(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Historia y costumbres de los gitanos, colección de cuentos viejos y nuevos, dichos y timos graciosos, maldiciones y refranes netamente gitanos ; diccionario español-gitano-germanesco, dialecto de los gitanos"

l^íiírL'estífí^íi^r^ 



■f^;>^/-'^'ir^^^.tri^^>^^yp%JT¡'f^^^rp-\'Z-^^^iK''-^^ 



'f\ 



^■A 



I 



[: 



Historia y Costumbres 



I CD 




DE LOS 



ITAN05 



COLECCIÓN DE CUENTOS 

VIEJOS y NUEVOS 

DICHOS i TI/A05 GRACIOSOS 

MALDICIONES V REFRANES 

NETAMENTE GITANOS 



DICCIONARIO ESPAÑOL- QITAN0-QERMANE5C0 

DIALECTO DE LOS GITANOS 
OBRA ESCRITA POR F. AA. PABANO 



MONTANER y 5IM0N. editores • BARCELONA 



3.c«we».i^5 



í ^c< 



>-..^ 




HISTORIA Y COSTUMBRES 



DE LOS GITANOS 




F. M. Pabanó 



HISTORIA Y COSTUMBRES 

DE LOS GITANOS 

COLECCIÓN' DE CQENTOS VIEJOS Y X'UEVOS, DICHOS Y TIMOS GRACIOSOS, 
MALDICIONES Y REFRANES NETAMENTE GITANOS 



DICCIONARIO ESPAÑOL - GITANO - GERMANESCO 



DIALECTO DE LOS GITANOS 



OBRA ESCRITA POR F. M. PABANO 



EDICIÓN ILUSTRADA 



BARCELONA 

MONTANER Y SIMÓN, EDITORES 

CALLE DE ARAGÓN, NÚ^L 255 
Í9Í5" 





ES l'ROI'IEDAD 



CUATRO PALABRAS A MODO DE INTRODUCCIÓN 



Desde que el autor de este librejo era muy joven, un chaval, empeza- 
ron a llamar su atención los gitanos; entre otras razones, por su vida 
azarosa, y vagabunda, por la prevención con que se les trata y se les 
juzga, y por su modo de ser tan diferente de las demcis personas. Desde 
entonces, el que esto escribe se dedicó a estudiar con esmero los gustos, 
aficiones y costumbres de los gita.nos, y sus comportamientos con el pú- 
blico y en las intimidades de la familia. 

Más tarde, azares de la vida llevaron al autor de esta pequeña obra 
a un contacto casi inmediato con aquéllos. En el espacio de treinta 
años se vio en un obligado y constante trato con la gitanería, como jefe 
que ha sido de algunas prisiones; esta circunstancia le hizo poder 
observarlos en sus diferentes fases y tomar nota de sus rasgos ?ná8 sa- 
lientes, de todo cuanto le ha parecido digno de 'mención, para conseguir 
una descripción acertada, en lo p)osihle, del tipo que conocemos en Es- 
paña, muy particuUtr mente. 

Sobre esa base, y además ayudado con el concurso de varios amigos, 
aprovechando largas residencias en Granado., en Córdoba y en la capi- 
tal de Andalucía., verdadera Meca del gitanismo y de la gente flamenca, 
ha podido el que suscribe recopilar, sobre el terreno, lo más auténtico, 
lo más genuino de ki raza. Desde que en su mente surgió la idea, de 
reunir estas impresiones en un libro, vino intentando que para ello le 
ayudaram los propios morenos (1): les ha halagaAo, concediéndoles 
cuantos favores pudo, les ha socorrido en sus jjerpetuas y mtiltiplicadas 
necesidades... ¡Empeño inútil!... Xad<i ha. adelantaxlo por tales medios: 



(1) Los gitanos. 



6 CLATKü PALABRAS 

iiinrfún tjUmio ni ffitana se Im pve.st'ído a rl!i>, ni ¡nn' riiefjot* ni ani 
pronu'Xíí^. Kl (iiifor lut tenido que someterles, .sin que se percutirán del 
propósitii, (t rigurosas observariotics; y cwiiuht ellos espontáneamente 
h'tn proferido un diiho, un timo ¡jmcioso, una VKddición, cualquier 
gire n ocurrencia chistoso, todo lo ha pillado al rucUt ¡f tomado de ello 
nota en el momento. 

De sus reuniones y fiestas, de sus tratos de co.lxdlertus en las /crios, 
etc., de todo ha sucado partido para coger a pulso algún fruto y poder 
acaparar una idea, sin que los mismos gitanos se hayan dado cuenta. 
Cuestión de tiempo y de paciencia. 

Esto constituye el único mérito del ptresente tndxijo, que es una 
recopilación sistemáticamente ordenada de todos hts e.rprcsíídtis obser- 
vaciones, a base de otras obras tenidas a la vista, y contrastando aqué- 
llas con cxuintos escritos e imptresos ha podido allegar pues no en 
balde dijo un sabio, que los libros viejos se hicieron para los aiUores 
niievos\ 



Para la historia de los gitanos, su vida y sus anteriores vicisitíules, 
según se relatan en este trabajo, ha servido como base jirincijxd la ohri- 
fa de don Francisco de Sales Mayo, con muchas notospey^tinentes al ob- 
jeto, recogidas de autores de verdadera significación, que se citan en el 
texto. 

Es muy de laiacntar que los cuentos, timos, etc., que se insert((n,sean 
más jiara oídos relatar de viva voz que para oirlos leer; <i menos que la 
persona que los lea conozca bien la pronunciación, la entonación y el 
énfasis jyrosódico del lengitaje usado por los gitanos. 

Después de recoger cuanto ha. oído en este género, j^id irado y moles- 
tando a amigos y conocidos, llegó a [reunir la colección que tal vez no 
sea del agrado de los que lean; pero... V(dga la intención. Lo bueno que 
en ella se encuentre es de dos amigos (I) que antes han demostrado 
estas mismas aficiones. 

Sirria conat guia para el Vocabulario gitano-español // lo lusfi,ria 
del d¡fiJ/-rto, especialmente la obra, dr (,hii ndalé (Moyo), qiu es lo anto- 



(1) A chipi callí La Inir/ua gifanal, dr don J. Tiiiro licbol/ci/v. f/tauatta 1900. -Maldi- 
ciones í,'itaiias de don M. Díaz Martín. Sevilla 1901. -Los curntus puestos eu romance, ¡larn 
rnriar un tanto la/oruní del oriijinnl, llevan las drl jtrhncv nufor cilndo, una T al final, ¡i loi 
dH segundo la D inicial. iJc estr mismo pro/inido observador ¡i snladisímo sevillano son la jua- 
jioría de las maldiciones y limo" f/iir se insertan. 



A MODU DE INTRODUCCIÓN 7 

rielad indiscutible; valiendo también los Vocabularios de A. de C, 
Campuzano, Jiménez, Mas y Prat, ¡j el Diccionario de Tineo, ya citado. 
Para las voces de germanía intercaladas , y la historia de la jerga 
fueron auxiliares las obras Los Rufianes de Cervantes, del Sr. Hazañas; 
VA Delincuente español de don R. Salilla^; El arte de robar, de Camán- 
dula; ht primera edición del Diccionario de la Academia y el de la len- 
gua castellana, de Caballero; que textualmente reproducidas traen las 
'voces de esta jerigonza. 

La. razón tenida en cuenta para mezclar en el Diccionario las voces 
de la jerga germanesca entre las de caló, 1ui sido la dificultad para des- 
lindar cuáles de ellas pertenecen puramente a uno u a otro lenguaje. 
Es imposible, para algunos vocablos, saber dónde acaba el caló ni dónde 
empieza la germanía; si bien hay ciertas p)alabras que indistintamente 
se usan en los dos dialectos para expresar un mismo significado, se- 
gún ya se dice en la tabla final del Diccionario Español-gitaxo-ger- 

MAXESCO. 

Al repasar cualquiera de ambos Diccionarios ha de notar el lector, 
a primera vista, que los participios o adjetivos que en nuestro idioma 
terminan en ado o en ido, al pasar al caló pierden kt d intermedia, 
transformándose en áo, ío, a pesar de que parece deberían llevarla, 
p>orque el {{dialecto gitano sigue la mismn escritura, ortografía y demás 
f'sirurtura gramaticcd que el castellano.» 
QuindcUé escribe en su Diccionario: 

acatáo = asociado. 

ca,i^tiSch.mAo = circundado o circunciso. 

charláo = loco. 

mnjsirÁo = bendito o bendecido. 

áiñio = dado. 

pandeláo = oprimido. 
Lo mismo ocurre con el sustantivo 

\)eYcsiba.or = enterrador; y con otras varias voces. 
Sin duda que al escribir tales palabras omitiendo la d, se tuvieron 
presentes las corruptelas y vicios de proniinciación, que tanto abunden 
en el modo de hablar del vulgo español, y p)ctrticularmente entre los ha- 
bitantes de Andcducia; que es la región donde los gitanos encontraron 
mayores facilidades para el arraigo de .^u lengit^ije y de .s-?/.s inclina- 
rioues. 



CIAIKO lAIíHKAS 



Por ¡ifioil ini*tiroih' arficKhii'ióu,rn ¡as ntrrx (jnrru caló í/gcrmancsco 
se debintDi rxrrthir con 11, fxtti h-trd sr susbfidiyc por Ui y, por no (/<()• 
U>s qur hohUm csios dlnh'rtoi^ o ¡ti jív'mif'vii .su rmiuílfro saiii'Io tic 11 
qxw iU'lw ft'iirr, y si rl dr y. 

Por ultimo, el ramillete ele maldiciones de Aiujwsto Jiménrz ij lux 
décimas del año I80U, qitc se inst-ritm después de los menfos, Indo rlh» 
escrito f'H ¡fifitmt, jnied^n sei-vir romo ejercicios de rufr' le,,! iiii< u/o <il 
lecfttr ijne ¡ns <piier<i trodncir (d custellauo. 

>rrino S de Junio /HI ',. 




Grupo de gitanos 



LOS GITANOS 



SU ORIGEN 



Muchas y muy diferentes son las versiones que desde antiguo se 
lian venido emitiendo acerca de la raza gitana; innumerables las 
noticias que de sus individuos, falsas o verdaderas, se han pro- 
palado. 

Unos autores los suponen oriundos de Turquía, otros de Ar- 
menia, de Bulgaria, de Rumania, de Arabia, de Tartaria, de Nubia, 
y muchos los creen originarios de Egipto; no faltando algunos que 
los hacen descender de los primeros pobladores de España, o de los 
moros expulsados de nuestra península. 

Existe una lej^enda religiosa que trata de explicar la forma 
errante de vida de los gitanos, diciendo que «son los descendientes 



I o F. M. I'AHAKÓ 

tie loá judíos (}ue crucificaron a Cristo...» Este es un ar|rumento 
absurdo, de tan escasa solidez, ijue no debe rebatirse; pues, a más 
de no presentar pruebas concretas, la misma afirmación envuelve 
una caiidídrz maliciosa, a la que no se debe prestar el menor crédi- 
to. Pero..., ;qué más? ¡Si hasta del mismo Judio lín-auíc ha queri- 
tio alí^uien hacerlos sucesores!... 

No faltan escritores que opinan, con cierto fundamento, cjue los 
jTitanos proceden de aquellas tribus cjue vinieron el año 755 a la 
península siguiendo a Abderrahmán, primer rey de Córdoba, desde 
los desiertos del Yemen y comprendidas en el califato de Egipto; a 
las cuales para distinguirlas de los uioros venidos de los reinos de 
l"ez y de Marruecos, se les conocía con el nombre áit egipcios. Des- 
pués de la caída de los tronos de Sevilla y de Córdoba, los maho- 
metanos vencidos, pertenecían en su mayor parte a aquellas tribus 
de origen egipcio, y bajo tal denominación fueron habitualmente 
conocidas estas bandas errantes y fugitivas, que la suerte de la 
guerra agolpaba de una a otra provincia, sin darles tiempo de esta- 
blecerse ni aclimatarse. 

i)ivo autor nos manifiesta a los gitanos como el residuo de las 
diferentes razas extranjeras que vinieron a mezclarse y confundirse 
en España, y de cuya mixtura se originó un pueblo distinto del 
indígena. 

Algunos eruditos han supuesto también que los gitanos proce- 
dían de los judíos perseguidos en 1348; cuando, de resultas de una 
mortífera peste extendida por toda líuropa, fueron éstos acusados 
de haber envenenado las fuentes y cisternas, para deshacerse de los 
cristianos; como si ellos mismos no hubiesen sido víctimas a la vez 
de aquella enfermedad mortal. Con tal motivo se les encarceló y 
fueron condenados a los suplicios más atroces. Los judíos que esca- 
paban al rigor de los tribunales, eran sacrificados por la saña del 
pueblo, (¡ue los atacaba sin distinción de edad ni sexo. Algunos de 
los perseguidos se refugiaron en sitios ocultos e inaccesibles, de 
donde no salieron hasta transcurridos muchos años; volviendo al 
interior de las poblaciones, cuando ya casi se había olvidado la cir- 
cunstancia (pie les obligó a esconderse. De aquí la conjetura de 
creerlos a(}uellos mismos judíos (}ue negando su origen israelita ha- 
cíanse llamar egipcios. 

\'arios escritores han tratado de sacar j^artido de la procedencia 
de esta raza proscrita; basándose en ciertas etimologías, y apoyan- 



LOS GITANOS 



dose en hipótesis más o menos absurdas; presentando, para poder 
explicarlas, analogías de nombres un tanto parecidos. 

El río Ciga en España, de que habla Lucano, ha hecho suponer 
a algunos disparatadamente, que aquél riega la patria original de 
los gitanos. Otros les hacen oriundos de la provincia ^i?// o //¿r/^^, en 
Africa: varios encuentran admisible la procedencia en la palabra 
Singara^ ciudad de la Mesopotania; y no falta quien los cree origi- 
narios de Zigera^ pueblo de la Tracia. 

Sin buscar punto determinado, las interpretaciones se han ido a 
fijar en apelativos más generales, como los de la Maiiritania Tiii- 
gitaiia^ en Africa; con la comarca de Zigiey, en el Asia Menor, o 
con los herejes griegos Atingaiies. 

La fecunda imaginación de algunos ha encontrado también que 
cierta horda del campo del Gran Tamorlán, en 1401, estuvo bajo 
las órdenes de un tal Cingo; y de aquel grupo quieren hacer deri- 
var a los gitanos. 

Al lado de tantas suposiciones en que se da tortura al nombre, 
puede mencionarse que el escritor oriental Arabschah, biógrafo de 
ese mismo Timur-Lenk o Tamorlán que se acaba de citar, habla de 
cierta astucia empleada por dicho emperador del Mogol, para des- 
hacerse en su ciudad de Samarkanda de los zíngaros revoltosos; 
cuya descripción corresponde a la de los gitanos actuales; y cuyo 
incidente tuvo lugar antes de 1406, época de la invasión del In- 
dostán. 

Los autores que buscan su procedencia en el Egipto, se apoyan 
en que las palabras gitano^ egipciano^ gipsies., egipteiier^ ^S^P~ 
tiens, egipteiis^ pharaok-iiepek^ faroiier y o\x2L?,y son variantes, las 
primeras del vocablo Egipto, y las dos últimas de los reyes Farao- 
nes; y esto les hace fijar su origen en la famosa región que el Nilo 
baña. 

El historiador bávaro J. Aventino dio de los gitanos las prime- 
ras noticias (i): «En este tiempo, escribe (es decir, después del año 
1400), aquellos hombres, hez de varias gentes que habitan en los 
confines de Turquía y Hungría, a quienes llamamos ziiis^anos^ em- 
pezaron con el rey Zindelón a vagar por nuestros países, buscando 
impunemente el sustento con hurtos, rapiñas y adivinaciones. Entre 
otros embustes, dicen que son de Egipto y que están obligados por 



(i) /oannis Ave7itini, AtmaUlnts Boioitivi: Basilecv, 1515. 



\2 F. M. PAHANO 

Dios a vivir desterrados; y fing^en (jue con el destierro de siete años 
hacen penitencia por el pecado de sus antepasados, cjue no (juisie- 
ron hospedar a la X'irgen María con su Hijo Santísimo. •►> 

En los Ani/es Aiii^^its/aii )s manuscritos, citados por Ludolfo, el 
it iliano Aquile Gassaro dice: (jue se vieron por vez primera en la 
ciudad de Au^-shurgo en el año 1419, hasta cincuenta de estos erran- 
tes (vagabundos), mandados por dos jefes, y decían iban en pere- 
grinación desterrados del Egipto Menor, 

Munster escritor alemán, que nació en 1489, al hablar de los gi- 
tanos, que Waxutí chrístianos ¡^cii/ílcs^ vulgarmente nombrados znn- 
gíiier^ manifiesta: «...ellos dicen que van errantes por penitencia, 
y (jue salieron del Egipto Menor. Estas son cosas fabulosas. Se ha 
hallado por experiencia (jue son gentes nacidas para vagar y robar, 
sin patria y sin religión; auncjue entre los cristianos bautizan a sus 
hijos. Son una canalla que entiende todas las lenguas y usan lachi- 
romancia... \'eintiséis años ha que yo examiné (esto lo escribía en 
i5v>()) a los principales de estas gentes en Heidelberg, y con dificul- 
tad logré ver ciertas cartas que ellos se gloriaban tener de los em- 
peradores. \'i una del emperador Segismundo, en la que se decía, 
que sus mayores en el Egipto Menor, abandonando el cristianismo, 
se hicieron paganos; después se arrepintieron de este delito y en 
penitencia peregrinaron algunos años. Ellos (los gitanos) eran ig- 
norantes y no sabían dónde estuviese el Egipto Menor. Son gente 
alemana, que se aumenta con el número de los ociosos y forasteros, 
principalmente franceses y de otras naciones, los cuales se unen 
con ellos.» 

Covarrubias también abunda en la idea de buscar la procedencia 
de los gitanos en Egipto, cuando en su obra ya citada de la Lengua 
castellana (folio 32, artículo gitano) escribe: «guano: quasi egitano, 
de Egipto;» y, citando a Goropio y Delrío, copia alguna de las 
cosas que estos dos autores hablan de aquella raza. 

El maestro Juan Lorenzo Palmireno dice en /í¿ estudioso corte- 
sano (Valencia 1.^73); que «los gitanos de líspaña mostraban toda- 
vía el salvoconducto de Segismundo en 1540,» y los designa como 
penitentes; si bien, añade que «en ello iníent<'U\ pues la vida (jue 
llevan no es de tales penitentes, sino de perros y ladrones.» 

Fueran o no penitentes, la verdad era que se les suponía, sin 
una razón de verdadero fundamento, oriundos de Egijito; aten- 
diendo sin duda a (¡ue directamente alguna parte de ellos llega- 



LOS GITANOS I 3 

ron procedentes de este país, que seguramente no era el suyo de 
origen. 

Hay además otras opiniones que procuran demostrar que los 
zigeuiies del Danubio, conocidos por Herodoto, o los sindi del 
Bosforo cimeriano, han sido el tronco más directo de los zigeiines 
de Alemania: otros, adhiriéndose a algunas palabras del idioma 
cofto que se encuentran en el dialecto de los zigeunes^ se atienen 
a la denominación de gipses o cgípsícs que les dan los ingleses, y 
a la opinión de los turcos, que consideran a los ziugay del Cairo y 
de Constantinopla como procedentes del Zanguebar o Zingibar, co- 
marca del Africa oriental. 

Pero... ¿quién los hizo pasar como egipcios y por qué se les 
aplicó tal nombre? No es fácil averiguarlo. Como no sea tomando 
por base los versículos de Ecequiel (cap. XXIX y XXX) que los asi- 
milaron a los antiguos egipcios, cuando el profeta israelita les vati- 
cina la destrucción de sus ciudades durante cuarenta años, la dis- 
persión del pueblo y su reunión al término de esa fecha en su pa- 
tria asolada... ¿Quién tuvo interés en inventar y extender la noticia 
de que los gitanos venían de Egipto a Europa condenados a espar- 
cirse por los demás países durante siete años, en penitencia de haber 
negado hospitalidad ¡1400 años antes! a la Virgen y a su Hijo, 
cuando huían de la persecución de Herodes?... Sea como quiera; 
pero esta tradición, falsa a todas luces, y las demás opiniones que 
tratan de corroborarla, ni siquiera merecen refutarse. La admitida 
hoy y la que se tiene por verdadera, es la que determina la proce- 
dencia india. 

Collocci, en una extensa y bien informada monografía, de modo 
irrefutable escribe, detallando todo lo concerniente a la familia gi- 
tana. Según opina, el individuo de esa raza es el hombre neolítico: 
así lo demuestran todos sus rasgos fisonómicos, fisiológicos y psi- 
cológicos; siendo idéntico también desde el punto de vista de la so- 
ciología. 

Para saber el origen de una raza es preciso estudiar testimonios 
autorizados; y éstos únicamente en las obras de Antropología pue- 
den hallarse. 

Según Bataillard, que es el antropólogo que inauguró el estudio 
sobre los gitanos, éstos proceden del Asia, de la parte conocida por 
Xungaria o Dsmigaria. Para explicar esto argumenta que de la 
Dsungaria (Mongolia) y aun de las regiones limítrofes, surgieron 



l.\ K. M. PABANÓ 

grandes, frecuentes y variadas invasiones; una de ellas vino a Jvuro- 
pa, presumiendo que ésta bien pudo ser de gitanos. Pero al estudiar 
la Dsungaria se vio que allí se hablaba un idioma aijluíinaiiíe^ y que 
es nitgol el tipo de aquel país; lo cual tiró por tierra la teoría; pues 
el dialecto gitano es Jlcxivo y sus hombres en modo alguno son de 
raza mogola. 

También afirma este autor que «los gitanos ya existían en el mun- 
tlo antiguo de Cirecia y Roma», y hay (¡ue tener en cuenta que Ha- 
taillard sigue el estudio de la vida, usos y costumbres de la raza hasta 
el siglo Vil (a. de J. C). 

El mismo escritor dice que los gitanos fueron los que dieron a 
conocer el hierro en Europa: la transición en esta parte del mundo 
fué de la piedra tallada al bronce, saltando por la piedra pulimenta- 
da, y como tal transición en Asia tuvo lugar por los cirios^ de aquí 
el que se haya creído y aun está admitido por muchos autores, que 
los gitanos sean restos o parte del conjunto de la raza aria que se 
extendió por Europa, Coa esto gana terreno la hipótesis que hace 
proceder a los gitanos del Asia. 

El hecho también de cjue sus ocupaciones predilectas sean el ejer- 
cicio de labrar el hierro, la calderería y soldaduras de metal, hace 
suponer que ellos fueron los arios que emigraron en éxodo del Asia, 
viniendo a poblar las distintas comarcas de la primera parte del mun- 
do. Si se admite tal teoría hay que reconocer que la invasión ocurrió 
hace gran número de años; y como el bronce en Europa se conoce 
desde 3.0 «) años antes de J. C, y si la transición de éste al hierro 
la produjeron estos individuos, su antigüedad en estas regiones es 
casi legendaria. 

Con lo expuesto puede quedar probado (jue los gitanos proce- 
den de otros países y que no tuvieron su origen en Europa, como 
erróneamente han (jueritlo algunos autores suponer. Ni j)or su crá- 
neo dolicnccfalo^ ni por su talla, ni por el color de su rostro, ni j)or 
la pigmentación de su pelo, pueden tener origen en ninguna de las 
cunas de que proceden los seres que pueblan esta parte del mundo. 
Resultan, j)ues, los gitanos, restos de acjuellas tribus arias que el 
autor italiano CoUocci describe de una manera magistral. 

Ihering es otro escritor (jue h;ii)la de los gitanos, haciendo un 
detenido estudio de las tribus y familias arias; y como consecuencia 
se ocupa también de esta raza, diciendo de los /c/iiiií^anrs o gitanos 
indios, (jue su discutido origen se coloca no lejos tie las orillas del 



LOS GITAXOS 



Shind o Indo, en la península indostánica. Agrega este insigne an- 
tropólogo, que el pueblo ario, antes que agricultor fué pastor, aun- 
que, como es natural, en forma rudimentaria; y que vivió en éxo- 
dos, como los pueblos del desierto. Esto ratifica la afirmación de que 
los gitanos vienen de esta procedencia; puesto que también ellos 
continuaron dedicándose a la ganadería, y la siguen ejerciendo en 
la actualidad con la cría de animales, y sus tráficos de venta y cam- 
bio de caballos, muías y asnos. 

Acerca de la raza gitana, en el año i5oo, escribía Volaterrano (i) 
y, hablando de Persia, dice: «Los iixios son muchos, y según Stra- 
bón Uxia es el país en que nace el río Coaspes (2). Yo creía que 
estos Hxios son los que el vulgo llama ya uxios ya aiiigaiios\ los cua- 
les por todo el mundo, y principalmente por Italia, viven vagantes, 
sin ley ni oficio alguno, sino el de decir la buenaventura: a esta ma- 
gia se dan todos los orientales, y singularmente los caldeos cerca- 
nos. Por autor de esto tengo a Squilace, que escribió la historia 
constantinopolitana; pues dice que el emperador Miguel Traulo, con 
adivinación de los iixios, consiguió el imperio.» 

Opinan ciertos escritores que el pueblo gitano abandonaría sin 
duda su país natal en una época remota, según algunos, o en tiem 
pos en que ya se habían formado los modernos dialectos (año 1 100), 
como dice M. F. Miklosich. Probablemente, manifiestan, desciende 
■ le alguna de las numerosas tribus errantes que se encuentran en la 
India. 

Sobre las ocupaciones de los gitanos y su modo de vivir, da Grell- 
man infinitas noticias; y por último, pone en su obra (3) un peque- 
ño vocabulario de su idioma, lo compara con la lengua malabar, que 
es un dialecto de la indostánica, probando hasta la evidencia que los 
gitanos descienden del Indostán. 

Juan de Thévenot, que en sus diferentes viajes observó la vida 
y costumbres de los indostanos, que llamaban yiTi/z/zViij', afirma que 
los ziiLgaiies o gitanos pertenecen a aquella casta, que habita el rei- 
no de Tatta o Shind, en la India. 

Consigna el abate Hervás que «en la desembocadura del Indo 
viven las tribus de zinganes, cuyos individuos tienen todos los ca- 



U) Coininentariiiin itrbanoruiii Raphael's Volaterrani, libri XXXVIH. Basilea, 1530. 
(2) Hoy Kara-su, río antiguo de la Media (Asia». 

13) ñhinoire kis tonque sur le peupie nómade appelU en Fiance Boheinien, et en A/lema^ 
ue Zigetiner; traduit de l'allemad de Grellnian, par le B. de Bock 



1 6 F. M. PABANÓ 

racteres físicos y morales de los gitanos. Parece, pues, añade, (jue 
éstos por su lenijua, nombres y costumI)res infames, son indostanos, 
y descienílen deierniinadamente de los zin^atus del río Indo.» 

A lo manifestado j)or el anterior parece asentir I ray Paulino de 
San Partolomé, y además, por su parte a^re;.;a: <\Conveníjo con 
Grellman en (jue los gitanos son verdaderamente indostanos fugi- 
tivos en tiempo de la formidable invasión de Timur Leng con cien 
mil jinetes en las Indias.» Añade que pertenecían a la clase de los 
parias, la más infame y viciosa del Indostán. Conjetura que huyen- 
do de los tártaros, que invadían acjuelia península por el año 139S, 
debieron emigrar hacia la Persia, de cuyo país también los exjiul- 
saron, vinienilo entonces a manifestarse en la Europa oriental. 

Otro autor escribe que «los si^aiws^ cjue algunos impropiamen- 
te llaman gitanos, son indostanos emigrados, gran número de los 
cuales conservan todavía el hermoso tipo de su raza; es decir, rostro 
oval, ojos negros, nariz saliente, cabello negro ondulado, facciones 
finas y delicadas; su cráneo es oblongo, con un índice medio de 77" 
y la estatura mediana. Dice además que en el Indostán existen mi- 
llares de hombres que hablan idiomas índicos; y muestran por el 
color de su piel, que pertenecen a una raza mixta, producto del cru- 
zamiento de los conquistadores arios con los más oscuros indígenas: 
un ejemplo son los gitanos, casta inferior de vagabundos.» 

También han creído algunos jioder indicar la época en (lue de- 
bieron huir de la India. Lis inauditas crueldades de Tamorlán, ol)l¡- 
garon en el año 140 > a los pobladores del Shindy a abandonar su 
patria devastada; precisamente, un cuarto de siglo no tardaron en 
llegar a Europa las primeras bandas de gitanos vagabundos. Esta 
hipótesis es la más aceptada. 

El misionero francés Dubois ha descrito con toda minuciosidatl 
las instituciones, costumbres y castas de a(juel país, y nos ha dado 
noticias de las particularidades cjue, durante su larga permanencia 
en la India (fines del siglo xvill y principios del XIX), observó 
en ciertas tribus de vagabundos de las comarcas del Oeste, en las ori- 
llas del Sind, costa de Malabar y distrito del Maisur. Afirma que 
son unos ladrones y forman una casta especial en nada parecida a 
las demás c|ue pueblan el país; (pn- viven ambulantes, sin ley, culto, 
habitación ni propiedad; siempre dedicados al merodeo y a decir la 
buenaventura. Explícitamente manifiesta (¡ue aíjuellos individuos 
por sus costumbres, lenguaje y carácter, tienen notable analogía 



LOS GITANOS ij 

con los gitanos errantes de Europa; y que, si se les comparase de 
cerca con dicha casta de ladrones, se desvanecería la opinión de los 
que fijan su origen en Egipto. 

Mr, Beudant en su obra (i) parece haber seguido la opinión del 
erudito Grellman, añadiendo que deben ser los Zigeuner de Hun- 
gría y de Transilvania los descendientes de la casta despreciada de 
los sudders^ expulsada de la India; y el príncipe de Ligne también 
se adhiere a la misma opinión. 

Dice el Sr. Sales Mayo: «Aun se conserv^an en el vasto espacio 
de la península índica, y más especialmente en las márgenes del 
Sind, algunos restos de la raza semítica, en toda su pureza; que son 
de la misma familia que los gitanos; profesando sólo algunas vagas 
nociones de la religión natural, sin culto ni adoración ninguna, sin 
conocimiento de otra moral que el más absoluto materialismo, sin 
jefes ni leyes, sin propiedad y sin asilo.» 

Por último, debe citarse a Domeni de Rienzi, que discute el ori- 
gen de los gitanos; y escribe que, según diversas opiniones, también 
se coloca en Etiopía, en las orillas del mar de Azof, en Grecia, 
Moldavia, en las márgenes del Danubio, en la Circasia, en Mingre- 
lia y en la Ukrania rusa. Este autor, de acuerdo con David Ri- 
chardson y con el abate Dubois, se esfuerza por demostrar que 
en la India (país de los Mahrata o Dejan) se halla la cuna de los 
gitanos; y que allí se les encuentra todavía reunidos en tribus, 
grupos o clanes: agrega que la subcasta emanada de los sitaras 
y que se denomina de \o'?> parias^ ha producido esta curiosa y típi- 
ca raza. 

En resumen, ésta viene a ser también la opinión general. 

II 

DENOMINACIONES CON QUE HAN SIDO Y SON CONOCIDOS 

De la variedad de nombres de los gitanos y de su significación» 
se ocupó extensamente el doctísimo abate Lorenzo Hervás, en su 
Catálogo de las Lenguas. 

En España, al principio, y en la antigua provincia del Rose- 
Uón, dice este escritor, los gitanos se llamaron egipcianos o bohe- 



(i) Annal. regmiin Hiingariii . - Hasse die Zigeuner in Horod, 1805. 



i8 



M. PABANO 



iitianos\ y añade, que la palabra _^'/A7//í7, según los eruditos españo- 
les, signirtca egipcio o egipciano. 

\ln fliimniro el j2fitano se llamó egipíeiier y licydcii. Esta última 
denominación (juiere decir pagano y y alude a la falta de religión que 
se descubrió en ellos, desde su llegada a Alemania, 

/igctincr y ziigincr (cíngaro), se les denominó i)or los alemanes. 

Charanií eran en dinamarqués y sueco. 

Jcghjupaky en ilírico. 

Ziganí y en válaco. 

Zíngaro y zingan y^ en griego vulgar y en italiano ( i ). 

Faroner^ en sajón de Transilvania. 

Tzigán y isigano^ en húngaro. 

C/iingane y tschingani ^ en ciertas comarcas de Turquía. 

Tschinghenecs o tclicnghcuch^ en otros territorios turcos y en 
algunos del reino de Persia. 

Madjnby en el lenguaje de Sirmia. 

Dján o yáiiy en el dialecto tártaro de l^ujaria .Menor. 

La mayor parte de estos nombres aluden al Egipto; y el de /".í- 
roner^ con claridad hace recordar a los faraones de aquel país. 

Las denominaciones de tzigaii y chingana, zigcuticr, z/ngano y 
zíngaro, parece traen una misma analogía; (jue Hervás hace prove- 
nir de los zinganes del Indostán. 

Atendiendo a las diferentes épocas de la peregrinación de la ra- 
za gitana y a los diversos pueblos (jue han cruzado o en donde 
han permanecido mucho o poco tiempo, han sido designados con 
los siguientes noml)res, parecidos más o menos unos a otros; según 
la pronunciación de los países que los emplean. 

España los llama í;^//.'?// ;.v. Zínca/í^ zinca/is o z/nra/rs, son oíros 
nomiíres con que ellos mismos se designan en nuestra península. 
Esta puede ser su primitiva y verdadera denominación, y se tradu- 
ce por atezad )S del Zind^ hombres morenos que habitan el río /ind, 
Sind, Ind o Indo, al Oeste de la península índica. Se ha averiguado 
(jue algunos de entre ellos se apellidan Si/í/rs\ lo cual evidentemen- 
te se relaciona con el río Sind. 



(i) Según Covarrubias, el nombre de fintearos o cigaros lo tomaron las pit.anos de l.i tie- 
rra de donde s.ilieron, que se llam.i Cii^aro: pero en el mismo artículo ciía 1;^ opinión de oiro 
escritor, fjuc dice se llaman cíngaros «por l.i scniejiinza que tienen, en l.i in()uielud y poco re- 
■ poso, a una avecilla que se nombra cingalo o cin[;Io, por otro nombre motacilla, y en castella- 
no aguzanicvc.» Thevenoi hace nienci>'/n del país de los Ziitgants; y otros autores dicen que 
estaba en el Indostán y pcrtcnecí.t a la provinci.i de Tatta. 



I.OS GITANOS 19 

En Portugal llevan el nombre de cígaaos. 

En Francia el de cgiptiais (egipcios) y b:)hcjiiiciLS (i) (bohe- 
mios), atendiendo a Bohemia, de donde probablemente pasaron a 
Francia los primeros gitanos que penetraron en esta nación. 

Inglaterra los nombra egipciacos, gipcics o gipsies (corrupción 
de egipcios). 

Escocia los llama cairas. 

Los flamencos belgas, bolieniers y laiuiloopcrs. 

Holanda, lieideiiéii (idólatras). 

Al hablar de los gitanos, Ludolfo (2) dice que los suecos y el 
vulgo de Francfort, los llaman tateii, esto es, tártaros; pues con 
esta denominación se les conoció en algunos países de Alemania, 
desde su primera aparición en ellos. 

Suecia les llama spakaring. 

En Noruega y Dinamarca se les da el nombre de tátars. 

En Italia, el de danos. 

Alemania actualmente les nombra die eg ip le ¡is y ziiginers. 

Los griegos modernos los llaman atinghaiis. 

En Hungría y Transilvania se les distingue con el nombre de 
Pliaraok-Nepcli (pueblo de Faraón). 

En Besarabia, Esclavonia, Moldavia y Servia, con el de Ciganes 
o Tsigaiies . 

Los turcos los nombran hoy día chingiiii o ckusgeiii. 

Y en Rusia y provincias del X^a.nu.hio, /renga ais y zinganes. 

Entre los árabes se les conoce por liaraniis, esto es, ladrones. 

En el Turquestán y en la ciudad de Bojara los llaman ziagins. 

Persia les apellida indios negros y Inris, probablemente de lo- 
hari, que en el idioma del Indostán sIgmíicB. platero; porque a este 
oficio se dedicaban muchos gitanos en las ciudades de la India. 

En Oceania, según Clavel, se les designaba con el nombre de 
b i a dyaks-ze nga r is . 

En la Edad Media eran conocidos con la denominación de aziu- 
glians. 

En sánscrito se les dio el nombre de rom o ronunany, que quiere 
decir marido o cabeza de familia. 

Finalmente, según afirma Domeni de Rienzi, en varias partes de 



(1) Moreri dice en su Diccionario que boheniiin se derivii de boene, palabradela antigua 
lengua francesa, equivalente a brujo. 

(2) ¡obi Litdolji ad stiaví historiam aethiopicaiii coiiimentaiius. Francofurti ad Maenium. 



20 1. M. rAKANÓ 

Europa, los gitanos se clan a sí mismos el nombre de rtininia-xal, 
que en len;jua marata significa hombre errante por las llanuras. 

¡Singular paradoja! Los gitanos, a los que con tantos nombres 
se les conoce, y que tantos países ocupan, son, sin embargo, seres 
errabundos, sin patria determinada, que no se acogen a ninguna ban- 
dera, ni tienen Dios ni rey. 

Tero este pueblo vagabundo, que jamás supo nada de Hgipto, ni 
del pecado en que incurrió, ni cosa alguna acerca de su destierro, 
ni de la penitencia que ellos decían habían de cumplir con su disper- 
sión; que no tiene ¡dea sobre la procedencia de sus antepasados ni 
de su religión; ss conforma, sin embargo, con el nombre de egip- 
cios y adopta este apelativo y le toma como lema para excitar la ca- 
ridad del público, entre el cual pasea su miseria, despreciado de las 
gentes y al mismo tiempo supersticiosamente temido. 

111 
SU APAKICI(3N KN EUROPA 

El abate Dubois descubre una circunstancia, que arroja grandísi- 
ma luz para explicar quizá la emigración de los gitanos desde la India 
hasta el último confín de Europa, diciendo: «que los príncipes ma- 
hometanos de aquella región los emplean como ladrones o devasta- 
dores de los ¡instados colindantes, aun en tiempo de paz; y con ocasión 
de guerra, ellos mismos se unen a los ejércitos en clase de auxilia- 
res, no para pelear, sino para el servicio de transportes y demás fae- 
nas, cayendo después de la batalla sobre el país, para el pillaje y el 
saqueo. También los emplearon los ingleses en la guerra contra el 
sultán de Maisur.» 

El Sr. Sales Mayo, en su luminosa obra (i ), prosigue: «Y he ahí 
cómo pudo el Gran Tamorlán tenerlos en su campo, que se sabe lo 
componían, no tan sólo tártaros mongoles, sino hordas de todas cas- 
tas asiáticas. Y como también todo hace presumir que mucho antes 
de él los diferentes guerreras mahometanos, al partir de las comar- 
cas vecinas de India y recorrer el litoral del Mediterráneo hasta des- 
embarcar en la costa de España, pudieron venir seguidos de esas mis- 
mas hordas asiáticas auxiliares, primeros gitanos que confundidos 



(f) Noticia sobre ¡a /it.íoria, losliimbres y dialecto de los gitanos 



LOS GITANOS 



con la chusma sarracena, no hubieron de fijar una atención especial 
de parte de los cristianos españoles, hasta después de la conquista 
de Granada, cuando empezó a predominar la política del Arzobispo 




Los ojos de la gitana reflejan vagos y soñolientos la expresión del placer 



Jiménez de Cisneros contra las razas de Oriente. Y he ahí también 
cómo por igual circunstancia, el sultán turco Bayaceto I, después de 
ocupar Asia Menor, después de derrocar el imperio griego, después 
de penetrar el año 1402 en Europa siguiendo las márgenes del Da- 
nubio, después de deshacer en Nicópolis los cien mil cristianos que 
trataron de oponérsele, pudo dejar rezagadas en Bulgaria y en Ser- 



22 !. M. l'AHAN'ó 

via esas hordas de c///;'^í7;/í-.? del Sind(]ue le habían acomjíañado; con 
tanto mayor razón, cuanto que, enderezando sus armas contra Ta- 
morlán, fué derrotado a su vez el mismo año cerca de Ang^ora, en 
esa gfran carnicería de tres días en que tomaron parte 340.000 comba- 
tientes; y en la que, de se^^uro, los gfitanos del emperador tártaro y 
los gitanos del sultán turco no se dejarían matar, sino que preferirían 
dispersarse en el nuevo país a que habían venido, antes que volver- 
se con Tamorlán a la ciuilad de Multan y demás lugares (jue bañan 
las orillas del Sind hasta su desagüe en el golfo o mar de Omán. 

y>l)urante el primer período del siglo XV, en que las comarcas limí- 
trofes del Asia, del Africa y de la Europa cambian de aspecto, cuan- 
do la raza turca las invade y las somete, imponiéndoles leyes, cos- 
tumbres y religión diferente; mientras las relaciones entre el Eufra- 
tes, el Xilo, la Jonia, el Pireo, el Mar de Mármara y el l)anul)io se 
concentran de nuevo, puede decirse bajo un mismo impulso nivela- 
dor, ¿qué tiene de extraño que en todas esas comarcas, o en alguna 
(más especialmente la Bulgaria) hayan hecho su primer asiento, una 
parada de quince años, los gitanos del Sind que siguieron los ejér- 
citos de Bayaceto y Tamorlán?... Y ¿qué tiene de extraño que, una 
vez conocedores del nuevo suelo, se decidieran, según sus instintos 
erráticos, a traspasar el Danubio, y marchando en todas direcciones 
cruzasen la Xalafjuia y la Moldavia, llegasen a Rusia y Polonia, atra- 
vesasen la Bohemia y la Hungría, pasasen por la Alemania, se in- 
trodujesen en Italia y salvasen las fronteras del Este de la Francia 
por la Lorena y la Alsacia?... V esto no es una mera hijíótesis.» 

Los gitanos no pasaron de España — como algunos han tlicho — 
al resto de Europa. Si algunas bandas pudieron penetrar por el lado 
de \'izcaya y se difundieron en el Mediodía de hVancia, fuéantesde 
la gran expulsión de judíos y moriscos, como verdaderos gitanos 
tales, como vagabundos que no eran de raza vascongada ni ibérica 
ni hebrea ni sarracena. 

De todos modos, desde su aparición en Pairopa, ya fuera entran- 
do por los países situados a la derecha del Danubio y por las costas 
de Andalucía, no simultáneamente, sin duda; ya cruzándose los de 
ambas inmigraciones en Italia y I'rancia; ya llegando algunos pocos 
hasta el lístrecho de (iibraltar y algunos otros hasta los confines de 
la Polonia, ello es rjue son todos, así se les reputa, un mismo pue- 
blo, y que a los de ese pueblo, durante los siglos W y XVl, las eró- 



LOS GITAXOS 25 

nicas, las leyes y los juicios todos convienen en designar como gen- 
tes que se dicen procedentes de Egipto..., mientras el vulgo, prime- 
ro con crédulo respeto, después con extraña aversión, los considera 
como penitentes cristianos, descendientes de aquellos perversos pa- 
ganos que rehusaron hospitalidad a la \"irgen María y a su Hijo. 

Por dos puntos diferentes penetraron los gitanos en Europa: 
primero, en pos de los ejércitos sarracenos que, recorriendo el lito- 
ral africano desde la Arabia y el Egipto, venían a desembarcar a 
España en sus periódicas incursiones; segundo, acompañando tam- 
bién a las huestes invasoras de los turcos, por Hungría y Bohemia. 

De aquí nace el llamarse todavía a los gitanos egipcios o bolie- 
mioSy del primer nombre con que se les designó, según el punto 
más inmediato de donde parecían provenir. 

Su amarillenta tez, sus esbeltas formas, su facciones expresivas, 
su agudo ingenio, su carácter eminentemente material y positivo, 
que revelan el conjunto perfecto de las cualidades primitivas de la 
razadeSem; y, como consecuencia de esas cualidades, las singulares 
costumbres que los distinguen, debían sorprender naturalmente a 
las naciones europeas. 

De los siganos del Asia poco se ha podido averiguar, y, en cuan- 
to a los que se manifestaron en Europa, Miklosich, fundándose en 
el estado de su léxico, ha determinado el itinerario de sus inmigra- 
ciones por este orden: Grecia, Rumania, Hungría, Bohemia, y Mol- 
davia; Alemania, Polonia y Lituania; Francia y España. 

En el primer tercio del siglo XV se empieza a hablar de los gita- 
nos en Europa, sin explicar el primer punto de su marcha, ni cómo 
procedieron luego. 

Sin embargo, Aventino, tratando de su aparición y de sus ante- 
cedentes de procedencia, dice: «... lo atestiguan varios públicos de- 
cretos, y principalmente los de Maximiliano emperador, y Alberto, 
padre de nuestros príncipes; pero la vana superstición, como si fuera 
un letargo, ha alucinado de tal modo a los hombres, que éstos juz- 
gan una maldad el castigarlos (a los gitanos por sus fechorías) y les 
dejan hurtar impunemente a cada paso.» 

Los gitanos aparecieron en Europa a principios del siglo XV, se- 
gún está demostrado. 

Kranz escribe: «Aparecieron el año 141 7, en los países del Mar 
Germánico, hombres disformes por su negrura: el vulgo los llama 



24 F. M. PABVKO 

tártaros y en Itili.i se lUman cíanos.» Y continúa Kranz repitiendo 
lo mismo que antes había dicho Aventino. 

Otro autor dice: «lín 1417 vagaban por las inmediaciones del 
Mar del Xorte, la Hungría y la Moldavia; y al año siguiente por la 
Suiza y el país de los Grisones.» 

Rienzi manifiesta que su aparición en r>a'ic¡ i y H^lgica tuvo lu- 
gar en el año 141 7. 

Munster nos hace saber que «en el año 141 7 empezaron a verse 
en Alemania gentes disformes por su negrura, quemados por el sol 
y con vestidos sucios; que se ocupan principalmente las mujeres en 
hurtar, manteniéndose los hombres con los hurtos de ellas. El vulgo 
los llama tártaros o gentiles y en Italia se nombran cíanos. Tienen 
sus jefes, condes y soldados; llevan cartas de Segismundo, rey de 
Bohemia, y de algunos príncipes, para que se les permita pasar in- 
cólumemente.» 

Grellman menciona que se dejaron ver por la primera vez en el 
año de 1417; en el siguiente se vieron entre los suizos; en el de 1422 
llegaron a Italia, y en Francia aparecieron en el de 1427, que es el 
de la época de su dispersión por Europa. 

En el año 1419, según la versión de un escritor, llegan a Augs- 
burgo; el i<S de julio de 1422 aparece una banda de ellos en la ciu- 
dad de Bolonia, en Italia, y el 17 de agosto de 1427 se presenta otra 
hordaa las puertas de París. En 1433 invaden la Haviera, y ya desde 
esa época se ditunden por toda .Alemania, remontándose hasta Dina- 
marca y Suecia. 

«La banda que cruzó por Bolonia (i) en 1422, compuesta de unos 
cien hombres y dirigida ¡)or un jefe, a quien llamaban el duque An- 
drés, j)asó después a Forli, con la intención, a lo que decía, de ir a 
ver al Pa[)a en Roma. Esto refiere la Crónica de Bolonia.» 

.Sobre la aparición de los gitanos en Francia, Pasquier, escritor 
del siglo XVI (2), dice: En 17 de abril de 1427, aparecieron en París 
áocc pena nc i ers {po^nhcnias), co no ellos decían, ¡írincipales de Egip- 
to, entre los cuales se contaba un (lLi(|ue, un conde y diez hombres 
a caballo, que se calificaban de cristianos arrojados de su país jjor 
los sarracenos: referían que se habían dirigido al Papa con el objeto 
de confesar sus pecados, y (¡ue les impuso la penitencia de andar 



(1) Sales Mayo, ohra citada 

(2) Rcchtrchu de la /•'ranee. 



LOS GITANOS 25 

errantes por el mundo durante siete años. Su comitiva se componía 
de unas ciento veinte personas entre hombres, mujeres y niños, res- 
tos de mil doscientas de que constaba aquella expedición a la salida 
de su patria...» Dice también que los alojaron en la Chapelle, cerca 
de París, adonde el pueblo acudía en tropel a verlos; que sus cabe- 
llos eran negros y crespos, que llevaban zarcillos de plata en las ore 
jas, y que sus mujeres, muy feas, estaban puercas, eran ladronas y 
hechiceras que decían la buenaventura. Añade que el obispo de Pa- 
rís les obligó a retirarse y que excomulgó a todos los que fueron a 
consultarles y les habían mostrado sus manos para saber su sino. 
Continúa el mismo autor, que, desde esa época se infestó toda la 
Francia de semejantes vagabundos o egipcios^ pero que a los pri- 
meros sustituyeron los vizcaínos y otros habitantes del mismo país 
(España) y que siguieron, sin embargo, las gentes, dándoles igual 
nombre. 

Y, en efecto, algún fundamento tendría tal aserto, cuando en 
Alemania, durante mucho tiempo, prevaleció la opinión de que los 
gitanos, tan extendidos por toda Europa, nada tenían que ver con 
los primeros que aparecieron como penitentes procedentes de Egip- 
to. Y esos nuevos gitanos de tipo diferente, de atezada piel y cabe- 
llo lacio, de formas graciosas, son los que han dado tanta margen a 
las polémicas de los autores. 

A pesar de cuanto queda dicho, un autor francés moderno (i) 
escribe con respecto a los gitanos: «Las dudas que siempre han ro- 
deado su origen, no han dejado lugar todavía a una completa certi- 
dumbre; pero generalmente se ha adoptado la opinión de Pasquier 
que les hace remontar en su obra, al año 1427, y nos muestra en 
doce pretendidos cristianos dejando el Bajo Egipto por la Europa, 
el primer eslabón de esa larga cadena de gitanos, la primera gene- 
ración de todas esas generaciones que se perpetúan desde hace cua- 
tro siglos en Europa, por la que pasean su charlatanismo nómada 
en todos los sitios adonde les conduce el capricho del momento. 
Bien lejos está, pues, de nosotros, el creer que haya nacido única en 
el mundo esta raza, la cual, como los árabes del desierto, jamás 
pasa otra noche en el paraje donde ha despertado por la mañana; 
raza estúpida que profetiza el porvenir y cree sencillamente en sus 
propios oráculos: raza salvaje que vive hace cuatro siglos a la faz 



(i) Mr. A. Guy d'Agde. Dictionaire de la Conversation. 



26 V. M. PABASÓ 

de la civilización, sin (jue ésta haya podido aún contarla en el nú- 
mero de sus conquistas.» 

Lo que ninsj^ún autor se atreve a señalar, por ser difícil de fijarla, 
es la época cierta de la presentación de los gitanos en España, quizá 
por que ya existieran en ella desde muy antiguo. Pero sí puede ase- 
gurarse (|ue desde muy luego empezó a conocérseles en la península 
con el nombre de castcllatios niíevos\ y que en los siglos xviil y Xl.\ 
se llamaron ¡^'■//auos bravos o bravios a los individuos de esta raza 
que llevaban una vida errante y agreste, sin mezclarse con la co- 
mún sociedad civil. 

IV 

ACUSACIONES. — VICISITUDES 

Consigna el historiador Aventino, según antes queda indicado» 
el hecho de que se reputaba desde un principio como crimen mal- 
tratar a los pseudo-peregrinos egipcios; a los cuales se les dejaba 
por otra parte asaltar, robar y cometer mil desafueros. Y, aunque 
más o menos comprol^ados, cítanse diversos salvoconductos, pasa- 
portes o diplomas concedidos a aquellas hordas errantes por varios 
potentados, entre otros el emperador Segismundo de Alemania, 
el rey de Hungría Ladislao \ , los príncipes de la casa de Bathori y 
hasta el Papa Eugenio 1\'. 

Al extenderse por Europa este pobre pueblo errante y vaga- 
bundo, desde luego excitó contra sí primero la sorpresa, por su as- 
pecto extraño; después, por sus costumbres, la curiosidad, y la 
animadversión en seguida. 

Hay que tener en cuenta el carácter moral de líuropa en aque- 
lla época: el régimen del misticismo dominaba i)or doquiera; todo 
se ajustaba a los estrechos moldes y bajo la pauta de un culto reli- 
gioso exagerado; adonde no alcanzaba el pretexto de la religión, 
llegal)a la superstición y el fanatismo del pueblo; y todo el mundo, 
de cualquier condición (¡ue fuese, no se movía sin el consentimien- 
to del clero, (jue asumía la supremacía del j)oder, aconsejando en 
las altas esferas la norma (|uc había de seguirse, hasta en asuntos 
de orden social. 

España en acjuel entonces se hallaba enfrascada en un encar- 
nizado combate contra los moros; en .Alemania se seguía otra lucha 



LOS GITANOS 



sangrienta con las diferentes sectas en que se dividió el cristianismo, 
disputándose el goce de temporalidades y el predominio de unos 
poderes sobre otros... Y entonces aparecieron los gitanos, gente 
incrédula; que se mostraban indiferentes a todo cuanto les rodea- 
ba, siempre que no estuvieran dé acuerdo las cosas con su materia- 
lismo congénito; y así se manifestaron ante esos pueblos exaltados. 




Los gitanos se paiecen a lus árabes en el vivac 



Y lo que en su comienzo produjo extrañeza y mera curiosidad, 
después se transformó en odios y persecuciones. 

Cuando llegaron los gitanos, se establecieron plantando sus 
tiendas en medio de los bosques, a orillas de los ríos en los parajes 
más apartados o en el interior de las montañas. Se dedicaron desde 
luego a la cría de ganado asnal y caballar; a la forja de herraje, 
clavazón y otras manufacturas de hierro; a la fabricación de canas- 
tas y cestas, y a la confección de zuecos y gamellas, e ingeniándose 
para lavar las arenas de oro que la corriente de las aguas arrastra- 
ba. Lo mismo en las selvas de Alemania que en los ríos de Transil- 
vania; igual en las vertientes de Sierra Nevada que en las márgenes 
del Danubio, los primeros gitanos ocuparon sus ocios en esas labores. 

Dice el Sr. Sales Mayo: «Algunas de las balas de hierro que el 
rey Fernando lanzó contra los moros de Granada en 149 1, fueron 



.28 I\ M, PAIUNÚ 

forjadas en las cuevas de la vecina sierra por los ¡[ritanos; lo mismo 
qae cinco años después, en el otro extremo de líuropa, el obispo 
vSegismundo les encomendó en I"untkirchen la confección de igua- 
les proyectiles contra los turcos que amenazaban la Hungría. 

«Kl rey católico y el obispo guerrero hallaron útiles los servi- 
cios del gitano, del vagabundo sin culto, (jue no bautizaba sus hijos, 
no pedía la bendición del cura en sus desposorios, no llamaba al 
clérigo a sus exequias, no acompañaba con la vela en las procesio- 
nes, no se acercaba al altar ni al confesionario, y no llenaba las al- 
forjas del fraile mendicante. 

»A1 propio tiempo la mujer del gitano era consultada por las 
damas principales como por las hijas del pueblo; por los señores 
<le toga y blasón, de cola y arnés, como por el humilde campesino 
y plebeyo pechero. A todas decía la buenaventura; a todos hablaba 
]) ilabras de esperanza, frases misteriosas (jue respondían segura- 
mente a ciertas ansias del corazón. A ellas vendía la gitana filtros 
de amor; a ellos consejos para ser amados. La gitana entraba libre- 
mente en lo más recóndito de las habitaciones, y muchas veces era 
buscada en lo más apartado de su caverna. 

»La gitana era una especie de sacerdotisa, que ejercía su minis- 
terio sin las pompas exteriores del culto religioso; pero sus prácti- 
cas no eran por eso menos expresivas, su poder oculto no era rae- 
nos reverenciado, su influencia no era menos temida: sus artes sin- 
gulares alcanzaban quizá más prestigio que las ceremonias del 
misticismo. Y esto, sin embargo, en la sazón en que Europa se ha- 
llaba bajo la supremacía y régimen del sacerdocio.» 

De la noche a la mañana, y cuando menos se hacía esperar, em- 
pezaron a correrse las acusaciones más graves y las inculpaciones 
más tremendas y absurdas contra los individuos de la raza gitana. 
Mucho contribuyó a que se lanzaran tales anatemas, desde luego la 
manera de proceder de estos prosélitos del crimen, a contar de su 
primera aparición por todos los países de Europa. Se les culpaba 
de hechiceros, ladrones, incendiarios, espías, traidores, de chibar 
dráo Olí as bra/ias (envenenar los ganados)... Todos los crímenes 
más estupendos, los más horribles delitos de aíjuclla época se les 
imputaban: llovían sobre ellos las denuncias más atroces. 

Los inventores de tales terribles historias, los que se dieron pri- 
sa para divulgarlas, quizá fueran aquellos que saludaron su llegada 
a Europa con la leyenda de su penitencia. Hay motivos sobrados 



LOS GITANOS 29 

para presumirlo. El celo religioso de la Edad Media, fuera de los 
límites de la prudencia y de lo justo, tuvo en un principio este in- 
terés, que más adelante pudo transformarse en causa política. 

Lo cierto es que en todo el siglo XV los gitanos fueron considera- 
dos como un pueblo extranjero; pero al cual nadie se atrevió a per- 
seguir; a pesar de que en muchas, muchísimas ocasiones, y por cau- 
sa de sus rapiñas y desmanes dieran fundado motivo, y ni aun se 
había atrevido nadie a lanzar una acusación contra ellos. 

Según las crónicas, la familia gitana entonces alternaba, con 
cierto género de consideraciones, entre las demás razas europeas; 
la nobleza no se desdeñaba de convivir con los gitanos. Lo mismo 
en Alemania que en Italia y España, encontraban las tribus de zín- 
garos una decidida protección por parte de los señores más linaju- 
dos y aun de los soberanos de estas naciones, tanto en las comarcas 
donde se encontraban establecidos, como por las que iban de tránsi- 
to. Su rey Zindelón, el conde Juan, el noble caballero Pedro, los 
duques Miguel, Andrés y Manuel, el jefe Tomás Polgar, que en 
1496 acudió en auxilio del obispo Segismundo contra los turcos... 
toda la raza gitana, representada por aquéllos, era bien respetada, 
atendida y considerada por parte de 16s monarcas. 

Pronto, sin saber cómo, principió a reinar la desconfianza en 
ellos. De la falta de confianza se pasó a las denuncias. Los jueces 
dan comienzo a la incoación de causas criminales en que resultan 
declaraciones gravísimas contra los gitanos. De todas partes vienen 
inculpándoles por los siguientes delitos: robo de ganados, bestias 
domésticas y aves de corral; desaparición de niños; espionaje por 
llevar cartas y noticias al campamento de los moros, o por haber 
puesto al enemigo en antecedentes acerca de secretos de la guerra; 
traición y conspiración contra la patria; incendio intencional de 
cortijos, granjas y mieses; asesinato de viajeros; brujería, ejercicio 
de la magia negra y de sortilegios o hacer mal de ojo; envenena- 
miento, etc.. 

Muchos testigos deponen, manifestando que los gitanos tienen 
pacto con el demonio; que no cumplen con los preceptos de la igle- 
sia; que maldicen de Dios, de la Virgen y de los santos; que ponen 
en práctica conjuros y adivinaciones; que se ha visto allá en el fon- 
do de una cueva, al resplandor rojizo de una fragua, un pájaro de 
forma rara, que se suponía fuera el mismo Lucifer, sobre el hom- 
bro de una vieja gitana, en conciliábulo familiar con ella... 



)0 F. M. PABANÓ 

V no era sólo la f.ilta de religión, la hechicería y demás artes de 
maleficio las culpas cjuc se les achacaban, <jue en aquella época da- 
ban pretexto a terribles procesos; hubo también un tiempo en (jue 
empezó a perseguírseles por un crimen que los mismos jueces no lle- 
garon a considerar probado: el canibalismo. Se decía (jue sorpren- 
dían a los viajeros en los caminos solitarios, cjue les degollaban en 
lo m.ás intrincado de las selvas, dividiéndolos en cuartos, salándolos 
y curándolos al aire libre, para después aderezarlos y comerlos. 

lín toda Hurojía fué general la acusación de caníbales dirigida a 
los gitanos; la cual ha durado hasta fines del siglo XVIII, atrayendo 
sobre ellos el odio público. 

Algunos autores respetables (i) no han dejado de admitir las 
sospechas más repugnantes como pruebas irrecusables; y es menes- 
ter confesar que a pesar de la injusticia de estas sospechas, por lo 
(jue respeta a la raza de los gitanos en general, algunos hechos par- 
ciales, cuya autenticidad resulta, aun<jue no muy clara, de varios 
procedimientos judiciales, prueban tjue esta aberración de la natu- 
raleza y este crimen de los jíueblos salvajes prevaleció también en- 
tre algunos de ellos. 

En la incoación de los procesos, los gitanos tocaban también con 
un grave inconveniente; que el ánimo de los que tenían (jue juzgar- 
les se encontraba desde luego en abierta enemiga contra la raza. De 
a(}uí que los procesados exclamaran a cada paso; ¡isiia^ ca/orró^ 
(érelas e abiyar a m^achimbasfá sos siiii es biisin's/ {\7iy^ gitano, tienes 
(jue acudir a unos jueces (¡ue te son extraños!) 

Imposible referir todas las absurdas acriminaciones imputadas a 
los gitanos. Sin salir de España, de las más singulares, es la que 
menciona Córdoba en su obra (2), de que pocos años antes, habien- 
do estallado en Logroño la peste, invadieron los gitanos la pobla- 
ción aterrada por el azote: y la hubieran sacjueado, a no encontrar 
prevenidos a los hal)itantes, por aviso de un liljrero (¡ue tuvo antes 
relaciones con la horda de antropófagos. Preciso era sostener vivo 
ese espíritu de acusación, para (jue en cada reinado se renovasen 
las leyes de persecución. 

La de (jue fué objeto este desdichado pueblo por j)arte de los 
poderes constituidos, ha sido de muy diferente género de la (jue su- 

(i; Kiboi. Catii. A'eal Preludio 7, ai nenio 24, /o¡. 463 - Feijóo, 7'eaíro nil.iom. 2, 
Míe. 3, /<>/. 2. 

(2) Didaicalia. 1615. 



LOS GITANOS 31 

frieron los hebreos y los moriscos; y por eso se les ve que han re- 
sistido a ella durante trescientos años. Cualesquiera que fueran sus 
culpas y cualesquiera que pudieran ser los odios que concitaran, 
tenían en su favor un escudo maravilloso; su pobreza. De todos 
tiempos ha sido un dicho proverbial más pobre que cuerpo de gita- 
no. Y hoy día que la historia se ilustra con datos desapasionados, 
explícase ya que judíos y moriscos fueron perseguidos y expulsa- 
dos para ocuparles sus riquezas y atender con ellas en un principio 
a la conquista de Granada y al afianzamiento del trono. 

¿Cómo había de alcanzar a la mísera gente gitana una persecu- 
ción sólo dirigida a la riqueza? Por eso no tuvieron que habérselas 
con más tribunales que los cuadrilleros de la Santa Hermandad, 
cuyas atribuciones eran de diversa índole que las que entendieron 
en los procesos de hebreos y moros. 

Para juzgar libremente a los gitanos es indispensable no perder 
de vista la prevención y graves acusaciones que por todas partes 
les han perseguido, haciéndolos considerar no como a un pueblo 
vencido, a quien la fuerza y la miseria no habían podido apartar de 
su régimen patriarcal; sino como a unos seres aislados por sus pro- 
pias inclinaciones, reunidos por sus latrocinios, considerados como 
tránsfugas desde el hambre al robo y del arroyo a la cárcel; perse- 
guidos por la venganza celeste y en inmediata relación con los espí- 
ritus infernales. De aquí sin duda nacieron los infinitos cuentos ab- 
surdos y relaciones increíbles; entre los cuales, con la mayor insen- 
satez, se llegó al extremo de atribuírseles el arte de adivinar; y la 
preocupación creció hasta el punto de aconsejar a los mercaderes 
que no les vendiesen ningún género de sus almacenes; no con el fin 
de precaverles de un probable escamoteo, sino para persuadirles 
de que los gitanos poseían el secreto infalible de atraer a su bolsillo 
las monedas con que pagaban, desde cualquier paraje donde estu- 
viesen guardadas (i). 

Con semejantes preocupaciones no quedó a esta raza oprimida 
otraraarcha que seguir, sino la misma que obstinadamente se les 
señalaba; y entonces, ya sea por ignorancia, ya por superstición o 
por necesidad, los gitanos degeneraron en falsos y pérfidos, ejerci- 
t ladose en toda suerte de ruindades. 

Fué tan general la prevención que se suscitó contra ellos, que 



¡II P. Manín Delrío. -Feijóo, toni. 2, diíc. 3. 



52 1. M. PAHANÓ 

ni aun los príncipes, en sus pragmáticas, pudieron librarse de los 
errores populares, y hasta las consideraciones políticas mcás bien 
discurridas se vieron paralizadas por una multitud de anécdotas ab- 
surdas; como lo patentizan varias reales cédulas expedidas al efecto. 

PERSECLCIOXES 

Con motivo de las gravísimas acusaciones lanzadas contra los gi- 
tanos, comienzan las autoridades a prohibirles el libre ejercicio de 
sus industrias; que trabajen objetos de hierro ni que forjen herraje, 
ni la fabricación y arreglo de calderos y demás utensilios de cocina: 
poco a poco les quitan el tráfico de caballerías, la cría de animales; 
y hasta les ponen cortapisas y obstáculos para que habiten ciertos 
sitios donde hubiera minas ni arrastres naturales de pajuelas de oro. 
Les privan, en una palabra, de todos sus modos de vivir, imposibi- 
litándoles para atender a sus necesidades más ])erentorias. 

«Los gitanos, inocentes de aquellos crímenes impos¡l)les (}ue se 
les imputaban, y aun quizá de algunos de los que posiblemente pu- 
dieran cometer, resistieron a aquella persecución parcial, a pesar de 
las insinuaciones del clero, hasta que el celo religioso se confunde 
con el interés político. Entonces aparece al descubierto la gran per- 
secución legal (i).» 

El día 3') de marzo de 1492 se publicó el decreto de los Reyes 
Católicos, expulsando a los judíos de España; el cual sirvió de base 
para otras expulsiones que en masa fueron sucesivamente poniendo 
en práctica todos los solieranos de Europa. 

Dos años más tarde empezaron a dictarse algunas medidas coer- 
citivas contra los gitanos; pero hasta i49()nose firmó en Medina del 
Campo la gran pragmática, a instigación del arzobispo Jiménez de 
Cisneros; por más que cuando fué publicada aciuella disposición, ya 
los gitanos andaban dispersos, vagando por campos y montañas, e 
imposibilitados de ejercer las ocupaciones y oficios con que subve- 
nían a su sostenimiento. 

El decreto de Medina del Campo ordenaba qxic «los egipcianos y 
caldereros extranjeros, durante los sesenta días siguientes al pregón, 
tonen asiento en los lugares, y sirvan a los señores fjue les den lo 
(|ue hubieren menester; y que no vaguen juntos por los reinos; o 

(i) S.ilc!» M.iyo 1,0c. cil. 




(h.. |.,tnjiMlia) 



Las trovas gitanas llenan el corazón de felicidad o le abisman 
en un mar de recuerdos dolorosos 



LOS GlTAXüS 



que al cabo de esos sesenta días salgan de España, so pena de cien 
azotes y destierro perpetuo la primera vez, y de que les corten las 
orejas y los tornen a desterrar la segunda vez que fueren halla- 
dos, etc.» 

Renueva la pragmática de sus abuelos el emperador Carlos V en 




La imaginación viva y desordenada de la gitana se manifiesta en su semblante 
y en todas sus actitudes 



las Cortes de Toledo de i525, y en las de Madrid de i528 y i534, 
con el agregado de que «a la tercera vez que se hallasen vagando, 
sean cautivos por toda su vida de los que les tomasen.» 

Una carta del mismo soberano fechada en Valladolid a 28 de abril 
de 1 544, encarga el cumplimiento de las leyes que tratan sobre los 
castellanos niLevos (los gitanos). 

No surtieron efecto ninguna de las disposiciones anteriores, du- 
rante la primera mitad del siglo xvi; prosiguiendo, al menos en Es- 
paña, trabajando en sus oficios de caldereros y herreros algunos gita- 
nos que 3'a estaban avecindados de antes en ciertas poblaciones. Ni 

i 



?1 I M. PABANÓ 

tampoco debieron con posterioridad dar cum¡)liiniento a lo demás 
mandado; pues el historiador Martín Delrío dice, tjue hallándose en 
León en i58i, los lu<i^ares vecinos estaban inundados de gitanos, y 
que con ellos se habían juntado muchos españoles. 

Bien es verdad que algunos años antes, cuando Felipe II regresó 
a España, de los Países Bajos, y celebró en Toledo sus bodas con 
Isabel de Francia (febrero i56o), formaron parte de los festejos pú- 
blicos danzas de gitanos; y ese mismo año se dio un decreto mode- 
rando el antiguo rigor y estableciendo reglas ¡lara cjue los gitanos 
morasen de asiento en las vil/as y lugares. Este decreto fué en cierto 
modo el origen de las git.iiicrías o barrios separados habitados por 
gitanos en las grandes poblaciones, como desde antes ocurría con los 
hebreos; en cuyos barrios sólo penetraban los muy osados y penden- 
cieros. 

En i586 el mismo monarca dio otra Ordenanza, disponiendo las 
formalidades a que debían sujetarse los gitanos, proveyéndose de un 
testimonio ante Escribano público, que acreditase su residencia y la 
propiedad de los objetos que querían vender; sin cuyo requisito no 
se les permitió tráfico ni entrada en las ferias y mercados. 

El clero, que siempre fué el enemigo más tenaz de la raza, no ce- 
saba en sus propósitos de persecución, y cuidaba de que se renova- 
ran las disposiciones contra los gitanos. 

El Concilio Tarraconense de i5c)i encargó a los magistrados pú- 
blicos castigar a los egipcianos y bohemios; v< le los que apenas cons- 
ta que sean cristianos; siendo en realidad unos embusteros, ladrones, 
engañadores y viciosos.» 

El 5 de octubre de i6r i se renovó la orden para que los gitanos 
o egipcios se entregasen exclusivamente a las labores agrícolas, bajo 
la protección de los señores; esto es, que se reconociesen siervos de 
los nobles: mas pocos consintieron en semejante condición; lo que 
dio lugar a varios decretos expedidos contra aquéllos; los cuales evi- 
taron, por medio de la fuga, el estado a que se les sujetaba. F'ueron, 
por consiguiente, reclamados como siervos, y se les persiguió a lo 
lar^o de las costas con mucho rigor, guardándoles muy jíocas con- 
sideraciones. 

Hallándose en Lisboa F'elipe 111 en 1619, lirinó un decreto ¡)ara 
hacer salir a los gitanos de toila la península en el espacio de seis 
meses, amenazando con pena de muerte a los (jue volviesen. liste 
decreto fué a consecuencia de la condición 49 del acta de las Cortes 



LOS GITANOS 35 

celebradas aquel mismo año otorgando el servicio de millones; cuya 
cláusula marca esa expulsión. 

Y, por si el indeciso Felipe III ponía alguna dilación en el cum- 
plimiento, no falta quien le recuerde esta obligación de su real con- 
ciencia. El catedrático de Sagrada Escritura de la Universidad de 
Toledo, doctor Sancho de Moneada, dirigió al rey un discurso para 
probar que los gitanos debían ser arrojados, y que podía condenár- 
seles a muerte sin escrúpulo ninguno, por ladrones, receptadores, 
hechiceros, adivinos y maléficos; no sólo a ellos, sino a las mujeres 
y niños; pues no hay ley^ decía, que obligue a criar lobillos. 

Tanta constancia en las persecuciones, debería haber abatido a 
las bandas errantes de los gitanos, y por su propio decaimiento y 
temor al castigo, parece que era consiguiente su sumisión a las labo- 
res agrícolas. Pero la sangre extranjera que circulaba por sus venas 
y sus costumbres y aficiones a la vida nómada, les hizo soportar con 
valor todos los rigores; y a los excesos que indispensablemente co- 
metían se siguió la desconfianza con que los miraban los pueblos. 
Decretáronse nuevas leyes, viéndoseles siempre en una completa re- 
signación a la suerte de los vencidos. 

Una obrita que publicó en 1632 sobre los gitanos, don Juan de 
Quiñones, da conocimiento de varias sentencias judiciales, mandan- 
do ahorcar a algunos de la raza; los cuales, después de ser pasados 
dos y tres veces por la rueda del tormento, confesaron haber muer- 
to en un bosque de Extremadura a ciertas personas, entre ellas un 
número de frailes, y que después se habían comido sus miembros 
asados. El juez que en 1629 ejecutó ésta y otras proezas se llamaba 
don Martín Faxardo. Iguales ejecuciones de gitanos, a quienes se 
acusaba de antropófagos, tuvieron lugar en Guadix, por sorprender 
a los viajeros, en la sierra de Gádor, matarlos, haciéndoles cuartos 
y comiéndoselos. 

Felipe W en 9 de mayo de 1633, mandó publicar un reglamento 
contra los gitanos (i). Entre las muchísimas disposiciones que con- 
tenía, de las cuales la mayor parte pertenecían ya a los reglamentos 
anteriores, y particularmente al de 1499, se proscribía en él la deno- 
minación de gitano, declarándola injuriosa e infamante, y se prohi- 
bía a los individuos que llevaban este nombre el hablar su jerga; el 
habitar en gran número en los arrabales; que se casaran entre sí; 



íi) Nueva Recop , tom II, lib. VIII, tit. xi; ley i6. 



56 F. M. PABANÓ 

ejercer las profesiones que no les eran permitidas; como también el 
alejarse del lugar de su domicilio; todo bajo las más severas penas. 

El mismo príncipe en 1 1 de julio de iíi6i, expidió órdenes con- 
tra las mujeres gitanas errantes y sin domicilio ni profesión co- 
nocida. 

Una nueva pragmática, más rigurosa aun, de fecha 6 de julio de 
1663, designó y calificó a los gitanos de vagabundos y salteadores 
de caminos. 

Carlos II siguió con corta diferencia las mismas huellas de sus 
predecesores, y el 20 de noviembre de 1692 firmó una disposición 
en .Madrid en la que se prohibía a los gitanos su jerga; ni otro mo- 
do lie procurarse el sustento que el de labrar la tierra; que no pudie- 
sen vivir aislados en los arrabales, permitiéndoles mezclarse con la 
población, mientras cjue ésta excediese de mil h.ilíitantes; se les ve- 
daba el concurrir a las ferias como chalanes; intimándoles la infrac- 
ción bajo pena de galeras. 

Este mismo monarca en 12 de junio de 1695 renovó con mayor 
severidad las anteriores pragmáticas, tratando de reformar las cos- 
tumbres de los gitanos, para evitar los excesos que cometían en los 
caminos y poner término a los delitos rurales y transacciones frau- 
dulentas, practidadas con notable perjuicio en las ferias. El art. i ." 
de esta Ordenanza prevenía a las justicias de las ciudades y villas 
del reino (jue formasen un registro general y detallado de los gita- 
nos y sus familias, con noticia ds los bienes que poseyeran: el art. 3." 
señalaba las únicas ciudades en que les era permitido residir: el 4." 
les prohibía toda profesión, excepto el cultivo de las tierras: el 5.", 
9." y 10.", les prohibía frecuentar las ferias y ejercer abierta o secre- 
tamente el oficio de chalanes: el 6." y 7.", les vedaban el uso de ar- 
mas ofensivas y defensivas: el i i .", el uso del traje y la jerga (|ue 
hasta entonces habían usado: los art. 14 y i5, imponían pena de la 
.vida a todos los individuos de una banda sorprendida con armas de 
fuego: el 16, recordaba la protección dispensada a los gitanos y es- 
tablecía penas «contra las personas de todas clases y condiciones, 
nobles como del común, a cuyo favor, jirotección y ayuda se debe 
fjue los gitanos contimien en estos reinos: el 17, comprendía bajo 
la denominación de gitanos a todos los (jue vestían el traje de tales 
y que hablaban su jerga o jerigonza. Los demás artículos se referían 
al modo de ejecutar los precedentes. 

líl 4 de agosto de de 1699 se renovó por el Consejo de Castilla 



LOS GITANOS 37 

la orden de perseguir con la mayor actividad a las bandas errantes 
de gitanos y contrabandistas. 

Una Real cédula del lo de septiembre de 1708, en confirmación 
de la del 18 de agosto de ijoS, dispensó a las justicias locales de 
recurrir al Consejo de Castilla para facilitar la ejecución de la prag- 
mática de 1695. 

Admirado Felipe V de ver que, infringiendo las leyes, hasta la 
Corte estuviese llena de gitanos de costumbres muy disolutas, les 
mandó echar de Madrid, y renovó los antiguos reglamentos en 1 1 
de julio de 1707. Sin embargo, este monarca se vio precisado a re- 
petir la orden el 7 de junio de 1709, a causa de alguna contraven- 
ción; pero por este decreto toleró la permanencia en la corte de las 
gitanas casadas. 

Por otra nueva cédula de i.° de octubre de 1726, que confirma- 
ba la del 14 de mayo de 1717 se prohibió aún a los gitanos que ha- 
bitaran en las inmediaciones de la Corte, desterrando a la vez a las 
gitanas que acudían a pedir por sus maridos perseguidos. 

Poco satisfecho aquel monarca de la poca eficacia de las dispo- 
siciones tomadas hasta entonces, mandó en 30 de octubre de 1745 
que les persiguiese la fuerza armada, e impuso pena de la vida a 
toda banda errante, conceptuándola como rebelde e incorregible, y 
retiró a las iglesias el derecho de refugio en favor de los proscrip- 
tos. Reiteróse esta terrible orden en 1746 y 1749, con la prohibi- 
ción de que no pudiesen dedicarse a ningún arte liberal, ni hablar 
su jerigonza (i). 

En este último año 1749, en particular, se recrudeció con mayor 
saña la persecución contra los gitanos, no permitiéndoles ocuparse 
en los oficios de herreros y esquiladores, ni en la forja de clavazón 
y herraduras, ni en el trueque y venta de caballerías; a ellas se les 
prohibía vender ropa vieja, alhajas de oro y plata, falsas o buenas, 
y decir la buenaventura. A todos se les acusaba como de delito por- 
que vestían, se portaban, trataban y se reputaban como gitanos. 
Eran presos por no tener casa ni vecindad fija, por vivir vagando 
de pueblo en pueblo, sin oficio ni aplicación a cosa ninguna. 

En 6 de diciembre de 1775 y el 28 de julio siguiente fueron con- 
denados a las obras públicas y al servicio militar de América todos 
ios individuos arrestados como vagabundos. Estos dos decretos se 



(I) Mariínez, torn. I, cap. 4 núm. 21, fol. 279. 



38 1 . M. PAHANÓ 

ampliaron con nuevas disposiciones de 7 de febrero y 25 de agfosto 
de 1779 y en 21 de julio de 1780: siendo éstos los últimos procedi- 
mientos dispuesto;; contra la casta gitana (i). 

En el archivo municipal de Córdoba (legajo n.' 24), existen las 
informaciones secretas de la vida, costumbres y tratos de varios gi- 
tanos, presos en el campo de San Antón, Carrera de la b'ucnsanta 
y Costanillas. De ellas, entre muchas, aparece que Isabel de Hsco- 
bedo «fué penitenciada por el Santo Tribunal de la Inquisición por 
lwchiccra\y> que Juan Francisco Pacheco «se mantenía siendo olicial 
de herrero y esquilando, y que era hombre de buena vida y cos- 
tumbres, aunque /enííio por <^iiíiiio.y> 

Como caso curioso, he aquí una copia de la declaración de un 
testigo, en una de aquellas informaciones secretas: 

<T t " A t <" ^° laCiud. de Cor.'" en el dho dia mes j' afio, el referido S. Ale*, nía.' para 
p esta Inforniaz." compareció ante sí á Antonio Garzia Mro. de espartero á la 

Calle del Potro de quien rezibióJuram.'"(iiie hizoá Dios yá nna cruz según 

dro. y encargo del ofrezio decir verdad. Y jireg,''» jior los jiresos del Campo de S." 
Anton y Carrera de la Fuen.'* Dijo que solo conoze de ellos a Juan de los reies el 
Chote viudo y save que era tratante en jum.""y ladrón de ellos 3' á Juan de la Cruf. 
Albendin Marido de Cathalina de Mendoza llamada la moneja mug.' de mala bida 
y costumbres pero el aplicado a su trabajo de esquilador y del cami)o y tratante 
en jum.'*** todos tenidos y re]iutados jmrjitanos y que de los demás contenidos en 
dhas. diligencias no tiene notizia V la (jue á dado la save j>ot q. comerzio y trato á 
los referidos. V que así ex|iu.° entre quien lo save como el testigo que dijo ser la ver- 
dad en cargo de su jurani.'" lo firninra V que es de edad de zinq.** y quatro a." en 
cargosele el secreto que ofrezio guardar firmólo su mcrzed de que do}- fee. 
II Liz.<i"» Pefla Antonio Garzia 

/ rubricado i , rubricado • 

Manuel Perez de Caftcte S.'" ma,'' 
del Cav."»" 
rubricado)* 

E)i el Extranjei'o. — Fuera de España se dictaron también nume- 
rosas disposiciones contra los gitanos. 

En el año i5()o, la Dieta de Auj^-sburgo, tomando ejemplo de los 
Reyes Católicos, los expulsó de todo el Sacro imjícrio germánico, 
revocando todas las anteriores cartas de seguros y provisiones en 
favor de los mismos. La Ordenanza de la misma Dieta fué renovada 
en i5v), i54cS y i55i: la de i.S4<; mandaba que los gitanos fuesen 
expulsados de Alemania, ponjue el emperador Carlos \' sospecha- 
ba que algunos se empleaban en el espionaje (2). Las demás dispo- 

(1) Martínez, lom. II, lib 8, fol. n, niim. 104. 

(2) Marifn Deirío. 



LOS GITANOS 



39 



siciones dictadas anteriormente fueron corroboradas por un regla- 
mento de policía, expedido en Francfort en i5-jj. 

En otros puntos de Alemania, después de azotarlos, acosándolos 
como a alimañas en caza, llegaron hasta quemarlos, alguna vez a 
petición de las mismas víctimas, para librarse de vivir entre una so- 
ciedad que los consideraba como reprobos. 

El Tribunal superior de Utrech dicta sentencia, en i545, contra un 




Entrada de una posada gitana 



gitano, por haber desobedecido a la ley de destierro, y le condena a 
azotes hasta brotar sangre, a rajarle las venas de las narices y ra- 
parle el cabello antes de conducirle al último confín de la pro- 
vincia. 

La Gaceta de Francfort^ en 1782, da noticia de varias horribles 
ejecuciones de pobres gitanos pseudo-antropófagos. Se verificó la 
sentencia decapitando a las mujeres, quebrantando los huesos y 
descuartizando a cuarenta y cinco hombres, mientras otros ciento 
cincuenta esperaban su suerte en los calabozos. 

En todos los Países Bajos, a más de los edictos de persecución 
de que antes se hace mención en España y Alemania, el emperador 
Carlos V lanzó otros parecidos; arrojando a los gitanos fuera del 
reino, bajo pena de muerte; cuyos mandatos fueron confirmados 
por los estados de las provincias unidas en i582. 

Enrique VIII en Inglaterra dio su sanción a un bill del Parlamen- 



}0 I. M. PABAKO 

to, persiguiendo a los «gitanos; el cual cayó en desuso al poco 
tiempo. Fué publicado nuevamente bajo el reinado de su hija Isabel. 

La permanencia de los gfitanos en l->ancia agitó como un grave 
acontecimiento los espíritus más graves de aquel tiempo, y los Insta- 
dos Generales convocados, acordaron medidas represivas bajo el 
reinado de I'rancisco 1, renovadas en i56(» y i5(u en tiempo de 
Carlos IX, condenando a toda la raza y a su jiosteridad a destierro 
perpetuo, bajo pena de galeras. En la Asamblea de Orleans se or- 
denó su expulsión a todo trance por el hierro y j)or el fuego, y, 
como todo ello no bastó, en 1612 hubo que dictar otro decreto para 
ver si se lograba exterminarlos, hasta que consiguieron (jue se re- 
fugiaran en Inglaterra y en España. 

También en Polonia se publicó una ley en kSjS, prohibiendo 
dar hospitalidad a los gitanos, y conminando con el destierro a 
aquellos que les acogieran. 

El Papa Pío \' en los Estados Pontificios, la República de V^ene- 
cia, los Ducados de Parma y de Milán, los reinos de Sueciay Dina- 
marca, también los mandaron arrojar de su seno. Por lo que toca a 
la ley de expulsión de Suecia en 1662, era de una severidad extre- 
mada, y sus dos confirmatorias de 172^^ y ij:;;, lo fueron, si cabe, 
más todavía. 

No hay país apenas en toda Europa que no arroje a los pseudo- 
egipcios, sin fijarles el lugar del destierro, ni proporcionarles me- 
dios para trasladarse. Mas los gitanos, aun a pesar de los crímenes 
que se les imputan y de U)S castigos ajilicados, resisten cuanto pue- 
den a todas las medidas de opresión y destierro; sin embargo de 
que los mandatos se multiplicaban, iiuluyendo en ellos j^enas con- 
tra los que les amparaban, prestándoles seguro refugio. 

En España, lo mismo que en las demás naciones de esta primera 
parte del mundo, no hay Código del siglo XVI al .Will cjue no con- 
tenga alguna cruel disposición contra la raza gitana; en cuya redac- 
ción tomaron parte los hombres más eminentes del Parlamento y de 
la .Magistratura de acjuellos tiempos. 

MKJORA DE SITUACIÓN' 

Desde antes de la publicación de la Real cédula de l-'elipe 111, vn 
161 (y, (jue aumentó la severidad impuesta sobre los restos del pue- 
blo moro, había decaído, en cierta manera, la odiosa opinión contra 



LOS GITANOS 4I 

los gitanos, y al paso que se les proscribía, mandándoles salir del 
territorio español en el término de seis meses, lo recorrían, no obs- 
tante, con alguna seguridad. 

Este fué el resultado de las muchas disposiciones expedidas du- 
rante el siglo XVI y la primera mitad del XVli; viéndose en aquella 
época a las bandas nómadas de gitanos recorriendo España, entran- 
do con atrevimiento en las grandes ciudades, presentándose en las 
plazas públicas y consiguiendo atraerse la admiración del pueblo con 
sus danzas y cantos, y con toda clase de ejercicios gimnásticos. Los 
gitanos jóvenes se distinguían principalmente en el juego de pelota, 
tan usado en aquella época, que hasta los nobles no se desdeñaban 
de alternar con ellos en esta diversión. 

Según queda expresado, los gitanos de ambos sexos ejercían cier- 
ta influencia sobre el pueblo, que afecto a los bailes moriscos y a los 
romances granadinos, los aplaudía, siguiendo el aire de las castañue- 
las y escuchando con extremada curiosidad los cuentos y aventuras 
caballerescas, que pintaban con tanta perfección una nación valiente, 
galante y voluptuosa. 

Esta especie de ascendiente ejercitado en público y aun en el in- 
terior de algunas casas, por una casta proscripta y envilecida, que 
conseguía la tolerancia del pueblo, amante de sus diversiones, de un 
pueblo del cual había sufrido una infatigable persecución, y que por 
ningún pretexto podía lisonjearse de su amistad, presenta un singu- 
lar contraste, digno de ser tenido en cuenta. 

«Aunque, según el buen criterio, no merezca sino escasa impor- 
tancia la designación de rey, duque, conde, capitán, que se da a los 
jefes de los primeros gitanos, nombres adoptados por imitación des- 
pués de su llegada a Europa... (según Córdoba era un dicho vulgar 
en i6i5: tan ruin es el conde como los gilanos)^ ello es que en el es- 
pacio de casi un siglo, al menos desde 141 7 en que comienzan a ha- 
blar de esto las crónicas, fueron considerados como un pueblo dis- 
tinto, que vivió entre los otros pueblos, dedicado a ocupaciones 
especiales, en las que pudo seguir viviendo honradamente, si una 
persecución general no le hubiese lanzado a la condición hostil del 
reprobo, que durante trescientos años ha hecho del gitano un vaga- 
bundo, un truhán, un bellaco, un estafador, quizá un salteador..., 
crímenes reales y no apócrifos, que en verdad de justicia, pueden 
atribuirse a esa raza desgraciada. 

»Cuando, después de tanta persecución y tantas leyes, dictadas 



4 2 I. M. PABAS'Ó 

como .1 porfía por todos los gobiernos de Europa, el gitano subsis- 
tió y aun se multiplicó, era indicio de que los encargados de perse- 
guirle se convertían muchas veces en protectores. Que así era cier- 
tamente lo atestiguan esas mismas leyes al tijar penas contra el que 
les amparaba (i).» 

También se ha hecho ver la influencia de la gitana dedicada a 
decir la buenaventura y a vender filtros de amor, (|ue la hacía cap- 
tarse la protección; encontrando con sus hechicerías, a todas horas, 
creyentes, lo mismo entre las personas de alto rango de la moderna 
Inglaterra (|ue en las principales de la antigua España. 

Andancio el tiempo fué ganando terreno la doctrina de la escuela 
filosófica francesa y acreciendo el número de sus adeptos en Europa, 
predominando desde luego otras ¡deas y otros principios c}ue los que 
hasta entonces habían reinado; y lo mismo el emperador de Alema- 
nia José II en 1782 (con su edicto mandando verificar un nuevo em- 
padronamiento de los zi^ciincrs de Hungría, anunciamlo (}ue su ob- 
jeto era abrir las puertas de la civilización a aquellas tribus errantes 
y miseraliles), que el rey Carlos III (con su pragmática en el año 
siguiente), iniciaron una nueva era, mejorando las condiciones de la 
raza gitana, con carácter muy diferente a las leyes que habían pre- 
valecido, desde la famosa dictada en i4<>(; por el arzobispo Jiménez 
de Cisneros. 

En España, desde la última disposición (julio iJ'Sit) parece que 
varió algún tanto la marcha con respecto a los gitanos. La pragmá- 
tica sanción de Carlos III, de 19 de septiembre de 178^^ (2), recono- 
ciendo, en fin, lo fuerte de todas las leyes y reglamentos anteriores 
dados contra ellos, dedica sus benéficas miras a mejorar su suerte, 
no descuidando nada para conseguirlo. Piílió informes a todas las 
provincias, y al reconocer (|ue cuantos edictos se expidieron relati- 
vos a los gitanos, no habían producido otro resultado (jue la difa- 
mación de esta casta, envileciéndola a sus propios ojos y a los de la 
nación; procuró, pues, tomar medidas contrarias, y franquear a los 
de la raza todos los caminos de la sociedad; cuya opinión y leyes 
hasta entonces los habían rechazado. 

El preámbulo de esta soberana disposición manifiesta la exten- 
sión del mal y la urgencia fjue había de ponerle término; pero en 
aquella época era tal la fuerza de la opinión y el concepto formado 

(1) Sale» Mayo, loe. cit. 

(2) Ley II.*, tit. XVI, lib. XII de la Novls. I\tcof<. 



LOS GITANOS 



43 



contra los gitanos, que Carlos III comenzó por combatirlos antes de 
declarar a estos desgraciados dignos de poder dedicarse a las artes. 
Los principales artículos de esta ley previenen: que los que se dicen 
gitanos no lo son por origen ni por naturaleza, ni proceden de raíz 
infecta alguna: se prohibe nombrarlos con las voces de gitanos o cas- 
teHanos nuevos^ bajo las penas de los que injurian a otros de palabra. 




únanos anüaluccs aceimcta&aos 



o por escribo; y se manda tildar y borrar, de oficio o a petición de 
parte, estas voces injuriosas y falsas, en cualesquiera documentos en 
que se hubieren puesto o se pusieren. Se les or. leñó avecindarse en 
los pueblos que ellos eligiesen; que abandonaran su traje, lengua y 
modales, que se aplicaran a algún oficio, ejercicio u ocupación hon- 
rosa, sin distinción ninguna, abriéndoseles al efecto las puertas de 
los gremios, y multando a los que se opusieren a su admisión, por 
primera vez en diez ducados, veinte por la segunda, doble cantidad 
por la tercera, y por las demás con privación de oficio. Se dispuso 
considerar y tratar como vagos, a los que habiendo dejado su traje, 
etcétera, y fijado su domicilio, o aun adquiriéndolos, continuaran 
saliendo a vagar por los caminos, aunque fuera con el pretexto de 
pasar a mercados y ferias, y que se les sellara en las espaldas con un 



44 F- M. I'ABANÓ 

hierro ardiente que llevase las armas de Castilla; y en caso de reinci- 
dencia se les aplicara la pena de muerte. Se exceptuó de estas penas 
a los menores de diez y seis años varones y hembras, (juienes debían 
ser separados de sus padres que no tuvieran ocupación honesta, y 
ser destinados a aprender un oficio en hospicios, establecimientos 
de enseñanza o casas particulares. La ejecución de esta ley se orde- 
nó lie nuevo por Real cédula de i . de marzo de 17S7; cap. XXXIV de 
la Instrucción de Corretjidores de i5 de mayo de 1788; por Realcé- 
dula de 22 de agosto de 18 14, y se recordó por Real orden de 1 1 de 
enero de 1827. 

Por consecuencia ds estas disposiciones ha variado la condición 
del gitano; y a medida que se ha ido extinguiendo el odio hacia ellos, 
fueron penetrando en los corazones los sentimientos de humanidad 
y de justicia, y las leyes han ¡do marcando con más exactitud la fiso- 
nomía moral del pueblo. Ya no se refugian los gitanos, como antes, 
en las fragosidades de los montes, ni viven todos errantes, sin mo- 
rada fija: habitan las ciudades, y muestran menos repugnancia a con- 
traer enlaces fuera de su raza. Cada día se va haciendo más frecuen- 
te, en los varones más que en las hembras, el casarse fuera de los 
suyos, el renunciar al gitanismo ya sus ordinarios modos de subsis- 
tir, tales como el oficio de chalanes, estjuiladores, cesteros, herra- 
dores; y en su lugar ejercen otros oficios más importantes, como 
los de carniceros y mesoneros. 

En todas las provincias de Andalucía y en otras muchas de Cas- 
tilla la Nueva y Extremadura, en el reino de Murcia y en varios pun- 
tos más de España se ven bastantes gitanos dedicados a ciertas ocu- 
paciones, diferentes de las (]ue antiguamente acostumbraban tener. 
\in Granada y Sevilla y en las poblaciones de alguna importancia 
del mediodía de la península, trabajan en la forja de herraduras y 
clavazón, y aun los hay dedicados a las tareas agrícolas de labranza 
y horticultura. Estos últimos tienen en gran estima el ejercicio de 
tales (juehaceres, creyéndose con ello regenerados y hasta con cierta 
superioridad respecto de los otros, /os de la vara^ como designan 
despreciativamente a los chalanes, tratantes y corredores de caba- 
llerías. 

.Mas, sin embargo del t¡emj)o transcurrido y de haberse dado de 
mano, en apariencia a las antiguas preocupaciones contra la raza 
gitana, se cuentan todavía algunos pueblos, en especial en el reino 
de Castilla la N'ieja y en las provincias del Norte, donde, si no per- 



LOS GITAKOS 45 

siguen a los gitanos abiertamente como en tiempos pasados, se nota 
desde luego que no ha desaparecido la prevención que siempre ins- 
piraron; hasta el punto de no permitirles pernoctaren el interior de 
la localidad ni en sus inmediaciones: sólo se les consiente el paso sin 
detenerse, o su estancia durante las ferias y por el tiempo puramen- 
te preciso. Esta malquerencia encubierta persiste y no lleva trazas 
de desaparecer por ahora. 

La opinión pública, cesando de reclamar proscripciones no había 
dejado de mostrarse injusta, declarando infames a los que se había 
cansado de perseguir. Y, así rechazados los gitanos de la sociedad, 
creyeron que ningún derecho tenían de pertenecer a ella, y se con- 
solaron de tamaña injusticia, concibiendo el desprecio hacia las ins- 
tituciones sociales y hacia las artes. 

Sus frecuentes privaciones les hicieron adquirir un temperamen- 
to robusto y una gran resignación: los obstáculos que encontraron, 
originados de la opinión por espacio de tres centurias, destruyeron 
en ellos el germen de la emulación, infundiéndoles el hábito de la 
miseria. Y, al contemplarse declarados y tratados como infames, 
cesaron de luchar contra este injusto tratamiento, aceptando de lleno 
la librea de la infamia. 

La antigua ley de los gitanos podía condensarse en estas tres 
prescripciones; las dos primeras estaban dirigidas a la mujer; la ter- 
cera, al hombre: 

«No te separes del gitano.» 

«Sé fiel al pfitano.i) 
«Paga tus deudas al gitano.» 

Pero aquella antigua ley, arraigada por tradición en la raza y 
tan acomodada a sus gustos y manera de ser, ha sido sustituida por 
la ley común que en cada país rige para todos sus ciudadanos. Por 
eso entre ellos era proverbial y aun continúa siéndolo, el siguiente 
dicho: A lirí ye crayí, ni cobo a lirí es calés {\?í\q\ del rey, destruyó 
la ley de los gitanos.) 

La casta de los gitanos, por otra parte, no ha degenerado, y el 
tipo que hoy la distingue, siempre la ha distinguido. 

La prevención contra ellos, esa prevención extendida y aclima- 
tada por las preocupaciones de los habitantes del Norte de España 
y de otros países de Europa, hace que los gitanos paguen en la mis- 
ma moneda al payo^ al busiió (el que no pertenece a su raza): no 



J 6 F. M. PABANÓ 

•olvidan tampoco las persecuciones de que fueron objetu sus antepa- 
sados en un espacio de trescientos años, ni la reserva con que hasta 
el presente se les trata y la desconfianza con tjue se les mira. 



SU ACTUAL ESTADO 

Por la pragmática de Carlos 111 publicada en i;!^^, al gitano úni- 
-camente se exigía (jue no hablase su peculiar dialecto; que no lle- 
vase un vestido especial distinguiéndose de las demás personas; que 
se sometiera al ejercicio de una profesión u oficio liljremente elegi- 
do, y que fuese honrado en sus tratos de compra, venta y cambio. 
Por dicha ley ya no se llamó egipcia no o bohemiano a ese pueblo; 
no se le consideraba como extranjero o de país diferente; dando al 
olvido su procedencia, y admitiéndole como a los que hubiesen na- 
cido, crecido y multiplicádose en España, por espacio al menos de 
cuatro siglos; se autorizó también a los gitanos para vivir en familia 
y casarse con los de su misma raza, y dejó de prohibírseles cjue se 
ocuparan en los mismos quehaceres a que se dedicaban los demás 
ciudadanos. 

Aquella disposición que atenuaba el rigor de las que se habían 
dictado anteriormente, imponía a la vez castigos contra las personas 
que pusieran obstáculo al gitano para entrar en el seno de sus gre- 
mios; lo mismo (¡ue antes se señalaban penas para cuaUjuiera clase 
de autoridades o particulares que, por retribución o soborno, pres- 
taban ayuda a un individuo de la raza. 

En resumen, los gitanos, explícitamente fueron declarados miem- 
bros no extraños o pertenecientes a una raza proscrita y maldecida; 
sino que fueron acogidos dentro de la sociedad común con los mis- 
mos derechos que los demás subditos de la nación. 

Las leyes promulgadas por los soberanos de Alemania y líspaña 
en i7<S2 y 1783 sirvieron de norma ¡lara otras (jue ¡josteriormente 
se dictaron en diferentes países, destruyendo con ellas en nombre 
de la humanidad, la ley de casta, la ley especial contra los gitanos. 

Ciertamente que algunos de ellos, en particular los gitanos pu- 
ros, los (jue conservan incólumes sus tradiciones e intactas sus cos- 
tumbres, que echan de menos aquellos tiempos en que bajo el mando 
<le sus condes y sus capitanes se albergaban en las fragosidades de 



LOS GITANOS 47 

Sierra Morena, en lo más intrincado de los montes de Toledo y de 
las Alpujarras, que recorrían libremente las márgenes del Ebro, 
del Tajo y del Guadiana, dan por seguro que el gitano ya no se 
dedica exclusivamente a engañar o burlar al biisnó (el extraño a su 
raza), ni es ya tan aborrecido de éste como en los pasados tiempos. 

Igualmente se lamentan de que a la vez que han ido desterrando 
esos instintos de repulsión hacia todo lo que no fuera gitano, el es- 
píritu de confraternidad dentro de su raza, el cariño a los suyos 
desaparece también: quéjanse de que aquellos que han adquirido 
riquezas y cierto bienestar se han tornado egoístas, y de que sus 
hermanos desheredados de la fortuna no encuentran en ellos la ca- 
ridad, los sentimientos altruistas que en otros tiempos constituían 
una de las características que distinguían al gitanismo; que ahora 
se mira con indiferencia el contraer deudas, cosa que antes les cau- 
saba horror; que el punto de honra de su antiguo precepto legal, 
lirí es calés; esto es, satisfacer de momento en servicios o en efectos, 
en persona o con cosa, ha dejado de ser un hecho: con tales princi- 
l)ios el zíiicaló, el gitano primitivo se ha bastardeado transformán- 
liose en btisiió; el calor ró genuino y clásico se ha convertido en 
extraño. 

Y tales quejas, tales lamentaciones llenas de razón, que a todos 
los vientos lanzan los gitanos que se precian de ortodoxos, los ziii- 
calós netos y castizos, los que conservan su pureza de raza a través 
de los siglos, intacta y libre de contaminación, no se refieren exclu- 
siv^amente a los gitanos que habitan en España, pues lo mismo acon- 
tece entre los que residen en las comarcas del Oriente de Europa, 
igual que entre los de Turquía, Italia, Francia e Inglaterra. 

A consecuencia de las nuevas tendencias en la legislación, no 
sólo en Alemania y España, sino en el resto del continente europeo 
ha ido variando la condición del gitano. 

Mas como las propensiones y los errores de tres siglos no es 
posible varíen ni se corrijan en unos cuantos años; de aquí que no 
se ve todavía, en la actualidad, al gitano confundido ni mezclado 
del todo con las otras castas, aunque paulatinamente vaya desapa- 
reciendo la animadversión contra él, y, como resultado, se le ve ha- 
bitar las ciudades y mostrar también por su parte menos repugnan- 
cia para contraer enlaces fuera de su raza. 

Así es de notar que en casi todos los países de Europa, Asia y 



48 I. M. PABANÓ 

Africa, el ^¡tano se va introduciendo, aun(juc muy ¡joco a poco con 
las demás castas. En l^spaña, donde como una excepción no han 
arraijrado los principios de igualdad (}ue en las otras naciones de 
esta parte del mundo, se advierte (jue es más lenta y difícil la asi- 
milación del gitano con las demás razas; pero no hay tiuda de que 
vendrá por completo con el tiempo. 

En el Alto Arag^ón, ali^unos ;^itanos viven todavía en cuevas 
(socahar an ínriiijy lo mismo (jue en varios puntos de las Alpuja- 
rras, en Guadix y aun en el propio (i ranada; pero no vagan como 
hordas errantes, ni dedicados al chalaneo ni al engaño, sino ocupa- 
dos en oficios honrosos. Hasta en las provincias del Norte, en las de 
Castilla la \'ieja, Asturias y Cialicia, donde hasta hace muy poco se 
les odiaba y se les temía, van frecuentando más a menudo que an- 
tes las poblaciones, estableciéndose y trabajando: al menos ya en 
las grandes localidailes se les empieza a mirar con poca extrañeza, y 
se les deja en algunas tomar asiento (i). 

La cifra calculada que al presente existe en nuestra península, 
viene a ser muy cerca de 300. 000; pero se nota la tendencia al au- 
mento; pues cada día van afluyendo más y más, con especialidad a 
los grandes centros de población. 

VI 

CARACTKKKS líSICOS 

Blumenbach describe el tipo gitano de esta manera: «Tienen la 
tez más o menos atezada, los cabellos y los ojos negros como el 
azabache, el rostro largo y angosto en la altura de los pcMUulos, la 
frente estrecha y saliente, la nariz algo aguda, el intervalo orbita- 
rio un tanto reducido, un poco de prognatismo, la l)Oca pequeiia, y 
los dientes blancos y no propensos a la caries.» 

Los gitanos de sangre pura representan un físico oriental típico, 
listos seres de amarillenta tez, esbeltas formas y facciones expresi- 
vas, constituyen una ra/. i hermosa, a la (|ue sólo afea el color enne- 
grecido de su cutis. A veces, cuando sus penalidades y miserias son 
muy grandes, la juventud desaj)arece pronto, y, en las mujeres so- 
bre todo, la vejez es horrible y rejíugnante. 

(1) .SaIci» Mh)o. I.oc. cil. 




(De fotografía) 

Las gitanas son agraciadas cuando la miseria y las penalidades 
NO destruyen su complexión 



LOS GITANOS 



49 



Los ojos del hombre gitano, negros, vivos y penetrantes, poseen 
cierta peculiaridad que permite reconocerle al punto, sea cualquie- 
ra el disfraz con que se cubra; bajo el traje más ceremonioso como 
si adopta la vestidura más sucia y harapienta, al instante se advierte 
la singular y profunda fijeza de su mirada. Podrá conocerse a primera 
vista el ojo pequeño del hebreo, la pupila oblicua del chino, o la ras- 




La paja que recogen mendigando, puesta en sacos, a la vez que les sirve de cama, 
es el pienso para las caballerías 



gada e intensa del musulmán; pero el ojo del gitano, aunque regu- 
lar y proporcionalmente igual a los de las demás castas europeas, 
se distingue en seguida siempre por su fulgor; un fulgor extraño, 
que, en los ojos de la hembra sobre todo, parece la luz del fósforo. 
El gitano pertenece a la raza blanca, pero su tez resulta un tan- 
to bronceada y reluciente, en algunos aceitunada oscura: su cabello 
muy negro, largo, lacio y brillante; los pómulos abultados, labios 
gruesos; la fisonomía, en general, es bastante marcada y expresiva, 
manifestando una mezcla de soberbia, bajeza y astucia. Son de bue- 
na estatura en su mayoría, bien conformados, esbeltos, ágiles y ga- 
llardos: de complexión robusta, fuerte y sana. Son diestros en todos 
los ejercicios corporales y en especial saben manejar y dominan 
perfectamente el caballo, así como las demás bestias. 

4 



JO r. M. PABANÓ 

l'na de las cualidades que más distingue a los gitanos, es su pro- 
digiosa fuerza pasiva para resistir la intemperie; soportan con estoi- 
cismo las fatigas y toda suerte de privaciones; sufren los calores 
más excesivos lo mismo que los fríos más rigurosos, sin causarles 
molestia; de igual modo aguantan bajo sus tiendas en la llanura la 
impresión glacial de las nieves de Rusia, (jue la acción abrasadora 
del sol en el Cairo; pero son mucho más aficionados al calor. 

Los andares del gitano son perezosos en general, y parece que 
camina galbanoso y dr mala í^aiia^ con un movimiento rítmico de 
caderas; no saliendo de este paso descuidado, tardo y pesado, a no 
ser que un asunto de interés reclame mayor diligencia. 

Su manera de hablar es lenta, pausada y grave, recalcando las 
palabras y empleando el mayor número de ellas para expresar una 
idea. Por ejemplo, al entrar un gitano recluso en el despacho del 
jefe de la prisión, en vez de decir «¿dá usted permiso?,» se expresa 
así: señó direrió, '•quiere si( jnerec dámc primiso para pasar ade- 
lante) 

Cuantío discuten algún asunto o platican entre familia, ya sea en 
castellano, en catalán o en su dialecto particular, el calóy acompa- 
ñan siempre la palabra con el gesto más exagerado y la mímica más 
viva; lo (jue contribuye a dar a su conversación y a su fisonomía 
una animación graciosa y por demás penetrante y característica. 
Un gitano que cuenta cualquier hecho o trata algún negocio de in- 
terés, redobla sus movimientos y gesticula con tanto más eficacia 
cuanto conoce la necesidad de convencer y más teme la impasibili- 
dad de los que le escuchan. «Si en el discurso de su n.irrativa le agita 
alguna idea rencorosa; si trata de infundir en sus oyentes los sen- 
timientos de celos, de venganza o de otra pasión violenta, sus fac- 
ciones se contraen, exagera la vivacidad de sus miradas, y compri- 
miendo sus labios manifiesta de imponente modo su origen extran- 
jero y todas las costumbres de los pueblos bárbaros. Hasta su misma 
sonrisa tiene una expresión dura, un rictus desagradable: podría 
decirse que la alegría es en él un sentimiento forzado; y (¡ue, seme- 
jante al hombre salvaje, la tristeza es la señal dominadora de su fiso- 
nomía. 

La raza degenera a todas luces y en todo sentido; ¡lor eso no es 
raro ver en el día gitanos que llevan bigote: antes ese adorno (?) de 
la cara era entre ellos desconocido en absoluto; a lo más algunos se 
dejaban crecer las patillas. 



LOS GITANOS 5 I 

A la gitana la distingue la misma tez, casi las mismas facciones, 
aunque más regulares. Es tan bien configurada tan flexible y ágil 
como el gitano. Tiene en sí, además de la esbeltez de sus formas, 
de su ligero talle y de sus graciosos modales, una mirada especial, 
con cierta fascinación, a la que se atribuye la facultad de producir 
irresistibles amores. Sus brillantes ojos, vivos y relampagueantes, 
unas veces destellando odio y rencor, y otras entornados y dul- 
ces, reflejan vagos y soñolientos, la expresión del placer. A este 
incentivo hay que añadir la volubilidad, la verbosidad en sus dichos, 
sus maneras licenciosas, y además su natural repugnancia para con- 
ceder sus favores al bnsiió (el que no es de su raza) que se des- 
manda. 

Son agraciadas cuando la miseria y las penalidades no destruyen 
su complexión, y así este tipo ha venido conservándose hasta nues- 
tros días. 

Condenada a sufrir iguales privaciones y necesidades que el 
hombre, cuando su interés no le exige disimular los sentimientos, 
su rostro presenta el mismo aspecto melancólico, y aun demuestra 
con más energía la pasión rencorosa de que es susceptible el cora- 
zón femenil. Libre en sus acciones, en su porte y en sus placeres, 
habla, grita, hace más gestos que el gitano, y, a imitación de éste, 
sus brazos están en continuo movimiento, para dar más expresión a 
las imágenes con que acompaña sus discursos; todo su cuerpo con- 
tribuye ala actuación del gesto, procurando de este modo avivar el 
efecto insuficiente de la palabra, y su imaginación viva y desorde- 
nada se manifiesta en su semblante y en todas sus actitudes. 

Mientras se dedica a alguna clase de trabajo, lo brusco de sus 
acciones, el desorden de sus cabellos, que apenas sujeta con un pe- 
queño peine, y su propensión a irritarse marcan visiblemente pere- 
za y disgusto para una labor u ocupación continua cualquiera. 

El fuego de sus miradas demuestra en todas sus sensaciones, en 
la viveza de sus movimientos y en sus posturas lascivas, las pasiones 
más violentas, y la costumbre de no oponerles ninguna especie de 
freno. En sus disputas, el aire amenazador, la exaltación, el flujo 
de la palabra, y la facilidad con que provoca y desprecia el peligro, 
indican unos hábitos indómitos y la ignorancia de otros medios de 
defensa. 

Es muy frecuente encontrar en los dos sexos muchos individuos 
con el rostro señalado por la viruela, y esto no es extraño, si se tie- 



)2 t. M. l-ABAKÓ 

ne en cuenta su sistemática oposición a ser vacunados, y el aban- 
dono y suciedad que domina en todas sus enfermedades. 

Finalmente, tanto en el ji^itano como en su hembra, su constitu- 
ción física, su color, su soltura, lijjcreza y modales, nos manifiestan 
su procedencia originaria de un clima abrasador, donde los natura- 
les se entregan a todos los ejercicios (juc contribuyen al desarrollo 
del vigor corporal y de ciertas facultades morales. 

Por lo común los gitanos llegan a una edad avanzada, sin hai)er 
padecido ni un dolor de cabeza. 

\il 

CITALIDADKS MOKAI.KS 

Entre los gitanos, esa banda de eternos ladrones, esa raza paria, 
plagada de defectos y escasa de virtudes, se viene guardando como 
única regla de conducta, en la cual fundan todo su código legislati- 
vo, la tradición siguiente: /./ r citra¡\ aiidiar sitn ííí/íi<ñó aiif^c/o ia 
rujiicji (libertad de obrar, según su propio deseo y provecho). 

Derivada de este principio es la consecuencia de desconocer RL 
TUYO y KL Mío: nada es de nadie, y todo es de todos. Así, no habien- 
do propiedad, no puede haber robo. vSi una fuerza superior obliga 
al cuerpo a perder su libertad, se contentan con la libertad del es- 
j)íritu, c|uc no puede aherrojarse, y, en una muerte forzosa, no ven 
otra cosa que la libertad mcás perfecta. 

Estas ideas traen necesariamente la vida sexual en eotnítn: el 
robo^ al que por naturaleza son inclinados, y la insensibilidad a la 
muerte; cualidades propias de esta raza indolente y voluptuosa, mo- 
dificadas por la mayor o menor tolerancia del país en que el gitano 
habita y del grado de maUjuerencia tradicional cjue inspira a las 
demás razas. 

Su moralidad en cuanto a las relaciones sexuales, brilla por su 
ausencia, y entre ellos es frecuente el incesto y el estupro. 

El gitano antiguamente vivía apartado con los suyos, conten- 
tándose con menos de lo necesario; venía al poblado sólo para pro- 
curarse el alimento, tomándolo allí donde lo encontraba. 

«Para el gitano, las leyes son trabas; las ceremonias del culto, 
supersticiones; el amor a la patria, un afecto imaginario de lugar; 
los derechos del ciudadano, (juimeras políticas. vSiempre humilde, 



LOS GITANOS 5 3 

siempre extraño y miserable, el gitano ha llegado así hasta nuestros 
días. 

»Ladrón y bellaco, truhán y encubridor, fullero y rufián, deci- 
dor de buena ventura embustero, y tratante de caballerías estafa- 
dor; tales son hoy día las señas del gitano español» (i). 

He aquí ahora la pintura que de él hace el príncipe de los inge- 
nios españoles. 

«Parece que los gitanos y gitanas solamente nacieron en el mun- 
do para ser ladrones: nacen de padres ladrones, críanse con ladro- 
nes, estudian para ladrones, y finalmente salen con ser ladrones co- 
rrientes y molientes a todo ruedo; y la gana de hurtar y el hurto son 
en ellos como accidentes inseparables, que no se quitan sino con la 
muerte» (2). 

De lo que este pueblo era en aquella época, puede decirse con 
igual exactitud en el día: poco hay que retocar en el cuadro de las 
costumbres y hábitos de los gitanos; que ya entonces eran diestros en 
el arte de atisbar el botín, pillar con astucia, eludirlas persecuciones 
de la justicia, resignarse a sus rigores, consolarse de todas las priva- 
ciones por su amor a la independencia, creerse legítimos poseedores 
de todo cuanto escapaba a la más exquisita vigilancia, y considerar- 
se en estado de guerra permanente con la autoridad y con las leyes. 

Tienen una predisposición marcadísima, como queda antes di- 
cho, para apoderarse de^ lo ajeno contra la voluntad de su dueño, 
aunque no se valen para ello del robo audaz, a mano armada, con 
fractura, cometido en medio del día, que anuncia la energía y el va- 
lor; sino ese robo tímido, furtivo y casi siempre nocturno. La carac- 
terística de su comercio y de sus tratos es más bien la estafa, la so- 
caliña, la exacción, el engaño... Con la siguiente copla popular seda 
a entender esta tendencia de la raza: 

Todos en este mundo 
somos gitanos; 
los unos a los otros 
nos la pegamos. 

Su afición innata e incorregible al robo y al pillaje es, efectiva- 
mente, uno de sus rasgos más culminantes; pero siempre suelen efec- 
tuar sus rapiñas lo más distante posible del lugar donde tienen su 



(i) Sales Mayo. Loe. cit. 

(2) Cervantes, La gitanilla, 1612. 



54 >• M. PABANÓ 

residencia. Por eso el proberbio vulgar: el lobo y el s^itaiw donde 
habita no lince dafiíK 

Dice un autor: <^Los j^itanos ¿son ladrones? ;(Juién lo duda? No 
hay más que parar mientes en las profesiones que ejercen osten- 
siblemente esos hombres de fisonomía oriental, que forman, como 
los judíos, un pueblo errante por toda la superficie del j^lobo; pue- 
blo (jue ha conservado el tipo (]ue le tlistingue. Son traficantes en 
g^anado caballar y perruno, cambalacheros o charlatanes; dicen la 
buenaventura, tiran las cartas, hacen de curanderos, etc., etc. Todo 
en resumen, y bien alambicado, ya es robar; pero además roban di- 
rectamente siempre que se les presenta ocasión oportuna» (i). 

Su afán inmoderado, pues, de poseer, de adquirir, aunque sea 
por los medios más reprobados, lo justifican ellos a su manera, repi- 
tiendo a cada paso un refrán conocidísimo de la raza: l-í! qne no íié 
par ¡ley fasta las moseas se ////an e// el. 

Por antífrasis, y como en broma, los guasones de Castilla la Nue- 
va y Extremadura, les dan el nombre de lah/-ao/'es Imn/'aos. 

Domina en ellos la indolencia, como el primero de sus placeres; 
la afición al lucro sin trabajo forma sin duda su pasión favorita, y 
ni una ni otra les induce a disimular su odio y su desprecio hacia 
cuahjuier medida de gobierno o de policía... Para un gitano, sólo el 
éxito hace legítimas las empresas; para conseguir un fin, no se debe 
reparar en los medios: éste es su modo de ¿iscurrir. 

El castigo les inspira menos vergüenza (|ue pesar de verse pri- 
vados de su ejercicio, y, como basta a una familia con emigrar para 
sustraerse a una activa vigilancia, se traslada a otras comarcas con 
los mismos vicios, las mismas disposiciones y aun con más astucia. 
Así, pues, la ejecución de los mandatos de la autoridad, vengan en 
efecto a la sociedad, cuando el delincuente cae en poder de la justi- 
cia, de cuyas garras se sustraen en lo jíosible; pero la lección es nula 
para la tribu ¡)roscrita y aun para la familia del culj^able: su viuda, 
hijos y parientes encuentran en la banda, en medio de la cual le co- 
gió la ley, igual apoyo, igual seguridad, el mismo amparo. 

El gitano no ve en el castigo más «juc el ¡mj)er¡o del más fuerte 
sobre el más débil. El hijo de un ajusticiado, desde su juventud se 
ejercita con una perfecta serenidad en la misma |)rofesión que causó 
la muerte de su padre; y, si a su vez se le abre la puerta de la cár- 



(t) Camámlula, At/r dr robar, Madrid, 1844. 



LOS GITAXOS 



35 



eel, entra en ella sin remordimientos por su conducta pasada, y sin 
deseo de enmendarla si la casualidad le libertase de nuevo. 

Admira lo sufrido que se presenta el gitano ante la adversidad, 
y la increíble obstinación con que este pueblo aislado, replegándose 
en sí mismo, por decirlo así, se ha resignado a la miseria, al opro- 
bio y a la suerte de los vencidos. Resulta del mismo aislamiento en 
que se encuentra colocado, que, habiendo contraído el hábito de 




iMtM^iiia i p^^ mm 



T. ! 




"V-K- 



La pasión de los gitanos por la vida independiente crece con la edad 



considerarse en guerra abierta con los pueblos entre los cuales vi- 
vaquea, ha adquirido un disimulo y una astucia inconcebibles para 
tratar sus negocios y concluirlos siempre con ventaja. 

Esta raza, enteramente separada, por su modo de vivir, sus cos- 
tumbres esencialmente propias, sus vicios ajenos de los pueblos civi- 
lizados, sus supersticiosas prácticas, su extremada sutileza, su aso- 
ciación, que no han podido destruir ni la miseria ni ninguna clase 
de sufrimiento; esta raza, condenada continuamente ala humillación. 
y rechazada de todas las profesiones por un juicio inexorable, con- 
serva, en la misma abyección en que la opinión y las leyes la han 
colocado, un carácter de independencia que asombra, y una inmu- 
table predilección por las miserias de la vida nómada. 

En corroboración de lo expuesto, corre por Bulgaria una antiquí- 
sima leyenda, que dice: «Cuando Dios repartía los destinos del mun- 



56 F. M. PABASÚ 

do, dio el poder a los turcos, que acudieron los primeros a la distri- 
bución; el trabajo a los búlg^aros; a los judíos el don del cálculo; a 
los franceses les dotó con el injjenio; la ¡ntr¡)^a se la otorjj^ó a los 
;^rie^os, y a los perezosos gitanos, que llegaron los últimos, no les 
pudo dar más que la miseria.-» 

Estas gentes, a veces, han despreciado ofrecimientos para pro- 
curarles un oficio honrado con (jue atender a sus necesidades: sus 
hijos han manifestado aversión al trabajo y a todas las condiciones 
para poder adquirir o conservar fortuna; portjue su pasión a la vida 
independiente ha crecido con la edad, y, cuando, ilespucs de educa- 
dos se les creyó preservados de los hábitos de la gitanería, han des- 
aparecido de repente, mezclándose con una banda para seguir sus 
costumbres. 

«Tienen agudo ingenio, gran desenfado y carácter eminente- 
mente material y positivo, que revelan en todos los trances de la 
vida el perfecto conjunto de las cualidades primitivas de la raza se- 
mítica.» 

Son generalmente col^ardes los gitanos: para reñir con un extra- 
ño se reúnen muchos de su casta. De cualquier modo, se debe temer 
de ellos una traición. 

En todas partes son embaucadores, embusteros, mendigos y gra- 
nujas; haraganes y perezosos hasta lo inverosímil. A propósito de- 
sús malos comportamientos, hay un dicho muy popular: El gitano sí 
11') la pega a la entrada^ la pega a la salida. 

Su falta de palabra y su escasa formalidad se da a entender así, 
en tono humorístico: Zutano es hueñi persona... no agraviando a los 
gitanos. 

La pobreza y la holgazanería tan innatas en la raza, hace que 
circule de boca en boca por ambas Castillas el refrán siguiente: Si 
quieres ver a un gitano trabajar, mételo en un pajar; porque en sus 
constantes viajes, al jiernoctar en los suburbios de una población, 
con las tres o cuatro escuálidas bestias (jue constituyen su tráfico, 
recorren las casas de los labradores mendigando una ración de paja; 
que a la vez que les sirve de cama, es el pienso para las caballerías: 
por lo general no se les niega; pasan a la pajera, y... llenan bien el 
colchón. 

Al ponderar también su extremada indigencia, la enorme desdi- 
cha de cualquier individuo, se hace esta comparación: Ese... es eria- 
do de los criados de los gitanos. 



LOS GITANOS 57 

Aunque ellos manifiestan en sus palabras, en sus miradas y en 
sus gestos una gran sinceridad y el más extremado afecto, no debe 
uno fiarse de tales apariencias, so pena de hacerse víctimas de esa 
credulidad. El espíritu penetrante de los gitanos les permite cono- 
cer al primer golpe de vista el partido que pueden sacar de la per- 
sona con quien hablan. 

Sus felices ocurrencias, muy frecuentes por cierto; sus insinuan- 
tes frases, que se hacen proverbiales; su viveza y gracejo, su opor- 
tunidad en el chiste, su ingénita guasa y su burla gráfica y repen- 
tista, hacen que esmalten sus conversaciones con mil modismos que 
las dan un encanto particular, disculpando hasta cierto punto sus 
inconveniencias. 

A pesar de la vida agitada, azarosa y plagada de penalidades 
que llevan los gitanos, suelen tener siempre la sonrisa en los labios. 
Los de las provincias más meridionales de España, son sin dúdalos 
que más se distinguen por lo simpáticos en el decir, por el chiste y 
las agudezas que emplean para su común industria, que ya se sabe 
es el engaño; descubriendo tal ingenio y tal gracia en medio desús 
truhanerías, que muchas veces ^\ payo se deja engañar por ellos, a 
trueque de reir con sus bellaquerías. 

lis bastante corriente en Andalucía, para manifestar que uno es 
embustero, zaragata y gracioso, decir que es uiiiy gitano. 

Mi buen amigo Díaz Martín, sevillano de buena cepa, concien- 
zudo escritor que ha estudiado a fondo y de visiL el carácter y ten- 
dencias de los gitanos, los retrata de manera admirable. «Son capa- 
ces — dice en su libro Maldiciones gitanas— á.Q. maldecir con gra- 
cia a los tricornios en el momento de caer presos; de mofarse del 
hambre que padecen; de olvidarse del dolor en las más agudas en- 
fermedades; de faltar a todos los respetos humanos y divinos; de 
hacer frases ante la muerte, y, en suma, de decir lo que se les viene 
a la boca, aunque sepan que les van a ahorcar.» 

Se distingue también la raza por el grado de terror supersticioso 
que les domina en todos los actos de su vida, y por el instintivo 
miedo que tienen a los difuntos; miedo que les hace capaces de 
abandonar aun a los de su propia familia apenas han expirado. 

En medio de su miseria se muestran hospitalarios, compasivos 
y generosos, hasta mucho más allá del grado de lo posible. Puede 
decirse, en fin, que sus vicios dominantes son el resultado de su po- 
bre condición y de su manera de vivir sumamente difícil y precaria. 



SS F. M. IAUASÓ 

( \K\i IKKKS PKt ILIAKflS I)K LA H.\/\ 

No se parecen los gitanos de Castilla y Andalucía a los de Cata- 
luña, como no se parecen tampoco los de Aragón a los de N'alencia 
y reino de Murcia, l^n lo que nada discrepan es en su carácter esen 
cialmente viajador, en la clase de oficio, comercio o industria a que 
se dedican, en su desmedida e instintiva afición al robo y al engaño. 
y en el extremado cari fio a ¡os siiy.fs. 

Este último es uno de los rasgos más característicos y más sa- 
lientes de la raza. El (jue más claramente se manifiesta es el de la 
mujer al marido, que le acompaña, como la sombra al cuerpo, a 
todas partes, a las ferias y mercadi)s y en sus constantes caminatas; 
le ayuda también tomando parte en sus fechorías, como auxiliar in- 
sustituible; le sigue hasta las puertas de la cárcel y del presidio, y 
no abandona a su hombre en tanto que cumple la condena, co- 
municando con él siempre tjue se lo permiten, cansando a todo el 
mundo; y proporcionándole, por cuantos medios puede, la comida, 
cama y todas las gollerías (jue apetece. 

Un gitano preso que tenga su hembra, pocas veces come el ran- 
cho ni el pan de la cárcel; lo deja para la nuití y los cliaimles: y 
ella en cambio le facilita otros manjares: carne, pescado, pan Illan- 
co, las primeras frutas... ya las adquiera/// 7//;'í7//r/'> (pitiiendo), ven- 
diendo, engañando o clinrandn (afanando) lo (jue viene a mano; por- 
que en ese sentido 

lo que S//S njiyos vcii^ 
sus uñas de áj^tn'/a son. 

Dan ejemplo los gitanos de ferviente compañerismo, aun cuando 
no sea a los de su misma familia, comprometiéndose, ayudando con 
sus intereses y sus servicios personales, y compartiendo a todas 
horas su pobreza con cualquier persona de su raza, auntjue por pri- 
mera vez la vean. El hiisiió (el extraño) que ofenda a uno de sus in- 
dividuos, debe tener presente que ofende a todos los gitanos; por- 
í|ue todos saldrán a la defensa, en su ayuda y socorro. 

Ivn cierta ocasión, en el penal de (Cartagena, recluyó en calabo- 
zo el ayudante a un viejo calorró^ por negarse al pago de cincuenta 



LOS GITAXOS 59 

reales que debía a otro penado: no habían transcurrido cinco minu- 
tos, lo que tardaron en enterarse los gitanos que trabajaban en las 
fraguas del presidio, cuando, entre todos reunieron la cantidad para 
conseguir librar del encierro a su compañero. 

Otra cualidad distintiva de ellos, que se puede considerar como 
cierto orgullo, voto o promesa para conservar la pureza de su san- 
gre, es la aversión a cohabitar con individuos que no sean gitanos. 
En las tribus puras, esto es, entre las que fielmente conservan sus 
tradiciones, las cayís cliaclii penis (verdaderamente gitanas), no se 
da jamás el caso de que una mujer se entregue a un hombre que no 
sea de su misma casta. 

Tal acontece aun con los gitanos que viven al Este de Francia, 
muchos de los de Italia y algunos de España. La desgraciada hem- 
bra que en este punto olvida sus deberes, es objeto del desprecio y 
ludibrio de la tribu; y la familia, avergonzada, considera como un 
estigma infamante su permanencia entre ella, y la expulsa y la con- 
dena a execración perpetua. 

Los primitivos gitanos que arribaron a Europa, todos conserva- 
ron limpia esta tradición, hasta mucho después de sufrir sus perse- 
cuciones. La gitana, a pesar de sus provocativas apariencias, sus 
cantares lascivos y sus ademanes libres, siempre conservaba la cas- 
tidad corporal (a lacha ye driipo)^ que. desde su nacimiento la ense- 
ñaron a guardar íntegra para el marido gitano (o rojii ), no para el 
extraño a la raza. 

«En ningún lupanar de Europa, dice Quindalé, se encuentra una 
prostituta gitana... En la misma India, la cuna de ellas; donde las 
castas privilegiadas venden las primicias de sus hijas, el paria gita- 
no conserva incólume la flor de sus polluelas. Y esa peculiaridad 
fué uno de los incentivos poderosos de la gitana para captarse vo- 
luntades durante los tiempos de su persecución.» 

Sin embargo, en nuestra época, ya seven muchas hembras gita- 
nas que se dedican sin escrúpulo a la prostitución pública y privada- 
mente, en particular en las grandes poblaciones. 

También se debe anotar como circunstancia especial, muy seña- 
lada en los gitanos, su arraigadísima costumbre, mucho más en las 
hembras, de. Jurar y maldecir a cada paso, y por el asunto más tri- 
vial, por la coSa de menos signifrcárfcia. Sus juramentos carecen 
de todas las condiciones de validez, porque casi siempre juran min- 
tiendo, prometiendo causar daño, y sin otra necesidad que la rutina, 



6o I. M. I'ARAXÓ 

(jue las lleva a decir a todas horas, en tono solemne, que quieren 
hacer convincente: Por tu saliisita... por la s^roria c mis muertos... 
por t'l arma c tu pare... ^ etc., etc. 

Kn cuanto a lanzar maldiciones, me remito a lo (juc manifiesta 
mi citado amigo, el cultísimo escritor (i): «Si se ponen (las gitanas) a 
<ichar maldiciones, no acabarán de aquí al día del juicio por la tarde. 
Pero tienen dos clases de maldiciones: las unas claras, secas, como 
picadas de avispa (gitanas); las otras embozadas, ponzoñosas, redo- 
bladas a fuerza de explicarlas, como mordeduras de víbora (judías).» 

Tiene muchísima razón: esas imprecaciones gitanas, casi siempre 
pronunciadas sin enojo, ni cólera, ni mal humor, son como alfilera- 
zos; teniendo en cuenta que las sentencias que dirige esa gente, más 
bien que intencionadas y rencorosas, se deben tomar como un hábi- 
to en ellos, un natural desahogo propio del ambiente de amargura 
en que nacieron y se han criado. No hay que asustarse, pues, por 
oir con frecuencia en labios de nxidica/orrt: Sos jni'nrcs sacat'tos tnc 
J/qiíc/iii (que mis ojitos te vean), ni el \.cm\áo ram '>/r Undclnl (per- 
mita Üios); que por otra parte no tienen más alcance esas palabras 
que el que un espíritu supersticioso quiere darlas. Además, aunque 
la maldición tenga otro carácter (el de judía) y otra intención, ya es 
sabido aquel dicho de que las maldiciones son como las procesiones, 
que por donde han salid-) vuelven a entrar. 

IX 

t.KNERO DK VIDA Y COSTUMHRES 
OCUPACIONlíS 

Los gitanos de España en general, auiKjuc rara vez traspasan la 
frontera, en el interior del país llevan una vida errante y vagabunda, 
paseando por todas partes su miseria: detestan la vida sedentaria, y 
se dedican, por lo tanto, en su mayoría, al ejercicio de profesiones 
(jue exigen constante movimiento. 

liste pueblo andariego y nómada por excelencia, en su éxodo 
interminable, recorre las poblaciones, las aldeas, las sendas del cam- 
po... sin cesar, de día y de noche, en verano e invierno, bajo el sol 
y la lluvia; en lucha constante con la escasez y las privaciones, siem- 



(l) Díai M«ri(n, Ma!<ii.touf. t;irnii,i<:. Sevilla, 1901. 



LOS GITANOS 



6 1 



pre a la zarpa del pan; con el hambre y la sed por inseparables com- 
pañeras; con la punzante agonía de la miseria y la cruel indiferencia 
de sus semejantes de todos los pueblos, de todos los lugares, que no 
se conduelen jamás ante el peso de su desgracia. 

Cuando acampan en despoblado, en un momento arreglan su co- 




Los gitanos de España en general llevan vida errante y acampan en despoblado 



ciña, según lo que hay: se colocan en torno de una marmita sostenida 
por tres piedras, y el que hace de jefe o capataz ocupa el sitio prefe- 
rente; a su lado están los padres de familia. Las madres y las hijas, 
tan pronto sirven a los hombres, tan pronto, separadas a un lado, se 
reparten el rancho común. En una palabra, se parecen mucho a los 
árabes en el vivac. Completan el cuadro, alrededor del grupo y a 
pocos pasos He distancia, algunos borricos y mulos viejos comiendo 
la hierba recogida en los barrancos y cercados: estos semovientes 
constituyen toda la fortuna de la banda y en la cual funda su espe- 
ranza para la próxima feria. 

Los gitanos que tienen domicilio fijo, viven de otra forma dis- 
tinta. Sus ocupaciones, con poca diferencia, son las mismas que ejer- 
cían sus antepasados. 



62 I. M. IMBAXÚ 

Hn Andalucía y en Castilla se dedican a escjuilar y hacer tratos 
para dar el surtido necesario a los contratistas de caballos de las pla- 
zas de toros y para proveer de las bestias de labor a los habitantes 
de los pueblos comarcanos. 

En Sevilla, los herreros tienen sus fraguas en los barrios más 
retirados de Triana y algunos en la Macarena; los de (i ranada en el 
Albaicín, cuevas de San Cristóbal y del Sacro Monte; forjan herra- 
duras y otros utensilios de hierro, que venden sus mujeres a los he- 
rradores y al público respectivamente; fabrican también clavazón 
para los almacenes de ferretería. 

La fragua se compone sólo de un yuncjue portátil y una horna- 
cha pequeña con un primitivo fuelle: taller más (¡ue suficiente para 
esta clase de trabajos. Allí están casi desnudos, medio cubiertos con 
harapos, el cabello enmarañado, la piel ennegrecida y el pecho ja- 
deante: rodéales su prole medio desnuda también, machacan el hie- 
rro los chaveas raayorcitos, los demás atizan el fuego, traen y llevan 
los martillos o se acurrucan en los rincones. 

En Cádiz y Málaga, y en otros pueblos del Mediodía, hay gita- 
nos que poseen algún capital, establecidos como carniceros, posa- 
deros y marchantes de ganado lanar y vacuno. Hay varios también 
(jue trafican en la compra-venta de caballos y muías en grande es- 
cala, y algunos que periódicamente hacen sus viajes al Rosellón, los 
Pirineos y Galicia para comprar muletas. Aunque todos éstos alter- 
nan con gente rica y principal, y unos cuantos participan de cierto 
lujo y comodidades, siempre conservan las costumbres de la raza, 
transmitidas toda la vida de padres a hijos. 

Los hombres, en cuahjuier parte se ejercitan en la compra, ven- 
ta, cambio y corretaje de caballerías, escjuileo de todo género de ga- 
nado, en la tloma y enseñanza de caballos en el picadero; en torear, 
particularmente los gitanos andaluces; ejercen la veterinaria, por co- 
nocer prácticamente multitud de medios para restablecer las fuerzas 
de una caballería y para curar las que están matadas o enfermas; al- 
gunos son arrieros y trajinantes; otros contrabandistas, pues su vida 
errante y el conocimiento que desde la infancia adquieren de todos 
los caminos, de los senderos transversales y de los despoblados, les 
facilita tan culpable profesión. 

Los gitanos de Córdoba, los que habitan las provincias extreme- 
ñas y reino de Murcia, los de Valencia y Barcelona, vienen a ocu- 
parse en las mismas industrias que los anteriormente reseñados. En 



LOS GITANOS 



63 



todas partes son muy buenos caldereros, compitiendo en esta labor 
con los napolitanos; trabajan el metal con gran habilidad; tejen ces- 
tas, canastas y cenachos de vareta, mimbre, caña y esparto, blancos 
y de colores, con mucho primor. 

Las mujeres gitanas venden el menudo de las reses en la plaza, 
aliñan y fríen morcillas de sangre en las tabernas, asan castañas, con- 




Los hombres se ejercitan en la compra, venta, cambio y corretaje de caballerías 



feccionan buñuelos y calentitos (i); expenden telas y géneros de 
punto, medias y calcetines; trafican en prendas de ropa vieja, en 
alhajas, en tabaco y otros géneros de contrabando; las demás im- 
ploran la caridad, sirven de modelos a los pintores, y se dedican a 
decir la buenaventura, que es su ocupación favorita y la más lu- 
crativa. 

La profunda ignorancia y las groseras supersticiones que aun 
reinan en las provincias meridionales, atraen su vagabundo charla- 
tanismo. A menudo se ve a las gitanas recorrer las calles y plazas, 
las ferias y otros sitios públicos, rodeadas de incautos papanatas, 
tontos a nativitate^ que escuchan los disparates que ellas les augu- 
ran en tono ridiculamente profético, mirándoles la palma de la mano. 



(i) En Madrid los llaman churros y tejeringos. 



6.) r. M. PAbANO 

A las personas maduras que quieren conocer su destino por boca 
de tales embaucadoras, les presaijian riquezas y venturas sin cuen- 
to: sus hijos han de ser generales, obispos y wnisírt)s\ sus chai'a- 
/ús vizcondesas y marcjuesas. A los jóvenes les acosan, diciendo: 

— Anda, hijo... cara c piy f heitdesio: que tics ofiyos de niamo- 




Algunas gitanas hacen de castañeras 



rao... Miá niño... lo dvr qiicrc ¡i;) se puc arremcdiá... Tú, po /a 
pinta, ere iin palomo arrnyaó. /Malaya UndivCy resaláo/.. Te vi a 
csiy po til salnsita^ c'hay una jcmbra serrana y que te fase guiños... 
poique la prohe está chala po tn presona... ¡Sent raña!.. Aetna otra 
mu jé con la cara moreno, que é una l'ii^oi der Carinen ^ está erre ti a 
po tus jiicscsito. . . 

Con estas frases y otras parecidas engaiian y sacan sus utilida- 
des, y viven a costa de los tontos. 

Las gitanas viejas se dedican a la nigromancia. Va no es en la 
palma <lc la mano, ni en la misteriosa disposición de sus rayas don- 
de pretende buscar los arcanos de lo futuro; se vale de otros ardi- 
des adivin.itorios,. Rodeada dt- liicrb.is. de raíces, de cabellos, de 




(De fotografía) 
Cuando el interés no le exige disimular los sentimientos, el rostro 

DE la gitana presenta ASPECTO MELANCÓLICO Y PASIÓN RENCOROSA 



LOS GITANOS 



65 



pieles todavía fresca's, de llamas lúgubres y olores de azufre, hace 
mil contorsiones, pronuncia palabras ininteligibles, y descompo- 
niendo con astucia sus facciones, evoca los espíritus; sobre su tez 
aceitunada y rugosa brillan sus ojos con un fuego extraordinario: 
en tal situación es verdaderamente atemorizante su vista. Esta far- 
sa se representa generalmente de noche a la claridad de la luna, a 




Las faldas cortas con volantes, el pañolillo de Manila liado al talle, el peinado medio suelto 
adornado de flores y peinas, hacen resaltar la gracia simpática de las gitanas jóvenes. 



la sombra de un árbol o dentro de una cueva sombría. Allí acuden 
el mozo ignorante y la joven sencilla, débiles y curiosos, venciendo 
su repugnancia natural, intimidados por tanto misterio; y acaban por 
figurarse que se les han aparecido espectros en medio de la llama y 
el humo de que se rodeó la gitana, y creen como artículo de fe cuan- 
to les predijo (i). 

Al tratar de las ocupaciones y costumbres de la gente gitana, 
merece que se diga algo de las mujeres que en el real de la feria 
venden masa frita. AUi vemos en el fogón una gitana de buena es- 



(i) Feijóo. Teatro crit, tom. 2. 



66 F. M. l-AMANO 

t.imp.i, limpia como una patena, con delantal blanco (|uc brilla de 
aseo y pulcritud, haciendo buñuelos con una soltura y un despar- 
pajo sin igual: una mozangona, entre niña y mujer, rcncgria y ta- 
lluda, la ayuda en su faena, moviéndoles con un alambre en la 
sartén. 

Dos o tres jóvenes calorris escogidas de encargo, simpáticas y 
embistiendo de pura gracia, con jcchuras farsinaoraSy ácarquiícr- 
tiira corpora soberana, con cá ojo que es un tiro a boca jarro, se 
mueven alrededor de unas cuantas mesillas, sirviendo a los parro- 
quianos. Muy puestas de alfileres, luciendo sus cortas faldas de per- 
cal con volantes, su pañolillo de Manila liado al talle, sus chayas 
(pendientes) con chorrillos largos en las orejas, el moño caído y el 
peinado medio suelto, con muchas flores y una enorme peina, quie- 
bran el cuerpo al andar con movimientos garbosos de estudiada de- 
jadez, la mano izquierda en la cintura, y... ¡las nni.'iyas/... y... 
/vaya f/afHciicnra/. . . 

Con la sonrisa más insinuante y graciosa, invitan a todo el mun- 
do para (¡ue compre, importunando a los galanes: 

— ¡Anda... inoso barí ...! (cch) una /ihríia'i... Cnnvía a esas ni- 
ñas... No seas roñoso en tu vía... /Anda^ home!... que mis ¡^nuncios 
tien mucha virtü... Miá que en probándolos s' acaban /das la dncas 
que /'af yrmiguean en er prc.'i)... 

Con tales extremos y en tales comliciones trabajan, hasta que 
consiguen dar s ilitla a la mercancía. 

No se terminará este capítulo sin hacer mención de un uso, (juizá 
perdido en algunas regiones ¡íero conservado en otras, entre los 
gitanos en sus expediciones lejanas: el de poner señales en los ca- 
minos para reconocer la senda (jue han tomado otros que les han 
precedido. 

Estas señales son o unos montoncitos, de distancia en distancia 
de hierba recientemente arrancada, o una cruz trazada en el suelo, 
cuyo brazo más largo indica el rumljo o el camino délos varios (jue 
se cruzan en un punto; o un ji ilo clavado al lado de la vía, con otro 
atravesado, que indica igualmente la dirección. Cualquiera de estos 
signos, patrrán o trait ^ conducen seguranumti-. a los rezagados en 
pos de los (juc habían pasado delante. 

Esta costumbre jiroviene todavía de los primitivos gitanos, los 
(¡ue hicieron su entrada en Euroj)a en el siglo XV, cuando empeza- 
ron a habitar en los des(amj)ados; y ile esta suerte siguieron unos 



LOS GITANOS 



67 



tras otros por medio de las fragosidades de los montes o a través de 
las soledades del desierto. 



INDUMENTARIA 



El traje del gitano varía, según el país donde habita. Tanto en 
el Rosellón como en la parte Norte de Cataluña, en el primer ter- 




La coreografía andaluza y flamenca recuerdan mucho de las danzas de las bayaderas 

y odaliscas 

cío del pasado siglo, su vestido se componía ordinariamente de cha- 
queta, chaleco y pantalón obscuros, y faja encarnada que le cubría 
parte del chaleco: calzaba alpargatas con muchas cintas, que ataba 
en la pantorrilla, medias de lana o algodón; su corbatín era un pa- 
ñuelo anudado con desaliño; y en invierno usaba una manta o ca- 
pote con mangas, echado sobre el hombro. 

Se cubría la cabeza con una especie de gorro encarnado, que 
parece ser como el adorno favorito que llevaban en muchos pueblos 
ribereños del Mediterráneo y del mar Caspio. El cuello y los codos 
de la chaqueta adornados con piezas de paño color grana, azul o 
amarillo, con bordados de seda, y lo mismo unos vivos en las cos- 
turas del pantalón: adornaban la chaqueta y el chaleco hileras de 
botones pequeños de plata, sostenidos por anillos o cadenitas del 
mismo metal. Los ancianos y los que poseían alguna fortuna o esta- 



68 r. M. PAH\NÓ 

ban investidos tic cierta autoridad, iban vestidos casi siempre de ter- 
ciopelo negro o azul obscuro. Muchos jóvenes elegantes usaban los 
días festivos traje de terciopelo o velludo azul celeste, con las bor- 
daduras de seda ya mencionadas. 

Kl vestido de las gitanas era muy variado: las polluelas y aque- 
llas que disfrutaban de cierta comodidad, ordinariamente llevaban 
un corpino negro acordonado, (}ue las ajustal)a el talle; saya corta 
encarnada; zapato muy bajo con hebillas de plata: cubrían su pecho 
y la parte alta del corpino con un pañolillo blanco o de un color 
vivo y chillón, y llevaban otro en la cabeza anudado bajo la barba, 
formando sobre la espalda una especie de capucho. Cuando el frío 
lo permitía, la gitana se quitaba el capucho sin deshacerlos nudos, 
y descubría sus hermosas trenzas negras y lucientes, sujetas por 
medio de un peine. Las viejas y las pobres venían a vestir casi lo 
mismo, siendo sus prendas más bastas y más obscuras. 

\'aría mucho el traje que en el día usan los gitanos de Murcia, 
Castilla, líxtremadura y particularmente los de Andalucía. Nadie a 
primera vista dudaría de que este último país fuese- la cuna de su 
raza. 

Desde la pragmática dictada |)or Carlos 111, al gitano sólo se 
exigía que no llevase un vestido especial; pero ¿cuál era este traje 
al que las leyes aludían para prohibir su uso? Nada se sabe respec- 
to de él, porque la tradición nada nos dice sobre el particular; pero 
desde entonces acá el vestido que usan los gitanos es el mismo, poco 
más o menos, cjue el que gasta la gente del pueblo en Andalucía; 
de pana, de terciopelo, de algodón o de paño, chaqueta, marsellés 
O zamarra, con o sin colgantes y alamares, a veces bordado de tren- 
cillas; chaleco de seda, y pantalón acampanado por abajo, con 
abundancia de botoncillos plateados, muchos botones, eso sí..., de 
aquí la copla cjue por esos mundos corre 

I{á<^ani<' usté jatos ca/zones 
(ir rso que le llauíau pana, 
con uíuchísitnos ho iones 
cow o 1(1 ¡rente {gitana. 

Algunos gastan bombachos y polainas o botas de cuero para res- 
guardar l.is piernas, hasta cerca de la rodilla; faja de seda azul o en- 
carnada; pañuelo a la cabeza, de color tomate y huevo, atado por 
detrás; sombrero calañcs, en general de ala ancha. 



LOS GITANOS 69 

Las mujeres, también puede decirse que usan la misma vesti- 
menta que la que llevaban las andaluzas hasta hace unos cuantos años, 
esto es: saya algo corta, de bastante vuelo, adornada con randas o 
faralaes de volantes y ribetes de trencilla; un juboncillo con man- 
ga corta y ancha, de las llamadas niaiiga pcrdida\ un delantal pe- 
queño; mantón de más o menos tamaño sobre los hombros; su pa- 
ñuelo de picos anudado en la garganta, tirado a la frente o caído 
en el cogote; muchas flores y muchas cintas, peinas y adornos de 
relumbrón, abigarrados colores y tonos chillones. 

l£n general, tanto hombres como mujeres son estrafalarios, raros 
y sucios en toda su indumentaria; en ninguna parte han manifesta- 
do gusto en el vestir, porque suelen repugnar la primera condición, 
la limpieza. Sin embargo, cuando pueden disfrutar de comodidades 
sobre todo los hombres, se aficionan a la camisa limpia, fina y al- 
midonada, a la chorrera vistosa y a la bordada pechera. 

Recorre los bosques de la Alhambra, en Granada, el gitano más 
típico de toda Andalucía, el Cliorrojiuno, exhibiéndose ante los tu- 
ristas con su sombrero alto cónico, de los llamados de catite^ con 
dos enormes borlas; pañuelo amarillo de seda en la cabeza; marse- 
llés de peluche color guinda, con sus caireles, ribeteado y con co- 
deras, botones y adornos de trencillas hasta el codo; camisa blanca 
con enorme chorrera, sujeta al cuello por grandes botones de fili- 
grana; chaleco abierto rameado de seda; calzón corto de pana ver- 
dosa, cuajado de botoncillos; faja o ceñidor de estambre celeste, 
donde esconde a medias unas enormes tijeras; botines de becerro 
blanco con innumerables correíllas, que le suben hasta cerca de la 
rodilla, y calzado de cuero color avellana: adorna su azabachada 
cara con dos enormes patillas de boca e jacha ^ y lleva siempre en la 
mano larga vara de fresno. 

Es un farsante, que a los extranjeros que visitan aquellos sitios, 
ofrece además de su retrato, que es un JiccJiizo^ la sensación de una 
España de pandereta. 

Así va viviendo. 



RELIGION 



San Francisco de Sales, que según la tradición, tenía mucho de 
su sobrenombre, escribía a principios del siglo XVII: «Siempre tuve 
la duda de si los cómicos son casados, si los sacristanes oyen misa 
y si los gitanos son cristianos.» — Aquel bendito obispo saboyano 



70 r. M. PABANÓ 

fundamentaba su atormentadora ¡ncertidunibrc en el hecho de que 
viendo a los zíngaros asistir a las ceremonias del culto católico en 
Italia, no qucílaba muy satisfecho del fervor reliíjloso que demos- 
traban; sospechando con razón, (jue hubiera más fingimiento que 
verdadera fe y devoción cristianas. 

La misma duda (}ue al Santo asalta a cualcjuier persona que ob- 
serve la conducta cjue siguen los gitanos en materia de religión; 
pero se puede asegurar, con una seguridad completísima, que estas 
gentes no solamente no son cristianos, sino que apenas si tienen 
ninguna religión conocida. 

Hl sentimiento, profesión y observancia de la doctrina religiosa, 
se encuentran muy amortiguados en ellos; si bien, por conveniencia, 
en general adoptan y aceptan cualquiera que sea la de los países en 
donde tienen su residencia; siempre y cuando que así les convenga 
para sus fines particulares; conservando los que habitan en Kspaña, 
a lo menos en la apariencia, una obligada sumisión a las prácticas 
establecidas por la Iglesia católica apostólica. 

Las estragadas costumbres de los gitanos, su carácter tan diver- 
so del de los demás pueblos, su vida nómada, su escasa o total ca- 
rencia de instrucción por una parte; su excesivo fanatismo y grose- 
ra superstición por otra; y como antes se ha dicho sus ideas eminen- 
temente positivas y materiales, desde luego les hacen despreciar 
cualquier principio en el cjue a primera vista no vislumbren, de una 
manera clara como la luz del día, una utilidad real, evidente y 
próxima. 

Ln materia de religión son, pues, los gitanos escépticos e indi- 
ferentes. Mas, como poseen ese gran sentido práctico que tanto 
distingue a la raza, esa dosis de ii/mido/ogia que les sirve para saber 
y poder vivir en un país cualquiera, lo mismo aceptan y se apropian, 
ostensiblemente al menos, el culto externo y la ley y la devoción de 
sus convecinos, (jue se apoderan de su lenguaje y... roban su ga- 
llinero. 

Sus conceptos morales, si no carecen de ellos en absoluto, por 
lo menos puede afirmarse (jue no son muy elevados; y sus verdade- 
ras creencias, si algunas tienen, pueden calificarse de toscas e igno- 
rantes supersticiones mezcladas con un tanto de fatalismo, eso sí; 
pero que les eximen de la barbarie absoluta. 

Kstas mismas creencias sujjersticiosas, esta mamra de pensar en 
materia de religión, y su modo de ser embustero y embaucailor les 



LOS GITANOS 7 1 

convienen, y de todo esto se valen a maravilla para alucinar a los 
demás con quienes tratan, explotando en ellos su fanatismo e igno- 
rancia, sacando todo el partido posible y aprovechando cuanto pue- 
den, sin desperdiciar ninguna ocasión y sin el menor escrúpulo de 
conciencia. 

NACIMIENTOS, MATRIMOKIOS, VELATORIOS 

Las fiestas que celebran los gitanos para conmemorar el naci- 
miento de un hijo son famosas en todo el mundo: este acto es motivo 
de zambra, jolgorio y derroche, que se promueven con el convite y 
acompañamiento de toda la familia, amigos y conocidos. Se hace un 
consumo enorme de dulces, vinos y licores: todo lo que se puede, y 
aun cuanto no se puede, se gasta para hacer memorable el fausto 
acontecimiento con la mayor solemnidad. 

Casi siempre costean los padrinos la función corriendo a su cargo, 
lo mismo el importe de la diversión y \2l juerga^ que los derechos de 
la parroquia por sacar de pila al recién nacido, en el caso de que haya 
bautizo. Guando los encargados de apadrinar al neófito son gente de 
rumbo, se verifica con órgano y Te-Deíun, revestido el oficiante de 
capa pluvial, con repique de campanas, adornada la pila bautismal, y 
con todos los requilorios a que da lugar este primer sacramento de la 
iglesia. La madrina prendida con veinticinco alfileres, la flor de la 
canela, conduce al nene, oliendo ambos a arbaca y a jarmines; en 
la pila se da al recién nacido el nombre de los abuelos, el de los pa- 
dres o el de los padrinos, si es varoncito; y si es hembra, el de las 
de su sexo respectivo. Los gitanos ingleses en estos casos encienden 
tres velas, cada una con un nombre, uno de los cuales tiene que ser 
de carácter bíblico, y la vela que dura más es la que determina el 
nombre que han de poner al niño. 

A la salida del templo el padrino rumboso arroja grandes puña- 
dos de calderilla, dulces y confituras a la turba de golfiUos que va 
gritando detrás del acompañamiento hasta la casa. 

En ella es recibido el cortejo con ostensibles muestras de regoci- 
jo, al compás de atronadora música de guitarras, panderos y palillos 
y el sordo vocerío de los asistentes: desde dentro echan a la llegada 
sobre los padrinos y el nene mucha cantidad de trigo, como antici- 
pado signo de riqueza y presagio seguro de abundancia de bienes 
en su vida futura. 

Después se obsequia a los convidados con el clásico chocolate, 



7^ i. M. TABAKÓ 

al que tan aficionados son los gitanos, scrvidí) en sendos tazones; cl 
refresco, los dulces, las bebidas de todas clases y los tabacos más o 
menos fumables. Todo esto alterna con la danza, la bulla y la al^ja- 
zara: a lo mejor alguna pareja se arranca por si'í^uiríyas, para lucir 
íóí) el garbo y íóo cl aquel de sus cuerpos jacarandosos. A última 
hora sigue el cante flanicncoy si los concurrentes al acto quedaron 
sose^Mdos y tranijuilos en estado de escuchar; que no es lo más ge 
neral en estas fiestas en que corre con exceso el morapio: lo regular 
es que todo acabe peor que el rosario de la aurora; con terribles 
riñas entre los convidados y aun entre los de la misma familia, cuan- 
do el abuso de la hehia hace tjue los vapores se suban a la cabeza; 
excitados entonces, sacan a relucir las consabidas tijeras o la temible 
faca, y es casi segura la intervención de la policía; terminando de 
un modo harto triste lo que empezó con alegría loca. 

Los gitanos casi siempre celebran sus casamientos con las hem- 
bras de su misma raza...; pero, déjese hablar al viejo jefe, cuando da 
oportunos, sabios y prácticos consejos a Andrés, al ser recibido en 
la tribu, enamorado de Preciosa. Después de las formalidades del 
caso propias, tomó de la mano a la (i ¡lanilla, y puesta delante de 
Andrés, dijo: (i) «Esta muchacha, (jue es la flor y la nata de toda la 
hermosura de las gitanas (jue sabemos (jue viven en España, te la 
entregamos, ya por esposa, o ya por amiga, (jue en esto puedes ha- 
cer lo (¡ue fuere más de tu gusto, portjue la libre y ancha vida 
nuestra no está sujeta a melindres ni a muchas ceremonias: mírala 
bien, y mira si te agrada, o si ves en ella alguna cosa (jue te descon- 
tente; y si la ves, escoge entre las doncellas que aquí están la (jue 
más te contentare; cjue la que escogieres te daremos; pero has de 
saber que, una vez escogida, no la has de dejar por otra, ni te has 
de empachar ni entremeter ni con las casadas, ni con las doncellas: 
nosotros guardamos inviolablemente la ley de la amistad: ninguno 
solicita la prenda del otro; libres y exentos vivimos tie la amarga 
pestilencia de los celos: entre nosotros, auncjue haya muchos inces- 
tos, no hay ningún aílulterio; y cuando le hay en la mujer propia, 
o alguna bellacjuería en la amiga, no vamos a la justicia a ¡)edir cas- 
tigo; nosotros somos los jueces y los verdugos de nuestras esposas 
o amigas: con la misma facilidad las matamos y las enterramos por 

(i) Cervantes. La GilaMÜla. 1612. 



LOS GITANOS 73 

las montañas y desiertos, como si fueran animales nocivos: no hay 
pariente que las vengue, ni padres que nos pidan su muerte: con 
este temor y miedo ellas procuran ser castas, y nosotros, como ya 
he dicho, vivimos seguros. Pocas cosas tenemos que no sean comu- 
nes a todos, excepto la mujer o la amiga, que queremos que cada 
una sea del que le cupo en suerte. Entre nosotros así hace divorcio 
la vejez como la muerte: el que quisiere puede dejar la mujer vieja, 
como él sea mozo, y escoger otra que corresponda al gusto de sus 
años. Con estas y con otras leyes y estatutos nos conservamos y vi- 
vimos alegres.» 

Iguales costumbres y la misma manera de ser, observan en el día 
los gitanos; a diferencia de que en el siglo XVIlsus matrimonios eran 
una especie de concubinato autorizado por las respectivas familias, 
con la sanción del jefe de la tribu; mientras ahora están sometidos 
a las ceremonias prescritas por la Iglesia. 

Hay todavía, sin embargo, en algunos países ciertas tribus (aque- 
llas que conservan más puras sus tradiciones) que celebran sus des- 
posorios rompiendo el consabido cántaro; tantos pedazos como se 
hace la vasija supone igual número de años que les esperan de feli- 
cidad (i). Antes el casamiento debe haberse tratado en un consejo 
de familia, especie de reunión o congreso, al que asisten hombres y 
mujeres, oyendo el parecer de las personas que concurren, y siguien- 
do las observaciones de las que son más ancianas o más caracteriza- 
das. La unión la verifica el jefe de la tribu mediante ciertas cere- 
monias. 

Entre los gitanos de otros países se mantiene la costumbre de 
robar el novio a la novia, del modo que se practica entre algunos 
pueblos salvajes. El novio, en el día determinado, y puesto de acuer- 
do con su prometida, llega a altas horas de la noche ante la casa de 
aquélla, acompañado dedos o tres de sus parientes: a una señal con- 
venida, ella abre la ventana y se arroja sobre una manta que sostie- 
nen los deudos del novio, o se descuelga por la pared, si la ventana 
está a poca altura. Los raptores huyen, en tanto que los padres y 
hermanos de la raptada salen gritando denuestos contra aquéllos; el 
novio deposita a su futura en una casa de confianza; durante un raes 
median algunos regalos que suavizan las supuestas resistencias y 



(i) Víctor Hugo, Nutre Dame de París. 



74 f- M. PABANÓ 

fing^ida oposición de los padres de la hembra, y todo queda en paz, 
celebrándose la boda con gfran algazara. 

l-'ntre los gitanos son harto frecuentes los matrimonios de varo- 
nes viejos, o que han llegado a la edad madura, con joven/uelas ado- 
lescentes. Sus enlaces sólo siguen, generalmente, la norma del deseo 
venéreo, y la mujer se entrega con facilidad, pues tiene casi anula- 
do el sentimiento del ¡íudor y de la honorabilidad. 

Una rarísima costumbre de la raza tiene lugar entre los gitanos 
de Moravia, ¡provincia del imperio austro-húngaro. Cuando una 
mujer soltera está enamorada, cuece una torta que señala con una 
marca especial, y la deja a la puerta del domicilio del hombre a 
cjuien adora. Este no está obligado a aceptar; pero si lo hace, ya 
no puede volverse atrás. 

Las gitanas húngaras proceden con mucha gravedad en caso de 
infidelidad por parte del novio: discuten con él, valiéndose de mil 
medios para volver a conquistar su cariño; y si, a pesar de todo, no 
lo consiguen, se le condena a recibir un balazo en una pierna o en 
un brazo. La mujer engañada tiene derecho a elegir el sitio en c}ue 
el hombre debe ser herido; pero generalmente se le permite a el 
que decida por sí mismo. 

El gitano gasta mucho en sus bodas: durante los tres días cjuese 
prolonga el festín y el jaleo, son convidados a él no sólo los gita- 
nos del lugar, sino los conocidos o allegados de sangre blanca. El 
Intsnó toma parte en esa disipación de manjares, dulces y bebidas, 
l^ara lo cual contrae deudas el novio, cuando no tiene nada propio; 
deudas que constituyen después un censo durante gran parte de su 
vida, y «jue es de difícil amortización. 

Procuran remediar los gitanos sus enfermedades sin establecer 
gran diferencia, al parecer, entre la profesión de la Veterinaria con 
la ciencia de la Medicina; y por poco que se tolere, presentan sus 
recursos curativos puramente empíricos y rutinarios, cuyo efecto 
pretenden garantizar, que se basan siempre en secretos raros trans- 
mitidos de familia en familia, los cuales algunas veces, pocas, em- 
])lean con utilidad. Consisten en ciertas preparaciones con zumo de 
hierljas, bebidas para mitigar los dolores más violentos, brebajes 
para contener los progresos de las calenturas o cortar la hemorra- 
gia, ungüentos resolutivos de tumores y cicatrizantes de llagas, va- 
pores aromáticos para reanimar las fuerzas... 



LOS GITANOS 75 

Muy contadas veces recurren a la verdadera ciencia del médico,, 
muy apurados se han de ver, y, cuando se determinan a ello, suele 
haber entrado el paciente en el período agónico. En aquel trance 
llaman en su auxilio también los socorros espirituales; pero cuando 
la dolencia reviste extrema gravedad, representa una pesada carga 
para la familia, y aceptan la muerte como uno de los mejores alivios 
para aquellos a quienes las afecciones domésticas sujetan a tantos 
gravámenes y necesidades. 

El resultado viene a ser casi siempre el mismo: que el enfermo, 
un tanto fatalista, se muere resignado, y como el que espera desde 
luego tal desenlace a su desventurada vida, y la familia le deja mo- 
rir con cierta pasiva conformidad. 

En los velatorios es costumbre obsequiar a los asistentes de la 
manera más cumplida, con chocolate, café, bollos u otro refrigerio 
semejante, allá por la madrugada; y esto se practica aun entre las 
familias de más escasos recursos, que hacen un esfuerzo, sopeña de 
incurrir en el ridículo. Llevan a cabo el entierro con la mayor pom- 
pa que su precaria situación les permite. 

Si el fallecimiento es de 'un párvulo, mientras que los padres se 
entregan al llanto y a la desesperación, los parientes y deudos asis- 
ten y atienden debidamente a los convidados al duelo, ofreciéndoles 
dulces, café y licores: suele haber también, aunque parezca menti- 
ra, su mijita de baile, guitarreo y C3in\.& joiido 



CANTES Y BAILES 



Los cantos andaluces, tiernos y sentimentales, muchos de ellos 
de origen morisco, tienen su poesía peculiar y se acompañan, espe- 
cialmente por los gitanos españoles, al rasguear de sus guitarras en 
melodiosas notas y dulces acordes, en que cada vibración es un beso 
apasionado, una lágrima, un suspiro. 

Estas canciones reducidas generalmente a simples cuartetas, si 
no aparecen del todo irreprochables por las ideas que expresan, es 
quizá porque se les ha aplicado siempre cierta severidad sin discer- 
nimiento de una moral mal entendida. Las coplas se cantan sólo para 
ser oídas, o adaptándolas a la clase de baile que se ejecuta; pero de 
una o de otra forma quedan perennemente impresas j^en la memoria 
de los oyentes, y muchas han recorrido de boca en boca toda la. 
península. 



76 



F. M. PARAKO 



El came jondo^ ne\.:imenic //nwe/co, de saleares y ludia^í^iicnas^ 
-Joo sentimiento, ton jipits^ recuerda la melancolía poútica de los 
pueblos árabes, absorbiendo a los que le escuchan tn inexplicable 
-éxtasis. 

El cantaoi\ echada la cabeza atrfis, entorna levemente los ojos, 
y con voz de timbre varonil, bordando el encaje de su sentimien- 




l.ii l■)^ ii.iilus típicos ^¡(.iiiDÑ, halen palni.as los acomiiañanto, >f j;i)lpca el sucio, v se jalea 

con el fjeslo y la palalira 



to, lanza al aire sus trovas, unas veces tristes y sentidas, otras ale- 
gres y bulliciosas, (jue llenan el corazón de felicidad o le abisman 
en un mar de recuerdos dolorosos: un extenso repertorio de coplas, 
llenas siempre de injrenio, sentenciosas o lilosóficas, (jue la musa 
popular se ha complacido en forjar para alivio de sus penas, expre- 
sando el sentimiento íntimo con una difícil concisión, reuniendo en 
escaso número de palabras todo el argumento de un j)oema, hacien- 
do resaltar la intención principal, (jue jiermite adivinar mucho más 
de lo (¡ue se dice. ( iraiindinas, so/mrrs, n/n/(7i;nrñns, nada tienen 
que envidiar a ningún canto del mundo, si no fueran prostituidas 
por el mercantilismo o la ílamencjuería cxageratla. 



LOS GITAKOS 77 

El tocaor repiqueteando nerviosamente los dedos sobre la mo- 
risca guitarra, le arranca con destreza sus secretos, en incompara- 
bles y óaüqWq.'s, fa'setas y enrevesados arpegios, en torrentes de ar- 
monía, dulces rumores y gratos preludios que llegan acariciadores 
a los oídos, para perderse después en el espacio. 

Las danzas en Andalucía eran 3^a célebres cuando los cónsules. 




Los gitanos acompañan sus cantos con el rasguear de las guitarras en melodiosas notas 

y dulces acordes 

romanos visitaban la Bética en la antigua Gades. Los bailes desen- 
vueltos y provocativos tenían en Cádiz su mejor representación: las 
bailarinas hacían con los pies tan varios movimientos, tales saltos y 
cabriolas, acompañados de un son muy agudo con un compás tan 
arreglado a la cadencia de la miísica, que las danzas gaditanas sobre- 
pujaban en gracia y ligereza a las de Roma. 

Lord Byron, cuando hizo su viaje a Andalucía, quedó hechizado 
del baile y c2lVí.\.q. fia meneos^ y en su poema CJiilde Harold habla coa 
entusiasmo de las andaluzas y de sus voluptuosas danzas. 

Entre los gitanos, esos bailes y cantos encuentran excelentes in- 
térpretes. La coreografía andaluza y flamenca recuerdan mucho de 
las danzas de las bayaderas y odaliscas. En esas fiestas tan típicas 
como ruidosas se mueven en airosos vaivenes las gráciles cinturas 



78 I. M. PA BAÑÓ 

•de los bailadores; se baten las palmas por los acompañantes, se 
golpea el suelo y se jalea con el ^esto y la palabra, animando el 
cuadro. 

Los bailes «gitanos no son muy orij^inales ni variados, pero ex- 
presan el fueg^o y la alegría de la vida, provocan eróticas osadías e 
insolencias ardientes; hay en ellos pletórico alardeo tic existencia, 
fecundidad y derroche de salud. 

hos fio/os y las síj^niríyas son su especialidad más notable; y en 
cuanto al zapa/ráo y el jalcoy que ambos se ejecutan por solo un 
bailador y sin pa/íyus^ con un agudo repiquetear de los dedos, una 
gracia y una voluptuosidad incomparables, nadie puede competir con 
los gitanos sobre el tablado. 

Bailan también e\ /aii(i:in¡^o^ que pone de relieve, como ninguna 
otra danza, la sal de la mujer. VA tangOf procedente de América, 
baile de expresión sensual y provocadora, con esperezos libidino- 
sos, movimiento acompasado de caderas y lascivas contorsiones 
convulsivas; un juego especial de brazos con aletear de manos en 
el aire; quebrando el cuerpo, con acompañamiento de palmas, y 
redobles y taconeos marcados fuertemente con los pies, y giros rá- 
¡)idos y vertiginosos de cuando en cuando. 

El bn/rro y las sci'iyanas, bailados solos o con pareja, acompa- 
ñados del estruendoso batir de pa/íyns^ consisten en pasos y mudan- 
zas de frente y de costado, con alternativos movimientos de brazos: 
el primero es más complicado; expresa pasión y gozo; es franco, 
loco, revoltoso y ardiente; pero se puede ver sin peligro de que el 
pudor se ofenda lo más mínimo. Las clásicas sri'íyanas consisten 
en una hermosa danza de sensualidad deliciosa y refinada, y de aire 
picante en sus posturas, moviéndose el cuerpo armónicamente con 
actitudes de particular encanto; sin inspiraciones malas ni groseras, 
se pueden ver bailar hasta por los ojos más inocentes. 

¡Hay que ver una pareja de haí/aorrs gitanos, tal como resultan 
en el día! VA^ con su traje entre chulo y torero, su blanquísima ca- 
misa de rizada pechera con brillante botonadura; el marsellés de 
pditchr que dibuja admirablemente el busto, su ceñidor de raso 
azul celeste, pantalón de talle muy ajustado en la cadera, y zapato 
bajo. Se presenta con su ingénito aire de truhán, con toda gracia 
y desparpajo; y empieza su baile con el más impúdico y airoso con- 
toneo, con sus movimientos ondulantes y su taconear nervioso y 
febril, al compás de la música y del alegre ¡lalmoteo. 



LOS GITANOS 79 

La baiiaora flamenca, vistiendo su amplia falda de colores ple- 
gada, que señala sus formas, la levanta unas veces con la mano iz- 
quierda sobre la cintura, recogiendo a la par el pañolillo de Manila 
bordado, con flecos; agitando la cintura con ritmo acompasado y 
y espasmos lascivos, y moviendo las caderas de una manera enérgi- 
ca, peculiar y propia; inclinando el busto con toda la sal que posee; 
la boca, un tanto contraída; los ojos, medio entornados, negros y 
brillantes; luciendo en su mata de pelo abundoso, llena de caracoli- 
llos de graciosísimas puntas pegadas a las sienes, una flor a medio 
prender: parece acometida en su danza desenfrenada, de un vérti- 
go de lubricidad, para dejarse caer al final rendida, ebria, ja- 
deante... 

No es posible describir bien estos bailes en que los gitanos de 
ambos sexos se hallan iniciados. 



LAS FEklAS 



En lo que no se diferencian los gitanos, sea cualquiera el país 
donde nacen y viven, es en su natural instinto para la farsa, la pa- 
labrería y el engaño a diestro y siniestro, mintiendo siempre con 
notable^escáfo y como la cosa más natural, porque según ellos, si 
dicen la verdad, se qnean sin el la. Por esta razón el gitano ejerce a 
kr-íftaraVitla, con maña y siempre con éxito, el oficio de tratante y 
chalán de caballerías, como el más a propósito para desplegar sus 
naturales facultades. 

Hay que ver en los días de mercado la nube gitanesca deTriana, 
que pasa el puente, dirigiéndose al campo de operaciones para ve- 
rificar sus ventas, cambalaches y enredos. 

A las ferias que se celebran fuera de Sevilla, concurren con to- 
da su familia, y se ve acudir alas de Mairena, Ecija, Córdoba..., 
cuando se acercan las solemnidades respectivas, ejércitos de gitanos 
y gitanas, cabalgando en escuálidos borriquillos, sobre los que con- 
ducen el colchón de paja a medio llenar y casi todo su ajuar; o ca- 
minando en el coche de San Francisco, llevando a remolque a sus 
c]iuriuiibeles\ y se preparan para entrar en campaña, haciendo esta- 
ciones y marchas forzadas; las gitanas con la canasta al brazo, trans- 
portando sobre el cuadril a sus chavales más pequeños; y los hom- 
bres con la vara en la mano fa ran on baej^ y sus colosales tijeras 
mal guardadas entre la morisca faja. 



8o 



I . M. PABAKÓ 



Al llc^^ar a la feria rompen filas, y cada cual se dedica a sus fae- 
nas propias: ellas, unas cuantas, preparan las buñolerías, y las de- 
más circulan entre el |>iil)lico implorando la caridad ( brichardilaii- 




Una calorr/ con sus chavales 



(ill a canrra j, a vender canastas (hindar quicias y a decir la bue- 
naventura 'pniclar a hnjl . Las tritanillas las ayudan alternativamente 
en todas sus faenas. 

«Cada día, dice Sales Mayo, van siendo menos frecuentes las an- 
tijjuas prácticas de las gitanas; las (jue en tanto (jue sus hombres 
chalaneaban por la feria, ellas con su habilidad hacían desaparecer 




(De fotografía) 



T.A GITANA ES TAX BIEN FIGURADA, TAN ILEXIBLE V ÁGIL 
COMO EL GITANO 



4 



j 



LOS GITANOS 8 I 

las monedas en los cambios; esto se llamaba ustilar a baste (coger 
a la mano).» 

Los gitanos toman por asalto el mercado: en lo más animado, y 
nutriendo los grupos que rodean a las caballerías, se les ve siem- 
pre, destacándose entre todos por su continuo manotear, gritar, 
girar de un lado a otro, moverse como energúmenos, hacer aspa- 
vientos, llamar a los propietarios, tratantes y corredores, elogiando 




Hasta en los harapientos niños se advierte la singular y profunda fijeza de su mirada 



en los tratos las cualidades de los animales, con hipérboles y frases 
propias de su repertorio, llenas de gracia, mezcladas con chistosas 
ocurrencias, tan gráficas como inesperadas, queriendo convertir los 
jacos matalones en soberbios corceles, y los burros medio tísicos en 
ligeras bestias. Salpimentan siempre su conversación con términos 
originales y peregrinos, hasta conseguir por la continuada repeti- 
ción de su palabrería y de sus exageradas ponderaciones, aturdir y 
cansar, enganchando por fin al comprador, así sea el más inteligen- 
te y prevenido; y aburrido ya, entrega la necesaria señal y se cie- 
rra el trato. 

Nadie como ellos, los gitanos; ninguno con mayor habilidad 
para disfrazar su mercancía, valiéndose de mil pequeños secretos y 
artimañas para limar los dientes al caballo, la muía o el borrico que 



.S2 



I . M. I-AUAKÓ 



tratan dc vender o cambiar, obrando en el animal una metamorfosis 
para escamotear y ocultar provisionalmente sus defectos y lacras; 
le tiñcn el pelo, disimulan sus mataduras, atontan y emborrachan a 
las bestias resabiadas y falsas; y es scj^furo que han de sacar por 
una caballería cuahjuiera el triple del precio tjue a ellos les costó; 
dado caso de que les haya costado algo; pues nada de extraño tiene 




Los gitanos se resignan a todos los rigores por su amor a la independencia 



y sucede muchas veces, que la gente del campo por donde han pa- 
sado los gitanos, echen dc menos al día siguiente algun.as bestias 
<iue les han sido robadas. 

Para probar las cualidades de sus caballerías en el mercado, les 
aplican con disimulo la vara con el pincho; se montan de un salto 
sobre ellas, listos como ardillas y las aprietan con tal ahinco los ta- 
lones sobre los ijares, que hacen a los pobres animales sacarlos res- 
tos de sus exhaustas fuerzas y moverse con la mayor agilidad. Son 
auxiliares poderosos los chavales^ que siempre rodean para estos ca- 
sos a sus padres. 

Los gitanos pobres fjue no tienen ninguna caballería (jue ofre- 
cer en la feria para la venta o cambio, se convierten en corredores 
y ayudan con eficacia en el trato, con la palabra y con la vara, a los 



LOS GITANOS 85 

dueños de ellas, y consumado que es el ajuste, toman parte en el 
alboroque y reciben un estipendio prudencial de las ganancias. 

No existe mercado en España que no visiten los calorrós^ ni fe- 
ria que no exploten; y como en este país abundan en los diferentes 
pueblos de Castilla, Extremadura, Murcia y Andalucía con especia- 
lidad, en todas quedan de aquéllos recuerdos imperecederos; que si 
del todo no son gratos en lo general, por las circunstancias que les 
han precedido, no dejan de tener chiste. 

En Madrid, en Granada y en otras poblaciones, aunque en pe- 
queña escala, hay mercado los jueves de todas las semanas, y en 
ellos lucen sus habilidades los que se dedican a esta clase de produc- 
tiva industria. Terminadas las horas de compra-venta, los gitanos 
que no viven en la capital, aquellos cuyo domicilio se halla estable- 
cido en las afueras o en algunos de lo3 pueblos de alrededor, em- 
prenden el camino en compañía de sus mujeres e hijos, y se alejan 
apresuradamente, antes de que puedan alcanzarles las reclamaciones 
de algún comprador estafado. 

X 

LOS GITANOS DE OTROS PAÍSES 

Aunque la manera de vivir de los gitanos de España es en cierto 
modo sedentaria, porque pocas veces salen del país, no sucede lo 
mismo con los que habitan en el extranjero. 

Estos suelen manifestarse aún por tribus y en la primitiva for- 
ma patriarcal; conservan en general sus hábitos de la vida nómada, 
y cambian de domicilio con la frecuencia que las aves de paso: 
adoptan de cada lugar lo que les parece conveniente; dondequiera 
que se encuentren son considerados como forasteros, y no toman 
parte en el gobierno ni en la marcha de los asuntos de la patria 
adoptiva; sea su estancia en ella más o menos temporal. 

En el imperio ruso, además de su ocupación predilecta de chala- 
nes de caballerías y decidores de la buenaventura, que parece co- 
mún a todos los de la raza, en la mayor parte de las comarcas que 
habitan, ejercen en grande escala la industria de criadores de gana- 
do, a lo cual se prestan de modo favorable las inmensas estepas al 
Sur de aquel país. Las gitanas de Moscou suelen dedicarse al canto, 
que las ha hecho famosas, y a algunas ha proporcionado regular 



8-1 F. M. PABAKo 

fortuna y hasta enlaces con la más rica nobleza. 1 )escle muy antig^uo 
a la familia gitana en Rusia no se la considera como una raza aliyec- 
ta; y sin distinción ninguna alterna con las demás. 

En las provincias (¡ue riega el Danubio, en particular en Ruma- 
nía, la principal ocupación de los gitanos es la de rebuscadores de 
pajuelas de oro en los afluentes del gran río, y más especialmente 
en los arroyos y torrentes de la Transilvania. lambien se dedican 
gran número de ellos al contrabando. 

Tissot ha hecho una buena descripción de los gitanos de Bosnia. 
Dice que su tez es tan morena como el cuero viejo. Tienen ojos ne- 
gros y escudriñadores, y cara oval; su cabello largo y ondulado cae 
sobre los hombros formando masas aceitosas. Su as|>ecto es atlético 
y musculoso. Llevan una vida vagabunda y afrontan sin temor las 
inclemencias atmosféricas bajo sus andrajosas tiendas de lienzo: y 
muchas veces ejercen la peligrosa profesión de bandido. — Conviene 
advertir que las gitanas bosnias suelen ser de belleza extraordinaria, 
y saben sacar el mejor partido posible de sus encantos. Las mujeres 
y las muchachas penetran como bailarinas en los haremes, distraen 
los ocios del bey y del pacha, y se las ve con frecuencia en las pla- 
zas públicas, vestidas con trajes pintorescos y bailando sobre un pe- 
dazo de alfombra.— Los gitanos son, desde hace mucho tiempo, los 
únicos que explotan las ricas minas de Bosnia; pero se limitan a 
arrastrar un vellón de lana por el lecho de los torrentes, para reco- 
ger las arenillas de oro que tanto abundan en algunos de ellos. 

Muchos lugares de Hungría están habitados exclusivamente por 
ziuí^anes o gitanos, y en las grandes [)oblaciones hay taml)ién barrios 
enteros. El gitano húngaro, «jue en hispana se llama pitidnró^ es un 
ser singular, (jue vegeta en medio de la más espantosa suciedad, y 
se nutre con los alimentos más corrfMiipidos. Auníjue dedicado al 
oficio de chalán, de calderero, de herrero, de adivino y echador de 
cartas, por supuesto, hace de cuando en cuando sus excursiones de 
merodeo y robo, (jue duran muchos meses, a través de l'rancia c 
Italia, penetrando hasta la misma campiña de Roma, y llegan tam- 
bién a España, Portugal e Inglaterra. — Es la característica del gita- 
no de Hungría o de Bohemia su afición a la vida nómada, más que 
los de ninguna otra nación. En sus frecuentes correrías por el Occi- 
dente de l-^uropa, acampan en los suburbios de las poi)laciones, co- 
bijándose bajo sus tiendas o amparados por el toldo de sus carros. 
Unos se dedican al arreglo de calderos y al cambio de caballerías, en 



LOS GITANOS O) 

tanto que los más jóvenes llevan osos y monos amaestrados, que pa- 
sean por calles y plazas, haciéndoles bailar al compás de un pandero, 
acompañados de monótonas canciones, adecuadas a la danza. Van su- 
cios en sumo grado, vestidos casi de andrajos, con sus lacias melenas 
caídas sobre los hombros, chorreando grasa por todo su cuerpo.— 
Tanto en sus hediondas chozas allá en su país, como en sus correrías 
vagabundas, se les ve siempre gozosos, siempre cantando, siempre 
tañendo algún instrumento, sobre todo el violin, en el que es recono- 
cida su habilidad, hasta en los mksfashioiiables espectáculos de París. 

He aquí una descripción de los tsiganes de Hungría, que hace 
un moderno escritor: «Constituyen una raza especial nómada y va- 
gabunda, igual en un todo a la que en España forma la de los gita- 
nos: los tsiganes o bohemios húngaros son graciosos de rostro, de 
color atezado y con el cabello lacio, largo y negro: viven general- 
mente en los bosques, formando familias o clanes, de los que es siem- 
pre jefe el más anciano. Cuando alguno falta a lo que prescriben las 
costumbres tradicionales, que todos tienen muy presentes, y por las 
cuales se rigen en sus mutuas relaciones, es juzgado y castigado por 
un consejo de familia, que preside el jefe. Son en general músicos, 
y al recorrer las ciudades siempre lo hacen cantando y tocando y 
recogiendo las limosnas pedidas con sus cantigas, que tienen un aire 
melancólico y especial. Dicen la buenaventura tanto los hombres 
como las mujeres, y a pesar de que no son tachados de criminales, 
se observa que dentro de ellos hay familias o grupos con gran afi- 
ción al robo, y se ejercitan en industrias cuyo uso demuestra ten- 
dencias a la estafa o al engaño. Puede decirse que se parecen en todo 
a nuestros gitanos, pero no a los de hoy; que ya forman parte de la 
nación y han modificado sus costumbres especiales, sino a los gita- 
nos de hace cuatro o cinco siglos.» 

Donde más abunda la raza es en Constantinopla y en otras pobla- 
ciones de la Turquía europea. Los hombres allí se ocupan igualmen- 
te de la chalanería, en el comercio de piedras preciosas y drogas ve- 
nenosas; las mujeres entran en las casas particulares y en los hare- 
mes, donde se les permite curar a los niños de mal de ojo, e inter- 
pretar los sueños a las odaliscas. Se ve también a las zíngaras^ como 
allí se llaman, en los cafés cantando, tocando varios instrumentos y 
acompañando la música con danzas licenciosas. Nada más voluptuoso 
que esos cantos y esas posturas; pero ¡ay del mulsumán o del cristia- 
no que quiera obtener de esas bayaderas otra cosa que su exhibí- 



86 F. M. PABAXO 

ción provocadora! \\n la parte scj)tcntrion.«l cic liuropa la ocupación 
más notable de los gitanos es la de comediantes de la pequeña farsa 
O farándula^ pero es en ellos tan grande su afición tradicional a la 
manipulación del hierro, que simultanean ésta con el citado arte de 
comediantes. 

En Ing^laterra, donde la tolerancia es más antigua que en ningún 
punto del continente, los í^'^/ps tes o gitanos han podido confundirse 
más pronto con las otras castas, y apenas se cuentan unos diez mil 
hoy día, que viven, ya sedentariamente dedicándose a chalanes y cal- 
dereros, ya un poco nómadamente, plantando sus tiendas o los toldos 
de sus carromatos en la vecindad de algún bosque, no lejos de las 
pe(|ueñas poblaciones. Las gitanas dicen la buenaventura y venden 
nitros de amor: la crónica de los fribunales revela de cuando en 
cuando asesinatos de amantes o maridos por mujeres celosas, dema- 
siado confiadas en las sugestiones de esas astutas hechiceras, que lo 
mismo encuentran creyentes entre las personas de alto rango de la 
moderna (irán Bretaña que antes encontraban entre las principales 
de la España antigua. 

Otro tanto puede decirse de los gitanos de Italia y F" rancia; sólo 
que en este último punto, donde la gran revolución de ijtSy fué más 
especialmente fecunda en igualdad que en libertad, se han confun- 
dido las castas y tjuedan pocos restos de los gitanos de pura raza: 
éstos suelen ocuparse en la cría de ganados y en el mejoramiento de 
las especies. 

I~n cuanto a los de Oriente, los que habitan la Turquía asiática, el 
Norte de Egipto y la Persia, y que descienden de los mismos (jue pro- 
cedieron del Multan y Gudjerateen el tiempo de Hayaceto y T amor- 
lán, o posteriormente de la misma cuna en las márgenes del Indo, 
muestran igual carácter, costumbres y cualidades que sus hermanos 
de Europa (i). 

Hoy se encuentran los gitanos en todas las partes del mundo, 
menos en .-Kmérica. Será muy raro (|ue algún individuo haya pasa- 
do al Nuevo Mundo. — Según Rienzi, se evalúa en unos cinco millones 
el número de ellos distribuidos en las tres partes (líuropa, Asia y 
Africa) y algunos en Oceania. Lds países de Ivuropa (jue albergan 
más gitanos son Transilvania. Runiani.i. h.sclavonia, C'urlandin, Li- 

(t) Sale» Mayo. 



LOS GITANOS 87 

tuania y las provincias del Caucase; luego siguen España, Hungría 
e Italia. 

Grellman en su obra (i) dice que en Europa hay unos 800.000, 
de los cuales residen en España la mitad, en las provincias del Me- 
diodía principalmente: este cálculo parece mu}' exagerado. 

Las últimas estadísticas acusan pocos más o menos de los antea 
dichos en Europa, todos considerados como nómadas, excepto los 
de España, que lo son sólo con relación al interior del país. Los 
otros recorren constantemente todas las naciones con su impedimen^ 
ta de osos, monos, burros, caballejos, calderas y cestas. Sólo en Ru- 
mania habrá unos 200.000 y otros tantos en Valaquia y Moldavia, y 
casi el mismo número en Inglaterra, Italia y Hungría. 

Contra el movimiento de las tribus de zíngaros en Europa Cen- 
tral se han dictado órdenes severísimas y tomado medidas, a fin de 
evitar epidemias, y sobre todo porque por dondequiera que pasan 
producen una sensación de horror, de curiosidad y casi de interés, 
por la vida abyecta que llevan en medio del campo, por su destreza 
en ciertos oficios, su indolencia, su tumultuosa alegría, sus danzas 
salvajes y sus pretensiones de adivinos. Además que aun pesa sobre 
ellos la acusación grave de robo de niños. 

En consecuencia de tales disposiciones, con frecuencia ocurren 
incidentes muy curiosos cuando los gitanos no pueden atravesar, 
con su habilidad acostumbrada, la malla que tienden los represen- 
tantes de la fuerza pública. 

Hace poco tiempo una numerosa caravana de zíngaros fué con- 
ducida por los franceses a la frontera suiza, y al entrar en la patria 
de Guillermo Tell, salieron al paso los guardias suizos y obligaron 
a los gitanos a establecer el campamento, como si estuviesen a ca- 
ballo, en la línea de la frontera, sin permitirles, entre unos y otros, 
avanzar ni retroceder. La situación era insostenible, y de acuerdo 
las autoridades suizas y francesas, resolvieron, después de un mes, 
llevar el regalo de los zíngaros a los alemanes, por la frontera de 
Alsacia. A los pocos días los alemanes habían devuelto a los fran- 
ceses el obsequio, y los gitanos se vieron nuevamente rechazados 
en el punto donde convergen los confines de Alemania, Francia y 
Bélgica. Los gendarmes de los tres países los tenían sitiados en el 
estrecho límite de las zonas fronterizas, hasta que resolvieron ven- 



(l) Verstich über die Zigetiner. 



88 V. M. PARASÓ 

der o (|uem.ir cu into postií.in y se dispersaron los de l;i tribu, uti- 
lizando medios ferroviarios. 

Dos casos extraños para acabar: 

En el fondo de la Cainargue (Krancia) se alza con aspecto de im- 
ponente castillo feudal la iglesia de las Santas, construida por 
los primeros cristianos de las (ialias, y famosa en la literatura con- 
temporcánea, ponjue sirvió de sepultura idílica a la Mircya de Mis- 
tral. En atjuella ¡iglesia se reúnen desde tiemjjo inmemorial los gita- 
nos de Francia, de Italia, de parte de España, de Bravante y de otras 
muchas regiones de Europa. La peregrinación es anual, y su razón 
es que en la iglesia se encuentra la tumba de la Santa de los gita- 
nos, la parda Sara, la sierva de las tres Marías. Allí también eligen 
los gitanos cada cinco años su terrible rey de Coesre y su reina de 
Arnac. — Cuando se acercan los días de la reunión, los caminos (}ue 
afluyen a la iglesia se ven llenos de caravanas de gitanos tie todas 
procedencias. Los campesinos cierran a piedra y lodo sus casas y 
establecen vigilante guardia en sus corrales y en sus cuadras. Úni- 
camente las iglesias de los pueblos por donde pasan tienen abiertas 
sus puertas; y es de oir cómo los gitanos se cuentan sus robos de 
cirios y ofrendas que llevan a las Santas. 

Cuando llegan al pueblo donde está la iglesia, que les sirve de 
punto de reunión, encuentran también las puertas cerradas, incluso 
la de la iglesia. l*ero como así viene sucediendo siempre, no se ex- 
trañan ni se ofenden; sino que con sus carros, sus esteras viejas y 
sus lonas arman tiendas de campaña y tenderetes, y forman una ver- 
dadera ciudad de nómadas, mucho más populosa e importante que 
la en (jue se alza la iglesia. — Se presentan al cura y éste les hace en- 
trar a todos en el templo por una puerta medio oculta en el ábside, 
y los gitanos se establecen como en casa propia en la cripta subte- 
rránea, donde realizan sus misterios soi)re la tumba de la Santa, y 
en medio de un secreto que nadie, ni aun la misma Iglesia puede 
penetrar. 

Durante dos días y una noche los devotos gitanos veneran a su 
patrona, y cuando se apagan las últimas velas de la inmensa pirá- 
mide de ellas que arman en torno de la sepultura, los congregados 
llaman a la puerta de hierro, cuya llave conserva el cura.-- Acto se- 
guido cada gitano se dirige a su carro o a su caballería, y por los 
mismos caminos (jue trajo se vuelve otra vez a las comarcas donde 
acostumbra a hací.-r su vida vagabunda. Pero no se van sin qur an- 



LOS GITANOS 89 

tes el cura eche unas gotas de agua bendita sobre cada una de las 
bestias que le presentan. 

Algunos gitanos españoles concurren habitualnaente a esta ex- 
traña reunión. Boyer d'Agen los cita; pero debe tratarse de gitanos 
de Francia de los que merodean por la frontera catalana; porque el 
gitano español típico se diferencia muchísimo de los individuos de 
su raza esparcidos por el resto del mundo. 

El gitano extranjero suele superar al español en inteligencia, en 
ilustración, en manera de vivir y hasta en riqueza. Borrow en su fa- 
mosa obra acerca de los gitanos españoles (i) transcribe la conver- 
sación que tuvo con un extremeño; el cual le refirió que en la gue- 
rra de la Independencia conoció a otro gitano francés que le reveló 
tantos secretos, que bien pronto comprendió que no había sabido 
nada hasta entonces, aunque siempre él se había considerado como 
un ziiLcaló muy completo. 

Mientras el gitano inglés, francés, belga, húngaro o italiano sue- 
le permanecer pocas veces quieto en el país que le vio nacer, el 
español rara vez sale de su patria y aun casi de su región, a no ser 
contratado en alguna compañía de cante y baile flamenco. Queda- 
ría mudo de asombro al saber cómo viven algunos gitanos extran- 
jeros que viajan en carros por el estilo de los de mudanzas y de los 
que sirven a las compañías ambulantes de circo, que tienen buenos 
caballos y duermen en camas cómodas y lujosas, visten a la moder- 
na, sobre todo las niñas y las mujeres. Si se llega al campamento de 
una de esas tribus de gitanos bien acomodados, se encontrará todo 
limpio, y os servirán una taza de te con extremada cordialidad y 
gusto. 

El otro raro caso que se apunta es el siguiente: De una de las 
caravanas que corretean por la Europa central, murió el jefe en un 
pueblo de la Champaña. Toda la tribu acudió a los suntuosos fune- 
rales que celebraron en la iglesia en sufragio del alma del gitano; y 
por la noche burlando la vigilancia de los guardianes, penetraron 
en el cementerio para regar la tumba con muchas botellas de vino 
blanco y tinto. 



( i) Zitualí o Estudio de los gitanos de España. 



CUENTOS VIi:i()S V NUIÍVOS 



El tío Cakando 

«Había en Sevilla un gitano llamado t¡o Caranda^ que con su 
compadre h'achanó (Sebastián) se ocupaba en el merodeo, esto es, 
el robo y el pillaje; y pasando ambos una tarde junto a la Giralda, 
vieron a un francés tomando una vista de la célebre torre; el cual 
había dejado junto así, muy doblada, su capa. Se paran los gitanos 
y dice el tío Garando: Bachaiuu dicaz á iiiihr c andnha doy; liqíic- 
rátcla zoz nioida le di fiare araqnerahea. V en efecto, se acerca al 
francés el tío Garando, y con el es tache en la mano, entabla el si- 
guiente diálogo: 

— Zeñó; zu mercé eztá zacando er buzto de eza ferviejiicha} 

— Ye sacarrla figurrá de la (juiralda en mimemorandumde viaque. 

— Pué zu mercé no zabe una harbeliá que tié eza niña. 

— Habiliá... ¡oh, diga, diga; mí pagarr la notisia!... 

— Pué zepa zu mercé, que eza torre anda cá minuto doz legua. 
— Eso no serr posible. 

— ¿Lo quié ozté vé? — Y diciendo y haciendo, se acerca el tío Ga- 
rando a la torre; hinca la espalda contra ella y finge hacer mucha 
fuerza por espacio de tres minutos; tiempo más fjue suficiente para 
que el compadre Hachanó, aprovechando la distracción del extran- 
jero se llevase la capa; al cabo del cual d ícele Garando al francés: 

— ¿La ha vizto ozté anda...? 

— ¡Oh... no!... ni estarr posible tal cosa... 

— Po yo no tengo curpa (|ue zu mercé tenga lo zojo deztrangiz. 
Zerá que zolo lo podrán vé lo zeviyano. 

Y cuando se disponía a marchar nuestro tío Garando, haciendo 
cortesías al francés, se apercibe éste de que su capa no estaba dón- 
de la había dejado; le pregunta si la había visto; a lo cjue contestó 
muy serio el tío Garando: 

— (Zc la ka dejan ozié ayi? Pnz no le dicho á ozté que himn andáo 
zei /cjrna...?-» 



i 



LOS GITAKOS 



91 



Las buñoleras 



En ferias y festejos 
y en las verbenas 

su mercancía ofrecen 
las buñoleras: 
a todo el mundo 

obligan a que compre 
y haga consumo. 



— Veng'asté, moso güeno...- 

una replica, 
— ande osté, cabayero... 

lina osenita. — 

Otra le dice: 
— Misté^ que son uiú gileiios. 

pa las loinbrise. 



Pasa por allí un joven 
que es muy delgado; 

— ¡Vaya unos guñuelitos!, 
él marcha impávido, 
sin caso hacerlas; 

pero ellas se desquitan 
de esta manera: 



Novillero supersticioso 



A un transeúnte grueso 

también le invitan, 
tocándole en el hombro: 

— ¡Merca una libra!... 

— Quita, no quiero. ..- 
Y dice la gitana: 

— ¡Adió. . . fideo! 



D. 



Un ntataor de novillos, gitano de la buena cepa, y como tal, 
muy supersticioso, estaba con los compañeros en la fonda esperan- 
do la noticia de los biclios que le correspondía matar. Acudió un 
amigo guasón, con la lista y reseña de los novillos y el resultado 
del sorteo; y queriendo divertirse a costa de \2. Jinda del novillero, 
le vino con las siguientes chilindrinas: 

— Curriyo, éstos son los tuyos — y empezó a leer:... segundo; de 
nombre «.Culebrón» — (signo de extrañezaen el torero, y \xnstL litare 
muy significativo.) — ... seüaláo con el número trece. — (Se levanta 
pálido nuestro hombre.) — ... berrendo en negro... (Se le erizan los 
cabellos y da un paso atrás.) — ... y... tuerto del derecho... 

El mataor se desmaya del susto, hasta que le dan cuenta del bro- 
mazo; del cual resultó casi imposibilitado para la lidia de aquella 
tarde. 



Para que aligeres 

Un guardia conduce a la casilla al gitano Cañavete, borracho de 
la clase de habituales; el cual no se mueve ni a tres tirones, sin po- 



92 F. M. PABAKÓ 

der d;ir un p.iso por causa de una traición del mostagán, VA muni- 
cipal, cansado de la brega, le end ¿ña una bofetada de las de <;;^/^.í.'''^ 
y le dice: 

— Toma... para que aligeres. 

Kl gitano, volviéndose al guardia, y haciendo esfuerzos para 
andar: 

— Pero... ¡malos srví/cs te piycn! — le dice^^..» tiesto!... (pos 
H) rs/oy aiidatid ) wá t prisa qncr rr/ó d'nn afiistisiáo...? 



GiTANILLOS RATERAS 



El albéitar de un lugar 
notó con gran extrañeza 
que al concluir su trabajo, 
le faltaban herramientas 
casi siempre, algunos clavos 
o alguna herradura vieja. 

Se lo dijo al oficial 
que era tuerto, por más señas; 
le consultó al sacristán, 
su compadre \'inagera: 
los tres, sin saber a quién 
han de achacar la faena 
del robo, pensando mucho, 
al cabo y al fin acuerdan 
extremar la vigilancia 
con cien ojos y paciencia, 
hasta ver si atrapar pueden 
los ladrones. Tras la puerta 
el mancebo se coloca 
con una gal/arda buena 
de acebuche. Al cuarto de hora 
aparecen dos c/iaj'cas^ 
que se afanan unos clavos 
y un martillo. 

— De esta hecha, 
(el tuerto salió gritando) 



Juan (".orrión cayó en la percha. 
Y a éste quiero a éste no quiero, 
los pone como una breva. 

A la algazara y los gritos 
acuden cuatro /faniencas 
parientes de los muchachos, 
y con frases muy enérgicas 
con el oficial la emprenden 
igual que con el albéitar. 
— P remita Dio que cá palo 
te se gi'terva una postema — 
dice una: y otra añade: 
— Que caiga sobre la pier a 
der jerraó mardisión. 
— Que vos ajuste las cuentas 
mar /-"iscá^ — replica otra. 
— . ///í/íZ — dice una tercera — , 
ties tin of o que pa ese 
nna pdaiya. 

— ¡Perma!... 
que mar mulo ta fusile 
pronto^ pa que yo lo era; 
Heroes de la higognia. 
— Mar dolo e cravo te venga 
y íe pase el ojo sano 
cuando remedio no tengas. 

n. 



LOS GITANOS 93 

Chato Pimiento 

El Chato Pimiento, un gitanillo más probe qu.& un cerrojo, se vino 
desde Osuna a la feria de Sevilla /í2 si caía argo^ y a la par^rt ve a 
la Geltritis^ su novia, que estaba sirviendo en un segundo piso de 
calle Puresa. Llegó de noche frente a la casa; más enainoráo que 
nunca, y muertecito de hambre Silbó y asomó al balcón su Geltruis. 

Después de los arrullos y requiebros de llegada, la dijo: 

— Mia, chiquiya. .. tírame un arfilé pa prenderme er cueyo, que 
me s'arrancao er botón. 

— Pero, home — contesta ella — , si tiro el arfilé, no lo vas a en- 
contrá. 

— Pos i7iira — replica el Chato desesperado ^^¿z que no se piesda^ 
lo j incas manque sea en nn boyo... y tíralo pronto. 



Familia reusía 

Examinando de doctrina, preguntaba un páier a Galdarro el gi- 
tano que, según decía, se jayaba jincháo e vaniá por está imií ar 
tanto der catasirmo. 

— ¿Cuántos dioses hay? 

— Siete — contestó el moreno., sin titubear. 

— ¡Qué barbaridad, hombre! — replicó el cura — . Pero... en fm^ 
a ver si me dices cuáles son. 

— Verasté, pare: la dortrina dise... Pare, Hijo y Esprítusanto, 
que son tre: aemás hay tre presona estintas... que son seis; y un solo 
Dio verdaero... jasen siete. 

— Pero ¿no sabes, desgraciado, que todos los que tú nombras, 
vienen a quedar solamente en un Dios único?... 

A lo que el gitano, confundido, contestó: 

— ¡Josú^ pare mío... y qué rensia s'aqueáo esa probe familial... 



En er su único... quées 

Cuatro amigos toman chatos, — Déjame a mí de belenes — 

en la taberna de «el nueve», contesta uno. 

y una gitana andariega — Saleroso, 

les dice: — ¿Quién sus mersées te la diré a ti, que tienes 

que vos la iga, grasiosos? ojiyos reconsentráos 



9J y M. PABANÓ 

y po las jcmbras te mueres — — Kn cabirdo e jurones, 

dice a otro. te veas, y... que te pelen — 

— Lárgate ya, dice, yéndose despacio 

infundiosa. y murmurando entre dientes... 

— Señó, déme — ¡.-M/.a... a robar a un camino! 

siquiá pa merca una rosca — Ma/os mcngiirs ir tajelcn 

que jamen mis churumbeles. war chavó — replica ella — 

— Que te larjjues; y si no y en cr «súnico hiffr» quces. 

verás que llamo a un agente. D. 



RÍO Janeiro 

«Es el domingo de Pascua de Resurrección, y en el circo taurino 
de la corte va a celebrarse nuestra fiesta nacional. La corrida es un 
acontecimiento: se lidian reses de Miura; matan las tres figuras más 
notables del toreo y asisten Sus Majestades y Altezas. 

Por esta razón reina mucho entusiasmo, y en el despacho de bi- 
lletes no hay una sola localidad, ni aun en poder de esos parásitos 
del espectador que se llaman revendedores. 

Mas ¡ay! en el cartel rezan las tan conocidas palabras de si el 
tiempo no lo impidr, y el tiempo inspira viva inquietud a los aficio- 
nados. Del Sur sopla aire fresco trayendo consigo negros y espesos 
nubarrones que cubren el firmamento. — ¿Lloverá? Se preguntan los 
aficionados. La generalidad no lo cree; empero &\x.\o Pacorro opina 
diferentemente. 

;Quién es el tío Pacorro? Hl gitano de más gracia que han cono- 
cido y conocerán los madrileños; un aficionado imijcnitente y una 
autoridad indiscutible en materia taurómaca. 

Se halla en este día, como multiiufl de aficionados, formando 
parte de nutridos grupos (juc invaden la calle de Sevilla y Carrera 
de San Jerónimo, contemplando con zozobra los celajes que cruzan 
del Sur al Norte. — ¿Lloverá? Se repite una y mil veces en ellos. 

Una hora antes de comenzar la corrida nadie lo sabe; pero el tío 
Pacorro sí. Ll sabe positivamente que va a llover. 

— ¿En qué te fundas? — le preguntan muchos. 

— Pue en la armófera y en a(juer nubráo cjue ze ve aya en lo jon- 
do er zielo. ICze nubráo en cuántico yegue a(juí nos pone jecho 
una zopa. 

— Ese nublado viene vacío — le replican otros. 



LOS GITANOS 95 

— Eze mtbráo — repite sentenciosamente el tío Pacorro — trae más 
agíia que yeva er RÍO JANEIRO. 

Y tuvo razón, porque en toda la tarde cayó la más ligera gotilla.» 

(TlNEO) 

La muelte e un hombre 

Muy vestiíto e limpio fuese a confesar Judique, &\ flamenco. El 
cura, para tantear los puntos que calzaba de doctrina, empezó a ha- 
cerle preguntas del catecismo, a las que, como es natural, no supo 
contestar una palabra. Por último, le interrogó e\. páter: 

— Hijo mío, ¿sabes tú algo, acerca de la pasión y muerte de Jesús? 

— Yo... naíta de eso sé, pare mío — respondió el gitano, con el 
reconcomio consiguiente, y más escamáo que un besugo, creyendo 
se trataba de otra cosa. 

— Pues vete y no vuelvas, hasta que estés mejor impuesto en 
los principios de nuestra religión, — le manifestó el sacerdote despi- 
diéndole. 

A la salida de la iglesia el moreno encontróse a un su compadre, 
y le preguntó si iba a confesar; aconsejándole: 

— Miá., Oché^ vete con cnidiáo^ poique ahí están averiguando la 
muelte e un hombre. 



La esperensia 



En el mercado del Triunfo 
en Granada, Juan Chalina., 
un gitano corredor, 
vender un mulo quería 
más viejo que siete loros, 
muy flaco y hecho una birria. 

Juaniyo le ponderaba 
por estas razones mismas; 
y trabajando a conciencia., 
al comprador le decía: 

— Esta bestia es lo mejón 
que osté ve, camaraíta: 
sirve pa too, pa engánchala, 
pa la carga, pa la siya; 
lo mermo tira d'un carro 



como d'una noria tira... 

— El caso es... que temo yo 
que este mulo no me sirva — 
contestaba el comprador, 
ante aquella charla cínica. 

— ¿Por qué? 

— Este mulo es muy viejo. 

— ¡Valiente farta, a fe mía, 
levaste a pone, güen home! — 
replicóle Juan Chalina. 
— Esa no é farta, poique... 
¿no sabe quisa, mi vía, 
que contri má viejo er imilo 
más esperensia tié eiisima} 

D. 



96 F. M. PABAKÓ 

G IT EN A KNTAl'RA 

Se asombraba la seña Olores, vieja gitan.i ikl Alb.iicín, en Cira- 
nada, de la muy bien conservada y fresca boca de la l'irana^ otra 
anciana de la misma raza, y la dice: 

— ¡Gomare, qué entaúra má güeña pa sus años!... 

A lo que contestó la Tirana, abriendo la boca, enseñándola bien, 
dando un suspiro y haciendo un gesto muy significativo: 

— Pa cr /raba JO que le dáo... 



DlK KALKS E MURTA 

Kn medio de un gran corro de gente, a la puerta de una farma- 
cia en una de las calles más céntricas de Madrid, estaba casi asfixia- 
do un joven, (jue por apuesta se había (juerido tragar una moneda 
de diez reales, quedándosele atascada en la garganta. 

Los circunstantes no sabían cómo extraérsela, y cada cual daba 
su opinión para ver si lo conseguían. 

Pasó una gitana andaluza, y así que se hubo enterado del caso, 
haciendo muchos aspavientos, dijo, con /óa la ra/'s de la gracia: 

— ¡Pero (jué torpe sei ostés y los méicos!... Una monea é dié ra- 
les que no se la puén saca y lo van á ejá que s'ajogue... Ponélo á 
mea ande lo vea un n\on\s\\i7\.... y 7'rrái' ostcs co;n > ar clu'yio se la 
saca... e murta. 



Zinc ALK 



Tío Ziu'alé camina viento en popa, 
pues de todas las reses va vendiendo 
al peso las cabezas. Le critican 
los de su oficio, los tripicalleros, 
<|uc se preguntan todos sorprtíndidos 
cómo puede ser eso. 

Nadie acierta con este gran problema, 
hasta que un compraflor le dice al viejo: 

— Ks usted un solemne bribonazo, 
(jue a las gentes estafa, introduciendo 
gran cantidad de piedras pequeñitas 
en las orejas del ganado... ;es cierto? 




(De fotografía) 

El vestido usdal de las gitanas es el de las andaluzas 

DK hace unos cuantos AÑOS 



LOS GITANOS 97 

— Y yo — replica con cachaza grande 
el vejete inore tío — 
igo que lo q'oztez izen zon pleraz 
no zon pieraz, zeñó: zobre eze eztremo 
izcuto lo que quieran con er Ziirzííii. 
— ¿Qué son?... sepamos presto. 
— Zeñó 11: ezo no c ináz qiLe la zeriya 
de los oíoz... Pilé... ni ináz ni nténoz. 

T. 

Er nlño Josú 

Contra to er torrente é su volunta, se jaj^aba ya pa... las iniUiyas 
(en las úrtiinas), el Penequeco, gitano malagueño neto; y el cura, 
para administrarle er Saiitólio^ pidió un crucifijo o alguna imagen, 
porque al sacristán se le había olvidado traerla. Como en la casa ni 
entre los vecinos la encontrasen, la mujer del moribundo, dijo al 
páter^ mostrándole un Murillo de raliinedio: 

— Aquí tengo yo un niño yosú; a vé si vale p'ar caso. 

Y el gitano, con el mal humor propio de aquel momento, la re- 
plicó: 

— Mar tiro te dén^ mu jé... (éstas son cosa é niño) 



Er diestro e Cái 

Acerca de un diestro gitano, hoy alejado de los ruedos, y que 
hace varios años era bastante popular como inataor de novillos, cuén- 
tase la siguiente anécdota: 

El diestro, natural de Cádiz, llevaba en su cuadrilla un picador 
paisano suyo. 

Una tarde que toreaban en la plaza de Sevilla, al dar un lance 
de capa al segundo toro, salió nuestro hombre perseguido por la 
res, que le infirió una cornada, aunque no de gravedad, en la parte 
más magra de la región glútea. 

Fué conducido al hule., y estando echándole tapas y inedias síte- 
las., vio que los mozos traían a su paisano el picador, también herido. 

— Pepiyo — preguntóle el espada. — ¿Qué é ezo, home? 

— ¿Qué quié que zea..? que eze condenáo t'aprecia una barbaria, 
y pa que no eztéz zolo me manda a jazéte compaña. 



— {Y trácz munch o? 

— So... poca co/a... ¡un puntazo..! 
— ¿Aónde? 

— .Aíiui-respondió c-l jíicatlor, llevándose la mano liacia la parte 
posterior. 

— ¡Cómo..! ;Tamié á ti? — exclamó el espada. — Pcny (qnic Tabrá 
ich) a cze ladrón de taro que zenio c Cái?.. 



Q l' K F V N Ü I' K L .\ . . . 

La escena ocurre en Sevilla, y ni er ¿Jii-é entra en casa, 

en <lías de una riada — ¿Yporquéeseso? — pregunta 

de las (jue el Guadalijuivir la Autoridad. 

para sus vecinos guarda. — Lo (jue pasa, 

Hn Plaza del Altozano Señó Arcarde, es q'ar casoma 

se presenta una gitana la jeta, lo tira e esparda. 

pidiendo ver al .A-lcalde. — ¿Tal fuerza tiene tu hombre? 

— Señó — ledice angustiada — , — ¡Q'"^ juersa ni que canasta! 

por favo, amparem'osté, sí está e iré día y señó... 

<iue mi marío en la sala y fungúela que é un ánsta. 

sha Jecho el amo hay tre día, D. 



Kl iukko cojo 

l'n baturro fué a l,i feria a comprar un burro: se acercó al gita- 
no CascarrahiaSy (jue tenía uno, de buena lámina al j)arecer, y le 
preguntó: 

— ¿Ls mú caro ese borricjuiyo? 

— ¿Qué ha de seto, compariio; si é nu-rmamcr.te regal.áo? 

— ¿Y es güeno? 

— ¡Que si lo es!.. ¡\'aya!.. ^' como .uiln), se triga sinco legua 
iguá que se come un pienso. 

— Pus... córralo usté pa velo. 

Kl gitano le hace correr, y al observar el baturro que el burro 
cojea, le dice: 

— No lo quiero; portjue está resent ío de una pata. 

— ¡Qué lia é cijeá, Cristian)!.. Lf que /e fasa é que como es tan 
piyty le est' asíJ fasiend) hurla. 



I 



LOS GITANOS 99 

El arpa 

El tío Cdvpa., yiamcuico el más viejo picaro y redomado bribón de 
Triana, estaba acicalando una mañana un jamelgo con más años que 
un palmar y flaco como alma en pena, para llevarle al mercado; 
cuando pasó el hijo de Jalmí (jazmín), la presona é má grásia del 
barrio; y con toda la guasa propia de la raza, le preguntó: 

— ¿Me quiosté isí ande es hoy er baile? 

— ¿Poi qué lo ises, chava? 

— Po... como veo qué estas té 1 2 jupiando el arpa... 



Puchero toos los día 

Un compadre pregunta a Cliauíiisquina^ 
gitano que es más pobre que una rata, 
con atraso de roscas perdurable 
y seis cJiorreles muertos de carpanta: 

— ¿Qué harías tú, comparito, si tuvieras 
tantísimo ineros como Ibarra? 

Y contesta el pobrete trastornado 
y hecha la boca mesmamente un agua: 

— ¡Josú, compare!... si yo lo tuviera... 
to lo día se ponía pncliero en casa. 

Llorar con un ojo 

Referían dos comadres las enfermedades, peripecias y vicisitudes 
de que habían sido víctimas. — La Palma, una gitana tuerta y más 
vieja que la Vieja del Candilejo, se lamentaba, diciendo a la otra: 

— No zab'osté, comare: cuando le zortaron er viajazo aqué a mi 
probe Peinando ¡láztima e mi hijo! lo que zufrimo; en dimpué e tre 
meze en el hezpitá zi ze vié zi ze vá; que moz queamos como una 
coliya pegaitoz a la paré. 

— Po osté, yora con un ojo — contestó la Milagros, gimoteando. 
— Cor mi marío bardáo ence que mi Candela zapagódertoó por mo 
de zu ezcapá con er Malazangre; mi Enriquiyo con lo inzurrerto, y 
yo zin poé buzcá la gandaya... eztoy pazando lar ducaz. 

— Too ezo ez naíta — saltó el Cernió^ que se hallaba presente, 



ICO F. M. PABAKÓ 

harto de oír lamentaciones. — Yo he pa^-áo má, niuncho má q'oztez. 

~i •' 

—¡Púcrarito!...Jaze zfi día y dimpur e mir fatiga^ püe pazá 

aqticr- duro farzo que tur cndiüaron pa feria Zan Migué. 

Tío QinoLÍ 

Kl tío Quitolis viejo caiorn> cjue vi\ i.i en calle Postrera de Cór- 
doba, más conoció que la belladona, a causa de intervenir en todos 
los tratos y cambalachos de bestias; un día de lluvia iba por medio 
de la calle, en cuerpo gentil, chorreando agua, caminando por el 
arroyo. 

Lo observó un conocido desde un portal, y preguntóle: 

— Tío Quitolí... ¿por qué vasté po en medio e la corriente?... Sá 
mesté está más loco q'un senserro.... 

— Coinparito...^ zi c que yn. po méteme en íón^ me meto^ jazia en 
loz chárcoz. 

Maldición he madre 

Por destrozo en un tejado 
riñe a su hijo una gitana; 
y esta maldición le espeta, 
(si bien otra le quedaba... 
y de dientes para afuera), 
mostrándosele indignada: 

— Mala sangre; que (}uiá er sielo, 
po castigo c tu asaña — 
que te n/achaquen /or seso 
pa que merengue lo ¡atian. 

I). 

PROHE. . PERO honrA 

A la puerta de la parro(|uia de San Román (Sevilla), viendo sa- 
lir los pasos de Semana vSanta, unos forasteros comentaban la rique- 
za de la túnica ]>ordada en oro y todo el lujoso exorno del Nazareno 
Nuestro Padre Jesús de la Salud, (jue contrastaba con el humilde 
manto y sencillas andas de la N'irgen de las Angustias; ambas imá- 
genes costeadas por una cofradía de gitanos. 



LOS GITANOS lOI 

— ¡Cuánta riqueza para el Hijo y qué modesta y qué pobre va 
la Madre! — decían: 

Oyólo el Coquino, un cofrade gitano, que se hallaba junto a los 
forasteros, y no pudiéndose contener, exclamó con acento de con- 
vicción: 

— Misté ^ señó... es verdá que la Vigeii es inú probe:.; pero es ntú 
honra. 

Los ZAPATEROS 

Por divertirse un rato 
con una gitanilla vagabunda, 
los zapateros de un portal pretenden 
que la buenaventura ella les diga. 

Manifiesta el maestro: 

— A mí primero; mas si te equivocas, 
por mi salií te doy con la correa. 

— Pégale a tu mujé, que tendrá susio 
er... delantá, — contesta la gitana. 

— Retírate del quicio de la puerta, > 

no vayas a encastarla, so cochina. 

— Eso quea pa ti, que yo no tengo 
miseria. Tú es mu fasi; que paeses 
un cambreyón curtió... ¡poca ropa! 

— ¡Anda pa aya! que el mesmo color gastas 
del chocolate. 

— ¡Y qué pesáo es andoba! (i) 
Prentitci Dio que tengas po tres años 
sarna. 

— ¿Quieres meterte a zapatera 
sólo por la comía, y lo que ganes 
que sea para mí? 

— Déjala puedes 
tan güeña proposón pa tus hermanas... 

— Cucaracha aburría, ¿te has creído 
que yo te quiero a ti? 

— Pero... jambrera... 

(I) El tal. 



I02 F. M. I-ABAN'Ó 

ttmrdito sea toito lo que cotttcs 
que HO te s'azn'uai^rp: ¿no tc he ¡cho 
que no? 

— Kse es el cuento dc la zorra: 
están verdes... ¡Je, je!... 

— jSo arrastráo, 
de una pedrá tc esiiíicn!... ¿y querías 
tú la buenaventura saber? Anda... 

— ¿Cuántos dc tu familia, ahora mismito 
están en el presidio? 

— ¡Ksaborío!... 
con un ¡nuelío facuesteti^ cara e catre. 
Un puesto d'asaura tú debía 
pone ahora, y te jasías rico. 

— Como soy zajorí, voy acertarte 
que a morí va en la jorca. 

— Me i es i na 
jiesesi'/es y cr boticario loco. 

Vn oficial, hoyoso de viruelas, 
con enfadado tono, se dirige 
a la gitana: — ¡\'a una leng^üecita 
que tienes de escorpión! Puedes marcharte. 

Contesta \2i flamenca., diric^iendo 
al Crispin esta nueva reprimenda: 

— No te encandiles ¡váríramc Dio, hijo! 
que ties la cara toa como un camino 
yuvesneáo. 

— Te repito que nos dejes 
trabajar y te marches. 

— ¡Miá qué cara 
de fiscá de treato! Dio pretnita 
cuando pienses i^aná, cara e vinaj^^re, 
tr tofjtte dc perdc. 

X'uclvc a la carj^a 
el maestro, diciendo: — José, déjala. 
\'amos a vé, mujer; co;je una silla 
y asiéntate en el suelo. 

Con coraje 
dice ella: — Prcnn 1 1 /)ió quccs siet^o 



LOS GITAXOS • 103 

y jaga señas tu lunjé... Y te eiidiñeii 

una... (i) iaii gorda., que te vean p07^ drento (2). 

El aprendiz que por detrás se pone 
de la morena., toca de repente 
en un latón, con infernal estrépito; 
y la cayí., asustada, le regala 
con esta friolera: — Mar cartucho 
e dinamita er tambó te toque 
en er arca der pan; ¡oblea servía!... 

Y cansada, por fin, con tanta brega, 
se aleja poco a poco murmurando 
la última maldición: 

— ¡Q^í^ ^Ji- caltas mares 
quia Dio te veas., tacón esarmáo, 
en un barquiyo viejo y esfondáo! 

D. 



Narizotas 

Un juez municipal de Granada, que estaba en posesión de una 
descomunal nariz, sentenció un juicio de faltas condenando a la Go- 
londrina., gitana mu sala del Albaicín, a unos días de arresto, si no 
sor taba la tela. 

— ¡Ay señó?... — le dijo ésta — güeno está lo güeno... y qué jus- 
tisia tan bien jechá... ¡Lástima que su mersé no puea sé rey! 

Chocóle el dicho al juez, y preguntó a la calor r i., qué dificultad 
había para que no pudiera ser monarca. 

— Señó — contestó la Golondrina, con uno desús golpes de inge- 
nio — , poique antonse la narí e su mersé no caberla en la monea. 



Er diente d'alante 

Se aproxima a un caballero, — Güenos días, on José, 

al entrar por la Campana y Dio bendiga su arma: 

Uroriya \2i flamenca., j échele osté arguna cosa 

con un menúo cargada. pa vé si con eso caya 

(i) Puñalada, 

(2) Que te hagan la autopsii. 



in I I . M. PARANA 

cr berraquiyo cjamhn'o... Y la jjitana 

— A vcr si luej^o tc largas sc aleja del señorito 

o te envío a Capuchinos. murmurando estas palabras: 
— ; Aóndc su mersé me manda? — Anda con I)ió, on Rodrigo. 

— Al Asilo a comer sopas, |esaborío!... Tc sc cai^a 

hasta íjue de viaje vayas cr dicute (falautc... Y ducas 

por civiles conducida tengas... catorse semanas. 

a tu tierra. D. 



MATASriíCRAS 

j-rasíjuito el de riüeveja, un gitano tan bruto como una yunta, 
aunijue muy arrimado a la iglesia, con objeto de /ai'á la consensia^ 
que él creía no tenía muy limpia, se confesaba muy contrito, acu- 
sándose de haber matado una pulga de un martillazo. 

— Hombre,.., eso no es pecado— le dijo el cura. 

— Pero, paresito; si é que la purga s'abía paráo en la cabesa e 
mi suegra 

— l^ntonces di (jue has cometido un asesinato: eres un gran pe- 
cador. 

— -.Q"*^ J" isc osícr... (Y es pecáo nri/d a la suegra?... 



Chocolate jirviendo 

En un café de Sevilla entran tres gitanos de un pueblo, sin ha- 
ber pensado lo que iban a tomar. Vena un pirroqui uk^ (jue sedes- 
ayunaba con chocolate, y ellos pidieron lo mismo. 

Lo trajo el camarero, hirviendo: se lo bebe de un sorbo el pri- 
mero, y auncjue se abrasaba, nada dijo, por no llamar la atención; 
pero se le saltaron las lágrimas; observado lo cual por uno de los 
otros, le dice: 

— Compare... ;qué le pasa asté pa yorá? 

— Que agora mermo m'acordaba e mi mare, cuando murió la 
probe. 

Kl segundo se toma el contenido de su taza, tambi<'*n en silencio, 
pero se le desprenden dos gruesos lagrimones. Vuelta a repetir la 
pregunta por el anterior; a lo (¡ue contesta el escaldado, sin saber lo 
que decía: 

— I^o... que ui'úcordaha ti juic c la />... c su u/arr d'cste. 



LOS GITANOS IO5 

Ha tenido a bien... 

Condenaron a la última pena al Biilero^ un gitano má conosío que 
la sortigas y harto de hacer bribonás; y cuando, hincado de rodillas, 
oyó al escribano, que dijo al leerle la sentencia: 

— Por tanto... la Sala ha tenido a bien condenarle a muerte en 
garrote... 

Exclamó con amargura, interrumpiendo al que le notificaba: 

— ¡Ma jecháo osté la sá en la moyera!... Po si eso é lo q'ha man- 
dáo la Sala, tiniéiidolo a bien... ¿me quiusté isí, po su salusita, qué 
esaborisión hubiá jecho cormigo si lo juá toniáo a mal? 



Tajifá 

Un extranjero, a quien nadie entendía se acercó al Intérprete^ 
cochero gitano, más vivo que una exhalación, diciendo: 

— Helecsimoti, marroyopetit paledbero liparfueyet. 

— Comprendido, si señó... pal mueye: ya estamo aya, 

Y metiéndole casi a empujones en el coche, lo lleva al muelle, 
acertando por casualidad. 

Se apea el miisin^ y como no llevaba dinero suelto, da al auriga 
un billete de veinticinco pesetas, para que cobre: monta el Intér- 
prete en el pescante y arrea de prisa. 

Aquí de los apuros del extranjero, que sale corriendo y gritando 
•detrás del coche: 

— Nos prabiyonot, le santuyandé, nislapravanta elexi tajifá, güi, 
güi tajifá. 

Acude la policía y mucha gente; pero ni el inspector ni nadie 
entendía al extranji., que cogido al Intérprete, repetía siempre: «ta- 
jifá, tajifá.» El cochero, como si le entendiera, acompañábala alga- 
rabía, chapurrando voces incomprensibles. 

El inspector pregunta al cochero: 

— ¿Usted lo entiende? 

— Sí, señó, ¿Po no lo he de entendé?— responde. 

— Y... ¿de qué país es este hombre, que aquí no le comprende- 
mos ninguno? 

— De una nasión — contesta el Intérprete — que casi toos están 
jiyáos. De Jibarbi, que está aya po los Chirlos-mirlos. 

— Pero... ¿qué es lo que quiere? — interroga el de policía. 



I06 F. M. PABAKÓ 

— Po... no p/r (lis/ ini. Que sc Pamctio en la i aors.i la ttiatua c que 
lo yeve jasia Tarifa... Y ya v'ostc^ sn'iá íspcríó^ que es iftiposibrCy 
con un cobayo solo^ qaestao trabajando toa la noche. 



Dos tilTANAS RIÑEN 

Por causa de unos carsones 
rcniendáoSy que es lo que llaman 
algunas veces un jiovio^ 
riñeron unas gitanas; 
y se llenan de improperios, 
despiclicndose así entrambas. 

Dice una: So asea... adió: 
que la escoba ne¡^ra barra 
tu casa... preniita er si el o. 

Y la otra al momento salta 
diciendo: —^/íTjfrt te veas 
con los j tiesos del mal arma 
de ese poyo ronco... Adió... 
y esa lotería te caiga. 



D. 



Dos COMPAÑÍAS DE JESÚS 

Después de haber esquilado un mulo perteneciente a la Compa- 
ñía, un gitano redomado y bribón, con más cencia que un catrcáiicOy 
preguntó a un Padre jesuíta, en un momento de expansión: 

— jPare!... ¿conque osté é de la compañía e Josú? 

— Si señor — respondió el Padre, — tengo esa grandísima honra, 
para servirle en su mayor gloria. 

— Pero... ;de cuá compaña es osté, paresito? 

— Pues, hombre, de la que hay: n<í conozco otra. 

— Po... sa diquií'oráo osté — insistió el calorró — ^ poique hay di. 
La er ñas i mien to de Josúy que jué una muía y un gücy; y la e su 
vinel te y que j nerón dó la i roñes. 



PoUi.MKKIDAZ 



Reside en un lugarcjo d chanfaina y su familia, 

a dos leguas de ( «ranada tolos de ra/a gitana. 



LOS GITANOS 1 07 

Como allí no les va bien pa que no moz abucheen 

piensan emprender la marcha, loz guazonez de Granáa. 
a vivir en la ciudad — Ya estái enter áoz oztéz— 

que el Darro y el Genil bañan. les añade la gitana 

El padre inculca a su prole madre de aquella ralea, 

educación esmerada, apoyándole al Chanfaina. 
y les dice de este modo: — Dence agora merino^ no 

— Za mezté, hijoz del arma, zuz conziento en la plática 

que vayéi acoztumbráo porqneridaz^ que ez uiú feo 

a la finura del jabla, y güele a mala crianza. 

T. 



LOS FRAILES ¿SON PRESONA? 

El Clioteco^ gitanillo cordobés, hijo de la tía Pauípreñá^ lavan- 
dera de oficio, en las Costanillas, fué un día a confesar, y e\ páter 
le preguntó: 

— ¿Cuántas son las personas de la Santísima Trinidad? 

— Catorce — contestó el muchacho inmediatamente, — y a toítas 
le lava mi mare la ropa. 

— Esos serán los frailes de la Santísima Trinidad... 

— Y diga'sté^ pare: ; lo fraile no son presona? 



La plaza llena 

Dos gitanos, uno sevillano y otro del Puerto danibos con volunta 
y nervio macho pa jechá embustes^ hablaban sobre las corridas de 
toros, de los grandes llenos que habían tenido las plazas y de las 
ganancias proporcionadas a las empresas. El del Puerto dijo: 

— Jase uno cuatro año, en mi puebro, pa Corpu, vi una corría, 
que no pue osté carculá er yeno tan atró que hubo... ¡Cómo estaría 
la prasa que cá endivido tenía sinco presona entre sus pierna! 

— ¿To eso es er yeno q'osté ha visto?., le objetó el sevillano. 

— ¿Osté ha visto má? — preguntó el del Puerto. 

— Ya lo creo, cámara... ¡Si osté está en er limbo como lo niño 
vorone!... ¿\^asté a pone la prasa e toro de su puebro con la e Se- 
viya, ques de Mastransa, y la d'osté una caja d'aguilando, ar lao 
.le eya?.. Po feria d'este año pasáo con ese toreo é juguete que se 
traen ahora, ca vé quer Guerra o er Minuto jasían una mona o argún 



í*^'"^ r. M. PABAKÓ 

quite e grasia... si estaña la prasa e boten bote... que la ¡^cutc pa 
retse lo tenia que jasé pa drcnto^ poique pa juera se ajuntaban los 
carriyos (Cuno con los de lo sotro. 



Ropa vieja compro 

Lleg^a una cay i a una casa; que se lleve lo que éste- 
se anuncia desde la puerta: mal puesto. 

— Señora: (quic jase uitcamftin} Y ella contesta 

— No. indignada, y con razón, 

— Compro la ropa vieja y desde la parte de fuera: 

un sombrero que no sirria... — /:';- Señó fe quite er sueito^ 

parea ^u a roto é sea... mal auge... quid JJió te vea 

Uno dice desde dentro: tisnaito con tu sangre^ 

— No la abras, no sea manera y toa tu parentela. 



D. 



FARAIAnAIl^ES 



En la feria de Antequera, el Faratabailes^ un gitano tan listo que 
se la daba a cuabjuiera con pan y cjueso, con sus tracamandanas, 
trata de vender a todo trance un mal caballejo. 

— Esta jaca branca le convenía asté, compare... Misté qué taya 
y qué lámina. 

— Yo quería un caballo negro — replica el comprador. 

— Y eso . . . {que importa .- — le interrumpió el ca lorró . — Se lo ye- 
vasté asina; y cuando se canse le dd betún; y as in lo estrena 'stédo vese. 



La Karama 

En la feria de Jerez habían formado con esteras viejas, unas ar- 
pilleras y cuatro palitroques un tenderete, cuya puerta cubría un 
cortinaje mugriento: encima un letrero escrito con cisco, (|ue era un 
atentado a la ortografía, y que decía en irregulares signos: 

I I'd 4 cuarto ce be la Karaba i 



A la puerta de la barraca un gitano viejo y flaco, un tío alcanfo- 
ráo, el TriquilaqiiCy cobraba y dejaba pasar al público compuesto 



J 



LOS GITANOS 109 

de feriantes de todos sexos y edades, que acudían como moscas a 
la miel, creyendo que iban a ver \-3i fiera corriipia, una alimaña ex- 
traña y rara, quizá el megaterio vivo. 

— Pero... ¿qué es esto? — exclamó uno délos engañados, saliendo 
enojado del cobertizo, y con tan mal humor como el que paga la 
contribución. — Si lo que aquí se ve es una muía llena de años y 
derrengada de alifafes... 

— Puz por ezo uiezmito — asentía tío Triquitaque con sorna — . 
Eza é la q' araba y yd no pné ara ¡náz. 



Por er Santo lio 

— Paze ozté ar canapé, zo zalerozo, 
con eza roza é mayo q'ar láo yeva, — 
dícele a un señorito que acompaña 
a una hermosa mujer, la buñolera. 

El se hace el sordo y va apretando el paso. 

Añade \-a,flaineuca: 

— ¡Cabayerito..! ¡eh!.. ¡cabayerito!.. 
que ze l'acaío azté er portamonéa... 

Entre burlas y risas, las gitanas, 
al ver que nuestro joven aligera, 
soportando muy bien la granizada 
de aquellas chanzonetas, 
extreman el jolgorio y la algazara, 
exclamando una de ellas: 
Urora... Zoleá... por er Zantólio 
paze qite vá: míalo qué priza yeva... 

D. 



Verse ajorca... 

Preguntó al gitano BerreiigiLe un compadre suyo, de qué mal 
había muerto su padre; y &\calorró^ que era hombre que se las traía, 
sabiendo más que Merlin, con tono muy afligido, le contestó: 

— ¡Ay, compare e mi arma..! No me lo miente osté: ¿de qué 
había e morí er probetico mío? Como él era asín... der mucho sen- 
timiento y de la vergüensa que le dio, por Jiabése visto ajorca en la 
prasa pública... ¡y too po inó d^ una friolera../ 



1 lo 



K. M. PABANÚ 



En akcai'akkone 

Un sacerdote llamó a Prj^c cr de los Ganch )Sy un juliano herrero 
ambulante, para com()rarle alj^unas cosas (jue necesitaba. Ajustan- 
do y regateando se (juedó con unas tenazas y una badila, c|ue el 
flamenco se empeñaba en no bajarle de dos pesetas, mientras que el 
cura no quería subir de seis reales. 

— Pero, cristiano... ¿cómo qui osté cjuc le dé er bail y la este- 
nasa en tan poco ineros? 

— Bien hombre — replicó el pdtci\ — te voy a dar siete reales y 
un buen vaso de vino; advirtiéndote (jue es del mismo que yo con- 
sumo todos los días. 

VA vino había sido excelente... antes de torcerse. Hebióselo de 
un sorbo el gitano, y notando en seguida la acidez, haciendo un 
sin tin de gestos, dijo al cura: 

— ¿A\\ fiare! Con/') tcng'astc que consumí ioos los día con este 
viniyo^ liaste a convertí a Josú en arcaparrone. 

I). 



Al Pói'ulo 



Sin temor a rey ni Roque 
ni a Papa que los al)suelva, 
andaban varios gitanos 
alrededor de una huerta, 
destrozando a troche n/iche 
todo cuanto se tropiezan. 

Aparecen por allí, 
cuando ellos menos lo piensan, 
dos civiles a caballo, 
y por delante los echan. 

La tarde era calurosa, 
la pareja el paso aprieta 
ha«)ta llegar a un arroyo 
para descansar la siesta. 

Esto (juc el cabo dispone 



a a(juella gente molesta, 
y la orden refunfuñando, 
le replicó una mozuela: 

— Pre mita /)íó... y que el agua 
to lia faiíj^o se ¡querva. 

— ;Para qué, resalaota? — 
pregunta el guardia a la jembra. 

— Pos... pa q' os tés se qneáran 
a pié: con eso j i si eran 
noche en amor y compaña... 
— le contestó Xa. flamenca. 

— No me velarás el sueño, 
que ya está el Pópulo (i) cerca. 

—A\i cumpras ti't^ tul arma; 
pero que menda lo 7>ea. 

I) 



(I) Llaman a>i a la cárcel c '><-vilU. 



LOS GITANOS III 

Compañía e Josú... 

— ¿De dónde es usted — le preg-untaron a Ciirriyo cr Jcta^ un gu- 
rripato gitanillo del barrio de Santa María de Cádiz. 

— De la compañía e Jezú... 

— ¡Caramba, hombre!... ¿Es usted jesuíta? 

— No zeñó; éjeme su uiercé acaba... Zoy de la compañía e Jezi't 
Martín., er Caricoi'-táo, un tomaó de miincho tronío en er Puerto. 



Tragakdaba 



No hay quien resista las insinuantes 
frases, con que te invitan las gitanas 
que venden los buñuelos en la feria. 

Se agirran a uno que por allí pasa 
con dos mujeres, y le van diciendo: 

— Entra pa drento: quió tené en mi casa 
lo mejó der paseo, que é la honra 
de tó Seviya; y po vé sas cara 
a esta sojita e rosa, capas soy 
d'echá una libra e barde... Home, anda, 
convíalas... 

El aludido mozo 
sin duda toma 2i guasa 
la invitación; y coge dos buñuelos; 
en un momento sin mascar los traga, 
diciendo no le gustan 
porque hecha a la candela está la masa, 
y sale de estampía con las jeuibras. 

La gitana le llama 
diciéndole con sorna: — Manilargo, 
gástate un cliú y aplaca esa carpanta: 
miá que ties una boca 
capá e traga, mi arma, 
más que la der león en er correo. 

Pero al ver que se larga 
dice: — Ma ici te veas... con dineros 
que contá... ¡Tragardabas! 

D. 



112 F. M. TÁBANO 

La Verge 

El íjitano malajjueño Porras^ que tenía niuticlm aqu(\ visitaba 
con su familia la ermita de la \'ir^en de ir\s Hombradía de Catalu- 
ña, por lo milagrosa; y desde la puerta preguntaba al santero que 
le iba acompañando, tendiendo la vista por el camj)o: 

— Compare... ;se pué sabe de quié:: é aqué olivar tan grande 
que se pierde e vista aya a la erecha? 

— De la rerj^w — respondía el sacris. 

— ¿Y aqueya viña má aya que paese una güerta? 

— De la Verge. 

— ¿Y aqueya ganaería que pasta en lo jondo? 

— Mire usted, amigo: todo cuanto se alcanza a ver desde esta al- 
tura, y mucho más, es de la /'íV'í,^'' — interrumpió el santero. 

I^ntr.iron en el templo y desjiues de recorrerlo, a la salida repa- 
ró el Porras en un «Kcce Homo» de aspecto doloroso que había tn 
una hornacina y mirándole, con aire alegre y convencido, le dice: 

— No fafrija asi na ^ hojiie^ ni sientas pena denguna., poique ape- 
nita te far te tu mare^ cantará y va a sé n/is rico quer marqué e La- 
rio en too Málaga. 



Declaración de un gitano 

«Robó un gitano un jumento; sierto qiba en el borrico..; 

pero al fin lo averiguaron pero señó... ¡es lo grande! 

y en la cárcel lo colaron er q'iba robáo era yo... 

confinándolo al momento. y su mersé lo arreparc... 

Llegó el juez y preguntó: ¡probetico!... Dios le ampare 

— ¿Cómo te llamas? ar gachó que me libró. 

— ¿Yo?... Curro. "¿Tú ibas robalo? 

— ¿Es cierto has robado un burro? — ¡Ca!)alcs!, 

— Señón jues, juro (jue no? Yo, señó, cjuc tiesto vivo, 

— ¿Aun niegas, desventurado, me jayaba en un olivo 

de una manera tan vil, cogiendo con ré sorsales; 

cuando la (íuardia civil er borrico... ¡po un Debel! 

te halló en el burro montado? ehajo e mí corría... 

— Pío a usía no se esmande me refale y... ya ve usía 

y atienda lo que P'tsprico; que caí ensima de él. 




(De fotografía) 



La fisonomía del gitano es marcada y expresiva, con mezcla 

DE soberbia, bajeza Y ASTUCIA 



I 



LOS GITANOS 



Y entonse, el arrastráo, ensima e sus cuadriles 

manque yo pegaba vose, iba lo mermo q'un sapo, 

largaba pingo y cose y... ya iba a larga er trapo 

y me yevaba asustáo: cuando endiqué a los seviles.» 



El «tordo» 

Un tratante en caballos que era el delirio, el disloque y la jiiar 
said de vivo, tenía uno tordo, viejo y resabiado, sin encontrar me- 
dios de darle salida. Advirtió a su hijo, un chiquillo más listo que 
Cardona, que, cuando viniera algún comprador, dijera no quería 
que su padre vendiera el tordo. 

Llegó un gitano a adquirir dos jacos: el chalán le invitó a que 
pasara a la cuadra y escogiera. El muchacho empezó a pedir al pa- 
dre que no vendiera el tordo. 

— No venda usted el tordo, papaíto... Yo no quiero quede casa 
salga el tordo. 

Al ver la insistencia del niño, le entraron ganas al gitano de com- 
prar aquel caballo; y sin reparar gran cosa, cerró el trato con el 
marchante. 

Cuando el ziiicalé llevó el tordo a casa y notó sus pésimas con- 
diciones, conociendo el engaño, se fué sin perder tiempo a buscar 
al vendedor. 

— Compáe — le dijo — , no vengo a desasé er trato, porque ya e 
cosa jecha..; pero... iio podía os té emprestarme er niño pa yo pné 
vende er tordo} 

Maldición al civil 

Muy zalameramente la Malena 
limosna demandaba cierto día 
a unos señores graves, a la puerta 
de la Campana en la cervecería. 

Cuando más engolfada 
en sus ruegos está la gitanilla 
pasa un civil con su fusil terciado, 
de mal humor y con bastante prisa; 
sin detenerse en su lipfera marcha 
da un fuerte culatazo a la individua 
y la quita de en medio en un momento. 



Ill 



y. M. PAB\NO 

l-'Ua sc encara (al par (juc reprimía 
un ^rito ele ilolor) con el tricornio, 
y en voz reconcentrada por la ira 
le dice a mcilia voz: 

— P rem ltd cr sido 
te de lina calentura^ y te se errita 
denee la chapa der sintiirón^ fasta 
lo bot );ies qiir ties en /a levita. 

D. 



liR GOBIESNO JASE Tí')0 LO M AI.O 

PrejTuntab.i un confesor al zlncaló Antoñiyo el Curdela^ que era 
m.ás saláo que las pesetas: 

— ¿Sabes quién hizo el mundo? 

Y el gitano contestó al momento: 

— ;Otavía no lo sabe su mersé?... Pos cámara, misté que poíamo 
habeyo orviáo, ar cabo e tanto sano platicando sobre lo mermo. 

— Pero... ¿quién lo hizo? — insistió el páter. 

-/Dale/... — replicó Antoñiyo — (quién había e jáselo}... /Pos er 
Gobicsno^ que es aquí er que ¡ase too lo malo.' 



M ALA JOCAI Y A 



\\n el puente de Triana 
hace años nnví Jlam-nea 
muy de mañana, vendía 
tortas de aceite y manteca, 
polvorones, apfuardiente 
y otras cuantas menudencias. 

Tempranito, un forastero, 
que tendría poca vcrji^üenza 
y muchísima gazuza, 
se acercó a la pobre vieja, 
engulléndose dos tortas, 
matando la gusanera 
con dos copas de anís fuerte; 



y mostrando diligencia 
tomó el d >Sy sin ¡ireguntar 
cuánto debía. La abuela 
no tiene a (}uién recurrir, 
y viendo (}ue el paso aprieta 
y no le puede seguir, 
le dispara esta sentencia: 

— /Mar í^aehó... pa que reblen- 
que rejarg^á te se filien' a ../ \ tes , 
mala jof^aiya te dé 
al arco é er medio. . . //ambrera/. . 
mar relente t' achicharre,., 
y que y ; te fav)res^a! 

I). 



LOS GITANOS 1 I 5 

La Unción jirviendo 

El cura de un pueblecillo cercano a Sevilla, administraba la Un- 
ción al Rango^ un gitano que se había quedo como tina arropía y es- 
taba ya en las úrtinias. 

El sacristán que alumbraba la triste ceremonia, dejó caer, por 
descuido, dos gotas de cera sobre las piernas del enfermo. Este, in- 
corporándose súbitamente, preguntó: 

— ¡Reca... rambolita..! ¿qué están ostés jasiendo cormigo? 

— Te estamos administrando el santo sacramento de la Extre- 
maunción, hijo mío — le contestó el cura. 

— /Compare e mi arma..! ¡Po si la trae osté Jirviendo../ 



So... SlRINÉO 



Una flamenca llamaba y replica hecha una arpía, 

en noche obscura a un mesón, con la sal de Andalucía: 

y el mesonero zumbón — Abra oste^ so... Sirinéo; 

— No se cabe — contestaba. cabe Pilato en er Creo... 

La paciencia se le acaba, (y., hay cosa má reusia? 



En la carretera 

Cuando van los gitanos por una carretera y en dirección a ellos 
viene una pareja de la Guardia civil; desde que los morenos la divi- 
san, se quitan el sombrero; y al llegar frente a los guardias, en tono 
muy respetuoso, les saludan, diciendo: 

— ¡Vayan con Dio lo señores guardias! 

Después que los de la Benemérita han pasado, Xos fiamoicos^ 
volviendo la cara, con voz de timbre ronco y miradas llenas de 
rencor, les despiden de este modo: 

— ¡A jórcaos so veáis po las patas! 



La zoguiya 

Al gitano Antón Simpena Al verse el calorró preso 

en Córdoba lo prendieron empezó el pobre a gemir, 

por un robo, que, dijeron y más cuando vio instruir 

hizo en feria de Mairena. el oportuno proceso. 



116 



F. M. 



El juez así le interroga; 
— Qué has robado, Antón? 

— ¿Robáo..? 
zolo, zeñó, he afanáo 
un pitoche, ná... una zoji^a. 

— Mira Antón; si lo sé yo... 
y no te vale la bula: 
no es soga, sino una muía 
lo que has robado... 

— Kzo nó, 
zeñónjué... por un 1 )ibé, 
(jue er mengue me yeve acuezta, 



PABAKÓ 

zi yo... ¡po la crucez ézta..! 
azcúcheme zu mercé: 

Yeií^ué a un cortijo en Mairena; 
vi una zoguiya corgando, 
y azín... tirando... tirando 
me la afané. Pero apena 
yegué a mi caza aquer día... 
(por poco er yanto m'ajoga) 
— ;Y por (jué? 

— Pite... zt'pa Hzia 
que C41 la pauta de la zoga 
a taz do jnidaz había. 



El tendeéko 

Insistía Dominga la i^itana en querer decir la buenaventura a 
una joven muy alta y delgadísima, que, según las apariencias, esta- 
ba próxima a ser madre. 

— Ejeme su mersé que se la iga; que la voy a serta lo que va a 
dar a lu ese cuerpo jacarandoso. 

— Déjame en paz, mujer... no quiero saberlo. 

— /VÍ>', qué mar genio tié la señorita!... ¡Anda, esaboria toa.,, 
que paeses un tendecm con un ñúo er medio/ 



Tr kncañonkn 



— Anda, güen mo7.o...¿quiéstú 
te iga la l)uenaventura? — 
requiere una gitanuela 
en la calle de la Cuna 
a un señorito qui tot i 
<]ue, por el pronto, rehusa; 
pero luego a \vl flamenca 
hace objeto de sus burlas. 

-Déme una perra sitjuiéa, 
señó (y déjese e chufla), 
pa yená la cantimplora 
a toa mi gente menúa, 
que má q'un sabañón comen. 



— Me vas a volver tarumba: 
que los mantenga su padre, 
y... déjame en paz... ¡so bruja! 

— ¡Ay, señó!., si está impedío 
y no pué salí. 

— l""n suma; 
que está en la cárcel — contesta 
el señorito, con zumba. 

— Anda aya, mala sidca; 
quia /)ió que pase las d ticas... 
{)ue po efrás te encañonen 
V tiren bien... ¡asaúraf 

1). • 



LOS GITANOS 11 J 

Napoleón 

Cuando se creó el Cuerpo de la Benemérita, a los guardias em- 
pezó el pueblo a aplicarles el nombre de Napoleón^ como apodo; 
sin duda a causa del tricornio. 

Iban dos gitanos por una carretera y al ver venir una pareja, 
apostó el uno al otro a que no se atrevía a llamarles Napoleón. 

— (Que no? Ya verá tú si se lo i go... 

Efectivamente, al llegar los guardias se adelantó el valiente, con 
un napoleón en la mano, y preguntó a un civil: 

— Señó guardia, (tiene su luersé cambio e un napoleón (i)? 

Los guardias que comprendieron la ch7ífla^ desenvainaron los 
sables y le dieron una tunda ^ clase extra, hasta que, dejándole ten- 
dido, se alejaron. Entonces el otro flamenco, que había presenciado 
lleno de terror la paliza, sin abandonar su buen humor, se acercó al 
compañero diciéndole: 

— Coinpáe^ (nesesitá'sté más cambio e prata mentía? 



Er güevesito 

Era una buena moza Sebastiana, 
gitana guapa, joven, muy barbiana, 
y tiene un par de ojazos... 

Con un chiquillo en brazos 
me pide esconsolá un güevesito 
pa Jiasé una yema a su batisarito^ 
que está en casa mu malo. 

Da gracias la can i por el regalo 
y me besa las manos veces ciento. 
El niño coge el huevo en el momento: 
por efecto quizá de la alegría, 
no sé qué ocurriría 
que, estando tan ufano, 
se le resbaló el huevo de la mano. 

Transformación terrible 
(que a no observarlo parecía imposible) 
la que sufrió la morena en su cara. 

(i) Moneda francesa de plata que valía 5 francos, y circulaba mucho. 



Il8 F M. I'aBANO 

¡\'aya una cosa rara! ; 
aquellos negros y tan dulces ojos 
se convirtieron, desbordando enojos, 
en duros y agrios como un basilisco. 
Aplicando al chaval fuerte pellisco, 
que en esos menesteres no anda manca, 
le larga este refresco tan sencillo: 
— A p uña /lis ir a /¡o/cu cr iosniyo 

de /a asaúra b/anca. 

I). 



Rosa 

Paco Cupio^ un torero maleta, que no se arrimaba a un morucho 
ni con bula del Papa, ni comía caracoles, ni gastaba zapatos de be- 
cerro, era un gitano del barrio de San Bernardo, que tenía avenates 
de loco. 

Un día se encuentra con una muchacha que embestía de puro 
fea; se detiene delante de ella y la pregunta: 

— Mare.., ¿cómo ze y ama ozté? 

— Y a usted ¿qué le importa? — contesta la chica. 

— Prenda.., zi é curioziá... 

— Pues bien; me llamo Rosa. 

— {Roza?... — exclamó con asombro el gitano — . /Paz tnardita 
zia.. . jazta /a primavera! .. . 



El entkkraok 

Hizo el camino desde la Luisiana a Kcija el gitano Veneno^ en 
amor y compaña con un individuo desconocido para él. Tramaron 
conversación, tomaron juntos varias cañas en los ventorros del tra- 
yecto, y acabaron haciéndose más amigos que borricos; amigos de 
chipé. 

A la entrada de la población se despidieron dándose la mano y 
ofreciéndose mutuamente la casa y sus servicios: el \'eneno como 
chalán e inteligente corredor de bestias en la Cava (Triana). 

VA acompañante, reteniendo con afecto la mano del primero, 
le dijo: 

— Si argo le ocurre me pué manda; preguntando por Cactano cr 
C/toía^ vivo a la vera er simenterio y soy entcrraó en Ksija. 



LOS Gitanos 



119 



El \"eneno, al principio quedó como alcláo; pero de pronto, y 
con la mayor rapidez, tirando con fuerza, y sacando la mano de en- 
tre la del otro, exclamó too asustáo: 

— ¡J^'-y^P'^ '^y^í Jfiardesío/. . . (Pa qué no jablasíe ante^ condenáo}. . . 

Y tomó soleta a escape... con billete pa Porvorosa. 



A un señorito lipendi 
pide una pobre gitana 
limosna pa los chorreles 
que están merando e carpanta. 
— Conque una limosna ¿eh? — 
la dice con cierta guasa 
el señorito — ¡estás fresca!; 
di a tu marido, muchacha, 
al padre de tus tiznaos. 
que trabaje cual Dios manda 



La cabesa jinxhá 

y no sea vago, ¿me entiendes? 



Esto la dijo en su cara 
por escucharla... y la oyó; 
pues con los reaños del alma 
Xtí flamenca le enjareta 
estas terribles palabras: 
— P remita Dio que te veas., 
a la corta o a la larga., 
con la cabesa jincha 
entre dos palo ^ ¡so mandria! 

D. 



En un costal d' higos 

Un día de feria en el paseo del Violón en Granada, la tía N'ona 
reprende a su nieto, un gitanillo haragán, porque no le da la rial 
gana de ir a recoger las caballerías, que se extravían del sitio 
marcado. 

— Chiquiyo, anda ya a carea esas bestia — le grita. 

Como el chaval no hace mucho caso, enfadada la abuela, le espe- 
ta esta maldición: 

— ¡P remita er Divé que tn cabesa se vea dren to e un costa d' hi- 
gos pasáo., chnpa-cardol 

Lo cual oído por otro catorro., que estaba próximo, le hizo ex- 
clamar, admirado: 

— ¡Miá qué mardisión I' ha Jcch.io ar demonio er chico; si le ca- 
yera! . . . 

Bordar en sea 

Más santa que er colirio^ má güeña quer pan y tan honra como 
la pura y limpia, se murió en Marchena, lia Calamonta^ la gitana; 



1 iO 



V. M. TAHAXÓ 



dejando a sus hijos Salomé y Pepe rr (¡arahilOy csconsofaítos y 
ycnos e ditras po la Jarla c los Jay a res pal tul ierro... ni siqtiiá pa 
pone le una lá a la i /unta. 

Salomé, anegfada en llanto... ¡habí.i (jiu- verla y oiría!... pintaba 
con negro ile humo su situación, exclamando en sus lamentos, a la 
par (¡ue hacía el panegírico de su hala: 

— ¡Oué lástima e mi mare!., ¡tan güeña como era!., y sin tené 
náa pa alúmbrale... 

Hlgitanillo su hermano, trataba de consolarla, haciéndola alguna 
reflexión; pero ella, sin cesaren sus sollozos, proseguía en su tema: 

— ¡Tan sólita... y tan a escura la probe!.. 

— Ejálo... Salomé, mt(¡i\ — la interrumpió el Garabito, sin saber 
ya qué decirla, — qnr marc no rui a horda en sea. 



Pa i f)LÁ... CANASTAS 



Pregunta una gitanuela 
a la ¡íuerta de una casa: 
— ;Quiéen canastas pa cola? — 
No contestan, y con alma 
repite alzando la voz: 
— Pa cola... ;se quiéen canasta? — 

Desde el interior, un hombre 
la grita: 

— ¿No oyes,., charrán a, 
caldera rota...? Te han dicho 



que no... ¡A ver si te largas! — 

Y replica la Jlanicnca: 
— Que te den nn tiro... ¿anda! 
estropajo yeno e pri)igne. . . 
)' qne ear i si a te Ja(^an 
die ntir lobos ejantbríos... 
y nn sevii locOy sin /arta 
te reíanle mar sahlaso, 
qne rayas a come marras. 

D. 



¡PINTIKKKO! (i) 

«ITn burro escuálido de puro viejo era tenido por su dueño, gi- 
tano de pura raza, en más estima que- el mismísimo rucio de Sancho 
Panza, a juzgar por los elogios y caricias (jue le prodigaba. 

Llego la hora de |)asearlo ante un comj)r;ulor de poco jielo y 
menos alcances, y el chalán cogió a un su hijo, de unos cinco años 
de edad, y delgado como una paja, lo montó en acjuel arenqne, y 
como viese (jue éste se derrengaba con tan liviano peso, le aplicó 
dos varazos en los cuartos traseros, obligándole a andar rentjueando 



(I) De un vcrM) de loaquín del Harco, j)ul)licado en «Nuevo Mundo» de 4 mero 1899. 



LOS GITANOS 121 

y con el zig-sig marcado por el acebuche: al ver lo cual, exclamó el 
gitano poniéndose en jarras y dando muestras de gran satisfacción: 
— ¡Pinturero..! 

¿Nos MUÁMOS? 

Había en Cádiz unas gitanas, la tía Boleca y su hija, vsús, probes 
que una rata, tan pobres como la negra fortunilla^ y un día se en- 
contró en la calle la hija a su madre, que llevaba en una mano una 
-escoba y en la otra la alcuza; y con toita la grasia e Dió^ la preguntó: 

— ¡Pero... maire mía...! (nos nn tamos? 



Los GITANOS NO DECLARAN 

En cualquier ocasión huye el gitano 
de las declaraciones: Esto es llano. 
Cuando ^Xflainenco, por casualidad 
le es imposible la veracidad 
negar del hecho, encuentra una salida 
para no soltar prenda; que en su vida 
ha de preferir siempre, por si acaso 
antes que confesor ser mártir... 

Caso 
de que el que le interpele sea picoso 
de viruelas, le dirá, entre jocoso 
y serio; aunque con intención muy mala: 
— ¡Anda aya, noramala! 
que ties la cara., malita sentraña., 
iguá qun tostad d'asá castaña. 

Y si la acusación fuera tan dura 
que, por su desventura, 

le pusiera al gitano en grave aprieto; 
entre dientes, así, sin más respeto, 
al juez de pronto esta maldición fragua: 
— Que tengas sé., y... yo el amo del agua. 

Y si el fiscal insiste, 
reforzando las pruebas que reviste 
el delito, se le oye murmurar: 

— Mala calentura f entre celebrar. 

D. 



¿Son SEci'KAS? 

E! Habicliuclo^ un mnso g'ucno^ gitano, bioi plantdo y en artt' 
tit dr rfi:'rrsi\ esquilaba dos muías aniarrailas a una reja, en una ca- 
lle an;^osta de Sevilla. 

Al pasar un señorito, preguntó al cnlorró: 

— ¿Se puede pasar sin cuidado, compadre? ;Son seguras las mu- 
litas? 

— Ya lo creo— contestó el Habichuelo — ,pasusté sin miéo, que 
son mu seguras. 

Escamado el caballero, y no fiando mucho de las palabras del 
gitano, tomó carrera y de un brinco paso como una centella por 
detrás de las muías; que al sentir el salto, cada una y a la par, soltó 
un tremendo par de coces, (jue lo ¡asen porv.t si se detiene un se- 
gundo. 

\'olviéndose al gitano, le dijo el caballero: 

— Pero... ¿no me dijo usted que eran seguras? 

— Crra/N os (i\ señorito: que és/a é /a primera vé que marran: 
pero miste que poco ha far t do pa jasé blanco. 



Tío Gallinaz.\ 

A su mujer le advierte po no l'agráan. — 

lío Gallinaza^ Indignado el chavea 

el gitano más prieto grita con ansia: 

que hay en Triana: — /'Q'*^ >^'^ mí gustan^ pare/ 

— Mía, Malena, no diñes, /eso c de guasa/ 

que no hase farta, si /asta er güeso trago 

asitunas ar niño, de lar setaya (i). 

T. 



Hacia i:l i'Atíui'lo 

El tio Celique^ un viejo gitano, mu m do que un cólico misere- 
re, después de cometer los más graves delitos, fué sentenciado a la 
horca. 

Montado en un burro, según las costumi)res tie aquella éi)0ca, 
caminaba hacia el patíbulo, asomándole a la cara toas las negruras» 

(i) Aceitana». 



LOS GITANOS I 23 

de su alma. Como el verdugo llevaba prisa, porque tenía que hacer 
otras ejecuciones, pinchaba a la cabalgadura para que acelerara el 
paso, queriendo andar de pronto too el cajm'no; y el gitano volvién- 
dose a él, con agrio humor, le dijo: * 

— Vaya houie^ no jiirgnes tanto ai' probe anima; que no vaino a 
denguna boa. 

Que no muera en er sielo... 

Se celebra un juicio entre el gitano Releñe y un castellano. 

Disgustado el primero por haberle condenado al pago de pesetas 
por las costas (trece del ala), se vuelve airado al Juez municipal, y 
con acento reconcentrado por la ira, le dice: 

— Que er Debe primita, por esta partiíta tan serrana que me 
jase, no muera su mersé... ni en er sielo ni en la tierra. 

(Lo cual quiere decir que muera ahorcado.) 



Chalanerías 



El zincalc Viruta 
en las afueras de la Puerta Osario 
trataba de vender una borrica 
fraca como arma en pena: tiene varios 
arestines, y muermo, y sobrecañas 
y la mar de alifafes, y más años 
que Adán y Eva juntos. 

Por eso se esforzaba el buen gitano 
ponderando en la rucia 
su valor, su excelencia, hasta su... garbo. 

El comprador, a pesar de la charla 
que el chalán se traía, ya escamado 
insistía en no darle por la alhaja 
más de setenta reales, ni un ochavo; 
añadiendo: 

— Todo lo que usted dice 
será verdad; pero la burra, es claro 
que no está mantenía. 

Con aspavientos, 
replica el corredor: 

— Pero, cristiano, 



si cl anima resurta más comía 
(juc en cl poé un menistro. 

— Pues ni un cuarto 
• le doy más: se acabó... 

l^n aquel punto 
rebuznó la borrica; y cl gitano, 
temiendo se volviera atrás el otro 
de su oferta, le añade: 

— Pos marraneo: 
esto está Jecho; po la burra dise 
que si un medio en el arto 
le mercan de sebá, da su premiso 
pa que se sierre er trato. 

D. 



El diablo kmpatakráo 

Soleá, una calorrí trianera, cariñosa y iiiinm ¡asía cr íihcs(\ se 
encuentra, vestida de luto, muy afligida y ojillorosa a su comadre 
la Graciya, y la pregunta la causa de sus jachares. 

— No te lo quisiá esí, comare é mi arma — dice la infeliz angus- 
tia — pero tengo a mi probe fuan (su marido) en la cama con er tifo, 
mu malito; mi hijo Curro hier se jué sordáo, y mi niña s'ha dio con 
er novio navegando po los mare der queré; en fin quer demonio 
too entero s'ha empatarráo er mi casa. 

— Pos hija — replica Soleá, queriendo consolar a la otra — hioi 
pota CSC mar gachó haberse dio a aplasta me jan cu la Prasa A'uez'a. 



Va. ( havka Tohaliyo 

El gitano Tobaliyo La madre desconsolada 

se murió siendo un chavea: tomó a cargo la tarea 

l)uen mozo, mu apando^ de amortajar a su hijo 

con jcchiiras macarenas, con la mejor vestimenta: 

aficionado al toreo botas de color de caña, 

y aficionado a las jemhras\ el camisón con chorreras; 

la esperanza y cl orgullo le puso anillo en un dedo, 

era de su parentela. y colocó a su derecha 



LOS GITANOS 12) 

el bastón con puño de asta; con éxtasis le contempla 

un reló con su cadena la buena mujer, llamando 

de níquel, y entre los labios al marido a que lo viera; 

un puro de los de a perra. y al mirarlo tan lujoso, 

El tiempo que duró el acto exclama de esta manera: 
le llenó de frases tiernas, — ¡Mialo^ qué jernioso esíá 

entre sollozos y llanto nuestro Tóbalo. E veras^ 

y suspiros. Satisfecha no le f arta pa los toros 

de su obra, al terminar ya^ uiás que la papeleta (i). 

D. 



¡ESGOLIYÁO! 

«Harto de rodar por el mundo, un gitano se metió por las cosas 
de la Iglesia, orando largos ratos con fervor y demostrando un gran 
temor del fin que le esperaba por sus pecados. 

Arrodillábase con los brazos en cruz, delante de un Cristo de 
los que gozan fama de milagrosos, y exclamaba: 

— ¡Pare inío^ perdóname/ (De qué mal moriré yo, Cristo 
inío} 

Como escogía para sus oraciones aquellas horas en que la igle- 
sia estaba casi desierta, el sacristán que tenía impaciencia por echar 
la llave, y que no se fiaba del viejo por profesar el axioma de que 
«el que no la pega a la entrada la pega a la salida», decidió espan- 
tar al moscardón. 

Escondióse al efecto detrás del camarín, y una vez que oyó de- 
cir al gitano aquello de «¿de qué mal moriré?», le contestó con voz 
cavernosa: 

— ¡¡Esgoliyáo!! 

Creyó el moreno que Cristo le había dirigido el fatal vaticinio, 
pusiéronsele los pelos de punta, dio un salto y salió para la calle 
más que de prisa, murmurando: 

— Asín te ves tó, mar gachó; con tíii trapo atrás y otro alante., 
enclavan entre dos palos y negro como er ti son. 

Dejó su escondite el sacristán, y riéndose a carcajadas, salió a 
la puerta para ver cómo huía el aterrado viejo. Este al verlo, com- 
prendió la burla, y sin dejar de alejarse, exclamó: 



(i) La papeleta llaman en Sevilla a la localidad, la entrada. 



126 K. M. PABAKÓ 

— Esj^o/tydo /rrnis ///, mir (•ha7'ó; ¡a úriinia mardisiún ic trlicii, 
chupa sirios, ¡rehusa encandila^ m istjiii/n rn cnn^mut: ¡nofiiita sea 
jasta..^ 



I). 



S'ACOSTÁO ER SKÑORITO 



Un caballero tuvo la desgracia 
de resbalar, a causa del mal piso, 
en la feria, frente a unas buñoleras; 
y cayendo de espaldas, hizo un Cristo, 
tan largo como era. lín el momento 
una gitana a otra llama a gritos, 
con la frase punzante que ellas usan, 
y cuyo dejo agrada en los oídos 
andaluces: 

— ^íicacla^ anda y apaga 
la /«, que s'acostáo cr señor i /o. 

1). 

Dkjemh:.., la cabesa 

Maoliyo Pajiipiiua entró a afeitarse en una barbería, y a los pri- 
meros pases, el oficial, (jue hablaba a la par con otro parro{}u¡ano, 
de la cornada que recientemente había recibido I'ucntes en Santan- 
der, dio al gitano un más (jue mediano tajo: 

Queriendo compensar a fuerza de amabilidad el desperfecto cau 
sado, le preguntó el bueno del harhilousor: 

— ;Quiere usted que le deje patillas? 

— C'íZ///.7A'rt— contestó Maoliyo con acento compungido — con toas 
las veras c tai arma le pin qnr siqtdá ¡tie de f osle... la cabrsa. 



CAMUir) I)K SUERTE ( Cuniín (otf/ado al oido. ) 

\ÍT tío l'aco er .} for rúo ez un gitano 
nació en Agicira (i ), 
ande ze jizo de muchizma fima 
poique no dio un pitiyo en toa zu vía; 
poz era tan roñozo y agarráo 

(I) AlgeciMs. 



LOS GITANOS 127 

que no daba ziquiá lo güeno díaz 
azín juera ar mezmízimo 
Prezte Juan de la Zindia... 

No jumaba tío Paco máz tabaco 
que tabaco e torcía, 
máz negro que la panza d'un borrico 
mojino; que tío Paco la tenía 
mu engüertita en un papé d'eztraza 
iguá que zi juá zío una mosciya. 

Maz como er mundo ez tan arraztráo 
toitoz con tío Paco ze metían... 
y cuando le peían un pitiyo, 
tío Paco conteztaba de ziguía: 

— Taz diquivocáo e puelta: yo me yanio 
Juan Niega; y en la puelta máz arriba 
vive tío Paco... — 

Y no daba un cigarro 
manque juá ar propio emperaó e China. 

Tomaba er zó tío Paco en el iviegno 
a zu puelta, como una lagaitija, 
y er cabo e lo cevile, una mañana 
que pazaba po ayí, va y ze l'arrima, 
y con parabla mu meloza y tiezna, 
pero con entincione mu malirnaz, 
píe a tío Paco tabaco pa un pitiyo... 

Jecho una eztauta ze queó en ziguía, 
zin zabé qué jazé: po zi lo daba... 
como zi diera la meta e zu vía; 
y zi ze lo negaba... ¡recaramba! 
era ziguro que le diñarían 
un palizón d'aqueyoz tan jermozoz 
que alevantan aztiyaz. 

Jazia ya pa zu buche zechó cuentaz... 
y zaca entre zuzpiroz la torzía, 
con iguá zentimiento 
que zi zu corazón le zacarían. 

Empieza a pica er cabo, retorciendo, 
y... pica... que te... pica, 
un zigarro má gordo que loz luengiiez- 



128 1. M. PABASÓ 

¡No tjuió izí lo (jue cr tío Paco zufría!... 
a cá corte c|ue cr cabo e lo iivilc 
daba a la tagalnina, 
er tío Paco zartaba... y no de guzto, 
po zu arma ze le iba, 
y ze le chaba ur ñúo en er gañote, 
creyendo en zu manía 
cjue er chafarote (j'er ceví yevaba 
má largo le paecía... 

Ar tío Paco, po fin, ya la pacencia 
ze la cabo; y en er iztante arrima 
jazia la bocaer puño, 
como zi la colneta a toca iba, 
y empezó: tarar i ^ tarar i... ti... tí... 
tarar ¡ ^ tararí , tararí . . . //. . . ta... 

Er ceví, con la cara e vinagre, 
mira jazia er tío Paco, y le reprica: 
— ¿Ze pué zabé qué muziquita ez eza? 
— Zí, zeñó... ezo ez que toco a banderiyaz... 
— ¿A banderiyaz?... ¿Y pa qué ez er toque? 
— Que ha pícáo oztc' ya miic/i) ¡caratnhita7 

T. 



Salto... sin tkopkzar 

Entre gitanos desarrapados y muertos de ^aza^ se ponderal)a la 
fama de un buen mozo del barrio de San Bernardo, (|uede un brin- 
co a pies juntillas se salvaba una pareja de muías, sin apoyarse ni 
tocarlas. 

— Eso no es naíta jia mí— replicó el Maíasco/ttíaSy gitano alto y 
seco como un esqueleto — poique yo he sartáo má. 

— ¡Qué ha e sarta tú, istierco! —replicó un viejo m,il.i;4iniin, nr- 
ciando en la conversación. 

— '(Jue no? — insistió Malascomías — . I 'eraste. Cuando ia úr tinta 
riá^ fartaba en casa too: nn liahía a qué metes/e mmo^ ni caía tin 
ne^osiyn, ni tenía ande di fuña perriya: y sarti\ yo y tni/atni/ia, 
ettce el ainuerso dtin lime a la comía der fiieve, sin trotitpesá en 
í(na rosca. 




(De fotografía) 

La tristeza es la señal dominadora de la fisonomía gitana 



I 



1 



1 



LOS GITANOS 



129 



Maldiciones al casero 



Un casero muy tacaño, 
muy duro y muy cicatero 
a unas morenas despide, 
porque le adeudan lo menos 
tres meses. Ellas suplican, 
pero no encuentran remedio, 
pues el hombre se mantiene 
duro como er imsnio ¡ierro 
nmchacáo. Entonces empeñan 
para pagar, sus trebejos... 
y pagaron; pero es fama 
que, aunque sin detrimento, 



salió vivo del corral 

el malhadado casero, 

con un mar de maldiciones 

dicen que le despidieron: 

— Que fargarabe los clisos 

pr emita Undebé der sielo^ 

— habla una. Otra exclama: 

— Mar gachón qua tengas pleitos 

manque los ganes ^ jnal ange. 

— Te veas como el Espartero. 

— Qiiiá Dio que de juerga vayas y 
roñoso, con tos tus mueltos. 

D. 



Delicáo d'orf~ato 

El tío Antón Maya, gitano que era un repertorio de ardides y 
tunanterías, y no tenía lacha para encajar caballerías con defectos a 
los compradores; probaba en la feria un mal caballo, viejo y muy 
delgado, y al que, aun valiéndose de todas sus tretas, no podía ha- 
cerle andar sino unos cuantos pasos. 

No encontrando ya razones el c/z/cír/t' para convencer al que que- 
ría comprar el jaco, le dijo como último recurso: 

— Miste., caiJiará: es que er viento es contrario., y este cabayo es 
mu delicáo d' or falo. 



La sombra de uxa astilla 



— Oigámoste, güeña mosa- 
dice con zalamería 
una calorrí trianera 
a una señorita tímida — , 
¿quiusté que las orasione 
en er momento la iga, 
pa que veasté en un espejo 
retrata a una vesina 
de mu malita sentraña 
que la tié asté aborresía? — 



Llena de miedo y de cólera 
la señora se santigua. 
— Vaya usted enhoramala, 
hereje, bruja maligna; 
esas son cosas del diablo — 
la dice — , Jesús, María 
y José-. 

Con mucha sorna 
contesta la gitanilla: 
— Te vas a morí der susto 



150 r. M. PAI1AKÓ 

si no toma ajju.i bendita; ////// ioro hravo te veas 

heata reseyá, farsa... en un canipn prcsct^itiay 

.\ncla aya, que ere má fina y sin tenc más amparo 

con esa elicaeses que la sombra duna asiiya. 

(¡'un pe vejo e saliva. O. 



Un i'iM aimk • 

Más oíamoráo qncr mrsn/ > Cu pit) estaba el Toneles^ gitano jaca- 
randoso, perchelcro de nacimiento, de la (¡rahie'a^ la mnsamxjnn- 
cá der barrio: ella también le quería.., vaya si le (]ucría; pero como 
él era ///// prnhc^ y además borracho, harat^án y pendenciero... una 
b.ila perdía, vamos...; los padres de la muchacha le jiiiau cielo y 
tierra como si íuviá /i ña, y trataban, a todo trance, de cortar atjue- 
llas relaciones. 

Aprovechando un descuido, el Toneles la paró en la calle un.i 
mañana... tren/ pan i fo y on só, cuando la (¡rahiela regresaba a su 
casa; y se pusieron a. pelar la pava. 

En lo mejor de la conversación, aparece la madre, y llena de có- 
lera, llama a su hija, insultándole a él de paso. 

— Misté, ña Gustina— contesta el Toneles irritado por la bronca 
y la interrupción del idilio — , vasté a da luga, si me enfao der too, 
a que yo arme un joyín, y la pegue asté un puntapié... atrá; (jue 7'.i 
¡ase /arta fu nía e ni 'icos pa sácala er sapa /o. 



li^X At.KK ACIÓN KS 

Respecto a exageraciones le ilicen a un castellano — , 

están de n k'I los gitanos. (}ue sa mesté pa bebeglas 

De las aguas de su puel)lo niesclala po de contáo 

su excelencia ponderando: meta con agua salobre; 

— .Vlirusté si serán güeñas— poique s¡ no le da... er fraío, 

D. 



El. HlKKAUUK 

Con humos de sil)io profuntlo por ser algo leio y escrehio, y 
con la esprrensia propia de una edad más <jue regular, aunque con 
///// mx! fári ), fuese a confesar el gitanf> iJirraíjue. 



LOS GITANOS I 31 

Preguntado por el páter a qué altura estaba en cosas de religión, 
el uiorcii') contestó: 

— No farta má que jecho un pureta (viejo), no supiá yo el cata- 
sirmo. 

El cura que, a pesar de las manifestaciones del gitano, no las te- 
nía todas consigo, le dijo: 

— \'amos a ver si me dices el Padrenuestro. 

— Misté, paresito..., eso é como er que lava. Suértem'osté en 
gordo y po too lo jondo sobre dortrina, y contesto e corrió como 
los propio sángele. 

— Entonces dime..., dime: Siendo Dios inmortal ¿cómo pudo 
morir? 

— Ya ve osté^ paye — replicó inmediatamente el zincalé. 
Continuó el páter sus reflexiones, preguntando: 

— Y si Jesús hecho hombre no nos redime muriendo en una 
cruz, ;cuál hubiera sido la suerte del género humano? 
— Hágase cargo su niersé. Eso i go yo taimen. 



La melesina 



Muerta de pesadumbre 
una gitana fuese a la botica: 
quiere que el farmacéutico 
la despache mu bien la melesina 
q'han mandáo a su marío; 
y la quié corriíta, 
pa que le jaga operasión ar probe, 
q'está mu malo, y quisáe la jiya. 

El boticario que es viejo, pequeño 
y delgado como una cartulina, 
además de tener un genio el hombre 
como un diablo, nervioso la replica: 

— ¡Vayase enhoramala, ignorantona, 
porque de esto no sabe usté ni pizca! — 

La despide después con mil piropos 
y de bestia^ animal^ la califica. 

\^2ijla7nenca se queda 
escuchándole un rato tan tranquila; 



152 F. M. PARAKÓ 

y al llejrar a la puerta de la calle, 
con gfuasa le replica: 

— Andustt\ Señó on Jtian, que st de asnea 
se got-viá os té ni pn un refresco habia. 

D. 

Las gafas vkrdrs 

Tantos apuros le habían llegado al coini)acire /j/j, )^¡tano listo, 
astuto, y con mnticha pnpí/a, que las bestias se le morían de ham- 
bre y no tenía un sn para comprarlas forraje y poder presentarlas 
un tanto lustrosas en feria de Abril. 

A fuerza de discurrir, el zincalc creyó encontrar el remedio, y 
puso a sus caballerías unos anteojos con cristales verdes. 

b'ntran los amibos en el patio de su casa, y admirados de la 
novedad, le preguntan el significado de las gafas. 

— Es que vusotro — les dice Jata— jr/' iDios panfli y no enlendéi 
er husili. Con eso crisiale verde las bestia se figuran que la paja r 
forraje y lo han de come jiiejón. 

Cambiar la ki( ii\ 

— ¿Me cambiazté la rucha, coinparito? 

— ¿Por cuál? 

— Por czta mía. 
— ¡Así me diera encima veinte duros! 

— ¡Poz paice mentira! 
Poique miozté, compare, po ezta cruce 

(jue eza palabra ez mía. 
Ozté no arreparao en ezta joya 

(juc tiozté ante zu vizta: 
jarrepare ozté y mire, y diga aluego 

z¡ ozté ha vizto en /u vía 
una ruzia (juc tenga la jechura 

que tien'ezta borrica. 
¡Zi ezto é limón con nieve, ezto é canela; 

pero canela fina..! 
Y zi no, verazté. ¿Tiozté navaja? 

— ¿Para qué la (juería? 



LOS GITANOS I33 

— Pa cor idle con eya^ de la piuita 

de r jopo tina luijita^ 
y lo probaste a vé zi no c idi cacho 

de batata en anniba. 

(J. Callejón.) 



El Carnaval 

No le fartaba er canto un pelo pa espicha ar probe Benardo; un 
catorro mú trabajaó que yevó una vía e perros. 

Su mujé, quería cumplí honrámente con las vesinas, j y orando 
a. moco tendió, se quejaba amargamente de que prontito se iba a 
jayá viuda. 

— Probetico mío... tan güeno... tan trebajaó. ¡Lástima e mi 
hombre! ¿qué va a sé e mí?,. Misté, ña Soleá, que ya no conose a 
naide: ha perdió la vista. 

Entra la vecina y se dirige al enfermo: 

— Benardo, ¿me conose osté? 

— Sí la conorgo, ña Soleá. 

Entra otro. 

— ¿CÓ:tio va mi compare, vesina? 

— Mú mal, Tóbalo, mú mal. Está en las úrtimas. 

Se dirige al moribundo: 

— Cómo andamos, compare. ¿Me conose? 

— Sí, home... Tóbalo er Rengue. 

Así fueron desfilando otros varios, con la misma pregunta, hasta 
que el enfermo, se incorpora, llama a su ro7ui\ y admirado le pre- 
gunta: 

— Mujé (Es... c aye gao ya er Cagnavd? 



Torear con dos muletas 

Le pregunta un torerillo si quieres, te pongo un piso 

a una gitana andariega: muy arto... con azotea, 

— ¿Quieres tú rompe conmigo (y bajando la voz, dice: 

un cantarito, morena? — para tirarte). 
— Le rompí pa toa la vía Mas ella 

y ya no pué sé. le responde: — De lo arto 

— Espera; te caigas tú de cabesa., 



I J4 F. M. I*AB\NÓ 

dMtMJnaua cstropra. Y replica \^ jiatiinica: 

— En er guano que te metan —Cara c catre, J)ió premila 

a ti, cucaracha rubia. que torees... eon dos muletas. 



1). 



Pa... ia»(')N 



Un tirador italiano se ganaba la vida en los salones, sirviéndole 
de blanco para los disparos su mujer, l^sta falleció de repente y afín 
de hallar un sustituto, Tomaso apeló al anuncio en los diarios, prome- 
tiendo buena gratificación a la persona que demostrara suficiente 
valor y serenidad^ s,\r\ manifestar (jué clase de servicios había de 
prestar. El gitano Siniique que estaba más parmáo qiter mengue y 
a punto de tené que emigra; se presentó al italiano, quien después 
de varias preguntas, le ofreció cinco duros si salía victorioso de la 
prueba. Al efecto, sin darle tiempo para reflexionar, le puso junto 
a la pared, le tomó del bolsillo la petaca, se la colocó sobre la cabe 
za, y sacando rápidamente una pistola, le dijo apuntándole: 

— ¡Quietto... quiettino!... non si mueva — disparó de frente, arre- 
batándole la petaca, que voló hecha pedazos por la bala. 

El Simique, más muerto que vivo, quiso hablar; pero Tomaso le 
ordenó de nuevo que no se moviera. Apuntó de costado, quitándole 
del tiro el cigarro de la boca; y sin dejar respirar al gitano, que es- 
taba hecho una estatua, el tirador le dijo: 

— Mío amico; usté ser on buen blanco: sirve per mi trabaco. 

Y sacando dos libras esterlinas, se las puso en la mano al more- 
uo^ manifestando: 

— Vai, ona libra |)cr la i)etacca e otra del sigarette. 

Un momento quedó perplejo el flamenco; pero al darse cuenta 
del regalo, replicó al signor Tomaso: 

— Musiú: su mersé tie que díñame otra libra pa... jabón. 



Cakga dk contramando 

Tuvieron la mala suerte personóse allí el juzgado 

de ver morir en el campo, disponiendo diligente 

sin más testigos (juc Dios, dil cadáver el traslado 

a su abuelo, unos gitanos. al pueblo. Echaron el cuerpo 

Como era muv natural, sobre una bestia, amarrado 



LOS GITANOS 135 

convenientemente; así diciéndole: 

los de la curia marcharon, — Anda con Dió^ 

precedidos del difunto, arca e secreto sagráo; 

un arriero y dos muchachos. qiLe toitome paese 

Un hijo del muerto, entonces 7ína carga e contrabando. 
se despidió de él llorando, D. 



Casimiro 

— Tocayo... ¿\''asté tamié a los noviyo? — pregunta el gitano Chi- 
quete^ que vendía la guasa al por mayor, a un medio cegato con an- 
tiparras ahumadas, que va como él, por el puente de Triana, cami- 
no de la plaza. 

— Sí, señor, allá vamos... Pero ¿por qué me llama tocayo?... ¿Es 
que usted sabe cómo yo me nombro? 

— Home..., no^ señó... Pero himo de sé tocayo de tóos móo... 
poique como yo me yamo Casimiro, y osté... casi no ve... 



ASAURA RANCIA 



Un niño de rid-pítd {i): 
— ¿Me quieres contá, serrana, 
lo que trae esta mano izquierda? 
— No. Déjalo pa mañana. 
— ¿Por qué? Ven acá, infundiosa... 
— Poique yo no tengo gana 
de cliiifla. 

— ¿Has tomáo er Pagliano? 
— Te está a ti jasiendo farta. 



pues un brembillo d'achavo 
rae está paesiendo tu cara. 
— Y qué más quisieras tú... 
— ¿Yo?...¡ Asquito!... ¡Asaura 

CojJt'') la ropa te veas. . . [rancia. . , 
/caído/. . . Y er gordo te ca iga . . . 
en los cuernos d'iin Minra... 
/ Y nn rayo parvo te faga/ 

D. 



Cambio de camisón 

El gitano Raspa, que había estrenado un traje, incluso la cami- 
sa, quiso celebrarlo, y traicionado por los cliatos^ pescó una tajd de 
tales dimensiones, que no podía lamerse. 

Acompañando al emboliydo iba otro catorro, probe como nn ce- 
rrojo y desnudo como una llave, tan vivo como una ardilla; y apro- 
vechándose de la turbación del cnrda^ le propuso el trueque de la 



(i) Gente a'egre, mociios de bariio. 



1)6 



». M. i'AHAS'ó 



camisa, por estar la suya hecha un pingo. Accedió complaciente 
éste, y hecho el cambio se separaron. 

Al cabo de media hora, la mujer del borracho fué a la casa del 
otro, diciendo: 

— Comare: no vengo a que me güerva er camisón de mi home; 
manque ha sío un ttialajá er cambio... Lo que quió c que vie igd po 
aiidc se mete er q'ha yeváo der suyo. 



PlDlKN'DO 

— Déme osté arguna cosita 
pa aplácales la carpanta 

a estos probes churutnbeles. 

— Pero... ;porqué no trabajas? 
di, cara de chocolate... 

— Señó.., no tenga mal arma 
y díñenle una limosna. 

— Tú marido, ;dóndc anda? 
— Se le enfrió ar probesito 
la boca, hay ya tre semanas. 



LIMOSNA 

— Dios te socorra, (irabiela. 
;no es así como te llamas? 

— ¿\'asté a jasé er padrón? 
¡Ay, cuánta música gasta!.. 
P remita er Diré der sí e/o 
que lina calentura mala 
te abra er sen tío... jambrera. 

Y que acude quíea que z'ayas 
te íj^an que no..^ mir cliavó... 

Y adío... boca é su maya. 

D. 



El Misterio uk la I^^ncaknación 

Pla)¡tón^ un gitano cordobés, de muy mala fondínga^ fuese a 
examinar de doctrina, y el páter le pregunta: 
— ¿Sabes el Misterio de la Encarnación? 

— Mizté, pare, por un arbú no zé naíta de ezo. 

— ¡Pero, hombre, si lo sabe todo el mundo..! 

— ¡Puz antonze... vaya un mízterío/ — contestó riendo el gitano. 



El cochkko y la caví 



Un día, en feria de Abril 
una cayí forastera, 
regularmente agraciada, 
pide limosna, a la puerta 
del andén de la estación. 

l^n cochero, que por señas 
es bastante escrofuloso, 
quiere meterse con ella. 



— ¿Te (juic's tii cas;i conmigo — 
la dice con mucha Hema — , 
como los carabineros? 
Y la morena eon testa: 

— ¡Jarre aya! que ties er garlo 
que paese un mueye e vera. 

— ¿Y por qué, resalaota? 

— A vé — dice la flamenca — , 



LOS GITANOS 157 

poique ties en ér más hurtos Le cayó viaje al cochero 

q'un tren. y se concluyó la fiesta, 

— Pos toas las postemas no sin añadir después 



te las reg-alo yo a ti. 

Lanzándole la morena 
miradas de hasilisco, 
le replica: — ¡Tío bosera, 
si y.) jad doló é cravo^ 
vesitas que le jisiera! .. 

— ¡Vamos, ruhia, ¿jases trato 
conmigo? 

Y replica ella: 

— Sí, hijo mío; trato jecho: 
tú eres moro y yo Prim sea. 

— Pa este moro serás tú 
una babucha. 

A esta nueva 
ofensa, la cayí óazq. 
con toda la sangre negra: 

— La que te cuidie, escurrió, 
que sea mía mala puerca. 

— Tú, por ejemplo ¿verdá? 

— Que de triconios te veas 
rode do., a r go Jifa siisia. 



la rencorosa morena: 

— Mala culebra te coma 
y te piques de cangrena. 

Otro gracioso reemplaza 
al cochero. A las primeras 
de cambio, nuestra gitana 
este refresco le suelta: 

— QiLz mala bruja te faga 
mar de ojo — . 

Y él contesta 
con una sarta de dichos 
y trescientas mil lindezas 
de tan poquísima gracia 
y de tan vil procedencia, 
que un agente que los oye 
le reprende, y le aconseja 
deje en paz a la infeliz 
gitana; pero cualquiera 
la hacía callar de pronto, 
quemada con tanta brega. 

— Te saquen er garlochin 



-Chiquiya; tú no estás buena; con espinsa — dice ella. 



pero como se conoce 

que con los ceviles sueñas. 

— Craro — la gitana exclama: 
y quia Dio que allí a la güerta 
preseguio te veas., mi arma, 
d'un toro como una fiera, 
juío y ya to re do. 

— Y que te coja a ti, prenda. 

— Te den una puñald 
que er corasón te se vea 
jasiéndote par-pald., 
.como las comises., perma. 



— Que te estrosen — dice él. 

— P remita Dio no le muevas; 
y te den más puñalds 
que con la juerza é la gresca 
los cuadro en tu sala tiemblen. 

Y con esta friolera 
de tiroteo de palabras, 
se despide la flamenca, 
a lo largo repitiendo: 

— Malos chutis te arregüervan; 
y que er drupo te tajelen 
cliu;:queles... y mar fin tengas. 



D. 



liS 



I . M. PABANÓ 



Tirar imr i aula 

Kn feri.i dc M.iirena, por causa del trato de un burro, un inglés 
dio un fuerte empujón al cuapÁc Leria, y el jrjtano, de muy malas 
pulgas, largó un bofetón, de los de órda^n^ al rubio hijo de Albion; 
y sin dar a éste tiempo a que pusiera en práctica sus habilidades en 
el hoxeo, salió el moreno de pira^ como alma que lleva el diablo. 

Jura y perjura el inglés matarle y envía una ct>nminaioria de 
desafío a Leria, que se echa a temblar y se niega al duelo, espanta- 
do al pensar en sus resultados; pues el inglés maneja el florete 
como un consumado maestro, y con la pistola, a buena distancia, di- 
buja letras en el blanco. 

Se trata en consejo por todos los gitanos el caso y deciden que 
Leria se bata, sin más apelación: convencen pues a éste, y admite 
por fin, a condición de que el duelo sea a pií>tola, que el primero 
en tirar sea el adversario y que le ha de dar con la bala por el sitio 
que el Leria designe. 

\'an al terreno y hechos los preparativos, los gitanos con el 
alma en un hilo esperan ansiosos el resultado: miden los pasos, y 
se aprestan ambos, pistola en mano, diciendo el calorró al inglés: 

— Oye, musiú... ;me juras por tu salusita y la e tu mare (jue 
m'has de dá en la parte ijue yo te iga? 

— Si, guro — repuso el inglés. 

Y el Leria, poniéndose de costado le interpela de nuevo: 

— A vé si me metes la bala po cr mesmo ojo de atrás. 

— Vuélvete, guitano — manifestó el rubio. 

— Ca, home, ca... eso no; poique la ^rasta consiste en fjnr ///' has 
de tira par tabla. 

Lampar ON Ks 



Por la feria de Sevilla 
iba un día una gitana 
mugrienta, sucia, andrajosa, 
con un churumbel cargada. 

Se acerca y dice con mimo 
a un señorón (jue pasaba: 
— Cabayero, a su mersé 
vi a esirle con grasia 



toa l;i l)uenav(ntura; 
poicjue la yeva en la cara. 

— Déjame — dice el señor — , 
que de verte me dan ansias. 

— vSeñó, por la salusita 
e sus clior relés del arma 
y la de mi tisnaiyo^ 
(juc va a mci á e carpaiiíT; 



éjeme que se la iga 
y s'alegrará, caramba. 

— Aparta, buena mujer, 
porque tu contacto mancha 

Y la infeliz calor rí 
se aleja desconsolada 



LOS GITANOS I 39 

diciendo: Preiiiita er sielo 
que no ieiiga eit toa su casta 
ni en sil preso na rea 
más lamparones e mancha 
que los que le puá jasé 
la probe tica gitana. 

D. 



DiR ANDANDO AL INTIERRO 

Presencian en la Plaza Nueva de Granada el calorró Pirulo y su 
compadre el Raspáo^ el paso de un lucido y numerosísimo duelo, 
acompañando el cadáver de un personaje de categoría. Poco detrás 
conducían en modesto ataúd otro difunto, sin más acompañamiento 
ni más cortejo fúnebre que los cuatro enterradores. 

Se dirige el Pirulo a su compañero diciéndole: 

— Compáe: pa unos tanto y otros ná... ¡Pocos amigo se conose 
que tié er gachó!.. ¡Misté qué solo va er probe! 

Y a escape, con di j us to ^ le contesta el Raspáo: 

— No amernture asina^ cantará; que quisáe tengasié que di an- 
dando^ po no tené quien lo yeve. 



En LA Plaza Nueva 

Varios chavales de humor 
juegan en la Plaza Nueva 



correteando acá y allá 
sin descansaren su brega. 
En una de las corridas 
sin miramiento tropiezan 
con un aguador gitano, 
y le rompen con la gresca 
el cántaro. Huyen riendo, 

No GO.MITÓ NAIDE 

En una causa sobre lesiones mutuas, prestaba ante el juez decla- 
rnción, como testigo, el gitano Tumbaollas; que era un tío viva la 
]'¡gen^ siego der sentía y más bruto que hecho de encargo. 



y el vejete se consuela 
del destrozo, dirigiéndole 
al que le hizo la faena 
de los tiestos del botijo, 
este terrible anatema: 

— Miá, niño, premita er sielo 
te endique como las ruéas 
d'un vapó... El agua ar cueyo 
y sin para de dá güertas. 

D. 



M^ F. M. PABAN- 

— Recuerda usted — le dice el funcionario ctmio tuvo lu;^ar el 
hecho... ¿l)r (juicn partió la aq^rcsión?... ;í.)uién (iic t-l primero en 
provocar? 

— Srñón JHc — repuso Tumbaollas, todo confuso — ^ yo si hv de 
/•v/ /,; 7rr(iii... Juro a usía qitc no vi ayi que goviHara naidr. 



Los RICOS 

Mas hoydo que Carracuca 
está el ca/ó C/iarabascas^ 
pues con sus chalanerías, 
tratos y otras zarandajas, 
apenas para vivir 
malamente el hombre saca. 

En disputa cierto día 
con otro jritano estaba, 
el cual había g^ranjeado 
una fortuna no escasa. 

El primero dice al otro: 
— lo que yo igo no marra, 
que é lo q'isen too lo sabio 
der mundo, y esto noé guasa: 
la riquesa la dá Dio 
siempre a los burros, sin tasa. 



¿SON imUTOS? 

— Po nie£ro lo que tú ¡se — 
picado el más rico exclama. 
— ¿í^^ué me niega tú. Calore — , 
le replica Charabascas — . 
Por juersa que en la moyera 
pepita é calabasa 
llevará en vé é seso. 
\'amo a vé, camaráa, 
¿(jué le iría tú a lo sabio 
que como y ó deso jablan? 
— :(?'''' ^' ^^ (]HC yo le iría) — 
dice el Calores con gracia — , 
po que si (liipén juá eso y 
tendría tú sin tarda usa 
jná i ñero que tié er lianco 
d' Iiii^a la terra /ea ra ni ha ! 

T. 



Una bofetada 

A la una de la madrugada encontró en calle Pasión, el ^j^itano 
Garifo, que conducía una mona de peleón (juc ni las de Tetuán, al 
Sari'aó, el sereno del barrio, (¡ue tenía muy malas pulgas. Con esa 
pesadez propia de los junteras^ se empeñó el zincalé^n que a la fuer- 
za el sereno había de decirle cjué hora era. 

— Sigue tu camino y no me molestes — contestó el guarda noc- 
turno. 

— Ven acá, sereno veraniego -le decía el gitano, agarrándole 
por la americana — , pa eso te paga er monisipio, pa serví a lo trasun- 
te. iJime fjué hora é. 

— Suéltame, que si, se vie ajnnia er pescan^ te la vas a ganar. 

— Me lo ha de isí, tabardiyo — , insistía el curda. 



LOS GITANOS 



141 



— Pues... pa que te enteres — respondió el sereno dándole una 
bofetada de las de cuello vuelto — . ¡Es la una!... 

— ¡Ayf — gritó el Garijo, llevándose la mano al carrillo... — A la 
pd te vi a da las grasia a ii y a iin Debel; poique si y ego a veiii mía 
horita ante, me divielto. 



El Grana 



En la taberna discuten 
la tarde de Carnaval 
unos cuantos zincalés 
las proezas del Grana. 

— ¡Qué valiente!— dicen unos, 
—¡qué terne!— otros— , ¡qué juncal! 
No se le pone elante 

ni Ondebó, que es muncho habla. 

— ¡Chachipén!— asienten todos. 
— Po yo puéo relata — 

dijo otro de los del corro — , 
sin fartá a la verdá, 
que con esto sojo mío 
que la tierra s'ha e jama, 



una vé lo vi juí 
com'una liebre asusta... 
— ¡Eso es mentira! 

— Es un bulo 
que tú nos vié a sortá — , 
gritan todos indignados 
queriéndoselo tragar. 

— ¿Cuándo has dicáo tú eso? 

— Vanio. (Se vai a cayá) 
(que cuándo) Jase dos día 
er medio la caye Riá,, 
iba con otros, y el lióme 
se sintió la car ora atrá... 



El jorobadito 

El gitano Cagarropa, un trianero que no conocía la vergüenza 
ni de vista, preguntó a un jorobadito, que vino a ver la Semana Santa: 

— Compare.., ¿qué camino tomó osté pa vení a Seviya? 

— Pues, vine desde mi pueblo todo derecho — contestó el giboso. 

— /Cámara i ta../ — repuso el zincalé, con toa la guasa que tenía 
encima—. ¡Po ha cambiao osté muncho ence que yegó acá... I 



Matar cómicos 

Hace años se exhibía en un portal de la calle Sierpes de Sevilla 
una colección de pulgas amaestradas, que lucían sus mil habilidades 
en un minúsculo teatrito, montado ad hoc, para que lo apreciara 
bien el público. 

Un matrimonio gitano discutía a la puerta del scllón sobre si 



142 V M. I'AHANÓ 

habían de entrar o no. MI hombre íjuería convencer a su costilla para 

ver la exhibición de los anini.ditos, tjiie todos ponderaban: ella se 

resistía a entrar. 

— Pero, mujé, ;poi qué no habenio é velo? — decía él, 

— Mitty Tóbalo (Cristóbal); te dicho que no y que no: poique no 

quia que s" escape la compañía y /enj^a e pasante la noche matando 

cómicos. 



L.\s TlNIEHL.\S 

El Monijongfo, gitano cordobés, le dijo el Miércoles santo a su 
compare cr Chapeta, que era tonto ciicr ante c nas(\ si quería acom- 
pañarle a las tinieblas. 

— Y... ¿que son tiniebraz? — preguntó el otro. 

— \'en y lo veraz — contestó el Monijongo. 

Fueron a la iglesia, en efecto, y durante el canto religioso, el 
compare invitado, a poco se durmió. Cuando se hubieron apagado 
las luces todas y empezó la trapatiesta y el estruendo de carracas y 
matracas, el Chapeta despertó toito asustáo^ y al encontrarse en la 
oscuridad, se arrimó a un pilar, sacó las tijeras de la faja, y gritan- 
do, dijo: 

— A la primera tinichra que s' acerque ^ la jago porro. 



I'na va ka i)K c arm-: 

Amaneció un mal día para el gitano /•>7//í,''<7."í". Llamó a su hembra 
y la dijo: 

— Anda, mujé. Angela María; ve a empeña la ropiya e lo día e 
fiesta: y merca er puchero, pos yo no puó alevantame de molió (jue 
tengo too mi cuelpo: \w*t /aria cr canfín un pelo pa espicha. 

La mujer hízolo como se lo dijo; pero entre una cosa y otra, 
cuando llegó a la carnicería, sólo quedaban trozos de piltrafa, a cual 
más largos. Compró lo que necesitaba y regresó a su casa a poner 
el puchero al enfermo. 

— Pero, mujé, ¿qué casne trae aquí?— <lijo l'atigas al verla compra. 

— ¡\o había otra cosa, hijo mío! 
— ;Y cuánto has peío tú? 

— ¡Una cuarta! 

— Pos hija^ si (• uní vara cumpria la que Cha dao ese malage. 



LOS GITANOS I 43 

Maldición 

La llegada del coche donde íbamos produjo gran asombro en 
el barrio gitano; los cJuiriunbeles^ tostados por el sol, greñas al aire, 
trepando por la desordenada cabeza, y los dientes, blancos como el 
teclado de un piano, se subieron en el estribo; detrás venían las gi- 
tanas, extendida la mano, incitándonos a la buenaventura; en el ri- 
bazo del río Manzanares, tumbados cara al sol, el sombrero, muy 
inclinado sobre la cara y las manos cruzadas bajo la cabeza como al- 
mohada, los hombres, mirando con cierta indiferencia nuestra llega- 
da; el caballo a duras penas y muy contra su voluntad tiraba del co- 
che, bien pronto fué puesto en feria por la tribu. Uno de los gita- 
nos se ofreció al cochero para un cambio; quedaría como nuevo, 
y en su vida había llevado un simón un jaco como él iba a arreglar- 
le, braceando más que un músico mayor, con un paso mejor que el 
de la cofradía. Pero ni por ésas; mi cochero, que era gallego, y por 
lo tanto, casi más gitano, hizo oídos de mercader, diciendo que es- 
taba muy a gusto con el penco, y que para él era tanto como una 
persona de su familia. El gitano insistió en que «¡vaya por Dios! 
que era una lástima; aquel aniraalito necesitaba un poco de acade- 
mia.» Pero inútil, todo inútil. 

— Bájale — dijo la comadre — . Preiuita Dio se le esboque en iLiia 
caye jwi estrecha y con mm tapia al fina (i). 



HUXUKLOS MALOS 



En feria de Sevilla, acompañaba 
un jovencillo a dos buenas mujeres. 

Las gitanas que venden masa frita 
le molestan, a fin de que las merque 
una libra o dos libras de buñuelos, 
y le siguen, diciéndole: 

— Moso güeno, convía a esas rositas 
e Jericó — , pero él se desentiende 
exclamando: — Están malos, no los quiero- 
para ver si consigue que le dejen: 



(i) De Luis Gabaldón txi Blanco y Negro, 



I \.\ F. M. PABANÓ 

Las morenas y al ver (]uc no hace caso 
y las desprecia, hacen lo (juc siempre, 
despedirle con burla, de este modo: 

— .IZ/Vt, /)on Tíríya: tú lo que parse y 
no sabe cómo es i q' estás parmáo; 
y po eso no los quiere. 

I) 

La positiva 

Kn las afueras de una capital acampaba una tribu de gitanos, ocu- 
pándose los hombres en hablar de sus negocios, del ganado, de las 
chalanerías y de las estafas propias de ellos. Kn grupo aparte las 
mujeres preparaban la comida y confeccionaban canastas de mim- 
bre. Una de ellas, sucia y churretosa, como la mayoría de las gita- 
nas, llevaba más de una hora metiendo y sacando la ni.ino en el pe- 
cho, causando tal número de víctimas entre sus dedos, que daba a 
entender claramente la buena cosecha que había. Otra Jlamenca^ 
(}ue enfrente de ella estaba observándola, la dice con sorna: 

— ¡Pcro^ Micaela'.... si parse que ties en er pecho un \ pjsifivn (i) 
que se mete y siempre se saca. 



El «Makra» 



Una tremenda cornada 
en la plaza de Sevilla 
recibió el diestro Marra 
una tarde de corrida. 

V\ médico ha dado orden, 
pero orden rigurosísima, 
en tanto cjue se le cura, 
de que (¡uede prohibida 
a los que pasar deseen, 
la entrada en la enfermería. 

Al tío Pacorro el gitano 
encargan esta consigna; 
y desoyendo sus ruegos 
a los curiosos replica: 



— No ze pué pazá, amiguitoz, 
jazta q'er méico lo iga. 

Herrera, el apoderado 
del diestro, pide y suplica 
(jue |)or lo menos le den 
de atjuél alguna noticia; 
y accediendo a sus deseos 
tío Pacorro comunica 
al medico, en el momento, 
loque Herrera solicita. | testa — 

— Diga usted— el doctor con- 
que se le aprecia una herida 

del triángulo de Scar|)n, 
en su vértice, lesiva 



(i) Kn Andalucía llarnun ai«( a una rifa :1c obietoj l«ratus. 




L»e lütogiíilia) 

La constitución física de los gitanos y su color especialmente 
manifiestan sü procedencia de un clima abrasador 



LOS GITANOS I45 

de tejidos blandos, músculo Dice er uieico q' aprecia 

sartorio; y según indica, ar muchacho, y a zegitiita 

en los vasos femorales Vadao tin vazo de zarionez 

rotura, que está a la vista. pa vé zi ezo ze le quita: 

Tío Pacorro, a su manera que po lo eniáz er Maera 

entiende esta algarabía, lo qtie tié y zarta a la vizta 

y dice al apoderado ez q'eze ladrón de toro 

que esperando está con prisa: V aleva.ntáo una aztiya. 

T. 



Cosario e los mueltos 

A las puertas de la muerte se encontraba el tío Galápago, un 
castizo gitano der jucsnio Caí^ y con tal motivo le visitaban las co- 
madres, según costumbre entre ellas. Cada una al acercarse al mo- 
ribundo, le hacía un encargo. 

— Miá, José — le decía una — . A mi marío que en la groria le já- 
yaras, rises que no le orvío: que me tié seca ende que murió, y ten- 
go eseo di a runime con é. 

Otra repetía: 

— Compare e mi arma: dile a mi Petriya que ma ejáo cravá a la 
paré, y ence que me farta no alevanto caeza. 

Se aproximaba una tercera: 

— Señó Osé: a mi Maoliyo igalosté que la mala gachí que quiso, 
está nel estaribé, por mo d'un civí que la endicaba con malo sojos. 

Ya el Galápago, cargado de tantas peticiones, se incorporó un 
tanto en la cama, y llamando a su mujer, la dice: 

— Oye, María Mersés... {¡¡¿han tontáo quisáe po el cosario e los 
niuellos) 



El crédito del burro 

Llega Tóbalo el Chinitas a casa de Perico er Picúo^ a pedirle el 
h\ixxo pa di a recoger unas cargas de ramaje. 

— Lo siento mucho, compare — contestó el gitano — , el bu- 
rro lo llevó esta mañana mi chico a feria e Córdoba con las otra 
bestias. 

En esto, el picaro jumento, que estaba en la cuadra, soltó con 
brío un fuerte rebuzno. 

10 



I^(, K. M PABANÓ 

— TÍO Perico, no creí yo vale tan poco pasté, (lue me niegue cr 
burro; poique aemás cl'haberme ya jamao la partía, lo estoy oyendo 
adrento — le dijo Tóbalo con enojo. 

— Prs mia íít: qiiitn tiene que enojase con(i\^o soy yo — replicó el 
tío Vcúco— poique me quitas er crcito y se lo das al anima. 



Haciendo pucheros 

Kn unión de unos amigos —Po...esosprobetico homes — 

Diego el Atetare visita Diego el Alei^re replica, 

junto al puente de Triana señalando a los obreros, 

una gran alfarería. —¡Gáyate ya, guasa viva! — 

Llegan al departamento dice otro de los gitanos 

donde pucheros fabrican; que van en su compañía — . 

y Diego apesadumbrado ¿Pena esas gentes? 

dice:— \'ámono en siguía, — Sí, home, 

que vo no puéo está más — Tú irás poiqué, arma mía. 

ande las pena afrijan. —Po i<^o que tienen penas 

— Pero ;(iuién tié aquí ¡lenas? poique toita sn via 

pregunta Pepe el Po/iya, se l'an de yevá jasiendo 

el muchacho más jovial pucheros: esa c la fija. 

que pasea por Sevilla. 1 . 

No PRENl'NCIA 

H^l Barriles, gitano chalán, que además de muy vivo y zaragate- 
ro, vendía er gusto y lasa por (piintales, estal)a muy afanado en de- 
mostrar a unos compadres, que un rucho, <jue trataba de venderles, 
era una alhaja; y les decía con las hiperl)ólicas frases usadas para 
estos casos: 

— Ya ven ozté, /i zerá prenda mi rucio, que jazta zabe lee tK- 
corrió, mejón quer maeztro der pucbro... Y zi nó me traéi oztés un 
papé cuarí}uiera y ze ve la prueba. 

Uno de los compradores sacó un libro, y el gitano se lo puso 
delante al burro, (jue le olió y se quedó mirando luego muy fijo. 

— Pero no lee — dijo el cjue dio el libro. 

—¡Cayoztc — contestó el Barriles—. (No ha de lee).. Lo que e... 
que nn prenuncia ... zi nó (ande íhamo a para..} 



LOS GITANOS 1 47 

La Portañuela 

En cierta ocasión, la Portañuela, una gitana harapienta y ^^Ac»//- 
riblc^ pedía a un individuo sumamente flaco: 

— Un cachiyo e pan pa mis churumbeles, que e jambre están ya 
con las bascas e la agonía. 

Y como el flaco la respondió con malos modos, le dijo acjuélla: 

— ¡Anda d'alií^ uiarditof.. ¡on Tiritaña!., que no ties casne pa 
quebranta una vigilia... ¡Avinagráo!... ¡arpar gata roñosa!., que le 
paese tu cara ar porta é Bclcn. 



Riñen dos hermanas 

Por causa leve riñen dos gitanas... 
y eso que eran hermanas. 

Cansada la mayor, en un momento 
largó a la otra este juramento: 

— Si eso es verdá^ que tú ar tené un niño 
criaíto^ y en ér puesto er cariño., 
en er pecho te sarga un saratán. 

Y la más chica, añade con afán: 

— Premita Dió^ si no c verdá lo que ígo., 
que me quéc y) barda; la verdá pura... 
y no tenga ^ ar nascte una criatura., 
quien le corte el ombrigo. 



POCA-ROPA 

En el rincón de una solana en el Campo de la Verdad, se espul- 
gaba Poca-ropa^ el gitano más viejo y más desastrado de Córdoba; 
matando 2i uñate todo el contenido de su harapienta indumentaria, 
abundantemente provista; cuando pasó a su vera su compadre Zu- 
rrapas^ y se paró a contemplarle. 

Como de la ropa, al mismo tiempo que las migajas de pan con 
patas ^ saltaba un sin número de pulgas, y el Poca-ropa se ocupaba 
sólo en dar a éstas caza, le llamó la atención el otro, preguntándole: 

— Pero, cámara..., tú eres como Camisita que se mordía er pur- 
jiejo e puro tonto... ¿poiqué no cógelos chtLgáos^ que tanto say, y 
sólo casa las purga' 



148 p. M. PABANÓ 

— Eso está mu him platican^ pero... que mu rcqiictcbicu . Pero, 
tú no sabe^ compart to y ni media parahla de esto... Lo que yo quieo 
¿coge la tropa c cabayeria., poique ¡a infantería... ésa... si gura 
está. 

Banderillas de fuego 

El catorro Cardera^ que rendía fervoroso culto a la tauromaquia 
y era además un padrazo, un verdadero ///ít;/ Carsone^ presenciaba 
una corrida de toros, con un hijo suyo de poca edad, que por vez 
primera iba a la plaza. 

Transcurría la lidia del primer toro, cjue resultó l)ravo, de mu- 
cho poder y arremetiendo con empuje a los caballos. Sin embargo, 
al tocar a banderillas, el Cardera empezó a g^ritar, y diric^iéndose al 
¡)residente, decía a grandes voces: 

— Se ñon presiente... ¡banderiya e fuego!.. ¡Fuego..., fuego a 
ese toro! 

Los espectadores que tenía más próximos, le increparon: 

— Pero, hombre de Dios... ¿por qué pide usted (jue fogueen a ese 
animal, cuando ha cumplido con exceso en v\ i^riincr tercio? 

Y el gitano replicó con la mayor frescura: 

— Pero... /si lo pío pa que lo vea mi chava! 



\)V. LA .MAl KÍCL'LA 

líl Piorro es un gitano Tras de un laborioso aborto 

tan negro como una endrina, se le murió su costilla; 

con dos pellejos de breva y el gitano preguntó 

que usa a modo de patillas, al doctor al otro día: 

buen mozo, neto, cabal, — ígaine osté, señón méico, 

aficionát) a la bebía. '!j*^'* sabr, mi probetica 

Ks en fin lo más barbián mujé, de ca muelto? 

que hay en la Carretería, Sí; 

(un barrio muy populoso ven acá (jue te lo diga: 

de lo mejor de Sevilla). de fiebre puirpcral. 

Tii-ne el Piorro un defecto: — ¿Y eso, 
(|ue el hombre es un arma n/ía, (]ué es? 

brutísimo, y de mollera — Piorro, mira; 

tan dura como una es(juina. eso cjuiere decir, (juc 



LOS GITANOS I49 

abortó con mil fatigas, acerca del mal postrero 

y en la matriz declarósele que tuvo la gitanilla: [ro^ 

una enfermedad maligna, — Pus... tuvo tm bortéo priine- 

de la cual ha fallecido... y ahiego fíié tina -malirna 

De aquí, que, con muchas ín- enfermeá porptilá., 

de profesor, el Piorro [sulas y imirió de la matricula. 

cuando le preguntan, diga T. 



Menuo, pan y vino 

Las cinco daban en la Giralda, cuando se trompezaron manos a 
boca Paco Maugtiela y Pepe er Ptilí^ junto a los caños de Carmena, 
danibos con una carpanta atrasa de dos días, claro o^^ por f arta e 
guita. 

Se pusieron al habla, contándose la situación lamentable de sus 
estómagos, y para remediarla hicieron un arqueo de fondos, resul- 
tando que entre los dos personajes reunían sólo doce cuartos. 

— Comparito, estamos ar ^^/i?— exclamó de pronto er Pulí, se- 
ñalando un rótulo con letras gordas sobre la puerta de una taberna — . 
Poemos amorsá mejón que er mesmo rey... y otavía nos queará 
argo pa empués. Vamos aya. 

El letrero decía: 

Memto^ pan y bino a riá la rasión 

El mozo colocó sobre una mesilla la rasión de menúo y los mo- 
renos arremetieron con el guiso. 

— Pero..., compare ¿qué e jesto? — exclamó Mangúela sacando 
con la navaja un pedazo grande de trapo. 

— Comparito — dijo el otro — po... paese un cacho e carseta. 

— Miosté lo que himo jayáo en la comía — dijeron al mozo — un 
peaso e carseta. 

— ¿Qué querían ostés encontrar por un rial... una capa o un 
terno? 



TÍO Jindama 

A fuerza de manzanilla a matar una corrida 

y tras de muchas instancias de novillos, en Chiclana. 
un empresario de toros Obligado seriamente 

compromete al úo Jindama el mataor., no halla traza 



I50 



1. M. I'AHAM) 



de rehusar el compromiso, 
y va el hombre hacia la plaza 
como si fuera a la horca, 
llena de angustia su alma; 
(jue son seis horribles fieras 
las que en el circo le agfuardan. 

Al entrar, lleg^a un amigo 
y entusiasmado le abraza, 
diciendo: — Como te portes 
te vi a echa drento una caja 
el reló, la leontina 
y el portamonéa con prata. 

Jindama que está hecho un ven- 
— ¡Ay amigo é mi arma — \do\ 
dice — , mejó é que me pagues 
el intierro y la mortaja. 



Otro se le acerca al punto 
y con interés exclama: 

— Cuando acabes vi a gástame 
dié macho en una jarana. 

¿Ande te voy a busca? 

— Miá — le contesta Jindama — , 
ahora mermo no lo sé. 

Pero mira, Pepe Narga, 
en el hespitá me buscas; 
y po si ayí no me jaya 
me has de busca en la cárse... 
que aya me yevan sin farta. 

Pero con seguriá 
ande estaré sin tardansa 
a é se en er simenterio, 
de cuelpo presente ¡vaya! 

T. 



Que le jagan uno 

A Pepe el /?rti'/>rt'^', corredor de bestias, se presentó un joven, con 
la pretensión de que le proporcionase un burro para silla, que 
reuniese ciertas cualidades. 

— Mirusté — decía el chalán, mostrándole uno — , en too er campo 
e Córdoba se encuentra un anima mejó. 

— Sí — contestaba el comprador pero yo quiero uno de más talla. 
— Vea osté otro que es un grano d'oro, y má grande q'un trasar- 
lántico... No le farta más que jablá. 

— Tampoco rae gusta: tiene el pecho muy angosto. 

— Pos aquí tié osté éste, home; que pué serví pa too mono pa 
cosa é letra. 

— Tampoco es de mi agrado. 

— Oigasíí'y compare — dijo el gitano ya cansado — , si rs/r />urro 
}U) (' hueno, 7'ayas/í' a qnr sn pare y su marc le ¡aj^aii uno a su jii'/fs/o. 



Contestar... oka tko nomis 

Fuese a confesar el tío ¡naniyo el lí/araíáo, gitano de un pue- 
blo cercano a Córdoba, y el sacerdote le preguntó si sabía la doc- 
trina. 



LOS GITANOS I5I 

— -La dortrina, señón Cura? Sí, seño, la sé de cabo a rabo. 

— ¡Bueno! ¿Cuántos son los mandamientos de la ley de Dios? 
— Meno eso, tire su mersé p'onde quiera. 

— ¿Cuántos son los Sacramentos? 

— No los he contáo, páe Cura; pero too lo emás lo sé. 
— ¿Y las virtudes teologales? 

— Miusté; las tengo atravesás en er gasnate y no las puéo pro- 
nunsiá; pero toíco lo emás... 

Así le fué haciendo preguntas el cura, siempre con igual resul- 
tado, hasta que le dijo: 

— ¿Pues qué es entonces lo que sabes? 

La dortrina toíta — contestó Juaniyo con desenfado — . Sé que hay 
tres diose^ Gaspá^ MercJió y Bartasá^ y una sola presona^ la Santis- 
mz Treílla. Sé taimé toa la letanía. Vaya osté isieudo y le iré con- 
testando Ora por nobi . 



Aprob.ío pa guardia ceví 

Murióse, tras larga enfermedad, Enrique el Divino.^ el gitano 
más feo de too Triana. A su mujer, para no desmentir las preocupa- 
ciones de la raza, la daba miedo, y pidió a una vecina que lo amor- 
tajara. No había de qué echar mano en la casa, sino una levita de 
guardia civil, que por arte de birli-birloque tenían en el arca desde 
tiempo inmemorial; 3^ con ella vistieron el cadáver. 

Como la vecina tardara en la fúnebre operación, la viuda dice a 
su hijo que vaya a enterarse de lo que ocurre. El chaval sale de pira.^ 
volviendo junto a la madre corriendo lleno de alegría, y la dice: 

— Mare, no se ha muelto mi pare... 

— ¿Qué ises, chiquiyo? 

— Que ha pidió pa entra en la guardia ceví^ y se lo han aprobcco. 



Cosas raras 

Discutía con un inglés el gitano Berrinche^ morenote atezáo y 
7:nso e garbo ^ sobre qué país era el de las cosas más raras j extrañas. 

Y decía el inglés: 

— Inglateja estarr el pagís más jaro del mondo: haberr on enano 
(}ui caberr en ona bota. 

— ¡Pus vaya una cosa! —le respondió el Berrinche — . Mire, ho- 



I>2 



F. M. PABAKÓ 



me..., vayasté a Seviya y prej^unte po er hijo der señó Juan cr Troin 
pique, y verastc un ho.ne tan enano, tan enano, (jue pa escupí tie 
que empinarse; ¡gUcá que pa co^é un arfilé der suelo. 



P O N K R P A N A E R Í A 



111 borracho más borracho 
de toda la Andalucía 
era el PatarrOy un gitano 
que jamás se corregía. 

Tampoco le iba a la zaga 
su hijo Tonteo cr Piia^ 
pues les daba quince y raya 
en eso de la hebía 
a todos los más curdelas^ 
y aun al autor de sus días. 

l'no en (jue se ven los dos, 
después de cien mil fiítigas 
en posesión de un chn/c {i) 
que les enturbia la vista, 
pues hace ya más de un siglo 
que una peseta no cndicaii^ 
se consultan sobre el modo 
de emplear en se (^ ni lía 
la moneda; y el Patarro 



le dice a su hijo: 

—Mira, 
Toño, no hay (|ue daye güertas, 
sarte presto de estampía, 
poique estamo esmayaíto 
y mú fartos e comía, 
mércate un riá e pan tielno 
y lo emás... en bebía; 
vino añejo e lo güeno. 
¿Qué te paíse?... 

— ¡Apenita! — 
salta el Toño de repente 
con indignación — . ¿Xaíta 
vamos a jasé de eso?... 
¡Ma... po la \'inge Santisma, 
paresito e mi arma!... 
¿l^n riá e pan? ¡Esa es gríya! 
¡Po ni qne j ¡'tamos quisa 
a pone panaería! 

T. 



El pkrro rabioso 

Tenía un miedo cerval a los perros el Rebeco^ un gitano socarrón 
y mal intencionado. V\ tío Crisiobiya^ zapatero de viejo, estaba en 
posesión de un can de hocico chato, que tomó, sin saber la causa, 
una ojeriza atroz tA Jlanienco: cada vez (jue éste pasaba, el chucho la- 
draba furiosamente y se le avanzaba como si fuera a comérselo. Hl 
gitano atravesaba la calle con un canguelo de búlen^ y defendiéndose 
del perro como podía, le decía siempre: 



(i) Un duro. 



LOS GITANOS 



15? 



— Miá, que te vi a levanta un farzo teztimonio. 

Al siguiente día volvía a pasar, y el perro vuelta a ladrarle; re- 
pitiendo el gitano: 

— ¡Que te vi a levanta un farzo!... 

Por fin una mañana, al ir el can al encuentro, ladrándole, el ca- 
¿orró, con voz descompuesta y la cara desencajada, empezó a gritar: 

— ¡Zocorro!... ¡ezte perro eztá rabiozo!... 

Sucedió lo que era de esperar. Acudió la gente, y arremetiendo 
con palos y piedras, dieron entre todos fin del animalito. 

Entonces el gitano, cuadrándose delante de él, y satisfecho de su 
obra, dijo al perro, con voz alterada: 

— /No te ije que te iba a levanta un farzol. . . Poa toma fa q'apren- 
daz... ¡mala sangre!... 



En el hespitá 



Mal año se presentaba 
para el Chango y su familia: 
vcÓlS jambre que er mesmo Dio 
por su covacha corría; 
y a su parienta la dice 
al ver situación tan crítica: 

— Rosío, rúrtimo es mera 
e jalusa: oye, mi vía; 
los berraquiyo y tú 
a búscasela en siguía 
a la limosna, o isiendo 
la güenaventura; mira 
poéis cantando y bailando 
encontrase la comía. 

— Y tú, Oché ¿qué va a jasé? 

— Manque no tengo naíta, 
yo me vi al hespitá; 
ayí tájelo unos día, 
mentra que pasa er chubasco 
del iviegno: conque asina, 
jasta la güerta. 

Se fué 
al hospital con gran prisa 



el buen gitano, creyendo 

en su candida malicia 

era fácil engañar 

al médico. La partida 

el de guardia se jamó 

al mirarle, y determina 

le pongan a rigurosa 

dieta; hasta el siguiente día 

que, al pulsarle, al practicante 

dice: «con lo mismo siga.» 

El Chango desesperado 
del hambre, ya no sabía 
dónde tenía el estómago; 
y al médico, con sonrisa 
forzada, le preguntó: 

— Señó dortó; esta fatiga 
que siento ¿es derbiliá? 

— No haga caso — le replica; 
y sin mirar al enfermo 
la prescripción repetía: 
«a este el mismo tratamiento, 
y con hoy ya van tres días.» 

Desesperado el hambriento 



154 



p. M. PABANÓ 



con VOZ desinayatia g^rita: 
— On José, vasté a jasé 
lo que no ha jecho er cl'arriba; 
convertí a una presona 
en un .li^argo... ¡porsu via..! 



— {Qné es lo que tú quieres? va- 
— Pos le pío de roí y as \ mos. . . 

que me dustc el arta pronto^ 

señó. . . ¡pn su salusiía! 

D. 



El Vaticano 

En cierta reunión, un sacerdote, que había estado mucho tiempo 
en Roma, contaba las maravillas que encierra el \'at¡cano. 

Ciirriyo er der Fiteye^ gitano jaranero y embustero acérrimo, si 
bien con mucha gracia natural, se me/xló, según su inveterada cos- 
tumbre, en la conversación, diciendo: 

— ¡Cámara... y qué coza má grande aquéy^i!-- Bazte ezí (]ue la 
catreá e Zeviya cabe drento duna capiya de aquer templo. 

— ¿Pero usted ha estado allí? — le interrogó el presbítero. 

— ¡Po ya lo creo..., home! Y en eza capiya e oío miza— contestó 
sin pestañear nuestro zínca/c — . Y mizté zi zerá grande er arta, que 
lo inonaguiyo pa yegá pronto, ar cambia er mizal, tienen que ilí 
en bicicreta. 



Apon DER A ar hu kko 



VA gitano Ropa su ella 
lleva al mercado un borrico 
cjue es una calamidad: 
viejo, ciego, medio tísico, 
con trescientas mataduras, 
arestines, sarpullido, 
sobrecañas, relajado 
del pecho, cojo... ¡un hechizo! 

Cuatro, cinco, hasta seis veces 
sobre el barro del camino 
tira el jumento al jinete 



sin decirle... ¡que te tiro!.. 

Se le acaba la paciencia 
al ealorró^ y ya sin tino 
indignadísimo exclama: 

— ¡Mar tiro te deii^ so piynl 
Te cosan a púnalas 
ence er rabo hasta er /os ico... 
V que ensinia c la perra 
que estás j asiendo cor mi go 
tenga yo que apo?ideráte 
en er niercáo... ¡proigio! 

r. 



La seña Moral 

Cli'trrofumo es un gitano que anda por los alrededores de la 
Alhambra pintando la cigüeña y ofreciendo su retrato a los turistas 
a cambio de pa meses; y con esto vive. 



LOS GITANOS I55 

Un día se puso a orinar, sin advertir que a dos pasos se hallaban 
unas misses pintando al natural. Estas llamaron aun guardia muni- 
cipal y le denunciaron tamaña falta contra las ordenanzas. El agen- 
te llevó a Chorrojumo al depósito y presentó el parte correspon- 
diente; siendo condenado el infractor con un día de arresto j^<7ry«/- 
tar a la moral. 

Y cuando le preguntaban por la causa de su detención, el gita- 
no contestaba: 

— ¡ [fjia mala chana qite me jasoi../ Poique isen que le fartáo a 
la seña Moral... y... ¡qiie me finche ji^ si er mi vía he di cao a esa 
señora! 



En el Arre sto 



Rarísima era la noche 
que Pancaliente el gitano 
no durmiera en el Arresto., 
conducido por borracho. 

Una de ellas despertóse 
con mucha sed, y no hallando 
ni una sola gota de agua 
en el barril destinado 
al servicio de los presos, 
empezó a llamar gritando: 

— Agua, queme jayoardiendo, 
que estoy ya casi ajogáo! 

Acudió inmediatamente 
el carcelero alarmado, 
y al enterarse del ruido 
le dice malhumorado: 

— Bébete la del bautismo, 
grandísimo bribonazo. 

El calorró se acobarda 
temiendo ser castigado; 
pero entre dientes maldice, 
oyéndose por lo bajo 
frases , como púnalas , 



tit inare, er bucln^ quemáo... 

Al alcaide se le antojan 
amenazas del gitano 
dirigidas hacia él; 
se proporciona un vergajo 
y amenaza furibundo 
al que estaba murmurando. 

— Quiero que en alta voz ha- 
y rae digas eso claro, [bles, 

o te rompo seis costillas 
de otros tantos estacazos. 

— ¡Pero, señó, juro asté 
(obedergo su mandato) 
po la groria é mi ifuntos, 
que yo m' estaba quejando, [ta 

— ¿Por qué te quejas? — pregun- 
muy quemado el funcionario. 

— Po señó; pa mis adrento., 
viendo lo que está pasando ., 
m.e esta q' er negosio 
se está poniendo tar -malo 
que no se vá poé vení 
a esta casa... ni ajuar rao. 

T. 



156 



F. M. PABANÓ 



CÁSATE CON EK GlKKRA 

Claveyina tenia gran cariño... ¡vaya si le tenía cariño! al gitano 
Jabeque, malagueño del Perchel, fanfarrón, buen mo;to y con to- 
das las trazas de un torero. 

Se casaron... y aun duraba la luna de miel, cuando salieron un 
día para feria de Ronda: él cabalgando sobre un rucio y ella en una 
mansísima pollina. 

Caminito adelante iban, cuando de una ganadería que aliado de 
la carretera pastaba, se destacó un toro, atraído por los chillones 
colores de la falda de Claveyina, y se dirigió hacia ella con inten- 
ciones, al parecer, nada pacíficas. Al verlo, el Jabeque, más ligero 
que el viento, se apeó del burro, subiéndose en un olivo, con más 
jinda que siete viejas juntas. 

La gitana, ante el peligro, gritó a su hombre, para que la de- 
fendiera de la probable acometida: 

— Mané... ¡anda home!., ¡anda, moso güeno!.. ¿De qué te sirven 
esas jechuras de torero?.. 

Y Manuel, desde el árbol le replicaba: 

— /Oy(\ chiquiya...^ pa estos casos^ habétc casáo con cr Guerra..! 



Un matón 



VA Rubio (to/iá es famoso 
en toda la Andalucía 
baja, por su corpulencia, 
por lo mucho que comía; 
por sus hercúleas fuerzas 
y monumental barriga; 
y porque se peleaba, 
sin ambages ni pamplinas 
con cualquier matón de punta 
que con él (juisiera riña. 

Supo una vez que un gitano 
muy valiente, el lichaiya., 
siempre que hallaba ocasión, 
a voz en grito decía 
(jue él peleaba con los hombres 



y que a nadie le temía. 

Fuese a buscarlo y le dijo: 

— ¿Es verdá, camaraíta, 
que tú pelea con los homes? 

— l^s la chipén, e la fija 
que yo me ¡)eléo — al punto 
nuestro gitano replica. 

— Po querrá date conmigo 
dos u tre puñalaiyas. 

— Con osté, nanaí 

— ¿Poi qué?- 

Y contesta el l^chaíya: 

— Po¡(|ue yo no me peleo 
má (jue con home, mi vía; 
y osté, Rubio, no é un home. 



LOS GITANOS 



157 



— ¿Que yo no soy home? ¡atisa! íl es osté un elefante 
— No seíió^ no ¿o es oslé: ence los pié a la Jila (i) 

u yo tengo mala vista T. 

Gente é pruma 

Diálogo a la puerta de la Caja de Reclutas de Sevilla, entre un 
matrimonio gitano, el día que se iba a efectuar un sorteo para Cuba. 

El caloyró. (Dando un fuerte suspiro.) ¡Probetico..., si le toca 
pa l'Habana! (Aludiendo a su hijo que entraba en suerte.) 

La madre. (Sollozando.) ¡Ya vé, home, nuestro probe Juan!.. Si 
ar meno supiá argo é pruma, pudiá pásalo mejó. Quisáe juácabo ... 
aluego sajento. Tar vé yegára a tiniente... ¿quién sabe? 

El padre. ¿A móo quer Gobiesno no quié raá que a la gente é 
pruma? 

La madre. Na má, home, na má. 

El padre. (Con enfado.) Pos mía, Urora, que busque un gurrión. 



¿Qué 

A uno de los gitanillos 
que reciben enseñanza 
en los colegios que el Padre 
Manjón sostiene en Granada, 
castigan por ignorante 
en materia geográfica. 

El padre le preguntó 
cuando regresó a su casa: 

— Di, niño, ¿tan castigáo? 

— Verasté, casi por náa: 
primero m'apreguntaron 
qué era mar... y q'era rada... 
qué era río... y otras cosa... 
y aluego... poique no daba 
con lo que es ola., y no supe 
la pregunta contéstala 
me castigan... 

— Yo t'ajorco— , 



ES OLA? 

el padre indignado exclama. 
— Poique na má que tú, niño, 
q'ere un penco tontarria, 
no sabe qué quié isí ola. 
¡Mar fin tu cuelpo y tu arma 
tenga..! Pero, ven acá, 
y dime tú: si en la prasa 
se encuentra unos amigo 
que sean de confiansa 
¿qué é lo primero que isen? 
«¡hola., lióla., camaraa, 
m'alegro é vete güeno!» 
¿no é asín?.. Ere un mandria, 
y po borrico, chiquiyo, 
te vi a pone un arbarda. 



(i) La cara. 



I jvS I M. I'ABANÓ 

El ancla 

Varios jjitanos de los que se dedican en Triana a forjar herraje, 
afanaron cierta noche un ancla a orillas del Ciuadahjuivir, y la en- 
terraron en el patio de la fragua. 

Se supo el escamoteo, personóse en la casa el juzg^ado, y se pasó 
iiwnntiiioiti a desenterrar el instrumento. 

Maravillado el juez al ver sus dimensiones, lo que hacía suponer 
la connivencia, por lo menos, de media docena de personas para 
trasladarla, dijo al gitano, que asistía sin desplegarlos labios al acto 
de la exhumación: 

— ¿Cómo diablos lia venido aquí este mueble pesando tantas 
arrobas? 

— ;A\\ señó!.. — contestó el gitano, dando a sus palabras el tono 
más apropiado de veracidad, y señalando a las aletas del ancla— . 
/Verá lisia de qitc móo ¡mis sensiyo! Iba yo paseando po la oriyiía 
dcr río y... /sás/.. sin sen/ i lo ¡ne s'cnrcaro los pie en los garabato ^ 
y... nic lo truje a easa...» 



La fmí icleta 

Acertó a pasar a escape un ciclista por el lado de Pedrantonio, 
que esquilaba un mulo bastante inquieto y cjuisquilloso. Como es 
natural, dadas las condiciones de la bestia, ésta se espantó, dispa- 
rando unas coces que dieron de relilón al esíjuilador, el cual hurtó 
a tiempo el cuerpo; y a no haber sido por las trabas y el acial con 
que sujetaba al mulo, habría éste tomado el oliz'o. 

Incomodado el gitano por la tentativa de huida del animal, dán- 
dole con las tijeras en los costillares, exclamó: 

— /Pcro...^ muliyo..., mar tiro /t den en la sai'tra negra!... ¡Po 
no sespanta e i>é un señorito montáo en una tala raña!... 



Sacar Anima 



Hn la parro(juia de San \'icente en Sevilla, había jubileo, y en 
el atrio una mesa petitoria con su bandeja, para que los fieles depo 
sitaran las limosnas, (jue recogían dos señoras, muy ¡guapas por 
cierto. 



LOS GITANOS I 59 

Llegó allí el Cucaña^ gitano borrachón de tomo y lomo, con un 
jeó a bebía que trastornaba; y preguntó a las señoras: 

— Iga, osté, señorita: ¿se pué sabe paqué es ese inero? 

— Para sacar las benditas animas del Purgatorio — le contesto 
una de ellas. 

— Y... digasté, ¿pa saca las e mi familia, habrá bastante con esto? 
— dijo, mostrando un duro a las señoras. 

— Si hace usted esa obra de caridad, todas las almas de sus pa- 
rientes salen de penas, yendo derechas a la gloria. 

— Pos... aya va — exclamó dejando caer el duro en la bandeja y 
entrando en el templo. 

Al poco rato vuelve a salir el borracho y pregunta: 

— ¿Tardan muncho en salí esas ánima? 

— No, señor — le contestan — . Apenas dio usted la limosna todas 
las almas de su familia van camino del cielo; pues la misericordia de 
Dios es infinita. 

Cogió el gitano de repente el duro de la bandeja, y guardándo- 
selo, dice: 

— Pos yo bastante he Jecho con sácalas. Agora güeñas lilas serán 
si oriierven a métese. 



La manda ar tinte 

Murió Gnalupe la Mojosa.^ una calorrí ]o\&n y casquivana, que 
había corrido la vida demasiado alegre y dio mucho que hablar en 
Triana, entre los de su raza; pues sabido es que esta gente conserva 
sus tradiciones de honradez, a su modo. 

La amortajaron vestida toda de blanco, con su corona virginal y 
la palma de la inocencia. 

Al pasar el entierro por el puente, la reconoció un zincalé., y con- 
templando el atavío indumentario de la muerta, echando al vuelo las 
campanas de los malos pensamientos, exclamó dirigiéndose a un 
compadre suyo: 

—¡Camaraíta!...^ cuando San Pedro la endique., de signro la 
ni -linda ar tinte. 



Un chulo flaco 

En la plaza de la Alfalfa, en Sevilla. 

LTn chulo, medio desgualdrapáo y delgado como una paja, (|uie- 



1 6o 



I . M. PAHAS'Ó 



re oír disparatar a una j^jitana, y acercándose a ella le dice por lo 
bajo una cosa desagradable. 

I^ cañí se le encara rápiílainente, y le replica en scguiíla: 
— jMar tiro te piye.*, es^uasnío too!... Anda, tna!ajoso\ que es- 
tás como si juás pasáo er gómito... y te pues baña en er cañón 
d'una escopeta. 



El DRsguiTR 

Rezaba un sacerdote a la cabecera del tío Piyay<\ gitano celebre 
por sus latrocinios y granujerías, que se encontraba a punto de to- 
mar boleta para el otro mundo. El padre le presentó un Cristo y le 
dijo: 

— Hermano; encomiéndese a Dios nuestro Señor, y arrepiéntase 
de sus malos comportamientos y de los infinitos pecados (jue come- 
tió en esta vida. 

Cogió el gitano el crucifijo, y entre jipíos^ suspiros y estertores, 
con voz cavernosa repetía: 

—Josíi mío: tu i y vesc te ofendí . . . , niunclias dianas te jisc...; ¡pcro^ 
chavó!... ^ bien (c vas a esquita agora con la que jase cormigo... 



La iu)TO\.\ri<A 



lín la plaza de Madrid 
a un torerillo gitano, 
que hoy tiene mucho cartel 
y cuyo nombre me callo; 
por una mala faena 
le tiran un tomatazo 
que le ensucian la chorrera 
toda, desde arriba abajo. 

Cuando a su casa llegó 
y le vieron tan manchado; 

Cahrsota 

A la puerta de un café en Cádiz, la Micadiya, gitana (jue implo 
ra la caridad pública, se acerca a un caballero muy cabezón. 



con interés, la familia 
al puntóle preguntaron: 
— ¿Qué traez tú en la camiza? 
Y él dice con desenfado 
y des[)recio: 

— :(?«<' qué ez esto: 
Poca coza: po... un regalo... 
líz una botonan ra 
qnn amigo m'ha jecháo. 

T. 



LOS GITANOS l6l 

— Señó — le dice con voz lastimera — , una perriya pa ayúa e mer- 
ca un panesiyo... que tengo la barriga escarrilá. 

El caballero, con tono agrio, la contesta un Dios la socorra\ y la 
cayí^ fijándose en él, exclama con donaire: 

— Anda ch'i Dió^ cabesota... cara darnioiLéa: que te tié que partí 
la raya con banderín... ¡Viejo te veas sin un inetáf... ¡Jarre aya, 
mal arma... que er día que te peles sa mesté do barbero., y no se va 
a oí iLno a otro. 



Se cuerva osté gitano 

Para vender de clavos una espuerta 
el Paloseco fuese al Baratillo. 
El amo de la tienda, un hombre grueso 
y a la vez que guasón, solemne picaro, 
le ofrece por los clavos 
un real. 

— Con su premiso — 
replica Paloseco — , señón Pepe — , 
¿cree osté que son robaos? 

— Yo no digo 
nada; ni si los clavos 
son robados o no; pero ahora mismo 
no los quiero aunque me los regales. 
— Po quéese osté con Dio, y... q'aiga alivio — 
dice el caló — . ¡Qué lastima, no juera 
yo amolaó! 

— ¿Y por qué ese capricho? — 
le pregunta con chufla el señor Pepe 
el gordo. 

— Po... pa na: que ahora inerniiio 
lo trincaba yo as té por el pesciteso., 
como una lata queaba dergaíto. 

Riendo le pregunta: 
— Vamos a ver, contéstame, sin ruido, 
¿en dónde has afanáo el hierro ése? 
Contesta el zincalé — : Si é mar venío 
pr emita Dio. .. y se güerva osté gitano. . . 
en poé e siviles. . . y con griyos. 

D. 



\(>2 



F. M. TABAXÓ 



No gUK) ER CI' ARTO 



Hn cierta ocasión tomó 
la gritan illa Pinreles 
un cuarto en arrendamiento; 
y en donde, según parece, 
había fallecido un tísico; 
y, como siempre sucede, 
no se enteró la gitana 
hasta el momento de hacerse 
la mudanza. Fuese en busca 
del casero a recogerle 
la señal del trato, y dice: 
— Vengo a vé si me degüerve 
mis conquibus, po no quiero 
dirme ayí a viví, on Lerme, 
ande un tésico sha muelto; 
maníjue su mersé me diese 
una tenaja yenita 



il'onsa e oro, ;mc entiende? 

— Mujer — le dice el casero — , 
¿(juéde particular tiene 
eso? Ya comprenderás 
que dentro las casas mueren 
los vecinos. 

— Sí, señó; 
pero es fási mos se pegue 
la enfermcá, y no (juiéo 
er cuarto. 

— Si te parece 
te mandaré un albañil 
que le pique y le blanquee. 
— ICsa no cuela, señó. 
— {Aunque le pi(|uen, Pinreles? 
— Que no señó; no qui ó er cuarto 
manque lo handeriyécn. 

T. 



Rkjkchkte 

Al jefe de la prisión de Granada, hombre bastante grueso y ba- 
jito de cnrrpo queriendo darle coba la A fricnna^ gitana neta y casti- 
za del Albaicín, (jue tenía allí a su jenibrn^ le decía: 

— .Vnd'osté... mi rey, mi capitán: da gloria é vé a su mersé... 
(jue paese su cuelpo mcrmamente er pilón duna romana. 

— Y... ¿a (jué viene esa comparación, mujer? — preguntóla el fun- 
cionario, a (¡uien le hizo gracia la cosa. 

— A 7'é señó... pn lo bien prantÁo^ lo rejechete y lo recoríao que é 
su mersé. 



S'ALEt.RA l'NO... 

l*or las afueras de (iranada, una tardecita de otoño, caminal)a a 
pie el tío Pirracas, gitano más viejo que Matusalén, apoyándose 
trabajosamente en un cayado. 

\ín dirección a él cabalgal)an en arrogantes potros con arreos a la 



LOS GITANOS I 63 

jerezana, las dos mejores mozas que entonces tenía Andalucía, vis- 
tiendo magníficos trajes, su chaqueta corta y sombrero de queso^ 
hechas unas realísimas hembras, con ioíta la gracia de Dios en sus 
gallardísimas personas, las dos hijas de la condesa de Montijo, una 
de ellas la que después fué emperatriz de los franceses. 

Quedóse parado al verlas venir el Pirracas, como marnetisáo de 
admirar tanta juventud y tanta hermosura; y alzando la cabeza al 
confrontar con ellas, exclamó en tono suspirante: 

— A inóo que s' alegra uno e habé nasi o... 



Pranta é pescaiya 

A altas horas de la noche Amostazado se vuelve, 

a su casa se retira viendo que le perseguía 

un zincalé^ trastornado y no cesa de maullar; 

por causa de la bebía. y le dice: 

En el camino se encuentra — Vamo, quita., 

a. un minino., que le mira mar gachó., que fiqnivocas; 

y se acerca, y con maullidos (tengo pranta é pescaiya? 

le importuna y le fastidia. T. 



Hacer la barba 

Murió el Chicha, un viejo gitano, embustero e incorregible la- 
drón; después de tres meses de enfermedad; y como en ese tiempo 
le había crecido mucho la barba, quedó en un estado repugnante. 
Su hijo resolvió ir en busca del barbero para que afeitara al di- 
funto. 

En la barbería hizo tantos extremos de dolor y dio tales muestras 
de abatimiento por la muerte del autor de sus días, elogiándole a la 
v^ez, ensalzando sus buenas cualidades y diciendo que había sido el 
orgullo y la honra de toda la familia, que el rapabarbas se ablandó 
y se disponía a prestar al difunto Chicha el último servicio bar- 
beril. 

Antes quiso el gitano saber el precio del trabajo, y el maestro 
le pidió dos pesetas, aun rebajándole mucho de la tarifa acostum- 
brada. 

— /Do pezeia! — exclamó admirado el Chicha hijo. — ¡Pero^ criz- 



164 F. M. PARANO 

it a no; zi er mir ¡^ac/w c mt parr rii toa zu via pun 7'alc im riá! 
(Cómo vi a diita/c oclw^ diinpuc é mnelto}.. ¡Maioz mcngucz ze yeven 
zu cadabrf con barba y ion! 



El Morrongo 

Tan malamente lletraron a verse el Mnrrnngo y su mujer, imíta- 
nos del Sacro Monte de (iranada, que no teniendo para pagar el al- 
quiler de la cueva que habitaban, se aposentaron bajo un arco del 
Puente verde; único asilo que encontró Xtí flamnira. 

Riñeron un día por cosas del matrimonio, hasta el punto de que 
la Morronga^ empujando a su marido, le dijo: 

— Anda, vete e mi casa... ve a búscate la vía... 

Se arzó de pelo el gitano, y volvióse airado hacia su costilla, re- 
plicando con su natural gracia: 

— /'^<^y'^^ Ooña Ri pompa! .. ¡tú está ji lando!.. Pero... ande ties 
la yave? 

Afano dk un adkrkzo 

Sorprendieron a un gitano Pa sé ladrón, por supuesto, 

en el crítico momento sa mesté que yo me yeve 

de afanar en una tienda lo d'usté... ¡i)os está güeno!... 

un artístico aderezo. Pa ná quió esta polquería; 

— ¡Ah ladronazo!... ¡Caíste! tomel'asté... Señón I-"eo... 
— gritó en seguida el joyero. y cnidiaito otra vé 

— ¡Arto aya! — replica impávi- con mnvé asinla singneso^ 
y muy ceñudo el moren'). \ do que vasté a di a prcsiyo 

— Otoavía no ha yegáo er caso... por calurnianu\ si quiero. 

T. 



Kl Águila 

Histórico. — Un gitano neto y castizo es José el Águila, tío car- 
nal de Rafael y Joselito el (iallo. Hs hombre José el más ocurrente 
y gracioso de toila la dinastía gallística: así lo reconocen todos los 
sevillanos que le tratan, 

1-1 invierno de i<>i i, los toreros, puestos de acuerdo con el ga- 
nadero señor Miura, fjuisieron dar una broma a el Águila. Al efec- 



LOS GITANOS 1 65 

to le invitaron a una Juerga al siguiente día, en el cortijo de 
Cuarto. 

Acudió puntual a la cita el gitano en la Alameda de Hércules, 
encontrando montados en dos soberbios potros a sus sobrinos, que 
tenían preparado para el tío un burro viejo, flaco y lleno de mata- 
duras. Montó silenciosamente el Aginia en el rucio: a la salida de 
Sevilla picaron espuelas los Gallos, desapareciendo rápidamente, y 
dejando a su tío en medio del camino, solo con el borrico y sin po- 
derle hacer andar, por no tener vara ni pincho para sacarle de su 
paso. 

El gitano, sin arredrarse gran cosa por tales contratiempos, sacó 
una moneda de diez céntimos, y clavándosela en las mataduras al 
animal consiguió ponerle en movimiento; llegando al cortijo des- 
pués de tres horas. 

Al verle llegar, el jolgorio y la broma de los convidados no tu- 
vieron límite, y dirigiéndose a él Rafael, le dice: 

— Pero^José^ (qtié has Jecho ^ home; qué t'ha pasáo pa iardd tanto) 
T' es tamo asperaiido tres hora... 

Contestando el gitano: — Pero Rafaé^ si ostés habéi vento en 
tren expré y yo en un coniaó de perra gorda... (i) 



Picar asitunas 

En la plaza de Córdoba presenciaba el Parratáo^ gitano aficio- 
nado al arte, una corrida de novillos, en laque actuaba como mata- 
dor el malogrado Tarabique. 

Entró éste a la suerte suprema de su primer toro, hecho un ties- 
to, a causa de una considerable dosis de miedo; queriendo su negra 
fortuna que al soltarle la estocada pinchara en hueso. La segunda 
vez, embarullado y con muy escasa serenidad, tuvo igual acierto; y 
lo mismo le ocurrió con la tercera y la cuarta estocada. 

El Parratáo, que ya había perdido los estribos y a duras penas 
se estaba conteniendo, al verle pinchar la quinta vez con idéntico 
resultado, too emberrenchináo se levantó de su asiento, gritando al 
desventurado Tarabique con toda la gracia natural, que tenía mu- 
cha, y la que se le había pegado, que no era poca: 

— ¡Pero, líame.../ (te pie)isa tú que estás comiendo asituna? 

(i) En Sevilla hay contadores de gas, que dejan luz echando una moneda de diez ct«- 
timos. 



i66 



F. M. PABANÓ 



Mk YAMO DrnilNGO 



Es el ra/i) Pitorriya 
de conducta sospechosa, 
y por eso le vigfila 
de cerca el agente Coca, 
un policía muy serio 
y al que las moscas estorban. 

Se apercibe pronto de ello 
el g^itano, y con gran sorna, 
por tanta persecución 
molestado muy de sobra, 
se encara y le dice al poli: 

— ¡Hola, amigo Lunes, hola! 
m'alegro e verte güeno. 



¿nor tomanio unas copa? 

— ¿Yo Lunes?... Tú meconfun- 
qui/á con otra persona — ; [des 
replica algo desabrido 
el vigilante — ¿o es broma? 

— (^)uiá, home, no m'inquivoco; 
tú ere er mesmo... sí... ¡toma! 
\'crá poi(jué; tú ere Lunes 
y está bien erara la cosa. 

Como me yamo Domingo 
y detrá e mí a toas hora 
viene... vamo a ve, home, 
¿no yevo razón e sobra? 

T. 



El queso duro 

El tío Sai'vao^ padre de numerosa prole gitana, recibió de un 
almacenista, su vecino, un queso de bola atrasadillo. Loco de con- 
tento llegó a su casa, pensando en el banquete que iba a dar a su 
gente; pero al partir el queso, viendo (jue todos los cuchillos de la 
casa no podían con él, ya ct)n la sangre achicharra^ dijo a su mujer: 

— Merseíya..., tráete er martiyo y er sinsé. 

Pero... como también se resistía el queso a estas lierramientas, 
desesperado le dejó, mandando a la familia a acostar, llena de des- 
consuelo. 

A las dos de la madrugada se desencadenó una tormenta de 
truenos y relámpagos, seguida de un copioso aguacero. Al ruido se 
alborotó too el cotarro y Sarvaó, dirigiéndose a su compañera, la 
dice: 

— Miá, Merseíya... ¿ande pusiste er queso? 

— ¿Pa qué lo quieres? — replicó ella. 

— Maje; pa y ciedlo ar patiniyo^ a ve si lo paste un rayo. 



Chaqueta lakc.a 

Se hallaban conversando tres fogoneros a bordo de un vapor in- 
glés que estal),'i anclado en el puerto de Sevilla, esperando carga 



LOS GITANOS I 67 

de mineral; y se acercó la gitana SiLspiritos^ vendedora de ropa 
usada. 

Desde el muelle, le decía a uno de ellos, mostrándole una ame- 
ricana vieja: 

— Mia tú, sarmonete; cómpramela que te va a está clava. Paese 
que lan jecho pa ti, y mermamente te va a paser con eya ar Ma- 
chaquito. 

Como no dejaba de gritar y gesticular, y no los dejaba en- 
tender, a fin de que se fuera y no los molestara, la gritó uno de 
ellos: 

— ¡Larga!... ¡larga!... 

Y replica la zincayí^ con toa la gracia: 

— /Pero... várgauíe er Debe I /Y lo qite chanelan estos ex- 
tranjís!... (Cómo sabe ya que te está larga., si no te I' has probáo, 
¡nil aje) 



Comerás caliente 



Llena de compasión la Patrocinio 
mujer del catorro Juan el Sonaja^ 
vio en la calle Rioja a un pobre diablo 
que a todos les inspira mucha lástima. 

Es un triste cesante 
con el hambre atrasa áe. tres semanas: 
la miseria y el frío enseñorean 
en su figura escuálida: 
el hongo apabnyáo^ los codos rotos 
de una sucia y raída americana; 
los pantalones con cien agujeros 
por los que el aire sin tropiezo pasa; 
el tacón desprendido de las botas 
y enseñándolas plantas... 

La Patro, que no puede socorrerle, 
desea consolarle con palabras: 

— Yo ta sigitro^ probe boya í to., 
de que dren to iiiú poco., sin tardansa^ 
vas a conié caliente., 
po ya festá ¡asiendo güeña /arta . 



l68 F. M. PABASÓ 

ENCE gUE ERA PISTOLA 

Una pareja de la Benemérita, se da de frente, mañosa boca, con 
dos oritanos, en una carretera: uno montado en una yegua vieja y 
el otro que lleva una escopeta al hombro. 

— A ver— dice uno de los guardias, encarándose con el ChirinOy 
que era el de la cabalgadura — , preséntame la guía de este animal. 

— No pué sé, señón guardia — contesta el moreno — , poique la 
yegua puo acreitá que está en mi poé ^x\c^ cjue era potranca. 

— ¿V esa escopeta? —interrogó el otro civil al (iiu'/-r¡\ (jue la lle- 
vaba — . ;Dónde está la licencia? 

Aturdido y confuso, porque el arma no era de buena proceden- 
cia, replicó el calor ró^ por si colaba: 

— Misté ^ zcñó...^ tío tengo decumcnto^ poique la consenso dcnde 
que era pistolica... 

La tranca 

Después de larga y dolorosa enfermedad con muchos achuchu- 
rris, se la ¡iyó en Grazalema (Cádiz), el Pelro^ gitano alto y seco 
como un espárrago, dejando tres hijos varones 

Se consultaron acerca de lo que pudieran hacer con el difunto, 
en vista de la imposibilidad en que se hallaban />r7 diñar los jayares 
(75 pesetas) que había de costarles el funeral. 

— ¿Qué vamo a jasé con pare? — decían mirando el cadáver del 
autor de sus días, y sin atreverse a resolver. 

El chavea (i), que era el de más iniciativa, saltó de repente: 

— Si vos paese a ostés, lo ejamos aijuí. 

— ¿Y pa qué mos va a serví? — preguntó el mayor. 

— (Q^*-^ po- qué?... Pos... pa tranca pa la puelt.i este iviegno. Ya 
sabci lar gana que cr tenia d'nn destino gi'ieuo. 



\'A. HAZ I)K 111KKI5A 

Un gitano moronero — Dos reales, 
fué a comprar un haz de hierba: — ¡Josií, (¡ué perma! 

— ¿Cuánto (juiés por este jaze? ¿Ks <juisá der Paraíso? 



(i) El más pc'jueno. 



LOS GITANOS 1 69 

— No— dijo el Otro con flema — , — Estaba mercando yerba; 

mi trabajo me ha costáo y píe más caro er home 

de Tres Pozos el traerla, que si en la botica juera: 

— ¿Y has tenío la fortuna do riale este manojo, 

de que en uno no cayeras...! Eso es no tené vergüensa. . . 

Aquí llegaba el diálogo, — Andajtian — dicela madre- , 

cuando pasó por la vera que mos vá tené más cuenta 

la madre del comprador, jechále é coiné pan branco 

que le pregunta: — Juaneca, pa mantené a las bestia. 
¿qué jases ahí, mi arma? D. 



Sacar de pila 

El Botana, gitano hambriento, saltó las tapias de un carmen en 
el Albaicín de Granada, cierta noche obscura, con el objeto de 
afanar alguna cosa para aplacar la ¡aluza. Quiso su mala estrella 
que cayera dentro de una alberca llena de agua para hacer el riego. 
Creyendo que se iba a ahogar, asustado empezó a gritar pidiendo 
auxilio; acudió el dueño de la finca y asiendo al moreno por la pe- 
lambrera, tiró de él hasta conseguir sacarle a flote; y entre indigna- 
do y compasivo le pregunta: 

— ¿Qué hacías aquí, bribón?... ¿Quién eres tú? ¿Cómo te lla- 
mas? 

— (Me yaino... como'sie quid — contestó el catorro^ tiritando por 
efecto del chapuzón — ; comdsté quid po neme, home. (Pos no me'stá 
üsté sacando ¿pila) 



Tragarse el rosario 



De baile y cante estaban cierta noche 
\xnos juergíiistas con V2ir\2.sjlaijzencas. 

A un señorito, que es un asaúra^ 
y se hallaba además algo curdela 
por causa del morapio consumido, 
se le traba la lengua; 
y con dificultad puede el don Lipi 
articular apenas; 
quiere meterse con la gitanilla 
que en voz ronca cantaba malagueñas. 



170 F. M. PABANÓ 

Con cl ji^racejo propio dc la ra/a 
Ic dice la morena: 

— Anda y hijo mió, que iiic está pacsicndo 
que t'has tp'agáo cr rosario con sus cuentas. 

D. 



No POK PKIK LIMOSNA 

— Caballero: una limosnita pa este es^rasiáo, cargaíto e familia, 
sin amparo e naide, empicaíto e viruela y muertesito e jambre — de- 
cía a dos señores el calor ró Garabato^ que paesia le habían ctiajáo 
en un guiso e espárragos: 

— Pero, usted... ¿por qué no trabaja? — le preguntó uno de 
aquéllos. 

— Poique... antonse^ señorito^ no podría peir limosna. 



Mklocotonks sin hueso 

Dos gitanos, Melcocha y su compadre Guaracha, habían aposta- 
do a quién comía más melocotones; y después de haberse atracado 
ambos, tragándolos como el que echa cartas en el correo, dijo el 
primero, con angustia. 

— ¡ Vy, compare e mi arma!... ¡Azujétame, que me muero! 

— Pero... ¿(jué é jezo?... ¿qué te paza, cámara? — le pregunta el 
(iuaracha. 

— Que me zá jecháo ur ñúo y me ajogo too. 

— Malegro, home... Po janziozo: po come má que yo. 

— ¡Quia..., home: naíca de ezo... ]í queme tragáo ungüezo y vi 
a ezpichá. 

— ¿Cómo un güezo, compare? ¿Pero cuándo lo malacatone han 
tenío güezo, mi arma? 

— No zea bruto, cámara... Zí que tien giiezoz. V la prueba é 
«j'ahí tiéz er que me z'abiá agaznatáo... 

Y tosiendo con fuerza, disparó i)or la boca un hueso de meloco- 
tón del tamaño de un huevo; <}ue fué a dar iri la frente del Gua- 
racha. 

— Poz haz perdió, compare — replica es/e. — Vo cómo máz que 
tú... pue haz arveríío que loz malacatones tien güezo... y yo no. 



LOS GITANOS 



Una jormiguita 



171 



Administraban los olios con dar parte de la pérdida... 

al gitano Bizcotela^ Por fin... pareció el librito 

ladrón de los más teiJtpláos en donde menos lo piensan... 

que tuvo la Macarena. debajo de la almohada 

Muy contrito confesó; del difunto Bizcotela 

y agravándose de veras, que le afanó con las ansias, 

encomendándole el alma, siendo su hazaña postrera, 
se murió... como cualquiera. Ya tranquilo, al despedirse 

Al marcharse, notó ^ páter con su libro el padre Esquerra, 

con la mayor extrañeza, oyó decir a la viuda, 

la falta de su breviario, entre sollozos y quejas: 
y dando doscientas vueltas — ¡Qíté probesito mi home! 

lo busca por todas partes ¡qué lastimita e prenda! 

en balde, pues no lo encuentra: ¡Jasta conlas boqtteás 

reclama y hasta amenaza una jormiguita era!... 

D. 



Jecho un Gobesnaó 

Se murió el pobre Tomate., el gitano más güen maso de Esfiliana 
(Granada), y su atribulada mujer, no teniendo ropa ninguna para 
amortajarle, se lo manifestó a sus parientes; los cuales, buscando, 
pidiendo o afanando., la trajeron en seguida unos calzones negros > 
un chaleco blanco y una levita, todo en regular uso. 

La viuda, como Dios la dio a entender, se lo puso al difunto; y 
de esta guisa arreglado, fueron ante el cadáver desfilando todos los 
gitanos y gitanas del pueblo. 

La Presenta^ parienta no lejana del muerto, al ver cómo ha- 
bía disfrazado a Tomate, se paró a contemplarle, diciendo a la 
viuda: 

— MiLJé., siquiá te quéa er consuelo de vé a tu inario Jecho un 
gobesnaó. 

Que se va la melesina 

Azuquita el de Bollullos un cierto medicamento 

está gravemente enfermo, que se volatilizaba 

y el doctor le ha recetado en seguida, no teniendo 



172 



K. M. PABANÓ 



con él muchas precauciones. 

Al aplicarle el remedio 
la hija del calorró^ 
exclama con aspavientos 



que no la puó asujetá. 

— ¿Se va? — replica el enfermo- 
— Po miá yama a los seviles, 
y verá que en un momento 
de angustia: — jAy que se escapa! la amarran y no scscapa, 
¡que se va! asín se empeñara er verbo, 

— ¡Pos está güeno!... y mancjue quieran los mengue (i) 
;qu¡én se va? -dice Azuquita. ni cr Maoliyo e der sielo. 

— La melesina, ahora mesmo; D. 



Er cacharro e la cola 

Entre cuatro o cinco borrachos que habían armado una escanda- 
lera más que regular en una taberna, llevaron a la casilla al Cam' 
=o, gitano torero que le jcrvia la a fisión, muy gracioso y niú saldo, 
y con una coleta más larga que un día sin pan. 

El inspector les iba preguntando sus nombres, oficios, naturale- 
za, etc. Y ellos por darse pisto, porque iban con el torero, contes- 
taban: yo soy picanr, yo banderiycro, yo mataor de noviyos... 

Llegó el turno al único que lo era, y le dice el jefe poli- 
cíaco: 

— ;Cómo se llama usted? 

— Fulano de Tal— contesta el Carrizo. 

—¿Cuál es su oficio? 

— Carpintero. 

— ¡Hombre!... ¿Y para qué le sirve esa trenza que lleva? 

— Pué... pa atnarrainc con cya cr cacharro c la cola. 



i 



Pkohk y... gordo 



Por falta de los parnescs^ 
un Matatías casero 
los muebles puso en la calle 
al Pesa i ya el flamenco, 
que le debía tres meses, 
sin que le valieran ruegos. 



ni sújílicas, ni amenazas, 

ni promesas, ni otro empeño. 

Al ver consumada así 
su desgracia, clama al cielo 
el calorrn, levantando 
ojos y brazos a un tiempo; 



(i) Lot diablos. 



LOS GITANOS I73 

y esta grave excomunión premita Uiidivé der sielo; 

le dirige al usurero: \_gordo^ y coj'gáo te eiidique yo 

— Que yegue a está probe y... en la percha er casiiisero. 

D. 

Se te va a jincha 

Era el Verdii-ra un gitano amasáo con viento y malasombra, y 
capá é jasé con su lengua más daño que un mixto en \xn porvorin. 

Se tramó un día de palabra con otro catorro que se las traía, er 
Jalao ^ que no había venío ar mundo sólo pa muda de aires. 

El Verdura le mentó a la madre; y er Jalao, aunque no tenía en 
el momento el cuerpo para broncas, le quiso to?;id er morde a la 
jeta^ sortándolc un par de gofetás como si ju-án sío dos tiros a que- 
ma ropa; que le hicieron tambalearse. 

— Camaraíta — le dice el Verdura, señalándose el carrillo lastima- 
do — t'aseguro, po mi salú, que esto no ha é queá asín. 

— Pué está seguro que no — contestó con guasa netamente gi- 
tana el agresor — . Eso... entro lui ratty o te se va a jincliá bas- 
tante. 

Merumento 

Dos gitanos, Qaribardi y Farándulo., van a feria de Ron- 
da, y por el camino matan el gusano platicando.,, de cualquier 
cosa. 

Farándulo, de repente pregunta al compañero: 

— Ompare... ¿en cuár día nasiste tú? 

—Yo... er ventesinco é Mayo — le contesta — . ¿Y tú, comparito? 

— Home..., yo vine ar mundo un juévede santo... 

— Camaraíta...., po entonse debían yama te Merumento. 



Le parta la lengua 

El calorró Zaragata ponderaciones y tretas 

vendía un burro en la feria. de que se vale el moreno 

Acercóse un castellano para encajarle la... prenda, 
queriendo comprar la bestia; — Mirozté, ez un anima 

y allí de las alabanzas, tan fino com'una zea..., 

^ pimpeo., y la destreza, er tené yo que larga 

\aL jonjana^ los camelos., er burro, me dá una pena.., 



174 F- M- 

poiíjue ezto tic iná tálenlo 
q'ar^una prezonaz zéria, 
y creo que pa jablá... 
zólo le farta la lengua. 
Lo doy poique... jaze farta, 
po le tomáo querencia... 

Cierra el trato el comprador 
y a casa el asno se lleva; 
notando, al siguiente día 
«jue el burro no se alimenta: 
el pienso lo tiene intacto; 
pues lo huele y no lo prueba. 

Despacito le registra 



PABASÓ 

la boca, y con cxtrañeza 

ve que la lengua le falta. 

vSale mí hombre a la carrera, 

busca en seguida al gitano 

y (juiere que le devuelva 

su dinero, por la tacha 

que le ha encontrado a la bestia. 

— líz un defer to ^ /o zé — 
Zaragata le contesta — , 
pero er trato cz ira to ^ ami go y 
y er que no zabe q'aprenda; 
poz ya arverti der jutnento 
que le Jar taba la lengua. 

D. 



Misto .^pagáo 

Al i)uen fuanillo Sainete, escribiente de un juzgado; que es lar- 
go, derecho y delgado como caña de pescar, le gusta en verano 
vestir de blanco, desde los zapatos hasta la corbata. El es tan mo- 
reno como un estornino, y lleva sombrero bombín negro. 

En el puente se encuentra a Palma, la calorrí más hermosa y 
ocurrente de Triana, y con unos andares y unos decires... (jue al 
verla hal)ía i\\xe. pone a la pena e cuerpo presente. 

Al verla Juanillo se quca con/o ewharsamáo^ [)ero reponiéndose de 
pronto, se tira el sombrero gachonamente sobre la sien derecha, y 
puestos los brazos en jarras, con acento meloso y zalamero, al pa- 
sar, la dice: 

— ¡Ole los tipos juncales, y... vaya un cromo divino...! Oigasté, 
mare... ;le serviría esta humirde caña jia er marco? 

Vuélvese la gitana al galanteador, y con toa su gracia^ que la tic 
ar por tiiayó^ le replica: 

— ¡Quítese aya... Iiunr....' Que parse osté un misto apagáo. 



No KS LN DKI KRTO 

Un arriero compraba un borrico al gitano er Jacha con la ga- 
rantía de no tener ningún defecto. 

— Convengo en eyo — respondió el (acha. 



LOS GITANOS I75 

Al Otro día el comprador advirtió que el burro era tuerto y qui- 
so devolvérselo 2X flamenco^ diciéndole: 

— Amigo mío, el burro no ve más que con un ojo, porque sólo 
abre el de un lado. 

— ¡Toma/ — respondió el gitano. — Eso no é un defer to ^ sino una 
esp'rásia. 



Las «guitarras» 

Esaspcráo e janibre y dándose a ¿óos ¿os mengiíes^ salió Maoliyo 
er Zocato una tarde de su covacha de la Cava, en Triana, pa vé si 
topaba argo con qué aplacar la de su familia; una carpanta retrasada. 

Dirigióse hacia el muelle con tan buena fortuna que guipó^ a 
bordo de un falucho, a su compare er Bardomero^ el cual le rega- 
ló un brazáo e guitarras (i) para que diera a los chiquiyos nndi Jar tá. 

Los efectos de aquel pescado flatulento se apreciaron a las dos 
horas de haberlo comido. A poco de estar acostada la familia, el 
hijo mayor se levantó corriendo hacia el excusado. Después la mu- 
jer, que sintió retortijones de vientre: luego llorando, otro mucha- 
cho llamaba a la madre y tuvo que acompañar al primero; de forma 
que aquello era un jubileo de viajes al retrete, sin cesar. 

Hasta que la gitana, cayendo en la cuenta, gritó a su marido: 

— Manué^ (qué clase de pescáo te dio er compare. 

— Mujé... unas guitarras. 

— Pos mira^ alevántate presto; que estamos tóos de jjierga. 



Julepe entre un gitano y un jaque 

«Dijo un jaque de Jerez — Naide me moja la oreja — 

con su faja y traje majo: dijo el jaque, y arrempuja; 

— Yo ar má guapo er juego atajo, el gitano también puja, 

que soy jaque d'ajedrés. — y uno aguija y otro ceja. 

Un gitano, que el jaez En jarana tan pareja 

aflojaba a un jaco cojo, el jaco cojo se encaja, 

sacando, ciego de enojo, y tales coces baraja, 

de esquilarla tijereta, que, al empuje del zancajo, 

dijo al jaque: — Po la jeta hizo entrar sin gran trabajo 

te la encajo, si te cojo. al jitano y jaque en caja.» 



(1) Así nombran en Andalucía cierto pescado. 



176 K. M. PAU^SÓ 

El burro cristiano 

Cuando la última inundación en Sevilla (febrero de 1912) iba un 
padre cura para Triana, de vuelta de ayudar a bien morir a un en- 
fermo. La crecida era imponente, y e.\ páírr tenía que hacer el ca- 
mino con el agua a más de media pierna. 

Kl gitano Chispas iba con su burro hacia el barrio, y encontran- 
do al sacerdote, le invitó a subir. 1^1 pollino con la fuerza del agua 
y el aumento de peso se tambaleaba y dio un tropezón. VA cura en 
vista del peligro, rezaba a media voz, lo que advertido por el fla- 
menco: 

— Pac cura, eje sn nicrsc er rcso agora— \e. á\]o— poique es ie ani- 
ma es mu Cristian), y si santera, se va a finca e roiya y vaiito ims 
al agua. 

Ramilletk de maldiciones 

La maldición gitana (olajai cayí ) que escribe en su \ocabuLirio 
del dialecto Augusto Jiménez, dice de esta manera: 

«Panipen gresité tercie tucué drupo; meca Ostebé sos te dique- 
les on ar baes dor buchil y arjulipé sata ar julistrabas; sos te mere- 
les é bocata; sos 1er galafrés te jayipéen; sos panipenes currucós te 
raustiñen 1er sacáis; sos Cresorné te dichabe yesquí zarapia tam- 
boruna per bute chiró; sos unga quesarelas romandiñáo tucué rumí 
te sugerele 1er nogués; sos manques sacaitos de diquelen luandáo é 
a filimicha, y sos menda (juejesa or sos te buchare é 1er pinrés; y 
1er bengorrós te litjucren on drupo y orchí balogando á or casi- 
nobén.» 

DÉCIMAS CON MOnVO DE LA EPIDEMIA DEL AÑO iSoo. 

Man camelo libanar Teblesqueró sustiñó 

pa enjayc on chipicalé, a bate tabastorré; 

saró ó sos chundeó sar yes griba tran bare, 

on caba foro haré. diñelando á jabelar 



I 



sos camelaba liyar 
jin.i e nonriá charn¡(jué, 



On or brejc e otorgrés, pa diñelar á irsimén 

on paque dor yacunó, man camelo Hhanar. 



LOS GITANOS 



177 



II 



Dajerando on a retreque 
se ennagró saró or surdán 
ta aocaná sen bus bastal 
on or surdan 1er crejetes, 
pre soscabar a sueste 
chanorgáa e Ostebé: 
sata unofa a beribén 
se ardicára mareláo; 
pre oconó e libanáo 
pa eiLJayé on c hi pícale. 

III 

On niquiyar pa á ulicha 
diñelaba duquipén 
an dicar trinchó mulé, 
y sueste an a ferminicha: 



fliniés an á bambanicha 
chalan á tapiyar mol 
pre soscabar nasalós. 
¡Diñelaba alangarí 
sinaba anguja y puní 
saró ó sos cliiiiideó. 

IV 

A sueste á or drobardó 
chala sari orobiando 
pre á ulicha manguelando 
estormén á or Erañó; 
y 1er cangayos perdós, 
mustilando 1er mulés 
bartrabé á or tariqué. 
¡Sos duquipén sinarai 
ne dicar yes arajai 
Gil caba foro haré. 



KL ÜlALIiCTü DK LOS CilTANüS 



Los que se dedican al estudio de idiomas, los amantes de la filo 
logia y todos los que se interesan en investig^aciones etnológicas 
deben contribuir a desterrar del vulgo la creencia de que la lengua 
que hablan los gitanos es la propia manera que tienen de expresar- 
se los rufianes, los delincuentes, las gentes de mal vivir, los indivi- 
duos asociados de la hampa^ la familia perteneciente a las más ba- 
jas capas sociales. 

Así se vino pensando en España y en alguna parte más de Ku- 
ropa, durante un largo espacio de tiempo; suponiendo que el habla 
usada por los gitanos consistía en una jerga convencional diferente 
para cada nación. 

\'\ lenguaje <:<7/VÍ (gitano) no es ciertamente un dialecto canalles- 
co, de origen carcelario ni presidial; ni procede, como cree la mayo- 
ría de las personas, de los lugares de prostitución ni de infamia, de 
los garitos, tabernas ni cachimanes. 

A pesar de que la Academia de la Lengua define la palabra caló 
diciendo que es «jerga (jue hablan los rufianes y gitanos», eso no es 
cierto: hay una gran diferencia entre el caló puro y la jerga gemía- 
ncsca. 

El caló^ zincalc o romanó^ que con los tres nombres se conoce 
esta forma de hablar, es el dialecto usado en España por una raza 
sin hogar, descendiente de los parias indios; y tiene por base otro 
idioma de los más nobles e ilustres. 

Ya en i5i5, J. Aventino decía: «Por experiencia he conocido 
que (los gitanos) usan la lengua venedcsa (o esclavona) y que son 
exploradores.» 

Munster escribía en i55(): «...han formado un lenguaje t|ue por 
los alemanes se \\?lvc\2í rotliwoclscli, esto es roxo barbar i smo: hat)lan 
casi todas las lenguas europeas; entre los alemanes la alemana, en- 
tre los franceses la francesa y entre los italianos la italiana.» 

l*or el año lOoS, el V. Martín Delrío (i) fué el primero (jue ma 



(i) Divjuisitionum magicarum. 



LOS GITANOS 179 

nifestó que el modo de hablar de los gitanos en España, se llamaba 
zirigiienca, girigitenza o girigonza^ y decía que era un habla in- 
ventada por ellos para suplir su idioma nativo, que se les había ol- 
vidado. 

El insigne Covarrubias (don Sebastián) (i) adelantábala idea de 
que «los gitanos hablan una lengua que tira a esclavona; aunque ade- 
más tuvieran otra ficticia con que se entendían, WsccadÁaL gerigonza» ^ 
palabra que él traducía por cingerioiiza o dialecto de zíngaros. 

Por aquella época suponían también algunos que el dialecto ha- 
blado por los gitanos o zíngaros era derivado del egipcio; pero 
pronto se cayó en la cuenta de que el caló nada tiene que ver con 
tal idioma; puesto que en él no se encuentran elementos del árabe 
antiguo ni del moderno. 

Job Ludolfo, célebre orientalista alemán, afirmaba, en 1691, que 
los gitanos usaban un idioma propio, si bien de origen desconocido. 

Al mediar el siglo XVIII se vino a confirmar, por los estudios filo- 
lógicos de los sabios de aquel tiempo, la opinión de que la lengua 
gitana era no sólo muy semejante en todos los países, sino también 
que coincidía con la que se hablaba en los territorios del Oeste in- 
dostánico. 

Un militar austríaco, Scekely de Doba, muy dado a investiga- 
ciones lingüísticas, al finar el año 1763, hizo publicar en la Gaceta 
de Viena una curiosa relación; según la cual, el misionero protes- 
tante E. Valí, hallándose practicando estudios en una ciudad délos 
Países Bajos, hizo amistades con algunos jóvenes malabares, allí 
pensionados por el Gobierno de su país; y oyéndoles hablar su idio- 
ma, notó que tenía mucha semejanza con el de una tribu gitana que 
habitaba en Almasch, población de Hungría. Al comunicarlo Vali 
a aquellos jóvenes, les pidió alguna noticia más acerca de su len 
gua, y le manifestaron que en el Malabar, donde se hablaba, exis- 
tía una comarca, la Zigania^ nombre que tiene gran parecido con 
el de zigenner con que los alemanes llaman a los gitanos. Ya sobre 
esta pista, Vali formó, con ayuda de los malabares, una colección 
de palabras con sus significados en la lengua índica; y al volver a 
Almasch, repitió aquellas voces a los gitanos, viendo con la mayor 
sorpresa que las comprendían sin dificultad y las tradujeron en igual 
sentido que a él le explicaron los del Malabar. 



(i) Parte primera del Tesoro de la Lengua castellana, Madrid, 1634. 



I So F. M. I'ABANÓ 

En el último tercio del siglo XVIII empezó en líuropa la i)ubl¡- 
cación de varios tratados de lengua indostánica, uno de ellos en 
'773» la gramática para los ingleses; y otra para los portugueses en 
1778. Con estas y algunas obras más acabaron de demostrarlos eru- 
ditos autores Richardson, CircUman y especialmente el inglés \\ i- 
llians Marsden, la absoluta afinidad que existe entre la lengua de 
los gitanos y varios de los diferentes dialectos derivados de los idio 
mas matrices que se hablan en la India; en particular de acjuellos 
que están en uso en las regiones occidentales, comarca del Sind, 
desde Amretsir, Multan, Tatta y Haiderabad, hasta Bombay en la 
costa del Malabar. Estos son los (jue más semejanza tienen con el 
iuoderno persa; y de dos de ellos, del frákrito corrompido o bra- 
chtty que pertenece a las lenguas antiguas 'de la rama india, y del 
hinduí que corresponde a las modernas y le hablan ochenta millo- 
nes de habitantes, de ambos se cree con gran fundamento, es deri- 
vado el dialecto con que se expresan los gitanos. 

El jesuíta Hervás en 1802 afirmaba que el lenguaje de los gita- 
nos, a juzgar por su estructura, era indostánico; y parece ser, aña- 
día, que ellos, por su idioma, proceden del Indostán. 

Otro autor dice que los zíngaros hablan un dialecto análogo a 
los idiomas de aquel país, de la rama india, familia indoeuropea. 

\'^arios aseguran que el caló es un lenguaje parecido al que se 
habla en la India, por los puei)los indoeurojieos o jaféticos. Más 
tarde manifestaron otros lingüistas que con certeza provenía del In- 
dostán, a juzgar por los elementos que le componían, y allí se hizo 
llevar el origen del tronco gitano. 

El misionero francés Dubois, que residió en la India cerca de 
treinta años, decía que los vagabundos de la parte occidental de 
aquel país, en las orillas del Sind, los cnravers y lamhadiSy habla- 
ban una lengua particular o dialecto diferente del idioma jirincipal 
del Indostán; y «jue ellos tienen notable analogía con los gitanos 
errantes de líuropa. 

Según la oi)inión de Pallas, el lenguaje de los indios (juc vienen 
a Astraján (Rusia), ofrece sonidos muy semejantes a los del idioma 
de los zíngaros de la l'krania rusa. 

Un viajero ha comparado los dialectos de Tatta y del (iuyerrn 
con el de los gitanos de Italia y Hungría; y continúa manifestando 
que el habla de esta raza ha suministrado ya cierto número de voces 
que se encuentran en los dialectos de Multan y de Mengala. 



LOS GITANOS lol 

Miklosich encuentra semejanzas entre la manera de hablar de 
los gitanos y los modernos lenguajes arianos de la India; y dice que 
el fondo de su dialecto, gramática y léxico, es absolutamente in- 
dostánico. 

El R. P. Paulino de San Bartolomé, que ha permanecido algu- 
nos años en la India, y allí aprendió varios idiomas, decía: «Estoy 
totalmente convencido de que la lengua de los gitanos es un dia- 
lecto de la samscreda.» 

Y otro escritor, por fin, pretende que, por los diferentes nom- 
bres que reciben, según el país en donde viven los gitanos, la simi- 
litud de tantas palabras probará siempre un parentesco primitivo 
entre los idiomas de otras naciones y algún antiguo enlace con los 
del Indostán. 

La afinidad es tan grande con aquellas lenguas, que, a pesar de 
las alteraciones que ha sufrido el caló^ desfigurado y corrompido al 
través de los tiempos, y como lógica consecuencia del contacto con 
los idiomas de las diferentes naciones que la raza ha venido cruzan- 
do en su ruta emigratoria y del continuo roce con sus habitantes, 
con los cuales convivieron, el dialecto gitano conserva siempre lag 
raíces o primeras voces de su origen. 

Comprobantes del itinerario, dice un docto escritor contempo- 
ráneo, seguido por los gitanos en su emigración, que evidencia sus 
relaciones transitorias o permanentes con los países que recorrie- 
ron, son las palabras persas, armenias, eslavas, valacas, magiares, 
alemanas, turcas, italianas, francesas, inglesas y españolas que se 
observan en su dialecto. De todas conserva vestigios. 

Hasta cierta época sufrió mucha variación el lenguaje de los gi- 
tanos, teniendo en cuenta la diversidad de personas que se les fue- 
ron agregando, fugitivos, vagabundos, lo peor de cada país de los 
que atravesaron. 

De cualquier modo, lo innegable es que por su derivación, de- 
rechamente del zeiid^ lengua sagrada madre del persa, o por más o 
menos directa analogía con el sánscrito, el origen del dialecto usa- 
do por los gitanos se remonta a la antigua lengua de los bracma- 
nes, o a su procedente &\ prákriio; y por consiguiente su linaje no 
puede ser más noble y esclarecido, y su procedencia es a todas lu- 
ces especialmente índica; hayan emigrado del punto que se quiera 
de la India los primeros gitanos. 

Ascüli asegura que el humilde dialecto zíngaro excede en noble- 



1 82 F. M. PABANÓ 

za .1 la misma lengua pálica, y (jue es por lo tamo el tjue más se 
aproxima al sánscrito. 

lista fuera ele tluda, por haberse así demostratlo por notables 
Imgüistas del antepasado siglo, apoyados por muy ilustres filólogos 
tlel XIX, la similitud e identidad de mayor o menor excepción y la 
semejanza de los sonidos en el lenguaje de los gitano^ de todos los 
países. 

1 )icen otros que el caló es un dialecto flexivo, de la familia de 
las lenguas arías^ y más parecido al sánscrito que a ningún idioma 
europeo; que sus raíces aunque modificadas, son siempre las mis- 
mas; y este hecho de lingüística demuestra plenamente que los gi- 
tanos no tienen sino un solo punto de origen. 

Colocci manifiesta que la falta de cultura de los gitancís, al apa- 
recer en Europa, hacía que su idioma primitivo se redujese única- 
mente a indicar los objetos de mayor necesidad, y sólo los que caen 
bajo el dominio de los sentidos; (jue era un lenguaje excesivamente 
pobre y se fue enriqueciendo a meditla que la ilustración de los eu- 
ropeos fué penetrando en el espíritu de los zíngaros; y que para 
llegar a tal resultado echaron mano del medio más natural, esto es, 
aceptar la cosa indicada al mismo tiempo que el vocablo indicador, 
al cual dieron una estructura aparente o una terminación gitana. 

La estima del dialecto zíngaro j)or los buenos filólogos se hace 
patente teniendo en cuenta que el célebre poliglota y cardenal ita- 
liano José Mezzofanti, profesor de idiomas en la Universidad de Bo- 
lonia, también le hablaba, prefiriéndole a todos los demás, entre 
los muchos que poseía, por su pronunciación dulce, armoniosa y 
ex|)resiva. Así lo menciona el caballero G. Stolz al dar a conocer 
la biografía del ilustre sacerdote, en el Gioriialc di Roma. 

VX sabio literato inglés J. Borrow, (jue vivió con los gitanos en 
España durante algunas semanas, hablaba su lenguaje con bastante 
facilidad, Al regresar a Londres publicó una obra en dos tomos, 
titulada Lns Zíngaros (1841), y, animado por la buena acogida que 
tuvo el libro, dio a luz otro en 1843, La Biblia cti España^ en el 
cual, y en el caló de los gitanos españoles, tradujo el evangelio de 
San Lucas, con exacta y verdadera concisión tie gramática. 

Las palabras de que se compone el caló se pueden distribuir en 
los siguientes grupos: 

n i voces del caló primitivo importado. 



I 



LOS GITANOS 



b) Otras tomadas de la germanía primitiva, 

c ) ciertos vocablos inventados por los gitanos, y a los que han 
hecho adquirir en su dialecto carta de naturaleza, 

d) palabras nuevas de la jerga inventadas, 

e) dicciones compuestas de una mezcla del caló con la germanía, y 

f ) términos agitanados y flamencos. 

Imposible es de todo punto definir el grupo de voces que cons- 
tituían la lengua de origen, antes del contacto con los otros idio- 
mas de Oriente y con los europeos después; y lo mismo para esta- 
blecer la diferencia de las palabras agregadas. 

En nuestro país han sustituido las reglas del arte gramatical a 
algunos de los principios peculiares con que se introdujo el primi- 
tivo lenguaje; lo mismo en la declinación de los nombres, conjuga- 
ción de sus 'verbos (que todos tienen la terminación en ar) y parti- 
cularmente en su sintaxis; dominando las incorrecciones y vicios 
de pronunciación, con especialidad entre los habitantes de Andalu- 
cía, la región de España donde mejor arraigaron los gitanos. Ade- 
más se ha completado el léxico con las restantes partes de la ora- 
ción en sus diversos géneros y números. 

Constituye un primor del habla la especialidad de que muchos 
verbos admiten la derivación elar o erar en su terminación, para 
expresar con mayor fuerza y energía la acción que representan. Ci- 
taremos como ejemplo, los siguientes: 

Chinares simplemente CORTAR; y chiiielar quiere decir SEGAR. 

QiLerar= HACER; y ^«¿•r¿?/rt/'= ejercer, obrar. 

^í5?JKrt?-'= VENIR, llegar, aparecer; y íT(í'/j',?/íT/-' = reaparecer. 

C///¿ít;'= poner, posar, echar; y cliibelar^ hVO'^k'^, meter; 
lxcluir. 

Saliidisar =^'$>h.\J¿T>K'Á.\ y saludisarar=:Sh\J\}TihJÁ. repetidamente. 

Sicobarz=SKQ.k^, EXTRAER; y i-zV(9¿<?/rtr= expeler, expulsar. 

5'///<T/' = SER, estar; >s'///í/rtr = existir, vivir; y 6- //¿íTrírr= dete- 
ner, parar, quedar. 

Sin embargo, los primitivos elementos del caló son pocos y po- 
bres: se aumentaron sus voces, como ya se ha manifestado, tomán- 
dolas de los diferentes pueblos con quienes se relacionaron en su 
itinerario. 

Para terminar haré la siguiente aclaración: El caló hablado por 
los gitanos no es tal como tiene su representación en los diferentes 
vocabularios que se han dado a luz. Además, son muy contados 



1S4 % I . M. PAIIANÓ 

los individuos que lo doininan: los más civilizados apenas lo en- 
tienden, y el que usan entre sí se reduce, en los (jue más, a aljrun.i 
que otra palabra procedente del caló primitivo, mezclada con el mal 
andaluz. Los que ambulan por los despoblados son los que mejor 
lo poseen, aunque con imperfección (sustantivos, verbos y varios 
adjetivos), todas las voces muy alteradas y corrompidas; formacio- 
nes caprichosas, sin reglas, fundamento ni razón, en (¡ue aparecen 
los femeninos y otros muchos derivados (i); con intromisión frau- 
dulenta de voces de la jerga gcrminesca\ en la cual también y a la 
pnr se ha ingerido el ca/ó\ de forma que éste resulta agermanado y 
la gcrviatiia aparece agitanada. 

Hay muchos gitanos, pues, que en contacto con las costumbres 
y el idioma del país en que habitan, paulatinamente han ido perdien- 
do muchas de sus costumbres, a la par que el lenguaje propio, hasta 
el extremo de que desconocen del todo el caló de sus antepasados. 

La jf.kga cermanesca 

La palabra jerga debe su origen al idioma escandinavo, cuya dic- 
ción jarg viene a querer decir charla. De este término ha tomado 
raíz la voz francesa, jargon y la italiana ge rga . 

La fcrga, que también se denomina jerigonza^ es, según la Aca- 
<lemia española «ún lenguaje de mal gusto, complicado y difícil de 
entender, usado por los gitanos, ladrones y rufianes; compuesto de 
voces del idioma castellano, con significación distinta de la genuina 
y verdadera, y de otros muchos vocablos de formación caprichosa 
o de origen desconocido o dudoso». 

También se le llama gemianía (del latín germanns (hermano); 
por la especie de hermandad en cjue están organizadas aquellas cla- 
ses sociales; que «se componían de rulianes, traineles, izas y demás 
gentezuela que hablaba el gerntanesco-» (2). 

Camándula, en su Ar/e de rnhar, dice: «ICn todas las naciones 
usan entre sí los ladrones, mendigos, gitanos, tahúres, etc., un len- 
guaje particular, cuyo conocimiento es de la mayor importancia, 
así en el orden filológico, como en el político o social. v 

(1) D Francisco (Juindalc en su Efi/otí^ de Gratiuittia j^ttaua (Madrid 1S70), I rata de 
sujetar a rcplis el lenguaje familiar de lus zínpiros espafiolcs, aplic.índole la misma csciilura, 
alfatjeto, oriojjrAÍÍa y demás estructura gramatical (^uc el castellano, en cuanto le ha sido po- 
.siUle y salvas ciert.xs diferencias. 

(2) I^s rufianes dr Cervantes. - Joaquín Hazañas, Sevilla. 



LOS GITANOS 185 

Y continúa el mismo autor: «El de los pobladores de las cárce- 
les y de los presidios, se llama rothzüoclsch en alemán, caiit en inglés, 
argot en francés y gemianía en castellano... La germanía o jerigon- 
za alemana que los ladrones del país llaman kokamloschen^ es decir 
lengua astuta^ de las palabras hebreas liaiianí (cuerdo, astuto) y 
lasclioii (lengua), es una mescolanza de alto alemán vulgar, de ale- 
mán judaico, y, sobre todo, de expresiones y giros de frases saca- 
das del hebreo, tal como lo hablaban los judíos iliteratos; lo cual 
indica bien que los judíos fueron sus primeros autores.» 

v<A la rufianesca, como a toda sociedad, corresponde un lengua- 
je propio: éste es el llamado á& gennanía» (i). 

El licenciado Chaves formula esta definición: «La gemianía es 
el lenguaje que usan los valientes, ladrones, rufianes y demás ralea; 
compuesto de palabras acomodadas a la vida y entendimiento de 
los que las inventaron y las usan.» 

El Sr, Capmany dice que nuestra gemianía o jerigonza gitana 
«es propiamente un lenguaje rufianesco, inventado por los llamados 
antes de ahora gitanos (raza de bohemianos vagabundos avecindados 
en España), con el fin de no ser entendidos de los demás habitantes 
en sus ardides, trampas y malas artes. Así toda la riqueza de su 
lengua consiste en voces de justicia, prisiones y castigos, como co 
sas que más temían, y que merecían más, y en términos más signi- 
ficativos de embustes, raterías, fugas, latrocinios y otras maldades 
de que pendía su subsistencia no menos que su independencia.» 

Se han publicado algunas obras de la gemianía. En Alemania 
se conocen varios diccionarios y gramáticas de la que se usa en el 
país; y los magistrados no se desdeñan de consultar esas obras, ni 
los agentes de policía de aprenderlas prácticamente para el mejor 
desempeño de sus funciones. 

En Francia, publicó Granval, al final de su poema Cartonche o 
le Vice puni., un Dictionnaire d' argot en 1827. Diez años más tarde 
el exjefe de la policía de seguridad francés Vidocq, dio a luz su obra 
Les Voleurs^ physiologíe de leiir inoeurs et de lenr langage. A prin- 
cipios del siglo XVI se publicó también otra, rarísima en el día, de 
nn Pilier de Bozttanche (dependiente de almacén) en la vergne (en 
la ciudad) de Tours. 

Conócese en España el vocabulario publicado en 1609 por Juan 



(i) J. Hazañas. Ibid. 



l86 r. M. PAHANO 

Hidalgfo. La Academia Kspañola incluye en su Diccionario las pala- 
bras de la ^'^rrw?;/ /(i; y en el prefacio de su primera edición (1726), 
se lee: «También se anotan las voces de la jeri|:ronza de (}ue suelen 
usarlos (jue vulir.irmente se llaman gitanos, y los preciados de gua- 
pos, para entenderse entre sí, según la explicación t¡uc de ellas hizo 
J. Hidalgo, en su vocabulario, y se halla en el de las lenguas españo- 
la y francesa de César Oudin, impreso en Bruselas el año i625; así 
por ser casi todas las dichas palabras en su formación castellanas, 
aunque tomadas en diverso significado, como por encontrarse mu- 
chas veces en algunas obras jocosas de prosa y verso de autores 
clásicos, a fin de que se entienda y perciba el sentido en que las 
usaron.» 

Aunque si bien es cierto que los gitanos han mezclado voces de 
Xa. germanía con elc^/J primitivo; repito (lueéste, de insigne linaje, 
es muy diferente del gcrniaiwsco: ambos dialectos se confunden en 
infinidad de palabras, aun cuando algunos autores se esfuercen en 
sus vocabularios para establecer la oportuna división. 

La influencia de \?l ge riña nía es mayor (jue la del caló. Los zín- 
garos o gitanos, al llegar a cada país, se pusieron en contacto con 
aquellas sociedades que mejor cuadraban con sus tendencias y su 
manera de ser; y de este contacto resultó la mescolanza de sus len- 
guajes. 

Por la misma índole de su naturaleza y de sus costumbres, son 
los gitanos más afines a la sociedad delincuente que a la sociedad 
común; sin que esto quiera decir (}ue tal afinidad haga que se con- 
funda jamás la raza gitana con los hampones: sólo existe entre ellos 
cierta vecindad y cierta semejanza de inclinaciones; porque este pue- 
blo errante, reducido a polvo por decirlo así, y desparramado por 
los cuatro vientos de la tierra, (jue resume las más extrañas contra- 
dicciones, tan encariñado con sus hábitos, conserva siempre el ma- 
yor apego a sus tradiciones. 

La antigüedad de la jerga es indeterminada e imposil)le de lijar: 
de cierto no se puede asegurar la época en que comenzara a usarse. 
Probablemente sería al establecerse estas sociedades de la hampa; 
que para sus fines la inventaron^ con objeto de hacerse entender en 
sus reuniones en este pseudo-lcnguaje de corrupción, de forma que 
los extraños a la hermandad no le entendieran, Lo(}ue sí ¡juedeafir" 
marse es (|ue la germania P'tra actual data íle fecha anterior al 
siglo XVI. 



LOS GITANOS I 87 

Sevilla fué, a no dudarlo, el centro jergal. El nunca bien ponde- 
rado Monipodio era el cherinol (jefe) de la germanía hispalense, 
digno hermano mayor de aquella cofradía maleante, con Rinconete 
y Cortadillo, héroes de la truhanería germanesca; que tuvo su ma- 
yor apogeo en la época en que la capital de Andalucía era el empo- 
rio del comercio con el Nuevo Mundo. 

Los Percheles de Málaga, Compás de la Laguna en Sevilla, Ron- 
dilla de Granada, Potro de Córdoba, Playa de Sanlúcar, Olivera de 
Valencia, Ventillas de Toledo y Azoguejo de Segovia, eran los si- 
tios que podían considerarse como fecundos semilleros y grandes 
universidades de la rufianesca; donde se educaba y de donde salía, 
para dar continua ocupación a corchetes, curiales y carceleros, toda 
la flor y nata de la pillería española. En los siglos XVI y xvii fue- 
ron estos lugares por todo extremo renombrados y famosos, en aten- 
ción a esa circunstancia. 

\^-3l jacarandina^ nombre con que también se conocían estas so- 
ciedades delincuentes, empezó a vivir y a manifestarse por la exce- 
siva tolerancia de las autoridades; y gozaron desde luego de cierta 
inmunidad, a favor de la cual pudieron extender más y más su es- 
fera de acción. 

El desorden en el antiguo régimen carcelario coadyuvó en gran 
manera a la formación y propagación de las jergas; el ambiente de 
las cárceles y presidios, escuelas siempre de gente aviesa y malean- 
te, fué el medio más favorable para su cultivo, y les facilitó los ne- 
cesarios recursos de relación y ensanche, haciendo prosélitos. Por 
eso su decadencia viene con los adelantos de nuestras prisiones; 
el progreso social y la buena organización penitenciaria tienden 
a disolver las asociaciones germanescas, y por consiguiente sus 
jergas. 

Contribuye también a esta decadencia del lenguaje, en mucha 
parte, la influencia del elemento gitano, que ahora predomina; y 
buena prueba de ello son los diccionarios de caló^ que todos abun- 
dan en términos jergales. 

Las asociaciones con sus respectivas jergas, son de muy diferen- 
tes clases, dentro de cada nación, y «venían a constituir una sociedad 
dentro de otra, pero aun dentro de ella misma pudieran considerar- 
se varios grupos que, aunque unidos en el fondo, constituían orga- 
nismos por sí solos, ya considerando el lugar de su acción, la cár- 
cel, la mancebía, el matadero, por ejemplo; ya atendiendo a la in- 



l88 r. M. PABANÓ 

dustria o ejercicicio a que se dedicaban, como el robo, la valentía, 
la prostitución y el jue^o» (i). 

Se valían de un extenso vocabulario (no tan vasto como los de 
otros países) para expresar las cosas y para explicar los conceptos 
que se relacionaban con su manera de vivir; gráfico en la exposi- 
ción de ideas y abundante en voces sinónimas, principalmente cuan- 
do éstas se referían a las malas acciones, a los crímenes, el matonis- 
mo y la valentía, las pasiones carnales, los apetitcís i^roseros, el vicio, 
el juego, la embriaguez, el robo, el hurto, la estafa, el engaño... 

Un discretísimo y modesto escritor (2) corrobóralo anterior, di- 
ciendo que «las fuentes en que se inspiran los (]ue hal)lan estas jergas 
son casi exclusivamente la prostitución y el robo: su estudio, pues, 
puede simplificarse mucho, conociendo principalmente la vida ínti- 
ma de las casas de lenocinio y los centros de los rateros y ladrones.* 

Por algunos se ha (|uer¡do hacer resaltarla importancia del léxico 
jergal, tratando de darle un valor filológico (jue realmente no tiene; 
y hasta se ha pensado aplicarle cierta nobleza, reputándole como len- 
guaje propio. Así parece lo da a entender el célebre X^'ctor Hugo, 
cuando, refiriéndose a la jerga, dice: «Es un lenguaje que tiene 
sintaxis y poesía: es una formación profunda y estrambótica, edificio 
subterráneo construido en común por todos los miserables. Cada 
raza maldita ha depositado su capa o lechada; cada sufrimiento ha 
dejado caer su piedra; cada corazón ha producido un guijarro, l'na 
turba de almas perversas, tranquilas o irritadas, que han atravesado 
la vida y han ido a desvanecerse en la eternidad, están en la jerga 
germanesca casi enteras y en algún sentido visibles todavía, bajo 
la forma de una palabra monstruosa.» 

La jerigonza de la hampa o germanía, a pesar de que sus voces 
han ido aumentando considerablemente de día en día y renovándo- 
se sus términos al capricho de sus inventores, (jue lo han desechado 
y sustituido a su antojo, resulta de una extremada pobreza en su 
léxico, pues sólo tienen representación los nombres sustantivos y los 
verbos, algún adjetivo y muy escasos adverbios. Aun es más pobre 
en la actualidad (¡ue en los siglos XVI y XVli; y la constituyen pala- 
bras íntegramente conservadas de la antigua y genuina jerga espa- 
ñola, voces derivadas de la misma, varios términos que se han inge- 
rido del calóy y otras palabras nuevas inventadas al azar. 

(I) J. liaeafi.t.'., JOU. 
(2 El Sr. Casares. 



LOS GITANOS 1 O9 

La jerga^ según la frase de un autor contemporáneo (i), «es pro- 
piamente un lenguaje de disimulo^ en el que abundan las trans- 
posiciones, inversión, supresión y aumento de sílabas, cambios de 
vocales, metátesis, dislocación de palabras y mutación de desi- 
nencias.» 

A pesar de los defectos de su léxico soez y grosero, usado por 
la canalla, y pese a su depravado origen, la Academia de la Lengua 
no ha podido prescindir de él, dando cabida en su Diccionario a la 
jerga; por encontrar, según ya se ha dicho, representadas sus vo- 
ces en varias obras de castizos escritores del habla castellana. 

Muy de lamentar es, por lo tanto, que entre los vocabularios de 
germaiiía no se encuentre uno completo. Cervantes y Quevedo en 
muchos de sus trabajos; Lope de Rueda en ciertos otros y en el paso 
segundo del Registro de Representaciones; el léxico de Juan Hidal- 
go (1609) ya mencionado; el vocabulario de César Oudin (i625); Ma- 
teo Alemán en sus Aventuras y vida de Guzman de Alfaraclie; 
Francisco Luque Fajardo en el Fiel desengaño contra la ociosidad 
y los juegos; Cristóbal de Chaves en la Relación de la Cárcel de Se- 
villa; El Arte de robar ^ por Di mas Camándula (1844); Rodríguez 
Marín en el Discurso preliininar de su Rinconete y Cortadillo; Bo- 
nilla San Martín en la Vida del Picaro; Salillas en su estudio del 
lenguaje El delincuente español^ y otros más que harían intermina- 
ble la lista, insertan gran número de voces germanescas; pero hacía 
falta que uno de nuestros filólogos, reuniendo todas las que se en- 
cuentran esparcidas en tan distintas fuentes, confeccionara un Dic- 
cionario de gemianía^ lo más completo que fuera posible. 

La actual gemianía ha venido con el transcurso de los tiempos 
a degenerar en una especie áe. jerga carcelaria^ en la que predomi- 
nan las voces tomadas o derivadas de la lengua zíngara que habla- 
ron los primeros gitanos en España. 

El conocimiento del dialecto de los zíngaros, lo mismo que el de 
las jergas germanescas es de muy grande utilidad para cualquier 
hombre aplicado; pero es de mucho más, y conviene que estén fa- 
miliarizados con ambos lenguajes, especialmente los individuos de 
la Policía (cuerpos de Vigilancia y de Seguridad); los que pertene- 
cen a la Guardia Civil; los empleados de Prisiones; guardias rurales 



(i) El Sr. Salillas. 



I90 r. M. PABANÓ 

y municipales, y en s^fneral todos aquellos funcionarios ijue por la 
índole de su cargo hayan de tropezar o contender con j^itanos, con 
rufianes y con ciertas clases de gentes que viven fuera de la ley. 

Hl estudio de las jergas es indispensable además para conocer 
el tipo de nuestra criminalidad, A este propósito escribe el señor 
Salillas: «La jerga es el mejor documento sociológico, el más sin- 
cero y auténtico para que la sociología criminal estudie las asocia- 
ciones delincuentes.» 



4> 
♦ ♦ 



No debo dar por terminado este trabajo sin dejar hecha men- 
ción de que la influencia del lenguaje gitano, sus costumbres, sus 
actitudes y modales, sus trajes, sus bailes, su música y hasta su 
poesía, han dado origen a un nuevo género, calificado con la pala- 
bra //í7w¿7/i7/^/í///6>; cuyo significado se desconoce, como no sea por 
la razón, también ignorada, de haber dado en aplicar a los gitanos 
el nombre de flamencos; y a todas las cosas de procedencia gitana 
se las denomina por igual x?íióx\ Jlajiicncas o aflamencadas. 

Estas palabras nada tienen de común, a mi modo de ver, con las 
provincias del antiguo reino de Flandes. 

Así manifiesta un notable escritor, que «de un hombre singula- 
rizado por su guapeza, presunción y rumbo, se dice que es muy 
flamcncOy y se llama flamenca a la mujer que se distingue por una 
equivalente apostura». 

Recientemente define E. Noel el /famcnqnismn^ guiándose por 
diferentes derroteros y tal vez con un tanto de exageración, en esta 
forma: <i^Flainenqnismo quiere decir matonismo, prestancia perso- 
nal exterior, andar torero, fatuidad, engreimiento, apachismo, gen- 
tileza en los trapos, cara gitana, el sol embotellado, achares, ríño- 
nes, hígados, ingles, un traje de luces, el descaro, el descoco, el 
impudor, la lágrima cayendo en un chato de manzanilla, al ay-ay de 
la guitarra, los pelos cortados en forma de chuleta sobre las sienes, 
la trenza, la moña, la coleta, el vicio de hablar de todo sin otra 
competencia que la propia voluntad, las pasiones reducidas a vicios 

por falta de ambiente y de dinero Es Jlamentfuismo la palabra 

soez, la frase que escarnece, el equívoco, el retruécano, la hipérbo- 
le zafia, la mentira del zurupeto, la cresta del bellaco, el |)antalón 
de odalisca, el sombrero ladeado, la risa y el insulto en los rostros 
(jue ven lo (jue no entienden y lo juzgan con un gesto de gracioso; 



I 



LOS GITANOS 



191 



el tojiiarlo todo a broma, a chunga, a mofa; el escupir por un col- 
millo, el estorbar la circulación, el rugir y patalear en los espec- 
táculos públicos, el no amar la casa, la ciudad y la patria, empor- 
cándolas sin noción alguna de ciudadanía; el vociferar, el amar el 
motín más que la idea, el querer discutir mejor que pensar, el de- 
lirio de la chacota, la eutrapelia, la desvergüenza, la grosería y la 

ineducación» «La política, la vida doméstica, el estudiante, han 

tomado üí^Xflariienqnisino ideas y procedimientos, y es curioso ob- 
servar cómo el señorito y el chulo se confunden » 

El género flauíeiico ha tomado carta de naturaleza particular- 
mente en Andalucía, donde se ingirió en su lenguaje popular, y 
donde tuvo su mayor incremento en los mediados del pasado siglo, 
entre ciertos individuos de la sociedad, que dieron en celebrar las 
gracias de los gitanos y en repetir sus dichos, aplaudiendo sus can 
tares e imitando sus costumbres, hasta el extremo de que en oca 
siones llegaran a constituir una verdadera plaga. 

De la región andaluza fué difundiéndose el género a otras pro 
vincias hasta vulgarizar algunos términos que después se han in- 
troducido en el Diccionario de la lengua con el disfraz de provin- 
cialismos de Andalucía, y por la misma razón se le confunde cuan 
do se dice género flamenco por genero andaluz. 

Tiene el Jlanienco su fraseología, sus palabras, modismos y ca- 
prichosos giros, tomados con determinantes de caló^ o con voces 
de este dialecto y de la jerga con que está en contacto. 

Para poner fin a este estudio se pueden citar en la jerga afla- 
mencada^ entre otros muchos términos del caló., los siguientes: 



arate 


clisos 


diñar 


mangue 


arruchi 


curda 


diquelar 


men da 


barbal 


curdela 


endicar 


merar 


barban 


currelar 


gaché 


muí 


barbiana 


cliachipé 


gachí 


naja (de) 


lielenes 


chai 


gachó 


najarse 


bujío 
balero 


chaláo 
chanelar 


guipar 
jamar 


parniáo 
parné 


bulo 


chaval 


jindama 


peñascaró 


burel 
bute (de) 
calé 


chingar 

chipé 

chota 


jonjana 

juncal 

lacha 


perm a 

pinré 

piños 


camelar 


chupendo 


libanar 


pira (de) 


camelo 


Debel 


lumia 


randa 


cate 


dicar 


magüé 


sandunga 



IXDICK I)H MATERIAS 



CUATRO PALABRAS, A MODO DK INTRODUCCIÓN 4 

LOS GITANOS: I. Su origen , . o 

II. Denominaciones con que han sido y son conocid i~ 17 

III. Su aparición en Europa 20 

I\'. .\cusaciones: vicisitudes. . 2Ó 

Persecuciones 32 

Mejora de situación. .... 40 

V. Su actual estado 4Ó 

VI. Caracteres físicos. . . 48 

VII. Cualidades morales 52 

VIII. Caracteres peculiares de la raía 5S 

IX. Género de vida y costumbres: 

Ocupaciones 60 

Indumentaria 67 

Religión 6q 

Nacimientos, bodas y velatorios. -i 

Cantes y bailes 75 

Las ferias 79 

X. Los gitanos de otros países S3 

Cuentos viejos y nuevos, exageraciones, dichos graciosos, timos y maldición fs 

paramente gitanos 90 

Kl dialecto de los gitanos 1 78 

I..a jerga germanesca 1S4 



EXPLICACIÓN DE LAS ABREVIATURAS 
DEL DICCIONARIO ESPANOL-GITANO-GEEMANESCO 



Adj adjetivo. 

Adv adverbio. 

Art artículo. 

com coaiiin de dos. 

Coiij conjunción. 

Conl contracción. 

f. femenino. 

Int interjección. 

ni masculino. 

n nombre. 

Pa participio activo. 

pl plural. 

Pp participio pasivo. 

Prep preposición. 

Pron pronombre. 

Pron. pcrs pronombre personal, 

Pron. pos pronombre posesivo. 

prop propio. 

S sustantivo. 

V verbo. 

V. a verbo activo. 

V. aux verbo auxiliar. 

V. im verbo impersonal. 

V. iniper verbo imperativo. 

V. u .... verbo neutro. 

V, r verbo recíproco. 

V. s verbo sustantivo. 

V véase. 



13 



DICCIONARIO ESPAÑOL-GITAHO-CERMANESCO 



A 



abrí 

A. Proj>. á ''con accntoj. 

abacería (tienda de comestibles). S. f. * 
botica. (1) 

ABACERO. S. m. * boticario. 

ABAD, ESA. S. ni. tclané; f. telañí. |; rn. * 
raso cliorrcáo. 

ABADEJO. S. ni. juribañí. 

ABAJAR. V. a. estelar, sobachatar. 

ABAJO. .\ilv. abajiíH', aosteU', l)r<)stelé. 

ABALANZAR. V. a. arsiij.ir. 

ABANDONAR. V. a. nicqucrar. 

ABARQUILLADO, ADA. Adj. m. aberdolú; f. 
abcnlnyí. 

ABASTECER. V. a. iimturiiar, rielar. 

ABATE .">. in. tclató, teyarró. 

ABATIMIENTO S. Ill tiaquí. 

ABATIDO. IDA A(lj. ni. orpapont'' . f. orpapoflí. 

ABATIR. V. a. cliiliaiiilar, orpaponar. 

ABECEDARIO. S. ni. rotañulario. 

ABEDUL. S. 111. yerbó. 

ABEJA. S. f. jerniíiiachí. 

ABERTURA. .S. f. retuní, rotnftí. II (que hace 
el huilón para mear el dinero)* sangría. 

ABISMO S. m. butrón. 

ABLANDAR. V. a. sosclayar. 

ABOGADO. .S. ni. brcqiionsor. ||* alivio, ♦am- 
paro. 

ABOMINAR. \ . a. zermanelar. 

ABONAR. V. a platiHarur. 

ABORRECIMIENTO. S. ni. * tendelo. 

ABOTONADO. Adj. ni. cudrnfláo. 

ABOTONAR. V. a. ciidrufiar. 

AB'^ASAR. V. a. bcii;,'<-bar, jadiaran 

ABRAZADERA. S. f. durlín. 

ABRIGADERO. S. ni. acruTié. 

ABRIGADO, ADA. Adj. ni acruriáo; f. acruná. 
ABRIGAR. V. a. acniñar. 

ABRIGO. .S. m. ineriqm', plastanió, acruTié 



(I) Lts voces i/rrHirtii/'íí;a/i llevan, en aiiiboH 
diccion&rioH, antupucHto un asterisco (♦), para 
diferenciarlas de l&s de aló o gitano. 



ACKL 

ABRIR. V. a. espandar, ]iindrabar, pindrabp- 

lar, gucarar li * tarrascar. Wfccua dejueyoj 

' asi litar conversación. 
ABROCHAR. V. abotonar. 
ABROJO. S. til. roclí. 
ARSOLUCIÓN. S. f. tninjó. 
ABSOLVER V a. jinjilar, sordicar. 
ABSORBER. V. a. jaíelar. 
ABUELO, ELA S. ni. batipuic, paparufié, 

painfió, te-Mjuelo; f. batipurí, jtaparufií, p«- 

ruíií, tcsquda, berijiapí. 
ABULTADO. ADA. Adj. ni. barial ; f. barialí. 
ABULTAR. V. a. baiiaiar. 
ABUNDANCIA. .S. f. baribustripén, sobraun- 

ABUNDANTE. Ad. ni. baribiutré; f. baribus- 
trí. 

ABUNDAR. V. a. butenibar. 

ABUSO DE CONFIANZA. S. m. * revesa. 

ACÁ. Adv. a-oí. 

ACABADO. Adj. niardáo, reniaráo. 

ACABAR. V. a. niurdar, nácar, reniarar. 

ACALLAR. V. a. sonsonidiar. 

ACARICIAR. V. a ajelar, runiendiar. 

ACASO. Adv. astis, pre-bají ' (El acaso) S. 
111. sustirí. 

ACCESO. S. ni. biiiidal. 

ACCIÓN. S. r. niipí ;; (mala) badinrrí. i (de 
ijiiii'inr) ' ^nifton. 

ACECHADOR (que reconoce los lufjares donde 
se puede rular). S. ni. * avis|>ón.|| (qnc ace- 
cha lo que pas^a para ari.iar) * avizor. 

ACECHAR. V. a. dicar, dicavisar 1| • aluspiar, 
* avispear. 

ACECHO. S ni. dicavisó. II * aviior. 

ACEITE. S. ni. ampio. 

ACEITERA. S. 1. cochoclera, cudiuquelá. 

ACEITUNA. S. f. leUya, zetaya. || • uiurU, • 
Hctaya. 

ACEITUNERO, ERA. S. ni. Ictayaró; f. lc(«- 
ycrá. 

ACELERADO, ADA. Adj. ni. nmrio; f. iniirií. 



achí 



ADVE 



3 



ACENTO. S. m. querento. 
ACEPTAR. V. a. cambiar, pachibelar. 
ACEPTABLE. Adj. m. pachibeló; f. pachi- 

belí. 
ACERCA. Adv. apagé. |¡ Prep, (Acerca de) 

eiupeisó. 
ACERCAR. V. a. arpujar, bigorear, bigorelar, 

rujemar. 
ACERTAR. V, a. sinisar. || * astisabar, 
ACETRE. S. m. * repujo. 
ACLARAR. V. a buchar, destebrechar. 
ACOBARDAR. V. a. •*' achinar, * alebronar. 
ACOGEDOR. Adj. ni. aloyaró. 
ACOGER. V. a. aloyar, ustilelar. 
ACÓLITO. S. va. sichaguiyó. 
ACOMETER. V. a. orcatar, orsojañar. |{ (c07i 

puñal) '■'■'■ baraustar. 
ACOMETIDA. S. f. orsó. || * najipén. 
ACOMETIMIENTO. V. acometida. 
ACOMODADO, ADA. Ad . abisternáo; f. abis- 

terna. 
ACOMODAR. V. a. chomar, abisternar. 
ACOMPAÑADO, ADA. Adj. ni. saraaló; f. sar- 

sayí. 
ACOMPAÑAMIENTO. S. ni. quiínbila, sar- 

salé. 
ACOMPAÑANTE (del ladrón, que se lleva lo 

que h)irta). S. m. * azoraro. 
ACOMPAÑAR. V. a. plastañar, sarsalar. 
ACONGOJADO, ADA. Adj. m. ducaldó;f. du- 

caldí. 
ACONGOJAR. V. n. ducaldar. 
ACONTECER. V. a. anacar, chundear, sina- 

bar. 
ACONTECIMIENTO. S m. chundañí, querdí. 
ACOPIAR. V. a. chitelar. 
ACOQUINAR. V. a. achinar. 
ACORDAR. V. a. araperar, enjayar, ojerar, 

parelar. 
ACORRALADO. Pp. * corral, * eneorral, 
ACORTAR. V. a achinar, chiinoquerar. 
ACOSAR. V. a. anijiuchar. 
ACOSTAR. V. a. achirdar. ¡I (Poner en la ca- 
ma) * apager. 
ACOSTUMBRADO. Adj. ni. bedáo. 
ACOSTUMBRAR, V. a. bedar. 
ACTIVO. Adj. ni. caré, salniuñé. 
ACTO. S. ni. goliché, querdí. 
ACTUAL. Adj. com. delal. 
ACTUALMENTE. Adv. sejonia. 
ACUCHILLAR. V. a. churiiiar 
ACUDIR. V. n. abiyar, achorgornar. 
ACUERDO. S, m. ojeró. 
ACUÑAR. V. a. atrojipar. 
ACUSADO. Adj. m. * espiáo. 
ACUSADOR. S, m. "^^ bufaire. \\ (privado) * 

padrastro. 
ACUSAR. V. a. bufairar, saplar. 
ACHAQUE. S. ni. chijé. 
ACHICADO, ADA. Adj. m. chismó; f. cliismí. 
ACHICAR. V. a. chisiiiarar, chimorrar. 
ACHICHARRADO, ADA. Adj. ni. beujebó; f. 

benjebí. 
ACHICHARRAR. V. a, beiíjebar. 



ACHISPADO, ADA. Adj. m. paspilé; f. pas- 

piyí- 

ACHISPAR. V. a. aniuchar, chipiar. 

ADAGIO. S. ni. blandesbabán. 

ADECUADO. Adj. m. menrinió. 

ADECUAR. V. a. menriniar. 

ADELAN TADO, ADA. Adj. m. chírijimoy, su- 
jalé; f. chirijiniayí, sujayí. 

ADELANTAR. V. a. chirijimar, rechalar. 

ADELANTE. Adv. dur. 

ADELANTO. S. m. chirijimén. 

ADELFA. S. f. alfira. 

ADEMÁN. S. ni. abipí, mipí. || * goberó. 

ADEMÁS. Adv. debús, buter. 

ADENTRO. Adv. enrén, enrún, urró. 

ADEREZAR. V. a. lujiar. II * enjaezar, * tol- 
dar. 

ADEREZO (de oro o plata). S. ui. lují. || (Sal- 
sa) aljipí, permasí. 

ADEUDAR. V. a. bizaurar. 

ADHERIRSE. V. r. diñobelarse. 

ADICTO, TA. Adj. m. rocambló; f. rocam- 
blí. 

ADINERADO, ADA. Adj. ni. ajondorráo; f. 
ajondorrá. 

ADIVINAR. V. a. timujiar. 

ADIVINO, INA. Adj. ni. ruspé, timujanó; f. 
ruspí, timujafií. 

ADJUNTO, TA. Adj. m. acatáo, f. acata. 

ADMINISTRADOR. S. ni. queresqueró. || (del 
presidio) * duuorré-bari. 

ADMIRACIÓN. S. f. tripasarí. 

ADMIRAR. V. a. cibar, tripasar. 

ADMITIR. V. a. aloyar, cambiar. 

ADOCTRINADO. Adj. ni. chirijó. 

ADOCTRINAR. V. a. chiri¡ar. 

ADOLECER. V. n. duquilar. 

ADOLESCENTE. S. ni. chaborró. 

ADONDE. Adv. aduque, anduque. || (quiera) 
adocamble. 

ADORACIÓN. S. f. lajariá. 

ADORADO, ADA." Adj. ni. bujiráo, lajariáo; 
f. bujirá, lajariá. 

ADORAR. V. a. bujirar, lajariar. 

ADORMECER, ADORMIR. ^'. a. asobar, asor- 
nar, sornibar. 

ADORNADO, ADA. Adj. ni. dabiáo; f. dabiá. 

ADORNAR. V. a. adojar, dabiar, lujiar. 

ADORNO. S. m. atojó, lují. 

ADQUIRIR por compra. V. a. quinelar. 

ADUANA. S. f. lequeján, quejená. || * tarafa- 
na, ¡i ( Pagar derechos de) V. a. lequejanar. 

ADUANERO. S. ni. atrojiparó, jaracanialó. 

ADUAR. S. ni. chater. 

ADULADOR, ORA. Adj. m. jombanaró; f. 
jombanarí. 

ADULAR. V. a. jombanar, jonjabar. 

ADULTERIO. S. m. majelanií. \\( Cometer) V. 
a. majolar. 

ADÚLTERO, ERA. Adj. m. niajelé, pirandó; 
f. majeyí, pirandí. 

ADVERSARIO. S. ni. dachmanú, enorme. |1 
pl. daclinianuces. 

ADVERTENCIA. S. f. arsopé, irsimén. 



4 AGRI 

ADVERTIR. V, a. aiiii^nr. 
AFABILIDAD S. f. iK-squilt-n. 
AFABLE. A'ij. Ml. alojé; f. aloj(. 
AFAMADO. ADA. Adj. {Mtchinnió, panchinó; 

f. piillirmií, panehini. 
AFAn. S. ni. aiiguhó; ilúa, Juca, ^'ranií; pan- 
chí. 1 cúrelo. [[(ConJ eniposuno. 1 pl. du- 
cas. 
AFANAR. V, a. curar. !. emposunar. 
AFECTO. S. ni. jcl^n. jelí. 
AFEITAR V. a. nionrahar, palaliear. 
AHEMiNADO. Adj. lu. ruuiiiit'. il Pp. ♦ ma- 

riÚD. 
AFERRAR. V. a. garitear. 
AFIANZAR. V. a. ca-lolíuiar. 
AFiCiOn. S. f. quirindafií. 
AFICIONADO, ADA. Adj. 111. aquiriiidoy; f. 

aquirindayí. 
AFICIONAR.' V. a. aquirindar. diflobelar. 
AFIRMACIÓN. S. f. orpinjipí. 
AFIRMAR. V. a. atrojipar;chamuyar. 
AFIRMATIVO. Adj. m. atrojipó. 
AFLICCIÓN. S. f. anguja, coripén; charabu- 

rrí, chuearrí, jurcpén, puní. 
AFLIGIDO, IDA. Adj. m. coriiío, charaliaró, 
pandeláo, soronjé; f. chara barí, soronjí, 
coriá, pándela. 
AFLIGIR. V. a. coriar, jurcpenar, soronjiar. 
AFORAR. V. a. * reniovar. 
AFRENTA. S. f. » cuídu. || * lo que gana la 

iiiujor con 8u cuer|)0. 
AFUERA. Adv. liartrabc, abrí. 
AGACHADO, ADA. Adj. m. alchuché; f. al- 

r-lm<-lií. 
AGACHAR. V. a. ostelar, sohacbntar. 
AGALLA (df I pescado, amiíjdaln). S. f. yaca- 
mi. 1 (veriftal ) yacunú. 
AGARRADO, ADA. Adj. m trujipáo; f. tru- 

jipa. 
AGARRAR. V. a. bivar, sinastrar, trujipar. || 

' ,11'íTriir. 
AGAZAPADO, ADA. Adj. m. burriné; f. bu- 

rrifií. 
AGAZAPAR. V. a. burrinar, sobachatar. 
AGITANADO, ADA. Adj. ni. cayocó; f. cayo- 

quí. 
AGITAR. V. a. clialabcar. 
AGOLPAR. V. a. f.'itar. 
AGOnIa. S. f. di'ia, jirabé 
AGRACIADO, ADA. Adj. ni. sardafiáo; f. sar- 

dafiá. 
AGRACIAR. V. a. «ardañar. 
AGRADABLE. .\dj. ni. aloj.i; f. alojí. |1 (al 

palniinrj in. bufn';f. bufií. 
AGRADAR. V. a. peiicharaiar, posquitalar. 
AGRADECIMIENTO. S. ni. gaiapati. 
AGRADO. S. ni. ]>c.s(|uili<''n. 
AGRAVIADO, ADA. Adj. ni. ajun'.io: f. aiiincá. 
AGRAVIADOR. Adj. 111. ajuuci. 
AGRAVIAR. V. a. ajuncar. 
AGRAVIO. S. ni. jiiiKiuí. !' inania. 
AGREGAR. V. a. arpiijar, ncjcbar. 
AGRIAR. V. a. noronjiar. 
Agrió, IA. Adj. m. soró; f, soií. 



ALÚA 

AGUA S. f. ]>.irií. ' ansia, * clariosa, * 

jurl'a. 
AGUANTAR. V. a. argnrar, arjurar: chigua- 

tar: urjiyar. 
AGUARDAR. V. a. agarabar; rronsa|>erar. 
AGUARDIENTE S. ni. ¡«afíicarí i¡ • pahaló. || 
(dr ¡inhasj pita. i¡/<ri;)/'*^rci«hí. \\(múti- 
/íi-.kíii) pi-fiascaró. 
AGUIJONEAR. V. a punsabar. 

Águila. .S. f. guicliitú. 

AGUILENO. S m. • ladrón que entra a la 
¡lartí- Hjn hallarse en lo.s hurtos. I¡ * trar» 
de ladn'in. 

AGUILUCHO, r aguileno. 

AGUILLA i]uc se desprende de la nariz. S. f. 
jasaflí. 

AGUJA. .S. f. jutiá, zumbí. 

AGUJEREAR. V. a. eclisar. 

AGUJERO. .S. ni. clisé, jebe. !' • cala, • gui- 
pa tiró. 

AHI Adv. aoplé. 

AHIJADO, ADA. .S. m. na.stiso; I. nastisá, 

AHOGADO ADA. A'ij. ni. iniyó; f. buyí. 

AHOGAR. V. a. amular, buyar. 

AHONDAR. V, a. enquerar. 

AHORA. .\dv. y Coiíj. aocaná. 

AHORCADO, ADA. Adj. m. bomé, bomidó; 
(. borní, bornidí. |! m. * bornío, • racimo; 
f. boniía. 

AHORCAR. V. a. niulabar. || * bornar, • 
guindar. 
I AHORRAR. V. a. orrijar. 

AIRADO, ADA. Adj. ni. ajurjuuó; f. ajurjuñí. 

AIRE. S. ni. barbal, barban. ii * baroí, * bar- 
bián. ¡ (frió) gris. 

AIREAR. V. a. liiirbanar. 

AIROSO. OSA. Adj. 111. barbaló, parbaló; f. 
barbalí, jiarbalí. 

AJAR. V. a. inarelar. 

AJO. S. ni sirí. jil. siria. 

AJUSTADO. ADA. Adj. in. chomó; f. chonif. 

AJUSTAR. V. a. choinar. i (apalabrar) care- 
mar. 

AJUSTICIADO. -\dj. ni. chcmbartó, chennia- 
rúo. '' bopbáo. 

AJUSTICIAR. V. a. boinar, chenntarar, niu- 
labar. 

ALA. S. f. muclií, niutrí, ondina. 

ALABADO, ADA. Adj. ni. darabáo; f. darab.-i. 

ALABANCIOSAMENTE. Adv. laberniqué. 

ALABANCIOSO, OSA. Adj. m. baiijuló, 1 . 
bcMiiqué; T. baiijiilí, lal)erniqui. 

ALABANZA. S. f. laborí. 

ALABAR V a. darabar, nmjarificar, rabelnr. 

ALAMiiRE. S. ni. fruya. 

ALAMEDA. .S. f. arberú, domutrí, donmti .i, 
Icvcrlii-iiil. 

Alamo. S. m. arberuquí, ondinanió. 

ALANO ( ]>rrro). S. m. chugarrú. 

ALARGADO, ADA. Adj. m. alachingó; f. nli- 
cliiiiguí. 

ALARGAR. V. a. ala'diingar, alachinguar. : ' 
nht-ir, * bastar. 

ALBA. S. f. tasarbá. |) • cUricó, * jahibó. 



1 
J 



ALGU 



AMAN 



ALBAÑIL. S. m. cuniqíié. 
ALBARDA. S. f. perniuha, tenglé, 
ALBARDÓN. S. m. pernicharó. 
ALBARICOQUE. S. ra. chirijé. 
ALBÉITAR. S. m. omito. 
ALBERGAR. V. a. sobar. 
ALBÓNDIGA. S. f. jifera. 
ALBOROTADOR. S. m. * triscaór. 
ALBOROTO. S. m. grescajó. || * cajtará, * cis- 
cará, * trisca. 
ALBUFERA. S. f. chenopañí. 
ALCABALA. S. f. cuñipindojá. 
ALCACHOFA. S. f. cuñipumí. 
ALCAHUETA. S. f. remacha, sobajafií. || * 

ama, * labiza. 
ALCAHUETE. S. n]. sobajauó. || * bramón. 
ALCAHUETEAR. V. a. remachar. || * enjibar. 
ALCAHUETERÍA. S. f. sobaja. 
ALCAIDE. S. m. chejaró. || * apasionáo, ''^ba- 
nastero, * garuyón, * goruñón, * goruyón, 
* gurón. 
ALCALDADA. S. f. basqueráa. 
ALCALDE. S. m. basqueró, brostirdián. ' 
ALCALDÍA, (diipiidad) S. f. bascauí, |i (ofici- 
na) basquería. 
ALCANCE. S. m. oryuné. 
ALCANCÍA. S. f. ujurí. 
ALCANZADO. Adj. m. ozuncháo. 
ALCANZAR. V. a. alcorabisar, oryunar, ta- 
blera r. 
ALCAPARRÓN. S. m. machurné. 
ALCARRAZA. S. f. corolé, sitascorial. 
ALCÁZAR. S. m. chuquelar, chuchuquelar. 
ALCOBA. S. f. isba. 
ALCOHOL S. m. pañicarí, peñascaró. 
ALCORÁN. S. m. Aleukia. || *Alcujalá. 
ALCORNOQUE. S. m. richanjé. 
ALCUZA. V aceitera. 
ALDABA. S. f. trujé. 
ALDEA. S. f. gáu 

ALEGRAR. V. a. alendar, asaselar, lalar, re- 
tejar. 
ALEGRE. .Adj. m. alendoy, sardañayó; f. alen- 

dayí . sardañayí. 
ALEGRÍA. S. f. alalá, gozunchó, lalá, osun- 

chó, retejó. 
ALEJAR. V. a. jinochar, najar, rechalar, so- 
lí aja i'. 
ALELADO. Adj. m. *■ bailúz. 
ALEMÁN, ANA Adj. ni. lentré; f. lentrí. 
ALERTA. Adv. e Int. acán. 
ALFABETO. S. ni. rotauulario. 
ALFARERO. S va. bujiliné. 
ALFEÍsiiQUE. S. com.'jibuyí. 
ALFILER. S. m. cofrí, chingabí. 
ALFOi-JJA S, f. manroñá. ¡i * jiba. || pl. * ba- 

yestas. 
ALGARROBA. S. f. caniarca. 
ALGAZARA. S. f. cagrujé, uliquín. 
ALGO Adv. gulú, buchí. 
ALGODÓN. S m. trusí. 

ALGUACIL. S. ra. chiiiel, durlín. ||*aferraor, 
■ apuntaor, * arpía, * gruyo, * guró, * pos- 
ta, '■' rayo. H (mayor) barricuntií, chino - 



baró. II * mayoral. || \A. * durliues, * fie- 
ras. 

ALGÚN, ALGUNO, UNA, Adj. y Pron. m. cor 
muñó, yequé; f. cormuñí, yequí. || pl. in. 
cormufaós, yequés; f. cormuñís, yaquis. 

ALHAJA. S. f. chiserá. ¡¡(Cambio de) • garda. 

ALHAJADO, ADA. Adj. ni. chitó; f. chilí. 

ALHUCEMA. S. f. jandí. 

ALIAS S. m. aberuáo. 

ALICATE. S. ni. limugá. 

ALIENTO. S. m. albán, arispén. !| chiporró, 
soschí. 

ALIMENTAR. V. a. parbarar. 

ALIMENTO. S. m. jayipén, máas. || * rozo. 

ALIÑO. S. m. aljipí, atojó. 

ALJIBE. S. lU. fufú. 

ALMA. S. f. orclií, orquidá. 

ALMACÉN. S. ni. jeremanichá, uchusén. 

ALMACENAR. V. a. paudisarar. 

ALMENA. S. f. jeró. 

ALMARADA de alpargatero. S. f, '• punterol. 

ALMÍBAR. S. ni. guié. 

ALMIBARADO. Adj m. galuchumó. 

ALMILLA. S. f. filicllí. 

ALMORZAR. "V. a. bufetear. 

ALOJAR V. a. aloyar. 

ALPARGATA. S. f. alcorque. 

ALPECHÍN. S. m. bejina. 

ALQUERÍA. S. f. cosqué, posuuó. 

ALQUILAR. V. arrendar. 

ALQUILER ?•. arrendamiento. 

ALREDEDOR. Adv. ouretré, on-crugó. 

ALTAR. S. m. chalorgar. ^, ( de forma cuadra- 
da) dolí. 

ALTERACIÓN. S. f. darañó. 

ALTERAR. V. a. darañelar. 

ALTERCADO. S. 111. chinga. 

ALTERCAR. V. a. chingaiar. 
ALTÍSIMO, IMA. Adj. m. uschó; f. uschí. 

ALTO, TA. Adj. ni. suco;f. suca. || Adv. sas- 
to. II (En) upré. || Adj. * cumbre, ''chite. 
II (Pedir el) * mangar el chite. 
ALTRAMUCERO. S. m. iniqueró. 
ALTRAMUZ. S. ni. inicá. 
ALTURA. S. f. sasto. II pl. otalpe. 
ALUBIA. S f. quindia. 
ALUDIDO (el). S. ni. andoba. 
ALUMBRAR. V. a. emblejar. || '* clarear. 
ALZAMIENTO. S. m. ardiñelo, ardiñó. 
ALZAR. V. a. ardifielar, costunar, encalo- 
mar, sustiñar, ustilar. 
ALLÁ. Adv. aotal, andolayé. 
ALLANAR. V. a. arosipar. 
ALLENDE. Adv. andolayé 
ALLÍ. Ailv. aoter, oté. ¡\ (Desde allí) á'&otcr 
AMADOR. Adj. in. jelanó. 
AMAESTRAR. V. a. chirijar. 
AMAGAR. V. a. budiar. 
AMANCEBADO Pp '*' izáo. 
AMANCEBAR. V. n. encamelar, pansiberar, 

persiberar. || "' izar. 
AMANCEBARSE. V. r. pansiberarse. 
AMANECER. V. imp. jahibar, jachivar, ja 
cliivelar. 



C ANIL 

AMANSAR, r. aiiutrntrar. 
AMANTE. Adj. ni. jcUnó;f. jeUni. II eon», je 
Unt«. 

AMAR. V. A. jclAr. 

AMARILLO. ILLA. Adj. m. baUcolé; f. baU- 

.-..li 
AMARRADO. .\<ij. m. haqnil>io. 
AMARRAR. V. a. TiAquiKar. 
AMARRIDO. IDA. .\<lj. niii1iinü;f. niulaní. 
AMARTELADO, ADA. Adj. ni. aquejciáo; f. 

»i}Uijorá 
AMARTELAR. V. n. aqiiejerar. 
AMASAR (}>on). V. a. iniilir. || (preparar al- 

'/o) mnliyar 
AMBICIÓN. S r. angiihü. 
AMEN. Adv. anAraiiiú, iingá. 
AMENAZA. S. f. RAJosa. 
AMENAZADO. ADA r. attmorizodo, 
AMENAZAR. V. a. ^'ajcsar, oslanar. 
AMIGO, IQA. S, m. nionró, itanal, recambió; 

f. nionrí, panalí, rocambh. ii ^ÍJi/imo^ qui 

ril.n 
AMIGÓTE. S. ni. nionroné. 
AMISTAD. S. f. liga. 
AMO, AMA. S. m julay; f. yejalá, julañí. 

(dr casa) f. * junil'a 
AMOLDAR. V. a nicnriniar. 
AMOR S. m. belén, jolén, jclí. 11 • jeler. 11 pl. 

1>"1"-I1PS. 

amorío. S. ni. jeK-n. I pl. f. amor. 1 (Tra- 
tar rn) encamclar. 

AMPARAR. V. a bomliorar, inerigar.linericar. 

amparo. S in. ineri(^ué. 

AMPLIO. Adj. m. aiiyo. 

AMULETO. .S. m. chaví. 

ANARANJADO f''o'<""/ Adj. arnijilé. 

ANCA. .'^. I. !ia|ia. 

ANCIANIDAD. S. T. puraflí. 

ANCIANO, ANA. S. ni. puré; f. purí. \\(iluy) 
|iiir<). 

ANCHO. CHA. Adj. m. aulé, auyó; f. anyí. 

ANOA. V. inij(cr. ella. 

ANDAR V. A chalar, pirar, pirelar. II * alar. 
II f mucho) • andivclar. (al pillaje) * gar- 
b'-ar. 

ANDAS j'ftrn ¡levar lo^ muertos. S. f. * liuirca. 

ANDRAJO. .S. ni jitarró. 

ANGARILLA. S T. gaüí. 

Anoel S m. manfarifil. 

ANGOSTO, TA. Adj ni. trujón ; f. trujofií. 

ANGOSTURA. .S. f. tnijí. 
ANGUILA .S r trujíK. 

ANGULAR. Adj. ni. «ÍBconché. 

ANGURRIA 8. r. niucK. 

ANGUSTIA. .S f. chucarrí, jnrcpén [(Con) 

Adv. cmpoíiinó 
ANQUSTiAOO, ADA. Adj. ni. oniposunó; f. 

Piiifximinf 
ANGUSTIAR. V. n. enriar, emposunar. 
ANHELO .S m. anguTió. 
ANl LA. S f. nljorga ' (de rrloj ) * angiií. 
ANILLO S ni. «iniliyil, angu^lró. fi-orlija) 

cbnqiií, rhiiHíjiiin. (. * «iigiií, * clin<|ii(, * 

dedil, * torzuelo. 



APAR 
Anima. S. f. orquidú. i; pl. orquidiia. 

ANIMACIÓN S. r. S<>»clil. 

ANIMADO. ADA. Adj. MI. orcliiquiíió; r. or- 

i-liiqillhl. 
ANIMAL. S. ni. buatrón, buatronel. 
Animo. .S. ni. buco, chii»orró;orchiquién, or- 

(]indi'-n. 
ANIMOSO. OSA. Adj. m. teronA, nianusaló; 

t tcroiii, iiiAniisayí. 
ANIQUILAR. V. a. UlMlbAr. 
ANO. S. III. bu, buyat/», rub-, yéque. 
ANOCHE. Adv. araclií. 
ANOCHECER. V. uiip. ncraehilar. \\ ( El ) nc- 

ni'liir. 
ANOTAR. V. a. randar. 
Ánsar. S. m. papín. 
ANSIA. S. f. jayipí, gramí. ;| • (Cantar en el) 

(onlVsar en d loriiiento. 
ANSIOSO, OSA. Adj. jayipón, vaoó;f. jayi- 

|iiftí, vaquí 
ANTE. Trip, angeyá, anglal. 
ANTEAYER. Adv. "gres^i li. I ■■. 
ANTEANOCHE. Adv. 

ANTEOJO. .S. ni. and * anquí. 

ANTEPASADO. .S. ni. bUUacu. 

ANTERIOR. .\dj. m. 8urr«'-. " Adv. ang«ly. 
ANTES -\dv. y Conj. gres. !, ^iiVn^ angeyá, 

aiijiliil. 
ANTESALA. S. f. .Sulopiá. 
ANTICIPADO, ADA. Adj. m. eujalé; f. sujayí. 
ANTICIPAR. V. a. clurijimar. 
ANTICRISTO S. |irop. Ancrisó. 
ANTIGÜEDAD. S. f. purijé. 
ANTIGUO, OUA. Adj. in. ]>Ufv, surró. f. purí, 

suirí. 
ANTOJO. S. ni. ancrí. 
ANTORCHA. S. f. niomieyín. 
ANUDAR. V. a. fiaquibar. 
ANUNCIAR. V. a, chaniuyar, chanacarar, pu- 

r:ili;i: . 

ANZUELO. S. m. riji'-. 

AÑADIR. V- a. anadiar, nejebar. 

AÑAGAZA. .S. f trebú. 

AÑEJO, EJA. Adj. ni. aranfé;f. aranfí. 

AÑO. S. m. brcj¿, dafií. II * breva. \\(bi$it$- 

tii I (luiungadoy. 
APABULLAR el sombrero. V. a. * achagar. 
APACIGUAR. V. a. jininiar, quininiar. 
APAGADO. ADA. Adj. in. bubifió; f. bubiflí. 
APAGADOR. S. ni. bcdelaró. 
APAGAR. V. a. babinar, bodclar, tasabclar. 
APALABRADO, ADA. Adj. ni. carcináo; f. ca- 

ri'iii:!. 
APALABRAR. V. a. oarcuiar. 
APALANCAR. V. a. castclanar. 
APALEADO. ADA. Ad. m. oasteláo; f. caato- 

lá; ' lusUncái. 
APALEAR. V. A. cARlclar, chaltrar. 
APARATO S ni niajoré. 
APARATOSO. OSA. Adj. ni. diacaudoy; f, 

iii«cf»iMÍ(\y(. 
APARCERÍA. .S. f. obifrunií. 
APARCERO, ERA. S. ni. cliifninó; f. cliifrunf. 
APARECER. V. a. ubiyar. II bichalar, bicho- 



APEE 



ARCA 



lar, bichotar. t! dirlar. H '^^ pupelar, * pure- 

lar. 
APAREJADO, ADA. Adj. m. julabáo, sariuu- 

ñé; t'. julabá, sarmuñí. 
APAREJAR. V. a. julabar, chitar, 
APAREJO. S. m. teiiglé. 
APARTADO, ADA. Adj ni. rijeláo; f. rijelá. 
APARTAMIENTO. S. 111. rijelú. 
APARTAR. V. a. chibar-abií, nicobar, rebu- 

charar, rechalar, rijelar. 
APARTE. Adv. risjé. 
APEADO. Adj. 111. piíironé. 
APEAR. V. a. pinronar. 
APEDREAR. V. a. resblañarar. 
APEDREA. S. f. resblañí. 
APEGADO, ADA. Adj. m. diñobeláo; f. diño- 

belá. 
APEGAR. V. a. diñobelar. 
APELACIÓN S. f. bertelarí. 
APELAR. V. a. bertelar. 
APELLIDO. S. m. liruque. 
APENADO, ADA. Adj. ra. charabaró; f. cha- 

rabarí. 
APENAS Adv. duá, 
APERADOR. S, m. ambró. 
APERCIBIDO. Pp. * alertáo, 
APERCIBIR. V. a. pincherelar. 
APERCIBIRSE. V. r. * alertar. 
APERO. S. 111. anibrí. 
APESADUMBRADO. V. apenado. 
APESADUMBRAR. V. a. coiiar. 
APESTADO, ADA. Adj. m. fúngale; f. fun- 

gayí- 

APESTAR. V. u. funguelar, sungelar. 

APETECER. V. a. angelar. 

APETITO. S. ni. boquí, angeló, jalipí, jayipí. 

II * boque. 
APIÑADO, ADA. Adj. m. mondaró; f. mon- 

darí. 
APIO. S. m jambú. 
APISONAR. V. a. janjabelar. 
APLAZAR. V. a. macarar. 
APLICACIÓN. S. f. junó, trejunó. 
APLICADO. Adj. m. nienrimó. 
APLICAR. V. a. raenrimar. 
APLOMADO, ADA. (color). Adj. m. dojapuy; 

f. dojapuyí. 
APOCADO, ADA. Adj. in. bubinó, longuisó; 

f. bubiñí, longuisá. 
APOCAR. V. n, babiñar, chimorrar. 
APODERADO. S. ni. queresqueró. 
APODO. S. ra. abernáo. 
APORREADO, ADA. Adj. m. chaltró; f. chal- 

trí. ':• * sobáo. 
APORREAMIENTO. S. in. * soba. 
APORREAR. V. a. chaltrar. 
APOSENTO. S. ni. alquerú |] * garitón, * 

piltro. 
APOSTAR. V. a. lijar, lijatelar, 
APOSTÓLICO, ICA. Adj. ni. reburdórico; f. 

rebnrdóiica. 
APOYO. S. m. desqniño. 
APRECIAR V. a. amolelar, rocanibelar. 
APRECIO. S. ni. jendeTií. 



APREHENDER. Y. a. sinastrar. 
APREHENDIDO. Pp. m. * abiazáo. 
APRENDER. V. a. trequi'jenar, sisastrar. 
APRENDIZ. S. m. trequejanó. \\(de rufián)* 

pagote. 
APRESURADO, ADA. Adj. ni. muñó; f. muñí. 
APRESURAMIENTO. S. ni. singó. 
APRETADO, ADA. Adj. m. giasnó; f. grasñí. 
APRETAR. V, a. pandelar, trensar, trinque- 
lar. i¡ * calcar, * enclavijar. 
APRIETO. S. ni. julo, trinqueló. 
APRISA Adv, salnioñí 
APRISIONAR. V. a. apiolar, jj (entre rejas) 

* eniejur. 
APROBACIÓN. S, f. lujoñí. 
APROBADO. Adj. m. lujoñáo. 
APROBAR. V. a. lujoñar. 
APROPIADO. Adj. menrinió. 
APROPIAR. V. a. nienrimar, 
APROVECHAR. V. a. molar, rumejar. 
APROVISIONAR. V. a. rielar, rielar. 
APROXIMADO, ADA. Adj. m. rujemáo; f. ru- 

jeniá. 
APROXIMAR. V. a. rujemar. 
APTITUD. S. f. * albiriji. 
APTO. Adj. ni. abisternáo, lachó; f. abister- 

ná, lacbí. 
APUESTA. S. f. lijaiií. 
APUNTALAR. V. a. uchular. 
APUNTAR. V. a. uchar. 
APUÑALADO, ADA. Pp m. * atacáo, * ba- 

raustáo, f. * ataca, * barausta. 
APURAR. V. a. escarlielar. 
APURO. S. m. julo, trinqueló. 
AQUEJAR. V. a. * guindar. 
AQUEL. Pron. m. asirió. || pl. asirlos. 
AQUELLA. Pron. f. asirí. || pl. asirías. 
AQUELLO. Pron. ocoló. 
AQUENDE. Adv. ondoquí. 
AQUESTE, TA. Pron. audoba, caba, ondobc. 

|¡ pl. andobas, andobales, ondobas. 
AQUl. Adv. acoí, atocé, ondoquí. 
ARA. S. f. dolí. 
ARADO. S. ni. easterandiñaró. 
ARAGONÉS, ESA. Adj m. trubianó; f. tru- 

biañí. 
ARANCELES y leyes del jiieqo, que siempre 

favorecían al fullero. S. pl. •' posturas. 
ARAÑA. S. f. arica, 
ARAÑAR. V. a. ñaicar, arisojar. 
ARAÑAZO. S. m. arisojón. 
ARAR. V. a. randiñar, astrujar, randiñelar. 
ARBITRAR. Y. a. argirar. 
ARBITRIO. S. ni. argirú, jará. 
ÁRBOL. S. ni. carchtá, caté, erulé, eruqué. 
ARBOLADO. S. ni. arberú. 
ARBOLEDA S. f leverbená. 
ARBUSTO. S. m. arluehí, buié, carchtá. 
ARCA .S. f. jestarí, jastarí, arcojuñí. |i * nia- 

1 í.i . 
ARCABUCEADO, ADA. Adj. in. arcoprindáo; 

f. aicopiiiiriá. 
ARCABUCEAR Y. a. arcoprindar. 
ARCÁNGEL. S. ni. arjoií. 



ARRE 



ASI 



ARCANO S. tr -■ 

ARCHIVERO. > ó. 

ARCHIVO. S ! 

AROlO. S. ni. arcanibi. u * lc)«, * uii^inan- 

g*. I ( ¡Mira comer y saiirne lin ftayarj ' 

j»oii'-lii«Mnlii. 
AROiENTE. Adj. tn. earé; f. oafí. 
ARDOR. .*^ ni. . ftspiri(unl)lhT. 

ARENA. .><. f. :i 
ARENGAR a /i ., , - . ..í Al $e dütraian. V. 

lí. ' foliar el sermon. 
ARGOLLA. S f. aljerga, cacob{. i: • alcurí. 
ARISTÓCRATA. S. ni. tintin; f. tintifií. 
ARMA. .'^. f. aroschí, arsosdií, ]ianciuqué. || 

(t'laitm) • lialdéo, * cotú. I ( de íiugoj^ua- 

cá. (Provisto de armas) ar^'andó. 
ARMADA r.fjtrcilo. |^ r<a/^ aigandinioró. 11 

(mifiii J antosrliisisní. 
ARMADIJO. S. ni rapa. 
ARMADO, ADA. Adj. ni. arpando; f. argan- 

di. • artiyáo. \f di armas menores J arsos- 

chisiclit^. 
ARMAR. V. a. • artiyar. I (pendencias) * fu- 

ri'ir. 
ARMARSE. V. r. • nrtij'arse. 
ARMELLA. S. f. aljergs. 
ARO. S. m. alcurí. 
AROMA. S. ni. bué. 
ARPA. S. f. arí. 
ARPfA. S. f. casdanií. 
ARRAez. S. ni. arrajú. 
AR <AiGAR. V. a. anmn<*jar. 
ARRAIGO. S. ni aniiifii'jú. 
ARRANCAR. V. a. arsujar, despandelar, rim- 

li.iyar. ; • talar. 
ARRANQUE. iS. ni. arsuji'i. nichobel. 
ARRASAR. V. a. aro.sipar. 
ARRASTRADO, ADA. Adj. m. arjulipé; f. ar- 

.lulipí 
ARRASTRAMIENTO. S. ni. arjulij.lí. 
ATWASTRAR. V. a. arJiíliiMir, rccardar. 
ARRASTRE, r nrra<'lraiiiirnto, 
ARREBAÑAR. V. a. arisojar. 
ARREBATAR. V. a. arjulcjar, randclar. H us- 

lilar, yi;,'uiTar. 
ARREBATO. S ni. arjulcjií, arjulepí. 
ARRECIADO, ADA Adj. ni. arrebojáo; f. 

nrri'lH'i.i. 
ARRECIAR. V. a arri'liojar. I! * fornir. 
ARREGLADO, ADA Adj. ni. oliitó; f. chilí. 
ARREGLAR. V. a. ahiHteinar; adojar. U chi- 
tar: paruarar. 
ARREGLO. S. ni arquiainó, pacuaró. 
ARREMANGAR. V. a. rí-jiuiar. 
ARRENDAMIENTO. .S. ni. ailípuclló. 
Ai¡R£NDAR. V. a iirli¡nicl)iir. 
ARREPENTIDO, IDA. Adj. u>. arrchiijáo; f. 

ani-i'iij.í 
ARREPENTIMIENTO. S ni. arreliiijaró. 
AiJREPENTiR V. n. nrrrlnijar. 
ARRESTADO, ADA. Adj. ni. arinatrdo; f. ari- 
natra. 
ARRESTAR V. a. arinatrar, estardar. 
ARRESTO. S. ni. arinatro. 



ARRIAR. V. a. arrcliiiar. 

AiiRiBA. Aiv. aupié, uprc*. U (Mtlt) Adv. 

tiptf liuter. 
ARRIBAR. V. a. aiij>mr. 
ARRIERO. S. ni. crreultrudoniáD, jcminibrtS. 

' I u-niiiuld. 
ARRIMADO, ADA. Adj. m. arpi^áo; f. arpuji. 
APRIMAR. V. a. arpujar, rti.|eniar. 
ARRINCONADO. Ad. 111. fellnatáo. D * acó 

rral.Ki. 
ARRINCONAR. V. a. retinatar. || ^.l/r^r «H MN 

rin<-tni) ntiiiar. | • acorralar. 
ARRODILLADO. Adj. ni. iirricialoló. 
ARRODILLAR V. n. arriciar. 
ARROGANCIA. S. f. atcrna, barudifií, Itarun- 

diTií. 
ARfiOGANTE. Adj. ni, gonfuné; f. gonfafiL 
ARROJADO. Atlj. ni. arquÍ8Íjí, terne. 
ARROJAR. V. a. nrquisarar, arqiiisijar; bn- 

eiiiinir, liucliarelar; tachescar. 
ARROJO. .S. m. orquidín. 
ARROLLADO .Vdj. ni. jtaudíio, argilarú. 
ARROLLAR. V. a. pandar, argilar, argilelar. 
ARROPAR. V. iicinri.ir, afarjar. 
ARROPE. ."*. III. ;:'.!'. ftlgulé. 
arropía. S. f. ^iiluilni. 
ARROYO. S. m. leste. 
ARROZ. .S ni. arcopinhó, corpiche. 
ARRUGA. .S f. argostin, i>rensanó. 
ARRUINADO, ADA. Adj. ni. arruché; f. ami 

ciií 
ARRUNFLAR (en el juego de naipei). V. «. 

caijíirar. 
ARTE (jiara engañar). S. com. * revesa. 

(de los tahurea) ' la ciencia de Vilhao. 
ARTERIA. S. f. jonjanipén, trajatá. 
ARTÍCULO. S. ni. arlilmlf. 
ARTIFICIO. S. ni. albiriji. 
ARTILLERÍA. S. f. arliijuudí. 
ARTILLERO. S, ni. arliijundé. 
ARZOBISPO. S ni. iiisuljia. 
ASADO .S. m. asiiiiné. 
ASADURA. S. f. calafrcsa. 
ASALTAR. V. a. a!<almiinar. I! * atracar. 
ASALTO S. ni. asalnuiflí. :; * atraco. 
ASAMBLEA. S. f. biía, catoscá. 
ASAR. \'. a. asiiiiiiur, querabar. 
ASCENDIENTE o antoiíasado. Adj. ni. i^u- 

niici'i. 
ASEADO. ADA. Adj. ni. alipiáo; f. alipii. 
ASEAR. V. a. nlipiar, jiilabar. 
ASEGURADO. Aiij. m atrojiparó. 
ASEGURAR. V. a. atrojipar. 
ASENTAR V. a. raiidiir. 
ASE.NTiR. V. a. pncliibolar. 
ASEO S. m. alipip<'-ii. 
ASERRAR. V. 8. diinar. 
ASERRÍN. S. m. jiracó e dahf. 
ASESINAR. V. a. cliurinar, encorliar. 
ASESINO. S. m. ardnjny, cliurinaró. 
ASESOR. ORA Adj. ni. agiuló; f. aguali. 
ASESORÍA. .S. f. Rgiinli. 
ASI. Arlv, y Conj andiar, atiar. i;M»í «>»""> 

andiar-sata. i! (j1$l quf) andiar sos. |' (An 



ATAR 



AVEN 



mismo) andiai' niateió. || (Así sea) anara- 

niá. J ( Así es) c\i\\iQ, chachipéiisinela, 
AS.DERO de la bolsa. S. m. * pezón. 
ASIDO. Pp. * acerráo, * aferráo. 
ASIENTO. S. m. abestique, agentive; bansa- 

qui, bestí. || jinoy, 
ASILO (con derecho de). Adj. m. * acojío. 
ASIMISMO Adj. andiar-matejó. 
ASIR. V, a gaiibear, loyar, sinastrar, truji- 

par. 'I ''■ acerrar, ''^ aferrar. 
ASISTENCIA. S. f. asiapí, asidiajú. 
ASISTIR. V. a. agilar, andigar, catanar. 
ASNO. S. m. buchinonge, gel, grel, mayo, 

ternoró. |1 * cuatro de menor, * tres de me- 
nor, * rozno. 
ASOCIACIÓN de ladrones. S, f. '•■ marcha. 
ASOCIADO, ADA. Adj. m. acatáo; f. acata. 
ASOCIAR (en compañía). V. a. acatar. 
ASOLAMIENTO S. m. najipén. 
ASOLAR. V. a. arosipar. 
ASOLEAR. V. a, asorcanar. 
ASOMAR. V. a. ardiñelar, chiprar. 
ASOMBRADO, ADA. Adj. m. asorduy, asor- 

dáo: f. asorduy í, asorda. 
ASOMBRAR. V. a. asordar, tripasar. 
ASOMBRO. S. m. asordú. 
ASOMBROSO, OSA. Adj. m. ciboy; f. cibayí. 
ASPAVIENTO. S. m. aribán, arisbán. 
ASPECTO. S. m chichi. 
ÁSPERO al paladar. Adj. m, soró; f. sorí. 
ÁSPID. S. ni. casdaraí. 
ASPIRAR. V. a. arispar. 
ASQUEROSO, OSA. Adj. m. jindó, prachin- 

dó; f. jindí, prachindí. 
ASTA. S. f. nogué. 
ASTILLA. S. f. nuliyá. 
ASTRO. S. ra. tariqué, uchurgauí, 
ASTROLOGÍA. S. f. taripén. 
ASTRÓLOGO. S. m. taripó, 
ASTRONOMÍA. V. asirología. 
ASTUCIA. S, f. arcarabí. chonipén, jiribí. || 

* cifra, * chanza, * chanzaina, * leva, * 

revesa. 
ASTURIANO, ANA. Adj. m. jirisinó: f. jirisiñí. 
ASTUTO, UTA. Adj. m. jiriné, rodonianó; f. 

jiriní, rodomafii. || * arredomáo, * negro, * 

pulió. (Muy) * sage. 
ASUNTO. S. ni. doga. 
ASUSTADO, ADA, Adj. m. dandulé; f. dan- 

duyí 
ASUSTAR. V. a. dandular, orpaponar. 
ATACADO. Adj. m. orsojañáo. 
ATACAR. V. a. orcatar, orsojañar. 
ATADO. Adj. m. jiandebráo. 
ATAHARRE. S. f. ortricá. 
ATAJADO, ADA. Adj. m. oi'yuneráo ; f. or- 

yniierá. 
ATAJAR. V. a. oryunar, oryunerar. 
ATAJO S. m. oryuné. 
ATALAYA. S. f. orjirlé. 
ATALAYAR. V. a. * espiar. 
ATAQUE. S m. orsó. 
ATAR. V. a. pandar, pandebrar, ñaquibar, 

trincar. 



ATARUGADO. Adj. ni. orgagó. 

ATARUGAR. V. a. orgagar. 

ATASAJADO. Adj. m. orjajé. 

ATASCADO. Adj. m. oschicláo. 

ATASCAR. V. a. oschiclar. 

ATAÚD. S. m. jastarí e mulo. || * comba. 

ATEMORIZADO. Adj. m. oslané. 

ATEMORIZAR. V. a. oslanar. 

ATENAZAR. V. a. omiodragar. 

ATENCIÓN (respeto). S. f. bajin. || parrable, 

il (En) Adv. orlangü. I! (Con) acán. 
ATENDER. V. a. dicabelar, diquelar; junelar; 

orlaiigar, penchabar. 
ATENDIDO, IDA. Adj. m. orlangó; f. orlau- 

guí. 
ATENER. V. a. aterelar. 
ATENTAMENTE. Adv. acán. 
ATENTO, TA. Adj m. emposunó, glandascó; 

f. eniposuñí, glandasquí. 
ATERRADO, ADA. Adj ra. orpaponé; f. or- 

papoflí. 
ATERRAR. V. a. orpaponar. 
ATESORAR. V. a. chitelar manchin, ordejo- 

roniar. 
ATESTIGUAR. V. a. orpinjipar. 
ATEZADO. Adj m. caló. 
ATINAR. V. a. sinisar. 
ATORMENTAR. V. a. acharar, corlar, jurepe- 

nar. 
ATREVIDO. IDA. Adj. ra. chirijimoy; f. chi- 

rijimayí. 
ATRÁS. Adv. palal. |l Int. ¡palal! 
ATRIO. S. m. nardichola. 
ATROPELLAR. V. a. bucharelarostelí, catar. 
AUDIENCIA. S. f. benseñí, sundiñé. 
AUDITORIO. S. m. sundiñé. 
AUMENTAR. V. a. arrebujar, nejebar. 
AUMENTO. S. ni. nejebó. 
Á UNA, Á UN TIEMPO. Adv. catané. 
AUNAR. V. a. diñobelar 
AUNQUE. Conj. ansós. 
AURORA. S. f. * jahivé. 
AUSTERIDAD. S. f. griba. 
AUSTERO, ERA. Adj. m. mitichó; f. mitichí. 
AUTORIDAD. S. f. arciló, gobrelén, peo, so- 
lar. ;| (real) bujerí. 
AUTORIZADO, ADA. Adj. m. silnó; f. silñí. 
AUXILIAR. V. a. agilar, furunar, inerigar. 
AUXILIO. S. ni. ineriqué. 
AVALUAR. V. a. amolelar. 
AVANZAR. V. V. chalar-dur,recha]ar. 
AVARICIA. S. f. arrají, carcañipén; gancibé, 

gancibén. 
AVARO, ARA. Adj. ni. arrajunó, carcañé; f. 

arrajuñí, carcañí. 
AVASALLAR. V, a. achangar. 
AVE. S. f. patria, pulía. |, (de rapiña) pu- 

chorí. 
AVECILLA. S. f. ujarré. 
AVECINDADO. Adj. algomagó. 
AVECHUCHO S. ni. apuchobó. 
AVEFRÍA. S. f. jiunuyá. 
AVENTAJADO. ADA." Adj. ni. puriandé; f, 

]iurÍ!Uidí. 



10 



AZAU 



AZUL 



AVELLANEnO, ERA. A Ij. HI. l>«p"jó: f. pa- 

I.ujt. 
AVELLANO. ANA. S. in. |>ujó; f. puji. 
lAVEMARlAi Ini i|>unia)j«ié! 
AVENA S f. lardori. 
ATENIDA. S. f. nafii')ar( !' sisni. 
AVENTAR. V. a. Imrliaiirir. 
AVERGONZAR. V. n. |iaoliiliclar. 
AVERIGUAR V. a. huclianlur, orolar. 
AVERSION. S. f. bcrrochi. 
AVIADO, ADA. Ad. m. chitó; f. cliitl. 
AVIAR. V. ft, cliilolar. 
aviOn. S. 111. arrijé, lusjnvi. 
avisadísimo. S. 111. Mij». sago. 
AVISADO I'l». • alertáo. 
AVISAR V. a. apusjir. ; (a uno jwra que ae 

aif^riite). Int. ¡pcftas! 
AVISO. S. ni. arsopé, irsinit'n. Int. (para 

dar aviso) » ¡juuito! |: (a la justicia J S. * 

soplo. 
AVISPA. S. f. anispa, arsonisjia. 
AVISPERO. S. ni. arsoné. 
AVUTARDA. S. f. arsoclíí. 
lAYi Int. ¡i«na! 
AYER. .\<lv. acheté. 
AYUDA .S. f. asidiapi. I: * vigilé. 
AYUDANTE (de vrn/ugu) S. ni. * vigilé, ♦ 

vigolero, h (l'if ayuda a engañar) * doble. 

(de ladrones) * cofrade. 11 (de garito) * 

arrendaor, • coadjutor, majorioiiio del 

naipe. 
AYUDAR. V. a. agilar. 
AYUNAR. V. n. arrcstrojalar, parrotorbar. || 

(por prfrp/o) aynnisarar. 
AYUNTAMIENTO S. ni. armofojí. 
AZABACHE. S. ni. ajigriné. 

AZADA. S. f. jopa. 
AZADÓN. .S. ni. jo]ión. 
AZAFRÁN S. in. jojiiní. 
AZAHAR. .S. ni agil{. 
AZAR. S. ni. sustirí. 



AZAr;c(*»N S ni. armjilé. 

AZOQUE S. m. ;;lljini. 

AZOiiADO, ADA Adj. ni dandulé*. f. dan- 
diiyí. 

AZOTADO, ADA. Adj. m. barandáo. baran- 
deláo, baran<ló; f. dá, elá, di. " ' i, 

envesáo, * fajáo, * peiiciio. i ( 
(f) * disciplinante de j)eiicn, " .:..:. 

AZOTAR. V. a. baraniJur, barandelar. i * 
afrentar, * envesar, • ¡lalniear. i (el verdu- 
go) * frisar, * pencar. 

AZOTE. S. ni. baiandé. I¡ • tocino, li • du- 
ros, • fajas, en pl. !¡ (de verdugo) * penca. 
' pl- * pencazos. 

AZOTEA S. f. onrrandéa, varidí. 

AZÚCAR. S com. K*'"'hí, gajnchí, juy(. uyí. 

AZUCARADO, ADA. Adj. ni. galurhuniú; f. 
galiii'liiinií. 

AZUCENA S. r gildí, jililé. 

AZUELA .S. f. jusanietrí. 

AZUFAiFA. .S. f antiijí, antnjinif. 

AZUFAIFO. S. ni. antiijini ; * ginjo. 

AZUFRE S. ni. juré. 

AZUL. .\iij. com Jul. 

AZULADO. ADA. Adj. ni. julé; f. jiiyí. 

AZULEJO. .S. m. L'oliü. 



REFRANES - 1. Ungá jelivs dicar currelar é 
yes ciilorró, o chibela.<! an yes baiijaró. 

'J. Or itreje jairó jialal or jorrodáo, ga- 
raba á jorpoy y bi.sna or ftafráo. 



MALDICIONES. - Arrastráo te veas po un ca- 
fia verá resit-n poda o. 

Te veas arrincoiíao, nial arma. 

C,|ue te se sartén lo sojo como cahuto e 
ajiua. 



1 



I 



B 



BALO 

BABA, S, f. bajilí. 

BABEAR. V. a. bajilar, chiotar. 

BABERO. S. m. chiotí. 

BABIA (Estar en). V. r. nioscabarse. 

BABIECA. S. m. mancanó. 

BABILONIA (confusión). S. f. barnojina. 

BABOSEAR. V. babear. 

BABOSO, OSA. Adj. m. bajilaró; f. bajilarí. 

II * harpiéo. 
BACUCHA. S. f. cliuniiajá. ||pl. * adornos. 
BACALAO. S. ni. jurihañí. 
BACANAL. S. f. garata, jachipén. 
BACÍA d<; barbero. S. f. baslú. 
BÁCIGA (juego de jiaipes). S. f. bnrlojí. 
BAClN. S. m. escarque, picote. || * cuerno, * 

mortero puerco. 
BÁCULO. S. ni. bateró, bujucó, caste. 
BACHILLER. S. m. baniché. 
BACHILLERÍA (locuacidad importuna), S. f. 

bachijiiñí, banichería. 
BADAJADA (tontería). S. f. mancañiripén. 
BADAJO. S. m. bátele. 
BADANA. S. f. postín. 
BADIL. S. m. * badelicó. 
BADULAQUE. S. ni. garandón. 
BAILADOR, ORA. Adj. m. quelararó; f. qvie- 

laiiiií. 
BAILAR. V. a. quejar. 
BAILARÍN. V. bailador, 
BAILE. S. m. quelo. 
BAJAR. V. a. ostelar, pajar. 
BAJEL. S. m. periíer. 
BAJEZA. S. f. nausardeza, nausardipén, chi- 

noria. 
BAJO, JA. Adj. m. ostelé; f. ostelí. || * le- 
dro. llAdv. yPrep. bajiné. i| (Por) bajiné. 
BAJO (despreciable). Adj. m. bantojó, nau- 

sardán; f. bantojí, nausardañí. 
BALA. S. f. jurdiá. 
BALADRE. S. f. alcira, alfira. 
BALADRÓN. S. m. banjuló. 
BALADRONADA. S. f. liaiijurrí. 
BALADRONAR. V. n. banjurriai'. 
BALAGUERO (montón de paja). S. m. bal- 

niatijí. 
BALANZA. S. f. estongere. || * pasanta. 
BALAZO. S. m. jurdiaró. 
BALCÓN. S. ni. felicha. i| (cubierto) dican- 

disqueró. 



BARA 

BALDADO, ADA. Adj. m. baldaqué; f. bal- 

daquí. 
BALDE. S. ni. pigote. 
BALDÓN. S. ni. baljiú, baljoró. 
BALDOSA. S. f. uyagoní. 
BALDOSÍN. S. m. ulagoné. 
BALIJA. S. f. baljuquí. 
BALSA. S. f. balajá. 

BÁLSAMO. S. m. ampio-lachó; baltimité. 
BALUMBO. S. m. bacaniún. 
BALLENA. S. f. bancotí. 
BALLENATO S. ni. bancoté. 
BALLESTA, S. f. cobarra, rapa. !I * cobarba, 

* corva. 

BANASTA. S. f. cornicha, bajirina. 

BANASTERO. S. ni. bajirinaiió. 

BANCA. S. f. bansaquí. ll (de comercio) que- 
jen;!. II (Juego de) bansaquí. 

BANCO (asiento). S. ni. bestalé, bestelé, 
agentive. i| (comercial) bansiné, quejeñá. 

BANDA. S. f. bisponipí. 

BANDADA. S. f. butijuyí, butipují. 

BANDERA. S. f. nagira. 

BANDERILLA. S. f. bilijí. 

BANDERILLEAR. V. a. bitijiar. ^ 

BANDERILLERO. S. ni. bitijiaró, bitijurero. 

BANDERÍN, BANDEROLA. S. m. nagiricha. 

BANDIDO. S. ni. bajiloné, banjolé. 1| * dro- 
nista. 

BANDO. S. ni. bujiló, 

BANDOLERA. V. banda,. 

BANDOLERO. V. bandido. 

BANQUETA. S. f. bansaquí. 

BANQUETE. S. m. bunsoquí, gayipén, ja- 
chipén. 

BAÑADO. Adj. ni. barmejiáo. 

BAÑAR. V. a. barinejiar. 

BAÑO. S. m. barmejí. 

BARAJA. S. f. bisparí, bisparaja. || * bcyua, 

* fayá, * gaita, '^ huebra, * juego de car- 
tas, * juego de hojas, * libro real. || (pre- 
parada para trampas) '-^ cartas picantes, * 
hacer el naipe, * preparar el naipe, * traer 
el diablo en el cuerpo. ll (preparada para 
la flor llamada uolmiyo») * bruñía. \\( Ti- 
rar la baraja en el juego) * hacer obleas. 

BARAJAR. V. a. bi.sparajar. 
BARANDA, BARANDAL S f. buspijé. 
BARANDILLA. S. f. buspiíirí. 



IJ 



r.ASu 



IMCH 



BARATERO, ERA. S. in. inatojeruii, bulcjer- 

uii; f. luatojerhi, butejeiñí. || * vilagómez, ' 

• vilhorrú. 
BARATO, ATA. Adj. m. reurononió; f. onid. 
BARBA. S. f. chon. II 1>1. chom-s. I¡ * bosque. 
BARBADA (cidcnilla) S. f. * tiraera. 
BÁRBARO, RA. S. ni. burjachitjue; f. burja- 

<-li¡|m'. 
BARBECHO. S. til. burchiqué. 
barbería S. f. burquechí. 
BARBERO. S. ni burquecho, clionero. 
BAnBiAN. .S. ni b.irl'án. 1: ' barbal, • barbí. 
BARBOn (macho cabrío). S ni. * cabrón. 
B.\RCELONÉ8 Adj. ni. lajanó. 
BARCO, CA. S 111. berdó; f. berdí. 11 (peque- 

íio J berdolé 
BARDA .S. {. bayií. 
BARÓN (titulo). S. ni. bunejú. 
BARQUERO. S. ni. berdorro. 
BAUQUICHUELO. S. ni. bejlí. 
BARQUILLO, ILLA. S. ni. berdolé; f. bují. 
BA.-ÍRA. .S. I. blljá. 
B 'ft^ACA. S. f. * caverna, * manía. 
BARRAGANA. S. f. tronca. 
BARRANCO, CA. .S. 111. biijarré; f. bujarrí 
BARRENA .S. f. bücurriá, bascurrí, basen 

iriá, i|uincuquí. 
BARRENAR. V. a. baspurriar. 
BARRENDERO, ERA. Adj. ni. bufjaniarú; f. 

liurjatiiarí. 
BARRENO. S. m. bascurrió. 
BARREÑO. S. ni. Icprenteró. 
B">RRER. V. a. buijuinar, julabelar, 
BARRIADA. S. f. ula^'iió, uyaqué, bijucá. 
BARRIDO. Adj. ni. burjanimé, 
BARRIGA. S. f. po. 
BARRIL. S. ni. Jiigote. 
BARRIO. V. barriada. 
BARRIZAL. S, ni. chiqué. 
BARRO. S. ni bujulí. I ^fo/i ;)a;a^ bayú. 
BARRUMBADA. .S. f. baiijuirí. 
BARHUNTAR. V. a. bajiiclianar. 
BÁRTULOS. .S. m. jil. • bcllieces. 
BAKULLO S. III. diuniú, garata. 
BASAR. V. a. pardiar. 
BASE. S. f. pardi. 
BASILISCO (fc¡)til). S. ni. bengojí, buBÍinuji, 

iliv.iiiiilé. 
BASQUINA. S. f. barunf. ü * cani|iana, ' rcou 

da, tayáo. 
BASTA. BASTANTE. Adv. dobU, barsainiá. 
BASTAR. V. II. lir«-jelar. 
BASTARDEAR. V. n. burraqiiiar. 
BASTARDÍA. S. f. bnrraquifií 
BASTARDO, DA. Adj. ni. barracó; f. bnrra- 

.,11). 
BASTO, TA. Adj. ni. brpjplo; f. brrjcK. 
BASiOn. S. iu. bujticó, cale, castc, tirante. 

' Halón. 
BxsrONERO. S. ni. buguquuró, bujilú. \\(de 

Imle) biijiluy. 
BASURA. S. r. fulafií, furgoní, buMgohí, 

fioidá. 
Basurero, era. Ad¡. m. anuuitarró: f. an- 



puitarrf I (sitio domie recogen leu bnturcu) 

ftirgroflc. 
BATAHOLA. S. f. grescajó. 
BATALLA. .S. f. buroyá. 
BATALLÓN .S. ni. biijundí, bujundonL 
BATAn. .S. ni. balHií. 
BATATA. S. f. bilajillií. 
BATEL. S. ni. bcrdolé. 
BATERÍA. S. f. balijiá. ¡\ (d^ cocina )ha\Í}L 
BATICOLA. S. f. • guiftaéra. 
BATIR V. a biiliar. 

BATURRO, URRA. Adj. m. galilí; f. galiyL 
BAUTISMO. .S III. niurbobelaró. 
BAUTIZADO, ADA. Adj. ni. niuchobeláo; f. 

imicholpilii. 
BAUTIZAR. V. a. niuc-liobelar. 
BAYO. YA. Adj. ni. bañó; f. bahL 
BAYONETA. S. f. bacliurí. 
BAZO. .*>. III. cliasavó. 
BEATITUD. S. f. majan j»(^n. 
BEATO, ATA. Ailj m. iiiaiijaró; f. maujarL 

S. Ill t-riaiidó: f. eriandí. 
BEBEDOR, ORA S. ni. jtiaró, piyaró, priva- 

ró, tapiyaró, f. piarí, piyarí, privarí. 1 • 

piaor, * piarcón; i (gran) piancón. || (de 

vino) matagaró. 
BEBER. V. a. piyar, privar, tapiyar. || • 

jiiar, * potar. 
BEBIDA rspirituosa. S. f. rejiafií. 
BECERRO, ERRA. S. m. batané, bcchunó, 

bupflaló, cliajiirú, {>etAnó; f. batañí, bu- 

oliufií, biirelulí, cliajurí, pctafií. 
BELDAD S. f. orchirí. 
BELLACO, ACÁ. Adj. ni. * lúdio, • maco; f. 

' ludia. * maca. 
BELLEZA. V. beldad. 
BELLO, LLA. Adj. TU. baljí, berjé; f. baljisí, 

licrjí 
BELLOSO. Adj. ni baljuy. 
BELLOTA. S. f. berjivia, birtriijimí. 
BENDECIR. V. a. majarar, rabeíar. 
BENDECIDO, IDA. Ádj. ni. majaré; f. ma 

jarí. 
BENDICIÓN. S. r. majiranf. 
BENDITO, ITA. Ailj. in. brcsbiín, niajaráo; f. 

bii'íiliafii, iiiajaiá. 
BENEFICIAR V. a. rumojar. 
BENEFICIO. S. ni. lalnr, mistó. 
BENEVOLENCIA. S. f. lacliipén, pesauibéo. 
BENÉVOLO, OLA Adj. m. lachó; f. lachL 
BEODO. S III. curda. 
BERENJENA. S. f. borrofiona, qnelayá. 
BERZA S f. borriiní, relaja, sojié. 
BERRENCHÍN. S. m berrí. 
BERRERA. .S. f. ycsvú. 
BERRO .S III. yinlii 
BESAR V a. cliumcndiar. 1! (a/)re(adamrnU) 

chiipcndar. 
BESO S. ni. cliunicndo. I fa;»r</rt</o^ dm- 

pendo, chniteiidí. 
BESTIA. S. f. bufttajú, gra. II * trcra. pl. 

grács. ': (dom^stii-ag) brajiás. 
BETÚN. .S ni. buBJinié. 
BICHO. 8. m. pcriluyü. 



I 



BOKR 

BIEN. Adv. y Conj. Jachó, mistó. || S. m, la- 
chó. II (de fortuna) pl. jayerés. 
BIENANDANZA. S. f. osunchó. 

BIENAVENTURADO, ADA. Adj. m. niajaráo, 

majaró; f. majará, majarí. 
BIENAVENTURANZA. S. f. majaripén. 
BIGORNIA. S. f. birrandí. 

BIGOTE. S, m. bericobé. 

BILBAÍNO, ÍNA. Adj. m. biboné ; f. biboñí. 

BILLETE. S. m. bindoy, bicandoy. || (de 
Banco) * papil, * papiro. 

BIRLOCHE. S, m. bisdostón. 

BISIESTO. S. m. quiuiigadoy. 

BISOJO, OJA. Adj. m. bieobay; f. bicobayí. 

BiSOÑO, OÑA. Adj. m. biscoudó; f. biscondí. 

BIZARRO, ARRA. Adj. m. persiiié; f. persiñí. 

BIZCO, CA. Adj. m. bieobay; f. bicobayí, 

BIZCOCHO. S. m. bijutol, bijutoy. 

BIZCOTELA. S. f. bijutela. 

BIZMA. S f. bidimí. 

BLANCO, CA. Adj. m. parnó, ¡i'asnó; f. par- 
hí, [ila.sñí. 

BLANQUEADO. Adj. m. bornabáo, plasniáo. 

BLANQUEAR. V. a. bornabar, plasniar. 

BLASFEMAR. V. a. jermanar, solajar, zerma- 
ñar. 

BLASFEMIA, S. f. buldají, jermañá, solajai, 
zermañá. 

BLASFEMO. S. com. casdamí. || m. jermañáo, 
sohijáo, zermañó; f. jermañá, solajá, zer- 
mañí. 

BOBO, BA. Adj. m. bambané, bambanó, man- 
caiió; f. bambañí, niaucañí. 

BOCA. S. f. muí, retiiñí, rotuñí, sonsi. H * 
buque, * coba. 

BOCADO. S. m. bornó. 

BODA. S. f. romandiñipéa. 

BODEGA. S. f bambanicha. |j * hostalería. 

BODEGÓN, banibaniclia. |i ''" hostería, * pen- 
samiento, '''- recambio, * registro, * tasque- 
ra, ■■ tayóii. 

BODEGUERO. S, ni. bambanicheró. || * hos- 
tal ero. 

BOFE. S. m. buque, parnó. 

BOFETADA. S. f. chomidiñí, cate. 

BOFETÓN S. m. chomidiñü. 

BOLOS (Juego de). S. m. * tirangosta. 

BOLSA de lo< fulleros para esconder los nai- 
pes S. f. * bolsiya. 

BOLSILLO. S. m. quisiá, quisobí. || (de dine- 
ro ) ''- cica. 

BOLSO, SA. S. m. quisobó, zaino; f. quisobí, 
zaina, quisiá, potosiá. || m. * cuadráo; f" * 
cuadra, '■■ cigarra. \\ (de dinero) * pelota, 

BOLSÓN. S. m. quisibó. !| * cigarrón. 

BOLLO. S. m. gorbio. 

BONDAD. S. f. fendafií, laehipén. 

BONITO, ITA. Adj. m. mistó;!', raistí. 

BONO. S. ra. mole, papirí. 

BORCEGUÍ. S. m. * estivaJ. 1| pl. * labraos. 

BORRACHERA. S. f. curda, matipén. |i * mor- 
dí tra. 

BORRACHO. ACHA. Adj. m. acurdáo, curde- 
la, curdo, matagaruó, mató, pilé; f. acur- 



BURD 



13 



dá, curda, matagarní, matí, piyí. || * estil- 
bón, * piorno, * potáo. 

BORRAR. V. a. nevelar. 

BORRICO. S. m. mayo, ternoró. 

BOSQUE. S. m. tobergelí. || (de olmos) di- 
mutrí. 

BOTA (de montar). S. f. * ilustre. || (de cal- 
zar) * toba. II (de mujer) estilbén. || * esti- 
val II (de vino) * bufia, droba, manguara, 

BOTE (cmharcaeiún). S. m. bují. 

BOTELLA. S. f. mendeií. 

BOTICA. S. f. ferminicha, tuní. \\ * bambani- 
che. 

BOTICARIO. S. va. ferminibé. ¡I * bambani- 
cheró. 

BOTIn. S. ni. loyipén. || pl. * labraos. ¡1 (de 
mujer) pl. * dichosos. 

BOTONES. S. m. pl. * canariches. 

BOYERO. S. m. gurubanó. 

BRACERO. S. m. raudiñaró. 

BRACMÁN (sacerdote indio). S. m. farfaro. 

BRAGAS. S. f. balumbrés. 

BRAMIDO. S. m. * bramo. 

BRAVATEAR. V, a. '■■ galear. 

BRAVO, VA. Adj. m. persiné; f. persiñí. || * 
bravata, * matante. 

BRAZO. S. m. murcia. || * bracio, || (derecho) 
* godo. II (izquierdo) * ledro. 

BRÉCOL. S. ni. sojié. 

BREÑA. S. f. erajardá. 

BREVA. S, f. chaví. 

BRIDA. S. í. solabarrí, solibarrí. 

BRILLANTEZ. S. f. esyaqué. 

BRILLO. S. ni. * postín. 

BRINCAR. V. a. salmuñar. 

BRINCO. S. m. salmuñí. 

BRINDAR. V. a. grimar, grimpar, terquelar, 

BRINDIS. S. m. terqueloy. 

BRÍO. S. m. orquidén. 

BROMA. S. f. baya. 

BROMEAR. V. a. flamear. 

BRONCE. S. m. asisprolé. 

BROQUEL. S. m. * barcelonés, * campanúo, 
'■■■ faldudo, * muro, * rueda, * rodancho. 

BROTADO. Adj. m. bruteló. 

BROTAR. V. a. brutelar, purelar. 

BRUJO, JA. S. m. ehuanjanó;f. chuanjañí. 

BUBÓN. .S. m. brutulé. 

BUENAVENTURA (Decir la). V. a. penar a 
bají. 

BUENO, ENA. Adj. ra. baró. fendó, lachó; f. 
barí, fendí, lachí. il Adv. mistó, lachó. || 
m. * guido; f. '■' guida. 

BUEY. S. m. burú, goruy, gruy. II pl. gorúes, 

BUFETE. S. m. cafidí. 

BUJARRÓN. S. m. bujendoy, bujenduy. bu- 
jend}', pargo. 

BULTO. S. ra. jiba. il (de ropa) * farda. || 
(que hace la cartera) * bimba. !| (de dinero) 
•' landre. 

BULLICIO. S. m. grescajó. 

BURDEL. S. m. * manfla, * manflota, * me- 
són de las ofensas. 

BURDELERO, ERA. (que frecuenta los burde- 



14 



CACA 



CALZ 



¡f*). S. ni. • !• •(. 'l..t - ..• f. * •..,.. (lotcsca. 
BUROO, OA. S 
BURLA. S. I. i ; 1. i; (tía- 

cr) V. n. * li.-^ai 
BURLADOR. A<i.|. n.. * maleante. 
BURLAR. V. a. }:ircl«r. 
BURRO, URRA. S. iii. gcl, grcl, tuayo, temo- 

u<. I. ^'«li-fii, jfrfftí, maya, tcrnoií. 
BUSCADOR S. III. oKiUur. 
BUSCAR. V. a. orolar, orundar. II • orotclar, 

• I.tiaiiii9tiar. ^»/i<</iu.»^ nrcirar. 
BUSCÓN. ONA. Adj. m. orunduu; f. unindohL 
BUSTO. 8. nx. bucratón. 



REFRANES. -3. ISuti-r tnúlaii |)acliii»ach(ai 
i- UTiioKt, aus v julay oioIpici»». 

4. CaU ycqué, aiu ihavuró e dcaqui-ris 
trcH.'caué^. 



MALDICIONES. - Mar (litóii t« ranúe de cu- 
ne, esaliori'n túo. 

le se cai}{an la asauras jeclias cachos, 
8Íu halMÍ umtirHáo. 

(üili quiétts y no iméas, cauaiio afli- 
gió. 



CABAL. Adj. ni. mnjoró, i'crdó; f. niajorí, 

].erdí. 
CABALA. S. f. tillllljí. 
CABALGADURA. S. f. bas-ttiju, gra. . jii. 

^'fa'.-i. ■ lU'Zil. 
CABALÍSTICO Ailj. m. tinnujauó. 
CABALLERÍA r. cabalgadura. 
CABALLERIZO. S. m. ;,'raitulú. 
CABALLERO. S. m. eiay, eray. 
CABALUO. 8. ni. gra, graste. || * almifor, * 

iiliiiisnr, * cuatro. 
CABANA. S. f. ocajanaiclia. || * caverna, * 

manía. 
CABELLO. S. ni. bal, bale. I! {ti. * aires, i; 

( rnnrsado$) \i\. * greñas. 
CABEZA. S. f. clioU, jeró. |1 • cliaiütel, • 

<liii-hí, • mechusa. \.( de familia) brogeró. 
CABEZÓN friirllo dr iayo). S. m. • hopo. 
CABO ( tn ¡n iniltria). S. m. |K)tcstjueró. II 

(li /irriidio) ' cuco, * bodo de ran. 
CABRA. .S. f. braquiá, bruñí. 
CABRITO. S. m. bruiiiyó. 
CABRÓN. S. m. jingnié. I (macho cabrío) 

bracM», bruftó. I ' bdrbáo, * barluio. 
CACHORRILLO (pistola). 8. m. pruscá, jirus- 

cnliñé. 
CADA Adj. cala, cata. 
CADAVER. 8. (-•lili. mulo. 
CADENA. 8. f. bcrigá. tiulastraba. ! • brija. 

, (de prisión) * ccrccéa, * madrastra, • 

ra<>tia, * tiracra. 
CADERA. 8. f. fiolonii*. II ^Aiu-jo (/< /a^ pa- 

lonii. 
CAER. V. n. nichobelar, orwlar, pcrar. i>e- 

Irar. i¡ • bolear. I (El f¡tu hace caer a otro). 

S. m. * bolcaor. 
CKQkCH\H (mo$quHo). S. m. fingulé. 



CAGAR. V. n. fin. ir, jinar. i * ciscar. 

CAiDO, l'p. m. • bolcúo. 

CAJA. S. f. arcojuhí, jeslarí. II (deeauda'es) 

yestarí. i * Retina. 
CAJETA, CAJETILLA, CAJILLA. 8. f. U- 

iuñí 
CAJÓN. S. m. • junca. 
CALABACÍN. S. m. pondolé. 
CALABAZA. S. f. pondou. 
CALABOZO. 8. m. ]>andibó, rcpi]>oche. || * 

eoiilusion, * diablo, * horno, • i)andii>éD, * 

tristura, * truyó. 
CALCETA. S. f. solcbá, trasaldaba. 
CALDERA. .S. f. cascarabí. 1 * negrota. 
CALDERERO. S. III. casnaroben'). 
CALDERILLA (cobre J. 8. f. fliniá. II * niiua- 

liiilia. 
CALDERO S. ni. cascarobó. 
CALDO. S. m. zumí. 
CALENTAR. V. a jnrharar. 
CALENTÓN, NA. Ailj. III. jachará; f. jachar!. 
CALtNTURA. S. I. ütí. ; pl UlUs. 
CALESA. .S. f. berluñí, bisdostón, 
CALETRE. 8. m. calaiiibricó. 
CALICHE 8. m. unegiehó. 
CALIENTE. Adj. III. jaeharó; r. jacharí. 
CAliz. .S. m. bada. 
CALIZA. S. f. urregichá. 
calva S. f. (ir|iaehirimá. 
CALMAR. V. a. aH<ibar. 
CALMOSO. A<lj. m. orpaohirimó. 
CALOR. 8. com. arrcjofa, facha, jacha. |l^i>*° 

(rrior) jar. 
CALUMNIA 8. f. inarela. 
CALUMNIAR. V. a. niarelar. 
CALVO, VA. Adj. m. jiilltó; f, pilbí. 
CALZA. 8. f. íoyosa. || • tirante. II pl. * fa 



CANT 



CARI 



15 



vosas, * leonas. H (de polaina o de los segó- 
Víanos) * gi-uyds. 

CALZADO. S. ra. calcorro, tirajaiclié. || * pan- 
tuto. 

CALZONES. S. 111. pl. alares, jalares. |i * arro- 
jaos. II (calzón Culto) baluíié. 

CALZONCILLO. S. m. baliuiibre, ;| pl. * ba- 
hiiiés parnés. 

CALLAR. V. a. iiiaquelar, sonsibelar. 

CALLE. S. f. bola, ulielia. || * carrera, * pol- 
vorosa. II Int. ¡medí! 

CAMA. S. í. ovil, cliuripén. || * blanda, pil- 
tra, * sufría, II (muí/ ^nala) * piltrosa. || 
(de cordeles) '-'' trinquete. 

CÁMARA. S. f. cunioirá. 

CAMARADA. S. m. candón, candoné, quiri- 
bó: f. quiribí. 

CAMBIAR V. a. gardar, purrubar. || * bine- 
lar, '■ comodar, * gardabinar. |¡ (la suerte 
en el juego) * volver marzo. 

CAMBIO. S. m. paurripéu, purrubipéu. || (de 
alhajas) * garda. 

CAMELLO. S. m. brote. 

CAMINAR. V. u. clialar, pirar, pirelar. || * 
inartiyar. 

CAMINO. S. ni. drun, druué, feda. || fi)cj 
andró. Il * calca, * carcoma, * cruz, * eru- 
záo, * niartiyáo, * niartiyo, * tira. ll pl. * 
pisas. II (real) drungrujé. 

CAMISA. S. f. gata. II * carona, * certa, * 
hermana, * lima, * luna, * prima, * serta. 
II (de mujer) * príiniclia. || (galana o gaya' 
da) * alcandora. || (de prostitiUa) * caire- 
lóla. 

CAMISETA. S. f. * estreta. 

CAMPAMENTO. S. m. chater. 

CAMPANA. S. f. bagandí, culañí. 

CAMPESINO, INA. Adj. m. lugano; f. lugañí. 

CAMPO. S. m. lugo, ortalamé, tariqué, ber- 
jalí. II * torbejelí, * verdón. 

CANA. S. f. buya. 

CANAL. S. com. eanuií. 

CANASTERO. S. m. bajirinanó. 

Canasto, TA. S. m. bajirinó, corniclie, cor- 
nicho; f. bajiriná, cornicha. 

CANCELA. S. f. nardicliola. 

CANCIÓN epiíjramáliea. S. f. * cantaleta, * 

CANDADO. S. m. * candujo, * juan, * jnan- 
diaz. 

CANDELA. S. f. dut, niernieyí, planeta, ya- 
que. ,1 '■■ dendesqueró, * lucerna. 

CANDELERO. S. m. dendesqueró. || * lucerno. 

Cándido. Adj. com. jilí, longuí. 

CANDIL. S. m. dundí. dundisqueró. 

CANDILEJA S. f. dundileja, dundiliyí. 

CANDiLOTE. S. ni. dundisqueró. 

CANGREJO. S. m. rascó. 

CANJE. S. ni. paurripén. 

CANÓNIGO. S. m. eraipebaró. 

CANSADO. ADA. Adj ni. estoriáo; f. estoriá. 

CANSAR. V. a. estoriar. 

CANTADOR. ORA. Adj. m. guiyabaor: f. gui- 
yabaóra. 

CANTANTE, x. cantador. 



CANTAR. V. a. gibelar, giyabar, guiyabar, 
labelar. !| * abetar, *quiyabelar. 

CANTARiLLO, ILLA. S. m. corolé; f. corolí, 
sitascorial. 

CÁNTARO. S. ra. coró. 

CÁNTICO. S. m. quiyo'oó. 

CANTIDAD que peixibia el mirón por ayudar 
en el juego. S. f. * braceaje. 

CANTO. V. cántico. \\ (pedrusco). S. m. bar, 
barendañí. 

CAÑA. S. f. reclié, salchuyo. || * balsamí, * 
hueca. || (para beber) jirivelo. 

CAÑADA, S. f. recle, oroscañá, terriclé. 

CÁÑAMO. S. m. ziró. 

CAÑAMÓN. S. m. zironé. 

CAÑAVERAL. S. m. rechelé. 

CAÑO S. m. jañí. II ( de agua) ]a.i\\(\}\Q. 

CAÑJN. S. ni. bruchardó. 

CAÑUTO. S. ni. joroñosco. 

CAPA. S. f. pañosa, uchardó. ll * agüela, * 
agüeya, * noche, '■■ nube, '■''■ nubláo, * pelo- 
sa, * red, * tejao. ll (corla) plasta, plastamí, 
plata. 

CAPADO. Adj. ni. capasehiiiáo, mandelón. 

CAPADURA. S. f. capaiíC'hiuarí. 

CAPAR. V. a. capaschinar. 

CAPELLÁN. S. m. teyorré. 

CAPILLA. S. f. marniucha. 

CAPITAL (de p)rovincia). S. f. foro. !l (cau- 
dal ). S. ni. * resueyo. 

CAPITÁN. S. m bucaintú, doray, jojerián. 
|i (de barco jteicó. 

CAPÍTULO. S. ni. jeió. 

CAPÓN. V. capado. 

CAPOTE. S. ni. cáchate, mándelo, plastamó, 
plastanió. 1| * pedro, * peloso, * pifo. Il (sa- 
Tjagués) * arifarzo. II (de sayal) * red de 
payo. 

CAPRICHO. S. ra. ancrí. 

CARA. S. f. chichi. 11 '■'■ chuche, * fila, * filu- 
che, * mundo, * siena, * tabláo. 

CARABINA. S. f. chopo. 

CARABINERO. S. m. jaracamaró, filaroné, 
perdiñé. '\ * atrojiparó. 

CARACOL. S. m norical. 

CARÁCTER de letra. S. ni. lirestre. 

ICARAMBA! Int. ¡arrómales! 

CARBÓN. S. m. hangar, langar. 

CARBONERO. S. ni. hangarero, langareró. 

CÁRCEL. S. f. estaribel, estaripel. || * angus- 
tia, * banasto, * banco, * confusión, * 
ejército, '■ madrastra, * temor, * trápala, 
* trena, * tropel. H (de mujeres) barañí. 

CARCELERO. S. ni. chejaró, goruñón. Il * ba- 
nastero, * banquero. ll v. alcaide. 

CARDENAL (de la iglesia). S. m. eraipela- 
lané. 

CARDO. S. m. carió. 

CARECER, V. a. nabelar. || * mancar. 

CARESTÍA, S. f. julo. 

CARGADOR, CARGUERO. S. m. cartraberó. 

CARGANTE. Adj. com. pernia. 

CARGAR. V. a. cartrabar, liquerar. 

CARICIA. S. f. rumeudá. || * jonjana. 



16 



CAST 



CEIiR 



CARIDAD. S. f. canrt'ft. 

CARiNO. S. m. jeli-ii, ji'H. 

CARNAVAL. S. III. aiiirufjo, {«rcbandra. 

CARN6. S. f. ni»M. L * crioj». li (cocida) 

\iT\\\tA. 

CARNERO. S. ni. julL II • balante, * beyoao. 

I ( ¡Hiiirf J lirnci'i. 
CARNESTOLENDAS, r. camatal. 
CARNICERÍA (dfs/xuhoj. S. f. iiiasesqueré. I 

• conlnito. I, (en action dc gurrraj niasca- 
roni. 

CARNICERO, ERA. S. ni. macaruiiú, masca - 
runo, niasosquireró; f. niacaruhí, maaes- 
quirtrí. ( iii. • criojero. 

CARO, RA. Adj. ni. bulmÚD, luurnó; f. bul- 
niuflí, niurfli. 

CARRERA 8. f. plastania. || * estivón. 

CARRERO. S. ni. cangayeló. 

CARRETA. S. f. cangayá. || • galea, * galera, 

• garli-ra. 
CARRETADA. S. f. cangayará. 
CARRETERA. S. f. dnuigrujé li • dron-baró. 
CARRETERO, r. carrero. 

CARRO. S. III. beré, burayí, cangayo. U * 

ru Ileal í. 
CARRUAJE. S. m. birdoche. 
CARTA S. f. lía. II • palmenta, ü (naipe) pa- 

pira. I * i'sjiiyante. 
CARTEL. S. m. bique. 
CARTERA. S. f. • asafia, •palmentera, * tar- 

pía. (de apnuUsJ leí. |; (sin valores) * 

asafia I llanca. 
CARTERO. S. m. " palmentero. 
CASA. S f. que, qncr. i * borda, * caverna, 

• cuexca, * manía, ' nido. Ii (de banca) 
quejehá. ,1 (de juejo) ' holiclie, ' garita, * 
garito, * ginebra, * leonera, * majara,' ¡la- 
Tomar, * poliche, * tabanco, ' tabla, * ta- 
blaje público, • de coima, * de tablaje. |¡ 
(donde se juega jhko) • recoleta, i, ide juego 
de poco fuste I * coima de pesquería, * coi- 
ma de poquito. ♦ coima aeminoribus. ll 
{donde los / ' '- - '¡tan sus rol/Oi) * 
Bl.'iraz.ina. u ién) * campo. 

CASACA. S. I 

CASADO, ADA. h. m. rom, romandifláo; f. 
roma, r>>miiiiriifiá, rumí. II m. * altando, 

• estribo; 1. • altana, '' manía. 
CASAMIENTO. S. ni. romandifió. 
CASAR. V. II. ! .., romnudiAelar. 
CASCARA. S. iiijí. 

CASCO. .S. 111. , iiorizonte. |; (cU ace- 
ro/ ' inoycrrtn, ' remoycrón. 
CASI. Adv. qui, san'» bulcr, 
CASO. S. m. diñaste. 
ICASPITAI Int. ¡buyati! 
CASTA. S. f. rali, HUcti. 
CASTAÑA. S. f. ispivift. 
CASTIGADO. Adj. 111. barandoláo, casteláo. 

• <-tiV,|M. 

CASTIGAR. V. V. liar.iiib ]:íi. i.ii.mdar, cu- 
n-iar. * c-stivar. lar. 

CA8TI00. S. m. bill ostiva. 

K (de atot«iJ * cotón culuiuu. 



CASTILLO. S. in. aialiqué. 

CASI HADO. r. capado. 

CASTRACIÓN, r. caiHniura. 

CASTRAR r cajnr. 

CATAR. V. a. lujonar, |>c»(juil<arftr. 

CATÓLICO, iCA. Adj. m. bunlóhoo; f. buf 

dunca. 
CAUDAL. S. m. • gueltré, » resueyo. 
CAUSA. 8. f. diñaste, bausal^, bursal^. 
CAUSAR. V. a. lojelar. 
CAUTELA. S. f albiriji, icU lot. loiitones 

i¡u( aparrcrn con diferente» vestidos eulaulr 

del robado'. * coinjiucsta. 
CAUTELOSO, OSA. Adj. ni. » avisjiio; f. * 

avi.->|ia. 
CAUTIVAR. V. a. estardar, ecliaar. 
CAUTIVO, IVA. Adj. m. estardeláo, utildé 

I. t!.tuniflá, utildí. 
CAVERNA. S. f. catcscá. 
CAVIDAD. S f. furnia, omán. 
CAZA {Acción de cazar}. S. f. choUri. || {Pie- 
zas cazadas I cbolé. 
CAZADOR. S. ra. clemacó, calaroné. \l Adj. 

ni. ciiolaranó; f. cholarauí. 
CAZAR. V. a. cholarar. 
CAZUELA. S. f. cía vi. 
CEBADA. S. f. clior. . ' granóte. 
CEBOLLA. H. f. esporboná, purimí, 
CEBOLLETA. S. f. esporborí. 
CEBO I trampal. S. ra. trebú. 
CEBÓN. S. m. chuchó. 
CÉDULA. S. f. li, jinoy, mola, ochardiló. 
CEGAR. V. a. * anublar, 
CEJAS S. f, pl. sinibr«!'S. 
CELADOR. S m. udorilé. 
CELEBRAR. V, a. darabar. 
CELO S. m. odoro. pl. atharea, odoros, 
CELOSO. OSA. Adj ni. odoroso; f. odorosa. 
CEMENTERIO. S. ni coto. 
CENICERO. S. m. jaque.staró. 
CENICIENTO, TA. Aiij. m. flachoso, flachoy; 

f. tlaoliosii, (liicliayí, 
CENIZA. S. f. fiaclia. 
CENSURAR. V. a. condonclar. 
CENTELLA. S. f. csiiandeya. 
CENTENO. 8. m. rozo. 
CENTINELA. S. m. rcndiqué. II • pasma. 
CEÑIDOR. S. m. lundecíó, sustiguí, yusti- 

(jiii^. * culebra. 
CEPO. 8. m. rapa. 1 de igUsia) • juan. 
CERA, 8. f. jerní. 
CERCA, S, f. cercan, quirilté. i Adv. hum- 

pIlMll. 

CERCADO. V. cerca. II ♦ corral. 

CERCANO, ANA. Adj m. contiquc; f. nonti- 

<pií. suuijiaral en m. y f. 
CERCO. S. m. alcurí, royi'hé. 
CERDO, DA. S. m. bali<li('', erific, yc.^anú; (. 

balicbí. • gniíicntc. , I <■•'■■••'■■ i.>.1i.-1h',i>. 
CEREBRO. S. MI. craiK', 
CEREZA. S. f. quirNijimí. 
CEROTE. 8. m. qucHotc. 

CERRADURA. S, f. pandararí. U • Juan, • ce 
rraya, * juandiaz. 



COBA 



COME 



17 



CERRAR. V. a. pandar. .; * euclavljar. 

CERRO. S. ni. plaj'. 

CERROJO. S. m. aiigrumó, pandorró, pertó. 
I •' cangrejo, * cerrón, '' juaii, * pedro. 

CERTEZA. S. t'. chachumí. 

CESAR. V, a. mucar. 

CESTO, TA. S. m. corniche, cornieho; f. 
quiciá. cornieha. 

CICATERO, ERA. Adj. lu. eorbató, jacanó, f. 
corbatí, jacauí. ¡| '^ cicarazate, ¡i (Ejercicio 
de • * cicatería. 

CIEGO, EGA. S. m. chindó, párpente; f. chin- 
di, perpentí. ¡; m. * anubláo, * añubláo; f. 
añubla. 

CIELO. S, m. charo, otalpe, tarpe. || * claro. 

CIENCIA. S. f. chanerí. i[ {de los tahúres) * 
ciencia de Vilhán. 

CIERTAMENTE. Adv. aronialí. 

CIERTO, TA. Adj. m, chindinó, chirdinó; 
chindiñí, chirdiñí. 1| Adv. ziinalí, chachi- 
pén, chipé. ,; * certus. 

Cifra. S. Í. jin. 

Cigarra. S. f. sinchuyí. 

Cigarrillo. S. m. prajandí. 

Cigarro. S. m. chubaló. ¡ (puro! trnjandí. 

Cigarrón. S. m. sinchulé. 

Cigüeña. S, f. al taco ja. ij ^ cartacaya. 

Cilicio. S. m. couel e gouó. 

Cima [en:, (por). Prep. empersó, opré-buter. 

Cimbel. S. m. trebú. 

Cimentar. V. a. pardiar. 

cimiento. S. ni. pardí. 

CINCHA. S. f. Inndeclá. 

ClNGULO. S. ni. sustiguí, yustifií. 

Cinta. S. f. landaií. " 

CINTO. S. m. tachonáo. ¡| * chatouáo. 

CINTURA. S. f. sosinga. 

CiNTURÓN. S. m. hindeclü, sustiguí. 

CÍRCULO. S. ni. alcurí, ruyipaté. 

CIRCUNCIDAR. V. a. capaschinar. 

CIRCUNCISIÓN. S. f. capaschinarí. 

CIRCUNCISO. S. ni. capaschináo. 

CIRUELA. S. f. quiyabá. 

CISCO. S. m. lanchicol, lanchiscó. 

CIUDAD. S. f. foro. II * ancha, * taragozagia. 

CIUDADANÍA. S. f. lirí e foró. 

CIUDADANO. S. m. foroauó. 

CLARIDAD. S. f. chachumí, dut, niunielí. 

CLARO, RA. Adj. m. dundún; f. dunduñí. 

CLÁUSULA. S. í. artibulí. 

CLAVAR. V. a. carfialar. 

CLAVE. S. f. clichí. 

CLAVEL. S. m. brocujilé. 

CLAVELLINA. S. f. brojuschí. 

CLAVO. S. ni. cáscale, sincarfial. 1| (de espe- 
cia i^ niadoy. 

CLEMENTE. Adj. m. canreoso, canroné; f. 
canreosa, caiiroñí. 

CLÉRIGO. S. ni. eraipé, teyorré. j| * farfaro. 

COARTADA. S, f. * compuesta. 

COBARDE. Adj. m. casñé, longniso, jinda, 
món; f. casñé, longuisa, jindoné, jindauí. 
jindón. II * blanco, * blando, * lerdo, * 
longares, * oveja. i¡ [El muyi. * conejo, * 



gayinato, * lebrón, * liebre, * longar (so- 
bre cobarde) * gayina. 
COBARDÍA. S. f. jinda, jindama. 
COBERTOR de cama. S. ni. * tamba. 
COBRAR. V. a. ustibelar, ustilar. 
COBRE.' S. m. orosqué. II {calderilla) * mina 

hídia. 
COCER. V. n. pejuchar. 
COCIDO fíí; S. m. pirriá. 
COCINA. S. f. quinquina. 
COCINERO, ERA. S. m. quiíiquinibó; f. quin- 

quinibí. 
COCHE. S. m. birdoche. 
COFIA de mujer. S. f. '^^ enrejáo. 
COFRADE. S. ni. pial. 
COFRADÍA. S. f. placó. 
COGER. V. a. liyar, loyar, ustibar, ustilelar. 

\\ '-■■ afanar. 
COHABITAR. V. a. pirabar, piraberar. || * 

chingar, "■' foyar. 
COHEREDERO. S. ni. chifrunó. 
COHOMBRO. S. ni. boborque, muclí. 
COIMERO. S. m. * bolichero. 
COJEAR. V. n. langar. 
COJERA. S. f. langarí. 
COJO, JA. S. m. langó; f. languí. 
COL. S. f. cubí, relaja, sojié. 
COLA. S. f. maniporí. 
COLCHA. S. f. ucharcarisa. 
COLCHÓN. S. m. pondoné. || * general, * 

manso. 
COLECTIVIDAD. S. f. plastafií. 
COLECTOR. S. m. jaracamaló, jaracambraró. 
COLEGIO. S. m. nianiporégio. 
COLETO. S. m. mochí. 
CÓLERA. S. f. tornacibé, ajuijuñé, ajurjuñí, 

berrí, conché. 
COLÉRICO, CA. Adj. m. ajurjuuó, arjunó, 

conchengerú; f. ajurjuñí, arjuñí, conchen- 

gera. 
COLGADERO. S. m. langarí, luaudero, 
COLGAR. V. a. luanar, luandar. 
COLIFLOR. S. f. eubijimí. 
COLINA. S. f. play, 
COLMAR. Y. a. costunar. 
COLOCACIÓN. S. f. pacuaró. || (en orden) 

chitay. 
COLOCAR. V. a. chibar-opré, sujelar. il (por 

orden) chitar, sujerelar. 
COLONIA. S. f. playa. 
COLOR. S. m. yeref. 
COLORADO, ADA. Adj. m. loló; f. loyí. 
COLORÍN. S. ra. pichó. 
COLLADO. V. colina. 
COLLAR. S. ni. corrayá. 
COMADRE. S. f. quiribí. 
COMANDANTE. S. m. dorav. 11 (de p7-esid'io) 

'■■■ jambo-baró, * baranda. 
COMARCA. S. f. pú. 
COMBATIENTE. S. m. chiugararó. 
COMBATIR. V. a. chingarar. 
COMEDIA. S. f. orastá. 
COMENZAR. V. a. chitar, presinielar. 
COMER. V. a. jalar, jamar, payipear. |1 * nie- 

14 



coxn 



COXT 



H-'>-' ■ •■ .^......i;, .; . 

yon 
COMERCIANTE. S \\\. mcrclicro. 
COMERCIAR. V. «. iMrugiiclar. 
COMETER. V. «. qncr<l»r. i ti. causar. 
CÓMICAMENTE. Adv. |)srt])ó. 
COWICO. ICA S. II) i>aró; f. pari. 
COMIDA. S. I. iiinas, mas. jayip^n. ! * inu 

quieión, * ro/o. , (d( gorra J * ^judería, 
COMIENZO. .'^. 111 prcsinii'lo. 
COMISIÓN. .*^ f. lUHURUclo, biyabaií. 
COMISIONAR. V. a. hiclialui'r, biohabelAr, 

iiiyaliar. 
COMITIVA. .>. f. iilostafii, sarsali'. 
COMITRE. S. III. Urr-ó, 
COMO. Adv y Conj. sata, f>ato, sasta, sos 

(UK- ('oiii. ta. ( ''nmo qur) \A-60s. 
COMPADRE S. III. quirilió. 
COMPAÑA. .S. I. qninil'ila. 
COMPAÑERO. S. III. tjuiliilero, quimbil". 

fni •tiui (inpresaj chifrunó. (en la wni 

rin } cuiiduii, caiidoné. ; (df ri'tidnj ' jor- 

poli II. 

COMPAÑÍA. S. r. quinibiia, quinibilia, plas- 
liji . { milicia) cHuCioueri. i, ' golondrera. 
r iiifrf^n) (liilrnnii. 
COMPASIÓN. .S. }'. canica. 
COMPASIVO, IVA. r. clcmcnU. 
COMPLACER V. a. alendar, al'iidclar. 
COMPLACIDO. IDA. Adj. ni. alendólo:!', alen- 

■ i.jyi. 

COMPLETO, ETA. Adj. in, pcidó: f. jurdí. 

COMPLICE. .*^. 111. ■ azorcro. 

COMPONER. V. a. adojar, grohelar, lujiar. 

COMPOSTURA. S. 1. luji. 

COMPRADOR lie cosas hurtadlas. S. in. ' 

aiididaor. ' pulio, * ])ulior. 
COMPRAR. V. a. quinar, quinelar. I * cuin 

j'liiii-iiur. 
COMPRENDER. V. a. jabiyar, jabiyclar, per 

inf-ar, jdiu lu-rar. " camelar. 
COMPRENSIÓN. S. Í. iisiinén. 
COMPRIMIR V. ,1. Iriiiqii'lar. 
COMPROBAR. V. a. orpinjipar. 
COMULGA!?. V. n. crniiar. 
COMUNIÓN .s. f. eruiii. 
CON I'll p. sar, sat. 
CONCAVIDAD. S. f. (itnán, 
CONCEBIDO. IDA Adj. ill, apHclietió! f. apu- 

r lieliu. 
CONCEDER. V. a. difielar, olorguisarclar. 
CONCEPCIÓN. S. f. aj-iiclicri. 
CONCEPTUAR. V. a. pciielialiar. 
CONCERTAR. V. a. elioniar. 
CONCIERTO S 111. pa'iiaró. i; * boU, • fcrU. 
CONCILIO. ."^ 111. beia. 
CONCLUIR V. H. piliiiar. reniarar. 
CONCLUSIÓN. S. 1 enojii'., preiiitón. I •anda. 
CONCUBINA, .s. f. lacroi, Inini, Inniiasca. 1 

■ !'<!i;a. . 

CONCURRIR. V. n. rataiiar. 
CONDENACIÓN. S, f. prcvarcnqn»'. 



CONDENADO. Adj. III. 8*rdoi.ao. - upeiia • 

I <i ..i.nrtt ) ' dobje. 
CONDENAR. \' . a, oondcneUr, Ba|>oUr «-ir- 

(iriiar. 
CONDESCENDER V. n. alcndclar. 
CONDIMENTO. S. 111. aljipf 
CONDUCIR V. a. clia»dr, lanelar, liquerar 
CONDUCTA. S. f J.IK bel. 
CONDUCTO. S. ni. jipii. 
CONEJO. S. 111. jojoi. 
CONFERIR. V, a. cstoiigcrar. 
CONFESAR V. II nnnnincar, vcar. . * gar- 

f;antar, ' gargantear, (en el tormenta) ' 
•errcar, * cantar en el ansia. 
CONFESIÓN S. I. uiiuninqné 
CONFIANZA. S. f. bnnansiblé, ujaripÓD. jj 

' I }i'i iniiind ; ' ■■.•.'.•. 
CONFIAR. \'. ;i 
confín .S. :ii. • 
CONFINAR. V. a. nevclar. 
CONFORME. Adv, andiar. |1 (<i) andiar. 
CONGOJA S f. anguja 
CONGRATULAR. V. ni. alendar. 
CONGREGAR. V. a. caUíieai. 
CONJETURAR. V. a. l,;i jiiolianar. 
CONJUNTO. S. Ill caliiné , (dr ,Oins ruhci- 

lilis) ' gaviyá. 
CONMIGO, l'ron. sarincnda. 
CONMISERACIÓN. S. 1. canrea. 
CONMOCIÓN. S. f. darafialí. 
CONMOVER. V. a. darahelar. 
CONOCEDOR. Adj. ni. cbanaró, cbanelaor, 

piiuliaiuor. 
CONOCER. V. a. clianclar, jabelar, pinchar, 

)iiiic]iiirdar. ■ cntrebar. 
CONOCIDO. A ij. Ill, monté. 
CONOCIMIENTO. S. ni, siscababén. 
CONQUE. < Olij. sur. 
CONSABIDO. ( El ) Ad. III. andolia. ¡d. an- 

'lo'iiii'.. iiiidolialí.».. 
CONSAGRAR. \ . a. iiiajarifioar, pacnaiar. 
CONSEGUIR. V. a. alcoiabisai, ozuinluir, 

tal>lcr.i:. 
CONSEJERO S. III. agualó. 
CONSENTIR. V. a. fanielar, iiiecar. 
CONSERVAR. V. a. njarar, njarelar. 
CONSIGO. I'l^iii. saisr. 
! CONSTERNACIÓN. .'^. f. Iraquí. 

I CONSTERNAR. V. n. orpajionar. 
CONSTITUIRSE jnrso. V. r, • doblarse. 
CONSUELO. .'^. m. i'araUló. ¡ * voz. 
CONSUMAR, V. a. iojar. 
CONSUMIDO, Pp, in. • agostio 
CONSUMIDOR lie la hacirmla (if otro S. ni 

uuoi'laor. 
CONSUMIR. V. a, f,'aNtií<ardar, lavabai. 
CONSUMO. S. 111. gaslijiMi. 
CONTAGIO S, 111. retieqne. 
CONTAR. V. a jinar, barnojinar. \,(ditiero) 

pirnr. 
CONTENTAR. V. n. lular, relejar. 
CONTENER, V, a. saiterelar. 
CONTENTO. S. ni. lalá, retejó, omniebó, || 

Ad). in. alciidoy; f. aleiidayí. 



GORR 



CRIA 



19 



CONTESTACIÓN. S. f. biudilá. 
CONTESTAR. V. a. bnidilar, rudelar. 
CONTIENDA. S. f. lúj'á, chiiigaiipéii, jestiá. 
CONTIGO. Fron. saitucué, satucué. 
CONTIGUO, UA. Adj. Ill, contiqué; f. conti- 

quí. 
CONTINUAMENTE. Adv. gajeie. 
CONTRA. Piep. daclnuá, nianiuí. 
CONTRARIO. S. 111. dachmaiui, enorme. 
CONTRATO. .S. m. por, randifíiiién. 
CONTRIBUCIÓN. S. f. COStiñí. 
CONTRICIÓN. .S. í. arrebujaró. 
CONTURBACIÓN. S. f. darañó. 
CONTURBAR. V. a. darañelar. 
CONVENIENCIA. S. f. lüistó. 
CONVENIENTE. Adj. m. abisteniáo. 
CONVENIENTEMENTE. Adv. mistó. 
CONVENIO. S. m. * bala. 
CONVENIR. V. a. caremar, cliomar. 
CONVENTO. S. m. costurí. 
CONVERSACIÓN. S. f. araquerabén, chamu 
yú, iiaqueríii. ¡i * coba. 

CONVERSAR. V. a. chaimiyar. 

CONVERTIR. V. a. limbidiar, querelar. 
CONVIENE (moJisido), jomte. 
CONVITE de (jorra. S. m, * godería. 

CÓNYUGE. S. m. corbayalé; f. corbayalí. 

COOPERAR. V. E. piraban 

COPA. S. f. becharí, gachaté, gote. 

COPIA. S. t'. '■■■ granizo. 

COPLA. S. f. gachaplá. 

CORAJE. S. m. berrí, conché, orchiquiéu. 

CORAJUDO, UDA. Adj. ni. conchenjeró, su 
perbiú; í. conclienjerá, superbiá. 

CORAL. í3. ui. mericlén. 

CORAMBRE. S. f. droba, manguara. 

CORÁN f El). S. ni. Alculalá. |, * Alcujalá. 

CORAZA. 8, L jarmí. 

CORAZÓN. S. ni. calocliín, carió, garlochín. 
'■■ brijilí. I f£n el) otembroliló. 

CORCHETE. S. ni. duilín. |; * abrazaor , '■■ 
acerraor, ""■■ af'erraor, '■■■ apuntaor, * arpía, 
'■' beyerife, * correor. 

CORDEL. S. m. jeliclié. 

CORDERO, ERA. S. m. biaquiyó, roscorré; f. 
braquiyí, roscorrí. 

CORDILLERA. S. f. daflí. 

CORDON. S. ni. yundró. 

CORDURA. S. f. drun. 

CORNEAR. V. a. serear. 

CORNUDO. S. m. jingalé. 

CORO. -S. m. giiiyabó. 

CORONA. S. f. cusañá, doscusaña. 

CORPULENTO. S. m. cliuyó. 

CORRAL. S. m. palunó. ;; ''■■ angerí, * corrin 
che. 

CORREGIDOR. S. m. '■■■ mayoral. 

CORREGIR. V. a. enagiabelar, ennagrar. 

CORRELIGIONARIO. S, ni. rocambló. 

CORREO. S. ni. ••' palmentero. 

CORRER. V. a. chapescar, najar, plastanear. 
■■ calcorrear, * plastarar. |i (la voz) volti- 
sarar. 

CORRESPONDER. V. a. nichobelar,pajabelar. 



CORRETEAR. V. a. * calcorrear, ' calcotear. 
CORRIDO. Pp. ni. * calcoteáo. 
CORRIENTE (Cosa). S. f. leu. 
CORTADURA. S. f. chinarí. 
CORTAR. V. a. almagrar, chinar, velar. || 

(siUümente) " filar. 
CORTE. S. m. chinarí. '! (Jilo de un arma) 

chirdé. 
CORTEJO. S. m. * apaño, * janibri'i. 
CORTÉS. Adj. m. alojé; f. alojí. 
CORTESANO, ANA. S. m. chuiuascón; f. chu- 

mascañí. 
CORTEZA. S. í, chilicá, orují. 
CORTIJO. S. m. cosqué, posunó, pusanó, 

sosí. 
CORTO, TA. Adj. m. chimó, tiquinó; t'. chi- 

mí, tiqírifíi. 
COSA. S. f. buchí. II pl. buchías. || (oficial) 

currialé. ¡i (doméstica) '■ belere, * belez. || 

pl. * belheces. \\ (que vale cara> * caricia. 
! (perteneciente a los rufianes) * oseta. || 

(robadas) pl. * gaviyás, * niercaerías. 
COSCORRÓN. S. m. cate, cosqui, goró. 
COSER. V. a. sibar. 
COSTADO. S. 111. arigatá. 
COSTAR. V. n. olacerar. 
COSTILLA. S. f. pajoria. 
COSTOSO, OSA. Adj. m. mnrnó; f. nuirñl. 
COSTUMBRE. S. f. beda, daracó. 
COSTURA. S. f. sibaií. 
COSTURERA. S. f. sibararí. 
COTA, S. f. '^cofradía. \\ (de mallas) * cotó\^, 

* maya, '•' oncemil, "^^ traba, '■' trabáo. 
COVACHA. S. f. cachimán, carmunicha, es- 
taña, estaño, turnia. 

COYUNTURA. S. f. reblautequeré. 

CRÁNEO. S. m. crané. 

CRASITUD. S. f. chuyimí. 

CRASO, SA. Adj. m. chuyo; f. chuyí. 

CREAR. V. a. abatanar, jañar. 

CRECER. V. n.arrebojar. 

CRECIDO. Pp. * astáo. 

CREDENCIAL. S. f. lia. 

CRÉDITO (Dar). V. a. panchabelar. 

CREDO (El). S. ni. panchabó. 

CREER. V. a. panchabar, pachibelar. 

CRETA (tierra blanca). S. L garata. 

CRÍA. S. f. parbaiií. 

CRIADO, ADA. S. m. lacró, suearró; í'. lacn. 

svrcarrí. , '^ estribo, * gardo. 1! pl. * estivos. 

II (de confianza) * zacoime. II ( de jmiicia) 

* abrazaor, * acerraor, * arpía, * beyerife, 

* correor, * mastín, * señal, ■' soplón, "=■ 
papagayo. ll (de verdugo) * bochero. i; (del 
Padre de mancebía) ' guardacoinias, * 
guardadamas, * guardaizas. i de ru^án o 
prostituta) * faraute, * guardapostigos, * 
maudilandin, * mandílete, "■' maniblaj. II 
pl. * hurgaraendales. I! (de rufián) * jor- 
golín, * jorgolino, * revuelta, * trainel. Il 
(de mujer pública) * reclamo, * mandil. I, 
(de rufián que lleva y trae nuevas) "'■ nove- 
lero. 

CRIADOR. S. m. parbaraor. 



20 



CRIA 



CRIAR. V. a. )iArb«r&r. 

CRIATURA. S. 111. rliiiioró; com. {«rharí. 

CRISTAL. .**. MI. din»sUé. 

CRISTIANO, ANA. AdJ. III. bórdele; f. bor> 
drlt. 

CRITERIO. S. m. caUnibricó. 

CRITICAR V. a. ch(v '. 

CRUCiFCADO Adj 

CRUCIFICAR. V. a. . ijulíir. 

CRUCIFIJO. S. ni. tnjuiao. 

CRUEL. Adj. com. burjachiqué. 

CRUJIR. V. a. nacirar. 

CRUZ. S. f. iri'jú, trijul. 

CUADERNO S. m. leí. 

CUADRA de prrtidio. S. f. rstafta. 

CUADRILLA. S. f. pla'-tahi. (de dependien- 
(fs ii< lu^ticiu) • corcheta, * corclietesca. 

CUADRILLERO. S. 111. puscanó. 

CUAL. Prou. y Adv. coiu, sos. \*\. coinés, 
sos. (Lo) nía. 

CUALIDAD S 1". sila. 

CUALQUIER PARTE(En). Adv. docamblé. 

CUALQUIERA. I'ron. coui. cualcán. 

CUAN. .\<lv. (luichí. 

CUANDO. Adv. y t'onj. bnr, bus, |>ur. 

CUANTO. Adv. quichí. Adv. y Conj. nía, 
sos, sata. Conj. (For cuanto J ¡ircsas. 

CUARESMA. S. f. Cuarinda, Ostarinda. 

CUARTAGO, AGA. S. ni. cuatropeo; f. cua- 
tlcijua. 

CUARTEL, (barrio). S. ra. ulagué. (de tro- 
¡>aí oiíjut'. 

CUARTILLO, LLA (medida). S. ni. nostarú; 
1. nostaií. 

CUARTO (habitación). S. ni. alquerú. li ♦ ga- 
ritón. ( moneda )ca,\é, nortó. * ludio. 

CUATRERO (Idiirón de caballerías mayores) 
S. 111. iilniif<irpr<>. 

CUATROPEA (iiiij'wio). í>, ni. cuártaga. 

CUBILETE. 8. ni. bfcliarí. 

CUBO. .S. ni. ¡ligóte. 

CUBRIR. V. a. ucharar. ,! * anublar, > toldar, 
^roii ropa) • afargar. 

CUCHARA. .S. f. breca, paleta. 

CUCHARILLA. .S. f. roín. 

CUCHARÓN. S. til. bí-rtfrí), Virfoarón. 

CUCHILLADA /^n /a í-nríi. S. I. " ( liirln cruzáo, 

CUCHILLO, S. ni. < Ijurí. ' atacaor, * bal- 
deo, • corda, * filoso, \.(de fusil) bacliurí. 
de (monte) tajamar. 



cutí 

CUELLO .S. ni. caniu, garlo, (de la cainita) 

querlú. * carlanca. 
CUENTA. ."í. f. Hoja, jina. pi«ta. 
CUENTO .S. ni. jinolila, jiuo. 
CUERDA. .S f. lapcla. 
CUERNO. .'^. 111. nn;;!!.-, ri.;;u. 
CUERO. S. lii. |M)vliii. 
CUERPO. .'^. III. drujK), tiu|»o. * ártwl, • 

g.ir^aniiyún, ' navio. 
CUERVO ■">. ni. curriuó, currucú. 
CUESTIONAR. V. a. chingarar, pucliabar. 
CUEVA. .■>. f, turnia, furni. 
CUIDADO 'le enf.rmoü. i>. m. asidiapi. 
CUIDADOSO. .\.lj. ni. oniposunó. 
CUIDAR. \' 11, 1411 nil 'llar, «irlungar. 
CULEBRA. S. 1. buliUrulia, gulistraba, jolis- 

triil'ii, sarajM?. 
CULEBRINA. S. f. bulistrina, julistrabtna. 
CULO. >S. 111. bu, rulé. 
CULPA. S. f. dojí, gejostré, visalia. 
CULTIVADOR. S. ni. anibró. 
CULTO. .'^. III. lajaiú. 
CUMBRE S. f, jeró. 
CUMPLEAÑOS. .S. ni. pl. cliiboses. 
CUMPLIDO .\dj. 111. perdú. 
CUMPLIMIENTO. S. ni. ardiaban-, plft'- .• 
CUMPLIR. V. a. archabar, perclar, qu. : 

(Jiflmmtt) arcliabaiar. 
C UÑO. S. III. atrojí. 

CURA (snccnlofe). S. ni. eraipó. f. castaftf. 
CURACIÓN. S. f. oa.staüí. 
' CURAR. V. a cliibclarniistó. ' * chivarar. 
CURIA. S. f. barsani, gacliimbastá. 
CURSO de ¡as cosas. S. ni. len. 
CUSTODIAR, V. a aracatear. 
CUTIS. .'^. 111. |>(istí. 



REFRANES. -5. Rutor mola oastorró on bá, 
sos gland í luanda. 

6. Ocolú sin balbaló, sos sosoalta mistó 
' sar Tcblesquerú. 



MALDICIONES, - Sin ineros te veas en la ca- 
Myii, guiisdiisílijli. 

Te den una púnala contra la ftaré, y que 
la navaja s'arii'maolK'. 

Mar gancho de tra|Kjr<) t'arrecoja, frato 
ardiente. 



CH 



CHIS 

CHABACANO, ANA. S. m. brejeló: f. brejelí. 

CHACINA. S. f. balebá, feló. 

CHACOTA. S. f. gírela. 

CHAL. S. ni. ochai'dó. 

CHALECO. S. m. carbé, liliché, garvé. 

CHALUPA. S. f. bují. 

CHAMBERGO (sombreroj. S. ni. estache. 

CHANCEAR. V. a. flamear. 

CHAPINES. S. ni. pl. ^ adornos, * clianclos, 
■' chancos. 

CHAQUETA. S. f. * sohie. ¡¡ (de picador) * 
pescaraya. 

CHARLA. S. f. iiaquerín. || * bachijuñí, *' 
garla. 

CHARLATÁN. S. m. * chirlón. 

CHASCO. S. m. gandascü. 

CHATO, TA. Adj. m. dinajuó:f. dinajuá. 

CHICO. CA. Adj. m. chimó, chinorré; f. chi- 
nií, chinorrí. 

CHIMENEA. S. f. sosinibó. 

CHINCHE. S. f. quinquiria. 

CHINCHORRO S. m. quincoró. 

CHINELA. S. f. cliuniiajá, foyosa. ' v. chapi- 
nes. 

CHIQUILLO, ILLA. S. m. chinchiyo; f. chin- 
chiva. 

CHIRIMÍA. S. f. yuudaina. 

CHISMEAR, CHISMOSEAR. V. a. * chispar. 

CHISMES. S. f. pl. * chispas, 

CHISPA. S. f. muchí. 



CHUS 

CHISPERO. S. m. jacharé. 
CHIVO, IVA. S. ni. bruniyó; f. bruniyí. 
CHOCANTE, Adj. m. racheló; f. rachelí. 
CHOCAR. V. a. rachelar. || (entre sí) chupar- 

delar. 
CHOCHO. S. m. inicá. 
CHOPO. S. ni. ondinamó, yorbó. 
CHOQUE S. ni. caste. 
CHOZA. S. f. chiipaná. 
CHULETA. S. f. pajoria. 
CHUPA. .S. f. jesamé, jiescaraya. 
CHUPAR. V, a. jaramar. 
CHUSCO, CA. Adj. m. nansú; f, nausí. 
CHUSMA de gente. S. f. * gaviya. 



REFRANES. -7. A salmoñí, sin chinday é á 

liají. 

8. Ondebel biya nu díñele, sar coin nu 
chanele. 



MALDICIONES. - Te ponga tu mujé que cuan- 
do veas un trapo coloráo no te pueas con- 
tené. 

Una mala hora.., t'abanique, carad'ar- 
cayata. 

Tres cosas te regalen en una semana, 
(La cárcel, el hospital y el cementerio. ) 



'i 



D 



DECL 

DADIVA. S f. difiipén. || (Del ladrón al ru- 
fii )i fstat'tt. 

DADIVOSO A(ij. ni. jupal, juncal. 

DADO }iayn fl jurgo'. S. m. tarrafc. I ' nl- 
báu, * brecha, diñáo, ' gañir, *jimntnr;i 
fe, • maldición, * peste, * tarafe. ' jil. 
albauescs, • cuadraos, " cuadros, * hormi- 
gas. I ' Terna (h lindos) ' ternira. II hteho 
lie mayor a mcnon ' asta. 

OAQA. S. f. haraustaró. ; ' enana, * estaca, 
' ^ancliosa. 

DAIFA. S. f. liíniia, hinii.isf-a. 

DAMA. S. f bedorí, tronga. <if ¡a avisto 
nada tintiní. 

DAMASCO. S. ni. chirijé. 

DANZA. S. f. quelafiL II (de gilanosl n>- 
malí. 

DANZANTE. Pa. ni. quclararó; f. quolararí. 

DANZAR. \'. II quelar. 

DAÑADO. Tp. ni. basta, bastal. 

DAÑAR. V. a. caqucrelar. 

DAÑINO, INA Adj. ni. tu)-aló; f, tuvayí. 

DAÑO 8. m. basta, bastal, choró, panijióii. 

DAÑOSO. Adj. m. tnyaló. 

DAR. V. a. dinar, dihelar. * enturar, ' \i< 
mar. " (las (¡racias giiia]iatí. ; ,vu goJpf 
de repente) ' antuviar | (por fuerza vua 
earn) * palmar. I' froaia) • gargantear, i; 
(Lo que da el ladrón al rtifirín) '- estafa. 1' 
Acudir dando algo ' * contribuir. 

DA TU. V. imper. din, difia. 

DE. Prcp. e. || fDe los) Cent. es. i; ÍDr las' 
Cont. ras. 

DEBAJO. Adv, bajiné, brostclé, ostelí^. i; 
d<l brazo) * bajamano. 

DEBER. V. a. deliisar, dobisarelar. ¡1 ( Adeu- 
dan bi^anrar. || S. m. orchicó, 

DEBITO. S. m. bizaiiré. 

DECAPITAR V. a jorachirdar. ! ' boriifir. 

DECEPCIÓN. .S. f. («iiiifln. changüí. 

DECIMA ;>i.r«</7'. S. f. esdencibú. 

DECIR. V, a. |M>nftr, penclar. I bravatas, 
fifia fturos y destmrros> * soltar la bra- 
moni». 

DECLARACIÓN. S. f. orpinjipí, quilibín. ! * 
golirlir. 

DECLARANTE. Pa m. deatebrechaor. I ir„ 
el tnrmrvio! • cantaor, * cantor. 

DECLARAR. V. a, dcKpandnr, orpinjipnr, 



DKNU 

vear. ' * gaignntcar. ;*•« el tormento) * 
cantar. 
DECLINAR. V. a. bcjelar, peiar. 
DECRECER. V. a. jiejelar. 
DEDAL. S. m. sunil>aló. 
DEDO. S. ui. angustí, langustiá, irnnró. 
puljar laiigustí. i; j)l. • mandamientos. 
Los mayorm de la mano * gigantea, * ti- 

jíMUS. 

DEFECAR. V. II. finar. 
DEFECTO .-;. Ill dojí. odisiló. 
DEFENDER. V. a. breijucnar. 
DEFENSOR. ORA. Adj. ni. brequcnaró, bre- 

• lucnsor: (. bicqucnarí, lirequeníora. 
DEFORME. .\dj. ni. clioip'-; í. chorrí. 
DEFRAUDAR V. a. joiijaiiar. 
DEFUNCIÓN. .S, f. oalisVn. 
DEGOLLADO, ADA. Pp. m. e.stcbeyó; f. este- 

beyí. 
DEGOLLAR. V. a. amular, eslcbeyar. || • es- 

calipclinr. 
DEHESA. S. r. prestaní. 
DEJAR. V. n. mecar, mucar, niequtlar. 
DEL 'out. dor. ye. |>I. es. 
DE LA. Tout, ya jil. vas. 
DELACIÓN lircha a la iuxliria sobre el juego. 

S. I. ' liiamo, * soplo. 
DELANTE. Adv. angeyá, anglal. 
DELATADO. Pp. III. ' espillo. 
DELATAR. V. .T. Ituhai. 
DELATOR. S. m. nhivato, chota. I! • abanico 

di' ciiljins, ' bufaire, * buho, * soplo, 
DFLGADO, ADA. Adj. ni. jirinrdó, ziriard¿; 

f. jirianH, ziriardí. 
DELICADO, ADA. A<ij. m. lachó, soraW: f. 

Infill, siinibí. 
DELINCUENTE. I'p iti. grccaró. I ¡i»corrtifi 

hh < ' .Tglftviaol. 
DELINQUIR. V. II - i.ar. 
DEi no. S. 111. •,' íis'.r"' 
DEMANDAR V. a piidiabar. 
DEMAS Adv. dcbím. 
DEVENTE Adj, ni. charláo: f. diaria. 
DEMONIO. S. m. bengui, liengorré, liengo- 

iii'i. 
DEMOSTRACIÓN. S. f. r.bipí, dialaflí, niipf. 
DENOSTAR. V. n dciinHtabelar. 
DENTRO Adv. nudic. enrían, ennín. 
DENUNCIAR. V. «. ' buhar. 



DÉSE 



DÉTE 



DEPENDIENTES de justicia en cuadrilla. S. 
11). jil. ' corcheta. 

DEPONENTE. Pp. ni. machiró; f. inaehirí. 

DEPONER. V. a. entregisarar, orpinjipar. 

DEPOSITAR. V. a. sujerelar. 

DEPÓSITO S. ni. arcojiuií; uchusén. 

DERECHO, ECHA. Adj. m. bastaié, bustaró, 
taliustorré, tibáo: I', bustarí, tabastorrí, 
tibá. :l * reguilete. ¡1 pl. m. bastares; f. 
bastarías. 

DERECHO. S. ni, lachirí. 

DERECHOS Impuesto). S. ni. pl.jará. 

DERRAMAR. V. a. baidiabar, butanar. 

DERREDOR. Adv. crugó, retré. 

DERRIBAR. \' . a. combar, orpaponar, bucha- 
rar-abajiri'-. 

DERROCHAR. V. a. najabelar, esparruar. 

DERROCHE. S. in. esparriquién. 

DERRUIR. V. a. arosipar. 

DESAGRADAR. V. a. '^ esquinar. 

DESAPARECER. V. a. najarar. 

DESASOSIEGO en el juego. S. m. * tripas. 

DESATAR. V. a. sublimar, despandar. 

DESATINADO, ADA. Pp. 111. dineló; f. di- 
ll eyí. 

DESATINAR. V. n. diuelar. 

DESATINOS decir'. X. a. diuelobisar. 

DESAZONAR miiclio. V. n. tasabelar. 

DESCABELLAR. V. a. desglantar, 

DESCABEZAR. V. a. jerochirdar. 

DESCANSAR. V. a. desquiñar. 

DESCANSO. S. m. desqniño, paratuté. ;| sor- 
iiindoy, 

DESCARGO del preso. S. ni. * alivio. 

DESCENDER. V. a. bejelar, deschindar, ope- 
lar, ostelar, pagelar, perelar. 

DESCENDIENTE. S. ni. dugida, opelaró. 

DESCENSO. .S. m. ostelí. 

DESCOLGAR. V. a. deschindar. 

DESCONFIANZA. S. f. resirió. 

DESCONOCIDO, IDA. Pp. ill. oruné; f- oruñí. 

DESCORRER. V. a. pindrabar. 

DESCUBIERTO, TA. Pp. ni. * deschanzáo; f. 
'■ deschanzá. 1¡ (Al que descubren) * biiháo, 
eiitrucháo. 

DESCUBRE lo que se). S. * descuerno. 

DESCUBRIDOR ide secretos). S. m. * anto- 
liú. il (de algo) ■'■' viento. [1 de otro' * so 
Jilo, li (de una trampaj * llorino. 

DESCUBRIR. V. a. alachar, huchardar, des 
pandar, pinchar, pincherar, pindrabelar. 
'■ descornar, ■' desflorar. ! (un sccretoj ■ 
graznar, * volar la mina ¡i (la fullería en 
el juecjo) '"' descornar la flor, ' soplar, ¡j {Al 
i¡ne descubren) * descoináo. 

DESDE. Prep. de. 

DESDECIR. V. a. rechiflar. 

DESEAR. V. a. angelar. 

DESEMBARAZADO. Pp. m. ■' correntio. 

DESEMBARAZAR. V. a nicobar, rijelar. 

DESEMPEÑAR. V. a. arcliabar. |¡ ifiehnentc 
aichabarar. 

DESEMPEÑO. S. ni. arcliabaré. 

DESENGAÑAR. V. a. ' entubaiar. 



DESENVAINAR. V. a. niostafíiar. 

DESEO. S. ni. ancrí, angelo. ¡ i'gran au- 

gufiú. 
DESFILADERO. S. 111. terriclé. 
DESFLORAR. V. a. espachilar. 
DESGRACIA. S. 1'. yeiiirá. 
DESGREÑADO, ADA. Pp. ni. desglantáo; f. 

(le--friaiita. 
DESGREÑAR. V. a. desglantar. 
DESIGNAR. V. a. uchar. 
DESLEAL. Adj. m. dabraco; f. dabraquí. 
DESMAYO. S. m. anguja. 
DESMEMORIADO, ADA. Pp. m. chanoig'i- 

noy; t'. ehanorgunayí. 
DESMENUZAR. V. a. nacicar, decolorar, ja- 

riuiar. 
DESMONTADO. Pp. m. pinroné. 
DESMONTAR. V. a. pinionar. 
DESNUDAR. V. a. rechipar. : a la fuerza) 

desmotar, * despalmar. 
DESNUDO ¡En cueros}. Adj. ni. recliipoté. 
DESORDEN. S. m. garata. 
DESOREJADO. Pp. 111. desniirláo. ; * desa 

sao. 
DESOREJAR. V. a. desiiiirlar. 
DFSPACIO. Adv. tiimé á Himé. 
DESPARPAJO. S. m. sardana. 
DESPEDAZAR. V. a. decotorar, descotorar, 

liquerar' " yiguerar. 
DESPEDIR. V. a. abistuar, arquisarar, bi- 

chabar, nieqnelar. 
DESPEÑADERO. S. ni. luchipén. 
DESPERDICIAR. V. a. najabar. 
DESPERTAR. V. a. osLinar. 
DESPOJAR. ^'. a. desmotar, randar. i; '" ali- 
viar. 
DESPOSADO, ADA. Pp. m. romandiñáo; I. 

roniandiñá. 
DESPOSAR, V, a. romandifiar. [ segunda o 

tercera voz '• romandiñelar. 
DESPRECIABLE. Adj. ni, bantojü, nausar- 

dán;f. "nautojí, nausardañí. !l m. =' ledro; 

f. ' ledra. 
DESPRECIAR. V, a. giielar. 
DESPRENDER. V, a. iiabclar, rinibayar, 
DESPUÉS. Adv. anda. 
DESTAPAR. V. a. buchar, buchardar. 
DESTERRADO, ADA. Pp. m. bicliardúo; f, 

bichardá. 
DESTERRAR. V. a. bicimrdar, 
DESTIERRO. S. m. bichaiduv. |i ''■ mando. 
DESTINO. S. ni. sustirí. 
DESTREZA. S. f. albiriji. 
DESTROZAR. V. a. paralielar. 
DESTRUCCIÓN. S. t. najipén. 
DESTRUCTOR. Adj. m. iiiarardó. 
DESTRUIR. V. m. marar, nicobar. 
DESVARÍO. S. m. barbalé. 
DESVERGONZADO. Pj». m. * liso, sereno. 
DESVERGÜENZA. S. í'. * .SCienidá. 
DESVIAR. V. a. jinocliar, rebucharar. 
DETENCIÓN. S. f SUStilá. 
DETENER. V. a. acliinar, arinatrar, cliigua- 

tar, deterelar, sinarar, sustilar, ucharelur. 



•:5 rusF 

DETERMINAR. N' . ■ ■ ■• -'ir. 

DETRÁS. Ail\. 

DEUDA S. 1. !•; uií. 

DEUDO S. ni. i-a<-iiu-alo. 

DEUDOR. ORA. Adj. ni. hi/.fturó, birauroró: 
1. lii/aiirori. 

DEVASTACIÓN. S. ui. iiujii>én. 

DEVORAR. V. a. jamclar, trajolar. 

DI. V inij>or. yteu. 

Di A. á. ni. chibé, ,i * claro, * rlaréa, ♦ relám- 
pago. I /ciíttY)' chivé baró. / Buenos dias 
laches cliibeses. 

¡DIABLO! Int. idcnpiie' S. v. demonio. 

DIADEMA S. f. doH'Ucfia, doscusafta. 

DIALECTO S. ni. ohi]a'. 

DIALOGO. S. ni. naqiieiín 

iDiANCHEi Int. idcnguc! , r. diantrt. 

íDiantre! Int. ¡arrómales!, ¡buyati!, ¡den- 
>riie ! 

DICCIÓN. S. I. laó. 

DICHA. S. f. ORunchó. 

DICHO. ICHA. Pp. »>• penáo; f. {«na. ni. 
l..no 

DICHOSO, OSA. Adj. ni. zaclié; I. zaelil. 

DIENTE. S. ni. daiií, (ians, piño. I; * clamo, 
luniacio. ( grande: drané. 

DIESTRO, TRÁ. Adj. m. bu.staró; f. bustaií. 

DIEZMAR. V. a. rliibelar andré-dequc. 

DIEZMO. S. ni. csdcnibó. 

DIFUNDIR. V. a. najibar, voltisarar. 

DIFUNTO, TA Adj. niuló; f. muyí. 11' dorniío. 

DIGNO. NA. Aiij. ni. calialicó; I", rabaliqní. 

DILAPIDACIÓN. S. f. (Sparriquií-n. 

DILAPIDAR. V. a. osparruar. najabelar. 

DILIGENCIA. S. I. salinofíí. carniajr liir 
do.-ii.-. 

DILUVIAR. V. imp. paflibarar. 

DILUVIO. .S. 111. pafiibarí, brigindopé. 

DINERO. S. 111. ííilcltn'', jandoró, jandoripcn, 
lobúi. jiarné. ' jiccnnia, * re.sin-yo, , 
sangre, i pl. * aniigo.s, * nipos, * qniíias. 
,en menudoi ' charneles, * fardiali-dra. i 
para jugar j>or otro' " &rm&iyA ! iqnc re- 
parte el que {inna rn <•/ jffgo) * barato, i! 
,que ne atrav '< * bienes de 

Villieu. q> !'r del eontra- 

rio de tu diacii-n ■ /■ / ....'/ ■¡¡/ndndnaést/- 
a }jerd-r V. • morder dim-ro. i que en 
vían la% mujerr» para librar a los rufianes 

• rescate. : ique la mujer envía al rufidni 

* socorro. II ique voluntariamente repartía 
el ju fiador gananeiosoí * rocío 'Alqut 
uncAin el' ' sangran. 

DIOS. S. jirop. liatiniují, Debel, Oncebel, 
Oiidcliel, Ostclti, T<l'U'sqncr<'>, Ten-bidcrf-, 
llndebcl. pl. Debeles ' Coime del alto, 
Coimn de lat elaréns. i Madtv de Debía 

0I08A. .S. f. debía. 

DIQUE. .'^. m. tayó. 

DIRIGIR. V. A. cnseelar. 

OISCERmMiENTÓ. S. ni. calniíiiliro. 

DISCERNIR. V. n. pindiardar. 

DISEMINAR. V. a. najibar. 

DISFRUTAR. V. ¡i. i^aselar, oznnehai. 



DKAH 

DISGUSTO. S. m. piejonoy. f» <! iuen.> ' 

DISIMULAR. V. a uchararai. 

DISIMULO. S m. albiriji. 

DISIPAR. V. a. najaliar, jali-lar, nicobelar. 

DISMINUCIÓN. .*<. f. ostí-lí, 

DISMINUIR. V. a. achinar, achirdar. 

DISOLUTO. Adj. ni. dinelu. 

DISPENSAR. Y. a. ertinar. 

DISPONER. V. a. childar. iiacuarar. 

DISPOSICIÓN. S. 1. pacnarf. 

DISPUESTO. TA. Pp. m. chitó; f. chití. 

DISPUTA. .S. f. chinga, chingarí * cajtirá. 

DISPUTAR. V. a. ciiingarar 

DISTANCIA A . Aiiv. alunt-. 

DISTANTE. Ailj. y Adv. ahiiié, dur. 

DISTRIBUIR. V. a. partisarelar. 

DISTRITO. S. m. ulagu*^, nyaqne. 

DISTURBIO S. ni. daraheli. 

DISUADIR. V. a. rijar. 

DIVERSIÓN. .S. f. jarana, uHquín. 

DIVIDIR. \ . a. aginar, aricatar. 

DIVINO, INA. Adj. iií. tinmjó; f. timují. 

DIVISAR. V. a. bmhai. 

DIVISIÓN. S. f. aginé, aricatá. ' chingaripéu. 

DIVULGAR. V. a. voltisarar, nftjibelar. 

DOBLA de oro. S. 1. ' tniqnía. 

DOBLADO, ADA. Pp. m. duitó; f. duití. || 

no'Ure el /irrhoi alcluicbé. 
DOBLAR. V. a. dnitar. 
DOBLE. Adj. com. duber. ni. dnitó; f. duilL 
DOBLÓN moneda). .S. m. duqnel. 
DOLOR. S. m. chande. 
DOCTRINA. .S. f. chirijá. i beda. 
DOCUMENTO. S. m. libaftí. 
DOGAL. S. m. jal. 
DOLENCIA. S. r. cliijé, dnquipén, panípén, 

salipón. ! ■ clamo. 
DOLOR. S. m. lelilí, alangarí, ien el jwgo) 

tripas. Causar jurepenar, 
DOMICILIADO. Pp. ni. algoniagó. 
DOMICILIO. S. 111. qiieré. 
DOMINADOR, ORA. .S. m. eraAó, erahoró; f. 

f riiñí, erafiorf. 
DOMINAR. V. a. crai^oroar, grañorcar. 
DOMINIO. S. ni. añilar, arciló. ¡i r. poder. 
DON. .s, ni diftiiH'ii. 
DON. T) atamiento S. ni. den. 
DONAIRE. S. m. sandunga, sardafiá, surdiflf, 

zardioqni. 
DONCELLA. S f. riá, rui ; * garda. 
DÓNDE Adv. duque. ■ i En' aiiduquc, an- 

druque. I iPorj sosque. i' iquieraJ docam- 

DONOSO, OSA. Adj. m. nan.sú; f. nanst. 
DONOSURA .S. f. HUrdiní. 
DORADO, ADA. Adj. m. bijuré; f. bijuK. 
DORMIDO. IDA. Pp. ni. Kornó; f sorní. || • 

allanad. ' <liniiito, * Norncáo. 
DORMIR. V. n. sobar. I! * sornar. 
DORMITAR. V. n. sobelar. 
DORSO S. MI. l>iilA. 
DRACMA peso S. m. chuH. 
DRAGÓN, S. m. hcngué. 



EMBA EMPE 25 

DUCADO : moneda) . S. m. grané. I' * grano. DURO, RA. Adj. m. soralé; f. sorayí. 

DUENDE. S. m. mengue. 

DUEÑO, EÑA. S. ni, julay, véjalo; f. julañí, 
3'e:a]í. '■[ (de casa de juego) * coimero, * 
garitero. li (de garito) * mandrachero, * ta- 
blajero. 

DULCE. S. ni. buyanipén, galnclií. | Adj. 

ni. buñé, buyán, guió; f. buñí, buyoñí, I 

guyí. 

DULZURA. S. f. buyanipén. \í de carácter) MALDICIONES. - Mal ánge: chinas comas y 
Viiiyanura. te sepan bien. 



REFRANES. - 9. Beruñós abelemos, ta ne os 
diquemos. 

10. -A coin ne ó chamuya, Terebidere 
ne o ñina. 



DURABLE. Adj. m. insoralé; f. insorayí. 
DURAZNO. S. m, perpeló. 
DURO (moneda) S. m. chulé, estronquí, run- 
dí. II Adv. soralé. 



Mal amigo te diñe media copa, aviua- 
grao. 

Eremita Undivé que tóos te quieran 

ajorcáo. 



E 



E. Conj. y. 

EBRIO, lA. Adj. m. acurdáo. curdo, pilé; f. 

acurdá, curda, piyí. Il (Medio/ paspilí. i! * 

pespiíé. 
EBULLICIÓN. S. f. pejucharé. 
ECLESIÁSTICO. S. m. eraipó, teyorré. 
ECONÓMICO, ICA. Adj. m. orrijoso; f. orri- 

josa. 
ECONOMIZAR. Y. a. orrijar. 
ECHADO, ADA. Pp. m. bucharó; f. bucharí. 
ECHAR. V. a. bucharar, chibar, tachescar. 
EDAD (Mucha!. S. f. purañí. 
EDICTO. S. m. bujiló. 
EJECUTAR. V. a. aquerar, curar. 
EJECUTOR de justicia. S. m. buchil, chen- 

mararó. 
EJEMPLAR. S. m. ejersilén. 
EJERCER. V. a, lojelar. I querelar. |! (potes- 
tad ■ qutrelar-ezor. 
EJERCICIO. S m. curripén. 
EJERCIDO. Pp. m. quereláo. 
EJÉRCITO. S. m. argandí. |1 (cuerpo cíe) ar- 

gandichenal. ¡ ¡ Armada I argaLudimoró. 
EL ¡sin acento ■. Art. o, or. 
t\. conaeerdoi.Yvon. ó, ondolé.H pl. ellos- 

andayós, junós, ondole^^ós, andolayos, on- 

dolej^es. 
ELEVADO, ADA. Pp. m. sucó; f. sucá. 
ELEVAR. V. a. encalomar, surdinar. 
ELOGIO. S. m. laborí. 
ELLA. Pron. andolayá, andoyá, ondoleya, 

sirá. ¡; pl. andolayás, andoj^ás, ondoleyás, 

sirás. 
ELLO. Pron. andayó. 
EMBAJADA. S. f. plastañí. 



EMBARAZAR. V. a. oschiclar. 

EMBARAZO. S. m. * balsa. 

EMBARCACIÓN. S. í'. beré, beró, berasim- 
plen, berasimplín. 

EMBARGADO, ADA. Pp. m. duealdó; í'. du- 
caldí. * pesáo. 

EMBARGAR. V. a. ducaldar. 

EMBARGO. S. m. * peso. 1¡ (de ánimo * 
na lio. 

EMBAUCADOR, ORA. Adj. m. pimpo; f. 
})im2ñ 

EMBAUCAR. V. a. pinipear. 

EMBELESADO, ADA. Pp. moscaby en m. y f. 

EMBELLECER. Y. a. dabiar, lujiar. 

EMBESTIR. Y. a. orsojañar. 

EMBORRACHAR. V. a. acurdar. 

EMBOSCADA. S. f. rapa. 

EMBRIAGADO, v. ebrio. 

EMBRIAGAR, v emborrachar. 

EMBRIAGUEZ S. f. curda, matipén. 

EMBUCHAR. Y. a. embu^-ar. ¡¡ * embuciar. 

EMBUSTE. S. m. bulo, bulipén, burló, lem- 
bresque, trola. 

EMBUSTERÍA. S. f. bulería. 

EMBUSTERO, ERA. Adj. m. hulero: f. bu- 
lera. 

EMPADRONADO, ADA. Pp. m. jinamáo; f. 
jinamá. 

EMPADRONAMIENTO. S. m. jinamiento, ji- 
ña moj'. 

EMPADRONAR. Y. a jinaniar. 

EMPAPAR. Y. a. jorrodar. 

EMPEINE. S. m. lubanó. 

EMPEQUEÑECER. Y. a. chimoquerar. 

EMPERO. Conj. tamí. 



c« 



K.NCL' 



EMPEZAR. V. a. iirommolar. 
EMPINAR. V. •. simlinor. 
EMPLASTO. S. ID. bitliiiii. 
EMPLEADO '/' pri$ionr.n S. IH 



ill*' 

EMPi 

EMPO A,i. . 
EMPUÑAR. V 
EN V\<\>. an 



* jllli'l' 
calcfl- r 



OIK lo$ (jril/o$' 
;ndo|>aBiiiii 
i/. S. III. luriiil. 
.1. |.iiijviii|>ar. 
ft tjaril«-nr. 

^., .... aii'lié, on. 

ENAGUA. .■^. f. ilíonjí, zarándela. 
ENAMORADO. ADA. Pj. ni. aiuejeráo, g:i- 

oJiar.i": f. a.ju.-jerú, Racliari 
ENAMORAMIENTO. S. ni. c iniil). 
ENAMORAR. V. a. camelar, jclenar. , ' aquc , 

ic rar. 
ENANO, ANA. .Vdj. m. nachcquilé; f. nanlio 

<]uivi 
ENARDECER. \'. n. urdilU'lar. 
ENCANTAR. V. a. cilmr, celisar. vahfU'io 
>,- (id ¡¡iisionisnw de la palabrnpara el en- \ 
qaif juego de l>ocaiy<i. 
ENCARCELADO. ADA. P|». in. abrazáo, es- 
I ii-l... «^inisiró, f. abraza, «-.stardí, sinastrí 
ENCARCELAR. V. a. cstardar 
ENCARGADA (If rarios burdeles. S. f. * nía- 

.iro il<- mancebía. 
ENCARGADO de varios burdeles. .S. in. ' j»a- 

(lie de mancebía. (1). 
ENCARGO. S. ni. maiijíuelo. 
ENCARNADO. ADA. P|i. m, loló, loy''". t. l'>- 

vi. !•> tiiMil'i'^i» .\dj. 
ENCARNADURA. .>^. f. brinzá. 
ENCENDIDO. IDA. Pj». III. urditláo; f. urditl.i. 
ENCENDER. V. a. urdiflar. , ' urdiMar. 
ENCERRAR. V. a, cstardar, jmndisarar. 

tiim-ar. 
ENCIERRO. S. in. pandibó. 
ENCIMA. Adv. njiré. Preji. .nipersó, jieisc. 
ENCINA. .S. I", cochocü. 
ENCLAVAR. V. a. carfialar. 
ENCOMIAR. V. a. chiniuclaiiilicar. 
ENCONTRAR. V. a. alachar, balufhar, 1 ii 

jar, raclielar. 
ENCRUCIJADA. S. f. yetrujacay. 
ENCUBRIDOR '/<;/" /ro»r«. S. ni. jiaritcro. 
j>olé.», ■ polinche. 

(1) £jercia )a autoridad <-n la maocvbia el 
fiidre o la mcuirr; hombro o inujur qua alcau- 
uba <!# la <>bii<«il tal nomíir«miento, o for lo 
nir: ' ' rreinlailo- 

re- '. I"* «Ih- 

»ii(¡; .K'a (.!""■ 

If\ ilr ,<rviUii, \C>\¿] ■iiie <|tic «leKiHii ministros 
la/< manr'ehtaa: q«ie en parto Ion ttiteUbnn, tra- 
t»T. ■ ' ■ ' ' a las niii/nft 

m i ley a la» ra- 

mrr !■< qu»* <'0n sllx 

tnfrriii»>'la.l<-n podían nnndir ni contajrio t\n 
laa «ImaM el (I* ]nm rni>rf>o«.»- Kl jrndu- ejercía 

,.I. ■ • ••',■>■ -.itr, 

•cii - '!<• 

la I 



ENCUBRIR. V. a. (taudar, ucliarar. 
ENDEREZAR. V. a. ardifiar, enscciar. •unli- 

liar, uchubalar. 
ENEMIGO, IQA. .\dj. III. da' 

I. d.'i' liiiiani. <>norni(. (u 
ENFADADO, ADA. P|i. tu. l...i .. ¡ • 

j¡ Muí/ III. iiunuij»'; f. norunJÍM. 

ENFADAR. V. ii liorunjAt. 

ENFADOSO. OSA. Adj. m. noriitijoy; f. no- 

inii¡:i_\ i. 
ENFERMEDAD. S. f. nierdi]H^n, Mlipén ¡i ' 

(.iatiio. 
ENFERMO, MA. Adj. ni. luerdó, na«aló;f. mtr 

di, iiii^invi. 
ENFRENTÉ. Adv. maniuí. 
ENFRIAR. V. a jilar. 
ENFURECIDO, IDA. Pp. ni. toriiaciboy; f. tor- 

ii:ii.'ÍIm} i. 
ENGALANAR. V. a. dabiar, lujiar. 
ENGAÑADO Pp. m. • dupa, ♦ tocio. 
ENGAÑADOR con buenas palabras. Ad. ni. ' 

blil'iull. 

ENGAÑAR. V. a. jonjabar, pinipcar. , ' co 
bar, ' llar la coba, ♦ echar la oribia, ti 
niar, ' locar. : ; (Jue ae d^ai * du|>a. 

ENGAÑIFA, r. engaño. 

ENGAÑO. S. ni. bulipcn, canudo, cli ^ . 
jonjaina, jonjaiia, piiiip<'o , ' Hor, * '' 
na, ' revesa, * tiro. , porbnotas ftaluL. 
' bribia. li ^para que uiu> pajue lo qw han 
comido dos) * pechardinodc manga. 

ENGATUSAR. V. a. jH-squilar. 

ENGENDRADO. ADA. I'|>. ni. abatanáo, apu 
rhoiio; ;. abatana, ajMu-lieria. 

ENGENDRAR. V. a. abatanar. 

ENGRANDECER. V. a. aidifiar, aardaflar. 

ENGí?ASAR. V. a, anipicl.ir. 

ENGRE RSE. V. r. ene iiiipaiiarse. 

ENGULLIR. V. a. ^uirpiFiar, trajclar. 

ENHIESTO, TA. A<lj. ni. cibáo; f. cibá. 

ENJALMA .S. 1. tenglí'. 

ENJUTO, UTA, Pp. i;i. bipaiiioso, jairó; I. 
bi|iainos,'i, jaiií. 

ENLAZAR. V. a. roniandiftelar. 

ENLOQUECER. V. a. charlar, guiyar. 

ENMENDADO, ADA. Pp. ni. enagTftlxtáo; f. 
cnaj^rabeía. 
, ENMENDAR. V. a. cnaL't abelar. ennnifrar, 

ENMitrjDA. .S. r. cnnai;ií. enagrabela. 

ENMUDECER. V. n. sonsibelar. 

ENOJADO, ADA. P|> til. dujó, norniijó, uh; 

li'; I. dlljí, ntTllIlji. ulU)í. 

ENOJAR. V. I. ii.>rnnjar. 
ENOJO. S 111. t.irnacib"'. 
lEN PAZi liit. iineclí! 
ENRAIZAR. V. a. aninriejnr. 
ENRAMADA. S f. Icverbena. 
ENREDADOR S. ni. junti'ui. 
ENRIQUECER. V. a. * uran.M'. 
ENROLLADO. I')', ui. pandao. 
ENROLLAR. V. i. pandar. 
ENSALADA. .'<. t. nrj.iri.í , Operisa. 
ENSALZADOR, ORA. Adj. ni. ardiflarú. f. at 
difiurí. 



ERIZ 



ES FE 



27 



ENSALZAR. V. a. ardiñar, chimuclanificar. 

ENSEÑADO, ADA. Pp. lu. siscabáo; f. sisca- 
liá. !1 amaestráo. 

ENSEÑANZA. S. f. siscabüñí. 

ENSEÑAR. V. a. bedar, siscabar. |¡ * amaes- 
trar. II ( la doctrina) chirijar. 

ENSEÑOREAR. V. n. erañorear. 

ENSERES. S. ni. pl. * belhcces. 

ENSUCIAR. V. a. ampielar. 

ENTENDEDOR. Adj. m. chanelaor. 

ENTENDIDO. Pp. m. periiiqué, fhanaró. [ ez- 
tnu-háo. 

ENTENDER. V. a. jabelar, chanelar, pernear. 
[| * entrehar, * entruchar. || S. m. irsimén. 

ENTENDIMIENTO. S. m. chauelerí, chanería. 

ENTERNECER. V. a. Sosclavar. 

ENTERO. ERA. Adj. m. teroné;f. teroñí. 

ENTERRADO, ADA. Pp. m. ontoroné; f. en- 
toroñí. ii '"■'■ plautáo. 

ENTERRADOR. S. m. arehelaró. ¡1 1 f¿c¿ cemen- 
terio) garabaró, pereabaor. || * plantaor. 

ENTERRAMIENTO. S. m. archelarén , gara- 
bny. 

ENTERRAR. V. a. archelar, cabañar, garabar, 
percabauar. ¡¡ * plantar. 

ENTIERRO. S. m, archelo, archelarén, arche- 
loy, garabuy. 

ENTONADO. Pp. m. * camaleón. 

ENTONAMIENTO. S. m, - toldo. 

ENTONAR. V. a. labelar. 

ENTRADA. S. f. retuñí ¡j | ííc la casa de prosti- 
tución) ■■■ golpe. 

ENTRAÑA. S. f. poria, pajuara. 

ENTRAR. V. a. errar, chalar-andré ll (en una 
casa para hurtar) * calarse. ll (en la germa- 
nía) * agerniauarse. 

ENTRE. Prep. andré, enré. ¡| ¡nosotros) Adv. 
enrecar. 

ENTREGAR. V. a. diñar, entreguisarar. 

ENTREGARSE preso. Y. r. * doblarse. 

ENTREMETER. V. a. remachar. 

ENTRESUELO. S. ni. rejochique. 

ENTRETENER con palabras. V. a. * encantar. 

ENVALENTONARSE. V. v, * encampanarse. 

ENVEJECER. V. n. piiranar, ehitelar puro. 

ENVEJECIDO, IDA. Pp. m. puriandé;f. pu- 
riandí. 

ENVIADO, ADA. Pp. m. bichabáo; f. bichaba. 

ENVIAR. V. a. bichabar. 

ENVIDIA. S. f. odora, odoií. 

ENVIDIOSO, OSA. Adj. m. odoroy; f. odo- 
rayí. 

ENVOLVER. V. a. argilar, argilelar, arroschi- 
car, enroscar. ¡| =^^ arroscar, * involvisarar. 

ENVUELTO, TA, Pp. m. arroschicáo; f. arro.s- 
ehieá. 

EPIDEMIA. S. f. retrcqué. 

ÉPOCA. S. f. chiró, chumí, greté. 

EQUIDAD. S. f. lachiií. 

EQUIVOCACIÓN. S. f. drunchí. 

EQUIVOCAR. V. A. jonjabar. 

ERES. V. s. sisle. 

ERGUIDO, IDA. Pp. m. sistiló; f. sistiyí. 

ERIZAR. V. a. uchubalochar. 



ERIZO. S. m. nchul aló. 

ERUCTO. S. m. * taco. 

ERROR. V. equivocación. 

ES. V. s. sin. 

ESA. Pron. f. ocolá. ll pl. ocolá.s. 

EíiB\RRO de la Santa Hermandad. S. ni. pus- 
cañó. II * aterraor. 

ESCALADOR fíe ^'a?rí¿''s. S. m. alcantariyero, 
'■■■ escalona, ratonero. 

ESCALDADO, ADA. Pp. m. jacharáo; f. ja- 
chará. 

ESCALDAR. V. a. jachar, jacharar. 

ESCALERA. S. f. patupiré. 

ESCALÓN. S. m. yescaliché. 

ESCAMOTEAR. V. a. -^ bichear. 

ESCANDALIZADO, ADA. Pp. m. ululé; f. 
uluyí. 

ESCANDALIZARSE. V. r. '' arredomarse. 

ESCÁNDALO. S. m. cagrujé. 

ESCAPADO, ADA. Pp. chapescáo, plastanó;f. 
chapesca, plastaniá. || íhwjendo) * redo- 
blao. 

ESCAPAR. V. n. chapescar, najalelar, najar. 
!l '■■ guiñar, ¡i ¡el ladrón por tejado o venta- 
nal '■'■ cafar, * revolar. 

ESCAPARSE. V. r. * cojer.se, '- guiñarse, •' sa- 
farse. 

ESCAPE. .S. m. nichobel, salmoñí. ■'■ afu- 
fón. 

ESCARNECER. V. a. caquerar, denostabelar, 
girelar. 

ESCARPÍN. S. m. tirabañí. 

ESCASEZ. S. f. julo. 

ESCLAVINA. S. f. plata. 

ESCLAVITUD. S. f. paude'asión. 

ESCLAVO, AVA. S. m. * gelpe, ■■ greno; f. * 
gelin, greñí. 1| (negro) * jelfe. 

ESCOBA. S. f. jalabayí, julabayí. 

ESCOBÓN. >S. m. jalayé. 

ESCOCER, V. a. sonronjiar. 

ESCOGER, cscojiserar. 

ESCONDER. V. a. chibar, uehararar. || * se- 
pultar, ■ trasmontar, * trasponer. 

ESCONDIDO. Pp. m. '■''■ trasmontáo. 

ESCONDITE. S. ni. bujío. II * bnrlaero. 

ESCONDRIJO. S. m. carmunicha. 

ESCOPETA. S. f. prucatiñí, puscá. 

ESCOPETERO. S. m. puscatero. 

ESCORPIÓN. S. m. birberechó. 

ESCRIBANÍA. S. f. tintirí, terinduy. 

ESCRIBANO. S. m. lilianó, olibay. [i * ibanó, 
* nue.sti'anio. 

ESCRIBIR. V. a. libanar, randar. 

ESCRITO S. m. libañí. 

ESCRITURA. S. f. por, libanerí, randiñipén. 

ESCUCHAR. V. a junar, junelar. 

ESCUDILLA. S. f. * conca. 

ESCULTOR. S. m. echatrista. 

ESCUPIDERA. S. f. chismarayí. 

ESCUPIDOR. S. m. chismarajo. 

ESCUPIR. V. a. chismar, chiscar, chiotar. 

ESE. Pron. ocoló. H pl. ocelos. 

ESENCIA S. f. ochí. 

ESFÉRICO, ICA. Adj. borondo; f. boronda. 



I'S 



KSTA 



ESfORZAOO. ADA. I'il hi. orchiquinó, en f. 

orrhiquihi • t<Tii<-, • tcriK-jal. 
ESFUERZO. S. ni. csilt-n, c««8tin, iisli, or- 

ESLABÓN. S. m. clitlchibén, fral»«rdó, lu- 
■ ii.»pl<'. para fticnuier'i * nifon. 

ESO. Proii. n. aoayó, ocoló. 

tSOTRA. Pron. f. andayi ..n i. . v.,. undula- 
\.i. jil. aiidayiis, oijii ; >l»yás. 

ESOTRO. Tron. in. ond ■, andola- 

\.. j»l. andolayos, oudokvob. 

ESPACIO, f/' S. m. oUli>e, urpe. 

tSPAOA. S. 1. estuche, filosa, lishcrU, glan 
di. • abanico, * baldeo, ' centcya, * layo- 
sa, * jiiuro, * joyosa. I 'dt cómbale) ' blan- 
ca. *■ df esffrima * morena, * negra. 1 1 .Ve- 
fiia ' terciáo. 

ESPADACHÍN de ojj-io. S. ni. * enj^iliaor. 

ESPALDA. .•^. I. barandiá, cspulví, pala. 

ESPANTAR. V. a. tripasar. i • avi9j«r. 

ESPANTO. .'^. ni. dal, es]>ajú, ariabdn. 

ESPAÑOL. OLA. Adj. III. jciijén, sersí'n, se- 
vorri'; f. jeiíjefií. sf>rí!crií, seyorrí. 

ESPARCIR. V. !i. fliibelar, najibar. 

ESPARRAGO. S III. engre^rerí, grejorí. 

ESPARRAGUERA. S. f. Pii;;res'>riijué. engre- 

ESPECIA. S. f. madoy. 

ESPECIE. S. f, jandoripcii, jamiuio. 

ESPECTÁCULO. S. 111. orastá. 

ESPEJO. .^. in. Iteilier. Luna de' í. berbí, 

ESPERANZA. .S. f. ujarii>én, fron8aj)eribén. 11 
l'irlud tijaranzá. 

ESPERAR. V. a. agarabar, fmn.sajierar, lija- 
ra r. 

espía. .S. in. dicabclaiió. beruali', bcsaíié; f. 
i);.;ib< lafií. bcrsalí. bpsaní. 

ESPIAR. V. a. dicavisar, dit-abelar. 

ESPIGA. ."^. f. ¡prosapia. 

ESPINA S. f. jarrí, siyofí. ,: • imngieiite. 

ESPINAR, trto', S. m. eiajaraá. 

ESPINAZO. S. m. * nabato. 

ESPIRAR, y. n. faquivar, nierar. 

espíritu. S. ni. cliaiiisperó, ducó, ochí, sun- 

\ ! . dr ,-'.i<-i], pahicarí. 1, i Manto! pc- 

r «majaró. I! nnali<jnnf' pl. 

ESPLENDIDO. Adj. ni. y í. juncal. 
ESPLIEGO. S. ni jandí. 

ESPOLIQUE. ESPOLISTA. .S. ni. espusifiqiit'. 
ESPOSO, OSA. S. Ill, corli.iyalí) ró; f. forbo. 
valí, ronií, riinií, ¡ ( I'rhione$^ f. pl. »ac<'s. 
' nniyos 
ESPUELA .S. f. ps|.nsif(. 11 pl. • ferroiiBs. 
ESPUERTA. S. f. cnruiírlia, fomichc. 
ESQUELA. S. f. j.nliiK iiU. 
ESQUILAR. V. n. iiiniirabar. 
ESQUINA )/ ESQUINAZO. 8. eaJRÓn. 
ESQUINADO. ADA. I'p. ni 8Ísconclii>: I ."is- 

' -I: ill 

ESTABLECIMIENTO S. ni. jeremnnicliá. 
ESTACA >lr .Invar. .S f. mik arlial. 
ESTAFA .*^. í oMtailx^. I • gojoria, ' gorra. 
ESTAFADO, ADA, Pp m. » biflttó, f. * billa 



EX AC 

ESTAFADOR, ORA. Adj. ni. * birlaor, * rato- 

iicro; f. * birlaora, * ratonera. 
ESTAFAR. V. a. • birlar. 
ESTANCIA. S r. sÍHi«nú, Btano 

ESTAÑO. S. 111. ci.lil.io. 

lESTA QUEDO! Int. * .cshate' 

ESTAQUILLA. S. (. Kiiiciirlial. 

ESTAR. \. i.h^ii. 6inar, sinelar, aocftbe- 

lar, s(r retrnU ) andigar. | (dt 

iifirnto 
ESTATUA. .S. 1. ctiiastrá. 
ESTATUARIO. S. 111. icliatriata. 
ESTATURA. Hombre de gran >. m. ■ ar- 

l.olao. 
ESTATUTO. .'^. III. eschastrá. 
ESTE l'ron. III. ando) A. cul>a, occisa, ooonó. 

> pl. andobas, andtbales, bact-n, oconós. || 

f. andolia, caba, oconá, ocúisa. ü pl. ando* 

bas, bacen, oconás. andobalcs. 
ESTERA. S. f. telcjefií. 
ESTERCOLAR V. a. furgofidar. 
ESTERCOLERO. S. III. fiirgrofi^, groñí. 
ESTÉRIL. Adj. 111. nan;;!!!''; f. naiigiií. 
ESTETA. S. 111. pargiK'la. ' marión. 
ESTIÉRCOL. S. in. furgoftí, groftí. 
ESTILAR. V. a. daracar. 
ESTILO. S. 111. daracú. 
ESTIMACIÓN. S. f. jendcfií. 
ESTIMAR. V. a. cambiar, pancbibelar, ro- 

rainbelar. ':'. ' amolelar. 
estío. S. III. canriano, nilay, vacuno 
ESTIRAR V. a alachingar. 
ESTO, rroii. 11. oconó 
ESTÓMAGO. S m. ogonió, opouoniú. 
ESTORBO. S in. * balsa. 
ESTORNUDAR V. n. ehicatclar. 
ESTORNUDO ."^. III. «■lii<at.-lii. 
ESTRADO. ."^. in. cuiiioriá. 
ESTRECHAR. V. a. pandar. 
ESTRECHO, ECHA. Adj. ni. tnijón; f. trujo 

íii. S m. canií. 
ESTRECHURA. S. f. trují. 
ESTRELLA. .•^ f. chcrdiyí, iicliuigafti. 
ESTREMECER V. a. dajirar, 
ESTRIBO. S. m. quijarí. 
ESTROPAJO. S. m. jalab.ayé. 
ESTROPEADO, ADA. I'p. in. grodonopó. lan- 

gó; f. grodogojiá, laiigiií. 
ESTROPEAR. V. a. grodogopar. 
ESTUDIANTE. S. m. trequejanó. 
ESTUDIAR. V. a. trcqucjanar, sJMStrar. || 

/•,7 neto dr trcjim'i. 
ESTUDIO. S. ni. injinó, trojnnó. 
ESTÚPIDO, IDA. Afij. ni, bnniboy, lilippli<ló; 

f. lioinbayí, lilipcndí. 
estuprar! V. a. cRpachilar. 
ÉTER El . S. 111. U\\\>c. 
eternamente. Adv. dcltú. 

ETERNIDAD S. f. dcltaví. 

ETERNO. NA. Adj. ni. (ínltó; f. dcltí. 

EVA ,''. l'M'p. Vai. 

EVANGELIO S. ni Pinbeó. 

EVITAR. V, a. najarar. 

EXACTO. TA. Adj. m. porüní;í. perfiií. 



EXQU 



EXTK 



EXAGERAR. V. a. barresquerar. 
EXAMEN. S. m. lujoni. 
EXAMINAR. V. a. trequejenar. 
EXCEDER. V. a. esojiar, esojielar. 
EXCELENCIA. S. f. lendañí. 
EXCELENTE. Adj. m. bare, baró, fendó; f. 

barí, fendí. i '■' baril en m. y Í. 
EXCELSO. SA. Adj. m. uschó; t. uschi. 
EXCEPTO. Adv. atro. 

EXCESIVO, IVA. Adj. esojieluy; f. esojielnyi. 
EXCESO. S. ni. sobrauuchó. 
EXCLAMAR. V. 11. '^ garlar. 
EXCREMENTO S. 111. ñordá. 
EXCUSA. S. f. alangarí, eliijé. 
EXECRAR. V. a. zermañar. 
EXHALAR. V. a. arquisarar. 
EXHIBICIÓN. S. f. quelibén. 
EXHIBIR. V. a. delalar. 
EXIGIR. V. a. ustilelar. 
EXIGUO. A. Adj. m. soralé; f. sorayí. 
EXIMIR. V. a. chilar. 
EXISTENCIA. S. f. charniqué, chipén ochi- 

l)ibén. 
EXISTIR. V. n. apuchelar, sinelar, socabe- 

lar, soscabar, terciar. 
EXORNAR. V. a. dabiar. 
EXÓTICO, CA. Adj. m. abertuné; f. aber- 

tuñí. 
EXPELER. V. a. sicobelar. 
EXPENDER. Y. a. venar. 
EXPIAR. V. a. membrecar. 
EXPONER. V. a. tablerar. Ij (una idea) pre- 

suj arelar. 
EXPRESIÓN. S. f. laó. 
EXPULSAR. V. expeler. 

EXQUISITO, ITA. Adj. m. balbaló; f. bal- 
balí. 



EXTASjADO, ADA. Pp. nioscaby en ni. y f. 

EXTENDER. V. a. alachinguar, bucharar, 
voltisarar. li * rucharar. 

EXTERIOR ÍAlJ. Adv. abrí, bartrabé. 

EXTERMINAR. V. a. mulabar. 

EXTINCIÓN. S. f. nioribén. 

EXTRAER. V. a. mustilar, mustiñar, si- 
eobar. 

EXTRANJERO, ERA. Adj. ni. palatunó; f. 
palatuñí. 

EXTRAÑO, AÑA. Adj. ni. corbó; f. corbá. Ji 
a la raza gitana) busnó, busué. 

EXTRAVAGANTE Adj. ni, liló; f. liyí. Wv.raro. 

EXTREMADO, ADA. Pp. ni. cscarfieláo; f. es- 
cárnela. 

EXTREMAR. V. a. escarfielar, esojiar, esojie- 
lar. 

EXTREMEÑO, EÑA. Adj. ni. gorotuné; f. go- 
rotuñí. 

EXTREMIDAD. S. f. vuqué. 

EXTREMO. S. m. esojié, uchuá. 

EXTREMOSO, OSA. Adj. ni. esojieluy; f. eso- 
jieluy í. 



REFRANES. - 11. Flimé panipén dala, ta ba- 
ribú quininiá. 

12. - Retejos parchandni, sos cayicó fla- 
cha sinará. 



MALDICIONES. - Quisiá verte como er trigo 
en la tajona. 

Anda ya. On Tiritaña: que te pelen 

de parneses. 

Que t'apregunte un ceví couio si juás 
ladrón. 



FAVO 



FLAC 



FABRICA. S. f. chitóla, jcrcman¡ch&. 

FASRlCANTE. Ta. II). chitcló. 

FABRICAR V. 8. cliiltlar. 

FÁBULA S. I. Jlliolil.i. 

FABULISTA. S. m. jiiíobloy; f. jiuobUyí. 

FABULOSO. Adj. ni. calabc'080. 

FACULTAD S. í. cliaiierí, sila. ll • culebra, 

• rastri, * ronda, l ( Tener ^ V, a. arcilar, 
ostisar, astisarar. 

FAJA .S. f. lundeclá, yustiftí. i dt general 

yiistiquí. 
FALDA .*<. f. clicrji, chorijií, obojindia. 
faldellín S. 111. * piimciitc. 
FALSEAR, falsificar. V. a. (alabear. 
FALSEDAD S. f. calabéa. 
FALSO. 6A. Adj. ni. bulero, 8uu;;aló: f. bu- 

1« la. 6un>íayí. 
FALTA S f. dojí, drunclií, visaliá. 
FALTAR. V. a. fdilisarar, mancar, nabelar. I' 

ii]' ii;.'uar, " «juebrar. 
FALTO, TA. Adj. ni. dojó, dranclió; f. dojí, 

dtiiiiflií. 
FALTRIQUERA. S. f. potosiá, qilisiá. 1 * fo 

fo, • rata. ' sacoclia, • zaina. 
FALLAR en el juego. V. a. furrilajar. 
FALLECER V. n. caquivar, C8|iichar, merar, 

¡erar. ]ietidr 

FALLECIMIENTO. S. m. calisín. 
FAMA S f obiiiiuiolaní, uluf;á. 
FAMILIA. S. f. 8uetí, uluyilia, rat(. 
FAMILIAR a ¡a raza gitana. Adj. ni. rom inó; 

I. roiiiiini 
FAMOSO. 08A. Adj ni. |ianobiiió, ]iacliiri- 

iii<>; I. |<anr-I)iri{. ]<a<-liiiimí. 
FANFARRÓN Adj in. baiijuló, balcojuní. i 

■ ))iAViit'. ' tris'-iór. 
FANFARRONADA. S. f. banjiirrí. 
FANOO. S. II, . cbiqílí. 

FANTASIA S 1. nrdl^^, l»arbal¿. ' • jondiflí. 
FANTASMA. S. mfii;;tip c-n m. y f. 
FARMACÉUTICO S. Ill firniinib/-. 
FARMACIA .*i. f. ívrniinicba, tuní. 
FATIGA. S. f. canií, «anriá, dura, panclií l 

* corrial, ' traJ4to]a. 
FATtOAR V. n <«l<iriftr, Irajnt'Ui. 
FATIGOSO, OSA. Adj. Ill trujiitiyif traja- 

tayl. 
FAUSTO. 8. ni. major»'. 
FAVOR 8. ni. atidia|>(, liirnne. 



i FAVORABLE. Adj. ]>aual en in. 7 f. ; ni. la 

ill... I ludil. 
FAVORECER. V. a. fuiuiiar. 
FAZ. S 1. cliicb' . • chuche, ' fiU, • filli- 

clin. • niuiido, siena. 
FEALDAD S. 1. cll0lli|>¿n. 
FELiQ'íÉS S. in. cambioquiauo. 
FELIGRESÍA S. f. >-anibroauia 
FELIZ. Adj. ni. Uoliú, zacíié; f. lachf, cachi. 
FÉMUR S. Ill ( iivtiaanguló. 
FENECER. >. A'.Vr-r. 
FEO, A Adj 111. churé; f. chorrí. con». 

f*n(- 
FÉRETRO S. ni. josurí e mulo. 
FERIA S. f. ch uidí. |¡ ♦ bola, • jardín. 
FERRERUELO S. ni * bonito, * herrero. 
FESTEJO S. 111. ulaqué, uliquíu. 
festín S. ni. jaclii]K;u, uliqufn. ü * bun 

soquí. 
FIADO I'l'- "> jcrbaváo 
FIADOR. Adj. ni. jerVayaor. 
FIAR. V. n. jerbayar, |>aoliil>clar. 
Ficción. S. f. jnjana de lot ladrouc» apa 

reuiaudo aeeidenle o dettnayo " feila. 
FIEBRE S. f. tati |>1. tatíes 
FIEL lie 1'uerla.s . í>. ni. jaracanibraró. rft 

}ie.\a.<¡ p tnrdid'f^ ' alanis. 
FIERO. Adj. ni. ' bravata. 
FIESTA. .S. f. ulaaiié. 
FIGÓN ."*. ni fondela. i; * tayón. 
FIGURA S. r. chichi. 
FILA. S, f. daií. 
FILO S. m. cliirdé 
FIN. S. m. e8ojió, gre.8¡l¿, andii. vuqné^ li ^ 

fill d' Conj. Honiiá 
FINAL. S. m. anda, prcsit<Sn. 
FINCHADO, ADA. 1')'. ni. ponfaní; f. pon- 

liif.í. 
FINIQUITAR. V. a. taanbolar. 
FINITO. TA. Adj 111. ».)ralé;f. fiorayí. 
FINO, NA, Adj 111. Korabí; f. aorabí. 
FINURA. S. I. jK<(ifHiib^n. 
FIRMAMENTO. S. ni cliaró, otaljtc. 
FIRME. Adj. m. Hilní: f. silftí. ! * Unaiuí. 
FISCAL. S.'m. « padraetro, ♦ rigor. • venga- 

injuria», 
FISONOMÍA I- i(i:. 
FLACO, CA Adj. m jnpó. jiriardvl, ííriard*; 

I. jiiqní, jiiinidi, ziriardí. 



FRL'T 



futí 



31 



FLAUTA. S. f. pajandia. 
FLECHA. S. f. ■■■ cometa. 
FLOJO, OJA. Adj. 111. bostán, postan; 1", 

hosiañí, postañí. 
FLOR. S. f. zujemia. \\ (requiebro rebrida 

que. . (hecha con los naipes) * astiya, * ba- 

jestón, * boca de lobo, * paz de Judas. ',, ¡cu 

eljti- :o de la carliya < * dar luz, o de la luz. 
FLORESTA S. f. toberjelí. 
FLORIDO, IDA. Pp. m. zujemó; f. zujenií. 
FLUJO de sangre. S. m. leu e rati. 
FOGÓN. S. m. quiniiñó. 
FONDO (Al . Adv. abajiué. 
FORASTERO, ERA. Adj m. avertuué; f. 

avertufií = Ibrano, * forata, * turuú. 
FORJADOR. S. ni. petalaró. 
FORMA , porte). S, f. goberó. 
FORMAL. Adj ni, sorimbó; f. sorinibá. 
FORNICAR. V. a. piraberar. 1, * apiíabar, 

'■■ chingar, * foyar. 
FORRAR. V. a. * renifj'ar. 
FORTALEZA. S. f. sisliqué. 
FORTUNA. S. f. balbalipén, .sustirí. 
FORZAR. V. a. orcatar, orsojañar. H (a la 

iñujcr orcliilar. 
FOSFORO. S. ni. candiniumelí. 
FOSA. S. f. cobirí. 
FOSO. S, 111. gernió. 
FRAGANCIA. S. f. buc. 
FRAGUA. S. f. quiíuiué. 
FRAILE. S. ni. arajai, erajai. 
FRANCÉS, ESA. Adj. m. gabardé, gabiné: I'. 

gabardí, gabiñí. 
FRANQUEAR. Y. a, piudiabar. 
FRAZADA inaniai. S. f. bediya. 1! * bedosa. 
FRECUENTADOR dc biirdelcs, S. rn. * man- 

fiotesoo. 
FRECUENTAR. Y. a. catauar. 
FREÍR. Y. a. ajeriar. ) * ajerizar. 
FRENO. S. m, solibar. 1| (dc caballo' * go- 
bierno. 
FRENTE. Adv. mamui, tesquera. li (La) S. 

f. sentayí, sen tañí. 
FRESA. S' í' niuri. 

FRESCO, CA. S. m. jil. i; Adj. ra. y f. jil. 
FrIo, a. S. 111. grí, jir. ,; Adj. m. barojil; f. 

baiojilí. 
FRONTERA. S. f. nii.xa. 
frusleR a. S. f. chichi. 
FRUTO, TA. S. com. frugerio. |; (producto) 

u). niibáo. II pl. mibáes. 



FUEGO. S. ni. yaque, yagulé. 

FUELLE. S. m. barbano. II pl. barbaneles. 

FUENTE. S. f. aljcuique, jahiqué. |; * jer- 
queñí, 

FUERA. Adv. abrí, bartrabé. 

FUERTE. Adj. m. siliié, sisló, sistilo; f. sil- 
iií, sisyí, sistiyí, |j * bansiné, * niauusalü. 

FUERZA. S. f. sislá, sislí, orsó. 

FUERZAS marílimas. S. pl. argandinioró. 

FUGA. S. f. chapeseañí. |! (huyendo de la jus- 
ticia) * ca3-eja. j, (Facilitar la) Y. a. "^^ dar 
caye al angustiao. 

FUGADO. Pp. m. * vilabertó, * vilbertó. |1 
'huyendo dc un peligro) * vilhorro. 

FUGAR. V. n. najalelar. 

FUGARSE. V. r. *' cojerse. 

FULGOR. S. ni. esyaque. 

FULLERÍA. S. f. * berrugueta. 

FULLERO. S. :n. jierdí. ü * carretero, * cier- 
to, '■' florero, "= salvatierra. \\ [quesci^ialala^ 
cartas) '■■ tocaor. ¡| (el muy sagaz) ''■' sage. || 
(que ganaba a otrojullero con su misma flor) 

* sage doble. !l (inconstante en el ganar) * 
voltario. |i (El que en el juego daba favor al) 

* ángel de guarda. 
FUMAR. ^^ a. piniar. 
FUNDAR. Y. a. chitar. 
FUNCIÓN tenlral. S. f. orastá. 
FUNDAMENTO. S. m. pardí. 

FURIOSO, OSA. Adj m. conchengeró; f. con- 

cliengerá. 
FUROR. S. ni. arjulejú, conché, tornacibé. 
FUSIL. S. m. panduque. 1! * chopo. 
FUSILAR. Y. a. arcoprindar, niulabar. 
FUTILIDAD. S. f. chichi. 



REFRANES. - 13. A leste relimbidió niibáo 
e machamos. 

14. No se párela or eraipó, e pur pechis- 
lá sineló. 



MALDICIONES. - Que haiga fuego en tu casa 
y los bomberos presos. 

Tengas munchas parbas y las yeguas te 
s 'alunen. 

Vete, que t'han visto ya. Ar resecho te 
tiren,., y que no marren. 



G 



GANZ 

GAbAn S, ni. concl. 

GABARRA lanchónK S. f. bcrdoIajL 

GABELA. S. f. COStlílí. 

GABINETE. S. III. cumorré. 

GADITANO. Adj. m. periné. 

GAFAS. S. pi. auch's. || * anqufs. 

GAITA. S. I. yiiiidaina. 

GAITERO. S. m. yuudanó, yundancró. 

GalAn. S. ni. légrente, sintraho. || * enjaezúo. 

GALANTE A>ij. III. glaiidascó; f, glaiidasqui. 

GALANTEADOR. Adj. lc;íreiit¿. 

GALANTEAR. V. a. r<'l>iidar, runieudiar. 

GALÁPAGO. S. ni. arajiucli"', arrecoclu'ijon- 

■ ■h-. 

GALARDÓN. S. 111. iiianeliin. 

GALERA, carro S. f. beri'. |. pena' beró. ü ♦ 
gurajia. tlr remos barañí, buraNÍ. ; p!. * 
angustias, * ansias, * guiapa.s, * trabajo, ' 
|>tiia.s. 

GALEOTE. S. ni. * angustiáo, • apaleaor de 
sardinas, * penáo. ' De tercer banco i * ter- 
cero. 

GALLEGO, EQA. Adj. m. canichaló; f cani- 
cliayí. 

GALLINA. 8. f. cafia{, caflí. || * coba, * gonia- 
rra, ' jiiedra, ♦ soma, i. Cobarde casíií. 

GALLO. S. III. basnú, clioricló, cliorrocló, gn- 
marróii. ;. • cantano, ' capiscol, ' caporal, 

■ inisacantano, * obÍHpo, ' rey. 
GAMO. S. ni. bajilaclit'. 

GANA. .S. f. angeló. II ///ni/iÍTí/ jayijií. 

GANADO. S. ni. pl. brajiáa. 

GANANCIA. 8. f. ganisardí. niibáo, niiiiejí. „ 

pl. niibácH. ¡ en el juego) * fortuna, * pru. 

dcnoia. , ide la mujer con su cnerfo ' 

afrenta, • caída, * caira, * caire, ' cairo, 

csiK'n. 
GANApAn, S. ni. • calcatrife. 
GANAR. V. a. canisarar, ganisarar. j * galai. 
/í/ ^iie ganan con (rampa). Adj. * bre 

chao. I {Citándola mujer deja dt) 'disanto. 
GANCHO. S. ni laiigarí. 
GANGOSO, OSA. Adj. ni. nacrcnó; f. iia- 

(•r< ill. 
GANGUEAR hablar gangotoj. V. n. nacrar, 

nai-ri-mr. 
GANSO. S. ni. pa)iín. 
GANZÚA. .S. f, clauca. II * calabaza, * cspií, 

• ¡icacá, * maestra, * sierjie. 



GOHE 

GARABATO. S. ni. garabó. ¡¡ ' OIOCO. 
GARBANZO. S. ni. icduudí, rpjundf. 
GARBO. S. ni. (Sandunga, zardioquf. 
GARGAJEAR. V. D. cbiKiiiar, cliiotar. 
GARGAJO. S. in. chiotá. 
GARGANTA icnello). querló. II • gorja. I! (tks- 

íiiitiiiro • tei riele. 
GARGANTILLA. S. f. corrayi. 
GARFIO. S. III. langarí. * garabú. 
GARITO. S. ni. timba. I * boliche. 
GARRA. .^. f. naí. :; pl. ftaia. 
GARRAPATA. S. f. ga&atapia. 
GARROTE. S. ni. fustanque. ; Dar) * bor- 

iiar. 
GASTAR. V. a. gastisardar, gastisorelar. 
GASTO. S. Ill gastijén. 1 ( J< bodegones) * as- 

tiyu/.o de tabancos. 
GATO, TA. 8. ni. niacbicó, nialchicán, ¡icrpi- 

rlit-: f. iiiachicai, niachicaftí. 
GAZPACHO S. III. pingandí, piíigardín. 
GAZUZA. Mucha hambre . S, f. * gaza. 
GEMIR. V. n. golar, orobiar. 
GENDARME. S. ni. pcidiiiel. 
GENERACIÓN. S. f. rati, suetí. 
GENEROSO, OSA. Adj. com. jucal, juncal. 
GENIO. 8. ui. alialí, chiporró, orchiquién. 
GENTE. 8. f. liaiiil>é, suetí. !l ihaja » bal- 

luirria. en ¡a feria' • bola. picara * 

la iiaiiipa. de la hampa ' hampos. 
GENTIL niálalra . 8. m. busné, busnó. 
OENTlO. 8. ni. sueste, i * niarafta. r. gente. 
GENTUZA. 8. f. Itirlosca. * balhurria 
GERMANlA. 8 f. " hemianía, * jerigonza. 
GIBA. 8. 1. bujía, chepa. 
GIBOSO, OSA. Adj. ni. bujindovio, bujivio; 

I. liiijiíidovia, Itujibia. 
GIRAR. V. ¡\. tintar. 
GIRO. 8. 111. ti uta. 
GITANO, ANA. S. ni. caló, calé, romanó. || 

(pnmitirui /.incalo. , (moderno' calorró. II 

(rfe Hungría) pindoró; f. cayí, zincayí, oa- 

lorrí, pindntí. 
GLOBO. 8. III. glerú. || (La tierra < pú. 
GLORIA. 8. f. chimusolaní. 
GLORIFICAR. V. a. niajarificar, chiiuusola> 

niquelar. 
OLOTÓN, ONA Adj. ni. jainaor, jamaranó: 1. 

jainnora, janiarafli. 
GLOTONERÍA. 8. f. janiaripén. 



GRUL 



GUST 



83 



GOBERNADOR. S. 111. chinobaró, poresqueró. 

II ■■' baranda mayor. 
GOBERNAR. V. a. gobrelar, grobelar. 
GOBIERNO. S. 111. ¿¡robelén. \\{de una comar- 
ca) gobretón |¡ I El) peo. 
GOLONDRINA. S. f. andorí.' 
GOLOSO, OSA. Ádj. ingodimé, charabón; f. 

ingodiuí, charaboñí. 
GOLPE. S. ni. caste, cate. || * chirlo, * relám- 
pago. II (De) Adv. cataré. || (r.vi jneih-a) * 
turronáo. || fde jmIo) * chirla. |1 fde repen- 
te). * antuvia. || (en la cabeza) góro. || (Dar 
de golpes). V. ''■'■ sobar. 
GOLPEAR. V. a. bailar, curarai", chaltrar. 
GORDO, DA. Adj. chuyo; f. chuyí. 
GORDURA. S. f. chuyimí. |¡ putirichá. 
GORGUERA. S. f. * sarmentera. 
GORRA. S. f. parpiná, 
GORRÓN. S. m. * rozabiyón. 
GOTA. S. f. macota. 
GOZAR. V. a. asaselar, retejar. 
GOZO S. ni. gozuncho, pesquital. 
GOZOSO, OSA. Adj. m. aleudoy, sardañayó; 

f. alendayí, sardaiiayí. 
GRACEJO. S. ni. sandunga. || * zardioqní || 

V. gracia. 
GRACIA. S. f. fendañí, sardana, sardioquí, 
surdiñí, zandunga. Ii pl. (Dar) garapati. 
GRACIOSO, OSA. Adj. ni. barbaló, nansú, 
sardañoy, sardañoso; f. bai'balí, nansí, sar- 
dañayí, sardañosa. 
GRADUAR. V. a. pesquibelar. 
GRANADA. S. f. meligrana. 
GRANDE. Adj. m. balé, baró; f. barí. 
GRANERO. S. m. malabay. 
GRANJA. S. f. cosqué, gau, sosí. 
GRANJEAR. V. a. ustilelar. 
GRANUJA. S. m. charrán. ll * guaja. 
GRANUJADA. S. f. chana. 
GRASA. S. f. chuyimí, putirichí. 
GRATO al paladar. Adj. m. buñé; f. buñí. 
GRAVAR. V. a. estongerar. 
GRAVE. Adj. m. sorinibó; f. sorimbá. 
GRAVEDAD. S. f, * toldo. 
GRAVOSO. Adj. m. estongeró. 
CREDA. S. f. bujulí. 
GREY. S. f. plastañí. 
GRILLETE. S. m. sacé. 

GRILLO. S. m. (insecto) chirivito. || (prisio- 
nes) pl. saces. II * aniyos, * antojos, * ases, 
* calzas, * ciseles, * charniegos, rastrí. || 
(Poner) V. * calzar. 
GRITAR. V. a. * bramar, * bufetar, * garlar, 

;| (en el tormento) * bufar * gridar. 
GRITERÍO. S. m. cagrujé. 
GRITO. S. m. * bramo, * bufete, grido. || (al- 
to o levantado) * bufío. 
GROSERO, ERA. Adj. m. brejeló; f. brejelí. 



GRULLA. S. f. cartayá. 

GRUPO (de personas). S. m. plastañir. \\ (de 

animales o cosas) butiñiyí. 
GUADAÑA. S. f. puliné. 
GUANTE. S. m. "■ corteza. |i pl. * cortezas. 
GUANTERO. S. m. * cortecero. 
GUAPETÓN, ONA. S. ni. butejeriuí; f. butc- 

jeiiií. 
GUAPO, (que echa bravatas) * bravatero. Ii 

(que anda en cuadrilla) * bigornio. |; pl. * los 

de la bigornia. 
GUARDA. S. cora, aracaté. || m. ■•■ garabe. 1| 

(de campo) perdiñé. || (de trigos) * mese- 
guero. 
GUARDAR. V. a. aracatear, garabar, garabe- 

lar, nácar, sobresarelar. i| * eiijibar. || (en 

salud) berarbar. 
GUARDIA. S m. perdinel. || (La) f. garabiá. 

II (civil) '* churre, * gurri, * jerser, * perdí, 

* tricornio. 
GUARDIÁN. S. m. aracatanó, garabó. 
GUARNECER. V. a. * reuioyar. 
GUASA. S. f. baj-a, chunga. 
GUASÓN, ONA. Adj, m. chunganó; f. chun- 

gañí. 
IGUAY! Int. ¡isna! 
GUERRA. S. f. chiugaripén. 
GUERREAR V. a. chingarar.H * chingar. 
GUERRERO. S. m. chingararó. 
GUÍA I en los caminos) S. com. paterán. 
GUIAR. V. a. lanelar. 
GUIÑO. S. m. * guiñón. 
GUISADO. S. ui. geribáo. || * jiribúo. 
GUISANTE, S. m. jeril. 
GUISAR. V. a. geribar. |i * jiribar. 
GUITARRA. S. f. bajañí, sonanta. 
GULA. S. f. janiarijién. 
GUSANO. S. m. quirnió. 
GUSTAR. V, a. pesquibar, lujonar, pencha- 

rarar. 
GUSTO. S. m. pesquital. || (ordinario, que 

equivale a €me gnsta»), * senso. 
GUSTOSO, OSA. Adj. m. huyan, pesquibaró; 
f. buj-añí, perquibarí. 



REFRANES. - 15. Siri bardorí y mol nespa- 
chiló, nacan or burdo techaré 

16. Buter mola nianró sat jelén, presas 
gomarra sat duquipén. 



MALDICIONES. - A la meta er creo no llegues 
esaborío. 

Dio t'aconserve lo sojos... en aguardien- 
te seco; sentraña gatuna. 

Tu pare preso... y yo testigo. 



15 



H 



11 AMP 

HABA. S. f. liolii. l; Jtl.holiia. 

HABANERO, ERA. Adj. 111. bobanó; f. bo- 

l.:lfli. 
HABAR. S III. bobiai^. 
HABER. V. aux. U'lelar, II V. a. aisnar, tera- 

Miir. ■ ¡Hico nsado'i ardiear. 
HABICHUELA. S. f. quindia. 
HABiL. A<ij. III. l>astaiú; f. bastari. 
HABILIDAD. .*>. f. alliiriji. 
HABITACIÓN. í>. f. alqiicn'i, garito, [j • gaii- 

tell. 

HABITANTE. S. ni. taloraiitc. 

HABITAR. V. a. sabocar, socabar, talorar. 

HABITO r^-.-iidoi. S. ni. talorri. Ii [talar j U- 
l.irori. ciisliimlirehcáéí. 

HABLA. S. f. ■ jiailo. 

HABLADOR, ORA Adj. ni. bucaiió: f. bucan{. 
' jiarli'ii. cliiilon. (Hutj m. araqueraiió; 
f. auLjiKrarii. 

HABLADURÍA. S. f. bachijuni. 

HABLAR. V. a. acaralit-ar, cliaimuar, cspan- 
(iar. penar. * chirlar, * gardar, ' garlar, * 
jriirar, • parlar. i mucho) * rajar. ,1 (con 
soltura I pciidablar. i; (fuerte jurando) * 
' ícliar de la oseta. 

HACEDOR. S. III. quí-relaró. 

HACER. V. a. aqiierar, qutrar, í|uerclar. || 
Ai'i» iiiijalclar. ipalai * ponerse un la- 
drón delante de uno paní r» uliailr ln vista 
y que le robe otio. 

HACIA. Prop. )ialal. 

HACIENDA. 8. f. oclajiU. ¡, bají. , jayci¿. 

HACHA. .S. f. tescharí, toben ;; (de viento) 

IIK-I IIH'Vl'll. 

HACHÓN. S. m niernioyín. 

HA DE. . modismo I jonite. 

HADO. S. MI. KUHtirí. 

HALAGADOR. Ad. m. runicndiró. 

HALAGAR, ajelar, jonibanar, ruiucndiar. 

HALAGO. S. ni. runiendi. 

HALCÓN S. ni. jiquinó. 

HÁLITO. S. tn. albáii. 

HALLAR. V. a. alachar, balacliar, baliichar, 

b'TJar, rachelar. 
HAMBRE. S. f. bocaí, bocata, boqui, jayipf. 

• boqu/', * galisarda. * gaza, • lima. 
HAMBRIENTO, TA. Adj. ni. boquinó, jayi- 

|>ón : f. boquifií. ja3'ipiní, 
HAMPA Juuín de laj, 8. f. * cliirinola liani- 

pesco. 



IIIDR 

HARAGAn, ANA. Adj. ni. alcarrán; f. a\ci 

rrafií. 
HARAPO. S. ni. jitarró. 
HARINA. S. f. jaroí, roí. 
HARINERO, ERA. Adj. m. jarrumbó; í. ji 

ITUIIllií. 

HARTO. Adv. dostá. 

HASTA, rrcji. disde. 

HAYA. S. f. berján. 

HAZ. S. ni. quera, ü * querel. 

HEBILLA. S. r. chuniiajá, pisab&(. ti* labra. 

HEBRAICO, ICA. Adj. ni. ibúquio; f. iUti- 

qiiia. 
HECHO. S. 111. qucrdí. 

HEDER. V. a. funguilar, snngclar. 

HEDIONDEZ. S. f. 8ali|>én. 

HEDOR. S. ni. fuyé, hungclo. 

HEMBRA. .S. f. páciií. 

HENCHIDO. IDA. Pji. ui. ]ierelaló; f. pcrolulí. 

.HtNCHiR. V. a. perelar. ¡i * colmar, " cnipro- 
fiar. 

HERBAZAL. S. ni. chavan, yabán. 

HEREDAD Jiuca). S. f. oclajita. 

HERIDA. S." f. chinibíii. 

HERIDO, IDA. Pp. ni. ohináo; f. china. J (<•;» 
¡a fina' ' cdisáo, * esclisiáo. 

HERIR. V. a, cbinarar, chinarclar. \l * colwr, 
* cliurinar. ¡ ■ kirmcntr con inutniun-nío 
jiunzantc ]iins.ibe]ar. \. 'fu Ion ojos oclinar. 

HERMANASTRO, TRA. S. ni. ¡tasplanoió; f. 
f. i'asplaiioií. 

HERMANDAD. S. f. placó. 

HERMANO. ANA. S. ni. plano, plalorú; f. 
plañí, plaldií. I il'' rtifradia in. pial: I 
jienchí. 1 ;í)i el S' Í4"r ni. j)lnnoró; f. pía 
imrí. !' (de la enrulad f. jienchí ya caiiioá. 

HERMOSO, OSA. Adj. in. Iialgí, i>acuarú, f. 
liiil;,'isí, p.icuarí. 

HERMOSURA. S. f. mcliirí. 

HERRADOR. S. ni. |Htalaró, yusmitó. 

HERRADURA. S. f. ]>etAl, ]>ctul, yustuital. 

HERRAJE. S. III. petnií. 

HERRAR. V. 11. yusniiar. 

HERRERÍA S. f." 8»t«rri.i. 

HERRERO. S ni. jachar/', satarré. 

HERVIR. V. a. pejuchar. 

HEZ df! ritió. S. f. • colaina. 

HIDALGO. S ni. elay. 

HIDROFOBIA. .S. f. tnrnacillá. 

hidropesía, .s. f. j»iriiHalii>én. 



HORM 



HURT 



35 



HIELO. S. m. jecó. 

HIERBA. S. f. cha, yabán. 

HIERBABUENA. S. f. chalachí. 

HIERRO. S. m. sa, jach. 

HIGA. S. f. chavi. 

HÍGADO. S. m. buco. 

HiGO. S. m. beou, beu, chavé. || * verdoso. 1| 

pi. beous. 
HIGUERA S. f. carchtá chavé. 
HIJASTRO, TRA. S. m. paschavoro; f. pas- 

chavori. 
HIJO, JA. S. m. chabal, chavoró; f. chabala, 

chavori, diigida. i| pi. chavorés, chorreles, 

churumbeles. 
HILACHA. S. f. chirirí. 
HILAR. V. a. ñafrar. 
HILERA. S. í'. darí. 
HIPOCRESÍA. S. f. jujaná. 
HIPÓCRITA. Adj. ni. sungaló; f. sungayí. 
HISTORIA, S. f. pendaripén. 
HOCICO. S. m. * geta. 
HOGAR. S. ni. sosinibó. 
HOGAZA. S. í. jumen', ocachá, tato. 
HOJA. .S. f. oropajá. pavojí. ü (de papel) li. 
HOJARASCA. S. f. oropatiá. 
íHOLA! Int. ¡orí! 
HOLGAR. V. n. alendar. 
HOLGAZÁN. Adj. ni. alcarrán, garanden; f. 

alcarrañí. : ni. * harón. 
HOLGAZANEAR. V. n. garandar. 
HOLGAZANERÍA. S. f. garandí. 
HOLGORIO. S. m. jachipén. 
HOLLEJO. S. m. orují. 
HOMBRE. S. m. jeré, elabel, nianú, paiyó. |1 

pl. manuces. |1 falto) * arboláo. H (de bien) 

^- sancho-manú. i| (casado) rom, roma. || 

íque no es gitano) gaché. 
HOMBRO. S. ni. Pumé. || * chueca, •■ pico. || 

Sobre el) pumén. 
HOMENAJE, S. m. chimusolanó. 
HOMICIDA. Adj. m. churinaró. 
HOMICIDIO. S. m. mordipén. 
HONDA de tirar piedras. S. f. parrachá. 
HONDO, DA. Adj. m. goró; f. gorí. 
HONDONADA. S. f. recle. 
HONDURA. S. f. Olilán. 
HONESTO, TA. Adj. m. pachibaló; f. pachi- 

bayí. 
HONGO (sombrero). S. ni. estache. 
HONOR. S. m. pachibó 
HONORAR. V. a. pachibar. 
HONORARIO. S. ni. jayeré. 
HONORARIOS cuenta). S. m. pl. floja, jiña, 

pista 
HONRA. S. f. pachibó. 
HONRADO, ADA. Pp. m. pachibaló; f. pa- 

chibayí. 
HONRAR. V. a. pachihelar, panchibelar. 
HOPALANDA S. f. conel. 
HORA. S. í'. cana, ocaná. 
HORCA. S. f. borne, filiniicha, ustirí. |1 * ba- 
lanza, ''' basiléa, * finibusterre, * gañotéo, 

'" viuda. 
HORMIGA. S. f. oripatí, quiriá. 



HORNO. S. m. sosinibó. 

HORROR. S. ni. berrochí. 

HORRORIZAR. V. a. berrochizar. 

HOSPEDAR. V. a. ustilelar. 

HOSPEDERÍA S. f. mesuna. ¡1 * taloiia, * 
percha. 

HOSPICIO. S. m. coto. 

HOSPITAL, r. hospicio. \\ * cotarro. 

HOSPITALERO, ERA. Adj, m. * cotaireio;f. 
'■' cotarrera. 

HOSTIGAR. V. a. ampuchar. 

HOY. Adv. cibó, sejonia. || (Hoy día) achivc. 

HOYA. S. f. cobirí. 

HOYO. S, m. onián. 

HOZ. S. f. deluné, puliné. 

HUBIERE. V. aux. * udicara. 

HUCHA. S. f. ujurí. 

HUECO. S. m. omán. 

HUERTO, TA. S. com. ved. 

HUESO. S. m. cocal, cocalé. 

HUÉSPED que da posada. S. m. * secrrto. 

HUEVERO, ERA. S. m. polichó; f. pelichí. 

HUEVO. S. m. anró. |i * albaire. || (de galli- 
na} pelé. 

HUÍDA. S. f. chapescañí, plastaniá. * afufa, 
''■ afufón. 

HUÍDO. Pp. m. * afufáo, * trasmontáo. 

HUIR. V. n. chapescar, dajerar, najar, diño- 
belar. || * afufar, * guiñar, * pinar, * qui- 
nar, * trasmontar, * trasponer. || (Hacer) 
najalelar. Il (Frase como) S. * a lo largo. 

HUMILLAR. V. a. chibelar-ostely. 

HUMO. S. ni. huá. 

HUNDIR. V. a. chibar-Oítely. 

HÚNGARO, ARA. Adj. m. niayoró; f. mayorí. 

HURTADO (Al que han). S. m. * murciáo. || 
I Lo I S. * piyao. 

HURTAR. V. a. chorar, choribar, garfiñar, 
ostabar, randelar. 1| * afanar, * bailar, * 
billar, * coscar, * comprinchar, * currelar, 
■'' fastigar, '■ ganar, * garsinar, * mariscar, 
* motar, * murciar, * piyar, * pulir, * 
trabajar. || (ratera y mañosamente) * bus- 
car. II (cosas de poco valor) * hormiguear. 

HURTO. S. m. choro, ostabéo, ostaibé, soco- 
no * afano, * brasero, * empleo, '' gar- 
fiña, * garsina, * marisco, * niercaería, "^ 
orondo, * socorro. 1! (de ganado) * aparta- 
miento, il (descubierto) * bobo. II {que la 
2)arecido) * caláo. !! (grande) * presa. !| (ba- 
jo el brazo) * sobaquío. 



REFRANES. - 17. Güeltré chanorgó, na que 
reía furuné ne pesquibó. 

18. Ó sos sin baró somiá or buco, sin 
nasaló somiá or chasabó. 



MALDICIONES. - Doráo te veas a fuego; so 
infundioso. 

Solo te veas dando las boqueas; escapáo 
e presiyo. 

Cara angariya: enchiqueráo te veas con 
un Miura. 



INCL 



IMPO 



IDA del juicio. S. f. charla, liyí. 

IDEA. S. r. clianté, jestiá. 

IDEAR. V. a. orolirar. 

IDÉNTICO, ICA. Adj. in. timuñó; f. timuhf. 

IDO. I'p. III. • aláo, • picáo. 

IDOLATRAR. V. a. dubelar. 

IDOLO. S. in. dubé. 

IGLESIA. S. f. eangari, cangaripé, caiifirí. y * 

au'laná, •altana, ♦ ctreya, * salud. /"(• 

mx¡nia canibroquia. 
IGUAL, r. idéntico. 

ILUMINAR. V. a.emblejar. || ♦grublejar. 
ILUSIÓN. .S. f. ji-ndiftí. 
ILUSTRE. Adj. m. • gótico. 
IMAGINACIÓN. S. f. orobreró. 
IMAn )>,'dra . S. í. bai-lachí. 
IMBÉCIL. Adj. m. botnboy, lilipendó, liló; f. 

Kimlayí, lilipendí, liyií. 
impaciente. Adj. com. inorpachirry. 
IMPEDIMENTO. S. ni. oryuné. |i • balsa. 
impedir. V. a. oryunar, nastisar. 
IMPELER. V. a. |)iiijeinpar. 
ÍMPETU. S. ni. sila. 
IMPLORAR. V. a. brichardilar, brinchardi- 

IMPONER. V. a. dichabar, 
IMPORTANCIA. S. f. ' postín. 
IMPORTAR V, a olaccrar. 
IMPORTUNAR. V. a. l)U)iii liovelar, trajatar. 
IMPOSIBILIDAD S. f. nastiá. 
IMPOSIBLE. .'-;. ni. nasti. \' A'*'. Adv. nastis. 
IMPRECACIÓN. S. f. buldají, solajai. 
IMPRECAR. V. zermauar. 
IMPRODUCTIVO. Adj. m. nangiié. 
IMPUESTO. .'<. m. costiftí, jará. 
INAGUANTABLE. Adj. com. |>(.>rma. 
INCAPAZ. Ailj. m. ni';;uisará<i; f. ncguisará. 
INCENDIO. S. m. yaqu»^. 
INCENTIVO maligno. S. ni. treinrndó. 
INCIVIL. Adj. Ciini. busní, busnó. 
INCITAR. V. a. bajambar, lo-'onar. 
INCLINACIÓN. S, f. quirindafií. \\! Tomar). 

V. ii'jiurindar. II (al mal oliungalipén, 

fliuii^'aló. 
INCLINADO ADA, Pi). m. alclindi.- ; f. alchu- 

rhi. 

INCLINAR. V. a. cDRCcIar, qnirindar. 
INCLINARSE. V. V. pojcjar. 
INCLUIR. V. a. chibclar. 



INCOMODADO, ADA. i'p, norunjó ; f. no- 

niiijí. 
INCOMODAR V a norunjar, trajatclar. 
INCÓMODO, ODA. Adj. lu. noiuujoy;f. uo- 

ruiijayí. 
INCORd'io S. ni. brutulé. 
INCORREGIBLE. Adj m. * agraviaor. 
INDIAS Ser de la^i. S. m. * perulero. 
INDICAR V. a. presujerelar. 
INDICIO. S ni. trail. 
INDIGENCIA. S. f. chororipén. 
INDIGENTE. .\dj. ni. cliororó; f. ohororí. 
INDIGNADO, ADA. Pp. ululé; f. uluyí. 
INDIGNO, NA. A Ij. ni. bmitojó: f. bautojL 
INDIVIDUO. S. ni. elabi.1. yaiyú. II (qu« no ea 

d' raza gitana m. gaclie, gachó; f. gachí. 
índole. S. f. alialí. 

INDUCIR. V. inclinar. || (al mal), tentisaiar. 
INEXPERTO. Adj. ni. biscondó. 
INFAMIA. S. r. nausurdcza, nau>ardi{)éa. 
INFARTO. S. ni. brutulé. 
INFECUNDO, DA. Adj. ni. uaiigué; f. nnn- 

gilí. 
INFELICIDAD. .S. f. cliororij>en. 
INFICIONADO. Pp. m. fúngale. 
INFICIONAR. V. II. fiinguelar, retrecar. 
INFIEL. .\dj, ni. dabrocü; f. dabroquí. 
INFIERNO. S. m. benguistanó, butrón, casi» 

noiiin, |>ri>van'ngut''. II pl. iisiiiobés. 
INFINITO, ITA. Adj. ni. insoralé; f. insorayí. 
INFLADO, ADA. Pp. ni. gonfanó ; f. gonfafií. 
INFORTUNIO .">. in. (.haraburrí, ycnirá. 
INGLÉS, SA. Ailj. ni. cnlubanó; f. cnlultan{. 
INGRATO, ATA. Adj. in. sungaló: f. sungayf. 
INHUMANO, ANA. Adj. ni. burjachiqué; f. 

Imi ¡.■nlijijiu'. 
INIQUIDAD S. f. cborripiMi. 
INJURIA. .S f. junipií. 
INJURIAR. V. a. dninstabclar. 
INMEDIATO, ATA. Adj. com. suniparal. 
INMACULADO, ADA. Pp. ni. nc8paclu1nn: f. 

n<'H|iii('bilú. 
INMORTAL. Adj. com. inmútela. 
INMUNDO, DA. Adj. m. jindó, prachiiKÍo; i. 

jindí, pr.icliindí. 
INMUNDICIA. .S. f. jindipén. 
INNUMERABLE S. com. insnralé. 
INOCENTE. .\dj. com. longuí, jilí. 
IMPOSIBLE í¿í$J {Moditmoj, DHtia. 



JEFE 

INQUIRIR. V. a. orotelar. 
INSERVIBLE. Adj. com. potalá. 
INSIGNIA. S. f. nagira. 
INSPECTOR. S. 111. udorilé. 
INSTANCIA. S. f. brichardila, playí. 
INSTANTE. S. m. freniitá. sarrauñante. 
INSTRUCCIÓN. S. f. siseabañí. 
INSTRUIR V. a. siseahar.i 
INSTRUMENTO de medir. S. m. nieerfa. 
INTACTO, TA. Adj. 111. nespachiláo; f. nes- 

pacbilá. II V. inmaculado. 
INTELIGENCIA. S. f. chaiiarí, chanelen. 
INTELIGENTE. Adj. m. chanaor; f. chanao- 

ra. II com. peniiqué. 
INTENCIÓN. S. f. traba. II (Tener) panchaja- 

fiur. 
INTENDENTE. S. 111. barolacró. || * sacoime. 
INTENTAR. V. a. peuchabar, panchajañar. 
INTERESADO, ADA, Pp. m. manguindón; f. 

maiiguiíidoñí. 
INTERIOR. S. m. otembroliló. 
INTERIORMENTE. Adv, urró. 
INTÉRPRETE. S. m. destebrechaor, sañchipé. 
INTERPRETAR. V. a. destebrechar. 
INTERROGAR. V. a. pucliar, puchelar. 
INTERRUMPIR. V. a. oryunerar. 
INTESTINO. S. ni. porriá, 
Intimo, MA. Adj. quiribó; f. quiribí. 
INTREPIDEZ. S. f. orquidén. 
INTRODUCIR. V. a. entrisarar. 
INUNDACIÓN. .S. f. leu. 



JUDI 



37 



INÚTIL. Adj. com. potalá. 

INVALIDAR. V. a. nicobelar. 

INVESTIGAR. V. a. oi'otelar. 

INVIERNO. S. ni. chaomó, ven. 

IR. V. a. chalar, uajar. || * alar, * guiyar, * 
minar, * navelar. || (aprisa) chapescar. 

IRA. S. f. conché. 

IRACUNDO, DA. Adj. m. conchengeró; f. con- 
chengerí. 

IRRASCIBLE. Adj. m. superbio; f. superbia. 

IRSE. V. r. * alón, * alarse, * guiñarse, '•' le- 
varse, * miñarse. II (muy lejos), * peñas de 
longares. || (api-isa), Y. * picar. || (huyen- 
do), * ¡peñas!, * peñarse, * pirarse, * pe- 
ñas y buen tiempo, * viñas, viñas-y-juau- 
danzante. 

ISLA. S. f. beschí. 

IZQUIERDO, DA. Alj. m. can, yesdró; f. yes- 
drá. . 



REFRANES. - 19. Dor pañí butañí, arrobiña 
cormuñí. 

20. A cliorrí bedá, chinar ó as jeriás 



MALDICIONES. - Mar fiscá t'apondere; rati 
vieja. 

Te se vean las niagriyas erretías. 

Anda yá; y mal arraclán te pique eitan 
do é siete sueños. 



jabalI. S. m. fracasó. 

JABARDO (reunión de rufianes), S. ni. * chan- 
faina, * germana. 

JABEQUE. S. m. berdolé. 

JABÓN. S. m. sampuñí. 

JABONERÍA. S. f. sanipunería. 

JABONERO. S. m. sampuneró. 

JACA. S. f. grasté, grastí. 

JÁCARA (mx'.^ica 2)ara eantar y bailar), * ja- 
carandina. !l 'Dc^ * jaco. 

JACTANCIOSAMENTE. Adv. laberniqué. 

JACTANCIOSO, OSA. Adj. m. banjuló; f. ban- 
jiiyí. 

JAMÁS Av. nardián, uonardián. 

JAMÓN. S. m. balichón. 

JAMUGA. S. f. gasí. 

JAQUE. S. m. * jácaro. 

JARRO. S. m. pitaflo. II * barroso. 

JEFE. S. m. brojeró, solar. || ¡de vigilancia) 
* rato. II (de ladrones) * gabiyaor. 



JERGA. S. f. * barba, fetel, * ful. 

JERINGA. S. f. ajilé. 

JESUCRISTO. S. prop. Cresorné, Jesumbay, 

Teblequé. 
JESÚS. S. prop. Pobeá, Teblequé. 
jiCARA. S. f. subulmí. 
JILGUERO. S. 111. pichivirí. 
JINETE. S. m. graí. 
JOCOSO, OSA. Adj. m. sardaño}-, sardaua- 

3'ó; f. sardañayí. 
JORNALERO. S. m. empirré, paiyó. 
JOROBA. V. giba. 
JOROBADO, i: giboso. 

JOROBAR. V. a. i)rijindoviar, bujindiovelar. 
JOVEN. S. ni. chaval; f. chávala. 
JOYA. S. f. chiserá 

JÚBILO. S. m. ásaselo, asaseloy, gozunchó. 
JUBÓN. S. m. * apretáo, * cotón, * justo, * 

primo. II (con mallas) * doble. 
JUDÍA (alubia). S. f. quindia. 



S8 



JÜOA 



JUDIO. lA. Aílj. ni. luirdajú; f. borJají. i, 
Pufhlo chutí. 

JUEGO S. ni. • carro. II (dt dado») gaftiá. U • 
Urafi'. '/- Mosl • lirangosU. !l (de nai- 
p4$ • aml.'ílMiU*, • cartiva, * conversación, 

• de las rifAs. * de las «ucrt<'8, • esi»aiva, • 
ganajiicrdc, * jnogo alegre, * juego del pa- 
rar I, • niaribuye, • poya, • jtriniera de Ale- 
mania, • primeriya, • veintiuna, * triunfo 
voceaó. II (O oenlUís) • conversación en se- 
creto II (en sfctfto y de otuHo) * encierro 
para dar muerte. II {del paran * juego de 
espichón, • juego de estoci. I! ¡ dr tram/HM) * 
espejo, • raspa. I! Apnnttir en eli * parar. II 
(Kstahkcer cn$a <Vrl • abrir tienda. II {El 
q\u Ureia, alona o fin en el < * tercio. II {Lo 
qnr recogían los modorros al encargarse del) 

• espiga. 

JUEZ. S..m. barader, barander. || • agualó, » 
ftvisáo, * bravo. 

JUGADOR. S. m. ficaró. || * espiyaor, * fican- 
te, ' jialomo, • piyaor. 11 {de dados) * alba- 
neguero, * albanés. 1' sencillo e inocente ¡ * 
blanco. || que se sienta al lado dd jugador 
para hacer srñ'is al contrario) * ajuintaor. 
(q\u pone un dado de innj/or a mnion * car- 
gar. I! que retiraf>a sxUilmrnte algo de loque 
habfa apuntado) * cei-cenaor. II inuewl • 
chapelón, ' menor, * novato, * novatón. 1| 
(por otro y con dinero dr t'l i * danzaire. II 
(JlemáUcol • escribanía de asiento. || ique 
enseñaba <i los novatos'' * ganso ll qnr per- 
día^ * hombre al agua o a la mar, * hace 
agua el navio. Wímoleslo'i * moleor. II iqneno 
soltábala harajadr la mano' * momo, \\iex- 
jirrimentado y fullero'' * negro. I! ique daba 
favor y hncln espaldas al fullero > * padrino. 
II (que enseñaba á los novatos i * pedagogo. || 
(fullero) * pringón, * vivandero \\ique aña- 
día sulilmeiite algo a lo qitr habla apunta- 
d.i * salnor. T sobre prenda»). ♦ tahúr de 
media playa. |1 ¡pasivos o que sólo jugaban 
con dineros de otros) pl. * niiroues. 



JUZG 

JUGAR. V. a. ficar. !'p-v.,r • n ;«. ««..,,< • 
eapiyar. I iCoi» Irai.i 

yar. |' Lo que te jui n 

mañana I * gotera en pnyl*. 

JUICIO. S. m. bardón, i-alambricó, druu. 

JUMENTO. S. m. gcl. 

JUNTA. .S. f. catescá ii ide ladrones O rufia- 
nes ' birlesca, * batel, * cofradía, • co- 
rrincho, * cherinola, * esijuifil, * jacaran- 
dina, * rod/'o, • rufiancHca. ¡ pl. * bateles 
II (de criados de rufiane») * mandila H (de 
rufianeti * jarandina. 

JUNTAMENTE. Adv. catané. 

JUNTAR. V. a. catanear 1' • acomodar, ' 
arredomar, * arriscar. |i (efectos robados o 
gente para robar) * gaviyar. 

JUNTO Adv. sumpurul. 

JUNTURA S. f. reblant.oqueré. 

JURAMENTO. S. m. sindicabaneto. 

JURAR. V. a. sindicabalar. 

JUSTICIA. .S. f. barsaní, gachimbastá, lachi- 
rí, jar-iiá. |1 ♦ durindaina, * gur.á, • huerca, 

• jardaní, 'justa, * sombra. I' i Huir de la) 

* cave i a. 
JUSTIFICACIÓN. S. f. lujoní. 
JUSTIFICAR V a. lujonar. 

JUSTO, TA. Adj. m. iachó, majaré, majaré, 
perfiin^f. lachí, majarí. jiorfiftí. 

JUZGAR. V. a. pencliabar, jiincherar. saplar, 
«arpiar. II * jirejcnar, * sardenar. 



REFRANES. 21. C'oui ilificla sun o.i.ijua 
^res é ií moribén, sinoabalicó ?08 ó diften 
an á tesquerá sar ye^ niochiquó. 
22. Burú jiuró, troecané buslaró. 



MALDICIONES Miel te giiervas. y que te co- 
man las moscas. 

Kn procisión te yeven entre tricornios. 
Con salú te piyc'er tren, esgalicháo. 



LADR 



LADR 



LA. Art. f. a (sin acento). \\ pi. ar, as. 1| Pron. 

f. á {con acento), \\ pi. as. 
LABERINTO. S. ill. garata. 
LABIA. S. t'. retuñí. 
LABIO. S. ni. sonsi. 
LABOR. S. f. trocaiié. 
LABRADOR. S. ill. landiñaró. 
LABRANZA. S. f. cosqué, pusaiió. 
LABRAR. V. a. astrujar, raudifiar, trocanar. 
LADILLA. S. f. cunanni, pinsorrá. 
LADINO, INA, Adj. Ill jiriiié; f. jiriñí. 
LADO. S. ni. arigatá. |i (Al) Adv. arigatá. 
LADRILLO. S. ni. ulagoiié. 
LADRÓN, ONA. S. 111. clioró, choraró, cho- 

riiy, randa, raudí; f. chorí, randí. || * acho, 

* atalaya, * bailaor, * baile, * bajamanero, 

* birlaor, * birlesco, * birlo, * birloche. ■'■ 
ciquiribaile, * ciquiribaye, * gerifalte, * la- 
driyo, * lobo, * murcio, ''■palanquín, * tur- 
lerín, * vivior; f. * acha, '■'■ loba, * murcia. 
11 (que usa flores ladronescas) * águila de 
llores yanas. |1 (que entra a lá parte sin ha- 
llarse en los hu7-los) * aguilucho. |1 (que 
hurta en tienda de sedas) '■■ ¡xlcatifero. || (que 
recibe el hurto que hace otro y se va para 
que no le cojan * aliviaor. 1| (de caballerías) 

* almiforero. II (que hurta por lugar alto) 

* altaraerón, * altanero. || (de ganado) * 
apartaor. |1 (que reconoce los lugares a donde 
se puede robar) * avispón. || (de presa alta) 

* azor. 11 (que acompaña a otro ladrón y se 
lleva lo que hurta) * azorero. ll (viejo) * bai- 
lón. II (que entra en una tienda, señala con 
una mano y hurta con la otra lo que tiene 
más cerca) * bajamano. Il (que roba a otro 
picaro como él) "■'■ belitrero. ll (que juega de 
hocaiyo o encantando con su ^xt?a¿7'a para 
engañar) * bocáo. || (que hurta por ventana 
o tejado) * bolata, * ventoso, * volaor, * 
volata. II (que acomete corriendo para robar) 

* bolatero, * volatero. || (que hurta en fe- 
ria) * boleaor, *comendaor, *guzarache, * 
pervará.ll (7nuy vivo) * brasa. || (muy dies- 
tro) * buzo. II (que hurta oro) * cachuchero. 
II (que roba con ganzúa) * calabacero, * 
percaor, * picaor. 1| (que roba por agujero) 

* caleta. || (que acompaña al caleta) * cale- 
tero. II (que negocia con la ropa Mirlada) * 
carduzaor. |1 (de bolsillos) * cicarazate, * ci- 



catero. 11 (que hace pala o cubre) * cofrade 
de pala. \\ ique entra en una casa para ro- 
bar) * comadreja. !| (que anda por ferias) 

* comendaor de bolas. \\ i que avisa algún 
peligro) * correo. || (qíie concierta un hurto) 

* correor. 1| (de bestias) * cuatrero. || (que 
usa sutilezas p)ara robar) * chancero. || 
(principal de los ladrones) * cherinol. || 
(que corta la ropa para robar la cartera) 

* chinaor. 1| (de bocaiyo) * chucero. |1 ique 
desnuda pior fuerza a alguno ¡ '■'■ desmotaor. 
I! (que quila por fuerza) * despalmante. || 
(que ayuda a engañar a alguno/ * doble. || 
(que hurta usando escala) * escalaor. 1| (in- 
teligente) * farabusteaor. H (que hurta cor- 
tando alguna cosa) * lilatero. || (doméstico) 

* í'ulior. II (que se vale de un gancho) * ga- 
rabero. || (que se hace soldado parapoder ro- 
bar) * golondrero. IJ (de gal- inas o pollos) 

* gomarrero. || (de i^uercos) * gruñior. 1| 
(que agujerea paredes) ""'guzpatarero 1| (que 
tantea por dónde debe hurtar * hondeador. 
II (que hurta cosas de poco valor) * hormi- 
guero. II (de cepillos de iglsia) * juanero. |1 
(del campo) * lagarto. 1| (que muda de vesti- 
do para que no le conozcan) * lagarto. || 
(que hurta Jo escondido en bolsa oculta) * 
landrero. || (que juega de bocaiyo) * landre- 
ro. 11 (nocturno) * lechuza. |1 (que huye) * 
\Q\a.QV.\\ (astuto) * levaor, *" águila. || fí/c 
gran vista) * lince. 1! (que atalaya cuando 
están hurtando) * lince. || (de ganado lanar J 

* lobatón. 11 (torpe) * maleta. Ii (que anda 
de una parte a otra) '■'■ mareante. ll (que 
cambia mala moneda por buena) * niareaor. 
11 (que anda siempre donde hay tratos) * 
niercaer. Il (que hace escalos) * minaor, * 
alean tariy ero, * ratonero. 11 (de primera 
noche) * murcigayero. |1 (que deshace la ro- 
pa que otros hurtan * murcigayero. H (de 
los que duermen) * murciglero. |1 (q^ie hus- 
mea para hacer el robo) * ondeaor. 1| (que 
ayuda a hacer pala) ''■ paletero. |1 (qnehur- 
ta con ganzi'ia) * pescaor. H (que mira al- 
guna cosa 2Jara robarla) * picón, 11 (que 
guia a los que van a robar) * piloto. 1| (que 
vende lo que otros roban) * polior. II (que 
sale huyendo) * rastÍ3'ero. 1¡ (cobarde) * ra- 
tón. 11 (de faltriqueras) * ratón. || (de ca,- 



40 



LIJVA 



L'U.'i 



j>/>< ¡ ■ r.-,lii., riV ii.i,'. /•,"<.< ) • Rufista. II 

( * «aya- 

p ' hurtar) 

' lAiiUiici. (•(>*( !•<: /uij'i hlninJosf dé un 

jHlinm ^ ' vilalx-rtó, • villwrto, • vilhorro. 

' rubarlt) * vo- 

'») * volteaor. 

LAU,.^:.^-^^-. ...,.,i, • chirlcrfu, 

• ciiii'lirin. • 8innliratc. 

LAGARTIJA. ^. i, pcrviricha. \\ (pe- 

i¡Hffiii piriliiciia. 
LAGARTO. S. III. bcjari, berdcji, piribicho. 
LAGO. «• ¡(Kjuita. 
LAGRIMA. .S. r. liielimá. || * perla. 
LAGUNA. .*>. f. cheiio]iaA{. 
LAMENTAR. V. a. orol'iar. 
LAMER. V. a. charal>ar. 
LANA. S f. jorpoy. 
LANZA. S. f. pinsabá. || * asta, * astil, 

' jamó. 
LANZAR. V. a. arquisarar, bucharar, taclics- 

car. 
LÁPIZ. .S. ni. poihasí. 

LARGO. GA. Adj. com. lachinguel. ;i * astáo, 
LÁSTIMA. S. f. caiiréa. 
LASTIMAR. V. a. asparabelar. 
LATIGAZO. S. ni. • fustanque. 
LÁTIGO S. ni. chupiní. 
LATÓN. .'>. ni. asisprok'. 
LAVADO Pp. ni. nialipió. 
LAVAR. V. a. rhohilar, nialii)iar, inuchobe- 

lar. * inalial)iir. 
LAVATIVA. S. f. ajilé. 

LAZO tramjm). S. ni. rapa, trajatá. I| * ritijí. 
LE. i'ron. o i sin acento I . 
LEBRILLO. S. ni. li'jironteró. 
LECTOR. RA. Ailj. ni. laranó, lirenó, nácar- 

«iiior; f. laraní, lireflí. 
LECTURA. S. f nacarfl.i. 
LECHE. .S f. cheripí, chutí. 
LECHO. S. ni. clieript-n, ovil, piltra. ¡I • 

■ iilanila. • «nfría. 
LECHONCILLO. S. in. lialoró. 
LEER \'. a. lirt-nar, naranlar. 
LEGUMBRE. S. f. quilulia. 
LEJOS. A iv. alniíc. íiur. 
LENGUA. .S f. cliipí. ¡ • (lc«osá, * bramona. 
LENGUAJE '/<•/"« r»/ía)ií-.í. S. ni. *jacaran- 

'liiiiii, ' jiiraniliiia, * j(i¡;;<pnza. 
LENTE. S. f. anclí. 
LENTEJA. .S. f. arit 

LENTO. TA. Adj. ni. loqni'jú; I, loqui'jí. 
LEÑA. .S (. ciis. 
LEÑADOR. S. m. castnbpró. 
LEÓN. ONA. .S. ni. lioniliardó, lombardo; f. 

bdfiibir'ií, lonibardí. 
LEPRA S. f. zarapiá. 
LEPROSO, 08A. Adj. ni. zarapiáo, zarapioso; 

I. 7iira|>iá. 
LES. Pr«n. Oi. 
LETRA S. f lirestró. 
LETRADO. S til. • amparo. 
LEVANTADO, ADA. I'p. tn. ardiñiio, distilo, 

sustiháo; f. ardiftd, lustiyf, sustiñá. I 



LEVANTAMIENTO. S. m. ardiflclo, ardiRploT, 

anlifio. 
LEVANTAR. V. a. ardiRar, cosiunar, Misti- 

ftar, UBlilar. 
LEVITA. S. f. farpiycla. H • lovoaa, • sepia. 
LEY. ."^ f. lirí. ; pl. lirisei. 

LEYENDA 

LIAR. V. a .., pandar, |>audisarar. 

LIBERACIÓN. S. 1. niot. jx-n. 

LIBERAL. S. ni. jncal, juncal. 

LIBERTAD. .S. f. lí, niehli'i.¿n. i * bola, • raya 

LIBERTADOR. S. ni. mc!«t«-nsró, niestPió. 

Libertar. V. a. listrabar. 

LIBRA ¡ (sa . S. f. difií. 

LIBRAR. V. a. liyar-abrí. , ii^al^n. , i. 

¡ibrrtar. 
LIBRARSE de la jKna. V. r. • burlarse, • ».»• 

farse. 
LIBRE. Adi. ni. listrabáo; f. listrabá. 
librito. S. ni. Icl. 

LIBRO. S. ni. gaseóte, arrocnsayé, gabicotc. 
LICENCIA. S. f. li, ocíiardilü. 
LICOR. .S. m. liniarí. 
LICORISTA. S. ni. liniarista 
LIEBRE. .S. f. ajojoi, soljiá. 
LIENDRE. S. f. rliovai, uliurriví, liquiá. 
LIENZO. S. m. bostáu, dieló, |iUKtan. 
LIGAR. V. a. ]iandebrar, paudisarar. 
LIGERO en ejecutar. Adj. ni. » breviario, • 

coiTt'ntío. 
LIMA. .^. f. jurí. II • culebra. 
LIMETA, .s. I. nioyate 
LIMITADO, ADA. Pp. ni. nebaró; f. noluirí. 
LlMiTE. S. 111. gresité, nevelí, terrcplec-ú. 
LIMÓN. S. ni. berrechí. 
LIMONERO. S. ni. bcrrec'liinó. 
LIMPIADO pp. ni. alipiáo. 
LIMPIAR V. a. iilipiíir, julabar, mal i piar. 
LIMPIEZA. .S. f. alipipi-n. 
LIMPIO, PÍA. Adj. ni. alipó, cliaollili'n'). f. 

alipí, cliaclii])ir{. 
LINAJE. .S m. rati, BUct{. 
LINDE. S f. niacaró. 
LINDO. DA. Adj. ni. berjé; f. berjí. 
Línea. S. f. dan', ncvell. 
LINGOTE. S. 111. liujii. 
LINO. S. m. bostáii. 
Lio de ropa. S. m. * farda, ♦ oviyo. 
LIRIO, .S. ni. jiliK^. 
LISIADO, ADA. Pp. in. grodognpó; f. grodo- 

k">I'ii. 
LISONJA. S. f. rc'bridaquo, runiPiidí. 
LISONJEAR. V. a. joiiibanai, rebridar, ru- 

iiiiiitliar. 
LISONJERO. ERA. Adj. Ill, joiubansriS; f. 

joiiibaimrí. 
LISTO, TA. Adj. com. pcrniquo; ni. cliitó, 

Knriiiuri<'; f. chití, sarniuhí. 
LITIGIO. S. m. bausal^, bursalé. 
LO Art. y Pron o (*í»i aemtoK 
LOAR. V. H. <larabar, niajarificar. 
LOOR. S. 111. cliiniUKnbino, 
LOBO. BA. lury, orú, Inliín vt-ni: f. tutilfií, 

yerí. |¡ ¡il. cruces. 



LLEV 



LLUV 



41 



LOBREGUEZ. S. f. tlU'onigé. 

LÓBREGO. V. lobreguez. 

LOCO, CA. Adj. m. charláo, dineló, liló; f. 
charla, liyí. || * estravo, * nililó. 

LODO. S. m. chiqué. 

LOGRADO, ADA. pp. ni. ozuncháo; f. ozunchá. 

LOGRAR. V. a. alcorabisar, ozunchar, table- 
ra!'. 

LOMO. S. ra. dumé, dunién. 

LONDONENSE. Adj. m. londoné; f. londoñí. 

LOQUEAR. V. m. dinelovisar. 

LOS. Art. ni. 1er, os. |1 Pron. os. \\(De los) es. 
|¡ (Los que] Pron. junós sos. 

LUCHAR. V. a. chiugarar. 

LUEGO. Adv. y Conj. yescotriá. || (que) Adv. 
duá. 

LUGAR (sitio). S. m. gal. sistano, stano. || 
(población) gao. |! pl. gaos. ¡1 * taragoza. || 
(donde reúnen los ladrones lo robado) * 
aduana. || (donde se sientan las mujeres 
públicas) * estrá. || (o tienda para recoger- 
se) * rancho. 

LUGAREÑO, EÑA. Adj, lu. galilé, lugano; f. 
galiyí, lugañí. 



LUJO. S, ni. niajoré. 

LUJOSO, OSA. Adj. m. discandoy; f. dis- 

candayí. 
LUMBRE. S. f. dut, yagulé, yaque. 
LUMINOSO, OSA. Adj. m. dutoy; f. dutayí. 
LUNA. S. f. chimutrí. || (del es2)ejo) berbí. 
LUPANAR. S. m. * cambio, * campo. 
LUSTRE. S. m. * postín. 
LUZ. S. f. mumelí. || (Dar a) V. uchabar. 



REFRANES. -23. Baró garlochín, asparabtla 
bisnajura chorrí. 

24. Ternoró e baribustrés, o jaman lue- 
yés. 



MALDICIONES. -Te véas en recuso pendien- 
te, y tu enemigo er jué. 

Negro te véas en la manigua, so con- 
grio. 

Anda a la jorca, que ties la cara jecha a 
patas e mulo. 



LL 



LLAGA. S. f. chinibén. 

LLAGAR. V. a. chinarelar. 

LLAMA. S. f. ctá, yaque, yagulé. 

LLAMADO Pp. ra. acaráo, asnabáo. 

LLAMADOR, tí. m. truje. 

LLAMAR. V. a. acarar, asnabar, araquear, 
araquelar, hetar. 

LLANO. S. y Adj. m. berjalí. 

LLANTO. S. m. orobó. 

LLANURA. V. llano. \\ S. f. tariqué. 

LLAVE. S. f. clichí. 11 ''' cerrón. |i pl. * aeyas. 
II (falsa) * espá. || (maestra,) langoclichí. 

LLEGAR. V. n. abiyar, achorgornar, bergo- 
rear, bigorear. || (de un viaje) auprar. || 
(de improviso) sabindar. 

LLENO, NA. Adj m. perdó; f. perdí. 

LLENAR. V. a. perelar. 

LLEVAR. V. a. legerar, liquerar, ustilelar, 
yiguerar. ll * desvalijar, '■■ eucalomar, * re- 
molcar. 



LLORAR. V. a. orobar. 
LLORO. V. llanto. 
LLORÓN. S. m. orobón. 
LLOROSO, OSA. Adj. ni. oroboso; f. orobosa. 
LLOVER. V. imp. brijindar. 
LLOVIDO. Pp. m. brijindáo. 
LLUVIA. S. f. brijinda, brijindia. 
LLUVIOSO, OSA. Adj. m. brijíndoy ; f. bri- 
jindayí. 



REFRANES. - 25. An mistó chibé, larliis 
troecanés. 

26. A lachingueles fedas, lachíngueles 
calabéas. 



MALDICIONES. -Tu hijo en capiya, tú con 
el indurto y el tren perdió. 

Te veas con un parnio é lengua fuera 
y bailando en er columpio, 



M 



MALE 

MACA. S. f. odisiló. II camelo, jonjana, jon- 
jaina. 

MACAR, tiañart. V. a. caquerelar. 

MACARENO. I fanfarrón i Adj. m. banjuló, 
halcKJiitu'. 

MACHETE. S. m. • juan-niacliir, ♦descuerna- 
pailni-iros, * zinj»iiÍ7,aii<;ne. 

MACHO nibrio. S. in. drufió. 

MADERA. .*>. f. usorijiá. 

r^ADERO. S. III. condaií. 

MADRASTRA. S. f. ¡lasdaj'. 

MADRE. S. f. bato, dai. || (de au$ hijos pro- 
pios chindai. |' de Dios) dobla, dcblacs- 
chindni. 

MADRILEÑO, EÑA A<lj. 111. adaluñó; f. ada- 
lufií. 

MADRINA. S. f. batorri. 

MADROÑO. S. m. jaiiiadurí, 

MADRUGADA S. f. claricó, Uisarba. 1' lEii Za' 
.\(iv. on fayicó. ; * niadniKÓn, * niebla. 

MADRUGAR. V. n. * antuviar. 

MAESTRANZA. S. f. docufdaquén. 

maestría. S. f. doeurdansá. 

MAESTRO, TRA. S. ni.^docurdó, duqucndió; 
í. duijiii-ndiá. li [de esíjrima) • travo. 

MAGISTRADO. S. ni. baradcr, barander, ju- 
nan'). * jiniaró. 

MAGISTRATURA. S. f. «afliimbastá. 

MAGNATE. .S. ni. tintin-baru. 

MAGO, GA. S. ni. chuaiijaiió; f. cliuanjanf. 

MAJADERO, ERA. Adj. ni. Itainliam'; f. bani- 
bafií. 

MAJESTAD (gloria). S. f. cliiniuclan{. || (U- 
lulo t'ujnrí. 

MAJUELO. S. m. crisiá. 

MAL. .S. ni. choró, nhartaburí. Il • puní, || Adv. 
btiHtá. liastal. clKini, nanip/'n. 

MALAGUEÑO, EÑA. Adj. Adj. in. chorriga- 
n<i: f. fliDrii^ftfií. 

MALDAD S. f. fhorri|M''n, odisiló. 

MALDECIDO, IDA. Pji. ni. r.crmancláo; (. zer- 
nmnoli'i. 

MALDECIR. V. a. solajar, 7.crnianar. || * sol- 
tar la braniona. 

MALDICIENTE. I*a. com. casdanii; in. zerina» 
nó: f. 7<rninfií 

MALDICIÓN. .S. f. olajai. II • braniona. 

MALDITO, ITA. r. maldérido. 

MALEZA. S. r. rrajnrdá. 



MANG 

MALO, LA Adj. ni. basta, bastal, chorré, cho- 
rro, iia.saló, luyalo; f. chorrí, naaayí. 

MALSÍN S 111. jiiutiin. 

MALTRATADO, l'p. ni. * guindráo. 

MALTRATAR. V. a. caquciar, cnrarar, guin- 
darar, querelar choró. , * guindar, ♦ guiu- 
(iarar. 

MALLA. S. f. • cofradía. 

MAMAR. V. a. iiKiniisarar. 

MANANTIAL. S. m. ;ill<"ftiqu<^, jafiL 

MANAR. V. ;i. ].uiMÍar. 

mancebía (1). S. f. ]iísa. :; * aduana, l)crroae- 
ro, ' botica, * burdcl, * cambio, • cani|io, 

* campo de ]iino8, * casa, » ca.sayana, •cer- 
co, * cortijo, * cueva, * dehesa, • guanta. 

* guisáo, ' manfla, * manllota, * mesón (io 
las ofensas, * montaña, ' montafia i\v pi- 
nos, * nioiitf, * partió, * jtifla, * publique, 
' tributo, ■ vulgo. 

MANCEBO, EBA. S. m. bedoró, gachó; f. bed 

ori, gachí, lacroi, lumí, lumiasca, tronca. 

II * linicá. I (d/; prostituta J ni. gachí. 
Manco, CA. Adj. m. luyopio; f. bayopia. I] 

' mizo. 
MANCHA. S. f. quichardilá. 
MANCHADO, ADA. i'p. ainpiáo, quiciiardiló; 

r. iiiiipiá, quií-liardilá. 
MANCHAR. \. a. quiciíaidilsr. 
MANDAMI NTO. !S. m. dirhabaneló. 
MANDAR. V. a. dicl.abar, diciiabarar, penar, 

)>aciiarar. enviar bicliabar, bielialietar. 
MANDATO. S. ni. dicliabón, diclialui, pacuarí. 
MANDO. S. m. • jHlllo. 
MANDIL. S. m. * niancil. 
MANEJAR. V. a. mujarar. 
MANERA. S. f. beda, golicró, niipí. II De qué 

iiianrra) Conj. sato. 
MANGA. S. f. niuciquí, niurciquf. I! * tnurmur- 

ciquí. II {anrha^ leiva. || {de sayo) * ley va. , 

(de agua) fclegó. 



(1) Laa caaaa de manctlia, »e llamaron boli- 

r y • . 1 • - -. y mi gobier! -.■■■■■■n 

;■ ■ niayore» • 

r, ' ü tif la T" -I 

ol>lix>^< i«>" 'b' 'briiiiir lai fontiend.-ih niu- aili m; 
iiu«ritaiien (para lo nial »e If» difi niilotidnrl). y 
do llevar a mll«.^ lo* «lía» <l« precepto a la» |K'ia- 
dora» puentfH a nú cultlado. 



MAST 



MENT 



43 



MANIÁTICO, ICA. Ailj. m, barlú; f. baryi. 
MANIFESTACIÓN. S. f. quelibéll. 
MANIFESTAR. V. a. delalar, despandar, ni- 

chobelar, orpinjipar, vear. 
MANIFIESTO, TA. Pp. m. duudún, pirleblicó, 

f. dunduñí. 
MANJAR. S. m. mas. 
MANO. S. t'. ba, báe, baste, bate. || * ancla, * 

garro, * labraora, * luaudamiento, * rasti- 

yo. II (durecha) * torre. \, {izquierda) * yes- 

dra. I| pi. * cerras, * zarras. 
MANSEDUMBRE. S. f. orpachimá. 
MANSO, SA. Adj. m. tintín; f tintiñí. 
MANTA. S. f. bediya, ocliardibari, pernicha. 

il * beyosa, * pelosa, * tejáo. 
MANTEAR. V. a. pernichaberar, \\ (envolver en 

una manta) pernichabar, 
MANTECA. S. f. putiricha. 
MANTEQUILLA. S. f. quir. 
MANTEL S. m. • tablante. 
MANTENER. V. a. ujarelar. 
MANTENIMIENTO. S. m. javipén. 
MANTEO. S. ni. mándelo, jjernichabeo, 
MANTILLA. S. f. chardi, ochardi. 
MANTO. S. m. ocbardó. 1¡ (de iiwjer) * cerní- 
calo, * ligero. II (moruno) almalequí. 
MANTÓN. S. m. uchardó, || * avión. 
MANZANA. S. f. brondá, poba. 
MANZANO. S. m. pobanó. 
MAÑA. S. f. albiriji. || ' cifra 
MAÑANA. S. t'. y Adv. cayicó. || (De) on ca- 

yiró. II (Media) Adv. i^ascayicó. |¡ (Pasado > 

Adv. cayicate. 
MAR. S. m. moró. || (atlántico) malocotende. !¡ 

I océano I pañibaró. 
MARAVILLA. S. f. cibá, ziba. 
MARAVILLAR. V. a. cibar, darañelar, eclisar. 
MARAVILLARSE. S. r. cibarse. 
MARAVILLOSO, OSA. Adj. m. ciboy, ziboso; 

f. cibaj'í. 
MARCA. S. f. cherdiyí. Unevelí, paterán, reñó, 

si machí. 
MARCAR. V. a. nevelar, nchar. 
MARCHAR. V. n. chalar, nácar, niquiyar, pi- 

rar. || * najar. 
MARCHARSE. V. r. '■■ miñarse, * najarse. 
jMÁRCHATEl V. imper. ¡chai! 
MARGEN. S, com. calará. 
MARÍA SANTÍSIMA. S. prop. Temeata. || * Efi 

canza. - ^; 

MARICÓN. S. m. pargnela. || * marión. 
MARIDO. S. m. ro, rom, roma. ^~\ ^/ 
MARIMACHO. S. m. manusardí || pl. manusar- 

diles. 
MARRANILLO. S. m. baloró. 
MARRANO, ANA. S. m. balé, baliche; f. balí, 

baliclií. 
MARTILLO S. m, currando. 
MARTIRIZAR. V. a. ormundagar. 
MAS. Adv. buter. II Conj. tá, tamí. \, (Nomas) 

dostá. 
MASCAR. V. a. dambar, darabilar, dranar. 
MASCULLAR. V. a dransar. 
MASTICAR, c. mascar. 



MASTURBACIÓN. S. f. parpichuela. 

MASTURBARSE. V. r. parjjichaise. 

MATA. S. f. arluclií, buré. 

MATACHÍN. S. m. marardó. 

MATADERO. S. m. mulabardó. 

MATADOR. S. m. churinaró, mararó, naña- 

baor. il (con puñal) * baraustaor. 
MATAR. V. a. marar, marelar, mulabar, tasa- 
bar. 11 (a puñaladMs) * baraustar. 
MATERIA. S. f. doga. 
MATIZ. S. m. yeref. 
MATÓN (gua]io). S. ni. * bravote, * jayán. 11 

(de oficio) "■■ eugibaor. 
MATORRAL. V. víala. 

MATRIMONIO. S. m. corbayé, romandiñipén. 
MATRIZ viscera). S. f. beo. 
MATRONA iparterai S. f. chinderí. 
MAYORDOMÍA. S. f. queresijueriá. 
MAYORDOMO. S. m. barolacró, queresqueró. 

II ■=' sacoime. 
MAZMORRA. S. f. * tristura. 
MAZO. S. m. gardo, mochique. 
ME. Pron. mangue, nu. 
MEAR. V. a. niutrar. 
MECHÓN deijclo.. S. ra. bachirdoy. 
MEDIA. S. f. solebá, trasaldaba. II pl. * canas, 

'"■ cascaras, * déuiias. 
MEDIANOCHE. S. f. pasrachí. 
MEDICAMENTO. S. ni chocoronú. 
MEDICIÓN. S. f. niélalo. 
MÉDICO. S. m. salamitó, fulcheró. 
MEDIDA. S. f. bea, meerl'a. 
MEDIO. S. m. m. pas, paque. || (recurso) arji- 

rú. I! ' For) Prep. enré. 
MEDIODÍA. S. m. paschibé. 
MEDIR. V. a. bear, mulalar. |1 {Instrumento de) 

meerfa. 
MEDITABUNDO, DA. Adj. m. pencliaboy ; f. 

penchabayí. 
MEDITAR. Y. a. oroVirar. 
MEDROSO Adj. ni. longuiso. 
MEJILLA. S. f. choiné. 
MEJOR. Adj com, l'endí. ll Adv. feter, butcr- 

bichó. 
MELANCÓLICO, ICA. Adj. m. mulanó; f. mu- 

lañí. 
MELENA. S. f. bachirdoy. 
MELOCOTÓN. S. 111. perpeló. 
MELÓN. ^í. 111. .sungló. 

MELOSO, OSA. Adj, m. guinoso;f. guinosa. 
MEMORIA. S. m. enjayé, lachó. 
MENDIGAR. V. a. mangar. 
MENDIGO, !GA. S. ni. choror; f. chororí. 
MENESTER (Es) (Modismo), jomte. 
MENEAR. V. a. bestelatecar, beyopear, chala- 

bear, clülar. 
MENEO, bestelateco, beyópio. 
MENGUAR. V. a. pejelar. 
MENOS. Adv. mendesqueró. || (Al) búchi. 
MENSAJE. S. f. * palmenta. 
MENSAJERO. S. m. * palmentero, 
iv; NSTRUACIÓN. S. f. arate. 11 * sanguina. 
MENTA. S. f. chalachí. 
MENTE. S. f. suncaí. 



44 



MIRA 



lem- 
ni. c«la(>eo»o; f. ca- 



MCNTIR. V. 
MENTIRA. - 

MENTIHOSO, OSA. A(ÍJ 

!» ros;i. • liulcro. 
MENUDEAR rr/Wír ¡O múmoK V. a. • gol- 

].«ír. 

MERCADO S. lu. chandí, muqucró {| *bolA. 

MERCAR. V, a quinar. 

MERCED. S. f. lurunt". 

MEiiCURlO. S. ni. ocliirnpí. 

MÉRITO. S. ni. oohiTitu. 

MERETRIZ. S. r. lumia Inmiaaca. 

MERODEO. S. m. rsn-iii-n 

MES. S. m.. cho; nnié. 

MESA. S. f. mei; ii>lón. Wflim- 

pul ■ -n galle 

ga. i l>aja, 

• U ,-.,., : . - - ; ■- ..;;'•. li en 

qtif »e jugahn a¡ parar I * tabla de majorilius. 

MESÓN. S. m. mcnsuna, taloua, puerto. I! * 
escalón, * posunó, pusanó, * tajón, * talón, 

• 80«|>echa. 

MESONERO. S. m. talonató. II * comporte, • 
t-ilutnro. 

METAL S, in. arisi>ejal. 

METÁLICO ídineroj. S. in. jandoripén, jan- 
doró. 

METER. V. a. chalar, cliibelar, sinehitar. || * 
niitisarar. 1 dido falso en el juego i * bre 
char, li [la mano en la fallriqíura para hur- 
tar' • calar. 

METIDO, lOA. Pp. m. chilicláo; f. chibelá. 

MEZQUINDAD. S. f. oarcariijién. 

McZQUiNO. INA. Adj. m. carcañé, jacanó; f. 
oiircaní, Jacaflí. 

MI. I'ron. pera, mangue, li ]>oses. men. 

MICO S. m simnchi. li itimoi * penchicarda. 
Dar I V. difi ir simnchí. 

MIEDO. S. m. ara«nó, canguelo, drá, espajii, 
jindama. !l * canguis, * jinda. || ' Tetur) da- 
jinir. 

MIEDOSO, OSA. Adj. casRé, jindón; f. casbf, 
Íili<liiiií. 

MIEL S r aguí, anguín, quín. I! * agUf. 

MIEMBRO. S. m i\\ú\l', quiléu. II (viril) cá, 
iiri.;n<'', iniquilí^n. 

MIENTRAS Adv. iniríndd. 

MIGAJA. .S f. hclorá. 

MIOAR. V. a. jaritnár. 

MiOUELETt. S ni. ]>erdiRé. 

MLAORERO, ERA. Adj. m. ziboró; f. riborí. 

MILAGRO. S. \n zibo. 

MILES Adj. pl. jnzur/'». 

MIMOSO, OSA. Adj. ni. pastiDí; f. pastirí. 

MINA. .S. f. rhijairí. 

MINAR. V. a. f«i|iirrar. 

Minio. .'<. m. n<. u: ■'.]•'■ . 

MINISTRO .S. m. teyorré. II fdt jut- 

liria * ■ 
MlO, A. I'r. 11. ¡..HiH ni ir.on, minrió; f. men, 

niinrí. pl. m. ininr^t; f. minri¿ii. 
MIRADA .S r. di'-ada, dicahí. i , Lo q\u al- 

eamaba lai. * columbrón. |1 (Al que mi- 



MOXT 

r.iii ' u.u.iii'i*o. ¡1 El qut mira' • colum- 

bra<ir. 
MIRADOR S. m. dicandiaqueró. i| ^El qut mi- 
ra ^ ' desniir-aor. 
MIRAR. V. a. íliniar, dinr, difir, diinbclar, 

diquelar,' • 'i 

turar, 'ti i . 

con recalo • ii\ i.-"! ir, ■ c niiiii.rnt. 
MIRÓN. S. m. • dcamicaor. 
Misa S. f. mijate. 
MISERABLE Adj. com. odtniloy, arjulipé. I 

nVícM» 1)1. liantojó; f. bantojí. 
MISERICORDIA. S. 1 fiinrei. 
MISERICORDIOSO, OSA. Adj. m. canreo*o;f. 

r-aiirc'i'-ii. 
MISMAMENTE. Adv. niatejó. 
MISMO, MA. Adv. matejó. Adj. m. ti- 

imiftó; f. timuftí. ' 'Lo tnitmo que) Conj. 

saKtá. 
MISTELA S. f. murciéis. 
MISTERIO .S. ni. arcofuné. 
MISTIFICAR. V. a. majolar. 
MITAD. S. f. macará, {taqué. 
MOCITA. .'^. f. chay. 
MOCO. .S. m. oost'inacá. 
MOCOSO, OSA. Adj. ni. costnnn. ..v: f. costn- 

nacayí. 
MOCHILA. S f. * peltraba. 
MODERNO. NA. Adj m. nebú; f. iicU. 
MODISTA. S. m. sihararí. 
MODO De qué . Conj, sastá, aatá. 
MOJAR. V. a. barmejiar, chobelar, jorrodar, 

iiiMJi'iardar. 
MOLER V. a. marabear, nacicar. 
MOLESTAR. V. a. estongerar, bujindiovcltr, 

iinrmijar, trajatar. 
MOLESTO, TA. Adj. m. estonjeró, noninjoy, 

trajatny; f. cstonjerí, trajatayí || com. 

pcrma 
MOLINERO. .''. m. asianó, csianó, csianero. 
MOLINO. S. ni. nsi.i, MJ.in. 
MOLLERA .S. f. jci>is osa. 
MOMENTO S ni. fremiti, «arinuflante. 
MONAGUILLO. S. m. aiclnguiyo 
MONARCA. .S. ni oclay: f. oclayisa. 
MONDADO, ADA. Pp in. 8Íni|>alomí; f. aim- 

]l!ll>lll(. 

MONDADURA. S. f. bobé. 

MONEPA < r , ...I.'. i.M>i,'. «ti,,,, vinn.-». 

(ecii 

* coriJiii-'*. II {fai«a,i ' íul ' lu- 
dio 1 I dt piala) • juan ] V oro) 

* jiiíin d >rilo. 

MONEDERO fatuo. S. m. * carbon*'. 
MONJE, JA. 8. ni. crandió; T. erajnndí. O 

voiicia ■ f. ornndí. 
MONO. NA. S. in. papinoró, sichó; f. «ich(. 
MONTAÑA. .S f. bur, play. 
MONTAÑÉS, ESA, Adj. m oroturn^, panto 

hin<^; f (iroturhí. 
MONTAR. V. a. olaoerar. 
MONTE. S m. biir, daftí, play , toberjclí. 
MONTERA. S. f. jcrahí, jimona. 



MUDO 

MONTÓN. S. m. trabojo. ;; {de tierra] * te- 
rroso. 

MOQUEAR. V. n. costunacar. 

MOQUERO. S. ra. fazo. 

MOQUITEAR. V. n. costunear. 

MORADA. S. f. garito, queré. 

MORADO, ADA. Adj. m. moniboricó; f. mom- 
boriqní. 

MORADOR, ORA. Adj. m. momborió;f. moni- 
boriá. 

MORAR. V. a. socabar. 

MORDISCO. S. in. bornó. 

MORENO, ENA. Adj. m. caló; f. cayí. 

MORIR. V. n. caquivar, esmerar, espichar, 
merar. !I * vasir. 

MORO, RA. S. ni. bordajay, eorajanó, cora- 
jay; f. bordajayí, corajayí. 

MORTAL. Adj com. mulelá. 

MORTIFICACIÓN. S. f. achare. 

MORTIFICAR. V. a. acharar, pernichaberar. 

MORUNO, UNA. Adj. m. eorajanó; f. cora- 
jañí. 

MOSCA. S. f. macha. 

MOSCARDÓN. S. m. machín. 

MOSQUETE. S. m. panduque. 

MOSQUITO. S. m. fingulé, lore. 

MOSTAZA. S. f. * salsa blanca. 

MOSTO. S. m. mostagán. 

MOSTRAR. V. a. bedelar, delalar, dequibe- 
lar, diar, dialar. 

MOTA. S. f. chirirí. 

MOTE. S. m. avernáo. 

MOTIVO. S. ra. bausalé, diñaste, bursalé. 

MOVER. V. a. bestelatecar, chalabear. 1¡ * 
levar. 

MOVERSE. Y. r. * alar, * levarse. 

MOZO, ZA. S. m. bedoró, chaval, lacró; f. 
bedorí, chávala, lacrí. [\ m. "■'■ gardo, f. * 
garda. 11 (Buen) * lacrorró, * sintrabó. !1 
í sirviente) m. * sucarró; f. * sucarrí. .1 (de 
rufián) * piltro. 

MOZUELO, ELA. S. m. chaval, lacrizuelo; f. 
lacrizuela. 

MUCHACHO, CHA. S. m. bedoró, chabó; f. 
bedoii, chabí, gachí, pindorrá. II * chu- 
lamo. 

MUCHACHONA. S. f. musardí. 

MUCHACHUELO. S. m. * gardiyo. 

MUCHEDUMBRE. S. f. chuma, hambé, plas- 
tañí. .de gentes) * cofradía, * chusma, * 
mará, * maraña, * runfla. , de gente o de co- 
sas * granizo. 

MUCHO, CHA. Adj, m. baribustré; f. bari- 
bastrí. Adv. bute, baribú. 

MUDANZA. S. f. purrubipén. 

MUDO, DA. Adj. ra. musilé;f. musiyí. 



MUY 



45 



MUDAR. Y. a. purrubar. 

MUELA. S. f. chorriá, chimulajiá. || (del jui- 
cio chaneri-chorriá. 

MUELLE para géneros. S. m. uchusén. 

MUERTE. S. f. beribén, calisén, meripén, 
iiionbén. ■: * cierta, * mují. 

MUERTO, TA. Pp. m. muló; f. muyí. 1 * 
corváo, * vasío. ,i (Medioj mulé, pasiuuló. 
¡: ! a puñaladas) * atacáo, * baraustáo. 

MUESTRA. S. f. dialañí.;! (exterior) simaché 
e abrí. ¡1 (en el juego) * garleo. 

MUJER. S. f. cachi pl. cachías.il * cisne, *ja- 
ñá, * rami. '{ípública) * coima, * consejil, * 
chai, * germana, * iza, * lea, * lumia, * lu- 
miasca, *maladía, * maraña, * marca, * mar- 
quia, * marquisa, * picana, * rabiza, =^ señora 
del trato, " socorría, tributaria, * vaca, * 
yegua. il (perdida, haraposaj * hurgaman- 
dera. I (bellaca)* luda. \\ (de gusto) "^túhiito. 
II (casada) romi, rumi. ¡i (ordinaria, vulgar) 
*cotarrera. |1 lista' * marca-tuna, li (preña- 
da) cambrí, pl. cambrias. ¡i (pública que 
trae uno consigo)/ * maleta. 11 (que no es gita- 
na irachi. 

MULADAR. S. m. furgroñé, groñi. 

MULATO; ATA. Adj. m. esprejanó; f. espre- 
jañí. 

MULETERO. S. m. dromalé. 

MULO, LA. S. m. choré: f. chorí. '\ m. * tres 
de nieuor; f. ' almifora, * almisora. 

MUNDO. S. m. bordan, burdipén, sundaché, 
surdán, sueti. 

MUNICIPIO S. m. armorojí. 

MUÑECO, ECA. S. m. mastronjó; f. mas 
troiijí. 

MURCIÉLAGO. S. m. coligóte. 

MURMURAR. Y. a. araquerar, chumasque- 
rar. 

MURO. .S. m. umú. 

MUSGAÑO. S. m. jabañón. 

MÚSICA. S. f. singa. 

MUSLO. S. m. custisanguló. 

MUY. Adv. baribú, but. 



REFRANES. - 27. Bus mola chanelar, presas 
ardicar. 

28. Xe pena buter ú chipi, presas ó sos 
prejena or garlochín. 



MALDICIONES. -Te véas pateáo y sin gran- 
sas que aventá; pimiento curáo. 

Ineros tengas po castigo; so roñoso. 
Si te farto, que sea con un negro, pa 
quer niño sarga mulato, y tú lo sepas. 



N 



NEC. A 

NABAR. S. 111. rcpafiaió. 

NABO. S. III. repaiiu. 

NACER V. n. ardiiiarar, pupelar, purelar. 

NACIDO, rp. III. crdifiaráo. i iXacuio en...) 
uidmui-al. 

NACIMIENTO. S. in. ardinipéu. 1! (de agua) 
a¡i;cfiiquc, jafií. 

NACIÓN. S. 1, cliini, csichéii. 

NADA Adv. clii, imstiá. 

NADADOR. Adj. m. ñaíiahaor. 

NADAR. V. n. haftaijur, chapalatear. I! * chi- 
( hiar. 

NADIE IVon. caique, 

NAIPE. S. 111. p.ijiira. il pl. * bueyes, * buyes, 
csjiivHiiles, • hions, • niaseUicns /pre- 
parado ¡tara /laccr trampas' * naipe falso, 

• naipe de mayor, que no estaba preparado 
para fullerías I * naipe limpio. II (Cuando 
la fullería estaba preparada en el tercio de 
la barajai pl. * naipes del tercio. !' [Xúmc- 
ro de naipes de la barajai * aftos de Mulio- 
ma {El asen la baraja/ * jiuiito, ♦ suer- 
te sola. i¡ (El dos dt rojias'i ♦ liimjiaras de 
Peftaílor. ;| i El dos de bastos) * horca. |! (El 
cuatro de bastos i * ji.ilos vacíos. || (El seis en 
¡abaraja/ * cuy c ái-\ I'uerto. I (Los sietes) 

* Cuevas del becerro, * ronda, • setcnil. || 
La sota i • goldáo ü ( El rey i * casa grande. 

NALGA. S. f. iiajia. j' * reble. 
NARANJA. S. f. r-hirinRa. 
NARICES S f. |il. ii.ipitts. I * nares. 
NARIGÓN, ONA. Adj. m, fiarri;,'ón; f. ftarri- 

Koñí. 
NARIZ. S. r. niieri*, nacrí, naquí, ftaclé. 
NARKACiÓN. S. f. penelarí. 
NARRAR. \'. li. peiidar. 
NATIVIDAD. .S. í. aidinipZ-n. 
NATURAL rf«... Adj. com. ardinoral. 
NAUSEA. 8. f. ^'rami. 
NAVAJA. S. I. cliurí, Bcrdahf. |; ♦ alfiler, • 

íicrda, * cerdaflí. 
NAVAJERO. S. ni Hcrdanquincrú. 
NAVIDAD. 8. f, niolchibé. 

NAVIO. S. III. beró. 

NECESITADO. I'p. in. * gandío. 

NECIO. lA. Adj. m. dincló; f. dincyí. || ♦ har- 

plct>, • palomo, 
NEGADO, ADA. ]'p. m. Dcguisaráo; f. oegui- 

aará. 



NOV I 

NEGAR. V. a. nrgisar, ncguisarar. 
NEGOCIAR. V. a. paiuguelar, niujarar. 
NEGOCIO. S. ni. cúrelo. 
NEGRO, GRA. Adj. ni. gayardú, gresnó; í. 

gayardí, gresftí. |; * greno, • gelpe, • que- 

niáo. 
NI. Adv. y Coiíj. na, ne. 
NIEBLA. 8. f. cuhcdí. 
NIEVE. .S. f. ^'ivé. 
NIGROMÁNTICO, ICA. S. lu. chuanjanó, ti- 

lliujlillii; 1. ('liUUIljuní. 

NINGÚN. Adj. naiiai. ¡; (iJe luxj^.in modo) 

.\(iv. D.iiiai, nasli. 
NINGUNO, NA. Pron. ni caique, necaiqn^, 

neiaulé, nccauté; f. caiquí, iiicaiquf, ue- 

caulí, neciiutí. ; ¡il, caicjués, caiquía, 
NIÑO. ÑA. 8. m. chabó, chinorré; f. chabí, 

chiiiorrí, chai. 
NITRO. 8. ni. loncaré, 
NO. Adv, na, ne, nanai, nasti. II * nexo, * 

nones. ll ("So jiuede ser, Ao se puedeiaMÜ». 
NOBLE, Adj. ni. tintin; f. tintifií. || elay, 

eray, en ni. y f. II * godo, * gótico, 
NOCHE. S, f. rachí. |¡ • capa, • sorna, • os 

cura. II (AuoehfJ arachí. 11 (De noche, por la 

noclifi tarachí. 11 (buena) rachí é niolchibé. 

II f Media) pRsrachí. 
NOMBRADlA. S f. ulugá. 
NOMBRADO, ADA. I'ii. m. aanabáo; f. as- 

iiiiKa. 
NOMBRAR. V. a. araquear, araquelnr, asna 

Iwii . lii't;ir. 
NOMBRE. 8. m. asniin, aciiáo, nns. |! * ]>ota, 
I de pila nao. 1| (fal$o) * peta 



* jictatc. 

ful. 
NONADA. S 
NORIA. S. f 



f. chichi, 
rin. 

NOS. rroii. ainaiigue, mií. 
NOSOTROS, TRAS. I'ron. coin, aiiinnguc, 

niii; III. jaberésj f. jaberias. II (Entre) Adv. 

enrecar. 
NOTABLE. 8. m. Imró, baró; f. barí. || * ba- 

ril. 
NOTAR. V a. apusnr. i: * avisar. 
NOTARIO. S. m. njibay. 
NOTORIO, ría. Adj. m. pucanó; f. jiucaní. 
NOVILLO, ILLA. 8. ni. burechuHÓ, chajun'i; 

f. burecliufií, chajurí. 
NOVIO, A. S. m. nibobio; f. nibobia. 



ODIO 

NUBARRÓN. vS. ru. felegó. 

NUBE. S. f. paré. 

NUBLADO. S. m. paró. 

NUDO S. m. truncha. 

NUERA. S f. sasí, 

NUESTRO, TRA. Pron. ni. amaró, nonrió; f. 

aiiiarí, nonriá. ji pl. m. amares; f. amarías. 
NUEVO, VA. Adj. ra. nebó; f. nebí. || m. * 

bisoño; f. ' fresca. 
NUEZ. S. f. pendajimí. :l * sonante. 
NUMERAR. V. a. barnojinar, jinar. 
NÚMERO. S. m. jiu. 
NUMEROSO, OSA. Adj. m. butré; f. butrí. 



OLVI 

NUNCA. Adv. nardian, nonardian. 



47 



REFRANES. -29. Platisara ó sos debisas, 
chañarás ó sos habiyas. 

30. Orean é cbaomó, sicaba tasatá y so 
chiba sigo. 

MALDICIONES. - En botica te gaste toos tu3 
parneses; sicatero. 

De la conviá que te den, jeches la meo- 
yá po los oíos. 

Mar puñetaso te pegue un inglés borra- 
cho. 



O 



O. Conj. ó, li. 

OBCECACIÓN. S. f. playí. 

OBCECADO. Pp. m. parchariqué. 

OBESIDAD. S. f. chuyimí. 

OBESO, i£SA. Adj. in. cliuyó; f. chuyí. 

OBISPADO. S. m. erajailó. 

OB!SFO. S. m. erajailolé. 

OBLIGAR. V. a. orchicar. 

OBLIGACIÓN. S, f. orchicó. 

OBJETO. S. m. gresité. 

OBRA. S. f. trocané, troecané. 

OBRADO, ADA. Pp. m. trocanó; f. trocafií. 

OBRAR. V. a. curar, randifiar, randiñelar, 
trocanar í¡ querelar. 

OBRERO, ERA. S. ni. curaró, randiñaró; f. cu- 
ran', randiñarí. 

OBSCURIDAD. S. f. orunipen, turonijé. 

OBSERVAR. V. a. * avisar. 

OBSTÁCULO. S. ra. oryuné. 

OBSTINACIÓN. V. obcecación. 

OBSTINADO, r. obcecado. 

OBTENER. V. a. tablerar. 

OCA. .S. f. papí. 

OCASIONAR. V. a. acabalar. 

OCÉANO. S. m. pañiharó. 

OCULTAR. V. a. neguisarar, ucharar. 

OCULTO, TA. Adj. m. neguisaiáo; f. negui- 
sará. 

OCUPACIÓN. S. f. cúrelo, ucharelí. 

OCUPADO, ADA. Pp. m. uchareláo; f. ucha- 
relá. 

OCUPAR. V. a. ucharelar. 

OCURRENCIA. S. f. chundañí. 

OCURRIR. V. a. anacar, chundear. 

OCHAVO (moneda), S. m. corú. |1 * chamel, * 
ludio. 

ODIO. S. m. * tendelo. 



ODRE. S. f. drobá. 

OFENDER. V. a. ajuncar, oquendar. 

OFENDIDO, IDA. Pp. m. ajuncáo;f. ajunca. 

OFENSA. S. f. oquendá. 

OFENSOR. S. m. ajuncó. 

OFERTA. S. f. presayé. 

OFICIAL. S. m. currial. || (de justicia) * toma- 
jón, i; Adj. currialé. 

OFICINA de recaudación. S. f. quejeñá. 

OFICIO. S. m. currié, curriel. 

OFRECER. V. a. diñelar. 

OFRECIMIENTO. V. oferta. 

¡OH! Int. ¡o: 

Oído. S. m. cañé, júnelo, il (Con oído) Adv. 
;acán! 

OIDOR. S. ni. junaró. 

oír. y. a. junar, juuelar. 

lOJALÁ! Int. ¡oropatialá! 

OJETEAR. V. a. eclisar. 

OJO. S. ra. aquí. I' pl. aquías. I| (de la cara) 
clisé, cliso, sacaí. pl. clisos, sacáis. ||* fanal, 

* rayo, * visante, * vistoso. |¡ pl. * avizores, 

* lumbres, * columbres, * lanternas, * luce- 
ros, * quemantes. 

OLA. S. f. plumí. 

OLEAR. V. a. ampiar. 

ÓLEO. S. m. amplio, lámpio. || (santo) á.m]Áo- 

maujaró. 
OLER. V. a. jinglar. ll (mal) funguelar. 
OLFATEAR. V. a. jinglar, jinglear. 
OLFATO. S. m. jingloy. 
OLIVAR. S. m. oruquial, orucal. 
OLIVO. S. m. oruqué. 
OLOR. S. m. jingloy. 
OLVIDADIZO, IZA. Adj. m. chanorgunoy; f. 

chanorgnnayí. 
OLVIDAR. V. a. chanorgar. 



48 



PaDR 



OLVIDO. S. ni. chaijorjíú. 

OLLA. 8. f. amyilé. i * |>icoá, !l (El cocido J 

pirrí». 
OMBLIGO. S. ni. truncbi. 
OMITIR V. a, nnicar, 
ONANISMO. S. ni. luiriiichucla. 
ONDA. I', ola. 
ONZA (}^*a). S. f. jara. ¡| ( moneda )']hTtiyii. I 

• liftva, • |>crruca. 
OPERACIÓN. S. g. troecané. 

OPINAR. V. a. panchabelar. ll ( favorablcmai- 

Ir) r<><-anil'elar. 
OPORTUNO. .\<lj. ni. ttV)isternáo. 
OPRESIÓN .S. f. )»an<lori]'fn. 
OPRESOR. .^. 111. jiaiidelaró. 
OPRIMIDO. IDA. 1*|>. 111. i>andeUo;f. pándela. 
OPRIMIR. V. a. i>an(ielar. 
OPROBIO. .S. ni baljiú, baljoró. 
OPULENTO. S. ni. » florío. 
ORA. (niij. acaná. 
ORACIÓN. S. f. bcda; ocanajíniia. 
ORAR. V. n. bedar, bedelar, ocauar. 1 (Pedir 

en oración) iiianguelar. 
ORATORIO. S, ni. marmucha. 
ORBE. S. ni. glorinqué, pú, surdau. 
ORDEN. S. ni. pacuaió; f. jiaonarí. ;y»nanrfa- 

ío^ di( habón, dichabú. (rigla vionadica 

arquisiiiií. 
ORDENADOR S. m. dicbabaró. 
ORDENANZA. .'^. ni. dichabanó; f. dichabañí, 

dicli:ibaza. 
ORDENAR mandar'. V. a, dirhabar, pacua- 

rar. Poner las cosas en ordm > abisternar. 
OREJA. S. f. can, «erta. : ♦mirla. II pl. * asas, 

• escarpias, ' gentes, ♦ jertas, * hermanas. 
ORGULLO. S. ni. banidiñí, barundiBÍ. 



PAGO 
ORGULLOSO, C8A. .\dj, m. arjunó, gouQu'^., 

Hl.stiK'i; f. iirjllfií, ^^nlifiihL 
ORIENTE. S. ni. boctJirii. 
ORIFICIO S. ni. bu, bul. 
ORIGINAR. V. a. jafuir. 
ORIGINARIO de... Adj. com. ardifioral. 
ORILLA. S. f. calará, ocaniyá. 
ORIn. S ni. niuclú. li pl. niucléa. 
ORINAR. V. n. inuflar, niutrar. || * jar. 
ORO S. ni. sorna, sonacay. || • cachucho, • 

curtuciio, * niina-niavor, souague. 
08. I'roii. (it, saii;;ui. 
ÓSCULO. .'^. II). cliuniendo. 
OSCURECIDO. IDA. I'p. iii. orunó; f. orutkf. 
OSCURIDAD. .*^. f. turonigó, orunitx!'n. 
OSCURO, URA. Adj. ni. bruquilo, orunó; f. 

bniijiiiyí. 
OSTENTOSO, OSA. Adj. m. discandoy, f. di-.- 

cnli'i:l\l. 
OTORGAR. V. a. nucar, otorguisarelar. 
OTRO, A. Adj. III. hIiit. jotró; f. aberí, jetii 

]il 111. abcr<^s; f. al>erias 
OVEJA. S. f. braquí. |i (merina^ jeubf, jcul i 
OYENTE. S. ni. junaró. 



REFRANES. - 31. Pónese or zibó, U niaquélf 
80 or nianjaró. 

32. O sos nc tercias é jamar, meca ó ¡«"ju 
char. 

MALDICIONES. - C,>iic no bebas má vino qucr 
(jui- vnriMi tu sojos. 
Te vr-tts ((lino la lotería, Jecho partisionc. 
Ecnartisáo .se vea tu juesos, y que yo no 
puá rcfojí" ni mi cucliito. 



PABELLÓN (bandera, colgadura), ü. m, na- 

(íirá. 
PABILO. .S. ni. flacha. 
PACIENCIA. 8. f. orpachirimá. II ^7Vn«r> ♦ 

amainar. 
PACIENTE. 8. m. or|>achirimó. 
PACTAR. V. a. chomar. 
PACTO. S. m. lid. 
PADECER. V. a. brichalar, mesar, urguinar. 

! pKjciiar. 
PADECIDO, IDA. Pp. DI. bnchaló; f. brí- 

rhayí. 
PADECIMIENTO. 8. m. bríchalip¿n. 
PADRASTRO. S. m. pasbatú. 



PADRE. 8. ni. batico, bato, batn, dada. I * 
sayo. II (déla mancebía) • alcancía, ' cam 
biaor, * tapaor. II pl. batos, liatuecs. k 
(sanio) batomajaró. 

PADRINO. .S. III. batorré. 

PADRÓN. S ni. jinoy. 

PAGA. .S. f. plasarí. i, (sueldo) jaycu'. i; (al 
cnntnrlti) * graliía. 

PAGADOR. S ni. jilasaró. 

pagaduría .S, f. plasaraHL. 

PAGAR. V. n plasarar, poquinclar, platisa 
rar. II (lo que $e come) * escotar. 

PAGO hecho en el día con una rebaja, sobre 
jrtnda c)i\jicf,ada. 8. m. * bcsamnno. 



PARI 



PEDR 



49 



PAIS. S. ni. chiiu, chiquen. 

PAJA, S. Í. banjarí, pus. |1 * picosa. 

PAJAR. S. 111. banjaró. 

PAJARILLO. S. m. ujarré. 

PÁJARO. S. m. chiricló, chirrido; f, chirri- 
clí. 

PAJE. S. m. * sucarrÍ3-o, * suzarriyo. 

PAJIZO, IZA. Adj. com. bragante. 

PAJUELA. S. f. tarpisca. 

PALA. S. f. drané. {, (Hacer pala) v. Hacer. 

PALABRA. S. f. laó, vardá. || (Buenas) pl. * 
brivias. li (con que consolaban al perdidoso 
en el juego) * dar pistos. 

PALACIO. S. m. chuquelo. 

PALANQUETA. S. f. ' fuerza. 

palanquín. S. m. * calcatrife. 

PALIZA. S. f. estiva. 

PALO. S. m. fustanque, cate, caste. || * sa- 
lón. ' (Golpe con) * chirla. 

PALOMAR. S. ni. custañar, custañiqué. 

PALOMERO. S. ni. custafleró. 

PALOMINO. V. 2»chón. 

PALOMO, OMA. S. m. bayestesó, gobaró; f. 
gobarí. il (torcaz) custañó. 

PALPAR. V. a. pajabar. || (obscenamente) ba- 
jambar, 

PAN. S. m. manró, jumerí. || * artifara, * ar- 
tife, * hartón, * peso de artifara. || (de ru- 
fianes) * marquiartife. 

PANADERO, ERA. Adj. m. nianrelorró; f. 
manrelorrí. li * artifero. 

PANAL. .S. ni. quínate. 

PANECILLO. S. m. * artifiyo. 

PANERA. S. f. nialabay. 

PANTALONES. S. m. pl. alares, jalares. 

PANTALLA, S. f abanico de chimenea. 

PANTANO. S. m. ehenopañí. 

PANZA. S. f. po. 

PAÑAL. S. m. dicló. 

PAÑO. S. m. chan. ll (fino) * coutray. |] (de 
manos) * zurro. 

PAÑOLÓN. S. m. ochardó, 

PAÑUELO. S. m. pichó. II * safo. || (de nariz) 
'■'■ faro, * faco, * mocaero, * mocante. || (de 
puntas) triqué. |i (de hilo) * safo de hila- 
cha. 

PAPA. S. m. Patapuqué, Pontesqueró. 

PAPEL. S. m. yulí. I! (Pliego de) godogoplé. 

PARA. Prep. pa, somia. il (para que) Conj. 
pa, sos, ta, somia-sos. 

PARADA. S. f. desquiño, sustilá. 

PARADO. Pp. m. * barhíz. 

PARADOR. S. m. mesuna, puerto, talona. H 
'■■ talón. 

PARAGUAS. S. m. * medio mundo. 

PARAJE. S. ni. sistanó, stano. 

PARAR. V. a. sustilar, tesuraiar. ^(depron- 
to) sinarar. 

PARECER. V. n. bichalar, bichotar, chiprar. 
V. a. nichobelar. 

PARED. S. f. umú. ;: '^^ ploma. 

PAREJA. S. f. corbayé. 

PARENTELA. S. f. cachicayiá. 

PARIDA. S. f. chinderiñí. 



PARIENTE. S. ni. cachicaló; f cachicayí. 

PARIHUELA. S. f. gasí. 

PARIR. V. a. chindar, niinchabar. i (Mal) 
uchabar. 

PÁRPADO. S. m. recátele. 

PÁRROCO. S. m. protoboló. 

PARROQUIA. S. f. cambroquia. 

PARROQUIANO. S. ni. canibroqniano. 

PARTE. S. com. aricatí, jedroüí. h pl. geni- 
tales de la mujer chichi, cliuqui. En 
cualquiera) Adv. docaniblé, adocamble. 

PARTEAR. V. a. chindear. 

PARTERA. S, f. chinderí, quiíibí. 

PARTICIÓN, S. í. aginé, aricatá. 

PARTIR. V. a. aginar, aricatar, asparabar. || 
nácar, nichobelar, pirelar. 

PARTO. S. m. chindoy. 

PARTURIENTA. S. f. chinderiñí. 

PÁRVULO. Adj. m. chinorré; f. chinorrí. 

PASA. S. f. betesunií. 

PASADO, ADA. Pp. ni. naqueláo; f. naquelá. 

PASADOR. S. m. ¡lertó, 

PASAJE. S. ni. naqueló. 

PASAJERO, ERA. Adj. m. niostarbán; f. nios- 
tarbañí. 

PASAPORTE. S. m. lí, 

PASAR. V. n. nácar, naquelar, |'. V. a. cha- 
lar, chasar, najar. I [de largo] sonajar 1| 
(por medio] enrar. 

PASCUA. S. f . eiriá. || íde resurrección pa- 
chandrá, paliyí. 

PASE. S. m. mole, oehardiló. 

PASMAR. V. a. darañelar. 

PASMO. S. m. darañalí, darañó. 

PASO. S. m. naqueló. 

PASTOR, RA. S. ni. durotuné, durutón, pa- 
tulé; f. durotuñí, patuyí. j, ni. '■'■ payo; f. 
paya, 

PATA. S. f. pachinií, pachimachí. 

PATÁN. Adj. m. galilé; f. galiyí, 

PATATA, S. f. bujarí. 

PATENTE. S. f. lia. 

PATÍBULO. S. ni. ustirí. ¡! * borne. 

PATIO. S. m. ¡ilatesqueró, tandal. 

PATO. S. m. papichoré. 

PATRIA. S. f, chini, chiquen. * chiní. 

PAUSADO, ADA. Adj. ni. loquejú;f. loquejí. 

PAZ. S. f. tvifuscó., ¡En pciz! ¡Int. ¡nieclí! 

PEATÓN. S. ni. erapirroné 

PECADO. S. ni. crejete, dojí, gejostré, greco, 

PECADOR, ORA, Adj, ni, crejetaró, chor, 
chorré, grecaró; f. crejetarí, chorí, grecarí. 
II pl. chores. 

PECAR. V. n. crejetar, grecar. 

PECHO. S. 111. cucha, posté. II (teta) chejio. jj 
pl. chucháis. 

PEDAZO. S. m. cotoré. 

PEDERNAL. S. m. levar, yaquehar. 

PEDIR. V. a. mangar. |i (en oración) man- 
guelar. 

PEDO. S. m. balorrí, rilo. 1| * balorrial, * 
* cuesco, * taco. 

PEDRAD.A, S. f. * turroná. 

PEDREA. S. f. resblafií. 

1(5 



PKRD 



TESO 



PEtR. V. n. ri1*r. 

PEOAR. V. *. oiiraifir, clialtrar. 

PEOO. > III. ]>riu'iiictird«. 

PEOOTE i/tu coitu a cosla (U olro) S. tu. * 

roul'/on. 
PELADO. ADA. r¡i. III. (iliilialoiii^; f eini|>a- 

li.-ni. • K'I'áo 
PELAFUSTÁN. S. t'. gütaiidón. 
PELAR. V. a. lei>*r. 
PELDAÑO. S. III. i»e8o»lich¿. 
PELEA. .S. f. chicAicla, eliicAidarf, chingari- 

l-ii. 
PELEAR. V. II. chicareliir. 
PELIGRO. .S. III. ]>Ari|>óii, litiáu. I * rumbo. 
PELO. ^. 111. 1*1, Imlo. 
PELUCA. .-;. f. liiiluca. 
PELUDO. Atij. com. italjui. 
PELUSA .S. I reji. 
PELLEJO. EJA. S. com. ¡lostiu. II f(ie Vino 

Tiiaii^'uara. 
PENA. S. f. charaViurrf, duca, jiuRi. 
PENAR. V. a. enrolar, diuuldar. 
PENDENCIA. .S. I. bcr.seji, tliicarela. || ♦ caj- 

lar.i, * i-iscHfii. ■ fnfiá. 
PENDENCIERO, ERA. Adj. m. chiiigaraiVi: i. 

( li:i);:ar.in'. Hrriscáo, * fuftaor, ' fuiit». 
PENDIENTE larcUlo . .S. m. cliayá. 
PENE. .S. Ill, cá, luapné, maquiléu, quiU'. 
PENEQUE. Adj. curda, curdela, iiaspilé cu 

¡11. : i-i^i'iv í cu )'. 
PENETRACIÓN. .'>!. f. jirihí, ] c.vquí. 
PENETRAR V. a. jal.ivar, jiiUiyclar. 
PENINSULA. S. 1. jia&bcschí. 
PENITENCIA. S. f. duquiíiaftí, duquiíiuiicia. 
PENSAMIENTO. S. ni. orobroy, jcstiá, oro 

breró, suucai. [ ihlali cliungaló, cliniijiali- 

pén. i, íT-nrr malozi pancliajafiar. < Ma- 

¡o< * i-liniiiiuitas. 
PENSAR. V. a. jK'iiclialiar, orobrar. 
PENSATIVO, IVA. Adj. m. pciichaboy: 1. \n\\- 

clialmyí. 
PEÑA. S. f. bar, lian-ndafií. 
PEÓN. S. ni. cmpiírc, cmiiirioné. li fdr iiutim 

raiidiñaró. 
PEONZA. S. r. einl.rolá. 
PEPINO. .S. ni. ]io]>oiidó. 
PEPINILLO. S. 111. ^.'orqUC. 
PEPITA. .>^. I. irraíiila. 
PEQUEÑO, EÑA. Adj, ni. cliiiiió, nubaró; f. 

<:liinií, ncb.irí. 
PERA. S. f. blonda. 
PERCIBIR. V. a. ailiclianir, junclar, iiinclic- 

ral, iiiiicherclar, uslilar. ! icon los oidoa 

jirt-ji-iiar. i-on los ojos dicar. 
PERCHA ilf sastre. .S. i. • alcandora. 
PERDER. V. n. iinjabar, ornjabar, iialniui. 

* drsnliaiizar. ' rní/jMf^o' • alijar la n.i 

vr, ' .'ar a la bomba. 
PÉRDIDA. S. r. najal, aa|iaiabó. nrajaliá. 
PERDIDO, IDA. I'll, ni. ornjabó; (. orajabiil. 

■ 'i' '•' liaiiz.'lo, 
PERDiíiOSO. OSA Adj ni. iiajabád-, (. najaba. 
PERDÓN, .s. III. alangarí, cstormi^'n, niccó, 

trnnj'i. 



PERDONAR. V. a. criiiiar, csiormar, calor- 

nionar. iinjiUr, oj«bi'«ar. 
PERDURABLE. Adj. com. bcrablé, |ierr«rablé. 
PERhCER. V. ji. caquivar, cH|iicliar, nierar. 
PEREGRINAR. V. ü. pcr^íolear. 
PERtouiNO S. ni. ]>iTp)lolo, tongc'.eto. 
PEREJIL. .'^. 111. j.rcjeté. 
PEREZOSO, OSA. Adj. ni. alcarrán ; f. aloa- 

rraíií. liHioii. 
PERFECTO. TA. Adj. ni. pacuaió; f. pacuarf. 
PERFUME. S. ni. bué. 
Pt RIÑÓLA. S. f. cinbroti. 
PERITO. S. Ill chanaró. 
PERJUDICAR. V. a. brijindovielar. wupicrc 

! II ; qiicrdar clioró. 
PERJUICIO. .S. ni. cboró. 
PERMANECER. V. n. bcstclelar, aabocar, so- 

cabelar, soscabar, sinclar. || {Jijo' busmu- 

car. 
PERMISO. S. ni. ocliardiló. 
PERMITIR. V. a. cambiar, luccar. 
PERNOCTAR. \'. n. 6ol»elar. 
PtRO (milo). S. m. bion, brondo. |i Conj. 

tHtní. 
PERPETRAR. V. a. lojar. 
PERPETUIDAD. S. (. dcltaíi(. 
PERRO, RRA. .S. ni. diuqud, tamboní;f. um- 

borí. í'fi/íiíio^ cliu>;arni. , (dt a<iuns) f¡jt\A. 

fn- 1 (d' lanas) jor|ioicbu<iuelc. [(prquf- 

fíO) III. clinqiK'lc: f. cliuqueyí. 
PERRUNO, UNA. Adj. III. tamboruno; I' Um- 

bonilla. 
PERSEGUIDO rp. ni. ' guincliáo, *gutndráo. 
PERSEGUIDOR. Adj. III. • conlnwtc. 
PERSEGUIR. V. a. ani]iucbar. ¡ (corriendo) 

)''.:i>t:liar. 

PERSIGNARSE. V. r. pcrKÍmacharse. 

PERSEVERAR. V. a. f;aittbclar. 

PERSONA. .*^. in. (label. ( fxcflenU, liMa.no- 
Inll' ) baibiaii. , (que atalaya ) * csyin. il 
(a la ijuc se hacen nrúas) ' guiharol. f de- 
lirada de cuer/>oJ jilmyí. ' (de raza gHaiia) 
riiiiiañí. 

PERSUADIR. V. a. ajelar. 

PERSUASIÓN. .">. ). • coba. 

PERU t >' / li, i ). .S. 111. * jicrulcio. 

PERVERSO, SA. Adj. ni. chorre, nialorn*; f. 
rlmrn', iiialoní. 

PESADO. ADA. Pp. III. estonjcH»; f. eatonge- 
li: iniii. i'i una. 

PESADUMBRE. S. f. corii>¿n, charabnrrl. II 
(i¡nr ocasiona fl jiifijo) pl. ♦ tragar hieles. 

PESAR. V. a. cstongcrar, cstongular. | .S. m. 

]irrjcnoy. 
PESCADERÍA. S. f. niarbilllií 
PESCADERO. S. III. iiiacboraró. 
PESCADO. .S. III. mache, iiiachi^. 
PESCADOR. S. ni niacliamó, macbaor, 
PESCAR V, a, iiiacliar. inach<irar. 
PESCUEZO. S. 111. garlo, canm. 
PESEBRE. .*>. III. nlilial, nlibar. 
PESETA .*^. I. ilia, pacncca. 
PESO. S. III. chloiijíeré, nipcrfa. ' (moneda > 

chille, cHtongrí, ostronquí, rundí. 



PLAC 



rORF 



51 



PESTAÑA. S. f. sosiinbre. 

PESTE (olor). S. f. luye, sungelo. || (epidemia) 
ixtrequé. 

PESTILENCIA. S. f. salipén. 

PESTILLO. S m. pandorró, pertó. I' (de gol- 
pe) '■' ceiTÚu. 

PETICIÓN. S. f. mangúelo. 

PETO. S, m. jainií. 

PETULANTE. Adj. m. goníaDe; í gonfañí. 

PEZ S. ¡n. maché, machó. 

PEZUÑA. S. f. inerá. 

PIADOSO, OSA. Adj. m. canreoso; f. can- 
rcosa. 

PICA. S. f. }pinsabd. 

PICADO, ADA. Pp. 111. pwnsabeló: f. punsa- 
beyí. 

PICADOR. S. m. de toros puusaberó. || (que 
adiestra caballos punsabó. 

PICADURA. S. f. puüsabela. 

PICAR. V. a. punsabar. ¡ i loros ' puusabarar. 
a' caballo para que camine * })iíar. 

PÍCARO, RA. Adj. m. conchengeró; f. con- 
chengerá. ' * belitre, i^ (sin oficio ni benefi- 
cio '■ cañón. 

PICO. CA. S. ni. pinsabó; f. pinsabá. 

PICHÓN. S. ni. custafíiló, tobadé. 

PIE. S. m. pindré, pinré. :; '■"'■ jiisante, ""■■ sal- 
taor. II I derecho' pinré bustaró. || (izquier- 
do pinré can. ¡ pl. pinreles. 

PIEDAD. S. f. eanréa. 

PIEDRA. S. f. bar, barendañí, berrandañí. | * 
arista, * turrón, jl (de chispa' yaquebar. 11 
imán bar laclií. || (lápiz para señalar las 
barajas * betumines. li pl; bares. |i (precio- 
sas pl. bares pacuaríes. 

PIEL. S. f. postí, postín. 

PIERNA. S. f jeriá, pachimí, pachimachi, |l * 
pirámide, * gamba. 

PIEZA. S. f. cotoré. i ele artillería: bruchardí. 

PILLADA. S. f. chana, jangá. 

PILLO. S. m. charrán. 

PIMIENTA. S. f. pispirí, '•} * picante. 

PIMIENTO. S. m. pisjundí. 

PINABETE. S. m. sintirí. 

PINCHAR. V. a. pinsabelar. 

PINO. S. m. sintirí. 

PINTAR. V. a. costanear. 

PINTOR, ORA. S. m. costanero, costanó; f. 
i-ostañí. 

PINZA. S. f. orbrisá. 

PINA. S. f. monda. 

PIOJO. S. m. cliuga, chugáo. 1' * gao, * iuan 
di^ (jarona, - picón. 

PIPA. S. f. grañá. 

PIQUETA. S. f. pinsabó. 

PIROPEAR. V. a. rebridar. 

PIROPO. S. ra. rebridaque. 

PISADAS. S, f. pl. * calcas. 

PISAR. V. a. piíelar. ^< * calcar. 

PISTOLA. S. f. prucatiñí, pruscá. 

PISTOLETE. S. m. * milanés, * turquía. 

PITA. ,S. f. capirimá, capiriraí. 

PITO milicia'. S. m. guajanó. 

PLACER. S. ra. asaseloy, osunchó. 



{acuñada) plubí. 



PLAN. S. m. chanté. 
PLANEAR. V. a. chantear. 
PLANTA. S. t. lo mismo que plan. 
PLANTAR. Y. a. chitar. || (árboles), chitar 

carchtás. 
PLANTEAR, r. planear. 
PLATA. S. 1'. lama, pomí. 

,; * mina menor. 
PLÁTICA. S. 1'. araquerabén, naquerín. 
PLATICAR. V. a. araquear, araquelar, cha- 

ninyar. |¡ * garlar. 
PLATO. S. m. charo. ¡, '" tapio. 
PLAZA. S. f. macará. , ule abastos; masque- 
ró. !; I vacante en la mesa de juego j * ven- 
tana vacía. 
PLAZO. S m. niacaró, resuñí. |¡ * feria, 
PLEGADO, ADA. Pp. m. duitó; f. duití. 
PLEGAR. V. a. duitar. 
PLEITO. S. m. litiguají, lituají. 
PLIEGO de papel. S. m. godogoplé, 
PLIEGUE. S. m. argostín, jirensanó. 
PLOMIZO, (ZA. Adj. m. dojapuí; f. dojapuyí. 
PLOMO. S. m. liripió. 
PLUMA. S. í. poruní, jiuscalí. 
POBRE. S. m. choror, chororó; f. cliororí. || 

' agosio, I pl. chorres, chorrerós. 
POBREZA. S. f. chororipeu, chorreza; erdi- 

cha. 
POCO, CA. Adj. m. flimé, írimé; f. frimí. || 
Adv. flimé, fremitá. I! * picol. |j (poco des- 
pués, poco atrás . Adv. freniita-palal. 
PODER. V. n. arcilar, astisar, asislar. | 
silar. S. ni. ezor. ¡I 'El: S. arciló. 
poder Judicial gachimbastá. 
PODERÍO. S. m. astisiripén. 
PODEROSO, OSA. Adj. m. astisaró, asisloso, 
silaró; f. astisarí, silarí. ¡i * godo, * peru- 
lero. 
POLICÍA. S. 1'. * carga, ^' poli. \\ (Cuerpo de) ^ 

jioliya. 
POLIZONTE. S. m. * cargueño * rodeno. 
POLTRÓN. Adj. m. casñé. 
POLVILLO. S. m. rejí. 
POLVO. S. m. pracó, rejí. 
PÓLVORA. S. f. jurdí. 
POLLINO. S. m. teruoró. 
POLLO. S. m. basuó, chiricló, gomarrón. 
POMPA flujo I. S. i', majoré. 
PONCIO PILATO. S. prop. Brono-Arjeñicato. 
PONCHO. S. m. plastamí. 
PONDERAR. V. a. barresquerar, sardañar. 
PONER. V. a, bestar, bucharar, chibar, chi- 
tar, sinciiitar, sujelar. ii (en orden i sujere- 
lar. II (El que pone los grillos) S. * calcete 
ro. II (lavativas) ''' ajilar. 
PONTÍFICE. S. m. Pontesqueró. 
POR. Prep. per, pre. |i Conj. (porqué Soa- 

qué. 
PORDIOSERO, ERA. Adj. m. clioror; f. cho- 

rorí. r pl. chorres. 
PORFÍA. S. f. lijalí, playí, sila. 
PORFIADO. Pp. ra. parchariqué. 
PORFIAR. V. a, lijar, lijatelar. li querelar 



(£1 



52 



rKKÑ 



PROB 



PORQUE. Conj. jai-wis, »o«. 

porquería S. i. buhigoní, TiiUAÍ, jindi- 



antuvia. 



Dar de repenU 
¡wrta. 



PORRAZO. S. ni. 

lüi ■ antuviar. 
PORT AMONEDA. S. ni. quifobí. ! 
PORTE rn socifd/l<Í. S. ni. gohcró. 
PORTERO 'tV la cnrcfl. S. ni. * disimulo. 
PORTICO. S. in. naniíchoU. 
PORTUGUÉS, ESA. Aclj. ni. lalú; Uy(. 
POSADA. .'^. f. nicsiuia, juicrto, i * percha, 

• ixisunó. * talona. 
POSADERAS. S. f. i»l. rulé. 
POSADERO. ERA. S. m. Uloneró; f. Ulonc 

tí. " comporto. 
POSAR. V. a. chivar. 
POSEER. V. a. ahelar, terablar, garahelnr. 

ii.il'iyar. 
POSESIÓN. S. f. ,tfiicai, oclajiti. 
POSIBLE JP«i. Adv. astis. i Lo, lo que ft 

!ii:i a«tis. 
POSITIVO. S. ni. chachipén, chii>é. Adj. ni. 

i-liinlinó: f. chirdiñí. 
POSTIGO. S. III. lan^'uró. ;i * goli>eio, ' ¡ler- 

ni' lio. 
POSTRAR. V. a. chiliandar, chihnr. 
POSTRERO. ERA. Adj. m. egrcsitón, sogri- 

t'iii : t. sicgritorií. 
POTENCIA. S. f. astisirijtén, sila. 
POTENTE. Adj. m. astisaró, silaró; f. astisa- 

lí, silarí. 
POTESTAD. S. f. czor. 
POTRANCO, CA. S. ni. goró; f. gorí. 
POTRO. S. ni. sauyó. '; ide¡ tormento) ♦ pa- 
rí i ya. ■ torno. 
POZÓ. .'^. ni. fufú, jibilén. 
PRACTICA rf« arte o industria. 



S. f. 



curri- 



l-ii. 



PRADO. .S. ni. ortalainé. 

PRECEPTO. S. ni. difliabanolo. 

PRECIO '/« la proiiitueión. 8, ni. * caída, ♦ 
ciirii, * fairo. 

PRECIPICIO. S. ni. luchi|M''ii. 

PRECISO. ISA. Adj. m. perfin/-; f. jierfiní. 

PRECONIZAR. V. a. r-hiniiiclanificar. 

PRECOZ. .\<ij. ni. fliirijinioy ; f. chirijimayí. 

PREDECIR. V. a. bajíar. 

PREDIO. S. ni. oclajita. 

PREGONAR. V. a. gridar, pucanar, longojp- 
lar. 

PREGONERO. 8. m. probosquí-ró. gridaor. i 
• bratnaor, • calandria. 

PREGUNTA. 8. f. pnchafií. 

PREGUNTAR. V. a. jirucliar, puchar, pucha- 
bar, puf'habflar. ' tn una indagatoria i w\ 

ch.lru. 

PREMATURO, f. precoz. 

PRENDER. V. a. apiolar, ninastrar. UHtiblar. 
PRENDIDO. I'p. m. apioláo. 
PRENSA, .s. f. tronaa. 
PRENSAf? V. a. trcnuar. 
PREÑEZ. .S. f ararí, cambrí. 
PREÑADO, ADA. Pp. ni. canibr<i; i. <aiiiiTi, 
avarii, arafií. 



PREPARAR. V. a. ciiildar. 

amasar alguna rusa • ■. 

fHirn hncfr tramj'as , * l! ,..,,...,. 

PREPUCIO. .*>. Mi. r iiM.tc. 

PRESAGIAR. V. a. rlianacarar. 

PRESBÍTERO. S. ni. t«yorrp. 

PRESEA .•^. f. chiKcrá. 

PHESENCiA. .*>. f. asidiajii. 

PRESENCIAR. V. ¡i. amildar. 

PRESENTADO. ADA. V\>. 111. dclalii; f. dclayí. 

PRESENTAR. \'. a. dilalar, lanclar. 

PRESENTARSE. V. n. andigar. 

PRESENTE. Adj. com. delal (hdar V. an- 

digiir. Al Adv. sejonía. 
PRESENTIR. V. a. bajuchanar. 
PRESIDIO. S. ni l>ero, caltralH». 
PRESO, SA. S. ni. apiolao, • . ' 

f. ¡ijiiol.-i, cstardí. • al: 

• cnrejáo, • treno, con , • - .,^~, 

calzáo. 1¡ CoHMtituinr preso' V. r. • do- 
blarse. 

PRESTAMISTA dr dinrroa los que }Hrdiau en 

ln< I-asas lie jutgo. .S. ni. ' tomajcin. El 

quf /íK-ililal.a dim 

los casas de jufiio 
PRÉSTAMO sobre pii ,..,.. ,■•■.,. .^. 

ni. ' abono, * jircstío. para el juego, mdt 

rl 4 }ior 1 00 de interés . * ribete. 
PRESTAR. \'. a. jirestisnrar. * prestir. 
PRESTIGIOSO. OSA. Adj. m. * godeño; f. go- 

<ii'fm. 
PRESTO, TA. Adj. in. sarniufié; f. sarmuní. i| 

A'iv. .sarniurK', sigo. 
PRETENDIENTE. .\(lj. ni. nianguindón ; f. 

iii,iii;:uiii(iari{. 
PRETINA. S. f. • vencejo. 
PREVENIR. V. a. orotar. 
PREVENIRSE. V. r. alertar. 
PRIETO. TA. Adj. 111. giasnó; f. grasñí. 
PRIMER. PRIMERO. A<ij. ni. brotor. 
PRIMERAMENTE. Adv. brotoboro. 
PRIMICIA. .S. f. brotabuchí, hrotAmuchí. 
PRIMO, MA parietiU'. 8. ni. brotomuchó ; f. 

btoloinuchí. 
PRIMOGÉNITO. Adj. ni. brotochindó. 
PRINCIPADO. S. ni. iiiiuiclayó. 
PRINCIPAL. 8. ni. * godefto, * godo, " 

zo. Adj. m. • luengo, li de la rufin 

* fliflilinl. 

PRINCIPE, ESA. S ni. niancloy, manclayí. B 

p1. III. iiianclayós; I. niaudayísaa. 
PRINCIPIAR. V, a. preaiinelar. 
PRINCIPIO. S. ni. presinielo. 
PRINGUE. 8. f. putirichí. 
PRISA. S. f. Singt». fl)e' Adv. salmoni. !■ 

(^anxxiinr ilf giiiyar. 
PRISIÓN. .*<. I. cctaiilicl, C8t«rii>cl, pandüxi 

* trnb.'íjo, tr.ípana. 
PRISIONERO. S. ni. estardó, sinnstró. * an 

tnj.id. 

PRIVADO. ADA Pp. m. ducaldó; f. ducaldf 
PROBABLEMENTE. Adv. antiil. 
PROBAR. V. a. Injonar, probiaarar. I irl sa- 
bor de alffo' pcsquibar. 



riTA 



PUTE 



53 



PROCEDIMIENTO para hurtar. S. ni. * re- 
gistro. 

PROCESO. S. ni. litiguají, lituají. 

PROCLAMAR. V, a. araqueiar. 

PROCURADOR. S. m. queiesqueró. II ''■ alivio, 
■amparo, * remedio. 1¡ [en contra) * pa- 
drastro. 

PROCURAR. V. a. remachar. 

PRODUCIR. V. a. acabelar, brojanear, jauar, 
molar. 

PRODUCTO. S. 111. brojauén, mibcáo. || pl. mi- 
báes. II (del juego) * graniyo. 

PROFECÍA. S. f. bají. 

PROFESIÓN. S. f. currié, curripén. 

PROFETA, ISA. S. com. bajaly;f. chuanjañí. 

PROFETIZAR. V. a. bajiar, chanacarar. 

PROFUNDIDAD. S. f. otembroliló. 

PROFUNDIZAR. V. a. eiiquerar. 

PROFUNDO, DA, Adj. m. goró; f. gorí. 

PROGENITORES. S. pl. batuces. 

PROLONGAR, V. a, alachinguar. 

PROMESA. S. f. presayé. 

PROMETER. V. a. presayar. 

PRONTO. Adv. sarmuñé, sigo. 

PROPALAR V. a, voltisarar. 

PROPENDER. V. a. quirindar. 

PROPICIO. Adj. ni. panal. 

PROPIETARIO, RÍA. S. m. julay, yejaló; f. 
julayí, yejalá, 

PROPIO, lA. Adj. m. manejó, timiiñó; t'. nia- 
nejí, timuñí. 

PROPONER. V. a. presujerelar. 

PROPORC ONAR. V. a. chomar. 

PROPÓSITO. S. ni. traba. 

PRORRUMPIR. V. a. purelar. 

PROSEGUIR. V. a. plastañelar. 

PROSTITUIDO, ÍDA. Pp. m. arjulipé; f. ar- 
julipí. 

PROSTITUTA. S. f. lea, lumia, lumiasca, lu- 
niiaca. || * daifa. || (vieja do ínfima clase) * 
chaleco, * chaniizona. 

PROTECCIÓN. S. f. furuné, ineriqué. 

PORTECTOR de menores ¡j novatos en el jue- 
go. S. ni. * tutor. 

PROTEGER. V. a. bomborar, furunar, ineri- 

PROVECHO. S. m. requemí, rumeji. 
PROVEER. V. a. maturnar, rielar. i| (de ar- 
mas) artiyar. 
PROVERBIO. S, m. rejelendre. 
PROVIDENCIA (La). S. prop. Teblesqueró. 
PROVINCIA. S. f. chini. 
PRÓXIMO, MA. Adj. com. sumparal, 
PRUDENCIA S. f. bujoní, drun. 
PRUDENTE. Adj. m. cabalicó. 
PRUEBA. S. f. bujofií, hijoní. 
PÚA. S. f. jarrí. 



PUBLICAR, V. a. najibelar, pucauar, vear. 

PÚBLICO, ICA. Adj. m, pirleblico, pucauó; 
í'. pucañí, 

PUCHERO. S. m. picoa. II * piri, || (el cocido) 
pirriá. 

PUDOR. S. ni. lacha, laya. 

PUEBLO. S, m. gau, sueste, pucanó. || '-ga- 
ró, * taragoza. || pl. gáues. 

PUEDE. Adv. astis, !| {Se)_ astis, ll (No se... 
iVo puede ser) Adv, nastis, 

PUENTE. S, ni. perpefií. 

PUERCO, CA. S. ni. bale, baliche, yesanó; f, 
balí, balichí, yesañí. 

PUERCO ESPÍN. S. m. uchubalichó. 

PUERTA. S. f, bundal, burda. || * golpea, 

PUERTO, S. m, burdo. 

PUES. Conj. anda, |j (pues qué) Conj. anda, 
sos, sosqué. 

PUESTA, tí. f. (en el juego) lijalí. 

PUESTO (cuerpo de guardia militar). S, m, 
siuando, 1| (de vender) cachimán, estaña. 

PULGA. S, f, pajuraí. 

PULGÓN. S. m, pujumá, 

PULMÓN, S. m, buqué, parnó. 

PULVERIZAR, V. a. marabear, nacicar. 

PUNTA. S, f, esojié, uchuá, 

PUNTO, S. m, buque, esojié, doga. || (Al y 
en el) Adv. yescotriá, 

PUNTUAL. Adj, ni, prefine; f, prefiní. 

PUNZADA. S. f, punsabela, 

PUNZAR, V, a. pinsabar, punsabar, 

PUNZÓN. S, m. pinsabé. 

PUÑAL, S, m, baraustaré, churí, || * alfiler, 
* atacaor, * baraustaor, * cuadráo, * cua- 
dro, * enano, esmayaor, * secreto. 

PUÑALADA. S. f, * churriazo. 

PUPITRE. S. f, cafidí, 

PURGAR. V. a. menibrecar, 

PURGATORIO. S. m. membrericó, tumbardó. 

PURIFICAR. V. a. niembrecar. 

PURO, RA. Adj. m. chachipiró, nespachiláo; 
f. chachipirá, nespachilá. 

PÚRPURA. S. f. lalané, 

PUTA. V. prostituta. 

PUTERO. Adj. m. pirandón. 



REFRANES. - 33. O SOS ne abela enjayé, pre- 
sas abele pinrés. 

34. Coin se talara e chan panipén, duis 
chumís se talara á or brejé. 



MALDICIONES. -En Seviya te veas buscando 
casa y con el carsáo estrecho, 
Archelaró seas e toa tu casta. 



Q 



QUER 

QUE. Pron. y Conj. sos. | Conj. presas, i; 
(Lo) Pron. nía. I (Lost Pton. junós sor. i| 
El Pron. or sos. 
QUEBRADO, ADA. Pp. ni. aspara)>áo; f. as- 

QUEBRADURA. S. f. asparabañí. 
QUEBRANTADO. Pp. ni. asparabeláo. 
QUEBRANTAR. V. a. asparabolar. 
QUEBRANTO. .S. ni. asparalo. 
QUEBRAR. V. ft. ftspai-abar, Iwidilar, parabe- 

¡;ir. 
QUEDAR. V. ni. busnnicar, niuear, qucilisar; 

iiniquclar. .\ sinarar. , V, a. sobrfsarclar. 
QUEJA, ."n. f. sastcja. 
QUEJARSE. V. r. sastcjarse. 
QUEJOSO. OSA. .Aiij. sastejoso; f. sasUjosa. 
QUEJUMBROSO, OSA. A<ij. m. sastcjoy; f. 

t. Sii>-t"i.i\ Í. 
QUEMADO, ADA Pp. Ml, jarbaráo; f. jadiará, 
QUEMAR. V. a. jachar, jat liarar. 
QUEMAZÓN. .S. f. jáchale 
QUERELLA. .S. f. chicarolari. 
QUERELLAR. V. a. cliicarelar. 
QUERER. V. a. cambiar, camelar, jclar. 
QUERIDO, IDA Pp. n» tronjjo; f. tronga. \\ 
Ln qturüia^ lacroi, lunií, luniicá. 



QUESO. .S, ni. quirá. * formaje. 
QUIEBRA, k». r. asparabafií; liri<]aqu¿. 
QUIEN. \'xy>\\. coin. pl. coinés. 
IQUIEROI Int. .isbátel 
QUIMERA, .s. 1. bcrsejí, chinga. 
QUINQUILLERO. S. m. • andarríos, 

naor. 
QUINTA ca^a de campo'. S. f. sosí. 
QUINTO recluta . S. ni. ])ancherító. 
QUiTAR V. a. nicabar. * talar. \(por fticr- 

za ) ' despalmar. ;! con (rauíjta * espiyar. 
QUIZA. Adv. astis, pre-bají. 



■ lui- 



REFRANES. - 35. Orcán é quirdan-, chinare- 
la .sar iiiofhiqué. 

36. Hnter mola an baste njarré, presas 
balof^ando grcsté. 



MALDICIONES. -Comió te vea de niijit-i é 
pan roll patas, sambnyo. 
Te manlifían pa siem]ire: mar bnchil. 
La Caria l'alcvantc. .. sin que t'énton-. 



R 



RAZO 

RABADÁN. S. m. durotuné. 

RÁBANO. S. 11). reniclé. 

RABIA. 8. f. tornacibá, conché. 

RABIOSO, OSA. Adj. m. toniaciboy; f. tor- 
iiacibayí. 

RABO. S. 111. niamporí. 

RAJAR. V. a. almagrar, chinarelar, espan- 
(lar. 

RAMA. S. f. seiiqué. 

RAMERA. S. f. lea, lumia, lumiasea. || * dai- 
fa, * gaya, * grot'a. ' maraña, "■' marea, * 
marquía, "^^ marquisa, *■ moza del común 
oficio, * moza del partido, * niundúria, * 
pelota, * pencuria, ^ tronga, -^ yegua. 1| 
V. mujer pública y prostituta. \\ (jubilada) 

* rabiza. 
RANA. S. f. dambá. 

RANCIO, cía. Adj. m. arraníé; f. arranfí. 

RANCHO. S. m. * gañipén. || {de gente) pías- 
tañí. 

RAPAR. V. a. nionrabar. 

RAPIÑA. S. f. loyipéii, randipén. 

RAPOSO, OSA. S, m. rubasuncht'; f. ruba- 
smiclií. 

RARO, RA. Adj. 111. corbó; f. corbí, 

RASO. S. m. * liso. 

RASGAR. V. a. asjuirabar. 

RASGUÑAR. V. a. fiaiear. 

RASPAR. V. a. arisojar. 

RASTRILLAR. V. a. opayar. 

RASTRO. S. m. paterán, trail. 

RASURAR. V. a. palabear. 

RATA. S. f. cariiiuñí, oarmuyóii. 

RATEAR {andar al pillaje). V. a. * garbear. 

RATERA le.^condrijol. S. f. carmunicha. 

RATERÍA. S. f. randipén. 

RATERO, RA. Adj. m. orundon; f, orundafií. 
II S. m. randa, randé, randié. || * bajama- 
nero, * aquilino. ¡1 {de bolsillos ' * cicaraza- 
te, * cicatero. || ¡que hurta cutre el gentío) 

* goyero. 

RATIFICADO, ADA. Pp. m. silnó; f. silñí. 

RATÓN. S. 111. jabañúu. 

RAYA. S. f. nevelí, nivel. 

RAYAR. V. a. nevelar. 

RAZA. S. f. rati 

RAZÓN. S. f. baldón, calambricó, diñaste. 

pista. 
RAZONAR. V. n. luujarar. 



REDE 

REAL (regio). Adj. com. brujeal. || (verdade- 
ro i chipendoy. \\ (moneda) S. bruje. 11 * co- 
ba, * boca. II pl. * contentos. 

REALIDAD. S. 1'. cliachipé. 

REALISTA. Adj. com. brujealista. 

REALIZAR. V. a. aquerar. 

REALZAR. V, a. sanlaíiar. 

REAPARECER. V. n. abiyelar. 

REBAJA. .S. f. ostelí. 

REBASAR. V. a. naquelar. 

REBOSAR. V. a. peielar. 

RECATADO. Pp. m. * avis]wío. 

RECATAR. V. n. * engibar. 

RECATO. S. m. parrabie. 

RECAUDADOR. S. m. jaracamaro, jaracam- 
braró. 

RECELAR. V. a. canguelar. 

RECELO. S. m. canguelo, resirió. 

RECELOSO, OSA. Adj. m. casñé, darañoy; 
f. casñí, darafiayí. 

RECEPCIÓN. S. f. sundiñé. 

RECEPTÁCULO. S. m. pigote. 

RECEPTOR. S. m. aloyaró. 

RECIO, lA. Adj. m, silnio; f. silmí. \\ * for- 
nío. 

RECIBIR. V. a. aloyar, ustibelar, ustilar. jj 
* engibar. 

RECIBO. S. m. ustilo. 

RECLAMO. S. m. trebú. 

RECLUTA. S. m. pancheritó. 

RECOGIDO. Pp. m. arrobiñáo. 

RECOGER. V. a. arrobiñar, recabelar. 

RECOGERSE. V. r. ^ retirarse. 

RECOGIMIENTO. S. m. sonsirié. 

RECOMPENSA S. f. plasaidi. 

RECOMPENSAR. V. a. plasarar. 

RECONOCER. Y. a. pincherar. 

RECORDAR. V. a. aiaperar, eiijayar, ojerar. 

RECORTADO. Pp. m. rechirdáo. 

RECORTAR. V. a. rechiidar. 

RECOSTAR. V. a. chitadoniar. 

RECUBRIR. V. a. ucharelar. 

RECUERDO. S. m. enjayé, fachó. 

RECURSO. S. m. arjirú, cliocoronú. 

RED. S. f. relichí, rechibí. 

REDECILLA. S. f. rechibiyí. 

REDEDOR. Adv. crugó. || [en rededor) Adv. 
m. on crugó, retré. 

REDENCIÓN, S. f. mestepé. 



r>6 



1.1. MA 



RK:sr 



REDENTOR S. ih. ¡..- .iiaró. 

REDIMIR. \ . .1 

RÉDITO. S. M diario que daba al 

f.nti<i<io u ' jun/oj * tributo. 

REDITUAR. N .r. 

REDONDO, DA. .\ ij in. nndepé; f. rcndo¡i{. 
REDOMA. S. 1. iiiovate. 
REDUCIDO. IDA. Pp. ni nebaró; f. neb&ri. 
REDUCCIÓN. S. f. nvliarari. 
REDUCIR. V. a. nebani'. 
REEMBOLSAR. V. a. jM>quinelar. 
REFAJO. S. ni. ■ jiunicni*!. 
REFERIR. V. a. liiiiclir, j>cnolar. 
REFLEXIONAR. V. a orobrar. 
REFORMAR. V. a. fornJr. 
REFRÁN. S. m. rejelondre. Vilaodesbaban. 
REFREGAR. V. a. * frisar. 
REFRENAR. V. a. solilwr. 
REFRESCAR. V. a jilar, tapiyelar 
REFUGIARSE huyendo de Ití juxtuia. V. r. * 

;i ■•irralarsf. 
REGALO. S. ni. difli]><^n. 
REGADO. Pi'. in. miuliobcláo. 
REGAR. V. a. iiiucbobclar. 
REGATE S. ni. 7arranatin. 
REGATEADOR. ORA. Adj. ni. zarracatinó; f. 

7-arrac.it ifu. 
REGATERO, ERA. V. rcgateador. 
REGATÓN. S. ni. zarracatín. 
REGIO. Gl^. .\dj. com. brujeal. 
REGION. .S. f. c>Jiini, pu. 
REG'S TRAR. V. a. * barbear, * cachear. 
REGISTRO. S. ni jinoj'. • cHcht'O. 
REGLA. ."^ I. arquisinií, cschaslrá; pacuarí. 
REGLAMENTO S. in. escliastró, 
REGOCIJAR. V. a. ,il( ndar, asaselar, retejar. 
REGOCIJARSE. V, r asasclarse. 
REGOCIJO. S. 111. ahaselo, asasoloy, lalá, 

uSUÜ'llÓ. 

REGRESAR. V. a. linibidiar, trutar. 

RECRESO. S. m. ba<^, limbaé, truta. 

REGÜELDO. S. ni. • taco. 

REGUERO. .'^. ni. canú. 

REGUERA. .S f. canuU. 

REGULAR. Adj. m. itacuAró;f. jtaruari. 

REINA. S. f. beluhl, beruflí, crayisa, ocra- 

yina. 
REINO. S ni. boluFió, bcruñó, chim, esichen, 

Itimé. 
REiR. V. n. fjuirrar, salar. 
reírse. V. r. salarse. 
REJA drarn i'i . .S. f. autnija. |i láf ventana 

' ref'ftfií. fie raic.b'izo ' ''Si-uclia. 
REJUVENECER. V. D. relacrar 
RELACIÓN. H. f pcuelarf. ' Intima) bonati- 

K-.Un. 
RELÁMPAGO. K. in. malunó. 
RELATO. I', ^rlfinón, 
RELIGIOSA. S. f. erajnndí. 
RE..OJ. .S. ni. lorampio. I (de boUillo jiarlo. 
RELLENAR. V. a. oschiclar. 
RELLENO. S. m. pcrelaló. 
REMAR rn f/ilrrat. V. a. * apalear. 
REMATADO. Pp. ni. reniaráo. 



REMATAR. V. a. niatelar, cacarñ'-lar, r«mft- 
r«r. 

REMEDIAR. V. a. chocoroDar. 

REMEDIO. .S. ni i'luK'onó, chocorooü. 

REMIENDO. S. Ill roioré. 

REMISIÓN. .^. f. lii< . o. 

REMITIR. V. a. bicliabar. 

REMO. S. ni. I'lunia. 

REMOZADO. P|>. ni. relacrio. 

REMOZAR. V. a. relacrar. 

RENACIMIENTO. S. ni. repureUrí. 

RENDIDO. Pp- '•'•• cstoriáo, eatoríerd. 

RENDIMIENTO. •'*'. lii cliiniUi-oiailÓ. 

RENDIR. V. a rtrliiiii;,Mr. brojaftear, chiban- 
llar, i'^toriar, rentisarar. 

RENEGADO. S. m. renicáo. 

RENEGAR. V. a. reuicar. 

RENOMBRE. S. m ulugá. 

RENTA. .^ f. brojaíién. 

RENTAR. V. a. brojañear, renii^arar. 

REÑIDO. Pp. ni. tlun;;aráo. 

REÑIR. V. a. chingarar, chicarelar. | * chin- 
gar. 

REO qiu con/Usa su delüc. S. m. * canario. | 
i (qucdeflara en el tormento * cantor. II iqua 
sacaban a la vergüenza pública ' discipli- 
nante de luz. ' ,qut- azotaban en público) , • 
disci]iliiiaiite de j>enca. 

REPARAR. Í-. rcmcitiar. 

REPARTIR. V. a. sicol'ar. 

REPASAR. V. a. renaquelar. 

REPASO. .'^. i.i. rcnaquelo. 

REPETIR tina misma rota. V. a. • golpear. 

REPLETO, ETA. Adj. ni. peieló; f. jwrelí. 

REPOLLO. S. 111. cubí, relaja. 

REPOSAR. V. n. eiiibar-opré, sobelar, sor- 
liar. 

REPOSO. .*^. ni. i-aratnlé, sobindoy. 

REPRENDER. V. a. cliinfíarar. 

REPRENSIÓN .'^ ni. cliiiiga. 

REPRESENTACIÓN rt</í(iníJf«. S. f. ' con- 
trato. 

REPRIMIR. V. a sarlerelar. 

REPROBAR. V. a. coiidenelar, sardenar. 

REPUDIAR V. a. bucliarar. 

REQUEBRAR. V. a. reliridar. 

REQUIEBRO S. ni. rebridaque, 

RESCATE. .S. ni. nicst«|H', 

RESGUARDAR V a. acruftar. 

RESGUARDO. .S. 111. acrufté, nstiló. 

RESIDIR \ . a. sabocar. 

RESISTENTE. Pa. m. sihui; f. silftl. 

RESOLUCIÓN. .S. f. ternariló. 

RESONAR V. a. sinibelar. 

RESPETABLE. Adj. com reblinable. 

RESPETADO. Ip in. ' jayán. 

RESPETAR. V. a. re'ilinar. 

RESPETO, .'s. in. bujín. 

RESPIRACIÓN. S. f. albán, arisp^n. ^csu^«tí. 

RESPIRAR. V. n. arispar, resuftar. 

RESPIRO. S 111. n•s^l^í. 

RESPLANDECIENTE. I'a. m.dutoy; f. duUyí. 

RESPLANDOR .S. in. dut, esyaqué, yaK"^"'. 
yaque. 



ROBA 

RESPONDER. V. a. bi'udelar, rudelar. 

RESPUESTA. S. r. brudilá. 

RESTAR. Y. a. sobresarelar. 

RESTITUIR. V. a. limbidiar. 

RESUCITADO. Pp. m. lepiueló. 

RESUCITAR. V. n. ardiñal-, ardihelar, osti- 
nar, repiirelar. 

RESUDAR. Y. n. sodimiar. 

RESUELTO. Pp. m. aniuisijí. 

RESUELLO. S. m. albán. 

RESURRECCIÓN. S. f, repurelarí. 

RETABLO. S. ni. chalorgar. 

RETACO. S. 111. penaspé, rebrartraqué. 

RETAGUARDIA. S. f. palniandí, pahniichí. 

RETARDAR. V. a. tasalelar, tesuiniar, 

RETENER el naipe al fullero. V. a. * sal- 
var. 

RETIRADO. Pp. 111. rebucharáo. 

RETIRAR. Y. a. rebucharar, recabelar. 

RETIRO. S. m. recábelo. || (lugar apartado), 
recalbiró. 

RETORNAR. Y. a. limbidiar, trutar. . 

RETORNO. S. ni. baé, limbaé, trutá. 

RETORTIJÓN. S. in. alangarí. 

RETRAÍDO Pp. ni. recabáo. 

RETRAER. Y. a. recabar, 'ecabelar. 

RETRAERSE. Y. r. * recabarse. 

RETRAIMIENTO. S. ni. recábelo, rijelú. 

RETRASAR. Y. a. tesuniiar, 

REUNIDO. Pp. ni. acatáo. 

REUNIÓN. S. f. catescá. || (de ladrones) * bir- 
lesca. 

REUNIR. Y. a. acatar, catanear. 

REVELAR. Y. a. pindrabelar. || * buhar. 

REVERENCIA. S. f. aspasarí. 

REVERENCIAR. Y. a. lajariar. 

REVIVIR. V. resucitar. 

REVOLTOSO. Adj. m. * triscaor, * novelero, 

REVOLVER. Y. a. relimbidiar, trutar. Il (dar 
vueltas , revueltisarar. 

REY. S. ni. beruñü, crayí, ocray. |¡ pl. cra- 
yiscs. 

REZAR. Y. a. dabardar, drabardar. 

RIBERA. S. f. culará, cunara. 

RIBETEAR. Y. n. * remoyar. 

RICACHO. Adj. m. " godeño. 

R!CO, CA. Adj. m. astisaró, balbaló; f. asti- 
sarí, balbalí. II * flon'o, * granío. 

RIEGO. S. ra. muchobelaró, rifián. 

RIESGO. S. m. paripén. 

RÍGIDO, IDA. Adj. niitichó;f. niitichí, 

RIGOR. S. ni. griba. 

RINCÓN. S. m. cuna. 

Rlí^A. S, f. bersejí, chicarela, chinga. 

Rio. S. m. len. leste. || * corriente. 

RIQUEZA. S. f. balbalipéu, bestipé, bcstipén 
nianchín. i 

RIVAL. S, m. enorme, dachmanú. | 

RIVALIZAR. Y. a. lijatelar. 

ROBADO (con ganzúa: Pji. * pescáo. II (Al j 
que han] '''■ rastiyáo, * aliviáo, * tocáo. Ii ía i 
quiñu dejan en cueros'' ' en cordobán. 

ROBAR. Y. a. choribar, chorar, ostabar, ran- 
delar. ¡1 * afanar, '■" aliviar, * apañar, '"' ca- 



RUID 



57 



chear, * garbear, * guzmiar, * lepar, * tra- 
bajar. Il I con rater iaj. burear. 

ROBO. S. tu. choro, orondo, ostaibé, ostabéo. 
II * cacheo. II (arriesgado) * presa. || (al asal- 
to) "^ nttaco. II (al asalto sobre seguro] * atra- 
co á la conocía. || (exhibiendo una carta) * 
atraco á la pápira. 

ROBUSTO, TA. Adj. ni. chuyo, manusaló; f. 
chuyí, niauusayí. 

ROCA. S. f. bar. 

ROCIAR. \. a. chobelar. 

ROCÍN. S. m. '" postjyón. 

ROCÍO. S. m. uchó. 

RODILLA. S. f. chanclí. |1 ípara limpiar) 
chanché, 

'ñOQW.V.AS { Estar de) . Y. n. arricielar. \\{lhies- 
(o de '■ arriciáo. 

RODILLO. S. m. ruyistaque. 

ROER. Y. a. jamelar. 

ROGAR. Y. a. brichardilar, brinchardilar, 
mangar, nianguelar, ocanar. 

ROGATIVA. S. f. bricliardila, ocanajanímia. 

ROMADIZO. S. m.jasañí. 

ROMANO, ANA. Adj. m. corpinchobá; f. cor- 
pinchobí. 

ROMERO (¡üanta). S. ni. rumijelé. || (pere- 
grino' tongeleto. 

ROMO, MA. Adj. ni. diñaclé; f. diñaclí. 

ROMPER. Y. a. asparabar, parabelar. 

RONDA. S. f. '' duende. 

RONDEÑO, EÑA. Adj, m. brandaré; f. bran- 
darí. 

ROÑERÍA. S. f. carcañipén. 

ROÑOSO. 1;, ruin. 

ROPA. S. f. fardí. II * jaez. || (larga) * agüela, 

* agueya, '"'- talororé, * conel. II (talar) nu- 
be-baró, talororí. 

ROPAJE. S. ni. fardí, talaror. 

ROPÓN. S. ni. conel. 

ROSA S. f. cugiñí, cujuñí, rují. 

ROSARIO. S. m. dabastró, drobardó. 

ROSTRO. S. m. fila, chiche. |1 * filuché, chu- 
che, * mundo, * porra, * siena, * sierra, * 
tabláo. 

ROTURA. S. f. asparabañí. 

ROZAR. Y. a. chupardelar. 

RUBOR. S. m. laya. 

RUDA (planta). S. f. romanicha, 

RUDO, DA. Adj. m. burjachiqué; f. burja- 
chiquí. 

RUEDA. S. f. ruyipate. 

RUEGO. S. ni, mangúelo. 

RUFIÁN. S. m. gaciié. 1| * aviso, * birlesco, * 
birloche, "^^ engibacaire, * engibaor, * ga- 
yón, * germán, ''jácaro, * jaque, * jayán, 

* león, * rufo, * ruido, * pendencia. II (astu- 
to] * consejo. || (qtie estafa al ladrón] * es- 
tafaor. || (nuevo) * rufo de primer ton- 
sura. 

RUFIANCILLO. S. m. * espadachín, '■''■ rufez- 

no, ''■ rufiancete. 
RUFIANESCA. S. f. * chanfaina, * germana, 

'■' gemianía, ''' hermanía, * jacarandana. 
RUIDO. S. m. ■ tropel. 



PS 



SALT 



SAST 



RUIN. Adj. ni. coil«atu, iinunrdáii; f. oorba- 
ti, nauMnl&Ai. n * ledro. ¡, iroñoaoj m. or- 
ean^: f. r.-xroafti. 

RUINDAD s. I. r.ir(iini]>^n. 11 (dé idea»' ntu- 

RUMBOSO. OSA. Adj. com. jucal, juncal. 
RUSTICO, CA. Aiij. ni. galiU', patulé; ga- 



REFRANES. - 37. A crayi mulo, rrayí «us«rrlú. 
38. Alpandy ta quiiidal^, grobélan or 
daft/'. 

MALDICIONES - Marfist á t'rtjtist« laacuentn. 
Coiia le tencua que <H ar lil>aDÚ. 
De la pufiaiá que U? endiften l< jechcn r\ 

argíii'il. .■ .11 1 ;ilas. 



8ABALAR ,rai: S. f. rccliibf. 

SABANA. .S. f. • alba, • nubol, * paloma. 

SABÁTICO. Adj. ni. cónchele. 

SABER. S. ni. siscabahf'n. 1' V. a. chañar, 

ciíaiular. 
SABIDURÍA. 8. r. clianelerí, sis^abiibt'-n. 
SABIO. .S. ui. rliandt- 
SABLE. .S. ni. janm. I, ' abanico. 
SABOREAR. V. a. pesquibarar. 
SACAR. V. a. inu!>tiriar, niuslilar, sicoliar 

" dfhvalijar. rott \u(ilfzn jonjonar. c/ 

arma iiinstnrii-nr. 
SACERDOTE, ISA. S. ni. eiaipi-, erajai, ttV' 

ii>': (. f-rajayí. 
SACIAR. V. a perelar. 
SACO, CA. .S. ni. fjonó; f. ffoñí. 
SACRAMENTO. S. ni. onipion. 
SACRISTÁN. S. ni. iK-chislá. 
SACUDIR. V. a. biudiarolar, chilar, t-aoln - 

i-;il . 
SAGACIDAD. S. f. jiribí, ficsqui. 
8AQAZ. Adj. ni, jirin<^, rcdonianó; f. jirifu 

rwlonianí. , ' arredomáo. 
8AL. S. f. lov. I! (if pinfra I Ion. II faracúi 

Hardioque. 
SALA. S. I cnmorrá. 
SALAMANDRA y SALAMANQUESA. S. I. Ii i 

iiinti'-liii. 
SALAR. V. a. alonar. 
SALCHICHA ^. \. ff«']{. 
SALERO. S ni. Hardioquí, zandiinga. i * «ar- 

dioquí", * zardioqui. 
SALIDA. .S. r. bundal, nichobcl. 
SALIR V, n. niqniyar, niclicbelar, «i<«l>ar. 
SALITRE S. ni. loncar/'. 
SALIVA. .S. f. phioti. chotiá. 
SALIVAR. V. K, rhiolar, rhotiar. 
SALÓN, r. •.ala. 
SALSA. ,S. f, pormaní. 
SALTAR. V. a. ardifiar, purelar, ftalmuriar, 

•icobclar. 



SALTEADOR. S. m. * drouisU, * orniitabo 
de caminí), .•iallerio, * trojielero. 

SALTO. S. ni. suliiuifií. * vuelo. 

SALUD. .'^. t. I sti]" II. golipén. 

SALUDAR. \ . I ;i'«].:i-.ir, Raludiwr. r ireprtt' 
till me II I- >aliiói.'-ariir. 

SALUDO. S. III. ¡is]:isarí. 

SALVAJE. S. 111. iiiisiic, busnó. 

SALVADO. ADA. I'p. m. í-a.stó; f. saslí. 

SALVAR. V. ;\. bcraibar. df una enferme- 
(/(ui sostar. 

SALVE. .S. í. l>erarlié. 

SALVO. VA. 7-. lalrado. ü m. Adv. atro. 

SALVOCONDUCTO. .S. m. atrojipii. 

SANAR, y . a. cliiliarlaolió, lachar, sastar. 

SANDIA. .S. 1. sunglí. 

SANDIO, día.. Adj. ni. niancanó; f. mancafií. 

SANGRE. ."^. f. arate, i rati. 

SANGUIJUELA. .'^. I', cspirabi. 

SANIDAD. .S. f. cstipcn. 

SANO, NA. Adj. ni. lachó; íastó; f. la<'hi: 

<.;istí. 

SANTIDAD. .'^. f. rnajari|>^n, niaiijarídá. 
SANTIFICADO. ADA. I'p m. iiianjariticio; í. 

iiiaiiiarilicá. 
SANTIFICAR. V. a. manjarilícar. 
SANTiGUAnse. V r. iicminiacharno. 
SANTÍSIMO, IMA. Adj. ni. quiricindoy ; f. qui- 

nsiiidin. 
SANTO, TA. Adj. m. majan-, nianjaK' ; I. 

iiiHiijarí. i¡ /d/íu; ampio nianjaió. 
SANTUARIO. S. m. niarmuchii. 
SARDINA. .S f. ftnrbahí. 
SARGENTO. S. ni. hniA, «aralí. ii i mayor: 

«ar-i... 
SARMIENTO. S. ni. cstorci. 
SARNA. .S. f. m\v\. 7.ira|iia. 
SARNOSO. Ad|. ni. /jirapiíio. 
SARTA .'^. ni dabn'-lio 
SASTRE. S. m. 7,.ira<at!iii. 
sastrería. .S. t. 7AracAtaniá. 



SENA 



SINF 



5y 



SATISFACCIÓN. S. í'. plasarañí. 

SATISFACER. V. a. plalisarar. ;l (deudas) pla- 
sarar. 

SATISFECHO, ECHA. Pp. ni. alendeló; f. 
alendayí. 

SAYA. S. f. clierja, chojiá, cliojindia, clioii- 
já. II * campana, * cubierta, •" pelosa, * i>e- 
yeja, * tapáo, ''' tapaora, '' ta3-áo, 

SAYAL. S. ni. gonó. 

SAYO, S. ni. mándelo. |i * padre, "■ peycjo, 
* sarzo, * tapaor, * vistoso. || í largo) * zas- 
00. II i con faldas Mancas o negras) * sarzo 
de papal. \\!dc Castilla) * say agues. 

SAZÓN. S. f. chiró. 

SAZONAR. V. a. alonar. 

SE. Pion, sú. 

SEBO. S. ni. chupúu, ehuchipón. 

SECO, CA. Adj. ui. bipauioso, jairó; f. jairí. 

SECUNDARIAMENTE. Adv. reblanduv. 

SED. S. 1". japiyí. ¡I I Apagar ia V. tapiyelar. 

SEDA. S. f. quejesá, resimí. ''' alcatife, ■' floja, 
'" liga, ii reciéit sacada del capullo babosa. 

SEDICIÓN, S. f. jestiá. 

SEDICIOSO. Adj. ni. * triscaór. 

SEDUCIR. V. a. pesquilar, pimjiear. 

SEDUCTOR. Adj. ni. pimpí. 

SEGAR. V. a. chinelar. 

SEGUIR. V. a. chalar, plastañar. \\ (corriendo) 
plastarar. | (a una ¡Jersona] * bar-bear. 

SEGÚN. Prep. andiar. 

SEGURAMENTE. Ad. aromalí. 

SEGURO, RA. Adj. ni. techaró; f. tecliarí. H S. 
ni. atrojipú. 

SELVA. S. f. toberjelí. 

SELLAR. V. a. atrojipar. 

SELLO. S. m. atrojí. 

SEMANA. S. f. preluminá, dramiá. 

SEMBLANTE. S. m. chiche, i; =^^ tabláo. 

SEMBRADO Terreno. S, m, ortalanié. 

SEMBRAR. V. a. chibar, pachacarrar. 

SEMEJANTE. Adj. com. tiniufií. 

SEMEJAR. V. a. nichobelar. 

SENADO. S. ni. alenjalá. 

SENCILLO, ILLA. Adj. ni. lachó; f. lachí. 

SENDA. S. f. drnnjí, feda, oroscañá. 

SENDERO, f V. senda), 

SENO. S. ni. chepo. || i'de mujer) * mameyas. 

SENTADO, ADA. Pp. m. besteláo; f. bestelá 

SENTAR. V. a. bejelar, bestar, bestelar. '\iel 
que sienta plaza) * golondrero. 

SENTENCIA. S. f. saplá. ¡I (de tmierte) * no- 
che, * tristeza. 

SENTENCIAR. V. a. saplar, sapelar, sarplar. 

SENTIDO, IDA. Pp. ni. soronjé; f. soronjí. 

SENTIMIENTO. S. m. jurepén, prejenetó, puní. 

SENTIR. V. a. jurepenar, prejenar. ¡i (pena) 
urjiyar. 

SEÑA. S. f. simaché. || (Al que con los ojos se 
hacen) pl. '' guiñarol. || íen el juego, hecha 
por el jugaAor al que tiene enfrente). * be- 
rruguiya, * hacer la ceja. 

SEÑAL. S. f. nevelí, nivel, paterán, reñó, si- 
maché, trail. ¡I (exterior) simaché é abrí. || 
ril. simachías. 



' SEÑALADO. Pp. m. ^' apuntao. 

SEÑALAR. V. a. araquerar, nevelar, quere- 
Jar, ucliar. n "'^ apuntar. ¡I icon el ojo/ "■ gui- 
ñar. 11 fcn el rostro/ "' marcar. 

SEÑOR, RA. S. m. erañó, erañoró, eray, ere- 
rió. 11 f. erañí, erañorí, erayí. || tde casaj m. 
* coime. 

SEÑUELO. S. ni. trebú. 

SEPARADAMENTE. Ad. risgé. 

SEPARADO. Pp. ni. risgé. 

SEPARAR V, a. uicabar, lijar. 

SEPULTAR. V. a. archelar, bucharar, caba- 
ñar, garabar, percabañar, percañar. 

SEPULTURA. S. f. garabuy. 

SEPULTURERO. S. ni. archelaró, garabaró, 
percabaor. , '■■■ plantaor. 

SER. V. s. quesar, quesarelar, sinar, sinelar. 

SER SUPREMO El' S. prop. Terebideré, Un- 
debel. 

SERA. S. f. vero. 

SERÁ. V. s. quesá. 

SERÍA. V. s. quesaría. 

SERIO, RÍA. Adj. ni. sorimbó; f. sorimbá. 

SERÓN. V. sera. 

SERONERO. S. ni. verolé. 

SERPIENTE. S. f. gulistraba, sara]ié. 

SERRANO, ANA. Adj. ill. oroturné, pantolu- 
né; f. oroturñí. 

SERVICIO. S. m. archabaré. |1 (de enfermos) 
asidiapí. 

SERVIR. V. a. archabar, sirvisarelar. |] {fiel- 
mente) archabarar. 

SESO. S. m. crané. 

SESTEAR. V. n. * sornar. 

SETO. S. m. erajardá. 

SEVERIDAD. S. f. griba. 

SEVERO, ERA. Adj. ni. mitichó; f. miticlu'. 

SEVILLANO, ANA. Adj. m. safacoranó; sufa- 
coraní. 

SÍ. Adv. aíirm. oción. !' ■■' rixón, * xión. || 
Pron. r. sé. ! Conj. ungá. 

SIDRA. S. f. peñacoró. 

SIEMBRA. S. f. pacharaquia. 

SIEMPRE. Adv. gajeré, deltó. 

SIEN. S. f. * sierra. 

SIERVO, VA. S. m. lacró; f. lacrí. 

SIERRA. S. f. dañí. 

SIESTA. S. f. sosna. 

SIGLO. S. ni. gré, grey, siclé. 

SIGNIFICAR. V. a. nevelar. 
'SIGNO. S. m. reñó, simaché, chcrdiyí. li- 
restre. 

SILENCIO. S. m. guritanó, zonzí. Int. ¡s-ou- 
sirrél || * ¡soniche!, * ¡sonsil 

SILLA. S. f. abestique, agentibé, bestí, bica. 
''^ siyen. ii {de montar) * estanque. 

SIMPATÍA. S. f. jelí. 
1 SIMPLE. Adj. m. bambané, boniboy, dililó; 
I f. bambañí, bombayí, diliyi. || * mandria, 
* palomo, * saj'agués. 

SIMULAR. V. a. uchararar. 

SIN. Pre|i. bi. 

SINAGOGA. S. f. socreteriá. 

SINFONÍA. S. f. singa. 



60 



SO PL 



SUSP 



8INO. S. ni. Bu»tiri. 

81 NO. (^'onj. uii;;k iianai. 

S'RViFNTE. S. Ill !-u>'«rnJ; f. sucaitÍ. 

SiTiO. S III. ;:4l, MhUnó, eUiio. 

SOBERANO. ANA. Adj. ni. I>rriihú: f. beraftf. 

: .S HI <u lay. crayi; f. ocl»yi, cniyisa. 
SOBERBIA. S. r. arjiirjiifii, tornacilK*. 
SOBERBIO. BIA. Adj. aijujufiu, ajujuriió, ar- 

riiK', siij'crl'io; f arjiijufti, arjufti. 
SOBORNAR. V. a quiIieUr. 
SOBRA. S. f. sobrauíichó. 
SOB ?AR. V. a. Iircjelar. I sobresal elar. 
SOBRE, rnii. cni|>ersó, o|in'. 
SOBRENOMBRE 8. in. avernáo. 
SOBREPUJAR. V, a. dar quinao. 
SOBRESALTADO, ADA. !']>. 111. dandulc; r. 

daiidiiyi. 
SOBRESALTO. S. in. jierplcjó 
SOBREVENIR. V. n. ojircabiyar, sabiiidar. 
SOCALIÑA. S. f. joiijiinó. 
SOCALIÑAR. V. a. jonjanar. 
SOCARRÓN. S. m. j.crdi. 
SOCIEDAD empresa . S. f. rhifiuui. 
SOCIO c'liHrciaL S. ni. chifruinú. 
SOCORRER. V. a. arfilar. i, ' aclioigornar. 
SOEZ. .\'ij. III. bantojo; f. bantoji. 
SOFISTICAR. V. a majolar. 
SOFOCACIÓN. S. f. canri. 
SOFOCAR. V. a. buyclar. 
SOGA. S. I. ' ffcló. 
SOIS. V. b. sai. 
80L. S. III. ocán, cam, orean. || * gura]iandú, 

oriiMiidó. 
SOLAMENTE. Adv. lolcoré. 
SOLDADO. S. III. juiidó, jundiinar, junduné, 

I"idiiiel, solclié, solciií. || • golondrino. 
SOLEAR. V. a. asorr-ar. 
SOLICITANTE. Adj. m. niauguindún; f. nian- 

¡.'Mlll. 

SOLICITAR. V. a. eni]iostinar, logoiiar. 
SOLÍCITO, ITA. Adj. III. ciii|io8unó, orlangú; 

1. orlaiiguí. 
SOLICITUD. S. I. jianchí. 
SOLIDO DA Adj. in. silné; f. eiifií. 
SOLO, LA. Adj 111 g'*lü, gucló, colcoró; f. 

;.'ey(, colfrorí. . Adv. folcorí. 
80LTAR V. a. df8|.andar, meqiiclar, me- 

quTar, naliclar, sublimar. 
SOLTERO, ERA Adj in. lacrizuclo, lacroiTÓ; 

I. ia'Torrí. 
SOLLOZAR. V. II. orobiar. " 

SOMBRA. S. f jiarfn. 
SOMBRERO. S ni. castorró. |1 * gavi(Sn, • 

I' >iii(iit<>, ' toclio, • tejáo. ii (hongo cata 

.lio. 

80METER V. a. cstoriar. 

80M08. V. 8. BÍmo. 

80N V. 8. »en. I S. m. «en. 

80NAR V. a. «imbclar, voltisarar. 

80NID0 I. non. 

SONREÍR. V. n. j.irrar. 

80PA S í. jibirbA 
SOPLAR. V. 

bufar. 



íbuiiiasquorar, biioanar. , 



SOPLÓN S m. bucanó, chivato || * «Itaui» 
co de cul|ut8, * abanico del infu-ruo, * bra- 
món, * bufaire, ' bulio, * chola, * |>ai*4- 
^ayo, * viento. 

SOPORTAR. V. a. arguiar, arjurar, urjiyar. 

SORDO, DA. Adj. 111. cajucó; t. cajuquí. 

SORTEO. S. III. bustirí. 

SORTIJA. S. í. angublró, chuquí, cliuquín, 
cliiisquíii, quiliyó. * gaiígui. 

SOSEGAR. V. a. dcsquihar. 

SOSIEGO. S. III. deaquibo. 

SOSPECHA S. f. • esjiina. 

SOSPECHOSO. Adj. in. * ajuiiitái), * avi»- 

SOSTEN S. Ill i)iiijaií. 

SOSTENER. V. a. aniiÍH-lar, tcrablar. 

SÓTANO. S. m. turnia. 

SOY. V. 8. sis, sinelo. 

SU. l'ron. 8un. 

SUBIR. V. a. a{difkar, encalomar. |! * cng»> 

liiar. 
SÚBITAMENTE. Adv. yeseolriá. 
SUCEDER V. a. anacar, diundear. 
SUCEDIDO I']!. 111. chuildeo. 
SUCESIVAMENTE Adv. an bega(. 
SUCESO. S 111 (liuiidaní, queidí. || * baiU. 
SUCIEDAD. S. f. fulaní, jiiidi|>én. 
SUCIO, A. Adj. ni. jindó; f. jiudí. 
SUCUMBIR. V. n. nierar, penir, petrar. 
SUDAR. V. II. sobradar, sodimiar. 
SUEGRO, GRA. .S m. iluoó, i^ucú; f. nuquf, 

ftuquí. I! (suiíjra de la viujcrj dai ye rom. | 
suegra del marido dai je lomí. 
SUELDO. S. m. jayeré, plasarí. 
SUELO. S. m. clicn. 
SUELTO, l'i" '»• ' correntio, 
SUEÑO. S. III. sobindoy, sornindoy. 
SUERTE. S. f. bají, sustirí. 
SUFICIENTE iScri. V. a. brejelar. 
SUFRIDO, rp. 111. urguifiáo, 
SUFRIMIENTO. S. 111. briclialip<''n. 
SUFRIR. V. a. urguifiar, briclialai. 
SUJETAR. V. a. cliiguatar, ¡landelar, sai te- 

nlar. achangar. 
SUMERGIR. V. a. niaturnar, rielar. 
SUMISIÓN. S. f. chiniusolanó. 
SUMO ORADO I Kn . Adj. com. baribustré. 
SUPERCHERÍA. S. f. joiijanipén. 
SUPERIOR. Adj. m. batí'', baró; f. h&rí.W (El) 

S. 111. solar. 
SUPERIORIDAD S. f. ]>eó. 
SUPLICA. S. f. brjnhardilá, mangúelo, oca- 

liujlliiia 
SUPLICAR. V, a. brichardilar, brinchardilar, 

iiiitli;{il('liir. 
SUPLICIO. S. m. coripén. |1 * peligro, 
SURGIR. V. II. pU]>olitr. 
SURTIDOR. S. III. jabí, jahiqu^. 
SUSCHAR }^r)idenciaii. V. a. fufiar. 
SUSPENDER. V. a. sustílar, tcHiiiiiiar. 
SUSPENSIÓN. .S. f. suttilá. 
SUSPICAZ. Adj m. * avispáo. 
SUSPIRAR V a. jiiiiilar. 
SUSPIRO. S. III. jimilc, jimilojr. 



TANT 



TEND 



61 



SUSTENTAR. V. a. terablar. || (alimentar) 

jiarbarelar. 
SUSTRACCIÓN artificiosa. S. f. jonjanó. 
SUSTO. S. m. arisbán, drá, perplejo. 
SUTIL. Adj. m. ^^ pulió. 
SUTILEZA. S. f. * chanza, * chanzaina. 
SUYO, YA. Pron. rn. desqueró; f. desquerí. I| 

pl. m. desquerós; f. desquerías. || sun, en 

m. y f. 



REFRANES. - 39. Sen chorrís as quiribís, bus 
penan as chacunís. 

40. Chavoró bi duquipén, bata bi jelén. 

MALDICIONES. - Pleitos tengas manque los 
gane; arcarde é las moscas. 

Tricornio te güervas; malita sentraña. 
Mala sanguisuela te s'atraviese en er 
gasuate. 



TABACO. S. m. plojorró, trujan. 

TÁBANO. S. m. niachin. 

TABARDO. S. ni. conel, plastanió. 

TABERNA. S. f. chiscón, tasca. || * alegría, * 
bayunca, * fondela, * tascjuera. 

TABERNERO. S. ni. * buñaor. 

TABIQUE. S. m. qiiiribé, umú. 

TABLA. S. f. pal. 

TABLAJERO. S. m. masesquireró. 

TABUCO. S. m. cachimán, estaño, chiscón. 

TACAÑO, AÑA. Adj. nr. corbató, jacanó; f. 
corbatí, jacañí. 

TACO, S. m. bartraqué. 

TACTO. S. m. pajaboy. 

TAFETÁN. S. m. * liso. 

TAHONA. S. f. orchiní. 

TAHONERO. S. m. orchiueró. 

TAHÚR [que jugaba sin atención), S. m. * 
cabayo. || [que terciaba en el juego) * bre- 
chaor. i| {que juega por y con dinero de otro) 
* dancaire, * danzaire. Il (de feria, que ga- 
naba el dinero a los mercaderes) * doniye- 
ro. II (que jugaba de media noche para arri- 
ba) * modorro, ó * de la modorra. || (que 
en la cat^a de juego facilitaba dinero a los 
que perdían) * prestaor. || (que gustaba ju- 
gar sin ruido) * teniplón. 

TAIMADO, ADA. Adj. m. * negro; f. negra. 

TAJAR. V. a. chinar. 

TAL. Adj. com. andoba, andoya, caba. || (Un 
tnl grado) Adv. trinchí. 

TALADRO. S. m. bascurrí. 

TALEGO, EGA. S. m. gonó; f. goñí. || (largo 
y angosto para dinero) * culebra. 

TALISMÁN. S. m. bar-lachí. 

TALMA. S. f. plasta, plastamí. 

TAMBIÉN. Adv. niatejó, tramistó. 

TAMBOR (el que le toca). S. ni. guaja. 

TAMPOCO. Adv. tranflimá. 

TAN. Adv. tran. 

TANTEAR. V. a. chantear, pesquibelar, ten- 



tisarar. || * ondear. 11 (para robar) * bar- 
bear, * hondear. 

TANTEO. S. ni. chanté. 

TANTO, TA. Adj. m. trinchó; f. trincha. Ii 
pl. m. trinchós; f. trinchas. || Adv. trin- 
chí. 

TAPADERA. S. f. tapisalera. 

TAPAR. V. a. ucharar, uchurelar. 

TAPIA. S. f. quiribé, yustiqué. 

TARDAR. V. n. tasabiar. \\ {mucho) tasiabar. 

TARDE. S. f. tasarden. il Adv. tásala, tasatá. 

TARDÍAMENTE. Adv. on tásala. 

TAREA. S. f. * faena. 

TARJA. S. f. * tarquía. 

TARRO. S. m. moyaté. 

TAZA. S. f. dubela. || * plantosa. |1 (pequeña) 
subulmí. 

TE. Pron. tacué, tué, tute. 

TE. S. m. ten. 

TECLA. S, f. pajabí. 

TECHO. S. m. trasardó. 

TEJA. S. f. oleñá. ¡I * comba. 

TEJADO. S. m. trasardó. II *■ techáo. 

TEJEDOR, ORA. S. ni. alaquinó; f. alaquiní. 

TEJER. V. a. alaquiar. 

TEMBLAR. V. n. dajirar, jirear. 

TEMER. V. a. canguelar. 

TEMEROSO, OSA. Adj. m. darañoy, jindo- 
né; f. darañayí, jindoñí. 

TEMOR. S. m. arasnó, canguelo, darañalí, 
dra. 

TEMPESTAD. S. f. buró. 

TEMPLO. S. m. cangaripé, cangrí. || * altana. 

TEMPRANO. Adv. sigo. 

TENACILLA. S. f. orbiisá. 

TENAZ. Adj. m. parchariqué; f. parchariquí. 

TENAZA, S. f. modraga. II pl. * dentonas. 

TENDER. V. a. bucharar, chibar. || (la espal- 
da) chitadomar. 

TENDERO. S. m. * boticario. 

TENDUCHO. S. m. carniunichcá. 



TISO 



TRAE 



TENEBROSIDAD. S. f. turonigón. 
TENEBROSO. OSA A'lj iii. Iiruquiló; f. bru- 

.JUJ\ 1 

TENER. V. a al.cUr, teraliUr, terehltr. 

• riiir. • h»liiyar. 
TENTACIÓN. S. f. bajamlwrí, l»«j*nil>aní, 

trrmpndu. idel diabla cliungali]>^n, 

rliiiniraló. 
TENTADOR. \<i}. nj. l>»jiinil>ó. 
TENTAR. V, a. I>ajani)>*r, ix-squilar. II tcnti- 

'■ATliT. 

TERCEROLA. S. f. rebrartraqiu-. 
TERCIADO mafkete . S. ni. * dc8<MU'riiaj»a- 

(jlaslros. 
TERCIADOR rn f1 juego. S m. • brcclia. 
TERCIANAS <•<' "i(i/r<i* S. f. trinas latías. 
TERCIAR - <i ■! j^'t'iv. V. a. • brcnliar. 
TERCIO. A. Aiij. III. trino; f. trina. 
TERCIOPELO. .S. ni. * Ixyyío. 
TERCO. CA. 1 . reuní. 
TERGIVERSAR. V. a. >;ardar. 
TERMINACIÓN. S. f. :;t('sitón. 
TERMINAR. V. a. lialiuar. 
TERMINO. S. 111. ;.'ic8il<>, niacaro, vuquc, te 

in'|.!eoo. " anda. 
TERNERO. ERA. S. ni. cliajnní; f. cliajurí. 
TERQUEDAD. .S. f. plaví. 
TERRADO. S ni. <>urrandéa, varidí. 
TERRAZA, r. tfirndo. 
TERREMOTO. S. ni. joliliniotó. 
TERRENO. S. ni clicn. ; tstrrcohido grofti- 

■ •i.-n. 
TERRÓN df tierra. S. ni. * terroso. 
TERROR. S. ni. dal, esi»ajii. 
TESORERÍA. .S. f. jilasarará. 
TESORERO. S. 111. mauserú. 
TESORO. .S. ni. inauchíu, niausín. 
TESTÍCULO. S. ni. jaiircyé, ]«lí. • angle. 
TESTIGO. .S. ni. difiíaró, ninrliiró. 
TESTIMONIAR. V. a or|iinji|>Hr. 
TESTIMONIO. S. ni. orpinjií'í, niacliiriá. 
TETA. S. I. (-liciiij, cluK-haí. 
TI. i'roii. tacnu', Inn, tm*. tuti'-. 
TIEMPO. S. m. fliiró, gre»»'. A un Adv. 

'■■.iXAUt-. 

TIENDA. 8. f. cHtafia, caoliiniani, jercinani- 
I lia. df comestibles' ' botica. ; {de Jerin 
' jardín. 

TIENE que... ■ .Modismo jonU'. 

TIERRA. S. f. olicn, jolilí, oliiqui^n. ' blanen 
:;arat*. I de drqraría jerez. 

TIESO. ESA. Adj.' m. tibaó; f. tibayí. II • r. 

t'llil't»-. 

TIJERAS. .S. 1. cachas. * hermanas, • nioi- 

ii'nt<«. 
TIMO. S. ni. |)en<'liicardá. 
TlMioo. S. ni. • oveja. 
TINAJA. .S. f. lucrarrí. 
TINIEBLA. S. f. raí-hf. 
TINTA. .•< ). orantf. drant<^. 
Tinte. S. tn orant/-. 
Tintero. .•^. m. dnfKin, tinttrí, terinduy. 
Tiña. ^. I. t<l. 
TiAoSO. OSA. Adj. ni. telólo; I tcloyí. 



TIRA. 8. I 1>ÍH)>otii¡it. 

tiranIa. .^. f. [.«niorijíín. 

TIRANO. 8. ni. ¡•aiuiflaró. 

TIRAR. V. a. bucharelar, tarrascar. 

TIRITAR. V. n. jiroar. 

TIZNAR. V. a. quichardilar. 

TOCA de mujer. 8. f. * encarruja, • encartu 
jao, • vergüenza, l ,deredi • redejún, * 
sarmentera. 

TOCADO de mujerei. S. ni. * volante. 

T0CAMIENT0.8. m. ]iajal>ah(. " idcthonetto 
l.,ijaii«(irí. 

TOCAR. V. a. ¡lajabar. ;i , obaeenamenU ba- 
jíiiiit'ftr. 

TOCATA. S. f. ¡«ajal'í. 

TOCAYO, AYA. Adj. ni. bajambayó; f. ba- 
jiiiiil'ftya. 

TOC:no. 8. lu. balebá, balibá, balichón, íe- 
lo. ycsanó. I! * balicho, • murceo. 

TODO, DA. Adj. in. «aró. aaré; f. saií 
sjifis. Todo Cnanto; Todo lo que shi 

TODOPODEROSO El . 8. m. prop. T... . 
di.-. 

TOLERAR. V. a. urguifiar. 

TOMAR. V. a. liyar, ustibar, ustilar. 

TOMATE. 8. ni. Iol«^. 

TONTO, TA. Adj. com. jilí. ni. dililó, Itoni- 
tmy, iiiancanó: f. diliví, bonibayí. |i • bar 
liiji. ' Illanco, • mandria. 

TOQUE. S. 111. jiajalií. 

TORCER V. a. * entornar. 

TORMENTA. S. f. buró. 

TORMENTO. 8. 111. achare, cori¡>¿n, jachare, 
jure[»én. • ansia, • peligro, * preaa. i 
i Aparato de • molino. |! (las prinuroi 
cueltns de cordel que da el rerdngoi * pri- 
mer fle8con<icrto. Al que se lo dan y niega 
' sufrió. de justicio * torneo. 

TORO. 8. ni. juní, burel. 

TORPE. Adj. com. pótala. 

TORRE. S. I. iermcnicha. * alta. 

TORREÓN, r. torre. 

TORRENTE. 8. m. sisní. 

TORRIJA 8. 1. lilichijá. 

TÓRTOLA. 8 f. ^'ol.arey. 

TORTUGA. .<. 1. :ilí»)>llillé. 

TORTURA (/(/ (iijiKt. S. í. • ansia. 
TOS. S. I. jas. 
TOSCO. CA. t'. burilo. 
TOSER. V. a. jasar. 
TOSTAR. V. a. quorabar. 
TOTALMENTE. Adv. Hari', Haró. 

TRABAJADOR, ORA. Adj. 111. curato, rand) 

fiiiii>; (. riiriirí, randifiarf. 
TRABAJAR. V. a. cnrclar, currclar, randi 

fini, raiidiftelar. I¡ peno$a, ansiosamente 

<'lmabnr. 
TRABAJO. 8 ni cúrrelo, curri|>én, trejunó, 

triiccaiii'. 
TRABAR. V. a, a|iiolar. 
TRABUCO. 8. III. pe^af^p!*. 
TRADUCIR. V. n. drutcluecliar. 
TRAER. V. .1. ii(i\t.«lnr, lanar, lanelar. ' * 

portar. 



TRIÜ 

TRAFICAR. V. a. paiuguelar. 

TRAGAR. \'. a. guiípiñar, tiajelar. 

TRAGÓN, ONA. Adj. iii. jayipón; f. jayipiñí. 

TRAICIÓN. S. 1'. '■'■ revesa. 

TRAIDOR. S. 111. biingaló; f. sungayí. || * 

zaino, 
TRAJE. S. 111. jaez, talororé. 
TRAJINANTE. 8. 111. jenumbró. 
TRAMA. 8. f. tiajatá. 
TRAMPA. S. f. rapa. ¡¡ (para cazar/ trebii. !] 

'■' ritijí, * tira, n (en el juego j * bayestiya, 

* berrngueta, * cortaiyo, * panderete, * 
raspa, '■'- raspaiyo, '■■ redoblón, * tarat'a. || 
(en el juego de naipes: ■■■ ala de mosca, * ar- 
ma, * el colmÍ3'0, * el hacha, '' espejo de 
Claranionte, "^ flor, '■ humiyo, * irse ó * 
hacer una ida, * la sierra, * panda, * re- 
ten, '■■'■ tira ,; (Hacer en el juego de naipes) 

* dar lamedor. 

TRAMPOSO en el juego. Adj. m. * arma, * 

brechero, * cierto, " fuyero, * taquin. 
TRANQUILIDAD. S. tril'uscó. 
TRÁNSITO. 8. ni. naqueló. 
TRAPERO. S. in. anguitarro, jitarroró. 
TRAPO. S. ni. jitarró. 
TRAS, l'rep. palal. 
TRASERO. S. m. bu, huyate, rulé. 
TRASLADAR. V. a. naquelar, chasar. 
TRASPASAR. V. a. velar, naquelar, salniu- 

ñar. 
TRASPIRAR. V. n. sobradar. 
TRASTROCAR. Y. a. * camodar. 
TRATADO. S. m. lia. 
TRATAR. V. a. caremar, niujarar. 
TRAZA. S. f. chanté. || (de ladrón) * aqui- 

leño. 
TRAZAR. V. a. chantear. 
TRETA. S. f. ■' zangamanga. 
TRIBUNA. .S. f. inardicholá. 
TRIBUNAL de justicia. S. m. jarsiá. 
TRIBUTO. S. m. costiñí. 
TRIGO. S. m. gí, guí. li * grito. 
TRINIDAD. S. í. trimurtí. 
TRIPA. .S. f. porriá. |i pl. porriás. 
TRISTE. Adj. m. charaburó, mulanú; f. cha- 

rabarí, niulañí. || fané en ni. y f. 
TRISTEZA. S. f. cliaraburrí. ü * noche. 
TRIUNFAR. Y. a. " garlear. 



TUYO 



G3 



TRIUNFO cu el juego. S. m. *' garleo. 
TROCAR. Y. a, jiurrubar. || (alhajas) gardar. 
TROJE. í?. m. malabay. 
TROMPETA. S. í. pumetelí. || [del verdugo) * 

vigilia. 
TROMPO. S. f. eni brota. 
TRONAR. Y. imp. luriandar. 
TRONCO. S. m. tronfaró. i! (grueso) tronfa- 

rc'iii. 
TRONO. S. m. bestí. 
TROPA. S. f. jundunaré, |; de corchetes) * gu- 

ruya. 
TROPEL. S. m. chuma, plastañí. \\(Ení Adv. 

calaré. 
TROPEZAR. V. a. chundelar, chupardelar, 

raehelar. 
TRUENO. S. ni. luriandó. 
TRUEQUE. S. m. paurripén. 
TRUHÁN. S. m. pérdi. 

TU. Pron. poses, tun. il pl. m. tirios; f. li- 
rias. 
TÚ Pron. pers. tucué, tué, tute. 
TUERTO, TA. Adj. ni. eocorroró; f. cocorrorí. 
TUMBA. .S. f. comba. 
TUMBAGA. S. 1'. chuquí, justiá. 
TUMBAR. Y. a. petiar. il * bolear. 
TUMULTO. S. m. chuma, grescajó. !! * mará, 

maraña. 
TUNANTADA. S. f. chaná, jangá. 
TÚNICA. S. f. conel, gaté. 
TURBACIÓN. S. f. darañalí, darahó, 
TURBAR. Y. a. canguelar, ¿arañar. 
TURBIÓN. S, m. felegó. 
TUYO, YA. Pron. com. tun. II m. tiró; f. tirí. 

¡i pl. m. tires; f. tiriás. 



REFRANES. - 41. A manjaró dujó, sar ne dra- 
bar ó quesa plasararó. 

42. Diquela condarí ou aquí averí, ta na 
dica á chirirí desquerí. 



MALDICIONES. - Cargáo te veas por dos ce- 
viles. 

Que te nombren cartero y te iayes bar- 
dáo. 

Hora é salú no tengas mentra vivas. 



u 



VALL 

U (""iij. o. 

UBRE. S. f. cluichai. 

UFANO. ANA. Adj. Ml. alonrloj ; alendsvi 

ULCERA. S. I. chinibi-n. 

ÚLTIMAMENTE. Adj. scgritüñi. 

ULTIMAR. V. a. esoarfielar. 

ULTIMO. IMA. A<lj 111, egresitón, segritón;!. 

se;;rit..fii. 
ULTRAJAR. V. a. ourarar, ultrajisarar. 
UN. Art. :n. yes; f. yt-qui. j'l. in. yequ>'s: f. 

yequis. 
UNA d '. Adv. caUíié. 
UNGIDO. P|> M). anipiáo. 
UNGIR. \ . a aiii]iiar. 

UNGÜENTO. S. in. ami>ioleto, amjiio-lacho. 
UNICO, iCA. Adj. m. beico, colcoré, eolcorú; 

t. in-iijuí, colcorí. 
UNIR. V. .a. diñobplar. 
UNIVERSO. S. m. proj». Burdipén, Pu, Sue- 

tí. .Sundarhé. 
UNO, NA. Adj. ni. ycqué; f. yequí. u \<\. ni. 

yctjnés; f. yoquí.s. 



VKLA 

UNTADO. I', ungido, 

UNTAR. V. a. ampielar. 

UÑA. .'<(. 1. fiai, turra. * haba. |{ pl. haU. Ilrpo» 

nt COI tur la Lolsa ' percha. 
URBANIDAD. 8. f. jwrrablé. 
USAR. V. a. daracar, niujarar. 
USlA. .S. <-oni. ostría. 
USO S. III. daracú 
USTED. S. loni. ostré. 

UTILIDAD. S. I. brojañéu, gaoisardí, rumejí. 
UVA. S. t". dracá, traquiá. 1! pl. * garuy&s. 



REFRANES. - 43. Jelén é chavó, pañí an cor- 
nicho. 

44. A vardas lilis, gestas cajuoaís. 



MALDICIONES. - Mar ladriyaso te parta lo 
(iicIUcs. 

Di' los amigos te ties, mar gachó. 



V 



VACA. .^. I. Miri, jiirí. 

VACIAR. \. a. baniraliar, batanar. 

VACIEDAD. S. f. chichi, 

VACÍO. lA. Adj. m. liché; f. lidií. 

VADEAR V. ¡1. banagcar. 

VAGABUNDEAR. V. n. garandar. 

VAGABUNDO. DA. S. m. gurandón. || Adj. ni. 

bu'hacay; f. bochacayí. 
VAGO. .*>. ni. garandón. || /«i)i oficio) * caHón. 
VAGÓN S. ni. urdón. 
VAINA. S. f. chilicii. 
VALE. S m. mola, mole, ¡lajiirí. 
VALENTli. S. r. lernariló. 
VALENTÓN, ONA. Adj. m. biit«jcnití ; f. bu- 

lijcrfií. • terne, * ternejal. 
VALER. V. n. molar, olaccrar. 
VALEROSO, OSA. Adj. ni. orchiquiuo; i. or- 

«■lii'jiiifií. 
VALIENTE. Adj. com. terne. Ii ni. i>erbini!'; f. 

pcrhiñí. ■ bravata, • matante. || i f'l que 

prctHiiif ilr... $in serli) ' fanfarrón. 
VALONA fh pul. .S. f. niochí. 
VALOR. S, m. orqnidén, orchiquién, tcrnariló. 
VALLADO. H. m. qnirilMÍ. 



VALLE. .'^. 111. butrón, recle. 

VANIDOSO, OSA. Adj. tn. bujiné; f. bujifi(. 

VANO, NA. i. vanidoso. 

VARA .S. t. ran. ; medida yerran. 

VARAPALO. S. ni. ' fustanque. 

VARETA V VARILLA S. f. raneta. 

VARIACIÓN. .S. I. purrultijién. 

VARIAR. V. a. jmrrubar. 

VARÓN. S. m. jeré, nianú, gaché, ron, roma. 

pl. mani'icfs. 
VARONIL. Adj. m. manusaló;f. manu'^ayi. 
VASO. S. m. bursariqui^ gachat^, gote, sal- 

quero. II (de noche/ escarque, picote. ; * 

plantóse. 
VASTO Adj. ma bare. 
IVAYAI S. f. ¡medí! 
VE. \'. iniper. cbii. 

VECINO, iNA. Adj. m. contiqué; f. contiqm. 
VEDAR. V. II. nicnbelar. 
VEHEMENCIA. S. f. jar 
VEHEMENTE. Adj. 111. care; f cari. 
VEJAR. V, a. tiajfttar. 
VEJEZ. 8. f. purnní. 
VELA. S. f. mermeyí. |i ' plaintu. 



VÍBO 



VOCE 



65 



/ELAR. V. a. ucliarelar. 

•ELETA. S. f. diqueleta, 

^ELÓN. S. ni. dnndisqueró, dundiló. 

VENADO. S. m. bajilaché. 

\/ENCEJO. S. ni. arrijé. 

VENCER. V. a. arosipar. |! * dar quinao. 

VENDAR. V. a. pandebrar, ucharelar. 

VENDEDOR, ORA. S. m. bisnaró;f. bisnarí. |I 

(ambulante} ■'■ anda ríos. |] (eji las coimas, 

de joyas y prendas, cobrando un tanto en 

cada suerte) * maniquéo. 
VENDER. V. a. binar, pnlir, venar, binelar. 

II (al fiado) jerbayar. || * bisnar. 
VENENO. S. lu. draó. 
VENERAR. V. a. bujirar. 
VENIDO, IDA, Pp. m. abiyáo; f. abiyá. 
VENIR. V. a. abiyar; perar. 
VENTA. S. f. bisna. || (parador) * talona, * 

confusión, * puerto, * tirana. 
VENTANA. S. f. felichá, berdacuñí. || * alta, 

* clariosa, '" luminaria, * recaní, * ventosa. 

II (con reja ) "■' tirana. 
VENTERO, ERA. S. m. talonaró; f talouarí. 
VENTOSEAR. V. n. rilar. 
VENTURA. S. f. bisnajura. || (Buena) bají. |¡ 

(Por) Adv. prebají. 
VER. V. a. apicharar, dicar, endiear, gui- 
par. 
VERANO. S. m. canriano, nilay, yacunó. 
VERAS [De). Adv. ziiualí. 
VERAZ. Adj. com. chipendí. 
VERDAD. S. f. chachipé, cliachipén, cliacliu- 

nií, chipé, chipén. || pl. chachumís. || (En) 

aromalí, zimalí. 
VERDADERAMENTE. Adv. aromalí. 
VERDADERO, ERA. Adj. ra. chachipenó, chi- 

pendoy; f. chachipeñí, chipendayí. 
VERDE. Adj. coin, bardoií. 
VERDOSO, OSA. Adj. m. bardroy, baldroy, 

bardry; f. bardrayí. 
VERDUGO. S. m. anaoz, buchil, chenniararó. 

il * bederre, * boche, * bochín, * falso, * 

ganzúa, * gurréa, * mochín. 
VEREDA. S. f. drunjí, oroscañá. 
VERGA. S. f. magüé, quilé. 
VERGÜENZA, S. f. lacha, laya. 
VERIFICAR. V. a. querclar. 
VERRACO (cerdo). S. m. eriñé. 
VERTER. V. a. bardrabar, butanar, 
VESTÍBULO. S. ni. nardicholá. 
VESTIDO. S. TU. jaez, talororé. II * adorno. || 

(velloso que usan los ladrones) * pedro. 
VESTIMENTA. S. f. talaror. 
VESTIR. V. a. talarar, chibelar, chitelar. 
VETA. S. f. busjí. 
VETE. V. imper. chai. 
VEZ. S. f. begaí, chiró, chumí. 
VÍA. S. f. drunjí, feda. 
VIAJE. S. m. drun, druné. 
VIAJERO, ERA. S. m. mostarbán; f. mostar- 

bafií. 
VIANDA. S. f. jayipén, maas. II * niuqui- 

ción. 
VÍBORA S, f. virbirechá. 



VICARIO. S. m. prntoboló. 

VICIO, tí. lu. odisiló. 

VICIOSO, OSA. Adj. m, odisiloy, odisiloso; 

f. odisilayí. 
VÍCTIMA de un robo. S. f. * barbalote. 
VIDA. S. f. charniqué, chipén, ochibibén. || 

[conducta) puchel. 
VIDRIO. S. m. dinastré. 
VIEJO, EJA. Adj. m. puré; f. purí. || (Muy) 

puro. 
VIENTO. S. ni. barbal, barban, bear, carbán. 

II (frío) gris. 
VIENTRE. S. m. poriá, trupo. 
VIGA. S. f. condarí. || * gaidá. 
VIGILANCIA. S. f. dicañí. 
VIGILANTE. Adj. m. dicabelanó; f. dicabe- 

lañí. 
VIGILAR. V. a. dicabelar, dicavisar, dique- 
lar, orlangar. 
VIGILIA. S. f. cotúbia, 
VIGOR. S. m. sislí. 

VIGOROSO, OSA. Adj. m. sisló; f. sisyí. 
VIL. Adj. m. hantojó, nausardán; f. bantojí, 

nausardauí. ¡I * engibaor. 
VILEZA. S. f. bachurrí, nausardipén, nau- 

sardeza, chinoriá. 
VILLADIEGO {Tomar las de). V. a. * coger 

las del martiyáo. 
VINAGRE, S, m. molsoré, 
VINO. S. m. mol. II * cáramo, * pío, * tiple, 

* turco. II (mosto) mostagán. \\ generoso) nio- 
lipor, 

VIÑA. S. f. eresí, erisiá, resí. 
VIOLAR la mujer. V. a, orchilar. 
VIOLENTAR. V. a, * espaldar. 
VIRGEN. Adj. com. debía; f. rúa. Ii (La Vir- 
gen María) Ostelinda, Temeata, Debía Te- 

meata. 
VIRGINIDAD. S. f. pachí, zujetnia. 
VIROLA. S. f. zarracatín. 
VIRTUD. S. f. silá. 

VIRTUOSO, OSA. Adj. m, disiloso; f. disilosa. 
VÍSCERA. S. f. pajuará. 
VISIÓN. S. f. búchi. 
VISITAR. V. a. abiyar. 
VÍSPERA. S. f. cotubia. II pl. ocanajimia^a 

tasatá. 
VISTA. S. f. discandí. || (Buena) * bisní. |¡ 

¡perspicaz) * avizor. 
VISTOSO, OSA. Adj. m. discandoy; f. dis- 

candayí. 
VITUPERAR. Y. a. zermañar. 
VIUDO, DA. Adj. m. pes])irincho; f. pespi- 

rincha. || (jocen) m. piuló; f. piulí. 
VIVIENDA. S. f. quer. * manía. 
VIVIR. V, n. apuchelar, parbarar, sinelar. || 

(Modo de) S. puchel. 
VIVO, VA. A6j. m. apucheló; f. apuchelí. jj 

pl. apucherís. 
VOCABLO. S. m. laó, vardá. 
VOCABULARIO. S. m. rotañulario, 
VOCEADO. Pp. m. * clamáo. 
VOCEAR. V. a. * bramar, * bufetar, * golar, 

* va mar, 

17 



09 



ZAPA 



ZL'ÜD 



VOCIFERAR, r. t\-cfar. 
VOLAR. V. a lijtl'^'ar. 
VOLUMEN. S. 111. )>ncaiiil^n. 
VOLUMINOSO, OSA. Adj conip. Imrial. 
VOLUNTAD. .'^. (. pesqiiiul, orojiciidola; tra- 

VOLUNTARIO que $ienla plaza. S. m. • go- 

londroro. 

VOLVER. V. a. lim\üdiar, trutar, voltanar. 

V08. Pron. coin, liros. 

VOSOTROS, A8. IVon. in. ean-^né; f. sangtií. 

VOZ sonido. I/rito . S. f. t:«>lé. golí. |; [alta I 
• bufío. ! i/Htra imponrr silencio) * ¡son! || 
(dar voces I V. a. • llamar, * yaruar. U (lla- 
mando a al 'I uno • reclamo. 



VUELTA. .'í. f. haó, litiiba^, trutá. 1! • cerco. 
VUELTO. TA. l'p. ni. dicandó; f. dicAodL 
VUESTRO, TRA. Fron. >n. \>o», jiré; f. Imi*, 
jiii. |il. ni. jirés; f. brtías, Jiríaa, jíbeiía*. 



REFRANES. - 45. Hcdas ^ liastal duquctidió, 
niu-<lifiun chavon» iiaHalú. 

4(). E ba«tarú á basUró, or butertigó. 



t|U<es 



MALDICIONES. - Que escuchando t« 
nuio. 

Malos clniquclcs te jamen y que estos 
clisos lo eiidiqucn. 



Y. Conj. y, ta. 
YA. Conj. y Adv. acaná. 1 
YACER. V. n. busmucar. 
YEGUA. S. f. grasñí. ;, • 

sopa. 
YEMA S. f. pernia. 
YERBA. S. f. clia, yabán. 
YERNO. S. ni. sasií, 
YESCA. S. f. yasj'ardí. 
YESO. S. ni. alfor, nljor, 
YO. Prun. man, nu-udo. 



(está) * jarqaestá. 
almifora, * alnii- 



YUNQUE. S. ni. astnije, trujé, salchuyó. 

REFRANES. - 47. A Debel manguclando, \.i 
sar or {lardo diñando. 

48. Asiriú 80S ue j>ancbabaan fendi day, 
pauchabará an nasali ¡lasday. 



MALDICIONES. - Quisiá Dili que te gorvicras 
picra (pit'dra). 
Te partan las quijás por jablaó. 



ZACAPELLA. S. f. garata, grcscajó. H * caj- 
tJira. 

ZAFARSE. V. r. listrabarse. 

ZAFIO. AdJ. m. brejcló. 

ZAFRA. .S. f. lucrarr/'. 

ZAHERIR V. a. acliarar. 

zalamería. S. f. coba. 

ZALAMERO. Adj. com. pastirí. 

ZAMBRA de gitanon. S. f. ronialL 

zAnoANO. 8. m. alcarrán. 

zapatería, a. f. tirajayá. 

ZAPATERO .S. III. rbniíinjaró. 

zapatilla .S. f. clmmiajá, foyosa. 

ZAPATILLERO, r. zapatero. 

ZAPATO. S. m. calco, calcorro, tirajay. II • 
duratón, * estivo, * ¡lisante. 11 pl. * duros. || 
(de mujer) tirabafif. 



ZARAGÜELLES. S. m. pl. * alares, ♦ arrojáo?, 

' ciiiliiio.s. 
ZARCILLOS. S. ni. pl. chayas. 
ZARZA. .S. f. bcldolayá, jarrí. 
ZELOSO, OSA. Adj. ni. odoroso; f. odorosa. 
ZOCO, CA. Adj. m. can; f. caní. 
ZORRA. .S. f. andándula, rapipocha. 
ZURDA, DA. r. zoco. 



REFRANES. - 49. Tatnliorú sos nc pircla, co- 
cal nc cliiipardela. 

50. Cata coin, sar dcsqucrú cata coin. 



MALDICIONES. Mar fiscá t'a))ricto la mano. 
Siego y sin bata te veas. 
Que al ccliá cr pie te pisca la asauras. 



NOMBEES DE PERSONAS 



67 



Adoración 

Alejandro 

Amparo 

Ángel 

Antón 

Antonio 

Asunción 

Atanasio 

Aurora 

Azucena 

Bárbara 

Bartolomé 

Basilio 

Bernardo 

Blanca 

Buenaventura 

Cíindido 

Canuto 

Casimiro 

Clara 

Clemente 

Concepción 

Consuelo 

Cruz 

Custodio 

Dolores 

Domingo 

Espei'anza 

Eva 

Félix 

Frutos 

Gracia 

Ignacio 

Jesús 

José 



Lajariá. 

Jinoquio. 

Ineriqué. 

Manfariel. 

Atronense, 

Pipindorio. 

Dojiá. 

Orchiló. 

Jahivé. 

Gildí. 

Eurjichiquí. 

Bartijé, Bartiqué, Bujamí. 

Bujalimy. 

Bandojy, 

Plasñí. 

Bají. 

Jilé. 

Joronosco. 

Quidicó. 

Dunduñí. 

Canroné. 

Satdiñela. 

Paratató. 

Trejú 

Aracaté. 

Puñíes. 

Curco. 

Ujaranza. 

Vaí. 

Záche. 

Frugerios. 

Sardana. 

Inosca. 

Pobéa, 

Simprofié. 



Juan 

Juanito 

Justo 

León 

Librada 

Lino. 

Luz 

Manuel 

Maravilla 

María 

Miguel 

Natividad 

Nieves 

Pepa 

Pepita 

Pilatos 

Prudencio 

Pura 

Regla 

Remedios 

Rocío 

Román 

Rosa 

Rosario 

Salud 

Sebastián 

Severo 

Sol 

Tecla 

Tomás 

Trinidad 

Ventura 

Virginia 

Virtudes 



Jardany. 

Barsaly. 

Majoró. 

Lombardo. 

Listrabá. 

Bostán. 

Mumely. 

Adonay. 

Cíba. 

Ostelinda, Teiueata. 

Gerinel. 

Ardiñipén. 

Gives. 

Grañá. 

Grañita, 

Arjeñicato. 

Bujoné. 

Cliachipira. 

Eschastrá. 

Chocoronú. 

Uchó. 

Corpinchó. 

Cojiñí. 

Dobastró. 

Golipén. 

Bachanó. 

Mitichó. 

Ocán. 

Pajabí. 

Liyac. 

Trimurtí. 

Bisnajura. 

Debliá. 

Silás. 



NOMBEES GEOGEÁFICOS 



Alfarache 

Alcázar 

Andalucía. 

Aragón 

Asturias 

Avila 

Barcelona 

Bilbao 

Cabra 

Cádiz 

Castilla 

Ceiita 

Egipto 

Esjiaña 

Extreioadura 

Francia 

Granada 



Adurache. 


Habana 


Bobaní. 


Chuchuquelar. 


Hungría 


Mayiar. 


Pinacendá. 


Inglaterra 


Enlubachén. 


Trubián. 


Jerez 


Borbóreo 


Jiry. 


Judea 


Bordaía, Judajia. 


Ajilé. 


Londres 


Yundún. 


Bajarí, Barnojina, 


Madrid 


Adalí, Madrilati. 


Bibaí. 


Málaga 


Chorrigán. 


Bruñí. 


Medina 


Mayalí. 


Perí. 


Morón 


Corajanó. 


Castumba. 


Muía 


Chorí. 


Chaute. 


Portugal 


Laloré. 


Chai. 


Roma 


Corpinchebí. 


Sesé. 


Ronda 


Branda. 


Marochende. 


Sevilla 


Safacoro, Serva, TJliya 


Gábia 


Toro 


Burel. 


Meligrana. 


Valencia 


Molancia. 



68 



LOS MF.SES 



Enero 


Inclín. 


Kel>rero 


Il.raíu. 


M«no 


Quiniarí. 


Abril 


Ali>an-ly, quiglé. 


M ayo 


(guíndale. 


Juuio 


Ñu live. 



Julio 

Agiisto 

¡Sciitieiiibre 

Oclubrc 

Noviembre 

Diciembre 



Ñuntivé. 

C^iiproKto. 

Jeiilivar. 

Oclorbá. 

Ñudicoy. 

yuendebre. 



LA SEMANA 



Lunes 


Lcmitré, limitren 


Martes 


Guernueré. 


Miércoles 


Siscuudé. 


Jueves 


Cascaflé. 


Viernes 


Ajoró. 


Sábado 


Conché. 


Domingo. 


Curco, duncó. 



NÚMEROS CARDINALES 



uno 


yequé. 


diez y seis 


dos 


duí. 


diez y siete 


tres 


trin. 


diez y ocho 


cuatro 


ostar, sistar, star. 


diez y nueve 


cinco 


panché. 


veinte 


seis 


jobc, jol, Eoy. 


treintA 


siete 


eftá, ester, esñá. 


cuarenta 


ocho 


jorbe, olor. 


cincuenta 


nueve 


cania, nebel. 


sesenta 


diez 


esdén, deque, azara. 


setenta 


once 


yesdeque. 


odien ta 


doce 


duideque. 


noventa 


trece 


trindcque. 


ciento 


catorce 


ostardeque. 


mil 


quince 


panchedeque. 


millón 



jobedoquo. 

estcnleque, esRadequf^ 

otordeqiie. 

ncbedeque. 

bin. 

trianda, sinebó. 

ostardí. 

nanrliardí. 

jobfiita. 

estx'fíií. 

otordé, otorenta. 

esnete 

gre?, groste. 

j azaré, mile. 

turquino. 



NÚMEROS ORDINALES 



primero; ]irinicra brotobó, brotoboró; brotobf, brotoborí. 

segundo; da duisquoró; duisquerá. 

tercero; era brodeló. trinolieró; brodelí, trinrhcrí. 

cuarto; ta ostaró; ostarí. 

quinto: ta panrheró; pancherí. 

sexto; ta Z('ibio. zóbia. 

•éptimo;ma esteró; estorí. 

octavo; a va otoró; otorí. 

noveno; cna csnctó, nulúó; esnctí, nubiA. 

décimo; roa C8dcntó;csdent(. 



69 



PALABRAS QUE INDISTINTAMENTE SE USAN EN «CALÓ; 
Y «GEEMANESCO» CON UN MISMO SIGNIFICADO 



achangar, 

acliirdar. 

achorgorLar, 

alargar. 

ajerizar. 

albaire. 

albiriji. 

anda. 

aquejerar. 

ai robiñar. 

arrobchicar. 

atrojipar. 

atrojiparó. 

babosa. 

bachurrí. 

bale. 

barlialé. 

bediya. 

bestelatecar. 

birlesca. 

binelar. 

bisnar. 

boliche. 

boque. 

bornar. 

borne. 

bramar. 

bufaire. 

bufia. 

calcorro. 

clauca. 

couel. 

corteza. 

cortecero. 



coto. 

chepo. 

chirlo. 

dugida. 

durlín. 

encampanarse. 

erdicha. 

fazo. 

ficar. 

fila, 

filuche, 

fisberta, 

fondela. 

forano. 

gabicote. 

garabó, 

garfiña, 

garfiñar. 

garito, 

garlar. 

gel pe. 

gertas. 

goberó, 

golar. 

goloria. 

gomarrón, 

goruñón, 

gridar. 

giieltré, 

guiyabelar. 

gu rapas. 

jaez, 

jendeñí. 



lachirí. 


pulir. 


longuiso. 


rati. 


luiuiasca. 


recabarse, 


mangar el chite. 


remoyar. 


manso. 


resuñar. 


mayo. 


revesa. 


mizo. 


rijelar. 


moa. 


ruudi. 


napa. 


sacoime. 


nasti. 


sage. 


navato. 


sentañí. 


niebla. 


sierra. 


orondo. 


sistiló. 


palmenta. 


soniche. 


pañosa. 


sornar. 


peltraba. 


tablante. 


penehicarda. 


talón a. 


perar. 


taraí'e. 


pernicha. 


tasquera. 


pesca. 


tayon. 


petrar. 


terne. 


picoa. 


ternejal. 


picosa. 


tober. 


piltra. 


trola. 


piltrosa. 


tronga. 


pisa. 


turonijé. 


pitaflo. 


vigilé. 


planeta. 


vocear. 


plautoso. 


yamar. 


polinche. 


yiguerar. 


postin. 


zafarse. 


prejenar. 


zardioquí. 


primicha. 


zetaya. 



Además todos sus derivados. 



DICCIONARIO GITANO-GERMANESCO-ESPAÑOL 



A 



ACAR 

A (sin acento) Art., la || Pron. la, 
Á (con acento). Prep., a. 
ABAJINÉ. Adv. abajo, al fondo. 

* ABANICO. S. sable o espada. 

* ABANICO de culpas. S. delator, soplón. 

* ABANICO de chimenea S. pantalla. 

* ABANICO del infierno. S. soplón. 
ABATANÁO, ANA. Adj. engendrado, ada. 
ABATANAR. Y. engendrar; crear. 
ABELAR. V. poseer; tener. 

ABER, ABERl. Adj. Otro, otra. || pl. aba- 
res, abei ías. 

ABERDOLÉ, OYÍ. Adj. abarquillado, ada. 

ABERTUNÉ.UÑÍ. Adj. forastero, era. H exó- 
tico, ica. 

ABESTIQUE. S. asiento, silla. 

* ABETAR, y. cantar. 

ABIPÍ. S. ademán, demostración. 

ABISTERNÁO. Adj. acomodado, apto, con- 
veniente, oportuno. 

ABISTERNAR. V. acomodar, arreglar, po- 
ner en orden. 

ABISTUAR. V. despedir. 

ABIYÁO, Adj. llegado, venido. 

ABIYAR. V. acudir; venir, aparecer, lle- 
gar ; II visitar. 

ABIYELAR. V. reaparecer. 

* ABONO. S. lo que se presta sobre prenda 

para el juego. 

* ABRAZAo, ZÁ. Pp. encarcelado, ada: pre- 

so, esa. II al que prenden. 

* ABRAZAOR. S. corchete o criado de jus- 

ticia. 
ABRÍ. Adv. fuera, al ei-.tcrior. 

* ABRIR tienda. Y, establecer casa de juego. 
ACABELAR. V. producir. || traer. H ocasio- 
nar. 

ACÁN. Adv. alerta, con oído, atentamente. 
ACANÁ Adv. y Conj. ya, ora. 
ACARABEAR. V. hablar. 
ACARÁO. Adj. llamado. 
ACARAR. V. llamar. 



ADOR 

ACATÁO. Adi. adjunto, asociado, reunido. 

ACATAR. V. asociar, reunir en compañía. 

ACAYÓ. Pron. ello, eso. 

ACERRÁO. Adj. asido. 

ACERRAOR. S. criado de justicia, corchete. 

ACERRAR. V. agarrar, asir. 

ACNÁO. S. nombre. 

ACOi. Adv. acá, aquí. 

ACOGÍO. Adj. recogido, con derecho de 
asilo. 

ACOMODAR. V. juntar. 

ACORRALÁO. Pp. arrinconado. 

ACORRALAR. V. arrinconar. 

ACORRALARSE. Y. refugiarse, huyendo de 
la justicia. 

ACRUÑÁO, ÑÁ. Adj. abrigado, ada; res- 
guardado, ada. 

ACRUÑAR. V. abrigar, arropar; resguardar. 

ACRUÑÉ. S. resguardo, abrigo. 

ACURDÁO, DÁ. Pp. embriagado, ada. Ij 
Adj. borracho, acha; ebrio, ia. 

ACURDAR. Y. emborrachar, embriagar. 

ACHACAR. Y. apabullar el sombrero. 

ACHANGAR. Y. avasalla^-, rendir, sujetar. 

ACHARAR. Y. atormentar, mortificar, za- 
herir. 

ACHARE. S. mortificación, tormento. I, pl. 
celo.í. 

ACHETÉ. Ad". ayer. 

ACHIBÉ. Adv. hoy día. 

ACHINAR. V. acobardar, acoquinar. |I acor 
tar, detenor, disminuir. 

ACHIRDAR. Y. acostar. 

ACHIRDAR. Y. acortar, disminuir. 

ACHO, CHA. S. ladrón, ona. 

ACHORGONAR. Y. acudir, llegir. [| soco- 
rrer. 

ADALUNÓ, Ñí. Adj. maijiileño; tfia, 

ADOCAMBLE, Adv. en cualquier paite. 

ADOJAR. Y. adornar, arreglar, componer, 

ADORNO. S. vestido. |! pl. babuchas, cLa- 
pines. 



72 



A LAC 



A LIP 



ADUANA. S. Ui^ar ilondo i< uncu los ladro- 

nrs lo rul>«ilo. iiiaiu-('l){a. 
ADUQUE. A<lr. iitioiiilpt]uierm. 
AEYAS. S. lliivi's 

AFANAR. V. lo^.r, litirtAr, robar. 
AFANO. S, liurto. 

AFARGAR. V. cu1>rir con ropa, arrojtar. 
AFARJAR. V. arioi ar. 
AFERRAO. rp. asitlo. 
aferraor. 8. alf;uacil, corchcU, esbirro. 
AFERRAR. V. asir. 
AFRENTAR. V. azDtar. 
AFUFA S. luií'la. 
AFUFAO. Pp. liuído. 
AFUFAR. V. linir. 
AFUFÓN. S. escajio, luií'la. 
AGARABAR. V. a^'iiai'dar, esperar. 
AGELAR. V. acariciar. 
AGENTIVE S. asieutA), banco, silla. 
aGERMANARSE. V. entrar en la gemianía. 
AGiLl. S. nziiliar. 
AGiLAR. V. asistir, auxiliar, ayudar, soco- 

riiT 
AGINAR. V. dividir, partir. 
AGINE. S divi.fciún, jiartición. 
AGOStAO. Pp. ooiisiiniido. 
AGOSTAOR. Adj. consumidor déla haíricn- 

<i:i tic otro. 
AGOSTO S. ¡.obre. 

AGRAViAOR. S. delincuente incorregible. 
AGUALl. S. asesoría 
AGUALÓ. S. asesor, consejero. 
AGUALÓ. S. juez. 
AGÜELA. S. capa, ropa larga. 
AGUEYA. f. nr/iicla. 
AGUl. .S. miel. 
AGUÍ r. ni/ut. 
Águila. S. ladrón astuto. |' (de flores ya- 

Ills) liidrún que usa llores ladronescas. 
AGUILENO. S. traza de ladrón. II r. agui- 

/llf.llO. 

AGUILUCHO. S. ladrón que entra a la parte 
Hiii liallarso en los hurtos. 

AGUlN. S. miel. 

AIRES pl. cabellos. 

AI8NAR V. aux. haber. 

AJELAR. V. Biariciar, halagar, ¡wrsuadir 
con z.'ilainería. 

AJERIAR. V. frcir. 

AJERIZAR. V. freír. 

AJiGRiNÉ .S. azabache. 

AJILAR. V. i)on<T lavativas. 

AJILE. S. jerin;;a, lavativa. 

AJOJOi S. lirlirc. 

AJONDORRAO. Adj. adinorado. 

AJUNCAo, CA A'ij. agraviado, ada; ofen- 
dido, ida. 

AJUNCAR. V, agraviar, ofender. 

AJUfíCÓ. Adj. agraviador, ofeiiHor. 

AJURJUNó, Uñí. Adj airado, ada; sobcr- 
l.i'i, liii. 'olérico, ica. 

AJURJUÑÉ. .S. oólcra. 

ALA '/'^ >/i »'í(. S. trampa en el juego. 

ALACHAR. V. descubrir, encontrar, hallar. 



ALACHINGAR. V. alargar, estirar. 
ALACHINGÓ, Ql. Adj. alargado, ada. 
ALACHINGUAR. V. alargar, cxU'uder, pro- 

iciígur. 
ALALA S. alegría. 
ALANGARi. S. excusa, ¡Mirdón. ; dolor, re- 

t< rtijon. 
ALANlS. 8. fiel de pesos y luoilitias. 
AlAO. Adj. ido. 
ALAQUIAR. V. tejer. 
ALAQUINÓ, IÑI. 8. tejedor, ora. 
ALAR. V. undiir, ir, moverse. 
ALARES. S. pl. calzones, zaragüelles. 
ALARSE. V. iise. 
ALBA. S. saltana. 
ALBAiRE. 8. huevo. 

ALBAN. S. aliento, hálito, respiración, re- 
suello. 
ALBAn. S. dado para el juego. |{ pL alba- 

neses. 
albanAo, nA. Pp. dormido, ida. 
ALBANEGUERO. 8. jugador de dados. 
ALBAN ES. r. albaueijiitro, 
ALBIRIJI. S. artitieio, cautela, disimulo. 

mafia. 
ALBIRIJI. 8. a]ititud, destreza, habilidad. 
ALCANCÍA. S. padre de la mancebía. / 

ALCANDORA. 8. camisa. |; percha de i»as- x 

I re. 
ALCANTARiYERó. S. escalador de paredes. 

[ liiiiri'in i[\\<' hace escalos. 
ALCARRÁN, AÑl. Adj. haragán, ana; liol- 

giizáii, ana. jierezoso, osa. i, zángano. 
ALCATIFE. S. seda. 
ALCATiFERO. 8. ladrón que hurta en lieii- 

(ia (le .'•(• las. 
ALCIRA. S. adelfa 

ALCORAVISAR. V. alcanzar, conseguir, lo- 
grar. 
ALCORQUE. S. alpargata. 
ALCUJAlA. 8. .\lcoráM,Corán(El)llSfnado. 
ALCULAlA. 8. el Corán. 
ALCURÍ. 8. ar::olla, aro, cerco, círculo. 
ALCHUCHÉ UCHl. Adj. agachado, dobUd» 

Hol.re el perho. 

ALEBRONAR. V. acobardar. 

ALEGRÍA. 8. Liberna. 

ALENDAR. V. alegrar, congratular, holgar. 

ALENDELAR. V. complacer, condegrender. 

ALENDELÓ, ayI. Adj. complacido, ida; k.i- 

tisfeeln», cha. 
ALENDOY, AYl Adj. alegre, contento, t..; 

ufano, ana. 

■ ALERtAO. Pp. aj>croibido, avisado. 
ALERTAR. V. at'creibiisc, prevenirse. 

■ ALFILER. 8. navaja, puñal. 
ALFIRA. 8. adelfa, baladre. 
ALFOR. 8. yeso. 

ALGEÑIQUÉ 8. fuente, maiianlinl. 
ALOF.ROA S. anilla. argoll:i, «rinelh. 
ALGOMAQÓ. .\dj. aveeindado, domicilin'o. 
ALiALl. 8. genio, índole. 
ALIJAR li ii'iiv. V. perder en el juego. 
ALIPE, IPI. A<lj. limjiio, ia. 



AMUC 



ÁNGU 



73 



ALIPIAR. V. asear, limpiar. 
ALiPiPÉN. S. aseo, limiiicza. 

* ALiviÁO. Adj. al que han robado. 

* ALIVIAOR. S. ladrón que recibe el hurto 

que hace otro, y se va para que no le co- 
jan. 

* ALIVIAR. V. despojar, robar. 

„, ALIVIO S. abogado, procurador. || descar- 
go del preso. 

ALJIPÍ. S. aderezo de oro o plata. || aliño, 
condimento. 

ALJÓR. S. yeso. 

ALMAGRAR. V. rajar, cortar. 

ALMALEQUi. S. manto muruno. 

* ALMIFOR; ORA. S. caballo; niula, yegua. 

* ALMIFORERO. S. Cuatrero; ladrón de ca- 

ballerías mayores. 

* ALMISOR, ORA. V. almifor, 

ALOJÉ, OJl. Adj. afable, agradable, cor- 
tés. 

* A LO LARGO. V. frase como «huir», 

* ALÓN. V. iise. 
ALONAR. V. salar, sazonar. 

ALOYAR. V. acoger, admitir, alojar, reci- 
bir. 

ALOYARÓ, ARi, Adj. acogedor; receptor, 
ora. 

ALQUERÚ. S. aposento, cuarto. 

* ALTA. S. torre, torreón. 1| ventana. 
ALTACOYA. S. ciglieña. 

* ALTAMERÓN. S. ladrón que hurta por lu- 

gar alto. 

* ALTANA S. iglesia, templo. 

''^ ALTANÁO, ANA. Pp. casado, ada. 

* ALTANERO. V. altamcrón, 

ALUNÉ. Adv. lejos, distante, a distancia. 

* ALUSPIAR. V. acechar. 

* AMA. alcahueta. 

* AMAESTRAD. Pp. ensenado. 

* AMAESTRAR. V. amansar. || enseñar. 

* AMAINAR. V. tener paciencia. 
AMANGUE. Pron. nos, nosotros; nosotras. 
AMARÓ, ARÍ. Pron. nuestro, nuestra. || pl. 

amares, amarías. 
AMBRÍ. S. ajuero. 
AMERÓ. S. aperador, cultivador. 

* AMIGOS. S. pl. dineros. 

* AMILANÁO. Pp. atemorizado. 
AMOLELAR. V. apreciar, avaluar; estimar. 

* AMPARO. S. abogado, letrado o procura- 

dor que favorece. 

AMPIÁO, lÁ. Adj. manchado, ada; untado, 
ada. II ungido, ida. 

AMPIAR. V. olear, ungir. 

AMPIELAR. V. engrasar, untar; ensuciar. 

AMPIO. S. aceite. li (lachó) bálsamo, un- 
güento II (viajará) santo óleo. 

AMPiOLETÓ. S. uugüento. 

AMPLIO. S. óleo. 

ampuchAo. Adj. acosado, hostigado, per- 
seguido. 

AMPUCHAR. V. acosar, hostigar, perse- 
guir. 

AM'JCHAR. V. achispar. 



AMULAR. V. ahogar, degollar. 
AMUÑIJAR. V. arraigar, enraizar, echai 

raices. 
AMUÑEJÓ. S. arraigo, 
AN. Prep. en. 

ANACAR.V. acontecer, ocurrir, suceder. 
ANADIAR. V. añadir. 
ANAÓZ. S. verdugo. 
ANARANlÁ. Adv. amén, así sea. 

* ANCLA. S. mano. 
ANCLi. S. gafa, lente. 
ANCLISÓ. S. anteojo. 

ANCRÍ. S. antojo, capricho, deseo. 
ANCRISÓ. S. Auticristo. 

* ANCHA. S. ciudad. 

ANDA. Adv. después. || Conj. pues. ||S. fin, 
final. 

* ANDA. S. conclusión, término. 

* ANDABOBA. S juego de naipes. 

* ANDANA. S. iglesia. 
ANDÁNDULA. S. zorra. 

* ANDARRÍOS. S. quinquillero, vendedor 

ambulante. 
ANDAYÓ. Pron. ello, eso. || pl. andaijós. 
ANDIAR. Adv. y Conj. así, conforme. || 

Prep. según. I| (matejó) asimismo, 
ANDIGAR. V. asistir, ¡iresentarse. 

* ANDIVELAR. V. andar mucho, 
ANDOBA. Adj. el aludido, el consabido, el 

tal. II Pron. aquel; este, esta; aqueste, 

aquesta: tal. |¡ pl. andobas. 
ANDOBALES. Pron. lo niisnio que ««ífoJas. 
ANDOLAYÁ, ANDOYÁ. Pron. ella, esotra. 

Lo mi?mo que ondoleyá. 
ANDOLAYÉ. Adv. allende, allá. 
ANDOLAYÓ, ANDOLAYÓS. V, andayó, an- 

dayós. i! esotro, esotra. 
ANDORÍ. S. golondrina. 
ANDOYA. Pron. \o mismo (\\\e andolayá- 
ANDRÉ. Adv. y Prep. dentro, en, entre, 
ANDRÓ. Adv. de camino. || S, camino. 
ANDRUQUE, ANDUQUE. Adv. adonde, en 

donde. 

* ÁNGEL DE GUARDA. S. el que en el juego 

daba favor y hacía espaldas al fullero. 
ANGELAR. V. apetecer, desear. 
angelí. Adj. y Adv. anterior. 
ANGELÓ. S. apetito, deseo, gana. 

* ANGERi. S. corral. 

ANGEYÁ. Adv, y Prep. antes, delante, 

ante. 
ANGLAL. V. angeyá, 

* ANGLÉ. S. testículo. 
ANGRUMÓ. S. cerrojo. 

* ANGUÍ. S. anillo. I! anilla de reloj. 
anguín. S. miel. 

ANGUITARRO, ARRÍ. Adj. basurero, era; 
trapero, era. 

ANGUJA. S. aflicción, congoja, desmnyo. 

ANGUÑÓ. S. afán, ambición, anhelo; gran 
deseo. 

ANGUSTÍ. S. debo. 
^- ANGUSTIA. S. cárcel. II pl. pena de gale- 
ras. 



74 AgUE 

ANOUSTiAO. S. f;aleoto, preso. 

ANGUSTRO. S. anillo, Borlija. 

ANiSPA. S. avispa. 

ANIY08. S. |>1. (s|>o6&ii, grillos dc prisión. 

anquí S. itiiti'ojo!*, gafas. 

ANRÓ S. liufvo. 

Ansia. S. agua. !! tormento, tortura del 

iiiTui. Ciiiitaren el confesar cu el tor- 

iiH iito. pi. galeras. 
ANS08. CoMJ. aunque. 
ANTOJAO. .S. preso con grillos. 
ANTOJOS. S. grillos iprisioneM). 
ANTORÍA. S. descubridor de secretos. 
ANTRUEJO. S. Ciirnaval. 
ANTUJI. .'^. azufaifa. 
ANTUJiMl. S. a/ulaifa. 
ANTUJIRU. .S. OZUfllifo. 

ANTUVIA. S. golpe, porrazo de repente. 
ANTUVIAR. V. madrugar, i; dar de repente 

mi L:iilpe. 
ANUBlAO, BlA. .\dj. ciego, ega. 
ANUBLAR V. culirir. II cegar. 
AÑCS OE MAHOMA. S. el Diimero de naí- 

]M.s (ji- la liiiraja. 
AÑUBLAO. f. ailubláo. 
AÑUBLAR. )-. anublar. 
aocanA. Adv. ahora. 
AOPLE Adv. ahí. 
AOSTELÉ Adv. abajo. 
AOTAL. Adv. allá 

AOTER. Adv. allí. d'aoUr^ desde allí. 
APAGE Adv. y Prt'p. cerca, act-rca. 
APAGER. V. acostar, jioncr cu la cama. 
APALA. .\dv. lictrá''. 
APALEAOR DE SARDINAS. S. galeote. 
APALEAR. V. iiMiiar en galeras. 
AP-NDiYAR V. trampear. 
APAÑAR. V. robar. 
APAÑO S. fort4Jo, querido. 
APARTAMIENTO S. hurto ile gonado. 
APARTAOR. S. ladrón de gana lo. 
APASionAo. S. alcaide de cárcel, 
APENAO. l'i'. condenado. 
APiCHARAR. V. percibir, ver. 
APIOlAO. Adj. prendido, preso. 
APIOLAR. V. a|>risic)nar, ¡ironder, trabar. 
APIRABAR. V. fornicar. 
apretAo S. jubón. 
APUCHELAR. V existir, vivir. 
APUCHELY. Adj. vivo, i: pl. apuchclis. 

APUCHERl. .S. concepción. 

APUCHERlO, ría. Adj. concebido, ida; en- 
geii'itadii, acjn. 

APUCHOBÓ .S. nverbncho. 

APUNTAO. i'p. m iiilmlo, sospechoso. 

APUNTAOR. ."> al;;iiaill, corchete. |l ol QUO 
sesentAbaal larlo del jugador para na- 
cer Hofio» al contrario. 

APUNTAR. V. sefialor. 

APUSAo. Adj adverli<lo, avÍBodo. 

APU8AR V. advertir, avilar, notor. 

AQUEJErAo, era A<ij. amartelado, ada; 
••linnidiaibi, nda. 

AQUEJERAR. V. amartelar, enamorar. 



AUDI 

AQUERAR. V. ejecutar, hacer, realitar. 
aquí. .S ojo. i: pl. aquias. 

* AQUiLEÑO. 8. que tivno buena traza ¡ara 

íiilOU. 

* AQUILINO. S. ratero. 

AQUIHINOAR. V.alicionar, tomar inoina- 

eion 
AQUIHINOOY, AYI. Adj alicionado; ada. 
AR. .\ll. las. 

ARACATANO. S. guardián. 
ARACATE. S. ;;iiania, esa. 
ARACATEAR V. ( iiNioiiiir, guardar. 
ARACHI. .\dv. aiiociie, de noche. 
AKAJAY S. fraile. 

ARANFE, F(. Adj. afiejo, eja; rancio, cia. 
ARAÑI. Adj. preñada. 
ARAPERAR. V. acordar, recordar. 
ARAPUCHE. .'>. galaj.ago, tortuca. 
ARAQUEAR. ARAQUELAR. V. llamar, nor.i- 

luai- |ilatliai. 
ARAQUERABEN. S. conversación, plátic t. 
ARAQUERANO, AÑI Adj li il li loi oía. 
ARAQUERAR. V. convei- 
niiiiiiiinar proclama. 
ARARI .S. preñez. 
ARASNó. S. miedo, temor. 
ARATE S. menstruación. |; sangre. 
ARBERÜ. S. alameda, arbolado. 
ARBERUQUÉ. S áaiiio. 
ARBIJUNDE. .S. artillero. 
arbijundI. S. artillería. 

* Árbol, .s. euerjio. 

' ARBOLAo. S. hombre dc gran estatura. 
ARCARABl S. ardid, osUicia 
ARCILAR. V. dominio, facultad, poder. 
ARCILÓ S. autoridad, el j)oder. 
ARCoFUNÉ. S. arcano, misterio. 
ARCOJUNÉ S. arco. 
ARCOJUÑI. S. arca, caja, dciuSsito. 
ARCOPiCHÓ. S. arroz. 
ARCOPRINDAO, dA. Adj. arcabuceado, ada. 
ARCOPRINDAR V. arcabucear, fusilar. 
ARCHARAR. V. cunii)lir,de.'íem|»enar. Servir. 
ARCHADARAR. V. cunijilir, dcsempcfiar o 

servir lieliiicnte. 
ARCHABARÉ. 8. cumplimiento, dcseni[>c- 

no, .'.(•I vicio. 
ARCHELAR. V. enterrar, sepultar. 
ARCHELARÉN .S. enterramiento, entierro. 
ARCHELArO, rI. S. enterrador, ora; sepul- 

tiireiii cía. 
ARCHELÓ. ARCHELOY. S. entierro. 
ARDICAR / ■'1-0 ttsndo . V. haber 
ARDiNAO, ñA. A<1j. levantado, nda. 
AROiÑAR. V. enderezar; levantar, subir. I| 

en^Taiideccr, ensalzar, liresucitar. 1| «altor. 
AROiñarAo, rA. Adj. nacido, ida. 

ARD!ÑARAR. V. nüccr. 

ardñaró. rI Adj. ensalzador, ora. 
ARDiÑELAR V. alzar, ji asomar. II rMiici- 

tur. .'«(i.xtener. 
ARDiÑELÓ, ARDiÑELOY. S. alzamlcnl' . 

leva itaiiiieiitd. 
AROiÑiPÉN .S. nacimiento, natividad. 



AROM 



ARTI 



75 



ARD1ÑÓ. V. ardineló. 

ARDiÑORAL. Adj. nacido en..., natural 
de..., originario de... 

ARDOMBARDi. S. arena. 

ARDUJUY. S. asesino. 

ARGANDÍ. S. ejército, armada. 

ARGANDICHENAL. S. cuerpo de ejército en 
tierra. 

ARGANDIMORÓ. S. armada real, fuerzas 
marítimas. 

ARGANDÓ, DÍ. Adj. armado, ada. || pro- 
visto de aunas. 

ARGi^-AR, ARGILELAR. V. arrollar, envol- 
ver. 

ARGILARÓ, RÍ. Adj. arrollado, ada. 

ARGiRAR. V. arbitrar, buscar medios. 

ARGOS T In. S. arruga, pliegue. 

ARGULÉ S. arrope. 

ARGURAR. V. aguantar, soportar. 

ARl. S. arpa. 

ARIBÁN. S. aspaviento. 

ARICA. S. araña. 

ARICATÁ. S. división, partición, parte. 

ARICATAR. V. dividir, partir. 

ARICATÍ. S. parte. 

* ARIFARZO. S. capote sayagués o con dos 

faldas. 
ARIGATÁ. S. costado, lado. || Adv. al lado. 
ARINATRÁO. Adj. arrestado. 
ARINATRAR. V. arrestar, detener. 
ARINATRO. S. arresto. 
ARISBAN. S. espanto, susto. 
ARISOJAR. V. arañar; raspar. || arrebañar. 
ARISOJÓN, ARISOJÚ. S. arañazo. 
ARISPAÑI. aspiración. 
ARiSPAR. V. aspirar, respirar. 
ARISPEJAL. S. metal. 
ARISPÉN. S. aliento, respiración. 

* ARISTA. S. piedra. 
ARITÉ. S. lenteja. 
ARJAÑÁ. S. ensalada. 

ARJiRÚ. S. arbitrio, medio, recurso. 

ARJORÍ. S. arcángel. 

ARJUJUÑÓ, Ñl. V. ajvjurnó. 

ARJULEJAR. V. arrebatar. 

ARJULEJÚ. S. arrebato, furor. 

ARJULIPAR. V. arrastrar. 

ARJULIPÉ, iPi. Adj. miserable; prostituí- 
do. II arrastrado, ada. 

ARJULIPÚ. S. arrastramiento, arrastre. 

ARJUNÓ, UÑ!. Adj. colérico; soberbio. || 
orgulloso, osa. 

ARJURAR. V. aguantar, soportar. 

ARJURJUÑI. S. cólera; soberbia. 

ARLIPUCHAR. V. alquilar, arrendar. 

ARLIPUCHÓ. S. alquiler, nrrendamiento, 

ARLUCHI. S. arbusto, mata. 

* ARMA. S. trampa en el juego. || el que ha- 

ce trampas jugando. 

* ARMAIYA. S. dinero para jugar por otro. 
ARMENSAYÉ. S. libro; tomo de una obra. 
ARMOROJl. S. ayuntamiento, municipio. 
AROMALÍ. Adj. cieitamente, seguramente, 

en verdad. 



AROSCHÍ. S. arma. 

AROSIPAR. V. allanar; vencer. |¡ arrasar, 
asolar; derruir. 

* ARPÍA. S. corchete o criado de justicia. 
ARPUJAO, JÁ. Adj. arrimado, ada. 
ARPUJAR V. acercar, arrimar; agregar. 
ARQUISARAR, ARQUI3IJAR. V. arrojar, 

despedir, exhalar, lanzar. 

ARQUISIJÍ. Adj. arrojado, resuelto, 

ARQUISIMÍ. S. orden monástica; regla. 

ARQUISINÓ. S. arreglo, concierto. 

ARRAJÍ. S. avaricia. 

ARRAJÚ. S. arráez. 

ARRAJUNÓ, UÑÍ. S. avaro, ara. 

ARRANFÉ, FÍ. Adj. rancio, cia. 

ARREBOJÁO. Adj arreciado. 

ARREBOJAR. V. arreciar. || aumentar; cre- 
cer. 

ARREBUJAD, Á. Adj. arrepentido, ida. 

ARREBUJAR. V, arrepentir. 

ARREBUJARÓ. S. arrepentimiento, contri- 
ción. 

ARRECOCHEPONOHE. S. galápago, tor- 
tuga. 

* ARREDOMÁO, Á. Adj. sagaz; astuto, uta. 

* ARREDOMAR V. juntar. 

* ARREDOMARSE. V. escandalizarse. 
ARREJOFA. S. ardor, calor, quemazón. 
ARRELENAR. V. arriar. 

* ARRENDAOR. S. ayudante de garito. || 

comprador de hurtos. 
ARRESTREJALAR. V. ayunar. 
ARRICIAR. V. arrodillar. 
ARRiciÁO. Adj. puesto de rodillas. 
ARRICIALOLÓ. Adj. arrodillado. 
ARRICIELAR. V. permanecerde rodillas. 
ARRIJÉ. S. avión, vencejo. 

* ARRISOÁO. Adj. pendenciero. 

* ARROBIÑÁO, ÑÁ. Adj. recogido, ida. 

* ARROBIÑAR. V. recoger. 

* ARROJAOS. S. pl. calzones, zaragiielles. 
lARROMÁLES! Int. ¡caramba! ¡diantre! 

* ARROSCAR. V. envolver. |1 juntar. 

* ARROSCHiCÁO. Pp. envuelto. 

* ARROSCHlCAR. V. envolver. 
ARRUCHÉ, CHÍ. Adj. arruinado, ada. 
ARRUJlLÉ. S. azarcón, minio. || color ana- 
ranjado. 

ARSOCHÍ. S. avutarda. 

ARSON É. S. avispero. 

ARSONISPA. S. avispa. 

ARSOPÉ. S. advertencia, aviso. 

ARSOSCHl. S. arma. 

ARSOSCHiSiCHÉ. Adj. armado de armas 

menores. 
ARSOSCHISISNÍ. S. armada naval. 
ARSUJAR. V. abalanzar. || arrancar. 
ARSUJÚ. S. arranque. 
ARTIBULÍ. S. artículo, cláusula. 

* ARTIFARA, " ARTIFE. S. pan. 

* ARTIFIYO. S. panecillo. 

* ARTIYÁO. Pp. armado. 

* ARTIYAR. V. armar; proveer de armas. 

* ARTIYARSE. V. amuvrsc. 



/6 



ASTI 



AS. Art, y Pron. las. 

• ASA. S. oreja. 
ASALMUÑAR.. V. asaltar. 
A8ALMUÑI S. asalto. 

• AS-ÑA S. cartera. II (blanca) cartera sin 

valons. 
A8ASELAR. V. alegrar, disfrutar, gozar, 

r«-;;.M-ijnr. 
ASASELARSE. V. rojjocijftrsc. 
ÁSASELO, ASASELOY. S. júV)ilo. placer, 

r.-;ocíjo. 

• ASENTAR CONVERSACIÓN. V: abrir casa 

i]v JUfgO. 

• ASES. S. i'l. grillos de ])risión. 
ASIA. S. molino de harina. 
ASiANÓ. S. molinero. 
ASiOiAJÜ. 8. asistencia, presencia. 
A8IOIAPI. S. nruda, favor. !! cuidado, ser- 
vicio de enfermos. 

ASlRiO, iRl. Tron. aquel, aquella. I! pl. asi- 
rlo*, íisiriás. 

ASILAR V. poder. 

ASiSLOSO. OSA. Adj. poderoso, osa. 

ASiSPROLÉ. S. bronce, latón. 

ASMINAR. V. asar. 

ASMiNÉ. S. asado (EIK 

ASnabAO. A<lj. llamado, nombrado. 

ASNABAR. V. llamar, nombrar. 

ASNAO. S. nombre. 

ABOBAR. V. adormecer. ;i calmar. 

ASORCAR. V. .solear, 

ASORCANAR. V. asolear. 

ASOROÁO, dA. Adj. asombrado, ada. 

ASORDAR. \'. asombrar, 

ASORDÚ. S asombro. 

ASORNAR V. adormir, adormecer. 

ASPARASAÑI. S. quebradura, quiebra, ro- 
t\iia. 

ASPArabAo, bA. Adj. quebrado, .ads; 
rolo, ou. 

A8PARABAR. V. partir, quebrar, rasgar, 
rompr-r. 

ASPARABELAO. Adj. qucbnintndo. 

ASPAHABELAR. V. lastiiiiiir, quebrantar. 

ASPARABÓ. S. perdida, quebranto. 

A8PASAR. V. saludar. 

ASPasarI. S. reverencia: saludo. 

• asta. S. lanza. ;i dado hecho de mayor a 

menor. 
' ASTAo. Pp. largo, crecido. 

• ASTAR V. aliir;;ar. 
A8TELERÓ S. archivero. 
ASTELI. .S. archivo. 

• ASTIL. S. lanza. 

A8TI8. Adv. ar'.iso, os posible, puede, qui- 
7Á. i' nía astil', lo posible, lo que es j»o- 
Hible. 

• A8TI8ABAR. V. acertar. 

ASnSAR. ASTiSARAR. V. poder, tenor fa- 
culta'!. 

A8TISARÓ, Rl. Adj. jiotente, poderoso, ri- 
co; ri'-a, etc. 

A8TI8IRIPÉN ñ. poderío, jioteneia. 

• A8TIYA. S. llar hecha en los naipes. 



AZOR 

• A8TIYAZ0. I Dar V. hacer trampa con lot 

naipes, i! idé tabancos' S. gasto de bode- 
gones. 

ASTRUJA. S. reja de arado. 

ASTRUJAR. V. arar. 

ASinuJE. S. yunque. 

AT. l'ron. os. 

• ATACAO. Pp. a)iunalado. 

• ATACAOR. S. cuchillo, puftal. 

• ATALAYA. S. ladrón. 

• ATARAZANA. S. casa donde los ladrones 

OCUlt:III 8119 rtibciS. 

ATERELAR. V. atener. , 

ATERNA. S. ariogancia. 

ATiAR. .\\v. y Cunj. así, así que, así como. 

ATOCÉ Adv. aquí. 

ATOJÓ. S. adorno, alifto. 

• ATRACAR V. asaltar. 

• ATRACO. S. asalto. I! (d la eonoeia) robo 

siibrc seguro, i <l la pápira) robo exhi- 
biendo una carta. 

ATRO Adv. excepto, salvo. 

ATROJl. S. curio, sello. 

ATROJiPAR. V. atirmar, asegurar. || aca- 
flar, sellar. 

ATROJIPARÓ. S. aduanero. || Adj.aseguiado. 
» ATROJIPARÓ. S. carabinero. 

ATROJiPÓ. Adj. atlrmativo. 

ATROJiPÜ. S. salvo conilucto, seguro. 

AULE, AUYl. Adj. ancho, cha. 

AUPRAR. V. arribar, llegar, venir de un 
viaje. 

AUPRÉ. Adv. arriba. 

AUYÓ. Adj. ancho, amplio. 

AVARA. Ailj. com. [trenado, ada. 

AVER, averI. Adj. otro, otra. II pl. Ave- 
re-*, averías. 

AVERnAo. S. aliaí», apodo, mote, sobre 
nomiire. 

AVERTUNÉ, Uñí. Adj. forastero, era. 
» AVIÓN. S. mantón. 

• AViSAO. S. juez. 

» AVISAR. V. notar, observar. 

• AVISO. S. rulián confidente de prostitutas 

y ladrones. 

• AVISpAo, a. Pp suspicaz, cauteloso. U sos- 

jicchoso. I recatado, ada, 

• AVISPAR. V. espantar. 

• AViSPEAR. V. acechar, mirar con cuidado. 

• AVISPÓN. 8. acechador que reconoce los 

lucrares domio se pue<le robar. 

• AVIZOR. S. acecho, vista. 11 el que acecha 

1(1 i|iie jiaKii para avisar. 1' pl. ojos. 
AVIZORAR. V. mirar con recato. 
AYUNISARAR. V. ayunar por precepto. 
' • AZOR. 8. la<iróii de presa alta. 
I » AZORERO. 8. c('>m|ilieo del ladrean. Ilacom- 
]iañaiitc del ladrón, que se lleva lo que 
ainK'l hurta. 

REFRANES..-]. Si quieres ver a un gitano 
trai'BJnr, m<'tclo en un pajar. 

2. Kl ano seco tras el mojado, guarda la 
lana y vende el hilado. 



B 



BAJI 

BA. S. mano. 

BABIÑAR. V. apag:ir; apocar. 

* BABOSA, seda ración sacada del capullo. 
BACAMÚN. S. víjlumeii; balumbo. 
BACÉN. Pron. pl. estos, estas. 
BACURRIA. S. barrena. 
BACHIJUÑI. S. habladuría; bachillería. 
BACHIRDOY. S. melena, mechón de cabe- 
llos. 

BACHURl. S, f. bayoneta, 

BACHURRÍ. S. acción mala, vileza. 

BADA. S. cáliz. 

BÁE. S. mano. 

BAÉ. S. regreso, retorno, vuelta. 

* BAELICÓ. S. badil. 
BAGANDÍ. S. campana. 

* BAILA. S. suceso. 

* BAILAOR. S. ladrón. 

* BAILAR. V. hurtar. 

* BAILE. S. ladrón. 

* BAILITO. S. ladroncillo. 

* BAILÓN. S. ladrón viejo. 
BAJALY. S. com. profeta, isa. 

* BAJAMANERO. S. ladrón, ratero. 

* BAJAMANO. Adv. debajo del brazo. || S. 

ladrón que entra en una tienda, señala 
con una mano y hurta con la otra lo que 
tiene más cerca. 

BAJAMBAÑi. S. tentación. 

BAJAMBAR. V, incitar. 1| palpar, tentar, 
tocar obscenamente. 

BAJAWIBARÍ. V, bajainhañi. 

BAJAMBAYÓ, AYA. S. tocayo; aya. 

BAJAIVIBÓ. Adj. tentador. 

BAJANEDRÍ. S. tocamiento deshonesto. 

BAJANÓ. Adj. barcelonés. 

BAJAÑÍ. S. guitarra. 

BAJÍ. S. profecía, suerte, ventura. || ha- 
cienda. II (pre bají) Adv. acaso, por ven- 
tura. II (penar a bají) decir la buenaven- 
tura. 

* BAjf. S. suerte. 

BAJIAR. V. predecir, profetizar. 
BAJILACHÉ. S. gamo, venado. 
BAJiLAR. V. babear, babosear. 
BAJiLARó, ARÍ. Adj. baboso, osa. 
BAJILÍ. S. baba. 

BAJiLONÉ. S. bandido, bandolero. 
BAjIn. S. atención, respeto. 



BAMB 

BAJINÉ. Adv. bajo, por bajo, 

BAJIRINANÓ. S. banastero, canastero. 

BAJIRINÓ, NÁ. S. canasto; banasta, ca- 
nasta. 

BAJUCHANAR. V. barruntar, conjeturar, 
presentir. 

BAL. S. cabello, pelo. || pl. bales. 

* BALA. S. concierto, convenio. 
BALACHAR. V. hallar, encontrar. 
BALAJA. S. balsa. 

* BALANTc. S. carnero. 

* BALANZA. S. horca. 
BALBALIPÉN. S. fortuna, riqueza. 
BALBALÓ, ALÍ. Adj. exquisito, ita;rico, ica. 
BALCOJUNÉ. Adj. fanfarrón. 
BARDAQUÉ, QUÍ. Adj. baldado, ada. 

* BALDEO. S. arma blanca, cuchillo, espada 
BALÉ, LÍ. S. puerco, ca; cerdo, da. 
BALE. S. pelo. 

BALEBÁ. S. chacina, tocino. 
BALDROY, AYÍ. Adj. verdoso, osa. 
BALGÍ, ISÍ. Adj. bello, lia; hermoso, osa. 

* BALHURRIA. S. gente baja, gentuza. 
BALÍAR. V. batir; golpear. 
BALIBÁ. V. halcbá, 

BALICHE, ICHÍ. V. balé. 

* BALICHO. S. tocino. 
BALICHÓN. S. cerdo salado; jamón. 
BALIJÍ. S. batería de cocina. 
BALIJIÁ. S. batería. 

BALJiú, BALJORÓ. S. baldón, oprobio. 

BALJUÍ. Adj. velloso, peludo, en m. y f. 

BALJUQUl. S. balija. 

BALMATiJf. S, balaguero (montón de paja), 

BALOGAR. \, volar. 

BALORÓ. S. lechoncillo, marranillo. 

BALORRI. S. pedo. 

* BALORRlAL. V. balorrí, 

* BALSA. S. embarazo, estorbo, impedi- 

mento. 

* BALSAMÍ. S. caña. 
BALTIMITÉ. S. bálsamo. 
BALUCA. S. peluca. 
BALUCHAR. V. encontrar, hallar. 
BALUMBRÉ. S. calzoncillo. || pl. bragas. 

* BALUNES PARNÉS. S. pl. calzoncillos. 
BALUÑÉ. S. calzón corto. 

BAMBANÉ, AÑÍ. Adj. simple; bobo, ba; 
majadero, ra. 



78 



BAUn 



BAMBANiChA. S. !■. >.!<•;;«. lirxlt'KÓn. 

• BAMBANICHE. S. iMitiiii. 
BAMBAN CHERO. S. Ixxltgltcro. 

, BAMBANlCHERO. S l>oUc«rÍO. 
BAMBANO A<ij. l>ot>0. 
BANAGEAR. V. vadear. 

• BANASTECO. S. ulcaitle, oarcclero. 

• BANASTO, • BANCO. S. C.iicol. 
BANCO! E. S. iiiUrnalo. 
BANCOTl. S. lulUim. 
BANiCHC. S. I'ac-liiller. 

BANiCHERlA. S. bucliiWcriii i locuacidad im- 

ftirliiiin '. 
BANjARi. S. |iaja. 
BANJARO. S. pajiir. 
BANJOLE S. I'lili'iido, Imiidolcro. 
BANJULO. .S. iilaltitiicioso, lialiidrón, fanfa- 

iron, jiiftHiicio80. 
BANjurrI. S. baladronada, barrumbada, 

likiiliirronada. 
BANJURRiAR. V. baladronear. 
BANC, añI. Adj, bayo, aya. 

• BANQUERO. S. tart'clcro 

BANSAQul. S. banca, asiento. || juego de 

li.iiK'a. 
BANSiNÉ. S. banco. 

• BANSiNE A<lj. tínne, fuerte. 
BANTOJÓ, Jl Adj. bajo; miserable, vil, 

soez, desjireciable; indigno, ua; vicioso, 

osa. 
BAR. .'í. canto, peña, jiiedra, roca. II pl. ba- 

ni'i. bar ¡achí jiiedra imán, talismán. 
BARADER. S, juez, magistrado. 

• BARANDA. S. conianílantc de presidio. || 

)iiin/or gobernador. 
BARANOÁO. Adj. azotado, castigado. 
BARANDAR V. azotar, castigar. 
BARANDÉ S. azote, castigo. 
BARANDELAR. r. hmaniinr. 
BARANDER. S. jupz, magistrado. 
BARANOiA .S. espalda. 
BARANOÓ. t'. Iiarandáo. 
BARAÑl. .S. cárcel de mujeres. II galera ('cm- 
¡I ir tirióii I. 

• BARATO. S. dinero que rcjiarte el que ga- 

na en <•! jiii'go. 

• BARAUSTAo, a Pp. muerto a puñala- 

das 

• BARAUSTAOR. S. ]>unal. || el quc mata con 

piifiiil. 

• baraustar. V. acometer con puTial, || 

mat. ir a piifialadas. | n]iunetcar. 
BARAUSTARó S. daga, iMifial. 

• BARBA. S. jerga. 
BARBAL. .*>. ñire, viento. 

• BARBAL. .S. barbián. 
BARBALÉ. S. desvarío. |i fantasía. 
BARBALÓ, lI. Adj. airoso, gracioso, osa. 

• BARBALOTE. .S. víctima de un robo. 
BARBAN H, aire. 

BARBANAR. V. airear: aventar. 

BARBANELE8. .S. Iil. fucilet. 
BARBANÓ .S. rilcllc. 

• BARBAO. S. cabrón. 



15 ATA 

* BARBEAR. V. registrar, seguir a ano. | 

tantear para robar. 

• BARBI r. barbal. 

• BARBI An. S. iH'rnona corrida, excelente, 

liNtH, notable, i: aire. 

• BARBUO. r. • I íi linio. 

• BARCELONÉS S l.ri.quel. 
BARDON. .S jiiiiiu, razón. 
BAROORI. Adj. verde. 

BARDRABAR. V. derramar; vaciar. vert«r. 

BARDRY. Adj. verde. 

BARDROY, ayI. Aiij. verdoso, osa. 

BARE, rI. Adj. excelente, notable, supe* 

rior. griimíe, vasto. 
BARENOAñI. S. adoquín, canto, piedra, 

ror-a. 
BARIAL, alI. Adj. altultado, ada: voiumi- 

niisi), osa 
Barialar. V. abultar. 
BARibu Adv. mucho, muy. 
BARIBUSTRÉ. TRf. A'ij. abundante, en su- 

niii grado; niurlio, día. 
BARIBUSTRIPÉN. S. abundancia. 

* BARIL. Adj. lo mismo que bare. 
BARLÚ, yI. Adj. maniático, ica. 

* BARLUZ. .Adj. alelado, parado, tonto. 
BARMEjI. .'^. baño. 

BARMEJlAo. Adj. bañado. 
BARMEJIar. V. Itañar, mojar. 
BARNOJINAR. V. contar; numerar. 
BARÓ, r(. 1-. ¡inré. 
BAROJIL. Adj. frío, fría. 
BarolacrO. S. intendente, mayordomo. 
BARRESQUERAR. V. exagerar, ponderar. 
barricuntü. .'^. alguacil mayor. 

* BARROSO. S. jarro. 
BARRUÑj. .S. berza. 
BARSAMiA. Adv. bastante. 
barsanI ."<. justicia. 

BARTRABÉ. Adv. fuera, afuera, al exte- 
rior. 
BARTRAQUÉ. .S. taco. 
BARUOiÑi, BARUNOiÑi. S. arrogancia, or 

gtlllo. 

BARUÑi .">. basquina. 

BASCAÑl. .S. ale aldía digniíiadl. 

BASCURRi, BASCURRlA. 8. barrena, tala- 
dro. 

BASCURRIAR. V. barrenar. 

BASCURRiÓ. S. barreno. 

♦ BASIL ÉA S. boroa. 
BASLÜ. S. ba< ía de barbero. 
BASNÓ S. gallo. 
BASQUERAa. S. alcaldada. 
BASQUERIA. S. alcablía o/fíínoj, 
BASQUERÓ. r. Irostirdián. 

BASTA, BASTAL. S. daho. II Adj malo, 

dHñado. Adv. nial. 
BASTARÉ, ARl. Adj. dcrccho, echa. W pl. 

ba^l iri's, arias. 
BASTARÓ. Adj. diestro, hábil. 
BASTE. S. mano. 
BATA. S. madre. 
BATACOLÉ, OLÍ. Adj. amarillo, illa. 



BE LI 

BATANÉ. S. becerro. 
BATE. S. mano, 

* BATEL. S. junta de ladrones. 
BÁTELE. S. badajo. 

* BATELES. S. junta de ladrones o rufianes. 
BATERÓ. S. báculo, bastón. 

BATICO. S. padre. 
BATIMUJÍ. 8. prop. Dios. 
BATiPURÓ, URÍ. S. abuelo, ela. 
BATO, ATA. S padre, madre. 
BATORRÉ, ORRi. S. padrino, madrina. 
BATÚ. S. padre. ll pl. batuces. 
BATUCES. S. pl. padres, progenitores. 
BATUJI S. batán. 

BAUSALÉ. S. causa, motivo. II litigio. 
BAYA. S. broma, guasa. 

* BAYESTAS. S. pl. alforjas. 
BAYESTESÓ S. palomo. 

* BAYESTiYA. S. Hor en el juego de naipes. 

* BAYESTÓN. S. Hor hecha en los naipes. 

«Diez huebras lleva de bueyes; 
cada cual es con su flor; 
con la raspa y cortmyo, 
tira, panda y bayestón.» 

(Romance de Perotudo) 

BAYÓPIO, ÓPiA. Adj. manco, ca. 

* BAYOSA. 8. espada. 

BAYÚ. S. barda. 1] barro con paja. 

* BAYUNCA. S. taberna. 
BEÁ. S. medida. 

BEAR. V. medir. || S. viento, 
BECHARÍ. S. copa, cul)ilete. 
BECHUNÓ, UÑÍ. S, becerro, erra. 
BEDA. S. costumbre, hábito, manera. || 

lioctrina. || oración. 
BEDÁO. Adj. acostumbrado. 
BEDAR. V. acostumbrar. |1 enseñar. || orar. 
BEDELAR. V. apagar, il mostrar. || orar. 
BEDELARÓ. S. apagador. 

* BEDERRE. S. Verdugo. 
BEDiYA. S. frazada {manta). 

* BEDO DE RAN. S. cabo de presidio. 
BEDORA. migaja. 

BEDORi. S. dama. 

BEDORÓ, ORÍ. S. mancebo, mozo, mucha- 
clio; ebo, etc. 

BEDOSA. V. hediya. 

BEGAÍ. S. vez. 11 (an hegal) Adv. sucesiva- 
mente. 

BE(a. S. asamblea, concilio. 

BEicó, iQUi. Adj. único, lea. 

BEJARÍ. S. lagarto, 

BEJARILi. S. lagartija. 

BEJELAR. V. declinar; descender. 1| sentar. 

BE JIÑA. S. alpechín. 

BEJÚ. S. barquichuelo. 

BELDOLAYA. S. zarza. 

BELÉN. S. amor, amorío. || pl. belenes. 

* BELERE, * BELEZ. S. cosa de casa. 

* BELECES S. pl. cosas domésticas. |] bártu- 

los. II enseres. 

* BELITRE. Adj. picaro. 



BERU 



79 



'' BELITRERO. S. ladrón que roba a otro la- 
drón. 
BELUÑi. S. reina. 
BELUÑÓ. S. reino. 
BENGEBAR. N . abrasar, achicharrar. 
BENGEBÓ. Adj. achicharrado. 
BENGOJÍ. S. basilisco. 
BENGORRÉ, BENGORRÓ. S. demonio, dia- 
blo. 

BENGUÉ. S. dragón. 

BENGUÉS CHORES. S. pl espíritus malig- 
nos. 

BENGUÍ. V. bengorré. 

BEIMGUISTANÓ. S. infierno; lugar de tor- 
turas. 

BENSEÑÍ. S. audiencia. 

BÉO. S. matriz; útero. 

BEÓU. S. higo. II pl. beous. 

BERABLÉ. Adj. perdurable. 

BERARBAR. V. Salvar; guardar en salud. 

BERARBE. S. Salve. 

BERASIMPLÉN, BERASIMPLÍN. S. embar- 
cación. 

BERBER. S. espejo. 

BERBÍ. S. luna de espejo, 

BERBIRINCHA. S. salamandra. 

BERDACUÑÍ. S. ventana. 

BERDEJl. S. lagarto. 

BERDÓ, DÍ. S. barco, ca. 

BERDOLAYÍ. S. bote, lanchón. 

BERDOLÉ. S. barquillo, batel, jabeque. 

BERDORRÓ. S. barquero. 

BERÉ. S. galera {embarcación y carro). 

BERGOREAR. V, llegar. 

BERiBEN. S. muerte. 

BERiCOBÉ. S. bigote. 

BERiGÁ. S. cadena. 

BERIPAPÍ. S. abuela. 

BERJALÍ. S. campo, llano, llanura. 

BERJAN. S. haya {árbol'. ^ 

BERJAR. V. hallar, encontrar. 

BERJÉ, JÍ. Adj. bello, ella; lindo, da. 

BERJIVIÁ. S. bellota. 

BERLUÑÍ. S. calesa. 

BERÓ. S. embarcación, navio. || galera, 
presidio (pena). 

BERRANDAÑÍ S. piedra. 

* BERREAÉRO. S. mancebía. 

* BERREAR. V. confesar en el tormento. 
BsrRECHÍ. S. limón. 
BERRECHINÓ. S. limonero (árbol). 
BERRÍ. S. berrenchín, cólera, coraje. 
BERROCHÍ. S. horror, aversión. 
BERROCHIZAR. V. horrorizar. 

* BERRUGUETA. S. fullería, trampa en el 

juego. 

* BERRUGUIYA. S. seña en el juego por el 

apuntaor al que tiene enfrente. 
BERSALÉ. S. espía. 
BERSEJÍ. S. quimera, riña. 
BERTELAR. V. apelar 
BERTELARÍ. S. apelación, 
BERTERÓ. S. cucharón. 
BERUÑÍ, S. reina. 



80 



niKit 



BOOT 



BERUÑÓ. S. reino. 

• BC8AMANO. S. !>«>;'> lipcho on el juogo so- 

)>ro )>rvn<l& cni]K iula eti el día, con una 

rel'.ijiv. 
BE6AÑE, AÑI. S. espía, rn ni. y f. 
BE8CHI. S. isla. 
BESTALÉ. S. banco. 
BESTAR. V. poner; sentar. 
BESTelAo, aRÍ. Adj. sentado, ada. 
BES TELAR, f beslar. 
BE3TELATECAR. V. menear, mover. 
BESTELATECÓ. S. nienco. 
BESTELÉ. f. Uitalé. 
BE8TELELAR. V. permanecer, estar de 

asitiito. 
BEStI. S. asiouto, silla. ;, trono. 
BESTiPE. BESTIPÉN. S. riqueza. 
BETESUMl. 8. pasa. 
' BETUMiNES. S. piedra-lápiz para señalar 

las l>a lajas. 
BÉU. S. luyo. 

• BEYERIFE. S. criado de la justicia, cor- 

clifte. 

• BEYlo. S. terciopelo. 
BEYOPEAR. V. menear. 
BEYOPIO. S. meneo. 

• BEYORiFE. c. bn/eri/e. 

• BEYOSA. S. niaiita. 

• BEYOSO. S. carnero. 
Bl. l'rip. sin. 

BIBONÉ, Ni. Adj. bilbaíno, (na. 

BiCA. S. silla. 

BICANOOY. S. billete. 

BICOBAY, ayI. Adj. bizco, ca; bisojo, oja. 

BICHAbAo. bA. Adj. enviado, ada. 

BiCHABAR, bichabelar. V. enviar, CO- 

nusi'Minr; iininilar; remitir, despedir. 
BICHALAR. V. ajiarpccr; jiarccer. 
BICHARdAo. Adj. desterrado. 
BiCHARDAR. V. desterrar. 
BiCHARDUY. S. destierro. 
BICHEAR. V. escamotear. 
BiCHOLAR. r. bifhalar. 
BICHOTAR. r. hichalar. 
BIDiMl. .S. i.izma, t-nijilasto. 
BIELimA. .S. liiyrima. 

• BIENES DE viLHAN. S. dineros que seatra- 

vicsiin I'll fl jufj,'o. 
BIQOREAR, BIQORELAR. V. acercar, llegar. 

• BIGORNIA Loa df la. S. pl guapos que 

sii'liin t n cuadrilla jiara nacerse temer. 

• BIOORNIO. S. gufipo en cuadrilla. 
BiJUCA. S barriada, barrio. 
BIJURÉ, rI. A<lj. dorado, ada. 
BIJUTELA. S. bizcotela. 
BIJUTOL, BIJUTOY. S. bizcocho. 

• BIMBA. S. bulto. 

BINAR. BiNELAR. V. vender. 

• BiNELAR. V. cambiar. 
BlNDOY. -•. hirandoy. 

BIPANI080, OSA. Adj. enjuto, uta; se- 
co, ca 
BIQUE. .S. cartel. 
BiRBERECHÓ. 8. escorpión. 



BIROOCHE. S. carruHJe, coche, diligcnci&. 

• biRlAo. la. I']i <-.t,ii,iil<i, ada. 

• BiRLAOR, ORA. ."-;. (-.«.tataJor, or»; ladrón, 

oiia. 

• BIRLAR. V. estafar, hurUr. 

• BIRLESCA. S. gentuza , junta de ladro- 

nes. 

• BIRLESCO. S. ladrón; rufián. 

• BIRLO. S. ladrón. 

• BIRLOCHE. V. birUteo. 
BIRRANOl. .S. bigornia. 
birtrujimI. .S. Iii-Uuta. 
BISABA. .S. cull>a. 

BI8CONDÓ, Di Adj. bisoAo, oña; inexper- 
to, ta. 
BISDOSTÓN. S. birloche, calesa. 
BisnA. .s. vciita, 
BiSnajurA. S. ventura. 
BiSNAR. V. vender. 

• BISNAR. V. cambiar; vender. 
BiSNARÓ, rI. Adj. vendedor, ora. 

• BiSnI .S. buena vjsta. 

• BISOÑO Adj. nuevo, 
BiSPARAJA. S. baraja. 
BiSPARAJAR. V. barajar. 
BlSPARl. V. ILiparaja. 
BiSPiVl. .S. avión. 
BISPOMpI. .S. banda, tira. 
BlTAJIMl. .S. batata. 
BiTiJÍ. S. banderilla. 
BITIJIAR. b.iiiderillear. 

BiTiJiARÓ, BiTiJURERO. S. banderillero, 
BIYA. S. entienda. 
HiYABAR. V. comisionar. 
BIYABarí. S. comisión. 
BizaurA. S. deuda. 
BIZAURAR. V. adeudar, deber. 
BIZAURE. S. débito. 
BIZAURI. S. «b udil. 

BiZAURO; BizaurorÉ, UrI. Adj. dcudor, 
ora. 

• BLANCA. S. espada de comlwte. 

• BLANCO. S. cobarde. II jugador sencillo c 

iiKKcnle. . tonto. 

• BLANDA. .*>. cama, lecho. 
BLANDESBABAN. S. adagio, refrán. 

» BLANDO. S. cobarile. 

BOBANó, AÑl. Adj. habanero, era. 
BOBE. S. mondadura. 
BOBl. S. baba, i! pl. bobis. 
BOBIARÉ. 8. habar. 

• BOBO. S. hurto descubierto y restituido. 
BOBORQUE. S. enliúlliliro. 

• BOCA. S. real. . ilcl lubo flor en el juego 

de nHÍ|ies. 
BOCAL 8. hambre. 

• BOCAIYO ./(/ff/« f/e'. S. encantar, v.ilién- 

dose del ilusionismo de la |>alabra (tara 
el engíifiii. 

• BOCAo. S. ladrón que juega de hucáij/o, o 

encantando con su palalini pnia enga- 

fiar. 
BOCATA. ?'. hocai, 
BOCTARÓ. S. oriente. 



BR AM 



BIIOJ 



81 



BOCHACAY, AYi. Adj. vagabundo, da. 

* BOCHÁO. Pp. ajusticiado. 

* BOCHE. S. verdugo. 

* BOCHEFfO. S. criado del verdugo. 

* BOCHÍN. V. boche. 

* BODEGÓN. S. taberna. 
BOLA. S. calle. 

* BOLA. S. feria, meicado. 1] concurso de gen- 

te en la feria. || libertad. 

* BOLATA. S. ladrón que hurta ]»or ventana 

o tejado. 

* BOLATERO. S. ladrón que acomete corrien- 

do p:iva robar. 

* BOLEÁO. Pp. caído. 

* BOLEAOR. ÍS. ladrón que hurta en feria. || 

el que hace caer a oti'o. 

* BOLEAR. V. caer, tumbar. 

* BOLICHE. S. casa de juego, garito. 

* BOLICHERO. S. coimero (dueño de garito). 

* BOLSIYA. S. bolsa de los fulleros para es- 

conder los naipes. 
BOMBARDÓ, DÍ. S, león, ona. 
BOMBORAR. V. amparar, proteger. 
BOMBOY, AYÍ. Adj. simple, tonto; ta. 
BONANSIBÉN. S. confianza (intimidad). 
BONANSIBLE. S. confianza (seguridad). 
BONANSiLAR. V. confiar. 

* BONITO. S. ferreruelo. 1¡ * (sayaguésj sayo 

de Castilla. 

* BOQUE. S. apetito, hambre. 
BOQui. S. hambre. 

BOQUiNÓ, ÑÍ. Adj. hambriento, ta. 
BORBÓREO. S. vino de Jerez. 

* BORDA. S. la casa. 
BORDAJAY, AYÍ. Adj. moro, ra. 
BORDAJÚ, JÍ. Adj. judío, ía. 
BÓRDELE, LÍ. Adj. cristiano, ana. 
BORNABÁo. Adj. blanqueado. 
BORNABAR. V. blanquear. 

* BORNAR. ahorcar, dar garrote, decapitar. 

* BORNE. S. horca. 

BORNE, Ñi. Adj. ahorcado, ada. 
BORNIDÓ. Adj. ahorcado. 

* BORNÍO. Pp. ahorcado. 
BORNÓ. S. bocado, mordisco. 
BORONDÓ, DÁ. Adj. esférico, lea. 

* BORREGA. S. centén (moneda). 
BORROí^ONA. S. berenjena. 

BOS. Pron. vuestro. ll pl. vuestros. 

* BOSQUE. S. barba. 
BOSTÁN. S. lino, lienzo. 

* BOTICA. S. mancebía. || tienda de comesti- 

bles. 

* BOTICARIO. S. tendero de comestibles. 

* BOYÚA. S. baraja de naipes. 

* BRACEAJE. S. lo que percibía el mirón 

por aj'udar en el juego. 

* BRACIO. S. brazo. || * (godo) brazo derecho. 
* (ledro I brazo izquierdo. 

BRACO. S, cabrón, ¡i carnero padre. 
BRAGANTE. Adj. ¡lajizo en m. y f. 
BRAGÍAS. S. pl. animales domésticos; ga- 
nados. 

* BRAMAOR. S. pregonero. 



BRAMAR. V. gritar, vocear, vociferar. 

BRAMO. S. bramido, grito. || delación he- 
cha a la justicia sobre el juego. 

BRAMÓN. S. alcahuete, soplón. 

BRAMONA. S, lengua. 1| maldición. 

BRANDARÓ, ARÍ. Adj. rondeño, eña, 

BRAQui. S. oveja. 

BRAQUIA. S. cabra. 

BRAQuiYó, lYÍ. S. cordero, era. 

BRASA. 8. ladrón muy vivo. 

BRASERO. S. hurto. 

BRAVATA. Adj. bravo, fiero, valiente. 

BRAVATERO. S. guapo que echa bravatas, 

BRAVO. S. juez. 

BRAVOTE. S. fanfarrón, matón. 

BRECA. S. cuchara. 

BREGARON. S. cucharón. 

BRECHA. S. dado para jugar. 1| el que ter- 
cia en el juego, 

BREChAo. 8. al que ganan el dinero. 

BRECHAOR. S. el que tercia en el juego. 

BRECHAR. V. meter dado ñilso en el jue- 
go, il terciar en el juego. 

BR?CHER0. S. tramposo en el juego, 

BREJE. S. año. 

BREJELÁ. Adv. basta. 

BREJELAR. V. bastar, ser suficiente. 

BREJELÓ, LÍ. Adj. basto, ta; burdo, da; 
chavacano, ana; grosero, era; zafio, ia. 

BRBQUENAR. V. amparar, defender. 

BREQUENARÓ, ArI. Adj. defensor, ora. 

BREQUENSOR. 8. abogado, defensor. 

BRESBÁN. Adj. bendito en m y f. 

BREVA. S. año. il onza (moveda). 

BREVIARIO. Adj. ligero en ejecutar. 

BRIVIA. ÍS. engaño por buenas palabras. 

BRiBiÓN. S. embaucador, engañador con 
palabras. 

BRICHALAR. V. padecer, sufrir. 

BRICHALIPÉN. S. padecimiento, sufri- 
miento. 

BRICHALÓ, ALÍ. Adj. jtadecido, ida. 

BRICHARDILÁ. S, instancia, rogativa, sú- 
plica. 

BRICHARDILAR. V. implorar, rogar, supli- 
car, 

BRIDAQUÉ. S, quiebra. 

BRIDILAR. V. quebrar, 

BRiJA. S. cadena. 

BRIJILÍ. S. corazón. 

BRIJINDÁ. S. lluvia. 

BRIJINDAR. V. llover. 

BRIdlNDÁO. Adj. llovido. 

BRIJINDOPÉ. S. diluvio. 

BRIJINDOVIAR. V. jorobar. 
BRIJINDOVIELAR. V. perjudicar. 
BRIJINDÓVIO, OVIA. Adj. lluvioso, osa. 
BRINCHARDILAR. w. hrichardilav, 
BRINJINDIA. lluvia. 
BRINZÁ. S. carne; encarnadura. 
BROCUJILÉ. S. clavel. 
BROJ ANEAR. V. producir, redituar, rendir. 
BROJAÑÉN. S. fruto; producto; rédito; ren- 
ta; utilidad. 

18 



83 



IIUFA 



BROJERÓ. S. cabcu dc fnmilit; jcfc; jefe 

«if iril'U. 
BROJUSCHÍ. S. clavellina. 
BRON S. |«<Ti< brilla . 
BRONOA, DO N iiianZAiM, |>cra, |>ero. 
BRONO ARJEÑICATO. S. prop. I'oiicio Pi- 

l;ilO. 

BROS I'ron. vos. 

BHOSTELÉ Adv. aliftjo, debajo. 

BROSTIRDIAN. S. alcalde. 

BROTABUChI. BROTAMUCHI. S. ]iriiincia. 

BROTE S. 'amello. 

BROTOBORO. Adv. jtriiui'ranunto. 

BíOTOCHiNDÓ. dI ."^ |iriiiio;;éiiito, ita. 

BROTOMUCHO, UChI. S. priiiio hemiano, 
]>riiiiii heriiiairk. 

BROTOR. Adj. primer. 

BrjüA. I'ron. vuestra. . pi. bn'ias. 

BRUCHAROi. S. el anua de artillería; pie- 
za lie í l«'ni. 

BRUCHARDÓ. 8. cañón de artillería. 
DRUOIlA. S. contt'stftciúu, respuesta. 
BRUDILAR. V. ciiiilt^tAr, resiionder. 
BRUJE. S. nal iiioiii-dai. 
BRUJEAL. A'ij. yv/\i>, 111 m. j' f. ; cosa real. 
BRUJEALiSTA. Aiij n-alista, en ni. y f 

• BRUÑÍA .'~;. " jnirada j-ara la flor 

¡l.i:iiA'la ' 

BRUÑiYO, ivi. . . ..lo; chivo, iva. 

B)7UÑÚ, UÑl. S. niiu-ho cabrío; cabra. II ca- 
brán. 
BRUQUiLÓ, IYI A'lj. oscuro, ura; lene- 

!ir(i>i>, "sa. 
BRUTELAR. V. brotar. 
BRUTELÓ. Adj. brotado. 
BRUTULÉ. S Imbón, incordio; infarto. 
BU. S. ano. trasero. 

BUBiÑO, IÑÍ. Adj. a|ia;;iido; apocado, ada. 
BUCAINTÜ. S. cajiitáii. 
BUCANAR. V. soplar. 
BUCANó, AÑf. Adj. hablador, ora; soplón, 

Olía. 
BUCO. S. ¡iiiimo. Ii hígado. 
BUCRATÓN. .S. busto. 
BUCHAR V. «clarar. 1 destapar. II divisar. 
BUCHARAR. V. airojar, echar, lanzar. || 

icpii'bar. extender. II poner, li ten ier. |l 

s<|iiiltar. , liiuhaiar uhajiué) diirihar. 
BUCHAROAR. V. averiguar; descubrir; des- 

li»I.ar. 
BUCHARELAR. V. tirar; sacudir; arrojar. || 

liurli(i}f¡itr. o%/fH> atropellar. 
BUCHARÓ. ARi. Adj. ni. echado, lanzado; 

repudiado, adn. 
BUChI S cosa, visión.: pl. buchías. II Ady. 

alt;o, al menos. 
BUCHiL. 8. ejecutor do la justicia, vor- 

'Íiii;o. 
BUCHiNONOE. 8. burro, jumento, 
BUDIAR. V. nmatíar, amenazar. 
BUÉ S. fiioiiia, fraijancia, [lorfumo. 

• BUEYES S. p. naipes. 
BUFAiRAR. V. acu«ar. 

• BUFAIRE. S. acusador, delator, soplón. 



nunc 

BUFAR. V. soplar. ¡ dar gritos en el tor* 

mentó. 
BUFETAR. V. pritar, vocear. 

BUFETE. S. prito. 

BUFETEAR. V. alliior/Jir. 

BUFlA. .S bota (ie vino. 

BUFiAOR. 8. tabernero. 

BUFlO. .S. f^rito alto, voz alta. 

üuhAo. .\dj. al (]ue soplan o descubren. 

BUHAR. V. delat^ir, denunciar; revelar. 

buho. S delator, 80)ilón. 

BUJA .S. barra, lingote. 

BUJArI. S. patata. 

BUJARRE, ARRi .S. barranco, ca. 

BUJENÜUY, BUJENOY. 8. bujarrón. 

BUJERi. S. autoridad real. || majestad ¡íi- 

lulo . 
BUJf. S. barquillo, bote, chalupa. 
bujía. .'^. ;;il>a, joroba. 
BUJIBIÓ BlA. Adj ;{il>09D. OSa. 
BUJiLO .s. Lando, eiiii-to. 
BUJiLUY. bujilY. 8. bastonero de baile. 
BUJINDIA. r. liiiiía. 
BUJINDIOVELAR. V. importunar, joMiliar, 

iiiolcxtar. 
BUJINDOVIO, VIA Adj. giboso, oaa;jni-o- 

l'ido, ada. 
BUJiNE, IÑÍ. Adj. vano, ana ; vanidoso, 

ii.va. 
BUJiÓ. S. escondite. 
BUJiRÁo, RÁ. A<iJ. m. adorado, ada. 
BUJiRAR. V. adorar, venerar. 
BUJONÍ. 8. jirudencia. 
BUJOÑÍ. 8. prueba. 
BUJOÑi. r. 6i(/t<>ií. 
BUJUCO. S. liúculo, bastón. 
BUJULÍ. 8. barro, gretla. 
BUJULINÉ. 8 alfarero. 

BUJUNDl, bujunoonI. S. batallón. 

BUJUQUERÓ. I. Inijilihj. 

BUL. I-. lili. 

BULDAjf. 8. blasfemia, imprecación, nir.l* 

dicioll. 

BULERIa. 8. embuste, embustería. 
BULERO, ERA. Adj. embustero, era; fabo, 

mi; mentiroso, osa. 
BULIPÉN. 8, embuste, engañifa. 
BULiSTRABA. 8. ciileíira, serpiente. 
BULISTRINA. 8. culebrina. 
BULMÜN, UÑÍ. Adj. caro, ra. 
BULÓ. 8. enil>uste. mentira. 
BUNDAL. 8. I! .^ ■ <.".rta, salida. 
BUNEJÜ. 8. 

BUNSOQUl. ;■ festín. 

BUÑÉ, Ñi. Ad|. liiiiee, grato al paladar. 
BUÑiQOÑi. 8. basura, {torqucría. 
BUQUE. 8. extremidad, punto. 
BUQUE. 8. boca. 
BUQUÉ 8 liofe, pulmón. 
BUR. S. montaría, monte. II Adv. y Coi>j. 

ruando. 
BURAYl. 8. galera (carro). II antigua ein- 

liai<'ai'i('in. 
BURCHIQUÉ. S. barbecho. 



CACII 



CAGR 



83 



CURDÁN. S. mundo, 

* DURDEL. S. nuuiceliia. 
DURDIPÉN. S. niuiulo, universo. 
BURDO, DÁ. S. puerto; [)Uüita. 
BURDÓRiCO, ICA. Adj. católico, ica. 
EURÉ. S. arbusto, mata. 
BUREAR. V. robar con ratería. 
BURECHUNÓ, UÑÍ. S. novillo, illa. 
DUREL. S. toro. 

BURELALÓ, AYÍ. S. becerro, erra. 
BURJACHIQUÉ, IQUÍ. Ádj. bárbaro, 

cruel; inhumano, ana; rudo, da. 
BURJAMAR. V. barrer. 
BURu'AMARÓ, ARÍ. S. barrendero, era. 
BURJANIMÉ. Adj. barrido. 

* BURLAÉRO. S. escondite. 

"■' BURLARSE. V. librarse de la pena. 
BURLÓ. S. embuste. 
BURLOJÍ. S. báciga (juego de naipes), 
BURÓ. S. tormenta, tempestad. 
BUROYA. S. batalla. 
BURQUECHÍ. S. barbería. 
BURQUECHÓ. S. barbero. 
BURRACÓ, AQUÍ. S. m. bastardo, da, 
BURRAOUIÑÍ. S. bastardía. 
BURRINAR. V. agazapar. 
BURRINÉ, iÑf. Adj. agazapado, ada. 
BURSALÉ. S. causa, motivo. || litigio. 
BURSARIQUÉ. S. vaso. 
BURÚ, URÍ. S. buey; vaca, 
BUS Adv. cuando; mas. 

* BUSCAR. V. hurtar ratera y mañ( 

mente. 
BUSiMUJÍ. S. basilisco, 
BUSJÍ. S. veta. 
BUSJIMÉ. S. betún. 



BUSMUCAR. Y, quedar, permanecer fijo. || 
yacer. 

bÜSNÉ. BUSNÓ. Adj, extraño a la raza gi- 
tana. I incivil, salvaje, bárbaro. || gentil. 

BUSPIJÉ. S. baranda, barandal. 

BUSPIJIRÍ. S. barandilla. 

EUSTAJÚ. S. bestia, caballería. 

BUSTARÓ, ARÍ. Adj. derecho, echa. 

BUSTRÓN, BUSTrÓnel. S. animal. 

BUT. Adv. muy. 

BUTANAR. V. derramar, vaciar, verter. 

BUTE. Adv. mucho. 

BUTEJERNÚ, Ñí. S. y Adj. baratero, era. 
II guapetón, valentón. 

BUTEMBAR. V. abundar. 

BUTER. Adv. más, además. 

BUTIFUYÍ. S. grupo de anímalas u objetos. 

BUTIJUYÍ, BUTiPUJi. S. bandada. 

BUTRÉ, TRÍ. Adj. numeroso, osa. 

BUTRÓN. S. abismo. || valle. || infierno. 

BUYA. S. cana. 

BUYÁN, AÑÍ. Adj. dulce. || gustoso, osa. 

BUYANIPÉN. S. dulce, dulzor, dulzura. 

BUYANURA. S. dulzura de carácter. 

BUYAR. V. ahogar. 

BUYATE. S. culo, trasero. 

IBUYATI! Int. ¡cáspita!, ¡diantrel 

BUYELAR. V. sofocar. 

BUYES. S. pl. naipes. 

BUYO, YÍ. Adj. ahogado, ada. 

BUZO. S. ladrón muy diestro. 



REFRANES. - 3. Más valen patas de asno, 
que pensamiento de amo. 

4. Cada uno es hijo de sus obras. 



C 



CÁ. S. pene, miembro viril. 

CABA. Adj. y Pron. tal; este, ta; aqueste, 
esta. 

CABALICÓ, IQUÍ. Adj. prudente; dig- 
no, na. 

CABAÑAR. V. enterrar, sepultar. 

CABAYO. S. tahúr que jugaba sin ínten- 
(-ión. 

CABRÓN. S. barbón {macho cabrío). 

CACOBÍ. S. argolla. 

CACHAS. S. pl. tijeras. 

CÁCHATE. S. capote. 

CACHEAR. V. registrar. II robar. 



* CACHEO. S. registro, || robo. 
CACHÍ. S. mujer. || pl. cabías. 
CACHICALÓ, AYÍ. S. deudo, pariente. 
CACHICAYIÁ, S. parentela. 
CACHIMÁN. S. covacha, tabuco. || puesto 

de vender. 
CACHIMANÍ. S. tienda. 

* CACHUCHERO. S. ladrón que hurta oro. 

* CACHUCHO. S. oro. 

* CAFAR. V. escapar por ventana o tejado. 
CAFiDÍ. S. bufete, pupitre. 

CAGRUJÉ. S. algazara, griteiío, escúü- 
dalo. 



SI 

• caída 

CAIQU! 



1 



I qui' In iir.ijri g:iti!» 

y TroD. nitigiino, na. 



■lir. 



CM.iA, • CAIRE. S. precio de U prostitu 

cíoli. r. niUia. 
CAiRELOTA. S cnmim de la prostituta. It 

raniii-.i ^ivaiIa u j^alaiia. 
CAIRO, ■ CairON. r. CHÍdn. 
CajtarA S. alb .rolo; (iispiita, penden- 

rij ; .•'.''.(•.'i]itlla 
CAJUCO, QUl. A<lj. sordo, da. 
CALA. Adj. cada. 
CALA. .*>. a^'ujero. 
CALABACERO. S. ladrón que rolm con 

j;anzi;a. 
CALABAZA S. ganzúa. 
CALAüeA. S f.ilsía, falsedad; mentira. 
CALABEAR V. falsear, falsilicar; mentira. 
CALABE080, OSA. embustero, cía; falso, 

niciitirt/Sü: sa. 
CALAFRESA. S. asadura 
CALAMBRiCÓ S. caletre. || criterio, dis- 
ci: tiiiuitir.o, juicio, razón. 
CAlAnddia S. ]irf;.;oii(ro. 
CAlAo. S. liurto fjue lia parecido. 
calar. V. meter la mano en la faltrique 

r.í para liurtar. 
CALARONÉ, CÑl. S. caza lor, ora. 
CALARSE. V. entrar en una casa para 

liurtar. 
CALCA. S. camino. 1. pl. jiisados. 
CALCAR. V. pi.sar. ' apretar. 
CALCATRFE. .S. ganapán. : palanquín. 
CALCETERO. S. el que ¡>iine los 1,'rillos en 

la c'iri-cl 
CALCO S. zapato. 
CALCOílREAR. V. correr, corretear. 
CALCORRO S zapato; calzado. 
CALCORROS. S. jil. za|>ato8. 
CALCOTEAo. rp. corrido. 
CALCOTEAR. r. * cnlcurrear, 
CALÉ. .S. cuarto moneda . 
CALETA. S. ladrtin que rolia por ajiujero. 
CALETERO. S. ladrón que acumjiai'ia al 

ralrta. 
CALiSÉN. S. defunción, muerte, falleci- 

mifi.to 
CALO, AYÍ AdJ. gitano, ana. , atezido; 

niofrno. 
CaloChIn. S. corazón. 
CALORRÓ. ORRI. S. gitano nind<rno,na. 
CALTRABÓ. S. iircsidio. 
CALZAO. S. prev) que lleva grillos. 
CALZAR. V. poner grillos. 
CALZAS S. pl. grillos de prisión. 
CAM. H 8ol. 

CAMALEÓN I'll . i.i..iiiido. 
CAMARCA 1. 

' CAMBiAOR. - 1' la manrelía. 

' CAMBIO .S. liij.aiidi, manceliía. 

CAMBLAR. V. ac-iptar: admitir. 1 querer; 
("linar, i farmitir. 

CAMBRAR. V. estimar. 



CATA 

CAMCRÍ S. mujer ¡«refiada. : pl. e.imliría». 

pM fn'Z. 

CAMBRO Adj. p «fi.i!.. ;í '.I 

C/ MCKCQIJIA. .^. I 

CAMQROQUIANO. .'^ 

CAMELAR. V. cuauíulul ; qui'KT. „ CuLMli- 
til. 

CAMELAR. V. comprender. 

CAMELO. S. enanio:aniicuto. li dccepctún, 
< ii;:año, ma' a. 

CAMODAR. V. trastrocar 

CAMPANA. S. basquina, saya. 

CAMPANÚO. S. bruquel. 

CAMPO. S. lupanar, mancebía, CMa de 

proHlituoiiMi. 
CAMPO DE PINOS. S. mancebía. 
CAN. .S. oreja 

CAN.ÑI. A'ij. izquierdo, da; zoco, ca. 
CANA. S. liorn. 
CANARICHES. S. p botones. 
CANARIO .'>. leo que contieüa »n delito. 
CANaiM'JMELÍ. .S. fósforo. 
CANDÓN, CANDONÉ S. camarada, con¡ 

|i,'ifiii(i t'ii la niilicia. 
CandonerI s. cotiipafíia dc soldado*. 
CANDUJO. S. canflaüo. 
CAÑE S. oí'io. 

CANGARI, CANQARIPÉ S. iglesi». 
CANGAYARA, S. canelada. 
CANGAYELÓ S. carrero, carretero. 
CANGAYÓ, AyA. S. carro, carreta. 
CANGREJO. .S. cerrojo. 
CANGRÍ .S. i;.'lesia, lemjilo. 
CANGUELAR. V. iccelar, temer, turbar. 
CANGUELO S miedo, recelo, temor. 
CANGUIS. .'-^. miedo. 
CANiCHALÓ. ayI. Adj. gallego, cga. 
CANiSARAR. V. ^.'anar. 
CANREA. 8. caridad, comj>ssión, conmi.-^i' 

raiioii. lástima, i; ■ ■ • ■'■■' •■'■•■'•i' 

CANREOSO, OSA. ' 

Vil, iva; mi.'<i'iic( I 
CANrI. .S. lalijia. sofocación. 
CANRiA. r. rnnrí. 
CANUIANO. S. eslío, verano. 
CANRÓ S cuello, jiescuezo. 
CANRONÉ nI r. enturólo. 
CANiALETA. S canción o verso epígroiiM 

tiro 
CANTANO. S gallo. 

CANTAOR. S. decl.irantc en el torment". 
CANTAR. V. declarar. 1 (ni el antia} con- 

li-har en el tormento 
CANTOR. S <■ ' .'a en el lormenlo. 

CAt^ü. S. '.iii era. 

CANULl •" ..^ucra. 

CañaI. > 

CAÑAS. > . alrjis 

CAÑI. S gallina. 
CAÑÓN. S. vngo. 1, picaro sin oficio ni d 

micilio. 
CAPA. S. nocl.e 
CAPASCHinAo Arlj. capado, caatrado. 

circunciso. 



CASO 



GIBO 



CAPASCHiNAR. V. capai', castrar. || circun- 
cidar. 

CAPASCHINARÍ. S. capadura. |1 circunci- 
sión. 

CAPIRIMÁ, CAPIRIMÍ. S. pita, 

CAPISCOL. S. gallo. 

CAPORAL. V, capiscol. 

CAQUERAR. V. maltratar, escarnecer. 

CAQUERELAR. V. dañar, macar, perjudi- 
car. 

CAQUIVAR. V. espirar, fallecer, morir, pe- 
lecer. 

CÁRAMO. S. vino, 

CARBÁN. S. viento. 

CARBÉ. S. chaleco. 

CARBONÉ. S. monedero falso. 

CARCAÑÉ, AÑÍ. Ádj. ruin; avaro, ara;mez- 
(|UÍno, ina. 

CARCAÑIPÉN. S. avaricia, mezquindad, ro- 
ñería, ruindad. 

CARCOMA. S. camino. 

CARCHTÁ. Sr. árbol, arbusto. 1| (chavé) hi- 
guera. 

* CARDUZAOR. S. que negocia con la ropa 
hurtada. « 

CARÉ, arI. Adj. activo. || ardiente; vehe- 
mente. 

CAREMÁO. Adj. apalabrado; ajustado. 

CAREMAR. V. ajustar, apalabrar, tratar, 
convenir. 

CARFIALAR. V. clavar, enclavar. || crucifi- 
car, 

CARGA. S. policía. 

CARGAR., V. poner uñ dado de menor á 
mayor. 

CARGUEÑO. S. polizonte. 

C.-\niClA. S. cosa que vale cara. 

CARJARAR. V. arruníiar (en el juego de 
7iatj)Cfi). 

CARLANCA. S. cuello de camisa. 

CARLO, CARLOCHÍN. S. corazón. 

CARMU.NICHA. S. escondrijo; covacha, ra- 
tera. II tenducho. 

CARMU.ÑÍ, CARMUYÓN. S. rata. 

CARONA. S. camisa. 

CARRERA. S. calle. 

CARRETERO. S. fullero. 

CARRO. S. cardo. 

CARRO. S. juego. 

CARTAYA. S. grulla. 

CARTACAYA. S. cigüeña. 

CARTAS picantes. S. baraja preparada para 
hacer trampas. 

CARTIYA. S. juego de naipes. 

CARTRABAR. V. cargar. 

CARTRABERÓ. S. cargador, carguero. 

CARTUCHO. S. oro. 

CAS. S. leña. 

CASA. S. mancebía. 1| (de coima), (de tabla- 
ja] casa de juego. II (grande) el rey en la 
baraja. || (llana) mancebía. |1 (recoleta) 
casa donde se jugaba poco. 

CÁSCALE. .S. clavo. 

CASCARABÍ. S. caldera. 



CASCARAS. S. p. medias calzas. 

CASCAROBERÓ. S. calderero. 

CASCAROBÓ. S. caldero. 

CASDAMÍ. Adj. blasfemo; maldiciente. || S. 
ariiía, asjiid. 

CASINOBÉN. S. infierno. H pl. casinobés. 

CASÑÉ, Ñi. Adj. cobarde; miedoso, recelo- 
so: osa. II poltrón. || S. f. gallina. 

CASTAÑÍ. S. cura, curación. 

CASTE. S. choque, golpe. 

GASTÉ. S. báculo, bastón, palo. 

CASTELANAR. V. afianzar. il apalancar. 

CASTELÁO, LÁ. Adj. apaleado, castigado 
ada. 

CASTELAR. V. apalear. 

CASTERANDiÑARÓ. S. arado. 

CASTOBERÓ. S. leñador. 

CASTORRÓ. S. sombrero. 

CATA. Adj. cada. 

CA TAÑAR. V, asistir, concurrir; frecuen- 
tar. 

CATANÉ. Adv., a una, a un ticmijo, junta- 
mente. II S. conjunto. 

CATANELAR. V. congregar, juntar, reu- 
nir. 

CATAR. V. agolpar. | atropelkr. 

CATARÉ. Adv., de golpe; en tropel. 

CATÉ. S. bastón, palo. || árbol. 

GATESCA. S. asamblea, junta, reunión. 

GATESCA. S. caverna. 

CAVERNA. S. barraca, cabana. || casa. 

GAYE. S. libertad. || (del puerto) el seis en 
la baraja. || (Dar caye al angudiáo) faci- 
litar la fuga. 

CAYEJA. S. fuga de la justicia, o huir da 
ella. 

CAYICATE. Adv. pasado mañana. 

CAYIGÓ. S. y Adv. mañana. |t {on cayicú) 
de mañana, de madrugada. 

GAYOCÓ, OQUl. Adj. agitanado, ada. 

CEJA (Hacer la). S. seña que hacía el 
apuiítaor en el juego, al que estaba en 
frente. 

CENTEYA. S, espada. 

CERCO. S. mancebía. || rodeo, vuelta. 

CERCAN. S. cerca, cercado. 

CERGENAOR. S. jugador que retiraba su- 
tilmente algo de lo que había apuntado. ■ 

CERDA. S cuchillo. 

CERDAÑÍ. S. navaja. 

CEREGÉA. S. cadena de prisión. 

CERNÍCALO. S. manto de mujer. 

CERRAS. S. pl. manos. 

GERRAYA. S. cerradura. 

CERRÓN. S. cerrojo, llave, pestillo de 
golpe. 

CERTA. S. camisa. 

CERTUS. Adj. cierto. 

GIBA. S. maravilla. 

CIBÁO, IBA, Adj. enhiesto, ta. |1 asombro- 
so, osa. 

GIBAR. V. encantar, admirar, maravillar. 

CiBÓ. Adv. hoy. 

CiBOY, AYÍ. Adj. maravilloso, osa. 



86 



COLA 



coini 



CICA. í^. Imlaillo de dinrro. 
Cicatería S. rjeroicio de cicAtcro. 
Cicatero, cicarazate, S. ratero, U- 
droii d<- IhiIhíHus. 
ciencia de vilhan. S. el art« de los Uhu- 

ns. 
cierta S. muerte. 
CIERTO. S. fullero, tramposo. 
CIFRA. .S. astucia, mafia. 
cigarra. S. Ikolsa. 
CIGARRÓN. S. bolsón o gato do «iiiiero. 

cipote. .>^. Jiro|iUCÍn. 

CIQUIRIBAILE, CIQUIRIBAYE. S. ladrón. 
CiRERA. S. itiittn imoiudaj. 
CiRIA. S. iiasc'.'.a. 
CISCAR. \ . dar del cuerpo. 
CISCARÁ S. alboroto, pendencia. 
CiSELES S. grillos de prisión. 
CISNE. S. mujer pública. 
ClamAo. Pp. voceado. 
CLAMAR. V. dar voces. 
CLAMO. S. diento. enfermedad; dolen- 
cia. 
clarea. S. día. 
CLAREAR. V. alumbrar. 
CLARiCÓ. S. madrugada, alba. 
CLARIOSA. S. agua, il ventana. 
CLARO. S. cielo, día. 
CLAUCA. S. gfínziia. 

CLAVl. .■< r.i.'W ]:l. 

CLEMACO. '■:i/;i.ior. 

CLIChI. S. llave. , clave. 

CLISE S. agujero; ojo. 

CLISEMULÉ. S. basilisco. 

CLISOS S. pl. ojos de la cara. 

COADJUTOR. S. ayudante de garito. 

COBA. S. persuasión. ! zalamería. 

COBA. S. real tnonclaj. .. conversación 

persuasiva. || boca, ü gallina. Ii (Dar la) 

V. engafiar. 
COBAR. V. engafiar. || herir. 
COBARBA. S. ballesta. 
COBARRA. r. • cobirla. 
COBIrI. S. fosa, hoya. 
COCAL. S. hueso. 

COCALE S. huf•^o muy descarnado. 
COCORRORÓ, ORl. Adj. tuerto, ta. 
COCHOCLERA. S. alcU/Ca. 
COCHOCÓ. S. encina. 
COFRADE. S. ayudante de ladrones. || (de 

j'fila que hace pa/a o cubre. 
cofradía. S. mucliedumliic de gente. || 

junta do ladrones. || malla o cota. 
COFRl, S. alfiler. 
COHEDÍ. S. niebla. 
COIMA. .S. mujer pi'iblica. \' (de minoribtu), 

iiie nftqwrlai, ide poquito) caaa de jue- 

H<i (\f. poco fuste. 
COIME. .S sfftor de casa. * idel alto) Dio». 

'/'■ ¡11% rlar/ag I)io8. 
COIMERO -^ lili' '." '!•■ r-i"'.'» 'b- luego. 
COlN l'i'.ii Mi(>s. 

COJER3E. > 
COLAINA. .S. ]ti'í. del viiiu. 



COLCORÉ. COLCORÓ, ORf Adj. Mo, ola; 

i¡nii-.i, ii-.i. 
COL CORRO S. za|mto. 
COLIGÓTE. S. niuixiéUgo. 
COLMAR. V. henchir. 
COLMiYO AV . .S. trampa en el juego de 

naipe». 

COLUMBRAO. Pp. al que miran. 

COLUMBRAR. V. mirar. 

COLUMBRES. .S. pl. los ojos. 

COLUMBRÓN. 8. io que alcanza la mirada. 

COMADREJA. S. ladrón que entra cu una 
i'a'-a 

COMBA. S. tumba o ataúd. 

COMBA. S. teja. 

COMBAR. V. derribar, tumbar. 

COMENOAOR de bolas. S. ladrón que anda 
¡lor las ferias. || f. ' gargaracke U «. * ¡jcr- 
rn ni 

COMETA. S. flecha. 

COMODAR. V. cambiar. 

COMPORTE. S. mesonero, posadero. 

COMPfíiNCHAR. V. comprar, hurtar. 

COMPUESTA. S. coartada, i; cautela de bu 
lad roñes que apaiiien con diferentes ver- 
tidos delante del robado. 

CONCA. cMnidillo. 

CONCHA. S. rodela. 

CONCHÉ. S. cólera, coraje, furor, ira, ra- 
bia. 

CÓNCHELE. Adj. sabático. 

CONCHERQERÓ, ERA. Adj. iracundo, da; 
furius ., (i.s:i; coI/tíco, ica; irascible. 

CONCHENQUERO, ERA. Adj. picaro, ra. 

CONDARI. .S madero, viga. 

CONDENELAR. V. ceusurar, condenar, re- 
prcinir. 

CONEJO. S. el muy cobarde. 

CONEL. S. gabán, hopalanda, ropón, X^ 
bardo, túnica. II ir pono) cilicio. 

CONEL. S. ropa lar^a. 

CONFUSIÓN. S. calabozo, cárcel. ||Ten!» 

(tara vjujeros. 

CONSEJIL. S. mujer pública. 

CONSEJO. S. rufián astuto. 

CONTENTOS. S. ].l. reales. 

CONTiQUÉ, IQUÍ. Adj. cercano, ann; con- 
tieno, \ia; vecino, ina. 

CONTRASTE. Adj. perseguidor 

CONTRATO. S. carnicería. ¡ rrpro.seni.i- 
cit'm rulianesca. 

CONTRAY. S. paflo fino 

CONTRIBUIR. V. acudir con algo. 

CONTRiBUlRÓ. S. el iiue dtt algo. 

CONVERSACIÓN. S. e| juego. II (ttuUnía'ht 
ru ni-nrlo jue;,'o a orulUS, 

CORAJANÓ, AÑI A<lj. moro, moruno. 
CORAJAY, AYl. A<ij. moro, ra. 
CORBATO. TÍ. Adj. ruin; cicatero, crn; I i 

Cllfl.l. II 1 1.1 

CORBAYALÉ S. rónyuge; o«poso, ota. 
CORBayE. S, matrimonio, pareja. 
CORBO, BA. Adj. extravagiuiv; cxtrufi , 
afia; raro, ra. 



COTir 



CURR 



87 



* COriCHETÁ, ■ CORCHETESCA. S. cuadrilla 

ciu !le]U'iidieiitL'S (le justicia. 

* CORDOBÁN (En). Adv. cuando han roba- 

do a uuo y le dejan en cueros. 

CORIÁO, Á. Adj. afligido, ida. 

CORIAR, V. afligir, angustiar, apesaduni- 
biar, atormentar. 

CORiPÉN. S. aflicción, pesadumbre, supli- 
cio, tormento. 

CORMUÑó, UÑÍ. Pron. algún; alguno, na. 
pl. cormuíiós, ñís. 

CORNICHE, CORNICHO, ICHA. S. canasto, 
asta; cesto, espuerta: ta. ■ 

CORÓ. S. cántaro. 

CORÓLE, YÍ. S. cantarillo, illa; alcarraza. 

* CORONES. S. duro (vioneda). 
CORPICHE. S. arroz. 
CORPINCHOBÁ, OBÍ. Adj. romano, ana. 

* CORRAL. Pp. cercado, acorralado. 
CORRAYÁ. S. collar, gargantilla. 

* CORRENTÍO. Adj. ligero, suelto, desem- 

barazado. 

* CORREO. S. ladrón que avisa de algo. 

* CORREOR. S. ladrón que concierta un 

hurto. II criado de justicia o corchete. 

* CORRIAL. S. fatiga. 

* CORRIENTE. S. río. 

* CORRINCHO. S. junta de gente ruin. || co- 

rral. 

* CÓRTAÍYO. S. trampa en el juego. 

* CORTECERO. S. guantero, 

* CORTEZA. S, guante. 

* CORTIJO. S. mancebía. 
CORÚ. S. ochavo (moneda), 

* CORVA. S. ballesta. 

* CORVÁO. Pp. muerto. 

* COSCAR. V. hurtar. 

COSQUE. S. alquería, cortijo, granja, la- 
branza. 

COSQUI. S. coscorrón. 

COSTANEAR. V. pintar. 

COSTANERO, COSTANÓ, Ñí. S. pintor, 
ora. 

COSTUÑÍ. S. contribución, impuesto, tri- 
buto. 

COSTUNACÁ. S. moco. 

COSTUNACAR. V. moquear. 

COSTUNACOY, AYÍ. Adj. mocoso, osa. 

COSTUNAR. V. levantar, alzar. |i colmar. 
II (e meripen) resucitar, volver a la vida. 

COSTUNEAR. V. moquitear. 

COSTURÍ. S. convento. 

* COTARRERA. S. mujer despreciable, ordi- 

naria, vulgar. 

* COTARRERO. S. hospitalero. 

* COTARRO. S. hospital 

COTO. S. cementerio. II hospicio. II hospi- 
tal. 

* COTO. S. hospital. ¡1 hospicio. 

* COTÓN. S. jubón. II cota de mallas. || (co- 

loráo) castigo de azotes. || (doble) jubón 
con mallas. 
COTORÉ. S. pedazo, pieza, remiendo. 

* COTÚ. S. arma. 



COTÚBIA. S. vigilia, víspera. 
CRANÉ. S. cerebro, cráneo, seso. 
CRAYÍ, ISA. S. rey; reina. II pl. ciayiscs, 
CREJETAR. V. pecar. 
CREJETARÓ, ARÍ. S. pecador, ora. 
CREJETÉ. a. pecado. 
CRESORNÉ. 8. proji. Jesucristo. 

* CRIAR. V. tener. 

* CRIOJA. S. carne. 

* CRIOJERO. S. carnicero. 

CRUGÓ. Adv. derredor, rededor. || (on cru- 
gó) alrededor. 

* CRUZ, CRUZÁO. S. camino. 

* CUADRAO, CUADRA. S. bolso, sa. H m. 

puíjal. ,1 pl. m. dados (juego). 
"^ CUADRO. S. puñal, i! pl. dados. 
CUALCÁN. Pron. cualquiera. 
CUARiNDA. S. cuaresma. 
CUÁRTAGA. S. cuatropea (impuesto). 

* CUATRERO. S. ladrón de bestias. 

* CUATRO. S. caballo. || * (e menor) asno. 
CUBÍ. S. col, repollo. 

* CUBIERTA. S. saya. 
CUBIJIMI. S. coliflor. 

* CUCO. S. cabo de presidio. 
CUCHA. S. pecho. 
CUCHUQUELA. S. aceitera. 
CUDRUÑÁO, UÑA. Adj. abotonado, ada. 
CUDRUÑAR. V. abotonar, abrochar. 

* CUERNO. S. bacín. 

«Pide el viejo el orinal, 

y el sastre su cuerno vierte...» 

(Romances de germanli) 

* CUESCO. S. pedo. 

* CUEVA. S. mancebía. || (del becerro) pl. 

los sietes de la baraja. 

* CUEXCA. S. casa, morada. 
cyciÑí, CUJUÑl. S. rosa. 
CULAÑÍ. S. campana. 

CULARÁ, S. margen, orilla, ribera. 

* CULEBRA. S. talego largo y angosto para. 

dinero. || lima de acero. || ceñidor, faja. 

* CUMBRE. Adj. alto. 
CUMORRÁ. S. cámara, estrado, sala. 
CUMORRÉ. S. gabinete. 

CUNA. S. rincón. 

CUNARA. S. ribera. 

CUÑARMi. S. ladilla. 

CUÑiPlNüOJÁ. S. alcabala. 

CUÑIPUMÍ. S. alcachofa, 

CURAR, V. afanar, || ejecutar, obrar, 

CURARAR. V. golpear, pegar. || maltratar, 

ij ultrajar. 
CURARÓ, ARÍ. S. obrero, era; trabajador, 

ora. 
CURDA. Adj. borracho. || borrachera. 
CURDELA. Adj. borracho, acha. 
CURDO, DÍ. i'. curdela. 
CURELAR. V. castigar, penar, jl trabajar. 
CÚRELO. S. afán. || negocio, ocupación. 
CURRANDÉA. S. azotea, terrado. 
CURRANDO. S. martillo. 



88 



CHAN 



CHAP 



CURRELAR. V. tralwJAr. 
• CURRELAR. V. liurUir. 

CunRELO. S. cjrriiiio, profesión, trabajo. 

CURRIAL. S • 

CURRiALE .' ial. 

CURRlE S. . on. 

CURRiEL. S. eu)|>lcu iittoilual. 

CURRIPÉN. S. ejercicio, traliajo, práctica 

i\o una iiuidstria o ¡irte. 
CURRIQUÉ S alhahil. 
CURRUCÓ, CURRUCÜ. S. enervo. 



CUBANA. S. corona. 
CU8TAÑAR. V, palomar. 
CU8TAÑERÓ. S. ]talonicro. 
CUSTAÑilO. S iiiiloiniíK., pichiin. 
CUSTAÑIQUÉ. S. j.:i¡Miiiiir. 
CUSTAÑO, AÑI. S. pnl'iiiio lorcAZ, otiiv 
CU8TI8ANGULÓ. 8. réinur, muslo. 



REFRANE8. -5. Mus vale sombrero en nmno 
que e8|>.i<la C'l^aiido. 

0. Es rico aquel que está bien con Diuü. 



CH 



CHA. .'^. liierba. 

CHA. V. iiiijtei. ve, anda. 

CHABAL, ALA S. liijo, ja. 

CHABÓ, Bl. S. mur.liacho, cha; niño, iíia. 

CHABORÓ, ORI. S aiiolesfcnte; hijo, ja. 

CHACHIPE, CHACHiPEN. .S. cierto, positi- 
vo, ri-aliiiad, verdad. ; hdv. cierto. ||(sí- 
nr¡/i Ksí es. 

CHACHiPENÓ. EÑI. Adj. verdadero, era. 

CHACHIPIRÓ, IRÁ. Adj. puro, ra; limpio, 
jiia 

CHACHUMl. .S. verdad, certeza, claridad. || 
pl. cliaciiumfs. 

CHAI. .S. niña, mocita. 1| mujer )iúb1ica. 

CHAJURRÚ, URI. S. becerro, erra; tcrfiero, 
• til. 

CHAL. V. in)per. márchate, vete. 

CHAlAo, ALA. Adj. demente; loco, oca. 

CHALABEAR. V. aj^itar, menear, mover. 

CHALAChI. S. hicrljabuona, menta. 

CHALAR. V. andar, caminar, marchar. || ir. 
1 cnloijuecer. ,i meter. || pasar. |; (andré) 
entrar. ; í/i/r avanzar. || (palalj seguir. 

CHALCHiBEN. S. eslabón. 

CHALECO S prostituta ínfima. 

CHALORQAR. .S. altar, retablo. 

CHALTRAR. V. apalear, aporrear, golpear, 

CHALTRÓ, trI Adj. aporreado, golpeado, 

npnlcndii: arla. 
CHAMiZONA. .S. prostituta. 
CHAMUYAR. V. conversar, hablar, plati- 

1 .11. finunciar, alirmar. 
CHAMUYO. 8. conversación. 
CHAN .S. |iano. 
CHAnA .S (.granujada, ]>ill«da. 
CHAN ACARAR. V. anunciar, ¡iresagiar, 

prufeli;'ar. 



CHAÑAR. V. saber. 

CHANARl. S. inteligencia. 

CHANAOR, ORA. Adj. inteligente, eo m. 

CHANARÓ, ARI. Adj. conocedor, ora; « ii 

ton<Hdo, ida; ¡«erito, ita. 
CHANCERO. S. ladrón que usa chanza« o 

.sutiiczii.s para hurtar. 
CHANClI. S. nidüla. 
CHANCLOS, CHANCOS. S. pl cliapiucS. 

CHANCKÉ. 8. rodilla para limpiar. 

CHANDE. S. doctor, sabio. 

CHANDl. S. mercado, feria. 

CHANELAOR. .\dj. conocedor, entendedor. 

CHANELAR. V. conocer, entender, aabri. 

CHANELERf. .S. entendimiento, iutoligt-n 
cia, siiliiduríft. 

CHANERÍ. S. cionoia, facultad. 

CHANERl CHORRiA. 8. muela del juici" 

CHANFAINA. S. ruliauesca. |i jabardo ^r«u- 
Ilion tic ladrones). 

CHANGÜÍ 8. deeejK'ión, engaito. 

CHANISPERÓ. 8. espíritu, jl [majará) Espí- 
ritu .'^anto. 

CHANOROAR. V. olvidar. 

CHANORQÜ. S. olvido. 

CHANORGUNOY, AYÍ. Adj. olvidadizo, iz-i; 
(Ic-iiicmoiiado, nda. 

CHANTÉ. 8. |>lan, planta. |i idea, tiazo. I- 

tllIltCI). 

CHANTEAR. V. plinrar, plantear. || liiiiar. 

Ijiiiti'.'ir. 
CHANZA, " CHANZAINA. S. astucin, ^Uli- 

lozí. 
CHAOMÓ. 8. invierno. 
CHAPALATEAR. V. nadar. 
CHAPELÓN S jug'idor nuevo. 
CHAPEbCAÑI. 8. cs< M]iada, fuga, huida. 



CHIB 



criiN 



89 



CHAPESCAD, CÁ. Adj. m. escapado, ada. 
CHAPESCAR. V. correr, escapar, huir, ir 
a] irisa. 

* CHAPITEL. S. cabeza, 

CHARABAR. V. lamer. ¡| trabajar penosa, 
ansiosamente. 

CHARABARÓ, ARÍ. Adj. triste; apenado, 
ada; ailii^ido, ida. 

CHARABON, AÑÍ. Adj. goloso, osa. 

CHARABURRÍ. S. aflicción, infortunio, pe- 
na, pesadunibie, tristeza. 

CHARDÍ. S. mantilla. 

CHARLÁO, LÁ. Adj. demente; loco, loca, 

* CHARNEL. S. ochavo (moneda), 

* CHARNELES. S. pl. dineros en menudo, 

* CHARNIEGOS. S. pl. grillos de {¡risión. 
CHARNIQUÉ. S. vida, existencia, acto de 

vivir. 
CHARO. S. plato. II cielo, lirmamento. 
CHARRÁN. S. granuja, pillo. 
CHASABÓ. S. bazo. 

CHASAR. V. conducir. || pasar, trasladar. 
CHATÉR. S. campamento, aduar. 

* CHATONÁO. S. cinto. 

CHAVAL, ALA. S. joven; mozuelo, ela. 

CHAVAN. S. herbazal. 

CHAVÉ, AVÍ. S. higo, breva, 

CHAVi. S. amuleto, higa. ¡| burla. 

CHAVÓ. S. muchacho, niño. 

CHAVORÉ, CHAVORÓ, ORÍ. S. hijo, ja. || 

pl. chavorós. 
CHAYAS. S. p. pendientes, zarcillos. 
CHEJARÓ S. alcaide, carcelero. 
CHEMBARTO. Adj. ajusticiado. 
CHEN. S. terreno, tieiia, suelo. 
CHENMARÁO. V. chcmhartó. 
CHENMARAR. V. ajusticiar. 
CHENMARARÓ. S. ejecutor de justicia, ver- 
dugo. 
CHENOPAÑÍ. S. albufera, laguna, pantano. 
CHEPA. S. giba. 
CHEPO. S. pecho, seno, teta. 
CHERDIYi. S. estrella; marca, signo. 
*■ CHERINOL. S. principal de la rufianesca o 
jei'e de los ladrones. 

* CHERINOLA. S. junta de rufianes o ladro- 

nes. 

«Que Tarragon es mi hombre, 
hrechaor, y no brechado; 
temido en la cheiunola, 
no longuiso ni esíivado.)> 

(Vida y muerte de M aladras) 

(üOMA^CES de la GER.MANÍA). 

CHERIPÉN. S. cama, lecho. 

CHERIPÍ. S. leche. 

CHERJA. S. falda, saya. 

CHÍ Adv. nada. 

CHIBANDAR. V. abatir, postrar, rendir. 

CHIBAR. V. echar, tender, posar, poner. || 
esconder. || sembrar. || (abrí) apartar, || 
lopré) reposar, colocar ll (ostcly) hundir, 
sumergir. || (lachó) sanar. 



I CHIBÉ. S. día. II (barój día festivo, 
I CHi3ELÁO, AÑÍ. Adj. metido, ida. 
I CHIBELAR. V. incluir, meter. 1| aposar. || 
vestir, li esparcir. || (mistó) curar. || (ost^■■ 
Jy': humillar. || [andré deque) diezmar. 

CHIBESES. S. pl. cumplé'años, días. || (la 
ches chibeses) buenos días. 

CHiCARELA. S. pelea, riña, pendencia. 

CHICARELAR. V. pelear, querellar, reñir. 

CHICARELARÍ. S. pelea, querella, 

CHiCATELAR. V. estornudar. 

CHICATELÚ. S. estornudo. 

CHICHE. S. faz, rostro, semblante. 

CHICHI. S. partes genitales de la mujer. 

CHICHI. S. cara, aspecto, figura. |1 futili- 
dad, nonada, vaciedad. 

CHICHI. S. cabeza. 

CHICHIAR. V. nadar. 

CHIFRUMÍ. S. aparcería, compañía o socie- 
dad en una empresa. 

CHIFRUNÓ. S. aparcero, coheredero, socio. 

CHiGUATAR. V. aguantar, detener, suje- 
tar. 

CHlJAlRl. S. mina 

CHIJÉ. S. achaque, dolencia, dolor. ll ex- 
cusa. 

CHILAR. V. sacudir, menear. || eximir. 

CHILDAR. V. disponer, preparar. 

CHILICA. S. cascara, corteza, vaina. 

CHIN. S. nación, país, patria, provincia, 
región, reino. 

CHIMÓ, IMÍ. Adj. corto, ta; chico, ca; pe- 
queño, eña. 

CHiMOQUERAR. V. acortar, empequeñe- 
cer. 

CHiMORRAR. V. achicar, apocar. 

CHiMUCLANÍ. S. fama, gloria, majestad. 

CHiMUCLANiFlCAR. V. encomiar, ensal- 
zar, preconizar. 

CHiMULAGiÁ. S. muela. 

CHIMUSOLANÍ. V. chiimiclaní. 

CHIMUSOLANIQUERAR. V. ensalzar, glori- 
licar. 

CHIMUSOLANÓ. S. homenaje, loor, rendi- 
miento, sumisión. 

CHIMUTRÍ. S. luna 

CHINÁO, NÁ. Adj. herido, ida. 

CHINAOR. S. ladrón que corta la ropa pa- 
ra robar la cartera. 

CHINAR. V. aserrar. ll cortar, tajar. 

CHINARAR. V. herir. 

CHINARELAR. V. rajar. 

CHinarI S. cortadura, corte, tajo. 

CHiNCHIYÓ, lYÁ. S. chiquillo, illa. 

CHINDAI. S. madre (respecto a los hijos 
2}r opios). 

CHINDAR. V. parir. 

CHIN DEAR. V, partear. 

CHiNDERÍ. S. profesora en partos, mníro- 
na, partera. 

CHINDERIÑI. S. parida, parturienta. 

CHINDINÓ, IÑI. Adj. cierto, ta. 

CHINDÓ, DÍ. Adj. ciego, ega. 

CHINDOY. S, parto. 



90 



cniR 



vida, existencia. || 



CHINEL. S. «Vuin-il. 
CHINELAR. N s> ;,'ar. 
CHINGA S. iiltii aiio, quimera, rifla; re- 

CHiNGABl. S. alfiler. 

CH NGAR. V. cohal'itar, fornicar. 

CHINGAR. V. rthir; piorrour. 

ChinoarAo, rA. Ailj. rt-fíiilo, ida. 

CHiNQARAR. V. altercar, disinitar ll la- 
char, rehir. ¡ guerrear, conil>atir. II re 
preniltr. 

CHiNOARARÓ, ARi. Adj conihatieutc; guc- 
iirri>, |iPMiliMifi<'ro: era. 

CHiNGARI S. disj.ula. 

CHINCARIPÉN .S. contienda, murra, po- 
lea. , (livisiún. 

CHlNl. .S. pallia. 

CHIMBEN. S. herida, llaga, úlcera 

CHiNOBARó. .*>. alguacil mayor, i! gober- 
n id'ir. 

CHiNORlA. S. hrtjeza, vileza. 

CHiNORÓ. S. criatura en ni. y f. 

CHiNORRÉ, ORRf. S. chico, ca; niño, ña; 
jiarvulo. 

CHIOtA. S. saliva, gargajo. 

CHiOTAR. V. escupir, babear, gargajear, 
salivar. 

CHiOTÍ. S. babero. 

CHIPÉ, r. cha i-hipé. 

CHIPÉN S. verdad. 
A'iv. rierto, 

CHipendI. S. veraz. 

CHIPENDOY, AYl. Adj, real; verdadero, 

(Mil. 

CHIPI S. dialecto, lengua, lenguaje. 

CHIPLERIN. S. ladronzuelo. 

CHiPonRO. .S. ánimo, aliento; genio. 

CHiPRAR. V. achispar. aHoniar, parecer. 

CHIQUE .S barrizal; fango, iodo. 

CHiQUÉN. S j)a{8, ¡lalria, tierra. 

CHiRDE. .S. corte, filo de un arma. 

CHiROiNÓ, IÑI. Adj. cierto, ta; positivo, 
i vil 

CHiRiCLÓ. CLI. S. pájaro; pollo, Ha. 

CHiR JA. .S doctrina 

CHiRiJAR. V. adoctrinar, cnscRar la doc- 
trina. 

CHIRIJÉ. .S. all»aricoque, damasco, 

CHiRiJiMAR. V. adelantar, anticipar. 

CHIRIJIMÉN .S. adelanto. 

CHiRiJiMOY. AYl. .\dj precoz, prematu- 
ri; adi lanudo, ada. ('atrevido, ida. 

CHiRiJó. Adj. adoctrinado. 

CHIRINGA. .S. naranja. 

CHIRINOLA HAMPESCA. S, junta de la 
liiini|ia. 

CHiRiRl .S. hilacha, mota. 

CHiRiviTO. S. grillo imedo). 

CHIRLA. .S. golpe de jialo, 

CHiriLAR V. hablar. 

CHiRLERlN. .S ladroncillo. 

CHIRLO. S. golpe. 

CHiRLO CRUZAó. 8 cnchilladacnlacara. 

CHIRLÓN. K. ehailatdu, hablador. 



ClIOR 

CHiRÓ. S. ¿jxica, licni]K>, vos; sazón. 
CHIRRICLO. .S. pajaro. 
CH18CAR. V. iK> iipir, gargajear. 
CHISCÓN .S. t.il . lia; Ubuco. 
CHIBERA. .•>. iiili i .1, joya, prctea. 
CHISMAR, r c'iiv iir. 
CHiSMARALO, AYi. S. eacupidor, era. 
CHiSMARAR. V. achicar. 
CHISMO, MI Adj. achicado, ada. 
CHISPAR. V. ehiHiuear, chismubcar. 
CHISPAS. .S. pl. rhismes. 
CHiTADOMAR. V. recosUr, tender la es- 
palda. 
CHITAR. V. arreglar, poner, colocar por 

orden, aparejar, tundar, comeiiiar. || 

fcnrclitds i>lant4ir arboles. 
CHiTAY. S. colocación en orden. 
ICHITEI Int. ¡alie: 
CHiTELAR. V. aviar, preparar; vestir. || 

laliiii-iir. ¡ mancJiiui atesorar. |¡ ípuró) 

envejecer. 
CHÍTELO. S. fabricante. 
CHITO, T(. Adj. arreglado, aviado: nda. ¡| 

dispuesto, listo: ta; aliiajado, ada. 
CHIVAR. V. echar, posar. 
CHIVARAR. V. curar. 
CHIVATO. .">. delator, so])lón. 
CHOBELAR. V. lavar, mojar, rociar. 
CHOCONO, .S. remedio. 
CHOCORONAR. V. remediar, reparar. 
CHOCORONÚ. S. medicamento. ¡¡ remedio; 

reeiii.so. 
CHOJiA. S. saya. 
CHOJiNDiA. .s. falda, saya. 
CHOLA. .S. cabeza. 

CHOLaranO, añI. S. cazador, ora. 

CHOLARAR. V. cazar. 

CHOLARf S. caza acción de ea:ar>. 

CHOLE. .S. conjunto de piezas cazadas. 

CHOMAR. V. ajnstar, concertar, convenir, 
¡lartar. |, acomodar, proporcionar. 

CHOMÉ. S. mejilla. 

CHOMiDlÑÓ, IÑI. S. bofetón, bofetada. 

CHOMO. OMI. Adj. austado, ada. 

CHON. S. liiiba ; pl. choues. 

CHONERO. S. barbero. 

CHONjI. .S. enagua. 

CHONO. S. mes. 

CHOPO. S. carabina. 

CHOPO. S. fusil. 

CHOR. S. celiaiia (Cont. de chorré) peca- 
dor, (chores) ])1. pecadoica. 

CHORAR V huiiar, robar. 

CHORARÓ. .*?. ladrón. 

CHORÉ, rI. S iimlo, ¡nula. 

CHORiUAR. Lo mi«mo <juc diorar, 

CHORICLÓ. S gallo. 

CHORIJA. .S saya, falda. 

CHORO. S hurio, robo. 

CHORÓ, RI. S. daho, perjuicio, mal. H 
Adv mal. ladiim, na W (qtunl.ir eko- 
r<S maltratar, perjudicar. 

CHOROR.ORI. S. meiKUgo, iga ; pobre ; por- 
diosero, er.i. 



CHUN 



CHUY 



91 



CHORORiPÉN. S. iudigencia, infelicidad, 
1 olireza. 

CHORORÓ, ORÍ. Adj. indigente en m. y f. 

CHORRACLÓ. S. gallo. 

CHORRÉ. QRRi. Adj. deforme; feo, fea. || 
n;a!o, la; pecador, ra; perverso, sa. 

CHORRELES. S. pl. hijos. 

CHORRERÓS, CHORRES. S. pl. pobreS. 

CHORREZA. S. pobreza. 

CHORRIÁ. S. muela. 

CHORRIGANÓ, AÑÍ. Adj. malagueño, eña. 

CHORRiPÉN. S. fealdad. |; iniquidad, mal- 
dad. „ astucia. 

CHORRÓ, RRÍ. Adj. malo, la. 

CHORUY. S. ladróu, 

CHOTA. S. delator, soplón. 

CHOTIÁ. S. saliva. 

CHOTIAR. S. salivar. 

CHoVAi. S. lieudre. 

CHUANJANÓ, AÑÍ. S. profeta, isa; mago, 
ga; nigromante; brujo, uja. 

CHUBALÓ S. cigarro. 

CHUCARRÍ. S. aflicción, angustia. 

* CHUCERO. S. ladrón de bocaiyo, 
CHUCHAÍ S. pecho, teta, ubre. 

* CHUCHE. S. rostro, cara, faz. 
CHUCHIPÓN. S. sebo. 
CHUCHÓ. S. cebón. 
CHUCHUQUELAR. S. alcázar, palacio. 

* CHUECA. S. hombro. 
CHUCA. CHUGÁO. S. piojo. 
CHUGARRÚ. S. perro alano. 

* CHULAMO, AMA. S. muchacho, cha. 
CHULÉ. S. duro I moneda). 
CHULÍ. S. dracma (pesa). 

CHUMA. S. barullo, muchedumbre, tro- 
pel, tumulto. 

CHUMAJARÓ. S. zapatero, zapatillero. 

CHUMASCÓN, AÑÍ. S. cortesano, na. || 
f. mujer galante. 

CHUMASQUERAR. V. criticar, murmurar; 
soplar. 

CHUMENDI. S. beso. 

CHUMENDIAR. V. besar. 

CHUMENDO. S. beso, ósculo. 

CHUMÍ. 8. época, tiempo: vez. 

CHUMIAJÁ. S. babucha, chapín, chinela, 
zapatilla. ¡| hebilla. 

CHUNDAÍ^JÍ. S. acontecimiento, ocurren- 
cia, suceso. 



CHUNDEAR. V. acontecer, ocurrir, suce- 
der. 

CHUNDELAR. V. tropezar. 

CHUNDEÓ. S. sucedido. 

CHUNGA. S. guasa. 

CHUNGALIPÉN, CHUNGALÓ. S. inclina- 
ción al mal, mal pensamiento; tentación 
del diablo. 

CHUNGANÓ, AÑÍ. Adj. gua-ón, ona. 

CHUNGUiTAS. S. pl. malos pensamien- 
tos. 

CHUPANÁ. S. choza. 

CHUPARDELAR. V. rozar, tropezar; cho- 
car entre sí. 

CHUPENDAR. V. besar apretadamente. 

CHUPENDl, CHUPENDO. S, beso apre- 
tado. 

CHUPINÍ. S. látigo. 

CHUPÓN. S. sebo. 

CHUQUEL. S. perro. 

CHUQUELAR. S. palacio, alcázar. 

CHUQUELE, EYÍ. S. perro pequeño; perra 
ídem. 

CHUQUELO. V. chuquclar. 

CHUQUÍ. S. anillo, sortija, tumbaga. Upar- 
tes femeninas. 

CHUQUÍN. S. sortija, anillo. 

CHURÍ. S. cuchillo, navaja, puñal. 

CHURINAR. V. acuchillar, herir. Ii asesi- 
nar. 

CHURINARÓ. S. asesino, homicida, mata- 
dor. 

CHURRE. S. guardia. 

CHURRiAZO. S. puñalada. 

CHURRiYÍ. V. choral. 

CHURUMBELES. S. pl. hijos. 

CHUSMA. S. muchedumbre de gente. 

CHUSQUÍN. S. anillo, sortija. ,! (En fami- 
liar) partes femeninas. 

CHUTl. S. leche. ,; pueblo judío. 

CHUYIMÍ. S. crasitud, gordura, grasa; obe- 
sidad. 

CHUYO, UYÍ. Adj. craso, sa; corpulento, 
ta; gordo, da; obeso, sa; robusto, ta. 



REFRANES. -7. La diligencia es madre de 
la suerte. 

S. Dios me dé contienda, con quien me 
entienda. 



D 



DARÁ 

DABARDAR. V. rezar. 

OABASTRÓ. S. rosario, sarta. 

OABiAO. BiA. Adj. adornado, ada. 

DABIAR. V. udoiuar, embellecer, engala- 
nar, cxiirimr. 

OABROCÓ, OQui. Adj. desleal, inñcl, en 
111. y t. 

OachmA. Prep. contra. 

DACHMANÚ. S adversario, enemigo, rival. 
]<\. dac-hnianuces. 

DADA. S. i>:idre 

DAi. S. madre en general). || nje rom) sue- 
gra de la mujer. ,! ya romlj suegra del 
marido. 

• DAIFA. S. prostituta. 
DAJERAR, V. escajtar, huir. 

DAJirAr. V. estremecerse, temblar, tener 

Iliii'do. 

DAL .*>. terror, espanto. 
DAMBA. .S. nina. 
DAMBAR. V. mascar. 

• DANCAiRE. S. el ijue juega jwrotro. 
DANDULAR. V. asustar. 

DANDULÉ, UYÍ. Adj. asustado, azorado, 

.soSrc'Siiltndn; ada. 
DAnI, DAN8. S. diente. ! pl. dauías. 

• DANZAIRE. .S. taliur que; iiUL'a ¡lor y con 

dineros de otro. 
DAÑÉ. .S. ano. 
DAñI. S. cordillera, monte. ,i sieira de car- 

]>inlpro. 

• DAR d la bomba' V. perder en el juego. I| 

(la ciibaí en^afiar. luz; de la luz flor en 
(1 jiifgo de la cartilla. \\ ¡ca¡/e al angus- 
' !/icilitar la fuga. ,¡ (lamedor) hacer 
!i i!n].a en «-I juego de naipes. 

OARABAo, ABA Adj. alabado, ada. 

DARABAR. V. alabar, loar, celebrar. 

DARACAR. V. cHlilnr, usar. 

DAR ACÓ. S. costiinibro, estilo, uso. 

daraNalI. .'^. coiiMiocitln, pasmo, temor. 

DARAÑAR. V. alterar, turbar. 

DARAÑELAR. V. conmover, conturbar. 1| 
iiiíiriivillar, pasmar. 

OARaNelí. S. altciación, ditturbio, turba- 
«iipn. 

DAR-Ñó S. conturbación, pasmo, altera- 
ción, turbuciún. 



DESC 

DARAÑÓY, AYI. .\dj. receloso, temeroso: 
osa. 

DARi. S. tila, hileía, linea, en coluniua. 

DE. rreji. desde. 

DEBEL. .S. i>riip. Dios. ;; pl. Dabeles. 

DEBISAR, OEBISARELAR. V. deber O Ser 

deudor. 

DEBLA. S. diosa. I Debía Temeata) la Vir 
gen Maria. ['. [Delia eschinda y I Madre de 
Dios. 

DEBÜS. Adv. además, demás. 

DECOTORAR. V. desmenuzar, despeda- 
zar. 

• DEDIL. S. anillo, sortija. 

• DEHESA. .*>. iiiaiu-ebía 

DELAL. Adj. presente, actual, en m. y f. 
DELALAR. V. exhibir, manifestar, mos- 

triir, presentar. 
DELALÓ, AYl. Adj. presentado, ada. 
DELTAÑl. S. jierpetuidad, 
DELTAYl. S. eternidad. 
DELTO, TA. Adj. eterno, na. 
DELTÓ. .\dv. siem[ire, eternamenta. 
DELUNÉ. S. hoz, segur. 

• DEMIAS. S. pl. medias. 
DEMUTRIA. S. bo.-ique, alameda. 

DEN. S. don ¡ roe q\u se anteponr al noni- 

brr projiio '. 
DENDESQUERÓ. S, caudelero. 

• DENDESQUERÓ. S. candela. 

DENGUE. H. diablo. || Int. idiancbcl, jdian- 

tre! 
DENOSTABELAR. V. agraviar, denostar, 

esi'iirnecer. 

• DENTONAS. S. id. tenazas. 
DEQUIBELAR. \ . mostrar. 

• DESASAo. Adj. desorejado. 

• DESBALIJAR. V. llevar, sacar. 

• DESCONCIERTO Primer' S. pl. primeros 

vueltas del cordel, que da el verdugo. 

• DESCORnAo. I'i». al que descubren. 

• DESCORNAR. V. descubrir, a \la Jlor)áti 

riiiirir l.'t fullería en el juego. 
OE8COTORAR. V. lui.ir "prdnzos. 

• 0ESCUERNAPADRA8TR08. S. niacheto O 

terciado. 

• DESCUERNO. S. lo que se descubre. 

• DESCHANZAO. V\k partido O descubierto. 



DINA 



DRAX 



93 



* DESCHANZAR. V. perder. Il verse descu- 

bierto. 
DESCKiNDAR. V. descender. II descolgar. 

* DESFLORAR. V. de.scubiir. 
DESGLANTÁO, TÁ. Adj. desgreñado, ada. 
DESGLANTAR. V. descabellar, desgreñar. 

* DESr/.:CAOR. S. mirón, el que mira. 

* DESMICAR. V. mirar. 
DESMIRLÁO, LÁ Adj. desorejado, ada. 
DESMiRLAR. V. desorejar. 

* DESMOTAOR. S. ladrón que desnuda por 

l'uerza. 
DESMOTAR. Y. despojar, quitar. 

* DESMOTAR. V. desnudar a la fuerza. 

* DESOSÁ. S. lengua. 

* DESPALMANTE. S. el que quita por fuerza. 

* DESPALMAR. I', desmotar. 
DESPANDAR, DESPANDELAR. V. desatar, 

soltar, li declarar, manifestar. |1 arrancar, 
descubrir. 

DESQUERÓ, ERÍ. Pron. su; suyo, suya. |¡ 
pl. desquerós; desquerías. 

DESQUIÑAR. Y. descansar, sosegar. 

DESQUiÑO. S. descanso, parada, sosiego. || 
apoyo. 

DESTEBRECHAOR. Adj. declarante. || in- 
térprete. 

DESTEBRECHAR. Y. aclarar. |l interpretar, 
traducir. 

DETER ELAR. Y. detener. 

* DIABLO. S. calabozo, il [Traer el... en el 

cuerpo). S. baraja preparada para tram- 
pas. 

DIALAÑÍ. S. demostración, muestra. 

DIALAR, DIAR. V. mirar, mostrar. 

DICABELANÓ, AÑÍ. Adj. espía, vigilante. 

DICABÉLAR. V. atender, espiar, mirar, vi- 
gilar. 

DICADA. S. mirada. 

DICANDISQUERÓ. S. mirador, balcón cu- 
bierto. 

DICANDÓ, DÍ. Adj. vuelto, ta. 

DICAÑÍ. S. mirada. |i vigilancia 

DICAR. Y. mirar, acechar, ver, percibir con 
los ojos. 

DICAVISAR. acechar, espiar, vigilar. 

* DiCAViSO. S. acecho. 
DIOLÓ. S. pañal, lienzo. 
DiCHABAR. V. mandar, ordenar. 
DiCHABANELO S. mandamiento, precepto. 
DiCHABANÓ, AÑÍ. S. ordenanza. 
DICHABAR. Y. mandar, ordenar, imponer. 
DICHABARAR. V. dar Órdenes. |1 ejercer el 

mando. 
DICHA3ARÓ. S. gobernador, ordenador. 
DiCHABAZA. S. ordenanza en f. 
DICHABÓN, DICHABú. S. mandato, orden. 
DICHARÓ. S. testigo. 

* DiCHOSOS. S. pl. botines de mujer. 

* DIFUNTO. S. el que está dormido. 
DiLiLÓ, lYÍ. Adj. simple; tonto, ta. 
DiMUTRÍ. S. alameda, bosque de olmos. 
DIN ÍCoiit. declina \ Y. iniper. da tú. 
DINAJUÓ, UÁ Adj. chato, ta. 



DIÑASTE. S. caso; causa, motivo, razón. 

DINASTRE. S. cristal, vidrio, 

DINELAR. Y, desatinar. 

DiNELÓ, EYÍ. Adj. desatinado, ada; diso- 
luto, uta; !, loco, ca; necio, cia. 

DINELOVISAR. Y. decir desatinos; loquear. 

DIÑA. V. din. 

DIÑACLÉ, OLÍ. Adj. romo, ma. 

DIÑÁO, ÑÁ. Adj. dado, da. |i m. dado para 
jugar. 

DIÑAR. Y. dar, entregar. 

DiÑELAR. Y. ofrecer. '{, conceder. |¡ dar. 

DiÑÍ. S. libra (pesa). 

DiÑlPÉN S. dádiva, don, regalo. 

DIÑOBELÁO. Adj. apegado. 

DIÑOBELAR. Y. adherir, apegar, aunar, 
unir ancionar. |] huir. 

DIQUELAR. Y. atender. || mirar. || vigilar. 

DiQU-LETA. S. veleta. 

DiRLAR. Y. aparecer, presentarse a la vista. 

DISANTO. S. cuando la mujer pública deja 
de ganar. 

DISCANDÍ. S. vista. 

DISCANDOY, AYÍ. Adj. aparatoso, osten- 
toso, lujoso, vist'''So: osa. 

DISCIPLINANTE DE LUZ. .S. reo que saca- 
ban a la vei'giieuza pública. 

DISCIPLINANTE DE PENCA. S. el reo que 
azotaban en piiblico. 

DISDE. Prep. hasta. 

DiSiLOSO, OSA. Adj. virtuoso, osa. 

DISIMULO. S. portero de la cárcel. 

DOBLARSE. Y. constituirse preso, entre- 
garse. 

DOBLE. S. condenado a muerte, ü el que 
ayuda a engañar a uno. " jubón con ma- 
llas. 

DOCAMBLE. Adv. dondequiera, en cual- 
quier parte. 

DOCURDANSÁ. S. maestría. 

DOCURDAQUÉN. S. maestranza. 

DOCURDÓ, Di. S. maestro, tra. 

DOGA. S. asunto, materia, punto. 

DOJAPUÍ, UYÍ. Adj. color aplomado; plo- 
mizo, iza. 

DOJÓ, Odí. S. pecado, falta. 

dolí. S. altar, ara. 

DONiYERÓ. S. tahúr de feria que ganaba 
el dinero a los mercaderes. 

DOR. Cont de Prep y Art. del. 

DORAY S. capitán, comandante. 

DORMÍO Adj. difunto. 

DOSCUEÑA, DOSCUSAÑA. S. diadema, 
corona. 

DOSrA. Adv. basta, bastante, no más, 
harto. 

DRA. S. miedo, susto, temor, 

DRABARDAR. V. rezar. 

DRACA. S. uva. 

DRAMIA. S. semana. 

DRANAR. Y. mascar. 

DRANÉ. S. diente grande, pala. 

DRANSAR. Y. mascullar. 

DRANTÉ. S. tinta. 



94 



EL A Y 



KM PR 



ORAO. S. vrnriio. 

OROBA. S Kiiia <ic vino, odrc, corambre. 

DROBARDÓ. S. rostno. 

DROMALE S. muletero. 

DRON BARO. S. cnrrelera. 

DRONiSTA. S. Imnilido, t^Urador. 

ORUN S cordura, juicio, prudoncia. 

DRUN. DRUNÉ S. camino, viaje. 

ORUNCHO, ChI. Adj. fallo, U. 

DRUNCHI S. error, equivocación; falta, 

DRUNGRUJE. S. camino real, carretera. 

ORUNJI. S. senda, vereda, vía, sendero. 

DRUPO S. cuerpo. 

DUA. S. ufan, af^onía. 

DUR. Adv. a}>enas, luego que. 

OUBE. .S. ídolo. 

DUBELA. S. taza. 

OUBELAR. V. idolatrar. 

DUBER. Ailj doble. 

OtJCA. 8. atan, fati^ja, pena, 

OUCALDAR. V, acongojar, embargar la 

¡ena. j>enar. 
DUCALDó, Oi. Adj. acongojado, apenado, 

enilpargiido. privado: ada, 
DUCÓ. S. espíritu. 
DUENDE. 8. la ronda. 
DUGIOA. .S. descendiente, hija. 
DUiTAR. V. d<.l»lar, j. legar. 
DUiTó, Ti. Adj. doble; doblado, ada. 
DUJO. Jl. Adj. enojado, ada. 
DUME. DUMEN S. lomo, 
DUNDÍ .S. candil. 



DUNDILEJA, DUNDILiVl S. cnndilej», 
DUNDILÓ S. Vi Ion. 
DUNDiSQUERÓ. S. candil, veb.n. 
DUNDUN ,UÑI. Adj. claro, ra; nÉnnilieMo, tn. 

• OUNORRE BARl. 8. adiiiinivttadur u ma- 

yor del presidio. 

• DUPA. .S. el que se deja cugaflar. 
DUPÚN. .S. tiiit<ro. 

DUQUE. Adv. (ii.iide. 
DUQUEL. S. dolilun wonrda). 
DUQUENOiO, D( S. maestro, tra, 
DUQUiLAR. V. adolecer. 

DUQUINAÑl, DUQUINENCIA. S. peniten- 
cia. 
DUQUIPÉN. .S. dolor, dolencia. 
DUR. .\dv. distante, ItjoH, adelante. 

• DURAiÓN S. znjiiito. I'ji. azotado. 
■ DURINDAINA. .S. justicia. 

DURLiN. S. alguacil. ; corchete; abraza- 
dera. 

• DURLINE8. S. jd. algiiaciles. 

• DUROS S. pl. azotes. ' zapatos. 
DUROTUNÉ; DURUTON, M. S. pastor, 

ora. 

DUT. S candela, lumbre; claridad, res- 
plandor. 

DUTOY, AyI. Adj. rcsplaudccientc; lumi- 
no.so, osa. 

REFRANES. - 9. Reyes tengamos, y no lee 
veamos. 

10. Al que no habla, no le oye Dios, 



E 



E. Prep. de, 

ECLisAo. Pp, herido en la cara. 

ECLI8AR. V. agujerear; ojetear. 1 herir los 
í>jo». encantar, maravillar. 

ECHATRISTA. S. encultor, estatuario. 

ECHAR </r In ourtai. V. hablar fuerte ju- 
rando, i I ¡a bribia) cngahar. II (el $er- 
niiUt arengara los jugadores cuando so 
diit raían. 

ECHA8TRA. S. estatua. 

EFiCANZA. S. prop. María Santísima. 

EGREBITÓN, OÑl, Adj, postrero, era; úl- 
t iii'i, inia. 

EJÉRCITO. S. ciircel. 

EJER8ILEN. S y Adj. ejemplar. 

ELABEL, .S. hombre, individuo, persona, 

ELAY. 8, caballero, hidalgo, noble. 



EMBEO. .S. evangelio. 

EMBLEJAR. V. alumbrar, iluminar, 

EMBROTA .S. |>eonza, perinola, trompo. 

EMBUCIAR. V. embuchar. 

EMBUOS .S. zaragiielles. 

EMBUYAR. r. • embuciar. 

EMPER8Ó. Preji. y Adv. 8oi)rr, cerca d , 

eiicimn, jior cima. 
EMPiRRÉ. S jornalero, peón. 
EMPIRRONÉ. S. peón, ¡leatón. 
EMPLEO. .S, hurto. 
EMP08UNAR. V. afanar, angustiar, |1 soli 

rilar. 
EMP06UNÓ. Pp. anguxtiado, con afán, 
EMP08UNÓ, UNI. Adj. atento, cuidadoso, 

solicito. 

EMPREÑAR. V. henchir. 



EXTR 



ESIC 



ENAGRACELA. S. ciliiiienda. 
ENAGRABELÁO. Adj. eimieiidado. 
ENAGRABELAR. V. corregir, enmendar. 
Enagrí. S, corrección, enmienda, repara- 
ción. 

* ENANO. S. daga, i)Uñal. 
ENCALOMAR V^. alzar, elevar, subir. 

" ENCALOMAR. V. llevar. 
ENCAMELAR. V. nmancebar, tratar en 
amores. 

* ENCAMPANARSE. V. engreírse, hacerse 

valiente. 
'^ ENCANTAR. V. entrr tener con palabras. 
' ENCARRUJA, '■■■■ ENCARTUJÁO. S. toca de 

mujer. 
' ENCIERRO ^'«r« dar muerte. S. el juego en 

secreto y de oculto. 
'■ ENCLAVIJAR. V. cerrar, apretar. 
ENCORVAR. V. asesinar. 
ENCORRAL. V. * corral. 
ENDiCAR. V. mirar, ver. 
■■ ENGAVIAR. V. subir a lo alto. 
■ ENGIBACAIRE. S. ruficán que recoge la ga- 
nancia de la prostituta. 
ENGIBAOR. S. hombre vil, sin honor; es- 
padachín o matón de oficio. ¡| rufián. 
ENGIBAR. V. guardar, recatar. || recibir. |1 

alcahuetear. 
ENGREJERÁ S. esparraguera. 
ENGREJERÍ. S. espárrago. 
ENGREJERIQUÉ. V. engrejerá. 
ENJAEZÁO. S. galán. 
ENJAEZAR. V. aderezar. 
ENJAYAR. V. acordar, recordar. 
ENJAYÉ. S. memoria, recuerdo. 
ENJILAR. V. alcahuetar. 
ENLUBANÓ, AÑÍ. Adj. inglés, esa. 
ENNAGRAR. V. corregir, enmendar. 
ENNAGRÍ. S. enmienda. 
ENORME, MÍ. Adj. adversario, contrario; 

enemigo, iga. 
ENQUERAR. V. ahondar, minar, profundi- 
zar. 
ENRAR. V. entrar, pasar por medio. 
ENRÉ. Prep. entre, por medio. 
ENRECAR. Adv. entre nosotros. 
ENREJÁO. S. preso. I! cofia de mujer. 
ENREJAR V, a]jrisionar, meter entre rejas. 
ENRÉN, ENRÚN. Adv. dentro, adentro. 
ENROSCAR. V. envolver, liar. 
ENSECLAR. V. dirigir; enderezar, inducir, 

inclinar. 
ENTORNAR. V. torcer. 
ENTORONÉ, OÑÍ. Adj. enterrado, ada, 
ENTREBAR. V. conocer, entender. 

«Habla nueva germanía 
porque no sea descornado; 
que la otra era muy vieja 
y la ENi'REBAN los víUanos.» 

(Romances de gemianía). 

ENTREGiSARAR. V. deponer. 
ENTREGUISARAR. V. eutregar. 



ENTRISARAR. V. introducir. |1 pa-sT-. 
'■ ENTRUCHÁO. Pp. entendido o desculjici '-.o. 
'■ ENTRUCHAR. V. entender. 
^ ENTUBAJAR. V. deshacer enguüos. 
'■ ENTURAR. Y. dar. ii mirar. 
< ENVESÁO. Pp. azotado. 
* ENVESAR. V. azotar. 

ERAIPÉ. S. clérigo, sacerdote. 

ERAIPEBARÓ. S. canónigo. 

ERAIPELALANÉ. S. cardenal déla Iglesia. 

ERAJAl, AYÍ. S. sacerdote, isa. ]■ tiaiie. 

ERAJAILOLÉ. S. obispO. 

ERAJAILÓ. S. obispado. 

erajardA. S. breña, es]iinal, maleza. 

ERAJUNDi. S. monja, religiosa. 

ERANDÍ. S. monja novicia. 

ERANDIÉ S. anacoreta, mouj"e. 

ERAÑOREAR. \. enseñnrear. dominar. 

ERAÑORÓ, ORÍ; ERAÑÓ, Ñl. S. domina- 
dor, señor: ora. 

ERAY. S. caballero, noble. 

ERDICHA. 3. pobreza. 

ERERió S. señor {anticuado}. 

ERESÍ. S. viña. 

ERIANDÁ. S. monja profesa. 

ERIANDÓ, Di. S. beato, ata. 

ERIÑÉ. S. cerdo, verraco, 

ERISIÁ. S. viña, majuelo. 

ERMITAÑO f¿'£'c«Hu'íio. S. salteador. 

ERREUBRODEMÁN. S. arriero. 

ERTINAR. V. dispensar, perdonar. 

ERULÉ. S. árbol. 

ERUNAR. V. coratilgar. 

ERUÑÍ. S. comunión. 

ERUQUÉ. V. cridé. 

ES. Prep. y Art. cont. , de los. 

ESBATE. Int. Quiere decir: está quedo, 
quieto. 

ESCABECHAR. V. decapitar, degollar. 

ESCALAOR. S. ladrón que hurta usan. '.o 
escala. 

ESCALÓN. S. mesón. 

ESCALONA. S. ladrón escalador de paic- 
des. 

ESCARFIELÁO, LÁ. Adj. extremado, ada. 

ESCARFiELAR. V. extremar, ultimar, re- 
matar. 

ESCARPIAS. S. pl. orejas. 

ESCARQUE. S. bacín. 

ESCLiSlÁO. Pp. herido en el rostro. 

ESCOJiSERAR. V. escojer. 

ESQOTAR. V. pagar lo que cada uno so 
come, 

ESCRIBANÍA de asiento. S. jugador flemá- 
tico. 

ESCUCHA. S. reja de calabozo. 

ESCHASTRA. S. ley. I! regla. ll estatuto. 

ESCHASTRÓ. S. reglamento. 

ESDEMBÓ. S. diezmo. 

ESDENCIBÚ. S. décima (verso). 

ESiAn. S. molino. 

ESIANERÓ, ESlANÓ. S. molinero. 

ESICÓN. S. esquina, esquinazo. 

ESICHÉN. S. nación, reino. 



96 



ESTA 



E6ILEN. ESiSTEN. S CAfucrxo. 
E6MAYAOR S. puftal. 
ESMERAR. V. prrecer, morir. 
E80JIAR, E80JIELAR. V. exceder, eitre> 

mar. 
E80JIÉ. S. concluBÍón, extremo, fin, pun 

t>. , }>untA. 
E80JIELUV, UYl. Adj excesivo, ira;cxtrc- 

iDosii. (isa. 
E8PA. S. llave falsa, pinzúa. 
E8PACHILAR. V. d«>stiorar, estuprar. 
espadachín. S. nili.incillo. 
ESPAIYA S. juc^o de naipes. 
ESPAJU. S ffpanto, terror. 
ESPALDAR. V. violentar. 
ESPANDAR. V. abrir. I rajar. ;i hablar. 
ESPANDEYA S. centella. 
ESPARRIQUIÉN. S. derroche, dilapidación. 
ESPEJO <if ClaramonU. S. trail»!»» en el 

jiiejjo de naipes. 
E8pIa. S ].( r.*i>iia oue atal.iya. 
ESPlAO. P]'. acusado, dclat^ido. 
ESPIAR. V. aulayar. 
ESPIBIA. S. caslafia. 
ESPICHAR. V. fiilkccr, morir, perecer. 
ESPIGA S. lo que recogían los modorros al 

< ii< iirgarse del juego. 
ESPINA. S. sosjtecha. 
ESPIRABI S. sanguijuela. 
ESPiYANTE. S. carta, naipe. 
ESPIYAOR. S. jugador. 
ESPIYAR. V. jugar á los naipes. ; trampear 

en (1 juego, i quitar algo con trampa. 
ESPiYO. S. juego de trampa, li loque se 

jUfg.1. 

ESPORBORI. S. cci.oU.ta. 

ESPORBORlA. S. < 1. lli. 

E8PREJANÓ, AÑI. Adj. mulato, ata. 

ESPULVl. S. es]>alda. 

ESPUSiFl. .S. espuela. 

ESPUSiFiQUÉ. S. espolia, espolista, eapoli- 
que. 

ESQUIFA. .S. junta de ladrones o rufianes. 

ESQUINAR. V. desagradar. 

ESTACA. S. d.ii,'a. 

ESTACHE. S.Houihrero hongo, chambergo. 

ESTAFA. S. aquello que el ladrón da al 
riili.in. 

E8TAFAOR. S. rufián que engalla al la- 
drón. 

ESTANQUE. S. silla de montar. 

ESTAÑA. S. riiftilra de presidio. II tienda. H 
ro\,iil]ii. ¡.\ic^t<i de Vender. 

ESTAÑO. S. laliiUM, lovncl.a. 

ESTAROAR, ESTAROELAR. V. arrestar, 
cautivar, cnrarclar, encerrar. 



EZi iP 

ESTAROELAO, LA. Aiij. cautivo, iva. 
ESTAROO, dI. Adj. prt»o, sa. 
estaribel, E81ARIPEL. S. cárcel, pri- 

Moll. 

ESTEBEYAR. V. degollar. 
E8TEBEYÓ Adj degollado. 
ESTIBIO. S. (stai.... 

• ESTILBÓN, .s. 1m, nacho. 
ESTILBEN. 8. bota de mujer. 
ESTIREN. S. salud, sanidad. 

• ESTIVA. .<. distij^-o, paliz». 

• ESTIVAL. S. i. , I. .-1,1. bota de mujer. 

• ESTIVAO. rp. ctthLigado. 

<A1 f/urn era d<\florado 
si euien<ií:i «er l'n.ffuuo 
de quieu nu fuese EsiivaDO.^ 

f l'úla y íinirrU de Maladrcs} 

(BOUANCKS DK OKHUaXÍa). 

» ESTiVAR. V. castigar. 

• ESTIVO. S. zapato, pl. criados. 

• ESTIVÓN. S. carrera. 

ESTONGERAR. V. conferir, il pc«5::r. 1 gra- 
var, molestar. 

ESTONGERE. S. iK-.-so, balanza 

ESTONGERÓ, ERI. Adj. cargante; ] 
ada; griivo'.o, osa; molesto, ta. 

ESTONGRl. S. peso mnurda . 

ESTONOULAR. V. ] i >:ir. 

E6TOREY. S. s.iniiunto. 

ESTORiAO. Adj. rendido, cniísado. 

ESTORIAR. V. causar, fatigar, rendir, 
someter. 

ESTORIERÓ. Adj. rendido. 

ESTORMAR, ESTORMENAR. V. ].. i i.m.ir. 

ESTORMEN S. Jxi.ion. 

• ESTRA. S. lugar donde se sientan lus mv. 

jeres. 

• E8TRAVO, AVA. Adj. loco.ca. 

• E8TRETA. S. cnmiceta. 

• E8TREYA. S. iglesia. 

• ESTRIBO. S. cti.ido. hombre casado. 
ESTRONQuI. I- r^tungrí. 
ESTUCHE. S. osjiada. 

ESYAQUE. 8. brillantez, fulgor, rcsplan 

dor. 
ETA. S. llama. 
EXICÓN. S. esquinazo. 
EZÓR. S. ¡loder, juitestad. 



REFRANES. - 11. Poco mal e8]ianta, y mucli ■ 
ainunsa. 

12. Carnavales contentos, que ma&ana 
habrá ceniza. 



■lER 



FOYA 



FACO. S. pafiuelo de la nariz. 

FACHA. S. calor. 

FACHÓ. S. meiuüria, recuerdo. 

FAENA. S. tarea 

FAJÁO. Pp. azotado. 

FAJAS. S. pl. azotes 

FALDUDO. S. broquel. 

FALSO S. verdugo. 

FALTISARAR. V. íaltar, cometer una falta. 

FANAL. S. ojo. 

FANÉ. Adj. feo. II triste. 

FANFARRÓN. Adj. el que presume de va- 
liente sin serlo. 

FARABUSTEAOR. S. ladrón inteligente. 

FARABUSTEAR. V. buscar. 

FARAUTE. S. criado de rufián o de prosti- 
tuta. 

FARDA. S. lío, bulto de rojja. 

FARDÍ. S. ropa, ropaje. 

FARDIALEDRA. S. dinero menudo. 

FARFARO. S. braenian, sacerdote indio, 

FARFARO. S. clérigo. 

FARGAYELA. S. casaca, levita. 

FARRlLAJAR. V, fallar (en el juego). 

FASTIGAR. V. hurtar. 

FAYA. S. baraja. 

FAYOSAS. S, pl. calzas. 

FAZO. S. pañuelo de nariz. 

FEDA. S. camino, senda, vía. 

FEILA. S. ficción que hacen los ladrones 
aparentando algún accidente o desmayo. 

FELEGÓ. S. nubarrón, manga de agua, 
turbión. 

FELICHA. S. ventana. 

FELÓ. S. chacina, tocino. 

FENDAÑi. S, excelencia, gracia, bondad. 

FENDÍ. Adv. mejor. 

FENDÓ. Adj. excelente. 

FERIA. S. concierto o plazo. 

FERMENICHA. S. torre, torreón. 

FERMINIBÉ. S. boticario. 

FERMINICHA. S. botica. 

FERRONAS. S. pl. espuelas. 

FETEL. S. jerga. 

FETER. Adj. y Adv. mejor. 

FICANTE. S. jugador. 

FICAR. V. jugar. 

FICARÓ. S, jugador. 

FIERAS S. pl. alguaciles. 



"^ FILA S. cara, faz, rostro. 
'' FILAR. V. cortar sutilmente. 

FILARON É. S. carabinero. 
' FILATERO. S. ladrón que hurta cortando 
alguna prenda. 

FILICHÁ. S. torre. 

FILICHÉ. S. chaleco. 

FILICHÍ. S. almilla. 

FiLiCHlJA. S. torrija. 

FILIMICHA. S, horca, patíbulo. 

■ FILOSA. S. espada. 

-■ FILOSO. S. cuchillo. 

■ FiLUCHE. S. cara, faz, rostro. 
FINAR. V. cagar, defecar. 
FINGULÉ. S. cagachín (viosquilo). 
FINIBUSTERRE. S. horca. 
FISBERTA. S. espada. 

FiSGA. S. burla. 

FivSGAR. V. hacer burla. 

FLACHA. S. ceniza, pábilo. 

FLACHOSO, CHA. Adj. ceniciento, ta. 

FLACHOY, AYi. V. flachoso. 

FLAMAR. V. dar voces. 

FLAMEAR. V. bromear, dar chanzas. 

FLIGÓ. S. anteojo. 

FLIMA. S. calderilla. 

FLIMÉ, imí. Adj. poco, ca. 

FLOJA. S. cuenta. 

FLOJA. S. seda. 

FLOR. S. trampa en el juego. || engaño. 

FLORAINA. S. engaño. 

FLOREAR. V. preparar los naipes para ha- 
cer trampas. 

FLORERO. S. fullero, tramposo en el juego. 

FLORINO. S. el que descubre la fullería. 

FLORÍO. Adj. rico, opulento. 

FOLCORÉ. Adv. .solo, solamente, 

FONDELA. S. figón, taberna. 

FORANO; * FORATA, AÑl. Adj. forastero, 
era. 

FORMAJc, S. queso. 

FORMÓ. S. rocío, 

FORNIR. V, arreciar, || reformar. 

FORO S. capital, ciudad. \\ (lirí e foro) 
ciudadanía. 

FOROANÓ. S. ciudadano. 

FORTUNA. S. dinero ganado en el juego. 

FOSO. S faltriquera. 

FOYAR. Y. cohabitar. 

19 



93 



GAL1 



F0Y08A S. chineU; uit&tilla. II |>1. cal- 
zas. 

FRA8AROÓ. S. etUlxin do cadena. 

FRACASÓ. S. jabaH; verraco. 

FREMItA. S. instante, nionicnto. || Adv. 
]ixo iHiia/i poco después, poco atrás. 

FRESCA S. nueva. 

FRiME, MI. i>:u:il <1UC/Ím¿. 

FRISAR. V. rifri'L'ar. ' azotar. 

FRONSAPERAR. V. a;,'iiaiiliir, r «[.erar. 

FRONSAPERlBEN. S. cüjm I iliza. 

FRUJERIO. S. Iruta, fruto. 

FRUYA. S. alanihti'. 

FUERZA S palanqupta. 

FUFÚ. S. aljilic, |io7,o. 

FUL. S moneda falsa. 

FUL. S jert;a. 

FULAÑI. S basura, porquería. 

FULCHERÓ. S, médico. 

FULIOR. S ladrón doméstico. 

FUNOALÉ, ayI. Adj. apestado, inficiona 
du: a la. 

FUNQUELAR. V. apestar, heder; inficio- 
nar, oler uial. 



GAO 

• FUÑA. S. J.rn<l<ii( la. 

• FUÑAOR. .S. pi-nil'iiiKTO. 

• FUÑAR V. Bu«citar i>cndencias. 

• FUÑO. V. fniiaor. 
FUROOÑELAR. V. CRt. rcnlar. 
FUROOÑl. S. tiatiura, (••.turccd. 
FURQROÑÉ. muladar, basurero, estei co- 
lero. 

FURl S. túnica. 

FURNIA. S. cavidad, cueva. 

FURUNAR. V. auxiliar, favorecer, protc 

-ir. 
FURUNÉ S. favor, merced, protección. 

• FUSTANCAo. CA rp. ajiaicado, ada. 
FUSTANQUE. S. pairóte, |«alo. 

• FUSTANQUE. .S. latifíazo, varapalo. 
FUYÉ. S. hedor, mal olor, peste. 

' FUYERO. S. troiiipo.so en el jue^o. 



REFRANES. - 13. A río revuelto, j,'Tnnii'ia 
de pcsrailores. 

14. No se acuerda el cura, de < 'undo 
eta sacristán. 



G 



GABARDÉ. of. Adj. francés, esa. 

GABICOTE. S. libro, 

OABINÉ. IÑl. V. gahardé. 

QABIYAOR. S. jefe de ladrones. 

OAChaplA. S. copla. 

qacharAo, AYI. Adj. enamorado, ada. 

CÁCHATE. S. ropa, vaso. 

GACHÉ, ChI. .S. vmon, njancobo; liembra, 
iii\i lia'lia niaiif-ebo de prostituta. 

OACHiMBASrA. S. curia, juHticia, magis- 
tratura, el poder judieial. 

GACHÓ, ACHÍ. 8. individuo que no es gi- 
tano. 

GAITA. S. baraja 

GAJERE. Adv. siempre, constantemente. 

GAJESA. S. amena/.a. 

GAJE8AR. V. amenazar. 

GAJuChI. S. azúcar. 

GAL. H. lugar, sitio. 

OALAFRÉ. S. perro de aguaa. 

GALAR. V. ganar. 

GALEA. .S. carreta. 

OALEAR. V. bravatear. 

GALERA r. rjal/a. 

OALiLÉ, lYf. Adj. lugareño, efta ; rústico, ca. 



GALI8ARDA. S. lianibrc. 
GALUCHI. S. aziiear. 
GALUCHO S. arropía, dnlce. 
GALUCHUMó, UMI Adj. almibarado, blu- 

carado: a'ia. 
GAMBA. S. pierna. 
GANAPIERDE S. juego de nai|)r8. 
GANAR. V. Imrtar. 
GANCIBÉ. GANCIBÉN. S. avaricia. 
GANCHOSA. .S. daga. 
OANOASCO. S. cliasco. 
GANOlO. l'p- necesitado. 
QANGUi. S sortija. 
GANISARAR. V. ganar. 
GANiSAROl S ganancia, utilidad. 
GANSO. S. jugador que ensenaba a los i.o- 

val os. 

■ GANZÚA. S. verdugo. 
GAÑARAPiA. S. garrapata. 
OAÑíA. S. jti*g<i de (lados. 

' OAÑIPÉN. S lancho. 

■ GAÑIZ. S. jil. los dndos. 
• QAÑOTÉO. S. horca. 

OAo. S lugar, población. 
' QAo. 8. piojo. 



CAST 



CODE 



99 



GARABAR. V. enterrar. || guardar. 
GARABARÓ. S. sepulturero. 
GARABÉ. S. guarda, guardián. 
GARABELAR. V. cuidar, guardar. || poseer. 
II perseverar. 

* CARABERO. S. ladrón que se vale de un 

gancho. 

GARABIA. S. la guardia. 
'' GARABÓ. S. garlio, garabato. 

GARABUY. S. entierro, enterramiento, se- 
pultura. 

GARANDAR. V. holgazanear, vagabun- 
dear. 

GARANDÍ S. holgazanería. 

GARANDÓN. S. holgazán, vago, vagabundo. 

GARAPATÍ. S. gracia, agradecimiento. || 
palabra que se usa para dar las gracias. 

GARATA. S. bacanal, barullo, desorden, 
laberinto, zacapella. 1| creta, tierra 
blanca. 

* GARBEAR. V. andar al pillaje, robar, ra- 

tear. 

* GARDA. S. cambio de alhajas. 1¡ viga. || 

moza, doncella. 
GARDAR. V. cambiar, tergiversar. II trocar 
alhajas. 
*^ GARDAR. V. hablar. 
'■ GARDA BINAR. V. cambiar. 
GARDIYO. S. niuchachuelo. 
GARDO. S. mazo. 

* '3ARDO. DA. S. criado, da; mozo, za. 

* GARFIÑA. S. hurto. 
GARFIÑAR. V. hurtar. 

* GARGAMIYÓN. S. cuerpo. 

'"'' GARGANTAR. V. confesar, declarar. 
'' GARGANTEAR. V. declarar en el tormen- 
to. II dar voces. 

GARiBEAR. V. aferrar, asir, empuñar. 

GARITA. S. casa de juego. 

GARITERO. S. encubridor de ladrones. 

GARITERO. S. dueño de casa de juego. 

GARITO. S. casa, habitación, morada. 
•■■ GARITO. S. casa de juego. 
■■- GARITÓN. S. cuarto, aposento. 
^ GARLA. S. charla. 

" GARLAR. V. hablar, platicar; exclamar; 
gritar. 

* :!ARLEAR. V. triunfar. 

'* GARLEO. S. triunfo en el juego, 

* GARLERA. S. carreta. 

* GARLO. S. habla. 
GARLÓ. S. cuello, pescuezo. 
GARLOCHÍN. S. corazón. 

- GARLÓN, ONA. Adj. hablador, ora. 

* GARÓ. S pueblo, lugar. 
*■ GARRO. S. mano. 

^ GARSINA. S. hurto. 
■ GARSINAR. S. hurtar. 

GARUYAS. S. uvas. 

GARUYÓN. S. alcaide de la cárcel. 

GARVÉ. S. chaleco. 

GASCOTE. V. gabicote. 

GASÍ. S. angarilla. || jamuga. 

GASTIJEN. S. consumo, gasto. 



GASTISADRAR, GASTISARELAR. V. con- 
sumir, gastar. 
GATÉ. S. túnica. || camisa. 
GAÚ. S. aldea, granja, poblado. Ij pl. gáuea. 

* GAVIA. S. casco. 

* GAVIÓN. S. sombrero. 

* GAVIYA. S. chu.'^ma de gente. 

* GAViYÁ. S, conjunto de cosas robadas. |1 

pl. cosas robadas. 

* GAVIYAOR. S. jefe de ladrones. 

* GAVIYAR. V. juntar efectos robados o gen- 

te para robar. 

* GAYA. S. ramera. 

GAYARDÓ, DÍ. (color) Adj. negro, gra. 

* GAYINA MOJA. Adj. cobarde sobre co- 

barde. 

* GAYINATO. Adj. el muy cobarde. 
GAYIPÉN. S. banquete. 

* GAYÓN. S. rufián guardador de rameras. 

* GAZA. S. hambre. 

GEJOSTRE. S. culpa, delito, pecado. 
GEL. S. jumento. 

* GELFE. S. esclavo negro. 
GELÓ, EYÍ. Adj. solo, la. 

* GELÓ. S. soga. 

* GENERAL. S. ColchÓU. 

* GENTES. S. pl. orejas. 
GERiBÁo. Adj. guisado. 
GERIBAR. V. guisar. 

* GERIFALTE. S. ladrón. 

* GERMÁN, GERMANO. 8. rufián. 

* GERMANA. S. mujer publica. 

* GERMANA, GERMANÍA. S. rufianesca. || 

jabardo (reunión de rufianes). 
GERMÓ. S. foso. 
GERTA. S. oreja. || pl. * gertas. 

* GE TA. S. hocico. 
Gi. S. trigo. 
GIBELAR. V. cantar. 

* GIGANTES S. pl. dedos mayores de la mano. 
GILDÍ. S. azucena. 

* GINEBRA. S. casa de juego. 

* GINJO. S. azufaifo. 
GÍRELA. S. burla, chacota. 

G!RELAR. V. escarnecer, hacer burla. II des- 
preciar. 

GIVE, S. nieve. 

GIYABAR. V. cantar. 

GLANDASCÓ, QUi. Adj. atento, ta. jj ga- 
lante 

GLANDÍ. S. espada. 

GLERÚ. S. globo. 

GLORINQUÉ. S. orbe, globo terráqueo. 

GOBAREY. S. tórtola. 

GOBARÓ. ARÍ. S. palomo, oma. 

GOBERÓ. S. ademán; forma, manera, porte 
en sociedad. 

* GOBIFRNO. S. freno de caballo. 
GOBÓ. S. azulejo. 
GOBRELAR. V. gobernar. 
GOBRELEN. S. autoridad, gobierno. 
GOBRETÓN. S. el gobierno de una comarca. 

* GODEÑO, EÑA. S. ricacho, prestigioso, 

principal. 



100 



GRAS 



OOOERIa. S. convite o comida de gom. 
QODiZO. Adj. noble, priuci|t«I, {xHleroao, 

neo. 

OOOO. t . <;orfú»>. |, brazo derecho. 

OODOGOPLÉ. S ))lic>{0 de pai^cL 

OOJl >■ sabhicha. 

OOLAR. V. jji'Miir. Ij vocear. 

OOLE. OOLi. S. vox ¡BOHtdo, grito). 

OOLiCHE. S. acto. 

COLICHE. 8. declaración. 

OOLIPÉN. S. salu I. 

GOLONDRERA. S. compañía de soldados. 

OOLONORERO. S. ti que sienta |ila7.a de 
.';.)KUdo. ladrón que se hace soldado. 

OCLONDRINU. S. Roldado. 

OOLORIA. .S. csufa. 

GOLPE. :?. entrada de la casa de prostitu- 
ción. 

GOLPE Ao, eA. S. postigo; puerta. 

GOLPEAR. V. repi'tiruua misma cosa. 

GOMARRA. .S. gallina. 

GOMARRERO. S. ladrón de gallinas o po- 
li.. -. 

GOMARRóN. S. gallo, pollo. 

GONFANÉ, AÑl. Adj. arrogante; inflado, 
h<1a. 

GONO, ní. S. talego, ega; saco, ca. : sayal. 

GORJA. S. garganta. 

GOro. S. ( oscorróu, gol|>e en la cabeza. 

CORÓ, orí Adj. hondo; profundo, da. 

CORO, OnI. S potro; jiotranca. 

gorotuné. uñí. Adj. extremeño, efta. 

GORQUE. .S. pepinillo. 

GORRA. S. estafa. 

GORRÓN. S. el que come tt costa de otro. 

OORUÑÓN. GORUYÓN. S olcaidc de cár- 
cel . 

GORUY. S. biicy. L pl. gorúes. 

GORViO. S. bollo. 

GOTE. S. vaso, copa. 

GOTERA EN PAYLA. V. jugar noche y ma- 
fi .,.1. 

GO ; ICO. Adj. noble, ilustre. 
' GOYERO. K. ratero que hurta entre la niu- 
'•¡I ■hinibre. 

GOZUNCHO. S. alegría, gozo, júbilo. 

ORA S. bestia, caballería. I pl. grács. 

GRAi. .*■■ jinete. 

ORAtruLÓ. S. caballerizo. 

GRAmI .^. afán, annia. 1, basca, náusea. 

GRANAR. V. enriquecer. 

GRANÉ. S. liiii-ndo iinoneda). 

GRANÍA. .S. p'iga al contado. 

GRANlo. Ia. Adj. rico, oa. 
' GRANiYO. .S. jiroducto del juego. 

GRANIZO. .S. copia, i; mucliodunibre de gen- 
tí- o de cusa». 

GRANO S du'^do de once reales. 

GRANÓTE. S cebada. 

GRANA .S. pipa. 

CRAÑTA. .S. |>ep¡ta. 

GRANuREAR. V. dominar. 

GRAS.NÓ, Ñi. Adj. prieto, eta; apretado, 
ada. 1, yegua. 



(ill 

GRA6TÉ. GRA8T1. .s. caballo, jaca. 

GRAZNAR. ileHcubiir un secrcio. 

GRÉ S. siglo 

GHECAR. V. delinquir, pecar. 

GRECARó, ARi. S. delincuente; pecador, 

Olíl. 

GRECO S. pecado. 

GREJERl es|iárrago. 

GREL .'^. burro. 

GRENO. S. is'lavo, negro. 

GREÑAS. S. p. cabellos remesados. 

GREÑi. S. burra. 

GRES. Adv. antes. ll Conj. antee, antes 
bun. 

GRE8ACHETÉ. Adv. antes de ayer. 

GRESCAJó. S. iilboroto, batahola, bulli- 
cio, tumulto, zaia]K"lla. 

GRESE S. <^|>oca, tiempo. 

GRESiTÉ. S. lin, límite; objeto; término. 

GRESiTÓN. S. conclusión, fínal, termina 
cióll. 

GRESNó Ñf. Adj. negro, gra. 

GRESTARACHl. Adv. anteanoche. 

GREY. S. siglo. 

GRY. S. frío. 

GRIBA. S austeridad. || rigor, severidad. 

GRIDAOR. S, pi(L,'oiiero. 

CRIDAR, V. jiiogoiiar. :' gritar. 

GRIOO. .'^. grito. 

CHIMAR, GRiMPAR. V. brindar. 

GRIS. S. aire, viento frío. 

GRITO. S. trigo. 

GROBELAR V. arreglar, componer, gobi r 
nar. 

GROBELÉN. .S. gobierno. 

GRODOGOPAR. V. «^«tropear. 

GRODOGOPO, OPA. Adj. estropeado, li- 
siado: aii.i. 

GROFA. .'^. ramera. 

GROÑl. S. est'Toolero, muladar. 

GROÑiCHÉN. .S. terreno estercolado. 

GRUBLEJAR. V. iluminar. 

GRUÑENTE. S. cerdo, da. 

GRUÑiOR. S. ladrón de puercos. 

GRUY. V poriiii. 

GRUYAS S. ]il. calzas de polaina. |! calzas 
di' jo.s segoviaiio"). 

GRUYO. S. iil;;i^i(il. 

GUAJA S. (liarían I el ipie toca el tan 
bor en la mili<-in. 

GUAJA. 8. graii\ija. 

GUAJANÓ. S. el que toca el j-ito en ia mi- 
licia. 

GUANTA. .'^. nianrcbíft. 

CU AROACOIM AS. GUARDA0AMA8 * 
QUAROAlZAS. S. criado del J'adictir Itt 
tiimirrliia, 

GUAROAPOSTIG03. S. criado de rufiáu. 

GUCARAR. V. ablir. 

GUEL S. K-nriia. 

CUELO. EYI. Adj, solo, la. 

GücLTrC S. cauJal, dinero (vioneda r^ 

rritutr . 
GUI. S. trigo. 



HETA 



IIUER 



101 



GU:CHITÓ. S. águila. 

GUIDO, DA. Adj. bueno, ena. 

GUINCHÁO. Pp. perseguido. 

GUINDAR. V. aquejar, maltratar. |] ahorcar. 

GUINDARAR. V. maltratar. 

GUiNDRÁo. Pp. perseguido. || maltratado. 

GUINOSO, OSA. Adj. meloso, osa. 

GUiÑAERA. S. baticola. 

GUiÑAROL, S. persona a la que se la ha- 
cen señas o guiños. 

GUIÑAR. V. escapar, huir. 1| señalar con el 
üjo. 

GU'ÑAROL. S. al que se hacen señas con 

los ojos, 

GUIÑARSE. V, escaparse, irse, huirse. 

GUIÑÓN. S. guiño, guiñada, acción de gui- 
ñar. 

GUIPAR. V. mirar, ver. 

GUIRPIÑAR. V. tragar, engullir. 

GUIRRAR. V. reir. 

GUiSÁo S. mancebía. 

GUiYABAOR, ORA. Adj. Cantador, ora. 

GUIYABAR. V. cantar. 

GUIYABELAR. V. cantar. 

GUIYABÓ. S. cántico, canto, coro. 

GUIYAR. V. enloquecer. || marchar depri- 
sa, de repente; irse. 



GUJERÚ. S. azogue. 

GULÉ. 8. almíbar; arrope. 

GULISTRABA. S. culebra, serpiente. 

GULÓ, UYÍ. Adj. dulce. 

GULÚ. Adv. algo. 

GURA. S. justicia. 

GURAPANDÓ. S. sol. 

* GURAPA. S. galera (embarcación). || pena 

de galeras. 
GURITANÓ. S. silencio. 

* GURÓ. S. alguacil. 

* GURÓN. S. alcaide de cárcel. 

* GURRÉA. S. verdugo. 

* GURRÍ. S. guardia civil. 
GURUBANÓ. S. boyero. 

* GURUYÁ. S. tioi)a"'de corchetes. 

* GUZARACHE. S. ladrón de feria. 

* GUZMIAR. V. robar. 

*■ GUZPATARERO. S. ladrón que agujerea 
paredes. 

* GUZPATARO. S. agujero, paquete. 



REFRANES. - 15 Ajo verde y vino puro, pa- 
san el puerto seguro. 

16. Más vale pan con amor, que gallina 
con dolor. 



H 



* HABA. S. ufia. 

* HABIYAR. V. tener, poseer. 

•'■ HACER (el naipe). V. preparar la baraja 
para hacer trampas. || (obleas) V. tirar 
la baraja. 

* HACHA (El). S. fullería, trampa en el jue- 

go de naipes. 
HAMBÉ. S. gente, muchedumbre. 
HANGAR S. carbón. 
HANGARERÓ. S. carbonero. 

* HAMPA (La). S. conjunto de gente pi- 

cara. 

* HAMPOS. S. pl. de la hampa. 

"• HARÓN. Ad. perezoso, holgazán. 

* HARPIÉO. Adj baboso, necio. 
^^ HARTÓN. S. pan. 

■<■ HASTAR. Y. alargar. 

^^ HERMANA. S. caniisa. 1| pl. orejas. |I tije- 
ras. 

* HERMANÍA. S. rufianesca. || v. jerigonza, 
'■' HERRERO. S. ferreruelo. 

HETAR. V, nombrar, llamar. 



HOMBRE al agua o a la mar. S. jugador 
que perdía. 

HONDEAÓR. S. ladrón que tantea por dón- 
de se debe hurtar. 

HONDEAR. V. tantear. 

HOPO. S. cabezón ó cuello de sayo. 

HORCA. S. el dos de bastos en la baraja. 

HORIZONTE. S. casco de acero. 

HORMIGAS. S. pl. dados para jugar. 

HORMIGUEAR. V. hurtar cosas de poco 
valor. 

HORMIGUERO. S. ladrón que hurta cosas 
de poco valor. . 

HORNO. S. calabozo. 

HOSTALERÍA. S. bodega. 

HOSTALERO. S. bodeguero. 

hostería. S. tabanco o bodegón. 

HUÁ. S. humo, 

HUEBRA. S. baraja de naipes. 

HUECA. S. caña. 

HUERCA. S. andas para llevar los muer- 
tos. II la justicia. 



103 



JACA 



<v 



:;.o, 



pavn i>" tiity uriiiaj» que l<i e^torbeD, 
ni kurrea que lo lieMrmo, 
■noque veinU huerc/it roniien.» 

( \'mg<ini4i ilf CautaroU) 

(ROMAXCM UB OKKMAMA) 

HUMiYO. S. tramp» en el juego. 



JAEZ 

* HURGAMANDERA. S. mujer perdida, ha 

la]"i'.i. 

• HUROAMENOALES. S. ctin.l.i t\e nuiici.s 

públicaa o de nitUiivs. 



REFRANES. - 17. Dinero olvidado, no hac 

uierpí'(i ni jurado. 

18 - Lo iiiic es bueno pata el hígado, ca 
malo para el bazo. 



IBANÓ. S. escribano. 

ILUSTRES. S. i'l. botas altas de montar. 

INERA S. pezuña. 

INERIGAR. V. amparar, auxiliar, proteger. 

INERIQUÉ. S. amparo, auxilio, protección. 

' abri^ío. 
INGODIMÉ, iñI. Adj. goloso, osa. 
iNicA S. .iliraniiiz, chocho. 
INMULElA ,\rlj. inmortal. 
INORPACHiRRY Adj. inii>acientc en m. y f. 
INSORALE. ayI. Adj. durable, innúmera- 

íilc; iiilinito. itA. 
INVOLVISARAR. V. envolver. 



♦ IRSE Ó HACER UNA IDA, V. trampa en el 

juo;;o. 
IR8IMÉN .S. aviso, advertencia; eniendei', 

ciiniprcnsiún. 
ISBA S. alcoba. 
iiSnAi Int. ¡ay!, ¡guay! 

• IZA. S. mujer jiública. 

• izAo. A. l'p. amancebado, ada. 

* IZARSE V. amancebarse. 



REFRANES. - 19. Del agua vertida, alguna 
recogida. 

'JO. A mala manera, cortarle las pieriiu». 



JABAÑÓN. .S. mui^gaño. ratón. 

JABELAR. V. conocer, entender. 

jABtRES, RlAS. l'ron. nosotros, tras. 

jABiYAR, JABiYELAR. V. comprender, po- 
n<lrar. 

JACANÓ, AÑi. Adj. mezquino, ina; tacaño, 
¡líia; cicattMo, ora. 

JACARANDANA. .S. ruliancHca. i: lenguaje 
<ii' riiliiiiii-H 

JACARANDINA. .S. junta de rufianes. || já- 
cara imúúea ¡tara canUtr y bailar), 

«Kn el ("orral de lo» Olnio.n, 
ele r.mujlttlciain niormta, 
(lo cuta la JAIAKANDINA 

que vivf la vxla nirnda». 

(i)rjir.npciAn de la vida airada) 
(ROMAXCKb UK URBMaN(a) 



jAcARO. Adj. de jaque; rufián. 

JACO. Adj. de jaque o de jácara. 

JACH. S. hierro. 

JACHA. S. calor. 

JACHAR V. (wt'aldar, quemar. 

JACHArAo, AÑI. Adj. i'scaldado, quema- 

,in: :t,i.a. 
JACHARAR. V. alirasar, calentar, oscablar, 

«liii-iiinr. 
JACHARE. S. quemazón, tormento. 

JACHARE, JACHARERÓ. S. cllíspero, llO- 

rii'i". 
JACHARÓ, ARl. Adj. caliente; calentón, 

Oll.'l. 

JACHIPÉN. S. bacanal, banquete, fct-tin, 

b.il-nlio. 

JACHIVAR y JACHlVELAR. V. «inaiK-iTr. 
JAEZ. 8. traje, vestido. 



JASA 



JESU 



103 



* JAEZ. S. ropa. 
JAHIVAR. V. amanecer. 

* JAHIVÉ. S. el amanecer, la aurora, el alba. 
JAIRÓ, iRi. Adj. enjuto, uta; seco, ca, 
JAL. S. dogal. 

JALABAYÉ. S. estropajo. 

JALABAYÍ. S. escoba. 

JALAR. V. comer. 

JALARES. S. calzón, pantalón. 

JALAYÉ. S. escobón. 

JALELAR. V. absorber. || disipar. 

jalipI. S. apetito. 

JAMADURÍ. S. madroño. 

JAMAOR, ORA. Adj. glotón, ona. 

JAMAR. V. comer. 

JAMARANÓ, AÑÍ. Adj. gran comilón, ona, 

JAMARIPÉN. S. gula, glotonería. 

* JAMBO BARó. S. comandante de presidio. 

* JAMBRÚ. S. cortejo. 
JAMBÚ, S. apio. 
JAMELAR. V. devorar. || roer. 
JANDORIPÉN. S. dinero, metálico; espe- 
cie 

JANDÍ. S. espliego, alhucema. 
JANDORÓ. V. jandoripén. 
JANGÁ. S. bribonada, pillada. 
JANJABELAR. V. ajiisonar. 
JANNEYÉ. S. testículo. 
JANRÓ. S. espada, sable. 

* JANRÓ. S. lanza. 

* JAÑÁ. S. mujer. 

JAÑAR. V. crear, producir; originar. 
JAÑÍ. S. manantial, nacimiento o caño de 

agua; surtidor. 
JAÑIQUÉ. S. fuente, caño, surtidor. 
JAPIYÍ. S. sed, ansia. 

* JAQUE. S. rufián valiente. 
JAQUESTARIÓ. S. cenicero. 

JAR. S. ardor espiritual, calor interior, ve- 
hemeíicia. 

* JAR. V. orinar. 
JARA. S. onza (peso). 

JARÁ. S. arbitrio, impuesto, derechos. 

JARACAMALÓ, JARACAMBRARÓ. S. co- 
lector, recaudador, fiel de puertas; adua- 
nero, carabinero. 

JARAMAR. V. chupar. 

JARANA S. diversión, fiesta. 

* JARANDINA. vS. junta de rufianes. || lengua- 

je de los rufianes. || v. jacarandina. 
JARAYÁ. S. onza (moneda que vale 16 du- 
ros). 

* JARDANÍ. S. justicia. 

* JARDÍN. S. tienda de mercader o de feria. 
JARIMAR. V. migar, desmenuzar, desmi- 
gajar. 

JARMÍ. S. coraza, peto. 
JAROÍ. S, harina. 

* JARQUESTÁ. Adv. Ya está. 
J4RRÍ. .S. espina, púa, zarza. 
JARRUMBÓ. Adj. harinero. 
JARSiÁ, .S. justicia, tribunal de ídem. 
JíVS S. tos. 

JASAR. V. toser 



JASAN I. S. catarro, destilación de la na- 
riz, romadizo. 

* JASiLAR. V. poder. 

JASTARÍ. S. caja, arca, gaveta. || e mulo) 
féretro. 

* JAYÁN. S. rufián, matón. i| Adj. respetado 

por los demás. 

JAYERÉ. S. la paga, el sueldo. II hacienda, 
bienes de fortuna; honorario. 

JAYIPEAR, V. comer con ansia. 

JAYIPÉN. S. alimento, comida, vianda, 
mantenimiento. 

JAYIPÍ. S. hambre, apetito (de comer); an- 
sia.. 

JAYIPÓN, PIÑÍ. Adj. ansioso, osa; ham- 
briento, ta; glotón, tragón: ona. 

JAZARÉS S. pl. miles. 

JEBE. S. agujero. 

JECÓ. S. hielo. 

JEDROÑi. S. parte de un todo. 

JELANÓ, ÑÍ. Adj. amante; amador, ora. 

JELANTE. Adj. amante en m. y f. 

JELAR. V. amar, querer. 

JELÉN. S. afecto, amor, cariño, amorío. 

JELENAR. V. enamorar. 

* JELER. S. amor. 

* JELFE. S. esclavo negro. 

JELÍ. S. afecto, cariño, simpatía. 

JELICHÉ. S. cordel. 

JENDEÑÍ. S. aprecio, estimación, voluntad. 

* JENDEÑÍ. S. voluntad. 

* JENDiÑí. S. fantasía, ilusión. 
JENJÉN, EÑÍ. Adj. español, ola. 

* JENUBA. S. ama de casa. 
JERAÑÍ. S. montera. 
JERBAYÁO. Adj. fiado. 
JERBAYAOR. S. fiador. 
JERBAYAR. V. fiar. Vender al fiado. , 
JERÉ. S. hombre, varón. 
JEREMANIOHÁ. S. almacén, establecimien- 
to, tienda. |l fábrica. 

JEREZ. S. tierra de desgracia. 
JERIÁ. S. pierna. 

* JERIGONZA. S. lenguaje embrollado. || len- 

guaje de los rufianes. II v, gcrmanla. 

JERIL. S. guisante, chícharo. 

JERMAÑÁ. S. blasfemia. 

JERMAÑÁO. Adj. blasfemo. 

JERMAÑAR. V. blasfemar. 

JERNÍ S. cera. 

JERNIMACHÍ. S. abeja. 

JERÓ. S. cabeza; cumbre. || capítulo. || al- 
mena. 

JEROCHiRDAR. V. decapitar; descabezar. 

JEROSCOSÁ. S. parte de la cabeza, mo- 
llera. 
*■■■ JERQUEÑÍ. S. fuente. 

* JERRE. S. guardia. 
JERRUMBRÓ. S. arriero, trajinante. 
JES AMÉ S. chupa. 

JESTARÍ. S. caja, arca || fe ?)i!í?d) ataiíd. 
JESTIÁ. S. idea, pensamieuto. |1 contien- 
da. [I sedición. 
JESUMBAY. S. Jesucristo. 



101 



JOJE 



JUXC 



JETRÓ, TRA. * ' -v 

JEUBl.JEUi' k. 

* JiBA. S. l>u.: 
JIBE- S. nieve. 
JIBiChA. 8. ao¡«. 
JiBiLEN. S, |Hizo. 

JIBUYI. 8. |K>rsona delic^dft de cuerpo. 

jiBUYiQuI. S ' • iHista (U (izúcar). 

JIFERA. S. !i 
JIL. Ailj. COI: 

JiLAR. V. ciilriar, relrcscar, 

jilI, Adj. candido, inocente, Ionio en ni. 

jililE S lirio, azucena. 

* JIM ARÓ. S. magistrado. 
JIMILAR. V. suspirar. 

JiMiLÉ S. suspiro. 

JIMILOY. V. jtinili. 

JIMONA. .S. inoiitera. 

JiN. S. núuiero, cifra. 

JINÁ S. cuenta. , lionnrarios. 

JINAMAR. V. cnii>a"lroiiftr. 

jiNAMiENTO S, cin]);i(irouaniiento. 

jinamAo, miA. Adj. eini>adronado, ada. 

JINAMOY. V. jinamúnto. 

jiNAR. V. contar, numerar. 

* JINDA. .S. miedo, coKardía. 
JINDAMA. S. lo IIIÍ8IIIO que * jinda. 
JINDAMÓN. S. cobarde. 

JiNDiPEN. S. inmundicia, porqueiía, su- 

ciciirtii. 

JINDÓ, Di. Adj. asqueroso, osa; inmundo, 

fia: sucio, cia. 
JINDÓN. AÑl Adj. colinrde; miedoso, osa. 
jiNDONE, AÑl. A ij temeroso, osa. 
JiNGALE. Adj. cabrón, cornudo. 
JINGLAR, V. oler, olfatear. 
jiNGLEAR. lo mismo que y«(/^/ar. 
JiNGLOY. .S. oifdto. olor. 
JiNiMAR. V. apaciguar. 
JiNJiLAR. V. absolver, perdonar. 
jiNO. S cuento. 
jinoblA S. cu<nto, fábula. 
JINOBLOY. S. fabulista. 
JINOCHAR. V. alejar, desviar. 
JiNOY. S. cédula. II jtadróu. jj registro, 

asiento. 
JiÑAR. V. rji^AT, defecar. 
JIQUiNÓ S. lialcúo. 
JIR. S. frío. 
JiRABÉ 8. afironía. 
JiRÉ, rI. Pron. vuestro, tra. n pl. jirés; 

jiiía>< o jiberías. 
JiREAR V. t'-riiMar. tiritar. 
JiRlARDÓ. Ol A'lj. (l<l;,'udo, ada; flaco, ca. 

• JiribAo S. y rp. ;{uÍKa<Io. 

* JIRIBAR V. KlKur. 

JiRibI. .S KRtnria, penetración, sagacidad. 
JiRiNÉ. iÑi Adj. sagaz; astuto, ulu; ladi* 

no, ina. 
JIRiSiNó. IÑI. Adj. asturiano, ani. 
JlTARF?ó S. niiíh/ijo, barapo, tra]>o viejo, 
JiTARROnÓ S ttniHTo. 
JOJERiAn. «, caj.iUín. 



JOJOi. S. conejo. 
JOLiLl. .•<. lieira. 
JOLiLiMOTo. S. terremoto. 
JOMBANAR. V. aduUr, baln^ar, 1if>' ; 
JOMBANARÓ, Rl. Adj. adulador, ora . , 

jero, ira 
JOMTE. Modismo . es menester, convio 

lie, ti<-iie que, ba de... 
JONJABAR. V. entail fiar; equivocar. 
JONJAINA y JONJANA. .S. cugaAo, eii;;a- 

ñilu, maca. 

* JONJANA. S. caricia. 

JONJANAR. 7. socalifiar. D defraudar, i 

sacar con sutileza. 
JONJANIPEN. S. artería, snpercliería. 
JONJANÓ. >S. socaliña, sustracción arlifi- 

ciKsa. 
JOPA. S. a7.ada. 
JOPlNl. .S. azafrán. 
JOPÓN. .S. azadón. 

• JORGOlIn. S. compañero de rufián. 

• JORGOLINO. S. criado del rufián. 
JORONOSCÓ S. canuto o cañuto. 
JORPOY .S luna. 

JORPOYCHUQUELÉ. S. perro de lanas. 
JORRODAR. \ . ciniiapar, mojar. 

• JOYOSA. S. espada. 

• JUAN. .^. ci po de iglesia. 1, cerrojo, canda- 

do, (crradnra. 

• JUAN DE CARONA. S. ]>¡0J0. 

* JUAN DlAZ .'^. corradura, candado. 

* JUAN DORADO. S. moneda de oío. 

• JUANERO. .">. ladrón de cepillos de iglesia. 

• JUAN MACHiR. .S, niacbcte. 

♦ JUAN PLATERO. S. moneda de ]ilata. 

* JUAN TARAFE. S. dado para jugar. 
JUCAL. J-. juncal. 

JUCO. QUl. Adj. flaco, ca. 

* JUEGO (tleyre: S. juego de nailtcs. || /'(í« 

la.i ritas O de las siurtcs¡ juego de nui 

Ses. II I de bocaiyol encantar valiíndoso 
el ilusioni.smo de la palabra para el 

engaAo. || ¡tU hojas o de earUuj la la- 

raja. 
JUJANA. S. ]ii]iocresía, ficción, mentira. 
JUL. A'ij. azul en in y f. 
JULABAo, bA AdJ. aparejado, ada. 
JULADAR. V. aparejar, li asear, lim]iiar. 
JULABAYI. S. rscobii. 
JULABELAR. V. barrer. 
JULAY, AÑl .S amo, ma; ducBo, cfia; pro» 

)iictario, ria. 
JULÉ, yI. Adj. azulado, ada. 
JULI. S. (at litro 
JULI8TRABA. S. culebra. 
JULISTRABINA. .S. culebrina. 
JULO. 8 aprieto, apuro. |i carestía; ceoa- 

sez. 
JUMERI. S. ]inn, hogaza. 
JUNAR. V. oir, escucliar. 
JUNARO. S. oidor, oyente. \\ mn;;i«lr.i lo. 

♦ JUNGA S caj('»n. 

JUNCAL. Adj. dadivoso, raplíndido, giuo- 
roso, liberal, rumboso, cu m. y í. 



LAGA 

JUNDÓ. S. soldado. 

JUNDOGACHÉ. S. empleado de prisiones. 

JUNDOPASMA. S. empleado de policía. 

JUNDUNAR. S. soldado. 

JUNDUNARÉ. S. tropa. 

J U N D U N É. r, jundoó. 

JUNELAR. S. escuchar, oir; atender, per- 
cibir. 

JÚNELO. S. oído. 

JUNÓ. S. aplicación. 

JUNÓ3. Pron. ellos 
los (jue. 

JUNQUÍ. S. agravio, injuria, 

JUNTÚN. S. enredador, malsín 

JURBA. S. agua. 

JURDÍ. S. pólvora. 

JURDÍA. S. bala, proyectil. 

JURDiARÓ. S. balazo. 

JURÉ, S. azufre. 



LANE 



105 



(junas sos) Pron. 



JUREPÉN. S. adicción, sentimiento. ,, tor- 
mento, angustia. 

JUREPENAR. V. sentir, afligir. H Ator- 
mentar, causar dolor. 

JURÍ. S. lima (instrumento). 

JURlBAÑi. S. abadejo, bacalao. 

JURÚ, RÍ. S. toro, vaca. 

JUSAMETRÍ. S, azuela. 

JUSTA. S. justicia. 

JUSTIA. S. sortija, tumbaga. 

JUSTO. S. jubón. 

JUTIÁ. S. aguja. 

JUY(. S. azúcar. 



REFRANES. - 21. Quien da su hacienda an- 
tes de la muerte, es digno de (}ue le den 
con un mazo en la frente. 

22. Buey viejo, surco derecho. 



LABELAR. V. cantar, entonar. 
LABERNIQUÉ. Adv. alabanciosamente, jac- 
tanciosamente. 
LABORÍ. S. alabanza, elogio. 

* LABRA. S. hebilla. 

* LABRAORA. S. mano. 

* LABRAOS. S. pl. botinos, borceguíes. 
LACRIZUELO, ELA. S. mozuelo, la, || sol- 
tero, era. 

LACRÓ, CRÍ. S. criado, ada;raozo, za; sier- 
vo, va. 

LACROÍ. S. concubina, manceba. 

LACRORRÓ, ORRI. Adj. buen mozo, oza, || 
soltero; era 

LACHA. S. pudor, vergüenza. 

LACHAR. V. sanar. 

LACHINGUEL. Adj. largo en m. y f, 

LACHIPÉN. S. bondad, benevolencia. 

LACHiRl. S. equidad, justicia, derecho. 

* LACHIRÍ. S. la justicia. 

LECHÓ, CHÍ. Adj. benévolo, ola; bueno, sa- 
no: na; delicado, ada. || justo, ta; sencillo, 
illa. II apto, ta. || favorable, feliz. || Adv. 
bien, bueno. II (huter lachó) mejor. 

* LADRIYO. S. ladrón. 

* LAGARTO. S. ladrón del campo. || el que 

muda de vestido para que no le conozcan. 

«Y a Tarragon llegó el bramo 
que está dentro en un garito, 



y a solas con un lagarto 

que venido había de Murcia (de robar) 

aquella sorna a su lado, etc.». 

(Vida y muerte de Maladros). 
(romances de germanía) 

LAJArA. S. culto. 

LAJARIÁ. S. adoración. 

LAJARIÁO, RIÁ. Adj. adorado, ada. 

LAJARIAR V. adorar, reverenciar. 

LALÁ. S, alegría, contento, regocijo. 

LALANÉ. S. púrpura. 

LALAR. V. alegrar, contentar. 

LALO, AYÍ. Adj. portugués, esa, 

LALOR. S. beneficio. 

LAMA, S. plata. 

LAMEDOR (Dar). V. hacer trampas en el 
juego de naipes. 

LÁMPARAS de Pcñaflor. S. el dos de co- 
pas, 

LÁMPIO. S. óleo, 

LANAR. V. traer. 

LANCHICOL, LANCHISCÓ. S. cisco. 

LANDARÍ. S. cinta. 

LANDRE. S. bulto de dinero. 

LANDRERO. S. que hurta lo escondido en 
bolsa oculta. || ladrón que juega de In) 
caíyo. 

LANELAR. V. guiar; traer; conducir. 1| re- 
ferir, II presentar. 



loa 



LIBA 



r«rl>¿n. 

!0. 

tifio, gaucho, col* 



LANOAR. V. . .■ . i'. 
LANOARERO 
LANQARI. S. 

H«.irr... 
LANOú. OUl. Adj. cojo, j&. II estropeado, 

a'j.'i 
LANGOLiCHi. S. llave maestra. 

LANGURO. S. JMfstigo. 
LANGUSTI. S. dedo pulgar. 
LANGUSTlA. S. dedo. 
LAN TERNAS. S. |>1. los OJOS. 

LAó. S. (iicciÚD, cxpresiuii, ]ialabra, voca- 
Mo. 

LARANÓ. AÑi. S. lector, ora. 

LAROORI. S. avena. 

LAYA. S |i\idor, rubor, vcrglienza. 

LEA. .S. mujer de mal vivir, prostituta, ra- 
mera. 

LEBAR. S. jtedcrnal. 

LEBRÓN. A'ij. cobarde. 

LEi-HUZA. S ladrón nocturno. 

LEDRO, DRA Adj. despreciable, bajo, ruin. 
.s. liMiz'i iziiuicrdo. 

LEGERAR. V. llevar. 

LÉGRENTE. S. galán, galanteador. 

LEIVA. .S. manga ancha. 

LEL. .S. librito, cartera de ajiuntes, cua- 
derno. 

LEMBRESQUE. S. embu>^tc, mentira. 

LEMBRESQUEAR. V. mentir. 

LEN. .S. corrieut*;, inundación, río. : curso 
de las cosas. |i fien t rati). S. (lujo de 
aaiiL're. 

LENTRÉ, TRl. Adj. alemán, ana. 

LEOn. .S. rufián valiente 

LEONERA. S. casa de juego. 

LEONAS. .*'. 1>1. calzas. 

LEPAO. I'p. pelado. 

LEPAR. V. p.lar. 

LEPRENTERÓ. S. barreño, lebrillo. 

LEQUEJAn .S. aduana. 

LEQUEJANAR. V. aduanar, ¡mgar los de- 
ffi.lios de aduana. 

LER. Art. los. 

LERDO. Adj. cobarde. 

LESTE. .S. río, arroyo. 

LETAYA. .«;. BCeitUIía. 

LETAYARÓ, ARI. S. aceitunero, era. 

LEvA. .S. ardid, astucia. 

LEVAOR. S. ladrón astuto. |i ladrón que 
liiiye. 

LEVAR. V. mover. 

LEVARSE. V. niovpr«e, irse. 

LEVERBENA S. enramada, alameda, arbo- 
leda 

LEVOSA. S. levita. 

LEYVA. 8. manga do mjo. 

lI .S. li))ertad. licencia; c<^-d nía, pa8a|ior- 
te. hoja dt jiapeli, 

LIA. .S. carta. | credencial. |¡ patente. II pac- 
to, tratndo. 

LIBANAR V. «sr-ribir. 

LiBANERl. S. «H'-ritura. 

LÍBANO. S. escribano. 



LONG 

LIBAÑI. .S. escrito, documento. 

LIBRO REAL. S. baraja. 

LiCHE. CHI. Adj. vacío, cía. 

LIEBRE Adj, cobarde. 

LIQA S. amiittad. 

LIQA. S. seda. 

LIGERO. S. manto de mujer. 

LlJALl. .S. puesta en el juego, li porfíe 

LIJAÑÍ. S. apuesta. 

LIJAR, LiJALELAR. V. aposUr, porfi.-»r, fi- 

Valí/,. ir. 
LILIPENDÓ, Di. Adj. imbécil; estúpido, 

ida. 
LILÓ. iyI. Adj. loco, ca. ji ido del juicio, 

extiaviigaiite. 
LIMA. .S. camisa. , hambre. 
LIMBAÉ. S. regreso, retorno, vuelta. 
LiMBiOiAR. V. regresar, retornar, volver. V 

restituir. |¡ convertir. 
LIMUGÁ. 8. alicate. 
LINCE .S. ladrón de gran vista. |; el que 

iit:ii.iy.i cuando están hurtando. 
LlNERiCAR. V. am|<aiar. 
LINIARI. S. licor. 
liniaristA. S. licorista. 
LiNicA. S. manceba. 
LiQUERAR. Y. conducir, llevar. || cargar. | 

despedazar. 
LiQUiA. .S. liendre. 
LiHENAR. V. leer. 
LIRENÚ. .S. lector. 
LiRESTRE. S. letra; signo, carácter (de c$' 

criliira '. 
LiRl. .S. ley. li pl. lirises. 
LiRlPió. S. plomo. 
LIRUQUÉ. .S. apellido. 
LISO, SA. Adj. desvergonzado, ada. || S. 

rasii o til fe tan. 
LISTRABAo, bA. Adj. libre. 
LiSTRABAR. V. jiliertar, librar. 
LISTRABARSE. V. zafarse. 
LITIGUAJI, LITUAJI. S. pleito, proceso. 
LIYAR. V coger, tomar. |. ¡abrh librar. 
LOBATÓN. .S. ladrón de ganado lanar. 
LOBEN .S. dinero. 
LOBO, BA. .S. ladrón, ona. 
LOOONAR. V. incitar; solicitar. 
LOJAR. V. perpetrar, consumar. 
LOJELAR. \ . causar, cometer. II ejercer, 
LOLÉ. S. tomate. 
LOLÓ, Yl. Adj. encarnado, colorado: 

adn. 
LOMAR. V. dar. 
LOMBARDO, Di. S. Ici'.n, ona. 
LON. S. s.il de jiiedia. 
LONCARÉ H. nitro, salitre. 
LONüONÉ, Ñi. Adj. londinense. 
LONGAR Adj. cobarde. 
LONGARES. Ailj. cobarde. 

«KsOH jVlyMfjl de l.()NaAIIIB 

no entren en tu garilóti.^ 

I ¡'troludo) 

(HOMANCICS DE ÜEHUANÍA) 



MACO 



MACII 



107 



«No es mi hombre de longares 
aquí, siuo el más pintado.» 

(J¡1 jaque a/amado) 
(romances de germanía) 

LONGUl. Adj. Inocente, candido, en m. 

* LONGUISO, ISA. Adj. cobarde; apocado, 

ada; medroso, osa. 

«Que Tarragon no es longuiso 
cual tú, cobarde Muladros.» 

(Vida y muerte de Maladros) 

(ROMANCES DE GERMANÍa) 

LOQUEJÚ, EJÍ. Adj. lento, ta; pausado, 

ada. 
LORAMPIO. S. reloj de pared o de torre, 
LORE. S. mosquito. 
LOY, S. sal. 

LOYAR. V. agarrar, asir, coger, 
LOYÉ. Adj. encarnado. 
LOYIPÉN, S. botín, rapiña. 
LÚA. S. peseta. 

LUANAR, LUANDAR. V. colgar. 
LUANDERÓ. S. colgadero. 
LUBANÓ. S. empeine. 

* LUCAS. S. pl. los naipes. 

* LUCERNA. S. candela. 

* LUCERNO. S. candelero. 

* LUCEROS. S. pl. los ojos. 
LUCRARRÉ. S. tinaja, zafra. 
LUCHARDÓ. V. frahardó. 
LUCHIPÉN. S. precipicio, despeñadero. 

* LUDA. S. mujer bellaca. 

* LUDIO. S. ochavo, cuarto (moneda de co- 

bre). 



* LUDIO, lA. Adj. bellaco, acá. 

* LUENGO. Adj. principal. 
LUEY, LUEYE, EYI. S. lobo, ba. 
LUGANO, AÑi. Adj. campesino, ina; luga- 
reño, eña. 

LUGO. S. campo. 

LUJl. S. aderezo de oro o plata; adorno, 

compostura. 
LUJIAR. V. aderezar, adornar, componer, 

engalanar. 
LUJONAR. V. probar, justificar. || gustar, 

catar. 
LUJONÍ. S. prueba, examen, justificación. 
LUJOÑÁO. Adj. aprobado. 
LUJOÑAR. V. aprobar. 
LUJOÑl. S. ajirobación. 

* LUMAÉRO. S. diente. 

* LUMBRES. S. pl. los ojos. 
LUMÉ. S. reino. 

LUMI. S. manceba, concubina, querida. 

LUMIA, LUMIACA, LUMIASCA. S. daifa, 
meretriz, mujer de mala vida, prostitu- 
ta, ramera. 

LUMICÁ. S. manceba, querida. 

* LUMINARIA. S. ventana. 

* LUNA. S. camisa. |1 rodela. 
LUNDECLÁ. S. cincha. || faja. 
LUNDECLÓ. S. ceñidor, cinturou. 
LURIANDAR. V. tronar. 
LURIANDÓ. S. trueno. 

* LUZ [Dar) o Dar de la luz. S. flor en e 

juego de la ca7-tiya. 



REFRANES. - 23. Buen corazón, quebrautí 
mala ventura. 

24. Asno de muchos, lobos le comen. 



M 



MA. Pron. lo que, lo cual. || cuanto. || (sa- 
ró ma) todo cuanto, todo lo que. || (ma 
astls) lo posible, lo que es posible. 

MAÁS. S. carne, vianda. 

MACARA. S. mitad, medio; media, H (on 
macara) a mitad, a mediados. 

MACARÁ. S. plaza. 

MACARAR. V. aplazar. 

MACARÓ. S. plazo. II término, linde o 
contin. 

MACARUNÓ, UÑl. S. carnicero, era. 

MACO, CA. Adj. bellaco, acá. 



MACOLOTENDE. S. mar. 
MACOTA. S. gota. 
MACHA S. mosca. 
MACHAMÓ, MACHAOR. S. pescador. 
MACHAR. V. pescar. 
MACHÉ. S. pescado, pez. 
MACHiCAÑi. S. gata. 
MACHICÓ, caí. S. gato, ta. 
MACHÍN. S. moscardón, tábano. 
MACHIRIÁ. S. testimonio. 
MACHiRÓ, iRl. S. testigo, deponente, 
MACHÓ. S. pez, pescado. 



108 MANO 

M < ro. 

MA i. 

MACHUHNl. > aiealiarrun. 
MAOOY S. cl»vo de es{><>ci«. 

• MADRASTRA. S. circel ; cadena. 

• MADRE »/<• la tnatirebia. S. encargada de 

uu l'iirdvl. 1 aicaliueta. 

«A ente punto se levanta 
otra marca, y «alió fuera; 
y agarrando de la maurk, eto 

(El testamento de Maladro$) 

(ROMANCES D8 nRKMANÍA) 

• MADRUGÓN. S. madrugada. 

• MAESTRA. S. •íaiiziia. 

• MAGRA. S. casa do jiKgo. 
MAGÜÉ. S. niienibro viril, verga. 
MACHABAR. V. lavar. 
MAJARAÑI. S. hi-ndición. 

MAJARAo. ARA. Adj. bendito, ita; bien- 
.'i\ ciituirtilii, ada. 

MAJARAR. V. bendecir. 

MAJARE, ARl. Adj. justo, ta; bendecido, 
illa; sanio, ta. 

MAJARiFiCAR. V. alabar, gloriñcar, loar; 
suiítilicar; consagrar. 

MAJARiPEN. S. beatitud, bienaventuran- 
za, santidad. 

MAjARú ."í. justo, bienaventurado. 

MAJELANÚ. 8. adulterio. 

MAJELAR. V. cometer adulterio. II misti- 
(iear. sofisticar. 

MAJELÉ. EYÍ. Adj. adúltero, era. 

MAJORE. .'^. ii|>arato, fausto, lujo, pompa. 

MAJORÓ, ORl. Adj. en ni. y f. calial. 

MALABAY. S. granero, jianeni, troje. 

• MALADlA. S. juujer pública. 
MALCHicAn .S. gato. 

• MALEANTE. Adj. i)urlador. 

• MALDICIÓN S. (lado para jugar. 

• MALETA. S. ninjcr i'úbiica que trae uno 

i()nsi;;o. I ladrón t<ir¡»e. 
MAL1PIAR. V lavar; limpiar. 
MALIPIÓ. Adj. lavado. 
MALORRÉ, ORRl. Adj. j>erver9o, sa. 
M ALUNÓ. S. riliimiiago. 

• MAMEYAS. S. pl. Bono, pechos de mujer. 
MAMiSARAR. V. mamar. 
MAMPOREGIO. S. colegio. 

MAMPORl S. rola, rabo. 

MAMUY. Adv frente a, enfrente. 1, Prep. 

«oiitra. 
MAN. I'ron. yo 
MANCANÓ. AÑI. Adj. babieca; bobo, ha; 

Handio, dia; tonto, ta. 

• MANCAR. V. .«refer, falUr. 
MancaÑiriP£n. .S. tontería, badajada. 

• MANCiL S. mandil. 
MANCLAYÓ .'^ principado. 
MANCLOY. AYl. S. príncipe, esa. I pl. 

tnaDclaycM, manclayiaas. 



MAUC 

MANCHiN. S. tesoro, riqueza. I| galardón. 

MANDAMIENTOS. 8. la mano, n pl. dedos 
de lu mano. 

MANDELAR. V. rantrar. capar. 

MÁNDELO. S. fapol»', niantoo, aayo. 

MANDELÓN. ^S. cajton. i Adj. capado, cas- 
tra 'i o. 

MANDIL. S. criado de mujer pública o d« 

Mili. 111. 

MANDILA. S. junta de criados de n:fíán. 
MANDÍLETE, MANDILANDIN. r. niamiü. 
MANDO. .^. «i-sturro. 
MANDRACHERO. S. duefio de garito. 
MANDRIA. Adj. simple, tonto. 
MANEJO, EJI. Aiij. mismo, nía; propio, ia. 

MANFA(?IEL. .S. iilij.'e]. 

MANFLA, • MANFLOTA S. burdel, mance- 
bía. 

MANFLOTESCO, CA. Adj. que frecueuU 
los btirdek'S. 

MANGAR. V. mendigar, pedir, rogar. 

MANGAR EL CHITE. V. pedir el alto. 

MANGUARA. .S. bota O pellejo de vino, co< 
Miiiilirc. 

MANGUE. Pron. me, mí. 

MANGUELAR. V. ]>edir en or&ciÓD. II rogar, 
Bii|>li('ar. 

MANGÚELO. S. comisión, encargo. [| peti- 
ción. 

MANGUINDÓN, of)l. Adj., interesado, ada; 
j'retendiente, solicitante. 

MANlA. S. vivienda, casa, barraca, cabaDa. 
Clisada. 

MANIBLAJ. V. mandil. 

MANiQUEO. .S. el que vendía ed las coima» 
joyas, mpa'f, etc., cobrando uu tanto ¡wr 
cada suerte. 

MANJARIDA. S. .«santidad. 

M AN JAR IF 10 Ao. Adj. santificado. 

MANJARiFiCAR. V. santilicar. 

MANJARO. arI. Adj. beato, ata; santo, ta. 

MANRABAR. V. e8<|nilar. 

MANRELORRÓ, ORRl. S. jianadcro, era. 

MANRÚ S. pan. 

MANROÑA. S. alfdrja. 

MANSO. S. colchón 

MANO. S. híiiibre, varón; del sexo masca* 
lino. |i |«1. mnnuces. 

MANUSALÓ. AYl. Adj. animoso, osa; fuer- 
te, vaionil; robusto, ta. 

MANU8ARDI. 8. marimacho, pl. manusar- 
(iilcs. 

MAQUELAR. V. callar. 

MAQUILEN. S. miembro viril, pene. 

MARA. S. muchedumbre de gente, tu- 
iimllo. 

MARABEAR. V. moler, pnlverirar. 

MARAÑA N. mujer pública, ramera, (¡gen- 
lío : tmnulto. 

MARAR V. de'^trnir; matar. 

MARARÓ. Adj niatador. 

MARARDÓ. Adj dc-stinctor, matachín. 

MARCA, .S. mujer piiblica. I (fioin nmjer 
\\s\a. 



MIX' A 



MIXR 



109 



«Y la otra era la Méndez, 
Mindez de Sotoinayor, 

La Méndez lleva consigo, 
que es jiaiíca de arte mayor,» 

(Romances de gennaiú i) 

MARCAR. V. señalar en el rostro. 

MARCHA. S. asociación de ladrones. 

MAREAOR. S. ladrón que cambia mala mo- 
neda j)Or buena. 

MAREANTE. S. ladrón que anda de una 
parte a otra. 

MARELA. S. caliviiuií!, agravio. 

MARELÁO. Adj. acabado. 

MARELAR. V. acabar, rematar, destruir. || 
caluuiniar. ¡ matar. ;| ajar. 

MARIa. S. arca. 

MARiBUYH. S. juego de naipes. 

MARIÓN. Adj. afeminado, esteta. 

MARISCAR. V. hurtar. 

MARISCO. S. hurto; lo que se hurta. 

MAR-MUCHÁ. S. capilla, oratorio, santua- 
rio. 

MARQUIARTIFE. S. pan de los rufianes. 

MARQUiA, * MARQUISA, v. maraña. 

MARTiYÁÓ, * MARTIYO. S. camino. ¡1 (co- 
jer las dulj V. tomar las de Villadiego. 

MARTiYAR. V. caminar. 

MAS S. alimento, comida, manjar. 

MASCARON!'. S. carnicería eu una acción 
de guerra. 

MASCARUNÓ, Uñí. S. carnicero, era. 

MASELUCAS S. pl. naipes. 

MASESQUERÉ. S. carnicería (despacho). 

MASESQUERÓ. V. mascarunó. 

MASESQU!RERÓ. S. tablajero. 

MASQUERÓ. S. mercado, plaza de abastos. 

MASTÍN. S. criado de justicia. 

MASTRONJÓ, JÍ. S muñeco, eca. 

MATAGARNÓ, NÍ. Adj. borracho, acha. 

MATANTE. Adj. bravo, valiente. 

MATEJA, EJO. Adj. mismo, ma. 

MATEJÓ. Adv. mismo, mismamente, tam- 
bién. 

MATIPÉN. S, borrachera, embriaguez. 

MATÓ, ATÍ, Adj. borracho, acha. 

MATOGARÓ. S. bebedor de vino. 

MA"^OJERNÚ. S. baratero, guapo. 

MATRACA. V. cantaleta. 

MATURNAR. V. abastecer, proveer, sumi- 
nistrar. 

MAUSERÓ. S. tesorero. 

MAUSÍN. S. tesoro. 

MAYA. S. cota. 

MAYO. YA. S. burro, na. 

MAYORAL. S. alguacil ma3-or. H corregidor. 

MAYORDOMO del naipe. S. ayudante de 
casa de juego. 

MAYORÓ, ORÍ. Adj. hiíugaro, ara. 

ME. Pron. pers. mi. 

MEA. S. moneda corriente. 

MECAR. V. consentir, otorgar, permitir, 
dejar. 



IMECLÍ! Int. ¡callel ¡¡ ¡vaya! || ¡en paz! 

MECO. S. perdón, remisión. 

MECHUSA. S. cabeza. 

MEDIO MUNDO. S. paraguas. 

MEERFA. S. medida, instrumento de me- 
dir. 

MELALAR. V. medir. 

MELALÓ. S. medición, medida. 

MELIGRANÁ. S. granada. 

MEMBRECAR. V. expiar, purgar; purifi- 
car. 

MEMBRERICÓ, S. purgatorio. 

MEN Pron. poses, mi. 

MENDA. Pron. yo. 

MENDERÍ. S. botella, redoma. 

MENDESQUERÓ. Adv. menos. 

MENGUAR. V. faltar. 

MENGUE. S. duende; fantasma. 

MENOR. S. jugador nuevo. 

MENRIMAR. V. adecuar, amoldar, apro- 
piar; aplicar- 

MENRIMO. Adj. adecuado, apropiado; apli- 
cado. 

MENSAYÉ. S. mesa. 

MENSUNA. S. mesón. 

MEQUELAR. V. despedir. || dejar; soltar. 

MEQUERAR. V. abandonar, v. mcquelar. 

MERAR. V. e.xpirar, fallecer, morir, pere- 
cer, i; padecer. 

MERCAER. S. ladrón que anda siempre 
donde hay tratos. 

MERCAERÍA. S. hurto. ¡; cosas hurtadas 
por los ladrones. 

MERCHERO. S. comerciante. 

MERDiPÉN. S. enfermedad, padecimiento. 

MERDÓ, Di. Adj. enfermo, uia. 

MERiCLÉN. S. coral. 

MERIPÉN. S. muerte. 

MERMEYÍ. S. vela, candela. 

MERMEYJN. S. antorcha, hacha de viento, 
hachón. 

MESA GALLEGA. S. mesa limpia, en el jue- 
go, sin fullerías. 

MESEGUERO. S. guarda de trigos. 

MESÓN de las ofensas. S. mancebía, bur- 
del. 

MESTENARp, MESTERÓ. S. libertador, re- 
dentor. 

MESTEPÉ. S. redención, rescate. 

MESTEPÉN. S. libertad, liberación. 

MESUNA. S. hospedería, parador, posada. 

METER. V. comer. 

METESOMIA. Conj; a fin de que, para que. 

MIBÁO. S. fruto, ganancia, producto. „ pl. 
mibáes. 

MiJATE. S. misa. 

MILAN ÉS. S. pistolete. 

MINA rolarla) V. descubrir lo secreto. 

MINA LUDIA. S. calderilla, cobre. \\(mayorJ 
el oro. i| fmenor) la plata. 

MINAOR. S. ladrón que hace escalos. 

MINEHABAR. V. parir. 

MINRIÓ. RÍ. Pron mi, mío, mía. I! pl. min- 
rés, minriás. 



no 



MOST 



Ml'RC 



MIÑARSE. V. irse, iiiAivIiíinie. 

MiPl S. noción, ademán, demostración, 

iiMiirra. 
MiRiNOA. Adv. mientras. 
MiRi A S orejn. 
Mirones S. |i1. jn^adoreB nnfíivoa oque 

(M>l» ju>!»^an con dineros «le otros 
MISACANTANO. S. pnllo. 
MiSTú. S. KuMi, honcticio, conveniencia. || 

A Iv. Ilion, bueno, convenientemente. 
miSTO. Ti. Adj. bueno, ena; bonito, ita. 
MiTiCHÓ, iCHI. Adj. austero, severo: era; 

lí^i'lo, i'ia. 
MiTiSARAR. V. meter. 
MiXA. S. frontera, raya. 
MIZO, ZA. Adj. manco, ca. 
MOA. S. niiMicda. 
MOCAÉRO, MOCANTE. S. ¡.ahucio de na- 

MOCHl. S. coleto, valona de piel. 

MOCHlN. S. verdu;,'o. 

MOCHIQUÉ. S. mazo. 

MODORRO o * DE LA MODORRA. S. ta- 
iiur «jU(! jugaba sólo de media noche jiara 
;»rrit'a 

MODRAQA .S. tenaza. 

MOOOYÓN /)«'. V. comer sin pagar. 

MOJISARDAR V. mojar. 

MOL. S. vino. 

MOLA. 8. c.-dula, vale. 

MOLAR. V. valer, teuff Viimiiipiito. r pro- 
liwir. ' apiovccliar. 

MOLCHiBÉ. S. navidad. Rachi i molchi- 
l'i noi-lii-buciia. 

MOLE S. liono, pase, vale. 

MOLEOR. S. jugador molesto. 

MOLINO S. aparato de tormento. 

MOLiPOR. .S. vino generoso. 

MOLSORÉ S. vin.igic. 

MOMBORiÓ, RiA S. morador, ora. 

MOMOORiCÓ. ICA. Adj. morado, ada. 

MOMO. S taliur ijUr no .soltaba la baraja 
<li' la mano. 

MONDA. .S. pina. 

MONDARÓ. ARl. A'ij. apiñado, ada. 

MONf?ABAR V. aleitar, ra].ar. 

MONRE Adj. conocido. 

MONRO, Rl. S. aniii;o, iga. 

MONRONÉ S. iiiiii:.'..lf. 

MONTAÑA. MONTAÑA DE PINOS, • MON- 
TE. S. m.inf" 'lía. 

MOROAGA. S. l.nrradiera. 

MORDER DINERO. V. lo que el pedagogo 
re -il'i' fbl fonttario de ku discípulo por 
h il'i-r ayudado a «'Hte a perder. 

MOnDlENTES. S. pl. tijiTas. 

MORDIPEN. S, lioniicidio. 

MORENA. .S cMpnrla do esgrima. 

MORiBÉN. 8. muerte, extinción. 

MCO S. mar. 

MO'Mi RO PUERCO S. bacín. 

Mosc/^UARSE. V. istar en bsbia. 

MOSCABY Adj. íiiilH-loíiado, ada. 

MOSTAOAn. H. mosto. 



MOSTAÑEAR. \'. desenvainar, ««car el • 

niiiiit. 
MOSTARBAn, AñI. 8. paaajero, viajera 

ira. 

• MOTAR V. hurtar. 

MOYATE. S. redoma, limeta, tarro. 

• MOYF.RON. .S. . aMo de acero. 

• MOZA <irl común «ficto o • del partido, .S. 

ramera. 

• MOZO. S. garabato. 

MU l'ron. nos, nosotros, nosotras. 

MUGAR. V. dejar, quedar, cesar, omitir. 

MUCiQUi. S. manga. 

MUCLAR. V. orinar, mear. 

MUCLÍ. S. angurria '«nfervtcdad; U cohom- 
bro. 

MUCLó. S. orín. pl. mueles. 

MUChI. S. c-hispa. ala. 

MUCHOBELAo. Adj. bautizado. II regado. 

MUCHOBELAR. V. regar. || bautirar. II la- 
var. 

MUCHOBELARó. .S. bautismo. |, riego. 

• MUFLIR. V. comer. 
MUÍ. S. boca. 

MUJARAR. V, tratar. ! razonar. || asar. 1 
manejar, i negociar. 

• MUji. S. nin-rle. 

MULABANDÓ, MULABARDÓ. 8. mata 

■ l.rn. 
MULABAR. V. aliorcar, ajusticiar, fusilar, 

matar, exterminar. 
MULANÓ, AÑi. Adj. triste; melancólico, 

i ni 
MULÉ Adj. medio muerto, 
MULELA. Adj. mortal. 
MULiR. V. amasar pan. 
MULiYAR. V. amasar, preparar una co'a. , 
MULO, yI. Adj. cadáver; difunto, muer- 

t •: ta. 
MUMElI. S. claridad, luz. 
' MUNDO. S, cara, laz, rostro. 

MUÑÓ. Ñ(. Adj. acelerado, aj.resurado, 

:iiia, 

MUQUELAR. V. parar, detener, quedar. 

• MUQUiCiON .S, comida, vianda. 

• MUQUIR. V. comer. 

«Quiero, y es mi voluntad 
que mticn la fría tierra 
en el Corral de los Olmos 
do se junta la braveui.» 

(El tr.itamrntii de Mntndro») 

(noMANCRH UR OKRMaNÍa) 

• MURCEO. S. tocino. 
MURCIA S. brazo. 

• MURCiAO. S. al que hurtan. 
murcíele. S. mistela. 

• MURCiOAYERO. S. ladn'm de primera no- 

ch<'. ladrun que denhacc la ropa que 
otros burlan, 

• MURCiOLERO 8, el que roba a los que OS- 

t.-ín diiriiiieii<lo. 

• MURCIO 8. la<lrón. 



NAJI 



NA Vi 



111 



MURCIQUÍ. S. manga. 
MURÍ. S. fresa. 

* MURMURCIQUÍ, S. manga. 

MURÑÓ, Ñí. Adj. caro, ra; costoso, osa. 

* MURÑi. S. cara. 

'<■■ MURO. S. broquel. 

* MURTA. S. aceituna. 
MUSARDÍ. S. moza, muchachona. 



MUSlLÉ, Yi. Adj. mudo, da. 
MUSTiLAR, MUSTiÑAR. V. extraer^ sacar. 
MUTRAR. V. mudar, 
MUTRi. S. ala. 



REFRANES. -25. En buen día, buenas obras. 
26. A largas vías, largas mentiras. 



N 



NA. Adv. no. llConj. ni. 

* NABATO. S. espinazo. 

NABELAR. V. carecer, faltar. ¡| soltar, des- 
prender. 

* NABO. S. embargo de ánimo. 

NÁCAR. V. marchar, partir, \\ pasar. || 
guardar. || acabar, 

NACARDÁ. S. lectura; leyenda. 

NACARDAOR, ORA. Adj. lector, ora. 

NACARDAR. V, leer. 

NACICAR. V. crujir, || desmenuzar, moler, 
¡lulverizar. 

NACRAR. V. hablar gangoso, nasal. 

NACRÉ, NACRÍ. S. nariz. 

NACRENÓ, EÑi. Adj. gangoso, osa. 

NACRERAR. V. hablar con la nariz. 

NACHEQUILÉ, lYÍ. Adj. enano, ana. 

NAGIRÁ. S. bandera, insignia, pabellón. 

NAGIRICHA. S. banderola, banderín. 

NAIPE ¡falso). S. el preparado para hacer 
trampas. |1 (limpio) que no estaba pre- 
parado para fullerías. \\(IIacerel) o {pre- 
parar el) preparar la baraja para hacer 
trampas. 

UI^\PES {de mayor). S. pl. los preparados 
para trampas. || (del tercio) cuando la 
fullería estaba preparada en el tercio de 
la baraja. 

NAJABÁO, ABA Adj. perdidoso, osa. 

NAJABAR. V. perder. |1 desjierdiciar. || di- 
sipar. 

NAJABELAR. V. derrochar, dilapidar. 

NAJAL. S. pérdida. 

NAJALELAR. V, escapar, fugar, huir. |1 
hacer huir. 

NAJAR. V. correr, escapar, huir; ir, mar- 
char. 1! pasar. 1; alejar, 

NAJARAR. V. evitar. i| desaparecer. 

NAJiBAR. V. esparcir, difundir, disemi- 
nar. 

NAJlBELAR. V. divulgar, publicar. 



NAJIPÉN. S. asolamiento, destrucción, de- 
vastación. 

NAJIPÉN. S. acometida. 

NANAi. Adv. no; de ningiín modo. || Adj. 
ningún. 

ÑANGUE, GUÍ. Adj. estéril; improductivo, 
iva; infecundo, da. ^ 

NANSÚ, si. Adj. chusco, ca; donoso, gra- 
cioso: osa. 

NAÑABAOR. Adj. matador. 

NAO. S. nombre de pila. 

NAPA, anca, nalga. 

NAPIAS. S. pl narices. 

NAQUELÁO, AÑÍ. Adj. pasado, ada. 

NAQUELAR, V. pasar; traspasar; trasladar; 
rebasar. 

NAQUELÓ. S. paso, pasaje, tránsito. 

NAQUERÍN. S. conversación, plática, char- 
la, diálogo. 

NAQUÍ. S. la nariz. 

NARDIÁN. Adv, nunca, jamás. 

NARDICHOLA. S. atrio, cancela, pórtico, 
vestíbulo. II tribuna. 

NARES. S. pl. narices. 

ÑAS. S. nombre. 

NASALÓ, AVi. Adj. enfermo, nía; malo, la. 

NASCAR. V. comer, 

NASTÍ. Adj. imposible. H (es imposible) 
nastis, 

NASTIÁ. Adv. nada. II S. imposibilidad. 

NASTIS. (Modismo), no se puede, no pue- 
de ser, es imposible. 

NASTISAR. V. impedir. 

NASTISÓ, ISÁ. S, ahijado, ada. 

NAUSARDÁN, AÑÍ. Adj. bajo, aja; ruin, 
vil, 

NAUSARDEZA, NAUSARDIPÉN. S. bajeza, 
infamia, ruindad de ideas, vileza. 

NAVELAR. V. ir. 

NAVio. S, cuerpo, II (Hace agua elj S, ju- 
gador que pierde. 



112 



SAUR 
I Oonj. nL 



fiUSl 



irbo, cfUi; reduci- 



NC. Adr, no. 
NCBARAR. V ' 

MEBARARi. > 
NEBARO. ARI , 

do, \'\n: liMiiiii'lo, nda. 
NEBÓ Bi. A<i| inodcrtio, na; nucvo, ev%. 
NECAiQu£. iQul. Adj. ninguno, una. II pi. 

in .Mi jut'», iijuis. 

NECAULÉ. UYl; NECAUTÉ, Ur(. Adj. lo 
nii>iiiii' tj\u- turan/lié. 

NEGiSAR. V. no^-ar. 

NEGRA S. espadii de t-sítrinia. 

NEGRO. ORA. Adj. astulo, ta; taimado, 
ada. jugador px|>erimentado y fullero. 

NEGROTA S. caldera. 

NEQUiSARAo, arA. Adj. incapaz; negado, 
ada. ixulto, ta. 

NEOU18ARAR, V. negar rotundamente. |; 
ocultar. 

NEJEBAR. V. agrogar, añadir, aumentar. 

NEJEBÓ S. aumento. 

NERACHiLAR. V. anochecer. 

NERACHIR. S. el anochecer. 

NESPACHILAo, aRI. Adj. paro, ra; inma- 
culado, ada; intacto, ta 

NEVELAR. V. marcar, rayar, señalar, i 
signilicar. I confinar. !, borrar. 

NEVELl. 8. línea, marca, r&ya, señal, lí- 
mite. 

nexo. Adv. no. 

NiBOBiO, BiA. S. novio, ia. 

NICABAR. V. quitar. '.. separar. 

NIC«BELAR. V. redimir. 

NICOBAR. V. apartar, desembarazar. Ijdes- 
tniir. 

NICOBELAR. V. invalidar. 11 vedar. |' disi- 
j.ar. 

NICMOBEL. S. arranque, escape, salida. 

NICHOBELAR. V. partir, salir.; semejar, 
parri^tr. manifestar. Iicaer. ¡ corresjion- 
dcr. 



IlO. 
, ()C«. 

(ilMIc.s 

iiiiitrlinr, MÜr. 



NIDO. S. caía. 

NIEBLA. S 

NILAY. S 

NILILO, IYI .. 

NIPOS. S. i 

NIQUIYAR. V 

NI80LPA. S. arzoliihlH 

NIVEL. S. raya, sehal. 

NOCHE. S. sentencia de niui rtc. tri«lrra. 
c.tp:i. 

NOQUE. S. asta, cuerno. 

nonardiAn. Adv. jamás, nunca. 

NONES. Adv. no. 

NONRIÓ, RIA. Pron. nuestro, tni. i pl. 
nonrii'm, riás. 

NORICAL. S. caracol. 

NORTO. S. cuarto moueda). 

NORUNJAR, V. enfadar, enojar, incomo- 
dar : iiiiilcstar. 

NORUNJC, ISA. Adj muy enfadado, ndn. 

NORUNjO, jI. Adj. enojado, incomodado, 
enf.nliido: ada. 

NORUNJOY, ayI. Adj. enfadoso, osa; iii- 
cóniíido, da: molesto, ta. 

NOSTARÓ, ARl. S. cuartillo, ilU 'tnedi- 

u'il . 
NOVATO. NOVATÓN. S. jugador nuevo. 
NOVELERO. S. criado de rufián que lleva 

y trac nuevas, i; revoltoso. 
NU. Pron. jicrs. me. 
NUBE, • NUBLAo. S. caiíti.i (nube baró) 

ro]>a talar. 
NUBOL. S. sábana. 
NUCO. QUl S. suegro, gra. 
NUESTRAMO. S. escribano. 
NULIYA. S. astilla. 



REFRANES - 27. Más vale saber que li.iber. 
■JS No <\\rc más la lengua, que lo que 
siente el corazón. 



N 



ÑACLÉ. S. nariz (parte $ali«nte). 

ÑAFRAR. V. hilar. 

ÑAicAO, ICA. Adj. arañado, ada. 

ÑAiCAR. V. arnriar, rasguñar, raspar. 

ÑAÑABARO. Ad. nada<lor. 

ÑAÑABAR. V. nadar. 

ÑAQUiüAO, IBA Adj amarrado, ada. 

ÑAQUiBAR. V. atar, amarrar, anudar. 

ÑARRiOÓN, OÑl. Adj. narigón, ona. 



ÑAi. S. ufia, garra. !! pl. flais. 
ÑOROA. .S. basura, excremento. 
ÑUCO. S. Kuegro. 
ÑUÑl. S. suegra. 



REFRANES. - 29. Paga lo quo debes, sabrás 
lo que posees. 

30. Sol de invierno, sale tarde y se pone 
prcHto. 



o 



OLEX 



ORCH 



O (sin ocenfoK Art. el, lo. ,¡ Pion. le, lo. 

Ó <con acento). Pron. él. li Conj. o, u. 

OBISPO. S. gallo. 

OBLEAS Hacer . V. tirar las cartas ea el 
juego. 

OCACHÁ. S. hogaza, pan de dos libras. 

OCAJANAICHA S. cabana, casa rústica. 

OOÁN. S. sol. 

OCANA. S. hora. 

OCANAJliVIlA. S. oración, plegaria; súpli- 
ca, rogativa, i; (ya tasata' vísperas. 

OCANAR. V. orar; rogar a Dios. 

OCANIYA. S. orilla. 

OCIÓN Adv. afirmac. sí. 

OCLAJITA. S. hacienda, heredad, predio, 
¡icisesión. 

OCOISA. Pron. esia. 

OCOLÓ, OLA. Pron. ese, esa, eso, ello; 
aquello, lia. ¡ pl. ocolós, ocolás. 

OCONÓ, ONÁ. Pron. esto, ta. i| pl. oconós, 
oconás. 

OCRAY, VISA. S. rey, reina. 

OCHARDÍ. S mantilla. 

OCHARDiBARÍ. S. manta. 

OCHARDILÓ. S. cédula, licencia, pase, per- 
miso. 

OCHARDÓ. S. chai, manto, mantón, jia- 
ñolón. 

03HERIT0. S. mérito. 

OCHÍ. S. esencia, espíritu. 

OCHiBiBÉN. S. existencia; la vida. 

OCHiRUPi. S. el mercurio. 

OCHÓN. S. mes. 

ODISILÓ. S. defecto, maca, maldad, vicio. 

ODISILOSO, OSA;ODISILOY, AYi. Adj. vi- 
cioso, osa; miserable. 

ODORA, ODORÍ. S. envidia. 

ODOROS. S. )il. celos. 

ODOROSO, OSA. Adj. celoso, osa; (que fie- 
lie celos;. 

ODOROY, AYÍ. Adj. envidioso, osa. 

OGOMÓ. S. estómago. 

OIQUÉ. S. cuartel de tropa. 

OJABESAR. V. perdonar una ofensa. 

OJARAR. V. recordar. 

OJERAR. V. acordar. 

OJERÓ. S. acuerdo. 

OLACERAR. V. costar, valer. II importar, [i 
lüontar. 

OLAJAY. S. maldición. 

OLEÑÁ. S. teja. 



OLIBAL, OLIBAR. S. pesebre. 

OLIBAY. S. notario, escribano. 

OMÁN. S. cavidad, hueco. Ii hondura, hoya. 

OMITO. S. albéitar. 

OMPIÓN. S. sacramento. 

ON. Prep, en, de, con, á (con acento \ iCon 

el sustantivo singular produce la forma 

adverbial ¡ , 
ONCEBEL. S. prop. Dios. 
ONCEMIL. S cota de mallas. 
ONDEBEL. r. oncchcl. 
*ONDEAOR. S. ladrón que husmea dónde 

hacen el robo. 
ONDEAR. Y. tantear. 
ONDINA S. ala. 

ONDINAMÓ. S. álamo blanco, chopo. 
ONDOBÁ. Pron. tal, este, esta; aqueste, ta. 

! pl. ondobás, ondobales en ra. y f. 
ONDOLÁ, I^on. una. 
ONDOLÉ. Pron. esotro. Ü pl. ondoleyós. 
ONDOLEYA. Pron. esotra. |i pl. ondole- 

yás. 
ONDOQUÍ. Adv. aquí. 
ONDOYÉ. Adv. aquende. 
OPAYAR. Y. rastrillar. 
OPELAR. Y. caer: descender 
OPELARÓ. Adj. descendiente. 
OPERISÁ. S ensalada. 
OPOMOMÓ. S. estómago. 
OPRÉ. Prep. sobre. || (oprébuter) más arri- 
ba , ]ior encima. 
OPREABiYAR. Y. sobrevenir. 
OQUENDÁ S. ofensa 
OQUENDAR. Y. ofender. 
OR. Art el. or sos el que. 
ORAJABA. S. pérdida.! 
ORAJABAR. Y. perder. 
ORAJABÓ, BIÁ. Adj. perdido, ida. 
ORANTE. S. tinte. 
ORANTÍ. S. tinta. 
ORASTÁ. S, comedia, espectáculo, función 

de teatro. 
ORBRISÁ. S pinza, tenacilla. 
ORCÁN. S. el sol. 

ORCATAR. Y. atacar; acometer. Ij forzar. 
ORCHi. S. el alma. 
ORCHICAR. Y, obligar. 
ORCHiCÓ. S. deber, obligación. 
ORCHiLAR. Y. violar, forzara la mujer. 
ORCHiNERÓ. S. tahonern. 
ORCHINÍ. S. tahona. 

20 



114 



tii¡vi I 



OUCH OJIEN S. ániínu, gcuio, valor, co | 
Oil. ' iN(. A<ij. animado, enforiui 

,1 , . . .iKtci-ll, (IMI. 

ORCHiRI S 1'< Maii, Ik-UcU, licniíosuia 

ORDtJORONiAR. V. atfsonir. 

ORG AGAR \ . :iliini>.'.tr, atiapanUr. 

ORGAGO. A'ij. aUni:;;»ilo. 

lORl! Ill', .lioln* 

ORIPANOÓ S. sol. 

ORiPATl. S. hormiga. 

ORJAJE, AjI. Adj. atasajado, ada; licclio 

tA*»j-). 

ORJIRLE. S aUlaya. 

ORLANOAR. V. ntPiídor, cuidar, vigilar. 

ORLANGÓ. OUI. A'ij. atunlo, HoHcito: ta. 

Aii\. «n iitt'iKMÓn. ftlciidido. 
ORMODRAGAR. V. attiíazar. 
ORMUNDAGAR. V. martii izar. 
OROBAR. V. llorar. 

OROBiAR. V. <4cniir, lainenUr, sollozar. 
OROBÓ. S. llanto, lloro. 
OROBON. ."<. llorón. 
OROBOSO. OSA. Adj. lloroso, osa. 
OROBRAR. V. idrar, meditar, jicnsar, re- 

lltxionar. 
OROBRERÓ, OHOBROY. S, imapliaciÓD, 

].i'll> llllicllt'i. 

ORONDO. S. lunto, robo. 
OROPAJA. .•^. lioja. 
OROPATiA. S. líojarasca. 
lOROPATIALAl Int. ¡ojalá! 
OROPÉNDOLA. .S. voluntad. 
OROSCAÑA. S. caíiada. I sonda, vereda 
OROSQUE .'^. cohre. 
OROTAR. V. averij{uar, liuscar. iirejia- 

r/ii. )irpvrnir. 
OROTAOR. Adj. buscador. 
OROTELAR. V. invcsti^'ar, inquirir. 
OROTELAR. V. liusí-ar. 
OROTURNÉ, Ñl. Adj. moutañi's, esa; se 

rrano, ana. 
ORPACHIRimA. S. calma, ninnhcduuibrc, 

]iH'lf|li-l!l. 

ORPACHIRIMÓ .Adj. ]>acientc, c.dnioso 

ORPAPONAR V. abatir, asustar, aterrar, 
lotií.tiTnai. driribar. 

ORPAPONE, OÑl Adj. abatido, ida; aU 
rnid'i, ada. 

ORPlNJiPAR. V. ato8tif{uar, comprobar, 
declarar, dinj>í>ntr, manifestar, testimo- 
niar. 

ORPiNJlPl, S. dcí-laración, testimonio, nía- 
íiireHiaeión. iilirmación. 

ORQUiDÉN. 8. brío, ánimo, arrojo, intre 

pide/. 

ORQUIOÚ. S. el alma. I' pl. orquihin, laa 

aniínaN. 

ORRIJAR. V. aborrar. • r. 

0RRIJ080. OSA. Adi i' a, 

OR80. .*^. ri'-i. metida, a'. .• \7.n. 

0R80JAf4AR. V. acometer, atacar, cnilies 

tir. I"t/ar. 
0R8OJAÑA0. Ad. acometido, atacado. 



OZUN 

ORTALAMÉ. S. c«m|>o, prado, Bcnibrado. 
ORTRiCA. .'^. atiiliiirre. 
ORU, Uñí. S. loi.n, ba. , pl. ónices. 
ORUCAL. f. ori'/cinl. 
ORUJI. S. r.i-cini c<>rl«M, hollejo. 
ORUNOAR. \ . iiuscar, inquirir. 
ORUNOOn. añI. Adj. buscón, on«. il rate- 
ro, fill 
ORUNE, UÑÍ. Adj. desconocido, ida. 
ORUNIPEN. S. osi liridad. 
ORUNO, Uñí. Adj. oHcuro, ra; oacurccido, 

ida. 
ORUQUÉ. .S. olivo. 
ORUQUIAL. S olivar. 
ORYUNAR. V. alcanzar, atajar. |1 impedir. 
ORYUNE S. alcance, atajo. ! imiiMinien 

to, o) is; aculo. 
ORYUNERAo. Adj. atajado, interrumpido. 
ORYUNERAR. V. atHJar, interrumpir. 
OS. l'ioii. les, los. ArU los. 
OSCURA, .S noche. 
OSCHiClAo. Adj. atascado. 
OSCHiclAr. V, atascar. II rellenar. I! em* 
barazar. 
, OSETA. S. cosas que pertenecen a los ru- 
fianes. Echar de la V. hablar recio 
jnraiiili) con enfado. 
OSLANAR. V. amenazar, atemoriuir. 
OSLANE, AÑI. Adj. atemorizado, araenaia- 

(jo: ada. 
OSTABAR. V. lairljir, robar, estafar. 
OSTABEO, OSTAibÉ. S. hurto, rol»o, estafa. 
OSTARINDA. .S. ■iiaresiiia. 
OSTEBÉ. S. la Providencia. 
OSTELAR. V. abajar, agachar, bajar, des- 

lender. 
OSTELE. Adv. bajo, debajo. |¡ Prep. bajo. 
OSTELÉ, ELl. Adj. Í>ajo, ja. !i S. descenso, 

disininui-it'm, rebaja. 
OSTELINDA. S. la Virgen Marín. 
OSTINAR. V. desjicitar. resucitar. 
OSTRÉ tratamiento . usted, vuestra nier 

eed. 
OSTrIA Irntaviinito . usía, bu sefioría. 
06UNCHÓ. S. alegría, bienandanza, dicha, 

< i>iitento, regocijo, jilaccr. 
OTALPE. S. cielo, el e»])ac¡o. II pl. laa al- 
turas. 
OTÉ. Adv. allí. 
OTEMBROLILÓ. S. intcri -• • ' ,....,-.;- 

de la i.atte ailcntro 
OTORQUISARELAR. V. i . : .. . 

OVEJA. .\dj cobarde, tímido. 
• OVIL. S. cama, leeho. lío de ropa. 
OZUNChAo, cha Adj. alcanzado, logia- 

ilo: M<ia. 
OZUNCHAR. V. conseguir, lograr. ;' dia- 

li utn . 
OZUNCHÓ. S. contento, regocijo. 

REFRANES - 31. Dígase el milagro, y cálle- 
se el Kanto. 

82. Lo que no tengas quo comer, déjalo 
cocer. 



PA.TU 



PAND 



PA. Prep. para. !| Coiij. para que. 

PACUARAR. V. mandar, ordenar, dispo- 
ner, arreglar. |[ consagrar. 

PACUARÍ S. la orden, el mandato, la re- 
gla, la disposición. 

pÁcuaro, ARf. S. orden, arreglo, con- 
cierto, colocación, li Adj. perfecto, ta; re- 
gular; heiMuoso, osa, 1| ( Baj-es pacuaríesj 
pl. piedras preciosas. 

PACUECA. S. peseta. 

PACHANDRÁ. S. ¡)ascua de Resurrección. 

PACHACARRAR. V. sembrar. 

PACHARAQUiÁ. .S. siembra. 

PACHÍ. .S. virginidad. 

PACHIBALÓ, AYÍ. Adj. honesto, ta; hon- 
rado, ada. 

PACHIBAR. V. honrar, dar honor. 

PAC HI BE LAR. V. aceptar. |i avergonzar. |1 
estimar. , asentir. ¡¡ creer. ;¡ fiar. || hon- 
rar. 

PACHIBELÓ, ELi. Adj. aceptable en ni. y f. 

PACHIBÓ. S. honor, honra, 

PACHiMACHi, PACHIMÍ. S. pierna, pata. 

PACHiRiMO. Adj. afamado, famoso. 

PADRASTRO. S. fiscal, ji procurador en 
contra. ¡I acusador privado. 

PADRE. S. sayo. II de mancebía' S. encar- 
gado de varios burdeles. 

«Pedíle al p.vDRE la casa, 

que está enfrente de la Mémlez, 

y diósela a la Que vedo 

(por ser mi enemiga) adrede, etc.» 

(Romances de germaiiM'. 

PADRINO. S. el que daba favor y hacía es- 
paldas a los ialleros. 

PAGELAR. Y. descender. 

PAGOTE. S. aprendiz de rufián. 

PAIYÓ. S. hombre, individuo, sujeto. || 
jornalero. 

PAJABAÑi. S. tocamiento. 

PAJABAR. V. palpar, tocar. 

PA JABELAR. V. corresponder. 

pajabí. S. tecla. 1' tocata, toque. 

PAJABOY. S. tacto. 

PAJAND1A. S. flauta. 

PAJORIA. S. costilla, chuleta. 

PAJUARÁ. S. entraña, viscera. 



PAJUMÍ S. pulga. 

PAL. S. tabla. 

PALA (Hacer;. V. ponerse el ladrón delan- 
te de uno, para ocuparle la vista y que 
le robe otro. 

PALA. S. dorso, espalda. 

PALABEAR. V. afeitar, hacer la barba. 

PALAL. Prep. hacia, tras. || Adv. atrás, de- 
trás. |i Int. ¡atrás! 

palanquín. S. ladrón. 

PALATUNÓ, UÑÍ. Adj. extranjero. 

PALETA. .S. cuchara. 

PALETERO. S. ladrón que ayuda a hacer 
pala. 

PALIYÍ. S. pascua de Resurrección. 

PALMANDÍ. S. retaguardia. 

PALMAR. V. concluir, terminar, j] perder, 

PALMAR. Y . dar por fuerza una cosa. 

PALMEAR. V. azotar. 

PALMENTA. S. carta, esquela, mensaje. 

PALMENTERA. S. cartera. 

PALMENTERO, S. cartero, correo, mensa- 
jero. 

PALMUCHÍ. S. cola de un cuerpo de tro- 
pas. 

PALOMA. S. sábana. 

PALOMAR. S. casa de juego, 

PALOMÍ. S. hueso de la cadera. 

PALOMO. S. necio. 11 jugador simple. 

PALOS VACÍOS. S. el cuatro de bastos. 

PALUNÓ. S. corral, cerrado. 

PANAL. S. amigo. II Adj. favorable, propi- 
cio. 

PANCHABAR, V. creer, entender. 

PANCHABELAR. V. dar crédito, opinar. 

PANCHABÓ. S. el Credo. 

PANCHAJAÑAR. V. intentar, tener inten- 
ción o pensamiento. 

PANCHERITÓ. S. quinto, recluta. 

PANCHÍ. S. afán, fatiga, solicitud. 

PANCHIBELAR. V. estimar, honrar. 

PANCHINÓ, IÑÍ, Adj. famoso, osa. 

PANDA. S, trampa en los naipes. 

PANDÁO, DÁ. Adj. atado, arrollado, enro- 
llado: ada. 

PANDAR. V. atar, arrollar, enrollar, liar. 
II cerrar, estrechar. 1| encubrir. 

PANDAR. Y. preparar los naipes para ha- 
cer trampas. 



1 PARK 

PANDAR ARl. S. rrrradura, cerrnja. 
PANUEBRAO Adj. aUdu, 
PANOEBRAR. V. aur, Htfar; vendar. 
PANOELAO. AÑI. Adj. afligido, Oprimido: 

i.iii. 

PANOELAR V. ar- •"■ Miir, sujetar. 

PANDELARO S ; -••r. 

PANDELA81ÓN. >>. 1. 

PANDERETE S. trmupB fii el jnoj;o. 
PANOERIPÉN. S. o|.resióii. ■ujecii'm, tira- 

Ml. 

PANOIBÓ. S: calabozo, encierro, reclusión. 
PANDIPEN. .S. calalmzo, prisión. 
PANDiSARAR. V. ahiiaitMiar, acopiar. || 

• ncirnii. liar liK*'"- 
PANDIYAR. V. lia-^er trampas en el juego. 
PANDORRO. S. cerrojo, ¡«estillo. 
PANOUQU£. S. fusil, mosquete; arma de 

PANIPÉN. S. daño, dolencia, nial. !i Adv. 

PANRÓ. S. dedo. 

PANSiBERARSE. V. anianceliarse. 
PANTOLUNE, uÑl. Adj. montañés, esa: 

.si-riaiio, ana. 
PANTUFLO. S. calzado, 
PAÑALÓ. S. aguardiente. 
PAÑI. S. ii;íua. 

PAÑiBARAR V. diluviar, llover mucho. 
PAN OARI. .'^. avenida, diluvio. 
PAÑiBARÓ .S. el Oci-ano. 
PAÑICARÍ .S. afjuardicute; alcohol. 
PAÑiSALiPÉN. S. liidropesía. 
PAÑOSA .'^. b ca]>a. 

PAPAGAYO S. criado de justicia, li soplón. 
PAPARUNÉ. UÑl. S. almelo, ela. 
PAPi. .^. '"-a. án.sar. 
PAPICHORE. S. p3to, ánade. 
PAPIL. S. billete de Banco. 
PAPiN. a ganso, pato. 
PAPINORÓ, ORl S. mono, na. 
papirA. .S. riiii>e, carta. 
paPirI. .'^. Ix'iiii. vale. 
PAPIRO, r. jxij'd. 
PAPUJÓ S. avellanero. 
PAQUE .S. m«<l¡o. la mitad. 
PARARELAR. V. destrozar, quc-brar, rom 

PARAR. V. apuntAr en el juego, hablar. 

Jwqo ill! .S. juego de naipes. | 

PARATATÓ. S. 1 (iiiHiK'lo, alivio. 
PARATUTE .'^. «i •''(•11 uso, re])080. 
PARBALÓ. .\i| iiiriiv I. I 

PARBARAOR. S I ria i..r 
PARBARAR. \ . alimentar; criar. : vivir. 
PARBARELAR. V. «ustcntar; toninralient". 
ParbarI .S. cria, erial tira. 
pauchandrA. S. í'arnaval. 
Pahcm""^"^ iQUI. Adj tena/. ..,.,.,. 

d... 
PARDi miento, fundiinn uto. 

PARDiAR. \. ÍHuiar, cimcntai. 
PARÉ .S. nube, nuharión. 
PARELAR V. acordar, det«rminai. 



TKIU 

PAROO. S. bujarrón, «odomita. 
PAROUELA. S. esteta, maricón. 
PARlN. .s. sombra. 
PARIPÉ. S. cosa de teatro. Adv. c<imica- 

IlltlllC. 

PARIPEN. .'^. pf!ii;ro, riesgo. 
PARLAR. N'. iuiKiur. 

PARLO. S. relej cío Itolsillo. 

PARNÉ .S. moneda, dinero. 

PARNÓ. .S. bolc, pulmón, i Adj. blanco. 

PARÓ, .*>. nulilado. Adj, cómico. 

PAROJl. .•<. hoja. 

PARP1CHAR8E. V. masturlwirse. 

PARPiCHUELA. .S masturl'ación. 

PARPiNA S. ;,'.)rra. 

parrablÉ. .S. recato, urbanidad; at«n- 

I-ion. 
PARRACHÁ. S. iionda de tirar piedras. 
PARRiYA .s. i'dtio del tormento. 
PARROTORBAR. V. ayunar. 
PARTIÓ S. iiiancfliía. 
PARTI8ARELAR. V. dividir, distribuir. 
PARUGUELAR. V. comerciar, negociar, tra- 

IKMI. 

PARUÑÓ, UÑl. S. abuelo, cía. 

PAS. .*^. lo nii.>imo i^wv jtaqtU. 

PA8ANTA. S. balanza. 

PASBATU, ."-i. jüid rastro, 

PASBESCHl. .s península. 

PA8CAYICÓ .\dv. media macana. 

PASCHABORO, ORI .S. hijastro, tra. 

PASCHIBE. S. mediodía. 

PASDAY. ."->. madrastra. 

PASMA. .S. cniitinela. 

PASMULÓ, UYl. Adj. medio muerto, t*. 

PA8PILÉ, lYÍ. Acij. medio borracho, acha; 

■l liispiido, peliei]n<'. 

PASPLANORÓ, ORl 8. lirrmanastro, tra. 
PASRACHl. S. media noche. 
PASTiRl. Adj. zalamero en m. y f. 
PASTiRÓ. iRl. .\dj. mimoso, osa. 
PATAPUQUE. S. el Papa, el Santo Padre. 
patERAn. .S. seiial, marca, rastro, guía 

111 los caminos). 
PATRIA. .S, ave 
PATULÉ. ULi. S. pastor, ora. ' |iatán, riis- 

liro. 
PATUPIRÉ .•^. escalera. 
PAURRiPÉN. S. canje, cambio, trueque. 
PAYiPEAR. V. comer. 
PAYO, YA. S. pastor, ora. 
PAZ DE JUDAc I ■■ ^ ''■■• -n los naipes. 
PECUNIA. .*>. lal. 

PECHARDINO " ino para que 

iiiii) p'kgiie lu qiir liiin colindo dos. 
PECHISlA. S sacristán. 
PEDAGOGO. .'^. jugador que cnsefiaba .t 

IdS iinvatos. 
PEDRO. .*5. ci- i-'ote. I' vestido ve 



los ladrónos. 



PEJAR V. 1.,, hijer. 

PEJELAR V. decrecer, inclinarse, men- 
guar. 
PEdUCHAR. V. cocer, hervir. 



PERD 

PEJUCHARÉ. S. ebullición. 

PELÉ S. huevo i de gallina). || testículo. 

PELICHÓ, ICHÍ. S. huevero, era. 
' PELIGRO. S. tormento, suplicio. 
"■ PELOSA, S. capa, manta, saya. 

* PELOSO. S. capote de sayal. 

«Jii'ii lie payo de sayal 

y uu PELOSO giiarnecido, etc.» 

(Romances de german'vi) 

i' PELOTA. S. ramera. ]1 bolsa de dinero. 

* PELTRABA. S. mochila. 
PEN. V. imper. di. 
PENÁO, NÁ. Adj. dicho, cha. 

* PENÁO. S. galeote. 

PENAR. V. contar dinero. ,! decir, hablar, 
relerir. H mandar. 
=*■ PENAS. S. pl. galeras. 
'■''■ PENCA. S. azote de verdugo. 
■■ PENCÁO. Adj. azotado. 
^^ PENCAR. V. azotar el verdugo. 

* PENCAZOS. S. pl. azotes. 

* PENCURIA. S. ramera. 
PENCHABAR. V. juzgar, meditar, pensar. 

¡I atender, i, conceptuar. ¡1 intentar. 
PENCHABOY, AYÍ. Adj. meditabundo, 

da; pensativo, va. 
PENCHARARAR. V. agradar, gustar. 
FENCHÍ. S. hermana de cofradía. i| (ya 

canréa) hermana de la caridad. 
PENCHICARDÁ, S. timo, mico, pego. 

* PENCHICARDÁ. S. ardid para comer y sa- 

lirse sin jiagar. 
PENDABLAR. Y. decir, hablar con soltura. 
PENDAJIMÍ. S. nuez. 
PENDARIPÉN. S. cuento, historia. 
' PENDENCIA. S. ruüán camorrista. 
PENELAR. V. referrir, narrar, decir. 
PENELARÍ S. narración, relación, relato. 
PENICHÉ. S. Espíritu Santo. 

* PENO. S. rlicho. 

* PENSAMIENTO. S. bodegón. 
PEÑ ACORÓ S. sidra. 

* PEÑARSE. V. irse huyendo. 

* ¡PEÑAS! Int. para avisar a uno que se au- 

sente. II irse, il fy buen tiempo) irse hu- 
yendo. II l'á.e longares) irse muy lejos. 

PEÑASCARÓ. S. alcohol ¡aguardiente adul- 
terado. 

PEÑASPÉ. S. encaro, retaco, trabuco. 

PEO. S. autoridad, superioridad, i; el Go 
bierno. 

PER. Prep. por. || Conj porque. 

PERAR. V. caer, declinar, sucumbir, fa- 
llecer. il venir. 

PERCABAÑAR. Y. enterrar. 

PERCABAOR. S. enterrador, sepulturero. 

PERCAÑAR. V. sepultar. 

* PERCAOR. S. ladrón que usa ganzúa. 

'■' PERCHA. S. liospedería, posada. ; uña pa- 
ra cortar la bolsa. 
PÉRDl. Adj. socarrón, truhán. 
perdí. Adj. fullero. 



PESQ 



117 



perdí. S. guardia civil. 

PERDINEL, S. gendarme, guardia, soldado. 

PERDIÑÉ. S. carabinero, guarda de cam- 
po, miguelete. 

PERDÓ, DÍ. Adj. cabal, completo, eta ; 
cumplido, ida; Heno, ena. 

PERDOBÁ. Fron. él. 

PERELALÓ, AYÍ. Adj. relleno, ena; henchi- 
do, ida. 

PERELAR. V. descender. [¡ cumplir, hen- 
chir, llenar, rebosar, saciar. 

PERELÓ, ELÍ. Adj. repleto, eta. 

PERFINÍ, IÑÍ, Adj. cabal; exacto, justo: 
ta ; preciso, isa. 

PERGOLEAR. V. peregrinar. 

PERGOLETÓ, ETÍ. S. peregrino, ina. 

PERIFER. S. bajel. 

PERIFUYÉ. S. bicho. 

PERINÉ. Adj. gaditano. 
.PERLA. S. lágrima. 

PERMA. S. yema. || Adj. cargante, in- 
aguantable, molesto, pesado. 

PERMASÍ. S. salsa, aderezo. 

PERMEAR. V. comprender. 

PERNEAR. V. entender. 

PERNICHA S. albarda. || manta. 

PERNICHABAR. V. envolver en mantas. 

PERNICHABÉO. S. manteo. |! acto de man- 
tear a alguno, dándole sacudidas. 

PERNICHABERAR. V. mantear. It mortifi- 
car. 

PERNICHARÓ. S. albardón. 

PERNICHO. S. postigo. 

PERNIQUÉ. Adj, entendido, inteligente, 
listo. 

PERPELÓ. S. melocotón, durazno. 

PERPENTÉ Adj. ciego, ega, 

PERPEÑi. S. puente. 

PERPICHÉ. S. gato. 

PERPLEJO. S. sobresalto, susto. 

FERRUCA. S. onza ¡moneda)!. 

PERSIBERAR. V. amancebar. 

PERSIMACHAR. V. persignar, santiguarse. 

PERSINÉ, IÑÍ. Adj. bizarro, arra; bravo, 
a va; valiente. 

PERSÓ. Adv. encima. 

PERTÓ. S. cerrojo, pasador, pestillo. 

PERULERO. S. que es del Perú, de las In- 
dias; rico, poderoso. 

PERBARÁ, S. ladrón de feria. 

FERVERABLE. Adj. perdurable. 

FERVIRICHA. S. lagartija. 

PESÁO, SÁ. Adj. embargado, ada. 

PESCA. S. ganziia. 

FESCÁO. S. que ha sido robado con gan- 
zúa. 

FESCAOR. S, ladrón que hurta con gan- 
zúa. 

PESCARAYA. S. chupa. 

PESCARAYA. S. chaqueta de picador. 

PESO. S. embargo. It ¡de artifara). S. pan. 

PESPILÉ. S. medio ebrio. 

PESPIRINCHO, CHA. Adj. viudo, uda. 

PESQUL S. penetración, sagacidad. 



118 



riNC 



PESQUISAR. V ^'" ' . it,,1.>r 

PE8QUIBARAR. \ 

PE8QUIBARO. ARi 

PESQUIBCLAR V. ^iiiiikiitl, UliUiil. 

PESQUISEN. S. HÍabiliilad, finura, I'lii» 

\.>l«iul*. 
PESQUiLAR. V. cng»tuMr, seduoir, ten- 

: u . 
PESQUiTAL. S. a-irado, guato, goío, vi. 

imitad. 
PESQUITALAR. V. agradar. 
PESTE. S. dado jtara jugar. 
PETA. S. nombre. íul nombre falso. 
PETAl_ S. herradura. 
PETALARÓ. S. licrrador, forjador. 
PETANÓ. AÑl. S. becerro, erra. 
PETATE. S. nombre. 

PET«AR. V. abatir, caer, tumbar, sucum- 
bir. 
PETRAR. V. fallecer. 
PETRUl. S herraje. 
PETUL. S. herradura. 
PEULO. .S. mando. 
PEYEJO, EJA. S. sayo, ya. 
PEZÓN. S. asidero de la bolsa. 
Piar. V. beber. 
PIAOR. ORA: ' PIARCÓN Adj. ^raii beVie- 

dor, ora. 
PIARO ' PIARZÓN .\dj. bebedor. 
PiCAóR. S. ladrón que roba con ganzúa. 
PICAMULO S. arriero, 
PICANTE. S. pimienta. 
PICANA. S. mujer piiblica. 
PicAo. Adj. ido. 
PICAR. V. irse ajirisa. 
PICO. S. hombro. 
PICOA. S. olla, puolifio. 
PICOL Adv. jtofo. 
PICÓN. .S. piojo, li el (\\v mira alguna cesa 

V III roba. 
Picosa, s. paja. 

PICOTE. .S. bacín, vaso de noche. 
PlCHiviRi. S. jilguero. 
PICHÓ. S. colorín, li pañuelo. 
PIEDRA. S. gallina. 
PIFAR. V. jiicar al caballo para que ca 

mine. 
PiFLA. 8. mancebía. 
PIFO. S. capole. 
PIOOTE. S. barril, cubo, balde, recep- 

tá'-nlo. 
PiLSÓ, si. Adj. cilvo, va. 
PILE, YÍ. Adj. Imrracho, acha. 
PILOTO S. ladnín que guía a los que van 

a robar. 
PILTRA. .S. cama. 

PILTRO. S. apoHcnto. I' mozo de nifián. 
PILTR08A. 6. carnadura y mala. 
PiMAR. fumar. 
PiMPEAR. V. embaucar, cngafiar, nodu- 

'•ir. 
PIMPÉÓ. S. ongafto. 

piMPt. PIMPO. H. ticductor, embaucador. 
PINCHAR. V, conoc«r. Ii descubrir. 



I HA 

PINCHARAÓR Adj. i-oHOCodor. 

PINCHARDAR \. oij.i'-. r, di- irii.r. 

PINCHERAR. \. di-.-UMll. umn.'cr. U 
percibir, juzgar. .; coniprender, echar de 
ver. 

PINCHERELAR. V. |»crcibir, a|iercibtr 

PINOORO ORÍ. Adj. gitano, ana, de Hun- 
gría. 

PINDóRRA. S. mozuela, muchacha. 

PINDRABAR. V. descorrer, abrir, Inin- 
qm-iir. 

PINDRABELAR. V. abrir, revelar, descu- 
brir. 

PINDRE S. pie. 

PINGANDl. PINGARDIN. S. gazpacho. 

PINJEMPAR. V. empujar, impeler. 

PiNRE S. ])ie. : pl. pinreles. ; buxtaró) 
pi<' <i<re<-hi>. can pie izquierdo. 

PINRONAR. V. a|>ear, desmontar. 

PiNRONE. OnI. Adj. apeado, deainoulado: 
udii. 

PINSABA S. liin/a, pica. 

PINSABAR. V. picar, jiuuzar. 

PINSABE. S punzón. 

PINSABELAR. V. ]iinchar, herir leveiuents 
(lili iiistiuiiiciito )iunzante. 

PiNSABÓ. S. pico, piciuela, 

PINSORhA. S. ladilla. 
' PINAR. V. liuir. 

PIÑARSE. V. irse huyendo. 

PIÑO S. diente. 
' pIo. vino. 
■• PIORNO. S. borracho. 

PiRABAR. V. ayudar, cooperar. , cohabi- 
tar. 

PiRABERAR. \'. fnrnicar, hacer vida mari- 
.ial.l.-. 

• PIRÁMIDE. S. pitriia. 
PIRANDO, Di. Adj. adúltero, era. 
PIRANDÓN. A<¡j. putero, de vida liviana. 
PIRAR V. andar, caminar, marchar. 
PIRARSE r. pifiarse. 

PIRELAR. V. jiisar. partir, caminar, an- 
dar. 

• PiRi S. imchero. 
PiriBIChA. .S. l.igartija jiequeha. 
PIRIBICHÓ. S. lagarto. 

PlRLEBLiCO. ICA. .\dj. manifiesto, ta; pú- 
blico, ii-ii. 
PIRRAR. V, .Konnir. 
PiRRiA S il cKciio, olla, jtuchcro. 
pisa .S. luiinciliin. 
PlSABAY. ,^. liil.ill.'i. 
■ PISANTE. S pie. ZHpHtn. 
PISAS S. pl. camiiioH. 
PI3JUNDÍ. S, jiimieiito, pimentón. 
PiSPlRl S. pimienta. 
PISTA. S. cuenta, lazón. 

• PISTOS If'ir . S. pl las jmlabms > "ii «jue 

conNiilab.in al prrdi<lono en el juego. 
PITA. S. nguaidiente de hierbas 

• PITAFLO. S. jarro. 

PIULÓ, UlI. .S. viudo joven, uda. 

• PiyAo. Adj. rosa hurtada o jugada. 



POLI 



FRES 



119 



* PIYAOR, ORA. Adj. jugador, ora. 
PiYAR. V. beber. 

* PIYAR. \ . jugar. ;: hurtar, quitar. 
PIYARÓ, arI. Adj. bebedor, ora. 
PLACÓ. S. cofradía, lieruiandad. 

PLAL. S. cofrade, lieraiano de cofradía. il 
coui panero de profesión. 

PLALORÓ, ORÍ. S. hermano, ana. 

PLANETA. S. candela, fuego, vela. 

PLAÑÓ, AÑÍ. S. lo mismo que plaloró. 

PLANORÓ, ORÍ. S. hermano, ana, de con- 
gregación. 

* PLANTÁO. Pp. enterrado. 

* PLANTAOR. S. sepulturero. 

* PLANTAR. V. enterrar. 

PLANTOSO, OSA. S. taza o vaso para be- 
ber. 

PL ASARAN i. S. satisfacción, cumplimiento. 

PLASARAR. V. pagar, satisfacer deudas; 
recompensar. 

PLASARARÁ. S. pagaduría, tesorería. 

PLASARDÍ. S. recompensa. 

PLASARÍ. S. la paga, sueldo. 

PLASARÓ. S. pagador. 

PLASNIÁO. Adj. blanqueado. 

PLASNIAR. Y. blanquear. 

PLASNÓ, Ñí Adj. blanco, ca. 

PLASTA, PLASTAMÍ. S. capa corta, taima, 
esclavina. 

PLASTAMÓ, S. capote, abrigo. 

PLASTANEAR. V. correr, ir a escape. 

PLASTANlA. S. carrera, huida. 

PLASTANÓ, ANA. Adj. escapado, ada. 

PLASTAÑAR. V. acompañar. ;, seguir. 

PLASTAÑELAR. V. proseguir. 

PLASTAÑÍ. S. colectividad, comitiva, em- 
bajada, grey. ;; muchedumbre, compañía, 
cuadrilla, grupo, rancho. || tro]>el. 

PLASTARAR. V. perseguir, seguir corriendo, 

* PLASTARAR. V. correr. 
PLATA. S. lo mismo que ;)Zas<fí. 
PLATESQUERÓ. S. patio. 
PLATISARAR. V. abonar, pagar, satisfa- 
cer, 

PLAY. S. cerro, collado, monte, montaña. 

PLAYA. S. colonia. 

PLAYÍ. S. obcecación, porfía, terquedad, ! 

instancia. 
PLOJÓRRÓ. S. tabaco. 

* PLOMA. S. pared. 
PLUBÍ. S. plata acuñada. 

* PLUMA. S. remo. 
PLUMÍ. S. ola, onda. 
PO, S. barriga, panza. 
POBÁ. S. manzana. 
POBANÓ. S. manzano. 
POBEÁ. S. Jesús. 
POIBASÍ. S. lápiz. 

* POLEO. S. el que encubre a los ladrones. || 

fiador o abonador de ladrones, 

* POLI. S. la policía. 

* POLICHE. S. casa de juego. 

* POLINCHE. V. 2Joléo. 

* POLIOR. S. el que vende lo que otros roban. 



POLIYA. S. cuerpo de policía. 

POLOMIÁ. S. cadera. 

POLVOROSA. S. calle. 

POMi. S. plata, 

PONDOLÉ. S. calabacín. 

PONDÓN. S. calabaza. 

PONDONÉ. S. colchón. 

PONIENTE. S. sombrero. 

PONTESQUERÓ. S, el Sumo Pontífice, 

POPONDÓ. S. pepino. 

POQUiNELAR. \'. reembolsar, pagar. 

POR. S. contrato, escritura. 

PORESQUERÓ. S. gobernador. 

PORIA. S. entraña. 

PORIÁ. S. vientre, ¡j pl. tripas. 

PORRA. S. rostro. 

PORRIÁ. S. tripa, intestino. 

PORTA. S. portamonedas. 

PORTAR. V. traer. 

PORUMÍ. S. pluma. 

POSTA. S. alguacil. 

POSTAN, AÑÍ. Adj. flojo, oja. 

POSTÉ. S. pecho. 

POSTÍ. S. piel, cutis. 

POSTÍN. S. pellejo, piel, cuero, badana. 

POSTÍN. S. brillo, lustre, importancia. 

POSTIYÓN. S. rocín. 

POSTURAS. S. pl. leyes y aranceles del 
juego que siempre favorecían al fullero. 

POSUNÓ. S. alquería, cortijo. 

POSUNÓ. S. mesón, posada. 

POTA. S. borracho. 

PÓTALA, ALÍ. Adj. inservible, inútil, 
torpe. 

POTAO. S. lo mismo que pota. 

POTAR. V. beber. 

POTESQUERÓ. S. cabo en la milicia. 

POTOSIÁ. S, bolsa, faltriquera. 

POYA. S. juego de naipes. 

PRACÓ. S. polvo. 

PRACHINDÓ, Di. Adj. asqueroso, osa; in- 
mundo, da. 

PRAJANDl. S. cigarrillo. 

PRE. Pre}!, por. 

PREFINE, IÑÍ. Adj. puntual. 

PREJENAR. \'. percibir con los oídos. 1| 
padecer, sentir. 

PREJENAR. V. juzgar, sentir. 

PREJENETÓ. S. sentimiento. 

PREJENOY. S. disgusto, arrepentimiento 
pesar. 

PREJETÍ. S. perejil. 

PRELUMINA. S. semana. 

PRENSANÓ. S. arruga, pliegue. 

PREPARAR el naipe. V. preparar la baraja 
para hacer trampas. 

PRESA. S. hurto grande, ii robo arriesga- 
do, i! tormento. 

PRESAS. Conj. que, porque, por cuanto, 
cuanto. 

PRESAYAR. V. prometer. 

PRESAYÉ. S. promesa, oferta. 

PR ESI MELAR. V. comenzar, empezar, 
principiar. 



120 



ruLi 



PRE8IMELO. S. comirnto, principio. 
PRE8TAORE8 S. |>1. loB <jue en la casa do 

jucRo laci!it!ili»n dinoro a loa que per- 

<iiai>. 
PRE8TAÑI. S. .i<lii>;l. 
PRESTIO. >. J icstiimo. 
PRESTIR. V. j.ristar. 
PRESTiSARAR. V. proUf. dar a pn^statno. 
PRESUJELAR V. |.ro]>oiu'r. 
PRESUJERELAR. V. iiidifftr, cxpoiicr linil 

PREVARENQUÉ S. Condenación, infierno. 

PRIMA. S. camiNi. 

PRIMER ii'->i">irierlu, S. pi. las primera!- 

vueltas de cordel que daba el verdugo 

en el tormenlo. 
PRIMERA (ir Alnnania. S. juego de nai- 

PRiMERiYA. S. juego de naipes. 

PRiMiCHA. S. camisa de mujer. 

PRIMO. S. jubón. 

PRINGÓN. S. jugador fullero. 

PRIVAR. V. beber. 

PRIVARO. S. bebedor. 

PRÍVELO. S. cafia jiara beber. 

PROBISARAR. V. jirobar. 

PROBOSQUERÓ. S, pregonero. 

PROSAPIA. .S. .sjiitírt. 

PROTOBOLÓ S. sacerdote, jiárroco. vica- 

lio. 

PRUCATIÑI. S. escopete. 

PRUCHAR. V. preguntar. 

PRUDENCIA. S. ganancia en el juego. 

PRU8CA, PRU8CATIÑÉ. S. pistola, cacho- 
rrillo. 

PÚ. S. comarca, región. ]| globo terrestre, 
el orbe, universo. 

PUBLIQUE. S mancebía. 

PUCANAR. V. anunciar, pregonar, ¡lubli- 



PUCANÓ. S. jmeblo. 



.\ilj público, noto 
V. preguntar. 



PUCHABAR, PUCHABELAR. 

cuestionar, demandar. 
PUCHAN I. S. nregunu. 
plTchar. V. (Hrigir preguntas. 
PUCHEL S. con luctn, género de vida, 

iiio'lo lio vivir. 
PUCHELAR. V. Iiaccr preguntes en uim 

indagatoria. 
PUCHORI. S. ave do rapifka. 
PUERTO. S. mesón, parador, posnda, 

vente. 
PUJO, UJi. S. avellano, ana. 
PUJUMA. S pulgón. 
PULlA. .S. ave, pájaro. 
PULINÉ. .S. guadafta, hoz. 
pulIo .\dj. «útil, astuto, i: el que compra 

lo hurtedo. 



PUTI 

PULiOR. V. ptüio en su segunda acepción. 

PULIR. V. vender. 

PULIR. V. hurter. I! vender. 

IPUMAIJARÉI Int. ,Avc María* 

PUMÉ. S. liombro. 

PUMÉN. .\dv. sobre el hombro. 

• PUMENTE. S. refajo, faldellín. 
PUMETELI. S. trom|>Pta. 

• PUNO ENTE. S. espina 
PUN8ABA. S. pica. 

PUNSABAR. V. Jiicar, |'Uii.:ii. ngilijoiicar. 
PUNSABARAR. V. picar toros. 
PUNSABELA. .S. picadura, pun7ada. 
PUNSABELÓ. AYl. AdJ. picado, ada. 
PUNoABERO. S picador de toros. 
PUN8ABÓ. S. picador que adiestra caba- 
llos. 
» PUNTEROL. S. almarada de alpargatero. 

• PUNTO. S. el a.«! de la baraja, i Int. par» 

dar aviso. 
PUÑf. S. dolor.allicción, pena, sentimiento. 

• PUÑl. S. mal. 

PUPELAR. V. surgir. : manar. í; nacer. 

• PUPELAR. V. a]>arecer. 
PUR. Adv. y ruiij. cuando. 
PURANAR. V. . iivcj<. ir. 

PURAÑl. S. an> hiiiidad, mucha edad. 
PURÉ, Ri. Adj. anciano, ana; viejo, ej»; 

antiguo, gua. 
PURELAR. V, broter, nacer. || prorrumpir, 

Miltar. 

• PURELAR. r. • pitpclar. 

PURiANDÉ, DÍ. Adj. avejenUdo, ada; en* 
MJccido, ida. 

PURIJÉ S. aníigiicdud. 

PURiMl. .S. cebolla. 

PURO .\dj. muy viejo; añejo. 

PURRUBAR. V. cambiar, mudar, trocar, 
vari .r. 

PURRUBIPEN. .S. cambio, mudanza, va- 
ria ióii. 

purruyA. S. avefría. 

PUS S. paja. 

PUSANÓ. S. casa do labor, cortijo, granja. 

PUSANÓ. S. mesón. 

PUSCA. S. arma de fuego, escojteta. 

PUSCALÍ. .S. pluma. 

PU8CANÓ. S. cuadrillero, esbirro ile la 
.s.iiiia licrmanda'i. 

PUSCATfcRÓ. S. escojtetero. 

PUStAn. S lienzo. 

PUTiRiCHA. S. manteca, gordura. 

PUTiRlCHl. S. grasa, pringue. 



REFRANE8. -33. El que no tiene memoria, 
que tenga pies. 

.Tt. <,>uif'ii so vitíto de mal paho, dos re- 
ces so \ isl r h'i IlIlO. 



Q 



QUI O 

QUÉ. S. la casa. 

QUEBRAR. V. faltar. 

QUEDISAR. V. quedar. 

QUEJENÁ, S. aduana. 

QUEJEÑÁ. S. banco de comercio, casa de 
banca. 11 oficina de recaudación. 

QUEJESA. S. seda. 

QUELAÑi. S. danza, baile. 

QUELAR. Y. danzar, bailar. 

QUELARARÓ, ARi. Adj. bailador, ora; bai- 
larín, ina; danzante. 

QUELAYÁ. S. berenjena. 

QUELiBÉN. S. declaración; manifestación. || 
exhibición. 

QUELÓ. S. baile. 

QUEMANTES. S. pl. los OJOS, 

QUEMÁO, MÁ. Adj. negro, gra. 

QUER. S. casa, domicilio, morada, vi- 
vienda 

QUERA. S. liaz. 

QUERABAR. V. asar, tostar. 

QUERAR. V. hacer. 

QUERDÍ. S. acontecimiento, acto, hecho, 
suceso. 

QUERÉ. S. lo mismo que quer. 

QUEREL. S. haz. 

QUERELÁO. Adj. ejercido. 

QUERELAR. V. convertir. H obrar. |1 hacer, 
porfiar. || cumplir. \\ verificar, cometer. 
ll señalar. || ejercer, || (ezo7\) ejercer potes- 
tad. 

QUERELARÓ, S. el Hacedor. 

QUERENTÓ. S acento. 

QUERESQUERÍA. S. mayordomía. 

QUERESQUERÓ. S. apoderado, adminis- 
trador, mayoidomo. || jirocurador. 

QUERLÓ. S, garganta. il cuello de la ca- 
misa. 

QUESÁ. V. será, 

QUESAR, QUESARELAR. V. ser (poco 
usado ': . 

QUESARÍA. Y. sería. 

QUESOTE, S. cerote. 

QUI. Adv. casi. 

QUIBILERO. S. compañero, 

QUICIÁ. S. cesta. 

QUICHARDILÁ. S. mancha. 

QUICHARDILÁO, ILÁ. Adj. manchado, ada. 

QUICHARDILAR. Y. manchar, tiznar, en- 
suciar con manchas. 



QUI Y 

QUiCHÍ. Adv. cuan, cuanto, 

QUIJARÍ. S. estribo, sostén. 

QUILÉ. S. miembro viiil, pene. 

QUILÉN. S. miembro. 

QUILIYÓ. S. anillo, sortija. 

QUIMBILÁ. S. acompañamiento, compaña, 

QUIMBILIA. S. compañía. 

QUIMBILÓ, ILÍ. S. compañero, era. 

QUIMINÉ. S. fragua. 

QUiMiÑÓ. S. fogón. 

QUIN. S. miel. 

QUINAO iDarj. Y, sobrepujar; vencer, 

QUINAOR. S. quinquillero. 

QUINAR. V. comprar, adquirir una cosa 
por dinero. 

QUINAS S. pl. dineros, 

quínate. S. panal. 

QUINCORÓ. S. chinchorro {red de pesca}-). 

QUlNCUQUi. S. barrena. 

QUINDIÁ. S. alubia, habichuela, 

QUINELAR. 7. sobornar. || í;. quinar. 

QUINIMAR. Y. apaciguar, 

QUINQUINA, cocina. 

QUINQUINIBÓ, IBÍ. S. cocinero, era. 

QUINQUIRIA. S. chinche. 

QUINAR. Y. huir. 

QUIR. S. mantequilla de vaca, 

QUIRÁ. S. queso. 

QUiRiA. S. hormiga. 

QUlRiBÉ. S. cerca, cercado, vallado. ll ta- 
pia, tabique. 

QUIRIBÓ, IBÍ. compadre, comadre, vecino, 
ina; amigo íntimo, amiga íntima. 

QUiRlNDAÑl, S. afición, inclinación. 

QUIRINDAR. Y. propender, inclinar. 

QUIRISINDOY, día. Adj. tantísimo, ima. 

QUIRMÓ. S. gusano. 

QUIRSUIMÍ. S. cereza, 

QUISIÁ. S. bolsa, bolsillo, faltriquera. 

QUISOBÍ. S. bolsillo, portamonedas. 

QUISOBÓ, QUISOBÚ, S. bolso, bolsón. 

QUIUNGADOY. Adj. año bisiesto. 

QUIYABÁ. S. ciruela. 



REFRANES. - 35. Sol de marzo, hiere con 
mazo. 

36, Más vale pájaro en mano, que cien- 
to volando. 



R 



RF.r.L 

RABELAR. V. alaliar; lundoeir. 

RABIZA. S. iinijer jiublica dv iiilima clase. 

ramera ju))ila(la. alcaliuelH. 
RACIMO. Ad.i aliorcadu. 
RACHELAR V chocar, tropezar. « encon 

irai, linllar. 
RACHELO, ElI. Adj. cliocaiitc. 
RAChI. ."<. iioclie, tinieMns. 
RAJAR. V. haMar iiiuc-li«. 
RAMi. .S. mujer. 
RAN. .■^. Vara. 

RANCHO ."^ tienda o lugar para rcfo>;cr8e. 
RANDA. .•>. ladrón, latero. 
RANOAR. V, anotar, eseribir, liat-er asien- 
tos, despojar. 
RANOÉ. S. la<lróu, ratero. 
RANOELAR. V, arrebatar, livirtar, rol)ar. 
RANDiE. .S. ralfero. 
RANDiÑAR. V. arar. I! labrar. 
RANDiÑELAR. V. obrar, trabajar. 
RANOIÑARÓ. .S. bracero, jieón, trabajadoi. 

liitirador, obrero. 
RANOIÑIPÉN. .S. contrato, escritura. 
RANDIPÉN. .S. merodeo, ratería, rajtifta. 
RANETA. .*?. vareta, varilla, 
RAPA. S. l'.illestH. armadijo, cejio, em 

liiiHciida, iii/.o, iiam]>a. 
RÁPELA. S. cuerda. 
HAPiPOCHA. S. lujiosa, zona. 
RASCÓ. >S. cunKii jo. 
RASO CHORREAO. S. abad. 
RAYA. .'^. ju'go de trani|)a. trampa en • 1 

jiie;ío. 
RA8PAIYO. S. trampa en el juego, 
RA8TIYAO. I'p. al <jin' lian robado, 
RA8TIYERO. .S. ladrón que sale huyendo. 
RA8TIYO. .S. mano, 
RA8TRÍ. S. cadena, faja. 
RATA. .S, faltriquera. 
RATI. S. canta, generación, linaje, sangre, 

r.iza. 
ratI. .S, familia. 
RATO. S. jifn de vigilaniia. 
RATOn. .S. Ia<ltón cobarde, ladrón de fal- 

tii'luera». 
RATONERO. H. estafador, i, ladrón cHcala 

dí-r de paredes. 
RAYO. S. alguacil, pl, los ojos. 
REBLANOUY. Adv. secundariamente. 



REDO 

REBLANTEQUERE, S, convuntur:!, jun- 
tura. 

REBLE. S, iial;:a. 

REBLiNABLE. Adj. respetable. 

REBLINAR. V. respetar. 

REBRARTRAQUE ."^. K t;lio. tercerola. 

REBRiOAQUE .S. llu, lisonja, piro|»o, re- 
(^uii-bro. 

REBRiOAR V. galantear, litonjear, piro- 
piHi. iicjuebriir. 

REBUCHAHAO. .\dj. retirado. 

REBUCHARAR. V apartjir, desviar, retirar, 

REBURDORICO, ICA. A<ij. ai>ostólico, ica. 

RECABAO. rp. retiaído. 

RECABAR. Y. retraer. 

RECABELAR. V. recoger, retirar, retraer. 

RECÁBELO. S. retiro acío de rctirarui; 
iiliiiimifiito. 

RECALBiRÓ. S retiro lugar apnr'n.l > , 

RECAMBIO. S. bodegón. 

RECANÍ .S. reja de ventana. 

RECANÍ. .S. ventana. 

RECARGAR. V. arrastrar. 

RECATERE. .S, parpado. 

RECLE. .S. cañada, hondonada, valle. 

RECLAMO. S. criado de la mujer de la luan- 
<'('l>ia. V(i/ üiiiiiando a alguno. 

RECHALAR. V. .ili l.iiii;ir. ¡ivanziir. ale- 
jar, a]>artar. 

rÉchE. S. cufia. 

RECHELE S. cafiavcLil. 

RECHiBl. S. red ile pescar, sabalur. 

RECHiBIYi. .'<. rcdiiilla. 

RECHIFLAR. \' . des ucir. 

RECHIPAR. V. d<»nudar. 

RECHiPOTÉ. otI. Adj. desnudo, uda; en 

cucroH. 
RECHIRDAo. Adj. recortado. 
RECHlRDAR, V, recortar, 
RED. S. capa, II '(U jHiVii ca|»otc'i<' vixai. 
REDEJÓN, S. toca o cücolion do red. 



«O 

y RR1)RJ< 



'.o, 



grrmttnia). 



REDERO. S. ladrón «le capa*. 
REDOBlAO. I']), encapado huyendo. 



RESP 



ROCA 



123 



* REDOBLÓN. S. trampa en los naipes. 
REDOMANÓ, AÑÍ. Adj. sagaz. 
redundí, á. garbanzo. 

* REGISTRO. S. bodegón. || procedimiento 

para hurtar. 

* REGUiLETE. Adj. tieso, derecho. 
REoELENDRE. S. proverbio, refrán. 
REJÍ. S. pelusa, polvillo. 
REJOCHIQUÉ. S. entresuelo. 
REJUNAR. V. arremangar. 
REJUNDÍ. S. lo mismo que ?-íf?ií/¡fi?i. 
RELACRÁO, CRÁ. Adj. remozado, ada; re- 
juvenecido, ida. 

RELACRAR. V. rejuvenecer, remozar. 
RELAJA. S. berza, col, repollo. 

* RELÁMPAGO. S. golpe. i| día. 
RELiCHÍ. S. red. 
RELiMBiDlAR. V. revolver. 
REMACHA. S. alcahueta. 
REMACHAR. V. alcahuetear, i' procurar. || 

entremeter. 
REMARÁO. Adj. rematado. 
REMARAR. V. acabar, rematar. 

* REMEDIO. S. procurador. 

* REMOLAR. Y. hacer trampa en el juego 

de dados. 
í REMOLCAR. V. llevar. 

REMOYAR. V. aloran. !¡ forrar, guarne- 
cer. 

REMOYERÓN. S. casco de acero. 

RENAQUELAR. V. repasar. 

RENAQUELO. S. repaso. 

RENDEPÉ, EPi. Adj. redondo, da. 

RENDIQUÉ. vS. centinela. 

RENICAO, ICÁ. Adj. renegado, ada. 

RENICAR. V. maldecir, renegar. 

RENICLÉ. S. rábano. 

RENTiSARAR. V. producir, rentar, redi- 
tuar, 

REÑÓ. S. marca, seña, indicio, signo. 
'■'' REONDA. S. basquina. 

REPAÑARÉ. S. terreno sembrado de na- 
bos. _ 

REPAÑÍ. S. aguardiente triple, bebida es- 
]iirituosa. 

REPAÑÓ. S. nabo. 

REPIPOCHÉ. S. calabozo. 

REPURELAR. V. resucitar, volver a la 
vida. 

REPURELARÍ. S. resurrección; renaci- 
miento. 

REPURELÁo, ELÁ Adj. resucitado, ada. 

* REPUYO. S. acetre. 
REQUEMi. S. utilidad, provecho. 
RESARONOMÓ, OMÁ. Adj. barato, ata. 
RESBLAÑARAR. V. apedrear. 
RESBLAÑí. S. pedrea. 

"■•■ RESCATAR. V. librar. 

* RESCATE. S. lo que envían las mujeres 

para librar á los rufianes. 
RES(. S. viña. 
RESIMÍ. S. seda. 
RESIRIÓ. S. desconfianza, temor, recelo. 

* RESPETO. S espada. 



«RESPETO llama a la espada 
que por ella es respetado, etc.». 

{ Romance anónimo de la colección de Juan 
Hidalgo). 

RESUEYO. S. dineio, caudal, capital. 

RESUÑAR. V. respirar. 

RESUÑARÍ. S. respiración. 

RESUÑÍ. .S. respiro. I plazo. 

RETEJAR. V. alegrar, gozar, contentar. 

RETEJÓ. S. alegría, contento, regocijo. 

RETÉN.. S. trampa en el juego de naipes. 

RETINAR. V. meter en un rincón. 

RETINATÁO Adj. arrinconado. 

RETINATAR. V. arrinconar. 

RETIRARSE. V. recogerse. 

RETRÉ. Adj. alrededor, rededor, derredor. 
i; iJa en derredor. 

RETRECAR. V. inficionar. 

RETREQUÉ. S. contagio, epidemia, peste. 

RETUÑÍ. S. abertura, boca entrada. |; la- 
bia. 

REVESA. S. arte o astucia para engañar a 
otro. I traición. !| abuso de confianza. 

<(,Entrehaba las reves.as 
Y frisaba, al raá.s llegado; 
entruchaba \a.s florainas 
y daba a la guerra el bramo.» 

(RO.MAXCES ÜE GtR.MAXÍA) 

REVOLAR. V. escapar el ladrón que huye, 
arrojándose de un tejado o ventana. 

REVUELTA. S. criado de rufián. 

REVUELTISARAR. Y. dar vueltas. 1: revol- 
ver. 

REY. S. gallo. 

RIÁ. S. doncella ' criada). 

RIBETE. S. préstamo para el juego, más el 
cuatro por ciento de interés. 

RICIAR. Y. aprovisionar. 

RICLAR. Y. abastecer, proveer, suminis- 
trar. 

RICHANJÉ. S. alcornoque. 

RIFAS .Jiicyo de las). S. juego de naipes. 

RIFIÁN. S. peligro, riesgo. 

RIGOR. S. fiscal. 

RUAR. Y. disuadir. ,; separar. 

RUÉ. S. anzuelo. 

RIJELÁO. ELÁ. Adj. apartado, ada. 

RIJELAR. Y. apartar. , desembarazar. 

RIJELÚ. S. ai)artamiento, retraimiento. 

RILAR. Y. peer, ventosear. 

RILO. S. pedo. 

RIMBAYAR. V. arranear, desprender. 

RIN. S. noria. 

RISJÉ. Adv. aparte, separado. 

RITIJÍ. S. lazo, trampa. 

RIXÓN. Adv. si. 

RO. S. esposo, marido. 

ROCAMBELAR. Y. apreciar, estimar, opi- 
nar favorablemente. 

ROCAMBLÓ, BLÍ. Adj. adicto, ta; amigo, 
iga. ii correligionario. 



121 



SACO 



SAfíE 



rocío. S. dinrro ijuc valunUriament« ro- 
pariíii e\ ju^dor ganancioso. 

ROCLI .«%. al.ioj... 
ROOANCHO S. l'roqucl. 
RODENO > ¡■■•U/'liti-. 

RODEO >. ,iiii'.n lie liidioncs o ruliane«. 

RODOMANO. AÑl. Adj. astuto, uta. 

ROGO >. iMi:lit>, asta. 

ROiN. 8. oucliarilla. 

ROM. S. homlir« casado, marido. | varón. 

ROMA, Mi. S. varón ; casado, ada; esposo, 
osa. 

ROMALi S. tAwhn de gitanos. 

rOMAI40!ñAo, ña Adj. casado, dcsposa- 
<i<<: aiiii. 

ROMANOIÑAR. V. casar, desposar, enla- 
zar. 

ROMANDiÑELAR. V. ca.sar dos o más ve- 

ROMANDiÑiPEN. S. hoda, matrimonio. 
ROMANDiÑO S. casaiiiiento. 
ROMANiCHA. S. ruda planta . 
ROMANO, AÑl. S. do casta gitana. ndj. 

taiiiiliar a la raza. 
RONDA. S. e] siete en la l>araja. i f»j". 
RONGOJELAR V. pregonar. 
ROSCORRE ORRi. S. cordero, era. 
ROTAÑULARiO. S. alíalteto. i vocabulario. 
ROT uñí .S. Iioca. , abertura. 
ROY. .'-i. iiarina. 
ROYICHÉ. S. cerco, círculo. 
ROZABiYÓN. 8. pegote, gorrón «lUc come 

a losta i\v otro. 

fConvida el jaque al com pote 
y luego cierto cayó, 
el comport f era (tran jorra 
en lo (le iio%abivón'.> 

(IloMANCKS I>K QRHMANÍa) 

ROZAR. V. comer. 

ROZNO. S. asno. 

ROZO. .S. comida, olimento. 

ROZO. .S. centeno. 

RUA. S. doncella. vir;:i ii. 



RUBA8UNCHÉ. K. ra|K>so, jcorro. 

RUCHARAR V. .xt.iider. 

RUOELAR. V, (c.nlií.ur, renjiondcr. 

RUEDA .^. liioijuel. 

RUFEZNO. S ruliancct*. 

RUFIANCETE. iS. rulianciUo. 

rufiane8:a. S. junu de ladronea o rn> 
tianes. 

RUFO. S. rulián valiente, ¡l i de priuitr ton- 
sura riili III nuevo. 

RUFÓN. S. cslaKoii para «arar lumlito. 

RUIDO. S. niliáii iHiiiorrista. 

RUJEMAo. EMA Aproximado, ada. 

RUJEMAR. y. atcicar, a]iroxiniar, arri- 
iMiir. 

RUji. S. rosa. 

RULÉ. S. ano, culo. 

RUMBO. S. peligro. 

«¿O cuál juque huye los íumdos 
o de quieu se dice en cambio 
si no es de tu rti/ezno 
rpie en jAmgares fué criadof» 

/ Vida y muerte de AfaIadro$J. 

(itnXIANC'KS UK okiimanía) 

RUMEJAR. V. aprovechar, beneficiar. 
RUMEJl. ."^ ganancia, provecho, utilidad. 
RUMENDA. S. bálago. 
RUMENDl. S. caricia, lisonja. 
RUMENDiAR. V. acariciar, halagar, lison- 

jciii'. ^'íilftiitcur. 
rÚmendiró. Adj. halagador. 
RUMÍ. .'^. e.x))i)sa, mujer casada. 
RUMIJELÉ. S. romero planta). 
RUMiNÉ. S. afeminado, 
runcalI. S. carro. 
rundí. S. moneda de cinco pesetas. 
RUNFLA. S. luncbc lumbre de geuto. 
RU8PÉ, Pl. Adj adivino, ina. 
RUYiPATÉ. S. rueda, círculo. 
RUYISTAQUÉ. S rodillo. 



REFRANES. - í?. A ri-y muerto, rey puesto. 
38. Abril y mayo, gobiernan el nfto 



8A .S. hierro. 

8ABINDAR. V. llegar de improviso. 



bp venir. 
8ABOCAR. V. 

dir. 

8ACAI. S ,.|„ 

8ACE8 S i-l. 
SACOCHA S 



permanecer, habitar, reai 



I! pl. sacáis. 
'•«it»o»as, grillos 
ÍBltri'Hiera. 



prtBtoneB 



8ACÓIME. S. iii|in>bnti'. ninyonlomo 
8AFACORAN0, ANA. Aiij. sevillano, ana. 

SAFARSE. \. «scaparse, librurse. 
SAFiSTA. S. ladrón de p.iftmlns. 
SAFO S. pahuelo. , dr hilnrlm parnu-lo 

di' hilo. 
SAQÉ Adj. muy avJHado. 
SAQE. a. el fullero muy soga*. I doblej 



SARD 



SERD 



125 



fullero que ganaba a otro fullero con su 
misma ílor. 

SAGITARIO. Adj. azotado por las calles. 

SAI. V. sois. 

SALAOR. S. jugador que añadía sutilmen- 
te algo a lo que había apuntado. 

SALAMITÓ. S. médico. 

SALAR. V. reir. 

SALCHÚYO. S. caña. 

SALCHUYÓ. S. yunque. 

SALIPÉN. 3. hediondez, mal olor, pesti- 
lencia. !! enfermedad, dolencia, 

SALMON i. S. prisa, diligencia. 1| aprisa, 
de jirisa, a escape. 

SALMUÑAR. V. saltar, brincar. ,; traspa- 
sar. 

SALMUÑÉ. Adj. activo. 

SALMUÑÍ. S. salto, brinco. 

SALÓN. S. palo, bastón. 

SALQUERÓ. S. vaso, copa. 

SALSABLANCA. S. mostaza, 

SALTAOR. S. pie. 

SALTERIO. S. salteador. 

SALUD. S. iglesia. 

SALUDISAR. V. saludar. 

SALUDiSARAR. V. saludar repetida 
mente. 

SALVAR. V. retener el naipe al fullero. 

SALVATIERRA. S. fullero que retiene el 
naipe. , 

SAMPUNERÍA. S. jabonería. 

SAMPUNERÓ. S. jabonero. 

SAMPUÑl. S, jabón. 

SANCHO-MANÚ. S. hombre de bien. 

SANDUNGA. S. donaire, garbo, gracia, 
gracejo. 

SANGUÉ, GUi. Pron. os; vos; vosotros, 
tras. 

SANGUINA. S. menstruación. 

SANGRÁO. Adj al que sacan el dinero. 

SANlSCÓ. S. castigo. 

SANO DE CASTILLA. S. ladrón disimu- 
lado. 

SAPELAR. V. sentenciar, condenar. 

SAPLÁ. S. sentencia, condena. 

SAPLAR. V. juzgar. 1| acusar. I sentenciar. 

SAR. Prep. con. 1| Conj. conque. 

SARA, SARALÉ. S. sargento. 

SARAPE. S. culebra, serpiente. 

SARBAÑÍ. .S. sardina. 

SARDANA. S. donaire, gracia, desparpajo. 

SARDAÑÁO, AÑA. Adj. agraciado, ada. 

SARDAÑAR. V. conceder gracias. |i realzar, 
engrandecer, ponderar. 

SARDAÑAYÓ, AYÍ. Ad. alegre; gozoso, jo- 
coso: osa. 

SARDAÑOSO, OSA. Adj. gracioso, osa. 

SARDAÑOY, AYi. Adj. lo mismo que sar- 
da ño^^o. 

SARDENÁO. Adj. condenado. 

SARDENAR. V. condenar, reprobar. 
■ SARDENAR. V. juzgar. 
'■ SARDIOQUE. S. sal, salero. 

-«íARDiOQUi. S. gracia, salero. 



SARDO. S. sargento mayor. 

SARÉ, SARÓ. i; Adv. totalmente, todo. |1 
¿>a/'ó buten casi. 

SARICHIPÉ. S. intérprete. 

SARMENDA. Pron. conmigo, 

SARMENTERA. S. gorgnera, il toca de red. 

SARMUÑANTE. S. instante, momento. 

SARMUÑÉ, UÑÍ. Adj. pronto, listo: ta;apa- 
rejado, ada. ¡ Adv. presto, pronto. 

SARÓ, RÍ. Adj. todo, da. || pl. sarés. 

SARPLAR. V. saplur. 

SARSALAR. V. acompañar. 

SARSALÉ. S. acompañamiento, comitiva. 
Prep. con el. 

SARSALÓ, ALÍ. Adj. acompañado, ada. 

SARSÉ. Pron. consigo. 

SARTERELAR. V. contener, reprimir, su- 
jetar. 

SARTUCUÉ. Pron. contigo. 

SARZO. S. sayo. 1| (de papel} sayo de fal- 
das largas. 

SASTÁ. Adv. y Conj, como, lo mismo que, 
de qué modo. 

SASTAR. V. salvar, sanar. 

SASTEJÁ. S. queja. 

SASTEJARSE. V. quejarse. 

SASTEJOSO. OSA. Adj. quejoso, osa. 

SASTEJOY, AYl. Adj. quejumbroso, osa. 

SASTO, TA. Adj. alto, ta. \\ S. altura. Il 
Adv. alto, como, de qué modo, lo mis- 
mo que. 

SASTÓ, TÍ. Adj. sano, ana; salvo, va; sal- 
vado, ada. 

SASÚ, SÍ. S. yerno, nuera. 

SAT. Prep. con. 

SATA, Adv. y Conj. cómo, cuánto, de qué 
manera. 

SATARRÉ. S. herrero. 

SATARRIÁ. S. herrería. 

SATO. Adv. como. 

SATUCUÉ. Pron. contigo. 

SAUYÓ. S. potro caballo-. 

SAYAGUÉS. S. simple. ¡I ladrón disimula- 
do. |¡ sayo de Castilla. 

SAYÉ. S. mesa. 

SAYO. S. padre. 

SÉ. Pron. se, sí. 

SECRETO. S. puñal. II huésped que da po- 
sada. 

SEGRITÓN, OÑÍ. Adj. postrero, era; últi- 
mo, ma. 

SEJONIA. Adv. hoy, al presente. 

SEN. S. son, sonido. || V. son. 

SENQUE. S. rama. 

SENSO. S. el gusto ordinario; equivalente 
a «me gusta». 

SENTAÑj, SENTAYÍ. S. la frente. 

SEÑAL. S. criado de justicia. 
■ SEÑORA dd trato. S. mujer pública. 
- SEPIA. S. levita. 
■■ SEPULTAR. V. esconder. 
'■ SERDA. S. navaja. 
SERDAÑl. V. * serda. 

SERDASQUINERÓ. S. navajero. 



12rt SI XI 

8EREAR V. conical. 

SERENIO^ '^ ■■ 
SERENO 



.1 1< 



HI 



8E'. 

SERl A. > .i....-a. 

SET AYA S a'Oitiina. 

SETENiL. S <•! siete en la baraja. 

8EY0RRE ORRl. • sristn. 

SiBAR V. coser. 

8'BARARi. S. costurera. 

SiBARi. .S. costura. 

SiCABAR. V. salir, echar fuera. 

SiCLE S si^lo. 

SiCOBAR V. sacar, extraer |i rejiartir. 

8IC08ELAR. V. cxiteler, expulsar. II sal- 

' .1 '. . 
SiCHAGUiYO. .S. acólito, monaguillo. 
8ICHO, IChA. S. mono, na. 
SIENA. S. cara, faz, rostro. 
SIERPE. S. f;an;cúa. 
SIERRA. S. sien. 
SIERRA. .S. rostro. I iXa- trampa eneljue- 

;.'ii (le iiaii>cs. 
SIGO. .\flv. presto, pronto, tempruno. 
Sli-A. S. cualidad, fa'ulUid, jiotcncia, vir- 

lu'l. ímpetu. )>orlía, 
8ILARÓ, AR( Adj. potent^;; poderoso, osa 
SiLMÓ. Mi. Adj. recio, ecia. 
SiLNE. Ñl. .\dj. firme; fuerte; sólido, ida. 
SiLNO, Ni. A ■ ■■ ■ ' nte. I. autorizado, 

ada. i.iti; 
8IMACHE S _. tabtí mués 

tiii. .scfial exterior. 
SiMACHi. S. marca, .svfial. pl. simachías. 
SiMBELAR. .S. resonar, sonar. 
SiMBRES. S. pl. cejas. 
SiMiLiRATE S. ladronciUo temeroso 
SiMO. y. .somos. 
StMPALOMÉ. OMÍ. Adj. mondado, pela 

<!'>: ada. 
SiMUCHl. S. mico monO'. ]] (Diñar' V. 

<lar mico. 
8IN. V. es 

8INABAR. V. lie iiil'ccr. quedar. 
SiNANOO. S ¡•«•■'•to o cuerpo de guardia. 
SINAR V. CKiui, ser. 
8INARAR. V. detener, ¡tarar de jironto. 

quedar. 
81NA8TRAR. V, a;íarrar, asir, prender. 
8INA8TRÓ. TRI. Adj. jireso, aa; encarcela 

d'i, adi»; prisionero, era. 
8INCARFIAL. .S 'lavo, estaquilla. 
SiNCHíTAR. V. IIP ir. introducir. ; poner. 
SiNCHULE UYi > I -irrón, cigarra. 

SINDICABALAR V. {iiiur. 
SlNOiCABANETO. .'^. juramento 
81NELAR. V. ixihtir, ]Mrtuaii<M cr, vivir. 

i-. Hnuir. 
8INELO. V. floy. 
biNr,.- ^' ■ ■ .r.n. 

6i-.' ., pri»a. 

Sir* ■! •!■ 



SOU 

8INTIRI. .S pino, pinal>«t«. 

SiNTRABÓ S. buen mozo, galán. 

SirA. l'ioii. ella. : pl. sirás 

SiRi. ."< u.|'>. pl. Hirí*. 

SiRViSARELAR. V. Hcr\ ir. 

StS. V. suv. 

SiSASTRAR. V. estudiar, ajirendcr. 

S'SCABABÉN. .S. conocimiento, saber, ea- 

SiSCADAÑI S. « nsi-fianza, inKtrucción. 

SiSCABAO, AQA Adj. enseíiacio, ada. 

SiSCABAR. V. euhefiur. instruir. 

8ISCONCHÉ Adj. cMininado, angular. 

8I8LA. S. fueiz.i 

8I8LE. V. eres. 

SlSLl. S csfuei/.., m:;,,i. 

SISLIQUE. S. ra-tlll.), f.irtaleza. 

SISLÓ, yI. Adj. fuel te, vif;oro»o, osa. 

SISNl S. desbordamiento, avenida, to- 
ri ente. 

SIS TAÑÓ. .*>. estancia, lu-jar, paraje, sitio. 

SiSTIlO. iyI. Adj. orgulloso, osa |, ergui- 
do, levantado, fuerte. 

SlSTlLÓ. Adj. tuerte. 

SiTASCORiAL. .S alcarraza, cantarilla. 

SiYEN. .'^. silla de sentarse. 

SiYOFl. .">. esquina. 

SOBA S. ¡iporreiimiento. 

SOBACHATAR. V. abajar, agachar, agaza- 
l-ir. 

SOBAJA. .S. alcahuetería. 

SOBAJANÓ, AÑI. S. alcahuete, ota. 

SOBAo. I'p- aporreado. 

SOBAQUIO .S. hurlo b:ijo del brazo. 

SOBAR. V. dormir, pernoctar. 

SOBAR. V. dar lie golpes. 

SOBELAR. V. ibirmitar, reposar. 1! albor- 

•J.AV. 

SOBINDOY. .S. sueño, reposo. 
SOBRADAR. V. sudar, traspirar. 
SOBRAUNCHÓ. S. abundancia, exceso, eo- 

l.in. 
SOBRE .S. chaqueta. 
80BRESARELAR. V. guardar. II quedar. || 

s. lili, 'ir. I estar. 
SOCABAR V. iiaiiitiir, monir, vivir. 
SOCABELAR. V. estar, existir, perniane- 

eer. 

SOCONO. .S huí to. 

SOCORRÍA. .S. mujer de la vida airada. 

SOCORRO. .'^. hurto, lo hurtado. I; lo quo 

111 ninjer envía al rutián. 
SOCRETERiA, S. sinagoga. 
SODiMiAR V. retiudar, rezumar. 
SOJIE. .'^. l>cr/.i. Iilécol. col. 
SOLABARRI. ."s oil i.i, liellda. 
SOLAjAl. S 'ilusl.iiiin, imprecación. 
SOLAJAO .\<i.j. bliisfemo. 
SOLAJAR. \'. blasfemar, maldecir. 
SOLAR. S siipeiior, autoridad, jefe. 
SOLCHE SOLCHl. S soldado. 
SOLDAo. S. hi sota en la Itaiaja. 
60LEBA ."^. calceta, media. 
SOLIDAR S It. lo, \' r.ireiinr. 



SUBL 



SUZA 



127 



SOLIBARRÍ. S. brida. 

SOLJIÁ. S. liebre. 
"* SOLTAR la hramona. V. decir desgarros, 

bra\'atas y desal'ueros, || maldecir. 
■' SOMA. S. gallina. 
' SOMBRA. S. justicia. 

SOMiÁ. Conj. para, a fin de. 
^ ¡SON! Int. voz para inii)oner silencio. 

SONACAY. S. oro. 

* SONAGUE. S. oro. 

SONAJAR. V. alejar. || pasar de largo. 
SONANTA. S. guitarra. 

* SONANTE S. nuez. 
¡SONlCHEl Int. ¡silenciol 
SONSl. S. labio, boca. 

'"■ iSONSI! Int. ¡silencio! 
SONSIBELAR. Y. Callar, enmudecer. 
SONSIRRÉ. S. recogimiento. |i Int. ¡silen- 
ciol 
SONSONICHAR. V. acallar. 

* SOPLAR. V. descubrir. 

* SOPLO. Adj. delator; el que descubre a 

otix). i¡ S. delación, aviso a la justicia. 

* SOPLÓN. S. criado de la justicia. 
SORABÉ, ABÍ. Adj. fino, na; delicado, ada. 
SORALÉ, AYÍ. Adj duro, ra. || finito, ita; 

exiguo, gua. ii Adv. duro. 
SORDiCAR. V. absolver. 
SORIMBÓ, BÁ. Adj. formal; grave; serio, 

ria. 
SORNA. S. oro. 
s SORNA. S. noche. 

* SORNAR V. dormir, reposar, sestear. 

* SORNEÁO. pp. dormido. 
SORNIBAR. Y. adormecer. 
SORNINDOY. S. sueño, descauso. 
SORNÓ, Nf. Adj. dormido, ida. 

SORÓ, RÍ. Adj. agrio, ia. |1 áspero al pa- 
ladar. 

SORONJÉ, JÍ. Adj. afligido, sentido: ida. 

SORONdiAR. V. afligir, il agriar, h escocer. 

SOS. Pron. que, cual; cuales. \\ (or fos'. 
Pron. el que. II Adv. cual, cuanto. ||Conj. 
que, para que, porque, pues que, así 
que, como, como que. 

SOSCABAR. Y. estar, existir. 

SOSCLAYAR. Y. ablandar, enternecer. 

SOSCHi. S. aliento. || animación. 

SOSÍ. S. cortijo, granja, quinta. 

SOSIMBÓ. S. hogar, horno. 

SOSIMBRÉ. S. pestaña. 

SOSiNGA. S. cintura. 

SOSQUE. Adv. donde, cómo, en donde. || 
Conj. ])or qué, pues que. 

SOSNA, S. siesta. 

STANO. V. sistanó. 

SUBLIMAR. \. desatar, soltar. 



SUBULMÍ. S. jicara, taza pequeña. 

SUCARRIYO. 8. paje. 

SUCARRÓ, ARrI. S. sirviente; criado, ada. 

SUCO, CÁ. Adj. alto, ta; elevado, ada. || 
Adv. alto. 

SUERTES (Juego de last. S. juego de nai- 
pes. 

SUERTE-SOLA. S. el as de la baraja. 

SUESTE. S. gentío, pueblo. 

SUETÍ. S. casta, familia, generación, lina- 
je, I! mundo, universo. 

SUFRÍA. S. cama, lecho. 

SUFRIÓ. S. al que dan tormento y niega. 

SUJALÉ, AYÍ. Adj. adelantado, anticipa- 
do: ada. 

SUJELAR. Y. poner, colocar. 

SUJERELAR. V. depositar. || poner en or- 
den. 

SULASTRABA. S. cadena. 

SULOPIÁ S. antesala. 

SUMBALÓ, S. dedal. 

SUMPARAL. Adv. cerca, junto. llAdj. pró- 
ximo, inmediato, cercano. 

SUN. Pron. su, suyo, suya. 

SUNACÓ, AQUÍ. S. antepasado, ada ¡ascen- 
diente. 

sunca!. S. mente, espíritu, pensamiento. 

SUNDACHÉ. S. mundo, universo, 

sundín É. S. auditorio, audiencia, recep- 
ción. 

SUNGALÓ, AYÍ. Adj. hipócrita; traidor, 
ora; ingrato, ata; ialso, sa. 

SUNGELAR. Y. apestar, heder. 

SUNGELÓ. S. hedor, mal olor. 

SUNGLÍ. S. Sandía. 

SUNGLÓ. S. melón. 

SUPERBió, BlÁ. Adj. irascible; corajudo, 
uda; soberbio, bia. 

SURDÁN. S. el mundo, el orbe. 

SURDINAR. Y. elevar, emjiinar, endere- 
zar. 

SURDIÑÍ. S. donosura, gracia, donaire. 

SURRÉ, RRÍ. Adj. anterior. ü antiguo, gua. 

SUSTiGui. S. ceñidor, cíngulo, cinturón. 

SUSTILÁ. S. detención, parada. || suspen- 
sión. 

SUSTILAR. Y. detener, parar. ¡1 suspender. 

SUSTIÑÁO. Adj. levantado. 

SUSTIÑAR. V. alzar, levantar. 

SUSTiRÍ. S. azar, acaso, destino, hado, 
sino, suerte. [| sorteo. 

SUZARRIYO. S. paje. 

SUZARRO. S. mozo que sirve. 



REFRANES. - 39. Son malas las comadres, 
cuando dicen las verdades. 

40. Hijo sin dolor, madre sin amor. 



TAPA 

TA. CoDJ. y, como, mas, como que, aM' 
coiiio. Adv. más. 

TABANCO. S. tiiva (le jue^jo. 

TABASTORRE, ORRl. Adj. derecho, echa. 

TABLA. S. casa de juego, ii (l>qja, de la ove- 
ja, del tocino ' mesa de juego de poco 
renjM'to. de majoribus mesa cu que si- 
jugalia al parar. 

TABLAJE, • TABLAJE PUBLICO S. c.isii 
lie Ju«'j;o. 

TABLAJERO. S. dueflo de garito. 

TABLANTE. S, mantel. 

tablAo. S. cara, rostro, semblante. 

TABLERAR. V. alcanzar, conseguir, lo^nii . 
oi'tviitr. . exponer. 

TABLÓN. S. mf8a. 

TACO. S. eructo, regtleldo. ; pedo. 

TACUE I'ron. te, ti. 

TACHE8CAR. V. arrojar, echar, lanzar, ti 
rur. sacudir. 

TACHONAD. S. cinto. 

TAHÚR df tnniia playa. S el quojugalm 
tío!. re prendas. 

TAJAMAR. .S. cuchillo de monte. 

TAJÓN. S. iiH son, venta. 

TAJUÑi. .s cajitii, cajct.i, cajetilla. 

TALAR. V. ai ranear, quitar. 

TALARAR. V. Vestir. 

TALAROR. S. rojiaje, vcNtimenta. 

TALARORÍ .">. li.il.ito talar. 

TALÓN. .*<. Tiic-oii . parador. 

TALONA. .S. hiispciicri'n. p09adii, vciii.i. 

TALóNARó, ERI..S. p.isii'iero. Ventero: era 

TALONERO .S. nK-onero. 

TALÓRANTE. .S. hol.itanlc. 

TALÓRAR. V. habitar. 

TALORORE S. vest idiini. trajo. 

TALORORE S. loi.n l;m.M. 

TALORORl S 

TALORRI. S. ido. 

TAMBA. .»< II,-..,, iior. 

TAMBORÜ. ORÍ S |K!rro, <rra. 

TAMBORUNO, UNA. Adj. jM-rriino. iiiin. 

TAMI. í"(inj mas, jK>ro 

TANDAL. S patio. 

TAfíTtAOR. S. ladrón <|uc busca l'or don 

<1< 'i. ).■• liurtar. 
TAPAO. S. hjijo. 
TAPAOR. ORA. S. iayo, y». l| ¡«drc de 

niancfliía. 



TEL 

TAPI8ALERA. .S. tapadera. 

TAPIYAR. V. beber. 

TAPiYARÓ, ARl. Adj. l>obedor, ora. 

TAPiYELAR. V. refrescar. ai«gar la sed. 

TAPLO. S. j.lHto. 

TAQUÍN. Adj. tramjMjso en el juego. 

TARACHÍ. Adv, de noche, por 1» noche. 

TARAFA. .s. trampa en los dados. 

TARAFANA, .s. aduana. 

TARAFE .'^. dado, juego de dados. 

TARAGOZA. .'^. lu^jar, j.uoblo. 

TARAGOZAjlA. S. ciudad. 

TARiPE .•>. u-tru 

TARiPEN. ."^. a-tiononiía, oslroloí;!». 

lARIPO .S a^'.ml.igo. 

TARiQUÉ. S, caiiijio, llanura. 

TARPE. S. el ciclo, el espacio, el éter. 

T ARPIA. .S. cartera. 

TARPiSCA. .S. jittjuela. 

TARQUIA. S. tarja. 

TARRAFE. .S. dado ]«:ira jugar. 

TARRASCAR. V. abrir, tirar. 

7ASABAR. V. aniquilar, consumir, matar. 

TASABELAR, V. finiquitar, a]>agar. i, de- 

N.i/i.iK«i mucho. 
TASABIAR. V. tanl.ir. 

TÁSALA. S. y Adv. tarde. ,| ,On(a$ald) 

tanliullielite. 

TASARBA .S. alba, aurora, madrugada 

en pii-Kiiilo matutino. 
TASALELAR. V. retard'.r. 
TASATA. r. tayal.l. 
TASARDEN. .S. la liiide. 
TASCA S. taberna. 
TASiABAR. S. tnrdar mucho. 
TASQUERA S. tabernucho. 
TASQUERA. S. taberna, bodegón. 
TATl S. caleiitiira, liebre, r / Trina» taUa$, 

terciniian. 
TATO S pan, hog«/.n 
TAYAO, S. ba^quifia, naya. 
TAYÓ. S. dique. 
TAYÓN .•> bfidenón, flgóu. 
TEBLEQUÉ S. .leKiís, .IenUcrÍ»to. 
TEBLE8QUERÓ S. Dios, la Pruvidcnelft. 
TECHAO S. Icju'io. 
TECHARO, ARl A<ij. seguro, Ulii. 
TECHÓ. S. .HcunliiPio. 
TEJAó. S. ca|»a, manta, li combriTO. 
lEL. S. lifia. 



TINT 



TKAM 



129 



TELANÉ, AÑi. S. abad, esa. 

TELARÓ. S. abate. 

TELEJEÑi. S. estera. 

TELÓLO, OYÍ. Adj. tinoso, osa. 

TEMEATA. S. Virgen María. 

TEMOR. S. cárcel. 

TEMPLÓN. S. tahúr que gustaba jugar sin 
miedo ni alboroto. 

TEN. S. te. 

TENDELO. S. odio, aborrecimiento. 

TENGLÉ. S. albarda, enjalma, aparejo. 

TENTISARAR. V. tantear. |¡ tentar, indu- 
cir al mal. 

TERABLAR. V. sostener, sustentar. il ha- 
ber, tener, poseer. 

TERCERO. S. galeote de tercer banco. 

TERCiÁO. S media espada, 

TERCIO. S, el que tercia, abona o lía. 

TERCO, S. capitán de marina; cómitre. 

TEREBiDERÉ. S. el Ser Supremo, el To- 
dopoderoso. 

TERELAR. V. haber, tener, poseer. || exis- 
tir. 1 lo mismo que aisnar; pero terelar 
se aplica a la acción ya, ejecutada. 

TERiNDUY. S. escribanía, tintero. 

TERNARILÓ. S. valentía, valor. | resolu- 
ción. 

TERNE. Adj. arrojado, valiente. 

TERNE. Adj esforzado. 

TERNEJAL. Adj. esforzado, valentón. 

TERNIZA. S. terna de dados. 

TERNORÓ, ORÍ. S. asno; burro, rra. 

TERONÉ, OÑi. Adj. animoso, osa; entero, 
era. 

TERQUELAR. V. brindar. 

TERQUELAY. S. brindis. 

TERREPLECÓ S. confín, límite, término. 

TERRICLÉ. S. cañada, garganta, desfila- 
dero. 

TERROSO. S. montón de tierra, i, terrón 
de tierra. 

TESCHARÍ. S. hacha 

TESQUELÓ, ELÁ. S, abuelo, ela. 

TESQUERA. Adv. frente. 

TESUMiAR. V. parar; retardar, retrasar; 
su.spender. 

TEYARRÓ. S. abate. 

TEYORRE. S. capellán, clérigo. 

TiBÁO, BAÍ. Adj. derecho, cha; tieso, esa. 

TIJERAS. S. Y>\. dedos mayores de las ma- 
nos. 

TIMAR. V. engañar. 

TIMBA. S. garito. 

TiMUJANÓ, AÑi. S. adivino, ina; brujo, 
uja. 

TIMUJAÑÓ. Adj. cabalístico. 

TlMUJi. .S. cabala. 

TIMUJIAR. V. adivinar. 

TiMUJO, UJi. Adj. divino, ina. 

TIMUÑÓ, UÑÍ. Adj. idéntico, ica; seme- 
jante; mismo, ma; propio, pia; igual. 

TINTÍN, iÑi. S. aristócrata, noble. I, man- 
so, sa. I! itiatin barój magnate. 

TINTIRÍ. S. tintero. 



TÍPLE. S. vino. 

TlQUlNÓ, IÑi. Adj corto, ta. 

TIRA. S. camino, i, trampa para cazar. || 

trampa en el juego de naipes. 
TIRABAÑÍ. S. escarpín, zapato de mujer. 
TIRA ERA. S. cadena; barbada. 
TIRAJAICHÉ. S. calzado. 
TIRAJAY. .-S. zapato. 
TIRAJAYÁ. S. zapatería. 
TIRANA. S. venta en un camino. |1 ventana 

con rejas. 
TIRANGOSTA. S. juego de bolos. 
TIRANTE. S. bastón. 
TIRANTE. S. calza. 
TIRÓ, RÍ. Pron. tu; tuyo, ya. |, pl. tires, 

riás. 
TIRO. S. engaño. 
TISVAR. V. mirar. 
TOBA. S. bota de calzar. 
TOBADÉ. S. pichón. 
TOBER. S. hacha. 
TOBERJELÍ. S. bosque, floresta, monte, 

selva. 
TOCÁO. Adj. al que engañan o roban. 
TOCAOR S. fullero que señala las cartas. 
TOCAR V. engañar. 
TOCINO. S. azote. 
TOLDAR. V. aderezar. ll cubrir. 
TOLDO. S, gravedad o entonamiento. 
TOMAJÓN. S. oficial o ministro de justi- 
cia. I' el (jue prestaba dinero a los que 
perdían en las casas de juego. 
TONGELETÓ. S. peregrino. 
TORBEJELÍ. S. campo. 
TORNACIBÁ. S. hidrofobia, rabia. 
TORNACiBE. S. cólera, coraje, enojo, i'u- 

ror, ira. 
TORNACIBOY, AYÍ. Adj. enfurecido, ida; 

rabioso, osa. 
TORNEO. S. tormento de justicia. 
TORNO. S. potro para el tormento. 
^ TORRE S. mano derecha. 
TORZUELO. S. anillo. 
TRABA. S. intención, propósito, voluntad. 
= TRABA, TRABÁO. S. cota. 
^ TRABAJAR. V. hurtar, robar. 
'■ TRABAJO. S. prisión o galeras. 

TRABOJO. S. montón. 
■ TRAER eí diablo en el cuerpo. S. baraja 

preparada para hacer trampas. 
= TRAGAR hieles. S. pesadumbres que oca- 
siona el juego. 
TRAIL. S. indicio, rastro, señal. 
^ TRAiNEL. S. criado de rufián. 
TRAJATÁ. S. artería, lazo, trama. 
TRAJATAR, V. importunar, molestar, ve- 
jar. 
TRAJATELA. S. fatiga. 
TRAJATELAR, V. incomodar, cansar, fa- 
tigar. 
TRAJATOY. AYÍ. Adj. cansado, ada; fati- 
goso, osa; molesto, ta. 
TR AJELAR. V. devorar, engullir; tragar. 
TRAMISTÓ. Adv. también. 

21 



ISO 



:uis 



TRAN. A«1t. tan. 
TRANFLIMA. A«lv. UtUpOCO. 
TRANIC. S. iiK«. 
TRÁPALA. S. i.mel. 
TRÁPANA. S ¡ilMon. 

TRAQul. S. aliatinnvuto, conítíTiíaciuii. 
TRAQUlA. S. UV». 
TRASALDABA. S. c*lceU. 
TRASAROÓ S. tejado, U?cho. 
TRASMONTAD. Adj. Uuido, eacondido. 
TRASMONTAR, * TRASPONER. V. cscoil 

df i~i-. luiir. 
TRAVO. S • • de csgrinm. 

TREBU. " ciiiil>el, reclamo, si- 

flUtlo. ¡A. 

TREJinO &. el ac-U) dc estudinr. 

TREJÜ. S. cruz. 

TREJUNO. S. estudio, trabajo. |i aiilic*- 

cioii. 
TREMENDO. S. tentacióü, iuctutivo ma 

lifiUO. 

TRENA. S. cárcel. 
TRENO. S. preso, recluido. 
TREN6A. S. prensa. 
TRENSAR. V. aprttur, prensar. 
TREQUEJANÓ. S. aprendiz, estudiante. 
TREQUEJENAR. V. aprender, esludiar. 

exaiiiiiiu)'. 
TRES DE MENOR. S. asno o niulo. 
TREZA. .S. bestia, calmlUría. 
TRIBUTARIA. S. mujer púlilica. 
TRIBUTO. S. mujer de gusto, ramera. ! 

maiictl>ía. | tde por vida rédito diario 

que se dalia al prestador j-qr su deudor, 

en el juc;;o. 
TRICORNIO. S. guardia civil. 
TRIFUSCÓ. S. paz, tranquilidad. 
TRUUL. S. cruz. 

TRIJULAO. S. crufifijo, crucilicado. 
TRIJULAR. V. crucilicar. 
trimurtI. 8. trinidad. 
TRINCAR. V. atar. 
TRINCAR. Y. encerrar. 
TRINCHÓ, CHA. Adj. Unto, la. ' pl. trin- 

clii'»."*, ellas. 
TRinchI. Adv. Unto, en tal grado. 
TRINO, INA. Adj. tercio, cia. 
TRINQUELAR. V. apreUr, comprimir. 
TRiNQUELO. .S. aprieto, a|)uro. 
TRINQUETE. S. cama dc cordeles. 
TRIPAS. S. dolor, disgusto o desasodiego 

en el juego. 
TRIPA8AR. V, admirar, asombrar, espan 

tar. 
TRIPA8ARI. 8. admiración. 
TRIQUÉ. .S. pañuelo do ]>nntas. 
' TRISCA. .S. alboroto. 

• TRiSCAOR. Adi. alborotador, fanfarrón, 

ri'voltoHo, acdicioso. 

• TRISTEZA. S. sentencia de muerte. 

► TRISTURA, .S. ( nial m/ii, IMU/Iiiorra. 



TUYA 

• TRIUNFO VOCEAO. ••<. ío«»^ de naÍ]KS. 
TROCANAR. V. :,ir. 
TROCANE S : . 

TROCANO AÑi .1, ada. 

7ROECANE >. 1, o|H<ración. 

• TROLA. S. ciiii.. 1*. 

' TRONCA S. I i>iii iii'iiia, manceba. 

TRONFARO. S. I ruino. 

TRONFARÚN. S. Iroi 

TRONGA. .S. la quel. .un, luAU- 

.■i.|,a. 
' TROPEL. S. cárcel. » ruido. 

• TROPELERO. S. salteador. 
TRUBiANO, AÑl. Adj. aragonés, oaa. 
TRUJAN. S. tal.aco. 

TRUJANDÍ. S. cigarro jiuro, 

TRUJE, .s. aldaba, llamador. 

TRUJÉ. S. yunque. 

TRUJf. S. angostura, estrechura. 

TRUJILÍ. S. an;,'íiil«. 

TRUJiPAO, ipA. AlJ. agarrado, ada. 

TRUJiPAR. y. .iL.'aMur, asir. 

TRUJÓN, OÑi. Ádj. angosto, U; estrecho, 

eclia. 
TRUNCHA. S. . ; I 11 "o. 

TRUNJÓ. .S. :i' . 1.. 

TRUPO. .'^. vit'i.i,,. . ... .|..-. 

TRUSI. .S. algodón. 

TRUTA. S. giro, regreso, retorno. vuelU. 
TRUTAR. V. girar. II regresar, retornar, 
volver, revolver. 
' TRUYÓ. S. calabozo. 
TUCUÉ I'ron. tú, te, ti. 
TUE Tron. tú, te, ti. 
TUMBARDÓ. S. purgatorio. 
TUN. l'rou. tu; tuyo, ya. 
tunI. S. botica. 
TURCO. S. vino. 

• turlerín. S. ladrón. 
TURNI .S. cueva, gruta. 
TURNIA. .S. sútaii'). lovaelia. 

• TURNÓ. A'iJ. ti.lii'-tiMi.. 

TURONiJE. .S. lobii^gucz, obscuridad. || 
Adj. lóbrego. 

• TURQuIa. S. jiistolele. I! dobla de oro. 
TURRA. S. ufía. 

TURRÓN. S. |iiedra. 

TURRONAO, ONA. .S. gilpe dado con jiie- 

(ira; jicdrada. 
TUTE. I'ron. til. te. ti 
» TUTOR. .*<. el que en el juego proUgía a 

los novatos o menorcí». 
TUTÚN. .S. lobo. 
TUYALÓ, AVI. Adj. dañino, ina;nialo, la. 

„ dañoso. 



REFRANES. - 41. A santo enojado, ron no 
rezarle «st.-i ].ng«do. 

4'i. Mira la mota en ojo ajeno, y no ve 
la viga en el suyo. 



XJ 



ULÜL 

UCHABAR. V. malparir, ü dar a luz. 

UCHAR. V. apuntar, designar, marcar, 
señalar. 

UCHARCARISA. S. colcha. 

UCHARAR. V. cubrir, encubrir, esconder, 
ocultar, tapar; velar. 

UCHARELAR. V. ocupar. |1 detener. || ven- 
dar. 

UCHARARAR. V. disimular. II simular. 

UCHARDÓ. S. manto, capa. 

UCHARELÁO, ELÁ. Adj. ocupado, ada. 

UCHARELAR. V. recubrir. ¡! ocupar. 

UCHARELÍ. S. ocupación. 

UCHÓ. S. rocío. 

UCHUÁ. S. extremo, punta. 

UCHUBALAR. V. enderezar. 

UCHUBALÓ. S. erizo. 

UCHUBALlCHÓ. S. puerco espín. 

uchubalochar. V. erizar-. 

UCHULAR. V. apuntalar. 

UCHURELAR. V. lo mismo que ucliarar. 

UCHURGAÑÍ. S. estrella, lucero, astro. 

UCHUSÉN. S. almacén, depósito, muelle 
para géneros. 

UDICARÁ. V. hubiese. 

UDORILÉ. S. celador; inspector. 

UJARANZA. S. esperanza (virtud]. 

UJARAR. V. conservar, guardar. || esperar. 

UJARELAR. V. hacer que dure una cosa. ll 
mantener. 

UJARIPÉN. S. confianza, esperanza. 

UJARRÉ. S. avecilla, pájaro pequeño. 

UJURÍ. S. alcancía, hucha. 

ULAGONÉ. S. baldosín, ladrillo. 

ULAGUÉ. S. barriada, distrito, cuartel. 

ULAGUE. S. fiesta, festejo. 

ULICHA. S. calle. 

ULIQUÉN. S. festividad. 

ULiQUiN. S. algazara, festín. 

ULTRAJISARAR. V. ofender, ultrajar. 

ULUGÁ, S. fama, renombre, nombradía. 

ULULÉ, UYÍ. Adj. enojado, indignado: ada. 
11 escandalizado, ada. 



énfasis. 



UYI 

ULUYILIÁ. S. familia. 

UMÚ. S. muro, pared. 

UNDEBEL. S. Dios, Ser Supremo. 

UNGÁ. Conj. sí. II Adv. ,sí, amén. || [nanaij 
Conj. si no. 

UNUMINCAR. V. confesar. 

UNUMINQUÉ. S. confesión. 

UPRÉ. Adv. arriba, en alto, encima. 

URDIBLAR. V. encender. 

URDiFLÁO, IFLÁ. Adj. encendido, ida. 

URDiFLAR. V. encender. 

URDIFLELAR. V. enardecer. 

URDiÑi. S. fantasía, ilusión. 

URDÓN S. vagón. 

URGUIÑÁO. Adj. sufrido. 

URGUIÑAR. V. padecer, sufrir. || tolerar 

URJIYAR. V. soportar, aguantar. || sentir 
pena. 

URREGICHA. S. y Adj. caliza. 

URREGICHÉ. S. caliche. 

URRÓ. Adv. adentro, interiormente. 

URUCAL. S. olivar. 

USCHÓ, CHÍ. Adj. mu3^ alto, ta; excel- 
so, sa. 

USORIPÁ. S, madera. 

USTIBAR. V. coger, tomar. 

USTIBELAR. V. recibir; cobrar. 

USTILAR. V. alzar. || arrebatar. || 
percibir, tomar. 

USTILELAR. V. acoger. || coger. |i 
dar. II llevar. || prender, jj exigir, 
jear. 

USTILO. S. recibo ; resguardo. 

USTIRÍ. S. horca, patíbulo. 

UTILDÉ. Adj. cautivo. 

UYAGONÉ. S. baldosa. 

U YAQUE. S. barrio, distrito. 

UYÍ. S. azúcar. 



cobrar, 

hospe- 
I! gran- 



REFRANES. -43. Amor de niño, agua en ees- 
tillo. 

44. A palabras necias, orejas sordas. 



VACA. S. mujer ptiblica. 
VACÓ. aquí. Adj. ansioso, osa. 
VAI. S. jirop. Eva. 
VAROA. S. |ialal>ra. 
VARioi. S. azoU'a, terrado, terraza. 
' VASio. Adj. muerto. 
' VA8IR. V. morir. 
VEA .S. huerto, huerta. 
VEAR. V. confesar, declarar, manifestar, 

jiuhlicar. 
VECINO DE TOMARES. S. el que faciliu- 

ha dinero a los que perdían en las casas 

de juego. 
VEINTIUNA. S. juego de naipes. 
VELAR. V. cortar, traspasar. 
VEN. S. invierno. 
VENAR. V. ex¡M?nder; vender. 
VENCEJO. S. pretina. 
VENGAINJURIAS. S. fiscal. 
VENTANA VACIA. .S. sitio O pla7^ en I.i 

mesa de juego. 
VENTOSA. S. ventana. 
VENTOSO. S. ladrón que hurta jxir la 

ventana. 
VERDÓN .S. campo. 
VERDOSO. S. lii^'o. 
VERGÜENZA. S. luca de mujer. 
VERO. S es|>ortón, sera, serón. 
VEROLÉ. S. seronero. 
VERRUGUETA. S. iramjia en el juego. 
VERRUQUETEAR. V. trampear, trampo- 

íx'ar. 
VIENTO. S. soplón; el de8cul)ridorde algo. 
VIGILÉ. S. ayuda; ayudante del verdugo. 
VIO LIA. S trompeta del verdugo. 
VIGOLERO. .S. ayudante del verdugo en el 

tormento. 
VILABERTÓ. .S. el que se fuga librándose 

de un peligro o de un castigo. 
VILAGÓMEZ. S. baratero en el juego. 



V, * vüahtrtó. 
I I [I Juan Dan- 



Vt\»U 

VILBERTÓ. V. * rilnbcrtá. 
VILHORRO. ."<. baratero. 
VIÑAS. V. irse huyendo. 

:íi¡iU Milir huyendo, 
virbirechA. .S. víbora. 
VISABA, .S. faiu, culiM. 
VISANTE. S. ojo. 

VISTOSO. S. el ojo. sayo. 

VIUDA. S. Iioroa. 

VIVANDERO. S. jugador fuj'ero. 

ViviOR. ORA. .S. ladrón, ona. 

VOLANTE. .S. tocado de mujer. 

VOLAOR. S. ladrón que hurta por ventan» 

o lugar alto. 
VOLAR Al uiina. V. descubrir un secreto. 
VOLATA. S. ladrón que hurta {Ktr ventana 

o tejado. 

VOLATERO. S. ladrón que acomete co- 

iriendii ]>ara hurtar. 
VOLEAOR. S. ladróu que hace caer a otro 
para rnUarlc. 

volver. 

fullero inconstante en el 



ladrón que sul>e con gara- 



VOLTAÑAR. V 
VOLTARIO. S 

ganar. 
VOLTEAOR. S 

h.lto. 

VOLTiSARAR. V. correr la voí, difundir, 
liisulgar, proiialar, extender; sonar. 

VOLTiSARAR. V. correr. 

VOLVER MARZO. V. cnml'iar la suerte eo 
el juego. 

VOZ. .S. consuelo. 

VUELO. .S. salto. 

VULGO. S. mancebía. 

VUQUÉ. S. lin, término, extremidad. 



REFRANES. - 45. Costumbres de mal maea* 
tro, .saeau hijo siniestro. 

46. De diestro adiestro, el más presto. 



X 



XIÓN. ,\(lv. «í. 



REFRANES. - 47. A Dios rogando, y con el 
niazo dando. 



4íj. Aquel q\ie no eret en buena madre, 
creerá en mala madrastra. 



ZARA 



ZASC 



Y. Conj. e, y. 

YA. Cout. de la. i! pl. íyasj de las. 
YABÁN. S. hierba, herbazal. 
YACAMÍ. S. agalla del pescado; amígdala. 
YACUNÓ. S. verano, estío. 
YACUNÚ. S. agalla i vegetal/. 
YAGULÉ. S. fuego, lumbre, llama, res- 
plandor. 
YAMAR. V. dar voces. 
YÁMARA. S. moneda. 
YAQUE. S. llama, incendio. ,¡ v. yagulé. 
YAQUEBAR. S. pedernal, piedra de chispa. 
YASPARDi. S. yesca. 
YBÚQUIO, I A. Adj. hebraico, ica. 
YÉ. Cout. del. 

YEGUA. S. mujer de vida airada. 
YEJALÓ, ALÁ. S. amo, ma; dueño, eña; 

projiietario, ría, 
YENIRÁ. S. desgracia, infortunio. 
YEONA. S. caja de caudales. 
YEQUE. S. ano. 

YEQUÉ, QUÍ. Art. y Pron, uno, una; al- 
gún, alguno: guna, ,, pl. yequés; yequís. 
YEREF.S. color, matiz. 
YERRAN. S. vara ¡medida). 
YERÚ, ERi. S. lobo, ba. 
YES. Art. un. 
YESANÓ. S. cerdo, puerco. i¡ tocino. 



f. ma* 



YESCALICHÉ. S. peldaño, escalón. 
YESCOTRIÁ. Ad. y Conj. luego, después, 

en el punto, súbitamente. 
YESDRÓ, DRÁ. Adj. izquierdo, da. 

no izquierda. 
YESLÚ. S. berro. 
YESTARÍ. S. caja de caudales. 
YETRUJACAY. S. encrucijada. 
YIGUERAR. V. llevar. ¡ arrebatar, 
YIGUERAR, Y, despedazar, 
YLÓ, S. espíritu, vida. 
YORBÓ. S. abedul, chopo, 
YULl. S. papel. 

YUNDAINA. S. gaita' chirimía. 
YUNDANERO, YUNDANÓ. S. gaitero, 
YUNDRÓ. S. cordón, 
YUSMIAR. V. herrar. 
YUSMITAL. S. herradura. 
YUSMITÓ. S. herrador. 
YUSTIÑÍ. S. ceñidor, cíngulo, faja, cinto. 
YUSTIQUÉ. S. ceñidor. 11 tapia, 
YUSTIQUÍ. S. banda; faja de general. 
YUSYú. S, berrera. 



REFRANES, - 49. Perro que no anda, no tro- 
pieza hueso. 

50. Cada cual con su cada cual. 



* ZACÓIME. S. criado de confianza. 
ZACHÉ, ACHÍ. Adj. feliz; dichoso, osa. 

* ZAINA. S. bolsa, faltriquera, 

* ZAINO. S. bolsillo, i traidor. 
ZANDUNGA. S. garbo, gracia, donaire, 

* ZANGA-MANGA. S. ardid, treta. 
ZARACATÁN. S. sastre. 
ZARACATANIÁ. S. sastrería. 
ZARÁNDELA. S. enaguas. 



ZARAPiÁ, S. sarna, lepra. 
ZARAPlÁO, lÁ. Adj. leproso, osa. 
ZARAPIOSO, OSA. Adj. sarnoso, osa. 
ZARDIOQUi. S. gracejo, salero. 
ZARRACATÍN. S. regatón, virola, i regate. 
ZARRACATINAR. Y. regatear, 
ZARRACATINÓ, lísí. Adj. regateador, ora; 

regatero, era. 
ZASCO. S. sayo largo. 



131 



ZIBO 



ZURR 



ZEBMANAR. V. imprecar, maldecir. 

ZERMANELAO, ELÁ. Adj. maldecido, ida; 
maldito, ita. 

ZERMANELAR. V. abominar.. 

ZERMAÑÁ S. blasfemia. 

ZERMAÑAR. V. blasfemar, execrar, vitu- 
perar. 

ZERMAÑÓ, AÑÍ. i\dj. blasfemo, ema; mal- 
diciente. 

ZERRAS. S. pl. manos. 

ZETAYA. S. aceituna. 

ZIBÁ. S. maravilla, cosa admirable. 

ZIBARSE. V. maravillarse 

ZIBO. S. milagro, cosa sobrenatural. 

ZIBORÓ, ORÍ. Adj. milagrero, era. 



ZIBOSO. Adj. maravilloso. 

ZiMALi. Adv. en verdad, de veras, cierto. 

ZINCALÉ, ZINCALÓ, AYÍ. S. gitano primi- 
tivo, ana.; 

ZINGUIZANGUE. S. terciado o machete. 

ZlRlARDÉ, Di. Adj. delgado, ada ; fla- 
CO, ca. 

ZIRÓ. S. cáñamo. 

ZIRONÉ. S. cañamón. 

ZONZi. S. silencio. 

ZUJEMIA. S. flor; virginidad. 

ZUJEMÓ, EMÍ. Adj. florido, ida. 

ZUMBÍ. S. aguja. 

ZUMÍ. S. caldo, salsa. 

ZURRO. S. paño de manos. 



EEJELENDRES CALOS 
REFRANES GITANOS 



1. A buya jonjaba, o piño lembresquéa, o 15. 

argostín ne aisna arasnó. - La cunacn- 
gaña, el diente miente, la arruga no 
hay duda. 16 

2. Aor grel puré, a bus bastarí cartraba ta 

o bustuyaló tenglé. - Al burro viejo, la 17. 
mayor carga y el peor aparejo. 

3. Grastí e calorró, ó postin prensando y 

nanai cocalé sastó. -Jaca de gitano, 18, 
la piel arrugada y ningún hueso sano. 

4. Or grel sos a Corpinchebí chaló, se lim- 

bidia ternoró. - El asno que fué a So- 
ma, asno se torna. 19. 
.'). Sauyós quelando y bedoros najabelando, 
chalan druneando. - Potros cayendo y 
mozos perdiendo, van asesando. 20. 

6. Bus mola apuchely ternoró, sos chande 

mulo. - Más vale burro vivo, que doc- 
tor muerto. 21. 

7. A greñí purí, lundeclá batacolí. -A bu- 

rra vieja, cincha amarilla. 22. 

8. Espivio bruquiló, gres sos estorido 

vaxúó. — Alazán tostado , antes muerto 
que cansado. 

9. Ne chorí sar dojí, ne cachi bi rati. - Ni 23. 

mida con tacha, ni mujer sin raza. 

10. Na s'aqueró a anguin, somia dor gel a 21. 

muí. - No se hizo la miel jmra la boca 
del asno. 

11. Coin camele bi visaba choré, pírese á 

pindré. - Quien quiera mulo sin ta- 25. 
cha, ándese a fie, 

12. Mistó, mistó, tamí garabele Debel e sun 

rozo me ternoró. - Bueno, bueno, mas 26. 
guarde Dios mi burro de su centello. 

13. Duque grasiiíes tercian, sauyós pupe- 

lan. - Donde yeguas hay, potros nacen. 27. 

14. Grasté baré, pire o pire ne. - Caballo 

grande, ande o no ande. 28. 



A cartraba aor bul aor grel y aor choré, 
anglal aor grasté. - La carga al asno 
y al mulo al culo, al rocín a la crin. 

Sat sonacai grel, o alcorabisa saré. 

Asno con oro, alcánzalo todo. 

Coin orrija salmoñí, elay chala an lach 
chorí. - Quien aprisa endura, caballe 
ro va en buena muía. 

Ruter sarmuñé quesá aor grel puchar, 
sos aor chande rudelar. - Más fácil es 
al burro pi-eguntar, que al sabio con 
testar. 

Na liquerarán o mayo aor pañí, oción 
ne abela jayipí. - No llevarán el asno 
al agua, si no tiene gana. 

Menda y mangue grasté, os dui terabla- 
mos mangúelo yequé. - Yo y mi ca- 
ballo, ambos tenernos un cuidado. 

Aor goró, presas o chirije jetró. - Al po- 
tro, que le dome otro. 

Bus camelo gel sos nu legere, sos grasté 
presas nu bucharele. - Más quiero as- 
no que me lleve, que caballo que me 
derrueque. 

Pupelan gorós, ta os jetrós. - Nacen po- 
tros, como los otros. 

Or grel sos na soscaba querdí a perni- 
chá, bornora a ortricá. - El burro que 
no está hecho a a Ibarda, muerde la ata- 
farra. 

Unga baloga o grasté, nanai cambia es- 
pusifí caique. - Si el caballo vuela, no 
quiere espuela, 

Dui empersó j'es grel, simachí e mistó 
dañé.-Z'o.s- sobre un asno, señal de 
buen año. 

Apuré grastí, solibarri nebí.-^ jaca 
vieja, brida nueva. 

Nasaló grel, sninjiaral c qucré rechala 



135 



29 



30. 



hi caste. - Asno malo, cerca de casa 40. 

aguija sin ¡mío. 
Penó o mayo aor choré; gertúo, naja an- 

dolayé. - Z^íyo el asno al mulo: tira 41, 

a/ld, orejudo. 
Gírelas sar o grel, y at diñará sar o mam- 

poi'í an a cinché. -Burlas con el asno, 42. 

daros ha en la cara con el rabo. 

31. Grastí espiviá, piya an plasnó, tirajai- 

chí y sar cherdiyí on a sentayí, aisna , 43, 
e sinar barí. - Jaca castaña, bebe en 
blanco, calzada y careta, ha de ser 
buena. 

32. On duque pero o gel, perará a tenglé. - 44. 
Do vino el asno, vendrá la albarda. 

Choré langó y chavoré mancanó, o urji 

yan saró. - Mulo cojo e hijo bobo, lo 45. 

sufren todo. \ 

Goles e ternoró, ne aupran aor charo. - I 46. 

Voces de asno, no llegan al cielo. I 

Aor sauyó y aor bedoró, a ortrica posta- 

ñí y o solibar grasnó. -Al potro ¡j al • 47. 

mozo, el ataharre flojo y apretado el i 

bozo. ¡ 48. 

A grel postan, liló erreubrodemán. - ^4 

burro flojo, arriero loco. \ 

Greñí purí, tué diñará o postí. - Burra \ 49. 

vieja, darte ha la pelleja. 
3S. Grasté alendeló, ne sina jayipón, - Coba- 50. 

lio harto, no es comedor. 
39. Aor grel mulo, aor mamporí a chor. -Al 

asno muerto, la cebada al rabo. 



33 



35 



36 



37 



A cachi ta a chorí, per or pinsabo os en- 
ra a orchirí. A la mujer y la muía, 
por el pico les entra la hermosura. 

Pre diñar an o grel, diñar an a tenglé. — 
Por dar en el burro, dar en la al- 
barda. 

Sat ternoró a greñí, ne chala aor asiá 
basta rí. - Asna con pollino, no va de- 
recha al molino. 

Ne jerbayes ne lijes, ne olaceres an go- 
ró, ne tirí romí darabes a jetró. -Ni 
fies ni porfíes, ni cabalgues en potro, 
ni tu mujer alabes a otro. 

O grel sos bus cúrela, bus sigo o tenglé 
l»arabela. - El burro que más trabaja, 
más 2^f07ito rompe el aparejo. 

Grel e baribustrés, o jaman tutunés. — 
Asno de muchos, lobos le comen. 

A oprecartraba niulaba, sos nauai a car- 
traba. La sobrecarga mata, que no la 
carga, 

A grel puro, olibal purrubáo ó. - A burro 
viejo, múdale el pesebre. 

Coin a grasté na olacera, ye grasté no- 
nardian se pera. - Quien no monta a 
caballo, del caballo nunca se cae. 

A puro grel, bardorí flimé. -^ burro 
viejo, poco verde. 

Grasté tirajaiché e yequí, baró, e dui 
fendó, e trin chorré, e star busnasaló. 
- Jaco calzado de una, bueno, de dos 
mejor, de tres malo, de cuatro peor. 



FIN 



ÍNDICE Olí MA'llíklAS 



Expli<*«''i<>n d^ nt<rvviaturas 1 

I' 1 OitAiioGcrniajH'sco 2 

N .. is. - Xciiiilin'8 ^jfo^jiiilicos 67 

L> :j)i;i5. - l-i Miiiana. - Niinicros cardinales. - Números ordiiinli!» 68 

r«l«l>r«s que indistintaiiicnte av usan en cnló y nrrntnnfsco con un mismo M?ni(i- 

■ ado 69 

I>:r< ionario Oitano-German('8co-E8|>ahol. ... 71 

liejelcndres calú» (Ucfrauea gitanos) 134 



ERRATAS ADVELRTIDAS 



DICCIONARIO ESPAÑOL-GITANO-GHRMANESCO 



I.M.I.NA 


( ' l.i .M>A 


i ]>» \ 


DICE 


DBBB DECIR 


10 


1." 


80 


mayordomo 


» mayordomo 


12 


I." 


60 


buguqueró 


bujuqueró 


12 


2.» 


31 


liucliuñí 


bechuM 


20 


1.* 


última 


de (monto) 


(de monte) 


21 


2 » 


26 


cosas 


casas 


22 


2." 


1.» 


(en el tormentx)) 


II (en el tormento) 


23 


2.* 


40 


Voz 


vez 


24 


1." 


46 


Villion 


Vilhan 


24 


2.- 


33 


Dolor 


Doctor 


30 


1 " 


21 


dranchó 


dniíiclió 


32 


2" 


15 


gastisorclar 


gastisarelar 


37 


2." 


10 


irrnscible 


irascible 


38 


On 


32 


Con i 


Coin 


42 


2.» 


•JO 


lied orí 


bedorí 


60 


1.» 


f) 


ro/.alÚ7.ón 


rotabiyón 


C4 


2." 


4 


;q\iicro! 


iquielo! 


59 


1.» 


2Í) 


luir bear 


)>arbcar 


60 


1 ' 


23 


cliifunií 


cliifrunií 


68 


1." 


39 


mnrdicliola 


nardirliola 


67 


2» 


11 


lUirjichiíjtií 


ISurjacliiquí 



DICCIONARIOGITANO-GHRMANHSCO.ESPAÑOL 

balda({U<'> 

bari'H 

conclicngeró 

ja II roye 

inqiiPNtaro 

laclitt 

minrhahar 



77 


2 » 


Ifi 


bardaque 


78 


1" 


32 


b.'ll.'ls 


í<6 


2." 


32 


1 ..iiiiicrgerrt 


10;i 


1." 


28 


jaiiiK-ye 


103 


1 • 


38 


jaqtii'iitario 


10 j 


1." 


41 


l.-cli.i 


109 


2.» 


02 


1 mineliabnr 



PLEASE DO NOT REMOVE 
CARDS OR SLIPS FROM THIS POCKET 

UNIVERSITY OF TORONTO LIBRARY 



DX 
115 

P2 



Pabano. F. M. 

Historia y cost\imbres de 

los gitanos • • •