
mas foerte. El señor Darwin le encontró en el archipiélago de ios Chonos. 

(Atlas zoológico. — Mamalogia, lám. 6 y 7.) 

ir. wioUBrea suítradiculati, fármam 8 subn f érenles ¡ vellere moüi, gríseo fia- 
imceme mixto ; cauda pilosa^ subpenicellata. 



•ií 

116 FAUNA CHILENA. 

M. RUPBSTRis P. Gerv., Voy. de la Bonit., Zool., 1. 1, p.51. 

La piel de esta Rata es muy notable por la suavidad y blandura 
del pelo , imitando por su naturaleza y aun por su colorido 
el pelaje de las Chinchillas : es de un bruno flavo por bajo» 
bañado de amarillo claro sobre los flancos é inferiormente. Los 
bigotes son blancos, con algunos pelos negros. Las patas de un 
blanco gríseo, algo bañadas de bermejo claro. La cola es fina- 
mente velluda, con pelos algo mas largos en su segunda mitad 
que en la primera, brunos en la cara superior y en la punta, 
donde forman un pequeño pincel, y blanquizos por bajo. Las 
orejas tienen algunos pelillos parduscos en su cara estertor y 
en parte de la interior. —Longitud de la cabeza y del cuerpo, 4 
pulgadas y 10 líneas; la cola, 3 pulgadas y 8 líneas. 

Reunimos esta especie con alguna duda al M, rupestris, descrito según 
un cráneo traído de Cobija por el señor Gaudichaud. La especie chilena 
tiene las muelas algo diferentes, lo que depende probablemente del mu« 
cbo use: la parte esmaltada ofrece cierta analogía en sus contomos 
con la de los Octodones; son mas ó menos didímas, y representan bastante 
bien un 8, particularmente cuando la corona está encentada \íot el 
uso. Este carácter , que resalta en el cráneo de la especie de Boliyla, 
descrita en el Viaje de la Bonita, muestra alguna relación con las muelas 
de los Compañoles y sobre todo de los Reitrodones, que pueden mirarse 
como los Compañoles de América. 

Esplicacion de las láminas, 

Lam. 6. — Fig. 1. Osteología del M. rupestris de Cobija. — a Mandibula tuperfor. 
— tf Id. inferior — c Huesos de la cabeza. 
Fig. 2. M. rupestris de Chile, —a Mandíbula superior. — ^ Id. inferior. 
Lám. 7.— Animal de tamaño natural. 

8. iRffM opaw^iharhimuB. 

M, supra griseus^ subtus albus^ rhinario flavo; auribus parvulis; cauda 
corpore breviore i pedibus anticis tarsisque fiavis^ digitis albis; vellere longo 
molli, 

M. XANTHORHiNüs Walerh., Proceed. Zool, Soc. Lond,, 1837, p. 17; id., /nBanr., 
Voy. of ihe BeagL, Mamm., p. 53, lám. 17, fig. l. 

El cuerpo de esta especie tiene apenas tres pulgadas y me- 
dia de largo ; la cola una pulgada y dos tercios , y las orejas 
como cuatro líneas. Los pelos son lasos y de mediana Ion- 



mamíferos. M7 

gitud, y en general de un gris bañado de amarillo en ciertas 
partes y particularmente sobre los costados del cuerpo, donde 
domina este último color. Los orteles, la barba, lo anterior del 
cuello é inferior del cuerpo son blancos. Los pelos de la parte 
superior y de los flancos ampliamente anillados de un bello 
amarillo acia lo alto, con la punta blanca : los de la cola son esca- 
sos, brunos los de encima, amarillos los laterales, y blanquizos 
los de abajo. Los mostachos son blancos y muchos de ellos brunos 
en su base. Los incisivos son pequeños y de un amarillo pálido. 

El señor Darwin descubrió también esta especie en los alrededores del 
estredho de Magallanes y principalmente sobre las altas montañas de la 
penÍDSola de Hardy, que forma la punta sur de la Tierra de Fuego. El co- 
lor blanco, que está comunmente confinado sobre el cuerpo, se estiende 
en esta especie un poco sobre los costados y encima de ios carriUos. 

9. Mu9 naru>inii. 

M. miffüpHU páUide cinnamomeis et nigrescentibus intermixtis^ ante oculos 
Huenuantíbus; genis lateribus corporis et cauda prope basin, pallide cinna- 
WHmHsf partibus inferioribus pedibusque álbis; auribus permagnis; cauda, 
caput emrpusque fere eequante, supra fuscíhnigrescente, subtus alba, 

M. Daewinii Waterh., Proceed, Zoot, Soc Lond., 1837, p. 88 ; Voy. ofthe Beagt,, 
Mamm,, p. 64,lám.23. 

Esta especie es de forma robusta. Orejas sumamente grandes. 
Cióla casi igual en longitud al cuerpo, comprendida la cabeza, y 
con muchos pelos. Pies de delante muy pequeños, con los tarsos 
medianos. Pelos muy largos y suaves: su color general es 
de un amarillo pálido de canela ; acia arriba el color amarillo 
domina, y sobre la espalda se distingue una tinta pardusca, 
debida á los largos pelos de este color que están interpuestos; 
ló superior de la cabeza es gríseo ; los carrillos, como los flan- 
cos, de un amarillo delicado, escasamente matizado de bruno; 
lo superior de los carrillos, los costados del hocico y del cuerpo 
y el vientre de un blanco bastante puro ; los pies son blan- 
cos, lo mismo la cola , que solo es un poco negruzca en la 
parte superior ; el tinte amarillo de los flancos se estiende por 
bajo sobre el costado esterno de las piernas delanteras y sobre 
el dorso de las traseras. Las orejas tienen pocos pelos ^ escepto 



118 FAVák OtttliEftA. 

éú lá parte ésterior db delante, donde son pdrdascos; los otros 
sbn delgados y muy pálidos. Bigotes muy abundosíos y largos, 
en general negnlzcds acia bajo y blanqtiizos por arriba. Incisi- 
vos bastante pequeños: los superiores anaranjados y los inferió- 
res amarillentos: Lbs pelos comunes de la espalda son grises éú 
la basé, ámpliartifente anillados de amarillo canela pálido acia 
lo alto y {iarduscós eli la punta; los del vientre son de üñ gris 
oscürd y blanquiiós esteriormenté. — Lbni^tad del óuefpd; 
6 pulidas ; de la ¿ota; d piül^ádáií y 9 Itiiéás, y de las orejas, 
1 pulgada. 

Encuéntrase esta especié, como lá ántériof , én Ibi pkti)éi ^coá dé 
las cercanías dé Coquimbo. Él señor Wáiérhóíi^ lá dedicó al Ütñoi 
CU» barwin qué lá tiábtí déscíibielrió. 

10. Mus MwMeweeÉM. f 

(Atlas ÍEÓótógico. — tf áináto¿iá^ lám 6 y 7. ) 

M, dentibus M, brasUiensit affinis; eorpore toto luteseente , snpra fUno la- 
vatú ¡ pediJbus subnudi^: cauda sqmmúsaylonaü,pilis raris^-^Long» corpori* 
S une. 8 Un,^ caudof id, ^ 

Tiene esta especié el pelaje generalmente flavo, algo bañado 
de color de canela por arriba, y anlarilló sucio por bajo y sobre 
las patas ; sus mostachos son de color de canela claro, lo mismo 
que una tfaancha prolongada sobre los ojos. Las orejas están 
desíludas y sübrédondas. Las patas débiles, poco cavadoras, con 
crñás pequeñas í 1()S dedos casi desnudos por cima, lampiños por 
bajo, lo mismo que la palma y planta de las cuatro estremidades. 
Lá cola es escamona, y muestra solo algunos pequeños pelos 
sedoSbs, tntiy raros y bástante cortos; una muy pequeña parte 
de su base es velluda y de color flavo ; su longitud iguala á la 
del cuerpo y la cabeza; que es de cinco ptilgadas y ocho lineas. 

El cráneo de esta especie, retirado de la piel, tiene la forma mas h'abi- 
ual de las especies del género Rata. Es prolongado cómo el de los 
siirikúlós {k. áedúmarius), é igualmente provisto dé una cresta cerca de laft 
pestañas; p&to su agujero suborbital es metíos estrecho proporcionaimeotey 
sobre todo en la porciod superior, y sus muelas tmrecen mas. semejantes 
4 )as del M, prasiliensis, tales como las describie el señor Waterhoosé 
iviqie ¿B la BéagÍe,\Lm. 23, é^. sj, que á las dé ninguna otra especié, 
^m ¿UBar^o, ios pÜé^ues áé éámálte son ánA inás sen¿ilíos, cotno lo 



mamíferos. 119 

maestra la ñgfof gue damos. Los incisivos ^n flavos en su cara anterior, 
7 se ye sobre los dos superiores él indicio dé dos lineas salientes, una en 
el borde estemo y la otra en el interno. Encuéntrase este animal en diver- 
sos l&i[ares de las provincias centrales. 

Esplicacion de las láminas, 

Lam. 6.— Fig. 4. a Mandíbula superior.— b Id. inferior.— c Huesos de la cabeza. 
Lam. 7. — Mw tutfiscens de tamaño nataral. 

j r.' In'.f ^1 ■ » 

M. poÜid$ faoescenti'fusctu; corpore subtus albo, leviter flavo lávalo; psdi- 
Inualhih úinispérnutinis; cauda tingiuscúía; auribus parvulis. 

M. LONGttittoiTVs Benn., Proceed. ZooL Áoc. Lond,, 1S31, p. 1. — Waterh. in 
Dtrw., Foy.> Mamm., p. 39, lám. li. — Bridg., Proceed, Zool, Soc,. Lond., 1843. 

KKa Rs|ta ticine tres pulgadas y nueve líneas de longitud, el 
P^^Q lar^o y blando, con Jos pelos ordinarios flavos en su estre- 
midad, y^los mas largos brunos; en los flancos, carrillos y lo 
esteiipr de las piernas predomina el color flavo, mientras que 
en ló inferior del cuerpo es el blanco con un ligero tinte amarillo : 
Ü)c[tís lós pélbs 'del cuert)o én general son de un gris líiuy 
manifiesto en su base. Orejas pequeñas, inuy cubiertas de 
pelos , cuyos interiores son amarillos , los esteriores brunos, 
y lós dé'atras ¿lanquizos. Los pies son de color de cáriie, y con 
pelofrfflaDgmzos por cima ; los tarsos, que son de longitud poco 
ci^im^' no jdenen mas que algunos pelillos en lo superior,, y 
están desnudos, por bajo : los pies de delante están provistos de 
un gran tubérculo debajo del empeine. La cola es muy larga y 
casi del doble del cuerpo medido en línea recta , alcanzando 
cinco pulgadas y tres líneas de longitud ; es de color de carne 
pardusco por cima, mas pálido por bajo, y tiene solo algunos 
pelos erizados^ siendo parduscos los dé arriba y blanquizos 
los de abajo. Mostachos largos, negruzcos acia abajo y gríseos 
)>oráÍTÍba. 

Esta pequeña especie es basUoite vecina de la Rata por su talla y 
forma ; pero difiere por su color mas pálido , las orejas mas cortas y 
con muchos nias pelos, y sobre todo por lá ^ande longitud de su cola y la 
enorme dimensión de los pies de atrás. Encuéntrase en ios campos in- 
^tbs % las proviücias centrales áé bliiié, y co¿Ístruyé sus 'iüdos con 
jéMi en loft hüebos de ios árbolek. 



120 FAUNA CHILENA. 

III. BBITaOBOSr. — RXXTBaOBOV. 

Caput magnum; fronte convexum; oculis tnagnis. Cauda tne- 
dioeris. Molares I radicaU^ luherculaio varíe plicati. Denles 
primores \ ^ inferiores lavigati^ superiores longitudinaliter sulcati, 

. Rbithrodon Walerh.,/n Mamm, of Zooi. Beag.f Voy, p. 68. 

Cabeza ancha y corta, COQ frente convexa, ojos grandes 
y orejas medianas. Incisivos f: los inferiores agudos, es- 
trechos y unidos ; los superiores angostos y surcados á lo 
largo. Muelas I en cada lado de las dos mandíbulas, radi- 
cales y tuberculosas : la primera es la mayor y la última 
la mas pequeña ; provistas de muchos pliegues que varian 
de unas á otras. Miembros desiguales. Pies delanteros 
tetradáctilos , los de atrás pentadáctilos , con los dedos 
internos y estemos muy cortos; las uñas pequeñas y débiles, 
y Iqb tarsos peludos por bajo. Cola mediana y cubierta 
rjjpc pelos cortos y densos. 

£9te género, formado por el señor Waterhoase en la Mamalogía del 
Viaje de la tíeagle^ se distingue principalmente por sn caben ancha y 
corta, semejante á la del Arvícola del hemisferio boreal , por dgnoidor 
de sns ojos, la forma robusu de sn cuerpo y la presendi de sarcos 
en los Incisivos superiores, lo que le ha valido el nombre de ñeUrko- 
dcHi que en griego significa Diente surcado. Hasta el ¡mésente no se 
conocen mas que tres especies ; una de Maldonacjo, la segunda de la 
Patagonia y la tercera del estrecho de Magallanes. 

1. MieiiHroOon ehÍÉ%eM9iaiae9. 

Jt. vellere longissimo et mollissimo; corpore 5tfpra et ad latera cinéreo^ fia- 
veseenti- fusco lavato^ subtus flavescenti-albo ¡ cauda corpore hnviore, supra 
fusca^subtusalba; auribus parvulis ; tarsismediocribus. 

R. CHiNCfliLLOiDEs Watherh., Zool, of the Voy, of tke BeagL, p. 7S. 

El color general de encima de la cabeza y del cuerpo ^s 
bruno conl^if oto ; lo superior de los carrillos y de los fiandbs 



mamíferos. 121 

de un amarillo delicado, y lo inferior de la cabeza, del cuerpo y 
del talón de color de leche. Las orejas son pequeñas y negruz- 
cas. La cola, mas corta que el cuerpo, está regularmente muy 
cubierta de pelos largos, pero no tan espesos que puedan ocultar 
las escamas; son de un bruno negruzco por arriba, y blancos 
por bajo y sobre los flancos. Los pies son blancos, y sus tarsos 
de mediano grandor. Los pelos son largos en general, sumamente 
suaves y de un gris oscuro en su base ; los de la espalda son de 
QD amarillo pálido , casi blancos acia lo alto y brunos en la 
estremidad ó negros los mas largos. Incisivos amarillos. Mostachos 
abundosos y muy largos, algunos blanquizos, oíros negros por 
bajo y grises acia arriba. —Longitud del cuerpo, 5 pulgadas; 
de la cola, 2 pulgadas y tercio, y de las orejas, 5 líneas y media. 

Esto especie se cria en las cercaDias del estrecho de Magallanes. 

V. CA8TOREANOS. 

Cuerpo robusto y grande. Todos los pies provistos 
de cinco dedos: los anteriores libres, y palmeados 
los posteriores. Incisivos fuertes, en forma de buril ; 
cuatro muelas en cada lado de ambas quijadas, 
compuestas de tres láminas en un lado y de una 
en el otro. 

Los Castoreanos son casi las mayores especies de este orden. 
Solo comprenden dos géneros : el Castor, tan conocido por su 
piel y por las curiosas habitaciones que con tan estraordinario 
instinto construye en medio de los ríos, y el Coipu muy co- 
mún en Chile y en la mayor parte de la República argentina. 

I. OOIPU. — BETOPOTAMUl. 

Molares i , foramen suborhitale amplum. Pedes petUadaetyli; 
digüis anterioribus fissis , posterioribus palmalis. Cauda corpore 
hrevior^ teres^ subpilosa. 

MTOPOTÁMUt Comm.^E. Geof. St-Hil., An, du Mus., U vi, 1805.^Potamts 
F. Coy.— Desm., DicLSc. nat,, t. xliy. — Mastomotds V^Tesm. 



{ii FAÜIDKl CfilUSNA. 

Gráiidéi^ Róedoré^ áédátiébl^, coíd ciíbéÚ áñchá, hocico 
obtuso, orejas pequeñas, derechas y ptoviátks dé veinte 
dientes, á saber: dos incisivos superiores, dos inferiores y 
diez y seis muelas, cuatro en cada lado de las dos mandibif- 
hs ; la& niiielás aútientañ de grosor desdé la primera á la 
ültitdsí, jr tiefaéh úná escotadura sobre uiiá baira y tréá dóbré 
ei costado opuesto. Pies péntadáctilós: loi delanteí*os con 
dedos libres y ínuy coi*tos , los posteriores palmeados. 
Cola larga, subcilindrica, fuerie^ escamosa y con algunos 
pelos gruesos y tiesos. 



Este género, indicado ya en los Danuscritós del viajero Gommerson, 
ha sido défiíütÍTaiiíéiife éjtatíédido t^ Et. Geof. I^int-Hilaire, ^ en 
1805 tuvo ocasión de examinar gran multitud de pieles que las peleterías 
recibían de Buenos MteÁ p6t lá.vía de £st>aña. Le asoció primera- 
mente á una especie de la Nueva Holanda para formar un género parti- 
cular, que designó bajo el nombre de Hydromys ; pero mas tarde, 
habiendo reconocido que estas dos especies eran muy diferentes entre 
sí, cbnservii el nombre de Hyarompi á la dé lá Áuátralasia^ y adoÍ>tó 
párá él Coijpú lá {Glabra My&pótámús^ ^üe le habia pi dádó Gommer- 
son, y que quiere decir Bata de riperfi. Fr. Guvier y algunos otros 
mamálogos creyeron deber variar la construcción de esta palabra, cam- 
biándola por la de PotamySj que era sín duda mas conformé ál uso yá 
adoptado ; sin embargo, el nombre de Myopotamus ha p^éyalecidoj y 
bajo de esta denominación describiremos la única especie conocida 
¿asta hoy. 

M, fúsco-badiui^ BÚbtus sordide rufBscens; múUaripui inoersum in utniqu€ 
maxila ineisis; cauda tereti; pedibus posticis natatoris. — Longitudo corporis^ 
2i V> ^*ic., cauda 44» 

M. coYPüsEt. Geof. St-Hil. ~ Potahys cotpoü Desm., Dict. Se. itaí., t.XLiY, 
p. 40i. — Müs coYPüg llol. — Qqoiqta Akaía.— Mastonotds Popslairi WesiD. 

tal£ran^títíe Coiiiú ó Nuiria. 

£1 Coipu es uno de los mas grandes Roedores, pues }lega^ hasta 
veinte y una pdlgtfdas y liiediá de longitud, dn contar la cola que 



MAMirBROS. 123 

tíeoe catorce. Cabeza gruesa; ojos pécluefios^ orejas chicas, re- 
dóhdeadaá y hüi desnudad por fuera ; él Contomo de la boca 
blatiquizo, con mostachos largos, tiesos y en general también 
bl^nquizos..El pelaje es bruno castaño sobre la espalda, bermejo 
sobre los flancos y bruno claro bajo el vientre; cada pelo está 
aiiillado de bruno y bermejo, pero el bruno domina en el dorso 
y el betmejo sobre los flancos. Gola prolongada, subcilíndríca, 
djsl^da, con algunos peíos tiesos, de un bermejo sucio, especial- 
mente bajo los verticilos de las chapas escamosas. Miembros an* 
tertores con dedos libres, los posteriores palmeados. Tetas sub- 
don^és. 

Cü 17^ el abate Üíoliña Üábia ya hecho conocer el Coipu en su compen- 
dio de la Historia natural de chile; pero cierta desconfianza que los natu- 
ruistas hablan manlrestáclo contra este autor, sobre todo por la inesac- 
titnd déstis destripóiones, fué causa dé que quedase ignorado hasta 1S05, 
épdcá éh c(ae Et. Geóñroy de Saint-Hílaire tuvo ocasión de observar un 
l^fiA Dúidféro en caáa de díi peletero de París, lo cual le permitió descrié 
hUie bón ioáói ios caracteres necesarios para hacerlo conocer completa- 
flttftie. ÉUfónce^ se supo qué era el mismo animal que en 1801 Azara 
huiÜÍ déscHto bajo él nombre indio de onoiüya, y que el infortunado 
GblÜiiíeésón dtikrÜñte su viaje ai rededor del müiido habia yá dibujado y 
descrito eq sus Manuscritos bajo el de Aíyopotamus, 

feÜÉ^ ^ililinál, qué varia al^oeú sus colores mas Ó menos bermejos, abunda 
mbbltó á ló lái]gd de los rios de la República argentina, y todos los años se 
68^0]^ i(tí|i ¿fcméró dé pieles para diferentes países de Europa, donde 
nápiéá coíi ^éiiisja á las de los Castores en la fabricación de sombreros 
dfróá ó Ók liijó. Eñ Chile es muqho mas raro, encontrándose desde la pro. 
TÍ¿i(^á dé C^üimbo hasta la de Chiloe, donde se le conoce bajo el nombre 
im^ró|>ió Aé Nutria, Frecuenta los lugares húmedos, de los que uo sale 
jilmJU, faciendo con sus fuertes y robustas uñas agujeros en los declives 
dSi ló¿ tíos y lagos ó bajó las raices de los árboles. Aunque pasa en el 
a^ifal aña i)arte del dfa^ no éá sin embargo, como las Nutrias, para pescar 
lfél¿ü Ú otroi^ anímale^, tK>rque su aumento, esencialmente vegetal, no con - 
sfsie ma¿ qué en tubérculos ó raices tiernas, buscando con preferencia 
las de la Lampasa ó Romasa {Rumex)y laS cuales desentierra con bastante 
focilidad. No obsUnte, se nos ha asegurado en Chiloe que á veces come 
mariscos que va á pescar ál mar. Las hembras paren dos veces ai año, y 
ano tres, según el señor Douglas, y en cada una seis y mas comunmente 
cuatto bQiielos, qué están muy pronto en esudo de seguir á su madre al 
aífpuLt en cayo caso se $uben sobre su espalda, y durante la natación pue- 
den mama^ eñ razón de la singular posición de las cuatro tetas que son 
ctff üólrttOdi; Sü éar&cléf 6iá¥e y pacifico los hace propios para la domes- 



124 FAUNA CHILENA. 

ticidad, y no es estraño encontrarlos en las casas perfectamente amansa- 
dos. Hemos tenido muchos, y entre otros uno que nos seguía muy familiar- 
mente en el patio de casa ó en el jardín ; frecuentemente iba á la sala, y 
trataba de subirse sobre las rodillas de las personas que encontraba. Ali- 
mentábamosle con papas, pan, y le veíamos desenterrar con avidez las 
raices de las Ramosas^ que comía después sujetándolas entre sus manos. 
Arrojábase comunmente á un gran canal que pasaba por el mismo jar- 
din, y aunque la corriente del agua era bastante rápida la cortaba con 
facilidad. Durante los siete á ocho meses que lo tuvimos, no nos dio mues- 
tra de inclinación particular; su natural, completamente instintivo, le 
hacia desconocer á su dueño, y á veces si se le contrariaba un poco, nos 
seguía traídoramente detrás, y cuando nos parábamos , se arrojaba sobre 
nuestras piernas para mordernos; por lo regular en sus momentos de 
cólera rechinaba los dientes de tal modo que el ruido podía percibirse á 
cierta distancia. Aunque pertenece á las provincias centrales, era sin em- 
bargo de natural friolento y le gustaba irse á acostar en la cama de 
nuestros criados : después se iba á dormir á un bauUllo ; pero echado 
de todas estas partes, se hizo una especie de cama en el rincón de 
un cuarto con toda clase de desperdicios, tales como paja, trapos, etc., 
que pudo encontrar y cojer en la sala ú otros lugares. Guando estaba 
contento lanzaba una especie de gruñido flautado, y su gran placer era 
destrozar á mordiscos los objetos que hallaba, sacudiendo la cabeza para 
desgarrarlos mas fácilmente con sus fuertes incisivos. Tiene general- 
mente adversión á los perros, y no teme el atacarlos aunque sean mas 
fuertes que él. 

Este animal, por la gran facilidad con que se domestica, podU hacer el 
objeto de un comercio bastante ventajoso. Su carne, tierna y muy blanca, 
está lejos de ser desagradable al paladar , y se come con mucha fre- 
cuencia en la provincia de Ghíloe ; sus pieles, bastante grandes, podrían 
abastecer las sombrererías del país y de otras comarcas de un fieltro 
sumamente fino y casi tan bello como el del Castor. Aunque las sombre- 
rerías chilenas las empleaban con mucha frecuencia para este uso, sin 
embargo su mayor utilidad consiste en hacer bolsas para el tabaco, en lo 
que se emplea también la del Guillin y cabritillos. Wesmael, descono- 
ciendo e^le género, establecido ya desde mucho tiempo, creó otro nuevo 
según una sencilla nota del señor Popelaire, y le llamó MastonotuSf de dos 
palabras griegas que quieren decir Tetas en el lomo. { Véase el Boletín 
académico de Bruselas del año de i 841^ pág. 59). 

VI. LEPUSEANOS. 

Incisivos superiores dobles, es decir, acompaña- 
dos de otros dos mas pequeños colocados por atrás. 
Agujero infraorbital pequeño. Clavículas rudimenta- 



mamíferos. 125 

rias. Miembros posteriores mas largos y solo con 
cuatro dedos. Cola corta ó nula. 

Esta familia contiene los primeros Roedores, cuyas clavículas 
son muy imperfectas, las cuales faltan casi completamente á la 
familia que si^e. Son animales muy corredores , conocidos ge- 
neralmente bajo el nombre de Liebres ó Conejos. 

Z. ZiZXBHX.— Z1SPU8. 

Dmies primores duplicati. Molares uMnque uMnsecus 6^ infra 5, 
ábrupH^ lameUosiy tritores, superiorum postremus minutus. Auri- 
eulm oblonga^ eUmgatce. Pedes /ere saltatorii ^ anlid 5-dactyli, 
postici 4-daetylu Plantee pilosa. Cauda brevissima. 
Liras Linn. — Cov.— Desm. — Fisch-, etc. 

Género muy natural , notable por su cabeza gruesa, 
amplios ojos, orejas grandes y aguzadas, boca provista de 
pelos, y sobre todo por sus incisivos superiores que son 
dobles, es decir, que tiene dos pares colocados uno tras 
otro ; los delanteros están divididos desigualmente por un 
sarco longitudinal, mas aproximado á su borde interno 
qae al esterno ; solo dos incisivos inferiores^ unidos y 
aplastados anteriormente: tienen cinco dedos delante y 
cuatro atrás, con uñas gruesas, algo encorvadas y cilindri- 
cas, y están cubiertos de pelos que se estienden hasta la 
planta y palma. Gola rudimental y casi nula. 

La presencia de dos clases de incisivos en la mandíbula superior es 
on carácter escepdoaal, que no se encuentra mas que en los Lagomys^ 
género sumamente vecino de este , y solo distinto por la cabeza y 
orejas menos prolongadas. Sus especies se parecen tanto que son muy 
difidlos de distinguir; se hallan esparcidas en los dos continentes^ 
pero son enteramente estrañas en Chile ; la ünica que se encuentra en 
estado doméstico ha sido introducida. 



1S|6 F4II9A GHILSNA. 



i. 



Mtep^ etfttle«iliM|. 



L, vellere cano^ fulwhmisto ; nucha subrufa; gula ventreque albidis ; t^uri- 
adisferécap(i{slúng{tud{ñé;eimdáfmorellf^ 

L. cüNiCüLüS Linn.'CuT.— Desm.'L. MAGELLiiificus Less. 

. • . ... ■ • '■ ' ' • I ■ 

Valg^nnente Con^o, 

*■ i ■ 

Este Conejo es de un gris mezclado de flavo en el estado 
salvaje, con bermejp ^ Ift puca ; su garganta y vientre son blan- 
quizos. Las orejas casi de la longitud de la cabeza. La cola menos 
larga qui? ^l muslQ y \ilm^ porcioja; pero en el estado domés- 
tico los colores varían mucho: el pelaje tan pronto e$ Illanco 
como negro ó gris, y mas ó menos mezclado. LaB orejas son algo 
mas grandes; la cabeza mas pecjueña; las uñas de los pies traseros 
mas débiles, y los pelos inferiores de los pies apenad flavos y 
no bermejos. 

Loi^ Conejos, que se les pu^^ qiirar cffm el j^pfiblem^ (í^> (JebDI^d 
y timidez /^Q originarios dfel norte de Afnca, y acaso también d^ la 
España 3 de este úlfimo pais te han estendidó á toda Europa, donde viven 
unos en est^dq doipéstico y otros en completa {ibeir^fl. Cu $ste ppsUrer 
caso construyen viveras muy profundas paira ponerse al abrigo de Í09 
lobos, zorros y otros animales carnívoros, y están siempre apareados un 
macho y una hembra. Blstas son muy ardientes qn el amor, partionlgí^ 
menté en la domesticidad; á la edad de cinco ó seis meseá están aptas 
para producir, ló cual pueden renovar seis 'ó siete veces aí Áo, Sii' prénoE 
no dura apenas mas que tfeinUí días, sus |iüue|o^ ascienden á vece§ á 
mas de ocho, en lo cual consiste el número verdaderamente prodt|do$p 
que en varias ocasiones se observa en ciertos' jiarajés, hasta el punto de 
llegáis á ser perii^4iciale8 á las heredades. En Chile se encuentran solo éñ 
estado doméstico, y ^a sin du(}a ú\ú <|uei f^ ^^^ de pro|»á^ar]as 
en el estado salvaje, sobre todo en las grandes comarcas piróiimás a las 
cordilleras donde los terrenos no es^n todayl^ <;ultivados, pue§ pfjrecei^an 
además de una carne mucho mas gustosa y^ sana que la de los caseros, 
gran cantidad de pieles, que el arte de la sombrerería emplea tan general- 
mente y con tanta ventaja. En las islas Malumas se encuenti^an yá en el 
estado salvije, y asi es que por error, como lo hace observar el señor 
Darwin, el se&or Lesson y otros mamálogos*han mirado á estos Conejos, 
y sobre odo ^ la v{^|ie4ad negra, como especie distinta y particular del 
pais, dándole el nombre de L. mageilMicu^. 



mamíferos. 127 

Vn. CAVIAJNOS. 

Cuerpo cubierto de pelos. Cola qiuy corta ó «ín 
ella. Uñas algo ea forma de casco. Agujerp ínfra- 
orbital grande. Clavículas incompletas. Cuatro mue- 
las en cada lado de ambas quijadas. 

.Seta faimli9 emem 90lP Cuatro gép^rpsi y veintQ especies, 
tQde9 p^cujiar!^ 4e )a AQ^épc^L meridional, $ esc^ppiofi ¿|e una 
qu^ 89 bal|§ ep lag A«t|U^ ^n f^pimales que por la grande 
ÍIDpiBrfeedQQ de la? cjay^cul^s ^i^n m^ l^i^n que corren , y 
fíveo en los lugares retirado^ y frecuentemente en los pe- 
iiaac^les. 

Z. OUT.— OATIA. 

jDfttte primores l , inferiores compressimauH^ roi^ntiafif. Jjfohires 
«frífijptte 1 abrupti^ óbversi^ lamellosi^ tritores. Sacculibuccali 
ÍÜUA: Pedes Jíssi: anlici digiUs 4, postici 3, ñtamma ventrales 2. 

Cátia Enl. — Gmel. — Geof. — Güniculus Briss. — Mol. -^AvMUk Fr. Guv., etc* 

^Cuerpo recojido , bajo de piernas , con hocico corto, 
algo comprimido, ojos grande^ y salientes, orejas medi^a^ 
y i^dondeadas. Gola nula. Cuatro dedos separados en los 
pil^ ^nieripr^^. Mp^l^^ compuestas, QQ.p pprona aplastada, 
cada cual una sencilla lámina esmaltada. 



^e eénero, originario del Paraguay y del Brasil, no contiene mas 
me' ¿¿a especie, conocida éñ estos paisesbajoel nombre de Aperea^ y 
^fg^d^ en ipdft'láEwiopy en ^ estado domésdco, lo mismo que en 
gran parte de la América. 



128 FAUNA GmL£NA. 

1. Cavia aperea. 

C. notaeo lateribusque ex flavo rufoque brunescentibus ¡ abdomine anguste 
rufescente-albo; antipedum metatarsis ad latus internum circumicripte ar- 
gente<halbU et lucidis; pilis brevissimis. 

G. OPERÍA Enl — Kuhl. — Fr. Guv. — G. cobaya Desm., Mamm., p. 388. — Lipos 
MiNixDS Molina, Comp, de laHist, de Chile, p. 346. 

Vulgarmente Cuy. 

£1 cuerpo es corto « cachigordete, gris bermejo en el estado 
salvaje, y variado por estensas manchas negras^ blancas ó flavo- 
anaranjadas en la domestícidad. Su cuello es muy grueso y casi no 
se distingue del cuerpo. Orejas mas anchas que altas, derechas, 
desnudas, trasparentes, ocultas en gran parte por los pelos de 
encima de la cabeza. Ojos redondos, gruesos y salientes. Pelos 
lisos y duros. — Longitud del cuerpo, desde el hocico hasta el 
ano, 11 pulgadas y k líneas. 

El Cuy es animal que proviene del Paraguay , y se tiene domesticado 
en las casas, porque se cree que su olor participa de la propiedad de ahu- 
yentar los ratones. Es de earácter suave y dócil, dejándose cojer sin 
temor; pero poco inteligente y aun estúpido é incapaz de reconocimiento 
acia su dueño. Su carne es buena, aunque no muy estimada, lo cual indica 
el ser raros en las casas, á pesar de su estrema lascivia y grande aptitud ^* 
para producir á los dos meses, á y aun se han visto liembras parir á las 
cinco ó seis semanas después de su nacimiento : la preñez dura solamente 
tres semanas, pariendo de cuatro á diez y aun doce hijuelos, á 1(^ oae 
dan de mamar durante quince ó veinte días, si antes no los devclran, 
lo cual sucede á veces, abandonándolos luego para volver á buscar el 
macho. Aliméntanse de vegetales, salvado, y comen con gusto las frutas 
y elperegil. En su alegría hacen oir un pequeño gruñido parecido al de un 
cerdillo, por lo que sin duda se les ha llamado en diversos paises Cochinot 
de Indias, En Ghile se les da vulgarmente el nombre deCtiy, bajo el 
cual Molina los ha descrito, y aunque clasificándolos entre los Conejos, hin> 
de ellos una nueva especie que denominó Lepus minimus. Su descripción 
sumamente equivoca ha motivado grandes errores á todos los zoólogos, 
que hasta hoy los han mirado como animales muy distintos de las verdft* 
deras Cavias^ lo que parece confirmar el historiador chileno al fin de sa 
descripción. 



mamíferos. 129 

OUBI If . 

DESDENTADOS. 

Los Desdentados se conocen por la ausencia casi 
constante de dientes anteriores ó incisivos en am- 
bas mandíbulas ; los colmillos faltan también á veces 
y aun las muelas, pero muy raramente. Los dedos 
est&n terminados por uñas fuertes en forma de hoz, 
que envuelven toda la estremidad á modo de cascos. 

Estos son animales mas bien instintivos que inteligentes, 
y no están absolutamente privados de dientes como el 
nombre del orden parece indicarlo ; no faltan generalmente 
sino los incisivos, y aun se encuentra una escepcion en una 
espede de Dasypus que los muestra muy distintamente. 
Sas miembros están terminados por uñas robustas,que les 
sirven para hacer las cuevas en que habitan. En general son 
lentos y aun muy perezosos, como hay una prueba en el 
Bradyfus Hrdactylus^ cuya lentitud va al estremo, lo que 
por irrisión le ha valido el nombre de Perico ligero. Son 
además notables por la especie de carapacho articulado 
que cubre el cuerpo, la cabeza y aun la cola de muchas 
especies. Su alimento varia según los géneros : los unos 
son carnívoros, y se mantienen de carne, principalmente 
de insectos y hormigas > que cojen pasando su lengua 
larga y glutinosa por los hormigueros ; otros no se alimen- 
tan mas que de vegetales; algunos se suben á los árboles, 
y no bajan hasta después de haber consumido las hojas. 
Aunque casi todos sean propios del Nuevo Mundo, se 
Zoología. I. 9 



130 FAUNA GHltfiflA. 

encuentran algunos en el sur del África, en el archipiélago 
indio y Nueva Holanda, y muy curiosos en estado fósil en 
varios paises del globo. En Chile faltan absolutamente^ y es 
por error que citan los íoólogos el Chla'imypharo, que no se 
halla mas que en las cercanías de Mendoza, y las varias 
especies de Quirqninchas que Molina miraba como ori- 
ginarias del pais ; la única que frecuentemente hemos 
tenido ocasión de ver, y que hemos trasportado viva á 
Francia, es el Dasypus minutus, que los mendozanos traen 
del otro lado de las cordilleras cotíio objeto de curiosi- 
dad ; bajo este punto de vista vamoi» á describirte, des- 
pués de haber Üecho la diagnosis del género. 

X. 4tVZ&QUXNCHO. — BASih^UiSt. 

Dentei primores $o^pi$$im€ nuUi; laniarii nMi; vkolarm ob- 
dúctil numerosi. Rostrum productum^ naso prominulo. Corpus 
eataphractum. Truncus testa ossea, aut lata é zonis ttansvefSis 
corfípositá úiíi in medio í&mié m^bilünts intierseeta , it^ptrfUfk 
sentuMüi súuiwiorum indumenio vario composito, Uniguei mcutü 
Dastpus Linn. — Geof. -> Ctiv. — Desm., etc. 

Animal con hocico aguzado , lengua lisa y orejas bath 
tante grandes. Cuerpo cubierto de una testa huesosa^ divi- 
dida en compartimientos semejantes á un mosaico, consis- 
tiendo en una chapa sobre la frente^ una segunda ttiny 
grande y con veta sobre las espaldas, una tercera semejante 
sobre el empeine , y las dos últimas unidas por muchas 
bandas paralelas y móviles que pertniten al cuerpo do- 
blarse. La cola está á veces provista de tubérculos to^ ^ 
tuosos, otras rodeada de anillos escamosos, y es coknud- 
iñente larga y redonda. Cinco dedos en lo^ pies trase- 
ros, y en los delantero^ tan pronto cuatro como cinco; 
todos con uñas gruesas y cavadoras. Algunos pelos espar- 



mamíferos. 131 

cidos entre las escamas y en las partes de la piel que no 
tienen testa. 

Este género, dlTidido en otros cinco por los señores Wagler, etc. , con- 
tiene animales bastante notables por la especie de coraza haesosa 
(fue cubre todo so cuerpo y les sirve de defensa contra sos ese- 
nügM; ion todos propios de ios parajes cálidos y templados de la 
AMérica» estendiéndose hasta el puerto Deseado , y tal vez también 
hasta el estrecho de Magallanes. Mantiénense de yerbas , insectos 
y cadáveres» y hacen agujeros en la tíerra con sus uñas fuertes y robus 
las, de tosqae no salen apenas mas que por la noche á cazar hormigas, 
tnaectoft, huevos de aves, etc. A pesar de ia aserción de Molina, nia- 
tpoma espedde ha sido encontrada en Chile hasta el presente, al menos 
que la que vamos á describir como doméstica no se estienda hasta 
el estrecho de Magallanes , como algunos autores lo anuncian. Lle- 
van diversos nombres, tales como el de Tatos ^ Armadillos^ etc., y 
en Chile son i^eralmente conocidos con el de Quirquinchos^ y por 
€l de Covur entre los pehuenches. Por la escelencia de su carne ios 
habhaatcs de ks pampas los buscan con empeño por medio de perros 
^ presa qoe adiestran espresamente para esta especie de caza. La 
fnlabra Dasypus quiere decir en gri^^o Fies peludos. 

1. MBoBfi^pus stiitasf Am. * 

D. cauda terétl, batí loricala, longiiudine fere dimiiia corporis^ zonis 6 
MHtV e scuadis recíangulis; aurícmlis minlmis; capite squamis irregularibns^ 
Uevfílms^ ád Uñera 'supra oculis etnarginatis obxecto; pilis fuscis , testee gaS' 
traique eopiosis ; zonis sculoque lumbari, marginibus fortUer dentaiis, 

D. mifUTUs Desm., Encyc, p. 371.— Tatüsia minuta y Encoubert Fr. Cuv.— 
. Lesson. — Tatoü Pichiy Azara, Quad. du Parag., l. ii, p. 192. 

Vulgarmente Quirquincho ó Tato, y Covur entre los indios. 

Esta especie es la iioica que pudimos ver en nlguiias casas 
de Chile, y hemos tenido un individuo que nos dio nuestro digno 
amigo D. Jorge Huneus. Es poco masó menos de diez pulgadas 
áb largo, con la cabeza casi triangular; pequeños ojos de un 
bruno oscuro; orejas muy chicas y aguzadas; un gran pincsl 
de pelos gruesos , tiesos y brunos sobre los carrillos. Uñas 
robustas. Gola redonda, casi de la mitad de la longitud del ani- 
Oial, y cubierta de pelos fuertes dispueálos en anillos. Broquel de 



132 FAUNA CHILENA. 

la frente bastante plano, formado de planchas irregulares; el de 
la espalda cerca de dos pulgadas de ]argo en su línea mediana, 
y el del empeine formado de diez órdenes de piezas mas ó menos 
cuadradas, con el borde muy dentado. Seis ó siete bandas mo- 
vibles, formadas de piezas rectangulares, dentadas, mas largas 
que anchas , bordeadas cada una , por ambos lados , de una 
escama muy comprimida, arqueada y puntiaguda por atrás. 
Muchos pelos sobre las partes inferiores y sobre el carapacho. 

Bste Quirquincho es originario de las pampas de Buenos Aires; pero se 
encuentra con frecuencia en Cüiile y no es estraño yerLe en las casas como 
anima! de curiosidad. El que nos dio el seSor Huneus, y que trasladamos 
vivo á Francia, era todavía muy joven y de natural bastante vivaz ; pero 
su carrera era muy ienta, por lo que se te pillaba fácilmente. Le teníamos 
en una gran csja con lieno y tierra, entre lo cual estaba siempre oculto 
en el fondo, no saliendo arriba mas que para comer la carne cocida que 
se le daba. Guando le sacábamos de la csga, dejándole completamente 
libre eu el patio, dir^iase al punto acia las tapias del jardin, y las seguía 
basta encontrar un agijjero donde meterse ó agrandarle con sus uñas; si 
se le perseguía continuaba su carrera para salirse al campo; pero ai se 
creía enteramente libre, se paraba de tiempo en tiempo á escuchar lo que 
pasaba en los alrededores, en cuyo caso levantaba el hocico, como para 
asociar el sentido del olfato al del oído ; creemos que su vista es suma- 
nftente débil, lo cual parece confirmar la pequenez de sus ojos. Aunque muy 
l>e(|ueño, se le retira la carne del cuerpo de manera á poder sacar el 
carapacho bien entero, que luego sirve para hacer guitarriUas ; mas para 
esto los habitantes de las pampas emplean con mayor ventaja el del 
gran Tato en razón de su mayor grandor. Es muy busoado como alimento 
del otro lado de las cordilleras; pero en Chile no se hace de él.ningun uso. 



ORDEN V. 

PAQUIDERMOS. 

Cuerpo comunmente gordo y pesado, cubierto 
de un pellejo desnudo 6 un poco peludo y muy 
grueso. Dientes de dos ó mas bien tres clases : 
los incisivos sencillos y cortantes en unos, y nulos 6 



MÁMIFER08. 133 

á modo de defensas en otros; los colmillos faltan 
también algunas veces, ó se muestran como grandes 
y temibles defensas. Estómago sencillo, pero divi- 
dido en varias bolsas inactas para la rumiadura. 
Carecen de claviculas. Pies terminados por uno á 
dnco dedos, unguiculados ó provistos de cascos y 
aptos solo para andar. 

Este orden, que ha tomado su nombre del gran grosor 
de sa piel, encierra animales muy varios en sus costum- 
bres, forma j grueso. A escepcion del género Calculo^ 
casi todos son flojos , de cortas piernas , poco ágiles y 
de un tamaño á veces tal que sobrepasan á todos los 
demás anímales terrestes del periodo actual. Viven gene* 
raboaente en rebaños ó familias^ frecuentando con prefe- 
rencia los lugares pantanosos, donde les gusta entrar, ó 
bien los riosyotros lugares bajos y húmedos. Sus sentidos 
están bastante desenvueltos , sus ojos son pequeños , la 
lengua muy suave, y la nariz prolongada á veces en trompa 
mas ó menos larga. Las hembras paren solo un hijuelo 
en el estado salvaje, que desde que nace puede andar y 
seguir á la madre. Unos son esencialmente herbívoros, 
otros comen también sustancias animales, y todos sin 
escepcion nos proveen de una carne muy buena, bas- 
tante nutritiva , y de gruesas pieles que la industria ha 
sabido útilmente aprovechar. También se hallan en este 
orden las mejores bestias de carga y de tiro. Todo el 
mundo sabe lo mucho que han contribuido el Caballo y 
el Ele&nte en los progresos de nuestra civilización. 

En América hay pocos Paquidermos ; hasta el presente 
no se han descubierto mas que tres especies, un Tapiro 
^ dos Pécaris^ y aun estos se encuentran relegados á los 



134 FAUNA GHILVlüA. 

paism ardientes de los trépicoa» sin llegar á las latitude« 
teittpladas. Todo» |<m que se ven en estado de doa)e$tieí^ 
dad bau sido in^oducido^ por los primeras coqquistadores, 
yset^aainuUipUeadobasta el punto, que ea ciertas copnaiv 
cas, se han vuelto á su primer estado vahaje. 

Pero si tales animales son raros en el Nuevo Mupdo, no 
se debe inferir que lo fuesen también en época mas remota; 
las numerosas investigaciones geológicas que desde algu- 
nos años se ejecutan en las diversas repúblicas, prueban 
que antes de esta gran catástrofe dtlubial que ha dado el 
ultimo relieve á tan vasto eontinente, dichos animales eran 
muj comunes, y se encontraban mezclados con otros mu* 
chos cuadrúpedos bastante particulares y pertenedettles á 
casi todas las grandes femilias de nuestra presente Fauna. 
Se veian diferentes especies de Carnívoros, entre otros el 
célebre Felis smilodon^ tan notable por el gran desarrollo 
de los colmillos superiores y por sa talla, que escedia la 
del León de África ; Roedores muy vecinos de los actuales ; 
Desdentados curiosísimos por su forma y grandor, como lo 
muestran los restos de los grandes Tatos, y otros singulares 
Hormigueros con dientes, conocidos bajo los nombres de 
Smilodm y Megcdonyx, y sobre todo el famoso Mega^ 
therium^ casi tan grande como nuestro Elefante, y que 
se parecia á un mismo tiempo á los Perezosos y á los 
Hormigueros. En fin , se veian otros muchos animales 
pertenecientes al orden de los Cuadrumanos, de los Marsu<* 
piales y de los Rumiantes, boy enteramente destruidos, y 
cuyos restos se encuentran en los terrenos superiores de 
Colombia, de Solivia, en los bordes de la Plata, las ri** 
beras del mar patagónico , y sobre iodo en el Brasil, 
donde loe señores Qausen y Lund han encontrado una 
infinidad dfi ellos enterrados en las cavernas^ y aun mez- 



mamíferos. 13^ 

ciados, según dice este último sabio, con verdaderos hue- 
sos humanos. 

La Fauna chilena no ha sido menos favorecida en estos 
tiempos antehistóricos. En esa época tan remota, que úni- 
camente podemos apreciar por inducción, dicho pais, algo 
desigual eii la superficie, debia estar cortado por muchos 
estrechos m^ 6 menos profundos y unidos entre sí, de mo^ 
do á separar el terreno en varias islas de diversa dimensión. 
La parte continental estaba casi contigua á las grandes lla- 
nuras de las pampas, por la carencia de cordilleras no ele- 
vadas, y una fuerte y gruesa vegetación cubría la superficie. 
En medio de tan bella vegetación pacian en toda su libertad 
esQs i^ogolares animales que se encuentran en las cerca- 
nías 4e Concepción , en la isla Quiriquina , San Garlos, 
Taguatagna y en algunas otras localidades continentales ; 
estos animales pertenecen á los Plesiosáuros ó grandes 
Lagartos , potables por la diferencia de sus costumbres, 
y ÍL JLoft Mastodontes, muy vecinos de los Elefantes, y aun se 
veian Caballos casi enteramente semejantes á los de hoy, qq 
diferiendo probablemente sino por su sistema dental ; 
en fin todo induce á creer que cuando la geología del pais 
se^ n^^jor conocida y estas petrificaciones mejor estudiadas, 
se eneentrarán otros muchos fósiles que darán una idea 
bastante completa de la fóuna antedilubial de Ghile^ y per- 
mitirán trazar un cuadro fisiológico que nos trasportará á 
la época del diluvio ó de esa gran catástrofe , tan sabja 
y hábilmente descrita por el autor del Génesis. 

Joi^e Cuvier distribuyó este orden en tres familias 
llamadas Proboscídeos^ Paquidermos propiamente dichos 
y Solípedos: seguimos esta clasificación á pesar de que 
los modernos autores hayan multiplicado el número de 
dichas familias. 



t 



® FAUNA CHILENA. 



I. PROBOSCIDEOS. 



Pies terminados por cinco dedos, pero tan encrus- 
tados en la piel, que no aparecen por fuera mas que 
por las uñas unidas sobre el borde de esta especie 
de casco. Incisivos salientes y formando defensas; 
cuatro ú ocho muelas. Trompa muy manifiesta. 

Los animales de esta pequeña familia son notables por su 
corto pescuezo , lo cual les imposibilitarla de cojer las yerbas 
con que se alimentan, sí la naturaleza no los hubiese provisto 
de una grande prolongación nasal ó trompa, que les sirve de 
verdadera mano para tomar la comida y bebida, y llevarlas ala 
boca. No comprende en el estado actual mas que el género 
Elefante, muy conocido tanto por los inmensos servicios que 
presta á la sociedad, como por lo enorme de su cuerpo; pero 
antes de los grandes trastornos diluviales existían otros muchos 
géneros, hoy enteramente estínguídos, y encontrándose solo en 
estado fósil. El género Mastodon, que se encuentra sobre la 
mayor parte del globo^ es de este número. 

I. aiASTOBONTS.— BIA8TOBON. 

Animalia ehphantibus affinia , et in eadem familia. Dentes 
primores supra utrinque f, exserti^ infra O vel f, breves ; laniarU 
nuUi; molares ;, complican^ tuberculaíi^ tuberculis variabUibus^ 
plus minusve numerosis, pro numero dentium et natura spedo- 
rum variatis. 

Mastodon G.Cuv., Oss.foss, 1. 1. — Blainv., OsUog.^ Fase, des Eléph. 

Animales de la misma familia que los Elefantes, y cuyas 
especies esparcidas en otro tiempo en todo el globo, han 
desaparecido actualmente ; tenían una trompa icomo los 
Elefantes, y también los incisivos superiores prolongados 
en defensas ; algunos estaban provistos de ^qs p^res» de 



mamíferos. 137 

incisivos inferiores mas ó menos largos ; sus pies tenian 
también cinco dedos. Eran Mamíferos de gran talla. 

El señor G. Gavier distinguió este género, cuyas especies parece han 
flido muy numerosas: mas de diez se hallan ya caracterizadas en las 
obras de los naturalistas. Sus representantes estaban esparcidos en 
las diferentes partes del mundo, pues al menos se encuentran tres 
en Eut>pa9 muchos en la India, según nuevas investigaciones, una 
en la América del Norte y dos en la Meridional , y los dientes de 
otra espede han skio también hallados en Nueva Holanda. Algunos 
de elloB son mas parecidos á los Elefantes que otros, particular- 
mente los de las épocas terciarias superior y mediana en que se cree 
vivieron : los primeros se hallaron en Francia en el departamento del 
Gers, y en el Ganada, en la América Septentrional. Reaumur, Bnffon y 
Daubenton creyeron con razón que sus restos pertenecían á una especie 
desaparecida, aunque mirasen su organización parecida á la de los 
Hipopótamos y Elefantes, cuya opinión no está lejos de la realidad. Los 
dientes é igualmente las trompas de estos animales están á veces pinta- 
dos de verde por el fosfato de fierro ó de cobre, en cuyo caso dan lugar 
á una especie de turquesa que la joyería emplea con frecuencia en 
la fabricación de sus collares y otros adornos. 

1. Masioaon otttflMfit. 

(Atlas zoológico. ~ Mamalogia, lám. 8.) 

M. magnum; ossibus dentibusque giganteis; rostrumsub breve; denlibus 
primmibus in mandibula nullis; molarium discis vitreis, trifoliorum figuram 
referentibusy unicis. 

M. 4IIDI0M G. CuT.-^LaurílI. /nd'Orb., Voy, dans l'Ámér. mérid., lám. 10 y ll. 
— M. HüMBOLDTii Blainv., Oit des Eléph, — M. cORDiLLERiiifüM Fiscli., Syn. Mam. 

Solo se conoce un corto número de huesos da este grande 
animal Carece de incisivos , y tiene la sínfísis de la mandí- 
bula inferior medianamente prolongada en pico; las muelas, 
bastante parecidas á las del M. longirostris ó verdadero M. angtis- 
tídeus de Europa^ no tienen mas que una raya de esmalte en forma 
detrévol, situada en el borde esterno en los dientes superiores^ 
y en el interno en los inferiores. 

El señor Blaioville, en la importante obra que publica bajo el titulo de 
Osteografiaf no ha adoptado y caracterizado mas que una especie de Masto- 



138 FÁÜNÁ CHILBNÁ. 

dMite de la América meridioaal. 6. Gavier había snpneplo ^nteriemeim 
la presencia de dos de estos aniíqalea, y ^1 s^ior (^a^i^riUard en su articulo 
Mastodonte del Diccionario universal de la Historia natural lia sostenido de 
nuevo ^e modo de opinajr. El diente y los huesos que h^os examinado 
y representamos, muestran bastante bien lo$ caracteres designados por 
el señor Laürillard en su Mastodonte de los andes; pero según el mismo 
autor, el Mastodonte de Humbóldt (M. Humboldtii Guv.) estaría igual- 
mente fósil en Chile. G. Guvier le estableció según un dientecillo traid» 
de GoncepcioB por el señor de Humbóldt, que sin duda es otro jponto 
llamado así y no la ciudad de la república de Chile, pu^to que 
minea ha estado en ella el se^or de Pm¿boldt. ^n cuanto á lo áeuáü mu| 
pronto se podrá conocer á que especie se aproxima la que se enr 
cuentra en Chile, examinaqdo con atención las muchas psamen^s que 
se hallan (odos los días en fí\ $.ur de la Bepública y particularmente e|i 
las provincias de Talca y de Gauquenes. Por el desecamiento de la grande 
laguna de Taguatagua, ejecutado por D. Javier Errazurís, se puede espe- 
rar el descubrir otros muchos mas completos, y ya nos anuncia nues- 
tro apreciable amigo D. Jorge Huneus en una de sus cartas, «que se ao%btB 
de encontrar los huesos de la eabeza de un Elefante y los dos dieqtes , 
que á causa delmuohisimo tiempo que estaban bajo tierra y «gua, se ha)iii^p 
consumido en parle; sin embargo, el marfil resáste bien: cáfila dienta, 
adude, landrá como cíi^cq pies de largo.pero se rompieron en tre^ pe- 
dazos al sacarlos.» Es de desear que todos estos objetos sean conservados 
en el Museo de Historia natural de Santiago, como propios para hacer 
conocer mejor un día los animales que poblaban est^ tierra antes que la 
catástrofe diluvial los hubiese destruido, y tan distintos de los que habi- 
tan hoy estos mismos pai^es. 

Hemos hecho dibujar algunas piezas que puüímos obtener durante 
nuestros viajes en Chile. 

Esplicacion de la lámina, 

F 16. 1. -rr Parte «ínisarja de la iqap4íliaI«L inferi#r. 

Fu. 9,T- La nayor pa>^ de imn qiénu ¿ gesta qu^ iqfeiíQr del 1ii4q ^eveclia, 
de la longitud de nueve pies y tres líneas, comprendiendo las cuatro colinas po»- 
lerÍQres e«si eqteras. 

fifi. 3. -- Alias entero^ ^uyo diánjetro trasversa] ^ de up pié^ y el diámetro 
anlero-posterior de sieie pulgadas y media. 

Fio. 4.-- Tibia derecha, entera, ¿e un pié y euatro. pulgadas de largo y sieta 
Pukíf ^ y <H^ho lineías de apchp ^ la ^füAulaeion femoral, y de cinco y media ^ 
la articulación tarsienal. 

FiG. 5. —Calcáreo derecho^ entero, de seis pulgadas y medía de longitud. 

Fi6. 6. ~ Cuarto laetatane derecho, de oaatro pulgada; y nie<lia de longitifd y 
de tres pulgadas y cuatro lineas en su artici^^Qp tarsarif^ 



mamíferos. 139 

n. PAQUIDERMOS. 

V\é^ comumnente encorvados, concluyendo en 
dos, tres ó cuatro dedos. 

^ta familia conserva ^] nombre del orden por tener el pellejo 
muy grueso; incluye varios géneros como él Rinoceronte, el 
Tapiro^ los Puercos, Hipopótamos, etc., todos ágenos á Chile, 
aunque Molina le agregue al último equivocadamente.- El género 
•S«« I que vaojQS i describir ^ fué introducido por Iqs conquis- 
ta(]kv8s. 

I. pirs&co. —sus. 

DefUes primores {, superiores ooniei^ inferiores proelinati ; la- 
niarii \-\ exserti, reeurvi i motares ] auí t eomplicati. Pedes tetra- 
éaeiyH, digiüs tantum duóbus insistentibus. Corpus setis teetum 
Caviba, tn^ocris. 

Cuerpo ^ruesp^ corto de piernas, y cubierto de pelos. 
Edfiim largo y en la astremidad redondo, cartilaginoso, 
tmneado, movible y propio para cavar la tierra. Ojos pe- 
qiMJIos. Orejas medianas y agudas. Treinta y cuatro á cua- 
renta dientes. Pies con cuatro dedos, de los cuales dos son 
iqiedia009, grandes y con fuertes pezuñas, y dos laterales 
mucho mas cortos y no tocando casi en el suelo. 

tfiV^ yénero encierra die% e^pecieá, ca^í todas de las islas bañadas 
PM tf aeeiiio iadío; solo upsi es ori^n^ria 4« Garopa, la cual, redo- 
cAda á doipestidad, se encuentra hoy esparcida en todo el globo, y aun 
se ha vuelto salvaje en algunas partes de América. 

i. M§§9 merafm, * 

S' imo untice wasof c^^ptlqsai protuff^amíia i^b eculis nuUa, 

S. SGROPA Líbq,— Cuv., ele. <^ Le Cocbok Buff. 

Vnlf^armente Chanch^^ Cochino^ Puerco ó Ouchi, 

Cneipo grueso, oon las piernas gordas y bastante cortas. 



140 FAUNA CHILENA. 

Cabeza gruesa y prolongada; testera derecha; octípucio muy ele- 
vado; orejas bastante cortas y movibles; ojos pequeños; boca 
muy hendida, con el labio superior levantado por los colmillos 
que se dirijen lateralmente acia arriba. Pelaje poco espeso, for- 
mado de largos pelos duros y elásticos, en cuya base hay un 
vello poco abundante, bastante suave y rizado casi como la lana. 
La hembra tiene una talla mas pequeña, y sus defensas menos 
fuertes. 

Esta descripción no conviene al Cerdo mas que en su estado natural 6 
de Javali, que la domesticidad ha variado considerablemente no solo en sa 
color, sino también en la forma y grandor de sus órganos ; asi en el 
estado doméstico se encuentra comunmente con las orejas muy largas, 
caidas ó medio inclinadas; los pelos bastante raros y de una sola clase; 
los colmilos muy cortos ; su talla á veces muy grande y considerable; los 
colores muy variados, y la cola enroscada. 

Todos conocen el carácter torpe, grosero y gruñón del Cochino, aa 
gusto por las cosas mas inmundas, y la voracidad estrema que le conduce 
á veces á devorar su progenitura en el momento que nace. En la domes- 
ticidad este carácter no ha cambiado, y si sus costumbres son algo menos 
brutales, por el contrario su fisonomía se ha vuelto mas fea aun, y sa in- 
teligencia mas limitada y poco susceptible de educación ; pero no se puede 
desconocer el estremo amor que las madres tienen á sus hijos, y el valor 
con que los defienden aun contra los mas fuertes enemigos; están siempre 
ocupadas en su cuidado , los crian con ternura, y hasta se privan de 
comer en caso de necesidad. Los lechonciiios por su parte no son menos 
amistosos : apenas nacen rodean la cabeza de su madre, le dan las sefiales 
mas vivas de afección, y después va cada uno á escojer una teta que mira 
como su esclusiva propiedad , y que todos los demás respetan con tal 
escrupulosidad, que en caso de muerte del lechoncilio, esta teta se agota, 
y se deseca por muchos días. 

Estos animales se encuentran propagados en toda la República, pero 
abundan mucho mas en las islas de Chiloe, donde se ven correr por 
todas partes, firecuentar las casas, y adquirir por los buenos tratamientos 
que reciben un carácter mas suave, menos turbulento y susceptibles de 
reconocimiento. Mas de cuarenta mil jamones se comercian' todos los 
años, pudiéndose por esto calcular la cantidad de manteca que se prepara, 
sin contar el consumo que se hace en toda la provincia. Se crian solo 
los de la raza ordinaria, sin embargo han importado algunos individuos 
de la inglesa , tan notable por su estraordinario grosor , y seria de 
desear se propagase bastante, aunque sea menos fecunda y su carne mas 
fibrosa y grosera. En algunas provincias hay la costumbre de cortarles 
el hocico para impedirles el cometer destrozos en los campos cultivados 
al buscar las raices; en otras se contentan con ponerles un triángulo de 



mamíferos. 141 

1 en el caello, el cual los estorba penetrar por entre las estacas 
de las chacras, jardines y otros cercados. En todas partes se hallan en el 
estado doméstico, escepto en las cercanías del lago de Yanqulque, en 
cuyo departamento hace poco mas 6 menos veinte y cinco años que por 
las continoas gnerras de la independencia, algunos individuos escapados 
de las haciendas, penetraron en esos vastos bosques , y se han vuelto 
enteramente salvajes; hemos tenido ocasión de ver algunos, los cuales 
comparados con los domésticos nos han ofrecido las siguientes diferencias: 
on eolor bruno oscuro y uniforme ; las orejas mas pequeñas y derechas; 
d hocico mas aguzado, y en general el cuerpo, la cabeza y todas las 
dem&s partes mas pequeñas. 

m. solípedos. 

Un dedo aparente y un casco en cada pié. 

Funilia muy reducida, que contiene solo el género Caballo, 
cuyas especies existentes son todas peculiares del mediodía del 
K¿b; pero no era así antes del diluvio, pues una especie ó tal 
vez dos se han encontrado fósiles en varios puntos de ambas 
Amaneas. 

X. CABALLO. — ZQUU8. 

Deñies primorei ¡ approxitnati,compHcati;lanarii \'\parvi,' 
molaret ¡-¡ abrupti, contigui. Rostruní praductum. Pedes mono- 
daeilfK. Mamims i ventrales. 

Bguut Iitain. — Geolf . — Cuy. , etc . 

Animales con cabeza prolongada, labios anchos^ y con 
cnarenla dientes^ á saber: doce incisivos aproximados, con 
eorona llana ; cuatro colmillos pequeños, cónicos, y veinte 
y cuatro muelas con corona cuadrada. Los pies son mo- 
nodáctilos, y están envueltos en un solo casco. Tetas 
ii 



Este género encierra muchas especies originarias de los países tem- 
plados del Asia, y conocidas desde la mas remota antigQedad , pues 
de ellas se hace ya mención en el Génesis. Algunas habitaban en 
Otro tiempo la América ; pero fueron enteramente destruidas por las 



142 FAUtlA GHtLÉMA. 

ültfiíN» revoKicioMii del globo, y deftpwes ét ^tá épocn hMi tttedo 
completamente ignoradas hasta i&93, que los espiañoles empéiafon ú 
trasportarlas ; dos de estas espedes se han heclvo tan comunes, qne se 
encuentran en algunas partes en estado completamente saltaje. £a 
general tienen los sentidos muy delicados, viendo bastante por lá noche; 
son esencialmente herbívoras y muy útil¿ á la sociedad. Su carne es 
muy nutritiva, de muy buen gusto, y buscada como alimeato pormoclias 
naciones. 

E. auriculis mediocribus; cauda undique setosa, 

E. CABALLus Linn. - GMf. — Caf., ele. 

Vulgarmente Caballo ó Yegua ^ y entre los indios Cahuellu. 

Este noble animal, tan conocido de toctos, y tina de las mas 

bellas conquistas del hombre, se distingue , en el verdadero 
tipo chileno, por su cabeza pequeña y un poco larga , sostenida 
por un cuello algo prolongado, por su grueso cuerpo elevado 
sobre piernas delgadas y cortas, por las espaldas y su pechera 
anchas y peludas, por sus ancas también anchas, bellas y bien 
redondeadas, por su cola con muchas crines, y los cascos en ge- 
neral bastante fuertes y duros. 

El Caballo es uno de los mas bellos y útiles animales. La forma y las 
proporciones de su cuerpo, los movimientos ligeros y r&pMos de sos 
miembros, y la posición derecha y erguida de su cabeza, t«dó este< 
junto da una idea casi completa de la perfección animat, f le 
completamente ágil, fuerte y elegante ; asi ningún animal es mas digno que 
él de acompañar al hombre tanto en sus placeres como en sus fotígas, y 
de participar iguala^ente del triunfo de una gloriosa batalla é los trances 
de un combate. 

Origltaarit) délos vastos desiertos del Asia, sn instinto, endnentetteiite 
Mciai, le ha aproximado muy pronto al honibre, al que ba s^fuido é tedat 
los países, desde las ardientes regiones de los trópicos hasta las frías ve- 
cindades de los polos ; y ha contribuido en gran manera á la perltecion 
de nuestra civilización, prestando los mayores servicfosá las artes ;f 4 la 
agricultura. Su utilidad, bajo este concepto, es mucho mas grande que la de 
los perros y oíros animales domésticos, y no debe desde luego causar tnr- 
presa el estremo cuidado que ponen las diferentes naciones para modificar 
sus formas, hacer desaparecer sus defectos, tanto ñsicos como morales, 
perfeccionar sus bellas cualidades, y obtener en fin estos tipos modelos 
que la generación perpetúa, y el cuidado puede conservar por mucho 
tiempo en toda sn nobleza y pureza. 



mamíferos. 143 

4 ctoM Ü6 taA«os ciicMoB y del contínao estudio que se ba hecho de 
estoi animalet» te han podido obtener muchas variedades de carácter, 
foima y de grandor^ üegadat á ser coustantes en la domesticidad , y 
ooMeidas bigo el sombre de razms. Eetas dependen con mas frecuencia 
de los intereses y necesidades del pais, y á veces del clima ; asi unas son 
netaMes por lo fmeso de sus individuos pesados, muy fuertes, propios 
solo para el tiro de carruajes y carretas ; otras por el contrario se hacen 
notar por su cuerpo prolongado , delicado , con buenas proporciones y 
sumamente ligeros y fogosos para la carrera ; entre estos dos estremos se 
distinguen otras muchas razas dependientes de numerosas circunstancias, 
pero casi siempre de la voluntad del hombre, que puede á su gusto me- 
jorarlas» modificarlas y variarlas hasta lo inñnito. 

Loo Caballos americanos pertenecen casi todos á la raza española; raza 
Ucna de fiMgo, agilidad, valor y nobleza. Salidos de la Estremadura y 
de loo abundantes pastos de la Andalucía, se propagaron muy pronto en 
to4e el nuevo conUnente, y adquirieron en Chile tal fuerza y vigor que 
éa teevo les atngo gran reputación. Deben esta superioridad no solo 
á la benignidad del clima y escelencia del pasto,- sino también al cuidado 
fne UiTioron los primeros conquistadores en perpetuar los bellos tipos: 
éB$ áMVk se decía en el libro del Cabildo de 9 de diciembre de 1552t 
•mt hienéu emitas de caballo*^ y por €so que ninguno eche caballos á yegua* 
qmim ua miraáo por albéitat,* Estas clases de ordenanzas se renovaban 
eoB freonencia y siempre con nuevo rigor; pero mas tarde, cuando el 
poit fué abundantemente provisto de estos útiles animales hasta el punto 
de ¡ullarse en el estado salvsge y casi sin ningún valor, entonces no fué 
posible tomar tal clase de precauciones, y mezclándose los individuos 
iBdbtintamente, los nuevos nacidos debieron necesariamente resentirse 
Üs estos alianzas, y heredar los defectos, vicios y la mala constitución de 
sto podres ; pnes se sabe muy bien que todas las buenas y malas cualidades 
y los adquiridas te trasmiten de padre á hijo, sobre todo en el estado de 
domesticidad, y esto solo basta para hacer apreciar toda la ventaja que 
aopMfde sacar por una propagación fácil de buenas razas con esclusion 
de las malas. 

tarace en efecto^ según las personas á quienes ha sido posible ezami- 
BAiios b^o un punto de vista comparativo, que los Caballos de Chile han 
perdido algo de su altura, acaso algo también de su eleganda, y que 
Stt pelo primeramente laso y sedoso se ha vuelto mas duro y grueso. 
Pino esta ligera alteración, que no se observa mas que en los dedicados 
si trabiyo y comunmente muy mal cuidados, se compensa por las grandes 
m^oras que se han conseguido en su vigor, su sobriedad, y en la gran 
fJMlUdad conque resisten las mas largas fatigas, pudiendo hacer frecuen- 
temente en un día un viaje de veinte y cinco á treinta leguas, sin pararse 
7 ai aun comer. En cuanto á lo demás, el modo con que son tratados debe 
tafloir sobre su moral; habituados casi siempre á vivir libremente en los 
grandes potreros, no conociendo á su dueño mas que por espeñuientar 



144 FAUNA GUfLENA. 

sus pérfidas espuelas, y casi nunca por recibir el alimento que da tan 
gran acceso al reconocimiento, y todavía menos la dulzura 6 beneficios 
que tanto influyen sobre su educación, se ban vuelto menos dóciles, mas 
salvajes y muy bruscos, no dejándose domar basta los seis 6 siete años, 
es decir, tres después que los de Europa, y este inconveniente sucede con 
tanta mas facilidad cuanto que en el estado casi permanente de libertad, 
no se les puede conseguir en los potreros sino á fuerza de carreras, de 
persecuciones, y frecuentemente después de baber usado de grandes tío- 
lencias y iucbado largo tiempo con ellos por medio de astucia y agilidad. 

El gusto que sin embargo tienen los cbilenos por los Caballos va al 
estremo, y no es estrafio encontrar el que los verdaderos apasionados 
posean, aun boy dia, tipos con toda la pureza y nobleza de su primitivo 
origen. En el campo se bailan mucbos, tanto en la casa del rico como en 
la del pobre, y á pesar de su estado flaco y á veces casi todo descamado 
y lastimado, soportan las fatigas y privaciones que un europeo observa 
siempre con mayor sorpresa. Las yeguas están completamente desprecia- 
das 6 abandonadas, y aun las personas mas pobres tienen á menos el 
servirse de ellas, lo que miran como una especie de deshonor que sfAo 
escusan las circunstancias ó la gracia y bellas cualidades del animal ; se 
envían comunmente á las cordilleras y no sirven mas que en ocasiones 
apuradas, sobre todo en la épibca de las cosechas; entonces reúnen á 
quince 6 veinte y las hacen correr con la mayor celeridad en las heras 
cercadas para trillar el trigo, la cebada y toda otra clase de semillas. 
Los Caballos, por el contrario, de ocupación mas noble y continua, son 
algo mejor cuidados, y ofrecen muchas variedades tanto en su color j 
altura como en la acción de sus movimientos. Los de trote y sobre lodo 
los llamados de brazo^ son los mas apreciados para pasear ó hacer pequeftas 
correrlas, y el procurarse uno escojido cuesta á veces gran precio; des^ 
graciadamente el pais no ofrece ninguna especie de yeguacería fiscal, á pe- 
sar de las instancias de la Sociedad de agricultura, y cada hacendado se ve 
precisado á tener un caballo padre de origen mas ó menos degenerado: los 
mejores hoy son los del señor Arriegada, en Tango, de calidad muy sape- 
rior á losde Viluco, cuya buena fama han conservado por tan largo tiem*> 
po; los de D. Valentín Valdivieso, en la hacienda de Mendoza, etc. Se ven 
también algunos de cualidad no menos superior en otras haciendas, pero 
en general se debe confesar que el gusto ha disminuido considerablemente 
desde que la fiesta de Santiago se anuló ; muchas personas se acuerdan 
aun del lujo que desplegaban los verdaderos aficionados en este gran 
paseo, donde los Caballos y sus enjaezamientos hacian todo el gasto y 
mérito de dicha fiesta: entre estos grandes protectores se distinguían sobre 
todo D. Justo Salinas, D. FranciscoTagle, el marqués de la Pica, D. Diego 
Larrain, D. Estanilao Portales y otras muchas personas, todas en com- 
petencia por distinguirse en dia de tan gran fiesta que el gusto austero . 
del republicanismo ha abolido, acaso en gran perjuicio de la mejora j 
propagación de las bellas razas de Caballos. 



MAMIFEKOS. 14'H 

Otn variedad no menos apreciada en el país, particularmente por las 
señoras, son los Caballos overos, tan elegantemente pintados de grandes 
lunares blancos y negros; los verdaderos aficionados los desprecian por- 
que siempre les encuentran algún vicio, y á falta de un Braceador pre- 
fieren un Saltacan, dispuesto á mostrar alguna de esas gentilezas , que 
la gran habilidad del caballero chileno sab¿ hacer mas interesantes. 
Los Caballos corredores han sido también muy propagados, y con tanta 
mayor razón , cuanto que los chilenos son muy apasionados por esta 
ciase de diversiones ; pero á pesar de su mucha viveza y frecuentemente 
sa ligereza, no pueden con mucho ser comparados á los de raza inglesa, 
que algunos hacen fácilmente dos leguas en ocho minutos. 

Los araucanos no son menos amantes de estos animales , y todo el 
mondo sabe con que ardor y habilidad han conseguido criarlos y adies- 
trarlos, obligándolos á hacer mil corvetas, saltos y cabriolas, de lo que 
procuran sutilmente sacar provecho en sus grandes reuniones, con sumo 
contento de la concurrencia, cada vez mas maravillada de las gallardías 
de los Ponm-^abaUos ó Salían-caballos, cuyos nombres les dan según que 
son danzadores ó saltadores. Aunque posean muclios rebaños de carneros, 
bueyes, etc., sin embargo, prefieren la carne de Caballo, y un tierno 
potrillo es para ellos el manjar mas deseado y esquisito. Su introducción 
data desde los primeros años de la conquista , y poco después habia 
ya escelentes ginetes capaces de luchar contra la mejor caballería española. 
El que tratase de dilucidar y hacer conocer la influencia que tales animales 
han ejercido en la vida social y doméstica, prestaría un gran servicio á 
la filosofía de la historia en general y á la etnografía en particular. 

Los Caballos salvajes no se encuentran ya en la Araucania y aun 
mams en Chile ; para poderlos observar es necesario atravesar las cordi- 
lleras, é ir á buscarlos en los vastos pampas, que recorren en cortos 
limites ; según dicho de viajeros , están á veces reunidos en gran nú- 
mero y en grupos de diez á doce, guiados cada uno por un gefe que la 
fuerza y la bravura ha colocado en tan alta posición. Dichos gefes 
marchan en sus escursiones á la cabeza y á pequeña distancia , y si 
en sus correrías viene á oponérseles un obstáculo, son los primeros 
también que van cual esploradores á, observarle, olfatearle, y dar la 
sdial de retirada en caso de temer el menor daño. Su prudencia en tales 
circunstancias llega hasta la timidez estrema, mirada como pusilanimidad; 
pero si se encuentran en la precisión de defenderse, lo hacen con ánimo 
y ¥alor, acocean particularmente con los pies traseros, y muerden con 
estremada violencia. Los mismos viajeros hablan también de la costumbre 
que Uenen de encizañar á los animales domésticos cuando los encuentran, 
de llamarlos con relinchidos afectuosos , y de la facilidad con que los 
atraen ; esto nos ha sido referido por muchos indios huiliches que han 
podido también observarlos en diferentes ocasiones , cojiendo aun in- 
dividuos que todavía llevaban las marcas de !a hacienda. Por lo demás, 
unos y otros se doman con la mayor faciliiiad. 

Zoología. í. 10 



146 FAUNA CHILENA. 

2. JEquu9 aimelr iem l m f i ^, 

(Atlas Eoológico. — Mamalogia, lám. 0.) 

Antes de la grande y última catástrofe que ha dado á nuestro 
planeta el aspecto que vemos, existían en Chile Caballos que 
no parecen haber diferido mucho de los que poseemos hoy; 
sin embargo, axaminando con cuidado los dientes encontrados 
én los terrenos superiores de la laguna de Tagualagua , se ve 
que la especie á que han pertenecido no era la misma que el 
Caballo fósil que se halla en el Antiguo Mundo, y se diferencian 
también del que vive actualmente. Ésto resulta de una atenta 
comparación de la fig. 7 que damos en la lám. 8^ con los 
dientes de los Caballos fósiles de Europa ó de la raza actual. 
Hé aquí la descripción que ha hecho el señor Pablo Gervais : 
— Este diente parece ser la tercera muela inferior del lado 
izquierdo; es tan grande como la de los Caballos de raza 
común , y acaso un poco mas gruesa ; tiene también por 
fuera de sus pontornos de marfil el mismo cimiento que est^s ; 
sus líneas de esmalte siguen igualmente, al menos de una manera 
general, idéntica marcha. Sin embargo, se notan en el detallé 
de sus contornos algunas particularidades secundarias, que 
parecen también indicar una diferencia de especie. Así las 
redondeces colocadas junto al borde interno de la corona soq 
íilgo mas anchas,- y el espacio en pequeño istmo que hace 
comunicar la primera y segunda de estas redondeces internas 
9on las dos ovales esternas, es igualmente mas ancho y con 
pliegues menos frisados, etc. ; caracteres que son bastante fáciles 
de acomodar por la comparación, pero que se prestan poco á lá 
descripción. 

El CabaUo fósil ha sido observado en muchos países de las dos Américas; 
en la del Sur existe en Colombia, el Brasil, el Uruguay y parlicularmenie 
én los grandes pampas de Buenos Aires y de la Patagonia , donde ei 
señor Dar^in lo ha encontrado en el mismo estado que los de Chile, es 
decir, tóezclado con huesos del Mastodonte y á veces con los del Toxo- 
don. Habiendo comparado el señor Lund los dientes recoj idos én los paña- 
pas de Santa F6 con los de las especies fósiles que se hallan en Europa 5 
aun con los del Caballo común, no ha visto una verdadera diferencia 8i6¿ 
eñ su dimensión mas pequeña : no obstante , se encuentra también ei^ 1é 



MAMIFEllOS. 147 

i f sobre tocio en los eontornos de sos rayas, lo que los hace atribuif 
(otr«iMpWÍ9; op^Dion unto mas probable, cuanto que está fue^a de düdfá 
qu9 el Caballo no ézisUa en América antes de la llegada de los espafioléi. 
Tojos ostos restos, que datan desde ana época muy remota, pertenecen 
probablemente á la misma especie, lo cual ha impulsado ai señor Geryáit 
I iiamarle Caballo americano, 

BspUcaeion de la lamina. 

Fio. 7. — a Muela Tlsia de perfil. — b Corona Tista de frenie para demoürar lé 
fenni y disposición de las lineas de esmalte. 

É. tauda emtnmitate setosa; cruce nigra supra humeros, 
9. Atmus Briss. - Linn.— Cu?., ele 
Valgnmiente Burro, y entre los indios Burricu. 

Animal generalmente conocido y caracterizado por un pelaje 
gris mas é menos bermejo, con la línea dorsal negra, lo mismo 
le una banda trasversal sobre las espaldas. Orejas muy gran- 
Cola terminada por una borla de grandes pelos. 

ñ Asno ha sido introducido en Chile casi en la misma época que el 
Caballo, y como él se ha propagado muy pronto en toda la República, pero 
Qpen tan grande abundancia, á causa de la especie de menosprecio que 
siempre se le ha manifestado, no porque sus formas sean repugnantes 
j su educación difícil ó imposible, pues en la Tartaria, de donde es origi- 
nario, ó en el pais donde está bien tratado, es encuentra grande, fuerte 
aau aproximándose al Caballo por sus elegantes formas, pulidos pelos* 
1^ vivacidad de sus ojos, libertad de sus movíniicntos y casi por la nobleza 
de ni actitud ; pero en nuestras comarcas, donde ha llegado á ser el com. 
pañero del pobre, está constantemente emploado en las ocupaciones mas 
trabajosas y penibles, siempre maltratado, y mantenido con las sustancias 
qaas groseras y aun á veces en cantidad insuíicieute; asi es que sus 
íbnpas, su natural, todo en fin se iia resentido de tan grande abandono, oca- 
sionando graves perjuicios á las bellas cualidades que le caracterizan. 

El -Borrico seria en efecto el mas útil y el primero de los animaUs 
domésticos si el Caballo no hubiese existido. iNuestro cuidado hubiera 
perfeccionado sus cualidades y desenvuelto otras, que en vano se busca- 
rían en el Caballo. Sus sentidos son en general muy buenos y delicados, 
j las impresiones que recibe son precisas y puras , lo cual da gran 
ventaja á su conducta y seguridad á su paso. Su meiuoria es también 
escelente, la cual unida á su gran timidez, le conduce á esa especie de 
prudencia que atribuimos acaso equivocadamente á terquedad. Por lo 



148 FAUNA CHILENA. 

demás, su temperamento fuerte y robusto, su paciencia y gran sobriedad le 
hacen sumamente á propósito para el norte de la República, donde los 
calores secos y abrasadores del verano suelven los campos completamente 
estériles; asi en estos países se encuentra mas propagado, ocupado parti- 
cularmente en llevar el agua y la madera necesaria á los que trabajan 
en las minas. 

En la domesticidad el Jumento se une con la mayor facilidad con la 
Yegua, de lo que resulta un mestizo parecido al padre y á la madre, y 
conocido bajo el nombre de Mulo. Todo el mundo sabe que estos son abso- 
lutamente estériles, que sufren el hambre y la fatiga mejor que el Caballo, 
son menos delicados, mas seguros en los malos caminos, y soportan ma- 
yores cargas. Para obtener tan útiles productos, se une comunmente 
el Asno con la Yegua ; pero á veces el Caballo se junta con la Borrica, y 
entonces el mestizo se conoce por su cabeza algo mas pequeña y delgada^ 
las orejas mas corlas, piernas mas gruesas, y por la cola mas provista 
de crines ; son mas pequeños que los otros Mulos, no tan bien formados, 
y el lomo es mas delgado. En Chile se prefieren los primeros, y están 
diseminados en todas las provincias , donde los emplean para el tras- 
porte de los productos agrícolos ó minerales; en general son mucho 
mas numerosos en el norte y aun mas bellos , particularmente en la 
provincia de Aconcagua, donde son mayores que los de Maule y Con- 
cepción ; en Valdivia llegan á ser bastante raros, y apenas los hay en 
Cbiloe, pues los trasportes se hacen por mar. Los guasos de Chile son muy 
diestros para cargarlos, pudiendo uno solo cargar muchos en un instante; 
4 este efecto les cubre los ojos con el poncho, después coloca un tercio 
sobre la espalda, donde pemanece por la grande inmovilidad del animal, 
y poniendo otro tercio al otro lado, deja deslizar suavemente el primero 
sosteniéndolo con los lazos que anteriormente ha colocado sobre el lomo. 
Estos animales, asi cargados, no se ponen en movimiento hasta que la 
Yegua llamada la Madrina, que lleva una campanilla, empieza á marchar; 
la inclinación que tienen los Mulos por esta Madrina es muy apreciable, 
pues los muleteros por la noche no tienen necesidad mas que de atarla 
para obligarlos á pacer en los alrededores y no apartarse de allí. 

Un Asno suele vivir tanto como un Caballo, veinte ó treinta años, y llega 
á su mayor grandor á los cuatro. La preñez de las borricas dura doce meses, 
y sus hijuelos, uno ó rara vez dos, son muy alegres, y tienen ligereza ▼ 
gallardía, que pierden muy pronto por los malos tratamientos á que 
están predestinados. 



UAMIFCROS. 149 

OBDEN VI. 

RUMIANTES. 

Orden muy natural , cuyos géneros no son 
fáciles de distinguir y que ofrecen el mayor número 
de especies domésticas. Sus caracteres consisten 
en cuatro pies ambulantes ungulados, es decir, con 
un casco en vez de uñas ó de garras; no tienen 
pulgar ; los metacarpos y metatarsos del tercero y 
cuarto dedo reunidos en tubo, escepto acaso en el 
Moschus guineensis que son distintos; cascos bisur- 
ódoB. La fórmula dental es muy parecida á la de 
1^3Paquidermos, si se toma el cuarto diente infe- 
rior de los Cornudos y Cabritos como un verdadero 
colmillo; la mas común se puede caracterizar así : 
f incisivos, 't-v ó tI colmillos, f-o muelas, aunque 
varíe en todos los géneros. Estómago dividido en 
cuatro celdas y propio para rumiar. Cerebro pro- 
visto de circonvoluciones en los hemisferios, y con 
lóbulos olfativos bastante desenvueltos. Con fre- 
cuencia tienen prolongaciones frontales. Pelaje por 
lo regular raso, grueso y á veces sedoso ó lanudo. 

Los Rumiantes toman su nombre de la singular facultad 
que tienen de rumiar en la boca, para mascar segunda 
vez los alimentos ya tragados , propiedad que procede 
de la estructura de sus estómagos. Son animales poco 
inteligentes, unos fuertes y otros débiles; los primeros 
en general de un natural feroz aunque poco resuelto, 



150 



FAUNA CHILENA. 



mientras que los otros no hacen mas que pacer y evitar 
con su carrera sumamente rápida las crueles garras de sus 
mas encarnizados enemigos ; así eslos los acechan comun- 
mente en los bordes de los arroyos ó manantiales que los 
Rumiantes frecuentan á causa de la continua necesidad 
que tienen de beber. Aunqiie algunas especies sean 
de forma muy pesada» sin eiribargo se puede decir que son 
generalmente esbeltas , con grandes piernas, altai^ ^ del-^ 
gadas y propias para la carrera. Sus ojos grandes y 
muy hendidos presentan frecuentemente por bajo y por 
delante una especie de hendidura ó pliegue dp la p|eU 
llamado lagrimal, y que deja secretar un humor traspa- 
rente y comparado con impropiedad á las lágrimas : en 
este orden se encuentran igualmente esas concreciqnéi 
conocidas bajo el nombre de egagrópilos ó bezarákf]^ 
algunas especies ; provienen de la costumbre que ÜMM 
estos animales de lamerse la piel, y de recojer de Mt6 
modo con la lengua cantidad de pelos, que llegados al 
estómago se hacen una pelota y se vuelven á veces una 
masa bastante dura, como la que se ve en los Bueyes f 
Llamas» Bajo el punto de su utilidad no hay ningún érdeg 
en la Zoología que rinda mayores servicios. Su alimeiitp 
esencialmente herbáceo, da á su carne un gusto agradaba 
y suculento, y los hace sumamente ^preciables para nueslr^3 
necesidades : lo propio sucede respecto de todas las ptra| 
partes de su cuerpo, tales como los pelos ó lanas, las 
pieles, los cuernos, las pezuñas, los huesos, el sebo, todo 
^n fin es de grande utilidad, y la industria ha sabido sacar 
gran ventaja, tanto de su fuerza como de su inclinación) 
así en este orden se encuentra el mayor número de nuestras 
animales domésticos que , gracias á la civilización ^ sa 
an podüdo modificar á lo infinito y conforme á nuestros 



mamíferos. ISl 

menesteres, Chile posee las principales especies desde los 
primeros años de su conquista , y se han multiplicado 
€0Q admirable profusión ; no obstante, seria de desear 
que se introdujese el Camello, esa nave del desierto, como 
lo llaman los árabes en su lenguaje poético, el cual pres- 
taría muy grandes servicios en las provincias del norte 
tan secas, áridas, y sin embargo tan ricas por la abundan- 
cia de BUS minas de plata y cobre ; se encuentra ya en 
algunas repúblicas de la América del Sur, y es de esperar 
que penetrará muy pronto en Cliile, donde su utilidad seria 
aun mas manifiesta. La gran ventaja que ofrece es el ser 
sumamente sobrio, y de soportar con facilidad el hambre 
y la sed durante muchos dias, lo cual es debido á la orga- 
nización particular de su estómago, y á la gran cantidad 
de grasa que forma la corcova que se le ve sobré la 
espalda. 

I. CAMELINEOS. 

Los individuos que componen esta familia tienen 
J incisivos, 1-7 colmillos , ^4 muelas y á veces |-|. 
Su hocico prolongado, con el labio superior hendido. 
Orejas medianas ú oblongas. Lomo arqueado ó con 
dos corcovas. Pies sub-bisurcados, didáctilos, con los 
cascos pequeños y simétricos. 

Esta familia encierra pocas especies, comprendidas todas en 
dos géneros, el de los Camellos que es particular del Asia, y el 
de las Llamas de América. Los paleontólogos modernos han 
indicado algunas especies petrificadas de estos dos géneros en 
diversos parajes de las ludias orientales y de Europa. 



^^ 



152 FAUNA CHILENA- 

■%■ I. ¿LAMA. — &ABIA. 

Denles primores J, lanarii J-J, molares ;-;=J(?. Roslrum pra- 
duclum. Comua nulla. Auriculce oblongce. Dorso lopho nullo. Pe- 
des subbisulcif did'actyli. Cauda brevis. 

Lama G. Cuy., Le^. danat. comp., 1. 1. — J. B. Fischer, Synop. Mammatium, — 
AüCHENiÁ Illig., Prod., JUamm. y Avium. ^Meyen, Nov. Act. nat.^ l. xvi. 

Animales peculiares de la América meridional y perte- 
necientes á la familia de los Camellos, á los que suplen 
en el Nuevo Mundo ; pero sin la corcova grasosa que ca- 
racteriza á los del desierto. Tienen por lo común la cabeza 
pequeña, prolongada, con pocos pelos, sin cuernos y ter- 
minada por un hocico poco inflado, sin mufla y con el 
labio superior hendido. El cuello es largo, y sus píes con- 
cluyen en dos dedos perfectamente separados y con uñas 
pequeñas y ganchosas. Carecen de callosidades, ó si las 
tienen son muy pequeñas. Cola corta. Sus dos tetas son 
inguinales. 

Este género, que Linneo, Erxleben, Molina y otros confandieron con 
los Camellos, solo contiene hasta ahora dos animales muy activos, per- 
tenecientes al nuevo continente, donde viven en manadas, ya en las 
cordilleras, ya en los pampas de la Patagonia ; sin embargo, parece que 
existían en Europa antes del diluvio, pues los han hallado fósiles en las 
inmediaciones de Niza. Jorge Cuvier creó este género en 1800 , con- 
servándole el nombre vulgar, que en 1811 cambió llliger con el de 
Auchenia, á causa de su largo cuello. Aunque varios zoólogos hayan 
adoptado esta ultima denominación, seguiremos el ejemplo de otros 
muchos y le conservaremos la de Cuvier por ser mas antigua. Sus dos 
especies se encuentran igualmente en Chile y en el Perú. A pesar de sa 
paciGco carácter se pelean á veces atrozmente, y en la domesticidad 
muestran su impaciencia ó cólera arrojando á sus adversarios gran 
cantidad de saliva ó espuma, que equivocadamente se ha juzgado dañosa 
al cutis. 



HAMIFEUOS. 163 

1. jKama ffuaw%aeo. 

L. gracilit; dorso arcuaiOy rufescente; rostro producto, cceruleo-nigrescenta 
pilU lanosit^confertis, colore mriabilibus. 

L. GDANACO. — L. PBRnviÁMORUM Cuv. — AucHENU LiM\ Desmar. — SchíDZ. — 
Meyen. — Camblüs lama Linn. — C. hüamacds Mol., ele 

Valgarmente Guanaco, Luan^ Chilihueque, etc. 

El Guanaco tiene de tres á cuatro píes de altura y de cuatro 
á cinco de longitud, medido desde la punta del hocico hasta el 
origen de la cola. Su pelaje es lanoso, poco abundante en la 
cabeza y piernas, y de un color que varia mucho en la domes- 
ticidad; en el estado salvaje es de un rojo claro, levemente 
anaranjado, con la cabeza de un azul apizarrado; los alrededores 
de los labios son blanquizos, lo mismo que el borde de las orejas, 
lo inferior del ouerpo y lo interior de las piernas ; los pies son 
parduscos, y se ve bajo del cuello una especie de collar blan- 
quizo, mas ó menos aparente. Tiene la espalda algo arqueada. 
La cola muy corta y levemente levantada. 

£1 Guanaco es el mayor cuadrúpedo terrestre de Chile, y ciertamenie 
de los mas propagados. Encuéntrase en todas las cordilleras, llega hasta 
el estrecho de MagaUanes, y recorre las inmensas llanuras de los pampas 
y de la Patagonia ; abunda muchísimo en las provincias de Coquimbo y 
Concepción, frecuentando las altas montañas, y descendiendo en el invierno 
hasta las llanuras en busca de un pasto mas abundante y sustancioso. 
Es de carácter suave, familiar, tímido y muy curioso , observando con 
una mirada muy sostenida todos los objetos que llaman su atención. Son 
muy sociables y viven en rebaños compuestos de seis, ocho, doce y hasta 
cien hembras y muchas mas con un solo macho, que es el gefe por dere- 
cho de fuerza y de conquista , y distinto por su cuerpo mas grueso y su 
peb^e mas oscuro y ceniciento. Se le ve siempre á la cabeza de esta tropa, 
guiarla y defenderla contra todo daño; si durante el dia perciben alguna 
persona, la aguardan y miran con aire de admiración ; el macho se ade- 
lanta , y pónese después á relinchar en tono cadencioso y algo aflauta- 
do; si parece que alguien quiere aproximarse á la tropa, las hembras 
se retiran á breve paso, y el macho queda atrás, á corta distancia, 
observando los movimientos del enemigo, y tratando de atraer sobre sí 
toda su atención para dar á las hembras mas lugar de huir. Su carrera 
68 sumamente rápida, y los porros apenas pueden pillarlos, sobre todo 
en los lugares montuosos y algo escarpados ; pero se puede matarlos con 
facilidad á causa del espíritu de eürioridad que los impele frecuente- 



154 FAUNA CHILENA. 

mente á volver en derredor de los viajeros, y aun á veces á seguirlos á 
pequeña distancia. 

Las hembras pueden recibir los machos al año de haber nacido, y á los 
cuatro meses de preñez paren uno ó tres hijuelos, rara vez dos, á los 
cuales dan de mamar y cuidan con la mayor afección : los cacborrilloi 
atraen también la atención del gefe de la tropa, pero á la edad de seis 
meses los celos los hacen sospechosos, y son entonces victimas de est^ 
gefe que los atormenta y obliga abandonar á su madre , sin que esta, 
testigo de tautas violencias , manifieste el menor descontento. Estos 
jóvenes machos , abandonados á si mismos , viven en cortos rebajos, 
conocidos en el norte bajo el nombre de Relinche ; la mas perfecta u'niofi 
reina desde luego en esta pequeña sociedad , entregada enteramente 
á esos alegres juegos que caracterizan á la juventud ; pero cuando la 
pasión del amor viene á ejercer en ellos su imperioso poder, entonóos so 
vuelven Ceros, astutos, impetuosos, no temen entremeterse en un rebaflo 
de hembras, batirse á todo trance con el gefe, y después disputarse con 
el mas vivo encarnizamiento la propiedad de la tropa. Esta clasede comba- 
tes no puede ser mas terrible : precipítanse uno sobre otro, se muerden la 
cabeza, los labios, se desgarran las orejas, se envuelven con sus largos cue- 
llos, y rendidos de fatiga y heridas, á veces mortales, caen la mayor parte 
en tal abatimiento, que los peones pueden fácilmente apoderarse de CII09. 
El vencedor se hace gefe absoluto de todo el rebaño, y las hembras, 
que han permanecido simples espectadoras de tan cruel y sangriento 
torneo, se someten sin contradicción ni repugnancia al nuevo gefe, que 
liguen con la misma apatía y resignación. Otras veces estos combares 
tienen lugar entre los machos de dos pequeños rebaños de hembras, qu^ 
una circunstancia ó un capricho han hecho reunir ; en este caso el furor 
es aun mas violento, es casi una guerra á muerte, que debe decidir cual 
de los dos ha de quedar dueño absoluto de las dos manadas reunidas. 

El carácter suave y timido de estos animales^ y mas aun su instinto 
sumamente social, los ha hecho muy familiares y susceptibles de uqa 
perfecta domeslicidad. Desde época muy remola los chilenos y los arait- 
canos 'se servian de ellos, y les daban como hoy el nombre Ce Luán en 
el estado salvaje, y el de chilihurque en el de domcsticidad ; utilizábanlos 
como bestias de carga, y también para ar'ar sus tierras, según aürroáo 
algunos antiguos viajeros; los españoles se servian igualmente de ello^ 
con frecuencia en los primeros años de la conquista, y en 1620 se veian 
aunen el campo y en Santiago al servicio do los aguadores ; pero después» 
los mulos y asnos se hicieron tan comunes y de un uso tan venta- 
joso que los Chilihiiequcs desaparecieron completamente del territorio 
ocupado por los españoles y poco después del de los araucanos, á pesar 
de la especie de veneración que tenían á estos animales , Ueganüo i 
ser el objeto de muchas ceremonias, particularmente en sus parlamentos 
6 asambleas políticas. En el Perú, donde son conocidos con el nombre 
de llamas, se han conservado, por el contrario, hasta )ioy, y en las CQrá¿ 



MAMIFEBOS, 155 

\\9f^ y en §pt9Jí parte de la Bolivia , donde se encuentran á iníllares;, 
qkarcbán con gravedad y con una especie de orgullo, ocupados en t^a^- 
portar de un pais á otro los géneros y demás objetos de comercio, tiay 
muchas razas, conocidas por los nombres de Paco^ Alpaca y ñtoromoro^ que 
ofrecéis gran número de variedades de color y de grandor. Pero son prin- 
cipalmente los Moromoros y las Llamas macbos que eslán ocupados en tal 
clase de trabajos ; se les acostumbra á la edad de dos apos, y á los tre^ 
puédeseles hacer llevar casi una carga completa, que es de cuatro arrobas 
j i Teces liasta seis ; otros son dejados para la lana ; las hembras so6 
eémidas, y sirven de alimento á los habitantes; hemos tenido ocasión de 
probar su carne en el Cuzco, y la hemos hallado dé bastante buen gusto^ 
tonque nos pareció algo blanda y Gbrosa -, consérvase muy bien cuauclo 
tñleriorinente ha sido secada y ahumada, en cuyo estado la comen los 
indips montañeses. 

En el norte de Chile se cazan frecuentemente los Guanacos, fatigán- 
dolos con perros adiestrados espresamente, y dirljiéndolos á los valles 
terminados por colinas desmontadas ; entonces se cojen con lazos, á veces 
con el laqui, ó los matan á garrotazos. La ventaja que de ellos se saca és 
bistante importante: como hemos dicho, la carne se come con gusto, 
Í»arficulármente el lomo escabechado con vinagre, bien que se nos h^ 
jUegurado no ser muy nutritiva, y que no aprovecha al cuerpo; se encuen- 
tra también la grasa demasiado aceitosa, que le quita la preciosa cualidad 
ptni la fabricación de velas, y sirve solo para el condimento de manjares- 
Si cuero es feble, delgado; pero el del cuello, al contrario, es muy duro y 
le emplea para hacer lazos de resistencia muy superior á los que se cons- 
truyen de todos los otros animales, esccpto la Anta; son necesarios 
enatro cueros para hacer uno de esos lazos de tan grande reputación en 
el norte, vendiénJose siempre muy bien. En fín, la lana, muy delicada y á 
veces bastante larga, es muy apreciable y muy buscada para hacer som- 
breros, medias y sobre todo ponchos sumamente finos, y de precio muy 
elevado. Pero en un tiempo, lo que particularmente hacia buscar estos 
animalei| era la especie de concreciones que se encuentran á vcce^ en su 
estómago, conocidas bajo el nombre de bezardo. Los antiguos autores hablan 
do él con entusiasmo muy particular, atribuyéndole virtudes estraordi- 
narias contra el veneno, las calenturas malignas, los dolores de corazón, 
y otras muchas enfermedades que seria demasiado largo referir. Era una 
verdadera panacea universal, formada, decían, de jugos de plantas vene- 
nosas, que se empleaba en inrusion en las bebidas, y se tomaba á la mesa 
para purificar la sangre, 6 preservarse contra toda clase de enfermedades; 
pero si esta era declarada, entonces se mezclaban en la bebida pedazos 
de estos bezardos ó mas bien raspaduras obtenidas por medio de una lima; 
los mayores, reputados regularmente por mejores, se vendían muy caros. 
Este uso era muy frecuente , y aun tal preocupación no ha desapare- 
cido enteramente ; en algunos cantones lo hemos visto todavía administrar 
en ciertas afecciones, y en el norte hace aun parte de la pítima, especia 



156 FAUNA CHILENA. 

de remedio compuesto de clavel, toronjil, palo de la yerba mate y ralladura» 
de bezardo, que se toma en agua caliente como el mate, y sírvese especial- 
mente contra el mal de corazón y de pesadumbre. 

Aunque en Chile no se acostumbra ya domesticar al Guanaco, sin em- 
bargo se le encuentra frecuentemente en las casas, el cual, cojido de 
pequeño, se hace muy familiar y sirve de diversión á las señoras y 
los niños, viéndosele correr con una ligereza y agilidad admirables; á 
veces, cuando se le persigue, salta con las cuatro patas á un tiempo, y 
da de este modo grandes botes singularmente graciosos. No tiene otro 
medio de defensa que el de escupir á la cara á las personas que intentan 
contrariarle, y hace lo mismo con su dueño que con una persona estraña. 
Está dotado de tan poca inteligencia, que apenas conoce á sus amos, y al 
menor desagrado echa siis orejas atrás y arroja esa saliva, 6 á veces las 
materias que consigue reunir, apresurándose á secretar otras para segun- 
dar sus proyectiles. Aunque algunos autores hayan dicho que tales espu- 
tos ocasionan granos y especie de erisipelas, cuya preocupación existe 
aun entre algunos chilenos, sin embargo hemos recibido muchas veces 
esa saliva , y siempre sin ningún mal resultado. Su alimento es entera- 
mente vegetal, comiendo con gusto las frutas, particularmente las nueces 
y cosas de azúcar. Los que hemos poseído eran alimentados con alfalfa 
que comían apetitosamente, echándose en tier|^ con las patas debajo 
del vientre ; en esta misma posición duermen , y en las cordilleras 
se enroscan, dejando la cabeza fuera para estar mejor al aviso de 
cualquier daño ; encuén transe por este motivo algunos lugares llenos de sus 
cagarrutas, que los montañeses del Perú recojen con el mayor cuidado, 
por ser casi el único combustit»le que pueden procurarse en tan altas y 
frías regiones. ' 

II. CERVIDEOS. 

El sistema dental de esta familia se compone de | in- 
cisivos, de 7-^ colmillos ó nulos, y de 4-| muelas. Ca- 
beza provista de cuernos casi siempre rameados, que 
con frecuencia faltan á las hembras, y á veces con 
senos lagrimosos cerca de los ojos. Orejas medianas 
y acuminadas. 

Esta familia tiene solo dos géneros, de los cuales Chile ofrece 
el que vamos á describid 



mamíferos. 1 57 

I. CXSRTO. — osaTUs. 

Rostrum productum, Sínus lacrymales tnplerisque. Ceratafron 
taHa decidua, osseay plerumque ramosa, feminU scepius nxUla. 
Calida breviuima. 

CiRTUt Linn. — Cut. — Geoffr.— Desm. -«Blainv. ~ Schinz, etc. 

Cuerpo esbelto, sostenido por piernas delgadas y ner- 
TÍosas. Cabeza larga, terminada frecuentemente en bocico; 
pjosgrandesy por lo común con lagrimal; orejas medianas 
y aguzadas ; ocbo incisivos en la mandíbula inferior y 
ninguno en la superior ; colmillos nulos ó rara vez uno 
en cada lado de la mandíbula superior : seis muelas en cada 
lado. Cuernos en los macbos de forma variable según las 
especies, y también en cada una según la edad. Cola muy 
corta. Cuatro tetas inguinales. 

Este género contiene ya mas de treinta especies propagadas por 
toda la tierra, escepto en la Australasia é isla de Madagascar ; los paleon- 
tólogos han descubierto aun otras tantas completamente perdidas, y 
diseminadas en estado fósil en los terrenos terciarios de Europa y de 
América. En general son animales esencialmente herbívoros, y de na-^ 
tnral suave , tímido y poco inteligente. Viven en rebaños ó solitarios 
por parejas de macho y hembra: estas paren uno ó dos hijuelos y aun 
tires, pero muy raramente. En este género se encuentra el Reno, animal 
reducido á domesticidad desde largo tiempo , el cual es de grande 
socorro á los tapones y á otros habitantes de las regiones boreales. 
Les sirve de bestia de tiro, provéelos de una escelente leche, de carne 
muy buena y ahmenticia, y en Gn sus pieles, bien preparadas, son 
empleadas para vestidos y otros diversos usos domésticos. Se sabe 
también que' el Ciervo común es en Europa el objeto de una caza muy 
aristocrática, y en otro tiempo de tal importancia, que servia de com- 
plemento á una educación noble y guerrera, llegando así á ser un 
arte particular, con sus principios , su código y aun su lenguaje. 



158 rÁÜNA CHILENA. 

(Alias zoológico. — Hamalogia, lám. 9 y 10.) 

6» partus, twevicejfs^ tinaceo-ruféscens ; facie brevi; sinu Utc^ymáU mitéiB- 
cri; dentibus lanariis superioribus exiguis; cauda subnuUa; longUttd$ ^9rf9^ 
ris vix 2 ped, . 

C. PDDD Gerv., Ánn» des Se nat., feb. de 1830 — C. hühilis, Proe., 1830.— 
UkZKTtk PUDD RaGn.~CAPR\ pcdu Mol. — Ovis pcdu Gxnel. 

Vulgarmente Venado, y entre los indios Pudú ó Puudu. 

Animal bastante cachígordete , sostenido por piernas déli-' 
les, y solamente de dos pies y tres pulgadas de largó. L^ 
cabeza es gruesa, corta, obtusa, con dos pequeñas orejas de 
dos pulgadas y media de longitud. Sus colores son casi uni- 
formes : es generalmente bermejo, finamente jaspeado sobre la 
mayor parte de su cuerpo de un bermejo mas ó menos vivo ; 
la) frente y la mollera jaspeadas; los pelos de esta parte, 
algo mas largos que los del rededor, están á manera de borlilla, 
poco mas ó menos como en los Antilopos, llamados Grimas; 
sobre las orejas^ la barba, los cañones y las cuatro patas, los 
pelos son de un bermejo canela y no jaspeados ; lo anterior 
del cuello, el pecho y el vientre, lo mismo que la cara interior 
de los brazos y las piernas, son de un bermejo mas gríseo. Lá 
región nasal, la base del cuello, lo superior y el origen de la 
cola pasan al bermejo negro. Los pelos no son muy gruesos ni 
largos, pero quebradizos, de mediana longitud, y no afectan 
la disposición espiral propia de muchos animales del género 
Ciervo : en el dorso son cenicientos acia su base, es decir, en 
la parte oculta, que ocupa mas de la mitad de su longitud; el 
resto está marcado de un ancho anillo negro lustroso, y de un 
anillito de color bermejo canela bastante vivo, colocado junto 
á la punta : algunos no son bermejos. — Longitud del cuerpo- y • 
lá cabeza, 2 pies y 3 pulgadas; de las orejas, 2 pulgadas y me* 
dia; altura, 1 pié, 

Este lindo Ciervo, uno de los mas pequeños del género, lia sido pri* 
meramente descrito por Molina on su Compendio de la Historia natural 
de Chile; desgraciadamente lo miró como una especie de Cabra, y los 
^ólogos, no sabiendo bien á que género agregarlo, lo despreciaron en sos 



mamíferos. ISd 

obras; pero en 1830 Bennet recibió uno vivo, que se apresuró á describir 
y publicar bajo el nombre C, humilis, cuya denominación especifica coa*- 
viene en efecto muy bien á nueslro Ciervo, y se la hubiésemos conservado, 
si los principios de la ciencia no nos obligasen á guardar la primacía al 
que por derecho le corresponde. Así es, pues, bajo la de C. pudú, dada 
ya por el modesto naturalista chileno, que hemos descrito estos lindoi 
animales, bastante conocidos en las provincias meridionales, desdo 
la de Cauquenes hasta la de Chiloe. Viven en pequeños rebaños en medio 
de las cordilleras, ocupados en alimentarse y evitar los enemigos por 
medio de su velocísima carrera. Son de natural suave y eslúpido, y su 
carne de gusto bastante agradable. Aunque de instinto salvaje y muy 
peco susceptible de reconocimiento , sin embargo se domestica fácil* 
meóte, y no es estraño encontrarle en algunas casas de las provincias 
meridionales. Hemos tenido varios en nuestro poder mientras que per- 
manecimos en Valdivia; los cuales alimentábamos principalmente con 
Inánzanas; era menester tenerlos encerrados, porque trataban siempre 
de escaparse, aunque en otras panos los hemos visto de carácter 
enteramente sumiso. Según Molina , los machos tienen los cuernos 
redondos, lisos, divergentes, y son, añade, do natural tan afable, que se 
acomodan con facilidad á todos los antojos de la festiva juventud. — El 
&nico cráneo que hemos visto es el del macho, y no tiene aun los carác- 
tere^ del adulto. Comparado al de un C. simpHcicomU de la misma edad, 
d cráneo del Pudú presenta diversas particularidades que tienen eviden- 
lómente un valor específico. Es menos prolongado, mas elevado en la 
parte frontal, y con una considerable concavidad subcircular por el lagri- 
mal, mientras que el otro no tiene ahondamiento distinto en este órgano, 
¿bntrário también á lo que tiene lugar en este último, el hueso incisivo 
6ó sé nne mas que al maxilar, sin remontar hasta el nasal. 

Esplicacion de las láminas. 

Lam. 9. — Individuo de un sétimo de su grandor natural. 
Lam. 10. — Fig. 3. a Cráneo y mandíbulas vistos de perfil . — b Mandíbula supe» 
rlor. — c Id. inferior. 

2. Cervus eMfensis, 

(Atlas zoológico. — Mamalogía, lám. 10 y 11.) 

C. fulvo-fuscus; pilis annulatis robustis; cauda infraet uropygio mentoqui 
Itibescentibus ; cornibus parvulls et bifurcali&"t~-Longitudo 3 ped, 8 polL 

C. CHiLEHSis Gay y Gerv., in Ann. Se. nat., feb. de 1816. — Eqüüs bisulodi 
Mol., Comp. Uist. Chily p. 3üí.- Cerveqijcs andicds Less., Nouv. tab. du Jtég. 
anim., p. 173. 

Vulgarmente Guamul. 

fistol bella especie, vecina del C antisensis^ tiene el cuerpo cachi* 



160 FAUNA CHILENA. 

gordete, fuerte y de tres pies y ocho pulgadas de longitud desde 
la punta del hocico hasta el origen de la cola y dos pies de altura. 
Su cabeza es oval y obtusa; los ojos y lagrimales bastante grandes; 
las orejas de seis pulgadas, y la cola solo de tres. Su pelaje es 
bruno flavo, y se parece, lo mismo que el del C. antisensis, al 
del Macho cabrío de Europa en invierno ; sus pelos son igual- 
mente largos y quebradizos, y también flexibles ú onduiosos en 
su parte oculta. Todo el cuerpo está jaspeado de flavo mas ó menos 
dorado. Cada pelo es de un bruno ahumado en su mayor longitud, 
y muestra junto á la punta un anillo mas vivo del mismo color» 
y después otro de amarillo-paja ó amarillo dorado que ocupa 
cerca de dos líneas de longitud, y el cual es seguido de una 
pequeña porción negra colocada justamente en la punta del pelo, 
pero en una ostensión que escede algo la de la porción amarilla. 
La cabeza, lo esterior de las orejas, el cuello por cima y por 
bajo, lo inferior de la garganta, el dorso, los flancos, el pecho, 
la parte trasera , los miembros , en una palabra , casi todo el 
cuerpo, está provisto de pelos pintados , es decir jaspeados. 
La cola es bruna por cima y blanquiza por bajo y en la estremi- 
dad, lo mismo que la región del ano, la cual está rodeada de pelos 
mas largos, enderezándose regularmente como los del Macho ca- 
brío. Las partes inguinaria y mamaria, lo mismo que la interior de 
las piernas y del antebrazo, blancas, bañadas de flavo. La porción 
de mostachos del labio superior y lo interior de las orejas tienea 
pelos igualmente blanquizos ; pero la parte del labio mas próxi- 
ma al hocico es negruzca , lo cual no sucede en el C, anti" 
sensis. La barba es flavo-blanquiza. Hay bruno en el borde de 
la concha auditiva, y una línea del mismo color rodea los cascos. 
El pecho y el vientre son mas brunos que el resto del cuerpo; 
los cañones son de color fuliginoso. Los pelos son largos , y ge- 
neralmente mucho mas en la región trasera y en los flancos. — 
Longitud de la cabeza y del cuerpo , 3 pies y 8 pulgadas; de la 
oreja, 6 pulgadas ; de la cola, 3 pulgadas y 8 líneas ; altura del 
crucero, 2 pies y 2 pulgadas. 

Hé aqai un animal que ha sido célebre durante algún tiempo entre los 
naturalistas, no por la forma de su cuerpo, que no tiene nada de particular 
7 es en todo semejante á la de los otros Ciervos, sino por la idea tan estraña 



ÍIAMIF£I10S. 161 

que ha tenido MoUña dé clasificarle entre ios Cuba tíos , describiéndolo 
bajo el raro nombre de BquushUulcus ó Caballo con pies bisurcados. Según 
esta singular clasificación» vuelta aun mas indescifrable por una descrip- 
ción falsa é incompleta , los mamáiogos habían mirado dicho animal como 
enteramente problemático, y cuando en 1855 el gobierno chileno creyó 
haber salvado toda duda sobre su existencia, procurándose un indivi- 
duo, pensó asociarle al Cóndor para ornato del nuevo escudo nacional 
que las Cámaras acababan de aprobar y aun decretar. Este animal 
hace en efecto parte de las armas chilenas, y está diseñado no según 
la forma y caracteres naturales, sino conforme á la descripción que 
ha dado Molina, es decir, con esa exageración fabulosa que la ciencia 
heráldica puede sin inconveniente adaptar á sus gustos, frecuentemente 
bizarros y caprichosos : representa esactamente un caballo , cuyos pies 
están hendidos como los de las cabras ó los de los guanacos. 

ho&Guamulos son muy raros en Chile, y no frecuentan mas que los 
altos vericuetos de las cordilleras, desde la provincia de Colchagua hasta 
la de Concepción, escapando con una rapidez solo comparable á la del 
vuelo, á las persecuciones de los cazadores ó de cualquier otro enemigo. 
Solo los baqueros tienen ocasión de verlos muy raramente y á grande 
distancia, á causa de su natural tímido y cobarde que los impele á huir 
al menor peligro. Si abundasen mas podrían ser el objeto de una gran 
caza por su escelente carne y sus cueros sumamente blandos y suaves : 
lasliembras carecen de cuernos, pero los machos tienen, según se dice, 
dos pequeños y bifurcados. Este carácter los aproxima también mucho al 
¿7. afi/t£^n5t5 d'Orb. , que se encuentra en las cordilleras de Bolívia; pero 
los incisivos son algo mas pequeños y el espacio interorbital mas ancho. 
El hueso incisivo llega hasta los de la nariz, y se une á ellos en una 
longitud de ocho lineas ; cada hueso nasal está algo escotado en su borde 
anterior; la sutura máxilo-palalina es trasversal. El cráneo que poseemos 
'tiene siete pulgadas y diez lineas de longitud , é iguala en grueso al del 
Ci campestris; pero diGere por su testera mas aplastada, la región interocu- 
lar mas cuadrada y la mayor salida del borde esterno de la región supra- 
ocalar del frontal; la concavidad del lagrimal es también mas considerable 
en este cráneo, al contrario del foramen naso-maxilar que es algo menor; 
solo cuatro pares de muelas han salido fuera de las alveolas, tres de ma- 
món y uno de adulto, y en fin, la mandíbula superior tiene pequeños 
colmillos. 

Esplicacion de ¡as láminas, 

Lam. 11.— Animal representando una sesla parle de su lamaño común. 
Lam. 10. ~-Fig. 1. a Cráneo y mandíbulas de la mitad de su grandor natural, vistos 
de perfil. — b La mandíbula superior. — c Id. la inferior. 



Zoología. 1. 11 



162 FAUNA CHILENA. 

III- CAVICORNIAlJiq§- 

Cabeza con cuernos persistentes, huecos, envai- 
nantes , flexibles , derechos ó medio éspiraíes y 
cubiertos de pequeñas protuberancias muy sólidas 
j huesosas. 

?sta familia contiene varios animales que se podrían distri- 
buir en tres tribus, los Antílopes^ las Ovejas y los Bueyes : todos 
son ágenos á Chile. 

X. CABRA.— OAPRA. 

Cornua persistentiaf comea, cava^ vaginantia^ angulata^ trans- 
versim striata aut nodosa, > » ■ ■ . i 

Capra Linn.— Cuv.— Geoff. — HiRCUs Briss. — Klein, etc. 

Cuerpo bastante esbelto , con piernas muy fuertes y 
robustas. Testera algo cóncava. Cuernos dirijidos acia 
arriba ó atrás, comprimidos y arrugados trasversalnaeote. 
Papada generalmente con larga barba. Sin hocico, y el 
intervalo de las narices desnudo. Lengua suave. Ningún 
incisivo arriba, y abajo ocho; colmillos nulos; veinte y 
cuatro muelas, seis en cada lado de las dos mandíbulas. 
Cola corta. 

Este género no tiene mas que tres ó cuatro especies, originarias de 
Europa, Asia y África. Son animales notables por la flexibilidad de sus 
movimientos, su grande agilidad^ y la costumbre que tienen de fre« 
cuentar las rocas mas escarpadas y de atravesar constantemente ios 
precipicios, que con preferencia liabitan. Su carrera es sumamente rápiddr, ' 
y se abalanzan con la ligereza del vuelo á lo hondo de un valle ó á la 
cúspide déla mas elevada moiilañá. iVIuy cautos y con órganos bastante 
delicados, se dejan sorprender rara vez por los cazadores, cuidando po¡t 
el contrario dé observar todos sus movimientos y direcciones , para 
evitar su aproximación, y en los peligros se defienden con valor, ha- 
ciendo uso de su cabeza y cuernos. Aunque de carácter bastante salvaje 



mamíferos. 163 

é independiente, sin embargo los jóTenes se pueden domesticar fácil- 
melote. La Améric^- no posee ninguna especie en estado li|)re ; pero 
nna multllod de vaifiedades de Cabras domésticas se introduj^i^ 
desdle los primeros años del descubrimiento, y se han multiplicado 9I 
infinito. Así una sola especie se encuentra en todo Chile. 

1. Capra tegragwtm. * 

C» cornibus carinatis, arcuatis^ anticis acuHs^ in masculis (¡randissimit^ 
in feminis brevissimis^ quandoque nullis, 

C. JBGRAGCS Gmel.— Cuv. — Geoff.,elc. 

Vulgarmente Cabrito 6 Cabra ^ y los machos Cabrones, 

Esla especie, que ha producido todas las variedades de Ca- 
bras que se encuentran en domeslicidad, habita aun en las 
montañas de Persia, donde vive en rebaños, á veces bastante nu- 
merosos. En su estado primitivo tiene en general la cabeza negra 
por delante y bermeja sobre los costados, con una larga barba 
bruna. El cuerpo es gris rojizo y comunmente bastante grande. 
Cuernos encorvados inferiormeote acia atrás : la cara anterior 
gomprimida y cortante, y la posterior redondeada. Pero en la 
domesticidad ha variado á lo infinito en el grosor, color y 
en la naturaleza de sus pelos. 

La Cabra, que todos conocen, es animal fuerte, robusto, de fisonomía 
agradable , poco diferente de la que tenia en su estado primitivo, de 
mirada viva y animada, y de natural familiar, pero inconstante ; suma- 
mente ágil, de carácter vagabundo c independiente, le gusta frecuentar 
las rocas, escalonarlas hasta su cima, y suspenderse con placer á los bor- 
des de los mayores precipicios, que por diversión parece querer cons- 
tantemente arrostrar. Las hembras viven generalmente bajo la depen- 
dencia de un gefe, que en sus correrías marcha siempre á la cabeza, 
dispuesto á defenderlas contra todo daño. Un solo macho puede bastar 
para mas de cien Cabras, y estas, después de una preñez de cinco meses, 
paren comunmente dos cabrililios, que crian con muy particular cuidado; 
y acostumbran al poco tiempo á pacer la yerba de los alrededores. En 
general son de grosero gusto, y parecen preferir las sustancias mas toscas, 
secas y espinosas ; así su alimento es poco costoso, lo cual les predispone 
á habitar mas particularmente la cabana del pobre. 

Las Cabras existen en Chile desde la época de la conquista; en 1557 
eran ya tan comunes en Santiago, que llegaban á ser muy importunas, 
7 el Cabildo se vio precisado el 2n de enero de 1558 á publicar un bando 



164 FAUNA CHILENA. 

obligando á los habitantes á ecbar de la población cuantas había, prohi- 
biendo su entrada. Desde esta época se multiplicaron á lo infinito, y hoy 
aunque escasas al sur de la República á causa del clima húmedo, nebu- 
loso y frió que les es muy perjudicial, abundan mucho en el norte, y 
en la provincia de Coquimbo son tan numerosas, que forman el objeto 
de una industria bastante lucrativa. En casi todos los ranchos, particu- 
larmente en los que bordean la costa, se ven grandes rebaños, que pro- 
ducen cabritillos para el suministro de carnes , y leche para los usos 
domésticos y fabricar queso de gusto bastante agradable, y luego que han 
llegado á cierta edad los llevan á lugares reservados para engordarlos, para 
lo cual necesitan cuatro ó cinco meses, y después los matan para sacar un 
sebo siempre preferido en la fabricación de velas. Con ellos se hace tam- 
bién charqui, secando la carne como la de la vaca ; pero no se come con 
gusto, porque no es muy buena , y además por la preocupación de que en 
otro tiempo la comian los esclavos. Sus pieles son también muy buscadas 
por los curtidores para hacer cordobanes, y otras se preparan igualmente 
para trasportar el vino; en este caso hay la crueldad «de desollar á estos 
animales enteramente vivos, á pesar de sus berridos y grandes padecimieo- 
tos. Tales productos dan lugar en la costa seca y árida del norte á muchos 
beneficios, acaso no inferiores, guardada la proporción, á los que rin- 
den las vacas, como diremos en la Estadística. Es de esperar que los 
Chivatos del Tibct, con los que el apreciable Ih Manuel Chopitea acaba de 
enriquecer el país, se multiplicarán muy pronto en razón sobre todo de la 
benignidad y suavidad del clima, y la República poseerá desde luego una 
nueva é importante industria, debida además á un chileno, cuyo padre ha 
sido tan desgraciadamente perseguido por los caprichos déla revolución. 

II. OSSIJA. — OTIS. 

Denles primores superiores nuíli^ inferiores 8 ; laniarii nultí. 
Cornua cóncava, retrorsum versa, intorla^ rugosa. Pedes ungu-^ 
lali. MammcB inguinales. 
Ovis Linn.— DesDi. — Cuv. — Fiscb., ele. 

Animales con cabeza sin hocico ni barbas ; testera ge- 
neralmente convexa, con los cuernos dirijidos acia atrás, y 
torciendo mas ó menos en espiral acia delante. Orejas 
medianas y aguzadas. Dos espolones detrás de los grandes 
cascos. Dos tetas inguinales. Cola mas ó menos larga, 
inflexible ó colgante. Fórmula dental semejante á la de 
las Cabras. 

Los Carneros son muy afínes de las Cabras, no diferenciándose mas 



MAMÍFEROS. 165 

qne por caracteres talmente secundarios que los machos de unas se 
pueden unir con las hembras de los otros, produciendo mezclas fecun- 
das. Solo se conocen cuatro especies, repartidas en las cuatro partes del 
mundo. En Chile no hay mas que la doméstica, propagada por todo 
ú globo. 

1. Ori9 aríem. * 

o. eornibus compressis, lunatis, 

O. ARIES Desmar., Encyct. Mam,, p. 488.— -O. aruali Bodd.— Saw. — Mouflon 
BarroB. — Fr. Cuv., ele. 

Vulgarmente Camero ú Ovéja^ y entre los indios Ovicha ó Alcaovicha, 

Se cree generalmente que el Macho cabrío es el procreador 
de los Carneros domésticos, cuyas numerosas variedades no 
permiten hacer una descripción general. En el estado natural de 
este animal, su pelaje es raso, compuesto de pelos cortos y 
tiesoSt jamás lanosos, de un flavo deslucido, mas ó menos oscuro 
por ctaa y blanquizo por bajo. Sus cuernos son muy fuertes, 
arqueados por atrás y encorvados adelante. 

De todos Ibs animales que el hombre ha reducido á domesticidad, el 
Camero es el que se ha resentido mas de esta servidumbre, y sus órganos 
fisicos é intelectuales son ios que mas han perdido. Todo parece haber 
degenerado en él ; se ha bastardeado, hecho escesivamente timido, débil, 
indolente, sin fuerza ni agilidad, no pudiendo oponer ni armas ni defensa á 
su enemigo, careciendo también de la carrera y aun de astucia, pues su 
inteligencia es sumamente corta, y su carácter pacifico y dócil proviene 
mucho menos de un sentimiento reflexivo ó de una voluntad sostenida 
que de esa estupidez embrutecida que los caracteriza. Los Machos ó 
Carneros padres apenas se diferencian , aunque á veces se muestren 
fieros y guerreros , hasta el punto de llegar á ser provocadores ; sin 
embargo, se advierte que esto no es mas que petulancia, porque son inca- 
paces de dar cualquier dañoso golpe ó de ocasionar el menor accidente; 
asi solo bajo la protección del hombre es como la especie se ha conservado 
basta hoy. 

Los Carneros están muy propagados en Chile, desde la provincia de 
Cbiloe hasta la de Coquimbo ; pertenecen á esa bella raza española tan 
apreciable por su hermosa lana, que forma una de las mas ricas industrias 
de España ; desgraciadamente han estado hasta el presente muy descui- 
dados en Chile, de suerte que este lucrativo producto de la agricultura 
no ha obtenido el grado de belleza y mejoría de que es susceptible; es 
además frecuentemente deteriorado por ios muchos frutos salvajes que 



166 FAUNA CHILENA. 

con sus espinas aceradas y ganchosas se les agarran dé má\iéra que nó sé 
pueden retirar sino después de gran esfuerzo y trabajo : tales son los ^í 
Coinquil:, Dicha f Amor secoy 'Cadillo:^ etc., que hacen perder á las lanas dé 
Chile una parte de su valor. Desde algún tiempo se ha introducido el 
Camero merino» el cual se propaga abundantemente, y promete útiles re- 
sultados ; pero la mas singular industria que se ha sacado de estos animales 
es la mezcla del Macho cabrio con la Oveja, cuyo producto participa de 
todas las formas y aun del carácter de la última y tiene las crines largas, 
sedosas y muy abundantes del primero, lo cual hace que sus cueros sean 
sumamente ventajosos para fabricar esas especies de chabraques ó pello- 
nes que sirven por lo regular de camas á las clases inferiores de Chile y 
de gran parte de la América, y aun á las gentes ricas cuando van de 
viaje. Estos mestizos, que producen muy bien entre si, acaban á las tres 
ó cuatro generaciones por tomar el pelo de la madre primitiva, de suerte 
que los hacendados se ven precisados á unirlos otra vez con los verdaderos 
Machos cabrios. ]|ii nuestra Estadística daremos todos los detalle^ p^cf- 
sarios para hacer 'éónocer bien esta singular industria, propia solo de 
Chile, y sumamente importante por la inmensa cantidad de pellones que 
provee al pais, al Perú y á las diversas repúblicas de Amértcft; unir 
bien trataremos en dicha parte de nuestra obra del niodó édoio se 
crian estos animales, de los productos que dan y enfermediiM de que 
son susceptibles. 

La Oveja puede producir al año y el Carnero á los dos ; pero se debe 
retardar al menos doce mese^ la época de su unión para obtener cor- 
deros mas fuertes y mejor proporcionados. Un solo macho basta para 
treinta ovejas, y la preñez de estas es dé cinco meses, la cual pueden 
renovar diez ó doce afios, que es poco mas ó menos lo que dura su vida. 
Paren comunihente un- corderino, á veces dos y raramente tres. Mucbá^ 
en Chile renuevan dos veces al año, dando en cada una frecuentemente 
dos hijuelos, que engruesan y se fortalecen á pesar de lo poco que áé 
cuidan. Las prévineias de Cauquenes y Concepción son las que crian mtA 
de estos animales, y él número es particularmente muy considerable eá 
los departamentos situados en el gran valle central. 

ilX. B VST.— sos. 

Dentes primores superiores nulli , inferiores 8, incisores; laniarii 
nulti; molares utrinsecus J abrupti, contigui, obversij complíeatu 
€ornua persislentia, cornea^ cava^ vaginanlia, teretiuscula^ lüriá- 
ia^ sublevid. Sinus lacrymales nulli. 

Bes Linn.— Erxl.— Cuy.— Geoff. — Taürus Slorr. 

Animales gruesos y pesados, con cabeza voluminosa» 
terminada en hocico ancho ; orejas grandes, móviles y 



mamíferos. 167 

qú corneta ;, lengua larga y suave ; cuernos húecóS| dirijí- 
dos desde luego de lado , y volviendo en seguida acia 
arriba ó adelante en forma de media luna. Piel del^ ciieliQ 
floja, formando un pliegue conocido bajo el nombre de 
papada. Miembros gruesos y cortos. Gola mas ó ménós 
larga^ terminada por un fleco de largos pelos. 

t ••■••' . • , •■ • '-' 
Este género encierra unas doce est>ecies esencialmente herl^voras, vi^ 
viendo en rebaños en los bosques y llanuras, y defendiéndose con bravara 
7 ventaja de los Carnívoros de mayor talla. Están esparcidas en Europa, 
Asia, África y en el norte de América, no encontrándose en Chile mai 
que ia especie doméstica. 

1. Bo9 taMrtf^. * 

J?. eomibus leretibus, extrorsum curvatis, palearibus taxis, 

B. TAURUS Línn. ■- Cuy., etc. — Le Bgecf Burf. 

VnlgartneDte Toro^ Vaca 6 Buey^ y entre los indios TorOf Huaca ó Manchú, 

Cabeza gruesa, con hocico ancho y gordo t cuernos medianos, 
redondos, laterales, arqueados, con la punta vuelta acia fuera y 
colocados en las dos estremidades de la cresta occipital ; frente 
plana, mas larga que ancha y aun algo cóncava. Tetas dispuestas 
en cuadrado. Pelaje uniformemente raso y variando de color. 

El Buey es uno de los mas antiguos animales reducidos á domestici- 
dad : la especie salvaje se ha perdido completamente, y después de mur 
chas dudas é investigaciones , los naturalistas han abandonado en cierto 
modo este objeto de estudio y de curiosidad. Los grandes servicios 
que presta á la agricultura y á nuestras necesidades domésticas le han 
hecho sumamente apreciable , y obtuvo los honores del culto entre los 
primitivbs egipcios, homenaje que le han tributado también algunaa 
tribus de las Indias orientales. Ningún animal , en efecto, es mas útU 
que él : sirve para tirar de las carretas y labrar la tierra ; nos provee de 
leche, y por consiguiente de queso y manteca que se emplea para condi- 
mentar nuestros manjares ; y cuando llegado á cierta edad sus fuerzas (e 
faltan, se le envia al matadero para que nos rinda aun mas importantes 
servicios , pues toda esta masa pesada y voluminosa ofrece una utilidad 
inmediata en la carne que sirve para nuestro alimento , la grasa paica 
preparar los guisos, el sebo para alumbrarnos, las pieles para calzar- 
nos, etc., los pelos para fabricar ciertos tejidos casi impermeables, las 



168 FAUNA CHILENA. 

astas para las obras de peinería , los haesos para el negro animal, 
los pequeños intestinos para cuerdas de música, en fin hasta su sangre 
se emplea en la clarificación de jarabes y vinos, ó como abono secándola 
y mezclándola con tierra ; en Europa se hace gran consumo para las 
\iñas y árboles frutales, y se espide mucha para las Antillas por ser muy 
propia para el cultivo de la caña de azúcar. 

No es en esta parte de nuestra obra , consagrada esclusivamente á la 
historia natural, en la que debemos tratar del modo con que se crian dichos 
animales en Chile y de los productos que de ellos se saca, lo cual tendrá 
lugar en nuestra Estadística; pero nos bastará decir de paso, que forman 
una de las principales riquezas del pais, que su número es inmenso, lo 
cual da lugar á una industria agrícola de primer orden, y que pertenecen 
generalmente á una raza de escelente calidad, caracterizada por su cuerpo 
grueso, rehecho, los lomos anchos y las astas comunmente gruesas y lar- 
gas ; por lo demás, como en todos los animales domésticos, las variedades 
son numerosas, tanto en las formas, como en el tamaño y los colores; en 
cuanto á estos se prefieren generalmente los blancos, porque en las mon- 
tañas se distinguen de lejos. 

Los primeros conquistadores, que á la vez eran gerreros y eminentemente 
colonizadores, introdujeron en Chile y en las diferentes comarcas de Amé- 
rica todos los animales domésticos, los cuales conducían con estremo cui- 
dado, prefiriendo á veces privarse de comer, mas bien que sacrificar uno de 
dichos animales, manantial de su futura riqueza. No se puede menos de 
admirar la constancia y paciencia de tan esforzados y nobles soldados, 
ocupados en llevar tras de sí , con infinito trabajo , estos animales 
torpes, pesados, de paso lento y á veces embarazoso, solo con el objeto 
de enriquecer el pais que iban á conquistar y colonizar : muy diferentes, 
bajo este punto de vista, de esos colonizadores ingleses que no tratan al 
principio mas que de establecerse en un puerto que sirva de escala 6 depó- 
sito á sus mercaderías, é introducirlas después en lo interior. Pero aquellos 
bravos españoles, tan injustamente calumniados por la envidia y la male- 
volencia, parecían al contrario huir délas costas, y penetraban en lo 
interior del pais para fundar villas, y repartirse en seguida las tierras, 
como si su propio pais, entonces tan poco habitado, no les hubiese sido 
tan bueno y suficiente ; sobre todo que ellos pertenecían generalmente 
á familias nobles ó bien acomodadas. Entre los animales domésticos el 
Buey era sobre el que fundaban mayor esperanza, y desgraciadamente 
fué el primero que les falló, de suerte que ya cuando el cacique Michi- 
malonco sitiaba á Santiago la colonia carecía de él enteramente. Esta 
privación se hizo sentir muchos años, y á pesar de las peticiones hechas al 
Perú , primero por Monroy y después por diferentes colonos , no se 
consiguió hasta 1548, en que un tal F. Al varado llevó diez , los cuales 
fueron recibidos con tanta satisfacción que en nn titulo de encomienda 
se inscribe este servicio como superior al de haber conducido doce jóvenes 
doncellas, sexo entonces bastante escaso en aquella naciente colonia. 

fistos diez Toros y Vacas, adquiridos por las personas mejor acomodadas 



mamíferos. 169 

de la población, fueron destinados desde luego á la multiplicación de 
individuos, y después esparcidos por el campo á medida que el número se 
aumentaba ; de tiempo en tiempo llegaban también del Perú, y en 1S57 
abundaban ya bástanle en las cercanías de Santiago. En esta época se 
obligaba á los propietarios á tener cada uno una marca que se depositaba 
en el Cabildo y servia para señalar sus animales, ó bien se diseñaba dicha 
marca en el libro de acuerdos para servir de prueba en caso de necesidad : 
y para que los propietarios no perdiesen ninguna de sus Vacas, se las 
reunía todos losañosrpor San Marcos en la plaza mayor, donde cada inte- 
resado iba á reconocerlas. Estas precauciones, que se practicaron también 
con todos los otros animales domésticos, no duraron mas que algunos años, 
pues se multiplicaron con tan escesiva abundancia que solo vallan seis 
ú ocho reales, y fueron despreciados de tal modo, que muchos se hicieron 
completamente salvajes. Ninguno existe hoy en este estado, ni aun entre 
los araucanos, donde por el contrario han llegado á escasear, á causa de las 
devastaciones cometidas en las guerras de la independencia por los últimos 
restos de las tropas reales ; pero en el departamento de Osorno, por la 
continuación de estas guerras, las haciendas inmediatas al camino de 
Chiloe fueron tan destrozadas, que muchos Toros y Yacas se escaparon á los 
vastos bosques que rodean el gran lago de Yanquigüe , se multiplicaron 
con toda libertad, y volvieron á su estado primitivo, en el cual han per- 
manecido hasta 1$55 poco mas ó menos, época en que se ha empezado 
á cazarlos ; para este efecto se han adiestrado perros que soltados en 
estos montes, llegan á descubrirlos, fatigarlos y aun obligarlos á dirijrse 
al lado de sus dueños, los cuales después de haberlos enlazado, los atan 
á un árbol para continuar su caza. En término de tres dias se reúnen 
todos los Toros y Vaóas, y uniéndolos por las colas unos tras otros, los 
conducen sin ninguna dificultad hasta las haciendas designadas, y por 
medio de los mas pésimos caminos. 

Hemos visto una fila de catorce de estos animales salvajes guiados por 
dos hombres, de los cuales uno iba ocupado solo en abrir camino á través 
de esos espesos bosques vírgenes, y seguíanlos libremente algunos terne- 
rillos al lado de sus madres. A pesar de los esfuerzos que hicimos 
para encontrar algunas diferencias enlre los Bueyes salvajes y los do< 
mestices, solo advertimos que su talla en general es algo mas pequeña, 
y esto mismo han notado los pastores, acoslumbrados á conocer los ca- 
racteres físicos y morales de dichos animales. 

Los Bueyes viven en Chile en plena libertad los primeros años, y se 
reúnen después de cierto tiempo para engordarlos en los potreros de 
alfalfa , de donde se sacan para matarlos y hacer cecinas ó charquis, 
etc. , como será dicho en nuestra Estadíslíca. Estos animales abundan 
muchísimo, particularmente en el centro de la República, y las grandes 
matanzas que se hacen anualmente ofrecerán las mayores ventajas 
cuando el estado de la industria y del comercio permita sacar todo el 
partido posible. Las Vacas no dan constantemente leche como las de 
Europa, tienen absolutamente necesidad de su terneriilu para que esta 



170 FAUNA CHILENA. 

secrecioil se continué, é inmediatamente que se tes quita, la leche dis- 
minuye y se agota á pocos dias; este es un inconveniente que el hombre 
hará desaparecer, luego que la fabricación de la manteca y queso se 
baga mas importante y exija mayor cantidad de leche. 

Por la primavera las Vacas se recalientau , y después de una preñez 
de nueve meses, paren uno ó á veces dos terneros, que en los primeros 
dias tienen necesidad del mayor cuidado; pues como su parto se efectúa 
casi siempre en las montañas, los Leones y Condores no dejan de 
perseguirlas y fatigarlas para robárselos ; los últimos sobre todo logran 
su objeto con bastante frecuencia y de un modo sumamente particular; 
preséntanse dos ó muchos juntos delante de la hembra , la cercan 
por todos lados, y consiguen frecuentemente amedrentarla abriendo y 
sacudiendo con fuerza las alas y lanzando silbidos muy agudos. En caso 
de huida, los Condores caen sobre el ternero, le arrancan al instante 
la lengua, después los ojos, el ano, y acaban en fin por hacerle presa. Los 
Leones del pais no son menos astutos para robarlos, asi las Vacas tienen 
sobre sus terneros la mayor vigilancia, reconocen todos los alrededores, 
y cuando son tan pequeños que no pueden seguirlas á pacer, cuidan 
de ocultarlos en las malezas, adonde vuelven á buscarlos luego que han 
satisfecho su apetito ó su sed ; además son socorridas en estos trabajos 
por los pastores de las haciendas, siempre atentos contra tantos enemigos. 

Las Vacas están sujetas á muchas enfermedades ; pero la mas dañosa 
es la que proviene de una disuria y que los chilenos miran equivocada- 
mente como producida por las telarañas: así que se sienten con ella van 
con frecuencia á beber: sus remedios son baños frios y algunas yerbas 
purg intes, tales como el Natri, el Huevil^ etc., y si mueren se corrompen 
inmediatamente. A veces se hallan también en su estómago materias 
mas órnenos redondas, cubiertas con frecuencia de una costra bastante 
lisa, llamada en historia natural cgagrópilos; compóncnse de pelos que las 
Vacas y otros muchos Rumiantes tragan al lamerse la piel, y que llegados 
al estómago se hacen pelotillas ; es una especie de bezardo, de una com- 
posición distinta, pues solo contiene pelos muy enredados ó cubiertos á 
veces de la costra susodicha. 

Como en España y en la mayor parte de sus colonias, en Chile se han 
servido durante largo tiempo del Toro en sus diversiones ; y cuando las 
fiestas nacionales, cada ciudad se apresuraba á preparar su anfiteatro 
para ir admirar, á veces con temor y sobresalto, pero siempre con nueva 
sorpresa, esos intrépidos toreros tan diestros en luchar con tan salvajes 
y furiosos animales. Esta clase de torneos tan notables por el valor y 
habilidad de sus actores, existen aun en ciertas repúblicas de América, 
y se ven de tiempo en tiempo en el Perú y en Colombia ; pero desde 
los primeros años de la independencia el gobierno los prohibió entera- 
mente en Chile, y la última corrida que se vio fué en 1831 en San Fer- 
uando, en honor del titulo de ciudad que el digno intendente de la pro- 
vincia, D. Pedro Urioía, acababa de obtener^ 



mamíferos. 171 



ORD£flí VIL 



CETÁCEOS. 

Anímales acuáticos, casi todos marinos, con los 
caracteres de la respiración, de la reproducción, dé 
lá testa, etc., como los otros Mamíiferos; pero 
con el cuerpo en forma de uso y mas ó menos pici- 
forme; los tiiiembros anteriores eii nadaderas, y 
los posteriores bastante reducidos y ocultos esté- 
riormente ; á veces una aleta dorsal ; cola gruesa, 
terminada en una aleta horizontal; carecen de 
oreja esterna ó concha auditiva; las tetas son 
pectorales en los herbívoros y abdominales en los 
carnívoros ; los dientes de estos, muy variables en 
número, son uniformes, uni-radiculados, á veces 
nulos, y los de los otros muy parecidos á los de los 
Paquidermos. 

Los Cetáceos son los mayores Mamíferos, los mas 
mostruosos, y los que por su organización mista é irregu- 
lar, parecen cambiar enteramente el orden natural de 
esta grande clase. Destinados á vivir constantemente en el 
mar, han debido sufrir muchas modificaciones en los miem- 
bros destinados para nadar, y esto unido á un cuerpo 
sin cuello y bien continuo, les ha dado una forma parti- 
cular y en todo semejante á la de los peces ; así no se 
debe estrañar que los antiguos naturalistas los hayan cla- 
sificado entre estos animales , lo cual hace aun el vulgo, 



172 FAUNA CHILENA. 

habituado á considerar las cosas muy superficialmente y 
solo según su forma esterior y costumbres. 

No obstante, si se examinan con atención las especies de 
este grande orden, se verá que sus principales órganos, 
de los que dependen todos los fenómenos de la vida, son 
enteramente lo mismo que los de los otros Mamíferos. 
Tienen pulmones que les precisan salir á respirar á la 
superficie del agua el aire puro, lo cual ejecuta la mayor 
parte de ellos después de arrojar por las fístulas nasales 
el agua que han tragado : unos la despiden de un golpe, 
como lasBallenas, otros en porciones, como los Cachalotes, 
ó bien simplemente dejándola fluir á la superficie de su 
cabeza, como los Delfines. Tienen también un corazón con 
sangre caliente, dedos empotrados en sus nadaderas, y las 
hembras son vivíparas , alimentando á sus hijuelos con 
verdaderas tetas. El lugar de estos animales en el grupo 
de los Vertebrados no puede pues ser dudoso; pero lo que 
aun no está bien decidido, es cual deben ocupar en la serie 
de los órdenes ; los zoólogos los relegan tan pronto al fin 
de los Mamíferos, como los unen á las Focas para formar 
un orden separado , y aun el señor Blainville ha creído 
deberlos asociar á diferentes familias, según su sistema 
dental ó la analogía de su organización. 

Estos animales se encuentran en casi todos los mares ; 
pero los muchos productos que suministran á la industria 
han dado lugar á multiplicadas pescas, lo cual ha debido 
disminuir considerablemente el número de las grandes 
especies , y obligarlas á retirarse á las altas regiones 
adonde los balleneros van hoy á buscarlas. Muchos de 
estos pescadores frecuentan los mares de Chile, y no 
es estraño encontrar hasta veinte ó treinta embarcaciones 
reunidas en el verano, ya en el puerto de Valdivia, yá en 



mamíferos. 173 

el de San Carlos de Chiloe, adonde van á tomar víveres y 
reposar de sus muy pesadas fatigas. También pescan en las 
bahías y riveras del mar de toda la República , cuyas 
partes están cubiertas de esqueletos de estos animales, 
que las olas del mar suelen arrojar continuamente. 

Al hablar de los Anfibios espusimos la dificultad que 
hemos tenido para estudiar bien estas clases de anima- 
les, que solo la casualidad puede proporcionar al natura- 
lista el observarlos; esta dificultad es mayor aun para los 
Cetáceos, porque no frecuentan nunca la costa, no pudién- 
dolos ver mas que de lejos, y escapar á todas nuestras pre- 
paraciones por su enorme grosor y su consistencia blanda 
y grasosa: así los zoólogos no podrán verdaderamente 
determinar las especies, hasta que algunos hábiles natura- 
listas se embarquen en esas grandes espediciones ballene- 
ras. En cuanto á las de Chile, nos contentaremos con des- 
cribir las citadas por los autores, lo cual hará que otras 
personas del pais sean mas afortunadas para poder obser- 
varlas de cerca, verificar la exactitud de nuestras des- 
cripciones y la determinación de las especies, pertene- 
ciendo todas á la segunda familia que G. Cuvier ha 
designado bajo el nombre de Cetáceos sopladores, y carac- 
terizada por las ventanas de la nariz colocadas debajo de la 
cabeza. Es probable que la otra familia, que comprende 
los Cetáceos herbívoros, posea algunas de sus especies en 
los mares de Cl^ile; pero no las hemos encontrado, y hasta 
el presente no se ha descubierto ninguna. 

I. delfín. — DELPHINUS. 

Corpus pisciforme. Cauda Innata. Dentibus in utraque maxilla 
numerosis, parvis, similibus^ acutis. Spir acula Juncia. 

Z>ELrP!NU5 Linn. — Blainv.— Desm. — Cuy., ele. 



174 FAUNA CHILENA. 

Animales de cuerpo liso, muy tendido, de un negro 
azulado por cima, blanqnizo por bajo> dispuesto en forma 
de pez, y con las nadaderas pectorales mas ó menos largas. 
Hocico agudo y mas ó menos prolongado. Comimmente 
una aleta dorsal y la caudal escolada. Dientes en número 
variable^ ordinariamente muchos, pequeños, uni-radícale^, 
de forma muy igual entre si y con corona cónica. 

Los Delfines son los mas crueles y carnívoros de todos los Cerceos- ^ 
muy inferiores en grosor álos Cachalotes y las Ballenas. Marchan reiml- 
dos varios de frente ó en parejas unos tras otros, y cuando se hafián 
cerca de un navio, se los ve hacer movimientos ondulatorios, como 
si volviesen sobre sí mismos ; esto tiene lugar cuando la nave va len- 
tamente, pero si navega con velocidad, entonces nadan con estraordJH 
naria rapidez, y llegan siempre á pasarla. Eá alta mar es donde comun- 
mente se encuentran ; pero en ciertas épocas del año se aproximan á 
las costas^ y aun entran en los puertos ó grandes bahías ; otras especies 
viven casi siempre eu las embocaduras de los rios, remontándolos tam- 
bién á veces á grande altura, y el señor d'Oibigny ha visto una especie 
en los de Bolivia, á la cual ha llamado ínia boliviensis, y quizá poco 
diferente del D, Geoffrensis de Blainville. 

La gran velocidad de estos animales, y la costumbre que tienen áfi 
seguir los navios á veces durante muchos días de continuo, y acaso 
también su grande inteligencia comparada á la de los peces, con los qué 
los antiguos los confundían y aun hoy el vulgo, les ha dado en todo 
tiempo gran celebridad, llegando basta ser el objeto de un culto religiosa 
entre los primitivos griegos. Colocaron su imagen en los templos, ¡^ 
gravaron en mármoles y medallas, y la hicieron el símbolo del Dios del 
mar, atribuyéndole una organización moral y física, mucho mas per- 
fecta y superior que la 4el hombre. Así los diseños que de ellos hacían 
se resentían tanto de esta exageración, que frecuentemente apenas a^ 
pueden reconocer. Otras naciones no lian sido menos supersticiosas 
que los griegos por estos animales^ y las obras antiguas están llenas de 
fábulas que la imaginación procreaba, y el vulgo admitía con cuanta 
preocupación caracteriza la infancia de la civilización. 



mamíferos. 17S 

1. MMeipM»%9MS iu§%aius. 

D. formis obesis ; rostro attenuato; pinna dorsali roíundata; corpore supra 
dilute fusco- fulvo, infra albo^ colore utroque confluente; lúnula dorsi fusca 
ante pinulam dorsálem, — Long, S ped, 

D. LurrATUS Less., Voy- de laCoq., p. 182, lám.9, 6g. 4. — J. B. Fisch., Synop 
Mamm., p. S09.-- Fr. Cuv., Cétac, p. 228. 

Vulgarmente Tunina. 

£ste Delfín, bastante propagado en los mares de Chile, tiene 
Jas formas muy rehechas y tres pies de longitud 6 mas. Su 
hocico es afilado, y su espalda redondeada ácía la estremidad. 
El color del dorso es bruno flavo claro, confundiéndose insensi- 
blemente con el blanco de la parte inferior. Un crucero bruno 
ocupa la espalda enfrente de las nadaderas pectorales antes del 
espaldar. 

Tomamos la descripción de esta especie al señor Lesson , aunque 
no la ha podido hacer mas que desde la nave en que se hallaba du- 
rante su estancia en la bahía de Concepción. Todas las mañanas, dice, 
bandas numerosas de estos Delfines se ocupaban en pescar los anima- 
les que les sirven de alimento, y solo cuando estaban bien satisfechos, 
és decir, á eso de las diez, se divcrtian lanzándose fuera del agua con 
sftltos rápidos y vigorosos. Se ven también entrar en gran multitud 
en la bahía de Valparaíso, donde son conocidos, como en todo Chile, bajo 
el nombre de Tuninas y no con el de Funenas, como dice el señor Lesson, 
y según él todos los otros mamálogos. 

Independientemente de esta especie, tan conocida en toda la costa, 
los viajeros y naturaUstas de las espediciones cientiGcas al rededor del 
mundo, han citado otras muchas, propias do estas mismas comarcas 6 
de las cercanías del cabo de Hornos ; desgraciadamente las descripciones 
que dan son tan vagas é incompletas, que será difícil hacerlas conocer 
bien ; así nos contentaremos con hablar aquí muy brevemente de ellas, 
para llamar la atención de los viajeros y de los naturalistas chilenos. 
Estas especies, mas bien indicadas que descritas, son: 

2. D. biviiiaius Less.— Cuerpo encorvado, pero esbelto, de cerca de dos 
pies de longitud y con hocico corto y cónico: es blanco por bajo, negro 
por cima y sobre los costados, con dos anchas bandas interrumpidas al 
medio, dividiendo por cada lado el color negro. Dorsal mediana y negra ; 
cola escotada en la mi'.ad. Pectorales delgadas, blancas y bordeadas de 
negro solo en la parte anterior. 

3. />. cruciger Quoy. — Esta especie parece ser la misma que la pre- 
cedente, y presenta en cada lado del cuerpo y en casi toda su longitud 



176 FAUNA CHILENA. 

anchas rayas blancas, cortadas en el ángulo derecho por una negra, lo 
que forma una cruz del mismo color sobre un fondo blanco. 

4. D. Pemetíensis Blainv. — Especie dudosa , conocida solo por una 
descripción incompleta del abate Pernetty. Su hocico es bastante aguzado; 
la mandíbula inferior mas larga que la superior ; dientes numerosos y 
puntiagudos. Una nadadera dorsal mas aproximada á la cola que ér la 
cabeza. Espalda negruzca. Vientre gris claro, manchado de negro ó de 
gris de hierro. 

5. D, Peronii Lacep. — Cuerpo redondeado, muy liso, de cinco á seis 
pies de longitud. Hocico afilado, separado del cráneo por un surco pro- 
fundo, con treinta y nueve dientes en cada mandíbula. Iris verde. Lo 
superior del cuerpo y de la cabeza de un azul oscuro. Vientre, costados, 
punta del hocico, nadaderas pectorales y caudales de un blanco plateado. 
Nadaderas negruzcas en los bordes. — En el Viaje del capitán Kotzebue 
está designado bajo el nombre de Del fin de chile. 

6. D. Commersonii Lacep. — Especie muy dudosa, cuyo cuerpo sería 
enteramente de un blanco plateado, escepto las estremidades del hocico, 
de las nadaderas y de la cola que son negruzcas. 

Estas cinco últimas especies, aun bastante dudosas, han sido vistas 
y descritas desde los navios por algunos viajeros naturalistas ; no hay 
necesidad de hacer notar la poca exactitud que se debe encontrar 
en tales descripciones hechas á tan grande distancia , y la ciencia no 
puede adoptar dichas especies, que solo damos á conocer aquí muy sucin- 
tamente, como lo dejamos dicho, para llamar la atención .de los sabios 
que tengan ocasión de observarlas mas de cerca. Todas cinco se hallan 
en los mares australes, vecinos al cabo de Hornos y al estrecho de 



II. CACHALOTE. — PHTSETZa. 

Capul permagnum, máxime tumidum, veluti truncatum. ¿¡pí- 
rácula juncia. Denles maxillares in utraque maxilla ; inferiores 
numerosi; maxilla inferior elongata, angusla, symphysa prolón- 
gala. Stalura máxima. 

Phtsetbr Linn., Syst. nal — Desm., lUamm,^ p. 524. 

Cabeza muy desenvuelta, del tercio de la longitud del 
animal, considerablemente abultada por cima y por delante, 
donde parece como truncada. Ventanas de la nariz dispues- 
tas en su ángulo antero-superior, con las fístulas reunidas. 
Dientes en las dos mandíbulas: los de la superior mas nume- 
rosos y bicórneos; mandíbula inferior estrecha, consínflse 
muy larga. Nadaderas pectorales largas. 



MAMIFliUOS. 177 

£1 género Cachalote comprende muchas especies todavía mal caracte- 
rizadas en las obras de los naturalistas, á cansa de la gran dificultad 
qne se esperimenta en reunir las materias necesarias para hacer sus 
diagnosis. Todas parecen de gran talla, escepto una del mar de las 
Indias, cuyo cráneo, ha descrito el señor Blainville, y que no es mayor 
que los Delfines comunes, y han sido divididas por los mamálogos 
en dos subgéneros , según que poseen una nadadera dorsal ó que les 
&lta. Todas tienen cabeza enorme y esccsívamente abultada anterior- 
mente, formando después una larga cavidad , dividida en dos separa- 
dones llenas de un aceite particular, que se cuaja con el frío, y es 
conocido en el comercio bajo el nombre de Adipocive, Blanco de 
Ballena^ Sperma-ceU, etc. Aunque la grasa de tocino que contienen 
bajo la piel sea menos gruesa, y dé por consecuencia menos aceite 
qne la de la Ballena propiamente dicha, sin embargo lo destila también ^ 
en grande cantidad. De estos animales proviene igualmente el ámbar 
gris tan oloroso, que se encuentra á veces flotando sobre el mar, y que 
en otro tiempo los habitantes de Ghiloe recojian y enviaban á Santiago; 
es una especie de concretacion que se forma en el intestino de estos 
animales después de ciertas enfermedades; así los araucanos, que 
conocen muy bien su origen, ignorado por mucho tiempo de los sabios, 
lo llaman Meyene , que quiere decir Escrementos de Ballena^ opinión 
que tenían igualmente los habitantes del Japón. 

Se encuentra mas particularmente en las costas de todos los mares, 
arrojado por las olas, apareciendo en pedazos á veces bastante gruesos, 
formados de camas concéntricas que contienen despojos de alimentos 
y especialmente mandíbulas de Jibias. Se hallan á veces porciones de 
dos á diez libras, y si es cierto lo que han dicho algunos autores, 
se han encontrado masas que pesarían hasta ciento veinte hbras. Se 
sabe que esta sustancia es empleada principalmente en la perfumería 
y á veces en la medicina. 

1. JPHyseter tnaeraeephaMu9. 

P, deníibus infra uírinseciis 20-28^ subrecurvis ; cauda angustissima^ cónica t 
^minentia longitudinali scu pinna spuria supra anum, 

Ph. MACROCEPHALUS Dcsm., Mamm.y p. 524. — Fisch., Synop., p. 517. — Cacha- 
tOT MAGROGEPHALE Laccp. — Grajíd CACHALOT Bonnal., Encycl., p. 12. 

Este Cetáceo, que* tiene cerca de sesenta pies de longitud y 

aun llega hasta cientp , se halla con lo superior del cuerpo 

negruzco ó de azul apizarrado, algo manchado de blanco y lo 

inferior blanquizo. En cada lado de la mandíbula inferior hay 

Zoología. I. IS 



178 FAUNA CHILENA. 

veinte á veinte y cinco dientes encorvados y algo aguzados en 
la estremidad, y en la superior se ven dientecillos cónicos 
ocultos en las encías. Cola muy estrecha y cónica. Una eminen- 
cia longitudinal , ó falsa nadadera , situada sobre el dorso 6 
encima del ano. 

Esta enorme especie de Cetáceos parecería frecuentar los mares de todo 
el globo, si la que se pesca tan comunmente en los parajes de Chile 
pertenece realmente al Ph, macrecefalus, lo que es dudoso. Se perciben de 
lejos por el surtido de agua que arrojan por sus fístulas nasales, el cual 
en los momei}tos de calma sale en vapor, pero en los de agitación lo 
lanzan con violencia, describiendo con la cabeza un ángulo muy abierto. 
Este mecanismo es debido á la gran cantidad de agua que tragan cuando 

^ fomen. Su respiración sucede de diez á diez segundos, pero pueden sus- 
penderla durante cinco cuartos de hora, sobre todo los machos que 
respiran menos que las hembras. Pescadores inteligentes han obser- 
vado que se alimentan con Jibias cuando están en alta mar, y de peces 
de mediano grandor luego que se aproximan á tierra ; que para comer 
se bajan á cierta profundidad , y suben poco á poco á la superficie 
abriendo su grande mandíbula , en la que llegan á engolfar todos estos 

, animales. Viven unas veces en parejas y otras en grupos de muchos cen- 
tenares de individuos, unos compuestos priucipalmente de hembras, entre 
las cuales se encuentran algunos machos adultos , y otros de jóvenes 
machos aun no adultos ; estos, aunque de carácter suave y tímido , se 
pelean, acometiéndose unos á otros con la boca abierta para cojer á su 
adversario por la mandíbula inferior. 

Los balleneros en sus pescas han sido frecuentemente atacados por 
individuos robustos y vigorosos, sin otro objeto que defender los heri- 
dos y darles tiempo y modo para salvarse ; y dicen que entonces dan 
grandes gritos que se oyen muy distintamente á cierta distancia. Las 
hembras están preñadas diez ó doce meses , y paren uno ó á veces 
dos hijuelos, que asi que nacen se agarran á las tetas de su madre, á la 
cual siguen cierto tiempo con tal adhesión, que ni aun la dejan cuando 
la matan los pescadores y la arrastran á remolque hasta el navio : así 
estas jóvenes ballenas pagan casi siempre con la vida una afección tan 
tierna y natural; otras veces, al contrario, el ballenero mata antes la 
cria para qiie la madre no se aleje y permanezca buscando sus hijuelos 
en los parajes donde hace su pesquería, lo cual facilita y asegura mas 
la captura. 

Los Cachalotes no se encuentran junto á la costa porque tienen nece- 
sidad de mucha aguapara chapuzar, y abundan 'bastante á ocho ó diez 
leguas de la isla de la Mocha ; pero en general squ pequeños, lo cual hará 
creer que este no es el verdadero P. macrocephatus. Aunque la cantidad 
de aceite qué dan sea menor que la de las Ballenas, á causa de ser menos 
gruesa la e|pa grasosa, sin embargo es siempre muy importante, pues 



mamifi':ros. 179 

destila hasta soseu la barriles y aun mas, y os de precio superior; pero 
lo qüQ le hace mas apreciable sobre todo, es el Adipocire ó Blanco de 
Ballena , que sirve particularmente para la fabricación de esas hermosas 
bvjias, que la estearina solo llega imperfectamente á imitar. 

IXI. BALLESTA. — BAL JSar A. 

Denles nulli adpatalum elasmiis seu laminis coméis y pendenti' 
bus^ Iriangularibus, ápice fibrosis. Corpus fusiforme. Caputpl'^s 
minusve tumidum, Statura máxima. 

BaLíENA Linn , Syst. «af. — Desm. — Laccp. — Fisch., etc. 

Cetáceos de muy gruesa talla, sin dientes, teniendo en 
lagar de ellos en la mandíbula superior órganos córneos, 
laméliformes, prolongados, colocados muchos sobre una 
doble serie , descompu.estos en fibras sedosas en su cara 
esterna y en la esiremidad; estos órganos llevan el nom- 
bre de barbas (ballenas comunes), y no existen en 
oingun otro género : son mas ó menos largos, según las 
especies. La cabeza es también mas ó menos gruesa y 
aguda. El dorso está provisto ó no de una nadadera, y el 
vientre tan pronto liso como marcado de grandes surcos 
longitudinales, lo cual ha dado lugar á algunas divisiones. 

Este género inclaye pocas especies, diseminadas en los mares de 
ambos continentes, y si hoy se encuentran mas particularmente acia 
las dos estremidades de la tierra es á causa de haber sido acosadas por 
las mcesantes pescas que se les hace desde tiempo inmemorial, pero 
sobre todo desde medio siglo poco mas ó menos , pues en otro tiempo 
abundaban mucho en los mares de indias, en el golfo Arábigo y aun en 
el Meditarráneo : parece que existían también antes del diluvio, como 
hay pruebas en los esqueletos fósiles que se hallan en diferentes lugares 
de Europa ; pero hasta el presente no se han descubierto en América. 

La utilidad de estos animales es bien conocida, pues da lugar á tan 
numerosas y productivas pescas, que hacen temer la destrucción casi 
completa del género. Tales pescas se hacían en otro tiempo sobre 
las costas de Chile, casi con el solo objeto de ejercer el contrabando; 
pero después de la independencia , los balleneros ingleses , franceses y 



« 



180 FAUNA CHILENA. 

sobre todo americanos se dirijieron con apresuramiento por la esce- 
siva abundancia de estos animales en dichos parajes. La bahía de 
Valdivia y la de San Garlos contienen en verano mochas de esas embar- 
caciones, que al mes de estancia poco mas ó menos parten otra vez á 
alta mar á perseguir estos mostruosos animales , de los que marineros 
inteligentes llegan con admirable destreza á hacerse dueños. Aunque 
los detalles relativos á esta pesca sea mejor destinarlos para la Estadís- 
tica, du-emos aquí sin embargo, y según uno de los mejores balleneros 
consultados áeste efecto, que la Ballena austral, que ellos llaman BaHe- 
na franca, confundiéndola con la del norte, se pesca desde los 36 hasta 
los UU grados y de los 78 á los 82 de longitud ueste de París ; que la 
de Ghiloe da poco mas ó menos ochenta barriles de aceite de treinta 
y seis galones cada uno , y las de la altura de Concepción, general- 
mente mas gruesas, dan hasta ciento y aun mas ; que los Cachalotes 
son bastante raros; que no se pesca el Flmbac por ser muy difidl de 
agarrar, á causa de su gran viveza, y de dar además muy poco aceite; 
y en fin, que el Hombac, que se va á fondo tan luego como es herido 
mortalmente y no sale á la superficie hasta el dia después , solo da 
doce á diez y seis barriles de aceite el pequeño, y el común de 
veinte y cinco á treinta y aun hasta setenta, que es el máximun. Según 
las nociones tomadas en Chiloe, parece que este mar mantiene machas 
especies de Ballenas. 

Aunque estas sean los mayores animales que habitan nuestro globo, 
no se alimentan sin embargo mas que de pequeños invertebrados, tales 
como Moluscos, Crustáceos y Zoofítas, que á pesar de no tener mas 
que una corta dimensión, bastan por su grande abundancia para 
sustentar á tan mostruosos animales. Para tal efecto, no tienen mas 
que meterse en medio de estos Crustáceos, reunidos á veces por bancos, 
y abrir su enorme boca, para que dichos animales se engolfen á milla- 
res, y sean detenidos por medio de las cabelleras délas barbas, que solo 
dan paso al agua luego que la boca está cerrada. Por medio de este me- 
canismo, repetido con frecuencia, es como se alimentan las Ballenas, 
aunque á veces persiguen también las bandas de arenques, alachas ó 
sardinas, que tienen el instinto de lanzar á las bahías estrechas para 
cojerlas mas fácilmente. Respiran con bastante frecuencia, y no pueden 
apenas permanecer bajo del mar mas que veinte minutos sin salir á la 
superficie á tomar el aire necesario para su existencia. Cuando respiran 
arrojan por las fístulas nasales algunas mocosidades y un sencillo vapor 
en forma de nube, mientras que el agua que despiden no es mas que 
la que han tragado con los animalillos de que se alimentan, y la cual 
filtrada por las barbas se dirije á lo interior de la boca para salir por las 



mamíferos. 181 

ventallas en forma de surtidores tan fuertes que llegan hasta treinta y 
cuarenta pies de altura y pueden llenar una chalupa ; algunos autores 
han dicho que los salvajes de la Florida se apoderan de estos animales 
metiendo en sus ventallas clavijas de madera proporcionadas al grandor 
de tales agujeros, lo cual es muy dudoso. 

Los zoólogos dividen las Ballenas en dos subgéneros, á saber : Balle- 
nas propiamente dichas, cuyo dorso está sin nadaderas, y Ballenóp- 
teros^ que tienen una ; estos últimos pueden aun ser subdivididos según 
el vientre, que es ya liso ó plegado, y entonces son mas particularmente 
conocidos bajo el nombre de Ror cuales. Las especies que frecuentan los 
mares de Chile pertenecen acaso á los tres subgéneros, pero sus carac- 
teres específicos no han sido todavía descritos de un modo bástante satis- 
fictorío, para poder también distinguir las que los pescadores europeos 
ó americanos vienen á pescar á estos parajes. El examen científico de 
tan grandes Mamíferos es deseado desde largo tiempo por los natura- 
. listas. Sdo por medio de figuras exactas de estos animales , por la 
comparadOQ de sus piezas osteológicas, principalmente de sus cráneos, 
se podrá establecer de una manera cierta la diagnosis de sus especies. 

1. Baiiena a§%iarciica. 

B. nigra, rictu amplissimo, arcuato; vertebris cervicalibus coadunatia 
castis vtrínsecus quindecim. 

B. AMTABCTicA Klein.— B. ou Cap de Bonne - Espéraücb G. Cuy., Oss* fósil., 
t. ly, p. 368, lám. 3S» fig. 5-8— B. adstralis Dict. ciass. d'Hist, mu., t. ii, p. let. • 

—i. B. FiSCb., p. 522. — B. MYSTICETÜS y AUSTRALIS Aut. 

Cabeza negra y muy convexa. Barbas prolongadas. Ninguna 
nadadera dorsal ni pliegues sobre el cuerpo. Abertura del hocico 
muy grande. Vértebras cervicales soldadas entre sí. Apóíisis 
formando una cresta en toda la longitud de la región cervical. 
Quince vértebras dorsales y otros tantos pares de costillas, 
de las que cuatro, en las madres, no se unen mas que al apófosis 
trasversal. Treinta y siete vértebras pos-dorsales ; el hueso en 
V empezando entre la undécima y duodécima de esta serie, y 
finalizando junto á la veinte y siete. Dos falanjes en el pulgar; 
cuatro en el índice ; cinco en el del medio; cuatro en el anular, 
y tres en el meñique. Cabeza mas deprimida que en la especie 
del norte. 

No se sabe bien aun si esta Ballena es la misma que la J?. mysticetus 
de los autores, ó una simple variedad, ó una especie muy distinta que se 



182 FAUNA CHILENA. 

designa á veces bajo el nombre de B. antárctica^ el cual hemos conservado. 
Sin embargo, da lugar á frecuentes y grandes pescas que los ingleses, 
franceses y sobre todo los americanos del norte vienen todos los años á 
hacer al sur de Cbiloe. El número de estas Ballenas era aun muy consi- 
derable no ha mucho tiempo ; pero después de algunos años se les ha 
hecho una guerra tan obstinada, que se han vuelto cada dia mas raras, é 
Idose á refujiar á los lugares mas desamparados, para evitar tantos 
enemigos. En cierta ocasión se quiso formar en Chile una sociedad para 
la pesca de este gran Cetáceo ; pero el espíritu de asociación, que por 
desgracia es aun casi enteramente desconocido en estas comarcas, hizo 
abortar un proyecto que podía tener el mayor resultado para el comercio 
de Chile y sobre todo para la instrucción de sus marinos ; pues no se 
puede disimular, que una pesca tan larga y penosa, no haga á estos hom« 
bres sumamente hábiles é inteligentes, y bajo este solo punto de vista el 
gobierno francés ha prometido un gran premio á todas las embarcaciones 
balleneras que payen los trópicos. Las demás ventajas son bastante impor- 
tantes , pudiendo jiar cada Ballena, un^ con otra, sobre siete á nueve quin- 
tales de barbas de tres á diez yseis pies de largo cada una, habiendo 
quien da menos y también quien escede esta cantidad. Se calcula qne 
el peso de una Ballena de solo sesenta pies de longitud , es cerca de 
setenta toneles, equivaliendo casi al de trescientos bueyes gordos. La capa 
grasosa que cubre todo su cuerpo, es frecuentemente del grueso de muchos 
pies, destilando hasta ciento veinte barriles de aceite y aun ciento ochen- 
ta. Los machos dan mucho mas que las hembras, y los de los polos 
también mas que los de los países templados ; por lo demás, se encuen- 
tran hoy raramente, frecuentando con preferencia los polos, adonde los 
pescadores no temen, sin embargo, irlas á buscar. No obstante, el número 
de navios que se ejercitan en dicha pesca ha disminuido mucho en estos 
últimos tiempos; los ingleses particularmente empiezan á descuidarla, y 
en los años de 1841 á 1845 no se contaban apenas mas que veinte y ocho 
de sus embarcaciones balleneras en los mares del sur , aforando solo 
nueve mil setecientas sesenta y siete toneladas , y montados por ocho- 
cientos treinta y cinco marinos, mientras que en 1850 á 1852 habia noventa 
y una con dos mil setecientos cincuenta marinos, y aforando treinta mil 
ochenta y tres toneladas. Las embarcaciones de Francia y aun del norte 
de América disminuyen también considerablemente, y se cree que de 
aqui á algún tiempo desaparecerán completamente á causa de la entera 
destrucción de estos mostruosos animales ó de su emigración acia los 
lugares inaccesibles. 



ÁVESV 



(1) 



Animales vertebrados y ovíparos; con 
pulmones sin lóbulos; sangre caliente; cere- 
bro poco voluminoso; cuerpo cubierto de un 
tegumento particular, conocido bajo el nom- 
bre át plumas^ provistos de cuatro miembros, 
cuyos dos anteriores están muy prolongados 
para facilitar el vuelo ó la locomoción en 
el aire. 

La clase de las Aves , mucho mayor que la de los Ma- 
míferos, ofrece sin embargo mas homogeneidad, y sirvién- 
donos de las espresiones del señor de Blainville, <c menos 
importantes diferencias que tienden á la degradación en 
esta última clase. » Así no se ve entre los principales 
órdenes ornitológicos , tales como las Rapaces, Zancu- 
das y Palmípedas , esas soluciones de continuidad en 
el plan general de su organización fisiológica y anatómica, 
como las que se notan en los principales órdenes mama- 
lógicos, por ejemplo, entre los Bimanos ó Cuadrumanos, 

(\) Esta grande dase ha sido enteramente tratada por el señor Des 
Murs, abogado del Consejo real de Franela y continuador de la Hino^ 
Ha natural de las Aves de Buffon, Laugier y Temminck. — £1 autor se ha 
ceñido solo á describir las costumbres de dichos animales. 



184 FAUNA CHILENA. 

los Cuadrúpedos y Cetáceos. El paso de una á otra modi- 
ficación se ejecuta por una transición tan insensible, que 
todo es realmente armonioso en esta interesante clase, 
haciéndola bajo tal punto de vista acaso la mas completa 
del reino animal, y por consecuencia de la creación. 

Pero de esta armonía de unidad no resulta que en toda 
la serie zoológica las Aves se encuentren completamente 
aisladas y sin ninguna relación con las otras clases. Algu- 
nos de los puntos de contacto son, al contrario , muy 
patentes. Ciertas especies, tipos únicos de géneros, como 
el Avestruz, el Casoar, de los que algunos ornitólogos aca- 
ban de bacer el orden de los Eslruciones,1!e aproximan á los 
Cuadrúpedos por faltarles en el centro del esternón esa 
cresta huesosa, verdadera carena para las Aves volátiles 
ó nadadoras, y por la testura de los aparatos del tubo 
digestivo; muchos géneros, pertenecientes al orden de 
las Palmípedas, verbigracia los Esfeniques ó Esfenisides, 
igualmente llamados Mancos , se aproximan , al con- 
trario, á otra clase muy distinta de la de los Mamíferos, 
es decir, á ciertas especies de Tortugas marinas ó acuá- 
tiles por las modificaciones recibidas en los miembros 
anteriores: sin plumas en sus alas, y careciendo de la 
sencillez de organización en su constitución anatómica, se 
han vuelto verdaderos remos propios solo para cortar el 
agua, y sostener al animal en tierra cuando está preci- 
sado á dejar su habitual elemento. 

Se ve por estos ejemplos, que las costumbres de todos 
los órdenes de las Aves no deben ser las mismas , y en 
efecto varian en cada uno. Así, muchas Aves de rapiña 
tienen el pico acerado y ganchoso , garras aguzadas y 
fuertes , viven solitarias y lejos de los lugares habitados 
por el hombre, no alimentándose mas que de los animales 



AVES. 185 

que cazan, y son generalmente las mas listas de todas para 
volar ; otras no dejan los bosques ni malezas, ni viven mas 
que de insectos y de bayas ; algunas tienen el vuelo bajo 
7 poco sostenido : habituadas mas á andar, no encuentran 
su comida sino en la tierra, la cual consiste únicamente 
en yerbas y granos ó cereales ; un mas corto número, 
igualmente inapto para sostenerse en el aire y en el agua, 
tiene á su vez piernas robustas^ cuyo sistema muscular ha 
adquirido toda la fuerza que perdieron los miembros ante- 
riores, reducidos á alas rudimentarias, terminadas por remi- 
gias descompuestas, completamente desagregadas é impro- 
pias para el vuelo : estas Aves tienen el pico prolongado, 
los tarsos delgados y elevados^ y están precisadas á frecuen- 
tar las orillas de los rios ó riveras y los lugares mas pantano- 
sos: solo se alimentan de los gusanos que sacan del cieno 
y de insectos acuáticos ; otras en fin , desprovistas en 
cierto modo del órgano propio para el vuelo, están con- 
denadas á vivir en medio de los mares, no en la superficie 
del agua que no puede sostenerlas, sino completamente 
sumerjidas, escepto la cabeza, saliendo solo por las nece- 
sidades imperiosas de la propagación, y no se alimentan 
mas que de Moluscos ó Peces. 

Esta diversidad de costumbres, proporcionada y relativa 
á las variedades de organización, no hace, pues, mas que 
confirmar esa demostración llegada hace mucho tiempo 
á ser axioma en zoología: que la organización de las 
Aves, lo mismo que la de los oíros animales, está siempre 
en relación con sus necesidades ó costumbres. 

Así es , que con una constitución generalmente tan 
frágil, con condiciones de existencia igualmente precarias, 
y estando privadas de medios en realidad defensivos, 
las Aves han adquirido en muchos de sus sentidos un 



186 FAUNA CHILENA. 

desarrollo y perfección superiores á los que se ven en los 
Mamíferos. Esto ha sucedido desde luego en el sentido 
de la vista. 

Organizadas de la manera mas favorable para mo-^ 
verse y sostenerse en el aire, mejor que ningunos otros 
animales , tienen necesidad de un ojo muy penetrante 
y de una vista casi ilimitada : es tal la delicadeza de 
este sentido, que desde lo alto del aire y á una dis^ 
tancia que las hace casi imperceptibles, se ve frecuente^ 
mente á un Ave de rapiña caer sobre un Mamífero ó nn 
Pajarillo que corre ó está oculto bajo la yerba. Tienen 
esta propiedad por la organización enteramente particular 
del ojo, que es de las mas complicadas y curiosas, y cuyos 
detalles no entran en el plan que nos hemos propuesto. 

El oido no está menos perfeccionado que la vista en las 
Aves , y después de este último sentido , es el que ha 
adquirido mas delicadeza, el que en efecto les es mas 
necesario , siendo uno el complemento del otro ; porque 
después de la perfección de la vista, que les sirve para 
descubrir la presa ó sus subsistencias y los límites ó punto 
de mira de sus aventuradas correrías y lejanos viajes, les es 
necesaria la perfección del oido para reconocerse en el 
espacio y responder al grito de llamamiento de sus congé- 
neres, como para reconocer y evitar sus enemigos. 

No sucede lo mismo en cuanto al gusto y olfato : estos 
dos sentidos han llegado á ser enteramente secundarios 
en las Aves; el primero es casi en general nulo> y 
el olfato parece completamente embotado. Sin embargo^ 
hay notables escepciones en algunas familias^ sobre todo 
en las Yulturideas, de las que algunas especies tienen esté 
sentido en su mayor perfección. En fin, el tacto no existe 
de ningún modo. 



AVES. 187 

Uno de los instintos mas notables que tienen las Aves, es 
el que las conduce á esas emigraciones continuas, pero regu- 
lares y periódicas, unas en época fija y siempre la misma para 
subir del sur al norte, y otras, al contrario, para bajar 
del norte al sur, y estas siempre en bandadas y casi en 
<}rden simétrico en cada especie. Bajo este aspecto se 
distinguen esencialmente de los Mamíferos , pues entre 
estos apenas se cita el ejemplo constante de dos ó tres 
especies que tengan necesidad de emigrar ; entre las 
Aves , al contrario , tal necesidad es general y común 
á toda su clase. Este resultado sin duda es debido tanto 
á la necesidad de vivir, como á la de buscar los lugares 
que les ofrezcan mas recursos, á la delicadeza de su 
organización, que es tal que no solo son accesibles á 
la menor variación de la atmósfera y al menor cambio 
de temperatura, sino que anuncian también estas varia- 
ciones ó cambios mucho tiempo antes que sucedan. 

Al contrario de los Mamíferos, de los que el hombre 
ha sacado siempre tanto provecho y utilidad, las Aves nunca 
le han ofrecido grandes recursos ni ventajas, fuera del pro- 
ducto alimenticio que proporcionan las Gallináceas, etc. 
Con todo, en diversas épocas se han aprovechado algunas de 
sus costumbres: así en otro tiempo en toda Europa, Asia y 
aun en Chile, cuyo uso se encuentra todavía en ciertas loca- 
lidades, se servian del genio belicoso y del apto vuelo de 
los Halcones para cazar otras Aves, tales como la Gai^za 6 
las Perdices; algunos pueblos han utilizado su inclinación á 
la pesca del Cormorán, para obtener por su medio el pescado 
de que tienen necesidad para su placer ó consumo. En fin, 
se sabe de una manera cierta que los habitantes de mu- 
chos parajes de África emplean en su provecho el instinto 
de la especie de Cuquillo, llamado Indicador, para buscar 



188 FAUNA CHILENA. 

las colmenas de miel salvaje, que ellos encontrarían con 
gran dificultad en los agujeros de los árboles, donde la 
depositan las abejas de este pais. 

Las numerosas y varias Aves esparcidas en todas las 
regiones deMa tierra en el aire, y en medio de las aguas, 
han sido siempre , y principalmente desde Aristóteles, el 
objeto de una multitud de tratados, de obras y de publi- 
caciones con figuras. Se ha trabajado también mucho en 
su clasificación , y se puede decir que todas tienen cierto 
grado de afinidad, como emanada casi esclusivamente de 
los pies y el pico, que son los dos órganos que presentan 
mas caracteres; sin embargo, de cuantos ornitólogos han 
estudiado este objeto, Jorge Cuvier y Esteban Geoffroy 
merecen la primacía, por ser los que mas han contribuido 
á su perfección^ particularmente este último en sus tra- 
bajos tan meditados, y que su digno hijo Isidoro continua 
hoy dia con no menos mérito. Además, el método general- 
mente seguido por los sabios de nuestra época es el que 
hemos adoptado, dividiendo todas las Aves en los siete 
órdenes siguientes: 

RAPACES. — Son todas las Aves de rapiña» ladronas ó 
cazadoras , ya diurnas ó nocturnas , caracterizadas por 
la forma aguzada y ganchosa de su pico y garras, órganos 
perfectamente propios á su género de vida : tales son los 
Buitres, Águilas, Lechuzas, etc. 

PAJARiLLOS. — Muy variables en sus caracteres, 
aproximándose mucho por ellos á las Gallináceas y Zancu- 
das: comprenden los Tordos, Chineóles, Zorzales, etc. 

TREPADORAS. — Bien caracterizadas por tener dos 
dedos adelante y dos atrás, lo que las da una singular 



AVES. 18!) 

aptitud para trepar sobre los árboles , etc.: tales son los 
Loritos, Pieos, Loros, etc. 

PALOMAS. — SoD las que forman el paso de los Paja- 
rillos á las Gallináceas, y se componen esclusivamente de 
Pichones y Tórtolas, clasificadas hasta estos últimos 
tiempos en el orden siguiente. 

GALLINÁCEAS. — Notables por la facilidad con que algu- 
nas de ellas se domestican, y en consecuencia por la utili- 
dad que generalmente el hombre ha sabido sacar : como 
son las Gallinas, Faisanes, Perdices, Tinamones, etc. 

ZANCUDAS. — Estas son para las Aves lo que en cierto 
modo los Rumiantes para los Mamíferos, y entre ellas se 
notan varias muy altas de piernas, como las Grullas, las 
Cigüeñas, Chochas, etc. 

NADADORAS. — Encierran todas las familias, de Aves 
organizadas para nadar> es decir, cuyos dedos están uni- 
dos por una membrana mas ó menos ancha que los vuelve 
palmeados, tales son los Gansos, Gabiotas, etc. 

Estos siete órdenes, en que se divide la clase de las 
Aves, todos tienen representantes en Chile. De suerte 
que la Fauna ornitológica de tan interesante comarca 
ofrece una unidad mucho mas satisfactoria que la Fauna 
mamalógica; pues sobre nueve órdenes de que se compone 
la clase de los Mamíferos, dos de ellos, los Cuadrumanos 
y los Desdentados, son absolutamente estrangeros á Chile: 
así tendremos una nomenclatura de especies mucho mas 
considerable, por lo que esta parte de nuestro trabajo zoo- 
lógico no será menos interesante que la precedente. 



190 FAl]NA CHILENA. 



ORDEN 1. 



RAPACES. 

Cabeza voluminosa. Esternón amplamente desen- 
vuelto, con la espina muy manifiesta y elevada, cón- 
cava en la parte superior, convexa en la inferior, con 
osificación muy sólida. Pico robusto y ganchoso. 
Pies muy gruesos, con tres dedos delante y uno 
detrás, y el esterno medio versátil, todos con uñas 
bastante fuertes y comunmente aceradas. Estó- 
mago membranoso. 

Las Rapaces ó Aves de rapiña ^ que forman el primer 
orden de la clasificación de Linneo y la del mayor nú- 
mero de los ornitólogos que le han sucedido, son en esta 
clase lo que los Carnívoros en la de los Mamíferos, así la 
naturaleza las ha provisto de armas poderosas y de una 
organización enleramente particular , muy á propósito 
para satisfacer sus primeras necesidades. Muchas de 
ellas se alimentan de animales vivos que cojen en sus 
cacerías, y otras, al contrario, prefieren los animales 
mas ó menos corrompidos, y hay quienes no desdeñan los 
Reptiles, Peces, Mariscos y tampoco los Insectos. Aunque 
varias frecuenten los lugares habitados y aun las ciudad- 
des y puedan á veces ser domesticadas, sin embargo se 
debe decir que en general son animales salvajes y feroces, 
que prefieren las soledades y altas montañas, de donde se 
lanzan á los valles por medio de su vuelo tan rápido como 



AVBS. 191 

sostenido; asi la mayor parle de ellas consiguen lras(Visar 
grandes límites , y subir á alturas que á ninguna Ato 
de los otros órdenes le es posible llegar. Las bembras 
construyen su nido de una manera muy sólida» ya en los 
agujeros de las rocas inaccesibles ó en lo alto de los árbo» 
les mas elevados. Los hvevos son de dos a cuatro, y los 
hijuelos nacen con los ojos cerrados y en estado suma* 
mente débil> necesitando de grandes v asiduos cuidados 
de sus madres. Generalmente las hembras son mayores 
que los machos, cuya diferencia alcanza frecuontomonto 
á un tercio de su grosor, lo cual ha hecho llamar & estos 
últimos Torzuelos. 

En un principio se dividió este orden en dos grandes 
familias muy naturales, distintas por la unión de sus 
caracteres y por costumbres bastante opuestas, ctíinpren- 
diendo la primera los animales diurnos, con los ojos 
dirijidos por lo común de costado y la cabeza y el cuello 
bien proporcionados^ mientras que en la otra son entera* 
mente nocturnos , y notables por los ojos dirijidos áeii 
delante y la cabeza gruesa y casi confundida con el cuello, 
que es muy corto. Sin embargo, después que las especies 
se ban multiplicado tanto , los ornitólogos han creído 
deberlas elevar á título de subórdenes, y dividirlas despulí 
entres grandes familias, las FuUurídea$y las Falconíd$a»f 
que pertenecen á las diurnas, y las Eitrigídea» á las 
nocturnas. Esta clasificación , pues, vamos á sr;gu¡r, mí* 
rando como simples tribus las subfamilias establecidas por 
algunos autores modernos. 



192 FAU.NA CHILENA. 

I. VULTÜRroEAS. 

Pico grueso , derecho en la mayor parte de su 
longitud y encorvado solo en la estremidad. Piespí- 
raderos nasales ovales ú oblongos. Cabeza ó con plu- 
mas y plumón, ó desnuda y cubierta de membranas 
carnosas. La mayor parte del cuello desnuda, y lo 
mismo el buche. Alas escediendo la cola. Tarsos ro- 
bustos y reticulados. Uñas obtusas. Aves diurnas. 

Las Vulturídeasson animales voraces, buscando con preferencia 
las bestias muertas ó en el estado de descomposición ó putrefac- 
ción. Atacan rara vez á los animales vivos, y en tal caso se dirijen 
á las mas pequeñas especies de Mamíferos, ó á los mas jóve- 
nes de las grandes ; algunas buscan los Moluscos y Crustáceos 
que arrojan las olas á la orilla del mar. Su vista, y mas aun el 
olfato, las hace como adivinar la presencia de un cadáver á una 
remota distancia. Exalan un olor nauseabundo de resultas de su 
género de alimento, y la mayor parte de ellas arrojan por los respi- 
raderos nasales un líquido viscoso, blanquizo é infecto, sobre todo 
durante la trabajosa operación dijestiva. Sin desechar positiva- 
mente la compañía, se reúnen súbitamente y por instinto en multi- 
tud para devorar la misma presa ó las mas asquerosas y pes- 
tilenciales inmundicias : bajo este solo concepto son realmente 
la providencia de los paises tropicales, librándolos así de casos, 
sin cesar repetidos, de una corrupción que pondría infalible- 
mente en peligro la vida de los pueblos. Su complexión es firme, y 
viven largo tiempo. Algunas especies necesitan hasta tres años 
para tomar el plumaje de la adolescencia, y adquirir su com- 
pleto desarrollo. Los huevos, proporcionados al grosor del Ave, 
varían en la forma según los géneros, y la cual es mas constan- 
temente oval que esférica, y á veces también muy prolongada; 
su cascara, de grano grueso, duro y áspero al tacto, es blan- 
ca y levemente azulada , sobre todo en lo trasparente de su 



AVES. 193 

grosor, irregularmente porosa aunque unida, mate y sin 
reflejo ; su color, lo mismo que el de la materia calcárea, tan 
pronto es puro y sin lunares^ como sembrado, sobre todo en 
la parte mas gruesa, de manchas morenas, generalmente dise- 
ñadas en forma de puntos mas ó menos redondos, y con fre- 
cuencia cubierto de anchos lunares del mismo color. 

Esta familia se divide en cuatro tribus, á saber : las Gipae^ 
tineas , Sarcoranfineas , Vulturineas y Gipoieracineas. Solo la 
segunda tiene representantes en Chile. 

X. COVDOB. — SAaCOBAMCPHVS. 

Rostrum crassum, subulatum, cum caranculis ad basim el crista 
carnea. Capul denudatum, pilosum. Pedes robusti ; digilus poslicus 
nunc subelevalus , nunc cocequalis* 

Sarcoeamphüs Dum.— Cathartes III. — Vcltur Linn., etc. 

Pico grueso , recto desde su base , engrosado en el 
último tercio de su longitud, provisto en su nacimiento 
de una verdadera piel en forma de cera y superado de 
una cresta carnosa, gruesa y movible; respiraderos nasa- 
les ovales, horadados al pié de esta cresta, abiertos com- 
pletamente y sin tabique nasal. Cabeza y cuello cubiertos de 
una piel desnuda, plegada y sembrada de algunos pelos que 
se vuelven mas abundantes en el occipucio ; ojos á flor de 
la cabeza. Tarsos robustos, desnudos y reticulados ; pulgar 
corto, mas elevado que la planta del pié, sobre lodo en el 
S. gryphus. La cuarta remigia de las alas es la mas larga. 

Este género no se compone mas que de dos especies, esclttsivamente 
propias del continente americano : el S. cóndor Less., que se encuentra 
en Chile y en una gran parte de la América, y el 5. papas Dum., ó 
el Rey de los Buitres^ que no se cria mas que en las regiones templadas 
y ecuatoriales. Tienen en general las mismas costumbres que las 
Vulturídeas del Antiguo Mundo^ á las cuales reemplazan hoy día. Su 
nombre deriva del griego, y significa Pico carnoso* 

Zoología. I. 1$ 



194 FAVNA CHILENA. 

1. SareorawnpHus eoitifor. 

(Atlas zoológico. — Ornitología.) 

5. e^rMncuU verticali^ oblonga^ integra, Umgitudine capUis pilosis rogtr^ 
adfixa; gtfla et coUo nudis; eorpore nigro; torqve ac tectricibus aUarum ma-^ 
joribus, in tota^ nee-non etiam minoribus^ in media parte albis, 

S. coHpoR Less.y Trait d'Orrút.^ p. 25. —Ale. d'Orb., Voy. en ilm.— S. contor 
Dam. — • VoLTun griphus Linn. — Cu?. — Hamb. — Temm., etc. 

Vulgarmente Cóndor ó Buitre^ y entre los indios Manqué. 

Macho con la cabeza y cuello desnudos ; pico y frente supe- 
rados por una cresta carnosa^ cartilaginosa, unilobulada, glandu- 
losa, vertical, oblonga y de color negruzco rojizo ; esta es la 
parte mas característica de la especie y la que exije mas detalles: 
dicha cresta , que tiene su principal punto de japoyo sobre el 
frontal, donde se sostienen y adhieren las dos terceras paf tes de 
su longitud, está fijada anteriormente sobre el pico, del que 
ocupa la mitad de súbase, es decir, la parte reemplazada en las 
Aves de rapiña diurnas por eso que se ha convenido llamar la 
cera, dejando entre ella y el fiador del pico un agujero ova- 
lado, partido á claraboya , que no es mas que la abertura de 
los respiraderos nasales ; del borde posterior de esta curiosa 
pieza cuelga ondulante una especie de rodete ú ovillo carnoso 
que se prolonga entre la abertura del pico y el ángulo interno 
del ojo, se contorna por bajo de las mandíbulas para subir al 
agujero auditivo y de aquí hasta el ángulo esterno del ojo, 
estendiéndose sobre la barba de modo á presentar un intervalo 
lleno de un pellejo blando, colgante y formando un apén- 
dice de un rojo lívido parecido á los que se notan en el gallo 
y el pavo ; todo lo superior de la cabeza está ocupado por 
el mismo pellejo, pero tendido, terminando en la nuca y en la 
parte posterior del cuello en muchos grados de pliegues 6 rode- 
tes, y cubierto de pequeños pelos negros. En fin , á la altura 
del buche se ve una especie de papada carunculada ó festón 
membranoso. Plumaje enteramente de un negro intenso, con 
viso levemente azulado, escepto un collar de plumas vellosas de 
color de nieve que rodea la base del cuello ; dos grandes cubier- 
tas enteramente blancas, y desde la última mitad de las media- 



AVES. 195 

ñas y pequeñas presentando el aspecto de dos bandas blan- 
cas á través del ala , separadas entre sí por una banda negra 
que forma la mitad superior de las cubiertas medianas. Pico 
blanco en la punta, y negro en su nacimiento. Iris gríseo. HóB 
de un bruno apizarrado. — Hembra : sin cresta ; plumaje ente« 
ramente de un negro fuliginoso, uniforme, escepto en la gran 
cubierta, en las remigias primarias y las rectrices, que son de On 
negro puro. — Longitud total del pico á la cola, U pies ; estension 
de las alas, 9 á 11 pies. 

£1 C!ondor es entre las Aves de Chile lo que el Pagi ó León del pais entre 
los Mamíferos; lo mismo que él es de los mayores, mas gruesos y robustos 
de su orden, y sus acciones se resienten igualmente de esa especie de pol- 
tronería que hemos observado en el Pagi ; pero con ia diferencia de que en 
el Cóndor este carácter parece participar menos de su natural que de la 
debilidad de sus armas, cotejadas con las de las otras Rapaces. Las garras 
no pueden, en efecto, compararse á las de ios Halcones y de las Águi- 
las : son mas bien rectas que curvas , y no están terminadas por las 
puntas aceradas y ganchosas que facilitan tanto á sus congéneres 
I^ara atacar con la mayor ventaja á los animales , y aun agarrarlos é 
irlos á devorar en sitios retirados y seguros. Su pico , aunque bastante 
fuerte, no le permite tampoco desgarrar con facilidad la carne dora 
y aun palpitante de los animales ; destinados á alimentarse de cadá- 
veres mas ó menos corrompidos, solo cazan los animales vivos cuando 
son precisados por el hambre, y en cuyo caso los tragan lo mas fre- 
cuentemente enteros. Sin embargo, no es raro verlos acometer á los 
¿randes Cuadrúpedos para quitarles sus cachorrillos, particularmente 
á los guanacillos, á los que causan grandes destrozos, y todo el mundo 
saí>e cuan dañosos son á los rebaños de carneros, á los cuales siguen y 
espían con la mas viva atención para atacar á los corderinos ó arrojarse 
sobre el que la madre acaba de parir. Su audacia llega hasta acometer 4 
los ternerillos, aun cuando estén bajo la protección de su madre ; en este 
caso olvidan sus costumbres solitarias, y se reúnen en grande número 
para hacer frente á un contrario tan superior en armas y vigor, y su 
instinto les sugiere medios de ataque, al que estas desgraciadas madres no 
pueden resistir ; forman un gran circulo al rededor de ellas y del terneri- 
11o, se enderezan tiesos sobre sus piernas, y después estendiendo sus anchas 
alas sacúdenlas con gran fuerza y ruido, y adelántanse dando tales silvi(Íos, 
qne la vaca, vencida mas bien por el miedo que por la fuerza de su ene- 
migo, huye turbada y con precipitación, abandonando asi su tierna cría 
á la voracidad de estos animales siempre hambrientos, aunque puedan 
soportar bastante tiempo el hambre, hasta el punto de estar cuarenta 
días sin comer, según dicho general de los chilenos. 

Óomo todos los animales que por necesidad física están obligados a 



196 FAUNA CHILENA. 

buscar los objetos que pueden tragar sin esfuerzo ni trabajo, los Condo- 
res diríjen sus primeros picotazos á las partes mas blancas; comen 
luego la placenta, atacan en seguida la lengua, los ojos y sobre todo el ano, 
del que retiran una parte de los intestinos, y si después su voraz gloto- 
nería no está satisfecha, procuran abrir el vientre para devorar las entra- 
ñas, dejando finalmente el resto á los otros Condores que el olor de la 
carnicería atrae al mismo lugar. 

Se ha puesto en duda el sentido del olfato en las Aves, ó al menos se 
considera tan obstruido, que se cree no puede apenas servirles en sus 
necesidades ; si esta opinión es acaso fundada para los Pajarillos y casi 
para todos los otros órdenes, no puede ser admitida en la mayor parte 
de las Rapaces , y los Condores en particular , que á este propósito 
dan pruebas inequívocas de grande sensibilidad en dicho órgano. Así^ 
pues, tan luego como un animal muerto yace en un lugar descubierto 
ú ocultado por los Leones, se los ve llegar de muy gran distancia, 
revolotear en seguida á una prodigiosa altura, cada uno describiendo 
separadamente un gran circulo, el cual acortan á medida que descienden, 
hasta pararse en las rocas próximas al lugar del pasto para observar 
el terre)M> y los alrededores ; este es un motivo de prudencia que su 
earácter tímido y cobarde les sugiere, y lo mas frecuente les es perjudicial, 
*paeá despiertan la atención de los baqueros, que advertidos por su vuelo 
circular se apresuran á ir al lugar que indican á disputarles los restos de 
la víctima. 

Los destrozos que todos los años estos animales cometen en las haciendas 
son bastante considerables para que los propietarios no traten de decla- 
rarles una guerra á todo trance ; sin duda las armas de fuego cargadas 
con gruesos perdigones son mas que suficientes para matarlos ó herirlos 
de muerte; pero con tal recurso los resultados son demasiado febles, y 
los hacendados prefieren atacarlos en masa para destruir el mayor 
número posible. A este efecto emplean un medio que el conocimiento de 
las costumbres del animal les ha sugerido ; persuadidos de su imposibi- 
lidad para tomar vuelo sin correr una pequeña distancia, sobre todo 
después de haber comido, han imaginado de cercar de una grande pali- 
zada un corto espacio muy solitario, y de colocar acia el centro una yegua 
recientemente desollada que debe servir de cebo ; hombres armados de 
gruesos garrotes van á ocultarse en las cercanías para aguardar la llegada 
de los Condores, que no tardan en asomar ; según su costumbre, empiezan 
á describir en su vuelo y á grande altura círculos que disminuyen pausa- 
damente en forma de espiral : llegados abajo, los primeros van á pararse 
sobre las peñas de alrededor para observar las cercanías, y acaban por 
aproximarse á la palizada, pero siempre con ese aire de temor y descon- 
fianza capaz de desesperar al mas paciente cazador : después de muchas 
vueltas y rodeos se determinan á franquear la sola parte que les ba 
estado reservada, y dirijiéndose entonces acia la víctima, se apresuran á 
satisfacer su voraz apetito, echando antes de cada picotazo una mirada 



AVES. 197 

atenta y observadora ; muy pronto otros Cóndores llegan á tomar parte 
en la tal presa .* todos se encarnizan con estremada glotonería, y después 
de estar completamente repletos y demasiado pesados para tomar su 
vuelo y pasar las barreras, son atacados por los cazadores que les apor- 
rean con sus garrotes: tal es el modo de destruir estas grandes Aves en 
algunas haciendas de la República, y no como dice Molina, cubriéndose 
cada hombre con una piel de animal, y colocándose en seguida de modo 
á engañar al Cóndor, y atraerle bastante cerca para poderle cojer por 
las patas. 

El Cóndor está bastante propagado en Chile : se encuentra desde el 
estrecho de Magallanes hasta el norte de la República, y desde la orilla 
del mar hasta la cima de las mas altas cordilleras. Frecuenta coman- 
menie un lugar determinado sin alejarse mucho de él, lo mismo que de la 
caverna que ha elejido por habitación , á la que vuelve por la noche, 
y á ella se guarece también para librarse de la lluvia y tempestades: 
en las cordilleras hemos visto á muchos en una cueva, unos con las alas 
abiertas, lo que tienen la costumbre de hacer cuando se han mojado. 
En estos agujeros de las rocas hacen su nido, que es sumamente sencillo, 
compuesto solo de algunos palos ^ y aun á veces tan escasos que los 
Imevos están absolutamente sobre el suelo : estos son dos, según 
varias personas : sin embargo , creemos que á veces solo tienen uno 
que es, si el que nos ha dado nuestro digno amigo D. Francisco 
Huidobro pertenece á un verdadero Cóndor, de forma oval, de un blanco 
muy puro, sin manchas ni matiz azulado, y de cuatro pulgadas y nueve 
lineas de largo y dos pulgadas y siete líneas en su mayor diámetro. 
Los hijuelos que nacen necesitan mucho tiempo para crecer, tienen 
desde luego un plumaje blanco -gríseo, que después de algunos meses es 
reemplazado por plumas de un bruno negruzco Al segundo año el colorido 
blanco empieza á aperecer, lo bruno del plumaje se vuelve negro, y el 
blanco de las grandes cubiertas alares se maniñesta ya en tinte gríseo; 
en fin, al tercero toma la librea de adulto, y su pico y frente se cubren 
de esa especie de cresta carnosa que solo se ve en los machos. 

Antes de la conquista, los peruanos tenían al Cóndor una especie de 
respeto que llegaba hasta la veneración. El gobierno de Chile desde los 
primeros años de su independencia le hizo gravar en sus monedas, primero 
como representante de la fuerza chilena en ademan de romper las cadenas 
de la esclavitud, y asociándole después al Guamul para cercar y defender 
el escudo nacional. Los araucanos no se han empeñado menos en unirle á 
sus bizarros símbolos heráldicos, y los nombres sin duda emblemáticos de 
Manqudin y Manquetun atestiguan bastante el espíritu que los animaba para 
ponerse bajo su inmediata protección, mirándolos en efecto como el rey de 
las Aves; creían tomar sus cualidades, y añ adir así una verdadera ventaja 
material á su ventaja moral, y sin embargo el Cóndor no tiene nada de 
noble ni de flero. Su cuerpo encorvado, es arrastrado por sus grandes y 
desadas alas, siempre entreabiertas y medio colgantes; su cabeza es mas bien 



198 FAUNA CHILENA. M 

fea que hermosa, y su actitud en general no puede en manera alguna 
compararse á la recu, noble y elegante de las Águilas ; pero si en üerra 
este animal no tiene nada de notable, no es lo mismo cuando tomando su 
Yuelo en los aires, recorre el espacio con esa rapidez prodigiosa que le 
permitiría fácilmente franquear doscientas leguas en un día ; otras vec^, 
al contrarío, se le ve dar vueltas con majestad y balancearse con suma 
gracia y ligereza, describiendo círculos mas ó menos oblicuos y k alturas 
verdaderamente admirables : en este momento es cuando el Cóndor es 
digno del rango que se le ha hecho gozar y del título de rey de las Aves, 
que aun le dan, aunque se encuentren otras tan grandes como él. 

La denominación ^e Buitre ó Buitre, b^jo la cual lo conocen los chilenos^ 
es derivada del nombre de una especie de Vulturídea bastante común en 
España; se le da también la de Cóndor, que es de origen enteramente pe- 
ruano ; los araucanos le llaman Manqué, En algunas provincias de la Repú- 
blica se emplea aun su corazón en ciertas enfermedades de pesadumbre, 
y en otro tiempo los indios hacían flautas con los huesos de las piernas. 

El esqueleto del Cóndor se aleja bajo ciertas relaciones del de los otios 
Buitres y enparticular del Cuervo flavo: algunos de sus caracteres indi- 
can una especie mas gruesa y rapaz que las de la misma familia. Por lo 
demás, he aquí varias particularidades que el señor P. Gervais se Jia 
prestado gustoso á describir :— El esternón, cuyas escotaduras del bor^e 
inferior son rudimentarias, no tiene tampoco los dos agujeros que las 
reemplazan en las Rapaces diurnas : es mas cachigordete que el del Buitre 
flavo; la carena del esternón mas saliente; las claviculas son igualmente 
mas gruesas , lo mismo que todo el resto del miembro anterior, y princi- 
palmente de la mano; el miembro posterior está también en este caso, 
pero su tibia es mas prolongada ; la cara anterior del tarso es igualmente 
mas canaliculada para recibir los tendones de los músculos estendidos 
de los dedos, lo cual es también un carácter de ciertas Rapaces diurnas: 
quince son las vértebras cervicales, y ocho las dorsales. El cráneo se 
aproxima bastante al del Urubú sin escederle ; tiene la apófisis posi- 
orbítal aparentemenie dispuesto lo mismo que los respiraderos nasales. 
£1 Buitre flavo es al contrarío muy diferente bajo estos dos aspectos. 

La lámina en que representamos el cráneo, el esternón, el fémur y el 
tarso del Cóndor, hará comprender los principales caracteres osteolúgieet, 
cuya descripción no podríamos hacer sin entrar en largos detalles. 

Explicación de la lámina, 

FiG. 1. — Cráneo visto por bajo. — a Id. vislo de perfil. 

FiG. 3. — Esternón y espalda vistos de perfil, --a lé. vistos de frente. 

Fio. 5. — Húmero visto por delante y por detrás. 

FiG. 4. — Fémur, id.« id. 

FiG. 5. — Tarso, id., id. 



AVES. 199 

IX. * OAliLIirAZO. — CATHARTES. 

Rostrum ad basin elongatum, rectum, ápice intumescetiit $ubT 
aduncum. Nares oblongcB, longitudinales, apertce. Caputdepresium^ 
gracile. Pedes nudi, mediocres. 

CA.THARTB8 lUig. — VüLTüR fp. UHU. — PERCNOPTBRES Sp. GUV. — CaTHARISTA 

Viell. 

Pico no pareciéndose en nada al de los Buitres ; es 
mucho menos grueso , mas delgado y prolongado , y 
sumamente tenue para Aves de rapiña, derecho, cotó- 
primido, encorvado solo en la punta, que es gruesa y 
ganchosa, y cubierto de una cera carnosa que le da un 
aspecto muscular en los dos primeros tercios de su lon- 
gitud. Respiraderos nasales prolongados , con clara voya 
y sin tabique nasal como entre los Condores. Cabeza 
oblonga, algo deprimida, y desnuda en gran parte^ lo 
mismo que el cuello, pero sin carúnculas. Tarsos desnudos, 
medianos, reticulados, con dedos cubiertos particularmente 
de escamillas. Alas largas, no superando las rectrices ; la 
primera remigia es mas corta que la segunda. 

Este género , creado por Viellot á costa de algunos Buitres , qo 
comprende mas que dos especies propias de América. Son Aves que 
viven en compañía, se suben frecuentemente á los sitios elevados, y se 
aproxinian á veces á las poblaciones. Aliméntanse particularmente 
de carroñas, y tienen en general las costumbres de las VuUurídeai 
y sobre todo de los Percnópteros del Antiguo Mundo, que ellas 
representan en el Nuevo. £1 nombre Catharíes es sacado del griego, y 
signiGca Yo purgo, porque limpian el suelo de las materias corrompidas 
que Uegarian á infestar el aire. Los españoles le han dado el de Galli- 
nazo^ por tener alguna semejanza con las Gallinas. 



200 



FAUNA CHILENA, 



1. Cmiikmriem wrubu. 



C. toto nigrO'Coruscante; trunco, basi remigium albicantibus ; capite eolio- 
que nudis, verrueosis^ nigro-fuscis; rostro elongato, ápice albo; cauda breviy 
atqualU 

C. DRUBO Viell. - Less.— d'Orb. — C. aura Spix.— C. jote C. Bonap.— Vultür 
BRASILIEÜSI8 Laih — Buff., etc. 

Vulgarmente Gallinazo, y entre los indios Queluy. 

Cabeza y cuello desnudos, cubiertos de una piel de color 
negruzco por cima, pardusca por bajo, apezonada como en el 
Gallo de la India, pero de un modo regular, presentando estas 
protuberancias muchos pliegues 6 líneas trasversales ; la piel está 
además sembrada de pelos negros, mas espesos al rededor del 
orificio auditivo ; pico negro en toda la cera y de color córneo 
negruzco en lo demás, con la punta blanca. Debajo del cuello 
un collar de plumas rizadas, bastante ancho, pero no comple- 
tamente circular, y elevándose algo por atrás acia el occipucio. 
Alas al nivel de la cola. Hasta el tercer año la pluma tiene un 
aspecto pardusco que no desaparece hasta esta época para dar 
lugar á un tinte uniformemente negro. Iris de color de avellana. 
Tarsos y pies negros. — Longitud total del pico á la cola, 23 pulg. 

£1 Urubú, que los españoles llaman Gallina7o» es sumamente común 
en toda la América, también una de las Aves mas propagadas, y abunda 
mucho mas que el Jote^ que vamos á describir, según lo han dicho los 
viajeros naturalistas, capaces de estudiarlos bajo este aspecto. 

£n ChUe la comparación está lejos de ser esacta: tiende al contrario 
á la ventaja del Jote, que por todas partes se ve en cantidad, mientras 
que^l Urubú se encuentra solo como aislado y casi de paso, pues según 
las informaciones que hemos podido tomar á este propósito parece que 
no anida en el pais ó muy raramente, y que no viene mas que á cierta 
época del año, diseminándose entonces por toda la República, de modo á 
ser mirado como propio en cada provincia ; lo hemos visto efectivamente 
en Coquimbo, Valparaíso, Concepción y aun en Chiloe, penetrando muy 
poco en lo interior de los campos, frecuentando mas especialmente las 
costas, donde puede con mas facilidad satisfacer su apetito. Sus costum- 
bres son casi las mismas que las de su congénere : como él prefiere los 
cadáveres mas ó menos corrompidos, y el olor que exala no es menos 
fuerte y desagradable, á pesar de que esté impregnado de un ligero matiz 
de almizcle ; sin embargo, es preciso convenir que es mucho mas sociable, 



AVES. 201 

no reusando dormir en comuii sobre un árbol, ni reunirse en número 
para tomar parte en un festejo. Entonces su voraz y apremiante apetito 
vuelve su carácter atrevido y turbulento ; véselos agitar en todos sentidos, 
tratar de ooupar una parte del animal si su talla es grande, defenderla 
con el mas tenaz encarnizamiento, cediendo y recobrando el terreno 
perdido, todo lo cual ejecutan á saltos que repiten con un movimiento 
tan cadencioso, que de lejos , como lo ha observado muy bien el señor 
d*Orbigny, se les creería ocupados en una danza grave y figurada. 

£1 gusto depravado que tienen estas Aves por los animales corrompidos 
las hace sumamente apreciables en los paises cálidos y húmedos, donde 
están encargadas de hacer desaparecer todas las inmundicias que podrían 
infectar el aire, impregnándole de los miasmas pútridos y malsanos que 
exalan. Bajo este punto de vista han merecido el respeto de todos los 
habitantes, y los gobiernos han sabido apreciar de tal modo sus beneficios, 
que reglamentos de policía las han puesto en todo tiempo bajo la salva- 
guardia de cada particular, so pena de una multa que llega á veces hasta 
trescientos pesos fuertes por cada individuo que matasen. No creemos que 
jamás en Chile estas Aves, y aun menos el Jote, hayan podido provocar 
. tales decretos ; pero en Colombia, y sobre todo en el Perú, estos regla- 
mentos están enteramente en vigor, y asi es que con cierta especie de 
admiración se ve en Lima y en las otras ciudades de esta República á 
los Gallinazos parados con toda seguridad en los tejados, esperando el 
prímer pedazo de carne arrastrado por los arroyos , para precipitarse 
sobre él y comerle lo mas frecuente en el mismo sitio sin espantarse de 
los carruajes ni de los transeúntes ; es una familiaridad adquirida por 
la costumbre y llevada á un grado tal, que el mismo naturalista los ha 
visto ir á arrebatar un pedazo de carne de la mano de un indio boliviano. 

Otra particularidad de esta especie es su suavidad y la inclinación que 
tiene á su amo cuando está amansada. D. Félix de Azara cita varios ejem- 
plos, cuya exactitud es indudable -. durante mucho tiempo tuvo ocasión de 
ver uno muy apacible, que conocía perfectamente á su amo, le seguia ocho 
y diez leguas, ya volando á su rededor, ya puesto encima de su coche: 
apenas le llamaba venia, y nunca se juntaba á los de su especie para 
comer: solo se alimentaba de la carne que se le daba con la mano, cortada 
menudamente, pues si los pedazos eran grandes los dejaba ; otro individuo 
acompañaba también á su dueño mas de cien leguas, ^endo y dormiendo 
fuera del carruaje, y cuando venia de vuelta se adelantaba, y anunciaba 
asi en casa la llegada del amo. * 

El macho se junta á la hembra acia la mitad del verano, la que pone 
en un agujero de las rocas y casi en el suelo dos ó tres huevos medio 
azulados, sembrados de manchas rojas, redondeadas ó á modo de lágrimas 
sobre lodo en la base, con muy pocas ó ninguna de color de lila ; otras 
veces son blanco -rosados, con anchas salpicaduras de color de sangre, 
oscuro en la base , mezcladas de ampias manchas liláceas ; son ovados, 
algo obtusos ! su mayor diámetro es de dos pulgadas y nueve líneas, y 



202 FAUNA CmLENA. 

el mas péqueflo es de teinte á Teinte y dos líneas. Los polluelos nacen 
enteramente blancos. 

Los indios del Paraguay, del Brasil, etc., le llaman VrubÚ! pero en Gbile 
y en el Perú Gallinazo^ y los araucanos Queluy^ lo mismo qu« al Jott. 

C, tótó fítgro'brunneo; trunco remigium nigro; capité colloque nuáU^ Mr- 
fucosis^ violacethpurpureis; rostro elongato et tarsis roséis; cera rubro- 
purpurea; naribus áb oculis remotissimis^ apieique rostri nigro proximi$; 
úaudá elongata, gradúala. 

C- ADRA 111. -* Cuy.— C. jota G. Bonap. — Vültdr adra Lina.— V. jota MqI. 

Vulgarmente Jote, y entre los araucanos Queluy, 

Cabeza y cuello desnudos, cubiertos de una piel roja, amarí- 
lienta junto á las mandíbulas, violácea en lo superior y detrás de 
la cabeza y del cuello, unida y estendida, escepto cuatro á cinco 
pliegues ó rodetes amarillentos que se forman sobre la frente, 
y otros ocho á nueve del mismo color en la nuca« y en fin 
levemente pezonada debajo del cuello : además está sembrada 
de pelos, menos al rededor del conducto auditivo, donde se ven 
solo algunos, y en el ángulo interno del ojo en el que figuran la 
base de la ceja en una especie de pincel de un bello negro : toda 
la parte del pico ocupada por la cera desde el punto de reunión 
es mas 6 menos roja, y el resto hasta la punta, lo mismo que 
los tarsos, de color rosado. El pico es mucho menos delgado y 
mas elevado en la base que en el E. urubú ; sus respiraderos nasa- 
les ovales, mucho menos lineares, mas anchos y aproximados 
á la parte córnea del pico. Las plumas que forman el collar son 
mas cortas, y este mas completo, pero menos elevado atrás. 
El plumaje es de un bruno oscuro, escepto las remigias y las 
rectrices que son negras con viso azul de acero, como en los 
Cuervos, y las plumas del collar, del cuello y del dorso son del 
mismo color y no brunas. Todas nuestras observaciones nos 
han demostrado, y muchos de los individuos que hemos traido 
hacen creer que el Aura, al menos en Chile, se vuelve todo 
negro, como el plumaje del Urubú. Iris rojo carmin, separado 
de la pupila por una raya de un azulado fmo. 

fil Jote es bastante común en Chile, donde se encuentra en todas ías 



AVES. 308 

latitudes desde Gopiapo basta Ghiloe, y frecuenta mas particularmente 
los alrededores de las haciendas, de donde no osa alejarse. Su alimento, 
tan vil como asqueroso, le ha hecho un Ave de desprecio é insoportable 
á los ojos de los chilenos, á pesar de los servicios que presta, haciendo 
desaparecer todos los animales corrompidos que llegan 6 dafiar el aire puro 
por los miasmas pútridos que exalan. En las provincias centrales de la 
República se encuentra en mayor número, y es mas raro á medida 
que se adelanta acia al sur, y sobre todo acia el norte, donde el aire seco 
y cálido diseca demasiado pronto los animales muertos para conservar- 
los algunos dias ó hacerlos entrar en putrefacción. Por la misma rasen lio 
puede frecuentar las cordilleras, donde el aire, igualmente muy seco aun- 
que frío, produce igual efecto, y hace su residencia poco favorable á 
sus necesidades} así los que se muestran en aquellos parajes son suma- 
mente estraños y como descarriados* 

Aunque de carácter solitario y taciturno, busca por instinto la sociedad 
del hombre^ porque sabe que encontrará en sus alrededores un alimento 
mas abundante y fácil. Sin embargo, apenas se atreve aproximarse á las 
poblaciones, y aun menos entrar, como hacen los Gallinazos: frecuenta 
con preferencia los caminos , las chacras ó las haciendas , buscando 
en su vuelo bajo y rápido toda clase de animales muertos ; á veces 
va á disputar á los perros los restos de una carroña ó las inmundi- 
eias arrojadas en un corral. Si en algunos dias del afío esperimenta 
escasez^ se indemniza amplamente cuando al fin del verano los hacendados 
hacen su gran matanza de bueyes y vacas para la preparación del charqui. 

En esta época, tan festiva pura las Aves de rapiña, los Jotes no temen 
reunirse en número para aprovechar los intestinos y otros despojos que 
los matadores arrojan como parte inútil del animal. En este momento su 
carácter, por lo común bastante pacífico, cambia enteramente, se baten, 
lanzan á veces un grito ronco y agudo , siempre están en movimiento, se 
los ve saltar, volar á corta altura y después caer de nuevo sobre el objeto 
codiciado, como si cada picotazo que dan sobre la tal presa deba ser una 
victoria ganada no solo sobre sus congéneres, sino también sobre los 
Trarosy otras Rapaces que se reúnen igualmente en multitud para comer. 
El número es á veces bastante considerable, y si cualquier obstáculo les 
obliga á retirarse se van á parar á los árboles ó muros vecinos, esperando 
con paciencia y resignación el momento en que poder volver á su pasto. 

El Jote es sumamente voraz , devora mas bien que come, y llena su 
buche lo mas que paede ; aunque después de una comida de las mas 
abundantes se encuentra muy pesado , sin embargo esto no le impide 
tomar un vuelo fácil é irse á parar en lo alto de los árboles, reposar 
y hacer su digestión; en estos momentos, sobre todo, exala un olor 
sumamente fétido, que es aun mas penetrante por echar de sus res- 
piraderos nasales un líquido bastante espeso. Las sustancias io mas 
frecuente en putrefacción de que se alimenta, saturan probablemente su 
cuerpo de esc'olor cadavérico que exala en vapor tan infecto y hediondo; 



204 FAUNA CHILENA. 

sin embargo, se nos ha asegurado que no desecha los animales vivos, y 
que caza frecuentemente los Reptiles y sobre todo los sapos, que traga 
casi vivos. Por la mañana ó cuando ha sido mojado por la lluvia se le ve 
frecuentemente guindado con las alas muy es tendidas, lo cual le da una 
posición sumamente elegante. 

Este animal permanece la mayor parte del año solitario, y solo acia el 
mes de setiembre y octubre se junta con la hembra, á la cual no deja 
hasta que los hijuelos no tienen necesidad de sus cuidados. Hacen su nido 
en los huecos de las rocas, metiendo solo algunas plantas, y sus huevos 
descansan frecuentemente sobre la tierra : estos son en número de dos ó 
tres, y de color blanco muy levemente azulado, sembrados , particular- 
mente acia la base, de manchas en forma de salpicaduras de un bruno 
rojo, mezcladas de unos cuantos lunares liláceos; su forma es oval, y tie- 
nen tres pulgadas de largo y una pulgada y nueve lineas en su mayor 
anchura. 

Los pequeñuelos, que permanecen bastante tiempo en la cueva, siempre 
sucia y fétida, son muy bravos y atrevidos ; cuando cualquiera se aproxima 
reculan acia atrás, abren el pico, y con silvidos y grande agitación délas 
alas tratan de espantar ó defenderse contra sus agresores. El macho 
contribuye como la hembra á alimentarlos, dándoles con su pico la 
comida que ha reunido en el buche. / 

£1 célebre Molina había llamado á esta Ave Vultur jota, nombre que 
el principe G. Boiiaparte conservó en su Syn, Vert. Syst. , aunque equí- 
vocamente, pues Linneo la habia hecho ya conocer bajo el de F. aura, 
el cual, á ejemplo de todos los ornitólogos, hemos debido conservar, á pesar 
de que el de Molina sea mas aplicable al país ; puede que el nombre 
Jote que le dan los chilenos sea una alteración de la palabra Jota con 
la que los españoles designan una danza nacional , queriendo así hacer 
alusión á esa especie de saltos que dichos animales tienen la costumbre de 
dar cuando se disputan un cadáver, pues esta voz es enteramente estraña 
á los araucanos, los cuales no le conocen mas que bajo el nombre de Queltfy. 



II. FALCONIDEAS. 

Pico recto en la base, encorvado solo acia la punta 
ó á corta distancia de su origen, muy ganchoso, com- 
primido sobre los costados, frecuentemente armado 
de uno ó dos dentellones. Respiraderos nasales gene- 
ralmente ovales ó redondeados. Tarsos tan pronto 
plumosos hasta los dedos, como ya debajo de la 



AVES. 205 

rodilla solamente, y con mas frecuencia desnudos y 
reticulados. Uñas ganchosas, muy aceradas y suma- 
mente retractadas, como las de los Mamíferos car- 
nívoros. 

Las Falconídeas difieren de las Vulturídeas por su género, 
de alimento: en general desechan los animales muertos y 
las inmundicias, y apetecen los animales vivos que consiguen 
cojer á fuerza de asechanzas y ardides. Son notables por sus 
bellas formas y la nobleza de su aspecto. Su vuelo es tan suma- 
mente rápido y su vista tan perpicaz, que perdidas en el 
espacio y fuera del alcance de la visla humana, aperciben y 
distinguen la presa que debe servir para apaciguar su hambre. 
A la destreza unen la audacia, y llegan á ser el terror de las 
otras Aves ó de los Mamíferos de las localidades que frecuentan. 
Su modo de cazar varia según los géneros: unas se lanzan 
con la impetuosidad, del rayo sobre su presa, la cual queda atur- 
dida antes de percibirlas ; otras la alucinan y atolondran des-p 
cribiendo en los aires encima de ella círculos que van estre- 
chando á medida que se aproximan, y como diestras voladoras, 
empeñan con ella al vuelo una lucha viva y rechazada ; otros se 
reúnen en bandadas, cercan un largo espacio en el fondo de un 
valle, angostan mas y mas el círculo que han formado, y acaban 
por apoderarse de las perdices, alondras, etc. , que abatidas con- 
tra la tierra y bajo la yerba, no se atreven á levantarse, hasta 
que no les queda otro medio de salvación. Esta caza es pecu- 
liar de los Busos y sobre todo de los Milanos ; hay otras que 
sorprenden al pez adormecido bajo del agua , cuya superficie 
tocan , sumerjiendo solo los tarsos para cojerle. Sus huevos son 
deforma esférica ú oval, una de sus estremidades á veces algo 
menos obtusa que la otra, con la cascara de un grano grueso y 
duro, blanca y levemente blanquiza, sobre todo al trasparente, 
irregularmente porosa aunque unida, mate y sin reflejo : el color 
es blanco, algo azulado, ya unido y sin manchas, ya entremez- 
clado, ó enteramente cubierto de lunares de un bruno mas 
ó menos amarillento , bermejo , verdoso ó negruzco, bajo la 



306 FAUNA GHILBNA. 

forma de pantos ó de anchas llamas ó jaspeaduras irregulares, 
y aun de color uniforme. 

Esta familia, que corresponde al antiguo género Halcón de 
Linneo, es muy variable en sus caracteres, lo cual ha obligado 
á algunos autores modernos á dividirla en siete subfamilias ó 
tribus que son: las Poltborineas, Buteonícleas, Aquilineas, Falco- 
iMeaSf Müvineasy Aecifitrineas y Cireineas; todas tienen repre- 
sentantes enchile. 

TRIBU 1. ^ POLIBORINEAS. 

X. OAHAOAaA. — OAnjLeABJL. 

Rostrum era8$um , rectum , eonvexum , eompreisum, bnMer 
acutum, Caput membrana cérea, paululum pilosa. Facies nuda. 
Nares ellipíiccB, subobliquce. Pedes^ tarsi elongati^ nudü squam- 
matiy dígito medio vixlongiores, digiti laterales a^iuilongi; ungues 
parum adunciy ftre gaílinacei. Alce magnw, remigibus tercia et 
quarkt omnium longissimis. 

Caracara Maroraf(.*-Cuf.— PoLTBORUsViell* — Falco «p. Linn. 

Pico grueso, derecho, comprimido, encorvado y termi- 
nando en punta poco aguda. Cera y cara desnudas, pero 
medio sembradas de pelos. Respiraderos nasales elípticos» 
oblicuos, partidos en medio de la longitud del pico. Tarsos 
prolongados^ desnudos, escudados, apenas mas largos 
que el dedo del medio> y los dos laterales de igual longitud; 
uñas poco aceradas, frecuentemente aplastadas y obtu- 
sas como en los Gallinazos. Alas agudas; la cuarta remigia 
es la mas larga. 

Este género forma evidentemente el paso de las Vu]turídeasálasFa|«> 
conídeas, tanto por la unión de sus caracteres como por sus costumbres, 
que se parecen mas especialmente á las de los Buitres en gene- 
ral y á las de los Gallinazos en particular. Cazan muy raramente 
animales vivos, prefiriéndolas inmundicias y los cuerpos muertos ó' cor- 
rompidos, que disputan á los Gallinazos. Más bien ambulantes que posa- 



AVES. 207 

doras, son medio sociables, y como las Vulturídeas, no temen frecuentar 
los alrededores de las casas, y aun de juntarse con los otros animales. 
Sobre nueve especies de que se compone este género, ocbo son éscíú- 
sifaipente propias de América, y una sola, que es la menos especial, 
86 eneoentra también con mucha frecuencia. Los habitantes del IVa- 
gnay llaman vulgarmente Caracara al Traro, que es la especie mas 
cotnun : so canto espresa claramente dicha palabra. 

i. €fmltmemrm i^wi^mrim. ^ 

(AtlasEOológico.— Ornitología, lám. 1.) 

C. pileopostice süberistato, abdomine nigro^brunneo; pectore «c dorto brumuú 
fuseis, fülffo-álhido transstriatis ; gutture ochraceo-albicante ; remigumr$e$ri' 
cumque hasi alba; cauda albida, brunneo-trana-fatciatay ápice nigro timbóla ¡ 
membrana cérea et facie aurore tinetis, 

C TüLGARis CuTier, Regn, An.,, t. I. p. 326. - PoLtBORcs vulcüris Víell., etfc. 
Vulgarmente Trato, 

Lo superior de la cabeza, dorso, estómago y el vientre de un 
bruno negruzco unido , escepto detrás del cuello , donde tiene 
una especie de moño ; las partes superiores de los hombros, 
el estómago y la cola están listados regularmente de finas 
bandas trasversales de un colorido blanco flavo; garganta 
y barba blanquizas ; los dos primeros tercios de las remf- 
gias blancos ; pico de color córneo azulado ; ojos y tarsos 
amarillos oscuros ; cera y parte desnuda de la cara de color de 
aurora. Este plumaje es común á los dos sexos. — Longitud 
total, 22 pulg.; de los tarsos, 3 pulg. 

fil Traro es hasta ahora una de la mas vistosas especies del género 
Caracara: su cabeza tiene un moño de plumas que baja y sube cuando 
quiere: el color vivo y dorado de sus pies y de los alrededores del pico, 
el plumaje del cuerpo tan graciosamente coloreado de negro, blanco y 
gris, junto á su aspecto altivo y su mirada imponente, le dan cierta 
' superioridad, que aumenta aun la arrogancia con que anda : difiere de las 
Águilas á causa de las garras que estas tienen y que apenas les permiten 
saltar, mientras que él se avanza fácilmente, sin brincar ni volar, cuando 
tiene que recorrer corta distancia. 

Es sumamente común en América, y por todas partes se encuentra en 
Chile parado en los árboles ó paseando gravemente por los caminos, 
aproximándose siempre á los alrededores de las habitaciones, persuadido 
de encontrat un alimento mas gustoso y abundante. Sin embargo, le 
hemos visto en sitios desiertos en medio de las cordilleras, y el i 



208 FAUINA CHILENA. 

Darwin lo ha encontrado también en las soledades frías y húmedas de la 
Tierra de Fuego; pero puede asegurarse que tales parajes no son su 
común aposento, y que prefiere las cercanías de las casas de campo para 
aprovecharse de las inmundicias humanas ó de ios animales muertos, pues 
la organización de los Caracaras se aproxima mas á la de los Halcones 
que ala de los Sarcoranfos y Gallinazos; no obstante» se hallan en ellos 
aun varias de sus costumbres, como el gusto depravado, la avidez con 
que buscan los cadáveres mas ó menos corruptos ó los desperdicios as- 
querosos de las matanzas. Asi cuando al cabo del año los hacendados 
sacrifican una infinidad de toros y vacas para hacer el charqui, vienen 
en bandadas á disputar á los Jotes, Tiuques y aun á los perros cuantos 
despojos se deshechan , engulléndolos con tanta ansia como glotonería. 
A veces cazan animales vivos, como pequeños Cuadrúpedos, Reptiles y 
aun Invertebrados, tales que Moluscos, Insectos, etc.; pero muy rara yez 
ó casi nunca persiguen á los pájaros, sin duda por cobardía, pues apenas 
uno de ellos cae herido que inmediatamente se echan encima y lo cojen : 
cuando tienen hambre entran en los corrales, se reúnen disimuladamente 
con las gallinas, pican como ellas, y luego que tienen cerca un poUuelo 
lo arrebatan traidoramente para ir á devorarlo : atacan á los borregui- 
llos no solo para comerles la placenta , sino los ojos, la lengua y aun 
los intestinos, que les sacan por el ano: varios hacendados nos han 
asegurado que se dirijen también á los ternerillos ; pero si es esto verdad, 
únicamente lo hacen cuando los encuentran solos y muy jóvenes y que 
la madre los ha ocultado mientras va á buscar, á veces á grande distancia, 
con que apagar su ardiente sed ; de todos modos, el Traro es un Ave 
muy perjudicial para las haciendas, y un gran destructor de pájaros por 
los infinitos huevos que pilla en los nidos. 

Vive solo ó con la hembra ; pero con frecuencia va á dormir en los ár- 
boles frecuentados por sus congéneres, no porque su carácter sea socia- 
ble, sino por la costumbre, pues para llegar á colocarse se pelean á veces 
con tenacidad. Cuando el olor los atrae á los cadáveres, se juntan muchos 
con los Jotes y los Tiuques, disputándose la presa : el hambre en tales 
reuniones es causa de que muestren su carácter violento y quimerista; 
gritan, se hacen petulantes y tratan de apoderarse de lo mas importante del 
animal, y si los últimos que llegan no encuentran nada, persiguen á los 
Tiuques, acosan á los Jotes y les hacen hechar lo que han comido para 
enguillirlo vorazmente. 

Su canto es un grito ronco y fácil de entender : en el Brasil y el Paraguay 
pronuncian perfectamente Caracara, de donde viene su nombre; en Chile 
varia algo y se distingue por las dos sílabas Tra y Ro, repetidas muchas 
veces, gritando ya solo la primera, ya la segunda, para lo cual llevan la parte 
superior de su cabeza sobre la espalda y levántanla después al pronuncijsur 
su Rrrooo. Esta posición singular, que durante mucho tiempo los zoólogos 
han creído era un cuento , proviene sin duda alguna de la particular 
organización de su pescuezo y no de un sentimiento amoroso, pues la toman 
en casos muy diferentes y sobre todo cuando cualquiera seles aproxima ó 



AVES. 809 

los mira atentamente : si están muchos juntos repiten solo la primera silaba 
y con mas languidez. 

La costumbre que ios Traros tienen de frecuentar los alrededores dé 
las habitaciones y lo poco que son perseguidos, mirándolos siempre con 
la mayor indiferencia, á pesar de los daños que ocasionan en los corrales, 
los ha hecho tan familiares que se pasean sin temor alguno por medio de 
lo6 caminos, apenas apartándose de los transeúntes : duermen regularmente 
en los árboles cercanos á las casas de campo , pero jamás se aproximan de 
los lugares y aun menos á las ciudades : tampoco son amigos de la es- 
clavitud ; tan familiares mientras son libres, tanto son tímidos é inquietos 
en la dependencia. Hemos guardado uno mas de seis meses : cuando nos 
lo dieron lo metimos en un cuarto y se le llevó carne, que no quiso comer 
aunque tenia hambre; después principió á picar en el suelo, y creímos 
que estaba ciego ; pero pronto nos desengañamos y nos pareció que era 
un ardid para aproximarse á sus victimas; apenas dio algunos picotazos fué 
á comer un pedazo de carne, é hizo lo mismo para cuantos tragó : al dia 
siguiente le cortamos mejor las alas y lo echamos en un gran jardin: 
se colocó inmediatamente encima de un haz de leña, sitio que guardó 
durante su residencia, dejándolo solo para ir á comer: si alguien entraba 
se movia é inquietaba, no perdiendo de vista todos sus movimientos, y si 
se aproximaba á él se agitaba, bajaba y subia la cabeza, enderezaba el 
pescuezo y daba su ronco grito, metiendo la cabeza en la estraña posición 
indicada: este cantólo repetía al apercibir á cualquiera, y aun á nosotros 
que nos veia á cada instante, por lo que estamos seguros que solo la 
impaciencia ó el temor lo ocasiona. Para mejor conocer hasta donde podia 
llegar la influencia que la esclavitud ejercía en su carácter, principiamos por 
echarle de lejos los pedazos de carne con que se alimentaba, disminuyendo 
cotidianamente la distancia para ver si podíamos amansarle, lo que obtu- 
vimos con un Águila ; pero su natural tímido é inquieto le impelía á reti- 
rarse cuando escediamos cierto trecho : para mas obligarlo le dejamos sin 
eomer y pusimos la carne al lado de nuestra mesa en medio del jardin, á 
ver si por el hambre obteníamos lo que las caricias no pudieron hacer ; pero 
todo fué inútil, apenas sí la precisión lo atraía, y esto con mil rodeos y 
timidez, y en cuanto cojía un pedazo iba á devorarlo á lejana distancia. 
Mientras que lo tuvimos, jamás fué mas dócil ni sumiso. 

Su nido es grande y mal construido, compuesto solo de tallos espinosos 
de diferentes especies de Colletia, y lo colocan en lo alto de los árboles 
mas espesos : ponen tres ó cuatro huevos, ya blanco-rosados ó de color de 
lila, ya blanco-leonados , y sembrados de manchas, que en el primer caso 
son de color de sangre y oscuras en el segundo, pero de modo á formar 
por su reunión un color uniforme en la base, y el resto lleno de puntos muy 
juntos: son casi ovales, con la base apenas mas obtusa que la punta, tienen 
dos pulgadas y cuarto de dimensión los mayores, y una pulgada y ocho 
lineas los menores. Los hijuelos salen algo amarillentos, volviéndose 
enteramente morenos» con las plumas arqueadas por arriba y estriadas 

Zoología. !• 14 



SIO FAUNA CHILENA. 

longitudinalmente de blanco acia abago; las remigias son de un moreno 
oscuro ; el pescuezo y la barba flavos, y la cola y rabadilla morenas, ralla- 
das trasversalmente de blaneo flavo. 

3^ €fmrmemÉrm üt^tt gü f t i f » 

P* ioiUi^ nigro coruscante^ exceptis medio venírt alarum infra^ eaudtt^^ 
supra et infra teetricibus splendide albis; verticisplumis crispatis; cauda nigra^ 
mpice albo i rostn cmrulescente; regione opthalmica áurea; tarsisflatis. 

t. ÜtíiitAiiüs. ^PkALcoBoifOS líóNTANts d*Orb. y Laf.» Vúif. eh Ath.y Ohétihiét, 
fk!^. 51.~AGttLA BGAtoi^TeiiÁ Meyeiii Nov. act., 1834, lám. T.-^ltiLtAQb mn^k- 
te^BRDS Go9\á.t inBtagi. Voy.^M. ■ontaiius Gray^ eto. 

Vülgarniéñté Tiuque déla coirdtlliBrá. 

Atütüál casi etitefámetite de un negro ó^uro i^splándéciéñté, 
C(Mi reflejo bronceado, partióulárménté éñ los hóñlbroS, éáéépt5 
el medio del vientre ; las cubiertas inferiores del ala, las supe- 
riores é infóriores de las rectrices y en fin la estremídad de los 
ftaioñé!^ alatés y cándales, de un bknco ^uro t lo mismo que 
m féínigias seéiiñdai'iás, las ¿Uáles prissentati únd espíete 9b 
banda trasversal ó cabestrillo blanco sobré él álá ; las plú&a^ 
del eapütrum son velludas, con la punta refleja por delante, 
\b €Uál parece un resto del itioño occipital del Ci vulgúrüi i 
cuya éstiécié sfe aproxima tnüeho pt)r sus caracteres : el íntSÁ 
particular es la eslraordin&ria longitud de las plumas blaüCáá 
que forman la cubierta de encima del cuerpo, llegando á cuaixo 
y aun á cinco pulg;ádas, es decir, que envuelven las dos terceraa 
paitfes de sü longitud. El pico es pardusco ; la cera y las partes 
desnudas de lá cabeza soü de color anaranjado ; los Ojos bñino^i 
los tarsos amarillo -oscuros; las uñas amarillentas, derechas, 
prolongado - aplastadas y con la punta chata y obtusa^ Los d06 
bexos son exactamente iguales en pequenez, y no difieren mas 
qué por la talla, pero én las mismas proporciones que éñ lo^ 
Gavilanes. —Dimensiones. Machó: longitud lótál, 1 pié y 4 piilg, 
y media; del tarso» 2 pulg. y 2 lín. ; delá cola, 7 pulg. y 4 lin.; 
de Iba cubierta^ supetiores^ k pulg. Hembra t longitud total^ 
i pié y 8 pttlg. y medía; del tsilrsOi S pUlg. y 7 lin^ ) de la coli> 
8 ¿uíg. y ífiédíá ; de Iks cübienas Superíbi^s, S pulg. y ft ílít. 

iSstt ést»édé> come lo hübia previsto el lefior GovM» né alta mm^ 



ATES. 211 

limitada al Perú y BoUvia: se estiende mucho mas lejos, y podemos 
asegurar que llega á lo menos á los 55 grados del hemisferio del sur, pues 
la hemos encontrado en la provincia de Santiago ; el señor Bridges la ha 
llevado también á Inglaterra de las mismas localidades, y por él hemos 
sabido que se llama Tiuqwé de la cordillera^ lo cual nadie nos lo habia 
podido decir. Habita principalmente en las altas montañas , y no baja 
casi nunca á las llanuras y menos á la orilla del mar , á no ser pre- 
cisado por el hambre. Es de natural salvaje , desconfiado , vive casi 
siempre solo, ó dos ó tres á lo ma§, y constantemente presto á reñir para 
apoderarse de la menor presa. Aunque armado de un pico muy fuerte, 
no se atreve con los Jotes, Traros, ni Gallinazos ; aguarda con paciencia 
que estas voraces Aves estén completamente satisfechas, para después 
de su partida llegar á aprovecharse de los restos de un animal reciente- 
mente muerto ó de un cadáver mas ó menos corrupto. Como el aire 
seco y frió de las cordilleras debe desecar fácilmente los animales 
muertos, este Garacara acaso caza también los animales vivos y sdbre 
todo los pequeños cuadrúpedos y pajarillos; lo cual hace suponer la fuerza 
de su picó y garras, aunque estas se hallen mas ó menos gastados por 
ühá itíáfc^a 6asi continua. Por lo demás, es la especie mas rara del 
¿étléfó, y cuyas costumbres sóh menos conocidas } no se sabe tampoco la 
épOea tsAk qué l& hembra hace su nido, ni en que lugar lo depone. 

3. f^ÜtírneUtthW chiÉHaHgfo. 

Ph ewrpór€ suprá toM ht^ünmeé^ sin^Us plumis fulw tHití^iñátii¡ tectfttthiu 
ulmrmm úe rBmi^iéus seeundmriis bruHneo fusco transtersiin Hriáits; S'ublús 
fulvo^ badiis brunneis regulariter notato; altda rectrttlbüsqUe fulvó-athidii^ 
truHHeo ni^icánte wirieffñtis ; rostro Hoide flavo, pedibus plumbisís. 

C. CHIMANGO Azara. — POLYBORUS CHIMANGO Vicil., etC — HALIíETÜS chimilkco 

Léss. — AGtiLA PEZOPORts Meyen. — MiLVAGO chimango y pezoporus Gould. 
Vulgarmente Tiuque^ Chiuqué ó Garrapata, 

Bruño por arriba ; cada pluma rayada de una banda de un 
castaño-claro, rodeada de dos líneas negruzcas tortuosas, y bor- 
deada de blanquizo; las grandes cubiertas alares zonadas Ifas- 
versalmente de bruno oscuro, bordeadas ihteriormente solo de 
castaño claro; por bajo, hasta el abdomen, bruno flavo» ador- 
nado de bandas blanquizas y otras negras; estas últimas presen- 
tan una punta dirijida acia abajo , de la cual la baqueta de la 
pluma forma el ángulo agudo; abdomen, pieríias, y cubiertas 
inferiores de la cola de ün bruno flavo unido ; remigiás prima- 
rias y secundarias del mismo color : las primeras solo ©n su 
última mitad, estando jaspeada de bruno negruzco sobre fondo 



212 FAUNA CHILENA. 

blanco la mitad superior hasta su escotadura; plumas bastardas 
del ala blancas, rayadas esteriormente por seis á siete bandas 
parduscas; cubiertas superiores de la cola de un blanco sucio, 
y está apenas redondeada ; rectrices de un flavo blanquizo en su 
mitad superior y brunas en la inferior: las dos medianas jaspea- 
das regularmente y como si estuviesen sucias, las otras en su 
origen de bruno flavo, y franjeadas acia su estremidad de ocho 
' á nueve bandas mas anchas y del mismo color. Tarsos finos 
y delicados ; uñas casi todas tan aceradas como las de los ver- 
daderos Gavilanes, y apizarradas, lo mismo que las patas. Pico 
azulado en la base y amarillento en la punta. El plumaje es 
igual en el macho que en la hembra. — Longitud total, de 12 
á 14 pulgadas; de la cola, 6 á 7, y de los tarsos, cerca de 2. 

£1 Tiuque es tan común en Chile como el Traro, encontrándose en la 
República desde las provincias del norte hasta el estrecho de Magallanes, 
y desde la orilla del mar á los valles de las cordilleras ; pero aquí su man- 
sión es momentánea ó accidental, puesto que escoje los llanos y en parti- 
cular los alrededores de las casas para aprovecharse de las inmundicias y 
de los despojos de las matanzas. Aunque, como sus congéneres, no des- 
precia los animales muertos ó medio corrompidos, come con frecuencia 
semiUas, tubérculos, etc., y cuando se le presenta la ocasión de entrar en 
los corrales pilla los polluelos, levantándolos con la mayor facilidad, á 
pesar de su pequeño tamaño. 

Tan familiar como el Traro, ni teme, ni se inquieta, y con la mayor 
confianza puede llegarse á él. Anda fácilmente y con dignidad, y cuando 
se halla en los caminos se revuelca en el polvo lo mismo que las gallinas. 
Lo hemos observado en las casas, y parece no disgustarle la esclavitud, por lo 
«^ que es de creer son mas fáciles de domesticar que los T raros ; se alimeiítaba 
con carne, y nos han asegurado que también comen las simientes y aun el 
pan. El señor Darwin dice que en Chiloe perjudicaban mucho la cultura 
de las papas, pues desentierran los tubérculos sembrados recientemente. 

En esta isla se encuentra en grande cantidad, y es conocido bajo el 
nombre de Chiuqué por los indios, y bajo el de Garrapata por los españoles; 
como los habitantes no los maltratan, se los ve entrar sin temor en los 
jardines y aun en los corrales á devorar las inmundicias y robar á veces 
la carne que se pone á secar. Son sumamente coléricos, y siempre están 
dispuestos á batirse. A veces les hemos echado pedazos de. carne en 
nuestro jardin, é inmediatamente se los veia venir haciendo oir sus 
gritos agudos y desagradables, elevando en ocasiones las plumas de su 
cabeza y cuello, y disputándose horas enteras la presa, á la que no 
pueden ni aun aproximarse, pues su disputa los obliga á abandonar el 
terreno á otro mas atrevido, el cual á su vez está precisado á cederle jk 



r ATES. 213 

Otro. Guando vuelan á cierta altura se ve frecuentemente á dos batirse 
6 jugar, presentando el de debajo el vientre al otro para poderse defender 
con sus garras , después volar á lo alto, y caer en seguida sobre su 
adversario, que toma al instante la misma posición que tenia antes aquel. 

Acia el fin de la primavera se junta el macho á la hembra, la que 
escoja los árboles mas frondosos, y en Chiloe ios manzanos y también 
los techos de paja de las casas, para construir un gran nido imperfecto 
y hecho solo con espinas de diversos arbustos, poniendo cuatro ó cinco 
huevos del mismo color que los de los Traros, con iguales manchas y en 
idéntica posición; sin embargo, á veces se hallan blancos con manchas 
redondas moreno-oscuras y mas abundantes acia la base : tienen también 
la forma oval y llegan de diez y ocho á veinte y una lineas en su mayor 
diámetro y de trece á quince en el menor. Los hijuelos salen blanquizos 
y poco á poco toman el uniforme color que les es natural, tan parecido al 
de la C. degener, por lo que durante mucho tiempo los han confundido y 
descrito bajo el mismo nombre : Meyen llegó hasta hacer una nueva espe- 
cié, que colocó entre las Águilas y denominó Águila pezoporus. 

Chimango le llaman ios naturales de la rivera de la Plata, donde D. Félix 
Azara lo encontró primeramente : este nombre proviene de su ahullido 
chiiy que repite con frecuencia ; en Chile su grito es casi lo mismo, pro- 
nunciando perfectamente las sílabas criiii, críiiiy cariaiaia, pero esprimen 
igualmente y muy claro la palabra quuqué, nombre que le han dado los 
araucanos, siguiendo asi la costumbre que tienen los naturales de las 
Américas de apellidar á casi todas las Aves según su canto y las sílabas 
que parece emiten. 

4. Cmraeara 90w$ewrmm. 

P. corport loto nigro coruscante ; eolio antico et postico ^ pectoreque albo- 
. fiavido lanceolatis; alula subtus cruribusque splendide rufís; cauda albo 
litnbata, 

C. LEüCUROs Temm., lám. ¡lum. 192-221. — Falco leücürus Forst. — F. austraui 
Lath.— F. NOViE-ZELANDiiE Gmel. — CiRC^ETüs ANTARGTicus Les8., Trait. d'Orn. 

Plumaje enteramente de un negro oscuro, con viso pardusco ; 
el centro de cada pluma del cuello de delante y detrás y del pecho 
es estriado, con manchas lanceoladas de un blanco algo flavo; 
el abdomen sembrado de algunas manchas redondas ú ovales 
del mismo color ; lo inferior del ala bastarda y los muslos de un 
bello bermejo. Cola bordeada de blanco ; un punto blanco en 
la estremidad de cada remigia primaria. Tarsos y cera amari- 
llos. Unas negras. Pico de color córneo. El plumaje del macho 



i? 



£14 FAUNA CHILENA. ^^ 

y de la hembra adultos es esactamente lo mismo, no diferlea4Q 
entre ^í mas que por la talla. 

Esta especie se halla casi en todas las partes ^ustrgle^ dQl frlobp, en 
Nueva Zelandia, las islas Maluinas, la Tierra de Fuego y en otros parajes. 
Los jovencillos de un año tienen el cuerpo uniformemente de color de 
hoUin y la cola roja ; los de dos años, las rectrices y las remigias vermejas, 
por lo que los llamaron Caracara de cola roja ; detrás del pescuezo, en Ifi 
panza y el pecho están manchados de castaño á modo de lanzas ; las pier- 
nas listadas del mismo color , y las baquetas y el borde esterno dé las 
remigias y rectrices negros. Según el señor Darwin, abundan mucho ^cl^ 
el estrecho de Magallanes, manteniéndose de animales muertos, y con pre- 
ferencia de los que el mar arroja á las costas. Sumamente familiares 
V atrevidos, persiguen mucho los pájaros que los cazadores hieren y Iqs 
dominan con facilidad : también acechan las ratas y otros cuadrúpedos á la 
entrada de las madrigueras para ampararse de ellos : además, su curio- 
sidad y astucia es tal, que los marineros de la Beagle, mientrs^s la estación 
en la América austral, tuvieron que vigilar el carácter atrevido é impe- 
tuoso de estos ¡animales. Vuelan torpe y pesademente , pero andan deprisá 
y con gallardía : sus ahullidos son roncos y desagradables; y asi que los 
t'raros tienen la costumbre de meter la parte superior de la cabeza sobre 
el lomo para pronunciar la última silaba de su canto, (^a hembra pone sus 
huevos en los agujeros de las rocas de las pequeñas is)^s y no en los dé 
las grandes: costumbre rara, como dice el señor Darwin, eu animales tan 
dulces como atrevidos. 

TRIBU IL ^ BUTEONINEAS. 

II. 91730. -T IÍ1773BQ. 

Rostrum súbito incurvum^ margine flexuosum, cu/mtn^ er^nmn. 
Caput, lorumpilosum; nares semi-rotundce, apertce. Alce elongatce^ 
remigum quarta omnium longissima. Pedes, tarsi robusH^ antice 
perscBpe squamati, rarius plumosi ; pollice brevi. 

BuTSO Bechst. — Cuy. —Falco esp. Linn. 

Pico encorvado desde SU base, con la arista redondeada 
y los bordes levemente ondulosos. El espacio compren- 
dido entre los respiraderos nasales y el ojo está cubierto 
de pelos. Respiraderos nasales semiovales^ partidos en la 
cera y abiertos. Tarsos robustos, escasamente plumosos por 
del talón, con mas frecuencia escudados y á veces 



AVES. 216 

eul)iertos de plupias. Alas con la primera remigia mu 
cortg, y \^ cqstrt^ mas larga, 

Los Posos spn linas de las Aves que los cazadores llaman ignobl€f¿ 
porque no es posible acostumbrarlos á la cetrería: son sumamente e^-i 
bardes, pesados é incapaces de pillar los pájaros cara 4 oara, pues Ml# 
saben aguardarlos por donde p^san, echarse sobre ellos f cojerips ^ei 
improviso ; así se ven inmóviles horas enteras en los árboleq y ea P9^ 
posición tan fea, que la mas común especie se mira como el símbolo de 
la bobería y estupidez : se mantienen de pequeños cuadrúpedos, pájaros, 
reptiles y 9on de caracoles é insectos. Hasta ahora se conocen mas ^ 
veinte especies, íísparcld^s ppy tq4q el glo]^. Ji^ p?l?brf^ ^ti^ es npin- 
Ijr^ propio d9 wa Av? de rapifia. 

mintitm.-^ffmm, eñpUe.alis, tecirieibut sup^riaribus ala griteU, nigipOrlimb^lU 
«f UvUer fusco-maculafis ¡ dono iMfo einaptomio, 

B. ERYTiiONOTUs Gould.— HALiAETps ERYTH. Kin^. —Agüila braccata Me^en, 
?fov. Act,, etc y 1834, láro. 8— B^teo tricolor d*Orbig., láiii. 3.— B. yarids Gould. 

Yi^lg^irmen^ á.gnilMcho ^ Ñancu, 

El macho es de un bello gris p^rduscQ pgr pimsi, paas pálidp y 
e^niciento al borde de cada pluma; su tallo 68 PQgrp, ma$ oscuro 
sobre las alas, cuyas remigias primarias son negras y las graB(}e8 
cubiertas y el puño bordeados de blanco ; por bajo de un blanco 
4e nieve ; los flancos y |o inferior de las ala^ rayados regular- 
mente de gris negriizco. Cola blapca por cjma y por baJQ^ 
estriada finamente de gris, y bordeada en sa estremidad de un^ 
ancha banda negra recamada de blanco. Un medio collar gris- 
negro en los dos costados del cuello ó sobre los hombros. Pi©g 
córneo, negro en la punta. Iris castafio. Cera y tarsos an[ií^}(|^|, 
La única diferencia que existe entre nuestra Ave y la depcnt^ 
y dibujada por el señor d*Orbigny, consiste en que esta carece 
de medio collar y en que el viso blanco ó cabestrillo está supe- 
rado por una raya bermeja. — La hembra tiene la cabeza , las 
alas y las cubiertas superiores de la cola de un gris franjeado de 
negro, con algunas manchas rojas ; las remigias primarias son 



216 FAUNA CHILENA. 

negras; grandes cubiertas ribeteadas de blanco; dorso rojo-aca-. 
nelado ; por bajo blancas ; flancos, muslos y abdomen franjeados 
profusamente de líneas parduscas, mas oscuras en los flancos; 
la cola es como la del macho. — Dimensiones. Macho : longitud 
total, 1 pié 6 pulgadas y media ; de la cola, 7 pulgadas y 5 líneas; 
el tarso, 3 pulgadas y 8 líneas. Hembra: longitud total, 1 pié 
7 pulgadas y 2 líneas ; de la cola, 8 pulgadas y 2 líneas ; el tarso, 
3 pulgadas y 8 líneas. 

El Aguilucho es fácil de distinguir por el color de su dorso de un 
rojo acanelado bastante víyo. Aunque no muy común, se lialla casi en 
todas partes y aun frecuenta las cercanías del estreclio de Magallanes : 
por lo regular van en parejas y duermen en los árboles mas frondosos : su 
alimento es rapaz enteramente ; pero como su vuelo es pesado, se sirven 
mas bien de la astucia que de la fuerza y la violencia , aguardando con 
paciencia é inmóviles el paso de cualquier animal para ampararse de él : 
cazan indiferentemente toda clase de ratas y paj arillos, sin despreciar 
los reptiles, ni aun los caracoles, y cojen los pichones y poUuelos. En la 
frontera de la provincia de Concepción nos lo han indicado como el ver- 
dadero Ñancu de los araucanos, que es el Ave sagrada de tan intrépidos 
guerreros ; lo invocan para el buen resultado de sus negocios domésticos 
ó públicos, se acojen á él en los momentos de duda ó peligro, y cuando lo 
ven pasar por los alrededores, le piden perdón, qué les tenga lástima y 
aun le dan el titulo de padre, gritando, Vureneu chayl y rogándole que venga 
á pararse á su derecha, pues si se detiene á la izquierda es un mal pre- 
sentimiento que les ha hecho á veces abandonar sus empresas y retroce- 
der de sus viajes ; además, los araucanos tienen la misma superstición con 
respecto á otras Aves. 

Molina fué el primero que citó este animal, según el Diccionario arau- 
cano de And. Pebres. En 1827, el capitán Kíng lo describió en el Zoological 
Journal^ t. III, p. 424; pero no conocía sino la hembra, que tomó por un 
macho, y la miró además como un Haliaeíus, dándole el nombre de £r. ery- 
thronotus; después Meyen describió el macho como una verdadera Águila, 
llamándolo Águila braccata, y por último el señor Gould hizo una nueva 
especie con una joven hembra que llamó B, varius, y los señoras d'Or- 
bigny y Lafrenaye, ignorando sin duda los anteriores trabajos de dichos 
naturalistas, lo han descrito igualmente como un nuevo Buso, nombrán- 
dolo B. tricolor {Voy. en Amér., Ois,, p. 110, lám. 3). 

2. MBwiea MftleteeftfM. 

B. capite^ dorsOy ac tectricibus alarum majoribus brunneo fuliginosii ¡ pec-^ 
tore retnigibusque et rectricibus nigris, illis albo íimbatis; facie et guttura albU^ 
brunneo itriatii; humeris et femoribus rufo-brunneit ; scapularibu» uropygiO' 



AVES. 217 

que nigrescentibus, rufo-marginatis ; teciricibus inferioribus caudiB ettuperio- 
ribus albo-niveis ; rostro corneo^ pedibus flavis, 

B. miiciNCTüs Gray. — Falco ünic. Temm., lám. ilum. 313. — Nisüs ünic. 
Lesson. — Astur cnic. d'Orb. — Bdsb mixte, noiratrb y rousse Azara. 

Vulgarmente feúco. 

£1 macho tiene la cabeza, el dorso y las grandes cubiertas de 
las alas de un bruno fuliginoso. Estómago y pecho negros, lo 
mismo que las remigias y recticias; estas terminan por una 
banda blanca. Cara, barba y garganta blancas, estriadas de negro. 
Hombros y piernas de un bruno bermejo, unido en los primeros, 
franjeado trasversalmente de blanco flavo sobre las últimas. 
Pequeños escapularios y la rabadilla bruno-negruzcos y bordea- 
dos de bermejo. Cubiertas superiores é inferiores de la cola de un 
blanco de nieve. Pico de color córneo negruzco ; cera y tarsos 
amarillos. Iris bruno claro, algo amarillo. La primera remigia 
mas corta, y la cuarta y quinta mas largas. — La hembra se dife- 
rencia solo por tener el estómago y pecho de color blanco flavo 
flameado de moreno oscuro, y la cola bruna, atravesada de una 
serie de bandas mas oscuras. — Dimensiones. Macho : longitud 
total, 1 pié y 2 pulgadas ; de la cola, 7 pulg. 9 lín. ; del tarso, 

2 pulg. y 9 lín.; del dedo del medio, 1 pulg. y 7 lín. 

*. 

El Peuco, descrito ya por Azara, se encuentra en el Brasil, el Para- 
guay, la república Argentina y en Chile, donde está bastante conocido por 
los grandes destrozos que comete en los gallineros y palomares. Es especie 
menos activa y menos familiar que las otras, y se mantiene igualmente 
de animales todavía palpitantes, que caza por la tarde y con mucha des- 
treza. Los jóvenes machos que hemos encontrado difieren de la ñgura del 
señor Temminck en que no tienen bermejo al rededor del ojo, y en que las 
cubiertas inferiores de la cola son de un blanco puro, en lugar que en la 
figura cada pluma es flameada de bruno negruzco, lo cual tiende mas á 
una diferencia de edad que de localidad. Así concluimos que nuestros 
individuos son mas adultos que el diseñado por este ornitólogo. 

Un carácter notable en esta especie, y del que todavía no nos parece 
haber hecho 'atención, es que entre las garras, que son muy fuertes y 
aceradas, la del dedo posterior, ordinariamente igual á la del dedo interno, 
es de un cuarto mas largo y de pulgada y media en la encorvadura, en 
lugar de tres que tiene esta última. 

Nada en sus costumbres y habitudes nos ha revelado la esplicacion de 
esta singularidad. 



218 FAUNA CHILENA. 

B.. f^licé eorpQrfque Ícense nUide fu^cis, plumU d9r^Q,U^ pw^^ur^^c^^ 
tibus; primariis nigris; cauda fusca ^ lineis ohscurioribus cancélala numerosis 
ad apicem sordide alba; gula abdomine medio crissoque stramíneo-albiÉ ; pee-- 
taris cwrpwiiqt/ie lateribus fascia abdomina femoribusque flavescente - al^is 
fufco notatiSy notis in femoribus rufescentibus ; tarsis per mediam partem 
antiee plumosis ; rostro nigro ; cera tarsisque flavis, 

B* TENTRALis Gould, Proccd, zool. Societ,, 1837, pág. 10. 

Cabeza, lo posterior del cuello, dorso y cubiertas alapQg 4^ 
un bruno oscuro. Plumas laterales de la garganta flava3 sol^ir^ 
sus bordes : las de debajo del dorso iparcadas en su ba^^ de 
anchos lunares blanquizos, flavos en su borde. Cola del nusma 
bruno oscuro que el dorso^ rayada de franjas bruno-^p^Udas, y 
terminada en cada una de sus rectrices por un punto blaacQ 
sucio. Cubiertas superiores de la cola brunas, marcadas sobre el 
costado de manchas blancas y flavas. Alas primarias de un negro 
tirando á bruno en su base; secundarias y terceras brunas, 
rayadas de franjas trasversales de este mismo color mas oscuro. 
La parte inferior y la barba casi blancas; garganta y peeho 
ocre-amarillento muy pálido, con líneas estrechas brunas sobre el 
tallo de cfida pluma, estendiéndose en una ancha plancha sobre 
lo allp del pecho, y en lunares regulares sobre el vientre. El 
borde del ala es blanco, con manchas brunas en la punta de 
cada pluma, semejantes á las del vientre. Piernas de un ocre 
amarillo muy pálido, atravesadas de rayas bruno -pálidas en 
figura de Junares angulosos, con la estremidad trasvuelta, cuya 
punta se encuentra sobre el tallo de cada pluma. La parte inferior 
de las rectrices casi azulado, de un gris pálido sobre su borde 
esterior, y rayadas de gris oscuro en el borde interno. Pico 
negro y amarillento en su base. Tarsos amarillos. 

Advertimos tanta semejanza por su pequenez entre esta especie, sin 
embargo deque nunca la hemos visto, y el B, unicolor délos señores d'Or- 
bigny y de Lafrenaye , que no nos sorprenderá haya identidad compleui 
entrambas. Otro carácter notable, independiente del color del pluDi^e 
que les es común, se halla en los tarsos, que son plumosos en la mitad 
de su longitud anterior. Habita las partes meridionales de la Amértcü 



AVES. 219 

dilM»! al Mñor DarwiD la ht enoontptdo en 8tnta CSrui y en la Palago- 
Qi». jf Mf ^n ol catálQ|Q del ftfUisI^ \íH$eHm, l^s señoras W. Pi^ppaU y é\ 
capitán Piveroy la habrán llevado de Valparaíso : ¿ será ^caso al^o erpónea 
esu última ciu 7 

k. Bwieo poMy'o9owna, 

f, 9upra finfreorferrugineq, infra pallidiore: remigibus nigris ; cfíudM albo 
tínereo transversim striolata, nigro-limbata; rostro nigro; pedihua fiavis, 

B. POLTosoiiA I^ess., Trait. d'Ornithol.—FJíLco poltosomus Quoy y Gaypíi., Zoo- 
iof, de i'üranief lám. 14. 

Ave enteramente de un gris de hierro, mas oscuro por cima 
que por bajo. Cada pluma está bordeada de color pardusco; 
6l tallo de las de la garganta y del estómago formando una 
estría negruzca; remigias franjeadas de negruzco en los dos 
primeros tercios de su longitud y negras eq el último; las 
§las esceden de catorce líneas la estremidad de la cola, que 
^ blanca, rayada trasversalmente de finas estrías gríseas, bor- 
dada de una ancha banda negra listada de blaucjuizu. Pico 
negruzco. Tarsos y cera amarillos. 

^sta especie es muy común en las islas Maluinas y en el estrecho de 
Magallanes. La descubrieron Quoy y Gaymar en la espedicion científica 
que hicieron en la Urania al rededor del mundo. 

TRIBU III. — AQUILÍNEAS. 

ZII. QAZiQUIír. -* F01SrTQA:|BTVS. 

Roftrum rectum^ad apicemincurvutn, acutissimum. Capul pia- 
num, lorii pilosum. Nares elHpt¿c<9, irammrscB. Ata cauda ad 
apieem extens(B, Cauda aut rotunda aui cunei/ornm, Tarti semi" 
plumosiy ante-scutellati, post-reticulati . 

PoifTOAETDS Kaup.— Spizaetus Vielll.— Haliarthcs Less.— D'Orb. 

El género Pontoaetus tiene generalmente casi todos los 
cjirácteres particulares de las Águilas y Pigargas propio- 
miente dichas. E^l pico esta compriniido sobre los costa- 
do^^ derecho en su base, encorvado 30I0 en la punía, que 



220 TÁZyX CHILENA. 

es muy ganchosa, y cod bordes festonados. Cabeza casi 
siempre de^írimida : lacinia provista de pelos ; pero losres- 
p¡raderi>> uasales amplamente abiertos y colocados tras- 
versalmente. La cola es redondeada ó mas ó menos cunei- 
forme. Farsos cubiertos de plumas en su mitad supe- 
rior, solo escutelados anteriormente y reticulados atrás. 

La5 Aquilas pivsentan el mas majestuoso aspecto de todas las Rapaces: 
^u or^ullosa postura, la audacia y seguridad con que miran, la elegan- 
cia de su rápido y atrevido vuelo, la fuerza de su pico y garras, y aun 
mas e.se carácter noble y generoso, que equivocadamente se ha atribuido 
á iu especie mejor conocida, las ha hecho en todo tiempo célebres, y 
desdt.' iuii primeros años de la civilización los grandes potentados se 
apresuraron ú ponerse bajo su salvaguardia , representándolas en sus 
escudos como el símbolo del valor y de la victoria. 

.Nilvajes por naturaleza, no frecuentan nunca los alrededores de las 
habitaciones, y huyen al contrario de ellas : se ven cernerse mas ó menos 
despacio, dando vueltas para percibir los animales y arrojarse encima 
rápidamente, ó ya corea de los rios. Aunque solo se alimentan de carne 
palpitante, á veces It necesidad las conduce á disputar á los Buitres las 
rarronas medio piltridas para satisfacer su apetito, no obstante que pue- 
i\im suardar la abstinencia mas de un mes. 

lo srmesn de mi rnorpo les impide cazar en los matorrales y también 
ili^'íprpcian los pajarilkvi cíimo de poco mérito para ellas; pero persiguen 
^■•m éxito los peqneñAs cuadrúpedos, como liebres, zorras, etc., arreba- 
r iii !n'o< mn la mayor agilidad y yendo comunmente á comerlos á sus 
sírindes nidos, por lo que estos están casi siempre llenos de huesos de 
l\< vi:-iimas, qne acimiul/indose de año en año les hacen tomar en los 
dt»«4i»»rtfts nna dimensión esfraordinaria. Varios autores dicen que su 
fii^Tza es tal que lovanlnn los carneros y aun los niños, lo que es indu- 
il.ihl*'. pues en 1838 nn AKuila real arrebató una niña suiza de cinco años; 
pern probablemenfo p» tiambre solo fué quien la incitó á ello. 

F.n tiempo de Mnn<^> w. colocaron entre los Halcones las pocas Aguí- 
!.i*'-onncidas- Brlsson fui* «-I primero que las distinguió por caracteres 
¡dstaiile claros; pero d«'<«pii(!.H las especies se han multiplicado tanto que 
.•'^ zof'Ao^s modernos linii t«-riido que dividirlas en muchos géneros por 
m».*dio :!e cariclcr^sf!e^rníl;ir| a monte poco satisfactorios para admitirlos 
defiji/fj vartienle : de tod'iq p||f,ii vilo existe en Chile el género Pontoae- 
.rw/. cuyo nombre, que Alenlñrji Afjuiln del mar^ es algo impropio para 



AVES. 221 

esta especie, la única conocida hasta hoy: también hemos preferido dar 
al género el nombre araucano de Calguin^ temiendo qae el de Águila 
hiciese suponer que este género se halla' en Chile. 

P, vértice f eolio postico^ dorso, scapularibus pectoreque intense nigrit ; reli- 
quo superno cinéreo , fuscius marmorato; subtus albo niveo ; tarsis semi-lanatis, 

P. MELANOLEDCDs G. B. Gray.— Galqüin Molina. —Spizaetus melanoleucüs y 
LEücuRUS Vieill.— Falco águila Temro-, lám. il. 304., eic. 

Vulgarmente Águila^ y los araucanos Calquin, 

El macho adulto tiene por cima de^la cabeza, detrás del pes- 
cuezo, la espalda, los escapularios, el último lercio de las remigias, 
estremidad de las grandes cubiertas, rectrices, barba y pecho 
de un negro oscuro. Pequeñas cubiertas de un gris claro, jas- 
peado de gris mas oscuro , con el tallo de cada pluma negro, 
la mitad superior de las remigias primaiias y secundarias ne- 
gruzca rayada de bandas grises. Abdomen, cubiertas inferiores 
de la cola y piernas de un blanco puro y sin manchas. Cera y 
tarsos amarillos. Iris de ua bruno claro. Pico córneo azulado, 
negro en la punta. Alas superando un poco la cola. Tarsos 
algo plumosos por bajo de la rodilla. — Longitud total, 2 píes 
y 1 á 2 pulg. ; del tarso, 3 pulg. y h lín. 

El Águila de Chile es la Ave mas notable del pais, tanto por<sus bellas 
formas y la actiti|d orgullosa y recta posición, como por el volumen de su 
cuerpo y la fuerza de su pico y garras ; asi ataca ventajosamente anima- 
les no pequeños, arrebatándolos con la mayor facilidad para devorarlos 
encima de los altos árboles ó en sus nidos en compañía de sus hijuelos. Son 
muy diferentes en sus gustos de los Buitres y Caracaras, y aunque á veces 
el hambre las fuerce á alimentarse de animales muertos, lo hacen siempre 
con repugnancia : prefieren los vivos, que cazan de un modo muy dife- 
rente del de los Busos. Son de carácter noble y mas audaz que el de las 
otras Aves, pues fiadas en su fuerza, atacan sus victimas cara á caray con 
tal rapidez que casi siempre están seguras de la victoria : un dia vimos una 
caer precipitadamente encima de un zorrillo y llevárselo en un instante; 
pero los gritos que dimos la hicieron abandonarlo y cayó el zorrillo á nues- 
tros pies medio aturdido, sin que por eso dejase de huir inmediatamente 
á ocultarse en las malezas : también cazan las Aves medianas con igual 
facilidad, y puede mirárselas como las mayores destructoras de las perdi- 
ces, que aturden con sus vueltas y después de agarradas se las llevan á 
comer cerniéndose en los aires. 



2ii FAUNA GHIL£NA. 

Esta ÁTe es completamente solitaria, es decir, que no se Juntan muchas 
jamás, y solo van en parejas en la época en que ponen ó cuando los 
hijuelos necesitan el auxilio del padre y de í a madre: en este último caso 
se las ve caer sobre una perdiz ú otro animal y llevarle á sus polluelos que 
suelen estar guindados de las rocas ó árboles vecinos ; por lo demás, siempre 
están dos á dos, cazan á veces juntas y prefieren los sitios solitarios para 
mejor subvenir á sus necesidades : paradas en los árboles secos ó cernién- 
dose en los aires con la mayor seguridad y á una alta elevación, buscan 
con su vista perspicaz los animales terrestres ó aéreos para apropiarse- 
tos con la mayor agilidad : otras veces son bastante atrevidas para ir á 
las haciendas y robar los picbones y polluelos ; pero esto depende mas 
bien de la necesidad que de la costumbre ^ su uibrada comtin es lejos de 
las habitaciones, y aunque se hallen en toda la República y aun dicen hasta 
el estrecho de Magallanes, ño sé puede asegurar que seáñ muy comunes : 
en ciertas provincias son sumamente raras, y no creemos, aunqne hi ase- 
guren algunos autores, que frecuenten los rios y pillen los peces. 

El Águila es mas recelosa que el Traro, y no deja que nadie se le apro- 
xime, acercándose á las granjas solo cuando la necesidad la precisa ; pere 
por un contraste original, en la captividad muestra un carácter mucho mas 
apto pá^a domesticada y ser útil á lU cetrería. Hemos poseído uña, cójidá 
en el nido, y que nos di6 siempre las mayores pruebas de afección : éH 
muy juguetona, y la gustaba mucho agarramos los dedos, lo que le pmt* 
mitíamos sin'jplledo á causa de su carácter estreaiamente suave; otras 
veces cojia pedazos de tierra con su pico, lanzábalos con fuerza al aire, y 
volvíalos á cojer con las patas; creériase que su instinto la impulsaba 
& <!jercer sü habilidad para después practicarla coh su presa. Sin embargó, 
siempre la notamos de carácter timido y desconfiado , miraba incesante- 
mente á su alrededor, ya jugase ó comiese, y en este caso cada picotazo 
era precedido de una de esas miradas fijas y atentas queá veces echaba» 
principalmente cuando alguna particularidad llamaba su atención ; pero 
siempre fué mas familiar que el Traro. Otro individuo que hemos tenido 
en un jardin al mismo tiempo que este último, no titubeaba en acercarse 
^ cuatro ó cinco pies de nuestro bufete, para cojer los pedazos de carnoi 
que despufes de haberlos observado muy detenidamente, iba á buscarlos sift 
rodeo, mientras que el Traro dada muchas vueltas antes de aproximarse* 

Esta Ave, por la forma de sus pies, es sumamente inhábil para andar% 
permanece siempre parada sobre los árboles, y no baja á tierra mas qio 
para agarrar su presa, que devora á veces en el mismo sitio sin moverse» 
y en caso de tener que marchar salta mas bien que anda: el jóveo 
que hemos guardado ya en una habitación ó ya en un patio, no pudiéii* 
dose guindar, y fatigado probablemente de estar en tierra, lo cimÍ 
le obligaba í aplastar sus garras , tenia la costumbre cuando dormía 
de éstenderse panza abajo, con las alas medio abiertas, y así descansibi 
durante la noche ; se babia creado también esta necesidad mientras el dia, 
y le hemos visto constantemente dormir mas de una hora después de 



AYBS. a&8 

medio dia en el lugar mas oscuro ; otras veces le gustaba igualmente 
tenderse de la misma manera al sol, y parecía satisfecho en recibir sus 
rayos y su reanimóse calor. 

Las Águilas hacen su nido en lo alto de los grandes y frondosos 
árboles y en los tugares bastante desiertos : es grande, mal Cóñstruidd y 
compuesto de palilios. La hembra pone á lo más dos huevos blahcos, Jaspea- 
dos de hblliú. Los poUuelios son gríseos, naciendo y creciendo ba^Uflte 
lentamente; el grito de los adultos és sumamente fuerte y desagradable, 
y pronuncian bastante distintamente la palabra yr^ío éjckia. Los españolé^ 
llaman á este animal Águila y los araucanos ca/ftitfi; estos le veneran en«u 
juventud con no menos respeto que alÑancu y le dirijen las mismas súpli- 
cas: á veces se ponen también bajo su protección tomando su nombre, 
como se ha visto un ejemplo en Millacalquin (Águila de oro), ese famoso 
vicetoqui de Pallamancu, que al principio del siglo XVII, contribuyó tah 
poderosamente á la ruina de las villas de la Áráucania. Ño hay nece- 
sidad de hablar aquí del Águila imperial (F. impertális Tüínm.)i que él 
P. Oválle dibe haberse presentado dos veces en Chile, la primera tuando 
los españoles peniBtraron, y la segunda tuahdo en 1640 los araucanos se 
rindieron. Es una cita mas ó menos curiosa, inútil de refutar^ y que él 
benemérito jesuíta ha hecho de buena fé para designar dos grandes 
teoDtecimientós de la historia de Chile. 

TRIBU IV. — FALCONINEAS. 

IV. HAIkCON. — FAláCO. 

Hostrum ab orlu aduncum^ ad mandibulce superioris marfgú ' 
nem unidentatutn* Nares rolundce. Alce persaspe ad apicem caudM 
aUingznlesn secanda remigum longivr. Pedes^ tarsi breves^ semi'" 
lanatif reticulati. 

FiLCO Blebbstein.-^Liiin. — Cuy.— Temm., etc. 

Pico encorvado desde su nacimiento, armado siempre 
de un diente sobre el corte de la mandíbula superior. Res- 
piraderos nasales redondeados* Alas llegando casi siempre 
á la estremidad de la cola y pasándola á veces ; la segunda 
jÍÉtoigia es la mas larga, la primera y tetcera iguales. 
Tarsos cortos, robustos, con plumas en el primer tercio 
de su longitud y reticulados en el resto. 

Este género encierra las Rapaees mejor armadas^ las alas intrépidas 



224 FAUNA CHILENA. 

y las de vuelo mas poderoso y rápido ; por su docilidad y esquisita 
inteligencia han llamado la atención del hombre, el cual ha sabido sacar 
de su condición gran partido en el arte de la cetrería, es decir, en 
esa caza que era una diversión apasionada de los señores de la edad 
media, y la cual tenia hasta reglas, principios y escuelas, y por conse- 
cuencia también sus maestros. Otras Aves, que pertenecen á géneros 
vecinos, eran igualmente empleadas en esta caza, pero vallan poco junto 
á los Halcones ; así estos fueron preferidos desde un principio, y las 
personas entendidas los cons^piian adiestrar fatigándolos con el ayuno 
y vijilia, privándolos de la luz, y haciéndoles sufrir mil tormentos que 
' el espíritu egoísta é injusto del hombre ha Inventado en todo tiempo 
para aumentar sus goces y placeres. 

Las especies están propagadas en todo el globo ; son comunmente de 
natural salvaje y sanguinario, lo cual es debido sin duda á ese combate 
perpetuo que se ven obligadas á sostener para proveer á su primera 
necesidad, pues de todas las Rapaces, estas son las que desdeñan mas 
los animales muertos, y es necesario que estén muy apremiadas por el 
hambre para comerlos. Las grandes especies atacan á los Mamíferos de 
grandor mayor á veces que un gato, y las pequeñas solo á las ratas ó pa- 
jarillos, cojiéndolos con sus fuertes garras para ir á comerlos á su nido. 

Las hembras anidan, unas en las hendiduras de las rocas y otras en 
lo alto de los árboles ; ponen de dos á cinco huevos, y los polluelos no 
reciben de sus padres esa afección tan común y tierna entre los otros 
animales ; los abandonan frecuentemente antes de su completo desar- 
rollo, y llegan á veces hasta devorarlos. Su vida parece ser sumamente 
larga ; la historia hace mención de un Halcón cojido en 1793 en el 
Cabo de Buena Esperanza, y sobre el cual se encontró un collar de oro 
con una inscripción que decia, que en 1610 esta Ave pertenecía á Jai- 
me 1, rey de Inglaterra. Dicho Halcón habla vivido lo menos doscien- 
tos años, y sin embargo era aun muy fuerte y vigoroso. 

1. JFaMea peMeffriw%W9. 

F. corpore superno strigaque myxtacea^ nigro ccerulescentibus ¡ guUuraet 
pectore candíais^ nigro striolatis; infero albido, brunneo fasciolato, 

L. PÉLEGRiNüs Gmel. - F. barbarüs Linneo.— F, commdnis Brisson.— F. 4|^« 
TüM C. Bonaparle. — Buffon, lám. il. 430 421 y 470. -^ 

Vulgarmente Gavilán, 

Macho : por cima de un ceniciento blanquizo , mucho mas 
flavo en el borde de cada pluma, lo mismo que en la cabeza y lo 



M. 



.<^ 



AVE S. 3H5 

superior del cuello; el mostacho es igualmente de este color; 
la parte inferior es de un blanco puro en la garganta y en el 
pecho, y estriada longitudinalmente de rayitas negruzcas, mucho 
menos puras bajo del vientre, y marcadas de finas bandas tras- 
versales parduscas ; en las remigias se ven manchas rojas y 
blancas , dispuestas regularmente sobre sus lados interiores. 
Cola con bandas estrechas, alternas, cenicientas y negruzcas. 
Pico azul, con solo un diente. Contorno de los ojos, iris y pies 
de un bello amarillo. — Hembra : de un ceniciento menos 
azulado , menos puro por cima, y por bajo de un blanco rojizo. 
—Longitud total, 1 pié 2 pulgadas y 3 líneas. 

Algunos ornitólogos, y particularmente el principe Garlos fionaparte^ 
han mirado este Halcón como especie nueva ; pero seguimos mas bien el 
ejemplo de otros varios que solo lo consideran oomo variedad del Raleas 
común, tan conocido en Europa, y que antiguamente tanto se empleaba 
en la cetrería. Hé aquí algunas instrucciones de que los aficionados se 
Talian para adiestrarlos :~Se empieza por ponerle trabas, llamadas pihue- 
las, en cuya estremidad se mete un anillo, sobre el cual está escrito 
el nombre del dueño, y átansele cascabeles que sirven para indicar el 
lugar donde se halla cuando se estravia de la caza ; se le lleva continua- 
mente sobre el puño ; oblígasele á vijilar : si es malo y trata de defenderse 
se le mete la cabeza en el agua; en fin, se le fuerza con el hambre y la 
fatiga á dejarse cubrir la cabeza con un capirote que le tapa los ojos; este 
ejercicio dura frecuentemente tres dias y tres noches de seguido: es 
raro que al fin de este tiempo, las necesidades que le atormentan y la 
privación de luz no le haga olvidar toda ideado libertad : parece que ha 
perdido su natural fiereza, cuando tan fácilmente se deja cubrir la cabeza, 
y que descubierto coje la comida ó carne que se cuida de darle de tiempo 
en tiempo; la repetición de estas lecciones asegura-poco apoco el suceso 
deseado: siendo las necesidades el principio de la dependencia, se trata 
de aumentárselas limpiándole perfectamente el estómago con pelotillas 
de hilaza que se le hacen tfagar, las que aumentan su apetito; se le 
satisface después de haberle escitado, y el reconocimiento inclina la Ave 
acia el mismo que la ha atormentado, cosa ciertamente bien particular. 
Cuando las primeras lecciones se han logrado, y se muestra dócil, 
se lleva sobre un césped del jardín ; alli se descubre, y con la ayuda de 
la carne, se le hace saltar sobre el puño ; luego que está diestro en este 
ejercicio , se le da el cebo vivo , y se le enseña el señuelo ; esto es una 
representación de presa bajo un disfraz de pies y alas de que los halco- 
neros se valen para atraer las Aves, y sobre el cual se ata la carne ; con- 
viene que eistén no solo acostumbrados, sino también engolosinados á este 
señuelo; luego que el Ave se ha echado encima y ha dado solo un 

Zoología. II. 15 



S26 FAUNA GHILGNA. 

IHCAtajEO, algunos halconeros acostumbran retirar el señuek), mas por 
este método se corre el riesgo de desalentar al Ave; es mas seguro, 
que cuando ha hecho lo que se espera de él, de engolosinarle enteramente, 
y esto debe ser ia recompensa de la docilidad : el señado es el atractiTO 
que ha de hacerle venir cuando esté elevado en los ainss, poro es aeoe- 
sario que la voz del halconero le haga volver del üado; estas lec- 
ciones deben ser repetidas con frecuencia... Se ha de tratar de conocer 
bien el carácter del Ave, hablar continuamente á la que parezca menos 
atenta á la voz, hacer ayunar á la que viene con menos avidez al cebo, 
hacer también vijilar mas tiempo á la que no es bastante familiar, cubrir 
frecuentemente con el capirote á la que teme esta especie de siyecion : 
cuando la familiaridad y docilidad del Ave están suficientemente pro- 
badas en un jardín, se la saca al campo libre, pero siempra atada del 
cordelillo, que es una cuerda de diez brazas de largo ; se descubre, y 
llamándola á algunos pasos de distancia , se le presenta el cebo ; cuando 
se lanza encima, se le da mucha carne y se la de|a atracarse ; pana aca- 
bar de asegurarla, al dia siguiente se la presenta de alga mas legos, j 
llega al fin á arrojarse desde el estremo de la cuerda; entonces «s cvamé» 
conviene hacerle conocer é indinarla á la caza 4 que <e destina , eonser- 
vando algunas Aves amansadas para este efeeto, lo cual se Uama dar fi 
escape; esta es la última lección, pero debe repetirse hasta que esté Mes 
adiestrado el Halcón : luego se le quita la cuerda, y se echa libremente 
á volar. 

Sin embargo, á pesar de la grande aptitud de estas Aves para 4al onxa, 
en Chile se sirven muy poco de ellas y emplean genersAmente el Ha&e«i 
común (Harpagus b(deniatus), que se puede adiestrar del mismo modo. 

2. JFaica -eltMMiiiMMttliMM . 

F. supra 9atttratior,suJbtuadiluiiorcinnamomeus; capite^ tectricibus mino- 
HbuÉ inajoribu9queciimr€0 indi^^Unis, nigro striatis; nucha et tribus strigis, 
prima semi-past collaris^ secunda post-'Ocülaris, tertia mystacolis, atris; ab- 
dwnine nigr» sparsim fiammato ; remigibus nigris; reciricibus ómnibus fascia 
nigra late limbatis, extima externey singulisque apicaliter albo marginatis ; 
genis Mis. 

F. GiNNAMOMiNus Swaíns-, Two cent, and a quarter, p. SSL— TinivuNcoLiitciii- 
NAM. 6. Gray— F.8PARVERIÜ8 Vierll., Amér. sept., (Hs., lám. i3 y 15. 

El color general de esta especie, tanto por arriba corao por 
bajo, es de un rojo canela, mas oscuro sobre e! dorso, donde está 
sembrado de algunas rayas parduscas, mas claro en el abdomen 
que está marcado de algunas pavesas aparentes ; pero todo lo 
superior de la cabeza, comprendida la nuca, lo mismo que las 
pequeñas y grandes cubiertas alares, son de un ceniciento-aEu- 



todo flaro, estriado de negro «d[)ne ei medie de cada ^unaa 4a 
estas últkoas partes: un coüar nog^ro seoiicircuiar rodea la base 
posterior del jcuello ; y un bigoíe negro que desciende del pi^« 
lo imamo que una especie de ceja de igual color, partiendo de 
detrás del ojo y deteniéndose en el odfíck) auditivo , hacen 
resaltar el btenco franjeado de amarillo circunscripto y com» 
bordeado de estas dos bandas ne^nas ; en fin, la cola eaterametie 
de un rojo^eanda, terminada por una anehafranja oi^m, riketeadA 
de «1 recamado blaiieo i|ue domina ea la extremidad de las rec- 
trices: las dos laterales tienen su mitad esterna ügjualmente 
Manca. Pico negro. Gera y píes amarmos» -r- Longitud total^ 
9 pulg. ; de la coia, 3pulg. y 8 lín. ; ée los tarsos, i pdijg. y me^ia. 

Parece que esta especie s^ ha confundido durante mucho tiempo c<»i 
el F. sparverius de Wtls. , al que se aproxima mucho ; sin embargo, aa 
distingue por eA color de canela 4e sus partes inferiores , que en el 
otro sod blancas y levemeote paveras ¡de negro ; .por lo oscuro del 
cotor cenieieato - $uuilado de su cabeza y cubiertas alares, en vez de 
ceniciento - apizarrado muy claro y parecido al del Cernícalo de Europa; 
en fin, por carecer del color blanco que distingue ai F. sptsrveriv», 
sobre' todo en la pestaña superior, en el pecho y toda ia delantera, doftde 
es mucho mas notable po^r sm contraste con las tres ray^s ncfras que 
tienen ambas especies, áe encuentra en la Patagonia, en el estrecho de 
Hlkgallanes y en los alrededores de tan frias y húmedas regiones : parece 
que la mataron también cerca de Valparaiso, pues al menos está ano- 
tada en el catálogo del British Museum como traída de dicho pnerto por 
el sefiOT Bumett y el eapitsm Fitzroy. 

3. JFmMeo «ffcirreWafM. 

F. cífpius tfctricihusalarum superioribus cinpreo-ccerulescentibuSy singularum 
plumarum tcapo nigro striato; remigibus secundaras nigro cinereoque stmipar- 
titis^ albido-limbaHs.primoribus nigris; scapulo reciricibusque ruf(H>inacei$, 
fasfia late nigra albo^marginata terminatis : siriga post-oculari, alia pime 
comissuram genas cingentibus, ft nucha nigris; fronte^ gula^ crisso ac femó- 
ribtis albis; pectore albo-rufescente. 

W. tPARVKRiDs G<nel.-^F-. dobumicbhsis LinD.^ T/nnbnpim^s Spar.— Viel. 
Vnlgamente cernícalo, y lleullequen ó Ocori entre los araucanos. 

Lo superior de la cabeza y cubiertas de las alas del macho 
adulto de un gris ceniciento, estriado sobre cada pluma de un 



228 FAUNA CHILNEA. 

rasgo negro á lo largo de la baqueta. Las grandes cubistas 
marcadas de un punto negro en su estremidad. Remigias secun- 
darias negras en el primer tercio de su longitud, grises en el 
último y bordeadas de blanquizo : remigias primarias negras, 
finamente listadas de blanco. Manto y rectrices de un castaño 
bermejo ; estas se terminan por una ancba banda negra, bor* 
deada de blanco : cada rectriz lateral blanca en toda la lon- 
gitud de su paramento esterior. Frente, barba, cubiertas infe- 
riores de la. cola y piernas blancas. Pecho de un blanco algo 
rojizo. Las carrilleras blancas, rodeadas de una linea negra 
que parte de encima de la ceja, y vuelve por bajo á la unión 
de las mandíbulas. Orificio auditivo blanco-bermejo, circundado 
esteriormente de una mancha negra , y va á juntarse á la nuca 
que es igualmente negra. Pico azulado. Cera y tarsos de un 
amarillo vivo. — Hembra: cabeza y remigias secundarías de un 
gris oscuro, estriado en la primera, franjeado en las segundas de 
negro oscuro ; remigias primarias, calotes, escapularios, cubier- 
tas alares, ovíspillo y rectrices de un bello castaño vivo; las 
cubiertas y las rectrices rayadas de negro ; estas bordeadas de 
una ancha banda del mismo color y franjeadas de blanco ; gar- 
ganta y piernas de un blanco fiavo ; pecho y abdomen blanco- 
bermejos ; la última mandíbula negra ; una raya negra desciende 
de la ceja al costado del cuello^ y otra semejante de las comisu- 
ras.— Longitud total del macho, 14 pulg. ; de la cola» 4 pulg. y 
8 lín. ; del tarso, 1 pulg. y 3 lín. 

Este Halcón, muy afín del Cernícalo (F. tinnunculus) de Europa, del que 
ha tomado el nombre, es sumamente común en las dos Amérícas, en el 
estrecho de Magallanes, islas Maluinas , archipiélago de las Antillas, en 
los Estados Unidos, etc., lo mismo que eo el Perú y en todo Chile. Su 
talla es mediana, su actitud recta y noble, y audaz é inteligente su mi- 
rada, denota esa bravura é impetuosidad que le caracteriza ; está además 
adornado de colores bastante variados y elegantemente distribuidos, lo 
cual le constituye en una de las mas bellas Aves de su orden. 

De natural vivo, gritador y pendenciero, parece no vivir mas que de 
disputas, y se le ve con mucha frecuencia en riña con sus seme^íantes» 
perseguirse reciprocamente, y tratar de defender ó de apoderarse de una 
presa y aun de algún sitio elevado. Su vuelo es rápido y bajo; elévase 
rara vez á grandes alturas, y entonces se balancea moviendo las alas 
con suavidad y pausadamente; gracias ásu vista muy perpicaz, puede 



ATES. St9 

desde lo alto distinguir su presa, y se abate abajo con la rapidez del 
relámpago. Su alimento consiste en pequeños roedores, reptiles, aun 
insectos, y se le ve también cazar pajarillos, y cuando el agricultor bace 
sus sementeras se encuentra de seguro sobre los árboles vecinos, espiando 
con avidez las Diucas, Chineóles, etc., que se reúnen detrás del sembrador, 
y no cesan de piar mientras está en las cercanías, asi como otra infinidad 
de pajarillos que los persiguen como para desafiar su vuelo y destreza. 

A pesar de su carácter atrevido, el Gemicalo es bastante familiar, llega 
á veces á corta distancia de las casas, y por su docilidad puede emplearse 
como Ave de cetreria para la caza, como se hacia en otro tiempo en 
Chile, aunque se da hoy dia la preferencia al Halcón. 

A fines de la primavera construyen sus nidos , ya en los huecos de 
los árboles ó en los agujeros de las iglesias, y la hembra pone, se dice, 
dos huevos blanquizos; los polluelos á una edad poco avanzada difieren 
por sus colores bastante de los adultos; su parte inferior es enteramente 
de un bruno rojizo, sombreado acia el medio del dorso, claro sobre las 
rectrices, y rayado trasversalmente de bruno negro, y por cima es de «n 
bruno fiavo, con manchas brunas sobre el estómago y el pecho. 

V. DIODOSr. — HA&VAOUS. 

ñoitrumbreve^ crassum, mandümlis ftre eocsqualibus. marginé 
undulatiSf ac bidentatum. Nares ovaUs, transvérsim apertm. Álm 
breves. Cauda longa^ rotunda, 

Harpacus Vígort. — Falco Auct., ele. 

Pico encorvado desde la base, corto, grueso, con la 
mandíbula superior apenas mas larga que la inferior; cortes 
festonados y con dos gruesos dientes muy salientes. 
Respiraderos de las narices ovales, poco aparentes, par- *^ 
tidos trasversalmente en la longitud del pico, y en la cera 
que está medio sembrada de algunos pelos cortos. Alas 
cortas, apenas escediendo las cubiertas superiores de la 
cola, que es larga y redondeada. Tarsos bastante delgados 
y escutelados. 

No se conoce todavía mas que una sola especie de este género, creado 
por Wigors por medio de una Ave de la América meridional que los 
ornitólogos hablan colocado en el género Halcón. Su nombre pro- 
viene de la palabra griega Arpaz qae quiere decir Rapaz. 



tío FAUNA CHILENA. 

i. ÉiñitpmgUm MéteHUMág. 

H. mipra ckwe^ emwuUtcéniéyfáHií» mpereilisri per latm-a eoili txcurrmit 
«I tmtcham cingente, r%kigiñHLt $pecuÍQ ad apUtm te^ndarkurum remigum 
mlMo;, r€mi§iM9 primoril^tu restricibusque nigris; At# tfiéú füHiéUiis H íuí 
mfi€em mtvginatUi subtu^y wmni9 él gula-éUbis; pietore eUbe^ rufss€imt§i 
trigis nigri»^ kmceoUtU; abéomme nigro, úUhí^ »qummat0f crits» mo feni^- 
rUtturufis. 

lí. MbENtJLT«9 G. Gray. — F'alco' AURANtius Gnier. — f. biOuroftTéirini., fám. 
f9B. «té. 

Volgarmente Halcón, y entre ios araucanos ClUqué. 

Macho de Qa ceniciento azalacb por ciflia^ mas oscoro* sobre 
la cabeza y los darriHos. Cada pluma está estriada de ne^o 
i lo largo de su tallo. La estremidad de los escapularios 
blanca; en las reraigias secundarias este color presoata uaa 
especie de hmar, y en laift prümarias el btamco es mad aneho 
en la estremidad de las mas cortas y acaba en un pequeño 
bordado en las ih^yétet Desdé la cé[fd se estíende acia la nuca 
una línea de castaño-claro, que se junta aclarándose debajo del 
cuello. Dos mostachos negros cayendo de los dos costados de 
la conmísura. Remigias y rectrices negras; estas franjadas de 
bandas blancas y terminadas en la punta por una orla del mismo 
color. Por bajo, barba y garganta de un blanco puro. Pecho de 
un blanco^ roji2o. €sída phlma estriada Icmgiludii^lnMíKFié de 
una raya negro^bruna. Ábdámen negro, escanHida fíüaDttsnte 
de blanco, coa la eslromidad de cada pluma redondeada^ Ctt- 
biertas inferiores de la cola y piernas bermejas; cola por bajo 
del mismo color que por cima. Pico amarillento en su batse, 
azulado en la ultima niitad de su membrana. Tarsos amariltós. 
La hembra tiene é?í mffsitto pluñiajér, escelpto lo del pecho que 
esti ítemeado de bruno oscuro. -<-' Lorigitud total, 13 palg.; 
de la cola, 3 pulg. y media; de los tarsos, 1 pulg. y media. 

Aunque el Halcón no abunde tanto como el CernicaM, áe eftttaéiitlña 
8in embargo en la mayor parte de la América del sur, en el Brasil, Para- 
aay, Buenos Aires, Perú, etc., y aun en todas las provincias de CÜiile, 
frecuentando las llanuras, orillas del mar y también el ceútró de te 
dóMitiéi'á^, f rio es raro en la Araucania, donde se le conoce bajo el AOiÜbí^ 
de ClUqué, Sa fóriña ík6 és menos bella y riiagé^doea, ser setitnd es #Mt 
y fiera, la mirada atrevida, y el plumaje de los mas agradables y variados 



ATES. SSl 

éri eolor, asi es que siempre se le admira con nueto placer cuando parado 
en los árboles ma« descubiertos medita su ^otpe, y se lanza con la rtffMBt 
del vienta sobre el}ó?en roed«r de qne se alimenta. Sn vuelo, sumamente 
poderoso y precipitado, le da gran ventaja sobre las otras Aves, llega á 
alcanzarlas y á apoderarse d& ellas» con la mayor facilidad ; caza comun- 
mente las de mediano grosor, pero no desceba las pequeñas, sobre todo 
cuando se ve acosado por sus persecuciones y sus gritos agudos y 
discordes. 

La intrepidez de estos Balconcillos va al eslremo ; atacan á animales 
mayores que ellos, y ban llegado á ser el terror de las perdices, á las 
que matan mucbas. Por su hatural inteligente y dócil ban merecido ^ 
confianza de los amantes de la cetrería, y cuando esta caza era «M^, 
de las primeras distracciones de Isl alta nobleía de Europa, los >9M-> 
leños, no meuos aticionados á ella, la babian elejido y cultivado con 
el mayor suceso para su gusto particular ; llegaban igualmente á darles 
una instrucción tan perfecta , que del Perú y otras partes enviaban 
á buscarlos , sin encargo de que esta especie sea también originaria 
de dichos países. Tal diversión no está boy eiAeramente abandonada: 
la ejercitan todavía en ciertos parajes, para lo cual se crian individuos, 
que se cojen al lazo, llamado arañuelo ; parece que estos son mas fáciles de 
úistruir que los pillados en el nido^ porqoe siendo siempre muy dóciles, 
tienen ya mucha esperiencia para la rapiña, y están por consecuencia mas 
aptos para llenar prontamente el objeto de sus amos, pudiéndo ya al cabo 
de dos ó tres semanas acompañarles en sm cacerías. Se destinan prinei- 
palmente á la caza de perdices; pero antiguamente cazaban también el 
Queliregue, lo cual era para los chilenos una recreación de las mas origi- 
nales y agradables, y á la que boy el combate del gallo ba reemplazado 
muy imperfectamente. Consistía en arrojar uno de estos Halcones sobre el 
Queltregue, que por instinto huía elevándose en los aires, pero vista la 
rapidez del vuelo de su adversario, era muy pronto alcanzado, y el Halcón 
levantándose lo mas posible, y dírijiéndose del lado del viento, iba en 
seguida á echarse sobre sa presa, la cual recibía asi el primer golpe, 
pero otras veces , al contrario, le aguardaba con los espolones de sus alas 
dispuestos en bi'oquel, y sucedía que el Halcón, no bastante esperto, Hegabt 
á romperse dañodamenic el pecho. Esta especie de combates durable 
veees bastante tiempo, y cuando no se decidía ni por uno ni por o|Mb 
al cazador soltaba un segundo Hal<^on, el cual, de refresco, acudía QOt 
la celeridad del rayo á unirse á su compañero para terminar la lucha, 
forzando al Queltregue á rendirse, lo que ejecutaba echándose en tierra 7 
rodeando al cuerpo sus alas, de modo que las dos fuertes puntas reunidas 
á sus patas y pico le permitían aun defender un momento su vida en 
tan apurada y difícil posición: estas eran, en efecto, armas peligrosas 
para el Halcón, que su bravura le hacía despreciar, pero frecuentemente 
á costa de su vida. 

Loa Halcones sejnntan, se dice, áeíat el Oa ée la primavera, y I 



' V 



232 FAUNA CHILENA. 

nido en los árboles muy frondosos y alejados de toda población. Los 
bneYO^, en número de tres ó cuatro, son muy obtusos, apenas mas peque- 
ftof abiajo que arriba, y de un blanco algo rojizo con manchas mas oscuras. 

TRIBU V. — MILVINEAS. 

Rostrum breve , basi crassum, in reliquo compretsum, ápice 
(Kutum. Nares latce^ subovales. Alce longissimce, acutce, ultra cauda 
j/ttiem exienscB^ secunda remigum longioru Cauda parumforficata, 
auí gradúala. Tarsi breves, reliculali^ semilanali, 

Elanus Savigny. — Elanoideí Vieill., ele —Falco spec Temm., etc. 

Pico corto» grueso en su base y .comprimido en todo 
el resto de su longitud hasta la punta , que es aguda. 
Respiraderos nasales colocados lateralmente en la base 
del picO) bastante anchos y subovales. Alas agudas, largas, 
prolongándose mas allá de la estremidad de las rectrices; 
la segunda remigia es la mas larga. Cola algo escotada 
ó recortada. Tarsos muy cortos, robustos, apenas de la 
longitud del dedo mediano, medio cubiertos de plumas 
por bajo de las rodillas y reticulados finalmente. 

Las MUfineas son las viajeras por escelencia de toda la familia de 
las Rapaces. Las dimensiones y el tipo de organización de sus alas, des- 
mesuradamente prolongadas , y de su cola, dánles un aspecto casi 
gracioso y garboso» que están lejos de tener sus congéneres, y les pro- 
porcionan del mismo modo un medio y facilidad de locomoción notables. 
ktá ta vuelo es generalmente mas sostenido que el de ninguna otra 
Rapas : pasan en los aires una parte del dia, y revoletean horas enteras 
para descubrir y pillar su presa, que no se compone lo mas que de caza 
inferior : con frecuencia se contentan con los cuerpos muertos, moluscos 
ó peces arrojados sobre la ribera ó flotando á la superficie del agua. 

Son en general mucho mas astutas que los Busos, ya se fíen 
en la agilidad de su vuelo, evidentemente mas sencillo y vivo, ya que 
esta apariencia de sagacidad no provenga mas que del resultado de una 
hfiiiil^r^ apremiante : lo cierto es que se citan muchos ejemplos de su 



AVES. 2S3 

fpracídad y audacia increibles, hasta el panto de ir á quitar en c^^tos 
paises los pedazos de carne de las manos de las personas. 

Linneo y sus sucesores comprendieron entre los Halcones todos 
los individuos que pertenecen á esta tribu. Cuvier los separó crean- 
do el género Milvw: después de su trabajo las especies se han 
multiplicado tanto, que los ornitólogos se han visto obligados á dividir 
este género en otros muchos, los cuales hoy llegan hasta diez. Chile 
posee uno que pertenece á los Elanus de Savigny: no difieren apenas 
mas que por su color y talla, la cual, siendo la mitad mas pequeña, da á 
estas Aves menos fuerza y brío para atacar á los animales : muchas de 
ellas se alimentan principalmente de pajaríllos y sobre todo de insectos. 
Su nombre Elanus es el que daban los griegos al Milano real. 

(Atlas zoológico. ^Ornitología, lám. 3.) 

B, superne cinerto ' margaritaceus ^ subius albo-niveus; macula cireum' 
oculari tectricibusque alarum minoribus nigerrimis; cauda alba, duobus 
fa9diit excepii» ciñereis, 

E. DISPAR Less., Traite (VOmith, — E. lbucurus Vieil.~G.Gray. —Falco dispar 
Temm., lám. il. 519.— Faccon blanc Azara, n* 38., etc. 

Vulgarmente Bailarin, 

Macho adulto con la frente y todo lo inferior del cuerpo d^ 
un blanco de nieve; superiormente de un bello gris de perla, 
mas oscuro sobre las alas. Hombros y pequeñas cubiertas alares 
de un negro intenso. Loro y cejas negros. Cola blanca, escepto 
las dos rectrices medianas que son grises: la tercera remigia 
es la mas larga. Ojo de un bello carmín amplamente anaranjado. 
Pico negro, amarillo pálido en la base, lo mismo que los tarsos. 
— Hembra : frente, garganta, piernas y cubiertas inferiores de la 
cola, lo mismo que lo superior de ella de un blanco puro. Estó- 
mago y vientre blancos, pavesados de flavo brúneo sobre el 
medio de cada pluma. Por cima, de un bruno ceniciento y como 
cerúleo. Cada pluma franjeada de blanquizo. Loros, hombrillos 
y último tercio de las remigías primarias negros ; estas están 
terminadas de blanco en la punta. Cola y sobre la barba este- 
ríor de las rectrices de un blanco gríseo y gris de perla sobre la 
barba interior, terminada del mismo color en su estremidad. 



234 FÁUFIA CHILENA. 

— Longitud total, í pié h pulg. y media; de la cola, é pulg^; 
del tarso, 1 pulg. 

Esta especie tiene én todn edad taftU analogf» de orgaaÜaeiMí , de 
UNa, etc., con e) f. meiám$píiintt , que bo se podria comprender lo 
que ba decidido k liaoer dos especies, si no. se apevdbiese uoa difereacia 
sensible de conformación macbo mas pequeña en la cola de est2^ última. 
Azara la ha observado en el Paraguay ; el señor Aug. Saint-Hilaire la 
ha traído del Brasil y el señor d'Orbigny del Uruguay *. nosotros la hemos 
encontrado con bastante abundancia en Chile, á grande altura, y batiendo 
las alas sumamente despacio , pareciendo casi inmóviles , subiendo y 
bajando de la manera mas graciosa, y balanceándose con tanta ligereza, i 
que se creerla verlos danzar, por lo cual se les ha dado el nombte ée 
Bailarines, como les llaman los chilenos. Su nido, fabricado toscamente, se 
compone de pequeños palos. La hcmbre pone cuatro huevos, los cuales 
son de un blanco amarillento sucio, con manchas de color de tierra muy 
continuas é irregulares, lo que le!s hace parecer á un papel finamente 
jaspeado y apenas son mayores que los de las palomas. 

TRIBU yi. -^ACCIPITRINEAS. 

irxt. GAtrxi.Attr.^AocxvzTaiB. 

Rostrum ab ortu ínflexum ; mandíbula superior margine áUmkUa. 
Nares ovales. Alce brevissimce, uropygium vix tegentes. Cauda 
tonga.modoforficata, gradúala seutolundaéa. Tarsi niMlí, fra- 
tiles, elongaH» 
AcciPiTER Bríás.—Cuv., ete. 

Pieo como el de los Milanos, encorvado desde su orígea; 
msmdíbñla superior ensanchada y coi&o estendida en su 
borde; respiraderos nasales casi siempre ovales. Alas, 
relativamenfe á las de los otros Accipiter^ may cortas, 
alcanzando apenas al principio de la cola. Tarsos siempre 
desnudos, delgados, estrechos y prolongados : las giarras 
finas y agudas. 

£1 caráctei mas notable de la tribu de las Accipitríneas es la del^ade^ 
ettrema de los tarsos, generalmente ensanchados, y de los dedos : estoft 
deben también á dicha delgadez una agilidad y retractación independien- 
tes de unos á otros, que compensa en este órgano de apréheilsHit to fpMt 



AfÉS. íHñ 

fáXÉ de' fuerza á st¡s uñas agudas y afífadas |)ara qde las heild^s que ha- 
gák seail téÉolMes 7 aun mmlales. Stt coia es dmiMen casi sietñípite 
átfrpl», desetttueH» y como cuaídradár. n' 

Hastd abora comprende ocho' géaecos. muy poc» distinto» entre sCi 
esparcidos en toda la superficie del globo ; en Chile no se encuentra 
mas que el que Brisson ha llamado Accipiter; son Aves en general 
pWMasy ágiles para el irtieky, que no c!a«in mm qtfé aniOMrles vitos, y 
Mrbirán mas partfeutarmente enf los bosques donde atridah. Enciléii- 
trattsíe en todos los países del mundo. 

A. €€tpite, scafml&, áíis et guttwre grisitt^ brutmeit; jmoiwre fubn ; mMominM 
Imuriimt m feméribus alhis, 9iitU ftdni» zomtUí wr^py^o albo, máculU é«»- 
Mni$ lanéBolmo; remi^ibm aecundxariU rufh, nigrú^fktciMis; cáuáagrimtk, 
fa§eiii qutMnmt nigris warfegata. 

Falco magnirostris Línn. — BufTón, íám. il. 460„ilíac/^o.— Témni., lám. il-SO, 
Jéven,—K%ii¡K magniAostris G. Gray.— El Indaté Azara, n» 30, etc. 

Cabeza, dorso, alas y garganta pardos con viso oscuro, ttí&r 
mago ñavo, fraileado de gris. Pecbo, flanco» y pUfi^AS Uanoos 
marcados regularmente de una banda flava, circundada de dos 
líneas finas mas oscilra». OyíspfiHib de un blanco puro, manchado ^ 
de anchos lunares angulosos de un bruno oscuro. Lo que esta 
Ave tiene d^ mas notable es el color de las remigias (que apenas 
se ve por eslar estas ocultas entre las grandes cubiertas), el cual 
es de un bello bermejo, convirtiéndose generalmente todo en 
pardusco sobre las barbas esteríores^ y toWiéttdose blaoeo flavo 
sobre sus tranchetes interiores ; el todo franjeado de cuatro á 
cinco bandas ó flamas muy distintas de un bruno oscuro ; este 
carácter se encuentra en los dos sexos y en todai edad. Cola 
grísea, rayada de cuatro anchas bandas negras : la última fina- 
mente recamada de blanco. — Macho adulto : su primera remi- 
gia es la mas corta ; la cuarta y quinta iguales. Pico y piel orbital 
de un negro azulado, y el primero verdoso en su base. Cera, iris 
y tarsos amarillos. — Hembra : de un bruno oscuro por cima. 
Cabeza y lo posterior del cuello estriados de flavo claro. Las 
remigias primarias y secundarias son Ío mismo que las del 
macho. Estómago flíávo, lanceolado dé pavesas brunas, estriadas 



236 • FAUFIA CHILENA. 

en el medio y rodeadas de una fina lista bruno-oscura. Pecho y 
abdomen manchados de lunares angulosos, ofreciendo la misma 
^rticularidad. Piernas igualmente flavas, atravesadas de líneas 
bermejas. — Dimensiones: bngitud total, 13 pulg. ; de la cola, 
5 pulg. y 3 Un. ; del tarso, 1 pulg. y 10 lín. 

Esta especie es bastante común en las partes centrales de América; 
pero es rara en Chile, donde se conoce bajo el nombre de Nanqué, cat^ 
rupcion sin duda de la palabra Ñancu que llevan en la Araucania varias 
especies de este grande orden. Es Ave bastante tranquila, sin vivacidad 
ni desconfianza, y se la aproxima de muy cerca , por cuyo motivo los 
habitantes de algunas repúblicas de la América del Sur le han llamado 
Gaüilancillo bobo ; aliméntase de insectos y moluscos, muy raramente de 
Aves muertas, pero no atacan nunca á los vivos y aun menos á los cuadrú- 
pedos. El macho y la hembra no se apartan jamás, van siempre en com- 
pañia y se llaman á veces por un grito muy parecido á un silvido. Se cree 
que hacen su nido en lo alto de los árboles, y la hembra pone cuatro ó 
cinco huevos que son casi redondos y de color rojizo. Sus poUuelos 
tienen la cabeza, el dorso y todo lo superior del cuerpo de un. bruno fuli- 
ginoso ; cada pluma angulosa ó terminada en punta, recamada de bruno 
claro, volviéndose blanco sobre sus grandes cubiertas y sobre todas las 
roáigias ; estas fraileadas de cuatro bandas negruzcas, lo mismo que la 
cola ; el resto del plumaje es casi igual al de la hembra. 

2. Aeeipiier piimaÉmm 

Á. supra cinéreo, capiíe olisque et cauda nigreseentibui y iubtus cinéreo or- 
genteo, singularum scapo plumarum nigro tenuissime striato ¡ femoribuispUñ- 
dide rufiSf crisso albido; rectricibus infra quatuor fasciis limbatit. 

Falco pilbatus principe Haximil., lám. ilas. 90K. — F. poliogastbk Natter., 
lám. il. S64 y »5, Hembra y Joven. 

Macho adulto : todo lo superior del cuerpo es de un gris 
ceniciento, volviendo á un gris de hierro ó negruzco sobre lo 
alto de la cabeza, sobre los escapularios y las alas: cada plu- 
ma de estas partes está recamada del mismo gris claro. Ckria 
rayada de cuatro anchas bandas negras, una de ellas terminal, 
reproduciéndose todas por bajo. Garganta, estómago , pecho 
y abdomen de un bello gris de perla. Cada pluma está finamente 
rayada de negro sobre el tallo. Las piernas son de un bermejo 
vivo. El pico de color córneo azulado. Cera, iris y tarsos ama- 
rillo-pálidos. —Hembra: todo el plumaje por cima semejante 



4> 



AVES. 



JÉST 



al del macho. Barba y garganta azules, y todo el resto del plu- 
maje por bajo de un ceniciento blanquizo, sin ninguna mancha, 
lo mismo que la cola y piernas. 

Es cosa rara que hasta hace poco tiempo no se haya sabido que el 
macho de esta especie era el Palco pUeatus^ descrito y diseñado por el 
principe Maximiliano de Neuwied á la vuelta de su viaje al Brasil, pues el 
señor Temmink solo figuró como macho adulto la hembra, y el señor 
d'Orbigny, asi como el señor Lesson, de quien tradi\Jo la diagnosis, tam- 
poco lo conocieron. Lo tngeron del Brasil el principe MaximiUeno y los 
señores Natteres y Ag. Saint-Hilaire ; el señor d'Orbigny lo vio ^n Bolivla, 
y nosotros lo haUamos en Chile. 

3. jáeeipiter Caoperi. 

A. bruñneus supra, singulcB plunue margine pallidior; capite, eolio ac guttvn 
fuMs brunmo striatis ; remigibus primarUs brunneo S-fasciatiSy secundariU 
Mmbrino^igris; scapularibtu, tectricibusque alaribus «f uropygialibus irrogth 
laríter albo niveo notatis, 

A. CooPBRí Bonap., Amer, Orn., lám. 10, fig. 1.— Falco STáiiLBT Audub., Macho» 

Macho adulto : de un bruno uniforme por chna, volviéndose 
mas claro al borde saliente de cada pluma. Cabeza, garganta y 
cuello de un flavo claro, marcado de bruno sobre el medio de 
cada pluma. Remigias primarias flavas, rayadas trasversalmente 
de cinco bandas brunas, con la punta del mismo color ; remigias 
secundarias de un bruno negruzco uniforme ; pero lo que esta 
Ave tiene de mas notable en su plumaje y lo que la distingue de 
todas las demás, son los anchos lunares blancos ó espejuelos que 
se perciben en la punta de muchas de las medianas cubiertas 
alares, ó en el centro de la última punta de las grandes cubier- 
tas alares y de las urozpigiales. Cera, iris y tarsos amarillos. 
Pico y uñas de color córneo azulado. — Hembra : lo superior de 
la cabeza y del cuello de un blanco estriado regularmente 
de manchas negras, bordeadas de un bruno rojizo, ocupando el 
medio de cada pluma , y que aumenta progresivamente de 
dimensión hasta debajo del cuello. Todo lo superior del cuerpo 
desde los hombros hasta el origen de la cola de un color de 
chocolate oscuro, mas claro y casi bermejo en la estremidad 
de cada pluma. Remigias primarías rayadas solo de tres bandas 



%3¡^ FAUNA GHJ|.EIfA. 

de un bruno oscuro á bastante disitancia una 4e ptra á par- 
tir de la. punta del ala; las secundarias están rayadas de la 
misma manera, pero á menor distancia. En fin, una man- 
cha del mismo color existe en forma de crucero en la punta 
de cada una de lais grandes cubiertas alares. Lo inferior del 
cuerpo blanco , estriado sobre todo en los flancos y piem]as 
de pavesas brunas , pcupiando el centro de cada pluma. Ck)la de 
un blanco algo pardusco, rayada trasversala^fiote de <xuLtro 
bandas bninonaegras, de las caaleB la mas ancha está «erca de 
la estremidad de las rectrices, que se terminwi en otra por una 
margen muy estrecha y blanquiza. — Longitud total, 1 pié y 10 
pulg. ; de la cola, 8 pulg. y 9 lin. ; la estremidad de las alas 
llega apenas á un tercio de la longitud de la cola. 

fX principe C. BoDa(>art^ describió y Gguró esta especie en su Omitp- 
logia de los Bftados Unidos: la figura que dio repres3nta la bembra, y la 
de Audubon muestra el macho. Parece que está muy estendida en toda la 
América, pues se encuentra en Chile y hasta el estrecho de Magallanes. 

TfllBÜ VIL — CIRCINEAS. 

▼xn. ciB€o.— cx&oirs. 

Caput disco faciali strígum /ere ad exemplar disHnctum, 
Rostrum tenue, compressum; cera pilosa. Nares oblonga^ longitu- 
dinales. Cauda elongata. Társi nudi^ gráciles^ scuteUati. 

CiRcus Lacépéde y Auct. 

Cabeza rodeada de una especie de ooliar formado de 
la prolongación de las plumas encefálicas y auriculares 
que recaen y se reúnen bajo la barba. Pico feble y del- 
gado, comprimido sobre los costados, circundado en su 
base de una cera cubierta de pelos tiesos y diríjidos acia 
adelante. Respiraderos nasales oblongos» partidos á lo 
largo y paralelamente al fiador del pico. Tarsos delgados 
largos, desnudos, escotados adelante y reticulados atrás. 

Este género es el ^ok> 4¡iie cpoipope la tribu de las <:irdaeas, «nía 4^ 
las mas naiurale» de la lamilia 4e Un .Fakonideas. la especie de «collar 



qpK RMtoa ia cabou «le mi8 iofJUirjiluo», ios «pítima «o derio mo«Jk> á 
\m üsMasm noctoriKw ; así casi en tod«s lo» métodos ióriiian la Vtm- 
sidon de los GaTílaties dkinios á los «oetwnos. FreeoieataD sieiB^i« ¡m 
llanuras ó los pantanos, manteniéndose mas bien de peqn^dos Reptiles 
y Moluscos que de Mamíferos : vuelan muy alto, cerniéndose frecuente- 
mente y bastante rato: su nido lo hacen por tierra ó entre las breias 
pantanosas y aun á veces en las junqueras cerca de los ríos. La América 
meridional posee solo dps especies, una de ellas propia de Chile, que es 
la siguiente. El conde de Iiacépéde empleó por la primera vez el nombre 
de €urems, sacado de la palabra Circos^ con que los griegos denomt- 
naíban un Ave de esle orden. 

C. íuperne cinereus , caput et scapuUtres , mperiores remigum 0nmimi 
versus apicem nigrescens; tectrieitus cauda» superiorilms tdbi»; subtns eimé^ 
reo álbido^ pectore, abdomine ac cruribus albis, rufo transversiñt siriatis, 

C. CINÉREOS Vieil., Dict. — Faix« «i8tlti09i^s<}uoy y £ayni., Voy, tiran. 

Vulgarmente Nebli, 

Mecho adulto : por cima de un gris ceniciento, mas negruzco 
sobre la cabeza y los escapularios, lo mismo que en la estremi- 
dad de las remigias primarias y secundarias. Cubiertas superío- 
re^de la cola de un blanco puro ; estas terminan en una ancha 
banda bordeada de un blanco sucio; por bajo, la garganta y «1 
estómago de un gris pálido. Pecho, abdomen, piernas y cubier- 
tas inferiores de la cola blancos, estriados trasversalmente de 
finas rayas bermejas. — Hembra : bruna superiormente, ma- 
Uada detrás diel cuello de estrías blancas, que se vuelven cua- 
dradas, y describen el disco bajo la barba, y marcada softre 
cada pluma del dorso de puntos rojos, mucho mas numerosos 
sobre las cubiertas superiores de las alas. Cubiertas superiores 
de la cola de un blanco puro. Remigias y rectrices medianas 
grises, terminadas y rayadas de negro ; las rectrices laterales 
de UA gris bermejo, franjeado de bruno. Por arriba, el estómago 
y el pecho bruno*rojizos mezclados de blanco. Abdomen, pier- 
nas y cubiertas inferiores de las alas y de la cola bermejas, 
manchadas de blanco flavo. — Longitud total, 1 pié U pulg. y 
miedia; de la cola, 1 pulg. y 9 lín. ; del tarso 2 pulg. y 2 líneas. 
Awes 86tt u»tmt»iwMte muy vivas y al mismo tiempo sumamente 



S40 FAUNA CHILEUA. 

tímidas, no dejando qne nadie se les acerque: al menor ruido toman su 
vuelo, lo que ejecutan con una agilidad y elegancia admirares. Se ven 
frecuentemente á grandes alturas, meciéndose m^gestuosamente y con tal 
calma que parecen inmóviles : suben y bsgan con igual facilidad, y en este 
movimiento miran á todos lados para observar las cercanías y arrojarse 
impetuosamente sobre la primera presa que descubren : se alimentan sin 
distinción de mamiferos, pájaros, moluscos é insectos, los que por lo re- 
gular comen en el mismo sitio. 

Los jóvenes individuos tienen la parte superior idéntica á la de la hembra, 

y por bajo, el cuello y el pecho de un blanco flavo, rayado longitudinal- 

V mente de pavesas bruno-bermejas en el borde ; sus flancos están estriados 

de moreno-rojizo : el abdomen es blanco-flavo y sin manchas, y los muslos 

flavos, rayados longitudinalmente de rojo. 

Aunque se encuentra en muchas partes de la América meridional y aun 
hasta en el estrecho de Magallanes, no es muy común en Chile : sus habi- 
tantes le confunden con el ivebli de Europa y le dan el mismo nombre. 



m. ESTRIGIDEAS. 

Esta familia encierra todas las Rapaces nocturnas, 
y. es muy fácil de conocerse por sus caracteres muy 
declarados. Su cabeza es gruesa^ redondeada, supe- 
rada por un cuello muy corto. Sus ojos gran^fs, 
dirijidos acia adelante, sin puente surcilar manifiesto, 
rodeados de un círculo de plumas deshiladas que 
rayonan el ojo en forma de disco mas ó menos 
redondeado. Pico comprimido y encorvado desde su 
origen, donde está cubierto de una cera membranosa, 
como el de los Gavilanes diurnos, pero sembrado de 
muchos pelos tiesos y prolongados. Cuerpo cachigor- 
dete, cubierto de plumas y barbas suaves al tacto, 
aterciopeladas y finamente vellosas. Tarsos casi siem- 
pre plumosos, muy raramente desnudos, con el dledo 
esterior libre» y pudiéndose dirijir adelante y atrés* 

En todos los métodos ornitológicos forman estas Aves elnn** 
gundo grupo de las Rapaces, y son las mas notables por el eop« 



AVES. ,, 241 

juDto de sus caracteres y por sus costumbres. Sus grandes ojos' 
diríjidos de frente sufren tanto de la claridad, que su redonda y 
ancha pupila se encoje considerablemente y les impide ver aun 
á corta distancia ; así pasan los dias escondidos en los sitios mas 
lúgubres, en las antiguas torres, en los troncos de los árboles 6 
en los mas espesos bosques , y si por cualquier accidente tienen, 
que salir en medio del dia, su vuelo es tan feo y tan embarazado 
que mas bien parece saltar que volar, y aun se diría que los 
mismos pajarilios se burlan de ellos, insultándolos con sus 
desacordes cantares y aproximándose hasta llegar á picarles: 
en tan triste y humilde posición, el Mochuelo queda inmóvil 
en la rama de un árbol, asustado de los chillidos y movimientos 
que le rodean, á los que solo responde enderezándose y haciendo 
gestos tan estravagantes como bizarros. 

No se puede decir, sin embargo, qiae estas Aves sean entera- 
mente nocturnas : la oscuridad les es casi tan perjudicial como 
á los otros animales, y aun algunas, como el Óhucho, Pequen, 
etc., son mas bien diurnas, pues se ven volar lodo el dia ; pero 
generalmente necesitan para conducirse una claridad media, a^í 
como la de la luna, de la aurora ó la del crepúsculo, y á estas horas 
es cuando salen de sus escondrijos, atraviesan entonces y sin difi- 
cultad las mayores distancias, y validas de su silencioso vuelo, 
aun en sus grandes evoluciones, sorprenden y cazan fácilmente 
los animales medio dormidos. 

Su oido es no menos perfecto, y sin duda superior al de last ' 
demás Aves, lo que les ayuda mucho para percibir el menor 
movimiento que sus víctimas pueden hacer, aun en medio de la. v^ 
noche mas oscura; también hay especies que tienen una cwi»' ' 
cha auditiva, destinada sin duda para recojer los sonidos. Su 
pico se compone de dos mandíbulas móviles, que cuando se 
enfadan las hacen sonar de un modo muy particular ; dichas 
mandíbulas se dilatan cuanto quieren, por lo que les es fácil el 
tragar animales medianos, y arrojar después á modo de peloti- 
llas los despojos que no han podido digerir. 

Los Mochuelos son por lo regular poco aptos para hacer sus 
nidos, y lo mas frecuente las hembras ponen sus huevos en los 
huecos de los áiboles, en los agujeros naturales ó en los ya 

Zoología. I* i 6 



242 FAUNA CHILENA. 

hechos poi' los Roedores : algunas especies do temen aproxi- 
marse á los pueblos y criar en los graneros, en las torres ó en 
los sitios mas lúgubres y solitarios de las ruinas: sus huevos 
son esféricos, menos los de las Lechuzas, que parecen como 
ovales y su cascara es mate y sin reflejo, mientras que la de los 
demás está llena de granillos blandos, de color de leche, que 
se vuelve blanco algo amarillento, sobre todo al trasparente, 
pero unida y un poco lustrosa. 

La costumbre que tienen todas estas Aves de no salir sino de 
noche, su fisonomía y actitud tan bizarras como ridiculas, su 
sombrío color y poco variado, y mas aun los lúgubres y diso- 
nantes gritos que dan en los momentos supremos cuando nos 
reducimos á la nada, todo, todo ha contribuido á mirar estos 
seres como precursores de la desgracia y de la muerte : todos 
los pueblos del mundo, hasta los mas salvajes, han participado 
de tal preocupación, pintándolos y esculpiéndolos en los cimen- 
terios, sobre los sepulcros, etc. , y aun hoy se mezclan en fas 
ceremonias lúgubres, sin que los progresos de nuestra civiliza- 
don hayan podido desecharlos : parece, pues, que el humano 
espíritu está sometido á influencias universales que todo lo 
superan , aunque la mas mínima reflexión podría fácilmente 
destruir* Otras veces, al contrario, los han mirado como el 
símbolo de la penetración y de la prudencia : uno de ellos se con- 
sagró ala sabiduría, y por consiguiente fué dedicado á Minerva: 
iníhiitas medallas atestiguan este singular hecho, lo que provino 
sin duda de la natural gravedad de esta Ave y de su gruesa 
cabeza, suponiendo que siendo tan gorda debia contener una 
capacidad é inteligencia proporcionada. Por una rara coinciden- 
cia parece que los indios de la Florida y de la Georgia tuvieron 
iguales ideas que los atenienses respecto á este pájaro, y le 
miraron también como el símbolo del saber. Por último, esta 
clase de Rapaces es mucho mas útil que dañosa, pues destruye 
una iníinidad de ratas campestres, perjudiciales á la agricul- 
tura , y sirve de redamo para cazar los pajarillos, que como 
se sabe, les gusta perseguirla cuando la oyen; para esto las 
ponen en añagaza, seguro de que inmediatamente vendrá tíiia 
infinidad de dichas avecillas ástí alrededor: á veces los caza- 



AVES. *' 243 

dores remedan su canto con un pito, y obtienen el mismo 
resultado. 

Las divisiones de esta familia han variado desde Linneo según 
el capricho de los metódicos. Sin embargo, la denominación de 
Strix se ha conservado de común acuerdo, y hoy contiene oupe 
géneros distribuidos en cuatro tribus, que son : las Noctuineús^ 
Buhonineas, Ululíneas y Estj-igineas. Todas tienen representan- 
tes en Chile. 

JRIBU 1. - NOCTUINEAS. 

t. NOCTUA.— NOCTUA. 

Roslrum breve^ ceras pUis paríim oblectum, comprejisuní, arcua- 
íumy aduncum. Nares básales laterales frontis el cerce plumU obtec- 
Iw^Álw mediocres eloblusw, terliaet guaría remigum longiores. Cau- 
da cegualis, Tarsi dígito medio cotequales-, diqilis brevibus, ac spar- 
iim lanalis, unguibus longis^ arcuatis el acutis, 

NocTüA Savig., ele — Athbre Doyé. — Nyctipetis Swain.— ISinox Uodgs. 

Disco incompleto y apenas indicado. Sin penacinD. 
Abertura auricular, oval y escasamente mayor que la de 
las Rapaces diurnas. Pico corto, cubierto en parte por 
los pelos de la cera, comprimido lateralmente, muy encor- 
vado desde su base hasta la punta, que es bastante aguzada. 
Ventanas de las narices básales, laterales y ocultas entre 
los pelos de la frente reunidos á los de la cera. Alas me- 
dianas y obtusas ; la tercera y cuarta remigia son las mas 
largas. Cola casi igual. Tarsos de la misma longitud que 
el dedo mediano ; dedos cortos y sembrados de algunos 
pelos ; uñas largas, arqueadas y aceradas. 

Savigny estableció este género, y Cuvier lo conserfó: no sábeteos 
por qué el señor Gray prefirió el nombre de Athene al de Noctua, que 
es mas antiguo, mas satisfactorio y usado mucho tiempo ha , mientras 
que el otro lo creó Boyé mucho después y ha sido poco ó nada adoptado. 
Varias de sus especies cazan dé dia, y forman el paso de los Gavilanes 
diurnos á los nocturnos, pues poseen las costumbres de ambas tribus por 



244 FAUNA CHILEIVA. 

la facilidad que tienen para cazar por la noche y aun de día. Jo que les 
ha dado el nombre de Mochuelo -Gavilán ; otras, ó sea la mayor parte, 
preGeren cazar al crepúsculo y aun mejor por la noche : su alimento 
consiste en insectos y pequeños Mamíferos ó pajarillos. Anidan co- 
munmente entre las ruinas, en los campanarios, en las viejas torres 
y en la espesura de los bosques: ponen tres ó cuatro huevos redondos 
y blancos. De mas de cincuenta especies que hasta ahora se cuentan, 
solo hay dos en Chile. 

1. Naeiwa putniMa. 

N. supra colore umbrino, capite et eolio albo punciulatis, postice illo nigro 
flammalo et rufo-cinclo ; scapularibus albo maculatis, albo rectricfbus trifas- 
eiatU; suhtus albescens^ lateribus rufo-flammatis. 

Strix pdmila lllig.— S. fkrox Vieill. — S. pásserimoides Temin., lám. il. 544. 

Vul^rmente Chucho. 

La parte superior, la cabeza y el cuello de un bruno sombreado, 
finamente jaspeado de blanco ; la base posterior del cuello fla- 
meada de negro y de blanco, y terminada por una banda ber- 
meja. Dorso y alas bruno - sombrías. Las grandes cubiertas 
bordeadas esteriormente de blanco; las pequeñas manchadas 
de tres ó cuatro lunares redondos del mismo color. Remigias y 
rectrices bruno - negruzcas ; estas últimas marcadas de tres 
órdenes de puntos redondeados y blancos. La parte inferior 
es blanca, pavesada de bermejo sobre los costados^ Tarsos 
flavos. Pico amarillo-verdoso. — Longitud total, 6pulg. 

Los araucanos llaman chucho á esta Ave, que se encuentra en Chile y en 
la mayor parte de la América del sur, en Bolivia, el Paraguay, el Brasil, 
etc. : se parece algo al Pequen^ y como él se ve á veces en medio del dia 
perchado en los altos quiscos. Sus costumbres son bastante salvajes : vive 
siempre solo, menos en el tiempo de sus amores, y frecuenta especialoiente 
los bosques, donde se oculta durante el dia: su vuelo es bajo, pausado, 
aunque suñcieutemente rápido para pillar los pajarillos, pequeños cuadrú- 
pedos y aun Insectos, y en particular los pollos y pichones, cuyos sesos 
devoran ansiosamente. Las hembras hacen su nido en los huecos de los 
árboles: sin embargo, nos han asegurado que en Chile lo construyen entre 
ios árboles frondosos ; pero creemos que esto es una equivocación, visto la ^ 
torpeza que las caracteriza : ponen dos huevos blancos y casi esféricos: ios 
hijuelos son en cierta época petulantes, vivos y mueven sin cesar vertical- 
mente su pescuezo. El señor Azara dice que ha criado varios, y que no hay 



í 



w 



#v. 



rí. AVES.* " 24B 

Aves mas vigorosas respectivamente á su tamaño, ni mas feroces y meaos 
indómitas ; agenas al mas miuimo agradecimiento, olvidaron cuantos bene- 
ficios les acordó, y luego que pudieron comer solas tomaron un aire 
altivo cuando se acercaba á ellas. 

2. Noeiua eff#itletctoWa. 

y. supra colore umbrino, diluiiore capitel fusciore scapulo etalis^ fui» o 
albidoque ocellato; reciricibus albo quatri-fasciaiis^ infra alba, collavi fuho; 
pectore el übdomine fulvo umbrinoque fasciatis. 

Strixconicularia Linn. — Mol.— S. grall\iiia Temm., látn. il. Ii6.— S. FlRfH^ 
Vieill. — Athene cdnicularia G. R. Gray. 

Vulgarmente Pequen. 

La parte superior es de un bruno sombrío, mas claro sobre _^^ 
la cabeza, mas oscuro por el dorso y las alas, listado de flavo yLH^ 
de blanquizo ; las remigias solo lo están en el borde de sus barbas. ^^ 
Rectrices adornadas de cuatro órdenes de manchas blancas, 
formando casi bandas. Por bajo de un blanco puro, con un 
pequeño collar flavo, rodeando la parte inferior con una máscara. 
Estómago y vientre rayados de flavo y de bruno sombrío. Patas 
tuberculosas, cubiertas de pelos. Pico de un amarillo verdoso. — 
Longitud, 9 pulg, y media ; la cola, 2 pulg. y 7 iín. ; el tarso, 
1 pulg. y media. 

De todas las Aves que pertenecen á la gran familia de las Estrigideas 
él Pequen es el menos nocturno, y el que por consiguiente puede soportar 
mejor la claridad del dia. Es también el mas común en Chile y aun en 
toda la América; se le encuentra casi siempre durante el día parado sobre 
los quiscos, esperando con paciencia el momento favorable y sobre todo 
la tarde para lanzarse sobre la presa, que consiste generalmente en muy 
pequeños Mamíferos, insectos, sapos, lagartos y otros Reptiles. La hembra 
no se aparta nunca del macho, y viven siempre cerca de una cueva aban- 
donada por cualquier pequeño Roedor, en la que establecen su habi- 
tación, y la amplian á veces algo mas, pero no pueden de ningún modo 
cavar, como se cree bastante generalmente. En el fondo de esta cueira, 
comunmente muy largo, mas ó menos ensanchado al principio y conser- 
vado con limpieza, la hembra depone sus dos ó tres huevos, los cuales son 
blancos, casi completamente esféricos, teniendo quince líneas y media en 
su mayor diámetro y doce en el menor. El macho alterna con la hembra 
para empollarlos, y los hijuelos cuando nacen están cubiertos de un vello 
blanco, que pierden muy presto, visto que su crecimiento es muy pronto 
y rápido. Sus padres les llevan frecuentemente sapillos, lagartos, etc.. que 



246 FAUNA CHILENA. 

tnffva casi enteros, y salen á la embocadura de la cueva ^ arrojar Iq$ 
linesos, pelos, etc., en forma de pelotillas; al mismo sitio salen también 
los padres á vomitar luego que hacen su digestión mientras empollan ; asi 
se encuentran siempre á la entrada de estas cuevas muchos huesos de 
dichos Reptiles, ya reunidos ó esparcidos : algunas personas nos han ase- 
gurado que este era el residuo de la comida de los polluelos que los 
mismos padres conducen al citado lugar, pero se debe mas bien creer 
que son los hijuelos los que los llevan, por ser el producto de un vómito 
y no de escremento; por lo demás» poco después de su salida del huevo, 
estas avecillas dejan la carnada para permanecer al borde de la entrada 
y gozar de la hermosa claridad : luego se deciden á alejarse algún 
ttnto para habituarse á la caza ; y cuando son algo grandes y pueden 
bastarse á si mismos, los padres las obligan á alejarse completamente, y 
entonces tratan de unirse á una consorte y procurarse una cueva para 
establecerse en ella probablemente por toda su vida. 
£1 Pequen es de carácter dócil y bastante paclGco , aunque sea algo 
^.<' salvaje, prefiriendo los lugares retirados y sobre todo las pendientes de 
. Aks colinas ; sin embargo es muy familiar, pues no teme al hombre, puéde- 
sele aproximar de bastante cerca, y cuando se escapa solo es para ir á 
pararse en los alrededores sobre una colina ó sobre un gran quisco; 
entonces apoyado sobre sus piernas, de modo que su cuerpo quede ente- 
ramente vertical, echa una mirada muy fija y aun atrevida si alguno se 
le aproxima, empieza por salvarse, y sí teme algún daño, procura aco- 
jerse á su cueva. Da tres especies de gritos : el que pronuncia cuando 
levanta el vuelo, que se puede traducir por la sílaba chiii muchas veces 
repetida, el de /tú, hü, hú, que pronuncia particularmente por la tarte y la 
noche, y el de piqui^ piqui^ por lo que se le ha llamado Pequen. El 
nombre especifico de cunicularia que le da el P. Feuillée, hace alusión 
á la manera de vivir en cuevas como el Conejo {Cuniculus en latin). 

N, fuscíhhrunnea^ fronte nucha alisque albo notatis; gula alba: cauda fasciis 
frequentibus rufis notata. 

Strix nana. King. - Athene nana G. R. Gray, Genera, lám. 12. 

La cabeza es de un color sombrío, estriado de finas listas 
blanquizas. Todo el dorso bruno y sin manchas. La garganta 
blanca. La cara estriada de finas rayas igualmente blancas. Los 
escapularios del mismo brimo que el dorso, marcados de man- 
chitas ovales, blancas, dispuestas sobre la mitad esterior de 
cada pluma; lo restante de las alas es de un bruno oscuro; 
las pequeñas cubiertas punteadas de un blanco algo sucio, y las 
grrandes, lo mismo que las reraigias secundarias, fajeadas tras- 



•J^- 



' ^' 

AVE». t4T., 

versalmeniQ de tres llandas del piisrao Wanco, cuyas dos prime- 
ras se componen de una serie de manchas triangulares, y la 
última de una ancha franja de un blanco mas puro. La cola, 
bruna como el dorso, tiene nueve rayas trasversales bermejas. 
£1 cuello es de un bruno gríseo, y todo lo inferior del cuerpo 
de un bruno claro ó flavo pavesado de bruno negruzco. Los 
tarsos son de un bermejo blanquizo y plumosos hasta los dedos. 
El pico y el iris de un amarillo pálido. Las uñas negras. — 

Longitud total, 6 pulg. 

*■ i 

Esta especie se encuentra en los p.arajes mas australes del continente 
americano, y particularmente en las cercanías del estrecho de Magallanes, 
de donde el capitán King U trajo. 

TRIBU II. — BUBONINEAS. 

XX. BUHO. — BUBO. 

Capul Cristis superciliaribus omatumseu auriculatum^ rostrum 
breve, robustum, pihs cene partí m obtectum, compressum, sinua- 
tum, ab orlu aduncum, aculum. Ala» mediocres, secunda, tertia 
et quarta remigum longiorcs. 

BcBo Cuvier— Heliapteic Swainson. — IIühda y Etoglaux Hodgson, etc. 

Cabeza gruesa, superada lateralmente por dos ramilletes 
formados de la prolongación de las plumas surcilares. 
Disco incompleto.' Abertura auricular mas grande que en 
el género Noctua. Pico grueso, corto, cubierto en parte 
por los pelos de la cara, comprimido sobre los costados, 
encorvado desde la base, cóncavo y agudo en la punta. 
Mandíbula superior listada y festonada. Respiraderos 
nasales largos, ovales ó redondeados, partidos en el borde 
de la cera. Alas del grandor ordinario; la segunda, tercer^ 
y cuarta remigia iguales y mas largas. Cola algo redon- 
deada ó casi cuadrada. Tarsos cachigordetes, vigorosos, 
enteramente cubiertos de vello y plumas espesas, ya hasta 
los dedos, que entonces están cubiertos de pelos, ya hasta 






248 FAUNA CHILENA. 

el nacimiento de las uñas, que están como cercadas de 
una especie de pellejo. 

Las Aves de este género sod comanes á los dos polos de ambos con- 
tinentes: prefieren los agujeros de los viejos áii)olesó las asperezas de 
las rocas inaccesibles para esconderse y pasar la mayor pane del dia : 
se alimentan de Mamíferos, Aves, lagartos y aun de in^ctos : los mayo- 
res individuos construyen una especie de área por nido, lo mismo que 
las Águilas, formado de pedazos de madera, y ponen dos á cuatro huevos 
redondos y blancos. El nombre de Bubo es el que daban los antiguos á 
noa especie de Rapaz nocturna. 

t * 

B. supra brunneo - nigrescens^ fuloo cinereoque tenuissime variegatus ae "^ 

marmoratus, nigro cello inferiori, humeribuset alis exiensius; subíus fulvus^ 
brunneo nigroque transversim undulalus, gutture niveo; Cristis nigro exteme 
limbatiSf fulvo interne tri-maculatis. 

Strix magellanica Gmel.— Buffon, láro. 5S5. — Nacdrdtu Azara» etc. 
Vulgarmente Tucuqueré. 

Lo superior del cuerpo.es de un bruno oscuro, que abunda mas 
debajo del cuello, en los hombros y las alas, y está manchado de 
flavo y gris. Lo inferior de flavo pálido, franjeado trasversalmente 
de bruno negruzco. Tarsos flavos manchados denegro pardusco.. 
Garganta blanca. Penachos bordeados esteriormeiite de una ancha • 
banda bruno-negra, marcada en lo interior de tres manchas 
redondeadas, de color flavo. Pico negro. Iris amarillo-anaranjado. 
— Longitud total, 1 pié 6 pulg. y media; de la cola, 6 pulg. y 
8 lín. ; del tarso, 2 pulg. y 2 lín. "^ 

Restituimos á este gran Buho de Gbile y de la América austral el nombre 
originario de ñfagellanica, que Gmelin le di6 en su género Strix, separan- 
' dolo con esta denominación de una especie distinta de Virginiana, con la 
jCual parece que esta Ave ha sido siempre confudida por equivocación. 
Además de lo distinto de su color, que seria suficiente para distinguirlas, 
se diferencian también por la talla, pues la de nuestra especie es de 
cuatro á cinco pulgadas, lo cual prueba que hay mas de una variedad, 
y que \2i Strix virginiana de la América boreal y septentrional noe^ta^ 
5. magellanica de la América meridional. '-'^a^ 

Esta es la mayor Ave nocturna de Gbile , pero no la de toda la famÜ^ 



AYR4¿ 249 

pues aunque supera de tres pulgadas á la Lechuza común, no llega á la 
mitad del grandor del strix buba de Linneo. Encuéntrase en toda la 
República, lo misino en el norte que en el sur, y se estiende hasta el 
estrecho de Magallanes, de donde fué trasladada á Europa acia la mitad 
del siglo XVIII. Aunque de carácter bastante familiar, pudiéndose 
domesticar fácilmente con halagos, sin embargo prefiere habitar en los 
lugares retirados de loda población, y no se acerca nunca, al menos muy 
raramente, á las ciudades y sobre todo á las bastante populosas. Su ali> 
mentó consiste en Aves, murciégalos y aun en pequeños cuadrúpedos, 
que traga enteros, arrojando después por el pico, en forma de pelotas, 
lo que no ha podido digerir. Su grito, seguu Azara, varia de tres modos, 
ya puede ser comparado á un silvido dado con los dientes, ya espresa 
la cólera ó el dolor, y entonces es cadencioso, trisle y agudo, ó ya en 
fin, esprime con una voz fuerte y como nasal la palabra ñacurutú^ cuyo 
nombre le dan los habitantes del Paraguay ; este último grito se parece 
mucho al de tucucurú que pronuncia en Chile, y siempre de una manera 
bastante lúgubre, lo que depende sin duda de la época calmosa y oscura 
en que se hace entender. 

Hemos conservado por largo tiempo uno de estos Tttcuquerés en un 
pequeño patio medio cubierto : durante el día estaba guindado de un 
palo clavado á un lado del muro, y como había otros muchos animales, 
era menester cortar la carne en pedazos y presentársela, en cuyo momento 
mostraba cierto temor, se enderezaba sobre sus piernas, y levantando 
las plumas en forma de orejas, miraba de un modo fijo y atento ; pasados 
los primeros sentimientos de temor, tomaba los pedazos de carne con las 
garras y los cojia en seguida con el pico. Este alimento se le daba tres 
veces al día y se mantenía bien. Su carácter era sumamente tímido y 
curioso; si senlia ruido en el patio, ocasionado por las disputas de los 
otros animales, se elevaba igualmente sobre sus piernas, encrespaba las 
plumas del lado de la cabeza y se volvía atentamente acia el lugar de 
donde venia el ruido : un día le vimos batirse con un Tiuque, y aunque de 
la misma talla poco mas ó menos, sin embargo parecía temerle; tomaba 
mas bien la defensiva que la ofensiva, y se apresuraba á apoyarse sobre 
el dorso para oponer las garras á su adversario. En general es mas bien 
cobarde y astuto que bravo. 

TRIBU lU.— ULULINEAS. 

XIX. UIiVI«A.-~:VI.UI.A. 

Caput rotutidum ; regione periophlhalmica perfecta; phimis auri- 
cularihus minoribus, tanlum erecUlibus. Roslrum robustum , breve 
plumis fronlalibus obtectumt compressum, arcxialum, aduncum; 
nare$ básales, laterales, apertce, ovales^ n^Ml<ie, Alc^ modo obtusce. 



850 fai]ih4T'HH li^NA. 

<*■ 
$i quarta quinlaque modo eJbngaUgj el secunda ac terfin remi- 
gum longiores. Cauda elongata comqualin, Tarsi robusti, usgue- 
adungues lanali,. 

Ulula Cuv., ele- Nyctalops Wagl. — Brachyotüs Gould, ele. 

Cabeza redonda. Disco completo y regular. Penachos me- 
nos desenvueltos, que los levantan á voluntad. Abertura de 
la oreja muy ancha y provista adelante de un opérenlo mem- 
branoso. Pico robusto, corto, oculto en parte por las plu- 
mas de la frente, comprimido, encorvado y ganchoso. Respi- 
raderos de las narices básales laterales y abiertos en forma 
oval. Alas tan pronto redondeadas, y entonces la cuarta y 
quinta remigia son las mas largas, como ya prolongadas y 
algo ^udas, y la segunda y tercera remigia las mas largas. 
Cola un poco prolongada y casi igual. Tarsos gruesos y 
comprimidos hasta las uñas. 

Estas Aves tienea las mismas costumbres que las de los géaeros pre- 
cedentes; solo que algunas especies deponen sus huevos en nidos 
abandonados par otras Aves ; dichos huevos, en número de tres ó 
cuatro, son blancos y redondeados. Se cuentan hoy dia veinte y cinco 
especies, esparcidas por todo el globo, y las cuales han sido objeto de 
muchas subdivisiones entre los ornitólogos. No conocemos en Chile pas 
que las cuatro siguientes. » 

1. WíiuifM v$€iffari9. 

i;, supra fulw fasciata^ nigro cinereoque vermicnlata; tectrict'bus alarum 
mediis sex striis álbis noíatis; suhtus^ fulvo diluliore^ albo macúlalo^ ac bntn- 
neo'niffroque crttciato ; regi&ne periophíhalmica interne, albida^ externe fulva: 
oculo nigro cincto. 

Strix otus Linn— S. soloniensis Gniel. — BulTon, lám. il. 29, etc. 

Ave cubierta superiormente de flavo manchado de gris , de 
negro y blanco ; cinco á seis pintas de este último color sobre las 
cubiertas medianas alares ; inferiormente de un flavo mas claro, 
manchado de muchos lunares blancos, y á lo largo y ancho es- 
triado de listas bruno-jiegruzcas. Máscara flava esteriormente, y 



AVIJS. «:. . asi 



blanca interior^iente. Ala rodeada (flPihd c(rci49 negro. Pico ^f^ 
color córpeo. Ojos amarillos. Tarscw vellosos. ^, . 

Esta especie, que se encuentra en la mayor parte de Europa, no eá 
menos común en América, desde el Ecuador hasta el estrecho de Maga- 
llanes, y se halla también en diferentes parajes del hemisferio del norte; 
es la misma que los accionados á la caza de reclamo pre6ereI^ porque su 
grito es mas lastimoso y se parece mejor á un gemido grave y pausado. 
Aunque de mediano grandor, se bate sin miedo con animales mayores 
que ella, echándose en tierra sobre el dorso para poder presentar bien 
sus garras. 

% Wrtufa OÍ999, 

U. iuprabnmneo ac fulvo semipartitis fiammata; nmigibw rectviciUutqv0 
iisdem coloribus fascialis; regiane periophth(ilmic<i circum oculos nigra, extra 
albida; gula alba; subtus fulvo diluti ore, brunneo striata ; tfirsis fulrix ntii- 
eoloribus, 

Strix ulula Lin. — S. BRAOHTOxrs Gmel. — Buffon, lám. il. 458. , . ' . 

Vulgarmente Nuco, 

Lo superior del cuerpo flameado de bruno y flavo. Rectrices 
y remigias franjeadas amplaraente del mismo color y alternadas. 
Máscara negra. Todo el contorno del ojo blanquizo por fuera 
y sobre todo en el costado del pico. Barba de blanco de nieve. 
Por bajo del cuerpo de un flavo claro, flameado mas estricta- 
mente de bruno. Tarsos flavos y sin manchas. Pico negro. Ojos 
amarillos. — Longitud total, 1 pié y 2 pnlg.; de la cola, h pulg. 
y 9 Ifn.; del tarso, 1 pulg. y media. 

Este Mochuelo no es menos común en todas las partes del mundo que 
el precedente ; se encuentra en las dos Américas, el Brasil, la Patagonia, 
Chile y en muchas islas del Océano paciSco; Sus costumbres son á corta 
diferencia casi las mismas que las del u. vulgari$, 

U. satúrate brunnea^ albido fuHéfue maculata fasciataque; femorum^ tartih 
rumque plumis rufis. 

Strix rufipes King. - Atiiene rüfipks G. R. Gray. 

Esta Ave tiene blanca la parte pif^^ma al pico, y los costados 
rayados de bruno y blanquizo. Las plumas de la estremidad del 



% 



282 FADNA CHILENA. 

disco facial, profúndamete marcadas de bruno y con lunares 
blancos en su punta, describen un medio círculo regular, bruno, 
manchado en su borde. Lo superior de la cabeza, lo posterior 
del cuello, las cubiertas alares, los escapularios y el dorso ^ 
están marcados de manchas y bandas raras, flavo - blanquizas. 
Los interescapularios están franjeados de listas muy teñidas del 
mismo color. Las cubiertas inferiores de las alas están rayadas 
de blanco y bruno. El abdomen está igualmente fajeado de blanco 
y bruno. Las rectrices tienen en cada lado de su tallo ocho man- 
chas de un blanco flavo, regularmente espaciadas y pareciendo 
mas pálidas por bajo. Las cubiertas de las piernas son bermejas. 
Los tarsos están cubiertos de plumas vellosas, bermejas bástalos 
dedos, que son peludos. El pico está algo coloreado. Las uñas 
son negras. — Longitud total desde la estremidad del pico á la 
de la cola, 15 pulg.; de la cola, 7 pulg. y media ; de los tarsos, 
2 pulg. y 5 lín. 

La diagnosis y descripción de este raro Mochuelo la copiamos del capitán 
King, que fué quien le halló en el puerto del Hambre ; después ha sido 
cojido por los naturalistas ingleses de la Beagle en los mismos parages 
y también en la estremidad austral de la Tierra de Fuego. 

U. WTMuMa fageiaUi. f 

U. superne brunneo, fulvo alboque striata ac squamata^ illo colore tectrices 
alarum super ampliore ; subtus fuha, fasciis nigris et albis zonata; regione -j^ 
periophthalmica fulva^ brunneis tribus lineis circumpicta ; pilis cera nigris; 
lorque brunneo nigro punctulato ; gutture albo; cauda umbrina^ fulvo fasciata^ 
albo limbata ; rostro ac ungulis basi corneo ccerulescentibus, ápice flavis. 

De un bruno oscuro por cima, estriado de escamas flavo-claras 
y blancas, este último color se prolonga sobre las cubiertas 
alares. Por bajo de un flavo - claro , fajeado regularmente de 
bandas negras y blancas. Tarsos flavos. Máscara flava, franjeada 
circularmente en la superficie de tres listas brunas continuas. 
Pelos negros prolongados sobre el pico. Una raya bruna y an- 
gular sale del pico y separa los dos discos de la máscara. Gor- 
gnera morena, manchada de negro. Garganta blanca. Cola 
de un bruno sombrío, franjeada de finas bandas flavas, y termi- 
nada de blanco. Pico y uñas de color córneo-blanquizoensu 






AVES. ^ 283 

nacimiento, y amarillentos en la punta. Ningmi ""penacho. Alas 
dos pulgadas mas cortas que la cola. — Longitud total, 1 pié y 3 
pulg.; de la cola, 5 pulg. y media; del tarso, 1 pulg. y 8 lín. 

Colocamos este Muchiielo, que no está exento de los caracteres del 
joven, después del precedente, por tener con ellas mayores relaciones, 
según la descripción de King; sin embargo, la U, rufipcs tiene mas blanco 
que nuestra especie, y esta es mas negra y carece de bermejo. Tiene 
además el porte y la talla de la Strix aluca Lin., en seguida de la que debe 
metódicamente figurar. Acaso la V. rufipes y la U. fasciaia compondrían 
una sola especie, en cuyo caso la última seria evidentemente el macho y 
la otra la hembra. Aunque nunca hemos visto la especie de King, creemos 
que su descripción tiene con la nuestra diferencias especificas bastante 
naturales para motivar suficientemente la distinción que hacemos. 

5. UMuMa ff€9Íap€Mffoen9Í9. 

V. fascia circa oculos fuliginosa; slriga superciliari^ plumis nares tangen- 
tibus et circa angulum oris^ gula ct discí facfalis margines albis; vértice cor- 
poreque supra intense stramineo fuscoquc variegatis , primariis ad apicem 
intense fuscis, ad basim stramineo fasciatis ; corpore subtus stramin^^ notis 
irregularibus fasciisque fttscis ornato ; femoribus tarsisque plumosié, rufes* 
• centi stramineis ; rostro unguibusque nigris. 

Brachyotcs gAlapagoensis Gould, Prod., y Zool. of Beagie, lám. 8. 

La base de las plumas del disco y contorno de los ojos negros; 
el resto de estas mismas plumas de color flavo estriado de 
pequeñas pavesas ó rayas negruzcas, escepto las plumas que 
rodean la base del pico que son blancas, lo mismo que la por- 
ción del disco que supera el ojo y la que cubre la concha audi- 
tiva. Lo superior del cuerpo de un flavo oscuro, manchado 
amplamcnte de bruno oscuro ; este último color domina sobre las 
alas, particularmente en las cubiertas, donde el flavo solo se dis- 
tingue en la mitad esterior de cada pluma. Por bajo de un flavo 
mas claro , blanquizo en la garganta , gríseo en la base del 
abdomen, y pavesado amplamenLe en el centro de cada pluma 
de bruno oscuro : estas pavesas forman á veces una cruz sobre 
los flancos. Las piernas y tarsos son de un flavo bermejo, sem- 
brado de algunas estrías estrechas y negras. Pico y patas negros. 
Iris amarillo-anaranjado. —Longitud total, 12 pulg. y medía ; de 
la cola, 6 pulg.; del tarso, 2 pulg. 



.rfi 



254 FAUNA CHILENA. 

Hemos copiado la diagnosis latina del señof Gould, y nuestra descripf> 
cion es según la de dicho autor y la figura dada por ios naturalistas de Ut 
Beagle. El individuo descrito por el señor Gould proviene del archipiélago 
de los Galápagos» en la isla James; pero se ha bailado también en el estre- 
cho de Magallanes é islas Maluinas, de donde le han traído el sefior 
W. Burnett y el capitán Fitzroy. 

6. I/ffvta erms9Írm9iH9. 

i. supra fulvescens^ brunneo Midoque vartegaía; alis brunneo faseimi<$; 
plumis auricularibu» umbrino^nigrii\ iubiui flavide albesctns , bmnmé 
pallide fasciaia. 

Strix crassirostris Vieil., Nouv. !>., d'IIist. natuf.^ t. vii, p. 44. — S. magro- 
rhynchAl Temm., lám. il. 6t. 

Por cima es de un flavo claro mezclado de bruno, presentando 
bandas regulares sobre el través de las alas ; el todo manchado 
de blanquizo ó de blanco sucio. El borde estemo de los penachos 
y el esterior del disco fascial de un bruno negruzco. Por bajo de 
un blanquizo sucio, bañado de un flavo muy claro» fajeado regu- 
larmente sobre todo el cuerpo y los flancos , á partir del estó- 
mago, de bandas ó rayas bruno-clarai; el estómago está esca- 
mado del mismo color , teniendo además cada pluma una 
raya mediana en la dirección del tallo, tico y uñas negros ; 
el pico es fuerte y muy grueso. La cola, como las alas, está 
firanjeada de bandas brunas sobre un fondo flavo. — Longitud 
total, 19 pulg. 

Guando Vieillot describió la primera vez en el Museo de Historia natural 
de Paris esta especie» ignoraba de donde provenia ; ei señor Temminck la 
diseñó poco tiempo después, indicándola como originaria de la América 
septentrional, y añade que es de Virginia. Si alguna duda queda aun 
sobre la exactitud de estas dos indicaciones, no se negará la existencia 
de esta rara especie en Chile, que aunque no hayamos tenido ocasión dé 
encontrarla, el señor Bridges la ha hallado, y ha enviado de dicha localidaMi 
un individuo al Museo británico. 

TRIBU lY.SSTRiGmEAS. 

XT. I.ECHUZA. — 8TAXX. 

Capul absque plumis auriculáribm ; regione periqphtaímtM 
triarigulari. Rostrum longnm^ rtctiim^ ápice tahtnm ttdUncum, 



AVES. 2K6 

eompressum^ acutum^ ptumis frontalibus am^^lissimis paftim 
obteclum. Nares latee membrana semi-operlce, ovales^ pilis obtectasm 
Alaselongatce; secunda remigium longior^ CñUda cocequalis, Tarsi 
lanatiy digüi pilosi. 
Strix Lin. — Savig.— Cuv., ele. 

Cabeza redondeada por atrás. Sin penachos. Cara CMi-* 
primida sobre los costados. Disco formando un triángulo^ 
cuya parte superior trasvuelta es el pico. El ojo es siem- 
pre negro, y la córnea muy saliente. Pico largo, recto en 
su base, cubierto solo acia la punta, que es aguda, com- 
primido lateralmente, oculto en parte por las plumas de 
la cara, que están suQiamente desenvueltas. Respiraderos 
nasales anchos , ovales, medio cubiertos por una mem- 
brana. Alas muy prolongadas; la segunda remigia supe- 
rando las otras. Cola generalmente igual y cuadrada. 
Tarsos cubiertos de plumas vellosas y muy cortas ; dedos 
con algunos pelos. 

Esta diTision es la mas natural de todas las establecidas en la gran 
familia de las Estrigídeas (Strix de Linneo). El plamaje de las dlTersas 
especies que comt)onen este género ofrece muy pocas diferendaá y 
tiene caracteres insuGcientes para sa determinación. Sus costumbres son 
enteramente nocturnas. Anidan en i as torres abandonadas, en los monu- 
mentos viejos, y sobre todo en los palomares, que frecuentan con prefe- 
rencia. Ponen tres huevos blancos y ovales, lo cual es una escepdon en las 
Rapaces nocturnas. Las especies se encuentran esparcidas por todo el 
globo. El nombre Strix ha sido dado equivocadamente á este género, por 
ser con el que denominaban los griegos al Cernícalo de Europa, llamado 
línnunculus por los latinos. 

S, supra gríseo fulvoque tenuissime vermiculaía^ singularum scapo plúmarum 
nigra, maculato notata^ ápice alba; svbtus alba^ paululum gríseo-nigrescenti 
punctata; regione periophthalmíca' alba, collarí squamoso^ rufo , limbato 
circum-cincta; ángulo ocularí interno brunneo-fuscescente, 

S. FLAMMEA Lin. — BufTon, láin. il. 440, etc. 

Vulgarmente I«chuz«r, y en España irrt{/a. 



256 FAUNA CHILENA. 

Macho adulto: jaspeado de color gris y flavo por cima. Cada 
pluma estriada de una pequeña mancha negra que acaba en 
punta blanca. Por bajo de un blanco puro, frecuentemente mar- 
cado de algunos puntillos de un gris negruzco. Máscara blanca, 
bruno- oscura en el ángulo interior del ojo, y rodeada de im 
collar de pequeñas plumas escamosas y encrespadas, bordeadas 
de bermejo. — Longitud total, 1 pié y 7 lín. ; de la cola, 5 pulg. 
y 8 lín. ; del tarso, 2 pulg. 

La Lechuza es sin contradicción la Ave mas esparcida de todas, paeü 
sin ser muy abundante, se encuentra en toda la superficie del globo» 
en Europa, Asia, África, América, Australasia, etc. En Chile frecuenta, 
como en todas partes, las iglesias y torres viejas, donde pasa casi todo 
el dia, y por la tarde, luego que el sol se ha puesto y que la luz no puede 
ofuscarles, se las ve lanzarse con desmaña y pesadez, y después dando el 
equilibrio á su vuelo, se alejan de las habitaciones para ir á cazar en 
campo abierto. Su alimento consiste particularmente en pequeños Roe- 
dores, como ratas y ratones, que tragan enteros : comen también Aves, y 
frecuentemente entran en las iglesias á beber el aceite de las lámparas, 
despaes de haber tenido cuidado de apagarlas. Prestan grandes servicios 
á la agricultura destruyendo muchas ratas dañosas á los campos, y sin 
embargo de esto son las Lechuzas á las que los habitantes han echado la . 
mayor maldición, pues en todos los paises pasa por la Ave de mal 
agüero y la mensajera de una desgracia , que ella anuncia , se dice, 
con su grito lastimoso y lúgubre. El horror que inspira á los araucanos 
no es menos ridiculo, la miran también como la precursora de algún 
triste acontecimiento, y cuando por la noche la oyen graznar salen al 
punto de sus chozas para arrojar ceniza al aii'e, lo que creen preservarlos 
de todo accidente; lo mismo hacen luego que sienten un temblor de tierra 
ó un grande huracán : á veces se contentan con pronunciar en su cama 
algunas palabras de suplicación, y no faltan tribus que la miran solo como 
el anuncio de un mal tiempo y sobre todo de nieblas para el día siguiente. 

Las hembras deponen sus huevos al principio de la primavera en los 
agujeros de las viejas torres, bajo las tejas de las iglesias y á veces en las 
hendiduras de los árboles. Estos huevos, comunmente en número de tres 
á cinco, son algo diferentes de todos los de esta familia; en vez de redon- 
dos son algo prolongados ó sumamente ovales, de color blanquizo mate 
y sin reflejo ; su dimensión es de pulgada y medía en su mayor diámetro 
y de una pulgada y dos líneas en el mas corto. Los poUuelos son ente* 
raraente blancos en su juventud, y los padres los alimentan con insectos 
y pedacillos de carne ; cuando son mayores salen del nido para esparcirse 
á veces por el campo, mas por la mañana se vuelven á dormir junto al 
lugar donde han nacido. Aunque esta sea la especie que la superstición 



ÁYES. il&J 

ha maltratado mas, haciéndola mirar, segqu acabamos (te4ec^).€omo el 
simbolo de toda calamidad natural ; sin embargo, hay pueblos que la han 
tomado bajo su protección , 7 ho]^ todavía es sajada entré algtmas 
hordas de mogoles , hadé^dM|uÉ9Hrar frecuentemente év sus fíJMilas 
cosmogónicas. ^^P^ 

5. iMke afftmis^ strigis fiammeas, el tanii Imjftij/Í^^WiiifnU. ' ' ^'1- 



TUID4RA Mareg.'— Effríitb üiara, D. 46. : ^ r *: » 

Vulgarmente £«ffttf»i. » ;;./ 

Esta especie es tan parecida á la precedente, que jí^44|t^ 
sinp una simple variedad. Su plumaje es casi absolutf^ji^iu^ éI 
mismo, fuera de que se hallan algunas maúchas Dlancas un 
poco mas anchas ; los tarsos son también algo mad'prótóíigadós. 

Encuéntrase igualmente en toda la América. 

0RB8N II. 

PAJARILLOS. 

Cabeza y pico variables de fonna y dimensión. 
Pies conformados de diversas maneras, con tres 
6 cuatro dedos , unos teniendo tres delante y uno 
í^- atrás enteramente libre, con el esterno á veces, pe- 
ludo 6 menos versátil ó unido al del medio , y k» 
otros, dos delante y dos atrás. 

rEste orden , el mas numeroso en especies^ contiene 
_ "Pájaros de mediana talla, pero muy notables ya por la ^f? 
belleza de su plumaje y melodía dé su canto, cómo por la 
^ industria frecuentemente maravillosa con que construyen 
su nido. Son la mayor parte omnívoros, es decir, que no 
tienen una bien señalj^la preferencia por su género de 

Zoología. 1. ^ ^ *7 



Jl^ 



&KS FAUNA CRRENA. 

vAlfñpüiót Qboí <;atiieii indistintáinent^ §(;&t^iici|s y^^^t|lé| 
y í»B»IQ»)^» «PffiO inseiQto», frutas, «nmUla^» jefl^ñ^ eto.; 
otre» se ftliflüestm m\é de pfitx» 6 ayeéñh^ dú^ eojeld 
al vuelo ó cuando apenas salen del cascaron: las mayo- 
res especies no defllefian tampoco las carnes corrompi- 
das. Varían nmdbft K^mbien en bus costumbres y hlÉkofi: 
unos son solitarios, otros se reúnen en grande» bandadas, 
y los hay aun , cuyo vuelo es tan feble ^ que OMn^en 
mas bien que vuelan. Se han dividido en Andadores y 
Tn^padoñs : pero *omo la primera denominación es cvi- 
deütetti^te jmpropia^ pues 30 aplica á especie^ que' se 
?»rr9ftÍiriW W^ feifiP H^^ ^flda», prefiprjmpp gdoptíjjr la 
distinción de Vieillot^ quf |o§ ^iy¡(l.? ^|i ^píjg^f^^^^^ 
Zigodáctiles , lo es cual mucho mas natural. 

Los Anisodáctiles estái^ caf^ct^rizados por la disposición 
de los dedos de los pies, de los que tres ó muy raramente 
dos están diriji^o^ ^^if d«l^nt^ y unp ^ifi atrás. Abrazan 
cuatro grandes subdivisiones, que son: los Fisirostres, los 
únicos de .^ste jgénerj? ajuie se^n npcturpos , los T^enuiros- 
tres, tos Dentirostres y los Cofíirostres. 

Lds Ztgpdácttíés están igualmente car^ctjBrizados por 
la di6pó^cion de los dedos de los pies ; pero en estos el 
ésteriéf^ está dirijidd acia atrás, lo mismo que el pulgai". áe 
«Herfe que tienen dos dedos delante y dos atrás: contie- 
nen todos los Trepadores pro^ñamente diehos de Gai/ier. 

y^iQos^ d^r á co^cer^^ subdivisiones según el ^den 
^u^ acabamos ^d^ indiciar ^ ai^nque algunos ornitólogo^ figu^ 
piezen por estos últimos. 



FISIROS^RES. 

i. GAPRIMUL6IDEA8. 

Picp muy deprimido, bastante aplastado^ armjidq 
de un ¡^Í)íe gancho, cuya tuerza es en razón ^^\ 
desarrollo huesoso mandibular. Comisura suma- 
mente hei^diai|. Alas generalmente larps. G(^la 
igualmente prolongada, co^ frpciiencia hendida. T^r-. 
sos cortos. Pelos tiesos y setápeps en la base del pioQ y 
de los respiraderos nasales. Plumaje sedoso y velludo 
como el ae las Ilapaces nocti|i;nas. 

Los animalea que compoBea eeí^ familia son crepu^ealares, 
lo que unido á la naturaleza de su plumaje, los asemeja mucho 
alas Aves de rapiña nocturnas,* qué forman los verdaderos Paja- 
rillos; se diméntan^enera!|nenté, cgrab otros muchos, ¡le 
infectos que no cc^jei) ^n el sueío sino al vuelo, como l?is ^oloft- 
4rm^5; aígiinos tciml)i|eji §e par^q» no ¿i la mgmer?i de la§ q\i^^ 
4ygs, ei]\ sencido ;x$i?Y^r§a} á la? ríim,as, sipp di^gq^^lpaent^, ^, 
4§QÍr, ^ áirepPicMi 4^1 cuerpo par^Ql^ 4 su longitud. Anidi»! 
en las hendiduras de los árboles ó en la tierra. Los huevos 
que ponen son blancos sin manchas. Divídese la familia en* 
tres tribus : las Podargineas^ Caprimulgineas y EscotorineoÉ 
Solo la segunda tiene representantes en Chile. 

X. OROTAOABRAE.^OAP&XMV&OirS. 

Mo$trum v^xime d^pre^sum, cras^uium^ baai figide setanm^ 
eulmine nune elatum, nunc rotun4uniy ad apimm aduncum «^ 
actiítfm, <<mim lq,Ufis$i8. DigitU a^nticis taemhK'ñna cunju^ídii^ 
posticus mnatíUh 

Capuimulgüs Lin. — Cuv. — C. y Ntctibids Vieillol. 

Pico muy deprimido, con membrana cóntea ippoco gruesa , 



260 FAUNA CHILENA. * 

provisto en la base de muchos pelos tiesos. Mandíbula , 
superior con una espina mas ó menos carenada ó redondea- 
da, y terminada en un gancho encorvado ó en punta obtusiL^ 
metida en una especie de escotadura de la msmdíbula infe- 
rior. Boca sumamente abierta, estendiéndose hasta debajo 
de los ojos. Respiraderos nasales lineares, con abertora 
tubosa. Tarsos muy cortos, gruesos, cachigordetes , 
anillados adelante y medio plumosos. Tres dedos ante* 1| 
riores de las patas están reunidos en m base , termi- 
nados por un pliegue membranoso, y el del medio pro- 
visto de una uña, y denticulado en forma de sierra ó de 
laminillas aguzadas ; el pulgar es por lo regular versátil. 
Alas largas , agudas, con la segunda y tercera remigia mas 
largas. Cola muy variable, ya cuadrada , redondeada ó 
hendida, compuesta siempre de diez rectrices. 

Una de las particularidades mas notables de las Chotacabras es la 
falta absoluta de toda especie de instinto para hacer im nido , pues 
se reducen siempre á cualquier hendidura de árbol seco ó al sudo. 
Durante el dia permanecen tranquilas al pié de las breñas y en los 
bosques, de donde las echan los cazadores ; se alejan poco, y cuando las 
obligan á partir, déjanse caer de un golpe como una bola con las alas 
plegadas, y permanecen aplastadas y como pegadas atierra. Acostumbran 
estender la cola cuando reposan, lo cual hacen cada vez que mudan 
de lugar. En cuanto á lo demás se puede decir que tienen las costumbres 
de toda la tribu , y como las especies que la componen, son casi esen- 
cialmente humícolas, permanecen casi siempre en tierra y muy poco 
en el aire , en cuyo caso se paran sobre las ramas mas próximas 
al suelo, y entonces se las ve apoyadas sobre el vientre, no al tra- 
vés, sino siempre en sentido de la longitud de la rama ; en fin, se 
alimentan esclusivamenie de insectos, sobre todo de escarabajos. Las 
especies se encuentran esparcidas en todo el globo, particularmente en 
Asia y América. Sq nombre Caprímulgus proviene de que anügaa- 
mente y aun hoy creen algunos que chupan la leche á las cabras. 



.i>-i 



AVES. 261 

C. eapite nigro fusco et fulvescente ornato; cauda albo - bifasciata, fa^a 

terminan lata; prima analista; primariisnigrescentibut, fascia angusta^alba 

ad médium: alis spufiis macula alba notatis, gutture lúnula alba; secundariis 

^yjectricibusque alarum macula fulvescente ad apicem ; crisso pallide rufescente^ 

rostro pedibusque fuscis. 

G. BiFASGiATns cíould, Proc, zool., febrero de 1837, p. 22. 

Vulgarmente Plastilla^ GiUlina ciega ó Bocón. *> ' 

La frente y lo posterior de la cabeza son de un gris variado 
de negro y de un poco flavo; este último color, abunda mas y 
está estendido en anchos lunares sobre la región ínterescapu- 
lana y sobre las cubiertas alares, donde el negro aparece en 
forma de rayitas: un tinte flavo diseña por bajo de la garganta 
una especie de collar, sostenido sobre el pecho por una mancha 
blanca redondeada. Las remigias primarias, de un negro bruno', 
tienen sobre las cuatro primeras un ancho lunar blanco formando 
banda en medio de su longitud; este lunar está bordeado de 
flavo , que es el color de toda la primera remigia ; las otras 
primarias están sembradas de manchas negro-brunas, que se 
vuelven mas pequeñas y numerosas sobre las secundarias y 
terciarías, y se hallan mezcladas de negro. Las cubiertas supe- 
riores y las dos rectrices medianas están marcadas de manchas 
semejantes en su estremidad; el color negro forma sin embargo 
%tas trasversales é irregulares. Las rectrices laterales están 
atravesadas por una banda blanca y estrecha á corta distancia de 
«u estremidad, terminada por otra banda del mismo color y mas 
itecha; estas dos franjas se van aumentando sobre cada una de 
3|as otras rectrices, aproximándose á las esteriores que están 
bordeadas y terminadas de bruno flavo. La barba, el estómago 
y el vientre son de un flavo oscuro sembrado de muchas rayas 
brunas, trasversales é irregulares. Las cubiertas inferiores de 
la cola son flavas. — Longitud total, 9 pulg. y 9 lín. 

Esta Chotacabra ó GaiUna ciega, como la llaman los campesinos, se 
encuentra en las partes centrales de la RepúbUca^ y busca de prefe- 
rencia los lugares cubiertos y las rocas ; es báirtante conocida por la 
deformidad de su boca, por su vida nocturna y por su grito quejoso y 



A 



é 



téi FAUNA tífllLENA. 

lu^ancólico, lo cu^il ^a heciio mirarla como Ave de mal {igúero por U» 
personas de es^^icü ñÜl^ i küt>''erltl(il$sd: tíiírtíittd \Á üia está oculta en ' 
Í06 huecos de los árboles ó en medio de los bosques de Baccharis^ llamados 
¿Ai/ca/e'f , y pérlñánece eii tal )i]lpasibitldá(Í, que soló cuáüdó ál^üho se 
acerca á dos ó tres pies se decide áüüir; de modo ((|ue á poca doiti sé 
podría cojérla, jSu vuéib eii es Ce caso es cortó y écroaJrazo^o , ;^ácábatt ^; 
muy ponto por dejarse caer como un leho, produciendo ün ^hid¿ semé- >; 
jante al que haría oír un cuerpo muerto ; pennáñece leiitbiices éonifilCH 
tamente inmóvil, aplüisisidd ^bfe Ift tiérrk tüfí HS ála« hMdto abiertis, 
por lo que se le ha dado el nombren de PfastiUaé Pero acia el ,<V^SP,^^^!^|p ^ 
á media noche, y sobre todo cuando la luna está en su mayor espfónaort 
sé vuelo es entonces tan ligero «orno rá|^do; vé3ele pasar con veloodad, 
conociéndose su presencia por el zi4pbido que hace con su graiide boca, 
¿iempre entreabierta para cójér los ínslB^tos, que retiene én el ftAdtt |^ 
lúétrio Üe nú Wtbt ^scbsó. Ciicuéiit^káe cla^ ¿léínplcé áol^^iíá ; y iW 
tan úMifhíée Idá áftdt^s el nacbd áé üné á tá lüémbt«i por épooa naf 
liMiada } se dice que no hacién nidos» ;y tos bñevos, en núipero de trai^ 
^táii simplemente sobre la tierr|» doade if hembra Uega á cubrirlos, y 
áicriar sus.pollu^jos con la mayor solicitud. 

r. t&lrpóre IM» étñertííemtv\^ hrtnlnm tUpm ttrieUnitñe muíuktto a ni§ro 
€triaiú subtut 9^atOi circumdAtOi cMare albo irimgufari fremigibus brun- 
neii 9ÍUm alba bis noiatis: alis cauéUe cocequalibus ; illa forficata; rectricibus 
kigrisrubi^ineo zoñátis et striga al6á ÜHiincUs; fkeitiié gHseb vhrlÁ^tculÁtii ; 
roüi^o éihiM ^acHMm)a, 

C. Exíus Less.yit^. zbó'/., li¿^.— t. pkmSSsDs Tktíí.) 'Cbñsjf.\ isíl,^. §. 

Esta buevá Gholoos^ra tiem todo el cuerpo gríseo, fintft 
ibeote onidhilado j^or trajo de bruno y estriado de negro ; por 
tiiina estos misnios <}olore8 se diseñan en forma de bandas ; la 
ciabesa esté rodeada de uo círculo de mancbitas negras, redoo^ 
deadas)^ mesdaftas de otras, ó mas bien sobre un fondo 4e color ^^ 
cgriseb; debajo «de ia garganta hay uaa especie de collar ó pe|o 
Uanco y triangular; las remigías 3on brunas, marcadas cada 
«ma de dos lunares blancos; las alas no pasan la estremidad de 
la cola , la Gual est^ hendida» y las remigias son angras, franjea- 
das de bruno-rojo y adornadas de una raya blanca, escepto las 

ápg TéclñiM mé^U ^é m dé ün ^^b estriado dé bínubo. 

•* 

%§ta é^i^fé, ttbtfaift(6 p6t la t^bUidád de éu t^loo, lia Mé (Bricoiitrada 
ettCliülélléfrNel'PMi 



n. GOLQNDRINIDEAa 

^icó corto , muy deprimido y ensanchado en la 
bqísa, comprimiéndoi^e ácialapunt^ , que es pequeña 
y muy leTemente inflexa^ Respiraderos délas narices 
basates^ IbBgitudinales ú oblongos y taiecJKo cubiertos 
porüná membrana. TáWOá «óMóS, tóft jwófttó defi*- 
iitíddS mnti p\\xmsm: Al^g áúbá^dá^. Cola ^éíjiml- 
meiiie Horquillada, rrecú^ntqiqfiént^ igual igi.cü^^r^a« 
s( veces redondeada y espinosa. 

Esta familia eacierraAve§ ^umaniente sojQial^lés,qaesereuneA 
ei) ^andadias y frecoentaq con pre^reKbQia las ciudades y ald^ 
para babi^r })aJQ el Hüsp^p t^q qui^ el . hombre y vivir ^ 
piqrtQ ^loda ejoi su sociedad. No se y^ itpeaas mas que eala 
¿krimavérá, y cuando ^1 frió ^vf^iezsL á )iaf:efs^ sentúr, y prp>- 
i)2lblemeüte tambiea á causa d^ la grfuid^ dismínucioa de sv 
alimeato» abaudopaa muy pronto esta^ IpeaUdades para dirijirse 
4 países ma3 cálidos. Su In^tinío para ^t^ lefecto 63 tan maravir 
Ílo§Q, que los antiguos y aup ^utpreí^ mucho mas modernos ha^ 
dud^ado» y pretendido que pasan isl inyiefQci en opa especie 4^ 
iQlargo en las grutas y aup en el fon4Q de loi^ lagos ; esta última 
opinión, aunque sea algo errónea, l^ h^ so^teni^o varios ñas- 
turalis^ del mayor mérito : sin embargo^ no se ha podi4o en 
n^anerf^ alguna destruir el verdadero hecho de la emigración, 
j^Q^4e después de largo tiempo por las mas vulgares pli^ryar 
ffiofim^i adeipás se ha verificado que está emigración i^ra mur 
^ qf iqiS 4if^cii iiue se hahria podido creer» y que estaba som^* 
.¿¿fi. k UQ verdadero cálculo de ipi^Ugenc^ \ asf }os observadores 
¡¡¿ai confirmado qu^ I^ mismas Golondriiia^ yv|^Yea ^odps lof 
aQps al^rojHp luj^^r ei» que hai^ estado el año anterior, j^qu^ 
^ sn yi£|je hayan recorri^p na/is de mil y quipientas lí^as, 
y i^^esádo v^fi^ps desi^tos, p^^s i^\iy ^did^tal^s y aui| 
ya^tps i3iares. Spallapís^i i^ 9Í^iírva(lip; ^^jaifi^s qiJft <f^4» 



264 FAUNA CHILENA. 

pareja, señalada p<Nr alguna marca, viene á tomar posesión de 
8u propio nido, lo caal él ha podido verificar durante mas de 
quince años. 

Las Golondrinas están constituidas casi esclusivamente para 
el vuelo ; su marcha es sumamente embarazosa, á causa de sus 
cortas piernas; mas por el contrario vuelan con admirable facili- 
dad, raspan á veces la tierra, y cojen al vuelo los insectos de 
que se alimentan ; bajo este punto de vista prestan los mayores 
servicios á la agricultura, lo cual unido al hermoso tiempo que su ". 
presencia parece anunciar, les ha valido una protección particu- 
lar del hombre, protección que el espíritu religioso de cierta clase 
de la sociedad ha consagrado en respeto, creyendo ofender á 
Dios en la menor injuria hecha á tan inocentes criaturas, llam»^ 
das á veces Pájaros de la Virgen; así es grande su familiari- 
dad, no tienen ningún temor al hombre, frecuentan su casa, y en 
muchos países se ven algunas especies venir á construir sobre 
las chimeneas y aun sobre los techos de las habitaciones un nido 
de barro, que petrifican con una especie de saliva, y le dan 
una solidez admirable. La hembra pone tres veces en cada 
estación , y cada vez de cuatro á cinco huevos. Los hijuelos 
desde que nacen reciben los mas tiernos cariños de sus pa- 
dres, lo cual se continúa hasta haber abandonado el nido; 
están ocupados durante la bella estación en proveer á sus nece- 
sidades, y á la entrada del invierno se reúnen con sus padres 
y con otros individuos de su especie, para trasladarse en sociedad 
á regiones mas cálidas y abundantes en insectos. 

En tiempo de Linneo las Golondrinas componían un solo 
género^ que se dividió después en dos, bajo los nombres de 
Cypselus é Hirundo; pero mas tarde las especies se han aomen- 
tado tanto, que los ornitólogos se han visto precisados á elevar- 
los á título de subfamilias ó tribus y á multiplicar los géneros. 

Estas dos tribus son las Cipselíneas y Golondrineas ; ambas 
tienen representantes en Chile, aunque pocos, pues hasta el 
presente solo se conocen tres, número sin duda inferior al que 
se obtendrá cuando los ornitólogos del pais les' hayan mejor 
estudiado: quizá se puede añadir también \di Salangana (Hirundo 
suculenta Lin.), que ha llegado á ser histórica por lo suculento 



AVES. 265 

de su nido, el cual construye con plantas marinas, y es pam 
los chinos uno de los manjares mas buscados y dispendiosos. ^ 
Aunque su verdadera estancia sea en las islas de Java, SotiMtira»" 
etc., sin embargo parece encontrarse también en la^ islas Malui- 
nas, si los individuos trasportados por el señor Freycinet pro- 
vienen realmente de esta comarca. 

TRIBU h—ClPSELINEAS. 

I. ▼ESroyjO. ^ OTPSSXiVS. 

Rostrum breve, deprestum , graduaUm ad apicem léviter eom- 

' pressum, Tomiis late fissis. Nares básales, laterales, longitudinales. 

Alce longos; secunda remigia longior. Tarsi breves y lanati; digiti 

quatuor antice recti, robusti^ unguibus incurvatis^ fortibus el 

compressis armati. Cauda furcata, sive cequalis, 

Gtpsilds Illiger — Cuvier.— Apus Scopoli. ^Hiründo sp. Linn., etc. 

El pico es corto, casi tan ancho como largo, sumamente 
deprimido ó aplastado^ levemente comprimido sobre los 
costados hasta la punta, que es algo ganchosa. Los respi- 
raderos nasales están abiertos en la base y sobre el lado del 
pico paralelamente á su longitud. Las alas son prolonga- 
das y agudas ; la segunda remigia es la mas larga de todas. 
Los tarsos son cortos, robustos y frecuentemente vello- 
sos; los dedos fuertes: el pulgar versátil, constantemente 
dirijido acia delante paralelamente á los otros tres , y 
todos armados de uñas encorvadas» robustas y comprimi- 
das. La cola es tan pronto ahorquillada, como igual. 

De toda la familia de las Golondrinídeas, estas son las Aves que tienen 
mas facilidad para suspenderse perpendicularmente de la superficie de las 
rocas y mnrallas viejas, á causa de la conformación de sos dedos y sobre , 
todo por lo versátil de su pulgar, cuya dirección acia adelante aumenta 
la fuerza depresiva de los otros tres ; para este mismo fin las uñas son 
generalmente mas robustas y desenvueltas que las de las Golondrinas' 
propiamente dichas. Se distinguen aun de las costumbres de estas, no 



á* 



266 FAUNA eniLEU^. 



ÜAto por la inaaera de iiacer sus nidoty tom» poir una mattiH» Wsccntfi 
que les es particular, y coa la cual endurecen y consoUdan Ips Q|f^^ciakii 
con jn^ los construyen. Son esencialmente viajeras, y se ei^caei||ran 
én todas las partes deí mundo : han recibido el poinbre que llevan <M 
que daba Aristóteles á la especie mas común de Europio» 

C. gula^ gutture^ uropygiaqae 4Ui/is i McapiUo nigra - coerulescente ; nucha, 
eolio postico ac corpore ló\6 súBlús nigró-fuscescénie splendentibus ¡ fronte eí 
reliquo corpore brunneis; cauda forficata, 

UiRüNDo LEucopTGi\ LiicÍi.— Méyoii. ~ tí. LBOcoRiiHOA Víéillot, £nc. méth. 

Vulgarmente Golondrina^ y entre los araucanos Pilmai^uen, 

Ovispillo blanco; dorso y cubierta negros, coa visos azulea; 
nuca, la parte de atrás, los costados del cueíío y todo lo inferior 
del cuerpo de un negro pardusco lustroso ; frente, reoiigias y 
rectrices de un bruno gríseo: estas últimas con ua leve viso 
metálico verdoso ; cola escotada ; alas una pulgada mas largas 
que la coiai — Longitud total , 5 pulg. y medit. 

Orééiñós qué pót éttót ckfl.Avé hk sido constan ¿élüefite dbiiáidériaU 
como Golondrina, |mesto que tiene todos ios caracteres e^encialeb dt 
los Vencejos; es decir, el j^ico ganchoso, bastante fuerte y pronunciado, 
y én fin con el pulgar dirijido acia adelanté, latiéi^i y paraleíaméhié ¿ los 
otroy dedos. 8e encuentra en la mayor parte de GHIIe y hastk 01 estfcrefaé 
de Magallanes. Los habitantes de estos países se encorbatinan algunas 
vcoes cen ella para curar la esquinancia. 

fRIBÜ 11. — GOLONDRINEAS. 

Xi. ÓoióÜrDÍÉlXií A. — HXÜtf ÜÍDO. 

Hostrum breve, depressum^ late fissuin ac graduatim (^pice cont- 
pressum ; nares básales parvee, oblongas et semi-membranea opertce. 
Ala} elongatce^ prima remigum longior. Tarsi breves scutellati, 
digUi elongaiiy gráciles^ externi cocequales ; unguibus tnediocribtu 
curvatif etacutis¡ cauda formq, vulgari, seu forficata, persape 
exteriores redices omnium longior es, 

HiftimDO Linn<-^Cut.» eté. 

t^ico eorto, depriq^ido, triangular > amplamente hen- 



;- AV«8; ^ 267 

didd éú k\x bftse^ jpero sin llegar á 1« infef iot de tos ^o¿i 
é^ttédüó y cóíü^rítíiidoí áeia la púntfa, y efl fin mucho mad 
merflbí*anosó que córnebr. Respirádérds nádales situa- 
dos en la base del pico, bastante pequeños^ oblon^'oü», 
túHúio cubitÉirtó^ pór un opérifeiilo meíóbtanoso ^ ^ lAe- 
dió ocultos generaiioiieiiíte entre las plumas fróñtaléá. 
Alas prolongadas, tan pronto igualando como superando 
la cola ; las dos primeras temigiáS soü tasí iguales, aun- 
que la primera supera algo la segunda. Tarsos desnu- 
dos y aplastados; dedos delgados , los dos estemos 
iguales entre sí. Cola mas ó menos j^scotada ó hendida, 
á \eces igual y cuadrada* 

Las Golondrinas están tan propagadas t[ué todos conocen su íotmk 
y hábito^: como A?es viajeras pór esceléncia; ^stán éh emigfacidá 
perpetua, pasan de un lugar & o^ró kégtin él grado dé témperatnra d 
la mairor ó men^r abanda(^ia de aUmento, compuesto esclusivamente de 
insectos. Algunas especies cambian las costumbres tan pácí^cas de sus 
congéneres en tal atrevimiento, que muchas llegan hasta reunirse en 
cierto número para atacar á animales mucho mayores y mas fuertes 
que ellas, y con fréctt^iicía iáMUen á las Rapacc^. Las mas pegan su 
nido á la superficie de las rocas, á los viejos muros y á los edificios, el 
cual «s artístitamente copitruido dOn barro preparado y argamasado, 
de forma globular ó esférica, y con su entrada por arriba ó por bajo. 
Se encuentran por todas partes ; pero eb Chile solo exiátén Isiá dois 
é^deé sigui^nt^á. 

1^ Miirum^o eyanaMe%§ea. 

%. Áipra indigoUhó nigrescekte; ^«6tf» albo spléñdénfe; tectrieihtk Afd- 
rum minoribus nignMüboqm alterne feuchlkUsi temigihuB recMeibus^ ni" 
gris; cauda forficata, 

41. €%AN6Lfiu6k TiéA., EniETyt/.^H. Mlíümcu. Lidit.— Azara, no sos. 

l^oir cima de uú bello azul dé añÚ negruzco con visos ; por 
bajo enteramente de un Manco púró desde la barba hasta la 
cola ; las pequeñas cubiertas de está sóñ áel misino color que el 
dorso ; las remigias y las cubiertas son de un negro mate ; las 



i^' 



« 268 »^ FAIINÁ%MLEF<|f 

pequeiiM cubiertas inllÉiores alares que bordean el jaego de 
las alas, estáa rayadas de negro y blanco alternativamente. Las 
alas son media pulgada mas largas que la cola. — Longitud 

total, 6 pulg. 

■*• 

EsUÉippecie se haUa en Gbile'j en gran parte de la Patagonia, donde 
vive fre^entemente en compañía del B, purpurea^ y como él establece 
su nido sobre montoncillos de tierra. 

2. tflrtüHfo ieueapiera. 

f$. tí. supra viridUeeneo! subtus albo-niveo, 

U. LEDCOPTBRA Gmel. — U.A,LBiVENTER Bodd., lám. il. 346, Gg. 2- 

Cabeza, lo posterior del cuello, el dorso y los hombros de un 

■* verde bronceado; todo lo inferior del cuerpo desde el pico, el 

ovispillo y el borde de las grandes cubiert^ alares de un blanco 

^ nieve; remiglas y rectrices negras. Alas media pulgada ma* 

,,%^ ijfores que la cola^ que está escotada. . 

Esta especie se encuentra en las islas Maluinisis ^ efi las cercanías del 
estrecho de Magallanes. 

-í ni. ALGEDIDEAS. 



: Pico generalmente prolongado, estrecho y ensan- 
chado en la base ; las dos mandíbulas igualmente 
agudas hasta la punta. Respiraderos de las narices 
laterales. Alas mas ó menos prolongadas y redon- 
das. Cola muy corta é igual ó redondeada. Tarsos 
cortos y robustos ; dedos largos, tres delante y uno 
atrás, y ü veces dos delante y dos atrás. 

Esta familia es casi idéntica al género Alcedo de Linneo, 
dividido en varios subgéneros, con que algunos ornitólogos 
oaodemos han hecho cuatro subfai][iilias , de las que solo las 
, Alcedídeas se hallan en Chile. 



^ 






X. MARTXSr FXSOADOa.— AI^CKBM. 

Rostrum tngonuniy crassum, rectum^ longum. Nares parva pk\ 
rumque plumü obtecicB. Alce obtuifé. Tani breves, digiti antwr' 
ínter se coaliti. Cauda brevissima, cuneata, * 



Alcedo Linn., etc. 



< 



El pico es triangular, grueso, derecho y muy largo. Las 
dos mandíbulas terminan igualmente en punta horizontal, i^ 
Los respiraderos nasales son peqtienos, básales y medio 
cubiertos por las plumas de la frente. Las alas son redon- 
das, cóncavas y obtusas. Los tarsos son cortos; dos dedos 
atrás y dos delante, y estos reunidos entre sí y soldados 
casi basta las uñas. La cola es corta y cuneiforme. El co- 
lor del plumaje es vivo y lustroso ; el azul es el dominante, » . 
y nunca toma el tinte amarillo ó encarnado. El cuerpo es 
grueso y macizo. 

Los Alcedo tienen las costambres esencialmente ribereñas, y no se 
apartan, por decirlo así, del borde del agua ; permanecen continua- 
mente paradas sobre las ramas secas mas aproximadas á la superficie, 
cuya costumbre es tan constante en ellas, que se ha dicho duraojle 
largo tiempo que las Aves de este género tenian la propiedad de desecar 
con su contacto las ramas sobre que se paraban. Por lo demás, solo 
permanecen así para mejor espiar y asaltar al pez, de que hacen su 
único alimento. Todas ai^dan en los agujeros abiertos en la tiem, 
por lo común paralelamente al curso del agua y en dirección hori- 
zontal, y frecuentemente se establecen en los agujeros hechos y aban- 
donados por las ratas marinas. Ponen huevos obtusos, de color de 
leche, con la cascara lustrosa como el esmalte. En general son animales 
adornados de los mas bellos colores ; pero de carácter taciturno, amando 
la soledad, y produciendo un grito agudo y desagradable. Eran muy 
conocidos de los antiguos, entre los cuales servían de objeto de muchas 
supersticiones, y aun hoy algunos habitantes del Asia les atribuyen 
gran poder. Las especies están esparcidas por todo el globo^ pero prin- 
cipah9Qttte en los paises cálidos. 



U 



yíO FAUNA GQIiENA. 



i. A§mmmm 

Af supraaano<0ruleitfptí^, ^cqpi^ n\Qris', capita subqristatf^^ ^f{bpf8^f^0meo 
tpfeníUttíe^ torque et urim alhi^; fostró corneo, pedibus rübri$\ 

H. TORCUATA Gmel. — Cuv.-^srifil.— Al^itM y IÍAfiT«f-PicV|tP* (Hwpp# i^ 
Mexiqüe) Buffon, lám. il. SS4, etc. 

Vulgarmente Pescador^ y entre los indios Quetequeté 6 Queschecan. 

Esta ^pecie se distingue por \xn collar completo, blanco, esten- 
diéndose descae encima de lá barba hasta el origen de los hom- 
bros; el cuello y las cubiertas inferiores de la cola son d^ mismo 
color} la cabeBft es de un gris de hierro, estriado de finas ray^a 
negras sobre el tallo de cada piu^i^i q^^ e^t^ prolongadas f^u 
forma .d^ moño d.etr᧠de la pu<?a ; la bafb^, }as cqbi^ríag sjjlj?- 
ripfQs alares y caudales, lo naismo que las remígías ^cundarías, 
son de un mismo ^s, con el tallo de las plumas igualmente 
negro ; las remigias primarias son negras y bordeadas de blanco 
solo acia la punta ; las pequeñas cubiertas puntoadas de blancoi 
las rectrices negras, marcadas de cinco 6rdQ»i9a de maJíííwiS 
ovales , blancas y bordeadas esteriormente de gris de hierro ; 
estóinagb, pecho y vientre de color castaño ; el ano está mez- 
cía(Jo de blanco y gris; picó de color córneo ; patas rojizas. — 
Longitud tptal, 1 pié y 3 pulg.; del pico, 3 pulg. y 3 lín.; de la 
Wla, 4pulg. Y\l líp. 

Esta Ave es bastante común en Chile : frecuenta siempre los ríos y 
se Ve continuamente parada sobre las ramas secas, y con especialidad 
sobre las mas avanzadas, esperando con la mayor paciencia é inmóvil que 
pasen algunos peces para embestirlos con la rapidez del rayo ; rara y^ 
come la presa, y U traga al salir del agua; pero si es dem,a§ja^0 
grande, se para sobre un árbol cercano para despedazarla y devorarla á 
picotazos ; como de carácter triste y mejancólico, se encuentra siempre 
8pla, y cuando vuela se l?i oye pronunciar el grito penetrante de ket{^ ketU 
repetido por largo tiempo ; este es también el nombre que la dan los 
araucanos y campesinos. La hembra hace su nido en los agujeros de 
las riberas, y pone tres ó cuatro huevos blanquizos. La especie que el 
señor Meyen' ha descrito bajo el nombre de A, stellata, no parece mas 
que una simple variedad de esta ; difíere en que lo sembrado de puatofi 
blancos se estiende también sobre el dorso; en que el esttea^o es 
ceniciento, listado solo de bermejo, en vez de ser uniformemente de este 
último color; en fín, en que el estóma|[o está separado por una aparente 



ATBS. S71 

Yieptre, en lagar oe fifu blanca. Por lo dem^s el plumee es el inismp^ y 
solo el moflo ImmÍ» algo mVs corto/ Lb mas considerable de estas diferen- 
cias podfi ain d«da eaplicaraQ ^süi ip lisiado dei estómago será acas« el 
re§|ilta(}o Ú!^ up^ transición de plumaje p 4^ ^M, y la cintujrfi blajQipf ¡/f>f 
un escéso de tensión de la piel si preparar el Pájaro y por rni dorso 
defectuoso. 



TENUIROSTRES. 

Pico delgado y largo, ya derecho, ya mas 6 menos arqueado y sin 
eacotadwas. 

IV. TROGHILIDEAS. 

PicQ m9¡^ prolpngado que |a caí)e?a, comprirnidp 
por cima, tabulado en la e&tramidad, con una len-- 
gu« rasceptiUe de prolongarse y diridida en dos filetes 
ca^l hasta la })ase» Alas muy largas y estrechas. 

Eñ vista de la multiplicidad de géneros qae tiende á introdu- 
cir la confusión en esta familia, pues no son menos de veinte y 
siete, y de (pe la mayor parte de sus caracteres es sacada única- 
mente de sus colores, no tifcuveamos en conservar por ahor% i 
esta preciosa fap^ilia en un $olo grupo, como ha hecho Linneo, 
y bajo el nombre genérico de Trochilus que él la ha dado. 

X. PXOAVZiOR. — TROCHXX1V8. 

Rfi^trum^ p^rso^pe ec/pite longius^ rarq coaqnale, reclum $eu 
ifífiurvum, sive recurvum. M(^ semper qcutcBy prima remigum 
U^ngiqr^. 

Pico en general mucho mas largo que la cabeza, derecho 
é en£oryado ya acia arriba ó ya acia abajo , con la mandí- 
bula superior levemente deprimida en la base, redon- 
dead^ en el prijip^r tercio de su Ippj^tud y aguzándose tjx 
ifmUxv h «KiMi4ítHiiÍ9 lAferior estáirecuentem^nte derecha^ 



272 FAUNA CHILENA. 

entrando en la abertura de la mandíbula Bopérier, y de la 
misma longitud que esta. Lengua estensible» prolongada, 
tubosa y como glutinosa. Respiraderos de las narices 
básales, laterales y cubiertos por las plumas de la frente. 
Alas subagudas, con la primera remigia mas larga. Tarsos 
delgados y escutelados. Tibia casi siempre plumosa hasta 
el talón. Cola de forma variable, compuesta de seis á 
diez rectrices. 

Lo que estas Aves ofrecen de mas notable, además de la gran precio- 
sidad de su plumaje, es la admirable variedad de adornos de que la natu- 
raleza las ha enriquecido. Abí su cabeza está engalanada con un moño 
ó ya coa penachos pestañosos ; tan pronto la garganta tiene una es- 
pecie de corbata ó plancha metálica, cuya estremidad parte del cueUo 
para sobresalir adelante en forma de barba, como ya dos rectrices es- 
ternas miden dos ó tres veces la longitud del Ave , mientras que las 
intermedias son sumamente cortas, pues apenas llegan al cuarto ó 
quinto de esta longitud ; ó ya en lugar de tener sus barbas ampia- 
mente desenvueltas, su tallo estará apenas guarnecido, y terminará en 
punta ó en paletas ovales, contorneándose en espinl como en ciertas 
Paradíseas. 

Estas hermosas Aves, cuyo plumaje es tan notable por su aspecto y 
viso metálico, se alimentan solo de jugos melosos que chupan, y de 
insectos microscópicos que cojen en el cáliz de las flores, lo cual espUca 
fácilmente la conformación tan prolongada y tenue de su pico y de su 
lengua humedecida con una especie de betún, al que adhieren forzosa- 
mente todo el polen y aun los insectos á que se aproximan : en este 
momento se ven suspendidas en el aire , con el cuerpo casi vertical, 
permanecer casi inmóviles, dando fuertes sacudimientos con sus alas 
y zumbando como los moscones : meten su larga lengua en las flores, 
y después vuelan rápidamente á otro árbol para ejecutar lo miaño. 
Su carácter concuerda poco con la delicadeza de sus formas y la 
distinción de su ornato: son en verdad Aves sumamente querellosas, 
irascibles , y están siempre en guerra entre sí. Sus nidos, bien cono- 
cidos, ofrecen en su construcción un modelo admirable, sino de 
perfección al menos de sencillez y ligereza; lo mas delgado, fino y 
tenue, como lo mas blando y tierno, algodones, sedas de capuUdS de 
orugas ó telarañas, todo esto entra en la composidcm de dichos peque- 
ños edificios aéreos. Así una sola hoja de naranjo ó delliaon l>asta para 



AVE». 27S 

•I. 



sostenerlos y ocultarlos. No todas anidan sobre arbustos, las hay que 
hacen su nido en el suelo y aun entre las espesas gramas. 

Los individuos de este género son sumamente numerosos, y todos par- 
ticulares de la América ; encuéstninse hasta el estrecho de Magallanes, 
revoleteando en medio de la nieve, y los hemos visto en las cordilleras 
del Perü, á una altura de l/i,53S pies. Gomo su plumaje es de color som- 
brío , es probable que estas frias y solitarias rtgtoBes , desprovistas de 
todo clase de arbustos, sean la mansión natural de tan febles animales. 

Además de las ocho especies que vamos á describir, el señor Loddi- 
ger señala otra nueva, que el señor Bridges ha descubierto en la cor- 
dilleras de Aconcagua y particularmente en los Ojos de Agua, á mas 
de 8,000 pies de la superficie del mar ; pero que se ha ceñido á indi- 
carla bajo el nombre de T, ñiillerii, sin dar la menor descripción. 

1. Tt^aehitws §fi§fns. 

7. supra viridi colore parum splendente seu pruinoso, tectricibus unieolori" 
bus rectricibusque fuscioribus ; subtus pallide rufus^ viridi squammatus^ rtf* 
gione anali alba,. 

T. GiGAs Vieill.— Orntsxia. TRisTis Lea., Ornit. mam., lám. 3. — Patagomia 
GiGAs Gray. 

Vulgarmente Picaflor grande. 

Pájaro de talla sumamente monstruosa respectivamente á sus 
congéneres , con la parle superior de un verde metálico, muy 
pálido y como cerulenlo ó cubierto de polvo; las remigias 
primarias y secundarias son de un bruno pálido con visos azu- 
les; la parle inferior es de un bermejo pálido , escamado de ver- 
doso, con visos metálicos; las cubiertas inferiores de la cola son 
blancas; el pico y las patas negros; la cola esta profundamente 
escolada y ahorquillada ; el pico es largo, fuerte y abultado. — 
Longitud total, 10 pulg.; del pico, 2 pulg.; de la cola, 3 pulg.; 
las alas esceden la estremidad de la cola de 3 á 4 lín. 

Esta Ave es de las mas grandes del género, y se halla en todo Chile, 
donde se distingue bajo el nombre de Picaflor grande. Se aproxima rara 
vez á los jardines, y se alimenta de jugos de toda especie de flores, |(^ , 
parlicularmenle de las mayores. La hembra bace su nido sobre losarbus* 
tos próximos á los arroyuelos , el cual está construido con bastante per- 
fección, y se compone de sustancias muy blandas^ como de musgo, vello 
de plantas, etc.: sus huevos son blancos. 

Zoología. L 18 



Vti PAUIfA CNILENA. 



2. if^pM^^ w^w^r* 

r. ffiridi parum ^lendei^te cinerascem; ípiUure qfai^^>-c^/||fra^ (V^f^tt* 
ttropygio castaneo. 

Cabeza y barba de ón verde cerulento, con visos metáücos dora- 
dos, centellaotes de a?ul y de bermejo ; un punto })lanco o^upa 
lo anterior del ojo, y otro azulado lo ¡nferioi;'; ^1 ovi^pyíp §3 
Ijiern^eio; las remigias y rectrices negras; lo iafe^'icir de^ c^erp^, 
la garganta, el cuello y la co^rbata^ con plumas metálicas, e«G%T 
mosa&, de un azul lustroso, que se vuelve violei;a en meclio d&l 
dia; el vientre es blanco; ia cola hendida; el pico y las patas 
negros ; las alas llegan á la mitad de la longitud de la cola ; el 
pico es muy largo y encorvado. — Longitud total. 6 pulg.; del 
pico 1 pulg.; de 1c|.cq12\ 2 pulg. 

Este volátil se encuentra en Chile, en las cercanías de Valparaíso, en 
los campos incultos y poco arbolados. 

7. capite cyaneo ; corpore supniviridi metaUice fulgente ; íubtusalbo.\ cau- 
da elongata^ fbrficata^ cyaneo^irescenie^ aweoque ^phnéBnte. 

T. FORPICA.TDS Lalh — T. CYANOCEPHALUS Víeíll., Oís. dor.^ lám 60. — Volf— - 
Orutsmia hiründinagba Less., Oís. mouch.y lám. S$. 

Macho adulto : cabera de un bello azul ; todo el resto de. mi 
verde lustrase con visos dorados, esceplo el vientre y las cubier- 
tas inferiqy^sqvie son blancos; los guiones alares br^nqs^ ^SQegto 
algunos secundarios, que son con^o el lonao ; coJa muy aho^q^iT 
liada, lui^trosa, de un bello verdoso, con visos metfilicos dorados; 
el pico y las patas negros. — Longitud total, 11 pulg.; del pico, 
i pulg.; de las rectrices laterales, 6 pulg. y 3 lín.; las siguientes 
tienen 3 pulg.; las otras disminuyen gradualmente hasta las 
|ft^ejfn).edi,arias, c^e son las mas cortas. 

Criayse ^ta ^ve en Chil^, la Nueva España, ^¿jico j en la Jamaica. 



1^ supNt miíaHite viriái* f vértice splendide rubro tiotaeee; gutfwté tóHo^ 
queántitü edbi9^tiri^tariegáih; aMüminetufíh'ülbié&, 

Ornyshia sephanoidbs Less. , Zool. déla Coq.f\km, 31.— Trochilüs Vbr- 

REAUXII Vieill. — 1P. GALSAITITdY MoK, HUt. dé CkUé, 

Vulgarmente P^c^fior^ y enVre los araw^aiips ^i^4q ^ Piñuda, 

Este pajarillo es él mas grueso y mejor proporcionada (te 
iftuctK» de Süs congéneres, escepto el Gigante:, se distingue 
poruña capiídiá de un purpureo dorado que pasa al violeta; 
adornando su óabeza y formando en el occipucio una especié ñé 
moño? todo lo superior del cuerpo es de un verde dorado, qrté 
reina también sobre los gurones de la cola; la garganta es blancal, 
cubierta de pl-umas redondea^ias, marcadas en su centro de- txm 
pinta bruna, verde-dorada; el pecho y vientre son de un blanco 
bermejo con el centro de las plumas flameado de bruno; Iob 
costados son de un verde dorado ; la cola es por bajo bruno** 
verdosa; las alas brunas, eon visos violáceos; pico y pies 
negros; cola levemente ahorquillada, no escediendo el nivel de 
las alas. — Loi>gitud total, 5 pulg. y media ; del pico 1 pulg.; de 
la cola, 1 pulg. y media. 

Es^ta especie es sin contradicción la mas bella de todas las que perte- 
necen á Gfaile, dond^ abunda también mucho, IVecuentando los jardinee^, 
¿ los que va continuamente á chuparlas flores délos naranjos, etc.; se 
ve i^almente á menudo en tos olivares buscando con avidez las ftores 
del Quintral {Lciranthus) á causa del jugo meloso que cubre sus baya». 
Su grito, muy agudo y prolongado, es mas bien un silvido que un canta. 
Se encuentra en todas las latitudes desde Gopiapo hasta Valdivia, y parece 
que llega también Iw^ita ^1 estrecho de Magallanes. Se^un Molina y muchos 
chilenos, luego que empieza. el inviiTUo se suspendo por un pié de la 
rama de un árbol, y permanece asi cu un completo letargo hast^ la 
llegada de la primavera. La hembra establece su nido sobre los árboles 
y frecuentemente sobre los naranjos: es sumamente delicado, muy bien 
construido, apenas poco mas del grandor de una breva, y cubieito inte- 
riormente de sustancias sedosas y muy blandas. 



276 PAUIIA CHILENA. 



5. Trm^MitM9 SioMe9Íi. 

r. corporesupra viridi splendente, subius albo viridi'guttato; eapitesuprm 
guiiisque confertis gula lazuiino splendentibus ¡ remigibus fu$eo atrU; remi^ 
gum omnium mediis exceptis, pogoniis internis albis, 

T. Stokbsii Kíng. — Orntsmia Stokesh Less., Trocfi., lám. 80. 

Esta especie es robusta y bastante bien proporcionada ; tíene 
la cabeza adornada de una especie de moñito formado por 
la prolongación de las plumas occipitales, que son escamosas 
y de un azul -violeta magnifico y centellante; lo inferior del 
cuerpo es blanco t pero lo ancho de cada pluma está manchado 
de verde esmeralda, de modo que esta parle parece escamada 
de puntos de oro verde lustroso ; las alas, bastante largas y 
robustas, son de un bruno purpúreo ; la cola está estendida, 
redondeada, ancha, compuesta de rectrices angulosas en su 
estremidad: las dos medianas son de un verde dorado unido; 
las otras de un blanco de nieve en su borde interno, y de verde 
dorado sobre los bordes esteriores; las dos laterales son entera- 
mente blancas en su base ; el pico es recto, delgado, estrecho, 
corto y de color negro. — Longitud total, 6 pulg. y media ; del 
pico, 8 lín. y media; de la cola, 2 pulg. y 9 lín. 

Esla hermosa Ave s<; cria en la isla de Juan Fernandez, donde hemos 
tenido ocasión de verla frecueniemenle revolotear á nuestro lado, y aun 
pararse en las ramas de los arbusios bajo los que nos recostábamos, 
de suerte que con el sombrero estuvimos un dia á punto de cojer un 
individuo; esta grande familiaridad proviene sin duda del estado salvsge 
en que se encuentra esta isla, casi siempre iphabitada. 

6. TrocHiMws femanaen9Í9* 

T. in (oto cinnamomrus ¡ omni pilco áureo rubineo splendente; alis fusco ni" 
gris i teciricibus minoribus aliquoi viridi-micanlibus. 

T. PSRNApiOENSis King.— Orüysmia. cinnamomea Eyd. y Gerv., Jlfag.too/.>1835, 
lám. 3. —o. FEnxAüDEMS'sd'Orb.y Laf.— T. Robinsonii Delál. y Less., jR¿i;. zooL, 
i839, p. 18, y 1842, p Í75. 

Es enleramenle de un bello bermejo escamoso; frente y 
capucha de color de fuego, con visos metálicos verdes; remiglas 



AVES. 277 

negras; cuatro ó cinco pequeñas cubiertas muestran un color 
verde ; pico y patas negros ; cola escotada y ensanchada ;' alas 
tan largas como la cola. — Longitud total, 7 pulg.; del pico, 
10 lín.; de la cola, 2 pulg. y media. 

Encuéntrase esta especie en la isla de Juan Fernandez, única localidad 
en donde lia sido cojida. 

7. TraeHiiws MeueapMewrus. 

r. capite, corpore superiore^ alisqne alivaceo-fuscis^ gríseo tincíis; tectrt' 
cibus cauda superioribus sordide aneo viridihus; rectrirAbus duabus inier" 
mediis viridibus, aneo splendeniibus ¡ reciricihus lateralibus sordide albiSy 
apicibuset marginibus anteiioribus fuscis; gula luminose viridi, fascia semi' 
lunari holosericea aira infra órnala ; medio abdomine lateribusque nigris 
mediis sed lateribus et peciore albis, 

Oreotrocbilüs leccopleurüs Gould, Proced. zool. Soc, enero de 1847. 

La cabeza, todo lo superior del cuerpo, lo mismo que las alas* 
son de un bruno oscuro oliváceo, resallado por un cierto matiz 
gris ; las cubiertas superiores de la cola ^on de color de bronce 
verdoso; las dos rectrices intermedias son al contrario verdes 
con visos bronceados; las laterales de un blanco sucio, termina- 
das en su punta y bordeadas sobre su corte esterior de un 
viso negruzco ; estas últimas tienen un carácter particular: en 
lugar de ser paralelas en toda su longitud á las otras rectrices, 
describen una curba pasando sobre estas, de modo á dar al 
' intervalo dejado entre ellas la forma de un óvalo aígo mas 
ancboácia el nacimiento de su lallo y algo mas estrecho acia la 
punta ; estas dos rectrices son además las mas cortas ; la gar- 
ganta es de un verde que tiende á lustroso, hace también resal- 
tar una banda estrecha de un negro de terciopelo que toma la 
forma escotada ó semiünear de esta bella plancha metálica ; el 
medio del vientre y los flancos son negros ; pero el medio ó 
por mejor decir el centro de estos y aquel son de un blanco 
puro. — Longitud total, 5 pulg. y media. 

Hemos traído esta Ave de las cordilleras de Gopiapo, y según nuestro 
individuo el señor Gould la ha descrito en los Procedings of ihe zool, 
Society, 1847. 



Í7$ FAUNA Cfl|LEnA. 

r. suprá viridis^ saturólo vapite , tecfrUilfus tUeg caudceqwe dilufin^; tiU 
brunneis fuloo albido tnarginaiis; reclricibus mediis viridi-aureis ; reliquia 
albiSyiüneo viridi ápice tinciis; subíuSy gulce^ colli ac pectoris plumis squamu- 
lü(if\ viridi-praieasi mHaUice ffieitáenlibus ; htfpeehoHdriU mridiimss mbü(h 
mine medio airo, 

T. Gati J. Bourrier. 

Macho adulto : lo superior del cuerpo está cubierto de plumas 
de «n verde que es mas oscuro st^ne la cabeza, mas claro y dis- 
tintamente liistroáo sobre las cubiertas alares y caudales; «lá* 
dé un bruno violáceo, cóii las bárbulas esteriorés de las pritae- 
ras remigias de un blanco flavo; las rectrices medianas son de 
un verde bronceado medio dorado ; las otras blancasi adornadas 
en la estremidad de una franja de uri verde bronceado, mas 
estrecha cerca de las primeras, y aumentando de anchura y de 
intensidad á partir dé estas basta las laterales ; Ib superior del 
Cuerpo iadornado sobre ia garganta, «I cuello y el petho de plti- 
toas ésoám®áas de un bello v«kxle vivo con viso* metálicos; 
vientre vestido sdbna los ©estados de plumas del milsmo color, 
y amplamente ci^bierto en toda m longitud^ en la ^arte me* 
idíana4 de plumas Bed(j«as de un negro intenso ; la región anal 
está erizada de un vello negro con la estnkmidad blanca; las 
plumas de los tarsos*, levemente vellosas^ tieiven los knismos 
matiées; las cubiertas inferiores de la cola son blancas^ mancha- 
das de verdfe láronceado» medio dorado. Pico de mediana longi- 
tud, levemente arqueado, subcilíudrico hasta cerca de ia estre- 
midad, dotide "está deprimido^ después se angosta en punta, y es 
de color negro; alas faldformes, estrechas, llegando á laestre- 
ifaidadde las rectrices laterales ; colacon diez rectrices casi igua- 
les, algo menos cortas sin embargo que -lis medianas ó esterioresí 
todas con anchas bárbuias. — Longitud total, una cuarta. 

También encontramos en las cprdiUeras de Copiapo eftta beUa especie, 
que el sabio Bourrier nos ha dedicado en su magnifica obra sobre los 



V. GJBRTIDEAS. 

Pico mas ó menos largo, generalmente delgado y 
bastante estrecho, terminando en punta y levemente 
arqueado desde la base. Respiraderos nasales angostos 
y Siibiertos pot* una especie de escama membranosa 
que no abraza mas que la mitad de su abertura, y á 
veces están también ocultos bajo las plumas frontales. 
Alas de longitud variable, frecuentemente obtusas y 
redondas, otras veces subobtusas y algo agudas ; solo 
en uno de los géneros las grandes cubiertas son de 
la longitud de Istóremigias. Gola variable «n formfi y 
ditñéü^ibttéá. 

La poca añnidad dé elementos de composición, ó sea los carác* 
teres propios ó asignados á los diversos grupos de esta familia, 
ia han subdividido en las siete tribus siguientes: \^ Fumarineas; 
3' Sinalaxineas ; 3' Dendrocolaptineas ; 4* Certineas $ 6' Sitineas ; 
6* Ortionieitteasi; 7* Mi^urineas. 

TRIBU L'-'FÜRNARmEAS. 

RoUrum varia iotbgüuéine, gradle^ basi cofñpreiswm^ ápice ^m- 
Ur areualuiné Notes éasaies, laterales, longitudinales^ semi-clausm 
membrana; plumis frontalibus semioperlcB. Alee eiongala; terlia 
etquarta remigum longiores. Tarsi mediocres , squamali ; digiti ^ 
gráciles, externns intef'nQ eétBquaiisiífthogiconífBxi. Cauda longa^ 
lata acrotundata. 

ppüQBRTaiA J. Geof. — CiifCLOOBft G. R. Gray. — GiLLDRüs Cabañil. 
jj . 

Pico variando de longitud, delgado, comprimido en lo 
base y arqueado en toda su testenston, desde su naci- 
miento hasta la puntai ó casi derecho. Respiraderos de las 



280 FAUNA CHILEIfA. ' ?:- 

narices básales, colocados en una hendidura lateral^ paralela 
á la línea angular del pico, casi siempre medio cerrados 
por un operculo membranoso, y medio ocultos entre las 
plumas de la frente. Alas de mediana longitud; tan pronto 
la tercera y cuartaremigia,óya esta última unida á la quinta 
y sesta, superan las dos primeras. Tarsos iguales en longi- 
tud al dedo mediano ó escediéndole un poco, y esculelados 
por cima ; dedos delgados, los dos laterales tan pronto 
desiguales, como ya de la misma longitud, y unidos en su 
base con el mediano. Cola larga, ensanchada y casi cons- 
tantemente redonda en su estremidad. 

Las Aves de este género se alimentan principalmente de plantas ma- 
rinas que crecen abundantemente en todas las costas. Unas frecuentan 
por parejas las orillas del mar , otras las de los lagos , algunas espe- 
des andan errantes por lo interior de los campos, otras se confinan 
á los altos valles mas incultos de las cordilleras, á veces tiesta una eleva- 
ción de 8,000 pies sobre el nivel del mar, y en fin, varias prefieren las 
llanuras herbosas. Corren con bastante viveza por la tierra, y cambian 
frecuentemente de lugar por medio de un pequeño vuelo rastrero y 
poco sostenido. Su alimento, además de las plantas marinas, consiste 
en insectos, cangrejos y aun en pequeños altramuces, y otras lo bus- 
can en los cscrcmentos ó en las materias en putrefacción. Su canto es 
agudo, y parece á un pequeño grito frecuentemente repetido, pero 
que modulan en una especie de gama crocmática ; particularidad tam- 
bién común á gran parte de las Sínalaxíneas. Establecen su nido en 
agujeros cilindricos abiertos en la tierra y guarnecidos de ciertas es- 
pecies de gramas gruesas. Se encuentran en toda la América del Smr 
y en la parte austral. 

i. wrpweeriHia pHoíniewrm. 

(I. fusca remigibus cinéreo - fusco marginatis , siria superciliari pmne 
oculos extensa cinereo-alba ; cauda ni gro- fusca ^ basi castaneo - fusca ¡ gui^ 
abdomineque medio cinéreo albis ; hypochondriis tectricibusque caudalihlU 
inferior ibus pallide ftavesceniibus. 

Erbmobios ph/Enicurds Gould. — Exicornis pHíExicura G. R. Gray. 

Cabeza, carrillos, dorso y plumas uropigiales de un bruno 



^ AVES. 28i 

ahumado, mas oscuro en la cabeza y sobre las alas; una mancha 
grísea diseña una ceja á partir de los respiraderos nasales y 
rodea el carrillo; cola bermeja, terminada en negro; giganta 
y pecho de un blanco gríseo, que pasa á amarillo páli||||obr8 
el vientre y la región anal ; pico y patas negruzcas. 

El señor Gould ciló y describió el primero esta Ave en la Zoología déla 
Beagle en 1841, publicándola como tipo de un género llamado Eremobius, 
cuyo principal carácter era la forma casi recta del pico. El señor 
G. R. Gray lo conservó cambiando su nombre en el de Enicomfs , por 
haber sido aquel empleado en otra clase de animales. Ha sido descubierta 
por los naturalistas de la Beagle sobre la costa occidental de la Patagonia, 
en puerto Deseado, San Julián y en Santa Cruz; se encuentra también 
á una altura considerable en la parte mas árida del vertiente oriental de 
las cordilleras entre Santiago y Mendoza. 

2. MJpueeriHiiB eMte»§sÍ9. 

Ü, supra tota brunneo-fümigaio ; vita superciliari a naribus usque ad oeci- 
pul alba; gutíure albo, obscure punctulaio; remigibus secundariis extus rufo^ 
marginatis; subtus concolore, sed pallidius^ singulfs plumis, teciricibusque 
caudce inferís in medio siria alba notatis; recírice lalerali extema extuset 
ápice pallide rufescentibus. 

IIOTACILLA GRACULA ForSt. — SyLVIA PATAGÓNICA Lalb. — OpETBIORBTIfCUS RD- 

PBSTRis Kitll., Mém. Ácad. St.-Petersb , (. i, p. 118, lám. 8. 

Lo superior del cuerpo de un gris sombrío; las remigias y 
rectrices bruno-negruzcas ; el ala bastarda listada esteriormeute 
de flavo claro ; la quinta, sesta, séptima y octava remigia tienen 
un viso del mismo color en el primer cuarto de su longitud ; las 
tres rectrices esteriores de cada lado de la cola tienen un ancho 
lunar también flavo en su estremidad; la barba y garganta 
blancas ; dos bandas de este color salen de la plancha de la 
garganta y descienden lateralmente á lo largo del cuello ; una 
larga ceja también blanca parte de los respiraderos nasales y se 
prolonga hasta el orificio auditivo; el juego del ala es blanco; 
lo inferior del cuerpo de un gris bañado de bruno, finamente 
estriado de blanquízo sobre cada pluma desde la garganta hasta^ 
las cubiertas alares, que están escamadas del mismo color ; la 
cola está redondeada; el pico casi derecho, y las patas brüneas. 



S81 FAUNA CmiiENA. r' 

— Longitud totái, 11 piüg. y media; dil pico, 1 pulg.i 4» h 
oola« S pulg. y inedia: del tarso, 1 polg. y 3 Un. 

Bemofi encontrado esta especie en Chile, ttáltase taUtibiéti én Ül VfiM^ 
(rillago'4b Chiloe, y abunda mucho á ia orHla de lu bkhfas y conleatei 
de la Tierra de Fuego. 

ü. supra fuKO 4mt brunnescenti-fumoso coiaret rémigibui fuuíhnigrij$^ 
ifoti rufihpaiUiist cauda fuseo-nigra^ tribus iateraiibus extus sordiie rúfin 
paLlidist vita superciliari alborufescente; guttureioto albo^ plumit omñibui 
ápice Iransverseque fugcv-notatis ; lateribus coüi rufo-palUdo mwfegatis; paC" 
tore, abdominCf cris'oque pallide fumigatis, in medio albescentibut^hjfpocon^ 
iiriis obicurioribus, 

C.VÜLG4RI8 Lafres. y d*Orb., Foy.-^é»^iORBtilitke^fctl^Ata OMll!) 9§a§i,\ 
p. 66. — GiNCLODEs YDLGARis Gray. 

Vulgarmente Churrete, 

Lo superior del cuerpo de un bruno de humo uniforme ; las 
remigias primarias , escepto las tres primeras , de un bruno 
cHtótird, ¡presentando en su basé una mancha trasversal de im 
bermejo pálido ; un lunar 6 espejo semejante áe encuentra sóbffc 
las cuatro grandes cubiertas; la cola es de un bruno oscuro ; láft 
tres plurtíaÉ laterales esteriores son en su éstremidad y en su 
costado eslerno de un bermejo pálido ; una íñancha del misino 
color se diseña sobre la ceja y marca cada pluma lateral del 
cuello ; toda la garganta es blanca, rayada trasversalmente de 
bruno oscuro; el pecho, vientre y las cubiertas inferiores de la 
cola son de un tinte de humo pálido, mas claro acia el medio 
del vientre y mas oscuro sobre los flancos; el pico es feble, 
derecho, comprimido y acuminado como el de las Aguzanieves 
(Motacilla), y el de las Pitpitas (Anthi); pero mucho mas largo y 
de color córneo negruzco ; la mandíbula es algo mas pálida; 
los tarsos son febles y de la longitud del dedo mediano ; las 
uñas anteriores son cortas, la del pulgar mas prolon^da: todas 
están muy poco encorvadas, lo mismo que las de las Aves grami- 
nícolas y andadoras. — Longitud total, 9 pulg.; del pico» 9 lin. 

Esta Ave sé encuentra en Chile y kn la mayor partié de lá irfe]^tlbli(ii 
dé la Plkta. 



▲TB8* tu 

p, brunneo^uliginosa unicolora^ rufo ad guttura maculata. 

^EtiTitu X'ntakctica Garh., Ann. des Se, ISfl6. - ^erntolli, Vby., 1. ti, p; *IÓ. is. 
l^bftHxnitis ycLifiÍNOSbs LéW^ ZV)0/. de in Coq.» V, i, p. 610.- OwYiorbtüC*** 
Aíl¥\V(CTicrt Crfcy V Bea0é, ip. «7. -Ciñclodis awtarctícüs;, id., GlAi. of BirdM. 

Cuerpo enteramente de un bruno fuliginoso, manchado de 
flftvó bermiéjo ert la garganta ; el pico y las patas son de un bruno 
íiégtó. — Lohgitúd total, 10 pul¿.; del tafso, 1 piilg. y 9 líh.; 
de la cola, 3 pulg. 

%stá especié se ha\la en el estrecho de Magallanes ^ en las \k\z^ Híiixñ^ 
nás, dé dónde la \ún trasportado los señores ílarnot y LteSSon en I8tó. 
^ertiéttilk té^ía ya iñ^lchda eii Sü Ptájé, public^cTo én 476S. 

ü, supra tota fumigato-nigra, remigibus nfgris, hasi rufescente; cauda 
fíigra, reciricibus tribus externis aeque ápice et extus pállide -rufis ¡ regionís 
parolica plumis albo striatis; vitta superciliari alba^ parum nigro-variegata ; 
gulture loto albo plumis ápice fusco punctatis ; subtus, dnso paulo pallidior, 
plumis singulis siria media longitudinali albo noiatis. 

tí. i«rGRD-PDMD8A Lafr. y ^^OVb.v ^yit.'^OPEfiORnYircinTS ÑiCRO-^toMOSüs G. R. 
6ray, Fd^oge ^fttíe Beagie^ p. e8.->0. lanceolatds fiauld, id.^ lám. SO. 

Vulgarmente ñíolinero. 

Un bruno fuliginoso intenso colora la cabeza, el cuello, lo supe- 
rior del cuerpo y el oVíspiílo; Una ancha lista blanca parte del 
(qo y supera el occipucio; otra raya blanca se estiende sobre los 
yugulares ; lo anteHor del cuello, desde la gorgnera, está variado 
d)e blanco y bruno; lo inferior del cuerpo es fuliginoso, pero cada 
pluma está estriada de blanco en medio ; los flancos; la región 
ahal y las cubiertas inferiores son brunos, pero cada pluma está 
franjeada de blanco ; ios guiones caudales, levemente gradeados, 
son negros, pero los tres mas esteriores terminan en gris 
bermc^'o ; las alas apenas escedén el ovispilloj son de uii blanco 
bermejo, y cada pluma está bordeada de un tinte mas claro; 
un lunar é espejo de color ferruginoso «traviesa, como en todas 
las otras especies, los guiones medianos cki s^a^ ^ se enGiienM 



284 nUIfA GHILEIfA. 

bordeado de negro lustroso; pico y pies negros; iris moreno. 
— Longitud total, una cuarta ; del pico, 1 pulg. 

Esta especie se parece mucho á la ü, chilensis; pero difiere por sus 
pies mas gruesos y robustos, por las uñas mas encorvadas y fuertes, por 
el pulgar sobre todo que no está muy prolongado, pero es mas grueso y 
ganchoso. Es bastante común en Chile, desde Coquimbo hasia Chiloe, 
donde es conocida bajo el nombre de Molinero, Frecuenta sobre todo la 
ribera para buscar los pequeños mariscos y cangrejos, que encuentra bajo 
las grandes plantas mariuas, y de los cuales se alimenta ; no es estraño 
verla entrar en las ciudades y aldeas, pararse sobre las casas, y ponerse 
á cantar batiendo las alas medio abiertas. Los machos y hembras se juntan 
acia el mes de octubre, y hacen sus nidos entre las rocas y en los montes 
mas ó menos perpendiculares que bordean el mar. Dicho nido esiá muy 
mal construido, y se compone solo de paja que reúnen sin orden en un 
agujero al principio derecho, después a^go torcido y de media vara de 
profundidad poco mas ó menos. Los huevos, en número de tres, son 
blancos, del grandor de los de las tórtolas, pero algo mas redondos. 

Ü, supra tota fumigata unicohr; remigibus tribus primariis ext^rnis totis 
fuseiSy extusanguste cinereo-marginatis^ cceteris totis sequentibus bssi ochra' 
ceis, ápice tantum fuscis; cauda rotundata; rectricibus duobus mediis dorso 
concoloribuSf cceteris ómnibus nigris, tribus utrinque lateralibus ápice ochra" 
ceis ; loris albis^ vitta post - oculari ochraceo-albida ; regione parotica albo 
fuscoque nigro mixta subtus pallide rufescens ; gutture^ eolli lateribus et peC" 
lore pallide-rufesceniibuSy horum plumis totis ápice nigro-fusco limbatis^ 
squamce formibus, 

U. DUHBTORiA Is. GeofT. Si-Hill. y d'Orb., Ann. du Mus, 1. 1, p. 393, y Mag. zooi., 
1832. — U. DUMETORUM Laff. y d'Orb., 5j/n., Beagie, p. 90, lám. 19. 

Por cima de color flavo, é inferiormente como ahumado; las tres 
remigias primarias son enteramente brunas, listadas fmamente 
sobre su costado eslenor de un flavo gríseo, las otras de color de 
ocre desde su nacimiento y terminadas en bruno ; las ires rectri- 
ces esternas bordeadas esleriormente y en su punta de un flavo de 
ocre mas claro ; estrias blancas ; una mancha blanquiza detrás del 
ojo ; la garganta y lo anterior del cuello de un gris blanquizo. 
cada pluma regularmente bordeada de negruzco en forma de 
escama ; el vientre es flavo ; la región anal blanquiza ; el pico 
de color córneo ; los pies brunos^ — Longitud total, una cuarta; 
del pico, 1 pulg. y media. 



ATES. 28S 

Esta especie es muy notable y se distingue de las demás por su pico 
escesivamente prolongado, comprimido y arqueado como el de las Certi- 
neas ó Upupineas ; sus uñas son cortas y poco encorvadas» lo que indica 
un Ave andadora : estos caracteres han determinado al sabio Isidoro 
Geoff. Saint-Hilaire ba caracterizar con ellos el género. Hállase ea 
diferentes provincias de la República, y en gran parte de la Patagonia. 

7. Wrpueerihim ruficmuOa. 

ü. supra brunnea, capite dorsoque brunneo-cinerascentibus^ uropygio 
caudaque vivide rufis; alis fuliginosis; gutture albo ; subtus fuho albida ; 
itriga alba párvula pone oculos; rostro pedibusque nigris, 

OcHKTORHTNCHUS RüFiCAuous Meyen, JVot;. Acl. Nat. Cur., l. XVl^Supí. 1, 1834. 

Todo lo superior del cuerpo, desde la cabeza hasta el ovispillo, 
es de un pajizo briineo , levemente ceniciento ; las alas son 
de un bruno oscuro algo pajizo, terminando en negro fuliginoso 
en el borde y en la estremidad de las remigias ; una muy pequeña 
raya blanca parte del ángulo esterior del ojo y termina en el bor- 
de del carrillo; el ovispillo y las rectrices son de un bermejo vivo 
uniforme : estas terminan en su punta en un bruno negruzco, 
pero solo sobre sus barbas interiores ; la barba y garganta son 
de un blanco puro que se vuelve blanco flavo sobre el estómago, 
vientre y los flancos; el pico está bastante arqueado, y las palas 
son negras ; la cola está muy gradeada ; las rectrices laterales 
tienen una pulgada menos que las medianas : el pwlgar es casi 
de la misma longitud que el dedo mediano, y su uña arqueada 
es la mas fuerte. — Longitud total, 9 pulg.; del pico, 1 pulg. y 
9 lín. ; de la cola, 3 pulg. y media ; de los tarsos, 1 pulg. 

Esta Ave la halló Mcyen en Chile, y creyó deber hacer con ella el tipo 
de un género que denominó Ochetorhyttrhus : tiene tanta aGnhIad con el 
Eremobius phcenicurus (Upucerihia) del señor Goiild, que quizá es la 
misma especie ; pero no conociendo esta última sino por su descripción, 
no podemos afírmarlo : solo diremos que si naeslra opinión se realiza el 
individuo de Meyen será evidcnlemcnie el adulto y el que tiene el plu- 
maje mas completo. Se encuentra en Chile sobre las montañas mas eleva- 
das, en las cordilleras de la provincia de Santiago, y cerca del volcan de 
San ?eóT6, donde fué descubierta. 



tM FAUNA CHILENA, 

RoUrum hniguní, fftiaeidei ki$i eempmuuu^y kviUíf^ kkQ^rV0^m$ 
ae in omni íongUudme arcuatum. Nares iaterakSy d«iMik<^ Mii^ 
longihtdmaki, semi'OperkB^ membramuim. Alm miáioeresi, p»imm ü 
secunda remigum longiores, Tarsi mediocres ^ squamati. Cauda bre^ 
vis^ lata, perscope quaetraia, 

Gertbiladda, Geositta y Geobates Swainson. 

Pico prolongado, delgado, comprimido, arqueado, coií 
la mandíbula superior convexa, encorvada y concluyendo 
en punta. Respiraderos de las narices laterales, desnudos y 
parMdos en la base del pico en una nM^mibranUla que los 
cubre en la mitad. Alas medranas, con fa primera y se- 
gunda remitía mas largas. Tarsos medianos y escamosos. 
Cola cortaj^ ancha y cas^ siempre cuadrada. 

Las Aves de este género son solitarias ; animadas de una actividad 
coitíinua por la mañana, se las ve el resto del dia tranqueas, monótonas 
f eottu) entoipecidas. Su alimenlo consiste en Ck>leóptero5. Su nidi^ 
cacion es lo mismo que la de la mayor parte de esta fomilia, e3 dectr, 
en agujeros en la tierra. So^ además esencialmente andadojras. Soi9 
op^ especie, de las cuatro ó cinco de que se compone ei ^énero^ ^ 
^cuentra ^p Cliile. 

Cm supra fuseO'brnnneo ; vitta tuperciliari « naribus aá occiput palHáe 
reetricibus basi rufis, ultima laterali cxius alba et subius pallidior : guiture 
rmfescenie; ato dors^ conc9tores\ secundaj:Hs basi et ápice rufo castaneis; 
reetricibus basi ruftSf uttíma taterali extus alba: subtus pallidior; guttuve 
colhque anticú sordide atbescenlibus ; pectore quibusdam macuUs nigris aut 
fuseis variegatOt abdomine criisoque rufescvntibus, 

9,. CDNICULARIA Lafr. — ALAUDA CUNICUIARIA Vieill.— A. FISSIROSTRIS IfíUt. 

¥ulgarittdat6 Camnante. 

Por cima de un bruno negruzco, ^ q^^plum^ o^^ (^I^^ ^ ^ 
borde inferior; un ancho lunar blanco flavo rodea los ojos y 
cúbrelos carrillos, estendiéndose desde las narices al occipucio; 



ATK8. Wí 

las alas son del fX^^^^Oy ^(\v 94^ el i^ifT^% p^ro mucho mas 
claro sobre el borde de los escapularios ; las rémigias primarias %^^ 
son de un bruno oscuro en su mitad esterior, y de un bermejo 
castaño en la otra mitad; la cola es corta y cuadrada; las rec- 
trices Ijiiermejas er^ su base : la lateral es blanca en su mitad 
estaña ; la part^ inferior es de un bruno que se vuelve flavo 
Uanquízo ; garganta y cuello de un blanco sucio; pecho salpicado 
de algunas lisias tortuosas de color negruzco ; el vientre y la 
región anal de un {la^vo bern|ieio, lo mismo que las cubiertas 
inferiores de las alas ; pico de color córneo brúneo ; mandíbula 
inferior de amarillo blaoqi^izQ ^ s\}^ paciof^í^^^to ; p£\^is neceas. 
T7 Longitv\4 tqtaJ, 8 pulg. )¡ media; del pico, 1 pulg. 

]!>[icu¿Btrase cemunmeQle esta ítc ob media dei los camine^ buscando 
C^l^p^^os^ d^ quQ se a\llinenla. Sumamente familiar, se la ve marchar 
delante de las personas y caballos, y solo cuando se eslá á muy pequeña 
distancia se decide á tomar el vuelo, que es muy corto, pues ae va á parar 
^ ip^qte. V^y^ (rccueü tornen te muciías reunidas^ y hacen su nido en 
ei (bnd9 de un agujero estrecho ^ cilindrico, abierlo en forma de Ibso 
en la tierra» lo cnal las diferencia enteramente de las alondras. 

C. fusco ' brunneo pectore nigro maculato^ superciliis Miáis; nmigiéus 
secundaras fulvis nigro-fascialis ; cauda fuloo-nigroque semi-partita. 

41*^00(4 mRar^sGU'^^ Lafr.» 4Í0(jf. zool ^ 183$, p. 6. 

Esta especie tiene la mayor afmidad de forma y coloración 
Cfln la precedente, pero es mas encorvada y regordeta, y se 
bi^ce notar por la cola corta de un flavo claro en su base hasta 
te mitad de su Ipugitud y paenos brúneo en el resto , por su pico 
deigado y amarillo en la base de la mandíbula inferior, y ppr su 
p«cho manchado de uegro ; las cejas blanquizas, prolongándose 
hasta la nuca ; las rémigias secundarias flavas, rayadas de negro; 
las patas negras, y la uña posterior corta, levemente arqueada. 
— Longitud total, 7 pulg. y 9 lín. 

La hemos haUado muchas veces en las provincias del snr de Chile . 



288 FAUNA CHILERA. 

TRIBU II.— SINALAXINEAS. 

IXI. 8XWA&AX. — B-YVATULXXB. 

Rostrum breve triangulare, eompressum^ rectum» Nares básales^ 
taterafes^ iemi-apertce. Alas breves^ obtusa!, secunda , tertia^ guaría 
remigum longiores. Cauda longa, gradata. larsi elongati^ fCwM- 
la tú ungues mediocres, 

Stnalaxis Vieil.— Parulüs Spix. — Oxtürus Swainson. 

Pico corto , triangular , comprimido , casi derecho 6 
levemente arqueado, con la punta obtusa, las mandíbulas 
iguales en longitud y las espinas rectas y lisas. Respira- 
deros de las narices básales, laterales, medio cubiertos 
por una membrana abovedada y provista de plumas en su 
origen. Alas cortas, redondeadas, con la segunda, tercera 
y cuarta remigia mas largas. Cola prolongada, gradeada, 
con rectrices lo mas frecuente gastadas acia la estremidad, 
anchas y terminadas en punta. Tarsos bastante largos, 
escutelados y finalizados por dedos medianos. 

Estas Aves, notables por su larga cola siempre terminada en punta 
y por su grande uniformidad en el plumaje , viven en general por 
parejas ; sin emba; go, á veces se encuentran en bandadas de doce á 
catorce á la orilla de los lagos y ríos ó en los prados inundados. Son 
vivas, ágiles, y revolotean siempre trepando á lo largo del tallo de las 
plantas ó de las pequeñas ramas de los espinos para buscar los insectos, 
de que hacen su mas habitual alimento. Su nido es cilindrico, bastante 
ancho, y lo colocan entre la frondosidad de las hojas ó en los huecos 
de los árboles. Todas son propias de la América meridional, desde 
el Brasil y Chile hasta el estrecho de Magallanes. Tienen íntimas re- 
laciones con los Anabá les, y parecen vecinas de los Meriones, Sítelos 
y Trepadores. 

1. Synatiaapis HuwníeoMa. 

S, iupra griseo-rufescens ¡ píleo obscuriore; uropygio cinnamomeo; alit 
taudaque nigris; remigibus secundara* et rectricibus lateralibus margiMrufiH 



AVES. 289 

cinnamameit; tubfui sordide alba, hypocondriit anoqueruftt; §mUe plumit 
ápice albis. 

S. BUMicoLA Kiul., Mém. Ácad. de St.-Pétersb.j lám. 6. 

Vulgarmente Bolaria^ Tijerita ó Comecebo, 

La parte superior es de un gris bermejo» mas oscuro en la 
estremidadde la cabeza; el ovispillo, los flancos y la región 
anal de bermejo canela; las alas negras, con las pequeñas 
cubiertas y el borde de las remigias secundarias bermejos ; cola 
negra ; todas las rectrices bermejas en su base, y las laterales 
solo en su costado esterior; la parte inferior de un blanco 
sucio ó gríseo ; las plumas de la garganta de un bermejo canela 
en- su base y blancas solo en la punta, con algunas listas finas 
negruzcas enmedio; pico de color córneo; mandíbula inferior 
amarillenta; pies aplomados ; uñas (carácter que se encuentra 
en todos los individuos de esta especie) casi siempre gastadas y 
redondeadas á causa de frecuentar constantemente los lugares 
pedregosos, — Longitud total, 8 pulg. y media ; de la cola, 
3 pulg. ; del pico, 6 lín.; del tarso, 2 pulg. 

Esta especie es bastante común en Chile, y es conocida bajo el nom- 
bre de Bolaria, Tijerita^ etc. Visita con bastante frecuencia los jardi- 
nes, donde se la ve escalonar los troncos de los árboles ó los muros, 
buscando con la mayor vivacidad los pequeños insectos de que se alimenta; 
su grito es un silvido agudo, imitando los monosílabos pi, jvi, pi. La 
hembra depone tres á seis huevos en un agujero cubierto de tallitos, y en 
cuyo interior se encuentran sustancias vegetales muy blandas. 

2. SyÉUBtiaopis €»giyihaioiae9. 

5. supra rufescenti-grisea, pilo rufo, nigro-eíriato, siriisque albit post nu- 
• cham lorque fonnibus ¡ iuperciliis a naribus ad nucham extensis^ guttureque 
tiOfis ; genis collique lateribus maculis albis et fuscis variegatis; pectore abdo^ 
mimque medio griseis ; hypocondriis anoque parum rufescentibus. 

S. íEgythaloidrs Kitll., ñférn. Acad.St.-Pét., 1830, lám. 7. 

Vulgarmente Colilarga. 

Es de color gris bermejo por cima ; su capucha bermeja, 
estriada de negro , con una especie de collar de estrías blancas 
detrás de la nuca ; alas de un bruno oscuro ; casi todas las 

ZOOUMÍA. i. 19 



299 FAUNA CHILENA. 

cubiertas, lo mismo que las remigias primarias, bordeaáas ét 

bermejo-canela desde la base hasta la mitad de su longitud; 
cola negra , muy recortada ; las rectrices están aguzadas en la 
estremidad y listadas de gris blanquizo en su lomo lesteriPT ; ias 
dos intermediarias son mucho mas largas que las otras; 
una ceja blanca se estiende de los respiraderos nasales á la 
nuca ; la garganta es blanca ; los carrillos y los costados del 
cuello variados de manchas blancas y brunas ; el pecho y su 
medio de color gris; los flancos y el ano bermejos; el pico es 
mas corto que el de las otras especies, recto, levemente com* 
primido y de color córneo, con la mandíbula amarillenta en «a 
base ; los pies son negros ; los dedos y las uñas cortos y robustos ; 
los ojos brunos.— Longitud total, 8 pulg.; déla cola, ¿t á 5 pulg.; 
del pico, k lín. 

Esta Ave se aproxima mucho por su porte y tamaño al Paro de cola 
larga : se cria en Chile, tanto en ias cercanías de Valparaíso como en 
Santiago sobre ia montaña. El señor d'Orbigny la ha encontrado en el 
Perú , en Bolivia y en ia Patagonia. Los individuos de ias montafkas parecen 
generalmente mas fuertes y grandes que los de las llanuras» de lo» Qmi^ 
en lo demás no se diferencian específicamente. 

3. Synattaofis rufogiutaris, 

S, oliváceo- fusca, plumis singulis macula oblonga fusco-nigra; remigiMu 
primaras secundariisque basi ferrugineo-fuscis^ ápice nigro-fuscis, flavesgenii" 
albo marginaiis; linea superciliari , memo abdomineque medio flaveseenH- 
albis ; gula ferrugineo- fusca ; pectore fulvescenli- fusco , plumis singulis gtriñ 
pallidiore cenlrali ornatis, 

S. RUFOGULA.RIS Gould, BeaglBj p. 77, lám. 2?í. - 

De un bruno oliváceo superiormente; el medio de cada plunht 
marcado de una mancha oblonga de un bruno oscuro^ las remi- 
gias primarias, escepto las tres primeras, están marcadas BqUfff 
su borde posterior de una línea irregular negra; las secundaras, 
de un bruno de hierro en su base y bruno en todo el resto de 
su longitud, están bordeadas de blanco amarillento ; las rectrices 
laterales, de un bruno oscuro, están marcadas de una ancha 
banda de color de roble ; las cejas se forman por una lipea de 
color de piel de búfalo pálido, que es el naismp de I91 barb^i y 



éei medio del ab^ÓHien ; la garganta es de un íxruno de trillÉQre 
oscuro; el pecho de bruno flavo , y 4as píumas de ceda ont^e 
estas partes están marcadas en su centro de qna mancha ipas 
pálida; el pico es bruno; las uñas son mas febles y mucho 
menos encorvadas que las de ias otras especies del géaero, — 
Longitud total, 6 pulg. y media ; de la cola, 3 pulg. y 3 lía. ; ééí 
tarso, 1 pulg. 

Esta especie, descubierta por los naturaUstas de Isl Beagle, no es m^ 
rfira en Chile sobre las moD tañas de Valparaíso, en las cercanías de la^ 
lagunas y en los valles de la Patagonia meridional, donde se la ve cons- 
tantemente revolotear sobre la yerba. 

S, corporesupra brunneo-^rufo, sordide fulve infra; mentó oehraceo; eolio 
anieriori striato ; alis caudaque ru/is cum nigro flamma tis, 

S. soRDiDUs Less., Rev. zool., 18:29, p. 105. — S. flayogularis Gould, Beagle, 
pág. 78, lám.24. 

De un bruno ceniciento por cima, y por bajo de un ceniciento 
oscuro ; remigias de un bruno oscuro y confusamente bermejas 
^n su base ; las seis rectrices medianas de un bruno negruzco, 
las laterales de un bruno bermejo ; los carrillos y la garganta 
amarillentos; cada pluma tiene la punta bruna; la barba es 
blanquiza; una leve ceja amarillenta se estiende desde los respi- 
raderos nasales hasta la nuca ; pico y pies de un bruno oscuro. 
— Longitud total, 8 pulg.; de la cola, 3 pulg. y 9 lín.; del 
tarso, 1 pulg. y 3 lín. 

liste volátil (ué descrito primeramente en 1839 por el señor Lesson, 
(|ue lo r^ci|)ió 4e Gbile, y ha sido hallado por los naturalistas de la 
Beagle en la bahía 91anca, Santa Cruz y en las áridas llanuras de la Pata- 
gonia, donde frecuenta las breñas. 

5. Sy^aiiaaeis siriaiieeps, 

5. Aupra rufescenti ' grísea ; lectricibus alee^ rectricibusque acuminatis^ 
iotis cinnatfioifieis ; rem^gibus fuscis^ margine exieriore rufescentibus ¡ frontis 
#( verticis penniseiong^^s, acuminaUs, ruf^enie-albis^ (n m4(9 longHudir 



292 FAUNA CHILENA. 



•nigro ttriatit ; supercüiis ad nucham intensit; gula pecíoreque aíbei- 
eitttiku* ; hypocondriis abUomineque rufescente grisescentibus, 

S. STRiATiCEPsd'Orb. y Lafr., Mag, zooL, 1836, p. 22, n. 6, y 0¿«., lám. 16. fig. 1- 

La parte superior de un leve gris bruno; la frente y lo de enci- 
ma de la cabeza estriado de negro ; las pequeñas cubiertas 
alares, los hombrillos y las rectrices de un bermejo vivo ; las 
dos medianas de estas brúneas, lo mismo que las remigias; la 
garganta y una ancha ceja que parte de los respiraderos nasales 
y termina en el orificio auditivo blancas ; la parte inferior de 
un gris de perla, mas oscuro sobre los flancos; pico y patas 
negros. —Longitud total , 7 pulg. y media.; de la cola, 3 pulg.; 
del tarso, 1 pulg. ; del pico, 6 lín. 

Hemos encontrado en Chile esta especie, descubierta ya en la Plata y en 
Bolivia por el señor d*0rbigny. 

5. supra rufa^ scapulo nigrescente, capite nigf'o, supercUiis rectricibuique 
castaneis^ illis ápice acuiis; subtus cinerascens. 

S. sPiNiCAüDA. Gmel.— Motacilla seticaüda Forsl. — Oxyürus ornatus y aüs- 
TRALis Swains.— O. patagónica Less., Voy. de la Coq., lám 23, fig. 2. 

Lo superior de la cabeza de un negro profundo; una banda 
pestañosa de un bermejo dorado desciende sobre los costados del 
cuello ; dorso, barba y remigias bermejo-negruzcos ; ovispillo 
de un bermejo vivo ; garganta y pecho de un gris claro ; vientre 
de un gris oscuro ; las alas son cortas y estrechas, de un bruno 
variado de bermejo claro por rayas bastante anchas, y mancha- 
Jas de blanco en la estremidad de las pequeñas remigias; lo 
^Qe distingue á esta es}3ecie es la forma de las rectrices que 
5on largas, escalonadas, derechas y graduadas, y terminan en 
punta aguda á causa de la estrechez súbita de las barbas, que 
son largas sobre el borde interior de su tallo: estas rectrices^ 
de las que las mas esteriores son muy corlas, son en número 
de diez; están coloreadas de castaño vivo, y manchadas supe- 
riormí»ii^® de negro sobre las medianas ; pico delgado, aguzado, 



AVES. 293 

de color córneo; tarsos de un rojizo pálido. — Longitud total, 
7 pulg. y 9 lín. 

Esta Ave se encuenlra bastante coraunmente de norte á sur en las 
provincias de Chile. 

S. supra rufo-nigro^ cinéreo albidoque variegata ; pileo nigro-fusco, subti" 
Ussime rufO'Striato ; maculis dorsalibus nigris^ albo-striatis; alis fusco-nigris; 
vittis duabus longitudinalibus^ cinnamomeis ; cauda valde grádala^ rectricibus 
nigriSy ápice macula grisea^ duabus intermédiis rufis; superciliis a narihu$ ad 
nucham, gutture, eolio anteriore medioque abdomine albis ; lateribus colli et 
pectoris, hypocondriis anoque olivaceo-rufescentibus, 

Stlvia mblanops Vieil., Dict. enci/c/. — Synallaxis dorso-maculata d*Orb., 
Foy.Jám. 14.— OxTCRus dorso-macülatus G. R. Gray. 

La cabeza es bruno-negruzca superiormente; el tallo délas 
plumas mas pálido; una ancha ceja amarillo-blanquiza parte de 
la base de los respiraderos nasales y se pierde sobre los costa- 
dos del cuello ; este es bermejo por cima, con una mancha 
bruna en medio de cada pluma ; cada una de las del dorso tiene 
su mitad esterior gris y la otra negra, y ambas separadas por 
una línea blanca; ovispillo bermejo bruno; las pequeñas cubier- 
tas superiores de las alas bermeja? , y las grandes del mismo 
color^ con una mancha negra oval ; las remigias bruno-negruz- 
cas en su primera mitad, y de un bermejo vivo en su mitad 
inferior ; cubiertas inferiores alares del mismo color; todo el 
cuerpo por bajo es de un blanco bermejo, mas oscuro sobre 
el pecho y mas bruno sobre los flancos; cola escalonada en 
punta ; las rectrices mas superiores terminadas en punta ; las 
medianas bermejo-brunas ; las otras negruzcas ; pico negruzco 
por cima, amarillento en la base de la mandíbula inferior, muy 
prolongado, delgado, algo arqueado, comprimido y carenado 
por cima ; pies bruno - negruzcos ; ojos azulados. — Longitud 
total, 6 puJg.; de la cola, 1 pulg. y media ; del tarso, 1 pulg. 

Esta especie se haUa en el Paraguay, en la Plata, y según el señor 
Bridges también en Chile. 



294 FAUNA CHILENA. 

S, supra brunnea ; plumis in medio fusco late striatis, tectricibus aUmm 
superioribus rufo tinctis ; subtus pallide cinérea; rectticihus ialeralii'úé ád 
marginem externum fasciaque alarum rufis. 

S. ÁNTHOiDES King.y Proced. zool. Soc, 1831, p. 30. 

Cuerpo de color bruno por cima ; cada pluma marcada en su 
mitad de una ancha estría del mismo color, pero mas oscucq^ 
pico, pequeñas y medianas cubiertas alares temdas de berHMjOkr 
por bajo de ceniciento pálido; las rectrices laterales, lo misnio 
que el borde de las remigias primarias, franjeados esteriormétiíé 
de bermejo. 

King ba descubierto esta especie acia el estrecho de Magallanes : aolo 
la conocemos por la descripción que reproducimos. 

9. i^fffsaf fuerte sHpiiura. 

S. pileo rufo^ fronte gríseo^ dorso griseo-rufescente ; gula albo nigroque m» 
riegato^ thorace et abdomine gríseo sordide tinctis; cauda elongata^ barbuUé 
laxis. 

S. STiPiTüRA Less., Comp. Buff., 1S47, t. xx, p« 288. 

Por delante de lá frente cte colóf pardusco , y la cabéZa! hasta 
el occipucio cubierta de wn rojo muy vivo ; cuello, dorso y dViS^ 
pillo de un gris bermejo bastante claro ; por bajo del cuerpíJ , 
desde el gaznate hasta las cubiertas inferiores de la cola, de uü 
gris rojizo , mas claro en medio del vientre, y una chapa negra 
cubre por delante el gaznate ; las plumas de esta especie d© co^ 
llar son muy negras en la base y guarnecidas de blanco en la 
punta ; el dorso de las alas es rojo vivo y lo demás bermejo claro ; 
las largas plumas de la cola son de un bermejo sucio muy ciato ; 
pico de color de cuerno; tarsos morenuzcos; cola larga com- 
puesta de grandes plumas muy estendidas , y cuyos pelillos sofi 
flojos y desunidos. — Longitud total, 8 pulg. y media ; de la cola; 
4 pulg. y media. 

Ekta especie se ha encontrado en Chile, seguii et señor Lesión. 



AVES. 295 

IV. AMMñATB.^áMMMMi^S. 

RáiítUñi éapite breviu^, éiibulátüm, tatériifítéf córiípresíum ad 
apicem subcylíndricum, subdecUve , subaduncuní , érharginatum ; 
maxilla inferior brevior quam superior , ac ad Opicem oblique 
ascendens. Nares subbasales rotundce, minutce, aut lineares ^ Ion- 
¿ííiiitiñdlesquej membrana tectce. tarsi breviusculL Cauda Ion- 
¿tiÜicula^ incBqualis^ mollis, étfrequénter scandendo ambulaúdót'<^ 

Anabates Temm. — Philydor Spíx. ~ Oendroma Sw. — Anabacerthia Lafr. 

Prco tíias corto qué la éabeía, subulado, Cortpíitódó 
sobi^e fos éostadós, íedóadeárfo y dé forma cilindrica en 
la punta, levemente encorvado y ensanchado en la base ; 
la nyatídíbula inferior mas coflaí (fáe íá superior, que está 
sin escotaduras. Respiraderos de las narices laterales, 
abiertos en la base del pico , redondeados ó lineares, y 
cerrados en parle por una membrana cubierta de plumas. 
Alas medianas; la primera remigia mucho mas corta que 
lá áégúndá, y ésta más óorta que la tercera y cuáftá, que 
son las mas largas. Tarsos tan largos como el dedp del 
medio y escutelados. Cola prolongada y escalonada, pare- 
tíiéndose algo en la fornifá á la del género Dendroóoldptes, 
pero es mas sencilla y blanda, y como la de estos, gene- 
ralmente gastada en la estremidad de las rectrices que la 
componen, á causa de su roce sobre las ramas y el suelo. 

Éste género es peculiar i la América del Sur, y sus especies frecuen- 
^ los zarzales al lado de los rios : son sedíentarias, y jamás abando- 
li^ laá localidades que éscojen : con frecuencia ^e ven hasta doce reu- 
nidas en el mismo árbol en contímto movimienfto y saltando die rama 
en rama en busca de insectillos, con los que prefieren alimentarse; á ve- 
ces se ponen en la punta de las ramas mas elevadas de los árboles, 
y repiten casi siempre el mismo capto. De unos treinta individuos que 
te conocen hasta ahora, solo dos se hallan en Chile. 



v» 



2% FAUISA CHiLR.XA. 

1. Anmhaies mrÍ9iu9ws. 

A. supra rufus , wbtus rufo-cinereus \ capite breviter slriato; remigibui 
ápice nigrescentibus ; cauda afquali, 

A. CR18TATDR Spix. p. 83, lám. 84. 

Enteramente de un bruno bermejo, muy vivo en la cabeza, 
sobre el ovispillo y rectrices , negruzco en las remigias y sobre 
la frente, gríseo en el pecho; pico de color córneo; patas 
muy escamosas y brunas; plumas occipitales eréctiles y ele- 
vándose en moñito. — La hembra joven es de un bermejo 
mucho mas deslucido, volviéndose generalmente gríseo. — Lon- 
gitud total del macho, 12 pulg. y media ; de la cola, U pulg. 
y 9 lín.; del pico, 1 pulg.; del tarso, 1 pulg. y 9 lín. 

Spix ha descubierto en Malhada, sobre el rio San Francisco, en el Brasil, 
el individuo que ha diseñado, y el cual nos parece ser bembru. El señor 
d'Orbigny ha trasportado otro do Santa Fé, y se cree que también se 
baila en Chile. 

2. Anahaies iurdoiOes. 

A, in tolo rufO'hrunneus, singulis plumis rubigineo flavide striaiis ; ñbdomime 
et tectrMbus cauda inferioribus cervinis; cauda rubro cinnamomea. 

A. TUKDOIDBS Lesg., Compl.aut OEuvr. de Buff., 1847, t. xi, p. T79. 

Enteramente de color de café tostado , y las plumas con una 
pavesa longitudinal amarillo-oscura ; delante del cuello y tórax 
con pavesas triangulares de color de hollín , y el negro de las 
plumas poco saliente ; vientre y cubiertas inferiores de la cola de 
un matiz agamuzado ; alas bermejas, pavesadas de color de hollín ; 
remigias morenas por dentro y guarnecidas de rojo ; lo interior 
de las alas de un precioso color agamuzado ; cola roja, acanelada* 
lo mismo que las plumas del ovispillo ; pico pardusco sucio ; tar- 
sos pálidos ; uñas blancas. — Longitud total, 10 pulgadas. 

Se halla en Chile, según el señor Lesson.y representa en esta parte de 
la América meridional los Anabates, tan comunes en el Brasil, en U Gu- 
yana 7 en otros sitios de dicha América. 



AVES. 297 

TRIBU m.^ DENDROCOLAPTINEAS. 



▼. DSWDROCO&JJPTS«— DEMDROCOLAPTSS. 

Rostrum elongatum, compressum, arcuatum. Nares ovales, late- 
rales, in membrana apertce. Alce breves, obtusce. Cauda rotunda. 
Tarsi mediocres, breves, scutellati. 

Dbndrogolaptes Herro. ~6mAGiiL4 Gmcl. — Dendrocopus VIell. 

Pico prolongado, ensanchado en la base, comprimido 
sobre los costados, inflado y convexo por cima, levemente 
arqueado, con mandíbulas iguales: la superior algo encor- 
vada en punta; los bordes son membranosos. Respirade- 
ros nasales ovales, anchos y laterales; respiraderos abiertos 
en medio de una membrana. Alas cortas, cóncavas, con la 
tercera remigia mas larga. Cola redondeada, con rectrices 
gastadas ó terminadas en punta aguda. Tarsos medianos 
ó mas bien cortos y escu telados por delante ; los dos 
dedos esteriores déla misma longitud, y todos terminados 
por fuertes uñas. 

La mayor parte de las especies de este género tienen en sa conjunto 
y distribución de colores tanta semejanza, que á veces es difícil dis- 
tinguirlas. Lo mismo que las de los otros géneros que forman esta tribu, 
parUcipan en parte de la organización y costumbres de las Trepadoras 
y urracas, y sus hábitos y modo de vivir son los mismos ; todas se hallan 
en las florestas y trepan á los árboles , sosteniéndose con la cola ; se ali- 
mentan de los gusanos que sacan de las cortezas, no solo con la lengua, 
sino aun con el pico; anidan y ponen en los huecos de los árboles; sus 
uñas tienen también casi la misma forma ; apenas si andan por el suelo, 
y vuelan de igual modo que ellas. Cuanto á sus particulares costumbres^ 
estas especies viven solas ó en parejas, y rara vez en comunidad. 

1. JDe—aroeotapies athoffutaris. 

D. corpore supra abdominisque lateribus rufo-brunneis ; remigi bus secunda' 
riiSf dorso imo, caudaque ru/ls; mandikula inferiori ai basin, gula,jugulo^ 



298 FAUNA GHILSHA.' 

pectore abdomiiU([ue nkiia d/Hj ; Airf^ pkMiWntíéko Uá dp(tem margimh 
tis ; rostro sursum recurvo. 

D. AiiBOOULARis KinR, Pfódeá. zooL, i«k, p. ^,-htffiiKonÍtKMts iídcosteii- 
RDS Gould, Zool. Beagle, p. 82^ lám 27. 

Vulgarmente Carpintero pardo. 

La cabeza, lo posterior del cuello, íá parte superior del dorso, 

lo mismo que las alas, de un bruno negruzco ; estas bordeadas 

de bermejo en el primer tercio de las tres primeras remigias 

primarias y en la última mitad de las cinco siguientes ; todas 

las remigias secundarias son de un b?uno oscuro en lo lafgo 

del tallo, y bermejas sobre los dos bordes de sus barbas ; ovis- 

pillo, flancos y cola de un bermejo vivo ; bajo los carriííos, 

barba, garganta, todo lo anterior del cuello y él pechó de oñ 

blanco de nieve; el abdomen e^ igualmente blanco, pera cada 

pluma está bordeada en el canto, redondeada de una fina lista 

bruno-aegruzca, formando ua conjunto de escamas regular y 

simétricamente dispuestas ; la .mandíbula superior es de color 

córneo negruzco ; la inferior de un amarillo blanquizo ; los pies 

brunos. — Longitud total, 7 pulg. y 9 lín. ; del pico, 1 pulg. ; dé 

ía cofa, 2 pulg.; tfe los tarsos, 9 Ifn. 

No titubeamos en reunir á la especie de King la especie descubierta 
por los naturalistas ingleses que hicieron el viaje de la Beagle, y de la que 
el señor Gould ha publicado una muy buena figura, y ha hecho en 1841 
su nuevo género Dendrodramus. Es evidente que tas dos descripciones 
son idénticas y pertenecen á una nlísma especie : áolo nos admiramos 
que hasta hoy. desde la publicación del capitán King, que data de 1831 
y es por consecuencia diez años anterior á la de la Beagle, la espe- 
cie de este viajero , que. hemos encontrado también en Chile desde 
1.852, haya sido considerada como distinta del D. leucosternus» Solo 
á King pertenece el mérito del descubrimiento y el honor de haber 
descrito el primero esta especie ; pues se debe notar que ha tenido 
cuidado de señalar en su diagnosis, aunque sin darle la misma importancia 
que el señor Gouíd, la forma tan particular del pico, que es lo mas no- 
table de ella, y la da una cierta apariencia del Xenops : rostro sursum 
recurvo, dice él. Este sabio navegante la descubrió junto al estrecho 
de Magallanes, y nosotros la hemos hallado en diversos parajes de las 
provincias meridionales de la República ; frecuenta principalmente los 
bosques. 



▲VBs. 299 

VI. RISrOOaXPTA-~RRTirOCR'Z'VTA. 

Rostrum triangulare, conicum, plumis elongaíis basi tectum; 
culmine leviter arcualum, ápice rotundo, denticulato; mandíbula 
superior inferiorem excedens. Nares laterales, básales, squama 
ovali semi-opertce, et in fissura longitudinali modo opertoB, Tarsi 
digitique elongati, robusti, 

Rhynocrypta G. R. Gray. — rhynomi.v Is.Geoff. St-Hil. y d'Orb. 

Pico triangular, cónico y cubierto en su base de largas 
plumas; la mandíbula superior es casi ían ancha como 
alta, y su espina es algo cóncava : concluye en punía roma 
y redondeada , precedida de una escotadura en la punta. 
Los respiraderos nasales están colocados en la base del 
pico, pero de un modo muy notable y característico: ca- 
rece completamente de las plumas envainadas acia adelante 
que tienen muchos géneros de este orden, y las reemplaza 
por cada lado una gran escama oval que cubre y casi en- 
cierra completamente los respiraderos, dejándolos ver al 
esterior solo como una hendidura longitudinal^ muy estre- 
cha, sobre todo por delante , y colocada á corta distancia 
de la comisura de las mandíbulas. Alas sumamente cortas, 
llegando al origen de la cola, y aun menos, pues las plu- 
mas que ocultan su base la muestran mas adentro que está ; 
las puntas de las grandes plumas son redondeadas; la pri- 
mera remigia ei^ la mas corta, y la cuarta la mayor. Cola 
bastante larga, compuesta de doce plumas algo escalona- 
das. Tarsos prolongados, fuertes y robustos; las uñas an- 
teriores un poco encorvadas ; ei dedo interno algo mas 
corto que el esterno, y el mediano el mas largo de todos. 

Este teteresante género lo creó el sabio Ja, Geoffroy Saint-Hílaire, en 
tú Memoria de iS3^(Miig. zool.)^ mostrando la notable disposición 
áé W nafficsés, tatf étirtosa como earaoteríRtio« , de donde sacó el 



300 FAUNA CHILENA. 

nombre áeRhynomia ; pero esta denominación había ya sido empleada 
en la entomología, y el señor Gray le dio la de Rhynocrypta , 
la cual conservamos. Contiene solo una especie. 

«. pileoeristato; capite colloque brunneo-rufis^ stricte albo-striolatit ; dorso^ 
4I//5, tectricibusque caudce hrunneo-olivescentibus ; gutture ac pectore paUid§ 
fjriseis, dbdomine castaneo vitta alba longitudinali semi-partito. 

K. LANGEOLATA. G . R. Gray. — Rhtnomia LANCEOLATA Is. Sl-Hil. y d'Orb., Mag- 
zool.y 185a, das. 4, lám. 3. — D'Orb., Voy. en Amér. , lám. 7, Og. a. 

La cabeza, por detrás y á los lados del cuello de un bruno ber- 
mejo lanceolado de rayitas blancas, con las plumas de estas par- 
tes estrechas, envainadas, acuminadas, dirijidas acia atrás, y 
algunas de ellas, el doble mayores que las demás, están insertas 
en el ápice de la cabeza y forman un moño ; el dorso, las alas y 
las cubiertas superiores é inferiores de la cola de un moreno 
oliváceo, terminados en bruno muy oscuro en la punta de las 
rectrices , garganta y pecho de un gris pálido ; flancos y vientre 
castaños, y este dividido por una ancha banda blanca en medio 
de su longitud ; pestañas blancas; patas morenas; pico de color 
de cuerno morenuzco; ojos brunos; cola redondeada. — Longi- 
tud total, 11 pulg. y media ; de la cola, 4 pulg. y 3 lín. ; de los tar- 
sos, 1 pulg. y 9 lín. 

Esta especie la descubrió el señor d'Orbij^y en las cercanías del rio 
Negro, y ba sido hallada en las inmediaciones del estrecho de Magallanes. 
Vive comunmente entre los sotos y espesas breñas , donde se esconde al 
menor ruido ; asi es raro el verla y mucho mas el pillarla, aunque se oiga 
á cada instante: cuando no tiene rofedo anda y salla entre las ramas dando 
una ó dos veces por minuto un grito pausado que esprime las silabas c/oi, 
dot, y apenas siente lo mas mínimo se calla y oculta ; cuando vuelve el 
silencio asoma la cabeza por entre las ramas, mira por todos lados y al fin 
se decide á salir ; entonces levanta su moño y pone su cola verticalmente, 
por lo que la llaman Gallito, nombre común en aquellos parajes á cuantas 
especies levantan la cola : sus movimientos son vivos y graciosos, y cuando 
sube y baja el moño, toma un aspecto mucho mas animado : vuela poco y 
mal , subiendo solo á algunos piéi^ y no atravesando jamás mas de doce á 
quince pasos: es raro verla en las ramas algo altas, y su nido lo hace casi 
por tierra ; pero corre y salta con la mayor agilidad ; con frecuencia ami 
se ve que se ayuda con las alas para andar , como el avestruz , huyendo 



AVES. 301 

rápidamente, medio corriendo medio volando ; vive sola, pero en los mismos 
sitios liay siempre muchas que parece se llaman y responden á cada ins- 
tante: se alimenta de semillas ó de animalillos, como insectos y arañas. 



Vil. PTEROPTOOHO. — PTEA0PT00H08. 

Rostrum basi latum, triangulare^ leviter arcuatum. Nares late- 
rales, básales, lineares , membrana subtumescenti pilisque per me- 
diam longitudinem teclee. Alce subobtusce, breves. Cauda brevis^ 
gradúala. Tarsi, digitique elongati, squamati, robusti^ internus 
externo brevior, hallux longissimus ; ungues elongati , fortes , 
paululum incurvati, posteriqr valde longissimus. 

Pteroptochos KiUl.— Htlactes King. — Megalonyx Less.~ Leptonyx Sw. - 
Troglodttes KiUl. — -ScTTÁLOPUs Gould. 

Pico mas cortoque la cabeza, derecho, cónico y robusto; 
mandíbula superior levemente mas larga que la inferior, 
terminada en punta obtusa y provista de un diente en el 
costado ; espina bifurcándose en su origen y rodeando las 
plumas de la frente. Respiraderos nasales anchos, abier- 
tos sobre los lados del pico, cuya mitad superior ocupan 
en forma de hendidura practicada en un opérenlo mem- 
branoso, oval ó prolongado ; plumas de la frente adelan- 
tándose sobre la porción basa!. Alas muy cortas, obtusas 
y muy cóncavas. Cola imperfecta, puntiaguda y sucesiva- 
mente ensanchada. Tarsos fuertes, muy gruesos en propor- 
ción de la talla del Ave ; dedos casi iguales, robustos, y el 
esterno muy unido al mediano en la base ; el pulgar es 
igualmente muy robusto; uñas, sobie todo las de este 
úliimo, bastante grandes, poco encorvadas, muy fuertes, 
comprimidas sobre los costados y con punta obtusa. 

Este género pertenece totalmente á la América meridional y particu- 
larmente á Chile, donde se encuentra en todas las latitudes desde la pro- 
vincia de Coquimbo hasta la de Chiloe ; sus especies abundan menos 
acia el lado oriental de las cordilleras, y creemos que.se separan poco 



302 FAUNA CJÜIILENA. 

del pié de estos altos montes. Son Aves iQuy listas y copipleUgí^^^ 
terrestres ; corren rápi()aniente, y mas bien saltan que yaeW» ^4W 
esplica la similitud que el autor del géqero ha encontrado con ^ )^^ 
glodytes y Miothera, que también tienen la costumbre de andar y sal- 
tar alzando la cola. La dificultad de volar las obliga á vivir cerca de Ui» 
breñas, donde se ocultan al menor ruido : después salen y cazan loe bíP 
sectos conque se alimentan. Su canto es poco melodioso, pero significa- 
tivo ; unas pronuncian claramente Turco^ otras Tapaculo^ y A ^ces 
componen un diapasón cuyas notas van bajando ; los nombres que los 
habitantes dan á las diversas especies son verdaderas onomatopeyas ó 
simples signiGcados de sus cantos. Comunmente son pájaros sotítaríosy 
muy astutos : frecuentan los valles y también las cercanías de los caad- 
nos, los que atreviesan corriendo : suelen pararse en las peñas para ob- 
servar con vivacidad lo que se pasa á su alrededor, .tomando una posi- 
ción muy particular. Acia el mes de /setiembre se juntan /el macho f ia 
hembra y hacen su nido en común en agujeros muy hondos y en las 
cejrcanias de los matorrales, según nos han dicho. 

1. M^terapiaeHos wnegfapoMwB. 

P, supra brunneo'fuscus , uropygio rufescente^ illo strigis albis tr^nsver^im 
notato ; superciliis^ gula^ collique lateribus albis ; pectore hrunneo cinerascente; 
abdomine rufo alboque altóme zonaio. 

P. MEGAPODius Riltl., Mém. St-Pét.y 483K, lám. 4. — Megálonix rupcs Less., 
Cent., lám. 66. - Leptontx m\cropüs Swains. 

Vulgarmente Turco, 

Lo superior de la cabeza y del cuello, barba, alas y rectrices 
de un bruno bermejo uniforme, mas ó menos fi^liginoso, y 
pasando al bermejo ferruginoso sobre el ovispillo y las cubierJ4s 
superiores de la cola ; muchas rayas blanquizas atraviesan el 
ovispillo, orijinadas de que las plumas abundantes y sedosas de 
esta parte están franjeadas de blanco en su estremidad ; una 
ceja blanca supera el ojo; el medio del carrillo es brúneo ; la 
barba blanca, y este color se estiende sobre los costados del 
cuello formando dos espacios ; el resto del cuello, por delante 
y sobre los costados, y lo superior del pecho de un bermejo A 
ferruginoso ; el vientre, los flancos y las cubiertas inferiores de ^'^ 
la cola están rayadas de brúneo y blanquizo por franjas iguales 
y frecuentemente en forma de caballete ; pico y patas negros. 



AVBS. 309 

— Longitud total, 11 á 12 pulg.; de la cola, 3 pulg., y de los 
tarsos, 2 pulg. ; el puígar con su uña tiene mas de 1 pulg. y 
meíjUa, por Jp cual s^ pu^de juzgar la desproporción que existe 
entre las dimensiones de esta Ave y las de sqs pies que son 
casi /como los de las Gallináceas. 

Esta es la mayor especie conocida y bastante común en las quebradas 
de toda la RepúbUca ; corre mas bien que vuela, y se para sobre las 
piedras ó espinales secos para exainin^ los que pasan y ocultar^ sj el daño 
le fimenaza. Su nombre p^rovicne de la palabra Turco, que pronuncia bas- 
tante distintamente y mucbas veces de seguido. Se aUmenla de insec- 
tos, y parece que come también vegetales, pues se encuentra en su estó- 
mago esta clase de despojos mezclados eon eHctros y piedrecitas. 

p, iupra rufescenii olivaceus; fronte et vértice uropygio, rectricibia remigU 
busque rufis, vittasuperciliari, callo antice pectoreque medio álbis; abdomiite 
toto albQ rufescente, striis fuscis transversim notato. 

P. ALBicOLLis Kiltl., Mém. St.'Pét., i835.— Meoalofitx MEDiusLess., ///. zooL, 
lám. 9. — M. \L9iGOLLi9 Lafr., y d'Orb., Uag, de xooi., 1836. 

Vulgarmente Tapacido, 

Cabeza y todo lo superior del cuerpo^ remigias y rectrices de 
un bruno bermejo, mas puro sobre ^tas^ y volviéndose oliváceo 
sobre el resto ; l>arba, lo anterior del cuello y del estómago, 
frente y cejas de un blanco puro; pequeñas cubiertas alaren 
pintadas de negro y blanco en su estremidad ; vientre y flancos 
rayados finamente de bruno oscuro sobre claro flavo sucio; pico 
y patas brunos; cola levemente acuminada. — Longitud total, 
10 pulg. ; déla cola, 4 pulg.; de los tarsos, 1 pulg. y 9 lín. 

Esta especie es de la mas comunes y mas conocidas por su canto sin- 
gular que esprime claramente su nombre vulgar. Se ve correr entre las 
malezas y atravesar los caminos, lo que le gusta mucho para meterse en 
los agujeros de las ratas ó pararse en frente en las breñas, con la cola le- 
vantada casi perpendicularmente y moviéndose de continuo. También 
se alimenta de insectos , y se encuentra en toda la República, donde la 
llaman Tapaculo. 



304 FAUNA. CHILENA. 

3. tPieropioeHom Tamii» 

P. rufescentifuscus, píleo ^ uropygio^pectare hypochondriisque cinnamomHs, 
his nigro squamosis; cauda nigra, ba$i rufescente, 

P Tarnii Gray^ Voy. Beagie.— Utlactes Tarnii King, Proc, 1830. — Mbgalo- 
NYX RUFICBP8 Laf. y d'Orb., Mag. soo/. — Leptontx Tarnii id., Voy. Ám.^ lám. 8. 

De un bruuo oscuro sobre lo posterior de la cabeza, la garganta 
y lo anterior del cuello, pasando al bermejo sobre el ovispillo, 
al bermejo vivo sobre la frente y el pecho; este mismo color, 
adornado sobre cada pluma de un crucero negro, cubre los 
flancos y el vientre , que parecen también como amplamente 
escamosos de este último color ; las cubiertas superiores é infe- 
riores de la cola, del mismo bermejo que el ovispillo, tienen 
indicios de bandas trasversales negruzcas ; las cubiertas supe- 
riores de las alas son de un bruno fuliginoso , bordeadas 
esteriormente de bermejo, y terminadas por una línea negra 
muy fina; alas y cola negruzcas; esta se halla bordeada esterior- 
mente en cada una de sus rectrices de bermejo ; pico bruno por 
cima y rosado en la mandíbula inferior; pies violáceos; el pico 
es estrecho, prolongado como el del P. megopodius, y cónico, 
pero algo mas angosto ; los pies son á lo menos tan gruesos; las 
uñas largas y también algo arqueadas, sobre todo la del pulgar. 
— Longitud total, 12 pulg. ; de la cola, k pul. ; de los tarsos, 
2 pulg. ; de la uña del pulgar, 10 lín. 

Esta Ave se encuentra en los conñnes de los bosques de las provincias 
meridionales, desde Concepción hasta cerca del estrecha de Magallanes. 

k* JRieropioeHo9 rtf&eetffo. 

P, supra hrunneus-rufescens ; vitta superciliari, gutture eolio antice pectore- 
que rufis^ abdomine lateribusque griseis , nigro albogue transversim noiatis, 

P. RUBECDLA Kitll - Megalonyx rubecula Lafr. y d'Orb., Mag. zoo/.— M. rupo* 
GULARis id., Voy.en Ám(ír., lám. 7.— Leptontx rubecula id., id., p. 96- 

Vulgarmente Tricau. 

Cuerpo de un bruno bermejo por cima ; una mancha en forma 
de ceja se estiende desde las raniras hasta la región parótica; 
la garganta, lo anterior del cuello y lo alto del pecho son de un 



AVES. 30$ 

bermejo vivo casi rojizo ; lo inferior del pecho, los flancos y el 
vientre son grises, rayados alternativamente sobre la parte 
mediana de bandas blancas y negras ; la región anal es de üA 
bermejo pálido; alas y cola del mismo color que el dorso; las 
rectrices son blandas y escalonadas ; el pico bruno ; los pies 
bruno-pálidos; los dedot y las uñas, escepto la del pulgar, soa 
mucho n>as febles y cortos que los de las es|>ecies precedente^ 
— Longitud total, 5 pulg. y media ; de la cola, 2 pulg. y 9 Un. ; dé 
los tarsos, 1 pulg. y media. 

Esta especie es bastante común en los bosques de las prorineiM fiw» 
ridionales, en Concepción , en Valdivia, Ghiloe, etc., donde se Teooi^ 
rer ó saltar de rama en rama en la parte inferior de los arbustos. Sft 
grito es (t, ti, tiú, tiú, tiúy titiú, titiú, tiú, tiú, titichiú, tUichiú, m%< 
tiendo la lengua entre los dientes y retirándola con viveza. Como es Ave 
de superstición entre los indios , este grito es de buen agüero ; pero 
cuando da otro, y sobre todo si en tal caso se baila á la izquierda'del 
viajero, entonces anuncia desgracia, y es causa á veces de que esü 
interrumpa su viaje por acojerse á su casa. 

5. ]PieropioeHo9 paraaaapus^ 

P. supra fuscus fulvo variegatus; alis caudaque nigrihbrunnei$ ; guttwr$ 
colloque antico albis; pectore ardesiaceo^ abdomine lateribtuque ru/it, 

P. PAR4D0XCS Gray. — TROGLODYTBS PARADOXÜS Klttl.'^ LKPTOR YX PáRAAOSOf 

d*Orbigny, etc. 

Es de un bruno negruzco por cima, rayado irregularmente de 
flavo; base de la frente,^ barba, garganta y lo anterior del cuello 
de un blanco puro; el pecho y la región parótica de un gris api-^ 
zarrado casi blanquizo ; abdomen, flancos y cubiertas superiores 
é inferiores de la cola de un bermejo vivo ; rectrices y remigias 
negras; estas terminan en su punta por una manchita bermeja; 
el pico cónico , con los respiraderos nasales operculados y de 
color córneo gríseo; los pies de un bruno claro; launa del 
pulgar es el doble mas larga que las otras. — Longitud total , 
7 pulg.; de la cola, 2 pulg. y 7 lía.; de los tarsos, 1 pulg. y 3 lín. 

Esta especie se baila en GbUe en las cercanías de Valdivia y en Gbiloc. 

Sus costumbres son las mismas que las de las especies precedentes. 

Habita entre las malezas espesas, en los confínes de las dehesas, y se 

deja aproximar basunte; sin embargo, cuesu mucho trabujo el peiei* 

Zoología. I. 99 



906 FAUNA CHILENA. 

birla, died btbáronde KittUtz, aunque su grito singular, qué sé fMirééb 
ai graznido de las ranas, indica donde se halla. Este viajero ba eneontrado 
en al estómago de esta especie pequeños Coleópteros y langostas* 

6. J^terópióéhos rufoempitMus. 

. #. timipite f¥fo t hoTportíupra l^runneo rufoqtíe ttncto ; genis ^tefit Mflp 
futf<imrúU9nt9 ; thorau albo et nigro lineato; abdomine gríseo g reetricitm 
tiaératíím íuré alboque ocellatis, 

HJMALONTX RUFOCAPILLUS ReV. ZOOl., 1843, p. 909. 

Esta especie de PteroptQchos, nueva y todavía rara* tiene lo 
superior de la cabeza de un bermejo puro ; todo lo de encitüa 
del cuertx) está teñido y mezclado de bruno ; lo anterior dél 
cuello es de un gris siicio, bañado de bermejo ; el estómago está 
atravesado dé líneas alternadas de negro y blanco ; el vientre 
^ ¿e un gris igual; las alas bermejas, y las rectrices laterales 
ialpicadasde puntos negros y blancos. 

Esta Ave ha sido encontrada en Gbiloé, según el señor Adolfo Lessoñ. 

7; J^UrrdptoeAoá féliMtká. 

jPk tinjme snpra gi^eo\ tnfra cinéreo^, ábdomine laieiribusqui rúflk ¡ rostro 
corneo^ pedibus httéiis. 

MKGJat KYX M ANUS Left»4 ñev» ZÜ0í,í 184Sj p. 135. 

Macho : gris por cima, y solo ceniciento por bajo ; el vientre y 
tes flancos bermejos; el pico dé color córneo; los pies amari- 
llentos.— Hembra: de color moreno por cima, y las pluiñás ro- 
deadas de rojo ; por delante del pescuezo de un gris biabqüizó, 
edtHado finamente de rojo. 

Este volátil se encuentra igualmente en Ghiloe, según el mismo vii^jeco* 
Ortti. ESCZtÁtOPO. — 8CTTAX.OPUS. 

Róstrum captte brevius.compressum , obtusiim , tevUér recúíiftílh 
Náireí básales , membrana tectce. Alce concavce^ breves, tútúúéaJkJB^ 
remide prima abbremata, tertia, quaríüy quinta et sexta cequali- 
m^. Canda lírevís, rotuñdáta. Tarsi elongath robusti, scuteUatif 
ñalúce elongato et robusto. 

ifiíTAfcoras ^aU.^ Taoci.o0iTSt iLiiU.*LfifToifTX Lafr. y d'Orb.> ele. 






▲YES. 



m 



Pico mas corto que la cabeza^ comprimido sobre los '^. 
costados, algo obtuso y levemente encorvado acia la punta. -^ 

Respiraderos nasales colocados en la base del pico, y cubieC| 
tos por una escama córnea, formando un rodete en la aber- 
tura. Alas cortas, cóncavas, redondeada^, éotí la primera 
remigia mas corta , y la tercera , cuarta , quinta y sestá 
iguales. Cola corta , redondeada , pero cada rectriz 
lateral es escesivamente corta y con barbillas blandas. 
Tarsos prolongados^ robustos y escutelados Anteriormente; 
cubiertos por atrás de una serie de facetas , qde tiebéñ 
absolutamente la forma de las escamas abdominales délas 
serpientes ; el pulgar es igualmente prolongado y robusto, ló 

mismo que su uña ; el dedo del medio largo y delgado^ ^;^ 

jt 
La Motacilla magellanica de GmeUn ha servido dé tipo para este 
género, que es sumamente vecino del TroglodyteSy formando el me- 
dio entre este y el Pteroptochos, 

i. SeiaMopum •nageHanieus . 

S, corpore (oto cinéreo- fuliginoso^ nigro fusce squamato ; subtu$ diluti&n; 
medio abdomine albido ; hypochondriis cruribusque rufis brunneo variegatis, 

S. MAGELLAMiccs Gray. — MoTACiLLA MAGBLLAiiiGA Gmel. — Jardín y Selby^ ///. 
ornit.» nueva serie, lám. 19, etc. 

Vulgarmente chivean negro. 

Enteramente de un gris oi3curo ó fuliginoso, escamado de tm 
negruzco poco notable, que se vuelve mas claro en la garganta 
y en el pecho, donde este tinte finaliza en una línea angular 
mediana, blanquiza sobre la longitud del vientre; flancos y 
piernas bermejos, mezclados de bruno i pico negro ; patas ama- 
rillentas.--» Longitud total, 5 pulg. y media; de la cola, 2 pulg^; 
del tarso, 1 pulg. y 3 Un. 

Esta Ave, descubierta primeramente en la Patagonia y en el estrecho 
de Magallanes, se encuentra también en varias provincias d« la Replica, 
en Cliiloe, Concepción, etc. 



308 FAUNA CHILENA. 

2. &eyiaMopu9 ohseurmm. 

Si tvrpoft toto fuliginoso-nigro. 

S. OBSCüRüs Goold.— GoNiROSTRüM FüscüM Less., Compi. Buffon., t. IX. 

Totalmente de un negro mate, pasando á mi negro gríseo en 
la garganta y en el pecho, y á un negro levemente brúneo en 
el abdomen y en la región anal ; pero sobre la cabeza y en toda 
la cara el negro es intenso y de un aspecto aterciopelado ; d 
pico es negro; las patas de un bruno pálido.— Macho viejo: 
longitud total, 5 pulg. y media; de la cola, 1 pulg. y media ; del 
tarso, 1 pulg. 

A esta especie de Escitalopo, que se cria en Chile y en el estrecho 
de Magallanes , creemos debe unirse la Syhia obscura de King, hasta 
a<{Qí indeterminada: las indicaciones comprendidas en su descripción, 
aunque de un laconismo enteramente linneano, son tan precisas en 
ciertas partes y se refieren tan exactamente que parecería no haber 
lugar á duda. Asi esta Ave tiene en efecto las alas cortas y redondeadas, 
alis brevibus^ rotundatis; la cola corta, cauda brevi; los pies prolongados 
y fuertes, pedibus elongatis, fortibus; todos caracteres estraños á las 
Syhia, y en fin es de color uniforme negro-brúneo, unicolore fusco-ni- 
gro. Desgraciadamente King no ha dicho nada de la forma tan parti- 
cular de los- respiraderos nasales del género Scytalopus, Nosotros nos 
abstenemos de decidir, limitándonos solo á consignar nuestra duda, y 
4X)nservaremos la Ave de King en el género al que él la ha asignado. 

XX. MEHUXiAX— MSHULAXXS. 

Rostrum mediocre^ f ere rectum^ compressum, ápice uncinatum; 
regio postocularis nuda. Nares laterales , semi-membrana semi- 
plumis frontalibus operías. Alas hrevisstmoB, rotundas. Cauda elon- 
gaia. Tarsi longi^ gráciles^ scutellatiA 

Mbrülaxis Lesson. — Platycrcs Svains.— Malacorhynccs Ménélriés . 

Pico mediano, prolongado, bastante fuerte^ coa la man- 
díbula superior convexa y casi derecha ; la espina muy mar- 
cada solo entre los respiraderos y su punta algo dentada 
y en gancho; la mandíbula inferior delgada, derecha y un 
poco convexa por bajo; detrás del ojo desnudo. Respirada- 



ATES. 309 

ros nasales laterales, ampios, cubiertos por delante con nnk 
escama membranosa y cóncava, abiertos debajo de ella y 
ocultos acia atrás por las plumas frontales, que son rígidas;^ 
angostas é inclinadas á delante. Alas obtusas, muy cortas, 
muy cóncavas y redondeadas ; la quinta , sesta , sétima y 
octava remigia son iguales y las mas largas. Cola larga , 
rectilínea, escalonada^ con las rectrices poco cubiertas, en- 
sanchadas, acuminadas y blandas. Tarsos prolongados, 
algo delgados y escutelados ; tienen cuatro dedos con uñas 
finas, comprimidas y poco fuertes. 

Este género es peculiar á la América meridional. 
1. MerwMaapis amm9Í9* 



M, totus schistaceus^ subtus paJ^idius,^ ano rufo.. 
M. ANAL» Lafr., Rev- zooL, 1840, p. 104. 

Esta especie es enteramente de color apizarrado, mas pálido 
por bajo, y volviéndose blanco ceniciento en medio del pecho 
y del vientre ; lo de abajo de ests^ última parte, la región anal 
y las cubiertas inferiores debí cola son bermejos; una banda 
de este último color existe también sobre el ovispillo. — Longí* 
tud total, 7 pulg, y 9 lín. 

Esta Ave se cria ea Chile. 

Z. TRIOTO&O.— THRZOTHOaUS. 

Rostrum elongatums arcuatum^ subulatum. Nares oblonga; 
membrana opertce; alce breves, Tarsi longi, scuMlati. Cauda 
Umga^deltoidaHs. 

Thriothorvs Vien.~STLViA Lath. '*" 

Pico prolongado, comprimido por los lados , con la es- 
pina convexa, arqueada, y la puntaencorvada y obtusa, mas 
ancha verticalmente en la base que enmedio> ó por mejor 






310 FAUNA CHILENA. 

decir» eómca y disminuyendo gradual é ignalment^ desde 
.)a base ^ la puqta; mandíbula inferior taiqbien comprimida 
j convexa por bajo ; bordes del pico membranosos; comi- 
sura ampia y oblicua. Alas cóncavas ; la tercera , cuarta y 
quinta remigia mas largas. Cola prolongada y de fqrma 
deltóide* Tarsos fuertes , aunque proporcionados y ba^ 
tante largos. 

Las Aves de este género tienen la mayor afinidad con los Troglodi- 
IOS9 de los que se distíngnen por su gran fuerza y ipagnitud. Algopis 
especies pueden ser comparadas á los Rqiseñores por la pureza y aroMI- 
nía de su canto : habitan principalmente los lagares húmedos ó cena- 
gosos de la América del {Sur. 

T. iupra brunneo-rufus; aUs caudaque fulvis^ nigro striatis; sübtus alb<^ 
TOioceo. 

T. R084GEÜS LefíS., ^ev, zool., 1840, p. 269. 

Todo lo superior del cuerpo desde la cabeza hasta el dorso es 
bruno, pasando al bruno rojizo §obre el dorso y ovispillo, y al 
bermejo vivo sobre las cubiertas superiores de la cola; las remi- 
gias y rectrices son flavas, rayadas de negro; lo inferior del 
cuerpo blanquizo, bañado de un leve color de rosa vinoso; los 
flancos son rojizos ; las cubiertas inferiores bermejas. 

Este volátil, que solo conocemos por la descripción del señor Lesson, 
se encuentra igualmente en Chile y la Plata. 

ZZ. TROG&ODirp. — TROGLODTTSS. 

Rostrum brevtus, gracilius, magis incurvum. Nares membrana 
opertcB. Atm obtmm. Tarsi gráciles. Ca'^^a fequalis set^ rotun(l^. 

Troglodttbs Vid!* — Motagilla Linn.— Anorthüra Renn. — Rbgülüs Briss. 

jBl pico es n^as i^prto^ mas afilado, muy encorvado, y 1;^ 
waodíbiida íaferipr mas 4elgad» y menps liÍApha4a qfiQ e^ f^ 



4VB8. 3^ 

génpfíp prpcedpate; Iq^ flemas cgr^ipíeres ipq jgii^le^; d«(, 
pues, los respiraderos nasales están hendidos en una menK 
braníj qup p^l^rp sji í»})ef Jur^ ; Iqs ^f^rsp^ psf4p Br9l9»ga(}ofi 
aunque mas delgados; las alas obtusas y cóncairas, j la cok 
iguJ f^ redondeada, 

tos iu4iyidao9 de jsste g^ero tteoen lambío le? «aM^ 1» iU>l4 f 9«|i«i 
tenecsD á ambqs continentes. Son pajadllos sedentarios » eapaccidoa m 
todaí las regiones y latitudes, y cuyas vivas y ágiles maneras, y la eo»» 
tambre que tienen de revolotear al rededor de las habitadones y ami 
entrar para hacer sus nidos, son bastante conocidas. Los antiguos les 
djeron él nombre de Troqlody^tes ^ á caus^ de su nido algo pjramidalj 
cpie tijepe a)guna semejanza con las habitaciope^ de los verdaderos Tt^ 
gj^ipji d|5 Efiopí^^ )()s qjie dfcgp víyijn ej} ]^ c^yernjs, '" '" *"*^ . 

1. TroffModyies piaie*^9Ís. 

T, supra nigra; subtus rufaet albida; remigibus rectricibusque nigrescente, 
fasciatis ; rostro subareuato, supra nigro^ subtus albido; pedibtts fmfstcééH 
bus albis, 

T. PLATBN8I8 Gmol. — Baffon, lám. fl., 730. — Stlvia pljitensis TIell., etüw 
Vulgarmente Chircan^ chelean^ 6 mas bien Chedquen, 

U parte superior del cuerpo es de un bruQO negruzco nmi^o 
]9)e, teniendo á veces indicios de 8003 estrías trasversales y mag 
6 menos Q$curas: este bruno se vuelve gradifalmente berm^'^ 
acia el ovispillo , pero este color es mas ó menos vivo segpo I09 
individuos; la garganta y lo anterior del pecho flavo-blanquizoPí 
pasando al bermejo sobre los flancos y las cubiertas iuferiors^ 
de la cola ; remigias negruzcas, rayadas trasversalmeut^ sobria 
$us barbas esteriores de negruzco y de bruifo bermejo ma^ i 
menos vivo ; cola de un bruno rojizo, rayaba al tray^ 4e bandis^ 
negruzcas; pico negruzco por bajo y amarillo bl^pquizo ^a ^ 
base de la mandíbula inferior; pies de un bruno pálido rojizo. 
— Longitud total, 7 pulg. 

Esta especie , de las mas familiares del género , reemplaza exacta- 
mente en el sur de la América meridional al r. europeus, con el que 




its 



FAUNA CHILENA. 



también algunos naturtlistas la confunden: así vive casi siempre á 
presencia ó cerca del bombre en las alamedas, Jardines y sotos próximos 
á las poblaciones, á donde, hasta en el invierno, se acerca demasiado. 
No es entonces raro verla entrar con confianza en las casas, bsjo las 
teokmmbres, ya para buscar un fácil alimento, ó para encontrar on 
logar donde establecer en seguida su nido : este, que á veces se halla en 
los agujeros de los árboles, se compone de espinillos mezclados con 
cerdas, y guarnecido por dentro de plumas blandas y muy delicadas. 
Poiien de cuatro á seis huevecillos ovoides, rosados, salpicados 6 por mejor 
deeir sembrados de puntillos de un rojo mas oscuro. El canto del macho, 
sobre todo mientras empolla la hembra , es de los mas agradables 
y melodiosos ; lo modula de todas maneras, le hace subir á las notas 
ipas elevadas, y después , con garganteos y semitonos bien sostenidos, 
da logar á una armonía verdaderamente estraordinaria por su fuerza y 
prolongación. Parece imposible que un Ave de tan pequeña talla pueda 
ejecutar con tanta facilidad un canto tan largo y complicado. Abunda 
bastante en Chile, encuéntrase en la Plata, y se adelanta hasta el estre* 
cho de Magallanes. 

2. TroffMoOyies ffuariapa» 

T. iupra trrunnta rufo pallide striata; wropygio rufescente; gutturt tUhido 
rélUpm earpore subtus rufo, 

T. OPAEIXA Gav.— Lb Güarixa Azara.— T. cniLEiisig Less., Zoof, de la Coq., 
u I, pan. % p. 66S. 

Este Troglódito es por cima de un bruno estriado de bermejo 
claro, tirando sobre el blondo bermejo acia el ovispillo ; la gar- 
ganta es blanquiza ; lo anterior del cuello y lo alto del tórax 
son de un bermejo blondo agradable, y los flancos de un ber- 
mejo bastante vivo; las alas llegan poco mas ó menos hasta el 
medio de la cola : sus remigías son de un bermejo resaltado por 
rayas ó estrías finas y poco aparentes y por bandas brunas ; las 
rectrices son de un bermejo mas patente, y están igualmente 
atravesadas de rayas brunas bastante anchas ; pico muy robusto, 
de color córneo ; tarsos proporcionados y amarillentos. — Lon- 
gitud total, 4 pulg. y 2 lín. 

Esta Ave se halla en Chile en las cercanías de Concepción, según el 
señor Lesson. 



\ 



.'^^ ' ATES'. * Sifl 

3. Trogtoéiytíes homensis. 

r. corpore ínfra griseo-fulvo^ vinaceo tincto; crisso rufo; supra brunneo^ nt-» 
grestriato, 

T. BORNENsis Less., Zoo/, de ia Thétis, é Inst., 1834, ii« 7S, >: :ft6.<-T. maoMÉ»! ' 
LAificüs Gould, Proc, zooi. Soe,» 1836, p. 88.— G. R. Gray, Beogle, p. 74. *» 

La cabeza y el cuello son de un bermejo bastante vivo, fla- 
meado y como entretejido de listas negras ; el dorso, el ovispillo 
y las partes superiores del cuerpo están cubiertos de pavesas de 
un negro lustroso, blancas y de un bermejo ferruginoso ; las 
alas, del mismo bermejo vivo, están atravesadas de negro, 
escepto las remigias que son uniformemente de un bruno blondo 
con un recamado amarillo muy fino en su borde; la cola, for- 
mada de rectrices escalonadas ó en abanico, es igualmente ber- 
meja, con franjas de un negro aterciopelado por cima y blondo 
por bajo; las partes inferiores desde la barba basta el ano son 
de un blanco bermejo amarillento, con tintas mas salkptes 
sobre los flancos y costados del cuello ; el pico es de icjÚcr 
córneo, y los tarsos amarillos. 

Encuéntrase esta especie desde Rio Janeiro á las orillas de la Plata, y 
en Chile hasta el sur de la Patagonia, en el estrecho de Magallanes, 
Tierra de] Fuego y en el Cabo de Hornos. A veinte leguas de este último 
punto, al sur-este austral de la América , y á bordo de la 2%tf (t5, ha sido 
cojido el individuo tipo, descrito por el señor Lesson. 

4. TroffMoOyies furva. 

T. furva; donOy alis caudaque nigro striatis, 

T. FURVA Vieill., GaL des Ois., lám. 167, p. 373.— Motacilla FunvA Línn.-r 
Stlvia furva Latb. 

Lo superior de la cabeza, del cuello y del cuerpo bruno ; las 
plumas de debajo del dorso manchadas de blanco enmedio, lo 
cual solo se percibe cuando se levantan; cubiertas superiores 
de las alas, remigias y rectrices atravesadas de negro sobre un 
fondo bruno ; garganta, pecho y el medio del vientre grises; 
flancos y cubiertas inferiores de la cola bermejos ; pico bruno 






FAUNA CWttÉKk. ^ 

por cima, mas plaro ppr ))ajp; pi^ ^ m @3lof córneo ama- 
rillento. — El macho y la hembra no presentan ninguna dife- 
renpia ,en s\\ pljimaje. — Longitud total^ 4 pulg* 

EsU especie se halla en el estrecho de Magallanes, en donde la cojió el 
mft^ (hig, I tj^ fiím^t^ lugares de la ^rip|| de) Sar| ^i) g9|íT|a« 
«IBrasll,a|C; 

PENTIROSTIiES. 

Picp esGOtadq en los lados de ]tL puta. 

Pico geneFalmente recto, fino, delgado^ cortado eu 
forma de punzón ó de lesna, mas ó menos depriqaido 
^^ sp base y ley emente cpmprimido acia la punta ^ 
ci}^ba% p§ pías eleyad^ que ancha; \^ n|andíbi|la 
superior está frecuentemente e^cpfad^ ep su estrepaj^r 
dad^ y la inferior siempre recta. Los tarsos son mas 
íargos que el dedo del iqedíp. 

Las especies de esta familia son notables por sus formas ele- 
gantes, esbeltas y proporcionadas, así como por su melodioso 
canto : están esparcidas por todo el mundo, y se encuentran en 
los matorrales, en las breñas y en los prados circunvecinos de los 
nos. Se alimentan de insectos, los qae prefieren cpjer en l^s ra- 
mas y hojas de los árboles 6 en el suelo, mas bien que al vuelo. 
Pocas son sedentarias, y casi todas pasageras, cambiando de sitio 
y estación según las temporadas. Ponen por lo regular dos veces 
al año, y solo mudan de pluma una vez ep él. 

Están distribuidas en siete tribus, de las que solo las Malwrir 
neos y Luscinineas se hallan en Chile. 



AVES. 81€ 

TRIBU I. — MALVRJNEASi. 

I. SX&TZO&TORXSgrOO.— STXiTZO&TKOaBTSflrGHUS. t 

Rostrum longUudine capiti coceguale^ rectum^ Meraliíer t» 
prima parte a basi compressum^ in ultima ad apicem (^lindricumf 
basi /ere quadr angular e. Nares in fissura strictissima longitud^ 
nales ^ squamula membranácea tectce^ plumis frontalibus semi-* 
opertcB, Ala obtusas; guaría remigum longior^ cauda extensa^ rec^ 
tricibus seXf basi crasso^ rigidis ac denudatis, ad apicem tantum 
plumulis pilorum ad instar impennatis. Tarsi prolongiy sex sgwsr 
mis antice tectiy digitus intemus medio prima phalange coñ^ 
junctuSjpoUex robustm^ eUmgatuSy ungue procurvo ac ¡ongissm)» 
armatus. 

El pico de las especies de este notable género es tan 
largo como su cabeza, completamente derecho, leyemente 
comprimido en los bordes desde la base al medio de sn 
longitud, que es igual á su altura, y de consiguiente qasi 
cuadrado en este sitio, y cilindrico en lo demás hasta la 
punta, donde las dos mandíbulas se reúnen. Los respira- 
deros nasales están abiertos longitudinalmente en la ba$6 
del pico en una hendidura muy augosta , hecha en uba 
película membranosa ó medio córnea que los envuelve en 
parte, y poco metidos bajo las plumas aterciopeladas de la 
base de la frente. Alas cortas, llegando solo al origen de 
la cola, y obtusas; la cuarta remida es la m^slarj^. Gola 
muy estendida longitudinalmente y con solo $ei$ i^ectriee^ ; 
dos laterales, de una pulgada á una y media de largo ; las 
siguientes tienen cuatro pulgadas, y las dos medianas 
esceden á todas, alcanzando hasta m\% pulgadas ; el f|^io 
de estas últimas es muy fuerte, muy grueso en la ba«g^ 
sin barbillas en su nacimiento, y en el primer tercio de sa 
longitud apareciendo como pelos bastante cortos, pero en; 
sanchándpse y apretándose al llegar ápia If Jplfjoita oel taljo^ 



316 FAUIfA CHILENA. 

mas sin adherencia alguna unas con otras ; las dos rectrices 
medianas tienen la particularidad de que su tallo es casi 
cuadrado en su nacimiento y que desde su inserción en el 
ovispillo hasta cerca de pulgada y media de allí están como 
soldadas , separándose después para formar una especie 
de curva elipsóidea, pero mas pequeña que la de las Ldras, 
la que se cierra por la unión de sus dos estremos, sin vol- 
verse acia fuera como en este último género. Tarsos pro- 
longados, delgados, cubiertos por cima con seis chapas á 
iguales distancias ó como escamas ; el dedo interno está 
soldado al mediano hasta la primera falange ; el pulgar es 
grueso> prolongado y provisto de una uña encorvada y tan 
larga como la del pulgar : las de los otros dedos son co]> 
tas y comprimidas, pero agudas. 

Este genero es peculiar y hasta ahora particular á Chile, y lo he« 
mos establecido por una preciosa especie que descubrimos. Cuanto al 
sitio que le damos en la serie, lo creemos suficientemente justo por lo 
gracioso de sus tarsos y el aspecto y forma de la cola, que evidentemente 
lo colocan en la tribu de las Malurineas , y por la longitud y dere- 
chura del pico que lo ponen entre los Ortótomos y las Currucas. 

(Alias zoológico. — Omilologia, lám. 3.) 

5. mipmm éUmeeo-érunneut^ fronte capistnqw ruftUis; suhtus fulvis, gut' 
ture et mto Miáis ; primariis rufo externe mmrginalis^ secundaras brunnea- 
nigresceMibus; ángulo interne ocuUai supereiUisque Mis nigro strictissime 
Uneatis ; mandíbula lutea^ maxUla brunnea; pedibus brunneis. 

S. Desmurii 01. Gay, Icón. 

De un bruno oliváceo por cima; la frente y la mitad del 
oapistro de un bermejo vivo ; las remigias primarias son igual- 
mente bermejas en su borde esterior; las secimdarias bruno- 
iiegras; inferiormente de un flavo claro; ovispillo y garganta 
blanquizos; una especie de peto ó collar amarillento en el pecho; 
ángulo interno del ojo y de las cejas blanco; plumas de la corre- 



AVES. 317 

juela y de los carrillos pestañosas y medio negras y blancas; cola 
compuesta de seis rectrices, con tallo muy grueso en su raíz, 
disminuyendo progresivamente hasta su estremidad, pero firme 
y bastante tieso, aunque dócil en toda su longitud, provista de 
barims rudimentarias solo en la gran mitad de su ostensión 
de^- su base, ensanchándose algo y levemente sedosas, pero 
sin ninguna adherencia en la punta, y de un bruno algo bermejo; 
pico brúneo en la mandíbula superior y amarillento en la infe- 
rior; patas de un bruno claro; todo el plumaje de esta singular 
Ave es de plumas descompuestas y sedosas ; las alas son obtusas 
y de una feble conformación estraordinaria ; la estremidad de 
las remigias terciarias diseña una punta bastante notable. — Lon- 
gitud total, 11 pulg.; de la cola, 7 pulg.; del pico, 8 lín.;*del 
tarso, 11 lín.; el pulgar con su uña iguala en longitud al dedo 
del medio. 

Esta avecilla, muy notable por la longitud y forma de las plumas de la 
cola, se encuentra en los bosques húmedos de la provincia de Valdivia j 
particularmente en las cercanías del Corral, etc. Es muy rara, y los habi- 
tantes la llaman Larguicola, nombre que llevan también algunas especies 
de Sinalax. 

TRIBU II. — LUSCININEAS. 

IX. CURRUCA.— STXiTXA* 

Jtostrum subulatunii rectum^ tenue compressutn^ mandibulis 
subcequalibus. Nares obovatag^depressiusculce. Mee elongatce. Cauda 
módica rotundata. Tarsi elongati, gráciles. 

Stlvia Lath.— Motacilla Gmel.— Philomela Swaing. — Curruca Heyer. 

Pico delgado, afilado, derecho, puntiagudo y compri- 
mido. Respiraderos nasales ovalados y deprimidos. Alas pro- 
longadas y en punta. Cola mediana y redondeada. Tarsos 
largos y delgados. 

Las especies de este genero son muy numerosas y se hallan en todas 
las partes del globo. Generalmente son pajarillos muy pequeños, pero 
notables por su forma esbelta y canto melodioso : entre ellos está el 
Ruiseñor, ese nocturno cantor tan célebre^ á pesar de que por su oscuro 
y uniforme plumaje parezca feo. 



■"^ 

^^f 



318 FAUNA CfatLENÁ. 

ÍS.'tUgfVy déridi st&púlátíbusque ru/U^ iremtgibus, mtrminti4^ fUéeti. 

S. D0KSALI8 king., iool.t 1837 v 28, t. III, p. 482. 

Cabeza, garganta y todo lo superior del cuerpo negce^r^ 
y escapularios bermejos ; remigias y rectrices bruno 
pico negroi — Longitud total, 4 pulg. 

Esta Ave la descubrid King en el puerto del Hambre. 

S» corpore unicolore fusco nigro^ alis brevibus, rotundaíis €audá brevi^ |»e- 
dihus eiongatiSy fortibus, pallidis, 

S. OBSCURA King, ZooL, 1827 y 28, t. iii, p. 429. 

Enteramente de un bruno negruzco ; alas cortas y redondea- 
das; cola igualmente corta; patas prolongadas, robustas, de 
tolor pálido.— Longitud total, ¿ipulg. y media i de la cola, 1 pulg. 
y 3 lin-; de Ibs tarsos, 9 lin. 

Con duda conserramoá ésta especie en el género sylma sobre la 
fé del capitán King, que la describe según un individuo cojido en 
el puerto del Hambre; pues és evidente que los caracteres zoológicos 
que da de esta pretendida especie de pico fino, la asignan el lugar en 
otro género : un carácter aproximado á la coloración nos hace igiíalitíénte 
suponer que se acerca al Scytálvpus fUscus. 

IXX. HSTSZUEXiO. — * HSOUXiUSé 

Rostrum rectum, capüe brevius\ culmine super frontem acce» 
dente ^ eonicum^ compressum. Nares básales, longituditKjUes. Aim 
angulares, teriia remigum longiore. Cauda lata, rotundata. Tarn 
elongatiy gráciles, digito externo cum medio basi conjuncto, interno 
breviore, unguibus aníerioribus parvulisy posteriore contra-recurvo 
et halluce cocequalis. 

ÜEGULffft Vieil.— Gray.— Tachüris Azara.— Lafr. y d'Orb.— Ctanotis Swains, etc. 

Pico derecho, cónico, mucho mas corto que k cabeza , 
con la espina entrando en las plumas frontales^ las que Ue- 



ATE 64 §19 

|;an hasta los respiraderos de las narices; está algo coinpri^ 
mido eñ la basé y üo tiene escotadura én lá punta ^ qtté 
concluye en fornia de esquina. Los respiraderos ñasalek 
se bailan en la base del pico en una hendidura longitudi- 
nal debajo de un opérenlo membranoso y levemente meti- 
tidos entré las plumas de la frente. Alas casi subagudas^ 
éscediendü algo el ovispillo, con la tercera remigia la maft 
larga. Cola ampia, casi igual, pero redondeada poJr%s la^ 
dos. Tarsos largos^ delgados, cubiertos de cuatro chapáá 
anchas ó escutelas, con los dedos delgados : el esterno 
soldado al mediano en su base^ el interno libre y el mas 
corto» todos provistos de uñas débiles, escepto la del pul- 
gar que le iguala en longitud y está encorvada y acerada. 

Lbs individuos qae componen este género frecuentan con preferencia 
la orilla de los rios y los pantanos^ lo que ios distingue bastante de IO0 
verdaderos Régulos que viven siempre algo distantes. Se hallan en toda 
la América del Sur y en particular áda la caida occidental de los andes» 

i. Jte^Mf •§• óütfiléófor» 

(Atlas zoológico.— Ornitología, lám. 4.) 

Ó, supra otivacea, subtus late flava ; crista tricotore in miedto ruHrÓeócei^ 
nea, íateratiier flava, in parte intermedia nigra; nucfia^ eolio poslico á'e ré^ 
gione paroiica cteruleisy alis nigro fuliginosas, tectricibus mináribüs apicé M^ 
joribusqúé margine timbatis; gutture albo; lateribus vitta trahsversáU ntgtá 
cinctis; regiokeÓHiáirubiginea; cauda nigra^ rectricibus intémisalbo Umbatii, 

R. ÓÉif icbLbK V1<6H) Gta. des Ois., lám. 166.— R. btronbnsis Gray.— Tachüris 
oMNtcofcoft Lailr. ff il*Otli.,<— T. roí Azara, n» 101. — GYANOt» AzkhM Lieht. 

Vulgarmente Sietecolor, 

Ave dé ios siete colores > pues siete coíorés componen eñ 
efecto su brillante ornamento ^ y un hermoso moño formando 
su base én él origen del pico adorna la cabeza : este itíoño es 
de un rojo vivo en medio, cercado de bandas longitudina- 
les negras, y está bordeado sobre sus costados de otras 









dos franjas de un color pajizo, marcadas en su longitud de 
cuatro escamillas ó puntos negruzcos; la nuca, lo posterior 
y el costado del pescuezo, lo mismo que toca |Ia región 
parótica, de un bello azul de añil; las correjuelas negras; todo 
lo superior del cuerpo desde la base del cuello hasta el origen 
de la cola es de un verde oliváceo ; las alas y la cola negras; 
el lomo esterior de los grandes escapularios está bordeado de 
blanco en toda su longitud, y la estremidad de los escapularios 
medianos franjeada de una banda del mismo color, formando 
espejos sobre esta porción del ala , y el lomo de las pequeñas 
cubiertas alares blanco , escamado de negro en su longitud ; las 
dos rectrices esteriores de la cola son blancas en toda la estén* 
sion de su mitad esterior; las dos siguientes están solo marcadas 
de este color en su estremidad ; la garganta y barba son de un 
blanco lustroso, y todo el resto por bajo del cuerpo de un her-* 
moso amarillo ; una especie de cintura negra empieza bajo el plie- 
gue del ala, atraviesa los flancos en toda su longitud y llega á 
pararse junto al medio del abdomen, donde está interrumpida 
y como truncada por el amarillo vivo de esta parte ; la región 
anal es de un bermejo sanguinolento ; el pico y las patas negros ;. 
el ojo de un bruno rojo. —Longitud total, 5 pulg. y media; de 
la cola, 1 pulg. y 9 lín. ; del tarso, 1 pulg. 

Esta muy pequeña aveciUa, que hemos hecho figurar bajo el nombre 
de B. omnicolor YieU., es sin duda la mas bella y variada en color de 
todas las de Chile, aun sin esceptuar el Picaflor, á pesar del tinte rojo 
de fuego de un muer metálico que adorna lo superior de la cabeza. Es 
bastante rara, aunque sin embargo se encuentre en la provincia de 
¿oquimbo, en Santiago, Ghiloe, etc., y vive siempre en los lugares cena- 
gosos, en medio de las junqueras, saltando con destreza y repetidas 
veces de un tallo á otro, y ocupada en cazar los insectillos de que se 
alimenta ; ea ocasiones baja á tierra para hacer lo mismo, pero esto es 
bastante raro, y casi siempre se ve revolotear sobre las cañas, dando 
de tiempo en tiempo un grito como un sapo, que remeda muy distinta- 
mente la palabra ffué-ffué-tfuéy etc. Construye su nido, como las currucas 
de las lagunas, es decir, de una manera también industriosa, pero sen- 
cilla : estas lo establecen enlazando su cubierta esterior al rededor de cinco 
ó seis tallos que le sostienen, y en cuyo centro se encuentra colocado ; 
nuestra avecilla emplea los mismos materiales, y se contenta con un 
sold tallo, á cuyo rededor y á lo largóle adhiere fuertemente y en toda sa 



AVES. 321 

longitud ; es de forma redondeada en la parte snperiinr, termina gra- 
dualmente en punta, y ofrece un desarrollo de cinco pulgadas de 
longitud y sobre tres de diámetro. Este es el nido que represci»ti»nos i^ 
nuestra lámina. La especie se encuentra en las cercanías de ~ 
Aires á las orillas de la Plata> en el mes de setiembre ; en 
por junio, y en todo Chile, en Santiago, Osorno, 6albiico, et«^ 
no muy abundante. 



TRIBU m.—MOTACILINEAS. 



IT. MUSOXSAXIOOIíA. — BtUSOISASaCOKA. 



^r^ 



Rostném íenUfe, vaMe compressum, ekmgaíutn, non basi d^res^ 
sutn. AicB prolongcB^ acuminatce. Cauda mediocrís^ ápice rotundos 
Tarsivalde elongatii gráciles. 

MusciSÁXiGOLA Lafres. y d*Orb — Lbssonu Swaios.— Ptiondra Gould. 

Pico delgado^ muy comprimido, prolongado, síd depre- 
sión en la base, que al contrario eslá carenada en el cen- 
tro de la mandíbula superior, y esta levemente inclinada. 
Alas largas y acuminadas: la segunda remigia es la mayor. 
Cola de mediana longitud y cuadrada en la punta* Tarsos 
muy prolongados y delgados : las uñas de los dedos ante- 
riores son cortas, y la del pulgar mas larga y encorvada. 

Los demás carácleres de este género son exactamente como los del 
Saxícola ; así sus individuos tienen los respiraderos básales, laterales , 
ovoides y medio cerrados por una membrana. Es parlicular de la Amé- 
rica meridional. 

1. NMuseisaoDieoMa uiffra* 

¡f,8upra cinnamomea^ capite colloque nigro-fuscis : subtus hrunneo" 
fuliginosa. 

M. NiGRA Gray, Beagle, p. 84. — Anthüs variegatbs Gerv. y Eydoux, Mag. 
zooU, p. I3,lám. 67. — Stlvia dorsalis King. 

Vulgarmente Animita, 

La cabeza, el cuello, lo mismo que todo lo inferior del cuerpo 
y la cola, son de un bruno oscuro, fuliginoso y casi negro; el 
dorso y los hombros de un bermejo canela uniforme^ pico y 
Zoología. I. ^^^ ' 21 



322 ' FAUNA €HILENA. 

pies negros, lo mismo que los ojos. — La hembra es generalmente 
de un. gris ceniciento, con una leve mezcla de bermejo en el 
dorso, y un poco bruno sobre las alas y la'.cola; las cubiertas in- 
feriores de esta son blanquizas, y las barbas estemas de las rec- 
trices casi del mismo color.— Longitud total, 5 pulg.; de la cola, 
1 pulg. y 3 lin. 

Este p^aro es bastante comiui en Chile , la Plata , en los pampas de 
Buenos Aires, la Patagonia, y aun en la Tierra de Fuego, donde los natu- 
ralistas da la Méágle lo vieron. Azara afirma que viene al Paraguay por el 
invierno, que su vuelo es listo, su carrera rápida y sus movimientos vi- 
vos. Añade que eoje las moscas por el suelo y al vuelo; á veces sé pura 
en altas plantas, aunque prefiera correr por el suelo y en particular por 
los caminos, en los cercados, los corrales, grandes patios y á la orilla de 
los estanques : también frecuenta los arenales y mogotes de las riberas , 
asi como las escarpaduras y rocas de las costas. 

2. MuseisaúcieoMa n$aeioviana. 

M» supra brunneo-cinerascens^ capite tnifescente; subtus cinerascente fulvo" 
que álhiáa, 

M. MACLOVUNA Gfay, Beagle, p. 83.— Sylvia macloviana Garnot, Zool. des 
Ues Malouin.-^ CcaRUCA macloviana Less , Zool, de la Coq.f p- 063. 

La cabeza está cubierta por una capucha de un bruno bermejo 
oscuro, y este color se estiende también sobre la barba, que es 
bermeja, y sobre los carrillos , donde se debilita volviéndose 
levemente rojizo ; todo el plumaje es de un cenicienlo bruno 
por cima, teñido de bermejo, y pasando al bruno sobr^ las 
cubiertas superiores de la cola ; lo anterior del cuello y el pe- 
cho son de ^n gris bermejo muy claro, que se vuelve gris 
blanquizo sobre el vientre y los flancos ; las plumas de las 
piernas son bermejas; las alas, casi de la misma longitud que la 
cola, son grises cenicientas, y cada pluma, lo mismo que cada 
una de las remigias, está finamente listada de blanquizo ; las 
rectrices son iguales, bronas, con barbas internas iñuclio mas* 
largas que las esteriores, que son blanquizas; el pico y los pies 
son negros. — Longitud total, 5 pulg. 

Este pájaro se parece algo al Jf. mentalís, y se baila en las islas Mahiinas 
y en el estrecbo de Magallanes, donde no es muy común : lo trajeron los 
le&ores Garnot y Lesson. 



AVES. 323 

▼. ANTa. — ASTTBUS. 

ñostrum reetum, gradUy eytindrieum. Nares basaki^ later&hit 
ovales. Ata mediocres, iertia ei quarta remigum kmgioribus, Tarsi 
mediocres f extemo diffiíorum medio convexo. 

ANTIIÜ8 Bechst. - Alauda Linn. — Spipola Leach. 

Pico derecho, cilindrico y en forma de alesna cerca de 
la punta ^ y enmedio con los bordes acia dentro ; la base 
de la mandíbula superior en espina, levemente escotada en 
la punta, y algo mas larga ^que la inferior. Respiraderos d^ 
las narices básales, laterales, algo ovalados y medio cerra- 
dos por una membrana abovedada. Las alas no tienen pri« 
mera remigia, y la segunda es mas corta que la tercera y 
cuarta ; dos de las grandes cubiertas llegan á la punta de 
las remigias, y las intermedias están escotadas «n su es- 
tremidad. Cola algo escolada y mas corta que las alas. 
Tarsos medianos y proporcionados, terminados por tres 
dedos delante y uno atrás; el esterior soldado al de en- 
medio ; la una del de atrás está mas ó menos encorvada^ y 
con frecuencia escede la longitud del dedo posterior. 

Los pájaros que comprende este género sé alimentan casi únicamente 
de insectos, y Yiven de continuo en sitios descubiertos: solo mudan una 
vez al año, aunque su plumaje cambie de color al tiempo de,la cópula 
del macho y. la hembra. Se hallan esparcidos por todo el globo, asi en 
el ecuador como en los polos. 

1. Anihus eorrenOera* 

« 

A, tuprm fUgricanty singulls plumis albo auratoque marginatis; suhtus au- 
rátmf nigre mmndmns; gula aibetceme; remigikui albo UmbatU, rutricibUu 
extimii apUat(0, 

A. conRERDERA Tieíl., Dict. (JCatst. nat., t. xivi, p. 481. — Alonbra goiiiixxdkm 
Azara. 

Eslíe Anlo se distingue de sus congéneres por algunos ma- 



324 FAUNA CHILENA. 

tices mas variados y un poco mas brillantes: asi los cos- 
tados de la cabeza y lo inferior del cuerpo son de un feble 
tinte dorado ; lo alio de la garganta es blanquizo ; el bofe está 
manchado de lunares negros longitudinales, que aumentan de 
dimensión sobre los costados del vientre; las plumas dorsales 
son negruzcas en el centro y bordeadas de un amarillo dorado; 
las cubiertas alares pajizas, lo mismo que los guiones, y 
terminadas en amarillo pálido; el pico es bruno en su estremi- 
dad y de color de rosa en lo demás; sus pies son de este 
último tinte, y los ojos brunos. — Longitud total , 6 pulg. y media; 
de laxóla, 1 pulg. y 7 lín.; de la uSa del pulgar, 1 pulg. 

Los hábitos de esta Ave son idénticos á los de las alondras, y como días 
signe constantemente la6 sendas sola 6 en pareja, con la cabeza levantada 
y el ojo atento; se eleva verticalmente ó en linea algo circular, dejándote 
caer en seguida á corta distancia y produciendo una especie de canto 6 
murmullo, que cesa luego que se para: jamás ó rara vez sube á los ár- 
boles y hace su nido entre la yerba : pone cinco ó seis huevos de color 
blanco sucio, cubiertos de manchas brunas ó bermejas , mas abundantes 
acia la base. Se halla en casi todo Chile, y en las repúblicas vecinas. 

A. supra grUescente fuscus, singulis plumis í^fo marginatis ; €auda nigf 
fuica^ lateraliter externe albo limbaía ; subtus maculis fascis notatus ; gut" 
ture albo, 

A. FüRCATüS Lafr. y d'Orb., Syn., Mag, zoot., 1837, p. 87. 

Todo lo superior del cuerpo es de un bruno gris claro ; las 
plumas, sobretodo las de la cabeza, están bordeadas de bermejo 
amarillento muy claro; la garganta, el vientre y las cubiertas 
inferiores de la cola son blancos; los costados del cuello varia- 
dos de blanco y negruzco ; el pecho es de un amarillo bermejo, 
con una mancha negruzca longitudinal en el costado interior de 
cada pluma ; los flancos son de un flavo amarillento, levemente 
flameado de bruno pálido; las remigias y las culáertas superio- 
res de las alas brunas, bordeadas amplamente de amarillo ber- 
mejo muy pálido; el costado esterior de los guiones primarios 
es blanco; la cola negruzca, escoplo las dos rectrices medianas 
que son bruno-bermejas, amplamente bordeadas de amarillento 
flavo, y las dos laterales, cuyo costado esterior entero y una 



AVES. 325 

pequeña parte del otro soq blancos ; el pico es de color córneo 
brúneo en la mandíbula superior, y amarillento en la base-de la 
inferior, los pies son de color de rosa, y los ojos brunos; la 
cola está levemente hendida.— Longitud total, 6 pulg.; déla 
cola, 1 pulg. y 7 lín.; del tarso, 9 lín. 

Esta especie vive en Chile, BoUvia, la Plata y auo en el Brasil^ en donde 
la encontraron los señores Delalande y Aug. Saint-Hilaire, 

▼I. CdnmAXiA.— GOBTOAXi&A. 

Rostrum subtíangatunij iubforU. Nares ovales^ in menUnrmna 
fistcB. Alw eaudaque ut in genere Antho. Tarsi ekvati, pedibm 
súbgracilihus^ hallucis^ ungue elongato, recto, 

CORYDALLA Yigors.— Anthus Tieil. 

Pico derecho , pero mas grueso que el del género prece- 
dente. Respiraderos de las narices algo ovales y levemente 
abiertos por iiná membrana. Tarsos muy largos: la uña 
posterior escede macho el pulgar, que está un poco ar- 
queado. 

Este género tiene las mayores relaciones con el que antecede, y es co- 
man al antiguo y nuevo continente. 

C, corpore luteo-rufo et nigro vario; gula et abdomine albidii; thoraee late* 
ribusque rufó-luteis, nigro-variegatis, 

C. cHiLBNSis hess.,Rev. zoot,^ 1838, p, 101, y Compl. Buff., t nx, 1847. p. 398. 

Plumaje sobre todas las partes superiores del cuerpo variado 
de negro y de flavo blondo ; cada pluma negra en el centro y 
bordeada de flavo blondo ; los costados del cuello y los carrillos 
flavos^ punteados de negro; lo anterior del oi|^;^anquizo sin 
manchas; pecho y flancos de un amarillento n^y.dltíM^ manchado 
de negro ; vientre y cubiertas inferiores blanqiíÉii(ri& manchas^ 
hombros y cubiertas alares de un flavo blondtii'^éDbre los bordes 
y brunos en el centro de cada pluma ; remigias brunas,| franjea- 



326 FAUNA CUiLENA. 

das de blondo , y las primarias escotadas en el borde eslerior; 
rectrices medianas brunas: las esteriores bordeadas ó termina- 
jdas de blanco, y las dos mas esternas enteramente blancas. -- 
Longitud total, 4 pulg. y media. 

Esla Ave se encuentra en Chile. 

VII. TURDIDEAS. 

£L pico varia de longitud, y es mas ó menos 
grueso según las especies de esta familia; su 
espina está generalmente visible, encorvada y com- 
primida en los bordes de la base , con la punta mas 
ó menos ensanchada y marginada. Los respiraderos 
nasales son laterales» básales y en general cubiertos 
mas ó menos por una escama membranosa» y redon- 
deados ó agudos. La cola es de mediana dimensión. 
Tarsos proporcionados y cubiertos siempre de esca* 
millas trasversales ; los dedos guardan también pro- 
porción, y el interno es mas largo que el esterno. 

Esta familia es puramente artificml, y se compone de cinco 
tribus, de las que solo se encuentrfeir representadas en Chile las 
Formicarineas y Turdineas. 

TRIBU h-^FORMICARINEAS. 

X. DASICXPALA. — DASTOXFHAXiA. 

Rostrum basi latum, medio cylindricum, ápice aduticum. Nareá 
plumis seíisque táUm^ Alce caudaque rotundalm, Tarsi elongati^ 
gráciles. 

Dasycbpb&IiA SwiiifOB— Muscícapa Gmel.— TBAviioPRavs Kitti.— TTRAimvt 
Laf. — Agriornis Gould*'- Tamuolanius y Pttangüci Lesa. 

Pico tan largo como la cabeza, ancho en la base, cilín- 



AVES. 327 

drico y redondeado enmedio, encorvado j ganchoso en 
la punía , con la espina saliente. Los respiraderos nasales 
están completamente ocultos entre las plumas rígidas y los 
pelos que salen de la base de la frente : los que guarnecen 
las comisuras son muy duros y tiesos en forma de mosta- 
chos. Las alas y la cola están redondeadas. Tarsos prolon- 
gados, delgados, llenos de escamillas ovales por los lados, 
con los dedos y uñas delgados : el dedo interno es el mas 
corto, y el esterno está soldado al mediano. 

El mayor numero de las especies de este género se halla en Améri- 
ca, sobre todo en la meridional , y algunas existen en África. Recorren 
los llanos y valles^ según la naturaleza de las localidades, parándose en 
lo alto de los arbustos y zarzales, 

1. JBasyeephmMa MiviiMm. 

D, cinere<hf uliginosa ; alis fuscioribus; reetricibus ápice externis latere ri» 
migibusque margine albescenlibus ; subtus albida nigro striolata, 

D. lívida. Swains. — Ttrannüs gctturalis Eyd. y Gerv., Mag. zool-, 1836 
lám. 63.— Pytajígüs chilensis Less. — Pepoaza. güttüra.li8 Lafr, y d*Orb — 
AcRioRifis GUTTÜRALI8 Gould, Beagic. 

Vulgarmente Mero 6 Zorzal mero. 

Por cima de la cabeza y del cuerpo de color gris oscuro; con 
una raya blanco-bermeja que sale de los respiraderos; ^las bruno- 
oscuras, guarnecidas de pardusco'en su lado esterior, mas esten- 
dido en las segundas remigias que en las primeras, que son mas 
pequeñas que las otras ; lo inferior del cuerpo es de color ceni- 
ciento, algo rojo enraedio del pecho, y mucho mas rojo en el 
vientre, por bajo de las alas, el juego de estas y las cubiertas in- 
feriores ; el gaznate y lo superior del pescuezo son de un blanco 
sucio, estriado longitudinalmente de líneas negruzcas, cuya prin- 
cipal está sobre el medio mas separada de las otras que estas 
entre sí; cola cuadrada, con las grandes plumas brunas como las 
alas, y lo interior gris mezclado de bermejo ^n el lado esterior ; 
solo las dos plumas laterales guarnecidas interiormente y todas 
las otras en la punta de un blanquizo deslucido ; la mandíbula su- 



328 FAUNA CHILENA. 

poriur del pico es morena, y la inferior amarilleata, pero bañada 
de moreno por los lados; los pies y las uñas son negros. — Lon- 
gitud total , 8 pulg. y media; la cola, 3 pulg. y 3 lín.; el pico, 
1 pulg, ; los tarsos, 1 pulg. y media. 

Este pájaro es muy común en Chile, y se distingue con el nombre do 
Zorzal mero : también se halla en la Plata. 

2. MMiBsyeepHmMa wnariiitnm. 

D. supra fuscescente-cinerea unicolor, rectricibusremigibusque, alho-marffi- 
naiis ; suhtus rufcscenti cinerascens, gutture Micante, maculis fuscU striaiq, 

D. BiiRiTiMA Gray.— Pepoaza marítima d*0rb. y Lafr., Ulag, zooi., 1857, p.6S. 
— Agriornis leuccrds Gould, Beagie, lára. 15. 

Vulgarmente Mero de la cordillera. 

Por cima del cuerpo, desde la cabeza al ovispillo^ de un bruno 
fuliginoso pardusco ó ceniciento, algo mas pálido encima de los 
ojos; remigias algo mas oscuras en el centix), y rodeadas de una 
lista blanquiza muy estrecha en las primarias y mas ancha en las 
segundas ; cola toda blanca, menos las dos rectrices medianas que 
son brunas y solo blancas en la punta: las demás rectrices tienen el 
borde interno bruno desde el origen á la mitad de su longitud ; 
por bajo del cuerpo de un bermejo oscuro ; el gaznate y los bor- 
des inferiores de la comisura son blanquizos, con anchas manchas 
negras en su longitud ; la mitad del abdomen y la región anal 
de color blanco flavo ; pico , pies y uñas completamente negros. 
—Longitud total, 7 pulg. y 10 lín.; cola, 2 pulg. y media; tarso, 
1 pulg.; pico, 9 lín. 

Se encuentra en la parte oriental de las cordilleras de las provincias 
centrales de Chile, así como en Bolivia, la Patagonia y en las cercanías de 
Santa Cruz. 

ZI. GRAZiAaiA. — GBAZ1Z1AB.XA. 

Roüruní recíanif crassum^ procurvum, carenatum^ laleralit us 
compressam, ápice aduncum ac denliculaluní' Nares laterales^ in 
membrana opertce, ovales. Alce mediocres, rotundce. Cauda Ifrevis, 
Tarsi elongalif iemi-nudi, sculellati. 

Grallaria VieiL—TüRDüsLinn— Myiothera Cuv — Formicariüs Bodd.-- 
Mtiothurous Boié.— Pitta Temm.— Cuam^eza Vigora. 



AVEft,^ 329 

Pico derecho^ algo duro, grueso, convexo por ifpKm 
con los bordes acia dentro y comprimidos por los tadoft ; 
el dorso carenado; la comisura hendida; la mandíbula su- 
perior escotada y encorvada en la punta , la inferior algo 
hinchada por bajo. Respiraderos nasales ampios, laterales, 
abiertos bajo un opérenlo membranoso jr en su parte aqp^ 
terior. Alas muy cortas, cóncavas, redondeadas, y ci|p 
cuarta y quinta reo^gia son las mayores. Cola corta , con 
doce rectrices rectih'neas. Tarsos medio desnudos^ muy 
prolongados y escutelados , con los dedos unidos en la 
base, y el esterno mas largo qué el interno. 

Los indÍYÍdaos de este género Yiyen con preferencia en sitios arbolado» 
y desiertos, los mas lejanos de toda habitación : comen los insectos y en 
particular las hormigas qae hallan por tierra ó en los hormigueros : su 
chillido es fuerte y agudo, y lo principian á dar desde el amanecer. Se 
encuentran en el Brasil, la Ouyana, el Perú y Chile ; pero el mayor ná- 
mero de especies está bajo los trópicos americanos. 

■Él 

"■* 

G. supra brunnethoUvttCia : singulis plumis nigro circum'marginatis ; mi* 
cha et eolio postico ciñereis^ scapis albis; remigibus rectricibusque cinnamO" 
meis; subíus fulva brunneo squamata. 

6. VARIA Bodd.— ToRDüs REx Gmel. — T. grallaria Lath. •* Grallaria fdsca 
Vieil., CktL des Ois., lám. 134. 

Frente, dorso y pequeñas cubiertas alares de un bruno algo 
oliváceo, y las plumas rodeadas de negro con el tallo de color 
flavo claro ; la nuca y detrás del pescuezo de ün gris ceniciento, 
con las plumas rodeadas de negro y el tallo blanco ; remigias y 
rectrices de un hermoso rojo acanelado ; el ángulo interno del o\q 
y la comisura del pico de uti flavo blanquizo; el gaznate y 
los carrillos guarnecidos de plumas punteadas de bruno flavor y 
el tallo flavo claro; uq collar de plumas blancas algo oscuras, 
rodeadas de negro, se baila en la base anterior del cuello : el es- 
tómago es flavo, escamado do moreno ; el vientre flavo ; las cu- 



330 FAUNA CIIILKNA. 



inferiores de la cola y los muslos bermi|ns; pico córneo 
morenuzco; tarsos amarillentos.— Loogítud tolaUSpulg.; cola» 
1 pulg. y 3 lío. ; tarsos, 2 pulg. y media. 

Este pájaro es el mayor del género, y en lo demás se diferencia poco de 
tos otros: se halla en Chile, el Brasil y la Guyana. 

TRIBU II. — TURDINEAS. 
m. maiiO. — Tva»vs. 

Rosírumfererecium, ápice denticulatum. Nares laterales^ ovales, 
membrana semi-^pertce ^ ad plumas frontales extensce. Alas súb- 
oblusce. Cauda rectansquaUs. Tarsi gráciles , extemo digitotum 
mediOi basi cunjuncto. 

Tordos Linneo, ele. 

Pico tan ancho como alto , gtábro ó emplumado en la 
base, casi derecho, mas ó menos robusto, cortante, leve- 
mente convexo por cima y comprimido acia la punta, que 
apenjpl es ganchosa y débilmente dentada ; la mandíbula 
superior está por debajo ahuecada y surcada longitudinal- 
mente enmedio ; la inferior es derecha. Respiraderos de 
las narices básales, laterales, ovalados, medio cerrados por 
una membrana desnuda y guarnecidos con las plumas de 
la frente. Gola variable, aunque por lo regular rectilínea y 
cuadrada. Alas medianas, punteadas, frecuentemente sub- 
obtusas ; la tercera y cuarta remigia son las mas largas. 
Tarsos prolongados , delgados y escutelados : el dedo es<^ 
temo está unido al del medio en una corta distancia de su 
longitud. 

Las costumbres de ios individuos de este género varían mucho : los 
mas frecuentan los sarzales y malezas, en donde hacen sus nidos, y otros 
bascan los pedregales y montes. Se hallan por todas partes, y su dtstri* 
bucion geográfica es difícil de limitar. 



AVES. 331 

1*. T§§rau8 faiMin^Meus. 

M. supra griseo-rufescens^ capite^ remfgikusprimaHisMudMque fusco airUi 
subtus püUide rufus, gula albOy fusco-aíro linéala, 

T. FALKLANDicus Quoy y Gaim., Zool, de Curan.., p. 101. — T. magellaniccs 
King, Proc. zooí., 1831. 

La cabeza, las remigias y rectrices de un negro intenso; por 
detrás del cuello, la capa y el ovispillo de un bruno sombreado 
levemente de oliváceo ; la papada y el gaznate blancos, estriados 
de negro, que se estiende acia el pescuezo; estómago y flanees . 
flavos; vientre y cubiertas inferiores de la cola de un blanco ga- 
muzado; pico y patas amarillo-anaranjados. — Longitud total, 
8 pulg. y 9 lín. ; cola, 3 pulg. y 4 lín. ; tarsos, 1 pulg. y 3 Un. 

Esta especie fué traida primeramente de las Islas Maluinas, y se encu- 
entra igualmente en Chile y la Plata. 

2. Tuii*€tu8 fusemier. 

T, supra lotus fusc<haterl dorso paulo brunneo oliváceo tinelo; capite, alis^ 
caudaque parum grádala saturatioribus^ fere nigris ; subtus dilutior; ano gri* 
sescente ; rostro pedibusque flavis. 

T. FüscATER d'Orb. y Lafr., Stjn.y Mag, zool., 1836, p. 16, n» 1. - D'Orb., Voff. 
en Amvr,, lám. 9, Gg. 5. 

Volgarmente Zorzal^ y Huilqui entre los indios. 

Casi enteramente por cima de un negro morenuzco, levemente 
oliváceo en el dorso ; cabeza, alas y cola mas oscuras ó casi ne- 
gras; las plumas están rodeadas de un color mas claro; por bajo 
del cuerpo de un bruno mas claro, que se vuelve pardusco, y las 
plumas también rodeadas de un color mas claro; región anal de 
un gris puro. — Las únicas diferencias que hay entre el macho y 
la hembra consisten en que las partes superiores de esta son 
bruno-bermejas, y las inferiores de un gris mas oscuro; iris 
bruno rojizo; pán[)ados, pico y patas de un amarillo claro. — 
Longitud toial, 9 pulg. y media; de la cola, 3 pulg. y media; 
tarso» 1 pulg. y 3 lín. 

El Zorzal es una de las Aves mas comunes en Chile, des le la provincia 



330 FAUNA CHILENA. 

bi t cMB inferiores de la cola y los muslos beniMios; pico córneo 
morenuzco; tarsos amarillentos. ^Loogitud tolaU 8 pulg. ; cola» 
1 pulg. y 3 lío. ; tarsos, 2 pulg. y media. 

Este pájaro es el mayor del género, y en lo demás se diferencia poco de 
tos otros: se halla en Chile, el Brasil y la Guyana. 

. TRIBU 11. — TURDINEAS. 

Rostrmnfererecíum, ápice denticulatum. Nares laterales^ ovales, 
membrana semi-^pertce^ ad plumas frontales extensce. Alce sub- 
obtusce. Cauda recta-cequaUs, Tarsi gráciles , extemo digitorum 
mediOi basi cunjuncto. 

TORDUS Linneo, ele. 

Pico tan ancho como alto, ghbro ó emplumado en la 
base, casi derecho^ mas ó menos robusto, cortante, leve* 
mente convexo por cima y comprimido acia la punta, que 
apenas es ganchosa y débilmente dentada ; la mandíbula 
supc^rior está por debajo ahuecada y surcada longitudinal- 
mente enmedio ; la inferior es derecha. Respiraderos de 
las narices básales, laterales, ovalados, medio cerrados por 
una membrana desnuda y guarnecidos con las plumas de 
la frente. Cola variable, aunque por lo regular rectilínea y 
cuadrada. Alas medianas, punteadas, frecuentemente sub- 
oblusas ; la tercera y cuarta remigia son las mas largas. 
Tarsos prolongados , delgados y escutelados : el dedo es^ 
terno está unido al del medio en una corta distancia de su 
longitud. 

Las costumbres de los individuos de este género varían macho : los 
mas frecuentan los zarzales y malezas, en donde hacen sus nidos, y otros 
bascan los pedregales y montes. Se hallan por todas partes, y su distri* 
bucion geográfica es difícil de limitar. 



AVES. 331 

M. supragriseo^ufescenSy capUCy remfgikusprimariiscaudMque fusco alri$i 
subtus pallide rufut, gula alba^ fu$c<halro linéala. 

T. FALKLANDiGüs Quoy y Gaim. , ZooL de Curan.., p. 101. — T. magellaniccs 
KIng; Proc. zoot., 1831. 

La cabeza, las remigias y rectrices de un negro intenso; por 
detrás del cuello, la capa y el ovispillo de un bruno sombreado 
levemente de oliváceo ; la papada y el gaznate blancos, estriados 
de negro, que se estiende acia el pescuezo; estómago y flancos 
flavos; vientre y cubiertas inferiores de la cola de un blanco ga«- 
muzado;pico y patas amarillo-anaranjados. —-Longitud total, 
8 pulg. y 9 lín, ; cola, 3 pulg. y 4 lín. ; tarsos, 1 pulg. y 3 Un. 

Esta especie fué traida primeramente de las islas Maluinas, y se encu- 
entra igualmente en Chile y la Plata. 

2. Tur€9u8 fusemier. 

T, supra totus fusc<hateri dorso paulo brunneo oliváceo tinelo; capiíe, o/íi, 
caudaque parum grádala saturatioribus^ fere nigris; sublus diluiior; ano gri- 
sescente ; rostro pedibusque fiavis, 

T. FüSCATER d'Orb. y Lafr., Stjn., Mag. zool., 1836, p. 16, n» 1. - D'Orb., Ko|f. 
e/)iám<;>., lám. 9,Gg. 5. 

Vulgarmente Zorzal^ y Huilqui entre los indios. 

Casi enteramente por cima de un negro morenuzco, levemente 
oliváceo en el dorso ; cabeza, alas y cola mas oscuras ó casi ne- 
gras ; las plumas están rodeadas de un color mas claro ; por bajo 
del cuerpo de un bruno mas claro, que se vuelve pardusco, y las 
plumas también rodeadas de un color mas claro; región anal de 
un gris puro. — Las únicas diferencias que hay entre el macho y 
la hembra consisten en que las partes superiores de esta son 
bruno-bermejas, y las inferiores de un gris mas oscuro; iris 
bruno rojizo; párpados, pico y patas de un amarillo claro. — 
Longitud total, 9 pulg. y medía; de la cola, 3 pulg. y media} 
tarso, 1 pulg. y 3 lín. 

El Zorzal es una de las Aves mas comunes en Chile, desie la provincia 



332 FAUNA CHILENA. 

de Goqoimbo basU la de Valdivia ; su carne es umbien de las mas delica- 
das : cázase con bastante frecuencia y con gran focilidad á causa de su 
carácter poco receloso ; se ve entrar frecuentemente en las huertas y 
Jardines, y por la tarde y al romper el alba hace oir un canto baslaate 
agradable que se puede formular asi : ^óóóó yuchichichit, u, yóééá iMM 
i rrrrrru. Por 1^ primavera construye en los árboles un nido muy parecido 
al del Mirlo, escepto que no está cubierto enteramente de barro. Aanqiie 
los conquistadores lo confundiesen con el Zorzal de España, dándole el 
mismo nombre, sin embargo es muy distinto en sus colores. 

ZV. BURIiABOB. — BnMUS. 

Rosirum graciU^ elongatum, a basi usque adapicem nipra iubius- 
pteleviterincurvum. Nares fongitudinalesin membrana iitmplumis 
^. fiwUalibus semi'tectcB. Alce mediocres super-obtusce^ /ere acutrn. 
^'p^ Cmtia elongaia rotundata. Tarsi gráciles. 

Car -•?JB 

MiMDS Briss. — TuRDUs Linn .— Orpheus Swains. 

Este género se distingue del precedente por los carac- 

teres siguientes : el pico es mas delgado y convexo, y la 
encorvadura principia en su origen continuando insensible- 
mente hasta la punta, que está algo inclinada, y la mandí- 
bula inferior sigue paralelamente el mismo grado de incli- 
nadon. Respiraderos de las narices longitudinales, abiertos 
en una membrana lateralmente al pico, y ocultos por su 
parte anterior bajo las plumas aterciopeladas de la frente, 
las que presentan con frecuencia una especie de roce ó 
deterioro. Alas medianas, escediendo un poco el ovispillo, 
subobtusas y levemente puntiagudas ; la tercera y cuarta 
rem^ia son las mayores. Cola larga y redonda. Tarsos del- 
gados, largos, cubiertos por delante con cuatro chapas 6 
escamillas perfectamente distintas y reticuladas; uñas comu- 
nes y un poco arqueadas. 

Bate género es parttcolar á ambas Amérícas y prindpalmeale á las 
dM latitudes mas temfdadas. Sus especies poseen algonas ooa(«m- 
bres de ios Mirlos ; pero son menos solitarias y tan poco tüaidas que 
Ik^Uk á ser familiares; se acercan bastante á las habitaciones y hacen 



AVES. 333 

su nido muy cerca de ellas. Estos pájaros, sobre todo el M. polyglottus^ 
son célebres por lo fuerte , armonioso y vario de su canto, llegando 
hasta Kmedar el de las. otras Aves: se alimentan de frutas, bayas é 
insectof. 

M, supra fusco hrunneseens; subtus sordiderufescens; vUta supereiUari tU- 
bescente^ nigro striolalo ; remigibus recíricibusque albis, 

M. THENCA 6. R. Gray. — Türdds thenca Mol. — Orpheüs thbnga d*Orb. 

Vulgarmente Tenca ó Trenca, 

Todo lo de encima es de un bruno flavo ; las plumas de ía es- 
tremidad de la cabeza largas, angostas y mas oscuras por medio ; 
las remigias primarias son negras, bordeadas de una estreeba 
línea blanca ; las secundarias y las cubiertas superiores de las alas 
negruzcas, bordeadas de bruno bermejo y terminadas de blanco; 
lo inferior es de un bruno rojizo pálido, levemente listado sobre 
el pecho de un color mas claro, pasando al rojo flavo sobre 
los flancos, donde se ven grandes manchas longitudinales negras^ 
y volviéndose blanquizo acia la región anal; una ancha pestaña 
blanco-amarillenta se estiende sobre el ojo, el que está alrevesado 
por una lista bruna que se prolonga sobre los lados del pescuezo; 
los carrillos son bermejos, variados algo de un leve bruno; la 
garganta blanquiza ; de cada lado de la mandíbula inferior sale 
una mancha negra , que se ensancha al bajar por los lados del 
pescuezo y se divide en una porción de lunares del mismo color; 
cola larga y escalonada ; las dos rectrices medianas negras, bor- 
deadas y terminadas de pardusco; las otras concluyen en una 
mancha blanca, mas larga en las mas esternas, que también tie- 
nen el lado esterior rodeado de blanco ; ojos brunos ; pico y 
pies negros. —Longitud total, 10 pulg. y media; de la cola, 
2 pulg. y 4 lín.; del tarso, 1 pulg. y 10 lín. 

Este pájaro, bastante común en toda la América y sobre todo en Chile, 
es muy notable por la melodía tan dulce como variada de sn canto y la 
facilidad con que imita el de las otras especies : es sin contradicción el 
mejor cantor de todas las Aves del Nuevo Mundo, y el que mas se aproxi- 
ma al ruiseñor, tan célebre y común en el Antiguo: es además casi 
del mismo color que este ; es decir, de un gris mas ó menos oscuro, maá 




334 FAUNA CHILENA. 

bien feo qoé bODíto ; pero esta uniformidad de color está muy compensada 
eon el gusto que oñrece el oírle ¿antar, sobre todo acia la mitad de la 
primavera, cuando se junta con la hembra j ambos baoen el láéo. Que 
es enteramente igual al de los Mirlos. Asi, pues, Molina se^ 
cuando le atribuyó uno muy diferente, confundiéndolo con el éÁjSfm^f 
según la descripción que los zoólogos dieron de este pájaro, 
mente sgeno á Chile. 



yni. MUSGIGAPIDEAS. 

Pico mediano, yariando de longitud y anchura se- 
gún los géneros, ensanchado y deprimido en la base, 
que está erizada de largos pelos, comprimido y muy 
escotado acia la punta en las grandes especies, y to- 
mando insensiblemente la forma de un pico fino en 
las mas pequeñas. Respiraderos de las narices late- 
rales y mas ó menos cubiertos de pelos. Tres dedos 
anteriores, y uno posterior casi tan largo como los 
otros ; los dos laterales son casi iguales. 

Esta familia comprende generalmente pájaros pequeños, y está 
dividida en seis tribus, de las que solo la mitad se hallan eu Chile , 
y son : las AlectrurineaSy Tiranineas y Muscicapineas. 

TRIBU L—ALECTRURINEAS. 

I. TZNZOPTZRA. — TJBinOPTZBLA. 

Roslrum elongatum, conieum seu cylindricum , basi depressum^ 
ápice compressum ac uncinatum. Alce breves. Pedes fortei. Cauda 
cequalts. 

TfNioPTERA Ch. Bonap. ~ Pepoaza Azara. — Orsipüs Pford.|eia. 



El pico es grueso ó mediano, prolonga JHk' cónico ó mas 
6 menos cilindrico, deprimido en ^n base, comprimido 






AVfis. 33S 

acia la esiremidad, cuya punta es ganchosa. Las alas sao 
certas y obtusas» Los pies gruesos y robustos. Cola de 
longitud proporcionada y cuadrada d algo redonda. 

Aunque los pájaros qae forman este género tengan mucha afinidad 
con algunas divisiones de los Tiranos, sas costumbres son muy distintas ; 
así es que son esencialmente andadores y prefieren los sitios dwcubfer- 
tos ó los llanos, donde buscan su sustento, dejándolos soto para tr á 
pararse en las alturas cercanas ó las arboledas : se encuentran en los si- 
tios templados y cálidos de la América meridional. 

1. Tteniopiera flmviOm. 

T. corpore su¡>ra^ alis^ caudaque ftavíd(hhrunneteentihus ; eolio antico atbido 
cum striis brunneis; gula et thorace griseis ; lateribus, ventre, tectricibus infe- 
rioribus fiavescentibus. 

Pepoaza flavida Less., Rev. zool., 1859, p. 102. 

Todo el cuerpo por cima, las alas y la cola de color bruno 
amarillento ; lo interior del cuello blanquizo, con rayas morenas ; 
garganta y estómago parduscos ; los flancos , el vientre y las cu- 
biertas inferiores de la cola son de color amarillento; patas 
encamadas. 

Este pájaro ba sido cojído en Chile , en las cercanías de Valparaíso. 

2. Tf&niopiera pf^rapm. 

T, supra oUtescente-cinerascent^ remigibus nigris albido limbatis ; subtUi 
albescens. " "-^Si^ 

Muscícapa ptropb KiUl., Míém., p. 191, lám. 10— Pbfoaza ptropb tOrtibi^ 
Vulgarmente Diucon 6 Tiucon^ y en Valdivia Papamoscas» 

Por cima de un gris oliváceo ; las remigias negro-parduscas : 
las dos primeras presentan una fo!ma particular, muy escota- 
das en la punta y terminadas en un hilo muy delgado, y las 
secundarias bordeadas de blanco ; la barba , la garganta y las 
cubiertas inferiores de la cola de color de nieve ; estómago y 
vientre de gris perla ; cola levemente escotada y del mismo color 



336 FAUNA CHILENA 

cpie las remigias : las tres rectrices laterales completamente bor- 
deadas de blanco al esterior ; pico y píes negaos ; ojos de cok>r 
de vermellon.— Longitud total, 8 pulg. y 5 lín.; de la cola, 3i)ulg. 
del tarso, 10 lín. 

Este pégaro se baila en casi todo Chile: su grito se parece al sonido de 
un casc^Ml» pronmu^iando las silabas tét^ tút, m^ y tan despacio que re- 
medan A sapo. 

II. &IOHSirOF8.— &IOHSirOV8. 

Rostrum basi depressumt latum^ culmine rotundum^ ápice un- 
cinatum. Nares plumulis setisque semi-opertoB ; Ates plus minusve 
rotundcB aut acules. Cauda recta aut rolundata. Tarsi digitique 
gráciles. 

LicHBNOPS Comm.^Gray.— Perspicilla Swains. — < Fluvicola Lafr., etc. 

Pico algo deprimido en su base y bastante ensanchado; 
la espina está algo mas manifiesta que la dé todos los otros 
géneros de la familia , es redondeado en la misma punta 
y termina en un ganchillo. Los respiraderos nasales» 
cubiertos por los pelos que salen de la base del pico, eslán 
enlazados sobre las primeras plumas de la frente. Las 
alas son mas ó menos redondeadas ó agudas en su origen 
según las especies. La cola es recta y casi siempre cua- 
drada, rara vez redondeada. Los tarsos y dedos son finos 
y sueltos ; las uñas delgadas y bastante agudas : la del 
pulgar es mucho mas larga que las otras. 

Las costumbres de este género son las mismas que las de las Collal- 
bas; jamás se paran en lo alto de los zarzales, y están siempre al lado de 
los arroyos, corriendo por el suelo, ei que solo dejan para ir á descan- 
sar en las bajas ramas de los matorrales. 



AVES. 337 

L. niger; remigihui in medio albis, ápice nigris; oculis flavecircum lobatU, 
rostro flavo, 

L. PBRSPiciLLATUs 6. R. Gray. — Perspicílla LBDC\rrBaA Swains, Uta, U^*^ 

p. 105, lúm. 9. — HOTACILLA PERSPICILLATA Gmel.— ADA GOMMBRSOIfl LetS., «te. 

Vulgarmente Colegial, 

Enteramente de un hermoso color negro, menos la última mi- 
tad de las grandes remigias que es blanca, con la punta negra; 
pico de un precioso amarillo. — Hembra por cima de un bruno 
negruzco, y las plumas franjeadas de flavo ; las pequeñas y me- 
dianas cubiertas alares presentan por su dispojsicion dos bandas 
flavas sobrepuestas; remigias primarías bermejas, bordeadas en 
su última mitad interna y terminadas en bruno. — Longitud total, 
6 pulg. y 8 lín. 

Lo mas notable de este pájaro es que su ojo está rodeado de un pellejo 
membranoso, festoneado de un precioso amarillo: se halla en la mayor 
parle de la América del Sur , y abunda en Chile : frecuenta los rios y 
s6 para de tiempo en tiempo en las piedras ó guijarros: según dicen, 
parece que hace su nido en los barrancos. 

ZZI. MUSOZGRAZiA.— MUSOZGRAZiZJi. 

Roslrum elongato-conicum y depressum^ ápice uncinatun. Ala 
breves j ápice rotundatae. Cauda brevissima, ápice recta, Tarsi tibia - 
que longissimi. 

MüiciGTiALLA d*0rb. y Lafr., Voy. en ¡Lmér, 

Pico prolongado , cónico , deprimido y ganchoso en la 
punta. Alas cortas, redondeadas ú obtusas, con la segunda, 
tercera , cuarta y quinta remigia de casi igual longitud. 
Cola muy corta y cuadrada. Piernas muy largas : la tibia 
está desnuda en la mitad de su longitud , y el tarso cu- 
bierto de infinitas escamas. 

Esie género lo establecieron los señores d'Orbigny y Lafresnaye por 
una sola especie que se encuentra en el litoral americano del Océano 
pacífico. 

ZoOtOGÍA. 1. 22 



338 FAUNA CHILENA. 

1. MM9€fÍ0ra9fm hre^iethn^^, 

M. tupra cinereo-murina^ pennia verticis basi ftavo-ranunculaciii mpiu» 
que tñnium futcit ; uropygto pallide rufesceníe , tectrici busque caudat superis 
Cúttamii; remfgibut teetricihue aiarum ápice Mis. 

M. BRBYiCACDA d*Orb. y Lafr., Voy, en Ámér, 

Por cima domina el color gris oscuro; solo el ovisirillo es ber- 
mejo pálido , y las cubiertas superiores de la cola de castaño 
claro ; por bajo es blanquizo y el pecho pardusco ; los flancos úni- 
camente son bermejos ; las plumas de la cabeza son moreno* 
oscuras en la punta y de un bello amarillo en la base ; alas bruno- 
negruzcas, guarnecidas de blanco bermejo^ mucho menos eh las 
primeras remígias que en las segundas, y todas terminadas en 
blanco; las rectrices son de color de castaña en la base y negras en 
lo demás : las laterales bordeadas anteriormente de bruno ber- 
mejo, que se baila también en la punta de ellas. —Longitud total, 
6 pulg.; el tarso, 1 pulg. ; la cola, 1 pulg. y 3 lin. 

El seuor d'Orbigny descubrió esta especie en Tacna, en las coatas del 
Perú, y el señor Lesson afirma en. su úlümo tomo de loa Stiphmentm á$ 
Buffán haberla recibido de Chile, lo cual dudamos. 

IV. AIiSCTURO.— AI.SOTURU8. 

Roslrum basi glabrum, depressum^ coniccheonvexum, manéibuim 
superior ápice adunca, inferior recta. Nares rotunda ^ ad médium 
rostri sitcB, Cauda compressa^ ascendens. 

Albcturus Vieil. — Swains. ~ PLATTnuTNCHüs Spix. — Mcscipeta Cuy. 

Caerpo oblongo. Cabeza redonda. Pico desnudo y de- 
primido en ia base, cónico -convexo; la mandíbula superior 
encorvada en la punta, y la inferior derecha. Respiraderos 
de las narices ovales, situados acia la mitad del pico. Len- 
gua ancha y corta. Pescuezo mediano. Alas con el gaion 
bastardo , muy corto y puntiagudo ; la segunda y la tercera 
remigia son las mayores de todas. Muslos fuera del abdo- 
men, y las piernas enteramente emplumadas. Piéstetradác-^ 



ATES. á39 

tilos : tres dedos delante unidos en la base, y uno detrás; 
ei pulgar está en lo bajo del tarso, en el mismo plan que 
los dedos anteriores, rodeando el dormitorio y descansando 
todas su artiealaeiones en el suelo. Gola con doce rectrices 
comprimidas lateralmente y susceptibles de quedar levan- 
tadas. 

Las especies de este género habitan las breñas pantanosas de la Amé- 
rica meridiona] y austral, yse paran tandiienfréeiieiteneDlf en el meló. 

A,subtui fuicus ^ palUde marginatusi remigibus fuscis^ Mo margituuis; 
tectricibu» nigrit^ albo limbatU; gutture ntbtusque MU: peetore nigro, 

Ar GUTKATBTDPA Vieil. — MUSCÍCAPA PsoLüRA Temm., láni. ilust. SS3 y 996, etc. 

Cabeza , por detrás del pescuezo , hombrillos y peto hasta la 
pechera de un negro intenso ; dorso, alasy rectrices de color gris, 
mas oscuro sobre las remigias y en el centro de las rectrices, que 
están bordeadas de blanquizo; barba^ garganta, vientre y cubier- 
tas inferiores -de la cola de un Manco puro ; cola levemente 
escotada ; las dos rectrices esternas solo tienen barbas desde la 
punta de las intermedias : estas barbas están muy prolongadas 
por el lado interno y contorneadas de modo que se hallan per- 
pendiculares al horizonte; la, primera remigia tiene la notable 
particularidad de ser la ma$ corta y colgar por fuera separada de 
las demás, con una escotadura profunda, semilunar en su punta 
interna; pico amarillento; pies negruzcos; ojos brunos. — 
Hembra : de im bruno flavo escamado de moreno ; remigias y 
rectrices bruno negruzcas bordeadas de flavo ; garganta y vien- 
tre blancos ; pecho con el peto flavo ; flancos del mismo color; 
las dos rectrices esternas mas cortas que las del macho y apenas 
barbudas; la primera remigia escotada igualmente. — Longitud 
total, 7 pulg. hasta laestremidad de las rectrices ordinarias, y es- 
ceden las esternas en 6 pulg.; las intermedias, 2 pulg.; tarsos, 
9 lín. 

Este pájaro se halla en el Brasil, de donde lo tra^oel príncipe de Wied, 
en el sur de la América y en Cbilc, aunque muy raí o. 



340 FAUNA CHILENA. 

TRIBU II. — TIRANINEAS. 

y. BnOBXO.— MTOBZU8. 

Roitrum ehngeUum feviter procurvum , apiee parum aduncot 
basi dilataium. Alce mediocres^ secunda remigum Urliaque longio* 
ribus. Tarti fortes. Cauda coaqualis. 

Mtodics Gray. — MüsciPETA Cuv. — Tyrarnula Swains., etc. 

Pico generalmente prolongado , levemente indinado 
desde su nacimiento hasta la punta, que es algo ganchosa, 
y guarnecido de muchos pelos espesos en su base. Las 
alas son medianas, con la segunda y tercera remigia mas 
laicas. Tarsos bastante gruesos ; uñas aceradas. Cola igual 
y cuadrada, proporcionada en general á la talla del Ave. 

Lis costumbres de este género son las mismas que las de todas las 
Tiraníneas: habitar en América. 

1. Mf^oMus anieeprn» 

M^ tupra fuseo-oUvacetí, pilco obscuriore^pennis ver íicis basi albis; remigi' 
hus fusco-nigris, viridi albescente marginatis; teciricibus alarum albide /r«- 
vescenlibtit\ gutture pectoreque cinerascentibus ; abdomine albescente. 

M. ALBicBPS Gray.— MüsciPETA albiceps Laf. y d'Orb., Synops.f ii« H, p. 47. 
Vulgarmente Viuda. 

Por cima de un verde oliváceo, y las plumas de la cabeza mi- 
tad de este color y mitad blancas, y este último color oculto por 
la caída de cada pluma ; las rectrices y remigias son brunas, 
y estas últimas orilladas de blanco amarillento, lo mismo que el 
hombrillo y las grandes cubiertas alares; garganta, pecho y todo 
lo de enmedío del vientre gris blanquizo , volviéndose amarillo 
verdoso sobre los flancos ; patas y pico brunos; este último cór- 
neo por cima y en la punta, y amarillento en la base de la man- 
díbula inferior. Ojos morenos. — Longitud total, 7 pulg.; de la 
cola, 2 pulg/ y media. 



AVES. 341 

í ' . ! 

Los naturalistas de la Beagle dicen que esta especie se encuentra en la 
mayor parte de la América, desde el Brasil hasta la Tierra de Fuego : e» 
Chile es muy común hasta la proTincia de Valdivia, y la distinguen con el : 
nombre de Viuda, según el señor Bridges. 

Mí. ttqfra rufo- bnitmeus ; püeú^ nucha humerfsque oiivaceú^bmnneis ; afi< 
bnomeiSy primaríanan et secundariarum marginibut externis anguste tectricum' '. 
que late ferrugineis; cauda guitureque griseo-hrunneis ; pectore abdomineque 
flavescen ti-brunneis . 

M. y Ttraniiüla paryirostris Gould. 

Vulgarmente Pió. 

Por cima de color bruno rojizo ; por bajo de la cabeza, la nuca 
y las espaldas de un bruno oliváceo; alas morenas; las remigias 
primarías y segundas bordeadas por fuera finamente y las cubier- 
tas anchamente de bruno ferruginoso ; cola y garganta gris-mo- 
renuzcas ; el pecho y el abdomen de un brmio amarillento. — 
Longitud total, 5 pulg.; de la cola, 2 pulg. 

Esta especie se halla en Chile, en la Plata y en la Tierra de Fuego, donde 
la vieron los naturalistas de la Beagle. 

TRIBU m. — MUSCICAPINEAS. 

▼Z. FAFAl¡nlWÍM.-~ muscícapa. 

Roslrum breve^ basi depressum, latere compresiunij ápice adun- 
cum ac emarginaíum. Nares básales, laterales. Alce mediocres et 
acula. Tarsi gráciles. Cauda mediocris^ cocequalis. 

Muscícapa Lino. — Ficedula Brisson. -> Bctalis Sund. 

Pico bastante corto, ensanchado en su base, que está 
rodeada de muchos pelos tiesos, y comprimido sobre los 
costados en toda su longitud hasta la punta^ que es gan- 
chosa y escotada, con la espina deprimida y algo refleja. 
Respiraderos de las narices básales, laterales, cubiertos 
en parte por las plumas de la frente. Alas medianas y 



342 FAUNA CHILENA. 

agudas ; ia primera remigia es la mas corla, la segunda de 
igual longitud que ia cuarta, que es la mas larga. Tarsos 
bastante prolongados ; dedos cortos, los dos laterales casi 
iguales, ei posterior tan largo como los otros á corta dife- 
rencia. La cola es mediana y cuadrada. 

Aunqae las especies de este género se haUan en todos los continentes 
y partes del globo, en ninguna abundan tanto como en las regiones 
ecuatoriales. 

1. Musei^apa einereoia. 

M, supra nigrO' cinérea; subius margaritacea ; plumti wrtkii siipUe 
albescentibus, 

M. GINBREOLA CttV. 

Las plumas de la cabeza se prolougan un poco , y por bajo de 
su base son pardusco-blanquizas ; lo superior del cuerpo es pegrn 
ceniciento; lo inferior gris perla; rectrices y remigias negras; 
eslas y las pequeñas y medianas cubiertas alares listadas de ce- 
niciento claro ; pico y patas negros ; cola redondeada. — Longitud 
total, 5 pulg; ia cola, 2 pulg. 

Se encuentra en el Brasil, de donde la trajo en 1820 el señor Freycinet 
para el Museo de París, y según varios viajeros también en Gbile. 

vxz. cuuczvomA.-- oulicivora. 

Roslruní gracile, tenuissimum, commismris setosis. Alce breves. 
Caudaelongata, emarginata» Tarsi graciles^poUicis ungue elongeUo. 

GuucivoRA Swains. — Muscícapa Temm. — Htpothiuis Boié. 

Pico fino, delgado y cubierto de pelos delicados y bas- 
tante largos en la comisura. Alas cortas y cóncavas, con 
la tercera y cuarta remigia ¡guales y mucho mas largas. 
Cola larga, algo escotada. Tarsos prolongados y delgados; 
la uña del pulgar está muy desenvuelta. 

Las Gulicívoras se distinguen de las otras Muscicapídeas por su eos* 
tunibre general de estar fuera de los zarzales en vez de ocullar5e en 



AVES. 343 

ellos, y de suspenderse á sus ramas para recorrerlas y ampararse de 
los insectos, que son su único alimento. 

C. olivaeeus \ crista et plumts strictus elon^ñtis, nigrú aíboque variegata ; 
guiture albo brunneo-nigro fiammato ; abdomine flavo; scapulo alisque bruH' 
neo-oliwuceniibus; rectrictbus brunmís, albo-limbatis; roitro et pédibus nigris, 

C. PARCLus d*Orb. -^ Muscícapa parclus RíUl., Man. lám. 9. 

Vulgarmente Torito, 

Cabeza con un elegante moño de cuatro ó cinco plumas ne- 
gras, largas, angostas y encorvadas por delante, saliendo del 
occipucio y enderezándose por delante ; por cima de la cabeza 
mezclada de negro, con algunas manchas blancas; las par-' 
tes superiores son bruno-oliváceas ; por delante del pescuezo 
grisblanquizo, punteado ó torneado de negro ; el tórax y el vien- 
tre de color de azufre estriado de negro en el pecho y los flancos ; 
alas de un bruno pálido; rectrices morenuzcas^ menos las late- 
rales que son claras y trasparentes en los bordes. — Longitud 
total, 5 pulg. 

Este precioso pajaríllo se halla en la mayor parte de Chile, donde le dan 
el nombre de Torito. El cura de Mincha nos ha dicho que hace un nido 
muy largo, abierto por las dos puntas, y rodeado de espinas por finen, IM 
que parece están arregladas de modo que solo pueda salir por un lado y 
entrar por otro : ponen cuatro á seis huevecillos, que buscan mucho tas 
culebras; pero la disposición del nido les impide alcanzarlos, puesto que 
las espinas del agujero de abajo están colocadas para salir y no entrar. 

CONIROSTRES. 

Pico ftaerte y robvsto, mas b manos c6iilco y easl stampre sin esootadnras 
en la punta. Alas generalmente medianas y puntiagudas. 

IX. ESTÜRNIIMBAS. 

Pico mas ó menos largo, comprimido por los 
lados, con la espina muy marcada y encorvada hasta 



344 FAUNA CHILENA. 

la punía, que á veces está escotada. Alas largas y 
en punta. Tarsos mas ó menos largos, robustos y 
cubiertos de gruesas escamas por delante; las uñas 
son comunmente largas, encorvadas y agudas. 

Las Esturnídeas se componen de siete tribus, de las que solo 
dos, las IctemineasyAgelaíneas^ se hallan en Chile. 

TRIBU L-^ICTERNINEAS. 

I. CACIGO. — CACZCU8. 

Rostrum longum^ rectum^ longiconicum. Nares laterales, ro' 
tundee. Alas cumulas. Cauda graduata. 

GacicüsCuv.— CASSICIJ8 Briss.— Oriolus Linn. — IcTERüs Temm. 

Pico mas largo que la cabeza, en cono derecho, con- 
vexo por cima, comprimido lateralmente, grueso en la 
base y terminado en punta; las dos mandíbulas sobre- 
puestas sencillamente, y la base de la superior formando 
una escotadura redondeada por delante. Respiraderos na- 
sales pequeños, redondeados y algo guarnecidos de plumas 
en moño por delante y medio cubiertas de una membrana 
cartilaginosa. Alas prolongadas y agudas. Tarsos delgados, 
fuertes, anillados, provistos de largos dedos con uñas algo 
ganchosas y cortas, escepto el pulgar que está prolongado. 
Gola mediana y redondeada. 

Las especies de este géaero sehaUanea toda la América. 

1. Caeiews atbirosiHs. 

C. niger, tcciricibus ülarwn minoribus, tectricibusque superior i bus cauda: 
flávis ¡ rostro albo, 

C. ALBIROSTRIS Gray. — XAMTHORMUS CHRYSOPTBRUS VígOFS, ZOO/., 1. III, p. VJQ, 

¿ m. 9. Suppl. 

Todo el cuerpo es negro ahumado , esceplo las pequeñas cu- 



AVES. 348 

biertas alares"'? Tas superiores de la cola que son pajizas; pico 
córneo blanquizo; patas morenas.— Longitud total, 10 pulg.; de 
la cola, 3 pulg. y 9 lín., de los tarsos, 10 lín. 

Esta especie es muy comua en el Brasil, y se encaentra también en 
Chile. 

C. ater, pUmit ébicwre ftrrm§i$uo marginatis; regione eurpatí aurethfUna, 

XANTHORNUS CHRYS0CARPÜ8 VigOfS, PfOC, ZOOl, SOC, 1833^ p. 3. 

Enteramente negro y las plumas franjeadas de color de hoHin ; 
el puño del ala amarillo subido. — La hembra es por cima de un 
negro mas claro, volviéndose ceniciento por bajo del dorso ; la 
parte inferior escamada de blanquizo ; además tiene en los lados 
de la abertura del pico una ancha raya blanca que atraviesa el 
ojo y se dilata acia la nuca , y otra mas delgada que se estiende 
por medio del vértex; el puño del ala es amarillo claro. — Lon- 
gitud total, 6 pulg. y 9 lín. 

El señor Vigors lo haUÓ en la colección del señor Gamming cdmo 
encontrado en Chile. 

II. XAIVTOBNO.— XANTHOBNU8. 

Rostrum suhgracile^ reclum, acutmimum; mandibular um mar- 
gine basin versns angulum formanti. Nares básales^ laterales^ 
plumis ftontalíbus obtectce. Alce mediocres^ quarta remigum hh- 
gioñ. Tarsi subgraciUs. Cauda elong'ata, rolundata seu gradúala. 

XAMTiiORNUS BrissoD. — Oriolus Llnn. — Igterus Cuy. — pendulimus Vieil. 

Pico tanto ó mas largo que la cabeza^ derecho ó apenas 
encorvado, muy puntiagudo^ y los bordes levemente acia 
dentro ; las ramas de la mandíbula inferior están hinchadas 
y provistas en la base de una lámina anacarada. Respira- 
deros de las narices en la base del pico, laterales y cu 
parte cubiertos con las plamas de delante. Alas medianas ; 



316 FAUNA CHILENA. 

la segunda remigia es mas corta que la táwttra y cuarta^ 
Tarsos taa largos como el dedo del medio y cubiertos de 
duras escamas ó escamillas. Gola redofida ó gradeada. 

Solo 00 iodifldao de este géaero se encuentra eo Gbile. 

1. Jrifftfliiorfttf» eaf^ennen9Í9* 

X. unicolor aterrimus, excepUt tHarum tectrUtínu superioribus minoribus 
ae mediis mureo^fUniSf infitriarikui méwgituítíkui pMlUái^ibwi nmtgibusque 
mgricantibusy intus versui basin parum dilutitu Umbaiis, 

X. GATENNENSIS Gray.— ORIOLüS GATBNNBNSIS LÍOIl., ClC. ^ICTBRUS CAYENNEN- 
818 ]>«ud.«ÁOBL4I0S CBRTSOPTEIlDfytoU. — PS4RÁC0LIU8 CHRTSOmBOS WBgK— 

X. cHBTsoPTBiius Gray, Pi. eni,, iSSS, fig. 9. 

Plumaje enteramente negro, esceptolas pequeñas cubiertas de 
encima de las alas que son de un bello amarillo, y las de abajo 
mezcladas de negro y amarillo ; cola prolongada y algo escalo* 
nada; pies y uñas negruzcos. — Longitud total, 8 putg.; de la 
cola, 3 pulg.y A lín.; del tarso, i O Un. 

Se encuentra en Cayena, en la mayor parte de las Antillas, en las fron- 
teras de la Plata, y en ChUe ea los valles de C!opia(K>. 

TRIBU Ih-^AGELAINEAS ó TRUPIALEAS. 

ZII. MOZíOTRO.— MOLOTHRUS. 

Rosírum breve^ conicum. Nares laterales ^ básales. Alce longos ^ 
acutoe. Tarsidigito medio cocequales. Cauda mediocris^ rotundata» 

MoLOTHBUsSwalDS.— Bmbbriza Gmel. — Passbrnu VieiL-PsARAcouiis Wagl. 

Pico muy corto, cónico, con la espina no deprimida, 
aunque algo arqueado y cóncavo en la base, presentando 
una profunda escotadura en medio de las plumas de la 
frente. Respiraderos de las narices básales, laterales, en 
parte cubiertos por una membrana y metidos bajo las 
plumas frontales. Alas largas y agudas; la primera y se- 
gunda remigia son las mayores. Tarsos tan largos como 



AVES, 347 

el dedo del medio, cubiertos de duras escamas, con los 
dedos prolongados y los laterales iguales. Cola mediana 
y redondeada. 

Las Aves que compoiiea este géaero emigran del norte al sur según 
las estaciones, y se paran en los árboles próximos á las riberas. 

M, nigrihviolaceo splendens^ alU caudaque in viride verpetaihus; piumi$ 
frontis et generum acuminatis, rígidis^ mentí /llamentatit, cauda tubcequaü, 
rostro et pediMis ni gris, 

M. BONARiEüsis firay. •^Igtirus iiigir Oaad., P/. eit/, 710 ~ I. MiRoa Spfx, 

lám. 62. 

Completamente de un negro reluciente, con el plumaje sedoso, 
pasando al violeta purpúreo sobre la cabeza, el dorso, el pes- 
cuezo y el pecho, y al verdoso por cima de las alas y la cola ; pico 
y patas negros ; ojos morenos. — La hembra es algo mas pequeña 
que el macho ; de un bruno negruzco mucho mas limpio y claro 
desde la papada á la región anal, y bruno-parduzca en las paró- 
ticas; las remigias y las cubiertas superiores del ala son de un 
bruno fuliginoso, bordeadas de bermejo. 

Esta Ave se haUa en el Brasil y en Chile. 

IT. AOBliATO— AOXliAXüS. 

Rostrum basi crassum, culmine convexurn^ longi-conicum, rec- 
tnm. Nares henales, laterales. Alce mediocres; teríia remigum Ion- 
gior. Cauda longd rottlndata- 

AGEL4IU8 Vieil.'ORIOLüS Líno. — ICTSRUS BríS8/— STORMOS WiU.— P0ARACOUVS 
Wagl. ^ X4NTH0RND8 CuV.-*LEISTSS VígOrS- 

Pico grueso en la base , convexo por cima, eotero , 
duro, longícono, derecho. y acuminado; sus bordes son 
también derechos ó vueltos acia dentro; la mandíbula 
superior prolongada en punta sobre la frente y á veces 
cóncava en la base, cerca del capistro. Respiraderos de 



348 FAUNA CHILENA. 

las narices básales y laterales. Alas medianas; la primera 
remigia mas corta que la segunda y tercera» Tarsos lan 
largos como el dedo del medio. Cola larga y redondeada. 

Las especies de este género se hallan en yarias partes del globo. 



A, ater niteus, rostro suhstriato, cauda ameata, 

ICTERos puLciROSTRis Spíx, Áv. bros-, lám. 6i, fig. i.— ToRDus CCR£08 Molina. 

Vulgarmente Tardo, y creu ó Quereu entre los araucanos. 

Todo el plumaje negro intenso, sin reflejo alguno de verdoso 
ni purpúreo ; las plumas, y en particular las del vértex y del pes- 
cuezo lineares y acuminadas; pico y pies negros; el primero 
surcado oblicuamente en la base de la mandíbula inferior; cola 
casi igual ; ojos morenos. 

Este pájaro , bastante común en Chile , recorre en bandadas los cam- 
pos cultivados, y á veces entra en los jardines : se alimenta de insec- 
tos, y aun caza jos pajarillos y les coje sus huevos en los nidos, sobre 
todo á las Diucas ; asi cuando se disputan en un árbol , es seguro encon- 
trar allí un nido de estas. Su canto es agradable, particularmente en el 
tiempo de la cópula, que es cuando construyen por parejas su nido, com- 
puesto de ramillas muy bien colocadas y cubierto por dentro y fuera de 
barro bastante liso: ponen regularmente cuatro huevos blanco-cenicientos, 
levemente azulados : su carne, aunque buena, no es muy estimada. 

2. AffeiaimB m9err4»nu9. 

A, lotus niger rostro ebúrneo, 

A. ATTERRiMus Gray.— IcTERüs ATERRixosKiltl. — LsiSTESiriGER Sw., lám. I. 

Cuerpo enteramente negro uniforme; pico blanco. 
KitUitz halló esta especie en Ghüe y en Méjico. 



ATES. 349 

T. Z1SI8TS «- Z1SI8TSS. 

Roslrumcrassumrectumf basi allum, Mandibulce inferiorii mar- 
0¿ne(mguialo. Nares básales^ laterales , rotundata, membrana 
parlim teclee. Alce acutce, remigibus guaría exlimisfere, ceguaHbus 
hngissimis. Tarsi mediocres^ gráciles. Cauda rotunda^ aut cegualis , 
reclricum ápice angulalo^ rhachibusplerumque prolongatis^ nudis. 

Listes Vigors. — Icterus Lich.~ Agelaiüs yieil.,elc. 

Pico mas ó menos largo, con la espina deprimida ó 
levemente aplanada , la base adelantándose en punta en 
las plumas de la frente, y comprimido por los lados hasta la 
punta, que es redonda. Respiraderos de las narices bása- 
les, laterales y membranosos. Alas largas y agudas*. Tar- 
sos tan largos como el dedo del medioy escutelados. Cola 
mediana y redonda, con la punta gastada y como sin 
plumas. 

Este género loestableció Vigors, y de él se hallan dos espedes en GhUe. 

£. capite, coito pectoreque mus unlcoloribus fuliginoso^igricantibus ; dwso, 
scapularibusy tergoque suprimo olitaceú-fuscis ; tergo ínfimo, uropygio ac eer- 
pare subtus Une aureo-ftavis ; humáis et tectrieibus alarum inferiaribus 
citeo-ftavis, majoribus, remigibus ómnibus ac tola cauda unicoloribus fullgfné» 
sis ; rostro nigro. 

L. viRiDis G. R. Gray. i 

La cabeza, el cuello y el pecho son enteramente de un negro 
fuliginoso ; el dorso, los escapularios y lo alto de les lomillos de 
un oliváceo oscuro ; por bajo de estos, la región uropigial y lodo 
lo inferior del cuerpo, desde el pecho al ano, de un hermoso co- 
lor de oro ; los boinbrillos y las pequeñas cubiertas del ala de 
color de limdni las cubiertas superiores é inferiores de la cola 
son del mismo oéter que por bajo del dorso y bordeadas en la 
punta de blanco amarillento; las grandes cubiertas alaros, las 



350 FAUNA CHILENA. 

remigias y rectrices, todas son ttriformemente de un negro fuli- 
ginoso; pico negro; ojos morenos. 

Vhe en el Bnuúl y ea GbiU. 



2. Mimis§09 mmHfrU0mu9. 

(Alias loológico.— Ornitologia, tám. 6.) 

P. capite iuperiore toto ac laterali, alis^ cauda reliquisque corpaHs partibus 
nisrih aínqui nitort^ exelusi$ 9larum margioi^ tectridbus $uptri9r{/^9i9 mino- 
rib^, mentó, eolio aníieo^ pectore ae epigoitrío iate cinnatrino^ubri», cauda 
apico uiplurimum olboolélo dnoroHenti^fncioiato; HOrkibm aímmm inféri^- 
ribui fuUgín$$o^gris. 

L. AMKRic^us Yig. — Tanagra «iLiTARift Gmel. — Aasuics MiutARis Tiell. 
Vilgameaie Loica. 

Cabeza , carrillos y lados del pescuezo negros ; una pestaña 
Manen flava se estiende desde el ángulo esterno del ojo hasta el 
conducto auditivo; dorso y escapularios negros « con las plumas 
surcadas de flavo; grandes cubiertas alares y remigias brunas, 
surcadas de blanquizo ; rectrices negras, surcadas y terminadas de 
flavo, y el negro concluye en estrías trasversales, disminuyendo 
de grandor ; una raya de rojo vivo va de los respiraderos nasa- 
les al ángulo interno del ojo ; papada, garganta, pecho ^ la mitad 
del vientre, el hombrillo y falsas remigias de rojo vivo ; flancos 
y piernas negros, escamados de blanquizo ; cola cuadrada } pico 
de color de cuerno oscuro por cima y blanquizo por bajo. — 
Longitud total, 8 pulg.; de la cola, 2 pulg. y 8 lín.; de los tar- 
sos, 1 pulg. y 3 lín. 

Esta especie, que en nuestro alias se halla con el nombre de smmus mi- 
Utarís, absnda mucho en Chile, donde la llaman Loica: su canto es agra- 
dable, y algunos habitantes la guardan en jaula : á pesar que su carne no 
tiene mal gusto, se come poco, y prefieren la del zorzal que es mucho mas 
delicada. 



AVES. 3S1 

X. FRINGIUDEAS. 

Pico generalmente corlo, cónico, algo comprimido 
por los lados, á veces cóncavo, y mas ancho en la base ; 
mandíbula superior encorvada ó casi derecha y un 
poco mayor que la inferior, ambas enteras, con los 
bordes lisos ó algo alabeados y frecuentemente viol- 
tos acia dentro* Tarsos escutelados. 

Las Fringilídeas se bailan por todo el globo, asf bajo los tró- 
picos como en los polos : son los pájaros mas completamente 
granívoros, aunque aveces añadan á este principal alimento fru- 
tas de toda especie y aun insectos, en particular los escarabajos. 
Algunas especies del norte se refugian acia las zonas templadas 
cuando el frío es rigoroso, pero se vuelven luego tjue se cahna. 
Sus nidos vanan según las especies 6 los géneros. 

Las especies que componen esta familia son aca30 mas nu- 
merosas que en ningún otro grupo, y presentan la mayor dificul- 
tad para la composición y clasificación de tribus y géneros 6 
secciones que se han tratado de establecer; hasta.ahora se cuen- 
tan nueve tribus, de las que tres, las Fringüineas PinnUneas 
y Pitotamineas, están representadas en Chile. 

TRIBU I. — FRINGILINEAS. 
I. OaiSOBIITaLO. — CHRTSOMITAia. 

Roitrum conieum^ acutum, breve. Ala aeulm. Cauda fare^^éia, 

Chrysomitiis Boié. •— Fringilla Kídii.^Carbuius Siepb, ele. 

Pico cónico, corto, obtuso» con los bordes lisos, no 
hinchados, y la punta aguda. Alas agudas, prolongándose 
hasta la mitad de la cola, que es de mediana longitud j 
profundamente escotada. 

Aunque este género no tenga muclias especies^ sin embargo se encuen- 
tra en Europa, Asia y América. 



352 FAVNA CHILENA. 

i. VMr^9a9miirÍB ^OÉnpesirim» 

C. mas. oliwtceus; dmniplumis sinffítUs flavo marginatis^ uropygii fnrttter" 
tim; vértice^ gula^ alis caudaque nigrO, alis caudaque plus minusve /lavo- 
marginatis; capit^^ laUribus carporeque infra late flavis. 

C. C4XPE8TIIS Gottld.-FRIMGILLA CAMPESTR18 Spix., ÁV, bfüS^^ UlD. 1S8.— FBIÜ- 

ciLLA BARBATA Molioa, Bist. not. du Chile, etc. 
Vulgamente Jilguero^ y ^ttí entre les araucanos. 

Por cima de la cabeza , la papada y la garganta negros } las 
remigias y rectrices del mismo color, orillado longitudinalmente 
de pajizo; remigias siecundarias dé un amarillo vivo en la primera 
cuarta parte de su largo, y bordeadas de pardusco en la punta ; 
dorso y carrillos de color de aceituna, flameado de bruno claro ; 
pestañas, lados del pescuezo, gai^anta y vientre pajizos, baña- 
dos de oliváceo, particularmente acia los flancos; cola. ahorqui- 
llada ; pico y patas brunos. — Longitud total, U pulg. y 9 Un. 

Este pájaro es muy común en Chile en numerosas bandadas : solo por el 
invierno viene á los llanos, y en el verano se refugia en las cordilleras, 
donde hace su nido : es tan familiar que duerme en los naranjos de los 
jardines : los habitantes lo guardan en jaulas para disfrutar de su melo- 
dioso canto, y admitecon gusto esta triste sujeción : se envían muchos al 
Perú, donde son muy apreciados. 

C, supra olivácea; capite, eolio, remigibus rectríeibusque nigrls ¡ suhtus 
junquillaceO'flava ; alis speculo flavo notatis, 

C. MAGBLLANICA Booap. — FRINGILLA MAGELLANICA VieíL, lál». 30. 

Vulgarmente Jilguero de las cordilleras. 

Cabeza y pescuezo negros ; dorso de color de aceituna ; remi- 
gi%ii)6gín|s, con un lunar amarillo en el tercio del medio de su 
longitud ; rectrices amarillas en su primera mitad, y negras en la 
olra; por bajo amarillas ; cola ahorquillada ; pico y patas berme- 
jos. — La hembra es por cima de color verde oliváceo, flameado 
de moreno; por bajo de un amarillo pardusco acia la garganta, y 
blanquizo en el abdomen. —Longitud total, 4 pulg. y 5 lín.; de 
la cola, 1 pulg. y 5 líu. 

Frecuenta particularmente las cordilleras, y se halla en la mayor parte 
de Chile, hasta el estrecho de Magallanes. 



ATES. 35]( 

II. OAVA&IO. — MDUirm. 

Roslrum conieum^ subrolundum. AlwaeuUB. Caudafaf/Uata. 

FRiNGiLLA.Linn.— Cardüelh Dumont, e(c. 

Pico puntiagudo, cónico, bastante foerte y algo encor- 
Tado. Alasen punta, llegando á la mitad de la cola, que 
es de mediana longitud, de forma deltóide y bastante 
escotada. 

Los Canarios se encuentran en todas las partes del globo. 
1. Serinuit emnmrten9Í9» * 

8, suprm viridi-oUfMe&uSy brunneo striolatut; subtus fiawhJunquUlaceííS. 

FrINGILLA CANARIfiüSIS LínO. -^CARDDELIS CAMARIBlfSIS DamoDU 

Vulgarmente Canario. 

Por cima de color verde oliváceo flameado amplamente de mo« 
reno, escepto el ovispilloque no tiene manchas ;remigias y rec- 
trices brunas, listadas finamente de flavo, cuyas listas son mas an- 
chas en las grandes cubiertas; por bajo, desde la garganta hasta 
el ano, pero solo por medio, de color de junco, así como el puño 
del ala y la media ceja ó punto superior de los respiraderos na- 
sales; pico y patas bermejos. — Longitud total, 5 pulg. y U lín.; 
de la cola, 2 pulg. 

Esta Ave proviene de las islas Canarias, y se halla domesticada en mu- 
chas eaiNTS por su precioso canto. 

III. CZiOROSFIZA.— CHZiOROSPIZA. 

Rostrum eommissurís latüm^ forte convexum^ iatere compressum. 
Cauda elongata, emarginala seu deltoides. 

Chlorospiza G. Bonap.— LiGURiNQsBriSff.— Caccothraüstis Cor. 

Pico ancho en la base, fuerte, comprimido lateral- 
mente, con la mandíbula superior abuecada, puntiaguda 

Zoología. I. S3 



3K4 FAUNA CHILENA. 

y escediendo ud poco la inferior. AUs corlas. Cola bas- 
tante prolongada, escotada ó deltóide. 

Este género se halla por todo el globo. 

1. Cibtoro#|ito«r tHeimHoétmrm. 

C, Mpite, genis cúUoque postremo ciñereis, hoc brunneo strlato ; dorso oli- 
mieeoy umMnp strialO! supereiUari mystacalique striga alba, menta, guU, lo-- 
risque atris; remigibusrectricibusque mediis flavo-citrinello, illis inümüstlH 
Umbatis ; peetore et abdomine ftavis, cinéreo saturñtis^ lateribui fulvis,wrde- 
iiaceo ftammatis, 

G. MBLANODBRA Gray. — Emberiza melanodera Quoy y Gaymard. 

Cabeza , carrillos y por detrás del pescuezo de mi gris ceni- 
ciento, y esta última parte estriada de bruno ; dorso oliváceo, fla- 
meado de bruno , y las plumas estriadas de negro por medio ; 
pestañas y bigotes de un blanco plateado ; papada, garganta y cor- 
rejuelas negras; remigías y rectrices laterales brunas, bordeadas 
en su longitud de un bello pajizo; remigias secundarías y rectri- 
ces medianas moreno-oscuras , bordeadas de blanco ; puño del 
ala de color de limón; estómago y vientre amarillos, bañados de 
gris; flancos flavos, flameados de bruno oscuro ; cola levemente 
escotada; pico de color de cuerno blanquizo ; patas morenas. — 
La hembra es casi enteramente de un flavo mas ó menos oscuro, 
mosqueado regularmente por cima y á los lados de bruno, con 
las pestañas y la garganta de un amarillo claro; las remigias y 
rectrices bruno-negruzcas, listada^ del mismo amarillo ; pico y 
patas rojizos. —Longitud total, 5 pulg. y 9 lín. ,^ : 

Se encuentra desde el Brasil al estrecho de Magallanes y en algunas 
partes de Cbile. 

C, cinerascrnli-olimcea , rufo paulo tincta ; linea a narihus pone oculos 
transiente genisque ftavis ; plumis ínter rostrum et oculos gulaque airis; re- 
migibus secundariis nigrescenlihus, cinéreo et oliváceo late marginatis ; pri- 
mariis nigrescentibuSy flavo anguste limbaiis; cauda ciuerascenti niyra, plu- 
mis extemis albis; corpore infra flavescenti-albo, hypochondriis obscurioribus, 

C. lenTRocRAMMA G. R. Gray, Beag, Voy,, p. 96, lám. SJ. 



AVKS. 36tl 

Por cima de un color verdoso levemente tefiido de ceniciento 
y oliváceo; las remigias primarías negruzcas, bordeadas de ama* 
rillOy y las secundarias oliváceas en la primera mitad y cenicieo» 
tas en la otra; las rectrices negras, y las esternas rodeadas de 
blanco ; una pestaña ancha de color de junco sale de los respira** 
deros nasales, rodea el párpado superior y concluye cuadrando 
lo de encima del carrillo hasta el.conducto auditivo ; otra raya del 
mismo color forma un bigote en la base de la mandíbula inferior 
y rodea lo debajo del carrillo ; la base de la mandíbula supe« 
rior es de un negro intenso que se ensancha y ocupa las corre- 
juelas; una ancha chapa negra cubre la garganta y concluye en 
punta acia el estómago: dicha chapa está bordeada por los 
lados de un amarillo tan brillante como el de las pestañas ; el 
estómago y el vientre son de un ceniciento algo teñido de olivá- 
ceo ; los flancos amarillos ; pico de color de cuerno , y las patas 
morenas. — Longitud total, 6 pulg. y 3 lín. 

Esta especie es común en las islas Malainas, y los naturaUstas de la 
Beaffle la han traído también de la Tierra de Fuego. 

3. VHMora9pimm €iayi. 

C. capUitotOf micha, genis f gutture coiloque ñntico usque Md peitut grtt$é* 
plúmbea; eolio postico imo, dorsoque tolo brunneoolivascenti áurea, subiui 
rufo-aurantioea, 

Frinoilla G4YI fiyd. y Gerr ^ Magas- zool,t i8S4, lám. S3. — Bmbsrixa GaTi 
d'Orb. y Lafr., Syn., p. 75. — F. pormosa Gould, Beagie, p. 93. 

Cabeza, pescuezo , barba, garganta y pequeñas cubiertas ala- 
res de un gris apizarrado unido, mas oscuro eij la base superior 
del pico que en los carrillos y por bajo del pescuezo ; por detrás 
de este de color de aceituna que se vuelve castaño en el dorso ; 
ovispillo, estómago y flancos de color de junco, con reflejos oli- 
váceos pasando al pajizo acia el vientre; cubiertas inferiores 
de la cola blancas ; remigias y rectrices negras, recamadas de 
gris ceniciento; pico córneo azulado; patas morenas. -—Longi- 
tud total, 5 pulg. y 9 lín. 

Este pájaro se baila en Chile, particularmente en las cercanías de Val- 
paraíso y al sur de la República. Creemos que debe reunirse ú él la 



366 FAUNA GHif.ENA. 

WHmffiUa fmrm9$aQov\á, cuya diagnosis es : F. fr&nlelorisqui niffris; vértice 
genii^ gulayáUrum tegminibus CíeruUo-griteis^ tegminibus primariis, secunda- 
ra» rectricibusque grUeo-nigris^ caruleieenti-griHo marginaiiSy dorso fiavee- 
centi coetáneo; tegminibus caudalibus inferioribus pallide griseis; uropgjgiú^ 
pectore, nbdomine, hypochondriisque satúrate ftavis. — Si asi fuese, se encoB- 
traria Umbien en la Tierra de Fuego, de donde la trajo la Beagi$. 
El señor d'Orbigny dice que los individuos de la Paz y Boli via parecen ind^ 
carunarazaespeclQcamente idéntica, aunque sean mayores, pues tienen 
siete pulgadas y los nuestros solo cinco y media, y que el dorso sea de mi 
Boreno anaranjado mas oscuro que en los de Chile. Cerciorados de estas 
diferencias, tanto en los individuos de Bolivia como en otros que tenemos 
de Chile, no titubeamos en fundar una nueva especie con el nombre de 
C. Aldunatei, sobre todo á causa de la dimensión. 

4. €hioroBpima Jitaunaimi. f 

C. supra olivácea, subtus flato-^urantiaca; capite, eolio, tectricibui oUh 
rum caudeeque ciñereis, loris nigris. 

Emberiza Gati d*Orb. y Lafr. — Var. peruviana. 

Toda la cabeza, los carrillos y por delante y detrás del pescuezo 
de un gris aplomado uniforme, que se vuelve negro intenso al 
rededor de la base del pico y en la correjuela ; todo el dorso desde 
la base del pescuezo hasta el ovispillo es de un verde oliváceo 
claro; las plumas están bordeadas levemente de gris; cuMertas 
alares de un gris ceniciento algo franjeado de blanquizo ; rwni- 
gias negras : las primarías franjeadas de blanquizo y las secun- 
darias de gris ; lo debajo del cuerpo amarillo oscuro, algo oli- 
váceo, menos el medio del vientre que es amarillo claro ; el ano y 
las cubiertas inferiores de la cola blancos ; pico córneo, bruno 
oscuro en la mandíbula superior, y casi blanquizo en la inferior; 
patas moreno-oscuras. — Longitud total, 7 pulg. y 1 lín. 

Lo que especiflcamente distingue esta especie de la anterior es lo negro 
de la base del pico, la orla blanca de las grandes cubiertas alares y de 
las remigias primarias, y en fin carecer en el dorso del bermejo tan brillante 
que tiene el de la otra, y del amarillo claro que adorna su ovispillo. La 
bemos frecuentemente encontrado en Chile, y el s^or d'Orbigny la ha 
observado en el Perú y en Solivia. La dedicamos al general Aldunate. 



AVES. 357 



5. ehMarospima firmU0m§L 

e, supra pallide plúmbea ^ fronte nigro ^ rectrtcibus el remigibus ntgrU ^ 
secundaras albo rufescente margihalis; sublus^ gutturepeetanque nigris^ «ft- 
domine plúmbeo. 

t. FRüTicBTi Kittl.Jám. 35, fig. I. — Embbriza luctuosa Eyd. y Gerr., Iám.71. 

Por cima de color aplomado pasando al negro en la frenie^'y 
al rededor de la base del pico ; además las plumas de la cabezal 
del pescuezo y del dorso están marcadas en medio de una estría 
angular negra, así como las pequeñas cubiertas alares ; las alas y 
la cola son negras ; las remigías primarias están bordeadas de 
una banda mas estrecha que las de las secundarías de un blanco 
flavo ó rojizo ; las grandes y medianas cubiertas terminan en 
blanco, formando dos lunares, el primero mas ancho que el se- 
gundo ; las rectrices están bordeadas en la punta dq una recama 
cenicienta ; por bajo, la garganta, delante del pescuezo y el pecho 
son de un aplomado oscuro, con algunas manchas negras que 
ocultan el paso á lo negro del pescuezo, el que se cunfunde luego 
con el gris aplomado uniforme del vientre y de los flancos: esta 
color cambia acia el ano y las cubiertas inferiores de la cola ea 
blanquizo sucio; los flancos están levemente teñidos de bermejo. 
—Longitud total, 7 pulg. y 3 lín. 

Esta Ave la descubrió Kittlitz en Cbiiei donde nosotros )a hemos visto 
ios natnraUstas de la Beagle la trsjeMNi de la Patagonia, etc. 

C. supra griseo-plumbea^ fronte cisrulescente ¡ alis fusco-nigris, gfiseo mar» 
ginalis ; cauda nigra^ reciricibus tolis^ duohus mediis exceptis^ in medio pa» 
gonio interno macula alba notatis; subtus plúmbea, abdomine medio crissoque 
albU. 

Fringillá 4LAUDIÜ4 Kíltl, l¿m« SS. — Embiriza 60TTATA MeycD, Nov. aet. ciÉr.^ 
tom. XVII, lám. 12. —Passeriü a gdttata Eyd. y Gerv., Mag. zool., 1831, lám. 70. 

Por cima de la cabeza y detrás del pescuezo de un gris apizar- 
rado, finamente estriado de negro; dorso bruno, llameado de 
negro ; cubiertas y remigías secundarías negras, bordeadas de 



3o8 FAUNA GlULCNA. 

moreno ; base de la frente y de los respiraderos negra ; vientre 
y cubiertas inferiores de la cola blancos; rectríceB negras, ador- 
nadas en el tercio intermedio de sus barbas interiores de una 
mancha oval blanca; pico bruno rojizo; patas morenas; cola 
cuadrada. — La hembra es por cima de un bruno estriado de pao- 
reno negruzco; el ovispillo y las pequeñas cubiertas alares de un 
hermoso gris ceniciento; pescuezo y pecho de un gris flavo, 
pavesado de bruno; vientre blanquizo ; flancos flavos, pavesados 
de brano»-— Longitud total, 5l)ulg. y 9 Un» 

Se halla en Gbile, donde la descubrieron Kittlitz y Mejen ; y el señor 
d*()rbigDy la encontró también en Boliyia. 

C. supra grísea nigro flammata; alis fuscis^ albo notattí; suhtui eolio im¿ 
tieo ae pectore nigrís, Mofunctatis^ abdomtne niveo; rostro pedibusque rttbris* 

G. ERTTHRORTMCA Loss., Jouf, l'imtit., IS5*, no 7S , p. 516} Zool. de la Thétis, 

Enteramente de color gris apizarrado, manchado de negro en 
la cabeza y nuca, y de bruno por detrás del pescuezo, en el 
dorso y en las pequeñas cubiertas alares; remigias negras: las 
secundarias amplamente bordeadas de blanco flavo ; dos lunares 
blancos en la amplitud del ala desde las pequeñas cubiertas ala- 
res ; remigias negras : las secundarias amplamente bordeadas de 
blanco ; flancos llameados de negro ; la mitad del vientre y las 
cubiertas inferiores de la cola blancas; rectrices negras, bordea- 
das de blanca en la punta; pico anaranjado ; patas bruno-rojizas ; 
cola cuadrada ; ojos negros. — La hembra es mas clara , y su 
garganta blanca, levemente escamada de negro, -r- Longitud to- 
tal, 7 pulg. 

Esta especie tiene mucba aGnidad con la C. fariiceii: se encuentra en 
Coquimbo, de donde la tngeron los naturalistas de U tkétis. 



AVES. 369 

tr. GORÜIOBJ. — FBLXNGXZAA. 

RostruniconieumyCrassum, aeutum. Nares rotundcB, partim 
plumis frontalibus ohlectce. Alce mediocres, remigibus qualer exti^ 
miscocequalibuSy longissimis. Cauda recta ^furcaia sive ápice emar" 
ginato. Tarsi mediocres^ scutellati. 

Pico casi regularmenie cónico, grueso» muy ancho en 
la base, puntiagudo, ahuecado, convexo acia la punta, y 
con los bordes de la mandíbula superior hinchados. Respi^^ 
raderos de las narices redondos y ocultos en parte entre 
las plumas de la frente. Alas medianas: las cuatro prime- 
ras remigias casi iguales y las mayores. Cola rectilínea á 
ahorquillada, coa doce rectrices. Tarsos medianos, escute- 
lados, con el dedo del medio mas largo que los otros. 

Los Gorriones, lo mismo que los Ganarlos, están esparcidos por todas 
las regiones del mundo. 

1. WrinfftMMa Muem. 

F. tota gritecplumbea, gutture, eolio mt/íco, abdomine medio crissoque Mis, 
hoc rufo maculüto, 

F. DiüGA Mol. , Hist, nat4 de Chile, — Emberiza oivcji d'Orb. y Lafr., látt. 69» 
Yalgarmente Dtuea. 

Toda de color gris apizarrado, inclinándose al bruno oscuro 
en las remigias y las rectrices, que están rayadas de bruno mas 
claro ; barba y garganta blancas ; una lista longitudinal también 
blanca domina por medio del vientre, desde lo bajo del estómago 
hasta las cubiertas inferiores de la cola, las que son blancas, lia* 
meadas de bermejo ; las cuatro rectrices laterales están bordea-* 
das de blanco : las dos esternas en el primer tercio de las baii>as 
eáteriores , é interiormente en la última mitad de las barbas in- 
ternas; y las otras una simple mancha redonda del mismo color 
en lo bajo de dichas barbas; la mandíbula superior es bruna, y 
la inferior plateada; patas morenas; lo bajo de las piernas ca 



360 FAUNA CHILENA. 

blanco flavo. — La hembra es enteramente gris flava ; sus remi- 
gias y rectrices brunas, listadas de flavo, y lo blanco de la gar- 
ganta y del vientre es mas sucio que en el macho. — Longitud 
total, 7 pulg. y 3 lín. 

La Diuca es muy común en todo Chile y se halla basta el estrecho de 
Magallanes: es muy familiar, frecuenta los pueblos y las cercanías de 
las casas, y desde muy temprano da un grito como si pronunciase cheu" 
€hiu-tmi, y otras veces ffo-ythchiU'^hir^h-chiri'chiu. Las gentes del campo 
la miran como el pájaro mas madrugador. 

P, capUe cinéreo^ laieralibus ttrigis duabus nigris nMato ; superciliari ful90; 
genis nigris; semi-iorque posKoUari vioide castaneo; reliquo supra brunneth 
nigro flammato; uelricum ápice albo notato; subtuialbo. 

V. MATUTINA Llchl.— TAKAGRA RDFICOLLIS Splx., lám. 53.— ZONATRICBIA MATU- 
TINA Gray* 

Vulgarmente Chincol, 

Cabeza gris, adornada con dos rayas negras que salen de los 
respiraderos y van á juntarse en lo bajo de la cola ; pestañas 
flavas desde los respiraderos hasta el ángulo interno del ojo, con- 
cluyendo y ensanchándose en gris desde el ángulo esterno hasta 
el conducto auditivo; carrillos negros; barba, garganta y vien- 
tre de un blanco plateado ; un collar de un hermoso castaño claro 
rodea la base posterior y los costados del pescuezo hasla el 
nacimiento del ala; dorso y alas brunos, llameados de negro; 
cubiertas medianas bordeadas de un punto ó lunar blanco ; flan- 
cos y ovispillo bruno-oliváceos; rectrices brunas; pico y patas 
morenos. — Longitud total, 6 pulg. y 3 lín. 

Esta Ave es muy común en Chile , y existe en toda la América meridio- 
nal, desde el Brasil, de donde la trajo Delalande, hasta el norte-este de 
la Patagonia , observada allí por los naturalistas de la Beagle. Su grito es 
í-l/o, chiu, cAíM, irrrri» 

F, vértice cinéreo ¡loris regionequeparoiica ohscure fuscis; dorso^ colliquela- 
Urihus ru/íSp dono iuperiori et uropygio fuscis t dorso medio nigresccnii-fuscOy 



AVES. 36i 

plumis singulis paUido fusco marginati» \ tectridbui alarum nigretcenti-fuscU^ 
rufeKenie fusco marginatis^ ofice albis^ duasfascias obliqwu transaUwumfor 
mantibui, 

F. CANIC4PILLA Gottld., BeoQ. ¥019.9 P' 91* 

Por bajo de la cabeza gris ; correjuelas y región parática de an 
bruno 'oscuro uniforme ; por detrás y los lados del pescuezo ber- 
mejos; la parte superior del dorso y el ovispillo bruno-oscuros ; 
la mitad del dorso negruzco ; las plumas bordeadas de flavo pá- 
lido; cubiertas alares i^niscas, bordeadas de bermejo sombrío y 
terminadas en una punta blanca, formando dos e^cies de trena 
ó lunares sobre las alas» 

Nos ha parecido deber reproducir testaalmente la descripción que el 
señor Gouid dio de esta especie; sin embargo, estamos casi persuadidos 
que solo es la hembra de la F, matutina. Se encuentra en el puerto De- 
seado, en la Patagonia y en la Tierra de Fuego, de donde la trajeron los 
naturalistas de la Beagle. 

TRIBU IL — PIRRULINEAS. 
ir. ORtTAOBJL--^OAZTHAORA. 

Rostrum breve, suhconicwn^ crassum, integrum; eulrhine ar-^ 
cualOy tomio cúrvalo. Alas subeUmgalíB^ Cauda mtdiocris | oub^ 
J árcala, 

Grithagra Swaias.~LoxuLinn.- Goccothraustes Briss. 

Pico corto, encorvado, grueso é hinchado, con los bor« 
des lisos, y la comisura corva. Alas prolongadas: Ja pri- 
mera, segunda, tercera y cuarta remigia son iguales y las 
mas largas. Cola mediana y levemente ahorquillada^ 

Los individuos de este género pertenecen á la América y al África. 

P. vértice dorsoque pallide olivaceo-fuseis^ plumis singulis siria angusia me- 
dia nigro-fusea^ uropygio corpareque superno flstois. 

G. BREVIROSTRIS Gould. 

Por cima de color de aceituna oscuro, y las plumas marcadas 



362 FAUNA CHILENA. 

d« una raya morena enmedio; los escapularios, las ala3 y remi- 
gias de un negro oscuro, bordeados afllp}aaiente de ceniciento 
oliváceo; el ovispillo es verdoso; las correjuelas, la garganta, él 
pecho, el abdomen y las cubiertas infeHores de Ircola son amari- 
llos; pico y patas brunos. ^ Longitud total, 4 pulg. y 6 lio. 

Esta especie la hallaron los naturalistas deia RM§k en Maldonado por 
el mea de mayo, y en Chile por setiembre, ei las cercanías de Valptnáao. 

TRIBU III. — FITOTOMINEAS. 

m. FITOTOBIA.— VHTTOTOKA. 

Rosirum basi latum, subbreve^ subincurímm , ctUmin^ subét- 
preño, rotundato, retrortum inler frontes plumulas exlendenie; 
tnandibulw margine sulcato, superioris tomiis serralis, inferiorii 
tomiis intimis serratU, exlemis integris. Nares básales^ laterales, 
SíibovatcB^ setis plumisgue partim teclee. 

Phttotomá Molina., Hist. íiat. de CMle, y AueU 

Pico ancho en la base, bastante corto, con la espina com- 
pletamente deprimida y redondeada , lo que hace la man- 
díbula superior entera convexa por todos lados ; eaiá 
introducida profundamente en su origen en las plumas de 
la frente, las que forman con las que rodean los respirade- 
ros un ángulo acia dentro; los bordes de la mandíbula su- 
perior están finamente dentados en toda su longitud como 
una sierra ; la mandíbula inferior es casi llana y apenas 
levantada acia la punta, mas corta que la otra y con loa 
bordes lisos ; pero interiormente y en la longitud de los 
bordes está provista de pequeños dientes que corresponden 
con los de la. superior. Respiraderos nasales redondos y 
casi ocultos entre las pequeñas plumas de la frente. Alas 
medianas, con la segunda, tercera y cuarta remigia casi 
iguales. Cola igual ó apenas escotada en el centro y redon- 
deada por los lados. Tarsos robustos^ medianos, escuteja- 



dos por delante y relículados por atrás; uñas encorvadas, 
agudas, y la del pulgar mas larga que las otras. 

Este género, creado por el Hastre Molina, contiene solo tres especies, 
todas peculiares de la América meridional. Su nombre es de origeu 
griego, y quiere decir que se alimenta de plantas, prefiriendo en efecto 
las mas tiernas, las legumbres y hortattias, 

1. JPhyiaiaM%€$ rara. 

P, tupra rufescente-grisea, macuiis nigrU notata; pileo^ subtus, rectricibus 
(duobus med({$ fgecptis) p&goñh extemo, has%^cinnmñomets;fnaeula mnte 
oculos, vUta peet-aouUri, aliaque parotica rufeecente^éUbie t alU recíricibué' 
que futco-nigris; humerit pleromaiumque marginibus albis, 

Ph. rara Mol.— Ph. bloxiámi ghildreus Vil!., Jard. y Selby, lilust., lám. i. 

Vulgarmente Rara. 

Por Cima de la cabeza y por bajo del cuerpo de un bello ber- 
mejo acanelado; detrás del pescuezo y todo el dorso de un 
bruno levemente oliváceo, pavesado amplamente de negro ea 
medio de las plumas ; carrillo y mostacho guiar negros ; correjuela, 
por bajo del ojo y región parótica de color blanco sucio j alas 
negras; la mitad esterna de las medianas cubiertas es blanca ; 
una lista blanca en el centro de la barba estema de las remigias 
primarías, formando por su reunión una especie de lunar ; rectrí- 
ees negras en la longitud de sus barbas esternas, y de un bermejo 
acanelado en los dos tercios primeros dellasiiUernas, que son ne* 
gras en el otro tercio; pico córneo azulado; patas brunas. — La 
hembra es toda de color gris morenuzco, mas oscuro por cima y 
mucho mas claro por bajo, pavesado de negro, mucho mas am- 
plamente sobre el dorso que por el vientre ; garganta casi blancal 
— - Longitud total, 7 á 9 pulg. 

Esta especie es la única que se encuentra en Chile, y abunda desde la 
provincia de Coquimbo ik la de GliUoe: es muy dafiosa á las ckacras y á 
los campos, donde busca las yemas de las [4an^ y en particular las de las 
legumbres y hortalizas ; asi es que los campesinos le hacen una guerra á 
muerte y destruyen cuantos huevos pueden piHar : su grito imita la pala- 
bra rrrrara, noiabre que la dieron los indios y Uiego los e^pafioles. 



364 FAUNA CHILENA. 



OUIN Ul. 



TREPADORAS. 



Pies con cuatro dedos, dos acia delante y dos 
acia atrás. El esternón presenta comunmente dos 
escotaduras por atrás ó dos agujeros. 

Este orden, cuyo nombre basta para mostrar sus cos- 
tumbres, ha sufrido en algunos órganos modificaciones 
dependientes de sus mismos hábitos : la principal consiste 
en las patas, que son diferentes de los tipos de- las Ayes 
precedentes. En efecto^ hasta entonces dichos tipos tenian 
los dedos divididos en tres adelante y uno atrás : ahora 
lo son dos á dos, y casi siempre el esterno se desvia de 
su dirección normal y está echado acia atrás; algunos 
géneros aun tienen la facilidad de dirijirlo de ambos lados 
indistintamente y según sus menesteres. Uno de los dedos 
posteriores es generalmente tan largo como el tarso, de 
modo que da á este un punto de apoyo suficiente para la 
marcha vertical que frecuentemente ejecuta el Ave : esta 
condición es tan esencial para su modo de locomoción, 
que muchos géneros que solo tienen un dedo atrás, como 
todos los Pajarillos, es al contrario del de estos igual en 
longitud al tarso» Otra modificación es la de la cola, 
cuyos guiones están acumina<los y rígidos hasta la punta, 
hallándose organizados de tal modo que ofrecen un se- 



AVES. 365 

gundo apoyo al peso del cuerpo del pájaro cuando se para 
perpendicularmente. 

Las Trepadoras se han incluido hasta hace poco en el 
orden de los Pajarillos, considerándolas como subgénero ; 
pero últimamente varios ornitólogos han propuesto elevar- 
las al rango de orden, y son tantas las consideraciones 
en apoyo de esta opinión que casi generalmente ha sido 
adoptada. Hoy comprende cuatro familias : de ellas dos se 
hallan en Chile, las PsiHacideas y Picideas. 

1. PSITTACIDEAS. 

Pico duro, sóHdOf redondo, muy bombado ó con- 
vexo, mas ó menos comprimido sobre los costados, 
encorvado en la punta de la mandíbula superior, que 
es muy aguda, y la cubre superando mucho la man- 
díbula inferior. La lengua es gruesa, carnosa, móvil^ 
frecuentemente terminada poruña especie de papillas 
nervosas, muy desenvueltas, ó por una glándula 
redonda, ó ya reducida á un estado casi rudimenta- 
rio. Los respiraderos nasales son delgados^ ovoides 
ó redondos, abiertos en una membrana, figurando 
con frecuencia dos tubérculos ó pliegues partidos en 
su estremidad, y están colocados en la base de la 
frente. Las alas son fuertes, y se estienden hasta 
mas allá del origen de la cola, la que varía de forma 
y longitud, %unque con mas frecuencia es aguda y 
prolongada* . 

Esta familia se distingue de todas las Trepadoras por estos ca- 
racteres : los tarsos son reticulados, lo mismo que los dedos, 
que están casi sin las escamíllas que se observan en los órdenes 



36A FÁUHÁ CHILENA. 

precedentes, y al contrario los cubre un pellejo suave que se presta 
perfectamente álos movimientos de las patas de estas Avitti^qua 
ea nada son trepadoras y sí esdusivamente prendedoraa ; de 
aquí el faltarles las escamilias digitales que eotorpecieraa la 
agilidad de los dedos y el juego de las articulaciones ; así cotño 
sus uñas el ser blandas y tener la forma obtusa, las que les son 
inútiles para suspenderse, y por último la forma normal de las 
rectrices. Se sirven de sus patas para llevar al pico los alimentos, 
que consisten en bayas, maiz, semillas ó frutos mas ó menos 
gordos: prefieren los huesos, los que abren fácilmente con su 
grueso pico; por lo común beben poco y á menudo, y levantan 
la cabeza para tragar. Mientras los celos el macho y la hembra 
viven juntos y construyen un mal nido en los huecos de los 
árboles, en el que meten hojas secas; á veces lo hacen en los 
agujeros de los barrancos, como sucede en Chile. La bend>ra 
pone dos á cuatro huevos blancos, y mientras que empolla, se 
encarga el macho de cuidarla: va á buscar los alimentos y está 
continuamente á su lado para complacerla en cuanto desea. Los 
hijuelos nacen sin plumas, gordos, con la cabeza muy abultada, 
y solo á dos meses y medio echan las verdaderas plumas* Los 
buscan mucho por su hermoso plumaje; se domestican fácilr 
mente y entonces se vuelven omnívoros: varias especies se 
propagan y se reproducen. Dotadas de un oido muy fino y de 
un raro instinto de imitación vocal, aprenden con facilidad á 
remedar todos los sonidos y por consiguiente á hablar. 

Se hallan esparcidos por todo el mundo, menos en Europa : 
habitan casi siempre los bosques de los paises cálidos y princi- 
palmente bajo los trópicos ; así es una escepcion el verlos fuera 
de estas regiones, como en Chile, donde se estienden hasta el 
estrecho de Magallajies, ó sea 54 grados, y en el Océano hasta 
las islas Macarías. 

Todas las especies no formaban mas que un género en tiempo 
de Linneo ; pero los modernos ornitólogos han bl^ho muchos 
y los han clasificado en cinco tribus. 



AVES. Sfl7 

I. iioao.— oomrairt. 

Aasintm mediocre^ iaUribus eomprm^^ mout^um, a§Ué acw- 
iump basi roíundum ; regionBperhphlalmica ianíum nuda. Naru 
básales f laterales^ Alce longos^ acuia. Tani breves. Cauda clon- 
gata, graduata. 

GoncROs KuhK— P8ITTACU8 Linn. — Aritiuga Sm. — Psittacíra Tigon. 

Pieo mediano, convexo» terminado en punta encorvada^ 
convexa, con la espina redondeada en la base, comprimida 
sóbrelos costados, y los bordes sinuosos; mandíbula infe- 
rior hinchada por bajo y sobre los costados. Respiraderos 
abiertos, situados en la base del pico, y ocultos en parte 
bajo las plumas de la frente. Alas aguzadas ; la primera y 
tercera remigia las mas largas. Gola generalmente prolon« 
gada y recortada; las rectrices agudas. Tarsos cortos. 

Las especies de este género son muy numerosas y estimadas por sos 
brillantes colores y el carácter tan dulce y social. Los ornitólogos han 
tratado de separarlas en grapos ó tribus : hasta ahora la mejof división 
es le que el señor Kuhl ha establecido en su Monografía ^ según la 
estructura de la cola, el tener ó nó plumas á los lados del pico y la 
disposición de estas en la nuca : frecuentan con preferencia las florestas 
inundadas ó los bosques situados á la orilla de los rios : se alimentan de 
frutos y semillas, y tanto por su voracidad como por su gran número 
ocasionan considerables daños en las siembras de maiz y otros cereales. 
Anidan como sus congéneres en los agujeros de los árboles ; sin embargo, 
algunas espedes hacen su nido en el suelo al lado de los rios ó en k» 
nidos mismos de las ratas marhias. Habitan el continente americano. 

C. tiridis obdomiM dorso junquillaceo-flavis; fronte^ gutture ae pectore 
hrunneis; remigibus caruleis, ápice nigris; semi-collari aldescente; regione 
inierfemorali rubro nótala, 

P8ITTACÜ8 CYAWALY8I0S Mol. - P. PATAGOIftCÜS' Víeil. ~ PsiTT ACARA ^ATAGONICA 

Less , Yoy. de ín Coq.y lám. :vi bis. 



368 FAUNA OULENA. 

Valgarmente Loro ó iheam. 

Cabeza^ carrillos, garganta y pescuezo verdes con visos brunos; 
escapularios y enlHertas alares verde-amarillentos, listados del 
mismo color; remigias de tcAor azul^metálico y negras en la 
punta; frente, estómago y pechera brunos; un medio collar 
blanco sucio sale de la espalda y se interrumpe en lo bajo del 
pecho ; abdomen, piernas, dorso, cubiertas superiores é infe- 
riores de la cola de color de junco ; varias plumas con franjas 
de color de vermellon á los lados y entre las piernas ; cola 
aguda. — LongitUi total, 17 pulg.; cola, 9 pulg. 

Parece que á esta especie se debe reunir el Psittaeui ¡aguiUmi de Mo- 
Una ó C^Jaguilma Gray. Es muy común en Chile, y se ven firecnentemente 
bandadas de ella que dañan mucho á los sembrados. Por la noche yan á 
dormir en los sitios escarpados, dirijiéndose por escuadras de veinte i 
treinta y de diez en diez minutos poco mas ó menos, volando de frente y 
dando un grito muy desagradable ; también á veces van por parejas. Las 
hembras ponen sus huevos en los agujeros de los barrancos, y las gentes 
del campo van á buscar los poUuelos cuando son algo gnmdes, como nn 
bocado muy esquisito. Los adultos son también muy apreciados, y en los 
mercados se ballaii siempre en abundancia. 

C, supra murinus; remigibus cceruleis nigro-marginalis ; reetricibus inierite 
pavis; ahdomine flavo virescente; capite, eolio et pectore ciñerais brunneo 
squamatis, 

C. MONACBUS Food. - Kuhl. — PSITTÁCÜS MURINÜ8 Gmel.—P. COTORRA VícíI.— 

P. ciNfRGicoLLis id., Pl. etil., p. 768. — Pemetty, Voy., 1. 1, p. 512. 

Por cima de color verde gay, con visos amarillentos ; remi- 
gias azules , listadas de negro ; remigias laterales amarillas 
en su mitad interior; lo inferior del abdomen y las cubiertas 
superiores é inferiores de la cola de un verde amarillo claro; 
frente, lo superior de la cabeza, costados y lo anterior del cuello, 
garganta y pecho escamados de gris y de bruno claro ; vientre 
gri.s amarillento ; pico roseado ; patas aplomadas ; cola aguzada, 
— Longitud total, 11 pulg.; de la cola, 5 pulg. y media. 

Esta especie se encuentra eu Chile hasta el estrecho de Magallanes, y 
sobre la vertiente de las cordilleras. 



AVES. 36ft 

C. corpare totoviridi^ saturattore supra^ subtus dilutiore; fronte «t regi&M 
orbilaria purpureo-nigris; thorace rubigineo; abdomine^ ano caudaque rubrO' 
sanguineiSy alarumpogonio primariisqueremigum aqua marinacmrulimiMibus. 

C. ERTTHROFEOMS Gray. — Hylortngbüs SETTBR0FR0N8 LcM., CompL de Buff., 
1847, t. XX, p. 187.— Arará brtthrofrons id. 

Mandíbulas muy desiguales : la superior larga, estrecha, aqui- 
llada y muy aguda ; la inferior convexa y redonda; los respira- 
deros nasales están enteramente ocultos por las plumas de la 
frente y no abiertos en la cera, que no existe en esta especie; 
las alas prolongadas, con las remigias estrechas, lanceoladas; 
la cola es puntiaguda, comprimida por rectrices estrechas y 
prolongadas ; los tarsos son cortos, con el dedo del medio muy 
largo ; una venda estrecha y mas gruesa delante de los ojos, de 
un purpuro oscuro, atraviesa la frente y la región ocular; el 
cuerpo es enteramente verdoso, pero el verde de encima es mas 
oscuro que el de debajo, y tintes de hollin se manifiestan sobre 
el toráx, y se vuelven de un bermejo sanguíneo sobre el bajo- 
vientre y en el ámbito de la región anal ; las alas son verdes, 
escepto en la cola, donde aparece una tinta blanca, y los 
guiones primarios de azul de agua marina por fuera y bruno 
por dentro; la cola es de un bermejo sanguíneo, mas oscuro por 
cima y mas claro por bajo ; los tallos de las plumas son de un 
bruno lustroso, y la estremidad de los guiones medianos termina 
en verde; el pico es de color córneo brúneo sucio; los tarsos y 
las uñas negros. —Longitud total, 12 pulg, y 9 lín.; de la cola, 
6 pulg. y 3 lín. 

Los carácleres particulares de esta especie indujeron hace poco al señor 
Lesson á hacer el tipo de on género que por ahora no creemos deber admi- 
tir; además sus colores son los de la mayor parte de las Psittacideas. Se 
halla en el svr de la República. 



Zoología. I. 24 



370 FAUNA CHILENA. 



II. SWIOOVAVO.— SmCOOMATHVS. 

Botirum longum.tmue^ eompreuum^ culmine mx titetireiim» et 
versusapicemferereiítuin. Nares plumisfrontalibut occuUm. Cauda 
eUmgata^ gradúala^ ápice rígida. 

EmcoGNATHüs Gray.— Leptorhtnchus Swainson. 

Pico largo» delgado, muy comprimido por los lados, y 
con la espina apenas inclinada hasta la punta, que se 
prolonga mucho y escede la mandíbula inferior cerca de la 
mitad de su longitud ; además la lespina está aplastada 
sobre su línea mediana. Respiraderos nasales enteramente 
ocultos entre las plumas de la frente. Cola prolongada y 
escalonada, con bárbulas flojas, gastadas y algo rígidas. 

Sok) tiene este género hasta ahora una especie, que es enteramente 
peculiar á Chile. 

1. B§^ieagnaihm& 9epiorHynehu&. 

B, vtridis, fironte sttiga per oculos^ eaudaque fUseo-rulMs ; capitenigro, 
abdomine imo rufescenie rubroy variegaUt, 

E. LBPT0RHTNGBD8 Gray. — GOIf ORUS LB^ORHYNCHÜS King. — PSITTACUS CHI- 

ROYBUS? Molina. 
Yalgarmente choroy. 

Es enteramente verde-cinéreo; las remigias azuladas en el 
centro, negras en lo interior y en las puntas ; lo superior de la 
cabeza escamado de negro; la frente, las plumas de los respira- 
deros nasales, del lorum y del contorno de los párpados de un 
bermejo subido ; las rectrices, lo mismo que algunas plumas de 
entre los muslos, de un bermejo-amaranto ; pico de color córneo; 
patas negras. — Longitud total, 15 pulg. ; de la cola, 7 pulg. 

Esta singular especie es muy común en el sur de Chile, desde la pro- 
vincia de Santiago á la de Ghiloe, etc. : es notable por lo prolongada que 
tiene la mandíbula superior. 

Además de los Loros descritos, algunos autores dicen que M. Guming 



AVES. 371 

«neontró en la República el Capito mniftwa de Vigors; pero creemos 
que es una equivocación, y copiaremos solo la tirase lailoa: 

G. AüRiFRONS Vigors.— í7. occipiu genis^ coüo iuperiorí nueha^danO' 
que atris Midú»IUno ttriatU; ahámim ñlMi^'íUne, mtro fiu€§ itriñiú; /v- 
guh, tectricibuique alarum aurantiacis^ iüiusplumissHbgrmitif0r% h^i9^ Mu$ 
tu nudiú niifro itriatis ; fronte vertieeque aureiSy hoc suhfiueeecentii remigiku* 
rectriciinuque fiued. 

II. PICIDEAS. 



Pico derecho, de forma cónica, mas ó menos regu- 
lar; su lengua, muy estensiva, se puede prolongar 
mucho fuera del pico. Los tarsos, lo mismo que los 
dedos, están cubiertos de fuertes escamillas, y las 
uñas arqueadas y robustas. En fin, la cola se compone 
de guiones suaves y tiesos, organizados de modo á 
procúrales un segundo punto de apoyo* 

Estas Aves anidan igualmente en los agujeros de los áii^te, 
donde ponmk sus huevos, que son blancos y sin manchas : se 
alimentan con preferencia de larvas de insectos 6 de estos 
mismos, que hallan en la corteza de los agujeros de los árboles 
ó en la de sus ramas, donde trepan y se pasean. Encuéntranse 
en todo el globo. 

I. VICO.— vicnni. 

Ro$trum rcéuiium^ kmgum^ reeium^ eotiiouN, api€$ inmenium, 
culmine acutum. Nares tangitudintUes. 

ncus Lían. -* DaToaATU Baié. ««Diiiaaooof os Kaa^ «- Swaintoa. 

Pico fuerte, cónico, tan alto como ancho, con la espin 
viva y la punta obtusa y como truncada. Respiraderoi 
nasales hendidos lateralmente en una membrana cubierta 
con las plumas de la frente. 

. Las especies da este género viven «n Un llar«8t«St I esUo eapirciAli 
en toda la ttenra. 



ara fauna chilena. , . 

P. niger; eapiu cristato^ eoUoque coeeineis; remigibus élbonotatU. 

P« MAGBLLilf ICOS King. 

Vulgannente Rere^ cancona ó Carpintero de cabeza colorada. 

Cuerpo completamente negro; toda la cabeza, la cara y la mi- 
tad del cuello de un rojo de amapola ; las plumas de la nuca muy 
prolongadas y elevadas en forma de moño ; la mitad interior 
de las cuatro cubiertas medianas de un blanco de nieve; pico y 
patas negros. — Hembra: esta es igualmente n^a, tiene el 
mismo blanco en las cubiertas alares, y la cabeza adornada de 
un grueso y bello moño, el cual es negro y notable en una Pica ; 
solo la base de la frente y la barba son bermejas. — Longitud 
total del macho adulto, 14 pulg. y 6 lín. 

Este precioso Pico da chillidos muy agudos: frecuenta las Oorestas 
de las provincias meridionales, y llega acia el norte hasta la de Golchagua, 
donde se halla particularmente en las florestas de los Andes. Se alimenta 
con preferencia de insectos ó de gusanos que busca bajo las cortezas de 
los árboles, y á veces para hacerles salir de los agi^eros da fuertes pico- 
tazos al rededor, cuyo ruido se oye á grande distancia. Su nido lo hace 
en los huecos de los troncos de los árboles, y pone tres 6 cuatro huevos 
blanquizos. 

2. JPiemm ÉneMaw^^eephnMwm. 

p. capUe corporeque supra nigris^ hoc albo maculato¡ peciore^ abdomine* 
que álbis^ Uto albo lineato^ hoc albo fasciato, 

P. MELANOGEPHALus King, Proccd, zooL, 1830. — P. Kmoii G. K. Gray, 2od/. 
Beag, Voy., p. H3. 

La cabeza y el cuerpo son enteramente negros; este color es 
solo uniforme por cima; por bajo del pecho está lleno de líneas 
blancas, y el vientre fajado con manchas semejantes. — Longitud 
total, 6 pulg. y 3 lín. 

Se encuentra en la isla y archipiélago de Ghiloe, y en la península de 
los Tres Montes. 

Añadimos la descripción latina de tres especies citadas como de Chile, 
pero que nos parece una equivocación : 

P. PVNCTicEPs d'Orb. y Lafresn.— p. albo nigroque variegatuty tupra 



AV£8. 973 

Uneatus, subtus striatus ¡ nucha rubríhcoccinea, crisMa ; pileo nigro^ ál^ 
sirietissinie striato, 

P. CACTORCM d'Orb. y Lafresn. — P. capUeeoUoque albis; reliquo corpore 
nigro, albo squammato; gutture albo^ nucha rubrthcoccinea, 

P. AüRBOCAPiLLüS Vigors.— P. «fpra aier, albo fasciatus maculatusque^ 
ilriga lata per oculos ad humeros extendente, alteraque suboculari interrupta, 
gulaque albis; pectore abdomineque sordide albescetUibus^ slrigis parcis, 
fuscis, notatis; capUe airo, fronte áureo strigatim notato, vértice áureo. 

IZ. GOLAVTES. — GOXiAVTES. 

Roslrum lóngum^ basi laliusculum^ elevalumy et ápice incurimm , 
illo aculo. Nares básales, laterales yplumis teclee. 

CoLAPTES Swainson. — Geocolaptes Burcbell. 

Pico largo, bastante delgado en la base y disminuyendo 
bástala punta, que es aguda; su espina está encorvada un 
poco en su longitud ; los bordes de las mandíbulas leve- 
mente hinchados ; la mandíbula superior unida y sin estrias. 
Respiraderos nasales colocados en la base del pico y ente- 
ramente cubiertos con las plumas frontales, que aumentan 
gradualmente de longitud hasta el estremo de la cabeza, 
donde forman un moño. Alas medianas y puntiagudas; la 
primera remigia es la menor, y la tercera, cuarta y quinta 
las mas largas. 

Las especies de este género se mantienen de gusanos, y están espar- 
cidas en ei sur africano y en ambas Américas. 



1. Vofiepies pUigmms. 

C, cauda brevi^ corpore fusco^ maculis ovalibus albis notato, 

C. piTiGuns Gray. — P. pitiguds Mol.—P. chilensis Lesson, Voy,, lám.SS. 

Vulgarmente Piligüe 6 Carpintero, 

La parte superior es bruna, escamada de blanco sucio; cabeza 
grisea; carrillos y costados de las mandíbulast de un blanco 



374 FAUNA CHILENA. 

sttcio; barba, garganta, ovispillo y el medio del abdomen de un 
blanco de nieve ; las baquetas de las remigias de amarillo oscuro ; 
por bajo de un blanco sucio, escamado de anchas placas negras 
en el estómago y rayado del mismo color sobre los costados, los 
muslos y las cid)iertas inferiores de la cola ; rectrices bruno- 
negras : las laterales con cinco manchas blancas y escalonadas 
en su borde esterior; pico y patas negros.— Longitud total, 
10 pulg. y 6 Un. 

Esta Ave es algo gustosa, y se halla en las provincias centrales y me- 
rMionalea de la República : prefiere las florestas, y hace so nido en los 
troncos de los árboles, donde pone tres ó cuatro huevos blancos. Su 
nombre vulgar proviene del grito agudo que da. 



OKDBN IV. 



PALOMAS. 



Pico prolongado, delgado, convexo, membranoso 
en parte, hinchado en la estremidad, que está encor- 
vada. Respiraderos de las' narices longitudinales. 
Tarsos eseutelados, con plumas hasta el talón, y ter- 
minados en cuatro dedos, de los que el anterior está 
intimamente unido al interior. 

Hace poco tiempo que se estableció este orden y solo 
comprende una familia, cuyos géneros sé habían colocado 
ya entre los Pajarillos, ya entre las Gallináceas, pues am- 
bos órdenes les prestaban algunos caracteres. 



% 



AVES. 375 

I. C0L0MBIDEA8. 

Pico mediano, prolongado, derecho, comprimido 
sobre los costados, hinchado en la punta, y provisto 
en la base de una piel membranosa. Con frecuencia las 
ojeras están desnudas ; la mandíbula superior encor- 
vada en la punta, convexa y mas larga que la inferior. 
Respiraderos de las narices laterales y medianos, par- 
tidos en una piel membranosa, desnuda ó provista de 
una escama convexa por cima. Tarsos medianos, mas 
ó menos robustos, desnudos ó medio plumosos. Alas 
prolongadas, puntiagudas^ con la segunda remigia 
mas larga. Cola variable, tan pronto muy corta como 
muy larga, compuesta de doce á catorce rectrices. 

Las Palomas son monógamas y se domestican fácilmente : el 
macho cuida tanto como la hembra de sus poUuelos; la mayor 
parte se paran y anidan en los árboles, y hay algunas que son 
mas andadoras que otras: todas ponen cuatro á seis huevos 
ovales y siempre blancos. Entre ellas se halla el palomo casero, 
cuyas infinitas variedades dimanan de la Columba livia de Linneo. 

X. PAXiOMA. — OOXiVlIBA. 

Rosirum mediocre^ elongatum^ rectum^ laUre compressumf ápice 
subinflaíum et incurtmm, ha$% caH%lagino§um. Nares laterales^ 
medícBy %n membrana sita. Alce longw^ acutce. Tarsi moderad. 
Cauda variabilis. 

Columba Linn . — Cuv., etc. — Palcmbus Kaup. 

Pico mediano^ prolongado, provisto en la base de una 
pieza medio cartilaginosa y medio membranosa^ mas ó 
menos hinchada según las especies, y que ocupa el primer 



S76 FAUIU CHILEI9A. 

tercio de su longitud ; el segundo tercio es derecho, y el 
tercero unguiculado y subulado hasta la punta, que es 
convexa ; mandíbula superior mas larga que la inferior. 
Respiraderos nasales laterales, medianos y lineares. Alas 
prolongadas y puntiagudas, con la tercera remigia mas 
larga. Tarsos y dedos robustos y cubiertos de fuertes escu- 
telas. Pies emplumados hasta la rodilla. 

Habitan todas las regiones del globo. 

1. Voimmbm mraueana. 

CcapUe^ dorso, scapularibus ac pectore rubro^vinaceis; collare nuchalialbo 
uno; infra altero plumulis squammosis nigro-meíalUce spUndentibus formato; 
uropygio fusce cinerascente ; gutture nigro ; cauda brunnea^ fascia lata^ nigra, 
omata. 

C. ARAUCANA LeSS., VOtJ.-C DENISEATem.— C. MER1DI0NALI8 King. 

Vulgarmente Turcasa^ y Cono entre los araucanos. 

Cabeza, dorso, escapularios y estómago de uñ bruno bermejo 
vinoso ; en lo inferior de la nuca hay un fino collar blanco, bajo 
del cual se encuentra una especie de gorguera de plumas esca- 
mosas negruzcas, con visos metálicos bronceados ; las cubiertas 
grandes y medianas de un gris que es mas saliente en el juego 
del ala ; remigias primarias y secundarias negras con visos bron- 
ceados : las últimas finamente recamadas de blanco ; ovispillo 
de un gris de hierro; cola bruno-sombría, surcada en medio de 
su longitud de una ancha banda trasversal negra, que se estiende 
sobre los dos bordes y en el fondo bruno de las rectrices ; vientre 
de un bruno bermejo oscuro; garganta negruzca; pico negro; 
patas bermejas. — Longitud total del macho adulto, 1 pulg. y 
3 lín.; de la cola, media pulg. 

Los jóvenes individuos difieren solo por fallarles el collar blanco en la 
puca, por su color mas pálido y no tan estendido como en los adultos. 

Esta Paloma es sumamente común en todo Chile y se reúne en grandes 
Dandadas, de modo que se matan muchas de un tiro : se paran frecuente- 



AVES, 377 

mente, y su principal alimento es elalfilerilio : aunque su carne es por lo 
regular seca, es muy bueua, y en los mercados se halla esta Ave con 
abundancia. Habita en la América meridional y en toda la austral: ia 
hemos traido de varias protkidas de Chile, donde la hallaron igualmente 
los señores Garnoty Lesson; también el capitán King la encontró en el 
estrecho de Magallanes y en Chile. 



IX. COXiUMBZNA. — OOIiUMBIirA. 

Roslrum gracile^basi rectum^ ápice sMnflalum, eonvexumet 
incurvum> Nares laterales^ membranacece. Alce mediocres. Cauda 
rolundata. tarsi el digitus medius incequales. 

Columbina Spix.— Columba Wagler. 

Pico delgado» derecho desde la base, que carece de los 
rodetes cartilaginosos de las palomas» reducidos aquí á un 
estado casi rudimentario ; solo está arqueado y bombeado en 
la punta. Respiraderos de las narices laterales y lineares» 
abiertos en un pellejo membranoso acia la mitad del pico. 
Alas medianas y redondeadas ; las tres primeras remigias 
son iguales y las mas largas. Cola redondeada. Tarsos 
solo tan largos como el dedo mediano. 

Son Aves mas andadoras que trepadoras ; habitan solo en la América 
del Sur. 

C. subtus fuscíhalbescens, supra fttsca, cceruleo nigro alboque in tegmini- 
bus alarum maculaía; cauda fusca, ápice albo^ reclricibus exiernis albis. 

C' picui Gray.— Columba picui Temm. — Knipp y Prévot, lám. 30, ele. 
Vulgarmente Túrtolita cuyana. 

Las partes inferiores son de un blanquizo algo mezclado de 
bruno gríseo sobre lo anterior del cuello y los costados del cuerpo» 
con una leve tinta vinosa en el pecho ; un negro claro colorea las 
cubiertas de debajo del ala ; la frente y los costados de la cabeza 
son blanquizos; lo de encima déla cabeza, del cuello y del 



378 FAUNA CHILENA. 

cuerpoi lo mismo que las cubiertas stiperiores de las alas sonde 
un bruno puro, pero.sobre las misfoas cubiertas hay una fila de 
un azul de esmalte, negra sobre algonaai y un rasgo blanco sobre 
otras ; las remigias son de un bruno negruzco ; de los doce guio- 
nes de la cola, el anterior de cada lado es blanco, el segundo, ter- 
cero y cuarto son blancos acia su estremidad, y todos los demás 
son brunos; el teurso es de un bermejo-violeta oscuro ; el pico 
de un azul subido, y el contorno del ojo de un verde de mar. — 
Longitud total, 6 pulg.; de la cola, 2 pulg. y media. 

Se halla raras veces á corta distancia de las cordilleras en las ph>\incias 
centrales ; pero abunda mucho al lado de Mendoza, según el señor Bridges. 

m. ZSWAXD A.— ZENAIDA. 

Rostrum gracile^fere [reetum^ ápice eonvexurn^ nee subif^fialum. 
AÍQS tonga. Tarsi robusti^ dígito medio cocequales. 

2sNAioAy Columba Bonap.—PsRiSTtRi Selby. 

Pico delgado y casi enteramente derecho, solo convexo 
y apenas hinchado en la punta. Alas prolongadas^ -con la 
segunda remigia mas larga. Tarsos robustos y tan largos 
como el dedo del medio. Gola mediana y completa- 
mente redondeada. 

Se encuentra en la América del Sur, y principalmente en las islas de 
esta parte del globo. 

1. Xenaiéta muriUe. 

Z. fusco rufeícens, lorque violáceo aurea^ alis nigro maculatis^ gutture albo, 
partibus inferioribus cinerascentibus^ reciricibus nigriSy ápice albis ; Iregione 
auriculari ex áureo niiente, 

Z. ADRiTA Gray.-- Columba aurita Temin., vol. i, lám.Stt. 

Vulgarmente Tórtola, 

La cabeza, la garganta, el cuello y el pecho son de un castaño 
que tira al purpuro ; pero las plumas que rodean lo inferior del 



AVES. 379 

cuello, es decir, la parte mas próxima al cuerpo, son ne un 
violeta dorado muy resplandeciente y forman una especie de 
collar; ocho ó diez plumas de un bello azul violáceo con visos 
dorados, situadas inmediatamente debajo del orificio de las ore- 
jas, han valido áia especie el nombre que lleva; el dorso, el 
ovispillo, las cubiertas alares y las inferiores de la cola son de 
un bruno que tira al rojo, con algunas manchas negras sobre las 
grandes cubiertas de las alas mas próximas al cuerpo ; el vientre, 
los muslos y las cubiertas inferiores de la cola son de un flavo 
claro y vinoso; los grandes guiones de las alas son negruzcos y 
su borde interior blanquizo; las medianas son también de un 
bruno negruzco, y terminan en un gris blanco, las dos plumas 
del medio déla cola son del mismo color que el dorso ; las latera- 
les, desde su origen hasta acia los dos tercios de su longitud, de 
un bruno tirando al rojo en el costado esterior, y al interior de 
un ceniciento oscuro; en seguida tienen una banda trasversal 
negra, y su estremidad es gris blanca ; el contorno de los ojos está 
sin plumas y tiene una piel que se estiende hasta la abertura del 
pico, la cual es azul ; el pico y las uñas son n^res, y los pies 
bermejos* — Longitud total, 10 pulg« 

Esta Ave se encuentra en Chile y en gran pane de la América del Sur : 
$e ve frecuentemente en los mercados. 

2. XenaiOa »oUvÍ€nu9. 

Z. corporemo^ scapulisque Uab€llin(H>inac€Í8 i abdomine pectoreque parum 
dilutioribus; alarum flexura gulaque exalhidis; rectricibus remigibutque 
fuicis; urapygio brunneo. 

Z. BOLIVIANA Gray. — Columba boliviana d'Orb. y Lafr., iám. 75. 

Vulgarmente TortolUa eordilUrana. 

Es de un tinte general isabel-vinoso, mas saliente en lo supe- 
rior del cuerpo, mas claro en lo infmor y pasando al azul puro 
sobre el juego del ala; las cubiertas pequeñas y medianas son de 
un gris plateado en su estremidad ; las remigías y rectrices 
bruno-negruzcas ; las cubiertas inferiores de un bruno claro ; el 



380 fauna' CHILENA. 

pico y los pies brunos ; la garganta blanquiza, y la piel que rodea 
los ojos bermeja. — Longitud total, 7 pulg. y 6 lín. 

Se halla en los zarzales de Chile, y la conocen con el nombre de "nnrioUta 
cordillerana. 

Z, isabellina,suprafuscior, tuhlusdilutior; aliB/lexura ac speculo alari albit; 
uropygio caudaque ardesiaceis^ illa nigro late fasciata. 

Es enteramente de color de café con leche, mas saliente por 
cima, mas claro por bajo ; las plumas del costado del cuello están 
cubiertas de visos metálicos verdosos y dorados ; remigias bruno- 
negras: las primarias finamente, y las secundarias mas am- 
píamente bordeadas de blanco ; el juego del aia y el reflejo alar 
formado por la estremidad de las cubiertas medianas^ son de este 
último color; el ovispillo gris apizarrado; las rectrices de gris- 
liierro en los tres primeros cuartos de su longitud, atravesadas 
á esta distancia por una banda negra que se confunde en aquel 
color sobre los lomos, y termina en un recamado de gris-perla; las 
dos rectrices medianas son del mismo color que el dorso ; las alas 
llegan á la mitad de la longitud de la cola; piel del contomo 
del ojo negra; pico igualmente negro; patas brunas; el dedo 
mediano es tan largo como el tarso. — Longitud total, 11 pulg.; 
de la cola, k pulg. y 9 lín. 

MM. Eydoux y Souleyet la trajeron en la espcdicion de la Bonita^ en 1838. 
Añadimos la descripción latina de otra especie que dicen encontrarse 
en Chile, de lo que no estamos seguros • 

Z. GALAPAGOENSis Gould. •— Z. supra obscurc vimcca, dorso nigro guttaío; 
alarum iegminibus remigibusque cinerascenti-albo angusta marginatis ¡ cauda 
cinérea, ápice nigro; subtus dilutius vinaceay collilateribus ceraio tinctis; 
rostro nigro ; pedibus aurantiacis, 

ZV. PERZSTZBA.— PSRX8TZBA. 

Roslrum gracile, reclum^ ápice subinflatum ac obluswn, Alm 
mediocres ^f ere acutce. Tani elongati^ medio coasquaUs, » 

PSRiSTE&A y liEPTOPTiLA Sw«iQ8« — GouRA Slépb, ^ CoLUAiB4 Teoim. 

Pico delgado, derecho eá la mayor parte, abobédado y 



AVES^^ 381 

subulado en la punta, que es obtusa ; las dos mandíbulas 
son casi iguales. Alas medianas y casi agudas ; la primera 
remigia mas corta y escotada ; la tercera y cuarta casi 
iguales y las mayores. Tarsos prolongados é iguales en 
longitud al dedo del medio. 

Son comunes á la América y al Afdca meridional. 

(Atlas zoológico.— Ornitología, lám. G.) 

P. supra cineratcensxsúbtus isabelUno-vinacea, peniciUo nigrihcarulesceni^ 
pone aures; coUo laterdi^ rubro aureoque tplendenté. 

Frente, contorno de Jos ojos, carrillos, garganta, lo anterior 
del cuello y estómago de un bello color isabel-vinoso ó violáceo; 
todo lo superior de la cabera es da ua gris azulado, lo mismo que 
el ovispillo, los flancos, el ala y las remigias secundarias ; todo 
lo superior del cuerpo es de un bruno flavo ; las cubiertas supe- 
riores del ala están manchadas sobre sus barbas esteriores de 
tres ó cuatro grandes lunares ovales de un negro azulado ; siete 
úocho plumitas escamadas del mismo color forman una especie 
de pincel en el orificio auditivo ; las plumas de las partes late- 
rales del cuello están llenas de visos metálicos de oro y topacio; 
las remigias primarias son negras y están finamente listadas de 
blanco; las rectrices son de un gris apizarrado en su mitad supe- 
rior y blancas en la inferior ; el primero de estos dos colores está 
separado del otro por una banda angular negra ; el blanco falta 
á las dos medianas y está reemplazado hasta su punta por un gris, 
apizarrado ; el pico es negro ; las patas bermejas. — Longitud 
total, de 9 álOpulg. 

Se haUa en las provincla& centrales de la I^epúbUca, donde la conocen 
también bajo el nombre de Tortolita cordiUerma. 



38S FAUNA chilena; 



GALLINÁCEAS. 



Cuerpo pelado. Pico mas corto que la cabeza ; 
la mandíbula superior siempre abobedada, con- 
vexa, cubriendo la inferior y provista de una cera 
en la base. Respiraderos nasales cubiertos con una 
ancha membrana. Pies comunmente tetradáctilos, 
con el pulgar mas elevado que los otros dedos, y 
los anteriores reunidos en su origen por una mem« 
brana gruesa y dentada* 

La mayor parte de las Gallináceas son polígamas: un 
macho basta para una porción de hembras, por lo que 
viven frecuentemente en manadas: todas son granívoras 
ó herbívoras, y anidan generalmente por tierra. Son las 
Aves mas fáciles de domesticar : así desde muchos siglos 
ha se halla una infinidad de ellas en los corrales, y han pro- 
ducido muchas variedades que nuestra civilización procura 
aumentar. En Chile se encuentra el Pavo [Meleagris gallo- 
pavo Linn.), la Pintada {Numida meleagris Linn.), el 
Gallo y la Gallina {Gallus domesticus Briss.)y el Pavo real 
{Pam eristatus Linn.). Todavía no se han introducido los 
Faisanes, aves tan notables por su rico plumaje como por 
lo delicado de su carne , de modo que á un mismo 
tiempo adornan las pajareras y las mesas. 



ATES. 383 

I. QUIOIHIDEAS. 

Pico mediano, con la espina arqueada y convexa 
hasta la punta, y bastante comprimida por los lados. 
Respiraderos en la base y al lado del pico, cubiertos 
en parte con una película membranosa. Alas largas 
y agudas. Cola corta. Tarsos cortos y robustos : los 
dedos prolongados, y los anteriores leremente sol- 
dados en la base : el pulgar se eleva por cima de la 
planta del pié. 

Las Quiouideas son esclusivamente de las regiones australes, 
donde las representan las Tetras, Gangas y las Codornices del 
Antiguo Mundo. 

X. ATTAOX8. — ATTAOXS. 

Rostrum breve, robustum, basi latumy apiee eampressum, eath- 
veaum. Nares semilunares^ in membrana sita; illapartimplumuhs 
tecla. Almacutm. Cauda brevis. Tarsi breves^ fortes^ ac reliculati. 

AttagisIs. Geoff. St-Hil. y Lesa.— Titrao Gmel. — Perdix Laih. 

Pico corto, robusto, comprimido por el lado, abobedado 
y convexo por cima, levemente encorvado en la punta, 
que es redonda y obtusa ; mandíbula inferior también 
convexa é hinchada de abajo á arriba, derecha, levantada 
en ios bordes, con la punta redondeada^ escotada para 
recibir la de la superior, y roma ; bordes lisos y levemente 
encorvados. Hoyos nasales ampios, medio circulares, 
cubiertos en parte con una lámina membranosa, redondeada 
y convexa en su borde, y en parte cubierta ella misma por 
las plumas de la frente : bajo de ella están abiertos los 



381 FAUNA C1IR.E1IA. 

respiraderos. Alas cortas y en punta; la primera y segunda 
remigia mas largas. Cola corta^ ancba, redondeada , y con 
catorce rectrices. Piernas emplumadas. Tarsos cortos, 
robustos y reticulados. Pies con la punta granosa ; los de- 
dos son medianos : el de en medio mas largoy escntelado 
por arriba, y el pulgar pequeño y elevado por cima del 
plan de inserción de los otros dedos ; uñas prolongadas y 
encorvadas : la mediana dilatada por medio. 

Este género cuenta solo tres especies: en América reeuqdaian á las 
Gangas (PUrocles) del antiguo continente, y como días firecuenian los 
desiertos mas áridos y sin ninguna yegetadon. 

1. AHa0Í9 Ga^ii. 

(Alias loológico.— Ornitología, lám. 7.) 

A. supra brunneo-fulvus, singulis plumis strifs brunneit^ fuMi^lbidisque 
umi-lunaribus omatis ! suhtus fúlvo-isabellinus brunneo 8qmmmatus;gula 
ülbida. 

A. Gayii St-Híl. y Less., Cent, zool,, p1. 41, p. 155. 

Vulgarmente Perdiz de la cordillera. 

Es de un bruno flavo por cima; las plumas están estriadas 
regularmente de cinco á seis listas finas y desnudas , alter- 
nas, brunas y flavo-blanquizas á modo de media luna, for- 
mando una escama cebrada sumamente preciosa ; garganta 
blanco-flava; cuello, pecho y vientre de un flavo-isabel unido 
sobre esta última parte, escamado y rayado de bruno negruzco 
sobre las otras dos ; pico y patas morenuzcas. — Longitud total, 
11 pulg. y 61ín. 

Se halla consuntemente en las cordilleras, y solo bsga á los llanos en 
los inviernos lluviosos y cuando la nieve llega á lo inferior de estas altas 
monuñas : sus costumbres son familiares y el macho acompaña casi siem« 
pre& la hembra. 



2. MHa0Ís MinireiUii, 

A, capite, eolio peel&reque badiis^ nigrocinetis aut maculatis; alis brunneO" 
nifis, albo marginaiis, dorso eí uroppgio cerculis bñinneis el rufis variegatis; 
übdominé rufo, 

A. L\Tlisli¡tlllf8S.,Aeirw «00/.^ 1839, é lltust de zooi., lám II. 

Las remii^prindariiis tienen sus tallos blancos y las barbas 
parduscas uniformes; las segundas morenuzcas, pero franjeadas 
de lislillas roio-claras:Sobre sus bordes ; lo superior de la cabeza, 
del dorso, de las alas y del ovispillo es de un negro saliente, 
vermiculado de semicírculos flavos y amarillo - claros ; las plu- 
mas negras en su estremídad, rodeadas de muy anchas líneas 
de un flavo vivo, aunque son irregulares y están franjeadas en 
su ámbito de flavo blanquizo; las rectrices son parduscas supe- 
riormente, pero con roquetes irregulares ó con punías flavo- 
bermejizas muy juntas ; los carrillos y la garganta son flavos, 
variados de puntos negruzcos ; lo inferior del cuello por delante 
y todo el tórax son flavo-bermejizos, y están cubiertos de círculos 
de un negro saliente; lo superior del vientre hasta la región anal 
es de un flavo bermejizo ferruginoso oscuro, y con círculos 
negros aparecidos sobre los flancos, lo mismo que sobre las 
cubiertas inferiores de la cola, que están listadas de negro y 
rodeadas de amarillo blanquizo en sa estremidad ; el pico es 
pardusco, y los tarsos bermejizos. — Longitud total, 10 á 12 
pulg. y media;, del pico, 8 lín. 

Segnn el seSor Lesson, esta AVe se encuentra en GhUe. 

A. corpore sufnra fuscescente^ maculis, striisque angulatis fuscis vario ¡ sub» 
tus albo: capí te punctato; pectore ex fuscescente-flavOf arcubus variis nigrican- 
tibus comperso, 

A. FAULANpicus Gmel.— Perdix falklandica Lhat.— Ortyx falk. Jard.ySelb. 

La cabeza y garganta están cubiertas de una iníinidad de pin- 
celitos colocados simétricamente ; los carrillos están bañados 
Zoología. L ^^ 



386 ^ FAUNA CHILENA. 

de un tinte blanquizo que abraza la órbita del ojo ; las plumas 
del dorso, del ovispillo y las cubiertas alares tienen en el centro 
una mancha bruna, y uno ó dos filetes del mismo color sobre el 
contorno de su superficie superior; una gran multitud de 
rayas, mas 6 menos encorvadas en arco de círculo se estienden 
sobre el cuello y el pecho, cuyo fondo es de un bruno amari- 
llento ; los guiones son de color oscuro, firanjeados de rojizo, y 
las rectrices brunas, atravesadas de tirillas ptiidas; el vientre es 
blanco, y el contorno del ano ondeado de negro; las alas y la 
cola son iguales en longitud; el pico aplomado ; los pies bru- 
nos. — Longitud total, 7 pulg. y 8 lín. 

Esta especie se halla en las islas Maluínas, y los naturalistas de la BeagU 
la han observado en los sitios mas meridionales de la Tierra de Fuego. 



II. TlXOCOaO. — TIWOOHOHUS. 

Rostrum breve^ conicum. Nares patulíB, frontales^ plumosa , Ala 
aculas. Cauda brevis, cunéala, Tar$i breves, gráciles, seuteliatú 

TiNocHORus EschscholU.^OcTPBTEs é ÍTHYS Wagler. 

Pico corto> cónico, ensanchado en la base, adelgazado 
en la punta, convexo por cima>conIa espina redonda, 
bombeada, levemente encorvada y terminada en punta; 
lados dilatados y luego comprimidos; bordes lisos; mandí- 
bula inferior derecha, convexa y en punta redonda y roma. 
Hoyos nasales ampios, frontales, cubiertos con una lámina 
córnea, abobeada y vuelta acia dentro ; los respiraderos 
están abiertos en esta lámina en forma oval. Alas puntia- 
gudas, con la primera remigia mas larga. Cola corta y 
puntiaguda^ con doce rectrices escalonadas. Piernas em- 
plumadas hasta el talón. Tarsos cortos^ escutelados por 
delante y adelgazados; dedos medianos: el del medio es 
el mas largo é igual al tarso ; el pulgar delgado, levantado 



AVES, 98T 

por cima de la planta del4>ié ; uñas encorvadas, y la de -en 
medio dilatada. 

Los Tinócoros son granívoros, y tienen algunas costambres de las 
Alondras. Se hallan en la estremidad meridional de la América, á la qne 
pertenecen esclnsivamente. 

1. nna^harua rtMttlelrortM. 

T. supra fefrugineusj singulis plumis nigro cinctis, fulvo marginalis, mentó 
gulaque albis, nigro large ctrcumdalis; pectore lateribusque brunmo ac ftüw 
ftammatft; oMomíne medio albo. 

T. RUMicivoRUS Eschscb. — T. EscHSCHOLTZii Isid. GeoíT. St-H¡l. y Less., Cent. 
zoo/., lám. 40. 

Vulgarmente Peráizita 6 Perdigón. 

Por cinoa del cuerpo escamado de bruno y flavo mas ó menos 
oscuro ; las plumas brtmoHiegras en medio, bordeadas de negro 
sobre los lomos y de un flavo blanquizo en su ámbito ; barba y 
garganta blancas, rodeadas de un ancho bordado negro; una 
especie de línea escamada de negro desciende desde la garganta 
sobre él medio del cuello hasta debajo del estómago, que está 
pavesado de bruno y flavo, lo mismo que los flancos; el medio 
del vientre y las cubiertas inferiores de la cola son de un blanco 
de nieve. — Longitiid total, 7 pulg. 

Habita en lá América austral, y es mas común en Chile en la provincia 
(Je Concepción, etc.: también lo halló el señor d*Orbigny en Buenos Aires. 

T, supra fuscus, nigro fulvoque squammatus ¡ eolio et pectore ardesiaceis ¡ 
gula alba^ stricte nigro cincta; sublus fulvo^albidus^rare squammatus, 

T. 0RBI63IYA1I0S Is. Geoff. Sl-Hil. y hess.fCent. zool., lám. 48 y 49. 
Vulgarmente Petaquito. 

La parte superior es de un bruno oscuro, escamado angular- 
mente de negro y flavo claro; las plumas bruno-negras en el me- 
dio reste color bordeado de negro sobre los lomps y de un flav» 



38ft FAUNA GHfLElfA. 

blanquizo en su ámbito, como en la especie precedente; cuello 
y estómago de un gris apizarrado, cíaro, bordeado en su parte 
inferior con una raya negra ; barba y garganta de un blanco puro, 
rodeado de una estrecha raya negra; pecho y abdomen de un 
blanco flavo con algunas escamas negras; pico de color córneo 
blanquizo ; patas de un bruno bermejizo. — La hembra solo se 
diferencia del macho por la falta de gris en el cuello y estómago, 
en donde este color está reemplazado por pavesas flavas y negras. 
— Longitud total, 8 pulg. y 3 lín. 

Esta Ave se encuentra en las cercanías de Santiago al pié de las cordi- 
lleras ó en los llanos, y llega hasta el estrecho de Magallanes : su carne 
t's muy buena. Los labradores la llaman Petaquito, 

3. TtnaeJharua Stc€9Í»%aoniL 

r. suplía brunfuo fulvoque squammatus ¡ huwurís fuscioribus absque maeuUs; 
facie et pectore dnerascentibus^ nigro circumdatis ; gula olba^ nigro cinetmi 
tubíus albus. 

T. SwAiNsoNii Less., íiiusi, (te zool., lám.lG. 

La cabeza y lo superior del cuerpo escamados y rayados fina- 
mente de bruno flavo y de flavo claro ; hombros de un bruno 
negro ; carrillos y estómago de un gris ceniciento ; barba y gar- 
ganta blancas, rodeadas de un ancho bordado negro, prolongán- 
dose á lo largo del medio del cuello y del estómago, bajo del 
cual se divide para rodear el gris de este á derecha é izquierda; 
todo lo inferior del cuerpo es blanco ; pico pardusco ; palas de 
un bruno bermejizo; los tres guiones esteriores de la cola son 
negros ; las remigias de un bruno negro uniforme, bordeadas 
anteriormente de tres manchas, y terminadas por una banda 
blanca. — Longitud total, 6 pulg. y 6 lín. 

Se halla en las provincias centrales, y es mas raro que los otros. 
XII. QUIOMIS.— OHIOMXS. 

Rostrum robustunif conicum^ leviler inflexam; basi membrana 
lamellosa cireumdatum. Nares medioí in membrana; illa iicut 



AVES, ' 380 

in vagina sitce. Alce longce acutas^ Cauda breva, Tarsi medioeres, 
digili membrana basi cunjuncti. 

GmoNis Forst. y Aucl. — Vaginalis Gmel. — Coleorhamphus Duméril. 

Pico robusto, cónico, algo prolongado y comprimido 
lateralmente; mandíbula superior levemente inclinada 
acia la estremidad> con la base cubierta de una gruesa 
membrana córnea , laminosa, cortada y franjeada por 
delante, revuelta sobre los respiraderos, á los que encierra 
como en una vaina: estos son medianos ; la mandíbula infe- 
rior hinchada por bajo ; el rededor de los ojos está desnudo 
á causa de un pellejo verrugoso que forma una chapa en parte 
de la mejilla. Alas prolongadas ; la segunda remigia es la 
mayor. Cola compuesta de anchas rectrices medianas, 
casi rectilíneas. Tarsos bastante cortos , robustos, reticu- 
lados, con los dedos anteriores unidos en la base por una 
membrana, y bordeados en su longitud con un pliegue ó 
rodete; pulgar rudimentario» terminado en unauñilla. 

Los Quionis habitan las tíerras australes: se alimentan con carne, 
moluscos y yerbas que encuentran en la orilla del mar; se paran con 
preferencia en lo alto de las rocas al lado del agua ó en las costas de las 
islas mas desertas. 

1. CJIIo«tl« ana. 

Ch, totocorparealba ; membrana rostraliy regione periophíhalmica, squamma- 
que membranácea genarum ac pedibus aurantio-flavis. 

Ch. alba Fojrst,— Golkoruampuds nivalis Dum., Voy. Bou., lám. U. 

Plumaje enteramente blanco; el aumento membrano-o déla 
base del pico, una parte del contorno del ojo y la piel granulosa 
del carrillo de un amarillo anaranjado, lo inismo que las palas; 
pico amarillento en la base, y de color córneo azulado, como las 
uñas, en el resto. — Longitud total, de 14 á 15 pulg. 

Esta Ave c<; bastante común en la Australasia, y se encuentra Igual* 



390 FAUNA CHILENA. 

nwnie en la estremidad del sur de América. Se ve coa frecuencia volar en 
plena mar cuando se pasa el cabo de Hornos, y viene á pararse en la punta 
de los mástiles de los navios. 



II. TIJNAMIPEAS. 

Pico lauto ó menos largo que la cabeza» con la 
espina estrecha, aplastada y revestida en la base con 
una membrana, en la que están abiertos los respira^ 
deros, con la punta encorvada y escedíendo mucho 
la mandíbula inferior. Los respiraderos son anchos 
y comunmente están colocados en la base del pico. 
Alas cortas, cóncavas ó redondeadas. Tarsos me- 
dianos y escuteladosy casi siempre con cuatro dedos 
prolongados, aunque algunas veces con solo tres. 

Las Tinamídeas tienen las mismas costumbres que las perdices 
en general, á las que representan en los países cálidos de la 
América meridional, de donde son esclusivamente propias. Ponen 
y empollan en la tierra: sus huevos son ovales, mas ó menos 
elipsoides y de color uniforme : su cascará, unida, lisa, pulida 
y reluciente como el esmalte, forma un carácter único en este 
orden. 

I. WOTUaA. — NOTHUaA. 

Roslrummtdiocre, gracile, depre$$um, ápice roéumlalori^iusum, 
capüebreviuSjper Mam lúngüudineni subarcualum. Nares Me- 
rales, subbasales^ anle ceroma subgibbosum silce. Alce mediocres, 
coiicavw. Pedes telradaclyli, nudi. Cauda nultá, 

WoTDüRA Wagler. 

Pico mediano, delgado, deprimido^ con ia punta roma 
y redondeada, tanto ó mas corlo que la cabeza y encorvado 
en su longitud. Respiraderos laterales, colocados en la 
Jba^e del picoi oblongosi atnplamente abiertos en una cera 



AVES. 391 

membranosa que forma una hinchazón sobre el pico. Alas 
medianas, cóncavas con la segunda, tercera y cuarta remí- 
gia las mas largas. Pies tetradáctilos ; el pulgar prolongado, 
movible y levantado por cima de la planta. La cola está 
reemplazada con la prolongación de las plumas del ovis- 
pillo, que caen en mecha por atrás. 

Este género lo formó Wagier con algunas especies americanas. Los 
individuos van solos, y Únicamente mientras los celos el macho acom- 
paña á la hemi)ra. 

1. IVoiHura puneiufaUt. f 

N. mentó, jcoUo gutíureque Miáis { pectore cinereo^violaceo^ punciatit fulpo 
ñlbidit notaio; supra fidvo^unneay singuUs plumis nigro fasciaíis fulvoque 
Mido flammatis. 

Vulgarmente Perdiz, 

La parte superior es generalmente bruno-ñava; las plumas 
franjeadas de una ancha banda negra , y en cada lado dos fla- 
mas estrechas^ longitudinales, de un blanco flavo ; barba, cuello 
y garganta blanquizos; estómago y pecho de un gris violá- 
ceo , como el de ciertas palomas, punteado sobre cada pluma 
con una redondez blanquiza; el vientre es de un blanco flavo 
algo mas oscuro sobre los flancos ; la región anal es del mismo 
color, pero rayada con bandas parduscas; las remigias son 
brunas interiormente, y matizadas en sus barbas esteriores de 
manchas brunas y flavas alternas; en fin, las cubiertas medianas 
son de un rojo oscuro y amplamente franjeadas de negro ; el 
pico está muy inclinado desde lajease hasta la punta, la cual es 
obtusa y redondeada; la espira es poco aparente y forma 
salida solo entre los hoyos nasales , que están abiertos en 
una especie de surco prolongado hasta cerca de la punta ; es 
negro, pero la base de la mandíbula inferior es amarillenta; ios 
respiraderos nasales están cubiertos de una membrana saliente 
formando opérenlo; las plumas frontales se prolongan desde los 
^s costados del pico hasta los re^m^eros íBéMes; la maodf- 
uia mferior está en toda su prol(»igaciaft parilelA á la superior ; 



392 FAUNA CHILENA. 

las alas soii obtusas ; los tarsos robustos y prolongados, y el dedo 
del medio mas corto que el tarso. — Longitud total, 9 pulg. 

Se baila en las protincias centrales de la República. 

2. HaiHurm perMemritt. 

N. supra rufo-fulva^ pileo^ dorso scapularibusque brunneo-nigro fasciatíi ¡ 
subius fulvo'isabellina . 

N perdigaría Wagl. — Crypturus peroicarios KilU., lám. 12. 

Vulgarmente Perdiz^ y entre los araucanos Vudu ó Fuisu. 

El cuerpo es por cima, escepto en lo posterior del cuello , de 
un bruno bermejo, rayado sobre cada pluma de la cabeza, del 
dorso y de los escapularios de bruno oscuro ; estos últimos estria- 
dos longitudinalmente sobre su borde esterior de un flavo claro ; 
los guiones bastardos del ala y las remigias secundarias son rojas 
y rayadas de negro ; todo el cuello, el pecho, vientre y los flancos 
son de un oscuro-isabel uniforme ; solo las costillas del estómago 
esláu matizadas de bruno negruzco ; el pico y las patas son de 
un rosa-ocre. — Longitud total, de 8 á 9 pulg. 

Esta especie es muy común en todo Chile : siempre va sola ó por parejas 
en tiempo de los celos ; frecuenta los zarzales, y al menor ruido se oculta 
entre las malezas ó se echa á volar dando un grito agudo : su vuelo es 
rápido, pero tan corto que con la mayor facilidad las matan á palos, po- 
niéndose dos ó tres individuos á cierta distan(^ia para no dejarlas descansar 
su carne no es mala, aunque seca é inferior á la de las perdices de Europa 
sin embargo, se matan muchas y se encuentran siempre en los mercados 
ponen ocho á quince huevos de un hermoso color de violeta oscuro, 
lisos y lustrosos. 

XX. TXVAKO«||l.— TXVAKOTXS. 

Rostrum forte, sübrectunif culmine plano. Nares medice. Alce 
mediocres^ rotundatoe. Cauda brevis, subrotundata. Tarsi fortes, 
reliculatii Pedibus tridactylis; unguibus grandibus^planis. 

Tinamotis Vigora- » 

Pico derecho en la mayor parto de su longitud, leve- 
mente encorvado telo en la punta, la que es obtusa y 



AVES. 393 

unguiforme, con la espina completamente llana y deprimida 
por bajo, abovedada solo en la encorvadura , y la basé 
entrando profundamente en las plumas frontales que se 
adelantan por los lados del pico hasta el surco nasal y 
cerca del orificio de los respiraderos ; mandíbula inferior 
paralela á la superior, hinchada en su estremidad, bom- 
beada y levantada acia esta, que la escede un poco. 
Respiraderos longitudinales^ abiertos en un opérculo 
colocado en un surco profundo acia la mitad del pico y 
estendido basta cerca de la punta. Alas obtusas; la segunda, 
tercera y cuarta remigia son las mas largas ; las grandes 
cubiertas llegan hasta la estremidad de las primarias. Cola 
corta y descompuesta ; las rectrices están completamente 
ocultas con las cubiertas superiores. Tarsos cortos, robus- 
tos, cachigordetes, cubiertos de fuertes costras que se 
prolongan hasta la punta de los dedos ; uñas muy anchas, 
obtusas, apenas encorvadas, derechas y agudas ; no hay 
indicio del pulgar. 

Este género es enteramente peculiar á la América austral. 

r. corpore cinereo-brunneo sordidoque fasciaio ; capite, colloquc similUer 
ttriñHtf crÍs$o, femoribusque rufis ; mentó Mescente. 

T. PBifTLANDii Vi'gors, Proced* zool. Soc, 183e». 

Lo superior de la cabeza y lo posterior del cuello pavesados 
de flavo claro y de bruno oscuro; una raya negra se estiende 
desde el ángulo esteriordel ojo por todo lo largo del costado del 
cuello hasta su base, rodeada en su longitud por dos bandas 
de un blanco flavo ; otra listíta en forma de mostacho se diríje 
desde la comisura, rodeándola parte inferior del carrillo, hasta 
el orificio auditivo; la barba, la garganta y lo anterior del cuello 
son blancos ; toda la parte inferior del dorso, el ovispillo y las 



394 FAUNA CHILENA. 

cubiertas caudales de un bello flavo oliváceo lustroso ; las plu- 
mas pintadas y como atigradas de flavo amarillento ; los hombros, 
lo superior del dorso, las cubiertas alares, el estómago, pecho 
y los flancos de un bello gris con reflejos violáceos ó blanquizos 
franjeados regularmente de tirillas trasversales flavas; el tallo de 
las plumas de estas parles es negro; las piernas, la región anal 
y las cubiertas inferiores de la cola de un rojo vivo uniforme ; e\ 
medio del vientre de un blanco sucio rayado de bruno negro ; pico 
negro ; patas amarillas; uñas negras. — Longitud total, 17 pulg.; 
dül tarso, 2; del dedo mediano, 1 lía., y del pico, 1 y media. 

Esla Ave se halla en la caída de las cordilleras de Mendoza, y á veces, 
según el señor Bridges, por el lado de Santiago. 



ORDKN VI. 



ZANCUDAS. 



Tarsos por lo común prolongados, y la tibia sin 
plumas ; estos miembros delgados , largos , con 
escamas en losange, y solo en laminillas regulares 
sobre el acrotarso, terminados en tres ó cuatro 
dedos : los de delante unidos en» la base por un 
repliegue membranoso, mas ó menos desenvuelto, 
que á veces falta, y otras se estiende hasta mas allá 
de la mitad de los dedos, y festoneados al rededor : 
el dedo pulgar falta frecuentemente, ó es rudimen- 
tario y está superado, ó dominante y en el mismo 
plan de inserción que los otros dedos. Respiraderos 
laterales con un hoyo nasal ampio y membranoso, 



AVES. ,_ 308 

con frecuencia linear y longitudinal. Alas casi siem- 
pre tan largas como la cola, menos en la familia de 
las Brevipéneas. 

Las Zancudas encuentran su alimento solo en las orillas 
fangosas de los pantanos ó en el cieno ; así su cuerpo está 
proporcionado á la longitud de los tarsos, y las que tienen 
el cuello corto poseen un pico mas largo: anidan en la 
yerba al pié de los árboles ó en el cieno. Habitan en todas 
las regiones frías ó cálidas del globo. 

I. ESTRU€I0]NIDEA8. 

En esta familia el pico varia de forma según las 
especies. Los caracteres principales son : el cuerpo 
grueso y macizo ; oreja en forma de concha, des- 
nuda y sin plumas tegumentarias ; ojos cubiertos de 
párpados pestañosos; alas rudimentarias ó inútiles 
para volar; tarsos desnudos por cima de la rodilla, 
terminados en dos ó tres dedos libres, diríjidos acia 
delante y sin ningún indicio de pulgar; en On, sus- 
plumas están desordenadas y sin relación alguna 
con las de las otras Aves. 

Estas Aves tienen las alas sumamenle corlas y solo pueden 
correr ; así los müsculos de sus piernas son muy gruesos. Todo 
el mundo conoce la elegancia de sus plumas, que sirven para 
adornar los sombreros de las señoras. 



S96 FAUNA CHILENA. 

Rostrum depressum , ápice rolundalo ac unguiculalo. Nares 
ovales. Alce tnolles calcaralw. Cauda nulla, Tar$¿ elongati^ robusti, 
reticulaii; digüis tribus ahUcis. 

Rhb.í Brisson. — Strctui* Linneo. - Guvier. 

Pico robasto» deprimido y como aplastado» con la 
espíoa disliola en su parte media longitudinal; la mandí- 
bula superior está redondeada y unguiculada en la punta» y 
es algo mas larga que la iaferíor» de modo que forman un 
ángulo agudo. Respiraderos ovales, colocados acia la mitad 
del pico. Cabeza y pescuezo emplumados. Alas con plumas 
blandas, descompuestas é inútiles para volar» y terminadas 
en un espoloncillo. No tienen cola. Piernas largas» robus- 
tas» cubiertas de plumas» ya solo por arriba» ya hasta la 
rodilla» con los tarsos reticulados y concluyendo en tres 
dedos anteriores provistos de unas comprimidas y obtusas. 

Este género es esclusivamente propio de la América merldioual y de 
la austral. 

B, cinérea supra fuscius^ infra dUuiius; piteo, coUoque inferiere nigris, 
R. AMERicAMii Lath. — Struthio rhe\ Linn.j Pí. en/., 221. 
Vulgarmente Avestruz^ y entre los indios uuanque. 

Enteramente de color gris oscuro, y lo de encima de la cabeza 
de un negro terminado en una raya que baja á lo último de la 
nuca; la mitad del pescuezo completamente emplumada y negra, 
cuyo color por detrás se prolonga por cima del dorso , y por 
delante hasta el hueco del estómago, bifurcándose á derecha é 
izquierda; las grandes remigias, 6 mejor dicho la prolongación 
de las grandes cubiertas, de un morena casi oscuro, lo mismo 



AVES. 397 

que las pequeñas cubiertas ; la estremidad de las grandes ó mas 
largas remígias es blanca, y sus barbas flojas y de^arejadas. 

Los jóvenes diGerea solo por el plumaje mas enmonado y el ovispillo y 
lo inferior del dorso blancos. Estas grandes Aves se bailan comunnMote 
en las pampas y van hasla lo interior de las cordilleras» pero en la caida 
este únicamente, aunque Molina afirme que también se encuentran al oeste; 
acia el sur llegan al estrecho de Magallanes , y aun dicen que penetran 
en la Tierra de Fuego. Sus plumas son muy inferiores á las del Avestruz 
africano , y sirven para hacer sombrillas , que se usan en el verano 
yendo á cabaUo. 

El catálogo de las pájaros del Museo inglés cita la R. pennata d*Orb. 
como de Chile» y aun hemos visto en dicho Museo una parte dorsal del 
pellejo de esta especie con un rótulo que dice haberla traído de dicha 
Repúblíi»; pero á pesar de todo esto estamos casi ciertos que es un error 
de locaMad que cometen comunmente los viajeros» por lo cual solo la 
mencionamos : 

R. PBNNÁTA d'Orb.— !?• pallide fusca, pluma singula semilunari n^ta 
candida terminata; capUe, eolio, femoribusquepallidioribus. 



II. CARADMDEAS. 

Pico bastante grueso y elevado, cónico, robusto, 
duro, mas estrecho en la base que por el medio, ó con 
las mandíbulas hinchadas y convexas en la punta : 
la superior abovedada, y la inferior cónica. Los hoyos 
de las narices son laterales, básales, ahuecados, 
oblongos, cubiertos con una membrana, en cuyo 
borde inferior están abiertos los respiraderos. Tar- 
sos largos y desnudos, con la pierna casi siempre 
desnuda en su maybr parte, y los dedos cortos, 
con pulgar ó nó; cuando lo hay está elevado, es rudi- 
mentario y tiene una uñuela. Las alas llegan casi á 
la estremidad de la cola. 

Esta familia t^omprende especies que se encuentran en todas 
partes. 



398 FAUNA CHILENA. 

I, OREOPXIiO.^OBSOPHXI.V8. 

Rmtrum gracUe^ incurvaíum, ápice acutum^ supra sinuatum. 
Nare8 in sinu sttcB. Álw etofigatne^ acutm^ caudm eoaquaUs. Tarsi 
elati^ gráciles ; pedibus trydactylilnts^ poUice nullo. 

Oreophilüs Jard. y Selby. — Bromicus Less. 

Pico delgado, tan largo como la cabeza, encorvado, 
concluyendo en punta aguda, y levemente hinchado por 
bajo y en medio; mandíbulas estrechas, delgadas^ ^nua- 
das, ambas recorridas en el lado por un surco hendido en 
las cuatro quimas partes de su longitud. Respiraderos 
nasales en abertura estrecha bajo el surco. Alas largas, 
agudas, llegando al estremo de la cola ; la primera remi- 
gia es la mayor, y las otras gradualmente mas cortas. 
Tarsos largos y delgados, medio desnudos y con escamas 
areoladas; pies tridáctilos, sin dedo pulgar, y los otros 
tres dedos anteriores desiguales , cubiertos de escutelas 
y colocados regularmente ; las unas laterales muy peque- 
ñas, encorvadas y ahuecadas por bajo ; el dedo mediano 
ancho, hinchado y dentellado en el borde esterno. Cola 
corta, cónica, formada de doce guiones levemente esca- 
lonados. 

Este género es uno de los mas interesantes por sus anomalías de 
organización, como lo observa el señor Lesson : el pico es como el de los 
Numenius^ pero adelgazado gradualmente hasta la punta, y en nada 
parecido al de las Tringas; sus tarsos son iguales á los de los 0/t>, 
cpmo también la forma de las piernas, las escamas, los dedos, las uñas 
y el talón: en fin, hasta el corte de las alas hace que este género sea 
vecino de los Cursoritis, La especie tipo no se ha hallado hasta ahora 
mas que en Chile. 



AVES. 399 

1. OreapM9u8 iaimnirasiHs. 

o. iupra brunneo-cinereust nigro flammatus; fronte rufo f teetricibus fiavis ¡ 
(fuíture albido ¡ eolio anticoventre laieribusque rubigineis; crisso albo; cauda 
cinérea nigro hadiata, 

O. TOTANiROSTRis Jard. y Selby, ///., lám. ir>l. — Dromicüs Lessonii, Eco del 
Mundo sabio, 1844^ p.616. 

Lo de encima de la cabeza es gris morenuzco, escepto la frente 
que es roja; dorso también gris morenuzco; el manto, la mitad 
del dorso y los lomillos están mezclados con pavesas negras, 
rodeadas de bermejo y de amarillo claro ; las rectrices superiores 
son rubi^; la garganta blanca ; la delantera del pescuezo de un 
ferruginoso claro ó ahumado, que se estiende por los lados del 
pescuezo hasta la mitad; el pecho y los hombrillos son grises, 
levemente ondeados de amarillo claro en el reborde de las 
plumas; el vientre. y los flancos son de un amarillo ahumado, y 
una ancha chapa de un negro muy subido ocupa la mitad del 
vientre ; la región anal y las cubiertas inferiores son blancas ; las 
remigias tienen también su baqueta blanca ; las barbas son ne- 
gras, con la punta de las anteriores blanca ; los guiones caudarios 
son de color gris perla, rayados de negro acia la estremidad, 
que es de un gris mas claro ; el pico es negro, y los tarsos 
amarillos. — Longitud total, 1 cuarta; del pico, 1 pulg.; del 
tarso hasta la uña, 3 pulg. 

Esta Ave es el verdadero representante de los Cursorius del antiguo 
continente en la América meridional y en los tei*renos estériles de r4hile ; 
se encaentraten las tierras de Magallanes, y dicen que la mataron también 
cerca de Valparaíso. 

ti. FRAZIiECIIiIiO. — ▼ANSIiZiUS. 

Roslrum mediocre^ hoii gracile^ ápice leviUr suhulatum. Naru 
in opérenlo membranáceo aperlce. Alce elong atas ^ acula, siepe cal- 
caratos. Cauda mediocris. Tarsi gráciles cum poUice visibili. 

Vaübllüs Linn. — Parra Lacép. 

Pico mediano, redondeado, mas corto que la cabeza, 



400 FAUNA CHILENA. 

adelgazado desde la base hasta el medio y levemente hin- 
chado en su éslremidad, que es cónica, convexa y se termi- 
na en una pequeña encorvadura de la mandíbula supe- 
rior. Hoyos nasales tan largos como la parte cilindrica del 
pico, grandes y cubiertos con una membrana, en medio 
de la que está el respiradero, que es ancho, oval y abierto 
de parte á parle. Alas prolongadas y acuminadas ; la 
cuarta y quinta remigia son las mayores ; á veces hay un 
espolón en el juego del ala. Cola mediana y casi rectilí- 
nea. Tarsos prolongados, delgados y escutelados por de- 
lante; piernas desnudas en gran parte; el dedq^ pulgar 
está bien marcado. 

Se halla este género en Europa, África y América. 

1. Waneiius eayen9%em9Í9» 

V, occipite nigro crhiato; fironte stricte albido-marginato ; siria a menlo ad 
pecius nigra ducta; supra cinereo-fusco nitens, subtus albus. 

V CVYENNFNSfS Gmcl. - PARRA CAYEMNEN8IS Linn.— P. CHILRNSIS Mol- 

Vulgariuenie Tegul, QueUvegue o Frailecillo. 

Por cima de color gris morenuzco, con visos bronceados ; las 
grandes cubiertas superiores de un violado rojizo, con visos 
metálicos, y las pequeñas verdes, levemente erizadas; remigias 
y rectrices negras, las últimas con la punta blanca; el juego del 
ala es blanco, con un fuerte espolón; frente y moño negros ; lo- 
rum blanco; pescuezo gris oscuro; papada y línea longitudinal 
mediana negras , y esta rodeada fmamente de blanco y unida al 
estómago, que también es negro; vientre blanco; pico rojo, 
con la punta negra; patas rojas. —• Longitud total, 11 pulg. 
y 6 lín.; de los pies, 5 pulg.; de la cola, 3 pulg. y 6 lín. 

Esta especie es muy común en los sitios húmedos de Chile : es notable 
por su costumbre de chillar cuando ve á alguien y echarse á volar chi- 
llando si se acercan á ella, aunque sea de noche, por lo que los labradores 
creen que no duerme nunca. Antiguamente la cazaban en Chile con 



AVES. 401 

Haleones, to mismo que hemos diclio del Harpagut bidentatus¡ pero hoy 
ha casi desaparecido esta costumbre. Su carne no es mala, y sus huevos 
son escelen tes. Se alimenta con insectos y en particular con gusanos que 
busca en el cieno. Es un error de Molina el decir que tiene carúnculas. 

XII. XSOVATAROXiA.— SQUATAaOLA. 

Rostrum robüsiumi rectumj basi depressum, ápice subulatum. 
Nares basal^^lateraleSy breves. Alce cauda longiores. Cauda longay 
rotundata» Tarsi gráciles^ reliculati ; pollice víx conspicuo, 

Sqüatarola Guvier. 

Pico fuerte , deprimido en la base y muy hinchado en 
su estremidad, principalmente por bajo. Respiraderos de 
las narices básales, laterales, lineares y abiertos en una 
fosa ó surco muy corto. Alas puntiagudas, mucho mas 
largas que la cola^ que está bastante prolongada y redon- 
deada. Tarsos delgados y reticulados ; el pulgar esencial- 
mente reticulado, y las uñas muy comprimidas. 

Las especies de este género habitan ambos hemisferios, y en particular 
los polos. 

S, supra fuliginosa ; vitía frontali occipul cingente alba; fascia eí eolio cine 
riit:peciorerufo nigrocincio; abdomine albo, 

S Urvilui Nob. — S. ciNCTA Jan!, y Selby, lám. liO. 

Lo superior del cuerpo es moreno fuliginoso, y por cima de 
la cabeza negro morenuzco; una banda blanca va de la frente 
por cima de los ojos hasta lo bajo de la nuca ; la base de la 
frente, el lorum, los carrillos y el pescuezo gris-cenicientos; 
pechuga bermeja, rodeada inferiormenle con una ancha banda 
negra; vientre, flancos, cubiertas inferiores de la cola y las dos 
rectrices blancos; papada gris blanquiza; pico negro; pies mo- 
renos. — Longitud total, 7 pulg.; de los pies, 1 pulg. y 9 lín.; de 
la cola, 2 pulg. y 3 lín. 

Tales son todos los individuos vislos en Chile» de donde liemos traído 
Zoología. I. 26 



402 FAUNA CHILENA. 

muchos. Los d« la punta austral de América y de las islas Maluinas son 
comunmente mas pálidos y de un moreno pardusco por cima ; la handa 
frontal es mucho mas ancha ; el rojo del pecho mas claro; el cuello y los 
carrillos de un griz blanquizo ; también son mayores: su longitud totales 
de 8 pulg. y 3 lín.; las piernas, 2 pulg. y 4 lín., y la cola, 3 pulg.— La 
hembra y los jóvenes son por bsjo de un flavo morenuzco ; sus plumas 
están escamadas de flavo amarillento ó blanquizo; el pescuezo y la delan- 
tera del cuello blancos; el pecho flavo-isabel, escamado de morenuzco; la 
frente y la linea que rodea las pestañas son flavo-claras. 



!▼. PIiUTZAIi. — CHARABRXU8. 

Rostrum capite brevius, rectum, basi cylindricum^ ápice túbula- 
tum. Nares breves, laterales, strictoB, Alce acutee. Cauda brevis- 
Tarsi reticulaíi ; pollice nullo. 

Charadrios Linn. — Plüvi\li8 Bress. — Eüdromius Boié.— Hiaticula Gray. 

Pico mas corto que la cabeza, derecho, redondeado en 
su nacimiento^ hinchado en la estremidad déla mandíbula 
superior y cónico. Hoyos nasales cortos, laterales, básales, 
cubiertos con una membrana, en medio de la que están 
abiertos los respiraderos , que son estrechos y lineares. 
Alas prolongadas y puntiagudas ; la primera y la segunda 
remigia son las mayores y llegan á la estremidad de la 
cola, que es corta. Tarsos prolongados, reticulados ó es- 
culelados por delante y terminados en tres dedos ante- 
riores cortos; el pulgar falta completamente. 

Este género es general á todo el globo. 

1. VñarfMOrius eo9 iaris. 

C, supra cinéreo subrufescens ; subtus albus; colli antici basi large nigr§ 
f'asciata; syncipite nigro, fascia pone synciput rufa; cauda exteme apiceque 
alba, 

Ch. collaris Vieil.;, JSouv. Dict. (CUist.nnt.-^Cii. Azar^ Temin., lám. il.<84. 

El lorum es negro; la frente blanca ; este color rodea el ojo y 



% 



AVKS« 443 

domina la oreja; una banda muy negra, de cuatro líneas de 
ancho, acompañada de una rayita bermeja, está detrás la frente; 
lo demás de encima de la cabeza^ lo superior del pescuezo y del 
cuerpo, y las pequeñas cubiertas superiores de las alas 3on 
brunos y parecen salpicados de bermejo ; las grandes cubierlasi 
y los guiones bruno-negruzcos, con la estremidad blwca; I09 
dos guiones anteriores del lado de la cola son blancos^ y los 
otros bruno-negruzcos, terminados en blanco; las plumas de la 
cabeza y un ancho medio collar en lo bajo de la delantera del 
pescuezo negros ; una banda bermeja baja del ojo por los lados 
del pescuezo hasta el medio collar ; el ángulo de la boca, la 
garganta, la delantera del pescuezo, el pecho y las partes supe* 
riores de un hermoso blanco ; lo bajo de la pierna y el tarso son 
blanquizos ; el pico negro^ escepto la base de la mandíbula ín- 
ferior, que es amarillenta. — Longitud total, 5 pulg. y 9 lín.; de 
los pies, 1 pulg. y 6 lín.; de la cola, id. 

Se halla en Chile, y aunque dicen que umbien se encuentra el Ch, mar-' 
m^ratus de Temm., lo dudamos mucho, por lo que solo copiamos la frase 
latina : 

Gb. marmoraxus Temm. — ch, iupra fusco nigricans; fronleet vitía sufr^ 
oculos^ auribui hteribusquealbis; mentó ^ eolio antico, pectoreventroque ni(fri$, 

▼. ftSFTOSOXUS.— LSPTOgOXLIS. 

ñestf^m longum^ tenue^rectum» Nares bátales^ Álmmedioera; 
primariíB íresferecBquales, secunda longissima. Cauda subrotun- 
daia, Tarsi mediocres ; digüi longi . et tenues ; nuilus digitus 
PQSlmor. 

L1PTO8CBLIS. — Leptopus y LiPTODACTYLBs, FrascF, Proc. zool. Soc, p. 4(fT. 

Pico representando exactamente el de los Totmu$^ 
particularmente el del T. chloropygius Vieillot, y como 
él prolongado , bastante delgado y derecho. Alas media- 
nas; las tres primeras remigias son casi iguales, la segunda 
solo es algo mas larga. Cola redondeada, con la punta de 



404 FAUNA CHILENA. 

las rectrices acuminada. Tarsos medianos, con los dedos 
prolongados y delgados, y sin pulgar. 

El ultimo carácter de este nuevo género tiene macha intimidad con 
los pies del Charadrius. Sus especies se encuentran en la América 
occidental. 

1. E^pia9ee9Í9 MiieheMi. 

l. capite fuseescenie linea alba eirca verticem; eolio ferrugineo; carport 
iuperne cinéreo- fusco purpuréis meiallicis coloribus ornato; fascia alba apud 
peciusí subtus fasciit parvis, alhis et nigris altemis; rostro satúrate viridi; 
tarsis flavis. 

L. MiTCHSLLii (Freser) O. Des Murs> Icón, Ornitoi., láro'. 41. — Lbptopds y 
Leptodactylus Fraser. 

La cabeza hasta la base del cuello moreno negruzco ; una 
banda blanca pasa por encima de la cabeza y va de un ojo á 
otro para reunirse á otra banda pestañosa del mismo color, que 
baja á lo largo del conducto auditivo y circunda la nuca ; un 
medio collar castaño claro sale de los lados del pescuezo para 
adornar la región posterior hasta los lomillos ; dorso y grandes 
cubiertas alares de un moreno pardusco ó ahumado, con muy 
leves reflejos bronceados ; dichas cubiertas están finamente re- 
camadas de blanco en su estremidad ; pequeños escapularios y 
remigias secundarías de un gris morenuzco; estas tíltimas fran- 
jeadas de blanco con igualdad; las dos remigias primarias fina- 
mente bordeadas de blanco en su longitud ; rectrices medianas 
morenas : las tres subsecuentes negras, terminadas en blanco, y 
las dos esternas con las barbas esteriores blancas y cinco ó seis 
bandas morenas; por cima del cuerpo blanco plateado, agrada- 
blemente cebrado al través con pequeñas zonas morenas; pico 
verde negruzco ; pies amarillos. — Longitud total, 7 á 8 pulg.; 
del pico, 1 pulg.; del tarso, id- 

Esta especie habita la California, y se escuenlra también en Chile, según 
el señor Fraser. 



AVES. 40ft 

▼I. OSTREBO.— HJBMATOPU8. 

Rosírum longum, reclum^ compressum. Nares laterales, Jusa. 
AUb mediocres^ acutoe. Cauda brevis, cequalis. TarsirobusU^ extemo 
digitorum medio membrana connexo, 

HiEMATOPüS Linn.— OSTRALBGA BrÍ88. 

Pico derecho, mucho mas largo que la cabeza, fuerte, 
comprimido lateralmente en su longitud hasta la punta, 
que es cuneiforme, con las mandíbulas iguales y á veces 
redondeadas y deprimidas en la base. Respiraderos oblon- 
gos, abiertos en los hoyos nasales^ triangulares y en forma 
de muescas laterales. Alas prolongadas y puntiagudas; la 
primera remigia es la mas larga* Cola mediana, igual y 
formada de doce rectrices. Tarsos medianos , robustos, 
gruesos^ reticulados, concluyendo en tres dedos anteriores 
fuertes, y sin pulgar; pierna desnuda solo cerca de la 
articulación del tarso. 

Los pájaros de este género frecuentan las orillas del mar y pescan 
con preferencia los mariscos, cuyas conchas abren fácilmenle á causa de 
la parücolar conformación de sus picos. Se hallan en casi todo el globo. 

1. UmM%aiap%§9 9ew§eapu9. 

U, iupra Higer, coüo antico peciareque nigris; subius albus. 

U. LEOCOPDS Garn., Ann, Se. nat.f 1S25. — U. lüctuosus Guv. — Ostraleüa Les. 

Cabeza, pescuezo, pecho y todo lo superior del cuerpo ente- 
ramente negros, con visos morenuzcos; por bajo blanco, desde 
lo inferior del pecho ; las remigias secundarlas bordeadas de 
blanco ; algunas grandes cubiertas también blancas en su segunda 
mitad, así como la primera mitad de las dos rectrices estemas ; 
pico rojo; tarsos y pies blancos. — Longitud total, 16 pulg. 

Se halla en Nueva Holanda y en la Tierra de Fuego, de donde la han 
traído los señores Perron y Lesueur, Beonuci y FiUroy . 



Mñ FAUI^A CHILENA. 

2. Ut9mu*9opu^ pmMMimÍH9. 

U, Capite coUoque H(gris;8Hpra Uvide brunneus ; iubm albus ; speculo 
áimim atb0, 

H. PALLUTUs Cuvier. — H. ostralegus y^\\s.,Ám. orn., lám. 6íi, fig. 2. -- Jatd. 
y Selby, ///. orn , lám. 7.<-Aud.^ lám. 223. ^ H. brasiliirbis Liclit. — Ostriliga 
PALLiATA Lesson. 

Vulgarmente PilpiUn, 

Cabeza y pescuezo negros, cuyo color se adelanta apenas á la 
estremidad del pecho, como lo indicó perfectamente Cuvier; 
todo lo superior del cuerpo moreno claro, levemente llameado 
de violáceo; las puntas de las remigias y rectrices soft negras; 
rftmfgias sacondarias enteramente blancas, formando un espejo 
en el ala; la primera mi{ad de todas las rectrices es también 
blanca ; por bajo del cuerpo completamente del mismo color ; 
pico y tarsos amarillo-rojizos ; iris amarillento. — Longitud total, 
16 á 17 pulg.; del pico, 2 pulg. y 8 Un. 

Esta especie va en pequeños grupos buscando en las riteras los gusanos 
y mariscos con que se alimenta. 

3. Uwn%miopu9 ni^er. 

H. cdrpore totó niger. 

H. NiGER GuTÍer.— H. atbr VieU., Gai., lám. 230.— OsTRAhiGA atra Lesson 
Voy. de fUranief lám. 34. -Quoy y Gaímard. 

Vulgarmente JXré-Tíra. 

Enteramente negro, con el pico y los pies rojos. — Longitud 
total, 17 pulg. 

Recorre todas las tierras australes , pues se halla en AíHcá, Nueva 
Holanda, la Tierra de Fuego, etc. : es algo rara en Chile, pero fírecuenta 
sus costas para pillar los mariscos y gusanos. 

VXX. ▼UBZ.TSPIBDRAS.— STRSPSXLA8. 

ñotírum fottei f'titmfn^ ^pict comeo - itedUfo^ttfH , le^Uiifhe 
rnurvurn. Nares HmiHi Mírai9$% m$m^Bñm $mi*^teem* 



AVES. 407 

Tarsi mediocres; pollice elato; digili aniive párvula membrana 
conjuncti, 

Strepsilas illíg. — Morinella Meyer.— Arenaru Brisson. 

Pico mediano, duro en la punta, robusto, derecho, en 
cono prolongado, á veces subulado y levemente encorvado 
por cima, con la espina aplastada, y la punta derecha y 
truncada. Respiraderos básales, laterales, largos y medi(T 
cerrados por la membrana en que están abiertos. Alas 
acuminadas; la primera remigia es la mas larga. Pies 
medianos, con tres dedos anteriores unidos en la base por 
una membrana muy corta, y uno posterior articulado sobre 
el tarso; por cima de la rodilla hay una corta desnudez. 

£1 nombre de este género proviene de la costumbre que tienen sus 
especies, .como casi todas las Zancudas, de volver con el pico y fácilmente 
cuantas piedras ven en la arena para comer )os gusanos que hay debajo. 
Se encuentra en ambos continentes. 

1. SirepHiias inierpres, 

iS. supra rufo brunnescens, nigro siriatus maculatusque j fronte nucha et 
speculo alari alhis; infra albus; colli laieralibus pectoreque nigris, 

S. INTBRPRBS lUig.— S. GOLLA.RIS Temoi. — Trimga M0RIKBLL4 Linn., ele. 

La frente, la distancia del pico al ojo, un ancho collar en lá 
nuca, una parte del dorso, una banda longitudinal y otra tras- 
versal sobre el ala, cubiertas superiores de la cola, el medio del 
pecho y las demás partes inferiores, todo blanco puro; una es- 
trecha lista frontal de un negro subido atraviesa los ojos, se 
dilata por bajo, desde donde de una parte se dirije sobre la 
mandíbula inferior, y de otra se dilata de nuevo por los lados 
del pescuezo, rodea el gaznate y forma un ancho peto por de- 
lante del cuello y en los lados del pecho ; la estremidad de la 
cabeza es blanca bermeja, rayada longitudinalmente de negro ; 
lo superior del dorso, los escapularios y las cubiertas de las 
alas son de un rojo castaño subido, sembrado irregularmente 
de grandes manchas negras ; una anolHi bandff morena sobre el 



# 



408 FAUNA CHILENA. 

ovispillo ; el guión lateral de la cola de un blanco puro ; pico é 
iris negros; pies anaranjados. —Longitud total, 8 pulg. y 3 lín. 

Esta Ave habita ambos conlíncntes, y es muy común en las Américas. 

2. Sirepsitas boremMis. 

S, supra cinercO'brunncus^ teclricihus mediisnlho marginalis ; sublus albus^ 
peclore cinéreo^ gula ventreque brunneo virgatus, 

S. BOREALis Lalh.— Trinca borealis id. — Apuiza Townsendu Aud., lám. 4S8. 

Por cima de un gris morenuzco ; las remigias y rectrices mo- 
reno-oscuras, las dos internas de estas últimas y las cubiertas 
medianas bordeadas de blanco ; por bajo de un blanco puro en 
el abdomen, con rayas morenuzcas muy finas en el gaznate y el 
vientre ; el blanco morenuzco del pecho está finamente rayado 
de moreno; pico negro, con la base de la mandíbula inferior 
amarillenta; pies cenicientos, y las uñas negras. — Longitud 
total, liáis pulg.; del tarso, 1 pulg. y media. 

Se halla en la América selentrional y en las costas de Chile. 

III. ARDEIDEAS. 

Pico mas largo que la cabeza, comprimido por los 
lados , con los bordes corlantes, marcados con un 
surco nasal prolongado, cubierto por una membrana, 
en cuyo medio están abiertos los respiraderos. Alas 
medianas y generalmente cóncavas. Cola corta y 
cuadrada. Piernas medio desnudas; los tarsos muy 
largos y escutelados por delante i el pulgar prolon- 
gado, apoyándose enteramente en el suelo y termi- 
nado por una uña robusta y articulada algo por 
dentro; plumas uropígias, siempre prolongadas y 
aGladas, como también las de la base del pico. 

Las especieslMÜalálMtiliA se hallan por todo el globo. 



AVES. 409 

I. GAaZA. — AADSA. 

Rosírum capile longius, rectum aculum basi cvassam. Nares in 
saleo lalerali sitw. Alce concava. Cauda brevis. Tarsi gráciles^ 
reUculaU;polllce tolo ¿ncumbenle. 

ARDEALinn. — Herooias Boié. — Garzetta Kaup. 

Pico mas largo que la cabeza , derecho , punliagado, 
grueso en la base, cónico, adelgazándose gradualmente 
hasta la punta, que es aguda ; sus bordes son derechos, 
corlantes y finamente dentados ; la espina convexa y mar- 
cada por los lados con un surco que va desde la frente á 
la estremidad. Respiraderos en hendidura^ abiertos cerca 
de la frente sobre el borde de la membrana que cubre lá 
base del surco ; delantera del ojo y el lorum desnudos; 
comisura ancha. Alas ampias, convexas; la tercera re- 
migia es la mayor, sin llegar completamente á la punta 
de la cola, la que es. corta. Piernas la mitad desnudas; 
tarsos delgados, prolongados, reticulados, con cscutelas 
acia dclanle ; tres dedos anteriores prolongados , el in- 
terno libre en la base, y los otros dos unidos por una 
membrana en su primera articulación ; el dedo pulgar está 
articulado en lo interior del tarso, toca todo al suelo y 
tiene una uña robusta. 

Este género se encuentra por todo el globo. 

1. Mraen Coeoi. 

A. supra cinéreo albescens; eolio, pectore auribusquc albis; píleo ^ crista et 
lateribus nigri9\ gula medioque eolio nigro striolatis, 

A. COCOJ AUCI. — A. PALLIATA lllíg. — A. MAGNARI SpiX- 

Vulgarmente Cuca, 

Por cima del cuerpo, los lados de la cabeza, las plumas pro- 
longadas de la cresta y del buche, los lados del pecho y del 



♦ 



410 FAUNA CHILENA. 

vientre de un negro subido ; por bajo de los ojos, todo el pes- 
cuezo, por detrás de la cabeza y en medio del pecho y del 
vientre de color de nieve ; la línea mediana del pescuezo desde 
el gaznate al estómago está finamente rayada de negro; el dorso, 
el ovispillo y las cubiertas superiores de las alas son blanco- 
parduscos ; los escapularios se componen de plumas muy pro- 
longadas, desparejadas y concluyendo en forma de cerdas ; las 
remigias son de un negro aplomado ; iris amarillo; el pellejo del 
lorum es amarillo verdoso; el pico es amarillento, y por cima 
de su base de un rojo violáceo ; los pies violáceo-negruzcos. — 
Longitud total, 3 pies y 3 pulgadas y media; del tarso, 6 pulg, 
y 9 Un.; del pico, 5 pulg. y 9 lín. 

Este p^aro es muy raro en Chile, y solo liemos podido matar uno en la 
laguna de Campiche, provincia de Quillola : por ku grito desagradable y 
su vuelo tan feo, todo el mundo lo desprecia, y varios campesino* lo mi- 
ran como de mal agüero. 

2. Artiea egreUa. 

A, unicolor candida, rostro aurantio flavo í occipite alisque crista; eolio 
infimi plumis elongatisi tergi plumis longissimis caudce apicem transcenden- 
libus; tarsis nigris, 

A. EGHETTA Gmel. — A. leüce IIIík- — Buff, P/. eu/., 925. 
Vulgarmente Garza mayor. 

Enteramente blanco puro ; occipucio sin ninguna especie de 
moño ; de lo inferior del dorso y del ovispillo salen varias plumas 
prolongadas, filiformes y desordenadas, que esceden la estremidad 
de la cola y sirven para componer los adornos llamados ^anreíajy 
el pico es amarillo-anaranjado pálido , teñido de verdoso en la 
base y de negro en la estremidad de la mandíbula superior ; el 
pellejo del lorum es de un hermoso verde; los tarsos, los dedos 
y las uñas son negros. — Longitud total, 3 pies ; del pico, k pulg. 
y 9 lín. 

Esta preciosa especie se halla en los pantanos de Chile , donde se dis- 
tingue á lo lejos por su hermoso color blanco de leche. Es mas rara que 
la siguiente, con la que á veces se reúne. Molina dice equivocadamente que 
tiene las piernas rojo-amapoladas. 



AVES. 411 

3. ArOea eanMMssima. 

A. candidissimai cristao ccipitis tergique ornamentó plúmis pendulis sericeis 
Éum posiiis ; illis caudce apicem vix íranscendentibus, ápice sunum areuatih 
fiexis, 

A. cANOiDissiMA Jacq.— . Anivea Lath— Bufí., Pl. eui-, 90i. 

Vulgarmente Gazeiea ó Tula. 

Completamente de uq blaDCo muy puro ; la cabeza tíeue un 
moño, cuyas numerosas plumas cuelgan en desorden, se pro- 
longan y parecenxerdas ; la base del pescuezo está cubierta de 
las mismas plumas; en lo inferior del dorso hay una porción de 
otras plumas de igual naturaleza que apenas llegan á la estre- 
midad de la cola, pero cuyo cañón está tieso y es muy grueso, 
con el único y particular carácter de levantarse en el aire con- 
torneándose en vez de inclinarse acia abajo ; pico negro, ama- 
rillo en la base; lorum también amarillo; la tibia y el táráo 
enteramente negros, y los dedos amarillos. — Longitud totál^ 
21 pulg. 

Esta Ave se encuentra repartida en toda la América meridional, etc.: éh. 
Chile va en pequéftás bandadas á buscar en el cieno los gusanos con (¡u* 
se alimenta, y por la noche duerme en las ramas de los árboles, y en 
particular en el Quillay, donde hacen su nido : según él señor Eülógto Salina 
hay siempre lúuchas en el mismo árbol y en los cercanos, por lo que bel 
dado á estos sitios el nombre de Palomares : también nos ha asegurado 
que en medio de estos nidos hay casi siempre uno de Halcones, qué Ió§ 
cazadores buscan para acostumbrarlos á cazar. 

U. ArOea eaeiiis, 

A, supra virescente^nigra^ subtus cervina^ remigibus nigris; tectricibus ala' 
rum ruféseenUbus, 

A. EXiLis Gmel.— Ch.Booap., ele. 

Plumas algo en moño en la cabeza; dorso, alas y cola negros, 
con visos verdosos; las grandes cubiertas alares y los escapula- 
rios de un amarillo rojizo ; los lados del pescuezo y los flancos 
finamente pavesados de negro ; papada , la delantera del pes* 
cu6E0i estómago, vientre y piernas de color de búfalo; pico 



412 FAUNA CHILENA. 

amarillo, rayado de negro; el pellejo del lorum, el iris y los pies 
amarillos. — Longitud total, 11 pulg. y 61ín. 

Esta especie es coinun en la Amérióa setentrional, y parece también que 
se halla en Chile. 

Í5r n* WTCTXCORAX.— mCTICORAX. 

Boslrum capiti cocequales tobmlum^ incurvalum ápice emargi- 
nalum* Nares básales, lineares. Alce longce. Cauda brevis; Tarsi 
lotigi^ digito medio cocequales* 

^íTCTicoRAX Briss. — ÁRDEA Linn. — Nyctiarüea Swains. 

Pico largo , robusto » levemente encorvado hasta la 
punía, que está escotada ; mandíbula superior comprimida 
en toda su longitud ; la inferior derecha y sin encorvadura. 
Respiraderos básales j lineares, en la base de un surco 
que se prolonga hasta cinco líneas de la estremidad del 
pico. Alas bastante largas; la segunda y tercera remigia 
son las mas largas. Gola corta. Pies fuertes ; dedos pro- 
longados » el esterno soldado por una pequeña membrana 
al mediano, que es tan largo como el tarso ; uñas bastante 
arqueadas» la de en medio pectinada en diente de sierra 
sobre el corte interno. 

Sus especies liabitan todo el mundo. 

1. JWy^eiieofaap nwvius. 

y. supra niger subaneo-virescens^ exceptis uropygio^ alis caudaque canisi 
subtus albus ¡ nuchw plumis tribus elongalis candíais, 

N. N/EviusGray. -Árdea Njevia Bodd-, ele 

Vulgarmente Guedavo ó Huedavo. 

Plumaje muy variado : cabeza, dorso y escapularios negros, 
con visos bronceados : el macho adulto tiene tres plumas blancas 
muy estrechas, filiformes y como canaliculadas inferiormente, 



AVES. 413 

que desde la nuca caen por bajo del cuello unas Z piüg. y 7 lín. 
á k pulg. y 4 lín.; el ovispillo, las alas y la cola de cofór blanco; 
la frente, los lados hasta lo superior de la cabeza, la prganta, 
la delantera del pescuezo y todo el resto del cuerpo por bajo 
de un blanco puro ; las remigias del mismo color que las rec- 
trices; pico negro, con la base amarillenta; iris rojo-sanguíneo. 
— Longitud total, 21 pulg. y 6 lín.; de los pies, 5 pulg.; del pico, 
2 pulg. y 9 lín. 

Las Garzas se bailan por todo el globo : son pájaros muy tristes que se 
paran en los árboles cerca de los rios y eu una positíon muy desagradable. 
Aunque su carne es buena, se deprecia generalmente. Sus huevos son de 
color blanco azulado. 

XXI. PXiATAXiSA. — PXiATAXiEA. 

Rostrum tongissimum^ depressum, ápice dtlalatum. Nares oblon^ 
gas^aperíCB.'AlcB mediocres; secunda remi g iwi longiores. Canda bre^ 
vis. Tarsi robusti; digiius anterioribus convexis ; pollice libero, 

PLATALBA Línn — Platea Brisson. 

Pico muy largo, fuerte» nmy aplastado, con la punta 
dilatada y redondeada en form^ de espátula y terminada 
en gancho ; mandíbula superior estriada y trasversalmente 
surcada en la base. Respiraderos en la superficie del pico, 
muy juntos, oblongos, abiertos y rodeados con una mem- 
brana. Cara y cabeza en parte ó totalmente desnudas. Alas 
medianas, ampias, con la primera remígia casi tan larga 
como la segunda, que es la mayor. Cola corta, formada 
de doce rectrices. Tarsos largos, fuertes y areolados, con 
tres dedos anteriores unidos basta la segunda articulación 
por membranas profundamente escotadas; el dedo poste- 
rior es largo y toca el suelo. 

Estas Aves viven en bandadas en los pantanos arbolados cercanos á 
los rios, y rara vez en la orilla del mar : se alimentan indisUn lamente 
con pececUlos, mariscos fluviátiles ó pequeños reptiles é insectos acuáti- 
cos. Se hallan en los sitios cálidos de lodos los coniinenles, y en Nueva- 
Holanda. 



414 FAUNA CHILENA. 

P. in Mérosaeeo-ruWo; occipUf guttureqw nudisauranliacü'fldth. 
P. AMJA Linn. — Vieil., Gal., lám. 248, etc. 
Vulgarmente cuchareta ó Espátula, 

Viejo macho adulto : enteramente de color de rosa oscuro 6 
rojizo. — Macho adulto, edad media: de un rosa pálido, con lo 
alto del ala y las cubiertas inferiores de la cola de un rojo vivo^ 
y los guiones caudales amarillo-rubios. — El joven es completa*' 
mente blanco, sin apariencia alguna de rojo ; la parte desnuda 
de la cabeza es amarilla por cima y anaranjada por los lados; 
las orejas y el occipucio negros; la parte de la garganta blanca; 
iris rojo ; pies negruzcos, mezclados de rosa.— Talla algo inferior 
á la de la Espátula europea. 

Este hermoso pájaro habita los ciénagos de los ríos y lagos, mesclado á 
veces con los Flamencos. Aunque se halla en todo Chile, abunda poco. 

XT. oxoüsMA.— cxcoarxA. 

Rostrum longum^reetumyrobuslum^ laterecompressum^ culmine 
incurvum. Nares apertce^ longitudinales y nndce. convexum , ápice 
AldB^ mediocres. Cauda brevis. Tarsi longi fortes. 

CicoMA Línn— Árdea. 

Pico mucho mas prolongado que la cabeza, derecho, 
muy unido, cilindrico, en forma de cono prolongado, 
agudo, con la espina redondeada, tan alta como la cabeza, 
comprimido por los lados, con la punta encorvada y sin 
surcos, y la mandíbula inferior arqueada un poco acia 
arriba: en la base es ceniciento, y violáceo en la punta. 
Respiraderos longitudinalmente hendidos en la sustancia 
córnea, colocados cerca de la base en la espina superior ; 
el pellejo de las ojeras está desnudo. Alas medianas, con 
la primera remigia mas corta que la segunda, y esta algo 



AVES. 41K 

mas que la tercera, cuarta y quinta , que son las mayores. 
Cola corla. La mitad de la pierna desnuda. Tarsos largos^ 
fuertes, areolados y rojizos, con tres dedos delante, rue« 
nidos por una membrana hasta la primera articulación ; el 
dedo posterior se articula al nivel de los demás ; unas 
cortas, deprimidas y sin dentellones. Iris de color de 
paja claro. 

Las especies de este género habitan los ciénagos, y se alimentan con 
reptiles, ranas ó mamiferillos. Son comunes á ambos mundos. 

i. Vieonta wnaguaria, 

C. alba^ cauda viridi-eeneo nigra^ scapularihus , alula rgmigibusque nigri$ 
molascenti viridibus ; regione oculari gularique papulosa ac lavi rubra. 
C. maguaría Temm.— C. americana Briss.^-TAKTALUS pillcs Mol. 
Vulgarmente Pillo, Pillu ó cigüeña. 

Plumaje blanco , escepto los guiones, las grandes cubiertas 
superiores y el juego del ala, que son negros ; pico ceniciento 
en la base y violado acia la punta ; iris de color de paja claro ; el 
pellejo del rededor del ojo es rojo ; uñas negras ; pies de un rojo 
sanguíneo. — Longitud total, ^3 pulg. 

Los individuos de esta especie son en su juventud de color moreno 
negruzco, con el vientre blanco, lo que conservan hasta la primera muda, 
en cuya época parecen jaspeados de bruno y blanco. No son recelosos ni 
indómitos; por lo común van solos ó apereados, aunque ó veces se yen 
reunidos en bandadas numerosas en las lagunas ; su vuelo suele ser muy 
alto, y se paran en las árboles, aunque prefieren estar en el suelo -, se 
aumentando sapos, culebras, cangrejos, ratas y otros pequeños cuadrú- 
pedos. 

V. IBIS.— IBIS. 

Rostrum longum^ gracile^ arcuatum, ápice rotundatO'Obíutum. 
Nares básales^ parvcB^insinu apertce. Alce mediocres. Cauda brevis, 
rotundata. Tarsi gráciles^ reticutali; digilibus membranula basaH 
convexis. 

Ibis Mabr.-*TAifTALUs Gmel. — Eüdocimus Wagl. 

Pico mucho mas largo que la cabeza^ delgado » ar-» 



416 FAUNA CHILENA. 

qiieado, ancho en la base^con la punta deprimida, obtusa 
y redondeada; la mandíbula superior profundamente sur- 
cada en toda su longitud. Respiraderos básales, oblongos, 
estrechos y rodeados por una membrana, en medio de la 
que están abiertos. Cara desnuda y sin plumas entre el 
pico y los ojos. Alas prolongadas; la primera remigia un 
poco ó mucho mas corta que la segunda y tercera, que son 
las mayores. Cola corta, redondeada y con doce rectrices. 
Tarsos medianos, robustos, reticulados ó areolados, con 
los dedos anteriores reunidos en la base por un repliegue 
membranoso y saliente ; el dedo pulgar está prolongado y 
es bastante robusto. 

Estos pájaros frecuentan las orillas de los ríos y lagos, alimentándose 
con insectos, gusanos y pequeños moluscos. Habitan todo el glotx>, y á 
uno de ellos adoraron los egipcios en otro tiempo. 

/. supra nigríhvirescens ; subtus castaneus, 

I. FALciMELLus Temm. — Tantalüs FALCisELLi'ft Linn., ele. 

Vulgarmente Cuervo ó GaUereía. 

Cabeza de color castaño negruzco ; pescuezo, pecho, lo supe- 
rior del dorso, el juego del ala y todas las partes inferiores de 
un rojo castaño vivo; dorso, ovispillo, cubiertas alares, remigias 
y guiones de la cola de un verde negruzco, con visos bronceados 
y purpúreos; pico negro-verduzco, con la punta morena ; pellejo 
del rededor de los ojos verde, bordeado con una banda pardusca ; 
iris moreno; pies de un moreno verdoso. — Longitud total, 
1 pié y 1 pulg. 

La bembra difiere solo del macho por su menor tamaño : los jóvenes 
tienen las plumas de la cabeza y del pescuezo rayadas longitudinalmente 
de moreno negruzco y rodeadas de blanquizo ; las partes inferiores del 
pescuezo, pecho, vientre y muslos de un negro ceniciento; por cima 
del dorso y los escapularios de color ceniciento oscuro, y los visos de 
las alas y de la cola do un negro vivo. Esta especie se halla en ambos 



AVE». ' f 41Í 

iiuutot, y nÜgiMiMnte la adorakiaii los egipetoi^ Ba Chile ttn e»l>«H 
dadas recorriendo los sitios búmedos, y forman lineas simétricas cnande 
Tuelan. 

. : t 

i, capilf eolloque fulwhalbidis; vUta myi^^ali albü; peetore cimeMú^ 
abdomine nigro purpurascente ; supra cinereus, alii purpure vireKenUbun 
ptlU parotica nigra, 

1. ifBL4iiopis Gmel. ~ Tartalüs mblanops id.— Thbristicos mblanops Wagl. 

Vulgarmente Bandurria, y entre los indios Raqui. 

Cara y parte desnuda de la cabeza negras ; lo demás de egta 
parte y todo el pescuezo de un blanco levemente teñido de flavo; 
una mancha blanca cerca del pico en forma de bigote ; escápula* 
rios^ plumas por encima del dorso, cola, remigias. y una parte 
de las cubiertas superiores de las alas, cubiertas inferiores y 
vientre de un negro con visos purpúreos ; las otras cubiertas 
blancas; pecho de color de plomo; tarsos é iris rojos; píc6 
negro hasta los dos tercios, y verde claro en lo demás; iris de 
un rojo pálido. — Longitud total, 26 pulg. 

Se encuentra en todo Chile, desde el norte al estrecho de Magalian^^ 
júntanse en pequeño número, y su carne es escelente. Un dia matamos 
una, y nos sorprendlií» el ver las demás dar gritos muy agudos, rodean la 
victima, y aproximarse hasta poder matar, otra que cayó herida, al ladn^/i}^ 
la primera. 

Citase como de Chile la siguiente especie que no conocemos : 

I. ALBiooLLis Gmel. — í. «upra iftrtiiiii#ti4, cinerethvirescenti undulaluig 
uetricibu» maximi$ albis ; pedibui rubris; rostro nigro, 

▼X. FAXiCZarZXiO.— FAXiOZJffZXAUS. 

Rostrum ban rotundum, areuatum^ ápice obtusum^ sinuatuni. 
Nares lineares. Ala acutce. Cauda aqualis, Tarsi squamulis hexa^ 
gonis obsili^ dígito intermedio^ incluso unguCy integro longitudif^ 
€Bquales;potÍice nullo. 

P4LCIKBLLÜ8 BechSl. -~ NUMBNIDS Víeil.— TANTALV8 Temill., «tC. 

Pico redondeado en la base, mas largo que la cabeía^ 
arqueado y algo obtuso; mandíbula superior surcada p^ 

ZoobOoU. I. IT 



\m laidos^ RMpilieukMt liMaf m, ftkatdofr m am 
¿ti rá bááe (fér [íicÓ. Afás agadas; lá ptíáiéÁ l^líjí3i^|"g 
mas larga de todas^ "^^l^Pf 9??4j^!|tt^* delgados, con tres 
dedos delante : los esíeriores unidos por una membrana, y 
et hitemo ubre ; carece de pulgar. 

Este género comprende pocas especies de África y Múéñcá. 

9^ nigriemm^u^^^ '*• ^ol§rem iriridem vérgtn$: tmfiU^ fMI«r<» ««0091» 
|4f«oft#AM£ii«ifi Mtmigtte lame Ma Hmlmtín alU üátr40ndid0.^irid^0miir 

f . GuAKÁüif A BMhtt. — < Tántalos cifALCOPTBRüft Temoi., lám. il. níU ^. 

esteza d^ w moreao. oscuro; laa plumas d#. esta j^ac^. sm 
i^0;QQt9UQffp3, y ^táa uqící93 y rodeadas dci btoao^^ ^ «laai 
IS^c ci0)a del'cueipp y la cqU ne^uzcos cqq, víaos violatiQ^ y 
verdes; por bajo y á loa ladoa del cuerpo de cojksar é| i(Í!D^9to 
negruzco ; pies negros ; pico de color de plomo. — Longitud 

tSi9t;™áé;V"itíédiáV-^- ' "- ■ • ■ •^> •^■--— ^«-^'^•^ 

' BÉíta espeeie te enenentrft'en Ghife en las tércioánsée XtApáHil^i 4k 

á6É^ii^i^Í*<m!<ís6éftók«sl>0BTaett j^iPitzhJjr. ' -^ -<- '=^ — ' *^-^^i i-f 



IV. B^OLCf^ACTOM*-''; / ^- - 

Pico prolongado, delgado, mas ó menos derecho 
é íBCPcy^dP €ín m prolo^gacioft, CQmppimJ^q por 
los lados y surcado ha^ta la punta, que ea obtusa. 
Respiraderos situados en la basé del píicd, colocados 
longitudinalmente en un surco y cubiertos cóii uíiá 
leve membrana. Alas largas y puntiagudas. CóIá ^br 
}lk regular cprta* T^rap% hltgQ$ y de}g;t4QS>.l9 OMsmo 
i^e Iqs 4e<ÍQ^^ (te Ift^ qw« pl lator*! §»íá, ijoi4o^ %! 



^ 



wrto. y m kwt* mbr» 9I syeto, q no lo hay. 

Es^s ijiyes se diíitiogueii por la loogitu^ 4^ su. bíco, y se, b^lap 
comi|Q9i^t^ ejgi los sitiqa j^antaposos y í la <^JlLa (^ 1^ riY9i:9s 
bu§P^^o, k)i^ gu^UQ^ con qü^ $ie ^^ ' 

I. ZARAPITO.— arvMzarzus. 

Rostrum capite longius^ gracile arcuatutn. Bfaféi baialet^ tan- 
rales f in sinu sitce. Alce acutcs. Cauda brevis, rotundata^ aut recia. 
Tarsi elatú reticulaá; MgUis cuftfuneiis; Mlluce alto. 

Ndmbnids Briss.— Scolopax Linn. — Phjbopus Guv.— Tantalus Lacép. 

Pico prolongado, redondo, delgado relativamente á s& 
longitud, muy arqueado, con el surco nasal lateral desdfe 
la base basta la punta, y la mandíbula superior algo mas 
larga ai|e la inferior> Iiftap9r cjima^ dilatada. ^e^pir94pos 
oblongos, abiertos en una membrana en la base del surco 
ipias^l. Alas j^rploqgadas y agudas; la primera remi^ia .^s 
la mas lacsa. Cola corta , redondeada y rectilínea^ coi^ 
doce rectrices. Tarsos muy largos, con las piernas medio 
deisnudaSf reticuladas, escuteladas por delante, v los dedos 
so|dj|d03 en Ip base : pulgar pequeño, leyai^tado y con- 
¿luyenJo en una liña rudimentaria. 

L^^ejife^fes ^ e^^ géoe^o.se hailai^. ea las pli^ns 4e. yodq. ^\ sVH^. ■. 

N,.nt^a brwmeo'fuscui ^ Midosqmmniatm; subtw flamcen^^a/huí^ 
brúnMo'^WícÍrñf&aí¿i¡' cápíie" 'atihécenié, iirunneo fineato,- "caüdÜ'atblSí 
fasciata. ' " '• * "^*» 

rf. BÜD80NICÜ8 Lall^. -J^ÍJOl^J/^lJ VRf^íSiffiitei* !í"¥» ^^' *• 

Valgarmente Perdiz del mar, 

Cab^aui . btomui»».caa lipeas xo^coaaa; Ir^tft da un bummm) 



lio WkVná CBILBNÁ. 

oscuro, con manchas mas claras ; pescaezo» pecho, vientre f 
empeine blanco-amarillentos, con líneas estrechas, morenas 
en las dos primeras partes ; dorso de un moreno oscuro, y las 
plumas rodeadas de gris-blanco ; a1as.morenas ; ovispillo salpi- 
cado de blanquizo ; cola corta, rayada de blanco socio ; pies 
negro-azulados; pico muy delgado, negruzco por cima y rojo en 
la base de su parte inferior. — Longitud total, 12 pulg. 

Se haUa en la América boreal y en la austral, como umbien en GhUe y 
en el estrecbo de Magallanes. 

ZZ. U1I08A.— liZMOilA. 

Rattrum hngutn, gracite^ leviter ápice reeurvum. Naret tate-^ 
rales^ Hne^res. Ala aeuta, cauda longiom. Cauda hnvis. Tarti 
longi, icutellatu digiiis levisHme basi connexit. 

Limosa Briss.— IiIMicdla Yieil.~FJUH>4 SMph., tüc. 

Pico muy largo, redondeado, flexible, delgado, leve* 
mente recojido, con la punta lisa y obtusa; la mandíbula 
superior es mas larga que la inferior y está rajada basta 
cerca de su estremidad con un surco nasal. Respiraderos 
Ispeares, hendidos en una membrana. Alas mayores que la 
cola y agudas ; la primera remigia es la mas larga. Cola 
corta y cuadrada. Tarsos muy largos, desnudos, reticulados, 
cubiertos por delante de escamillas estrechas; dedos 
medianos, con un pliegue membranoso en la base; el 
pulgar es pequeño y toca al suelo con la punta. 

Este género frecuenta los pantanos y las embocaduras de los ríos : sus 
IndiYiduos introducen el pico en el deno para sacar los gusanos é insec- 
tos que les sirven de alimento. 

L. supra brunnea^ nigro lin^ata ac squammata; uropggio emtdmqui migris^ 
mnrUñui eaudádibm^ fnMribusgm ac supircitíé «IkU; ttihHé» termina. 



AVES. ^ . 42t 

t*. aüDfONicA Swaint. — Limigola ■cotoNiOA Tieil. (hwnbra). 
VQlgtrmeiite Avecoitna del mar. 

El macho es por cima de la cabeza y del cuerpo de un bruno 
estriado de negro; las cubiertas superiores alares de un cení-' 
ciento flavo estriado del mismo color ; escapularios de un flavo 
mas claro escamado de lo mismo ; ovispillo, remigias y rectrices 
de un negro ceniciento ; cubiertas superiores de la cola de color 
de nieve; pestañas y párpados inferiores del mismo color; por 
bajo del cuerpo, desde la papada, de un flavo uniforme y sin 
manchas; muslos blancos; mandíbula superior morena, y la 
inferior amarilla ; tarsos y pies verdes. — Hembra : lo de encima 
de la cabeza es negruzco, manchado y estriado de blanco som- 
brío, lo mismo que los lados y por cima del pescuezo ; lonim 
bruno; pestañas de un blanco flavo, y la papada casi del mismo 
color; dorso y escapularios de un bruno oscuro manchado de 
bermejo; cubiertas alares brunas, con algunas manchas blancas; 
las grandes cubiertas de un ceniciento uniforme ; guiones negros, 
con el tallo blanco, lo mismo que la base en un tercio de su 
longitud ; ovispillo y cubiertas superiores de color blanco ; todas 
las partes inferiores de un rojo castaño, con algunas líneas ne- 
gruzcas sobre los flancos ; cola blanca en la base y negra en lo 
demás. — Macho : longitud total, 17 á 18 pulg. ; del pico, k pulg.; 
de los tarsos, 3 pulg. 

Esu especie habita en las comarcas boreales y australes de Amérfea, 
en la bahia de Hudson y en las costas de Valparaíso. 

ni. OABA&umo. — TOTJjrurs. 

Ihitrum longum^ cylinárieum^ rectum^ ápice ieviterconveúBum. 
Nares talera¡es aperia. Álmacutce. Cauda mediocris. Tarsi§ñ- 
eiUi^ digitisparum eannexis; pollice elato. 

ToTAiiut Beehtt. — Tkinga y Scolopax Linn.~ Actitis Illig., ele. 

Pico mas 6 menos prolongado y alto en la base» redon- 
deado , derecho, con la mandíbula superior algo arqueáfdt 
•n la eslremidad, y la inferior á veces levemente hinchada 



4x2 FAUNA ¿HiLeNA. 

por bajo ; el surco nasal se estieade hasta la mitad de la 
longitud del pico. Respiraderos lateraÜes abiertos. Alas 
prolongadas y pmitía^das;la prrmera reMigia Vk la ifítks 
lai%a. Cola corta. Tarsos largos, détgadbs, aveces irbbi&tó% 
ó arbolados por (alelante, con tires dedos anteriores mas o 
menos soldados por un pliegue membranoso, que suele 
desenvolverse mucho ; pulgar pequeño, levantado j éele 
tocando al suelo con ia pnntá de la uña. 

Estos pájaros son difíciles de distipguir ^pc^can^jte^e^ s)[ j^ 
teneir caanáo adultos dos plumajes perfectos completamente diferentes, 
ano de invierno y otro de verano, lo que es necesario conocer oiea para 
óó Confundir lá's eslíes. Se reúnen en pe^uéñóá ¿riipo| ^ íá orUlá ae 
N)« K|;ós y ríos ó'éá los t)ántanos^ donde 'ccliné& g^'üíí(Jsiífí(fifócAhoB. 

... , . » :. - ..-..J. ¿ . 

. r. n¡uchti lamnn^Qalbpque itriata ¡ occipUe^ dof^o tuj^^Sf^^-ft sef¥lwriku$ 
ciíureit^ albo marginatis; ala flexura nigra^ reíiquo albísimo, 

T. ST ACUÁTIL» BeehSt. — SCOLOfAX TOTAKUS LÍDD. 



ije de invierno : nuca rayada l^ngííumna^^ á^ 
y blanco; lo sut)erior de la cabeza y qei ioreo, los esjcá- 



Plümáje 
moreno y ! 

pularios y grandes cubiertas alares de ün cenicíenlo claro 
rodeado de blanquizo; pequeñas cubiertas y el fuego <lel ^la Ae 
un ceniciento negruzco ; iadds dd CueHo y del péCttblSíísttí^aRis',* 
con manchitas morenas ; pestañas, cara, garganta, lo de en medio 
del pecho, por'derante del peScü^o y loffasfeís demás partes 
inferiores de un blanco puro; cola blanca, rayada diagonalmente 
cohlbatidas morenas, fes'cfepío sobré los deis giíidnéls íi^ifértóipeá m^ 



tFe'nén'úna banda íongitüdirial forman ; pTcomüy^et)y^ 



largo, subulado y de un negro ceniciento; pies muy laicos, de 
color verde olivácieo^, iris moreiío.— Longitud totai,xS6fflotinls 
9pujg. 

" •■'• - ' • • * -- •» ■ • ') ' •■, - »' • ■ • -• - 

^.Los individuoS;i6Yenes djfierea de ios adultos por las plumas de lo ajlto 
de la f abeza y ael dorso^ los escapularios y las cubieírtas alares, que en 
eSm'^dft de ¿MéirVlXfioo^t^ lós)»ríMáM lfei%^h.4Úédft:ai»A«^ 
inj^trilla \ las madores plumas c|ue se estienden sobre las remifpias están 



kVis. • 41» 

llenas de rayit«idlpigoii%le^.0» uii.ppretto i^i^firi^cío. y la cara y los 
lados de la cabeza de puntillos brunos ; la estremidad de las remigías 
es blanca, y los pies de iin ceniciento ?erdoBO.— Plumaje de Tera^o: la 
distancia entre lo alto del pico y el ojo es -blanca ; gaogai^t^, delantera ^el 
pecho, vientre y abdomen de un blanco puro ; sienes , lados y delantera 
del pescuezo, flancos, lados del pecho y cubiertas inferiores de Ú cola 
t^^fen ^U^qos ,, pero en.c^ds^ pluma. hay una mafichlU loj^gituidjlntl 
J^jígt^ ; pqr cima de 1^ cabeza y la nuca con rayas longitudinales ne^pras 
soSre un fondo blanco ceniciento [ lo superior del dor^, los escapuíatiw 
V ^rá'ndek cubiertas de un ceniciento teñido de rojfzó, mezclado en fft 
plCínüís con bandas trasversales negras, \at mas andia de ellas ádaift 
pi(nfa; esta^bandss sondiagoiialesen4as.pla|viasmas:Uigasde,la^gpa]4^ 
IfUS^d^s^i^iOBf^ de en medio de la coja son ceqipientos, rayados dif|fpn^ 
m^nte^j^ las otras rayas de las barbas esteriores forman zetas longitudinales ; 
'picó negro ; i^iés veroosós. ' y 

Se encuentra en las partes orientales y meridionales -dé 1Suro{)t y.ell ft 
^MV^^99l 9fistjrfi\:,<e) capitán Fltzroy la trajo del estrecho de MagalUuies 
nÍMmo de landres. 

■i ■ "I.»»»*»! -m-.r ,i I?. / ,.1. ;..ii, 4-.%!t: 

XV. ZAJrCUDA. — HZMAVTOBU8. 

Roitrum ehngatklih'^ihdricuf/^, ligvfát'iulMatutn, Nares late' 
rales^ Jineares. Alas longUsimm. Cauda brevis^ cuneata. Tarti 
%ng%Í$imi, pWd^lá, áSjtio tnédib membrana édcterno ¿ánH&o; 
^polUce nuilo, 

Hm ANTOPUS Briss.— Gharádriüs Linn. — Macrotarsds Lacép. 

Pico prolongado, delgado y afilado, derecho, eiUadrioo» 
^l^stgdo en la base j levem^ote hinchado eo la estremi- 
dad. Respiraderos laterales, lineares y largos. Alas mucho 
jnayores queja coja; la j)rimera remitía escede las demás. 
jQob corta^, cuneiforme y compuesta de doce rectrices. 
Tarsos muy delgados ; escesivameáte lardos, llexiblc^Sj 
reticoladoj^, con la pierna completamente desnuda, j Iqj» 

dedos medianos : el del medio esta unido al anterior ppjc 

• •* -•• .t. -••».. . .,■- , .j i,t -^ , •*. o, 

jinaaacb^. membrana y al interior por un pe<}ueño liga* 
jnento ; el pulgar falta ; uñas muy pequeñas,y aplastadas. 

lÉétie^géHéM) tieitt pocas especies, y escjis no mudios liidiTfdnos^:)g|pe 
se hallan en Europa, Asia y América : prefieren el mar y los ríos salado* 
$ los de agqa dii)ce, y se alimentan de gusanmos y r^acoajos, 



AS4 FAUNA CHILENA. 

Jf . flronie, eorportqut (oto subtus albis ; supra nigtr. 
H. RiGRicoLLis Vieil., iVottv. Dict. d*Hi8t. nat,, p. 4t. 
Vulgarmente Perrito. 

Frente blanca; por detrás del ojo una mancha del mismo 
color; garganta, los lados y por delante del pescuezo y las 
partes posteriores también blancos ; lo demás del plumaje es de 
un negro que se oscurece mas sobre el dorso, las plumas esca- 
pularias y las cubiertas superiores de las alas; cubiertas caudales 
de un pardo claro ; pies rojos ; pico negro. — Longitud total, 
13 pulg., y comprendiéndolos dedos, 18 y media pulg. ; del pico, 
S y media pulg. 

Esta Ave se encuentra en ambas Américas, y no es rara en Chile, donde 
le dan el nombre de Perrito á causa de su cbillido parecido al de lot 
perrillos. Se juntan muchas, y por la noche recorren las oriUas de loa 
lagos y pantanos. 

▼. cHocHXjv. — TanroA. 

Rostrum reetum^ $eu leviisime recurvum^ longum^ graeiU^ boii 
eompressum^ ápice depressutn. Nares in Jlssura rostrali sita. Álm 
aeutcB. Cauda brevis, graduata. Tarsi longi\ gráciles ; poUie$ 
elaío et scepe nutlo. 

TitiNGA Linn. — CALiDiiis Cut. ^Canutus Brebm. 

Pico mediano, derecho ó levemente enconrado, delgado, 
unido, hemicilíndrico é hinchado en la estremidad; man- 
díbulas levemente aplastadas, con los bordes lisos, la 
superior mas larga que la inferior y marcada en toda so 
estension con un surco, en el que están abiertos los respi- 
raderos. Alas prolongadas y puntiagudas; la primera 
remigia es mas larga qué las otras. Gola corta, escalonada 
7 algo cuneiforme. Tarsos prolongados y delgados, con ios 
dedos anteriores también delgados, y el pulgar corto, le- 
vantado y rudinieotario, cuando lo hay, pues á veces falta* 

Sus especies se eocoentran en todo el mundo. 



ATES» , 489 

T. ruimnigro maeulatus et albo eonspertusí reetrieihu duábui in tir m tití é 
fuicis, margine ferrugineis; reliquis Midi*. 

T. AftBii4ftiÁLinii.--Goald. — AftBiíAaiA grísea Beehtt., etc. 

Macho adulto en el verano : cabeza, pescuezo, pecho y esca* 
púlanos de un tinte rojizo manchado de negro y como salpicado 
de blanco : estos tres colores están distribuidos en las plumas, de 
modo que el primero ocupa los bordes, el segundo el centro y 
el tercero lo esterior ; vientre y partes posteriores de un blanco 
puro; las pequeñas cubiertas de las alas son blanquizas y de un 
oliváceo pálido; las otras son negras, le mismo que los dos 
guiones intermedios de la cola ; remigias primarias del mismo 
color esteriormente y blancas por dentro; guiones laterales de 
la cola de un ceniciento claro rodeado de blanco ; pico y pies 
negros. — Longitud total,.? pulg. y 3 lín. 

Este picaro es coman en todas las regiones del globo, y se haUa igtiil- 
mente en los sitios húmedos de Chile. 

2. Trimmm i9eMiser||. 

T.iupra bruHneui, nigro WMCulalus iquammatusque; tubtm albú cinerMcemn 
regione ophtahniea alba; ^eapularibus rtctricibutque fiUvo ipUndinte margi* 
natis. 

T. ScBíifiii Brdi.— Pblidii A cinclüs (Yar.) Say. -* Bonap., ate. 

Macho : por cima moreno ; cabeza, detrás del pescuezo y estó- 
mago manchados de negruzco ; dorso negruzco, y los escapula- 
rios rodeados de flavo claro ; grandes cubiertas del mismo color; 
alas negras, bordeadas de moreno pardusco; región orbital, 
vientre, flancos y por delante de los muslos blancos; lo demás 
por debajo del cuerpo de color gris -perla; mejillas de un gris 
ceniciento; rectrices negruzcas : las estemas rodeadas de flavo 
bermejo; pico y pies negros. — La hembra es por cima de un 
negruzco mas ó menos regularmente rayado ó escamado de 
pardusco oscuro; las tres rectrices estemas son de un blanco 
uniforme pardusco. — Macho: longitud total, 7 pulg.; del pico, 
i pulgada. 

HibUa en Cbiley en varías partes de tasAmérieasaelMtfioMly aaitfnl. 



lift FAÜnX VflItLENA. 

▼I. OA&UVXTA CIXOA. — OA&&I1ÍAOO. 

Rostrum iongum^ compresmrii:, cútihihe ái9MínSmÍi(kplí% ^¿* 
«um. iV^are^ ¡Hualesin pistura HtcB. Álw nMiéera^ úcuim.CtiUda 
brevüf roíundata. Tarsi longi; poHice niediocri^ elato^ ungulo 
recurvo. 

GkihWkGO Leacb. — Ndminics Linn.— Telmatus Boié. 

Í^JO) largo, estrecho , comjprimidb por los laáos; aplág- 

uido de la base ba^ la puota, que es,ol)tusa ; la mauidíbula 

«up^ior eseede la inferior, y ambas están sureidaft. 

fte9piraderos básales; abiertos en un surco que recortft 

toda lá lonj^tttd del pico. Ala^ ttaedüinás y puntiagudas; 

'(^ón ía priniíéra remigia Mas larga qiie las otras. Cola corla; 

redondeada ó cuneiforme. Tarsos* proiongáílos, desnud<M 

poir Bajo (fe la rodilla , réticufódQS Bór atrás, éséil^la^ 

por delante y terminados en dedos libres en la base ; el 

pulgar está salecHzb y elevado. 

■t ■ • ■ • . j ^^ « >. .- .- • .. ■ .I- i^v >. » 

firtof pájaros tienen la cabeza gruesa, con Jos .ojos deflíenTi¿llot.y 
colocados á flor y en lo alto de ella; su vnelo es pesado, y sas fortaat 
delgadas y largas; son solitarios, y huraños;, frecuenta^ las Ikveatas 
bdmedas ó los prados, y se alimentan de insectos ó gusanos que desen- 
tierran : son Aves de t>áso y inuy estimadas por lo delicado dé so carne, 

....... ...-»«, ,^.^-. 

^Gfjupra tnunnp^t nigro Moque wwiegata^ mbtus Mida ; cmpite fucüM 
tribus albidis lineato. 

G. 'Pabaguia Yieil., Encyct,, p. 1160, ele. 

Vulgarmente áeecaeina ó Pañolero, 

La cabeza tiene tres rayas ÍQng¡tüd¡nales_ blanquizas: una cjii 
i^ estreipidad, y las atrasados á los lados por cima líe los oto^: 
la distancia que las separa es negra; lina línea de je^te cólqr 
principia en el oio y va hasta la nuca, otra atraviesa el lorum y 
otra más pSjüena sé ti'aflá iSfcí^ lá orhfá \ )q Hfemfe hé l&i IS^os 



Avfés. VJtí 

dé iá clbeza es blanquízc) ; poir delante del pescuezo jáspéáao ()e 
blahqiíízó y moreno ; él pecho y el vientre bTancos ; lós costados, 
a^í cónió las cubiertas inferiores de la cola, éséán variados dé 
moreno y de bermejo (sin embargo, estas partes son blancas 
en algunos iDdívidúos) ; varias venas morenas y rojizas sé 
notkii sobre el occipucio ; lo superior del pescuezo está mezclado 
de negruzco y blanqüizo ; las rectrices superiores dé las alas 
tienen rays^ trasversales bermisjás y negruzcas y terminan en 
blanco; él dorso ofrece una níezcíá de moreno, negro y blanco; 
los guiones alares son negruzcos ; escapularios negros^ vana- 
dos de blanco y negruzco acia la punta, y otros enteramente 
cubiertos 4e i)andas blancas y negras; la p^rte desmida de bs 
piernas y los tarsos es de un verde marchito ; pico negro. — 
Longitud total,. 13 polg. y 2 lln. 

Esti^ Ave va por los campos en pequeñas bandadas : la llaman PorroUro 
y U^mbien sembraaera^ Wiíq^^t según nos ha dicho nuestro amigo el 
señb^ Sáltna, ptít la nóebe se ven varíak levantarse un poco y prdiilindSSr 
repetidas veces porroto, mientras qué Tas qué están en el súélb l^riiísh 
muy distintamente la palabra simbra. Su carne es muy delicada. 

j¿. iKgma bKwmMs rufo, fktwa niffroque macuhtf» MniMtíM^ ; nédmtm 
medio albo: pectore brunneo ru foque sparso; larsis brevibus. 

♦. H. r-- » l' ; - • •■ ' • ■ Ij ■ • / t- H, i ■,' I * .■• ■••w! 

G- M AGBLLANICA Gray.— SCOLÓPAX MAGBLLAM ICUS King, PfOCXOOl. SOCt^W-íli» 

Por cÍHu^^el cuerpo.mancbado y ondulado d^ ^befmeji), flay^ 

^ negro; e| medio de) vientre blanco; el pecho sembrado de 
moreno y bermejo; tarsos muy cortos. 

. La J^,íca.y ;verdadera diferencia que existe, entre esU e^p^e iM.^f 
Europa es qué el tarso de la ségúniiá tiene cérea aé media ll¿ea áé inaf 
dbISrflio. El ttápítata Kirig U ddsfeubHd en el estecho áé HágVlltfM. 

G, supra brunnea, nigro «fteuMiioffíi Mí/<^$ti»> MNi«'/MlM> fMílhf^ 
úibeseenle^ peetore rarius squammalo. 

G. Stricklaiidii Gray, Voy. Ereb, y Terr.j Zool. BA'rfJi.^ filló. ^. 

Todo lo superior del cuerpo es generalmente moreno, al^ 



4SS. FAUNA CHILENA. 

bermejo sobre los escapularios y las grandes cubiertas alares, 
que están amplamente escamadas de negro por en medio, así 
como el dorso y las rectrices; remigías primarias negruzcas, 
rodeadas de moreno claro ; las secundarias y las pequeñas 
cubiertas alares superiores tienen todas una especie de triángulo 
n^ro ; las pestañas y mejillas son de un flavo blanquizo fina- 
mente pavesado ó lanceolado de moreno ; la papada y la gar- 
ganta son de un color blanquizo, con el que se mezcla el flavo 
de las partes superiores ; el estómago está escamado de moreno; 
el pico es amarillo ; los pies de color de ocre morenuzco ; las 
uñas negras. 

8e halla ea el estrecho de Magallanes y en la Tierra de Fuego. 



MaHrum langum^ gracile, ápice itubulatum ae areuatun^. Nare» 
Ümearet^ bataies. Ala cóncava. Cauda drem, cónica • Taniímcáh' 
erujf Ügito externo meém connexo. 

BarncBAA Cot. — Rostratvla Vieil. — Scolopax Lhiii. 

Pieo prolongado, bastante delgado y derecho é hinchado 
en la eetremidad, que está arqueada y es cónica; mandí- 
bula superior encorvada en la punta y surcada por los lados 
en toda su longitud ; la inferior es lisa y sin surcos por 
bajo, algo deprimida y mas corta que la otra. Respiraderos 
lineares y básales. Alas medianas, cóncavas, con las tres 
primeras remigías casi iguales. Cola corta, cónica y com- 
poeata de doce rectrices. Tarsos medianos, lo inferior de 
las piernas desnudo, reticulados por atrásy escutelados por 
delante, con el dedo esterno y el mediano unidos por un 
pliegue membranoso ; el dedo interno está completamente 
libre, y el pulgar corto y levantado. 

Este género habita ambos continentes. 



ATES. 429 

i. MtMyncHmfa 9mÉmie^99mrÍ9. 

á. $upra krumua, capiíe, $umm9 peetare^ alisqut muratUtrttui ^ fklm- 
unduUa^ strigatüque; abdomine^ macula utrinque peciortai , wmeulimm 
tUarum Mis ; striga fir9niali brunnea, 

R. tiMicoLLáftit Gray.— ToTAMüstBiiicoLLARit Vieil., ele. 

Vulc^rmente Jneeasina pintada. 

Por cima de la cabeza negro, con un razgo blanquizo en 
medio ; lados de la cabeza y pescuezo morenos ; una linea blanca 
por cima de los ojos se estíende hasta el occipucio, y otra mis 
, corta y del mismo color está cerca de los r^iraderos; dd 
nacimiento de una á otra ala hay un medio collar negruzco, y 
otro por bajo de color de nieve, que deja un intervalo por 
delante del pescuezo y se diríje acia la mitad del dorso, donde 
se vuelve bermejo ; pecho, vientre y cubiertas inferiores de las 
alas de color blanco ; varías plumas de los escapularios blancas y 
otras negruzcas; las pequeñas cubiertas superiores alares están 
mezcladas de moreno y de rojo, y las grandes son negruzcas, 
con manchas blancas redondas ; los guiones están manchados lo 
mismo, aunque el blanco es mas sucio ; dorso y cola de un mo- 
reno claro , con finas rayas negro-oscuras; guiones caudales 
estrechos, escalonados, y el esterior diez lineas mas corto que 
los intermedios, que tienen el tallo muy débil y terminan en 
punta aguda ; los pies son verdes, y el pico también, escepto su 
punta que es olivácea ; iris negro. — Longitud total, 8 pulg. y 
S líneas. 

Esta (Nredosa especie se encuentra en la oriUa de las lagunas de las 
proiriieias centrales de laRepúbUcay en el estrecho de Magallanes. 

TIII. VA&AAOVO.— YHA&JJLOVUS. 

Rasírum capite comquaU^ rectum^ eraaum^ ápice ineurvum- 
Naret hreves^ waUs. Alm langa, aeuta, Caudabrevis^ cuneata. 
Tarsi mediocres 9 üigitis b(ui cannexis, et membrana denticuiaia 
eircum-muírginatii» 

PaáLAioPut^rits.— CiTMOPBiLus y Stboanopus Vieil. 

Pico largo, delgado, débil, derecho» deprimido en au 



base ; las do9 mandíhulas están surca^ hib^ta la puuta : 
la estremidad ae la superior se inclina sobre la inferior y 
es'oMúsia: Ift de la inferior se parece á nna lesna. R¿pi- 
raderos básales, laterales, ovalea^ proenunef^tes y todAados 
por una membrana. Alas medianas: la prínera y tegoada 
remigia son las mayores. Cola cena y poBtfagodaw Tailsos 
]^e,(|[í^nQí^, ^^Igadqs y comprimidos, cpp tj^es d^oi^ por 
4^l99t# y UAQ atváa: los aoterioi:es- están wii4oa 90lr9.4í 
basUt la primera articulación y el resto cubierto d6 meai- 
branas festoneadas y dentadas en los bordes. 

Su§ especies pre^^en Im aguas salobres ó saladas á las ^ücesy y 
li^cM» cpP üMilkÜd* anidaa eo las orillas de los lagos, y ae iolDiriáote 
Ijreci^^ten^epm moQf «4^i\tro de ]i| tierr» : en plenii mar #aeto nadir 
dos.y^e^ Hab(tQOla Europa. Asia y Améi^. , 

♦ *. ' ■ • 

Ph, tupra ein$re<h€anrul€teeni, nigro tpanim punetulatHiy s met ilái éMtít^ 
Imf $t duébus viuis mb oatíis u$qite ad nucham kigrii déiemtánuihíM: 
f^ula áf^ Mo^i infiftí cfUHfidus. 

RB. f VLI0AKID9 Cét. — Tainoa pvlicabu Llno., ete. 

^|i}ii)9tj9 de inviei^o de los adultos : por cima de la c^buoi^ ^1 
occipucio y la nuca de un ceniciento puro ; una ancha maácka 

™sf99:!?W9F s^ft <<Wa d^ I09 pjps y pfi\sw ^ofer§ e* QCfftfWSi^ 
donde forman una sola que baja á lo largo de la nuca; las partes 
laterales daL peeba, el dorso, los ekaj^fioflí y é\ ovispillo de 
un ceniciento azulado muy puro; el centro de todas estas plumas 
éá de tm negruzco'* ¿fue se dirije á lo largo d^e laí ba^'gtásr tos 
{ífema^'es&pülánas mas largas están termínááas en blanco^ ima 
nanda trasversal de este color sobre el ala ; gtjipije^ ^ 1^ Q^^ 
morenos, rodeados de ceniciento ; frente, lado del pescuezo, el 
medio del pecho y las áemks partes ínferíorés'áe un 'blanco 
W^yí VmMfím^álivmefiVk ba^ r i^i^Q;^ laii6bta ; 



tptal. f pulg. ^ ^ Ito/ 

liOftJófenes hidlvldno» antes de la mtída ttenen en él ocdpncto mu 
mávBba^negnizoaevfbrdui <le berhuiíiriB ; «na htkááée e^ve cst^ot-pítá 
por ^fu^a de los ojpe.; nv^, dQii^o, e«ca|rá|arfQi» eoM^nas sapetlore^ «le 
l^ 99^ y sas galones de un moreno cen^cien^; las ^luoia's. del d^ryo^, ^ 
los éMapulariós y los' guiones medianos de la cola tienen anchos ribetéi 
amarillentos ; ovispillo blanco, mezclado de moreno; guiones séciiñdíárfiis 
de las alas y remiglas rayados de blanco; cubiertas orleadas y terminadas 
¿n mnhco'amartllén'ii); unk bañdá'ira^érí»! bíaiica'én él aU ;'ptei'aííia- 
ftlfi-t^osok; pfi^' éénicient'ó 08t^.*-^M él Yerinó tienen Ids adúhdb 
fi'íkhéiki', lanucáVérdorso/Iós ey¿ápalarl6s"y \is cúÍ)Té)rias'dé(s[ co&í^ 
uto iiibriíno 'ne¿rdkc¿V'Íodás Yás tíltímás '¿e ésiW'par^y^táb ^'déí^^^ 
niiirandtia lista rb^'o- áitfah|ñ]a«a';'iiná badifa' aimárMa por cííar 
ifók ;tsLÍ cubiertas alares soii tíé^ruzcás; con fas punáis bíáncas ; la banift 
^svbi^l blanca ''sin>^stestenipí^e á5t>ré el ala j eV oylsblAiJ es bialiK 
msíéMáifá áéMtégtó'fíSL delante'' déi' pescuezo', ét'pécboV kíMénive,'^ 
abdomen y las cubiertas inferiores de la cola son de color de ladrillo. 

Se encuentra en el WlM M Euoitt j deT éJOk: y en Chile, donde la ha 
observado Meyen. 

Ph, tupra dMreus, nignt hmmMoq^ spafthá íktmmatusf siibtuá Mité, 
rúbigineo maeulatus ; pileo cinerascente, nigro cineto* 

XiOBiPis ANTAicTicüs Less-, 1847, Cwnpl, d l^uffon, vol. tO.-rL. hypirboi^sdi 
CiH.-l8TioXKdií^'A!fÍAÍl«tícos Gray. '* ' '' ' 

y^--r.-/« . ■ V ... .1-, 

I^ superior de la cabexa gris-perla ; un circulo Qegro sale de 
kiaojos 7 redondea el occipucio para bajar al roedio del peii^ 
Gafzo; dkirflo pardkisco, con Varía» pavesas negras y mbrenías 
eqiahádaá; delantera del cuerpo, del pescuezo y el tórax blalp- 
Go^ con knactüatai^ de color de hollih ; el medio del vi^nítili 
de un ferruginoso mezclado de blanquizo, lo mismo que \A 
cubiertas inferiores de la cola ; flancos mezclados de gris y de 
¿"ttiíéftuió, con átgúiíás ¿s^vá^é Mxxn hermoso i^ojo, y las plumas 
de un blanco puro ; alas tan largas como la cola y morenas ; 
un borde saledizo blanco de las rectrices forma una trena es- 
trecha en medio del ala ; cola cónica, compuesta de rectrices 
morenas con el raquis blanco : las laterales están rodeadas de 



tát FAUNA CHILENA. 

btaoqiiixo; taraos amarillos, con las arüculacionés y laa alias 
negras; pico moreno por bajo y amarillo por cima ; los lóbulos 
de la membrana interdigital están separados y dentados en )os 
bordes ; el pico es de forma aplastada ó espatuliforme, es decir, 
ensanchado y redondeado en su estremidad, los dos sarcos de 
los respiraderos se prolongan hasta su punta, y no está compri- 
mido en ella. 

Esta especie la confundieron siempre con el Ph. lo^ui de Latham, 6 
lMp€$ hfperhvreui de GuTier. Al sefior Lesson, coya opinión es en todo 
conf6nne á la nnestra, se delie el haberls distingnido, y como él, y en 
vista de una infinidad de individuos que hemos hallado en GhUe con el 
plumije descrito antes, nos ha sorprendido esu asociación, pues ademásdo 
algunas particularidades en el color, insólitas al plumije de la especie 
fclperboriana, no hay duda que los caracteres sacados de la forma del 
pico y la de los lóbulos interdigitales hacen una especie muy distinta. 



ph. ettptte^ iuperiare pmrte eoüi dcrtoque grisHs; striga Imttrtdi nigrm té 
0cutí$ «d Ammaim duúlMf cmrpmrt iubtut Mo^ nmigi^ brmmeis, 

Pb. lobatos WIIs , Ám* Orn», lám. 7S, fig. s. - Pb. paBBATUs Vieil. — Pa. »»- 
BBUTOs TeBUB.<*Loti»Bt I1IC4B01 Jtrd. y Selvy, ///. Onút.^ lán. 16., ele. 

La cabeza y toda la parte superior del pescuezo y del dorso 
parduscas ; una mancha negra sale del ángulo estemo del ojo 
y baja hasta los lomillos ; por bajo del cuerpo es todo blanco ; 
las remigias y rectrices de un moreno negruzco; tarsos y pies 
oliváceos. — La hembra tiene la frente, las pestañas y los car- 
rillos blancos ; la maucha negra de! ojo está reemplazada por 
otra bermeja que se estiende solo hasta las orejas; lo inferior 
del pescuezo es también bermejo. — Longitud total del macho, 
7 pulgadas. 

Se halla en anü>as Américas : en Chile, aunque rara, se ve principal- 
mente en las orillas de las lagunas en la cosu de Valparaíso. 



AVES. 433 

V. RALIDEAS. 

Pico por lo común mas corto que la cabeza» con- 
vexo y comprimido por los lados, con la mandíbula 
superior encorvada. Respiraderos nasales desnudos^ * 
laterales y abiertos. Alas medianas, cóncavas, fre- 
cuentemente con espolones córneos en el tocón. 
Cola, con pocas escepciones, corta y redondeada. 
Pero lo que distingue esta familia de todas las demás 
del orden son las piernas de mediana longitud, des».;^ 
nudas por bajo y terminadas en cuátlro dedos, cüy09 
anteriores son tanto ó mas largos que toda la parte 
desnuda, y el pulgar prolongado, robusto y saliendo 
casi al nivel de los otros dedos; estos delgados, 
afilados y rodeados por ambos lados de m longitud 
por una membrana festoneada, ó enteramente libres 
aun en la base ; los tarsos y los dedos están cubiertos 
de escutelas por delante y de escamillas por atrás. 

Las Ralídeas frecuentan esclusivamente las orillas de las 
riveras, los arroyos y los sitios húmedos, donde pasan la mayor 
parte del año. 

. I. RAX.O. — RAXiIiUS. 

Rostrum longum^ gradlCy latere compressum^ fere rectum^ apicé 
qflindricum. Nares laterales, longitudinales» Alce mediocres ^ 
rotundcB.CaudabremSfCwneata* Tarsielongati; digitis gracilibus. 

Rallos Linn. — Gallina Rly.- 

Pico mas largo que la cabeza > delgado, débilmente 
arqueado ó casi derecho, comprimido en la base, cilindrico 
en la punta, que es un poco corva y escede la mandíbula 

Zoología. 1. 28 



4S4 FAUNA CHILENA. 

inferior; la superior está surcada. Respiraderos laterales» 
longitudinalmente hendidos en el surco. Alas medianas, 
cóncavas y redondeadas; la primera remigia es mas corta 
que la segunda, tercera y cuarta, que son las mayores de 
todas. Gola corta y cuneiforme. Tarsos largos, fuertes, 
^ aaíllados, y terminados por tres dedos anteriores delgados, 
largos, libres, y un pulgar articulado sobre eí tarso, pro- 
longado, delgado y con una uñuela. Por bajo de la rodilla 
hay un pequeño espacio desnudo. 

Estas Aves f]réeae|i|iii las cercanías de las aguas dulces cidifertas de 
fba, juncos y arbustos, que les sirven para abrigarse después de salir 
(uai donde 6e ftapnerjen cuando las persiguen : se aUmentan de 
&4 caracbíes f Yégetales. Hállanse en todo el globo. 

1. Jñai9u9 Meoior. 

ñ, gupra <üiv£m^f subtus ex aneo cinereus ; remigibus brunneis» 
R. BICOLOR Cor.— Gallínula CASIA Spix. 
Yulgannentq^PlfdAfi. '? 

Por cima del cuerpo desde el occipucio hasta el crupion de 
color oliváceo, mezclado de bruno sobre las grandes cubiertas 
alares ; remigias y rectrices morenas ; por bajo de un ceniciento 
uniformé gris ferrugíneo ; picó rojo sanguíneo en la base, fu?u- 
lado desde este punto hasta la primera mitad de su longitud, 
y verdoso en la última mitad hasta la punta; ojos de un rojo 
purpúreo; tarsos y pies rojos. —Longitud total, 1 y media á 
2 pulg.; del pico, k lín.; del tarso, 3 lín.; del dedo de en me- 
dio, h líneas. 

Este pájaro es bastante común en Ghiley én|;ran parle de la América: 
frecuenlfk las riveras y los sitios húmedos, y ro^liniéntá de gütsknos ó 'de 
vegetales: su marcha es ágil y corre con velocidad : es sumamente tímido 
y ál iñenor ruido va á ocultarse enire la yerbii dondó perlodftnece iámóvil 
jurante largo tiempo; también en estos parajes hace la hembra el nido. 
S« carne no es mala y se halla frecuentemente en los mercados» 

Ct ^éfiot Swaihson describe ot)rá especie con el ñomblre de Á, iangúinih 



AVES. 498 

/^Mtff <^9f^p ^jllad| en Gbíle lugo la misma denominación de Piden, segün 
el señor ¿irídgés que la trajo ; peí o como no conocemos sino el nombre 
no podemos dar la descripción : además casi creemos que es una mera 
variedad diel R, bicol&r. 

2. MiaUúm m%MaréHéiM9. 

R, supra brunneut, nigro strigatus; subtus plumbeus ^ femwum tectHcib\ 
crtssoqué airis,Ííbo^fiuciat(s. 

R. AUTARCTlCWS Hllíg., Zoo/. , VCÍl. IV, j). 98.— OrTTGOMETRA. ANTÁRCTICA Gfáy. 

Por cima de un moreno estriado de negro, y por bajo de color 
aplomado, con las cubiertas de los muslos y d Qvispillo de un 
negro subido páVésádo dé blanco. —Longiti^líoí^ 7 pulgadas 
y 'medían de la cola 1 pulgada y 9 lín.; ^. faüfso,^ 1 l)ulg# "* 
media. ^; .. ' -.^^ 

King compara esta Ave con la R. oUvaceui de Vieillot y le halla much^ 
semejanza; msA esta es por bajo de Ün gris subido en vez de color Sé 
plomo. Solo la conocemos por la diagnosis de dicho viajero, que la descubrió 
en el estrecho de Magallanes. 

' '*■ 

A. supra brunneuSfdorsoaltsque nigro notatis; subñu ^umbeus ; remigibus 
primaras, rectricibusque fuscis, his saturatioribus; fjfí^^l^semo, 

R. 9ET0SUS King., Zool., vol. iv, p.95. -Qrtygometra setosá Gray. 

De color moreno por cima; el dorso y las alas marcadais con 
manchas negras ; por bajo de color aplomado ; remigias prima- 
rias y rectrices qprenas, las primeras mas oscuras ; la frente 
está cubierta de ptóínas sedosas. —Longitud total, 10 pulg.; de 
la cola, 3 pulg.; del tarso, 1 pulg. y 9 lín. 

Esta especie la halló taii4||ea en el estrecho de Magallanes el capiun 
King, de quien hemos tom^Ao^ descrípcion. 

IX. VOXiXiABX AGUA.— GALUBTUXiA. 

notírumTeetum¡,ba^aUum, latere compressum^fereconieüm; 
fronte denúdala^ membranácea. Nares lata, triangulareis láterdüá. 



4S6 FAUNA CHILENA. 

Ala hreffetf rotunda. Cauda brevistima. Tarsi éUmgaH^graciUs; 
digitit membranuta marginatis. 

Gallincla Bri88 — Fúlica Linn. — HTDRo-GALLiii a Lieép.— Grkx Illig. 

Pico derecho, medianamente levantado» robusto, com- 
primido por los lados, con la mandíbula superior esce- 

• éiendo algo la inferior, que está levemente hinchada. Hoyes 
nasales ancbos, triangulares y cubiertos con una membrana, 
en la que están abiertos los respiraderos por los lados en 
forma de grieta y desnudos : la base del pico está desnuda, 
y hay una chapa también desnuda en la frente^ Alas cortas, 
jeóncavas y fédoñdeadas; la primera remigia es la mas 
e^rta, y la segunda y tercera las mayores. Cola muy corta. 

' Tarsos prolongados y delgados , terminados por dedos 
laicos , afilados y rodeados por una membrana muy 
pequeña; la .uña del pulgar es muy chica. 

Las especies de este género viven solo en las aguas dulces; nadan con 
Hjereza, se sumerjen fácilmente y corren con rapidez por la tierra, aun 
entre las espesuras de )rerbas y juncos . Se encuentran en todas partes. 

G. supra brunnea, subtus cinérea fusce ; lateribus, crissoque albo maeulatls, 
G. cRASSiROSTRis Gray. — FuLicA crassirostris GrifT. an Ring, yol. iii , p. 549. 
Vulgarmente Tagüita, 

Cabeza, pescuezo, pecho y lo alto del vientre de un ceniciento, 
que es mas oscuro en el pecho; papada y remigias de un moreno 
claro; los flancos y la región anal tienen manchas blancas redon- 
deadas; pico notablemente grueso y Qlpiyado en la base ; chapa 
frontal de un amarillo mezclado de néf^o ; pies amarillentos ; 
iris de un moreno claro. 

Esta Ave es muy común en los lagos de Chile, y la llaman Tagüita: hace 
su nido en los sitios húmedos, y sus huevos son de un moreno sucio, con 
manchas rojizas. 



AVES. 48T 

2. €imMiiw%uMm ^aféate. 

G, supra nigro-tnetaUice virescens; subtus caruleíhcinerasceHs; rostro baoi 
sanguineo; ápice flavo. 

G. GALBATA Pr. Max., Beiír.y toI. iv, p. 808. - Pr. Bonap., Ám. Ornit., lám-fj!^ 
ig. 1.— FüLicÁ GALBATA Gray.— Yahara, no 379 de Azara.— GiaAiiiVLA CHLOROPdt 
Pr. Cb. Bonap. * 

Lorum, papada y por detrás y delante de la cabeza de un 
rojo purpúreo; punto de color de limón; lo superior del tarso 
negro afelpado mate y levemente aplomado ; lo de encima del 
cuerpo y el juego del ala de un negro subido cQa visos bron- 
ceados; rectrices de un azul negruzco; remigias negras: la es- 
tema y todas las cubiertas inferiores del ala y de la cola blancal; 
por delante del pescuezo, el estómago, los flancos y muslos de 
un ceniciento azulado ; el centro del abdomen y toda la región 
anal escamados de blanco; ojos rojos; la chapa frontal y hasta 
la mitad de la base del pico de un rojo sanguíneo, y lo demás 
amarillo, así como los pies. — Longitud total, 7 á 14 pulgadas. 

Es también común en los lagos de la República. 

nZ. PUZíZGA. — VVUiÚÁ. 

Rostrummediocre, conicum^ reclum^/ronte membranácea, denú- 
dala, aUius quam lalum. Nares laterales, media. Ala mediocres. 
Cauda brevis, retúndala. Tarsi Umgi ; digitis membrana fim- 
briata marginatis. 

Fúlica Linneo. 

Pico mas corto que la cabeza, cónico, derecho, com- 
primido por los lack^Sy levemente convexo por cima y 
mucho mas alto qae%ncho en la base, con la espina adelan- 
tándose sobre la fr^|^ y dilatada en una chapa carnosa y 
desnuda; las puntas de las mandíbulas comprimidas y de 
igual largo; la superior levemente encorvada y ensanchada 
en la base, y la inferior en ángulo. Respiraderos desnudos, 
laterales, colocados en medio del pico, hendidos longítudi- 



Í38 FAUNA GÉtLENA. 

nalmente, medio cenados por lai membrana que cubre la 
abertura y pasados de parte á parte. Alas medianas, cón- 
cayas, ampias, con la primera remigia mas cx>rta quería 
segunda y tercera, que son las mayores. Cola corta y muy 
redondead^ Jl^arsos largos, bastante robustos y desnudos 
por cima & h rodilla ; dedos muy largos, reunidos en lá 
base y provistos lateralmente de membranas festoneadas. 

Las costumbres, de estos pájaros son las n^smas que las de( gi^a^ro 
precedente, pero vaa menos á tierr^ : se y^ en la mar sqlq 9a 1^ 
golfos y las bahías, ; se alimentaD de insecto? y yegf^ta^es acuáúoi^ 
^abitan todas las regañes. 

F. eapite, eolio sUperiorey caudaqw atrit; corpore reliqwf éJÍ/rihfUi¡co^ crisso 
alba, 

F. CHLOROPOÍDEs lÚng, Journ. Zool., t. iv, p. 9S. 

Cabeza, por cima|||pl pescuezo y la cola de un negro profundo ; 

todo lo demás del cuerpo de un negro fuliginoso uniforme, 

escepto el abdomen que está jaspeado de blanco ; las cubiertas 

inferiores de la cola y las pliimas anales blaacas. -^ Longitud 

' total, 15 pulg.; de la cola, 3 pulg.; del tarso, ¿ ptilg. 

El capitán Kíng encontró esta Ave en el estrecho de Magallanes. 
Según algunos autores también se halla eu Chile otra especif^ ; pero 
como no estamos ciertos, copiamos solo su diagnosis : 

F» ARifiLLATA VlelUot. —P. ñigra ; supeme cápUé^ coíloque fusciiñribus ¡ 
inferneífUutior; remifibu» primariis ápice albifi- 



AVES. 4t9 



ORDEN nU. 



PALMIDEAS;- 



Las Palmideas se distinguen de los precedentei 
órdenes por las membranas de sus pies que uneij 
mas ó menos los tres dedos anteriores y aun á veces 
el posterior, y que les son indispensables para ir áí 
buscar su alimento, y mas son uno de sus medios de 
locomoción; de esta perfecta aptitud para nadar se 
sigue que sus tarsos son cortos, muy robustos y 
mas 6 menos comprimidos; sus piernas, á veces 
desnudas por cima de la rodilla y comunmente 
emplumadas hasta la articulacicm, están con fre- 
cuencia reticuladas por delante de los tarsos y rat^ 
vez escuteladas, con el pulgar libre 6 soldado á una 
membrana pequeña relevada, y que suele faltar; 
además suá piernas echadas acia atrás del cuerpo 
hacen que su andar sea muy feo é incómodo. 

Este orden se divide en las seis familias siguientes» y sus 
especies viven eú U^lhiperficie del agua : la mayor parte de 
ellas se zambulj^i admirablemente y quedan Irájo el agua 
mucho tiempo. Mas que los otros pájaros secretan una espe- 
cia de aceite particular, cpn el que llenan sus plumas y las 
h^céid impermeable^. Viven /en tocfas Ia| latitudes. 



440 FAUNA CHILENA. 

I. ANATIDEAS. 

Pico deprimido en sentido horizontal, encorvado 
y concluyendo en una chapa marginal ó uña terminal, 
cubierto de un pellejo blando, que se hincha frecuen- 
temente en la base , con los bordes llenos de esca- 
millas ó dientes abundantes colocados regularmente. 
Respiraderos hendidos en una fosa nasal ancha, 
membranosa y mediana. Alas ampias, cóncavas y por 
lo común tuberculosas en su puño. Cola mediana y 
corta. Tarsos comprimidos, robustos, cortos, echados 
acia atrás, medio escutelados por delante, con el 
pulgar pequeño ; lo inferior de las piernas está por 
lo regular desnudo. 

Las Anatídeas son Aves sumamente acuáticas, que viven en 
los pantanos, en los lagos ó á la orilla del mar ; emigran según 
las estaciones y prefieren en general las comarcas mas frías de 
ambos polos: se alimentan de todo, sin predilección alguna. 
Esta familia se compone de ocho tribus , de las que siete se 
hallan en Chile. 

TRIBU l.-'FENICOPTERINEAS. 

I. riiAMZNGO.— PBJBNICOPTEaVS. 

Rostrum crassumj denudatum^ infracto^ncurvaturñy deniict^ 
latum. Nares lineares, longitudinales ^ pe^vicB. Alce mediocres^ 
acutcB. Cauda brevis, Tarsi elongati; peáilms telradactylibus, 
palmalisy niémbranis antice lunalis; dígito parvo ^ soluto. 

PHíBnicoptbrijs Línneo. 

Pico grueso, faerte, mas alto que ancho, dentado, 
cónico acia la pañtm y desnado en la base, con la mandí- 
bula superior inclinada súbitamente casi en forma de 



' AVES. 441 

codo en medio de su longitud y encorvada en la punta 
sobre la mandíbula inferior^ que se dilata en medio y es 
mas ancha que la superior. Respiraderos longitudinales en 
medio del pico, hendidos de parte á parte cerca de la 
punta de la espina superior y cubiertos pcNT cima con una 
membranar. Alas prolongadas y tan largas como' la cola : la 
primera y segunda remigia son las mayores. Cola corta, y 
levemente redondeada. Tarsos muy largos, delgados y 
escutelados, con tres dedos delanteros reunidos hasta las 
uñas por una membrana sajada; el pulgares muy corto 
y se articula muy arriba con el tarso ; uñas cortas y chatas. 

Los individuos de este género viven en la orilla del mar y cerca de 
los lagos, alimentándose de mariscos é insectos. Se hallan en las re- 
giones templadas de ambos continentes. 

Ph, rúseui; scapulo, olisque mbroigneis; remigibus nigris. 

Ph. iGMiPALLiÁTcs Ig.-Geof. St-Hü.^PH. CHILBM8IS MoK, Hi8t, deCMlc 

Vulgarmente Flamenco ó Cheuque. 

Cabeza, cola y partes inferiores comunmente de un rosado 
pálido ; dorso y alas, escepto las remigias que son negras, de 
un rojo ardiente ; piernas de im rojo moreno en la mayor parte 
de su longitud, y de im rojo vivo cerca de las articulaciones ; 
dedos enteramente de este último color ; pico coloreado de rojo 
y negro, color que se estiende desde la punta hasta mas allá 
de la encorvadura y hasta cerca de los respiraderos^ ocupando 
así mas de la mitad del pico. — Longitud total, 4 pies y 10 pulg. ; 
del pico, 4 pulg.; de la pierna, 5 pulg.; del tarso^ I|j)ulg. 

Este precioso pájaro se halla en toda la América y no es raro en Chile : 
los indios suelen adornarse con sus plumas. A pemr que Molina le da por 
carácter las remigias blancas, estamos persuadidos que es una equivoca- 
ción, y que es esta especie la que quiso designar* 



^42 FAUNA flBgLEHA. 

TRIBU n.—AifSER¡Ni 



W' 



Rasírum brevet capite coctquale , basi elevatum^ lateribus mem- 
branai^m. Nares latw^ longitudinales. ÁUd acutat. Cauda bretns 
ac rotundata. Tarsi, digUique breves. 

BiRNiCLA Stepb — Anas Linn. — An ser Pall.— GHLOEPHAGÁ Eyton. 

Pico (Mqueño, tan corto como la cabeza, convexo, 
como troncado, levantado en la base y disminuyendo 
gradualmente hasta la punta que está muy unguiculada, y 
con los bordes membranosos. Respiraderos nasales anchos, 
abiertos en una membrana longitudinal. Alas largas y 
agudas ; las dos primeras remigias son las mayores. Cola 
corta y redondeada. Tarsos tan largos como el dedo del 
medio. 

Las especies de este género se encueptran en las latitudes setentrio- 
nales de los dos continentes, y mas particularmente en las regiones 
meridionales y australes de América, cbmo Gtiile, las islks Sandwich y 
las Maluinas. 

1. Berw^icMa e»w%U»reiiea. 

B. Nivea; rostro, pedibusque viride fiavis. 

B.ANTARCTicA Sieph..— Anas antárctica Gme).^ Yoy.df; íaCoq., lapa. íiO.— A. h^- 
. GBLLANicA Sparmam, Mus. Carls.^ lám. 37. — A. htbridá Molina. — Ábser 
CANDIDOS Tieillól. 

Macho : todo su plumaje de un blanco resplandeciente; pico 
y píes 4e un amarjllp vivo. — Hembra : frente y carrillos de un 
negro muy finameptp (escamado de líneas niveas; cuello de un 
negro mas áubido, oscureciéndose mas y mas por los lados y acia 
atrás ; la extremidad de la cabeza enteramente roja ; lo superior 
del pecho y el abdomen negros, con las plumas atravesadas por 
dos ó tres bandas blancas, ensanchándose y formando en este 
sitio y en lo demás dé la superficie inferior del cuerpo ün espacio 
pegro linda y regularmente rayado de blanco ; el bajo vientre, 



ÁT£S. Itílf 

el áoTBú, el ovispillo y la cola de color de nieve ; él doblez del 
ala y las cubiertas medianas son del mismo color, con un ancho 
reflejo verde-metálico rodeado de moreno negruzco; por cima 
del dorso y las grandes cubiertas alares de un moreno oscuro ; 
re^gias de un negro vivo ; un grueso tubérqulo rojizo por dentro 
del juego de las alas ; pico y pies anaranjados. — Longitud total 
del macho, cerca de 2 pies. 

., Se eo^cuentra en la estremidad sur de Ainérica,.y de paso en laa islas 
Jlfaluin^si pipr ^ invierno^ y en las prlUas del estrecbo de U^gal^pes por 
el Tec^o. Es solitaria^ recelosa, y se alimenta de mofu^cos inarinos y de 
Fucos, por 1q qMe su carne es detestable y de un gusto pésimo. 

i^f cápitey d¡orso supremo^ cqllo^ pectorf, abdomineque et critsoj scapularU 
IfUfifue id^$\ l^is nigro.flammatis; remigibus, réctrieibusque f^i0'q v^réscetftii^. 

B. if ELAif OPTARA Q. R. Gray. — Anssr mkláhoptbrus Pylon, Voy. qf.Bfiagíif^ 
l^ip.so. 

Vulgarmente Piuquen, 

Cabeza, pescuezo, estómago, parte superior del dorso, todo lo 
inferior del cuerpo, las pequeñas cubiertas albires y escapularias 
de color de nieve : las última pavesadas de negro por medio ; 
grandes cubiertas alares, remigias priqaarias y rectrices de un 
verde negruzco con visos bronceados; las secundarias^ i^é' un 
blanco puro ; las grandes cubiertas del mismo color que las re- 
migias primarías ; pero las medianas son de un Violeta purpúreo 
muy bnll^t^, esp^jeapdo entre el bropceadq de las graqdes y 
el blanco de las secundarias ; pico y patas de un rojo pálido, -r 
fipngitud tot^l, cerca de 2 pies. 

Bailase ea la América y en Chile : la hemos cazado carias ^eces en la 
prorácia de Valparaíso, cerca de Quintero. 

B. nivea; ^onOytectricUnuqufi eHarum cinerei^^nigro vermieulatit. 

B. MAGELLANiCA (GoB^l.) Q- ^' Gfay. ^B. Li^coPTfRA Les^., Tr-d'arn,, p.097> 

- (^HLO^PHAQA. VACBU^AIflCA EytOD. — BfOW., //. ^00/.^ láp^ 49. 

Vulgarmcinte (^Af^fWtf». 

Macho; ^ mi blanco puro; dorso y cubiertas alares grise$j 



444 PAUNÁ GUILENA. 

escamados de negro. — Longitud total, 2 pies. — La hembra es 
mucho mas pequeña que el macho, con la cabeza y el pescuezo 
de un castaño vivo; pecho escamado de moreno; iris de este 
último color; su forma es mucho mas esvelta que la del macho. 

Los Caoquenes se hallan en el estrecho de Magallanes y van á veces 
áda el norte hasta el río Rapel (34 grad. de lat.). Abundan en Ghiloe y 
se ven volar en bandadas de mas de ciento. Se alimentan de yerbas*, 
dañan macho á los trigos cuando están verdes, y aun comen los granos. 
La liambra es algo mas pequeña que el macho ; pone diez á quince huevos 
en la orilla de los lagos, entre los juncos ó gramas, iguales á los de las 
gallinas, muy buscados por los labradores para reunidos á los de estas 
cuando empollan: los polluelosque producen los cuida y proteje la gallina 
como los suyos, pero estos los persiguen algunas veces. También se crian 
dichas Aves en muchas casas, no solo por la elegancia de su forma y plu- 
maje sino mas aun por su escelente carne : las alimentan con trigo, mas 
á causa de su pico no son tan diestras como los pollos, y recojen pocos 
miios; asi están obligadas de recurrir á la yerba, la que picotean todo 
«día.- Guando se enfadan echan la cabeza y el peachezo atrás grítanto dé- 
bilmente y repetidas veces pió^ pió. Seria una Ave muy útil para los cor- 
rales, pues se domestica fácilmente, y es tan poco tímida que auft en los 
campos se puede acercarse á ella. 

* 

B, alba; dorso in feriar í, cauda^ faciis nuchce dorsique superioris^ femO' 
rumque lectricum^pieromatibus^remigibusque atris; rostro nigro; pedibus 
fiaveseeniibus. 

R. INORNATA G. B. Gray. — Anser inornatus King., Proc-, 1830, Gen.,\Ám, 28. 

Macho adulto : blanco, manchado de negro en la nuca, en la 
parte superior del dorso y en toda la longitud de los flancos, 
donde este color toma la forma de grandes escamas ; lo inferior 
del dorso también negro ; remigias y rectrices de un negro con 
visos metálicos verdosos ; las cubiertas alares y la estremidad 
de las remigias secundarias blancas rodeando un lunar con visos 
bronceados. — Longitud total, 3 pulgadas. —La hembra adulta 
que tenemos difiere muy poco : tiene la cabeza y el pescuezo 
grises, blanquizo el occipucio y el resto fuliginoso ; lo inferior 
del pescuezo, todo el pecho y por cima del dorso de un rojo 
vivo con dos hileras de anchas escamas negras en lo inferior del 
pecho ; los escapularios son de. un flavo rojizo y laspliunaa mar- 



AVfis. 44S 

cadas con dos finas barras ó rayas negaras ; las grandes cubiertas 
de un gris fuliginoso; todo lo bajo del dorso, el oyíspillo, las 
rectrices y las remigias de un negro afelpado con visos metálicos 
verdosos ; todas las pequeñas cubiertas alares y la mi^d del 
vientre de color de nieve ; las medianas cubiertas de im bello 
verde bronceado con visos metálicos ; las remigias secundarías 
de un blanco puro, sirviendo de cuadro á las cubiertas medianas, 
que forman así un lunar ; en fin, los flancos son blancos, ampia 
y regularmente escamados de negro. 

King descubrió el macho de esta especie en el estrecho de Magallanes, 
j la hembra la hemos traído de Chile, cuya descripción damos. 

TRIBU III. — CIGNINEAS. 

IIX. CXSWS. — GTGWU8. 

Rosírum longum, capiti cocequale^ basi altum, ac cerosum^ €^ce 
unguiculato, compressum. JSares ovales. Alce mediocres. Cauda 
brevis et rotundata, Tarsi compressi; pollice lobato. 

Ctgnüs Linneo y Aucl. 

,, Pico ensanchado , convexo, deprimido y casi tan largo 
como la cabeza, con la base levantada y dominada en el 
tiempo de los celos por una especie de cera 6 tubérculo 
carnoso, y un pliegue terminal de la mandíbula superior 
aplastado y encorvado. Respiraderos nasales medianos, 
oblicuos y ovales. Alas medianas, con la segunda y tercera 
remigia las mas largas. Gola corta y cuadrada 6 redon- 
deada. Tarsos comprimidos y algo mas cortos que el dedo 
del medio. 

Se baila en todas las latitudes setentrionales 7 australes de ambos 
continentes. 

C, rostro semi-cylindrico, rubro; capile nigro; corpore albo, 
C. moRicoLLis Gmel., etc.— Anas melanocortpba Mol. 
Vulgarmente cisne, y entre los araucanos Thula. 

La cabeza y la mitad del pescuezo de un moreno negro afeU 



446 FAUNA GHaENA. 

pado ; el reato del cuerpo blanco ; pico enteramente^ rojo ; iris 
de m gris verdoso. — Longitud total, 3 pies y 2 pulgadas y 
medí^ 

Ksté ttoe es muy coman en la América meridional y sobré todo en la 
Ptüla, ddDde se comerdá con sn peHeJo. Sé encuentra en los lagos y 
llanos de las cordilleras de Chile: solo puede hoir en el agua; asi los 
paisanos suelen matarlo á palos cuando lo encuentran por tierra. Hace sa 
nido en las islas móviles de la laguna de Taguatagua, etc., i^ mal cons- 
truido, en él que pone seis ó siete huevos de color blanco sucio, dos 6 tres 
Teces mayores que ios del pavo, de buen gusto y que se venden en fo^ 
mercados :sus hüuelqs salen cubiertos de una pelasablattca, y solo después 
de uíi mes mue^trau lo negro del pescueío. 

C, albus^remigibuspiimariit ad apicem nigrii; rmiro, pedibusque ruhrU; 
{üolato^subdepresso; tubérculo nuUo, 

G. COfCOROBA. Mol. — G. A.lfAT0IDB8 King., PfOC, 1830. 

Vulgarmente Cotcoroba. 

Enteramente de un blanco puro, escepto la estrémidad de, las 
remigias primarias q[tté eá negra; pies y pico rójo^; eáte áttíáió«' 
deprimido, muy ancho y sin tubérculo: 

Es mas común én el estrecho de Magallanes que en Chile. 
TRIBU ly. — ANATmEAS. 

nr. MABLZCA. — MABMOA. 

itoitrum ireve, capiti cocequale^ basi elatum y deprestum, ^e 
ápice subrotundum. Nares laterales ^ básales. Alce acúicí» tíiuda 
mediocrü el cunéala^ Tarsi^digitique breves. 

MARBCASlephens. — AifA.s Linneo. 

Pico tan corto como la cabeza» lev^tado ei^ U base, 
igual de ancho, deprimido y redondeado en la puota, que 
se termina en un grueso borde. Respiraderos colocados á 
un lado en 9I nacimiento de 1^ elevación basal del pico y 



aVés. 447 

dvalé^. Alas largan y puntia^das; las tios prithelrás relíDÍ- 
gias son las mayores. Cola mediana y en forma dé cufia. 
Tarsos tan largos como él dedo del medio. 

Éste género se halla por todo el globo. 

1. Mareen eMiaenmi$. 

¡r, fhmte^ genis, abdomine^ uropygio^ pteromadbusque Mis; dorso supe- 
rioriy pectoreque fusco et albo fasciatis; remigibus secundaras et tertiis, 
sciipul'áribusque nitideatris, his albo lineatis; úbdominis laíeríbús crissoque 
rufescentibus; siriga post oculos lata splendide purpurascenti virlde. 

M. cHiLOENSis Eyton., Anat.Mon., p. 117. ~ Anas chiloensis King, Proc, 1830. 

Vulgarmente Pato reaL 

Frente, carrillos, vientre y ovispillo blancos; por detrás de 
la cabeza, el pescuezo, lo inferior del dorso, remigias primarías 
y rectrices de un moreno oscuro ; lo superior del dorso y él 
pecho manchados y como escamados de moreno y blanco ; las 
remigias secundarias y terciarias y los escapularios de un negro 
reluciente; estos últimos rayados longitudinalmente de blanco ; 
los lados del abdomen y la región anal bermejos ; ovispillo 
blanco; remigias y rectrices negras; un ancho razgo de verde 
purpúreo ocupa lo posterior del ojo y se junta en la nuca, donde 
las plumas de este hermoso color se reúnen en forma de crines; 
en fin, todas las medianas cubiertas y la primera mitad de las 
remigias secundarias forman uii hermoso lunar blanco» y en la 
segunda mitad de estas últimas pasa este blanco por su negro 
afelpado; pico y pies negros. — Longitud total, 3 pulg. 

Este hermoso Ánade se halla en Chile en las provincias de Santiago, 
Ghiioe, etc. 

V. l^AFXIíA. — HAFX&A. 

Rostrum medioere^'basialtum^apiee eonstrictttm, depressum ac 
unguieulatumé Nares lata y ovales. AUb longos. Cauda cunéala, 
duabus mediis rectricibus muUe longioribus. 

DA.FiLALeach. — Anas Linn. — TRACHELONBTTA Kaup. — Phasianurus Wagl.— 
PCBCiLOMETTA Eyton. 

Pico mas Ó menos largo que la cabeza » levantado en la 



448 FAUNA CHILENA. 

base, muy encojido en la punta, que está deprimida y 
tiene un grueso borde. Respiraderos anchos, ovales y 
colocados en la base de la elevación del pico. Alas largas; 
la primera remigia escede las otras. Cola puntiaguda ; las 
dos rectrices del medio mucho mas prolongadas que las 
laterales y casi filiformes. Tarsos tan largos como el dedo 
del medio ; el pulgar es bastante largo y está lobulado. 

Se encuentra en las latitudes setentríonales de ambos mundos, re- 
corriendo las regiones templadas en sos frecuentes emigraciones. 

i. MBmflta BmH0nnmnmÍ9. 

D, tupra brunneo-rufesceru; gutture, genis^eoüoque anteriore albis; capis^ 
tro, corpareque inferiore rufo-cinerascentihus. 

D. Bahambusis G. R. Gray. — Ana.s Bahamensis Línneo. ~ Zoo/. Bech, Voy,, 
lám.U.— PoecilonnetaBahaiiensis Eyton, Anat., p. 113. 

Vulgarmente Pato jergón grande. 

Lo superior de la cabeza y por bajo del cuerpo de un gris 
rojo salpicado de negro en la última parte ; encima del pescuezo, 
el dorso y el ovispillo de un moreno bermejo; carrillos, gar- 
ganta y por delante del pescuezo blancos ; grandes cubiertas de 
las alas verdes, terminadas en negro; pequeñas cubiertas y 
remigias primarias negruzcas ; las secundarias de un amarillo 
moreno; pies de color de plomo; pico del mismo color, con una 
mancha triangular por cada lado de color de naranja. — Lon- 
gitud total, 1 pié y 3 pulgadas y media. 

Se baila en diferentes provincias de Chile, donde lo llaman Pato Jergón. 
▼X. ABTAS.— ANAS. 

Rostrum capiti cocequale^ han altum^ culmine strictum^ ac ápice 
unguiculato depressum. Nares laterales, ovales. Alce mediocres et 
acutoB. Cauda brevis et cunéala. Tarsi compressi. 

Anas Linneo. — BoscHAs Swainson. 

Pico tan largo como la cabeza, levantado en la base y 



AVES. 449 

de igual anchura en toda su ostensión» con la espina dere- 
cha y deprimida en la punta ^ que está muy unguiculada. 
Respiraderos colocados en la base de la elevación del 
pico, laterales y ovales. Alas agudas; la tercera remigia 
es la mas larga. Cola corta y puntiaguda. Tarsos cortos y 
comprimidos ; el dedo pulgar está algunas veces lobulado. 

Los Patos se encuentran en todas las partes del globo. En las casas de 
Chile se hallan machas variedades de la especie coman (J. bosehas de 
linneo). 

4. Anam erisiaMa, 

A, fulva, superne rufescens, subtus fuscescens; speculo alari melalliee, pw- 
purescenti ; tectricum exlima nigra^ albo marginata. 

A. cmsTATA Groel. — A. pyrrbogastra. Meyen, JVov. Act.f 1834, lám. S8. 

Cabeza y pescuezo de uü blanco flavo finamente salpicado 
de negro ; estómago, pecho y abdomen de un flavo bermejo, mas 
oscuro en el pecho; las plumas están bordeadas de flavo claro; 
por cima del cuerpo moreno bermejo; pequeñas cubiertas alares 
escamadas de gris y de un moreno oscuro; remigias primarías 
también de un moreno oscuro, bordeadas enteramente de negro; 
las secundarias forman un lunar con visos melállcos amapolados 
y rodeado esteriormente de verde bronceado ; la mas estema dé 
las grandes cubiertas tiene sus barl^ anteriores de un negro 
oscuro, bordeadas con una raya blanca; pico y pies negros; cola 
morena y puntiaguda. — Longitud total, 16 á 18 pulg. 

Se encuentra en las provincias centrales de la República. 

A, capite rufo-niffroque variegalo ; nticAa, coloque superiore albidii^ nigrú 
functatis; reliquo bruneo ; speculo alari albo; remigibus primariii nigris, 
in medio albo viltatis, 

A. oxYDRA Licht. — Meyen, Nov. Act., lám. 16. —A. spinicadda Viell., Dict. 

Lo superior de la cabeza rojo variado de negruzco ; los lados» 
la nuca y lo alto del cuello blanquizos, punteados de negro; el 
resto del pescuezo, el dorso y el ovispillode un moreno oscuro, 
ZooLooíA. I. sa 



450 FAUNA CHILENA. 

y las plumas rodeadas de flavo pardusco ; la d^lante^ra y las 
ctiHértáif^áifte/ibi^'dél ál^ der im ^ófém) chtó/cc^hii&4db 
bkiaca do I|S grandes dubiev^s mtérmeáiasi g¿ió66B 9ecl|n#> 
(iq9 lid m Digro afelpada ccm visos, y auav^sados eotk mk 
l^d^ ^agCQ44ya pn ^^ ^treuúdad ; go^oni^ 9dH4f^f^ nipre^^ 
blan^uiz^s eo ioi^ bordes y de ui^ t|i)te placeado ppr ^o ; |prr 
galota d^ im bláoco sucíq ; todo lo inferior djel cuerpo escamado 
dé'tíbrítóó éíiró'sóbtó tó fondo pardusco; 'fescepío'd'Víéal^ 
qte w CMfiM^l^lateado; los diez y seis guiones áe la eola ésoalo- 
neadoá y ^uátiagudos ; pies de un moreno verdetso ; - pióo péf^ 
cima negruzco y por bajo amarillo. — Longitud total, i'^y 
10 pulgadas. . . ' 

BsU especie es bastante común en Ghil^. 

4* ^'Bitt tummpt dúr$o^ aiis^ caudaqtfe nigris ; subtus pallide griua¿ p^ 
iáHfW^í^ UHdtítUtt íipeckt» ÍáÍó\púlpurúuemi^rio'sfilinéién^ 
é0ré^ oülN^Wki m»r04Hút^t mñénlautfínque imbáékhrí^ t^iéniáiíh&irtiá&^ 

::'JL UfecOL&MlXIag. ^ Sdlby^ m., lán. 40. -« A. CHALQO^vtaA. KUtly> láitt. JL ^ 

pna mancha oval blanca eñ los carrillos, esteadida entre eji 
pipo y el ojona papada, la garganta y por delante del pescuezo^ 
n§§ta el pec^b finamente rayados del mismo color ; todo \o aUd 
^efáorso'de^ las plumas ribeteadas ¿5 

gf & ; ío íhféfípr leViemente del cuerpo de 

un gris ceniciento^ mezclado de'rójo moreno acia el pechoí 
vientre leventénte bañadbrdel misttió color y íriánbhadbtfé'ntfb- 
reno oscuro ; lunar alar de un purpúreo resplandeciente con visos 
metálicos dorados, encuadrado con dos bandas, una blanca y 
otra negral; pico oegrQ ; pies rojos. -^Longitud total, 2 fies y 
2 ptolg.t "del pico, 2 pulg. y 5 Mn-.i de la cóh, 6 pülg.; det 
tarso, 2 pulg. y 3 lín. - 

Se baUa con frecueDcía en las oriUas de las riveras y nunca en los lagos. 
"} W£ I^?«Jf ^ y W^ T«f se rffiíien c^wtpo. I^ n^Vfk%n iff^ti{4^^^o 4jfiel 
HOy\^ veces ^nteqfíllo, ^ causa de la mancha l^^nea que tien^ cerc|^ de 
lÁ ^s, l*iinh>1eú sé encuentra en él estVecbó de Ma 



ATEá. 45f 

.▼"• «*»«»WM»!T-WfHQSIW»13^ 

ñoitrum longum^ rectum^ ápice depressum, unguiculatum. Nares 

Qobrqd'bddla Steph. - Ptbroctána Pr. %>nap.« ei^. 

Pico tan Usga coiiK^kijcabatt» dáv;^<li^4gwl de ancho 
eo su longitud, levantado en la base y deprinüdo acia la 

P*ttte^ipift.«tíHá.MflgiMQ«tedavttP3^^^^ rf^waaffsa* 

laterales y ovales. Alas medianas y paeliagcictás^'^'kK 
segunda remtgik h mayor, y hsísecHndaríai^'hnpgas y en 
punta. Cola mediana y aguda. Tarsos tafi krgoü etHtté' él 
de4p de^ medía ; el pulgar corta y levemente L^ulaáa» 

$e Mili 99 BwW^f Aftia, la» 4fH> Wrt<»8 y au^ 9I (^ 4^ a^c|. 

1. 9i««r«rti9#iiifM <iwf4^fii*r<^ 



Q. fmi^ rufiifi^^y opcipiié nigra: <i(flr« «^w, /iifr^ fya; (aff!¿^ 
ffiordt ^ri^(fai!i¡ tficirieibtts mt^pribm nutülliee pirfdibui^ Mo margina lis ¿ 
pedíAiS r^f. ' ■ " " '■■'"'' ''■' '=' í ■•■'•'-"••- ■••'■&-Í. 

ft. |PiqqTll|i.6. ^, ífWr— Q- W^OJ^ÍTUOfá Pyt- AífS I^QIí|IJll?i5ll.- 
A. PATM^ j^pU> láiin. 109. 

f rexíte moreíio-b^írmeja ; lo deÉkásrde la cd^eza y por delante^ 
dd ÍJfe¿eíté¿órWáínqtrtzo ; occipuciS y ñuca negros; e* l^e^d^ 
^sctóeib'rpiiztyrporbajo del cuet^ tle un moreno' mézi&kdé' 
dé berinejót fláñéds salpicados de negro; los^ escapcrlartos, uña 
parte de'ttó cüMertáá súpérioi^ déias alas y los dhitoos guicmei^ 
de un.nu)reaa0lajnQ rdoTiSQ* 00I9 y {^etqu^^ iPubiQrt49 al^ic^^i^e 
un negro de esmalte ; guiones primarios é intermedios y gcapde% 
cubiertas de un color que varia entre verde y azul esmaltado, 
blancos en fe pnhtaV' W)ií Uí«l TByá'-tíegra stfdI]pada^T uña mancha 
azul-yipleta ; tarsos rojos; pico rojizo oscuro; cola compuesta 
d^ c^at^p g^Q^^^^ tptaj, 1 pi^,' 4 pijíg' ^' oitó. ^ 

U hembra os ^0 menor que el m^c^o j sus c^cw'esi m¿^ 



4SÍ rAtJlfÁ CHILENA» 

opacos; pico aplomado; ana mancha blanca por dma del 
ingulo anterior del ojo, y otra en el ángulo de la boca. 

Azara conseno i esta especie el nombre dado por los habitantes del 
Paraguay á cansa de sn agudo chillido. Se halla en la América meridional 
•n Chile, el Paraguay, el Brasil, etc. 

2. yaie r #e f# i f e t f<i emw^miemMm. 

q, cñitMm tula ; cmpit$^ •bdomineque medio tmturattwibui ; notU dani, 
rm^ifihus, etmim tupra^ crissaque nigrit; ptilU €€BrMleis^ jueromatibui aléü, 
ift€uio «teruM viridi. 

Q. CiBA01JUTAliChi.»PTBROCTONBA CARVLBATA C. R.Gr«y., «IC 

Vulgarmente Pato eolortído. 

Una estrecha banda negruzca sale de la base del pico y se 
ensancha á medida que se prolonga sobre la cabeza ; el resto 
de esta, el pescuezo, pecho y vientre de un moreno rojizo ; cu- 
biertas inferiores de la cola negruzcas ; pequeñas cubiertas in- 
feriores y algunas superiores del ala de un blanco celeste ; las 
otras pavesadas de flavo , negro y bermejo ; las medianas cu- 
biertas morenas y terminadas en bermejo ; grandes cubiertas 
blancas; remigias primarias negruzcas; las intermedias de un 
verde bajo con visos metálicos; dorso y ovispilio negruzcos con 
los mismos visos; pequeños escapularios rojizos, rayados tras- 
versalmente de negruzco; tarsos amarillos; el pico negro. — 
Longitud total, 15 á 17 pulg. — Hembra algo mas pequeña, con 
la cabeza de un moreno mas oscuro por cima que en los lados ; 
lo superior del pescuezo de este color, y el resto, el dorso, el 
ovispilio y la cola negruzcos ; lunar verde y poco aparente ; por 
bajo del cuerpo variado de blanquízo y moreno bermejo. 

Bs muy común en los lagos y en las orillas de las riveras de Chile y en 
gran parte de la América. 

3. 1fu^r^uea%9ié§ iiÉ%meo§iiro9irÍ9. 

Q: fula, genis, eolio y pectore^ dor soque anieriori pallide badiie; colla gra- 
eiUter undulaios peetore^ donoque anieriori airo macúlalo; dorso ahdamine^ 
pm imis,'Critso, caudaque albis, nigro fasciattt: dorsi fateiis latit, ahdo- 
mitús gracillissimis, cauda! sublatioribus, erassi, sparsim undulaiis; capiíe 



ATES. 45S 

fMpTA, remigibus, seapuiwribusque vireiceñti'úiris ¡ hii albo in m$diú linMítUi 
teetrieibut plúmbeo canis, fascia mpicmli alba; speculo supra 9iridi,deiñdé 
purpureo^ faseia atra, ápice albo terminata, 

Q. MACULiRosTRis Licht.— AifAS FRBTBNSis Ring. — Jard. j Selty, lám. 19.—- 
Pteroctanea maculirostris Gray. — AtfAs versicolor Tieil. 

Por cima de la cabeza negro, por detrás moreno^ y los lados 
Manco-bermejos; plumas de encima del pescuezo y del dorso 
negruzcas, con un ribete y dos ó tres rayas al través de un 
blanco rojizo ; escapularios y últimas remigias de un moreno 
negruzco; estas ultimas tienen una banda blanca longitudinal; 
cubiertas superiores de la parte esterna del ala de color tle 
plomo negruzco; las grandes cubiertas del medio son blancas 
en la estremidad, con una banda negra afelpada, y de un v^e 
con visos azules, violeta y dorados en el resto de su longitud ; 
ovispillo, cola y vientre rayados al través de negro y blanco; 
por delante del pescuezo y el pecho de un blanco bermejo, sal- 
picado de negro; grandes remigias de un plateado bruñido; 
la estremidad de las remigias intermedias es blanca; tarso de 
color de plomo claro; pico azul celeste, anaranjado cerca de los 
respiraderos y negro en la base y en el ribete; cola compuesta 
de catorce rectrices. — Longitud total, 15 pulg. y media. 

Se encuentra en la mayor parte de la América Meridional, sobre todo 
en Chile hasta el estrecho de Magallanes. 

ti. Quer^w§e0H$ta ereeem i dtmm* 

Q. supra fúlva^ ntgro-^ammata ; subtus eineraeeo-albeeeenM^ nigro eapito 
pUHCtulato, peetore equamato, faeda aiari flaea, 

Q. CRBCGOIBBS EytOD. ^ AH AS CRECC0IDB8 Ring, Zool. Joum., 4. — A. OXTPTiaA 

Meyen, Nov.Áct., 1833^ lám. 96. 
Vulgarmente Pato jergón chico. 

Cabeza, pescuezo, pecho y vientre de un blanco pardusco 
mezclado de flavo ; la cabeza y la parte superior del pescuezo 
punteadas regularmente, la parte inferior ^del estómago esca- 
mada de negro, ó por mejor decir las plumas de estas partes con 
un ancho punto redondo en el centro ; las plumas de la nuca y 
de lo alto del pescuezo son aun notables por su natunl deicoip- 



454 FAUNA OfllLEIfA. ^^ 

puesto, sedoso y aliforme; peqiiéilas y meáianas ¿¿biértá^ 4^ 
ala grises j^remjgias primarias de un moreno negruzco j las se- 
cundarias forman un lunar verde coq viso3 metáUcps^.cort^^ 
longitudinalmente en medio por una banda negra compuesta de 
Tft ¥feuñibn de tPéS íhtérm'édiító del Mstíió ^olor, ^ rWéüdó por 
. Sx¥iba con iiria Btóíft de feblt* fié o<íré t póir WJiyioíí tt«A 
blaáta ; cólk dé tíñ fclañ'éó stíció; dóráo í esfca^uíarióS ttéHh 
Ifi^tM) flaVo; pávesádo át&]prráttiehté dfe íMi^; t)icb attÉlriM) 
'^m ; 'pi« t tá'rSós he^o^. ^üSBéiliíd tritál. 26 » 22^tt%. ' 

■<^: > » 'A ' e^p ocie «e baila ^ variM partes de Cbile y basU «1^ ettreclio de 
Magallajies. , . . 

-Wf^*um(6a«.i ,<(r«c/uii|. culmine ruturn^ defretí^my mf^raine 
maxtme m^(^a»fm. i^ar¿i pafiiié, ováiii. álá Í^(B et^ÁmiA. 

Zaiiíftá m'díMm él cichi^h, Éi^tM kók }o7iüto. 

.**;> .T '•-•■? -iiif: . »; * o*^ .,'-■•. f . . .-^ .•>.w 

Pico tan largo como la cabeza, estrecho en la base, con 

r midad de la mandíbula superior, que sobresale a la inferior. 
Re8piradep#svd^wrtes-«ii ^U«JMiftft úeí fiq^ ,) estrechos y 
ovales. Alas lareas y puntiagudas ; la primera y segunda 
remigia son iguales y inayor^^quai m ab^^lC^^ iMW^ 

Aj^^^ftcfinta. Tainos t^ Jargos nomo el 4eAaúei «oedio ; 
el pulgar no está bordeado. 

se encáentjren en jcási tooa^ las régiolies ¿Leí p~^'' 



V '2b-í'^''i^:"> '"■■Y' í-' ' •ií--'tinaiíí;; 
1. JiJbjprieea#pi# jtt<fetfl<fiM#f^ 

B. capite^úUoque fíatescentp-prvnneo, nigro ttriaUs; dono iMÜÍé hntnnfo. 



ffclH^/^Nf^iie minoribui caruUis^ hii albo lerminatis. 



AVES. 4S5 

R.HAcuLATU8Gould«-:^^2<}iiaQQiDUiLA ^Tacpf it Ltlli.— Jard. j Selbyjim. l«r. 
— Spatcla Rhtncotis Grat- 

VfUgtnneiite Pato akaston. 

Cabeza y pescuezo de un moreno flavo, dorso «orejíio piltf^ 
y el pecho y todo lo in,fer|9r , del . cuerpg 9J??^¥5?.í ^^94?^^®^* 
colores llenos de puntos negros, mas finos en la cabeza que en 
el dorso y bajo el abdomen; papada fitáhCd-fláVá ; lüs ^^pblias 
^abiertasalare3 de un azul claro; las medíaflas J)lancas^ y^las 
gr^Ad|^3» que U^gap á la ^stremidad de las remijg^ás^^so^ mij- 
tiaguflas, lanceoladas y negruzípas^ con visos meiálicu)^ yerqfis; 
rjgmii^s secui\qaj¡ias d^ color de añil reluciente^ la§ priifisnaá j 
la^$ rectrices mpreno-negruzcas ; pico negro; pies amaHUps; cok 
puntiaguda; iris amarillo. — Longitud total, i^ á Í4 pWg? 

Se halla en el Brasil y ttiíks regiénes meridionales, y ml$Víh %\ lilOr 
Bridges frecuenta en Chile las riberas cercanas al mar. 

TRIBU y.—FULlGULimAS. 

XX. FVUOV&A.— rUXiXOUXiA. 

duaíum, apüefatitíimé uk^uituíatUtn. IVlkfe» úbioHfmi Ak^ M- 
diocres, ac acutq^. Pif?*41? ^^«* «^ roíunfifuffLj, TarKi. c<mpr(B$ii. 

FuLiGULA Stepb. ^ Anas Linn. — Platypus Brehni. — Fulix Sund. 

r; . Piajb taa bf go eemo la leabeui^ J^vaotado m la bftM{f 
>*itó^w4oea:<^CQ 4 íO<í) basta te pwita». ^« 4;ywM<#a 

f ^s ^triBc^ i^lw^s ,. abierta^ Acia la ipi^ad (}el fáfici, 
Alas tt^^Á^iaa y {>«nj(i«ga¿^( Ja jprii^ra, reipíi^s^^es^.ms 
larga. Cola corta .; . redc^a^a^^ Tarsoa ^(mfflim^ J 
tan largos conio el dedo del medio. 

Se halla en ambos mand«^; 



456 FAUNA CHILENA. 

1. M^Mitfwin wneiapUiM. 

F. pectore, abdomine et dorso teneñime nigro el cinéreo unánlatU; eoVlo, 
miro purpureo Hítente; remigibus albis^ ápice nigris ¡ fironte nuda^ quadraU, 
éécordata^ iemguinea. 

F, METOPiAS Poepp., BnLSc. nat., 18», p. 103, n* «|. 

Vnlgarmenie Pato sin cresta. 

Cabeza y pescuezo negros, con visos violáceos ; petho, vientre 
y dorso cenicientos, ondeados finamente de puntillos negros; 
juego del ala blanco; cubiertas alares negrais. con visos verdo- 
sos; remigias blancas, terminadas en negro; región anal blanca; 
pies amarillos, con uñas y plumas cenicientas ; pico violeta ; 
iris de un rojo purpúreo; frente desnuda, hinchada, glabra, 
coadrangular y de un rojo-cochinilla ó sanguínea 

Esta especie es muy rara, y solo en Chile la descubrió el doctor Poeppig. 

X. MXCaOPTSRO. — MICROPTSRUS. 

Rostrum breve, basi máximo allum, in medio depressvm, un- 
§uiculo opicali uncinalum. Nares lineares. AIhb breoissimw^ bis 
iubereulatCB* Cauda brevis, cunéala. Halluce pinnato- 

MiCROPTERüs Less. — Anas Gmel. — Lash.^-OiDEMiA King. 

Pico corto, muy elevado en la base, con la espina for- 
mando una línea derecha , y terminado en un ribete en 
forma de gancho. Respiraderos lineares, colocados acia la 
mitad del pico. Alas tan cortas que no pueden volar, 
cada una con dos tubérculos, y la segunda y tercera 
remigia mas largas que las otras. Cola corta y cuneiforme. 
Tarsos muy cortos, con el pulgar móvil. 

Las especies de este género se encuentrao en las islas Maluinas, en las 
costas de la Patagonia y en el sur de Chile. 



AVES. 467 

1. MierapiermB ei$ufreu9. 

M. supraplumbeo-grfseqSUf ffvla scapularibusque rufescentibus ; abdomine^ 
sp€€Úloque alarum nlbis; würo virescenti-niffro^ urigue nigro, 

M. ciifEREüs Gray.— Voy, üran., lám. 59. — Oidemia patagbonica King. 

Vulgarmente cagues ó Quetú. 

Cabeza, pescuezo, por cima del dorso, de las alas y de la 
cola, de un ceniciento oscuro, algo mas claro sobre el pescuezo, 
donde las plumas están afiladas, y solo las del dorso ribeteadas 
de negro; garganta y pecho de un rojo vivo, y las plumas ro- 
deadas de gris; vientre, muslos y cubiertas inferiores de la 
cola, de un blanco puro ; algunos guiones secundarios entera- 
mente blancos describen una banda sobre el ala; los grandes 
guiones son de un pardusco o curo ; pico mezclado de anaran- 
jado con la punta negruzca ; pies de color de naranja.— Longitud 
total, 2 piéá y 2 pulg.; del pico, 2 pulg. y 5 líneas. 

Esta especie es común en Cbiloe y hasta el estrecho de Magallanes. Van 
dos á dos, no pueden volar y andan con dificultad; pero nadan perfectamente 
ayudadas á veces con sus alas : un barro con seis marineros puede can- 
sarlas y pillarlas: sus nidos se hallan en los Quiscales, Pángales, etc., y 
ponen de doce á catorce huevos, que defienden con valentía contra los 
Coipusyotros animales: su carácter es pendenciero, y su carne aceitosa 
y de mal gusto. Hay perdonas tan crédulas que piensan que los padres se 
comen á sus hijos cuando son perezosos. 

TRIBU VI, —ERISMATÜRINEAS. 

XX. ERISMATURA. — ERTSMATVRA. 

Rostrum basi altam ac procemincns, deinde ncurvurn , ápice 
uncinato. Nares ovaies, media. Alce breves. Cauda longa, cunéala^ 
rigida, Tarsi compressi ; halluce elato el Malo, 

Erismatüra Ch. Bonap. — Oxtüra id. ~CERcoNECTES*Wagler. 

Pico tan largo como la cabeza, levantado y como 
jibado en la base, formando en seguida un hueco al nivel 
de los respiraderos y elevándose aun hasta la punta, que 
tiene un grueso borde muy en gancho; los bordes de la 
m^^idjbula superior ^n la segunda mitad de su longitud 



W^ rkvak ciritLENA. 

esceden á los dd la iafarior. Resf ir^decos ovales, colocados 
acia e| medio dql pico. AI9S cortas y^áppayas. Cola larga, 
á modo de cuSa, eoiQf^uesia de ptumí tiesas y puntiagu- 
das. Tarsos ^comprimidos y tan largos eomo «( dedo del 
medio y el esterior, que como los demás están pretdttfááós; 
él pulgar levantado y lobulado. 
Este género se halla en ambos hemisferios. 

B.rUbiffinositii cüpite; tatuque facie rémtgibu^y nctricUmá^ mrík; rostro 
4!mrul€9, 

Vdtfgtrmenté Pato pPkpiUo, 

Enteramente de color de hollín, levemente surcado de mo- 
jrgi^ip en Ib^ ftanc^^^^ la Ifrehlé^ lójla la cábéíá y íá jHz ^tfera 
enasta el nacimieidto del pes^cuezo de un negro, oscuro ^l^s rÓWÍ~ 
^ías, las rectHces f los tallos ée tos escapularios nagro^mecd- 
buafcCá ; picd Piulado ; pies mofenos.^ Longitud total, 2 píes. 

i. ^Djióveo ia4ividpD.4je esta especie que ti:suÍ4)U)s deCb^il^ tjjei^ toqp el 
cuerpo por cima bonita y regularmeiUi^,surc«ída4en^r»l.íleJ*ví) M|}i^ ; 
la garganta de un blanco flaTO; el pecbo oermejo, y el resto por bajo del 
cuerpo de un blanco bañado da bermejo, con ui^.aspeclo sedoso y plateado, 
parecido al de las Zanc'u()as. iSé ñafia en los lagos del centro de Chile : es 
muy tímida, y huye al menor ruido ; la llaman Pt0^j//o, nombre que dan á 
dtras varias especies. 

: Reslrum h^ud minus lor^um qéamcap u^ reetumf tfer,$, li^lin- 
dj^ic^m^ í/tiwuicu(atum, 4(f^ mediocres , (sakare aQuto armaUs. 
Cauda rxgim, T'ahi élóngaU ; haílúce Íioéro\ ate pikiÚ et '¿(í^tú^ 

rico tan liárgó comólá éá^ezá, iíereclioy perd f¿V£il^Wo 



AVES. Í5^ 

en U h^f^4 cm cUiodrico y terminad^ ^ u<i borde disr 
tintíiro y bastante en gancho, áonque muebo flienos eneoí^- 
tadó ^üé é¿ to^^féf-^ií^ pfo]^ia mente dichos; mandíbula 
superior cotí diéntéá laminosos en los bordes d un rodete 
^arnoí^o profund^imente dentado á modo dé sierra. Respi- 
raderos acia la mitad del pico. Alas medianas; la segunda 
^ tei^era remigia son las mayores, con un espolón robusto 
y pilniiagAdo cérea del pliegue. Cola rígida como «in los 
Mehgiié. tarsos un poco prolongados, escüíeládos por 
delante y con escamillas hexágonas én Ids lados; dedos 
jpialmeados, el del medio algo mas largo que el tarso, y el 
pulgar libre, sin tocar al suelo y levemente lobulado. 

Estáá Avek áon ñiuy solitarias y habitan él ceniíto dé ias (:ordiHerá^. 
kkiásibíébósVisió á 1,500 y 2,000 v'^bré el nivel del miB[r:áo1o%íMtíido 
^TfHb é^ iñóy'intisáto i^Sn tal elevación, y aun nunca pasan inas abajo 
ñ^ Wé *vtirái. Fi^cbétttSaa ¿sclusivamente los torrenteé, reborriéndolos 
cob «na facUidad y lijei-eza admirables y al raenor, ruido se sumerjen 
i^ salen mny iejos. Gomo no conchamos aun la obra del señor>Oould 
fluido puiílieooiids la lámina,^ le conservamos nuestro no^fibi^ nianuB* 
crito Raphypterus^ sacado del griego, y que.^igi^fíca Alcí^ armada» 

i. Hhapkipiérui cniiieikkié. 

ñ, éirú^eniaréiheñU'fuscOy strfffk khgiáiáia, atéh Hñefi ; fthé líftééfúcfÁU 
^uMki 'c&t&m, iMjuncta; inft-a ffane linéam, «rign ni^h^ ánffumtf ab 

ffCtipUe éufkr otmium áucta vUnm faeialem efficienu^, dfin4e per me^ 
^^iwm^^hm^^unevtíeyí^i tuper pectui taiMn^^4iffut(i ; CftpUis laíerilfus, sic 
j^ cqllo ,ja¡biif hoe fipud nucham strigis nigrif, íongUudinalioúi trípUcíier 

ornatOy quarum ceniraU ta(á^ rélíqüis áñgustti. 

.^R.^gaiLENSis Gay, if««. -- Marganbta chilbnsis O. Des Murs, ícon. Orn., Í84$o 
Htm. ^ y US — tt. ARikAT A Goiild. 

yulp;armenté Pato de la cordillera. 

Cabeza con tres listas negras, de l.ask. cuales la mas ancha saje 
de la base del pico, sigue la estremidad y el rededor superior 
d«}^/cséBeoi<y adielga;iáiMlpse c;^ hi^sta Jo bsyq de detrá3 del 
pescuezo: las otras dos mas angostas, salen del ángulo esierno 



460 FAUNA CHILENA. 

d^l ojo, se juntan con ]a anteríor acia la nuca y se separan 
cayendo insensiblemente por ambos lados de la base del pes- 
cuezo ; este mismo color cubre el estómago, por delante del 
pescuezo y la papada y se reúne á la primera de dichas tres 
listas por medio de un círculo igual que rodea la base del pico 
desde la papada á la frente, y á las otras dos por una prolon- 
gación que atraviesa la mitad anterior del carrillo hasta el án- 
gulo interior del ojo; el lorum, las partes comprendidas entre 
los losanges de las tres listas y el nacimiento de los lomillos de 
un blanco puro, lo mismo que los escapularios, y bonitamente 
lanceolados de negro en toda la longitud de los tallos ; dorso y 
ovispillo de un gris apizarrado oscuro, surcado de negro; pe- 
queñas y medianas cubiertas alares del mismo gris apizarrado ; 
estas últimas y las remigias secundarias, que son verdes con 
visos metálicos y finamente orilladas de blanco, circundan asi 
el lunar del ala ; las grandes remigias y rectrices de un moreno 
negruzco; por cima del cuerpo de color de castaña, manchado 
longitudinalmente de negro; pico y pies de un anaranjado cjaro; 
espolón alar de color de cuerno. —Longitud total, 19 pulg.; del 
pico, 1 pulg. y 8 lín.; del tarso, id.; del dedo de en medio, 
2 pulg, y 4 lín.; del interno, 2 pulg.; de la cola, 6 pulg. * — 
La hembra tiene todo lo de encima de la cabeza y la mitad 
anteríor del ala de un gris levemente apizarrado ; el círculo del 
ojo, el ovispillo, las cubiertas superiores de la cola y las rodillas 
muy levemente surcadas de pardo algo oscuro y de blanco, 
finamente en la cabeza y mas amplamente en el ovispillo; las 
plumas de los lomillos, del dorso y de las grandes cubiertas 
alares son negras por medio, rodeadas por los lados con una 
ancha lista de un moreno blanquizo; un lunar verde con visos 
metálicos, parecido al del macho, acia la mitad del ala en las 
medianas cubiertas y rodeado por dos listas blancas angostas ; 
remigias y rectrices negro-morenuzcas ; en fin, por cima del 
cuerpo de un rojo acanelado uniforme, desde la base del pico 
hasta las cubiertas alares; pies negro- verdosos; pico de color 
de cuerno moreno-rojizo. 

En 1850 encontramos en Gbile un individuo muy jó?en de esta especie 



AVES. 461 

y lo enyiamos el «ño siguiente al Museo de París con el mismo nombre : 
tiene el cuerpo por cima y los flancos de un moreno pardo-negruzco sur- 
cado regularmente de blanco, escepto las pequeñas cubiertas de las alas que 
son parduscas, lanceoladas de negro; por bajo del cuerpo y la garganta 
de un plateado como las Zancudas. Se encuentra en las cordilleras de 
Gbile, sobre todo en los esteros rápidos : es sumamente tímida y al menor 
peligro huye con la mayor rapidez. Nuestro joven amigo Eulogio Salina 
mató una por el inyierno en los llanos de Maipú, pero siempre son muy 
raras. 



II. GOLIMBIDEAS. 

Pico mas ó menos largo y alto, cuya base se 
termina en cono mas ó menos agudo y siempre 
comprimido por los lados; membrana inferior con 
separaciones membranosas hasta su mitad. Respira- 
deros básales, ovales, atravesando la membrana que 
^encubre los hoyos nasales. Alas puntiagudas, estre- 
chas y mas ó menos escotadas. Cola corta ó nula. 
Tarsos muy comprimidos, escutelados por delante, 
con el dedo pulgar mediano, y los dedos anteriores 
unidos por una membrana mas ó menos escotada ó 
festoneada. 

En esta familia los miembros posteriores están mas echados 
acia atrás que los delanteros. Se compone de Aves zambullidoras 
por escelencia, que se alimentan esclusivaraente de peces, y viven 
en el agua dulce de los grandes y pequeños rios de todas las 
partes del mundo. Divídese en tres tribus : solo las Podicipíneas 
tienen representantes en Chile y en la América austral. 

I. POBXCEPO. — POBICEP8. 



Roslrum capiti cocequalCy rectum, acuiurity latere compressum. 
Nares ovales, oblongas. Alce acutce, breves, tmarginatm. Cauda 



tfi2 FAUNA CHILENA 

nulla. Tarsi eampressif sguamatu posHce dtntieulaH; digxHhui 

Pico tan largo como la cabeza, derecho, í^^bcQn|<;Qii 
pai)t¡a0udOy tríádgulár en la base y comprimido por I0I1 
i«do&; maqudíbuia injferipr hincbada ^n C|l p^q d^. r|]]ipj^^|[ 
de sus dos vastagos que están separados por un intervalo, 
ó pliegue membranoso, binchado y delgado en la punta. 
Respiraderos ovate^^ obloQgjM)» 9tli^|tos j^e parte á parte 
por delante de una membrana que cubre los hoyos nasales ; 
estos son lardos, anchos y triangulares. Alas puntiagudas, 
cort^St estfecbas y escotadas; la primera réúltgi^ ^é/ la 
m^^ larga. Ño tiene cola, l'alriios muy coíffpríióidós*^' 
e^Cl^teladps por delante, Rentados ¿ álpenadoá éni'el bóirde 
posterior, á veces areolados^ y mas cortos que ^1 áéé^ 
estérno, con tres dedos anteriores prolongados, él int^raf ^ 
es el mayor, V todos ifnidos por uña membrana dilatada ^^ 
feslipn rpdoncleado para envolver la estrémídad y rodéájr' 
el pujgar con up pliegue membranoso r estás palmeaduras 
no son solo membranosas, sino mas bien sé componen de 
segmentos ó chapas regularmente pegadas üná$ al lado 
de otras; el pulgar es mediano y sin uña ó con una líiáy 
pronunciada, las de los demás dedos están s^pls^^tada^ y 



£st93^ves SQQ escelentes nadadoras quQ se sumerjea f4G|lmeQte, para 
lo que contribuye la disposición de sus pies y el vello liso, muy unido y 
lustroso que les cubre el pecbo ; así se hunden prorunáamente en él 
mar y pescan los péceciííos para alimentarse : también cóttíen' Algas f 
otras plantas acuáticas. Anidan en los huecos de las rocas y á la orilla de 
los estanques, dond^ ]?9^^ dQ# 6 tr^ \imyoP' 



AVES. 463 

P, occipiíe iuhcristato nigrescente viridi ; gula, nuchaque gritéis; colli 
MíMtics^^tt iiUirikue pecioriM fer^ugineis; dQí:sabrui!iHsefm^ grdea^ ^Ho- 
mine mlbo. .. > . * , r- ■ . ^. 

P. LBUCoPTERüsRing, Zool. Jour., i, n, p. lOi — ^^Jard. y $«lbj, I4t., \ijfí. iOTv 

Por cima*de la cabeza desde el pico y por detrás delpescuei:o 
htsta. su i)á6e dB un degro ^ronoeado ; nuca y toda l^ cara 4& un 
{aop^jasso ípeniciento ; por delante del pescuezo de ua hermoso 
color d^hoBim; por cima del cuerpo (te. ün morepo oscur6 goq 
e8eaQias.iiiás> clarad ; alai del mismo cólor^ atpav^sadas\ton mi 
IbáarüiAiicov^o inferíordel cuerpo da un blanca s<^o»y; üant^ea 
beimejofi; piéoama^ilhrTerdósb^ pies verdea «^LohgitiidK^;' 
26 pmlji^as. : 

Esta eápecie sehalja en la América austral y en el estrecho de Maga- 
llanes, dónde la descubñó el capitán King. .. '<.. 

2. JP^oMeepB noiianaii. 

P. rostro nigricante; aista nigra^ ¡axn; genis úlüs; oestIismberrimiSi 
coruscis: collOy pectoreque fusco-nigricantihus, 

P. RoLLANDii Quoy y íüxm.^ foy.than., láiri; S6. 
Vulffarqaiente ^ol[piOr 

iPescuezo, ló alto del pecho y la papaba de up. u^ox&^o o^urp;^ 
plumas de la estremida4 ele la Q^];^e^a negras» langas y fprmiai;i4o 
un moño flojo por cima del occipucio ; el esp^cip ^ntre fX gipo 
y el ojo es también negro; por los lados de la cabeza hay un 
j^i^Éetíllo de f^umás blancas algo separadas, que cmHraslan-cón 
é^celWMietmoño y del pesctttóo; lo inferior ^el pecho j ^ 
Vientre deí-ttn^je bañado de moreno; alas Mancas por bajo^ 
ittolñ^Ms por cima, t^on una raya blanca lÉas ó menos aparenté^ 
aegdh los individuos ; óvispillo mezclado de bermejo y morenoSf 
pióa y ángulo» negruzcos; iris de un precioso rojo de eioabrft» 
c*tfmina*>.-^Long^d total, 1 pul^. y 4lfn. :> 

Se halla en gran pai^^ de Chile y hasta el est;recho de Magallanes. 



464 FAUNA CHILENA. 

P. fronte, eolio, éono, utopygioque griteo<ineraceis; occipite atr^ ; maiis 
0t aureii duabus Cristis ; corpore ante niveo et sericeo. 

P. KALirARBns Less., Zoo/. Voy. de iaCoq., lám. 45. 

Vulgarnienle Gualita del mar. 

Carrillos y fn^nte de un gris lijero ; detrás de los ojos un ha- 
cecillo de plumas aGladas dcuD rubio moreno, que se prolongan 
por detrás y por los lados del pescuezo; occipucio y parte 
posterior del pescuezo hasta la mitad de su longitud de un 
negro vivo ; garganta gris-perla ; por delante y los costados del 
pescuezo y lo demás de debajo del cuerpo de un blanco puro; 
manto y alas de un gris apizarrado mas oscuro ; este último color 
está mezclado de blanco en el ovispillo ; tarsos, dedos y mem- 
branas inlerdigitales verdosos ; pico negro; iris de un rojo vivo. 
— Longitud tolal, 11 pulg. y 3 lín.; del pico, 8 lín.; de los 
tarsos, 17 lín.; de los dedos estemos, 2 pulg. 

Se encueDtran grandes bandadas de esta especie en las costas áfi Chile 
y en el estrecho de Magallanes. 

P. supra rufo-fuliginoso nigrescente; guiture, sexta, sepiimaque remigum 
candidis; colín ontfco rufo ; pectore albido; hypochondrius albocineraceis ¡ 
crista auriculari brunneo-alha. 

P CHiLENSis Garnot, Zoo/. Voy. de la Coq, p.'Cül. 

Vulgarmente Guala ó Gualon. 

Cabeza, parle posterior del pescuezo, dorso, alas y ovispillo 
de un bermejo muy oscuro; garganta, por bajo de las alas, los 
guiones de estas que siguen y la quinta y sesta remigia de un 
blanco mate ; pecho de un blanco mezclado y liso; flancos y 
vientre pardo-biauquizos y sedosos; parte anterior del cuello 
bermeja, cuyo color se debilita por delante del pecho ; dos pin- 
celillos afilados de plumas blancas y morenas en los oidos ; pico 
y pies moreno-verdosos. — Longitud total. 10 á 11 pulg. 

Es bastante común en las riveras de la República, donde viene con 



AVES. 465 

frecttencia, i causa de no poder volar por la pequeftez de sus alas. Ya 
siempre por parejas, y bace su nido entre los cañizales; poco después gua 
ios chicuelos salen del cascaron se suben encima de la madre y se snmer- 
Jen con ella. 

5. JRoMeepm aw^iareHe^B. 

P. gula üterrima; eolio antico gríseo ^rufo i dorso brunneo; cwporo tnfrm 
Mo, gríseo brunneoque varíegato, 

P. ANTÁRCTICOS Lcss., Rev. zool., 1842. 

Garganta de un negro intenso ; parte anterior del pescueso 
de un gris bermejo ; todo lo de encima del dorso y las cubiertas 
alares de color moreno ; lo superior del cuerpo enteramente 
mezclado de blanco, gris y moreno; pico de color de cuerno, 
manchado de negro; pies negros. — Longitud total, 11 pulg. 

Con duda admitimos esta especie, traida de Valparaíso por M. Leason. 

6. JRoMceps €»n%erieanw^. 

P. eapíte^ eolio superno, dorso, alis, uropygíoque fuscis; eolio inferné fusco- 
flavescente; pectore albo^rgenteo ; auríbus fascículo plumoso, albOy fuscoquo. 

P. AMBRicANusCarnot, Voy. delaCoq,, Zool., p. 899. 

Cabeza, por cima del pescuezo, dorso, alas y ovispillo de un 
rojo negruzco oscuro mezclado, que contrasta con el blanco mate 
de la garganta, de lo de encima de las alas y de la banda que 
atraviesa los guiones secundarios ; pecho de un blanco de raso, 
levemente bañado de flavo; flancos y vientre de un gris ceni- 
ciento sedoso; un manojillo de plumas blancas y morenas en 
los lados de la cabeza ; pico y pies de un moreno verdoso; estos 
últimos son notables por las finas dentelladas del tarso y de las ' 
plumas. — Longitud total, 9 á 10 pulg. 

Este p^aro varia de plumaje en sus distintas edades : el macbo difiere 
de la hembra solo por el color bermejo del pecbo y del vientre. El 
señor Garnot lo encontró en Gbile en la babia de la Concepción, y A. St- 
Hilaire lo trajo del Brasil. 



/ÜOLOOU. I. 



466 FAUNA CHILENA. 

III. ALGIDEAS. 

Pico cónico, puntiagudo, derecho, redondeado y 
lelemente encorvado en la punta, muy comprimido 
por los lados y elevado, con los bordes derechas ó 
angulosos en la comisura ; la base desnuda ó coa un 
pellejo ciriforme; la mandíbula inferior por lo común 
levemente hinchada por bajo; alas delgadas, poco 
gruesas, á veces nulas y reducidas al estado de toco- 
nes aplastados, y siempre menores que la cola, que 
es corta y rígida ; tarsos cortos, muy echados acia 
atrás del cuerpo, robustos, reticulados, con pulgar 
ó nó, á veces escutelados por delante y por bajo de 
los tarsos, como encima de los dedos. 

Las Aves de esta familia son esencialmente acuáticas, que solo 
salen del agua para poner, pues la posición de sus pies está tan 
echada acia atrás del cuerpo que su andar es muy penible 6 casi 
ionposibie. Estos pájaros unen el fin de la escala ornitológica, 
como los Avestruces en el medio, la cadena de las Aves á los 
Mamíferos. Se dividen en cuatro tribus. 

I. ESrSNXSCO. — SPHEMTZSCUS. 

Roslrum mediocre^ robustum^ compressum, incurvatum el adun- 
cum» Nares ovales, meáice. Alce imperfectoBj brwissimcB , et cauda 
hrevissima. Tarsi brevissimi, reiiculali; halluce minim o , 

Spheniscus Brisson.— Aptenodytes Gmel.— Lalh. 

pico mediano 9 fuerte, comprimido, liso por los lados, 
bOHí la espina redondeada y encorvada hasta la punta, que 
es muy aguda y ganchosa, y la mandíbula inferior derecha, 
obtusa ó mas bien truncada en la punta y mas corta que 
la otra. Respiraderos ovales, desnudos y medianos. Alas 



AVES. 467 

iiiíjprópiás para Vóta^ Ó mas bieh reducidas á nadader&s, 
puesto que no tienen plumas. Cola muy corta. Tarsos muy 
reliculados, muy cortos, muy alabeados acia atrás, muy 
gruesos y levemente soldados por una corta membrana, 
con el pulgar pequeño y pegado á la parte interna del tarso. 

Este género se halla en gran parte del globo ; en Chile solo se conoce 
una especie, y aun con alguna duda. 

5. supra niger^ fusco-coeruleus ; gula , auribus genitque ac vitta subcollari 
perqué latera decurrente concoloribus^ religue albus ; rostro flavo-fuscescenii ; 
pedibus nigris, 

S. HuMBOLDTii Meyen, Nov. Act.f t. xvi , lám. Si . 

Todo lo de encima del cuerpo desde la frente hasta la cola 
inclusive de un negro con visos azulados; alas del mismo color; 
una mancha negra rodea la papada y va á juntarse con el lado 
fisterno del ojo, cubriendo los carrillos y los oidos ; una raya 
negra forma un collar por delante del cuello y á derecha é iz- 
quierda encuadra el vientre hasta la región anal; todo la demás 
del cuerpo de un blanco puro ; pico medio amarillo oscuro y 
negruzco ; patas negras. — Longitud total, 19 á 20 pulg. 

Se halla en la costa del Perú y en Chile. G. R. Gray hizo una especie 
con el Aptenodytes chiloensis de Molina , que llama S, chiloensis, caracte- 
rizado por el color gris y ceniciento del dorso y blanco por bajo. Tenemos 
dudas sobre su existencia. 



II. SVDIFTSS." SVDTPTSS. 

Rostrum recium, compressum, ápice acutum. Nares lineares. 
Alce imperfectoB. Cauda tonga, rectricibus rigidis. Tarsi breves, 
squamati^ compressi; pollice, tarso connexo. 

EuDYPTEs VieiUot.— Ghrysocoma Stephens — Pinguimaru Shaw. 

Pico mas ó menos largo, derecho, muy comprimido, 
yendo en disminución, con la espina redondeada y encor- 
vada hasta la punta, que es aguda, y la mandíbula inferior 



468 FAUNA CHILENA. 

troncada. Respiraderos lineares, colocados en hoyos na- 
sales laterales, cuyo surco se prolonga hasta la punta del 
pico, y algo cubiertos con las plumas de la frente. Cola 
larga, compuesta de remígias tiesas. Tarsos cortos, mny 
comprimidos y cubiertos con fuertes escamas; dedos 
largos y robustos , unidos por una membrana ; el pulgar 
está como soldado á lo largo del tarso. 

Los pájaros de este género tienen la costumbre de echarse al agua 
y perseguir á los peces, con los que principalmente se alimentan. 

i. íBwM9y§k9em eHrymae^n&^m. 

£. crista frontali atra^ erecta^ auriculari deflexa^ sulfúrea^ supra atro- 
Sítruleus^ subtus targenteo^but. 

E. CBiiT«ocoMK G. R. Gray. — PüfcuiüARiA cristata Vieil.^ (ro/., 298, etc. 

Una línea de un blanco teñido de amarillo por cima de los 
ojos, ensanchándose por atrás en dos moñitos de pelillos eriza- 
dos, que se levantan por los dos lados de la estremidad de la 
cabeza, la cual es negra, como también la garganta, la delantera 
del pescuezo, el dorso y las alas ; por bajo del pescuezo de color 
de nieve; pico, iris y pies rojos. — Longitud total, 18 pulg. 

Esta especie se encuentra en el estrecho de Magallanes y en todas las 
regiones australes del globo. 

£. $upra cinereo^fusco-aerulescenie : iubtus nivea; striga nigra ab auribut 
per gulam transeúnte. 

E. AWTARCTiCi G. R. Gray.— Aftenodttes antárctica Forst. - A. cbilknsi^ 
Molina— P(Bppig. 

Todo el cuerpo por cima de un ceniciento oscuro con visos 
azulados ; por bajo de color de nieve ; una raya negra va de 
una oreja á otra pasando bajo la papada; pico negro; patas de 
un amarillo anaranjado. — Longitud total, 25 pulg. 

Hállase en los mares australes, en Nueva Zelandia, las islas Maluinas v 
las tierras magallánicas, en donde la vieron Forster y Bougainnlle. 



AVES. 469 

B. supra citureo-fusco-ceerulescens^ sublus alba; macula larga^ occipUali, alba» 
E. PAPUA G. R. Gray. — Aptenodttes papua Forst., Comm.^i. lu , lám. 5, etc. 

Por cima de un negro-gris azulado, y por bajo blanco ; las 
alas rodeadas con dos rayas amarillentas: una ancha banda 
blanca se estiende por cima de la cabeza desde un ojo á otro, 
teniendo por base de sus puntos de salida todo el intervalo que 
existe entre el ojo y el oido;pico de un rojo de coral, con la 
espina negra; pies amarillentos. — Longitud total, 2 pies y 
medio. 

Habita también en los mares australes, en las islas Maluinas, la Tierra 
de Fuego, etc. 

ZIX. MANCO. — AFTENODITTSS. 

Rostrum longum^ gracile^ convexum. Nares básales^ in sinu 
sitCB. AkB imperfecta. Cauda brevis, rígida» Tarsi breves ^ compressi 
etplumosi; digitis depressis. 

APTEN0DTTE8 Forst.— Sphsniscus y Apterodita Gmel.-^PlIfGUINARIAShaW. 

Pico muy largo, delgado, puntiagudo, con la mandíbula 
superior algo arqueada/ estrecha, surcada, convexa y 
encorvada en la punta ; mandíbula inferior inflada y es- 
tendida en el nacimiento de sus ramos, que son ahueca- 
dos y obtusos. Respiraderos básales, abiertos en un surco 
que se prolonga hasta cerca de la punta del pico. Alas 
imperfectas y cubiertas de plumillas. Dedos cortos y 
deprimidos. Gola corta, compuesta de guiones rígidos. 

Los individaos de este género viven en común en las mismas bahías, 
y por la noche se retiran á mi sitio elevado. Hoy se sabe, gracias á las 
hábiles observaciones del señor Julio Verreaux, el modo curioso como 
ponen estas Aves: «En vez de colocar su huevo en mi nido redondo y 
de un pié de diámetro, prefectamente construido con yerba y musco, lo 
llevan entre sus piernas ó mas bieú entre los muslos, en un pliegue for- 
mado con el pellejo del vientre, de modo que jamás lo abandonan : aun 



470 FAUNA CHILENA. 

les es fácil saltar á ocho y diez pies sin dejarlo caer : tambicn á veces se 
hallan empujadas y reedan de roct en roca sin tampoco desampararlo ; 
asi rara vez y en el ultimo apuro es cuando lo dejan salir de su bolsa^ que 
es puramente artificial, pues apenas le falta el huevo, desaparece sin dejar 
traza alguna de su existencia. » *— Varios naturalistas han oonfaudido 
con el nombre de Api. patagónica las dos especies siguientes. 

á, aupra cítruleo^tra^ tublus oi^a, macula ad aures tUrinqué fí4aMhaHr€a^ 
inalbo propecoUum efluente. 

A. F0R8TERI G. B. Oray, Ánn, of nat. Bist., 1844, p. 545. 

De un gris blanquizo por cima, y blanco puro por bajo; los 
lados de la cabeza y del pescuezo, asi como la garjganta, de 
un amarillo claro ; el amarillo de los lados de la cabeza pasa 
insensiblemente al blanco en los lados del pescuezo, donde lo 
divide una prolongación del mismo color que éí dorso; lo negro 
por bajo de la garganta es corto y está partido en medio por 
♦ la punta que forman las plumas blancas del pecho 5 pico y pies 
negros. — Longitud total, 4 pies y 3 pulg. 

Se halla en la Tierra de Fuego, etc. 

2. Jíp§eno09yie9 JRentHfniiim 

A, supra cceruleo-atra; tubiut alba ¡ macula ad aures utrfHpie intense íUno- 
mofea^ in autantiaco prepe collnm eglueH^. 

A. PaRRAifTii G. a. Gray, ánn, ofnal, Bist*, p. 515. 

Todo lo superior del cuerpo de un gris ceniciento con visos 
blanquizos; por bajo de color de nieve reluciente desda el 
estómago, donde se estiende un hermoso color ie juoqiiillo ; lo 
amarillo de los lados de la cabeza es oscuro, pasa al anaranjacüo 
intenso en la garganta y gradualmente se vuelve blanco en el 
pecho i la base de la mandíbula inferior está dilatada , por lo 
que se distingue esta especie de la anterior, en la que (tícha 
mandíbula no presenta ningún indicio de dilatación ; piteo y ¡iiés 
negros. — Longitud total, como unos 4 pies. 

Forster encontró est^ especie en el estrecho dis Magalli^nes, y se baUa 
t^mbi^p ei^ U^ islas jtfaluiQj^s y NM^va Sioianda. 



AVES. 471 

rV. PROCELARIDEAS. 

Pico articulado, hinchado y ganchoso en la punta. 
Respiraderos abiertos por cima ó delante del pico y 
en la estremidad de una lámina córnea y enroscada. 
Una ancha membrana entre los dedos anteriores ; el 
pulgar nulo ó rudimentario. Lo inferior de la pierna 
desnudo, y los tarsos articulados. 

Esta familia se compone de pájaros mas ó meóos nocturnos, 
que cazan al crepúsculo y á la aurora, sobre todo en las no^