(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Biodiversity Heritage Library | Children's Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Historia fisica y politica de Chile segun documentos adquiridos en esta republica durante doce años de residencia en ella y publicada bajo los auspicios del supremo gobierno"

Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesümonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares: 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http : / /books . google . com| 



HISTORIA 



FÍSICA Y política 



DE CHILE 



DOCUMENTOS. 



TOMO SEGUNDO. 



I 



t 



HISTORIA 



-nsECA .^-«Uimu- 



DE CHILE 



BAJO LOS AUSPICIOS DEL SUPREMO GOBIERNO 



POR CLAUDIO 6AY 

CIUDADANO CHILENO, 



MamuM soBBi u jmoiii, u imimcá i u ciikufu. 



TOMO SEGUNDO. 




parís 

EN CASA DEL AUTOR. 
CHILE 

EM SL NIMEO DB BlSTOaiA MATURA!. «K Bh^TlMlM. 



PROLOGO. 



En el primer tomo de estos documentos , hemos hecho 
una insinuación de lo muy interesante que seria el reunir 
en un solo cuerpo la mayor parte de estas preciosas me- 
morias , que el hado solo parece habernos reservado , y 
que por acontecimientos imprevistos pueden ser perdi- 
das para siempre el dia menos pensado. Muchos de estos 
documentos, como escritos privados, tienen un gran mé- 
rito , porque nos comunican con la mas respetable auto- 
ridad una multitud de nociones , que los autores , jene- 
raímente , han descuidado , y que , en el dia , son de la 
mayor importancia para poder apreciar la nación chilena , 
según los diversos períodos de su existencia. También 
ofrecen con la mas llana sencillez , y sin idea alguna 
sistemática , hechos que todos los autores pueden comen- 
tar según sus diferentes modos de sentir,' sacando de 
ellos útiles consecuencias concernientes al aspecto bajo 
el cual cada uno de ellos considera la historia. 



391600 



^^ 



6 PRÓLOGO. 

Penetrado de estas ideas, y convencido de que los ar- 
chivos de América , que existen en Sevilla , no podrían 
menos de contener las cosas mas interesantes á esta pu- 
blicación , no titubé en ir á consultarlos , y obtuve este 
favor, gracias á la alta recomendación del gobierno 
francés , y á la benévola autorización del ministro de 
S. M, la reina Isabel II, 

Dichos archivos, que, en otro tiempo , estaban reuni- 
dos en Simancas, y en un mismo local , con los de la 
corona de España , ftieron sacados y transferidos de allí, 
en el año de 1 784 , á Sevilla , donde ahora están , por 
orden del rey Don Carlos IV; pero esta translación 
habia sido ya un proyecto de su Augusto Padre , que tuvo 
la primera idea de reunir estos archivos á los de la con- 
tratación de las Indias, que se hallaban depositados en 
las Salas del Consulado , 6 Casa-Lonja de Sevilla, 

Aquel soberbio ediñcio , de forma maciza y cuadrada , 
y de doscientos pies de costado , se hallaba admirable- 
mente dispuesto para recibir tan rico depósito , no tanto 
por su belleza y su estension , como por su situación 
aislada , sin tener contacto con ningún otro , y por ser 
todo de canto labrado, particularidad que lo pone al 
abrigo de incendios. Su sencillo esterior, liso y sin re- 
lieves , presenta por todas partes una unidad imponente ; 
pero por dentro , tiene un hermoso patio con pavimento 



PBOLOGO. 7 

de m&rmol cercndo de un magnifico peri6tilq de fwvtm 
colimas bien i^i^paradas. Todas la^ $ala& bajas han con- 
servado su primitivo destino , sirviendo de tribunal de 
comercio con todas sus dependencias ; pero Us superio- 
res, á las cuales se sube por una grandiosa escalera» toda 
entera de máririol , han sido destinadas 4 contener los 
archivos , y ocupan tres costacjos del edifício , dispuestos 
de manera que no forman mas que una sala continuada 
cop revuelta en cartabón , y de uno^ qvnnientps pies de 
largo. Puesá pesar de esta vasta ostensión, ha habido que 
sacrificar , con el fin de tener reunida aquella inmensa 
colección , la bella galería que daba sobre el patio , y que 
era uno de los mas hi^rmpsos adornos del edificio , cer- 
rándola y haciendo de ella una segunda sala paralela á 
la principal , de la misma lonjitud y de casi no menor 
anchura. 

En dichas salas, se ven estantes que sobrepuestos 
unos 6 otros , llegan ¿ una bastante grande altura del 
lienzo de pared & que es^ apoyados, y en los cuales 
están dispuestos por orden geográfico estos documentos. 
En ellos hay cart^^ de Pi^arro , cuyos párrafos están 
indicados por cruces , como algunas que ya habia visto 
yo en Lima ; hay otras cartas de Fernán Cortés , Balboa , 
Bartolomé de las Casas , intitulándose ea» siempre pro- 
tector de los indios , y dando a^' pábulo ¿ la crítica que 



8 PRÓLOGO. 

muchas veces le imputó el haber exagerado mucho sus 
acusaciones ; enfín otras de la mayor parte de aquellos 
ilustres conquistadores que réunian á un grande amor por 
la libertad , la valentía, el denuedo y, muchas veces, la 
nobleza , que en vano se buscaría en otras naciones , en 
aquella época. Mientras tuve en mis manos aquellas pre- 
ciosas cartas , escritas con tanta serenidad de ánimo en 

V 

acciones de conquistas las mas portentosas , no podía 
menos de esperimentar un sentimiento de admiración 
hacia aquellos hombres de hierro , deplorando el que los 
historiadores del Nuevo Mundo no hayan bebido en la 
fuente de aquellos escritos , pues , menos Muñoz , el cual 
aun no compulsó mas que el primer período de aquella 
conquista, todos los demás autores se han limitado á 
consultar manuscritos ó libros impresos, descuidando así 
aquel verdadero manantial de la literatura americana. 

Los archivos de Chile , que debian llamar mas parti- 
cularmente mi atención, están colocados en diversos 
sitios ; pero los principales se hallan hacia el medio de la 
primera sala, y componen un crecido número de le- 
gajos distribuidos en diversas secciones, según su con- 
tenido ; hay la sección de los asuntos del gobierno , pro- 
piamente dicho; la de los concernientes *á la Real 
Audiencia ; la de los que competen al Ayuntamiento , á 
la intendencia , etc. , etc. Hay igualmente la sección de 



PRÓLOGO. 9 

asuntos militares , la de los indios , la de particulares , y 
aun se han colocado aparte otros que probablemente no 
se juzgaron como interesantes, y fueron clasificados 
entre los indiferentes. 

Esta clasificación ^ que puede ser cómoda en los ar- 
chivos de los diferentes estados de la Europa , no pódia 
hacerse sino mediante un escrupuloso examen con los del 
América, en donde todas las cosas están íntimamente con- 
nexionadas , particularmente en los pequeños territorios 
dependientes de un vireinato, y designados por el nom- 
bre de audiencia. En el antiguo mundo , cada adminis- 
tración tenia, en efecto, límites perfectamente demar- 
cados , fuera de los que casi no se podia salir ; pero en 
América , los empleados de estas mismas administracio- 
nes estaban encargados , muchas veces , de ciertos ser- 
vicios enteramente estraños á sus atribuciones ; y por el 
hecho mismo de ser temporarios dichos servicios , los 
empleados se contentaban con insertar sus panes en su 
correspondencia administrativa, lo cual daba á los partes 
diferentes visos. Por consiguiente, para colocar en sitios 
bien correspondientes aquellas cartas y memorias , hu- 
biera sido necesario enterarse y penetrarse á fondo de 
la materia, y es justamente lo que no se ha hecho ; en 
jeneral , se leia la firma , y con esta sola noción , se co- 
locaba el documento en la administración á que perte- 



HISTORIA 



FÍSICA Y política 



DE CHILE 



DOGUBIENTOS. 



TOMO SEGUNDO. 



10 PRÓLOGO. 

necia el signatario. Por esta razón, hojeando legajos de 
la real audiencia , ma encontraba á cada paso con datos 
sobre el estado político del país , particularmente en el 
primer siglo de la conquista , época en la cual los gober- 
nadores , parq, contener el impetuoso valor de lo^ Arau- 
canos, se habiaU visto obligados á, Qjar m residencia, 
en la ciudad de Concepción , depositando en inanos del 
decano de los oidores un^ parte de sus atribuciones ^ de 
1^ que casi no se reservaban mas qne las militares. 

Estos mismos inconvenientes m hallan en las demás 
secciones , cuyos legajos ofrecen una variedad de objetos 
que seria difíqil d^AQnredari »in estar muy acostumbrado 
á esta especie dj$ investigaciones , y sin un conocimiento 
suficiente de l9^ diferentes partes d^ la historia del 
país. 

Después de habar empleado cuatro meses en consultar 
dichos archivos amaricanos y habar sacado de ellos , 
con el auxilio de dos escribientes que tuve constante- 
mente ¿ mi lado , copias da un gran número de estos 
documentos , me ha parecido que debía eseojer algunos 
para imprimirlos como continuación de los que ya han 
sido dados á luz , y leidos con la mas viva satisfacción. 
La mas lisonjera recompensa que puedan atraerme 
estos trabajosos cuidados será , como lo hemos dicho ya , 
el llamar la atención de los lectores chilenos, inspiran- 



PRÓLOGO. 11 

deles el deseo de procurarse y de apreciar estos nuevos 
documentos, testigos fíeles de las glorías de sus heroicos 
antepasados , mirados hasta hoy con una increible indi- 
ferencia, y que el menor acontecimiento desgraciado 
bastaría para aniquilar, con doloroso perjuicio de los 
adelantos pasados y futuros de la civilización. 



CLAUDIO CAY. 



Paris, 3 febrero i 852. 



DOCUMENTOS 



SOBRE 



LA HISTORIA, LA ESTADÍSTICA 



Y LA geografía DE CHILE. 



Inrorme de Don Miguel de Olaverria sobre el Reyno de Chile , sus Indios 

y sus guerras (1). 

(1594) 

La tierra y provincias de Chile son las que se incluyen desde 
Copaiapo hasta la isla de Chilue norte sud de lonjitud y de lati- 
tud desde la gran cordillera que corre muy alta y nevada hasta 
la mar del sur que por lo mas ancho tendrá 15 leguas, laqual 
cordillera siendo muralla y limites de los indios de Chile y de 
los muchos que hay entre ella y la mar del norte llega corriendo 
siempre norte sur hasta el estrecho de Magallanes. 

Las ciudades que este reyno incluye son , principiando por 
el norte : 

Copaiapo. — Copaiapo es un pueblo de indios , el primero de 
la tierra de Chile y mas cercano á la tierra del Piru ; esta en 
25 grados escasos. 

La Serena. — La ciudad de la Serena esta en 28 grados. Es 

(1) Este Documento, que hemos sacado de los archivos de Indias depositados 
en Sevilla, no tiene fecha ninguna, pero según su contenido se sabe que fué 
escrito en 159k> Seguiremos, como en todos los demás, la ortografía del 
orijinal con sus arcaísmos. 



llí DOCUMENTOS. 

puerto de mar y tiene dos surgideros buenos, no tiene 400 ind. 
naturales y lo» ée^m qttéle útfetk Ion de lab demás provin- 
cias , forzados t¿6M eú servidumbre dé ésbláVoS y asi respecto 
de los pocos indios no se tiene provecho de la riqueza grande 
de oro que ay en los términos dh esta ciudad de manera que 
todos los indios que se hecban en las minas sacan á 6 tomines y 
$, üD peso de Oro dfida dia y por hombres euriosos se a hecho 
cuenta que si tanta gente se ocupasse en la dha ciudad de la 
Serena en sacar oro como la que se occupa en Potosi en el 
cerro e yngenid seHtl igual di itiM^ ufé la Serena al de Potosi. 
Es la tierra de buen temple, muy fértil y de buenos manteni- 
mientos y llueve poco , ay grandissima cantitad de cobre y 
plomo en su distrito aliaron los primeros conquistadores esta 
tierra muy poblada de indios y con el largo tiempo y mucho 
travajo que les an dado los españoles se an consumido y aca- 
vado y venido en esta dimioacion. 

Santiago. — La ciudad dé Santiago es la que se estima por 
caveza de aquel Reyno ; esta desviada de la mar 20 leguas tierra 
«dentro , dista de la Serena 65 leguas , esta en altura de 33 gra- 
dos escasos, tiene por puearto al de Valparaíso ; es mü puerto 
y pequeño y desabrigado del norte» es tierra toda la de su co- 
marca muy apacible y agradóle á la vista, abunda de mucho 
mantenimiento .y de carnes particularmente $ tendrá esta ciudad 
hasta 4000 indios naturales y tenia ouando se pobló mas de 
60000, an venido en tanta diminución por ser los indios mas 
tnavajados que ay en aquel reyno y los que mas an acudido con 
sus personas y haciendas al sustento de la guerra y cargas deUa; 
tiene en su comarca muchos mineros de oro y de plata en tanta 
cantidad que si en el Piru estuvieran, fuera una cosa de grandis- 
simo interés las quales no se labran por falta de gente , es toda 
la de su comarca tierra muy templada y de mucha recreación 
de huertas y jardines ycogense mas de cien mili botijas de vino 
y sus campos están llenos de vacas y cavallos cimarrones de 
que no se tiene provecho. 



DOCUMBimNI. 15 

Concepción.— La ciudad de la CoooepoioD dista de la de San- 
tiago 70 leguas, esta en 36 grados y medio poblada a la orilla de 
la mar en poca aSpera y montuosa tierra. Los naturales de £íu 
comarca que la sirven no llegan a 2000 indios , es pueblo que 
mas infestado a sido de la guerra, continuas entradas y corre- 
dorias de los enemigos ^ es tierra toda la de su distrito muy rica 
de oro por sacarse en qualquier arroyo ó rio ; tiene tres puertos 
buenos el de Sanvicente , Talcaguano y el de la herradura. £1 
de Talcaguano capaz para muchos bateles y buen artillero para 
fabricarlos , por estar cerca de la mar sus montañas que son de 
Roble. Dos leguas y media de esta ciudad desagua en la mar 
el rio de Biobio que es notable por su grandeza y el que a sido 
gran defensa y abrigo á los indios reveldes para continuar en 
BU revelion. Desde que se pobló hasta agora a estado guarnecido 
con gente española de guerra ; an sucedido en la defensa de 
esta ciudad infinitas batallas y rencuentros de buenos y con- 
trarios subcessos y mas muertes de indios y españoles que en 
otra ninguna ciudad. 

San Bartolomé. — La ciudad de San Bartolomé pobló el ma- 
riscal Martin Ruiz de Gamboa; esta 10 leguas desviada de la 
Ck)ncepcion la tierra adentro en su mismo paraje y altura. Tiene 
grande y buena comarca , la tierra fértil y llana con poca mon- 
taña y acomodada para labranzas y criar ganados como los 
tiene en mucha cantidad; cc^^esse mucho vino y bueno, tendrá 
hasta 3000 indios que la sirven. A mas de ocho años que no tiene 
guerra en su comarca, contratan en ella con los Indios llamados 
Puelches que viven a las virtientes de la grao cordillera nebada de 
una y otra parte aun no reducidos. Es cosa notable la agilidad 
y lijereza que tienen en sus personas estos indios los quales tra- 
tan y se comunican con los primeros iridios que viven de la otra 
parte de la dicha cordillera y dan noticia de su multitud Las 
vistas, y comunicación, y entrada destos indios puelches es por 
las abras y aberturas que haze la cordillera por donde corren y 
principian aquellos grandes y impetuosos rios de Chille cuya 



k 



L 



16 DOCtlUERTOS, 

luna ; peligro al pasarloses de mucho peligro por averseaogado 
en ellos después qae Chile se descubrió mas de 400 españolps. 

Los Inf&htes. — La ciudad de los Infanles Uamada commun- 
menle Angol esta fondada en lierra llana desviada de la mar 
mas de 15 leguas: dista de la de San Bartolomé en mayor altura 
30 leguas. Es Trontera de guerra , donde de ontinario la a ávido 
teniendo guarnición de Españoles. A costado mucha sangre y 
muertes el sustentarla y particularmente los indios de sus ler- 
miaos desbarataron al capitán Juan Ortis de Zarate corregidor 
qne fue de Polosi yendo á una correduría y le mataron 18 sol- 
dados y muchos indios amigos , robándole todo el bagaje. La 
tierra de la comarca desta ciudad la mayor parte es llana con 
montaoa fértil y acomodada para todo lo necessarío. Al pre- 
sente sirven tres ó cuatro mili indios qne la mayor parte dellos 
son reducidos de pocos años á esta parte que asi están neutre- 
les sin apremiarles á ninguna causa de servicio mas del {]iie ellos 
quieren hacer y no sacan níDiiun oro eu toda la comarca desta 
ciudad aunque ay mucbo por la razón de no poder apremiar 
los indios, cogense en su lierra 50,000 botijas de vioo cada año 
de donde se proveen las ciadades que restan en mas altura y 
de aqui adelante en ninguna se da vino ni aun ubas para comer 
y la (ierra va siendo de menor sustancia y mas Qaca. 

UrniAL. — La ciudad de ta Imperial dista de la de Angol eu 
mayor altura 30 leguas. Esta desviada de la mar cinco ó seis. A 
sido frontera opuesta á los Indios de Tucapel y lierra de Puren 
por una parte y por la otrít á lo6 indios reveldes de su comarca 
y de las ciudades Rica y Osomo cuyos naturales quando estaban 
dé guerra la solian también infestar. A ávido de ordinario guar- 
nición eo ella la qual siempre a entendido en hacer guerra á su 
comarca y defenderse de los reveldes referidos y al présenle e» 
la parte donde mas acoden los Indios a bacer sus entradas y 
corredurías y robos } parlicu i ármente los de la provincia de 
Puren que cada dia cnrea la tierra desta ciudad con 200 y 300 
de á cavaUo. Esun todos iw indios qut> sírveu á la Imperial 



DOTÜMRríTOS. 1 7 

reduckios en redutim y fuerles de eapalizaiias y unnna, lossadas 
y Hai se puedi^n suati^iitiir de lo» inpetüs de los contrañoB aunque 
costaudoles cnda dia muchas muertes y perdidas de sus mujeres 
é bijos y haciendas y no llegan i 3500 ios indios que sirTcn 
a esla ciudad, 

Lk ciudau Kic*. — La ciudad Rica esta desviada de la mar la | 
tierra adeulru arrimada á ta cordillera nevada y disla de la Im- - 
perial l4leguasen mayor altura. Esla esta ciudad al présenle <!on 
algún sosiego desde el liempu que reduzío á sus ludios reveldes 
Son Alonso de Solomiiyor y sus capitanea. Es tierra dt* mucha 
monlañay fértil y lluviosa, Tieueun lago granilissinm cerca de 
si y un volcan de mucha altura que hecha de noche y de diu 
gran cantidad de fuego, y por la abra de un Rio que corre en la 
comarca de esta ciudad ; esta la entrada mejor por ia gran cor- 
dillera a la tierra que esla por deacubrir de la olra parle della 
y se save de cierto por averse provado que con comodidad se 
puede entrar con cavalloe como lian enlmUo y dado vista a la 
tierra llana que esla de la otra parle. 

Osonso. — ' La ciudad de Osorno esla en el mismo paraje que 
Ib ciudad Rica en lo que i''s estar la tierra ad(>nlro de la qual 
dista en mas altura 24 leguas; es buena población y de apacible 
vivienda, goza de paz en loda su comarca desde que la redusco 
el dicho don Alonso y se saca oro en ella ; tendrá 10,000 indios 
de paz, abunda de muchos y buenos mantenimientos. Esta en 
altura de 40 grados escasos. Nacen en esla ciudad con eslremo 
. hermosas las mujeres y los hombres muy valientes y que prue- 
ban en la guerra y lo son de la misma manera los demás hom- 
bres que nacen en toda la tierra de Chile y los mestizos salen 
■generalmente valientes y atrevidos. 

Valdivu. — La ciudad de Valdivia esla en 40 grados largos , 
fundada en la orilla de un grande manso y audable rJu que desde 
donde desagua en la mar hasla la dicha ciudad que hay Ires 
leguas es todo puerto y uno de los mas capaces y mejores del 
mundo. Desde el diiho tiempo de don Alonzo goza de paz en 
t>OCL'M. 11. 2 



i8 IXHSDIISNTM. 

loda su comarca. Sirvenla 4,000 indios escasos. Sacase en esta 
ciudad poco oro porque los mas se ocupan en la grangeria de 
cortar madera y tabla que los mas vecinos tienen en aquella 
ciudad adonde van cada año muchos navios del Piru a cargar 
de madera y de otros aprovechamientos de aquella tierra. Tiene 
grandíssimas y estendidas montañas y acomodados astilleros 
para hacer naos como se an hecho muchos y grandes aunque 
la madera no es fuerte. 

Castro. — La ciudad de Castro la ultima de Chile y que esta 
en altura de 43 grados esta fundada en una isla que tiene de 
ámbito 40 leguas. Desde que se pobló siempre se a gozado de 
paz ; sirven a esta población mas de 8000 indios naturales de 
la misma isla y de otras circunvezinas adonde continúan ir los 
españoles en piraguas. Es tierra donde se dan bien los mante- 
nimientos y se saca y coje oro en la misma marina y arenas del 
mar aunque no en mucha cantidad no sin que se note y tenga 
algún misterio. Y para mi tengo por verdad indubitable que el 
fondo de su mar deve de tener muchissimo oro y alguna riqueza 
inmensa pues la demonstracion desta sale a la orilla ; y aliarse 
oro en ella as gran demonstracion de aver mucho en la mar y 
que con la violencia y alteración della es espedido el metal mas 
lijero y ososso como lo es el oro de Chiloe y decir que la tierra 
mas cercana a la orilla de la mar de la dicha isla donde también 
se saca oro la despide y hecha a la orilla como lo e oydo plati- 
car es cosa que no puede ser por ser el oro metal pesado y que 
la tierra lo cria en su cuerpo y de fuerQa avia de ir derecho a 
sus entrañas y centro, y no correr a lo largo porque seria gran 
error de naturaleza de mas de que el oro do la tierra y de la mar 
no conforman por ser diferentes en la proporción y ley. Va 
desde esta isla continuando un gran archipiélago de islas que 
se entiende deven de llegar al estrecho de Magallanes y todas 
estas están pobladas de grandissima cantidad de indios gente 
miserable y pobre y que se sustenta de solo peces y mariscos de 
que abunda notablemente aquella mar y toda la de la costa de 



DOCUMENTOS. 19 

Chile. Crianse en esta iala grandes j boenos eavallos alentados 
7 sufridores de travajo en la guerra y tan buenos y animosos 
lebreles como en Yrlanda. Adelante de los limites de Osorno 
prosigue tierra áspera y montuosa laqual toda esta poblada de 
infinitos naturales por descubrir y conquistar. 

Santa Cruz. — La ciudad de santa Cruz babra 4 años que lo 
pobló y fundo el Gob' Martin Garcia de Loyola opuesta a las 
provincias de Catiray y Mariguano , en sitio mas provechoso 
para apretar la guerra que acomodado para vivienda de Es- 
pañoles. 

Ay otras tres ciudades de la otra parte de las cordilleras , San 
Juan y Mendoza que pobló el marques de Cañete y San Luis 
que pobló M, G. de Loyola tendrá como cinco a seis mili indios 
que le sirven ; gente de poco fundamento, umildes y acomo- 
dadop. 

Calidades y condidanes de los Indios de Chüe, 

Los yndios que ay desde Copaiapo hasta Santiago y desde el 
hasta el rio Maule que esta a 40 leguas de Santiago en mayor 
altura que todo es en dislancifi de 140 leguas de largo -, no se si 
causado de propria naturaleza y clima que sobre ellos reina o 
por la poca continuación y exercicio que an tenido en las 
armas y ordinaria subjecion y travajo en que los an tenido 
ocupados los españoles son los dichos indios flojos para el tra- 
vajo humildes en la condición y cobardes para la guerra y final- 
mente de la calidad de los del Piru y tengo para mi por mas 
cierto ques defeto natural porloque adelante diré ^ son muy des- 
ordenados en el beber y con tener mucha doctrina se puede 
decir que no imprime en ellos porque idolatran y cometen 
incestos y otros hechos mas de brutos que de hombres, son men- 
tirosos y grandes ladrones. 

Los indios que ay desde el dicho rio Maule hasta la ciudad 
imperial que son 60 leguas y aparesce que participan de otro 



20 DOCUMENTOS. 

clima y los de unas partes con mas ventajas que otros porque lo 
muestran en su feracidad en diferente lengua, en los cuerpos mas 
robustos y en ser mas inclinados a guerra y inquietud que todo 
es en esta forma , los que ay desde el rio Maule basta la ciudad 
de San Bartolomé es con mas moderación y desde San Bartolomé 
parescen que comienzan estiar arrimados a la gran cordillera en 
las faldas de ella en montañas poblaciones de indios de estos 
proprios naturales de la tierra de Chile losquales aunque án sus- 
tentado guerra, y rebelión no a sido con tan notable valor y con- 
tumacia que los demás que dicen y se demarcan desde el ca- 
mino real hasta la mar del sur; estos son los que incluye eusi 
los términos de la ciudad de la Concesión desde el rio de Nuble 
para adelante hasta llegar al rio de Biobio parte de los quales 
an sido los que an dado mucha pesadumbre y an sustentado la 
guerra con increíble valor, como son los de la provincia de Gual- 
qui , Rere y Tarocbina, pasándose de la otra parte del rio y des- 
naturándose de sus tierras muchos años, juntándose con los 
indios del estado como con parciales suyos y en algunos tiempos 
an sustentado la guerra en sus proprias tierras. 

Desde este rio de Biobio siguen las provincias de Talcamavida, 
Laucamilla y Catiray, Marigueño y lo que dicen Angol el Viejo , 
Ándalican , Arauco que esta sobre la mar, la provincia de Tuca- 
pel que por la costa llega con sus parcialidades asta junto á la 
Imperial y la provincia de Puren que esta pegado a las referidas 
en este capitulo sobre el camino real y en medio de las ciudades 
de Angol y la Imperial , y todas estas dichas provincias asi 
señaladas y nombradas el estado por ocasión de averias enco- 
mendado en si el gobernador Valdivia la mayor parte de ellas 
llamándolas el estado parescen que están en un sitio y cir- 
culo oval porque por una parte la ciñe el gran rio de Biobio y 
por otra la mar y por la otra parte el llano y camino real estando 
por esta parte desviados de los moradores do la Cordillera ne- 
vada y por la parte déla Imperial otro rio grande de modo que 
conocidamente están separados y demostrados de los demás in - 



DOCUMENTOS. 21 

dios. Tendrá de largo este cuerpo de tierra y población de in- 
dios mas de 25 leguas y de ancho seis y ocho y en partes mas 
y menos. Es tierra de muchas malezas, rios, cordilleras peque- 
ñas y ar horadas , con montañas hajas en los llanos grandes , 
ciénegas y particularmente la de Puren que le es de notable am- 
paro ; porque esta fortificada y acanalada por naturaleza y arte» 
Tiene este dicho cuerpo de tierra dos provincias y parcialidades 
de indios que están fuera del principal ^ el uno arrimado a Pu- 
ren que son unas cordilleras arboradas y ásperas llamadas los 
coyuncos en que viven 300 indios poco mas ó menos y el otro 
es a la parte de la concession la tierra referida de Gualqui y Rere 
y Tarochina que las dichas dos parcialidades tendrán mili in- 
dios escasos de los mas inquietos y valerosos de todo Chile y es 
visto que estas dos parcialidades sirven al cuerpo referido del 
estado de Arauco y Tucapel y Puren en la misma forma que sir- 
ven dos cabos o cavalleros a una fortaleza y los dichos estados 
los tienen y estiman por suyos proprios y inclusos en sus par- 
cialidades y numero y cuenta dellas y de las allareguas quellos 
llaman , que la allaregua es una junta y concurso de nueve par- 
cialidades y toda esta tierra referida del estado e indios della 
están repartidos en cinco allareguas la gente de las cuales por 
naturaleza y continuo exercicio en las armas están arrogante , 
feroz y inquieta y tan inclinados ala guerra que conocidamente 
se ve ser su elemento y que la quieren y la apetecen. Son muy 
presuntuosos, enemigos del travajo y mucho mas de españoles 
y finalmente an sustentado la guerra 50 años con gran valor en 
oposito de nación tan terrible como la española sin que jamas 
ayan estado dos años de paz después que mataran el gobernador 
Valdivia. Son grandes y sotiles ladrones , hombres fornidos y 
para mucho travajo. Usan mucho andaí^ cavallo y en conclusión 
son los que solos sustentan la guerra de Chile y los que no se 
acuerdan para continuarla de perdida de mas de cien mili indios 
que los an muerto y presso los españoles, ni de una cantidad 
inumerable de mugeres y hijos que an perdido, ni de tanta 



Üít DOGCfllBBrrOS. 

suma de hacienda ^ armas y cavallos y graa suma de comida qae 
se les a talado , quemas e incendios de casas y infinitas perdi- 
das. Serán en numero los que refiero en este capitulo qué viven 
oy quinzemill indios aunque en ningún esfuerzo que han hecho 
de 16 años a esta parte no he visto que se hayan juntado de 
6000 arriva que estos son los soldados que tienen señalados y 
ofrecidos a la guerra en toda su tierra. 

Los indios de la Imperial adelante son de la miaona calidad 
que los de los términos de Santiago , de poco valor y no buenos 
para la guerra que parece que en este medio y distancia referido 
de los estados se incluye todo lo que se puede decir de la guerra 
y valor de los indios de Chile y hacen tanta diferencia los unos 
á los otros que se a visto por experiencia acometer en Puren 
solos seis indios naturales de aquella provincia a vista de mu- 
chos españoles a 300 indios de las ciudades Imperial, Ricca, 
Valdivia y Osorno y hacerles huir matando algunos dellos, sobre 
los quales indios de las ciudades dichas y sobre otros comar- 
canos suyos tienen tanta superioridad, merced y senorio los dd 
estado que cadavez que lo quieren les hacen quebrantar la paz y 
que dequen de servir a los españoles como por experiencia se 
a visto ora cercándoles por el rigor de las armas e por pagas é 
interesses que les dan donde es evidencia ser cobardes y de 
poca inportancia todos los indios de Chile que no sean del es^ 
tado o comarcanos del. 

Los indios de Chile en ningún tiempo se sav^ que ayan tenido 
señor ni rey universal ni particular que sobre ellos tubiesse po- 
der y dominio ni mas de sus caciques en cada parcialidad. An 
sido regidos y lo son particularmente los que aora sustentan la 
guerra por sus leyes naturales usadas por sus mayores que nin- 
guna se estiende a dar (huerto si no en caso de sodomia ó he- 
chizeria porque entre ellos todas las injurias y agravios asi de 
adulterios como de muerte se satisfazen y remiten con interés y 
el concertarse en ellos interviene por mano y autoridad de los 
dichos caciques a quienes respetan muy poco y los hombres 



]K>Gl}iaNT08. fi$ 

mas respetados y tenidos son los valientes y que han hecho 
prueba de serios entre españoles y asi en la guerra y para jun* 
tarse en ella y ser regidos y mandados elijen en cada parciali- 
dad los dichos caciques para su general el hombre de mas opi» 
nion y valor delta ora sea cacique ó indio particular y al tal 
obedecen con mucha subjeoion y respeto y este con sus solda- 
dos defiende su tierra quando andan españoles en ella o si es 
llamado de otras provincias acude a la que pide favor sin llevar 
mas paga el ni sus soldados que ser bien ospedados y agazaja- 
dos y si sucede matarle algunos indios en la jornada la pro- 
vincia que pidió bvor satisface las muertes a los deudos mas 
cercanos con cavallos , ropa, chaquiras, armas y otras preseas 
que ellos usan y aunque succede muchas veces juntar ejercito 
entre los generales de las provincias que son como maestres de 
campo en sus tercios, ninguno tiene superintendencia y aquello 
se exécuta que en consejo acuerdan entre todos que aunque todo 
es barbaria lo de estos indios solo en lo que es guerra e ir coa- 
tm españoles guardan orden de hombres de razón. Son vicio- 
fiissimos en mugeres e usan de muchas sirviéndose dellas como 
de esclavas sin hacer mas regalo a una que a otra y se compran 
y 86 venden y cobran interés de los maridos por ellas y la que 
' sale eateil la vuelven a su padre y el torna el interés que se le 
dio por ella. £n teniendo seis años un muchacho le enseñan a 
jugar lanza ó macana ó a tirar el arco y en lo que mas se inclina 
en aquello le abituan y particularmente le enseñan a correr 
para que salgan lijeros y alentados como lo son todos general- 
mente y grandissimps nadadores. 

Primera conquista de Chile. 

Algunos año6 afit^ que entrassen los españoles en el Piru el 
Inga señor de aquel reyno indio belicoso y de grandes pensa- 
mientos teniendo noticia de la bondad , riqueza y fertilidad do 
Chile invio un exercito poderoso de gran cantidad de indios 



2& ' DOGDMBMTOS. 



« 



para conquistar aquella tierra ; hicieron su entrada por la gober- 
nación de Tucuman y acometieron a pasar la cordillera nevada 
por el mismo camino que usaron los Españoles desde Mendoza 
y San Juan a la ciudad de Santiago según oy se ve y yo lo e 
visto por las ruinas que parecen de los grandes edificios de pa- 
redones que hacian en los alojamientos de cadadia a su usanza 
demonstraciones de su poder y barbara pujanza continuando los 
dichos edificios aun en lo mas áspero de la dicha gran cordi- 
llera que por donde cfuiera tiene seis, ocho leguas de ancho, que 
Annibal quando paso los Alpes y entro a conquistar a Italia no 
hizo cosa mas azañosa porque es este camino asperissimo , de 
grandes y furiosos ríos que discurren por las abras de las cor* 
dilleras la qual toda es nevada y se passa por encima de la 
niove con mucho peligro y tan solamente en la fuerza del verano 
porque es impossible en otro tiempo y la causa porque los capi- . 
tañes del ynga llevaron rodeo tan grande y acometieron la cor- 
dillera por donde refiero fue por no atreverse a entrar por el 
camino despoblado de Atacama que va a la vista del mar del 
Sud por aver falta de agua en aquel camino el qual sale a la 
ciudad de la Serena primera de la de Chile por el grande ejer- 
cito que llevava en qse devian de ir 200 mili indios. Entrada 
esta genle en Chile después de haverles dado muchas batallas y 
hecho y recivido grande estrago conquistaron y subjetaron todos 
los indios que avia desde la Serena asta el gran rio de Biobio 
como oy se ve e aver llegado hasta el dicho rio por los fuertes 
que hicieron en el cerro del rio claro donde pusieron y tubie- 
ron frontera a los indios del estado con quienes tubieron mu- 
chas batallas , alfiu estos indios belicosos aunque no eran tan 
diestros como aora ayudados de su muchedumbre que entonces 
tenian hicieron retirar y desamparar todo lo que avian ganado 
a los Indios del Piru y llegaron a su alcance hasta el rio de 
IVlaule donde según la noticia que dan los indios de mucha 
edad que algunos vivian tres años y medio a de quienes yo fui 
iníoiniado y en los llanos que esti^q cerca del dicho rio tubieron 



BOGUMBNTOS. S5 

los unos y los otros una sangrienta batalla en que mataron a la 
mayor parte de los del Perú y los que quedaron asi por huir su 
furia como por aver tenido noticia que en este tiempo babian 
entrado Españoles en el Perú y prendido a su Rey, es cierto que 
traspusieron y pasaron la gran cordillera por el rio de Bulagan 
que esta cerca del dicho rio de Maule y ay opiniones que no vi- 
nieron al Perú a causa de estar los españoles apoderados de sus 
tierras y que están poblados en lo que llaman de Cesares sobre 
la mar del Norte de que ay noticia y muchos señales. Asi que 
desde entonces les a quedado a los dichos indios del estado el 
ser defensores de su patria y valerosos en la guerra pues pudie- 
ron vencer a tanta multitud de indios tan corregidos y disciplina- 
dos como los debia el ynga de tener para las conquistas que 
hacia. 

Almagro. — El segundo que pretendió conquisto a los indios 
de Chile aunque no dio vista al estado fue don Diego de Al- 
magro el qual juntando 300 españoles en el Cusco á costa de 
S. M. con gran cantidad de indios amigos del Piru hizo su en- 
trada no por el despoblado si no mas la tierra adentro 40 ó 50 
leguas por lo que llaman los santiguos el valle ondo y otros frió. 
Entro con mal successo porque se le elaron y murieron en una 
noche de tempestad de nieve y aguas muchos españoles y mas 
de 3000 indios amigos y sin embargo como hombre valeroso 
siguió la jornada adelante hasta 14 leguas de la ciudad de San- 
tiago aliando gran resistencia en los naturales de aquella tierra y 
aviendo notado su riqueza y mucha gente dio la vuelta al Piru 
sin haber dejado fecha ninguna población. En esta primera con- 
quista, tras Almagro entro Yn** Derrada el que mato en Lima el 
marques Pízarro con otros 100 soldados a costa de S. M. y al- 
cansoen Chile a Almagro. 

Valdivia. — Muerto don Diego de Almagro por F. Pizarro en 
las guerras civiles que pasaron sobre los limites de las gober- 
naciones de ambos compañeros el marques Pizarro envió con 
250 hombres á costa de la hac'* real y según la opinión con 



26 POGDMBNTOS. 

200 al capitán Pedro de Valdivia hombre valeroso el qual ha- 
viendo entrado en Chile y ayudado de otros 200 hombres que 
le llevo del Piru F""*. de ViUagra conquisto todos los indios 
de Chile basta la ciudad de Valdivia después de haver tenido 
con ellos muchas batallas y teniendo a los indios del estado 
quietos y pacificos casi tiempo de 4 años sacándose en todo el 
reyno mucha cantidad de oro en tiempo que estaban mas pros- 
peros y poderosos los españoles y su governador Valdivia , se 
al^o y revelo el dicho estado y entrando a su castigo el dicho 
Valdivia con 70 soldados le dieron batalla en tierra de Tucapel 
y mataron al dicho gobernador y a todos los que iban con el sin 
que escapase uno tan solo y mas de tres mili indios amigos. 
Otros 200 soldados tubo mas de socorro Valdivia los 100 delloB 
le envió el gobernador Vaca de Castro con Alonso de Monrroy 
y los 100 llevo el mismo V|ddivia quando en el >Pirii se acavo 
la guerra de G. Pizarro ú^ q^e fue maestre de campo que por 
todos son 600 soldados Iqs que cintraron en Chile en el gobierno 
de Pedro de Valdivia. 

ViLLAGftA. — . A Valdivia s^coedio en. el gobia*no un eapiUm 
suyo llamado Francisco de Villogra por jnombramieoto de loa 
cavildos de las ciudades y de la gepte do guerra, junto 200 solda->- 
dos de los que avia en Chile y entrando a castigar el estado a la 
entrada de Arauco le dieron una batalla en que le desbarfftt^iron 
y mataron 06 soldados y tomaron tres piezas de bronze de cam- 
paña. Con esta perdida y seguir el alcanzo los araucanos , des- 
amparo ViUagra la ciudad de la Concepción y vino retirándose 
á la de Santiago y ei campo de los indios con Lautaro su cau- 
dillo tras el hasta pasar el rio de Maule donde una noche lo 
asalto el dicho Francisco ViUagra y con muerte de muchos los 
desbarreto matando su caudillo ; estuvo mas de tres años la 
guerra en este estado , con varios y diferentes successos y el 
gobierno á cargo de ViUagra por averse muerto en el Piru el 
adelantado secretario de Valdivia a quien S. M. proveyó en el 
gobierno por su muerte. 



fiOQUHINTOS. S7 

GáBGU Mí MiHDOEA* '^ A Fraocísco de Villagrá succedío don 
Garoia de Mendoza que fue proveído por su padre virrey del 
Piru. Llevo por mar como por tierra mas de 300 soldados a costa 
de la real hacienda y suya que gasto mucho; desembarco en la 
Ck>Dcepcion que estaba despoblada en la qual tubo una batalla 
con los naturales della en que los desbarrato y aviendo juntado 
todas las fuersas que avia en el Reyno formo campo con intento 
de poblar a Arauco, Puren y Tucapel como lo hizo; Dieronle 
en el estado y fuera otras tres o quatro batallas en que los des* 
barrate y castigo teniendo felice suerte , reedifico a la Concep- 
ción y pobló a Osorno redujieronse a servidumbre todos los 
indios reveldes y habiendo eslado dos años de paz y en esto 
ínter ordenado su venida para el Piru antes que se embarcaste 
ae alzaron y revelaron otra vez parte de los indios del estado 
matando a don Pedro de Avendaño el oapitan de mas nombre 
que tenia, sustento en este estado assi revelados los indios el 
eapitan Rodrigo de Quiroga a cuyo cargo quedo el gobierno 
mas de un año hasta que volvia a gobernar el dicho Francisco 
de yil)agra« Es de notar que desde que mataron al gobernador 
Valdivia asta que los allano el marques de Cañete no se alzaron 
en todo Chile otros indios sino los del estado porque todos los 
demás estubieroo de paz. 

pEANGiseo DI ViixáGiÁ. «^ Ffancisoo da Villagra succedio por 
nombramiento de S. M. al marques y segundavez llegado a 
el entendió en juntar las fuerzas del reyno y teniéndolas juntas 
reforzó las fronteras y poblaciones que dejó el marques en él 
estado y comenzó a hacer la guerra a los indios que se avian 
levantado en el yendo eú este tiempo en mas aumento e alza- 
miento de suerte que se aclararon todos los que avia en el dicho 
estado. Siendo lu ocasión utia Vitoria que alcanzaron los revel- 
des en una provincia dellos laroada Catiray , adonde mataron 
en la eupugnacion de un fuerte a don Pedro de Villagra , hijo 
del gobernador con cinquenta y nueve soldados que todos mu- 
rieron. Paseado esto y hecfaado los rebeldes fuera de sus tíer- 



28 DOCUMENTOS. 

ras a los españoles quedo la guerra muy encendida y os indios 
vítoríosos y aviendo passado algunos años murió el gobernador 
y se despobló y desamparo segunda vez la ciudad de Concep- 
ción. 

Pedro be Villagr^. — Al gobernador Francisco de Villagra 
succedio Pedro de Villagra su deudo capitán valeroso y que 
sirvió bien en Chille ; sustentóse algunos años teniendo varios 
successos y en tiempo deste se levantaron y revelaron algunos 
indios comarcanos a los estados que fue la primera vez que esto 
succedio en indios que no fuessen del estado aunque luego se 
tornaron a reducir. 

Rodrigo de Qdiroga. — A Pedro de Villagra succedio en el go- 
bierno Rodrigo de Quiroga por nombramiento del licenciado 
Castro gobernador, que fue del Piru el qual le envió con el 
capitán Ceronimo Costilla 230 soldados de socorro juntados 
con grande costa de la hacienda real. Entro Rodrigo de Quiroga 
en el estado con 500 soldados y pobló a Arauco y a Tucapel 
el nuevo y dentro de dos años se le revelaron estas provincias y 
los demás que le avia dado la paz sin que bastasse para que esto 
no succediera el mucho valor esperiencia y buenas partes que 
en el dicho Quiroga se conocieron. 

Real Audiencia. — Estando en este estado las cosas de Chile 
llego la Real audiencia que residió en las provincias de Chile , 
y sucedió en el gobierno al dicho Rodrigo de Quiroga. Fue go- 
bernada Chile y su guerra por la dicha real audiencia por algu- 
nos años en los quales acabaron de perder los españoles todo cuanto 
tenian en el estado despoblando a Arauco y Tucapel que estaban 
poblados dellos y salieron fuera quedando aquellas provincias 
en su rebelión y de paz todo lo demás que restava de Chille. 

Bravo de Sarabia. — Estando el gobierno de Chile a cargo 
de la real audiencia sucedió en el por cédula particular de 
8. M. el doctor Bravo de Sarabia' presidente que era a la sason 
déla dicha audiencia; sustentóse algunos años teniendo diver- 
sos subcesos y teniendo de paz toda la tierra de Chile ecepto 



DOGCHBNIrOS. 29 

el estado y sus aliados por la parte de la ciudad de la Concep- 
ción , la qual fue muy aflijida y guerreada en tiempo del dicho 
doctor por las continuas entradas y corredurías de aquellos 
barbaros y particularmente quando succedio el desbarratar en 
la provincia de Catiray que es de los dichos estados al gene- 
ral don Miguel de Velasco en donde le rompieron matándole 
38 soldados de 150 que llevava. Socorrió en aquel tiempo 
a aquel Reyno don Francisco de Toledo Virrey del Piru con 
250 soldados que invio por mar con el mismo don Miguel y 
con don Pedro del Barco que llevo por tierra los 40 dellos 
con parte de los quales y con los soldados viejos que avia en el 
Reyno siendo todos en numero de 220 entro en el valle y pro- 
vincia de Puren con intento de poblar en tierra del estado en 
Tucapel o Arauco y fue tan desgraciado el dicho don Miguel 
que estando alojado junto a la ciénega de Puren le asaltaron una 
tarde tres mil indios y le desbarrataron por averie acudido 
mal sus soldados y desanparadole délos quales le mataron 
ocho y perdió el alojamiento y quatro piezas pequeñas de cam- 
paña y todo el bagage y hacienda y cavallos de los soldados , 
municiones y bastimentos que valia todo mas de 200,000 p. sin 
que lo pudiesse restaurar aunque lo procuro con algunos pocos 
soldados que le asistieron acudiendo con valor a todo lo que 
era obligado, con la qual vitoria tras las otras que havian tenido 
quedaron los indios del estado muy ricos y vitoriosos sin aver 
tenido perdida en esta occasion. 

Rodrigo de Quiroga. — Estando las cosas de Chile en este 
estado S. M. deseando reducir aquella tierra a su real servicio 
mando al capitán Juan de Lossada vecino de Chille que se allava 
en España^ levantase 500 soldados y selos llevasse al dicho Ro- 
drigo de Quiroga a quien avia elejido por successor B. de Sa- 
rabia y gobernador de Chille dándole también titulo de adelan- 
tado. Hizolo assi Lozada aunque murió en la mar y llegaron a 
Chile hasta 400 soldados con gran costa de la hacienda real y 
recibiéndolos Rodrigo de Quiroga junto un campo de 300 bom- 



30 IKKIUIIBNTOS. 

bres y entro con ellos en Arauco y Tucapel y hizo la guerra 
do9 añog a aquella tierra sin hacer población con loqual y con 
buen sucesso que tubo en tres batallas que le dieron dejo muy 
quebrantado a los indios del estado los quales por no reducirse 
y darle la paz aunque Arauco se la dio flnjida tubieron por medio 
y remedio enviar sus mensajeros y capitanes a los indios de la 
ciudad de la Imperial, Osorno, Villa-Rica y Valdivia con gran- 
des presentes y dadivas y en defecto que no importassen ame* 
nazas para que se revelasen todo afin de divertir al gobernador 
y necessitandole obligarle a que acudiesse con parte de las fuer* 
gas de su campo a su allanamiento e impossibilitarle como lo hi- 
cieron para que no pudiesse apretar a ellos dieronse tan buena 
mana los mensajeros que alteraron los indios de las dichas ciu- 
dades de que resulto enviar el gobernador a su jerno el mariscal 
Martin Ruiz de Gamboa con alguna fuerza del campo al castigo 
con lo qual y también por acudir al reparo del daño que Fran- 
cisco Drao pudiera hacer en aquella costa el qual entro en este 
tiempo. Quedo impossibilitado el gobernador de hacer guerra 
al estado que tanto como esto sabian aora 20 años aquellos in- 
dios sin loque an aprendido después acá. - 

Martin Ruiz db Gamboa. Después de loqual murió el goberna- 
dor Rodrigo de Quiroga y por tener cédula particular de S. M. 
para nombrar gobernador en su fin nombro a su yerno el dicho 
mariscal cavallero de mucho valor y expiriencia en la guerra 
que a la sazón estava haciéndola a los indios nuevamente reve- 
lados de las ciudades referidas de Valdivia, Osorno, la Impe- 
rial , y la Rica. Hizo el mariscal guerra a los dichos indios en 
mas tiempo de tres años y medio que fue governador asistiendo 
siempre en los términos de las dichas ciudades hizo grande 
estrago y matanzas en los dichos reveldes, sin que aprovechase 
para reducirlos y nunca trato de hacer entrada ni pudo en los 
reveldes de los estados por falta de gente; assi gozaron de 
larga quietud asta que fue governar aquel reyno don Alonso de 
Sotomayor. 



DOGUMBIITOS. M 

AtidNSO Di SoToiuTOR. — Al mariscal sucedió en el gobierno 
don AlonÉo de Sbtoroayor aquien mando S. M. ñiese a servirle 
en la pacificación de Chile con 600 hombres que levanto en 
este Reyno para el efeto ; el qual tras un largo viaje aviendo 
pasado infinitos riesgos y travajos por mar y tierra llego con 
444 soldados desnudos y destrozados aunque buenos y bien 
diseiplinados. Llegado a Chile embio el dicho don Alonso a 
don Luis su hermano con parte de esta gente y de la que alio 
en el Reyno al allanamiento de los reveldes de las dichas ciu- 
dades en que entendió el dicho don Luis tres años y el gober- 
nador entro en el estado con 450 soldados governo diez años en 
Chile y en este tiempo acabo de reducir los indios de las dichas 
ciudades de Osorfio , Valdivia y la Rica entregándolos assi a 
8u sucessor Martin Garcia de Loyola. Pobló a Arauco en el es- 
tado y todo el de guerra que aunque Arauco le dio la paz se tor- 
naron a rebelar con otras provincias ecelo la de Guaiqui y 
Quilacoya que también las entrego de paz. Fue mucha la guerra 
que hizo don Alonso a los reveldes en personas y haciendas y 
talas de comidas sin que aprovechasse, sucedióle bien en mu- 
chas batallas y rencuentros que el y sus capitanes tubieron. 
Fue socorrido del conde del Villar Virrov del Piru con 200 sol- 
dados y con otros 400 que le envió el marques de Cañete todos 
a costa de S. M. 

lláRTiii García dc Lotola. — A don Alonso de Sotomayor su- 
cedió Martin Garcia de Loyola, el qual alio de paz lo que digo 
de las dichas ciudades que asta aora lo esta y de guerra el estado 
eceto lo que esta referido y poblado Arauco, alio Martin Garcia 
de Loyola muy necessitada y consumida aquella tierra y con 
pocos soldados españoles sustentóla mas de tres años haciendo 
«o este tiempo mucha guerra al estado dieronle la paz algunas 
parcialidades del y teniendo la guerra en este termino a sido 
socorrido del Virrey don Luis de Velasco con 450 soldados en 
^ . dos veces y aunque el gobernador hace todo quanto deve a buen 
^.ittvallefo jr travaja con gran zelo de acertar no es Dios servido 



32 DOGDMBNTOS. 

(le que aya en su tiempo mejores subcesos que en otros. 

Que conforme a esta relación son mas de 3670 hombres Jos 
que a costa de la hacienda real han ido asi de este reyno como 
del Piru a la pacificación de Chille en los tiempos y gobiernos 
referidos desde su primer descubrimiento sin los quales an en- 
tendido y servido en aquella guerra mas de mil hombres naci* 
dos en Chile y otra mucha cantidad que an ido del Piru sueltos 
por mar y por tierra desterrados y de su voluntad con los qua* 
les han travajado por reducir aquellos barbaros tantos y tan va- 
lerosos gobernadores y capitanes como es manifiesto aviendo 
costado a S. M la perdida de tan illustre gente vasallos suyos 
como an acavado en aquella guerra y de su real hacienda mas 
dequatro millones a común estimación, entrando en este nu- 
mero dos millones de p. de oro que deve a sus vassallos en 
Chile y particularmente a los indios de las ciudades de la 
Serena 5 Santiago, Imperial, Valdivia, Osorno, Chilue y la 
Villa-Rica de ropa y oro que an dado y contribuido de en- 
prestido para gastos de la guerra y en cavallos, vacas, car- 
neros, viscocho y otros géneros de bastimento porque ningún 
año de 48 a esta parte se an dejado de sustentar en Chile en 
campaña y fronteras mas de 400 hombres a costa de S. M. 
dándoseles razien suya y socorros de oro y ropa asi de la que 
los virreyes del Piru an enviado como de lo que se a recojido 
en Chile y año de 600 y 700 soldados, y los mas de los 48 se 
an occupado en numero de 500 hombres cada año con sus ofi- 
ciales y capitanes repartidos en todo el reyno. 

Y loque en satisfacción de tanta costa, derramamiento de san- 
gre y infinidad de travajos como los españoles an passado en 
Chile a sido Dios nuestro Señor servido se alcance es aver redu- 
cido y puesto las cosas de aquel Reyno en tan miserable es- 
tado que consideradas todas juntas ni son entendidas ni se 
puede conocer de que a resultado tanto mal en una de las 
tierras mas floridas y ricas del mundo aunque basta aver tenido 
para que ^ya resultado lo dicho pues jeneralmente estantes y 



DOGUMBNTOS. 33 

habitantes todos padecen suma pobreza por no aliar en que 
ganar ni endondc valerse con tanta inquietud que no tienen 
sosiego ni seguridad en sus casas por sacarlos dellas cada ora 
para la guerra y sino contribuyendo para ella de sus pocas ha- 
ciendas dejando desamparadas sus cassas llenas de mil necessi- 
dades y de muger y hijos con suma pobreza que quedan tan 
aventurados a los daños y ofensas que de la soledad necessidad 
y ausencias nacen quanto se deja ver. Los vecinos encomen- 
deros están sus casas hechas espítales con los continuos gastos 
de la guerra y tan empeñados y pobres que no tienen de que 
sustentarse por la diminución de sus rentas que es cosa de 
lastioAi ver las cassas llenas de hijas de un gran numero de 
conquistadores hombres de muchos merecimientos y valor sin 
que tengan genero de remedio para tomar estado ni aun para 
sustentarse. Los indios que aora sirven de la ciudad de la Se- 
rena, Santiago , Concecion y las demás an venido en tanta di- 
minución que no se saca casi oro en todo el reyno y apenas son 
bastantes a sustentar y cultivar las haciendas y ganados de sus 
encomenderos y las haciendas de los dichos indios que solian 
ser ricos están tan dissipadas, gastadas y destruidas con la 
continua distribución que han hecho dellas para el sustento de 
la guerra que ni aun con que curarlos en sus enfermedadea no 
tienen los miserables indios. Finalmente esta el pobre Reyno 
tan consumido sin sustancia y en lo ultimo, que es bien me- 
nester cuidar aquel cuerpo enfermo y que esta en los fines algún 
remedio que le aproveche. 

Y al contrario desto los indios revelados ayudados de su 
clima y planeta y ser todos los presentes nascidos y criados en 
la guerra están tan enemigos de españoles que es cossa notable 
lo que los aborescen y tan diestros en la guerra y soldados con 
el ordinario exercicio que ninguna cosa inoran en ella ; las armas 
ofensivas de que usan los de a pie son picas de 28 y 30 palmos 
con ojas de copadas enteras y medias copadas y dagas por 
fierro de que tienen una infinidad y de flechas de huesso y pe- 

DOCDM. IL 3 



3& DOCUMENTOS. 

dernal y cañas tostadas y de unas porras que Uiunaq macanas 
de harto larga y las defeosivas son unos coseletes de cuero ^ 
vaca que jeneralroente los traen todos tan fuertes que no gy 
brazo que tal pueda pazar y celadas de lo mismo. Los de a oi|r- 
vallo que ya se juntan 500 y 600 en numero traen lanzas portas 
de 18 y 20 palmos y cóseles y adargas de lo mismo. Usaa d^ 
los cavallos para dar grandes trasnochadas de diez y doze ]^ 
guas con que saltean los caminos reales , queman los pueblo9 
de los españoles y matan y destruyen los indios amigos que los 
sirven , forman sus esquadrones no con 50 como nosotros y loi 
guarnecen con la flechería, no pelean sino a su ventaja y quando 
le esta bien que es lo que les aprovecha y mas nos daña en 8U4 
enboscadas, cubiertas con cevo^ usando de otros mil ardides 
y engaños con mucha sotileza en conclusión no inoran niogu^ 
ardid ni engaño de los que puede usaren la guerra lo que causa 
admiración ver tan dispuestos y propios unos barbaros 6Q ma- 
teria y cosas tan delicadas como son las de la guerra. 

Esto es lo que en suma y breve relación se puede decir de 
Chile y si para desengaño se entiende que conviene intentar 
otro modo y camino para assentar aquella tierra que el que 
asta aora se a seguido como remedio que no a aprovechado y 
fuere necessario confirmar por dichos mas de lo que por hechos 
es manifiesta la contumacia de aquellos indios la terriblidad de 
sus pechos y corazones. Digo que he visto justiciar una infinidad 
dellos y cuando los llevan a aerear piden señalando con la mano 
los aorquen de la rama roas alta del árbol o que mas les quadra 
y quando se les mando cortar las manos apenas se les derriba 
la una quando de su voluntad sin decírselo ponen la otra. En 
tiempo de don Alonso de Sotomayor se prendió un indio del 
estado en la provincia de Catiray el qual era sobrino de un ca- 
cique y por notar don Alonso que era el indio hombre de en- 
tendimiento y soldado se informo del de muchas particularidad 
des y entre otras deseoso cual era el castigo que mas sentían 
los indios de guerra le pidió se le dijese referiendo don Alonso 



Qpquiisp^TOS. $5 

Uh}os loe qvie en fiquel tieippQ se les hacia qqe eraa i^ucbos y 
bien crueles; les respoocjio el prisionero aue qualquiera de 
aquellos castigos seutian los indios de guerra pero al que luas 
sentían y lea lastimava el corazón era el servir a los españoles 
y mandando un día el governador Martin Garcic^ de Loyola 
castigar unos indios que se prendieron en 1^ cjudad da Santa 
Cruz por ser fiémosos ladrones de hurtar cf^Vfillos del quartel y 
alojamiento del campo donde entraban de pocha bü ef^tq, 
llevándolos a justicias cjijo uno de ellos a un soldado nacido en 
aquella tierr^, dj i^l gqverpador que yo afuero poptanto porque 
po s^ra al poseer governador que matara indios de guerra ni yo 
se^ el poptr^rp qpemprir^ por sustentarla, que 1^ pn^ y la otra 
y otras infinitas razQpes que se ap oydo a aquellos indios con- 
firman bian Iq que se tiepe entepdido dellos. 

Si tantii sangre de ambas partas derramada tantq tienqpo per- 
dido y ^^ grap ^uipi^ de bt^ai^nda gastada de S. &|« y de sio 
vassallos y tantas almas condepa(]a8 de aquellos miserables 
barbaros que cada dia acavan entre las armas y el tener con la 
cont|nuf^ guerra puesto up raynp ap total ruina ydestruicion no 
bastf^p para desepgañp del ap^^po qua se sigua baste para en- 
tender que lo es la ponsider^ciop de ppf^ t^p larga y enbejazida 
revelion que ep defensa de su livertad an tenida los estados susr 
teptando la gppfra en aposito da españolas mas tiampq de 48 años 
que. ni se )a pi ae ^ve da pingpp^ nación da tpdas cuantas ay 
en al mupdo qpa taptp tien^po ayan paleadp por defender su 
patria y libprtad ponió e^tps indios sin dejar un dia las arpias de 
las mi4pos. Podría decirse que copvíene seguir la guerra pon el 
rigor que basta aqui porque mucli^a^ veae§ aq dado la pa? y seria 
possible la diasen algqn^ Yaz fija y que durase a Iq qua) digo que 
solo una ve^ an dado la past loa ipdios del aata^ia que fue ep el 
primer gobierno de Valdivia llenados de su patural sinpleza qpo 
en aquel tiempo tenian los qua dellos vivían y admirados de ver 
hombres y pavallpa eq su tierra posa jamas vista por ellos y al 
cavo de tres años y predio qup duro esta paz ep lo que sacaron 



d6 DOGUBtfiNTOS. 

oro a aquel mismo gobernador se le revelaron a aquel mismo 
mataron y destrusaron las fuerzas y las paces que después acá 
an dado a los governadores. Es verdad manifiesta que an sido 
mas treguas que no paz porque aunque an dado algún servicio 
personal nunca an querido sacar oro y a sido el darla reteniendo 
sus armas y cavallos en su poder y por mejorarse como dicen 
de puesto y reformarse con los despojos de los españoles y 
luego tornarse a levantar como lo an hecho y esta verdad todos 
los que tubieren esperiencia de Chile la conosceran. 

El modo que los governadores de Chille an tenido en hacer la 
guerra á los reveldes del estado a sido juntando unos campos 
floridos de 400 y 500 soldados y algunos de muy lucidos y va- 
lientes soldados, siendo la mayor parte de ellos arcabuzeros y 
por el consiguiente indios amigos de los que se incluyen fuera 
del estado en numero de 2 a 3000 indios, con este puesto y una 
gran maquina de cavallos y ganados y bagajes hacian entrada 
en el estado por una de sus provincias y por no aliar en ellas 
cuerpo con quien pelear ni acometer respeto de retirarse los 
rebeldes en sus guaridas y montañas huyendo de estas fuer9as 
hasta hallar occasion roas a su proposito y ventaja ; entendian 
los governadores en talar las comidas de los indios que aliaban 
en los llanos y valles discurriendo por todas las provincias y 
haciendo gran estrago y destrozo en ellas juntamente con esto 
no se les dejava de hacer mucho daño en las personas en dife- 
rentes corredurías y rencuentros que tenian con ellos y luego al 
siguiente año o otro adelante después de haverles hurtado los 
indios la mayor parte de sus cavallos y ganados y enflaquecido 
el campo poblavan los gobernadores en Arauco o Tucapel con 
ocasión de averies dado la paz una provincia de aquellas o dos 
dejando de industria los restantes de guerra , la causa porque 
esto hacian los indios era por tener por medio destas que deja- 
van de paz entrada para hacer sus saltos y robos y rescates y 
entendi las fuerzas de los españoles y sus disinios mediante los 
indios que entraban entre ellos de la provincia o provincias de 



DOCUMENTOS. 37 

paz y después desto ora por obligarles malos sucesos que en la 
guerra se tenian o aver yenido a disminución la gente de guerra 
y no tener esperanza de ser socorridos tan presto deste reyno o 
del Piru desamparaban los govemadores las fuerzas y pobla- 
ciones que hacían siendo este daño para mucha edificación de 
los indios de que no son permanecedores ni estables las fuerzas 
de los españoles aora estos años postreros se sigue la guerra 
canpeando menoá que lo passado y redujiendose con brevedad 
a tomar sitios y hacer fuerzas y poblaciones siguiéndose de lo 
uno y de lo otro poca ventaja nuestra y ningún daño notable del 
enemigo. 

El principal cuerpo que se a aliado en esta guerra de Chile y 
que^mas notado a sido por los govemadores y capitanes que la 
an seguido es el de sus comidas y en el que mas daño recevian 
y es cierto que por causa de conservarlas y que no se les talasen 
y también por la occasion dicha de aprovecharse con la comu- 
nicación de los españoles de sus despojos mediante resgatos 
como usan a sucedido el dar la paz aquellos indios las vezcs 
que la an dado finjida y si por algún camino se pudiera obligarles 
a reducirse era por este de las talas de comida porque quitándo- 
selas generalmente se necessitan y reciven daño todo genero de 
gentes grandes y chicos hombres y mujeres para reparo de lo 
qual como tan sagaces y astutos y ajudados de la esperiencia 
que tienen en la guerra y trabajos an echo una cosa que no la 
inventara nadie sino ellos que es aver dado desde que don 
Alonso de Sotomayor les comento a hacer guerra en hacer 
grandes rocas y talas de montañas en lo mas áspero y encima 
de los cerros y en estas rocas y sitios donde no ay hombres 
humanos que puedan entrar ni ir pues aun en andar en los 
llanos nos cansamos con tantos estorbos e impedimentos de 
quebradas, rios, arroyos y ciénegas hacen las mas de sus se- 
menteras endonde se las da con mucha abundancia por la 
grandissima fertilidad de aquella tierra y assi proceden estos 
indios el dia de oy seguros de qo verse con necessidad de bastí- 



S8 lK)GtJltJSNTdS. 

mentos y las sementeras quie ai presóte hacen en los llanos es 
ttias de vicio qué de ilebésISidád. 

Quando e^tcts indios eráü tnüchós en cádtídad en los princi- 
pios de su conquista solían salir a los llanos y partes cómodas 
a los españoles dando grandes y cahpales batallas en que mons- 
trandó cuerpo recevián ^ bacian daño. Solian tatnbien sembrar 
en los llanos y hacer todas sus Sementeras que era el principal 
cuerpo que matiifestabán como esta declarado y ahora ya ni 
hacen lo utio ni lo btro jíórque sucede en todo un año no ver 
200 indios juntos porqué estaii metidos y fortalecidos en aspe- 
ras montañas y sitios donde es impossible ir españoles di hallar- 
los y ansi como hoihbrés que an cáido eti la cuenta jr torpeza 
que bacian en dai* batallas én lo llano por el daño que récevian 
ya no pelean sino a tnUy ^han véhtájásuyá y én ocdsioiies y pas- 
sos ásperos donde hacen tnucho daño y reciben t)Óco y por el 
consiguiente no tienetl di muestran el cuerpo de la¿.s6iilenteras 
que solian por la razón referida. 

De modo que faltando a nuestro favor estas dos tan J3rinci- 
pales Cosas y siendo el dia de oy loi^ enemigos menos en numero 
que ilUnca que es ocasión )iára sustentarse con mas comodidad 
y ricos porque és verdad que estiman y tieneti a particular 
beneficio el apocarse porque heredan los unos a los otros y niii- 
guna cosa lee da menos péná qué ver matar de sus compañe- 
ros y juntamente con esto cónoscemos su notable valor y revel- 
dia la enemistad que tienen a los españoles y quan bien se an 
defendido dellos. 

Claro se deja ver ser horror jpénsar reducirlos eñ diá de oy 
con tanpocas y limitadas fuerzas coiiio ay en Chile y se pueden 
enviar y peor con ínuchas estando este reynó tan consumido y 
sin sustancia tan caido y debilitado que en ninguna manera puede 
dar calor a lá guerra. Dios nuestro Señor todo lo puede hacer y 
su divino poder no tiene limite porque podria ser su voluntad 
que en este tiempo se alcanzássé l6 que en otros no se a podido, 
mas según orded J fti¿on de hórñbres tengo por cierto que ir 



DOCUMENTOS. 39 

contra toda razón y verdad pretendiendo alcanzar ana cosa in- 
possíble porque qoando se podíali en Chile poner tantos y tan 
locidos campos como yo be visto dé 600, de 500 y de 400 sol- 
dados viejos tantos y tan valerosos y cuerdos capitanes como 
los añ mandado tan praticos en aquella guerra deseosos todos 
de servir a su Rey y señor y de acavar la guerra enque an pasado 
infinitos travajos con gran sufrimiento que todos an la tardanza 
del fruto están el dia de oy desconfiados y desmayados , no ay 
oy soldado ili capitán que sirva en aquella guerra que no pro- 
ceda con corto y caido animo, estando desde el mayor basta el 
tnenor deseosos delia y plega a Dios por su infinita bondad no 
rompan con el sufrimiento cometiendo alguna desorden y desan- 
parando la carga tan pesada que sobre sus ombros con prueba 
de gran leiddad y valor tanto tiempo an sustentado con espe- 
ranttt del úm» y incierto premio del mundo 6 de ninguno que 
BS lo Ibas cierto ; por lo qual todo que refiero afirmo que si- 
guiéndose el caiuibo de hasta aqui que es gastar mal el tiempo 
y peor la hacietída a S. M. y que an de acabar de rendir aquel mi- 
serable réyno que eáta ya en lo ultimo a lo que en conciencia 
no se deve dar lugar aque sucedan mas daños que los de asta 
ftqui siguiendo un tan notable engaño y confusión , de oy se pon- 
drá la tierra de p&2 y sinb séhi mañana o otro año porque iúl 
provincia dio la paz y lá otra la promete siii mirar lo que son las 
pacers de aquellos barbárdS y lo que an sido asta aora y que a 
otro dia las quebrái*an y sé reveleran como infinitas veces lo an 
fecho y no Sé por qüal razón se a de llamar paz ni estimarla 
por tid vi nunca aii rendido ni entregado las armas cavallos ni 
dadd reyéiied ti das de áu palabra que si la opinión y obras de 

r 

tan bdénoí cavállerós como á tenido S. M. por governadores en 
aquel réyno no esttibiera encontrario se pudiera decir que mas 
le entréteniah que lé servian en hacer caso de unas paces quales 
Son las de aquellos indios pues estimaban en ellas afirmándolas 
por deconsideracion no lo siendo sin mirar ni conoscer lo que 
para lo de adelante y establecer y perpetuar aquella tierra en 



40 DOCUMENTOS. 

fija paz y aprovechamiento para todos conireDia que es lo que 
se deye pretender que cierto se puede tener por tragedia lo 
mucho que en aquella tierra e visto y notado desto assi del 
tiempo que e estado en el como de los pasados no siendo 
menor ber seguir a un goyernador un camino y el otro sucesor 
otro bien diferente de aquel y desacer el uno lo que avia fecho 
el otro y finalmente cosas de tanta confusión que me tienen ad- 
mirado hasta que a sucedido el poner a Chille y el caudal de 
toda su tierra en el estado presente y la guerra en el termino que 
se ve y todo en tanta inpossibilidad que np tiene necessidad de 
ser platico en Chille quien hubiere de entender la perdición en 
que esta. 

Y procediendo en sustentar la guerra los indios del estado 
con las ventajas y calidades referidas y estando el particular de 
los españoles tan flaco y consumido y sustentando aquella guerra 
S. M. con tanta difilcultad^ costa y incomodidades no es possi-r 
ble que sea de ningún fruto el seguirla y demás de lo dicho se 
ayudan aquellos indios de otra ventaja njayor que todas que es 
de una torpe y bruta consideración de entender que no ay mas 
que nacer y morir como ellos, afirman opinión sustentada de 
pocos años a esta parte propia de tales dueños que es que los 
que mueren en la guerra van a otra tierra donde gozan de mas 
mujeres regalo y haciendas que en la que nascieron que si en 
ellos no allasse lugar el temor natural que los hombres tienen a 
la muerte lo que es impossible le falte fueran invencibles por 
esta parte como mucho se confirma con el poco temor que tienen 
a la muerte y en la ferocidad de entrársenos por las armas y 
quando los rodean y atajan los españoles en no quererse rendir 
aunque se vien desconfiados de poderse escapar asta que los 
matan o prenden por fuerza que diciendo verdad certifico que e 
visto en Chille matar una infinidad de indios y muerto por mis 
manos mas de Ks que quisiera en muchas batallas y rencuentros 
enque me e hallado y no se provara ni abra visto ningún español 
r|e los <|ue siguen aquella guerra que tal se aya querido rendir 



., i>OCUM£NTOS. Al 

I 

ningún indio del ettido ni sobjetarse a ser atado asta ser apre- 
miado por fuerza a 6Do {j nnembargo de lo dicho dicen algunos 
que tratan de aquella guerra que se acabara de una de dos ma- 
neras ; la primera haciendo tres grandes poblaciones la una en 
la provincia de Puren o sobre el en el camino real, la segunda 
en la de Tucapel en el asiento donde pobló el marques de Cañete 
y la tercera en Arauco ; las quales estando guarnecidas con 
450 soldados que por lo menos han de tener todas tres alian 
que es medio para reducir aquellos indios a servidumbre te- 
niéndolos cercados y apretados. El segundo modo de acabar la 
guerra dicen que es haciéndola con dos campos que agan guerra 
el uno dentro del estado y el otro a las faldas y vertientes de 
sus oordiUeras en lo que llaman fuera que el uno y el otro es 
fuentf <^imigan por lo menos 550 hombres y que aviendoles 
heobógpfffrados años y quebrantadolos se reduscan las fuerzas 
a p<HUadoDe» para desde ellas acosarlos , piden mas que se 
añada M ftvor de una de dos trabas el dar S.M. por esclavos a 
todos los indios que sustentan la guerra para que tengan apro- 
vechamiento los soldados y a los contrarios sea terror y des- 
pués de alcanzado el fin de la guerra dicen que se maten todos 
quantos indios ay en el estado porque de pocos que queden sos- 
pechan alteración y los mas misericordiosos dicen que se agan 
mitimaces, los destierren y desnaturen de sus tierras este es el 
remedio que e oido tratar y platicar entre los capitanes de mas 
nombre y mas antiguos , como si no fueran las nuevas trazas las 
mismas que se an usado de 48 años a esta parte por los mismos 
que esto platican , siendo dueñas de muchas fuerzas y gente que 
yo e.visto en su poder ; o estubiesse en nuestra voluntad y ma- 
nos 6l atar j prender los reveldes y tomarlos por esclavos ó ha- 
cerles laítinace estando ellos con las armas en las manos y en 
sus montañas y nosotros siguiéndoles con tantas incomodidades 
y tan lejos de que no succeda esto ; de donde es evidencia ser 
trazas acordadas por la colera e inpaciencía natural que cierta 
^e alia en muchos soldados que pocas veces dan lugar a la ra^oq 



¿2 DOGUBIEnTOS. 

DÍ consideran en los casos los proas y contras que tienen ni ló 
que puede aprovechar en lo de adelante. 

£1 primer camino de las poblaciones es a la usanza vieja de(ihile 
y se haze delias algún efeto y como el mayor que podian hacer 
siendo las demás de ningún momento era el quitarles las comidas 
no se de que podran servir 150 hombres que a de tener Tucapel 
en su población qué dd fuerza han de estar los mas del año po- 
bres, descontentos y desnados y desencavalgados si quaildo 
salgan los 100 dellos fuera del presidio por que los 50 an de 
quedar en el andarán e irán tan aventurados que en parte ios 
podian cojer solos los indios de la provincia de Tüeapel que los 
hiciesen pedazos y cien hombrea ni qué sean docientos no son 
ni pueden ser parte a quitad* y talar las comidas de dos parcia- 
lidades de la provincia quriñto y mas la muchedumbre dé las 
sementeras y comidas que tienen éomo esta referido en lo mas 
fragoso y áspero de sus montañas y esto mismo se defe de 
entender por las poblaciones restantes laqual traza alio que es 
peligrosa y costosa y de ninguti fundatnento y lo mesmo qué a 
sucedido y se a hecho otras veces y és gastar el tiempo y Ift 
hacienda real sin hacer fruto y seguir el inismo error y confu- 
sión que asta aquí. 

La segunda traza de traer dos campos claro se deja ter ser 
mejor que la primera como después se ayan de reducir a pobla- 
ciones los quales dichos campos quando estén con fuerza y vigor 
siempre las qnebran e se désacen y consumen no son poderosos 
a destruir y quitar el cuerpo de las comidas de tos contrarios 
por la razón referida y quando este no se quitare no ne hace 
porque los indios se están en sus montañas quietos y seguros y 
los españoles se andarán como suelen causándose ollandoles 
sola su tierra baja y llana pendiendo cada dia de sus fuerzas ar- 
mas y Cavallos causándose así mismos y matando con el travajo 
a los pobres indios amigos y después quando se reduscan a po- 
blaciones sera tan dissipados y menoscavados que mas estaran 
para ser ayudados con nuevo socorro de gente y roppa y otros 



BOGUMBNTOS. ftS 

gastos que para dañar y reducir acpiel cuerpo sin cuerpo de los 
indios tan confuso y desihétnbrado y repartido conao tengo de- 
clarado en lo que isüccédera lo naismo que asta aqui. 

Si estos campbs án de ser de mejor jenle que hasta aqui y de 
mejores capiliailes b han de hacer mas efeto y los indios mas 
pusilánimes y que áyan dejénerados délo que eran y los canlpos 
no hari de hacer costa aun se podian seguir estas trazas mas si 
én Cbilé no se puede sustentar mas [)uerto que el que se a tenido 
asta aqui y los indios son peores que nunca y aquel reyno jahias 
a estado tan flaco e inpossibilitado todo loque fuere seguir rigor 
y áirihas es cierto sera del provecho que asta aqui arto se á 
peleado en Chille infinitas niUértes de indios an súcodido gran- 
des estragos en sus haciendas no tiehe numero la cantidad de 
las cothidas que se les a quitado y donde ninguna cosa destas 
a át)roVet;hado , esioi cierto quie serán del mismo éPeto quales- 
quier dÜigiBnícias semejantes a ellas ni menos el darlos poi* 
esclátbH que sola la memoria desto como hombres ofendidos 
por tal cainino i*est)elo de ser arrogantes y presuntuosos sbra 
bastante a hacer los mas contumaces. Demás qué es verdad 
Uaná que para cada soldado seria menester un capitán por la 
mutiha desorden couque procederian llevados dé la codicia y 
tengo por siñduda que ferian tantos los soldados desmandados 
que cada año matarían comos los esclavos que ariarí y si esto és 
asi bien lo saven los qué tienen noticia de Chile ó an mandado 
en aquella guerra y de quán fresca tietieñ en la memoria \ok 
revéldes del estado el agravio quellos dicen les hizo el gober- 
nador Rodrigo de Quii'oga en prender en la éóma^ca de Arauco 
estando en treguas 500 indios los quales sirven en la ciudad dé 
la Serena 9, los que dellos nó se an huido y vuelto a süd tierral» 
en grand esclavitud pues én todos sus Hzonamiehtos repiten 
estimatidolo por agravio notable el que se le hizo entonces aun- 
que fue un castigo justo sinque adnaitan satisfacción. 

De tres cosas hujen los indios de Chile siendo las porque 
continúan en su revelion qué es la primera , de rece vi r nuestra 



lik DOCUMENTOS. 

santa fe católica por sola consideracioD de entender que les de- 
fenderá el de tener muchas mujeres que es su cíelo y el elemento 
dejándoseles solamente una que por lo demás bien saven y co- 
noscen como yo lo e tratado y platicado con muchos dellos 
que es buena, limpia y conforme a buena razón. La otra siendo 
la que mas sienten es por no dar servicio personal para hacer 
adoves y pissar barro como dicen y limpiar los cavalerizos que 
es lo que mucho aborrescen. Y la tercera de no sacar oro 
porque dicen que razón ay que este el indio al frió y rigor del 
invierno sacando casi todo el año entero oro en las minas para 
que se lleve todo el provecho el español. Y mientras durare la me- 
moria en aquellos indios de que allanándose podrían venir a con- 
sentir en todas las dichas tres cosas referidas, afirmo y satisfago 
de que eternamente an de servir. Esta es su rebelión esta su porfia 
y por lo que mueren y pelean y la enfermedad que se a de curar 
porque queriéndolo hacer con poca gente y socorros tardíos y 
escasa como se ha usado enviar a Chile no serán de momento 
como el tiempo lo a mostrado; y es hacer la guerra a los pocos 
indios que ay de paz y a los mesmos españoles consumiéndoles 
las vidas y haciendas como en efeto a sucedido , pretendiendo 
alcanzar cosa insierta y dudosa ; y si se quiere con mucha 
jente no ay lugar porque an de contrastar con montañas y sole- 
dad sin aliar cuerpo con quien pelear porque no tienen Rey que 
trae exercito , no tienen fuerzas y muradas villas y ciudades 
endonde buscarles y ganándose la costa sera mas con mucha 
jente el reyno no lo podra sufrir, ni tiene jugo, ni fuerza conque 
sustentarles por estar consumidos con la larga guerra y assi 
todo es impossibílidades de nuestra parte todo bejetría de la 
de los indios que no ay en que hacerles pressa ni de que hechar 
les manos. Yo e tratado y discurrido mucho acerca de esta guerra 
con don Alonso de Sotomayor y con Martin García de Loyola, 
con el mariscal Martín Ruíz de Gamboa y con otros capitanes 
p rali eos , antiguos y modernos de aquel reyno; por lodo lo 
[HTopuesto asta aqui en esta relación y por otras circunstaucias 



DOCUMENTOS. /Í5 

y casos de guerra y llegido al resumen no ay ninguno dellos 
que no desconfle de buen sucesso por no hallarle cuerpo y con- 
siderar nuestras fuerzas alimentadas con tantas dificultades e 
impossibilidades y que hoy las tendrá Chile y mañana no y que 
las desaze y consume el rigor de la guerra e incomodidades del 
reyno en un breve tiempo sin que se puedan restaurar con el ni 
en occasion que puedan aprovechar y junto con esto las de 
nuestros contrarios tan enteras y seguras de daño porque están 
en sus tierras en su patria y regalo y montañas y asperezas 
que los asegura con lo demás de ventaja que e advertido dellos. 

Restaurar las cosas que están perdidas y consumidas y aliar 
salida en las difllcultosas suele ser ventura y cordura elegir en 
el mal el menos o del sacar provecho y si no es que lo sea el 
seguir un tan manifiesto herror como se hace enquerer acavar 
la guerra de Chile por el camino que se a seguido asta aqui de 
cuja poca utilidad bastante desengaño abia de aber. Digo y afirmo 
que lo que conviene al servicio de ambas majestades divina y 
humana a la restauración del reyno de Chile que paresce al au- 
mento délos vassallos de S.M. y de sus haciendas^ a la conserva* 
cion de los pocos indios que an quedado de paz y para conse- 
guirse el aumento de la real hacienda y otros provechos que 
declarare. El alzar las armas y dejar de continuar la guerra to- 
mando assieuto con los indios del estado y capitulando con ellos 
en nombre de S.M. las cosas siguientes. 

Primeramente que S.M. reciba debajo de su protección y am- 
paro real por sus vasallos quitándolos a los encomenderos que 
sobre ellos pretenden dominio a todos los caciques e indios coQ'> 
tenidos tn el dicho estado, señalando sus limites por todo lo que 
dice el rio de Biobio desde su entrada al mar hasta donde llega al 
estero de Bergara y todo lo que circuye el dicho estero la cor- 
dillera siguiente demarcándose mas con la dicha cordillera 
que va alta y señalada asta Puren y después asta llegar a Rolomo- 
Pallague, Ongolmo, Bideregua, Tirua, Claros y Rangaloe e lo 
demás que es limite y tierras del estado por aquella parte de la 



&6 IMHÍlJIltlNTQ^, 

cpsta asta «ej rio de la Iiuperial an que se an de incluir y entrar 
pasando los de sus tierras y nietiendolos ep el estado los Cojunco^ 
y Taroo))in£^, Rere, jupia de B^o^io y Gualqui porque en todo 
y por todo ea^ep apartados cqp niucba distancia de los demás 
indios de Chile y arriinaciQs a la cpsta del i^fu* estos con quieq 
se a seguido )a guerrs^ y se ^ d^ capitular. 

2. Qup en recopocimiento del vassallaje todos los caciques 
e indios d^l dicho estado de 16 años arriba y de 60 abajo se^p 
obligados de p^gar a S.M. en cada un año dos pesos de orp 
cada pqo y po paas pprque pp ^e pretende travajarlos ni gas- 
tarles sus haciendas. 

3. Que se quitaran ^^ tierras del estado las poblacionesi que 
ubiera fechas y las guarpip^ppe^ de soldados que uhiere en ellas 
y que no vinieran entre ellos ningunos españoles ni tendrán en 
los üpoites de sps tierras estancias de ganado^ y chácaras ni 
otras haciendas lo que ellos estimaran por cosa de gran regalq. 

4. Que no se )es pedirá en ningún tiempo servicio personal 
ni que den de su^ mujeres ni hijps para el servicio ordinario de 
los encomenderpa y de 9us mujeres copio u&ian dar los demás 
indios de Chile qpe solo la gracia y copdicipn deste c$tpitulp 
les obligara a venir con gran voluntad en tpdp lo qqe se pre- 
tende dellps. 

5. Que en cada allaregua y concurso de nueve parcialidades 
que es su cuenta aya un governador con nombre de tal que les 
administre y hag£^ justicia conforme sus leyes y que al tal eliga el 
gobernador del reyno que estuviere en el en nombre de S.I^. de 
dos que se le ap depresentar por los caciques de la allaregua 
para el efeto o les confirmen el que tubieren. 

6. Que sean obligados los dichos gobernadores ^e indios ^ 
hacer demonstracion de sus personas y parescer ante los gor 
bernadores del reyno dos veces cada año y darles cuenta de 
todo lo que ay y sucede en sus tierras trajendo el tributo de 
sus indios al gobernador. 

7. Que se les encarga vengan en el conoscimiento de nuestra 



saqU fé dejapdo sus idolatrías y abominaciones y que de for9Qsa 
obligación an de consentir andar y discurrir por todas sus tier- 
ras a predicar endonde lo quisieren oir el santo evangelio a 
qualesquier clérigos y frayles y quando ellos no quieran alo- 
píenos rüciban el bautisnao (odos los niños y niñas. Tengo por 
causa indubitable que por este camino con rauchissima bre- 
vedad an de venir a ser ^hristianos todos aquellos indios , sus 
mujeres e hijos que en numero deven de ser mas de 60,000 per- 
sonas y que les sera mas agradable el reducirse ea nuestra 
s^pt^ fé católica mediante buenos medios y suavidad que no por 
fuerza y rigor de armas como se a pretendido, pues las condicio- 
nes robustas y feroces quales son las de aquellos indios se atraen 
m^jor con mañ^ y blandura como succedera en estos porque son 
los indios de menos ritos que ay en las indias. No sacrifícan ni 
se les cqnpsce Dios ni mas de al diablo a quien dan crédito y 
los trae engañados y manifiestan las cosas y engaños que les 
dice que son bien ridiculosos. 

3. Yteq que todas las veces que el gobernador los quisiere y 
ubiere menester sean obligados a darles los soldados de apie 
y de a cayallo que les pidiere assi para hacer entradas como 
para reducir qualquiera alteración que 8e ofresca en los indios 
de fuera del estado^ los del qual ap de ser qbligados a reducirlos 
a su costa sin llevar sueldo d^ S.M. y lo mismo en el estado 
quando algunas da las provincias del fdltase a alguna cosa de su 
obligación en premio de loqual solamente se les concederá las 
I^aciepdas de los tales reveldes y las mujeres y hijos que no 
fueren christiapos. 

0. Que no puedan recojer ni ocultar en sus tierras ningunos 
indios forasteros de los demás que ay en Chile , ni españoles 
mestizoSi ni mi|latos delinquentes los quales los an de traer y 
manifestar ante el corregidor de la ciudad mas cercana luego 
que aya venjdo a su noticia y haciendo lo contrario el castigo 
sea a la voluntad del gobernador y lo mismo a los que com- 
praren mujeres que no s^an de las tierras del estado demás de 



k& DOGÜlffiNTOS. 

que perderá la tal mujer porque sea de pretender que no etipa- 
renten fuera de sus tierras. 

10» Que no puedan recojer en sus tierras a los Indios de la 
isla de la Mocha ni darles favor alguno antes sea a cargo de los 
del estado, el reducirlos y ponerlos en subjecion y obediencia 
con lasooiidiqiones a la voluntad del gobernador y lo misnao a de 
ser de la isla de S^ María que anobas las a de tomar S.M. en si 
sati$f8di0iido, otra cosa equivalente al encomendero de la de 
Santa Maria que esta depaz. 

11. An de consentir en todas sus tierras catar y buscar minas 
de oro y plata a las personas que entienderen en esto por orden 
del gobernador del reyno y por el consiguiente en las de Ro- 
lomo y otras que ay descubiertas que son riquissimas que pue- 
dan sacar oro los indios forasteros que se quisieren ocupar en 
eHo ya de ser condición que inviolablemente se les defiende el 
tener viñas ni aun cepas para uvas en todas sus tierras y que 
se quiten todas las que ay porque teniéndolas cqssaria el resgate 
de las ciudades d'españoles comarcanas que de sola granjeria de 
vender su vino a los dichos indios serán ricos sus moradores. 

Esto es lo que se a de capitular con aquellos Indios de mas 
consideración y esencia con otras cosas y puntos que el gober- 
nador de Chile como quien tiene la cosa presente podra acordar. 

^n cuatro cosas entiendo esta orden de asentar la tierra de 
Chile tendrá repugnancia por lo que acidenlalmenle y sin consi- 
derar bien las cosas que refiero en este discurso la contradijeren 
como son la primera en decir que sera indecencia de nuestra 
santa fé sustentar la amistad de estos Indios y tenerlos cerca- 
nos a los demás que la an recibido. La segunda que sera occa- 
sion para que se atteren los indios circunvezinos pretendiendo 
se haga con ellos lo mismo. La tercera parecer que se pierde 
reputación en venir en tai convenienza pudiéndolos conquistar 
por armas La quarta que es en daño de las personas en quien 
están encomendados desposer los de sus encomiendas y tomar- 
los S. M. en si satisfaciendo á lo qual digo. 



DOCUMENTOS. 49 

En cuanto al primer caso que no es en indecencia de nuestra 
santa fé el dejar vivir á los dichos indios en su gentilidad como 
viven y an vivido muchos indios de quienes aora se sirven es- 
pañoles en Chile pues se hace por no poder mas y con esperanza 
de que vendrán en conocimiento deila cuja grandeza , crédito y 
justificación no permite el hacerla rescevir agente ynoapaz por 
fuerza ni conlra su voluntad y Dios por su misericordia sera 
servido de mostrarnos el tiempo en que estos deSYenturados 
sean christianos y le sirven. 

Y en lo que toca en la segunda duda de decir que tomar 
asiento con los indios del estado según esta declarado soria oca- 
sión para que a este exemplo los demás circum vecinos quisie- 
sen que con ellos se hiciese lo mismo y a esta causa hubiesse 
algana alteración digo que es impossible (|ue succeda porque 
todos los indios restantes que uy cu Chile fuera de los estados , 
como esta declarado, son tan humildes, corregidos y hechos á 
la voluntad de los españoles en cujo poder y debajo de su do- 
minio an servido desde que nascieron que no se puede entender 
dellosquelo imaginaran quanto y mas intentarlo y quando lo hi- 
ciessen lo que es impossible con mil lanzas que salgan del es- 
tado en un año bastaran arruinar y destruir y matar cuantos in- 
dios ay en los contornos de todas las ciudades de Chile y mas 
siendo ayudados de los españoles que aun quando sucede dar 
la paz alguna provincia del estado y se le piden soldados para 
que sean en nuestro favor contra las demás acometen y hacen 
la guerra con tanto rigor a sus proprios hermanos con quienes 
están enparentados y juntos que se les suele ir á la mano 
para que no derramen tanta sangre ni cometen las crueldades 
que usan. 

Y en cuanto al tercer casso de decir que se pierde reputación 
de nuestra parte digo que alli se pierde donde suceden perdi- 
das y no ay ganancias y assi por este camino se hace el mismo 
efeto que reduciéndoles por armas pues a todo lo que hacen los 
demás indios se les obliga fuera de dar servicio personal que es 

DOcnM. II. 4 



50 DOCÜMBNTOS. 

a mostrar subjecion vasallaje tributar y aver de acudir a cassos 
de guerra sin sueldo no se en que se pierde reputación pues 
resultaran del hecho tan conocidos provechos y comodidad en 
lo de adelante para todo lo que conviniere intentarse y puede 
ofrecer el tiempo. 

Y en cuanto al cuarto casso de decir que es en daño de los 
vecinos en quien están encomendados estos indios tengo para 
ini por bordad sin duda que antes resciven beneficio porque 
nunca han gozado de sus encomendadores y siempre han vivido 
sin esperanza de tener jamas aprovechamiento dellos y lo que 
granjean es tener quietud en sus cassas y quitarse de las cargas 
y obligaciones de la guerra a cuja continuación eran competi- 
dos todos los años demás de que los vecinos del estado no son 
en numero de veinte y quatro y no la gente de mas sustancia y 
merescimiento del reino que entre las cosas que son de pesa- 
dumbre y travajo a los soldados en aquella desaprovechada y 
prolija guerra no es lo que menos pena les causa la memoria 
de entender que quando resultasse provecho de los muchos tra- 
vajos que an passádo y passan avian de ser para tan pocas per- 
sonnas y que las dos tercias partes dellos jamas an visto guerra 
ni entrado en ella que es casso incompadecible si la considera- 
ción de occuparse en servicio de S. M. guardándole aquella 
tierra no se tolerara y con ver que del fruto de su travajo se 
aprovecha solo su rey y señor serán muy contentos los que se 
an ocupado en servirle en aquella guerra y a los encomenderos 
se les podra recompensar en otras cossas equivalentes y que les 
esta mejor que ser encomenderos de indios de guerra. 

Vendrán sin duda ninguna los indios del estado en acetar d 
asiento referido y guardar las capitulaciones del pues no an de 
ser tan brutos que por dos pesos de oro á cada año que los sa- 
cara un dia un indio no conoscan que les esta bien gozar de su 
libertad de sus tierras mujeres y hijos y haciendas teniendo se- 
guridad y descanso en todo v hombres que tienen tanto valor y 
entendimiento y se goviernan en la guerra con tanta orden y cor- 



POCUMBNTOS. ^1 

difr& tMp|>ieo li| t^oijriM) ^Q lo que sera Un en su fovor y pp ^y 
duda en eot^Qder quQ sean capaces los indios del estado (HNna 
qnalquier cossa y sino jdiganlo sus becbps y obras y SO n^oa de 
guerra que an sustentado contra españoles ayiendo ipuerto a 
fierro mas de mili de ellos que comov^ao son reservados de dar 
4e sus mujeres e hijos para el servicio personal que por (p que 
pelean como esta dicho np ^y partido malo para e\\o$ y d^f^ui 
fesultara el aver en tpdo el reino descanso restaurándose en ipu- 
cha riqueza y trabajaran los españoles, abra infinitos granjerias 
de bastimentos , madera, tabla i sebo, cordovan^es y otrp^ ^prq- 
yecbamientps de que abunda aquel reino y sera prpveido el d^i 
Piruy sacarsp a en todo Chile raucbissimo pro pafticplarmept^ 
sacaran mucha suma I09 dichos ipdios del estado en sus tierras 
donde ay como es mapiOe«to muchas y piuy ricas minas de oro 
y cada dia se irán descubriendo y spran grandes los rescates y 
compras que aran con su ofo , 4^ g^P^do , vino y merpaderias 
comprando mucha cantidad dallas porque son muy galanes y 
amigos de vestirse y tratarse bien de donde vendrá á ser Chille 
una de las piasric^ y abundantes tierras diel mundo. 

Todo lo qual ejecutándose opp sagazidad y prudenpi^ por 
quien entienda bien el proceder y conc|iciones de aquellos in- 
dios con otros requisitos que ser^n neces$arÍQS y el ^empo 
mostrara tendrá efato y lo demás que se hiciere en contrario 
desto sera perder el tiempo y gastar mal la haziencja real como 
refiero y acavar de consumid aquel pobre reino desuerte qge sea 
fiíerza despoblarle porqpe y^ no la tiene ni aun para poderse 
sifstentar en el los pocos moradores que tiene quanto mas la 
genta de guerra y gasto y rigor que se le sigue en tan grapde y 
manifiesto engaño. 

T puesto casso que estos indios por el rigor de la guerra 
fuessen forzados a reducirse y dar la paz el dia de oy y entre- 
gassen las armas y diessen reyepe^ que primero morirán que 
hacer esto, digo que es cierto y verdad llana que consideraijo 
que esta victoria se avia alcanzado de nuestra parte a diferencia 



52 DOCÜMBNTOS. 

de 8u obstinación y reveldia , que para conservarlos en la pa2 y 
hacerles servir seguros de sus traiciones, que sera necessario e 
hiescoaable el sustentar, en el tiempo que los presentes indios 
Yinieren y sus hijos, 500 hombres acosta de S. M. en las pobla- 
ciones de Tucapel, Puren , Santa-Cruz y Arauco en soldadesca 
fundada pagándolos porque en qualquier tiempo que faltare al- 
guna cantidad desta fuerza o hieren occasion mediana se an de 
levantar como lo an acostumbrado de suerte que por ningún 
modo es provechoso el seguir la guerra con ellos por los incon- 
venientes y por la poca seguridad con que en todo tiempo se 
avia de vivir con aquellos indios ; y decir como afirman algunos 
que el ultimo remedio esta en que S. M. mande señalar paga a 
los soldados y capitanes y que esta se les de con pontualidad y 
que por el consiguiente este franca la salida en aquel reino para 
todos los que quisieren yr á el y salir fuera. El remedio del mismo 
fruto que los demás conosco que una de las cosas principales que 
hace victoriosos y poderosos los exercitos de los principes es 
traer bien pagados sus gentes pero ni a este exemplo se deve 
jusgarlo de Chille que poca cossa ni ay gobernador ni capitán 
particular de los que an servido en Chille que pueda decir que ea 
algún tiempo se dejo de hacer y ejecutar por los soldados de 
aquel rey no por falta de paga algún casso conveniente del servia. 
cío de S. M. porque dudo que aya en el mundo hombres de mas 
lealtad en servicio de su rey y señor que los soldados y vecinos 
que yo e visto servir en Chile ni mayores sufridores de travajós 
porque de invierno y verano en qualquier tiempo los alian sus 
capitanes para todos efetos sin que en razón de hacerles travajar 
aya sucedido jamas desorden y siendo todo lo que por ia de 
sueldo señalado se podia dar a cada uno 12 p. 14 p. ensayados al 
mes y cierto que a de aber quiebras en la puntualidad de las 
pagas con que cessaba el darles armas, cavallos y munición y 
otras cossas que de las pagas según orden de guerra se deven 
escalfar lodo loqual se les da al presente a costa de S. M. y so- 
corros cada año que passan de cien pessos ; os esto mas que no 



DOGUMBIiiTOS. 53 

el sueldo señalado do los doze p. y en lo que loca a la salida 
libre es verdad que nadie querrá ir por lo que en el Pim tt: 
cada dia siendo mas odioso el nombre de Chile por ser im des- 
acreditada aquella tierra y si el dia de oy diessen liceneia no 
quedaría un solo hombre en aquel reyno de los que en el 8Ír^ 
▼en y no están array gados ; todo estar es vacilar y andar me- 
tidos en yerros sin conocer y considerar que la guerra de Chile 
es diferente de las demás que sucedan por las causas que tengo 
referidas por ser sin cuerpo y sin eaveza y tan desmembrada 
y repartida como e significado y finalmente una imaginación 
duende o fantasma de las que se finge que andan en una cassa 
donde dan inquietud y hacen ruido sin que se pueda ver que es 
ni por donde entra ni sale ^ assi es esta guerra que destruye el 
reyno , consume todo lo que ay en el de vidas y haciendas y 
gasta la de S. M. teniéndole en cuidado. Caussa el mismo a sus 
ministros^ todos travajan sin poder alcanzar a ver lo que es, van 
los gobernadores con sus gentes, maquinas, y estrepito de 
guerra juntados a grande costa^ haciendo mili agravios a gente 
pobre que no los pueden escussar en busca de aquellos indios, 
cansanse de andar por las malezas de aquella tierra, consumen y 
gastan sus fuerzas, no alian ningunas contra quien pelear sino es 
en algunos rencuentros que ordenan los indios muy en su pro- 
vecho y quando mas descuidados están los españoles les saltean 
los enemigos los caminos reales , matan a los indios amigos 
queman a las ciudades españolas y todo es confusión y gastar 
el tiempo y las vidas que aunque que quieran los gobernadores 
ayudarse de su travajo, trazas y entendimiento , todo se les 
desbarrata con las incomodidades referidas por no aliar en 
que hacer execucion e impedirlo ellos y faltarles la ocsion que 
tienen otros generales por las que les ofrece el tiempo y la ca- 
lidad de las guerras que manejan, lasquales aciertan pereque 
pueden muchas veces hacer discurso y elejir los caminos que 
les esta bien , ora ocupando y ganando puertos o dando batallas 
quando quieren o eligiendo sitios y otras cossas que les pueden 



5k Doctnomros. 

ser favorables , lodo lo qual falta eti Chille a los govet*Dadores 
que sotí forjados á seguir una incierta y dudosa fortuna sin 
poder seguir camino que no lo inpidan muchos inconvetiientés e 
imposibilidades aciendo mas guelrra assi mismos y al reyno e 
Indios amigos que a los enemigos. 

Y la principal guerra que los gobernadores deven hacer en 
Chile es a los vicios del, reparando y remediando ni üchas desor- 
denes que yo e visto en aquella tierra que las mas resultan en 
perjuicio de aquellos miserables y pocos indios de paz tenién- 
dolos agraviados con el excesivo travajo que los dan sin que.se 
compla nmguna ordenanza de las que ay én su favor y con lA 
guerra y color della salen los Vecinos encomenderos con lo qué 
quieren y el gobernador ausente muchas veces no lo puede re- 
mediar lo que tengo para mi castiga t)ios con darnos tan con- 
trarios sucessos y los indios reveldes tienen bien entendidos y 
consideran los crueles agravios que los de paz resciven y assl 
huyen por no verse en ellos y si tanta ubiere de ser la desventura 
de aquel reyno que se trate de llevar la guerra delante sera mas 
aprovecha de que asta aqui si los gobernadores la comengaren 
par la reformación del reyno. 

Para seguir qualquiera camino o sea el de la guerra o capitu- 
lando el assiento referido digo que es forgoso enviar a Chile 300 
ó 400 soldados solteros desde este reyno que arari menos costa 
que enviando ciento del Piru y la causa porque aun tratando de 
paces sea de enviar al gobernador gente es para que no en- 
tiendan aquellos indios que se trata dellas por faltar en Chile 
fuerzas sino por su bien y porque es la voluntad de S. M. que 
cesse la guerra y servirá esta gente para la población del estre- 
cho y descubrimientos para avesindarla en Chile. 

Miguel de Olaverria. 



DOGCMSNTOS. 55 



Tiaje del capitán Juan Ladrillero al descubrimiento del estrecho ^ 

de Magallanes (1). i¿: 

(1557) 

Ed miércoles diez y siete de noviembre de mil y quinientos y 
cincuenta y siete años partió á la armada de S. M. del puerto de 
la ciudad de Valdivia en demanda y descubrimiento del estrecho 
por mandado del lilmo. Sr. Gobernador Don Garcia Hurtado de 
Mendoza en la cual dha. armada p' hacer el dho. descubrimiento 
envia al capitán Juan Ladrillero y p' su ayuda al capitán Fran- 
cisco Cortes Hogea con dos navios é un bergantín el cual des- 
cubrimiento es por la parte que el capitán Magallanes salió 
del dho. estrecho el año de 1520 en demanda de las Islas de 
Maluco ó Maloca que son. en la Asia y tierras de especería. 

Y asi fue la salida de la dha. armada del dho. puerto en el dho. 
dia mes y año con los vientos Norte e Norueste é travesías e 
otros vientos navegamos ocho dias naturales desviados de 
tierra en cuyo tpo. se nos cayo á la mar un muchacho negro de 
la capitana é su contra maestre se hecho tras él por que no se 
ahogase é tras el hecbaron una escotilla sobre la cual estuvie- 
ron hasta socorrerlos con el vatel que para ello hecbaron fuera 
esso succedio Dios mediante le dio vida , ser de dia , y al octavo 
dia de los arribas dho. tuvimos una gran tormenta de mar y 
vientos travesía con la cual no pudiendo cubrir vela estuvimos 
mar al través desbiados una nao de otro una milla hasta el dia 
con la cual tormenta amanecimos á vista de tierra é visto por 
nosotros se hacia á la vela la capitana asi mesmo fuimos tras ella 
arribando sobre la tierra á Dios misericordia con los papahígos 
del trinquete bajos en busca de p**" casi entramos con arto peligro 
por entre farelloneis e vajos é surgimos á la boca de un baile é 

(1 ) Sacado de los archivos de Indias de Sevilla. 



... *'?í**;v*' 

vaya á la cual dha. baya pusimos nombre vaya de Ntra Sra. del 
Valle por que nos habíamos ofrecido á ella en nra. necesidad. 

Desde el puerto de Valdivia hasta dha. vaya y casi ciento y se- 
senta leguas vá la costa al susudueste ; esta esta dha. vaya del 
Valle de Nra. Sra. en cuarenta y siete grados é cincuenta é tres 
minutos las señas desta dha. vaya son que al hoes norueste de su 
boca cosa de una legua está un farellón grande casi una milla 
en la mar y al sudueste deste dho farellón esta otro &relloD 
mas pequeño los cuales farellones vimos primero que la costa; 
están de nosotros bien tres leguas en la mar asi mesmo tiene al 
norueste de la dha. boca de la dha. vaya á dos leguas é media, 
dos cerros sobre la costa que parecen panes de azúcar y el 
mayor cerro parece, pan quebrada su punta asi es encima 
llano. 

La tierra que terminaba la vista desde esta dha. vaya era en 
la costa dos ó tres leguas tierra vaja montuosa é mas la tierra 
dentro Serrania doblada cuyos cerros por arriba blanqueaban 
de piedras peladas é por bajo montuosos é mas la tierra dentro 
parecian muchas sierras altas nevadas, esta vaya desemboca al 
Nordeste tiene de largo una legua al Sudueste y de ancho una 
milla Norueste sueste tiene muchos bajos al rededor de los fa- 
rellones dhos. é van pintando hasta la boca de la vaya dha. hay 
junto á las vajas siete ú ocho brazas no teniamos mas de los que 
víamos surgimos en diez brazas su fondo es limpio arenal , é 
luego como surgimos parecieron bien doce ó trece indios en la 
tierra con altas voces bailando é capeándonos con unos manojos 
de plumas de patos á los cuales dejamos aquel dia y otro día 
saltando en tierra el capitán Juan Ladrillero con gente de su 
navio tomó dos indios p*^ lenguas de los cuales quedo uno en su 
nao y el otro saltaron con dadivas que al indio dieron trigo é 
mantas de vela viscocho y otras cosas por que trújese de paz á 
otros sus compañeros que no lejos estaban á los cuales fueron 
vistos que no heiiiaii los cuales ya se habían huido con sus ca- 
noas en las cuales llevan sus casas que hacen de cortezas de ar- 



"■■-■•I.--; -i- 

BJKSiQlfiD^COl. '::-• -&7 

boles tan bien como las canoa# qné son asi mesnio de las (íhas. 
cortezas cosidas con junquillos de barba de Vallena á las cuales ^^; 
fortalecen con barrotes delgados de baras de grosor de un dedo ^> . 

y aforranlas de paja ó espartillo entre los barrotes é la corteza / ^ 

como pajaro su nido^ la hechura de ellas es como luna de cuatro 
días con unas puntas elevadas, su bestir es cueros de lobos mari- 
nos é su comer según pareció solo marisco asado é lo de mas 
que pescan , no les hallamos ningún genero de basijas de barro 
ni en la tierra vimos disposición de varro de que se pudiese 
hacer y esta entendimos ser causa traer sus vergüenzas descu- 
biertas casi ellas como ellos, estubimos en esta vaya del Valle 
hasta seis dias de Deciembre que no pudiendo salir con el 
viento que hablamos menester salimos á surgir á la Isla que se 
siguft desta baya parece una punta , 14 leguas al Norte 47 al 
Nordeste. 

En Lunes seis de Dic* fuimos á una Isla que está al Nordeste 
de la dha. vaya dos leguas en la cual surjimos de la banda del 
leste de la dicha Isla en siete brazas de limpio fondo cuyo p^^ 
era de todos vientos abrigado por lo cual la llamamos Isla de 
buen puerto, esta esta dha. Isla con los dos cerros que arriba dije 
parecer panes de azúcar sueste cuarta al leste , norueste cuar- 
tal hoeste obra de una legua dellos, esta isla tiene de box obra 
de una milla no es muy alta prolongase su largor ho es sudueste 
les Dordueste y á la punta de el ó es sudueste della tiene dos fa- 
rellones pequeños y una baja estuvimos en ella dos dias. 

En Miércoles ocho de Diciembre salimos de la dha. Isla de 
buen puerto con viento Norte e Norueste con el cual andubimos 
barlobenteando hasta doblar los farellones que dije primero casi 
navegando este dho. dia d noche siguiente caminamos bien 
cinco leguas y el jueves luego siguiente nueve del dho. mes nos 
refrescó el viento Norte con el cual caminamos este dho. dia é 
la noche siguiente bien cincuenta leguas de singladura por el 
sudueste y este dho. dia en la tarde nos cargó tanto tiempo que 
nos hizo quedar cou solo los papahígos de los trinquetes casi . 







58 Doctímrros. 

fuimos todo lo que restava del dia la capitana un tiro de cañón 
delante de nosotros sin podernos aguardar ni hablar, asi nos 
anocheció é cargando sobre noche mas el tpo. fué tan bravo que 
pensamos perecer del conbate de grandes mares é recio viento 
con el papahígo del trinquete como he dho. bajo é siempre dos 
hombres al timón el uno arriba y el otro abajo cod altas voces 
encomendando ]a viaá ratos con lumbre á veces sin ella cual nos 
maiaVa el agua y el viento y un hombre haciendo farol á la ca- 
pitana bien amenüdo la cual hasta ocho ampolletas molidas no 
nos respondió ñi desde alH en adelante vimos su respuesta aun- 
que quemamofit harto estrenques é hachas fué tanto el trabajo 
qtie en todo lo sobre dho. se pasó que conocidamente fuerzas 
humanas no bastardn al remedio sin ayuda divina cual con 
muchas oraciones suplidáhioátios viniese, venida la mañana que 
nos hizo alegres no por el cesam*° que tan brava era que asom- 
braba la persona tal furia de tiempo mas por que con la luz vi- 
mos si habia peligro por delante e asi mismo porque nos reser- 
baba de muchos trabajos é mirando á todas partes por la nao 
capitana nos dio grandísima pena éu apartamiento e asi cami-* 
naudo din poder parar con poca vela que ños sacaba del embate 
de las mares se nos sáKó á la mar de un salto una aguja con su 
caja de la bitácora. 

E viendo el piloto Diego Gallego que el tiempo era siempre 
recio e asi mismo la tasa de leguas que por su singladura haibia 
el navio bandado estava en él paraje poco menos que el estre- 
cho é porque convenia tomar puerto así por no pasarse adelante 
del como también por ser insnfrible la estancia en la mar con tal 
tiempo pregunto al capitán Carlos y demás q" el año de 53 lo ha- 
bían visto por las señas de la tierra é le respondió que era tierra 
alta e llegando mas á tierra , vimos un cerro grande cual mar- 
camos por el aguja antes que cotí la cerrasen se encubriese é 
mas á él llegándonos descabria con algunas claras otros cerros 
los cuales reconocieron ser cerca del dho. estrecho que no poco 
cotisuelo nos dio en cuya demanda fuimos metidos en una nube 



lirHi; j 



ros. 89 



que DO nos dejaba gozar dé la tierra casi llegamos á tres cerros 
que todos tres estah juntos media milla uno de otro los cuales 
estando al sadueste dellos se muestran agudos como cuchillat 
de arriba abajo basta el agua é al hoeste del primer cerro Seten*- 
trional esla una Vara desviada de tierra por entre la cual e la 
dha. tierra pasamos estos cerros especial el primero ya dbo. es 
también tres leguas de la boca del dbo. estrecho y una legua al 
sndueste del se hace una puntilla con una restinga de bajos que 
entran media legua en la mar é dos leguas al sudueste dei^a 
dba^ punta esta una baja grande é desde esta dha. puntst basta la 
boca del estrecho hai dos leguas pequeñas , vá la costa al leste 
la cual es sucia de bajos junto á tierra é de grandes refriegas dé 
viento con las cuales entramos dentro del dhiD^. estrecho á tomar 
puerto en el é nos rompieron dos papahigos del trinquete ünó 
tras otro é no pudiendo tomar puerto dentro salimosnos fuera eb 
demanda de una isla que esta al sur desta dha. boca del estrecho 
obra de seis leguas é no pudiéndola tomar arribamos á una etí- 
senada que vimos á sota vento en ía^sual ensenada entramos por 
entre bajos los cuales tiene en cantidad é surjimos en veinte y 
cinco brazas limpio é con un prois en tierra estuvimos en este 
puerto de Roberto, que derivamos del que le desóubrió, ocho 
dias cuasi esperando la capitana é puestas 'atalayas sobre un 
cerro que del se via claro la entrada é boca del estrecho dho. 
sobre el cual cerro hacian tres fuegos grandes en cuyo tiempo 
mediante bandado con el batel viendo la tierra bailamos era 
otra boca que colaba al dho« estrecho la cual dijimos era la que el 
Padre Alonso García^ decia que habia visto que asi mismo habia 
dbo. que entraba al estrecho ^ en este puerto de Roberto hallaron 
dos soldados marineros Arboles de Especeria que llaman mani-^ 
gueta de la cual especia cojieron é trajeron ál navio la cual es- 
pecia vista por el capitán holgó mucho é desde allí adelante se 
trajo p* comer é se hallaba ser muy buena ; esta esta boca con 
la otra norueste 7 sueste una legua una de otra en cincuenta y un 
grados^ desemboca al boeste, es tierra alta é todas Islas grandes 






60 DOCUMENTOS. 

de cerros pelados en las cumbres blanquean de puras piedras 
deslabadas de los aguaceros é del medio á bajo montuosos su 
suelo como esponja mojada de puro lima ; desde dho. puerto de 
Roberto fuimos la buelta del norueste con el vatel por entre fa- 
rellones hasta casi llegar á la primera boca del dbo. estrecho 
por ver si de ventura pudiésemos ver la Nao Capitana é visto no 
parecía do creimos estuviera nos volvimos mirando los puertos 
que entre los dhos. farellones se hacian algunos de ellos eran 
razonables especial uno que su bondad me convido hacer me- 
moria del cual esta tres leguas de la punta dha. en el primer 
renglón desta plana é leste hoeste con ella y el que tomar le 
quisiere procure endoblando la punta dha. ir al leste do está tres 
leguas las dos hasta la boca del dhq. estrecho é la restante tiene 
el dicho estrecho de boca la cual pasada darán luego en el dho. 
p^°; es mas abajo de un farellón largo de peña tajada que 
está en medio de la boca del dho. estrecho digo mas al sur del 
farellón ; este puerto desemboca al norte su boca es ancha é 
fondable sin arrecifes ni vajas dentro tiene abrigos é fondos 
limpios como los quisieren escojer púsose le nombre puerto de 
San Nicasio del dia que se descubrió. 

En Jueves 16 de Diciembre salimos deste puerto de Roberto 
cual estava dentro «I fin de la dha. abra y al principio del*dbo. 
brazo que dijimos entraba al dbo. estrecho por el cual dho. 
brazo que era una legua de ancho entramos cuatro leguas hasta 
surgir dentro a vista de la otra dicha voca primera entre dos 
Islas do claro pudiéramos ver á la capitana si entrara ; este dho. 
brazo segundo por do digo que entramos se corre norte sur y 
en el y en su boca cual desemboca al oeste hay muchos puertos 
por que es todo islas y aunque hai muchos bajos son fondables 
casi no nos guardábamos de olra cosa si no era lo que viamos 
solo. 

En Viernes 17 de Diciembre saltamos en la isla cual era pe- 
queñn é baja é sobre unas grandes bajas que alli estavan, re- 
mendamos nuestras velas y el capitán mientras siendo baja mar 



DOCÜItttftOS. 61 

bajó toda la Isla por la costa en la cual halló una tunina que de 
pocos días era muerta la cual mando se trajese é se sacase 
aceite p* la lanterna cual era bien menester que no lo tenia* 
rops, casi se hizo y sacó venida la noche al cuarto de la roo-^ 
dorra vino una ballena tan bestia en el navio é teniendo sus 
obras de mal hacer dimos golpes recios en el navio de los cuales 
golpes fue huyendo del navio é de camino enviste con el vatel 
que con una guindaresa estava atado por popa la cual dha. guin- 
daresa rompió aunque era gruesa é viéndonos sin vatel que se 
le llevaba la corriente temimos perderle por que el mucho frió 
é corriente del agua hacia temer á todo hombre , cual visto por 
el capitán é por el piloto dieron gran priesa se hechasen a nado 
tras el antes que se fuese mas lejos é luego se desnudaron 
ciertos marineros entre los cuales fué el mas presto un buen 
marinero que llaman Anión González el cual se hecho á nado 
con unas escotillas en sus manos é le alcanzó é trujo, al cual 
dimos bendiciones de agradecimiento. 

En sábado diez y ocho de Diciembre fué el capitán y el pi- 
loto con ciertos marineros y llevaron una Cruz grande en el va- 
tel la cual pusieron en una Isla quequeña que estaba en medio 
del estrecho sola en paraje que se podría bien ver si la capitana 
viniese con la cual Cruz dejaron una carta que félatava todo el 
succeso hasta allí habido y el camino que llevaba por el dho. 
estrecho adentro sobre la cruz dejaron asi mismo una bandera 
é se vinieron al navio , llamamos Isla de las Llaves porque se 
olvidaron allí yendo á por la cruz. Venido que fué el capitán al 
navio mandónos juntásemos todos porque quería hablarnos e asi 
juntos dijo^ Señores bien saben vuestras mercedes que á hoi 
nueve dias que estamos en este estrecho esperandp á nro. gene- 
ral asi mismo bien ven el tiempo bueno que tenemos p*" se- 
guir nro. viaje á la otra boca é mar del norte yo tengo alguna 
esperíencia del año de 53 que vine á este estrecho , del poco 
verano é sures que hay en esta tierra por lo cual temo perder 
este buen tiempo que tenemos e no solo temo perder el tiempo 



63 tfOÚGMKTOl». 

que i|)as ppr e) <)ado 0Ín hacer el yiaje á todo lo cual atentp y 
é un capitulo de instrucción é determinado seguir el viaje solo 
é sí viniere la capitana dantro pos hallara por cuya ausencia de 
otro, general ponosco me s^rá menester Alguacil y escribano 
pues son estrumentos p*^ 1^ administración de la justicia, 
con el discursK) de tiempo que en el viaje ocuparemos por tanto 
Vs. mds. tengan por alguacil á Roberto del Paseje é por escrno. 
á Miguel de Goicueta que están presentes que yo por tales los 
crio y tengo , á los cuales tomo juraniento usaran sus oficios 
bien y fielmente, 

|S asi hicimos á la vela desta isla de? la ballena é fuimos la 
buelta del nofnordeste el estrecho adentro bien 12 leguas é sur- 
gimos con ancla con 25 brazas junto á una isleta en la cual dimos 
uq proís á un árbol. 

f n Domingo 19 del dhp. mes de Diciembre salimos de la 
Islilla é desde la boca del estrecho 30 leguas en este paraje ha* 
llamos muchos pedasos é Jlillas de nieve que iban nadando 
sobre agua las cqales pareció salian de un abrá Valle nevado 
que está al sueste deste dho. puerto de Bonifacio é surto que 
fuimos bien cerca de tierra en ireinta brazas dimos proís en 
tierra en la cual estaba rabordada una isla de nieve tan dura 
como peña que con los remos no la podían romper. 

En lunes 20 del dho. mes fuimos deste dho. puerto de Bo* 
nifacio á popa vía con buen biento por el estrecho adentro y 
otras veces al pajaríl y al cuartel porque daba el estrecho buel- 
tas una^ á leste otr^s al nordeste y otras á la media partida por 
el cual caminamos este dho. dia 20 leguas é algunos deciaa 
25 leguas en cuyo camino vimos este dho. día muchas isla^ 
de nieye muy mayores que las que vimos el dia pasado de las 
cuales nos guardavamos por no envestir en ellas que caso que 
anden nadando son duras como rocas de piedra, é si son grandes 
son peligrosas por que como las olas de la agua baten en ella 
gastanlas por debajo é la gran carga que tiene arriba hace 
romper algunos pedazos de arriba abajo que hace tanto ruido 



en el agua como ai cayese un pen^co , é aai llegándose un 
marinero desde el vatel á descubrir una islilla pequeña dán- 
dole golpes rompió un pedazo que si cojiera el vatel lo anegara 
el cual pedazo rompido coipo se despegó de una parte alivia- 
pose la islilla de allí por ido pesando mas la otra p^rte dio vuelta 
de abajo arriba descubriendo lo que no víamos que tenia de- 
bajo de la agua |o cual era dos veces mas que lo que tenia 
encima casi hizo con su buelta un gran ruido como si fuera 
un ballenato é juntándonos cerca de una isl^ que parecía for- 
taleza según estava torreada viendo que estava queda sin mo- 
verse hizo el piloto bochar una sonda creyendo había poco 
fondo el cual dho. fondo no se halló con cuarenta brazas de 
Bondarasa y la dha. isla estaba encallada y esta isla de nieve 
no era de las muy mayores por que no muy lejos estava á 
medio estrecho otra mayor é muy mas toreada é alta que an- 
daba nadando la cual tenia cerca de si muchos pedazos chi- 
cos y grandes que se había rompido della y así yendo mas 
adelante dimos en una abra dó se hacia una gran vaya de 
tierra baja como sabana ó dehesa de la cual salió un rip 
duce de una agua blanca barrosa como la que traen para be- 
ber en el puerto de Paita en los Re} nos del Perú y esta agua 
salió tanto fuera sobre la saladc^ que enducaha toda la vaya 
que era mas de legua de largo é otra en anchp la cual dha. 
vaya digimos luego era vaya de sardinas según las señales que 
en la relación de Magajlanes decia tenia del Río é vaya de 
Arena y que estaba de la banda del norte é asi esla dha. vaya 
lo tenia y estaba en la cual surgimos cerca de tierra en diez y 
siete brazas de un fondo basa de lodo de color de cenísa di- 
mos un proís en trra. la cual dha. tierra é yerba es de otra 
disposición é pelaje que la que hasta halli habíamos visto cuyo 
monte era un árbol lejos uno de oiro, son los cipreses pequeños 
é tierra desierta , sus yerbas eran como gamarca ó como la de 
que hacen escobas de cabe cuela, al esle desta dichs^ vaya iba 
un brazo el cual dho. brazo <u*eyendo era el por do iba el estre- 



6ti DOCUMENTOS. 

cho , fuimos á é) del cual vimos salir mucha nieve nadando 
yendo el vatel delante descubriendo el camino lo halló cerrado 
de nieve é llegándonos mas cerca lo vimos desde el navio estar 
cerrado de nieve de cerro a cerro; esta nieve era tan alta que 
henchia hasta la mitad de los cerros lo cual visto nos volvimos 
confusos y tristes de tal suceso é saltando el tiempo é viento al 
Norte fuimos este dia ocho ó nueve leguas á surgir á la boca 
de otro brazo que habiamos dejado atrás para otro dia mirarle. 

En Miércoles á 22 del dho. mes fué el capitán con ciertos 
marineros en el vatel por el dho. brazo adentro por viér si te- 
nia salida por el cual dho. brazo entró hasta dar en una vaya 
toda cuajada de nieve por entre la cual dha. nieve íbamos rom- 
piendo con el vatel hasta que vimos se rematava en unos tres 
balcones ó cerros altissimos é cuajados de nieve hasta la lengua 
del agua de los cuales decendian mucha nieve que cuajava la 
dha. vaya é no pudiendo pasar adelante nos volvimos especial 
viendo no habia salida é llegamos al navio clavados del frió é 
agua que nos llovió en el camino é bien cansados de vogar todo 
el dia é visto nos hacia buen tiempo é con el viento á popa que 
salia de aquellas nieves nos partimos este dho. dia con pros- 
pero viento la vuelta de la boca deste estrecho de UUoa, é lle- 
gado á que fuimos al brazo que arriba dije que eslava al sueste 
del puerto de Bonifacio vimosle todos cuajado de nieve hasta la 
boca y mas alguna parte del brazo por do habiamos de pasar 
que visto causaba admiración en tan poco tiempo ciarse tanto, 
por que á la ida que fuimos solo vimos ciertas Islas que anda- 
ban nadando en el paraje de su boca é á la vuelta de torna viaje 
hallamos el dicho brazo cuajado hasta la boca y mas de una 
milla fuera do dijo el piloto salgamos presto antes que se nos 
cierre el camino , e á fe que e asi lo pudiera decir de veras esta * 
noche no surgimos por aprovechar el tiempo e asi fuimos á po- 
pavía con guarda doblada toda la noche la cual no tenia mas 
de cuatro horas de curso y tan clara como si hubiera luna. 

En Jueves á 23 del dho. mes surgimos en una isla que está 



DOGUBIENTOS. 65 

enmedio de lo ancbo del dho. estrecho de Ulloa ocho leguas d(* 
su boca por que saltó el viento do no nos dejo salir andubimos 
el dia pasado y noche y parte del presente hasta esta dha. Isla 
treinta y cuatro leguas. 

En Viernes á 24 de Diciembre salimos desta Isla é fuimos , 
14 leguas á surgir al farellón Horcado que llaman Campana 
que es una isla pequeña muy alta que está seis leguas al sur de 
la boca del dho. estrecho de Ulloa y está casi una legua de 
tierra; tiene su Puerto á la banda del sueste , cuyo puerto es 
como vaya, su fondo es arena limpia y de cinco hasta diez bra- 
zas, tiene muchas bajas é farellones en torno de si las cuales se 
ven todas claras de la banda del Norte é suduesie é travesia 
que le embargaba entrada, entro mas desviado deila mas de una 
milla, tiene dos picachos altos que la hacen horcada como dos 
tetas las cuales tetas se cubren una por otra estando al oes 
norueste de la dha. Isla, esta 51 grados y m** escasos, en este 
puerto déla Campana ó farellón horcado mando el capitán una 
cruz grande al pie de la cual pusieron asi mismo una carta 
que manifestava lo basta hallí succcdido p* el general si halli 
veniese como tenian concertado se juntassen en este dho. 
puerto si tormenta los apartase ó dejasen carta por que supiesen 
unos de otros. 

En Domingo á 26 de Diciembre salimos desta Campana para 
ir á buscar el estrecho de Magallanes é salido á la mar nos dio 
una travesia que nos hizo arribar á la Campana do habíamos 
salido é surgimos bien dentro donde estuvimos diez y nueve dias 
con tenpestades de agqa y viento que causaban refriegas infer- 
nales que no nos dejaba reposar ni dormir de dia ni de noche 
haciendo guarda á los cables e guindaresas los cuales dimos 
buelta al mastel mayor temiendo se nos rompiera e la vela aun- 
que era bien recia é no la tercia e asi padeciendo encomendán- 
donos á Dios hicimos un Romero como se suele hacer según 
costumbres en tiempo de necessidad por cuya debocion ayu- 
nando é hicimos especial oración é fué Dios servido á los diez 

DOCUM. II. 5 



66 DOGCMEI^TOS. 

y nueve disus darnos un día de bonanza con sur claro é sol donde 
enjugamos ñras ropas, aqui se pos quebró un cable grueso e se 
atormentaron las demás amarías. 

En Miércoles doce días del mes de Enero de mil y quinien- 
tos é cincuenta é ocho años partimos de la Campana de Ullóa 
la buelta del sudueste seis leguas hasta la punta de Santa Cata^ 
lina fuimos al sur diez leguas é surgimos en un puerto que 
nombramos de San Victoriano que fué su dia en 12 brazas^ de- 
semboca al oste y esta en 52 grados en un tercio largo. 

En Jueves 13 de Enero estando surtos en este p» de San 
Victoriano visto cargaba el tiempo do Norte hecbamos otra 
Ancora mas la cual fué bien menester por que venida la noche 
veriteo tan recio que no embargante venia por cima de tierra 6 
nos rompió un cable por la tercia parte en quien después de 
Dios confiábamos cual visto por todos viendo inminente el peli- 
gro á la muerte algunos con voz alta pedian á Dios misericor- 
dia y perdón de sus pecados en tal manera que no nos enten- 
diamos unos de otros con tales voces é ruido del viento , que 
hacia donde el capitán con altavoz dijo, hermanos encomendé- 
monos á Dios é recibamos la muerte con paciencia en pago de 
ñros pecados que Dios nos hizo nos puede deshacer , haga el lo 
que fuere servido de nosotros encomendémonos á el callando, 
por que nos entendamos , el credo en la boca y las manos al 
remedio , cual con los mas bistos marineros procuramos con las 
amarras que habia lo mejor que podimos^ casi estuvimos toda 
la noche diciendo las Letanias y otras oraciones. 

En Viernes 14 de Enero luego que fue manecido sacamos una 
ancla grande que debajo de cubierta sin cepo teniamos do 
p' le clavar el cepo desclavamos de una cinta los clavos q* 
fueron menester por que no los traiamos en el navio y asi 
clavado el dho. cepo en el ancla envolvíamos en ella los dos 
tercios del cable que se nos quebró é visto qu(i cargavamos el 
tiempo que era insufrible nos levantamos á pura fuerza de bra- 
zos dejando hallí una ancla perdida con la tercia parte del cable 



DdOUHVNTOS. 67 

luabrado é dando un papo de vela del triiiquuie entraitíos la 
)tra á dentro en busca de abrigo rompiendo por una gran cor-' 
íente que contra nosotros salla de la cual dha. corriente é del 
*ecio viento con que veníamos se levantaban grandes olas que 
causaban temor por medio de las cuales entramos mas adentro 
donde vimos había bonanza especial en un puerto que se pare- 
(áa estar tan manso como un Rio al pié de una alta sierra é de- 
seando tomarle llevavamos el vatel por delante remolcando la 
Nao por que en este abrigo estamos en calma que no habrá 
viento continuo salvo de las refriegas que de una parte é de 
otra nos traían molidos y aleando y amainando entre las cua- 
les , vino una refrita que nos llevó hacia el dho. puerto que 
deseábamos é ya que nos llevaba en paraje de la boca del dho. 
puerto vino tan gran viento en la dha. refriega que temiendo 
nos hiciese cabordar dentro procuramos amaynar el papahígo 
del trinquete con que íbamos é por presto que quisimos amaí' 
narle súbitamente nos le hizo pedazos é pasa su furia dejando- 
nos en calfloía é luego volvió otra refriega por proa que nos 
hecho sobre una baja, do por presto que soltamos una ancla 
fuimos á dar en ella é no nos valia hallar el cable p* salir de 
ella ni del proís que hechamos luego ni vastaban palancas des- 
viar diese algunos golpes en ella como los dio dó pensavamos 
se desfondara é ya que apartamos fuimos de la dha. vaya 
procuramos dar á la bomba por ver si hacia agua cual hallar 
BK>8 estanco. 

Este puerto dho. era cerrado é su agua mansa comoun rio cuya 
boca era al sur en el cual surtos fuimos á tierra, por agua y leña 
é algunos de nosotros subieron sobre una sierra pelada alta en 
extremo desde la cual vieron eran todas Islas todas las Sierras 
que en torno se podían ver por entre las cuales vieron ir un brazo 
que iba al Nordeste mas de quince leguas é cargando mas el 
tiempo por todas partes bajaban de aquella sierra tantas refrie- 
gas que no sabíamos ya que nos hacer ni donde nos meter , é 
luego hechamos do« anclas do nos pareció servirían ó por orín 



68 DOGUMBNTOS. 

q* es los aparejos é bolinns hechando por prois en tierra los doi 
tercios del cable quebrado é asi mismo otro prois de las guin- 
daresas juntas e asi mismo dimos otro con las contras y escotas 
de la mayor con todo lo cuál aun estavamos á Dios misericor- 
dia , digo en verdad que no había hombre que no quisiese mas 
morir que vivir con tanto trabajo casi escogían por mejor si los 
dejaran irse á morir á tierra que no estar en el navio con tan- 
tas sosobras é peligro p* lo cual no les fallava razón por que 
visto que el pa**". era tan bueno como se podía pintar é no 
nos valia é que siempre hacia tormenta de agua y viento sin 
cesar que no había hombre que tuviese cosa junta que se mudar 
saltando cada credo á lo que era menester y tantas veces que 
ya los mandadores no osaban mandar de pura lastima con todo 
lo cual no faltaban casos do saltavan presto asi ios mandadores 
como los mandados de todos se ocupaban é mas si mas hubiera 
ó aun no nos podíamos valer , considérese que podimos esperar 
en la mar ó en otros pueblos no tan buenos como lo era este 
los cuales puertos no podíamos escojer pues siempre con ne- 
cesidad ios buscábamos no pudimos escogerlos que queríamos 
si no tomarlos que bailásemos p* los cuales puertos víamos 
no teniamos amarras pues en un tan buen puerto como este era 
no estavamos seguros con todas las que había especial inver- 
nando en tierra tan desierta y estéril pocos é desaderesado por 
que lo que se traía la Nao capitana lo llevava é ya nos comen- 
saban á enfermar los marineros é por pocos que se muriesen 
invernando pereciésemos todos todo lo cual juntándose con el 
trabajo e peligro de muerte á cuyo temor á que este dho. día 
Xpíanamos todas las piezas que no lo estavan por que sus ani- 
mas se salvasen. 

En lunes 17 de Enero con las dbas. refriegas se nos rompió 
olí o cable que nos quedaba donde sin cesar davamos gracias á 
Dios viendo ñra. perdición que no teniamos ya con que amar- 
rarnos casi quedamos sobre una guíndaresa y el cable por proís 
el cual se nos largó con las recias refriegas casi quedábamos 



DOCUMENTOS. 69 

sobre sola la guindaresa la cual levemente se rompiera si no tu- 
viéramos aviso de cojerla y alargarla poco a poco cuando la furia 
del viento venia con el cual trabajo estuvimos hasta la noche 
que acabamos de amarrarnos con todos ios cabos que tenia el 
navio sin dejar trizas ni otros aparejos del é asi estuvimos coo 
las dbas. refriegas esta noche y el siguiente dia. 

En este puerto perdimos otra ancla con la parte del cable 
que quedó atajado en ella é para marrarnos ya no nos quedaba 
cosa de quien confiásemos que no quedaron si solos dos peda- 
zos de cables atormentados é otros dos pedazos de guindaresas 
quebradas y atadas por cincuenta pedasos é hallando estava- 
mos en cincuenta y un grados e un tercio viendo que p* 
cincuenta é dos é medio que la relación decia que eslava el 
estrecho de Magallanes no nos faltava mas de tres leguas tenia- 
mos gran deseo de andarlas y entrar en el dho. estrecho en el 
cual pensábamos ser remediado mejor que no do estavamos por 
que sí la Noa Capitana entrase dentro ó á la entrada ó la salida 
no hallaría é remediaría é si no la viésemos por ser tierra firme 
estaríamos mejor en el que no donde estavamos que eran todas 
Islas donde remedio no se esperaba si invernásemos y en el 
estrecho si que como era tierra firme pasáramos mejor vida 
especial á la vanda de la mar del Norte que decian habia mu- 
chos animales de cuya caza con los alcabuces pudimos ser re- 
mediados é con un perro que teníamos y otros mas remedios 
que los pensamientos encaminaban á los casos que nos suce- 
dieren é con este deseo estavamos sin poderlo ver con el navio 
por no hacer tiempo p* ello ni con el vatel temiendo se per- 
diese, el por su parte y el navio en ausencia del dbo. vatel 
é gente que en el fuese porque cada credo se nos rompía las 
amarras é proises do habíamos menester ocupar el vatel é toda 
la gente. 

En Aliercoles 19 hizo la conjunción de la luna con la cual 
seso el viento é llovió siempre este dia y el siguiente una agua 
joepuda espesa con la cual dha. agua jueves nos salimos deste 



70 DOGDIISNTOS. 

puerto de ia segunda ancla perdimos y con un bagage de leste 
fuimos íiiera y á el medio dia de la dba. abra saltó en el bees- 
norueste que nos hizo arribar dentro á otro puerto do surgi- 
mos con ancla é cinco proises en tierra aunque era bien manso 
y abrigado en el cual nos rompió una refriega parte de ellos. 

En Viernes á 21 de Enero dándonos ^m poco de buen biento 
salimos deste puerto é no pudiondo doblar una punta andando 
perdiendo con refriegas á mura des á mura por no dar al tra^ 
vés arribamos donde no pudiendo salir surgimos en un puerto 
quequeño que nombramos de San Sebastian por ser su dia en 
una Isla baja montuosa su boca desembocaba al lesto aqui no 
sentimos refriegas aunque fuera las babia grandes. 

Andábamos con tanto miedo de dar al través por falta de 
amurras que no osábamos surgir si no era en puerto muerto y 
aun no nos valia á cuya causa nos metiamos donde no podíamos 
salir cuando queriamos donde no poco afligimiento daba á Uh 
dos , en éste puerto de San Sebastian tomamos lo que hábiiH 
mos menester é lapas é megillones que no poco refriserio nos 
fué por que á falta de la carne que no la teníamos nos sirvió 
de vianda é unos pexerillos como el dedo que con anzuelo se 
tomoron q" en toda la tierra no habíamos podido tomar lo cimI 
juntábamos oon las seis onzas de víscocbos que nos daban de 
ración. 

En Domingo 23 de Enero fué el piloto Diego Gallego con él 
escroo y otros marineros é en el vatol la vuelta del Sur por un 
brazo á dentro é vieron á dos leguas basta una Sierra muy alta 
en la cual subimos por ver si viéramos el estrecho de Magallanes 
é desde que fuimos en la cumbre alta della vimos que en ladha. 
Sierra é sus comarcanas fenecía la Serranía de altas yslas é lo 
demás que vimos eran muchos farellones é vajas que hacían 
un grande arcipielago muy espesos y menudos cuales iban i 
luengo de la costa 4 leguas cual costa se corría norueste sueste 
desde la qual entraban en la mar otras tres ó cuatro leguas é 
lo demás que vimos eran yslas vajas entre las cuales se hacía 



DOGDMfiNTOS. 71 

una gran vaya que comeosaba á dos leguas al sueste de la Sierra 
donde estavamos su primera punta de su boca é la segunda mas 
al sueste 4 leguas las cuales dhas. cuatro leguas tiene al pare* 
car la dba« vaya de boca é todo lo que desdella al sueste parecía 
era como é dho. tierras bajas sin nieve do visto quedamos ad-^ 
mirados de los muchos vajos que vimos é considerando el peli- 
gro que se nos recrecia si sobre ellos fuéramos como sin saber 
no lo hiciéramos si tiempo hubiéramos tenido en demanda del 
estrecho de Magallanes que según relación teníamos en este 
paraje el 6ual esta en los 52 grados y m® que dice la relación 
estaba el dho. estrecho por el cual dho. estrecho miramos desta 
Sierra é no vimos cosa en lo que vimos de el pudiese estar en 
todo lo que la vista terminaba e asi nos volvimos al navio é 
contamos al capitán lo que habiamos visto y á todos los demás 
soldados é marineros que lo quisieron oír que no poca confu- 
sión iué p* todos e w^i estuvimos en este dho. estrecho, otro 
tres días en los cuales vulgarmente en conversación habia di- 
versos pareceres donde oido por el capitán le dijo á todos , Se- 
ñores ya he visto el buen deseo y animo que todo Ymds. bao 
tenido siguiendo mi voluntad é la del piloto que era descubrir 
hasta la otra mar del Norte como por nuestros mayores nos fué 
mandado asi mesmo habernos llegado á los 52 grados y m"" que 
dice la relación que esta el estrecho en el cual dho. paraje no 
le hallamos ni vimos asi mismo veo que con los muchos tem- 
porales é refriegas habemos perdido dos anclas con las amarras 
que traíamos é que jsk no nos queda con que amarrarnos pues 
ven que desguarnimos betas y los aparejos p^ ello y no nos vale 
aunque los puertos son muertos por lo cual no estamos p* irle á 
buscarle ni para salir de aquí , por nuestros pecados sea Dios 
servirlo, con todo, asi mismo veo que invernar en esta tierra 
con tan poco bastimento es hecharnos á morir por que nosotros 
no tenemos sino solo viscoeho p* seis meses tasado por la ra- 
ci( n ({ue se dá cada día ni el trigo ni la arina que hay alcanza 
á los seis mese^ porque cada dia se gastan casi tres almudes 



72 DOCUMENTOS. 

en arroz o mazamora é mote p'^ las piezas cual comemos por 
blanda después que nos falta la carne cuya tasa no se puede 
mas apurar pues los Qjbros tres meses que faltan p" nueve meses 
que hay de aquí al tiempo que de aquí se puede salir que pen- 
samos comer é que llcbaremos que comamos á la partida , é 
caso que hubiese comida, que amarras tenéis p* estar amarra- 
dos en las tenpestades del invierno^ é caso que bastasen las 
que tenemos, que tales quedarían p' navegar después con ellas, 
pues agora no lo están , é que clavos y estoperoles nos dejó la 
Capitana p' las aguas que cada dia se nos descubren , pues con 
romblones de herrar clabastes los manteles en la raja por do 
entraba agua al pañal ; Señores yo conozco por lo dho. q' in- 
vernar aquí es perdernos é ir á la mar con tan pocas ó por me- 
jor decir, con ningunas amarras es irnos á ahogar, de estos dos 
daños tomemos el menor, é así me parece nos opongamos á la 
muerte por escapar la vida y hamos como mejor pudiéremos 
con el primer tiempo que Dios nos diere p* el Reyno de Chile 
á dar cuenta á nro. gobernador, si Dios nos dejare llegar, de 
todo el suceso cual se nos podremos dársele si acá queda- 
mos é seria mas daño por tanto como su capitán mando á Vds. 
se conformen con el piloto y al piloto con mi voluntad la 
cual es hacer lo dho. É asi pareció bien lo que el capitán de- 
cía y estuvieron bien en ello. 

En Jueves 27 del dho. mes de Enero salimos deste puerto 
de San Sebastian é fuimos p* ponernos donde venido todo 
tiempo pudiésemos salir , é no pudlendó ir donde queríamos 
surgimos en un puerto que nombramos de San Juan Crisostomo 
deribadole del dia que fue, cual estuvimos á la banda del leste 
porque en los que desembocaba al leste nos hallábamos bien 
sin refriegas procurando fuese tierra baja é montuosa é desde 
que surgimos en tierras bajas sin monte nos hacia el continuo 
viento garrar é cuando junto á cerros grandes; bajaban de ellos 
refriegas infernales que nos hacían ser santiguadores y aun 
decir el miserere, todos estos cinco puertos próximos pasados 



DOCUMBNTOS. 73 

son dentro desta dha. abra de San Victoriano de loa cuales 
DO hago mas memoria porque no es necesario solo digo están 
en 52 grados y un tercio largo é lo po0lrero do se llegó con 
el vatel 52 grados y m® toda esta tierra é sus comarcas son 
Islas muy altas de á media legua y a dos millas de subida y 
alganas son ó las mas de ellas de más altor que circunferen* 
cia é asi do quiera que llegábamos hallábamos puerto al abrigo 
de ellas. 

En Lunes 31 de Enero salimos del sobre dho. puerto de San 
Juan Grísostomo con viento sueste é pasamos á bista del puerto 
do perdimos la primera ancla la cual no pedimos cobrar é así 
nos salimos dando gracias á Dios con tal tiempo que por mila- 
groso mas que por natural le tuvimos rogando á Ntro. Sr. nos 
deparase puerto donde con nuestros pocos cabos pudiésemos 
abrigarnos é asi veníamos la buelta del Norte todo aquel dia é 
noche con viento sur cual saltando al sudueste é hoeste vino 
basta hacerse Norte. 

En Martes primero de Febrero por la mañana con el dho. 
viento Norte llegamos á tomar puerto en una habrá que estaba 
en 50 grados é dos tercios do se hacia dos puertos en los cuales 
habia estado surtos, nro. Capitán el año de cincuenta y tres y 
asi por el vista la conoció en la cual abra entramos y queriendo 
tomar el primer puerto de los Inocentes no pudimos defendién- 
donos las refriegas de viento con las cuales andubimos mas de 
cuatro horas en medio de aquesta abra izando é amainando é 
mura des amura ya yendo á una parte y á otra , ya á popa vía ya 
por la proa ya en calma yá arribando dando carreras á una 
banda é a otra con diversas refriegas insufribles entre las cuales 
refriegas nos rompió una el papabigo del trinquete con tanta 
velocidad y en pedazos tan menudos que todos quedamos san- 
tiguados de tal furia de viento é asi quedando mar al través 
embargamos una belilla de correr la cual sola nos habia queda- 
do sana con la cual dha. belilla andábamos tan perdidos como 
primero y tan perdidos que no habia hombre que animo ni 



74 DOCUMENTOS, 

fuerzas p* el trabajo de puros ya molidos tuviese , especial eis- 
tando ateridos del viento frío y aguaceros continuos que tenían 
bien remojados con mas ayuntamiento de desbilitacion de no 
haber comido dos dias de almadiamíento que no quedó hombre 
que no se almadiase no se que tales estaríamos p' remediarnos 
en verdad mas dispuesto p' dejarnos morir que para procurar la 
vida. 

E tales cuales he dicho nos eforsabamos en Dios y dimos el 
papahigo mayor con intención de nos ir á la mar huyendo de la 
tierra pues tal no paraba por la cual mar entendiamos ir arri- 
bándola bivelta del sur hasta hallar remedio, vean que tal podía 
ser hizolo Dios mejor que llegando al otro puerto que llamaban 
de San Simeón vimos que estaba abrigado sin aquellas refriegas 
dhas. é por haber surgido en él , ñro. capitán el año de 53 como 
arriba dije nos metimos adentro é surgimos en 8 brazas de lim- 
pio fondo de la vanda del Nordeste del buen abrigo do puestas 
las manos dábamos muchas gracias á Dios que bien mirando su 
debocion é caras desbilitadas parecían mas frailes en Semana 
Santa que Marineros en puerto En este puerto como hubieron 
llegado se tomaron cuatro aguas que habíamos venido anegán- 
donos é hallamos era un nudo grueso de tabla soltado otro era 
un sobre casco por el cual entraban los cuatro de dos , otra un 
palmo de costura é lo demás era broma, tomóse todo lo que lo- 
mar se pudo , asi mismo se remendó otro papahigo viejo que se 
había rasgado en otras refriegas antes cual no se había remen- 
dado por falta de hilo cual á la sason hizo el despensero de 
cuerdas de sus pesquerías con lo cual se cosió é puso en lugar 
del que se hizo pedazos , bendito sea Ntro Sr. Dios que aunque 
todo nos faltava no faltava su misericordia. 

En Miércoles 2 dias de Febrero siendo surtos en este dho. 
puerto de San Simeón con el med^ cablfi en el ancla é con cinco 
proises á tierra con el otro medio cable é todas las demás amar- 
ras y aparejos que había fué cargando el norte tanto que entraba 
por la boca de este dicho puerto tantas é tales refriegas de 



DOOI7ll£NT08. 75 

vienU) qiie tebantaba el agua en polvo como si foera tierra con 
grandes ,olai haciendo el agua como espuma de jabón de cuyas 
olas nos defendía una punta una puntilla que delante teníamos 
por cima de la cual venia el viento tal que empesó nos leban- 
taba el navio ; nos rompió dos arboles do teníamos atados los 
proises é asi mismo nos descapilló el cable que en una piedra 
dimos por .proís I cual visto creímos perdernos por que no ha- 
J[>Í6ndo mas amarras que hechar ni mar donde correr de alli 
sueltos esperábamos dar dentro en unos bajos do iban á crebar 
las olas fué Dios servido saltando cuatro marineros al batel fue* 
ron ha la doseá tierra por una guindaresa é cobraron el dbo. 
cable cual tornaron ancapillar é alli todos cuatro le tuvieron 
hasta que pasó la fiíria é des que hubo pasado se hizo con un 
pie de abra en la piedra dose atado bien easi estuvimos en este 
puerto oobo diaa y al fin de ellos salimos é tornamos arribar 
áél. 

£n M ierooies nueve de Febrero salimos deste puerto é fuimos 
todo el dia bario venteando con viento hoeste é huesnorueste 
dentro desta dha« habrá y al fin no pudíendo salir tomamos el 
puerto de los inocentes que es una legua mas al norueste del 
otro do salimos el cual es de 3 brazas de arena limpia ; está 
su boca al sur no mas ancha que cien pies y de siete brazas de 
fondo, es puerto cerrado é muerto dentro es bien ancho y 
abrigado. 

En Jueves 10 de Febrero salimos de este puerto de los inocen- 
tes bario venteando con norueste é hoeste sudueste cual salidos 
fuera fuimos la vuelta del Norueste é del norte é como podíamos 
lo restante deste dha dia é noche siguiente con viento bonancible 
á vista de tierra. 

En Viernes 11 de Febrero amanecimos obra de 20 leguas 
mas al Norte del' puerto de los inocentes dó habíamos salido é 
haciéndosenos el viento Norte tomamos puerto en una abra que 
hacia tres leguas de boca en Costa de Norte sur cual desembo- 
caba al hoeite , tiene esta abra al Norte de su boca roas de una 



76 DOCUMENTOS. 

legua de tierra baja coa nuevas bajas que salen de ella y á la 
banda del sur son tierras altas e asi mismo parecen altas la tierra 
adentro é asi entrando por la dha. abra á dentro surgimos en el 
fin de la dha. tierra baja una milla desbiados de tierra en dog 
brazas y media de arena limpia surgimos á sabiendas en tan 
poco fondo porque no estuviesen los dos medios cables que te- 
niamos cuales interingamos en una ancla grande y en otra chica 
que nos habian quedado con ayuda de otros pedazos de guinda- 
resas dobladas que tan bien ayudaban toda esta abra es de poco 
fondo é todo arena limpia, pusimosle nombre á esta dha. abra de 
San Guillen que fué su dia y al puerto nombramos p"" de Juan 
Vicente por dar contento al marinero que iba por atalaya en la 
gabia padeciendo frió cual se decia destedho. nombre. 

En Domingo 13 de Febrero con el viento sueste salimos deste 
puerto de Juan Vicente, el cual dbo. viento fué rodando basta 
hacerse Norte con cuyo Norte andubimos bario venteando toda 
la noche con grandes aguaceros y cando y amainando é sacando 
las bonetas venidas la mañana procuramos tomar barloven- 
teando el dho. puerto de Juan Vicente donde surgimos otra vez. 

En esta dha. abra de San Guillen bochamos á la mar dos cria- 
dos del capitán Xpianos que se le murieron el uno Domingo á la 
salida y el otro Lunes siguiente á la entrada á los cuales perso- 
nalmente beneficiaba é curaba como si fueran sus hijos. 

En Lunes 14 de Febrero siendo surtos en el dho. puerto de 
Juan Vicente venida la noche vino un huracán de biento nortes 
que nos rompió los dos cables con tanta furia que rompido el 
primero cable rompió el segundo como si fuera un delgado bilo 
de lava lo cual por nosotros visto noten lo que sentiríamos en 
verdad andábamos bien trabajosos con tan grande aguacero é 
recio viento é frío procurando juntamente asi por la vida del 
cuerpo como por la salud de ánimo é asi unas cosas nos probo- 
caban á contrición é otras á lástima é compasión por que unos 
andaban reconciliándose con otros pidiendo perdón de sus eno- 
jos otros hincados de rodillas confesándose á solo Dios sus pe- 



DOGUMBNTOS* ' * '^ 77 

■ • 

cádos , otros pregonaban el daño diciendo Á^99fix3^ que ya no 
tenemos anclas ni cables que se nos han perdido é quebrado 
é vamos al través, otros, Señores que ya no tenemos vatel que 
se nos anegado é aquí la guindaresa quebrada do estava atado , 
otros avisaban el peligro diciendo ó hermanos que vamos al tra- 
vés sobre ios bajos que no muy lejos los tenemos á sota vento , 
otros dicien icemos hermanos este trinquete no demos en ellos 
por si pudiéramos escapar con vida de aquí al día lo cual eran 
4 ampolletas de prima noche de deciocho ampolletas que la 
noche tenia e asi con el credo en la voca yncaron el trinquete lo 
mas presto que pudieron el cual aunque se nos hizo pedazos 
fué Dios servido saliésemos de los dhos vajos é viéndonos ya 
fuera delios procuramos hacer una vela de coser cual un día 
antes habiamos deshecho para con ella fortalecer el trinquete lo 
cual pusimos luego por obra repartiéndonos unos acoser la 
vela, otros á gobernar y ancomendar la via, otros atalayando 
por do pareciese la tierra ó bajas donde teniamos zabordar con 
noche tan oscura é tempestuosa é asi Íbamos á lo que el viento 
queria hacer de nosotros mar al través hasta el alba que em- 
bergó la vela y adarado un poco reconocimos la tierra que no 
estavamos lejos de ella donde á ser mas larga la noche dábamos 
al través , otras muchas cosas pasaron entre nosotros dignas 
de memorias tocantes al espíritu de las cuales no trato dejándola 
remuneración de ellas y solo Dios pues no han de ser gratifica- 
das por instrumento humano como algunos corporales de que 
ha sido mi intención tratar. 

E tornando á la primera materia donde nos amaneció cerca 
de la tierra como dije donde reconocido do estavamos dimos 
la vela' que el viento nos consenlia con las cuales fuimos ahorca 
todo lo que podíamos la vuelta del lesnordeste con viento no- 
rueste por la dha. abra adentro bien cinco leguas buscando do 
zabordar donde Dios nos deparase piadosamente se podrá creer 
el trabajo é pena que llebabamos yendo zabordar con un tal 
temporal sin saber donde ni que tal seria la costa si seria brava 



78 DOQUMEINTOS. 

ó tal que saiieftemos con vida ó si escaparíamos la comida 
porque en tierra tau estéril y desierta como esta es perdido el 
bastimento es perder la vida porque como he dho.» en la tierra 
no lo hay especial siendo como son islas pequeñas é altas 4 
montuosas casi entrando como é dho. con aguaceros é cerrazón 
de nubes que no se dejaba ver la tierra con todo lo cual fué 
Dios servido vimos un abra cual marcada por el aguja fuimos od 
su demanda y entramos por muchas Islas pequeñas é bajas á 
montuosas donde hallamos abrigo de viento é mar é razonable 
fondo que podíamos bien andar entre ellas por todo lo cual de- 
bamos muchas gracias á Dios y á su bendita Madre Ntra Sral es 
quien confiábamos é asi queriendo tomar tierra unas refriegas 
de poco viento nos lo desbiaban tanto que ya no haciamos mas 
que lo que Dios quería hiciese el viento de nosotros cual.sidió 
mejor lo que queríamos escojer é asi arribamos con una refri^ 
á una caleta angosta donde entramos y al entrar iba aparejado 
un marinero que llaman Antón González con un cabo con el cual 
cabo se hecho á nado é salido á tierra lo ató á un árbol sobre 
el cual nos estuvimos hasta dar los cabos que mas pudimos en la 
cual caleta no hallamos mas fondo ni mas ancho de lo que ha- 
biamos menester casi estavamos de baja mar en seco é de nar* 
dando. 

E luego que llegamos hicimos de dos pipas é del árbol mayor 
una balsa con que nos acabamos de amarrar con toda la jarcia 
que pudimos desatar y en esto ocupamos este dia y en resar nras. 
debociones dando á Ntro. Señor Dios gracias por las milagrosas 
mercedes con que nos hizo alegres como lo fuimos en este 
puerto. 

£u Miércoles 16 de Febrero viéndonos sin cables é sin anclas 
é sin batel é habiéndonos rompido refriegas tantas velas deter- 
minamos hacer un vergantin en que pudiésemos ir á tierra de 
promisión éno teniendo carpintero que lo hiciese, cada uno se 
ofreció ayudar con lo que sus fuerzas y entendimiento bastase 
de todos los cuales se hallaron tres marineros que mejor maña 



DOGUMfiKTOS. 79 

se dieroQ por que lo babiaii vislu hacer cuales fueron Petlro 
Díaz oontramaeslre é Juan Vicenle marinero é maestre Esteban 
Calafate el cual poniéndolo por obra hizo el galigo luego el cual 
estava hecho antes de m** dia los demás soldados é marineros 
alijábamos el navio. 

En Jueves 17 del dho. mes saltamos en tierra firme á buscar 
sitio donde pudiésemos hacer barracas é no hallamos cosa en- 
juta por que así en lo alto como en lo bajo casi en el monte 
como en lo razo había un limo enpapado en agua como esponja 
mojada en agua por cima del cual limo Íbamos atollando como 
por ciénega é visto no habia mejor sitio procuramos hacer cal- 
zadas de piedra asi p* los caminos como p' las barracas é casas 
la cual dha. piedra se acarreaba de la cosía de baja mar y en 
esto espendiamos algunos días é hechas nras. barracas é casas 
nos repartimos unos á sacar la comida é llevarla por el estero 
arriba hasta la tierra firme á las barracas en la balsa y esto de 
pleamar se hacia por que debaja mar no habia agua en que la 
balsa nadase otros deshacían en navio e sacaban tablas é clavos 
otros ayudaban á los carpinteros que cortaban é labraba en el 
monte madera p» las guaderuas del bergantín la cual sacaban 
con mucho trabajo del monte yendo en palo en palo andando de 
ios cuales algunas veces deslizaban é se metían hasta la cinta 
é sacada la comida del navio especial el viscocho que era la que 
mas teníamos desembarazamos todas las cajas de ropa en las 
cuales lo metimos é cerramos con sus llaves dentro de la barrasa 
do asi mismo metimos el trigo y Arina en sus cargas y lo suelto 
en pipas do bíon se guardaba ó tasaba la gente asi soldada 
como marineros hicieron sus casas de paja donde habitaban de 
dos en dos y de en tres en tres donde guisaban el marisco que 
por sus mitas iban á cojer par a ellos é para sus compañeros que 
quedaban trabajando ayuntando á la ración ordinaria que cada 
dia se les daba dé vizcocho é arroz hecho de trigo cocido pa- 
saban onestamente la vida. 

£ andados 27 del mes de Febrero domingo que fué de mañana 



80 DOCUMENTOS. 

oimos muchas vocea de indios de la tierra los qiiales vimos es- 
taban haciendo aumadas eu un cerro bien una milla frontero de 
otra, ranchería é asi vistos les respondimos á su son é mando 
el capitán los dejasen é no fuesen á ellos por que queria ir el 
á llamarlos e asi fue llevando consigo el despensero los cuales 
vinieron á su llamado con tantos ademanes de recatamiento que 
bien demostraban por ellos tener entre si guerra unos con otros 
los indios que vinieron fueron catorce hombres de razonable 
estatura sus armas eran fisgas de palo de dos brazas é desta 
hechura e asi mismo traian unos puñales de hueso de Ballena 
bien de dos palmos de largo é de esta forma ( ^^^ ) sus besti- 
dos eran pellejos de lobos marinos é de corzos de montes no 
mas largo que pasta poco mas bajo de la cintura su hechura 
tal eual sale del animal traen sus berguenzas de fuera é sus 
cuerpos y caras salbigados de tierra colorada con algunos re- 
veces de negro é de blanco y unas guirnaldas de plumas de pa- 
tos sobre sus cabezas é desta manera vinieron hasta nras. casas 
é creyendo tuviéramos algún servicio de ellos especial de algún 
lobo de sus pesquerías para aceite para brear el vergantin, 
mandó el capitán no los enojásemos por que queria asi mismo 
asegurarlos hasta la partida por llevar algunos que le pareciesen 
para lenguas é asi el propio capitán les dio anzuelos p* sus 
pesquerias é térsales de oro para sus cuellos é muñecas é otras 
cosas con que se fueron contentos y otro dia siguiente vinieron 
16 indios á los cuales salió el capitán é le presentaron un zurrón 
de cuero de lobo lleno de tierra colorada con el cual presente 
nos reimos mucho y el capitán les dio medallas hechas de estaño 
é llantos de paño de colores y otras cosas é viscocho é trigo 
cocido lo cual no querían ni sabian comer fueles asi mismo pe- 
dido por señas trajesen de aquellos lobos de que andaban ves- 
tidos y ellos en lo que respondian parecia lo entendian e asi se 
fueron á sus canoas é andando ocho dias del mes de Marzo vol- 
vieron veinte y tres indios é no trujeron mas que tres curonci- 
llos llenos de la 'dha. tierra colorada los cuales indios se desver- 



DOCUMENTOS. 81 

Ronzaron en tal manera que dos horadaban las casas por burlar 
o que en ellas teníamos é bedandoselo nos amenasaban con 
sos puñales de hueso é fisgas é por no matarlos les decíamos 
[K)r señas se fuesen é no se quisieron ir antes concertaron dar- 
dos gnacabara para lo cual repartieron sus armas entre si con 
losque no las tenían lo cual por nosotros entendido teniendo 
oras, armas prestas viéndolos venir tirando piedras é fisgas los 
espantamos con los arcabuces de los cuales se guardaban e asi 
lisparados los dhos. arcabuces saltó el cnpitau sobre ellos con 
seis hombres á espada é rodela á los cuales indios siguió hasta 
ras canoas por les tomar alguna para con olla tomar algún lobo 
para sacar aceite que era bien menester é por acortar los indios 
que pudiese tomar por que habían sido bellacos, mas ellos como 
sabían los caminos con su bien huir se embarcaron algunos pri- 
meros que nosotros llegásemos é los demás que restaron de 
embarcar llevándonos algunos espaldarazos que matar no los 
quetiamos se metieron por el monte adentro donde con huro- 
nes no los sacaran é asi se fueron á otras islas é nos desemba- 
razaron esta Isla donde estamos cual creímos primero era tierra 
firme; tiene esta Isla mas de una legua de largo norte Sur, obra 
de un tercio de legua en ancho leste hoeste cuyas riberas son 
montuosas con algunos cerros que tiene bien altos lo deraas es 
un desierto llano de sola piedra tosca labada é gastada de los 
recios aguaceros. 

Eñ Domingo 13 de Marzo se tomó un corzo con un perro que 
teníamos, era del tamaño de un carnero castellano ó su carne 
era como la de los del Perú. 

Viernes quince de Abril habiendo ya acabado el bergantín 
visto no hacia tiempo para partirnos mando el capitán medir 
toda la comida que teníamos é asi medida apartó lo que para el 
viaje convenia é la demás comida mandó se comiese durante el 
tiempo que en este puerto del bergantín invernásemos que seria 
hasta fin de Agosto ó hasta mediado de Set^.. con los cuales 
cinco meses partiendo la dha. comida salió la ración que cada 
DocuM. n. vs 



$3 DOqi}M«NTOS»« 

dia se podría dar á cada persona é á cada pieza con la cuui re^ 
tftsa Qomiamos todos bien delicado, mas con la especulaoioa 
de algunos inventivos nos remediamos algún tanto meJQP por 
que yendo á mariscar traimos lo que bailábamos ó no lo qiv 
queríamos é comensaron á traer algunos de unas yert>aAa8 que 
comen los indios que se crían en las rebentacones d^ \^ nuf 
^obre las piedras con muchos rabos como culebras ^ d^))ip 
traimos siempre para comer que fué arto socorro las cuales gui- 
sábamos desta manera, asi los troncos como las hojas, kü 
troncos eran como rábanos gordos é pero muy duras cuya, 44? 
resa quebrantábamos asándolos en las brasas é des que erw 
asados los cortábamos tan menudos como dados, é luego Iqi 
hecbamos á cocer en las ollas en agua dulce 5, ó , 6 horas é 4^ 
que cocidos eran , los rompíamos con las piedras de ipoler é QP 
queriéndose moler los bochábamos arina é asi se dejabi^n bÍ6B 
moler é molidos los volvíamos á las ollas é cocían uqa bon^ oos 
las lapas mariscos y estaban buenas, las hojas que no eraq tanto 
duras solo se pedacaban cruda como dados é las cociamosi es 
agua cuatro ó cinco boras é desque cocidas las hechabamos iipt 
hora que cociesen con las lapas mariscos é destas dhas. yopr 
has desque cocidas é molidas eran , las envolvíamos en ariqn, 
bechariamos pan de todo junto , digo tortillas ^ llevaba dos 
tercios de arina é una de yerba é algunos bechabaq taotl 
yerba como arina; en tierra no se baila ningún generp d^ 
yerba de coiper, las bollas se nos quebraban qu^ nos era 
jarta falta con la frialdad de la tierra apartándolas del fuego 
mucho nos valiera ollas de cobre por que en esta tierra apar 
tandolas del fuego sequebran , no se hallaba barro para hacerlas 
que todos nos pusimos á buscarlo é no hallamos ni tierr^. 

En diez y ocho de Abril entró el primer cuarto de la luna t^ 
tenpestuoso de nieve é fortissimo viento q^ no embargante 
estavamos en tierra en nras. casas é toldos hechos dentro del 
monte do teníamos todo el abrigo que aquí es posible , nos las 
quería el viento deshacer y llevar desasosegándonos sio nos 



dojar dormir ni reposar dMraate bu furia cou cuya frialdad ai de 
jaros, ranchos saliamos á cortar leña ó a otras cosas necesarias 
volvíamos huyendo á ellos á deselarnos ó no osábamos desviar* 
nos del fuego, é al fin del dbo. cuarto hizo tres dias de sur 
buenos con frío seco con los cuales dhos. dias dio voluntad á 
muchoa tratarnos fuésemos representando la necesidad que pa* 
decíamos diciendo seria cosa acertada la dba. partida lo cual en- 
tendido por el capitán mando juntar á todos é juntos les hizo 
el parlamento siguiente. 

Señores yo é areglado nro. bastimento conforme á lo que 
teníamos para seguridad de nras. vidas é respetuando los dias 
que nos son forzosos estar aqui invernando pareceroe que 
vras. mds. en sus conversaciones manifiestan la necesidad 
que padecen de la estrecha tasa ordinaria e asi mismo el deseo 
que tieqen que nos fuésemos^ visto han hecho tres dias de sur 
sobre lo cual yo el S^ piloto que esta présenle en el caso 
habernos tratado muchas razones mirando el proi y contra que 
se sigue é bien enliendo que se tuviéramos el bergantín en el 
agua como le tenemos en tierra é dentro del nra. comida é 
hato que en estos tres dias pasados se pudiera haber cumplido 
la voluntad de Vs. raüs. que es salir de lan estéril tierra, de los 
cuatro tiempos del año en el oloñu suele hacer grandes tem- 
pestades é tormentas en el mar y estamos , enmedio por ahora 
es otoño en esta tierra y estos tres dias que vimos vinie- 
ron acaso buenos é tras uno bueno venios vienen quince tem- 
peatuoaos é malos y si creemos be gdran otros tales días, para 
aprovechamos delios es menester hechar el vergantin á la mar 
y cai^arfe lo cual se ha de hacer en los dias malos porque veni- 
dos los buenos gocemos del los , p' hacer lo dicho se ha de 
deshacer la barraca y de la vela delia hacer cosíales en que lle- 
vemos el trigo que está, en las pipas pues no pueden ir las pipas 
dentro y deshacer las cajas do tenemos el viscocho para hechar 
seis tablas debajo sobre que vaya la comida que no se moje , 
todo lo qual con dias msdos y aguaceros como se podrá hacer, 



Sk DOCUMENTOS. 

en verdad muy mal é puesto caso que se hiciese muy bien é 
tuviésemos buen tiempo p* partirnos donde era nro. pensa- 
mienlo ir pues habiamos de ir como gato sobre aguas si es 
que habiamos de ir á Baldivia no podríamos ver ni hacer de 
aquí halla lo que se nos manda hagamos é si es que lo habernos 
de hacer complaciendo á Dios quiero que se haga es menester 
invernemos en el camino y esto será donde el tiempo nos dejare 
cuya tierra é puesto no se que tal será asi que el invernar no se 
escusa do el bergantin estando como á de estar en el agua se 
ha de velar muy bien é si dentro de él no podemos pasar la 
vida habemos de hacer cosas si hubiere de que hacerlas pues 
mariscar tan bien es menester lo hagamos halla como acá é 
buscar asi mismo todo lo demás que aqui y pluguiese á Dios 
que se hallase como aqui se halla yo no quería que hiciésemos 
en tal manera que por atajar Ro de asemos por quo las tormen- 
tas ahora son tan grandes , el navio pequeño el dia chico y nu- 
bloso la noche larga é temerosa, el velar ha de ser mucho el 
comer. poco, mucho frío é agua, poca lumbre é menos abrigo, 
poco contento menos refrigerio, mucho trabajo descanso nin- 
guno, disminuyese la virtud natural y engendranse casos qae 
sus efectos son mas propensos á perdición que á salbamentos. 
Señores pareceme que en tal remedio podríamos hallar el daño, 
en tierra estamos, é nras. casas hechas y en ellas nro. basti- 
mento guardado y á la puerta mucha leña y bueno lo marisco y 
lo demás que cada dia Dios nos provee junto con nras. raciones 
no es pequeña parte de nro. alimento con locual pasaremos el 
invierno con menos trabajo, y el berano venido trocarse el 
tiempo, amansarán las tormentas templarase el frió cesaran las 
aguas , habrá buenos dias , asi para embarcarnos como para 
partirnos, tenemos menos bastimento que llevar é asi yremos 
sin carga é con mas anchura para nras. personas , las noches 
habrán descrecido los dias serán grandes alegres y claros con 
los cuales veremos mejor lo que habemos de hacer é á me- 
nos costa é mas contento , esto esta á mi cargo loque a Yras. 



DOGUMBNTOS. 85 

mds. encomiendo es rueguen á nro. Sr. Dios me encamine 
haga lo que mas á su sanio servicio convenga y en lo tocante 
á las raciones se les dará á Ys. mds. , otra ración de visco- 
cho cada semana mas que basta aquí lo cual mando se les dé 
luego. 

£ así oido todos estuvieron en lo que decia el capitán, é dije- 
ron era lo mas acertado se sosegaron é no trataron mas en ello. 
En este aciento nos venian algunas canoas con indios á los cua- 
les dábamos mantas y otras cosas por asegurarlos con los cuales 
rescatábamos mariscos é cuerbos marinos y ellos creyendo está- 
bamos descuidados fingían ir por la mar é saltaban en tierra 
é venían á hurtarnos las piezas que llevaban agua de un arroyo 
do estavan asi mismo labando ropa con los cuales muchachos 
estando un hombre que el capitán habia enviado para su guarda 
no fiándose de ellos é llegados los indios é visto estavan los mu- 
chachos con quien los guardaba quisieron matar al hombre 
con traición tirándole piedras é dardos é no pudieron hacerlo 
tan secreto que el cristiano lo sintió é fué tras ellos hasta que se 
les bocharon á la mar por do fueron nadando hasta su canoa á 
cuyo ruido salimos é vimos ir nadando los indios por la mar 
adentro que no poca admiración nos fué ver el frió que sufrían 
por que el agua salada se helaba cuajándose é no pudimos 
fuera de la lumbre estar mucho sin volver á ella é si acaso me- 
tíamos la mano en el agua nos dolía é quemaba como fuego y 
ellos iban nadando como peces. Otras veces yendo á correr la 
isla topamos indios con sus dardos que venían á desembarcar 
á ella á los cuales cercábamos para tomarlos vivos é venidos á 
las manos se nos descabuyen de ellas por que si los hacíamos 
de la carne deslisaban e sí del cuero del corso que traían 
cubierto largábanse luego é dejándole en nuestras manos se 
huían pues si por fuerza de armas habíamos de tomar los que 
quedaban muertos ó heridos y no eran de provecho pues, sí 
quisieran soltar las armas p* tomarlos con dos manos traían 
ellos dardos é pañales de hueso de ballena que pasaban un hom- 



86 DOCUMENTOS. 

bre de banda á b&nda é asi do se pudo baher ninguno de elloé 
por las vías que intentamos , ei perro que llevábamos no era dé 
indios ni sabia seguirlos antes buyo de ellos é también el redio 
tiempo de nieves é aguaceros no nos dejaba á nosotros salir á 
correr ni á los indios venir á la Isla si no era los dias claros 
cuales eran de nosotros bien contados que en el mes de Mayo fue- 
ron dos dias octavo y noveno y en Junio seis primero y de veinte 
hasta veinte é tres y el postrero hasta siete de Julio loa ouales 
dias vistos por todos comensaron todos á sentirse quejándose 
que no les querian dar mas larga raoion de comida que ya no 
habia que temer falta de tiempos pues enmedio del invierno 
habia tales dias , que bavia el principio del verano P y agravian»» 
dose mucho de tanto guardar de comida tratábanlo ya tan abier- 
tamente que vinieron á decírselo al capitán , el cual &é encjjé 
mucho ó reportándose les mandó llamar á su toldo é lea hizo on 
parlamento amonestándoles le dejasen á el hacer pues seguía la 
orden á todos saludable é no le diesen importunidades é mandi 
les diesen algo mas larga ración por dejarlos sin desabrid 
miento. 

Aquí en este puerto del bergantin se nos murieron otros dos 
yanaconas y enfermaron otros que convalecieron trabajoéa- 
roeute y tarde. 

En 25 de Julio dia que fué del Apóstol Santiago bechamoa el 
bergantin á la mar é fueron dos hombres subir á un gran cerro 
que no media legua estaba al norte de nosotros los cuales vie- 
ron desde encima muy gran cantidad de Islas á la banda dd 
este é dei Sueste é Sur é asi mismo vieron un brazo de mar que 
iba la buelta del norte cuarta al Norueste obra de catorce leguas 
según ellos tasaron por el cual viendo era todo tierra horadada 
determinamos ir por ahorrar cammo é por ir mas descansados 
por allí que no fuéramos por la mar para lo cual nos aprestamos 
embarado lo que habia. 

En Viernes 29 de Julio partimos deste puerto del bergantín é 
por la banda del Sur bajamos la Isla y surgimos a la espalda 



DOGUBiBirros. 87 

de ella de la banda del sueste en un puerto bueno que eti ella s& 
hacia de cual puerto había por tierra tkiedia legua hasta la ran- 
cheria do saliaitíos é por agua una legua; esta Isla do inverna- 
mos está en cuarenta y nueve grados é dos tercios de grado 
e asi esta este hoeste del puerto do H^galUnes invernó el año de 
1520 , que esta de la otra parte del estrecho en la otra costa 
del mar de Etiopia al Sur del Rio de ia Plata. 

Eú Miércoles 3 de A<;osto salimos del segundo puerto de la 
dha. Isla en el cual nos habia detenido el viento Norte e asi coh 
viento Sur Tuimos por el brazo de mar adentro la vuelta del Norle 
cuarta al norueste y otras veces a puro reino con bonanzas eti 
andubidQds por el dho. brazo tres dias surgiendo cada noche en 
la propia dha. Isla la cual hallamos era de catoi*ce leguas áh 
largo Norte sur e creemos primero que era de sola una legua 
por que créenlos cortaba por un Valle de tierra baja al cual por 
tierra no podíamos llegar por ser el paso de peña tajada é tor- 
nando á nro. camino digo qué este dho. brazo por donde digo 
caminamos tres dias era de media legua de ancho poco mas ó 
menos, su fbndb era mucho capique junto de tierra saibó en al- 
gunas caletas y ensenadas de las do entrabamos á reparar ó sur- 
gir que hallábamos fondo cual era de arena limpia é no embar- 
gante el fondo siempre nos amarrábamos con proises aunque 
faechadémos ancla por temor de las refriegas de viento aunque 
en este dho. brazo nb nos Fatigaron y á tercero dia fuimos á sur- 
gir al fin de la kh para otro dia salir á la mar por entre unas 
Islas pequeñas qbé comensaban en la dha. Isla é an pintando 
haci& el Norte aCbhipañatído el dho. brazo proseguiendo en 
diétoinucion obra de una legua cuyo fondo de entre ellas era 
menos que no lo sobre dicho empero tal que por el podrán na- 
vegar grandes navios mejol* que por la mar é también como si 
fiiDse estrechó el cübl según su apariencia é gran fondo parecerá 
estrecho al que no lo supiere; en el paraje destas Islillas hay 
muchas bajas que rebientan de las cuales bajas solo tiós guardá- 
bamos por que todas elted sé vian ; esta costa vá Norte sur es 



88 DOCUMENTOS. 

braba y de cerros altos pelados é algunos montuosos de los 
cuales en algunas partes salen unas baldas de tierra baja casi 
una legua é Islas bajas é llegados que fuimos á una abra nos 
trocó el viento é surgimos entre unas Islas pequeñas do entra- 
mos á puro remo hasta llegar al mejor abrigo que hallamos do 
estuvimos. 

En Domingo 7 de Agosto nos cargó mucbo tiempo comen- 
sando en el nordeste del cual en breve fué rodando hasta el bo- 
este del cual no teniendo abrigo nos fué forzoso á Dios miseri- 
cordia ir á puro remo basta bordar en una playa que estava dos 
tiros de arcabuz al Sur de nosotros do zabordados lixamos el 
vergantin de todo lo que traiamos é hallándole fuera con un 
cabo le sacamos fuera de la rebentazon por que no se hiciese 
pedasos é así le pusimos en seco. 

Luego comensaron á hacer buhios los que podían dentro del 
monte do estava la comida guardándola, luego comensaron los 
mas curiosos á buscar de comer é á los primeros dias se toma- 
ron con el perro diez ó doce Ratones de tierra del tamaño de 
un gato é cuatro Nutras de la mar, los Ratones eran feos á la 
visla empero su carne era sabrosa al gusto é de mejor sabor é 
mas tiernos que las nutrias nuestras. 

Eti Viernes veinte y seis de Agosto hizo tan gran viento hoes 
sudueste que no embargante estava el bergantin varado en la 
playa en seco nos le lebantaba en peso y le hizo perder mas de 
una vara de tierra mudándole do estava hacia do el viento iba é 
otras veces le trastornaba basta incarle el bordo en trra. arro- 
candole con ser bergantin de catorce goas que todos nos espan- 
tábamos de tal furia de viento é de su frialdad que almadiaba á 
los hombres. 

En 29 de Agosto acabamos de bochar el bergantin á la mar 
cual se bizo con mucbo trabajo de nras. personas en los dias 
que el tiempo abonanzaba y aun era menester hacer lumbre 
allí junto como lo hacíamos para deselarnos é así ahapriman- 
dolé sobre pales espendiamos algunos dias é no pudiéndolo lie- 



DOCUHEINTOS. 89 

var con aparejos , probábamos arrancarle á tuerza de espaldas 
é con los aparejos é con otros ingenios que nos aprovecharon ; 
poco á poco le acabamos de hechar hasta do llegó la marea el 
sobro dho. día con la cual le acabamos de hechar. 

En Miércoles 31 de Agosto salimos de la playa de los Ratones 
é fuimos al Norte una legua á surgir entre Islas bajas, en una 
de ellas de la cual salimos otro día entre Islas la vuelta del 
Norte una legua, arribamos á ella y otra vez á 3 de Set'. torna- 
mos á salir de la dha. Isla Chica con el viento hoest sudueste 
andadas dos leguas salló el viento al Norte é surjimos en 
un brazo de una habrá do se hacian tres brazos los cules 
iban el de mas dentro al lest sudueste otro de enmedio al 
sueste el de mas á fuera al sur y en este entramos y surgimos 
bien un cparto de legua dentro cual era muy hondable de 
peña tajada entre dos cerros tan ancho como un tiro de arca- 
buz, amarramonos con solo los proises é aqui estuvimos con el 
viento en el Norte hasta diez de Set^. que salimos con viento 
leste al norueste por doblar unos bajos y andadas dos leguas 
salto el viento al nordeste y al Norte con tanta velocidad que 
nos hizo arribar cuatro leguas á surgir á la Isla Chica do dixe 
arriba estábamos primero de Setiembre é allí tornamos á sur- 
gir en el mismo puerto é apenas la tornamos en esta Isla visto 
no podíamos navegar por falta de tiempos é que se nos había 
pasado todo el mes de Agosto é la tercia parte de Setiembre 
en solas 20 leguas de camino mandó el capitán se diese de 
haya delante la cuarta parte menos de ración de comida por 
que tuviésemos que comer hasta diez de Octubre é no se pudo 
mas achicar la ración por que aquella era bien chica de otras 
retasas que se habian hecho antes cual se hacia poco á poco 
por que no sintiese de una vez junto é asi nos hacíamos á 
poco comer é teníamos tasa hasta ñn de Setiembre. 

En Jueves 15 de Setiembre salimos de la dha. Isla Chica 
con viento sur la vuelta del Norte é fuimos anochecer á 45 
grados é visto había buen tiempo determinamos aprovecharle 



90 DOCUMENTOS. 

é amanecimos sobre el cabo del Ochabario cual esta al Norte 
cuarta al norueste en 47 grados y un cuarto. 

En Viernes 16 fuimos anochecer al cabo de Diego Gallego 
que está 46 grados é la noche siguiente nabegamos é fuimos 
á amanecer á las lelas de Ntra. Señora de Socorro que están 
en 45 grados y 44 y dos tercios é surgiendo en la mas ai 
Norte en unas dos bayas que llamamos bayas de Jhus. las 
cuales son muy buenas é desembocan al este. 

En Miércoles 21 de Setiembre salimos de las bayas de Jhus. 
é fuimos la buelta del nornordeste é surjimos en una Isla en la 
cual hallamos un bohio é chacarras viejas de papas é de aqai 
salimos por entre Islas grandes en cuyo paraje cesa asi toda 
la costa é fuimos á surgir entre ellos en un puerto que está 
en 44 grados que está al nornorueste de la Isla de San >lartm 
é pusimosle nombre t^ueí'to de San Mateo que está la Isla de 
San Martin en 43 gi'adós. 

Desde el puerto de San Mateo á la punta de Sta. Clara va la 
rota al Norte é hay trece leguas , hacese enmedio un golfo de 5 
leguas de boca el cual entra la vuelta del leste 15 leguas hasta 
que llega á uú balcotí agudo pusinlosle nombre golfo de San 
Martin por que es este hoestc con la Isla de San Martin cinco 
leguas. 

Desde la puiíta de Sta. Clara á la punta de San Sebrian vá 
lá costa al nornohieste cuatro leguas; desde la punta de Sati 
Zebrian al cabo feliz hay 1 4 leguas vá la costa ál Norte é 
otro cabo feliz á 4 ; de cabo feliz al cabo de la ballena hay nueve 
leguas vá la costa haciendo ensenada é córrese Un cabo con otho 
nornorueste susueste, este cabo de la ballena hace el golfo de los 
coronados é cuando entramos en este dho. golfo de los dhos. 
coronados en el paraje del dho. cabo envestimos en una ballena 
que salió sin verla bajo del navio é pensamos que era roca se- 
gún los escaramujos é la paz , llevaba sobre si é viéndola arri- 
bamos alcanzándonos un porazo que pensamos nos hiciera pe- 
dazos. 



É afll eútradoiB letl (et dhó. golfo no hallábamos do surgir y 
estuViihos éH tanta confusión que no sabiamos ya que hacernos 
con tanto» trabajóle^ cuales no cuento que estoi arto de contarlos, 
como de padecerlos , en cuya confusión cerró la noche é noso- 
ti^ debtiro sin stii^jii^ tií saber donde quiso Dios calmó el vieiQto 
é luego vijoo una c«)l*riente que nos arrebata é mete en tres ho- 
Hls cuntro leguas 1á buetta del sueste donde conosciendo la 
tii^rra nos llegamoé á remo á una playa do sut*gimos aquella no- 
che é mandó el capitán a ciertos hombres Alíese Allí cerca do 
pai^iab unas ([^asas con la luna é trajesen alguha comida é 
pietoas las iguales flieron é trajeron lo que hallaron , otro dia de 
kuañana tomando la marea fuimos al golfo adentro como qüíéh 
vá por un raudal hasta verlo que cotlVenia y en pt*ésenda 
iii*a. ibali de dos en dos las canoas por medio del golfo cota 
la córriettte y en poco tiempo las perdimos de vista sieiido 
nosotros stírtos, éstas canoas son hechas de tres tablas como 
batiquines de flandes, son muy ligeras sobre agua é vimos ha- 
bía mucha cantidad de ellas casi andando viendo la tierra é 
coKta della hablaba el capitán con los indios é decia que le 
etttendian bieil é que parecía lengua de mapocho. 

É déSde que el Capitán le pareció no pasar mas adelante 
atento no tenia comida que comiésemos por que tiosótros no 
lo traiátttos ni en la tierna lo hallábamos pot* que así como 
nos vieron entrar hiciélron grandes aünñadas con que se die- 
ron madado é alzaron todas las comidas é asi se hallabail los 
hoyos en las casas de do acababan de sacarla por cuya razón 
tH)tno hé dicho mandó el capitán fuésemos hacia la Veda del 
golfo costeando las playas á tiro de arcabuz de tierra é los in- 
dios de la tierra venian tras nosotros con sus lanzas é maca- 
nas haciéndonos muchos fieros y ademanes apaleando el agua 
é Hamadonos aucaes que nos fuéremos á la tnar si no que- 
ríamos á morir á sus manos que á que habiamos venido allí 
que no era por allí el camino de los navios é así andatído 
como galeota de tnircos haciendo saltos por tomar comida to- 



92 DOCUMENTOS. 

mamos algunas piesas que estavan descuidadas en las casas 
cercanas á la costa de las cuales supimos lo que ellos nos 
supieron decir como habian venido por aquella tierra habla 
seis meses unos cristianos que llegaron dos jornadas de allí 
á un cabi que llaman Velgueante y á otro que llaman Cotegoe 
é que habian hablado con el Airaca del dho. cabí cual se lla- 
maba Tavepelqui é que halli no habian llegado ni los vieroQ 
mas que lo hoyeron decir, de los cuales Xpianos nombraron 
algunos y entre ellos al teniente Altamirano. 

£ así nos fuimos a buscar puerto costeando é los indios 
dándonos grita en el paraje de nosotros hasta que llegamos 
á un abrigo que se hacia en una punta de tierra llana que 
se llama Chanqui cabi, en el cual puerto surjimos con la pó- 
tala en una braza y media de fondo de arena limpia ,' é asi 
surtos se juntaron muchos indios con sus armas frontero de 
nosotros llamándonos aucaes y otras cosas con que ellos se des- 
honrran. 

E así visto por el capitán su desasosiego de ellos les estuvo 
hablando á ratos con lengua á ratos sin ella un buen rato é ai 
fin les hizo hechar las armas de si é les hizo viniesen á servir 
é les dimos un prois y ellos propios le ataron á un árbol mal 
atado dó mandó el capitán soltasen dos hombres con el cuidado 
necesario é lo atasen é así soltaron é lo hicieron estos indios 
nos traían leña^ agua y pescado aunque poco é des que no lo 
querían traer el capitán les hablaba é reñia é así venían con 
ello a bordo por que á nosotros no nos dejaba saltar en tierra 
por ello nro. capitán, é des que hizo tiempo para ir á verlo que 
estava por mirar tomó el capitán un Gasique que a bordo vino 
al cual dijo le llevaba para que le diese cuenta de los cabies 
que á las espaldas estavan en la |)ropia costa y en presencia de 
los otros indios de tierra le dio una manta colorada con la cual 
se alegró é perdió el temor con el cual hizo el capitán un par- 
lamento á los indios de tierra é mandó bochasen en tierra las 
otras piezas primeras que no servían é asi quedaron conten- 



BOGUUBNTOS. 93 

to6 y de pa2 a cuya memoria se nombró este puerto de paz el 
cual está en el cabo Chanqui al sueste del dbo. cabo. 

Este cabo Chanqui está al leste del cabo de la ballena cua- 
tro leguas las cuales dhas. cuatro leguas tiene de boca el dho. 
golfo de los coronados como é dicho leste , oeste por la cual 
entrados entra la via del sueste á dentro, en la punta deste cabo 
Chanqui al hoeste del tiro de arcabuz esta una Islilla poblada 
é della van puntando la vuelta del Norte cuatro Islotes despobla- 
dos una milla uno de otro , este golfo de los coronados tiene 
gran corriente é dentro se ensancha muy mucho cuyas riberas 
son todas despobladas é muy alegres é de mediana fertilidad ; los 
indios andan gordos é bien vestidos , adentro mucha pesque- 
ría, esto se entienda aquí á la boca por que dentro está mejor 
población especial á la banda del hoeste en cuya tierra está la 
provincia de Ancud, de esta provincia de Ancud hai grandi- 
sima fama de su fertilidad de mucha comida de maíz crecido é 
gran masorca papas épor otros quinoa é una de tierra baja sin 
monte é de casas grandes de á 4 y 6 puertas de la obediencia 
que tienen á los casiques que no siembran sin su licencia tos 
indios de sus cabies ; de los orondos que tienen de cerca de 
estadio y m"* de altos, mas gruesos que pipas y destos dicen in- 
che un indio 3 y 4 y algunos mas é las papas las guardan en 
unos cercados de caña de un estadio en alto é de seis é siete 
pies de hueco é destos dicen hinche 4 é 3 cercados de papas é 
tienen á seis é a cuatro é a echo obejas cada indio é á los casi- 
ques á 12 é á 15 é á 20 e sola una obeja atan é todas las otras , 
obejas van sueltas tras ellas, no meten en casa mas de la que 
son lanudas las demás quedan en el prado con la que atan en 
un palo que tienen incado cuales tienen cada uno señaladas y 
el que las hurta lo mata el casique quejándose á el el que la 
pierde. 

Esta tierra dice que dura seis dias de camino lasbarascon 
que hacen sus casas las traen de dos jornadas de su sitio é cu- 
brenla con paja que llaman coirón é dura cada casa diez y doce 



94 DQqi}lil¡B}T08. 

años quemap ppr lepa las canoas^ del maíz é las c^ña# de laquí* 
noa é cuando les falta lo dbo. traen leñ^ dos jomadas dp alU; la 
tierra es rasa coa uqa^ loipas e quebradas pequeñas ep las opa- 
les quebradas dicen nq bay mote por que lo cabao hasta k 
lengua del agua é si lo bay es poco é no es bueno para qqemari 
en un cabi que llpman Quileq dicen que son , oro é sácalo el 
casique que llaman Queteloan y ep los cables que estáñenla 
costa del mar que se toma n^ucho pescado lo Qual comen y dan 
debalde á loa de la tierra dentro especial en el cabi que llaman 
Huylazt y en esta provincia tienen que beber lo mas del ano es- 
pecial en el cabi que llaman Quipchao que dicen beben todo lo 
cual es en la provincia dba. de Ancud é dicen que á levante de 
esta tierra de Ancud esiá otra tierra que llaman Minchemavida 
entre las cqales es mar y en las riberas del mar de la d)ui< 
tierra que llaman Mincbemavida toman niucho pescado é pre^ 
guntadples si se dá comida dicen no saben mas que han oido 
que b^ben azua de Mabiz. 

E tornando á nra. costa digo que el puerto de paz es bueno y 
abrigo é de agua manaa ó fondo limpio de una hasta diez brasas 
é desde este puerto de paz basta doblar el cabo Chanqui hay 
una legua, vá la costa al boes norueste, desde el cabo Chanqui 
basta el cabo de San Marcelo hay ocho legqas , vá la costa ha- 
ciendo ensenada é á dos leguas del cabo Chanqui hay una baya 
que llaman Cueñelauquen, do está un estero que toman en el unos 
Choros de Carne colorads^ que llaman machas é mas al Norte 
desla baya está á upa legua un puerto que Uams^p Guabuen de- 
semboca al sudueste y asi tiene el cabo Chanquj al dbo. rumbo, 
está el cabo Chanqui én cuarenta y dos grados escasos, corre^ 
sese con el cabo de San Marcelo norte sur , está el cabo de Sap 
Marcelo al Norte del en cuarenta y un grado y m° escasos, desde 
cabo San Marcelo el cabo huilulil hay siete lei^uas va la costa 
al Norte está en cuarenta y un grado desde el cabo huilulil al 
Rio bueno hai diez leguas vá la costa al Nornordeste ; el Rio 
bueno desen^boca al norte en una playa ó baya la cual dha. baya 



QQGVMPI^TQS. 95 

desemboca al suduoste en cuya boca de ella hay gran rebenta- 
80O qqe cierra toda su boca á cuya causa no entramos á verle, 
está este puerto bueno en cuarenta grados y tn^, desde el Rio 
bueno á la punta de la galera hay siete leguas, vá la costa har- 
i^iendo ensenada córrese al Norte de Rio de ella desde la punta 
de la galera á la punta déla me cabí hay media legua corre43e al 
l^lordeste, desde la punta de la me hasta el Rio de Valdivia hai 
cinco leguas largas vá la costa al es nordeste, esta el Rio de Val- 
divia en cuarenta grados en el cual entramos primero dia de 
Octubre. 

Toda esta tierra que se incluye desde el golfo de los corona- 
dos hasta el Rio de Valdivia es por la costa de poca fertilidad 
salvojuntaá losdhos. coronados que es medianamente fértil en 
toda la cual costa no se vieron puertos ni abras do los pueda ha* 
ber es costa fondable é limpia de bajos , la tierra es de mediana 
altor montuosa. 

£ asi mismo la costa que está desde los dhos. coronados hasta 
el cabo de Santa Clara es costa limpia sin bajas é asi mismo sin 
puerta solo hai playas bravas, la tierra de la costa parece fea y 
montuosa é de mediano altor salvo junto á los dichos coronados 
que adelgasa un poco en la cosía cierta parte de tierra muy 
llana tanto que parece de lejos cortar por allí la mar é llegados 
cerca, cierra toda U tierra 6 así mismo desde la punta de Santa 
Clara hasta el golfo de San Martin que está en quarenta y tres 
grados é dos tercios ; desde la dha. punta de Sta. Clara al dho. 
golfo es tierra baja llana, hasta aquí se entiende llega la pro- 
vincia de Ancud de quien tanta fama suena cual está sesenta y 
tantas l^uas de Valdivia. 

Desde este puerto , golfo de San Marlin hasta el cabo del 
ochavarlo que está en cuarenta y siete grados é un cuarto es 
toda la tierra horadada cuya costa es toda Islas, grandes mon- 
tuosas hasta la cumbre de los cerros y es fondable é de mu- 
chos puertos buenos é limpios sin bajas ó por mejor decir muy 
pocas. 



96 DOGÜMBNTOS. 

Ed esta tierra habitan unos indios marinos que traen unas 
canoas de tres tablas en la manera que son las de los coronados 
empero hablan otra lengua que lod de los coronados no entien- 
den ; estos indios llaman huilli é son muy valientes guerreros 
con los comarcanos los cuales les tienen miedo, sus armas, son 
las lanzas , macanas , puñales de hueso é piedras , su vestir es 
de lana de unos perros pequeños lanudos que crian , su comer 
es marisco é pescado cual toman con anzuelos hechos de palo 
é redes de hilo hecho de corteza de unos arboles que llaman 
quantu de que también hacen mantas , su habitación es en las 
canoas do traen sus hijos y mugeres con las cuales andan co- 
miendo lo dho. de Isla en Isla cuales islas son estériles é tan 
montuosas que á penas se halla por do andar en ellas si no es 
por la costa lo que la mar descubre con sus mareas y en muchas 
partes hay pequeña tajada que andar no se puede. 

Desde el cabo del Ochavario catorce leguas hacía el Norte 
está un cerro junto á la mar por si, el cual dho. cerro es hueco 
todo como una gran bobeda de largor de cuatrocientos pies 
é de anchor de sesenta pies, en medio de la cual dha. cueva es- 
lava una columna de cincuenta brazas en alto que la sustentava, 
la cumbre desta dha. cueva estava llena de unos racimos de pie- 
dra marmol á manera de hyelos de los cuales caia agua é donde 
la dha. agua caia estava cuajado y hecho piedra marmol blanca 
y muy recia ; la cubierta de esta dha. cueva por de fuera estava 
cubierta de arboles espesos en ella nacidos é cuando llovía 
sonaba dentro el ruido del agua que caia encima muy claro. 
Tenia tres puertas é una ventana la una al norte y esta era la 
mayor, otra al sur y esta era la mediana, otra al sudueste y 
esta era la Chica que salia á la mar , la ventana al leste hechose 
cuenta que podrían esconderse en ella seis mil hombres dando 
a cada uno cuatro pies cuadrados que es compás de una rodela, 
pusele nombre cueba infernal por la grima que metia, descu- 
brióse el año de cincuenta y tres en el otro viaje la cual dha. 
cueva es hecha por naturaleza é no por artificio é está en cua- 



DOCUMENTOS. 97 

renta y seis grados é dos tercios una legua roas arriba del puerto 
de San Esteban á la lengua del agua por medio de la cual pasa 
un camino de indios ios cuales no duermen dentro que deben 
tener miedo por que junto estavan hechos unos ranchuolos do 
están comiendo sus mariscos cuando llueve, 6 por estar halii á 
la puerta lo entendimos no querer entrar dentro por que el suelo 
de la cueya está seco é llano que es arena é fuera era todo lodo 
majado; Desde el cabo del Ocbavario hasta el estrecho de Ulloa 
es otra disposición de tierra mas estéril é de mas fea vista é la 
gente es de otra lengua que no la de los huillis dha. é por gente 
es mas pobre ^ su comer es marisco su vestir pieles de animales 
de agna é también de corso de Tierra los cuales matan á puras 
lanzadas é traen sus vergüenzas de fuera asi ellos como ellas é 
descaíaos, solo un pellejo que les cubre las espaldas hasta la 
cintura , su comer es mal asado que no tienen basija de barro 
ni de que hacerla. 

Sus canoas son hechas de corteza de árbol tan gruesa como 
un dedo la cual cosen una con otra é hacen una canoa de buena 
forma empero son tan tiernas que si el hombre entra dentro 
como no sabe la maña la rompe é se anega luego con las cuales 
canoas andan de Isla en Isla comiendo marisco con sus muge- 
res é hijos; toda esta costa es Isla é zucia de baja, empero son 
fondables , salvo desde cuarenta y ocho grados hasta cincuenta 
que son bajios é bajas ; está de Valdivia cien leguas^ aquí traen 
puñales de hueso de Vallenas. 

Desde el estrecho de Ulloa que es 51 grados hasta donde 
faimos que es en (52 1/2) es otra tierra mas áspera nevada é 
poco monte todo piedra pelada donde andan los mismos indios 
aunque pocos cual está de Valdivia 230 leguas ; fenece la rela- 
ción de la costa que se incluye desde la Ciudad é Rio de Valdi- 
via que está en cuarenta grados hasta el paraje del estrecho de 
Magallanes que esta según relación en cincuenta y dos grados 
y medio la cual se hizo en el navio San Sebastian y en el ber- 
gantín San Salvador de los cuales era capitán Francisco Cortés; 

DOGCM, II. 7 



98 DOCUMENTOS. 

Ojea e por su mandado se escribió y escribi como escribano de 
ios dhos. navios é fue vista por el piloto Diego Gallego piloto 
do los dhos. navios é la firma de su nombre Diego Gallego é yo 
Miguel de Goicueta escribano de los dhos. navios doi fé de la 
sobre dha. relación ser y pasar asi ante mi como dicho tengo , 
la cual dha. relación se acabó primero de Octubre dei afto de 
mil é quinientos y cincuenta y ocho años, é si algunas cosas 
se dejaron de poner en esta relación fué con intención de tra- 
tarlas en otra parte , do conviene. E yo Miguel de Goicueta ei^ 
cribano de los dhos. navios doi que pasó ante mi como dho. es 
y io firmé de mi nombre Francisco Cortés Ojea , por mandado 
del Sr. Capitán, Miguel de Goicueta escno. del dho. m®. 



DOCUMENTOS. 99 



Carta de Bravo de Sarabia al rey de España (1). 

(1560) 

Después q* escrevi a V. M. como habia hallado este Rey no 
cuando entre en el y el estado en que quedaba , viernes a los 
siete de Enero yendo el general D. Miguel de Velasco, y Martín 
Ruiz de Gamboa su primo á reconocer un fuerte donde me dccion 
que los indios se iban juntando sucedió que en el reconosi- 
miento les mataron cuarenta y cuatro soldados é hirieron casi 
otros tantos, aun que ellos matarán muchos Indios no pudieron 
ganarles el fuerte. Por lo cual yo, por que los llanos no se reve- 
lasen con la nueva del suceso, tube necesidad sacar la gente que 
me quedaba al Pueblo de Ongol que es en la frontera de los lla- 
nos y escrivi luego antes que partiese al mase de campo Lo- 
renzo Bernal que estaba con treinta hombres en los términos 
de esta ciudad de la Concep^ que se uniese á ella por que los 
Indios no la cercasen como otras veces han hecho , sucediendo 
cualquiera desgracia á los Españoles y de la primera jornada 
envié ciento y veinte soldados á socorrer la gente que estava en 
Tucapel y casa de Arauco por que aquellas dos provincias que 
estaban casi alsadas no se declarasen con la nueva y á que los 
Españoles que en ambas partes estaban se juntasen en un cuerpo 
con la gente que iva por que de otra manera se podría mal de 
tender lo cual, aun que fue con gran brebedad, no se pudo hacer 
la causa entenderá V. M. del General D° Miguel de Velasco 
que fue juntam^* con su primo Martin Ruiz de Gamboa a llevar 
el socorro y haserlo ^ llegado á Angol hize curar los heridos y 
con ellos y pocos mas que me habían quedado y otros treinta y 
cinco ó cuarenta que halle en el pueblo hize correr muchas ve- 
ces todos aquellos llanos y no solamente lo estube en la quietud 

(1) Sacada de los archlTOS de Indias de SerUla. 



100 DOCUMENTOS. 

y amistad que antes tenían pero aun vinieron de paz dos legos 
que no lo estaban donde estube todo el mes de Enero y Febrero 
y hta. mediado Marzo que por llamarme de esta ciudad y es- 
crivirme [)or muchas cartas la necesidad que avia de mi venida 
por lo que en ella avia pasado entre los oidores , dejando pro- 
veídas de gente y armas las Ciudades de Ongol , Imperial que 
son las fronteras de los llanos con cuarenta soldados y quinze 
que llevo el general D. Miguel de Velasco con que salió de Tu- 
capel por mas á darme aviso de lo que en aquel estado avía pa- 
sado y de la causa por que no habia salido por tierra á juntarse 
con migo como yo le había mandado que oviera sido de gran 
efecto, me vine á esia Ciudad en la cual aunque los Indios me 
estaban esperando y tenían tomado el p»so fue dios servido 
entre sin riesgo ninguno y haze cuarenta dias a donde halle 
canas de Martin Ruiz de Gamboa y de muchos vecinos y sol- 
dados que estaban en Tucapcl y con ellas la información 
que va con esta en que me escrevia la necesidad on que esta- 
ban y si dentro de ocho dias no les enhiavaáílar ü-onria para 
despoblar aquel pueblo no podran hacer sino dejarlo, yo les 
embie luego un barco con cartas en que les ro^raba y mandaba 
que yá que no pudiesjen hacer otra cosa socorriesen primero 
al cap* Gaspar de la Barrera que con cuarenta y cinco hombres 
estaba en la Casa de Arauco pues vían el peligro en que estaban 
ó á lo menos se entretubiesen hasta que yo lo hiziese por mar 
si fuese posible los cuales me respondieron que en ninguna ma- 
nera lo podian socorrer. ' 

Viendo esto y comunicado con casi lodos los capitanes ve- 
cinos y soldados q" aquí están el remedio q« se lenia en sacar 
la gente artillería y municiones que estaban en la casa de araaco 
pues como ellos decían no se podía sustentar y que si con bre- 
bedad no se hazia y Tucapel se despoblase seria imposible po-^ 
derse haser después por que toda la tierra cargaría sobre ellos. 
Acorde embiar al Capitán Juan Albarez de Luna un muy buen 
Roldado y que ha servido mucho á vuestra Magesiad en este 



DOCUMENTOS. 101 

Ueyno con una fragata y una carta para el Capitán (laspar de 
la Barrera que tenia á cargo aquella casa y que procurase por 
todas vías erobíarsela y saber del estado en que estaba del cual 
avia casi tres meses no sabia nueva ni se podia tener por tener 
tomados los Indios todos los caminos por tierra y por la costa. 
Diese ian buena maña que de noche sin ser sentido metió la 
carta la cual visto y entendido por el Capitán y los soldados que 
con el estaban q* poniéndoles los Indios cerco como cada dia 
esperaban no podían ni defenderla ni escaparse por ninguna via 
la misma noche sacando el y los soldados en gombios el arti- 
llería municiones y todas las piezas de Indios q* tenian de su 
servicio y amigos á la alva del dia antes que los Indios acudie- 
sen á lo estorvar como luego lo hizieron estaban ya embarcados 
sin perder cosa alguna. 

De lo cual luego dio noticia a Martin Ruiz de Camboa para 
que con toda brebedad el hiciese lo mismo antes que los In- 
dios se juntasen lo cual hizo, y en un navio que alli tenia que yo 
provey luego que llegue á ongol que desde valdivia llevase co- 
mida para los soldados que alli estaban y. ropa para vestirlos 
que según avia entendido estaban desnudos, embarco la artille- 
ría y las mugeres y sus mandos y alguna gonte qne no podia 
saliir por tierra aun que después los mando desembarcar, no se 
la causa que le movió á hacerlo pues no tenia mas que esperar 
como yo le habia escrito y tenia la voluntad de los soldados y 
cavallos para salir por tierra que uviera sido harto mejor por la 
falta que tenemos de ellos. Llegada la gente de arauco á esla Ciu- 
dad le embie un barco y escribi la orden que me parecia debia 
tener en sacar por mar las mugeres Artilleria y municiones si 
todavía le era forsoso dejar aquel pueblo y con los demás ^ pues 
con la comida que les avia enviado tenian reforsados los caba- 
llos saliese por tierra. Oy cuatro de Mayo por la mañana llego á 
este puerto con toda la gente artilleria y municiones en el Navio 
y Barcos que como digo les había embiado. 

Esta casa en tan mal sitio y este pueblo de paja de Tucapel 



102 DOGCMEMTOS. 

que algunos an fundado por decir que fundaron tiene destruido 
este Reino y puesto en trabajo y pobres todos los vecinos del y 
con poca voluntad de estar en esta tierra y an sido causa de que < 
no aya venido á este Reyno mucha gente que ay demasiada y 
perdida en el Perú q*^ acá oy hace tanta falta , con temor que 
no los metan en Arauco y Tucapel que ea según ellos disen poner- 
los en galeras y tienen gastadas y empeñadas las rentas de V. 
Magestad por sustentarlas e vestir y calsar y dar de comer á la 
gente que alli esta asi soldados como vecinos sin tener de ellas 
ni aver tenido aprovechamiento alguno mas del trabajo y cosía 
q* digo tanto que casi todos los de este Reyno han sido de pa» 
recer que no solamente se despueble pero que no se tornen mas 
á poblar sino que arauco y partido de tucapel sirvan a esta Giu» 
dad y otra parte a ongol como solian y que para castigarlos si QÓ 
lo hacen entrasen la gente en arauco y tucapel que llaman el 
estado y no para estar en el pues no sirve demás que detener 
alli cieu hombres como presos y en costa á Y. M. y en trabiyo 
todo este Reyno. 

Ya tengo escrito á Y. M. como la mayor necesidad que esta 
tierra tiene es de gente por los muchos Indios que ay en ella J 
pocos Españoles y estos tan pobres y cansados y los Indios tan 
animosos y ellos tan temerosos que sí Y. M. con brebedad do 
la manda socorrer tengo por cierto que no solo no se podran 
sustentar pero que se perderá y esto mandando cf de Es- 
paña ó del Perú , Tierra firme vengan cuatrocientos hombres ó 
por lo menos trescientos pagados en el Perú por q® acá no hay 
que darles ni Y. M. tiene renta de que pagarlos y largos pode- 
res para el que gobernase esta tierra y el principal para que 
siempre que tubiere necesidad de socorro se le embie del 
Perú á costa de Y. M. y para gastar la poca renta que V. M. 
tiene en esta tierra sin que los Oficiales y oidores se lo impi- 
dan con la cédula del bosque de Segobia , y esto no lo digo por 
mi ni por que deseo este gob**. antes suplico á Y. M. que ea 
; p^ago de mis trabajos é veinte y dos años que ha que sirvo en 



» i 



DOGUMBNTOa. lOft 

estas parles me mande servir en otro lugar donde con mas quie- 
tud y descanso pueda acabar los pocos dias que me quedan 
de vida $ yo entre ^ e^te Reyno tan deseado y en tiempo que 
publicam^ decian todos lo avia restaurado no se si aora lo es- 
cribirán asi a V. M. por lo sucedido en Hareguano bien que 
ninguno , estubiera en mi lugar, a quien no le sucediera enten^ 
diendo q* de desbaratar alli los Indios redundaria el dar la pa¡^ 
toda la tierra como ellos lo decian. 

Como los oidores vinieron antes que yo á este Reyno un año 
que estaban usados á mandar asi les é hecho de mal el no pro- 
yerlo todo como antes bacian y asi habiendo yo mandado des- 
pachup un navio para traer comida a esta Ciudad para la gente 
de guerra q* esta en la sustentación de ella por q* ya pomen- 
^aba á falt£^r y á esta causa irse muchos soldados y algunos 
sin licencia socolor de que en el navio fuese una provisión en 
esta e ayuQtura en grandes servicios de V. M. y que fuera oca- 
sión de que la comida no se comprara y que el navio se vol- 
viera vacio estando fletada por los Oficiales Reales en dos mil y 
tantos ps*" para traerla de que redundara necesariamente des- 
poblarse esta Ciudad , lo noandaron d^eper con intento de que 
QO pa^psodose lo que yo mandaba librar pftra la compra de la 
comida y despacho del dbo. navio ellos pudiesen cobrar sus 
salarios y pagar cinco mil Ps^ que tomaron prestados de un 
ve^* y metieron eu la Real caja para pagarse de ellos. £sto causa 
la poca renta que V, HL tiene en este Reyno por que asi loa 
oidores como los Oficiales Reales y fiscal querrían cobrar sua 
salarios y que no se gastase en otra cosa sin tener considera- 
cioe á los g|»slos necesarios para la guerra y conservación de 
Lodo este Reyno y para ello me ponen cada dia delapte la cédula 
del bosque de segobia y piden provisión^ para que se guarde 
no mandando yo gaatajr cosa alguna de V. R« A"^ si no es muy 
necesaria y que á vuestro Real servicio y sustentación de este. 
Reyno conviene y esto con parecer y acuerdo de los Oficiales 
como parecerá por sus libros. 



10& DOCUMENTOS. 

Esta tierra es rica como á V. M.* tengo escrito asi de oro 
como de plata si tubiese paz pero están tan osti nados y deter- 
minados estos Indios de morir ó echamos de la tierra que se 
puede gosar mal de la riqueza que tiene ; yo escrivo al gob^' del 
Perú el licenciado Castro me embie algún socorro de gente 
pues ve la necesidad en que estoy y que no mire á cosas pasa- 
das sino á que hará en ello un gran servicio á S. M. y le res- 
taurara este Reyno , no se lo que hará , y lo mismo escrivo á la 
Audiencia de Panamá ; si de España no viene y ellos no lo han 
embiadoY.M. les mande y luego lo envien, yo hize general de la 
gente que estaba en el estado dearauco y tucapel á Martin Ruiz 
de Gamboa y déla que va con migo en el campo á D^ Miguel 
de Yelasco el cual como antiguo en esta tierra y persona de 
tanta esperiencia y que sabe lo sucedido en ella por haberse 
aliado en todo antes y después que la guerra se comensace con 
estos naturales a querido tomar este trabajo de ir á dar á V. M. 
cuenta del estado y necessidad en que queda V. M. le mande 
hacer por ello y dar audiencia y crédito por que es tan buen 
Caballero Español que en todo informara á Y. M. de la bardad. 
Por unos capítulos de Instrucion me manda Y. M. embie mi 
parecer sobre las marcas y salarios e residencia de los Oficiales 
proprietarios (En lo que toca á las marcas). A mi me parece las 
aya en todas las Ciudades de este Reyno donde se saca oro como 
las he hallado, por el daño que podria causar á los quintos 
Reales de Uebar el oro en polvo á mascar y quintar de una Ciu- 
dad á otra siendo tanta la distancia que hay entre ellas y los 
muchos Ríos y malos pasos y poca seguridad en los caminos 
por estar los indios Revelados y así la he dado eft la Ciudad de 
osorno que solo no la tenia. 

A los Oficiales propietarios me parece residan en esta Ciudad 
que es la mas rica del Reyno aviendo paz donde esta la Audien- 
cia y se les ha de tomar un tanto de cuenta cada año y an de 
venir ó embiar los demás Oficiales del Reyno á dar las suyas 
de donde ellos pueden tener verdadera relación y claridad de 



DOCUMENTOS. t05 

las rentas y haciendas que Y. M. tiene en esta tierra y de donde 
la mayor parte del tiempo ha de residir el Gobernador y es 
bien que lo qoe parala guerra y otras cosas necessárías ó viese 
de gastar lo haga por su njano y con su parecer y acuerdo y así 
se lo he mandado y no los he dejado ir a Sanliago coquimbo y 
valdivia donde ellos querian y á estar á placer y holgando cobrar 
sus salarios. El salario que V. M. les manda dar me parece esta 
bueno por el presente q* seria vien á los nombrados por oficia- 
les en las demás Ciudades se les diese algún salario moderado 
de basta trescientos ps** por el trabajo y obligación que tienen al 
buen recaudo de la Real Hacienda y pagar mermas si algunas 
hubiese y sus escribientes de que tienen necesidad y esto ha- 
biendo de que y no de otra manera* 

Luego que entraron los oidores en este Reyno proveyeron 
corregidores en todas las Ciudades del que son once con mil 
ps® de salario yo los he continuado y proveído en Capitanes y 
Soldados que han servido á V. M. muchos años en este Reyno 
de que creo no an recibido gusto los oidores por que avian 
puesto en ellos cinco ó seis personas que venían en su compa- 
ñía y otros sus deudos, y de su tierra de que los antiguos y q*^ 
habían servido á Y. M. no estaban poco descontentos y lo 
mismo creo han hecho los Oficiales y fiscal por sus salarios. 

Ya escribí á Y. M. como á persuacion mía los vecinos de 
este reynó me ayudaban coa el octavo de todo el oro que saca- 
sen en dos años de las minas para los gastos de la guerra. Pienso 
con esto entre tener ochenta ó noventa soldados en las fronteras 
de los Indios de guerra situándoles á doscientos pesos poco 
mas á cada uno. 

Yo procurare sustentar esta tierra hta. que Y. M. la mande 
socorreré si no lo pudiere hacer con morir en la demanda cum- 
pliré con lo que devo al servicio de Y. M. cuya catholica R^ 
persona etc. — Concepon 8 de Mayo 1669. 

Bravo de Sarabia. 



106 DOCUMENTOS. 



Carta de Rodrigo de Quiroga al Rey de España (1). 

(1576) 

Luego que recibi la de V. M. en que se me mando entender 
en el gobierno y administración de la justicia y milicia de este 
Reyuo lo acepte con la intención y de lo que siempre he tenido 
á vro. R^ servicio de lo cual di aviso á V. M. por el mes de Feb* 
del año pasado besando los pies y manos de Y. M. por tan gran 
mrd. de quererse servir de mi y de la que se me hizo con el 
abito de Santiago, en la cual di á Y. M. cuenta del estado en que 
recibi este Reino y como estaba muy consumido y perdido por 
la continua guerra que en el ha habido y ay y que coq venia fun- 
dar de nuevo el estado de todo ello cual mediante la boluntad 
divina espero se hará Hegado que sea el socorro de gente que 
Y, M, embia que según don Fran*° de Toledo Yisorrey del perú me 
avisa esta ya de estapartedePan&may entiendo sera en este Reyno 
por el mes de Mayo de este año, benido que sea embiare testi- 
monio á los Oficiales de la casa de la Contratación de Sevilla del 
entrego que se me hiciere de la gente y armas como Y. M. lo 
manda. Yo he procurado conservar y sustentar las Ciudades j 
lugares de este Reyno que están poblados de Indios que están de 
paz y he proveído todas las fronteras de jente, armas y bastimen- 
tos q* ha sido posible con prebencion de traer alguna gente en 
campo^doy muchas gracias á nuestro Señor que sin hacer jornada 
venir a las manos se deshizo el éxito contrario y las Ciudades de 
la Concep^'n y Angol que son las mas perseguidas de los IndÍQs de 
guerra estubieron quietos y libres de los robos , muertes y da- 
ños que los Indios hazian en ellas y esta orden voy prosiguiendo 
hta. que llegue la gente y en ninguna cosa se perderá punto de 
lo que conforme á la posibilidad de esta tierra se deba hacer. 

(1) Sacada de los archivos de Indias de Sevilla. 



oocuMBifros. 107 

El licenciado Calderón llego á este Reyno por el mea de Mayo 
del año pasado y al presente esta en la Ciudad de la Concep^ 
cion entendiendo eo la visita de presidente e oidores, los cuales 
é entendido quisierm tubiera mas canas y esperiencias. Plega 
i nuestro Señor le alumbre para que acierte, que yo lo be de- 
seado y procurada 

El sello Real de la Audiencia no se ha consumido basta que 
V. M. mándelo que es servido se haga del. 

Los Oficiales de este Reyno piden el doscel del Audiencia p* 
tener ellos en la suya como dicen lo tienen los vecinos de todas 
las Indias ; V. M . bea y mande lo que es servido se haga del. 

Como V. II. mejor sabe , en el campo es necesario que vaya 
un Sacerdote ó dos que confiesen y administren los sacramen- 
tos á la gente de guerra los cuales si no se les da salario conj- 
petentQ de vuestra Real Hacienda no lo baran ^ ni ay de donde 
sa les pueda dar y pues la necesidad es tan vigente y necesaria; 
á y. 11 • Suplico lo mande ver proveer sobre ello lo que fu^e 
mas servido. . 

Laa Qosas de capilla que tenia el audiencia sera necesario se 
Ueveo al campo de V. M. para con que digan misa y administren 
los sacramentos a la gente de guerra uno de los sacerdotes 
qnQiivíeren de ir en el ; advierto de ello para que si vra. Mage^ 
tad faere servido de otra cosa lo provea y mande. Los Juezes 
esclesiasticos basen fuerzas a los legos de tal suerte que la 
Audiencia tenia barto trabajo con algunos de ellos sobre el al- 
zarlas , aconteciendo algunas vecea no obedecer las primeras 
provisiones, a cuya causa an molestado y afligido condescomu^ 
niones y difaeionea á los legos y conforme a vra. Real cédula 
de veinte y dos de Setiembre de mil quinientos y setenta y tres 
en que Y. M. me manda guarde y cumpla las cédulas y provi- 
siones dadas para la Real Audiencia de este Reyno asi para la 
administración de la justicia é gobierno como si para mi fueran 
dirigidas y otros efectos ; les a parecido á algunos letrados de 
este Reyno que conforme á ella y una de las ordénanos ds la 



108 DOCUMENTOS. 

Audiencia en que se les da poder para alsar las fuerzas lo puedo 
yo hacer y al presidente, oidores q' han sido de la Audiencia de 
este Reyno les parece lo contrario y si se uviese de acudir por 
el remedio de la fuerza al Audiencia de los Reyes vros. basa- 
Uos recibirian grandes bejaciones y molestias y notable daño, 
por ser tan lejos que de ida y buelta se tardaria cada vez casi- 
un año, mayormente que como Y. M. save, los juezes esclesias- 
ticos no todas veces ovediesen las primeras cartas con lo cual 
se les perdería la esperanza a los legos y dejarían de pedir y 
seguir su just* q* seria un inconveniente muy grande y dar oca- 
sión á que los juezes esclesiasticos se saliesen con todo lo que 
quisiesen. A V. M. suplico lo mande ver y prover i de ello lo que 
mas á su Heal servicio convenga. 

Los dias pasados embie á notificar al obispo de la Imperial 
las cédulas de Y. M. sobre lo tocante á vuestro Real patronazgo, 
para que le constase como la boluntad de vra. Magestad era 
que yo en vro. Real nombre hiciese las presentaciones de los sa- 
cerdotes, para las doctrinas de los Indios á lo cual entre otras 
muchas cosas que responde dize que no á lugar deshacer lo 
por Y. M. mandado, por no estar tasados los Indios como si para 
usar Y. M. de su patronazgo fuese dessencia estar tasados ó no 
por que querer buzar el obispo de este derecho y hacer las pre- 
sentaciones sin estar tasados , por la misma causa no las habia 
el de hacer. En cuanto á este caso yo cumpliré lo que Y. M. 
manda , en guardar la orden que vro. Yisorrey del Perú me ha 
embiado , por lo cual se dispone y manda que los Encomen- 
deros y caciques no acudan con salario ni alimento alguno á 
ningún doctrinero que no mostrare presentación de Y. M. y 
mia en su Real nombre, por que el Obispo á de pretender 
nombrar sacerdotes y otras personas para las doctrinas de los 
Indios y señalarles salario como hasta aqui lo a ffecbo y sobre la 
paga de los tales salarios a de descomulgar á los tales enco- 
menderos y aquí entra la faena á la cual en ninguna manera 
daré la paz. El testimonio de lo que respondió el obispo va con 



DOGCMENTOS. 109 

esta suplica ; V. M . sea servido mandar que se vea y despache 
lo que á vro. R^ servicio y patronazgo mas convenga. 

El Audiencia R' de este Rey no hizo cierta taza de los tri- 
butos que los Indios de las mas Ciudades del Obispado de la 
Imperial avian de dar y por ser gente desnuda y tan barbaros 
que no viven en pueblos ni ovedcscen a caciques ni entre ellos 
a orden ninguna, ni tienen haciendas ni grangerias por aroan- 
tenerse y dar sus tributos y entender que la tassa q* avian fecho 
por el presente no convenia la suspendieron , a cuya causa el 
obispo a conpelido á sus diocesanos y encomenderos de In- 
dios con censura á que pidan tasa la cual por cumplir con ol 
dho* obispo y que los confiese me la han pedido y por que mu- 
chas veces debajo de una obra que parece pia se esconden 
algunos inconvenientes lo be diferido hia. que se hayan pa- 
cificado los Indios de este Reyno por que mi intento y asi lo es 
que todo se enderece y guie á vuestro Real servicio y bien co- 
mún de este Reyno y que los negocios del se hagan ordenada- 
mente y en sus tiempos , que no se embaracen unos á otros por 
que la mayor parte de los Indios del Obispado de la Imperial 
eslan de guerra y á estos imposible cosa es tasarles los tributos 
que an de dar hasta que estén pacíficos. Aviso de ello á V. M. 
por que si alguno por sus fines y malicia me quisieren culpar, 
este V. M. de ello advertido que en mi no la ay, salvo entender 
que asi cumple á vro. R^ servicio. 

Mándame V. M. destierre algunos Indios de los bulliciosos para 
las provincias del Perú, en entrando que entre por los estados 
de Mareguano, de Puren, Arauco y Tucapel que son los que ha- 
cen la mas guerra. En este Reyno procurare á ver á las manos así 
por via de paz como de guerra los mas de los Indios belicosos 
con el menos daño que yo pudiere, de los cuales convendrá des- 
terrar alguna buena parte de ellos de su naturaleza y trasplantar- 
los en los bailes y tierras fértiles asi de esla Ciudad de Santiago 
como de la serena lo cual pondré en ejecución y castigo de sus 
delitos, con los cuales se sacara oro con que se podra dar entre- 



lio DOCUMENTOS. 

tóhimietitos algunos soldados y personas que han seHrido y rfN 
ven á y. M. eñ esta tierra y se sustentara la gente de guárttieiota I 
que necesariamente algunos años á de haber en las fronteras de 
este Reyno con lo cual vuestros Reales quintos serán aumettla- 
dos y reservados de muchos gastos que hasta aquí de ellos se ah 
fecho en la guerra, aun que los vecinos en quien están enco- 
mendados los tales Indios de guerra pretenden cotitradecirk) 
diciendo que pues los tales Indios son de sus repartiinientdé y 
encomiendas se los han de dar á ellos. A vra. Magestad suplica 
sea servido de lo mandar ver y embiar facultad, para que yo 
pueda de tasar los tales Indios donde y como quien tiene la 
cosa presente me pareciere, y para que como á delicuentes lofii 
pueda encomendar vro. R^ nombre en los soldados y personas 
que han servido y sirven á vra. Magestad en este Reyno ú que 
del oro que sacaren les pueda dar entretenimiento^ 

Por una Cédula de Y. M. de treinta y uno de Julio de mil 
quinientos setenta y tres se me manda que y.o de y repatla 
en este Reyno á los españoles , tierras , solares y estancias 
para labranza y pastar ganados y molinos 6 injenios y 
otras granjerias con que sea sin perjuicio , y en lo tocante al 
perjuicio se ofrece una duda y es que como V. M. save, tóéa 
la tierra de este Reyno es de los Indios naturales de ella y que 
ya que los que son de ellos no las poseen todas , las poseyeron 
sus antepasados á cuya causa tienen muchas tierras sobra- 
das y que no las cultivan ni se aproveen de ellas, si se podra 
decir ser las semejantes tierras que les sobran sin perjuicio y 
si de ella podre dar á los Españoles estancias y tierras, 
por que de otra manera cesarla el efecto de Vra. R^ Cédula y 
se podrían mal perpetuar los españoles en esta tierra. A vra. H. 
ó suplico lo mande ver y proveer sobre ello lo que mas 
convenga y sea servido. Y en este Reyno acaecen algunos de- 
litos desgracias y muertes en las cuales ansi de pedimiento de 
parte como de oficio procede la justicia y condena á los delin- 
cuentes en destierros y muertes los cuales muchas veces son 



DOGUlIfENTOS. 111 

perdonados de las partes y en otro no las ay y por estar este 
Reyno tan lejos y apartado de dondo reside vra. Ri persona 
y la gente tan pobre para poder ir ó cinbiar á pedir se les 
hiciese merced de les alzar los tales destierros y perdonar 
las condenaciones de muerte por serv"* q* han fecho y hacen 
á y. M. acuden á me pedir lo haga y por no tener poder para 
ello aunque mas ocasiones hay por estar como esta la tierra 
de guerra y aver necesidad se les haga alguna mrd. estoy 
indefenso en ello. A Y. H. suplico lo mande ver y proveer 
sobre ello lo q* me fuere servido. 

Eln \o que V. M. por su cédula de veinte y uno de Abril de 
setenta y cuatro manda que a los clérigos y religiosos que de 
esta gobernáis se pretendieren ir á España les encargue mucho 
no quieran dejar una obra tan santa como la que están haciendo 
en la conbersion y enseñamiento de doctrina á los Indios de este 
Reyno lo haze asi y para que mejor se cumpla la intención de 
V. H. convendria que esta proV en lo tocante á la orden de 
Santo Domingo se dividiese de la del Perú como se a fecho en 
las demás ordenes de S° Francisco y nuestra mora de la Merced 
por que como están sujetos a la prov" del Perú acuden á los lla- 
mamientos de su provincial y otros se ban donde el esta y de 
los Religiosos que por Y. M. se han embiado por esta proV an- 
detenido y detienen en el Perú los mas de ellos de suerte que 
los que vienen acá son muy pocos. A Y. M. suplico lo mande 
tratar con el general de la orden de Santo Domingo por ser 
cosa de gran fruto para la conversión y doctrina de los Indios. 

Los Religiosos de la orden de S. Francisco se escusan de no 
salir á las doctrinasde los Indios de este Reyno y aun de con- 
fesar los vecinos y soldados del como lo hacen las demás Or- 
denes, de que se sigue escándalo y daño por aver muchos en esta 
tierra que podrían hacer gran fruto en las tales doctrinas y con- 
versión de los naturales de ellas. A Y. M. suplico lo mande tra- 
tar con el provincial de la orden de S° Francisco de suerte que 
se les envié á mandar lo hagan y continúen pues de ello nuestro 



112 DOGUIÍENTOS. 

amor sera tan servido. En la Ciudad de Valdivia falleció Alonso 
Hernández Recio Escribano publico y del Gavildo de ella y 
bacaron sus ofis°; vístala necesidad tan urgente que este Reyno 
tiene , los Oficiales de va. R^ Hacienda e yo hemos acordado de 
la dar a la persona que siendo abil y suficiente con mas sir- 
viere áV. M.; advierto de ello para que si alia se pidiere mrd. 
de ella se entienda lo que en ello ay. 

Algunos prodigios ha havido en este Reyno de dos meses á 
esta parte. Por que á los 16 de Diciembre del año pasado uvo un 
terremoto y temblor tan grande que en un momento derribo 
las casas y templos de cinco Ciudades que fueron la Imp^, Ciu- 
dad Rica, Osorno, Castro y Valdivia y salió la mar de su curso 
ordinario de tal manera que en la costa de la Imperial se aoffi^ 
ron casi ciento animas de Indios y en el puerto de Valdivia 
dieron al través dos navios que alli estaban surtos y mato el 
temblor veinte y tantas personas entre hombres mugeres y ni- 
ños ; yo é procurado y procuro con todo calor el reparo de todo 
ello por la mejor orden que me ha parecido, espero en nuestro 
Señor abra buen efecto ; yo he mandado hacer plegarias y pro- 
cesiones suplicando á nuestro Señor aleja de sobre nosotros sa 
indijnacion el cual la Real persona de V. M. guarde y ensalce. 
Etc. Santiago á 2 de Feb° de 1676. 

De Quiroga. 

Oíra carta del 2 de enero de 1677. 

Por el mes de Julio pasado del año de 76 llegaron á este 
Reyno cuatro navios de armada y uno de mercancía donde vi- 
nieron los capitanes y soldados que de los cuatrocientos hom- 
bres que V. M. hizo merced que saliesen de esos Reynos de 
España y traía á su cargo el capitán Juan de Losada para la 
pacificación de este Reyno-, pudieron llegar acá y de los que vi- 
nieron de tierra firme y del perú , contenidos en el testimonio 
que con esta embio que en suma son tres cientos y treinta hora- 



DOCUHfiNtOS. lis 

bres; toda esta gente llego muy destrosada y Palto de todas las 
cosas Deccsarias y tan rotos que era compasión verlos ; dizen 
fue mucha parte de ello la muerte de Juan de Losada que como 
V. M. habrá entendido falleció sobre la dominica y el mucho 
tiempo que los detubieron en Panamá donde enfermaron casi 
todos y se comieron y dejaron lo poco q* traian , que si no son 
algunos que traeron algún arcabuz y otros su espada , todos los 
mas llegaron sin ningún genero de armas ni cotas ni sillas y 
para los armar encabalgar y beslir y áderesar á ellos y á los de- 
mas soldados que he juntado en esta Ciudad de Santiago me he 
detenido hasta aora, que con el Pabor de Dios saldré de aqui de 
oy en seis días para los Estados de Arauco y Tucapel y los de- 
mas revelados, y por que en las Ciudades y pueblos de Españo- 
les de este Reyno é puesto la genlc de guarnición necesaria para 
su defensa y conservación solo podre juntar hasta quinientos 
Españoles y mil quinientos Infantes Indios amigos vasallos de 
V. M. con los cuales buscare al enemigo dentro en su casa y 
confio en la divina bondad me alumbrara para conseguir el 
buen fin que de esta guerra se pretende , que tanto importa al 
servicio de Dios y de V. M. y bien de este Reyno , y no permi- 
tirá que por lo poco yo meresco ser ynsirumento de tan buena 
obra se deje desfectuar la paz , la cual para mejor conservarla 
después de pacificados estos Indios, convendrá destinar alguna 
buena parte de los revelados de su tierra para los valles y minas 
q* ay en esta Ciudad y en la de la serena y ansi lo pondré en 
ejecución dándome Dios vida por que conviene así á vro. R^ 
servicio y a la quietud de esta tierra y por esta via serán casti- 
gados de sus delitos y conservarse á la paz y con el provecho que 
sacaran de las minas, y labores de tierras donde fueron dester- 
rados se dará entretenim® á algunos vasallos de V. M. que le 
han servido en esta tierra y se sustentaran las fronteras y vues- 
tros Reales quintos serán acrecentados y no se consumirán en 
el gasto de la guerra como hta. aqui se a fecho. De la munición 
V. M. mande que en el perú se diese solas seis arrobas de me- 

DOCUM. II. S 



c^a y cuarenta botijas d^ salitre y ciento y sesenta barrfts 4^ 
pipqao se idio y trajo á e^te Reyno y lo mas necesario qup sm 
pólvora y asufre y algodón p' mecha , no se efpbío. 

El Obispo de la Imperial por idefender lo que 1^ areqt|on 
de la Yglesia de su pbispaclo y algunas cesiones de CQppilip 
proyipcial parece que conceden al ordinario en lo tQcanta a ln 
doctrina de los Inc)ÍQS y salario de doctrineros , no b^ queri^Q 
cumplir la cédula de Y. M. que trata sobre yuestrp pa^pnasgp 
Real y sobre ello a ocurrido á la Real audiepcia fie los 
Beyes por que me escribió q"" con la declaración qi}e )9 R1911) 
audiencia siguiese en este caso se allanaría luego. y sin ^0lr 
bargQ de esto yo voy continuando la posición de vrp. Rjeal p^r 
tronado que presento á las doctrinas los clérigos y ReligJQ^ 
que se ocupan en ellas y no consiento ni doy lug^r que »}u ff^ 
s^ntacion mia se de salario á ningún doctripero. 

Sobre la tasa de los tribuios de los ]ndios ie este Beyí^p fíff 
otro escrito digo á V. M. q^e la guerra y pacificación q® tepg$ 
^j^tre manos es gran estorvo p' ello por q® estos Indios e3 gjso^ 
^/esunida y tan bestiales que no viven en pueblos juqtos i)^ cofíit 
forme á ley natural y eptre ellos no hay ninguna orden 4^ jifatH 
QÍa pi bida polilica ni tienen Haciendas ni serian gana^^ps ag 
ci^ntidad que baste para mantenerse y dar sus trit)üto9 y agj 
convendría que la tasa sea de tributo personal y que s^ Tf^fofn 
fuep al ^r de hombres para que vengan de tener capaci/J,94 y 
neeciban lumbre de cristianos y para todo ies(o se requi^re sfm 
^ya quietud y paz y que se entienda en ello muy de yera^ y 
buscar para ello administradores que con zelg cristiano eJQcqr 
ten Iq que se proveyere y asi conviene diferirlo pí^ra despuep 
£|ne con el fabor divino se hayan pacificado estos ^ndioü y pgf 
que el obispo de la Imperial a fecho y haze instap^ia sojbre qtff 
yo tase los tributos dd los Indios de su obispado sin servid^ 
personal y á dicho que á de dar noticia á Y. M. de ello. Lo é qm^p 
rido repetir en esta para que ante el acatamiento de Y. U. yo sp 
Me% notado de remiso y se entienda que mi zelo se eoder^i^ al 



DOCUMENTOS. 115 

9erv* de Y. ¥• y bien oomuo de este Reyoo y que los negocios 
del 86 hagan ordenaflaq^n^p y que no se embaracacen unos á 
otros. 

Este Reyno por la coptii^ua guerra que en el ha babjclo^i esta 
muy consumido y conviene fundar de nqeyo todo el estado del; 
V. M. á mandado bac^r ordenanzas para los descubriroienlos y 
qpeva^ poblacíopes y pacificaciones de las Ipdias y por ellas 
hace muchas y muy señaladas mercedes a los descubridoras 
y pobladores y á sus hijos y descendientes y en especial, que los 
Indios que se les encomendaron sea por tres vidas y las r^opes 
que hay para laif nuev^ poblaciopes militan en este Reyno pues 
se a de fundar jde nuevo y poblar en el Ciudades y de aqui ba de 
salir gente p! nuevas poblaciones. A Y. M. suplico sea servido 
hacer merced á los vecinos encomenderos de Ind® de este 
Reyno que las encomiendas que tienen y se les dieren sea por 
tres vidas pues todos ellos han servido y sirven á Y. M. mucho 
y muy lealmepte y en el especial aora que todos ellos sirven 
en esta guerra y muchos vecinos van con migo á ella como muy 
buenos vasallos y an gastado en vro. Real servicio sus vidas y 
haciendas y e^n p' ello pobres y adeudados y muchos se an 
muerto sin gozar de quietud alguna ni del fruto de sus trabajos 
y an dejado hiips muy pobres en quien cabe hacer Y. M. esta 
merced, y sea Y. M. servido de mandar proveer las prevendas y 
beneficios de las Iglesias de este Reyqo que están vacas y va- 
cfusen ei| hijos de cgnquistadores que ay muchos de ellos que 
son aviles en las cosas de la Iglesia y se ordenan de orden sacra 
y algunos embian 4 ^ora pedir á Y. M. }es baga merced. 

El Presidente y oidores de la Real Audiencia de los Reyes an 
dado y despachado algunas provisiones para este Reyno tocante 
al gobierno del y por mejor acertar yo á servir á Y. M. en el 
cargo de la Gobernación de este Reyno escribi á la Real Audiencia 
y embie un traslado de las cédulas y provisiones que yo y el li- 
cenciado Calderón mi teniente general tenemos asi para los ne- 
gocios de justicia como para los de gubernacion, donde parece 



H6 DOC rM FISTOS. 

es que en grado de npelacion do mi Teniente solamente an d<» 
conocer para que lo biesen y viendo que no les competía otra 
cosa no se entremetiesen del oflQcio ni á pedimiento de parte, no 
siendo en grado de apelación de proveer ni despachar provisio- 
nes para este Reyno; á Y. M. suplico mande proveer lo que se 
debe hacer y guardar en este caso; la cédula de Y. M. de 3 de 
Noviembre de 74 donde se me mando quitase á Ramirinnes de 
Saravia los fnd° que se fueron fomenados por su padre el doc- 
tor Saravia gob°' q« fue de este Reyno y que se metiesen en 
vra. Real caja los tributos y aprovechamientos que le habían 
rrentado se ejecuto y en virtud do ella le quite á Ramjrianes loi 
Ind"*" que tenia por encomienda de su padre y por confirmación 
y nueva encomienda mía como por el testimonio que con esta 
embio constar á Hamirianes á pelo y creo se embia á quejar de 
mi ante Y. M. y vuestro Real consejo de Indias por que disc ha- 
berle yo fecho agravio en averie quitado el repartimiento de 
Indios que tenia en esta Ciudad de Santiago q*' Diego Garcia de 
Carera su suegro, y en esta encomienda parcc(3 av< r<i« locho dos 
meses después de la data de wa. Real cédula y sin embargo de 
eslo como digo se los quite y encomendé los á Diego Garcia de 
Caceres que antes los avia tenido por encomienda en remunera- 
ción de sus servicios y travajos y gastos por que fue uno de los 
primeros conquistadores y pobladores de este Reyno que bi- 
nieron á el con el goV Pedro de Yaidivia y á servido á Y. M. 
mucho y muy lealmente á su costa de mas de treinta años á esta 
parte — otro repartimiento de Indios que fue de la enco- 
mienda del gob°' Fran*^° de Villagra en terminación de la Ciudad 
Imperial que el doctor Saravia encomendó en Ramirianes su 
hijo mucho tiempo antes que la cédula de Y. M. llegase acá los 
avia dejado Ramirianes en tiempo que gobernaba este Reyno su 
padre y por su dexacion los encomendó el mismo Gob*»** Saravia 
en otra persona y asi no ubo que quitarle e:>tos Indios pues el 
los havia dejado ; quitaronsele otros Indios que fueron A nacona 
(le Diego de Soto y Bernabé Mexia como por el testimonio pa- 



DOCUMENTOS. 117 

recera. Por el mes de Marzo del año de 76 , se revelaron en 
términos de la Ciudad de Valdivia y de la Villarica de este 
Reyno ciertos repartimientos de Indios por persuacion é in« 
dasimieoto de los Indios de Puren que son de los mas obsti 
nados reveldes de esta tierra , bisieron algunos daños en gana- 
dos, comidas y mataron tres españoles y dentro de tres meses 
fueron pacificados todos los revelados de términos de la villa 
Rica y los mas de los de Valdivia^ algunos de los revelados q* 
son en términos de la Ciudad de la Concepción an dado mues- 
tra de querrer dar la paz á los cuales y á todos los demás re- 
veldes he rrequerido con ella y sobre esto antes que se huze 
del rigor de las armas les haré los rrequerimientos necesarios 
sobre que de con las armas y vengan de paz. 

Por una cédula de Y. M. hecha en S° Lorenso á uno de Agosto 
de 73, embio á mandar se pague al presidente y oidores lo 
que se les restare deviendo de su salario, á los cuales queda 
deviendo gran suma de ps. de oro y vuestra Real caja debe 
cantidad de gastos que se han hecho en la guerra y al pre- 
sente se an fecho, y de fuerza se an de hacer á Y. M. suplico 
que para que por el presente este Reyno se pueda mejor so- 
bre llevar sea servido de mandar que lo que dise se les esta 
deviendo a los que Y. M. á hecho merced proveer en los char- 
cas y mejico se les pague alia pues es toda una cosa. 

V M. Por otra cédula fecha en Cordova el 19 de Marzo de 
70, embio mandar a la audiencia de este Reyno que p' la buena 
espedicion.y descargo del corregí' asi de la Justicia como de 
Govierno convenia uviese dos escribanos de cámara y goberna- 
ción y que se diese el uno de ellos á la persona que con mas 
sirbiese por que sobre el otro avia pleito pendiente en el vues- 
tro consejo entre el fiscal y los heredios del secretario Juan 
Desamano y que hta. que se determinase no se babia de tra- 
tar del en virtud de la cual el presidente y oidores dieron el 
oficio á Antonio de Quevedo por dos mil y ochocientos r^ Con- 
forme á la dba. cédula y á vro. Real servicio y buena espedí- 



118 BOClÜVSirtM. 

cioD de los negocios dé este ReyoD ^soUviéne que áyá des J útíitíh 
brar persona qüfe eb el entretahto (fue ^1 pleito se ñeneciese ett eib 
consejo sinra el dho. oficio; á Y. M. suplico lo vea y mande Ib 
que es servido q^ en ello se liagá por ser como es cosa muy ne- 
cesaria. 

Por otra cédula de V. M. fha. en Madrid á veinte y siete de 
Abril de 64 se manda que los negrbs y tíegras paguen iáUffúi 
tributo. En esta tierra ay muy pocos y esos son muy pobriM 
y sirven muchas veces en cosas necesarias para la guerra, á 
cuya cansa y ser tierra que aun no esta bietí asentada me ha 
parecido no lo ponen por aora eb ejecución. V; M. Ib nódide 
ver y mande lo que mas fuere servido que aquello se coÉ- 
plira etc. S° Tiago dé Chile y Enero 2 de 1577. 

QUIROGA. 



docüMbntos. 149 



Carta de Martín Ruis de Gamboa al rey de Eapafia (1). 

(1580) 

En los navios (]ue salieron el año de setenta y nueve bize re- 
lación a y. M. del estado deste reyno y continuando esta obli- 
gación diré por esta lo que después ha sucedido en el estado 
de las cosas, del que quedan con la ocasión de la entrada del 
ingles en esta mar. Entendiendo esta cosa de mas fundamento 
el gobernador Rodrigo de Quiroga para aver de acudir a respa* 
sar lo que podria suceder salió del campo que traya, en la paci- 
ficación de las provincias rebeladas , en cuya sazón yo andaba 
ocupado con otro campo en los términos de las Ciudades Rica 
Daldivia, Ósomo, Imperial, en la parte de la gran cordillera ne- 
vada de donde fui llamado por el Gobernador y bine á esta Ciu- 
dad de Santiago donde no me halle á tiempo que ya el ingles se 
habla ido y becbo el daño y á causa de las continuas enfer- 
medades del gobernador por su mucha edad consumida en el 
servicio de V. &f. por su orden luego á la primavera torne á 
sacar la gente con presupuesto de juntar campo con la que de 
esta Ciudad saque recogiendo la que se había puesto en las 
ciudades que yacen su frontera de los indios de guerra y para 
qué la trajese enbie un mestre de campo y con ella se juntase 
conmigo^ con este intento partí por primer mes del verano á 
ponerme en la tierra de guerra para con la brebedad evitar que 
los naturales no tomasen nuevas fuerzas yendo caminando tube 
aviso como los indios iban á dar en un caudillo que por orden 
del gobernador estaba en la primera frontera descubierto, y 
con poca gente. Enbiele socorro y llego á tiempo que evito 
el daño, benia sobre los Españoles de ay á pocos dias llegue, y 

{!) Sacada dé léé archiva dft ttdias déSe^ina. 



120 DOGUMEMOS. 

en aquella parte para poder hacer las cosas al seguro mande 
hacer una trinchera con su foso para que con poca gente el 
carruage estubiese seguro y á la ligera con solas las armas se 
issieron muchas corredurías con buen suceso. Ed esta sazón 
bolvio sesenta leguas atrás por carta del gov°' á cosas q* com- 
benian por hallarse falto de salud y deje un capitán esperimen- 
tado con la gente con toda brebedad bolvi á aquel puesto, donde 
halle mensajeros de las ciudades de Concepción y los confines 
pidiendo socorro por que los Indios venian sobre ellos, diose- 
les, fue de buen efecto por que hiñiendo los indios sobre la déla 
Concepción los españoles tubieron victoria y a la misma sazón 
tube mensajero que en la Ciudad de baldivia y Ciudad rica los 
Indios de guerra, por descuido que tubieron ciertos Españoles, 
mataron tres con cuya ocasión se iban alsando los de aquellos 
términos. Esto fue á tiempo que el m"* de campo Albarez de 
Luna benia caminando y estaba en la Ciudad Imperial con no- 
venta soldados á juntarse conmigo ; despache isiese alto y rebol- 
biese á reparar el daño. Estando yo en mi puesto entendí esa 
platica asi de los Indios de guerra como de los de paz moverse 
y alsarse por todas partes, para evitarlo visto q^ los casos nue- 
vos me sacaban del intento que tenia e ordene se isiese un fuerte 
para asegurar todo lo que estaba de paz y oprimir los Indios 
de guerra dejando a las espaldas todo lo que estaba de paz en 
sitio cómodo el cual se iso en dos meses que fue brebedad por 
ser de obra fuerte, con el se aseguro que no se deramase ninguna 
cosa de todo lo que servia y les ha sido freno que los aran estar 
siempre de paz y lo que esta de guerra en aquella comarca la 
darán ó perderán sus naturales —de este fuerte sali de ordina- 
rio y con ayuda de indios amigos andube talando lo que esta 
de guerra entre las Ciudades Concepción y los Confines sin per- 
dida ninguna ; buelto al fuerte me llego aviso como Indios de los 
términos de Valdivia abian muerto un caudillo con otros tres 
soldados que inconsideradamente se abia alojado en una casa 
cubierta de paja donde le dieron fuego de noche y que abian 



DOCUMENTOS. 121 

escapado otros soldados de cuyo suceso los Indios victoriosos 
hisieron algunos daños en encomiendas de vecinos de aquella 
Ciudad y de la de Osorno. El corregí' que andaba fuera acudió 
á remediar el daño y fue ayudado á buen liempo de soldados 
que abian llegado al puerto de aquella Ciudad en uno de los 
navios que el visorrey don Francisco de Toledo abia enibiado 
al estrecho tras el ingles y con ellos y los que el tenia fue si- 
guiendo los Indios y les quito dies mil cabesas de obejas que 
hablan robado y mas dos Españoles que llebaban atados , y el 
mestrede campo se fue luego á juntar con el corregidor ; le des- 
pache á la ligera veinte arcabuseros para que con su fuerza se 
prosiga el castigo. Estando las cosas en este termino me llego 
mensajero del doctor Asoca teniente de governador y del cabo 
de la Ciudad de Santiago con aviso de como el gob°' abia falle- 
cido á los veinte y cinco del mes pasado abiendo recibido los 
sacramentos de la Iglesia ^ y como en virtud de una cédula de 
y. jl. me dejava nombrado en el govierno deste reyno asta en- 
tanto q* V. M. fuese servido de proveer ó el visorrey del Peruá 
quien estaba cometido, pidiendo me viniese á esta Ciudad por ser 
cabeza de gobernación á ser recevido , yo lo dilate algunos dias 
por justos respetos, lo cual visto por el cab® sin aber poder mió 
como personas de esperíenciaen virtud de la cédula y Nombra- 
miento e yo al pie de ella me recibieron y embiaron testimonio 
de todo ello, después llego poder mió y se iso mas en forma y 
de allí en todas las demás Ciudades como parecerá por los re- 
caudos que de ello embio á Y. M. y aun que ello fue en coyun- 
tura de necesidad y trabajos hasta que Y. M. sea servido ó el 
visorrey á quien Y. M. la tiene cometido e ordene otra cosa 
trabajare con acabar la vida en servicio de Y. M. que tan obli- 
gado me tiene. — Pasados algunos dias abiendose reforjado las 
fronteras, deje en este fuerte al capitán de Alvarado con noventa 
soldados y vine á esta Ciudad á la ligera con solo mis criados 
donde luego bise mensajero al visorrey con entera relación de 
todo para que de alli se embiase esta á Y. M.; dandc) {^iento en 



Í9H bOGÜMBNTOS. 

algunas cosas particularmente en que bs naturales destói tét- 
minos sean tasados y aliviados del trabajo, roe partiré a la guerra 
y no alzare la mano de ella hasta que por V. M. ó el visorrey 
se me ordene otra cosa con determinación de que todo lo qué 
vacare y los proveymientos y aprovechamientos del reyno áe 
provean en la propia guerra para que la gente siga con mas 
voluntad el trabajo dé éila también en todas las demás besas 
abia orden, y respecto de aquellas cosas de la justicia sean íhtiy 
obedecidas. Este reyno tiene necesidad de que en el aya ma- 
cha gente por que lo que en otros destas partes f)odrifl áér da- 
ñoso, en este no lo es, antes puestos los hombres en eéta tierra 
toman asiento; yo é escrito al visorrey erribie ¿ente y muni- 
biones por que de mas de tjué habiéndose con mas poisíbté la 
guerra los naturales se véhdrañ á conservar; la esperiericia ha 
mostrado el riesgo qué por esta parte puede venir por el prin- 
cipio que 9 con la entrada de los ingleses en esta mar, se ^uéde 
tener^ por que con la guerra que se a tenido todo sé cohsame y 
él inéter mucha gente lo áségiiha todo, pues el temj^le és de mo- 
cha salud y la fertilidad ek muy grande pues sola ella á sido tí 
parte para aver podido sustentar tantos años de guerra ^ lo es 
tahto en estremo lo que digo que en todo lo descubierto 
dé las indias no tiene Y. M. mejor pedazo de reyno , ni de 
mad calidades y todo ello costa de mar, puertos maravillosos. 

La claridad qué dé presente puedo embiar de los navib^ qbe 
el visorrey embio en él estrecho que habiendo llegado á Ida cin- 
cuenta y seis grados por esta parte con tormenta se aparto él 
uno de los dos navios y el otro llego por el taés pasado al paeho 
de la Ciudad de baldivia con sospecha de que el dtrb se plérdio 
ó a ido a España por platica que de acerlo ansi trato con este ó 
otro, y lo que de ello entiendo es que por ser navios grsuiídes 
no consiguieron el efecto que pretendían de descubrir el esti*é- 
cho que para descubrirlo asta crusarle y que no aya riesgo éh 
lá navegación como le tubiérón los pasados qué porél éntrár&b 
de mi parecer por la eSpériendií ^ue tengo dé átibellá cóMA, 



t>DtÍfa]t£NTOS. 12^ 

por aver yo poblado el postrero pueblo que ay eo ella que por 
ser toda ae muchas bocas e asta dar en la que pasa á la mar 
del Norte se a de bazer deste reyno en fragatas sotiles de resmos 
¿ manera de buscarfiíidos de las armadas las cuales yo be de- 
terininado mandar e azer en el puerto de Baldivia dos de días 
que estamn acabados al tiempo que el visorrey puede embiar 
oraén de lo que lé pareciera se haga que serán de mas efecto 
qué no nabios grandes y asi lo escrivo al visorrey que en ello 
abiá brebedád y diligencia y aun servirán de que si acaso el 
iiígles dejo poblado se podra ver mejor con estas velas sotiles , 
y bo podran ser ofendidas dé contrarios y no tienen riesgo por 
que aun que bayan subiendo tantos grados^ ay en toda la costa 
grandes abrigos y con bastimento que se puede meter suplirá 
tocia con traversia. 

Siempre iré dando relación de lo que se ofreciere y en lo to- 
cante á la guerra me conformare con eí tiempo y sucesos prtb- 
viníéndb aya seguridad en todo y aun que la guerra de impedid 
mentó á el labrar délas minas del oro se labran erialgiinas ciudar- 
des y de la paz redundarla sacarse eii nducba cantidad , pero 
estos Indios están, con la larga esperiencia de guerra, tan espa- 
ñolados que en la parte que yo entendí la dejaba todo seguro 
y sin dificultad la ay con aver en este reyno españoles muy. 
cursados en la guerra y que sirven á Y. M. con gran zelo mas 
la falta esta en ser pocos por que caso que el socorro que llego 
fue bueno donde bay pobladas once Ciudades y las ocho de 
ellas con guerra es menester mas copia de gente para acudir á 
todo y mas agora que de necesidad se a de estar con mas vigi- 
lancia si acaso rebuelbe nación estrangera a intentar alguna no- 
Tedad especial, e los Indios naturales como gente viciosa y falta 
de toda buena consideración an dado grandes muestras de de- 
sear el trato y comunicación de la nación estrangera por tener 
platica serles muy semejantes en los vicios y costumbres y los 
españoles nacidos enestas partes muchos de ellos como no pla- 
ticos de las buenas costumbies de España no harán aquella resis- 



12/i DOCUMENTOS. 

> 

tencia que los venidos de España y es cosa muy necesaria pro* 
veer de gente con brebedad para que cualquiera cosa halle fuerte 
y reparado este puesto como cosa la mas conveniente de las 
indias y que asi conviene ai servicio de V. M. y lo que de ello 
siento y en el ínter que esto llega esta prevenido todo ; artillería 
es necesaria para que se ponga en defensa en los puertos que 
no la hay aun que yo he dado principio á que se haga alguna. 

A los corregidores y capitanes que se proveen en las Ciudades 
conviene se les de salario por que de lo contrario me parece 
resultara no hacerse la justicia como conviene V. M. mande en 
ello lo que mas sea servido que en el ínter se les señalara pan 
que se les pague por la orden que mejor se pudiere dar por 
que como digo sin salario la justicia no se hase como con- 
viene y por que de lo que se ofreciere dar aviso áV. M. lo haré 
siempre. Esta no sera de mal. Nro. S. la C. R. persona de V. M. 
guarde, con acrecentamiento del universo por largos tiempos; 
de Santiago de Chile y de Marzo postrero, 1680. — C. R. M".— 
Humilde y leal basallo de Y. M. que sus Reales pies y manos 
vesa. — Martin Ruiz de Gamboa. 



DOCUMENTOS. 125 



Infomie de TVandteo del Campo sobre los acontecimientos de las proTindas 

deyaldi?iaydeChiloe(l). 

(1601) 

Desde el puerto de Valdivia escrivi a V. S. con el p* fray 
Domgo. de Villegas de todo lo succedido asta allí y como babia 
venido por las municiones y ropa de soldados p* llevarlas a 
Osomo , y como bavia nueva como venia una gruessa junta de 
loa Indios de Puren, Imperial, Villa Rica, Valdivia y toda esta 
tierra y venia por Gob' della un indio de Puren llamado Pelan- 
taro la qual junta dio en esta ciudad estando yo en Valdivia y 
fue tan grande que se juntaron mas de 5000 indios y dieron en 
el pueblo al amanecer y por estar todos los españoles dentro del 
fuerte no les hicieron daño ninguno, que pensaron tomarlos como 
tomaron á los de Valdivia en sus casas, acometieron el pueblo 
por cuatro á cinco partes con un ruydo temerario, aunque salió 
a ellos el capitán Navarrete, y el capí' Blas Pérez de Esqueicias 
capitán babia dejado con 80 arcabuseros de los que yo babia 
traido del Perú, no fueron poderosos de resistir á la furia, aun* 
que acometieron al pueblo alguno que baviendo peleado en 
la plaza un buen rato y muertoles mas de 150 indios, cargo tanta 
gente sobre los nuestros que se hubieron de retirar los nuestros 
al fuerte sin que hubiesen muerto ningún español tos indios y 
luego quemaron el pueblo sin dejar cassa en pie ni iglesia ni 
monasterio y este día se • retiraron a un tiro de mosquetes del 
pueblo y determinaron luego el Viernes de tener sitiado el pue- 
blo veinte dias y tomarlos por fuerza ó por hambre porque sa- 
bían no tenian que comer como era el ñn del año y que luego 
sábado darian un asalto al pueblo y con unas mantas que lleva* 
van cavar las murallas y entrar en el fuerte y estandole savado 
p' volver al fuerte cien indios que havian dejado sobre el Rio 

(1) Sacado de los archivos de Indias de Sevilla. 



12§ DOCUMENTOS. 

Bueuo de centinelas p' que si yo volviesse les avisassen y avieodo 
yo llegado a los altos de Valdivia viernes les avisaron sábado 
aora que querían d^r e} asalto ^ pueblo siq parar ma^ un c|!p4P! 
se retiraron los indios de abajo por la isla y al passar el Rio 
Bueno por Raneo y Colue y sin que los del pueblo pudiesen 
salir a ellos a causa de no tener en el pueblo mas de 30 cavallos 
yo llegue de Valdivia al rio Bueno adonde tuve nueva coaio los 
indios havian quenaado al pueblo y no savia si se habían reti- 
rado los indios , pase el rio en cuatro canoas que yo tenia en el 
rio con guarda dejando la ropa y municiones en una isla del rio, 
fué a amaneoer lunes sobre el pueblo con la gente que yo lle- 
vaba entendiendo no se habian retirado y sali luego dentro ds 
dos oras con el correg>^ y la gente que pude llevar, fue en isu M? 
guimiento a la Isla y halle que habian pasado el rio bueno sin 
poder alcanzar los indios de adonde me volví al pueblo y halk 
los mayores llantos del mundo y grandissimo miedo y luego co- 
mencé a correr la tierra porque en la prov» de Guanauta andavt 
una junta de 2000 ind, de Purayllay á aquella prov* fue a ella el 
cap° d° fran<^ de Figueroa pon 60 sold. y la desbarato y mato 
mas de 200 ind. y en la prov» de pocio andava la otra junta do 
mas de 2000 ind. fue a ella el capi^ Franc^^ Rossa con otra par- 
tida de gentes y peleo con ella y mato mas de 100 ind. y de la 
prova (je Cuneo an echo mucho daño a los indios de Melmeii y 
Purco que había quedado de paz los desbarato que serian cossa 
de 2000 ind. los que quedaron en todos estos terpinos que no 
se habian alzado y contra estos salían cada dia a maloquear los 
indios de Cuneo que es de donde comenzó este alzamiento, alia 
fue el capo Pedrada con otra partida de gente y le hizo la guerra 
muchos días y les mato muchos indios y yo fue con otra partida 
de gente por otra parte aziendo algún daño y desta suerte anduve 
hasta que fue tiempo de recojer las comidas que me recoji a los 
llanos con 200 h. porque tenian tratado y se lo dejo mandado el 
gen^ de la gente que vino de abajo que no nos dejasen cojer las 
comidas y que p' ello se juntasse toda la tierra y que el indio 



DÓGUMBNTOS. 127 

qne aos ayudase a cojer las comidas muriesse por ello y asi 
e^tandolas cojiendo nos tocavan arma cada dia por mil partes 
qqe oos atrajaq ipijy a desasosegados y los indios de abajo 
enviaban cada dia mensajeros que la junta volvía a quitar que 
pp cojiesemos las comidas y a ponerse sobre el pueblo hasta 
tomarle por bao^bre, y coo estas armas y el mal tiempo que nos 
hizo de agua no se pudo cojer muy poca comida que es causa 
que pasamos mucha necessidad. 

Estando cojiendo las comidas en los llanos tube nueva como 
b^yia entrado al puerto de Valdivia un navio con el capitán 
Marün Deynar el qual havia despachado en llegando al puerto 
(}os indios con unas cartas p^ mí las quales tomaron los indios 
de guerra en los llanos de Valdivia y las leyeron y bieron lo 
que 46!cian ; tome lengua ocho días antes del domingo de ra- 
mos y luego parti p' Valdivia dentro de dos dias con 200 h. y 
ha viendo pasado el rio Bueno se vino un Español que estubo 
pireso entre los indios y me dijo como de Callacalla habían 
passado 9000 ind. y que venían marchando la vuelta de los lia- 
qoB de Dsomo adon4<^ ae havían de azer dos quadrillas y la una 
dar ^ pueblo y la otra dar en los Españoles que andavan co- 
jieodi^ las com)da0 y teniendo este aviso deste español y len- 
gua que tome de los indios dijeron que la junta venia y que 
todos los caciques de los llanos habían ido a Callacalla a 
tniarla y que ÁDgafíap^on venia ep la vanguardia y tomado 
e^e aviso nos pareció a los capitanes y a mi no podíamos 
dejar de topar con |a junta y ser mucha jente la que venia y 
l)íen a cavallo y muy bien armada , nos pareció volver a pasar 
el rÍQ y volver a reparar el pueblo y assí volví a pasar el rio 
} fui a la isla de Gaeta adonde tuve nueva que era verdad 
qqe venia de abajo gente mas no tanta como decían y que 
4oganamon venia con algunos indios en la vanguardia y ha- 
bía llegado a vi*° y que alli le habían llegado mensajeros 
eomo V. S. venia marchando la vuelta de la Imperial y asi se 
volvió» — £1 lunes de Ramos volví a pasar el río Bueno para 



1^8 DOCUMENTOS. 

irme a ver con el navio n Valdivia con disinio de poblarle 
con la gente que Uevava y hacer en el un fuerte y quedarme 
en el con cien homb. y con otros cientos enviar por muni- 
ciones y recojcr las comidas y estando passando el rio vino 
el cap" F*^ Rossa de la prov* de Ancud y trujo nueva como 
en la baya de Carelmapu havia ingleses y que todos los in- 
dios de Ancud y Pocio y Cuneo van en ellos a llevarles bas- 
timentos y asi despache luego 60 h. con el cap» Chryst. de 
Robles a que fuese a la vaya de Carelmapu y tomase lengua 
y viese si era cierto j ifie avisasen a Valdivia donde llegue 
el viernes de Ramos y alie que el lunes atrás de ramos se ha- 
bía vuello el navio y visto esto volvi a los llanos de Valdivia 
por municiones p' poblar a Valdivia dejando en Tengueleo 30 
sold. con el cap. Juan de Ángulo de guardia de estas canoas 
que babia tomado en la mar por con ellas pasar el rio de 
Angachilla quando volviesse *, mas de 1000 ind. en las an- 
gosturas de Tenguelen me dieron por dos ó tros partes los 
quales desvárate sin que ningún soldado me matasen mas que 
uno que mataron los n'~ de una arcabuzada y llegado que 
hube al rio Bueno entre por munición a Osorno y ordene al 
capi> Blas Pérez de Gsqueicias quedase con 80 sold. de los 
que traje del Perú por ser personas de mucho cuidado y que 
ayudaría al corregidor como lo hizo el día de la Junta. 

Llegado que hube al río Bueno que es cuatro leguas de Osorno 
envíe al Sarg'** mayor Agust. de Santa Ana a Osorno por muni- 
ciones y irme a poblar Valdivia; el Cabildo de Osorno vino 
adonde yo estava y me hizo un requírimiento que no desanpa- 
rase los términos porque tenia 5000 íud. de guerra y les alzarían 
los pocos indios que había de paz e pondría en mucho riedg^ b 
ciudad y estando en estos requerrimienlos aviso el capitab 
Christ. Robles que liabia ido a lomar lengua de los ingleses que 
havia en la baia de Carelmapu y aviso como el puerto de pu- 
deto en la baía grande havia un navio de inglesses y oo tubo 
mas nuevas aunque otros decían que eran tres y que todos los 



DOCUMENTOS. 120 

lenninos de Chilue havía alzado el ingles, ávida esta nueva deje 
la ida a Valdivia y con 70 h. de los que yo traje del Perú y la 
conip* del capitán Gaspar Yicrra que; vino a esta ciudad con 
30 h. que estavaen los llanos de Valdivia de guarnición quando 
86 perdió Valdivia, que ha servido mucho a S. M. en esta ciu- 
dad por ser gente que tenia cavallos, me parti la vuelta de Chilue 
7 llegado que hube a la baya pequeña no halle mas sino fue una 
sola piragua pequeña en que passar. — Estube dos dias sin poder 
comentar a pa^ar por ser obligada la piragua a guardar a don 
Jnao Serón alguacil mayor de esta ciudad que con 30 h. habia 
enviado a correr azia la cord'"* de Ancud y por el desaguadero 
de Guanauta me envió quatro piraguas con que pase las bayas 
y baviendole dado orden que corriese todos los lugares has^ta 
«llago de Chilue y azia Carclmapo por la baya grande y tru- 
jesse todas las piraguas que hallase p' pasar la baya grande que 
por ser invierno andava la mar muy brava hizo lo también que 
quando llegue a la baya grande de dentro de dos dins me trujo 
20 piraguas con que pase la baya grande con arto riesgo , tarde 
ea pasarla quatro dias ; en todo este tiempo no hubo ind. que 
me diese nueva de ingles hasta que hube pasado la baya grande 
que vino a mi un cacique y no supo dar mas nueva de que el 
ingles estavaen el puerto de Chilue. Otro dia marchando con la 
■gente la vuelta del pueblo un indio me dijo como el Ingles es- 
taba alojado en la ciudad y que los españoles andavan por el 
monte buydos, luego despache un indio con una carta p* los 
Españoles que andavan en el monte el qual fue y me trajo res- 
puesta y aviso como el ingles se havia apoderado del pueblo y 
mnerto todos los hombres del excepto 25 que se babian salido 
al eampo y que tenian todas las mujeres presas. = Tenido este 
8TÍ80 procuré abreviar camino lo mas secretamente que pude 
y camine por la playa con arto travajo de ombre y soldados a 
pie por habérsele causado los cavallos por la maleza del camino 
y otros eu piraguas; fue dios servido llegue a Pichirine dos 
leguas del pueblo con arto travajo y dejar algunos soldados por 

DOGDII. II. Q 



ido DOCUMENTOS. 

los caminos despeados y descalzos \ alie alli al ctp'^ Luiz Peten 
de Vargas con 25 sold. que andavan por los montes coa algu- 
nas mujeres que se havian salido del pueblo que quando do8 
bieron les pareció les haviamos sacado de esclavas. = El cap" 
Luiz Pérez de Vargas me dio aqui por escrito lo succedido basta 
balii con el Ingles por la relación que con esta va á V. S. Luego 
tome razón de lo que bavia en la ciudad y me dijeron que no 
savia el Ingles que yo iba, que aunque le decían que iban es- 
pañoles que si les habian visto les dezian que no era possible 
poder passar las bayas que habia y que era invierno , ni tenía- 
mos piraguas y con esto estavan descuidados, y que eslavan 
38 ingl. en el fuerte que era de dos buenas tapias en alto y 
medio oslado de parapeto y que tenían dos cubos de Madera eco 
tres piezas de artillería que jugavan las dos a los quatro lien- 
zos y un pedrero muy bueno que babian sacado de la nao que 
lenian a la puerta principal, y que tenian arrimados a los lieucos 
del fuerte 600 ind. de la tierra y algunos de los términos de 
Osorno y mui bien armados de coseletes de cuero y lanzas que 
el Ingles les bavia dado , los que trajo de su tierra y a otros les 
dio clavos muy grandes de que se bicieron buenos gorguz^ 
que prometo a V. S. que no be visto indios mas bien armados que 
ellos estaban. = Visto esto llame a los cap" y les dije de la 
manera que el Ingles estavapor que les parecía que hiciésemos,, 
y fueron de parecer que antes que el Ingles supiesse que ibaiBOS 
no tuviesse nueva de nosotros fuésemos y acometiésemos en el 
fuerte lo qual se bizo sin detenernos en Pichirine mas de una 
ora y caminamos aquel día muy encubiertos basta ponemos 
una legua del pueblo y estuvimos alli asta media noche que par- 
timos de alli con gran silencio y un cuarto de legua del fiMrtr 
recoji los soldados y les dije como haviamos de ncnmfminpí 
fuerte antes que amaneciesse y que todos siguiessen a sUi'^i 



«pitanes sin hacer otra cossa y que al primer soldado que en- 
Irasse en el fuerte le daría un repartimiento que tengo en Osorno 
y todos muy contentos dijeron lo arian como se les mandaba y 



DOGUMJBNTOS. 131 

luego repartí la gente. = Al cap» F'''' Rossa con 20 h. fuese por 
la puerta principal y acometipsse por ella y con escalas subiesse 
la muralla lo que hizo muy bien siendo el primer cap° que en- 
tro. Al cap>> Pedraca se le ordeno con 20 sold. acometiesse por 
un cubo queeraelque hacia otravesa la puerta principal va otro 
lienzo loqual se hizo que no dejo jugar la ariilleria, al cap° 
Agust. de Santa Ana se le mando acometiesse por otro lienzo con 
S5 sold. lo qual hizo muy bien , hizo un portillo en la muralla 
por donde se entro por su parte en el fuerte sin que los Ingles- 
tea nos sintieron, mas tenian como tengo dicho 600 indios arri- 
mados al lienzo del fuerte que se hubo depelear primeramente 
con ellos y al ruido se toco arma y salieron los ingleses a la mu- 
ralla con sus armas entendiendo no eran mas del de los 25 h. 
que andavan en los montes y fue de suerte lo que pelearon los 
indios que nos tubieron muy a pique de desvaratarnos aunque 
nos valió mucho ser antes que amaneciesse ; el cstp^ Gaspar 
Viera y el cap^^ Luis de Salinas quedaron conmigo a cavallo con 
veinte h. a guardar algunos passos que salían a la mar y ha- 
biendo acometido todos juntos como tengo dicho se peleo mas 
de dos oras matáronme al entrar diez soldados de mosquetazos 
hirieron otros doze y ya que era de dia , visto los Inglesses la 
Inerva de gente y averies muerto algunos de ellos se retiraron a 
onacassa fuerte que tenia el fuerte y el cap^ con ellos aunque 
los indios eslaban todavia peleando , después de bavcrse reti- 
rado los Ingl. al ultimo se desbarataron los indios quedando 
muertos en los lienzos 300 y antes mas ; retirados los ingleses 
i la casa fuerte se defendieron en ella y visto esto los mande 
dar fuego por tres puertas que salian al patio y visto que se que- 
mfmn saltaron la muralla del fuerte por una puerta falsa que yo 
4|t a¡via visto y se metieron en un cubo por donde se pudieron 
estirar en la campana adonde yo les sali a rencuentro por de 
fiíera con doze soldados y visto que les tenia tomado el paso 
corrieron un lienzo de la muralla asta al portillo que havia hecho 
d sarg^ m^ por donde se arrojaron una cuesta abajo p* irse al 



132 ÜOCUHENTOB. 

navio que eslava medio tiro de arcabuzes y su lancha a la orilla 
del agua adonde se embarcaron asta doze h. y dellos 4 eridos 
dejaron muertos 26 ingl. sin que se pudicsse tomar uno vivo 
ecepto uno de los españoles que se les havia ido y que se lla- 
maba Joanes al qual hize arcabuzear. = Luego hize recojer to- 
das las mujeres y creaturas que tenian en el fuerte que fue arta 
lastima verlas quales las tenian porque dentro de dos días se 
querían enbarcar y llevar consigo desde ellas y las demás en- 
tregárselas a los indios.=Este dia que se enbarco le escrivi una 
carta diciendole lo mal que lo había necho en romper la palabra 
que havia puesto con los del pueblo y a ella no me respondió 
mas de que les diesse una poca leña y una vela que tenia en 
tierra y que me darían cinco españoles que tenian pressos en el 
navio y por que se havian rendido les dije se los llevassen que no 
los quería ni darles cossa, sintiéronlo mucho; otro dia echaron 
un gallardete muy largo en su nao y zarparon una ancla aunque 
tardaron mas de dos oras en zarparla a causa de no tener mas 
de 14 h. sanos que los otros estavan heridos aunque tenian doze 
ind. pressos que les ayudaron á zarpar la ancla con mucho tra- 
vajo. = En estos dos días que el navio estubo en el puerto le 
escrivi tres cartas en las quales pedia se rindiesen el navio 
y aunque me respondía era fuera de lo que yo le deci^ el dia qae 
partió del pueblo camino dos leguas adonde dio fondo y luego 
salió tras del el cap" Pedraca con seis piraguas bien armadas p^ 
si echase gente en tierra defendérselo, dio fondo dos leguas del 
pueblo y eslubo siempre sobre el y queriendo el ingles zarpar 
su navio se le quebró una ancla de tres que llevaba y le fue 
fuerza dar otra y amedia noche se le echaron los ind. y le 
ayudavan a la mar y le cortaron una amarra y perdieron Idé- 
ela, quedaron con una ancla sana y otra quebrada, otrO'dtiL'^0e 
hizo a la vela y camino dos leguas y siempre el cap° Pedraca 
tras del con sus piraguas y haviendose levantado un viento 
norte le fue fuer9a dar fondo y a media noche se paro el navio 
áe suerte que perdió el ancla buena que tenia y se quedo sola en 



DOCUMENTOS. 133 

la quebrada que le faltava una uña y con la fuerza del viento 
norte dio a inedia noche en seco el navio ; sin hacer ruido ninguno 
Hamo el cap^ Ingles los cinco españoles que tenia pressos y les 
dijo coaio tenia su navio perdido y que el quería saltar en 
tierra solo con dos españoles que fueron M** de Iríbe y Andrés 
Basques y que los tomava por padrinos p* que les otorgasen las 
vidas y algunos del navio dijeron que havian hecho mucho mal 
quedar en el navio y hubo inglesses que bebieron por no sentir 
la muerte y el cap>^ ingles les persuadía a que se rendiesen y 
asi se determino en saltar en tierra y render el navio y el pro- 
pio dava priessa que saltasen en tierra antes que amaneciese a 
cansa de d6 topar con las seis piraguas del cap" Pedraca de te- 
mor que no los arcabuzeasen y todos los españoles abrazavan a 
los Españoles y les rogavan les fuesen buenos terceros p<> que 
lea otorgasen las vidas y el cap" daba priesa que saltasen en 
tierra antes que amaneciesse y un demonio de un Andrés Bas- 
ques que es el que digo eslava en la nao se dio tanto su aceo 
que aconsejo al cap^ aguardasse un rato quanto se vestia y di- 
ceme de M" de Iribe que pidió le diessen camisa limpia en 
que se tardaron asta que amaneció y creció la mar y volvió el 
biento atrabessia y comento a menearse y nadar un poco el 
navio y visto esto el m* de la nao dijo al cap° que la nao nadava 
que no saltassen en tierra sino que fuesen los dos españoles y me 
bablassen y assi los hecho en tierra y enbiandome una alavarda 
y unas picas de sus armas que le haviamos tomado en tierra y 
escribióme una carta de grandes complimienlos y aunque en 
ella no decia nada sobre el rendir el nabio ^ de mas el M^ de 
Iribe me dijo de su parte fuese adonde estaba que era 4 leguas 
del pueblo y que nos heríamos y aseguróme el M^ de Iribe 
que rendiría el navio por que no les havia quedado mas de 
QDa ancla quebrada y quedaban sobre ella y después de aver 
partido de el navio el M° de Iribe andando con su lancha por 
la canal hallaron la ancla que havian perdido que fue causa p' 
que mudasen de proposito que allegando yo otro dia al navio 



iS& DOGÜHENTOS. 

y escribiéndole una carta de lo que me bavia dicho el H* de 
Iribe me respondió que no me entendía y asi no bubo lagar lo 
que se deseava y haviendo de ir a pasar el navio por la Isla de 
Quinchao envié alia el sarg^*' may®' con 30 sold. porque me di- 
jeron babian de tomar allí leña y los indios de aquella isla les 
ayudavan a los Inglesses con darles bastimentos y quanto ellos 
pedian y allí entendi saltaron en tierra víspera de Corpus Xpi. 
les envié dos sold. con cuatro indios a ver si les podía cortar 
una amarra que tenían con la buena ancla y fue tanta la 
corriente que no pudieron abordar al navio y otro dia se hizo 
a la vela sin haver tomado tierra en parte níng* y cuatro dias 
después salió a la mar llevando su navio 22 b. no mas y dellos 
sus criados, llevo 100 anegas de trigo y mucha carne salada, 
recogí todos los soldados antes que el Ingles saliese de las 
bayas, echo fuera de su nao tres españoles que tenia presaos 
de los que se havian rendido y otros dos que me inbio quando 
se quisso rendir, solo estos cinco dejo con vida de todos loses^ 
pañoles mujeres y niños que andavan p* los montes que fue las- 
tima ver las pobres mujeres y niños que havia 40 dias que an- 
davan comiendo avellanas y yerbas, desnudos y descalzos. 

Visto la poca gente que havia y tantas mujeres huidas y tan- 
tos huérfanos quisse despoblar el pueblo y traerlo a Osomo, 
mas pareciendome que en despoblándole no abria remedio de 
poner de paz los términos de Osorno porque se pasarían quando 
quisiesen sus baibasos y asi las deje de la gente que traya 44 h. 
y 25 que havian quedado allí de los del pueblo que por todo 
fueron 64 y deje p' cap** a Luis Pérez de Vargas que es el que 
se sustento en los montes con 25 h. y reparo las mujeres esp^ 
a quien V. S' deve hacer md. y darle essa plaga de correg' de 
aquella ciudad y algunos indios de los que ay vacos. =: Después 
de haberse ido el Ingles comencé a llamar algunos indios de 
los mas cercanos y de vajo de seguro vinieron y informándome 
de quienes habían sido los principales agressores de este alza- 
miento me dijeron que los caciques de la prov de Lacuy avian 



DOCUMENTOS. 1S5 

metido el Ingles , haviendo estado en la boca de la baya 4 días 
sin entrar dentro y aunque la lancha andava de una parte a otra 
no podi^ dar con el puerto de Lacuy que es muy bueuu y que 
un cacique havia salido a el en una piragua y entrado en el na- 
vio y que no los entendía ni ellos a el y que fue el indio cacique 
por un indio suyo ladino que hablaba en lengua de Castilla y 
les ablo y metió la nao en el puerto y luego se informo el ingles 
de este indio del pueblo y de la gente que habia en el y le co- 
mento a dar cuchillos y lanzas y otras cosillas de su navio, co- 
men^ron todos los caciques de la prov* de Lacuy a traerles 
cameros y maiz y vacas y luego se al^ toda la tierra y avisaron 
a los anaides, coipo y cordillera de Quedad acudian todos los 
caciques a llevarles bastimentos ; diceme un ladino de los de 
Lacuy que quando entraron los inglesses en el puerto tenian 
los hombres muy flacos y desfigurados que se puede imaginar 
que no trayan que comer sino era un poco de bizcocho de la 
qoe saco de Inglaterra y que si están quatro dias sin entrar en 
el puerto no escapa hombre de hambre. = Informado de esso 
hize llamar a todos los caciques de todas las islas ecepto los de 
Lacuy y aseguróles y todos vinieron a dar la paz y sin hacerles 
daño roe partí de Castro dejándole la gente que tengo dicho a 
V. S"* me vine caminando la vuelta de Lacuy envié a llamar 
todos los caciques de aquella prov* y porque no entrase en sus 
tierras salieron todos los caciques a la baya grande de adonde es- 
tobe con ellos quatro dias que retardaron en recojerse y el día 
]ue comencé a pasar la baya grande junte todos los caciques que 
'oeroQ 18 y los meti en un buyco y biecos los queme dándoles 
leDtender que les quemava porque havian metido al Ingles y 
uinque ubo muchos indios allí a ninguno hize mal mas de solo 
I los caciques de Lacuy; en toda aquella prov<> no quedo cacique 
ñvo que otrossiete a ocho que habia, los matamos la mañana que 
limos en el fuerte de los Inglesses. Puso tanto furor este castigo 
^ue todo Cbilue esta llano como si jamas se hubieran alsado. 
De alli escribí al cap" Luis Pérez de Vargas una carta en que 



136 DOCUMENTOS. 



i 



le mandava que aerease asta 30 caciques y algunos indios muy 
culpados lo qual ba hecho muy bien y me ha inviado testimo- 
nio deilo , también le mande despoblase toda la prov* de Lacuy 
que cae al mar loqual me escribe va haciendo porque si acá so- 
breveniere otro Ingles no halle el remedio que lo pasado; passe 
la baya grande con el mayor peligro del mundo por ser medio 
de invierno adonde me vino de paz todo Ancud aunque me dio 
allí una enfermedad que me ha bochado en la cama tres meses 
sin levantarme y he quedado de un brazo pasmado y un hombro 
que fue de los grandes fríos que passe al passar de las bayas 
que fue el mas recio tiempo del mundo de nieves y yelos y los 
soldados que van conmigo vinieron también muy malos muchos 
de ellos de los fríos y ambre que passaron; he estado hasta aora 
en Osorno aunque todo este tiempo sea maloqueado a los ene- 
migos y se les a hecho mucho daño que aseguro a V. S. que 
después que entre en este pueblo que son mas de 1200 indips 
los que se han muerto y al principio se matavan mujeres y niños 
por parecerme que con este rigor darían la paz y hasta hoy 
no ha "venido destos términos un solo indio mas que los anaides 
y Guanauca que como dijo a Y. S. me daron la paz quando passe 
las bayas y ahora la ha dado la prov* de Guanaura y en los en- 
coides a andado el cap*^ F<^° Rossa hasta que dieron la paz y re- 
parándoles que la prov* de Purayllay les hace la guerra. = Han 
se tomado en las malocas dospues que estoy en este pueblo mas 
de 1000 piezas y tienen tanto amor a sus tierras que todos se 
vuelven que ha haber ávido navios los hubiera enviados y mu- 
chos indios que es lo que mas sienten-, todos los términos de 
esla ciudad mueren de hambre que todos quantos indios ay si 
se loman dicen que no comen otra cossa sino avellanas y carne 
de cavallo porque carne de vaca ellos ni nosotros no la hallamos 
ni la comemos y ansi les pienso dar pressaalas malocas y cor- 
tarles algunas comidas de los que tienen pues sera la mayor 
guerra que se le podra hacer en el Ínterin que V. S. ordene otra 
cossa ', tndüs los indias que se toman dicen que no dan la paz 



DOCUMENTOS. 137 

porque los indios de abajo les envian a decir que no den la paz 
ni sírban que elles les inviaran una gruessa junta con que lleven 
el pueblo y que el indio que la diere le an de comer vivo y assi 
liis traen en caucados y ellos que son grandissimos vellacos. 

Habrá tres messes poco mas que se tomo un indio llamado 
Caranpangra muy velicoso , gob' de la cordillera de Cuneo que 
era el que iba y venia con mensages a los indios de abajo y re- 
cogía las pagas p* traer las juntas y decia que tenia hecha mu- 
chos pagos a los indios de abajo p^ que viniesen otra vez y que 
qaanto Valdiviano se poblase vendrían juntas a este pueblo ; hize 
le diessen garrote en esta pla^a p" que fuesse a noticia de los 
iod. de la cordillera. = Tanbien decia la YíUarica passava mu- 
cha necessidad y que si no se socorría con brevedad se perdiria 
y yo no soy poderosso a socorrerla como tengo escrito a V. S. 
con fray domg* de Villegas que si V. S. no me enviaba 200 h. 
baqueanos para que con ellos y estos chapetones yo la socorre- 
ría ; porque los chapetones que yo traje es la gente que menos 
se les da por sus armas que ay en el m^ y mas ruyn y que con 
ellos solos no se puede acometer a cossa ning» aunque en lo 
del Ingles lo hicieron muy bien y assi parte este barco a solo avi- 
sar a y. S. que con brevedad V. S. envíe un navio con 200 h. al 
puerto de Valdivia. Habiendo llegado allí yo sabré por indios 
como han llegado y siendo tanta gente podran venir a los llanos 
de Valdivia a donde me juntare con ellos juntos a la villa ; se 
podra hacer loque V. S. fuere servido aunque yo soy de parecer 
lo retirasse V. S. a Valdivia y ay se hiciesse un buen pueblo 
con la gente de la villa y con 100 h. de los 200 que digo se po- 
blara a Valdivia y los otros ciento se volverán en el navio que 
viniere dentro de quinze días y si V. S. no manda se pueble a 
Valdivia este pueblo y el de Chilue se ha de perder. 

Yo con la gente que truje a Ossorno que fueron 230 no la 
puedo poblar a caussa de que estos términos tienen muchos in- 
dios de guerra y bien se dirán a V. S. es ruyn gente y que con 
poca gente se les puede hacer la guerra, V. S. crea que es ya 



.i 

138 DOCUMENTOS. 

muy diferente^ que no ay indio que no trayga muy buenas armad 
y cavallo y muy buena lan^a y que en las occasiones saven ser 
muy buenos soldados. 

De ios 230 b. que truje deje en Chilue 46 h. y diez que me 
mataron y treinta que se ban muerto de su enfermedad y otro^ 
diez y ocho que atullidos vienen a faltar 70 b. y los que quedan 
son bien menester p* el reparo de este pueblo y de los indios 
que ban dado la paz basta que Valdivia se pueble que poblán- 
dola se sacaran mas de 100 b. para los términos de Valdivia 
jeran p" los llanos della \ esto me paresce ^i V. S. enviare los 
200 h. que traigan alguna comida p*" basta la villa porque acá 
no la hay y en el Ínterin vendrá lo nuevo. 

Y baviendo V. S. a despoblar a Valdivia seria de parecer V. S. 
se llegase a ella si ay algún buen navio que en veinte dias podra 
V. S. ser de vuelta a la Concepción y podra V. S. repartir 34 
repartimientos que ay vacos y casar con los encomendados algu- 
nas bijas de vecinos que ay en esta ciudad muy principales ó 
envié V. S. persona con comisión que lo haga. 

También dará orden V. S. lo que se podra hacer de un mo- 
nasterio de monjas que ay aqui que passa grandissima necessi- 
dad por haberles llevado los indios de guerra sus ganados y 
quemado su convento y chácaras ; mueren de hambre y están 
todas repartidas en las casas de sus padres y hermanos y pa- 
rientes y en conclusión ya no es convento y se quieren ir a Lima 
y p*^ estas cossas conviene mucho la personna de V. S. que 
como xp**"* lo mirara. = También ay aqui siete ó ocho señoras 
viudas que se pretenden ir a Santiago con sus cossas y llevar 
algunos indios de su servicio que se van de buena gana con 
ellas y algunas pie9as que se toman en la guerra; sera grandis- 
sima merced que V. S. les aria en darles esta licencia pues sus 
maridos an muerto y algunos en la guerra y otros en sus cassas 
de 60 años de Chile. 

Ansi mesmo pretenden los frayles y clérigos que ay irse á 
Santiago y no lo consiento basta tener orden de V. S. 



DOGüHBIfrOS. 1S9 

BI corregidor de la Giadad murió que era un muy cap*"; quedo 
60 sn lugar el cap>^ don F^ de Figueroa vecino della y nombrado 
por el cabildo y un cavallero muy principal y de mucho cuidado ; 
a acudido muy principalmente después que murió el correg' y 
antes porque en auscencia d(>l correg' acudió a todo lo que se 
ofrecía en la ciudad y fuera y tiene Y. S. obligación a acerle 
md. de darle esta plaza y hacerle mas merced. 

Esta ciudad paasa mucha necessidad por haberse cogido 
pocas comidas y aunque se quiera quitar al enemigo no lo tiene 
tan poco y el año que viene se a de pasar mucha mas si V. S. no 
manda se pueble Valdivia acausa de que q^ se sembró fue poco 
porque quando se al^o la tierra se llevaron muchos bueyes y la 
jonta les llevo lo que quedaba. = Assi mesmo no se halla vino 
p* decir missa ni un pan de sal ni aji aunque los vecinos de esta 
ciudad an passado hasta aqui travajosamente y algunas necessi- 
dades a causa de haver acudido a la guerra de avajo tan de or- 
dioarío con sus personas y armas-, doy mi palabra a Y. S. que 
aora passan suma neces,sidad por habérseles alzado sus indios 
y bav'erles llevado sus ganados y que es lastima que personnas 
tan principales y tan buenos soldados pasen tan suma necessi- 
dad, y. S. les deve hacer md. de socorrerlos en todo lo que 
hnbier^ lugar. 

En lo qiie toca a los soldados que yo truje andan todos descal- 
zos.y. S. para amor de Dios lo provea de algún calcado que cierto 
es lastima verlos. Con migo vinieron desde Lima tres cap^* que 
fueron el cap™ Blas Pérez de Esquiecias y el cap» F^© Rossa y el 
cap» Geron*" de Pedraca que an servido con sus compañías muy 
bien y en muchais ocasiones que se han ofrecido; Y. S. deve 
onrrarlos y acer que S. Ex« les aga md. en Lima que son per- 
sonas de mucho servicio. 

Su Ex* me dio en Lima un idalgo muy encom**" que se llama 
Ag** de Santa Ana que ayudo a levantar la gente en Trujillo y 
fue sargento m^ della y yo le di aqui una comp» y en la mar 
vino por sarg^ mayor de la gente que truje y lo a sido asta 



lllO DOGüllENTOS. 

ahora que se casso en Chilue, es persona de mucho. cuydado y 
V. S. le deve hacer md. 

De los vecinos de esta ciudad se han hecho dos compañías y 
se han nombrado dos capitanes que las sirben ; son vecinos , el 
uno es don Rodrigo Ortis de Gatíca y el otro don Aivarao de 
Mendoza , acuden muy bien , Y. S. lo tenga por bien y enbie 
titules de las compañías. 

Después de haber vuelto de Gbilue a Osorno se acordó de ha» 
cer un barco en esta ciudad p» dar aviso a V. S. del estado de 
la tierra y que saliesse p' el Rio Bueno y se enviaron mari- 
neros a el que entendian de la mar y viesen la boca por donde 
entra a la mar y viesen si podía salir y todos ellos de conformi- 
dad dijeron se podía hacer y se prefererían a yrse, y assi se hizo 
un buen barco y dentro de dos messes que se comento se echo 
al agua y despacho llevando siete u ocho marineros y un procu- 
rador de la ciudad y fue Dios servido que al salir de la barra se 
perdió sin escaparse hombre ; heme aliado muy confuso por no 
poder avisar con brevedad a V. S. y aunque he inviado algu- 
nos mensajeros tomados en la guerra creo no habrá llegado 
ninguno. 

Y luego di licencia a Joan de Aristegui p» que hiciesse una fra- 
gata en Chilue p^ dar aviso a Y. S. y como hay tan malos ofi- 
cíales y poco recaudo a atardado en acabarse seis messes y assi 
la he despachado y parte de esta ciudad, a enbarcarse en ella el 
cap" F*^ Rossa que es personna que dará muy buena relación 
desto de por acá y de todo lo que V. S. se quisiere informar. 

Estos indios de Yaldivia, Yilla-Rica, Ossorno andan tan des- 
vergonsados y libres que no hay día ninguno que no nos tengan 
a tocar armas sobre este pueblo y como la tierra es tan mon- 
tuosa aunque se va a los alcances no se puede hacer nada mas 
de que se va a sus tierras a maloquear muchas veces y se les 
hace todo el daño possible , y como tengo dicho a Y. S. se les 
an muerto mas de 1600 ind. después que entre en Osorno sin 
que aya venido ninguno de paz ni hay l|ue hacer casso de que 



Documentos. íkí 

beodran. Día de año nuevo passe a correr los llanos de Valdivia 
y se hizo una maloca, matáronse alg" indios y se prendió un in- 
dio may velicoso llamado Talol el qual truje a Ossorno donde 
le detave mas de dos messes y trataron con migo querían dar 
h paz poniéndoles un fuerte en los llanos de Valdivia y que le 
dqasse ir que me daria una cuñada mia que tenían presa y que 
de allí adelante aerbirian y nos ayudarían a maloquear, y ussa- 
ron una traición de las que suelen que es que fue por la muger 
alalmp^ trujo la jauta de indios que fueron 3000 ind. y mas los 
de los términos de Valdivia y Ossorno que se habian de juntar y 
addantandose seis ó siete días antes el que traya la junta inbio 
un menaagcro yo llevasse Ayacol al rio Bueno y que alli me 
tendría la mujer en el passage que llaman de Tapedalla y 
qaeme enviarían la mujer en una canoa y que les inbiasse yo 
el inducen otra, y haviendoido un diayo antes con 150 b. á orilla 
del riobi que de la otra parte tenian la mujer como un esquadron 
de 500 ind. de a cavallo y todos los indios de los llanos ; alli me 
dijeron que aquel dia no la podian dar porque faltava un cacique 
y volviéndome a un fuerte de los llanos donde eslava cojiendo las 
comidas y visto que la fuerza de los llanos de Valdivia estava de 
la otra parte del Rio Bueno mande que la gente que avia venido 
de la ciudad que serian 30 h. y otras se quedasen en el fuerte ; 
me fui otro dia con sesenta b. al puesto señalado , inbie a correr 
y a descubrir los bados del rio de la Isla que se badeava al 
capn Gaspar Viera con su comp^ ; y lo socorrió y vio todo y no 
hallo rastro de no haver passado nadie y a medio dia se vino a 
juntar con migo y luego tras del vino la junta que era de 3000 ind . 
y aviendo escojido mil ind. de a cavallo los mejores que he 
visto en mi vida y mas bien armados que según dice la lengua 
qoe se tomo traya 250 cotas y 43 arcabuses y todos los demás 
sas coseletes y celadas y estando recibiendo la mujer y entre- 
gando el indio dieron sobre n^ gente sin ser vistos por haber 
venido muy encubiertos por unas quebradas de que yo estaba 
seguro por haberla yo vislo y Gaspar Viera ^ fue Dios servido que 






r 



i42 ':;> ' DOCUMENTOS. 

« 

la gente se puso también que subimos una cuesta arriba donde 
ellos estaban y puestos en el llano jugo un poco nuestra arca- 
buzaría de suerte que los desvarratamos y partimos por medio 
dividiéndolos en dos partes no los dejamos juntar y seis veces 
que se arremetió con el escuadrón los desbarratamos sin que 
en nuestra gente hubiessen recibido daño ninguno y trayan tan 
buenos cavallos que aunque, los seguiamoa no podiamos dar 
alcance a indio y también de los 60 h. que yo llevava no llevava 
30 de buenos cavallos de suerte que en acometiéndolos di los 
buenos cavallos ai escuadrón principal , cosa de 300 cavallos que 
andavan sueltos arremetían con ios nuestros que tenian ruines 
cavallos y asi nos era fuerza reacernos y estar todos juntos; 
estando peleando con ellos vino un aguacero y dijeron los 
indios aora que llueve no se ban de aprovechar de sus arca- 
buzes y asi poco a poco me vine retirando hacia mi fuerte re- 
volviendo siempre sobre los que nos seguían que por traer tan 
buenos cavallos no babia alcanzar indios ; el escuadrón prin- 
cipal que seria de 700 ind. visto que no se havia podido rom- 
perse fue retirando la vuelta de los bados adonde topo toda la 
junta que venia y los hicieron volver diciendo que eramos mucha 
gente que no nos podian romper y asi se passaron iodos el río 
de la Isla y de alli se pasaron al rio Bueno adonde se vcdvieron 
lodos y se ha desecho la junta y se volvieron a sus tierras con 
muerte de 23 indios y 27 heridos según a dicho un indio que se 
bailo en la junta que se vino de loa llanos a Ossomo. = Trujo 
también por nueva este indio que se querian juntar los indios 
de Valdivia y Ossomo y poner sitio sobre el pueblo y estar tres 
messes y no dejarnos salir del y esto no creo lo cumplirán por- 
que si YÍnie^sen con ayuda de Dios no volvería ninguno dellos. 
= Los Indios que vinieron en esta junta fueron de Ongol » Gua- 
dava^ Puren> Imperial, Yillarica y Valdivia y aseguro a V. S. yo 
he visto mucha cavalleria y muy buoua que mas lindos cavallos 
ni mas lijeros ui de mejores talles yo no he visto que confiados 
daslo se atreven a Unto. 



DOCUMENTOS. 1&3 

Con aer passado todo el verano a venido el invierno tan de 
golpe que a la ora que esta escrivo no se an cojido 800 anegas 
de trigo á Osorno caussa de las muchas aguas, no creo se cojera 
mas y tan poca comida donde ay mil animas españolas , no se 
como havemos de passar y si de Chilue no nos provehemos de 
papas y pescado no hemos de poder vivir en conclussion digo 
a V. S. que si Valdivia no se puebla con brevedad esto y Chilue 
•o a de perder. 

También panaramoa de aqui adelante mucha necessidad de 
pólvora ; Y. 8« aea servido deque se me envié luego que si al 
cap* F~ Rossa se le da orden buelva luego el navio que va, 
vendrá luego aunque sea en medio del invierno. 

Aqai esta el cap" Gaspar Vierra con una comp* que trajo 
de loa llanos de Valdivia, a servido siempre con ella muy 
bien y es muy buen soldado , V. S. se servirá de enviarle un 
titulo de la comp* y tenerle en la memoria p* hacerle md. lo 
mesmo merecen Mercedes Don F''^ de Figueroa corregidor de 
esta ciudad, el cap* Ant* de Galleguillos y otros que ya e seña* 
lado a V. S. 

Osaomo 16 de marzo de 1601 Feán^ dbl Campo al Gober- 
nador. 



144 .. " DOGDlieNTOS. 



I 
Relación del modo y orden de militar que avia en este Reyno de Gitile en 

campaña , fronteras y fuertes asta la llegada del gobern' Alonso de Rivera 

garfue á 9 de Feb. del año de 1601. 



Andaba en este tiempo Alonso García Ramón,, á cuyo cargo 
estaba este govierno , la buelta de Gualqui obn <^I campo de su 
Magestad y por nueva que tubo de qué el Alerte de Araueo 
estaba muy apretado venia ya la buelta de la Concepción p* 
donde al reformar su campo y socorrer el tlbo. puerto. 

A 16 del dho. mes se vieron el gob°' Alonso de Rivera y 
Alonso Garcia Ramón en la dba. Ciudad de la Concepción y dos 
leguas de alia en Talcaguano le entrego el campo q** la gente del 
de apie y de á caballo fueron doscientos sesenta y ocbo soldados 
como pareció por la muestra general que se tomo de aquel cavo 
de Biobio los cuales venian en tres compañías de á caballo y 
otras tres de infantería. 

Las compañías de á caballo no traían el estandarte, trompetas 
ni tenientes ni otros ofícialds mas, dejan solamente los capi- 
tanes, y la de los capitanes reformados se recoxia al son de una 
trompeta que traía el dho. Alonso Garcia y no traía tampoco 
ningún oñcial y cuando era menester ordenar algo á esta Com- 
pañía lo acia el Ayudante de Sarjento mayor de parte del dbo. 
Al. Garcia Ramón. 

Las compañías de apie no tenían mas oficíales que los capi- 
tanes, ni traían vanderas ni á tambores sino solamente avia uno 
en el campo que ochava los bandos y cuando era menester 
marchar tocava á recojer y aquello se entendía para caballería 
é infantería y lo propio era para la guardia. 

La dha. infantería no tenia picas ningunas sino arcabuzcs y 
pocos mosquetes y algunas cotas y cosseletes y celadas de cuero. 
Cuando esta gente marchava yba toda á caballo así caballería 



DOC OMENTOS. 1/Í5 

como lo&Dteria y siempre salia muy tarde de los cuarteles por 
que todos loa caballos andaban sueltos en la campaña sino 
eran algunos muy pocos de personas particulares , y que tenían 
servicio para traerles de comer y los demás no los podían atar. 
Al marchar iban siempre rebueltos con el vagaje q« aunque es 
verdad qae al salir de los cuarteles señalaban á las compaflias 
los puestos que habían de llevar se desacía luego esta orden sin 
poderse conservar, ni avia mucha curiosidad para ello y uno de 
las causas que los bada ir tan desordenados era que llevavan 
siempre mucho vagaje y falta de servicio en los pobres soldados 
y si acudia cada uno á llevarse su caballo de diestro y por 
esta causa y la poca curiosidad de los que mandaban y por falta 
de oficiales, vandera y estandartes y desobediencia enlos solda- 
dos, iban en tanta desorden y con tan malas armas y tan descui- 
dados que parece milagro de Dios no aver acabado con ellos 
muchas veces los enemigos. 

Para entrar y salir de los cuarteles nunca se apeaba la In- 
fiínteria ni incendian cuerdas ni usaban de otras ordenes que 
se usan en la milicia, y en estos puestos no tenian puesto el in- 
fante ni el de a caballo sino todos marcbavan revueltos y si 
alguna vez se ofrecía ordenar que algún capitán saliese fuera 
era menester hacerlo de un día pahí otro por que si no se hacia 
de ninguna manera pedia ningún capitán juntar su gente en 
coatro ni seis horas a su diligencia yendo marchando y esto se 
hacia con grandísimo fastidio y pesadumbre y por esta causa 
dempre que falta algún capitán á hacer algún efecto no avia mas. 
orden en la gente que hacia de llevar de sacar del montón la 
cantidad que se ordenaba sin mirar que fuese de la compañía 
del dho. capitán ni de otras y asi si el capitán que salía era 
bien quisto y q* tenia amigos llevava buena gente y sino no le 
Uevava tal ; siempre buscavan los alojamientos en tierra llana y 
escombrada apartándose lo mas que podía de los bosques ríos 
lagunas y montañas donde formavan sus cuarteles en figura re- 
donda dejando en medio uua plaza pequeña con cuatro calles y 

DOCCM. II. 10 



146 DOCUMENTOS. 

en derecho de ellas ponian sus centinelas de á caballo á treinta 
pasos poco mas ó menos de las bocas de las calles, y cuando 
tenian nueva de junta de enemigos algún cuerpo de guardia 
donde mas les parecía convenir, y el cuartel fortificaban todo á 
la redonda con las estacas donde ataban los caballos y otra 
estacada fuera de aquellas algunas veces, y esta era su fortale» 
y por las centinelas entraban dos rondas de á caballo por d 
un lado del cuartel y la otra por el otro de auerte que ae Tenian 
á encontrar y pasar la una por la otra. 

No usaban de nombre ni contraseña y era esta cosa tan oaeii 
entre ellos que asi de ello como del entrar la guardia junta con 
banderas y recoxerse para esto en ellas como es uso y ooston- 
bre salir y entrar en los cuarteles los infantes se reyan y no 
los hombres de por ay y si los mas principales y de mas cargo, 
y tenian por grande afrenta ser infismte y acer centinela y i 
esta causa quedaba reducido el trabajo en la menor parle da 
los soldados y mas pobres y de menos bríos y mas msisr- 
mados. 

Los Indios amigos q"" llevavan marchavan hilada lo mas ordi- 
nario en vanguardia y cuando paresca convenir sacavan tiopv 
para la retaguardia u bagaje ó donde mas era menester y m 
alojamiento era al rededor del cuartel de los Españolea en cin- 
cuenta ó setenta pasos de distancia poco mas ó menos foon de 
las postas y rondas. 

En lle;gando al cuartel se echavan fuera , la escolta iba á liAOsr 
yerva á la parte que parecía mas conveniente y la d^uas gentes 
toda á un tiempo sin poner cuerpo de guardia ni centinelas da 
á píe ni de á caballo acudían á armar sus toldos y acamparse 
proveyéndose de leña y lo que a mas menester y en llegando la 
hora de la guardia juntaban el capitán ó capitanes que la mande 
hacer &ub compañías y toda junta con el dho. capitán con sof 
armas con el sárjente mayor ó ayudante iban a reeoneosr 
las postas que la avian de hacer y en cada una de ellas 
braba el capitán tres soldados o cuatro y llamandntos por 



DOGUmiNTOS. 1&7 

Bpoobr^ les decia que ellos habian de hacer uy la posta 
ifpella npcbe y hecho esto en todas las postas q*" tocavan 
iquella compañía y lo propio eo las rondas se iban todos i 
dwrxpir á sus toldos los de á pie y los de á caballo sin quedar 
oípgiuio en él cuerpo de guardia ni en la plaza ni en el toldo del 
goV; no qaedava mas de una posta sencilla por la orden dba. 
y Jm dbBSr postas no las mudaba ningún oficial sino la ronda 
taáB cuidado de avisarlos á la ora del mudar como también 
llamaba i h otra ronda que la avia de mudar i ella y suce- 
díais de ordinario que en llamando la dha. ronda á la que la 
«ría de mudarse iba luego á dormir á su toldo , y si acaso los 
qae Ul 9^iaP de hacer se tardavan como era forsoso por que 
DUOPft atavun loa caballos aun que fuesen de guardia y por 
otros descuidos que ordinariamente ay en los soldados que les 
Ufan oficiales <, se estava todo aquel tiempo el cuartel sin ronda 
y d/9 aqoi naaian otros desordenes por que muchos de los sol- 
dados ^ViB f^tabao de centinela se iban también á llamar a los 
q* loa babjw de modar y sin aguardar á que viniese la posta se 
metiao en sos toldos á cuya causa solian quedar los cuarteles 
a))Íertoa y anjetos á cualquiera desgracia y nada no se ecbava 
de var en esto por aer |o que usaban. 

£n tocando las cajas a la hora que de ordinario era de dia 
claro ao rretirsban las centinelas y rondas sin aguardar orden 
de ningnn oficial y esto estaba muy puesto en costumbre y 
nunca tenían postas d^ dia sino era en caso de nueva muy biva 

da enemigo- 

Cuando avia nueva de junta de enemigos reforsavan las guar- 
dias conforpie a Ja nueva que habia y dormían en las bocas 
de Isa calles y en la pla^ y en estos puestos peleaban las veces 
qoa ae ofrecía y tenían algunos soldados por la parte de deu- 
tro en la estacada para defender las estancias que avia de calle 
á calle y toda la gente de á caballo se recojia á la plaza p* donde 
lUi acudir á la mayor necesidad y si para esto era menester 
apaarae lo ha^ciao y los caballos que no cavian dentro del dho. 



1A8 DOCUMUINTOS. 

cuarlel que siempre eran muchos solían recojerlos pegados áU 
propia estacada que queda dho., estaba por defuera de los tol- 
dos y por cima de ellos echavan una rronda que era la ordinaria 
que algunas veces se alargaban recojerlos y esto era de mnj 
poco efecto y serv^ por que como los caballos eran tantos no 
bastava tan poca guardia para tenerlos recojidos y guardados j 
asi se alargaban y los enemigos se llevavan muchos sin podene 
remediar. 

Las compañías nunca se alojaban en cuartel con sus soldados 
juntos sino cada uno donde le era mas comodidad pero dentro 
de la plaza que se señalava para el cuartel y la causa de esto 
era que los (toldados alojaban con los vecinos y otras personas 
que les hacían alguna comodidad, en la comida se vían por esto 
no acudían á sus cuarteles ni otras cosas de su oficio. 

Cuando iban á acer yerba que a la compañía que tocaba esto 
era la q" venia de retaguardia y algunas veces libaba tan tarde 
que era muy grande incomodidad así para ella como para todo 
el campo el aguardarla^ y por esta causa se iban muchos anaco- 
nas sin escolta á hacer la dicha yerva y por falta della se perdían 
muchas veces con los cavallos y cuando la dha. compañía salia 
yba ala deshilada sin hacer cuerpo ni tomar ninguna avenidí 
délas del enemigo y aun muchas veces sin poner centinela asi, 
á causa ^ las mas veces q* venía el enemigo se perdían yanaconas 
y caballos y aun algunos soldados y en llegando los soldados 
á donde avían de hacer la yerva los mas quitaban los firenos á 
\o8 caballos y se dividían sin acer cuerpo y algunas veces 
tenían una centinela a la avenida del enemigo cuando tenían 
nueva viva del y llevavan para esito grande aparejo por que los 
propíos vecinos por servirse de ellos los encubrían ^ también al 
volver acian mucho daño en la tierra trayéndose los Indios e 
Indias y urlando caballos y cuanto aliaban. 

Comensaba la gente á salir de Santiago para la guerra ooo 
nuevos capitanes á fin de agosio y acababan de salir á 15 de 
octubre y algunas veces á fin del y beuian sueltos asta el rio 



DOCUMENTOS. 149 

de Maule donde les tenían puestos almacenes de conriida y 
caballos y otros pertrechos q* alli les repartían conforme les 
parecía a los oficiales mayores que la avian menester y de alli 
salían juntos á tiempo q^ la retaguardia llegaba a la Coneep®** 
por todo el mes de nov* y algunas veces mediado de diciem'*. 
Lo mas ordinario entravan en la grra, después de pascua de 
navidad y andavan en ella en las ocasiones que se ofrecían y 
parecía roas convenir asta la semana santa y luego se tornaban 
á deshacer como qaeda dho. Cuando se tocaba á arma en cam- 
paña ó poblado, salía la gente de a caballo sin aguardar á sus * 
capitanes ni á otro orden ninguna ni hacer uso en la plaza de 
armas por que no la tenían, ni señalarían jamas, ni sabían lo 
que era, ni cuerpo de guardia por que tampoco le tenían nin- 
guna orden dada para esto mas de correr el que mas podía la 
buelta donde se tocaba el arma sin aguardar á ningún oficial y 
lo mas hacían los capitanes y oficiales era contar cuando les 
parecía que avia arta gente delante y también correr ellos con 
lo que quedaba y la gente de á pie, ylos que no podían salir por 
algunos impedimentos se rrecojian en el cuartel y acían cuerpo 
para guardarle. 

La forma en que se hacia la guardia en los fuertes era que en 
los dos cubos encontrados ponían una centinela en cada una que 
descubría las dos cortinas sin hombre por que no lo usavan los 
cuales se mandaban donde sus casas ó délos propíos cubos 
donde estaban alojados, mas ordinario con un caudillo en cada 
cubo q* tenia cuidado de señalarlos para hacer la dha. guardia ; 
no husarian de cuerpos de guardia ni entrar de guardia, ni en la 
puerta principal del fuerte tanpoco la avia, ni otra ninguna cen- 
tinela mas de la de los dos cubos. Y por la parte de dentro del 
dho. fuerte andava una rronda de un hombre solo sin roas 
armas que la espada y este cuando pasava por los dhos. cubos 
dava voces á la posta dando avajo la cual se responde ay, luego 
pasaba adelante y si acaso la hallava dormida alguna vez la 
recordava á voces y en esto no avía castigo ni demostración, la 



150 DOGümtKTos. 

dha. posta no tenia cuerda encendida solo Fuego para si se to- 
caba arma encenderla, de dia tenían posta en la puerta príociptl 
y otra fuera en algunas y quitaban la délos cubos. 

El rondarse estas centinelas era en esta roánera qae el soldado 
iba de rronda tocava una campana que era señal de mudar loi 
cuartos y si el que avia de mudar lo oya se levantava para mu- 
dar al otro. Y cuando solia muchas veces el que estava dé posta 
irle a llamar y entre tanto se quedava sin guardia el paesto j 
tampoco mirava en esto como en lo de mas. 

Para cerrar las puertas de los fuertes no avia mas cuenta de 
que un ombre que llamaban Echamlas, la cerrava después de 
puesto el sol sin que ningún Soldado tomara las armas para este 
efecto, ni se tocava la caja ni la campaña sino como quien ciétra 
una puerta de un lugar seguro y al abrir la abría muy de 
mañana el propfio Échatelas sin mas guardia ni asistencia 
que si fuera una cosa que estubiera en medio de Toledo sin 
salir á reconocer ni acer otra diligencia ninguna como es uso 
y costumbre entodos los fuertes donde hay gente de guerra. 

Todo lo que queda dicho acerca del modo de militar de este 
Reyno es lo mas puntual que he podido averiguar y dejo des- 
poner otras cosas por que las que digo son las mas generales á 
las dhas q* bastan se conoce claram*^ quan de milagro se a sus- 
tentado la gente de V. M. en este reyno y como no hay que 
espantar de lo que ha sucedido sino deloque no á sucedido. 

La población de la ciudad de Santiago esta en valle de Mapo- 
che y tiene por el levante la cordillera nevada donde vaja ob 
rrio pequeño de donde sacan acequias para regar todo aquel 
valle, y este dho. rio que no tiene otro nombre sido el rio de 
Santiago vaja déla dha. cordillera nevada y toda el agua que 
trae es de nieve y muy dañosa para la salud ; de invierno suele 
crecer mucho tanto q* se teme que alguna vez se á de llevar el 
lugar, por dónde ha entrado ya por el tres ó cuatro veces y se a 
llevado algunos edificios y aun que tiene fácil el remedio asta 
rtora con la guerra no se á puesto ninguno. Tiene esta chidad 



DOGUMBlfTOS. 151 

ciento y sesenta casas pocas mas y los conventos de S. Fran'''^, 
S^ Domingo , S*' Agustín , la Merced , la Compañía de Jesús y 
uno de Monjas y la iglesia catedral y una hermita que se llama 
S*» Lázaro y otra S" Saturnino y otra N* S* de guia y un bospital. 
Su asiento es llano muy fértil de pan , vino , mays y otras semi- 
llas de la tierra ; tiene su jurisdicíon mucho ganado vacuno 6 
vejuno , cabruno y porcunos y muchas manadas de caballos y 
Ileguas cimarronas que por la falta de gentes y otras necesida- 
des que á causado la guerra se an levantado y no se an podido 
asentar ni creo se, asentaran en muchos años. Esta esta ciudad 
18 leguas del puerto de Valparaíso por el camino de los caya- 
llos y 24 por el délas carretas; para el dho. rio pegado á las 
casas por la vanda del norte el asiento q* toma esta ciudad me 
parece que sera tan grande como el que puede tomar en Es- 
paña un lugar de seis ó siete mil vecinos por ser las calles muy 
anchas y tener todas las casas muy grandes jardines -, tiene en su 
distrito muy ricas minas de oro y muchas aunque ya poco se saca 
de este metal unos dísen que por la falta de la gente y otros por 
ño aver tanto como solía. 

La ciudad de S. Bartolomé de Gamboa esta cincuenta y tres 
leguas de lá de Santiago á la buelta del medio día; esta pegada á 
la cordillera nevada entre río de Nuble y Itata en un asiento llano ; 
pasa por junto á ella un río que llaman de Chillan de muy linda 
agua clara que se junta dos leguas de la ciudad con el rio de 
Nuble, pasa lo mas cerca legua y medía de esta ciudad y el de 
Itata pasa por 4 leguas-, ay otros tres ríos entre el de Nuble e 
Itata que son Paipai^ Palpalejo y Colton y este río entra en el 
de ítala y este dicho río se junta con el de Nuble a 3 leguas de 
la ciudad y alli pierde Nuble el nombre *, alcanza esta ciudad 
muchas y buenas tierras de labranza y crianza y de vino muy 
sabroso y suave aunque no es tan recio como el de Santiago 
ni sufre el llevarlo fuera de su tierra, deve de ser por falta de 
yeso y cocido que no lo usan como en Santiago pero bebido en 
la propia tierra es mas sano y de mejor savor q» ninguno de lo 



152 DOCUMENTOS. 

q* yo e visto en estt; rüyno; el mays y cevada se dan muy 
bieu en esta tierra y las demás semillas de Indias y el trigo i 
menester majada y sin ella no se coje ia simiente y con ella 
acude á dies anegas y á doce lo ordinario ; esta este lagar rredth 
cido á una porción de fuerte mal reparado y entendido es de 
dos tapias de alto y la dha. tapia vardada por en cioia de la 
grandessa de dos cuadras y tiene cuatro traveses muy peque- 
ños enmedio de las cortinas sin ningún fosso y por de dentro 
tiene las casas arrimadas ala propia muralla sin distancia nin- 
guna para poderla rondar^ ni defender, ni troneras sino las 
de los cubos 5 y la propia caida tiene por de dentro tiene por 
defuera sin mas prevendion para la defensa que á sido milagro 
de Dios sustentarse asi por la mala disposición que hay parade- 
fendello como por el descuido con que biben los de dentro. An- 
le quemado los enemigos dos veces en tiempo de Franco Jugie 
siendo corregidor Diego Serrano Magaña la otra en tiempo de 
Miguel de Silva siendo corregidor el dho. Diego Serrano dorante 
el govierno de D^ Francisco de Quiñones. Ay dos conventos ano 
de S. Francisco y otro de S*** Domingo cada uno con un fraile la 
Iglesia mayor estaba cerrada desde antes q* yo llegase^ y es- 
tava hta. que llego el obispo de la Imperial sin cura ni vicario 
por que los clérigos de esta tierra no quieren prevendas sino 
en Santiago, ni se mueven de allí si no es con grande interés de 
dinero y yo é procurado con muchas veras traer un clérigo 
aquella ciudad prometiendo de darle trescientos p' de salario 
en esta manera que se hiciese cuenta de lo que le valia la dha. 
prevenda y que yo le daría á cumplimiento délos tres cientos 
pesos de la Hacienda de V. M. una parte de ello en vino i co- 
mida tasado á precio moderado y lo demás en plata del situado 
que V. M. manda enviar para la guerra de este Reynoy con todo 
no ha habido ninguno que aya querido hacer este serv® á Dios 
ni asta agora se á aliado. 

La ciudad de la Concepción esta doce leguas de Chillan en 
una propia altura pegada á la mar; su sitio es en una oya pe- 



DOCUMENTOS. 158 

quena ; tiene la población de presente en lo llano y esta cerca 
de montes altos en que hay lindísima madera de roble por las 
quebradas y los altos de ellos y otras maderas q* se llama lingue y 
otro alerce y ciprés que se a descubierto agora después que yo 
estoy en este reyno ; tiene malas salidas y muy dispuestas para 
emboscadas á cuya causa a sido muy molestada asta aora de los 
enemigos; cojense en esta ciudad según dicen quince á veinte 
mil botijas de vino muy fino y ruin; las estancias y ganados 
tienen de presente á ocho y dies leguas y mas y menos déla otra 
parte del rrio de Itata y por esta causa se ha padecido mucha 
necesidad por que no se podia meter ninguna comida sino con 
escoltas para las cuales han tenido de ordinario poca curiosi- 
dad y aparejo y asi se sustentava délo q* venia de Santiago por 
esta mar y si esto hubiera faltado en particular después que yo 
entre en este reyno se hubiera despoblado muchas veces. Ay en 
esta ciudad tres conventos Ntra. S« délas Mercedes, S" Fran*** y 
S^ Domingo cada uno de estos con un fraile; de ordinario la 
iglesia oy tiene un cura y un sacristán ; ay un hospital que 
coando yo llegue aqui estava por el suelo , casi perdida la me- 
moria del y délas haciendas que tenía y yo le he comensado á 
levantar y é puesto en el camas, medicinas y lo necesario p* cu- 
rar la gente aun que tiene gran falta de quien entienda la cura 
délos enfermos y lo propio es en todo el reyno por que no hay 
ningan dotor de medisina en el. La población de esta ciudad es 
de muy pocas casas y muy ruines y déla mala traza que algu*< 
DOS buhios de paxa sin forma de calles ni otra ninguna cosa de 
curiosidad ni de república. Cuando yo llegue á esta ciudad es- 
tava la gente toda asi soldados como vecinos reducidos á un 
tuerte que tenían hecho en el convento de S. Fran*"" con sus ha- 
ciendas, q* allí dormían todos de noche y de día salían algunos á 
808 casas ; el fuerte era aun peor que el de Chillan , de diferencia 
base del^ en que tenia a las esquinas cuatro medios cubos. Esta 
cíadad alcansa mucho pescado y marisco sabroso y sano y 
buenas tierras para sembrar mucho mejores que las de Chillan y 



i6& DOCÜUfllTOS. 

también muy buenas para ganados. Pasa por medio de ella un 
arroyo de muy linda agua tanta en cantidad q^ pueden moler á un 
tiempo dos piedras de molino y aun cuatro deligua; á la vanda 
del sur entra enlamar elrrio de Andalieny a dos leguas también 
ala banda del sur el grande rrio de Yiovio. Tiene esta ciudad buen 
puerto de sur y norte aunque esta el surgidero muy largo y en 
corriendo norte de necesidad se van los navios á la buelta de 
Talcaguano dos leguas de la ciudad y a otras dos leguas de ella 
á la banda del fuerte ; el puerto de S. Vicente también es muy 
bueno especialmente del norte q* esta mas abrigado que el de 
la Goncepi^, no es tan grande y con facilidad se podría cortar 
un pedaso de tierra llana^ vaja y arenisca y de menos que me- 
dio cuarto de legua de distancia que esta entre los dbos. dos 
puertos y con mucha facilidad del uno al otro , y también del 
puerto de S. Vicente se podria abrir otro pedazo de tierra hta. el 
rio de Viovío q" tomando linde el cavo de una canal q* sube del 
dho. puerto del quedan por abrir menos de mil pasos de distan- 
cia, q* yo é medido dos veces, de tierra fácil de cavar, vaja, llana 
y hecho esto que, como tengo dho., se podria hacer con mucha 
facilidad se podrían darla mano todas la3 poblaciones q*" hiciese 
sobre el río de Biobio hta. la isla de Diego Diaz porlo menos 
que son catorce leguas hta. este puerto de la Concepción aunque 
es verdad que el rio tiene muchos bajos , p" estando de paz la 
rivera del, cortio ya vendito sea Dios lo esla todo lo de esta parte 
asta el rio de la Laja, se podrian con mucha facilidad subir y 
bajar con barcas chatas de invierno y de verano por que no hay 
mas de dos pasos dificultosos el uno desde Chepe asta Palco que 
debe de haber dos leguas por donde el rio tiene muy ancho y 
á esta causa tiene muchos bajos y pocos canales , y el otro es 
todo lo que dice el valle de Talcamavida asta lo que llaman lo 
del mular que desde alli asta la dha. isla de Diego Diaz avian 
andado los barcos que yo hice en aquel reyno el año pasado 
en aquel rrio sin ninguna fuerza mas de la que Uevavan dentro 
estando la una y otra parte del dho. rio de guerra y en tiempo 



DOGOMBNTOS. 155 

de MartíD García de Loyola; también estoy informado muchas 
Teces sabia un barco que tenia ci dho. gobernador en Santa 
Cruz hta. la dha. Isla y mas arriva pero esto sera estando de 
paz la rivera del rio de una y otra parte. 

Hacho mas queda por decir acerca de las comodidades que 
tiene Biobio para poder acer la guerra á lo de adelante y dar la 
mano y cubrir la tierra de paz que queda atrás q* dijo para otro 
lugar q* me parece podra ofrecerse mas aproposito de que haré 
relación siendo servido á Y. M. y á su Real consejo mirándolo 
muy bien primero para informar de lo mas cierto que alcansare 
sin decir por pasión ni afición á otra cosa , poniendo siempre 
la mira en el servicio de Dios y de Y. M. y con la fidelidad que 
prometo digo que los puestos de Angol y Santa Cruz estavan 
muy mal entendidos y de manera que ellos propios se hacían la 
guefra asi mismo y que avia mucha dificultad en socorrerlos 
por las causas siguientes. 

La ciudad de Santa Cruz tenia su asiento en la comarca que 
llaman de Miilapo á dos leguas de su cordillera y otras dos de 
Tavolevo y a tres de Cattiray, Curanlevo y Talcamavida y a siete 
de Arauco y Angol y á doce de la Concepción y Chillan y una 
legua pequeña del gran rrio de Yiovio el cual se pasa para ir de la 
dha. Concepción y Chillan á la dicha S^ Cruz ; estaba situada en 
una loma alta y llana y el arroyo q* dicen de Millapoa pasa por 
una quebrada á la buelta del poniente de la dha. ciudad en mil 
pasos de distancia; el agua mas cerca de que la'ciudad se servia 
era de un arroyo pequeño que se venia á juntar con el otro su 
corriente derecha al poniente y pasava al medio día de la dha. 
dudad lo mas cerca en distancia de 350 pasos de ella por que 
Jo propio los medi con otras personas el cual arroyo va ari- 
mado por una barranca que cae de la dha. ciudad á el en tal dis- 
posición que de ninguna manera della ni de ninguno de sus cu- 
bos se descubría el agua y aun podía ver mucha gente envoscada 
sin que se pudiera ver. 

De leña tenian mucha falta por que la mas cerca esta a legua 



i56 DOCUMENTOS. 

y a legua y media y esta para quemar, que para edificar era me- 
nester ir mas lejos por ella , también era muy pobre de yerva 
y asi p' proveerse deste genero era menester ir una legua y 
media, esto se entiende en tiempo que la yerva estaba 
agotada que son I09 meses de Feb^, Marzo , Abril , Mayo y Junio 
de manera que por lo que queda dho. venia á estar la dha. ciu- 
dad en sitio que le era poco favorable y lo que mas falta le 
hacia era estar tan apartada del rio donde avia menester tener 
buena guardia para las barras sopeña de que las perdería todas 
las veces que hubiera cualquier rumor y asi se despobló con 
poca ocasión y su despoblada fue la mayor parte para la ruina 
de este reyno y perdida de la Imperial y Angol y ruinas de 
Chillan y demás entradas que los enemigos hicieron hta. Maule 
y la neces** y aprieto en que se vio la Concep» y el fuerte de 
Arauco y en conclnsion toda la ruina del reyno entrava por la 
puerta que abría la despoblada de aquella ciudad lo cual si es- 
tubiera encima del rrio no se despoblara y la escusa que dan 
los que las despoblaron es el no estar el lugar en el puesto que 
digo que aunque ella no es disculpa por que la guerra picaba 
por alli poco y todos los llanos y toda la cordillera desde Angol 
hasta Chillan y todo lo de Biobio avajo estava de paz y tenian 
muchas comidas y ganados bastaba ser Españoles y pelear con 
enemigos que tantas veces bavian vencido quando no conside- 
rarán el servicio de Dios y de su Rey y la honrra propia para 
no dejar con tan poca ocas®" lo que tanto importava y de tal ma- 
nera nunca jamas é oido ni leido que nuestra nación haya hecho 
tan gran bajesa. De este hecho se disculpan los unos con los 
otros y á mi parecer la mayor disculpa que todos tienen es que 
no sabian lo que tenian y lo que dejaron por esta dha. des- 
poblada se levantaron luego los coynchesses y la cordillera 
anevada y los Quilacoyas y los quecheregues y Gualquis y 
toda la provincia de Cattiray se declaro que andava titu- 
beando. 

Puesto caso que á dha. ciudad no se despoblara para so- 



DOGUHBNrOS. 157 

correrla haTia tres dificultades la primera era el llegar desde 
la Concepn y Chillan hta. el rio de Bíovio. 

La segunda era pasar el dho. rio q*" no se vadea sino con 
gran dificultad y riesgo y por pocas veces y al fin del ve- 
rano y la otra era el llegar donde el dho. rio á la ciudad y 
componer el pueblo encima del rio ; se quitan las dos ulti- 
mas dificultades y la primera se facilita de mas de que nues- 
tra tierra queda mas abrigada y los vareos y pasage guar- 
dado y nuestras fuerzas mas agregadas y dispuestas para 
cualquier efecto. 

Otras muchas cosas habia que decir acerca de las grandes 
ventajas que tiene la población que esta hecha encima del rrio 
ala que estava fuera por ser tan notorias y guardarlas para otro 
lugar les digo y la dba. ciudad desde su primera fundación estu- 
biera sobre el rio no se hubiera despoblado ni venido á tantas 
rruinas el rreyno causadas su despoblación^ ni se hubieran des- 

• 

cubierto tantos vajos en intenciones aniquiladas y pechos de 
hombres que cuando los enemigos vian eran leones desatados' 
y enviendose acometer eran muchos de ellos mansos corderos 
ni tanpoco se hubiera derramado tanta sangre de españoles 
mal deiramada^ ni hubieran quedado tantas viudas y huérfanos 
como hay en este reyno y tan necesitados que es la mayor lasti- 
ma del mundo ni hubieran venido á poder de los enemigos 
tantas mugeres y niños españoles todos los dhos. daños y otros 
muchos que pudieran haber sucedido si Dios no lo hubiera re- 
mediado con cerrar los ojos á estos barvaros aun que no todo 
en parte con que luego murió Leyóla se metiera el licenciado 
Viscana en Santa Cruz como se metió á la Concepción y D° Fran- 
cisco de Quiñones hiciera lo propio luego que llego de este 
reyno y con esto y con los copiosos socorros cf envió el virrey 
del Perú y con el cuidado y diligencia el dho. don Fran"» puso 
siempre en este reyno se le hiciera todo fácil asi porlo dho. 
como por la mucha ayuda que tubiera en los Coinchesses que 
prometo á V. M. que asi ellos como los demás Indios amigos q" 



J58 DOCUMENTOS. 

sirven á su M. en la guerra de este rey no en compania de los 
españoles que andamos en ella son de grande sima efecto tanto 
que yo querría tanto 300 españoles y 300 amigos como quinien- 
tos Españoles solos y deve V. M. favorecer á estos porlo bien 
q' le sirven haciendo les guardar algunas livertades mas de las 
que tienen. 

El fuerte de Arauco esta once leguas de la Concepción tiene 
su asiento junto aun cerro pegado que se llama 'de Colocólo y 
este cerro entra la buelta de la mar hta* el rio que llaman de 
Curaquella que esta dos leguas del dho. rio, donde se acaba es 
regua de Pengue , regua de la Ayüaregua de Arauco y hace alli 
la mar una ensenada muy grande ; no tenia ninguna seguridad 
para navios sino és que se metan en la isla de Santa Haria que 
esta mas de cuatro leguas del dbo. fuerte. Este asunto del cual 
esta dos mil pasos largos déla mar y toda la tierra que cae en 
medio déla mar y es arenosca y hace algunos medaños donde 
los Indios se pueden encubrir y enboscar y desde alli y ojtro 
puesto muy aparejado tiene el dho. fuerte para enboscadafi ; le 
han hecho los enemigos daño muchas veces y según la comodi- 
dad q® tienen no es nada lo que han hecbo el estar el fuerte tan 
lejos de la mar y el tener dentro poca fuersa a sido parte para q' 
se hayan pasado en el muy grandes necesidades por no poder la 
gente del barco q® les metia socorro entrar todas veces por ser 
poca. Tiene este fuerte de plaza lo que llaman en esta tierra un 
solar poco mas q*" viene á ser 180 pies comunes por*los dos la- 
dos y porlos otros dos 170 que viene á quedar en forma de un 
paralelogramo rretangulo^ á cada punta tiene un cubo de veinte 
y dos pies de cuadro que coje déla cortina cinco pies de cada 
parte y estos otros de ocho cubos , son huecos y cubiertos por 
arriva de teja y tiene un entresuelo y devajo del esta el artille- 
ría y por encima ay tres ventanas por donde juega el artillería 
digo la arcabucería á las dos cortinas y a la campaña, á la propia 
cortina del fuerte esta arrimado el cuartel y bivíenda de los 
soldados con un tejado á dos aguas la una de ellas cae fuera del 



POCdlIENTOS. 169 

fuerte por encima déla propia cortina y por de dentro délas ca- 
sas ay algunas troneras poco mayores que los agujeros que ha- 
cen los palos délos tapiales cuando se hacen las tapias y déla 
propia forma iguales los agujeros tanto de dentro como de fuera 
á cuya causa y ser la tapia de cuatro pies de grueso no pueden 
los arcabuscros tirar dende ellas sino es por una linca y esta mal 
descubierta ni tampoco la cortina á causa de estar el tejado por 
encima de ella y no tener donde para poderla andar alredor 
no tiene defensa, ni tiene el dho. fuerte mas déla de los otros 
cuatro cubos de manera que viene á quedar el otro fuerte déla 
forma de una casa délas que se usan en Castilla q' tiene un patio 
y a las cuatro paredes que le dan forma arrimada la bibienda de 
ella y por esto están todas las cortinas sin mas defensa que la 
de los dhos. cuatro cubos como queda dho.=? 

AlOHSO DB RlBEEA. 



160 DOCUMENTOS. 



Carta de Alonso García Ramón al rey de España (1). 

(1607) 

Señor. 

Por diversas vías después que llegué á este reyno he dado á 
V. M. entera y verdadera relación del estado de las cosas y su- 
plicado á V. M. se sirviese hacer merced á este reyno y á los 
que en el servimos y lo mismo suplico al presente de mas de lo 
cual daré á V. M. aviso del estado en que quedan, el parage de 
la guerra y lo que conviene V. M. se sirva proveer con toda bre- 
vedad conforme á una memoria que tengo inviada el traslado de 
la cual va también con esta cuan encarecidamente puedo, supp®* 
V. M. se sirva de verla y mandar lo que mas fuere su servicio. 

Asi mismo tengo dado aviso á Y. M. como asistiendo , en el 
estado de Tucapel , de ordinario, mas de seiscientos soldados. 
Después que yo llegué á este reyno en dos de agosto pasado, en 
una hora se reveló y alzó sin que quedase persona que no to- 
mase las armas cosa que yo siempre entendí como diversas ve- 
ces. Después que yo llegué á este reyno tengo escrito , respecto 
de haber visto que aquellas fínjidas paces que dieron al gober- 
nador Alonso de Rivera habian sido sin haber recibido daño 
ninguno asi en personas como en las haciendas ni estar opri- 
midos con la guerra , la cual jamas esta provincia ha tenido 
hasta el presente, si no solo á fin de recojer las comidas que 
tenian en la campaña y guardarlas como se vio. 

Esta provincia Señor es grande en numero de gente y la que 
siempre á alentado y sustentado esta guerra estándose los de 
ellas en sus casas y nunca hasta el día de hoy han esperimen- 
tado que cosa es.guerra que no hay persona que no ande por 
los montes comiendo achupallas y avellanas y padeciendo la 

(1) Sacada de los archivos.de Indias de Sevilla. 



DOGUMElfTOS. i 61 

mayor hambre y necesidad que se puede imaginar la cual jamas 
imagino pudiera venir tiempo que le forsaran dejar sus tierras , 
bebedores, casas y quietud, por lo cual se sabe están bien ar- 
repentidos 7 deseosos de dar la paz , mas considerando que re- 
cibirlas como otras muchas veces se ha hecho sin ser forsados 
de necesidad y no dándola con las condiciones que se les pi« 
diere es gastar el tiempo y la Real hacienda de V. M. en valde; 
no he querido dar oidos á ella ni la admitiré si no fuero con 
grandes ventajas procurando reducirlos en pueblos poblados 
pues del contrarío y dejarlos en sus quebradas es como si no 
diesen y quedar el juego á su mano para volverse á revelar cada 
y cuando que les pareciere como se ha visto por esperienoia de 
sesenta años a esta parte sin haber cojido mas fruto de consu- 
mir tan gran cantidad de hacienda y el tiempo con perdida de 
tantos y tan grandes soldados y capitanes y estar la guerra en 
peor estado que jamas por estar los indios tan grandes soldados 
y tan prácticos con el ejercicio de tanto años y por este camino 
confio en Ntro. Señor aunque paresca largo se ha de abreviar 
mucho y que la paz que dieren sera perpetua y de otra suerte 
no jamas y esto es muy cierto. 

Con la nueva de haberse levantado Tucapel sali de la ciu- 
dad de la Concepción do estaba inbernando á quince de Oc- 
tobre pasado cosa que jamas se ha visto en esta tierra campo 
en campaña por este tiempo^ fui á Araucode donde hice una 
correduría á la mas fragosa sierra deste Reyno y aunque se tomó 
poca gente la cual se pasó á cuchillo sin reservar muger ni niño 
foé de fn'ucha consideración respecto de que por la fragosidad 
jamás españoles habian entrado en ella, de alli fui á Paicavi 
que es en la provincia de Tucapel , do estaba el campo de Y. M. 
al cual socorrí con la hacienda y ropa que para ello llevava , 
respecto de que con el invierno la gente estaba con necesidad á 
dos dias; de como llegué hice otra correduría á Cayocupil el 
peor y mas rebelde de Lebo que hai en toda aquella Provincia 
donde se forsan, cuajan y determinan las maldades y traicio- 

DOCUM. II. 1 1 



i^2 POCUMENTOS. 

ne§ de esta guerra. Tomé mucha gente ^ ganados de Castilla y 
de la tierra la cual también se pasó á cuchillo y procurando 
con gran cuidado verificar las causas que les movieron á reba- 
jarse juntos en una hora^ dijeron que la paz que dieron al go- 
bernador Alonso de Ribera fué como esta referido, por reservar 
sus comidas y procurar acabar los españoles pareciendoles eran 
pocos y qué' cada dia habían de ser menos, lo cual sin duda hu- 
bieran puesto en ejercicio si Y. M, no se hubiera servido em- 
biar la gente que trajo el gobernador Antonio de Mosquera los 

I 

cuales aunque la mayor parte han provado muy mal , reforsa- 
ron nuestras fuersas de suerte que de ordinario han asistido en 
aquella provincia seiscientos hombres con que pudieron evitar 
su mal intento y que viendo se empesaba á hacer uo fuerte de 
tapias y teja y que iva el negocio de veras y que de todo punto 
tenían perdidas las esperansas de poder ejecutar su dañada ip^ 
tención según lo tenian tratado y pareciendoles asi mismo que 
la obra no podría pasar adelante sin su ayuda se revelaron como 
al presente lo están. 

Habiendo hecho lo referido en la provincia de Tucapel pare- 
ció conveniente destruir todas las comidas y en particular las 
dé la provincia y valle de Puren y su comarca por ser qiuy 
tempranas resto de lo cual partí para allá destruyendo todo 
cuanto habia en la campaña llegué al dho. valle que es el oíaa 
fértil y abundante del Reyno y á la entrada del por ser muy fra- 
gosa peleamos con los enemigos , fué Dios servido les desbara- 
tásemos y aquella misma tarde dos horas antes que anocheciese 
se vino un español á nosotros el cual dio por nueva oomo los 
enemigos habían muerto ciento y treinta hombres en el fuerte 
de la Imperial y al capitán D. Juan Rodulfo Lisperguer, cabo 
del fuerte con ellos saliendo á una escolta de carbón y aunque 
yo habia salido de la Concepción con determinación de ver el 
fuerte y meterle municiones y algunas vacas de que iba preve- 
nido, con la nueva fué fuersa abreviar y ir á verle y la gente 
que en el habia quedado y. padeciendo grandes hambres y tra- 



'\ 



DOGDHBNTOS. 163 

o«, llegamot al fuerte, do bailamos que el dia de Sao Mi- 
guel pasado, babia sucedido á la letra lo que el soldado babia 
dho. y entrado en acuerdo con el coronel , maestro de canipo 
; capitanes del ejercito se acordó se despoblase el fuerte y se 
retirasen cien bombres que en él babia y catorce cautivos y cau- 
tivas que en el se babian rescatado y asi se bizo ; bailáronse en 
k casa de munición mas de trescientas cincuenta banegas de 
comida y una botija y media de pólvora de mas de la que los 
toldados tenían los. irascos que era buena cantidad y la misma 
babia de cuerda de arcabus y mas de mil balas bechas y una 
gran plancha de plomo como V. M. siendo servido podra ver 
por la información que bizo que será con esta á que me 
remito y también se becbará de ver cuan bonrado cap° era 
Dl Joan Rodolfo^ becbo lo referido di la vuelta á Paicavi babien- 
do pdeado tres veces con los enemigos y desbarratadolos 
siempre aunque no con mucbo daño por que de ordinario bus- 
can pasos que cuando se ven perdidos se arrojan dellos en uoas 
quebradas terribles donde no se les puede bacer daño ni seguir 
alcance mayormente con la gente que trajo el gobernador An- 
tonio de Mosquera lo cual certifico á V. M. la mayor parte es de 
moy pocoprovecbo y sienten tanto el trabajo que por huir del 
se dqan morir y algunos se van á los enemigos de los cuales 
redundan grandes daños como susedió el de la Imperial por 
haberse ido dos de los que vinie)ron de Méjico á loo indios, 
las cuales fueron poderosos á q^ se juntase tan gran número de 
jente como vino sobre el dho. D. Juan, que p» contra nosotros 
y en nuestro daño con facilidad lo hacen estos indios porque de 
m condición estos son tan nros. contraríos que jamas desean 
paz ni la darán si no fuere oprimidos y forzados de necesidad 
y esto es verdad y quien otra cosa dijere encarga mucbo su 
conciencia. 

Es esta gente tan nuestra contraria que sus fiestas, sus borra- 
cheras^ sustratos, sus imaginaciones asi los de guerra como los 
do pazy no son otras si no como acabarán los españoles y es 



164 DOCUMENTOS, 

muy ordinario decir que matar gente llevar ciudades no importa 
nada 8i no matan al gobernador que con eso les parece darán 
al través con todo el Reyno y ellos quedarán en libertad, y con 
este presupuesto tenian de ser minado si yo hubiera bajado á 
invernar á Santiago^ como muchas veces lo solian hacer los go- 
bernadores, matarme en un pueblo que llaman Purapel ó en 
otro cerca de alli llamado Cauquenes que es el riñon de la paz , 
fue Dios servido estorvarlo con quedarme á invernar en la 
Concepción que es frontera de guerra y esto no fué tan secreto 
que yo lo vine á entender por cuya causa se prendieron muchos 
casiques los cuales confesaron la traición de plano añadiendo 
estaban determinados se les susediese como pensaban revelarse 
en una noche que fuera total ruyna deste Reyno y sin duda si 
Dios por su gran misericordia no lo atajara salieran con faci- 
lidad con su mal intento por lo cual se ha hecho un ejemplar 
castigo y tal que creo jamás imaginarán semejantes traiciones, 
sea su Divina Majestad alabado por tan grandes mercedes como 
nos hace. 

Es tan grande la fuerza que este enemigo trae de caballería 
y con ella nos líace tantos asaltos que es necesario andar de 
noche y de día y conviene para estar con alguna seguridad for- 
tificarnos muy amenudo por cuyo respeto las fuersas deste Reyno 
están divididas de la manera y como referiré y por falta de no 
haber persona en todo el Reyno que sepa hacer un mapa, 
dejo de enviarlo á V. M. para que claramente se hechara de ver 
la manera y como se hace esta guerra y el trabajo que se padece 
en sustentar tantos presidios de acarreo en tiempo de tantas 
necesidades y falta de caballos. . 

En la costa, en el valle de Arauco esta poblado un fuerte y se 
va reedificando la ciudad de San Felipe de Arauco, asisten en el 
cíenlo y cuarenta soldados, eran necesarios mas; nueve leguas 
adelante esta otro fuerte sobre el rio de Levo con ochenta hom- 
bres , seis mas adelante sobre el rio de Paicavi en la provincia 
de Tucapel donde se ha de poblar la ciudad de Cañete está otro 



DOCüMBNTOS. 165 

heite con den soldados y en el y para hacer guerra á todo el 
dicho estado de Tucapel y jeneralmente á toda la costa asiste el 
coronel Pedro Cortés con un campo de cuatrocientos y mas sol- 
dados efectivos y tiene bien en que entender; sobre el rio de Vio- 
tío la tierra de adentro esta el fuerte de San Pedro con treinta 
hombrea que guarda un barco que es el pasaje de dho. rio y 
hace frente ala ciudad de la Concepción que dista de este fuerte 
dos leguas en la cual residen ciento y cincuenta soldados con- 
Tecioos y moradores ; nueve leguas desla ciudad la tierra á den- 
tro está un fuerte con treinta soldados do se hacen grandes 
sementeras por cuenta de V* M.; tres leguas desta estancia está 
la ciudad de Monterey sobre el rio de Viovio do asisten ochenta 
; cuatro , sobre el mismo rio tres leguas mas arriba esta el 
fuerte del nacimiento con cincuenta hombres y con sesenta esta 
otro fuerte el propio rio arriba hacia la cordillera cincu leguas 
del referido donde ó cerca del se ha de poblar la ciudad de Án- 
gel y en medio destos fuertes en otro que llaman Santa Lucia 
asisten ciento v veinte soldados de acaballo v cincuenta infantes 
qoe acuden al reparo de todo, deste fuerte está doce leguas la 
ciudad de Chillan do con vecinos soldados y moradores están 
ochenta hombres; cerca de todos estos fuertes y á las faldas de 
la cordillera de Catiray me hallo yo al presente con doscientos 
y veinte soldados poblando el fuerte de San Jerónimo de los 
cuales dejaré los ciento dentro, que da este fuerte tres leguas de 
la ciudad de Monterrey y cinco de la de San Felipe de Arauco y 
seis de la Concepción en medio del rincón de toda la guerra. 
T confio en nro. Sr. á de ser de grandísima importancia y 
apretaremos esta guerra de suerte que este enemigo se rinda ó 
se desnaturalice desta cordillera que es y siem()re ha sido la 
guerra deste Reyno. = Estas son las fuerzas todas que hay en 
él y de la suerte que restan divididas de las cuales se ocupan en 
tqeroSy albañiles, carpinteros» herreros, silleros, marineros, ga- 
danes mas de ciento y veinte hombres fuera de ciento y treinta 
\ hombres que hay en la ciudad de Castro en la provincia de 



166 ^ BOGÜMBNTOS. 

Chilue, de cuarenta y cuatro y mas grados la vuelta del estrechó 
de Magallanes ^ la cual no se puede comunicar si no es por Is 
mar una vez en el año y con grandísimo riesgo respecto de los 
grandes temporales que hay en aquella costa. 

Grandemente conviene y asi lo supp*^ V. M. se sirva señalar 
las pagas que han de tener los capitanes, alfereis, tenientes déí 
acaballo, sargentos reformados, cabos de escuadra, mosqueterosí 
y los que sirven acaballo de la manera q* por muchas vias tengo 
suplicado y de presente le sup®» conforme á la memoria referidft 
que sera con esta , los cuales sueldos como por muchas tengo 
avisado no declara V. M. por su real cédula, por cuya cftúsft 
prometo á V. M. que ellos viven desesperados y yo coh grad- 
disima confusión y no se que medio tomar, por que aunque 
consulte esta causa con el conde de Monterey y lo mismo 
después de su muerte con su real audiencia de los Reyes no he 
tenido resolución ni yo acierto á tomarla por que las personan 
referidas dicen que se les den sueldos competentes ó que let 
den licencias p* salir del Reyno locual no haré en ninguna mi- 
nera por ser personas semejantes, los principales niervos d« 
esta guerra ; sirvase V. M. suplicólo por un solo Dios hacer meN 
ced , ver esta carta y memoria y con la brevedad que convieme 
resolver lo que mas fuere su servicio ansí en esto como en lo 
demás que se pide pues es tan del servicio de Y. H. y para eil 
el Ínterin consultado con el vedor gral. y contador del sueldo y 
oficiales reales se ha acordado como por vía de entretetii- 
miento dar á cada capitán reformado dos pagas de soldado cada 
año y á los alferes y tenientes paga y media y á los sargentos 
paga un cuarto, tengo por sin duda se ha hecho en esto un muy 
gran servicio á Su Mag** á quien suplico se sirva recibirlo asi 
y mandar que durante V. M. no ordene y mande otra cosa este 
bien hecho lo susodicho considerando que como persona que 
tenemos la cosa presente nos habermos determinado de ha- 
cerlo por haber sido forsoso y necesario al servicio de V. M. 

Para proseguir esta guerra y procurar dar de una vez con ella 



DOCUMENTOS. 167 

i trswes, conviene que anden dos campos como han andado 
despa 68 qae vino la gente que trajo el gobernador Antonio de 
Mosquera de la cual respecto de venir trabajada y meterla luego 
ea la guerra y macha della como esta referido ser para poco 
han muerto muchos de enfermedad, y otros en la guerra, por lo 
qae me es fuerza enviar á la real audiencia de Lima á pedirle 
trescientos hombres para con ellos poder hacer los dos campos 
es él Ínterin que V. H. se sirve enviamos los mil hombres que 
tengo pedidos los cuales vuelvo á decir vengan en dos años 
qainientos cada año por que de otra suerte es impossíble hacer 
cosa que importe y como vean los indios que faltan los dos cam- 
pos hecbaran de ver desfallecemos en fuersas y tomarán ahi- 
lantes de queremos hechaí* de nuestras casas y aun lo pondrán 
en ejecución , advierto á la real audiencia de todo con D. Diego 
Bravo de Sarabia maestro de campo jenerál deste reyno el cual 
merece T. H. le haga merced y asi lo suplico y que V. M. se 
sirva mandar prisa á la gente que pido. 

Después que por otra aviso á V. M. del suceso de la Imperial 
he procurado hacer una paga á toda la gente de guerra y aunque 
áesta hora no podré decir con puntualidad lo que hay porque 
por estar dividida no se ha cumplido con toda de lo que he visto 
podré asegurar & Y. M. son muchos los impedidos y mas de 
ochenta casados fuera del Reyno que á ocho, diez y mas años que 
nó han visto á sus mugeres y por haber falta de gente no se les 
dá licencias y yo les tengo gran compacion y si la hubiese sin 
duda los enviaría norabuena que estoi cierto seria un gran ser- 
vicio de Dios, s Es tan poca la seguridad q* se tiene de esta 
gente por andar tan descontentos que pronieto á Y. M. que no 
hay barco que ande con ella ni pueda estar en puerto ninguno 
por que lo^o le arrebatan y se huyen con el, todo esto lo causan 
las pocas esperanzas que tienen de premio, reparo de lo cual 
seria de muy gran importancia Y. M. mandase al Yirrey del 
Perú sacase cada año doce hombres los que el gobernador nom- 
brase p" baceirleS merced en aquel reyno, y advierto á Y. M. que 



168 DOGUMJBNTOS. 

esto seria un eficacísimo remedio para el contento de esta gente 
por lo cual sup*''* á V. M. asi lo mande que será hacer una cresi- 
disima merced á todos los que en este Reyno servimos y para 
que con mas vivas V. M. lo ponga en ejecución es bien se en- 
tienda que la guerra deste Reyno es la mas trabajosa del mundo 
pues es verdad que hai gran suma de soldados en el que no sa- 
ben que es poblado en cuatro ni seis años, ni comeo otra cosa 
mas de trigo cocido y vaca y falta algunas veces , respecto de 
^sustentarse tantos presidios forsosos de acarecer en tiempo de 
tan grandes dificultades. 

Diez días apelamos con una gran junta que venia á levantar 
la provincia de Arauco que como tan grandes soldados estos 
bárbaros procuran con grandes veras no dejar indios de pazcón 
lo cual nos hacen crudisima guerra , fué Dios servido la desba* 
ratasemos con muerte de cincuenta ind* tomando en prisión 
otros diez y seis entre ellos dos jenerales muy valientes lo cual 
ha puesto terror á los enimigos y asegurado mucho los amigos 
y la provincia de Tucapel á enviado mensajeros de paz la cual 
no se le ha de recibir hasta tanto que sepan muy bien a costa 
de sus personas y haciendas cuan buena es y espero en Dios 
hacerles una crudisima guerra este invierno. 

Concluido con la paga que se va haciendo á la gente de guerra 
despachare al veedor gral. á la ciudad de los Reyes p* que de 
cuenta á aquella Real Audiencia de la manera y como aquí se 
mira por la hacienda de V. M. y en que y como se distribuye el 
cual asi mismo la dará á V. M. y yo en aquella ocasión lo haré 
también y de lo que mas se ofreciere^ persuadense algunos que 
cumplidos los tres años que V. M. manda venga la situación á 
este Reyno de los ciento y cuarenta rail ducados, la Real Au- 
diencia y oficiales reales de Lima no darán un real para conti- 
nuar esta guerra y la paga de los soldados que en ella sirviereo 
por lo cual sup^^ á V. M. se sirva no solo mandar que continúen 
el dar la situación mas proveer lo que se ha pedido para concluir 
con esta tan cansada y prolija guerra pues del contrario sería 



DOCUMENTOS. 169 

baber gastado en balde tanta hacienda como V. M. aquí ha con- 
somido y ser fuerza dejar el reyno por no poderle sustentar. 
Cuando vine á este reyno por orden del conde de Monte-rey 
traje nna cédula en nombre de V. M. para todos aquellos que 
quisiesen dar la paz y reducirse á su real servicio , este perdón 
procnró por todas las vias posibles se entendiese en todo él y 
me persuado no quedó provincia á quien no fuere notorio la 
gran merced que V. M. les hacia asi mismo en el dho. perdón 
le coDviene que el que no quisiese gozar de tan señalada mer- 
ced se lea daba á entender se les haría la guerra á fuego y á 
sangre, en consideración de lo cual yo pronuncié auto mandando 
á.todos los ministros de guerra pasasen á cuchillo, todo cuanto 
ea ella se tomase sin reservar muger ni criatura, lo cual se puso 
en fBJecncion generalmente, y se pasaron á cuchillo mas de 
coatrocientas almas.=Los obispos y generalmente todas las or- 
denes, ban dicho y predicado sobre esto y dado su parecer por 
escrito, grandes cosas y dicen no ser justo hacer la guerra tan 
eruelmente.=Por que he sobreseido esta causa llevando adelante 
mi intento solo en los hombres que de esos ninguno escapa que 
no sea pasado á cuchillo hasta tanto le informará V. M. á quien 
suplico se sirva mandar consultar esta causa y consideradas las 
maldades y traiciones, ofensas grandes que han hecho á Ntro. 
Señor estos barbaros, mandar lo que acerca desto se hubiere de 
seguir para que en todo acertemos á servir ambas Mages^*'. 

El Conde de Monte-rey y D. Luis de Velasco que fué 
Virrey del Perú y yo antes de mi partida de la ciudad de los 
Reyes consultamos con V. M. seria acertado si se pudiese hacer 
en conciencia, mandase Y. M. que los indios que hay en la pro- 
vincia y Archipiélago de Isla de Chilue se desnaturalizasen de 
sus tierras y se redujesen á las ciudades de Santiago y la Serena, 
las causas que para esto á mi parecer hai son que aquellos in- 
dios habitan en la mas triste y miserable tierra que tiene el 
mundo y en parte donde en ninguna manera^ en ningún tiempo 
pueden tener doctrina las cuales no sirven donde están si no de 



170 DOCUMENTOS. 

• 

albergue de cosarios como se ha visto por los que han entrad<y 
por el estrecho de Magallanes con los cuales se juntaron uua 
vez y ganaron la ciudad de Castro que esta en la dha. provin* 
cía pasando á cuchillo ^ ellos y los cosarios , todos los hombres 
que hubieron á las manos apoderándose del pueblo y de las mu* 
geres que en el había , teniéndolas en su poder hasta tanto qtíe 
por los nuestros fueron bechados del pueblo como á V. M. mas 
por estenso le debí contar. 

Hay en esta provincia cantidad de tres mil indios como consta 
de un testimonio que me enviaron el corrcjidor y cabo de 
aquella tierra en un navio de V. M. que babia ido á llevarles 
un gran socorro de ropa y comida ; los encomenderos de los 
dhos. indios se hallarian por muy bien pagados si se les diese 
la mitad de los que poseen etí las ciudades referidas y de muy 
buena gana, harían dejación de la otra mitad en cabeza dé 
V. M. que venian hacer mil y quinientos indios por lo menos 
los cuales y algunos otros que se podian allegar de la isla de 
la Mocha que corre por el propio camino, puestos en la ciudad 
de la Serena 5 en el cerro de AndacoHo que es uno de los riós 
que hay en el mundo de ofo , roe persuado sacar iaá una buena 
cantidad , de suerte que la Real hacienda de V. M. no costease 
si no muy poco. Con la guerra deste reyno , V. M. se sirva 
considerar esto y determinar lo que mas fuere servido que á 
muchos de por acá parece ser licito lo que aquí se propone 
advírtiendo también que esta provincia está en cabo de parte 
la vuelta del estrecho de Magallanes en cuarenta y cuatro grados 
y mas , y en parte donde si no es estando todo el reyno de paz 
ño se puede comunicar por ninguna via por tierra y por la mar 
con grandisimos riesgos por ser los temporales recísimos en 
aquella costa, como se ha visto pues en tiempo de mi antecesor 
se perdió en ella un galeón de V. M. y los que la navegan siem- 
pre van con el credo en la boca y si por mis pecados por no 
irle un socorro á tiempo se perdiesen los pocos españoles qué 
allí han quedado, én muchos años me persuado no volvería- 



DOGUMBlfTOS. 171 

IDOS á restaurarlo. = Lo uno y lo olro hace fuerza V. M. la 
maode ver y con brevedad mandar lo que fuere servido que 
siéndolo en que se despueble en el estado que al presente está 
será fácil el sacar esta gente de cuajo en cuatro ó cinco navios 
enon verana 

be grandisima consideración y asi lo sup^ á V. M. se sirva 
despachar su real cédula p* que los gobernadores de Tacuman 
y Rio de Plata tengan buena correspondencia con este reyno y 
envíen lo que se les enviare á pedir, como son caballos y otras 
cosas de que se carece , por el dinero no queriendo vender el 
tiempo como se acostumbra en las Indias con lo cual se podrá 
hacer esta guerra con alguna comodidad , y Y. M. será mas 
bien servido, cuya Católica real persona Ntro.' Sr. gire, y en 
mayores Reynos acreciente como la Cristiandad lo á menester , 
de la ciudad de la Concepción Reyno de Chile y doce de abril 
de 1607 etc. 

Alonso Girgia Ramón. 



1 72 DOGUMBNTOS. 



Carta dé Alonao García Ramoo al rey. 

(1608) 

En pliego de la Real audiencia de los Reyes, recibí en siete 
de Enero de este año el titulo de presidente de la Real Audien- 
cia que V. M. manda fundar en este Reyno y orden para que 
luego me parta á recibirla y el sello real de Y. M. á quien in- 
finitas veces beso los pies , por las mercedes grandes que se 
sirve hacerme. Ruego á ntro. Señor me dé gracia para que 
pueda corresponder á ellas como estoi obligado y es mi deseo 
con lo cual podré satisfacer alguna minima parte de lo mucho 
que debo. 

A esta ora no ha llegado la persona que á de asentar esta 
Real audiencia ; aguardase peroras. Venida que sea y asentada 
se dará á Y. M. aviso. Túvose en este reyno al principio de que 
Y. M. subordinaba á ella los gobiernos de Tucuman y Paraguai 
que si es ansi entienda verdaderamente ha sido elección del 
cielo por que de ella se siguen los efectos grandes que refe- 
riré para lo que Y. M. tanto desea como la conclusión desta 
guerra sin que nadie la pueda poner contrario ni adición si no 
es estar la cordillera nevada de por medio la cual se pasa los 
seis meses del año con gran comodidad, lo cual se puede muy 
bien llevar con que del gobierno de Tucuman á la ciudad de 
Santiago donde Y. M. manda asista la Real audiencia no hay 
mas de ciento y cuarenta leguas y de Córdoba de Guzman á los 
Charcas hay trescientas y la misma comodidad corre por el go- 
bierno del Paraguai y pues Y. M. en el titulo que me hace mer- 
ced dice que la causa mas principal que á movido á embiar la 
Real audiencia es para la pacificación deste reyno y que haya 
comercio y se vuelva á poblar como de antes estava con toda 
la brevedad , si estos gobiernos vienen subordinados sin duda 



DOGUMBNTOS. 173 

será de gran consideración y acudirán grandemente al intento 
de V. M. y al deseo de todos por las causas siguientes. 

Primera que este Reyno tendrá gran comercio trato y comu- 
nicación y entrará y asistirá en él gran cantidad de gente foras- 
tera que es una cosa de gran consideración por que les parecerá 
á los Indios ser fácil entrar cada dia gente para la pasificacion 
de la tierra y con brevedad lo cual es de mucha importancia. 

Segttnda que con tener mano la Real audiencia en aquellos 
gobiernos con gran facilidad se podrán traer á este cada año 
quinientos caballos pagándolos á sus dueños de que hay gran- 
dísima falta en esta tierra y valen muy caros y son muy nece- 
sarios y menesterosos y el niervo principal para continuar esta 
guerra, y temo según los muchos que en ella se consumen y las 
pocas crías que han quedado aunque en su aumento se pone el 
cuidado posible, dentro de pocos años no se han de hallar ni 
menos hay donde podellos remediar sino de estos gobiernos. 

Tercera que del Paraguay cada y cuando se quisiere y fuere 
necesario se podrán conducir doscientos soldados naturales de 
aquella tierra que en esta los que á ella han venido han provado 
muy bien y son grandes arcabuceros y de mucho trabajo lo cual 
es imposible poderlo hacer por otro camino. 

Qcurto que por ningún modo se ausentará hombre deste 
Reyno sin licencia lo cual hacen muchos al presente sin poderlo 
remediar respecto de que en seis dias se ponen en la goberna- 
ción del Tucuman donde no solo no les prenden ni castigan mas 
antes le hacen muy buena acogida á lo cual nadie se atreviera, 
temeroso del castigo que la Real Audiencia le pudiera hacer, 
con que prometo aT. Mag' esta guerra se facilitara y se podrá 
ayudar deslas y otras cosas para su conquista que fueran de 
gran consideración y importancia. 

Quinta que á los del Tucuman y Paraguai les estará muy 
a cuenta porque Chile es en gran manera mas barato que los 
Charcas y muy mejor temple y concluyo con que para el facili- 
tar esta guerra estuviera muy á quento y que cuando no fuera de 



ilk BOGUlfBPiTOS. 

taoU importaQoia como lo es uo por particular de QualrQ que 
pueden tener pleitos que con darles el término competente res- 
pecto de la cordillera como á Chile se le dava en Lima respecto 
de la mar, no puede perecer su justicia y aunque se aventurara 
algo respecto de alentar este reyno y ayudarle á levantar como 
cosa de tanta importancia era muy acertado si estos gobier- 
nos estuvieran subordinados. Doi de ello aviso á Y. M. como 
su criado y basallo y advierto de lo que me parece como tan 
deseoso de su Real servicio Y. M. determinara lo que mas fuere 
servido. 

Asi mesmo recibí la cédula que Y. M. fue servida mandar 
despachar en cinco de dic* de mil seiscientos y seis por la cual 
hace Y. M. merced á este reyno de doscientos y doce mil du- 
cados de situación para la conclusión desta guerra deste reyuo 
por lo cual todo el y yo en particular besamos á Y. M. los pies 
confio en ntro. Señor se ha de servir en breve dar muy gran 
paz y quietud en esta tierra y de suerte que sea permanente. 

Msnda Y. M. que el acrecentar las pagas á los capitanes de 
acaballo , señalar ventaja á los soldados de la cavalieria i los 
cabos de escuadra y mosqueteros^ capitanes, tenientes de aca- 
ballo, alférez y sargentos reformados, lo haga el Yirrey del Perú 
con mi acuerdo y el que me parece se debe tomar en la distri- 
bución del situado y las pagas que debe gozar cada uno de los 
susodhos. como persona que tiene el caso presente y ve los tra- 
bajos grandes que esta gente padece y la gran carestía del 
reyno , vera Y. M. siendo servido por la memoria que será con 
esta un tanto de la cual embio al Yirrey dándole las causas que 
me mueven para cada cosa que son las siguientes. 

Primera que se acreciente la paga del soldado en general diez 
r* cada mes , la causa es que con la que al presente tiene es im- 
posible poder vivir con darles la ropa y comida á los mas mode- 
rados precios que se puede como Y. M. siendo servido podrá ver 
par la relación de lo que cuesta un vestido de un soldado tan 
moderado como por ella parece y el mantenimiento forsoso que 



DOGUMBNTOS. 175 

te la dá, sacada de los oficios del sueldo deste exercito y firmada 
de los oficiales reales del. 

La mesma coaaecuencía se hace para las demás pagas sup"^ 
áV. M. umildemente lo tenga por bien y que se asiente de la 
manera que refiero , que de mas que son con gran moderación 
importa sin duda al servicio de V. M. el cual deseo con mi sal- 
vación. 

T puesto caso que para la paga de dos mil hombres efectivos 
que Bon necesarios para concluir esta guerra no alcansa la situa- 
ción conforme á la memoria de mi parecer , con ellas y las in- 
teligencias que tengo en hacer sementeras en todas partes por 
caenta de V. M. y con un obraje de paños que se ha entablado 
y una gran estancia de vacas que por la misma cuenta tengo 
puesta y veinte por ciento que se le echara de aqui adelante á la 
ropa que se trajere respecto de las grandes costas que se hacen 
basta ponerlas en los presidios donde se da y es lo mas barato 
que se puede imaginar por que los mercaderes de ordinario y 
por la mayor parte doblan la moneda en sus contrataciones, me 
persuado abrá bastante para las dhas. pagas de dos mil hombres 
y los demás gastos forsosos que en la memoria van expresados 
con lo cual tengo por sin duda la gente andará con algún con- 
tento y V. IL será muy servido á quien segunda vez sup^*^ hu- 
mildemente tenga por bien se asienten las pagas de la manera 
que refiero. 

Cuando llegué á este reyno hallé el exceso grande que tengo 
eicrito en las compañías y cada dia los capitanes nombraban 
oflcialea para reparo de lo cual mandé por auto que ningún ca- 
pitán pudiese nombrar oficial sin mi intervension y que en los 
oficios de veedor y contador del sueldo no se asentase plaza á 
nadie de teniente^ alferes ni sargento, si no fuese habiendo ser- 
vido el que lo era un año^ creo irán acerca desto algunas quejas. 
Sup^ á V. M. se sirva tenerlo por bien por que de otra suerte 
dentro de pocos año habrá mas oficiales que soldados. 

Manda Y. M. no haya en los campos mas que un capellán 



176 DOCUMENTOS. 

mayor y dos capellanes y respecto que hay muchoa fuertes 
y ciudades que de presente no pueden sustentar sacerdotes 
consulte el caso con el Conde de Monterrey que esté en el 
cielo y por nnuerte suya y acuerdo de la Real Audiencia de los 
Reyes se pagan al presente sin poderse escusar los que aquí 
referiré. 

Uno en el canipo que yo traigo que es el capellán mayor, 
otro en el campo que anda en los estados de Arauco y Tucapel y 
toda la costa y otro en el fuerte de Paicavi y en el Levo donde 
asisten ciento y sesenta y siete hombres , otro en Arauco donde 
asisten ciento tres, otro en San Jerónimo de Millápua donde 
hay noventa y un hombres , otro en monte rey de la frontera y 
estancia de V. M. donde asisten ciento veinte y ocho , otro en 
los fuertes de Ynmbel y Nacimiento y nuestra Sra. del Rosario 
donde hay trescientos y treinta y tres y otro en los fuertes de 
Galbuco y Gavelmapus en la provincia de Chilue á los cuales se 
les dá de estipendio doscientos ducados cada año , diez fanegas 
de trigo ^ díes y ocho botijas de vino para la consagración y su 
sustento y si no fuese de esta suerte se morirían muchos sin 
. coiifesion y por la distancia que hay de una parte a otra y en 
algunas ser necesario escolta, considerando que en todos los 
ejércitos de V. M. se paga en cada compañia un sacerdote y en 
todo este reyno y las compañías que en el hay de presente no 
hay mas que los referidos 5 por lo cual sup"^® á V. M. se sirva 
tenerlo por bien y mandar que en las demás poblaciones y 
fuertes que se lucieren se pongan los curas necesarios por que 
de otra suerte es imposible poder tener doctrina los españoles 
ni nalurs^les hasta tanto que los dichos curas puedan sustentarse 
con el diezmo de sus distritos. 

También manda Y. M. que á fin de haber veedor general se 
escuse contador del sueldo, proveedor general y factor del campo 
por haber de estar todo á cargo de los oficiales reales de la 
Concepción y lo que puedo con toda verdad certificar á V. M. 
es que es imposible pasar sin estos oficios respecto de que los 



DOGOMBIITOS. 1 77 

oficiales reales no pueden dejar de asistir en la Concepción y lo 
que puedo con toda verdad cerliflcar á V. M. es que es impo- 
sible pasar sin ellos y ser muy forsoso personal que acudan al 
proTeinaienio con toda puntualidad por ser todo de acarreto por 
que si en esto hubiese descuido seria irreparable , por que el 
comer no sufre dilación n)ay(»rn)cnte donde tantos trabajos se 
padecen y ser imposible poderlo haber si V. M. no se lo da, asi 
mismo es Torsoso que el factor del campo á cuyo car<!0 van los 
bastimentos municiones y pertrechos que sin perssona que tu- 
viese cuenta con esto seria imposible poder campear el cual 
goza del sueldo que se verá por la memoria de las pagas y tiene 
dadas fianzas de que dará cuenta de lo que se le entregare y 
este V. M. cierto si se pudieran escusar estos oficios que pasara 
sin ellos, mas es imposible. 

Juan Ortiz de Morí que al presente ejerce oficio de contador 
del sueldo por provisión del Virrey del Perú es un gran oficial y 
que con gran fidelidad hace su oficio y que después que está en 
este Reyno hay cuenta y razón clara de la hacienda de V. Bl. la 
cual DO babia con tanta curiosidad por lo pasado y que conviene 
grandemente haya este oficio con el sueldo que se señala que es 
el que le nombro el Viroy que es el susodicho le ejersa y V. H. 
le haga merced por sus antiguos servicios de Flandes y la fide- 
lidad con que aqui sirve y en esta conformidad escrivo al Virey 
el cual determinará lo que mejor le pareciere y de lo que fuere 
dará á ¥• M. aviso. 

Beso á V. M. los pies por la merced que se me hace en man- 
dar se me pague mi salario del situado con el cual prometo á 
V. M. que es imposible sustentarme respecto de los grandes 
gastos que se hacen con esta guerra y haber de andar de hordi- 
nano en campaña y ser fuersa llevar lo necesario en caballos 
por no haber donde poderlo comprar y valer tan caros y per- 
derse, consumirse y morirse tantos. Por lo cual suplico humil- 
demente y. M. se sirva hacerme merced de acrecentarle de 
raerte que se pueda pasar. 

Docmi. II. \1 



178 D0GÜMBI9T0S. 

Manda V. M. no se tome nada á nadie que no sea pagm- 
doselo y que se paguen todos los indios que sirvieren en las 
labranzas y haciendas y los que anduvieren en los campos por 
gastadores después que entren en este Rey no ; compadeciéndome 
de los trabajos que ellos pasan y sin haber visto la cédula de 
y. M. no se provara haber hechado un real de derrama como 
diversas veces he dado aviso á V. M. y asi mismo he mandado 
pagar todos los indios que han trabajado en las labransas y 
asisten en las estancias de bacas y obejas y los que trabajan en 
el obraje que por cuanta de V. M. he entablado, con que bastan- 
temente está descargada la conciencia de Y. M. y de todos á 
los indios que andan en los campos no lo he hecho por ser gran 
número los que en esto se ocupan de un año á esta parte con ki 
paz que con las reduciones se va asentando , á Dios sean dadas 
las gracias por que este verano han andado en campaña en ser- 
vicio de y. M. mil lanzas las cuales prometo son de grandísima 
importancia por que hacen como barbaros y por acreditarse 
cruda guerra y entran en las quebradas donde los españoles lo 
hacen con gran trabajo por estar muy embarasados con armas 
arcabus y espadas y ser la tierra tan áspera que es imposible 
poderlo hacer. 

Con estos tales indios amigos que asi los llamamos el modo 
que se tiene es que se les dá á comer trigo y carne de la manera 
que al soldado y á los capitanejos de los propios indios que los 
traen á cargo al cabo del año se le dá á cada uno un vestido de 
paño , manta y camisesta y á los demás no se les dá* mas de que 
se truecan de dos en dos meses ó como combiene y este estilo 
tendré hasta ver lo que V. M. manda, considerando que si se 
hubiese de pagar esta gente monlaria gran cantidad y que están 
obligados á acudir á la guerra que hubiere en su tierra y que 
seria poner una imposición que según es 8u condición cuando 
los hubiéremos menester pedirían las pagas por delante con lo 
que se hace andan contentos y con los percances que ganan en 
la guerra en los cuales yo los amparo y hago todo buen trata"- 



DOGUMEIfTOS. 179 

nrioito conforme á esto V. H. mandará lo que fuere servido que 
eso se cumplirá. 

Por otra real cédula de V. M. se me manda procure la jente 
ande contenta y bien pagada y que si hubiese algunos revoltosos 
sean castigados conforme mereciere su delito, en cuanto es 
posible se procura dar contento á esta gente porque de mas de 
mandarlo V. BI. los trabajos que padecen son desuerte que 
obligan á ello y asi es muy cierto jamas han estado también 
tratados como al presente y cuanto á las pagas son también 
pagados que creo no hay ninguno q* esta ora no deba á V. M. 
respecto de que á los que sirven á caballo es forsoso ayudarles 
por ser de tanta importancia la caballeria y valer los caballos 
tan caros y asi mismo todos los que han entrado por el Perú 
generalmente deben cantidad como diversas veces tengo avisado 
porque vienen pagados por dos años y cuando llegan á este 
Reyno bíenen desnudos y es fuersa ayudarlos y darles de comer 
á fin de que no se mueran y desta suerte son muy pocos los 
' que no deben á Y. M. como tengo referido, de manera que cuanto 
i bien pagados lo son grandemente su puesto que las pagas de 
que gosan certifico á Y. IVl. que son muy tenuas respecto de la 
gran carestía de la tierra y los trabajos excesivos que pasan. 

T en cuanto á procurar vivan con quietud y castigar los in- 
quietos se hace con la moderación que al servicio de Y. M. 
conviene y se tendrá el cuidado posible con todo conforme á 
lo que Y. M. con tan gran acuerdo manda. 

Y sucediendo como algunas veces ha sucedido, lo cual no per- 
mita Dios que baya algunos inquietadores, el verdadero destierro 
es hecbarlos del mundo pues semejantes traidores no es bien 
estén en el y para reparo de lo que en esto podria suceder 
como diversas veces y en muchas parles se ha visto, sería muy 
buen acuerdo Y. M. mandase que cada año saliesen quince ó 
veinte con licencia al Perú donde el Yirrey como poderoso les 
hiciese alguna merced con lo cual los que les tocare la suerte 
irían premiados y los demás vivirían con esperansas de alean-* 



IttU DOCUMENTOS. 

zar oLro taoLo maúaDa y eu esia coDrormidad he escñto algunu 
Teces á V. H. y demás no lo Lorno á suplicar como cosa que im- 
porla grandemenle al servicio de V. H. y á la quietud y con- 
tento desta gente y que V. M. lo determine cotí la brevedad 
que conviene y en esta conformidad escribo al Virey del 
Perú. 

Del estado desle Reyno del y de la guerra di á V. H. cuenta 
desde Arauco en doce de Dic* panado después de lo cual llego 
á el hermano Bernardo Pecador de cuya n)auo recibí un dupli- 
cado de las cédulas referidas el cual por hacer bien á esu tierra 
á tomado trabajo de ir con negocios dos veces á los pies de 
V. H. y suplicar y pedir el remediü para su pasifloacion y aun- 
que venia con determi nación de descansar por hallarse viejo y 
catisüüo de tan largos cnmíoos, las persuacionea de todo el 
Reyno y mias y lo principal del servido de V. M. y el deseo 
grande que de ver acabada esta guerra tiene le á obligados 
volver tercera vez antes loa piea de V. M. y ntaniff star el estado 
de las cosas las cuales ha querido ver por vista de ojos y enie- 
radosu de ella para poderla decir con puntualidad y aunque por 
esta razón pudiera yo escusar hacer relación do ellas cun lodo 
por la obligación que me corre lu haré con la puntualidad y 
veidad que es justo. 

Diversas veces be escrito como considerando la practica que 
desta litrra tengo que recibir pai á estos ludios como de sesen- 
ta uftus á i'sia |Mrte su ha heiho dejaiidulos en sus montes y que- 
brajas no servia de mas de baberae hecho con la continuación 
grandia soldados y consumir tauto numeru de gente y tan gran 
cautiilad du hacienda cunio con esta guerra sk ha gastado, me 
dt^termiiié uu admitir pai si no luese reduciéndose adonde}' 
(timo se les seí^alaso y auiit^ue por trts veces la provincia de 
TiU'>t)H^I me la embió á dar j»nias quiso stirniiirln si no furae 
ri.-duc¡eiido»e porque titibo euiiv cHus graiidcK consultas mará- 
viliandose de la gran aove<lad cocHu un Mboiiirles la paz y man'- 
rli-N ntlucir coM qu« a* IM hacia muy enasta arriba , en flu 



DOCUMENTOS. 181 

viéndose aprestados por todas partes se vieron tan apnrados y 
con tan gran hambre y necesidad que se comian los padres á 
los hijos por lo cual la mayor parte de la dicha provincia, como 
faeron los levos de Pilmayquen cabeza de ella , la Caramariba, 
Licoya, Moluche, y algunos de Tucapel y Paicavi, se redujeron 
sobre el rio de Levo do están pasados de mili y quinientos in- 
dios en dos fuertes haciendo sus rancherías cosa jamas pensada 
Di imaginada, las gracias sean dadas á Nro. Señor con lo cual y 
la erada goerra que ellos mismos hacen á los demás que eslan 
en loB montes y no han dado la paz asi de esta provincia como 
i toda la costa hasta Tirua enviaron mensajeros de paz al co- 
ronel la cual no admitió por la orden que tiene de no recibirla 
li no fuere reduciéndose todos sobre el río de Tucapel lo cual 
noa persuadimos harán respecto del general daño que este ve- 
rano 86 les ha hecho que ha sido el mayor que jamás se ha visto 
en Chile pues en toda la costa no se les ha dejado cosa que co- 
mer y yo la e talado en tda la cordillera de Catiray y destruido 
las provincias Coyuncavi , Coyuncos , cordillera nevada donde 
había gran suma por no haber entrado españoles en aquella 
tierra veinte años habia y era el granero de todos los salteadores 
de este Reyno y en Puren donde se peleó con el enemigo el cual 
desbaratamos por la vendad de Dios y con el gran daño que asi 
mismo se les ba hecho en las haciendas y personas que ha sido 
gran número la gente que se ha tomado y muerto con lo cual 
loa amigos están muy animados y contentos y los enemigos con 
gran temor y confio en la Alajestad del Cielo que dentro de muy 
pooos meses se ba de ver una muy gran mejora en esta tierra 
la coal esta comQ el carísimo dirá y yo referiré. 

En el estado de Arauco están pasados de cuatro mil indios 

de pai con grandísima quietud y desde la Concepción á aquel 

con granüisima seguridad sin escolta entre y sale el que 

Y con toda verdad puedo asegurar y decir que respecto 

id qne se vá entablando esperamos en nlro. Señor 

rl^ y qne si algún medio humano hay para su 



183 DOCUMENTOS. 

seguridad es el que se ha tomado aunque basta ranchearlos se 
ha de padecer gran trabajo y será fuerza ayudarles el primer año 
para su sustento todo lo cual se llevará con gusto por el que se 
recibe en verlos juntos y en sus rancherías; sírvase ntro. Señor 
darles gracia para que reciban su santa fé. 

Abrá quince dias que los nuevamente reducidos entregaron 
al coronel Miguel de Silva la cabeza del gobernador Mart. G^ 
de Loyola que está en el cielo.^ cosa que habemos estimado en 
mucho asi por haberla sacado de su poder como por que ha sido 
gran prenda de fidelidad á su usansa. 

Las provincias de Millapoa, Talcamavida, Curanlebo , Neboa 
y Quilimo que son de los mas belicosos indios de la provincia 
de Catiray están con gr^n paz y quietud, con un fuerte q^xe el año 
pasado les puse en su frontera del cual ellos con resguardo de 
españoles hacen la guerra á todos los demás de manera que 
confio en Dios en breve se han de rendir los que quedan ó des- 
naturalisarse de toda la Cordillera que cualquiera de las doft 
cosas seria de grandísima consideración para la prosecución de 
esta guerra. 

Desde el rio Yiovio hasta Copiapo que habrá doscientas le- 
guas, por la bondad de Dios no hay un indio de guerra y lodos 
gozan de gran paz y quietud y con verdad puedo asegurar á Y. M* 
que jamás ha estado el negocio entablado para de todo punto 
concluirse esta guerra como al presente ; si V, M. se sirve man- 
dar que vengan los mil hombres que por otras tengo pedidos 
en tres años , el primero cuatrocientos , el segundo trescientos 
y el tercero otros tantos lo cual torno á suplicar con todo en- 
carecimiento , y con ellos se podrán reedificar las ciudades 
aunque hallo los inconvenientes que aquí referiré los cuales 
V. M. se sirva mandar ver y determinar como mas fuere su 
servicio. 

Con la continua guerra de este Reyno los gobernadores han 
hecho merced de indios en nombre de V. M. á un encomendero 
en cuatro y cinco ciudades de suerte que casi todo lo que esta d^ 



DOCUMENTOS. 188 

guerra esta eneomendado en treinta y cinco ó cuarenta hom- 
bres los cuales es imposible poder acudir á la vecindad de tan- 
tas y tan distintas ciudades porque es imposible poderse volver 
a reedificar como conviene ; seria de grandisima consideración 
á V. M. mandase que á estos tales se les hiciese merced de 
alguna renta en situación , en indios bacos en el Perú á fln de 
que dejasen parte á los ind* que tienen para acomodo á oíros 
con que se poblarían las ciudades que de otra suerte tengo por 
imposible poderse reediflcar ; suplico humildemenle V. M. se 
sirva considerar este punto y con toda brevedad determinar lo 
que mas conviniere. 

Por otras tengo escrito que cuando V. M. proveyó á D. Alonso 
de Sotomayor al gobierno de este Reyno que fué el año de 81 
se hizo merced de cinco mil pesos de oro de renta por dos 
vidas 7 aunque pudiera enterarse dellos no lo hizo por pare- 
cerle era justo darlos á capitanes y soldados ; le han quedado dos 
repartimientos de paz y otro tres de guerra, siendo Y. M. ser- 
vido mandar que se le diesen á D. Alonso pues también lo me- 
recen sus servicios los cinco mil pesos de renta en indios ba- 
cos en el Perú y que los que el tiene aqui, los dos repartimien- 
tos qae están de paz se pusiesen en la Corona Real para el obraje 
de V. M. serían de grandisima importancia como por otra tengo 
referido y con los de guerra se satisfará á algunos beneméritos 
y á ¿1 se le haría merced Y. M. hará lo que mas fuere servido 
que en hacer esto entiendo lo será. 

Espero en Dios que con la cruda guerra que por todas partes se 
hace á esta Cordillera de Catiray en breve se ha de rendir con 
lo cual si biene la gente que aguardo de Perú al principio del 
verano poblare la ciudad de Angol lo cual hasta hora ni asido 
posible ni convenido por no tener fuersas para acudir á todo 
ni menos haber tenido en aquel distrito indios de paz que sin 
ellos es imposible poder hacer cosa que sea de consideración y 
es casi lo principal por estar la tierra adentro y ser necesario 
mucha gente para sustentar aquella frontera y diflcultosisimo el 



18& DOCUMENTOS. 




# 



havituallarla por la falta grande que hay de (»biMMVJ!Í^a lo cual 
se facililará con la paz que se espera. ^ 

Gomo se padecen tantos trabajos en esta tan prolija guerra no 
obstante que dos años uno tras otro he hecho hacer requerimien- 
tos a los vecinos de las ciudades despobladas que acudan á 
la guerra como están obligados algunos no lo han hecho por lo 
cual he dado los indios por bacos y encomendadolos en nombre 
de Y. M. en otros muy beneméritos, suplico que si destas quejas 
ñi^ren á V. M. se sirva mandar ver las diligencias que con los 
tf^íes se han hecho y tener por bien el despojo siendo justicia 
por que de otra suerte no habrá ninguno que acuda á la guerra 
tfl i la pasificacion de sus indios. 

Cuando llegué á este Reyno hallé provehidos oQcio de coro- 
nel y comisario de la caballería por el gobernador Alonso de 
Rivera con los sueldos que se verá por la memoria de las pagas 
y en la primera ocasión que se ofreció lo escrivi al Conde de 
Monterey para que ordenase acerca de estos oficios lo que le 
pareciese el cual me escribió lo dejase correr como los había 
hallados y aunque entonces estos oficios debian de ser necesa- 
rios mucho mas lo han sido y lo son después acá porque de or- 
dinario ha asistido un campo de cuatrocientos y mas hombres 
en los estados de Arauco y Tucapel y la costa y es fuersa que 
asista por algunos años hasta que toda aquella tierra esté muy 
asentada y que este y las demás fronteras de aquellos estados 
estén á cargo de persona tal que con autoridad y calidad y espe- 
riencia los gobierne como al presente lo hace el coronel Miguel 
de Silva por ser hombre muy firactico y de grand* s partes y de 
muy honrados y antiguos servicios; suplico á Y. M. se sirva 
mandar se continué este oficio por lo de adelante que asi con- 
viene al servicio de V, M. 

El comisario de caballeria sirve una compañía como capitán 
de caballos y tiene de salario ocho cientos ducados nombrados 
por el dho. gobernador, de suerte que tiene ciento mas que un 
capitán de caballos conforme á las pagas que de presente se les 







■ >•* 

*. . DOCUMENTOS. 185 

señalaran ^W immoy honrado soldado el que actualmente sirve 
este oficio llamado Alonso Cid Maldonado que por sus honrados 
servicios merece V. Bf . le haga merced seralo para mi mu; 
grande en que V. M. permita haya este oficio con el dicho suel- 
do; de todo doí cuenta al Virey para que determine lo que mas 
convenga. 

En la memoria de las pagas pongo se de permisión para que 
por una vez el gobernador pueda proveer cuatro mil ducadoa 
de ventajas sin poder exceder de doce ducados al mes al que 
mas 8C diere con consideración deque es justo que los que se 
aventajaren en servicio de V. M. lo sean con algún premio y 
también que el gobernador que los ve trabajar y anda do ordi- 
nario con esta gente tenga alguna mano para poderles hacer al- 
guna merced , negocio de gran consideración con el encareci- 
miento que puedo, supp<ȇ Y. M. se sirva tenerlo por bien 
concediéndolo y haciéndonos merced á todos en esta confor- 
midad. 

Algunas veces he escrito que seria de grandísima importancia 
para la conclusión de esta guerra Y. M. fuese servido dar estos 
indios por esclavos atento á las grandes traiciones y no imagi- 
nadas maldades que han cometido, Y. M. se sirva mandarlo ver 
7 determinar con toda brevedad porque a&i para lo referido 
como por que esta gente tenga algún momento y aprovecha- 
miento importa. 

Asi mismo tengo avisado como sería de gran consideración 
por algunos años Y. M. mandase á los padres de la compañia 
koMisen á su cai^o y por misión los estados de Arauco y Tuca- 
pel y la costa y algunas otras provincias de los nuevamente 
reducidos con que sin duda se baria gran servicio á Ntro. Señor 
y los indios con el grande ejemplo de estos padres con mas 
amor recibirían ntra. santa fé, suplico á Y. M. se sirva man- 
darlo asi que con esto confio en Dios ha de ser su Magestad 
muy servido y Y. M. recibirá grandísimo premio en la gloria y 
de como ha de ser si fuere servido remitírmelo yo los acomo- 



186 DOCUMENTOS* 

daré á muy poca costa de suerle que estén con conodidad y 

gusto. 

El obispo de Paraguay siéndolo deste obispado de la Impe- 
rial nombró dos prevendados en virtud de la cédula del Real 
patronazgo los cuales, muchos letrados han dicho, V. M. aprovó 
por una su Real carta escrita al dicho obispo en virtud de la 
cual quedaron en la sede vacante en el dicho obispado el uno 
por canónigo y provisor y el otro por canónigo -, son personas 
honradas y de aprovacion y merecen muy bien las dignidades 
que tienen y otras mayores en la dicha iglesia por lo cual su- 
plico á y. M. ae sirva confirmarles las canonjías haciéndoles la 
mas merced que fuere servido en quienes estará bien empleada. 

En la ciudad déla Concepción asiste Frai Gerónimo de Hiño- 
josa predicador general de la orden de Santo Domingo, persona 
de grandes letras, buen ejemplo, vida y costumbres y que en loa 
trabajos ha consolado con su santa doctrina aquella ciudad y 
en quien así por esto como por ser hijo lejitimo del doctor Pe- . 
dro de Hinojosa oidor que fué de la Real Audiencia de Quito 
merece cualquiera merced qne V. M. fuere servido de hacerle, 
seria lo muy grande para todos y gran consuelo para la dicha 
ciudad si Y. M. fuere servido proveerle en el obispado de la 
Imperial pues esta baco por la promoción que del obispo Don 
Frai Reginaldo de Bicarraga se hizo para el Paraguay ; humilde- 
mente sup'^^ á V. M. se sirva hacerle esta merced la cual reci- 
biré yo por propia. 

La antigüedad de mis servicios y de la manera y como he 
acudido y acudo al servicio de V. M. no refiero por ser notorios, 
el hermano Bernardo Pecador pedirá de mi parte alguna mer- 
ced 5 respecto de ello con la humildad que puedo sup*^® á V. M. 
que atento á ellos y al cuydado con que quedo sirviendo en 
auerra tan continua y trabajosa se me haga merced en lo que 
de mi parte se pudiere que en ello la recibiré njuy particular y 
será para con mas cantidad y autoridad poder servir á V. M. lo 
qne roe restare de vida. 



DOCUMENTOS. 187 

La cindad de Santiago de Chile cabeza de esta gobernación 
está poblada, cincuenta leguas de los indios Cauquenes que son 
los últimos términos de su jurisdicion , y los naturales de este 
pueblo y otros cfrcumbecinos hasta el rio de Maule cuarenta 
leguas del dho. Santiago ran de miota todo los años según les 
toca en conformidad de las ordenansas á asistir en el beneficio 
de las hacienda^ de los vecinos con grandísimo trabajo y riesgo 
á causa del largo camino y muchos y peligrosos rios que en el 
hay y por su imposibilidad y miseria hacen este viaje á pies y 
dejan sus casas mujeres é hijos ocho meses que les toca y los 
que caben de servicio personal dos años en el cual tiempo de- 
mas de que sus familias padecen y se pierde su pobre caudal se 
prohibe el medio de poderse aumentar y conservar en sus Repu« 
blicas y se siguen otros' conocidos daños dignos de reforma- 
ción y por lo que toca al buen gobierno y descargo de la Real 
conciencia de V. M. me ha parecido advertir esto y que para re- 
levarle de tanta carga convendria que los que están poblados del 
dho. rio de Maule acá fuesen obligados á acudir á la ciudad de 
San Bartolomé de Gamboa y que allí tuviesen sus vecindades sus 
encomenderos que es en proporción y cerca de los dichos na- 
turales y los mas lejanos distan á veinte leguas y esta es una 
muy importante población por ser frontera á la Cordillera nevada 
y la que ha hecho frente á la guerra dpspues de la muerte del 
gobernador Martin Gra. de Loyola , de muchas y muy buenas 
calidades aunque pobre de Indios y ampliandole la jurisdicion 
en la forma que refiero que daría capas para sustentarse y au- 
mentar aquella República con mayor número de gente para su 
defensa y estos miserables naturales ayudados en gran manera 
como V. M. manda á quien sup<^° se sirva advertir esta materia 
y tomando resolución en ella mandarme lo que fuere de su real 
servicio. 

El deanato de la catedral de Santiago esta vaco y en estos 
ejércitos andan por capellán mayor el bachiller Juan de Fuente 
Loarte un honrado sacerdote de buena vida y costumbres y en 






188 DOCUMENTOS. 

quien estará muy bien empleada esta dignidad. Suplico á Y. H. 
se sil VH hacerle merced de ella que con esto se animarán oíros á 
andar en los trabajos que el anda cuja C»to!ica y Real persona 
Niro. Señor guarde y acreciente en mayores Rey nos y Señoríos 
como la Cristiandad á menester. Del estero de Vergara 9 de 
Marzo de 1608. 

Alonso Garcu Ramón. 



D0CDMSNT08. 189 



Sobre la ftmdacioii de la nal Audiencia. 

(1600) 

To Melchor Fernandez de la Sema escribano del Rey nro. 
Señor é mayor de gobernación en esle Reyno certifico y doi fé 
á todos los que la presente vieren como lune siete días dd mes 
de setiembre de mil y seiscientos nueve años como á la hora 
de las tres de la tarde poco mas ó menos, estando su señoría el 
Señor Alonso Garcia Ramón presidente de la Real Audiencia 
que el Rey nro. Señor manda fundar en esta dha. prov" en la 
dha. casa de el lic^ Fraii^ Pastene que es cerca de la dha. ciu- 
dad, los Señores Doctor Luis Meslo de la Fuente y lícenciadon 
Fraij^ Talaberano Gallegos y Juan Cajal y doctor Gabriel de Ce< 
Jada á caballo acompañados de todos los caballeros é jcnte prin- 
cipal de la ciudad con grande concurso de todos los vecinos y 
moradores de ella á la hora de dha. Tueron á la dha. casa y de 
allí todos juntos estuvieron acompañando á el dho.Sr. presidente 
el cual en una banda de tafetán trujo puesto al pecho el real 
sello metido en una cajita pequeña de hierro dorada y habiendo 
su señoría, los dhos. Sres. oidores y todo el dho. acompaña- 
miento llegado al monastt^rio del Sr. San Fran^ que es fuera de 
la dha. ciudad y junto á ella hallaron aderesada una grande 
pieza con paños de seda y su docel y debajo del fecha una pe- 
vina de casi vara de alto y dos gradas, cubierto todo con una 
alfombra grande turqueza y encima la dha. tarima un bufete 
con su tapete de seda y tela y encima dos cojines de terciopelo 
carmesí uno sobre otro y llegado los dichos Señores y acom- 
pañamiento ala dha. pieza, el dho. Sr. presidente y el Sr. doctor 
Luis Meslo de la Fuente subieron á lo alto de la dha. tarima 
y descubiertos é incados de rodillas el dicho Sr. presidente 
puso el dho. cofresito de hierro dorado en que iba el dho. real 



190 DOCmiESíTM. 

sello ensima de los dhos. dos cojines de terciopelo y el dho. 
Señor doctor Luis Meslo de la Fuente, lo cubrió á el dbo. co- 
fresito y cojines con un paño de tafetán rosado, cuajado de mu- 
chas flores de seda de todos colores y fecho el dho. Señor pre- 
sidente, señores oidores con el demás acompañamiento salieron 
del dho. monasterio quedando el en la dha. pieza el dho. Señor 
doctor Luis Meslo de la Fuente^ acompañando yo el presente 
secretario á su md. por guarda y custodia del dho. real sello y 
en la forma dha. se estuvo su merced asistiendo á la dha. guar- 
dia teniéndole asi mismo de una de las compañías de infantería 
de esta ciudad que fuá la del capitán Cines de Lillo. Los arca- 
buceros de la Real asistieron^ ejercieron su guardia á la puerta 
de la iglesia del dho. monasterio y los alabarderos á la pu^ta 
de la piesa donde estaba el dho. real sello y ensima de la cajita 
en que estaba el dho. real sello , estuvo puesta una corona de 
plata dorada con unas piedras engastadas á la redonda y el martes 
luego siguiente dia de la Natividad de Ntra. Sra. á hora de las cua- 
tro, desde las casas reales á donde se juntaron el Sr. presidente 
y los Sres. oidores, religiosos, obispo, los alcalde y correjidores y 
demás personas del cab<» vestidos con sus ropas rosagantes y gor- 
ras de razo carmesí, con los demás caballeros y gente de la ciudad, 
prelados y religiosos de las órdenes y cleresia en grande con- 
curso de gente, vinieron al dho. monasterio a donde el dho. Sr. 
doctor Luis Meslo de la Fuente eslava y entrando los que cupie- 
ron en la piesa donde estava el dho. real sello el dho. Sr. pre- 
sidente y Sr. D' Meslo subieron las dos gradas é incados de ro- 
dillas delante del bufete y el dbo. Sr. D^ Meslo con la llave que 
tenia habrió el dho. cofresito dorado y le saco envuelto en un 
tafetán rosado matisado de seda de diferentes colores y lo puso 
ensima de los dos cojines de terciopelo , de adonde el dho. Sr. 
presidente le tomó con el dho. tafetán y con la reverencia de- 
bida le besó y puso sobre su cabeza y le volvió á poner sobre 
el dho. tafetán y cojines y luego hizo la misma ceremonia el 
Señor obispo de esta ciudad de Sant*" D* Frai Juan Pérez de Es- 



DOCUMENTOS. 191 

pinosa y Inego hicieron la mismo los Sres. oidores y luego los 
alcaldes hordinaríos y el dho. Señor doctor Meslo tornó á en- 
Tolver del dho. tafetán del real sello y lo volvió á poner en el dho. 
eofresito y lo serró y el dho. Sr. presidente y su merced lo ba- 
jaron en las manos y yendo á la derecha el dho. Sr. presidente 
y llevándole asi llegados á la puerta de la reja de la capilla 
mayor de Sr. San Fran'® entraron con el debajo del palco que 
para ello se hizo de razo carmesí con las senefas de tercio- 
pelo y guarnecido por la parte de á fuera con flocadura grande 
de oro y por la de adentro con otra flocadura del mismo tamaño 
de plata el cual llevaron los dos alcaldes hordinaríos y once 
personas del cab* que por todos fueron trece vestidos todos con 
las ropas rosagantes dha. y saliendo á la puerta de la iglesia 
hallaron fuera de ella un caballo obcro aderezado con gualdrapa 
j goamiciones de terciopelo negro todo muy bien guarnecido 
cobierto con sutellis, el cual había ido desde las casas reales 
con todo el dho. acompañamiento y los dhos. Sres. presidente 
y doctor Meslo pusieron el dho. eofresito del real sello ensima 
de la silla del dho. caballo y lo cubrieron con una banda de ta- 
fetán rosado guarnecida de plata y luego pusieron ensima la 
otra de tafetán rosado matísado de diferentes seda y plata que 
con la que habia estado cubierto sobre el bufete y teniendo los 
dhos. señores con sus manos la dicha banda y eofresito yendo 
el dho. Sr. presidente á la mano derecha y el dho. Sr. doctor 
Meslo á la izquierda, yendo el dho. real seyo debajo del dho. 
palio y quedándose la cruz y religiosos que salieron rebesti- 
dos de Sr. San Fran^ á la puerta de la iglesia, yendo en prose- 
sion y orden de guerra , se fué marchando hasta llegar á las 
casas reales, yendo acompañado el dho. real sello de grande 
inñuidad de gente , eclesiásticos religiosos y seglares en que 
fueron cinco capitanías las tres de ellas de gente de acaballo, 
capitanes, el coronel Pedro Cortes, Don Diego Flores y D. Pe- 
dro de la Barrera y dos de infantería capitanes Cines de Lillo 
y Antonio Recio y salió también el estandarte de la ciudad el 






i92 DOCUM£NTOS. 



cual llebó D. Diego de Godoi y los Sres. liceu'**^* Talaverano y 
Juan de Cajal llevaron de diestro el caballo en que iba el dho. 
real sello, yendo cada uno á su lado, hacidos de una banda cada 
uno de tafetán carmesí guarnecida de plata y en muy buena or- 
den y disparando mucha arcabuceria y con muchas cajas, trom- 
petas y pífanos llegaron á la plaza de la dha. ciudad que es 
grande de una cuadra entera, la cual y las calles eslubieron muy 
bien aderesadas , y habiendo la caballeria tomado cuatro pues- 
tos que son las calles de las esquinas de la dha. plaza, que la 
infantería y demás acompañamiento dando vuelta en prosesion 
á toda la dha. Real casa y últimamente después de dada la dha. 
vuelta toda la infantería se fué poniendo en dos tropas habriendo 
una calle ancha y por enmedio de ella fué entrando el real sello 
basta llegar á la puerta de las escaleras de las dichas casas que 
salen á la plaza y habiendo tomado en sus manos el dho. Sr. 
presidente y dho. doctor Meslo el cofresito del dicho real sello 
cubierto con el dho. tafetán lo subieron á la Ueal sala de la dha 
Real Audiencia y lo pusieron sobre dos cojines de terciopelo 
carmesí que estaban puestos ensima de un bufete cubierto con 
un tapete de terciopelo carmesí con flecadura de oro que eslava 
en lo alto de las gradas y debajo del docel de la dha. audiencia 
y estando todos en pié y descubiertos, el dho. Señor doctor 
Meslo con la llave que tenia y habia traido al cuello^ abrió el 
dho. cofresito y sacó el dho. real sello y lo puso sobre (el dho. 
tafetán ?) y cojines y estando allí el dho. Sr. presidente y Sres. 
oidores asistiendo el Sr. obispo, hicieron todos la misma sere- 
monia que habian fbo. en Sao Fran*^ besándolo y poniéndolo so- 
bre sus cabezas, y luego el dho. Sr. presidente dijo á los dhos 
Sres. oidores como S. M. el Rey nro. Señor le habia fecho 
merced de proveerle por su presidente de la dha. real audien- 
cia que pedia se obedeciese y cumpliese y habiendo tomado 
el dho. Sr. doctor Meslo de mano del dho. Sr. presidente el dha 
real titulo me lo dio á mi el pres^* secretario y por mandado de 
8U merced y de los demás Sres. oidores lo ley de de berbo ad 




DOCUMENTOS. 1 93 

bcrbum y leído los dhos. Srcs. mandaron que cI dho. 8r. pre- 
sidente hiciese el juramento que S. M. mandaba y debia hacer 
por razón del dho. oficio para que habiéndolo fecho aprehen- 
diese 8u posecion y S. Señoría dijo que eslava presto de cum- 
plir lo que S. M. le mandaba debia hacer y en su cumplimiento 
se incó de rodillas sobre un cojín de terciopelo que eslava 
pnesto al lado derecho del dho. bufete y puesta la mano dere- 
cha sobre el dho. real sello, hizo el dho. juramento que le dio 
escrito el dho. Señor Doctor Merlo y fecho se asentó , en los 
estrados reales de la dha. audiencia enmedio del dho. docel , y 
á sa maoo izquierda el dho. Sr. obispo que hasta entonces ha- 
bia estado en pié como los demás y luego el dho. Sr. Doctor 
Merlo hizo el mismo pedimento juram^° y solemnidad y habiendo 
abrazado á los dhos. Sres. se asento á la mano derecha del dho. 
Señor presidente y ios otros dhos. tres Sres. oidores por su 
turno fueron haciendo lo mismo y acabado este acto del resi- 
bimíento de todos y habiendo el Sr. presidente dado gracias á 
oro. Señor por cuan bien se habia fecho todo , mando que el 
real sello se llevase á su cuarto hasta que se ordenase la parte 
y lugar conveniente adonde se hubiese de poner, el cual fueron 
acompañando todos los caballeros y demás personas que esta- 
van en la dicha real sala y los dhos. señor^ss salieron de la sala 
real a el corredor que esta delante de ella y cae á la plaza en 
la cual estavan las compañías dhas. de acaballo y de infantería 
las de acaballo en los puestos dhos. esquinas de la plaza y las 
de infantería en dos puestos enfrente la una de la otra, de las 
cuales salieron diferentes mangas escaramusando unas con 
otras y las compañías de acaballo escaramusaron también y con 
esto se acabó la fiesta de este recibimiento la cual doi fee que 
se hizo con grandísima solemnidad y aplauso de toda esta ciu- 
dad e para que á todo conste de mandato del dho. Señor 
Doctor Merlo doi esta fee fecha en Santiago de Chile en nueve 
días del mes de Setiembre del año de mil y seiscientos y nueve 
= firmólo el dho. Sr. Doctor. 

DOGOM. II. 13 



19& DOGCMENTOS. 



Carta de Gabriel de Celada* 
(1610) 

Ed cumplimiento de la merced que V. M. fue servido hfir 
cerme mandándome proveer en una de las plazas de oidor de 
esta R^ Audiencia que por mandado de V. M. se ha vuelto á fundar 
en este reyno llegué á esta ciudad en compañía del D' Luis 
Merlo de la Fuente fundador de ella á veinte y cuatro de Abril 
del año pasado de mil y seiscientos y nueve y por aguardar á 
que vajase de la guerra el P*" Alonso García Ramón para que se 
hallase como por Y. M. fué ordenado al recibimiento del R' 
sello no se asentó y fundó la Audiencia hasta los ocho dé 
setiembre de dbo. año como constará á V. M. por la carta que 
la Audiencia escribe y testimonios que cotí ella envía á V. M. 

Con el zelo y cuidado que tendré siempre de todo lo que 
pueda ser del servicio de Y. M. desde que entré en este reyno 
le he tenido en cuanto me ha sido posible de informarme del 
estado que tienen las cosas de él así las de paz como las de guei^ra 
de que siempre daré cuenta á Y. M. para que sobre ellas pro- 
vea y mande lo que mas fuere de su W servicio. Y por haber 
entendido que se han enviado á Y. M. muy diversas relaciones 
sinque haya habido quien se haya atrevido á darlas á Y. M. de 
las cosas de este reyno con puntualidad por ser público en el 
que los gobernadores han tomado y toman los pliegos y cartas 
y lo que yo he visto en esto es que en esta Audiencia el presi- 
dente Alonso Garcia Ramón presentó dos cartas abiertas de D. 
Fran*^ de Yillars vuestro veedor general deste reyno que babia 
escrito al Yirrey del Perú y á uno de los oidores de aquella Au- 
diencia y con ellas dio querella criminal contra el dho. veedor 
pidiendo fuese castigado y depuesto de su oficio , haciendo re- 
lación que las cosas del estado de la guerra que el dho, veedor 



DOGUMBIfTOS. 195 

escribía por las dhas. cartas no eran verdaderas y que eran 
contrarías á an dho. que había de puesto y por ser tan prohi- 
bido y en tanto de servicio de Y.M.; aunque en el Audiencia se 
tratóse diese cuenta de ello áV. M. y se enviasen las dhas. 
cartas y querella no se hizo por que el I^ Merlo de la Fuente 
ocmo ñindador las tomó y llevó procurando reconciliarlos y 
hacerlos amigos y con el dho. temor de tomarse los pliegos 
no ha habido persona que se haya atrevido á escribir á Y. M. el 
trabajoso estado de este reyno y así daré cuenta á Y. M. de te- 
das \aB cosas de él y sus poblaciones y pobreza conforme á loque 
he visto y relaciones que tengo de muchas personas practicas 
de este reyno. 

Lo que es la tierra Sr. tiene muy buen temple y es muy fér- 
til y idHindante de ganados y de frutos que en ella se siembran, 
(os metales que en ella se han descubierto es oro y cobre y 
aunque en tiempos pasados se sacaba en mucha abundancia 
de pres no se saca cantidad que sea considerable por no ha- 
ber quien lo saque por haberse consumido y faltado los indios 
como 'daré á Y. M. cuenta. = 

Las poblaciones que este reyno tiene de españoles en todo 
lo de paz son ocho ciudades tan pobres como poco pobladas^ las 
cuatro de esta p^ de la cordillera nevada y las otras tres de la 
otrap^ y la otra en la provincia de Chiloe que está á lo ultimo 
de este reyno y por la guerra no se puede hir allá por tierra-, 
las vecindades y edificios son en esta manera. = 

Esta cindad de Santiago que es la principal y cabeza de esto 
reyno tiene doscientas' casas, una iglesia mayor parroquial con 
obispo y cuatro prevendados = un convento de Sto. Domingo 
con cuarenta religiosos = otro de S. Fran^ con otros cuarenta 
s otro de la mee** con treinta y seis religiosos = otro de 
8. Agustín con veinte religiosos = la comp* de Jesús con otros 
veinte = nn monasterio de monjas de S. Agustin con ochenta 
rdigiosas = otro de Sta. Clara con veinte y cuatro religio- 



196 DOGUMBNTOSé 

La ciudad de la Concepción tiene setenta y seis casas que 
las treinta y seis son hechas de empalizadas cubiertas de paja 
= una iglesia parroquial = un convento de Sto Domingo con 
dos religiosos = otro de San Fran**® con tres religiosos = otro 
de la Merced con dos religiosos. = 

La ciudad de Chillan tiene cincuenta y Jos casas de las cua- 
les las ocho son cubiertas de teja, las treinta y nueve cubiertas de 
paja = las cinco son hechas de buhios de palos y paja = una 
iglesia parroquial = un convento de Sto. Domingo con tres re- 
ligiosos = otro de S. Fran*** con seis religiosos = otro de la 
Md. con tres religiosos. = 

La ciudad de Coquimbo llamada de la Serena tiene cuarenta 
y seis casas , las once cubiertas de teja y las demás de paja = 
una iglesia parroquial = un convento de San Agustín con tres 
religiosos = otro de la Md. con tres religiosos == otro de San 
Fran^® con dos religiosos. 

La ciudad de Mendosa prov* de Cuyo de la otra parte de la 
cordillera nebada tiene treinta y dos casas que sola uba ó dos 
están cubiertas de teja y las demás de paja = una igleski par- 
roquial = un convento de Sto. Domingo con dos religiosos, otro 
de la compañia de Jesús con dos religiosos = otro de la Md. 
con dos religiosos = 

La ciudad de San Juan que esta en la dha. provincia de Cuyo 
tiene veinte y tres casas^ todas cubiertas de paja = una iglesia 
parroquial = 

La ciudad de la Punta en la dha. prov" de Cuyo tiene diez 
casas cubiertas de paja:= una iglesia parroquial. 

La ciudad de Castro prov" de Chiloe tiene doce casas cu- 
^biertas de paja = una iglesia parroquial = un convento de la 
Md. con dos religiosos. = 

La pobreza de estas ciudades es mucha por que demás de 
tenerlas muy apuradas la guerra no tienen otra grangeria con 
que sustentarse mas que la labranza y crianza de ganados que 
en este royno tienen poco valor, y asi no corre en él mo- 



DOGUMBNTOS. 197 

neda , por cuya falta cesa el comercio particularmente en los 
mantenimientos y cosas menudas, ni hay carnicerías y por no 
irenderse las carnes por menudo y ser forsoso el matar cada 
uno en su casa , se biene á perder mucha cantidad de ganado 
particularmente en el tiempo del verano como se dá á V. M. 
cuenta por el Audiencia para que serviéndose Y. M. de ello 
provea como en este reyno por falta de moneda no sea su 
comercio que tanto importa para su acrecentamiento. = 

En lo que toca á los indios han quedado muy pocos lugares 
de elloB por que casi todos están despoblados y los indios di- 
bididos en diversas estancias y otras partes fuera de sus natu- 
rales y tierras y habiendo sido este reyno no de los mas pobla- 
dos de todas las Indias y que ha habido en el encomenderos de 
á dos y tres mil indios no hai de presente encomienda que pase 
de cien indios y casi todas son de a cuarenta , cincuenta , 
sesenta indios y se han apurado y consumido de modo que no 
han quedado en todo el distrito de esta ciudad dos mil y 
ochocientos indios tributarios y de estos mas de los mil son 
Áocaes cojidos en la guerra y las demás ciudades que están de 
esta parte de la cordillera no tienen todas otros tantos indios ; 
laa causas señor del haberse acabado y consumido tanto son 
las siguientes. 

La primera que los gobernadores han usado siempre el dar 
licencias todos los inviernos para que muchos soldados se bajen 
á invernar á las ciudades que ordinariamenta a sola esta ciudad 
ban bajado todos los años cien soldados y mas los cuales demás 
de llevar su sueldo los cuatro y cinco meses de invierno que 
se están en esta ciudad sin asistir al servicio de Y. M. = De su 
bajada se siguen muy grandes escándalos y ofensas de Dios en 
mucho daño de este reyno por que demás de inquietar la rep<^ 
con sus deshonestidades y pendencias hacen mil hurtos , y lo 
que peores que cuando se vuelven á la guerra ninguno deja de 
llevar hurtados cinco ó seis indios barones y hembras con quien 
van amancebados so color de que las lleban para su servicio de 



198 OOGülfBNTOS. 

suerte que todos los años se han llevado de doscientos á tre8<- 
cientos indios descansando á una y á otros , quitándoles sus 
hijos y hijas y como V, M. se sirvió de mandar por su real 
cédula de dos de Diciembre del ano pasadp de seiscientos y 
ocho que de las causas cibiles y criminales en primera y segunda 
instancia conosca privativamente su cap° general no tiene la 
Audiencia mano p* reoiediar estos excesos. = 

La segunda es que los gobernadores entendiendo mal las 
Reales cédulas de Y, M. en que tiene mandado que los indios 
que se vencieren y cojieren en la guerra se bagan victimas e$ 
socolor de conmutarles la muerte que entienden merecían por 
ser cojidos en guerra , los hs^n dado y dan en servicio perpetuo 
y esclavitud y los han bajado y vendido en esta ciudad como si 
fueran esclavos y con este n* se han hurtado y llebado vendidop 
á Lima muchos mas de las tierras de paz que cojidos en la 
guerra siendo todo tan injusto y contra la voluntad y expresa^ 
leyes y ordenanzas de V. M. =: 

La tercera ha sido el servicio personal de los indios de que 
se ha usado en este reyno con tanta tirania que se sirven de 
todos sin distinción asi de hombres como de las mugeres 
grandes y pequeños, sacándolos de sus naturales, privándolos 
no solo de sus tierras y bienes de que no solo no gozan pero tan 
poco de sus hijos , estas son señor las causas principales por 
que los indios han venido á apurarse tanto. c=z 

De las primeras cosas que se propusieron en la R^ Au* después 
que se fundó fué sobre quitar este servicio personal y en lo que 
toca á los varones m& de la hedad de tributar y mugeres se 
ordenó lo que á V. M. constará por el testimonio que el audien- 
cia envia con la carta *que á V. M. escribe. = 

En cuanto á los indios tributarios se suspendió hasta hacerse 
la visita general en la que esta el lic^® Fernando Talaberano 
Gallegos oidor de esta Audiencia y daré á V. M. cuenta por las 
dificultades que se ofrecieron ^ que fueron no estar reducidos 
los indios y tener su reducion la dificultad de ser casi la mitad 



DOCUMENTOB. 199 

de este distrito indios Aucaes cojidos en la guerra y enseñados 
á pelear y que asi del juntarlos en reducion se puede temer 
algan lebantamiento mayormente por ser tan pequeñas las po- 
blaciones que hay de Españoles y demás de esto ser todos los 
de este distrito tan pocos que en todos ellos no hai los necesarios 
f^ la labranza y crianza que es todo el sustento de este reyno y 
por ser los vecinos criados toda su vida en la guerra y ejercicio 
en las armas y no en las labranzas^ convendrá antes de quitarle 
86 provea de remedio para que no cesen por que aunque quieran 
comprar esclavos para ellas es tanta la pobreza de la gente que 
no tienen caudal para comprarlos. = 

Las cosas de la guerra asi por la voz común de todo el reyno 
como por relaciones y cartas de muchos capitanes y soldados 
están tan trabajosas cuanto deshordenadas porque desde el 
lebantamiento de Tucapel y perdida de la gente que murió en 
Í4 Imperial de que yá V. M. tiene noticia no se ba adelantado ni 
ganado nada s= las compañias no tienen el número de soldados 
que esta ordenado por que los de a caballo sola una ó dos 
llegan á cincuenta soldados y las demás de á treinta y de á 
cuarenta y de menos ,= y las de la infanteria por el mismo 
niodo sola unujlega á tener cien soldados y dos á tres á ochenta 
y noventa y las demás todas son de á cuarenta, cincuenta, 
sesenta y algunas de menos n* en que se gasta y consume á V. M. 
mucha cantidad de hacienda que se pudiera escusar hacién- 
dolas del número que V. M. tiene mandado, ss 

Las plazas de capitanes y demás oficiales de la guerra por la 
mayor parte se han dado y dan por particulares fines y con- 
templaciones á hombrea mosos, de poca esperiencia» de lo cual 
demás de haber sido causa para que muchos capitanes biejos 
y espertes se hayan retirado de la guerra y dejado el servicio 
d^ y« M., se han anuido muchos sucesos como se han tenido 
9P este berano == que habiendo entrado el ejercito ha hacer 
mía maloca y correduria por descuido de los capitanes y traer la 
gente ^n tropas y deshordenada = una emboscada de menos 



200 DOCUMENTOS. 

de ciento y cincuenta indios que les acometió mato mas de 
cincuenta soldados sin los que dejó heridos y se llevó mas de 
ochenta armas de fuego y mucha cantidad de municiones y 
setenta ú ochenta caballos con que el enemigo tomo tanta avi- 
lantes que entró después en las reduciones de Lebo y mato y i^e 
llevo mas de cuarenta indios de los reducidos y tuvo convocada 
y para alzarse la mayor parte de las reduciones de Lebo y 
Arauco. 

Hacense Sr. muchas reformaciones de capitanes á fin de 
acomodar personas recomendadas en mucho del serv** de Y. M. 
por que demás de la ventaja que se les dá y paga á los reforma- 
dos que se acrecienta es de grandisimo daño para la guerra el 
reformar los capitanes que ya están espertes en la guerra y 
poner en su lugar bisónos. 

Los soldados están muy abatidos y mas mal tratados que los 
indios y padecen grande desnudes y hambre sin que puedan 
gozar dé sus sueldos por que el situado de que Y. M. les hace 
md. se les trae casi todo lo que á ellos toca en ropa de Lima en 
que se les ha cargado siempre de costas á treinta y á veinte y 
cinco porciento y á veinte , el año q"" menos, y demás de esto 
les lleban otras imposiciones de derechos por que hacerle aun 
be dado su fenecimiento de cuentas de cada un año , se les ha 
llevado á cuatro y medio p^ y de una certificación de sus ser- 
vicios ó licencia para fuera de la guerra ocho reales y de la 
fianza que le hacen dar para poder volver á su presidio diez y 
seis r^ = y si la licencia es para fuerza del reyno treinta y dos 
reales y socolor de que la persona que el gobernador envia á 
Lima iba á negocios de los soldados se lleva repartido á cada 
uno á uno y á dos patacones según sus sueldos = de más de 
esto se les ha dado y dá la comida á muy excesivos precios 
por que siendo este r» en frutos de la tierra y crianzas de ga- 
nados uno de los mas fértiles del mundo se les da y cuenta la 
fanega de trigo á treinta y dos reales y la de cebada á diez y 
seis y cada baca ó nobiUo á cuarenta reales siendo sus ordi- 



DOGUMBNTOS. 201 

nanos precios la mitad menos y teniendo como V. M. tiene 
junto á los fuertes primeros de la guerra dos extancias. La 
una de sementeras de trigo y las otras de bacas que se poblaron 
en tiempo del gobernador Alonso de Ribera el cual puso y dejó 
en la de bacas como cuatro mil y quinientos de vientre, el costo 
de las cuales fué á doce y á diez y seis reales por cabeza y 
otras á menos y con haberse muerto desde que se pobló cada 
año hordinariamente p* el sustento del ejercito como mil y 
quinientas cabezas ha ido siendo en aumento con los multipli- 
cados de suerte que tiene al presente ocho mil cabezas y mas y 
DO teniendo esta estancia casi costa por que los que las guardan 
son soldados de sueldo con algunos indios se les ha con- 
tado y cuenta cada cabeza á los soldados á cuarenta reales y 
siendo expresa orden de Y. H. que se les dé el sustento y 
comidas á moderados precios , no se Señor que razón haya p" 
que se les dé y cuente á mas de al doblo de costo principal ni 
menos entendiendo en que se consume el dinero de este ganado 
qnese mata cada año. = 

La otra estancia de sementeras de trigo y cebada tan poco 
tiene V. M. costa que sea considerable por que las tierras 
8on de V. M . y los bueyes con que se labran se sacan de la 
extancia de las bacas y los que los benefician son soldados que 
tiran sueldos con algunos indios á los cuales no se les dá mas 
que la comida respecto de lo cual y de la fertilidad con que acu- 
den en este r* las semillas es muy poca la costa que á V. M. 
le puede tener cada fanega de trigo y cuentasele ai pobre sol- 
dado á treinta y dos reales y á diez y seis la de cebada. 

De mas de esto se ha introducido en esta guerra una cosa tan 
reprobada como es la mercancia e pulperías entre los que lago- 
bieman capitanes y oficiales de ella que los mas de ellos se han 
vuelto tratantes y pulperos cuyo cuidado principal no es elque 
deben tener en miras por sus soldados y sus armas y municiones 
que los mas andan faltos de ellas , si no en las trasas de que usan 
para desollarles sus sueldos rebendiendoles las comida^ á exce^ 



S03 POGÜMBNTOS* 

8Íbos precios y lo que hacen es que de sus propias estancias de 
sementeras y ganados que muchos capitanes las tienen , llevan 
á la guerra y fuertes 9 carneros y obejas i demás vastlnientos y 
los que no tienen estancias le envian á comprar á las riveras de 
Maule y costandoles los cameros á cuatro y á cinco reales y las 
obejas á tres y á menos se las rebenden á los soldados los car« 
ñeros á catorce y á diez y seis reales y las obejas á doce y á este 
precio y respecto les.rebenden los demás bastimentos y asi la 
mayor parte del situado se biene á consumir entre estos reca* 
topes y tratantes que cuando llega de Lima yá el pobre soldado 
debe mas de lo que tiene de sueldo y es forzoso que sea esclavo 
perpetuo por cpie para poderlo sustentar es necesario irle dando 
siempre adelantado con qu@ siempre anda empeñado y es deudor 
y asi Señor los soldadoi e%i»n tan desventurados q® ni bisten 
ni comen y pasan la ipayor miseria del mundo porque andan 
descalzos de pié y pierQg y el demás vestido que traen es una 
manta ó pellejo que á pen^ Ipa cubre y la ración que para cada 
mes se les dá son cinco selemines de trigo que para poderlo 
comer traen á cuestas con el alcabuz , las piedras con q* lo han 
de moler y asi ha habido algunos que apretados de necesidades y 
trabajos tales se han pasado ftl enemigo y biven tan desespera- 
dos que se puede temer mai^ que al enemigo algún motin de 
ellos como lo tuvieron tratados y hecho el año pasado de seis- 
cieptos siete si Dios no se hubiera servido que se descubriese 
y atajase ahorcando á I09 soldados que fueron cabezas princi- 
pales del. ^= 

Los presidios y fuertes que hai de la gente de guerra son doce 
== el fuerte de Paicavi = el de Lebo = el de Arauco = el de 
S. Pedro = el de San Gerónimo = el de Monterey = el de 
Nicolbueno = el de Yumbel = el del Nacimiento = el de 
Cayoguano = el de la estancia de Y. M. = el fontero de esta 
vanda. Cuyos edificios son tan solamente unos corrales de tapias 
con unos aposentos dentro de ellos en que se recojen los sol- 
dadps y algunos de estos fuertes no son de tapias si no de ma- 



DOGUMBIITOS. SOS 

deras y empalizadaB con sus chosas sin que en ellos asista otra 
gente mas que los soldados de sueldo de V. M. = 

El número de las compafiias y plazas efectivas de los solda- 
dos qqo al presente sirven á Y. H. en este reyno son por todos 
nil y seiscientos y diei , en veinte y nueve compañias con sus 
capitanes al frente, sargentos y tambores = las ocho de acaballos 
y las veinte y una de infantería. 

I^te Sr, 69 el estado que tienen las cosas de este reyno ; doi 
oonio tengo obligación tan particular cuenta de todo á Y. M. 
para qne ordene y mande lo que mas convenga á su real servi- 
cio. Guarde Dios á Y. M. como puede y sus criados deseamos. =;= 

De Santiago de Chile seis de Enero de mil y seiscientos y 
die» aiioB. ^^ 

V Gabriel de Celada. 



20/i DOCUMENTOS. 



Avisos y advertencias que el O' Luis Merlo de la Fuente gob""' y cap"" g* del 
reino y provincias de Chile da al S' g**' Joan Xaraquemada que le subcedio 
en la adm*»" de los dbos. cargos por nombramiento en el , fecbo por el 
S' Virrey del Perú marques de Montes Claros para que mc^r sirva en ellos 
al Rey n" señor (1). 

(1611) 

1. El Rey don Phelipe nuestro S' con el zelo cbristiano con 
que desea se gobiernen sus reinos y señoríos, proveyendo a lo que 
de tanta importancia es para este de Chile^ mando despachar 
una real cédula de 2 de 7bre de 1607 por la cual dio facultad 
al S' Alonso Garcia Ramón, que Dios aya, g' y cap" g* que fue 
del, para que, encaso de su muerte, pudiese nombrar persona 
que subcediesse en los dhos. cargos, y en su cumplimiento en 
19 de julio de 1610 nombro por g' y cap'' y g' de este dho. 
reyno a mi el D' Luis Merlo de la Fuente oydor y fundador de 
la real aud* de Santiago que en ella reside, y aviendo llegado 
a mi noticia el dho. nombramiento a los 15 de agosto aunque 
impedido con muchos achaques y enfermedades granjeadas por 
mas servir a S. M. en continuación de k grande voluntad con 
que siempre le he servido, acepte los dhos. cargos con con- 
fianza en Dios que se serviria de darme fuerzas y que me enca- 
minaría p' mas servirle en ellos y confieso que aunque pecador, 
en el breve tiempo destos seis meses de mi gob°®, he rescivido 
de su bendita mano mil mercedes con mucho beneficio destas 
provincias. 

2. Y por quanto estando instruiendo actualmente en campaña 
en los términos de Ongol de retirada de la segimda campeada 
délas dos que havia fecho a las provincias y valles en Puren y 
de Aynavilo y de Pallaguen , de Anganamon y de los Quechere- 
guas y Coyuncos y valle de Corpo, tuve nueva de como su 
Ex* el S*" vi^orrey del Perú marques de Montes Claros en virtud 

(i) Sacado de los archivos de Indias de Sevilla. 



DOGUMBNTOS. 205 

de la dha. real ced^ y usando su Ex* de la facultad quo S. M. 
por ella le da sobre la dada al dbo. gob' difunto, a nombrado al 
S' Joan Xaraquemada p* que me subceda en los dbos. cargos 
de gob** y guerra de este dbo. reyno y provincias y que esta 
próximo a salir de la ciudad de la Concepción para venir a en- 
cargarse deste exercito de mi cargo y porque por lo que devo al 
servicio de S. M. y en cumplimiento de lo proveído y mandado 
por sus instrucciones y cédulas reales y délo que assimismo me 
ordeno y mando el dbo. señor vissorey por un capitulo de carta 
escrípta en los Reyes a 1 xbre. passado en razón de que diesse 
aviso del dbo. nuevo g^ de todo lo que entendiesse que podría 
mejor servir a S. M. y reduciéndolo a efecto, prometo a Dios mi 
señor que todo quanto dixere sera con verdad y lo que yo bicicra 
en Dios y en mi consciencia si mis pocas fuerzas dieran lugar 
a poder proseguir con las cargas desto gob<> las quales teni(m- 
dolas presentes su Ex* como quien también conoscidos tiene 
mis acbaques y que también save la grande voluntad con que 
be servido y sirve a S. M. me bizo tan señalada md. de me 
enviar subcesor para dirección y buen camino del qual. 

Digo que al principio de mi g® estavan todas estas provincias 
con la muerte del S' gob^ Alonso Garcia Ramón tan llenas de un 
rumor y fama publica de que los estados de Arauco y Tucapel 
hasta los términos de la Concepción se avian de levantar, que 
como nuevas cargas y de tan grave peso me pusiesen en mucho 
cuidado y por ser de tanta consideración me parescio ser fuerza 
el ir conao fuy en personna a los dbos. estados adonde en ter- 
mino de nueve dias contando desde el que sali de la Concep^^ 
aviendo averiguado la culpa de los reos bice justicia de cinco 
caciques principales que fueron los movedores del dbo. levan- 
tamiento y revelion g* y aviendo entendido por lo averiguado 
y provado en la dha. causa que dejada a parte la avilantes y 
orgullo con que estavan los Indios de guerra por tantas victorias 
passadas y del que también les avia causado la muerte del dbo. 
gob^ mi antecessor las quales siempre suelen causarles altera- 



Í^06 POGDMBNTOS. 

ciones pero la nías principal que para la presente de su levan- 
tamiento habían tenido, era ver y considerar que el exercito de 
su M. que para defensa de aquellos estados solía residir en Pai* 
cavi SQ avia retirado a Levo que es siete \eguas mas a la paz, 
que de Levo se avia retirado a Arauco que son 14 leg. mas a la 
paz y que desto havian considerado que nuestras fuerzas iban 
de caida y que la flaqueza dellas causava aquellas mudanzas y 
ansi intentaron el dho. levantamiento enviando sus cachas y 
mensageros a los del senado de la guerra de la proV de Puren 
que son Aynavilo y Guasquitacun y Pairegue, y Lienpiehun y 
Liguenquipay en razón de lo qual aviendo enviado los del dho. 
senado tres capitanes nombrados Lientur, Ynabalburi y Leboan-r 
guelen juntos estos con los dhos. cinco caciques principales mo- 
vedores de la dha. traición nombrados Categuanguelen cacique 
principal de Levo, Llanganao su hermano, Nagualbede cacique 
de Lincoya, Quilaquirque cacique de Levo y Hillacheo de Mo- 
luilli hicieron sus capitulaciones para ella y acordaron y difi- 
nieron que las cabezas del dho. senado avian de enviar la mas 
poderosa junta que nunca oviesse venido como para inpresa 
que habia de ser de tan grande importancia y con ella se pro- 
metían de sacar en paz a todos los que de voluntad se quisiesen 
ir con ellos y que matarían a todos los demás y que por lo me- 
nos desmantelarían los fuertes de Levo y Paicavi llevando en 
las picas las cabezas de los que en ellos estavan. Respecto de 
lo qual el 27 de octubre del año pasado hordene y mande por 
auto que provey y hice notíflcar ael maese de campo Alvaro 
Nuñez de Pineda cavo y gob' de aquellos estados que con el 
exercito de su cargo desde aquel dia en adelante hiciese su or- 
dinaria asistencia en Paicavi por ser aquella la frontera ultima 
que por aquellas partes tenemos y ser la en que conviene que 
resida el exercito porque hace frente ael enemigo y haciéndola 
no se atreverá a entrar en las tierras de paz dejando enemigos por 
las espaldas y asi esta borden y mandato como tan conveniente 
ael servicio de S. M. lo deve V^ S'^ mandar llevar adelante. 



DCM3UIIBNT08. 207 

Y por quanto pw las razones dhas. de adversos subcesos y 
avilantes con que por ellos están los Ind. me parescio juntar las 
mayores fuerzas que me fuesen posibles para las campeadas 
deste Terano porque según el consejo y parescer de casi todos 
h» de este reyno sentian que en el estado presente a lo que solo 
avia de atender era reparar y conservar lo de paz estando todos 
oon notables temores de una grande caida de las cosas desta 
guerra y temiendo yo que no buscando ael enemigo en sus pro- 
fnías tierras avia de causarle mayor osadía para venir nos hacer 
daño a las nuestras siguiendo mi intento contra todo el común 
y no bailando otro remedio por que aunque en la ciudad de 
Santiago apercevi los vecinos de las ciudades despobladas 
Osorno, Valdivia, Imperial , la Rica, y Ongol y a los de la Con- 
cepción y Chillan que estavan en la de Santiago por otros mo- 
qoñ valdios en n® de mas de ciento pero con el amparo que ha- 
llaron en el Aud* donde introdujeron sus causas por apelación 
sin embargo de ser causas de guerra y cometidas por S. M. solo 
al cap' g^ con inhivision de otras justicias se desvaneció todo y 
me fue fuerza sacar de los fuertes mucha parte de la gente que en 
ellos estava de presidio y por todos junte 544 sold. y hordene 
al maeaede campo Alvaro Nuñezde Pineda que con el exercito 
de los estados que estava a su cargo a dia y ora señalada se jun- 
tase conmigo en la retirada que llaman de don Al. de Soto- 
mayor una legua de la sienega de Puren p* entrar juntos ambos 
e&ercitos como se hizo y nos hallamos 946 esp. y cerca de 800 
indios amigos con lo qual los nuestros cobraron grandes bríos y 
los enemigos grande pavor como V. S. abra entendido que es el 
mayor que han tenido jamas y con los buenos successos que 
N*® S* a sido servido de damos pues no hay memoria de des- 
truycion de comidas semejante, a talos y cortes que he hecho 
hacer en las jomadas deste verano y la particular fortuna y 
buena estrella de aver cogido tantas cavezas de caciques, capi* 
tañes y averse reducido tantos indios a la paz y contratos y 
mensajes de muchos que quieren darla y esperanzas de que la 



208 DOGUMENTOSé 

lienen de dar o se tienen de desnaturalizar y dejar "sus proprias 
tierras. 

5. Pero DO envargante que yo haya tenido los buenos sub- 
cessos referidos deve V. S. estar advertido que fue esta la pri- 
tnera vez que se buso de este ardid y que como avisare luego 
a V. S* previne el tiempo del campear comentando mes y medio 
antes del tiempo en que an acostumbrado otros gob*" campear 
y en el tiempo que yo me anticipe de ordinario porel. El rio de 
Biobio trae mucha agua y no hay hados y por él consi- 
guiente haze frente a nuestros amigos de paz que están de la 
otra parte del y si Y. S. sacare p^ el exercito a las fuerzas de 
los fuertes otro año no haviendo dado todos los indios de 
guerra la paz como confio en Dios que la darán , podra ser que 
eslen avisados de lo que yo hize este año y de lo que V. S. 
hiziere los de adelante y podran ofender a Y. S. en lo de paz y 
asi sera conveniente que con las fuerzas que Y. S. tuviere que 
serán mucho mayores que los que yo he tenido respeto de que 
sin duda entiendo que S. M. enviara los 800 sold. que tengo 
suplicado con los quales o sin ellos es fuerga que Y. S. procure 
abracar todo lo de otros de modo que en lo de paz siempre quede 
alguna fuerza considerable y aviendo yo p'' la prim* jornada 
y p« la seg*** hecho todo aquel esfuerzo p" la tercera y cuarta 
que hize deje mas resguardo en lo de paz con temor de lo que 
pudiera acontecer pero ha sido de tan grande import» el averme 
visto siempre en campaña que ni en junta, ni como ladrones 2, 
3, 4 u ocho, como otras veces suelen venirnos an venido ni en- 
trado en lo de paz en tiempo de mi gobierno y es y lo subeedido 
en el levantamiento de los estados y la causa porque fue de re- 
tirarse de Paycavi a Levo el exercito que asiste en ellos le serán 
a Y. S. evidente demonstraciones de lo mucho que conviene 
que Y. S. y este exercito que traigo a mi cargo que a deser el 
en que ha de subceder, asista en esta frontera de Ongol en 
quanto hiziere frontera y luego en la de adelante que Y. S. 
fundare. 



DOCUMENTOS. !2U9 

6. Por la laq{a relacioo y coiioscimiento que eii discurso de 
22 años tengo de ias cosas de estas provincias he entendido 
como desde mediado el mes de octubre hasta mediado el mes 
de abril se puede andar en campaña y siendo esto asi como lo 
es me he dolido por lo tocante al servicio de S. M. de que tan- 
tos gobernadores como an precedido en los dhos. años ayau 
estado en costumbre de no campear basta fin del mes de di- 
cíonbre o principio del año y con tan grandes costas de la ha- 
cienda de S. M. que deven causar mucho escrúpulo de conciencia 
a el que los gastare y ubiere gastado sin provecho y deseando 
en mi tiempo quebrar como dicen a el mal huso la pierna, luego 
como ll^;ue a la Concepción que fue en 6 de octubre apercevi la 
gente de guerra dándoles a entender que avia de comentar la 
campeada por principio de noviembre y siendo toda la corriente 
de los capitanes de parescer en contrario por decir que en la 
campaña no habría sustento conviniente para el exercito los 
junte en mí posada y habiendo conferido sobre ello sin enbargo 
de las objeciones y dificultades contrarías a mi intento me re- 
solví en que en ninguna manera lo podría hazer por falta de 
sustento aviendo conferído gran rato sobre las razones que 
sobre ello se ofrecieron y les propuse en que se podría salir 
a campear a los 15 de noviembre y respeto tanbicn de que me 
era impossible el poder antes de los 15 del mes juntar los sol- 
dados que estavan divididos por alojamientos y es sin duda y 
por tal lo jusgue V. S. que los buenos efectos de la campeada 
temprana son sin comparación muy mayores porque desde prin- 
cipio de noviembre hasta fin del año se halla el campo muy po- 
blado de yerba y en qualquiera quebrada ay agua y las comidas 
del enemigo se hallan verdes y se hace mas daño en ellos en un 
dia que estando secas en seis demás de que cortándosela verdes 
DO le queda recurso ni esperanza alguna de sustento y cortán- 
doselas secas que es en el tiempo y sazón que los demás gober- 
nadores se las han talado no se corta la sesta parte que cortados 
en berza y el daño no es tan considerable porque estando gra- 

DOCDM. II. ^4 



310 DOCUMENTOS. 

nadas y secas no las comen también los cavatlos y se queda 
todo lo que por la dicha dificultad no pueden comer y mas lo que 
queda cortado en las chácaras porque de ordinario se corta mas 
que lo que trae la escolta y eso lo cojen los indios y gozan dello 
espigando lo que les habia de costar trabajo de segar y el decir 
que no hay sustento en la campaña no es de impedimento por- 
que de mas de que ay papas y sevadas que se comen hay algún 
trigo que también pueden comer haciendo dello según el nom- 
bre que le tienen puesto soplillo y aun quando todo esto faltara 
p« conseguir el mayor servicio de S. M. no sé deviera de avef 
dejado el campear temprano comentando desde luego quando 
comienza el verano porque los soldados metidos en los fuertes 
comen en ellos las raciones que les da para su sustento S. M. y 
esas mismas las pueden y deben comer en la campaña sir- 
viendo en su exercicio ael Rey Nuestro S. pues para eso se los 
da y el demás sueldo que llevan y no para que gozen de todo 
holgando y sin fructo aviendo sido tan grande el que se ha con- 
seguido desta campeada temprana y tan grandes los buenos 
efectos delta con los quales no se podra dudar ya de lo mas con- 
viniente para el mayor servicio de S. M. 

7. Y presupuestas las comodidades referidas en el capitulo pre- 
cedente aunque se pudiera escusar la representación de los daños 
contrarios todavia me parescio avisar a Y. S. que comentando 
la campeada por fin de diciembre ó principio del año en el modo 
antiguo se hace con mayor travajo porque los calores son muy 
mayores y la yerba se va agotando y se seca y el agua falta en 
muchas partes y por estas causas se enflaquecen y cansan los 
cavallos y por ello los alanzean y matan por que no se aprove- 
che dellos el enemigo y desde enero adelante que es el tiempo 
que acostumbraban a salir a campear el Biobio en el tiempo 
antes de la campeada temprano por llevarse mas agua nos hace 
frente a los de paz y por el tiempo en que comenzaron las cam- 
peadas los governadores passados esta ya bajo y con hados por 
muchas partes y por el consiguiente con evidentes riesgos lo 



BOGDMBIfTOS. 211 

depaz — 7 asi para remedio de todo, el mas conveniente es que 
Y. S. aviendo de parte de invierno prevenido las comidas ne- 
ceaaarias y aviendolas becho poner en el fuerte del Nascimiento 
y castillo de Sant Luis de Angol comienzo su campeada por 
principio de noviembre y sin torzer camino via recta vaya pa- 
smdo por Puren y talando todas las comidas y legumbres que 
hallare por el camino y pase baciendo esto basta la Imperial 
y en eUa y en sus términos y los de Guanocuca y GuenchuUanga 
han cortar todas sus comidas y legumbres y las de los demás 
valles y a los de Aynavilo y Anganamon y si babiendo fecbo 
estas talas le faltare comida por irse acavando la ración que 
llevo la gente volvera Y. S. atomarla a la dicba frontera de Sant 
Luis de Angol que esta 8 leguas de Puren y aviendola tomado y 
descansado algunos días los caballos podra revolver V. S. sobre 
las provincias de los Quecbercguas y Goyuncos y valles de 
Coipo , llalloco , Ghichaco y Renayco y sobre la isla de Gayo^ 
pangue que son todas tierras mas frescas y en que siempre hay 
hierba verde y agua sobrada si ya por desgracia estas provincias 
y valles desde las Quechereguas acá no ovieren dado la paz 
segnn y como lo tienen tratado y tratan enviando para ello 
muchos dellos sus mensajeros y reduciéndose como otros 
machos de ellos se han reducido y guardando esta orden se 
viene V. S. a hallar mas xpiano a la paz que sirve mucho para 
dar color a los nuestros y poner freno y miedo a el enemigo 
como por la experiencia se ha visto en estas cuatro campeadas 
que he fecho este verano que con solo haver entendido los ene- 
migos que he asistido en esta frontera de Sant Luis de Angol 
en campaña no a pasado junta chica ni grande a parte alguna de 
las de paz y se ha gozado de la mayor quietud que se ha visto 
en machos años siendo ordinario en otros y inquietarnos con 
mil armas y daños que dellos se nos solian seguiri 

8. En este breve tiempo de 6 meses que he gobernado he 
procurado hacer officio de padre de los soldados de mi cargo 
entodo lo que he podido hacer y por tal sea y deve tener Y S* 



t 



212 DOCUMENTOS. 

para todo lo que se les ofresciere en que pueda hacerles bien 
no olvidándose de lo mucho que importa para que iodos sir- 
van a S. M. con la puntualidad que deven el rigor y severidad 
.con templanza christiana para que respeten y estimen la per- 
sona de y. S. y mas al principio aunque en todo tiempo con- 
viene en grande manera se haga Y. S. estimar y temer porque 
importa mucho para la execucion y cumplimiento de todo lo 
que y. S. ordenare por que de otra suerte mucho dello se hará 
ilusorio o tibiamente y mucho menos bien de lo que importare 
y le causara a Y. S. mucho sentimiento y temeré de que venga 
a tiempo que no lo pueda remediar porque yo halle esto con 
menos obediencia y subordinación de la que conviene y aunque 
he fecho lo que he podido y queda muy mejorado quissiera de- 
jarloaY. S. muy mejorporque los daños que se siguieren tío los 
atribuya a mala disciplina mia y asi concluyo en este particu- 
lar con decir a Y. S. que tengo por acertado que se procure 
conservar con entereza con todos no haciéndose mas parciid con 
los unos que con los otros alo menos en lo publico por que ha- 
ciéndolo de otra suerte como vera Y. S. de cada uno de los 
particulares referidos se seguirán y vera por la obra muchos 
inconvenientes y deservicios de S. M. 

9. Y aunque por lo que Y. S. tiene de soldado siendo mi 
profession de estudiante aunque con caudal que por la miseri- 
cordia de Dios ya que no por profession a lo menos por descen- 
dencia y afícion no se podra decir por mi que meto la hoz en 
mies axena juzgara por atrevida mi advertencia pero por lo que 
deseo el servicio de S. M. y buenos subcesos en el tiempo del 
gobierno de Y. S. y con recordación de muchos adversos por 
descuidos de capitanes — digo que marchando deve Y. S. cui- 
dar mucho de que su exercito vaya muy recojido y particular- 
mente marchando por tierras de guerra y parte sospechosas — 
y no de aquí saque Y. S. conclusión para descuidarse en las 
de paz porque en ellas nos an acontescido muchas desgra- 
cias y en realidad de verdad si los enemigos advierten en ello 



DOCUMENTOS. 213 

es adonde mas no pueden dañar por que algunos hallándose en 
la paz Tiven descuidadamente y eso no lo quiero confesar a 
V. S. de mi porque be hecho lo que doy por aviso y aconsejo 
qae en la frontera y paz este Y. S. con mas cuidado que en la 
campaña del enemigo marchando , en la qual aunque para ello 
baga V. S. de su parte mucha instancia y diligencia no me 
atreveré por lo que he visto aunque lo he reñido muchas veces 
con aspereza que sea Y. S. poderoso a quitar a los soldados que 
se desconcierten y dejen de su orden aunque sea con muy li- 
viana occasion de qualquiera frutilla o papa o qualquiera otra 
menudencia del mundo por lo qual es notorio que han acon- 
tescido en estas provincias muchas desgracias — y temeroso 
dellas procurando escarmiento en caveza agena todo el tiempo 
de mi govierno he tenido y hecho tener en esto tal cuidado que a 
Dios sean gracias no me ha acontescido desgracia alguna y para 
que V. S. prevenga y evite las que le podran acontescer aviendo 
descuido en la prevension es necessarío prevenir con tiempo y 
tener demanpuesto grande cantidad de querda por ser la muni- 
ción mas forzosa y costosa y una de las cosas que mas cuidado 
me a dado en mi gobierno y ansi lo deve Y. S. tener muy parti- 
cular y en que aya mucha vijilancia y puntualidad en el marchar 
recojidosy en orden como he dicho procurando ver y entender 
que lleven querdas encendidas particularmente en malos pasos 
adonde se pueden temer emboscadas porque por ahorrar lo 
poco que se gasta en querda respeto de la mayor suma que se 
gasta en lo demás de la guerra deste reino siendo el principal 
niervo dolíala mosquetería y arcabuzeria la qual no puede ser de 
provecho si no es con querda encendida y clavo hecho en ella 
y siendo ansi an marchado muchos con solos 40 ó 50 querdas 
encendidas llevando 400 y 500 armas de fuego y tocándoles 
arma a acontecido que por ensender los muchos en las querdas 
de los pocos se ayan impedido los unos a los otros sin ser nin- 
guno de provecho y por ello aver sido tratados de los enemigos 
afrentosamente y seguidose los daños que savemos y tanbien 



21& DOCmiBNTOB. 

deve procurar V. S. que los alojamientos sean en sitios fiíertes 
procurando aqnartelarse de continuo en ellos y que las sentine- 
las 7 rondas que se pusieron sean las personas mas confidentes 
y entendidas y que sean mas espesas quanto la parte fuera mas 
sospechosa que haciéndolo asi Y. S. se podra gloriar como bago 
yo dando millones de gracias a Dios de que en todo el tiempo 
de mis campeadas no me an llevado los enemigos cavallo ni 
yanacona ni español ninguno — y de la buena orden que be fe- 
cho se tenga y del exercito numeroso con que be campeado con- 
cibieron tanto temor los enemigos que nunca osaron hacemos 
rostro y se sirvió Dios de darnos mil fortunas buenas sin des- 
gracia alguna porque no se nos a ahogado en ninguno de los 
rios ningún caballo siendo ordinario todos los años ab<^[arse 
mucho y al señor gobernador Alonso de Rivera en un viaje di- 
cen se le ahogaron mas de 270. — De todo lo qual con evidencia 
echara Y. S. de ver que lo que mas conviene hacer para mejor 
servir a Dios y a S. M. es principiar a campear por principio de 
noviembre y para ello desde agora que se acaba la cosecha pro- 
curar proveher lo necessario y ponerlo en los fuertes del Naci- 
miento y Sant Luis de Angol que es la fuerza y frontera ultima 
que tenemos al presente y en la que Y. S. deve invernar porque 
haciéndolo asi se seguirán muy buenos efectos como yo espe- 
rava en Dios de conseguirlos invernando en ella porque esta a 
la mano para hacer corredurias y malocas en la tierra del ene- 
migo con las quales se hará tanta guerra y aun mas cruel en si 
tanto que la que se hace en el verano y sera freno para que el 
enemigo no se atreva a entrar a inquietar a los amigos de paz 
que están en la otra parte de Biobio porque es llano que ha de 
temer de dejar por detras a Y. S. y al exercito de su cargo. — 
De mas de que tanbien da calor Y. S. a el fuerte de Sant Luis 
cuya fabrica tanto importa el qual esta ya en defensa con los 
cubos y cerca hecha por todas partes de una grande tapia en 
alto , de anchor de vara y sesma y de altor de vara y media y 
estando Y. S. alli estam toda la gente de guerra junta y si Y. & 



BOGüMBIfTOS. 215 

la desparrama como se ha hecho en tiempo de muchos gober- 
nadores a esta parte enviando las compañías del campo a fuer- 
tes difiEfflrentes y machos de los soldados dellas a las ciudades 
de paz y pueblos délos indios se seguirán mil daños contra las 
haciendas de muchos pobres y contra la de S. M. porque todos 
loB soldados ausentes y no asistentes en la guerra ni cumpliendo 
con sus obligaciones llevan sus salarios sin servirlos y V. S. si los 
liciuciare estara obligado a la restitución de todo el tiempo que 
correspondiere a las ausencias de cada uno y no podra restituir 
esto por que sera mucho y muchas honras que se ultrajan y quitan 
por las licinciosas libertades de los soldados y asi son grandes 
los daños que causan andando fuera de la guerra de los quales 
como jaez tengo noticia de muchos y muy lastimosos y de 
mayor sentimiento mió por considerar que aviendome S. M. 
enviado para fundar y dar principio a la real audiencia y chan- 
cilleria queme mando fundase en este reyno para que mediante 
ella se desiciesen estos y otros agravios y siendo soldados los 
que hacen los mayores ata S. H. las manos a los ministros de 
esta real audiencia inhiviendola del conoscimiento de las cau- 
sas de los soldados dejando con ello estas aflijidas provincias con 
gaerra continua de tantos años cuyos males pretendió remediar 
con la fandacion de la dicha audiencia en peor estado que otra 
alguna de las demás de sus reynos y señoríos porque en otras 
partes por cédulas particulares y por derecho por lo menos las 
justicias ordinarias tienen lugar de prevension para castigarlos 
delinquentes soldados que ofenden a sus subditos — y asi vendrá 
hacer mayor el escrúpulo de conciencia que Y. S. debra hacer 
si diere licencias a soldados algunos para salir de la guerra e 
yrse a la paz de mas de que para averíos de volver a juntar y 
hacer que vuelvan ala guerra no sera Y. S. poderoso ni bastara 
para hacerlos juntar otra vez todo el azogue de Guancavelíca 
porque unos se huirán del reino otros se esconderán otros se 
acomodaran en chácaras y haciendas a vecinos de las ciuda- 
des y otros se -meterán en mili quebradas remotas que ay y otros 



216 DOCUMENTOS. 

entraran frayles y todos costaran a V. S. pleytos debates y con- 
tiendas y pesadumbres y al cavo no los ha de volver a la guerra 
y asi tengo por impossible dándoles licencia una vez poderlos 
volver a juntar — y del daño de dárselas se siguen otros grandes 
que son la falta que hacen y el cuidado en que ponen y el re- 
medio con que se procuran volver es enbiar ministros de guerra 
para que los recojan los quales después de gastar mucho tiem- 
po al cabo del no hacen nada con efecto porque la tierra esta 
muy a lo largo y no save el capitán general las convenciones 
que hacen para castigar las ilicitas que los ministros y soldados 
hacen y quando estas cesasen como los traen forzados que por 
esa causa y no venir con voluntad se enbia por ellos quando 
aya manos limpias el ministro que mas forzados podra traer 
sera uno o dos con ayuda j^orque menos que uno me trajeron 
este año los ministros que envié a recojer soldados licinciados 
por mi predecesor y por sus capitanes y con no traerme ninguno 
me vinieron muchas quejas de agravios que me dijeron aver 
fecho. — Y asi el remedio conveniente para todo es el verano 
traerlos en campaña talando las sementeras y comidas y ha- 
ciendo guerra a el enemigo en sus proprias tierras y el in- 
vierno teniéndolas en frontera y V. S. con ellos como yo lo 
he fecho y avia de hacer en este gobierno porque con la asis- 
tencia de V. S. con ellos llevaran con mas gusto Iqs travajos 
comunes que sin duda son muy grandes pero si Y. S. se va a las 
ciudades de la paz y los deja de lo todo por perdido e no espere 
que en su tiempo se acavara esta guerra y ansi para que tenga 
el fln que se desea pues mediante la misericordia de Dios la dejo 
a Y. S. en tan buenos términos confio que haciendo Y. S. esto 
que suplico la acabara sin duda alguna y hará un muy notable 
servicio a S. M. y pretenderlo yo asi le tengo escripto desde el 
principio de mi gobierno y desde antes del que lo que mas con- 
viene a su real servicio es que el capitán general que fuere desta 
guerra solamente sea capitán general y que solo entienda y se 
ocupe en las cosas della y para las del gobierno que con tantos 



DOCDIUSNTOS. 217 

cargos de conciencia y menos servicio de Dios y de S. M. le di- 
vierten de la guerra se encarguen a quien sea governador y pre- 
sidente de la audiencia con lo qual S. M. sera mas servido y 
descargada mas su real conciencia mandando tanbien que el 
capitán general solamente tenga entrada y salida con la guerra 
y soldados y distribución del situado que para ella enbia S. M. 
y el que tuviere el gobierno sea superintendente de las cosas que 
el capitán general le avisare ser menesterosas para la guerra 
para ayudarle en la provisión dellas como sera el hacer querda 
y que se baga la sementera de Quiilota y algunas otras cosas 
para todas las quales el capitán general enbie del situado de la 
guerra el dinero competente para loque pidiere al gobernador 
el qual lo haga poner por quenta aparte en la caja délos oficia- 
les reales de Santiago donde reside la audiencia y a de asistir 
el dicho presidente. — Y previniendo a el daño del licinciar 
soldados por auto que probey y se notifico a los capitanes les 
tengo hordenado que ninguno de todos ellos pueda dar licencia 
a soldado alguno para salir de su presidio fuerte ni parte adonde 
estuviere asignado sino fuere por causa muy urgente e para 
parescer ante mi y con licencia por escripto o para curarse en 
algún hospital por causa de enfermedad muy grave. 

10. Y previniendo así mismo a el daño que podría resultar 
contra la libertad de los indios presupuesto que en complimiento 
de la cédula de S. M. par laqual mando dar estos indios reveldes 
por esclavos ordene en las partes donde yo asistiese ninguno de 
los dichos capitanes pudiese dar certificación de las piezas que 
se cojiesen sino solo yo y las que se cojian ponida luego por 
auto e inventario de las que eran con el nombre tierra y años de 
cada una para queentodo tiempo y ocasión constase de la verdad. 

11. Y aviendo así mismo, considerado con atension la difi- 
cultad con que se avia de meter la comida este primero año en 
la ciudad y castillo de Sant Luis de Angol adonde como he 
referido avia de residir yo y hacer frontera a el enemigo te- 
niendo en ella todos los soldados de este exercito, considerando 



218 BOGÜHENTOS. 

la incomodidad de los cavallos y que se cansan y niatan y fal- 
tan los aparejos por parescer menores los inconvenientes y 
mayor la utilidad hize hacer doze carretas que hallara V. S. he- 
chas como lo están para sus bueyes con poca guardia poder traer 
desde el fuerte de Nacimiento a el castillo de Angol con seguri- 
dad los bastimentos pof poderse hacer con las proprias car- 
retas , muralla bastante para se poder pocos defender de muchos 
y tanbien que con ellas se excusan muchas vexaciones que reci- 
ben los indios y otras dificultades y inconvenientes. Y tanbien 
hallara V. S. prevenidos arados para con los dichos bueyes 
hacer que para el año que viene se haga una sementera muy 
grande en Angol y para rf mismo efecto aviendo proveido por 
capitán del fuerte de Paycaví a el capitán Francisco Muñoz le 
ordene que en aquellos términos hisiece hacer otra grande se- 
mentera por ser tierra muy a proposito para ello y por averme 
V, S. subcedido en el gobierno antes de averie yo podido pro- 
veher de los pertrechos necessarios por estar todavía en la cam- 
paña quedara el hacerlo a cargo de V. S. paraque no se deje de 
conseguir el servicio que en ello pretendi se hiciese a S. M. en 
conformidad de tener mandado por una real cédula de que a 
otro proposito hará abajo mención que se procuren hacer por su 
quenta en esta tierra grandes sementeras para el sustento de los 
soldados y mayor comodidad dellós. 

12. Con la larga guerra que de tantos años a esta parte a 
ávido en estas provincias hallara V. S. en ellas muchas personas 
de muchos merecimientos y servicios muy antiguos y otros que 
,no los tienen tanto, unos y otros causaran a V. S. mucho impe- 
dimento y esfuerzo oyrlos y para que esto no gaste a V. S. do- 
blados tiempos que querrá ocupar en cosas de mas servicio de 
S. M. se servirá para mayor quietud suya y el servicio de S. M, 
en cumplimiento de lo proveido y ordenado por una real cédula 
procurar que en su guarda y complimiento los cavos de esquadra 
que se elijieren sean quales conviene conforme á lo por S. M. 
mandado pues que de ellos teniendo seis años de servicio conti- 



DOGUMBirros. 210 

nao manda se saquen para sargentos y alferes y de estos para 
capitanes y que las plazas de estos ministros menores no las 
remueva V. S. no aviendo desroericimiento que obligue a ello 
porque de tantas plazas de reformados se siguen dobladas cos- 
tas á S. M. contra loque tiene proveído. — Y lo mismo corre 
eo qnanto a los capitanes reformados de los quales mando que 
aviendo algunos se tomen dellos para los que de nuevo se pro- 
veyeren en compañías siendo los unos y los otros de las partes 
y «ilídades necessarias para cada uno de los dichos oficios y 
dejado esto aparte y presuponiendo que al tiempo de la elección 
considerándolo todo provebera Y. S. lo mas conveniente para 
que se consiga el mayor servicio de S. M. avisare a V. S. lo que 
be fecho este año y loque pensava hacer en los que durara en el 
govierno para que advertido dello V. S. execute lo que le pare- 
ciera mas conveniente a el servicio de S. M. y presuponiendo 
tanbien que para el ay muchos mas beneméritos y de muchos 
años de servicios que plazas con que poder acomodarlos a todos 
y por convenir mucho que todas sirvan á S. M. pues todos son 
menos de los que son menester para esta guerra para entrete- 
nerlos a todos en ella aunque desde el principio que entre en 
el gobierno todos estos antiguos una y muchas veces cada uno 
dellos me representaron los dichos sus servicios y con notable 
queja y sentimiento de que por favores ó por otras contempla- 
ciones seles quitasen a ellos los premios y honrras que por sus 
servicios jusgavan merecer diferí el proveher las plazas de ca- 
pitanes y de corregimientos y toda classe de mas cosas que he 
proveído para el fin de las campeadas deste verano y con pro- 
posito de hacer lo mismo todos los demás fines de los veranos 
que me durase el gobierno yendo mudado en cada un año to- 
dos los proveídos ecepto las plazas mayores de maese de campo 
y sargento mayor y las de sárjenlos y alferes es porque estas no 
las he removido era sino por vía de castigo respecto de algún 
exceso por ser cosa prohivida por S. M. y considerar que si lo 
hiziera no siendo para promoverlos á plazas mayores se rea- 



220 DOCUMENTOS. 

cian nuevas costas a S. M. por ser mayores los sueldos de los 
reformados que el de los infantes con loqual me prometía espe- 
ranzas de un buen gobierno porque para la campeada presente 
sirvieron en ella todos los capitanes ocupados en los dichos ofi- 
cios y muchos con esperanza de subceder en las compañías des- 
tos pocos sirvieron este verano y habiendo al fin del , premiado 
yo a antiguos y beneméritos , los aquien no cupo parte viendo 
que di los oficios a antiguos y beneméritos y que van gozando 
todos de los premios se alientan y servirán todos con gusto á 
S. M. y sí V. S. guardare este orden confio *en Dios con segurar 
con ella el servicio de S. M. y sipo vera por las obras el desen- 
gaño con contrarios subcesos porque se retiraran muchos de 
los antiguos y beneméritos de la guerra y si V. S. no permitiere 
cumplir lo por mi fecho legítimamente en el tiempo de mi go- 
bierno y removiere a los por mi proveídos demás de los dichos 
daños granjeáis Y. S. muchos pleitos que le pondrán pidiendo 
su hazienda y honor y en ocasiones de honrra y de importanica 
los bochara Y. S. mucho menos porque los antiguos son los 
nervios deste exercito y para capitanes es necessarío elegir los 
tales que cada jino en su tanto si fuere possible sea un capitán 
general y que en occasiones forzosas se sepa valer porque mu- 
chas veces acaece marchando e peleando cortar los enemigos 
algunas partes de los nuestros ó los nuestros p^** de los contra- 
rios y no siendo el capitán de experiencia, gobierno y valor cor- 
rerán todos riesgo como se ha visto mezescon arta nota nuestra. 
13. Por no haver hallado ál tiempo que succedi en este go- 
bierno prevenida tanta querda y bastimentos como heran ne- 
céssarios y ser en tiempo que con toda la diligencia pusible no 
pude prevenir ni hacer mas de lo que hize me fue forzoso el 
hacer las quatro entradas y salidas que hize en tierras del ene- 
migo este verano para volverme a prevenir de loque por no 
estar prevenido con tiempo me hallava falto. — Y sino fuera por 
la grande culpa del capitán Guillen de Casanova castellano de^ 
Arauco en np aver querido dejar pasar al alférez Francisco Sal- 



DOGUMBNTOS. 221 

gado con los dos pliegos duplicados que llevava a Paycavi 
para el maese de campo del tercio de los estados Alvaro Nuñez 
de Pineda por los quales le ordenava que a los 28 de enero 
estuviera con el exercito de su cargo en el sitio de la chácara 
que solia ser de Francisco Gomes junto a Angol el viejo y que 
al propio punto y ora le estaría yo aguardando como hice en la 
entrada de Puren y ubiera ya hecho la tala general de la Imperial 
y de sus términos y de los de Guanocura y GuenchuUanga con 
que se oviéran acavado las campeadas desle verano y travajos 
del y Y. S. quedaria libre de la grande obligación en que queda 
y del cuidado que le ha de costar el hacerla este verano porque 
es precisamente necessario y forzoso el hazerJa y se hará con 
ella mas guerra a estos indios que en otro año continuo se les 
podra hacer por quedar como quedan todos los enemigos res^ 
tantes que an sustentado la guerra y teníamos mas cercanos á 
la paz tan castigados con las quatro talas generales que he yo 
hecho y no haciendo V. S. este año la tala dicha de la Impe- 
rial sera causa que con las muchas comidas que los de aquellas 
provincias tienen con partiéndolas con los demás aquien las 
hávemos quitado que por vía de buen gobierno lo harán y sobre 
llevaran con eso la necessidad de los castigados aquien gene- 
ralmente se talaron las comidas y tendremos en todos los mis- 
mos enemigos menos todos estos circumvecinos que espero eu 
Dios se an de reducir todos pues muchos dellos se nos an venido 
ya de paz y muchos y todos los demás tratan de darla y ha- 
ciendo Y. S. la dicha jornada de la Imperial, Guanocuca y Guen- 
chullanca y cortándoles ios maizesy legumbres que ha de hallar 
en la campaña y quemándoles las comidas que hallara enmoxa- 
das quedan destruidas totalmente de modo que se an de comer 
unos a otros, aunque les pese necessidades por la hambre tienen 
de dar la paz o dejar sus provincias todos los que no la quisie- 
ren dar y con esto abra hecho V. S. mas guerra en el mes y 
medio que resta de verano en que puede muy bien hacer la dha. 
jornada que la que por ventura podra hacer en muchos años no 



222 DOGUBfENTOS. 

haviendola fecho j^orque los tiempos se mudan y el presente 
es el qae se puede desear por tenerlos yo tan castigados y ame* 
drentados. 

14. Como atrás a otro proposito he referido áV. S.entodas las 
obras que le fueren possibles deve procurar para con ios soldados 
hacer oficio de padre ; en mi tiempo he hecho yo todo lo que 
buenamente he podido y con el deseo que tenia de hacerles 
bien entodo lo que en mi fuese, aviendo revuelto las cédulas de 
S. M. que se me entregaron por fin y muerte de mi antecessor 
halle en ellas dos en mucho favor de los dichos soldados y ha- 
viendo hecho diligencia enrazon de saver si hablan gozado o 
no del beneficio y merced que por ellas S. M. les hacia y enten- 
dido que no las hize publicar a son de cajas y mande que el 
vehedor general y contador del sueldo tomasen la razón dellas y 
las asentasen en los libros de su cargo como he dicho en 8 de 
noviembre del año pasado por una de las quales manda S. M. 
que a los dichos soldados se les de la ropa del situado libre de 
las cargas de costes y crecimiento de mas valor con que hasta 
halli se les havia cargado sino a los propios de Lima y con solas 
las costas que la dicha ropa hiciese no contando en ellos ñetes 
por hacerles S. M. gracia dellos y traerse en navios suyos y por 
otra deseando S. M. en contemplación de los grandes servicios 
que de los dichos soldados rescive que los bastimentos se les 
diesen a precios cómodos y moderados, ordeno y mando que los 
dichos vastimentos que se les diesen para su sustento se los die- 
sen por la quarta parte menos del valor común que tuviesen en 
las plazas para que entodo fuesen acomodados y favorecidos 
que son palabras formales de las cédulas y en orden a este 
bien , dejado aparte el trigo que se cojiere de las grandes se- 
menteras que V* S. deve mandar hacer en conformidad de lo 
que por la dicha real cédula tiene proveído S. M. porque estas 
esta llano que V. S. se las deve dar y repartir por sola la 
costa que tuvieron a S. M. y para que no siendo bastantes los 
que se cojieron de las sementeras de 8. M. para el sustento de 



DOCUMENTOS. 223 

lo8 dichos soldados aviendose de comprar algunos para el cum- 
plimiento dello, de aquestas que se compraren en conformidad 
de la dicha real cédula se les ha de defalcar y hacer rebaja a 
los dichos soldados de la quarta parte del precio en que fueren 
compradas por hacerle gracia del S. M. por razón de sus buenos 
nnrieios — y para que este precio sea mas cómodo y S. BI. mas 
servido y no pierda lo que le pertenesce tenia determinado si 
dorara mi gobierno poner en ejecución lo que podra Y. S. hacer 
pues el tiempo breve del no me a dado lugar a mas — y es que 
considerando que en años pasados quando en estas provincias 
avia mas guerra y los términos de la Concepción no gozavan de 
la quieta paz que ahora gozan se holgavan cada uno de los veci- 
nos dello de sustentar y tener a sus mesas grandes números de 
soldados de 20^ 30 , 40 y mas cpmo es notorio y después que 
8.M. condoliéndose de tantas derramas como se hechavan a los 
vecinos del reino y tantos y tan grandes travajos como por dis- 
curso de muchos años avian padescido se éirvio de remediarlas 
todas con la merced tan grande que hizo a este reino en situar 
en ios del Pim 212000 ducados para las costas de la guerra del 
por loqual los vecinos de la dicha ciudad de la Concepción 
olvidados del grande beneficio que recevian en ellos pues con 
seguridad eran señores de lo que con muchas inquietudes po- 
seyan antes y no contentándose con moderados precios encares- 
cieron demasiadamente sus vastimentos aprovechándose para 
el beneficio de sus granjerias de todos los indios de sus enco- 
miendas y para remediar parte desto antes de dar principio a 
esta campeada ordene al maese de campo Diego de Hinojosa cor- 
regidor de la Concepción que visitase los términos de su distrito 
y desagraviase los indios del. — Y considerando que según el 
modo del goviemo dellos y obligaciones de la tasa deque hasta 
aqui se ha usado les permitía solamente a los dichos vecinos el 
servirse del tercio de los indios de sus encomiendas y mandava 
que el otro tercio dellos se hechassen a minas para sacar oro y 
8i se ovieron hechado oviera S. M. habido sus quintos del oro 



22& DOCUMENTOS. 

m 

que sacaran y con ocasión de las cosas de la guerra se han 
servido según se publico no solo del tercio que les pertenescia 
conforme a la dicha tasa de los indios de sus encomiendas sino 
de todos ó de casi todos ellos con ocasión de la labranza y 
crianza para que de todo ello oviese mas sustento para las cosas 
de la guerra. — Y pues S. M. tiene la estancia de vacas en 
Catentoa de adonde se sacan cada un año dos mili reces va- 
cunas y de ay arriba ques mucha parte para el sustento de los 
ejércitos y también tiene la estancia de Guirquilemo adonde se 
cojen dos mili hanegas de trigo y de ay arriba y en la que 
asimismo tiene S. M. ^n Quillota se cojen otras tantas y demás 
destas a de procurar Y. S. hacer las otras dos sementeras otras 
referidas una en Angol y otra en Paycavi y para lo que faltare 
a cumplimiento de lo que Y. S. abia menester podra tomar 
asiento y concierto con los vecinos de la dicha ^ciudad de la 
Concepción que es la mas cercana de las partes para donde 
Y. S. a menester estos vastimentos y considerando lo dicho 
sera para los vecinos de la Concepción de sobra utilidad que 
den a Y. S. el trigo necessario para el sustento de los soldados 
a razón de doze reales fanega pues sus servicios y travajos 
dellos son parte para que los dichos vecinos tengan el descanso 
y aprovechamiento que oy tienen de el ^ual no gozaren sus 
pasados y tenian a muy buena fortuna sustentar los soldados a 
su messa y costa porque les ayudassen a defender sus personas 
y haciendas. — De mas de que pues se sirven de indios cuyos 
quintos avian de pertenescer a S. M. en razón de. lo uno y de lo 
otro lomara Y. S. la resolución y es cierto que pareciere mas 
conveniente no olvidando el favor y amparo de los indios en 
quanto buenamente dieren para ello lugar las necessidades de 
la guerra — y si por este año y en todo el invierno del no le 
llegasen a Y. S. les 800 soldados de España que yo suplique a 
S. M. enviase el dia segundo de los de el principio de mi go- 
vierno y si también no llegaren otros 500 soldados que ay mas 
antigua noticia que S. M. embia me paresce que no viniendo 



DOCUMENTOS. 225 

unos ni otros éste año que en quanto toca a la sementera de 
ingol se contente V. S. con que solo se siembre lo que alcan- 
zare hasta el largo de dos ó tres tiros de mosquete del arrededor 
del castillo sant Luis de Angol porque no aviendo gente can- 
tioaade ordinario en aquella población vendria obligar a V. 8. 
la guardia de aquella dicha sementera a impedirle y ser estorbo 
para algunos otros buenos efectos que hará Dios queriendo 
campeatido con el exercito y venidos que sean los 800 hom- 
bres tendrá con ellos Y. S. la suficiente gente que ha menester 
para hacer la guerra y las tres poblaciones que forzosamente 
88 han de hacer las qnales podra V. S. poner por obra 
luego que lleguen los dichos 800 hombres una de las quales ha 
de ser la de la ciudad de Angol que yo he fecho y adonde estoy 
eo frontera y la otra ha de ser en Puren que esta de 7 a 8 leguas 
della y la tercera en la Imperial que esta otras tantas , para lo 
qual desde luego tendrá V. S« necessidad dé ir pertrechándose 
de las comidas necessarias sin las quales no se hará nada por- 
que siempre abra guerra y fechas estas dichas poblaciones con 
400 hombres cada una , la de Valdivia no es de considera- 
ción porque se acabara con mucha facilidad por no ser los 
indios tan velicosos y con esto se pondrá fin a esta guerra y 
cesaran los inconvenientes della con que se perturba la paz y 
entabladas las de justicia se servirá Nuestro Señor de que la aya 
perpetua. 

15. Por muchos buenos efectos se ha visto de cuan grande 
importancia aya sido la isla de Santa Maria para la conserva- 
ción de los estados de Arauco y Tucapel sin la qual o los ovie 
ramos perdido o con mayores dificultades y perdidas sustentado 
y de la propria manera y para el mismo efecto paresce puso N. 
Señor la isla de la Mocha en el paraje de la Imperial para la 
conquista, freno y pacificación de aquellas provincias y sus 
termines y siendo cosa tan conveniente y una conquista tan 
fácil que casi no tiene dificultad alguna y quando la oviera las 
grandes comodidades que de averia conquistado se podían 

DOGUM. II. 15 



326 P09UMBNT08. 

f^guirme i^spaoto de I09 que han precedido en el goviemo 011 
00 aver puesto por obra la conquista de la dicha isla pues OQP 
solo un navio y con las das fragatas en que se llevan las comi- 
das a los fuertes se puede hacer con grandissima facilidad. 

16. Del capitán Agustín de Santa Ana a quien el S' gobernador 
Alonso Garcia Ramón proveyó por corregidor de Gbilue ea 
cuyo oficio le confirme yo por no aver aprehendido antes de mi 
gobierno la posición del entendí como en los dos fuertes de 
Calbuco y Carelmapo no havia mas de hasta cien soldados y 
me pidió en nombre de los estantes en aquella provincia les 
proveyese de otros 50 soldados y considerando las necessidades 
presentes de lo de acá abajo e ínpossibilídad de poder pro- 
veherles de los dichos soldados aviando conferido con personas 
intelligentes de cosas de aquella tierra sobre ello y conside- 
rando el estado de esta guerra y que cien hombres que habia 
halla aunque les diera los 50 que demandavan considerando 
que qualquiera salida que hiciesen avian de dejar algunos para 
guarda de los fuertes y la gente que restava sera poca para hac^r 
guerra en campaña y mas estando la mas della desencavalgada 
y que no serviría de mas de dar despojos del enemigo y avilantes 
con casos adversos y por lómenos serviría de exercicio con los 
de la guerra y con el exercicio della hacerlos soldados como lo 
son todos desde Valdivia abajo y si aquellos se exercitasseo 
serian tales como estos otros. — Presupuesto loqual y conside- 
rando qie con aquel pequeño numero de milicias no se podía 
esperar que por aquella parte nos viniesse paz considerable y 
que se podrían temer daños de consideración y viendo que la 
tierra de en medio esta de guerra y por el consiguiente quitada ia 
comunicación sino es por mar adonde se pasa el año que no va 
sino un navio solo y presupuesto lo dicho ordene que el fuerte 
de Carelmapo que sera una enpalizada que estava en la tierra 
firme en la orilla de la mar se trasladase con parescer de Don 
Pedro de Barrera cavo de aquella provincia y del corregidor 
della Agustín de Santa Ana y de los capitanes y personas qae 



I- 

B 
I 



DOCUMENTOS. 227 

bien ñntieiten a la parte y lugar cercana de halli que les pa- 
rescieae roas convínieote con loqual se excusarían las inquie- 
tadles que podrían tener estando en tierra firme y el ahogárseles 
como ae les abogaban algunos indios en la baja al traerles las 
otmiidas desde la isla adonde esta fundada la ciudad de Castro 
y ordene en conformidad de lo dicho que hasta que otra cosa 
les ordenase no saliesen a maloca ni correduria alguna y por el 
ooDsigoiente cesaría la causa de la vehemente sospecha de la 
mala consciencía conque avian sacado muchos indios de aquella 
provincia para el Piru y para estas partes haciéndolas esclavos 
j vendiéndolos por tales sino personas libres y de paz. — Res- 
pecto de lo qual les prohibí tanbien el traerlos a estas partes y 
los recaudos dellos los entregue al dicho Agustín de Santa Ana 
con lo qual cesaran muchos daños y grandes ofensas que se 
cometían contra la libertad y buen tratamiento de aquellos po- 
bres indios de que me consto como a oydor y juez de algunas 
cansas que acerca dello se siguieron en la audiencia. 

17. T no deseando menos el mirar por lo que tocase a los 
indios que tenemos de paz desde Concepción hasta la Serena 
en razón de los agravios que reciven por causa de haber tomado 
los gobernadores de este reyno que han sido occasion de dar 
ligan entretenimiento o modo ségun su parescer para remediar 
algunas necessidades de capitanes y soldados beneméritos 
darles a algunos de los dichos algunas administraciones de los 
indios y sus haciendas lo qual la misma razón dice y da a en- 
tender la incompatibilidad que aquesto llene en si porque capi- 
tán csoldado no puede usar este offlcio y mirar por las hazien- 
das y personas de los indios y quando haga lo uno llano es 
qoa no puede hacer lo otro porque no puede estar en dos lugares 
a un tiempo distintos y apartados y de diverso ministerio y dar 
a uno la administración y permitir que este ponga otro en su 
lugar que la sirve como a ávido y ay algunos proveidos en este 
modo es doblar el mal y daño de los indios por que el que la 
rirve se aprovecha por una parte para si y por otra contribuye 



228 DOCUMENTOS. j 

a el proprietario a quien se hizo la merced y se puso a el en , 
su lugar y al cabo de todo ]o pagando doblado lo^ indios y f 
S. M. tanbien porque de una o de otra manera andan los sol- | 
dados fuera de la guerra y el cargo de conciencia esta muy eo ] 
la mano y asi yo eslava determinado de remover a todos los 
semejantes y solo en un caso platicara y fuera de parescer que 
ha algunos soldados se les dieran algunas administraciones y 
esto fuera quando ovieran servido muchos años y tuvieran 
algún inpedimento para no seguir los travajos de la guerra o 
quandó aunque no fueran tantos los años que hovieran servido 
por alguna manquedad ó otro inpedimento granjeado en la 
guerra y siendo personas de confianza para encargarles la tutela 
y amparo de personas miserables como son los indios se les 
diera y encargara de muy buena voluntad y con la misma los 
quitara a todos los demás que las tienen en los quales no se 
verificaran las causas y razones arriva referidas y la causa 
de no averias quitado a todos los soldados y ministros, desta 
condición que las tienen a sido por no haverme enterado de 
subjetos de personas a quien con buena conciencia les pudiera 
encomendar semejantes tutelas y oficios. 

18. Y considerando ansi mismo los grandes y buenos efectos 
que se an seguido en tiempo de mi govierno y el que en parti- 
cular be experimentado por haber puesto en libertad a Leven- 
pillan cacique principal de Malloco y a su mujer y a Ancanamon 
sobrino del dicho cacique y de haber procurado con tantas 
veras el buen tratamiento de los indios nuevamente reducidos 
ios mas afectuosamente encargo y suplico a V. S. es la mucha 
quenta y cuidado que se deve tener de que ninguna persona 
baga agravio a ninguno de todos los indios de paz y mas en 
particular a los que nuevamente se me an reducido encargando 
ansi mismo con particular cuidado y nueva orden para ello al 
maese de campo cavo y gobernador de los estados de Arauco y 
Tucapel y a todos los capitanes de los fuertes que en ninguna 
manera cénsente que los caciques y otras personas principales 



DOCUMENTOS. 229 

que 86 tomai^D en batallas , corredurías ó malocas se vendan ni 
transporten sacándolos destas provincias y particularmente a 
los que son cavezas y de mayor consideración por que con uno 
de estos tales se podra atraher toda su parcialidad y aun su 
provincia como se va verificando con las 56 piezas que me sa- 
lieraD de paz en los Qnechereguas y con la libertad por mi 
dada a Levenpillan y a su mujer y a su sobrino con lo qual y 
con la libertad que ansi mismo daré siendo Dios servido en 
llegando ael nacimiento a Garilipi sobrino de Aynavilo espero 
en la magestad de Dios que tienen de venir estas provincias a 
tener tan diferente estado del que hasta aqui han tenido como 
oonfio en sus divinas llagas que cada dia se a de ver por la obra. 
— - Y harta demostración y misericordia suya es para que yo 
pgeda pronosticar esta verdadera esperanza que tengo en ver 
tan buenos successos comp la divina Majestad a sido servido 
darme en estos seis meses de mi gobierno. — Y la cosecha tan 
grande que se espera cojer pues la ora presente y todos estos 
días he tenido uno y muchos mensajeros en razón de la paz que 
ofrescen dar los indios de los Quechereguas y de los valles de 
Malloco y los de la isla y cordillera de Cayopangue a la divina 
magestad sea la honra y gloria devida por todo. 

19. Y presupuesto lo referido en el capitulo precedente si al> 
gonos de los indios destas provincias reveldes perseberazen en 
aa obstinada guerra y necessitaren a que con ella Y. S. los rinda 
ora prendiéndolos en batalla ora después de rendirse ellos para 
electo de que pasa en los tiempos venideros sea fixa la paz que 
tanto se a procurado y desea, mi parescer es que a los caciques 
y personas principales que como gente de mas honor y que 
llenen honra y hacienda y que por todo ello se procuran con- 
servar en paz para que esta se consiga se les procure hacer todo 
buen tratamiento y para que no quede ocasión de escándalo to- 
dos los capitanes y mandones de la guerra los quales son gente 
disoluta y licinciosa y que acavada la guerra son la escoria de 
éstas provincias y durante ella son señores absolutos de todoh 






230 DOCUMENTOS. 

estos tales a dia y ora concertada se prendan todos y a que no se t 
les quita la vida se envíen a Tierra firme y no al Piru por so \ 
mala inclinación y costumbres y daños que por ellas podrían \_ 
causar. 

20. Por entender que havia de ser de mucha inportancía A 
tener algún trato y comunicación con los indios de guerra para 
les poder hacer algún mensaje o enbajadak mediante ella con 
algunas buenas razones a traherlos al conoscimiento de lo que 
también les estaria si se entablase la paz he procurado hacer en 
el tiempo de mi gobierno todas las diligencias posibles y si du- 
rara en el no entendiera que fueran perdidos el libertar por lo 
menos uno de los que cojiera en cada valle o provincia y que 
este fuera de los meyor entendimiento para que instruido de 
algunas cosas y haviendo recibido algún buen tratamiento signi- 
ficaría a los demás indios que no somos los españoles tan malos 
como nos hacen que por tenernos ellos por tales tienen eso ea 
la memoria y atravezado en el corazón y verdaderamente que 
culpas de nuestros pasados han dado causa a esta obstinación y 
aunque al presente no dudo de que los tratamos mejor de lo 
que ellos mismos se tratan unos a otros pero es necessario hacer 
milagros para deshacer la mala opinión que de nosotros tie- 
nen y asi V. S. deve desvelarse en procurarles todo bien y buen 
tratamieutcí. 

21. Una de las cosas que con mayor cuidado deve Y. S. pro- 
curar es en tener mucho recato y secreto en que no entienda 
nadie y ansi de los españoles como de los indios amigos la parte 
y lugar adonde V. S. oviere de hacer campeada o maloca por- 
que no aviendo recato y saviendolo el enemigo es llano que ha 
de procurar su defensa y nuestra ofensa y esto lo hallara V. S. tan 
roto y tan sin secreto que casi no hallara quien lo sepa guardar 
y asi lo que haze al caso es que el secreto este solo en su pecho 
de V. S. aunque tengan las quejas que de mi han tenido todos o 
casi todos por mejor decir paresciendoles que desprecie sos 
consejos para las jornadas y cosas que en ellas hize respeto de 



DOGDlUIfTOS. 2S1 

fie ni al tiempo del campear ni en el discurso dellas gastava 
tiempo en cosas que por entonces tenia yo por escusado respetó 
de qne a parte ante y como por mayor me procure enterar ge- 
Deralmente de lo que convenia o no y con el entendimiento tal 
qnal es el que Dios fuese servido darme aviendolos oydo y filo- 
sofado con el lo que buenamente pude me resolvi en lo que me 
parescio conveniente y certifico a V. S. delante de Dios que 
DÍDgana cosa hize en el discurso de mi gobierno que no sacase 
del felice subceso y en dos solas que me deje llevar y no execute 
loqueroe dictavami razón y voluntad perdi dos occasiones que 
ovieran sido tanbien de notable servicio de S. M. como lo han 
sido todas las demás en que Dios me ha fecho tantas mercedes 
en el discurso de las quatro campeadas que be hecho este 
verano. 

82. T también deve V. S. cuidar mucho de que en tiempos 
convenientes se avituallen los fuertes y en particular el de Gayo- 
gnáno y el de Paycavi porque es mayor la difflcultad con qué 
estos pueden ser socorridos y ansi es forzoso y lo mas conve- 
niente que aora accavada la cosecha y antes que entre el in- 
tierno se provean de lo que an menester para todo el y mas en 
pftfticnlar el de Cayoguauo respeto de que con los rios y este- 
ros no se le podra meter bastimento sino con mucha difficultad y 
dilación de dias y mojándose las comidas con que se pierda todo. 

23. Y el mismo cuidado tiene de tener V. S. entender socor- 
ridos a todos los soldados para en fin del mes de mayo porque 
passado ese tiempo se siguen muchos daños e inconvenientes 
el primero y principal que los soldados de cuyo bien V. S. deve 
cuidar mucho lo cual pagaran porque el invierno en esta tierra 
comienza a entrar desde medio abril y es para qnando conviene 
estén vestidos para escusar el daño y descontento que délo con- 
trario se seguirá. Y lo segundo que con las muchas aguas del 
Invierno se mojara todo y el tiempo no dará lugar a beneficiarlo 
y bofreth mucho nesgó de perderse de todo punto. 

94. Y añsi mismo déve T. S. poner remedió eñ una démásiá 








252 DOGUMKMOS. 

muy dañosa que los vecinos de la Concepción han entablado 
muy contrario a el bien que deven desear y hacer a los solda- 
dos pues con los travajos dellos gozan los vecinos de la dicha 
ciudad de la paz que gozan y el ser señores de sus haciendas 
mediante ella y es razón de que dándose a los dichos soldados 
ruan^ paño y otras cosas del situado con que se les paga su 
sueldo a precios justos y moderados y mas moderados que otros 
algunos de quantas mercaderías se venden en estas provincias 
porque el rey por hacerles bien y merced considerando los tra- 
vajos que padecen por servirle por la real cédula referida en el 
capitulo 14 de otros ordena y manda que los bastimentos se les 
den a precios justos haciéndoles merced de la quarta parte de 
lo que costaren y que la ropa se les de en esta provincia a el 
propio precio que oviere costado en Lima y sin costas algunas 
de fletes y viniendo muchos de los dichos soldados a vender 
a algunos de los dichos vecinos algunas de las dichas cosas en 
que viene el situado y conque le pagan sus sueldos se los toman 
a el precio que los dichos vicinos les quieren poner y el vino, 
trigo, harina que les dan por ellas solo encajan a precios que tan- 
bien les ponen ellos a su voluntad y todo en daño notable de los 
dichos soldados cosa muy digna de remedio. — El qual pusiera 
sin duda yo acavadas las campeadas deste verano ordenando y 
mandando con penas que sobre ello pusiera y hiciera executar 
con rigor que a los soldados les diesen los vecinos los basti- 
mentos de que tuviesen necessario por los precios justos que yo 
moderara y que en satisfacion de las cosas del situado que les 
dieran por las que les vendian las resolvieran a los propios pre- 
cios en que se ovieran dado a los soldados y para que dellos asi 
soldados como vecinos tuviesen noticia hiciera poner minuta en 
parte publica para que todos fueran servidores dellos y pues eco 
la venida de V. S. y estar yo todavía actualmente en campaña y 
por esa causa no haver podido remediar esto quedara a cargo 
de V. S. el proveher en todo ello lo mas conveniente. Y ansi 
mismo en alargar siquiera un selemin de trigo en la ración de 



, « XI 



vf* .:í* 



' t 

DOCUMENTOS. 233 

cada infante sobre los cinco que basta aqui se an dado a cfida 
uoó para la ración de un roes por ser ración demasiadamente 
moderada y no suficiente para el trabajo que pasan como me 
consta por vista de ojos y lo que de suso se contiene es lo que 
se me ba ofrecido de que poder avisar a V. S. con el deseo que 
tengo de que acierte en todas las cosas de este gobierno y guerra 
como mas conveniere a el servicio de Dios y de S. M. y es lo 
que entiendo en Dios y en mi consciencia y lo que yo hiciera 
por mas conveniente al servicio de ambas magestades y al bien 
y pacificación destas provincias y que es todo cierto y verdadero 
a mi leal saver y entender y asi lo juro a Dios nuestro Señor y 
á esta cruz f en forma de vida de derecho y lo firme de mi nom- 
bre ante el escríviente en la nueva ciudad de Angol por mi 
nuevamente fundada en nombre de S. M. del Rey don Phelipe 
naeatro señor tercero deste nombre. 

19 febrero de 1611. 

Lüís Heblo de la Fuente. 

El escribano certifico después que este escrito fue remitido a 
BU successor en la orilla del rio Claro a una legua del fuerte de 
Yumbel. 



•«^ 



.-.■ifc.1' 



1" ' 



:* 



"í. » . 






SS& DOGUMBNTOS. 



Informe de Xaraquemada sobre las cosas de Chile. 

(1611) 

Por aver visto el dia de boy todas las fronteras excepto la 
prov* de Chiloe voy a dar aviso a Y. M. de lo que se me ha 
ofrecido. 

Todos dicen que este reyno es una bayna de espada yo digo 
que se asemeja mucho a un escuadrón prolongado, que esta 
planta hacen las fuerzas que V. M. tiene en el, prosiguiendo un 
fuerte tras otro y dándose los unos á los otros la roano, y fuera 
bien que el de Paycavi que esta en la vanguardia de este esqua- 
dron que es opuesto al enemigo y hace frente a Puren, Glaroa 
y todas las tierras de guerra la ubieran mirado mis antecesso- 
res como el mas esencial e importante de quantos hay en el 
reyno como en realidad de verdad lo es y estuvieran con la 
guardia conveniente y no cubierto de paja y a cargo de un ayu- 
dante como le halle , nio20 ^ de poca capacidad y etper^ con 
60 hombres visónos y los mas de ellos sin camisa y descalzos y 
en esta ciudad de Chillan y estancia de Buena Esperanza que 
están en la retaguardia y circunvecinas de la paz dos maesses 
de campo y un capitán con las personas y soldados de mas 
consid^" y en Paycavi S' que es como digo la frente que se bace 
al enemigo por tenerle alli a 4 a 5 leguas estava , con el reparo 
que he referido, hecho una cárcel de delinquentes y hombres sin 
obligaciones ; quando vi aquel sitio y su disposición certifico a 
V. M. que me condolí del de man* que si me hallara con mante- 
nimientos me quedara alli a invernar con todo el tercio porque 
en este tiempo aviendo tres o cuatro dias buenos se puede in- 
quietar el enemigo sin dejarle sembrar ni hacer sus haciendas 
apretándoles como personas que los teníamos a la mano los 
emos de hacer dar la paz que por lo que e alcanzado de esta 



i 



DOCUMENTOS. 2S5 

gente no han de hacer cossas jamas por bien que lo este al 
seryicio de Y. M. por preciarse mas de soldados que de otros 
interesses y lo que no viene por el camiuo de la guerra lo 
deaesliman. Tienen buenos entendimientos y desde que nacen es 
tratar de la flecha y de la pica y cada uno de aventajarse a los 
demás en traer sus armas muy alistadas y p* cualquiera cosa que 
han de hacer a de ser con ellas en las manos y por no apar* 
tarme de esta materia diré un avisso que dieron dos indios de 
guerra qpe se cojeron en dias passados que aviendose juntado 
en una borrachera Aynavilo, Pelantaro y Anganamon que son 
las cabezas principales de estos enemigos acordaron por via de 
gob® que viniessen de todas las prov*' algunas parcialidades a 
sembrar a la de Puren p* que cuando entremos a sus tierras 
tengamos alli en que entretenernos sin passar mas adelante a 
hacerle mas daño por estar muchos retirados en la Imperial ; 
mire V. M. si estos se pueden tener por barbaros. Repare la fla- 
queía de este fuerte en esta manera^ quite al capi> que estava en 
el y deje en su lugar al m^ de campo Alvaro Nunez de Pineda 
cabo déla gente que milita en el tercio de Arauco que aquella es 
plaza que cuando uno deje de ser gob' la a de apetecer por ser lo 
de mayor opinión y lamas empeñada con el enemigo, seis cap^ 
reformados los de mas buen nombre y de las 3 comp** del tercio 
de cada una seis soldados escojidos con un cabo de esquadra que 
DO pudo ser mayor el numero por los pocos bastimentos que 
halle en Levo para meterle y visto que por este respecto no se 
dejava aquello como con venia p» que otro año se enmendase bus- 
que luego 120 fanegas de trigo, 30 de cevada,dos de havas^ una 
de garvansos y media de lentejas y otra media de cáñamo p* 
que se sembrasse porque la tierra no la tiene la campiña de Gor- 
dova tal ni todo este reyno mejor, estase haciendo esta semen- 
tera^que en 15 dias a pala la acabaron 600 amigos que están en- 
tendiendo en ella y dos compañías de acavallo que hacen escolta 
a los gañanes y yanaconas que les an de hacer ierba p* que los 
cavallofl estén de noche en el fuerte, confio se ha de hacer esta 



236 DOCUMENTOS. 

facción y que el año que viene, eroos de invernar alli y tener 
que comer muy barato y los caballos paja y cevada porque 
puedan estar sin ir a hacer escolta p^ la yerba. 

Aqui entra el caminar adelante, con este intento los gob**' an 
querido retirar este puesto y los indios de guerra dicen es im- 
possible el sustentarle solo porque le metemos con escolta de 
mil h. la comida. Si la tenemos alli con esto le quebramos su 
opinión y luego es de entender an de decir que viendo el ene- 
migo el daño que desto le a de resultar an de tratar de venir a 
cortar estas comidas. P^ esto se sigue esta buena consideráis que 
como se fue con n° de gente a hacer la sementera con ese 
mismo se a de ir a cojerla dejado de lo que se siembra es debajo 
de la mosquetería y pegado al fuerte y po se han de atrever a 
venir 4 leg. a ofendernos teniendo nosotros la fuerza del tercio 
y del fuerte y p' lo que se puede ofrecer el recejemos es a un 
tiro de arcabuz y ellos la distancia que dijo y un gran río y la- 
guna de p' medio y p* que se entienda que ésto va con mucho 
fundamento y que sea de hacer alli una gran población e orde- 
nado que se fabriquen dos hornos en que se labre teja porque se 
cubra el fuerte con ella y no con paja como esta. También re- 
queri dos herídos de molino que están pegados a el porque los 
indios todo lo comprenden y escuchan. 

Una de las cosas porque esta guerra me parece no esta mas 
adelante es porque solo an tratado de hacerla con las armas 
midiendo el sustento con que los soldados se podrían entretener 
y una de las partes mas importantes con que esta se a de mejo- 
rar es hacerse labrador el que tuviere a su cargo que en aviendo 
bastimentos y estando el éx*° y fuertes abundantes dellos y a 
todos los que vienen a servir de su voluntad aya que darles y 
con que entretenerlos no avra cossa que pare por delante, pues 
no se a tratado de esto S' sino de ir a medias con V. M aprove- 
chándose de los indios , de los bueis , de las mejores tierras y 
soldados de manera que les venia acudir á ellos 15 y a 16 faneg. 
y a V. M. a 8 y a 9 quando mucho esto se a remediado y entiendo 



0OCl)MBNTOS. 237 

que de aquí adelante gozara V. M. del mejor beDeficio porque 
m el que se hiciere por su cuenta no ha de aver quien tenga 
p^ y este año se sembraran 380 fanegas mas que los passados 
y 120 de zevada. 

Lo mejor que se podría hacer es de mudar la audiencia a la 
CoDcep<» porque los oydores ayudarían mucho y el g*^ podría 
ir a vivir en Arauco y hacer una población grande porque hay 
mas de 1500 ind. amigos y mucha comida y pesca. 

Que lod cavalleros que se tienen por conquistadores vengan 
a la guerra pues es su patria y gozan de feudos y en essos reynos 
y todos los demás que V. M. tiene se dan las tales m'*' con que 
tengan que acudir con sus armas y cavallos a las pacificaciones 
y no veniendo enfrían los esp*** que son los que derechamente 
se pueden llamar conquistadores ; porque muchos dellos con- 
tentos con el nombre de capp>^ y adquerído el de maesses de 
campo y generales con una paiente mal dada se están como digo 
8in querer venir a servir tres messes que les toca en un año ; 
ponga remedio V. H. a daño tan pernicioso. 

Los vecinos de Santiago son de grande alivio p* el exercito 
por venir muy pertrechados de mantenimientos y por los mu- 
chos cavallos de refresco por tenerlos de cosecha y se podrian 
sacar 50 hombres asi bien aderezados. 

Si me vinieron ahora 400 ó 500 sold. iria hacer un fuerte a 
Tirua que es a 4 leg. de Paycavi y ganar la isla de la Mocha do 
donde todos los años tríbutan los indios a los de guerra mil pi- 
cas , cantidad de arcos y flechas y mas de 500 fan. de comidas 
deque es abundantissima la isla que tiene i leg. de largo y 800 
ind* que nunca han sido de guerra, se podría formar alli un 
fuerte con 70 h. 

El mas importante socorro seria mandar 200 sold. casados a 
quienes se le daria ex celen les tierras y serían mas stables que 
los que vienen del Perú que es gente muy ociosa y que es la 
(|ue da mas travajo , pensando con frecuencia a huir. 

Esta guerra es muy diferente de la de los otros reynos porque 



SS8 BOGDMBNTOS. 

la insaciable cudicia de los superiores no se tratava que de sus 
interesses pari^ y por acabarlo todo se pregono la r^ cédula que 
daba por esclavos todos los indios aucaes que se cojiesen hom- 
bres, mujeres, hijos etc., y resultaba que las mayores ma- 
locas eran mas perniciosas a S. M. porque succedia que las pie- 
zas recojidas se repartian en tres partes ^ cabo, cap° y soldados, 
los unos eomo mas poderosos escojian lo mejor y a ios soldados 
daban el desecho y a todos los herraron en el rostro. Los sol- 
dados algunos venieron a vender en la Concepción los que le 
cupieron y el que tuvo buena venta con el dinero procuro 
huirse por la oordil'* como lo hicieron algunos ( esto es lo que 
succedio con la maloca a Tirua que hizo estos dias passados 
el ro*'* de campo Alv. Nuñez de Pineda) y muchas veces es- 
tos indios se huian al cabo de alg^* meses e iyan a dar razón 
de nuestra posición. Por quanto a los m*** de campo y cabos 
mandaban con 8 a 10 sold. los que les cabian a sus casas y 
haciendas ocupándolos en^ esto por tenerlos seguros y dejando 
algunos de guardia con ellos y al tiempo de la paga cobravaD 
estos mejores géneros que los que estavan sirviendo que es 
un daño y el mayor que con estos esclavos y soldados trata- 
van de hacer sementeras , guardar el ganado, beneficiar las 
viñas y todos los frutos se trayan a este exercito y se ven- 
dían a los miserables soldados a precios que conoscidamente 
se yvan al infierno y les quitavan la pobre sustancia por este 
camino y todo el situado se lo llevavan dejándolos desespe- 
rados y con tan gran crueldad que por cortesia les davan una 
bayna ó un sombrero y luego ponian una tienda de todo donde 
lo volvian a vender fiado, de suerte que p' otro año con la 
ropilla adquerian un vestido de lo que le volvian a dar al sol- 
dado^ esto es lo que he hallado; mire Y. M. como avia de ir 
esta guerra adelante y como estos miserables no liavian de 
huirse y aun a los proprios enemigos como lo han hecho.— 
Para remediar a esto he hecho publicar que todas las piezas 
que se cojiessen se baga un montón de ella y se reparta por 



DOCUMENTOS. SS9 

igoal en todo el esercito ó gente que fueren a la maloca y de 
e8t9 modo no sucederá mas que por la cudicia de un esclavo 
el toldado deja de matar 4 y 5 y también a veces se atrevía 
a correr peligros ^ muy en el caso de hacerse matar. 

Coa la continua assisteocia de la guerra están los indios tan 
maestre» que no hay lance que no comprehendan y asi con esto 
como con los despojos de las Vitorias se han ido pertrechando 
y armando de manera que no hay ninguno que no tenga su peto 
y espaldar de cuero crudo y muchos dellos cotas y petos de 
acero y una lanza de 33 palmos y sus cavallos e si mirándose 
mucho en ellos y p* qualquiera cosa que les manden en la guerra 
sus •np'~ grandissima obediencia y el matalotaje de ocho dias 
es una chuspa con dos libras de harina de maiz y cevada con 
que en un barro ó calabazo hechan un poco de agua y hacen un 
ulpo que es su bebida y sin otra cosa chica ni grande atravies- 
san de sus tierras a las de paz, y p» ir nosotros a las suyas es 
menester que el soldado de cavallo lleve tres criados uno p* que 
1$ traiga ierva y otro que le lleve la comida y cama y quien le 
haga de comer y esto al menorete porque ay muchos que meten 
a 15 y a 20 cavallos y seis yanaconas y el infante su trigo y 
piedra de moler que todos los mas las llevan con que todas las 
veces que se aloja y levanta el campo parece que se funda o se 
muda una ciudad y en esto se gasta lo mas del tiempo mientra 
que los indios son muy lijeros y ademas es tanta la flojedad y 
tibieza que he visto arcabuzes que parecen mas bien pistoletes. 
— Estos mosqueteros han disminuido tanto que no encontré 
mas que 30 y sin embargo son las armas las mas útiles por te- 
ner mucha cavalleria el enemigo; para alentar he pensado sacar 
los sargentos y alferes de estas armas y con los 30 que truje 
del Peni tres alferes reformados han tomado asiento lo que 
alentara los otros. 

Los hacendados se han dedicado mucho a la crianza de muías 
y no de los cavallos de modo que estos han disminuido e im- 
porU uno de 150 a 200 p. y como podran sustentarse los sol- 



2&0 DOCUMENTOS. 

dados que tienen solo 130 p. de sueldo. Figure V. M. de la ma- 
nera que estas conipanias podran parecer que como testigo de 
visto certifico que no se como es possibte que las mas de las 
que hay causen ningim efecto que sea bueno* aunque los solda- 
dos son todo lo que ban de ser. Para que de aqui adelante aya en 
estas comp" alguna mejora , cómo hay en ellas tenientes y ca- 
bos de escuadra, en lugar de cabo de escuadra sera bien aya 
alférez y que las comp** de langas tengan su estandarte para los 
dias de las muestras y p^ los actos p'*' que esto es bien que 
este adornado pues no se crece casi nada en el sueldo y es tener 
una persona que mire mas por la comp*, y me he de inclinar a 
repartir el mayor n° de ventajas en la cavalleria p^ alentar 
la infantería de se servir de ella y que vaya muy adelante. 

Muy grande necessidad tiene este exercito de 500 picas y 
otras tantas langas, 400 arcabuzes, 200 mosquetes, 200 pisto- 
las p* los que sirven a cavallo con lanzas que han de ser de tres 
cuartas de largo y de rastríllo p* llevar en el arzion *, se ban pe- 
dido al Perú pero no las hay, asi mismo se necessita 200 ó 300 
pares de armas tan solamente petos , espalderas y golas p* so- 
bre las costas y como han de ser p* la cavalleria sera necessarío 
sean 4 dedos mas cortas de talle que p* la infant* por los arzio- 
ñes de las sillas por que con las cotas solas no ay lanzada que 
no las passa aunque lleven coleto de ante debajo y cada día 
succeden destas desgracias con que se escusaran y esto puede 
venir por q** del situado. 

Yo le e dado cuenta a V. M. del intento que tenia de fundar 
una estancia p* que tengamos de cosecha los cavallos y asi lo e 
ido proviniendo por ser de muy grande importancia y pienso 
dar el corregimiento de Itata en cuyo distrito estara a la persona 
que sera encargada de ella. 

Muy grande le recivira todo este reyno en que si V. M. oviere 
de proveer algún prelado a el sea persona de los recoletos 
fran°' y de muy grande aprobación porque como la gente que 
habita estas prov'* es tan miserables a menester pastor que se 



DOCUMENTOS. 2/^1 

conduela de sus trabajos y no quien Re los acresciente como 
algunos que a abido en ellas que solo an procurado tratar de ir 
ricos a Castilla y enpobrecer p* esto a sus feligreses con no- 
table exceso. 

De algunos avisos que se an tenido en este rey no se a enten- 
dido como y. H. a despachado nueva orden a petición del P' 
Lois de Valdivia p* que la guerra del sea defensiva y no ofen- 
nva y que procuremos sustentar tan solamente lo que tenemos 
de paz; y con estas cosas aya tanta sutileza y c^da dia ay mu- 
danzas, con que es justo lo sean los pareceres , no puedo menos 
de cumplir con la obligación que tengo de criado de Y. M. ea- 
CQsarme de decir en esta parte lo que siento p* que si lo que 
se a dho. es cierto este Y. M. enterado de las difflcultacles que 
se me ofrecen. 

Qnando vamos a buscar los enemigos aucaes que se entieu- 
den en este W conss* por los de guerra se a de considerar que 
loa indios que llaman de paz que dejamos en retaguardia con 
qoalquier acontecimiento de desgracia son peores enemigos 
que. los otros porque no tienen cosa que los obligue en esta 
tierra donde están reduzidos a estar firmes en ella sino que es- 
tán pensando por irse a la Imperial , Osorno y la Yillarica donde 
loa mas son naturales y por gozar de algunas tierras de las que 
poseyan están incorporados con n** fuerzas p* que les ayude- 
mos a conseguir sus intentos que son de gozarlas libremente y 
asi en los parlamentos que estos días me han hecho todos vie- 
nen en decir que no haya lo que mis antecessores qiie es que- 
darse en los puestos que ellos dejaron sino que procure passar a 
Pnren y a la Imperial y que no me lo estorve nada pues no ay 
mar de por medio que lo impida y que me conduela de ver que 
ellos están en tierras estrañas y los Aucaes gozando de las suyas. 

Quando estos indios de guerra vienen a buscarnos no es al 
exercito de los Esp^^ que con ellos poco miedo tienen sino a las 
reducciones donde están los indios de paz a levantarlos y lle- 
varlos porque cojiendolos de esta manera los tienen por escla- 

DOGUM. II. 16 



3&2 DOODIIBNTOS. 

TOS p* hacer sus chácaras y demás de esto les imbian cada dii 
mil mensajes con indios , ocasión de estar poco fijos en la pit 
que no se yo porque se les deva dar este nombre a indios qae 
no van de mita , ni tributan , ni se les a de mandar con imperio y 
que ninguno es bautizado y tienen los mas a cinco y a seis mu- 
jeres y que no se les a de impedir esto ni sus borracheras sino 
tratando oy de establecer su gentilidad mas que el primero dia 
y si estos S°^ ven que a los indios de guerra los dejamos quietos 
y pacificos los que están de nuestra parte por gozar de sus nh- 
turales se an de ir con ellos y para mejor intelligencia de estos 
que llamamos amigos y reducidos y la causa por que están se* 
parados de sus tierras gozando deltas los Aucaes de guerra 
siendo todos unos es de saber que los que los tienen exsonera- 
dosdellas y forjándoles a venirse a amparar de nosotros an sido 
parcialidades mas poderosas p* guerra y disenciones que entre 
ellos ha havido y quererlos supeditar y el mayor seguro que de 
esta gente tenemos hoy no es otro que este y la guerra que nos 
han ayudado a hacer en algunas ocasiones a los demás y estar 
Mnpeñados con ellos cosa que con una vez de chicha y cuatro 
ovejas se les olvida y vuelven a su aniigua amistad como se ha 
iristo por experiencia en los alzamientos que ha habido y que 
no tenemos mayores enemigos que los que han andado entre 
nosotros y saben n*^ tratos que es el mayor daño que esta 
guerra tiene. 

De donde se supone que dejando nosotros de proseguir la 
guerra y que sus enemigos gozan a su alvedrio de sus tierras y 
perdida la esperanza de que por el medio de las armas con 
mas ayuda las han de volver a posseer y vengarse dellos que es 
el cebo con que los tenemos por amigos que también querrán 
gozar de este beneficio y aunarse con los demás como otras 
veces lo an hecho y por este camino ser muy bien recibidos 
y agasajados de ellos. 

De mas de que de estos barbaros no se puede tener satis- ' 
fttccion que quando nosotros tratemos de hacer esta guerra 



DOGDiaOfTOS. S&S 

MuMÍm querrán estañe quietos y pscifloos en sus tierras y 
dejamos á nosotros en las nuestras sino que antes viendo que 
no los apremiamos con las armas an de presumir es porque no 
nos atreyemos a sustentarlas contra ellos y de aqui a de redun- 
dar el hacemos la guerra mas cruel que hasta aqui porque es 
eomnn opinión de todos los que bien sienten de los costumbres 
da esta gente que en sintiendo tibieza en nuestros ánimos no ay 
qnien se pueda averiguar con los suyos. 

T siendo muy conforme al cbrist*^ zelo de V. H. que los cau- 
tivos que estos barbaros tienen nuestros que son muchos se res- 
citeo no nos queda esperanza de que por los que ellos tienen 
•ca lo hagan. Por ser repb<^ sin cabeza con quien se pueda tra- 
tar de estos medios sino gente dividida y que cada uno la haze 
ds so juego excepto quando se aunan p^ venir a hacemos guerra 
que el cacique o toqui principal de una prov* (aviendo muchos) 
los comboca antes a una borrachera y embriagados se decreta 
ea ella lo que han de hacer y desta manera obedecen ael 
tal cacique hasta el dia señalado que entre ellos se asigna y 
passado no hacen mas caudal del sup' que del mas triste indio ; 
mire V. H. que esperanza se puede tener por este camino de 
cobrar tantas almas como están entre ellos y muchos siendo 
hijos legitimes de españoles sin conocimiento de Dios nuestro 
Señor por averse amamantado con esta gente. 

Venido que sea el padre Valdivia y sabiendo con certeza lo 
que V. H. ordena y manda se procuran acommodar las cosas 
conforme a la disposición del tiempo de manera que V. M. sea 
mas servido que como mi blanco no es otro sino dar buena 
cuenta de mi, solo procure por interés este buen nombre y me 
desvelo quanto puedo por acertar que con zelo de servir a Dios y 
a V. M. no so yo quien pueda errarle, solo advertiré de una cossa 
y es que quando el P. Valdivia fue a esos reynos a proponer 
sus arbitrios avia en este 3500 h. de guerra efetivos y oy no ay 
mas de 1700 con cap. y ofic. y que es tan differente todo que 
entiendo por sin duda sea de hallar atajado. 



2kk DOGOMBNTOS. 

También dicen que Y. M. a ordenado que el situado que se trae 
a este reyno no se prosi^ por mas tiempo que tres años , ad- 
vierto que en el no hay otra sustancia sino estas y que el dia de 
oy no tiene mas bien Chile que este socorro y que si le falta no 
hay que hacer cuenta del porque los mas que occuren a servir 
en guerra tan prolija y trabajosa no tienen otra esperanza sino 
esperar el navio que lo trae y a este cebo acuden qqe no lo barao 
quitándoselo ni se podran sustentar los que quedaran. £1 que 
vino este aña ha sido muy bueno y muy barato que lo a ayu- 
dado mucho el gran cuidado del Marques y M*^ que V. M. ha 
hecho a este exercito de quitar el 2d p. **/o por cuyo beneficio 
en nombre de todo el besso a Y. M. sus pies. Pues qualquiera 
que fuere servido de hacer a esta pobre gente cabe muy bimí 
en el amor con que sirve y excessivos trabajos y miserias que 
padecen. 

Concepción 1 mayo 1611. 

Juan Xaraquemada. 



IK)GUMBNT06. 2&5 



Carta de Xaraquemada al rey de España (1). 

(1611) 

Señor 9 

De Lima escribí á V. M. con aviso de mi provisión al go- 
bierno y presidencia de este rey no y las causas que pudieron 
mover al marqués de Montes Claros , á elegirme á estos oficios 
y las que con su gran celo le estimularon á mandarme que con 
sama brevedad me partiese por el detrimento en que estaba 
esta tierra por la muerte de mi antecesor y en orden á esto parti 
del puerto del Callao á 4 de diciembre y el dia de Año nuevo 
tomé el de Balparayso habiendo tardado 27 en la navegación. 
Recibióme esta ciudad y Audiencia á 15 de Enero con gusto por 
la noticia que tenian de mi como por los malos sucesos del 
tiempo y poca salud y esperiencia en estas materias como tiene 
el doctor Luis Merlo de la Fuente á quien dejo en su lugar mi 
antecesor, y porque doi cuenta a parte á Y. M. de lo que be 
entendido del estado que esto tiene el dia de hoi no lo hago en 
esta ocasión mas particularmente porque en cosas de tanta ca- 
lidad é importancia no es justo hablar en el acatamiento de 
V. M. si no es con cierta ciencia y por la reputación que debo 
á 33 años de soldado , y asi por cumplir con esta deuda me 
(>arto hoi á la ciudad de la Concepción para visitar las fronte- 
ras de la guerra antes que se pase la ocasión de este verano 
desde donde lo haré con puntualidad , y ahora de lo que he po- 
dido rastrear de las cosas deste reyno que me han parecido 
convenientes para su conservación y aumento son : 

Que y. M. se sirva, respecto de la poca gente que hai en el , 
de mandar embiar alguna en la flota ó galeones y que estos sean 

(1) Saeada de los archivos de Indias de Sevilla, 



S&6 DOGüHraros. 

casados y si se pudiere de Estremadura por ser los mas de 
esta tierra que se avienen bien y es gente de trabajo, y si fue- 
ren solteros podran venir por Buenos Aires. 

Por carta que V. M. se sirvi¿ de embiar á Alonso García 
Ramón fecha en Balsaén á 9 de setiembre de 1€09, he visto la 
seguridad con que ofrece dar el asiento de la paz con mucha, 
brevedad, y supuesto que no le era posible cumplir con esta 
obligación y palabra ; si cuando tuvo 3 miles infantes no pudo 
asegurar esto, mal lo. hiciera con la mitad nvenos y en el 
tiempo presente que certificó á V. M. que está esto en peor es- 
tado que jamás y ha sido engaño manifiesto todo lo que se ha 
asegurado de esta paz , y que quien lo hizo se debió deber tan 
perdido que quiso con esta cautela arestarlo todo porque con 
él continuo ejercicio de estos indios y con las victorias que han 
tenido están alentados de manera que casi se vienen a cometer 
los que han quedado de paz. Hablo con esta claridad por des- 
cargo dé mi conciencia y obligación y con ella diré en todas 
ocasiones lo que se me alcansare , y vuelvo á decir que impor* 
tara mucho Y. M. se sirva con toda brevedad socorrer á este 
reyno con la gente que refiero , porque aunque el Marqués tra- 
baja en esto todo lo posible y procura con premios y promesas 
obligar á la del Perú á que venga á servir á esta guerra , son 
tantos los desaviamientos que este reyno ha tenido que en lu- 
gar de atraer voluntades no ha habido agujero en él por donde 
se hayan podido ir los que están acá que no lo hayan intentado 
forsados de la poca cuenta que han tenido en mirar por ellos, y 
con la mala fama que han publicado, no hay quien no huya del 
nombre de Chile y asi los socorros que vienen de aquella tierra 
en materia de soldados son muy pocos y antes sirven de dar 
avilantes al enemigo ; soy de parecer que para acabar esto en 
tres años ó cuatro cuando el medio que trae el padre Baldibia 
no lo concluya todo , que lo tengo por largo , pues cuando fué 
á proponerlo habialos S miles infantes que digo, y ahora no hay 
mas de 1700 con oficiales ; mire V. M. como se podrá hacer , 



DOGüMIlfTOSé 9/Í7 

m el mas odíco remedio que se me ofrece que el Virey del 
Perú yiniese a ver esto en persona para que de una vez se asen- 
tase todo que con gente, dineros, y su autoridad, no habrá difi- 
enltad que no se allane, en el entretanto procuraré conservar 
esto de suerte que vaya de bien en mejor, haciendo de mi parte 
lo posible por grangear las voluntades de los soldados que están 
relajadaa con los tratamientos que les han hecho. 

De mas de esto, por los sucesos que estos indios han tenido, 
son señores de la mejor caballería y los nuestros faltos della, 
por esta razón y por el descuido que ha habido en este reyno 
en la cria de caballos y haberse dado á la de muías para sus fl- 
nea particulares, con que esta tan caido esto que no hay seis 
peraonaa que tratan de ellos, sobre lo cual he hecho mi esfuerso 
para remediarlo por que las comodidades de esta tierra son 
aventajadas y que exceden en bondad los caballos della á los 
del Paraguay de donde han empezado á venir algunos de los que 
por oíandado de V. M. á comprado el espitan Pedro Martínez 
de Cávala que ha sido un engaño muy grande pues cuando lle- 
gan ae van bochando á los potreros y no son de servicio por ser 
eerrílea y no hechos al puesto y temple de la tierra donde se 
poedea comprar mejores y mas baratos con que sepan los ve- 
dnoa que se los han de comprar y pagar; estoi determinado 
d0 hecfaar en la estancia de las vacas de V. M. cuatrocientas 
yeguas de vientre para esta cria donde con cuatro indios de 
lervicio sin otro gasto se pueden sustentar y que en ninguna 
manera baya cria de muías sobre lo cual y otras cosas que han 
parecido convenientes he proveido las que parecerán por los 
papelea que van con esta. 

También be hallado muy grande inconveniente en que a estos 
enemigos no se lea haya hecho la guerra en parte del invierno 
por que si se ha de tratar de reducirlos á la paz no se les ha 
de dar si ae pudiere una hora de descanso si no que en todos 
tiempos entiendan que han de tener seguridad , ni que se 
afloja de nuestra parte, ni se desean otros medios sino obligarles 



2A8 DOGUHENTOS. 

a que ellos los procuren , que todo lo puede la milicia bien 
concertada. 

La cédula en que se dan por esclavos los indios que se toman 
en la guerra la ha publicado el doctor Merlo de la Fuente , y se 
ba ejecutado que ha parecido rigor, pues el disinio de Y. M. 
va tan desviado del y asi lo ha advertido el Marques y que se 
mirase la mucha cantidad que tienen en su poder de cristianas. 
V. M. ordene lo que fuere servido, que se continué, que en 
esta razón escribo al Virey para que con su parecer satisfaga 
en esto. 

Picas y moquetes me he informado hay necesidad en el ejer- 
cito y que son menesterosas estas armas para las poblaciones. 

« 

Mande V. M. que se envíen y que los hierros de las picas bui- 
dos y de una cuarta de largo que los ordinarios de oja de oliva 
no son de provecho y los quitan los soldados y ponen en su 
lugar medias dagas y asimismo se servirá Y. M^ se envien al- 
guna cantidad de coseletes que sean cortos de talla por el 
estorvQ de andar á caballo que son mejores que las cotas por- 
que cualquiera la usada las rompe y los petos son mas defen- 
sivos , menos embarasosos y mas baratos por que una cota 
comprada acá vale cien patacones y un peto puesto aqui desde 
ese reyno costara 25, o treinta. 

También importará que Y. M. mande que no se envien aqui 
por la sala del crimen de Lima , ni otra justicia , mulatos ni 
personas que estén presos por delitos feos, porque en vista los 
sentencian á afrenta publica , y en revista á soldados de Chile 
con sueldo, que estraga esto grandemente el buen nombre de la 
gue)*ra y los soldados particulares lo sienten por agravio por- 
que como gente sin obligaciones siempre quieren preferir en 
el provecho y en el trabajo y ocaciones para ausentarse del y 
algunos se van á los enemigos. 

Por cédula de Y. M. esta mandado que cada año vayan de 
este rey no al del Perú 12 beneméritos para que los virey es 
|e$ ba^»ri merced en remuneración de sus servicios y el Mar- 



DOCUMENTOS. 2&9 

qnes lo hace tan xpnameote , que por escusarles de trabajos y 
gastos les envia las provisiones de ventas ó corregimientos y 
ha ordenado que desde acá sigan sus pretensiones , importará 
que V. M. de nuevo lo encargue que continué estas gratifica- 
ciones porque siempre se vayan animando los que siguen su 
real servicio , que por otra via pretenden todos ser de los 12 y 
este número se lleva otros tantos vecinos diciendo que se les 
han de dar allá corregimientos y que los podran acomodar y 
para óviar el inconveniente que puede resultar de la falta que 
esta gente hará en esta tierra que tan necesitada está dalla po- 
drá V. M. servirse de ordenar que en ella se les gratifiquen sus 
servicios y á los que estuviesen tan viejos que no pudieren 
^egaiT la guerra se les den corregimientos ú otros oficios en el 
Perú. 

El día primero de enero como digo en esta tomé el puerto de 
Balparayso y presumiendo de la importancia que es para la se- 
guridad de este reyno y de los del Perú que estuviese con la 
custodia y guardia conven^ le halle yermo , con sola una igle- 
sia pajisa sin persona que la mirase que me causó admiración , 
pues siendo este sitio tan menesteroso estuviese con tan poco 
resguardó causa por donde se manifiesta el poco que en esto ha 
habido. 

Estoy resuelto de encargar este puesto al capitán Pedro de 
Recaído persona de satisfacción y servicios y que de mas desto 
es hombre hacendado y^sin obligaciones de hijos y darle titulo 
de corregidor de Balparaiso y la jurisdicion del de Quillota que 
está seis leguas del Puerto, donde se ha ofrecido hacer casas y 
bodegas para en que descarguen la ropa los mercaderes que 
será de consideración para el comercio que por esta falta esta 
muy caido y el sitio es muy a proposito para mayor vecindad 
por las muchas cierras y aguas que tiene para sustentarse , de 
mas de lo cual será importante allí la asistencia del corregidor 
para la visita de los navios que entran y salen porque de no 
haber este cqidado se sigqen inconvenientes muy considerables 



250 DOCUMENTOS. 

y no 68 menor lo que se defrauda la hacienda de V. M. pueg ep 
el ínterin que van los oficiales reales de esta ciudad se puede 
descargar el navio. 

El obraje de Milipilla que está por cuenta de Y. M. visite de 
camino en el cual se labran fregadas , jerga y sayal que es de 
consideración para el ejercito , y hay mucha comodidad de 
lanas y los demás adérenles para su beneficio si bien habiendo 
hecho escrutinio de lo que puede ser de ahorro á la real ha- 
cienda he hallado que casi no es de ninguno por que los mas 
de los indios que acuden á él no son propios ^ que en la paga de 
sus jornales , salarios de adm^^ y obraguero , aderesos y repa- 
ros , se va lo roas de toda la sustancia, y proponiendo que si 
dando gente á este obraje que foese propia la que podria ser e 
parecido que si de los indios Aucaes que continúan en la guana 
se metiesen cuarenta ó ciqcuenta muchachos á quien se pudiese 
ir enseñando, rentaría mas de cuatro mil p' y asi voy con de- 
terminación de procurar hacerlo. 

Esta ciudad está pobrisima» que tiene de propios mas de 
600 p' del jabón, y las casas de cabildo con precisa nece- 
sidad de reparo y empeñada en mas de 2 mile p. de gastos qu9 
se hicieron para el recibimiento del sello; V. M* manda se ven- 
dan en ella seis regim*" que se puede servir sean ocho y que 
estos se den á personas de calidad por un tanto que parezca 
convenienle que lo será 1500^ por qi)e si se sacan á vender á la 
plaza se los ha de llevar la gente mecánica en q^ está el dinero, 
y aquí los caballeros muy gastados , por que son los que han 
seguido la guerra y será muy conforme á su gran celo de V. M. 
favorecerlos é ilustrar esta república y de los dos se podra 
hacer m^ á la ciudad por una vez, para que de su valor 
compre algunas armas que tengan de manifiesto. 

Asi mismo es cosa muy importante la reducion de los indios 
del distrito de esta ciudad y congregarlas a parles convenientes 
para que allí tengan doctrina y acudan ásus obligaciones y haya 
en esto cuenta y razón de que viven muy ágenos por estar de 



POGÜlIBNTOa. 251 

tres OD 3 y de esta forma sin que baya indio que sepa tan sola* 
mente persinarse y esta falta tan conoscida que este aviso nace 
delios porque lo dicen á voces. 

De que se quite el servicio personal son de parecer todos los 
que no le tienen , y los mas religiosos , y que es lo primero para 
traer de paz á los rebeldes , sobre esto be escrito al virrey lo 
que mas be entendido acerca della. 

Aqui babia proveedores del ejercito que tomaban las bacien- 
das de estos pobres y de los indios , con que el Audiencia se via 
ocupadisiroa , be ordenado que lo que se comprare de aqui 
adelante por cuenta del situado sea por roano de los oficiales 
reales con intervención del fiscal de esta Audiencia. 

Todos los caballeros del babito de Alcántara son esentos de 
pagar diesmos y V. M. como su gran maestre le competen las 
mismas preeminencias y aquí está en costumbre de pagarlos 
de las estanciss de ganado y sementeras que tiene, yo no me 
resuelvo bablar en estos basta que V. M. ordene lo que se ba de 
hacer. El signodo que se bizo en ese reyno sobre que ningún 
sacerdote ni prevendado pueda andar en muías , es en este 
muy necesario por estar todos en la guerra y asi se servirá V. M. 
de mandarlo enviar , porque el prelado y -su cabildo, frailes y 
dotrinantes tienen mas aparejos para criar caballos que otros 
seglares. 

Con esta va la razón de lo que valen los quintos y novenos 
de T. M. y lo denrfs que contiene su real baber que todo es 
cortissimo; quedo con cuidado que los primeros diez ó doce in- 
dios que vacaren aplicarlos para que estos se ocupen en hacer 
la cuerda y aderesar el cáñamo y jarcia que es menester para 
su real servicio que de buena razón babia de estar y ba becbo y 
serán de consideración. 

La plaza de oidor del Doctor Luis Merlo de la Fuente esta 
cumplido el plazo porque vino á esta audi' y con su condición 
no bay en ella la conformidad que fuera justo y la que tienen 
los demtfs ministros que á todos debe Y. M. estimar en mucho 



252 DOGUMBNTOS. 

por sus buenas partes y proceder cristiano con q* mantienen 
este reyno en justicia. 

Asi mismo esta vaco el oficio de tesorero de la Real Hacienda 
de \.1ti^9¡r muerte de Ber^^de Morales Albornoz, sirvase 
y. M. qii&^tas plazas y las demás de esta tierra se provean 
allá en personas de edad y casados ^ que será añadir gente y 
escusar los inconvenientes que hay en ella de viudas de que 
está llena. Del casamiento del gobernador Alonso de Rivera 
se an levantado tantas polvaderas que no se pueden ver deso- 
cupados los oidores de estos pleitos en que tienen bien en q* 
entender. 

* 

Aquí bay cuatro monasterios de Frailes Dominicos , Fran^ 
Agustinos y de la Merced con religiosos bastantes para acudir 
á lo necesario , todas son casas de gran recogimiento y virtud. 

También hay dos de monjas de San Agustín y Sta. Clara que 
de su santidad son las guardas de este reyno , necesidades me 
significan ; al Marques lo he escrito para que entre las muchas 
limosnas que hace en nombre de Y. M. se acuerde dellas. 

En lo demás que se me ha ofrecido doi cuenta al Virrey para 
que de lo que pareciese convenir la dé á Y. M. por mayor como 
quien tiene tan entendidas todas las cosas de este reyno y el 
desvelo que le causan para que me avise lo que conviniese y en 
todos se aciente con el real servicio de Y. M. — Aquí sup** 
que si esta plaza se hubiese de proveer se tenga consideración 
que sea en persona de edad y que tenga lo mismo de soldado 
que de recta conciencia que lo mas esencial entiendo que es 
esto , y sea casado por que precisamente lo pide la calidad de 
la tierra. 

Los ind' del distrito de esta ciudad tenian letrado y procu- 
rador, coayuctor y contador y una capellanía que pagaban y 
se decían las misas en un monasterio sin que ellos las oyesen, 
todo lo he quitado que son 2100 pat". Mande se volviesen á los 
bienes de su común"* y se distribuyesen en vestir á los po- 
bres y otros efectos oon que estarán estos desventurada alivia- 



DocciODnros. i5i( 

dos de aquí adelante j no ae le harán ka moheatiaa quo hasu 
aqoL Gnarde Dmb á Y. M. nnichoa aik» con aumenlo de mavon's 
feynoa. 

Santiago, 29 de enero 1611. 



OCra carta dd mismo pmideñk. 

Señor, 

Deapoes de haber escrito á Y. M. la de 8 de dioiombrt^ xM 
año pasado en que daba aviso de la detorminacion con qiio inr 
hallaba cerca de entrar con el real Ejercito á las provinciHM (ii« 
Paren a hacer el daño que se pudiese al enemigo puiMi oii ojo- 
CQcion mi jornada y estando alojado en el estero do Yorgarii i( 
los 11 me llegó nueva como en la estancia do <auah|iii qun vm 
del capitán Don Pedro de Ibacache y está circunvnr.inu il In 
ciudad de la Concepc>^ habian muerto los yanaconas di? nlla \Um 
Españoles y que habiendo cojido algunos cubulloH yondow* hI 
enemigo les habian dado alcance y preso los agresoms. 

Considerando el daño que prometía esta causa \H)r mir tnn ili« 
oras, puertas adentro ^ di orden al comisario gfsnifral dn la vn 
balleria Gaspar Yiera de Aiderete para que volvióse i liaitnr 
averiguación del caso y habiéndolo puesto <?n afecto halló qm* 
estos indios estaban convocados con los de Talcamavída IimnIu 
Aranoo de levantarse por que uno de los yana^^mias llarnailo 
Diego Menguan era ladino y había d^^rramado entri? UftUm una 
oiama diciendo que como hombre que sat;ia nnmi iruUm hsliis 
entendido como Y. IL mandalm se atajase esta iftwrní \H9r «^1 
rio de Yiovio y que los ind' que qoedaseti de Taleamavida mU* 
lanle habian de ser muertos y que i Um Atzmiik Um \m\9)huut^ 
sembrado Ua vimelaa , pesl^ de que m^itr^ unwAuí^ tmU$fi$\fm 
en esta ocaaion , con que U>ft ú^mnám fíi0:$imt4ip y ^é^t^^ítéUtíiém 
poco á poco deiloa y qrj^r p^je^ «^M// era a«í jr el UM9í\9*f ^ Um 



ibk DOGÜMBMtOS. 

nueve aftos porque habian dado la paz era ya cumplido no 
aguardasen á mas sino leTantarse i irse á gozar de la que se 
esperaba después ^ matando á los Españoles que pudiesen y 
llebandose sus armas y caballos; ahorcáronse en la dha, estancia 
cuatro todioi y en Talcamavida tres, y están presos algunos 
casiques y cabezas de aquella provincia de quien se tiene sos- 
pecha en este trato y para acabarlo de apaciguar he enviado al 
capitán D. Pedro de Ibacache del consejo de guerra á que baga 
esta averiguación y castigo, que como persona que tiene mucho 
conocimiento de los indios y sabe sus tratos presumo se con- 
seguirá el intento. 

A los 14 partí deste dicho estero por la via de Ángol donde 
me recibieron con otro caso no menos grave que fué darme 
aviso como en aquel fuerte estaban conjurados muchos soldados 
p* hacer fuga por estar indiciados de haber cometido el pecado 
de la sodomia y considerando que para averiguar un delito 
tan atroz era fuerza hacer detención y que cualquiera seria de 
gran impedimento asi por estar el tiempo tan adelante como 
por no faltar en lo asignado ^ cerca de juntarse el ejercito en 
Angol el Viexo con el tercio de Arauco como se hizo á los 19, 
me pareció remitir la causa para mejor oca&ion y asi saque 
con todo recato los principales agresores deste delito y llevan- 
dolos conmigo habiendo vuelto á aquel presidio se hizo justicia 
de seis de ellos que se hallaron culpados y se reparo este daño 
que era harto grande. 

Prosiguióse la jornada á Puren y de algunos indios que se 
cojieron en trasnocha y corredurias se tuvo noticia de una 
poderosa junta queden Avilo toqui principal tenia comvocada 
de muchos dias atrás con determinación de hechar el resto y 
procurar de una vez llevarse el campo, por cuya causa se fue 
con gran recato y consideración asi en los alojamientos y sitios 
como en el marchar, y habiendo llegado vispera de pascuas de 
Navidad al paraje que llaman de Juan Ruiz de León estandd 
acuartelados y en la escolta los maeses de campo Pedro Cortés 



DOCUMENTOS. 255 

y Alvaro Nufiez de Pineda con cuatro compafiias de infantería y 
dos de acaballos acometieron al cuartel veinte indios y habiendo 
entendido como se verifico después que venian con designios 
de sacarnos á sus emboscadas mande recojcr los caballos y 
ganado y que nadie los siguiese basta que la gente de la escolta 
i quienes habia tocado armas é incorporase con la demás que 
por ser tarde cuando lo acabó de hacer y tener el enemigo la 
ciénega por abrigo fué de parecer se remitiese para mejor oca- 
sión el pelear. 

Hisoce alto allí el dia siguiente á donde se cojió un indio de 
mucha cuenta hijo del casique Coipolaquean á quien teníamos 
por prisionero nombrado Libgueno el cual babia enviado en 
Avilo para que con achaque de tratar del rescate de su padre 
reconociese nro« campo y habiendo entendido esta acechansa 
por amenasas que se le hicieron confesó lo referido y la deter- 
minación con que estaba el enemigo en embestir con el ejercito 
por la muchedumbre de gente que tenia junta y convocada para 
el efecto , llevóse este indio á buen recaudo el cual como á per- 
sona á quien vá la vida nos trato siempre verdad y sirvió de 
bnena guia. Estandonos acuartelados á los 27 en Renico acome- 
tieroQ al Capitán D. Iñigo de Ayala que lo es de una compañía 
de acaballos y al teniente Guerrero que rejia otros veinte hom- 
brea. Una gran tropa de caballería estando haciendo escolta á 
unos yanaconas y amigos que cortaban unas cevadas á quien 
resiatieroQ balerosamente y habiendo ido á su socorro el maestre 
de campo Alvaro Nuñez de Pineda con algunos soldados partid 
culares retiraron al enemigo quitándolo a uno que por estar de 
centinela le habían derribado de su caballo. £1 dia siguiente 
que fué á los 28 se alojó en Lumague tierras de Pellaguem y 
estando en la escolta tocaron armas nras. centinelas por mucha 
caballería de el enemigo que descubrieron al cual salió con la 
nuestra el mro. Alvaro Nuñez de Pineda á cuyo cargo estaba y 
con ella ie siguió á paso y consideración de ir aguardando á que 
le fuese dando abrigo la infantería que llebaba al suio el maestre 



256 DOCUMENTOS. 

de campo general Pedro Cortés y habiéndose empesado á gra- 
nar la escaramusa se fué el enemigo retirando haciendo algunas 
arremetidas en que siempre fue recibiendo daño dejando en nro. 
poder perdida de alguna de su gente que como era en la van- 
guardia donde ordinariamente hecban sus capitanes y cabezas 
se derribaron algunas que fué causa juntamente con ver llegar 
nta. infantería y amigos para que se retirasen con mas prestesa 
de la que se entendió, hechandose la contraria un repecho abajo 
y un monte que estaba cercano donde con dificultad podia se- 
guirla nra. caballería ; yéndose retirando la suya con alguna 
descompostura la fué siguiendo el maestre de campo Alvaro 
Nuñez dándoles Santiago, y los indios por no perder los caballos 
se fueron retirando a un rio donde los nuestros los desbarran- 
caron con mucho terror suyo despeñándose y ahogando algunos 
de los muchos que se amontonaron, siguiéndose el alcance hasta 
donde se pudo por nra. caballería por ser el monte muy cerrado 
llevando al enemigo desvaratado y iendo arrienda suelta , can- 
tando á su usansa los amigos victoria, con algunas cabezas de 
los indios de mas estimación; murieron según se ha entendido 
once capitanes y 40 balentones y los heridos que fueron buen 
golpe de ellos y ocho que se trajeron vivos al cuartel los cuales 
se ahorcaron el día siguiente; cojieronse muchos caballos lanzas 
y cotas y de nuestra parte murió un soldado y salieron heri- 
dos otros tres que están hoy sanos. 

Estando en esta batalla acometieron por la otra parte del 
cuartel 30 indios dea caballos a cortar dos capitanes reformados 
que estaban de centinela algo apartado del á cuyo socorro fue- 
ron algunos de mis capitanes y los retiraron sin recibir ningún 
daño usando el enemigo de una estratagema que fué hacerse 
uno caediso de su 'caballo para obligar á que les siguiésemos á 
una emboscada donde se supo de los prisioneros tenian 400 ca- 
ballos y 600 infantes pero salióles al contrario por que recelán- 
dome desto mandé que se volviesen al cuartel como lo hicieron 
trayéndose el caballo del indio con Ip cual y ver el enemigo el 



DOCUMENTOS. 257 

cuidatio que en Icxio bahia y lo cnal que le había ido siempre 
se deshizo esta junta que según se ha veríflcado pasaba de 3000 
caballos y 3500 infantes que ha sido suerte de mucha conside- 
ración é inaportancia respecto de haber reprimido la grande ahi- 
lantes de los barbaros pues hasta de Osomo, Marquina y la Villa 
Rica habían venido á ella, y por que con esto se han aquietado 
' algo los ánimos délos que teníamos de paz que andaban tan in- 
quietos que me certifican en mi ausencia no habia persona se- 
gura en la Concepción y^ sus contornos y mucho mas adelante 
de que se deben dar las gracias á Dios nro. S% que medios hu- 
manos son poco poderosos para prevenir y remediar semejantes 
accideotes como cada hora se ven en estas provincias; taláronse 
las de Paren y sus circunvecinas donde se hallaron pocas se-* 
monteras porque estos indios visto el daño que ordinariamente 
se les ha hecho en ellas las han retirado la tierra dentro y las 
quei han sembrado ahora han sido divididas y en partes muy 
ásperas y acomodadas para sus designios y acecbanz' por cuya 
causa y el cuidado que justamente me podian causar el reparo 
de estas fronteras he dado la huella á ellas con mas presteza que 
quisiera y por procurar el de los caballos y sustento del ejer- 
cito de que estaba necesitado que en consiguiendo esto estoy 
resuelto de entrar á los seis del que biene á tierras de Guano- 
cuca y la Imperial donde tengo avisos hay gran suma de comi- 
das y rancherías , espero en nro. S^ se ha de hacer algún buen 
efeclo y todo el tiempo que me durare esta ocupación haré lo po- 
sible sin perder junto en nada aunque sea á costa de mucho 
trabajo y gasto como de fuerza se me ha de recrecer y sin re- 
parar en un millón de dificultades que se ofrecen causadas de la 
poca estabilidad de los habitadores de esta tierra , pero es muy 
propio este lenguaje en estas partes con los gobernadores que 
están en los últimos tercios como yo. 

Habiendo salido de Paicavi el aferez Juan Domínguez con 40 
soldados en un barco á tomar lengua encontró en Elicura con 
una tropa desta junta y habiendo peleado con ella la desvárate 

DOCUM. II. 17 • 



258 DOCUMENTOS. 

matando 23 indios y entre ellos á dos toquis de aquella pro- 
vincia sin los heridos que fueron muchos^ saliéronlo desta breja 
20 de los nros. de que gloria á Dios ninguno queda con riesgo, 
cojieronse asimismo 8 indios de acaballo en el valle de Quedoco 
de 9 balentones que habia enviado Aynavilo á tomar lengua 
por que estando emboscados para el efecto fueron sentidos dé 
los amigos del estado y en las trasnochadas , malocas y corre- 
durías que se han hecho en esta campeada se han cojido otro 
buen golpe de gandules y chusma. 

Aunque lo que he dicho de las cosas desta guerra hasta aqoi 
ha sido con algunos lejos por no haber habido ocasión de acer- 
carme á las tierras del enemigo, han sido escrita con prueba de 
verdad y á costa de mucho cuidado y trabajo por qne desta 
manera se desee hablar en el acatamiento de V. M. Ahora puedo 
disponer como testigo de vista y asi digo que conviene, si se ha 
de hacer como se debe , mudarse el estilo que se ha tenido en 
proseguirla y que los medios que hay mas importantes para que 
esto tenga mejora no son otros como tengo dicho á Y. M. que 
procurar arrimar mas fuerzas al enemigo y socorrerlo con gente 
suficiente de manera que lo puedan ser para que dejando con 
el resguardo conveniente lo que tenemos de paz y se fuere ga- 
nando se pueda obligar al enemigo á estrecharse como se hará 
teniéndole siempre á la mano, lo cual es imposible se consiga 
habiendo tan gran vacio de por medio como el dia de hoi tene- 
mos y tanta imposibilidad p'^si habemos de ir a buscarle, de- 
jando nuestras tierras con seguridad , que por lo que he visto en 
la ocasión presente puedo afirmar por infalible que Dios mila- 
grosamente se ha servido de guardar este reyno con su podé- 
rosa mano cegando á estos enemigos los sentidos por que está 
en razón considerar que cuando les vamos á buscar con el ejer- 
cito es fuerza llevar las mayores que tenemos y los que dejamos 
son metidos entre unas estacas que de esta manera son los mas 
de nros. fuertes y algunos soldados que los guarden sin que 
puedan hacer otro efecto y cercados de enemigos, que con cual- 



DOGDIIENTOS. 259 

quiera movim^ lo son peores que los demás los de paz y las suyas 
DO son otras ciudades y posesiones que cuando mucho un rancho 
de paja 7 una chacarilla de que nos hacemos dueño siu que los 
puedan estorvar, pues si una junta tan grande como la de ahora ó 
la mitad menos nos diera lado y se viniera como pudiera con mu- 
cha facilidad á nras. tierras fuera bastante á arribarlas todas hasta 
Santiago sin que hubiese cosa que se lo estorvase, con estos míla- 
groase ba vivido de muchos años á esta parle y no ha sido pequeño 
el presente por haber concurido mayores causas para ello. 1.a 
mala voluntad con que los indios amigos están, causada de haber 
concebido en sus ánimos la orden que trae el padre Valdivia para 
que la guerra se ataje porViovio y haberse cumplido los nueve años 
por que dicen dieron la paz , el haber tenido yo la mitad menos de 
gentes qne pudiera que esta y aun casi toda ha tenido y tienen 
buelta la caraal nuevo gobernador que es cosa lastimosa ver lo 
que en este particular pasa y la poca ayuda que los oidores me 
han hecho amparando á todos los que han querido quedarse en 
Santiago y exsemptarse de la guerra parccicndoles que estos 
indios como gente desnuda y á su parecer barbaros cualquiera 
cosa será bastante para ellos; si bien el procurar la seguridad de 
sus personas y haciendas debe ser el principal intento que los 
estimula á ello y asi por lo que debo al servicio de Y. M. digo 
que se debe remediar esto y por todas partes se les socorra con 
gente al gobernador Alonso de Ribera con la mayor largueza y 
brevedad posible y que esto sea de manera que no reparando en 
mayores gastos se haga de una vez con que se escusaran mas 
crecidos pues al paso que he llevado en esto y en el estado en 
qne esta hoi la guerra se podrá conseguir muy gran fruto dentro 
de cuatro años y por otro camino no espere Y. M. se hará nada 
que aproveche, que he especulado esta materia y la mucha pu- 
jansa y ardimiento que en estos enemigos se va multiplicando á 
gran paso adquirida de tan larga continuación en la guerra de 
que están muy prácticos y experimentado, se puede justamente 
temer un daño irreparable p' prueba de lo cual quisiera que 



260 DOCUMENTOS* 

V. M. viera y examinara á este indio Libgueno que se cojió 
ahora en Puren y hallará que no tiene en todos sus ejércitos me- 
jor soldado ni que mejor pueda disponer y tratar de las cosas 
de ella de que hay muchisimos entre ellos, lo cual se deja en- 
tender así , pues desde que nacen no tratan de otra facultad y á 
esta se inclinan con el mayor estremo, codicia y obediencia que 
se puede pensar de que es buen ejemplo considerar que con dos 
cantaros de chicha baya sido poderoso en Avilo ha hacer una tan 
grande junta y que gastando V. M. cada año 212 mille ducados 
en este ejercito haya tan ruines voluntades en todos los mas que 
no traten de otra cosa que de relajar la milicia yendo por mil ca- 
minos de asistir en la guerra, de mas de lo cual habiendo enten- 
dido también las cosas de ella y la naturaleza destos indios don 
Alonso de Sotomayor dijo muchas veces que si se encalvagasen 
eran inacavables ; ellos lo están de manera que son señores de 
los mejores caballos de la tierra y tan diestros jinetes q"" pueden 
competir con los que mas se precian de serlo. Mire V. M. si 
conforme á esto debe dar cuidado esta carga y mas si se ha de 
proseguir esta guerra al modo que pretende el padre Valdivia 
muy acuento me ha estado la mudanza que V. M. se ha servido 
de hacer deste gobierno aunque se me hayan seguido tan nota- 
bles gastos y empeño como he significado, pues en esta parte 
habiendo sido también empleado- menos importara vender mis 
hijos que ponerme a riesgo tan conocido de perder la presun- 
ción ; hallas voces he dado á V. M. y al Virey del Perú sobre 
esta causa y ahora vuelvo á referir y digo que cuando no hubiese 
hecho otro servicio en este rey no á V. M. mas de haber de- 
sentrañado este pensamiento del padre Valdivia es y se puede 
tener por muy señalado y particular por ser uno de los mayo- 
res engaños que se pueden pensar y el mas cierto camino p" 
acabarlo de destruir y arruinar todo como se ha esperimen- 
lado de los indicios que quedan dhos. atrás y si con estas cen- 
tellas solas se han verificado semejantes efectos para los que se 
causaran si se ejecuta este intento prevengo á V. M. y le su- 



DOCUMENTOS. 2G1 

plíco se repare mucho en lo que digo que es con celo de fiel 

Tasallo y criado. 

No es menor daño el que el fiscal de la audiencia ayudado de 
algunos oidores causa en impedir que los indios cojidos en la 
guerra no se saquen fuera del reyno, y aunque sobre este par- 
ticular les he enviado copia de un capitulo de carta de V. M. 
fecha del año de 609 en que manda al gobernador q® estos in- 
dios como sean de doce años por arriba se procuren hechar de 
la tierra y dándoles á entender cuan justo y bien acordado habia 
sido DO han querido abrir las. puertas á esto dando para ello 
algunas causas de poco fundamento y si el fiscal y oidores se tes 
mandase viniesen por sus tornos cada año á hallarse en esta 
guerra y la audiencia estuviera en la Concepción como tengo 
dho. á y. M. y es lo que conviene, cierto estoi que no tan sola- 
mente condescenderían con este articulo si no fueran de pare- 
cer como yo lo soi que hasta los indios recien nacidos se 
desterrasen y hechasen tan mala y perniciosa semilla de la 
tierra que por haber conocido esto de ella no se ha cojido en mi 
tiempo ningún indio con las armas en las manos á quien no se 
haya quitado 'la vida y si esto señor se hubiera hecho de seis 
años á esta parte y la codicia de algunos no lo hubiese sido 
para reservarlos deste rigor por tenerlos en sus chácaras y 
grangerías á buen seguro que la guerra estuviera en diferente 
estado como lo confiesan ellos mismos^ pues habiendo pregun- 
tado á un indio que se cojió habrá 15 dias, que le parecia de las 
justicias que yo mandaba hacer en ellos, dijo que decia Enavilo 
que ya los españoles habíamos caido en su pensamiento cerca 
de hacer la guerra como ellos y que esto les habia causado mu- 
cho temor y es lo que importa porque pensar que por bien se 
ha de sacar fruto es proceder en infinito. Y. M. se sirva dispo- 
ner remedio en esto reprendiéndolo á la audiencia. 

Asi mismo será conveniente Y. M. haga lo propio con los ofi- 
ciales reales de la Goncepci^ mandándoles que por lo menos 
asista uno de ellos con el gobernador en campana asi para vei 



262 DOCUMENTOS. 

distribuir la real hacienda como para las maestras y mudansas 
de los soldados que es un gran barbarisrao lo que en esto hay. 
Y aunque yo di orden este año al veedor para que viniese á 
asistir á la muestra general del ejercito asi como volví las espal- 
das se quedó en aquella ciudad y el y los demás no tratan de 
otra cosa que ponerse en puntos con el gobernador si no aten- 
der al blanco que deben del servicio de V. M. que por haber 
mostrado sobre esto con ellos y otros algún rigor lo han sentido 
mucho y tenido á cosa nueva en esta tierra donde prometo á 
V. M. es muy necesaria una gran reformación y castigo para en- 
mienda de muchos excesos que como el tiempo que he asistido 
en ella ha sido corto y tan grandes ocupaciones como me han 
ocurrido no me han dado lugar á examinar mi deseo. 

La desventura sucedida en el fuerte de Angol y otras muchas 
que vienen por este miserable reyno proceden de tomarse las 
cosas de Dios tan floja y tiviamente que es para mover á gran 
compasión y mas las que pasan en estos fuertes que por carecer 
de los Santos Sacramentos y sacerdotes que se los administren 
se pasa en mucho dellos el año que no se celebran por lo cual 
se verifica ahora haber 17 años que no se confesaban algunos sol- 
dados, importara V. M. mande proveer de remedio en este parti- 
cular mandando que en cada presidio destos asista un sacerdote 
pues en esos reynos se dá á cada compañia y aqui la hay en 
lodos y se evitarán con esto grandes ofensas de nro. S' y no 
vendrá á importar 3000 patacones cada año. 

Hasta hoy no íengo aviso de que el gobernador Alonso de Ri- 
bera haya salido de la prov' délos Juries donde me escriben está 
muy enfermo é impedido de unas fistolas entre las dos vias y 
que para traerle tienen hechas unas andas por no poder venir de 
otra manera y aun de esta lo ponen en duda por ser el camino 
muy áspero y largo y asi mismo no ha llegado el padre Valdivia 
que lo descepara darle á entender que le hubiera estado mas 
a cuento estarse en su celda que meterse en advitrar cosas de la 
guerra y el error en que está lo cual sienten asi^todos los deste 



DOCUMENTOS. 26S 

reyno sin qae haya un parecer al contrario y yo por la experien- 
cia que tengo de sus cosas me conformo con el con lo cual y con 
baber hecho las diligencias que V. M. entenderá sobreesté par- 
ticalar y dicho lo que he sentido me parece he cumplido 
bastantemente con la obligación que tengo de su criado que por 
lo que debo á tal, no me escusaré de bailarme presente con el 
Duevo gobernador y este padre en las juntas que se hicieren 
sobre el caso procurando como es justo que se desmenuce hasta 
la quinta esencia que yo tengo por tan gran soldado á Alonso 
de Ribera y tan entendido en las cosas desta guerra que vera lo 
que conviene al servicio de V. M. lo que dicen todos y se des- 
viara de semejantes abusos como los del padre Valdibia. 

Las sementeras que se han hecho este año por cuenta de 
Y. M. se van recojiendo y hoi están mas de 3000 fanegas de trigo 
encerradas en la estancia de Buena Esperanza y se entiende 
pasaran de mucho sin 670 f' cebada que se han cojido. Las de 
Paicavi y las de Sta. M» y valle de Quillota se van segando y pre- 
sumo que con tan grandes cosechas no ha de ser necesario 
comprar trigo para el sustento del ejercito en que puesto todo el 
trabajo y cuidado posible y asi mismo en la fundación de la 
estancia de Reguas que como he dho. á V. M. vá adelante y para 
que de todo punto crezca al paso que es necesario la he dotado 
de una encom^^ de indios que vacó habrá ocho dias en la ciudad 
de San Bartolomé de Gamboa por ser la cosa mas esencial para 
su aumento en que espero en Dios á de tener V. M. que todos 
estos principios miraban al bien futuro y que se ha de hallar 
muy servido de los que le he hecho en este reyno pues han 
sido con pureza de amor y limpios de todo interés por que 
este solo le he pretendido encaminar al procomún general ó 
cuidándome de mi particular y pues con tanta larguesa sabe 
V. M. premiar y honrar á los que le sirven asi y por este res- 
pecto he venido a quedar el dia de hoy yo y mis hijos en 
una perpetua miseria justo sera que atendido asi mismo á otros 
36 a* que en España, Flandes y otras partes he ocupado con ti- 



3íff< 



264 lX)CtMKNTOS. 

Duameate eD el Real servicio de V. M. en tan preeminenles 
cargos , sea favorecida mi persona en una de las presidencias 
del nuevo reyno de Granada á Tierra firme para cuyo me bailo 
con ajilidad y partes annque por lo que conosco de la varie- 
dad destas y lo mucho que es odiada la justicia estimaré en 
mas V. M. se sirva de hacerme merced en alguna renta con 
que pueda sustentarme conforme á la calidad de mi persona. 
La R^ de y. M. g^* Dios con aumento de mayores Tcy nos y 
señorios como la Cristiandad ha menester etc. Del estero de 
doña Ju* adonde está alojado el Real ejercito de V. M. 28 de 
Enero de 1617. 

Juan Xaraqdenada, 



DOCUMBMOS. !2()5 



Garla de Alonso García Ramón al rey de España (1], 

(1613) 

Luego que llegue á esta ciudad de Penco y rae vi con el P^"* 
Luis de Valdivia , escribí a V. M. largo el estado que de pre- 
sente tenian las cosas de la paz que trataban con los indios de 
guerra y algunas cosas que se abian visto de ellos que prome- 
lian buen fin y pedi que Y. M. mandase proveerme de algunas 
cosas menesterosas para mejor hacer su Real servicio que por 
ser de presente tan necesarias tomare á referir en esta las mas 
forsosas. 

Por otra de 25 de Diciembre torne á reforsar, la primera di 
cuenta larga á Y. M. del viaje que habia hecho á Paycavi con el 
P* Luis de Valdivia , retirada de aquel fuerte y ida de los P*' de 
la Compañía á la tierra de guerra con los caciques de Elicura 
que avian venido á aquel fuerte dar la paz y los avia llevado 
comigo, muerte de los dhos. padres y hermanos, y lo que 
avian hecho con ellos y como lo que avian dicho de querrer 
acetar la paz avia sido por rescatar á Turilipi capitán entre ellos 
muy estimado y especifique en ella ^ esta dia por dia el discurso 
del viaje de ida y buelta y las veces que avian venido los indios 
a maloquear á ntra. tierra y las picas que habian llevado de los 
indios amigos y daños que habian hecho hasta aquel dia. 

En la primera que fue en 29 de Set« pedia que Y. M. me 
mandase enviar mil hombres y que estos vengan de Castilla^ 
partes de mucha consideración mas que los que vienen del Perú, 
de mas servicio , mas obedientes y trabajadores , sufridores de 
ambres y calor, y tienen la milicia puesta en honrra y reputa- 
ción , y los del Perú bienen corronpidos, con malas costumbres 

(1) lacada de los archivos de Indias de Sevilla. 



•^' 266 DOCUMENTOS. 

• 

y enseñados a la larguesa de aquella tierra y son malos de tener 
en esta que se dejan descaecer y rinden a los travajos y los te- 
men tanto que pierden el miedo para salir de ellos á cualquier 
castigo , y es de manera que si huyen de la guerra con tanto 
atrevimiento que algunos de ellos se han aventurado á ir por la 
tierra del enemigo donde han perdido las vidas miserablemente 
y los naturales del Perú son gente de muy poco trabajo y malos 
de disciplinar, y también vienen entre ellos muchos mestisos 
y mulatos que no son de servicio y como sera a proposito que 
vengan por Buenos-Aires por donde se traen con menos costa 
que los que vienen del Perú. 

También envié á pedir á V. M. 300 mosquetes, 500 arcabuces 
con sus frascos y frasquillos, 600 picas con yerros doblados, 
600 instrumentos por mitad de azadones y palas de yerro para 
hacer las obras que se ofrecieren de V. M. doscientos ach^ y 
doscientos machetes ó hocit^os y alguna buena cantidad de pól- 
vora q® todo sera de mucha importancia para el servicio de 
V. M. y aumento de su Real hacienda por que todos estos gene- 
ros balen acá muy caros y si se quisieren hacer en este reyno 
seria con mucho trabajo y dilación. 

Dije también como habia hallado á la gente de guerra muy 
falta de cotas y coseletes y el grande inconveniente q^ era estu- 
biesen sin ello por lo que importa que los soldados estén con 
estas armas particularm*® llegando á las manos con los enepii- 
gos por que sus picas son mucho mas largas que las nuestras y 
las tienen bien aderesadas y que convenia que V. M. mandase 
que se enviasen 160 cotas y cqsoletes y que la gente que hu- 
biere de venir venga con estas armas las mas que se pudieren 
y para q® se conserven que mande V. M. que en este reyno se 
sustenten y entretengan las compañias que vinieren de Castilla 
con las ventajas ordinarias y de mosquetes y cabos y otras par- 
ticulares en caso que de alia vengan asta q® baquen , pues V. M. 
sabe de cuanta importancia en estos géneros de armas, mos- 
quetes y picas , por los buenos y seguros efectos que con ellos 



DOCUMENTOS. 267 

86 bacen contra caballería que de ordinarío la desbaratan y 
amedrentan y en este reyno los enemigos siempre vienen por 
la mayor parte á caballo y la alcabuceria sueltas sin picas no 
puede resultar á la caballería y ansi conviene mucho faborecer 
y ayudar a los soldados que sirven con picas dándoles algunas 
ventajas aunque sea un escudo y dos por cadames mas que á 
los arcabuseros , por que sustentan cotas y cosoletes y en esta 
consideración se les dan las ventajas en todos los reynos de 
V. M. y a todos los que las tienen les mandan dejar los alca- 
buces para que las gocen, y si no se las suelen quitar, y asi con- 
viene que á los que sirvieren en las dhas. cotas ó cosoletes, se 
les mejore y al que tubiere pica sola lo que á un arcabucero y 
á los mosqueteros á tres ducados que es lo menos que tienen en 
los reynos de Italia y estados de Flandes, por que es arma muy 
trabajosa y pesada y como los soldados no tienen la ventaja que 
se les suele dar ep otra parte dejan los mosquetes y los sartan 
qqe asi es menester ayudarlos para que los sustenten por ser 
de la importancia que son. 

También decia en ella como las pagas de los soldados son 
muy cortas para las menores que da Y. H. en los indios con 
gran desigualdad , porque en el Callao y Panamá son mas que 
dobladas que las que se dan en este reyno y en Cartajena y 
la Habana lo propio y aqui son los travajos mayores como lo 
siñiflco en ella y suplicaba á Y. M. mandase favorecer á estos 
polares soldados y que les de á lo menos once pesos de ocho 
reales cada mes y á los capitanes reformados á 25 patacones , 
porque sustentan caballos y criados y con esto se vendrán á 
aliviar un poco mas y el sueldo es el menor que Y. M. manda 
dar á capitanes reformados en todos sus reynos, por que 
en Flandes á ninguno se le da menos que cuarenta escudos 
al mes y en Ñapóles, Sicilia y Lombardia veinte y cinco es- 
cudos y ay muchos de mas, y estos de Italia no tienen costa 
de caballos , ni criados , ni obligación de salir á la guerra 
sino puando sale el general y en todos los cxercilos de Y. M. 



268 IJOCUMENTOS. 

se entretienen hombres particulares, por que ay mucha espe- 
riencia de la consideración que son para el tiempo del pelear 
que como la gente de honrra lo hacen con mas demostración 
que los otros en general , y también son estos los que estor- 
ban los motines y otros de servicios de V. M. y si aqui su- 
cediese algún deman de alteración dé soldados , como lo han 
intentado en tiempo de D** Alonso de Solomayor y del presid*? 
Alonso Garcia Ramón, perderase este reyno por que los amo- 
tinados dejarían los puestos y se retirarían á Santiago que es 
lo mas bien parado y todo lo demás se perdería y aquella ciu- 
dad no estaría segura, y todos los sueldos que pido se pueden 
dar muy comodam** en este reyno sin que V. M. cresca nada 
del situado, por que bastaría el que se da de dos cientos Y 
doce mil ducados con la estancia de vacas y sementeras y 
obras que tiene V. M. en este reyno y con echar cinco por 
ciento de crecimiento en la ropa del situado y dando tela al 
precio que valdrá á los soldados, no se siente incomodidad 
ni lo es , por que comunm^ bale en las tiendas á mas de 10 
por ciento mas de como Y. M. lo da en el situado y en esto 
andarán los soldados mas contentos obedientes y bien arma- 
dos y se conseguirá con ellos mejor los efectos que se pre- 
tenden y con esto poco que se añade certifico á Y. M. que 
casi se viene á ganar todo lo demás. 

Con la de 26 de diciembre envié á Y. M. la memoria de 
las reduciones con la cantidad de indios que tenia y también 
iban los de aquel cabo de Biobio para que mejor estubiese 
Y. M. informado de todo y aora lo buelvo á enviar con esta 
y el num** de indios que de presente hay en el estado de Arauco 
y dije lo mucho que convenia conservar, ayudar y defenderlos 
de los enemigos de adelante y los propios á los de Catiray, por 
que si acaso los enemigos los lebantasen seria muy gran daño 
para el servicio de Y. M. y quedarían nuestras fuersas muy des- 
minuidas y las del enemigo aumentadas y seria meter la guerra 
en la Concecion y Chitan y bolver atrás nuestra partida; es- 



docijIibntos. :269 

crivi esto á V. H. por que el Padre Luís de Valdivia decia que los 
iodioB no 86 an de defender mas de tan solamente aquellos quo 
se vinieren á reducir y juntar con nosotros devajo de nuestras 
faerzas, y siendo vasallos como lo son de V. M. y estando am- 
parados debajo de su Real corona , me parece que no es justo 
dejarlos de mas que de hacerlo , vendrán los daños que digo á 
Y. H. á quien suplico y agora lo torno á hacer con toda brebc- 
dad envié la horden que é de tener, dándome mano en todo , 
que yo dispondré las cosas como mas convenga al servicio do 
Dios y de V. M., sin esceder de la orden que el Virrey del Perú 
á enviado en todo lo que se pudiere, haciendo la guerra defen- 
siva que V. M. manda como se debe hacer y se hace en todos 
losreynos y provincias del mundo; estas dificultades decían, 
se ofrecían en caso que la paz que se promete á estos indios de 
Puren y la Imperial no tenga efecto como ba pareciendo mas 
que por discurso que no quieren paz, y como V. M. mejor sabe 
para iiacer guerra defensiva es necesario para no perder y con- 
servar lo que tenemos no dejarlo a las espaldas y poner la gente 
al enemigo , y cuando venga á entrar en nuestra tierra hacerle 
daño en la frontera donde se juntase y huviere su plaza de ar- 
mas para apartarle de la nra. y asegurarla; esto á de ser en 
caso que ellos agan junta para dañarnos á nosotros ó á nuestros 
amigos y aliados por que si los dejamos enteros y no les quita- 
mos las comidas y otras comodidades con que hacen la guerra 
y no les apartamos de nra. raya podran muy fácilmente hacer- 
nos grandes males y llevarnos los caballos y necesitarnos qui- 
tándonos las comidas y levantándonos la gente de paz por todo 
lo que combiene q* nos defendamos y los ofendamos para 
que no suceda algún daño irreparable, que todo cave derc- 
cham^ en guerra defensiva y hacerla conforme á las ordenes 
que envío el virrey del Perú en que dicen que no se ecsijan los 
enemigos mas de hta. la raya y que no se entre en sus tierras 
por ningún caso como V. M. vera por las provisiones y recados 
que para ello trajo el P® Luis de Valdivia que envié con ella y 



270 DOCUMENTOS. 

aora van con esta ; es guerra nunca vista y de ella nos an de re- 
sultar muchos danos. Del estero de Madrid á 19 de Feb** pasado 
torne á duplicar la de atrás con todo lo sucedido desde la ultima 
asta aquel dia y decía á Y. M. que aunque los sucesos que avia- 
mos tenido no avian sido malos me temia lo seria adelante si no 
se remediaban , y como los indios amigos estaban muy quejo- 
sos de que no áe les dejava ir á tomar venganza de los daños 
que han recibido y á cobrar sus hijos , mugeres que les han lle- 
vado los de guerra o prender otros para rescatarlos y ansi an- 
davan diciendo que no savian en que habia de parar esto pues 
no les ayudamos á vengar sus injurias , ni los dejamos ir á ha- 
cerlo y que no saben como han de vivir sin hijos y mugeres 
dando á entender con estas palabras y otras preñadas que si no 
se ponia remedio sé levantarían y consultado esto el P® Luis de 
Valdivia que yo y el m* de campo , el comisario general de este 
reyno y el sárjente mayor del , en conformidad de lo que V. M. 
manda por su R^ cédula que es que se amparen los indios que 
hubieren dado la paz y que de nuevo la dieren, nos pareció con- 
venir entrar en Puren por esta vez, plaza de armas del enemigo, 
de donde no se ha hecho todos los daños referidos , y si no se 
la destruimos quitándole las comidas y ganados y otras como- 
didades que alli tienen para susdesinios continuara con ellos, 
de que nacen otros muchos inconvenientes , por que si el ene- 
migo nos levantase los indios de Arauco y Catiray como lo pre- 
tende seria meter la guerra en la Concepción y Chillan como 
tengo dicho y quitarnos la fuerza y ayuda que nos hacen y agre- 
garla con la suya y para evitar todo esto conviene poblar á Pu- 
ren y Paicavi y con esto se rempuja la guerra á la buelta de la 
Imperial y la tierra de paz quedara quieta y segura ; que estas 
poblaciones serán de mucha consideración para mejor entablar 
la paz que V. M. ofrece á estos indios , por que viendo por una 
parte el bien que se les sigue de recivirla y por otra el mal que 
les vieuQ de no aceptarla se los engañaran de una opinión muy 
común entre ellos ansi en los de paz como en los de guerra que 



DOCUMENTOS. 271 

dicen qae la paz que se les ofrece es por temor y falta de fuerzas 
fundados en las Vitorias que estos años atrás han tenido y se 
be por esperiencia en este reyno que en el que no hay población 
de Españoles no hay paz y que todo lo que se ha despoblado 
esta de guerra y lo q* se ha sustentado con poblaciones y fuertes 
tiene paz y esto se ha echado muy bien de ber este año pasado 
por la repoblación de Paycavi que luego que se quito los pocos 
indios que estaban en la provincia de Tucapel se an aunado con 
d enemigo y nunca no tan visto sino para urtarnos lo que han 
podido y los de Elicura que también cstavan medio de paz están 
también de guerra y los declaro á Videregua , Rangalue^ Lleo- 
lleo y Tirua que también nos daban la paz mediante aquel fuerte 
después que se quito y como no se entra en su tierra nos han 
venido a maloquear los indios amigos y no se mucho q" se 
hayan levantado aviendoles quitado el dho. fuerte, por que no 
pueden sustentar la paz aunque ellos quieran, quedando desam- 
parados de nuestras fuerzas y sujetos a las del enemigo y ne- 
cesitados á unirse con ellos demás de que todos son unos y 
nos tienen una propia voluntad como cada dia se ve pues en 
todas las ocasiones que faltan algún Español suelen pasar las 
cabezas y flechas asta Santiago por la tierra de paz que la re- 
ciben, que es el modo que tienen para unirse en sus leván- 
tame, y cuando estos enemigos sitiaron la ciudad de Osorno 
y la Villa-Rica , platicaron entre ellos que se atendiese á mas 
que quitar los indios de paz y llevárselos ó por bien o por mal 
como podian y con esto y con dos ó tres fuertes que retiro el 
coronel Francisco del Campo que tenia aquello á cargo nece- 
sitaron de tal manera la ciudad de Osorno que se hubo de des- 
poblar y aora pretenden hacer lo propio y no bienen á buscar- 
nos á nosotros sino solamente a los indios de paz y como no 
los podemos guardar todos , dan unas veces en una parte , por 
otra en otra y al fin llevan algo y si el campo de Y. M. no 
se acertara á hallar en puesto que alcansara al enemigo q^^ dio 
en Araoco la junta en veinte y tres de Enero pasado destruí- 



272 DOCUMENTOS. 

rail aquella provincia, y para remediar todos estos daños y los 
que se pueden seguir conviene que la guerra se les n>eta en 
su casa de estos enemigos para que se alarguen de nuestra 
tierra , y que cuando sepamos que se juntan en alguna parte 
de las suyas podamos entrar a desacerlos y á quitaij|jBÍi.las co- 
modidades que tienen p' hacernos la guerra ^que todo eisto cabe 
en guerra defensiva y si esto no se hace no sera toda la gente 
que tiene V. M. en este reyno parte para impedir las entradas 
que estos hacen a la tierra de paz y aunque fuera mucha mas. 
En otra parte que escribi á Y. M. que iba junta con la de 
8 de feb"" también decia como después que entre en este reyno 
avia procurado y procuraba el servicio de V. M. y bien del 
como siempre lo he echo y como luego que llego el padre 
Luis de Valdivia con las nuevas ordenes de hacer la guerra en 
que hubo y hay grandes contradiciones como V. M. lo habrá 
visto por cartas de esta tierra de muchaij personas ansi reli- 
giosos como soldados, me aune con el dho. padre y le ampare 
y favoreci en cuanto pude , siguiendo la orden que envió el 
virrey del Perú sin discrepar un punto como hta. aora se ha 
hecho y como en este tiempo avia escrito á V. M. y al virrey 
los sucesos que ha havido real y verdaderamente según el 
estado presente de las cosas y por los últimos se hará V. M . de 
ver como los medios tan cristianísimos que V. M. envió para 
estos indios no los han querido recibir y a los que tenemos la 
cosa presente generalmente nos parece que no an de dar la paz 
jamas si no es sujetándolos por fuerza de armas y con esto y 
con ir poniendo en caveza de Y. M. los que se conquistaren sin 
quitalles hijos y mugeres dejándole libres en sus tierras como 
á los Españoles me parece que es el mas fácil medio para su 
quietud y conseguir lo que V. M. pretende, por que ellos gustan 
mucho de estar en cabeza de V. M. y no tener encomenderos y 
esto se ha visto é claramente por los que se han puesto en la 
Real corona y para poderlo ejecutar y defendernos es menester 
que V. M. mande enviar la gente y armas que pido que cop 



DOGUMBlirTOS. 273 

»to espero en Dios de hacer mucho servicio á V. M., no pido 
mas dinero del señalado en el Real situado por que con el y con 
las grangerias que Y. M. tiene en este reyno que yo puse en mi 
primer goviemo para sustento de la gente de guerra me auguro 
á dar tales medios que le pouga á Y. M. todo el reyno de paz 
dentro de cuatro ó cinco años si Dios me los da de vida y la se- 
guridad que puedo dar para esto , es que cuando entre en este 
reyno en mi primer govierno el año de seiscientos y uno 
dié la guerra en los términos de Santiago y aquella ciudad 
cercada de tapias y tres fuertes en butagandua y nunca lube 
en campaña mas de quinientos Españoles y doscientos ó tres- 
dentos indios amigos cuando mas y con mi buena industria 
y diligencia y ante todo el fabor de Dios , puse la tierra de paz 
asta los últimos términos de la provincia de Tucapel desde 
la rivera de Itata que son 33 leguas por la costa , y por la 
cordillera donde el rio de Maule al de la Laja que son otras 
tantas y mas, y en cinco veranos que campe no me mataron 
mas que cinco Españoles en el campo donde yo andava , y hice 
á Y. M. grandes servicios , todo esto en cuatro años y tres 
meses , con doscientos mil ducados de socorro que en todo este 
tiempo no se me enviaron mas y acra que los enemigos son 
menos que entonces aunque tantos en valor y la gente que 
y. M. puede pagar en este reyno con la citiacion que envía, mas 
de dos mil hombres y que comiensa la guerra desde Biovio y 
por la parte de Arauco doce leguas mas adelante asta Lebo y 
mas de setenta de Santiago y con mas ayuda de indios amigos 
bien podra Y. M. persuadirse á que quien con tantas incomodi- 
dades puso á la tierra que atrás digo de paz , q* sera bastante á 
poner la que queda con el fabor de Dios^ pues los enemigos son 
ya menos y las dificultades menores y la fuersa mayor de parte 
de Y. M.; por el camino que ahoraba me parece que el alargarlo 
mucho y aunque lo he mirado y miro con mucho cuidado, no veo 
que aya medio de aorrar nada por el de gasto que Y. M. hace y 
el verdadero es abreviar por que esta guerra es como las demás 

IKMIUM. II. 1^ 



27& D0GUMSNT03. 

que se bacen en todo el mundo y asi pide fu^rsa y brebedad' 
en acabarla castigando los reveldes; que lo que toca al des* 
cargo de la R^ conciencia de Y. M. y aver justificado esta guerra 
todos los que entienden de esta materia con quieo yo é ha- 
blado dicen que esta satisfecho con ello y que lo eaipcN^ mucboi 
años a. 

Después que entro el padre Luis de Valdivift en este reyno 
se suspendieron las armas de parte de V. M. y no se les ha en- 
trado en su tierra hta. aora , y se les han quitado los fuertes de 
Angol y Paicavi por la orden que envió el virrey del Pera \ pan 
esto se les a dado muchos indios prisioneros de los que teníamos 
en nuestra tierra , y un indio de los que trajo el padre Luis de 
Valdivia de la ciudad de Lima a qu° tenia muy obligado y bien 
tratado y que confesaba y comulgaba y tenia del mucha con- 
fianza y á entrado y salido en tierra del enemigo á darles á 
entender los medios que traia el dbo. padre y aora últimamente 
estava en Arauco donde se hacia junta de indios amigos para 
entrar en la tierra del enemigo; este indio que digo se fue á el 
á darle aviso de ello. Han entrado en la tierra de Y. M. hta. la 
Concepción donde han sido bien acojidos y regalados y se les 
ha dado de comer y muchas botijas de vino , papotillos y som- 
breros y otras cosas y todos han ido muy bien informados de 
lo que Y. M. manda y el virrey del Perú y los mensajeros que 
han venido de su parte y an ido de la nuestra lo propio y el 
padre Luis de Yaldivia y los demás padres de la compañía les 
han hecho grandes regalos en particular el p* Oracio y el padre 
Martin de Aranda que les curaban en sus enfermedades con 
gran cuidado limpiándoles y llevándoles de comer, y son tan 
crueles estos barbaros que todo esto no vasta para que no los 
matasen cruelmente después de haberlos llevado devajo de su fe 
y palabra con grandes promesas de paz y de hacerles buen irar 
tamiento y oirles la doctrina evangélica y todo esto han conyer' 
tido en mayor odio y ravia, cobrando nuevo atrevimiento para 
entrar en nuestras tierras hiendo que no bamos á las suyas por 



OOQDUBNTOS. S75 

todo lo que se ve claramente cuan justificado sera la guerra que 
V, M. les mandare hacer de aqui en adelante. 

A S3 de febrero pase el rio de Biobio con el campo de Y. M. 
para entrar en Puren y su provincia donde bice los mayores 
da&OB qo^fNide al enemigo y fueran mayores mediante Dios 
si salieran á pelear como lo han hecbo los años pasados ; quito- 
seles macha comida y matáronse algunos indios aunque pocos 
y sorprendieron cincuenta niños y mugares y se les tomaron 
alganos cayallos^ quemáronse muchos ranchos; de nuestra 
parte se perdió nn Español que sin mi orden se fue á comer 
habas á las viñas de Angol donde acertaron á estar unos indios 
SBYcacados y lo mataron ; fue esta jornada de gran considera- 
ción para animar á nuestra gente que estaba muy acobardada 
y desanimar los enemigos y darles á entender que tiene Y. M. 
faeraa para oastigar sus ecsesos por que , como arriba digo, 
tenian ^may creído que por falta de ellas se les ofrecian los 
medios que trajo el p* Luis de Yaldivia y no solamente enten- 
dían esto los enemigos sino los amigos también y cuando se 
juntaron los de Aranco para hacer esta entrada que estaban 
determinados de hacerla sin nuestra ayuda dijo un cacique 
llamado Ipangui á los demás que no pedian ayuda a los Espa- 
ñoles por qne nos sentian muy llenos de miedo y de todo esto 
le an desengañado y cada dia lo estaran mas. 

Recibí carta del capitán de Levo en el fuerte de Yumbel que 
dice qne llegaron á los indios de aquella reducion treinta de á 
caballo délos de guerra y mataron dos indios amigos y se Ue- 
faron unaAdia; ellos mataron un indio auca. 

Después que hicimos la entrada á Puren no han venido nin- 
gunos enemigos á la tierra de paz mas de los treynta que dijo 
irriva que llegaron á Levo y los indios de Arauco y Catiray es- 
tan quietos y como estos perseberen no hay que tener ningún 
recelo de los demás , procurare tenerlos de manera que eslen 
ftjos en el servicio de Y. H. guardándoles como se los guarda 
todo lo qne d p* Luis de Yaldivia trajo por orden que es que no 



276 DOCUMENTOS. 

sirvan ni saquen oro ni den hijos y mugeres ni se les entre eo 
sus tierras para quitárselas, poblando estancias ni haciendo otras 
cosas en su perjuicio, demás de esto se leshaceu otras comodi- 
dades en nombre de V. M. y á los de Catiray les presto algún 
trigo y cevada este año para que siembren^ por que m se aficio- 
nen y por que es también necesitados y también les é repartido 
algún trigo y cevada en nombre de Y. M. para ayuda de su 
sustento. 

Después que mataron los padres de la compañía no se ba trar 
tado mas con los enemigos de paz por q* no dan lugar á ello y 
tienen publicado por toda su tierra que cualquiera persona que 
entrare á tratar de paz muera luego y ansi no hay nadie que se 
atreva á ir aya ni se ha intentado. 

Podra ser que vayan informado á V. M. que el no haber que- 
rido dar las mugeres de Anganamon fue parte para que noatasen 
los padres y no diesen la paz. Gomo diré á Y. H. las mugeres de 
Anganamon que son una española y una india se le huyeron y 
binieron al fuerte de Paycavi donde yo las halle y en el camino 
vino un indio mensajero enviado por Anganamon el cual pidió 
en su nombre que se le enviase la muger india y dos hijas que 
traian y la una hija de la española que ella no la pedia por que 
le parecía que no era justo se la diesen , á esto se les respondió 
'que viniese á tratar de la paz y darla como tenia prometido y 
que toda la comodidad que se pudiese se le aria; no bino ni en- 
vió ningún recado \ después de esto algunos días entraron los 
padres y los mataron y es cosa llana que si dependiera so- 
lam^** de Anganamon su muerte que hiciera paz ^ra cobrar 
sus mugeres en trueque de ellos. Pero como era trato general 
de toda la tierra el matarlos no pudiera Anganamon hacer me- 
nos de venir en ello ni tampoco en Anganamon parte para que 
los demás den la paz ; por que ay muchos caciques que man- 
dan tanto como el y mas, que son mas ricos y poderosos , por 
que Anganamon no tiene mas de 40 hombres , los veinte de á 
caballo y veinte de á pie, demás que consta con evidencia no ha- 



DOCUMENTOS. 277 

ber ddo este el inconveDiente de no dar la paz pues se sabe que 
VnAbb tratado los indios de guerra de procurar cojer alia los 
padres para matarlos antes que las mugeresse yinieran como lo 
dijo Caranpangue en Arftueo , otro mensajero de Anganamon 
deyajo de algunas promesas y en Levo Cajomari y un cacique 
amigo délos términos de esta ciudad, de buena intención en^io 
cinco indios á la tierra del enemigo cada uno de porsi para 
saber ai esta paz que trataban era verdadera ó fingida y bol- 
viendo cada uno de ellos dijo ser todo falsedad y que la paz que 
ofirecian no fuese sino por rescatar á Turilipi y tener lugar de 
escojer sus comidas con quietud y cojer alia los padres y ma- 
tarloB^ de donde claram^ se echa de ver que no fueron las mu- 
geres causa de dar la muerte á los padres ni por ella se dejo de 
darla paz^ pues antes que vinieran se savia que tenian tratado 
esto y las propias mugeres lo dijeron también en llegando y 
avisaron de que no los enviasen ^ por que era lenguaje muy 
coman entre ellos el darles la muerte y Caranpangue dijo luego 
que vino de tierra del enemigo, al p* Luis de Valdivia y ansi y 
delante de otras muchas personas que en entrando los padres 
k» avian de matar y no queriendo darle crédito el padre Luis 
de Valdivia, antes amenasandole en rason de que no era asi lo 
que decia^ dijo el Caranpangue riéndose, padre aqui me tenéis 
poneme en prisión y si entrando los padres en tierra de ene- 
migos no les mataren luego cortarme la cabeza y el mensajero 
que vino de parte de Anganamon estando conmigo y con el p* 
Luis de Valdivia le pregunte que le parecia á los indios de 
goerra délos padres , respondió q® bien y que solo una cosa le 
parecia mal y era que andavan procurando saber cuantos indios 
habia y donde estaban y poniéndolos por escrito y no me 
acuerdo de si dijo que los tenian por espias y que andaban pro- 
curando saber lo que habia en la tierra para que mejor se la 
pudiésemos ganar y si el no dijo esto anlo dho. otros; y cuando 
se rescato Turilipi cesaron en gran parte los mensajes que iban 
y benian i tierra de guerra , por donde se conopio mejor la in- 



27B DOGUMBNTOS. 

teDcicm que los enemigos habían tenido y que no habia sido é 
trato de paz mas de por rescatarle y el p* Luis de Yaidi'via tam- 
bién ceso de ver en esto y cuando las mugeres de AngananiOD 
se viniéronle q* decir muchas veces Íl el por otros padres que 
daban muchas gracias á ellos que ya que habia fallado Turilipi 
se avian venido las mugeres de Anganamon para q® el comercio 
y trato de la paz con el enemigo no cesase y una délas cosas 
que mas animo al p* Luis de Valdivia á enviar los padres y á 
persuadirse que no los matarian fue el estar acá las dbas. mngo- 
fes y hijas de Anganamon que por esta rason le paremo que ^ 
el mayor daño seria tener ellos en empeño asta rescatarlos y 
esta es la verdad infalible por que de mucho de ello soy testigo 
de vista y de lo demás estoy muy bien informado y asi suplioo 
áV. M. le de crédito aun que bayan otras relaciones eontraesta 
por que es esta la cierta y verdadera. 

Desde el rio de Biobio á Puren y desde la cordillera neivada 
á la mar no hay mil indios de guerra y estos están muy reptf^ 
tidos en sus quebradas y si desde el fuerte del Nacimiento^ Leto 
y Cayoguano se les hiciesen entradas con mucha facilidad se 
rendirían y reducirían á nuestra tierra ó se retirarían á la del 
enemigo. 

La fuerza que tienen esta en la Imperial y la Villa<^Riea y 
Valdivia , donde estoy informado que juntan dos mil indios de 
á caballo y que pueden juntar cuatro mil y mas sin esto mucha 
infantería que dicen por cosa cierta que son de dies mil indios 
arríba los que ay en estas tres provincias. 

A 26 del pasado se huyeron seis soldados de Arauco en un 
barco que estaba allí para meter trigo en aquel fuerte , luego 
que tube aviso de ello despache , en grande diligencia, perso- 
nas por la costa en su seguimiento, si se diere con ellos se cas- 
tigaran conforme á su delito. 

Por que estoy cierto que an de ir á V. M. á su R^ consejo 
muchas cartas diferentes unas de otras que podrían causar con- 
fusión y para que esto se evite escribo al acuerdo de Santiago 



DOCUMENTOS. 279 

qae venga ono y dos á hacer información del estado délas cosas 
para que V. M. sea avisado y por si acaso pusieren alguna es- 
casa se^ bien que V. M. se lo euvie á mandar. Guarde nuestro 
Señor á Y. li. como la cristiandad á menester con aumento 
de mayores reynos. Penco y de abril á 17 de 1613. 

Los indios del fuerte de los Lovos que están reducidos junto 
á el dentro de una pausada donde pasan necesidades y salen 
con gran riesgo á cojer sus comidas y a sembrarlos , y están 
casi como sitiados por que el enemigo esta siempre sobre ellos 
con las armas, matándoles y llevándoles hijos y mugeres^ y por 
otra parte solicitándoles para que se levanten , y si lo hiciesen 
seria de muy gran daño, anme enbiado á pedir les de calor y 
ayuda para hacer una entrada á los enemigos que los molestan 
qae son la gente de Chichaco y otros ó ir con vecinos suyos que 
están muy briosos. Por que á mas de un año que no se entra en 
sa tierra y esta entrada convendrá mucho se aga^ por que de 
no hacerla podria resultar que aquellos indios se levantasen 
todos ó alguna parte de ellos visto que no se les da calor para 
salir de la necesidad en que están y ayer tube carta del sargento 
mayor de este reyno en que me dice como se han ido seis in- 
dias solteras de la ranchería de los dhos. indios á la tierra del 
enemigo y no puedo creer que esto sea sin misterio y con con- 
sentimiento de algunos indios parientes suyos que las deben de 
haber echado adelante para irse tras ellas , y no me he resuelto 
á hacer esta entrada hta. verme con el p* Luis de Valdivia que 
anda fuera de esta ciudad en la visita y no se cuando vendrá y 
es de grande inconven^ en aberle de aguardar para cualquiera 
cosa que se halla de resolver y mas en materia de guerra donde 
cada dia se ofrecen tantas novedades a que es menester preve- 
nir con gran prestesa y á los que no sin soldados no les parece 
asi y como yo tengo de dar á Y. M. cuenta de esto me da mucho 
cuidado y el darla de perdidas es gran travajo y los descargos 
son mal recividos aunque hta. aora no é perdido nada á Y. M. 



280 DOCUMENTOS. 

sino ganado muchas ocasiones importantes y de aqui adelante 
previno hacer lo propio y ansi suplico á V. M. tenga por bien 
de que yo tome resolución de lo que convenga á su Real ser- 
vicio en esta guerra por que e^to es lo que conviene y de lo 
contrario podria resultar algún deservicio de V. M. y este Real 
consejo tiene entera relación de los buenos aciertos que é tenido 
y particular en este reyno y para que con mas seguridad pueda 
ejecutar mi intención suplico á Y. M. me de la mano que se 
requiere á persona de mis cargos y esperiencia sin que nadie 
me la pueda guardar. 

£n este Real consejo estaran ya las residencias que me han 
tomado en este reyno y en la proV de Tucuman ; en ellas é sido 
muy agraviado por la pasión de mis émulos y de los jueces, como 
consta de los propios autos y otros recaudos i mas que parecerán, 
suplico á y. M. me mande desagraviar y que sean castigados 
los que me han querido quitar mi reputación tan contra justicia 
y que Y. M. me de el juez que pido ó jueces contra los que lo 
han sido en mis residencias y demás de esto me aga Y. M. mer- 
ced de mandarme despachar el avito de Santiago que á mu- 
chos dias que están mis informaciones hechas en el consejo 
Real de ordenes y por falta de quien lo solicite no se han des- 
pachado y de alguna renta atento á mi pobresa y.á lo mucho J 
bien q'' é servido á Y. M. de mas de cuarenta años á esta parte 
y al que lo estoy continuando con mucho travajo y gasto de mi 
hacienda y demás de mis servicios y calidad ; tengo las de mis 
antepasados que de inmemorables años á esta parte an servido 
siempre á los tres reyes de Castilla y León antecesores de Y. H. 
con mucha ñdelidad = Sr. = 

Al. de Rivera. 



DOGUMBNTOS. 281 



Reladon de lo que sucedió en la Jornada que hicimos el Sr. pres** Alonso de 
Ribera gobernador deste reyno y yo desde Arauco á Paycavi á conducir las 
paces de nicura última regua de Tucapel y las de Puren y la Imperial , 
escrita por mi el padre Luis de Valdivia al salir de Paycayi de vuelta 
á Lebo (1). 

(1012) 

1. Partimos de Arauco a veinte y seis de Noviembre de 1612 
coD el ejercito y campo Real y desde alli enviamos mensa- 
jeros á Ilicura y á Puren dándoles noticia desta jornada] y de 
fin della ; en el camino recibimos varios mensajes asi en Levo 
y en Lincoya como en Paningui dos leguas de Paícabi y junta- 
mente tuvimos noticias por algunos indios de los revelados que 
86 venian de la tierra de guerra á sus propias tierras á gozar 
de la merced que S. M. les hace de otras cosas que contraria- 
van á las primeras y causaban confusión por la división y varie- 
dad de pareceres que babia en Iqs indios de guerra en razón de 
dar crédito ó no darle á las cosas que de parte de S. M. se les 
han ofrecido , i que movió mucho un indio casique de Catiray 
llamado Leubulican que eslava poblado con cincuenta indios 
jnnto á el fuerte de San Gerónimo y por estar indiciado y casi 
convencido de traycion por haber ido á decir á los indios de 
gaerra que seria falso lo que traya enviandole yo por men- 
sajero mió á lo contrario de lo que publico , se hujo a Pella- 
gaen con sus indios que fueron pocos mas de treinta el cual 
dijo á la gente de Puren de que no creyese en cosa porque 
era fraude para prender á los casiques y matarlos ó enbar- 
Carlos á Lima y que el pensaba hacer guerra á los indios de 
Catiray que habian dado la paz y para esto buscar gente en 
Paren, mas no pudo juntar mas de algunos inquietos de los re- 
tirados que por todos juntos con los suyos serian 40 , con 
ios cuales volvió al fuerte de San Gerónimo á revelar los que 

(1) Sacado de los arci^ivos de Indias de Sevilla* 



282 DOCUMENTOS. 

allí habian quedado de paz que serian 24. Pero estos temién- 
doles y deseando quietud y paz se vinieron á el fuerte de Tal- 
catnavida á poblarse con todos los indios de Gatiray, que alli 
nos dieron la paz cuando yo entre ea su tierra eate año por 
el mes de junio, que serian cerca de trescientos que de nuevo 
se han poblado y sioaentado alli sin otros ciento y cincuenta 
Gatirays que eslan poblados de la otra parte del rio Yiovio, al 
paso del fuerte de Jesús por lo cual se volvió volando Leubulican 
á Puren á hacer mas gente. 

2. A esta sason llegaron los últimos mensajeros mios á Pureo 
con nuevas diferentes de las que Leubulican publicó por lo cual 
tuvieron muchas juatas y consultas los casiques de cada regua 
en sus propios sitios ; venian á esta sasoa á ntro. llamamiento 
caminando los casiques de las siete reguas de la costa de Purea 
que son Nalonmo, Calcuymo , Tirua , Clarea^ Yideregua, 
Lleolleo , Rangalue y estavan también para venir los seis caci- 
ques de Puren' que es la octava regua de aquella provincia y solo 
faltaba por convencer Aynavilo cabeza de Pellaguen que es la 
regua novena de Puren el cual se inclinaba á favorecer á Leubu- 
lican y no dar crédito á los medios de paz teniéndolos por fraude 
con lo cual se detuvieron los dbos. casiques que querían entrar 
á dar la paz y los casiques de Elicura q*" alinda con Puren no se 
atrevian á entrar á dar la paz con otros retirados de su misma 
ayllaregua de Tucapel que aun no habian venido á dar la paz. 

3. A esta ocasión llegó á Purea Lancanaguel casique prin- 
cipal de Malleco y toqui general de una provincia de la cor- 
dillera nevada el cual les dijo como toda su provincia y otra 
demás adelante admitieron la paz que el Rey Ntro. Señor les 
ofrece enviando para esto cincuenta casiques y capitanes á el 
fuerte de Cayojuano y que por esto les quitamos el fuerte de Angol 
lo cual era gran señal de amistad y de cumplimiento de lo que 
se les habia ofrecido y les aconsejo á los de Puren admitiesen 
esta paz que también les estaba entrando los casiques á ello y 
se les quitaría el fuerte de Paycaví y quedaran sin temor ni re- 



DOGDMBNTOB. 288 

celo de fuena con descanso y quietud en sus tierras, parece que 
nueacro Señor proveyó de la venida deste toqui tan bueno para 
deseeef lo que el demonio intentó por medio de LeuboHcan. 

4. En el Ínterin que esto pasaba en la tierra de guerra el 
Sr. pre«^ y yo consultamos algunas veces con los maeses de 
campo y capitanes ai se dilataría por algún tiempo mas el quitar 
el ftierte de Paicaví atento á que Ancanamon y Turilipe y los 
demás caaiques que se vieron conmigo en Paicavi á 10 de Npv* 
de este año habian quedado de que basta que ellos volviesen 
de arriba no se quitase el fuerte á donde habian á unir estos 
medios de paz á todos los discordes para que viniesen a berse 
con tn Señoría y conmigo y de vuelta llevar consigo dos padres 
delacompañia á la Imperial que estaban á junto en Paicavi 
parfteaoy habia veintq y seis di as que se partieron á esto pero 
como parecía que tardaban Ancanamon y Turilipe y estava 
ooeatro ejercito cinco dias en Paicavi esperando esto y por otra 
parte le entendió haberse enfriado algo Ancanamon en esto por 
habértele huido de su casa á este fuerte de Paicaví mientras 
que el subió á la Imperial tres mugeres suyas y dos hijas y la 
une mtiger era española , por todo lo cual nos parecía conve- 
niente dilatar la quitada de este fuerte hasta que los casiques 
vinieten á dar la pas porque ai no la daban convenía mucho, 
no quitar este fuerte por ahora asi para el intento de los medios 
de paz y guerra defensiva como para si acaso fuese menester 
proéi^ir la ofensiva á que movían fuertes y eficaces funda- 
mentos que las oosas presentes nos ofrecían de que queríamos 
dar cuenta á su excelencia. = Y porque este fuerte estava tan 
arruinado que en ninguna manera podía conservarse este in- 
vierno y se traía la leña para el de muy lejos y con riesgo fue 
necesario buscar por aqui otro sitio donde hacerle de nuevo y 
á eeto salió el Sr. pres^ y le hallo proposito media legua mas 
adentro el rio arriba , pero yo le suplique que por ahora dila- 
tase el edificarle de nuevo y se reparase del modo posible por 
este verano este viejo fiíerte , llegó á noticia de los enemigos 



28/i DOCUMENTOS. 

este intento de su señoría y lo que y ó le supliqué y lo uno y lo 
otro le hizo provecho por que el temor de nuestras fuersas 
y el del engaño que lo que les ofreciamos no era por falta de 
ellas y con esto la esperiencia de que su señoría les cum- 
plia lodos los buenos medios que yó les ofrecia á los que han 
dado la paz de nuevo en Arauco^ Tucapel, Gatiray les obligaron 
á los de Puren á concordarse y unirse todos los de sus nueve 
reguas y los de Elicura pero por el recelo y temor en que ios 
puso el lenguaje de Leubolican quisieron que entrasen pri- 
mero los casiqués de Elicura y con ellos los mensajeros de toda 
la provincia de Puren para que se hallasen presentes á todo 
lo que se hacía con los dichos casiqués y se lo refiriesen para 
entrar después ellos á lo mismo. 

5. Es Elicura en la regua mas velicosa de la tierra de 
guerra á donde jamás á entrado campo nuestro con quien no 
hayan peleado á la entrada ó á la salida y á sonado por tener 
pasos muy a proposito para ello y donde se ha derramado mu- 
cha sangre de españoles ; es la llave de toda la guerra con quien 
alindan las reguas mas velicosas de Tucapel y Gatiray y jamás 
ha dado toda esta regua entera la paz cuya cabeza principal es 
un indio viejo de mas de setenta años llamado Utablame y la 
segunda cabeza otro llamado PayllapuUi de cincuenta años los 
cuales jamas han dado paz aunque los demás casiqués la han 
ofrecido de falsos varías veces por no haberles dado licencia 
pasasen estos dos casiqués , por que si la dieran les cortaran la 
cabeza á estos por las demás provincias de guerra y para esto 
me dijo Utalblame , cuando entro á verme que habia peleado 
con diez y seis gobernadores^ desde el primer Merogran basta 
ahora y que ninguno habia sido poderoso á rendirle pesar si no 
yó con los bienes que le he traido y con un beneficio que le 
hice enviandole Ghenaede un hijo suyo de cuatro año y para 
que mas se vea la enteresa de este capitán con haberle cauti- 
vado en varias veces sus mujeres, hijos y nietos los cuales hoi en 
dia están yivos en ptro. poder, jamas trajo de rescatarlos sola* 



DOCUMENTOS. 285 

meóte por oo tener comercio con españoles sus enemigos y al 
Sr. presidente le dijo que se acordaba bien de quan gran capi- 
tán era sn señoría y cuan cruda guerra les babia becho pero 
que lo que no pudo obrar entonces con esto en el babia obrado 
ahora con la amistad y beneficios. 

6. Este casiqué envió viernes de mañana á siete de Dic* un 
mensajero avisando que á la tarde vendría con los demás casi- 
qués y á las tres asomaron como un cuarto de legua de este 
fuerte dePaicavi los dhos. casiqués capitanes y conas de Elicura 
que por todos con los mensajeros que venian de la provincia de 
Puren fueron setenta y tres^ venian á pie en prosecion uno tras 
otro y delante tres corredores de acaballo para reconocer, los 
quince delanteros de ellos traian en la mano un ramo de canela 
en señal de paz y los tres primeros le traian mucbo mayor ; los 
nombres de los cuales por el orden que vinieron son los si- 
guientes.— Utablame» Paynibueli , Huicbalican , Convemanque 
que era toqui ^ Presilican , Huetacaibu , Hanquelican , Cuntemo, 
Paynemanque , Ununcunga , Queupelico, Aytiquépu , Gallum- 
leuba y PiUantun, estos quince venian en traje de nesues que 
son á modo de sacerdotes suyos con bonetes redondos en las 
cabezas y encima de las camisetas unas yervas de la mar que 
se llaman cocbayuyos colgando muchas por delante y por detrás 
á manera de borlas y dalmáticas las cuales son insignias entre 
ellos de una superstición que llaman reguetun la cual solamente 
usan en tiempo de paz y quietud que es la mayor señal que ellos 
pueden damos della aunque por estar tan llena de engaños é 
ignorancias en que el demonio los tiene nos causa compasión 
esta ceremonia de que no bago mas misión por ser cosa larga y 
no á proposito de mi intento ; tras esto venian los mensajeros de 
la provincia de Puren que fueron Lincolebo, Payllaleco, Paylla- 
lican, Huentequencbé,Pansilaco, Curiquenpu, Gurinanco, los 
demás capitanes y conas por la proligidad no se les hizo salva 
de artílleria á la venida por no atemorizar los , pero por orden 
de su señoría bajo el maestre de campo Atv. Nuñez de Pineda 



d80 DOCUMBNTOS. 

á el rio á pasarles en el vareo como lo hizo y lo subió al fuerle 
adonde yo estaba alojado y habiéndolos hallado á todos con 
gran contento soyo y mió vino su señoría desde el Real donde 
estaba situado a verlos y abrazarlos uno á uno con el mismo 
contento y alegría y habiéndose asentados todos se lebantó 
en vez y nombre de su regua y de la provincia de Puren 
Utablame y dijo lo primero el contento que habia recibido 
toda la tierra de guerra con las buenas nuevas que su señoría 
y yo les habiamos enviado y que aunque uvo varios pareceres 
de conas y capitanea mosos é inquietos en el Ínterin que no se 
unieron las cuatro cavezaa principales de la guerra pcEro que 
' después que se acabaron de unir y confirmar lo cual se concluyó 
tres dias habia ^ no hay ni habrá cona ni capitán que ose tomar 
armas en las allareguas que al prea^ están de guerra y que les 
será muy fácil hechar de sus tierras á los retirados y estrangeros 
naturales de las provincias de paz fugitivos de Arauco yTucapel 
y Catiray, nombro por cabezas de la regua al Licupichun toqai 
de Puren á quien toca hacer la guerra por la costa de la mar 
llamando gente de toda ella hasta Valdivia, la segunda cabeza 
dijo era Lancanabuel toqui de Malleco y general de la cordillera 
nevada por la oual le toca hacer guerra hasta la ciudad de Chillan 
llamando la gente de Iluen Chillata hasta la Villa rica , la ter- 
cera cabeza dijo que era Ahinaviio con Ancanamon casiqués 
de Pellahuen á quien toca hacer la guerra por los Catira; 
Gualques llamando toda la gente de la Imperial hasta Osorno y 
la cuarta cabeza se nombra asi mismo á quien toca hacer la 
guerra ayudando á Lien Pichum y Ñamen y recojer gente reti- 
rada y de caso que las dos primeras cabezas á mas de dos meses 
que están conformes en admitir esta paz y habían perseverado 
juntamente con Ancanamon en persuadir á Inabilú que la admi- 
tiese el cual habia estado muy rebelde jpor razones muy parti- 
culares de envidias entre ellos pareciendoles que se Uenavan la 
honra de la quietud de la tierra otros casiqués y que se habían 
tratado estos medios con ellos primero que con él y q* habían 



DOCUMENTOS. S87 

recibido de pi algunas dadivas de vestidos de que se les dio 
satisfacion y se desengaño , habrá tres dias que se desengaño^ 
y di licencia al dbo. Ulablame para hacer su regúeiun y que 
otro año haría su regüetun Ti rúa y á este modo irían entrando 
por años en regüetun las demás reguas, que es señal de quietud 
y paz como se dija — Lo segundo dijo que para que esto tu- 
viese efecto haria mucho al caso quitarles este fuerte de Paycavi 
con que se asegurarían todas las provincias de guerra de que no 
se la haríamos y. juntamente suplicaba lo tercero de parte de 
Ancanamon se le volviesen por lo menos sus dos bijas que de 
las mugeres no se le daba tanto , lo cuarto dijo que los padres 
de la compañía podrían estar cuando quisiesen con mucha 
seguridad y que en nombre de todas las cabezas de la guerra 
venia el á dar la paz y abrir puerta á los casiqués de las demás 
provincias de guerra para entrar á darla personalmente lo cual 
harán conforme al tratamiento que viesen se les hacia á los 
casiqués de Elicura que con el venian y que asi por dar noticia 
desto á los de Puren venian aquellos seis mensajeros los cuales 
fueron á este punto llamados y certificaron ser asi verdad lo 
propuesto por Utablame. 

7. A este razonamiento respondimos el Sr. presidente y yo 
agradeciéndoles la venida y la confianza que habian hecho de 
nosotros y la paz que davan y por mayor asiento della les de- 
clare á la larga todo lo que S. M. les ofrece y pide para la con- 
servación de la paz de ambas partes y se les respondió que ha- 
biamos tenido resolución de no quitar este fuerte hasta que 
Ancanamon y Turilipe volviesen con los casiqués de Puren y la 
Imperial á dar la paz como la prometieron y pidieron que no se 
quitase este fuerte hasta su vuelta , pero que descansasen esta 
noche y á la mañana se les daria la respuesta á todo mas con- 
veniente con la cual se despidió su señoría por ser ya tarde. 

8. Y luego los casiqués de Elicura se levantaron para hacer 
su juramento á su usansa y con ello se levantaron en pie los ca- 
siqués de Tucapel y Arauco que vinieron con nosotros y los 



288 DOCUMENTOS. 

mensajeros de Puren cantando ó aullando por mejor decir los de 
Usansa un cantar en su lengua que comenso Utablame y prosi- 
guieron los demás que le repitieron cuatro ó cinco veces por 
espacio de un cuarto de hora y no hubo persona que entendiese 
lo que decian y entregando los tres primeros sus canelas á sus 
casiques de paz de Tucapel y Arauco haciendo cada cual un 
parlam^ por espacio de un cuarto de hora antes de entregar la 
canela alabando estos medios de paz que yo les traje agrade- 
ciéndomelo y vituperando los daños de la guerra y tocando cada 
cual diferentes motivos y razones y otros tres parlamentos hi- 
cieron los tres casiques de paz intimando cada cual dellos la 
respuesta que dimos á los caciques de que no convenia quitar 
este fuerte hasta que todos uniformes diesen la paz y que pues 
yo habia navegado cuatro mil leguas por su bien y pasado tan- 
tos trabajos en hir y venir que no era razón que los de Puren 
no saliesen seis leguas ú ocho o doce ni los de la Imperial á 
verse conmigo y que asi se lo dijesen á todos ellos de su parte 
y que hechacen de sus tierras la gente retirada inquietadora 
como Aleubolican que venian con cuento á inquietarlos con su 
consentimiento y á los demás que le siguen. 

9. El dia siguiente á ocho, fiesta de la Santísima Virgen dedi- 
cado á su Purisima Concepción, habiéndose encomendado á Ntro. 
Sr. la noche antes la resolución que se habia de tomar, madru- 
gué y me fui al alojamiento de los dhos. indios de Elicura y 
Puren, solo salieron á nos recibir cuando movieron, sentóme en 
el suelo con ellos y diles á entender quan de veras y de corazón 
deseaba su quietud y les persuadí mucho á la paz y que si esta 
estorvava en solo quitar este fuerte le diesen por quitado cuando 
los casiques todos viniesen y que ya este negocio estava en su 
mano, pero que muchos españoles se recelaban que no querían 
ellos mas de quitar este fuerte para mejor hacernos guerra lo 
cual yo no creia y que deseaba saber la verdad de ellos y el 
pecho de los de Puren y no quiso se hallasen mas de los casi- 
ques para descubrir con secreto lo que en esto hubiese para 



DOGDUENTOS. 289 

prevenirlo, a8^[urome Utablame que no habia traision que á no 
ser estq asi no entrará el á dar la paz y que estuviese cierto 
desto qae lo vería con mis ojos y que el amor que me tenia era 
mas que á-padre y otras cosas á este modo que todos ellos me 
dijeron y para que mejor se entienda esta seguridad que me da- 
ban llamé á los dos lenguas generales capitán Luis de Gongora y 
capitán Juan Bautista Pinto y la repitió en presencia de ellos 
para que lo testificasen después y los dhos. lenguas dijeron que 
por las señas que se habian visto en este camino era creible 
esta seguridad que daban pues ni se ha tocado un arma ni he- 
moa visto centinelas suyas ni nos á fallado ni un solo caballo 
con haberse alejado muchos caballos mas de media legua y por 
haber entrado y salido tantos indios é indias de la tierra de 
guerra á tratar y comunicar con nosotros vendiéndonos frutillas, 
habas y papas por otras cosas que les damos y haber ido nue»- 
tros yanaconas á las casas de ellos á la tierra de guerra á 
traernos frutillas con su gusto ; el Sr. presidente madrugó y oyó 
misa y se fué luego con diez ó doce de acaballo á donde yo es- 
taba con los dhos. casiques y con muy grande humanidad se 
sentó enmedio de ellos en una banqueta baja y mando se apar- 
tasen los de acaballo que vinieron con el y quedándose solo 
con los indios y conmigo les hablo y yo por un rato con gran 
agasajo y facilidad y entendido bien la seguridad que daba 
Utablame y ponderó las circunstancias dhas. con lo cual nos 
resolvimos en quitarles luego este fuerte como el Sr. virrey 
con particular luz del cielo lo determino desde Lima y quo 
se fuesen con estos casiques los dos padres de la compañia que 
alli estaban para esto el padre OracioYechi y el padre Martin de 
Aranda pero que no pasasen de Eilucura á Puren hasta que tu- 
viesen orden nuestro donde podrían verse con todos los casiques 
de tierra.de guerra y asi lo respondimos á Utablame y á los de- 
más , fué singular el contento que les causó esta respuesta y dijo 
Utablame que en su vida le habia tenido mayor por que si no 
se quitara el fuerte se estorvara la quietud universal y bol viera 
i>ocuif. 11. 19 



990 POGÜMBNTOS» 

09UJ corrido haciendo pedasos aquellos ornameDtos de mensa- 
jeros pues no pudiera haber quietud para semejante oficio y pro- 
metieron de llevar y bolver a los padres siempre con toda se- 
guridad y que allá serian muy estimados sin que nadie los ofen- 
diese en cosa como á padres suyos que ya lo heran pues tanto 
bien les traian y que de aquí resultaría el venirse á ver con sa 
señoría y conmigo todas las provincias de guerra y enviarían 
luego mensajeros para hechar de sus tierras de Puren á Leboli- 
can y á los demás inquietadores para que salgan ó estén quedos 
ó si no matarlos. = En lo que toca Ancanamon se les dijo que 
los padres le hablarían y darian el corte que mejor se pudiese 
y esperanzas de que le darian una hija que era infiel. 

10. Entonces el Sr« presidente para recibirles la pas llamo á 
los maeses de campo y capitanes de su compañia para que fue- 
seo testigos de este acto, llego Utablame y en señal de reconoci- 
miento al Rey nro. Sr. ofreció su canela y la recibió el Sr. pre- 
sidente admitiendo Utablame la paz según el pacto que el día 
antes se trató y su señoría se la recibió en la misma forma y vol- 
viéndosela á dar le abrasó — y lo mismo hicieron con su seño- 
ría Painehueli y Huichalican que son los tres señores de la ca- 
nela ; (ue grande e) contento que todos los del ejercito B} tuvie- 
ron con esta resolución que se tomó que no hubo hombre qBe 
no hablase y sintiese bien de ella, asentando ntro. Sr. en los ani** 
mos de todos gran confianza de la paz y quietud general deste 
reyno con lo cual me fui á decir misa y dar gracias á nro. Sr. por 
este beneficio que ha hecho á este reyno y después se las di á 
el Sr. pres^ el cual ha hecho un gran servicio á nro. Señor y á 
& M. en haber tomado con tanto cuydado la ejecución de 
tan buenos medios y favorecidolos de palabra y obra enmedio de 
tantas contradiciones como tan gran ejecutor de la vbluntad de 
8« M. hiñiendo personalmente á la ejecución y practica de to- 
das estas particularidades y por una parte cuidando tanto dé la 
defensa por haber sido estos indios tan terribles enemigos, 
recelándose siempre de ellos y por otro cumpliéndoles todo 



DOGUlIBIfTOd. 291 

coanto S. H. les ofrece sin faltar punto y marina á casiques de 
paE que tiene sus tierras junto á este fuerte y pidió que no se 
queoiase porque quería vivir el en un cuarto del y que los padres 
de la cooapañia viviesen en el otro cuarto cuando pasasen por 
aquí á bub misiones y se le concedió. 

11. Estediase detuvieron los casiques con nosotros^ dieron^- 
wAes carneros y trigo y cebada que comiesen ellos y su gente y 
vieron comensar a derrivar las palizadas del contra fuerte y die- 
ronnos tioticia de indios de su tierra que acá estaban cautivos 
para trocarlos por españoles cautivos de que dimos memorial 
á loB padrea Oracio Vecbi y Martin de Aranda y solo Utablame 
pidió cinco y ofreció buscar por ellos cinco españoles y yo le 
prometí dar las pagas que costasen y mas sus mugeres de balde 
entre las señoras Banamerada la S" D* Alonsa muger de D. Alonso 
de Córdoba y un hijo suyo y D* María Gbirinos y la m* del padre 
Molina y no es poco haberse ya rescatado desde que llegué siete 
aapaflolea que son el hijo de Marcos Hernández , D* Fran"* Mejia , 
el alférez D. Alonso de Quesada , el sargento Torres , D* Isabel 
Basuato y D* Haría de Gerguera y su hija. 

18.. Esta noche llegaron cartas de Talcamavida en que avisan 
aeoojió un hermano de Leuboiican á el cual se hizo justicia y 
murió ebrístiano por que el Sr. presidente á prometido de dar 
por cada indio que oojieren nros. indios amigos de los que vie- 
nen á inquietar la paz diez obejas y si fuese capitanejo veinte ; 
declaró este que su hermano anda con 40 indios y que le podian 
00^ en cierta parte adonde se le hecho luego envoscadas y avi- 
sar de otro campo quan bueno esta lo de Gatiray cordillera ne- 
vada y lo mismo del estado de Arauco que todos los indios que 
han dado la paz están muy contentos y con gran gana de matar 
i los inquietos que cojieren ] partiéronse este día de N^ S'* tan 
memorable para este reyno 40 indios de los que vinieron el día 
antes á derramarlas buenas nuevas por la tierra de guerra donde 
antes habia variedad de lenguas y también despacho el Sr. pré- 
ndente á la Concepi» mi aviso de todo lo dho. breve. Plega á 



292 DOCUMENTOS. 

Sr. haya en Santiago y €00069** ^^ concordia que bai ya en 
este ejercito por que el demonio así en los indios como en los 
españoles á dejado la guerra de lansas y arcabuces y convertí- 
dola en guerra de lenguas y como ellas no sean mas de contra- 
mi y no redunden en ofensa de nros. todo se puede llevar cod 
su gracia y esperar con la prudencia mayores favores de su 
mano. 

13. El dia siguiente, dedicado ala gloriosa virgen santa Leo- 
cadia, á nueve de diciembre ordené en el nombre del Señor á 
los padres arriba nombrado Oracio Yechi y Martin de Aranda 
se partiesen con Utablame y los demás casiqués tomaron esta 
obediencia con un gozo grande interior y esterior y habiendo 
dho. misa se partieron y con ellos un hermano novicio coayud- 
tor que recibí acá llamado Pedro de Montalvan ; mi gozo era 
mesclado de dolor de no acompañarles á tal joraada y de apar- 
tarme de ellos y de quedar solo y de que las cosas universales 
deste reyno me tuviesen tan impedido á la obra mas propia 
mia y de mi mas deseada, pero consolóme de que tales hijos de 
la compañía de Jesús fuesen los primeros granos de la quesem- 
brava en Puren para esperar dellos el fruto que se espera, acom- 
pañólos el Sr. presidenta con lo mas de la caballería de este 
ejercito hasta el vado del rio donde se quedó mirándolos basta 
que desparecieron habiéndolos tornados á encargar mucho á los 
casiqués y mandado que la infantería disparase dos cargas para 
festejar y honrar á los casiqués á la despedida y yo pase el rio 
de la otra parte con ellos y queriendo comensar á encargárse- 
los mucho á los casiqués me atajó Utablame diciendo no me 
digas nada padre mío que me aberguenzas que ya se lo que 
quieres decirme, estos padres llevo en mi corazón y son mi co- 
razón en serlo suyo ni te de cuidado que yo me encargo dellos y 
te los volveré á Lebo ó a la Concepción como van que ya no 
hay quien les ofenda á donde van; con eslo los abrasé muy apre- 
tadamente y recibí dellos su vendicion para mejor acertar con 
ella á ordenarles lo que conviniese, lleva una intrucion mia 



DOCUUBNTOS. 293 

del modo como se an de haber allá por escrito ; no se puede decir 
el coDteDto mesclado con lagrimas que recibió todo este ejer- 
cito Real al despedirse de los padres viéndolos partir con tanto 
gozo, solos entre nación tan barbara y tan cruel aunque ya los 
que heran leones y lobos se iban haciendo obejas con ellos, en 
todos quedó gran confianza de que no solo no recibirian daño 
pero que harían grandes efectos confesando ya todos á voces 
ser este negocio que yo he traido á este reyno cosa del cielo 
trocándose las emulaciones y contradiciones en general aproba- 
ción y 8i esto hacen los maeses de campo y capitanes y solda- 
dos qoe ven por vista de ojos lo que lo que acá pasa espero en 
otro. Señor que los de las ciudades dcste reyno que no saben 
mas de lo que oyen ó les escriven les imitarán mejor pues es de 
creer que los cierbos de Dios y los religiosos en prímer lugar 
que con santo celo han hablado y escrito según la relación que 
les han hecho personas no bien enteradas destos medios con el 
mismo celo honran á nros. y le serán gratos á los beneficios y 
se trocaran ayudando con lenguas y plumas á lo que ntro. Señor 
favorece con su larga mano en bien de todos y gloria de sus 
hijos. 

14. Enviamos con los padres dos indios amigos que volvie- 
sen con carta suya y avise de su llegada los cuales volvieron á 
las nueve de la noche habiéndose partido á las ocho de la ma- 
ñaña 5 trajeron carta del padre Oracio para el Sr. presidente y 
para mi en que me avisa lo primero que llegaron á las cinco de 
la tarde á Elicura media legua mas adelante de la laguna y que 
fueron recibidos con mucho cariño de frutilla de Chile ó fresa 
y que el dia siguiente babian de ir al asiento de Repuetun. Lo 
segundo avisa de que media legua de ntro. fuerte despacharon 
mensajeros á los casiqués de las siete reguas de Puren para que 
se viniesen á ver con los padres y que el dia siguiente partiría 
al mismo efecto Panibueli á Puren y á Pelabuen que son las 
otras dos reguas. Lo tercero avisa que en llegando hicieron un 
parlamento los casiqués, todos sobre cuan bien les estaba la paz 



k. 



29& DOCUMENTOS. 

y que no se puede explicar el contento que tienen todos los 
principales é indios de guerra de los medios que les he traido. 
= Lo cuarto que aquesta noche duermen tan seguros entre los 
indios como si estuvieran en Toledo. = Lo quinto turnosele á 
escribir el dia siguiente á diez de Diciembre avisándoles de 
ntra. partida a Lebo ; este dia fue el Señor presidente en persona 
á la voca del rio una legua de Paycavi á dar traza como los 
barcos que habia en Paycavi y en ellos las piezas de artillería 
se llevasen por la mar pero por mas diligencias que se hicieron 
DO pudieron enhocar por la gran resaca que hace la mar en la 
boca del rio por la cual se resolvió de llevar por tierra las piezas 
y atento á que los barcos estaban ya biejos y quemarlos era de 
poco provecho y que seria de ningún daño dárselos á los casiqués 
de Elicura para que pescasen en su laguna que hace este mismo 
rio en su tierra resolvió su señoría con parecer de los deroas 
visto que se diesen á Utablame el mayor y á panihueli el me- 
nor lo' cual fué señal de grande amistad darles para su bien ios 
barcos con que tanta guerra se les habia hecho y asi se escri- 
bió á los padres se les dijese este favor y mrd. que se les ha- 
cia en nombre de S. M. con que quedarán mas obligados á 
mirar por los padres y habrá con que pasar el invierno este 
rio cuando vamos solos á su tierra ; esto es lo que ha sucedido 
desde 26 de Nov' hasta el 11 de Dic* de este año de 1612 de 
que son testigos mas de cuatrocientos españoles que hay en 
este ejercito y para may' crédito pedi ai secretario de Sr. presi- 
dente y al secretario de la visita general que yo hago en este 
reyno n" de S. M. me lo diesen para fee y testimonio como per- 
sonas que se han hallado presente. 

Luis DE Baldiviá. 



En una carta de Alonso de Ribera hemos encontrado el pa- 
saje siguiente que desaprueba enteramente este informe de Luis 
de Baldiviá. 



M.. 



.?«. 



^■ 



DOGUMBNTOS. 205 



Señor, 



Entendido he por cosa cierta de algunas personas fidedignas 
qae han venido de la ciudad de Sant» á esta y otras que lo han 
escrito que en la congregación que se hace en la compañía de 
Jesús de aquella ciudad se leyó un iDforme del mi viaje en la 
Arancania con el padre Valdivia y que dijeron que iba formado 
de mi mano ; yo no le creo pero en esta duda porque algunas 
personas lo afirman y por si acaso hubiere ido á ese Real con- 
sqo como por cierto me dicen lo han enviado me ha parecido 
informar de lo que paso que es como sigue. = £1 padre Luis de 
Valdivia hizo el dho. papel y no lo quise firmar por causas que 
i ello me movieron de algunos encarescims® que lleva y aun cir- 
cunstancias demasiadas que no habia para que escribirlas ni 
convenia al servicio de V. M. y como pasó todo en mi presen- 
cia ni el poco fíindamento que habia para hacerlo y por esto 
nadie lo firmo , ni dio parecer, ni se pidió para que los padres 
fuesen , si no es á mi y como yá yo estaba enterado de la deter- 
minación del padre y convencido de sus muchas razones y de 
sus cartas que son las que V. M. por las copias que envió con 
esta no le dije mas de que me parecia que no matarían los pa- 
dres pero que tenia por cierto que los prenderían y que los des- 
balejarían , á esto me respondió el p' Luis de Valdivia que a eso 
habían venido acá y que preso harían mucho fruto dando á 
entender á los indios la voluntad de V. M. y confesando á los 
cautivos y haciendo otros frutos espirituales entre aquellos 
barbaros y después que supo que eran muertos anduvo su 
secreto pidiendo firmas en el campo á algunas personas y se- 
gún fué publico y a mi me dijeron algunos de los que firmaron 
les decia que yo mandaba que lo firmasen y que lo tenia fir« 
mado y no lo dejaba leer á nadie, de esto no supe cosa ninguna 
hasta después de hecho y con esta cautela firmaron 10 ó 12 y 
después que supieron que yó no lo habia firmado ni mandado 
firmar se quejaron del engaño que les habian hecho y pidieron 




296 DOCUMENTOS. 

que querían ver loque habían firmado y asi se les leyó el papel 
en público y aunque algunos quisieron que se quitasen sus fir- 
mas no se hizo porque ya estaba en poder del padre, después 
se dijo que este papel se había leído como dijo en la congrega- 
ción p* dar á entender que el haber enviado los padres á tierra 
de guerra no fué por parecer solo del padre Luis de Valdivia 
sí no que yo y todo los que le habían firmado fuimos del pro- 
pío y certifico á Y . M . que todos á una vez decían , al tiempo que 
los padres fueron , loque sucedió y yo loque arriba digo y esta es 
la verdad puntual. He querido avisar á Y. M. de ello por si acaso 
hubiera ¡do otra relación^ contraria de esta. Nro. S' la R* per- 
sona de Y. M. gde. con el aumento de mayores rey nos y señoríos 
como la chrisliandad lo á menester. Concepo*» de Chile Oct* 25 
de 1613. 

Alonso de Ribera. 






DOCUMEiMOS. "297 



Informe sobre el padre Luis de Valdivia. ^ 

(1621) 

Presupuesto lo cual es así que el padre Luis de Valdivia fue 
ano de los religiosos de la compañia que fuerou con el padre 
Pinas á fundar casa de su religión en Santiago de Chile por el 
año de 1593 y en el discurso de algunos años que alli estuvo vio 
lo que pasaba en aquel reyno, y concivió como con guerra de 
cincuenta y tantos años que hasta aquel tiempo habian corrido 
todabia duraban reliquias della y habiendo fecho sus animad- 
versiones de lo que le pareció conveniente para el entable de 
su guerra defensiva bajó á esta ciudad de los Reyes á tratarlo 
con D. Luis de Yelasco virrey que en aquella sason gobernaba 
el Perú habiéndose para ello valido primero de D. Juan de Vi- 
llela que era su asesor. — No abrazo el virrey su partido pare- 
ciendole no conveniente. Susediole el conde de Monterey á 
quien pareció lo mismo que á D. Luis de Yelasco y diole de 
mano. Siguió en el gobierno el marques de Montes Claros y 
juzgólo por medio conveniente y con traza del padre Valdivia 
que save los conveniente!^ para los buenos susesos de sus inten- 
tos y quiso p* dar mas fuerza á este de la guerra defensiva que 
sus intentos propios no pareciesen suyos, ni que era el movedor 
desta picina , si no que eran pensamientos del virrey y que el 
como persona intelligente de las cosas de Chile iba á procurar 
el buen suceso de la embajada y á dar á entender lo mas con- 
veniente á ella con el poder y licencia que para ello llevó del 
virrey siendo fho. suyo y causa propia mediante lo cual vino á 
obtener en su pretensión lo que quiso. 

Y por que era sabedor que Alonso Garcia Ramón que actual- 
mente en aquel tiempo estaba gobernando la guerra de Chile 



'l 




298 DOGUlfENTOS. 

era de contrario parecer tuvo traza como ayudar su jubilación 
y que en su lugar se introdujese como persona única para la 
ejecución de todo lo conveniente la de Alonso de Ribera con el 
cual se trataba por deudo y de una tierra. Concedioselo todo 
V. M. y entraron ambos el gobernador Rivera y el padre Bal- 
divia en el reyno de Chile por Mayo del año de 1612 — y 
sin embargo de que Alonso de Ribera juzgava por no conve- 
niente la guerra defensiva y fué esperimentando los muchos 
daños que mediante ella se seguian se dejó llebar con el gusto 
y corriente de la voluntad y gobierno del padre Valdivia, 
siendo el principal agente de todo cuanto se hacia perdiendo 
en mucho de su autoridad el gobernador como reconocido 
de lo mucho que debia al padre Valdivia pues habiendo sido 
expelido el Ribera de aquel gobierno , habia sido Valdivia el 
instrumento que lo habia vuelto á él. 

Y para mas claridad de lo dho. es fuerza presuponer algu- 
nas cosas mediantes las cuales V. M. se sirvió dar lugar á el 
afrentoso medio desta guerra defensiva cuales fueron asegurar 
el padre Valdivia que se daria lugar con ella á la libre pre- 
dicasion del Evangelio y á el rescate de todas las cautivas 
cristianas las cuales con otras cosas las facilitó mucho y tam- 
bién que los indios de guerra olvidarían luego el ejercicio de 
las armas y se gozarla de toda paz y habria libre comunica- 
ción y pasajes de unas provincias á otras. 

Presupuesto lo cual premito asimismo como desde luego que 
llegó el dho. padre Valdivia al dho. reyno de Chile que fué por 
Mayo de 612 por muchos indios á quien dio libertad y envió 
vestidos y con chaquiras y otros dones que ellos estiman pro- 
curo muchas y diversas veces darles á entender las grandes 
mercedes que V. M. les ofrecía y hacia si dejaban las armas y 
abrazaban la paz lo cual continuó por diversos mensajes de los 
indios á quien dio libertad por tiempo de siete meses aperci- 
biéndoles (^ue para la luna llena de Noviembre que es el modo 
de cuenta de que usa la barbaridad de aquella gente, estarían 



■M 









DOCUMENTOS. 299 

el gobernador y el dbo. padre Valdivia desta parte de la ribera 
del rio de Paycavi y que para aquel plazo estuviesen de la otra 
vanda del dbo. rio los gobernadores y cabeza de la guerra y 
los casiques é indios principales para que diesen todos asiento 
á las paces — y aunque los apercivinaientos del padre Luis de 
Valdivia babian sido tantos no vino indio ninguno principal ni 
Gomun al plazo señalado, ni en muchos dias después mas de un 
mes, mediante lo cual le fué fuerza desde allí enviar otros di- 
versos mensajes pero como los de guerra nunca han querido 
abrazar estas paces sino becharnos de su tierra no vinieron á 
los dbos. llamamientos : pero temiendo el daño que el ejercito 
de V. M. que estaba allí junto podia hacer pasando el rio y ta- 
lando las comidas de la regua de Elicura que era la mas cercana 
de aquel sitio, acordaron que Utablame, toqui entre ellos que 
es uno de los oficiales de guerra y natural de la dha. regua de 
Elicura 3 con basta cuarenta indios delta, viniese á engañar con 
figura y fingimiento de paces para que mediante ellas no les 
talasen las comidas de su regua , y le desmantelasen aquel fuerte 
de Paycavi que era de los que se les ofrecia se arrasavan , con 
lo cual consiguieron su intento y el p* Luis de Valdivia persua- 
dido , á lo menos queriendo dar á entender como lo hizo sem- 
brándolas por todas partes asi que habia asentado las paces 
tan competentemente como si fuera entre personas de tan 
grandes obligaciones como Reyes ú otros grandes Señores — 
y las condiciones principales dellas fueron que habían de ad- 
mitir los dbos. indios de guerra todos los padres que se les en • 
viasen para instruirlos en la predicación y ley evangélica y que 
como á ministros tales los habian de estimar y tratar bien == y 
que babian de dar todas las cautivas y cautivos cristianos que 
tenian en su poder por justos rescates de ropa ú otras cosas en 
que se conviniesen — y que no habian de hacer guerra ninguna 
ni en juntas ni en cuadrillas ni venir á inquietar nra. paz — y que 
solamente pudiesen llegar uno, dos , tres ó cuatro y no mas, y 
sin armas ningunas al primero fuerte de la raya para los tratos 



•^s 



300 DOCUMENTOS. 



de rescates y otras cosas que se ofreciesen — y que darían libre 
pasaje p" la provincia de Cbilop á todos los basques que fuesen 
y viniesen — y que no harían confederación ni alianza ni da- 
rían acojída á cosarios algunos , y nos darían aviso de los de 
quien tuviesen noticia — y que sí algún español ó indio amigo 
se nos fuese con ellos nos lo volverían pagándoseles el traerlo 
al primer fuerte , y que lo mismo se les guardaría si alguno de 
los suyos se pasase á nuestra paz. 

De todas las cuales dicbas condiciones no han guardado una 
ninguna de todas ellas , en tanto grado que habiendo el dbo. 
padre Valdivia (y sin gusto ni aprobación del gobernador si no 
por solo el suyo que ha sido supremo en todo lo que ha que- 
rido) entregado al otro toqui Utablame tres padres lla(nado8 
Aranda, Oracio y Montalvan , tal como esta tarde, por la ma- 
ñana del día siguiente en una borrachera con que estaban grande 
junta de indios aguardando á Utablame para saber el suceso de 
lo tratado, luego como llegó con los padres , los hicieron me- 
nudos pedazos y les comieron los corazones con mil supersti- 
ciones y crueldades bárbaras y de aquella misma junta salió el 
acuerdo de que viniesen dos juntas grandes una de dos mil de 
acaballos sobre el fuerte del Nacimiento y su reducion y otra 
de mil infantes sobre el de la Angostura de Cayoguano y les 
talasen las comidas y hiciesen los demás daños que pudiesen 
como vinieron y los hicieron y y entre los de acaballo vinieron 
tres de ellos vestidos con los de los tres padres muertos y a 
vista de nuestro fuerte en puestos diferentes se pusieron á pre- 
dicar haciendo mofa y escarnio. — Y tras estas se han seguido 
otras muchas entradas con juntas de mucha gente de guerra ea 
nra. paz después que se de esta vergonzosa guerra defensiba 
que todas llegan hasta el día de hoy á número de doscientas y 
veinte, con evidentes y crecidos daños de muerte y cautiverio 
de millares de almas de indios amigos de nra. paz y de sus mu- 
geres é hijos y de sus pobres haciendas y sementeras que son 
su mayor tesoro los cuales viendo y considerando que todos 






^-^ 



DOCUMENTOS. 301 

estos daños les venian por ser amigos nuestros nos los repre- 
sentaban con grandes sentimientos diciendo que por serlo los 
recibían » por que si no lo fueran y estubieran con los indios de 
guerra gozaran de la misma quietud que los demás, á quien no 
la hacemos mediante la guerra defensiva que les guardamos y 
que paes ellos no guardaban el no hacerla, que por que no se 
les ha de hacer á ellos guerra — que ó bien los defendiésemos 
ó les dejásemos á ellos hacer sus juntas para vengarse de los 
de guerra , y rescatar sus piesas cautivas , por que si no infali- 
blemente se pasarían con ellos , — y siendo tan fuertes las cau- 
sas y tan sobrada la razón de estos indios amigos , demás de que 
también por otra convino mucho á causa de que los de guerra 
entre otras cosas que decían una era que los ofrecimientos y 
tratos de paz y no hacerles guerra que no era por virtud ni 
caiisa de desearles bien , si no por que no habia ya soldados 
españoles con que hacerles guerra y para que se persuadiesen 
á que se habia, y también para algún consuelo de los indios 
amigos y para enfrenar en algo la insolencia y demacia de los 
de guerra con gusto y aprobación y acuerdo del padre Valdivia 
se acordó que se hiciesen algunas entradas á los indios de 
guerra , pero nada ha bastado para que en todos tiempos no 
hayan fecho con los crecidos daños dichos las dichas doscien- 
tas y veinte entradas con juntas en nuestra paz las cuales y los 
daños tan grandes dellas han necesitado á tantas cosas tan afren- 
tosas como se han seguido y siguen desta guerra defensiva. Pri- 
mera que se tenga por invencible é inacabable una cosa que se 
puede apaciguar en cuatro dias con medios convenientes y cris- 
tiano proceder, y tanbien que mediante ella nos hayamos ido 
arrinconando y perdiendo mucha parte do la tierra y con ello 
la reputación. Por que primeramente se desmantelaron juntos 
los dos fuertes, el de Paycavi y el de Angol y después los de 
San Gerónimo y de Talcamavida , y con ello por no poder am- 
parar de las ordinarias incursiones de los enemigos los indios 
amigos nuestros de la provincia de Catiray á quien amparaban 



dos DOCUMENTOS. 

los dhos. fuertes de San Gerónimo y Talcamavida habiéndose 
primero ido la tercia parte de ellos con los de guerra , las dos 
tercias partes que fueron cuatrocientos y tantos soldados eco 
sus familias se pasaron de esta otra parte de Viovio para que el 
rio les sirviese de cubierta y amparo desde a donde con balsas 
y canoas , pasan de la otra parte al beneficio de muchas de sus 
sementeras que hacen en las dhas. sus tierras, y en cuanto á 
los del estado de Arauco que son los mas y aquello lo mas pre- 
cioso f ha llegado á tan miserable estado que de diez reguas ó 
lebos que todo es una cosa y todas diez hacen una ayllaregua 
y siendo toda esta de latitud y amplitud de casi veinte l^uas 
de una á otra parte la deja arrinconada el padre Valdivia y 
reducidos todos en solo el Lebo de Labapi que es el último y 
que hace una punta y entrada en la mar frontero y á la vista de 
la isla de S^ M* y desde esta otra punta al fuerte Arauco hay 
cuatro leguas , y á su abrigo y en el Levo dicho de Lavapi que* 
dan reducidos todos los indios de aquel estado. — Y todo el 
reyno á uno tan miserable y tan evidentemente calamitoso que 
esta expuesto á una muy conocida y total ruyna por que en el 
osio y cesación de las armas todos nuestros soldados no las 
tienen tan listas y aprestadas como conviene y con el no seguir 
la guerra hay muchos menos de los que conviene para acabarla 
y los soldados de acabalio con el pobre sueldo que lo es mucho 
el de ciento y cuarenta pesos de á ocho no puede humanamente 
sustentarse asi cuanto mas ais y a dos caballos y un yanacona que 
es lo menor que puede tener un soldado de acabalio. El uno de 
los cuales ha de ser de regalo con que ha de servir y el otro coa 
que el yanacona traiga y si va para los dos , con los dhos. ciento 
y cuarenta patag' no hay en ellos para solo comprar un caballo 
razonable cuanto mas para comer y bestirse él y su yanacona 
y a esta causa muchos uo tienen yanaconas y asi les es fuerza 
soltar los caballos á pacear por el campo de adonde los indios 
de guerra que ordinariamente nos andan espiando los hurtan, 
con lo cual y con el poco ejercicio están nros. soldados menos 



DOCUMENTOS. 303 

armados y alentados de lo que conviene lo cual es al contrario 
en los de guerra pues en todo van sus cosas en tanto crecimiento 
así en caballos por las muchas crias que tienen de ellos como 
por los muchos que nos hurtan — y en soldados mucho mas 
paes su mayor vicio es el de las mugeres y el comer y de am- 
bas cosas por la fertilidad de la tierra tienen abundancia y no 
dejan holgar ninguna previniendo el vicio á la edad, y habién- 
doles crecido con crecido deshonor nuestro la copia de la ma- 
teria con la de tantas mugerés españolas como han tenido y 
tiene á su voluntad y de ellas muchos genitales que con el 
tiempo si Dios no lo remedia y Y. M. no se duele de afrentas 
7 daños tan grandes vendrán á ser criados con la obstina- 
ción destos indios los mas crueles enemigos nuestros por el 
valor de la mejor sangre española que tienen. 

Y según todo lo referido es muy patente la misericordia de 
que Dios usa con los nuestros en qu& no los hayan acabado á 
todos ó fechóles perder la tierra por que moralmente hablando, 
lo pueden hacer con la mayor facilidad del mundo conside- 
rando que por pecados y descuidos nuestros el enemigo en 
sus principios, su principal fuerza consistió en picas y en 
flechas y ahora consiste en lanzas y adargas, y dejados á partes 
loe machos millares de indios que puede poner en campaña de 
que no hago cuenta por lo que diré. Puede también peñeren ella 
de dos mil y quinientos soldados de acaballo arriba y nuestras 
fuerzas por los dhos. descuidos y no poderse mas , habiendo 
consistido antes en la caballería , consiste hoi en la infanteria , 
mosquetes y arcabuces divididos en dos tercios uno que hace 
frente á las leguas que mal puede cubrir de la frontera de 
Araoco, otro que asiste en Yumbel y cubre menos bien las diez 
y ocho loguas de la Raya y muchos vados de rio , y cada uno 
de tresciento3 soldados no cabales , arcabuceros y piqueros y 
muy pocos mosquetes y casi ningunos de acaballo. — Según lo 
cual , para la evidente destrucción del reyno que tanto se teme 
y tan evidente está no quiero que vengan los dos mil y qui« 



304 DOCUMENTOS. 

DieDtos caballos que pueden si no solo quinientos que son parte 
de los mas que vienen cada dia y ban venido en las decientas y 
veinte entradas que ban hecbo en nuestra paz después de la 
guerra defensiva y que estos como se ban contentado con el 
daño que ban fecbo en la parte donde liicieron la primera suerte 
y con ella , llevándola tan al cabo como pudieran se ban reti- 
rado á festejarla entre los suyos. Si Dios permitiese ponerles 
en cosa con que pasasen adelante con su suerte , llano es que 
son señores de la campaña y de toda la tierra por que es evi- 
dente cosa que aunque se conceda que la arcabucería y mos- 
queterías, en facción donde se bailasen á tiro aunque menos 
en número se barian buen lugar no siendo tanta la fuerza del 
enemigo que la rompiese y degollase. — Pero quien lo puede 
quitar á la caballería que de lado ó anca todas las veces que 
quisiera á la infantería y no babiendo caballería ninguna que 
se lo impida por que no- la tenemos. En cual juicio cuerdo y 
cristiano cabe el no proveer y prevenir daños y ruina tan evi- 
dente é inescusable siendo tan llano que donde quiera que no 
estuviese nro. tercio es absoluto señor el enemigo y las puede 
degollar sin resistencia ninguna porque no la bay mas que la 
limitada del ter** referido. — Y persuadirse el p® Luis de Valdi- 
via y con modestia y bumildad cristiana á que aunque sus in- 
tetitos con los cuales se prometió mejores fines con el asunto y 
medio de su guerra defensiba, confesándole que en ordena 
ella ba fecbo todo lo que humanamente ha podido y muchas 
cosas mas de las que debiera las cuales desdicen del habito 
santo que viste, confíese ya que los buenos intentos que en sus 
principios le incitaron á lo que intentó se engaño en ellos como 
hombre no por culpa suya por que su intención en los princi- 
pios sin perjuicio de la verdad se la confieso por buena, si no 
por ser los indios con quien los trató de la miserable condición 
que son y sabemos lo cual en conciencia está obligado á confe- 
sarlo asi por que en realidad de verdad en todos gobiernos no 
se ha fecbo mas que lo que el híi ordenado y querido y han 



DOCUMENTOS. 305 

• 

llegado á tanta posibilidad las trasas de su querer que las tuvo 
para representar á Y. M. que era solo en el mundo Alonso de 
Ribera el que babia de llevar con debido efecto á ejecución los 
iotentOB de su guerra defensiva y que con la grande opinión 
que le quizo dar, babia de conseguir el devido fruto de sus in- 
tentos 9 y asi sin embargo de no baber dado residencia de su 
gobierno pasado^ y baber dejado en el tantos quejosos alcansó 
del Mag** todo lo que quiso y como be referido y es la misma 
Yerdad nunca se hizo mas que solo lo que el padre Valdivia 
quiso y ordenó si no fué en sola una cosa y fue que babíendo 
llegado la nueva al ejercito de V. M. de la muerte que en Eli- 
cura babian dado á los tres padres de la compañia, el dia 
siguiente al en que los entregó y publicó baber asentado sus no 
ciertas paces pidió con encarecimiento al gobernador que pues 
se bailaba con todas las fuerzas y ejercito junto que rebolviese 
sobre la regua de Elicura y la talase y les hiciese todo el cas- 
tígo posible y edificase una casa fuerte en el lugar del martirio 
de los tres padres muertos que asi llamaba y llama él á los que 
rogaron con muchas vivas y lágrimas que no los matasen re- 
presentando á los indios la poca gloria que ganaban en dar 
muerte á tres hombres vendidos y desarmados y que por bien 
de ellos babian ido á ponerse en sus manos por ventura , por 
ventura debe ser gloria esta particular de los mártires de la 
compañia y habiendo el gobernador oido el pedimento del pa- 
dre Valdivia y la instancia que hacia sobre ello mandó llamar 
á consejo de guerra y propuso en el intento , alentándolo el 
padre Valdivia con el calor de su colera , todo lo cual según lo 
juzgaba el padre Valdivia no lo habia hallado á las órdenes de 
V. M. ni á la recolecion de la compañia ni de impedimento nin- 
guno según su sentir contra los buenos documentos della y se- 
gún los que el debe tener mejor entendidos, tampoco debe haber 
hallado rastro de irregularidad ninguna en tantas cosas como 
ha fecho muy estrañas de persona religiosa cual es él porque 
ha celebrado de ordinario , sin embargo de lo dicho y de otras 

DOGDIf. II, 20 



8(f6 M>6tWBÑtM. 

fBíibbas bblM qué le debieran cstusár gráüde escrii|)ido jr ttaii 
ba pasado á tanto el poder de su voluntad que se ba atrevido á 
bautizar á millares de indios como aparecerá por los testiiÜoi- 
nios que habrá enviado y Ilebará que en cuanto á la cantidad 
destos bautizados se podrá creer como ciertos y lo ^e eá mas 
haber sido su exceso tanto mayor en haberlos bautizados sin 
estar catequizados ni saber oraciones, ni tener disposicioB 
conveniente ninguna, á unos con amenazas, á otros con induci- 
mientos y á los mas con botijas de vino y otros regaloa;Con que 
los acariciaba dejándolos con ellos de jentiles que eran y están 
hechos á postatas ó herejes digno todo de compasión. Y venti- 
lada la causa en la junta de guerra pareció al gobernador y de- 
mas ministros que conforme á las nuevas ordenes del Mag* tió 
Ée podia hacer nada de todo loque el padre Valdivia pedia J 
quería en venganza de la muerte de sus padres. 

T habiendo muerto Alonso de Ribera y conocidos con tantos 
desengaños , los daños que se seguían de la guerra defensiba al 
cabo de tantos años que se usaba de ella pareciendole apuntar 
lét opinión de su intento y no reparando en hecbar la cul|)a á 
^ien no tenia ninguna se la cargó toda ai gobernador muerto 
Ribera diciendo que por las malocas que hizo hacer se quebrantó 
)at orden de Y. M. y por ello los de guerra se habían alterado lo 
cual pasa en esa corte donde no se tienen las verdades pre- 
sentes, fácilmente pudo cabilar la verdad como ha parecido pói* 
tantos años de prorogacion y tiempo y dinero perdido como el 
que se ha gastado con este afrentoso medio. — Pero á los que 
tuvimos y tenemos la cosa presente es herejia y mala cristian- 
dad sabiéndose como se sabe por cosa notoria que el dia siguiente 
al entrego de los tres padres fecho por solo el gusto y autoridad 
del padre Yaldivia contra la del dicho gobernador vino la nueva 
de la cruel muerte que les habían dado y de la resolución que 
tomaron para venir con las dos juntas otras sobre los fuertes y 
reduciones del nacimiento y de la Angostura como vinieron y 
después de estas otras muchas con los daños de las cuales los 



i>oeuinsirros. 307 

indios amígOB dieron la qneja atrás referida y lo provehido á 
elh acerca de las malocas i|ue se bicieroD por las justas consi* 
(ieracioneB referidas, foeron coo la aprobación y gusto del padre 
Valdivia y fué justo el hacerlas por las consideraciones referidas. 
T dejando esta verdad asentada por llana y viniendo al go- 
bierno en que sucedió el licenciado Femando Talaverano por 
Bombramiento en el fecho por Alonso de Ribera en su muerte, 
iftbida cosa es y notoria como el dho. licenciado Talaverano 
le tranéformó en la voluntad del padre Valdivia de modo que 
00 86 hizo ni deshizo mas que solo lo que el padre Valdivia 
quiso y fué en tanto extremo que siendo grande el que todos 
hacian por los muchos daños que se causaban por la guerra 
defensiba hizo que por la justicia seglar y por la inquisición se 
pusiesen penas para que ninguno hablase contra la guerra 
defensiba, y nada de todo lo dho. fué parte para que los ene- 
migos dejasen de continuar en las muchas entradas y daños 
que ban fecho en nuestra paz , luego llana queda la ninguna 
culpa del gobernador Alonso de Ribera y el artificio y particu- 
lares intentos del padre Valdivia. 

Despnés de lo cual habiendo el virrey y principe de Esqui- 
lacb^ tenido noticia de la muerte del dho. Alonso de Ribera 
nombró en aquel gobierno á D. Lope de UUoa que ahora está en 
el aunque con poca salud y mui impedido para el buen uso de 
aquella guerra , y fué corlado á la medida del gusto del padre 
Valdivia y por ventura nombrado por el por ser actualmente 
prefecto de la congregación de los seglares de la compañia en 
cuyo tiempo demás de otros daños han asolado los de guerra 
los indios de Golcura que son de una de las reguas de la aylla- 
re¿na de-Arauco — y asi mismo asolaron los indios de la redu- 
don del fuerte de Cayoguano sobre la angostura de Viovio, y a 
todos estos daños y deshonores se ha seguido la despoblación 
de los dos fuertes de Gatiray y retiramiento de los indios de 
Arauco álapuntadeLavapi última parte de aquel estado. — Según 
lo cual bien claro consta cuan sin fundamento y con cuanto 



308 DOGUMENtOS. 

eargo de con* se esfuerza el padre Valdivia á defender por buena 
una cosa tan notoriamente mala y que boi aflige como el pri- 
mero dia y en cada uno mas y asi son mayores cada dia loa te- 
mores. 

En orden á lo cual y para mayor perdición de todo con la 
máxima qué lleva en sus intentos , viendo que con sus fuerzas 
aunque ban sido muchas de ser imposible no caer de ellos, 
ba tenido siempre trazas con que apuntalarlos con ombrosde 
personajes mayores , cuales los del marques de Montes Claros á 
quien dio por promotor de ellos y babiendo oido V« M. estos 
intentos de boca del padre Valdivia el cual los abijaba al inr- 
rey se los devolvió V. M. al marques para que babiendo oido á 
Alonso Garcia Ramón gobernador de Chile acordase en el caso 
lo mas conveniente y desde aqui coraensó la disgracia de aquel 
pobre reyno por que en realidad de verdad como esta dicho los 
virreyes D. Luis de Velasco y conde de Monterrey no abrazaron 
este intento , y todos los gobernadores que lo habian sido y 
fueron hasta después de la muerte de Alonso de Ribera todos 
lo juzgaron por dañosísimo y no convenientes. Primero^ D. 
Alonso de Sotomayor $ segundo , Alonso Garcia Ramón ; tercero, 
el Doctor Luis Merlo de la Fuente ; cuarto ^ Juan Xara Que- 
mada ; y quinto , Alonso de Ribera. Sin embargo de lo cual 
como la voluntad del marques estaba tan dispuesta á la intro- 
ducion de la guerra defensiva que tenia ya por prohijada y por 
acción suya la ayudó como tal con medios convenientes para 
conseguirla y aunque buscara otros cuales quiera mas conve- 
nientes, contra el gusto y voluntad declarada de un virrey por 
cuyas acciones todos viven ó mueren , menester eran hombres 
muy inteligentes de la materia y de gran valor para no rendirse 
á la voluntad del que habian menester para los particulares 
intentos de cada uno ; fueron pues los llamados cuatro de capa 
y espada los dos de ellos de la casa del dho. marqués y los otros 
dos de poca edad y pendientes de sus pretensiones» uno solo de 
los cuales había andado algún tiempo en la guerra de Chile y 



DOGVMBNTOS. S09 

cuatro religiosos y el uno dellos su confesor, todos ignorantes 
de las cosas de aquella guerra con mas los oidores desta Real 
Audiencia en todos los cuales había la misma ignorancia de 
aquella guerra y reyno y debiendo apurarse la conveniencia de 
caso tan grave con muchas personas qae las habia tales en 
aquel reyno asi en la audiencia como en las catedrales y con- 
ventos y entre los ministros de guerra muchos de curso de mu- 
chos años con el cual y bu acertado parecer dieran votos con- 
venientes como por los quien habia de correr la muerte ó la 
vida. Pero no hubo ni se buscó mas que solo el parecer del go- 
bernador ausente contrario é la introducion de la guerra de- 
fensiba contra el cual y en su ausencia se dieron las glosas y 
resoluciones de sus razones que al alvedrio de todos los igno- 
rantes de la cosa que no habian visto que como está dho. solo 
uno babia visto algo dellas , aunque el sugeto no era mas inte- 
ligente que otro y abrasaron mejor la de la voluntad declarada 
de virrey y con este medio se dio principio é la introducion de 
la guerra defensiba. 

La cual por pecados de aquel reyno aflijido ha tenido tan 
buena cabida en la voluntad de los virreyes que habiendo 
sucedido al marques, el principe de Esquilache y viniendo 
en el principio de su gobierno el padre Gaspar Sobrino con la 
prorogaeion que trajo de otros años de continuación de la de- 
fensiba sobre los cuatro perdidos y con tantos daños ya pasa- 
dos teniéndolos mayores que con tanta evidencia se temen con 
mucha instancia y por muchas veces la hice con el virrey p* 
que pues la causa era de tan grande importancia , y el daño de 
la hacienda perdida de V. M. tan grande , y el de los naturales 
y vecinos mayor que hiciese hacer una junta y que para ella 
llamase al padre Gaspar Sobrino y á todos los que el mas 
quisiese por mayores fautores de su intento para que en pre- 
sencia de todos se apurasen verdades y se viniese á el medio 
roas conveniente , y aunque el virrey muchas veces me dijo 
que si baria, y que habiéndose despachadose de la ocupación 



,.^^^0 |)PGU1IBNT08. 

' ,4^1^ residencia del marqués lo baria luego nunca UegiS^ el din» 
aunque ^e lo acordé muchas veces , la causa principal de Qp 
haber querido dar el principe lugar á esta junta fué por la miijcbíi 
mano que con el tienen por la memoria del padre Fran^ de 
Borja y por ser materia la deste su intento no buena para difir 
puta ante quien los entienda sino para rincones y partea lí 
donde con personas ignorantes de la tierra y gente y daños 
presentes bagan su herida y suerte á su salvo — y asi Ift últip^ 
de las veces que hablé al virrey en esta materia me dijo que 
po |X)e cansase por que el no babia de alterar ni copUavei^ir 
ÍL lo que V. M. ordenaba por los nuevos recaudos de) dha. 
padre Sobrino , y que yo diese cuents^ á Y. M. de lo que enr 
tendiese convenir ipas á su Real servicio y por ser tan gnmd^ 
y convenir tanto di aviso dello á Y. M. y al consejo en loa a^ 
de 17 y 18, pero con las ocupaciones de otras causas graves 
aunque esta lo es mucho , estos por los grandes daños que 
vemo^ cada dia tfenen de ser mayores y primero que á V. M. 
le vuelvan á entablar en el modo en que estaban loa dos ter- 
cios de aquel ejercito con caballería é infantería conveniente, 
se pasara mucho y será con mucha mayor costa y quierg 
Píos que no sea con la total ruyna de todo el reyno — y 
aegup lo dho. y aparece tan propia del príncipe la defensa y 
aipparo de la guerra defensiba como lo es del padre Ims de 
Yaldivia el cual viendo pasados mas de ocho ya perdidos y la 
grande dificultad con que tan sob.rada razón Y. M. le debe 
negar cualquiera prorogacion que pida ha querido ser él el 
mensajero y procurador de sus intentos y asi vá á ellos en est^ 
armada y lo que no se tiene por menos cierto es que como deja 
aquello en el último trance no quiere correr el común trabajo 
en que deja á todos sino sacar gloria de cualquier desastre y que 
se diga que si el estuviera presente no sucediera — y para «d- 
tabl^r QQ (pdQ mejor sus cosas va encargado de las del principe 
y el h^ fecho por el padre Yaldivia todo lo que pudiera hacer 
ppr su padre acreditado sus acciones en el modp que por la 



DOGUMSNTOS. Sil 

cr^eqcU y despiM^as parecerá los cuales han pasado á tantQ 
que jozgimdo el padre Valdi¥ia cuan convenieDte le será para ei 
buen afecto de ^us iateotos que baya en esa corte una persona 
que parezca por el nombre de tantos cargos ser de tantas partes 
que por la representación dellas suene ser el ministro mas 
capaz y de mayores merecimientos del reyno, en orden á esto 
desda luego como llegó a Cbile el padre Valdivia ba ido ba- 
ciepido en D. Ifiigo de Ayala , y aunque le bailo capitán pero 
unp de los por muy reformados por que á él y á otros de pocos 
ajkoB de edad y menos esperieocia y curso de aquella guerra i 
qniefi por favores se babian dado , los reformé y probey otros 
beneméritos que bay mucbos y muy antiguos en la guerra de 
aquel reyno, á este pues bizo bacer el padre Valdivia otra vez 
capitao y correjidor, y capitán á guerra de la ciudad de la Con- 
cepción y castellano de Arauco y á este para efecto de que 
saliese cpn mas títulos y bonores le bizo dar el de maese de 
canipp a} tiempo de su partida para esta ciudad y ayudando el 
Virrey á estos intento^ con sola la relación del padre Valdivia le 
ba cf4iflcado lodos los títulos y fecbos otros bonores y mucbas 
nieff con la^ pua|e^ muchos que han servido mas años en Chile 
que el meses se tuvieran por honrados y premiados y todo á 
efecto de que el Don Iñigo vaya por ecco y voz de la propia 
del padre VfUdivia y a eso es á lo principal que vá y en orden á 
ello y paír^ mayor creencia de todo se le ha apropiado tam- 
bién que vaya á conducir la gente que tan necesaria es para 
la soldadesca de aquel reyno y diciendo que va en nombre 
niaa qw el que aquí ^e le ha puesto , salvo si no bay otras 
mudiaff firmas en blapco para llevar en esa corte para lo que 
coaviene afirmar cuales fueron mucbas que dieron el mismo 
J). loigo y otros de la debocion del padre Valdivia á la cual 
b^n eatado muchos muy sujetos haber corrido por su mano 
Ja i^*ovísion de todos los premios y oficios mediantes los cuales 
les bfi fecho bafser y jurar muchas cosas que no debieran , 
y asi este y otros dieron al padre Gaspar Sobrino mucbas firmas 



SI t2 DOCUMENTOS. 

en blanco cuando fué é España por la prorogacion pasada. — 
Y estos han sido los medios con otros que no todos se pueden 
decir mediante los cuales aquel aflijido reyno ha venido al mi- 
serable estado y tiempo en que hoi se halla. Pues cierto Señor 
que la tierra no lo merece por que cuanto á la masa y migajoD 
de ella es generalmeaí^ llMB|or que la de nuestra España por que 
no tiene las muchas párisBÍBacas que España tiene, y que merece 
ser muy estimada asi por lo que es, como por lo mucho bueno 
que de ella se puede esperar p* lo de adelante. Demás de que es 
llave del Perú y seria de mucho cuidado y costa á V. M. si algún 
cosario tomase pié allí como lo traen en practica y trato con 
aquellos indios , y si lo redugesen electo con los muchos indios 
que hay de guerra no es necesario mas para en cuatro dias he- 
char los Españoles de Chile , que sola una cabeza que los capi- 
tanea y gobierne que con eso esta la causa acabada y es menester 
aplicar todo el breve remedio que piden necesidades tan vigentes 
y también por la mala consecuencia para la mayor Machina de 
indios deste Perú y de otras provincias, que viendo que un rin- 
cón como el de Chile , que los es respecto de otras Machinas 
mayores se ha sustentado en libertad seria posible que é su 
imitación causasen ellos otras nuevas alteraciones. Además 
Señor que cuando no hubiera otra causa alguna mas que la que 
con tanto deshonor nos llama á el rescate de tantas Españolas 
cautivas y en poder de unos enemigos tan viles y bárbaros y 
con tanto peligro de todas ellas de perder la fé con alguna 
desperación de nro. descuido, ó por lo menos del dudoso 
aparejo de no poder salbarse y del daño tan grande de tantos 
mestizos trocados. Todo lo cual Señor llama piadosamente un 
breve remedio por que con guerra defensiva no solo tendrá en 
toda la vida respecto de que los indios mas quieren cualquiera 
muger por común y vil que sea cuanto roas del mucho precio 
en que estiman las Españolas que todo cuanto oro ni otros 
haberes tiene el mundo y asi nunca con guerra defensiva ten- 
drá efecto su rescate. 



DOGOMENTOS. 31 3 

Deroas también de no ser dignas de disimularse tantas inso- 
lencias y maldades como tienen cometidas de tantos templos y 
ciudades quemadas y asoladas é imágenes y crusifijos azotados y 
quemados y ultrajes hechos en sus borracheras , y otros luga- 
res con vasos y ornamentos y cosas sagradas y benditas y tam- 
bién por lo tocante á la buena reputación de nuestra nación que 
cierto , parece cosa muy afrentosa para ella que haya funda- 
mento para que con alguna apariencia de verdad cual lo es muy 
evidente que tras guerra de tantos años haya á lo ultimo de ellos 
pasado en guerra defensiva habiendo tomado p* ella, por fun- 
damento y punto fijo una cosa falsísima cuales haberla pin- 
tado á V. M. por invencible é inacabable no siendo asi por que 
no lo es sino muy acabadora como se vio por la obra, en el 
tiempo de D. Pedro de Valdivia primero gobernador , el cual 
con ejercito de solo quinientos hombres la tuvo toda de paz. 
Pero la codicia asi suya como de los demás españoles tan de- 
seosa de sacar oro y aquel apurar demasiado á los indios sobre 
ello^ alendo ellos su ordinario trabajo y é los españoles dividi- 
dos en poblaciones y partes distantes se les revelaron , ñié al 
castigo deste alzamiento el gobernador con solo treinta y cinco 
soldados que pudo juntar, los indios eran muchos y asi los mata- 
ron á todos. Fué D. Garcia Hurtado de Mendoza al socorro y vol- 
vió á poner de paz la tierra. Mataron unos indios de Longotoro 
en términos de la ciudad de Angol á dos soldados con ocasión 
de una poca frutilla que les cojieron de un frutillar los cuales 
teniendo el castigo que merecian por su grande exeso por tan 
libiana causa cometido se lebantaron todos ; dio aviso de ello el 
corregidor al gobernador Martin Garcia de Loyola que estaba 
en la Imperial. El indio con quien lo envió fué tan traidor como 
lo son todos y dejando el camino real cruzo por Puren que está 
en el camino donde dio aviso de lo sucedido y de lo á que iba 
y los animó á la ejecución de la buena suerte que se les ofrecia 
por matar el gobernador^ era fuerza acudir luego al remedio 
de los indios levantados de Longotoro y que no aguardaria 



iik POGÜMENTOS. 

á juntar rnupb^ gente que estuviesen á la mira y diesen eq él. 
Hicieronlo asi y en el alojamiento de la segunda jornada que 
fué en parte de la misma aillaregua de Puren durmieron tpdos 
ios nuestros sin centinelas ni postamas que si estuvieran en 
tierras de mucha paz y no en el corazón de aquella guerra , 
dieron sobre ellos los indios al tiennpo del alba del dia y 
despertaron todos con In muerte que les dieron y por dssr 
cuidos tales cual éste, ó por temeridades cual la de D. Pedjro 
de Valdivia nos han venido todas cuantas desgracias nos b^n 
sucedido, que con las armas en las manos y buen gobierno ^ 
no son hombres los indios que se diga con verdad que pue- 
den ajustar su lanza con españoles y dejados para creenpi^ 
desta verdad sucesos de otros gobernadores por los qqe á mí 
me hizo Dios merced me es n^a^ que manifiesta y los dejpaá^ 
gobernadores á ^odo lo que han podido poner el hombro y ]ú 
ban puesto lo han allanado y i^i todos no baq ballanac|p todq lo 
que han deseado , no es por qu^ sea la guerra invencible ni ina- 
cabable si no por que se ha hecho ó hace con pertrecho^ y mer 
dio Qp proporcionados , á lo que se dese^ y pretende ci^ples han 
sido los que casi todos los gobernadores han tenido porqpp fie 
ordipario el que mas soldado tuvo en ejercito hasta el tieippo 
de Alonso de Ribera no llegaron á los quinientos de D. Pedro 
de Valdivia si no á docientos y cincuenta hasta cuatrqciept|[)S4 
con los cuales no es númepo conveniente, p"" conquistar provjn- 
cias ni hacer servicio alguno considerable si no p' dar despojps 
y victorias al enemigo^ y asi en ninguna mapera se pue^p 
afirmar cop fundamento cierto el incierto asiento del padre 
JjUÍs de Valdivia para la introducion que con este presupuesto 
falzo hizo de la guerra defensiba diciendo que la de Chile es 
invencible é inacabable. 

Pues yó en tres meses y dos dia de parte del verano á que 
alcanzaron los diez y seis días de todo el tiempo qi^p gobefné 
1^ tuve rendida y en modo que todos me convidaban con la paz, 
por las grandes talas y daños que les hice con castigo^ cautive- 



DOGUMBNTOS. Si5 

rip, y re4accjp^ 4 ^^ P^ demás de novecieotoe y cincuenta in- 
dios , y «i se pusiesen un mil y cien soldados en campaña los 
trescjeif tgs de ellos que quedasen guardando nuestra frontera 
y los ochocientos en ejercito volante formado que entrase en 
tjpfTa^ del enemigo libre del cuidado de volver á resguardar lo 
(je ^tjr4% por dejarlo prevenido y provebido.— Este tal goberna- 
dpr pompQsiipdQ i campear desde el principio de la primavera 
copf9 pqede y d^be lin aguardar á que sea entrado el verano 
con^p }q§ defpás gobernadores acostumbraron. En solo un ve- 
rano costará á todos los de guerra las comidas que es la mas 
crae} que les puede hacer coa lo cual los traerá las manos ata- 
das 4 Ia P^ y i Cfiantoff babentajados partidos quisieren, sin que 
cqplf!^ esto q^ste eldepir que siembran en las cumbres alias, ó 
qpe^ra^as hondas por que como la tierra es tan estremada y 
fértil en todas partes fructifica y que aquello no se les puede 
(talar, flemas de que los indios á quien quedaren comidas sin 
taliir (^ piirtirán cop I09 á quien 9e t^laroq y que asi no será 
4e tao ffffnde efecto la tala por que son habillas de Cbaraga- 
QP9 1 J coiQP p( ipdio p? fembrar subió é bajó , indios y espa- 
ñpl^ imbpa y puedeA subir y bajar á cortárselas sin dejarles 
affq qt b^o ni poUftdp ni bega ni isla ninguna de las tres que 
Uep^ li^ cjepega 4^ Paren que no se les corte por que todas 
ellifs y tpdan l«s demás parces altas y bajas que los ojos alcanza- 
ron á ver tafias hice cortar yo en el tiempo de mi gobierno por 
qu^ pn descfibriendose por delante ó por uno ú otro lado cual- 
quier^ fiemeatera hacia que bieiese alto el ejercito y enviava 
tantos indios amigos y yanaconas cuantos parecían necesarios 
para la tala y con ellos una compañía de arcabuceros en su 
resguardo y el ejercito á la mira en cuanto se bacian todas las 
dhas. talas y asi en tres meses y veinte y dos dia de parte del 
verano á que alcansó mi gobierno hasta que llegó el sucesor 
que me envió el marques hice talar todas las comidas y legum- 
bres sin desgracia ninguna, de casi todos los términos de los 
indios de guerra , y taladas á todos no tenian que partir con 



31 6 DOCUMENTOS. 

Otros sino lágrimas por los daños que todos habian recibido y 
asi de cuantas provincias habia todos eran mensajes de paces 
que me ofrecían y si mi sucesor siguiera aq' camino que tan 
abierto le dejé y en los tres meses restantes que tuvo de aquel 
verano acabara de talar lo demás que restaba como se lo dejé 
por advertencia , hiciera mas guerra con ello de la que' hiciera 
en muchos mas meses no las talando , no quiso hacerlo si no 
sacar luego el ejercito de la tierra de guerra do yo la traya á 
la paz. — Conociéronle el juego y valor y perdió mas que el 
tiempo. 

De modo Señor que como por lo referido parece con esta in- 
troducion de esta infame guerra defensiba de que por sugestión 
y trasas del padre Valdivia se ha usado desde el año de 612 que 
son nueve años casi cumplidos en cada uno de ellos demás 
de los mayores daños de vidas y haciendas perdidas de espa- 
ñoles é indios amigos y del que también se sigue de la mas 
larga dilación del rescate de nuestras cautivas se han gastado 
perdidamente de la real hacienda de Y. M. en cada uno de los 
dhos. nueve años doscientos y doce mil ducados que se llevan del 
Perú y los demás de estancias de ganados y sementeras y obrajes 
y hacienda real de aquel reyno debe montar todo en cada un 
año doscientos y cincuenta mil ducados de modo que viene á 
ser dañineada la hacienda Sola de Y. M. y sin los demás daños 
de vidas y haciendas de particulares en dos millones y decien- 
tes y cincuenta mil ducados cosas todas bien lastimosas y 
tanto mas cuanto es mayoría porfla del padre Luis de Yaldivia 
en causa tan grave y de tan conocidos desengaños. 

Cristoval de la Cerda. 



DOCUMENTOS. Si 7 



Ordenuuaf sobre d senricto personal de los indios (1). 

(1623) 

Por qaanto habiendo iobiado a mandar el Rey mi señor y 
padre que santa gloría aya al príncipe de Esquilache sa birrey 
govemador y cap*' general que fue de las proTÍncias del Perú 
que en comformidad de las cédulas y hordenes dadas para 
aquella tierra sobre el servicio personal de los indios se quitase 
y desarraygase de las provincias de Chile en execucion de lo 
dispuesto en las dichas cédulas el dho. virrey en cumplimiento 
dello lo hordeno assi é paraque en ningún tpo. bolbiesse a aber 
el dbo. servicio en aquella tierra hizo ciertas ordenanzas que 
remitió al mi conss® de las Indias las quales vistas en el con los 
demás papeles de la materia pareció reformar y quitar algunos 
de los capitules dellas y confirmar otros y lo que assi se reformo 
y aprovo y de nuébo pareció prevenir es lo siguiente. — 

!• Primeramente prohivo el servicio personal que ha havido 
en el dho. reino de Chile y hordeno y mando que de aqui ade- 
lante no le aya ni pueda haver y declaro por nuUos y de ningún 
efeto todos los títulos y derechos que an pretendido tener los 
españoles al dho. servi® por razón de encomienda , costumbre, 
prescripción 9 o mandamientos de anparo que hasta aqui an 
dado los govemadores de aquellas provincias , o por averse 
poblado en sus chácaras o estancias los indios o por averies 
enseñado officios y o por averse criado o nacido en sus cassas 
o por averíos coxido en la guerra antiguamente o por averíos 
comprado o trocado o de otra qualquier manera que sea todos 
los quales quedan por esta hordenanza anullados y de ningún 
valor y declaro por personas libres de tal servicio personal a 

(1) Sacado de mi colección de manuscritos. 



todos los indios de paz y guerra y mando sean tenidos por tales 
según y como por cédulas del Rey mi señor y padre que santa 
gloría aya esta declarado y mandado y que solos sean tenidos 
por esclavos los siguientes. — 

2. Primero de los indios qtie antiguamente en la guerra 
ofensiba fueron pressos solos aquellos declaramos por esclavos 
que siendo mayores de catorze años se prendieron dos meses 
después de publicada una cédula real que el dotor Luis Merlo 
de la Fuente governando aquel reino por muerte de Alonso 
Garcia Ramón mándd publiter en la quál se davan por esclavos 
los dichos indios y poco tiempo después fiíe revocada esta ce- 
dula por otra que despacho el Rey mi señor y padre que santa 
gloria aya prohiviendo la dha. esclavitud y por que con titulo 
y buena fee Se poseyeron por esclavos los que se coxieroa eo 
la guerra en aquel breve tiempo que hubo entre la publicaeioo 
de la primera cédula real en virtud de la qual se dieron por es- 
clavos y la publicación ; y de la segunda que revoco esta escla- 
vitud lo permito y por justas caussas ordeno y mando que a estds 
tales esclavos permissos nadie los pueda enaxenar, hender ni 
sacar del reyno de Chile , pena de que el tal indio assi hendido 
o sacado fuera del reino quede por esta hordenanza Mhte > y el 
dueño privado del derecho a el; y por quanlo se ha entendido 
son muy pocos los dhos. indios esclavos pressos en el dho. 
breve tpo. mando que dentro de treinta dias primeros siguientes 
a la publicación de estas ordenanzas todas las personas que tu- 
vieren los dhos. esclavos sean obligados a manifestallos ante bi 
justicia y probar como fueron coxidos en la guerra antigua en 
el tpo. referido y que entonces eran mayores de cátorze afios y 
que esto quede en el libro del cavildo de la ciudad de aqael 
distrito con fe que de el escrivano de la dha. manifestación y 
probanza y por ser en caussa de libertad tan favorecida ea 
derecho ordeno y mando que no sean tenidos por suficientes 
probanzas las simples certificaciones de ministros de guerras 
sino que se hagan autenticas probanzas con testigos que juren y 



DOCUMENTOS. 319 

declaren que qudhdo se cogieron eran mayores de catorze años 
y qué fueron pressos en el dbo. tiempo y dos meses después de 
la publicación de la dicha cédula de esclavitud y con citación al 
protector para que los defienda y sean oídos los indios de lo 
que tienen que alegar en favor de su libertad y no siendo assi 
hechas las probanzas las declaro por nuUas y a los tales indios 
por libres por esta ordenanza.= 

3. T para que lo dho. tenga mas debida execucion y se chiten 
fraudes y malicias que podra aver suponiendo otros indios libres 
y paliando su libertad a bueltas de los pocos esclavos permissos 
ordeno y mando a todos los corregidores de las ciudades del 
reynft de Chile que dentro de quatro meses después de la pu- 
blicación de estas ordenanzas invien dos traslados auténticos de 
los indios que se ubieren manifestado y probado ligitimamente 
ser esclavos el uno al reyno del Perú para que se assienten en 
el goviemo del y otro al govierno de Chile so pena de trecientos 
pessos la tercera parte para el denunciador y las dos para mi 
cámara y privación de oficios reales por tres años. = 

4. T en quanto al declarar si los dhos. indios fueron menores, 
o mayores de catorze años quando fueron coxidos ordeno y 
mando que siempre se presuma por la edad menor en favor de 
la libertad y de la persona aprehendida y porque en esto se guar- 
de justicia sin respecto humano quede reservado el declarar 
esto assi por el respeto como por otras pruebas al presidente y 
obpo* y sino se pudieren juntar cómodamente el oidor mas an- 
tiguo a los quales encargo la conciencia excepto en casso de 
duda que determinen lo que según dios ley y buena conciencia 
hallaren ser mas verdad. = Y declaro que todos quantos fueron 
cogidos en la guerra desde la provi' de Chile donde no se pu- 
blico la dha. cédula de esclavitud y estavan prohibidas las en- 
tradas al enemigo por aquella parte son por esta ordenanza li- 
bres en qualquier tpo. que se ayan cogido.= 

5. ítem ordeno y mando que de aqui adelanté los indica 
mayores de catorze años que fueron apreheddidol Jr 



S20 DOCUMENTOS. 

aTíeodo 8Ído transgresores y acometido a loe nuestros passando 
la raya y limite señalado en esta guerra defensiva sean abidop 
por esclabos como ganados en justa guerra hora los tomen y 
cautiven dentro de la raya o fuera della continuando el alcance 
o seguimiento o rastro de los enemigos y por quanto al tiempo 
que se entra en el casso referido pasada la raya y limite de la 
guerra defensiva a castigar algunos indios por las injurias y in- 
vasiones que ubieren hecho se podrían hallar junto con ellos 
algunas mugeres o muchachos menores de catorze años de los 
quales no se presume que fueron caussa del daño referido, or- 
deno y mando que en estas tales personas se tenga diferente 
considerazion que con los demás pressos remitiéndolo todo a la 
prudencia y cristiana consideración del govemador y aodien- 
zia para que según los hechos el tiempo y el estado de los in- 
dios y de su govierno y guerra defensiva se provea y baga lo que 
pareziere mas conviniente. = 

6. Y porque los indios que fueren presos y cautibados en los 
cassos referidos podrían ser útiles por el bien de la causea pu- 
blica para proveer cerca dellos lo que se juzgare conviniente 
o para permutarlos por algunos españoles o españolas cantibos o 
para otro efeto importante que el estado de las cossas admi- 
tiere , declaro y mando que los que fueren dueños de los dhos. 
esclabos medíante la aprehensión de los dhos. cautibos no los 
puedan aussentar del rey no , enagenar ni libertar o rescatar 
sin especial licencia y orden inescriptis del governador el qual 
dará al dho. dueño la recompenssa y satisfacion que pareciere 
convenir y si fuere para que se convierta en beneñ® de persona 
particular se guardara en el rescate la misma orden de manera 
que se consiga el favor del bien pu^^ y no se falte a la satisfacion 
de la parte. = 

7. Otrossi ordeno y mando que con todos los dhos. indios 
assi esclabos que de aquí adelante lo fueren y con los arriva 
declarados por tales de la antigua guerra y con los menores 
de catorze años que se prendieren en los cassos referidos y 



DOGOMBNTOS. 321 

ooD las mugeres que con ellos se cogieren y generalmente con 
todos loa indios domésticos de qne en estas ordenanzas se bara 
mención que voluntariamente sirvieron en las familias se tenga 
gran cuydado de tratarlos bien en el sustento , vestidos y 
abrigo y curarlos en sus enfermedades y darles doctrina para 
que sean bien instruidos en nra. santa fee y que el presid® y au- 
dienzia del dho. reyno de Gbile y protectores a cuyo cargo 
foere la defensa , amparo y protección dellos tengan especial 
cuydado por sus oficios sin ser requeridos para ello de que se 
cumpla esta ordenanza. = 

8. Otrossi declaro que todos los indios libres del reyno de 
Chile qne en estas ordenanzas no fueren exceptuados son enco- 
meadables y a ellos se ordena la tasa y tributo que en ellas se 
señala los quales an de tributar desde edad de diez y ocho años 
cumplidos y no antes aunque se ayan cassado hasta la edad de 
cinqaenta años cumplidos en que por esta ordenanza se reservan. 

0. Primeramente son exceptuados de pagar tributos y de acu- 
dir a mitas los caciques y sus hijos mayores. = 

10. ítem declaro que todos los indios de las provincias de 
Araaco , Tucápel y Catiray y los Coyunchos cuyas tierras son 
de la otra parte del rio de la Laxa aunque se ayan passado desta 
otra^parte y todos los de Huemira que no son encomendables 
por cédula del rey mi señor y palabra real que se les ha dado en 
que entran iodos los indios de Colcura , Coronel , Chibilinco , 
Laraquete, Longonaval, ChicbiriDCuo, Taboledo, Arauco, Pen- 
gue, Retina, Millarapue, Quiapoquidico, Labapie, Lebo y todos 
los Tucapeles y Araucanos que están poblados entre ellos y en- 
tre los indios de la isla de S* María o se an venido a vivir a las 
ciudades o estancias y todos los de Talpellanca, Conibebo, Necul- 
bueru y Picul y los que están reducidos en santa fee y en Payli- 
hua y demás fuertes de la boca del rio de Biobio a todos quales 
d rey mi señor y padre por justas y urgentes caussas maudo po- 
ner én su B} cabeza y ordeno y mando a los oficiales de rai real 
hacienda loe tengan por no encomendables y doy por nuiles 

DOCUM. IL ^l 



632 



DOCDUBNTOS. 



quantas eiiGomiendas se buvieren hecho de nnevo y todas li» 
antiguas que dellos se hicieron y declaro su derecho por eitin^ 
guido. 

11. ítem declaro que todos los indios que ay de guerra desde 
el dia que se publico la defensiva no son enoomendables 
por la palabra real que el Rey mi señor y padre q* s** gloria 
aya les dio de que no se encomendaran a persona alguna y por 
el consiga todos los indios que en tpo. de esta guerra se an 
venido , 6 vinieren de aqui adelante de paz o se an cogido, asta 
aora en el dho. tpo. y de aqui adelante se cogiere no son enco- 
mendables y todos están en mi real cabeza excepto los que 
están declarados por esolabos en las ordenanzas segunda y ter- 
cera y declaro por nullas todas las encomiendas antiguas de 
indios que están al pressente de guerra ó lo an estado de oebo 
■nos a esta parte y en todos los años de atrás y desde su pri- 
mera rebelión declaro por extinguido el derecho dellas. = 

12. ítem ordeno y mando que todos los indios que al pres** 

están de paz en las fronteras y puestos en mi real corona por no 

encomendables y los que adelante estuvieren no se repartan 

de mita a particulares ni a comunidades ni se les impida el 

previlegio que el Rey mi señor y padre les consedio de que no 

se les a de obligar a trabajar en la hazienda de españoles sino 

los que de su voluntad quisieren y que los capitanes a cuyo 

eargo están no conssientan que a tiempo que hagan falta a las 

ocupasiones reales aun que de su voluntad entonzes quieran se 

alquilen para que no cargue el dho. trabajo de mi real senri* 

se an de ocupar sobre pocos sino que igualmente se reparta 

entre todos y que qüando se quisieren alquilar otros tiempos 

a españoles no se les pague menos de a real y m» cada dia en 

moneda corriente y sea la paga ante el dho. cap^^^ y en ninguna 

man* se consienta se les pague en vino el dho. alquiler. =3= 

13. ilem ordeno y mando que el protector de los indios de 
Tucapel y de todo el estado de Arauco y de los demás indios 
que por aquella parte se vinieren de paz sea el que hiciere offl° 



OOQüiorrros. 928 

le lengua geoenl en Arauco y el protector de los indios Catirays 
r Caymug y de. los fuertes de los ríos de la Laxa y Biobio y de 
00 pensajeros ó iodios que se vinieren de paz por aquella parte 
16» el que haze offl^ de lengua general que assiste con el gover- 
lador sin que al uno ni al otro protector se añada nuevo sueldo 
QMS de el que les esta señalado por sus offlcios.=:: 

14. ítem declaro que todos los indios del estado de Arauco, 
Tiacapel y Catirays y Cuyuyunchees y los demás que antigua- 
mente en la guerra ofeosiva fueron cogidos siendo enemigos 
f an eido por cédula del dho. Rey mi Señor declarados por 
libres de esclavitud son encoQiendables y no gosan del prev* 
(¡lie los demás indios de las fronteras referidas en la ordenanza 
Mstava y solamente exceptuó los que dellos fueren cacic[ues a los 
inalea como sean xpianos les previlegio para que vengan a exer* 
ser sos offlcios de caciques y si no fueren xpianos en querien- 
iclo ser. 6s 

15. ítem ordeno y mando que los dichos indios que son de 
mi corona subditos y bassallos sean ocupados con toda ocupa* 
cion en las cossas de mi W servicio que en la guerra defensiva se 
ofrecierea y que este trabajo se les pague como conviene, a saver, 
eo las (sosecbas de trigo que en mi estancia se siembra y en ha- 
oerlos fuertes y reparallos, a serrar maderas para los barcos 
se les pague a real no mas el jornal a cada indio atento a que son 
libres de pasar tributos y el trabajo de llevar cartas de avisso 
de negocios de mi real servicio a medio r' por ida y buelta a 
cada indio por ser el camino breve de un fuerte a otro no mas 
y por otras caussas justas y el trabajo de los barqueros del pas- 
aje de S^ Fee, S^^ Ped® y la boca de la Laxa y Talcamavida y fuerte 
de Jesús a ocho reales a cada indio por cada mes del tiempo 
que sirven por ser este trabaxo en su misma tierra y a tiempos 
y ordeno que a todos los dichos indios a quien se señala ocupa* 
cion y paga en esta ordenanza se les de, fuera de esto, de comer 
en todos los dias de labor y servi® arriva dhos. y que se assiente 
esta ordenanza en los libros reales para que por ella se les pague 



32& DOGUMBNtOS. 

con certificación del cap*» ó cabo del fuerte donde están re- 
ducidos y del lengua que les assiste los quales declaren y certi- 
fiquen los dias que an ocupado los dichos trabados y en que 
ocupaciones, pero en las demás ocupaciones de guardar passos, 
tomar caminos y quando conviniere en conformidad de lo 
ordenado quando entrare algún castigo que se ordena a sa 
mismi^defeiisa estas entradas no se les paguen y atento a que 
en ellas t^en algún provecho solam* se les de la comida 
necess* para los dias que durare la dha. entrada, ss 

16. ítem ordeno y mando que los indios forasteros qne uviere 
en el reino de Chile venidos del Perú o Tucuman^ ó de otras 
provina* de edad de tributar, sean numerados para lo que ade- 
lante conviniere pero por justas caussas por agora no se enco- 
mienden ni paguen tassa y tributo antes sean favorecidos en 
su libertad y sirvau á quien quisieren y si de su voluntad, 
estuvieren en estancias ó en cassas de las ciudades sean pagados 
como los demás y que puedan mudar quando quisieren y si 
fueren ofi^ o lo quisieren ser nadie se lo pueda impedir donde 
y como quisieren. = 

17. Otrossi ordeno y mando que los indios de las quatro 
ciudades Santiago, la Concepi^, Sant. Bartolomé de Gamboa y la 
Serena y de todos sus términos saquen de tributo ocho pesaos y 
medio de á ocho real' pesso de los quales los seis pessos sean * 
para el encomendero y pesso y medio para la doctrina avina 
y m"" pesso para el corregí' del partido de los tales indios y otro 
medio pesso para el protector con declaración que á los dos 
corregidores de la Concepción y de S* Bartolomé de gamboa que 
por ser capitanes llevan sueldo mió de estas compañías se les 
disminuya tanta parte de este sueldo quanto les cupiere de los 
indios tributarios de su distrito lo qual cumplan mis oficiales 
reales asentando esta ordenanza en su libro y á los demás co^ 
regidores de otras ciudades y partidos de indios cesse qualq* 
salario que de comunidades y de otra hacienda de indios ao 
llevado asta aquí. = 



f 



DOCUMENTOS. 325 

IS. ítem ordeno que en cada ana de los quatro ciudades dhas, 
aya un protector con el sueldo que de esta distribución se cu- 
piere y que cesse qualquiera otro salario que hasta aqui ayan 
llevado de sesmos o alquileres de censos y otros bienes de 
indios. = 

19. ítem ordeno y mando que los indios de las tres ciudades 
Mendoza, San Juan y S° Luis de Loyola y sus términos donde 
quiera que se hallaren ausentes o pressentes de sus tierras pa- 
guen de tributo ocho pessos de a ocho reales de los quales los 
cinco y medio aeran para el encomendero , peso y medio para 
la doctrina y medio pesso para el coregidor y medio para el 
protector, con lo qual a de cessar otro qualquiera salario , que 
basta aqui ayan llevado de qualesquier bienes de indios ó de 
sesmos ó del precio de sus alquileres los dhos. corregidores y 
protector y que el que al pressente es ó adelante fuere corregi- 
dor de las tres ciudades las vissite cada año todas y resida en 
cada una dellas algún tiempo y que el protector no resida en la 
ciudad de Santiago pena de que no se le de sueldo alg^ sino 
en las dhas. ciudades asistiendo con el corregidor para amparar 
los indios. == 

20. ítem ordeno y mando que los indios de la ciudad de Gas- 
tro y islas de Chiloe paguen de tributos siete pessos y dos reales 
de los quales los cinco pessos y medio serán para el encomen- 
dero y un pesso para la dotrina y medio para el corregidor y dos 
reales para el prolector y este tributo paguen y no mas donde 
quiera que estuvieren aunque estén ausentes de sus tierras con 
declarazion que si el corregidor y justicia mayor y cabo llevare 
sueldo mío se le disminuya tanta parte de este sueldo quanta 
le perteneciere de tributos de los indios con todo lo demás ar- 
riva dho. en la ordenanza quinze. = 

21. Otrossi ordeno y mando que de ay en adelante los indios 
de repartimientos no saquen oro y que cesse la obligación de 
pagar quintos y sesmos por justas caussas y que en el estado 
presento y por la nezecidad (]ue ay de indios para labranza y 



SX DOGDMBNTOS. 

crianza y de que los que huriere ayuden ésto lo que pudieren 
y fuere justo sin daño suyo propio y por otras rabones mientes 
que no obstante que generalmente esta prohibido que no pa« 
guen los indios su tributo en serví* permitido que todos los 
indios encomendados que en estas ordenanzas se señalaren de 
mita para esta labranza y crian^ pague su tributo en los jor- 
nales que les serán señalados en la parte que dellos alcanzare 
el dho. tributo deteniendo en si la persona a quien fbere de mita 
tanta parte de la paga de los dhos. jornales quanta montare el 
tributo en la forma que va expressa en la ordenanza treinta y 
cinco. r= 

22. Y declaro que por quanto se les manda pagar su trabaxo 
en jornales de labranza y crianza si el indio cayere enfermo el 
tiempo de mita solamente el tiempo de la dha. mita que turiere 
salud pagara jornales y no mas y acabado el po. de la dba. mita 
se le dexara libre el tpo. que se le señala en estas ordenanzas 
para sus sementeras. = 

23. Otrossi tasso el jornal que se ba de pagar a cada indio de 
repartimiento en las quatro ciudades de Santiago, la Goncep'', 8° 
Bartholome de Gamboa y la Serena, real y medio cada dia el 
tpo. que dufare la mita, de mas de la comida y a los indios de 
repartimientos y vecindades de las tres ciudades de la otra parte 
de la cordillera a real y quartillo el jornal y mas la comida y a 
los indios de la ciudad de Castro en Chiloe y sus términos á real 
y quartillo sin darles la comida atento a la poca que alia ay entre 
los vezinos y a que los indios traen . su comidilla y mando que 
descontando los jornales que entraren al precio señalado el tri- 
buto que se tasse en cada provincia y otros jornales que en la 
ordenanza veinte y nueve se les manda servir sin paga en bien y 
utilidad de los dichos indios que augmentan el dbo. tributo ar- 
riva tassado en la ordenanza quinze los demás jornales restantes 
al cumplimiento de las que en la ordenanza veinte y dos se les 
señalan de mita se les a de pagar en moneda corriente a cada 
indio en su raáno, == 



f 



DOGDMBNTOS. 327 

24. OtroMi ordeno y mando que saiga cada año de mita para 
labranza y orianza el tercio de los indios que al presente ubiere 
en los repartimientos, cassas y estanzias de los vezinos y en- 
comenderos y los demás que se mandan reduzir en la orde- 
nanza quarenta y una y sirva todo el tiempo que se señala abaxo 
en la ordenanza veinte y quatro y los demás indios tributarios 
que reatan que son los otros dos tercios descansen aquel año de 
man* que nadie les pueda obligar alquilarse contra su voluntad 
para que les sea libre hazerlo, p no hazerlo con quien mejor se 
lo pagare a como quisiere y en el genero que fuere su voluntad 
en moneda corriente o ropa con tal que sean obligados si se al- 
quilaren de ir á parte donde no falten los domingos y fiestas de' 
obligación de su doctrina y roissa. x= 

25. ítem ordeno y mando por algunas caussas que a ello me 
mueven que por agora se reparta en primer lugar el tercio que 
sale de mita al encomendero si le ubiere menester todo o la 
parte que huviere menester para su labranza y crianza y casso 
que no le ajfa menester todo lo qual se remite al press* y gover- 
nador que lo arbitrio o el corregí' en su ausenzia, se alquile la 
parte del tercio restante a otro encomendero cuyo tercio de in- 
dioa aea tan tenue que aun no se alcanzen tres indios de tercio 
a otra porss* igualmente benemérita que careciere de ser uno 
eo 80 hazienda según pareciere al dho. press* y govemador ó 
corregidor del partido en su ausenzia. =s 

S& ítem ordeno y mando que este dho. tercio sirva de mita 
en labranza y crianza cada año dozientos y siete dias que hazen 
nueve meses de á veinte y tres dias de trabaxo cada mes los 
qnales dias se an de repartir en la forma que el press* y gover- 
nador 6 la persona á quien le cometiere juzgare ser mas convi- 
niente para que les queden á los indios tres messes cada año 
para an descanso y para sembrar y cojer sus comidas y para el 
tpo. que an de gastar en ir a la mita y volver como solia que 
salga ei terzio por mediado novienbre de su tierra quando ya 
dexan los indios sembrados sus mayzes y limpios y que desde 



328 DOCUMENTOS. 

primero de diziembre comienzen a servir su mita hasta quinze 
de marzo cumpliendo ochenta dias de trabaxo en las matanzas 
de ganados, cosechas de zevada y trigo y a diez y seis de mayo 
se buelba el dho. tercio a su tierra a coger sus sementeríis y se 
estaran recogiéndolas hasta quinze de abril y a diez y seis del 
dho. abril se repartirá otra vez de mita y servirá ciento y veinte 
y siete dias desde veinte y quatro de abril hasta ocho de otH- 
bre y a nueve se repartirá a su tierra dejando hechas las ven- 
dimias^ sementeras y barbechos y la caba y poda de las viñas y 
si esta forma de distribuir los dichos docientos y siete dias no 
fueren algunas partes conviniente el presa* y govemador o por 
tou cornil^ el corregidor de cada partido provera luego la forma 
que en cada provinzia fuere mas convinicute para que esa se 
guarde y observe de alli adelante con tal que los indios de ter- 
cio an de ser señores de si mismos tres meses cada año para 
acudir a sus sementeras y no se les impida el recurso a su tierra 
en estos tres meses si quisieren ir a ella y con tal que la mita sea 
solamente los dichos duzientos y siete dias señalados y no mas 
y que entiendan los dichos encomenderos que esta es mita del 
dho. tiempo del año limitada y no essa carg* de las reduciones 
para poblar sus estanzias y para tener en ellas dominio de man- 
dar a los indios todo el año y cada qual dellos entienda que por 
agora se les rep^^ esta mita para que se vayan probeyendo de 
esclabos o de indios voluntarios porque quando convenga re* 
partir esta mita como es justo en la república entre las personas 
hazendadas se hará pagándole al vezino el tributo en moneda 
corriente y ordeno y m* al corregidor de cada partido obligue y 
conpela a los indios a que este tercio cumpla entc^ramente estos 
ducientos y siete dias de mita exceptuando solamente los que 
estando en ella cayeren enfermos como se dixo en la orde- 
nanza veinte y según mas se declara en la ordenanza veinte y 
nueve. = 

27. Ítem ordeno y mando que los domingos y fiestas de guar- 
dar de la s^ Iglesia descansen los indios de tercio y en las fies- 



DOGUMBNTOS. 329 

tas que por prev® para ellos do son de guardar les ba de ser 
libre alquilarse, no alquilarse a quien y a como quisieran y 
si se alquilaren a otras personas ha de ser en parte distante 
qnatro leguas quando mas para que no haga falta el dia de la 
mita fixo y abissando primero donde va. = 

28. Ítem ordeno y mando que acabado el tpo. de mita se 
buelba todo el terzio entero a su tierra y en ninguna manera 
obliguen a que se quede indio en la bazienda donde vino de mita 
ni el press* y governador lo conssienta por que no se menos- 
caben las reduciones y pueblos de indios. = 

29. ítem ordeno y mando que cada indio de tercio sea obli- 
gado á pagar en jornales cada año que entrare de mita el tri- 
buto entero suyo y el de otros dos indios de modo que el terzio 
que viene de mita pague cada año el tributo de todos los indios 
tributarios del repartimiento en jornales con las excepciones y 
forma declarados en estas ordenanzas y assi en las quatro ciu- 
dades donde los indios son tassados en ocho pessos y medio 
cada indio a de pagar por si y por otros dos veinte y cinco pes- 
sos y medio que montan duzientos y quatro reales los quales 
pagara en ciento y treinta y seis dias a real y m*" el jornal y en 
las tres ciudades de la provincia de Cuyo donde están tassados 
en ocho pessos de a ocho reales ha de pagar cada indio por si 
y por otros dos veinte y quatro pessos que montan ciento y 
noventa y dos reales los quales pagara en jornales de a real y 
qoartillo en ciento y quarenta y tres dias y sobran tres quar- 
tillos que se deberán a cada indio.=Yen la ciudad de Castro 
y sus términos donde están tassados los indios en siete pessos 
y dos reales a ocho reales el pesso ha de pagar cada indio de 
tercio por si y por otros dos veinte y un pessos y seis reales 
que montan ciento y setenta y quatro r^^ los quales pagara en 
jornales de a real y quartillo en ciento y treinta y nueve dias y 
sobran tres quartillos que se deben a cada indio de tercio. = 

30. ítem ordeno y mando que por quanto el vezino enco- 
mendero ha de cobrar en jornales y servicio el tributo entero de 



SftO DOGUMBNTOS. 

lo8 indios tributarios de todo el repartimiento en la forma expres- 
sadaen estus ordenanzas y por que en este tributo se Incluyen 
las dlstribuziones de doctrina, justizia y protector, el dbo. fe- 
ciño encomendero sea obligado a pagar las dhas. distribuciones 
al doctrinero, corregidor y protector en moneda corriente. ^ 
31. ítem ordeno y mando que después de los días de jornales 
que corresponden a la paga de tributo expressados en la orde- 
nanza veinte y siete hade ser obligado cada indio de terzio a 
servir quinze dias mas sin paga por quanto ordeno y mando al 
vezino encomendero, o persona a quien acudiere la mita de 
indios que los cure en sus enfermedades en el tiempo señalado 
de mita y que paguen la doctrina, justizia^ y protector por todoe 
los indios del repartimiento hora caygan enfermos, bora no 
caygan, bora dure la enfermedad, bora no dure, por la qaal tam- 
bién obligo a cada indio de terzio aunque tenga salud A seffir 
estos quinze jornales sin paga alguna con lo qnal cessa también 
la necessidad de señalar distribución al hospital del tributo de 
los indios la qualen la forma dha. se aplica al encomendero ; 
assi en las quatro ciudades sobre los veinte y cinco pésso^i y 
medio que ha de pagar cada indio de terzio^ jornales de á reftl 
y medio cada uno, por el tributo suyo y de otros dos indios pa- 
gara mas veinte y dos reales y med^ con que el tributo por cada 
indio sube siete reales y med* mas, que viene a ser nueve pesdoa 
y tres reales y medio y eñ su proporción también sube el tri- 
buto de los indios de las demás provinzias, con los dhos. quinze 
dias que an de servir los indios sin paga demás de los seftalih 
dos para la paga del tributo en la ordenanza veinte y siete y 
todos los demás dias de la dha. mita que sirvieren los indios 
sobre los que son menester para que paguen su tributo y sobre 
estos dhos. quinze dias hasta el cumplimiento de duzientos y 
siete dias señalados para la mita se an de pagar a cada indio de 
tercio en moneda corriente conforme le están tassados sus jor- 
nales, con que los indios de las quatro ciudades , Santiago , la 
Concepción, San Bartolomé de Gamboa y la Serena que an de 



DOCUMENTOS. 331 

servir fMira la paga del tributo ciento y treinta y seis días de la 
ordenanxa veinte y siete, quinze dias mas por esta ordenanza que 
son ciento y cinquenta y un dias, se le an de pagar a cada indio 
cinquenta y seis dias a real y noedio y en la provincia de Cuyo 
donde cada indio para pagar el tributo ba de servir ciento y 
oinqnepta y tres dias por la dicha ordenanza veinte y siete y 
mas quinze dias por esta ordenanza que son ciento y setenta y 
ocho dias, se le an de pagar a cada indio treinta y nueve dias a 
real y qoartlllo el jornal y en la ciudad de Castro y sus térmi- 
nos donde para pagar su tributo cada indio de tercio ha de ser- 
vir ciento y treinta y nueve dias por la ordenanza veinte y siete 
y qninze dias mas por esta ordenanza que son ciento y cin- 
quenta y quatro dias se le an de pagar a cada indio cinquenta 
y tres dias a real y quartillo lo qual se ha de pagar a todos los 
dhos. indios, en moneda corriente, descontando las faltas mali- 
ciosas y voluntarias que huvieren echo. = 

S9. ítem ordeno y mando que donde los indios estuvieren 
tan cerca de las haziendas de los encomenderos que en uno o dos 
dias puedan ir a ellas o en menos el pres^ y governador por 
si o por medio del corregidor del partido si juzgare que sera 
roas acomodado assi a las haziendas como a los indios que los 
dtUiieiltes y siete dias de miía en cada un año se repartan en 
todos los indios de repartiínientos de modo que cada tercio 
sirva sesenta y nueve dias lo podra luego proveer de una vez para 
qtfe assi se observe en adelante^ atendiendo a que enteram** se 
ba pagado el tributo en jornales de encomendero y que les que- 
dan Ubres a los indios los demás dias del año para su descanso 
y libertad sin obligallos a nuevos alquilleres sino los que dé su 
voluntad quisieren y a como quisieren como dho. es y para que 
acodan a sus sementeras como personas libres y en tal casso se 
repartirán los quinze dias que se an señalado en la ordenanza 
veinte y nueve para servir sin paga sobre el tributo entre los 
tercios de modo que cada indio de tercio pague cinco dias por 
las óbligaziones alli referidas para que lo pague cada año el tpo. 



332 DOGDIIBNTOS. 

que sirve Dueve meses por si y por los otros dos tercios eso se 
reparta eotre los tres tercios donde pareciere que todas tres se 
remuden cada año sirviendo tres meses cada tercio que son se- 
senta y nueve dias de trabaxo, guardándolo demás que se or- 
dena en la ordenanza veinte y nueve cerca de la paga que se a 
de dar a cada indio de ios dias restantes después de pagado su 
tributo y los dhos. cinco dias, por manera que en las quatro ciuda- 
des de Santiago, la Concepción, San Bartolomé de Gamboa y la 
Serena ba de servir cada indio cinq** y quatro dias para pa- 
gar su tributo y los dbos. cinco dias mas le quedan a deber on 
real y le sobran , a cumplimiento de sesenta y nueve dias de 
mita, diez y ocbo dias que le an de pagar a real y med* y en las 
tres ciudades de la provincia de Cuyo adonde cada indio ha de 
servir cinquenta y seis dias y deberá un quartillo, pagadas stts 
obligaciones, y le restan treze dias que ba de ganar para si en 
los dhos. tres messes y en la ciudad de Castro adonde cada 
indio para pagar su tributo y los cinco dias mas, ha de servir 
cinq*" y dos dias y le quedan a deber tres quartillos, le restan 
para los sesenta y nueve dias diez y siete en que ba de ganar para 
si a real y quartillo descontando las fallas maliciosas como se dixo 
en la ordenanza veinte y nuev^ a todos los dichos indios. 

33. Ítem ordeno y mando que a las mugeres , hijos y hijas 
de los indios de tercio que fueren con sus maridos, padres o 
deudos no les obliguen a servir contra su voluntad y casso que 
libremente quieran ayudar se les pague lo que fuere justo..= 

34. ítem ordeno y mando que si alguno de los dhos. hijos 
de su voluntad y con la de sus padres quisieren servir de pas- 
tores por un año se le darán cada semana dos reales y med^ 
no siendo de edad de tributar. 

35. ítem ordeno y mando que los indios que quisieren poner 
sus hijos a oñcios mientras no fueren de edad de tributar o sus 
hijas lo puedan hazer adonde y como quisieren sin que nadie se 
lo inpida. = 

36. Ítem ordeno y mando que del tercio de indios que se les 



DOCUMENTOS. ¿33 

tpUca de mita a los encomenderos para la labor de sus hazien- 
das puedan aplicar para pastores uno el que tuviere cinco o me- 
nos indios de tercio y dos el que tuviere diez indios de tercio y 
tres el que tu viere quinze cumplidos y assLen esta proporción el 
que tuviere mas, los quales pastores an de assistir todo el año y 
por justas y urgentes razones cada uno dellos a de pagar, en el 
mismo numero de jornales que los demás indios, el tributo suyo 
y el de otros dos indios sin hazer en esto diferencia de los de- 
mas indios del tercio y mas ha de dar sin paga quinze días 
como los demás pero todos los demás dias restantes que se an 
de pagar al dho. pastor que son muchos mas porque sirven do- 
mingos y fiestas en el ganado no se le pague mas que a medio 
recada dia de modo que^ de trezientos y sesenta y cinco dias del 
año descontándole ciento y cinquenta y un dias que el debe 
como los demás por tributo y obligaciones, se le an de pagar 
duzientos y catorze dias a medio real que hazen treze pesos y 
tres reales de los quales se an de descontar las fallas ya dhas. 
visitara el juez con toda moderación las omissiones o culpables 
Qvieren que tenido con el ganado. = 

37. ítem ordeno y mando que si acasso se alquilare alguna 
parte del tercio por no averia menester el encomendero a otra 
persona por el gov<^ o corregí en su nombre la tal persona ha 
de asegurar la paga entera del tributo al encomendero para que 
en moneda corriente sean pagados el dho. encomendero y 
doctrinero, justicia y protector la que perteneziere a la parte de 
indios que se le dieren de mita deteniéndola tal persona en si los 
primeros jornales de los indios que montaren el dho. tributo y 
mas los quinze dias que se dan sin paga que pertenezeran a la 
persona donde fueren de mita que los avia de curar el tpo. de 
mita que cayeren enfermos y los dias restantes pagara a los in- 
dios en moneda corriente como se dize en la ordenanza veinte 
y nueve. 

38. ítem ordeno y mando que ningún encomendero ni otra 
persona alguna pueda alquilar a otro los indios que se le apli- 



\ 



3^& DOGUMBNTOS. 

can de mita del tercio ni alguno de los dbo8. indios pena de que 
la primera vez le sera quitada la mita de aquel año del tríbulo 
y la segunda vez se le vacaran Iq^ indios porque seria a tornar a 
introduzir el ^servi"" personal y dominio injusto de los indios 
libres como si fueran esclabos, ni menos podra sin licenciada la 
justízia ni sin voluntad del indio aplicar de limosna los in- 
dios de mita a otros que seria dar d^ limosna lo que no es suyo 
sino ageno. = 

39. Ítem ordeno y mando que el tercio que se aplica para la 
labranza y crianza no pueda ser ocupado en otras ocupaciones 
de obrajes, edefíciosi ni otras grangerias sin expressa licencia 
del governador el qual se informara si ay otro que quiera al- 
quilar aquel tercio para semejantes obras> o parte del en mai 
precio y por el tanto que otro diere se alquilen y por solo el 
tpo. de la mita y no mas y todo lo que subiere mas el jornal so- 
bre lo que esta señalado para jornal de labranza y lo demás, pa- 
gado el tributo al encomendero, ha de ser para los indios y qoo 
su voluntad dellos se bara este alquiler en otras grangerias ; 
no consentirá el governador que se haga de otra manera y su- 
biere do el jornal de lo que esta tassado. = 

40. Otrossi ordeno y mando que de aqui adelante el tercio 
de los indios que son de la otra parte de la corderilla de las ciu- 
dades de Mendoga, Sant Juan y San Luis de Loyola y sus térmi- 
nos no passe mas a servir de mita de esta parle d^ la cordillera 
y que a los indios que al press"" están de esta parte ningún en- 
comendero los deteijga violentamente antes los dexen libre- 
mente volber a sus tierras porque no se les señala terzio sino 
para que alia donde tienen su vezindad sirvan de mita de la- 
branza y crianza y no para que los a^uilen a otras personas ni 
para que los expongan a tantos peligros y trabaxo como es 
passar la cordillera nevada y con mugeres y hijos, lo qual cum- 
plan puntualmente so pena de que la primera vez que los passa- 
ren o alguno dellos o los violen taren, para que no se buelvan 
sean privados de todo el tributo de aquel año y se aplica por esta 



D0GDMBNT08. 385 

ordenanu la prí mera parte del para el denunciador y las dos partes 
para mi cámara y la segunda vez quedan desde luego por esta 
ordenanza sus indios Tacos y los podra encomendar desde luego 
el govemador a quien quisiere. = 

41. ítem ordeno y mando a todos los vezinos y encomende- 
ros de la otra parte de la cordillera se vayan luego a vivir a sus 
vezindades y poblar las ciudades donde son vecinos para cuya 
población se encomendaron los dbos. indios y por urgen- 
tes caussas que a ello me mueven mando que el vezino que 
no estuviere en su vezindad un año después de la publicación de 
estas ordenanzas no se le de tercio de alli adelante antes se 
reparta y alquile a personas nezesitadas y aplico el tercio de 
aquel año a mi cámara y al que dos años después de la publi- 
cazion de estas ordenanzai^ no lo cumpliré quedan por estas or- 
denanzas vacos los indios que le son encomendados y solo an 
de ser excetuados del rigor de esta ordenanza los vezinos de 
Cuyo que les tuvieren sirviendo actualmente en la guerra en los 
exercitos de Arauco o Yumbel o en algún fuerte de las fronteras 
los quales podran poner persona en su lugar y juntam'' los que 
sirven en la Concepto o en Chillan con plaza y sueldo mió y no 
de otra manera. Y lo mesmo ordeno y mando y so las mismas 
penas a todos los vezinos encomenderos de aquel reino de Chile 
que están fuera de sus vezindades. = 

42. ítem ordeno y mando que en la ciudad de Castro si por 
ser mucho el tercio de los indios de vezindades no fuere nezess° 
todo entero para la labranza y crianza de todos los vecinos y 
moradores, los demás indios que no fueren nezesarios paguen su 
tributo en la quantidad arriva señalada en ropa de la tierra o 
en miel o en jornales de corte de madera o en otro genero a 
adbitrio del govemador y lo mesmo ordeno y mando se haga 
en los indios de la otra parte de la cordillera que no fueren ne- 
cesarios que paguen su tributo alia en los géneros que al go- 
vemador le pareciere, aviendo primero cumplido lo dispuesto en 
esta ordenanza de que en jornales de crianza y labranza repar* 



S36 BOGUltENTOS. 

tidos entre los enoomeDderos y entre los demás que los abieren 
menester a falta de los encomenderos paguen su tributo. = 

43. ítem ordeno y mando que todos los indios naturales de 
los repartimientos de tierra de paz se reduzgan a sus pueblos y 
solamen"" se exceptúen los que agora al pressente tiempo en que 
se publica esta ordenanza ubiere diez años que están aussentes 
y que estuvieren poblados en estanzias o cassas de otros Es- 
pañoles y los que se ubieren cassado en las fronteras mas con 
indias emparentadas con indios dellas por razones de mayor bien 
común que a ello me mueven pero no a los que de aqui ade- 
lante huviere diez años que están ausentes aunque estén en otras 
estanzias o cassas de Españoles ni los que de aqui adelante se 
casaren en las dbas. front'*. = 

44. ítem ordeno y mando que estos tales indios exceptuados 
de reduziones donde quiera que estén paguen tributo entero al 
encomendero que se dixo en las ordenanzas quinze, diez y siete 
y diez y ocho y demás de esto paguen de doctrina , justicia y 
protector en el sitio donde estuvieren poblados ai fuere distinto 
donde estuviere el corregidor y doctrinero la qual paga an de 
assegurar los españoles que dellos se sirvieren y la an de co- 
brar en jornales de los dichos indios. = 

45. Otrossi ordeno y mando que si algún indio soltero o cas- 
sado de los que no fueren tributarios quisieren de su voluntad 
quedarse en la cassa , chácara , o estanzia del encomendero 
comforme a lo dicho en la ordenanza veinte y seis no lo pueda 
hazer sin voluntad del governador el qual comforme a la neze- 
sidad que para ello uviere, dará o no dará la dha. licencia cons- 
tandole primero que el indio la pide y quiere el qual indio no 
ha de entrar en tercio y si se quedare en cassa del vezino , o en 
su estanzia se guardara con el lo que con los demás indios de 
familias o estancias abaxo se ordena y manda. = 

46. ítem ordeno y mando que ningún vezino encomendero o 
otra persona alguna pueda sacar de las reduciones indio alguno 
o india de qualquier edad que sea sin orden expressa del 



0OGÜ1IENTOS. 337 

goTemador si estuviere pressente y no esiandolo de su teniente • 
o del oorreg*' el qual no lo conzedera de aquí adelante sino es 
en algún casso raro de mucha nezesidad para algún indio huér- 
fano y castigar con rigor la persona que sacare algún indio o 
india y al correg**' que los consintiere y los mandara restituir a 
su estado, habitación y lugar donde fueren sacados a costado 
las personas que cometieron semejante exceso. = 

47. ítem ordeno y mando para que se vaya entablando go- 
vierno y policia en cada pueblo de indios que de los dos tercios 
que quedaren en ellos ellijan ellos mismos cada año un indio al- 
calde el qual tenga la jurio^^ real que en el Perú tienen los al- 
caldes hordinarios de indios. = 

48. ítem ordeno y mando que dentro de la media legua de 
los pueblos y reduciones de indios no se admita estancia alguna 
de ganado menor de español alguno ni dentro de las dos leguas 
de ganado mayor y que en cada pueblo quede por lo menos libre 
una legua de tierra sin estancias agenas donde se pueblen y 
siembren los indios que al press^ se reduxeren y asignaren con 
consideración de lo que se dirá abajo en la ordenanza. = 

49. Ítem ordeno y mando que los indios oficiales que son 
maestros en sus offlcios, carpinteros, albañiles, herreros, sastres, 
9^Mttero8 y otros offlcios semejan tes de quien se fianyencargan las 
obrascomo amaestres españoles y de que por ser estos muy pocos 
y a gran nezess' en la república no entren en tercio sino que cum- 
plan con pagar su tributo en moneda corriente ó en obrary el arbi- 
trar qualesson tales y quales no se remite al governador estando 
presente y no estandolo a su ten*^ o al corregidor el qual gover- 
nador señalara los Jornales que los tales an de ganar quando 
se alquilaren y por el tanto aviendolos menester psi^ si el en- 
comendero y no para sus deudos o amigos sea preferido y a los 
dbos. off mando que vivan en las ciudades sin escándalo y sin 
hazer las juntas y demás de ordenes de comidas y bebidas de 
que resultan los daños que son notorios a los mismos indios y 
a las demás personas penado que sean mas que otros castigados. =: 

BOGÜM. II. 22 



SS8 DOGÜUIITOS. 

60. ítem ordeno y mando que los que no fueren offlcialeí 
peritos en su arte se redqsgan a sus pueblos y entren en terció 
como los demás para ir con los demás de mita en la qual si las 
ocuparen en sus offl"^ se les ha de pagar a cada uno dos reales 
cada día y se les concede previllegio de que en acabando de 
pagar su tributo por si y por otros dos como los demás indios 
de tercio si acasso viniere por nueve meses de mita y mas los 
veinte y dos reales y medio en las quatro ciudades por los quioze 
dias que pagan los demás a la tal persona que professare este 
offlcio, dos reales cada dia y aunque no aya acabado los dias de 
mita los restantes les dexen ir a ganar de comer en su offi* 
aunque dexen obras comenzadas. = 

51. ítem ordeno y mando que por agora en el estado pres- 
senté que tiene el reino de Chile los indios Yeliches que se 
vinieron de las ciudades pobladas y los demás coxidos eo la 
guerra de que se baze mención en la ordenanza primera qoe 
están poblados en las estanzias no salgan dellas ni otra persotm 
los saque pena de que sera castigado el que los sacare siu li* 
cenzia del governador el qual solo en casso de manifiesto agrá* 
vio que el indio padeze la dará ni a otros indios poblados en 
estanzias sin que proceda la tal lizencia. = 

52. ítem ordeno y mando que ios tales indios sirvan de mita en 
la tal estanzia ciento y sesenta dias que son siete meses menos 
tres dias para que ellos holgadamente puedan acudir a sus fa- 
cienes necessarias distribuydos en tiempos fixos del año en la 
forma que al governador le pareziere como seria al tpo. de la 
matanza diez dias, al de la cosecha de trigo y cevada treinta dias, 
al de la vendimia quinze, al de la caba de la viña diez, al déla 
poda diez, al sembrar trigo y cevada veinte dias cada indio y al 
barbechar otros veinte con que sabrá cada señor de estancia 
los jornales que tiene y se medirá cada qual a sembrar y coger 
conforme puede y no mas y a labrar la tierra que alcanzan sus 
jornales y no mas y ni mas ni menos sabrá el indio los dias que 
le quedan libres fixos en cada estanzia que tanbien an de ser acó- 



DOGUMBlüTOa. 589 

iDOdadot a los tiempos qae el pueda sembrar y barbechar antes 
que se passe el tiempo y qae paeda regar y coger sus comidas y 
recsogellaa al tpo. y sepa quaodo se pueda alquilar sin faltar al tpo . 
fizo de mita en esta ó otra forma como dbo. es, se distribuirán los 
dhos» ciento y sesenta dias y los que sobraren de los dhos. ciento 
y seaenta dias sera para otras faenas y no mas dias de obligación .=: 

63. T por la obligación de assistir el dbo« indio y perpetuarse 
alli como agora se le ordena sin tener año de descansso a que 
obliga la pressente necessidad la recompensa ha de ser que el 
Señor de la estancia le ba de dar tierras en que pueda sembrar 
suficientemente un almud de mayz y dos de cevada y dos de trigo 
y otras legumbres y dalle bueyes, rejas ó puntas de hierro con que 
seiQbrar y tierras diferentes a cada ganan por cabeza aunque 
sean padre y hijo de las quales tierras el indio no ha de tener 
dominio ni posesión sino solo el derecho que le da esta orde- 
nansa a posselas, mientras durare en el indio esta obligación 
assistir y dar esta mita sin que pueda el señor de esta estanzia 
quitar ni trocarle las tierras que en la primera vissita de estan- 
cias que después de publicadas estas ordenanzas hiciere el 
corregidor de aquel partido le fueren señaladas. = 

54. Porque el señor de la estanzia queda obligado a dalle las 
dbas* tierras y bueyes a curalie todo el año en sus enfermedades 
y pagar doctrina, justicia y protector por el dbo. indio aunque 
este enfermo y a que los dias que se les señala para servir en 
tiempos flxos, si entouzes cayere enfermo no se le ha de contar ni 
hazer cumplir por falla, ordeno y mando que sea el jornal de 
indio de estanzia a real cada día y no mas de los quales des- 
contando el tributo señalado en las ordenanzas quinze , diez y 
siete , diez y ocho y veinte que en las quatro ciudades es sesenta 
y ocho I* pagados en jornales de a real restan veinte y nueve 
diais que les an de pagar a los indios menos las fallas voluntarias 
en moneda corriente como se a dho. arriba en la ordenanza 
y en las demás ciudades en la proporción de sus tributos. = 

fi5. ítem ordeno y mando que cumplidos los dhos. ciento y 



3&Ü DOCDMBNTOS. 

Bésenla dias Iob demás días de trabajo qae quedan sin los i 
domingos y fiestas de guardar de la Iglesia y los que el iodio a 
tiene previlegio para trabaxar si quiere quedan libres para qoe 
el indio disponga delios descansando ó alquilándose a quien ó 
en quanto y en el genero que quisiere plata o ropa como pe^ 
soua libre, con condición que no se ha de alquilar a parte que 
este distante de la estancia roas de quatro leguas quando mas y 
avissando primero adonde va y por quantos días. = 

56. ítem ordeno y mando que las mugeresde los indios de la 
estancia y hijos que no llegan a edad de tributar no les ao de i^ 
obligar a trabaxo alguno de la estancia y si de su voluntad y ^ 
con la de su padre quisiere algún muchacho ser pastor se le dará 
cada semana dos reales y m® que sale cada mes diez reales y L 
cada año quinze pessos pagados en moneda corr*. = ^ 

67. Ítem ordeno y mando que el que tuviere en su estañada 
quatro ó menos indios pueda aplicar uno para pastor porque se 
pueda mudar cada año y el que tuviere ocho indios cumplidos 
pueda aplicar dos para esto y assi en proporción los quaJes pas- 
tores an de servir todo el año y por justas rabones que a esto me 
mueve se les ha de pagar el tpo. que corresponde al tributo que 
son sesenta y ocho dias en las quatro ciudades a real para los 
demás dias del año, domingos y fiestas que sirven a medio real 
que montan cada año pagado el tributo diez y siete pessos y un 
real los quales se les pagara en moneda corriente. = 

58. Ítem ordeno y mando que por q^° el s' de la estancia 
cobra en jornales el tributo entero con las distribuziones, que- 
dara obligado a pagar las doctrinas , corregidor y protector en 
moneda corriente. = 

59. Itenj porque seria gran turbación si vacassen los indios 
poblados en la estancia que el nuevo encomendero lo sacasse 
de donde estavan ya poblados y contentos y seria daño de las 
dhas.haziendasordeno y mando que la persona aquien de nuevo 
se encomendaren no pueda sacarlos de donde están y solo 
tenga derecho a cobrar los derechos que les están señalados de 



DOGUMBNTOS. 3¿Í1 

tributos sin las distríbuziones de protector, justizia y doctrina 
qoe estas solo se an de pagar en el sitio donde esta poblado al 
pressente el tal indio y no en otro y se encarga al goyernador 
qoe para redazir esto a mejor govierno quando vacaren indios 
de estanzias los procure encomendar en personas beneméritas 
de aquel govierno que pueda cobrar cerca su tributo. = 

60. Y aunque en la ordenanza quarenta y nueve queda orde- 
nado que no se muden los indios de estanzias donde al pressente 
están poblados con todo por si algunas estanzias se despoblasen 
o algunos se fuesen pertrechando de negros y por no pagar 
los dhos. jornales de indios o por otras caussas semejantes en 
que el govemador sacasse de alguna estanzia por manifiesto 
agravio algún indio, ordeno y mando que en la primera vissita 
el corregidor de cada partido assigne todos los indios de la es- 
tanzia que no tienen pueblos por moradores del pueblo de in- 
dios mas cereano como si ubiera salido de aquel pueblo para 
que vaya a vivir a el quando le faltasen tierra porque no seria 
razón para semejantes cassos dexar sin tierras propias en el 
reino de Chile a indios naturales del y con esta considerazion 
se ordena y manda en la ordenanza quarenta y una se hagan 
las reduciones en los pueblos y dexen en ellos tierras en quan- 
tidad suficiente para los que de nuevo se reduxeren agora o 
adelante. 

61. ítem ordeno y mando que los indios que al press* se ha- 
llaren sirviendo en las ciudades, cogidos en la guerra o advene- 
dizos que a arbitrio del govemador fueren nezessarios se con- 
serven en ellas y que de aqui adelante no salga para esso gente 
alguna de los repartimientos y que estus sean tratados como 
personas libres según se dixo en la ordenanza quinta p' lo qual 
vissitara el corregidor las familias cada año y los que hallare 
contentos quedaran en virtud de esta ordenanza assentados 
para el ano siguiente y a los que descontentos procurara poner 
en parte donde sean bien tratados, acomodando las familias lo 
mejor que ser pudiere y haziendo pagar a los tales indios de 



842 DOGÜVBNTOS. 

8ervi<> comforine a la paga que abaxo se señala y estén adver- 
-;l ' tidos los vezinos y moradores de servirse con toda suavidad 
de los tales indios y irse acomodando cada qual como pudiere 
de servir de personas voluntarias o de negros o esclabos como se 
baze en todo el mundo porque no es mi voluntad aya esta vio- 
lenzia y modo de servicio de indios libres contra su voluntad 
propia ni se puede bazer en conziencia sino que se les a de 
guardar su libertad de forma que ya que se les obligue a servir 
a de ser por concierto a quien quisieren y mejor los tratare y 
pagare. = 

62. ítem ordeno y mando que la paga de los tales indios 
mayores de diez y ocbo años encomendables sea de veinte y 
dos patacones cada año de los quales se ha de pagar el tributo 
a su encomendero, protector y justizia que en las quatro ciu- 
dades que son siete pessos y lo demás se ba de dar al isdio 
que son quinze pessos porque en las ciudades no se paga 
doctrina. = Ya las indias mayores de doze años y menos de 
diez y ocho, y a las muchachas de essa edad doze pessos cada 
año y a los niños y niñas menores de doze años un vestido cada 
año y declaro que esta paga es por solos los offi^ domésticos pero 
no por ocupaziones extraordinarias como son bazer adoves o ser- 
peones de obras o amasijos para grangeria que merece mas 
precio, lo qual examine el corregí' á la visita y prohiba y pene 
, al que conlra la voluntad de los tales indios y sin pagalles lo justo 
esto hiziere y la paga de los indios de servi* sera en la moneda 
corriente. = 

63* Ítem ordeno y m^^ que la india que entre año se cassare 
con indio de otra familia cumpla el año donde estava basta la 
primera visita y alli vaya a dormir su marido y acabado el año 
donde ambos quisieren estar allí sirvan sin violencia alguna«=: 

64. Ítem ordeno y mando que ninguno alquile a otra persona 
alguno de los indios de servicio de su familia pena de que le se- 
rán quitados y lo demás que se dixo en la ordenanza treinta y 
seis se guarde en las familias. == 



DOCUMENTOS. Si^S 

65* ítem ordeno y mando se procure que aya missa al ama- 
necer en las ciudades, los domingos y fiestas a que acuda el ser- 
vicio ocupado tratándolo con alguna de las religiones que acos- 
tumbran a hazer esta caridad y que de cada familia vayan los 
domingos en la tarde por lo menos la mitad del servicio que estu- 
¥iere a la dotrina y se le baga sermón en su lengua p^ que sean 
bien doctrinadosy quando el corregí' vissite las familias, examine 
el oumplimi'® de esto y quite el servicio de indios a los que no 
lo cumplieren. 

66. ítem ordeno y mando que todo lo dbo. en esta ordenanza 
se guarde con los que sirven a capitanes y soldados en el campo 
y fuertes endeude el cabo mayor bara cada año la visita de in- 
dios que sirven, amparando su libertad y baziendo que los sol- 
dados que dellos se sirven aseguren la paga a los off» r^** de su 
sueldo y juntamente al tributo que debieren los tales indios a su 
encomendero si fueren tributarios y que ningún infante sin li- 
cencia del gover*^' tenga el solo indio de servicio sino de cama- 
rada con dos o tres soldados porque el que quisiere tenerie a 
de ser de a cavallo y que el cabo que fuere acomode de servicio 
a los de acavallo quitándolo a los infantes y que en los dos 
campos de Arauco y Yumbel aya dos o tres cassas donde se re- 
cejan de noche todas las indias solteras a dormir a la bora que 
86 señalare para evitar amancevamientos y que estas cassas las 
vissiten a menudo el cabo y el bicario y la ronda y por el exem- 
pío que deven dar las cabezas de que pende la reformazion de 
los damas ningún cap^ ni ofiE^ puedan tener india soltera en su 
serricicí y encargo severamente al gover^ no conserve en oficios 
los que assi no lo cumplieren.rs 

67* ítem ordeno y m^ que los corregidores de todo el reino 
de Chile cada qual en su partido publiquen estas ordenanzas, 
bagan luego listas de los indios tributarios que ay en repartí* 
náeatos y estancias o ciudad de au jur**^ y cada año los vissiten 
y cumplan y bagan cumplir todo lo ordenado en estas ordenanzas 
ea favor de los indios a los quales compderan a cumplir en- 



aiUl DOGDMENTOS. 

teram^ los días señalados de mita, de repartimientos y estancias 
y en especial los jornales señalados para pagar sos tributos, ad- 
virtiendo que lo que se dice en la ordenanza veinte y nneve de 
que suba el tributo se entiende de solos los indios del tercio que 
vienen de mita y no de otro ni de los de las estancias y Cunilias 
cuya tassa es solam^ la de la ordenanza quiuze , diez y ñele 
y diez y ocho y ordeno y mando que tengan estas ordenanzas 
los vezinos y señores de estauzias, protector y dotrinero y cabos 
mayores de exercitos, capitanes y cabos de fuertes y todos los 
corregidores para que cada qual cumpla por su parte y baga 
cumplirlo lo que dellas le toca.= 

68. ítem ordeno y mando que no se consientan roas bailes 
públicos de indios de los que el gover'^'^ permitiere y que estos 
DO sean en las estancias, ni repartimientos, ni en tiempos de labor 
de tierras ni de cossecbas y que eiiean castigados los que a ella 
llevaren vino ó inviaren á vender y que assiste el corregidor eo 
ellas por si o por otro.=: 

69k Ítem ordeno y m^ que los protectores amparen los indios 
en todas estas ordenanzas y p* ello y sean vissitados y penados 
si no lo cumplieren. s= 

70. ítem ordeno y m^ que donde se pudiere se señale p« cada 
dotrina de indios dozientos tributarios uniendo p' esto á do- 
trina de pueblos las estanzias comarcanas y donde el tercio de 
los repartimientos asistiere los nueve meses de mita, alli se pague 
el estipendio de dotrina que corresponde a estos nueve meses 
del dbo. tercio al dotrinero de aquel distrito y lo demás se pague 
al dotrinero del repartimiento y que quando la dotrina tuviere 
estancias en mucha distanzia se pongan dos o mas parroquias 
en ella y que el doctrinero assista tres o quatro o mas meses 
en cada parocbia según fuere mas o menos el numero dellas y 
que se señale el tpo. fixo del año que ba de residir en cada una 
para que alli acudan los indios de las estanzias de a legua y de 
a menos a missa y doctrina a que les compelan los corregidores 
y vicarios y los señores de estanzias y p' que los demás le 



DOCUMENTOS. 3/15 

halleii al dotrioero en los casaos de nezess***' y que en cada 
estancia aya cazilla decente donde el dotrioero que cada año 
las ha de vissitar dos vezes a lo menos los doctrine y confiesse 
y comalgue los que fueren capazes y que aya en cada parro- 
quia un muchacho bien industriado que en ausenzia del cura 
enseñe a los demás el catecismo el qual señale el corregidor 
para que no falte y encargo a los padres dotrineros tengan libro 
que dure perpetuamente y haga fee a los baptismos de que de- 
pende «1 saver las edades para enterar a tributar ser reservados 
y para los matrimonios.= 

71. Y por q* en el tributo no se señala parte para la fabrica 
y ornamento, ordeno y m^® que el corregir con los dos tercios de 
indios que quedan haga hazerlos adoves nezesarios y cortar la 
madera y edificar las iglessias y parochias arriva dbas. y que la 
clabazon, puertas y llaves, campana y retablo y todo lo nezess^ 
para dezir missa se reparta entre los vezinos y señores de es- 
tancia de cada dotrina, prorrata de los indios q* cada qual tiene 
y que al dotrinero se le reparta tanta parte quanta cupiere al 
señor de estanzia que menos indios tuviere.= 

72. Y las iglesias de los indios que están en mi cabeza man- 
dara hazer con ellos mismos el cap^ que los tiene a su cargo y 
el ornato y adere90 para dezir missa lo dexo el Reí mi señor y 
padre que este en el cielo bien proveído en poder de los padres 
de la Compañía de Jesús los quales sustentaran los indios que 
trabaxaren en las dhas. iglessias y ellos por ser para su propio 
bien lo harán sin paga de jornales y los indios de repartimientos 
arriva dbos. tanbien trabajaran sin paga en sus propias 
igle88ias.ss 

73. ítem ordeno y mando que todas las vezes que a peti^*** del 
fiscal de la audi* o de otra persona se pidiere provission para el 
cumplimiento de estas ordenanzas, la dichaaudiencia la de luego 
insertándolas en ellas y se despache por ordinaria en la dha. 
audienzia todo lo qual que dbo. es y cada cossa y parte dello 
mando se guarde y cumpla con efeto según que aqui va dis« 



546 DOGUMBNTOS. 

pu68to y declarado 80 las penas referidas y al presa* y loa de mi 
consaejo de laa Indias y a mi virrey de las provinzias del Peni 
y governador de las dbas. provinzias de Chile y audienzia de- 
llas y otros qualesquier mis juezes y justizias que le executeny 
bagan ejecución según dbo. es que assi es mi voluntad: fecho 
en Madrid a diez y siete de julio de mili y seis y veinte y dos 
anos,:=: Yo el Rey. 



DOCUMENTOS. 8&7 



Carta de Luis Fernandez de Cordova y Arce al rey de España (1). 

(1627) 

Desde la ciudad de Santiago aora un año aviendome ido á re- 
cibir de presidente en aquella audiencia escribí á Y. M. por via 
del Peni y por la de Buenos-Aires y di cuenta á V. M. de todo lo 
que en este gobierno se ba ofrecido y aora la bolvere á dar á Y. M. 
cumpliendo con mi obligación. 

Con la audiencia que tiene Y. M. en este reyno p* el mayor 
acierto de su real serv® procure portarme con toda buena cor- 
respondencia desviando las ocasiones que puede aver de dis- 
gusto aviendo procurado componer las que entre los de ella á 
havido que aunque en parte consegui el intento de mi buen zelo 
en el todo no pudo por oviar mayores inconvenientes del servi- 
cio de V. M. 

Representado tengo en otras á Y. H* las conveniencias que á 
su real servicio tendrá que dha. audiencia viniese á asistir á esta 
ciudad de la Concepción puerto de mar y frontera de la guerra 
donde ba estado otra vez, que siendo muy moderada de vecinos 
V moradores creceria su fuerza con la asistencia en ella deste 
tribunal respecto de sus ministros y de la gente que le sigue de 
pleiteantes y familias de los oidores que assistiendo al gobierno 
ordinario, de ella su presidente no se tomaría la mano que es- 
tando ausente y seria parte á estorvar los encuentros que por par- 
ticulares fines tienen muy de ordinario entresi los de dha. au- 
diencia en gran perjuicio de los basallos de Y. M. y de su real 
justicia y si Y. M. se sirve de mandarla pasar á alguna de las 
provincias del Paraguay o Tucuman, seria mas en medio á las cua- 
les ay desde Buenos-Aires á la de Chuquisaca y en este reyno 

<l) S«ea4a de los «rehivot de Indias de SevIUa. 



3/Í8 DOCUMENTOS. 

podría asistirle al gov^ un letrado acesor para los casos de jus- 
ticia y que asi mismo fuese auditor general , añadiéndole alga' 
sueldo mas del que hoy tiene, el que ejerce esta plaza que es 
muy moderado. 

Tiene dicha audiencia menos consideración de la que^ debiera 
no siendo cosa que le pertenece el dar lic^ á religiosos de todas 
ordenes para que salgan fuera de este reyno sin reparar el gasto 
que á su real Hacienda tiene los que Y. M. envia á todos estos 
reynos para la predicación del santo evangelio y aunque le he 
advertido, no pertenece dar dhas. licencias á aquel tribunal, no 
se an ido á la mano en ello antes han dado muchas, y como la 
asistencia de su presidente es tan lejos no puede remediar sin 
mucha nota lo que en lo referido haye. Y. M. se servirá de man- 
darlo hacer para que al govierno dejen lo que es suyo y guarden 
las cédulas de Y. M. que en esta razón alian ; el Sr. d^^ Grístobi de 
la Cerda como ya he avisado á Y. M. esta abstenido de entrar ea 
la audiencia por que siendo oidor mas antiguo con la mano 
de serlo y de su condición poco asentada, á dado causas tao 
graves como constara á Y. M. por las informaciones que de aquí 
se han enviado sobre que aviendo consultado al virrey del Perú 
le pareció era acertado se abstubiese dho. d*^ Cristóbal de entrar 
en la audiencia y que gozase del sueldo de su plaza hta. que 
Y. M« se sirviese, entendidas estas causas, proveer en ellas lo q' 
fuese servido. 

Esta audiencia después que se fundo no ha tenido visita y 
asi juzgo por importantísima cosa al servicio de Y. M. que lo ne- 
cesitase por persona de toda enteresa por que demás de lo bien 
que nos estaran alg^ sepa Y. M. como le servimos; las cajas y de- 
mas ministros de este reyno an menester una visita general que 
aunque en años pasados vino aqui á tomarla especialmente 
a los oficiales r* y del sueldo de esta ciudad el doctor Juan 
de Canseco, no remedio nada, antes de los ministros que trujo 
hallo aqui no buena opinión y es cosa publica que dho d^" Can- 
seco lleno un navio cargado de madera y otras cosas á que solo 



BOGUMENTOS. 3/Í.9 

miro y a casarse como lo hizo con bija del gob** Alonso de Ri- 
vera á quiea partícalarmente venia á visitar, por estos efectos 
podra y. M.' servirse de conocer lo que serian los demás re- 
medios del dho d'. 

En muy buen estado tube el fundar en el valle de Colchagua 
una villa para que se redujesen á ella todos los moradores del, 
que al servicio de V. M. tendría grandes conveniencias acer un 
cuerpo y república de muchas personas que en aquel distríto 
tienen haciendas y están derramadas por todo el, cesse con la 
ejecución de este intento por una cédula de Y. M. que vino por 
el propio tiempo que tratava de esta fundación en que V. M. se 
sirve de mandar no se funde ninguna ciudad, ni villa sin espre- 
sa orden de su real persona. 

Asi mismo se podría fundar otra villa algo mayor en el valle 
de Quillota que con estas y las demás poblaciones que este 
reyno tiene y las que en lo que estado guerra se podrían reedifi- 
car se aseguraría la perpetuidad del que sus campañas para 
ganados y labranza son bonísimas y fértiles. 

Abra cercado un año que estaba una encomienda de indios en 
términos de la ciudad de Santiago por muerte de d^ Pedro Lis- 
perguer y aun que hay para dba. encomienda muchos preten- 
sores, se á largado tanto el proveerla por que con su bacante 
tengo á muchos atentos por su pretensión á seguirme en las jor- 
nadas que^ he hecho en esta guerra ofensiva y buelto que sea 
de la campeada que para la tala de las comidas del enemigo e de 
salir á hacer este verano, proveeré dba. encomienda en dife- 
rentes personas con consideración de premiar tantos benemé- 
ritos como este reyno tiene haciéndolas algunas partes, para 
que conoscan en nombre de Y. M. se hace por el gob"* lo que 
da lugar la cortedad de la tierra. Mucho importara para la mayor 
quietud y observancia délas religiones de este reyno que Y. M. 
se sirva de mandar á la audiencia que asi en lo general como 
en lo particular los oidores y fiscal no se entremetan con los 
superiores de ellas quartandoles la mano en su gobierno y 



S60 DOGUMBNTOS. 

complimiento desús oonstitucíoDes por que del fabor que algu- 
nos religiosos an tenido en lo seglar an resultado y resultan 
muchos inconvenientes para el buen ejemplo y modestia que 
deben dar de su religión en gran deservicios de Dios y de Y. M. 
importara mucho que á los gn^"^ de dhas, religiones se sirva de 
mandar V. M» miren y celen muy particularmente la observan- 
cia de ellas en este reyno por que aunque ay algunas muy ob- 
servantes otras no lo son tanto y aunque la de Santo Domingo 
los años pasados habiendo recibido a un visitar después le le- 
vantaron la obediencia y obligaron á que se fuese con algunos 
escándalos; oy esta con quietud y no estoy falto de recelos se- 
gún he entendido de que si se les buelve visitador como se dice 
an de volver á lo que de antes, la de S.Agustin tuvo este afio 
pasado por mucho tiempo grandes dicensiones y escándalos, 
negada la obediencia á su provincial no me costo poco travajo 
el bolverlo á introducir en ella y en el govierno de su provin- 
cia en que hoy esta muy mal admitido siendo un muy buen re- 
ligioso por querer corregir á los que no lo son, tomo la mano 
en componer estas cosas y como gente de diferente fuero se 
ajustan poco á la razón a les venido abra 20 dias , un visitador 
del Perú con gran celo de rreformar dha. religión ; ele ofrecido 
ayudar en nombre de V. M. para que consiga lan justa causa. 

La religión de nuestra Señora de las Mercedes tiene también 
al potestad relajaciones y entiendo que si no fuera por la pru- 
dencia que su visitador espresado Fr. Fran*^!* Ponce de León se 
porta , hubiera los alvorotos y escándalos que otras veces ba 
tenido esta s^ religión y aunque aora no ha dejado de haber algo 
de esto la tolerancia y celo de dho. visitador lo ha reparado 
mucho, sufriendo la mano que los de la audiencia dan á los reli- 
giosos para la falta de ovediencia con que están algunos. 

El obispo de Santiago celebro un sinnodo sin hacerlo saver 
al gobierno, disponiendo en el cosas contra loque debiera mirar 
poniendo censuras sobre que se guardasen las que ordenaba no 
siendo conforme á de^. ni de su fuero, perteneciendo al govierno, 



DOGOMBNTOS. 351 

y ana fiíe qtte so pena de eaconranlon no pasen indios déla pro- 
Tincia de Goyo á la de Santiago aunque tubiesen licencia del 
gOT' qae siendo todo distrito de esta gobernación y Viniendo con 
tiempo limitado en gran vien de dbos. indios asi por lo que se 
peltrechan de lo que en su tierra les falta como por la pulicia 
en qae se ponen , y lo que se instruyen en cosas de nuestra 
8^ fee, dicen algunos que la prohivicion que dbo. obispo ba 
hecho á sido por que no viniendo los indios á Santiago ivan 
alas provincias y gobernaciones del Tucuman, Paraguay que esta 
la que mas cerca 150 leguas de aquel distrito donde dicen tiene 
haciendas y le es de muchas convenencias para su aumento y 
como esta govemacion no tiene mano en aquellas se pueden 
sacar mal los indios que en ella se quedan p^ reducirlos á su 
natural, procuro encargar mucho al corregidor de aquella prov*. 
la conservación y aumento de sus naturales, también en dbo. 
sinnodo contra causas dispuestas y recibidas en este reyno 
sobre aranceles esclesiasticos los ba querido servir dbo. obispo 
á derechos tan grandes que á dar lugar á ello tendría muchos 
inconvenientes contra la pobressa de este reyno, importara que 
y. M. se sirva de mandarle no altere lo dispuesto basta aquí y 
que no se entremeta en cosas del gob® que no son de su cargo 
ni y. M. le tiene cometidas. 

Habiendo hallado cuando llegue á este reyno por entablar la 
formado la tasa y para que se guardase entre los indios y Espa- 
ñoles y sus encomenderos, conoci recivirla mal asi por parte 
délos unos como de los otros y que es imposible que con tantas 
condiciones como tiene puedan cumplir dbos* indios y que ha- 
biéndose dispuesto para su mayor alivio y conservación no se 
sigue la utilidad que en esto se pretendió, á cuya causa hallándo- 
me en la ciudad de Santiago por principio de este año tome di- 
ferentes pareceres y hice juntas con el obispo de aquella ciu- 
dad, algunos prevendados de su iglesia y todos los prelados de 
las religiones y otras personas doctas y antiguas en este reyno 
que con noticia déla mal* estando enterados de su entidad pu- 



352 DOCUMENTOS. 

dieren tratar de ella, respondieron que débia suspender la ex^ 
de dba. tasa asta dar cuenta á V. M. para que mejor enterado 
délo que mas importa á la conservación de este reyno se sirva de 
mandar lo que en esto se hará en los papeles que en razón de 
ello se han hecho, y que remito en esta ocasión á Y. M. 

En conformidad déla obligación que por el oidor mas antiguo 
ay de salir á visitar todas las provincias de su distrito y lo que 
corre al presente de nombrarla porque sea de comentar ordeno 
aora salga dho. oidor comience dha. visita por la provincia de 
Coquimbo y ciudad de la Serena y escribo ala audiencia se eje- 
cute con toda brebedad esto según lo tiene mandado Y. M. etc. 
Concepción de Chile V de feb* de 1627. 

Don Luis Fernandez de Gordova t Arce. 



DOCUMENTOS. 353 



Carla de Lazo de la Vega al rey de España (1 ). 

(1630) 

En todas las ocasiones de embarcación que ha habido desdo 
que llegue á Lima he escrito á Y, M. dando cuenta del discurso 
de mi biaje y successos por complir con las obligaciones de lo 
que y. M. me tiene encargado. = 

La primera que se ofrece desde que llegue á este reyno es 
esta y aunque por relaciones que remiti del estado que tenia en 
la de 2 de junio del año pasado y por otra de 29 de octubre 
del en que di aviso de nuevos aeidentes que sucedieron á este 
real ejercito abra entendido V. M. el estado que tiene ; oy que 
hablo con esperiencia de cuatro meses me es fuerza represen- 
tarle porque esta tan miserable que pide un remedio de V. M. 

Entre en el con mas de 400 hombres que con mi detención 
en el Perú y costo de hacienda y celo del conde de Chin- 
chón se condujeron en Lima y otras partes y con 700 armas 
de mosquetes, arcabuces y coseletes con sus picas que Y. M. me 
mando dar en España cuyo monto remiti desde Lima consignado 
á los jueces officiales de la casa de la contratación de Sevilla, 
socorro tan esencial que si no le hubiera entrado naturalmente 
se perdiera este reyno y á los sucesos que damos nombre de 
malos , piadosamente podemos entender son milagros por que 
nos muestran en no ser peores la misericordia de Dios y el 
santo celo de V. M. por que esta todo destruido. = 

El cuidado que me debe dar fácil se deja creer pues ha- 
biendo grangeado por mis servicios las honrras que V. M. me 
ba hecho por su tierra, por correr por el mió confieso que tengo 
ú desdicha llegar cuando falta todo. = 

(1) Sacada de los archivos de Indias de Sevilla. 

DOGOM. II. TA 



35A. DOGDMBNTOS. 

El tiempo que governo esto Alonso de Rivera entablo mili- 
cia, una estancia de vacas y otra de sementera para ayadar la 
provisión de este real ejercito y habiendo llegado á tener la de 
vacas 24,000 y para las majadas de la sementera 18,000 de 
obejas, con que se cojian de 10 á 12 mil fanegas de trigo, bita 
todo sin que aya mas de memoria y si en la milicia la habiera no 
seria tan malo. = Tengo compradas 12,000 v. que han de eatm 
por la cordillera de Buenos Aires y Rio de Plata para bdveria 
poco á poco en si y me hubiera alargado á mas si no habiera 
aliado este situado empeñado en mas de 200 mil pesca; paralas 

« 

majadas de la sementera tengo ocho mil obejas dentro, qoe es 
grande el gasto que hace en la provisión del ejercito y nc hay 
ayuda por que se a dejado todo caer. 

Luego que llegue á una al estado de Arauco con 120 hombres 
no puse la mayor fuerza en el por ser mas seguro que el tercio de 
S.-Felipe de Austria , endonde envié 250 por ser paraje avierto 
y haber andado la guerra en el mas viva estos años, peltrecbelos 
con lo que truje y aguardamos. 

En la ciudad de la Concepción hize que bajasen bacas y cuerda 
de la de Santiago para salir en campaña^ dio de repente una 
junta de 4,000 indios en Arauco que si quince dias antes no 
le hubiera entrado el socorro, sin duda con la gente y armas que 
el tercio tenia le hubiera destruido y alzado las reduciones por 
que con no tener el ejercito 1,600 de las 2)000 que V. H. tiene 
dispuestas y por haberle entrado yo el socorro dho. y no tener 
una arma de las 700 por repartir, ay muchos soldados oy sin ellas, 
bea y. M. que defensa tendria. =:La resistencia que se le hizo 
fue por la gente que le entre bien armada y de 40 que falta- 
ron en la refriega los 25 muertos y restantes que llevo el enemigo, 
los 18 fueron de los 120 que envié con su capitán, y pelearon 
de manera que les costo al enemigo 250 indios entre ellos 
muchos principales y cavesas de la junta y se tubieron hta. 
dejar el campo por nuestro, contra tan gran numero.=Al ene- 
migo halle tan osado que habiendo sucedido esto á 22 de enoro 



DOCUMENTOS. 355 

pMado, para otro mes habia echado una juntado 3,000 indios 
por la cordillera á pasar el paso de Bancagua que dista 12 le- 
guas de lá ciudad de Santiago , tube esta lengua y juntamente 
entendí que quedaba echa otra de 4,000 para bolver sobre el 
estado de Arauco y destniirlo. = Dado aviso al W acuerdo 
de y* M. de la ciudad de Santiago y á mi teniente de cap^^ ge- 
neral para que defendiese aquel paso^ sali con este W ejercito en 
busca del enemigo^ hecbe mis espias delante, volvi á tener len- 
gua de que estaban juntos , marche con deseo de encontrarlos, 
llegue á Puren, couTideles con la batalla, ocasióneles á ella qur- 
mandóles los ranchos, degollándoles los ganados y haciéndoles 
otras Tejaciones, tubo silencio, diome cuidado, eche gente á cor- 
rer la tierra, trujeronme lengua, entendi que el enemigo no se 
atreVio á pelear conmigo que esta tan soldado que conoció, 
buena disposición en la milicia, que la fuerza era poca, su- 
puesto que de 1,000 plazas se guarnece la provincia de Ghiloe, 
el presidio de la ciudad de la Concepción, el de la de Chilan, el 
castillo de Arauco y dies fuertes, con que para mostrar al ene- 
migo que hay Españoles, huve menester valerme de los vecinos 

m 

y estancieros porque como entre el no ay caveza se balen las 
parcialidades de decir que somos acabados y con esta voz de 
un mes p^ otro se juntan 10 ó 12 mil indios y en cuatro que 
á que estoy aqui, fuera de la junta de Arauco con la de Ranca- 
guay la que yo fui á buscar, tubo 7,500, con el aviso de haberse 
dividido en cuadrillas á cuidar cada uno de sus mugeres y hijos 
y que la de Rancagua se havia vuelto despeada por la asperesa 
y lo largo del camino que llevava y ser tiempo en que los cam- 
pos estaban agotados supuesto que á este enemigo no se le 
baila cuerpo (pensión grande de esta guerra) me retiro el justo 
cuidado de mis fronteras asi por estos enemigos como por ser 
este mes y los que entran en el que los de Europa infestan es- 
tos mares y ser este cuartel de San Pheiipe paraje donde se 
atiende á todo para los avisos que se pueden ofrecer dar al Perú. 
Los sucesos que se han ofrecidohta. la fha. e reterído y el 



■»'... 



356 DOGÜMBNTOS. 

pobre estado y caida reputación de las armas de V. M. y nó todo 
lo q^ puedo en este particular por que no paresca que entro 
con novedad por que lo ministro yo pero como es de Y. M. y 
beo gastar 212,000 d. cada año y consumir tanta gente española 
y dejo á esta parte guerra tan en los principios apriétame el 
cuidado de habérmelo encomesdado Y. M. y fiado, te be de 
poner cobro seguro y es que he de travajar en ello pero como 
oy esta, si Y. M. no lo socorre, de veras se ara eterno y es cosa 
fuerte no resolviese á gastar de una vez pues si lo que b^ cos- 
tado en tantos años se hubiera aplicado á tiempo se aorraba 
de todo y pues lo pasado da consecuencia á lo porvenir; si no se 
£(ale del paso que oy tiene Y. M. es el que pierde y yo el que sen- 
tiré no ser medio para dar esto de paz y alzar este tributo y 
esto no es despedirme de lo que are con la poca gente que 
tengo que trdvajare por inquietar al enemigo tanto en sus tierras 
que no le de lugar á que venga á buscar estas fronteras donde 
me hallo oy sin haber vajado a la ciudad de Santiago á reci- 
virme de presidente por atender primero al reparo de ellas y si 
bajare este invierno á hacerlo sera por traer conmigo algunos 
encomenderos y otra gente que para el mes de octubre que es 
aqui la primavera he de entrar muy despacio á la Imperial 
donde ya por vien ya por castigo procurare obligar á este bár- 
baro á que se redusca , todo lo intentare si bien es terrible y 
como tiene esperiencia tan larga de sustentarse en esta desven- 
tura ya se halla bien con ella. = 

Y porque no paresca que el socorro que he suplicado á V. M. 
importa solo p^ acavar esta conquista pongo en consideración 
á Y. M. que los enemigos son muchos y muy soldados y que no 
se divierten en otra cosa y que nacen con obstinación a los Es- 
f»añoles y que las reduciones de amigos que hoy tenemos no lo 
son mas de cuanto los defendemos y sustentamos en paz y que 
barian con los acídenles y que de los mayores trabajos que tiene 
un gobernador es la contemplación con ellos y con todocadadia 
ay novedades y que las 1 ,600 plazas que quedan en este ejercito 



DOCUMENTOS. 357 

las 600 son de viejos y estropeados que borrare en teniendo 
quien llene su bacio , y que be bailado la guerra 18 y 20 leguas 
de estas fronteras y que sin cuerpo se hacen viajes cou poco 
efecto y que todo lo que no es gente para poblar entre ellos es 
cansar y gastar españoles y bacienda y hacer lo mas imposible 
cada dia como esperímentamos hoy. = 

T asi sera necessario que si V. M. hallando conveniencia en lo 
que le propongo me lo enviare y que sean 2,000 hombres y ben- 
gan con armas y cantidad de otras mil de respecto de mosquetes, 
arcabaces y yerros para picas que acá hay madera para las astas 
por el embarco de traerlas , que las que se hacen en el Perú son 
malas y caras. 

Tsi V.M. se sirviere hacerlo arriba dho. mandara á su virrey 
del Perú cresca el situado que con esto es seguro hacer servicio 
á V. M. de darle este reyno de paz y que le vaya socorriendo 
con la gente que pudiere para la que gastase la guerra. El em- 
peño de este situado lo causa los muchos gastos que tiene en las 
llevas del Perú por que si socorren los soldados con 225 p. la 
traidadel, para que se toma asientocon dos navios que han cos- 
tado asta boy 20 y 24 mil pesos y.oy 14,500 el uno que sirve 
estas costas y el otro que va por dho. situado, á municionar la 
gente de guerra, hacerlo á la de Chiloe, enviarle el socorro, llevar 
los bastimentos á los campos y fuertes ya por mar ya por tierra, 
en fregatas que hay para este efecto, pagar espias, dar á indios 
amigos, rescatar á Españoles, vestir los que se bienen, artilleria 
y artilleros. 

El padre Luis de Valdivia de la compania de Jhs. atraso esta 
guerra con el medio que trujo , cojiola con cantidad de indios 
amigos y es mas dilatada y estamos arrinconados. En su tiempo 
estos padres tenían á quien administrar doctrina , oy paga este 
situado capellanes en los campos y fuertes y uno mayor, se 
podrían escusar 4,000 pesos que gastan cada año ; Y. M. lo 
mande ver y proveer de remedio. 
El fortificará Valdivia no requiere dilación por que el enemigo 



368 DOCUMENTOS. 

olandes tiene echado ojo á aquel puestoque e8 cercano al estrei^bo 
de Magallanes y si lo que Dion no peroaita sucediese corría ei^ 
mucho riesgo por que el de la Concepción esta 70 leguas á sota- 
vento y con mucha facilidad se aria deceño de el porestar in- 
defenso con que cesarla el trato de este mar del sur y corres- 
pondencia entre el reyno del Perú y España y costaría i V. M. 
mucha suma de hacienda el hepharle de aqui y con la novedad 
entretenidos nosotros con aquellos enemigos, los con quien 
oy peleamos podrían apretar demasiado y confederarse aon ellos 
que ya lo han puesto en practica , en otras ocasiones be dha á 
y. M. lo que importa remediar esto con tiempo; V. M. ara en toda 
lo que mas convenga. 

El obispado de esta Imperial esta baco, ya V. M. estara infor- 
mado lo tenue que es y lo bago havisando que si se provee es 
nesesario que V. M. gaste de su hacienda. = Quando sa crio 
esta plaza estava mas dilatada, la paz oy no tiene que regir mas 
que de la ciudad de la Concepción ala rivera de Maule que 
aunque su distancia es de 30 leguas esta despoblado y la pro- 
vincia de Chiloe y esta diócesi podrían acudir á la ciudad de 
Santiago en el Ínter que quiere Dios que se buelben á res- 
taurar las ciudades perdidas y estender mas su distrito ; Y. M. 
bara lo que mas convenga. 

Los virreyes del Perú no han atendido á hacer merced á las doce 
personas beneméritas que Y. M. les tiene mandado con que no 
se animan los que viven en aquel reyno á benir á servir á este, y 
esta guerra para tratarse con lucimiento es costosa y para no 
travajosa (y de ambas maneras lo es) , es lastimosa cosa cuales 
estos soldados viejos que han merecido puestos lastimanse y 
no lo puedo remediar por que aunque este reyno es fértil, es 
pobre por no tener quien beneficie, suplico á Y. M. buelva á 
mandar al virrey les aga merced q*" á demás de hacérsela Y. M. 
á quien le sirve se animan los que quedan y á benir á el los que 
los vieren premiar. 

El S^ p« Fernando Ruiz de Contreras por mandado de Y. M. 



DOCUMENTOS. 359 

me dio aviso de que había entendido Y. M. por otro del duque 
de Villa hermosa que el enemigo olandes había de entrar á in- 
festar estos mares 9 he vivido con cuidado y tengo sentinelas en 
la provincia de Chiloe que es lomas cercano al estrecho de Maga- 
llanes, y en la isla de S^ María. El fruto que de esto se ss^ca es 
tenerle si el enemigo entra para darle al virrey del Perú y que 
tenga tiempo de prevenirse , pero una vez dentro esta este mar 
tan indefenso como en el capitulo 12 de este digo á Y. M. con 
deseo de que le maqde ver y remediar que es la cosa de mas 
cuidado que estos reynos tiene y importa no solo para salir del 
que nos pueden dar los de la mar sino para hacer daño á los de 
tierra, Dios guarde á Y. M. tantos años como la cristiandad á 
menester, cuartel de S. Felipe de Austria y abril 27 de 1630. 

Feai««o Lazo de la Vega. 




560 DOGUMEISTOS. 



Informe sobre Francisco Laso de la Vega presidente de Chile. 

(1634) 

1. Menos obligación de la que yo confieso á la casa de Y. M. cau- 
sada délos fabores que be recibido de mi dueño, había nienester 
discurso tan verdadero como el presente que hago , molestado 
mas de su esencia que de deseo de mostrarme, aun que todo me 
devieradar cuidado para con V. M., crédito debe tener mi pro- 
ceder pues cuando anclando su fabor pudiera haber hecho 
alarde de hallarme tan cerca del presidente mi señor é tenido 
por mejor parecer seco que entremetido , ya rompe el silencio 
la razón que tengo de diferir á Y. M. el cuidado y efectos que 
se le an seguido al que ha puesto el Sr. presidente Fran"^. Laso 
déla Yega en el discurso de cuatro años que aquel govieroa, 
desde su posecion el reyno de Chile. = 

2. Noticia tiene Y. M. del cuidado que comenso á poner en 
esa corte luego que se hallo con el del govierno de Chile, memo- 
riales que dio después de informado de algunas personas pra- 
ticas , pidiendo gente y armas , que lucio su diligencia trayendo 
300 mosquetes, 200 arcabuces viscaynos, 200 picas y 200 cose- 
teles , cédula que gano para que el Exmo. Sr. conde Chinchen 
virrey que vino á ser del reyno del Perú le acudiese con gente 
y le asistiese con particularidad , por la fe que S. M. oblubo 
de que habia de suceder lo que esperimentamos. = 

3. Hizo viaje con su Ex* y grangeo por si con su agrado la fa- 
cilidad de lo que S. M. le mando, de manera que hasta hoy, gosa 
el reyno de Chile favores de su diligencia con ser particular que 
pocos Sres. virreyes le atienden , secreto que no se le halla 
asiento por las razones de congruencia que en si tiene esta 
materia y la mayor de su subordinación en cuanto al govierno y 
se cree que es la causa estar imbuidos del orden en la guerra si 



DOCUMENTOS. 361 

bien el Sr. conde de Chinchón á obrado de manera que no da 
logar á pensar esto. = 

4. En Panamá se ven los llovidos , llamándose asi los que 
pasan á las indias sin licencia de S. M.y y en el viaje propuso 
S. S* al Sr. conde que pagasen la contrabencion con sentar 
plaza de soldado para Chile los tales llovidos = admitió el arbi- 
trio , no se ejecuto aunque se le representaron artas causas que 
después en Lima se les hallo desengaño por los aprietos en que 
se bio S. S' para hacer gente y la necesidad que llego á tener 
este reyno de ella. = 

5. A los 28 de diciembre del año pasado de 628 se desembarco 
en Paita y llevado de su descuido, dentro de cinco dias marcho 
por tierra á toda diligencia a la ciudad délos Reyes por que 
previno que la mudansa de govierno le habia de embarazar 
con las ocupaciones que en tales casos sobrevienen. El Sr. conde 
de Ghindion hizo viaje por la mar mas brebe délo q^e se suele 
en embarcación de vientos tan contrarios , con que á govierno 
naevo fiíe necesario hacer nuevas diligencias. Padrastro hubo en 
el Sr. marques de Guadalcasar, por hallarse governando este 
reyno el Sr. Luis Fernandez de Cordova su sobrino puesto en el 
por S. Ex*; las causas las manifestara el progresso. = 

6. Hdlo en Lima al general Diego Gonzales Montero procu- 
rador de este reyno y particular del ejercito que se le agrego 
esta ocupación por lo sentado de ir por el situado , cuidado 
anual del govierno y accidental á procurar con particular cui- 
dado socorro de gente de guerra y armas , por hallarse con 
algunos sucesos contrarios al ejercito, informo á 8.S' y habiendo 
sentado algunois particulares con S. Ex', fue dando principio a la 
letra , tomo en si una compañía de infantería y Heno los capi- 
tanea que se siguen. 

7. La compañía de S. S* condujo 166 infantes de que fue 
alferea d* Rodrígo Gemel de Rocas diosela á dho. alferes 
dentro de dos meses y la bandera á su sarjento Miguel de la 
Lastra, ss 



*;• 



562 DOCUMENTOS^ 

8. El espitan 4*^ Mateo Dia Redondo levanto otra en Trujillo, 
fue su alferes d'^ Andrés de Baraona Encillilas , murió oondu» 
ciendo gente , la compañia era de cuarenta hombres, ñie su 
alferes Nicolás Suares que era sarjenta =^ 

9. El sarjento mayor Francisco de Carmena levanto gente 
en Lima, hizo 58 hombres, fqesu alferes d^ José de Vuioa. =s 

10. Al sarjento mayor Juan del Castillo Salasar condujo en 
Lima y hizo cuarenta y nueve hombres , fue su alferes á^ Fer^ 
nando de Castro. = 

11. Al capitán Juan Berdugo Passillas condujo en Lima, hizo 
cuarenta y dos l^ombres , fue su alferes Pedro de Rivera. :?= 

12. El capitán Martin Landay Cabaleta hizo 52 infantes y 
fue su alferes Francisco Baena. =; 

13. Al capitSA^ Francisco Solarte con^qijo en Lima, su 9\f&te& 
Francisco de Paz hizo 58 hoQíibr^s. == 

En la fi^a de estas y otras fpuchas diligencias s^ ballabi 
cuando recibió cartas déla R^al audiencia de Santiago de 
Chile , cavildo de dha. ciudad y generalmente de todo d reyno 
en que se dava aviso á S. S<^ dq la continuación de adbersos 
sucesos autorisandolos dha. Real audiencin^ y ciudad cuja 
sustancia por mayor fue que el reyno estaba á pique de perderse 
por hc^ber entrado Leantur y Putapicbon y haber destruido las 
estancias del contorno déla Concepción, quemándolas y asolán- 
dolas y llevándose la gente de ellas asi Españoles como indios 
y que saliendo el tercio de S° Felipe de Austria que guarda las 
fronteras de afuera peleo el enemigo con el en el paraje de las Can» 
grejeras, lo di^sl^arato, mato y cautivo noventa y cinco Españoles 
con tres capitanes uno de caballos y dos de infantería y cantidad 
de indios amigos y que caia esto sobre haber entrado el sár- 
jente mayor Juan Fernandez Rebolledo que governaba dfaas. 
fronteras á la Imperial , y habiendo hecho una gran suerte 
' trayendo 300 y mas picas le siguió el enemigo, quito la presa y 
Is^ derroto y mato mucha gente y que el martes santo del año 
de 629 habia entrado el enemigo en la ciudad de Chilan, habia 



DOGDMBBiTOS, 363 

corrido las estancias y llevado ynu presa de indios y ganados 
j que saliendo el capitán Osorio corregidor de ella le mataron 
áel, á un hijo y á un yerno suyo y siete ó ocho soldados de su 
compañía y hecho otros destrosos , que pasaron por Colcura 
fuerte que dista tres leguas del tercio de Arauco y se llevaron 
la mitad de su reducion , que barieron un potrero y se llevaron 
700 caballos de. una vez y mataron los potrericos y que habien- 
do dado orden que de Chiloe se despachase un navio y que 
entrase en Valdivia y maloquease ^ se perdió y aogaronse veinte 
y cinco Españoles y mas 300 indios amigos llevaron todas las 
armas , perdida considerable que hubo arto que resucitar en 
nuestro tiempo » llegaron estas nuevas por setiembre del dho. 
ano y aunque el Sr. presidente había de haber hecho viaje por 
marzo del, habiendo entendido el estado del rey no y hallándose 
que todas las compañías que conducían gente no tenían 150 hom- 
bres, que el situado del año de 628 había quedado con gran 
empeño y que el de 629 no se le dava aunque habían corrido 
del mas de tres meses por no estar el antecedente distribuido 
que el orden del procurador hera que llevara 500 hombres por 
lo meno* aun antes de haber habido los acidantes referidos 
abibo su diligencia , presento memoriales hizose acuerdo ge- 
neral , resolviese q^ se quedase hacer gente , que se apremíase á 
la suelta y que se le líbrase el año de 1629. 

14. Por el mes de setiembre del dho. año llegaron cartas al 
Sr. presidente de la real audiencia de Santiago, de su cavíldo 
con testimonios autorisados , por mar y tierra con aviso de lo 
arriva dho. sus fhas. 26 de junio de 629 y se las embiaron para el 
Sr. virrey de Perú con la misma relación y amonestas que no 
entrase en el reyno sin mucha gente, armas y municiones y que 
aunque savian que traya los mosquetes, arcabuces, coseletes y 
picas atrás referidos, llevase otras quinientas armas de fuego y 
trescientas picas por que estaba la tierra sin ellas y el enemigo 
con muchas y muy pujante y que convendría que en la ciudad 
de Santiago tubíese algunas para cualquier acaecimiento de 



36¿l DOGÜMBNTOS. 

mar o tierra que no estaban á su parecer seguros en ella con 
distar de las fronteras noventa leguas y no sin causa que en &u 
lugar vera Y.M. lo que intento este enemigo, gran ruido hizo esta 
nueva en Lima, gran cuidado dio al Sr. presidente, mucho ábibo 
el del Sr. virrey, hicieronse juntas, buscóse forma y á costa del 
de S. S> y de mucha hacienda suya se hicieron cuatrocientos 
hombres sin los offlciales mayores y menores, compráronse cua- 
trocientas armas de fuego por mitad mosquetes y arcabuces para la 
ciudad de Santiago, pólvora, plomo, picas ; fletáronse dos navios 
ademas del del situado para embarcar gente, armas y los situados 
de 628 y 629 bien gastados de la leva que costo mas de 90,000 
pesos , paga de armas asi las que trujo de España como las qoe 
compro para la ciudad de Santiago y otros que se le crecieron. 

Id. A los 12 de noviembre deldho. año de 629 se hizo ala 
vela del puerto del Callao en demanda del déla Concepción , en 
medio de todos los cuidados referidos le tubo de embiar infor- 
mación al real consejo de las Indias del estado en que se hallaba 
este reyno , testimonio autorisado de estas diligencias y gastos 
hechos en Lima en once meses de asistencia , fuera de honrra 
privarse de governar un año por llevar con que restaurar la re- 
putación de las armas de S. M. y tener la suya tan en píe como 
del progreso de esta relación le constara á V. M. declaráronlo 
nueve capitanes recien idos al Perú de este reyno, acredito el 
Sr. virrey la cuenta q' se dava á S. M. con hacer S. E* la misma 
relación, nombro procuradores en la corte para que pidiesen al- 
gunos particulares para el reyno de Chile que mas en forma se 
comprenderán en su lugar. = 

16. A 23 de diciembre del dho. año tomo puerto en el de la 
Concepción sin haber perdido nada tres navios que fueron en 
conserva , ni haber sucedido cosa particular mas de un riguroso 
tiempo que el dia antes de dar fondo tubo sre. el mismo puerto, 
enfín se tomo y con aplauso común , salto en tierra y fue reci- 
bido al govierno con las ceremonias sentadas , hizo alarde de 
gente y armas con cuidado particular por que como la guerra 



DOCUMENTOS. 865 

estava tan caída de nuestra parte los mismos indios de paz 
aguardaTan á ver que resguardo le venia en este nuevo go- 
Tieroo, pareció bien por que cuatrocientos hombres fue dili- 
gencia que jamas se habla hecho en el Perú ni tan gran luci- 
miento de armas de fuego, picas, coseletes como las referidas no 
hablan entrado de una vez en este reyno, alentóse la tierra ge- 
neralmente y la necesidad no dio lugar á descanso. = 

17. Fue fuersa atender al despacho del Señor d^ Luis Fernan- 
dez de Cordova , publicóse su residencia en que andubo el Sr. 
gobernador muy cortes , pero disculpa tubo en fiar en su valor 
la demasía de su cortesía , sallo bien y onrrado de ella y pues 
esta no es historia no me toca en esta parte seguir la letra , lo 
cierto es que no hallo el Sr. gobernador pan , carne, cuerda ni 
rastro ni cosa que oliese al abasto y sustento del ejercito , cosa 
tan encargada que desde Lima lo tenia SS*. advertido á su an- 
tecesor á todas las ciudades y ministros por cartas que les habla 
escrito desde Lima para entrar remediando, pero á lo mismo se 
le dava contra y con no faltar quien le absistiese que fue mas 
intento que necesidad salió bien y quiso Dios pagar un animo 
de la montaña con enmienda de todo por que se frustase el de 
imposibilitar su suerte; lo que de esto á resultado save V. M. y 
no es bien cansar. 

18. Previno á gran travajo todo lo mas que pudo y corriendo 
los 60 dias de la residencia dispuso hacer entrada á tierras de 
Puren frontera pertinaz de este enemigo desde que se tiene 
guerra con el, salió á hacer viaje después de haber pasado una 
enfermedad bien trabajosa y en la casa sentencio la residencia 
con parecer de su acesor, passo adelante y sábado de ramos se 
puso en la ciénega de Puren convidando á vatalla al enemigo y 
dándole á ver españoles que su abla era que ya se hablan aca- 
bado no le pareció mostrarse en cuerpo sino en algunas cua- 
drillas en pasos seguros que como dueño de la tierra elije, ya 
V. M. esta informado no tiene cuerpo , que no hace reputación 
de lucir, que no pelea sino cuando le esta bien y que para hallar- 



966 DOGDMBnOS. 

le á de ser dando trasnochadas pties sh conservación en esto 
consiste , y es tal la fuersa de este particular que ha hecho du- 
rable esta guerra mas esta causa q* la de su valor y oy es soldado 
á fuen» de tiempo y costumbre. 

19. Su silencio dio causa á S, S" á áoltar la gente á hacerle 
daño en ranchos , sementeras y ganados y se le hizo conside- 
rable sin que fuere causa ber mas gente sin embargo de que en 
la ciénega de Puren que es su fortaleza hablaron algunos indios 
de cuenta por haber cojido al padre de un valentón llamado 
Gualacan y otras tres personas. 

20. Hallavanse helantes, hacian poco caso délo presente pro- 
metiendo el brebe esquite y se bolvio S. S* á sus fronteras con 
esto por tener necesidad de hacerla resguardo , padrastro que 
dura hoy por haber hallado la guerra tan distante, ser tan abierta 
la de S** Felipe de Austria con pensión de guardar las estancias 
de las fronteras de guerra. = 

21. A cinco de abril del año de 630 bolvio S. S*al tercio de 
8^ Felipe á disponer las materias de la guerra que hallo tan 
caldas que tal vez tubo intercadencia su valor hallando sin 
rastro de milicia el reyno , los fuertes caídos , la inteligencia de 
todo postrada, las armas tan mal tratadas que en la primera 
muestra que se paso no hallo hombre que les sirviese las que 
tenia de fuego mas que de embarazo. = 

22. Paso á la Concepción á despedirse del Sr. d" Luis Fer- 
nandez de Cordova que se había de embarcar brebe y a hacer 
despacho á España por estar el tiempo tan adelante , ya sabe 
V. M. lo que se abiso sobre lo mismo que arriba digo. = 

23. A los 28 de abril de este año se hizo a la vela el Sr. go- 
bernador d° Luis Fernandez de Cordova á quien S. S' hizo tan 
corte paraje cuanto V. M. esta enterado y a 29 se puso á caballo 
el Sr. presidente para bolver al tercio de S» Felipe por haber 
tenido aviso que Putapicbon hacia junta con animo de entrar 
en nuestras tierras, fuese reforzando y elSr. gobernador previ- 
niendo, dando orden al sárjente mayor del reyno que tubiese 



DOGUIOSNTOS. 867 

centinelas sobre el enemigo para que con el aviso de que venia 
le saliese al encuentro , las facciones de espiar y cojer los ca- 
minos las hacen los indios amigos ; la frontera de S» Felipe tiene 
la redacion de S. Chrístobal con hasta 200 lanzas y la de Talca- 
mavida con otras tantas, son dueños de la tierra y capaz de poca 
honrra ó ninguna y ay pocos de tan buen corazón que las hagan 
ooD fee fuera de que su natural es bajo y su costumbre estar 
borrachos; discurre Y. M. sobre esta gente, sin Dios, sin pulicia, 
sin honrra, borracho, el mejor sin caveza, sin mas arjnas que las 
que la guerra y despojos de ella en tiempos les han dado , se 
sustentan contra el rey de España mas a de noventa años en 
guerra sangrienta que solos 13 la hubo defensiva, save Dios la 
eansa que vista parece cosa de burla y esperimentados están 
de veras como este discurso y mas el tiempo tan largo á mos- 
trado, y con ser asi es fácil su conquista con el medio propuesto 
por S. S* tan seguro que si hoy se hallara con Baldivia poblada 
y mil y cuatrocientos hombres con todo adérente yo pusiera la 
cavesa que le dava la paz toda la tierra lo primero por ser toda la 
tierra de guerra desde Puren á Osorno de lonjitud de 36 leguas 
y de lactitud veinte y cinco y por partes dies y seis y por nin- 
guna mas y no ay por donde se escapen, fuera de que hoy tiene 
estado que promete mas facilidad que cuando se ofreció el me- 
dio y que se esperaba de este enemigo como adelante en su 
logar bare relación. = 

24. Su conservación nace de no tratar desde que nacen en 
otra ocupación que la de la guerra; an entablado que las mu- 
geres travajen en cultivar la tierra para sustento que viene á 
reducirse solo el vivir y es cosa de reparar que es raro el que 
DO están ferosmente menbrudos, son dueños de muchos caballos, 
RKichos ganados que no gastan sino en ocasiones de Uamamien- 
los para contra nosotros, constituyen entre ellos caveza para la 
facción que resuelven y no le dura el ordenar mas de hasta 
acavar la que después son todos unos. 

35. Ejercitanse á caballo y manejan la lansa ^ arma general 



,♦. 




368 '% 

suya , con gran destresa y la Ipüolie 30 palmos; juegtinlii con 
fiEu^ilidad por ser ellos fuertes, usan otras de macanas, arma larga 
á manera de porra que llaman en España^ y es tan cruda que á 
la suerte que hace no vale reparo , de arma defensiva usanlas 
ellos de peto y espaldar de cuero de vaca curado que son fuertí- 
simos, celadas de lo mismo pero en los brazos y piernas lievan 
las naturales, sus sillas son unos fustes que no pesan una libra, 
los frenos tan buenos como los que acá usamos. = 

26. Casanse con cuantas mugeres tienen caudal para com- 
prar que entre ellos es mercadura tener hijas , es verdad Señor 
que np andan necios pues se libran de los cuidados que á los 
Españoles dan y lo reducen á comodidad , multiplican mas que 
nación alguna, mas de las que tenemos noticia por que suele en 
un mes ser un padre de cuatro ó cinco hijos y mas como tienra 
las mugeres, no sienten agravio el que las hijas y hermanas 
sean fáciles, solo sienten el de la muger por muchas que tengan 
y si es con Español es sacrilejio. Heredad hermano á la muger 
del hermano y el hijo la del padre y su casamiento se efectúa 
en contentando la parte de la muger; esta gente es la que hace 
guerra al rey tantos años á, también ha habido Españoles de tan 
ruin naluralesa que algunos olvidados de Dios y de sus obliga- 
cienes an bibido á su usansa y asi este desconcierto como 
el de religiosos relajados y ambición de mugeres de Españoles, 
crueldades suyas y mala cristiandad , tratando mal á los indios 
que estaban de paz, alzaron las cinco ciudades arruinadas treinta 
años a. = 

27. A los indios que asisten en la Imperial, Yillarica, Osomo, 
Valdivia y la tierra adentro están ricos acendados de ganados 
y menores , tienen casas de maderas , usan de pan y regalos, 
que las mugeres españolas (lastimosa relación) los han ido ha- 
ciendo mas tratables, introduciéndolos en mas pulicia de quien 
se hallan hoy muchos mestigos mas obstinados que los indios y 
valientes sobre manera. 

28. De este genero de gente se valen los governadores para 



DOGUIIBNTOS. 369 

lo oías de esta guerra y con haberles hallado las faltas referidas 
800 de tanta esencia que sin ellos no valen los Españoles y el 
mayor cuidado presente es de que se acaban á gran prisa , hicie- 
ron en la ocasión comensada lo que suelen casi en las mas , 
descuidáronse y muchas veces lo que mas se siente es creer 
que son cuidados que los da tan grandes á un governador que 
no se que puede equivaler á su sentimiento; entro el enemigo 
sin ser sentido 9 maloqueo en un termino llamado Goyanco á 13 
de mayo del dho. año de 1630, hubo mucho daño eki el y se 
llevava mas de setenta picas , el Sr. gobernador estava purgado 
que lo mucho que hallo que hacer no le dava lugar á curarse , 
como le molestava el achaque llególe la nueva á las once del dia 
citado de 13 y se vistió sin embargo recojio la gente del tercio 
y los mas amigos que pudo y á las 12 del mismo dia ya mar- 
chava, no se hallo en campaña con mas de cuatrocientos Es- 
pañoles y ochenta amigos y por hallar inconveniente el haberse 
retirado el enemigo desde las cuatro de la mañana y hacer esto 
siempre con prisa y aun deshilando, se la dio en marchar y co- 
jiendo un mosquetero á las aucas dio ejemplo que siguieron 
todos y asi se puso tal diligencia que marcho ocho leguas sin 
parar, fue fuersa dar aliento álos cavallos y alguna ora de des- 
canso á todos los que le seguian, hizose y antes del dia í4 
siguiente se bolvio á marchar en alcance del enemigo contra 
parecer de todos que hallaban inposible dársele con tanta delan- 
tera, cuando se supiera que le seguíamos el viaje que era in- 
cierto sin embarco por algunas razones q' se ajustaban mas á su 
discurso se siguió y aun ora del dia llego Catillanga indio va- 
liente de la reducion de S° Cristóbal con nueva de haber encon- 
trado el rastro del enemigo, fuesele al atajo hia. las cuatro de la 
tarde. = £1 en el monte fue dueño de ver nuestro tercio y no- 
sotros no de verlos á el , los cavallos iban rendidos de llevar dos 
hombres armados, todos lo iban de llevar el peso de las armas y 
no comer, tratóse de alojar para volverle á seguir, el Señor go- 
bernador iba con un calenturon grande causado de sus acba- 

DOCUM. 11. ^K 



I ' 



370 DocmoniTos. 

ques y de bieiber salido como queda dho. y despoes de haber 
reconocido el saijento mayor el puesto donde se había de acuaN 
telar le llevo á ver el sitio que estaba 200 pasos de la Tangoar- 
dia de la gente y apenas habo llegado cuando se toco anña 
por la retaguardia y tan presto el efecto de ella por que el ene- 
migo se hallaba emboscado en el monte Tecino al valle donde 
se alojaba el tercio, goso de la ocasión, dio de repente, cqjio la 
gente descuidada , la tarde fue lloviosa y primero que hubiera 
orden desbarato con su infantería y caballería la nuestra dando 
por diferentes partes , soy tan buen testigo de esta relación que 
creo fui el segundo herido por que seguio mi compañía la reta- 
guardia de la infantería, fueron mis heridas en la cara y <^08 y 
brevemente, no fui dueño ni de mi defensa ni del goviemo de mi 
compañia, el Sr. gobernador con la suya de capitanes reforma- 
dos que puede ser lucida en Flandes volvió por el desbarate tan 
bien que a lanza y espada mato 280 indios velicosos por haber 
sido los de esta tan escojidos para este efecto que como se halla- 
ban besantes desearon ocasión de tentar al nuevo apo , no le 
dejaron seguir el alcance por ser ya cerca de la noche y hallarse 
el tercio con mas de 40 heridos y 23 hombres muertos pero 
basto el daño y desbarate hecho para que se vinieran á nnestfa 
gente á la desliada aquella misma noche dies y siete personas 
de las que llevavan cautivas y el dia siguiente hta. cincuenta todo 
esfuerso hizo S. S* para seguir aquel enemigo y lo hizo mas de 
medio día solo con la caballería dejando la infantería, en res- 
guardo de los heridos pero ya desbaratados no lleva cuerpo y do 
pareció rendirse mas , ni se podia mas y asi dio la vuelta al 
cuartel , murió en esta ocasión d^ Fernando Dia Redondo Agüero 
que por conocerle V. M. le particulariso. = 

29. Hasta 14 de mayo no hubo otra novedad en el tercio de 
S*» Felipe y asi lo dejare aqui hta. su tiempo. = 

30. El tercio de Arauco tiene menos que guardar y menos 
paraje por donde le entretiene mas indios amigos que en las fron- 
teras de á fuera, por que las reduciones de Caranpangne y la de 



DOCUMENTOS. 371 

Catimal y Lavapie están esforzadas coa 700 iodios de lanza , 
de la de Goleara q' esta tres leguas del saldrán 100, governabale 
el maestro de campo d*' Alonso de Figueroa y á 24 de enero del 
año de 690 entro una junta en aquel estado , salió el tercio á ella 
oon la orden que acostumbraban á que se les seguían los suce- 
aoB referidos y lo que Y. M. entendió de este que por no dejarlo 
de lodo ponto después le tocare. = Había un mes y un dia que 
el Sr. gobernador habia desembarcado j estaba alistando armas 
; previniendo bastimentos, para hacer la jornada referida de Pu- 
rsn habia dado las ordenes que convenia que guardasen y como 
estaban ya relajados no obraba, diese la batalla y aunque el 
enemigo dejo el campo fue tan destrosado que murieron y cau- 
tivaron cuarenta españoles y mataron algunos indios con que 
blandearon de manera que como Y. M. vera adelante aun con 
la faerza que se le entro de gente y armas á pique. 

31 ^ Llego nueva de lo referido ala Concepción, el Sr. gober- 
nador se puso á caballo y por que convino no paso á Arauco que 
tal vez no se puede mostrar el apo porque los casos lo requieren , 
por respetos de mayor congruencia fue necesario usarlo y por 
entonces se quedo asi habiendo reparado como mejor entendió 
la feüta de capitanes y soldados que faltaron en esta ocasión y 
este Y. H. en que 26 días antes habia entrado en dho. tercio de 
Arauco 120 de los cuatrocientos hombres que trujo con armas 
alistadas , juzgue Y. M. lo q« le hubiera sucedido sin ellos. 

S2« El orgullo del enemigo crecía con esto de manera que 
apretaba el cuidado y le daba mayor que los indios amigos es- 
taban poco firmes por que á la verdad ellos son mas amigos de 
su comodidad que de los Españoles, estaban sus tierras desiertas 
y como se habían de mudar por fuerza elijieron unos el amparo 
de los españoles y otros sin tanto discurso siguieron á los otros y 
algunoay que yacou el tiempo estara hallado» si bien esto es sentir 
y no sentenciar, pero las mas ocasiones acreditan mi parecer.=: 
33. No habia en todo el distrito de la Concepción hacienda 
segura, los indios de paz estaban tan soberbios que no obedecían 



37^ DOCUMENTOS. 

á sus amos y si sembrabau decían p' que se cansan estos eo 
cultivarlo que no an de cojer, en la Concepción se toco arma tas 
biba recién libado S. S' como pudiera en Arauco. = 

34. Media de mayo entra el invierno en este reyno ordina- 
riamente con rigor de nortes, viento rigoroso y que trae consigo 
agua , retirase el capitán general á la Concepción por que el rio 
de Biobio toma agua y pone paz á las fronteras de á fuera que 
el tercio de Arauco esta espuesto todo el año á hacer y á recibir 
guerra que son peligrosas las suertes y si tanbien mas ciertas 
por lo que el tiempo les asegura, habia dejado á la veeduría y ofi- 
tiales reales las ordenes necesarias y hecho los acuerdos de ha- 
cienda que están en costumbre para la espedicion del situado 
el Sr. presidente entro con los de 1628 y 629 si bien gasto de 
ellos mas de 180,000 pesos en la leva y paga de armas referidas, 
bisóse una paga general de todo el sueldo de un año al ejercito 
y pago roas de 90 mil pesos de deudas forzosas del situado cau- 
sadas de sus antecesores que pidiendo razón que generalmente 
tenia le certiñco la veeduría general 250,000 con sueldo que 
S. M. debia á los capitanes y oficiales del ejercito bta. el día de 
la fha., con este descanso comenso á governar y con el desavío 
de darle relación que la estancia del Rey nombrada Catentoa 
que solía tener 20 mil cavesas de ganado no se hallava con una, 
la de Buena Esperansa de pan llevar que se solian cojer de siete 
mil fan. para ariba dejada y en fin tanto que sentir que tal vez 
yo tube arrepentimiento de hallarme en su servicio con oficio 
de su confianza y descanso y mucho le tube lastima y me pro- 
metí arto menos de lo que fue' sucediendo á Dios las gracias 
de cuyo á sido el fabor. 

35. Destribuido el situado y dejado las ordenes que parecie- 
ron necesarias para el despacho de los oficios y al maestro de 
campo y sargento mayor del reyno que son los dos por los que 
goviernan los tercios, á primero de Julio del dho. año de 630 par- 
tió para la ciudad de Santiago á recivirse de presidente en la 
Real audiencia. 



DOCUMENTOS. 373 

36. Es la ciudad de Santiago población de 500 vecinos, el si- 
tio capaz de dies mil, el valle aooenisimo , el temple escojído , los 
mantenimientos muchos y buenos y la mas parecida á España, en 
todo de cuantas hay en las Indias occidentales , tiene todas frutas 
de España y algunos tan buenos , pudiera ser rica por su trato 
por que se provee la de Lima del sebo y cordovanes que le rinde 
las matansas de sus ganados, pero como esta compuesta de 
maestros de campo , capitanes y soldados y son sucesores de los 
conquistadores primeros que tubo este reyno y á la milicia se 
ioclinan pocos délos que no son tan bien nacidos y son tan ge- 
nerosos que gastan el fruto de sus haciendas todo , con que 
es lucidisima y la ilustra la Real audiencia y la del obispo que 
asiste en ella, reciviole esta ciudad con gran ostentación y 
mayor aplauso por que á demás de ser su nuevo gobernador abia 
ya mostrado ser valiente general y proveído en lo q* le escri- 
bieron pues á su costa aguardo entrar en su govierno como queda 
referido, por mayor doy cuenta á V. M. de su entrada que por 
menor pudiera hacer un largo discurso, particularidades tubo de 
grandesa que pudieran ser reparadas en España. = 

37. A 23 de Julio de dho. año de 630 fue recibido de presi- 
dente de la real audiencia y por haber ido tarde por las ocupa- 
ciones referidas trato luego de communícar con el Real acuerdo 
el estado referido del reyno , el orgullo del enemigo, las cortas 
fuerzas del ejercito, pues con haber entrado cuatrocientos 
hombres no se hallaba con mas de mil y doscientas plazas y 
entre ellas mas délas quinientas de hombres impedidos á quie- 
nes las borrara por que no gastaran el situado sin fruto, fue fa- 
cilitando al principio muchas cosas por que no podían negar la 
necesidad tan apretada que todos comunmente un año antes le 
habían manifestado estando en la ciudad de los Reyes, arboláronse 
dos banderas para hacer infantería y un estandarte para levar 
gente de cavallo á cargo la compañía de caballos del capitán 
d* Tomas de Oballe y la de infantería del capitán d" Alonso 
de la Cerda y capitán d** Francisco Vanegas. 



37& DOCUMENTOS. 

38. Apercivio con consulta del acuerdo y del cabildo de la 
ciudad á algunos caballeros encomenderos y otros sueltos qae 
por ociosos se hacia servicio á Dios y ala república en sacarlos 
de vicios sobre que hubo algunas cosquillas por que la ociosi- 
dad embejecida y la comodidad son enemigas del trabajo que 
no se debe escusar en lances tan apretados como en los que el 
reyno se hallaba, las letras y las armas comunmente suelen 
decir son hermanas pero deven ser én sus principios q^' premia- 
das las letras las bimos enemigas, en este particular poca aplica- 
ción esperimentamos y de lance en lance fue necesario sacar 
cédulas sobre que se formaron capitulaciones sobre su inteli- 
gencia y de aprieto en aprieto les forso la ocaision á violentar su 
voluntad por que á los primeros de octubre dedho. año de 630 
llego el castellano d** Fernando de Bustamante á quien despacho 
el sárjenlo mayor Juan Fernandez Rebolledo con aviso de ha- 
berse venido dos indios de los que el enemigo llevo en la en- 
trada que hizo á Coyatico por mayo los cuales daban nuevas de 
q* estaba haciendo llamamiento general de toda la tierra y que 
eran caudillos de Putapichon y Queopante^ con intento de entrar 
el verano á llevarse los tercios y concluir con los españoles y 
que tenia numerados mas de siete mil indios con otras circuns- 
tancias dignas de reparar, abisando que los tercios estavan fal- 
tos de armas y caballos. = 

39. Para que se viera la carta referida hiso S.S' junta en su 
posada de los sres. de la Real audiencia, cavildode la ciudad, 
oficiales reales y los mas platicos soldados que haviaen ella de 
los que ya descansan por su antigüedad, vista su sustancia en 
tiempo que tan contrarios efectos se habian esperimentado fue- 
ron de parecer que se devia apercibir y llevar gente de aquella 
ciudad , caballos y 200 armas de las cuatrocientas que habia 
traído S.S' para ella. 

40. Dispuesto dos caballeros del cavildo para que nombra- 
sen los que con menos incomodidad podian seguir la guerra 
hicit^ronloy nombraron cincuenta, nombro y firmo el cabildo 



DOGOHBNTOS. 375 

dbo. nombramiento y por causas que representaron dejo 20 y 
aunque el numero de ellos parece corto para dilig« tan afectada 
la mira era que como ricos y obstentativos llevarían avio para 
otros, siguiendo esta relación se vera el logro de esta y otras di- 
ligencias. 

41. Tael S' presidente tenia noticia de que á causa de ha- 
ber estado este goviemo mas de 12 años en inter se habian in- 
troducido soberanos los oidores en el conocimiento de todas 
las materias sin reservar lo separado y distinguido por cédulas 
reales que lo tienen prevenido y que le babia de costar mohina el 
de encastillarlos p® que faallaria grandes inconvenientes en no ha- 
cerlo por lo siguiente.=Lo primero se hallaba con goviemo por 
el Rey de ocho años.=Lo segundo el tiempo era apretado , te- 
nia necesidad de hacer mas por haber hallado mas deshecho.= 
Lo tercero que querían ocupar sus favorecidos en lo que se 
deviaálo que merecian.=:Lo quarto dar á entender á la ciudad 
que el que tenia la audiencia bastavapara librarse de la sujeción 
del govierno y otros intentos asentados, que desde su principio fue 
con aoimode derribar y entablar que las jurisdiciones se guar- 
dan en la forma que su Mg. lo tenia dispuesto por sus reales 
cédulas sobre que el S' fiscal de la Real audiencia hizo su di- 
ligencia por lo que toca á la jurisdicion real.=Este año el S' pre- 
sidente se bolvio á sus fronteras. 

42. A 24 de noviembre de) dbo. año de 30 llegaron á la Con- 
cepción las tres compañías dos de infantería y una de caballos , 
condujeron ciento y cincuenta hombres buena diligencia para 
tierra tan corta, reforsaronse las de los tercios con su gente y el 

-^ presidente salió á seis de diciembre siguiente para el es- 
tado de Arauco donde le llamaba un cuidado el mas grave que 
se le ofreció ni ha tenido desde que se govierna. es 

43. Dio el bastón de maestro de campo gen^ del reyno á d^Fer- 
oanálo de Cea un caballero de Córdoba que lo había sido otra 
vez valiente y benturoso, entro en Arauco día de la limpia Con- 
cepción de la Madre de Dios y le sucedió tan bien en todo que 



S7(3 DOCUMKNTOS. 

follara el reconocimiento de católico si acciones tales no se i 
atribuyeran á su intercesión con Dios contentándome con qoe i 
fuese S. S* el medio. 

44. Comenso hacer una pesquisa secreta entre los amigos^ 
habia hecho llevar un licor que los hace andar por los aires, 
el vino es su elemento y todo genero de dadiva su mira, sen- 
tóles por todas vias y hallo que estaban confederados las mas 
de las cavezas con Queopuante quien habia de entrar con la junta 
en Arauco que ya estaba muy vecina y en la batalla se habian 
de volver los amigos con los enemigos y consultóse el genero 
de castigo con el secreto mayor que se pudo y aun qne se ba- 
ilaba razón de castigar no se hallaban fuerzas para sustentar- 
nos sin ellos sino se castigaba , aguardábamos á que su intento 
se ejecutase con tanta brevedad porque se hallaban apurados, 
vejados, castigados y tan amilanados que por mas seguros antes 
que los cojiesen por fuerza querían ellos ir obligando, bien dio 
el caso que pensar las prevenciones , el desvelo era como el 
requería. 

45. Tomo por medio hacer del ladrón fiel , hallavase bien 
peltrechado para lo q" dava lugar el reyno y la ocasión , porque 
ademas de los que le seguian de Santiago , sus contornos y los 
de la ciudad de la Concepción dieron gente, dio orden .al 
maestro de campo g^ que embiase 300 amigos y cincuenta Es- 
pañoles al valle de Ilicura porque habia buelto á haber si- 
lencio y la certidumbre de la junta constava por diferentes 
declaraciones que habian hecho en diferentes partes concor- 
dantes. = 

46. Despachóse la gente referida a cargo de un teniente re- 
formado y el S' presidente se ocupava en reconocer los pasos 
de la Albarrada que es una ciénega que ciñe dho. estado de 
Arauco con tres señalados, los sitios de las reduciones de Ca- 
ranpangue y Catimal^ otra llamada el Lavapie que dista mas de 
tres leguas del dho. estado y guardava por naturaleza donde 
están los indios veliches y llaman veliches á los que se reducen 



DOCUMENTOS. 377 

de sa voluntad , ocasionados de haberles cojido á sus mugeres , 
padre ó madre ó parientes, que la naturalesa de estos les inclina 
á gran correspondencia. 

47. Visito el fuerte de Levo que por esta parte es el mas ve- 
cino al enemigo, ocho leguas del estado de Arauco ; hallóse caido, 
maltratado, mal dispuesto y asi este como el de Col cura, el de 
San Pedro que están sujetos al govierno del estado , dispuso se 
fuesen reedificando de adove y tapia con tejados de teja y des- 
terro las empalisadas y pajas de que heran hecho ; hizo lo mismo 
en la cerca de Arauco , hizo galería á los soldados y reparp el 
castillo. = 

48. Llego la gente que habia ido fuera con buen suceso , trujo 
veinte y una piezas de indios é indias y cincuenta caballos , habia 
hallado las caserías de Quepuante solas porque el habia dias 
havia ido la tierra adentro , según declararon tres mugeres y 
cuatro hijos que le trujeron á traer la junta que ya se esperaba 
porque eramos 19 de diciembre y el ser tan grande y com- 
puesta de tantas parcialidades la retardaba. = 

49. Los amigos hicieron gran empeño y andubieron mejores 
de lo que se esperava de ellos y ecsaminados algunos de los 
que declararon contra las cavezas , dijeron que los habia aten- 
tado el ver á S.S* con gente y armas y el haberles parecido 
valieüie capitán y que ellos bien que sintieron dejar su tierra 
pero que como lo verán hacer por fuerza intentaban prevenirse 
pero que ya se iban alentando. 

50. Mucho quieto los ánimos de todos este buen suceso, co- 
bro resuello mi dueño que aliento no le falto , antes le atribuyo 
á su valor el estar esto en pie según vi todas las materias, su 
ocupación era tener sus armas dispuestas , sus soldados ejerci- 
tados, sus caballos en parte segura y cerca porque con la 
reiteración de lenguas conformes no se puso duda en lo que 
sucedió. = 

51. La vispera de Pascua de Navidad llego el enemigo hta. 
el rancho de Catimal que dista su reducion menos del cuartel 



378 DOGUMBNTOS. 

de un caarlo de legua y se llevo algunos caballos y el que tenia 
atado, Caiimal becboio menos al alva y mas valiente que soldado 
con algunos que les siguieron á la deshilada partió en alcance dei 
enemigo, copóle el rastro y les siguieron bta. 30, llego el arnfia al 
cuartel ; el S' gobernador reprendiendo el desorden mando qoe 
fuese su compañía baciendo escolta bta. laalabarrada donde tubo 
aviso que los enemigos babian sido cinco ladroncillos que les 
babia dado alcance quitándoles la presa de los cavallos , muer- 
tos dos y que traia vivo uno , embiole cincuenta indios amigos 
y veinte arcabuceros sin embargo S.S' dio la buelta y a la 
noche trajo las cavezas de los muertos y el indio vivo el cual 
declaro que eran los cinco de la junta que ya marcbava y que 
se babian delantado á hurtar caballos y a ver si cojiaa lengua 
para saver si el estaba en Arauco y que prevención bacia. ssBdyio 
á tener silencio y ya babia varias opiniones sobre la venidn de 
la junta porque creian que Queopuante por sus rougerea y byos 
mudaria de intento bta. rescatarlas otros de que tenia aetick 
que el S*" gobernador estaba en el estado y asi que desmiiH 
tiendo torcería camino y daría en las fronteras de af^^ra, que 
no dio poco cuidado el que hubiera enderesado su designio á 
este intento, el S^ presidente era nuevo en la tierra, érale 
fuerza ir y hacer juntas. 

52. Bol vio á hecbar á quatro de enero de 631 doscientos ami- 
gos y 20 Españoles fuera con orden de que en cojiendo lengjoa 
la examinasen y si diera noticia de junta se bolviesen de cui^- 
quier paraje donde ee cojiese y sino maloqueasen en llicui^. 

53. A tresdias despachados bolvio la gente con {>Feaa á toda 
prisa a porque encontraron cerca de Ilicura q^ dista 14 leguas de 
Arauco con cinco indios corredores de la junta de que cojieron 
dos y con ellos guardando el orden bolvieron , el uno se les buyo 
desde luego que esta en medio del camino, aberiguoae que los 
amigos le babian dejado ir por que como benian ablando supieron 
que la junta traia siete mil indios y les pareció demasiaba |;ente, 
Quepoante venia con saña contra ellos y que babia dho. que el 



DOGDMBNTOS. 579 

cobraría y rescataría sus mugeres y hijos y baria que las sir- 
viesen españoles. 

54. El indio qne llego vivo era gran soldado , amigo y conse- 
jero de Quepoante, demás de cincuenta años, astuto y ablocon 
el desenfado que pudiera en su tierra, llego mal tratado y herido 
y no pedia dissimular de todo punto la pena , fuele preguntando 
donde quedaba la junta en siete de enero de dho. año y declaro 
que tres leguas de Ilicura y que dentro de cuatro llegaria a 
Arauco que el se babia adelantado á reconocer los caminos al 
abrigo de ella con tan poca gente, hiendo que los Españoles es- 
tarían muertos con la nueva cierta que tenían de que benian. — 
Pregúntesele si savíendo Putapichon y Quepoante que el S' go- 
bernador estava en Arauco con tantos Españoles tan bien ar- 
mados y con tantos amigos retorcería del intentoque traía. Kes- 
pondio que por esta parte seria mas cierto y que no pusiesen 
duda en que serían despojo de la junta por que no podía tener 
bastante fserzas para resistir la que venia y que si á el le conce- 
diesen la vida se la quitasen después que no desearía bivir mas 
de basta ver este suceso. 

55. Con la declaración de este indio embio el S' gobernador 
orden al saijento mayor del reyno que se viniese con cuatro 
compeftias de caballo y algunos infantes luego que recibiese su 
orden. Los amigos indiciados conalientos ya quisieron mostrarse 
linos y dar á entender que eran leales , pidieron á este indio y 
a su usansa que es barbara le mataron en la forma siguiente. 

56. Juntáronse mas de 600 indios y tan gran concurso de 
indias viejas y mosas que enbara^aban la campaña, llevaron al 
paciente á pie que savia bien á lo que iba por que el que se 
babía hallado presidiendo á otros como el que se reñere en su 
tierra compaciente de mejor naturaleza , las ceremonias barbaras 
qne hicieron no las puedo pintar por no entenderlas , el fin fue 
qpie le mandaron que nombrase los valientes de tierra de guerra 
y cada uno que nombraba le mandavan que echase un palo en 
un oyó que habia hecho para este efecto y le d^cian que como 



380 DOCUMENTOS. 

el lo echava los abian de enterrar ellos y preguntándole si habia 
mas le dio un ministro diputadouna macada en la sien y al ins- 
tante le sacaron el corazón y untaron las flechas y lanzas con 
el y se le comieron luego y la caveza y le arrastraron hacia donde 
habia dbo. que babia de entrar la junta, echaron el miedo fuera 
y entre las viejas se comieron en un instante el ajusticiado y 
vevieron en el casco de su cávela en señal de odio que tienen á 
sus enemigos, asi tengan ellos el sueño, pero al fin esto conviene 
mas que alia mientras esto no tiene mas calor. 

57. Despacho por cien amigos déla reducion de Talcamavida, 
ya tenia retirados les potreros y las reduciones abrigadas con 
el malal del cuartel. 

58. Llego Juan Fernandes Rebolledo al 1 de dho. , hilóse reze- 
ña general , hallóse con 800 Españoles con plaza y sin ella bien 
armados y con setecientos amigos dio las ordenes que se habian 
de guardar en la batalla y la ultima fue que se confesasen. 

59. El resto de este dia se ocupo en confesar y el siguiente 
se prosiguió y hubo comunión general queá la sason se halla- 
ban ocho religiosos y clérigos en Arauco acción tan católica como 
tubo el logro de quien pone sus esperansas en Dios y en la 
intercesión de su madre, acá gosa de su fruto copiosamente y 
se espera el espiritual por su medio mediante las prendas de 
Jesucristo tan enamorado y piadoso de su Iglesia, quien pudiera 
sin tal Dios emprender una batalla contra siete mil indios con 
mil y quinientos hombres de pelea sino quien estaba armado 
de fee. 

60. A las ocho déla noche se toco un arma, salió á reconocer 
las postas , centinelas y batidores el capitán general que andava 
tan de veras que no se quería fiar de otros aunque sus ministros 
eran buenos , volvióse á recojer á su alojamiento, tubo junta de 
guerra, dio orden á los ayudantes que todos tubieseo sus caba- 
llos ensillados, que estubiesen armados los soldados en sus ban- 
deras, los capitanes de los amigos con su gente y al amanecer se 
lleno de arma el cuartel y se mostró el enemigo distante del lo 



DOCUMENTOS. 381 

que había del hospital real de la corte á palacio , en la plaza de 
armas del cuartel se recojio toda la gente y el S' presidente la 
fue echando fuera habiendo salido los amigos y aun travado es- 
caramasaRangel teniente de ellos por haberse desordenado una 
cuadrilla del enemigo bada lo de Catimal y cuando S. S* salió 
del cuartel venia con dos prisioneros que avisaron que la junta 
estaba en Petaco medio cuarto de legua del cuartel y que la 
cavalleria del enemigo se babia mostrado para ir sacando fuera 
el campo q* lá noche antes babia dado buelta á la estacada y 
visto á S. S* visitar las postas y centinelas y que Quepoante ba- 
bia sido de parecer que se le embistiese y cerrasen con los ami- 
gos y su chusma , que estaba fuera del malar y Putapichon lo 
babia estorbado teniendo la presa por segura y babia sido de 
parecer que la batalla se diese arimado al malar para amarrar 
los Españolead el,no dejo de marchar la manguardia nisu S. S% 
acndiendo á todas partes en persona y como á dos calles en- 
contró cinco ó seis indios muertos mando saver quienes eran y 
fue destroso que hicieron los amigos en la cuadrilladha. 

61. Marcho la gente tan en orden que donde quiera que el 
enemigo quisiera embestir hallaba resistencia y ya que se bio 
nuestro campo en la loma dha. de Petaco y con sitio no solo 
aproposito sino favorable, paso S. S* á la manguardia y hizo 
apear mas de 300 indios amigos de lanza por que como estaban 
tan amilanados no pusieran la mira en escaparse á caballo sino 
que cada uno pelease hta. morir poniendo entre unos y otros 
mosquetería y arcabucería que les abrigase con lo cual dio 
orden al maesüro de campo se diese el Santiago. 

6i. Tarde llegara esta relación pero no escuso aun que Y. M. 
la ha tenido , de referir por mayor algunas particularídades por 
epil(^r en este discurso todo lo que S. S^ ha lucido en su 
tiempo. 

03. Travesé la refríega con Ímpetu valeroso y el del enemigo 
fue tan grande que hizo volver las espaldas á nuestra gente, ha- 
llcdas bien guardadas por que S. S* estaba de retaguardia con su 



SftS DOGUUBNIOL 

eompadia de ciento y cincuenta hombres los ochenta capitaaefl 
refbrmadoa 7 el resto de ofrecidos bien armados de todas armas 
y mas de obligaciones honrradas, estaba su S« S* en este puesto 
con particular cuidado por haber tenido noticia tenia el ene- 
migo una emboscada de dos mil indios para dar por dha. re- 
taguardia y hiendo que los nuestros iban retirándose i espal- 
das bueitas salió S. S" de dha. retaguardia solo con la espada 
en la mano ^ poniéndose delante de ellos, diciendo en voz alta 
españoles la reputación del rey, el valor donde esta, no fue nece- 
saria otra diligencia ) v<dvieron en si y de s^;unda aeometida 
llevaron al enemigo legua y media en huida , hiriendo y ma- 
tando con gran valenlia. 

64. La albarrada y la necesidad hizo dividir al enemigo por 
ella y por todas partes le siguieron y una de las acciones mas 
digna de reparo en esta facion aun que todas lo fueroA, es que 
viendo al enemigo huir tanto trecho no consintió que la gente 
siguiese al alcance desbaratado ni dio lugar á su compañía ade- 
lantarse por estar advertido que este enemigo trata numero para 
hacer gente y para dejar emboscadas grandes y tubo por mas 
acertado q« se mataran cien indios, menos que no de dejar blanco 
á un mal suceso paso la albarrada y en lo alto el maestro de 
campo g^ y capitanes le dijeron que estaba bueno que ya aquel 
enemigo no Uevava cuerpo , que se grangearia mas , hablando 
nue8ti\>s amigos á sacar indios del monte de los que acosados 
huyendo se emboscaban , que no en seguirlo por tierra donde 
se i ba desapareciendo y emboscando seguro, este parecer hablá- 
ronse los amigos al monte y repartiéronse á los pasos y caminos 
para que los guardasen por que acosados déla gente y del 
hambre habían de salir, hizo alto el campo haciéndoles resguardo, 
hecharonse españoles con los amigos y fueron sacando este dia 
y el siguiente hla. ciento y setenta, recorriéronse las partes donde 
podía este enemigo enboscarse y hallándolas limpias y sin in- ^ 
dios se retiro á Arauco , oyó misa , cantóse el te Deum laudamos 
y hilóse procesión y salva en agradecimientos de gracias á Dios 



DOCtJMBNTOS. 383 

que toa liberal habia andado con los suyos ; hubo tiempo de 
dar este aviso i las ciudades de la Concepción y Santiago antes 
de medio dia. 

65. La mejor mañana fue la del 8 de enero de 1631 en 
que sucedió esto que ha tenido este reyno y la aun mejor no 
haber costado mas de un indio amigo y algunos heridos. 

66. Embio á contar los muertos y se hallaron ochocientos y 
doce en los caminos y campaña sin otros muchos q* después pa- 
recieron en los montes y heredas, los prisioneros fueron ciento se- 
tenta y tres, los cavallos y armas que dejo fueron en gran numero. 

67. Desde esta hora tubo aliento el reino de Chile y ya los 
sedientos de este suceso se satisfacieron y se le á ido multipli- 
cando como adelante se bera en su lugar. =: 

68. Trato de entrar tras el enemigo por Arauco y halláronse 
grandes embarazos y el mayor no tener en el tercio con que dar 
ración á la gente de guerra y amigos que quedo todo tan acavado 
que no se pudo encuadernar en muchos dias por que aquel es- 
tado se socorre por mar con dos fragatas que ay para el efecto 
y asi se resolvió pasar á las fronteras de afuera y dejar orden al 
maestro de campo general que con su tercio saliese al paraje 
de Negrete para 25 de enero donde esperaría S. S*. s= 

69. Goo este termino pudieron los capitanes y demás oñciales 
prevenirse para entrar á tierras del enemigo que todos pasavan 
neoesidad á causa de haber llegado al citado de Arauco por ocho 
ó dies dias y como se eslabonaron las cosas duro mas de cua- 
renta. = 

70. Déla estancia del Rey despacho en una fragata de las dos 
que arriba se dicen por cuenta de S. M. al capitán d° Francisco 
de Paz haciendo relación á S. Ex' del buen suceso que habia Dios 
\Ado servido darle y le embio sesenta esclavos con que sirvió á 
S. M. los cincuenta para que los pusiese en las galeras del Callao 
al remo y los dies de respeto por si se muriera alguno. = 

71. Poso, en cabesa de S. M., en la cadena de la ciudad de la 






58& DOCUMENTOS. 

Concepción treinla y repartió otros á las obras de los tercios y 
fuertes y reservo algunos principales para rescates. = 

7S. A 25 de enero salió á hacer viaje á tierra del enemigo 
habiendo enviado primero Achanque indio particularmente 
valiente , astuto y bien afortunado á la ciénega de Puren á cojer 
lengua y andubo tan bien que trujo doce indios y indias y 
mato otros tantos indios con 20 amigos que el llevava , súpose 
el llanto g^, el quebranto de todos que la perdida babia sido 
grande y que todavia no se sabia todo, asegurando pasaron los 
muertos de mil y cuatrocientos. = 

73. Siguió el viaje y desde el paraje deUllimavida hecho toda 
la caballería asi Españoles como indios amigos á cargo del 
sárjente mayor del reyno Juan Fernandez Revolledo.= 

74. Puso de vuelta la presa en este fuerte del Nacimiento coa 
animo de que el enemigo entendiese que la diligencia de la 
guerra que se le hacia no era por interés de las piezas sino por 
castigo de su rebeldía, despacho una vieja con mensaje de los 
que quisiesen reducirse a la fee católica y servicio del rey seles 
volvería sus mugeres, padres, hermanos ó parientes y quede 
no hacerlo se les habia de seguir guerra tan apretada que se 
habian de rendir ó destruirlos. == 

75. Ay en las fronteras de afuera, sujetos al govierno del sár- 
jente mayor del reyno que las govierna , el fuefte del Nacimiento 
de la otra parte del río de Biobio dentro la tierra del enemigo, 
este luego se hecho por tierra y labro uno quQ puede resistir 
cualquier Ímpetu de los á que estaba sujeto cada dia como suce- 
dió un año antes que entrara en este govierno su señoría, el de 
S'^ Rosendo esta de la parte de dentro de Biobio , el del salto de 
la otra banda de la caja, el de Talcamavida guarda su reducion 
orilla del dho. rio mas cerca de la Concepción, el de S° Cristóbal 
también guarda otra reducción amigos, tienen estos fuertes cadi 
uno su iglesia y el de Buena Esperanza estancia del rey y to 
los referidos están ya de pared y tejas y en este de Buena B» 
peransa hecho cubos y granero lo a fomentado $• S* de manera 




DOCUMENTOS. 385 

que ha de ser lugar de población para lo que acá se platica. = 

76. Paso á la ciudad de la Coucepcion, fue recibido con cla- 
mores dándole nombre de restaurador y pacificador de Chile, la 
catedral hizo la demostración de su posible y el cabildo la siguió 
y por este año se quedo la guerra en este estado salvo lo que 
los cabos de los tercios hicieron con orden de S. S% ya parecía á 
todos que no habla guerra y es verdad que no ha habido mas de 
la que se ha querido dar por que el enemigo solo ha hecho de- 
mostraciones de quererla hacer pero lo cierto es que quedo que- 
brantado y amedrentado. = 

77. El Sr. presidente entre varios discursos tanteo el modo 
de este enemigo y conoció lo que esperimenta que no se habia 
de poner en ocasión que se lograse otro igual suceso por hacer- 
los de atrevidos cuando los que han tenido son tales q*" les pone 
osadía, hallava el valle de llicura casi despoblado que dista 
14 leguas del estado de Arauco, Puren 17, lejos para las facciones 
de guerra por que como este enemigo no tiene cuerpo buscase 
en sus descuidos, por la parte de S^ Felipe de Austria ay mas de 
18 sin encontrar casa poblada y ya castigados como Y. M. á 
visto se prometían bivirian con mas recelo, hallábase imposibi- 
litado de poblar por falta de gente y aun que trato de pasar el 
tercio de S*^ Felipe á Angol que es 12 leguas la tierra adentro 
ciudad antigua que fue, se hallaron embarasos en no poder sacar 
indios de las reducciones que poner en su conserva y sin ellos 
se conservaría mal y que mayor inconveniente que población 
que por si no estubiere muy formada ó no tubiere cerca algún 
abrigo queda sujeta á que se le ganen y degüellen los pobla- 
dos , discursos que falto al Sr. gobernador Alonso Garcia Ramón 
cuando pobló la Imperial y la dejo un invierno desierta y á treinta 

Éoas y ejemplares del Sr. Martin Garcia de Loyola que perdió 
r dar nombre con menos fundamento del que se debe tener 
fiMsciones de tanta importancia y el Sr. d^ Fran~ de Quiñones 
im> también con su muerte y cuales desingaños y advirtiendo 
.^ sobredho. y lo mas que la inteligencia previene sin que se 

DOGUM. IL "^^ 



386 DOCDMnrnü^; 

la pueda dar igual esplicacion á dejado de poblar, siendo cierto el 
conoctoiiento que sin poblar no puede haber paz en Cbile, pero 
ande 0er cinco poblaciones á un tiempo para lo cual tanteo la 
Ibrma y aplico en un tanteo la gente que seria necesaria y ba- 
ilando tanta conveniencia habiendo de conservar el reyno en 
que se aplicase por cuatro ó cinco años de una vez la gente y 
reales que se han de gastar en dies supuesto que durara 10 mil 
mientras se fuere á este paso y quiera Dios se dispuso á despa- 
char la persona del general d*^ Francisco de Abendaño que ya á 
visto y. M. con las cartas é instruciones que asi mismo á bisto 
y hallo en este embio esta razón. = El Rey á fiado de mi este 
govierno , yo le he puesto en el estado q" parece habiéndole 
hallado perdido adeltante, lo mas que podre hacer aera tener 
oprimido este enemigo, la tierra de paz en mayor descanso, pero 
obligarlos á darla sera en ganar el tiempo pues gastar el mió ea 
esto es menos de lo que espera de mi y de lo que yo deseo hacer 
en servicio de S. M. si no lo hago han de creer que me voy por d 
camino ancho de mis antecesores y no lo puedo acabar sin mas 
ayuda, si no negociare d^ Fran°® de Abendaño entienda S. M- que 
es por que no puedo, imposibles que no abrasa mi medio y que 
por eso no é echo mas, si lo abrasa yo perderé la reputación de 
quien ofrece para cumplir y no hace lo que promete, jusgue V. M* 
si era bien salvar el que dirán en cosa tan grave á costa de 
cualquier embarazo pues de cualquier manera le estaba bien el 
que d^ Fran^ de Abendaño se despachara y asi se hizo con tanta 
brebedad que desde que se pensó bta» que se despacho no pasa- 
ron dos meses. = 

78. La intención de este embio é manifestado á V. M. el 
suceso mas brebe se le ofreciera el pasaje en que se halla á 
S. S-. = 

79. De mas de este particular llevo otros muchos focualÉlll 
situado y ayuda á hacer la guerra y é de hacer á Y. M. unaük 
clamacion como á ministro de S. M. movido de razón genenl 
mas que de particular inclinación. = 



toetmsNTOs. S87 

so.. El 8n gobernador á hecho lo qae ha podido por niereoer 
il Sr. conde de Chinchón y a puesto efecto tan grande que por 
tpdoft camino« le ha obligado y S. Ex* se a dado y confesado tal 
]i por aa grandeza y ya para el efecto que ha conocido puea 
mj somos 12 de marzo del año de 634 y no á entrado en este 
reypo el aocorro del año pasado de 633 y es pretensión apretada 
de qoe S* Ex* se sirva de encuadernar los años en conformidad 
de lo ordenado por S. M. y no basta y sin el monto de los 212 
mil docados que atrasados esta deviendo el situado á particulares 
} sueldos mas de 200 mil pesos y habiendo yo dispuesto algu- 
na diligencias soy de parecer que le falta en }o mas justo y fácil 
S. Ex* y en lo maa preciso á & S* por que este año si paga 
las defulaQ foraopas no socorre el ejercito , y si quiere socorrer 
no pueda pagar y ai atiende á uno y á otro es poco. = 

81. Otro inconveniente diabólico y lo introduce su malicia 
por einbarafar buenos y faborables sucesos si escrive que no 
aya leva por que acá se acomoda de manera que el ejercito 
tenga 2 ro. que no puede sustentar mas ni aun tanto, con los 
gaatoa que oy penden del situado bienen gastados 20.000 
50.000 peaos en leva y en sustancia de gente nada y averiguado 
es que este situado es cosa maldita y la tratan como á tal por 
ocupar el virrey ocho hombreado su obligación. 

82. Si (lay mosquetes y arcabuces viejos en la sala de armas 
de lima i^unque de acá no se pidan han de limpiar lo sucio de 
alia parfk Chile para que eate limpia una sala de armas que jamas 
llegaii á ofender ni á defender y alia donde cada dia se juegan y 
sirvep en li^ verap vaia lo caro y lo malo. = 

83. Confieso á V. M. qne pasa aqui un gobernador cosas en 
la correspondencia de un núgerable situado que le despacha un 
virrey y un tribunal de cuentas, que pudiera un hombre si fuera 

fluyo huir de cobrarlo, con tales calidades, ministeria mal 

Ijiaiidida, sirviendo á un Rey católico que quieran ahorrar de 

^mui impuesta para el sustento de 2 m. hombres los mas tra- 

vqadoa del mundo por hacer bulto de mas en otro miembro 



388 DOGUMBNTOd. 



S 



como si S. M. no recibiese la partida de data de los 212.000 du 
cadoB dados á la situación de Chile. = p 

84. De manera embaraza esto que oy estamos esperimen- [i 
tando facciones dejadas de hacer por falta de avio que pudie- 
ran ser de mucha importancia, que mal puede trabajar un capi- 
tán general mucho su gente sin darla de comer ni de vestir 
si bien se repara que algunos han usado mal dé la hacienda 
del situado puesto acá castiguen al que ejerce mal y tenga su 
lugar el bien proceder. = 

85. No digo á y. M. esto para hacer obstentacion de lo que 
lo advierto ni yo tengo mas intención de que si Y. M. encontrare 
con estos capítulos y hallare que el general d^ Fran** de Aten- 
daño se a descuidado con ellos que también llevo en su instra- 
cion de esto se lo mande advenir como cosa de tanta esencia en 
el caso que trata S. S'. 

86. Despachóse el general d» Fran^ de Abendaño en el 
inbierno y la venida del situado del año de 631* A 28 de maio 
recojio á S. S* á la Concepción á la ocupación ordinaria de 
disponer de dar el socorro á la gente de guerra = otra cosa dora 
que á estos miserables se les da una vez al año, bien que de pan 
y carne son proveídos en estos tiempos con abasto. = 

87. Convino que S. S* bajase á la ciudad de Santiago y 
salió para ella á catorce de junio del dho. año de 1631. Por 
que el año antes de los cincuenta apercevidos que el cabildo 
había firmado que podían ir á la guerra de que había lar- 
gado 20 de los 30 , irían menos de la mitad , sin embargo de los 
asientos hechos y bandos hechados en esta razón ^ y pareció al 
Sr. presidente que á sus principios habia de ser cuando había 
de entablar respeto, llego á 29 del dho. y fue recibido de ambos 
cabildos con gran obstentacion y el Sr. obispo bestido de poa- 
tifical con mucha música le recibió en su iglesia cantandoieel 
Te Deum laudamus y muchos villancicos hechos en alavansa d0 
la memorable Vitoria de Arauco^ restauración del rey no de Chile, 
á pocos días llegado mando prender á los trangresores de 



DOCUMENTOS. 889 

bandos ; aunque entre ellos uvo personas de partes ó por mas 
enoparentado ó mas rico se sintió^ la de d^ Antonio de Escobar 
uno de los comprendidos estubo preso quince dias en las casas 
de cabildo por la causa referida y la mayor por que d' Isabel de 
Gnznoan su madre y el capitán Fran~ de Fuensalida su tío hicie- 
lon piernas y ablaron con livertad en el caso, y cuando ya S. S* 
templado bino en que saliese de la prisión que trate yo con el 
[Hrovincial de la Compañía de Jesús p' que el aulo contenia 
que dando fianzas de lo juagado y sentenciado y saliere de la 
prisión en que estaba, se alteraron de suerte que dijeron que no 
era delincuente ni habia dado causa para obtenerla y que se 
resolvían á llevar el negocio de la Real audiencia para que de- 
clarase sobre el caso que la ciudad de Santiago habia ganado 
cédula el año de 612 en que ordenaba S. M. á los Sres. goberna- 
dores que no apercibiese á ningún vecino del reyno sino es en 
caso de necesidad y caia sobre haberse visto en grandísima por 
que el apercibimiento habia sido el año de 630 antes que se 
hubiera tenido el suceso de 13 de enero. == 

88. El caso aberiguado y que alcance yo primero que el 
Señor presidente, fue que los Sres. oidores hallándose con mucho 
nombre veían postrar lo que habían enlabiado de ser dueños 
absolutos de paz y guerra , hallaban que pidiendo oficios para 
los suyos se les dava con mas templanza de lo á que estaban 
acostumbrados, que soy testigo que llego á mis manos y respondí 
á una carta del Sr. doctor Narvael y Baldelomar en que pedia 
cinco para sus dependencias de hijos , sobrinos y alzados los 
mejores del reyno y que su hijo d^* Alonso de Baldelomar pre- 
sento un memorial pidiendo mas tierras que tiene el marques 
de Agnílar en España y esto de primer envión, con que trataron 
de aunarse y hallando ocasión en esta parte de d^* Antonio de 
Escobar la llamaron é insístíeron en que no saliese de la pri- 
4Í011 por orden del govierno , que la sala de justicia le bocharía 
fuera y que ademas de que á el le estaría bien le hacia en co- 
mún por que se entablaría que los governadores no echasen 



S90 DOGÜIIBNTOS. 

mano de la gente del reyno en ningún tiempo , olvidados ya de ?'■ 
un año antes que salió toda la gente de la ciudad de Santiago ^ 
a guardar un paso que hay en la cordillera para Rancagua que 
dista 12 leguas de Santiago por haberse resuelto mil indios á ir 
á saquearla ) ya sabe V. H. que esto paso muy adelante, que 
tubo el estado apretado que le ocasionaron á perderse, eslabo- 
nando disgustos y últimamente esperimento traiciones, que entre 
muchas buenas partes que conosco en mi dueño hallo una 
bondad tan grande que el que le engaña una vez con alagársele 
buelve á entrar y á dar mal pago, pero que mucho si sepa del 
que le engaño , mis discursos me cuesta , no se lo he dado mal á 
entender y no me han acreditado poco las ocaáiones , pero es 
vondad natural y no se si le á de dar á sentir algo V. M. este 
en esto. = 

89. Antes de tiempo cerrare el discurso de estos disgustos 
por que aun pasados dan pena y pues el suceso lo ha enmen 
dado todo también y la ra^on quedo en pie por S. S' 
como consta de declaraciones de la real audiencia á petición 
del Sr. fiscal de ella y del cavildo de la ciudad de Santiago y 
también por haberse despachado al Señor virrey y los recaudos 
que en esta razón se hicieron y como bino declarador por su E. 
y real audiencia de Lima en fabor del gobierno rebocando lo 
actuado por la de Santiago como todo babra constado áV. M. y 
asi pasare á dar cuenta de como ios sucesos de lá guerra se 
continuaban. = 

90. Hizo el año de 631 tan templado inbierno que pudo lo- 
grar S. S<> sus disposiciones á la medida del deseo, fue pretencion 
de mucüos señores gobernadores y de sus maestros de campos 
coger á Quepoante uno de los dos generales de toda la tierra de 
guerra q* fue el indio de mayor consejo mas sagaz y tnayor sol- 
dado que se tiene noticia ha havido en tierra de guerra y bibio 
con tal cuidado que aunque lo intentaron diversas veces se les 
desvaneció por que roudava sitios á sus ranchos y los hacia 
con cuatro puertas y fabricaba siempre arrimado á un monte 



DOGDMBNTO& 391 

qne le senria de muro poDÍendose en huida y en pago de este 
cuidado inquieto el estado de Arauco por que el sustentava al 
valle de Ilicura^ era sobre manera valeroso y de parecer tan 
acertado que si los dos que dio cuando trujo la junta el año 
pasado á Arauco le siguieran no hubiéramos gosado de su feli- 
cidady fue uno cuando supo que estaba el apo en el estado, decir 
qne el dejara por entonces el viaje y que los que le seguian á el 
y que se quisiesen bolver lo hiciesen , el otro el referido de que 
la noche que llegaron sobre el cuartel se embistiese á la chusma 
á cuya defensa saldrá el tercio y lo desbaratarían y quemarían, 
el propuso bien y Dios quiso que se dispusiese como á riva é 
dicho, á este pues le llego su ora y tubo S. S» suerte de gosarla, 
dio nuestra gente con el sin poderse valer del monte ^ cojio su 
lansa y peleo sin quererse rendir aunque se lo amonestaron hta. 
morir, trujeron su cabeza, algunas picas chicas y grandes y un 
cacique vivo y otros despojos, el maestro de campo general la 
embio á la ciudad de Santiago al Sr. presidente y hizo tanto 
ruido muerto que vivió en nuestra memoria muchos dias^tubose 
por suerte de gran consideración y como tal se celebro con re- 
pique de campanas y fiestas publicas. = 

91. A las obsequias del general Quepoante se juntaron en lli- 
cura y a la nueva elección de caveza para el goviemo del valle 
y el maestro de campo general siguió á tan buen tiempo el cas- 
tigo con la orden que de S. S' tenia que cuando ellos embara- 
sados en esta acción tratavan de hacer borrachera que es su 
fiesta dio nuestra gente y mato al nuevo electo y otros indios 
valientes y trujo algunos bibos con muchos despojos de caballos 
7 lansas. = 

92. En popa se navegaba y se ha navegado y en el discurso 
de este ibierno copo el maestro de campo general d° Fernando 
de Cea 433 presos de indios é indias chicas y grandes bibas y 
matl> al enemigo mas de cien indios gandules. = 

03. Guando se creyó que el verse este enemigo tan continua- 
mente castigado le obligaria á rendirse tubo noticia S. S* que 



-.> 



5^ S92 . í^, 0QCÜME1VTOS. 






•«■ 



l1 



obstinados se jan&rya ttnla \tk tierra para dar en nuestras fronte- 
ras á un tiempo difidiendó mob fuersas y Putapichon la conbo- 
caba y traia, ya estaba de boelta en la Concepción y le pareció 
conveniente no aguardar á que ejecutase lo pensado que si lo p 
hiciera corriera mucho riesgo la tierra, que quiere Dios que este I 
enemigo no tenga ojos para mirar lo que les esta bien por que I 
aqui están miembros de su iglesia y se le sirve y sustenta su 1 
nabe junto sus tercios y la mas jente que pudo y hallándose con 1 
1.800 hombres en campaña con indios amigos entro á buscarle | 
talándoles la tierra , quemándoles los ranchos , degollándoles ' 
ganados y haciéndoles grandes daños y llegado á un paraje que 
llaman Goipo una legua de Guralava donde mataron al Sr. go- 
bernador Martin Garcia de Loyola despacho al sárjenlo mayor 
Juan Fernandez Rebolledo con lafuersa de la caballeria siguién- 
dole con su infantería y diole orden que maloquease en Repo- 
cura y se retirase á Quillin donde le esperaba, el andubo también 
que le espero con 250 piezas chicas y grandes mas de 627 ca- 
vesas de todo ganado y con relación de haber hecho un gran 
estrago en la tierra afición tan honrada y á suceso tan bentu- 
roso honrro S. S' como quien ha savido merecer por si lo que 
posee y otro dia que fue de parecer que se marchase adelante 
contra todos los que se juntaron á consejo de guerra que decian 
que era tentar la fortuna que lo hecho estaba bueno y que se 
retirase con la presa. = 

94. Sin embargo puso á la Imperial y antes de alzar el campo 
á 23 de diciembre del año de 632 llegaron dos indias á donde 
estaba acuartelado y dijeron que benian con mensaje de los 
caciques de Repocura, mando S. S' que se reconociesen y que 
entrasen á su tienda y el lengua general las oyó y en suma era 
que S. S' cesase en el castigo y tratase bien los cautivos que visi- 
taron con gran llanto, la repuesta fue que mientras no se reduje- 
sen al servicio de S. M. no habia de al^ar la mano de su castigo 
y que si las piezas las quisiesen que de manifiesto estaban para 
bolverlas á los q® se redujesen con que las despacho y marcho 



DOCÜMJBNTOS. 59S 

el campo por el mismo valle de Repocnra con que se acavaron 
de destruir las sementeras que el dia antes se habían escapado 
que llevaría el campo siete mil caballos por ser tierra donde se 
cai^a el sustento. 

95. Este mismo día se bíníeron de paz tres indios con sus 
mugeres y chusma y una de las mensajeras y hizo alto por la 
tarde el campo en el mejor valle que á ofrecido la tierra sin que 
sirva^ ó Palestina se queje de mi relación por que tal velleza no 
se puede imaginar y entre los que jugaron de lo que an visto 
según en las partes del mundo que habían estado les obligaba 
á confesarlo por lo mas fértil y vicioso, el Sr. presidente dijo que 
los países vajos de Flandes se quedavan atrás, pasto tubo la ca- 
ballería y todos le tubíeron igual por que la cantidad de gana- 
dos que se babia cojido llegaban á su fin determinado si bien 
con el desperdicio de tales ocasiones = á 24 del corriente vis- 
pera de pascua de la natividad del que vino á cobrar la reden- 
ción del genero humano entro en las reliquias de lo que fue 
ciudad Imperial en cuyas paredes lloraron su ruina muchos de 
los que la reconocían por patria, los que no tubieron la memo- 
ria tan viva y el discurso tan anciano regocijaron los sucesos y 
el verse dueños de la tierra del enemigo en el rincón de ellos 
hubo carera general y se escaramuceo y se fue alojar un cuarto 
de legua de ella al margen de el río Capten , hubo segundos 
mensajeros pidiendo misericordia pero no rindiéndose que si 
bien sentían el daño presente hallavan descanso en que no po- 
día durar, sentía mucho S. S' el no tener resguardo en sus fron- 
teras suficiente para estarse dos ó tres meses entre ellos y aca- 
varlos de destruir. 

96. Espanto se les hizo de ver campo español dentro de la 
Imperial por acordarse pocos hubiesen llegado desde la perdida 
del Sr. governador Alonso García Ramón y d° Fran*° de Quiño- 
nes otros á su paraje 5 que á 36 años tubo presentes de algunos 
caciques que representavan que ellos deseaban ser vasallos del 
Rey y amibos de los Españoles y que les dejasen resguardo y 



39& DOGUlfENTOS. 

darían la paz que de otra manera no podian por que serian mo^ 
lestados gravemente de los Purenes y otros sin poderles hacer 
resistencia , bisoseles pasaje mas blando por que esto era roas 
cleHo que opinión que es cosa asentada que son dóciles y que 
serían amigos si hubiese poblaciones sin guerra. = 

97. Un suceso be atrasado que por gracioso no permite mi 
discurso lo deje. = Como en el riñon de la guerra se marcbava 
con todo buen orden y cautela mando S. S' echar dos embos- 
cadas para algunas cuadrillas de enemigos que andavan á nues- 
tra vista seguros por los pasos. = Enfadado Catimal indio amigo 
capitán de los de Arauco y valiente que Uevava la manguardia de 
los amigos y aviso S. S^ que se babia de quedar atrás y habiade 
embestir muy vivamente á nuestro campo y que saliesen á el 
y se pondria en huida y enderecen^ á una cuadrilla de aucaes 
que benia á la mira de nuestro campó por una asperesa de la 
otra parte de un rio, fue asi y se retiro y los enemigos biendole 
huir de los nuestros hta. el rio le aguardaron y se metieron en- 
tre ellos creyendo ser de los suyos y embistió Catiiíial con su 
cuadrilla, mato tres y cojio tres y por la montuosidad de la tierra 
se escaldaron los demás, algunos muy ndal heridos como después 
se supo de otros indios que se fueron llegando de paz á nuestro 
campo. = Reconocidos los presos se hallo eran personas de 
cuenta y por rescatar con ellos algunos españoles cautivos de 
lósanos atrás no los ahorcaron. 

98. La otra emboscada quedo por la retaguardia y cojio lio 
indio barbado llamado Blas que habia sido amigo y se revelo y 
hizo hechicero entre ellos y aseguran los indios déla rédución 
de Talcamavida que entrava en ella y lo veian y que saliendo 
á el no le hallaban , murió confesado haciendo actos de xptiano 
alli de contado y le acompaño en la muerte corporal otro va- 
lentón cosario que habia hecho algunos daños en muestras 
tierras. 

99. A 25 de diciembre pascua de navidad á imitación del 
HedoQtor del mundo obro su señoría algunos rescates de espa- 



DOGDBfEimNL 395 

ñoles que Irujeron para livertar algunos indios de los que iban 
prisioneros. = 

100. Ecsaniinaronse los cautivos cristianos y dieron cuenta 
que estaban juntos déla otra parte del río de Capten cien lansas, 
desalojóse, fue al dho. rio, vusco un solo vado que fue de emba- 
razo, fortificóse en el y con mil caballos dio orden al maestro 
de catúpo general d^ Fernando de Cea que pasase á buscarlos 
quedando S. S* á la mira para lo que pudiera suceder, el enemigo 
se retiro sin querer llegar á las manos y la gente hallándose 
con el campo desembarasado comenso hacer daño en los ran- 
chos, sementeras y ganados sin que el maestro de campo fuese 
poderoso á estorvarlo por haber sido la intención solo buscar 
hi junta y cerrar que los indios délos quinientos daños habían 
recibido nuestras tierras, quemaron ranchos enmaredados tan 
capaces y bien fabricados que pudieran ser palacios en la tierra 
de paz que por acá no se gasta mucha grandeza, en ellos hicieron 
grandes daños, ahogaron muchos ganados y cansados se junta- 
ron y pasaron á incorporarse con su campo. = 

101. Atemorizados se bieron los caciques de la Imperial de 
ber cuan de beras andava el castigó , sacaron camaricos que es 
como en España presentes , ofrecieron guias para las tierras de 
los indios que hábian hecho guerra á los Españoles disculpán- 
dose de que no eran ellos los que continuamente la hacian sino 
en tales casois de llamamientos y que eran forsados, cosas no 
vistas ni esperadas de la condición revelde de este enemigo se 
esperimentaron en esta campeada por quedar guias unos con- 
tra otros , hacer agasajo aunque fuera forjado , traer españoles 
ya por trueques de indios ya por apaciguar, no se babia imagi- 
nado en su acerba condición. = 

102. En las ocasiones que puedo aprovechar el alago y 
agrado lo uso S. S* por que no creyesen que era todo ri- 
gor. = 

103. Al paso que crecia el descaecimiento y temor en el ene- 
niigo crecia el aliento y valentia en nuestros amigos , cuando 



306 DOCUMENTOS. 

S. S* volvió d(! esta jornada bailo que unos Purenes faabian 
llegado á la reducion de Caranpangue y quemado parte délos 
ranchos y quemándose una vieja que habia ido á visitar sus cba- 
caras, q' en tales ocasiones queda la chusma délas reduciones 
dentro del cuartel del eetado de Arauco, nuestros amigos pidie- 
ron licencia al maestro de campo general para la vengansa, dio 
cuenta á S. S* y por que no tubiesen algún desorden le ordeno 
que fuese con ellos y sacase el tercio y con haber sido seutido 
de la cenlinela que estaba sobre Puren apretó para llegar tan 
presto como el aviso y llegó á tiempo que ya se echavan al 
monte, mato 20 gandules y cojio cincuenta piezas, quemo y asoló 
la tierra y se bolvio sin perdida alguna como tan poco la bubo 
on la jornada referida que se reputo por la de mayor importancia 
que se ha becho en Chile. 

104. En suma del daño el ganado fue de mas de 12.000 mil 
cavesas , tomáronse 300 y mas caballos , 350 piezas , matáronse 
cuarenta y tres indios, rescatáronse siete Españoles, binieronse 
49 indios de los que estaban cautivos y de paz mas de 60 con 



105. A 15de abril de 632queporestariascampañas agotadas 
no so campeo, dio orden al maestro de campo general d" Fer- 
nando de Cea que prosiguiese el castigo del enemigo que es U 
razón el no dejarlo descansar, Dios se lo perdone al p' Luis de 
Valdivia que movió con razones tan fribolas á que hubiese 
guerra defensiva é raya que si su celo fue bueno y cristiano no 
conforme lo que pudo conocer déla naturalesa de esta nación 
indomila, barbara sin ley mas que la del vicio, sin rito, ni cere- 
monia idolatría mas que la del descuido de pensar que no hay 
mas vida que la temporal, sin cavesa con quien capitular con 
tan poca consecuencia de los mismos amigos de abrasar la fee 
pues los que nacen en casadeun Español son ladinos, diabólicos, 
abiles en lodo y no saven perstuarse ni quien sepa el Padre 
nuestro y si alguno entra en el en teniendo 20 años se olvida y de 
su voluntad no oirá misa ni confesara jamas salvo alguno que 



M¿m^. M 



DOCUMKMTOS. S97 

por justos juicios é inbesiigables de Dios á la ora de la muerte 
haga alguna acciou de crisiiano , destruyo el reyno, alentó al 
enemigo y puso en el estado que lo hallamos la guerra defen- 
siva y coD la ofensiva vera V. M. cd g1 discurso este que hago 
de lo sucedido á SS' el que gosa, presente salió con mil ca- 
ballos, fue sentido sobre sus lierras, corrió las ceotinelas, cojio 
cinco, mato tres y por que se escaparon algunos y se puso en 
cuidado la tierra hizo la deshecha de que se holvia y aquella 
misma noche dejo trescientos amigos y cien Españoles embos- 
cados y dieron ea parte distinta de la avisada, cojio 60 piezas, 
mato 19 gandules, cojio mas de 180 caballos y se retiro á incor- 
porarse con el maestro de campo general que le hizo resguardo 
con el resto del tercio y sin perdida alguna llego á el estado de 
Arauco. 

106- Uno de los prisioneros que trujo en esta ocasión rebelo 
á S. S" que en los altos de Puren habia una ladronera de unos 
indios que hacian vijía y daban aviso á la tierra y despacbavan á 
nuestras fronteras á la iijera á urtar caballos y ofreció ser 
amigo y meter prenda guiando nuestra gente á este paraje por 
que lo asimeotasen en Lavapie con loa volicbes, el Sr. gober- 
nador lo remitió al maestro de campo gl. con orden que despa- 
chase cuatrocientos amigos y ciento y cincuenta Españoles y 
por cavo de ellos al teniente Esteban Prado déla Muella que le 
nombro por ser becbo particular y Phelipe Rangel capitán de los 
lUDigoB de Arauco que andubo con el como el fin de este suceso 
«dverEira. = 

107. Salió nuestra gente á hacer la entrada referida y hallo 
jautos 600 indios que habían de entrar á nuestras fronteras, dieron 
en la ladronera, mataron veinley ocho indios, cojieron 17 vivos y 
sesenta piezas chicas y grandes, fueron sentidos y salió la junta á 
nuestra gente y pelearon cinco veces aquel dia y por lluvioso jugo 
poco la arcabucería pero á laraadas y amochacos se defendieron 
Talieniemente sin que muriese mas de un Español y tres indios y 
algunos heridos sin riesgo y dejaron hecho un gran estrago en los 



J 



$98 DOCUMENTOS* 

enemigos y muertos ciocaenta y cinco , fue suerte la dba. de 
gran considcracioo por haber sido en Puren que es la fuersa de 
lo3 reveldea de esta guerra. = 

)Q8, A primero de julio de este dbo, año dbo, maestre de 
campo d. Fernando de Cea con ord^ de S. S* embio a Puren 
cuatrocientos amigos y ciento j cincuenta Españoles, Uegaroq 
en ocasión que cautivaron ochenta y siete personas chicas y 
grandes , mato 25 gandules y cojio mas de 300 caballos y bol- 
vieron sin falta de alguno délos nuestros. =: 

109. A vciqte y uno de Agosto de este año el dho. maestro de 
campo g^ p' el 3Ílencio con que estaba dbo. enemigo hecho 
fuera ciento cincuenta amigos y cincuenta arcabuceros á re- 
conocer el v^lle de Ilicura tan despoblado que ya se hallaba á 
gran descuido algún rancho, entro en el y encontró con algu- 
nos indios enemigos de Puren, mataron seis, cojieron cinco 
gandules y ocho piezas chicas y grandes. :;= 

110. A primero de setiembre del dbo. año de 1633 dio ordeo 
á Juan Fernandez Revolledo sárjente mayor del reyno que con 
el tercio d^ á fuera hiciese una entrada á Puren que por estar 
tan lejos y el rio de Biobio de por medio se hacen con grao 
riesgo, pero con dias bonancibles que hubo paso la gente eo 
chataft y pontones que el Sr. gobernador á hecho después que 
goviernaf llevo cuatro cientos ciqcuenta Españoles y doscientos 
y cincuenta indios amigos, llego á la ciénega de Puren sin ser 
sentido, hallo las valsas con que el enemigo paso de una vanda 
á otra desamparada al que las guardaba, dormido cojiolo y toda 
la noche la gasto en pasar su gente, al alva dio el sant^ y hizo la 
mayor suerte que se ha hecho en Puren después que dura esta 
guerra, mato treinta y cinco indios, cojio noventa y seis piezas, 
quemo muchos ranchos llenos de comida que en inbierno por las 
muchas aguas las sacan de los silos en que las tienen los vera- 
nos, cojio doscientos y cincuenta caballos, mato mas de 24 ca- 
vesas de ganado , cojiole armas de acero, cotas, arcabuces y se 
retiro sin perdida alguna. 



DOCUMENTOS. 399 

111. En lo mas riguroso délos cuidados con que S. S* se ha- 
llaba aunque bien lucidos era bien grande el que le causaba so- 
correr la provincia de Cuyo jurisdicion de su govierno, que ha- 
biéndose alzado los indios déla del Tucuman su circunbecina 
le babia tocado el contagio de manera que se bino hacer tan 
gracioso este cuidado por los inconvenientes que resultavan tan 
graves que considerado por S. S^ como que tiene tan buen 
celo y save lo que de semejantes sucesos biene á conseguirse 
dispuso socorrerla con gente armas pertrechos y municiones 
y buscando personas de su satisfacción y esperiencia para su 
govierno les dio las ordenes que debian guardar y entre ellas 
fue una de que no faltando a lo preciso de su jurisdicion diesen 
calor á la del Tucuman con mas armas pues que todo era del 
Rey nuestro Sr. y se encaminava á su real servicio , despacho 
algunos encomenderos que con tener obligación por sus feudos 
iban de mala gana, causa para que se malquiste un gobernador 
gran culpa de los pasados haber introducido la potestad rejia 
que ejercen a contemplación por particulares vanos ^ estas dili- 
gencias tubieron tan buen logro que el año pasado de 33 a los 
11 de diciembre se abrió la cordillera nevada tubo aviso de ha- 
berse aquietado el incendio de dho. alsamiento de Cuyo y que 
el del Tucuman estaba en mucho mejor estado mediante el fa- 
bor del socorro que S. S^ habia embiado y tubo carta del gob*' 
d" Felipe de Albornos y del general d" Gerónimo de Cabrera 
dándole gracias á S. S^ del fabor en que dicen que si no fuera por 
su ayuda no tubiera mejora. = Luego tubo carta del ecsmo. Sr. 
conde de Chinchón en que asi mismo agradece á S. S^ la valiente 
asistencia que en ello puso y que dará cuenta á S. M. de ello 
entre los demás progresos. = 

112. Volvió á las fronteras para continuar por su persona 
el castigo de este enemigo, salió de las de afuera á los primeros 
de enero de 633 y habia dado orden al maestro de campo gene- 
ral que marchase con su tercio y se encontrase en el paraje de 
Negrete con S. S^ que es de la banda de la tierra de guerra Jun- 



¿00 DOGUHÉNtOS. 

tos marcharon hta. el paraje de Coipo donde S. S* dio orden al 
sárjenlo mayor Juan Fernandez Revolledo que se adelantase con 
mil y doscientos caballos á correr en tierras de Paillaguen y 
Curalaba, fue sentido y con todo cautivo 18 indios y mato 13, 
súpose que desde el principio del verano estaba toda la gente 
de enemigos en las Quebradas y que habían retirado sus gana* 
dos=que S. S* marcha con todo el campo y fue tafando toda la 
campaña dando buelta por Puren haciendo lo mismo sin que 
hubiese indios que saliesen á la defensa con que se retiro el 
campo, bino Seguaquimilla cacique valiente y soldado con su 
parcialidad de paz que serian noventa personas chicas y grandes 
las que se redujeron de su voluntad. = 

113. Acostumbra este enemigo seguir nuestro campo asi de 
ida á sus tierras como de buelta á las nuestras y abenturase y 
dejan emboscados, de bueltade esta jornada se dejaron en el pa- 
raje de Angol y cojio unos once indios que benian haciéndonos 
escolta y hera uno toqui de Puren , sin embargo los ahorcaron 
á todos y ojala asi á todos ellos que según son hta. que tengan 
este fin de gana no serán mejores. = 

114. Al tiempo que se dejo la emboscada referida se hecho 
gente á reconocer los pasos de Biobio para saber si con la 
ausencia del campo habian entrado algunos ladroncillos, encon- 
traron nuestros amigos á Curanboa el mayor cosario que en 
nuestros tiempos se conocía, destruía las estancias de la ciudad 
de Chillan por haberse criado en aquella frontera, aorcose en el 
mismo paraje y trujóse otro indio que se cojio con el. = 

115. Luego que S. S* llego a las fronteras ordeno á el maestro 
de campo general q"" con el tercio de Arauco de su cargo y 200 
hombres que ordeno sacase del de S° Felipe de Austria, sin des- 
cansar entrase en Paren, hizolo, dio en ellos como habian visto 
retirar el campo, cojio los de sigoro, mato 15 indios soldados, 
cojio 88 piezas chicas y grandes , degolló mucha cantidad de 
ganados, cojio 280 caballos, destruyóle los ranchos y comidas 
y se retiro «'^ "'ía alguna. 



DOCUMENTOS. AOl 

116. De hallarse este enemigo tan castigado resulto venir 
mensajeros de la Imperial con proseóte á tratar rescates cayendo 
ante mano los Españoles con que se hallaban y de esta manera 
de mugeres de las que biben de 33 años á entre ellos se an res- 
catado y particulares tres principales vecinas de Osorno d' Juana 
de Figueroa , d' M. de Luna y d» Violante Suarez, no se sabe que 
aya español entre ellos, infinitas gracias sean dadas á Dios. 

i 17. Entre las muchas piesas que he referido se an cojido y 
se an buelto muchas por rescates de indios é indias parientes y 
hermanas de nuestros amigos. = 

118. Es costumbre de este enemigo cuando algunos de los que 
fueron nuestros amigos se rebelan y han al enemigo y se hallan 
mal, venir con alguna nueva; á 25 de mar^o de 1633 llegaron 
dos avisando que estaba junto el enemigo para venir sobre el 
tercio de S*^ Felipe de Austria con quien en su junta decia que 
las quería haver por haberle ido mal en Arauco, a sido tanto esta 
nueva y reforsavase de manera que obligo á juntar el mayor nu- 
mero de gente que se pudo para aguardarle. Pasándose días salió 
S. S* á campaña a aguardarle y como tardava se determino á es- 
perímentar los indios que se hablan venido de paz de Puren , en- 
bíolos entrebesados con los nuestros que tienen mas prendas y 
en cinco dias fueron y bolvieron cuarenta con cinco indias de 
quienes se supo que por haber avisado un indio que se hizo de 
Chillan que el apo estaba tan prevenido como en Arauco mudo 
Putapichon de parecer y deshizo la junla. = 

119. Entro el invierno y estubo este enemigo tan recatado 
que de ninguna manera se le ha podido hallar blanco y habiendo 
intentado jornadas se han deshecho y por estar tan amedren- 
lado que la defensa le pone en su cuidado para guardarse de 
loB daños que teme. 

120. Perecen de hambre á los principios de diciembre de 
533 y no ooj&a sus comidas hta..mar90 y abril de 634, todo es 
entrar y salir á tratar medios, pidieron al principio que los de- 
jasen entrar que ellos no querían guerra, que se estarían en su 

DOCUM. II. 26 



IOS MGOnütOt. 

tierra y qae si lo «{Qebraotase alguno lo eastígttrittl ; tío fb6l*0D 
admitidos los medios por que el intento es querer MegtnnrAe 
para cojer sus comidas. 

121. Habiendo dado orden 6. 8* al sárjenlo mayor del reyno 
luán Femandei RevoUedo que saliese con su tercio á tierra del 
enemigo á las de Putapichon lo izo por el mes de diciembre y 
estando cerca de Biobio fue sentido del enemigo con que se retiro 
por no hacer jornada que no tubiese efecto y habiendo venido 
80 indios valientes á la vista de la retaguardia de los nues- 
tros se resolvieron á entrar que ya tenia dispuesta una em- 
boscada el sárjenlo mayor la cual los reconocieron y siguieron 
el rastro cojiendoles las espaldas, dieron con ellos y aunque 
el numero de los nuestros era muy superior pelearon tan vale- 
rosamente que quedaron los nueve muertos y los veinte cautivos 
escapándose solo uno que llevo el aviso *á sus tierras; hubo al- 
gunos heridos de los nuestros pero no peligro ninguno; los dtes y 
siete de ellos se pusieron en el fuerte de Buena Esperaasa para 
iravajar en la obra que alli se estava haciendo. = 

A 25 del dho. se hallaron cincuenta caciques de la ImpeHal á 
pedir que poblasen los Españoles, que querían dar la paz y se 
mostraron enemigos de Puren, sin embargo salió S. S* en cam*- 
paña á los primeros de enero de 634. En el Ínterin que se sabe 
el progresso del viaje que á salido á hacer daré cuenta á Y. M. del 
gasto que tiene el Sr. gobernador asi en su casa de asiento si 
es que tiene tal casa por andar siempre travajando como en 
campaña. = 

122. Tiene un capellán mayor que le paga S. M. cuatrocien- 
tos y cincuenta ducados, este le sigue á todas partes por ser vi- 
bbrio de todos los demás capellanes de los tercios y fuertes « 
un mayordomo mayor y caballerizo con plasas de asiento^ luego 
Compone la casa de los demás o6cios, tiene pase de guión y de 
armas que paga el Rey, un trompeta que ansi mismo les paga y 
por redondo que quiere estar sustenta sesenta personas domes- 
-icas , de asiento tiene seis ó ocho camaradas y son poooa los 



BOCDHBflTOS. 408 

diit que no le agreguen de lo de mesa y como es tan continjente 
M iieceearia la costa cotidiana. = 

1S3. En campaña ordinariamente sustenta mas de 16 y es 
necesario cargar la cocina , los cocineros y todos los demás tras- 
tes aunque á menester 200 caballos un gobernador p' travajo 
ordinario y otros 200 de respeto para su persona, el gasto es 
grandisimo bien que tiene comodidades la tierra para lo común 
de pan, carne y YÍno y otras legumbres y otras miniestras, pero 
sin embargo las comodidades son muy cortas. = 

124. A 25 del dbo. mea de diciembre de 1633 se mudo !a 
poWora de los almacenes reales donde babia estado desde su 
|HÍncipio con grande riesgo por vivir los oficiales reales pega- 
dos á el y hacer candeladas los inbiernos, reparólo S. S* y hizo 
labrar una bobeda fuerte y un teraplen == que la artillería que 
ba estado á cureña rasa por el suelo á la inclemencia de las aguas 
y Tientos sin que fuese de provecho para cuando fuese menes- 
terla á puesto en forma que puede parecer en una plaza de armas 
de España. 

125. También con la comodidad de los prisioneros a labrado 
anas casas para los tres gobernadores las mejores que ha habido 
en el rey no de Chile, hecho sala de armas para tropa y un cuerpo 
de guardia , que no habia cosa que pareciese milicia^ tan bueno 
qne no le puede haber mejor en Flandes y puesto tan en orden 
todo que es lastima no ayudar á su conservación. 

126. £1 año pasado de 30 y 31 avia en la estancia de Caten- 
toa nueve mil cavezas de ganados vacuno y tiene oy 13,000 de 
chico y grande con que de aqui adelante se hallara con sus- 
tento para el ejercito de los que rindiere. 

127. La de Buena Esperansa llamada estancia del Rey se 
sustenta y alienta por estar dos leguas del tercio de S° Felipe 
de Austria y a nécess* se provee de su granero fuera de que la 
mayor conveniencia que tiene es que á su calor se sustenta la 
chusma de las reduciones de San Cristóbal y Talcamavida. s= 

128. La ciudad de Chillan dista de la de la Concepción 12 le- 



ftO& DOCUMENTOS. 

guas ; tiene cien hombres de presidio, d corregidor de ella es 
capitán de infantería^ es frontera de guerra, tiene la cordillera 
nevada siete leguas de si y por esta parte desde ella á la costa ay 
19 leguas , es el sitio escojido pero ay pocos que le habiten , 
tendrá fuera de la gente de guerra veinte vecinos Españoles y 
moradores. = 

129. Tiene de longitud la jurisdicion del gobierno cuatro- 
cientas y dos leguas y de latitud por donde mas 25 , es la mas 
fecunda de todas las Indias y tan grande el numero de los ríos 
caudalosos que con esteros que llaman á los que se componen 
de avenida hay 307. = 

130. Proveen el estado de Arauco los fuertes de Ckdcora y 
Levo dos fragatas de hasta 50 toneladas de porte y para descar- 
garlas y entrar en el rio de Levo y caleta de Colcuraay dos bar- 
cos , tiene otro en el pasaje de Biobio por S<^ Pedro por la 
parte de tierra al dho. estado, todo lo ha renovado y tabricadode 
nuevo una fragata capas de subir á Ghiloe. = 

131. Por la rivera de Biobio en las fronteras de á fuera ay dos 
barcos ó chatas para el pasaje de Talcamavida y provisión del 
fuerte del Nacimiento que estala tierra dentro del enemigo déla 
otra banda de Biobio. = 

132. Suele por este paraje pasar el campo las mas veces 
cuando entra á hacer facción atierras del enemigo por no haber 
hado en Biobio los ocho meses del año y por que de no haber 
con que pasar la gente se seguía no hacer entradas ó si se ha- 
cían hacerse con gran riesgo y esperimentadas perdidas por ser 
tan caudaloso rio , hizo dos pontones con que aunque venga de 
monte á monte pasan 60 hombres á caballo en ellos de cada 
viaje y para las tales facciones se juntan los vareos de S'' Pedro 
y Talcamavida y asi se hacen con seguridad y se logran las 
ocasiones que Stí ofrecen; tan entablado esta todo que es lastima 
no ayudar á que se acave y parece ya poco lo que aora cuatro 
años pareciaimposible ; á Dios las gracias que tan buen remedio 
le ha dado. 



DOGUIUNTOS. &05 

133. A 11 de enero de 634 tuve carta del capitán Santiago Ses- 
aülo qae sirve el oficio de secretario de gobierno con mucha 
inteligeocia y satisfacion en Puren el cual me avisa que desde 
siete del estaba S. S* alojado en su ciénega aleando el cuartel 
cada dia para rodearle todo y que habia dado orden al maestro 
de caoapo general que corriese y que sin embargo de habérse- 
le escapado dos indios de una cuadrilla con quien peleo, con otra 
de nuestros amigos y algunos Españoles que iban limpiando la 
tierra, embistió y cojio cincuenta y cuatro piezas entre ellas dos 
caciques de importancia y mato en la refriega 1 4 indios, incorpo- 
róse con el campo que Uevava S. S' talando comidas y que álos 
11 dbos. habia muchos mensajes y entravan y salian capitanejos 
y caciques á tratar de paz y que por haber entendido de los que 
entraban que instaban venir á nuestras fronteras algunos la- 
drones, despachaba al capitán Rangel que lo es de los amigos del 
estado de Arauco y en su porte valiente y dichoso soldado con 
150 indios y 20 arcabuceros, celebróse esta nueva en esta ciudad 
y yo la pase por cartas á Santiago por que las suertes hechas en 
Purea se estiman mucho, estavamos sedientos del fin del suceso 
por avisar también que á petición también de los Purenes se 
estaba S. S* despacioen su tierra. A 14 llego aquí la nueva referida 
y á 15 tnbe carta de d'' Gerónimo Lasso de la Vega castellano 
del fuerte de Arauco que gobernaba el estado en ausencia 
del maestro de campo g^ con aviso de que Ranguel habia llegado 
con treinta y seis piesas de indios é indias y dos caciques y qiv 
habiil muerto seis indios el cual dice que le ordeno el Sr. pre- 
sid** que se pasase por Ilicura que dista tres leguas de Puren y 
qoe llego á tiempo que peleo y hizo la presa dha.=De los su- 
cesos puede inferir V. M. el estado en que se halla el reyno. = 

134. A 18 del dho. llego el Sr. presidente á la estancia del 
Rey y me hizo merced de avisarme el suceso del viaje que es en 
la forma referida y mas que habiendo proseguido en hacer daño 
álos Párenos y que habia gastado 8 dias en cortar comidas, que- 
mar ranchos y hacer otros dcstrosos y que hecho cotejo pareció 



&06 DOGOIIINTOS. 

que serian noeve ó dies mil fenegas de toda sementera la cor- 
tada y que preguntando á los caciques y demás que se beman 
de paz que para que sembraban tan copiosamente (que respon- 
dieron) por que teman disinio de bacer grandes borracheras 
para juntar contra nosotros para vengan^ de tantos daños como 
recibian y an recibido pero que darían tales que no alsarían 
cavesa , que le pidieron dejase un fuerte que lo miro y bailo que 
mientras no se le dejaba abrigo no convenia y asi no lo hizo 
que muchos dieron la paz y se le bolvieron sus hijos y mujeres 
como les habia tocado la suerte y que otros hablan quedado de 
veuirse, que eran noventa piezas las que traia y veinte los qne 
quedaban muertos, que Gurimon cacique valiente de Pareo 
trujo un yanacona que se habia quedado durmiendo en diferente 
cuartel cosa increíble de nación tan áspera pero que no podra 
el miedo y el aprieto en que se ben con los continuos castigos 
que se les hacen , mira q* si se hubiera tenido no se contrasta- 
ran tantos años de guerra pues por no hacerla á leones la haciSB 
i obejas para aprovecharse de lo que rinde el pillaje ó cuidados 
de la obligación en que S. M. los pone.= 

135. £n suma es el progresso déla campeada el referido; 
tiene tanta sustancia esto que si Dios hubiera sido servido qae 
Valdivia estubiera poblada con los 600 hombres solo que aerase 
pretende y tubiera S. S* cuatrocientos para poner en la Imperial 
y 200 en Puren, al presente con la gente y en el estado que se 
halla habia de tener el reyno de paz en dos años sin embargo 
de que al consejo le paresca que elmedio que ofrece S. S* nose 
ajusta con la disposición de esta guerra sobre que acompañara 
esle (iiscurso otro que hecho en repuesta del decreto que V. M. 
remitió á S. S* (que p« con V. M.) menos prevención bastara 
oomo oy tiene el estado esta guerra, pero como el ofrecer obliga 
á tanto^ lo que abunda no daña; ojala concedieran el medio, qne 
mas brebe hieran el efecto de la oferta; quiera Dios que se tome 
forma, que cierto es culpa ó pecado el no abrasar lo que oon tan 
brebe tiempo y gasto as le puede ver el fin. = 



DOCOKENTOS. kOl 

136. Habiendo tratado de lo dispuesto asi en la guerra como 
en las prevencioDes de ella diré mientras los sucesos me dan 
OGasion déla manera que ba tratado el gobierno político y ma- 
terias de hacienda R^; soy testigo con circumstancia de lo uno y 
otro por que el tiempo que no he sido secretario y é ejercido 
oficio de tesorero no é estado tan lejos que no aya sido domes- 
tico en lo de gobierno y oficial R^ con educación y me pi'efiero 
asegurar por el daño que la lisonja suele hacer que hablo con 
la verdad de mi naturalesa. = Muy empeñado hallo el situado y 
á su entrada pago mas de noventa mil pesos atrasados y si bien 
no ba podido pagar los empeños causados antes de su benida ha 
tenido particular atención á conservar gran crédito por que no 
á pedido cosa que no aya pagado con puntualidad y asi los si- 
tuados se libraran como esta ordenado , con haber tantos gastos 
fíNrsosos habia de traer muy boyante su caudal y aunque esto 
no es milagro lo parece según lo que ha corrido tan bajo tan 
desnudo se ba hallado de inteligencias que huela á esto que á 
bastado su ejemplo á que todos los que andan en su mesa vivan 
ajustados, en lo politice á tenido artas ocasiones de lucir bien 
que á los principios costaron ruido pero á podido la verdad sacar 
á liú su celo y oy logra lo que le costaron los disgustos pasados 
pues es amado generalmente y no tubo esto mas tiempo contra- 
rio que el conocerle y si asegurar quietud, hacienda y vida son 
partes tan principales en el gobierno superior quien con mas 
ventqas que mi dueño pues las estancias y haciendas que el año 
de 620 se despoblaban oy se compran y biben con seguridad y 
quietud y las vidas que tan apresuradamente perdían los años de 
37, 28 y 29 oy se conservan no solo con temor pero con valor y 
coa Vitorias tan continuadas que parece que es muro contra la 
adversidad. = 

137. Recojiendo las sementeras esta el tercio de S° Felipe 
el msto de enero y todo febrero y como ñ*ontera abierta y que 
guarda todo el contomo déla Conc^cion se aplica á ella la 
mayor fiíersa dei penólo y todos los sobresalientes y el capitán 



liOS DOCUMENTOS. 

g^ la asiste cod sus capitanes, este año ha faltado de ella S. S% por j 
que desde que bol vio de Puren hta. la fha. de esta á pasado 
tan graves enfermedades que llego ora de temer su falta , bien 
se conoció la que hubiera ya si se encomendó á Dios general- 
mente y contener el peso de su enfermedad no se negó al cui- 
dado de la guerra = ordeno al maestro de campo g^ Juan Fer- 
nandez Revoliedo que saliese por la costa á proseguir el castigo 
del enemigo, saco cuatrocientos Españoles y quinientos amigos 
y algunos yanaconas, fue á Relonco y Galloimo, hallo al enemigo 
en Bela (resguardo que tiene oy) , sin embaí^ como llevava 
fuerza se dejo caer y cojio siete indios vivos de ellos de mucha 
importancia, mato á Curimilla que gobernaba aquella tierra, 
trujo sus cavesas las embiaron los indios amigos de Arauco a los 
de S>* Cristóbal en bengansa de algunos males recibidos lósanos 
atrás, cojio cuarenta y una piezas de indios achicase grandes, 
matóles mucho ganado y trujo cantidad , cojieron muchos cava- 
líos que sirvieron de remuda y destruyoseles mucha comida 
asi déla que estaba en la campaña como déla que tenian recojida 
y se retiro sin perdida alguna hta. Paycavi que dista 12 leguas 
del estado de Arauco. = Desde este paraje encontró cuatro tro- 
pas de indios que venian á nuestras tierras unos de paz y otros 
á ver que tratamiento se hacia a los que la dieron en la jomada 
atrás referida , examinólos y de los que conoció seguridad llevo 
consigo á esta entrada y los que no enbio áLevo que esta cinco 
leguas de este paraje 5 serian hta. 16 los que llevo consigo y ha- 
llándose de buelta en Paycavi pidieron al maestro de campo 
general que les diese escolta para ir á Puren que distaba del 
cinco leguas para traer sus familias con retenes, ordeno al ca- 
pitán P. Felipe Rangel que lo es de los amigos de Arauco fuese 
con 300 indios y 20 arcabuceros y que si hallase la tierra en 
descuido la corriese^ hizolo y corrió, cojo un indio bárbaro muy 
principal con otros nueve y mato 3 y trujo 22 piezas chicas y 
grandes, muchos caballos y fustes y lansas que estaban espe- 
rando gente de las fronteras de á fuera según tubieron aviso y 



DOGUMKMTOS. &09 

como se les dio por las espaldas los cojieroD con descuido y su- 
cedió también sacaron los nuevos amigos su chusma y cuanto 
tenían á salvo y se retiro el maestro decampo g^ sin perdida algu- 
na. Los mensajeros que quedaron en Levo como binieron en oca- 
sión que salía el campo y se les dio noticia de lo becbo se están 
en Arauco sin atreverse á bolver á sus tierras por que creen 
seles bade cargarla culpa. Por la misericordia de Dios sucede 
bien todo de admirable forma , gosa su señoria de descanso, el 
reyno de reputación, nuestras armas no hay con que hacer mas, 
el Sr. virrey del Perú aunque hace particulares fabores á S. S' 
en el embio del situado le falta como atrás digo. Abive V. M. al 
general d^ Fran^ de Abendaño para que ponga su primer cui- 
dado en esto que hace gran falta para la conservación de lo 
presente el retardarse el situado, que travaja la gente y no se le 
da lo que S. M. tiene dispuesto con mucha cantidad siendo el 
sueldo muy moderado. Ya cierro mi discurso relativo por que el 
S' presidente me avisa cierra los pliegos de España y ya que lo 
he trabajado sera bien lo logre embiandolo á mano de Y. M. que 
beso y suplico reciba mi reconocimiento que es lo mas que 
puedo dar después de hallarme obligado y le guarde Y. M. por 
que le be de proseguir podra ser con mejor fundamento y tam- 
bién con mejores ocasiones pues si á de tener fin esta guerra 
espero es este su tiempo , muchas prendas tenemos asi presentes 
como futuras pues los Lasos de la Yega se an hallado con echos 
particulares en conquista de mas porte y quien pone la mira 
en la devoción y acatamiento puede esperar el galardón de Dios 
que guarde á Y. M. muchos años y de lo que merece y deseo y 
es menester. Concepción de Chile 16 de Mar^o de 1634.= 

D" Lorenzo de Alnen. 



&10 DOGUMBNTOS. 



Iníonne de la real audiencia sobre el estado de Chile (1). 

(1639) 

Señor, 

Con ocasión de la mudanza de este gobierno y de otros acci- 
dentes que se han ofrecido on el , se resolvió por este acuerdo 
dar cuenta á Y. M. en su cons° del estado en paz y guerra de 
las cosas deste rey no , y para que fuese con mas fundamento 
hacer información, como de oficio se hizo por uno de los 
oidores de todo lo que á el concierne y pertenece , en que de- 
claración diez personas de las mas espertas , zelosas, y califi- 
cadas desta ciudad de Santiago , la cual se remite á V. M. con 
este informe, que se ha dispuesto por lo que della resulta, y lo 
que á este acuerdo en la mat* se ofrece. 

Parece á esta Audiencia, (aunque con puntualidad no lo tiene 
ajustado) que el número de Españoles que hai en todo este 
reyno, incluyendo las provincias de Cujo q* cae de la otra parte 
de la Cordillera, y de Chíloe que es ultramarina será de hasta 
setecientos , ú ochocientos hombres repartidos entre ocho ciu- 
dades, que alguna dellas no tiene diez Españoles, y el de los 
indios encomendados cuatro mil y quinientos poco mas ó menos, 
y el de los negros esclavos mas de dos mil , = y que el ramo 
de peste y contajío de sarampión y viruelas que ha corrido, y 
se va continuando en estas partes ha hecho, y hace en ellas 
tanto extrago en los naturales y esclavos, que se va sintiendo 
su grande diminuicion y menoscabo , particularmente en el ser- 
vicio de las casas, desavio, desamparo de las haciendas del 
campo , con que se tiene por cierto va en declinación y des- 
caezerá cada dia mas la labranza y crianza miembros princi- 

(1) Sacado de los archivos de Indias de Sevilla, 



D0GUMBNT08. ftll 

pales de los caudales desle reyno y por .bailarse empeñados los 
vecinos y moradores desta ciudad de Sant*", cabeza de todo él , 
en sumas tan exesibas de principal y corridos de censos, deu- 
das y deudas sueltas, que pasan según se muestra por papeles de 
mas de dos millones de pesos de á ocho r* y por la continua 
vejación que tanto les aflige con vajar todos los años de las 
fronteras de la guerra , y divertirse por las ciudades y partidos 
gran cantidad de soldados como ellos dicen , a pertrecharse , 
Hebandoles parte del servicio y de los caballos, por estas cau- 
sas 06 tiene comunmente por trabajoso y miserable el estado 
presente en la paz de las cosas deste reyno. = Y que por estar 
tan poco habitado de Españoles y tan disipado de naturales, si 
de él se hubiese de proveer el W ejercito de gente, seria dejar 
la» casas sin habitadores , las campos sin labranza , y las mu- 
geres, niños, viejos, eclesiásticos é impedidos en poder y al 
albedrio de indios y de negros, gente poco segura , y mal con- 
tenta , pero que en caso inescusable , como Y. M. lo tiene re- 
suelto, es muy justo que todos asistan al común peligro y que en 
las necesidades ordinarias se hagan levas de gente voluntaria y 
se lleve por fuerza por algún tiempo la que se halla resuelta, mal 
entretenida y ocupada atendiendo siempre á la necesidad del 
tiempo y del estado en conformidad de cédulas R*. Que la 
guerra de este reyno y pasificacion destos rebeldes en co- 
mún sentir de soldadas praticos se halla al presente no menos 
dificultosa y entera que antes , y tanto que al paso y en la 
forma que basta aqui se ha tratado no se debe esperar pru- 
dentemente en largos años su conclusión y fin deseada , antes 
bien se reputa por perpetua , por considerarse al enemigo mas 
soldado con el continuo ejercicio que ha tenido de las armas 
y mas incorporado , pues con las muchas malocas que se le 
han hecho, de haberse retirado los fronterisos de Puren y otras 
parcialidades han conseguido entre si conformidad , y unión 
mas grande para defenderse y guerrearnos =: y con mas nu- 
mera de gente y soldados por que profesando caaarse con mu- 



Iii2 OOGDMBNTOS. 

chas mugeres su aumento y procreación se tiene por grande , y 
desde niños se dan al uso y manejo de la flecha y de la lanza 
y de los caballos y con mayores fuerzas á causa de que en el 
ocio y descanso que han gozado por muchos años se ha re- 
forzado de armas, de gente y de caballos, y por que el número 
de dos mil plazas que debe tener efectivas este ejercito , se dice 
esta al presente muy minorado , entre otras causas por haberse 
de poco tiempo á esta parte huido, muerto, justiciado, borrado 
plazas y dado licencias á muchos soldados, y ser una conside- 
rable parte de los que hoi militan en ambos tercios, mestizos, 
mulatos, de poca edad y de menos obligaciones, gente que hace 
mas número que milicia, con que concurre que este ejeroitose 
llalla hoi desproveido de los indios amigos y caballos que pre^ 
cisamente necesita, que son dos instrumentos los mas princi- 
pales para que se adelante estas armas por haberse perdido, 
muerto y ahogado después de la población de Eogol cinco mil 
y mas caballos, y los indios amigos de nuestras reduciones re- 
duciéndose á tan corta suma, después de la peste deste año que 
de ellos solo han quedado á lo que se tiene por noticias seiscientas 
lanzas, que esta guerra no se debe hacer como hasta aquí porcor- 
redurias y malocas, por el gran consumo de caballos , y riesgo 
de los maloqueros al entrar á saquear los ranchos , prender y 
cautivar las piezas , de cuyo cautiv® y servidumbre á la real 
hacienda no ha resultado útil alguno, si no á los cabos y ofi- 
ciales entre quien se reparten los despojos , sin que á V. M. se 
le haya adjudicado alguna parte, antes puesto impedimento ala 
paz q"" se pretende destos rebeldes , pues viéndose despojados 
de las prendas que naturalmente mas se aman mugeres , hijos y 
parientes, y que se los desnaturalizan , sacándolos deste á otros 
reynos y tierras estrañas se les hace odioso el nombre cris- 
tiano , endurecen y obstinan en su rebelión, no dan la paz, 
como no lo han hecho todo el tiempo que las malocas han cor- 
rido vivas y se han platicado^ que en el Ínterin que el aitnado 
no se acrecienta, y con el núm"" de las dos mil plazas deste cjer- 



DOCUMENTOS. ^13 

cito ;^«e debe guerrear ai enemigo entrando en sus tierras con 
UD considerable trozo de todas las armas, quemando y cauti- 
vando ^ talando y saqueando sus ranchos, comidas y sembrados 
y dándose por Y. M. mas gente y situado bastante se le ha de 
hacer la guerra por poblaciones , poniéndolas en partes, y con 
fuerzas bastantes para correr y señorear la campaña de manera 
que se abrasen las unas con las otras pues de ninguna otra ten- 
drá la conclusión y fenecimiento que se desea, como lo sienten 
comunmente todos los capitanes y soldados praticos = que la 
población y tercio que militaba en Yumbel de donde se sacó 
hhbrá tres años que pareció conveniente al gobernador que la re- 
solvió, y á los capitanes que se lo aconsejaron se pusiese, como 
se hizo en Engol^ no ha correspondido , ni dado los efectos, y 
prc^esos que se esperaron, pues con haberse arrimado á 
questas armas por aquel lado mas al enemigo , no han causado 
terror en el , ni cobrado mayor opinión, y fuerzas que tenian , 
antes bien las malocas que desde alli se han ejecutado han sa- 
lido menos interesadas y fructuosas , y las campeadas mas cos- 
tosas y retardadas , por ser la distancia de frontera á frontera 
por aquella parte de casi 30 leguas , y no poder marcharlas 
nuestro campo sin ser sentido y sin que se le rindan y cansen 
los caballos. = Y siendo el fin principal de las poblaciones, que 
se reduscan los enemigos y den la paz , después de dho. Engol 
poblado no se ha visto ninguno reducido, ni que la haya dado, y 
según es público entre buenos soldados de referida población 
se han recrecido mui perjudiciales y conocidos daños por la mu- 
cha gente que en ella se ha muerto , y de ella se ha huido apre- 
tada de sus penosas descomodidades continuo y mal llevadero 
trabajo, y haberse en aquel tercio perdido entre muertos, ahoga- 
dos y llevados por el enemigo cinco mil caballos, el cual ha cor- 
rido algunas veces la campaña barriendo la de ellos^ por de- 
lante de los muros, y á vista de nuestros soldados, con el que 
se Jim reforzado, y la caballería de aquella población menosca- 
iMldo 7 enflaquesido, tanto que según se ha entendido, para re- 



kik HOQUlOnTOS. 

fMtrarla, y que no m ríadiese del todo habrá un roes que se ha 
delirado cuatro leguas de Engol, dejando en él la infantería sola 
desta parte de fiiobio» á puerto mas seguro y para sustentarse 
tnas acomodado^ demás que en su conservación ha mostrado la 
experiencia , y se han reconocido con el tiempo dificultades 
malas de vencer ^ y muy superiores, por que habiéndose fun- 
dado con setecientas plazas escojidas de lo mejor del campo» y 
reforzadose con otras trescientas, y roas este número con las 
fugas, y muerte de los soldados, plazas borradas y licencias 
concedidas se ha menoscabado tanto, que aunque el que ha que- 
dado no se sabe de cierto, el que es se tiene por muy corto/= 
El sitio es húmedo y pantanoso y por el consiguiente mal sano, 
de que han enfermado sus habitadores, habiendo sucedido den- 
tro del cuartel , que se han hundido en el cieno y lodo algunas 
personas y caballos ^ que si no fuesen socorridos los sacarían 
ahogados» s La campaña es abierta asi por la frente como por 
las espaldas, de manera que por no poderse cubrir de postas 
todos los pasos , no se les puede estorvar la entrada ai ene- 
migo, ni la retirada. = Las escoltas que se hacen cada día para 
la yerba y leña con tres compañías, dos de infantería, y una de ca- 
ballos las tiene Engoi , dos y tres leguas apartadas , corriendo 
riesgo á la ida y á la buelta que las degüellen , ó desbaraten , 
por el embarazo de las cargas , y trabajo de los soldados, que 
vuelven al tercio desatentados, con el cansancio , y los caballos 
como lo pasan todo el dia atados y su pasto no es de grano si no 
:d0 yerba, á pocas leguas de cualquier facción, muchos se rin- 
den y cansan, sin ser de provecho para seguir un alcance si se 
ofrece , y picar al enemigo por las espaldas. =: Y por que sin 
indios amigos reducidos á aquella población, que uo loa ha te- 
nido, ni tiene dho. Engol y uo se le pueden agr^s^r de los 
pocos que ha dejado la peste en nuestras reducciones en opinión 
de soldados viejos no se puede sustentar si no con excesita 
costa y trabajo, y mas daños que utilidades, porque demás de su 
natural presteza, facilidad que tiene en sustentarse, y conoci- 



DOGUMBNTOB. &16 

miento de la tierra como de ella sod naturales , ellos son los que 
toman lengua ^ vadeao los rios , cortan los caminos , reconocen 
los pasos, ellos los qae sirven de centinelas y en las malocas 
entran los ranchos, prenden y cautivan las piezas y en las cam- 
peadas qu0man y talan los sembrados , y en las batallas y ren- 
cuentros al calor y vista de los nuestros pelean valientes y 
denodados , entrando á la parte en todas las deroas facciones 
militares que no se pudieran hacer , ó no se harían también 
sin ellos, en esta consideración y en sentir común de soldados 
referida población de Engol esta reputada por mas costosa y 
aresgada que segura é importante y que sirve mas de nombre y 
para que se diga que están mas adelantadas y vecinas al ene- 
migo nuestras armas, que para couseguir con ella los buenos 
efectos que se procuraron y son tan importantes para concluir 
con guerra tan prolija , y continuada con tanto derramamiento 
de sangre, de hacienda r' y cuentos de ducados. = Y que entre 
las causas mas principales á que se atribuye su duración tan 
larga, una de ellas es , no haberse tomado forma igual y con- 
veniente de gobernarla, mudándose con cada gobierno, en uno 
se pratican mas las malocas , en otros las campeadas, en otros 
los fuertes y poblaciones que es como los capitanes generales 
han sido diferentes, aunque el fin que se pretende sea uno , lo 
ban sido también los medios y trasas que han tomado para dis- 
ponerla, con que siempre se empieza, y nunca se fenece y 
acaba, siendo común opinión de los mas versados soldados que 
sino es con mas cuerpo de ejercito, mayor número de plazas, 
mas cuantioso situado, y haciendo poblaciones es imposible se 
redusca este indio rebelde , ni le traigan á sujeción solas las dos 
mil , aun cuando estén llenas , que hoi militan en este reyno. = 
Sobre que esta real audi^ , en cumplimiento de su obligación 
suplica humilmente se sirva Y. M. de mandar se platique y 
confiera atentamente pues en el acertamiento de tan grande de- 
liberación, considera esta librada no menos que la paz univer- 
sal y felicidad destas fértilísimas provincias, y que se alivie la 



&16 



DOGDMENTOS. 



bac^ ríe V. M. de un gasto tan excesivo, continuado por tantos 
años abrazando esta ciega gentilidad las cosas de nuestra Sta. fe 
juntamente con las saludables aguas del Baptismo. 

Esto ba parecido informar áV. M. con los motivos que se re- 
fieren en la cabeza de este informe^ asi por lo que esta audien- 
cia tiene entendido, y que resulta de la información que con el 
se remite , como por lo que comumente corre entre capitanes y 
soldados viejos, unos que actualmente militan y otros que han 
servido con aprobación en esta guerra, para que Y. M. se sirva 
de estar informado del estado en que hoi se hallan en paz ; 
guerra las cosas mas principales deste reyno á los fines y prin- 
cipios de un gobierno que empieza y otro que sale , sazón en 
que suele alcanzar mas lugar y fuerza la libertad de los minis- 
tros celosos. Guarde Dios ntro. Señor la católica y real persona 
de y. M. como toda la Cristiandad y sus rey nos ban menester. 
Santiago de Chile, 14 de Sel* digo de Noviembre de 1639. 

El marques de Baydes t los Ou>ores. 



DOGDIIBNTOS. Ü^17 



t capitaii de caballos lan^ d* Diego Vibanco natural de esta corte y becino 
de la dudad de los Reyes del Perú adfierte a Y. M. los puntos medios 
esenciales y nncTa forma de hacer la guerra de Chile que se deben poner en 
ezecackm, en que consiste su finy iaestablecidad perpetua de los Indios (1). 



(1650) 



Siempre se tendrá reconocido lo macho que importa á V. M. 
y á sos reynos la pasificacion de las provincias de Chile asi para 
alraber aquellos barbaros al conocimiento de la Sta. fé católica 
ooiDO para gozar sin ningún cuidado el señorío de la mar del 
sor y las riquezas que aquella tierra tiene tan conocidas de mi- 
nerales de oro y otras utilidades de generes que se benefician 
con que se abastece la ciudad de Lima y se provehen los navios 
de su comercio, que para conseguirlo viendo V. M. la terquedad 
y rebeldía y lebantamiento que hicieron los indios puso luego 
los medios para castigarlos con dos mil y quinientos hombres 
y en mas de sesenta años que habrá que se travo la guerra se 
han consumido en ella mas de cuatro y seis mil como parece 
por las listas del sueldo y gastando cada año doscientos y doce 
mil pesos que se situaron para la paga y sustento del ej^° que se 
formó sin poder los que han gobernado aquellas armas en tanto 
tiempo reducir á este enemigo aunque el marqués de Baides lo 
procuró con medios eficaces por ver su terquedad y pertinacia 
q' le parecía ser inacabable la guerra con el rigor y fuerza de 
las armas por estar retirados en las montañas y valles de mucha 
espesura los poblados, sin cuerpo de gente, no pudo conseguirlo 
en siete afios que gobernó á aquellas armas. = 

Y el año de 646 gobernándolas d° Martin de Muxica fué nues- 
tro Sr. servido de sacar aquel rey no de tan continua guerra por 

(i) Sacado de los archivos de Indias de Sevilla. 

OOGUM. II. Yl 



&18 DOGÜMBNTM, 

medio y disposición de el veedor gen* cap" Fran«> de la Faente 
Villalobos y tres sacerdotes y cídco capitanes que lo consiguie- 
ron entrando á sus tierras sin mas armas que las espadas en la 
ciota^ aunque hubo muchas contradiciones que no oonveoia 
por temerse que el enemigo los babia de degollar y atropellando 
estas dificultades lo pusieron por obra y salieron coo Vitoria 
habiendo reducido á aquella gente tan indomable con las capi- 
tulaciones que para su firmeza y perpetuidad dispuso y ordenó 
el dho. gobernador de que soi testigo y uno de los cinco capi- 
tanes referidos y el primero que en esta ocasión se ofreció y sin 
mas que su persona sola atrabesó toda la tierra de guerra desde 
la pt-ovincia de Maquegua hasta nuestras fronteras de Jumbel 
trayendo el aviso de dhas. paces y destos efectos se consiguie- 
ron hacer tres poblaciones en que se adelantaron las armas 
muy abentajadamente y á las faenas de ellas asistieron estos 
nuevos amigos con sus personas y caballos y desde luego to- 
maron las armas en favor nuestro contra los indios de Osorno y 
punta de la galera por que no dieron las paces y en la guerra 
que se travo entre ellos se derramó mucha sangre de unaj 
otra parte en que mas se conoció su firmeza y hubo ocasión y 
bastante üempo de asegurarla en ocho años que la sustentaros 
se pudo prevenir el hecho habiendo enviado 1500 hombres qiM 
pidió el dho. gobernador que eran menester para reforzar las 
dhas. poblaciones en que consistia su firmeza y establecidad 
como lo declara distintamente en un discurso que hice á 
D. F. Enriquez del cons° de Y. M. el año de 653 dándole al- 
gunas noticias del estado en que se hallaba aquel pais. = 

Claro es Señor que como no eran suficientes fuerzas las de 
dhas. poblaciones ni las del tercio del Nacimiento y de Arauco 
debajo de cuya mano habian de estar sugetos por que no babia 
en todo el ejercito mil y quinientos hombres españoles y que 
gobernaban en las fronteras soldados visónos y de pocaespe- 
riencia, son bastantes razones para pensar que el enemigo siendo 
como era ladrón de casa no habia de esperar jamas ocasión te- 



DOGÜMBlfTOS. &19 

liieiidola en las manos por que vii^to que les embarazaban sus 
tierras y que babia de ir cada dia mas en aumento lo que ellos 
siempre ban defendido procurando su libertad por que no guar- 
dan mas fee que cuando tienen provecho y reconocen mayor 
poderío de armas y que se hallaban capaces hoi mas que nunca 
délas entradas y salidas de nuestras fronteras y haberse en los 
ocho años peltrecbados de muchas armas y caballos á titulo de 
soldados amigos en que ha consistido siempre la establecidad 
de sus guerras con tan conocidas ventajas que demás de ser na- 
ción tan belicosa son tan mañosos y astutos soldados que con 
ardiles de guerra procuran fatigar nuestra caballería é infante- 
ría, estando á la mira para envestir luego que reconocen algún 
blanco ó menor descuido que ven que la ocasión se les ofrece 
saliendo por lo mas encubierto de la tierra lo ejecutan tan á su 
salvo que parecen rayos cuando dan el golpe y disponen sus 
emboscadas y acometimientos tan bien y mejor que los españo- 
les por que anda siempre este enemigo señoreándose por lo 
mas eminente espiando nuestras entradas y salidas de una y 
otra parte sin traer consigo mas bastimentos que una mochila 
de arina tostada con que se sustentan el tiempo que se les ofrece 
estar en la campaña y cuando sienten que les pueden ofender 
se retiran tan liberalmente que pocas veces se les dá alcance, 
rompen por los atajos mas ásperos y pasan los ríos por cauda- 
losos que sean con la misma facilidad por ser tan grandes nada- 
dores y pezes del agua. = 

£nfin Señor ella es guerra mas caribe que la de Flandes 
como lo ban declarado algunos que an militado en una y otra 
parte y tratándose de esta materia se lo oy decir a un gran sol- 
dado de Flandes d° Fran^^ Lasso de la Vega que por sus gran- 
des servicios y Vitorias que en el dio á Y. M. es muy digno de 
traerlo aquí á la memoria y su buen gobierno que siempre tubo 
y sustento el exercito con mas de 2500 plazas y a este enemigo 
muy castigado preciándose mucho de tener las armas y fuerzas 
juntas coa luzida y valerosa gente que llevo consigo de Lima y 



&!20 DOGDMENTOS. 

lo mas de los años iban ofrecidos hiendo el particular cuidado 
que tenia el virrey de ocupar a los beneméritos luego que baja- 
ban de Chile sin darles lugar a que pasasen mas travajos de 
ambre y desnudes que los que avian passado en la guerra con qae 
se alentaban los demás a continuar sus servicios y los padres 
enviaban a sus hijos a servir y gastaban con ellos sus haciendas 
pero después que les falta esta esperanza de alcanzar el premio 
viendo que la tienen perdida se a ydo postrando tanto el servicio 
de S. M. que no era possible menos que esperar tan grande 
ruina como lo que an tenido aquellas armas y cada diase pon- 
drá de peor calidad si no se pone remedio, y S. H. deve hon- 
rarle con algunos ahitos a los que se señalaren en su real ser- 
vicio. 

La guerra a de hacerse a fuego y a sangre como se ha hecho 
astaaqui, entrando dos veces al año con todOiel ejercito a cam- 
pear sus tierras en tiempo que estén las sementeras en beija y 
en espiga se les vaya atalaudo y abrasando las comidas y ran- 
cherías con que viven conque conocidamente se irán retirando 
hasta que no tengan tierras en que sembrar y viéndose faltos de 
bastimentos sin poderse unos a otros favorescerse les a de obli- 
gar la necessidad a sujetarse porque el ambre es el mayor ene- 
migo como se conocia quando dieron las paces, 

Y desde luego conviene mucho quitar los abusos que tiene 
establecidos aquella guerra en la esclavitud de los indios en que 
mayormente a consistido su duración por el grande interés qae 
se les a seguido y sigue a las cabezas que gobiernan que son 
las del gob^, m^^ de campo geni y sargento mayor, porque de 
las corredurías y malocas que se hacen al enemigo es mucha la 
cudicia de las piezas que se cojen en ellas y las que menor va- 
lor tienen que son los indios se venden por mas de 100 p. y 
cads mujer y muchacho a mas de 200 y los que no llegan a 
dies años que llaman de servidumbre también a mas de 100 y 
mayormente acontece siempre cojerlos nuestros indios amigos 
porque van por guias y llevan la vanguardia y asi hacen mas 



DOGÜMBMTOS. &2i 

presto la presa que los esp^** y se les paga a 20 p. cada una sin 
poderlas vender a otra persona que a las referidas y del n® de 
estas piezas le toca ai m^ de campo y sarg^ ro*"' a 20 delias 
p. 0/0 y los demás restantes al gob' con que clara y advertida- 
mente se verifica que estando este gran interés de por medio no 
sea de tener otro fin mas que el pretender que dure la guerra. 

Se devria impedir igualmente que los indios amigos fuessen 
a la guerra y tuviessen cavallos que los necessarios p* sus tra- 
ngoB. 

Ig octubre 1656. 

DiBCO DB VlBÁHCO. 



&S3 DOQUMBNTM. 



Informe sobre las eosas de Chile por Alonso de Solorzano y Velaieo (i). 



(1557) 



Este reyno de Chile fin y remate déla austral America por la 
parte del norte se corresponde con el del Perú , comiensa del 
grado 25 al polo*antart¡co pasado el trópico de Gapríc(»mio y 
corre de largo 500 leguas hta. el estrecho de Magallanes qoe 
esta en 50 grados ; estiendese por lo ancho su jurísdicion hta. 
150 leguas de leste á oeste ( si bien que lo mas ancho délo cpie 
propiamente llamamos Chile no pasa de 20 á 30 leguas, que son 
las que se contienen entre el mar, y la cordillera nebada ) pro- 
cede lo referido comprendidas las provincias de Cuyo en su lati- 
tud toda tierra doblada y montuosa , de caudalosos ríos donde 
lo mas del año llueve. = 

Tiene por vecino á la banda del norte las provincias de Ata- 
cama y las ricas minas de plata de Potosi , y á el oriente Tucu- 
man y Buenos Aires con quien corriendo á el Nordeste se con- 
tinua el t^araguay y Brasil. = 

Según lo referido se podra dividir este reyno de Chile en tres 
partes , la primera y principal la que se comprende entre la cor- 
dillera nevada y mar del sur , la segunda las islas que por este 
mar están sembradas por toda la costa hta. el estrecho de Maga- 
llanes; y la tercera q® contiene las provincias de Cuyo que están 
déla otra vanda déla cordillera y se estiende por lo largo hta. el 
mismo estrecho y por lo ancho hta. los confines del Tucuman.s 

Los templos de tres naves con arqueria de piedra blanca 
sobre hermosos arcos y pilares con hermosa y airosa arqui- 
tectura ya los assolo el terremoto del año de 647 y el de 15 

(1) Sacado de los archíTOsde Indias de Sevilla. 



DOGUMBNTOS. 423 

<le Har^ de 657 , si se buscan fuerzas para levantarlos están 
quebradas con dhos. accidentes, pestes continuas , y el alsa- 
miento general de los indios del año de 1655. Los robos que 
bicieron talando las mieses, y quemando las estancias , como 
dueños déla campaña, ausentándose de los encomenderos que 
00 ay substancia ni servicio p* emprender tan pió ministerio, 
8i se buelbe los ojos á las fortificaciones y fronteras presi- 
diadas se bailan despoblados los fuertes de Arauco, Boroa, 
S" Pedro 5 S*' Rosendo, Talcamavida, y la estancia que llaman 
del Rey, y la ciudad de Chillan, si vien estas dos ultimas 
fronteras tienen sus compañías, y aunque corrió y se escri- 
vio se avian poblado, la poca seguridad délos vecinos que 
desampararon sus tierras y las invnciones que á su advitrio 
hace el revelde entrándose en ellas los tiene amilanados y 
retraídos de aquellos paises, la ciudad déla Concepción con el 
temblor grande de 15 de Mar^o de este año de 1657 quedo 
arrainada y asolada generalmente desde sus cimientos , por que 
sobrebino á este terremoto otro no menor fracaso , como fue 
salir por tres veces la mar por las calles de dha. ciudad con que 
combatida de estos tan fuertes elementos cayeron los edificios 
y se perdieron los viveres y murieron hta. cuarenta personas 
qne templo nuestro S' la ira con su misericordia ^ esta es la 
tierra de Chile que los terremotos la an dejado en solo ese 
material batiendo sus edificios y torres. = 

Tiene el batallón de esta ciudad de Santiago cinco compa- 
ftiaa las tres de infanteria y las dos de á caballo de á 60 solda- 
dos y mas segnn me consto por listas que les pedi y firmaron 
enando por orden déla real audiencia les reparti municiones de 
cnerda , pólvora y balas, el corregidor es asimismo teniente de 
capitán general , y los corregidores de los partidos capitanes á 
guerra y en otros maestros de campo y governadores délas 
armas, siempre se ha reconocido suma dificultad en compare- 
cer en los apercibimientos esta gente alistada por que ó se escu- 
san por mayordomos'ó por dependencias, ó por retirarse y ocul- 



k'ili ÜOCDMBMTOS. 

181*8^5 coD que el numero que componea ni aun las dos partes 
no es posible conducirlos aunque se despachen provisiones por 
la real audiencia ó los corregidores para que los recojan (como 
lo he pedido varias veces ) por Írseles ai monte , ni les atemorí- 
san los vandos ni diligencias militares, gobiérnalos el teniente 
de capitán general maestro de campo y isargento mayor de ba- 
tallón conforme á sus leyes militares, en que se interpone la 
real audiencia en su fomento por mayor servicio de vuestra 
real persona. = Dejo para los últimos dos párrafos ajustar las 
materias del real ejercito de la ciudad dala Concepción , su mi- 
serable estado y lo que convendrá poner las fuerzas de aquellas 
armas en el partido de Maule por los motivos que referiré y sa- 
tisfacción que daré á las dificultades que puede ofrecer la pro- 
puesta. = 

Los habitadores de este reyno se reducen á dos gremios el 
uno para el gobierno politice déla paz y el otro para el estruendo 
déla guerra; la paz tiene la real audiencia (emporio de todas 
letras y crisol de aventajadas virtudes)^ componese de cuatro 
oidores y dos oficiales que el uno tiene la protección general 
de los indios, alguacil mayor de Corte, chanciller, relator, 
escribano de Cámara, portero y demás oficiales. Los ofi- 
ciales reales contador y tesorero, fieles ejecutores de nues- 
tros reales mandatos, los cabildos secular y dos alcaldes el uno 
de vecinos y el otro de moradores , los capitulares proprietarios 
y los anales de vecinos y moradores por mitad, alguacil mayor 
déla ciudad, receptor general de penas de cámara y depositario 
general, á quienes preside el corregidor que es asimismo te- 
niente de capitán general : el esclesiastico, el deán , maestre 
escuela, tesorero y canónigos en sede vacante sujetos todos 
cuyas prendas son acredores de mayores puestos , prevendas y 
dignidades, esta categórica de cavildos y caja r^ se halla en la 
Concepción con vro. r^ obpo. don Cr. Dionisio Cimbrón prelado 
de conocidas letras, santidad y virtud que justamente le llaman á 
ocupación de mas aventajad^ 3illa. = 



DOGCJMJBirSTOS. ¿l!25 

La guerra tiene por asilo los vecinos encoinenderos que de 
seis indios p* arriba que se an reconocido por listos son 107 
que son los que en el caso inescusable tienen obligación de se* 
guir con sus armas y caballo á vuestro gobernador y capitán 
general y por escusas legitimas dar escudero armado , estos Sr. 
con dhos. terremotos y perdida de servicio , con tan repetidas 
pestes, el alsamiento general y con el gravamen y pensión de tan 
dilatada y prolija guerra á que acuden con sus personas y con 
las de sus hijos y haciendas en que no ha habido tiempo en que 
no estén con las armas en las manos ó socorriendo al r^ ejercito 
con dineros, caballos, comidas y gente con tantas calamidades 
mas están para socorridos que para socorrer, aunque su sangre 
y obligaciones y ser tan servidores de vuestra r' persona no les 
causa desmayo tantos asares para con denuedo acudir á las de 
vuestro real servicio. La gente militar del batallón sirve de res- 
guardo á esta ciudad y las demás compañías de los partidos de 
los corregimientos (si es que se pueden recojer en las ocasio- 
nes por ser inciertos ) se destinan para socorrer en las que se 
ofrecen de Maule y Itata. 

La gente de milicia del r^ ejercito de la ciudad déla Concep- 
ción, las plazas que efectivamente paga Y. M. cuantas son y 
cuales sirven con efecto y en que presidios y fortificaciones, y 
cuanto convendrá el ahorro de tan gruesas cantidades como 
trae el r^ situado sin utilidad ni esperansa defenecer esta guerra 
que tanto se facilito á los principios con el socorro de gente, cu- 
mulo de millones que ha gastado V. M. y lo que importara reti- 
rar las armas de partido de Maule con menos gente y mas res- 
guardo y conocido ahorro de vuestra hacienda real contendrá 
los dos últimos puntos. = 

Corren plaza los indios de Chile , en estimación de todos que 
les conocen y an escrito de ellos, de los mas valerosos y mas es- 
forsados guerreros de este dilatado reyno ( plubiese á Dios no 
se tubiese tantas esperiencias de ello ) á costa de tanta sangre 
derramada que fuera de los mas floridos y opulentos de las 



&26 ' DOGUMBNTOS. 

Indias que no es pequeña prueba el estado en que hoy se halla 
sin embargo del perpetuo y continuo contraste que ha tenido y 
tiene de guerras de mas de cien años á esta parte sin haber 
dejado un puntólas armas de las manos y es digno de toda pon- 
deración , que habiendo el Español abasallado imperios tan po- 
derosos como fueron los de Montesuma en Méjico y del Inga 
en el Perú nunca haya podido acavar de sujetar estos valientes 
guerreros de Chile hijos de aquella cordillera que parece les im- 
prime lo creido en incontrastable de sus inexpugnables rocas y 
asperezas, dan fuego a sus casas por que el amor de ellas no les 
haga cobardes en el conflicto vélico , siembran muy poco y 
así no es considerable lo que se les tala y se resguardan con 
otras sementeras retirados. La fuerza de los indios es su mayor 

■ 

flaquesa no teniendo cuerpo ni ciudades en tierra muy larga y 
montuosa y de grandes rios, jente muy ágil y sin necesidad de 
regalo, de incansable trabajo y en su mucha desnudes de robus- 
tas compleciones , cada cual govierna su jurisdicion sin depen- 
dencia ni subordinación á otro, cuando se oñ*ece ocasionen 
que va la conservación de todos y de sus tierras se juntan los ca- 
ciques y de mas esperiencia convocándose á. su ussanga por 
medio de sus embajadores y hacen sus juntas resolviendo en 
ellas lo que mejor les parece y si es punto de guerra defensiva ó 
ofensiva elijen por capitán general y cavo del ejercito no al ca- 
cique ni mas poderoso por serlo sino al mas valeroso y que ya 
á probado su intención en las vatallas y combates y en esta 
forma se an conservado sin que ninguna fuerza aya prevalecido 
contra ellos, llevan matalotaje para quince dias con ana tale- 
guilla de harina colgada á el lado de seis á siete libras y un ca- 
labosillo en que deshace dos veces á el dia una poca y la bebe 
bastante mantenimiento para conservar su robusies, valense de 
algunas frutillas y yervas que no son de alimento para los nues- 
tros como son murtilla, marisco, pique pique, avellanas, piñones 
y apenas ay yerva que haga tallos o rais gruesa que no coman, 
andan cavalgados con mucha ligeresa porque con un fuste y 



DOGDHENTOS. &27 

una poquilla de crea por bastos que pesara cuatro libras y los 
estribos de palo y el y su lanza pesara de tres á cuatro arrobas. 
Los soldados que trae el r^ ejercito los mas son de pocas reputa- 
ciones, mesticillos y de otras méselas, visónos y de tan pocas 
fuerzas que con la desnudes y trabajo se erabilecen y es me- 
nester tiempo para diciplinarlos y hacerse á las armas y con 
facilidad se van á el enemigo por que no les retrae la sangre, 
ni obligaciones ; mueren y hacen fuga muchos por la cordi- 
llera ó despoblado con que el numero del enemigo siempre 
esta pujante y armado y el de mas armas deteriorado y dimi- 
nuido. = 

De que infiero que esta guerra sera inacabable y lo demues- 
tra la esperiencia pues en tan dilatados tiempos teniendo el 
abrigo de tan crecido numero de indios amigos que ha cesado 
con el alzamiento general y cuando tenia el abrigo de nuestra 
parte hacia el sur Angol, la Imperial, Osomo, Valdivia, la Villa- 
Rica, para el socorro del servicio, caballos y bastimentos, y 
cuando la tierra de guerra era quince leguas solas todo fue per- 
der, que se puede esperar cuando faltan estas comodidades y 
los fuertes y fortificaciones referidas. = 

Si queremos hacer la guerra con poca gente no puede con- 
trastar á el revelde que esta muy guarnecido y en cualquier 
mal paso ó risco los maloquean y matan , si son muchos los 
nuestros en el numero crecido esta nuestro daño por que no ay 
con q* sustentarnos y pensar hacerlo de la tierra del enemigo 
es muy accidental, ir reconociendo fuerzas solo se dejan ver des- 
de las puntas de los cerros atalayando á mirar nuestros descui- 
dos para gosar de ellos , y lo que se ha esperimentado en las 
victorias que han tenido contra los nuestros matando y aprisio- 
nando los mas esforzados soldados como sucedió en el molino 
del Ciego , en la isla de S^ Maria y en las riveras de Maule lo 
á causado el sumo descuido con que se han portado los nues- 
tros. = 

Lo cierto es que esta guerra no promete fin ni mas que gasto 



&28 DOCUMENTOS. 

y perdición como se ha reconocido en tanto numero de mneN 
tes de soldados, indios amigos y consumo de caballos y gente 
que desde el governador d* Garcia Hurtado ^ á el de Martia 
García de Loyola faltan de los indios de paz 98 mil de visita 
mas de los 48 mil en la guerra sin los que después acá se baa 
consumido que son sin numero. =s 

Y es muy de advertir que la mayor fuerza con que se hacia la 
guerra y se ha de hacer aunque mas españoles aya es con loa 
indios amigos yanaconas que se llevan , y faltando como fal- 
tan estos y ser los soldados déla calidad y naturaleza que esta 
referido que á ciertos ni sucesos se pueden esperar, ni fiar 
porque si bien hay en esta guerra muchos caballeros capi- 
tanes y soldados muy nobles y valerosos y fieles vasallos de 
V. M. como lo mas es lo malo no pueden los buenos repri- 
mirlos. = 

Por algunas de estas causas parece que muchos años a se 
puso en deliberación ante Y. M. como se libraria de esta guerra 
por que entonces no le costava dinero ni gente, que el reyno la 
hacia con algunas derramas que se hacian entre los vecinos y 
moradores y prometido á cada gobernador buenos sucesos se 
dejo de tratar esto dando Y. M. algunos cortos socorros hta. el 
tiempc^ del gob^' Alonso Garcia Ramón que s^un parece por 
cédula dice Y. M. que por la esperanza que le dan de que si' 
tuando 212 mil ducados para paga de dos mil plazas se acava- 
ria la guerra dentro de tres años y viendo que acudiendo á dar- 
los con tanta prontitud se pasaron mas de ocho, y reconociendo 
el marques de Montesclaros que cada dia iba á peor estado 
propuso á Y. M. el medio de partilla sobre la cual vra. r^ per- 
sona le escrivio y al gobernador Alonso Garcia Ramón que fue 
de contrario parecer y embio á un capitán nombrado Lorenzo 
del Salto á la corte á contradecirlo y sin embargo se remitió á 
vuestro virrey que embio al p* Luis de Yaldivia otra vez con su 
parecer para que como persona de tanta prudencia y cris- 
tiandad lo diese á entender en el consejo y se tomase la 



DOCUMENTOS. &29 

oltioia deliveracion y resolacioa, el cual habiendo buelto trajo 
las ordenes que pareció á el consejo y remitido si pareciese 
á dbo. Tro. yirrey que tenía la cosa presente mudar algo i^ 
hiciese. = 

El cual habiendo hecho diferentes juntas déla real audiencia y 
religiosos graves que podían tener intelig* y capitanes, con una* 
nime parecer y. sentir de todos resolvió que la guerra ofensiva 
cesase y se volviese en defensiva y se hiciese raya por Angol y 
Paycaví y los demás se conservasen y que esta raya se defen- 
diese con mil y quinientas plazas y con tan apretada orden que 
aun que los indios pasasen á nuestras tierras los coriesemos hta. 
ella sin pasalla y que se les diese á entender á los de guerra 
como en su tierra serian dejados en paz y á los de paz se les 
quitase el servicio personal para que tubiesen alivio y estubie- 
sen quietos y con gusto y los de guerra buen ejemplo y espe- 
ranza, que lo que se les prometía se les cumpliría, cuyos ordenes 
y los demás que se continúan no se guardaron por que habiendo 
venido con ellos el p* Luis de Valdivia llego á este reyno á 12 
de Mayo de 1612 donde luego que llego y se publicaron los 
despachos que traía en la ciudad de la Concepción y en la de 
Santiago por el que remitió el marques de Montes claros co- 
roensaron á hablar libremente los mas délos capitanes y los sol- 
dados y religiosos en los pulpitos y el licenciado que García 
ofreció de fiscal pidió lo desterrasen del reyno y aun que se re- 
mitió ala real audiencia de la ciudad de los Reyes en discordia 
no tubo efecto. 

Llegado el p« Valdivia de la Concepción hallo levantados los 
indios de Arauco y Catiray y á los maestros de campo Pedro 
Cortes y Alonso Muñoz por orden del gob*' Juan Xaraquemada 
maloqueandolos y reduciéndolos, entro dho. p* Luis de Valdi- 
via á Arauco y ayudo á pacificarlos y reducirlo con las ordenes 
que traía, y aviendole embiado mensajes los calirayes que toda- 
na estaban alsados, con parecer del maestro de campo Alvaro 
Kuñez y otros capitanes se arrojo temerariamente á ir con los 



430 DOGCMBNTOS. 

ineDsqeros que le embiaroD para hablarles y se metió entre 
ellos y les dio á entender lo que V. M. mandava y entre 
largas y dilatadas platicas q"* bubo les prometió que se des* 
poblaría el fuerte de S>^ Gerónimo y con esto salió y nunca 
se cumplió. «= Despoblóse el fuerte de Angol y para cumplir el 
desmutelar el de Paícavi entro á el el p** Luís de Valdivia de 
Arauco y alli se acavo el rescate de d^^ Alonso de Quesada, el 
saijento Torres, d* Isabel de Basurto y otros dando por ellos ua 
Turílipi capitán de importancia que después de la venida de 
dho. p* se habia cautivado. = 

En esta ocasión vino Anganamon y otros caciques y el p* 
Luis de Valdivia paso el rio y les hablo y dio á entender las or- 
denes que traia y las recibieron muy bien según se afiriDi 
y el p** Luis de Valdivia de parte de V. M. asimismo lo 
acepto , y Anganamon se levanto y quito el sombrero y dijo 
que las aceptava. Dijo que para que la paz fuere mas firme 
quería ir á la Imperial y hablar á los caciques sus amigos 
y tratándole si entrarían padres de la Compañía á su tierra 
respondió se suspendiese hta. que volviese con la repuesta 
y con efecto partió para la Imperial y en medio de este trato 
algunos indios decían que era engañoso el de Anganamon 
por el rescate de Turílipi que estímava por valeroso y cuñado 
suyo. = 

Resulto del viaje que hizo Anganamon á la Imperial que se 
le huyeron tres mugeres una española y dos indias con dos ó 
tres hijuelos que salieron á Paicavi donde estava el gob'"' y el 
á su llegada Anganamon embío á pedir sus mugeres en fuerza 
de las condiciones de lo tratado que uua de ellas era que los 
que se pasasen de una parte á otra se avian de volver y que 
ya que la española se quedase las indias y sus hijos se le diesen, 
á que dicen se le respondió no se le podían volver por haberse 
buelto cristianas, de que tomo enojo diciendo que pues el habia 
salido de su casa en servicio de V. M. á tratar con los caciques 
de la Imperial dbas, ordenes no era justo reciviese daño en 



DOGUMBNTOS. . tói 

reteoerle am mugeres^ finalm^ el fuerte de Paicavi se quito 
y el campo ae boivio á Levo. Anganamon con cien indios de Pa- 
llagueb bolvío y pregunto á los indios de Elicura si le habian 
traído sus mugeres y i los religiosos de la compañia nombra- 
dos Martin de Aranda y Oracio Bequi sacerdotes y res- 
pondiendo que no y que se daria orden á ello los alanceo y á 
un caciquillo de Rlicura que según dicen era hermano de una de 
las mugeres que se le bulleron. =:Con este suceso los indios 
de guerra hicieron entrada y llevaron bta. cien piesas de las 
reducciones y el gob^S capitanes y el p** Valdivia hicieron ¡unta 
de guerra con que aunque tarde se entro á campear aquel 
g&o por parecer de todos y se cojieron algunos indios de que 
se hizo justicia con que quedo rota la guerra, con eslo se de- 
termino el gob°% á embiar á el coronel P* Cortes, á el Consejo 
á costa de los soldados, cada uno a cuatro ps** |$ara que se rom- 
piese las ordenes y se hiciese la guerra como de antes y la 
ciudad de Santiago embio al p* Fray Pedro de Fosa guardián de 
S^ Francisco para la misma diligencia. = El p" Luis de Valdi- 
via envió al p" Gaspar Sobrino en defensa de las ordenes que 
trujo y á quejarse de que no se hubiese guardado de que resulto 
haber embiado el principe de Esquilacbe al licenc"** Fernando 
Machado comiciones muy apretadas para que subiese á ejecu- 
lar dhas. ordenes^ eniro el gobern' d° Lope de UUoa y ceso 
en la ex<»^ por haberlo dejado á su cuidado. = 

Solo la guerra defensiva es la que ha de conservar este reyno 
de la que ha de resultar el ahorro de vuestra Hacienda r^ y que 
no se derrame tanta sangre sin esperanza de contrastar á este 
tirano revelde tan avilantado como valeroso y numeroso, per- 
trechado de armas á costa de vender por ellas sus hijos, hijas y 
deudos (que llaman ventas de usanza) y las muchas que han ad- 
quirido en los asaltos que han dado á los de vuestras armas, tan 
diestros, diciplinados y cautelosos que no dejan de lograr cual- 
quier descuido nuestro. Los nuestros ya sin indios amigos^ des- 
ipoblados tantos fuertes, con tantas perdidas y muertes cuando la 



/Í52 DOCUMENTOS. . 

ofensiva se a reducido á grangeria pues por maloquear cuatro 
indios biejos ó mozos y poderlos reducir á servidumbre ellos 
DOS maloquean los soldados, aprisionan, destruyen y quedan en- 
cavalgados con armas y avalentados 9 y con este color de malo- 
CÉ8 tal vez se apoderan injustamente de indios que no pueden ser 
escIftnM, esta codicia, esta ambición no es la menos porción de 
^X Ifts perdidas de vuestras armas. = 

* Vftrías cédulas á espedido V. M. en esta materia la primera 
« Ventosilla á 26 de mayo de 1608 permitiendo la guerra ofen- 
siva y que se redujesen á servidumbre los mayores de dies años 
conociendo la protervidad de estos indios y que con azechan- 
sas mataron á vuestro gobernador Martín García de Loyola, esta 
se suspendió por otra del año de 610 á instancia de dbo. p* Luis 
de Valdivia que aseguro reducirlos con paciflcos y suaves me» 
dios y viendo que por muchos años crecia la fuerza y protervia 
de estos indios se expidió cédula en 13 de Abril de 1625 á el 
marques de Guadalcasar vro. virrey del Perú , para que por 
todos los¡medios de guerra ofensiva ó defensiva se les destruye. 
Pero Señor si se consiguiese este impossible de avasallar á este 
jentio indómito de que fruto eran, si matarlos era cosa inhumana, 
si servirnos de ello era fuerza soltarlos , sin tener prendas que 
darnos , de ciudad ó riquesas , de reenes de hijos » ó mugeres 
de que no hacen aprecio pues los venden por armarse, siempre 
aspiran á la lívertad y estiman mas la guerra que la paz por evitar 
el yugo de ella y es vivir sin seguridad de la vida por varios 
alzamientos que han hecho y el que se esta esperimentando 
del año de 1655 y aunque tal vez ofrecen la paz es con cautela 
para ejecutar mejor sus designios como sucedió con Lasepiuqae 
que fingiendo paces con los Españoles para guerrear contra 
Piurume se ofreció de irles acompañando su gente, asegurando 
de llevarlos por ciertos atajos que decia estava entretenido con 
baile , fiestas y corabites , dándole crédito , salió con 40 sol- 
dados los mas valerosos y el traidor Lasepiuque le embio á 
Piurume un mensajero avissandole de lo que pasava los 



DOCUMENTOS. ¿33 

cuales llegando á un alto en cuya bajada estaba Piurume y au- 
nados alebosamente los desvarataron y hirieron aunque li- 
braron. = 

Aqui es preciso referir con espresion las personas de que se 
compone esta ciudad que llaman de Mapocho que es lo mismo 
que pueblo de gente , q« le hace muro por la parte del oriente 
la cordillera nevada y a el poniente la cuesta y ásperas monta- 
ñas de Poanque, Caren, y Lampa , por la vanda del norte Taña 
la ciudad un alegre y apasible rio menos en el invierno que con 
las lluvias que porfiadamente vanan las tierras furiosamente le 
sacan de sus limites y s^\e por las calles como se ha esperi- 
mentado algunas veces. = 

Tiene la ciudad de Santiago 107 vecinos de seis indios para 
arriva, cinco compañias las tres de infant» y las dos d§ acaba- 
llos con 388 hombres, de capitanes reformados 96 y con los de- 
mas habitadores de la ciudad, mugeres españolas, negras, 
negros, mulatos, mulatas, indios é indias hacen numero de 
4986, clérigos de misa, evangelio y epistola 64 con mas de 34 
ordenantes, y siete colegiales del colegio seminario, eii el con- 
vento déla orden seráfica con toda su jurisdicion 125, en el de 
S*" Domingo 120, en el de S»» Agustin 24, en la Merced 130, en la 
compañía 23, en el colegio de S. Martin 13, en el Hospital r^ de 
S. Juan de Dios 16, fuera de los indios negros y negras de su 
servicio 160, ay casas 516, iglesias de la catedral de dha. ciudad, 
S^Fran**®, S** Domingo, S»» Agustin, Ntra. Sra. délas Mercedes, la 
compañía de Jesús, S^ Ana , S. Lazarro, San Saturnino que se 
trata de reparar caldas, el hospit^ r^ de S° Juan de Dios, niños 
de escuela 187, estudiantes 120. 

Tiene los corregimientos siguientes el de dha. ciudad de San- 
tiago , el de Maule que tiene 100 hombres y 80 mugeres, el de 
Colchagua tiene 240 y 350 mugeres , el de Melipilla 30 hombres 
y 60 mugeres , el de Quillota 220 y 350 mugeres, el de Aconca- 
gua 40 hombres y 100 mugeres, la ciudad de la Serena provin- 
cia de Coquimbo 300 hombres y 400 mugeres, de la otra vanda 

DOCUM. II. 28 



de la cordillera el corregimieDto de If endoaa S' Juan , y S« Luis 
de Loyoia tieDe 150 hombrea y 330 mugerea. ^ 

El corregimiento de Quillota tíene iglesia mayor y coDvenio 
de S*^ Fran^. Maule tiene iglesia mayor y convento de S*^ Agos- 
tin. £1 corregimiento de Colchagua tíene el convento d^ 
S* Francisco de Malloa y el de Nlra. Sra. de las Mercedes, 
el de Melipilla iglesia mayor y el convento de S*^ Agustín 
y el convento de S° Franc"" del monto de la orden aerafida, el de 
Aconcagua tiene iglesia mayor, el puerto de Valparaíso, jarisdi'' 
cion de Quillota, tiene iglesia mayor y convento de S" Agustia, 
el corregimiento de Coquimbo iglesia mayor, convento de 
S** Francisco , Santo Domingo, S. Agustín y Nuestra Sra. dehí 
Mercedes, el de Copiapo tiene iglesia mayor, el corregimientode 
Cuyo tiene la ciudad de Mendosa, la iglesia mayor, S^^ DomiogOi 
la Merced y la comp' de Jbs. , en la ciudad de San Juan la igle- 
sia mayor, S*^ Agusiin y S^^ Domingo, la ciudad de & Luis de 
Loyoia la iglesia mayor, según que todo se á reconocido por los 
padrones de los curas, por las listas de las compañías y nume^^ 
ración de las casas con sus familias y relación que se ha tomado 
de personas fidedignas. = 

La gente militar del real ejercito de la ciudad de. la Goncep* 
cion consta de la certificación que dio el capitán Fran^ de la 
Fuente Villalobos veedor general por la muestra que ae paso el 
año de 1654 que es del tenor sig^** y se advertirá en día el es- 
tado que oy tiene* = 

La compañía de capitanes reformados que sirve c^rca del 
gob""' y capitán general 214 plazas. = El torció de Arauco nueve 
compañías las cuatro de caballería y las cinco de infantería con 
482 plazas las 180 de caballos y las 294 de infantes. = El tercio 
del Nacimiento con siete compañías las tres de caballería y las 
cuatro de infantería con 418 plazas , las 155 de á caballo y las 
263 de infantes. = El fuerte de Boroa dos compañías una de ca- 
ballos y otra de infantería con 137 plazas las 54 de caballos y las 
63 de ínfanteria.=El presidio de S° Bartolomé de Gamboa una 



DOQÜIUBNTOS. /i35 

oompañiadeinfanteria con 63 plazas. El castillo de Arauco, una 
compañía con 35 plazas. El presidio de la ciudad de la Concep- 
oioD ana compañía de infantería con 150 plazas : el fuerte de 
&■ Cristóbal con ana compañía de infantería con 33 plaza8.=:El 
Alerte de Talcamavida un capitán reformado que esta por cayo con 
S5 plazas. El fuertede Buena Esperanza un capitán reformado que 
ella por cavo de 29 plazas , el fuerte de*S° Pedro con un capitán 
rtformado que esta por cavo con 14 plazas , tres compañías que 
binieroD de socorro de la ciudad de los Reyes con 153 plazas que 
le reformaron y agregaron á las compañías de dhos. tercios.=Ay 
t5 plazas muertas , cinco de capitanes cinco de alférez y cinco 
de sargentos , y dies de soldados sencillos, capellanes del Ejer- 
cito once, padres misioneros del orden de S" Francisco dos. £= 
De la Compañía de Jesús dies. = Ministros, oficiales mayares y 
otros de maestranza 15, artilleros y marcantes , cinco : mas 20 
soldados que vinieron de la ciudad de Santiago de socorro, do 
manera que se bailan plazas de soldados efectivos 2062 : y asi 
mismo oertiflco que en las compañías de á caballo de indios 
amigos que residen en las reducciones de S*^ Cristóbal y Talca- 
mavida con sus capitanes y tenientes españoles suman y montan 
200 ain dbos. capitanes y tenientes que ganan de sueldo en cada 
00 año á 20 p* cada soldado los capitanes á 20 ducados cada mes 
7 loa tenientes á 12« 

La provincia de Chiloe tiene dos compañías una de á caballos 
y otra de infantería con 137 plazas las 103 de á caballo y los 
34 infenteSi = 

Loa fuertes y presidios de Arauco^ del Nacimiento, de Boroa, 
el foerte de 8* Cristóbal^ e) de Talcamavida ^ el de S* Rosendo, 
éí de Colcora, el de S* V^ están despoblados y la campaña por 
del revelde^ y en Buena Esperanza y S. Bartolomé de Gamboa 
solo anas compañías , y se tiene por cierto que desde el rio 
de Maule bta. la ciudad de la Concepción en distancia de 
40 leguas , y de la mar á la cordillera de mas de 25 y desde la 
Concepción al fuerte de Buena Esperansa están desiertas y ' 



/ÍS6 DOCUMENTOS. 

asoladas todas las estancias y muchas de ellas abrasadas y que- 
madas. = 

El numero de dhas. estancias comunmente se dice llega á 400 
por la visita que el doctor d*^ Juan de Huerta Gutiérrez vro. oidor 
de esta real audieíicia hizo contra los ministros á cuyo cargo á 
sido la distribución del r^ situado, ministro atento, recto, doctO| 
y muy celoso del servicio de Y. M. Solo el fuerte de Buena Espe- 
ransa en contorno de tres ó cuatro leguas consta por instrumento 
autentico de dha. visita se hallaron 83 en que se cojieron el año 
antecedente 24 mil arrobas de vino y 18 á t9 mil fanegas de 
trigo sin el maíz , papas y por otros y otras legumbres, á d 
respecto parece corto el numero de las 400 en los demás pagos 
y partidos mayormente siendo el de el rio de Itata tan fértil, 
en fin se halla este reyno sin remedio de restaurarlo por que el 
enemigo se halla pujante de gente y muchas armas y cabaUos 
del reyno con muchos hombres, mugeres y niños cautivos y todo 
ci ganado que ha querido retirar y muchos despojos de valor y 
estimación , que el ganado afirman personas de crédito abra sido 
de todos géneros ciento y cincuenta mil cavezas y si dhos. fuertes 
y presidios estubieran en la realidad fortificados y municiona- 
dos con la gente de la lista y muestra referida gran resguardo 
tubíera este reyno , pero unos se ocúpavan en sus estancias, 
otros en ministerios á contemplación de los oficiales mayores, 
otros hacian fuga y á otros se les da licencia en contravención 
de vuestra r^ cédula , y lo peor es que otros se pasan á el ene- 
migo , no se si por falta de premio ó de desnudes y hambre y asi 
el que hoy hace la guerra mas viva es un soldado del ejercito 
mestiso nombrado Alejos que se paso á el indio y es el que corre 
la campaña^ y que mato y aprisiono este año en la quebrada 
del molino del Ciego la gente mas valerosa y de mas reputación 
que tenia el r^ ejercito y quedo lleno de las mejores armas y ca- 
ballos. = 

La ciudad de Valdivia tiene 420 plazas en que se incluyen 
gob^^ de las armas, capitanes y demás oficiales de la milicia y 



DOCUMENTOS. &37 

Cutre mugeres y chusma bta. 40 personas ; tiene iglesia mayor, 
ooDTento de S*^ Francisco, la compañía de Jesús y hospital r^ de 
S* Juan de Dios según 6 entendido de los capitanes que an mi- 
Jitado en dhas* armas y que an bajado a la ciudad de Santiago. = 

La ciudad de Chiloe tiene las plazas referidas en los fuertes de 
Carelmapo con 14 capitanes reformados y 80 soldados que todos 
baceo una compañía de á caballo , el fuerte de Calbuco con 75 
soldados y cuatro capitanes reformados que hacen una compañía 
de infantería. 

' La dudad tiene una compañía del numero con 50 soldados y 
mas 16 vecinos encomenderos , de mugeres y chusma 400 per- 
sonas tiene la iglesia mayor, la mrd. y la compañía. Para pagar 
S mil plazas embia V. M. en su real situado todos los años en 
1^ ropa de Castilla y de la tierra y otros ministrales 212 mil 
ducados que se distribuyen en la manera y forma siguiente. = 

A vro. gobernador se le reserva su salario á los ramos de la 
hacienda real de la caja de la Concepción ó la de Santiago. 
Al veedor general 2 mil p*. Al auditor general 1250 pesos, 
as Al capellán mayor del ejercito 550 p>, á dies capellanes 
del ejercito á los siete á 400 p% al gentil hombre del guión 
130 i^, al paje de armas 130 p', al cirujano mayor del ejer- 
dto 300 p*, á tres ayudantes de este , á los dos que asisten en 
los tercios á 200 p* y á el otro que acude al hospital á 120 p% á 
un correo mayor 280 p% al obrero mayor y tenedor de bastimen- 
tos SOO p", al armero 240 p% al capitán de artillería 400 ps á dos 
artilleros, á el uno 120 p' y al otro 100 p% á el alguacil de la real 
caja 108 p*, á un ayudante de medir en la caja 150 p>, al arraes 
del vareo de V. M. 320 p% á un marinero que sirve en dho. vareo 
150 p*, al calafate mayor 220 p*, al trompeta mayor 200 p% á cua- 
tro ofidales de la veeduría g^ á 150 p» y sus ventajas, á once ca- 
pitanes de indios amigos á 250 p», á dies tenientes suyos á 150 
p", á 229 indios deTalcamavida y S*^ Cristóbal á 20 p% al capitán 
Flores 400 p«, por dos plazas muertas en virtud de cédula de V. M. 
en compension del feudo de los indios de Colcura que tenia en 



ÍS8 MQOMINTM. 

eDcoinimidt el capitán Ffbdoísoo PIoms j quedaron en caben 
de V. M., por loa indioa de la isla de S. Mana 600 pi, á la persoot 
que acude a la ocupación y travajo de eataa pagas 100 p*, ti 
maestro de campo d*^ Juan de Salazar 800 p«, al maestro de campo 
Ambrosio de Urra del tiempo que lo fue 1200 p% al saijento 
mayor 435 p*, á ocho capitanes de á caballo á 760 p>y á nueve de 
infanteria á 601 p*, á cuatro alferes y tenientes yiyosáSOO p*, á 
cinco sarjentos vivos á 160 p", á setenta y seis alferes y tenientes 
reformados á 140 p% á noventa y un sarjentos refonnados á 
100 p*^ á 15 cavos de la caballería á 105 p", á 863 soldados de á 
caballo á 95 p*, a 251 cavos y á tambores á 95 p*, a 404 soldados 
á 90 pf, a 151 capitanes reformados áiOO p*. sa 

Ajustadas en la forma referida estas pagas se haoe separacioQ 
por loa tercios para distribuir dha. ropa de Castilla y déla 
tierra y demás géneros, se A Tucapel 6 mil de man 2800 I. de 
baileta de la tierra 200 b. de tafetán altos y 100 b. de bayetas 
de 100 hilos.:3s 80 parea de medias de seda» 150 b. de damas- 
cos de Sev*, 10 botijas de miel, 10 de aceite^ 10 de asnear, 10 
a. de sal , 10 quintales de jabón y en esta forma á las demás 
fortificaciones rreferidas según que lo ha reconocido por el 
acuerdo de hacienda que se hizo en la Concepción en 17 de ju- 
nio de 1653 por el gob®' y capitán general d*^ Antonio de Acuña 
y Cabrera del orden de Santiago con asistencia de vuestro oi- 
dor doctor d*" Juan de Huerta Gutiérrez el veedor general Fran*^" 
de la Fuente Villalobos y oficiales r^"* ante Martin de Yesteescri- 
vano publico y de cavildo. e= 

No hago reparo en estas distribuciones ni he dicho yo las par- 
tidas por que lo tiene echo con singular desvelo, estudio y cui- 
dado y con especiales inteligencias que descubrirán los mas re- 
conditos secretos el doctor d" Juan déla Huerta Gutiérrez vro. 
oidor que visito las r^ cajas y escudriño el consumo de los reales 
situados y tiene hecho los cargos con toda especificación é in- 
dividuación cuya vista calificara su mucha capacidad é inteli- 
gencia. =3 



POGUJUNTOS. Ü39 

Lo que reprosento yo, con poca confucion mia, á V. M. ea lo 
poco que se han adelantado eatas armas con haberla socorrido 
y. M. aegan ae ha hecho el computo con mas de 20 rail hombres 
de que se an muerto los 18 mil y consumidose (los menos) que 
ban conseguido licencia y se han huido. Y se han hecho de so- 
corros 17 millones en 105 aíios que a se dio principio á la con* 
quista, perdidos los fuertes y presidios referidos, dueño el 
eoeaiigo de la campaña, sin esperanza de poderle abasallar, con 
fortuna, con sus campeadas, lleno de despojos ; y las mayores 
armas y cavallos , con numerosas juntas, y los nuestros sin in* 
dios amigos y q" nos ban dessangrando á pausas con diferentes 
perdidas délas estancias, alajas^ y gente de servicio y chusma 
la gente de mas pecho y valor, prisioneros, muertos y ausentes 
y la mas que ha quedado de pocas obligaciones, bisoñes y sin re- 
putación, cada dia con recelos de que se alzan los domésticos 
que han quedado tan sobervios y reveldes que por momentos 
pone en cuidado á la real audiencia á prevenir que los corre- 
gidores de los partidos los desenvalguen y los desarmen. = 
Si útil es, sin duda Señor, el consumo de vuestro r^ erario, pu- 
diéndose mejorar con ahorro del las armas de este reyno, 
y asegurar las fronteras para que no infesten, ni maloqueen 
lo poco que ha quedado y se conserven los indios domésticos, 
las vidas y las haciendas con lo que discurrirá en el ultimo 
punto, = 

Esta clausula apela propiamente á el numeroso gentio de esa 
indómita canalla, tan crecida^ como ossada, y libre, pues no 
solo 5 no se sujetaron á el señorío del Inga, pero no quisieron 
jamas admitir Rey de su propia nación, ni de la agena, por que 
la razón de su livertad á prevalecido á la política del govierno 
que su animo impaciente y guerrero no puede ajustarse á las 
esperas y atenciones del acuerdo y por familias y parentelas 
tienen quien los govierne , y de aquí tubieron los caciquea ori- 
gen, usan de picas, alabardas, y lansones, hachas, martillos, 
majas, saetas , arco y flecha, y la caballería pelea con lansa y 



adarga, el cual uao deven al Español de quien lo an aprendido 
y habido loBcavallos que hoy tienen* = 

Sus juntas son grandes y las pueden hacer de 10 mil indios, 
y todos los mas que quisieren si se conbocasen la tierra aden- 
tro, pues se multiplican sin disminución que les causan nuestras 
Armas, antes se amplian con los indios domésticos y amigos que 
se nos han y retiran á sus tierras como se vio y esperímento 
con el alzamiento general del año de 1655 y si se repara que miér- 
coles 24 noviembre de 1599 se juntaron 5 mil indios que binie- 
ron déla Imperial y Puren los 3 mil de á caballo y los dos mil 
de á pie con mas de sesenta arcabuces y 200 cotas que habian 
ganado á los nuestros en las batallas, los cuales binieron á el 
amanecer sobre la ciudad de Valdivia, que diré del concurso 
de gente en la destruicion de las seis ciudades Valdivia, im- 
perial , Angol , Santa-Cruz , Chillan y la Concepción* La Villa- 
Rica asolándola con mucha sangre que derramaron de españoles, 
abrasándola por cuatro partes , quitando las vidas á todos los 
religiosos de Santo Domingo ^ Sant Francisco y Ntra* Sra* délas 
Mercedes y á los clérigos que allí residian, llevando las mugeres 
que eran muchas y muy principales.=Que si se atiente á la des- 
tresa con que se valen de las ocasiones bastante ejemplar es el 
suceso déla muerte del governador Martin Garcia de Loyola el 
año de 1598 que se entraron con una niebla muy cerrada sin 
poder ser reconocidos y le mataron á lansadas y á la gente que 
llevava en su resguardo que era la mas aventajada y valerosa.^: 
Oy es crecido el numero, mas belicosos y disciplinados en la 
milicia, con mas y mejores armas que las nuestras, mas avilanta- 
dos con las victorias y poca resistencia , de tal manera que á 
quince de Marzo de este año de 1657 se entraron por la cordi- 
llera los indios Puelches y Peguenches á las riveras del par- 
tido de Maule y maloquearon las estancias de d^ Catalina de 
Vilches y la del capitán Juan de Vilches , las de Sala y de 
Cerda, y la de Francisco Garcia, la de Cristóbal Muñoz y la de 
Perqué de los padres de la compañía de que se llevaron gran 



POGUBUENTOS. kki 

pillage, y doscientos prisioneros entre mugeres, indios y chusma, 
con mucho ganado, yeguas y caballos habiendo hecho poco 
antes una gran presa el mestiso Alejos, de mas de 200 personas 
junto al Molino del Ciego de las mas esforzadas del r^ ejercito 
unos muertos y otros prisioneros , y el barco que tomaron los 
indios déla isla de S^ Haría hta. 25 según que se puso por cartas, 
que esperanza puede haber de abasallar este enemigo tan nu- 
meroso y avalentado con armas y cavallos con que los nuestros 
son paucinumero, y el revelde pluresnumero, y asi con el 
celo de leal vasallo de V. M. discurriré el medio que pueden 
tener nuestras armas con ahorro de vro. haber real para con- 
servarlo que ha quedado con menos gente y presidios y que 
estén mas unidos para los socorros en las inbaciones del ene- 
migo. = 

Discurso como se asegurara lo principal que esta poblado con 

ahorro de la hacienda r^ 

No es ageno del oficio fiscal introducir su arbitrio en mate- 
rias militares pues como dijo Pico Mirándolo los gentiles pin- 
taban á Palas diosa délas ciencias armada, y Moisés teniendo 
tres cosas por norte cuando saco a los hijos de Israel de la servi- 
dumbre de Egipto, que fueron leyes para la justicia, religión para 
el buen ejemplo, y armas para la defensa, leyes tiene Y. M. y mi- 
nistros celosos del bien publico y administración déla justicia 
que las ejecutan, religión que con ardimiento de virtudes de 
tantos religiosos, religiosas y personas reglares y esclesiasticas 
pueden edificar los mas obstinados en sus vicios, armas que á 
costa de tan cumplidos socorros enfrenen á el revelde su osa- 
día. = 

Presupongo ante todas cosas que en este reyno no ha que- 
dado mas de la ciudad de Santiago y lo que tiene de distrito que 
hacia el lado del Norte es de 43 leguas, que las veinte y cinco 
son buenas, fértiles y de riego hta. el valle de la Ligua, y hacia 



443 DOCUMBirrost . 

la parte del sur 40 bta« el rio de Maule, que las 34 le riegan y 
lo demás para pastos. =Este rio de Maule es muy caudaloso que 
con los ríos de Longomilla y Rio claro hta. la mar, que serán 
siete leguas^ se engruesa que casi imposibilita el bado.=s 

Presupongo lo segundo que la ciudad de S, Bartolomé de 
Gamboa que por otro nombre llaman de Chillan once leguas de 
la Concepción esta despoblada desde el año de 1655 con la en- 
trada que hizo en ella el indio revelde, quemando las miases, ta< 
lando los campos y abrasando y profanando los templos, desam- 
parándola los vecinos y sola la iglesia mayor quehabia quedado 
la asoló el terremoto de 15 de marzo de este año de 1657 y si 
bien tiene una compañía no es bastante resguardo^ el ganado se 
le llevo el enemigo y no se puede sembrar, porque siendo 
como es dueño de la campaña no se asegura la cosecha, y aun- 
que se dijo que la bolvian á poblar los vecinos salió incierto.= 

Presupongo lo tercero que la ciudad de la Concepción donde 
esta el r* ejercito , con dho. terremoto de 15 de Marzo se asoló 
toda sin dejar edificios, saliendo por tres veces la mar, entrán- 
dose por las calles y casas, obligando á los vecinos á retirarse 
á las lomas con tanto desabrigo y desconsuelo que á voces 
pedían su despoblación por su desnudes y hambre , en que la 
real audiencia acudió con el celo que siempre, y despacho luego 
la fragata las Animas con viveres, y á dispuesto que salga otra 
nombrada los Reyes con bastimentos que se hará á la vela con 
la misma brebedad , siendo esta ciudad de tantas y tan conti- 
nuas aguas y bientos, falta de escolta para traer cualquiera ma- 
dera por estar distante y el enemigo á la mira y que no pierde 
lance ni ocasión como sera posible cuando pensó fortificar á S° 
Felipe abrigo preciso de la Concepción , por este inconveniente 
no se á podido lograr si bien se hizo un malar y buelto á po- 
blar como se ha podido. = 

De estos presupuestos infiero que conbendra despoblar la 
ciudad de la Concepción dejándola fortificada con solos 200 sol- 
dados haciendo mejor y mas segura mancion que ya se bieron 



DOOmiBNTOS. &&3 

despobladas an otra ocasión las ciqdadesde la Imperial, Villa-Rica 
y Aogol, Osorno y aoraladeCbillaD y dejar poblada la de Chi- 
llan y pasar sus armas á el partido déla rivera de Maule, po- 
blando en Duao , país capaz de buen temple y muy fértiles en 
aquellas riveras donde se guardara el vado que el rio abre alli, 
tiene gran comodidad para el riego de tierras, todos los que 
tienen estancias desde el rio de Maipo que esta cuatro leguas 
de la ciudad de Santiago hta. el rio de Maule que son 36 tienen 
á una á dos á tres y mas leguas de estancias se les puede refor- 
mar dejándoles las tierras necesarias y otro tanto mas y en lo 
restante acomodar á los pobladores con que quedaran unos con 
otros abrigados, la tierra poblada y rica, impedida la entrada á 
el enemigo por la cordillera y demás pasos y dba. ciudad de 
Santiago y su distrito segura y resguardada y puesto que esta 
población se hace por el bien publico y se les aplica á los po- 
bladores lo que les sobra á los poseedores y que el repartir las 
tierras fue para poblar y no para superfluidad no parece se 
hace injuria pues mira la conservación de lo mismo que poseen 
con seguridad y si se reconociese evidente injusticia se podra 
satisfacer pues en aquel sitio son poco costosas las tierras , y 
así mismo se deven pasar los indios acomodándolo, los cuales 
mejoran de tierra y temple y de trabajo y se les podra nombrar 
doctrinero que los doctrine y administre sacramentos que es el 
fin de V. M. asegurando á los indios alzados que si se bol vieren 
los reservaran de tributos y no se encomendaran , y que si 
quisieren travajar en las haciendas de los Españoles se les pa- 
gara su trabajo y q* se poblaran á la orilla de Maule hacia el sur 
en buenas tierras sin que les pueda maloquear el enemigo y 
que para poder venir á travajar podra pasar en una balsa y con 
el buen tratamiento que esperimentaren correrá la voz para 
atraerlos y tener gente en el beneficio de las Haciendas, hanse de 
pasar los ganados de la otra parte del rio con que se aseguran 
y ay pastos suficientes y fértiles, = 
Anse de poner 800 soldados de presidio escojiendo los mas 



kkk DOGUMBNTOS. 

bien disciplinados y esforsados de esta parte de Maule, 400 en 
Duao^ y proporcionadamente en 12 leguas que tiene de largo 
el rio de la cordillera á la mar á cuatro leguas poco mas ó me- 
nos donde fuere el sitio mas acomodado á 200 soldados quedara 
todo abrigado de manera que no pueda pasar un pajaro sin que 
se registre y con un tiro de presa se podra socorrer estos pre- 
sidios para los accidentes de guerra que se ofrecieren : y si bi- 
niere á buscar ntras. armas el enemigo quedara castigado y lo 
que ha quedado inbencible, y juntar mas armas. = 

Anse de gobernar con la disposición siguiente, que vro. gob<^ 
asista en el presidio de Duao , en el otro presidio el maestro 
de campo general, en el tercero el sárjente mayor ; las compa- 
ñías de la caballería é infantería an de ser de 100 soldados de 
suerte que ha de haber ocho capitanes con los demás oficiales 
dé milicia con que se ahorran 1200 plasas y quedan seguras y 
mejor guarnecidas las armas de Y. H., la tierra es llana en que 
andan carretas q* tiran bueyes con quese hacen los acarretos con 
poca costa , y no tendrán los pobres soldados tantos creces y 
descuentos en el salario que devengan. = Estaran seguros los 
potreros de esta otra parte del rio que es la mayor fuerza de 
nuestras armas = están las bacas de Y. H. en buenos sitios y 
tendrá la gente militar el socorro de ellos y se podra mandar 
que todos siembren pues ay muchas tierras de regalo y el fun- 
damento de todo consiste en el gob**^ que atienda solo á vuestro 
real servicio, poniendo sus comodidades y prefiriendo la uti- 
lidad publica y conservación de este reyno, premiando á los mas 
beneméritos, sacándolos de sus casas para los oficios y honrar- 
los con los puestos conforme á su capacidad y necesidad de sus 
personas. = Denegando indispensablemente licencia á dichos 
milites que es lo que tiene minorado vro. real ejercito y es con- 
forme á vuestras reales cédulas^ ahorrase mucha suma de duca- 
dos de los fletes de los navios que conducen á la Concepción los 
viveros como se reconocerá por las certificaciones que paran en 
los oficiales r^de la ciudad denlos Reyes.= 



DOCUMENTOS. lik^ 

También se podra suprimir esta r^ audiencia dejando un oidor 
q* conosca de las apelaciones de vro. gobernador y de las demás 
justicias y haga sentencia de vista y revista en las causas que 
no pasaren de mil pesos oy ya por muy poderoso señor y la 
substancie bta. la conclusión de la causa y en este estado se re- 
mita á la real audiencia de la ciudad de los Rey" solo para sen- 
tenciarla y remitir su ejecución á esta de Santiago y que asi 
mismo pueda conocer de las fuersas y alearlas y despachar pro- 
visiones reales, acompañándose con abogados y que tenga ini- 
bicion para que vro. gobernador no le pueda prender ni sus- 
pender y que si resultare algún caso por que se deba hacer de 
primero cuenta á vro. virrey del Perú para quesubrrogue en su 
lugar á otro y que le de todo fomento en la administración de 
justicia dejándole obrar libremente sin adbocar las causas que 
no fueren de mero gobierno, ó guerra. s= Con esto ahorrara 
V. M. los salarios de tres oidores y un fiscal como se acostum- 
braba de antes que cada ministro devenga de salario tres mil 
p* ensayados de cuatroscientos y cincuenta mds. yes inútil esta 
audiencia por que los negocios de justicia son pocos y de poca 
sustancia y que montan mas los salarios de los ministros en un 
año que en muchos el interés de la parte que podra con todo 
descanso determinar y substanciar un solo oidor por que los 
embarasos de dha. audiencia son en la conducción de los vi- 
veres y otros apercivimientos militares á que con la ausencia 
de vro. gobernador en la Concepción no puede escusar por los 
accidentes urgentes que ofrecen los tiempos y las ocasiones ne- 
cesitándolos á su interposición , y estando juntas las armas en 
la rivera de Maule se da provisión á todo con ahorro de dhos. 
salarios que montan dhas. plazas 24 mil 815 p' r^' y no sera la 
primer vez que se aya suprimido dha. audiencia y se bolvio á 
mandar fundar en 22 de noviembre de 1583 a' y puede crecer 
el numero de personas que poblaren de manera que se pueda 
ir suprimiendo la gente de estos presidios mandando que 
adeudan los pobladores el tiempo de berano en ellos que por 



kti6 DOGÜHRNTOS. 

flof en tiem eommoda y á vista de tmn haciendas y en parte tan 
cercana y abrigada de armas no tendrá mucha dificultad. ±=: 

Resulta de lo referido que los indios de gnerra que son á 60 
y 70 leguas y tres ríos caudalosos en medio que son el de Maule 
¡tata y Viovio y muchos esteros que en el invierno no snfren 
bado y en el verano si quieren maloquear á de ser á caballo ó 
á pie, si a caballo bendran despeados porque no vienen herrados 
y es imposible traigan comidas para tantos dias ni hallarlas en 
lo despoblado , si á pie sobre tan larga jornada á el pasar los 
ríos es segura nuestra victoria* =s Y sobre el ahorro que con-» 
tiene este arbitrio tiene prevenido vra. r^ persona, por cédula 
de 2 de julio de 1618 se avise si convendrá revajar del situado 
de este reyno los pB<> que corresponden á los sueldos de las 
plasas que faltaren á el cumplimiento de las dos mil que ha de 
haber en que se consumen los 212 mil ducados, y oy despo- 
blados los fuertes referidos y asolada la Concepción con ei te^ 
remoto , y los imposibles de repararla por lo que queda dho« 
parece se ajusta este arbitrio que desde el año de 621 dio el 
licenciado Femando Machado fiscal y oidor que fue de esta real 
audiencia y chancilleria de Santiago de Chile cuyas prendas de 
capacidad , letras , prudencia , calidad y oelo cristiano á dejado 
perpetua memoria en el reyno. = Sin embargo de haber dis- 
currido lo que contiene este arbitrio e contra dho. se despueble 
dba. ciudad de la Concepción ni se de licencia á los milites para 
que bajen á esta de Santiago por ser contra vras* r* cédulas hta. 
que y. M* mande lo q* fuere servido, para este efecto e pedido 
en el r^ acuerdo se despache r^ provs*^ para que se le intime á 
vuestro gob^ capitán general y presidente de esta H audiencia 
D. Po Portes Cassaoate del MddD de Santiago* =3 

De las objeciones que puede tener esta materia y satísfacion á 
ellas. = 

La primera el desconsuelo de dejar sus casas, tierras y ha- 
ciendas los despobladores, las mudansas de sus familias, todo 
cesa en el estado presente por que ni ay casas con el terremoto 



D0GUMBNT08. A A 7 

en la oiodad de la Conoepcion y Chillan ni tierras por que son 
del enemigo como dueño de )a campaña q* las á maloqueado y 
maloquea cuando quiere y las ha quemado y quema con toda 
livertad, llevándose las familias y chusmas y retirando los gana- 
dos con lamentables sucesos de muertes, profanando y quebrando 
sacrilegamente y arrojando por los suelos las imágenes de Ntro. 
Sr. y Nuestra Señora y demás santos y asi en retirarse á las ri- 
veras de Maule y poblar alli hacen de deterior mejor su condi- 
ción trayendo sus muebles y gente para hacer sus sementeras y 
viñas en mejores tierras y sin el conocido y notorio riesgo de 
perderlo que de otra manera se esperimentara. =^ 

La segunda duda es que despoblando la Concepción queda 
aquel puerto y la isla de S. Maria donde podra venir el ingles ó 
olandes a poblar por que habiendo llegado á estas costas el ge- 
neral ingles Thomas Candich por los años de 1587 y 591 se bol- 
vio desengañado con los sucesos contrarios que tubo y habiendo 
llagado el Olandes á el puerto de Valdivia el año de 1643 per<- 
trecbados de cal y ladrillo y treinta piesas y demás materiales y 
cosas necesarias para la fabrica de tres fortificaciones en el sitio 
de dha puerto y en la isla de Constantino y aviendo comensado 
á poblar d general olandes que se llamaba Luis Araman se le 
iva huyendo la gente y desamparándole fuera de loe que ma- 
taron en Chiloe los nuestros y solo pudieron estar alli tres 
meses que la hambre con enfermedades y muerteales obligaron 
alzar ancoras y desocupar el puesto y asi no han repetido otra 
entrada desengañados de estos sucesos y oy esta el puerto de 
Valdivia abrigado con las armas y gente que quedan referidas , 
que teniendo una fragatilla podran avisar á la Concepción de 
cualquier accidente. = 

Lo otro por que despoblada la ciudad de la Concepción si 
llegase el enemigo de Europa no hallaría vino ni carne como hallo 
con abundancia cuando llego al puerto de trigo, vino, carneros, 
bacas, y sin abasto no podra sobre tan larga y dilatada navega- 
ción en que es preciso aya gastado los bastimentos hacer alli 



&/Í8 DOCUMBNIOS. 

asiento ni menos nuestras armas sin conocido riesgo defendiese 
del Glandes á un tiempo y del indio revelde. 

La tercera dificultad es que estando las armas en la Concep- 
ción abra quien de aviso á esta ciudad de Santiago y a vro.virrey 
del Perú de la entrada del olandes ó ingles ^ porque el mismo 
aviso se podra dar desde la población que se hiciere á la boca 
del rio de Maule que esta 40 leguas mas al norte y mas seguro 
por que se podran tener en el rio los barcos que se podran re* 
tirar muy adentro donde el enemigo no pueda entrar ni con sus 
lanchas. = Ya Valdivia á empesado á socorrer vuestro virrey 
del Perú con harinas y carne, y lo podra hacer de pólvora, 
cuerda, gapatos y demás menislriles y a la ciudad de Ghiloe demás 
que los 200 soldados que quedaren en la fortificación de la 
Concepción podran dar aviso. = 
En las relaciones que he hecho á V« M. para ajustarías me 
- ^y:.f lie válido de algunas que he visto fidedignas listas, autos de 
> ■ acuerdo de hacienda, delR^ ejercito, Jeccion de libros, padrones 
^ • de loa curas y conferencias de personas practicas con el celo 
del bien publico y deseo de mirar por la hacienda R^, nunca me 
ofreceré á provarlo por que en materia de tantas dependencias 
é intereses particulares siempre quedara enflaquecida la in- 
formación y sinfuersas la diligencia , Dios y V. M. lo rremedie, 
cuya católica persona guarde con todas felicidades. Santiago y 
abril 2 de 1657 años. = B. L. P. R. de V. H. 

D' d'* Alonso de Solorz^ t Vblasco. 



DOGUMBNTOS. hll9 



Caru del gobernador Anjel de Peredo (1). 

(1663) 

En el tercio y cuartel de San Felipe de Austria en veinte 
diasdel mes de Enero de mil y seiscientos y sesenta y tres años, 
el Sr. D. Ángel de Peredo del consejo de S. M. su gobernad' y 
capitán general de este reyno de Chile, presidente de la R* au- 
diencia que en el reside : dijo que habiendo llegado á este dho. 
reyno de Chile y tomado posesión de su gobierno á los veinte 
y tres de mayo del año pasado de mil seiscientos y sesenta y 
dos, procuró con el cuidado y desvelo que era justo informarse 
del estado del^ y reconociéndolo por su misma persona, hallo el 
dho. reyno en el mas lastimoso y miserable estado, que jamás 
habia tenido las armas de S. M. retirar de la frente donde so- 
lian y debían estar para hacer oposición al enemigo, y sobre 
todo , inútiles sin ejercicio, ni disciplina militar, el reyno inti- 
. midado, y los vecinos de estas fronteras desposeidos de sus 
haciendas de campo que las hallaba y poseia el enemigo^, todos 
con sumo desconsuelo , y necesidad , como mas largamente 
consta de una información que sobre ello mandó hacer que la 
tiene remitida á S. M. en su W y supremo consejo de las Indias, 
y á su virey de los reynos del Perú á que se refiere. = Y por- 
que los sucesos que Dios Nlro. Señor se ha servido darle en 
ocho meses que ha que gobierna este dho. reyno, y sus armafi 
han sido y son tan felices, como el dho. reyno lo está experi- 
mentando en su tranquilidad, quietud y aumento; conviene dar 
cuenta á S. M. de ellos para alibio de el cuidado que con su 
R^ piedad manifiesta en las reales cédulas que se han despachado 

(1) Sacada de los archivos de Indias de Sevilla. 

DOGOM. II. %^ 



\ 



V 






1^50 DOGDMBNTOS. 

en el remedio de los infortunios que padecia el dho. rey no. = 
Lo prínaero haber puesto en grande reputación las armas, y 
restituidolas á sus antiguos tercios^ el uno en el estado de 
Arauco por la parte de la costa del mar cerca del cuartel anti- 
guo, y en sitio de mayores conveniencias ; el otro en el anti- 
guo sitio de San Felipe de Austria por la parte mediterránea, 
que ambos fueron y lo son hoy murallas del reyno y en que con- 
siste toda su quietud y aumento y seguridad. = Y asi mismo 
á vuelto á reedificar el fuerte antiguo de Colcura que le invadió 
el enemigo en el alzamiento general de los indios con muerte de 
toda la gente que tenia de guarnición y se hallaba castillo 
fuerte, y de grandes utilidades al R^ servicio. = Y por la parte 
mediterránea del dho. tercio de San Felipe á poblado y fabri- 
cado otro dos fuertes en la distancia que hay desde la ciudad 
de la Concepción al dho. tercio \ uno en los molinos que llaman 
del ciego que padecieron la injuria del alzamiento en su des- . 
trozo, y se han puesto corrientes con torreón, casa fuerte y al- 
macén p^ el grano que en ellos se ha de moler para el sustento 
del dho. tercio de San Felipe; y el otro en el paraje de los Hor- 
nillos. = Y asi mismo á vuelto á reedificar el fuerte antiguo de 
San Cristóbal en esta misma frontera con su reducion de indios 
amigos, naturales de aquella parte. = Y otro donde llaman 
el salto p^ abrigo de las sentinelas, que ordinariamente andan 
cortando los pasos y reconociendo los caminos, mediante las 
cuales dhas. poblaciones, y los medios suaves que desde luego 
introdujo S. S^ con los indios rebeldes, procurándolos reducir á 
la obediencia de S. M. sin derramamiento de sangre ha conse- 
guido que todos los de la provincia de Arauco y otros confi- 
nantes á la misma costa del mar hayan venido obedientes, re- 
conociendo humildes el basallaje que deben á S. M. como á su 
Rey y S' natural, hasta número de mil quinientas y diez y seis 
con innumerables familias celebrando con ellos capitulaciones 
ventajosas, á cuya imitación, todos los indios que estavan re- 
beldes desde el rio de Tolten, hasta este dho. tercio de San 



DOCUMENTOS. 451 

Felipe, han enviado sus casíques mensajeros ofreciendo ia paz, 
y obediencia á S. M. con todo rendimiento, las cuales se les ha 
admitido y S. S* despachó á las tierras de los dhos. indios, y á 
su pedimento de ellos un capitán español muy experto en su 
lengua á tratar y conferir con todos los casiques, y parciali- 
dades el congreso de estas paces, y el tiempo y cuando se po- 
drán jnntar para hacer las capitulaciones, y hayer que se 
contaron diez del corriente, volvió el dho. capitán español 
acompañado de copioso número de indios y entre ellos los ca- 
siques mas principales de la tierra de guerra, los fronterisos que 
mas se han opuesto á nras. armas y guerreado con ellas desde 
el alzamiento general hasta hoi, todos los cuales, y otros de los 
que llaman Puelches que habitan en la cordillera de esta y de 
la otra parte han venido rendidos á la obediencia de S. M. pi- 
diendo humildes el perdón de sus delitos, en cuya considera 
cion, y en cumplimiento de las reales cédulas de S. M. en que 
se sirve mandar sean admitidos á la paz siempre que la dieren, 
sean celebradas paces con todos los dhos. casiques, é indios y 
firmado capitulaciones, como de ellas consta, donde se hallaran 
dos mil quinientos y cuarenta y nueve indios de lanza, con infi- 
nitas familias sujetos á la real corona, y en obediencia de S.M., 
y se están esperando todo el resto de los casiques que han en- 
viado mensajeros ofreciendo la misma obediencia, y por que 
con estos felices progresos se ha puesto, y va poniendo este 
reyno de Chile en suma quietud, reputación y tranquilidad, los 
vasallos de S. M. en descanso , los vecinos de estas fronteras 
aumentados y restituidos á sus haciendas de campo que las van 
poblando, y labrando. = Atento á lo cual, mandaba y mandó 
se haga información de todo lo contenido en este auto, y se 
remite al capitán D. Femando de Alargon alcalde ordinario de 
la ciudad de la Concepción para que la haga con el número de 
testigos que sean necesarios, y fecha la remita al gobierno p* 
los efectos que convenga, y asi lo proveyó y firmó D. Ángel 
de Peredo, ante mi D. Fran^ Maldonado de Madrigal. 



A 52 DOCUMENTOS. 



En carta deZl de enero deste año que llegó á esta ciudad á 
13 de abrily avisa el mismo gobemador: 

Que después de haber hecho en Aranco la población de Sta. M* 
de Guadalupe en que dejó acuartelados 800 españoles pasó á po- 
blar en Yurobel la de San Felipe de Austria y Ntra. Sra. de la 
Almudena concluyéndolas en cinco meses y dejando en esta 
1000 infantes de presidio. 

Que ha hecho entrellas cuatro fuertes confluentes nombrados 
el de los Molinos del Ciego , el de los Hornillos , el de San Cris- 
tóbal con reducion para los amigos de aquella frontera y el del 
Salto roas azia la frente de la montaña para abrigo y seguri- 
dad de los batidores que andan reconociendo y cortando los 
pasos. 

Que viendo el enemigo tan adelantadas nuestras armas y que 
cada dia se iba engrosando nuestro ejercito pidió la paz en- 
viando para tratarla diferentes mensajeros. 

Que se concluyó con ventajosas condiciones asistiendo mas 
de 600 casiques con sus parcialidades viniendo á dar la obe- 
diencia cuatro mil y setenta y cinco indios de lanza con innu- 
merables familias que se restituyeron todos los españoles que 
tenian prisioneros desde el alzamiento general. 

Que los indios yanaconas domésticos que estaban en su com- 
pañía después del dho. alzaro^° se an reducido á sus estancias 
adonde estavan encomendados. 

Que estaban quietos todos los indios de la Cordillera y mon- 
tañas hasta el rio Tolten^ que confina con Baldivia ochenta le- 
guas de la Concepción. 

Que queda pasifteado aquel reyno y los naturales del , culti- 
vando librem^^ y sin riesgo sus haciendas por estar defendidas 
con las poblaciones y fuertes referidos. 

Al mismo tiempo avisan D. Gaspar de Aumada Maldonado 



DOCUMENTOS. &53 

gobi^ del presidio de Baldivia en carta de 14 de enero de este 
año qae en dos salidas que hizo de aquella plaza contra las 
parcialidades del casique Colicheo que es opuesto a otros de 
nuestros considerados le rompió solo con perdida de dos herí- 
dos levemente y con la suya de ochenta cautivos y mayor nú- 
mero de muertos y obligando á retirar á dos mil y cuatrocien- 
tos indios de infantería y caballería que le acometieron siete 
veces en puestos muy ventajosos. 

Don Cosme de Cisternas Carrillo gob' de la isla de Cbiloe en 
carta de 24 de febrero de este año habisa haber roto en la cor- 
dillera una junta de indios que se levantaron por no pagar el 
tributo á sus encomenderos prendiendo y matando á muchos y 
particularmente á diez y ocho los mas culpados y cabezas del 
alzamiento. 



&5& DOGDMEIfTOCL 

Carta de la real audiencia de Gliile. 

(1068) 

En el despacho que esta audiencia ha hechq á Y. M. damos 
cuenta con distinción de lo que se ha ofrecido y porque la quie- 
tud de este reyno ha sido Dios servido se vaya continuando por 
medio del desvelo y cuida de D. Ángel de Peredo á quien el 
virrey conde de San Esteban nombró en Ínterin por goberna- 
dor y presidente de esta audiencia, nos adelantamos á dar aviso 
á V. M. de lo que hasta qui ha obrado remitiendo esta caria ai 
Perú por si es posible alcance los galeones. =r 

Luego qu^ D. Ángel de Peredo tomó posesión de este go- 
bierno que fué á veinte y uno de Mayo del año pasado de se- 
senta y dos , conociendo cuan atrasadas estaban las armas del 
ejercito y casi indefensa la plaza de la Concepción por no tener 
población ni otro fuerte que la resguardase, sin dilación ninguna 
trató de el remedio que tanto á de importar y advirtiendo que 
el mas necesario era el procurar con todo esfuerzo el adelan- 
tamiento de dhas. armas lo puso en ejecución , comensando 
desde luego á dar principio á una población en el valle de Sota 
en que se trabajó con notable cuidado y vigilancia y con gran 
brevedad3 se vio dicha población acabada en mucha perfección, 
poniéndole por nombre Ntra. Señora de Guadalupe, dejándola 
guarnecida con ochocientos hombres , y sin dejar los asadones 
de las manos, pasó al paraje que llaman de Colgura donde po- 
bló asi mismo el castillo de S. Miguel Arcángel. = Y por que 
la principal y mas necesaria población fué siempre la que lla- 
maron de Yumbel por ser toda tierra abierta y que daba ocasión 
segura á las continuas invasiones de el enemigo y repetidas roa- 
locas con la mayor parte del ejercito ocupó dho. paraje y á toda 
prisa le pobló y puso por nombre San Felipe de Austria , que- 
dando en admirable proporsion, con mucho espacio y capasi- 
dad y para su defensa y la de todo el reyno la dejó guarnecida 



DOCUMENTOS. &55 

con roas de mil hombres y para mayor seguridad y guarnision 
de dho. tercio pobló asi mismo en sus fronteras los fuertes de 
San Cristóbal, los Hornillos, el salto de la Laja y el molino del 
Ciego que este ba sido de gran utilidad para el ejercito. = 

A este tiempo tuvo diferentes embajadores casiques de las 
tierras del enemigo, ofreciendo paces generales y la obediencia 
á V. M. y reconociendo según el estado presente serian muy 
útiles las aceptó y celebró las paces con los indios de la costa 
de AraucOy y á estas se siguieron las de los fronterisos que han 
hecho hasta aquí la guerra y sustentadola con ferosidad, para el 
ajuste y celebración de estas paces vinieron muchos casiques 
principales con gran concurso de indios y todos juntos pidieron 
umildes el perdón de su rebeldia y delitos ofreciendo obedien- 
cia á V. M, como á su Rey y Señor natural y las paces y se ce- 
lebraron con ellos capitulaciones con toda solemnidad en el ter- 
cio nuevo de San Felipe, y á este mismo tiempo concurrieron 
enbajadores de todas las demás parcialidades y provincias que 
faltan ofreciendo la misma obediencia de parte de todos sus ca- 
siques y quedan en estado que se ajustarán y celebrarán como 
las demás. = 

£1 enemigo con este ajuste de paces vá entregando todos los 
cautivos españoles y yanaconas que tenian en sus tierras y to- 
dos los que se habian alzado délos domésticos que se entregan 
á sus dueños para el cultivo de las tierras, todo lo cual sabemos 
por cartas y relaciones , por estar la Concepción distante de 
esta ciudad ochenta leguas , con que así por esto como por lo 
principal de las poblaciones se ve el reyno al presente mas pa- 
sifico y quieto que antes, y esperamos se ha de continuar por 
el celo y cuidado con que en esta parte obra el gobernador 
D. Ángel de Peredo de que damos á V. M. cuenta y la conti- 
nuaremos en todo lo demás que se fuere ofreciendo. Dios gue. 
la católica y real persona de Y. M. Santiago de Chile 20 de 
marzo de 1663. 

Los Oidores. 



Ü56 DOCUMBNTOS. 



Informes sobre varios terremotos sucedidos en Chile (1). 



Carta de la real audiencia de Chile sobre el terremoto del 

13 de mayo de 1647. 

Escrívimos a V. M. el año passado de mili y seiscientos y gua- 
ren ta y siete acavada de suceder la ruyna que padeció esta 
ciudad con el terremoto que le sobrevino a trece de mayo en 
la noche , el estrago que havia hecho en cient leguas en con- 
torno en la tierra de paz de Maule basta Cbuapa sin dejar edificio 
en pie teniplo en que poder celebrar los oficios divinos, ni cassa 
en que poder vivir ni pared que no quedasse amenazando se- 
gundo peligro 9 con muerte de mili personas en el mas seguro 
computo, alguna de la noble, mucha de la gente de servicio y resto 
de niños basta doce años, el estado en que quedavamos, espe- 
rando el ibierno, temiendo en su rigor y poco abrigo de los ha- 
vitadores los efectos ordinarios destos acaecimientos, arobre y 
peste, como los monasterios de monjas estaban con clausura aun- 
que ellas andubieron tan fíeles esposas de Dios que nunca des- 
ampararon el sitio de su monasterio hasta que en chosas de paja 
se an ido recojiendo y reparando de las inclemencias del 
tiempo. 

Y aunque después acá se an ydo repitiendo mas de treeien- 
tos temblores pequeños, y el dia de la santísima trinidad, Do- 
mingo diez y seis de junio del año passado como a las seis déla 
tarde, de una nube negra que cubría un jirón del cielo se des- 
pidió una luz como fuego, con la respuesta que pudiera dar un 
Uro de mosquete y rompiendosse en el ayre de la primer re- 
gión centelleo paveras como un cohete y se bolvio a la nube 

(1) Sacados de mi colección de manuscritos. 



DOCUMENTOS. ¿57 

donde quedando formado en planeta como cometa de fuego 
se desbanecio poco á poco sin dejar rastro : este se vio hasta la 
Concepción ochenta leguas distante de esta ciudad y causso 
tanto pavor al pueblo que se confessaron tan aprissa como si tu- 
hieran ya pronunciada la sentencia de muerte en la señal vista 
que fue sin duda alguna exhalación. 

Oyéronse en el conpas de seis leguas en el campo por mas 
de quince dias truenos subterráneos como tiros de artillería y 
en acabando de disparar temblava. 

En Gbuapa, rivera de la mar, duro tres quartos de ora la ar- 
tillería debaxo de la tierra, estremeciéndose con tanta violencia 
que afirman los que se hallaron a la tempestad repentina que 
creyeron se deshacian todos los elementos. 

Certifican los de Cuyo, de otra parte de la Cordillera, que pa- 
sado el furor del terremoto duro media ora tan espantable 
ruydoen los concabos della que juzgaron que se davan la vatalla 
unos montes con otros y se desunían de sus sitios y se mudavan 
a otros, este no se oyó en Santiago por que cayo tan aplomo 
la ciudad y con tanto silencio siendo el estruendo tan horrible 
que nadie creyó sino que solo en su casa avia sucedido la ca- 
lamidad y fue tan igual el sentirse las fabricas uniformemente 
que no se pudo destínguir (o por la turbación o por el sucesso) 
si ubo segundo movimiento. 

Suposse como a la mesma ora avia temblado en la ciudad 
del Cuzco que esta en el coraron del Perú mas de mili leguas 
de esta ciudad, en tierra firme sin haver hecho daño, y notasse 
que se llama Santiago aquella ciudad del Cuzco como esta. 

El mesmo dia salió la mar tan furiossamente contra la mura- 
lla de la cerca del puerto del Callao y con ser tan murada y 
fuerte se llevo un liento della. 

T a siete de Mayo en el puerto de Arica sin biento se levanto 
el mar desusadamente y no consintiendo remos ni bajel sin 
borrasca grande higo varrar a un navio Sant Nicolás que avia 
salido de esto piierto ^e )a Ligu^ con el interés de este comercio 



/-■. 



&58 DOCUMENTOS. 

y sus mercaderes y a la vista se higo pedazo contra unas peñas 
donde con muerte de catorce personas se perdieron mas do 
200,000 p. 

Y por todos los puertos de esta costa advertieroñ los pesca- 
dores tanta inquietud y tanta extraordinaria violencia en las olas 
del mar que se subian sobre las cumbres mas altas de las cierras 
que las cercan. En toda la tierra de guerra de los indios rebel- 
des afirman no baver oydo mayor ruydo jamas y como sus 
viviendas don pajisas y de tablas ( que acá llaman comunmente 
ranchos) no tubo en que imprimir la fuerza del temblor efectos 
tan horribles como esperimentamos nosotros. 

Llegando el avisso de esta desdicha al puerto del Callao 
donde celebravan entonces fiestas en regocijo de baverse aca- 
vado la cerca fue lo mismo surjir el navio que iba a darle y 
benir un riguroso temblor como si se ubiesse embarcado en d 
para certificar el passado. = Anse reconocido violencias terri- 
bles en todas las partes deste pais. Aborto la tierra por los este- 
ros y abras y cavidades hondas , raudales tan furiosos de agua 
tan turbia que parecía sangre y de tan mal olor que infiqionava 
las vecindades comarcanas. 

Despidieron los montes peñascos de tal tamaño de si que sin 
encarecimiento pueden servir de cerros no pequeños donde pa- 
raron. 

Mudáronse las veredas de los caminos r», secaronsse los ma- 
nantiales que en mucho tiempo no dieron agua. 

Y en todo ol partido de Colchagua corregimiento de indios^ 
ubo una mundacion tan furiosa que cubrió los arboles mayores 
su Ímpetu y se llevo tras el de mas de sesenta mili caberas de 
ganado, a un mes de sucedido el terremoto , y en esta ciudad 
nebo tres dias continuos y con ser tan benigno el clima que va- 
rias o ningunas veces se podian distinguir ios truenos que otras 
regiones son continuos se estrañaron por los avitadores mas an- 
tiguos lo que aquí se repitieron en diversos dias con que crecía 
@1 espanto y el pabor cada día roas. 



DOCUMENTOS. &59 

Y con las Ilubias que a 23 del misino roes comentaron, las 
atajas enterradas se pudrieron , las trojes se corronpieron , las 
bodegas de bino se perdieron y las semillas todas de nuestro 
alimento se extragaron, si bien se pusso tanto cuydado en pre- 
servarlas por esta aud* que gracias a Dios no se padeció ambre 
ni sed, porque con toda la presteza que se pudo se dio orden 
a alegrar las acequias y poner corrientes los molinos y ornos, 
aquellas para que soltándolas por medio de las calles se Ilebasen 
las inmundicias de animales muertos y corrupciones de otras 
especies despedidas de las casas caydas, y abriessen passo por 
donde se pudiessen penetrar y andar sin estorbo, y estos para 
que se pudiesse moler y masar y estubiesse la ciudad abaste- 
cida de pan y carne = que si bien se pretendió subir el precio 
0(1 la carne por falta y se insistió en ella por los que se hallaron 
con ganado para venderle atento a la carestia, esta aud* lo de- 
fendió con penas y particular desvelo por que no se engrosasen 
con la calamidad común y pereciesen los pobres añidiéndoles 
mas costo a sus alimentos, y se consiguió de manera que estu- 
bieron los puestos y carnicerias abastecidas suficientemente 
para que a ninguno le faltasse. 

Ck>ri'io voz con algunos fundamentos aunque leves de que 
los indios domésticos en alianza de los negros querían conspi- 
rar, y este rumor se bigo tan balido entre la pleve y las mugeres 
qué se hacia conbersacion inprudente y por instantes diversas 
noticias que el miedo o la malicia de cada uno adbertia, y 
como no es bueno en estas ocassiones el tumulto en los deses- 
perados ociossos y mal contentos y esta gente es belicossa de su 
natural y tienen tan vecinas las armas en los indios reveldes y 
ellos recienten el odio déla servidumbre, las casas estavan sin 
defenssa, tendidas todas las paredes puso en cuydado no el que 
fuesse entonces sino el que era posible despertar en estos bar- 
baros algún aliento la mesma sospecha del temor popular, y asi 
despreciando la nueba en publico y persuadiendo aun a ios 
mismos que denunciavan su temor vano , se hicieron quanias 



¿60 DOGDMKNTOS. 

diligencias secretas pudieron alcanzarse para prevenir el daño y 
se ahorco un negro q* con liviandades se divertía a hablar arro- 
gancias de un natural furioso, tomando por pretexto aver muerto 
una negra casualmente de que tenia fulminado processo antes y 
provado se le aver acometido a su amo con una lan^a y llamarse 
hijo del rey de Guinea, que con esto y divertir esta gente en 
tareas dobladas y apartarlos de noche y íprevenir las rondas y 
las armas desenterradas con cuerpos de guardia y en toda pre- 
vención politica fue Dios servido que se sosegó el rumor de la 
novedad introducida y se quietasse el pavor contrabido desen- 
gañándose del todo unos y otros. 

Higosse altar en la pla^a donde se decia missa y se colocaron 
un crucifixo que en el convento de Sant Augustin quedo in- 
tacto y el liento de su capilla sin caer, solo la corona de espinas 
se le bajo de la cabera al cuello y su semblante acertó a ser tan 
triste y robados los ojos acia el cielo que causava el mirarle 
espanto y respecto, tenebroso y tristisimo. 

La Virgen de la Soledad y la del Socorro yo admiro que bolto 
ninguno, de Nra. Señora ni liento de pared donde estubiesse 
cruz cayo al suelo aunque no quedaron para servir, el santísimo 
sacramento que se trajo de la religión de la Merced donde su 
capilla mayor, crucero y quadro, que era de ladrillo en arcos y 
la bóveda de maderas labradas en moldes y pinturas no padeció 
lesión considerable, y solo en esta iglessia quedo el sagrario 
que en todas las demás permitió Nro. Señor esparcirse consa- 
grado en las mismas ruynas, que causa esta consideración en 
nuestros peccados notable dolor y es circunstancia que aflixe 
mientras mas se repite por confusión nuestra. 

El pueblo todo acudió deboto , asistió contrito y con altos y 
demostraciones de dolor grande y clamores lastimossos pi- 
diendo a voces misericordia con jemido tan tierno que oydo 
auraentava una alegria triste a todos y siendo el llanto común 
ninguno dejo de llorar, concurriendo a diversas oras del día y 
de la noche quando davan lugar las faenas de enterrar los muer- 






DOCUMENTOS. &61 

tos, consolar los agonizantes, curar los estropeados, detener los 
qoe furiossamente se arrojaban sobre los cadaberes inertes 
queriéndolos resucitar con bramidos como los leones sus ca- 
chorros; los huérfanos que simplemente preguntavan por sus 
padres llorosos, y los que peleando con los promontorios altos 
de tierra que cubrían sus hermanos, sus hijos, sus amigos se 
les antojavan les oyan suspirar, presumian llegar a tiempo de 
que no se les ubiesse apartado el alma y los hallavan hechos 
mostraos, destrogados, sin orden de sus miembros, palpitando 
las entrañas y caberas divididas. 

Gausava tristísima lastima ver disputar unos contra otros 
sobre los cuerpos de formas queriendo devisar por señas por 
los bestidos por otros indicios quienes avian sido , queriendo 
cada uno no bcncer el que fuese su deudo, padre o muger aun- 
que porfiava porque lo parecía. 

Fue muy de aflixir encontrarse los mas conocidos y amigos 
y los parientes mas queridos y no conocerse de turbados ni ha- 
blarse con mas que con mudas señas de sentimiento y otros que 
se davan para bienes de vivir biendosse totalmente destruydos 
pareciendoles menos todo a la vista de haver librado del 
riesgo. 

Entravan a carretadas mal amortajados y terriblemente mos- 
truosos los difuntos a buscar sepoltura eclessiastica en los ce- 
menterios de los templos y verlos arrojar a las sepolturas sin 
ceremonias con un responso recado hacia otra circunstancia 
gravisima de pena. 

Y enfín no havia passo, acción ni señal que no añidiesse nueba 
aflicción, en que navegaya la lastima general de todos los cora- 
dnos ya obstinados de llorar tan secos y exhaustos que no sen- 
tían de ver que no ubo mas que un instante de tres credos en 
medio de ser o no ser ciudad, de ser o no ser mil vidas, de ser 
ó no ser una población hermosa, un territorio fértil vestido de 
fabricas a quedar yermo de tanta armonía vistossa, labrada en 
cerca de cier. años, fabricada con tanto afán y perdida con tan 



hñ^ DOGUBIENTOS. 

fatal estrago 9 en rayna tan inpensada aquí surgió el encareci- 
miento del todo y hecho no solo anclas sino rayces la pena y 
nunca se acavara de desarraygar en el desengaño^ noche tan 
fetal en todo este emisfero. 

Quissola ciudad en cavildo avierto movidos del horror de ver 
que sus mismas cassas avian conspirado contra la vida de sus 
dueños y eran ya sepulcros dellos y desmayada de poder re- 
mober tanto desmonte como ocupavan los sitios que fueron 
antes edificios de su vivienda , mudarse y salir como huyendo de 
su propia hacienda a buscar otro lugar donde poblarse en que 
comentaron a discurrir utilidades para su mudanza. 

Concurrimos en la plaga con el obispo , todos los ministros 
reales 5 prelados de religiones , cavildo eclesiástico y secular 
donde se confirió largamente el si y el no y se resolvió no com- 
benir por entonces sino repararse contra el ibierno cada uno 
como mejor pudiesse y cuydar de reservar del hurto las alajas 
bertidas y los materiales desunidos y buscar alivios de con- 
servarse y no perderse y amparar las monjas, las religiones, los 
pobres, los gúerfanos, los desbalidos y componer la república de 
modo que no se acabasse totalmente. 

Importo sosegar este impulso ardiente para que cuydasen 
de repararse porque en la conbersacion de que se mudavan 
ninguno tratava dello. 

Del mucho travajo, de la aflicion grande, del desabrigo y 
turbación, y de tantos accidentes y lo principal de los umores 
que la tierra aborto reconcentrados con el temblor , co- 
mento el contajio de un mal que acá llaman chavalongo 
los indios que quiere decir fuego en la cabera en su lengua, 
y es tabardillo en sus efectos con tanto frenesi en los que lo 
padecieron que perdían el juicio furiossamente. Esta a sido 
otra erida mortal para esta provincia, tienesse por cierto que se 
a llevado otra dos mili personas de la gente servil travajada y la 
mas necesaria para el sustento de la república, crianzas y labran- 
gas y como ya no entran negros por Buenos Ayres con la rebe- 



DOCUMENTOS. ¿63 

lion de Portugal ademas de lo sencible de la perdida se hace 
írrestaarable eo lo de adelante. 

Y con tanto conlajio que en entrando en una casa ninguno della 
deja de caer, si bien vinieron muchos y ba corriendo oy por todos 
loe contornos aflixidos y aruynados y aun no esta esta ciudad 
sin ella. 

No se puede apreciar el daño porque a sido unibersal , baste 
ponderar que se destruyeron cien leguas de edificios de 
adorno y una ciudad entera con iglesias, templos, monasterios, 
capillas , y casas de costosa fabrica y labor curiosa. 

Y que aun de las maderas que restaron, balcones, bentanas, 
puertas y otros materiales sean podido asegurar muy pocos, por 
qoe todos se destrocaron para hacer fuego contra el yelo y fríos 
o los cortaron para hacer aposentos donde repararse o ramadas 
donde acojerse o con las Ilubias y soles se an corronpido de ma- 
nera que no pueden servir. 

Dibulgaronse diversos milagros atribuidos al Santo Grucifixo 
de la plaga y otras visiones que se inputaron a personas de 
exemplo en las religiones , nada fue cierto. 

Hiciefense muchos pronósticos ominoso^ de que se avia de 
bolver a destruir la ciudad, señalando dias y oras y autores diver- 
sos y si bien en los cuerdos no imprima la verdad de quepudiesse 
ser en los temerosos de Dios, o de sus culpas causava recelo triste 
y se espiavan las revelaciones mentidas como si fuesen verdade- 
ras, que todos estos accidentes muebe una repentina desdicha. 

Lo mas notable y que tubo algún crédito fue decirse que un 
mulato avia citado a don Lorenzo de Moraga soldado de es- 
fuerzo y grande reputación en la guerra, retirado ya a la paz y 
con visos en su proceder de muy ajustado en la conciencia por 
no se que agravio de que se quejava , a el se lo dijeron*, y reci- 
vio los sacramentos, aquella noche, dejo rubricada toda la pared 
donde dormia con su sangre descolgándose por un balcón, acia 
a la calle, quedando rota la cabesa y sin vida. 

Dona Añade Quiroga muger principal teniendo nuebe hijos y 



/Í6& DOGUMBNTOS» 

ya en salvo entro desbaUda a sacar de la cuna una parle de sus 
entrañas de que estava recien parida y quedóse enbuelta en su 
piedad sin poderse valer asi ni al niño, muriendo de un golpe 
ambos, en que se admira el amor de madre que dejo nuebe hijos 
güerfanos por escapar el menor sin reparar en su riesgo, fue tan 
grande la tribulación o pasmo que impusso en todos el accidente 
repentino que quedando la cárcel sin guarda, rotas las paredes, 
los presos se contubieron entre sus limites sin faltar uno por 
mas de veinte oras , sin cuydar ( como esta asi ) de su libertad , 
hasta que por no tener donde guardarlos y temer que entre las 
mesmas ruynas cayendosse muriesen , hicimos vissita general 
en la pla^a y debajo de las ñangas que hallamos los dimos 
cárcel commentariense y a los destinados a pena capital pusi- 
mos presos , apriiioiíados en el cuerpo de guardia , en cepos y 
cadenas y hubo admiración aparte que estos no se huyessen pu- 
diendo, y que ni el ospital de San Juan de Dios en la sala de los 
enfermos matasse alguno ni en la cárcel los calabobos derriba- 
dos le estropeasse, siendo la miseria de estar pressos y enfermos 
previlegio que los preservo de la muerte que padecieran en sus 
cassas propias. 

Sacosse el sello con autoridad y papeles del secreto del 
acuerdo depositándose en casa del oydor mas antiguo, pusié- 
ronse guardas a las caxas r^ de censos y difuntos , y asistimos 
todos a visitar ios papeles y entregarlos a los jueces oficiales 
reales poniendo por testimonio como no faltavan ningunos 
ni se perdieron. 

Guydamos de que los demás protocolos del oficio de cámara 
y escrivanos de provincia se pussiessen en seguridad , desto 
pereció mucha parte por que las Ilubias y la humedad corrom- 
pieron los procesos y como era materia de resumen breve en la 
quenta es fuerza que la malicia del que le importa procure oy 
ocultar su daño, con pretexto tan general estamos en cuy dado 
como quien tiene presente de la prueba, que es necesaria para 
que las haiga y crea se perdieron. 



DOCUMENTOS. 465 

FueroQse desenterrando los bustos de los santos de la debo- 
cion del pueblo y higose no pequeño rreparo en que Santiago 
patrón de esta ciudad perdió la mano derecha, y San Joseph 
sallo sin ella, San Antonio por voto protector de la peste en- 
dido y destrocado el pecho y cuerpo , San Fran<^ Xabier no pa- 
reció aunque la debocion del pueblo y las maravillas que en el 
baca y a cuyo favor atribuye el reverendo obispo su vida que 
la vio en notable riesgo biendose debajo de una pared descala- 
brado y erido, le a aclamado como patrón, le a hecho procesiones 
y desde Sevilla parece que bino sin faltar en su amparo y era 
bulto de escultura primorosa y excelentemente adornado. 

Despachamos a personas de mas execucion, de mas poder y 
mayor celo a traer materiales en que hacer algunos retiros y en 
que depositar el santisimo sacram^** y los templos para las llubias 
y esto se conseguio haciendo mansiones rusticas como tiendas 
de campaña en que colocarlo. 

Luego señalamos sitio donde hacer audiencia y juntarnos y 
nos distribuymos a facciones distintas para qué nuestra super- 
intendencia y asistencia obrasse mas prompta y a un tiempo sin 
divertirnos todos en una. 

Un oydor a disponer cárcel , otro a la cathedral, otro sitio de 
audiencia^ otro los ordenes generales de bastimentos y abasto 
y necesidades comunes de la república. 

Los regidores repartidos a derribar las ruynas pendientes, a 
limpiar las corrupciones y poner las acequias corrientes por sus 
antiguos arcaduces para que pudiesen correr como antes dán- 
doles todo fomento y autoridad y sin escusarnos en publico por 
animar a los demás a travajar por nras. personas deponiendo 
por entonces el autoridad al exemplo que no importo poco para 
alentar en los peligros a los que rrecelaban entrar a sacar los 
ornamentos, los aparatos del culto divino en que se travajo 
mucho y se aprovecho mas por que se sacaron desto la mayor 
parte aunque con perdida considerable del estrago. 

De noche divididos por todas las calles de la ciudad cayda en 

OOGUM. II. 30 



llr 



466 DOCUMENTOS. 

rondas assi al miedo de las monjas como al espanto de las mu- 
geres pobres y temor de los ladrones y gente animosa eo p^qar 
y a retirar el excesso en la debocion y penitencias por que do 
fuese de daño al sujeto ni a la causa publica asi^tiei|(lo con das- 
velo sin que faltaseipos instante y fue tan u(,il que no supedip es- 
cándalo ni hurto que pasasse de quatro palos y seis clavo^ de los 
bertidos por las calles y sin dueño. 

Dimos quenta al governador luego del sucesso' y por sayer si 
en las armas avia havido higual calamidad que nos pusiera ^p 
mas recelo por que los indios de guerra no intentassen gogar la 
ocasión y prevenimosle que no dejasse de asistir si cQmbepia 
a aquellas fronteras por que nosotros asistiríamos a estos infles 
con toda enterega y al socorro de la plaga de Valdivia para 
donde estavamos conduciendo viveros y en medio de todo se 
embio el socorro, se bencio el ibierno y ^e sobrepusso la dili- 
gencia al imposible que pareció haver a) intentarlo. 

Se higo una iglessia de tablas de ciento y quarenta pie:^ de 
largo con las que reservo la ruyna de las casas reales, con mil 
ps» que imbio el governador y la limosna de un oydor desta 
audiencia que la asistió , comengo y acabo capas aunque cpp 
estrechega de concurrir en ella el pueblo, el clero con su pbinpo, 
la audiencia, y cavildo y de quatro altares, deposito dep^nte 
donde esperar el reparo de la antigua cathedral ep que ya se 
ba poniendo tanto cuydado que aplicándole cinco niil ps"* délos 
once mil que binieron de limosna del Perú que remitió el 
virrey y siete mil que tenia de recago en sus bienes v de fa- 
brica y con la esperanga de que Y. M. como acostumbra hará 
mrd. de los nobenos destos dos obispados y alguna porciop 
que tenemos en vacantes de obispados, en breve se celebrara 
en ella que se ban rrematando ya las maderas y demás fa- 
bricas de cantería y carpintería, a que asiste el oydor mas anti- 
guo, el obispo, el fiscal con toda atención y desbelo; de suerte 
que se pudieron celebrar las fiestas que celebramos por cos- 
tumbre loable desta audien' repartidas por dias entre nosotros 



del saotisimo sacramento en su otavadel corpus la c[ual hicimos 
desde el primer dia de septiembre en la iglessia nueba y cayo 
este dia sin afecto y después se reparo ser en el que se celebra 
la dedicación de la iglessifi. 

En todas las demás religiones se an hecho capillas pequeñas 
cada una como sus fueras y las limosnas an alcan9ado y se 
lea a repartido de los once mil que binieron de Lima a mil 
pa* a ciida una y de la limosna del gover' que imbio dos mil 
pa^ de au hacienda a cada uno ciento y docientos a la cathedral 
y quinientos a los monasterios de morcas. =: Que an andado tan 
atentas a su obligación que de seis mil pesos que les rremitio 
el reverendo arzobispo de Lima y su clero por mitas a ambos 
monasterios para su bestuario le renunciaron por comentar a 
ppner los cimientos de sus iglessias, y por otros debotos se an 
ido socorriendo para este fin con que si bien an padecido aflic- 
ción no desnudes. 

En este estado queda esta ciudad y los ministros que V. M^ 
tiepe en esta audiencia deseosos de hallar aciertos mayores 
en el servicio de Y. M. y conservando entressi y con el rdo. 
obispo y gover* paz y buena correspondencia aunque an ocur- 
rido conpetencias en casos graves que pudieran destemplarla 
pero con las cédulas de V. M. nos contenemos hasta jusgando 
quien excede se sirva de mandarnos lo que combenga que los 
medios que se an interpuesto al bien de la república para su 
reedíñoacion p' alibio reservamos para otra carta por no dila- 
tar esta mas. Grde. N. S' la catholica y R^ persona de Y. M. 
como la christiandád a menester largos años. Santiago de 
Chille. Julio 12 do 1618. 

Los Oidores. 



468 DOCUMENTOS. 

Carta de los oficiales de la tesorería sobre el terremoto 

del 13 de mayo de 1647. 

A trece de Mayo de este año de 647 como á las diez y media 
de la noche hubo en esta ciudad de Santiago de Chile un terre- 
moto ó temblor que duró como tres credos resados , y con tan 
grande estrepito y violencia que la arruino toda por el suelo. 
Y asi mismo los pueblos y parte de las estancias de su jurisd" 
desde el rio de Maule al de Gbuapa que son mas de 80 leguas 
sin dejar templos, conventos ni edificios que no asolase y der- 
ríbase. La tierra abrió algunas grietas por donde salió copia de 
agua f los rios crecieron y los cerros y caminos se derrumba- 
ron , y la misma noche y en otras tres ó cuatro siguientes se 
continuaron ios dhos. temblores pero no tan fuertes de que 
todos quedan turbados y asombrados, respecto de ser este 
territorio limpio de volcanes que cuando revientan suelen can- 
sar estos daños. Castigo justo de la mano de Dios, pero benigno 
y misericordioso según nuestros grandes pecados. Los antiguos 
nacidos aquí solo traen á la memoria que oyeron á sus mayores 
que hubo aquí otro terremoto ochenta años há, que arruinó 
parte de lo que entonces estaba edificado. 

Los clamores, lágrimas y sollosos han sido grandes pidiendo 
misericordia á Ntro. Señor, el número de les muertos es mas de 
lo que pide tierra tan corta. — Los heridos y estropead' son 
muchos, de todo lo cual dará cuenta á Y. M. esta Real Audiencia 
que habiéndose juntado con el obispo de aquí d^ F. Gaspar de 
Yillaroel varón ejemplar han procurado en todo lo que se ha 
podido el consuelo desta miserable república cuyo estrago es tal 
que si no es viéndolo no se puede comprender como ello es, p* 
referirlo á Y. M. de cuya clemencia r* esperan sus vez**», que los 
mas y sus antepasados han derramado su sangre en su real 
servicio y al reparo y remedio de sus miserias, desdichas y cala- 
midades. 

De algunas iglesias se ha podido sacar de los sagrarios el 



DOGUMBNTOS. 469 

Santísimo Sacramento , pero de otras por nros. pecados no se 
ba descubierto hasta ahora. 

Para el culto divino, decir misa y resar las horas canónicas se 
quedan haciendo ramadas de paja en la capacidad que han 
dado lugar las ruinas y el obispo, clero, religiones , monaste- 
rios de monjas, Real Audiencia y demás vecinos algunas chosas 
para poder vivir. 

Las cosas sagradas de imágenes y adornos de iglesias y délas 
casas de particulares las mas han perecido y los despojos que sacan 
salen tan quebrados y deshechos que no son de ningún provecho. 

Las casas r" donde estava la sala de la B} Audiencia y acuerdo 
y solia TÍvir en ellas el gob' quando vajaba á esta ciudad, cárcel 
y sala de armas, pólvora y municiones todo se acabó y destrosó 
y solo la parte en que estaba la caja r^ y la de los censos de los 
indios y de difuntos, libros y papeles se escapó y se pudo sacar 
y no sin peligro de las vidas y se ha puesto por ahora en un 
aposento en la plaza y no muy seguro en el inter q® se dá forma 
donde ha de estar. 

Esta es Señor una corta relación de este lamentable y desdi- 
chado suceso de que estos criados de Y. M. quedan con el dolor 
y sentim^ que es justo , y no ha de ser pequeño desconsuelo el 
haberse perdido casi los mas de los bastim*''' que había p' el 
sustento del año y cojerles á la entrada del invierno sin reparo 
pp las lluvias y frios , y con el mal olor de los cuerpos muertotí 
que DO se han podido desenterrar y con el temor de que no 
resulte de ello inficionarse el aire y que haga alguna peste. 
Por lo cual habia pedido la ciudad que como en el deposito se 
le permitiese mudar á otro sitio en el entretanto que V. M. 
mandaba otra cosa y la Real Audiencia proveo que no se inno- 
vase por las causas que representará á V. M. cuya católica per- 
sona gue. Dios como la Cristiandad ha menester : Santiago de 
Chile 23 de Mayo 647. Por haber maltratado el temblor al con- 
tador en el brazo derecho no firma esta carta. 

MiG^ DE Lerpa , Tesorero. 



hio v^tmtsMM, 



Carta de Ntc^"' Polanco sobre el tettemótú del IS de fHcJf» 

de 1647. 

Habiendo esoríto á Y^ M. como juea mayor de los ceofog de 
los indios deste reyno eli las materias qae conforme á tealea 
cédulas es mi obligación en el despacbo general que esta au^ 
diencia ftiizo para estos gallones 4 sobrevino á esta oiadad y 
cien leguas en su con tordo (que es la tierra de paz) á I3de Majo 
coibo á las diez y media de la noche un temblor tan grande de 
tierra que asoló íoÚúÉ I06 edificios sin reservar uno donde lin 
mucho peligro se pueda estar breve rato ^ destruyó á raís todos 
los tenlplos , iglesias y monasterios de monjas dejándolas sin 
ciauíitra > sin celdas ili dasa, fué universal la perdida en esta 
parte y aunque no se ha podido reducir á número fi^rae el de 
los muertoí^ el computo pol* mayor llegará á mil parsobas los 
mas gente de buena vida y nombre, parte inocentes criaturas y 
resto esclavos é indios y gente de servicio, duró el rumor y-es*- 
truendo como el espacio de cuatro credos, no dejó altar doilde 
celebrar otro dia ni orat* aquella noche, ni vocación devotd, 
que no se enterrase, ni el Smo. Sacramento se pudo sacar en las 
mas iglesias hasta que en la de la Merced de su sagrario doddd 
solo se reservó se trajo en procesión á la plaza ^ no quedó ni 
una campana ni instrumento con que convocar al pueblo y toda 
aquella noche tembló por muchas veces y nó ha cesado dia al*^ 
guno de repetir tres y cuatro veces interpolándose algunos en 
que ha cesado, como es entrada de invierno y las comidas es^ 
taban ya encerradas , quedaron debajo de sus troxes rendidas 
las mas y sujetas á las lluvias que han entrado con rigor y en 
abundancia y con fuerza de truenos que en este clima se han 
oido raras veces con que va muriendo la gente, de trabajo ea 
el poco abrigo y desamparo , con el tiempo todos viven en las 
huertas y solares libres de paredes á la protección de pave- 
llones, alfombras, esteras , ó como se han podido reparar y el 



DÓCÜifÉATOS» 471 

^üé ttt^of to buhiós de paja (que acá ilamdti ranchos) , impor- 
tara la ruina dosl millones y con tnenos no juzgo seta restau- 
rable tii jpOsible en muchos años reducirse á forma política de 
población de cuidad en el empeño en que están sus vecinos, su- 
puesto tfie desde sus primeaos abuelos pobladores hasta ahora 
ban ido edificando lo que destruyó el terremoto en tan breve 
tetibidO demás que el espanto del iSUceso hasta qué la olviden, 
ú6 ied alcfntati á edificar de adobe ni hacen fabrica de labor, 
tedriefidó tiO repitá , ni ello vivirán dentro , y aunque estos 
acdsos iietien sus causas naturales de que pfovienen y no son 
nuevos eii el mundo antes en todas las partes del han suce- 
dido con mucha mayor violencia eti aquello^ siglos y en estos 
de qtle hay repetidos ejemplares eu las historias este hemos 
tlÉto y en este país tan nuevo que no hay hombre de los ancia- 
nos que refiera haberse perdido una teja aunque ha temblado 
algutias veces si bien en las ciudades de arriba el año de 1562 
dicen hizo grande estrago otro que llegó á esta ciudad y 
sus suburbios coteo ahora eáte y que á toda la tierra de 
guerra de Maule para la Concepción aunque llegó no hizo daño 
alguno, ss 

Tienen los indios 126,000 p' de principales de censos en estas 
hipotecas caidas y de réditos debidos 30,000 según contiene 
Uüa relación qtie da el protector y administrador de ellos que ha 
dfdó hasta aqüi , sotí los mas interesados en |la ruina por que 
todos han de dejar el área, y aun la ciudad querían desampa- 
rar luego huyendo de las ruinas levantadas que amenasan se- 
gunda vez Ú no les hubiéramos detenido con fundamentos 
tales y si bien recaen algunos de dhos. censos en otros bienes 
y haciendas del campo que no parecieron del todo sus dueños 
({uedflti tan faltds de todos con haber perdido sus haciendas y 
liíiUcha parte del servicio y otra abuyeiitadose con el sobresalto 
á tierra de la milicia que no han de poder cubrirle en muchos 
años y se han de rendir de conocido desamparándolo todo sn- 
puesto que las tierras acá no tienen valor (considerable y que 



&72 DOCUMENTOS. 

las mayores posesiones son las que gosan mas indios que las 
libren , y guarden el ganado , con que me recelo que los indios 
han de quedar eñ notable miseria si les falta este recurso de 
sus censos con cuyos réditos se vestían los viejos, reservado 
las viudas, los huérfanos enfermos é inpedidos, se pagaban al- 
gunos signodos de su dotrina y enseñanza y se le daban uperos 
y pertrechos para sus comunidades con que comian los que 
hacen pueblo en sus reducíones y faltándoles es fuerza las de- 
jen que es un inconveniente grande por muchas causas que 
y. M. tiene vistas sobre la reducion general de los indios. 

Yo quedo con todo el cuidado de mi obligación en la admi- 
nistración de esta hacienda para hacer en su reparo y conser- 
vación cuanto alcance la diligencia y pudiere la maña é indus- 
tria legal y espero en Dios poner corriente todo lo que fuere 
capas de ello. 

Y si conviniere hacer suelta de algunos réditos pretéritos 
ó futuros por que edifiquen de nuevo y subrogan hipotecas 
tales que en lo de adelante corra el censo lo habré de hacer 
comunicándolo con el pres^" y gobernador de este reyno celo- 
sisimo ministro del bien de los indios, y de lo que fuere 
haciendo y resultare daré cuenta á V. M. pues con haber per- 
dido el todo de mis muebles y dos esclavos en la ruina y 
quedar boi como todos en medio de ella sin habitación ni es- 
peran yá de tenerla mas que enramadas de paja que iremos 
haciendo en pasando el invierno , y poniendo en decencia el 
culto divino como se va obrando , es la parle que mas cuidado 
me da y á la que me doi todo este genero de hacienda destos 
miserables menores indefensos. 

Si y. M. tomare resolución en que esta audiencia no se con- 
tinué como lo persuaden los accidentes del tiempo pongo a 
y. M. en consideración que estas causas y bienes de los indios 
convendrá depositarlas en la persona mas superior y de quien 
confié mas la elección de Y. M. por que haberse administrado 
por hombres particulares que no eran los mas abonados de 



DOCUMENTOS. &73 

la república resultan bol grandes alcances en las c^* que iba 
tomando subidos precios en los vestuarios de los que entonces 
corrían gran falta en sus ganados y muchos gastos afectados y 
superfinos y estando ala disposición del juez mayor de justicia 
que aquile administran quedará reservada destos riesgos; Y. M. 
dispondrá en todo lo que fuere servido; guarde Dios la católica 
y Real persona de Y. M. mucbos años como sus basallos hemos 
menester. Santiago de Chile siete de junio de 1647. = 



Informe del cabildo eclesiástico de la catedral de Santiago 
sobre el terremoto de 1647 y sobre la santa conducta del 
obispo fray Gaspar de Fillaroel. 

Nos el Dean y cabildo desta santa iglesia de Santiago de Chile 
por q*en el terremoto, que sobrevino a esta ciudad por el mayo 
passado de quarenta y siete abiendose aruynado la iglesia ca- 
Ihedral y la sacristia della, y estando de los prebendados 
unos enfermos , y ausentes otros , y solos tres que quedaban 
ocupados en la pla^a guardando el ss™« sacramento , y conser- 
vando lo formal del coro, porque no faltasen los divinos oficios. 
El r"* s<» d** don fray Gaspar de Yillaroel del consejo de S. M. 
abiendo quedado herido, cuydo como buen pastor tan anciosa- 
mente de su rebaño que , abiendo armado por sus mesmas 
manos un altar, trayendo el ss°^° sacramento del monasterio de 
la Merced, y abrigándolo con el pabellón de su cama que es 
solo lo que saco de su casa , teniendo por tres partes abierta la 
cabeza por que quedo enterrado y le sacaron casi muerto unos 
criados suyos, estubo en la pla^a hasta el amanecer desde las 
diez y media de la noche, confessando gran parte del pueblo , 
viniendo en una processíon descalso , y el dia siguiente con- 
tinuándose los temblores y creciendo con ellos la aflicción de 
la gente porque corrió voz que se abia de abrir la tierra de que 
resultaron grandes desmayos y a un frayle Francisco lo llebaron 



lilli DOGUMSNTOfé 

en ombroB casi muerto , abiendo sueedidd lo mismo a la muger 
del cap*" Orosco, y a otras personas menos señaladas, el dho. 
8^ obispo corriéndole la sangre por el rostro de las heridas de 
la cabera salió de su casa y subiéndose en una mesa en que 
estaba un s^^ crucifixo de san Agustín i predico tan apostólica^- 
mente, y consolo de manera al pueblo que es común toz que 
murieran muchos si no ubiera predieadoi Sttcedio en este cftso 
un prodigio^ que le oyeron y entendieron grfein numero de 
personas desde lo ultimo de la ciudad , y era la distancia tan 
grande que no pudiera suceder naturalmente, y juzgando S. S* 
que algunas personas presentes y ausentes estarian ligados con 
censuras especialmente en la paga de los diezmos abiendo 
a voces perdonado lo que en diez años de obispo le abian de- 
fraudado los absolvió predicanclo , arrodillatídose el pueblo, y 
repitío la dha. absolución tres veces e& otroi tres diferentes Ir- 
tíoulos , y juran muchas personas , especialmente el oap*" Va- 
lentín de Córdoba > el cap*" don Fran°° Cortes, y el cap" Ca- 
biedes personas de conocida verdad estfi^ndo juntos cinco quadras 
de la pla^a donde estaba predicando el dho* s^ obispo , y donde 
era imposible estando en los términos de la naturaleza que se 
oyesen distintamente una voz humana se pusieron de rodillas 
todas las veces que hi^o la absolución , y oyeron las pakbras 
todas tan claras, y tan dislinctas como si todos juntos se ubieran 
hallado al pie del pulpito. Y queriendo todo el pueblo confe- 
sarse con el dho. s^ obispo los oyó de confession hasta las doí 
de la mañana, y porque temiendo el peligro de sus heridas ^ le 
rogaban los mas cuerdos que se retirase a su toldo no fue po- 
sible sacarle de entre la gente que se contentaba con solo be- 
sarle la mano , con que se recojio casi de dia. Y el dia siguiente 
como a las once de la mañana estando lo que restaba por eaer 
de la ig* cathedral amenagando ruina y todavía enterrado el ss"^** 
sacramento^ hallándose el dho» s^ obispo siil gente para Sacarlo^ 
y tampoco para apartar las ruinas de la puerta para tener mas 
fácil la huida si temblara , arrojo el manteo y el sombrero , y 



DOGUMENTM. Hlb 

coinen90 a cargar adobe, y piedra en bu» onibroR, ron que a su 
ejemplo llegaron a hacer lo mismo el oap*>^ don Antonio Chacón 
de Quiroga alcalde ordinario que era desta ciudad, Martin 
Suarez esQrivano de cámara y gobernación 5 otros caballeros, y 
muchos soldados. Con que se sacaron las formas llenas de 
tierra « y las consumió el dho. s' obispo dando la comunión con 
ellas a muchas personas , y abiendo dado cobt*o del ss°^° sacra- 
mento el día siguiente passo sus toldos al ciminterio, y entrando 
en persona por las vaynas de la saCristia « que causaba horror 
solo el mirarla , porque estando para caer gran parte della 
abierta por cien partes y temblando cada rato saco S. S*con sus 
criados y algunos negros y indios , que conduxo los retablos ^ 
y ornamentos, la plata labrada hasta los catones, y tarimas, y 
estando en la sacristía vieja enterrado un caxon grande con los 
ornamentos antiguos entro en ella con el agadón en la mano en 
compañía del cap^ Manuel Romo y abiendo quitado un monte 
de tierra y piedras , no pudiendo desenterrar de todo punto el 
c^xon )o rompió con una hacha , y saco quanto en el abia de 
manera que de los bienes de la iglesia no se perdió una hilacha, 
desenterró las campanas, y sacólas, y después asistió dos meses 
todo el día , yendo solo por la pla^a buscando indios y negros 
los pies en la niebe y con las ciadas , y mojado con los agua- 
ceros, para edificar la iglesia , donde se traslado la cathedrai , 
en compañía del señor d^'' don Nicolás Polañco de Santillana 
oydor desta R^ aud' de la orden de Santiago, que con su per- 
sona y una limosna gruesa ayudo al dhoi s^ obispo ^ hasta per- 
ficionar la obra y S. S*" hi^d lo misnio en el mismo tiempo en 
la iglesia de sus monjas « y la acabo ayudando con la gente de 
su casa, y con la asisteneía del P« present^ fray Luis de Lagos 
su compañero, y es la mejor de laü que se ati edificado en la 
ciudad. Y por estar las calles empantanadas ^ y las paredes que 
abian quedado amenazando ruina nadie passaba por ellas 
sin gran peligro^ iba S. S*" dos veces cada día a dar calor al 
edificio de la iglesia de sus monjas, a quien sustento de pan 



&76 DOCUMENTOS. 

tres meses a su costa cpiando por la falta de los molinos, y de los 
hornos no se hallaba un pan por ningún dinero , y de sus diez- 
mos dio gran parte de frutos a todos los conventos, y para ir al 
dho. monasterio de las monjas nbo dia, que no pudiendo ir a pie 
por sus achaques 5 y por lo que abia trabajado , subió encerró 
en un caballo blanco de lín negro y discurrió desa suerte por 
las casas de muchos pobres para socorrerles haciendo el cielo 
demostración de su piedad, porque abiendo hecho con los 
pocos negros de su casa decientas y sesenta tapias a una pobre 
madre del P. Alegría cura de Cauquenes , esas todas las dejo 
el temblor en pie, y no perdonando S. S' aun los vestidos 
que necesita dio uno de damasco que a despecho suyo habia 
hecho el P. present"^® su compañero al P. Diego Beuso, antes de 
estrenarlo , y habiéndole mandado que callara esta limosna la 
publico con lagrimas mostrándoles a los clérigos el dho. ves- 
tido. Y siendo ansí que a diez años que los sábados todos da 
limosna de plata a mas de ducientas mugeres pobres ^ y a los 
varones los lunes , sin las que da a conventos ^ y hospitales, a 
la cárcel, y a los bergon^antes, anadio en la hambre del año 
passado de quarenta y siete quatro meses enteros cada semana 
setecientos y cinquenta panes, y abiendo sobrevenido el 
terremoto de alli a dos meses se hallo tan pobre que el cap"* 
Arcaya le dio en la pla^a quatro panes de limosna y tal vez una 
muger de las beneficiadas con sus limosnas un huebo , y otra 
con muchas lagrimas un pollo, y no solo no se cayo de aairao 
e) dho s' obispo sino que andaba tan contento, y tan placentero 
que decia a gritos aora si soy prelado pues que imito en algo 
a los primitivos, y por aora no trocaría este obispado por el de 
Toledo. Y siendo tanto lo que el dho &" obispo a hecho en ma- 
teria de temporalidades a sido mucho mas el fruto de sus ser- 
mones siendo once los que a predicado después del terremoto, 
y abiendo ido en persona muchas veces a la Compañía de 
Jesús porque entre tanto caydo , no se cayga la Congregación 
de los clérigos que S. S» instituyo , a platicado dos veces en 



OOGOMENTOS. lili 

ella con su acostumbrado espíritu a hecho nueba cofradía ea 
S. Agustín con procesión de Sangre para los treze de mayo a la 
ora del terremoto, procesiones y novenarios, y una solemne fiesta 
a S. Fran*^® Xavier en la Compañía de Jesús dando a su costa 
gran cantidad de cera llenando con ella la capilla mayor, y 
dando velas a la R' Audiencia, religiones, ambos cabildos y 
pueblo, y no contento con aprobechar su pueblo a querido 
a costa de gran trabajo instruir, y aprobechar en todo el mundo 
porque abiendo impreso en España quatro tomos de grande 
importancia sobre la sagrada Escritura , y entre ellos en latín 
el gran volumen sobre los Juezes tan celebrado de todas las 
naciones , después de prelado a compuesto otros seys , y entre 
ellos dos que este año passado se hundieron en el nabio S. 
Nicolás, y aunque salió el caxon reconociéndolo en Panamá los 
dejo el agua sin facción para poderse imprimir , es su titulo 
govierno eclesiástico pacífico, y unión de los dos cuchillos 
Pontificio , y Regio , y con todos los trabajos del terremoto los 
esta trasladando, y en dándose a la imprenta an de ser la 
quietud de los tribunales y de las iglesias. 

Y por que cosas tan grandes en nuestro prelado y beneficios 
tan notorios, y de tanta importancia para nra. Ig*" no falten de la 
memoria , y los venideros sepan que en la forma que podemos 
emos sido agradecidos. Mandamos que en el libro del Cabildo 
se ponga S. S*" por insigne bienhechor de nuestra Cathcdral, 
y en el dicho libro un tanlo deste auto firmado de nuebo de nos- 
otros todos refrendándolo el secretario D^' D. Thomas Pérez de 
Santiago. D<^ Don Fran. Machado de Chabes. D"^' D. Ju*" de 
Pastene. Don Pedro de Artano. Don Franco de Pereda y Ribera. 
D^ Ju® de Aranguis Yalen^uela. D°' Ju* Albares de Guarida SS^ 
de Cabildo. 



&78 DOCUMENTOS. 



Informe, que con varios testimonios hace el obispo de Santiago, 
de la ruina que á padecido esta ciudad con los nr^meros 
terremotos del dia ocho de juKo del año de 1730 y siguientes 
en mas de dos meses. 

Señor, 

Hallabasse esta ciudad de Santtiago en la maior ostentación 
de sus edificios perficionada, llegando aun mas alia de lo que 
permitiael possible de sus caudales, emulandose unos por su de- 
voción en el aumento, y ornato de los sagrados templos, y otros 
llebados de su vanidad en el asseo de sus proprias cassas, 
quando el S^*, para despertarnos del sueño de nra. ambición, y 
letargo de nra. culpa, quiso misericordiossamente manifestar 
su justa indignación el dia ocho de Jullio, moviendo, no solo 
con uno, sino con tres terremotos toda la tierra, en el mismo dia 
en el espacio dedoze horas, siendo el primero entre una, y dos 
de la mañana tan formidable , que ninguno hubo que no se 
vistiesse y saliesse, passado su movimiento, repitiéndose otros 
menores hasta las quatro y tres quartos de la mañana en que 
acaeció el segundo tan espantosso, q" no daba lugar el movim^ 
de la tierra a mantenerse en pie a ninguno de sus habitadores, 
y arruinando este todo lo mas de la ciudad, y en especial lo 
sumptuoso de los templos no se pudo p' entonses persebtr 
tan gral. ruina, estando los ánimos preocupados solo del pavor 
del tremendo movim^' de la tierra , hasta que passado la per- 
turbacon del animo, y el roesmo ayre obscurecido con el polvo 
de las ruinas, dio indicio de su estrago ; y aliándome en la plaza 
con mí familia remitti a reconocer el estado de los templos, no- 
ticiándome los portadores de sus ruinas q^ se vieron patentes , 
luego que se comenso a aclarar el día, y entre doze y una de la 
tarde, se repitió el tercero igual al antecedente, y aun mayor, y 
lo que se aumentaba con el numeroso gentío que se avia ido 
congregando a la plaza, pidiendo misericordia, y cargando tan- 



DQODMBNXQS. ¿79 

to§ sobre cada confesgor» que no era possible que niugun peni 
tente le biciesse perfecta en el numero de sus culpas, pues como 
día de juizio, no avj^ mas libertad que para sollossos , ayes, y 
lagrimas , repitiéndose tantos temblores en aquel dia y en los 
dos meses siguientes , que creo que el mas prolixo computista 
perdió la quenta del numero, siendo muchos dias casi conti- 
nuado, p' instantes, el movim^ de la tierra y no satisfecho el 
S' de nras. lagrimas, siendo pocas, y no correspondientes a la 
gravedad de nras. culpas, desato el cielo sus nubes el dia nueve 
a la media noche con tanta abundancia de aguas, que parece 
quería el Señor anegarnos, o suplir con essas materiales las q*' 
faltaban a nros. ojos para llorar nras. culpas durando la conti- 
nuao^*^ de esta Ilubia mas de treinta horas, pasando las de la 
primera noche en el reparo solo de mi coche \ y discurriendo la 
ipundaciqn que podriaa tener los monasterios, aviendolos visto 
arruinados el dia antecedente, passe en persona con mi pru- 
viaQr, y varios sacerdotes que me acompañaron, y algunos 
seculares que se aliaron en la immediaciop de sustmonasterios. 
a reconocer su trabaxo, aliándolas en los patios mojadas, de 
pies a caveza enlodadas, p' serles necessarío salir de sus pa- 
vellones, las que los teuian a componerlos lo mexor que po- 
dían y alcansaba su debilidad, y pareciendome con la consulta 
da bopbres graves, llegaba el caso de prevalecer el derecho 
nat\inÚ de conservar la vida al ecclesiastico de la clausura, dis- 
pofae ^aovrlas a tal qual cassa immediata que avia quedado eu 
pie , para que se reparassen en alguna parte de las lluvias , y 
del pavor de ios temblores , y entre estos sustos niande a sus 
siadipos, lebantassen algunas barracas de tablas, estrados, 
y alfombras , para que se pudicssen restituir lo mas brebe 
a ]a dha< su clausura, auxiliando p' mi parte esta necessidad 
con alguna limosna, la que pude, siendo indispensable socorrer 
en alguna manera a las religiones para el sustento de aquellos 
priineros dias. = 
Exk este trabaxo, solo el doc D^ Fran°® de la Barreda nuestro 



480 DOCUMENTOS. 

oydor fue el único ministro que presto su assistencia man- 
dando cerrar con tablas los claros de las puertas y ventanas de 
su cassa, en que p' entonses se abrigaron las religiosas augusti- 
nasy siendo la cassa mas immediata y que p"" nueba se mantubo 
en pie, y p' lo que mira a la extracción de las religiosas claras 
concurrió nro. gov con un coche, o calesin, para que saliessen 
algunas acompañando a oirás a pie, mas en todo lo demás se 
experimento un total desvio y sin otra menor assistencia que la 
expressada, ni en socorro alguno, ni en auxiliar la forma de 
que se les formassen algunas barracas para poderse restituir a 
su clausura, ni para desmontar algunas de las ruinas, para que 
bubiesse essa mayor capacidad a su retirada, motivo para man- 
dar a sus síndicos procurassen p"" si executar alguna babitac<>B 
de tablas, estrados y alfombras, en q' pudiessen habitar resguar- 
dadas en alguna parte de las Ilubias y sol, y con effecto, asi se 
mantienen habiéndolas restituido a su clausura lo mas brebe 
que pude acompañado solo de mi cavildo eccieciastico y clero, 
y mucha paite del pueblo que concurrió en varias estaciones de 
las calles p' mera curiosidad, y ni esta, ni la obligación de mi- 
nistros de y. M. catbolica les hizo mover a prestar el auxilio de 
su assistencia en función tan tierna, como fue ver a unas esposas 
de Jesuchristo, caminar a pie p^ las calles p^ el amor de su clau- 
sura y con esta experiencia mande a sus síndicos se pressen- 
tassen ante vra. W audien*" pidiendo, que p^ persona practica e 
inteligente se reconociessen las ruinas assi de sus iglesias, 
como de lo restante de sus monasterios para que se les diessep' 
testimonio. 

No se si el motivo de esta diligencia á su mucha piedad ar- 
bitro se biciesse junta de hacienda r^ para el socorro de estos 
monasterios , y de esta conferencia se determino se les diesse 
el auxilio de quinientos pesos a cada uno y de la mesma suerte 
a las sagradas religiones : acción que mirada p^" si sola fue de 
mucho consuelo mió , mas a vista de la liberalidad y franqueza 
con q* se abrió el erario del ramo de valanza para comprar 



DOCUMENTOS. 681 

medio solar mas p^ precio de qualro mil y mas pesos, para la 
esiensi** de la liabilaC* de vro. gov^ que con el adito del gasto 
que 86 hizo en la dba. habitación , y en desbazer todos los altos 
pertenecientes a dba. cassa de vro. gov®' y K\ Audienc*, fue 
macho mas crecido que el socorro referido a monasterios y 
religiones y esta relac° la verificará Y. M. pidiendo tes- 
timonio a vros. offlciales reales, asi de este gasto, como 
del integro de dbo. ramo, pues me alio en la inteligencia 
de subir su producto en los doze años a mas de ciento y 
setenta mil pesos, y siendo esta suma tan crecida como 
de la liberal mano de Y. M. será lastima que su distri 
boc* no corresponda a la franqueza y celo con que se con 
cedió esta gracia. = 

Ciontinuando mi relación en la ruina de esta ciud* se com- 
piten unas á otras las de los templos de las sagradas religiones : 
la de la Merced que era todo de bobeda, se arruinaron todas 
viniéndose abaxo , sin que quedasse pedazo alguno de su te 
chambre p^ caer, destruiendo en el todo su tabernáculo mayor 
qae era dorado y mui costoso , haciendo pedasos las lam- 
paras , blandones, y vasos sagrados con otros destrosos que se 
ven en los demás altares de sus capillas. = 

La iglesia de la Comp* era también de cal y canto y bobedas 
de hermosa arquitectura , siendo la mesma planta que la de 
esse coUegio imperial, esta, es verdad, no se vino al suelo, 
mas han quedado tan desplomadas sus murallas, y tan arruina- 
dos algunos arcos de sus bobedas , la testera del altar mayor se 
descubre mas de una quarta de desplomam* y lo mesmo á pade- 
cido la fachada de su puerta principal , como también la torre, 
qae no solo se gastará mucho dinero en deshacer lo q* se halla 
Inservible, sino que sera necessaria la direcc'^ de persona mui 
pratica, para hechar abaxo lo arruinado , para que se eviten los 
K*iesgos de los que trabaxaren. 

La iglesia de Santo Domingo, siendo de cal y canto sus 
itiurallas, y de tres naves, la tfcbumhre que era de hernM*sítí* 
bOCUM. II. V\v 



liSi DOCUMBNTOS. 

maderaje , Be vino toda p^ los suelos , quedando sus murallas, 
y de su torre un tercio abaxo. = 

Las otras dos iglesias de San Franc**^ y San Agustín eran 
igualm^ de oal y canto sus murallas y sus techumbres de sin- 
gular emmaderaq'^ ; de estas un tercio de ellas se vino abaxo 
arruinándose p'' los suelos toda la muralla del presbiterio de la 
de San AugustiQ, #U8 dos torres, y portería, todo de cal y canto, 
registrándose la m^ma ruina en la de Saq Fran'"'* ; este es, 
Señor, el estada lamentable de los templos de las sagradas reli- 
giones, y mpnást^rios, fuera de la demolición de iqucha parte 
de sus habitaciones, que verificará el testimonio del trabaxo de 
los dos monasterios y San Augu^tin , teniendo pr cierto ocurrirán 
los demás prelados con la relac*^ de sus ruinas. 33 

Mi cathedral no es la mas ruinosa en esta universal desola- 
ción da este minero reyno , mas su estado nos tiene a todos los 
ecclesiaüticps , celebrando fuera de sus muros en una iglesia de 
tablas que se formó en la plaza los primeros dias con la morti- 
ficación de padecer en esta los rigores del sol y destemplansas 
del agua, según la variedad de tmpos. , pues su torre, testera 
del altar mayor, fachada de la portada, y algunos arcos imme- 
diatos es nesesario hecharlo todo abaxo p' la ruina en que se 
alia , una de las sacristias se arruino en la techumbre de su 
emmaderado, y también la trave immediata colateral de la 
iglesia con algunos frontones que despidió la torre , y el de- 
posito ó preparatorio de cal y canto se arruino en el toda p' la 
vesindad de la torre, las murallas de la carsel ecclesiastica y 
toda la demás habitación q*" tenia dha. iglesia para sus mi- 
nistros immediatos , se alia parte p^" los suelos, y lo que no con 
manifiesta ruina imposible de habitarse, y todo lo referido 
afianza la restauración en el xptiano celo , y piedad de Y. M. 
con el auxilip de la limosna de sus reales novenos , siendo de 
su H agrado , como lo fue en tmpos. passados para la fabrica de 
las referidas piezas y otras mas de dha. iglesia cathedral 
por ser la assignacion de la renta que goza en la parte de dhos. 



DOCUMENTOS. /Í83 

novenos ia precisa para su gasto regular de texay azeite y or- 
namentos con la obligación de restituir el mayordomo de dha. 
iglesia mil y pocos mas pesos que avia percevido entregados 
voluntariamente de unos offlciales reales de la tercia vaccante, 
según la disposición de la ley recopilada , mortificación que 
de presente se padece , estando como esta executado el dho. 
mayordomo para esta restitución y por que mi dignidad no se 
ultrajasse con dha. execucion exibi la mesma cantidad que se 
me avia entregado sin diligencia alguna mía , si solo por arbi- 
trio libre de dbos. offlciales reales privándose los pobres mis 
acreedores de esta corta limosna, que en el tmpo. pressente fuera 
so pequeño alivio para socorrer en parte a los monasterios. 
Esta es la relación de la ruinado lo material de este rey no siendo 
la de qualquiera religión mayor que la del común de la ciudad.= 
Y por lo que mira al beneficio espiritual de las almas se pro- 
curo por todo el estado ecclesiastico llevar su obligación en pro- 
cessiones publicas de penitencia, missiones parala reforma de 
costumbres por todos los varrios públicos de la ciudad , abso- 
luciones publicas , y vendiciones , según el ritual , y pontifical 
romano, cassamientos de personas que vivian en mal estado se 
executaron los meses de jullio y agosto ma» de quatrocientos , 
dispensando en las amonestaciones del santo concilio de Trente, 
y en muchos impedimentos por pedirlo assi la necessidad , y 
remitiendo en el todo los emolumentos de las informaciones , 
que por dro. se devian, para que este corto interés no privasse 
a los pobres del beneficio de ponerse en gracia de Dios me- 
diante el matrimonio , y al mesmo fin publique varios jubileos 
de los que su Santidad me concede, para que atrabidos de esta 
gracia fuesen mas frequentes las confessiones y communiones , 
sacrificándose todos los sacerdotes a la tarea del confessonario, 
oo solo de dia , sino mucha parle de la noche y en muchas de 
estas se sacaban en procession almazenes de la Sautissima 
Virgen, cantándole á choros su S. S"^° Rosario por toda la ciu- 
fflad , siendo muchas las noches que todas enteras so gastaron 



V 



48/i DoGuuEmos. 

en eslas alabansas por ser muchos los gremios , que con emu- 
lación santa deseaban apocar la justa indignación divina, me- 
díante el favor y piedad de la Santissima Virgen. Esta relación, 
siendo de la incumbencia de mi dignidad , me á parecido ha- 
zerla á Y. M., para que informado de la ruina de esta ciudad , 
de la de la Serena, puerto de Valdivia y Concepción que por la 
vesindad y cercania del mar padecieron también su inundación, 
meresca todo el rey no en este su trabaxo el consuelo de que, 
llegando a sus reales oydos , se compadecerá de tamaña mor- 
tificación. = 

G* Dios la católica y real persona de Y. M. muchos años con 
aumento de mayores dominios y señorios, como necessita la 
Xptiandad. Santiago de Chille y febrero 20 de 1731. 

Tosca narración de lo acahecido en la ciudad de la Concepción 
. de Chile el 24 de mayo de 1751. 

O Dios tu solo es omnipotente y al mismo tiempo que 
justiciero y misericordioso, y perla cequedad de los peca- 
dores que sin hacer caso de los divinos auxilios quieren vivir 
tan embriagados en los vicios como los infelices avitadores de, 
Sodoma y Gomorras no teniendo présenle quan presto experi- 
mentaron aquellos el azote de la divina justicia negándoles 
últimamente sus avisos p' que arrepentidos con la enmienda 
aplacasen el justo enojo delaltissimo : no lo hicieron y assi mui 
presto tubieron el mas trágico fin que en la historia sagrada se 
refiere, lodos en cuerpo y alma pereciera áecepcion de la familia 
de Lot inmediato descendiente de Abraham que por no ser 
Dios ingrato preservo ; no sucedió assi en la triste ciudad de la 
Concepción, no experimentaron sus moradores tanto el rigor 
de la divina justizia , pues á esta preservo las vidas á las mas y 
no les negó sus repetidos anteriores avisos , tal entiendo por lo 
acaescido en esta ciudad el año de 30 y en otras ocasiones 
que refieren sus moradores y aun mas reciente y quasi á la vista 



DOCUMENTOS. 485 

ei horroroso espectáculo dol Callao y Lima ; pfro aun esto 
no basta p' la dureza del corazón humano, aun mas de cerca se 
deja ver quanto desea nuestro gran Dios la enmienda del peca- 
dor y quan lleno de misericordia embia su castigo que llamán- 
donos á la enmienda y no queriendo que fuese nuestro fin 
como el de los ya citados sodomitas nos aviso con un recio 
teoiporal de temblor de tierra la noche del 23 vispera de la 
lamentable ruina y aun esta misma noche antes del formidable 
terremoto como diez minutos nos mando otro la divina provi- 
dencia como avisándonos que huyemos del peligro pero ó 
gran Dios quan digna de ser temida vuestra justicia, quan 
incomprehensible vuestros altos juicios^ quan justo vuestro 
castigo, pero lleno de misericordias, asi lo confiesa mi fee y lo 
acredita el successo de esta noche en la que para que yo 
y cada uno de los individuos de esta ciudad (que libramos las 
vidas) no pereciésemos fue preciso que obrase la divina Mages- 
tad (como lo hizo) con cada uno muchas maravillas. 

Dificultoso considero el circunstanciar lo acahecido, pues veo 
no podre significar su disformidad y aunque me dilatasse en 
decirlo todo no podre dar al lector la inteligencia de lo for- 
midable y espantoso de este caso; pero siendo mi intento el 
conservar enteramente en la memoria de todos los mortales este 
aviso del cielo tan importante p' la enmienda de los pecadores 
y vigilancia con que todos devemos vivir. 

Mucho temor causo á todos el temblor referido por lo estraño 
y formidable^ la que no dejo de servir p<^ tomar algunos pre- 
cauciones que sino fueron para lo espiritual (que de esta suerte 
pudiera averse aplacado el enojo del Señor) fueron para lo corpo- 
ral , pues los mas se conservaban la siguiente noche , aunque 
entregados al sueño vestidos ó no, del todo desnudos á ecepcion 
de los menos timoratos y menos esperimentados que del todo 
86 babian entregado al sueño y descanso: pero á poco mas de 
la una vino un fuerte remesón con el que todos precipitados 
corrimos (cada uno en la forma que se hallava) á los patios de 

■ ■ .* ' 



■ « 



'iU() DOCIJIUSNXOS. 

las casas y apenas enipesavamos á pedir é Dios misericordia 
cuando descargo la divina Magestad el azote sobre esta ciudad, 
mandando un terrible temblor de tierra que solo de oir los 
bramidos que esta dava apenas abia quien no estuviera fuera 
de si ; su mayor fuerza me pareció que duraría como seis 
minutos en cuyo tiempo se conocieron tres repeticiones roas 
fuertes alcanstndose el uno al otro y no quedo en este instante 
templo^ casa grande ni pequeña que no se arrojase, pues ni auu 
las personas se podian mantener en pie ni huir de laa casas. 

La mayor confusión era en esta infelicidad el considerar 
que después de tan gran temblor saliendo de su centro el 
mar con estraña braveza inundaría toda la ciudad (como suc- 
cedio en el Callao) cuya memoria desanimava mas á los que no 
bavian perecido debajo de las ruinas^ se hallavan oercados entre 
ellas y los mas en los patios de las casas queriendo con 
grandes fatigas unos saltar las esteriores paredes que aun no 
cstavan caidas, otros á deribar sus puertas de la calle que con 
el peso de la ruina de las casas que cargava sobre ellas era im- 
possible el abrirlas y otros impossibilitados de hacer alguna 
diligencia pues su cortedad de espirilu los tenia enteramente 
sorprehendidos y impossibilitados de huir del gran peligro que 
se esperimentava, el que se hallava en la calle ya recobrado 
de huir al monte » gritava al passo que corria diciendo el 
mar sale de su centro y huyan todos al monte lo que tantas 
veces repelido era aumentar la pena de los impossibilitados á 
la fuga ; y continuando el temblor aunque algo aplacado^ con' 
sideravamos todos estar en los últimos periodos de la vida, 
unos para implorar el divino auxilio y otros en vano el humano 
socorro formavan una grita tan espantosa de los mas es- 
traños lamentos que se pueden escqjitar : consideresse el con- 
junto de horrores que en este conflicto rodeayan los corazones 
de estos infelices pues siendo cada circunstancia nn accidente 
peligro la menor bastava para que desaminado el mas animoso 
no creiese llegar á mañana, todos discurrían lo mismo y hn- 



■ 



DOCÜMEIfTOS, 487 

hiera succedido á no habet* usado Dios aqui una de sus 
mayores maravillas, y fue el baver detenido las Aguas del mar 
algo mas de media bora después del temblor en cuyo tiempo 
pudieron con grandissima dificultad saliendo de las ruinas 
y huyendo desatentados ampararse de los montes en donde ya 
colocados todos los mas vecinos de esta ciudad servia de 
mayor turbación al ver á esta fluctuando contra las furiosas 
olas del mar : tampoco habia consuelo en mirarse unos á otros 
pues mas parecian todos cadáveres que animados ; no notava 
aquí la curiosidad frágil el ver á la señora , á la plebeya , á la 
casada, y á la honesta doncella^ con la desnudes que permite 
el lecho de donde despaboridas se arrojaron Lo mismo suc- 
cedio á todo seglar, niño anciano , clérigo, religioso, y aun á 
las esposas de J. Cb. no podia causar menos efecto , lo que 
todos baviamos experimentado, y experimentavamos , pues lo 
formidable del terremoto , los horrorosos bramidos que la 
tierra dava, el estruendo espantoso que hacian al caber los 
templos , torres , campanas , edificios , casas grandes y peque- 
ñas, la grande fuerza con que el niar llevaba tras si los mue- 
bles de las casas y fragmentos de todos ellos, los destemplados 
alaridos y lamentosa gritería de todas las personas, los aullidos 
de los perros, el desconcertado canto de las aves y pavor de los 
animales eran dos presagios del juicio universal y mucho mas el 
oir y ver a los que fluctuando entre las olas y golpes del mar 
iban á perecer, no haviendo podido por sus años , achaques ó 
desgracia acojerse al monte ; todo enfln ayudava á la mayor 
turbación y á que todos creyesen su muerte á las faldas de aquel 
monte porque se derrumbavan todos con tal fuerza de los tem- 
blores que incessantementc seguían que persuadidos creyeron 
otro segundo dilubio , cuando Vieron sepultado en el mar á la 
que poco antes habia sido nombrada ciudad de la Concepción 
pues á la media hora y minutos empezando á servir el mar se 
ausento precipitadamente de sus riberas dejando toda su bahía 
(que es de 3 leguas) en seco, pero como á los siete minutos 



.nr- 



&88 DOCUMBNTOS. 



« i 



volvió con graodissima fuerza ODcrespaiidfl^ ofar sobre ola con 
tanta altura que excediendo sus limites supuro y corono toda la 
ciudad entrando con mas violencia que la carrera de un cavallo ; 
retiróse con gran fuerza y llevándose tras de si todas las paredes 
no aun caidas y muebles de todas las casas, quedo esta ciudad 
como la plaza mas escueta , retiróse otra^ veces en la forma 
dha. y volvía aun con mas fuerza segunda y tercera veza inun- 
dar toda la ciudad aun mas la tercera vez que las antecedentes. 

Con tantos y tan formidables espectáculos no había viviente 
que lo pareciese; el sacerdote turbado « no acertaba a dar la 
absolución á los demás y estos por el mismo efecto ni aun esta- 
ban en estado de pedirlos, los padres ni aun procuraban por 
sus hijas , ni sabian si estas hablan perecido ó no , pues cada 
uno salió por donde pudo , sin cuidar el marido de la mujer, ni 
el hermano de la hermana. 

En este infeliz estado (para consuelo) deseábamos la ma- 
ñana, la que venida renovó nuevamente el dolor, cuando dioá 
la vista mas por estenso todo el estrago ya referido y tam- 
bién por vernos en un total desabrigo de ropas y casas , sin 
tener la menor forma de ampararse de los grandes fríos fuertes 
nortes y muchas aguasque en este país hay ; nada de menos 
sensible era verse sin socorro alguno para el sustento pre- 
ciso de la vida humana, pero la divina misericordia (que en 
medio de sus rigores uso de mucha piedad) ofreció a unos can- 
tidad de peces muertos que el mar dejo dentro de la ciudad para 
su sustento , y a oíros el poder alcanzar alguna carne que iReoia 
del campo por ser este país muy fértil. 

Toda la noche proseguio continuamente temblando la tierra, 
y al dia siguiente saliendo y entrando el mar aunque no con la 
violencia que las tres referidas veces primeras asta el medio 
dia que quedando esta mas sosegada siempre continuaron los 
temblores aunque mas moderados. 

Habia un mes que se hallava en este puerto el navio de Cádiz 
nombrado la Sacra familia y S"* Antonio, propio de D" J*» Sor- 



'\ h 



4 *■ 



D0GUMBNT08. 489 



rahiz que h«cto viaje al Callao de Lima el que padeció mucho 
en este succesao pues al mismo passo que la tierra temblava , 
el mar con el que dando el navio fuertes estrecbones, parecia 
hacerse pedazos, parte de sus navegantes que en el se hallavan 
ajustados, no tuvieron mas socorros que ihiplorar el divino, pero 
cuando mas sosegadfe^s esperimentavan algún consuelo y vieron 
á sus ojos el mayor peligro del cual solo la misericordia del 
Altissimo los pudo salvar : y fue que con extraño movimiento se 
retiro el mar con tanta violencia que arrastrando las anclas 
de dho. navio lo dejo enteramente en seco y casi turbando á la 
banda ; ¿ quien creio no perecer en este caso? O bien rompién- 
dose el navio como era de temor por estar cargado, ó bien es- 
perando que la abenida del mar, por su violencia y altura lo 
supurase y abogase el dho. baxel , pues algunos del país a su- 
bordo decian que el mar vendría mas alto que el palo mayor, 
lo que servia de mayor turbación á todos los que por instantes 
esperaban el fin; pero Dios que ya estaba empeñado en usar 
de sus misericordias los libro , pues donde estos esperaban la 
muerte tubieron el alivio, vino en efecto el mar con altura y 
mucho ruido y no habiendo las anclas de la banda adentro 
faltado aunque le dio un fuerte golpe y lo arrojo al otro cos- 
tado, al mismo tiempo surgió y quedo nadando; creció el mar 
hasta nueve brazas y media y hallaron todos consuelo, segunda 
y tercera vez , se volvió á retirar el mar en los mismos efectos 
quedándose todas tres veces este pobre navio enteramente en 
SIMO y de todos lo saco Dios con felicidad, el resto de la noche 
y mañana siguiente estubo dando vueltas por lo que se enrre- 
daron sus cables, de tal suerte que en cuatro dias apenas 
pudo desenredarse. 

Restituido á su navio el capellán y ya recobrado de su des- 
nudes*]^ quebrantos que le ocasionaron las ruinas (de las que le 
libro Dios milagrosamente) fue advertido por un indio como 
San Francisco de Asia lo abia arrojado el mar á una isla nom- 
brada la Quinquina tres leguas de la ciudad el que immedia- 



4(^0 DOCOIIBNTO». 

lamente dispuBo ir con el bote del navio á traerlo , pero apenas 
habia saltado en dha. isla quedo absorto i|l ver en sos costas 
multitud de imágenes y riquesas de todas las iglesias, cofres^ 
cajas, baúles, escritorios, papeleras, camas y demás bienes 
de toda la ciudad, pero movido a piedad, viendo la impossibi*- 
lidaddesus dueños para recaudarlos pues no habia quedado en- 
tero alguno de los barquillos que servian en esta bahia, metió 
en su bote primeramente á nuestro padre S** F<», después un 
cruciflxo, la virjen de la Concepción, San Pedro de Alcántara 
y otros santos y acavo de cargar el bote con lo mas precioso 
de lo respetivo a los vecinos y también gran cantidad de 
dinero : todo lo qual mantubo en su poder y noticiado a su 
capitán , no le estorbo á que volviese con el bote á transportar 
cuanto pudiese > p' que por este medio fuesen alibiados los ve- 
cinos de aquella ciudad que estavan retirados en el monte : 
continuando el capellán con el bote a la dha. isla pudo en 
algunos viajes que hi90 recoger todo lo que se ofrecia á la vista y 
después desembarcando en tierra todo quanto tenia en su 
poder dio parte al obispo y gobernador de la ciudad y este 
llamando por bando á todos los vecinos se les fue entregando á 
cada uno lo que reconocian ser suyo y el dinero se repartió 
entre todos porque todos eran pobres y lo habian pedido : no 
paro aquí la caridad de los oficiales y pasajeros de este navio , 
pues todos se esforzaron dando cuanta ropa tenian para vestir 
la desnudes de aquellos infelices que aun hasta el obispo no te« 
nia camisa , pero nada fue esto en comparación de lo que voy 
a referir que fue el haver causado la asistencia de este navio 
tan grande horror a los indios bravos que lo registravan 
de aquellas montañas que no se atrevieron (apoco de pa- 
sado la ruina ) a echarse sobre la ciudad y acavar con todos los 
christianos que se hallavan indefensos y careciendo de todas 
armas, pero se les entrego de este navio cantidad de fuciles, 
pistolas, sables, piedras, bolas, pólvora y otras municiones 
con que quedaron proveidos para poderse defender después 



liOGUMBirros. ft91 

de nuestra partida que fue de mes y medio ; qo habiendo me- 
diado interés para todo cuanto se. les dio , estaban estos infeli- 
ces tan agradecidos que nos daban el nombre de restauradores 
de la ruina después de Dios. 

De la ciudad de Chillan avisan no haber quedado piedra sobre 
piedra. Lo mismo dicen de otroft lugares immediatos, sin saver 
el numero de personas que han muerto. 

En Santiago no causo mucho estrago el temblor, pues solo 
algunas torres y pocas casas cayeron. Las islas de Juan Fernan- 
dez , a 60 leguas de esta ciudad , quedaron enteramente arruina- 
das y avisan haber perecido en el mar a la salida el gober- 
nador, su mujer y toda su familia que componian 26 personas. 
En el Callao y Lima a 500 leg. no se sintió el temblor pero si la 
salida del mar en el Callao , pero nada sucedió por haber sido 
ya de dia y todos pudieron huir. 

Aora nos avisan de otros terremotos con estrago que ha ha- 
bido posteriores en este reyno, como en Arica a 250 leg. de Chile 
y otros tantos de Lima haber quedado enteramente destruida. 

Aunque el terremoto y salidas del mar en la Concepción fue 
cuasi igual al que ahora cuatro años hubo en el Callao y Lima 
en él tamaño y perdida de todas cosas , y bienes temporales , 
ba sido muy desigual en las personas, pues en el Callao solo 
perecieron cinco mil personas y quedo enteramente destruida 
dba. ciudad. En Lima perecieron otras tantas incluiendo una 
peste que padecieron de siguiente. 

En la Concepción fue uno de los grandes prodigios de la 
divina misericordia habiendo quedado todo aniquilado y des- 
truido aquella noche , no haver perecido arriba de 25 a 30 per- 
sonas lo que a causado a todos la mayor admiración y conoci- 
damente confiesan que Dios solo quiso castigarlos en los bienes 
dejando a todos las vidas para esperarlos a la penitencia ; S. M. 
nos ayude para que podamos aserio assi y corresponder agra- 
decidos y sirvale de aviso al que este extracto leyere como me 
sirvió a mi el original successo. 



492 DOGUMBNTOS. 



Informe sobre las cosas de Chile (1). 



(1670) 



Dase cuenta a V. M. que el licenciado d^ Juan de la Cerda 
y Gontreras abogado de esta r' audiencia y que haze oficio de 
fiscal en elta en 13 de julio de este año de 1676 presento peti- 
ción diciendo que abiendose conferido por el press*" y oydores 
de dha. audiencia sóbrelas cosas que tocan al aumento y conser- 
bacion de estas provincias en lo politice y militar se avia 
acordado hazer imformacion del estado del reyno y de las com- 
beniencias e inconbenientes reconozidos y experimentados en 
la forma de su govierno para que se informe a vra, r^ persona 
con lo que resultase dándosele la voz para que sobre ello 
pidiese lo que combenia a la obligación de su oficio en execu- 
cion de lo acordado y de lo dispuesto por cédulas de 11 de 
deciembre de 1621 y para que los testigos fuesen examinados 
incluso 12 articulos y por un otro si dijo asi mismo que mu- 
chos de los dhos. articulos deduzidos se avian de provar en la 
frontera de la guerra donde se tiene noticia mas individual, con- 
cluyendo con pedir se diese comicion a persona ciudad de la 
de la Concepción que es la frontera principal para que alli 
hiciese la información referida y que cerrada y sellada la remi- 
tiese , cometióse en esta parte y como en materia tan grave 
por ruego y encargo a vro. r* obpo. de la Imperial d^ Fray 
Fran" de Loyola Vergara despachándole procuración rezetoria 
con inzercion de la dha. petición y capitules , y la que se 
avia de hazer en esta ciudad se cometió a vro. oydor mas 
antiguo doctor d° Juan de la Peña Salazar. Hizose la una y 

( i ) Sacado de ni{ colección de manuscritos. 



DOGUUKNTOS. ¿^93 

la otra examinándose 46 testigos y lo que a rresultado de 
dhas. informaciones que se remiten es por mayor lo que con-r 
tiene esta carta en forma de memorial ajustado a la brevedad 
posible. 

1. Primeramente pregunta el fiscal si saven el estado que 
tienen las cossas de la guerra, sus tercios, fuertes y poblaciones 
y que si los soldados de ella están bien diciplinados en la mi- 
licia y con la prevención nesesar ia para la defenza de la tierra 
abastezidos de armas y municiones o si en lo referido se a fal • 
tado y por ello se experimentan o an experimentado incombe- 
nientes. 

Pruevase que el estado que oy tienen las cosas de la guerra 
es favorable a todo el t^^ tal qual no se avisto muchos años a los 
soldados bien diciplinados en las cosas de la milicia con las 
armas y prevenciones nesesarias para la defenza de la tierra 
abastezidos de municiones y todo dispuesto de tan buena cali- 
dad que no se an experimentado ningunos incombenientes todo 
lo qual a causado la vigilancia y desvelo de vro. gov** y press* 
d^ Juan Henriquez pues luego que se desembarco en la dha. 
aud. de la Concepo^^ saltando en tierra a primero de nobiembre 
el siguiente de diziem^ se puso en campaña con el exer^ para 
castigar los reveldes que debajo de las pazes dadas, aviendose 
mantenido en ella tiempo de ocho meses conspirando muchas 
provincias con los movimientos del cacique Dunguiguala que 
lo era de Maquegua , que comunicándose con otros caciques y 
alterándolos previno el daño dho. vro. gov"' y press** d^» Juan 
Henriquez con faciónos de guerra tales que fueron castigados 
los que conspiraron contra la dha. paz continuándose los lanzes 
con diferentes subcesos y reconociéndose mejorado el partido de 
las armas de V. M. (que Dios g^) por aVer muerto y cautibado 
muchos de ellos y de estos y otros faborables subcesos, en este 
govierno se conquistaron y reduxeron 35 provincias de las 
conspiradas y reveladas que hazen mas de nueve mil indios de 
lanza que con sus familias harán veinte mil y mas personas que 



&9& DOCUMENTOS. 

estaban reveldes en los goviernos antezedentes. =: Que se an 
puesto en livertad muchos españoles hombres, niños y mugeres 
cautivos que tenían en su poder los dbos. enemigos y que como 
sin enbargo de lo capitulado reusasen algunos entregarlos sin 
interés por la natural codicia que les asiste el dho. vro. gover®' 
apiadado de obra tan xptiana y piadosa les dio de su propio 
caudal las pagas acostumbradas en su usanza. = Y que de 
las dhas. faciones de guerra asi mesmo a resultado averse 
redundo a las estancias de la Concepta y Chillan mucho 
número de indios veliches y yanaconas encomendados y natu- 
rales de ellas que conspiraron en el alzamiento gen^ del año 
de 1655 y otro número considerable de indios amigos cau- 
tivos que ñieron puestos en libertad y restituidos a sus redu- 
dones. 

2. Si saven que la dispocioion de los fuertes tercios y po- 
blaciones de la frontera de la guerra están en partes combe- 
nientes al adelantamiento de las armas y para la resistencia 
del enemigo en proporcionada distancia donde se puedan so- 
correr con prontitud^ o si están arresgadas y tienen dificultad el 
mantenerse. 

Pruevase que los dhos. tercios fuertes y poblaciones de la 
dha. guerra están bien dispuestos en los sitios mas a proposito 
y con buena dispocicion para que los soldados se puedan so^ 
correr y dar la mano con prontitud y algunos que an servido en 
el exer*^ declaran con mas indibidualidad que el tercio y cas- 
tillo de Arauco a sido siempre muy nesesario y que en este 
govierno se halla mas mejorado, fortalesido y defendido por 
que de antes era la estacada devil y arresgada y el dho. vro. 
gover^' d^ Juan Henriquez la amurallo de nuevo con pellines 
gruesos y bien dispuestos, mando labrar texa que alli no se vio 
Jamas cubriendo con ella las iglesias, almazen, guardia, casa 
del m^* de campo gen., castillo y alojamiento de los soldados 
despajando todo lo referido para escusar los inzendios que se an 
experimentado barias vezes, y siendo dificultoso labrar la dha. 



DOCUMBNTOS. &95 

teja en aquel lugar dispuso dho. vro. gover**' que se ingeniasen 
para que se labrase como se hizo y que se bao continuando las 
mejoras de aquel tercio opuesto a la parte de la costa. = Que 
d de Yumbel antigua y azertada población y sitio opuesto a 
nra. defenza por la parte de la cordillera y resguardo de aque- 
llas estancias se halla bien fortalezido y con muchas mejoras, 
reedificados los alojamientos de los soldados y quatro torreo- 
nes. = Que en las reduciones de San Xptoval y Madentuco 
avia dos poblaciones y que desunidas eran de ningún fruto , 
bii;^ de ellas un fuerte en la mejor planta y lugar cercano al 
dbo. tercio de Yumbel sobre el seguro de su sentinela para que 
sea socorrido brevemente , prevención arto combeniente a la 
conserbacion de aquellas reduciones. « Que el presidio y plaza 
de Puren era antes que se huviese poblado el lugar que mas 
defendia y resistía el enemigo a que le ayudava la disposición 
de la misma tierra circunbalada de grandes ciénegas y panta- 
nos al parecer inexpugnables y después que se pobló y se a man- 
tenido por dho. vjfo. gover®' d^ Juan Henriquez, es muy vrl. y 
combiniente para que las armas de Y. M. se adelanten y emba- 
rasar los intentos contrarios y que por ello se a retirado el dho. 
enemigo y aseguradose aquel pais tan acomodado en su favor 
y en nro. perjuicio , de alli executavan sus facciones y breve- 
mente se retiraban a la dha. ciénega que para el modo de vivir 
de los indios era una grande fortaleza. Esto reconosido asi por 
el dho. d*^ Juan Henriquez, a mejorado y adelantado la dha. 
plaza de Puren amurallándola y haciendo casa fuerte donde 
^e guardftn los bastimentos de los soldados, cubierta de teja y 
que no es la menor disposición que con el dho. presidio estén 
debajo de nras. armas y defendidas las reduciones de los indios 
amigos fronterisos, que se hallan los dhos. tercios y plazas 
principales bien guamesidas de soldados de infantería y ca- 
valleria fM)r el cuidado de dho. vro. gover**' obserbando que 
no falten de sus banderas ni que se les conceda licencia para 
bajar a esta ciudad, sa Que demás de lo referido ay en otras 



¿96 DOCUMENTOS. 

partes y )>arajes combenicntcs otros fuertes y poblaciones bieo 
dispuestos y prevenidos eo el govieroo presente mantenidos y 
mejorados resultando facciones importantes y ningunos incom- 
benientes los quales fuertes son los que coronan el río de Yíoyío, 
Talcamavída, Santa Juana, Santa Fee, el Nacimiento y San Pe- 
dro. =s Y por la parte de la Costa, Colcura , Laraquete y Tuca- 
pel y que los amigos de las reduciones que an dado la paz están 
amparados y defendidos debajo de nras. armas y sin dificultad 
se pueden mantener. 

3. Si saven que ay providencia en los mantenimientos y vive- 
ves para el sustento de la gente de guerra y como se dispone 
el trigo y carne necesaria p* el gasto de t9do el año y si ay 
buena o mala forma de comprarlo y recogerlo y a que precios 
y si es con ahorro y combeniencia o con demasiado costo de 
la bazienda del situado y si en la distribución ay buena o mala 
cuenta. 

Pruevase que toda la gente de guerra de este exercito en sus 
tercios, plazas fuertes y poblaciones an estado y están muy bien 
socorridos de bastimentos de harinas y carne con mas abun- 
dancia que antes porque después que govierna el dho. d^ Juan 
Henriquez se le da a la infanteria a seis almudes y a la cava- 
lleria siete y antes no se les dava mas que a cinco y a seis, por- 
que agora se compra el trigo con tanta comodidad que el ma- 
ior precio a sido de veinte y dos r^ fanega y aun a diez y seis 
y a diez y ocho reales conforme la abundancia o carestía y 
que antes de este govierno se Uevava de esta ciudad de San- 
tiago , y puesto en aquella de la Concepción tenia de costo y 
precip quarenta y quatro r^ la qual comodidad y abundancia á 
resultado del fomento que el dho. vro. gover°' d>* Juan Henri- 
quez a dado a los cosecheros que an poblado sus estancias con 
el seguro de la paz, acresentando mucho el cultivo de las tierras 
de labor con cantidad considerable de indios yanaconas que an 
salido del cautiverio y buelto al reconosimiento de sus enco- 
menderos , y que para que aya trigo bastante para el discurso 



DOGUMfiMTOS. /Í97 

de todo el año ei guvierno avisa al cav^<* de dba. ciudad de la 
Coocepcion al tpo. de las cosechas que todos los vesinos que 
voluotariamente quisieren hender trigo para el abasto del 
exercito ocurran dentro del termino señalado con las cantida- 
des que tubieren que bender y biendo la puntualidad de la 
paga por mitad plata y ropa, se compra lo bastante de tal suerte 
que antes suele sobrar para lo de adelante con que se consi- 
guen grandes ahorros á la hazíenda del r^ situado y siempre su- 
cederá asi mientras se obserbare este medio. = Pruevase mas 
que con celo piadoso el govierno presente á hecho que en pri- 
mer lugar se rezivan los granos pertenecientes á los diezmos 
aumentándose el valor de ellos con este medio por que los 
arrendadores con la seguridad de que les an de comprar presisa- 
mente el trigo para el exercito se adelantan a dar cantidad de 
consideración como experimenta oy en el remate que se a hecho 
llegando a subir mas de la mitad de lo que en los goviernos ante- 
zedentes se remataban. = Y que los dhos. trigos se siembran 
en las estancias mas sircunvezinas a las fronteras conducien- 
dose brevemente y con mucho menos costo que de antes siendo 
entonces el costo de la condusion en ios goviernos anteceden- 
tes quando menos a seis H* llevando juntam** los socorros , pel- 
trechos y municiones y el dho. vro. govero^ d*^ Juan Henri- 
quez a hecho rebajarlo a tres reales por la carga de dos fanegas 
de arina soltando el asentista el interés de los dhos. peltrecho^, 
ropa y demás referido y que siendo nesesarias en cada año 
de diez y siete a diez y ocho mil fiemegas de trigo en tan cre^ 
sida cantidad es muy grande el ahorro de vra. r* hazienda. = 
Que la carne que gasta el dho. r^ exercito se compone de ga- 
nado bacuno y este cav^^ le prorata entre sus vezinos porque 
asi lo ordena y dispone el dho. gover**' d'' Juan Henriquez y 
con efecto se haze y executa recogiendo el dho. ganado el co- 
misario señalado y conduziendole a las tierras de Catentoa 
donde esta el cavo que lo rezive y se haze cargo del con buena 
cuenta y razón y que con la mesnia sale por libramientos que 

DOGUM. II. 32 



/Í98 DOGUMBNTOS. 

se despachan en el govierno y roediaote ellos y con los tercios 
se haze ajustamiento , buena orden y forma para que no aya 
fraude ni engaño ; el precio de cada cavesa de ganado es a dos 
patacones no exsecivo sino asentado ; de muchos años a esta 
parte pagase en ropa de dho. situado que se trae a estas r^' cajas 
y los juezes oficiales de ellas pagan a los que llegan con los 
vales que les dio el comisario de la conducíon y que si algunos 
ocurren a la caxa de dha. ciudad de la Concepción también se 
les paga y que en la forma suso referida se halla el exercito bien 
abastezido de harinas y carne con christiana y buena cuenta 
en la distribución y con ahorro manifiesto de vra. r^ hazienda.=: 

4. Si saven o an entendido como los dhos. soldados son so- 
corridos para sus bestuarios y pagas de sus sueldos y en la forma 
que se distribuye el r' situado sus crezes y costos y si por ellos 
están desnudos o malcontentos o an resultado otros incombe- 
nientes en perjuicio del estado de la guerra. = 

Pruevase , que los soldados son socorridos y pagados de sus 
sueldos y que el situado para este exercito biene cada año de la 
ciudad de los Reyes en plata y ropa y quando se a de distribuir 
se juntan a acuerdo de hazienda los ministros qué lo deven 
hazer en que suele concurrir vro» r^^ obpo. de la Imperial, en 
cuya junta se reconoze los empeños causados de los gastos 
presisos y lo que se deve de trigo, ganado bacuno, cuerda 
y otros géneros y para que alcanzo a la satisfacion es présiso y 
nesesario echar crezes a los géneros de la ropa sobre el precio 
que trae de dha. ciudad de los Reyes y que lo que en dfao. 
acuerdo de hazienda se resuelve asi se observa y executa en la 
distribuicion para lo qual vienen los factores de los tercios fuer- 
tes y presidios y se entregan de la cantidad que biene librada 
de la Veeduría gen. a vras. H* caxaa donde esta el caudal de dbo. 
situado quienes lo condnzen a los tercios y fuertes referidos 
donde se les haze el pagamento a los soldados, del sueldo que ba 
para este efecto por los ministros y oficiales y que en esto ay 
buena cuenta y razón de calidad y que no se an ofresido en los 



DOCUMENTOS. ¿Í99 

pagameolos dificultades ni incombenientes. = Pruevase asi 
mesmo que en el principio del govierno del dho. vro. pres^ d^^ 
Juan Henriquez se retardo el situado veinte y dos mezes que pa- 
saron desde el ultimo antecedente » y que en esta ocacion su 
industria y buena maña mantubo el exer^ buscando plata sin 
costo de la H haz^, = 

5. Si sayen que los indios amigos reduzidos a la paz y obe- 
diencia de vra. r^ persona son bien tratados, dotrinados y ense- 
ñados en las cosas de nra. Santa Fee católica o si reciben agra- 
vios en sus personas, haciendas y familias, o si son maloqueados 
debajo del seguro de la paz o si los an supetado a servicio per- 
sonal contra su voluntad o los an ocupado en labor de minas de 
oro, plata o de otros metales. 

Pruevase que los indios amigos reducidos a la paz son bien 
tratados y mantenidos en justicia y dotrinados en nra. Santa Fee 
católica para cuyo efecto a solicitado y puesto con todo el cui- 
dado posible dho. vro. gover^' d° Juan Henriquez que se hagan 
como se an hecho iglesias en la misión de Buena Esperanza , 
Arauco , Puren y Paycavi y otras partes donde se administran 
los santos sacramentos y se dotrinan por sus curas y padres 
misioneros de la comp« de Jhs. y que a los dhos. indios ami- 
gos se les guarda y observa con mucha puntualidad el seguro y 
condiciones delaspazes y en esta parte el mayor desvelo de 
dho. d^ Juan Henriquez a sido hacer que los caud' y gente de 
guerra no los maltraten ni hagan agravios y que se a procedido 
justificadamente en las malocas que se an hecho para el cas- 
tigo de los reveldes provando y calificando primero su delito, 
y que en execucion de lo dispuesto por la r* cédula de 20 de 
diciembre del año pasado de 14 luego que llego a mano de dho. 
vro. gover°' mando por bando que se publico en los tercios y 
partes de la frontera que no se hiciesen esclavos los indios apre- 
sados en la guerra de las parcialidades reveldes con pena de la 
vida a los tratigresores , y que los amigos reduzidos a la obe- 
diencia de V. M. gozan de toda libcrlail, y que solo se ocupa 



500 DOGUl^EMTOS. 

en labrar la tierra para su suslento y de sus familias y que no 
los sugetan ni ocupan en que sirban personalmente contra su 
voluntad y algunos testigos declaran que e& tanto el cuidado 
que se pone en esto que siendo sentidos unos españoles y indios 
de encomienda de cierto delito que cometieron contra algunos 
indios amigos berificado mando dho. vro. gover"' quitarles las 
vidas y aunque los perdonaban los parientes interesados se exe- 
cuto inviolablemente, y aunque de parte de ellos por su mal 
natural y poca constancia se intentan alteraciones contra lo ca- 
pitulado en las dhas. paces de nra. parte se guardan y cumplen, 
y a los caciques y principales indios entre año se les hazen so- 
corros de bestuario y otras cosas de su estimación por tenerlos 
gratos y sociables y no an sido ocupados en labor de minas de 
ningunos metales y que solo el año de 74 en una ocacion por la 
mucha falta de gente que abia para las estancias de aquel obis- 
pado se trajeron algunos indios pagándoles enteramente su jor- 
nal por solo tpo. de 30 diasque duraron las cemenleras con que 
se bol vieron a sus tierras contentos y pagados sin que fuese ne- 
sesario volverlos a llamar, avíendo venido voluntariamente re- 
mediando ladba. falta de peones los yanaconas que salieron de 
cautiverio , y que quedaron ios dbos. indios amigos tan gusto- 
sos y codiciosos de los jornales que ganaron que solicitavan los 
bolviesen a llamar para el mesmo efecto mostrando la ropa y 
géneros que avian ganado para ellos sus mugeres e hijos. = 

6. Si saven que an sido admitidas las pazes por los indios y 
si las condiciones y capitulaciones de ellas fueron muy combe- 
nientes y si se an guardado o quebrantado y que seguridad y 
permanencia tienen y que medios serán combenientes para 
asegurar la paz y sosegar las alteraciones y movimientos de los 
dbos. in*. 

Pruevase que an sido admitidas las paces que los indios re- 
veldes an dado y que las capitulaciones y condiciones de ellas 
fueron muy a proposito y combenientes y no la menor el que 
avian de salir a vivir a la livrra liana y iralabie saliendo de las 



DOCUMENTOS. 501 

asperezas de los montes , reniitense los que lo declaraii a las 
dhas. capitulaciones en que so procedió con maduro consejo y 
que para que se conserben en la dha. paz y obediencia en que 
están no se puede hacer mas diligencia que la que esta hecba 
en la disposición de los tercios, fuertes y poblaciones y presidios 
continuándose la diciplina militar que se obserba con la vigi- 
lancia que a puesto este govierno porque siempre que hubiere 
desacido y diminución en el exer^ bolveran los indios a su 
primer estado porque no tienen cavesa , fee , ni palabra y que 
deven estar como están debajo del seguro de nras. armas sin 
confiarse de ellos como las experiencias repetidas vezes an 
manifestado siendo cierto y constante que abiendo ofrecido y 
dado las dhas. pazes se hallaron en las reduciones de los amigos 
algunas nobedades introducidas por unos caciques que asistian 
entre las dos Cordilleras, el uno nombrado Loncotipay, este se 
saco de la aspereza de sus tierras y se puso en sitio y paraje 
competente donde se halla con sus sujetos con mucha mejor 
comodidad mantenidos en paz y just* y que pareciendo en 
aquella ocasión mas culpados los indios guambalies mando dho. 
vro^ gover<»^ pasar mucho numero de ellos con sus familias a la 
ciud. de Chillan donde están asimentados con buena comodidad 
de tierras dotrinados y enseñados en la fee católica que todo 
mira a su conserbacion y sustento.= Que el cacique Aylkcnti- 
che siendo sospechoso en la paz prometida se le aberiguaron 
alebocias y conspiraciones las quales juntas con los daños que 
avia causado a las armas de V. M. este ind'o poderoso y de 
quien por lo experimentado cauteloso en la guerra y mucho sé- 
quito se dispuso para obviar la total rruina de este reyno o por lo 
menos el desasociego en que tenia los Españoles y se determino 
el dho. vro. gover®' a buscarlo y castigarlo con tan feliz y breve 
diligencia que fue apresado y toda su parcialidad aunque estava 
en tierra muy áspera y montuosa para defenderse y mantenerse 
como se man tubo CrTcado de nras. armas, trajese a la dha. ciad. 
de la Conzep^** y hecha y fulminada la causa fue castigado 



502 DOGUMINTOS, 

dbo. cacique Ayllacuricbe y su parcialidad dividida hasta esta 
de Sant^ repartiéndolos entre ios vezinos y prefiriendo a los 
venemeritos para que los educasen , tratasen corao a los demás 
indios libres domésticos y encomendados y que les diesen 
tierras en que sembrar moderándoles la pena que merecían 
por sus delitos en averíos desnaturalizado de donde eran pelí* 
grosos a la conserbacion de nras. armas y que aunque lo re** 
ferido pareze genero de castigo no fue sino utilidad conocida 
para los dbos. indios pues se les dio pasto espiritual y otras 
mucbas combeniencias que se dejan entender que de lo que se 
refiere se a conseguido el sociego y quietud de las provincias que 
estaban y están de paz obligándolas al escarmiento y a no hacer 
nuebos movimientos y alteraciones con que están en conocido 
y mejorado estado las cosas de la guerra. = 

7. Si saven el estado que tienen las fuerzas del enemigo, sus 
armas y prevenciones , en que distancia se hallan las parziali- 
dades reveldes , que faciones pueden intentar y que daños se 
pueden recelar conforme a la dispocicion de sus fuerzas^ cavalle- 
ria y prevenciones. = 

Lo que se prueva en esta pregunta es que los enemigos que 
an quedado reveldes están muy rretirados como cien leguas de 
dha. ciud. de la Concep^^ frontera y plaza de armas principal , 
y de las provincias reducidas distan quarenta leguas con poca 
diferencia y aunque en este numero de leguas y distancia algu- 
nos no se ajustan a una mesma cantidad como cosa que depende 
de lo que cada uno siente se conforman en que los dhos. indios 
están muy retirados por cuya razón se puede discurrir con 
certeza el estado que tiene su cavalleria y las armas con que se 
hallan , pero que se colige que de los muchos daños que an 
recevido de nras, armas y del sociego con que están que se 
hallan muy gastados y que qualquiera inbacion que intenten 
nunca a de lener efecto sino es que los que án dado la paz se 
unan con ellos y que en este caso llegara la guerra hasta los 
tercios , fuertes y presidios , pero si estos se mantienen leales, 



DOCUMENTOS. 503 

no parara la Hba. guerra de las primeras provincins íronforizas 
donde ocurrirán las armas de V. M. a favorezerlos como lo an 
hecho en otras ocaciones , y corroborando la razón de juzgar 
muy acavada la cavalleria del dho. enemigo retirado se decla- 
ra oías que en las vatallas, encuentros y malocas se las an tomado 
grandes despojos y estorbado el mal abuso introduzido de que 
pasasen muchos cavallos de la otra parte del rio de Viovio de 
que rresultaba rehacerse el enemigo comprándolos a nros. 
indiofi amigos y domésticos y hurtándolos de los potreros. Lo 
qual remedio el dho. vro. gov^ d° Juan Henriquez mandando 
que solo pasasen los muy nesesarios con cuenta y razón y nu- 
mero señalado para cada tercio y imponiendo graves penas para 
quQ ninguno los hendiese a los dbos. indios.= Y en quanto a la 
distancia que se hallan los reveldes de nras. armas también se 
declara que por tierra tienen paso franco y seguro los Españoles 
que ban a Valdivia y a la provincia de Chiloe y que buelven 
con seguridad , cosa que no se a visto en largos tpos. , y entre 
los que señalan que an hecho el dho. viaje es uno el provincial 
de la Compañía de Jbs. que desde la dha. ciud. de la Concepon 
fue a visitar a la plaza de Valdivia lo que era de su obliga- 
ción. = 

8. Si saven el estado en que se halla el govierno político de 
ambas repúblicas de indios y españoles, como se administra 
justicia en ellas y si los indios domésticos y encomendados 
están reducidos conforme a las ordenanzas y se ocupan en la 
lavor de la sierra y en el aumento de los frutos de ella y si las 
estancias de las ciudades de la Goncep^^ y Chillan y las demás 
de la frontera de la guerra están pobladas y en ellas se bene- 
fician los frutos necesarios para el sustento de sus*avitadores 
y del exer**» que milita en la dha. frontera. = 

Pruevase que se halla en buen estado el govierno politice de 
ambas repúblicas pues la justicia se distribuye con igualdad y 
los indios de encomienda hazen vida política en sus pueblos y 
reduciones señaladas en cumplimiento de las ordenanzas y 



5üá DOGIJMENTO& 

de las que nuevamenlK a becbo el dbo. vro. gover^ d* Juau 
Heariquez aprobadas por esta Audiencia que los dhos. indios 
se ocupan en el aumento de los frutos de la sierra y que como 
ya ba referido, están pobladas las dbas. estancias de la Concep®' 
y Chillan y que en ellas y en las circunvezinas se siembran y 
cogen los granos para el sustento del exer** = que abiendose 
pasado 21 ó 22 años que no se hacia la visita gen^ de la tierra 
salió a hacerla el dbo. vro. oidor mas antiguo doctor d*^ Juao 
de la Peña Salazar comensandola por el partido de Quillota 
y otros hasta el corregimiento de Maule y el de esta dba. ciud. 
que continuaba al tpo. de las declaraciones desagrabiando los 
indios y haciéndoles pagar su servicio personal y que vivan 
educados y con la enseñanza de xptianos y otros muchos efeo 
tos favorables. = 

9. Si saven que los caminos y pasajes de los rios son libres 
y seguros o si tienen penciones o contribuciones los puentes 
vareos y vaizas y a quien pertenezen las dbas. contribuciones y 
si son exsorvitantes y gravosas o correspondientes al costo que 
bazen en su conserbacion. = 

Pruevase que los dhos. caminos r^"" y pasajes de los rios 
siendo como son libres y seguros no tienen contribuciones 
exsorvitantes sino lo nesesario para la conserbacion de los 
vareos y puente del rio de Maypo uno y otro bien menesteroso 
y que aseguran los riesgos de estos pasajes y que el puente del 
dbo. rio de Maypo caudaloso se compone de maromas de cá- 
ñamo costosas, arriéndale este cavildo a la persona que haze 
maior rebaja y esto se combierte en el costo y aderezo. = Y 
los caves que tienen a su cuidado los vareos de ios otros rios 
aunque llevan algún interés por los pasajes lo mas se combierte 
en la conserbacion y aderezo de ellos y qtie a los religiosos no 
se les lleva interés alguno =: ni tampoco se lleva a los que 
pasan por los barcos que ay en San Pedro , Talcamavida y 
oirás parles ¿i\ las tierras de arriva por ser de cuenta de V. M. 
dispuestas para la comunicación y facciones de guerra = Que 



DOCUMENTOS. 505 

del lercio d^ Arauco en adelante ay puentes de la rae^^nna cuenta 
y forma sin que a nadie se lleve interés. = 

10. Si saven el estado que tienen las obras publicas asi para 
el culto divino como para la comodidad y uso déla ciud. de este 
r^ y sus avitadores y si se an dejado de hazer algunas que sean 
necessarias y que efectos a ávido o ay para ello o como se podran 
hazer la que faltan. = 

Pruevase que en este gobierno se an aumentado las obras 
publicas y aun hechose otras que jamas se an visto como son 
la pila de bronze que esta en medio de la plaza principal de co- 
nocida utilidad y combeniencia de la república. Un puente de 
cal y canto que se compone de seis ojos grande y hermoso en 
el río sircunvecino el qual crese mucho con las aguas del 
ibierno tal que en una ocasión se llebo los edificios de esta 
ciud. arruinándola y con el dho. puente se aseguro este daño 
para lo de adelante aorrando el costo de los tajamares que cada 
año se hazian temiendo las inundaciones y que lo mas principal 
es el escusar y asegurar las personas que se aogaban por lo 
presiso de pasarle. Viven de la otra parte los religiosos de la 
recolecion de San Franc. y como se sustentan de limosna no 
podian pedirla sin el dho. riesgo. Los mantenimientos que se 
traen de las estancias y chácaras pasan por el dho. puente con 
seguridad y aun pueden pasar carretas que es el ordinario 
trajin , que estas dos obras tan menesterosas no era posible se 
ubiesen hecho según la pobreza de los vecinos si el dho. vro. 
gover**' d'^ Juan Henriquez no ubiera puesto el ombro y muchas 
veces su asistencia y parte de su caudal y iraido de la frontera 
Mro. que supo fundir y hacer la dha. pila donde se coge el agua 
comprando juntamente un mulato albañil y cantero cuyos jor- 
nales soltó graciosamente. = Q^ las calsadas de las calles se 
están haziendo y que sin ellas se vivia con incomodidad. Y el 
no reedificarse las casas de cavildo, carzel déla ciudad, cassas 
r** donde se alojavan y vivian vros. governadores como estavan 
antes del terremoto lo causa la miseria en que se be este r"» 



506 DOCrMBMOS. 

desde el año pasado de 47 que fue quando sobrevino y que el 
cavildo no tiene propios considerables. = Y discurriendo sobre 
la pregunta declaran asi mismo que fuera combeniente hazer 
en el rio de Maypo un puente perpetuo y capaz de cal y ladrillo 
porque de aquí a la dha. ciud. de la Concep^^ no ay otro mas 
peligroso ni que tantas personas consuma sin embargo de tener 
puente de maromas, sin firmeza ni seguridad y que si para todo 
esto V. M. (que Dios guarde siglos) se sirviese de hacer al- 
guna mrd. a estos vasallos o a relevarlos de las alcavalas y papel 
sellado se conseguiría el hacer 6l dho. puente perpetuo y las 
demás obras publicas que faltan donde no cada dia iva a menos 
este r°<> falto de servicio, con las pestes continuadas y que el dia 
de oy se están padeziendo que los géneros de la tierra no balen 
ni aun la tercia parte de lo que balian. == Y que por lo qae 
toca las obras para el culto divino, han en aumento con las 
asistencias, socorros y limosnas de mucha consideración que 
a puesto y dado el dho. vro. gover**'. La iglesia de S , Agustin esta 
casi para enmaderar. La de la Comp» de Jhs. se ba reedifi- 
cando. Y en la de Santo Domingo que es la mejor el dia de oy 
se