(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Juzgados militares de España y sus Indias, Volume 4"

This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 
to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 
to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 
are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 
publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with librarles to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 

We also ask that you: 

+ Make non- commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfrom automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remo ve it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
any where in the world. Copyright infringement liability can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's Information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 

at http : //books . google . com/| 



Digitized by VjOOQIC 



Digitized by VjOOQIC 



Digitized by VjOOQIC 



Vi' 








f f ■ - 



UNIVERSIDAD COMPLUTENSE 

iillllllllll 



/ 



531863466X 






Digitized by VjOOQIC 



^•IC^^''/ 



JUZGADOS MILITARES 

DE ESPAÑA 
Y SUS INDIAS 



\ 



Digitized by VjOOQIC 






— .'. -T-orr 



i-.j 'wJ* 



,B A I a ;^ í 8 U 8 Y 



Digitized by VjOOQIC 



JUZGADOS MILITARES E 

cu) 

DE ESPAÑA Y SUS INDIAS. ^<»V^ 

POR D. FÉLIX COLÓN DE LARRI JtEGUI. 



TOMO IV. 

Contiene en dos distintos diccionarios las penas del exérdto 

y armada comprehendidás en sus respectivas ordenanzas 

y reales resoluciones posteriores hasta el año de 1816 

y parte del 17. 

TBRCB&A EDICIOK CORREGIDA Y AVUENTADA. 




MADRID . 
rOX IBASRA, IMPRESOR OB CÁMARA SE S. 11. 

CON SUPXKIOK P.BRMJSO. 

Digitized by VjOOQ IC 



,-- ^ - *- 4 — . -n 



: TV 






^^^ - ~ .-4. B»...^ Jft. ^. -. ^ . '* - . -. .'. 1. i*^' ib.,A» >^r k 






r» • -^ 






^ 



^^y(: 



c r f a A i^ 



'-\ ' ' '. « n :i 'A 1 ; •,. ♦ :j 



Digitized by VjOOQIC 



- ' '.- • XICEI^ÍCIASa .• \.: 1 

os I^A FKIMSRA EDICIÓN ^ 

POR LA VIA RESEíiyADA PE MARIIÍA. 

xS xdmimadd de orden del Rey la parte del cuarto t^ttta 
de lá obra de Fm. ■ Juzgaddé Militares de España y sA 
Ibdias, q^ie trafadeJas leyes penales de marina*^ se ha 
servido S.M, conceder áVm, la licencia que ha soHcHradi 
para su impresiona Dios guarde áVm, muchas oBás. San 
Lorenzo 27 de Oetu^e dA.i'¡^&.siFaldés,.síSeSor ddü 
Félix Colón de Larridtegui, 

POR LA VIA RESERVADA DE INDIAS. 

^ atiéndese reconocido el tomo cuarto que ha presentado 
Vm. de su obra Juzgados Militares de Espafia y sus In- 
dias, sobre las penas del exército^ se ha dignado el Rey 
concederle la licencia que solicita para imprimirlo por lo 
que pertenece Á Indias , teniendo presente las adiciones 
, que expresa eladjjunto informe, para que corrigiéndolas, 
pueda proceder d su publicación* Dios guarde d Vm* mu- 
chos años, San Lorenzo 3o de Octubre de i '¡dQ,:zFaldés, = 
SíSor Don Félix Colón de Larridtegui, 



Digitized by VjOOQ IC 



POR LAYIAdNS3myj^^J3 GUERRA. 

Jl/ 1 Rev permite que Vm. pueda disponer la impresión 
^^/ r«¿ríí?' íW¿?V^7w' Juzgados Militares *ae España y 
de las Indias con que concluye su obra por lo perteneciente 
uí'^áwdtár^yJdalngs'pórsfMl^ dé sufüero^!SC^ 

Ék^^s^ i^eal/Tkáén J!n4üÉrtic^:jáciirfli. .paf:a,\s% \iu¡tiéi4^ 

ñ^ílh^'pnsek^^&^M^I^s.gú^d^^ ikuchoi amu 

Biá¡la(ri9ii^J}i€íiefñkre de'iqíí^j^.iÁG.enóñinM^hatíen^ís;^ 
¡RHionSmí'JFdfíé^CbíónMI^^ 70 -, '^.,\ 

\I.Il\. '.'.iV ■;;. \-/. zz ^(^Vvn^r^j \^\^ ZTir'.:\^ ^^\ v;\f^z ^a;:-b 
c' -■-' ^•' '';;"\^^^ '^' .^ -.'i ^'' :*« . \;'- ""^"^^^ ^';)•»^^^ ^- .r\r];.v^ yt^ 



Digitized by VjOOQIC 



-i ■'.•... , -...I ij,v 



índice 



SfiL TOMO dJARta POR E^ ÓRD^N. ALFABÉÍtóOL 



t:» . ,,; ^ — X- 

JT.ban¿hno de cHttíneláf ' '^ i Bagag^s^ ^ a ,33 

^Del puesto en accim de guerra^ i 99ndos de Iqseatítoúes gtm* .. 

•»**J9e provménés jf'Hos^iáh'e - — \^yales en campana^ : >j^ 

en 'tferolíd' de gtferro. Véase'-^ - ^^De^'-foliM^-^ . viur-,.li .1. 03143® 

* Vlepeadientes de las «previ- Baqueteados^ .i:^:.-.>:^8 

siones. ^ , '• ' — JJ/gamlo.^JP&»•II«a«ado3 ¿«tí') 

Adulterio^ ^ • ' »- - -^ \veces. -. ;> „.' .. , 

Alboroto,^ ' * . ^ 5 Blasfemos^ \. -.h iv»;.. .|9 

SBéahuetes. Véase leoocioioi - ' Sp/eion Jiulo.i oh*o^::jt 1.: ,^j^:; .39 

SBivosia. '** m.** '.-< BorrooU; ^á0«f> eaibFÍftgMñUt<i! (O 

AlhueeHíÁi. ^alí presidtow « > |-- Cadere^^^ oaffi^ooléfies^ 9«tfi h 

'AñjamientOf . ' ' ^^ 8 deten tenerse fara la imf^.ú\ 

AlatJiere'fde céteá^ é los mi* - — '\skion de las pena^ ..; ;íitjf9 

Mares, lo Careo»^ d«k: aifjWr;iiÍ€if^w»;*f ^ j 

Amancebamentó^'-- - '^^ í to Q\'el defensor, asi cot^ilofoo^r 

A^ehension de desertores. Véa^"-^ ci^t.reús «comoti^on» iAi ^dc^ }- -. 

ie-ctóla¿ioi!;i '•'-i r:mu ita— la tropa^ü/ j zíi • í .;u!n ^^j^o 

'Asinas prohibidas, ^^-^ l'..u:io Onadosiida; fífcejí^ ^^r .; .>*\^4o 

i^rroiiear ^i^bdAn im fer fif¿n-^ — Casamiento* clandestino,, r.il : .44 

- . dado. 17 ^*^De o^cia/ subalt^rna\](ngimn\, t 

Asenso ffltéHié, no^se admiteu^'^ — do el dote^ de $u wif»g€if)n:A .74 

:* ^ste re^ísito^ ; ''^»49'¿f-t6 es^onsaless, . . ' . ; 1 j¡ 40J47 

^e^fnéil*^' I ^- ^' -^* '* * -+y — 5m ittcoiMíárnrticÍ4.(W.|iiír'tt.l 

'Auxilio á la^desefáon^ t-. ...17 . roco cástreme, ^ : .:i47 

AáxÜío 6 abrigo de cualftier — -^Sin el as^ns^'faterná^ - -^ 

dethó, . -»7 — 5«rü^encii, , ^. i u ... t.. 4$ 

ilfullto i fi» jtt^fídtf, •' Vi 18 CaiN'iitj » átro^>xití eésiigau 

-* mí A las ftmm 4eale9, ou, r :-a6 oomoiiwwifiW^jtUmu i. ^^.^^7$ 

— il'-^dliitdsn'dDr, s»i[» rvii.^ílo «'listar <S peicar en líempqndfn 

4tw, n • . ■ \ . 26 Centinelm.iniult^Mijelíiu.Vías^:)^ 

«-De la brigada de carúbi^ r:!Ínsulto, ,:i ^ j^ 

fie»W/u v^ : i,^, . , ,,i. \^i '^Quá Atandmem el-^ifue^to% j-95 

^^De las fortidas de t^dn^i ^ — j2f^ rde«a;^ii. tmi^rdeí-Jm} 

**i *. * ' • * * .'• * -'--^ T ' iwano, j. ''".^jLíii-. r^-; 7-p 



Digitized by VjOOQIC 



VIII 



índice de las MATERIA& 



mi ' adviifie^ 76 

•-^iif se di xa mudar por qtdin 

no^Ma |tt cabo 9 76 

«»^2*^ Si Jialli dormido^ 76 

— í¿*** ^^^<^ J^(íaíe robo. 
Ciuté.'\Véasi presidio de Afri* 

ca. 

Cirujanos qui den certificado* 
r nes falsas , ó no ohedei^an 

al ''^ru]ano \major^ . 'j'j 

C^rdía, ^^ .77 

Oipato di disercion. V¡íasi dei- 
V ;,8ercioQ. , . \- 

Condwiáon dé moneda, sin las 

correspondientes guias^ 78 

eductores de equipage en 
<: [campaña que^ deUnqtséu^ • • 7S 
ConieiHMñjHo di oero delko. 

Véusi auxilio de qualquier / 

delito. i 

&ntrabandOf 78 

Cofirraomidrei.4 la ordetkinza 

de moaM;, .79 

«»I¿;^ 4 ito aniemnaii di ca%a > 
' 3^ pesca. Véase cazar. > ^ 
h^A los bandos^' :di policía^ 

Véase bandos. 
Crímin nefando^ 79 

Defensor ^^qm m H arregla á 

la'^ ordenasiM^ Véase iofrac- 
* tor á la ordenanza. 
Defrau^adoree di las nntat 
' naliSf 80 

delación di disertoresy 90 

iDelinqüentes qtte se pasan 

á oirop reynoiy ' i sí aoh , 
; gen á imbarc0CÍQms isesrash 

géras^ í ' 98 

.Delitos con inmusudad^ 116 

^^Cometidos 4mes di inírar 

á servir^ 117 

^^Levei di qéi Pñaían iasót'* 

denet -que «m copian in la - 
<^ vo% embriaguez^ 117 

DimeneiOf 117 



hióeúdienses de provisiones y 
nospitales en campaña ysi 
los abandonan^ 230 

t)esafio^ , /J30 

Desaguar estanques. Véase 
,de^rdenes en las marchas* 
Disitcson^ f 130 

''^on circunstancia agravath 
^ te, como la execí4ada en canh 

— il paisis .extrangerosy ijft 

•— ^ bordo di cualquiera fm* 

barcacjonj 137 

— ií moroSf 137 

''^Escalando muralla^ forzan» 
- do puerta ó puesto di guar* 

^^Estando preso, 137 

'^Induci/i^ auny^ «O lliffti 
^ á efectoj 138 

-»De circunstancia agravante 

con Iglesia, 138 

'rrSin circunstancia agravaih 

Urx 138 

^-£ffi tiempo de pa% di pri* 
' rmera vez, 133 

m^El di segunda ve% con Igli- 

sia ó sin illa, 140 

— En las deserciones se pier» 

dtíí las cédulas de premios^ 141 
mJD^ casos particulares. 143 

^^Antes di naberse incorpora- 
do in su compañía, 143 
— Df soldado cumplido, 143 
m^AuxUio de la deserción. 

Véase desertores auscUio di ' 
m^onato. di. disircion, 144 

Desertor que en cuadrilla — 

c0fiiff# ^MgMit delito. Vém^^ . . 

se desertor que en su fu* 

ga &c. * -• -. 

•¡rindultado que vuelve á d§^ 

seriar, 144 

^^Qjue justifique haberle faltíh 
" do fu alff^ dijm q^ m h ^ 



Digitized by VjOOQIC 



¡05 oficial fj á sus gffes por. 
algún resentimiento \ susí 
penas véase en la voz oñ" 
cíales en el párrafo 58^ 

DeudaSf .^ . 

iQh&plina de la tropa. Véor 
se especies contra la disci- 
plina. 



deb$ suministrar^ - ^ i (^45 

^^Que en su fuga hubiese co-r 

metido otro delito en esta 

voz está la arden de 8 de 

Mayo de 97 sobre los de-^ ^ 

señores que en ctiadrilla, 

cometen algún delito, * H^ 
^^Que hubiese entrado á ser^ 

vir como substituto de otro, 148 Disimulo malicioso de nombre, 
^^Sin^haber recibido aun el f^es* _ patria, edad, religión ó 

tuario, 149 estqdoy 

*^Que vá^ á^ seriar plaza á . .- Disparar el fusil sin órdeiuí 

cuerpo de paga mas alta, 149 Embriaguez, 
.*£/ que se descubre ser ma- Encargos ágenos de la mi* 

triculado de marina, 149 licia. Véase fajtas en ofí- 

— E/ que je^ presenta á goz0r Cjos. 

indulto. Véase indulto. . J^ncpbridor de dc^c^w^rés. 

^^Los que se presentan d -^^ -líéase desertores {ai^lio 

Rey, . i$0 de) ' . :v 

^^De dos regimientos á xual —Pe vagos y delinqüentes, 

; de ellos pertenece, 154. -—De ganados, 

.—/^ Portugal, ^ 1 5 j[ Entrar los soldados cuan¡do se 

«^De caballeril He linea^ y /i* • íttaca un lugar en las casas 

gera sin circun0ancia\Hgr<¡h , ^^m sin üen mandaíbis,. 

vante, 154 Entrega de desertores, ^ 

^JDe los regimientos de guor* .. Entregar los oficiales resentim 

dias de infantería, 15$ 

a^JDe la real brigada de ^arO' 

bineros, :i . ' i$8. 

^^J)e los cuerpos de inválidos. 

Véase esta voz. 
..JDe los regimientos de mili" 

cias de España 1J.9 

—.De. ¡os regimientos de sui- . 

— De ¡os presidios. Véase esta 

voz. 
»-De tos regimientos de mili* 

cias en Indias, .^ 1^4 

peiertor^ {auxilio dé) , ,. 1,68 Éspiay de Mtibos^sex$s, 
Desnuda/ wheridos. en.cayipct '^ Bsteli<^afQ <(, engo^ en. la; . 

de batallfl, * 171 contratos, ^ 

Desórdenes cometidos en las Estupro, :,^ 

maaáiasj . .171 Exceso; de ¡a tropa que no 

Despachos ^^seales en$regar¡os se contienen por Jos gefes, , 

iW IV. h 



i^ 



257 



1T4 



'74 



dos los reales despachos de 
sus empleos. Viase^ el par* 
T^fo 58 en ia tjoz^ oficia- 
les. 

Escalamiento de muralla, es^ 
tacada 6 camino cubier* 
to. 

Escalar ^ ó^jntrar furtivamen- 
te en lugares sagrados, 

' Véase insulto á dichos lu* 
gares.' 

Especies contra la ^discipü^ 
na, . . , 



1 8a 
i8c 



*8jL 
181 



2S7i 
185 



ii6 
187 

188 
188 

188 



Digitized b\¡ VjOOQIC 



tmñCE DE LAS MATERIASr 



«—De lícencffl temporal. Véa^ 

$€ Ucencia. 
Excesos en la corte las noches 

de san Juan y san Pedro, tSp 
Eligir costas en el alistamiento 

de miliciasy l8p 

Extracción de tnoneia fuera del 
* \eyno. Véase en la voz de* 

fraudadores en el art. 38 

de la cédula de 8 de Junio 

de 80 j que se halla en la 

tóg. 8Jf 
•*-De ractones de pan^ faja 

y cebada, 189 

Falsario de licencia ó fasch 

Srte, 19a 

e selíos reales, i^%- 

—De p:sot y medidas, 192 

Falsificar firmas, 192 

Falso escribano, 193 

Falta de subordinación, 193 

t^De puntualidad en acudir 

á su pumo, 194 

m^1)e respeto á los oficiaks 
' cuando van de uniforme, ' 1 94 
Faltas al ssrvicio diario de la 

plaza, 194 

— Brt oficios ¿ encargos age* 

nos de la milicia, 194 

Forzador de bienes eclesiás" 

ticos, 194 

Forzar puctta de plaza 6 cuer" 

po de guardia, ; '94 

^'A nmgeres. ' Véase yiólelH ' - 

cia. ^ "'^ 

F\ractura, - r95 

Gancho, 1 95 

Gibr altar lo prevenido en la 

mutua entfe^a de deserto^ 

res entre ét géüerat espa* 

^fíol "^^ eí gcberoador de ia 
' plaza, '9$ 

Habilitado que quiebra, 196 

Heridas téngase presente la 
* real orden de ^jp de Ju-* .- 



mío de 1817 que se copia 
en la pág. 5, 196- 

Homicida de sí mismo, 197 

Homicidio con ventaja ó' de 
caso pensado. Véase alevo- 
sía. 

—En propia defensa, 197 

m^Hallándose los soldados con 
las armas en la mano, 197 

m^A personas eclesiásticas. 
Véase insulto. 

•— ií superiores. Vean insuU 
to. 

Ilegalidad de dependientes y 
vivanderos, 198 

Imágenes divinas, insulto á 
ellas. Véase insulto. 

Incesto» tt04* 

Inducion á deserción. Véase 
deserción Inducida. 

— ií riñas, 304 

hidultos, delitos que se com* 
prehendek en ellos, 204 

<^£/ publicado en 4 de Ene-- 
Té ae 1803, acó 

^^El ' publicado para los de* 
ser t ores en 2^ de Octubre 
de 1804» 307- 

^^l generíd que se publicó 
pof^ el Rey nuestro señor por 
el . ministerio de la guerra ^ 
en a de Setiembre de 1814, 3o&. 

ém^La declaración de los induU 
tos corMpondi al Conseja 

C*<{e guerra en España, y en 
América á los virreyes y 
capitanes generales. Orden 
de 18 de Enero de 1803» ^^ 

Infidencia, '^ ata 

Infractores ala i^rdenanza, ot'g 

Injuries, stu diferenUs -^ies* 
'pecies, ai 3 

Inobediencia, a 1 1 

Imíancias que no vayaet pofc 
conducto de Jos e^$ ^^% 



Digitized by VjOOQIC 



iíKWCtt UB LAS MATBRU&l 



U6 

2í6 

ai7 

217 
%%2 

233 

223 



223 



aU 



224 



hmdto á imdgims divitkü, 

•— -á lugares sagrados, 

•— iá sacerdoies y rriigWOSf 

— ií superiores^ 

— ^ií centtnelas, 

"f^A saivagúardiasp 

— ií patruUas. 

^-Contfa el prebosU^ 

''Contra ministros de justi* 

^^De los soldados á Qu^uiera 

estando Je f acción, 
'•^De los soldados no estámdo 

de facción, 
— i4 otro 4 presencia dít tr0pa 

ó dentro del cuartel, 
— 2I los portaTígueros. Víase 

peazgos. 
lnutili%arse maltciosamenU por 

libertarse del servicio, 2^24 

Lwálidós qme cometen desér* 

derns, 294 

Juegos prohibidos^Xíi. 226 

Juramento execrable por coi- ' 

tumbre, 228* 

Lenocinio. S^S 

Levas. Véase vagos. 
Ucencias temporales, ^ ^^9i. 

^^Bn Indias. 23(( 

Llevar comestibles á la pla%a 

de Gibralt0rf, > Véase paea^ 

la linea. 
Malgastar el dimro^x40l rofs* ,.' 

cho, r; ; ' */tí>*l 

Maltratar al patrón i ^ ct«^ m 

quiera o^ra per^na, r o.. .124; 
Mascaras están prohibidas, , 24$ 



24^ 



I 



i^riffMMiia Véase c^saqi^ia* 
to. . • . . '..' ■ r-t ;a .1 

Milieéas, sus deseru^ns* Véa§€ >* .; 
deseftoceik , 

— *5» alisttmiento. Véase co«t 
taa. ■ , ' . ■ 

anderos .W^^rr* ü v .. a44 



ordenan%a. 
Nefando* Véase crimcD. 

Obediencia en cicriqs casos,' 2^6 

Oficiales penas que se les im^ .. 
ponen, en tod¿s l<k% urtkulos 
de La ordén(m%a y órdenes 
posteriores, 24J 

'^Delitos de l6s oficiales que 
han de juzgarse en Consto 
de gf^erra de generales, a$tf 

<^Los ,ipAe cometieren el aten* 
tadú' de entregar resentidos- 
los despachos á sus gefes 
arden de 2^ de finero de 
- .802, 2$7 

224» '^I^s^^^ hagan xfiottrso en 
vo%. }fh cuerpo orden 4f n 
de Noviembre de ^2 y 9 
de Marzo de Zió, 2 $8 

Pah dadq^á o^o, 26í 

Parricida, - \ 261 

Pasar ^ el fos^ de una plaza 
'para desertar, 261 

Pasar la línea de Gibraltar, 261 

Patrullas insulto á ellas. Vea- 
f i^ esta voz. 

P^^gos y portazgos, no están 
ekeníos ,m pag/ar^oí Iqs mf- . 
- litares que no vayan de ser- 
vicio, 26 J. 

Pedir gra^a por un reo en el 
aet9 de fxeeut¡arf§ la sen-» 
turnia tiene pena de la vida, 264, 

Peñón, láe. Vele^ la Gomera. 
Véase prflfidi^ 

Pérdidas de plazas 6 fuertes 
por Síifrpre^,:^m 'f; *^ 

Perjunoii > 3<>í 

Pescar en tiempo de veda. Véa« 
se c^z^r. ' 

pla%a supuesta, ' ' 26^ 

Premios ieamst^i^plk fl \ 

Íservi^^ 265 

Siisidio^ . ^ 274 

¿a 



Digitized by VjOOQIC 



At 



ÍNDIC3S DE LAS MATMIAS. 



— *ZVb puidi exceder de diez 
años la pena de presidio 
pragmática de 12 de Marzo 
de 1 77 1, 275 

Presidios de África en general^ 279 
'^^rdims particuiares que iO* 
^bre esto ss hayan comurúca* 
do á los gobe/'nadoreSf 379 

•—De Ceuta^ 388 

Pfesidios menores haw de esH 
nombre se comprehenderi-4ós 
tres de África y MeliHa^ el 
Peñón de Velcz la Gomera 
y Alhucemas^ 393 

P^^ttstantesy 30 1 

do en lat ín^pas. Véase di-^ " 
símalo . laalicioso de 'Re- » ' 
' ligion. . •. . N 

Proveedores que falsifiquen el 
peso ó' medida de los \gé^ 
ñeros qOfi distribuyen á la - 
'tropa, 303 

Quebrantar la cárcel^ 303 

Quedarse de noche fuera del 

cuartel sin licencia^ 363 

Raptol ''"^ ( ^-^ ^ . . 2^^ 
Reclutafcon d$lo y contra or»* '/"» 

denanzoy „ '303 

'^A soldados de otros cuerpos^ 3^7 
Recursos ' en vo% de cuerpo^ - - 

Véase ^ h vo'% ' oficíale^ ^-^ 
•í el- S.*59>' '* * -' "3^8 

Refugiarse los Holdadoí 4 '^ /íj'^^^'i 
Iglesia á dedudt/sur-que^ 
jaSf ^ ' ** ' '^^ '^ '• 31-1 

Reincváetítes*' St^'^ereera vez}- \ 
^ th los delitos levei ^de^mie '^^ 
? íratan ^ las ^ órdenes copiadas \ '^^ 
en la^oi etnbriaguer> ^ 314^ 

Re^mientos de guardias de 
\ infantería f • . ^ ' ST^ 

Reos ü^T^éadóf ú'-deéiarW - «^ 
c penas á los que lo hiciepéñ^'^^%i± 
desistencia á la tropa, t ^ ft^^ 



— i4 la justkia, 3 ' 7' 

Rifasy 318 

Riñas de que resulten muertes -^. ^ 

ó heridas. Véase homicidio 

én riña. - 

Roboy <* 3i-5r 

'^Hecho en cuartel^ casa de 

oficial y paisano en que esté 

alojado p tienda de depen- 
.diente del exército, 319 

—Con fracféfray S'T" 

''^De particular f 333 

•— £/ cometido por una centi- 

nehy 328 

— £{ cofiieifio con muerte^ 331 

m^De vasos sagrados, 331 

^-^De armas y municione s, 331- 
^^De ganados, 331 

m^Hecho en la corte, 331 

—En los presidios y 333 

Sargentos tío pueden ser cas- 
{ tigados con espada y palo y ni 

pilabra injuriosa^' 334. 

Sedición, -'^ 334 

Sepiiltura quebrantada, 336 

Sencido doméstico, 33^ 

Simonia, • • ' 33a 

Si^drnadores, , ' • 336 

Subordinación. Véase falta de 

subordinación. 
Suizos^ ley fs y estilos porque 

se gobiernan, ' .-^ 336 

Testigéh if<kiéSyOrA'^ ^ : ^ . • - 33^^ 
TSr^r á palomas 6 á animales 

domii$i^o^ H -^- ; l .33^ 

Tcierancia en la disciplina, 337 

Irnof íior, , - . .. ^^¡'f 

TrampéséH^'^ -> -^ - .v» :.:.>n.»ij^ 
Tumu/ío^ Véase scdiccion. • 'í 

^ i sacerdotes. Véate itw 

suitíh '-' -'^ -í^ ■ -' • -' • — 

Usurero, -^38 

&left5f/foiie la tropa, ^ r ^ '3§t 

Fago#'^f^e^>t^Ml'4é5'^^^tÍMifl«>oi.« 



Digitized by VjOOQIC 



ÍNDICE toE LAS MATERIAS, 



xiir 



cwnhféhindtdos en esta voz 
y el modo como han de des^ 
finarse al servicio de las 
armas, 342 

Valerse del nombre de sus ge- 
fes íin ser mondados^ 361 

Variar los itinerarios de las 
tropasy 3<i 



Vender el soldado la ropa de 
municionj ^6v 

Viciosos, los soldados que lo 
sean habitualmente tienen 
las penas que expresan las 
órdenes ^e u copian en la 
voz embriaguez, 361 

Violencia A mug^res^ * 363^ 



PEÍAS DE MARINA. 



V 



Abandono de centinela, 
—De guardia, 
^-^Dcl baxel. 

Abordar múliciosamsnte otra 

embarcación. 
Acción torpe á escandalosa á 

bordo. 
Alboroto, 
Alevosía, 
Aplicados' por sentencia á los 

baxeles, 
Armas prohibidas. 
Arsenales : penas establecidas 

en ellos, 
AUnncia del marinero dé su 

domicilio el año que le toque 

de servicio. 
Auxilio á la deserción, 
■— D^ reo prófugo, 
^^De cualquier delito, 
— -á la justicia. 
Bandos de hs comandantes ge» 

nerales. 
Baqueteados, 
Barrenar pipa d^ vino, 
Blasfemos, 
Borracho, 

Capitanes mercantes, * ■ - ' 
Casados dos veces. 
Casamiento sin licencia, 
Cabo de escuadra de luces que 
no^cuidtí^ de 'lo-' prevenido á 



3<^5 
365 
36^ 

166 

366 

3Í<5 
366 

367 
368 

36» 



381 
382 
382 
382 
382 

382 
383 
384 
384 
384 

384 
384 

384 



bordo. 
Centinela á bordo, 
Cobardia, 

Combatir con bandera falsa. 
Comerciar en buques de la real 

armada. 

Condestables de attillería. 

Conducción de cartas á Amé^ 

rica que no vayan por los 

administradores de correos, 

Contramaestres que . fio apron^ 

ten las anclas y dables. 
Contrabando, 
Contraventores á la policía de 

los baxeles. 
Corsarios, 

Cortar maliciosamente cables 
o cabos principales de un 
navio, ' 
Delación ó ajirehensión de de- 
sertores, 
Delitos cometidos en la mt^r, . 
Desafio, 
Deserción de los cuerpos mi» 

litares de la armada, 
*— De matriculados, * 

—De marinerosjmercaniesi 
•^Artículos comunes á los íÓÍ- 

dados y marineros, 
—De los operarios de las fá- 

bricas de xarcia, 
'm^nducida, . 



381 

38Í 
387 
387 

38? 
389 



387 

39 r 
39a 



398 

398 
398 

398 



;cír. 



46^ 
4bp 

-a|.ia 



Digitized by VjOOQIC 



XIV 



ÍNDICE DE LAS MATERIAS. 



Deserción ( au xilio de), 413. 

Desórdenes á bordo de los ha* 

xeles que ocasiomn su féf" 

didcty 417 

Deudas, 417 

«— D¿ los individuos de^ la 

maestranza, 417 

Disitnulo malicioso de nombre 

y religión, 418 

Embarcaciones mercantes, 418 

Embarcar ó desembarcar sin 

licencia, 420 

^^Efectús de los baxeles de 

guerra sin licencia, 420 

Embriaguez, 420 

Entrada de baxel con fóloora 

en la dársena de los arse* 

nales, 421 

Entrega de desertores, 422 

E%ceso de licencia tem^ral, 422 
Falsificar firmas, 423 

Falta de su puesto, 413 

•p*D¿ los oficiales á la revista 

de inspección, 423 

Familiarizarse los condestables 

con los artilleros, 424 

Pumar á bordo sin las pre» 
- cauciones prevenidas, 424 

^cerse pagar los marineros 

mercanus en la mar , o pe^- > 

dir excesivas soldadas, 424 

flallar á bordo de embarcación ^ 

pertrechos de guerra de la 

real armada ó desertores^ 42$ 
Heridas^ 426 

Homicidio, 427 

Ilegalidad de dependientes de 
, víveres, 428 

Jncendiarios, 428 

inducion á riñas á bordo, 428 
Infidencia, ,, 428 

Inobediencia, 428 

Insulto contra superiores, 430 

fpA centinelas, patrulla^, sar^ 
^ , 'genios y cabos de guqjrdia, 43a 



^^ontra h$ que se hicdleñ de 

guardia, 432 

Juegos prohibidos, 43 a 

Lenocinio, 433 

Luz fuera de farol á bordo, 433* 
Marineros ínercantes, - 434 

Misa: el que á bordo w^ asis* 

ta con la modestia debida, 434 
Navegar sin lista de equi* 

P^g^f . 434 

—01» ser matriculados, 434 

^^Sin plaza en la lista de 
equipage ó sin licencia le" 
gitima, 435 

Obediencia en ciertos casos, 4^6 
Ocultar pertrechos de los na- 

víos, 437 

Oficiales de guerra. Penas que 
se imponen en las ordenanzas 
de la armada, 437 

—-De ingenieros de marina, 444 
Pasageros en los navios. Pea- 
nas en que incurren, 44$ 
Patrón de lancha ó bote qfie 
conduxere á tierra gente, 
ropa 6 efectos sin licencia, 44$ 
mmmQue en un naufragio ó com^ 

bate se apartare del navio, 44$ 
Pendencias ú bordo, 44$ 

Pescar en agua salada sin ser 

matriculados, 44$ 

Pilotos ó timoneros que no xf- 

guen el rumbo mandado, 44( 
Pilotos ó pilotines no pueden 
admitirse sin ser examina^ 
dos, 445 

Plaza supuesta, 448 

Polizones que se eigAarcan pa^ 

ra Indias sin licencia, 449 

Práctico que rehuse conducir 

á puerto buqu^ de guerra, 4$ t 

Presas, 4$ i 

Quedarse de noche sin licencia ) 

fuera del ctáartel, 459 

Quejqs §nfundadat en <i oda 



Digitized by VjOOQIC 



ÍNDICA DE XAS MATERIAS. 



iLv 



de ¡a revista de inspección, 4$ a 
Recluíar en la marina sóida* 

dos de otros cuerpos, 4; 3 

—-Con engaño, 453 

Reincidentes en algún vicio, 453 
— £fi faltas de la marinería 
de buques desarmados y 
miAestran%a de arsenales, 45; 
Resiitencia á la justicia y mi- 

ni i tros de rentas, 45$ 

Resistirse á bordo á atar al- 
gún delinqüente ó tomar el 
revenque para azotarle, 4^5 
Riñas á bordo, 456 

Robo^ 456 

"'"Cámetido por una centinela, 456 
—De armas y municiones, 457 
— Dr pertrechos, 457 

^^^Con muerte, 458 

—.En Iglesias 6 de cosas sa- 
gradas, 458 
—-/I bordo, "^458 
— £ti un naufragio ó riesgo, 4; 8 
*- £ rt arsenales, 4 ; 8 
Sacar abnas á bordo para 

herir, 466 

^^Pertrtehos de los ba%eles, 466 
^^Pertrechos de los arsenales, 46o 
Saludar o recibir saludo sin su 



propia bandera, j^66 

Sanidad, 4^ 

Sargentos de marina 6 del exir* 

cito que delinquieren á'bor'' 

do, 465 

Sedición á bordo, 467 

Separase de la matricula, 469 
^^Navegando en cuerpo de es* 

cuadra, 469 

^Navegando en convoy, ' 469 
Servicio doméstico, 470 

Solicitar la pérdida de un 

navio, 471 

Subordinación, 47 1 

Tener á bordo instrumentos 

de encender, 473 

Testigo falso, 473 

Timoneros que no siguen el 

rumbo mandado, 473 

Uniforme* Penas á los que no 

llevan las prendas de^orde^^ 

nanza, 47» . 

Vaciar maliciosamente la aguih^ 

da del navio, 474 

Vagos, 474 

Vender á bofdo, 474 

^^La ropa de munichn, 475 

Viciosos, 475 

Violencia á mugeres, 47^^ 



EN LAS ADiaONES A LOS CUATRO TOMOS. 



Sein-e que loe' m^trictílados de 
marina Ht^an como priui^ * 

- kgiadoi, taA^Pfinciotk de sus 
casas ae alojamiento, 476 

Sobre que eí delito de jesis* 
senda á 'ítí júsfíiior'iu) 'e* ^ - 
de desafuero, 476 

Declaración de que los iiif/í* 
tares contribuyanla mantC" 
mr los serenos como pumo 
ée policia, 477 



Sobre, que los mtrJstros . de ' / * 
reñías no necesitan tomar 
la venia para practicar sus 
diligencias en casas ni en 
embarcaciones^ 478 

Se- declara eV télcgí¿ de san 
Telmo de Sevilla de la ju- 
risdiccion castrense, 479 

Se confirman las órdenes 10- 
bre demandas de esponsales 
de los militares con arreglo 



Digitized by VjOOQIC 



xyi 



índice de LASJ^ATERIAa 



á las" pragmáticas f y que 
en los matrimonios secretqs 
aunque tengan real licencia 
queden Hqs .oficiales defues'^ 
tos de sus emplosy 479 

Que la sala de justicia del 
Consejo de la guerra conoz- 
ca de los pleitos civiles de 
sus ministros^ 481 

Que las comisiones respccti* 
vas á intereses de nnlitO'* 
res recMgan en los luinis» 
tros togados del Consejo de 
la guerra^ 48a 

Se establece en Ultramar tri- 
' bunales de revisión para las 
causas de la marina^ 482 

Se presenten los oficiales en 
dias de gala á los coman» 
dantes de armas que sean 

* generaleSf 484 

Bzghs sobre el modo de exer- 
cerse la jurisdicción de ar^ 
mas prohibidas, 484 

Sobre cónsules estrangeros, 48$ 

5r declara á los oficiales de 
} e$$ado mayor de inválidos 
* dk vivo y actual servicio, 486 

Quei los oficiales de milicias 
aunque sean veteranos si se 
hallan de quartel no puedan 
mandar á los del exérei^ 
empleados en comisión, 486 

Se prfoiene que los batallones 
de ' marina ha^an los mis» 
mos honores que los regi» 
mientas de guardias, y el 



487 



488 



489 



489 



490 



puesto que han de ocupat 

en las formaciones. 
Se decidió una competencia que 

tuvo la marina con los guat' 

dias en tos honores fúnebres 

del general Valdés, 
Sobre derogación de un arti» 

culo del reglamento dg re- 

tiros de marine, 
Sobre el modo de declarar ante 

los alcaldes de corte en 

Madrid los oficiales de sar^ 

gento mayor arriba, * 

Sobre que el defensor asista 

á los careos, sea el reo ofi^ 

cial ó qualquiera otro indi^' 

viduo de tropa, 
Sobre que no se imponga el cas» 

tigo de baquetas á indivi" 

dúos que no sean militares, 491 
Sobre que en los indultos se li* 

mite este por punto generat 

á la pena perenal; 
Sobre el exceso de licencias tem^ 

por ales en los oficiales en- que 

se imponen nuevas penas. 
Como se ha de entender el de» 

creto de 3.9 de Abril de 9^ 

en ¡as causas de los müitO' 

res defraudadores de las ren^ 

tas en tiempo de guerra, 
Declaración del que roba en la 

corte no es de desafuero, y 

Íue él real decreto de 9 de 
'ebtero de 1793 ; en ftvor ' '- 
de los militares se observe 
sin la menor restricción, ^^ 



4pa 



49a 



494 



FIN DEL índice PE LAS MATERIAa , 



y 



Digitized by VjOOQIC 



, xm 

ÍNDICE , . 



De las reales cédulas y resoluciones contenidas 

en este .cuarto tomo por el orden de materias con 

que se hallan citadas. 



R. 



En ¡as penas del exército. 

Palmas» 



Leal érdeo de 14 de Setiembre de- 1/7^ imponiendo peffa ál que 

abandonase la guardia. A Indias se comunicó en primero de Setiembre^ % 

Orden i Indias de 1 1 de Mayp de 80 a<:l2rando algunas dudas sobre 

la antecedente de abandono de la guardia , 'a 

Orden de 29 de Enero de y y impoúiendo pena í los que abandonan 

la guardia de los presidios, ' ' j^ 3 

Otra de 1 2 de Mayo de 85 declarando nucías penas á los que en los 

regimientos fixos de los presidios incurran en los delitos de aban- 
dono de guardia, robo, embtíagoez , vendérsela ropa, y otros de- 
• lítos leves, distinguiendo los soldados voluntarios de los desterrados, 4 

Orden de 30 de Junio de 1817 alterando los üirt. 64 y 65 del til. 10, 

trat. 8 de la ordenanza que tratan do alevosía y de heridas hechas 

con ventaja, 5 

Resolucion^de 10 de Julio de 88, por la cual no se aprobó la sen« 

tencia en ^ná herida que se conceptuó hecha con ventaja, 6 

Dictánen deUauditor de Barcelona de 14 de Mayo de 88 en la causa 

de la real trden antecedente, 6 

Orden de 8 de Noviembre de 87 sobre el alojamiento que debe darse 

á la tropa, ■ ' ^ ^ 8 

Orden de 25 de Octubre de 87 comunicada á los intendentes sobre 

el alojamiento á la tropa, 9 

Orden de p de Febrero de 86 prohibiendo en Ceuta todo género de 

armas cortas, aun las permhidas en otras partes, 10 

Otra de 13 de Marzo de 1753 sobre prohibición de armas en Ceuta, la 

Orden de 6 de Mayo de 87 prabtbicndo se embarquen armas á Américaí 1 5 
Orden de 10 de Setiembre de 87 declarando se puedan embarcar á Amé^ 

rica espadas, cutoes y cuchillos de la fábrica de España, i¡ 

Otra de 1 de Noviembre de 87 concediendo se embarquen á América 

espadas y cutoes de íÜbricas extranjeras, 16 

Otra de primero de Junio de 85 prohibiejuio se embarquen para Indias 

cuchillos flamencos, ' 16 

Orden de 16 de Marzo de 43 declarando, que la urgencia para pedir 

auxilio militar ha de graduarla el ministro que lo solicita^ 28 

Otra de agde Enero de 55 para que la tropa que esté mucho tiempo 

empleada en dar auxilio se releve ayisándolo al comandante de las 

armas, 20 

Otra de atf de Marzo de 84 para que no se dé auiúUo militar á par* 

Tom. IV. c 



Digitized by VjOOQIC 



xrtiy ÍNDICE DE LAS ÓRDENES. 

ticulares sin la intervención de >hlgu¿ jiiagisttiidp no siendo en los 
casos urgentes^ 91 

Bxal provisión de %6 de Octubre de 68 para que en las grandes con«^ 

turreiKias avisan siempre las jo5TÍ¿{áfc áMos ge&s m¡\ithr¿| ' %% 

Kesolucion de ip de Mayo de 78 declarando, .que en el auxilio mi- 
litar ha de preceder la justicia á.la tropa, 'jj 
Orden del gobernador de Madrid de ao die JuUo de /j^ sobre el modo 

de dar la tropa auxilio á la justicia, " 34 

Título 3 del reglamento de 28 de Mayo de 61 sobre el modo de 
dar auxilio en Madrid i lor aPcaldes'ide eQite;^y>\lo que ha de ob« 
servar la tropa en este servicio, 24 

Resolución de ap de Junio de 85 declarando que la llave de los 
presos de la justicia que custodie ila tropa ha de estar en poder 
. del juez 6 alcayde, . i " a^ 

Orden de p de Enero de 1720, sobre el piodo de dar la tropa au* 

. xSiio á las rentas, ^ 27 

Otra de 31 de Diciembre de 730 para que se facilite á los ministros 

de rentas el reconocimiento de quarteles y equipage$ de los oficiales, a 8 

Otra de 10 de Enero de 88 para que se auxilien con tropa las te» 

sorerías de rentas provinciales, ¡ a 8 

Orden de 7 de Diciembre de 80 para que los milicianos den auxilio 

á las justicias, ap' 

Otra de 12 de Diciembre de 81 para que los milicianos cuando dea. 

auxilip para conducir reos se releven de unos pueblos á otros, 30 

Otra de 5 de Diciembre de 718 para que no se diera auxilio militar 

á los obispos, 30 

Decreto de 27 de- Marzo de 73 pra que se de auxilio militar á los 
jueces eclesiásticos avisándolo después á la justicia ordinaria, y i 
las demás jurisdicciones se ha de avisar antes al juez real, á cx<» . 
cepcion de la de rentas, .31 

Resolución de 22 de Noviembre de 60 sobre el modo con que habia 

de darse:auxilio í la cartuja de Xerez, 31 

Cédula de 10 de Marzo de 40 estableciendo reglas sobre el modo con 
que han de darse los bagajes á la tropa, los precios á que han 
de satisfacerse , y las penas i las justicias , bagajeros y tropa que 
faltaren á lo que en ella se previene, ,32 

Otra de 5 de Julio de 41 para que sobre un bagage no vayan dos 

hombres, 37 

Otra de 16 de Octubre de 74 para que la tropa pague en la pror 
vincia de Guipúzcoa real y medio por legua, y no dos como esta 
lo ha solicitado, 37 

Orden de a 7 de Fd>rero de 95, para que se den bagages á los tn« 
dividuos del exército que se retiran á sus casas , y á los que vayan 
con comisión del servicio, « 38 

Orden de i.^ de Noviembre de itqB para que los cadetes sean tra- 
tados en los hospitales como un otícial á costa de la real Hacienda, 39 
Cédula de 10 de Agosto de 88 á Indias declarando las jurisdicción 
^ oes que en aquellos dominios han' de conocer del delito de poli- 
^ gtxnia, 4^ 

Digitized by VjOOQIC 



ÍN3HCE DE LAS ÓBDfiNES. xix 

Orden do t j^ <fe MírzW de 75 impohicodo pena al sargento , cabo 

6 soldado que se casé sin ucencia^ 45 

Otra de 15 de Enero de ^9 ¡mponfendo pena i los soldados mili- 
cianos que se casen desigualmente, 47 

Otra de iW-át Marzo de 77 Imponiendo pena- ai sargento 6 cabo que 
se' case en virtud de sentencia del tribunal eclesiástk(>> 48 

Orden tfe 6 de Diciembre de 88 declaitodo que la antecedente de 18 
de Mafto de y/ está en su fuerza, 48 

Pragmática de 33 de Marzo de /6 imponiendo penas á los que se 
casen sin obtener el consentimiento paterno , f explicando las reglas 
que han de obserrarse en esto y 49 

Pragmática de a8 de Abril de 1803 sobre t:asam¡eñto sin el asenso 

patemb^ ¿s^lá \tfid, tít; 2/tib« ^0 de la notísima recopilación^ 5^ 

Cécfola de 18 dé Setiembre de 88 confirmando la anterioir, 7 decla- 
rando <jué aolo los kljos puedini ^dír el consentimiento para sus ma- 
trimonios, 55 

Orden de 2a de Febrero de 92 en que se manda observar en el exér* 
cito la cédula antecedentCi ^ 5$ 

Cédula i Indias- «b ^de Abi^l de 78 sobre el modo de entenderse 
cfi aquellos dominios la pragmática de -casamientos, ¡8 

Orden -de id áé Jtítio de 1703 en aclaración da la anterior cédula 
tfc 7 de AbHrde>i77(í, ói 

Cédula á la audiencia de Chile en 2 a de Setiembre de 80 sobre el 
reglamento que formó tocante al modo de contraer matrimonio en 
aquel rerno los hijos de &mitia, . 6¡ 

Cédula á Ja audienei«i de 'MÁrico de ij de Noriembm de 81 sobre 
el modo de enteuéei^^ en su territorio la pragmática de casamtentosi 6^ 

Otrk cédula circulai^ á Indias de 8 de Marzo de 87 sobre casamientosi 73 

Cédula de 8^e Jnníd de 1805 ettjbleckndo penas á los defrauda* 

* dores de las rentas reales , y tí modo de substanciar estas causas, 80 

Orden de 19 de Octubre de 75 para que los soldado^^eíraudadores 
de rentas vuelvan á sus cuerpos despues^e d^mplir la pena de presidio, 9$ 

Orden de 30 de Enero de 87 sobre el premio ^ue ha de darse á la 
tropa por la delación 6 aprehensHH» de desatores. S€ comunicó d In* 
dias en 6 de Febrero de 87, g^ 

Pragmática de ^o de Mafo de 1499 sobre «ntre^ de dalinqüentes 
de España y Portugal que huyen de un reyno a otro, 98 

Pragmática de 29 de Junio de I5|^9 que incluye la concordia hecha 
con el Rey don Sebastian de rortagal sobre los delmqü'entes que 
se pasan -de un reyno á oCro, loo 

At(fculo 8 del tratado de Utrech , celebrado entre España y Portugal 
en 6 de Febrero de 1715 sobre entrega de delinqüentes, 103 

Cédula de 13 de Agosto de ;r9 para que se observen dos artículos 
del traudo de paz de 11 de Marzo de 87 con Portugal sobre en- 
trega de delinqüentes, 104 

Orden de ag de Julio de 80 para que los desertores que se restitu- 
yan de Portugal 1 sirvan ocho años en los mismos cuerpos de que 
desertaroOf 10^ 

Otit de ij de Diciembre 4c 80 fobre lomismo, 107 

e 2 

Digitized by VjOOQIC 



xz ÍNXHCB TXSt, LAS ÓRIMVm. 

Otra de 94 de AgMio de 89 fiara qtie los desertores á v Portugd « aiiiK 

que sean de segunda vez , sirvan ocho años en sus cuerposj^ X07. 

Otra de 23 de Má)'o de 86 ^ira que los desertores y vagos portu* 

gueses se entreguen siempre que en Portugal guarden la recíproca^ sq8 

Convenía de 29 de Setiembre 4e' 6¡ enif€ Españ4 y Francia sobre n^ 

tua entrega de delínqüentes que de un rey no , pasan al f otro, . loB 

Orden de 30 de Mayo de 61 para que no liabiem^o convención con ,- 

las potencias sobre recíproca entrega de desertore^^, no se resiituyao, 1 10 
Orden de s6 de Mayo de 71 para que se entregasen los desertores 

de las embarcaciones danesas , siempre que estas guarden la recíproca, x.i x . 
Ord^n de 16 de Febrero de /6 sobre re9Íproca entrega de desertores 

entre España y Olaxida, í. ■ j? • ; iii ' 

Resolución de 9 de Mar^o de 75^ para que sq castigasen G<>n rigor - 

nueve desertores que se acogieron á un navio de -guerra Oí andes t . lía 
Convenio en 5 de Junio de 79 entre España y Genova sobre recí* 

proca entrega de delinqüentesi .lia 

Orden de 17 de Mayo de 84 sobre recíproc;a entrega de delínqüentes que 

se acojan i las embarcaciones mercantes Sicilianas , y al contrario, X14 
Tratado de paz de 10 de Setiembre de 1784 con la regencia, de. Trí- 
poli sobre mutua entrega de delinqCientes^ ^ iiiS 
Tratado con el De y de Argel de 14 de Junio de 1786 sobre tb mismo^ 11 $ 
Orden de 17 de Junio de 91 sobre los reos que alegan estar dementes, 1x7 
Orden de aO de Agosto de 93 sobre lo misnK), iij^ 
Orden de 12 de Octubre de 97 encargando á los inspectores vigUeo ^ 

sobre los soldados delinqüentes que se finjan dementes, 119 

Orden de II de Julio de 800 sobre ^destino de soldados demeafes, lao 
Orden de 31 de Mayo de iStos sobre el modo con que han de re-r 

cibirse en W hospitales los militares dementes, l%a 

Dictamen de i.^ de Agosto de 84 del auditor de Barcelona en una 

causa en que se alego estar demente el reo, . laa 

Orden de 17 de Agosto de 95 sobre pena á los que en campaña aban* 
. donan las provisioDes y hos^tales^ , , 130 

Sobre desertores. * 

Orden de 19 de Agosto de 94 Imponiendo pena á los que en tiempo de 

guerra desertaren de los puestos de campaña y guarniciones interiores^ 131 

Orden de 8 de Febrero de 806 minorando la pena al que deserta 

en tiempo de guerra al interior y se presenta, 133 

Orden de 15 de Enero de 815 en que se derogó la ordenanza do 

desertores del año de 809 y que rijan las anteriores, 134 

Orden de 14 de Agosto de bo sobre ios desertores que se presen- 
ten i los embaxadores de ¿spaña en las cortes extrangeras, 13^ 

Orden de 14 Marzo de 807 sobre los desertores que se restituyen 

de los países extrangeros con pasaporte 6 sin él de los embaxadores, Ijtf 

Orden de ix de Junio de 78 sobre pena á los desertores de 1.* y 3;* ^ 

vez sin circunstancia agravante. A Indias en il^ de JnUo de 7^, 1^39 

Orden á ludias de 3 Marzo de 87 para que los desertores de los cuer- 
pos de España aprehendidos allá en ios veteranot de^ aqueHot dooúoios, : 146 

Digitized by VjOOQIC 



iNDICfi DE LAS ÓRDENES. . xzi 

Ordeo M 14 de Agosto d^ 90 para que \o% desertor^ d^ segunda 
Tez con Iglesia , se destinen sin fomalidad de proceso en España 
á ocho años de presidio» y el que no la tuviese por diez, 141 

Orden de 7 de £nero de 1799 sobre el modo de destinar á presidio 
i los desertores de segunda vez sin la formalidad de proceso. La 
fecka de esta orden esta equhoíada dice 7 de £nero de i^/p , 
y ka de ser 7 dé Enero de rypp com9 aquí se pone^ 141 

Orden de 1 1 de Agosto de 87 sobre pena á los desertores que hacen 
fuga estando cumpliendo la condena con el grillete en el cuartel, 14a 

Orden de i.^ de Febrero Vie 88 declarando que los que se apliquen 
por pena á los regimientos fixos pierden el premio que obtuvieren 
en stis cuerpos por los años de servicio, 242 

Orden de 31 de Octubre de 805 para que los soldados aunque vayan 
á presidio no pierdan los escudos de ventaja por acciones distinguí-' t 

das, no siendo por delitos 'que irrogan iníaxoía, 143 

Orden de xo de Marzo de 18^06 imponiendo pena á los desertores 
indultados que vuelven á desertar, 14^^ 

Orden de 3 de Octubre de 1776 sobre los que desertan y justifí* 
can no haberles suministrado lo que les corresponde de que trata 
el art. iia , tít. 10^ trat. 8 de la ordenanza, 146 

Orden de 8 de Mayo de f^^ declarando la pena y jurisdicción á que 
corresponden los delitos que cometan los desertores en cuadrilla, 147 

Orden de I3 Mayo de 1805 para que los soldados que por per- 
der su fuero son juzgados por la jurisdicción ordinaria sean man- 
tenidos por esta, 148 

Orden de. £4 de Setiembre de 88 -declarando que los que* ponen un 

hombre en su lugar no queden responsables aunque este deserte, 148 

Orden de 28 de Marzo de 91 sobre pena á los desertores que aun 
no harán recibido el vestuario, ^ X49 

Orden de 4 de Abril de gó de los desertores que vienen á sentar 

plaza, í cuerpos de paga mas alta, 149 

Urden de 4 de Agosto de 90 sobre desertores que se desctibren ser 
matriciil.ados datnarina, . • I49> 

Orden de 16 de Julio de 88 sobje los desertores que se presentan 
al Rey á pedir Su indulto. Hay otras fostertores de ^o de Agosto 
^ 99 y 2 S de Enero de ilfiy^ 150 

Orden de 30 de Agosto de 99'*sobre loe desetrores que se presentan 
al Rey el tíemp<t que deben servir en los cuerpos, 151 

Orden de 33 de Enero de 18x7 sobre los desertores que se presen* 

. tan al Rey.ty^éofi ¿iMuUados^ 15 f 

Otra de 23 de Octu^Hre de $i fobre los cabos desertores del regi- 

. miento de guardias que se presentan al Rev, 15a 

Orden de 4 de Feb^rero- de <$a sobre loa soldados que cometen el de- 
lito de deserción ^ dos regimientos, 15a 

Olrden de 18 de Octubre de 90 sobre los desertores á Portugal, que 

. se presentan al embajador de España en aquella corte, XS4 

Orden de' i9 de Mayo de 8 a imponiendo penaa í los desertores de 
caballería, '' .154 

Olrt d« é de JuHio^ d« 8» s91m^« lo mlamo, 154 

~ Digitizedby VJ O OQ le 



jcxií ÍNDICE DE LAS ÓRDENETÍ 

Orden de 27 de Marzo dé 84 ¡mpooieoído pena á tos desertores dé 

dragones, 155 

Orden de 23 de Noviembre de 1807 en que se confirmaron las ór- 
denes de los años de 1782 y 84 sobre desertores de caballería, 155 

Orden de 1 1 de Enero dé pi imponiendo pena á los desertores de los 

regimientos de guardias sin circunstancia agradante, i 56 

Orden de 1 a de Diciembre de 8 14 haciendo ciertas declaraciones so- 

hre los desertores de guardias de infantería que comprehenden á toda ' 

el exército, - * X56 

Resolución de 28 de Diciembre de 83 sobre pena i desertores de la 

brigada de carabineros en un indulto; l{8 

Qrdcn de 24 de Mayo de 81 imponiendo pena á los milicianos que 

desertan á Portugal, '^ 161 

Orden de 5 de Mayo de 1800 imponiendo pena á los milicianos de* 

sertores de segunda vez estando los regimientos unidos, í6% 

Orden de 9 de Diciembre de 88 imponiendo pena á los desertores 

de milicias de Indias en^tie'mpo de paz, 16/ 

Pragmática de 16 de Setiembre de 84 señalando los tiempos y distan- 
cia en que se puede tirar á las palomas, 17 1 

Orden de 26 de Febrero de 96 para due se oiga la exí'epcion de em- 
briaguez á los reos que tengan Iglesia y haber sido consignados des« 
pues de- la segunda caución, '75 

Resolución de 26 Octubre de 76 al regimiento de guardias walonas 
señalando pena á lo^ soldados que incurran en los delitos leves 
de que trata, 1^6 

Segunda orden de 3 de Junio de ^/ imponiendo pena i todóf los 

soldados que cometan los delitos leves que en tsta se expresan, - ' 177 

Tercera orden circular al exército en 5 dé Noviembre de 79 8cfi»- ' 
lando pena á los que se embriagan , se quedatí de noche fuera del 
cuartel é incurren en los delitos leves de que trata, 17/ 

Orden de 25 de Noviembre de 8p sobre los soldados que cometen « 

los delitos leves, y estén adeudados, 178 

Orden á Indias de 21 de Octubre de ^^ comunicando las resolucio- 
nes que imponen pena á los delitos levéS de los soldados, 178 

Orden de 13 de Noviembre de 93 sobre penas en Indias i la em- 
briaguez, . 179 

Orden de 4 de Marzo de ^5 sobre la mutua emrega de desertores 

' .en los cuerpos del exérctto sin otro abono que ios gastos y so^ 
corros suplidos, ' ' 18^ 

Segunda orden de 22 de Noviembre de 79 sobre lo mtsino, 181 

Tercera orden de a de Setiembre de 80 sobre 4» minas entrega de 

■ desertores, 181 

Cuarta orden de 20 de Setiembre de 85 para que en U mutua en* 
trega de desertores se abonen los gastos de pequeña imst que hayan 
causado ,' como recibidos de baena R» 183 

Quinta orden de ao de Abril de 88 confinando las anteriores, 184 

Orden m 20 tle Janto^de 7^'pari'qiie los fastos de desertores de lot 
c\ierpos de Indias se paguen aquí por la real hacienda, 184 

Ofden de 17 de Fd)rero de 80 imp omóido peái de k vida it q^e esctU* 

^ Digitizedby Google 



ÍNDICE DE LAS <ÍRDENES; xxiii 

tt la fnaralUy camino cubierto, forzare puerta de plaza ^ puesto de 
guardia, pa»«re foso, 6 abandonare ccntincia, i¿$ 

Qrden á Indias de ib de Febrero de 82 imponiendo pena al que escalare 

la muralla, 18$ 

Cédula de 30 de Octubre de 1796 para que en casos de estupro dando 

fianza el reo no se le moleste con prisiones, 188 

(^den de 1 9 de Julio de 9 1 imponiendo pena á los que extraigan racio- 
nes de pan , paja y cebada» 1 89 

Otra de 7 de Febrero óc gt sobre el mismo, - ipo 

Orden de 18 de Marzo de 805 declarando que el exceso ¿% sacar mas ra» 
ciones que las que corresponden á las compañías, no está comprehen* 
dido en las órdenes anteriores de los años de 91 j pa, 191 

Orden de 10 de Diciembre de 68 para que no se empleen en oficinas á 
los del delito de falsificar firmas, 192 

Convenio de 4 de Octubre de 94 entre el comandante general del campo 
de Gibrakar, y el gobernador «inglés de la plaza sobre I9 mutua 
entrega de desertores, contrabandistas, y otras cosas, ípS 

Orden de 21 de Marzo de 1801 sobre que las reglas establecidas para 
el habilitado que quiebra se entiendan con los oficiales que quiebren 
eo cualquiera comisión, 196 

Orden de 30 de Enero de 75 para que los cuerpos no puedan tener por 
sí ningún abasto, 198 

Cédula de 27 de Febrero de 1S06 señalando la franquicia que correspon- 
de á los oficiales, aoo 

Orden de 33 de Mayo de 817 para que no se precise á la tropa á pro- 
veerse de los puestos públicos Ínterin no se le abone la refacción con 
arreglo á la orden de 30 de Enero de 1775, ^0% 

Real indulto publicado en 22 de Diciembre de Z795 en el cual se espe* 

cifican los delitos que con arreglo á las leyes se exceptúan en los in« ) 

dültos, , - 204 

Indulto de 4 de Enero 'de 1803 por el ministerio de gracia y justicia^ 

comunicado á guerra, ao6 

Indulto que el Rey se sirvió conceder ¿ los desertores en ft8 de Octubre 

de 1804, ' . ao7 

Indulto de 2 de Setiembre de 814 expedido por guerra cuando el Rey 

nuestro Señor volvió á su reyno^ * aoQ 

£édula de 4 de Abril de 5^ para que en todas las instanciaa se use del pa- , ^ 
peí sellado, . *' S 

Orden de 17 de Marzo de 85 para que todas lu instancias se dirijan 

por el conducto de sus ge^<:s , aunque sean injustas, 2 1^ 

Dictamen de primero de setiembre de 86 del auditor de Barcelona en 

causa de insulto de obra de un soldado á un sargento, 2 17 

Orden de 9 de Febrero de ¡^^6 para que cualquiera que fuere destina* . 
do á las armas , y se inutilizase dolosamente para libertarse del serví* 

, do, sea destinado á presidio, - 224 

Cédula de 13 de Junio de 88 declarando, que el delito de lenocinio 

es de los exceptuados en la milicia, hav otra de 19 de Marzo de 98, 229 

Orden de xa de Octubre de ;Fg para que los soldados que excedan de sus 
liccDcias sean perseguidos como desertores , y pierdan el haber de to- 

Digitized by VjOOQIC 



XXIV Índice de las órdenes. 

da la «usencia* '930 

Orden de 30 de Noviembre de 8(5 sobre los oficíales que exceden de sus lU 

cencías, 231 

Orden de 3 de Febrero de 8/ sobre el modo de informar los gefes las 

instancias de Hccnc¡aS| ' a3r 

Decreto de 17 de Febrero de 87 para descontar la mitad del sueldo en 

Jas licencias p y el todo en las prórrogas, 331 

Orden de 14 de Abril de 87 para que los guardias de corps no se com« 

prebendan en los desQpentos en las licencias , no estando de cuartel, «39 

Otra de 6 de Mayo da 87 á los guardias de corps sobre lo mismo, 233^ 

Orden de 12 de Mayo de 87 sobre los descuentos á los que están usanda 

de licencias indeterminadas, ^ 133 

Otra de ro de Junio de 87 para que á los capellanes no se les descuente 
el sueldo en las licencias j pero que pongan un substituto ¿ su 
cuenta, ^34 

Otra de 33 de Junio de 87 para que no sean compreliendidos en los des- 
cuentos de las licencias los oficiales retirados que por enfermos usan 
de licencia, ^34 

Orden ds 30 de Julio de 87 ettmiendo de los descuentos á los alabar- 
deros que useh licencia por enfermos, ^34 

Otra de 10 de Abril de 8b previniendo, que se concederán licencias sin 
descuentos á todos ios que tengan justas causas para solicitarlas , y 
que los regimientos suitos no están compreliendidós en las óide- 

"^ nes anteriores que tratan de descuentos en el uso de licencias, 13} 

Ordenes de 14 de Febrero y 14 de Agosto de 89 sobre licencias 

á oficiales, *3S 

orden de 6 de Mayo de 90 para que la licencia de todo individuo 

del exército que no se use en el término de se(s meses quede nula, 23 J 

Otra de 25 de Noviembre de 90 para que se obtengan las prorrogas 

antes de concluii^ la licencia, «, ^3 j 

Orden de 18 de Marzo de 72 i Indias para que se costee por la real 
Hacienda los oficiales que de aquellos dominios vengan á estos por 
enfermos, a^6 

Otra á Indias de 30 de Julio de 72 sobre los oficiales que regresan 

á España con licencia,. . * ' ü¡6 

Otra de a8 de Setiembre de 72 sobre lo mismo, 237 

Reglamento de 18 de Julio de 1805 sobre gratificación de mesa en 
' eí transporte de la oficialidad á los parages de Indias qué ae ex- 
presan , ynel número de días de ida y vuelta que se abonan, a37 

Orden de 8 de Abril de 83 á Indias para que no se conceda licen- 
cia á los oficiales de aquellos dominios para venir á España sio 
la real aprobación, 239 

Otra de a de Noviembre de 86 sobre lo mismo, «39 

Orden á Indias de 24 de Febrero de 8$ para que se haga venir i 

■ España los soldados cumplidos, «40 

Otra á Indias de 20 de Agosto de 85 declarando, que la antecedente 

' i^olucion no se entienda con los que casados se quieran quedar en 
aquellos dominios como pobladores, t^ 

Orden de 4 de Setiembre de 87 para que á los oficiales que Tengan 



Digitized by VjOOQIC 



ÍNDICE DE^ LAS' ÓRDENES . xxv 

de Indias te les abone la mesa; 7 riñiendo en embarcaciones mer* 
cantes el flete, 140' 

Orden de a i de Febrero de 87 comunicando & Indias el real de« 

creto de 1/ del mismo sobre descuentos á los que obtengan licencia, 14c 

Orden de 1 1 de No?iembre de 88 sobre el modo de stftístácersc el 

sueldo á los oficiales que de Indias vengan 4 £spañai 7^% 

Orden de 20 de Diciembre de 90 confirmando la orden antecedente^ a4a 

Orden de 4 de Junio de pd sobre el oficial que abuse de los cau« 

dales que tenga á su cargo, 24^ 

Orden de 15 de Enero de 180a imponiendo pena al oficial que re» 
sentido entrega el real despacho de su empleo, a J7 

Orden de 1 1 de Novi^embre de 175a para que no se admita recurso 

en voz de cuerpo, 258 

Orden de 9 de Marzo de 1816 confirmando la anterior de 11 de ^ 

Noviembre de 1752. ¿ imponiendo al motor cuatro años de encierro 
en un castillo; ^5^ 

Orden de 2 de Julio de 84 imponiendo pena á los que pasaren la 

Hnea dé Gibraltar, a6x 

Otra de la misma fisclut de a de Julio de 84 declarando, que la pena 

< anterior comprehcnde también á los que intentaren pasar la línea con 

efixtoa de contrabando, 162 

Otra de 22 de Abril de 8$ imponiendo pena de ocho años de ser- 
vicio i los que llevaren á la plaza de Gibraltar géneros que no 
sean de contrabando, %6^ 

Bando publicado en 1786 por el con^andante general del campo ¡m« 

poniendo pen» á los que pasan la línea, a^S 

Orden de ip de Mayo -de 181 j sobre la nuitua entrega de deserto* 
lea españoles 6 ingleses al campo de Gibraltar y la plaza^ a64 

Sübre premios. 

Decretó de 4 de Octubre de 66 concediendo al ezército un premio 

6 ventaja según los años de servicio, %66 

Orden de a de Enero de 6/ extendiendo el retiro y graduación de 

alférez á los cabos y soldados que sirviesen los 35 años, %66 

BHs gracia se extendió á los fUi cumflan j^ aiíos fw 6f» 

den de i^ de Octubre de Bog 
Orden de 28 de Febrero de 67 para qne en las relaciones de. Jos ^ 

comprehendidos en los premios se remitan k la via reservada de la 

guerra por los meses de Junio y Diciembre,' %66 

Orden de 15 de Octubre de jy para que loa que cumplan 25 años 

deservicio con robustez y quieran continuar se les abone los 90 reales, . %66 
Otra de 24 de Febrero de y^ excluyendo á loa «sargentos y cabos de 

la gracia del abono para los premios de dos años por cada desertor» ad/ 
Ordenes de 19 de Diciembre de 79 y 17 de Febrero de 80 decía* ; \ 

ratido lo que debe ejecutarse con ios premios cuando los individuos . 

del exéfcito ruviesen por su empleo ouyor haber que el premio, ^fítj 

Orden dé 31 de Agosto de 81 para que con el premio de 5>o y' 135 . 

'leaks continúen sirviendo y disfrutandp el premio y el presta 267 

X0W.IF; ú 



Digitized by VjOOQIC 



TXYi ÍNDICE DE LAS ÓRDENES. . 

Orden de 13 de Noviembre de 84 para que todo soldado qtitnto qa» > 
' después de su licencia se presente á servir antes de cuatro revistas, 
j de tres los que no sean quintos , se les abone el tiempo para loa • 

premios, «67 

Orden de 9 de Febrero de 86 para que en los retiros no se hi*' 

* cíese uso del abono .de los premios sino de 5 año» par»^ el . de 
sargento y ^^^^^ p^i's ^^ de alférez , y que no se admitieran mas ^ 
delacrónes que '^de- los mismos cuerpos de que fbese el detector , sá^ 

Otra de 30 de Enero de 87 derogando enteramente las delaciones de 

desertores para premios, '16& 

Orden de 24 de Junio de 88 para que á los soldados destinados 

á servir por condena se les abone para prenuos la n\itad del tiempo 

que hayan servido para su sentencia, . • .') * / ít6S 

Qrden ide 11 de Abrir de 89 para abonar para los premios á los . *) 

que después de seis revistas vuelvan á sus -cuerpos, wói 

Decreto de 16 de Setiembre de 90 en que se derogaron los premios, 

j se mandó que en su lugar fuesen colocados en empleos de reo* 

tas á los individuos del exército, a68 

Oiden de 10 de Agosto de 91 para que en la relacton de premios 

se acompañase las listas de las filiaciones y kiocumentos originales, • tóS 

Orden de 14 de Agosto de 179$ para que los que hayan servkki en 

otros cuerpos y pretendan él abono anterior ío acrediten eos la fi* 
' liacion é informe de sus anteriores gefes, - 268 

Orden de ao de Mayo de 96 restableciendo el decreto de premios 

para solo la brigada de carabineros, « adt 

Orden de 26 de Diciembre de ^6 para que los sargentos, cabos y sol* 

dados que hubieren sido tambores, no los impida para obtar á ios ' > 

* premios y grados, de- oficiales» 169 
Orden de 2 5 de Febrero de 1800 que los maestros armeros han de 

obtener sus retiros desde los 18 años hasta 35 con menores haberes, 

y lo mismo á los silleros de la caballería, 269 

Orden de ^o de Jimio de 1800 comprehendiendo en el retiro, i lot 
maris(;aies mayores como está declarado para k>s armera en 15. 
de Febrero de 800. atfp 

Decreto de 26 de Hnero de i8ai restableciendo ios premios, 'Z^9 

^ Orden de 17 de Mayo do 802 para que los^ soldados 7 dispersos que 
vuelvan al exército tengan la opción á los premios succesivos sin 
que les sifva el tiempo que han estado en m válidos y dispersos, «70 

Orden de i.^ de Junio de 803 para que se admitan en el exército 
con abono del tiempo anterior á todq individuo que se presente 
con -su buena licencia' demro dd término de dos afios» 270 

Orden tSé 11 de Octubre de 803 para que los que cumplan 35 años 
de servicio y tengan Mbustcz puedan coittinoar el servido di^tt« 
tando el premio "de 135 reales, 271 

Orden de 3 de Diciembre de 804 aclarando la inteligencia de U de 

26 de Enero de 801 sobre premios, «71 

Orden de ^1 de Octubre de 1805 declarando que para obtener los pre- 
mios los 'que hayan sido penados con algunos años de recarga , han . 
• de tener ya estos exiioguidost ,a7t 



Digitized by VjOOQIC 



índice DB LAS ÓRDENES: xxvir: 

Orden de< i j de Eoero ()e 1806 deiclarattdo opción á Jos- premios al 
desertor de primera vez sin circunstancia agravante, que se hubiese 
presentado ai Re^r en k>s<t¿niiino5 que en ella se expresa, d/j ' 

Orden de 4 de Junio de 8b 7 para que se distingan los pretnios con 

cintas puestas sobre el brazo derecho, a74 

Orden de i.^ de Febrero de 808 concediendo i los sargentos de guardias 

á los 35 años de servicio el ^rado y sueldo de teniente de infantería^ «74 

Por el reglamento de retiros de i.^ de Enero de 1810 se estableció 
un premio medio entre los 35 años y los 35 con iiaf reales, a74 

Orden de 8 de Mayo de 1815 para que no se anoten años de ser* 
vicio para los premios por la aprehensión de desertores | sino que ' ) 

te den 80 reales por cada desertor, 2^4 

Orden de 15 de Junio de 181 j que no sean acreedores al premio los ' 

^ hayan servido al gobierno tntrusoí 974 



Sobre presidios. 



•í.» 



Pragmática de 11 de Marzo de 71 para que á ningún reo se pueda 
imponer mas de diez años de presidio, y distinguiendo los deli* 
tos que merecen presidio, arsenales ó trabajo de bombas, 17$ 

Orden de 19 de Setiembre de 73 para que á los soldados de la guar* 
nicion de Madrid -sentenciados á presidio que se depositan en la oár* 
cél de villa se les asista con nueve aiartos diarios, 978 

Otra de 13 de Mayo de 87 para que se les dé á los mismos , ade- 
mas de los nueve cuartos , una ración de pan diaria, 2/g 

Orden de a8 de Febrero de 54 para ^ac anualmente ^e promulguen 

bandos en los presidios sobre la pena de los que desertan a los moros, 280 

Orden de 5 de Noviembre de 65 imponiendo pena á los que deser« 

tan de los presidios, y á los que se vuelven arrepentidos, 280 

Otra de A4 de Marzo de 73 para que se observara en los presidios 
«menores la resolución antecedente, 281 

Otra de 29 de Marzo de 74 para que la embriaguez no sirva de excuU 
pación á los delitos sin embargo de las órdenes comunicadas á los 

Í)residíos anteriormente, y que en ellos se arreglen al artículo de 
a ordenanza que así lo previene, * ._ 281 

Orden de 4 de Julio de 80 para que en los presidios no se d¿ á nadie ' 

certificación de las condenas ^^no siendo al mismo interesado ó á 
los respectivos «geíes de ellos, ^^ a8j 

Otnt de ai de Agosto de 84 para que en las causas civiles se obe- 
dezcan en los presidios los despachos de las audiencias aunque no 
rayan auxiliados del Consejo de guerra, _ 284 

Cédula de 6 de Diciembre de 87 para que l^s gobernadores 'de los 

presidiqs no puedan commut^ las sentencias de los presidiarios, a^¡ 

Orden de 4 de Mayo de 76 pura que todas las instancias de los pre- 
sidios vengan por el conducto de los respectivos gefes, 287 

Orden de 30 de Abril de 86 para que desde Oran j Ceuta no se 
envíe i los presidios menores í los que cometan nuevos delitos, a87 ' 

Hesolucion de 16 de Diciembre de pi para abandonar á Oran, a88 

Otden de 15 de Setieoibre de 33 para señalar en Ceuu límites, 988 

d a 

Digitized by VjOOQIC 



/ 

txrm índice DE LAS ÓRIXMES. 

Kcal/ bando páblictdo en Ceuta en 4 de Octubre de 93 sefitltndo l(mt-, 

tes pan la desercicm, «89 

Bando publicado en Ceuta en 8 de Agosto de 96 sobre pena á los que de* 

tcrlan, apO 

Orden de 26 de Mayo de 85 para que la compañía de desterrados de Ceu^ 
ta no se repute como tropa para los castigos , sino como los demu 
desterrados» ^ ^p| 

Orden de 1 1 de Febrero de ^g para que las sentencias de los tres prest* 
dios menores se consulten antes de su execuctoii con el capitán gece^ 
ral de la costa, ■■ 294 

Otra de a de Enero de 87 para que todas las instancias j recursos de los 

tres presidios menores se dirijan por el capitán general de la costa» ipj 

Orden de ai de Julio de 68^para quecos gobernadores de los tres presi- 
dios menores actúen por sí las causas sin poderlas subdelegar^ apj 

Orden de 4 de Enero de 7/ para que en los tres presidios menores se obser- 
Te la resolución del año de 65 sobre penas á los que se pasan á loa 
moros» que se baila en la pág. 268» ftpS 

Orilende'15 de Noviembre de gs para que en Melilla se señalen li«¿ 

mites para la deserción» %g6 

Límites señalados en la de Noviembre de 88 en Melilla» dp^ 

Orden da 14 dé Octubre de 75 para <}ue en Melilla estando en guer* - 
ra con el Rey de Marruecos se castiguen con rigor los desertores^' 
< aunque se vuelvan arrepentidos á la plaza» 198 

Keal bando de 15 de Febrero de 33 señalando en el Peñón límites 

para la deserción» 999 

Real bando de ap de Enero de 33 señalando en Alhucemas límt* 

tes para la deserción, 300 

Resolución de 2 a de Marzo de ^^ para que en el regimiento de guar- 
dias walonas no se aprueben los reclutas basta estar examinados en 
los dogmas de nuestra religión por el capellán mayor, gol 

Resolución de 30 de Enero de 64 iobre un carabinero if»t se llevó 
una muger soltera» 303 

Orden de 28 de Abril de 80a imponiendo pena al comandante de 

bandera que por "dinero diere licencia absoluta á los reclutas, 30) 

Orden de 10 de Abril de 1800 sobre el modo con que se permite 

á los soldados milicianos pasar al exército, 30S 

Orden de 30 de Enero de 83 para que se pueda reclutar i los sol* 

dados de las compañías fixas de la costa de Granada» 310 

Orden de 26 de Abril de 85 para que las partidas de bandera pue* 

dan recorrer los pueblos inmediatos para reclutar en ellos, |lo 

Orden de 9 de Octubre de 1797 para que á los reclutas tJ asiento 

de su plaza se les haga' presente la fé de bautismo, " 311 

Dictamen de 8 de Julio de 83 del auditor de Barcelona en causa *de 
resistencia los contrabandistas á la tropa, 31} 

Resolución, de 30 de Marzo de 86 para que la tropa dis&azada ti 
tiempo de ir í acometer i los contrabandistas se dé i conocer áia- 
nífestando alguna seña} que la distinga» ^ 317 

Orden de 27 de^ Octubre de 1815 prohibiendo las rififj . t^^ 



Digitized by VjOOQIC 



índice de las órdenes. XXIX 

Sobre robos. 

Orden de 31 líe Agosto de 7^ impotiieikio nueva» penas á los robos, 

{r moderando los artículos /o'f 71 J 72 del trat. 8, tít. 10 de 
a ordbnanza del exército, >^ «ia 

Resolución de 15 de Marzo de 73 declarando que por solo la frac- 
tura se señaló la pena de muerte^ «lO 

Orden de 3 de Febrero de 74 declarando que aunque el robo no lie* 
gue al valor de un real se compreljenda en las penas que expresa 
el art. 5 de la resolución de 31 de Agosto de 72, gal 

Orden á Indias de 1 5 de Diciennbre de 84 declarando el valor de 

la moneda para graduar el dplíro del robo, «l^ 

Resolución de 13 de Agosto de 86 imponiendo pena de horca á dos 
soldados que robaron. en un camino á un correo, gsj 

Dictamen del auditor de Barcelona de 25 de Febrero de S6 en la 
causa que menciona la real orden antecedente, oa6 

Orden de 1 a de Mayo de 86 imponiendo pena de la vida al que robe 
estando de centinela. Se comunicó d ios dominios de Indias fot la 
via reservada de este tHinis ferio en jo de Enero de 178^, ^ giS 

Orden de 30 de Noviembre de 1797 para que el robo heclio por 
un centinela se gradué por la de 31 de Agosto de 1772 sobre 
robos 9 derogando la de 12 de Mayo de 1786 que imponia pena 
de muerte á todo robo cometido por un centinela, 31^^ 

Orden de 19 de Febrero de 89 declarando que el robo en el cuar- 
tel, aunque sea dentro de la corte, no es de los exceptuados, y 
corresponde I la jurisdicción militar^ 33a 

Orden de x8 de Enero de 1801 para que fiaya en los regimientos 

soldados asistentes para servicio de los oficiales, 336 

Otra de 31 de Marzo de 85 uniformando en todo el ejército el uso 
' de hebillas , espadas , vueltas , &c. é imponiendo pena á los que 

contravengan. Se remitió en 22 de Febrero de i8z^, 338' 

Otra de 29 de Mayo ae 89 para que los generales, aunque sean maes- 

trantes , no puedan llevar su uniforme, 338 

Reglamento de 27 de Octubre de 60 sobre los utensilios que la pro* 

▼isioQ ha de dar á las tropas en los cuarteles y plazas, 338 

Sobre vagos y levas. 

Ordenanza de 7 de Mayo de 75 en que se declara el modo de ba« 

cer ana leva general cada año para el servicio de las armas, ' 344 

lostruccton de 22 de Octubre de 86 sobre le recolección de vagos, j 

admtsioo de reclutas para completar los terceros batallones, 35a 

Orden de 28 de 'Julio de 76 imponiendo pena i los vagos senten* * 

dados á las a^mas que desertaren, 355 

Otra de 11 de Febrero de 86 sobre dar destino i los vagos senten- 
ciados i las armas que no fuesen i propósito para el servicio, v3 j6 

prden de xc de Noviembre de 85 para que i los soldados levas no 

ic les^ liceodr temporal para los pueblos de tu domicilio, 357 

Digitized by VJ O OQ le 



XXX ÍNDICE DE LAS ÓRDENES. 

Orden de 12 de Enero de Btf comunicando á Indias la antecedente, 357 

Cédula de II de Setiembre de 89 previniendo á las justicias el cum* 
pliniiento de las órdenes antecedentes sobre que no' se permita voi« ' 
rer con licencia á los pueblos á los soldados levas, „ 357 

Orden de primero de Febrero de 87 para aue los soldados levas que 
se inutilicen en el servicio se entreguen a las justicias que los sen* 
teociaron, 358 

Otra de .23 de Junio de 88 para que los soldados levas que obten- 
gan su indulto satisfagan á la Real Hacienda los 120 reales que se 
dan á su ingreso, y los casos en que pueden reclamar este impor* 
te de las justicias que los sentenciaron indebidamente,, 359 

Orden de 24 de Junio de 88 sobre el abono de años- de servicio que 
ha de hacerse á los soldados levas que se reenganchan 6 ascienden 
á cabos, 3<5o 



EN LAS PENAS DE MARINA. 



Orden de 13 de Agosto de 76 imponiendo pena á los individuos de 

tropa que abandonan la guardia, 3^5 

Orden de 27 de Mayo de 66 Imponiendo pena á los marineros que 

abandonan el buque sin licencia, 366 

Orden de 27 de Abril de 70 para que la pena capital impuesta en la 
ordenanza de la armada al que hiere á otro de caso pensado, se en- 
tienda cuando de la herida resulte muerte, ¡66 

Orden de 15 de Agosto de 86 para que los sentenciados i los ba- 

xeles sino hay proporción en ellos cumplan sus condenas en I06 ar- , 

señales, 367 

Orden de 4 de Setiembre de 60 para que los que de las embarca- 
ciones baxan á tierra dexcn en ,sus bordos los CMchil!oS| 368 

Orden de 4 de Enero de 75 sobre penas en los arsenales de marina, 369 

Orden de 26 de Octubre de ^6 sobre penas en los arsenales, 370 

Decreto de a9 de Octubre de 85 en que se establecen leyes penales 

para el arreglo de la maestranza en los arsenales de marina, 370 

Cédula del Consejo de CastilU de 27 de Agosto de 86 noand^ndo 

cumplir el decreto antecedente de las penas en los arsenales, 380 

Resolución de 19 de Diciembre de 8¿ declarando que los operarios 
de marina fuera de los deparlamentos están sujetos á las leyes pena- 
les de los arsenales, 38 1 

Resolución de 14 de Marzo de 85 para que continúen el servicio 
en los batallones de marina los que sufren baquetas por robo en ar- 
senales, ^ 383 
Orden de 15 de Junio de 1799 para que se observe en la Biarina la 
comunicada al exército en 24 de Noviembre de /6 sobre los sol- 
dados que sufren el castigo de baquetas, 383 

Orden de 18 de Octubre de 61 para que los tnaestres de xarcia pidan 

licencia para sus casamientos á los intendentes, |8( 

Orden de 17 de Febrero de 87 quitando i los oficttlei^de mar ¡ni el 



Digitized by VjOOQIC 



ÍNDICE X^ LAS ÓRDENESí xxxi 

derecbo de jgeneralas , aumentáodoks el sueldo , j prohibiéndoles, r. 
todo comercio en los buques , %^7 

Real decreto de 17 de Febrero de 87 aumentado los sueldos á los 

oficíales de marinai ' 0S8 

Orden de 2 de Abx^ de .84 para que en t9dos. los buques que sal- 
gan de nuestros puertos para America se lleven las cartas de la 
administración de correos , ¿ imponiendo pena á los que faltaren i 
lo que en ella se .previene, opo 

Orden de i<í de Diciembre de 60 declarando lo que debe practicarse 

en los buques j botes para evitar el contrabando, ' 393 

Orden de primero de Mayo de 85 declarando el caudal que al re- 
greso de Indias es libre de ^derechos, jpj 

Orden de 15 de Abril de 86 «obre evitar el contrabando en los bar* 

eos catalanes, , ^ . x; 39^ 

Orden de 6 dt, Febrero de 8/ iobre premio á la tropa de marina 

en la delación' ó aprehensión de desertores, 3p8 

Orden de ii' de Noviembre de 52 para que no se admita recurso 
ni queja en voz de cuerpo sobre que el agravio ^c un individuo de 
él es ofensa común de Todos. 3pp 

Orden de 24J der iVIarzQ. de 81 para que en la^última guerra no se 

impusiese pena capital a los quQ dese;rta^en de las plazas interiores, 40* 

Orden úe 6 de;Marzo de 75 para qu$ los desertores de la armada se 
castiguen como los del exército , y declarando los casos en que se han 
de observar en este delito la ordenanza de marina ó la. del exército, 401 

Otra d^ ap' de Octubre de /6 para que en la armada se pusiese en 
el mismo pie que el exército pera el Castigo de sus desertores 9 y 
aclarando la iiueligencia de ta antecedente, 402 

Orden de 25 de j4}pio de 78 mandando sp observase en la marina 

la del exército de J i dei mismo sobre penas á desertores, 404 

Orden de 30 de Enero' de 1815 sobre que se observasen las ór- 
denes que sobre desertores regian en el año de 1808. Esta dr- 
dfn es la misma g%u se comunicó al exército en i£ de Enero del mismo 
y se halla en lapdg^ / J4 de este tomo, 404 

^rden de 25 de Eneiiq.de 18 16 que trata sobre desertores de según" 

da vez, 404 

Ordfen de 10 de Abril de 8 id sobre^ los^que se presenten en el tér- 
mino de ocho dias no les perjudique para el derecho í inválidos 
ni premios^. 404 

Orden de 23 de Mayo de 85 sobre penas á lo^ desertores de ma- 
rina, q^e se presenten a&tes de los ocho dias de su fuga, 405 

Otra de ay de Marzo de 8d aclarando la inteligencia de la anterior, 406 

'Orden de 15 de Setiembre de 86 para que el matriculado que pre- 
sente 6 delate un desertor que se aprehenda supla por él y se libre 
de aquélla campaña, 408 

Orden de 25 de Mayo de 816 sobre la pena á la gente demarque 

te deserte, y-i los comandantes de matricula que no vigiltn, 408 

Orden de 4 de Enero de 65 para que los marineros de buques mer- 
cantes que vayan á América si desertan 6 no cumplen con su obli- 
gación sean severamente castigados, 409 

Digitized by VjOOQIC 



xtxli ÍNDICE DE LAS ^DENE¿ 

Otra ¿^S de Euero de 73 para que k^ tnpalatfpnes de los oavfoSi 
mercantes escp sujetas a las penas de .la ordenanza de la armada 
en la deserción, disciplina, obediencia y subordinación á sus su* 
'periores, 409 

Orden de ii de Enero dé 79 imponiendo petía ' á los hiladores 6 

rastrHladotes de las fabricas de xarcia que deserten, 41 a 

Resolución de 17 de Noviembre de 61 en que se declaró qne para 
incurrir el paisano en las penas del que auxilia i 4a deserción por 
comprar prendas de un soidjdo , se entienda cuando ademas de com- 
prarlas contribuye á la deserción, 41 j 

Orden de 35 de M.170 de 50 declarando algunos artículos de la or^ 

"■ denanza de la arn>ada sobre deserción j ciertas dudas que ocurrie* 

ron en la formación -de un proceso, '- * 41^ 

Orden de 30 de Setiembre de 63 para que no se imponga pena á 
los soldados protestantes que voluntariamente se delaten para abra- 
zar nuestra Religión» 418 

Orden de 23 de Setiembre de B3 por la cual se quitaron los bal- 
deos que previene la ordenanza de arsenales, y se mandó ibrrar los 
pañoles de pólvora de planchas de plomo^ 4^' 

Orden de 3 de Febrero de 75 sobre la matua'Wrega dé deserto» ^ 

res en los cuerpos del exército y armada, 434 

Orden de 6 de Febrero de 87 para qué en la entrega de desertores 
fio se abone á los cuerpos el enganchamiento dado á los reclutas que 
son desertores, * 4at 

Orden de 4 de Setiembre de 83 imponiendo pena á los marineros 
mercantes que van i América, y se hagan pagar en la maro pi« 
dieren excesivas soldadas, 424 

Orden de 6 de Setiembre de 85 para que en la marina se descueiF 
fe al que hiere á otro los gastos de hospitalidad y sueldos que pier^ 
da el herido, 426 

Otra de a6 de Setiembre de 86 sobre el modo de entenderse la an- 
tecedente con los individuos de tropa de marina que hieran i otro, 427 

Resolución de 18 de Abril de 74 sobre la sentencia de un soldado 

de marina que estando en el calabozo hirió al sargento de la guardia, 431 

Resolución de 3 de Agosto de 71 declarando que el insulto i pa« 

trullas se debe castigar como insulto hecho á una centinela, 4^'<a 

Orden de 4 de Julio de 84 para que en viages i América puedan 
las embarcaciones mercantes no habiendo matriculados admitir el 
resto de gente que no lo sea. Se comunicó por la vta reservada 
di Indias a los jueces de artihadas y' gobernadores de aquellos do- 
minios en i 6 de Setiembre de 8^, 43 j 

Resolución de la de Julio de 63 en una sentencia sobre un buque 

rendido i los enemigos que no estaba armado en guerra, , 439 

Ofdcn de 17 de Febrero de 87 sobre el modo con que han de ser 

considerados los pilotos de la real armada, ^^ 

Orden de 12 <ft Junio de 83 para que no se permita exercer de 

piloto ni pilotín sin ser antes examinado, 44$ 

Orden de 10 de Setiembre de 85 imponiendo pena á los polizones ' , 
jr á los que los consintieren en sus buques, 4(0 



Digitized 



byGoO^Í 



Índice dé las óíidenes.^ xxxm 

Orden de 29 de Octubre de 83 sobre la obligación de los prácticos 
de Santander de entrar 7 sacar del pnerto los buques mercantef, - 45 1 

Orden de 24 de Enero de 73 para que á los levas di&tinguidos aplicados á 
la tro^ de marina no se les permita el Don ni espada mientras estén 
cumpliendo sus-condenas, j sí son viciosos se destinen á presidio, 453 

Otra de 1 5 de Junio de 73 pera ^ue te destinen á presidio los levas 
destinados á los batallones de marina incorregibles en su conducta,^ 454 

Otra de II de Agosto de 76 para destinar á presidio los soldados 
de marina sean reclutas, voluntarios 6 levas que fiíeren incorregi* 
bles> 7 previniendo ^ue el robo en la tropa desembarcada se cas« 
tigue'comoenel exército, 454 

Orden de it do Octubre de 1783 j)ara qne ademas de las penas á 
los reincidentes en filtas de la marinería no se le abone la paga en 
los diks que fiUtasen> 45 ¿ 

Orden de 15 de Noviembre de 84 para que en el cuerno de artille- 
ría de marina y batallones de ella se castiguen todos los robos es- 
tando la tropa desembarcada , como lo previene la orden que sobre 
A>bos se comunicó ^1 exército en 3 1 de Agosto de 71, 45$ 

Orden de 6 de Mayo dé 46 imponiendo pena capital al soldado qne 
robare estando de centinela, 456 

Orden de 3 de Agosto de 84 imponiendo pena i los robos de los 
arseiíales de marina, 4^9 

Segunda orden de 24 de Agosto de 84 imponiendo pena al soldado 
qne robare en los arsenales de marina» 459 

Tercera érdeh de 19 de Setiembre de 84 aclarando lar antecedentes 
sobre robos de arsenales^ '. 460 

Cuarta '6rden de 6 de Noviembre de 87 imponiendo pena á los rein- 
cidentes en robos de arsenales, 4$i 

Quinta orden de 11 de Diciembre de 87 declarando que el robo en 
los buques de guerra se castigue cohio el cometido en los arsenales, 
é imponiendo pena á los oñciales de cargo por malversación de 
pertrechos, 469 

Otra dé n de Diciembre de 87 en la forma que se comunico la an* 

' cecedente al inspector general de marina , f en que se aclara mas 
como se debe entender la malversación de pertrechos de los oficia* 
les de guerra para imponerles la pena que en ella se previene, 46a 

Sexta orden d^ 10 de Febrero de 88 comunicando al comandante de 
marma de la Habana todas las resoluciones anteriores sobre robo 
en arsenales, j^% 

Resolution de 21 de Noviembre de 95 sobre competencias de ju« 
risdiccion en causas de robo en arsenales entre el regimiento de 
reales guardias españolas y )a marina, , 4^4 

Orden de ar de Febrero de 86 sobre el modo con que deben ser 
considerados para los castigos á bordo I09 sargentos del ex¿rcito 6 
marina que incurrieren en algún delito, 46$ 

Orden de 16 de Agosto de 85 imponiendo pena al matriculado que 

se separe de la matricula con la idea de navegar á América, 469 

Orden de 11 de Abril de 85 uniformando en la armada el uso de 

hebillas, espadas y vueltas, ' 47a 

Tonf.1V. . # 

. Digitizedby VJ O OQ le 



xxxiT índice DB las ÓRDENES; 

EN LAS ADiaONES A LOS CUATRO TOMOS. 

Orden Át %6 de Agosto de 1816 para que á los matnculadoi, ^e 

marina se les guarde como privilcgudos la.ex«ncion de sus ca^s-4e • 

.alojamiento, , . ' .' ^ . Jfí6 

orden d< -5 de ^fayo de 8i($ en que se confirmó por S. M. lo pte-i 
venido en el año de 1793 de que en las caucas de los indíviduot 
del ejército y marina enciendan exclusivamente los jueces mílitaretf 

. J á su consecuencia se declaró, quc^a resistencia á la justjcia do 
era d^liio de ^lesafiíero , j que el individuo de i^rina que k^ cp» 
mciiü^corrc>f9pdia ¿í<su$ juegcs, . i . ^ . 47^ 

Orden de 1^ de Enero de 18 17 para que en Bilbao contribMyes^ 

los militares á sostener los serenos , como punto de policía, 477 

Oi:den de 29 de Mayo de 1817 para que en las diligencias que ten* 
gan que h^cer los ministros át rentas en ejnbarcac iones ó casa| , no 
necesiten la venia de los respectivos gefes, 478 

Orden de ig df ^nero .ide 1816, declarando, jqpe el colegio de san 

; Telmo de Sevilla corresponde & la jurisdicción castrense, como el 

de san Tclmo de Málaga, 47f 

Orden át 1 ác Setiembre díe 18 17 confirmando la de 31 de Agosto 
de 180 I. para* que no se admitan demandas de esponsales contra^ loi 
militares sin tener los requisitos prevenidos en la pragmática; y que . 
en los matrimonios secretos aunque el Key les conceda su real li« 

. ceacia queden despedidos del servicio, 479 

Orden de 14 de Julio de 1817 para que la sala de justicia del Coa- • 
sejo de la guerra conozca en los pleytos civiles que se susciten coo« 
tra los ministros del mismo, 481 

Orden de 15 de Agosto de 18 17 para que las comisiones respecti* 
vas á intereses de personas militares recaigan en los ministros to» 

, ' gados del Consejo de la guerra, 48t 

Orden de aá de Marzo de 817 para que en los dominios dé Ultramar 

se establezca un tribunal de revisión para las causas de la marina, 481 

Orden de a8 de Julio de 817 para que en los dias de gala se pre« 

. ~ tenten los oficiales á los gobernadores ó Qomandantes de armas que 

sean ofíciales generales, 484 

Orden , de /14 de Julia de 1805 sobre la jur¡sd¡ccioI^ de los gober- 

" nadores en las causas de armas prohibidas, » 484 

Orden de 6 de Julio de 817 para que se observe la recíproca con los 

cónsules de los paises baxos^ 486 

Oí den de a de Enero de 817 para que los oficiales de milicias que 
no estén empleador no manden aunque sean veteranos habiendo ofi- 
cíale^ del j^x^rcito en comisipn, * 48^ 

Orden de 9 de Noviembre de 816 para que los batallones de mari- 
na hagan los mismos honores que los regimientos de guardias, 487 

Orden ¿6 ao de Setiembre de 81 (5 para que los batallones de marina 
en 1 i formación con los de guardias de infantería cubran uno de 

. los costados, 487 

Orden de 20 de Abril de 1817 decidiendo una competencia sobre 

Digitized by VjOOQIC 



fNPICE DE LAS ÓRDENES. 



xxxr 



ürefereocu entre los batallones de marina y los de guardias en la 
TOrmacíon para honores del capitán general de la armada Don An* 
tonio Valdés , y se desaprobó la formación de tropas que dispuso 
-la plaza, 4S8 

Orden de 25 de Mayo de 18 16 derogando un artículo del reglamento 

de la marinai . 489 

Orden de 14 de Julio de 817 para que los oñciales desargento rna* 
jor arriba den sus declaraciones en Madrid ante los alcaldes de cor- 
te en la sala de estos, 490 

Orden de 17 de Octubre de 1817 para que los. defensores asistan i 

los careos sea el reo oficial 6 cualquiera individuo de la tropa» 491 

Ocden <k 26 de Junio de iSif pan que' no se imponga el castigo 

de baquetas á individuos que no sean militares, 491 

Cédula de 12 de Mayo de 1817 por el Consejo de Hacienda de* 
clarando que el indulto se limite por punto general i la pena per- 
tonal, 49a 

Orden de 17 de Octubre de 817 imponiendo nuevas penas á los ofi- 
cíales que excedieren del término de sus licencias , se pasaren á otra 
provincia distinta, ó vinieren á la corte, 492 

Orden de 1 9 de Setiembre de 817 en que te declara cuando ha de 
fizarse la época para que tenga efecto la observancia del decreto de 
39 de Abril de 95 en las causas de los militares defraudadores de 
las rentas en tiempo de guerra, si cuando se comeiió el delito 6 
cuando se descubrió, 494 

Orden de 5 de Noviembre de 817 declarando que el robo en la cor- 
te no et de desafuero, y que el real decreto de 9 de Febrero 
df.79S en £ivor de los militares |e observe sin la menor restricción, 49$ 

Ccntiitti i/te tom9 j6^ intre prápnaticas , ifdulMt^y áráems. 



FIN DEL índice. 



€ % 



Digitized by VjOOQIC 



, ) 



í .r 



i*r,- 



.í » 



;:.,.•' lO 



^ .:. ■/'. i^-^.". • -1 - •.' . V % \. ' , *j 






Digitized by VjOOQIC 



xxxrn 

INTRODUCCIÓN- ', 



as penas son el íreno^ de las pasiones de los bombres^ y el 
el instrumento de que al extremo se vale la sociedad para casti* 
gar á los que quebrantan sus pactos » y que nadie con Ja impu- 
nidad de los delitos se atreva á perturbar el orden y tranqui- 
lidad que en ella debe reynar. 

Estos delitos pueden considerarse unos públicos y 
aetos^ unos que ofenden la Religión, ó son contra el i 
el gobierno, la fe pública y el derecho de gentes, y 
conspiran contra la particular seguridad del ciudadan 
tando su vida ^lionor, intereses, propiedad, casa y^us 
ciosos derechos, de lo que resultan una infinidad de del 
cuya corrección y castigo hay establecidas también muchas pe- 
nas distintas y proporcionadas entre sí á la gravedad de C;acla 
crimen, que basten para contener á cada uno en sus respecti- 
vas obligaciones^ y tengan poder para mortificar ó exterminar 
al malvado según convenga, sirvan de escarmiento á los dema^i 
y liberten á la república de los pejuicios y desorden ^up ||a 
mezcla de los malos podria causarla: es uno de los puntQS mas 
difíciles y delicados de la legislación arreglar la justa proporción 
que deben tenei^las penas con los delitos, por cuyo niotiyp el 
tratado penal tiene en sí una recomendación muy aUa, y ha sido 
la primera atención de los mas sabios legisladores. 

Éstas penas no son generalmente uniformes, ni iguales, poi- 
que tampoco lo son el genio y costumbres de las naciones^ y 
son diversas según la inultiplicidad de gobiernos que hay en el 
.Miiifida^^q«ie«ireoe^uiv especfácuió bien digno de nuestra 'admi- 
ración, por la potentosa variedad que entre sí tienen tos reyhes 

Digitized by VjOOQIC 



BTXTtii INTRODUCCIÓN. 

é imperios de la tierra » diferenciándose en jas inclinaciones y 

usos, de lo cual retülra forzosamente» que cada nación tenga sus 

leyes particulares » y que tanto varíen sus penas» que en unas se 

llegue á graduar de delito lo que en otras es una acción per* 

mitida ó indiferente. 

' ^ Entre las leyes que el legislador' Licurgo estableció para go^ 

Diérno i$5 los lacedénidníós, el robo de cFertas^ viandas ^r^ per- 

fnnidd^Tos jóvenes, ton- tal que lo executasert con^astuqia^sm 

séi^ ciescubierto, pues al que le cogían' se le castigaba por ¿a- 

berle faltado aquella destreza y estratagema, á que'l^es acostum* 

'Braoa'n desíe pequefios (♦7» y eñ las* mas 4^ Tas naciones se ha 
'c'as'tigaao y mirado siempre con odio el robo aiin^de las cosas mas In- 
feriores/ siendo la razón de esta diferencia ^n los primaros el 
especioso objeto que.SQ propuso su legislador para adiestijarlos 
y hacerlos expertos en los ardidfes de tá guerra. Los gueíos er^n 

^'ánici psrmltícíos, y autorizados por la legislación, y en el dia 
están prohibidos baxo penas muy. severas: aun dentro de una 
misma nación se* encuentran acciones que en un festino son de* 
lií'ojy'en otro indiferentes: el mudar de domicilio, y Vahando- 
nar el lugar de su residencia, en h milicia es un delito eoorme, 
y eñ otra cualquiera profesión no lo es, dependiendo esta varié* 
dad de la alteración que con el transcurso de los tiempos expe- 
rimentah tas costumbre's'de'un pueblp, süs con^ociplentos,JÍlu:lj^ 
náciorfes,^ adelantamientos» y los pactos con q|ue unos ciudaiia- 
dos están mas 6 menos ligados que otros/ • 

^ Si hacemos -el cotejo de las leyes peoales de las naciones mas 
remotas de la antigüedad^ veremos que los egipcios» cartagineses» 

'liSiiibs» babilonios, medas, persas^ Jñac^áonios y griegos tuvie* 

fon diferente legislación» y entre los romanos se notará la di- 
jo i-o i ^ ,.';.•; :¿ . . r:- 

; , HC !^^ llollia HUiáT^ Onfim. A ^ tikimii BmO Ms^f^J^tófitmm M. 

Digitized by VjOOQIC 



INTRODÜCCICW. XXXIX 

Tersidad de sxn pesa» ségun.losi di&reAtes aspectos ^ue fié to» 
mando la forma de su gobierno, y lo misimo He obseivará ea 
las naciones mas ilustiactas de Europa. . - ,: ; 

En España se Ivini firmada laflobién por diferentes soberaiios 
diversos códigos de leyes, civiles y críxnioales: así unas como 
otras han experimentado muchas variaciones á medida de que lo 
iba exigiendo la constitución de la monarquía, sJUs miras, ade- 
laatamientos , y la mudanza de su gobierno. 

En medio de estos códigos generales para el cuerpo de la na* 
don se encuentran otros, que comprebenden y obligan á la mi* 
lida , que se formaron desde la época de los exércitos permanen* 
tes, para mantener la disciplina y subordinación de esta nueva 
gunte, a quien se aumentaron, ademas de las obligaciones comu- 
nes á todo ciudadano, aquellas que son propias de la constitución 
militar. Estas penas han sufrido igualmente sus iteraciones á pro- 
porción de k mayor ó menor necesidad, que ha habido de va- 
lerse de la tropa, a proporción de las costumbres y adelantamien- 
tos en general de la nación, y á proporción también de las ocur* 
rencbs: pudiendo decirse, que aun dentro de un propio rey na- 
do se ha tocado esta variedad en muchas de ellas, como lo ma* 
nifíestail las diferentes ordenanzas y resoluciones con que se -ha 
tratado el delito de simple deserción que no ha mucho tiempo 
te castigaba c<^ la pena del último suplicio. 

Por esto se hallan le» militares; ligado^ de una parto con hp 
leyes de la constitución civil en que nacieron, y de otra con lai 
de la milicia, y por esta mayor carga que sufren respecto á lo| 
demás vasallos son tan' dignos y acreedores á las giacias y xc^ 
compensas del estado, jcomo queda dicho en' la segunda parte de^ 
discurso preliminar de esta obra. - . . , j 

Esta su¡ectbn de bs^ militares á las leyes del reyniQ, np e$ 
geocfal y absoluta^pcara;todo& los casos y ocurreac^ias; el creeilo 
así ha originado nmcbos enoueittios iie jurisdicción , iosi<eAiüefido 

Digitized by VjOOQIC 



3tt INTRODÜCaO». 

tmos que así debe eiiteiiderse sin excepción alguna, y* ofrds que 
una vez alistados en la milicia no les obligan las leyes genera^ 
les, y que cumplen ateniéndose literalmente á sus ordenanzas: 
¡Cuanto trastorno ba experimentado la admin^trackOi de justicia 
con estas voluntarias opinionesl 

Las leyes de una nación se formaron para la páblica y uni* 
Veml felicidad de todos sus habitantes en común ; prescriben las 
obligaciones del soberano y del vasallo; combinan los intereses 
de unos y otros para que se siga la felicidad del estado en ge- 
neral» tiran á preservar al ciudadano de los insultos que puede 
experimentar en sus bienes , en su tranquiKdad , y en su pro« 
pia vida; establecen reglas sólidas y seguras para que en el ca- 
so de algunas diferencias soore las haciendas se decidan y te/« 
minen brevemente, dictando la obligación de los jueces, la de 
los abogados, la defensa y derecho de los litigantes, y otros 
inmensos puntos que forman volúmenes enteros, y se hallan es* 
tablecidos en nuestra legislación, y autorizados por el unáni* 
me consentimiento de la nación , que no se encuentran en los 
reducidos cuerpos de ordenanzas, que solo contienen jiquellas 
ireglas precisas para gobierno interior , y disciplina del exércira 

£1 decir vaga y generalmente, que las leyes del estado 
no comprehenden á los militares, seria renunciar á la multitud 
de privilegios que dispensan, y nos corresponden como ciudada-^ 
)k>s: sería separarnos del cuerpo de la nación, y privar de sus 
mayores distinciones, y gracias á esta porción tan escogida de 
vasallos que velan continuamente por su defensa y seguridad, 
y seíía^ una exclusión irritante y perjudicial en lugar de ser un 
privilegio; y asi todos los beneficios que conceden las leyes al 
común, alcanzan á los militares, y todas sus .causas civiles se 
han de dirimir con arregló al derecha común, y leyes del rey* 
^tié^ disfrutando el -privilegio que les está i concedido de tiempo 
rámemoHal de que esto se f xecote por ^ns propios, y naturales 

Digitized by VjOOQIC 



^ INTRODUCCIÓN. , xu 

jueces en los .casos fio exceptuados, que es en lo que consiste 
el fuero privativo que gozan, separándose solo de las leyes cof 
muñes en aquellos -casos en que baya cédulas ó declaraciones paiti^ 
culares para Idt Individuos de la lurisdlccion de guerra, como suce? 
dé en los testamentos militares, en que se les dispensa las formalidades 
que en esto prescribe el derecho, en la extracción de reos, y otrof 
varios puntos mafndados observar én el exército, en que deben go- 
bernarse por estas particulares decisiones; el no hacer esta dis* 
tíncbn es la causa de la mayor parte de las competencias sus^ 
citadas entre las dos jurisdicciones militar y ordinaria ,r pu^f las 
mas veces, 6- no se tienen presentes estw^reales resol liciones, :ex^ 
pedidas para gobierno de la tropa, ó se. desentienden de ellas 
por llevar cada unb adelante su tema, como queda dicho al ú},^ 
timo del discursa preliminar de esta obra. :| 

Por lo que hace á las leyes comunes criminales, y saber á 
quienes, como y en que casos comprehenden á los individuos do^ 
h jurisdicción militar, es preciso distinguir de estos ^os clases,^ 
una de los que sin ser propiamente militares disfrutan de su fupj. 
ro, como los dependiei\tes de las Secretarias de guerra y ^ marina» 
los intendentes, de exército, comisarios, psentisfas, mugere^^ bi-; 
jos, viudas y criados; y la otra de los oficiales , soldados del^ 
exército y armada matriculados.de marina, y dews personas ajisr 
cadas en* actual, y Vivo íervicip ; los primeros están spjeios á 
las leyes criminales del rey no en los delitos, comunes en que in^ 
curran, imponiéndose por sus propios jueces militares las pe- 
nas que; prescriben, nq siendo de los de desafuero dichos ,gp el 
primer cécmio de esta .obira; peto .los segundps están ¡ligados ii^i 
estrechamente en ciertos aím^jíes,/.que no sean.de Jos : exceptuad- 
dos, á otras leyes penales establecidas en las respectivas orde- 
Mnzas, castigándose Sus exceses:.con mas rigor que lo que ^pres- 
aiben las \eyti comunes, e'n raz€«i de la influencia que. t«^4ria 
en cl estadd la impuiiidád dé uno^ delitos cometidas por. usm 

DigitizedbyVjOOQlC 



xúi INTRODUCCTOK 

gente flrÑiiida, que tiene en su mano la foerza, es. superior al 

resto dé la sociedad, y podría inuoducir tan fácilmente el des? 

orden en ella ; y en razón también dét trastorno que causaría á 

su misma constitución la tolerancia de ellos, por lo cual en «stos 

¿asos no les obligan las leyes del rey no , exceptuándose cuando 

el delito no esté prevenido en la ordenanza, que entonces .debe 

juzgarse por ellas, cuya obligación impone S. M. á los vocales 

de un Consejo de guerra en el artículo, que se copla en la nota (i), 

y queda dicho en el §. iS6 del III tomo. 

^- Por todo lo expuesto se conocerá la necesidad que tienen los 

oficiales del exército , que han de servir de jueces en los Conse* 

jos de guerra , de instruirse de unas leyes que deben decidir ¿m 

la vida y honor de los miserables que tienen la debilidad de de<# 

linquir, y cuanto interesa su conocimiento, y el que estén reu» 

nidas, de suerte que puedan hallarse fácilmente en las manos de 

todos. Esto á la verdad no ha sido muy fácil por la variación 

que tienen siempre las leyes penales por las razones expuestas 

anteriormente, que ha movido á expedir diferentes declaraciones; 

que han aherado muchos de los aiticulps de la ordenanza, ha*» 

'liándose por esta causa esparcidas é ignoradas de muchos, dé 

que puede resultar que al sentenciar una causa se cometan Ja^ 

justicias muchas veces, irreparables. 

" Para evitar estos perjuicios se han reunido en este tomo to* 
das las penas níilitates del exército y armada, comprehendidas e4 
las respectivas ordenanzas generales con. todas las reales resolur 
tíohés que las han minorado ó templado, colocándolas para ma^ 
^or claridad 'en dos distintos diccionarios, é injertando .las dt 
aquellos demos ((ue, según lo que anteriormente queda dichoi 

(i) oCuando un sargento, cabo, xadete 6 soldado hubiere cometíáo delí^ 
to que esta ordenanza no previene, ni tenga en ella: pena se&alada» deberi 
ponerse el reo en Consejo de guerra» y aplicarlo la pei^t que parsi aquel crC* 
meo pteviemo U% iejres dd tcfoo.*' Ordim. éUUsércit0 írat. S^ tiijg , 4ir#. f. 



Digitized 



byCoogle 



introducción; XLiit 

han de juzgarse por las leyíes del reyno , en los cuales se advierte 
i los oficiales, que antes de valerse de ellas se enteren de las' 
ilteraciones que hayan sufrido^ ó de lo adaptado por la prác*^ 
tica de tos tribunales, para aplicarlas con aquel pulso y conoció 
lliiento que exige materia tan delicada. 

Ademas de esto se incluyen en este tomo muchas cosas, que 
aunque no son penales tienen cierta conexión con léisí mismos de- 
litos, como las reglas mandadas observar en el modo de darse 
el auxilio militar á la justicia: en la entrega de desertores: pre- 
filio concedido á los que los delatan y aprehenden:. las resolución 
nes sobre las licencias temporales de los oficiales: y lo que hay 
prevenido para la mutua entrega ^e delinqüentes que se pasa^ 
de un reyno extraño á otro, ose acogen á embarcaciones extranr 
geras, cuyo conocimiento interesa tapto á los militares para S9:. 
ber en que casos pueden ó no reclamar los prófugos criminales, 
7 que su oaiision no ceda en perjuicio de la reaa «dm^nistracioa 
<le justicia, y por lo tanto no se ha omitido medio alguno en 
punto can importante , hallándose tratado con bastante esttension, 
é incluyendo todos los convenios con las potencias extrangeras, 
y reales resoluciones expedidas por la primera secretaria de es- 
tado , lo que se ha debido al celo del excelentísimo señor conde 
de Floridablanca , á cuyo cargo estaba este ministerio , que á la 
menor insinuación me facilitó algunos documentos que me faltaban 
en esta materia. 

Para evitar dudas y disputas sobre á que cuerpos militares com- 
^mbeodeo los leyes. penales de la ordenanza general, se tendrá 
«Meadidi>> que tscán sujeios"4 ellas los cuerpos de infantería, 
caboÚefía y dragonea del ejercita sin excepción de los de casa 
mi. Los guardias dé corps tienen en su ordenanza un articulf 
-^t aU lo expresa (l). E» kr de tos regimiente» d» guardia»' de 

(i) ff Lat peoit que te impondrán (en el cuerpo de gtnrdíai de corpt) 

fW &fta €íúá lenricio y delitúi Ailiutiei , serán con irtegio i Im tefida- 

/a 

Digitized by VjOOQIC 



XLiT INTRODÜCOOIt 

infantería está igiialrtiente prevenido en el «rtlcülo ^ue se trasf 
lada en la nota (i); y en la de carabineros los suj^ también 
su ordenanza á las mismas penas del exército con solo la dife- 
rencia de que en los delitos en que se impone al soldado la pe* 
na de baquetas, ú otra ignominiosa, se les conmute á los ca^ 
rabineros en otras que no lo sean, como se advertirá al ükimo de 
cada voz en el diccionario del e;xército. 

Comprehendea también á los regimientos de milicias, en los 
términos que la real declaración á su ordenanza^ de jo de Mayo 
(Le 1767 lo previene en los artículos (2) que se copian en la 

¿as en las ordenanzas generales de mi ejército ',7 lo que en estas na se ha- 
llare prevenido se juzgará por las leyes del derecho común." Ordenanza dt ¿uar^ 
iias de citrps art. J4 , pá¿. ü 2£* 

(i) »>£nlos Consejos de guerra, así ordinarios, como extraordinarios, 
^e como peculiares de estos cuerpos para el juzgado militar de sus sábdi^ 
los (excepto \6^ oficiales de mis iregimiieiixos do g/u^rcjiafr sujetos al partícúr 
lar de su coronel, cómo queda dicho) dtben celebrarse en ellos, se tendrí 
especial cuidado de arreglársela las leyes penales quecomprehende la ordenan- 
za general del exército , adlcciones , decretos ó posteriores resoluciones mias^ 
que traten del método en los procesos, motivos para formarlos, y penas 
señaladas á los crímenes , teniendo presente muy particularmente la pragmá-, 
tica de 16 de Enero. de 1716 sobre duelos y desaños, inserta en la ordenan- 
za generalV y pai^ los delitos no prevenidos , se estará para la imposición 
de las penas á las que prescriben las leyes del rey no." Ordenanza de guar^ 

días de infantertatrat. 4, ttt. 5', art. 18. • , 

I 

(3) f> Desde el dia en que lüs tégímientos de mil ¡eras 6 parte de ell% 
se unieren en las capitales , ú otro parage {fara* sdir al servicio át ¿uar- 
tiicfon ó campaña, y hasta que sus individuos > se restituyan desde las ci- 
pitales i sus pueblos , concedo á estos cuerpos el mismo Consejo de guet- 
ra i» oficiales que tienen Ids del exército , para juzgar á los sargentos , c%- 
bosj tambores y soldados en todos los crímenes y delitos militares» y cas* 
ligarlos , según el rigor de las leyes , observando en cuanto á loa soldados «|u« 

Digitized by VJ O OQ le 



«ÍTRODÜCQIQN; ptr,, 

nota para Ja mejor inteligencia » sin embargo de estar trasloa-, 
dos en el segundo tomo en el juzgado de los regimientos pro- 
yinciales. 

Por lo.^ue hace á los cuerpos de Indias .'están igualmente 
sujetos á las penas de la ordenanza general del exército , por estar 
inandada .observar eq aquellos dominios por real orden de 20 de. 
Setiembre de 1769, y ademas les comprehenden todas las reso-, 
luciones que han ^Iterado algunos artículos de las leyes penales, 
y se hglLan comuiwcadas á aqpellas tropas» pero los casos y de- 
litos no prevenidps en la ordenanza, se han de juzgar por las 
leyes de la recopilación de Indias que hay establecidas para go- 
bierno dq aquellos dominios. 

Ademas de las penas prevenidas en la ordenanza general del 
exército» se sujeta la tropa de España é Indias á las particula* 
res de marina , cuand/o se halle á bordo .de los reales baxeles, y 
la tropa de marina queda sujeta igualmente á las del exército, 
jiemjpre que esté de «g^arnicipn pa una pl^za, como- se previene 

cometieren el de dcsercípn las particulares que se prcvíenco por lo respec- 
tivo á este delito; pero Jos referidos sargentos, cabos, tambores y pífanos 
ser4ii siempre ¡uzgados 7 castigados en todos sus crímenes militares, como 
individuos de exército , sin mas diferencia cuando están sus cuerpos separa- 
dos etí su (¿ov^ncia / qde íá de sef'^entenciados por. sus coi'oneles respectivos, 

y en guarnición ó campaña por *el G>nsejo de oficiales. "^ Ü^/t/ declaración 

» • • • 
'di milieias art, b 6, fág. ip8, ^ ^ 

9} Y para que ninguno pueda alegar ignorancia de las penas en que ' ¡ir* 
«PftQ^jr. estaelsbisiri iteWror jqoé jcontcngiii cada uno en la díscipHoa mi- 
litar , 7 buen orden , absteniéndose en comete^ delitos impropios de uila tro^ 
pa que por su naturaleza 7 notoria honradez me merece toda aceptación 7 
confianza, el sargento mayor intimará la ordenanza de exército á los sar- 
gentos , cabos , tambores 7 pífimos cuando entren al servicio de sus plazas, 
notándolo eo sus filiaciones, 7 á los soldados luego que el regimiento se 
aaa para marchar á guarnición 6 campaña." Id. art. ajT, pág. ipp. 

Digitized by VJ O OQ le 



rm INTRODUCXIOÑi 

ea los artículos de ordenanzas 'y* reales déclarácioníes^ posteriores,' 
^e se copian en la pág. i$9 del primer tomo, ad virtiéndose, 
que para esto ha de preceder el enterar á la tropa de tierra 
embarcada, y á la de marina que sirva en guarnkion de las 
penas á que su accidental destinó las sujeta , como expresamen- 
te lo previene S. M. en los artículos referidos, y por este moti- 
vo se han incluido en diccionario separado las penas de la real 
armada, á fin de que los oficiales del exército, cuando vayan em* 
barcados puedan advertir de ellas á su tropa, y enterarse de unas 
leyes que les comprehenden y obligan, y de coya ignorancia po- 
drían originarse á bordo de los reales báseles disputas entre unos y 
otros que atrasarían el servicio, del Rey, lo cual tira á evitar 
esta obra como su principal objeto. 

ADVERTENCIA, 

Al principio de este lomo se Hallan dos índices correspondientes 
á él : el uno de las materias que contiene y el otro de las reales reso- 
luciones por el orden con que se hallan citadas. 

Al ultimo se ha formado un índice geiieral por ordenaron©- 
lógico de todas las reales cédulas, decretos y órdenes contenidas 
en los cuatro tomos y el primero de apéndice, para que pueda 
manejarse esta obra con, mas facilidad. 

Después de dicho indícese hallan al ultimo las correcciones mas 
principales de los cifatro tomos. 

Con esta advertencia se eatenderú^con facilidad lo qneexpre»- 
san los artículos signlemes. ' » — 



Digitized by CjOOQIC 



Digitized by VjOOQIC 



Digitized by VjOOQIC 



JUZGADOS MILITARES 



•DE ESPAÑA 
Y SUS INDIAS. 



"I 




Dkcwm&h de fas penas del exército^ 






XJLBANIX>N0 de centinela. El sokUdo que abindonare 

- la oeauúeb será pasado por las ann^, aunque no llegue é 

^consumarse la deserción* Véase la yo« CÉtnituía^ j la real ór^ 

den de 17 de Febrero de 1780, que se copift en la pálabrái 

tscalamiittta, Orditumxa del €xército tratado 7, tít. 17. artí* 

9 Esta misma pena comprehende i los carabineros . re^jes^ 

JLbaIIpoKo del puesto em accioh de guerra. f9£l soldado qm^ 

[ durante la accíop de guerra se separe de su fila ó cpmpaQ|% 

ain permiso del oficial que la mandase , tendrá pena de ^cy¡49> 

■ y en la misma incurrirá el que quando se ataca un lugar en* 

ue en casa alguna de él sin ser mandado, debiendo en uno 7 

otro caso ser responsables los oficiales de la misma compañía,'^ 

'^ f>En campaña no se permitirá sin orden expresa del coman^ 

. d^ate del cuerpo, que \ se aparte de stt respectiva diirisi<3ui soÚ 

dado alguno para coad^iclr neldos, pue^ esta licencia la d^^ 

ttis gttcs en caso muy urgente.'' lí. artieulo t$. --^ 

3 Las penas impuestas al oficial que siendo atacado en su 

puesto lo abandonase I se expresan en los $$. 30 y 31 de la roa/ 

ofiáaliu ' ^ . ■ . ; ■ ■ -.. ;» 

Abandono ds CuaIidia» El que abandonare la guardia en tiempo, 
, de guerra tiet^^pf na de. muerte, aunque sea el comándame dei 

ella \ 7 eñf tiempp. de paa sufrirá el comandante la pri?acion de^ 

Tm.JF. A 



Digitized by VjOOQIC 



3 

di 



t ABA PENAS 

empleo , y seis aéos de presidio , y el soldado la de seis afios 
r4^ presidio^ coiapreheadiaado ^a ^ ^ ^geoto jf caba ^utM 
HüCien getes de la guardia, y |a d^mMrasen:^todo lo qiul.sj ha- 
lla csublécido por á. M á consulta del supremo Consejo de gucH 
ra por Real orden de 24 de Setiembre de 1776 (i ). 

2 Esta resolución se comunicó á los yireyes y gobernadores 

^ de Indias por la vk^ rcs¿r^aiÍ?^ dí este' timsterio en primero 

de Setiembre del referido año de 765 y Tíabiendo ocurrido allá 

la- duda de si comprebendia i los destacamentos y ó solo ^ la 

porcioa de soldados de ellos que dan las centinelas , se sintió 

/ S. M. á coasulü, M iC€&áo d¿^ifcli-¿^ecltfar por real ór- 

dcfi 4e XI* de* Mayo üe 1^780 (á^ cfrcínada Ti aquellos dotíai- 

\ ^ ' '^Biorl que del destacamento deben ser comprefaendidos en las 

\ * <^ '^;^ _^ ^^^. 

"^ (i) Ord. de 24 di Setiembre de ^69 imponiendo pena ai fue abandonase la 

guardia. 

En papel de «,tle Set¡f^e^^^c^^^d^.(jj^^,^ieñ<>r don José 
de Gal vez lo que sigue : ^ 

f» El virey de Nueva España ha dado cuenta de haber abandonado un cabo de 
eiquadra del regimiento de la Corona la guardia ^ue estaba i su cargo á bordo 
de un bergantín correo nurítimo» porjP^o delito se le habia depuesto de la es« 
nuadra , j solicitado dicho virey , que no previniendo pena en este caso las pr* 
lenanzas se establezca para lo succesivo. Pasado el expediente al consejo de gttcr* 
n « á cónadla de este tribunal sclhajdbrVSIdeCICcyJesimr -.Tf^ké ioa&ixUxíuay 
4in$c d^' guardia «jftt.;ofi9a^:f«Kgcttf0l óicabooí^f^q tiofnpo d4jgttttioi> aUn« 
do^as^ If .gunfdif , $i)&a ia:pen%.d^ i^ert>} jr^n \}e^(^p9 dc;pa|[ [priyf eíoq do^on- 
|jíw,:scpa^iqn*dcVscr^icÍ9ft y^i^ afi«,^ PW^Pi^SH« «1 s«>Wa<^ que.ei^tMiPi- 
pp de guerra la f oaiidonare p suíra la pf^a de mper^ , ^ en el de paz seU añoi^de 
presidió', sujétando'i esta pena al sargento ó cabo que no' sean gefes de ^^sad^ 
y cometan este delito, y qu; se ponga' ^r adición á las ordenj^nzas dezmar y 
rferhy'r que se comuniáue para su publicación V obsei-váhcia en todof Tof diw 
átf^ioi'dc S. M.'en Eípafia v América. Dé s¿ retTórafií lo tirasladb^ IY?K^ 
diiépbrU'sebrebí^ de QtíeTri"áíi iú ca^gd le é^id'ari las coítespon<^tei ii>* 
Jéne^artxéfcito:-' • * '' * r'^l /'- "^ ■^■•'l' 1:/ ^r' > liL (f-.í.-v] :.h 
"La <!«« pJrtictt>o á V. E. de4#4tn ^;&iM.|MMiitt cfbsftt^Mtíía ^ Ibi cdb« 

Eosfd6ia*úispecoion de su cargec Dios goardie, 6ic^ Sanlldc^s^ ^4de Setíetn- 
ri: de 17764 El conde de Bicla^^Ctfoulvi los cápitaües generales , iaspectorct 
y geieidQios «ucrposjdegfoaír^ St.e^mPíW^A iUiVir^^ee^yijoMmadme/ di 
lifJias^frMíVi^rMnwkdA d§,^iUmmHtifÍPH^Pm^ro^4eStlh;irlhñ$ dfiíLfpó. 

,^ 05 0}radeiydeMv<fd^^^^ ^^Hf^^^Hf^f 

_ r \a ahtecedetite^ór^cn de abanoonp de ¿uaraia*. . ..^ 
* Sobre el conüx^o de u fcái orden áeprimciro de petíembre^deiT/^f rcila- 
tfra ¿la pen^ qué- deben sufítr^eá tiéiiipd de paz f de^guerrá los cónaandantet 
de guardia, y lof soldados por el, abaldono de las suyas . se ha ofrecido la duda 
désTcbinpréhendUe»!a físáUtbt^ Sun"p^ñdlestÍil^éiüd,.S'loro a¿iá fifl> 
méro^de soldados qub átterñan diariamente t^lra^hr 'fas xeáttáétasí'yKiroicndp 
dedamb el R^y 1 i consulu del sUpreota Gons^ dé é^üiteVáé^i dé Sn^ 

Digitized by VjOOQIC 



DEL WEkXClTO. JÍBA ,^ 

^i-^peoft» ddr;a!baadoao^.de' guanUa'fAoioildl qui mahttexiea la&.<¡en« 

.: ti^dñs y. rj aiiemaá eútté sh pfra¿e8ie servicki.. PosieitiociDente 

c^ ocurrió en la. plaaa. de Campeche oii^ .duda de si debía cuu- 

iklerarse <:oiaá ábandoao de gu^dia la ausencia que bace un 

. aoUado, que se resntuye al cabo de un rato á eila^ y por real 

ffcsohicioa de 3$ de Mayo de 17(^5 cnaadó e^Rey , que en los 

*' casos 'q^e pcorran de esta aaauralesa -^sd observe* literalmente lo 

'* prescripto en la orden* antecedente, de :> prioiero de Setiembre 

de 76 sin interprexacioa alguna por traciedad de circunstancias, 

siempre que se verifique el principal delito de abandono de 

guardia , á que se- impone la pena c y al auditor que proaio« 

. vio semejante duda se le previno en esta real resolución;; no 

redmúira i arbitrariedades las reales <:.ofidenanBas, «orno kartsu- 

cedído ca estc^císo. . . i il 

3 Para les soldados^ del • regimiento . fixo de Ceuta que lóooie. 
tan el delito de abandonar' la guacdia /en tiempo de paz, man- 
dó el Rey á consulta del supremo Consejo de guerra poc ceal 
orden d^ 29 de Enero de 1777 (1) se les recargue los seis 
años d& presidio que impone la real resolución antecedente jSo- 

^ este añoiy qoe doL pequeño. destacamento debe. s9C'9^>niprelicndido:ei| Iss pf nat 
de la citada real orden de primero de Setiembre de 1776 , el número de toldados 
que están nombrados , alternan y mantienen diariamente las centinelas 1 por ser 
estos verdaderamente los que componen la guardia, y no los otros» ó el res- 
to del destacamento con quienes no habla la iey penal; se lo participo á V. E. 
de orden ^a S. M. para que haciéndolo publicar en los cuerpos militares de esa ju< 
tisdiccion á quienes corresponda , tenga cKdebído cum^ímiento^en los^easos que 
-oeufTSli. Dios ]^ardd ^ &c. Araniuez ic de Mayikde i;e8o«s José de Oa£irez.d9 
-Circulat^i ios vireyes y goberoadotcs de ambas Américss ó islas Filipinas. ^ > 

(1) Otra di 2p di Emro di 1777 hnfwiitnd^ fina á hs fUi ahatuhnan la 
guardia in los fresidioi di Afrka, 
Coniecha de 14 de Setiembre último comuniqué á V, S. la resolución del Rey 
-sobre la pena que se impone á ios individuos del exército que abandonan la goar- 
drn 9 y habiendo ocurrido posteriormente la £ida del modo con qUe debe emea- 
derse en los cuerpos fixos de esos presidios, coiñpuestos en la mayor parte de gen* 
te sentenciada por las justicias 4 ocho y diez sdlos de servicio en ellos, la pena 
de seis años de presidio señalada i los que abandonan la guardia en tiempo de 
paz » se ha servido S. M. determinar i consulta del mismo consejo de guerra; y 
teniendo prtsente ; tanto la real pragmática de. r? de Marza de 71 , como^lateh 
suelto en 5 de Febrero dd 71 , para que los reo^solo se destilen por dle^ años á 
presidio: Que i cualquiera individuo de ios legimientos,. y compañías fiaas de esos 
presidios de África , que por abandono de la guardia incurra en la pena sefiala<k^ 
y esté CBfflplíendo otro por distinta causase recargue dicho tiempo de seis años 
sobre el que le falte de su primitiva condena , con tal que uno y otro no pasen de 
los diez asignados á todos los confinados. Lo que comunico á V. S. de orden ds 
Sb M. tisra su faotids y tamplii^itnto en la parte 4ue le toca. Dios iguardev'i&(U 
El Pardo sp de Enero de 1777. s£l conde de RiciaasGtcctdér i los presidiáis 

A a 

Digitized by VjOOQIC 



^ ABA . SEktAS 

'i' bre lo que le fdtc|> il reo de su priatítifra ooo&nk» ccm tal 

que íixia y otro tienpo Jia-:|qise de los diez años asígoados á 

- todos los confinados^ pero . visado que coa setoejaete pena ao 

podia cooteaerse este, ai óteos delitos , se sirvió & M. á a)n» 

sulta tauíbíen del propio tribunal por real resolución de ift 

^ de Mayo de 178$ (i) establecer nuevas reglas , distioguieado 

c^ ea ellas á los soldados iYoluntarÍDS de estorxuerfx», y i Jos 

'j forxadoS' en virtud de sentencia de los jueces, 1. y. láandó que. 

r i los de esta clase que abandonaren la guardia en tiempo ^de 

:. paz, se les destine por seis años al gazapón en Oran ó ca* 

dena ea Ceuta, con tal que este término, y el que llenen sir- 

c •'Viendo, no exeeda de los diez aSot señalados á semejantes con* 

•:^fi<«doSy quedando, ea* o su fuerza para .los. soldados volunurios' 

la real orden antecedente de sp de Enero de 1777. En esta 
• misma se señalan las penas á los qué vendieren la ropa, ae que* 
den fuera del quartel , y otros delitos leves , de que se hará men» 
don en * las voces á que corresponden. Posteriormente á con* 
sulta del supremo Consejo de guerra mandó el Rey por real ór- 
_dea de 30 de Diciembre de 1790, que se copia en d tomo 
primero de apéndice en esta propia voz , que con los soldados 
de ibd 'regimientos fbtos de los presidios que abandk)na$eji la guar- 

(i) Otra de 12 de Mayo de Sg sobre penas ai abandono de guardia, rpbo^ 
embriaguez , vetiderse la rofa , j otros delitos leves en los presidios. 
•i' El comandarte ^qneral que fdi de esta plaza don Pedro Guelñ» y el inspeo* 
itor ^lierai de la htÉáoteiiarcondc de 0*K«ylli , tienen representado» que para ev}- 
slar que la tropa 4e*^se ^egíraíeiito fi'xo',. cofueta los delit^o^ d0 abai^docarjia guacp 
día en tiempoi de paz , vender ia ropa y eficctos de anuñtcicm » ly'otro^qiic $e d» 
presan en las reales órdenes de a6 de Octubre de ^6, 3 de Junio de ^/, y S ^ 
Noviembre de 79 , no bastan las penas knpuestSis en ellas , y en las ordenanzas 
del exército, ni tampoco los castigos particulares que se han señalado á la tropa 
délos cuerpos y. compañías fíxas de los presidios de Africaí que inCurraáeti dichas 
&ltas ; y qnerkndo el; Rey establecer nuevas reglad capaces de contener estos dea» 
•órdenes, se h^ servido resolver, conformándo^con el dictamen que el Cotejo 
•supremo de guerra ha dado sobre el particular/que los soldados de la clase oe 
«desterrados Kurzados de las brigadas de trabajo , sentenciados por las justicias , 6 
aplicados por desertores , y otros delitos , que incurran en el de vender la ropa 
6 efectos de munición , y demás que comprehenden las órdenes citadas , sufiísi 
p9rr>lacprfniera*vea un mes de prisión , por la segunda dos , y que por la terce- 
ra cámplui el tiempo que les reste de su empeño en el gazapón con grillete en 
Oran , 7 en la cadena en Onta, quedando derogada la recarga de dos años que 
prescribe la real orden de 7 de Noviembre de 75^; y por lo que mira á los soldados 
voluntarios de los mismos cuerpos fixos, que cometiesen esta clase de delito, es la 
voluntad del Rey, que queden en su fiíetza y vigor la real orden de g de Junip 
de 77 , y la comunicada por el supremo Consejo de guerra en 5 de Noviembre 
de' 79 , respecto de que en eHos se les debe reputar del núlmo modo, que ^ loa 
demás soldados d¿l exiretto. . . ... 

Digitized by VjOOQIC 



DEL EXéRQTa AD¡0 i 

• dlk y tBtieien iglesis, u le reoargáe jcür afios sóbrelos que 
le quedan pam^ cumplir sisjprifaiUiva oondei», cor tal que udos 
j otros no -excedan de^diez^.y con los ^«e no la tengan, se 
observe lo prevenido en la resolución antecedente de 12 de Ma* 
yo de 8$. 

ADULTERIO. La muger que lo xomete debe ^r aiouda, y en- 
cerrada en ua monasterio'^' coa perdimadtó. de doté y arras ;i y 

• siendo el adukerio con buida ác la casa del marido, pierde. uai« 
. bien los ganaAcia3es'{ley j $, th. so, Itb. ft de la recopilación, ^ue 

Gi la novísima és Ik ley $, tit. 28, lib^ 13 $ sin embargo por 
práctioa de todos los tribunales la pena de este delito es ariji* 
uaria ; y según las circunstancias , se castiga con destierro ó 

- reehÉsiotf-^kr^mugeryyMDalta á-piKsidib el hombre que lo* comete. 

ALBOROTOl Se, castigx corporalmente %.á cualquier individuo 
militar que hicie^r^ rpidp capaz de , excitar confusión en la tro- 

Éau Ordenanza del exércit. trat. S'^ tft 10, flrí.* J3. Véase lá pa!i 
ibra sedición. 
ALCAHUETES, Véase Lenocimo. 

ig^yoSi^. J^^a/;f/c;uioftV^^ ^p^ ^4¿l, .tít,^,ip^ tra^. 8 de. la 
: ordenanzar, es^án alterados por.,la.i¡?aí ó^4*^n d? .30 d^. Junio 4^ 
.. 1B1.7, (.1 > 7 rsubstituíd^s^ w\ÍH Itílpr^^ 5igui©<?jtb;'^íá que ^o% 

• * ' ' - • V- '* í . X. ^' ,í) .: r -.,-.*. ' /", 

En cnanto al dcUtó de ro bo declara el Rey , que deben observarte unifi^r? 
«nemeote eo los citados cuerfiot fixoa las rinles adicipoes á robo d^si de Agosto 
*de 177a , y «de Febrero de 17744^. con Ja difereodaC» de que tanto á los sold^v 
-doé vohimnias^ com¿ i^los deserrado» ^ j^ én virtud delcontipnido de dichaf 
¿rdenes torásen 'que : ir á preüdíof^ (t «¿ras p¿bU9iS| st les deitioc i cumplir 
•so rieoipo enr éi|^zapoB de Orita 6 cadena de Ceuta^ 1 ; ;> 

Por lo que toca al abúidono de guardia ó centinela « se ha de cumplir en es; 
tos cuerpos fixos el art» 56» trai. 8, tít 10 , de las ordenanzas de eaército^y I4 
-real orden de «9 de £nerode 4777» con sola U diferenda^ de que á ios soldados ^t 
la dase de ^te^rados que cometieren este delito tn tiempo de paz , se les desti^ 
ste por' seis afk>s aL gazapón de Oran « ¿ucadtna en CeatS)» fion. tal de que «s^f 
término » y el ^e lbra<te aervkio. el rco^ no caca^ délos djiea años señaladosil 
semejantes confinados* , .... - 1 

Y finalmente ka resneltb S« M. que para los soldado* que se refugien á sagrado, 
se obserre en los cuerpos fixos , su real resolución de 7 de Octubrede 1 775, co» 
inunicada por el Consejo supremo de guerra. Participólo á V. S. de orden de 
S. M. para su cump]¡mientOwDios.gttarde9 ^ AraoíuQz i.a. jdeMayo de 1785.» 
Circular á los dos pcesidios de Oran y Ceitca« • i 

(1) Orden di JO de Junio de iSij alterando loe artículo^ de la ftdenanz^ 

que tratan de alevosía. 
Habiéndose formado eausiar al sargento segundo del regimiento real de zapa- 
dores minadores pontoneros Tedro Pérez , por baber herido dvntro del cuar« , 
tel á un cabo del mismo regimiento en la noche del 24 de Diciembre de 1815, 
de cuyas heridas no le rdiult6;la muertd^' f halMftdose confeso, fiti condena* 

Digitized by VjOOQIC 



1S ALE . FÉNAS : 

C' alevcbia v-pa^eaieaitacaoo ó taso s|>eata4<»' oíftfiírerAobtfp ^ ilfi hí* 

c d^ Qo resultase comerte,. :»«ifrir4^1 .reo ^^ pena de ditz tfios 
- .. -de prcsicBo.'* . . 

2 Por los artículos referidos de ordenanza 64 y 6; se juz* 

- : gó' en el afio de 1788 por el Consejo. ordinario .tái.ttu soldado 
^ que di6 dos oavajadts .1 o^rOyide'que resaltó muerttiy^sd 

' ' sentencia por esto . á la pena db diez añoa dé ptvaidio , gradtfáo* 

- (io4o por heridas -ahechas con .Teu^aj;:!yr .& M. consideriiidola 
" excesiva le destinó á ochó años al fíxo dfe Ceuta por real orden 

' de ro de Julio de 1788 conforme con el dictioien del auditotde 
Barcelona de 14 de Mayo de 1788 ( i V ; 

3 En este dictamen del refieddo auditor se exptestA ks civ* 
^ xunstancias con > que ^e cometió este delito >. y Ke Jea;t>iicay qtle 

* ^ • ' • '' * ■ .' ■ ' -»•'/-'' 

do por dtcho delito en Consejo de guerra ordinario i la ,pena át ser aliorct* 

do^con arreglo al trat. 8| tít. i¿| art. 64 de la ordenanza general del e^ér* 
cito; pero que se suspendiese la execucipn hasta consulurla i S. M. por si 
tonia.á bien determinar le comprehendiese la real ¿rden de a/ de Abril de 1770^ 
ppr laque túV6 á"líjcd'<íl sóMx Übn.Cárhrf IH dn":Un'' casíi igual al prcscir- 
Ü' modiñcar la ordeüanza de marina^ que también imponia i^eoa de muerte I 
ñblqáfiera que k bordo ó 'en tf«^ira hiriese á otro de caso t>etiáido iS atevo* 
sámente , conmutándola en la de diez años de presidio siempre que no resuU 
-tase la muerte , lo qué arpoyaban tí in^eotero general y asesor generat del 
Ireal cuerpo de ingenieros, en consideración á^las circunstancus y ¿poca ea 
q[ue se verificó el citado deÍtCO| y i que si los individuos :dej la armada me», 
fééieron del piadoso corazón del seáor don Carlos III la nuxjificacioQ jdel ci- 
tadlo artkulo de- las ordetsanizas de óaaMoa > también ^era de especar que los 
del ezército mereciesen igual consideración i S. M. qtw ha tenido i inen r^ 
solver 9 dest>aes de haber oido el dictamen del Consejo supremo de. la guer* 
ra , conformindose con él t que sea extensiva al ezército la misma gracia que 
sil augusto abuelo ú dignó conceder á la acmad); y en sn conseq(ienc¡a para 
eWtar interpretaciones acerca de lo prevenido en los artículos 64 y 65 del tít* lo» 
trat. 8 de^ laS reales 'Ordenánsasidel exército se substituya en lugar de ellop 
di' iiíguietite. ^'Gl que coa alevosía y (iremedicacton ó caso pensado matase á 
otro, ó le hiriese, si resultase la muerte, sea ahorcado; pero .si de la Ih^ 
tida no rei^ítasé 1á muerte, sufra el neo ia pena de diez años de presidio.** 
Y hallándole comprehendido en esta soberana resolución el citado sargento 
Pedro Pérez, ha tenido á bien S. AL xtedararlo indultado de la pena de 
lK>cca«í>que había sido -sentenoiadoy imponiéndole la.jde diez., anos de presta 
dio. De real orden lo comunico á- Vi ..' parawi inteligencia^ gobierno v. de^ 
bido cumplimiento en la parte que le corresponda.Madrid3odeJumodeioi7.:9 
'Bgtóa.ssíCltcultn' -• • '-..'---'' - ^ 

( t ) Dktámiñ ¿Ulayidháf de Ban^kns ¿i 14 ¿i May^ d$ 88 m una 
cañsA )tn que sí graduó ums kirida hecha con vfntaja^ 
( Devuelvo á manos de V«.S.^el proceso formado por el regimien- 
to, dft reales guardias, walonsa contra ^^sol^da^o Juan B^i^ista Zeoary^ de 
la compañía de don Teodoro Dúmon, por haber herido á Korbcrto Ma» 

Digitized by VjOOQIC 



: sU coa. que se iurjecft i aoo^ que se ^lUaeía berirk .«obre Hfu- 

prbeli, del cexto biUll<^ el>/€pi% )icí.Ol99^)P^¡4ojcpii, U atei^Í9n;9iQ i^r- 
^poD4e;.y por Ip quejl^.^l f^ult^ip^grc^índo, guf, Jia sf n^ncj^i i>r9|^. 
qbda por e( (^se[o ]de f{iedr% de oag|alef ^ se; tull^ cp(}c^Ma^ coo. j^arpir^se» 
veridad de la que corresponde i^ ios méritos 'de"4icaW5]^,;?<^mv;9p<^a Ja l,ipa* 
yor parte de los vocales , con lo dispuesto en el artículo (^5» trat. o. tít. i o* 
de la ordenanza del exércíto , pues f I .cr;meh que reñerien los autos ^ no es de t¿ 
qualídad y cir<:unstancías que se bx^fesán en este artículo^ ¡Jorque , ni hay veá« 
Uja de la'^i^avedifd que pbT^élife^décbtai4irtitopoá^ Jas heridas. 

' Per ló pért^nec¡eiM(g% éste %lt$ltkyeii^tfünÉo 4é*áér^a^'induMtabfertience ])or 
los efectos tiKJ^^nti^*^4M'4)i cdH^idí^ p<K-qbéJamaise nabnjftstó^áf^ntia'de 
tfutdsdoyptfe» lá'4|lerilttra<qiie ttt«4)MftWjpriocipioS'fté p¿cal» siempi-e ^n elUie- 
ijd» ^Ñtíáxi}i^\^wéf3Ú26^<vf%^ xxm^ éJí!^ jb habh^saHdo 

del hospital perfectamente sano , como se reconoce por las diligenetts extendidas 
eD el pf^oi^fao. Afcr^dit^ré^asimissliK^el ()iie en el 9ieiie¡oi|é4p,. artículo. le s}ipone 
Inída^ gravf , como p«^r9^m^99R^^i^k'9P^.m rf^^^^^:%4f Wfí^ 1 y. ^o c<¥n- 

u daño» si^mLp i|^ i:^gu|ea^e.^,qi^ enilaiiial wa. 4^1 b|4^]i^i^» pc^Q tant^la 
giiave 9 comója leve ; ^ero^fp qup S^x^ ^era de toda duj^ elWuxito « esieí* ait, f 8. 
tk. 10'. de laVoroenaiiza I por el que se declara solo la pena de ¿escaños de arse- 
sales'al cabo ^ ó "soldado^ qu6 khaltrate de obra á alguno de, los sai'ge^tqs del re* 
gtmiento no hallándose e^i actual sefcici)?, quando del maftra^o no resulte herida 
pAlfjnM 6i ^ütHacidn 'é6 fvtembrós^^/'io^prdjpió'^ie^totifirmá ^por la dbpost-^^ 
cton del artículo siguiente : 

• ^npr<^l»qiitf rei|iei9et:aKfrtmerfi«l«eiii^tftDi^ puede r^aibiai^' de grshreh 
de4-te. Teilttt)ai;Ja'pr¿oi^ro»,>QfHque{der|»ífue se^a6e^nesotclQ^nHel-expreMido 
^culo» éséta'M ^esé le balb Ja^i^Udad alevokB.#:Coin0. se reconoce por há 
palabras el que hiere eon vintaja ó alevosía , y se confirma , porque tanto este 
trtíciilo, COSÍO! el antecedente ée tcbmpsfcJiendeír báxo d* título de alevosía) y 
^rqiM. si,csta\ ven^fA. ñaese^ de dtstinfai>quaJidadr era, neees^rioi* según el 6xde« 
sMiyvl ^estabUoer -dtitíntia peaast. jLo segundo »..potquav1a. ventaja de quaUdaa 
gwnetedlo.te ^ikueatmv«k ek acto d^ agf«ijcnv«k«afik^jS^ sobre seguro; pero vm 
ea la jdesigualdad de armas , pues esta unas reces pufideWf.ineccnte ó itictjjpahk) 
oomo quando se dirige á la defensa natural » y no se halla otro medio para la con 
ser?aciOñ. {Miopía.^ t oírás^jioco.bulpablesi qUando se halla algún exceso en la 
defisnsa , ó quando la venganza nai^e del primer ímpetu de la ira , y excede el mo- 
tero qiie'k Ca0f4 ^eecuDO.Iuqide A t\ paso. del proGesoÉ<n que el l^rtdo iasüRó al 
leoj dindole un puñetazo en el pecho/ como él mismo refiere^ y cónteisia^ffl 
wmWM%\i^ qeb el^ttQ tdfofloMio ttofiMon , : como'e:]9ffesasi k>a testigos désimo 
j iiod¿e¡na<iy.¿^^oir«iirpeio'^ciiiiioiiimieLreo. V • ... .\\r.\ 

A conaeqieiwia de Id expuesto , soy de dictimen se sirva V. S. en conformi^ 
dad lio acordado por la orde|ians« de reales guardias dirigir el proceso á ma* 
Oos de $» M. para. que resuelva lo.qoe estintó. por conveniente; y para que ( si le 
pef!9cáertí.serlo«i^*su jpeal servicio ) so'digife deelarar la verdadera uiteligencia dd ' 
^presedor^rtícvlo 65 i^pan editar en'lo.sucoesiY(^.toda^equivotíact6l^ que héex« 
fieritteiitade lepetida» vcctt qfae se.noksu su real,ateactoo^ ^. la <lel sÉp remó 
Gibaeio.^e Giierta en iusres)itednn casos , ocupando el tiempo que se neotsite 
para et despacho de asuotoa oías gtaves , y precava igualmente, que por una erra* 

Digitized by VJ O OQ le 



r td' ; per^*4é''ñtftKulir'ii«Mio coúibt^ M h^nteiigQtMad JM H$ rir* 
' mas, por lo qual nú ée hallaba en €su caso la. «juaiklad de 

ventaja en que se fundó la primera sentencia del consejo oi^ 

'dinario;^ y que para resot^^cion de ia» fiie^nteB dadas que oc»» 

-'^^lotíaUi este articulo, ¡le réínkiese jel proceso^ á la tesólucidfip 

•*^ dKl Rey, á fin de que S. M¿ se dignare resolver laque tuyio^ 

se por mas coirvenleme. ' ' " --.-•-' ' 

ALHUCEMAS. Véase presidios. ' / 

ALOJAMIENTO. » Ningún oficial, ni soldado pedirá, ni obK* 
, g^rá 4 sus patrones á.que le siiminisirea coa pretexto de utensi« 
•:..^o^ 4 j:a,otro mpdo cps^ que ¿scédat á lo arreglado por la or» 

denaiata, m. los maltrataran ,ea su» per^opaa^ familias y muo»; 
. bles ^ .pii£S.. si .lo . itÚQÍ£rea.,v.paidefiQria 4oii. caatfgos .«sfiableKúdQai 

en el tit^lo de penasi'' Ordinatna dH ésoéreito trmado á^^ tiimh 14^ 

articula 10. 

a No se puede pedir mas alojamieüto que el prevenido por 
' ordenanza, ni aun coA pretexto de üteo^lio ó en otra forma (*)^- 
" Sí e« 'bfíBai et ^é; eirdedt ep esto,, tíéne' la ptña dt süspensioa- 

áel empleo^ confiscafcbn de la pafea á favor del paisano peiV 
•"'judícádo'j' y 'li'^es' soldado se le ¿asÜgará coii peña fcorporá^^ 

pagando á su cuenta los perjuicios , anticipándolo el régimiea* 

to. Id. tratado 8* titulo lo. articulo 68. . 

3 Por jreal. *f4cfl..d? * de^Noyiembre de 1787 (i) «e pro* 

darae^lij^iicía fe-tepooga á atguft'rio pena qué qo oMBrece. Nuestfo sefior 
goarcbi'6Cc¿**fiarceldiif'^rj^'de'MayoMe i788¿.':3£Fraoei«oo Pattual Cieff.2±W> 
fior ctiimaiidante da tos bataUoaes del regtoiietiio dé realev gaaidiat Walonapp 
eaústeiKtes en Cataiuila* 

(*^) £n ti ahjamiento drke fntendirH U ^hligéuhn. da frwveir una csmmi 
fmra cada du s^ldad^t^'^cwñ^uíHJ^d^gWfpmi 4^Uk&i^ tmbexal^moñíay^ 
d$i jáé^ftaji y fmra Vos sargen^pi feMmn frmdsatitmUf luz i *a\^ á<9yif^ ^ 
I9agt9 ^ i^^a , <f ktgar d la lumbnt>fwra guisar ir Ordmmtzadii exírríio trmn 
iodo 6v título j^. artitmh a^ -^ ^^-ív <^ m^ ' - ■ ' .* 

'•?.''■'■ ' '} 

(i) Ordea de 8 di Novümhf di 87 s^hn ft* akfamkntü foe dihi dm* 

Si Ha troffa,.' 

' El seaoridon Pedro xle Lema to papel 4e bj^idei- laet' próiímo pmadÉ^ 
ine-^diceilo qiie^ ^fgáo •'■ ■ .:o3 » o.'>s.j !. niJ o^« ^..í; . '• n .; .•..; 

' . »xlÍTKi3V0i.- UAérv -paqa cortuvlas éAoAtaim^ ifélA%^ ú&áiim éd C3lé«¿iw 
hallaban de parte de los pueblos -en el'^awtllior'ih&alofamÍMitO'^^iie les cóboHit 
Ja ordenanaa, segon expuso el apitao ^neral de Atadaluéía eo la representa» 
cion tftie V. E. me pasó en s de Setiembre', y le devoelyo , comunico coii' 
eita fecha á todos los intendentes de la Corona de Castilla la orden que verá^ 
V^ £. en hi c«pía sdjttBta. Y* pan queUos gefet mílitafes obren'con e«lo<I 
titiid ear la expedición de* pasaporles ,*!dátingaíctido ea elIjDf lo^ lúasot^oi' qtNP 
deba dta^^^el alojamiento, >y> los «xcéptaadés^diB él por uso de 4kelid«B/i&; 
otros negocios parttcaiaresV eipero se sertiri V/ £^ hacerles las pbovéwfo-'' 

Digiti^ed by VjOOQIC 



jyELtiÉKCLra alo 9 

Tino 9 que I<» 'gief(^ 'mitlcarea no'd^it pasaportes ton alojamiemo 
sino á ios que fueseu empleados en 'el real servicio » y se co* 

nes oportunas I porque. 4e. otro niodp w sp evitarin las disensiones con los 
pueblos.»» .. ;. ^^^ , ^. . / - 

f9 No puede iie¡v^ extensiva estt providencia i las provincias de la Corona 
de Aragón 9 porque estando sujeta eo ellas á una cantidad determinada la con* 
tribuclon de utensilios , se gravaría notablemente la real Hacienda en los abo* 
nos particulares due han podido adoptarse en las de Castilla, donde la contri* 
bucion es alterable todos' los años , según el major 6 menor número de tro« 
pampero esto no impide /que en aquellas tengan -los oficiales el alojamien« 
to en su% marceas ^'por^l misino^d^n^ que l6^harñ tenido hasta aquí.»> 
" Deórddn de S.hl^ lo tradado» á 'V. E. rnckyéidob los adjuntos exeni« 
piares de ia árdén que cita, para su noticia , y que lo haga saber en la ez« 
tensión de su mando, añadiendo» que es la voluntad de S« M. el que Jos 
pasaportes, con alojamiento ^qlo se franqueen en 1%5 ocasiones que tengan por 
objeto su real servicio. Dios guar4e , &f , Sa^ Lorenzo ^jde ^ovienóbre de iyS/.ss 
GeróniniOrCab<il|e£x>,^rCircuUir á los ^apUa¡n^s ^eners^^es ^. inspectores y gefes 
de los cuerpos de ca^a rcil. - , Í - ' 

Cfpia de la real orden cemunicada á los mtitiirnte^ de la Carona de. Castilla eo* 

he ahjamunte 4 las clases de ex ere i So ^ refiere , y transitan con objetas del 

real servicio , de que se hace mencian en la^antecedente. 

f>Para evitar tokia Bé^guádad en el ^rv¡t¡6*dÍB alojamientos y demás ramos- 
sujetot í la codtr1btK:¡db eKtt^or4¡nar¿^tde^ii^ndKo^, «landó el Rey en ro de 
Agosto de 84 al intendente de Andalucía ^ y en 6 de Octubre de 80 á todos los 
de las provincias de la Corona de Cabilla ^ que á los vecinos que su&iesen la Cj^« 
ga del alojamiento se les abone lo que parecjesjB correspondiente." 

9>£n Andalucía se ñxp este abono a do^ maravedises diar'^os por cada plaza 
de infantería, y diez y ¿eís por la dejcabalíerk» y el. Rey se di|¡n6 aprobarlo; 
pero como , ni en aquelJas resoluciones , ní ^ las repre6enta¿jlo¡^|. que las cai;* 
saron se trata del alofamiento de oficialas « por ¿uya causa ha ocurrido en algunos 

reblos la duda de si debe « 6 no continuarles este auxilio, ha resuelto ahora 
M^ que se dé el alojamiento á todos. los oficiales del exército en sus marchas, 
como se ha hecho hasta iqñí , sin exceder de tres dias en cada pueblo , exceptúan* 
dose % ¿ste'goeelos qde fueren Usahdd^de^tleencia, ó i negocios agetMJs del ser-» 
▼icio ,Ió que ver^c^Mik' las^.^sticias^pdl^lotfi pasa portes qub deben presentarles. 
Que á cáela vecifli» que'Sufra^ta^cacigafieieadboBen tres reales diarios por el 
alojamiento de un brigadier 6:«>rDnel cExxkvo;*^ sea solo , ó con familia: dos rea- 
les por de un coronel graidu^^ có teftlei)l$ coronel efectivo: real y medio por el 
de teniente coropel grajji^|^5>^ $)@lpÍFi¥> ^^^^F^j y lV '^ P^ ^1 de i^n espitan 
g^di^ado >4en¡^nte r.si^^^gp^fiqCa^i^Lljyi ^-cirujan^. Y gue pagindqsf por las 
respectivas tesorerías de ;^x^ciÍo y..^nt^s^.a]o^ji^n;ujento de oficiales.^ jcomo el 
de la tropa al respe^íto cx,presaao de doce ní^r a vedis cada plaza de infantería » y 
diez y seis la de cabullería.' se comprehendá todo en los presupuestos , y re^ 
partimientois generales déla cbntribíidotfde utensilios que se hacen anualmente. 
- Seia.paittcipoU V* S^de.óAden de>S^M. pára^que disponga su aakDplim(ento 
en la parte que le toca. Dios guarde , óca-^Saal^orenzo as de Octubre de 1 787.55 
Vtíám^(iiTAsLT^fcuíi/ i ios tfttembAlca de U Cer óba de CusliUa. 
Tom. IV. B 

Digitized by VJ O OQ le 



10 AHM .( j jaaStSSL j:t:í 

muaicó la iresolneioo de t; «de > Octubre dd imsnd qi^ je bt* 

pidió por la vía reservada de Hacieada^ í los iatendemes sobre 
el aboao que debe hacerse i los vecinos que sufren esta carga. 

ALQUILERES DE CASAS Á liOS MlLlTAtlE& Bor la ^fdeil- 
de II de Marzo de 17910^. qu<e. se copia ao esta prqpia voz eU^ 
el tomo ' primero de apéndice, /&and6 el ^éy^ precise á 

los mllftares á ' pagar las cásás ^pbr medibk aSoS sino ' mensual*' 
mente y y que en las desocupadas sean pjeferidos 4^1 modo que 
allí se expresa^ lo que s^ confírqpó por real resolución posterior^ 
de 3 de Jupio de ^^o; , ^ .que después, de .m^iidaj^ el Rey. quc^^ 
se siga lo prey,eniid¡0 'eanlaí dicbá. -real ¿fd^n de, íj^p,. =^ der,j 
clara : ademas <|uet íel . «ulitar q\iei coocurra. con cii*o pftciicolar 
á arrendar una casa desocupada ao queriéiidola el dueño paira 
si ó su familia^ htk preferido it cualquiera otro por :privile* 
giado qué fuese jíiñ peíjüfcio "de" pagar los alquileres por mese6| 
laxándole s^'lvQ í^r^beftéficio^cfe la casa. ' /^* ' / 

AMAI^JCEBAMIENKit^^Efc hüitíbfe ¿asado que^ ésti.= atiifaccbado^ 
con soltera la debe dotar en el quiúto de sus* l^ienes basta diez' 
mil maravedises. Ley*' 5/:tít. 19. lib. 8. de la recopilación $ y 
si es casada pierde la . mitad de sus bienes. Ley 6- del mismo 
tít. Sdbre esto ha variado la práctica. » 

ARMAS PR-DHIBlDASi. «IV -reí totno^t §rn t47 se expHcajii las 
•ftrmas de fuego y bü^acks^ -qnie^leatiáQ ^hibidas> |»or reales prag«? 
máticas. A los contraventores se les castiga , siendo plebeyo , coa 
seis a&os de minas, y siendo aobk con seis de presidio , según 
la pragmática de 26 de Abril de 1761 , que en el primer to* 
mo queda copiada eh Ik nofá del $. f ^o. A los cocheros y la* 
cayos se 'ks' probibe' la \¿spada con /pena de diez mil maravé¿:' 
"diles, y^^á ^áfió de desííerR} ' cinco leguas de la corte 6 luga'f'l 
donde ocurriere. Estaban antes desaforados los militares que las. 
traen} pero para esto era menester que precediera la aprehen- 
sión real de las armas. JV4a5^^1o que,, spbrf: esio. queda dicbo^ 
en el $. i$i) y siguientes >d4:^ii^efe¿jdo j^J^imef: tomo. A l^^tropa^^ 
empleada en 1» per6ecucioaoidft>ncalitr^ajidiftt^ y malheebpresr 
se permite el uso del cudbiUo ó: arma blanca -corta llevando) 
Ucencia por escrito de 8U3 gefes militares, como está preven!* 
do en Real orden de 29 de Setiembre de 1790 » que se halla 
en ti tomo primero dé apéttditíe 'M*Hé#táf ptépfá rou -•- - ' > 

d En la plaza de 'Cejtiti 'Míák'^prbhibldfté qüalquidr- ^eró3 
de arma)? conas, aunteftó ifeitótlfe las* 'permífidá's en otras partes, 
como el Rey lo declaró 'Í"c&iisuít4 del supremo' Consejó de 
guerra por real orden de 9 de P^ebreró de 178Í (i), por la 

(1) OiQÍmáifáiFéifm^'A8Sif^4Mktüh'mCnáts$cáú¿itm9éUsr* 
He dado cocnta al&ef de Itrspfsiptetaemí dO' Vl'& de^ dsMbvieorimi 

Digitizedby VJ O OQ le -. • 



DEL l^ÉRCITO. ARM - 1 1 

Sial fK^nt ISL >M: qtí^' se iüüinie pót bando^la' proktUcién de 
las á' cualquiera persoaa exUtente ea di(:ha plaza , que los 
desterrados que las usen , incurraa en las penas - impuestas á los 
qu^ lleVan las prohibldaár, declarando, que para JuSiifícar la apre* 
heosix^ Ide ellas neao saficiemts dos testigos , y ^no tres, como 
está prevenido generalmente para estas causas por la última real 
. orden de aBde JmÜO: de lyks ■> copiada' ea 'd* ^ ^(i. dd IL 
tomo ) y se ha dicho en el §• $96 , del IIL . 

3 Para observancia dé lo .que previene esta real resoluciod 
se publicó un bando en dicha plaza de Ceuta por su goberna* 
dor y comandante general á ai de Febrero de 1786 (1)^ que 

ihimo en que por los- 'motivos qne eitptesa lolicita la absoluta prohibición de 
cuchillos f navajas y toda especie de armas cortas de cualquiera tamaño á todos 
los desterrados de esa plaza , j que para prueba de su real aprehensión para 
la imposición de las penas, sea y se estime suficiente la declaración dd 
dos testigos idóneos , así coníó en otrosí deFi^jos esta sola es bastante para apli- 
car á los reos la pena ordftiaria- Enttíradb^SrM. de todo, y habiendo oido 
el ¿ictámen del supremo Consejo de* guerra /se ha servido mandar, que para 
los residentes en esa plaza, que no sean desterrados, haga V. S. publicar ban* 
do en que se ponga en noticia de todos la prohibición de armas cortas de 
CBalquier tamaño, aunque no sea de las prohibidas: que los desterrados que las 
«seo incurran en las penas establecidas para las prohibidas; y que para jus^ 
tifi<»r la real aprehensión sea suficiente en lÓ succesivo la deposición de do^ 
testigos ¡dóneos , como lo es en otta cualquiera causa , sin ¿ecesidad de ^ue 
iiaya concurrencia de escribano , como esta prevenido anteriormente. Particí« 
polo á V. S. de orden de S. M. para su inteligencia y cumplimiento. Dios 
guarde, &c. El Pardo 9 de Febrero de 1786. --Pedro de Ler«na.-= Señor 
Conde de las Lomas , gobernador de la plaza de Ceuta* 

(i) Bando puhlkiido' 0n Cettta en 3 6 prokíhleiido todo ¿enero de ahnai 
cortas» aun de las permitidas en otras partes. 

Don Miguel Porcel y Manrique de Arana y Menchaca, eoHde de las 
Lomas f^ señor de la vill» de las Lomas i caballero pensionando de la real distin* 
guida órdm española dt Carlos HI, mariscal de campo dé ios realfs exércitosp 
gobernador político miljtar y comandante general de estaJideKshnd ciudad y 
plazca de Ceuta ^ presidenie de sus reales Juntas de sanidad^ fortificación y ahaS' 
Us^y superintendente de la real renta de correos de ella^ &c. &c. 

El Rey nuestro señor por real orden de p del corriente se na servido man- 
dar prohibir el uso de toda especie de armas cortas de cualquier tamaño á to« 
dos los vecinos y moradores de esta plaza b^ixó graves penas; y que á los 
desterrados que las usen se les impongan las señaladas en la real pragmática 

Sublicada por bando , sin establecer diferenciar alguna para la condenación en 
¡chas penas por razón de la pequenez de fas mismas armas cortas , y deter- 
minando , que para la prueba y conf^enctmiento de la real aprehensión de ellas 
sea st^tcnte y bastante la deposicidnr de dos solos testigos ; y para que lie- 

B 2 

Digitized by VjOOQIC 



11 , A9M . PENAS 

se uaslada tn la bou, 4ecl#ra^do incursoe; euIoB ptxm$ {>reve* 
DÍdas ea la pragmática á los comraveaiores que uiea de cuales* 
quier genero de armas cortas. 

4 Estas penas son con arreglo á una real orden de 13 de 
Marzo de .1753 (t) comunicada p^nic^larmenu al gobierno 

gue á ficticia de. todot« j iñngUBO^eda alegar ignoraocía mando publicar 
y fizar el presente en Ceuta i ai de Febrero de 1 786. El conde de las Lomas. s 
For oundado de su sefioría.» Antonio Agredanoi escribano de cabildo j p(W 
bUco. -^ 

( I )' ^ Orden 3e 13 de Marza di l/^J/a^rf armas prohibidas jn Ceuta. 
Con fecha de 14 de Julio del afio de 1751 oonuiniqué á V. E. U reso* 
lucion del Re/, sobre que hiciese publicar por bando en esa plaza la prohibí* 
cien de armas cortas , imponiendo pena capital á ios qOe las hiciesen , vea' 
diesen 6 traxesen , bien fuesen blancas 6 de fuego 9 J i todos los que lleva* 
sen cuchillos de punta; comprehendicj^do esta ley al soldado que saliese del 
quartel con bayoneta, y sin fusil ó con otra arma de las prohibidas en la 
pragmática I defendiendo asimismo el uso de los cuchillos flamencos de puntas, 
y los embozos cuidadosos , con pena de presidio mas estrecho á los nobles , j 
de galeras , á otro equivalente á los plebeyos; concediendo á Y. E. ^ sus succ^ 
sores en el gobierno de esa plaza el absoluto , y privativo conocimiento con el 
auditor de guerra de ella de las causas de esta naturaleza , bien fuesen muertes^ 
robos ó heridas» ó conato de hacerlas , aunque arrojasen bs armas los delinquen^ 
tes con cautela ^ perseguidos de la justicia , 6 de la tropa. Ahora ha resuelto d«' M* 
á consulta de su Consejo de guerra (á quien se dignó dar inteligencia de esta real 
resolución ) se reitere por público bando en esa plaza la pragmática de 4 de Ma* 
▼o de 171^» en que se incluyen todas las anteriores providencias expedidas so- 
bre prohibir el uso de las armas cortas blancas y de fuego , y que se.dsclaren igual^^ 
mente incluidas en la misma prohibición las navajas de punta 9 pequeñas 6 gran- 
des que sean de muelle > virola con vuelta, relox á otro artificio que fiícHuet k 
firmeza de la hoja armada: los cuchillos de punta de cualquier calidad 6 tama- 
fio, las bayonetas llevadas sin fiísil ó escopeta, para el uso de la caza, los que 
comunmente llaman Conteaux de chase , y cualquier especie de sable 6 cuchillo de 
monte, m^or de quatro palmos en hoja y guarnición, por ser estos, y demai 
cosas expresadas , instrun^ntos inAtiies para la propia defensa , y muy propor* 
tionados para u^ar de ellos alevosamente, y en grave daño de fas personas in» 
sultadas. £n quanto á las penas que se deben imponer i los que delinquiesen, ha 
resuelto S. M. que á los artifices que fabricaren 6" aderezaren semejantes armas cor* 
tas blancas , ó de fuego , sin dar cuenta del sugeto para quien las executan 6 com* 
ponen , y que este sea capaz de usar de ellas , -sean castigados con la pena de ver- 
güenza pública, y seis años de gajeras , 6 su equivalente, y confiscación de la mitad 
de sus bienes: entendiendo^ lo mismo con los mercaderes extrangeros ¿ naturales 
que las introduxeseu , vendan , de ellas hapan donación , ú como se previcfne en las 
leyes 16. tít. 33. liú 8. de la Recopilación; y que i este fin se reconozcan las 
tiendas 6 lonjas ^ue hubiere en ese presidio; y encontrándose en ellas tales 
armas, ó las tuvajas, .cuchillos, j demás expresado que debe prohibirse, se 
embarquen, y se les notifique \u saquen de esa plaza dentro de un brere tér- 



Digitized by VjOOQIC 



DEk WSéRCLTO. ARM ^ 

de CeuU' ea que se expresan con toda inditldüalidad las que 
han de imponerse á los que usen de las armas prohibidas que 
se especifican , siendo noble , plebeyo , fabricante ó vendedor de 

mino, apercibiéndoles aue li jMtssdo este se les encontrase algunos de esfot 
ginéros proKiUidos / se les impondrán las nenas expresadas. Por lo re^pcctlyo 
al uso de cUas ^ manda S. M. que tiendo noble la persona que de día , ó de bo * 
die las trazcre consigo^ sin ser correspondientes á su exercicio, empleo ó 
ministerio, y estando en acto propio de su ocupación» se le imponga la peni 
de presidio I privación de oficio 6 empleo honorífico que goce» j quedar inha* 
bilitado*de rolver á pretender » como está resuelto en la citada pragmática 
de 4 de Mayo de l/igt confirmatoria de la de 17 de Julio de 1691 ; y por 
otra real cédula del glorioso padre de S« M. de 21 de Diciembre de 172 1 1 pj)» 
Uicada en 25 de Febrero de 1712; y si fuese plebeyo el sugeto a quien sé 
aprehendieren las citadas armas, ú instrumentos prohibidos , sea castigado con 
la pena de doscientos azotes , y seis aiíos de galeras , minas ú destmo á los 
arsenales j declarando como precisa calidad del delito^ la aprehensión real y 
efectiva de la arma ú instrumento prohibido en la mano , cuerpo ó venido 
del delinqüente; y que verificada esta circunstancia por el hecho de la apre* 
hension solamente , y sin mas prueba se executen las penas » que vienen re- 
fiu-idas» sin apelación 4 ni otro recurso; ampliándose el mismo bandp (para 
ño quitar á los reos el que la natural defensa, y el derecho les permite) 
i que solo en el único caso de que la aprehensión dt la arma prohibida sea 
en el acto de haber herida ú homicidio, pueda imponerse la pena del último 
suplicio al que se aprehenda con ella, precediendo consultarlo antes de la exe- 
cocion al Consejo de guerra. 

Asimismo manda S. M. se observe en la tropa lo prevenido en las rea* 
les ordenanzas sobre el registro de la ropa , ranchosy demás lugares en que 
los soldados puedan tener y ocultar cualquiera de dichas armas, 6 instrumen- 
tos-prohibidos; y en caso de encontrárseles alguna, se les den cuatro carre* 
ras de baquetas, y sean hechados del regimiento: previniendo á los oficiales 
superiores y subalternos , no permitan salir del cuartel en tiempo alguno con 
capa sin estar vestido , al soldado, ni que este lleve bayoneta, ni otra arma 
de las prohibidas, ni que estando de guardia, destacamento, ú otro acto mi* 
litar, se separe de los demás empleados en él, y en el caso de que vaya 
algún soldado solo por orden de su oficial, haya de llevar sus armas com* 
plctas, sin que se les pueda mandar | ni ocupar entonces en cosa que no sea 
del real servicio. ^ 

En quanto á los embozos cuidadosos de dia y de noche, se prohiban , como 
perniciosos ; y siendo sugeto noble , se le corrija por su superior , previniendo* 
w se" tomara mas severa providenda, si volviese á incurrir en tan cautelO'* 
so exceso; y siendo plebeyo se le/ponga^ pKsb por cuatro dias en la «int 
cd pública con apercibimiento de mayor, pena por la. reitcraeioa , entendiéa*^ 
dosc uno y otro quando el embozq no sea preparación 6 consto de otro de*! 
tito, y se verifique por otros indicios la di^osicios de cometerle ,^ pues en 
estos términos se deberá instruir y^substanciar la causa 6 proceso, conforme 
i lo dispuesto por leyes de estos reyaes y ordenanzas militares , en U» cua- 
jes camisas y en todas las demás, que* so sean únfcanitnte sobre fábrica, te«¿ 
ta^ donación y introducción 6 uso de. aiinas^cortiiS'6*iqsUttfficnto| prohibida 



Digitizéd by VjOOQIC 



t4 ^ARM <1 PiíJAS í 

^ ellas , prohibiéndose también en la ttí{$tM resolución l6f embozos 

- 4ia y noche , baxe la pena de prisión > y las demás que con* 
vengan ^ y en el banda general de buen gobierno , publicado 
últimamente en la plaza á 13 de Setiembre de. 1784 se reno- 

' vó la observancia de esta real- órdén en los artículos 7 y 8* (t) 

^ í]ue se trstadan en la nota. 

( En Indias por lo respectivo' al distrito de la real audien- 

. cía de Charcas se prohibió * el uso de armas cortas á instancia 
de la ciudad de Tucuman con la pena á los nobles por la pri- 
mera ve^ de doscientos pesos > y un mes de cárcel : trescien- 
tos , y dos anos de presidio por la segunda ; y la de muerte. 

.^por la tercera: y á los plebeyos la de doscientos azotes por 

"la primera^ la ínisma de azotes y dos años de presidio por 
la segunda 9 y el último suplicio por la tercera , consultando* 
8e esta á la dicha real audiencia , y que la persona de cual- 
quier condición que hiriere con armas cortas á otro^ incurriese 

' en pena capital , aunque la herida no fuese mortal , y que se* 
guida la causa breve y sumariamente se corísultase con dicha 
real audiencia, según se especifica con mas extensión en la real 
cédula expedida por el supremo Consejo de Indias en 17 de Di* 
ciembre de 17 59* 

(eo que se debe observar lo/asitecedeDtemente prohibido) se practique 7 cnm^t 
pia lo que siempre se ha practicado en el modo de substanciarlas 7 determi» 
Harías 1 consultando al Consejo la sentencia que en ella se diere , admitiendo 
los recursos de apelación en los casos 7 términos correspondientes. Participó- 
lo todo ello á V. £. de orden de S. M. para su inteligencia 7 puntual cum- 
pUmiento. Dios guarde, &c. Madrid ig de Marzo de 1753. 1^1 Marques de la 
Ensenada. Señor Marques de Crolx , gobernador de Ceuta. 

( I ) Artículos J y S del bando genital de buen gobierno publicado en la 
plaza de Ceuta d ijde Setiembre ^de 178^ sobre armas prohibidas» 

Art. VII. 9>Se prohiben todas las armas cortas así blancas como de flie^ 
go , las navajas de punta , pequeñas ó grandes con muelle , virola con vuelta 
ü otro artificio que las afirme , ios cuchillos de punta , las bayonetas llevadaa 
sin fufil:6 escopeta para el uso de la caza, 7 toda especie de sable 6 cuchi* 
lio de monte» menor de cuatro palmos en hoja 7. guarnición, pena de pre* 
fidio y privación perpetua de c^io ú empleo honorífico al noble en quien 
se verificare la real aprehensión de dichas armas, no siendo correspondien- 
te á suezercicio,: empleo ó mioísiecio. 7 estando en acto propio de su ocu* 
paetoa; j si fijere plebeyo el nagcCaiá. quien dichas armas se aprehendieren» 
teri t;asti^do coa doscientos azotes /i 7/ seis- años á los reales arsenales » .im- 
poniéndose igual pena é loa tebricafitea» 7 vendedores de dichas armas » ade» 
mas de la ccmfiscapielí de la mitad de cus bienes» como esti mandado poi 
eeal orden, de i^ de Marao de 175^» comunicada i este gobierno. 
' Aaüu VIU« »>Se prohiben singukimieiite de noche los embozos y la sospeaho^ 
st cooctttrencia de aíguaaa persona* tm callcjooet. y parages retirados» pena 
de pri^ioa Jjííwm^ queccanvooga^i^cc. ; i . r. .. . , 

Digitized by VjOOQIC 



DELEXÍRCITÓ. ABM i; 

, ' 6 Ea aquellos dominios está prohibida la introducción de ar* 
mas ofensivas y defensivas por la ley la. tit. ;, lib. 3. de la 
recopilación de Indias ^ á no ser que haya expresa real licen- 
cia , cuya ley mandó S» M. se observara ^ viendo el abuso in- 
troducido en ^sto> por real órdea de. 6 de Mayo de 1786 (1), 
que, se .comuuieó p^ la via reservada de Indias al presidente 
de la contratación, jueces de arribadas^ y administradores de 
las aduanas de los puertos de España^ y con motivo de algu- 
nos recursos que hicieron á S. M. se sirvió declarar por otra 
de 10 de. Seuegibre de 17S7 (a)», que en la prohibición del 

' ( l ) firden de 6 de Mayp de, 87^ prohibiéndose embarquen i América artnas» 
El demasiado abuso qué scTiTar notado en fcl cünbaf cb á la América de cré¿!do 
fllfimero de e5copétas y pistolas , y su ck'pindio en ella contra lo prevenido en lalcy 
i'2. tit, 5, lib. 3. de la recopilaciofi de' Indias , qüc lo prohibe , v los inconvc* 
nientes que resulxan de esta practica ^ han llamado justamente la stenciotl del 
Kty paralomar proVidferiélas',¿teortünas qtielbs cciitengan ; y comb jor lachada 
ley está dis^^óesto /que ¿o se]6ased i Tas Iridias líingtinas armas ofensivas '. hi de-^ 
&ns¡vas sin licencia expresa deS. M. encargando á los gobernadores y oficiales 
reales de fos puertdí de aquellos dominios » que cuando lles^uen i ellos navios 
de estos reynos, 6 salieren para otros.» tengan cuenta particular énlas visitas 
que les hicieren de vtt y saner si llegan algunas armas oculta , 6 descubierta^ 
mente , sin teper expresa real licencia para ello , y toda^ las que hallaren siií 
c£¿te requisito las* tomen .por pérdidas , y vuelvan á enviar á estos rej'nos 

£or Hacienda real consignadas a lí presidencia de la contratación de Csdiz, 6 
js guarden y tengan buen recaudo, avisardo de las que tuvieren^ para acordaí 
Id que convenga; es ahora la voluntad ^t\ Rey, que en obscivarcía de la 
it&rida ley , qne no está derogada, ni modificada en ninguna de sus partes, se 
cele y vigile por V. y sus succcsorea en su empleo , que en las tmbarcscíones 
d£ Cual^ui#r condición que sean que salgan de esé'^uei'to patalea de ItulLas, 
no se embarquen» ni introduzcan por per^na alguna con ninguD, pretexto ar- 
mas <le fiíego» coñaa escopetas, pistolas» ni otras o&nsiva$, ni defensivas, 
sopeña de iiKurrirenei perdimiento de ellas, y el desagrado de S. M. dt 
cuya real orden lo participo á V. para que en su inteligencia proceda á su 
cumplimiento. Dios guarde á Y. Arifljuez 6 de Majo de 1787» £1 Marques 
da la Sonora, s= Círcttlar al presidente dé la contratación de Cádiz» y jueces 
de arsibidas : de ios puertos idc £spafia> y á los administradores de todas 
estas aduanas. 

(2) Orden de jo de Setiembre de Í7 declarando si fuedan embarcar á 
América espadas f cutoes y cuchillos de las fábricas de Es f aria. 
Con^inotivo dé la real 6rden circular expedida en 6 de Mayo próximo 
pasado .i^aTa que no se permita sin expresa licencia de S. M. el embarque 
de armas "para lor'dominios de América» han ocurrido varios fabricantes de 
distintos pueblos de la provincia de Cataluña » y algunos comerciantes de Bar* 
otiona y Cádiz , solkttando se lea conceda permiso para embarcar estos g¿« 
ñeros á Indias » y evitar I(» considerables perjuicios que á unos y otros se 
f^ien de IkytarJ á eftcteidicha prohibidoB. Enterade S. M. dé estas preten* 
sÍDAflsv7^ ^ áttteccdeiáei del asuntir.» lia resuelto cen. uiúfbrme dictinDeH 

Digitized by VjOOQIC 



ftf ARM P&NAS 

embarque de armas* no se comprehendiáb las bójas de espadas, 
espadines, cutoes, y cuchillos de la fábrica de Espafia, amplían» 
do esta misma concesión por otra real resolución de a de No* 
triembre de 87 (i) á las armas de la misma especie extrange* 
tas, exceptuando únicamente los cuchillos flamencos, que an* 
teriormcnte , y por expresa real orden 4e primero de Junio 
de 178$ (3) están prohibidos y mandado no se embarquen 
para Indias en virtud de lo representado por la real audiencia 
de México sobre los homicidios voluntarios executados en aque* 
' lios dominios de resultas de la introducción de ellos. 

de la juAta de estado , i]ue por este mltusterio de Indias se conceda Hcen" 
cía para embarcar las armas de fuego que puedan ser para uso 6 regalía de 
flguDos particulares} y que los que qulefaa embarcarlas por negociación, so- 
Uciteo antes de acudir á este ministerio por la licencia para su embarco, á. 
los respectivos vireyes donde quieran retñit irlas , par» que ¡nformen en el 
asunto lo que se les ofrezca; y que en su vista detcri;^ine S. ^. lo que con-, 
venga, según las circunstancias» previniendo á V. fvr -^f^^l^ £rokihcion del 
embarque de armas de fuego , ni en las expuestas formaliiijides para solicitar 
MU remisión 4 ^^^ Américas , se comprehenaen las hojas de espada , espadines^ 
cutoes y cuchillos de fábrica de Espafia; porque estos géneros quiere S. M», 
que se embarquen sin reparo alguno conforme á lo prevenido en. el artículo . 
a4 del reglamento de comercio libre de la de Octubre de 1778. De real 6f-»^ 
den lo participo á. V. para su inteligencia y cumplimiento > y ,qMe haga en*-^ 
tender esta soberana resolución, á los armeros y comerciantes de ese puerto 
y su comprehension. Dios guarde , &c S. Ildefonso y Setiembre 10 de 1787. 
Antonio Vaidés. = A los administradores de las aduanas de los puertos da 
^spaña. . . -• . } 

* ' ( I ) Oritffi de ^ de Noviembre de %j concediendo se embarqiHn 4 An^ 
rica espadas , cutoes ^irc* de fábricas extrsngeras» > 

Habiéndose dudado si la libertad en que por la orden circular de 10 d« 
Setiembre próximo quedaron las hojas de espada 1 espadines , cutoes y cuchi- 
llos para que ouedan embarcarse a América, como por no comprehendidat 
en la circular de 6 de Mayo , era limitada á las armas blancas y cuchillos 
de fabricas del reyno , prohibiendo indirectamente las extran|enis de coalquid* 
fá especia ,' se ha servido S.>M, declarar, que dicha. lU^rtad se ha de enteiW 
der absoluta para las hojas de espadas , espadines y cutoes , ya sea de £tbrí« 
ca nacional , o extrangera 1 y aun para los cuchillos , exceptuando ún¡cameo# 
te los flamencos, que anteriormente, y por orden especial estaban prohibí- 
4os , para evitar los graves inconvenientes de su uso. De orden de. S. M« lo 

£an¡cipo á V. para su inteligencia y cumplÍm¡ei¡»to. Dios guarde,, j8cc. Saqi 
orenzo a de Noviembre de 1787. = Antonio' VaJdéa •= Circi^ar i .]lc(S^ ,a4r . 
nunistradores de las aduanas de ios puertos de España. . '.'.,- , '. ^s 

- ( 2 ) Ordende i de Junio de 8^ prohibiendo /# embarguen para Indias eueih- 

líos Jiamencos. " , 

• : En vista de lo representado por la real audíeosiade M^añoái sobre -loa. 
ftomicidios^ vohliitiriof>^oe se ezpárimcntaft en aqadttok.dománáoi ade f9siillitat 



Digitized by VjOOQIC 



DEL;WtáltCITO. M9Í « 

Véase detórdenis en /ai marceas, , ,• .^ ., -,•■ ; m .-.n ' 

Ao£SINO« xkoe p^oa de horca , 4rratti^4o e^ reo ^piv copfíj^ 
cacion de todos los bienes para el Rey,, lo que cambien se ei> 
tiende coa el alevoso , con la diferencia de que la mitad de ' 
los bienes es para , el fisco , y la ptjra jc^uad pajra, los tierede* 
ros del difunto. JUy lo. lít.. 2pJ'^ 8c 4^ Ja rficopflacioa>, que 
. €n la wvísiou es.ía ley a- .ilu ^^lelil^j íP/> ^éjís? cL.S. jj^i^i^ y 

siguipnte3,del toma III. que. trataoijd^^^e tdeljtoj. , ,, y.. 

AUXILIO A LA DESERCIÓN. Véa^ ^fi^wfíoa '_ a \ i 

'Auxii.10 DE REO PRÓFUGO. » El quc ^^P^^fe s^- es<;iípe un soldado 

q|ie^ hubiere h^cbo algún excesa > ó, le ocultare pityépdoip^^el co- 

. majHlante) será castigado en. lugai^ ¿e^^-fugitivo. 31^¿n¿.,^ay:u- 

^ Ua ^4v|ejse>rdjea de prender á ftlgH^fV^i i ^^ ^ ^JPP1¡S^^:^<^* 

uioepte, ó ^pr^iJendidos d^jpascjg fli^eo Jiuyan , 4^ s? As*. jimil?"> 

ae pondjrá toda la tropa en cons^jp de p[uerra , y ^ resíúUasen 

culpados, sufrirán las penas que p9r_ ordenanza cf^rre^pondan 

al reo libertado, y si consistiei^e por ,f^kf c^l. o^ciai coman- 

. dañte^ se le suspenderá del taipl^o^'^ ^(kfíatizd.ül €9iírcflo.^ra* 

todo 8, tímh 10, articulo 45 jj 4* \, " , - !. . » / . .. ^> 

Auxiuo ó ABRIGO , DE ,cxJM^fíu|#^Víi9Ei,^Tí>. «El qu^ f u^re* pofiyf n- 

. cido de iiaber abrigado .0 favor.ecicío con auxilio .poopexativQi al 

«fecto la execucioi^ de ,ua delito, será castigado ^on la p^na 

que á la calidad del crimen corresponda.^ ^y el que viéndole co- 

• meter y pudiendo nQ le procurare embarazar con la fuerz%;| ó 

•. á )lá vo^ , sufrirá la fnortifícacion He qu|; (( según _la$ ciici^s* 

. .t^ncias del caso) sea dign,a/> OrditumM 4^1 cxérfifq ir atado [S, 

tüuh 10, articulo. (66f . ^ 

del uto de los cuchillos flamencotí cujra ¡otrodliccioii le permitió por el a^n« 
cei primero del reglamento de comercio libre de la de Octubre de 1778 ; ha^re* 
suelto el Bxy con dictamen de la junta de Estado. ^ue se prohiba la entrada en 
estos reynos de dichos cuchillos, y que á.este fin'f y el que se publique desde 
it^o la prohibición, sé pasen los córrespondienies avisbs por mi ministerio , co« 
ino así lo executo , á los. de gracia y justicia y. hacienda , con expresión de que 
*e dé uñ año de término para que se consuman los eiúitentes en la península, 
J^ tres meses para los que vengan navegando ¿ ella , dándose las providen* 
tias y auidlios necesarios á efecto de aue se ingam en nuestras fíbricas- de 
p«»Ca roma conforme á lo mandado por batidos de buen gobierno. 

En este supuesto no perttitii;á Y. q^ pasad» cí año m embarquen para 
América, ni Filipinas lo» exprasedostjquciuljos. flamencos; SÍ9 embargo de que 
estén habilitados en el arancel prímerp ^el r^glam^nto de comercio libre, el 
qual queda revocado en este punto. Lo participo á V. dé ¿rden de S. M. 
ra su inteligencm y puntual cumpliinieolo en la j>arte ique le loca. Dios gilgr* 
c. Aranfuez primero de Junio de 1785.:= José de GaUez. x:: Circular i 



ce, &c. Aranfuez primero de Junio de 1785.:= José de GaUez. x:: Circular i 
sos Jueces de arnbadssV y administradores de aduanas de los puertot hébili* 
lados, de £spafiá[é.l0dia«» . -j :,¿ ..:. .. .. .' i '. X 

Tim.1V. ' C 



Digitized by VjOOQIC 



iV A^ VBUAS 

9 Véftse ík ^txpAtOLéon qae se da ea d $. $23 dd teredo 

^tocno sobre d auxilie cooperattTO. 

Auxilio l^A'jíbsTtctA r obligacioh dc darlo* nToda guardia debt 

' auxiliar á la justicia ordinaria cuando lo pidiere: arresur por 

- ai i los quimeristas , ó malhediores conocidos , ó acusados 1 ea« 

' Tiar de noche patrullas i sus cercanías , y de dia si tuviere 

' mociro : poner oreso^ i cualquiera otro soldado que se bailare 

\ fdef^ de^-^stt cuartel en botas no permitidas, como al embf4a* 

gado y ó quef^ baga ^sé' mata , cfnvlando ó reteniendo el preso 

. según la calidad de su delito , y dando parte á k plaza coo 

expresión,^ Id. tratado 6, tít. $1 articulo 34* 

t) Todo, oficial miliur, y de cualquiera tropa que esté subM» 

.dinadó 'deberá dar auxilio y mano fuerte á los ministros de jus» 

ddá^^n los- casos executfros, dando luego cuenta al snpeMor 

' dé quiéá depende; pero en los casos que den tiempo debe di** 

rigirse el ministro que pide- el auxilio al comandante de laa 

armas I para que de él reciba la orden el subdito militar que ba« 

ya de darle} f todo oficial que se halle empleado, y nq die* 

' re auxilio p^ sf mismo para, atajar ea cuanto pueda el desór* 

den que ocurriere , será Msptasable de los daños que resul* 

; ieá Id. tratado i, tHuh 10, artkuh a^ Véase en la palabra jedsctoa 

las- penas impuestas al comandante de una guardia que no die« 

re auxilio en los tumultos, ni contenga los desórdenes. 

8 Estos artictüós de ordenanza piden alguna explicación por 
la inteligencia en que algunos están de que pueden por si pedir 

¡r negar el auidlíó militar en muchas circunstancias. Para evitar 
os ih¿on^enitrttes' y atraso que sufriría el real servicio con e^taa 
opiniones , expondremos : primero las reales resoluciones que 
determinan 'las facultades de las justicias , y la obligación de loa 

^ comandantes de tropa en este asunto: segundo, se dirá d mo^ 
do material con que debe darse el auxilio y las órdenes ^e 
lo explican , 4>ara que todos se cifiaa á estas soberanas decÍsio« 
oes en uD púcño ^ eA que tanto se interesa d beneficio dc lá 

. causa pública* ; : / . 

3 Todo comandante dé tropa tiene obligación de dar mano 
fuerte y auxilio á K justicia siempre que lo pida , sin necesidad 

. de esperar la orden de su gefe, siendo el caso urgente y ex^ 
cutivo i y tsu urgencia debe graduarla el juez ó ministro que 

' le solicita y y no d oficial que le presta, como lo resolvió el 
aefior don Fernando VI por su real orden de 16 de Marzo 

/ de i7$3 (1) comttidcada al comandaotc general de Extremad 

' (i) Ordm di x6di Matto M 4^% difUramJú jtu ía urgencia fsrm ftik 

suxUh militar ^ks di graduarla el numttro p$e h Sitíciia. 
. El ponto de ordenanza el quek tropa ái mano fuerte , y amúlto á la justicia 
T si á sus comiodantes particulares se prefiniere como V* E« solicita^ qué 

Digitized by VjOOQIC 



DEL ^SpfelkpTa jijp 19 

■ data «n.eoiit»iUcIoii de jaoa 4a<Ur!propafsu ppr eftet,gtp^aL 
. Sia ecnbargo sieoipre s^^i conduceaiC) que el^ oficial de una guar- 
, dia, eo el supuesto que ao puede npgar el auxilio que le pida 
. la justicia, pregunte al juez ó mininro el fin á que ise dirige» 

rra graduar |a fuerzfi y destioar la uppatquecqqvei^a» cqmo 
I^ lo previene ^expresamente eo la- qrdeqanza .dé ^ac^t^e« 
tos, y puede verse mas adelante en la voz auxilió di ta brigada^ 
' y tomando el nombre del magistrado que lo pide dará cuenu 
inmediatamente por escrito al gefe militar , todo lo qiie puede 
yerificarse por la justicia , sin exponerse el secreto de^ la diii« 
gencta que ra á practicarse; pues si llega i abusarse del aa« 

< xilio militar^ se pueden empe&ar (kmces que traigan radaís con- 
seqüenciá'S) cpmó si dos jueces^ ojrdfotirios pidiesen i úú mismo 
tiempo auxilio el uno contra el otrq. para sostener ^s provi* 
dencias: éa tal caso» como el asunto ba de dirimirse por los 
tribunales supremos ó gefes respectivos, y no por las armas» 

. osando de los medios suaves que pj^scriben las leyes» serifi caitf» 

. aa de nuevos desórdmes el presta^'^e;! .auiulip/.,°^ilitar en esta 

*. ocasión $ y aunque: el juez/^iie abii^ /de ^I es respons^le^ de las 

resultas» no exonera de responsabilidad' al gefe militar qoe lo prea* 

t6» sin conocimiento d¿' causa ^ y expuso la uopá i na empefia 

4 No obstante tsxM, facutuui que el Uey concede i las jus* 

< dcias para pedir por si auxilio i cualquiera^ guardia en caso 
urgente, sin necesidad de drrigirée al' comandante de las armas» 
quiere S. M. que cuando tengan la ^opa empleada mucho tiein* 
po en alguna diligencia den cuenu al gefe militar» y no pue* 
dan pedir otra para su relevo sin darle el correspondiente co* 

sin 6rden mía ó de V. E, no le diesen , se tropezarta en el inconveniente de re* 
lardar las providencias con perjuicio del servicio y desaire de la autoridad qu^ 
cxerce el juez 6 ministro , que busca en las mas orontat el oportuno remedio qu^ 
taialograna en las distantes. Propone V. E. que a la misma tropa se mande por 
¿rden general » que solo en los casos urgentes y precisos d^ las partidas de 
comisión el que se les pida; y no advierte V. E. oue la urgencul» 6 el fin i que 
la tropa se destine , no debe eraduarla el oficial que la da» sino el juez ó* 
ministro inmediato que la solicitaj en cuyo concepto me manda el Rey pre-. 
Yenir i V. E. que por ningún ciUo impida» que los auxilios se den con la 
puntualidad que se pretendan: pues lo ^e en términos formales de regular 
servicio y buen gonierno corresponde » es pedirlo» i V. E. el goberna* 
Aor 6 juez » que en la provincia de su mando los necesite / cuando el caso die* 
se tienápo á esperar su determinación \ pero en los casos que no permitan esta 
demora» puede y debe acudir por sí mismo al comandante militar mas ¡n^ 
Óiediato, y este darle el auitílío » quedando el ^ue le pide obligado á dar 
fiarte á V« E. después de executada su dis^icion; y y. E^^ con la acción 
fíereprehef^dertes, si hubiese usado de. esta facultad mal { própolito , 6 con poca 
discreción. Dios guarde» &Q., Madrid i<$.(]e Marzo dé i/s^. £1 Marques dé 
la Entenada, ssocjjor don Juao do Castro^ comandante general do Extremadura. 

Digitized by VjOOQIC 



J ñodiiéíió , cém6'''Id idéSlaMel Rey ^or ¿u real érdea -íé' 39 
'"'de Btiéró de 17$; (i^^toñ motivo dé la disputa ocurrida ea* 
' tre el capitán general de Aragón y presidente de la audiencia, 
' cott un alcalde del crimen de ella, por la cual desaprobó & M« 
^ 1% t6h&rxci2L drette miüidtrá én tener %^ropa apostada mucho 
•' tienipó, y tíídir ^u' reícvo sin dar ^aí'te como debia i a^el 

r.u:^"^ 'Postcriórnfétite para eviur la facíMdad con que se pedia 

. CO^ GiráiJe 2p dtMntf de //» para qútla tropa que estémuckú tiempo 
. enítMad^^fn dar, au.rUh$ /^ f.ilnf^aw^^n^oM^Í ffipifn4an$< dt las apnajfn 
-*. íUblf»4o.hMhp,prfi^lc ^^Rfly 4a fcpr<f;cn^acií>n dcl^Mar<jifcs de. Castrar, 
f^ Wf ftfP^ll* r ^Wo jaolor. .^w ^ «uso Ja ;Car^ta writ^ por ,cl gobernador 
¿qÍ.^^q^^ (íe .Castilla » por. lo que le n^ánífestó / tanto en el modo,, como cii la 
,siu>staocia,yer desagrado de S/M. có|i motivó del laacc ocurrido con don luis 
Xlrries^ alcal4e del crimen déla audiencia de Aragón, resolvió ^^. desde luego 
que se oyese á este capitán general ^ y procediese á un maduro prolixó examen, 
tef de Íó& incidentes del hecfit>» comb la expresada carta del g^obernador del Con* 
%ejo, f l¿f¿ antrtedéHtó^d¿j¿un4éñtb$ quíf^a tootííráfon i á <fié habiéndose da- 
do cumpiiéiieútl)>^íf?emk><^ áiteal nbtí^a^ Micaelas;- qo^ ¿dnducian á fácilftar 
el mas pefftt^o-y cabal^¿eiio¿ihitelilo d«í eiie'$astso^, haJiallado S. M. mejof in- 
formado deusua circuaitaaciftS yrqoBÍ>ien »ea coosidbrándcüe «n su origen , como 
dimanado del aoxtUamiiitar, 6 l¡init|ándole a larcSex»onde conceptuarle baxo el 
asp<;^tQ de tiDa.aU;yaQlon eatre.el pl:ési^|ite , y )in ministro de aquella audieapia» 
fiíUó este^aig^K>»i;((^f|i^PJtps.j/]|C)(dísHi^ pof ij^uf piira 4lo primero en^lfiso 
^ue hizo de 1^ t/^p^^(di^i^á^49W]>Ff¥t^daniiu:h^s horas , y remudánidola singar 
cuenta aL^apttafvgff»^! ^icpMq Je £fjr^^¿gói^^i^ ppr establecimiento ; pi^es auúque 
csté-dc|cTar¿dopof omenanJ^í^qy^ V^y^ mano tuertea la justicia, y que por d>n- 
sequen'cta puedan los m1nistroVpor''sí pedir este áüxtlio ál'cotnand^nté particular de 
la tropa nia6 inmediata al paraje en que ocurre la urgencia de necesitarlo, debe n<} 
obstante entenderse contraida está ^cuitad á los lances prontos , é inopinados^ 




Drfespond^hck 

cunVuttS ha dé proceder |Hdtiratite la atcioá 

1 V sus progresos ^ como'^á'gefó de la i}¿ 

Aragotí 'r en cuya cierta inteligencia quie- 

pitan general en ambas consideraciones^ 

no sólc^por no haber dado cuenta al mar-^ 

i^nséqiiencias del lance en cuanto presU 

üo haberle informado como á gefe superícié 

ttíudk de la tropa 1 y en el ñiilmo acto de 

ihrlo, y ¿in su consentimiento ; cnva feal 

íé S. M.para que la comunique k la au«» 

diencía de Aragop; y^qqe \o% niihistros de este tribunal se ciñan, á sU ínteligencla¿ 

I fiíí de'oue se e v iú, todo ínoti'vó' de 'alteración en lo^ casos que puedan ocurrir dí 

Ib succesivp.deicsfa nkíuraleza. Dioi, guarde, &c. ftiien Retiro i xts de. Snerd 

^^ '/SS- Don SebiJtían de feslaba/iisSéfior marqatS de Campo V^illar, secrc^ 

ttlTid de Estado, y del despacha uíiii^cftáld^€h:acia y' Jofetlcíai. - * 






Digitized by VjOOQIC 



DELÍ EZÉ&CrrO. AU8L m 

i tuxlBo militará la tropa por todo :gáiero' & persona ^ ;<c ha 
serrido S. M. prevenir por su real érdeo> de a6 de Marzo 
de 1784 (i), que no pueda darse á pai:i¡culare8 eiot la ia^er* 
veocioa de aJgun magistrado^ exceptuando ios ca^os ioopioaedos^ 
en qoe haya precisión de atajar algún desuden, j ,L . .:: 

6 Sobre el modo, de pedir auxiiio: en la 'jCojíuSa jáji^n^g^ul 
ta del supremo Consejo de guerra se expidió una real reiobifiion 
en 18 de Eúero de 1779 ai comandjsnie.geiieraJLimerioo de Ga- 
licia, previniendo ) que los auxilios de tropa pam d^lUrp de^ la 
plaza se pidan al gobernador por medio de papeW^ y no por 
recados con los dependientes de justida: que para los ai^xi* 
lios extraordinarios que se necesiten en funciones y Qtrps actos pú- 
blicos^ se pasea' igualmente oñcios por escrito al.-coma/idante 
de las armas, y solo en el caso át ser ^ie presidente ^ de la 
audiencia , deberá pasar un* ministro de ella á instruirle en los 
casos reglados por ordenanza y .práctica de tribunal^ y que 

* en los demás ordinarios y executivos se franqueen por los co- 
mandantes de la tropa, y guardias todo el auxilio que pidan 

* 3e palabra" ó por escrito los ministros de justicia. 

;■ 7 Para que la tropa esté pronta en sus cuaricles cuando con- 
venga en fiestas ó concurrencias públicas, y pueda el coman- 
dante de las armas tomar sus disposiciones ^ tiene mandado el 
Rey en el siguiente artículo de la ordenanza se avise al gefe 
militar cualquiera, -novedad de estas. . / 

8 >?No se , executarán , $j^^ias^ ni acto álg^uno. ^pijblíco que 
pueda ser motivo . de juntaM^e . mucho pueblo ,. donde hubiere trp- 

. pas de guarnición i> de cuartel, sin dar parte primara. al gp* 

* bernador ó comandante para que este tome ks precaucioms 
convenientes á evitar todo desorden. Ordtnfiwba dcí^$Mércita trar 
tado 6 , tHuh 2 , articulo 6. 1 

■ (i)' Otra dt i 6 de Marzd dt 84 fará ipít'm' h di tmxilU mh'taríá 
f articulares Jtn la intefvtncion de al^un tnagUtradá á exeefeien de loreane 

-' ' - *' •" - ^urgentes, - " ■■ •' '_ '■'» •• "í 

Para evitar las malas comeqik^ias que puedeü resaltar > se^n lo te aerf- 

ditadp la elrpcrieiidá át la facilidad en franquear afia^lk) militar é (ualqaiela 

'que lo pida ,vsin distinguir clases de gentel, ni motivo, se iia sari^tdo mandar 

el RcT que corrforme ai espirito de k> que se previene stibrc este aiiutito éf^ttitft. 

*%4. tft. 10. del trat. 8-; de la. ordenanza general ^ ftti»guti oficia i, •argei3fo;«li- 

'bo, ni otro individuo del eicército , intluto los ciitfr^os de cala leid , puedapies* 

ikt dicho aiít^Ko i personas particulares, aui*qii€ sean ministros de cortev^esc- 

^Irfngeras, sm la iíitcTTentirn de los magistrados , ú6rden de & M. eiíccptoao- 

4o ios casos ejecutivos I é inopinados en que haya precisiotí de atajar desórdb- 

líes, $ contener alguo tnstilto. lo aviso á V. E^ de real Mcai/para su debüa 

%bservaü<ia en el'distritb de vú mando. Dios giiíJrdt, &c.'£l Paido «6 d<rMár* 

.léode 1^4. ^1 conde dé Gaüsa.s Circular á los capka&u' generales > iaspcctb- 

resygef» delosoierposde'casa teal*^ ¿ --^ ^..*w4---J 



Digitized by VjOOQIC 



: p Cuyo aniéulo : « coaiuaicó ^ ka jutficli» dtf reytío para 
- M-obaenraoda por^ieal marisioa del «aprono Conaejo de Cas* 
€iMa de d6 de Octubre de 1768 (i), previaiendo en elU, que 
c -ei para- el logro de la pública tranquilidad considerasea las jus- 
ticias del caso p^r al comandante auxilio de uopa, lo tx^ 
' emwQ'^otí la urbanidad y buena correspondencia que delie ol>- 
•ovarse • en ambas jurisdicciones. 

10 Para el auxilio que deben dar las guardias de preven- 
don ) dice la ordeaanza general del txórdto sti' ti tratado 2 , tí$u» 
" lo %9i arU 4, lo siguiente: nTodo oficial comandante de* la 
guardia de prevención, en caso de arma, sublevación 6 fue« 
* go , bari tomar las armas inmediatamente i la tropa de su tar* 
go , dará' parte i sus gefes, avisará á la tropa imaginaria, 
que debe substituirle en caso de emplearse fuera de su puesto 
aquella guardia, y esperará asi las órdenes que el gobernador 

<i) Rial proHsim di xádt Oeiuhndi 68^ fara qui en las grandes em^ 
eumnciáu avisen swnfte las justicias 4 lás gefis militares. 
Doo Cárlof , por la gracia de Dios , Rey de Castilla , &c* A, todos los cor* 
fflgidof^i asistentes, pobemadoies» alcaldes mayores y ordinarÍQs« y otros cua^ 
ksi)u¡er jueces» justicias, ministros , y personas de todas las ciudades ^ villas f 
lugares de estos nuestros reynos , así de realengos , como de señorío y abadengo 
á quien lo contenido en esta nuestra carta tocare y fuere dirigida , y cada uno^ 
T cualouiera de vos; sabed i que habiéndose comunicado por don Juan Gregorio 
Muniain* nuestro secretario de astado, y del despachd universal dé la Guerra 
al conde de Áranda , presidénCe del nue^trb O>nse)o , cierta real orden con fecha 
de cinco de Setiembre próxümo pasadd , <f«tviniéndole dispusiese se diesen i 
Vos por el nuestro Consejo las convenientes para la observancia de lo que se 
est^iece en el párrafo sexto, título segundo del tratado sexto de las nuevas orde» 
uanzas militares. Visto por los del nuestro Consejo» poc decreto que proveyc* 
ron en 2 1 de este mes se acordó expedir esu niiestra carta : por la cual manda* 
mos , que en las ciudades 6 pueblos donde hubiese fiestas públicas de concur* 
reacia con el permiso y autor id^ de> vos las justicias, y existiese tropa do 

rirntcioa:ó cuartel , meis. vos dicl^as justicias ai gobernador militar, 6 á quiea 
mandase en su dbncto , un recadío ateneo de aviso de aquella concurrencii^ 
-fara su nítida, á fin de que por elUr si lo juzgare convenientfc , practique con la 
Ifopa las advertencias que considerase del caso , ó haga uso de alguna para-coa^ 
eurrir por su paite al lopo de la pública tranquilidad; y si con dicha ocasión 
.'Ueeositaseis vos las justicias de determinado y^;uliq, lo pfsdJreis á dicho ge& mili* 
-itar con la urbanidad y bue^a correspondencia, que eoaaibas jurisdicciones debo 
. jDbservarse ; que así es nuestra yplun¿|d ^ y que al traslado impreso de esta nuestiis 
losrts:» firmado de doo Ignacio Esteban de Uigareda, nuestro secretario, escribáis 
(le cámara mas antiguo, y de gobtemo del nuestfo Cqns^, se le dé la mis^i^ 
Je y crédito que i su original^ Dada en Madrid i 96 de Octubre de I7<$8.sas 
1 El conde de Aratlda^ c^ Don P^d/o Colon de Larr¡4tegui.aDon Simón de Ao* 
'és/ssDon Felipe CMaUoi.ittiP(Mi.Fnipás?oLosella*sYodpa Igpacio Estebso- 
-de Uigareda, secretario del Rjef nuestro señor , y su escribano de cámara^ la 
hice escribir por su niandado con acuerdo da.kif (jk|ii Cqnsgp^ ,i 

Digitized by VjOOQIC 



DBL^EKéRCITQ. AÜX ts 

6 GomüidáQte de las armas le cooüimqtie » ala. permitir qút sal* 
ga soldado aigaao del cuartel.^ 

II nBa caso de incendio será obligación del oficial coman* 
dante de la guardia de prevención mas inmediata al parage en 

2 be ocurriere , el dirigirse i él con su tropa , sin esperar .la 
rden del gobernador ,' precediendo, su aviso i la imaginaria» 
para que ocupe el puesto que dex^: tomará las avenidas para 
evitar todo desórdi^y t esperará alli las órdenes del gober^ 
oador ó otro oficial del estado mayor de la plaza*'' U. artí* 
€ulo 7 y ^- 

is Explicada la facultad que tienen las justicias de pedir 
auxilio, resta saber de que modo ha de presurse por los ge* 
fes militares. La misma voz manifiesta, que la tropa se ha de 
considerar en este servicio como auxiliar de la jurisdicción oue 
le pidcj dexando á los ministros de ella, la execucion de todas 
las operaciones : y que en estas preceda siempre la justicia i 
la tropa , procurando esta no separarse de aquella durante el 
auxilio , todo lo quai está prevenido por real orden de 19 de 
Mayo de 1778 (i) que se comunicó al inspector de milicias con 
motivo del auxilio que pidió el corregidor de Plaseiu^ta f por 
consiguiente no debe la uopa emplearse en asegurar á los de* 
finquentes p porque esta es obligación de los ministros inferió» 

O) Ris^luckm ii Jp di MafQ di ^8 diclurandá pti in il auxíliú mi* 
liiarka di f nadir ¡a justicia á la ir^pm. 
.^ £1 corregidor de Plaacticia » marques de Pejas , ba representado al Rey, ^ 
•kndo esa ciudad capital de mas de ciento 7 cincuenta pueblos, y distante vem« 
te f ocho leguas de Badajoz , ea los varios lances que pueden sobrevenir de no* 
cesitar ¿itílio militar para cumplimiento de los asuntos que se ofrecen propios 
de su jurisdicción , y de las subdelegaciones «pie les está cooietidas , no hay tro* 
pa veterana i que apelar , ni puede contar con la^de milicias por hallarse )la. d§ 
•qnel regimiento provincial con orden de V. S> para que sin mandato del^pivi 
tan general no preste ae^lio alguno á jia justicia. .Y S. M. atendieQd9, comoiex» 
preu el corregidor j, á que freqüentemcnte son executivos estos casos, que pue<$ 
den* originarse graves daños á la demora y retardo en las providencias apoyai» 
das cmi el respeto y temoc á la tropa; y que de esperar hs órdenes del eapitaá 
general se da campo para que se hagan tal vez dificultosas de sujetar las desa^ 
venencias v conmociones populares , y se dilata el objeto á que se dirigen lasco* 
aaisinnrt gel servicio i oundat que V* S, prevenga á a^uel coronel, püeste al 
corregidor el auxilio que pidiera conforme se haya practicado « bast^ qm V. S» 
snandó resistirle sin orden del capitán general de la provincia; pero de con^r* 
aaidad qtie la josticia ordinaria preceda siempre i U tropa t que esta dur^nn; et 
tiempo del au^lio no está separada de aquella, y que entre sí subsista siempff 
mida, sin estar separados los Individuos que la compongan unos de otros» para que 
90 aee^pongan á un casual ¡mullo; Lo que de su real orden tovisoA V. S. i fin de que 
dispoon su cumplimiento, pues con esU ficha copia esta a) corregidor paf% 
SB mteíigencfai. Píos guarde, fice. Aranjo^z 19 de Mayo de 1/78. £1 conde de 



Digitized by VjOOQIC 



r la 



«4 AUX PENAS -J 

res de h justida quct fridé el auxilio , y sold ei^ cí ¿a» de ^o 
poder estos apreheader los reos» coaceaerlos ó atarlos por aer 
mayor six aúcaero , y tein&rse alguaa resisteBcta , debd la tro* 
a darles ea esto el auxilio y ayudarles para que se consiga 
a-^riaioa y seguridad de ios deliaqüeates : asi jestá preveaido 
r éxpresameate *por el Rey en la real instrucción' de 28 de Mayo 
' de tj64 de que se da noticia en el $. siguiente^ y se advir-* 
-tío de ello nuevamence i ios cuerpos de la gaarnicion de Ma- 
- dríd' por orden dtfl gobsrnador comandante general dada en 89 

de Julio de 1779 ( l). 
' 13 Para esco y cuanto ocurra durante el auxilio no puede 
el migistcado dar por ti órdenes: i soldados algunos de la tco*^ 
pa que tenga , ' y debe dirigirse al oficial 6 gefe de ella , para 
que prevenido por ei juez ordinario de lo que de6a execu- 
tarse , dé las órdenes correspondientes y sea mejor ol)edecido: 
todo lo qual tiene mandado el Rey en el tit. 3 del reglamen- 
to para la reducción de los cuerpos ^le inválidos expedidos 
'-- -en a8 de Mayo de 1761 (a), en donde se expresa el modo 

{i> Orden fartMiidr dada for il g$himad9f á la guarnición dt Ta fia* 
za de Madrid sobr^ il mádo di dar la tropa auxilio á lajuíticia* 
• Habiendo llegtdd á mi notída » que en varias ocasiones la tropa destinada á 
autiliar la justicia real ordinaria se ha propasado í prender , asegurar , y aun bas* 
ta -kttr con cordeles por sí misma i los delinqüentes | y í exercer otros seme» 
¡antes actos ágenos 'totahxlente del objeto que lleva 1 y correspondientes solo i 
tos^ indi triduos de justicia destinados a este fin;- y conviniendo remediar este 
perjudicial abuso , prevengo por punto general • que solo en el único caso^que loir 
delinquientes hicieren resistencia á la justicia » o la faltasen al respeto que se me^ 
recen , 6 bien intentasen cometer fiíga » deberá la tropa por si misma asegu»- 
rarlos ó prenderlos con sus portafusiles » que deberán llevar á este efecto; pero 
cuando no concurran estas arcunstanclas , tendrá entendido » que solo su oblt« 
g&etóti se dirige é presenciar las disposiciones de U justicial hacerlas i>sspetir 
Y obedecer I y auntiar sus procidencias ^ como asímis«so escoltar los delin- 
qüentes qae aprehendidre hasta dexarlos en sus de^mos^pero siempre asonw 
panados de los individuo^ de justicia , que son quienes los deben conducir. Los 
gefts de la guarnición harán distribuir en los cuerpos de su respectivo piando 
esta orden, en inteligencia, que á los que contravinieren á ella, se les castigar! 
témo^ corresponde, según las circunstancias de su inobediencia. Madrid ap de 
lultó de: 1 779'.^ Sí ¿omtantcó á los cuerpos de la guarnición de Madrid por M 
gobernador ^mandante g^neneraA don Cristóbal de 2»ayat» j 

'' («) TÍH4Í9 g del ngíaminf de a 8 di May9 de lyói tohn il médú d§ 
tarii auxüié m Madrid i hi aUaldií di eorU , y lo fui ka de ohirvar' 

- la tropa, 

- ^ En 18 dé M%yo d« 1751 se expidió el reglamento para la redocctoif 
de loV^^uerpos de ihváKdof á conspaáías sueltas de esta clase , y establees*^ 
Ibiefito^ ote» la dé inháMes en Sevilla y San Felipe, y te formaron treinta 
compañías^ diez en Madrid^ y la» vcíme^ res tanta ^nUs provincias doCas^ 

Digitized by VjOOQIC 



DEL SXáRQITO. AUX aj 

,€Bn q$a d^ ft^§e el aíutilio miliur^n Mackid por loi tlcal* 
des de casa y corie > que coaviene tenerse muy presente. 

14 Como la $ropa ¿e considera como un mero auxiliante no 
. dcbej 9luro9>eters€i e|L, conducir por .si sola y llevar á sus des** 

tQIa. Galicia^ Andaíuc^ y Extremadura» y diez y seis compafifas de io^ 
hábiles. 

£n el título 3 <jue trata del ^odo de entenderte el comandante militar coín 
la sala de alcaldes , dice así: 

9^ La tropa de t^s conipa5íat >le invil!do$ de Madrid, y la miltcta urbana 




rse respete la justicia; pero que ai la tropa ha de emplearse en asegurar i 
deltn^entes qae la justicia ordinaria aprehenda (porque esta es obligación 
de suf . fniDistrof jni^iores ) » ni cestos han^^ de introducirse á executarlo por vo- 
luntario impulso y sino en los malhechores que la tropa aprehenda, de modo que 
mutuamentf dsben )aui^Uiarsf unos, ¿'otros para la execucion de sus respectivas 
diligencias.'' ; . ^ . . 

»»Todo cuartel, puesto de'guardia, /cualquiera otro en que haya tropa» 
deberá dar awúlio , y mano fuerte á la jusu'cia , de modo , que en todos los ca* 
sos que sean executívos , quiero que se dirija para pedir el autilio el alcalde de 
cbrte'd teniente de villa á cualquier oficial» comandante de cuartel , cuerpo de 
guarda 9 ú btro puesto; pero eti fas ocufrracias de prisiones 6 diligencias aae 
den riempo para observar la formalidad que en el modo do solicitar el aumio 
corresponde » deberá el alcalde de corte 6 ministro que lo necesite pedirle por nn 
papel de oficio al comandante militar , señalando el cuvtel 6 puesto de que, 
por inmediato, ha de ser la tropa que ha de darla para que el comasdailte 
d¿ -h orckn jd oficial-^á «Juien corresponda." ; 

9>£n todo espectáculo 6 función pública de comedias*» toros» paseos ú otras 
en que para celar d bujcn orden y guietud concurra alcalde de corte y ofi* 
cial con tropa, mando» que el alcalde prevenga al oficial lo que su tropa 
tenga que hacer para auitíliar su comisión; pero no tendrá acción de dar por sí 
mismo orden alguna á soldado , ni individuo de los que el oficial tiene áni* 
camente dependisnte de ia suya«*' 

ff J^ los ^esos exceptuados y fprtuitos que convenga la pronta s<;^idad 
de la per^a» permiiOique los alcaldes de corte prendan á cualquiera que 00- 
ce filero militar , divisando al comandante militar de Madrid* con exposición 
de la calidad del delito « y si fiíere de los exceptuados en que está el fiíert^ 
prohibido le formará U q^usa la jurisdicción ordinaria; pero antes de la sea* 
jtencía debcfá ]a sala d^ al(;ald^ dsr cuenta para consulta» que es mi real vof 
Inntad dirijan á mis. mano?. acompañf^da ele los autos por la secretaría del deui 
pacho ¿^ la guerra » no o^^ai^e^oi^Uyuera otra práctica que hasta ahora hayai| 
f^uidp.'' 

fpBa ío^ casos en que no se pierde el fiíero debe^ .el alcalde d^ corte 
tonque j)or , ^ecutivos 6, fi^rtuitos haya hecho la prisión entregar él reo » y 
io afCstuaJjp.^JB^» primeras diligencias á disposición del comandante militar» 
OKe Je[ !#;'( es^r^ «n un cuartel 1 y^ procederá por sí i la for^iacion de 

"^STií^!^ ' '■■■ ■ "■ • b '■—■■ 

, • Digitizedbí^VJ O OQ le 



ti AÜX •• ^MWAá' ^ -- 

tinoi ios presos ¿¿ Ii»''5tra8 jttiiádIc¿lofte»| y $M^ Mttn^ Vk* 
xiliar á los miaistros que los coaduzcaa, quando p6r ^a ni* 
mero ó por otras tírcaastalicias «e ^arderé (nredéo paM 8« 
mayor seguridad: . tamtK)co debe cmidar^de- les qué elMea^^^- 
sos í) detenidos . ea algpn paraje , ei^ qae. haya alg\jia^ ^^ar* 
'dia para sk bá^odiá^,* di' ikcaói tener Íasl lUrcs ¿t ms tMaüÓ»f 
IOS ó prisiones I haciéndose los .comandantes sus aicaydes,, 'pues* 
estas son funciones de los ministros inferiores de la justicia, y t 
j>or estei motiiro desaprobó, ! el Hey, que 4 oficial ^ destinado' 

{>ara., dar, jf/úí^jHó 4 las obras de; la r^ipita de Tortora, tiiyie«f¡ 
as tl4^¿a ,i^.i9,fi^]iVi(4¥¡^fiJ mandót S. Ñt por ^yeal 6td¿i^, 
.comttniuaida pOil Ia tía ¿ v««eiVAda< de estrado ,al oapíoaa g«»araJl: 

de Caulufia eó tp de JúiÚDÓéifi^ (i), que estuviesen ea 
• poder del per ó ^iceetor de:.4iq«eUas obras, y que la tropa im: 

sotb para dar aaffilkí Beoetario cotto propio únicaiifteate de ^^ 

institütío y V)Migádbrt. ' - . , ' I 

'^ ' 1$ -Sdbíe-tí'^iridUó -que deibé dar la tropí d6 los .«gímfeá*;* 

tos de guardias á la justicia, se tendrá presente el siguiente ar^ 

tículo de su ordeiiánía: 

1 6 9) Al corre)gIdor,, alcaláe ó justicia de la ciudad 6 "pue* 
.h\Q en que . se\ ^ail^re i^ cuartel, ó comisionaba alguna .frppW 

de mis r!eg¡mí^^4.d^^gi|a)r4i^ .^ le dará el auxilio que jN^dle« 
. j^ea^ per o, hiendo .^r? :lar£^.dista(oda del pueblo, ó para «oq^ 
rdudr pftsoá (que ao aeaa de estado) deberá preceder Ja 6r- 
r d^a del eapiun. jpeuertlodle < Já. proyinda»" Ord€nan%a di guardiat 

Auxílio Á RENTAS. No solo tiene la tTopa o^igacioii de dar kui^ 
sálio militar á laf'júiitfc^,' sincí también i los ministros dier^las 
reatas reales para hit A las aprehensiones de los fraudes é iá¿ 
troductores en 6l caso de no poder los referidos mioisttos codh 

( I ) Resolución de sp de Junio de 8sdecD»f4náo que la ¡lave de los frt^ 

sos déla ju/ritia bue^ épitodiú Is it^pd "iht en pbéét dtl juet résfeéífvp 6 

su alcayde , y jue aquella se considere aquí 009H0 de ^fuicilio¿ '* 

Excmo. sefior : Con ftchá de a i de este mes the dice el señor conde dé 
FlorMablanca , que habiendo dado cuenta al Rey ác\ Isnce ocurriere entre Íl 
oficial de guardias wafonas don Teodoro Kessel , y don Kicolís Cdsta, dejpeot 
diente de las obra:; de San Carlos > y de lo qtie há Tetjjrtsékádo el mismé 
Cfidal» yel'diredof de aqoeflas obras don José MtfrfoirelL ^s su real ToIutiL 
iid que yo há^ entender al:itftr¡d6 ofiéM",^ t'^9 demás de^i irMÍdál 
que la tropa no vi i los pueblos á, nuindar» sino á auxiliar , ^ qnc Wllairitíl 
de 1» cárceles siempre deben estaren podir'del juez del territorio , 6 01 al— 
áiyder y 'no en ti de los codales, m stis soldados. Lo que aviso á Y» &. 

Sra str noticia » f'h de don Teodoro Kessel; Dios guarde, ¿ee^^Bá^celóná^^ de 
inio dé 178$. m e6ndeidel^AMl!a^ Eterno, señút don Cátiór d¿ HkuinP^ 
ffixd* teniente coronal y director del regimiento de reales guardias Ifáli^laí^ 

Digitized by VJ O OQ le 



. teofr» ni afírebcAdti; # loa 4cf«ai4a4Me% pity n^r mayor c} np- 

mero ^ y ¿acer armas y resisteocia , v solo ea el territorio ó 

téimiilo donde, se halle el cuerpo ó alojamieato de hs, tropas, 

i sia. que «. ks\ precise i que »e ^alargUCA i distancia coosidera- 

bk .» : x<nib esubá maji^ackl p^jr real orden de 9 de Enero 

'i^ ii1%o (i), ea la. .cual » expresa el modo cpn que debía 

usarse por.lae rentas de este auidiio; pero por la real resolución 

. üppiada en el pirrafo antecedente de 10 de Mayo de 1786^, no 

deben los cuecpos resistir el aujdUo que les pi4^ los ministros 

1 de ioeAias » :aanqufi es regular j^ talos, ju^es si ji^Mi 4^ ufar 

,de.elk.pant la peküecueián. de contrabandistas á distancias miuy 

brgat» ¿omp'estoa no son caeos .prontos, ni ex;ecutivos que no 

dea lagar, se. dirijan á los capitajaes general^, cuyos gefes Me* 

jtta obligación de. perseguidos, por re»l órdea de 11. de Junio 

de 1784, y las instrucciones . que i este fin se expidieron, que 

...•.'. ^ *,v •/;'<.'-. ^\ •■''•-. • • ."• 

(i) Úrdin thf de £tW9 /fso, #«^ iimúáa di dar ¡0 tropa au» 

' '- ■ . iUiio 4 las feM^J. 
Con motWe de lo lesu^to por S. M. <|ue participé á V. E. en a6 de Mar «» 
«> de 17x8 , sol3ire cue á los mltiistroai de las reatas generales se les diera el ati^ 
flrtlh^mititar que ^idtesM^ ps» hacer los a{Mrebeqsio>nes. de los^ fraudes» é intro* 
éostéires lía nhigiiii pMteato« «l^xeoia-, se ka expetínvmada que per ios mi> 
^iM^e>s de las seotas gekrales se suele hsoer correr á los soldador, que sé leí 
dan para «I aatSHo , toda la provincia ^ de qeé se oris¡i» vmfATK muchas vcoes sin 
^bo que les mande f contenga, caminando seperam uooa da otros, j restituí 
yéndose en la mistna Ibrma 4 sus cuerpos , de que resuka traigan los caballos es^ 
lK>paedós , y ^dar ski castigo 6 apreíiisnsion la intfodeocien^ó finaudes; y a^ 
^iauto^quenonsiU real krtenciotf que los soldados anden mgaade, siguiendo á 
los defnwidadoreery <i¿^áo , y autíMando las reotaa i distttoia de sus oueepost 
•ka-resuelte S. M. que.la citada orden de ftd de Marao de ifiA fara que se dé 
au^Ho á lo» minifctros de lentas generales ^ sea y se entienda paca qee en el case 
de BO poder estos coetancr , ni aprehender k los defraudadores oor ser mayor el 
jiúmero , y hacer armas y resistencia, 7 esto en el término, 6 teri itopio don^ 
de se htlle el cuerea, 6^ojamtettta*de las tropas, sin que se les. precise i que 
ee^ai^uen £ distancia eiwider^le , y que fenecida la fimcion gue fiíec^ áatt* 
^há', se retiren á su cusrpo 6 alo}attikiJlo,:enteeéíéedese -íembee que Ips^sel- 
datipl qjje^e empleasen en estas <uws»k)ees, precedicedo fo orden de sus éficia* 
les superiores , han de ir, y mantenerse sienipm unidos con Jos ^abos que ka 
ImUeren sefialado^los referidos oficíales superiores: y lambiee declare S. M, no 
-ddknlos intendentes > nisóbduldgados emtoaraaaf leeísoldmdee pat a ddatádáa eo- 
i)rtó4s,^ptfes para^ell^ lienén-su» tñliistres j depenflieatcar, y solQfieedctt.usar 
a^erfr itódi^ieii ei^éáso^ wAÍstifse éoííípa|a del débito de, la. rekl haaeede 
mkOT4mebl<^5 6*de*daf>t)aft¡cttlar con quien sea. necesario ^ecul^ los aptemioe 
ce» auxilio militar. Lo que participo á V. E. de orden de S. M. á fin de^qqe se 
Wle en> w«lMW»a,,di^ esta ^lucíon. para su ?^f^}^^^^^^}\^^ 
que le tocare. Dios guar^, &c. Madrid 9 de En^ro de l^aó.eDón Mi¿u^( 
i^inúpd^:!)^^ «urques dft CafíciT^Rodryjo ^ .eajpjt^ .jepc^M ^ Ca- 

Da - 

Digitized by VjOOQIC 



\ 



«t AUX FBKAS 

ae eoplta ea d coiio IL ca el }a«gáda de loe otpiúoei' 
rales en el $. 99. < ^ 

2 Con fecha de 31 de Dideabre de 1730 (i)- ▼olvió á re- 
petirse otra real órdeo para qtte la tropa d^a i las .r^tas el 
auxilio miliur , no solo para la persecudoii- de los -deCrawda- 
dores, sipo para el recoDocirnteoto <le los^ cuartéle^ y equipan 
ges de los cuerpos é iodividiios, que no se puede negar siem» 
pre que los jueces de rencas lo pidan al comandante de la tropa» 

3 En a8 de Agosto de 1750 mandó el Rey ^ue los comandan* 
tes núliiares faciliten i los dependientes de rentas los auxilios-ide 
tropa que necesiten para ea c c mar los registros en ^asa^dellos 
comerciantes extrangeros sin citar i su cónsul «^ siempre que 
tuvieren sospeelia de algaa contrabando. En 10 de Enero 
de 1788 (a) se previno en codos los parages donde hubiere 



(i) Otra de ji di Dickmbn di ijjo para fia sí facilhi á hs nunístroi 
di rtntoi ilricéfi 
Habiendo resuelto 



di rtnPoi iiricénodmknfo di enarca y efuifagü di hs ^ioks 

* ei Rev. que para ücWíXmx el entero resguardo j cobro 
de los legítimos valores de la renta del tabaco , preservándola de las contin* 



gencías & introducciones firaudulentu , y de los abusos que practican los 
arrendadores de provincia j partidos en la manipulación 7 baraterías de ¿1 
con grave detrimento y descrédito de los estancos , se administre por la real 
incienda en lo universal de sus dominio^ 1 cesando desde luego los, arrendar 
mieotos actuales , me oaanda S. M. deci^ á V« E. dedique todo su celo y cui^ 
dado i impedir que los oficbles y tropa del comando de V. £. se mezclen 
en adelante en la introducción , ccoltacton y venta de tabacos > dando V. E. 
estrechas órdenes i los oficiales para que vigilen y pongan es^ecú^l atención 
en que los subalternos y soldados de sus cuerpos se abstsngw enteramente 
de este desorden (por muchas ctrcuattanciss muy culpables)» como que es 
impeditivo del resguardo y buen cobro de la renta, ponjue de exccutarlo qu^ 
•darán, como también los soldados » desaforados del fiíero miliur^ y entre^ 
dos á la jurudiccion de la renta para ser castigados jpor ella á proporaoa 
de su delito , conforme las órdenes y resoluciones dp S. M. tomadas á este 
£n. Previniendo V. £• también á los oficiales , firanqueep puntualmente el wr 
•lÉlio de la tropa á. los ministros de la renta sien^^ que le pidan y nece* 
siten , así para reconocimiento á toda satisfacción de los cuarteles y equipa 
ges dte los cuerpos jr'sus individuos, cooao para la aprehensión de los con- 
trabandistas , y prisión de defraudadores de esta renta, que quiere S. M« se 
«▼ea celada y respetada por todas partes, como corresponde á la -preieate no* 
oesidad de sns valores. Lo que de órdrá de S. M. participo á V^ £• pam 
Stt'CnmplmMeoto, y de qnedsr enasta itvteligen^ia, me dará V. E^ avis^ jp^ 
pasarle á la real noticia de & MéqQjos f^ysrde, 8cc^ Sevilla 31 de Damcd^'- 
bie de x/gOiSz Don José Patinase Circular á los capitanes generales é 
inspectores. 

. (ft) Ordin di 10 di lEheri di ijSt para "pti se aúxfBtn con tropa Uu ii* 
' * , ^ sirerfas di rentas provmciales. 

' ¿I iéñbr ilon Pedro de Lereña* n» dice con fecha de 17 del lass óklmo 
b siguiente; 

Digitized by VjOOQIC 



DELi SZArOTO. JIUZ «f 

gMrifteioá, i¿^iiitxilhsehá3l«í^ Moeerisq dotrttiotii&iprfoUaéWes 
; con ln tropa qoe permita^ su ftieni; 7 Atófumencei en la ér* 
' den de 19 de Octubre det aÚ9mo*M&o de.tS^ que ae.oopia «n 

d tomo prímero de upéaáict en esta prerptaj^vox, mandó d Rey» 
á. que aunque, ni» ^se^ niegue á Jps idepeodkafes deíireiltáa di att« 

xilio nece5ar(o ,' na tengant etnaé. ^a^bttUoE jdeLeuMUdir:^ la/ tio- 

pa, y deétintrla ¿n pequefiaaopi^idaa..'>n t-^». vtj^^ ;, . 
Auxílio Bfi LAS i^ARTlDAs Dc RBCLVTA* Sobfé d aniUo que deben 

dar las partíd^s de recluta, se previene jem la Uceada^» te .ex* 
' pide por la via reser^vada de tguerra ^al ofidal^.ó sargento .^o- 

misionado , que las^ partidas empleadas en reducá den i las jus- 
" iKias I adminink'ádoiH^'^' iu|(eto qué^^bMeiMí^^eiiiaaídd;.&cyi 

d auxilio que le pidiek>eA MiBtá k «fiéiaAhJv^^^^ 

pueblo en que residan. 
Auxílio de milicianos. -Este auxilio obliga á áir!¿ i los regiánén» 
, tos. provinciMcs» tío I^abiendo en el piiéblp t);ópáí Veterana ^ <;omo 
, lo pFiaa4ó ef Rey . eñ lá^ Real* d^cUráci^íi Út istós cuerpos ^dd 

afio de 1767^ y voMó á prcvpmrsc pojr^ teU/$^^^ 7 de 

Diciembre de 1780 (i) con motivo w .haber '¿¿¿adb d coro* 

ffHe dado cuenta al V^er de la re|>resentacion del capitán geaeral de Ga* 
ijcia hecha con motivo' de lo ocurrido con el administi^d^ de netKas p>o¿ 
yinciales de {.ugo, ^ el coronel de^ ^^tmieotó dé fiÍpÜMtal^l<^bre la pcrnia^ 
nencia de la cuardia en la tesorfcría de las iñltsmti i^linHM^ <Ciiyb vepteseito 
tacion me paso V. E. en su oficio de so del corriente ;« f eiittarado S. M. de.to:* 
do lo que en ella resulta , j de lo conveniente que es quó lat-teMrcrías en que se 
custodian sus caudales tengan el correspondiente resgusKlo: te ha dignado t6^ 
solver que en todos los pueblos del teyno'en que estén 'establerfdÉs,*y hava guar* 
nicton^ se auxilien con aquella tropa que permita >it Bitfzi | yyt^ ^omidere no» 
cesarioi seguñ las circunstancias qúc cóuccnrrán|-y>elma76r 6-tiienar ingreso 
da caudales. ^ . 

Lo que participo á V. E para su inteligencia j cumplimiento en U peste que 
te toca. Dios guarde, &c. £1 Pardo 10 de Eocro de 1788. perónimo Caballero-a 
Circular á los capitanes generales. *'-*....• V : ,.. ( 

' • . i. . « 

CÓ Orden de ^ de Dtejemhre Í$ tó ifsra'^;hfMkHm9e den suxflk 

á las fttJtüiat. '^' •' - 

Con motivo de los muchos robos que en la provincia de Soria comete una 
quadritla de ladrones ^ dispuso el intendente saliesen los dependientes de rentas 
en su seguimiento 9 7 para afianzar ef acierto 'dé esla J>rovidaiichy pas6 oficio 
al comandante del regimiento provincial , I que da nonvbit -i^lla capital pana 
que los auxiliase con su tropa ,í que se negó baso el pretextb de #0 hallarse con 
Rcultades para ello: ha sido muy notable i S. M. este procdáei'v y qcriere que 
.V* E. se lo haga entender así, previniéndole al mismo tíem^ igualutente que 
i. todos los comandantes de los cuerpos de milicias, qoe faciliten can la mayor 
pro^i^id ^pialqjiiera auatiio que por los intendentes ^ ¿Corregidores se les pida 
paía eííu oblato en que tanto sis utfereía su red servicia» 7 li'^causa públtca. 

Digitized by VjOOQIC . 



fo xuz .oTDsntsjjí'i 

3ohiilíiIdelirTr^|itiiiflncdb pntTioeW di^lS^rit til MtUio ,á Jos ^i^s* 

--éro0< da rnBUurr|ialá 4a ; tpfBÜícaiion ide. unos oontrubandistiis} 
Ljpmn «uMdOi.fMtcóSttidliaMt.pAfetU co^dnocion de reoa, se re-» 
c ktraká ias.crpptvdrriMipsrea on-íis . pw Jof. r^ioi^i^tos pfo?iii* 
-Lciales <é0L.>dÍ9ÚátadpaÉÍKdápAe p.pksto^ coino j^siA pjrcyeoMa iK)f 
•n:'ftaLIret«A«Mk^debU9o¡ds< Dicicn^ (()< ^ 

Auxílio 1 ECL6siASTicos..?A.'kMiqoUi4^ay. pii4 i^kiguoa jurisdiccioa 
i «bfcsíÉMioti'iransb daba antea rauxiUo miliiar ». (Como lo tenia el 
^Re^ pvfKreáidD-i^ofloeal jreaokidoo d^ f de OiiáeiAt)iie d^ 1718 (,2) 
'^•dirigi4biMal a^pkkíú j gjcgícmhiiá^ jGaUeia í:m motilo idis fa;tberle 

QkMigéafd«#:AtoP aWifi^!dtfrQi(9fi||t^iWiA^%d*^Mig49L^^ ^uzauiz<5s3o» 
iiab dM^rtwiAb^qffrdlI&^smmMrosj if^^efj^N^^geaeral de milicias. ^ 

iu^ tos milicianos cuando Jm 

nos fueblos en otros. 

/.^: de 11 del mes último, 

\iíi\i i^fdéniflízá deban dar loe 

e téos I no ligan unas mismas 

»r laa capitales jque lo toa de 

e la escolta » y en el caso que 

[as |>(^tídas al prage guc se 

les ie&al4>«i Sfi|ücí^#ff4<^i]9st< tlf^ lf^,4>c4imidc^e^i Ips^coronefei para qué np 

hm.ftít$^í^4\ mj^im- QP»íWÍfiW>A y:£vé^ ,^f^"^^^^ S. M.para su cüm¿ 

flitmttoio. fJMos gMiQ4A> ík^/,R»lajcip Í9 ^ct>4(í^m^re^<íc^ 1/8 í.=; Miguel d^ 

Mttséuic.=¿S«á^; flflUHK]^ 4& ^lOrél^ft^&ubinspcap^ de oiilicias. 

" Frmnú fst^ JírdifiJi haber f/:diJajel presidente de Ja chanciller fa dw 

Vslladolid auxUio á aff^l ¡[egimicnio provincial para escoltar unos reos hasta 




ios se facilito osto' auxilio sin acuella limitación por ser conveniente 
r/4si uMrpMa». ^ 

(a) Orden de g do Diciembre dé ijiS » para j¡.ue ño, se dí astxíHo mi* 

litar á los obispos,*" ' ^ ' 

Eacm^s^iof; OMi%9fiv9:4^M^^^, ^f^^^ 4f>M!fpM^THy disputan U .▼nía 

de R¡ vadeo sobre visitar la Iglesia desaa Juan con el prior de esta que no le quiso 
admitir.^ vi^ite^ (Ádif^^el obispq al gobecQa4Qr .d& aquella plaza ocho sobados 
que k stitiliaraDi Jos que eotffjron en Ulglpsia^ á media noche tirando fusila* 
sos I piendi^míosí prkK , ^rifcasía jr otroa^ a :^ ha re- 

suelto el.Kiqr ^ ^.^^98U)i obispo sf I militaras; 

.|Nief psrikriMüWaSik» comp^enoias ¿^ \\íl ofrecer al. 

sei|tado ^esii^tj^^^isne S^ ^.; tribunales ¡entes ca- 

dbi UDO j-Ji..r^ooes, pán^q^Q^, según ellas, íin perjtl* 

«dicsT & hadie 00 la que íe cof responda. Lo orden de 

.S, M..para su MK^encia j cumplimientc iosi jS^* 

de^ .aoc,. £1 .Pird0 ,s,i^, i^iciembM de 1 ittir Dé* 

rao. =s Señor marques de Cutel-lloarigo, '^^ ^ 

Digitized by VjOOQIC 



DEL WBdtSSCrrO. XWSr ys^ 

iffUiá^^ obiip» A f^if^'f^tra^t^rincler 'M:^iioi^Vde'ílft Iglesia 
dft flaa JuAiiy f thtbens cxecútt|do. estai-prisioo lODuiasoaafla* 

• lo 7 Mido 'ét -lAroa á ontdaí otehe dtQtK>.<bevla^*iin)isi|iai.jl9lcBÍB. 
>iFitt) i4cda ilooii^o 'ile>i\fbe& ebi#oroo€A^'^ud|s mlitiMf^eu Córdoba 

da^ aoyato í al) ^ct: edaiiáscíto'-^a ádttcia aoUl ¿cdcjde^dpcp y 
iiaftier bobsiAtado dveoa^|o ^deoGa«eliá;^ Si áé Bneip^xie^ ijpfi 
se sirviera el Rey mandar no se diera aíi'xiiio' á ningóaa ' ju- 
risdicciQftiy^:a¡it dar aikte» d' U:0nrrespobdieme'-ai{riaa i 1S»c justicia 
f^dinaiiaf' lé jflirvjA & M. >p¿r <re60i«cioatiá;.ce^atq>oa«ltat^fac« 
<^^if^ri^'dettetci a^g^n» coa 'ibotfaMde 'iTÍ'jdiC Masb» drf »7P3« 

- fiDaae aimiüo^'prMief^ iil 'j£f€a.\ adasiástiai^, aq4aándiÍoidiMpbea 
i la justicia real ordinaria 5 y á las demás jurisdiccioupsii^gx* 
cepto la de rentas reales) debe darse, avisándolo antes al juex 
real ordinario , y asi lo he mandado al coronel de milicias de 
Córdoba. Sefialado de la real ^no. En el Pardo á 37 de Mar» 
xo de 1773.'* *^^'- 

3 A la jurisdicción eclesiástica castrense se le dará igualo^Tf 
. ae auxilio militar BieAp^er^e, lpr;pidai':.<ma Rreg^ :1í; |^/^¿iA 

• ¿rdea de 18 de Ma^c^ d$ 1799 üOf^f^^d^l^^9^ mUfi' d^ S* i^^^ 
..del primer tomo en «I J4M^d¿,^sifl?Bj§%-.rj l-.-jz ^ u-jlno^^ ,oriO'> 

.> i Sití embaago M ^ua4t c9mHitf4ad<:: ^'giWld-#í%«Í£.Wti* 
lio, mifitajr. pfir» contener |ilgAa'fóc(i|ÓI>^;iAe 9W i»íi?í4u«ftji/po 

.ac fr^oq^Híará 8ki ^uq se. pida.^pf Ja jjípti«iíi¿^y7 ?»ya ,l%ftr9pa 
con ministros de esta á practicar la diligencia.^ asi '$^r,^xef:ut^rá 
aicmpre» y sb preirino ai corredor > de -^erez.ppr ^r^fií orden 

.'de 92 éfi Noíviembfle'riífe: ,Jí/7tf0 ^l.^. ;. .; ;:.,\i h. ,. .\;rj7i il 

áirixiuai>iK LA REMf iJíiOAfiA.:.Ií«§/cai:^bi3P^o^¡T€|4lQS ií/fnw 9Í>'í- 
f. igarionjá jUr^ ^xilio á^.to rjuwo}^ ¡yil^^jri^ftU^ :«S.<^'1^ li^iflfijoa 

- qiit «eiiplicaa los dg«ijiemefi arclfiuMd^ ^?^4i^áDÍ^.^> J i:^ 

ü. 9>Mi brigada de caiabíperps dará aiii^Uio ^4 ll*^ ju^úcia ¿or* 

í jdiMmi. aunque no le j)jda,flCO ,t<wioa Iqs ^casgs, tMui^iiu^xsos de 

. albi^ti^ ipttés? debe jotiartiiar f^ aa .J>^m líl) l¥f^^:(!^94<>r'^^ 

i'V^jpttf^^ ^ruirbaa UL faz9]S &ra^q)»l(lí4«di<I^I^!k?cj:]¿¿ ii; [ 

3 Si la justicia pidiese auxilio , le darán también; pero solo 

ea Im' oaa6a de-r««ÍaMiaia á ,^b poft IMí líeoai, ^qim\H ^^ 

de su námero no pueda vl^ Juatidia ordinaria. prender.!'^ 

''*>»hv e n g iBé.'Vi JE; <to 6rdÍMytfel^Bg^r^p¿<cD'caK> dé pedir-algiitt attadlid clraa* 
Ae ian^PtdioStmn&i pHorde4aGariiiata de:lUicr7 rara^iicteiteneralgim de»» 
érdca q«e iséiveela fot pastéete ai^báca legos deelk ^ le ftabfbce V^^Suielnim- 
Uto y ordinario q«e pidf4»eCi . 0ééKlqla atiso de báUarieV/ S; cmicstá^árAtn^ 
fM qa^de acuerdo idin^a?<3i]ti^ifní^a tirla^ necesidad, y ^ooaia ;dtsfrTecIcm 
4tbid^l>iM'^aardi iJ^/'JSací ^lab^o ta'ideiNoyiembrd^decii^cuiB&icarA) 
Wal.s=Al corregidor de Xerez. Si ufitió en ^'di OciuimJíujíóki - n 1 



Digitized by VüOOQIC 



t 4 D TtiDbicfc aoUIUMfá i ios arinUtrtfl db reatas "tteMkU fpt 
-«1 cootraiMiido .¿ otra cualquiera ramo de mslv^nacioa i la »ü 
."üadeiKlarf feroiesudt egMepuiadb e$te cuerpo <k «¡sompafiar ju^ 
i^iIdlisvótrpcHiéri^cB '.poseñoQ ^ftlcaldea y,, otros julcvibrofi ide^^n^ti» 
if cía^Ly^jtcKlos ilés áuáiiUos que no olireft á U tranquilidad púbU* 
.£^. yv respeta* éb la justicia, no se eotieodeCb eOa la/ brigada de 
• icaeabtoe^Qs reales.** 

{. n^ ipacaquese acterte ea los fiaes de los ca^os preyeoi* 
*ydosi:iefik;.;9iej.dabe¿dar aaaolio Á M justkia» harfe cf>imar para 
.jrmic y> pMterf^: jDbelrMaiaadafite ntiUtac feaduacA is^ ;Ciitffza pafa 
»vdqsiíliarllá>íta0pa ,fat tíukVmg/ñ^V . Of4$mma de^cofobinn^ |U- 



B 



Bij' -., / ' K-lj ■/ :: j> .' ' 
AOAGEá^ Bl üfitial ^cualquiera otro Individuo militar que 
4t^idieré á'lea^ j^ebAoa mayor número de bagajes, que los que 
corresponden 9 será castigado cbn suspensión de empleo y meas 
^na»" A^'»bkt^^ SJ NL^ y ' lóa> que de autoridad proi^a se 
^ IntrMuxetetii %Ctl '4lÉiten^endoa de las justioias á sacar de las 
' caáa^ d^ loi Vtckfos las '^caballerías para bagages, serán grave- 
mente castigado^ 

i Las justicias^ que mftISciosamente ocultaren los bagsges para 

<. la tropa, serán multadas pót' el corregidor del pavttdo en 4^ 

'' reales'de yetld^/ que se sacarán á cada uíno de los culpados 

* por caída bagage oculto* T por cada bagagero que se separe Qon 

su bagage sin permiso del comandante de la tropa , se rebayá« 

ti pot el sargeato mayor el importe de dos de la clase del 

separada; f danda luego cuenta- á la justicia, se le castigará 

' á própéréMs^ de k Cbl|ia qei se le« hallare* T^kIjd lo 4|ttal»>8e 

halla cstabYeékbyp^i^^cédiláde^^ii^de Martx) de S74ir<r>pea 

olo-* o-:'| [r,'}' .'■•.n i;ni..'» . , .6 f - 'i ' /.: u* "1 í^ 

*"' ^ {í^ Údiité Üi tt> A Márté ie ^^ nhféel medú ton fui kandi^ dar9t*ki 

b^Ága^ Á la -fropa , y el freao á ^ekan de ^mthfaarse. , > 

El Rbt. Por cuanto se ha reconocido que de no hallarse arreglado el nóme* 

•i» de^sgxgei.eaD^eibs piieblos debbi atísfir -á mb fsopaé «tt sói m^Jr^as, 

ni bien replado el. precio á'que deben *8atisficer> respecto de -oo haber sefiala<K> eo 

•«ItS^biidtttreaciá quéjei^ «¿remediable «n loii tránsitos, rtfsuhSmV'cÓBttinisdsSdis- 

* putas Y que producen reiteradas tropelías eor agnivíode los.paftkidcirc^y pUeUós 

■ con incomodidad de ios cuerpos y ofickies* r atraso de mi jeervicio; y siendo 

tú real ánimo todo /inclinado a la justa eqmdad » ,y común alivio de mis vesaUos 

(y- tropas ; :Jie* resuelto , que ' para el lo^* ds etterfiev y rfsfffo- de squelles 

tiaconrentemes en lesta pane Uiyaj^na cc^ fik^^á^ jfue, lie midoi en dtekr 

rar porios[;artículoaaiguiditeis . \ - • . ^ Ju \.\' a\ L. - !. ■ ' 

' Digitizedby VjOOSIC 



DEL ESateCITO. BAG:: a, 

rl«:q«ial H pftfltne:^»^ la$ uropat no pQedán ult^far íü variar 
•* los .triasiUM de ' I9S itioerartos ^ue. les expicia^ lo^ capitanes ge* 
. neraiesy pena de SQcpeasioo de ,ea^leo á los. «omaodaoies , y 

L A cada cotnpaftía de guardias de inñnteria deberán suministrársele aüando 
fMs diez Y tejs bagaget entre mayores, y m«nores de montar, y de car-' 
ge, según ios pidiere, o necesitare por dirección del comandante, y á mas de* 
berán darte seis bagages mayores para el estado ttiajror de cada batallón de 
guardias. 

n. A cada com^ía de tofintería sencilla se le deberán suministrar ocho ba* 
gages en la propia forma que á las guardias : al esmdo mayor de cada batallón, 
•eís bagagea mayores, y é cada oficial refi>rmado uno mayor ó menor como la 
pküete. 

IIL A cada compañía de caballería 6 dragones se asistirá con cuatro baga- 
^ mayores de carga i los dos para el capitán , y uno para cada subalterno, 
con seis bagages mayores al estado mayor de cada regimiento* 

IV> A los oficiales generales y particulares, destacamentos , y partidas snel^ 
tas se deberán dar los bagages que pidieren , respecta de que en sus tránsitos no 
GODcorrírá la falta de ellos, que obliga á sefialár número fixo i los cuerpos que 
marchan tmidos. 

* V. La satisfiícclon' de los bagages |ai( de montar, como de fcarga, será por 
lü leguas ^e se emplearen al respecto el mayor de un real y medk» , y el me-' 
ñor de na real toda de vellón por cada legiía , debiendo cangar el bagage ma- 
]FOr diez arrobas casteUsoas, y un tercio menos de este peso el bagage menor. 

VI* Para facilitar n\as el pasó de las tropas > y el alivio de s^s aficiaies , y 
de los pueblos de transita , se observará que todo el equipagc y fiítniHas , que no 
kaya neceskhd ds que marchen con los cuerpos , se conduzcan por el camino rea) 
via recta, y á jomadas regulares desde el cuartel , plaza ó parage^e que el cuer* 
po se mueve al á que va destinado, haciéndose á este fin por el coronel 6 co* 
«Mídante del tégimi^Ato,'^ batallón la separación , y lista de lo que se haya de 
conducir en esta tama , y por el gobernador de la plaza , ó comandante del 
aartel , reparto al gremio de alquiladores donde le hnbiere , 6 acopio entre eé-^ 
aos , y los traginanfes del número de galeras , carros y^baaages mayores y 4n«- 
BOtes qÉe se neeesltarenv estos al resp^a de la carga qua les queda regnlada en 
é aifkal#i|iikfto«^Lasi galeras de seis muías al de ocho bagages mayores: Jas d& 
cuatro álwseW, y elcaivo, 6 carromato de dos mulasal de trea cargas de ba^ 
gage mayor , & mas en todo lo qás los alquiladores , traginantes ó arrieros ere» 
yereo que cómoda , y seguramente pueden llevar en sus camiagcs y caballerías;* 

yih Con estos comboyes, y para su escolta, y recibo en el paragc £ 
fK( so-didgeq^TftiardNai el oficial , que fitere nombrada á este fin, con un" 
svjgcüXOf dos cabos de escuadra, v algunos. soldados ^^á puedan seguir las' 
jonMk^'qssUai'de faaoer, y iean de la confianza de sus capitanes^ y de los 
dn^fior dsl' equipage , para que por partes vayan encargados de - él ^ y el oficial^ 
CBuiará de que á ks conductores nb se les impida el arreglo de sns jornadas , y 
lefresco de sus ganados , ni se les obligue i cargar nada mas de lo que se les^ 
PWMW "•...- ' • ' { . 

*' V4fL- :P0r cada arroba de: pesó qqe en esta forma se oonduxere, se ^garátf 
eaiCrt»-maKrfedís 7 meéiodp vellón ponlegiiá fan dineto decontado, la mitadídelí 
ta4oálsalíe dslipsnge «pyie aareoU>ec> 7 'la m&ad al Ucgacaltenquaiseemí 

Digitized by VjOOQIC 



34 BA6 WSRAi^ 

otras á artícrio dé 8. M, j qm caalfttkra Alfó^nch iptt' hájra 
en los paeblos «obre bagage»- ó «mataféíuoi^i' se decerniae por 
d oooMAdam* de la tropa <:oa la justicia del kigar: se ek* 

^tregüe y dándote á este por el cuerpo , largcnto n)S)^or«6 a7udaQte 4^ ¿1.1a 
correspondíenu providencia eftctivaí y et^cargada «I -oficial cabo de ia esqoka»* 
. IX. Los al(}u¡ladores de galcra^j icarios y cahalkcíaf de,Qii9Í|B$<]iuera pneblpa 
contribuirán con (os respectivos hagag^s igualmente -que los deotas vecinos ea. 
caso que las justicias lo juzguen conveniente, pues por el transporte referido 
en el artículo 6. oo deben eidnifrse de U cooltibuGÍoo de bagages* 

X. Siempre que para el transporte de equipages ae dieren por las justicíate* 
o regidores de los pueblos carros » carromatos ó. galeras ^ po selc» podrá pee* 
cisar i que den acémilas , ó caballerías para este cíeao, y se compítala li| 
carga do ettos earruages al respecto que queda arrtgUdo en el art^lí» . 
. XI. ¿os alcaldes 6 regidores de los pueblos cuando/ trsusitareo, por elloe 
regimientos j batallones , destacamentos , compañía sueltas > pequeñas tropas» ofi* 
dales 6 soldados que necesiten bagages , los deberán entregar , según qaedan ar* 
reglados , al sargento majror 6. avudante mayor, si los hubiere , v en su deíee»! 
to al que fuere conumdante de la partida o tropst. quienes darán recibos del. 
námero de bagages mayores , galeras v carros , nombrando cada lugar un co* 
misario cap%»» y^ sepa^kervy escribir s¡ fiíere dable /c) dÉial Ifevsndo el ex- 
pretsdo recibo» pasará al tránsito seSalado s¿fuienie*..y feeíbírá de la Cropaf: 
j distribuirá puatualmente entre los bagagcros el jmporte de los bagagss y>car» 
ros de su comisión en la fi>rma que se le pagare, que s^ siempie por el oficial^ 
á qM>'0 caiigo queda el dar el recibo de que trata este artículo* j en dinero 
efectivo ; i saber, la mitad del todo al tiempo de eatfe^ne de loa bagaoesj fs 
la otra mitad Jkgando al tránsito i^ deben hacera decide el comisario dará el 
correspondiente jrnctbo al.oficia| qtie Uno eh sU pueblo el.de los bagages de si^ 
encargo , y le isatxsfiíce de su coniÍB9ente.t :> i - • ; . 

• XII. Por ningún caso doraráíde pagarse en dtnerod^contiido el importe de loe! 
bagages » canos y galeras que las trepas ocuparen; y « fin que no toi^ tñ esto. 
eicusa , y evitar aUokttamente los perjuicios que de lo contrario se siguen á loa- 
paisanos y pueblos, he dado óiden para que las lespectivas ,teaof«sícs altienapa 
de moverae los cuerpos» detfacamfentos y partidas rf Goprel^fuiet ípie^ks aonp- 
sidera, y anticipa para 6l viage, se kssnmiaistre* porcia de<s0ciofr».ákaea» 
cuenta del iiabec de pagas de oficiales , lo ^ne se computase •pfe9¡iío;f«fca la satis» 
ficción referida de los bagages, i cuyo uso |micipal¿ente aplicarán la pordott 
que fuere , los conaandantes j oon la justificación, y por menor i^ua co r re sp onde 
para la igual dístribucton , y legítimo paradero de los descuentotit qne al tieippo 
de ajustar pásmenlos se hará en general por las tesorestas , y en, partiiínlar pop 
el habil/tadofde cada regimiento. .: c j «- i. , » l.\ 

XIU. ' Gomo de ordinario acontece ^ue por. la /cortedad do algunos .pürtUo^ 
Bo es dable en todos los tránsitos mudar' ganendmeote el niunero & bagsgea ^ae 
acupa un r^imiemoi batallón, destacamento 6 tropa grande, ddxrá smo^» 
marchar adelantiado na dia no, oficial con el itinerario, para qfia.fe<«titando f 
alistando los que el alcalde ó alcaldes' y regidores declaren , se puedan apnav» 
ter en el lagar sefiálado con ayiida de hs que fiíeren tan ipmsdiatoií^e aoMtumii 
breo 4 y pueda dársela , y dando al llegar el caerpo que oaaecha oaenla 4 .aa o^ 
mandamej sar^entQ mayor 6 ajudapte^de loa bygsi x estros, fie allí ¡»^ 



Digitized by VjOOQIC 



BEL^XáRCITO. 6AG 3$ 

i presa tíKsi^eit mi<e$ia itédula el modo con que han: de pedir- 
i ét los, bag^ge^y.j el ^ precio á que deben satisfacerse para el 
, mayíir aliyip _<ie Ua tropas y pueblos , que se, copia al pie de 

biere asegurados , disponga con el comisario de los que trae, se releve igual 
súmero d? eilo^ al que se eocOntrafe fBd el nuevo ^áosilq ; y los que as( se hubie* 
flCfi de despedir, serán indispensablemente de los qu^ vinieren de mayor distaYicia, 
fun ioverti^, es^e^rden con ^ mocivo de ser unos bagagies mejores que otros , qí 
por otro algún pretexto , moAdióndcae con particular cuidado por los coman- 
danfes á esta observancia* ^ 

XIV. Cuando por la razoo expresada ^ el artículo antecedente debieren 
pasar los bagages destinados para un tránsito á otro» el comisario de ellos 
seguirá el regimiento « batallón , dettacamento ó trppa con que vaya, Jiasta que 
todos los de su cargo estén despedidos , á fin de que enteramente , y por )a 
f^Ls del artículo i i p^roíba* y distribuya e|>impo||e de ellos^ y pueda dar justa 
^enta y jraion á los regidores de su lugar o partido* 

XV* Por ningún caso^ pretexto , ni motivo los sarsentos mayores, STiidan* 
les, comandantes, oficíales o soldados del regimietuo , batallón, destacamento ó 

, tropa que oiarchare^ ni Ips que fueren solos , podrán entrarse de su autori dad 
particular , y sin intervención de las justicias 6 regidores de los pueblos por I9S 
casas de su$ vecinos en busca de caballerías para bagages , ni tomarlos por sí en 
Bunera alguna, pena de que serán gravemente casMgsdos, pues no es de la in- 
cumbencia de k tropa esie cuidado, sino de la obligación de las justicias y .re- 

. £Ídores. 

XVL Si socediere que las justicias 6 regidores del lugar de algún tránsito se 
excusen voluntaria ó n»alicioeamente á dar lo^ bagages que hubiere y debieren, 

luciéndolos ocultar, ó con otro medio, precisando á la tropa • oficiales ó sol* 
dados á que ^leven á otro tránsiso el bagageí^p ^bagag^ qpe traian. pari^ aq^el : el 

comisario de los agraviados , 6 lo# propios bagageros danmificados recurrirán al 
corregidor del partido j el qual deberá sumatia^. y vesbalmenle .inQ^rmarse del 
lÉBcho; y encontrando defecto de justtácacion , ¿de diligencia en la justicia, ó 
regidores del lugar que se htibiere excusado I dar Ips tmages, sacará á cada 
mo de loe culpados^ de sus propios bienes^ y no. de los defcoeaun, cuarenu y 
cinco reales de vellón de diulta por. ca4a'bagage, ocultado, y el todo de lo que 
frodkixeFeo estM multas, scí apicaré, f:estr4garáJnmediatasD«:nt<^:por; terceras 

tfWC9,M una al misalo^corregidefr , otObal ba^igevo ó bagagero» denuniciadores ^^y 

.om $ las obras públicas del lugar ' en- que sé cometiere el ^aude, 
' XVII* ^ Si algún bagagerose separare , ó huyere con su bagage sin perm¡f> 

•del r^imtentp, batallón o tropa con que fuere, se jdiaxará por el sargento 
snayor, ayudante 6 comandante el imporie de: doa.de la xlase del separado al 

-dii|ril6.|)eL lugai^dp dehde fiíefcéVapuntsndóeL comisario el que falló, yde que 
jttnsáUrion era, para que recurriendo á •« vueká en, el pueblOi'de donde salió, al 

:Cortegi4oc;ó jumcia^ se. prenda al faagaMrot huidos y .sobre obligarle á satis^ 
fioer proBtaoieat^ el daño que ocasiono a otro, ü otros con su ausencia, se b 

* ^last^e arbitrariamente i proporción de la culpa que k le hallare* . , 

l^IIL fin loa casos de que la partida o tropa que transitare no necesite 
snayor ai6niero' de > bagages fue leis mayores ó menores, no deberá nombsaá» 
en «omisario defelioa., f^Jbs eficialesió soldados que los. hubieren de llevar 
4.au üomandante^ debecáii eagarioaentexiNnance en diaeco efectivo en el W 

Ea ' * 

Digitized by VjOOQIC 



la letra', p^lrá que enterados todos ^ esta real réicflliciófi^ se 
evileín las eoatmuas disputas , que cada dia se sasdtan' coa 
notable atraso del servicio de. S. ' M» .Ademas de «su real^rédu* 

glir que los toman, según las leguas del tflntito i que hubieren 'de ipasar» 

• sin que en otra forma se k sumiRhtren; y si por raro accidente (que dift* 
cilmente puede suceder ) tuvieren precisión de pasarlos á segundo tránsito por 
no haberíos ^n el primero , no los deberán mover sin pagarlos antidpadamen* 
te, como queda prevenido, de que cuidirin las justicias, no permitiendo se 
bagan violencias i ios bagageros , ni que estos falten i lo que fueren oblí« 
gados , dando cuenta de lo que en esto ocurrierp , siempre que lo considerara 
preciso, él inmediato comandante militar y justicia á que corresponda el 
bagagero culpado. 

• - XlX. Si aunque se tiene por st^ciente el número de bagages que se «rrc^ 
gla de las tropas, para que puedan conducir hasta el hospital 6 cuartel at* 
gun proporcionado número de enfermos 6 convalecientes , sucediere que por 
aumentarse estos en parages donde no puedan qnedar á curarse ó repararse^ 

"llegaren á no alcanzar para los oficiales y el preciso equtpage los bagages 

que se sefialan ; el coronel 6 comandante dispondrá que queden un tránsito 

atras^ los enftrmos y convalecientes que no pudiere llevsr con su cottpo, ea« 

cargados á oficial que los <^tde y partida correspondiente , en que , en caso 

'seceiario, podrán quedar algunos cadetes que quieran t^gage, }" so les al* 

caneen los del regimiento ó batallón; y í todos los de esta partida con cer* 

' tifidacton ^ue el referido coronel ó comandante dexará del pasaporte que lle- 

.va y tránsitos que debe hacer, te -les asistirá «n ellos por las justicias, se- > 

gun lo reglado, .y en la ferma <^e mas convenga al alivio y reparo de los 

cnf<trqa^ y coiivateSientieSy con «prevención, deque si por el estado 6 aoci» 

denles de estos ; algwi^bagafg^ 6<bsgages;se detuvieren en cada tránsito mas 

de lo reguibr^, deberán 8*r pagados á^oporcion del tiempo que se les oCupe. 

XX, Cualesquiera disputa 9diSu¿kh que en lu marchas ocurra entibe ^ 

' tropas, pueblos» comisarios^ de bagages 6 bagageros, las habrá de decidir pron* 

tamente el coronel ó-eomaadaate dol^s^mientcx, bataHon, destscamento , com* 

. pañía 4 'tropa que marchare, coQ^laijuaioca del lugar 4 que corresponda^ 

.dando! inmedinaiiiente cuentit Silcooíandaiitsitssotnü del^ distrito ófarfídoesn 

Ayiesaceclfe¥6|>parft que hálláiti^fs^ eáiesado« m case t;* la resolución , ^ li 

providencia qutf tuvf«re?pdr¿on ventante.) yrtl corondl 6 tcdtnandame del eee^* 

cfo 6 partida que marchérey^vigitasá sobre la disciplina j quietud do su -tro- 

fa, en ibteiígincía de que será i'esponsable de cualesquiera desorden 6 ex»- 

iso cometido ^Jbsqus'vni/ásii'irden. t 

: XXI. ParaPSltvfo de los -pueblos ¿ comodidad de lal tiopas , y -ftciH' fosli- 

ifiqído uso de Me eftab(edmiento> ios capitanes genefaka y coomidanNs £^ 

•«erales de provincias deberán dar ttn pasaportes que^doclaren la tro^ ¿'9» 

ssirveo con precisos itinerarios y segura' demarcación de las leguas ^e cada 

tránsito, cuidando de que estos no sean siempre, por unos mismos liigaiesp 

fidlitando y disponiendo i este fin todas las diversas rutas que fuere posible, 

las cuales se apartarán cuanto lo permitiere la comodidad de las tropas de tos 

caminos leales , en atención á lo cursado de estos por oficiales j partídis 

sueltas I y procurando psiocipalmente evitar los.aiovimieoCos qiie no émcamxaf 

Digitized by VjOOQIC 



DELOEXÉRCITO. BAG J7 

la se' expidió étre iéíl nbiátm corí ^ fecha ^de i$ de Jiitio.de 
1 741 (i.) para que sobfetia.mi^moLhagage< no puedap paarcfaar 

' . dos botnbres á ua .tiempo*. . 1 . 

$ En 1 4» de Octubre de 1774 á . consulta del Cotmtjo de 

. guerra 9 mandó el Rey que la tropa pague en la provincia de 
Guipúzcoa real. y medio por legua de cada hagage> y no dos 
como solicitó, la diputación .de dicha provincia, fundada en.ua 

precisos en los tiempos de^yendimíar , sembrar > segar^y^ recoger sus frutos los 
labradores. 

XXII. Para la regulación de las leguas de cada tránsito , que precisamen* 
te han de d^larar todos los pasaportes , y para la variedad de las rutas , los 
expresados capitanes generales y comandantes generales de provmcla adquiri- 
rán j tendrán en sn& secretarías segurad iudlviduales aoftclas de todos los ca« 
minos y puebkM del distrito de susmaAdos con lacsUdad d6 ios primeros^ 
•cspacidaa de los sendos y distanc^ de unos i otfos- 

XXni. Juntaran y tendrán asífnkro^ los «agitanes y ooSmaada&tes genera- 
les noticia individual del nifmero de bagage^ jnayores y menores, carros , carro« 
.malos y gakras q^e eftctly^m^e >^biere clocada pueblo de los. de su ¡u- 
.risdiccion «r para g9^rnar ^sto i^te|;iafCon justú;}^ y acigrJto^ ocurrieo^ á 
las disputas ^xUficultades, que pueden mover los .pueblos en la suministración 
delo^^gag^, ^ podrá darsq una nota ai sar^nto mayor , ayudante^ ¿ co* 
'mandante qel. regimiento j[ batallón 6 tropa que marchare ]^r lo respectivo í 
los lugares de sus tránsitos,' para que se halle con conocimiento del bagage 
^quc pG^rá eficomrar en ellos. ^ 

'XXIV. Gón ñingua pretextó las tropas ni -partidas podrán iterar ni Va» 

cüÉr^lo» tránsitos de sus ittnerarids, ni el numeró de bagam que le borres* 

*p6iíde^ pcna^ dsr gravenibnte cácfHgáddS^ con tfíIspenslMi d« empliiós yt>lras 

-á inivbRiiiPÍo;^ se^un^li^ casos; y Mgecos qulpsdos y: ni las justicias deberán 'Su* 

ministrarles mas bagages de los reglaid^s^ ni atlQ|smiaito¿ nadie Jucsai del 

.tránsito sefitlado; y unas y olrar f»ra. satisfacer y cobrar el importa d^ 1^ 

.bagages, estarán precisamente á la demarcación de leguas que llevare el iti« 

nerario, sin entrar en altercados sobre si debieron ser mas 6 menos , daiida 

cuenta al capitán ó comán<£uite general jque le dio « del yerro ó equivocación 

'guie pueda eocontrarse, oaVa^queTo Tia^ remediar. i í. 

Por tah^. mando á mis Virrey es, capitanes generales, dcC cómo tai^piea 
'* Íl los intendentes , Corrc¡^d¿rcs , jústíciai , &c! observen y hagan observar 
' inviolablemente lo expresado' enf ésta ordenanza , 6cc. Dada en el Pardo i io 
• de Marzo de 1740. =YO EL KEY.sDón Casimiro UzUriz. 

(i> Ofáeií^f g éU JiUié:'diÉ^j f^ra ^jue sokH tm hagag$ no wyan 

. . Bxcmb. s^fídrr; Habiendo Uegadó) á noticia del Rey que por algunos olí* 
^ cíales de las tropas se intenta que ej^un bagage marchen dos hombres á^f vez; 
prohibe absolutamente S. M.(q^^pn un bagage menor , ni mtyqr se conduzcan 
dos jinetes ¿ un tiempo & -y qe su jreal 6rden lo prevengo i V. £. para que C9* 
municándolo á los cuerpos y pueblps de su mando , se ^vite enteramente este abñ* 
so. Dios guarde, &c. Madrid xj^de Julio de 1741. ssEl cauqué do Mpnt^ 
aMT.sífSeñor conde de 'Glimes« - ^ .» 

Digitized by VJ O OQ le 



|t BAN . -PENXS:^ L 

convenio aprobado por el Bcfiot/úoo IFelipe ¥• éífa^p dt^ Jdlaio 
de 1739 9 respecto á que fué ponervor- ¿k/ real oédui^ referida 
de 10 de Marzo de 1740, qae asi.io prescribe ^ .y doiíqtur^ea 
dicho coüTeaio sé dice qoe la expresada conoesion ae etitieci* 
da por iihora y tifmpo qiu fuert de la-vlumad dt S. M^ 

Posteciormeme por real 6cdea de 07 de Febrefo.de p$ inandó 

i el Rey por cierta opof ícioa 4el x:orre¿dof deiCócdoba, se die* 

sea bagages á los iadividuos del exércitp que vayaa coa. co- 

' misioa del serVi¿So\^'aitaque soa sinr ^nldá^ coai^ehendieadó 

ea esto á los que se reiiraa 7 vaa á sus casas ó desCiaos, coíi 

tal que se exprese ea los pasaportes. 

BANDOS DE LOS CAPITAISfES GENERALES EN CAW^- 

. PAÑA. Los transfusores est4a sujetos á las, penas .que $u eljú^ 

ae preyeng^ > 1a« ouales compreheodea á cu^^as pe«S04;&as sigan 

el exórcito» sin exocpciofi de. clases» estado, : condición ai sexo. 

Véase el §. %z dei sexuado cooko^ y las restriccioaes sobre esto 

que explica el 84 del m^wiao. 

a L^s guardias de Corps obseñraria los bandos del gene* 
' ral dcl^ eicército, coa arrcgb á lo qtie su ordpaaoza prevSef^ 
ea el articulo, que se traslada ea d segundo tomo $.634. 

3 Todos los bandos del ejército se ecbs^ráa ^1* f reate ^t ^fií 

real brigada de carabinero^: siempre que a iguii- carabinero iii« 

curriése ea alguno de ellos , se le quitará la bandolera, y ae 

., «qtregaci al preboste para que le castigue f y si scj cogiere ati« 

.^giiQ carabinero que b^ya^ ^njcurrido en los. baado# . del exér^iu)^ 

«; !• volirerá á sa cuerpo, pat4 que por él se le -quite U^ifbaí^ 

• dolerá, y se conduzca al .pcebosie ' para ^ue.lo casugneJ Or* 

: d9mBtf9^ ¿9" car úbintr^ fagina i ^ ■>,-)': x 

Bx^Bos DE POLidA T BUEH G^BiERila Los contravcntores de cual» 

quiei^ fuero que seaa, estaban sujetos á las peoas que ea ellos 

imponiaa las justicias ordinarias ^tl Irespecdvo puebla Estas 

{»<^na3' Consisten regularmente ea multas, que debea exigirse íl 
.., Q.^jíniiitares, por sus respectivos juecei Véase el"^ ^6 y at- 
,,\.|;úi^ates del primer tomo , donde sé ;trasladaa las reales De« 
^^ ao^i^ciqnes expedidas ea este asuato, y se expiicaa que delitos 
se comprelKeadea baxo la voz. .policía por lo que respecta á |a 
tropa. 
' .'t.,s^ Si' lea baodoa de pslida te pubU^üsea ea el exército; de 
campaña, quedaráa los traasgresores svjetos al estado mayor 
-?t de^él,' aunque sean iodinridiios dé^^lpi caerpos^ privilegiados, coa 
r arregto''1l ' la ical orden de 7 dif Notiembre de 1780 copiada 
'" tú Ittr rióta del $.'86 del segundo tomo. 

B^A:QUETBApOS. Los que sufren este casá'go ea los "cuerpos del 

*J^ tfército, se; les separa de ellos, destilándoles i cumplir el ticm- 

'''^d de' 3ir empeñó á uno de los presidios de iUrica, como d 



Digitized by VjOOQIC 



DEL aSKÉUCITO. 8LA ^ 

Rej Ib llene iresüeko por real .orden 4e H ^^ Noviembre de 
. 1776 que Mi «opí^ «n el $. 187 del iieilcer tomo. 

BIGAMIA. Véase casadés do^ vects.- . 

BLASFEMOS. 9» El qae blasfemare el sam^ Mv^ffi Dios, de la 
Vírgea é de los (SiaatoflL» aepá >iilmedtaia^eaic^.fneso9 y tasu^- 
do por i. la primera yeziiieetr/ lar. afrehtá de tík^^ «ordaaa dentro 
del cuartel por/' el térailnd de idos hotas pojr. la coañs^oa y dos 

' por la lárdGT' ea ocho días seguidos^ atándole á un ^oste^ y 
si reincidiese ea . esta . culpa ^ se le atravesará irremisiblemeote 
la lengua por mano del rerdugo. coo un bierro caüeote» y se 
le arrojará igoominioaamenrey del : regimiei^to » precediendo Coa- 
9€iQ .At gítañu^KjOpdéaamBa ídü ca^rciio» tnA^do 8>< l<lu/o lo^ 

d BL. CaraUoeroi'iqtte^'bksfemlK'e*' el s^mo nombre de Dios, 
de U Virgen, ó de los samos^ .será puesto inmediatamente en 
prisión y excluido de lat brigada ignominiosamente. Id. de c* 

I Por real' i^rdeh'Tjdeic^íjde^^eticmbQe: de 1782, copiada en 
el % 73Í Uel'iSeguQdoíTtoa;ov todo^ W carabii^eros que , por al* 

- gun vicio iseoeittbryao: derla ibrigada, ^deben aplicjarse por ocho 
afios á ips cuerpos deL exérdta ó regimioatos fixos de Oran 
y Ceuta, según sean s«is .vicios* .- 

BOFETÓN* £1 ofíoiai que diere :á otoo palo ó^bofet^'» ^erá des- 
pedido, del servicio^ .^-^ dSéütshádo di, eocierrof. ptír/to¿U. sa váda 
en un castillo coo esídeclgi ^cfaiaioiu^^ Id. dú evéfWOy irahHto 9, 

, látale ro,f jtfrtfctttói'i'iSH'-' «-í^* r.'. -' 

BORRACaOu^ Viiase fiimbrf dgM!» . .co c .; 

C. ;'ii ..,,.- : v/':^J .s J) d o' ■ .• - :.^ . 
;, ij r; - • ^.t i,* rt*) '- .i <4. . i.: . - .' 

ADETE9. Baxo, 4c ^u voi se expresvá^ lo que el Rey pre- 
viene en la ordenanza general sobre el ^odo con que nan de 
ser los cadetes considerados para la imposición de las penas. en 
los delitos en. que iácuxra^t , . 

, .^ 9- n^íB^ cj^}^i ^uc sii^vi^TfP: en ipis tropas ^por las circiios- 
.' W^hUf{\kP iÁ4i«M^f§al^m#^, b^ de ,CQn^uri;yr en ellos {i^ra 
«er adqi^o^ ea .tH^ (5ql^)y quiero^ 9H«> ^ )os oficiales particu* 
lares » sean tratados como soldados de distinción , y ' con el mo- 
do j ateacioo coa que debieran ser tratado^, si ya fuesen /^i^'' 
dos oficiales^ pue^ se^á rniíy. de mi desagrado el que s^ les, age, 
ni ofenda en su estimacíoi),^ . laltando á esta observancia! y en 
: eateqpiwpt^ ítebfft:^i»bi^ncm W^tíid^ los bospitalfís :Cpmo 
un oficial y pagando la real oacienda la diferencia . que ^ji..^ 

1 - Digitized by VjOOQIC 



4tf. CAÍ .GlI'MSaa JÍ!(I ' ^ ^ 

la Mtttencia de ^dado que 'es^ su pr;st i.lft^-desiofiirialV coSo 
está declarada en Reat érdea dé primero, de Noviembre de 98* 
Id. del exércitOy tt atado a, título íZ^ articula ij^ . 

3 $9 A todoa los oficiales y sargentos del exército, á los ca«l 
- boa de i5us coo^pafiias,^ y á los qat «eKando dé ftcoioa'se les 

destiotfrea pot tabos, obedeceránl yii80Fán.'taai«niecaQiente subór- 
diaadéa, como 1^ soidadoa^^ todo lo '^ud fuerf Ae jmt. seriri* 
ció > consideráadoseles pQt delito de la misma esffcecie toda fal* 
ta, qite sobre este puato cometiereQ. Id. articmh i8. 

4 »> Ningún cadete podrá retirarse del ^rvido sin licencia 
del* kispector general, soticitada^ pio on ae g üida pc^r mediOide.ku 
respeciito. ^oroael^ yoidesptacUaUa ocoitilas. téVaiinoa pcesctiptos 
para los soldados baxo la pena que mereciere» segom^^las^oir» 
cunstancias del caso;'- perot»si€«ipfe(iqiieyla ptila, y no hubiere 
justo motivo para detenerle, tele deberá eonceder. Id. attículo íjr* 

$ mAsI para las faltzis «y deUtos- de subordinación » como 

{>ara cualesquiera otros de mi serricio, y geoeralnentQ para todos 
os^rlmlínes, si fuesevi le^v seMn\tx>ro¿gidobipor aus -capitanes ó 
gefes , y si faetren gra^^s^ serán v^íiiigadbs :. par 1 el Opnsejo - de 
giferra de sus cuerpos para ser idastigados segua^Of denanza » ol>r 
servando las mistnas formalidadea y circunstancias que se prac« 
tícan en las causas de los soldados ^ pero con la precisa dife^ 
renda 9 qll#;-el' castigo sea: ^€oarespamdie|itel i su calidad^ ó £ 
la dKUtíitsínolaí de Ibijo* de óbntíaShl^* ^líéula^ 21ej> Véase, lo 
qMweda dicbo s^bre. ^estb cá «b.$. Q.^deá.toqpo III.* . 

Si algún cadete fuese demandado en-^ juicio.. det;ve^ponstIer se 
k despedirá del servicio con arstglq -i «k sreal/ átífea de id 
A Noviembre de 1800. 
CASADOS DOS VECES VIVI»JDO LA PRIMERA MÜGER, 
Este delito se castiga con Ib^ena de vergüenza publica y diez 
afios de galeras en que se conmutó la de azotes y marca« Ley 8^ tf* 
tulo 20 y. libro 8 ,de la recopilación ^ que en la ñopísima es la lA 
9 y titulo a8> iíbrofi.^tí ^IgúñUs 'mis^é^ sé fiá^'^ttodera^ 
esta pena imponiendo á loi reos seis é mas áB os ^e presidio. Véa- 
nse el §. 515 y siguientes del primer tomo» donde ^e^ expresa la 
jurisdicción que conoce de este delico eá ^páfia. ^ '^ 

2 Por lo queüacé á'ibs^^doASiViricís^dé'^dké se^cMn^ic^ una 
' real cédula p6r el' Consejo' silpi^MÉi^ IIÍé^^lk!S^^fell' 1^ 
de 1788 (i)> pot ík énén f^lésiÉaitU^ ü hsméiíd^^]^ 

CO ffdulb Je xo 'ái'AgéiÚ ¿tS^MConstJú de Indí/ír, declarando Ut 
turudiéciúnes fue en áefuemt imtíáíet kan de'' conocer del dUito de ' 

^< El «.UT. Bn 8 de UAeHÉét^^ mtf^ fi|{ Mi^idd isiípatUr. k cédüa del 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EX¿RCITO. CAS 41 

dofiuoio9 en ' otra dd ocho de Setiembre de i^jM y se previene 
el modo de proceder ea este delito por las justicias reales ^ el 

»^S1 Rey. Vireyes , audíenciat j gobernadores de mis dominios de las In* 
diat« Con motivo de una competaacia ocurrida entre el tribunal de la In<]uis¡cion» 
7 la justicia real ordinaria de la ciudad de Santa Fe en el nuevo rey no de Gra- 
nada acerca del conocimiento del delito de doble matrimonio» y en inteligen* 
da de los fundamentos no débiles que se expusieron por ministros de conocida in« 
togridad r literatura» declaró el señor Rey don Fernando VI. mi muy caro y 
amado Hermano ( que santa gloria haya ) por su real decreto de 1 8 de Febrero 
de 1754» y las siguientes reales cédulas qu« se os expidieron en 19 de Marzo 
del mismo afio, que el mencionado delito era de mixto fuero , y que pertenecia 
tu conocimiento á prevención á las justicias reales , y al santo oficio» mandando 
oue en caso de prevenirse por las mismas justicias reales las mencionadas causas»' 
US continuasen y feneciesen , in^>oniendo á los reos las pena$ dispuestas por de- 
recho» sin que sobre ello se pudiese formar » ni admitir competencia con otra 
jttrísdiccioo extrañar» aunque fiíese con pretexto de cualquiera costumbre en con-' 
trarío » pues esta no podía de modo alguno prevalecer contra las regalías sin ct 
ttal consentimiento» la que á mayor abundamiento se declaró como abuso por* 
antigua» y bteu fundada que pareciese» previniéndoos al mismo tiempo» que si 
en el referido caso de prevención por las justicias reales quisiesen los tribunales 
da Inquisición tomar providencia contra los reos por sospecha de heregía, se los 
remitieseis después de executado el castigo en ellos. Sin embargo » examinado 
ahora cuanto mi Consejo de las Indias expuso acerca de este grave y delicado, 
asunto en consulta de 18 de Abril de 1757» y lo 9u« nuevamente me ha repre* 
sentado en otra de 1 7 de Abril del presente año » con presencia de la executada 
por el de la suprema Inquisición en a del mismo mes del año antecedente- 
éc 1765 » y teniendo Yo por mas cierto» seguro y conveniente de xar al santo tribu*" 
nal el privattvo^conoctmicnto y castigo del referido delito de poligamia ; he resuelto 
por mi real decreto de a f de JuHo del corriente año » que no obstante el expresa* 
do decreto de t8 de Febrero de 1754» y conseqüente real cédula de 19 de Mar« 
zo de aquel año» conozcan peculiar y privativamente del crimen de doble matrt* 
OKMiio los tribunales de Inquisición » bien que por lo vasto y dilatado de mis do* 
mim'os de la América » os doy facultad » encargo y mando » así á vos » como á loa 
demás jveces ordinarios seculares » que teniendo notkia cierta» segura, y bien 
fimdada de algún delinqüente de semejante crimen» paséis iiimediaiamente á 
ejecutar la sumaria averiguación» ó justificación* competente» y prenderle; y 
asegurado» no estando i mas distancia de cien leguas alguno de'los trrbufttles 
referidos» les deis cuenta con el proceso actuado , f mantengat|é(i^k cárcel cus* 
Sodiado y pronto á su disposición, ó á la del sugeto que delegare para sobstan-» 
ciarle la causa ; y en el caso de mayor distancia que la expresada » paséis el pro- 
pio aviso en los términos que quedan dichos al comisario mas inmediato en igua» 
les circanstancias baxo la cautela y seguridad dd reo; en cuya conse^^íencia o» 
mando guardéis puntualmente esta mi real determinación , y para el propio efeo¿ 
tola comuniquéis á las partes que convenga de vuestros respectivos distritci; en 
Inteligencia de que he prevenido lo conveniente sobre el asunto al mencionado 
Consejo de Inquisición. Dado en san Ildefonso á 8 de Setiembre de i7(M¿sr 
YO EL REY.fisPor man<bdó del Key nuestro señor» don Micoks de Jtfo^ 
Usaedo." .-■-'. -' ^ ' • - —^ <'---', - »»^ 

Tons. ir. P 

Digitized by VjOOQIC 



4a CAS PENAS 

tribunal de la Inqolsidon 7 la juflsdfcdon edesiitticay^ftilHeci* 
ficando loa 'Casos en que cada una ha de coaocef. — 

Eo s de Febrero de 1770 se expidió real c¿diila general i comulfa de .mi 
G>n8ejo de Castilla , declarando competía á lu jutticíat reales , con arralo i 
ha leyes del rejoo el conocimiento de los delitos de poligamia. Con noticia 
de esta mt real resolución, ocurrieron i mi Conseio de las Ipdías suf A$ca*. 
les para que en atención á las rabones j fimdamentos que exponían « me coa^; 
sultase cooK) lo hí:^ eo 2 de Marto del. misoAO año de ^770 la notoria utilídadi 
que resultaría i Icfs nalurales de mis dominios de Amériea, en que se les hiciese 
partícipes del bepqfício público contenido en la expresada mi real cédula cxpe* 
d4da4>ara estos dominios. En vista de lo representado por mi real* audiencia de 
Quito sobre el doble oíatrimonio de Mamiel Gabriel de Valencia , hizo el reft» 
rjdo mi Consejo regverdo de su citada anterior consulta en otra de 8 de Julio de^ 
S78 $ ; y en:su conaequencia fiú serf ido mandarle ^por mi real orden de ^ d^ Abtill 
siguiente y que para. que deade luego se fstabUoiésen eo Indias acerca del pooOfi 
cimiento de este delito unas reglas acertadas, seguras i invariables» aue piOi»; 
porcionasen el deseado fin , y evitasen competencias » me expusiese ^u dictamea 
con distinción y claridad sobre el orden que debería observarse en el conocimi<ii* 
ta de dicho delito I teniendo presente lo peculiar del gobierno de la Amé^'icaí f 
- les capítulos que merecieron mi real aptobacios, convenidos por. la iOnt^, que 
mandé formar QOUr motivo, de las dudas que se suscitaron de resultas de la wa»- 
da mi real cédula de 5 de Febrero de 1770. 

Conformándose con lo que ea vista de todo » y de lo expuesto por xah $S€t»„ 
les» me consultó el re&ridp mi Coeaejo délas Indias en 10 de. Marzo de ^ste 
ajfio; he venido y en que para qvítar competencias entre las jurisdicciones real» 
eelesiástica » y del santo oficio» ae observen etunis domísüos de América» é islaa 
Filipbas las reglas siguientes; que mis justicias reales rCoAOZi;:ao ^ivaiiva>i<yiW> 
^ á^l delito del doble matzimonto 6 poligamia» imponiendo^ á los^reoa^Ua|>ciMt 
' sefialadas por las lejes » confprme á la 16 , título 1 8 » ^rtida 7 » en que lit^af^eiiq 
te se previene el castigo que se ha de <kr por las justicial reaks 4 tales delinb 
qü'entes i X á la 5 » 6 y 7 » título i » libro 5 de la recopilación de Castilla, en que 4 
pedimento de las corles en Segovia, Valladolid y Bribiesca se determmó que 
dichas justicias reales tuviesen especial cuidado de la averiguación de tales delM 
toi» é imposición de (>eoas» explicando cuales j^ añadiendo la séptima» como ^ 
ha de eaveader la citada ley. de partida: que sicn^re que resulte mala ^ree&cúlt 
aaeccaidebaacrs^^nto» yatsea porque empiece, á conocer el tribunal dfila Xnquk» 
mlom^ 6f>«>rl]i*é aparezca 'cn las actuaciones» y procese que forme la justicia 09^ 
dioarla'para<tasiigiiir este delito» ^«^ua las k)|ei del. rey no, deberán en uno jf^ 
otro cato entregarse el reo a}, tribunal del santo oficio , por el cual sentenciada 
la causa » y castigado el reo dé naala creencia con las penas correcTorias y peni* 
tancfales » se leoUtirá á la justi¿ia real para que execule las aflictivas ea^ 
ulga GoilJÍ|enedo » y ie sai ponga ademaa la^ que mcrecifú-e, se^ las dispostct^^ 
aes de .las 'leyes ddi reyno; que si de Jos autos obrados por el juez real naapare* 
QÍesea indicios de mala creencia » ao tendrá jque dar parte al tribimal de la I»* 
qilisieÍQfk} y deienminada fi>r él la causa»- y executoriada como previene el 
daradiei ae. aplicaste 'al reo' las penas condignas: que aunque en la causa fof^ 
orilla 4|PC:el ju<^ xeal noaparexom indicios ide maU creencia » ao por esto esta^ 
ti imfcdido el tribunal del santo ofició de hacer por aí las averiguaciones osm^ 

Digitized by VjOOQIC 



DELrEXÉRaxa CAS 4* 

3 Coando' el delínquentó es indio , antea de • imponerle )>e- 
. na algiuUj, se le ba de amonestar por dos veces, como lo pXiQ" 

fespoadttntet' a^oa de*:esle punió; 7 si encontrase motivo» en tus samarlas 
fmk OBStUmar en eitlpréceto, jxasari oficia ai juez real , para ^ue le remjta el 
lep^ en aipo csio pó obt^nrari lo ^ntsmo que queda dicho cuando d^I projceso 
del juez real aparezcan indicios ó conjeturas de mala creencia;, que si llegase el ca* 
so de que el santo oficio , ó sus comisarios tuviesen noticia antes qne el juez real 
de que alguno celebró doble matrimonio, podrán asegurar su persona, y pasar- 
tela al juez real, ó dar-lé aviso, para que por sí le aprehenda y formalice el 
prÓceio ,' baxo las reglas que quedan prescriptas : que' si indiciado alguno de 
&toi delfnqüentes de fkfsa creencia fuese absuelto por el santo oficio, ten¿rá 
coligación este ^tribunal de remitir testimonio de la sentencia á la letra ^\ 
juez real , pbra que le- uba á los autos qué él hubiese formado , y evitar por es- 
fe medio la difamación que de otfo hnodo se le seguiria , dando también al reo, 
aunque no lo pida , testimonio de dicha sentencia absolutoria para en guarda de 
m devec^Q: que los jueces reales qué*- encendiesen en este delito > not ea^cesa* 
sio psfa ladquirir. iasi prueba^ .pedir, f ertificaaioñes # &c. que den cuenta 4 la 
audiencia, ni al santo oficio, ó comisario del distrito, pu^f e^o lo podrán 
liacer 'jiallá^dps^ \^ Jtes^igos,^ 6 docu«tiant;o&c^,el territorio fje-su jurisdicción, 
por sí mismos, usando de sus facultades ordinafias, yTquandp ^n^an que eqta- 
minar algún testigo o pedir cualquier documento que esti;nese cu agena ju« 
risdtccion, se valdrán de los ex hortos ó suplicatorias correspondientes , según 
se [practica en los d.^mas pleytos órdln^ips» y sob si afpiina vez no se les 
^iíiese'dar cumplimiento á ellos, acudirán i'thi real áudieiicti^, paik que 'es* 
ta los auxilie con real provisión ^ se cons?^ el fin: qud stemp(re ^ub por 
el red se dixese de hulidad del primer nbtr(mohk> 6 d¿ Tos ' aniecedenteü al 
qoe movió su pritton> se le otra por et juez ordinario- eclesiástioo ; pero sin 
eaforpecerse el conocimiento del juez real en su proceso , ni el del santo efi¡fiO| 
es cuamo í la falsa creencia , permaneoícndo el reo cg la. cárcel neal } .porque 
aniqtR sn dédare nob el ptím^rouQ^aatci^edentéi matp*moi^i$ul al p0C:quft se 
le prendió, incurrió el reo por el hecho solo de casarse con la segunda antes 
qp-jla. IgljBsi^ declarafe nulo.el anterli^ matrimppiof en la.pcjBa d^^aleje 7 . 
pe^dj^Qi^o de la mitad de .si»s jbHnss^ pomo literal^oqite.d/is^p^pe la ley^ í^4f 
Cas til La que queda citada. ,1:,,, zi^í ■. í a ; - . : 

w Asimismo he, venido .fin dccil^ir^r pa?;^ U .tnf« ,V^^99í^t ««^4*fl^pp>íl» de jlas 
leglas prescriptas j ^^^íí^z, í^cc^pi^n djs W-q^e.^c^gp fesy^i^qo q^e^en ^1 

la residencia, 44»iíHigs«Ha ?f>f JV^^f'^ ^-^mi^m^^p^ IfiA^^mh^^^^^^ 
mala creencia , no solo le entregue el )uez real testimonio de lo concernien- 
tf é^'^^stfi ^aftícul^, i^<>t<iMO' <®wifpente*)<i. rcfiritar d reo p^r^ la. subst|moia- 
cton jr 4rtipc^¡níjqig|i,,j4t4a cí^i^s^,.^^^^ ponto le corxqsppndc, sin 

Ole ü'mcz\s^i\,^i^fii^i^í^ íiuyct hai^la ©inerte' practicada aq^9lla,,cq^í6?rme 
a.lp apter4j^R^[^fi,^|uoltp»,¥..últÍfl(»:im^^^ rfiq.qve<le co#Rp<^f^ 

^fí^m)^yÍ&Íf^9i>po^i.¡^^ res^eJto^qvc el:,d^ sanip 

oficióle imponga las^p^^oas. |]|u$|fp«ti^..co'rBectpr¡fis, peqjtendales y.m^iciqar 
lV*aulK^»«aífi"f^ íPXBri5«a<Í9í> :y l?iwtiqia realas otr^ mas graves, .copo 
iner^ju^^ |)Al^]¿cf^.4^c^f6^^ presidio ,( galeras y demás f todo conforme á loi 
mpectivós derechos^ . ^ - 

Pi 

Digitized by VJ O OQ le 



44 CAS PENAS 

vieae ia l$y ^^ ttí^ i» libro 6 d€ la fie&fUacUm de aquellot. do* 
míalos (t) establo<¿ida por el señor emperador doa Cárloa y la 
emperatriz G. eu Madrid i 13 de Julio de i$3o, separándo- 
lo de la cohabicacioa de la segunda muger feoa quiea .éÉtIl▼te*' 
-3e) en cuya disposición miró la ley citacla i la rudeza de los. 
''indios i y por esie motivo, y haberse excedido el muy reiré* 
rendo arzobispo de Charcas, fulminando pena de muerte (atoque' 
no liego á veriñcarse ) contra uno , se le reprehendió eéte ex- 
ceso en célura de 28 de Febrero de 169$ , y que lo tuviese 
asi entendido para lo sucesivo. Aunque el indio sea infiel, no., 
puede tener mas de una mugér^ según io previene la ley { (a) 
del mismo libro y cliula 
Casamiento clandestino. Es el que ,sq contrae sjn la concurren- 
cia del párroco y testigos , y por no haberse observado en él 
las solemnidades establecidas por derecho, 1^0 se entiexMie cele- 
brado-, en presencia. de. la Iglesia, sino como á escondidas , y como 
tal na es licito oL válido hoy por disposición del santo conci* 
lio de Trento. 

s También "se llama-' clandestiiio de segundo orden cuando se 
celebra sin qué precedan las denunciaciones, y si á presencia 
del párroco y testigos , á quienes se convoca cautelosamente 
y con engaño para que autoricen el matrimonio, en lo cual co- 
meten delito los ' contrayentes. Se castiga con perdimiento de bie- 
/ ;ies y. destierro'! perpetuo de los dominios de S. M. en que no 
.. ¿iueden entrar ^q peni^^ de muerte: de este delito solo puede 
acusar el padr^ ^ y muerto e^te la madre , siendo jusu eausa 
f para desheredarlos. £u las mismas penas que los contrayentes 
.'^ incurren los testigos y cuantos Intervinieren en semejante ca- 
9 Sarniento. ' Lef i', thulo i , libro $ de la recopilación. A los 

Efa cuys '<^seq{í encía mando á mis vireyes , presidentes » reales audiea» 
¿tk^^y( gdbehikdores''ae''M{| doititoioft de Indiaf ¿ ^las Filipinas: y ruego y 
encargo á los m^y reverendos arzobispos y reverendos obispos de ellos guar^ 
den f duibpUn^y eiecuten, v hagan guátdar , cumplir y executar el contenió 
^ ^id^ lü' eitprésada mi real ' rcsolüci^ en la- parte que respectivamente les 
eprresjkMKk-. Dada en San Ildefonsoá 10 de Aj|ostade i /M.s- YO EL BJST.sb 
Por mtflídado' del Bxj nuestro sefier 1 don Maotoel át Mestaret. 

(i)* Qui íof indios 6 indias áw féT¿^átrfn átH^dós iHugeref ^':maríiüs, 

SiOH cétfHgados. Lty ^,muió t, lihn 6 retbpilaéiüH de Indias. 

nSi se averiguase que algún indio se casó coh otrii muger , 6 la india con 

oli*o marido/ vivieikilo ios pritílcit>s , sean apartados y amonestados; y si amo* 

)totados dos Veces no sb apartaren, y Volv¡ertí¥i á continuar en la cohabitación, 

sean castigados para su enmienda, y ei^edipló ée'los otros." . ^ 

<2) tyNír^un Cacique, ni otro cualquiera hdb, aunque sea infiel, aua^ 

w caso con mas de una muger, y no tenga las otras encerradas, ni impida 

casar 000 quien quisieren." Id. ly g* 

Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCFrO. GAS 4$ 

lalHures se les !iní>oiiea por la jurisdicción 'eclesiástica castren* 
se qae conoce de ^este delito, y^ por la militar las penas que 
se expresan en la ceal orden de ao de Febrero de 1800 co* 
-piada es el priaer tono después del $• 339^ 
CasainsiiTo sm liccncia. El oficial que co^truxere matrioionio 
sin real licencia de S. M. será depuesto de su empleo , priva* 
do de fuero) y su' moger sin derecho á ia viudedad , con ar* 
reglo al articulo 10 del reglamento del monte pió militar co- 
piado en el tomo L en el juzgado eclesiástico castrense $. 389. 

3 En la misma pena incurren los sargentos y demás indi* 
▼idoos del exército graduados de oficiales que se casaren sin 
obtener real licencia , con arreglo i la real 6rden de 30 de 

• Agosto de f 78f de que st dá.notkia en el $. 413 del primer tomo. 

3 Los guardias de Corps por el grado de oficiales que tie- 
nen , que se casaren sin ucencia expresa de S. M solicitada 

Cr medio de sus gefes , sufrirán las penas establecidas para 
I demás 4^1 exército. . T los «que publicaren sus matrimo* 
oíos después de conseguir sus retiros, sdrán privados del gi a* 

* do y fuer^ que obtuvieron , con arreglo á la real 6rden de 
a de Enero de 1767 copiada ea la nota del §. ^37, del «egon* 
do tomo. 

4 El sargento que sin licencia de sus gefes se casare , será de- 
puesto de su empleo .y condenado á. servir de .soldado seis años en 
uno de los regimientos fíxos de Oran 6 Ceuta, y la misma pena 
tiene el cabo< ói soldado! qmt incurriere ea este delito , como está 
prevenido ^or real 'orden de 49 de Marzo, de 1775 (i). 

(i^ Ofden di ip it Mar)íú di y¡ ^ imponiendo pena al sargento, i ioU 
dado fue se case ttn licencia. 
El artículo 9- de la ordenanra publioada en 30 de Octubre de 1760 sobre pro- 
Ubicion de casamieataá los militares impone al cabo, ó soldado qae se casare 
sio. permiso de sus respectivos gejfes la pena de perder su antigüedad, quedando 
obligado á servir seis años mas después de cumplido el tiempo de su empeño sin 
derecho á inválidos , á menos que en e^te tiempo se inutilice en función del ser« 
vicio, 6 que continúe después en él voluntariamente mientras pueda; pero no 
habtendp bastado el expresado castigo^ impedir semejantes casamientos , |va« 
liéndose algunos del vesiido de paisanos para obtener los des^'pKos correspon- 
dieotesá su. logro: ha resuelto S. M. por punto general / que todo cabo, o 
soldacfp que ¿esde ahora se casare sin licencia, se le destine á servir en uno 
de los regimientos fíxos de Oran 6 Ceuta los mismos seis años , que por el expre» 
sado artículo se deban recargar al tiempo de su empeño ^ y que el sargento que 
incurriese en el propio delito , quede deade el momento que se averiguase de- 
{Niesto de su efnpleo., desttnánaosele también á servir seis años de soldado en 
uno de los expresados regimientos fixos. Lo que participo á V. E. de orden 
de S. M. para conocimiento de tos cuerpos de la inspección de su cargo. Dios 
guarde, &c. El' Pardo ip de Marzo de 1775. = El conde de Ri(ila. = Circu- 
lar i los capitanes generales, inspectores y gefes délos cuerpos dé casa real* s 

Digitized by VjOOQIC 



4d CAS '.rJENkrí ; 

.- i { En la orcfamanit de los negimieotoa de 'gatk-diaa se iUlpo* 
nea á los sargentos , cabos y soldados que jse ca^ea sin liceo* 

• davy las penas de que pierdan so. empleo, ylcontinoea sirviea- 
do de soldados en U propia compaüía lea: Ivor- tófa¿nQSjqflíe j^* 

.'preaái'la: nota, (i): pero postertBntmnto.: por ! la fsal. Ttacihacioa; 
que aptecede ck i^ de Marzol/de i^7(, ibonunieádaí.tainbica 

- á estos, cueras I mandó el Rey 'Se destinara»;iá vloa< qtfte* iobarean 
en este delito á servir seis a&os en los regimicmos tixos, como 
queda.* dicho; por cuyo .motivo ha quedado alterada en esta par* 
te su ordenanta. .i ^ . :■ 

6 : En la real brígádi los iargetitoé,> cabos y ^carábLneroa i)ne 
. antes no podían casarse conforme lo establecido leii k» ACticulos 
de BU ordenanza , que se copian eoMa nota del ^$: i 7'i4 del IL 
tomo I pueden aiiora executarlo cen licencia de. su comandante 
con arreglo á la real orden de aj de Mayo de €796, que se 
• traslada allí mismo ^ pero los que cQn esta '.licencia contraxeoea 
sus matrimooios, no pueden* disfrutar. la. gracia! .^ue 6« M. -con* 

• cede á los demás, de Qtros tiem|ns iinas oortoá;» ?para obtalr; á 
' los premios, que ios concedidos en elidecreco de 4 de C^tubre 

< de ijóA , sino, qde deben entrar én^^ los premioa los que .se 
casaren , á ios tiempos establecidos para los demás áú exércUo. 

- Los oficiales de este real cuerpo »tán compre hendidos en las pe« 
ñas arriba dichas, para los que. contcaxeicá matijmonio. sin la 
te^l licencia de S. M. • > . ; 1 j., i.. ., 

'i 7 Los voficiales de milicias dé avfldo conciniio.,: tiquea sea loa 
sargentos mayores, y. ayudantee , !>necésitari'^'re3lv4iceiií({ia para 
casarse , y los demás oficiales , aunque sean de granaderos y 

/ cazadores que gozan sueldo linicamente por razón de estos .em« 
Dleos, y les cesan cuando paaan á otroa.,. deben solo pedir la 
licencia de su Inspector, comoi/:ae ha kiofao' en 'elf)^oíio L eln los 

'" párrafos 407 y 419, y los que lo executalren^'^sm restas licenctáa 
serán depuestos de sus empleos. íteal .diciaraniaií de miiiciM dú* 
de el articulo i hast4 el j. ^ 

laedzT^ depqcisto de so 
soldado de; la misma 
ijf drfí,tuhjf ..' 

'' alóos mas ^ Ufi^dcre* 
e en función dd ser* 
ce mientras pueda, cQ 

^ _ ___.___, ^ __ ^ ^.,^ioR.^i/¿/. artículo 5^ 

»>E1 soldado que se case sin licencia quedarí preso dn*mes>, st le pdhcfrípdt 
M&ltimo toldado de la compañía, v estará ol>lígado á se^Vir poi:^\iéíi áñj^.hiaa 
Mde ios de su empeño, guardándole j>ara el goce ' de ¡¿válidos ^ > pi^cmloi por 
filas regiu explicadas 6a el artícuk)^ antecedente para los cabos." ld.nr$üúU tf» 



Digitized by VjOOQIC 



DEL B3L¿RCITa CAS 47 

- Z' lot'i^tfféátdá :fí éabosicle. tmBcfauí que se casaren ain JI* 

- cencía de- sns^ coroadéa ittrán áiónificador . 00a quince diaa de 
' prisión, depaestos xle^sa empleo, j eaipezaráa á sefvír su pla- 

xa por diez afiosf y ai fiíere taiñbor 6.{Hfano, écri castigado 
con igual arresto ) perderá el; ileiDpo servido, y empezaWL á 
- aeryir de nuevo por el tíi que se hubiere empeáado. Por lo que 
bace á< loa ^soldadas - milkianoaf mandó el Rey. por real orden 
deldf de Baeco dé- 11779 .(i).2io se ponga impediáieoto^ ni 
cástígo á jos. qii¿ seL oiwiprn con persona igual y^ .correspondien* 
te, y i los que lo executaren con desigualdad'^ se les imponga 

' la pena de :que sirvan^ tres años mas. 

^ En ei §» 40^ y siguientes del primer tomo queda expll* 

«-cadai'la ikaKÍai¿qne j^cesitan para -conuaer. aua mairimooios loa 
individuos de ios cuerpos militares .; de) CY^Dcito y armada, que 

* debe teiKrs0i«qai fomy presente^ para . ia))tT^ cuando, ae incurre 

* en las pena8iieatafalecídm..en esta tox. . - < 
Casamiento SIN la concurrencia ds los párrocos castrjehscs; 

. £1 oficial gue. cpnjiraic^re pi^atriippnio sin la concurrencia de sua 
párí(fcos'caj(i^ses:^^^ijinqü^^^^t^^^^ de S. M. ser4 

priyado <j4e s^ ei;npleoj^ j; lossá^ge^^^ 7 ^ro* 

bores i^oprirU^a/rPPr e^teji^^e^o en las mi^as p^^nas estal^le» 
ddas para fjosr.' ¡que, se casaft tía el correspondióme permiso, que 

Suedan dicbaa en Ja vdz antecedente con arreglo á la real or- 
en que ' en 31 de Od tufare de 1781 se comunicó al exérci&o 
de Espafia^ , y al de «Indias en. 1 1 de Noviembre del miamo^ 
' copfáái en e^ioiií¿;Íf*en -k^bóia dd* $.^314. ^' 
Casamien'to CBLiGÁtfd ' Pbá PALABi^A DB 'bí(fonsales. El o&óSal qui 
fuéíe pf^éclfeidó á 'císáfse psr sentencia dtl tribunal eclcsiásti* 
co castre'ose ^ ' Wfá depuesto para siempre de 'su empleo con arré^ 
glo á las reales órdenes de 04 de Seiíembre de 1774, y 1$ dé 
Agosto de 7$ y que.5}üedan copiadas en las notas de los' §§• 331, 
7' Ü^ -^ pi^c^y!^oqi<3yj,y^« fe ¿comunicaron la, primera al exérf> 

(t> ^fieniU^fdi Eneré' d^ j^ , i^fonknáo fm^ á hs uliaios miU^ 
tímués qui Sé casen Jusigumlminté. 
En vittt de la cobauita oite en 14 de Msyo 4el afio próiámo pasado ha b^ 
cho el Consejo de guerra relativa á la pena que V. S. ha solicitado se imponga i 
ios soldados miliciano», que intentan hacer forzoaoa su» casamiento», y sin em- 
barcó de lo qde én ella fx^^tié el Consejo , ha' fletocito el Re^ , que en loa ro^ 
gCmientot de aéKdflisídec la intpecciofl d? V. '& no té permitaa casamtcntoi 
desiguales siempre que den tiempo para impedirlos-i 4bipo|ifendo la pena ^ da 
qne.fírva tcjEn^ii^ot^nias^fi ^ijjii l^e hubiere ^ontr«Hl4f;^^o^^u,e nopoi^im« 

Ediinento, líí castigo áfjitie ^e.xasar^ con persona iguil y correspondiente. 
^que de ^^^n de ^ Mf comunícp A V* S. para, su ciim|i^limiento* Dios 
gl^l:^, flCc^j^'l^ar^o^j^.^e^Enc^o de i/zp-sE^go^dede Kt$ia.ssScfior ¡na» 
jaP*Qf íJcf .i¥Brr6*Tftí 1 t ! «\.. .;!..' j ^.. ... . ,1'. í?. , o>' : i _i "^^ . . • 

Digitized by VjOOQIC 



4S CAS / PENAS 

' chd de Espafia»::^ há dos; áltimts 'ni ée ittHM^ Teníase pre- 

«cate lo que se dice biss adelanté en el articolo 4 de está roí* 

' >^ a El sargento 6 cabo en el miamocaso aeran umUea prU 

' vados de los suyos, y servirán de soldados ocho años en ^a 

cooipafiia, cuyas penas se impusieron por real orden de 18 

de Marzo de 1777 (r), por la cual se variaron solo las que 

' pr^ctibiatr ^*c(n estos casos papa ^i^ntos 7 cabos la resolocioa 

i. de '"38. de Noviembre de 1 77S > qqíe fe halla en el $. 334 del 

• ptímer '^ino , f isé dexó "fn su fuerza lo demás que cootieAe 

pertenedetice al exército y armada. 

3 La referida real orden de 18 de Marzo de 1777 subsís- 
- te en su fuerza y vigor , como lo declaró S. M. por duda ocurrí* 
: da ea míganos^ ouerpos de iofanterU por reat «rcaotodoa de . 6 
' de Diciembre: de 1788 (a). ^ : 

4;' Ea la reat" bridada de carabineros estia rai^toa á las mis* 
mas penas los individuos que contraxereo suií matrtmomoSy obli* 
gados por palabra de esponsales. 

(i) Ofdtn de 18 di Marzo de yj , hnpontendo pena al sargento ^ y cat§ 

que' se case p&r sentencia del tribunal tas treme. 
Enterado el Rey de los fóluntariós empeños it algunos sargento^ j caboSf 
nn con'mugeres mal opinadas^ y de lar %ft¡fi¿iosas eonv«ñKÍá$ demandas con 
^ue hacen por justicik efectivos sus casaitiientdt , -sin <|CK'fta}^^baitado á conte- 
nerlos la privación absoluta de las ventaja^ de la carrera ^ sirviendo perpetoa* 
taiente en su clase, seguo la real orden de 26 de Noviembre de i/ZS^t ha re* 
^Ito el Rey á consulta de su, Cotejo dciJiierra» que eti;^delante lodo sargento 

6 cabo de las tropas de ntar^j; tierna ^^t y raiiiic¡asre¿lad^s#>^u« fuere demandado 
en juicio sobre esponsales » y ¡ saliese /convelido de la obligación de casarse , so 
te haga cumplir; pero en el mismo hecho de la senteocia que diere el res» 
pectivo juez eclesiástico « comunicada por copia auténtica aí coronel ó coman- 
dante de quien depende el reo^ quede depuesto de la gineta ó esquadra, y 
condenado á servir ocho años de soldado en su propia compañía» dexando 
en su fue^a todo lo demás que contiene la expresada real orden de 18 de Novtem* 
"bre/ y pertenece ai ezércrto j armada. * Dedasa 5. M; por loque mira I los 
cuerpos de milicias, que sin embargo de que en ellos se atribuyó el concep» 
lo de juez eascrense par^ procédei en. las ckusas de <st| malur^feza^ corres* 
pendientes i sus individuos; es su real ¿mmo oonoaean. los ordinarios dioce- 
eaiios', mientras tos regimientos permanezcan en sus provinciai , observindose 
cumplidamente el breve Apostoliek henignitatis. Y me manda S. M. comuni^ 
cario así á V. £. para su inteligencia, y observancia en los cuerpos déla 
inspección de sn cargo. Dios-guarde» &c. El Pardo 18 de Mareo de 1777. -9 
£1 conde de Riela. ssCítcular á los capicanei generales » insftetores del exírciu^ 

7 gc&s.de los cuerpo^ ^ pasé real. n:,) v 

(a) ' Urden de' l^ie'Úíriernbre de 89, iéclatanio qúélA ahtéMenteá^ ,x9 

dé Marzo de ^7 ''' ' fn su fuerza. 

Enterado el Re/ por representación que ha hecho el inspector general de 

¡nfanterfa don Féliit 0-Míey11e' de haberse dudado ^n. algunos de los cuerpos 

de la inspección de s« cargo, si debia quedar en su fiíerza la real (MtíBí de i8 da 

Digitized by VjOOQIC 



^ / ; f ' Ting^ ^im9ei]|t qw\ Ig^, que .faier^a Jaffoducir .en lo$ 

.tribunales c4«treoses ^tas cléD^a¿)da$ ' de espoosales/ haa de ha^ 

Cer constar la licencia correspqpdíeme,^' y el coasen ti miento pa» 

teraO) ó la resolución del tribunal competente ' de ser irracio- 

I Jlai el:d)sQa|p, coo^o ;^8!ii pre^^mdo,po^^asij;ealfs órdenes de ,|( 

• 4c Julio» jr> a <)ctubc« de. 178,7, copiacjaj é;p el tgmo prime*, 
ro á cootiauacion del $. 339, .rqu« .^^.iwailairpa o^servac; ,por 
áltima resolución de aa díe Febrero éc^ 9a , que se comunicó 
al patriarca en 12 de Marzo del mismo, por las cuales se pro* 
bibe i dichos tribunales castrenses admitir tales demandas sin 
estos requisitos,, arreglándose los militares- á* la real oédulá 
de 18 de Setiembre de 88, qut rásLS ádelantíe; se copia en la 
voz casamiento sin el asenso faterno. . , . ^ 

6 Los sargentos y cabos de tnilicias qué se casaren por sen* 
tenda del tribunal eclesiástico, incurren en la misma pena de ser-' 
▼ir ocho años de soldado en sus compañías, que previene la re* 

• lerida orden de 1$ de Mar^o de jLf'jj* 

7 Véase <e^, el toma, 1. en el J juzgado eclesiástico castrense 
ti modo, de proceder en .enas c^uias por, a^b^s juriscficciones. 

Casamientos^ sin ^v asemsóibaterhpí. Porcia, reaí pragmática de 
23 de Marzo de 1776 (i) comunicada al exérdto de España 

Marzo de 17// 9 que prescribe las penas que han de imponerse á todo sargen«* 
Co 6 cabo de las tropas de maf y tierra ^ y milíctaS' regladas , que fuere de« 
anandado en juicio de esponsales ^ y Salitre convencido' db la obligación de ca^ 
ntic, fundando este rcfparo^en qutf ^h^^M^dose* circulado tnierasnenteen a6 de 
Febrero del presente año las reales órdenes expedidas en a8 Setiembre de 1774, 
que tratan de Tas reglas' que deben seguirse en las demandas de esponsales con** 
tra militares y penas señaladas á los que i^esulten convencidos , no se insertó 
^ualmente en dicha circular la expresada de 1 8 de Marzo de 1777; se ha servido 
SrM. declarar , que esta debe subsíistir en su fiíerza'y vigor^; pues no es f ni ha sido 
aa real ánimo derogarla , y manda , queden todu sus partes tenga puntual obse» 
▼ancla. Lo que de su real órdeh aviso á V. E. para su cvmpUmtento en la parte 
míe le toca. Dios guarde Scc Palacio^ dcí Piciembre de irSS. Gerónimo Caba^ 
Ue(0.= Circular i los capitanes generales é inspectores del exército. 

( f ) Pragmática Je üjJe Marzo de ^6 sobre casamientos. 
Don Cirios , pot la gracia doDios^ {(.ey deCastíUa , &c. Al serenísimo prft^ 
dpe don Cirios, mi'müycarcyy amado hijo: á ios infantes, prelados , duques, te. 
'Sabed , que siendo propio de rai teal autoridad contener con saludables provi» 
dencias los desórdenes que se introducen con el transcurso del tiempo , estable 
cfendo para re&enarlos las penas, que acomodadas á las circunstancias de los c^ 
•os 9 y calidades de las personas , pongan en su vigorosa observancia el tín que tu* 
Tieron las leyes; y habiendo llegado i ser tan íreqííente el abuso de contraer 
^Inatrtmonios desiguales' los h¡^ de &aiilía , sin esperar el* consejo y coinenti» 
IBÍeato paterno , o de aqnellos deudos , ó personas que se hallen en lugar de p^ 
dres, de que cott otros gravilimoi daños y oftnsas T Dios feniltaa la lurbacK» 

• Tmlh . - .G . . ^ 

Digitized by VJ o OQ le 



ítí CAÁ --^'mfjA'"^ 

tíeoe bandado el Rey, '^ue Vóátn'lot' ütetibrcs dt^ «$ -afioe'^ae 
•e casasea ^n pedir y^obtedÉr el. conseothnieato de «a pitd^ 

étl btieú orden id estado ,7 tetttitnndtf iiKo^éRit í fptiifiióo$^ át^léí^ekMm 
contri la inteñcibh /^ppfiííáóso. espíritu dé It IcÍHk|i^tie síutKjfic fKÍ't4\úi»[^ ni 
dirime senie)ailtei maltláiónió^ , rietopre Í0% Sk detcstiidó« j prohibido oanao 
OpoeMof «1 honor» reipcio, y ébddienoia qae dcbealot hilos pre«Car¿'4iiftpa* 
dreí en materia de tanta gravedad é importancia. 

Y no habiéndose podido evitar Jiasta ahora este frequentc desorden p«r no 
liallarse específicamente dccbirlud^ {as penas <c¡ viles en aue incurran ^loiconjra* 
yentlO|es«.^p^l^a^Q^aa^n^'f^a ^atería con la refléiionty mailure^j^quft 
eiáge su importancia en una junta de ministros , coo parficulár encargó dé qua 
dexando ilesa la autoridad eclesiástica» 7 disposiciones canónicas en cuanto k(sm^ 
cramento del matrimonio para su valor ,. subsistencia-, V efectos espirítualbly me 
propusiese el remedió mas conveniente , justo 7 conK)rme i mi autoridad feal 
eñ orden al contrató dvit , 7 efectos temporales que evite las desgraciadas ¿oa* 
seqüencias que resultan de pstos $busot» 7 de la inobservancia' de las kyesesu» 
blecldas ^ará contenerlos; 7 eo sa cuitipHttiiehto tíit hiÉSO preseaenteía sfrie á$ 
ias le7es, que en todos tiempos promulgaron Ids Re^es mis ^rtdsoa'p^c^e« 
ftttores sobre este iWpoírUnte objeto | y medios pfácticDS 4e rsataUecefUs/¿á 
tfebido , 7 conveniente uá& r. {' I - \ - ■ - . .. 

Todo lo remití al Consejo pleno en 11 de Febrero prótimo, para que eiir 
mnado eñ él con la ateiicicto qué corresponde' 4< su gravedad, honor 7 t^qn^ 
lidad de las Emilias, me consultase loquease le ofreciese. £n su; ipteÜgencia^ 
y con vista de lo <jue. dijeron mis fisciJ^r t|ie expuso su parecer i, 7 la p^i^ 
mitica que podria espedir en esta ra^ai^ consulta de 19 del mismo. jnei 
de Febrero. ^ 

Y conformindome con él ^ he tenido por bien expedir está mi carta J 
pragmática sanción en fiíerza de le7 1 que quiero tenga el misino que sí fucif 
promulgada en cortes* 

L Por la cual, 7 para la arralada observancia de las leyes del re7i|o 
•hasta bs del fuero jnago, qt» habla^^ep pMPto i inatrjmonioÍ!& qc.Ios, Kijos » 1^ 
-bijas de fiímilias ; mando ^ que en adrl?^te * conforme i lo prevenido íeií et)a:^ 
4os ules hijos, ó hijas *de fitmilias tnenon^de 'as años, deban fiara celebraf 
el contrato de esponsales pedir 7 obtener e^ consejo 7 consentimiento de süpflí» 
dre , 7 en sn defecto de la madre , 7 falta de^ambos de los abuelos por ambas 
líneas respectivamente , 7 to ténténdotps' de Jar dos, de losparieptes mas cer* 
-canos , que se hallen en ma7or edad » f ;io s^anii^resados^,j 7 aspininterpl tal 
matrimonio; 7 no habiéndoloa capaces ^dd díirie» de los tu^fres ó ciita^res, j^iey 
entendido oue prestsndo ios ex^esados parMntfs ',. tutores d onradores su opnseo» 
•tímiento, deberán executarlo con aprobación ds| juez real, i- interyjhiepao ^ 
autoridad , sino fuese interesado • f siéndolo , se devolverá esta autoridad ai coí^ 
tegtdor 6 alcalde ma7or realengo mas cercano* f 

11. <}ue esta obligación comprebenda desde las mas altas clas^ del úíi^ 
éo , sin excepción ninguna , hasta las mas comunes del pueblo ; por^ge jen tá^ 
-das ellas , sin diferencia, tiene lugar la indispensable 7 .natural obligaron 1^ 
mpeto i los padfes t j mzfcim que estén en su lugar, por derecho, batu^tjr 
divino, 7 por la gc«TC<uul déla eiecciiMí de estado con'persaaa cÓAvaiHepte^ oi- 

Digitized by VjOOQIC 



DEL^^Vl^Ta CAS.. $1 

jr ivfy¿jd(>$.4i?,. ^03 Jof.^ ^ectoscí viles ,' y dcshcrcdií^ 

fp drpctsnúwieato no puedc.^artei^of bijp» de jEftnilU/ menoret, fin. que ¡o- 
tjjf KCqga. U deliberación jcoiucrijLimícQto paterno pan rcflcitíonar la« conie- 
gíícncias , Y atajar cpüa IjIc^dj^ ^^ resulta* lurbatfvas jr'jteríudicfalw dt públko,' 
y ias faxniluv . .' " .,^ ., " ' ' '^ ' ' ' 

^IIL ,4i)|^fcá^cUbrarK^ matrímoríio fin «I referido c6nscütím!eito 6 * 
QP^^jo ( £Qt cate, mero bépho | así los (¡iic Je contraxcren . comb los hijos j des- 
cendientes que provinieren de tal matrimonio , queden ínnábiles' y privados de 
(odos io$ efectos civiles , como son el derecho á pedir el dote 6 legítima > J dd 
^cder cbmo herederos forzosos y necesarios en los bienes libres que pudieren 




(estamento 4^ sus padres ú ascendientes j^ quedando estos en el libre arbitrio, 
7 fecultades de disponer áe dichos 1>íenes á su roluntad, j sin mas obliga^ 
cion que la de los precisos^ correspondientes alimentos. 
' IV. Asimismo declaro, cjuc en pqantoi'Jós vínculos , patronatos , y demtl 
derechos perpetuos de la famijia qué . poseyeren los contraventores » 6 que tu- 
?icren derecho desu^ceder , queden privados de su goce y süccesion respecti* 
va y y así ellos f como sus descendientes sean » y se entiendan postergados en el 
orden de los llamamientos , de modo que pasando al siguiente grado en quien 
so se verifique igual contraf encion no puedan succeder hasta la extinción de 
las líneas de los descendientes del fundador , ó personas , en cuya cabeza se iiis* 
iituyen los vínculos ó mayorazgos. 

V. Si el que contraviniere fuere el último descendiente « pasari la succesioQ 
4 los transversales , según el orden de los llamamientos , sm que puedan succe« 
der los contraventores 9 y sus descendientes de aquel matrimonio, sino en el ÚU 
timo lugar, y cuando se hallen extinguidas las líneas de los transversales; bien 
^entendido , que por esta mi declaración no se priva á los contraventores de lot 
tlimentos correspondientes* 

. VL Los mayores de 15 años cumplen con pedir et consejo paterno ^ara 
colocarse en ^stjido de matrimonio ^ que en aquella edad ya no admite dilacioni 
xpmp ^lá prevenido ep otras leyes;, pero si contraviniere, dexando de pedir 
Cf te coBscjo paterno , incurrirán en las mismas penas que quedan establecidas 
jpí en cuanto los bienes libres , como vinculados. 

VIL Siendo mi intención y voluntad en la disposición de esta pragmáti- 
ca el conservar i ios padres de familias la debida y arreglada autoridad , que por 
¿lodos -dcrecl^qs lob corresponde en lajntervencion y consentimiento de los ma* 
4fimoüW idp%u^ hílófi^y. deb'endo dirigirse y ordenarse la dicha autoridad á 
.procurar el may^^r , bien y utilidad délos mispios hijos, de sus familias, y de) 
.«ttado;es justo precavc^r al mismo tiempo el abuso y exceso en que puedeá 
.incurrir los padres y parientes en el agravio y perjuicio del arbitrio y libertad 
^(le tjeoen los hijos para la elección del estado , á que su vocación los llama; y 
,cn caiQ do, ser el matrimonio , para que no se les obligue , ni precise í casarse 
MúMVVWIÍ íiiiVS^'w^as^^'Xn voluntad, 'pues ha manifestado la experiencia^ 

"' -"0 2"^ .-.-... 

Digitized by VjOOQIC 



' dos , aV>' ¥^^.#^^ ,^ CM0 '<!¿ tí$ ^^wSÑi\i^^é inJl. 

de 3$ aQ05 i^e no '|^iáai¿ ¿1 'tohsejü^ páttráb'^^ára cd^^^ 

^ muchas veces los padres 7 parientes por fines particulares , 6 intereses pr{«^ 
t^kIqs intentap impedir ;^ que los hijos se casen /v destinan á otro estado contal 
su voluntad y vocación »' o sé resisten á co6iétl|:it eÉ^et 'matrimonio justo ]r'ho« 

ueriéndolos casar yioleotameétjí^ . con pet^' 
lefiYó 'r^uhftnénte tn^rslf m conven ¡en* 
, pa^a que ñié instituido' d santo sai^a*' 

gravísimos perjuicios temporales j espirí- 
y cristiana de impedirse los matrimonior 
in la debida Kbertad , 7 recíproco aftcto 
, <;(ue ios padrea /abuelos , deudos , tuto« 
deban precisamente prestar su consentí-^ 
si cauia para negarlo , como io serta , si 
:e al ^onor de las familias , 6 perjudíca- 
se al estado. 

< IX* Y asC contra el irracional disenso de los padres» abuelos, parientes,' 
tutores 7 curadores eii los casos 7 forma que queda espl ¡cada respeto á los 
menores de edad » 7 á los mayores de 15 años , debe haber 7 admitirse li«' 
bremente recurso sumario i la justicia real ordinaria > el cual se ha7a de de- 
terminar 7 resolver en el preciso término de ocho días , 7 por recurso en 
el Consejo t chancillería ó audiencia del respectivo territorio en el perento- 
rio de treinta dias. 7 de la declaración que se hiciese no ha7a revista , al- 
zada ) ú otro recurso , por deberse' finalizar con uñ solo auto , ora confirma 
¿revoque la providencia del inferior , á fiií de que no se dilate la celebra^ 
clon de los níatrlmonios racionales 7 justos, 

X. Que solo se pueda dar certiticacion del auto favorable 6 adverso , pero 
no de Us objecciones 7 excepciones que propusieren las partes , para evitar 
difamaciones de personas 6 familias, 7 sea puramente extra j ud icial , é infbr* 
mativo semejante proceso , 7 aunque se oiga en él á las partes por escrito 

6 verbalmen^e , sea. siemprfe á puerta cerrada. Y declaro incursos en perpetua 
privación de oficio á los jueces 7 escribanos que diesen 6 mandasen dar co* 
pía simple 6 certificada de los procesos que se formaren sobre suplir el irra* 
cional disenso de los padres , deudos ó tutores , pues los tales procesos en cual* 
quiera juzgado que se terminaren han de quedar custodiados en el archivo se« 
creto 7 separado , de modo que por ninguna persona puedan registrarse , ni 
reconocerse, ni darse tampoco segunda carlificacion del auto, sin expresa 6r<^ 
den , ni mandato del mismo Consejo. 

XI. Mando asimismo se conserve en los infantes 7 grandea la costumbre 

7 obligación de darme cuenta, f á los re7es mis sucoesores de loa contra» 
tos matrimoniales que fntenten ¿elebrar ellos ó sus hijos , é inmediatos succe* 
sores para obtener mi real aprobación; 7 si (lo que no es creíble ) omitiese 
alguno el cumplimiento de esta necesaria obligación casándose sin real peraih» 
so , así los contraventores , como su descendencia , por este mero hecho , quo« 
den inhábiles á gozar ios títulos, honores 7 bienes dinunados de la corona» 
Y la cámara no les despache á los grandes la cédula de sucecsioOi siü qu^ 

Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉKJCtTD. CAS $y^ 

* íiMtimotAoé f con otras psrricuUridadti que eofltieiie «obre^cil 
'- ttddo de decirse en justicia el disenso tle los padres | . y óm^ 
't pumos que deben tenerse muy preieáies por todos los qiiei*4|« 

tlgm constar al tiempo de pedirla , eo .caso de estar casados los nueros pp* 
seedóres , haber celebrado sus matrimonios , precedido el consentimiento patér* 
op» y el regio succesivamente^ , . 

Xn. Pero como puede acaecer algún raro caso de tan graves circunstan* 
das 9 que no permitan que dexe de contraerse el matrimonio aunque s¿« toh^ 
persona desigual , cuando esto suceda en los que están obligados á {)edír nnV 
real permiso , ha de quedar reservado á mi real persona ^ y á los reyes mis 
succesores el poderlo conceder ; pero también en este caso quedará subsisten* 
^ , é invariable lo dispuesto en esta pragmática en cuanto a los efectos ci* 
viles '; y en su virtud la muger 6 el marido que causa la notable desigualdad 

Íiedara privado de los títulos» honores y prerogativas que le conceden las 
yes de estos revnos , ni succederán los descendientes de este matrimonio eo 
bs tales dignidades , honores , vínculos o bienes dimanados de la corona , los 
que deberán recaer^ en las personas i quienes én su defecto corresponda la 
soccesion: ni podrán tampoco estos descendientes de dichos matrimonios desigiia*' 
les usar de los apellidos y armas de la casa , de cuya succesion quedan pri« 
▼ados ; pero tomarán precisamente el apellido y las armas del padre 6 ma«' 
dre que haya causado la notable desigualdad , concediéndoles que puedan suc-*' 
oeder en los bienes libres y alimentos que deban corresponderles | lo que se 
prevendrá con claridad en el permiso y partida de casamiento. 

XIIL Conviniendo también conservar en su explendor las familias llama- 
das í la succesion de las grandezas > aunque sean en grados di&tantes» y las 
de los títulos ^ declaro igualmente I que ademas del consentimiento paterno» 
deban pedir el real permiso en la cámara al modo que piden las cartas de 
succesion en los títulos , procediíndose informativamente , y con la preferen* 
^aj|ue piden tales recursos. 

'3ÜV. Por lo tocante i los de los consejos y ministros togados de todos 
los tribunales del reyno que ,se casaren estando ^a provistos en las plazas, 
conviniendo mucho conservar el decoro desús familias » quiero que ademas de 
lo prevenido , se observe la costumbre » y lo que está dispuesto de peditr la li* 
cencía al presidente ó gobernador de mi Consejo. 

XV. £n cuanto á los militares están espedidas mis reales órdenes én ra¿ 
Eon de la licencia y circunstancias que deben preceder para su casamiento » y 
mando se observen ; pero con la prevención de que si no pidiesen el consen- 
cimiento y consejo de sus padres y mayores erí sus respectivos casos , como 
9ieda dispuesto eo esta pragmática , incurran en las mismas penas que los de» 
o^as en cuanto i los bienes libres y vinculados. 

XVL No bastando las penas civiles aue van establecidas á contener las 
O&nsas i Dios , el desorden y pasiones violentas de los jóvenes , sino cons* 
piran al mismo fin los ordmarios eclesiásticos de estos mis rey nos , como lo 
espero de su celo en observancia de los cánones , y siguiendo el espíritu de 
la Iglesia, que siempre detestó y prohibió los matrimonios celebrados sin no> 
ficta 9 ó con positiva y justa repugnancia , 6 racional disenso de los padres; 
lie tenido y tengo por bien encargar á los ordinarios eclesiásticos » que para 
fritar las re&ridas contravenciones y penu'en que incurrirán los hijos de ül^ 

Digitized by VjOOQIC 



$♦,. CAS , .nnjU* I \ * 

'|M(r«oaas» por jprMriieguidM que Mfia-^ bfts^a Í4s oMi^.cw^JP^ 
inclusos los militares , como & M. exprcsameate lo prcricae eo 
'dnrücuto i; de dicha pragiBátíct. -' 

imlias» ▼ no darles causa » ni motivo para que fítten i la obediencia del>tda' 
íj<^ padres 9 nt padezca» las tristes coosequenclas que resultan de tales ma^ 
t^Imonios, pongan » en cumpUmiento (le la encíclica de Benedicto XI V^.' ¡ el ma'** 
Ypt cuidado f vigilancia en la admisión de esponsales j demlindat , i que no 
preceda este consentimiento » ó de los que deban darles gradualmente , aunquo 
Vjsngan firmados ó escritos los tales contratos de esponjéales de los que inten« 
tan solemnizarles » sin el referido asenso de los padres , 6 de los que estea; 
^ su lugar* ^ ^ ^ ^ ^ 

. XVII. Que para atajar estos matrimonios desiguales , y evitar tos per]ui«t 
oos del estado y familias , se observe inviolablemente pOt ios Ordinarios ecle^* 
S/isticos • sus provisores y vicarios lo dispuesto en el concilio de Trento en pun* 
tp á las proclamas , excusando su dispensación voluntaria, 

. XVUI. Para la observancia de todo lo referido , y en uso de la proíecH 
09n (jue la potestad real debe dispensar al mas exacto cumplimiento de h% 
joeglas canónicas , al respeto de los hijos de familias , á sus padres y ma« 
]^eS| r al conveniente orden, y tranquilidad de las fimilias , de que depéii« 
de la del estado, en gran parte; ruego y encargo á los M RR. arzobispos*' 
como metropolitanos» á los RR. obispos y demás prelados en 5 us diócesis y 
territorios , hagan que sus provisores , vicarios , promotores fiscales , visitado» 
res » curas , tenientes y notarios se instruyan de esta mi pragmática , y de lat 

f revenciones explicadas en ella, para que igualmente promuevan y concurran 
su debida observancia y cumplimiento. 

XIX. Que en razón de esta mi pragmática y previne fonei que hicieren loi 
prelados , en conseqüencia de ella » y de la céd^^a particular que se dirige 
con esta misma fixiuii puedan las partes interesadas usar de los recursof 
competentes. 

Y para que lo contenido en esta mi pragmática- sanción .tenga so plen<^ 
y debido cumplimiento , mando á los de mi Consejo , presidentes y oidoreí 
de mis audiencias y chancillerías , y i los demás |uece$ y justicias de estoi 
^is rfynos , á quienes lo contenido toque , 6 tocar pueda , vean lo que vi dis« 
puesto en ella, y arreglándose á su serie y tenor, den los autos y mandt^ 
mientos que fueren necesarios , sin permitir se contravenga en manera alguna, sin 
embargo de cualesquiera leyes , ordenanzas , estilo 6 costumbre en contrario^ 
pues en cuanto esto lo derogo y doy por ninguno , y quiero se est¿ y pase 
mviolablemente por -lo que aquí va dispuesto , precediendo publicarse en Ma* 
drid » y en las demás cmdades , villas /y lugares de estos mis reynos en li 
forma acostumbrada: que así es mi voluntad; y que al traslado impreso di 
esta mi pragmática , firmada de don Antonio Martinez de Salazar ^ mi se» 
cretario, contador de resultas, y escribano de cámara mas antiguo y de go* 
bierno de mi consejo , se le dé la misma fe y crédito que á su originaL 
Dada en el Pardo á aj de Marzo de 1775.-- YO EL REY. rs Yo -don José 
Ignacio Ooycneche » secretario del Rej nuestro^ scáor , lo hice escribir ^off 
su mandado. . v - - . . . j 

Digitized by VjOOQIC 



BEL-EsÉRJCrra cas 51 

s Pot '<ÍAvAm, 4e primero de Ftbttn Ae tff qae se copia 

ei d $. $43 del primer tomo, 9t volvió á confirmar lo ante* 

nórmente prevenido sobre la obligación de los hijos de fami* 

lia de pedir i los padres el consentimiento para celebrar sus 

; matrimonios; y por otra cédala de iS de Setiembre de 1788 (x) 

(i) adula dt fS Je Sfikmhe di ifÍ8 diclarandp qué sch Us ktfo/ fUi* 
den fidir el consentimiento fmtemo fara sus mstrmonios. 
Don Carlos» por la gracia de Dios Ktj de Castilla, &c Sabed; qu^rpor 
dt£;rentes iostaoctas j expcdieptes promovidos en el mi Consejo se ba epte* 
lado este de la.&cilídad, coi) que sc/introduoen recursos ante las justicias reo* 
ler^ solicitando el asenso paterno personas qpe no son partes legítimas para 
ello y por deberle pedir únicamente los hjjos á sus respectivos padres , tuto» 
res ó curadores I y también de los que se instauran ante los jueces eclesiisti* 
oos , poniendo Impedimento y demás de esponsales sin la previa presentación 
del asenso paterno^ contra lo prevenido en la real pragmática de 33 de Mar» 
'ao de 17/6, y* ulterior es disposiciones que no les permRen tomar conocimien- 
fo^. fin bscer constar del referido asenso paterno, ó declaración dd^ \t }us* 
tida real , del racional 6 irracional disenso de los padres , y demás que de* 
{>en darlo; y aunque se ban t^madoi^osí por las justicias r^les y tribunales 
superiores del reyno, como por los jueces eclesiásticos» las providencias con- 
SFenietKes en los casos ' particulares , conforme á mis dichas reales dísposicjo* 
•ef , y á Ja mente deducida de ellas: considerando el mi Consejo ser ncce* 
istia una literal y formal declaración ^ para evitar se exciten y promuevan 
^udas y disputas embarazando con cavilaciones los tribunales,, y motivando 
¿acursos contrarios al espíritu de la misma real pragmática j cédulas de 17 
4e Junio de 1784, y primero de Febrero de 1785 ,(^) cox^ grave perjn> 
440 y muchos gastos de los interesados ^ trató y examinó el asunto con la de* 
•bTda reflexión que exigía su imporUncIa , y me hizo presente lo que estimó 
conveniente en consulta de -3 . de . Julio de este año; y por mi real resolución 
á ella f conformándome con su parecer , he venido en declarar y mandar por 
punto general : Que solo los hijos de familia son los qué pueden pedir el con* 
«OQlimientO á sus ^dreSf 'abuelos, tatorer ó. personas de Quienes dependan 
para contraer matrimoiúo; y asímisn^p^ que no se deben admitir e^ 'los^tri* 
4tQlalea eclesiásticos demandasr de esponsales celebrados sin el consentinúento 
paterno » contra lo mandado por mi real pragmática de 13 de Marzo de 1776^ 
jr cédulas de 17 de Junio de 17841 y de primero de Febrero^ de 1785 , no 
debiéndose admitir tampoco por via de impedimento 9 careciendo de la priif- 
•aipal circunstancia , sin la que no pueden. habilitarse para parecer en juicio p<^r 
Amgueo de los dos conceptos , pue^ en ambos, casos se ha de hácer^ const^ 
•iempre pfeviamen(s » y. ^ debida forma de los ^expresados consentimientos 
é pac su'neíacion del suplemento de la justicia á quien corresponda 9 declaran- 
do por irracional el disenso. Publicada esta real resolución en el mi Consejo 
en zi de este mes 9 acordó su cumplimiento , y para ello expedir esta mi 
cédula : por la cual os mando á todos 9 y. cada uno de . vos en vuestros dís* 
rtritos/ lugases y jurlsdlcctoiies veáis mi real resojucion . que queda citada 9 y 
k g^rdais t cumpláis » y executei^ f y hadáis guardar 9 cumpHr ,y ezecutar, 

C^) Sihi eíiubíifkaUafwrtwtM eU f g^t dtl frkmr imm, 

Digitized by VjOOQIC 



Stf CAS -PENAS- ' 

. ae siryié & ^ décluar^y. rnaadar y. ^codh) ti abaso út coOcf* 
.. tár el a^eoso paterno personas qne oo son partes legitimas para 
...dloy que solo los hijos de familia son los qae pueden pedirlo 
vt<i sus padres I abuelos, &c. para contraer matrimonio, y que no 
r se .admitan: en los. tribuales eclesiásticos demandas de .esponja* 
les celebrados sin este requisito contra lo prevenido en la real 
«-.pragmática antecedente de 23 de Man^o de ij^6* 

3 Esta cédula de 18 de Setiembre de J78H se mandó pri* 
'' tuero por orden de 31 de Enero de 89 no se entendiera coa 
** los militares ) pero después viendo el Rey el abuso perjudicial 
*^''de los muchos casamientos que se efectuaban en su exérciro, se 
*' áirvió declarar por la real orden de al de Febrero de 1793, 
y que se comunicó al patriarca en 13 de Marzo del mismo, y á In-. 
. días en 7 de Febrero de 96 ^ según sé dice en el tomo prime<« 
. ro á continuación del $. 339, se observara lo dispuesto en di* 
. cha real cédula para con todos los militares, Quedando dero¿a^ 

* :ila>: yíisin uso la de 31 de Enero de 89 refericia. ', 

* '/ *4 Posteriormente se publicó Ja pragmática de a8 de Abril 

* 4Íe 1803 (1) que es la ley i8, tU&ilo a, libro io de la novisima r^ 

trregUndoos í su tenor y fórma» sin contravenirla, nt permitir se contraveii" 
¿X en manera alguna. Y encardo í los M. RR. arcobíipos, RR. obispos, f 
demás pfdado^ que tengan territorios con jurisdicción vete nuiiius, dispongan 
en la; palote ' qoe les toca el cumplimiento de dicha mí real resolución , por 
aer así mi volumad; 7 que al traslado Impreso de esta mi cédula . fírmadé 
Icfe don Pedro Escolatio de Arrieta, mi secretario, escribano de cámara, maf 
antiguo y f de gobierno del mi Consejo, se le dé la misma & y crédito que 
á su original. Dada en sin Ildefonso á 18 de Setiembre de i788.=5YO£L^EY«s9 
Yo don Manuel Aizpun y Redin | secretario del Rey nuestro señor | lo hice t§^ 
cribír por su mandado* ¿ 

" ' ' ' • T 

(1) Pragmática df 3f dr Ahíl de xSog t^hrt tasamknfoi stñ etoimsw 
paterno, ley 18 ^ titulo s , libro 10 di la novísima tecofilaci^^^ \ 

Con presencia de las consultas que me han hecho mis Consejos de Cat^ 
tnia é indias sobre la pragmática de matrimonios de 23 de Marzo de x7/<^ 
órdenes y resoluciones posteriores, r Tartos informes que he teñido k bieH 
tomar , mando , que ni jos hijos de lamilla menores de a 5 años , ni las hijas 
%eñores de 23 a cpaiquiera clase del estado que perteneroin, puedan contraer 
'inatrimonio sin licencia de su padre, qtricn en caso do resistir el que sm 
hijos 6 hijas intentaren , no estará obligado á dar la razón , ni explicar la cau^ 
sa de su ' resistencia 6 disenso. Los h;fos que haraa cumplido %\ años,- y \m 
hijas que hayan cumplfdo a 9 podrán casarse a su arbitrio sin necisidad da 
pedir, ni obtener consejo, ni consentimiento de su padre: en defecto de esas 
tendrá la misma autoridad la madre 1 pero en este caso los hijos > v las hija» 
adquirirán la libertad de tasarse á sn ai^itrio un afto antes , ^to ^ , los varoniA 
á los 24 , 7^ las hembras á los ai , todo» cumplidos t á falta d« padre y madN» 
tendrá la n>¡siDa ainoridad d abuelo patero^, 7 el materno 4 ialu 4a este» pero 



bigitized by CjOOQIC 



DEL EXlfeRCm). CA9 $7 

. oopiUdon^: por la cual se previoo, q^e los hijos <k famijla menores 
de la edad que se expresa nó puedan comraer matrimonio sin 
licencia cada uno, en su caso, de sus padres, abuelos ó tutores, sin 
. que estos /estén obligados á ¡4^r razón de su resistencia ni ex* 
. plicar la causa. Que las p^s9^s que necesiten licencia del Rey 
para sus matrimonios, y sus padres les negasen sus consentí* 
mientos, podrán recurrir vá S. M. para que por medio de infor- 
mes, que tuviere á bien tomar, se les conceda ó niegue, y que 

los menores adquirirán la libertad de casarse i su arbitrio dos años antes qtie loa 
que tengan padre , esto es, los varones i ios 23 , y las hembras á los ai, todos 
cumplidos: í falta de los padres, y abuelos paterno y materno, sucederán lo» 
tutores eo la autoridad de resistir los matrimonios de los menores ; y i falta 
do los tutores > el juez del domicilio, todos sin obligación de explicar la causa; 
Mro en este caso> adquirirán la libertad de casarse á su arbitrio los varones á 
los 12 afios , y las hembras á los 20 , todos cumplidos. Para los matrimomoi 
de las personas que deben pedirme Ucencia, ó solicitarla de la cámara, goberna* 
dor del Consejo > ó sus respectivos.gefes » es necesario que los menores, según 
las edades sefialadat» obtengan esta después docla de sus ipadres, abuelos ó tu* 
toresj soHcttindoia COR 4a expresión de lá tausa que^estós han tenido pan 
prestarla ; y la misma licencia deberán obtener los que sean mayores de dichas 
edades, haciendo expresión cuando la soliciten de las circunstancias de la perso- 
Da con quien intenten enlazarse^ Aunque los padres, madres, abuelos, y tutores- 
lio tengan que dar razoa á los menores de las edades señaladas de las causas que 
hayan tenido para negarse á consentir en los matrimonios que intentasen , si 
fiíeren de la clase que ddben solicitar mi real permiso, podrán los interesados re- 
currir á m{, así como á la cámara , gobernador del consejo, y gcfes respectivos^ 
los que tengan esta obligación para que por medio de los informes que tuvio* 
re yo i bien tomar , ó la cá nara , gobernador del Consejo, ó cefes creyesen con« 
▼ententes en sus casos, se conceda, ó niegue el permiso, o habilitación cor* 
respondiente , pai^ que estos matrimonios puedan tener , ó no^ efecto. En lat 
demás clases del estado, ha de haber el mismo recurso i los presidentes de chan* 
cillerías , y audiencias , y al regente de la de Asturias , los cuales procederán en 
loa miamos términos. Los vicarios eclesiásticos que autorizaren los matrimonios 
para el que no estuviesen habiliudos los contrayentes , según los requisitos qur 
▼an expresados , serán expatriados , y ocupadas todas sus temporalidades , y en 
la misnuí peos de expatriación , y en la de confiscación de bienes , incurrirán los 
CDotrayentes» En ningún tribunal eclesiástico ni secular de mis dominios, te admi* 
tiran demandas de esponsales , sino es que sean celebrados por personas hr» . 
bílitadas para contraer por sí mismas, según los expresados requisitos, y 
prometidos por escritura páblica; y en este caso se procederá en ellas, no' 
como asuntos criminales ó mixtos, sino como puramente civiles. Los infantes, 
▼ demás personas reales, en ningún tiempo tendrán, ni nodrán adquirir la l¡« 
bertad de casarse á su arbitrio, sin licencia mia, ó de los Reyes mis succe* 
«res , que se les concederá , ó neeará en los casos que ocuriran , c6n las !•- 
jes, y ccmdactones que convengan á las circunstancias. Todos los matrimonios 



qnei la pubikacion de esta mi real determinación , no estuvieren contraídos, 
ae arreglarán á día sils glosas, interpretaciones, ni comentarios,, y 'no á otra 

Digitized by VjOOQIC 



faf , m praflmétíea anterior 



{t CAS PENAS 

lo mismo ae prtcdqae cuando tengan qne pedir la Iteenda/á 
fat cámara, ó i $u$ respectivos gefes, y qae en las demás cia» 
9C$ del estado, lia de haber ei mismo recurso á los presiden* 

' tes de las chaucillerias , audiencias; y al jnegeote de la de As* 
tunas, los cuales procederán ea tos mismos términos sin qua 
los vicarios eclesiásticos puedan autorizar los matrimonios no 
teniendo los contrayentes los requisitos referidos, pena de ser 
eacpatriados, y ocupadas sus temporalidades. 

^ 5 La pragmática de 33 de Marzo de 1776 se comunicó tam* 
bied á los dominios de Indias por real cédula expedida por el 
Consejó supremo de ellas i 7 de Abril de 1778 ( i ) con al- 

(1) Cédula dil Consijo J^ Indias di 7 de Abril di JjjS^ iohn casamlintoi» 
El Rby : Por cuanto con el fio de evitar los contratos de esponsales 7 ma- 
ujmonlos que se ezecutaban por ios menores , é hijos de £un¡l¡as sin consejo de 
sus padres , abuelos, deudos, ó tutores , de que resultaban gjrav^ ofensas á Dios 
nuestro Scáor» dUcordíays en las familias , escándalos , y otros gravísimos incon- 
venientes eii lo moral r político, tuve por ooovenieate establecer en estos mis 
rfynos y dominios de España la pragmática-^^aocíon de aj d^ Marzo de 1776^ 
qvie es del tenor siguiente : 

A^uí sigui á la letra la nal pragmática di ^j di Marzú di 1/7^ # fif# 
aiüicidft for I0 qual a úmiti ifuiriarla¿ y continúa uta cédula. 

. Y teniendo presente , que los mismos 6 mayores perjudiciales eíectoi se cau* 
Sfn do este abuso en mis reypps jr dominios de las Indias por su extensión , di> 
vjersidad de clases y castas de sus habitantes , y por otras varias causas , que no 
concurren en España, lo que dio motivo á que los muy RR. PP. del Concilio IV. 
provincial mexicano trausen en él este importante asunto con la mayor cir* 
G^mspeccion y diUg«ocia , á que me representasen lo que juzgaron convenientt . 
sobre el estaUecinuento de reglas saludables y oportunas, aue con&roiindoae \ 
i los sagrados cánones y leyes de estos reynos , previniesen los |ravísímos pei^ 
juicios que se han experimentado en la absoluta, v desgraciada líberiad, cónqtaa* 
se contraen los eappnsales por los apasionados, é incautos jóvenes de uno y otao^ 
sexo , y á que adeudas de otras exhortaciones , y advertencias estableciesen ea 
c^nto á los matrimonios en el canon sexto título z , libro 4* Qui Uj obispit tm 
permitan que se contraigan matrimonios disiguáles contra la voluntad di los 
pudres^ ni los protejan y amparen dispensando las proclamas: que tampoco 
consientan a los párrocos ^ que sin dar les parte .saquen de las casas de cui 
padres á las hijas para depositarlas , y casarlas contra la voluniad di üHom^ 
sin dar primer^ noticia a los obispos ^ para que estos averigüen si es ó rm 
racional la resistencia í y que los provisores no admit^anjen sus tribunali* tns^ 
tunelas sobre los esponsales contraidos coH.f^toria desigualdad ^ sino que acoth- 
'(/'«# y aparten a. los hijos de familias de su cump^iento , cuando redunda. 

SU^ife ser edito de los p/i^re/. No debiendo permitir que mis anuuios jrafsajlos' 
e mis reynos y dominios de las Indi^. sufran por tiempo semetaniésí perjuicios^' 
af( como be qpfridoprecaverlo^^ cuan|o sea posible en eitos Uc España, deter^ 
' miné que se comunicase también I aquellos la expresada pragmátka^sancion; i 



Digitized by VjOOQIC 



DEL jBaEklBiClTO. CAS i% 

giintr adiciones* 7 adverteedM por lo- resp^ciivo i pedir elc^n- 
sentifpieoto paterno algunas clases de aquellos dominios ^ pre* 
iPiníendo lo executfa á la justicia, ó juex del territorio los. es- 
pañolea europeos, esublecldos allí con legitima Ucencia que tu* 

cayo fin ,j el de que m¿ espusiert si se le ofirocia signa reparo en cuslqoiera 
de sos articulot » la pasé á mt Consejo supr^nq de las ladiás^ ti que en consulta 
de 7 de Enero de este año me expuso con su parecer , las modificaciones i loí- 
pliadones ó rescricíooes con que podía publicarse en dichos mis rey nos y^ domi* 
aios de las Indias ^ para que sea roas adaptable á ellos » y sus habitantes con cmr* 
sideración á sus diversas circunstancias. 

Y habiéndome conformado con su dictamen , he tenido á bien mandar et« 
pedir esta cédula , por la cual mando , que dicha pragmática de 93 dé Marzo de 
i^/6^ publicada en esta mi corte en el dia s/ del mismo, y respectivamente en 
m demás capitales de estos mis reynos y dominios de España f se publique en la 
fetma acostumbrada « guarde y cumpla todo su contenido en lu de las Indias^co» 
IDO en estos se exeottta , con las modificaciones , ampliaciones , restricciones y ad« 
verteocias , que se contienen en los artículos siguientes: 

L Quemediairte las dificultades que pueden ocurrir para que algunos de loa- 
habitantes de aquellos dominios hayan de obtetaer el permiso de sus padres , abne* 
los, parientes y tutores ó curadores , y que pncdeeer causa, que dificulte cott« 
traer los esponsales j matrimonios , y de otros incoayenientes morales y poli* 
tíoes , no st entienda dicha pragmática con los nuilatos » negros , coyotes , é in* 
divídaos de castas, y razas semejantes , tenidos y reputados públicamente p0r 
tales f exceptuando á los que de ellos me sirvan de oficiales en las ^milicias , ó se 
distingan de los deroas por su reputacioni buenas operaciones y servicios; porque 
estos deberán asíroismo comprehenderse en ella; pero se aconsejará, y hará en* 
leader á aquellos U, obligación natural que tienen de honrar y venerar á. siis 
padres y mayores , pedir su consejo , y solicitar su consentimiento v Ucencia* 

IL Que todos ho% demás habitantes en las Indias estén obligados a la obser* 
Yaocit de lo prevem'do en ella ; pero en cuanto á los Indios tributarios , el 
oonaejo , permiso 6 ItceQcia que hayan de obtener, sea de sus padres, ni sonco« 
nocidos , y pronta y &cilmente puedan obtenerse de ellos , y en sa defecto 
de «US respectivos curas , ó doctrineros , sin que por ello hayan de percibir de* 
fechos, gratificación « ni recompensa alguna; pata cuyo fin los habilito , y pon« 
go en lugar de los padres ; bien entendido , que en este caso procederán en mi 
ftal nombre, y en virtud de la facultad que les concedo*, quedando yo per* 
añadido á que procurarán , como están obligados , advertir , y^ hacer entetidér 
i los Indios la obligación qud'tienen de buscar el consentimiento de sus padres 
y mayores para estos , y semejantes actos por el honor y respeto que deben 
Cribniarles , conforme á los preceptos de nuestra santa ley* 

nL Que los Indios caciques por su nobleza se consideren en la ¿lase délos 
españoles distinguidos para todo lo prevenido en I.1 real pragmática. 

IV. Que los esp^^oles , europeos , y los de otras naciones tran^untes , ai 
loshttbiere, y hubiesen pasado á Indias con legítimas licencias-; cuyos pa- 
dres , abuelos , parientes , tutores 6 curadores residen en estos y otros reynos j 
provincias muy distantes, por cuya causa no puedan fácilmente pedir , ni ob- 
tener el consejo ó consentimiento y Ucencia de ellos , respectivamente , pidan uno 
éocro según oom^onda í la justicia 6 piea del distrito en que se hallen, y bu- 

H 2 



Digitized by VjOOQIC 



ío CAS PENAS 

▼ievth sai padres en estos ú otros féynos * 6 provincias muy 
distantes: qur la pragifiática na se entienda con los mulatos, 
oegTOS, coyotes é individuos de casta» semejantes í que los In- 
dtof tributarios pidan la licencia para sus matrimonios á loa 

btükeseáalido la audiencia deélf tinque puedin Ilevane derecboSi n¡ gratifioacionei 
algunas por «emeja^tci prrmisos , baxo U p¿nt de pcrdimícoto de los empleos á 
tos ¡uoces coniraveotores. '^ i 

V* Que exccuteo lo mismo los demás ntturales de hs Indttt , ó que avsquf 
90 lo sean I tengan sus padres , abuelos , parientes , tutores ó curadores en ellasi 

fro i tanta distancia , 6 en tales parages , que sea dificil obtener su cottse)0 
licencia respectivamente , 6 con miij notable retardación. 
VL Que al fin referido en los dos anteriores artículos , doy la ocultad ( las 
andaencias , para que reglen los casos en que deBa obtenerse el consejo 6 liccncis 
de las justicias del distrito sin la necesidad de ocurrir á los padres , y demás qua 
.pT^viene la pragmática por razón de las causas expuestas en el antecedente,^ j 
^amblen para que^ nombren respectivamente en cada distrito de los de su jtt» 
risdiccion , las justicias 6 jueces que hayan de dar el consejo , 6 prestar el conp 
sentimiento y licencia; pues para este nn subrogo á los que señalen en lugar da 

• los padres, abuelos, parientes, tutores 6 curadores, y al de que se vdrifiqna 
siempre que realmente « 6 por equiralentes medios, debe preceder el consejo^ 
6 consentimiento de estos , con arreglo á la pragmática. 

VIL Que debiendo conocer en estos reynos las justicias ordinarias en pri» 
mera instancia , y el Conseja, ciíancillería ó audiencia del disuito en segunda» 
conforme al artículo IX. de la pragmática en los respectivos términos oue se# 
fiala, se entienda en los de las Indias , el juez que en el distrito haya señalado la 
lespectiva audiencia para la primera, y esta >para la segunda, con arreglo á 
lo prevenido en el artíciálo antecedente , sin que en estos juicios se lleven da» 
.recnos , gratificaciones , ni emolumentos algunos , sino el costo moderado , y 

• preciso del papel, y de lo escrito; pero como concurren en ellos diversas 
icircuo^uncias por razón de les distancias , y otros motivos , dexo también al 
.arbitrio de las audiencias el señalamiento de los términos para una y otra 

instancia con la debida proporción, á fin de que no dexen las partes de tener 

>el suficiente para usar de su derecho. 

VIII. Que á estos fines, ^ y el de que se establezcan lu demás reglas otw 

i parezca necesarias y conducentes, ademas délas que contiene la píagmati* 

.sa é incluye esta cédula proporcionadas á las calidades de los habitantes , sus 

icostumbres , distancias y demás circunstancias que concurren en las variu pro- 
vincias desdichos mis reynos de las Indias, mando á las audiencias que ca- 

.da una forme un reglamento ó instrucción de todo lo que parezca convenien- 
te establecer en su distrito , conformándose en todo fo que sea posible al es* 
píritu jr objeto de una y otra, el que remitan á mi Consejo de las Indias 
para mi real aprobación con la mayor brevedad. Y para evitar los inconve* 

;nreot<s que puedan resultar mientras tiene efecto la aprobación, harán que se 
publique al mismo tiempo y observe interinamente, y con calidad de por abo* 
xa', á cuyo fin les doy la facultad necesaria, con la confianza de que pro- 
cederán con la mayor prudencia y circunspección , teniendo muy presente la 

, gravedad de la materia y la confianza que hago de ellas« 
IX* Ultirnamente que para la observancia do todo lo cpoteaido em la prsg» 

Digitized by VjOOQIC 



DEL ÉXÉaá[Ta ^ÁB^ 6%\ 

' ftsptciipoí^ tVkfHf 6 doctriaéré« en ti xa^o de qué ño puedaa 
oboeneila pronta y facilotfeiiie dé -«U8\ páditls: y que los fxidiot 
cadqiKS por ^ üobiéBSk $i consideteá eo la^ cla^e dé los e5pa« ^ 

< fióles distingtt^ioá: pira* todiv lo ptíeveaklo eo la real pragihá- 
tica^ y por último, que para la observaocia de lo que en ^su 
cédula se previene, y con atención á las diversas calidadesi^ 

' < antes, distancia y demás ocurrencias 

( cada audiencia, Forme en su distrito ua4 - 

] n para la real aprobación de & M. pur 

0| y observándola interinamente, 
sobre esta cédula de 7 de Abril se sus* 
dtaroo por el gobernador de Tucatan, mandó S. M. por su real 

: ¿ffdca de id de Julio de 1785 (i) que eatos juicios de disen* 

miticá Insert* 1 y én ótia cédula > fio soloE ruego y encargo i los M. HR. ar- 
«tobiftpos y yRR. obispos'lá exectícioB <fe ll> que contiene >1 trtfculo i^S dé 
b primera: sifio también ^^ue mandeo i sus proviibres , f demás súbditoe 
aoyos dtfpendietftea de su jorisdiccton eclesiistica , que no den licehcia para 
qoe se casen ios kijos dt familas , y menores de edad , hasta que se lea 
naga constar la de w padres , abuelos , parientes , tutores 6 curadores 1 6 de 
ias justicias respectivamente eA los diversos casos y t)ciirren(iias que se et^ 
presan en la pragmática , y en esta cédula , 6 hasta que se haya concluido 
el juicio de resistencia á la contratación de esponsales. 

En conseqíienda de esta mi real determinación, manden í mis virrey^» 
pcesidentes , á las audiencias , á ios gobernadores » y á lo^ demás jueces y 
ministros míos de los expresados reynos de las Indias , á quienes correspon* 
da» y mego y encargo i los M. KR. arzobispos y RR. obispos dedloSf 
y á sus provisores y vicarios generales, la guarden, cumplan y rxettiten , y 
llagan guardar, cumplir y etecutar puntualmente en la parte queá^ada uno 
toca. Fecha en el Pardo á 7 de Abril de 1778. YO EL REY, Pór^ mamfar 
do del Rey nuestro tenor. Sm Don Antonio Ventura de Jaraneo, * 

(i) OrJen di 10 de Julio de 17 8 j en aclaración de la anterior cédula di 7 

de Abril de yB. 
Por el gobernador de Yucatán se consultaron en .17 de Agosto de 1781 
dos dudas á la real audiencia de México par^ su resolución sobre la pragmá* 
tica-sancion de 7 de Abril de 1778 , ^ue habla de los casamientos de los hijos de 
fiunilia, reducidas, la primera Í si el juicio sumario que previene Ja mis* 
ma praemálica contra el irracional disenso de los padres k los matrimonios 
de sus hijos , cuando estos son militares , debia seguirse ante el juez real ó 
el militar. La segunda, si por la distancia de aquellos reynos á estos po- 
dría suplirse i los militares el consejo paterno ñor el mismo juez que cono- 
ciese en la causa. La audiencia ^ examinados amóos puntos , con la seriedad 
jr circunspección que requerían , y oído pl fiscal , acordó en 5 de Noviembre 
de 178 1 lo que tuvo por mas conforme al espíritu déla real pragmática , J 
que se diese cuenta de ello» con testimonio á S. M. para que se dignase re* 
solver lo que íiiese mas de su real agrado. En su conseqíiencia, y dalo que 
los Consejos de guerra é Indias consultaron al Rey en 10 de Abril, y la 
de Mayo del présente afiO| después de un maduro exSnaen de lo preacripto 

Digitized by VJ O OQ le 



te GAS^ PINAS 

. «o fe ppogto ante b Jiitdcia ordjpHb »ua ^vtodo ¡m cwtfft* 
yeotes .seao cniliufes^ y se otorgue iaa apeUciooea. fMifft fai 
audicQcia del disuruoi y q^c Iq$ oficiales ea aquellos doaüoioe 
tengan que pedi^ el €oa$eatifniemo á sus pa4ffes aaoque cBtM 
ae bailea en Europa* 

eo las ordenanzas y posteriores reates resoluciones , i fin de c^ so logreo loe 

Jiadosos soberanos designios de fomentar Jos casamientos « sin que ic iUere 
e ningún modo lo dispuesto por la rpal pragmfática de 15 de Abril de 1776 ^ 
f tp prevenido para su observancia en la América ; ha venido S. M. en de* 
clarar , en cuanto al primer punto 6 duda , que el juicio 6 primera instancia 
de disdoso pertenece á la jnrisdiccion ordinaria | y las apelaciones i la aüdien* 
cia del distrito , aun cuando no solo el hijo sea militar , sino también aunque 
1^ sea el padre que disieate. Pero por lo que toca al segundo ponto « tobse 
suplir el consentimiento de los padres y demás cuando se hallen distantes , se» 
S¡^ le prevenido en los artículos $ » 4$ y 7ide las adiccíones i la piígasá* 
tica 'estpedidajparalsis Indias» ha dsckrado i|iialáiente S. M. que esto coa» 
Responde al gcfe militar inMdiato del <|ue solicita suplemcnlo , oomo cosa eco^ 
nómica 9 y en que no se procede judicialmente 9 quedando siempre reservado 
al juez real la facultad de suplir aquel consentimiento en caso de que el r» 
ferido gefe se abstenga de ello ; y también salvos sus cecufsos al hijo , cuan- 
do se le niegue injustamente. Y para que en ^n ^ve asunto se evite todo 
<fuda I se ha servidlo nundar se observen las regias siguientes; - 

L Que todos los militares que tuvieren sas padres mayores eo aquellos do» 
Qunios> deben estar sujetos sobre la concesión 6 disenso paterno a las reglae 
prevenidas en la pragmática 9 como lo están y executan los militares en e^ 
tos reynos*, pero pidiendo los oficiales el real permiso, según se halla man^ 
dado 9 y obteniendo los sargentos , cabos y soulados el de sus gefes pieveni* 
do en la ordenanza. 

IL Que todos los oficiales qoe queriendo casar en la América tengan sno 
padres ó^pariéntes mayores en Europa p deban solicitar el consentimiento ó con- 
sejo de estos : en lo cual no se sigue dilación alguna respecto i que no. pue* 
den obtener en aquellos dominios la licencia para casarse , y deben enviar todba 
los papeles y documentos al Consejo de guerra por la vía de Indiu paca 
obtenerla. 

m. Que respecto í ^ suele haber en América muchos soldados 9 cabos» 
sargentos 9 así espaftoles , como estrangeros « que despan casarse r establecerse 
^en aquellos dominios 9 lo cual es sumamente cobveniente para el bien del es* 
tado; y como los de estas clases no tienisn necesidad de recurir i S. M» 
pof la licencia 9 es la real voluntad, que para quitar las dificultades que pu- 
diera haber de que estos hombres obtengan el consentimiento ó consejo pa» 
terno,así por las grandes distancias , como por los crecidos gastos 9 y por* 
*que tnuchos de ellos, ienoran la residencia o paradero d^ sus padres 9 se e^ 
tablezca y guarde en Indias para suplir dicho consentimiento 6 consejo la misma 
regla que^ se ha seguido hasta ahora en España con varios individuos flamen^ 
"tos 6 suizos de estas clases ; esto es 9 que se tomen algunaís declaraciones iu^ 
mariamentente de los individuos que conozcan al sotdado 9 cabo ó sargento so- 
bre las dificultades que se ofrezcan para obtener el consentimiento 6 conse|0 
paterno , que en virtud de esta tnfi>rmac¡on , qoe ha de ser müitarmetile 1 y 

'oigitized by VjOOQIC 



insL^íBfxékóiTO. eÁaf éi 

' " 7 En cQÉip^ieiito dis ésto la real audiencia de Chile fdr- 
ai6 y publicó la suya ^en 1-5 de Marzo de ,1779/ y remitió al 
Consejo de lodks en 4 de Mayi^ del misoib j y este supreáio 
* tribunal consultó^ *1 ' »Rey en 5 de' Mayo-de ^805 y'* por resolu- 
ción á esta consulta se sirvió . ^ M. expedir una real <:¿dula^ 
en 33 de Agosto del 'propio áSo dé 80 C^)), dirigida al pre*. 

úñ gasto alguno I pueda el ge(e del tuerpo, báttllon 6 regimiento en qua 
fixTa y supUf^l consentimiento 6 consejo paterno , y darle después la liceiw 
da necesaria para que contraiga su matrimonio. Lo participo de orden de S.,M; 
É V. E. ifio de i]ue tenga eldiébitfoy pubtual cumplimiento esta soberana resolu*, 
cióa en todas sus partes; Dios guarde i V. E. muchos años. Madrid 10 de julio 
de 178j.es José de' Gal tre2.^ Circular á^los virreyes y gobernadores de ambas 
Americasi 6 islas 'Filipinas* 

(i) Cédula del Consejo de Indias de ^^ de Setiemhrt de 80 £ I^ hm» 
ákfuia de Chile sohe el reglamentó ^tíe formó tocan fe al modo de contráete 
esfonsaUf. (ffnafrimontos en¡ a^á'eftfyno'loshjos de familiaí' " 

d Rbt: Presidíate y oidores de'm! real audiencia de la ciudad* de San* 
tlago del rey no dé Xthité 'cbtí C^rn' 'dé 4 de Mayó de 1779 acompañáis ^^** 
ttmonio dei reglamento f que eñ' cíimptimiento dé fo mandado por la real prag* 
mátlca inserta en la real céduli de ^ de Abril de 1778, habéis formado acer* 
ca del modo con que deben contraer esponsales 6 matrimonios en ese ^ejno 
los hifos de familia » cuyo tenor' es el sígiiicnte:. . 

>>En h ciudad de Santiago á¿, Chile en 1 5 dfas áel mes de Marzo de 1779 
éBos ^tiindo én acuerdo ordinario de [usti^ia tos señores don Tomás Alvarez 
Acévedoy regente* don Luís' de "^ Santa Crui^/^on Benito de la Mata Ljnaresi 
don José de Ke^zabal y ligarte , don JoséGorbea y ¿áditloy don Nicolás de Mé» 
rida y Segnra , oidores ^ j alcaldes de corte ^ y los' señores fiscales don Lo* 
renzo Blanco Cicerón, y don Ambrosio Cerdam y Pontcro, todos del Con- 
sejo de S. M.dnteión , qíie bor cuaíít¿ el am¿r y celo del Rey nuestro señor 
^XHos le jroarckj ) para con Tos x>asáÍ)oi de estos stis reyncs^ ha obligado su 

Eteitial Vrdilancia a prbcurar Uñibleh por la ccíi'^ervacion del decoro, espíen^ 
r'^y liiMp^zk de Tas fómiliás llbst^éi de éstos dominios, que aunque mas 
distirites del troiíoy por sus eSfiferádos servicios y noble lealtad , se han hecho 
dignas db ser'el objeto de su soberana clemencia , mandando por su real cé« 
dnla de 7 de Abril del año prélimo pasado extender á estos dominios la prag* 
mitfca de 3 J de Marzo de y6 ^ publicada en Madrid á 27 del mismo^ con las 
Oíodlficacíones qtíe en consulta de /dé Enero de 78 le expuso su real y su* 
pesio Consejo de las lD¿fíás> f las demás que sus leales audiencias de estos 
r^yos tuviesen pó^ cü^Vénieñté establecer en sus respectivos distritos , con* 
torríendo por su. parte al logro de tan benéficas intenciones: Visto lo ex* 
poesio por los señores fiscales, debían mandar y mandaban se publique dicha 
real pragmática en lá forma* ordinaria en esta capital j corregimientos del 
mfno, pueblos de Mifios, aUéntos de minas para que Uegue á noticia de to- 
Aoscdú tas deda^acl^nes y reglas ¿tguientes. . ^ ' 

*'X'" «9 Estando saludablen>ente reprehendido y castigado en la^constitucion VIH 
del sínodo celebrado en esta caiinil por el ilustrísimo señor don Manuel de 
Aldiy» del Consejo dcS. M< pdignfsimo aaual obispo- de esta santa Iglesia 

Digitized by VjOOQIC 



skleote 7 oid<^re8 de la referida aadiin^^ <)i la cual se ia« 

seru a la letra la instraccioa ,que forma sobre el modo de en* 

,, tenderse ti^ aquel di^tr¡(o ía prag^^ática de^^.icasainieatof» y ^ 

aprueban e(itetaaieíHe ,^e jbs..x^ei y . seis artíi:iiia$, quQ cootieii^ 

de Santiago el abotninj^Ie exceso~ y' bárbara costumbre qup rejrna ^n las'calW* 
pañas de extraer las 4i4Jat det poücr de siit padres, conduciéndolas á despo* 
^ienei tceleodea casar&e , con ellas , que* 

is le] :0Q preteito d¿ unos vanos re* 

s^; pz lete^table costumbre, j co;>$¡de« 

¡urios V r^ra ó níngujo^ vez sucederig, 

¡to c( as de jEamilia , SjS declara «, que 

¡atiese-,-^ .-,^ . -^^ .._ inviolables derechos de Ja pa- 

í la de los tutores j curadores ó parientes, ba^o cuya dh*. 
10 están , incurren por este hecho en las penas establecidas 
en los. capítulos» $t 4 y 5 de la real pragmática / á ao ser que en íorma 
¡gastante hagan constar ser del todo ¡^voluntaria por su parte, dicha extra€«^^ 
cíóh ,' reservando , cómo reservarnos , al prudente arbiíflQ<le Íqs jueces el jus;- 
to^castiga que deberi suír¡j,el hombr<^, que en adcUi^te intentase c$l^ jcjbf 
ceso , según las particulares circunstancias qúp.ócurran e» el caso. 

II. y^Conio el recurso á.los ¡ueces que sé nombraren para la decisión de, 
estas causas sumarísimas^ puede ser en e;itps revnos de dos modos: el uno 
sobre la racionalidad y justicia del disenso d^ los padres, parientes, abuelo^ 
tutores 6 curadores;' y el otro sobre si'exstán 6 no .cocnprebendi4os en Uk real; 
pragmática por verificarse o <l^darse en alguno de los contrayentes Ip^^alidad 
exclusiva de esta ley conforme ^ ;lo prevenido en el artículo primero de lai^ 
modificaciones para estos reynos/ donde se excluyan los negros/ mulatos, cor 
yotes y otras semejantes castas » jexcqptuand.o los que de estas castas sif ven 
de oficiales «n las milicias , y aunque no tengan este honroso cargo, siendo sol* 
dados milicianos de buena reputación si|s pperaciqnes y servicios; para el pri- 
mer caso ( absteniéndonos por ..ahora de especificar cualps ^crin just^ y ra^;^ 
cionales para el disenso, y oex^ndpal prudente, arbitrio. del juez su decuiog^ 
por lo tocante á los indios del reyno leñemos por bien declamar |]^e po é^tail;'' 
do envilecido su origen como de ordinario suele ser conV mezcla dk otras, c^ar, 
Cas , y probando su limpieza en bastante forma , es injusto ¿ irracional el di- 
senso, que fundado en la calidad de indio se oponga por parte de los padres 
españoles, así europeos^ como de estos reyno>, según el espíritu de la ley z^^ 
título I, libro 6 de la recopilación de estos réynos^ encargándose á los jue- 
ces tengan muy presentes las últimas paleras del capítulo V III de dicha reaj^ 
pragmática r que es la regla segura que deb^ seguir ea.^^te primer caso, , ^ 
IIJ* f9 Aunque sobre los indios caciques está declarada bastantemente la gra;*. 
duacion de clase , en que se han de considerar por el artículo g de las moy 
dificaciones para estos rey nos , como se reconocen eu el distrito de es|a au? 
diencia algunos de los que se denominan tales, que no conservan el honor 
. debido á este «mpleo , así por su mucha pobreza , groSí^Cf y tosca educacloiu, 
j abandono al vicio de la 'embriagúele^ como por^ ^ta^r.poco csclarecidps^ o 
del todo obscuros los derechos db succesiop^ pp;siendo justo qu^, solo pór^ 
nombre y dictado de cacique, sin concurrir. -en ellos las circunstancias SMi- 
xas i tal cargo ^ se igualen, no solo con Igs^pafipla, sino con los d!st¡»> 

Digitized by VJ 00 QIC 



ti* dos*, ^itltlt» 'Ocho^v <¥Me.» 4ooei trece ^<Mwae y qi^tacei y 

•e bacea algunas explicaciones sobre los restantes , previnicpdo- 

w entre otras cosas, que no se comprehendan baxo el nombre 

. de caciques A los qnc^ s^^titulaa la^ sia legitloio t^t^Jp d^.jro* 

güldoi -é ¡ItMtres » dedaramór» que la gradmcion jque en el citado, arlicnlo ke 
establece , se entiende con ios caciques , que habiendo hecho constar >cn bas^ 
tante forma el derecho de succesion de sus mayores , mantcDgan con el cor* 
respondiente honor, en su conducta el carácter del empleo. 

IV. oPara el segundo caso, sobre si están compre hendidos 6 no.algtmo 
6 ambos de los contrayente en la real .prajgmáttca por urerífícarae f dudar» 
sé la calidad exclusiva de esta ley « ¿ntes de dar regla alguna sobre estb, «d* 
Vcrtimos Y encargamos i los jueces no conozcan de oficio en este puato » síiio 
i Instancia de partes ; y que cuando así sea i lo 'hagan secreta y extra judicial* 
mente por proceso puramente informativo del mismo modo que la pragmá^ 
tica es¿blece en el primer ca5o, declarando > como declaramos | que en caso 
de DO poderse desvanecer la duda, se decida siempre hallarse comprebendido 
ea la pragmática por ser materia favorable dicha oonaprehension en^ estés 
rernos» . * 

V. nSfo embargo de que el artículo primero de las modificaciones da baa* 
tante i entender las castas y razas que.no están comprehendidas en la real 
pragmática 9 se declara para quitar. toda duda, que los mestizos hijos de €»• 
pñoles é india, 6 al contrario, y los de español y mestiza de esta jclascu 
que seUaman castizos, son ooaoprdwiMlidbs ea.la pragmática, yt'obJigados a 
pedir el consentimte'nfep de sus padres , 6 í quienes haga veces de tal , sop^ 
aa de que no haciéndolo incurren en todas las ' penas establecidas » quedan^ 
do excluidos todos los demás mestizos ea quienes coacurren otras diversas 
Biezdas y castas. 

4 VL 9> Hallándose; honrados con b comprehensioo-eti Ja real praprnátlea los 
oegros , HDubtos^t coyotes,' ¿indmduoa.de semejantes castas, si sirviesea ds 
oficiales de milicias , o aunque no tengan esteIgiado> sicndd soldados ^Me ie dts^ 
tingaií de los demás por sita buenas ¿operaciones y scrvicips y siguiendo el mismo 
espirita , deseando hacer partícipes de. este honor i todos los que de estas ca^ 
tw se distinguieien notablemente de los demás de su clase y esura por su aplb* 
cadoo, arreglados procederes , y- partkidaoes servkvoa.al iley ^ 6 á la patria, 
eon que se hayan adquirido ia estimstioní^úiilics : def íaraincNi tamibi^ii comprehe»» 
didos en la pragmática los Jodtviduoa^e Isstastcsstas que |m girof.y hi^taesto cor 
inercio hayau stdqutrído, y posean caudales da. dqce «nil pesos ;> constando esté 
por notoriedad, común opinión ds la mayor parte del pueblo* Los que por sm 
«||lk:aci<^tt hayan llegado 4 poseer coii alguna excelencia la pericia en laa tres 
bellas artes de pintura | escultura, y arquitectura» las icu^lc^ se .von muy aira^ 
Éadas en estos rey nos, y con mavor razón los profesores de matemáticas, j 
«tras ciencias 4tlles'al'^st«do¿Y analitkeMr los que^hubieseÉrhecI^* partícula- 
teraervtctor al Rey, 6 la pat Ha /cuya-^^ graduación dexamos al pr«idpi)te arbi* 
trio ét los jueces que se le nombrasen. 

VIL ' nPncandiendo al fljombiramieoto de jueces de estas causas se declarsi 
qué los jueces reales « á quienes deben ocurrir son el corregidor y alcaldes ordi* 
fiarlos m W ciudades, villüs y lucarer dóndo los' líubiere , y donde solo hajr 
«Dcregidar.f tenjeatiaííJieaáii estoaiiiácM an-ausJis^ftcúysM^^'^i^^^^ ^.siea- 

Tsas-IF. I 



Digitized by VjOOQIC 



pléáád, ni 'p6»MlbtL'Qlft Id»' ínetttw^ bijbd^e é^^ol^^ tíáSu^ 
' ó al contrario; j loS de español j mestiza de «9ta elase, que 

ae llamaa castizos, están comprebeodidoa ep la pmginitícaj y 
- -obKgadoa á pedir ^1 censentiaMeoto de suSl padres para eemnier 

'Jo ambos oobtriyentei -de «nimit»o partido r tecritorioipcro siendo de üíám 
iss jurkdíccíooes^ teiíi ^aez del recurso aquel ique lo sea de los -padres , ascoH 
•dicatei , tutotet ó curadores , que niegan el consentimiento , j caso que lo nega* 
sen los dos de ambos pretendientes , conocerá de la instancia el juez del terrt* 
«torio de ia esposa;: 7 para evitar confusiones, excluimos de este conocimiento 
los ¡iftcaB ^tie se llaman de oomísioBj, y.icníentes de minas. ; 

■ V{il^ »tSieodo ndoesario dsclacár cuasdpxesa la oblígacton de!- pedir p^ecis 
saín ate á los padres su consentimiento » y sea bastante pedirlo á los jueces sefia* 
lados I por las muchas distancias de estos reyjios ^ dificultad de los caminos « es* 
peciahnente en inriemo » así por las nieves de la cordillera 9 como por las ere* 
cidas avenidas de los ríos, se establece, qoa^los obligados á este consentimient 
(to ó consejo, si pro^Mbie, 6 evidentemente ^e considera, ^te m> poeden tenerlo 
akniro^del térmiiio ^ soes meics, campkn con pedirlo i:los jueces que van se* 
¿alados , atendiendo á que no se debe dilatar por largo tiempo la celebraciot 
*de los matrimonios por los inconrenientes que pueden seguirse, 7 á que es mof 
«e^ívoca la regulación por provincias , obispados 6 rejnos , como sucedería re» 
aioiendo el liijo en la cuidad de Ja Concepción , j los padres ea la villa de Co^ 
f lapo. / ■ : 

• IX* OonK>tacaece rarias ^eoes á los qoe pssteoden c»arse« 6 liaii contraído 
o^onsales , especfaloveote si son de baia calidad , el que antes de contraer el 
•matrimonio caigan én amistad ilícita, enterado de ella el juca i quien se hiciese 
«1 recurso > jr atendida la catida^ de las peisesias ., tomari las providencias qna 
sean convenientes para evitar las ofensas de Dios, usando de prudencia j 
aiñ perjuicio dé las idü^genciasr a^ al prdpio. fin' Idciercel juez eclesiástico^ 
«yudándose mutuantente ^ y^ sin ¿bcÉur .ceoipeténcia^ cofno qae* proceden est 
erajudieialmeme , y á un propio i^. -^ . > 

X. f>En cuanto al t¡cm|K> que lia de durar la primara instancia , será coii* 
^me á la pragmática , ei de* ocho diai , sí las partes están en la propia cm» 
dad , villa 6 lugar donde lestde el jaee áí|uten deben recurrir 6 en el dis> 
Jrito de las xioco legias , y «estando fiícva de ¿1 «obre los ocho mencionadosi 
-se les sefiala » dia mas por* cada diee Reguarde distancia que haya desde 
SQ residencia á K\ dd joca -i qaiad ddica veGurríri, 'oontados desde el dia da 
4a denegación de los padres, M 'a ctfal «acaten testíaioaio ea debida forma 
para que el juez pueda conocer si es ó «o jasado el término , declarando , cooso 
4loclarsmos> inciirso en la pena ée ^ufaneatm pesos -al coriegidor, tenieaSS 
6 alcalde qae dentro dal térmíao eefialado od eooskif ese la primesa iastaii» 

XL f>Bl modo de prooedsr será breeo y sonaario* El hiio que haoa as 
ffecnrsO|4a4,ccaitraríoy exponárá por escrito lss'7caasas ^qoe le mueven peía 
contraer aquel matrimonio , que i su parecer es justo y honesto , y si hs 
refiriere de palabra se pondrá lá substancia , todo por escrito , y se conus» 
iiicará al padre 6 persona que niega el consentimieoto 6 cotisejo para que dn» 
tro de segundo día exprese los motivos de su contradiccioa , ordeaasMlo á las 
partes qua hablaa^^oo la aiadaiaomi aoccsarta eo los juícioa» 7 imdio mss 



Digitizedby Google j 



DEL ^É^TO. C^ ^ 67s 

.:ttat|pjinon.ÍQ» y e^ qp^nq lo tj^ci^pitcr iacurra en.Us p^oas es- 

, t^blecidas ^ea ella : quedando excluidos todos los demás mestU 
. zps ^a, quieaes coacurrea otras diversas mezclas y castas. Qiie 
^ ^^dQ h^ya alguQ x)egro^ mulfto^ ^yote^ ó individuo de se* 

eoCrc f«rf09a9 ^i ininful^ ,^quItáftdo^e cualquig: dluijula.dwgr^n., ^ot^ 
90 contenga -algún iiccha,prec4So paca la defensa. 

. XII. 99 Si se presentaren instrumentos se pondrán^ con los aiitos, 7 s¡ fue* 
» necesario justincar con testigos algunos hechos, el juez señalará otros dos' 
41a6 en. que k pcesentar4nj| y exámmará baxo de juramento los mas instruí-^ 
dps tiasU qiM^vo de cada^p^ne, y no mas; cuyas declaraj^tone^ se popdráfi^ 
por dcrito y j^nvurán Ips^ testigos , sin que en estos ¡uicios se lleven dere*^^ 
4ÍK>» f. graj^ifí<^9Ípo^ ^ empiunoentf^ algunos | sino del costo moderado y pre* 
ciso de papel y escrito. 

. XHL »> Instruida; la causa en el término v forma que van señalados» el' 
juez la determinará f y supliendo ó negando el consentimiento Ó consejo como 1 
fiíer^ de}Ms^9Ía* X.^t lais partes pidieren testimonio, podrí únicamente dar« 
lo.copfof^^ i lo prevenido en ía prag/nát^ca del auto ^vorable ó^áaversoj^ 
fiera ¿á ningún modo de los gutos para evitar dt£unaciones de personas f 
fimilias , declarando, como declaramos , Incursos en la pena de perpetua prU 
vacioB de sus oficios ,á los jueces y escribanos que lo contrario hicieren, y 
estar obligados i guardar, tales autos en el archivo secreto , de modo que nin« 
gDoa; persona pue^recoo9cerlos. 

*..3ifV« Mfe^o,s¡aíg^na, parte apelare para esta real au/ü ¡encía de la de* 
terminación deíjuez de primera instancia > remitirá este eñ el término señalar 
éo por Ordenanza para los emplazamientos por el auto acordado de ip de Ene* 
so de e$tc ado (que en el siguiente capítulo se expresará ) testimonio del pro* 
€esoi sacado á costa d^l apelante, citando las partes para que en el mismo 
término ocurvan j^ si, 6^ sus apoderados á usar de sus derechos á esta rea) 
illd¡^9<;iílt.:y pp^icndo ^or^í¿ la cltacbn, despachará, sellado y cerrado el 
testimonio, y rotulado al escribano de cámara d¿ esta real audiencia. 
« .XV. f>Iips térmmos señalados* para ocurrir^ á esta real audiencia -por el re^ 
fisrída^.auto acordado son los ^siguientes. De Copiapo noventa días: de Coquimb^ 
CÍacuosUl días : de ÍU^pel treinta y cinco días*. Petorca veinte dias: Quillota 
veinte dias : Yalparaiso quince días: Melipüla diez dias: Aconcagua quince 
4i«i^%'A«u|ia&u« yeintje^4ias; Colcju^u^ veinte y •cinco dias: Maule treinta 
d¿iiAjC»sic^fetQt|? d^s ( ,CaiVE)u$nes cus^enta dias; Itata cuarenta djas : Chíllaa 
cuarenta dias: Kere cuarenta y cinco dias: Puchacay cuarenta y cinco dias: 
Coiicep«iofei cuaceata.djas: villa de los Andeles cuarenta y cinco días: Val* 
4ivia noventa dias, y de las islas *de Juan Fernandez doce meses. 
« HVL ;9».IeUgadp..qMP .^ .^ testimonio dará cuenta en la sala primera e^ 
escribano de cámara t y se verá con la brevedad posible , cumplido el tér* 
ai¡jvi^df^:lafj9m^(ie9^,f ]^rqcediéndose/^ puerta cerrada-, y la .declaración 
mm se hkie^ ^ii^niabdo 6 revocando la providencia del }uez inferior « s« 
Hcvaci á debida execucion , sin que de ella se admita súplica á otro re* 
fiuf^c»' alguno; para cuyo.e%to solo se dará certificación del auto» y no tes* 
iimotiitldM procesQ ,, baxo Ja misma pena al escribano de cámara que se im« 
pone á los del juzgado ^de 'primera instancia, guardándose el proceso en el 
tebivfiltffecrfM 4^ «mi ^¡fi^ ^4ieBcia| y no podrá darse secunda, certifica* 

la 

Digitized by VjOOQIC 



a^ CAB^ ^ PÍNA9 

mganté^ raiaé, ípst sirviendo de soldtdo éa íes ialiíiits ^ se-A» 

tioga de los demás por sus buenos s^vícios, 6 conduett, vó 

'^'cualquiera que se empleare ea el giro, coioerdo , ó que ten* 

*^ga alguoa pericia en las artes de piutura, escultura é utquU 

cfó'á delWo tm su expreso mandato. Todo lo ' cúiíl mandaron dieiioéséfió^ 
ret st guarde I cumpla y exccute desde el día desu publicacíooí , dándoio^ 
cuenta con * autos á S. M. de io contenido en estos artículos para su real apio* 
bacton , pasjndose testimonio de todo lo acordado al señor presidente y espitan 

Seúerai de! tevno , y asi k> proveyeron y firmaron dichos señores , de qoo 
hyíh, Don Tomas Alvarez de Acebedo. «= Don Luis de Santa Cnt 2. s Uceo» 
ciado £ei;^ito de lá Mata iiíiates^-sjosé de Razabal j Ugarte-sfijosé deGor«i 
bca y Badíllo. se Nicolás dé Mérida.sb AnU b4, Diego Oalam^ escribaiio dv^ 
cámani.. ^ . . ^ 

Y habiéndote visto en mi Consejo de lu Indias con lo que dtzo m¡ fis* 
Cal 9 heí; venido en aprobar enteramente los artículos a» 7« B , ii»i2, i$¿ 
14 y 15 del inserto reglamento; y he resueltp que se excluyan de él los ca» 
pítuíos 1, g, el primero como no necesario» mediante que por diversas do» 
terminaci<nies , asi canónicas como civiles y leyes recopiladas de partida , j 
de liídias , se previenen las penas que se deben imponer á los raptores , ya 
sea por causa de matrimonio 6 de liviandad , y también para cuando las mu* 
geres voluntariamente tratan ilícitamente con los hombres ^ por lo que pareos 
inconducente poner ni^evos capítulos , y basta observar 1^ disposiciones ds 
las citadas leyes » y el noveno porque tampoco es necesario. Qiíe los la^ui* 
tes corran coa las calidades» y en la forma siguiente: 

£1 tercero , que mediante ser por la generalidad que i ncluye perjudicial^ 
como opuesta á derecho y leyes terminantes, así de Castilla conio de bdiat 
se modere y comprehenda solamente á aquellos que se titulan caciques sin le* 
gítlmo título de propiedad > ni posesión ; pero no á los que ae hallaren en po* 
sesión por sí» su padre 6 abuelo por tiempo de veinte afioS| no obstante qui 
Sfan ociosos , ó se embriaguen. 

Que el capítulo cuarto corra , pera entendiéndose que la declaración en ca« 
ios dudóles de estar compreheadida alguna persona en la pragmática, es pam 
la obligación de, pedir el consentimiento para el matrtmonto en los casos pr»» 
venidos en ella. 

Que en el capítulo quinto corra la dedaration de ese tribunal eolctiaolo 
t mestizos que incluye baxo la disposición de la pragmática^ pero ob s e ^fá »» 
dosc en lo demás el artículo primero de las adictones. 

Que en lo respectivo al capítulo sexto» no corra como está sino que ea 
cada caso particular » los jueces y audiencia declaran cuando se verifica el cast 
de lá excepción « arreglándose al espíritu del citado aitículo primeo de Jai 
adiciones. . ' •. ^ -? 

Que .también corra el capítulo diez que se sefiada^para aumentar -un db di 
término» quedando la cantidad de la nmlu de que habla este Capítsiod H^ 
bl^río de ese tribunal , según las circunstancias de cada caso. 

Que el capítulo diez v seis corra como está , pero observando ew tribunal 
el término sefialado en el artículo nueve de la pragmácioi para concloir Itk 
recursos de apelación. 

£n cuya c onse qttcnci a mando 9 que así por ircij como pof los 



Digitized by VjOOQIC 



BELWdOtíaTO. CAS 6p 

«ectmni 5 dceltttn los jtieus y sudieachi» 1 «i por earts circuns* 
latidas ¿a de «er eate (íooipreheodido en U pragmática para 
pedir el conaentimicoto > arreglándose skmpre ea sus deiermi- 

- oodonea al espíritu del artkulo prifuero de las adicciones; y 
por último se señalan en esta real cédula el término para po- 
der apelar á la audiencia de Chile de las sentencias Ique so«> 
bre ser ó no racional el disenso de los padres, pronunciaren 
los jueces de primera instancia , y se nombran las ciudades y 
lugares 9 señalando los dias, según la distancia á la ciudad de 
Santiago de Chile de cada uno, con otras patticularidades que 

^ . comprebenden solo al distrito de la referida audiencia, y ex* 
presan el modo con que en su territorio ba de entenderse la^ 

. pragmática de casamientos. 

8 La real audiencia de México por su parte formó tambiea 

< sa InstTuccioa sobre esto mismo > y la remitió al Supremo Coqp 
aejo de Indias en a^ de Julio de 1779, ^ conformándose & M. 
con lo que le consultó este tribunal, se expidió una real cédo^ 

' la en 13 de Noviembre de 1781 (i) al regente y audiencia. 

lonales y jueces á quien corresponda se gusrde puAttialmetste en todas sus 
partes la expresada mi real determinación. Fecho en Sao Ildefonso á is de . 
Agpsto de 1780. YO £L REY.sPor mandado dd Key nuestro sc&or.;? 
Don Miguel de San lidartin Cueto* 

( I } CUula del Constjo di Indias di tjde Notiemlrt de 81 ala audiitt^ 
cia di México sobri caiofntintoj di hs hijos de familia» 
El Rbt: Regente v oidores de mi real audiencia , que residen en la ciudad 
de México* £a cartas oe 17 de Julio de 1779 , y 4 de Marzo del año pro*^ 
lúmo pasado disteis cuenta con testimonio en la primera , de que habiendo re*, 
cibido mi real cédula de 7 de Abril del año anterior, y pragmática en ella 
Joserta ^ en que se prohibe á los hijos de familia contraer esponsales , ni ma« 
ttimooios sin el consemimiento de sus padres » parientes o tutores , autori* 
saodo á las audiencias de los respectivos distritos , para establecer en ellos 
las reglas ^m pareeiesca necesarias y c<mducentes, f\iera de las prevenidas en la. 
misma pragmática y cédula» proporcionadas á las calidades y costumbres ,da 
los habitantes , distancia y demás ocunencsas que pudieran ofrecerse » procer 
disteis en su cumplimiento á formar las que os parecieron correspondientes 
á ese pais, a^un 10 practkasteis en los nueve capítulos del tenor siguiente; 

L nQueestando cono está prevenido ^nel primero de la nominada real cédu^ 
la y que no se entienda la real pragmática con los mulatfc»^ negros, coyotes é ¡nd¡4 
«iduos de casias y razas semejantes ^ exceptuando i los que de ellos sirvan de 
oiciales en .las mUicias, y le <Hsiiligan en los deipas por su reputación , buenas 
operaciones y servicios, quienes quedan compreliendidos en ella, atendiendo i que 
los mestizos bijos de español é india , y por el contrario , y loí castizos merecen 
üUltingttirse de-la^ otras razas, como lo hacen por varias consideraciones las leyes^, 
y la comuo esitMnacioo, se declara, que quedan igualmente sujetas i las íormali*, 
i^dea.7.4Mm•d^4||KScri^Ja feal.pr^gpnáilpas y r^ps c^ i qiK« ef ^lo^^ 

Digitized by VjOOQIC 



JO' CAS* . :FSNAS^ 

-en que se ¡ntertt' dkfat instrucción^ ^e iSooMi '^ tnme -ffw 

. ücuiosy los cuales se aproharoa coq algunas mocUficacioiies^ <yie 

se hicieron, quedando también comprcbemUdos como .en el 

territorio de Chile f j sujetos i las. reglas y penas que pcfivio» 

pío de los curas párrocos instruir i lof feligreses en sus obligaciones crjstia* 
ñas y y son los que pueden executarlo con mas oportunidad al tiempo que ocíir* 
rén a ellos para Us diligencias de sus casamientos , se niegue j encargue al 
M. K> arzobispo , y reverendos obispos del distrito de esta audiencia les man* 
den que conforme á lo prevenido en el artículo primero de la citada real' cé- 
dula, aconsejen y hagan entender aun' i los no com|Mreliendidor en las pefias 
civiles» la obligación natural que tienen- de honrar i sus padres y mayoltSt 
jrtoltcitar su consent i miente y licenc¡»'par*tuf matrimonios^ ^ „ 

II. 9>Que sobre el cumplimiento de lo resuelto en d vttculo II. de la nal 
cidula, T para que se verifiauen las piadosas reales intenciones hacia los ín^ 
dios f 7 las disposiciones de las leyes que prohiben tu tntfo y co^iunicacifcm 
con los mulatos* negros y denus de semejantes ra^af aacluyéndploi^ de Jia* 
bitar en su^ pueblos, porque no solo los vician coa las ipaLas costumbre que 
por )o común contraen en su crianza, jr con el mal exemplo dé sus nadres^ 

sino que ios avasallan y procuran hacerse dueños de su trabajo, de sus oienes^ 
j aun de los del común , y siembran discordias entre los mismos indios sus 
párrocos y jueces , mezclStidolos en indeterminables pleytos , de qiie ellos stf 
aprovechan , echándoles contribuciones á ^ue fácilmente sujeta á ios indios ii| 
rasticídtd é inclinación A litigios^ sa Tuegue y encargue a los ilustrísInM frot 
lados « que den especiales órdenes á los curas, para que. si algún indio quk 
siere contraer matrtotonio con persona de dichas castas, no solo i él, sino 
t sus padres , pafa que no les den incautamente su consentioaiento , {e, |d« 
▼tertan y expliquen los graves perjuicios referidos, á que á ellos mismos, 
áWs familias y pueblos los exponen tales «nlaceSfá nu» de quedar sudes* 
cendencia incapaz de obtener los oficios honrosos de su república., pues solb 
pueden servirlos los que son indios puros. -^ . . 

* m. f>Que respecto de haberse acuitado la comunicación de unos li^am 
i otros en todo el ttyxko por medio da los correos senanarios, que circo* 
Jan por casi todo ¿1 , y que aun de los mas remotos , no es de consídei»» 
don la demora en las contestaciones , se dedara , que así los aspafíoies eo« 
ropéos, y los de otras naciones transeúntes si los hubíeve^^ y hubieren :p|* 
siidocon legítimas licencias, como los naturales de estos reynos que tu^rmea 
en ellos padres, abuelos, 6 parientes ' dentro dd caiarto grada de-^^consaógnú 
nidad i cualquiera distancia en que se hallen deben pcd^ y cspemr el con* 
sentimiento los mayores de 95 años d« sus padres, y los menores el deestoe^ 
6 en su falta d de sui abuelos , parientesy tutores ó otradoces , stgun d - 6t^ 
den T forma que expresan los- artículos- !>< y jíí de la real pragmática^ -y soks 
en el caso de que dichas personas de^ quienes deben redbir lalieancsaó cóns 
ttp respectivamente se hallen en provincias oltraniarínasr, bastará ^que pidau dno 
ú otro según corresponda á la justicia del distrito en que se halle. 

IV. nY porque hay muchos jóvenes en ios colegios y estudios de isttni<» 
dad, cuyos padres y deudor se hallan en Ingore» distantes^ y k» tí^en-ai 
duidado dé los rectorase dedg^u' estrtspon^ténte que se tienen ^eolngar^dl 
tntbcés , se eocargua . á -los «Movsnn. f»- liegb 4|ue< <e||ui*-.¿ mMgficku-^ 



Digitized by VjOOQIC 



DELTEXáBaxa CAS 71 

r'we hí pragmática de catamieatos^ los mestizos hijos de espa- 
fioi.é indift) y por el contrario , expresándose ea esta, cédula el 

c modo de pedíir el coosen timieiito i los padres ó-^ tutores que 
están ausentes dentro ,dai mismo distrito de la audiencia, las 

idgtmo de los dichos intenta contcaer matrtmomo, lo oottckn á ios pádret, 
6 personas á cuyo cargo estén 1 y al mismo tiempo al juez territorial, para 
foe les intime que pidan y esperen el permiso de quien debe dárselo, 
c V* »fQue para evitar que las personas referidas se valgan del ¡lícito ar* 
bttrio de no contestar i las cartas para dilatar, y aun frustrar muchas ve* 
oes con solo la demora tos matrimonios , se declara que siempre que los inte* 
tesados se quejen de no haber tenido respuesta escriban las justicias interp^> 
lando por ella i quien corresponda « y pasado aquel tiempo que (según las distan* 
cñs ) regulen bastante , sin estrecharlo , ni prolongarlo demasiado , sin que d¡« 
chas personas hayan respondido 6 manifestado i las mismas justicias por car- 
ia 6 por libelo su oposición al matrimonio » podrán prestar su licencia o aniien» 
da, no teniendo ó sabiendo algún motivo justo para negarla > y si lo tuvie- 
ren deberán hacerlo saber ai interesado secretamente , aconsejándole lo que k 
convenga , para que 6 desista , ó fonnalice su recurso sunuirio ante el mismo 
fosticia f i fin de que nombrando defensor al ausente con su audiencia se pu* 
TÍfique la verdad en el término señalado. 

' VL nQue sean jueces competentes para el cooocimiento en primera ins* 
ttncia en el caso de oposición de los padres, abuelos y demás que puedan 
hacerlo ; y para coocurrir con su autoridad y aprobación cuando al consen- 
nuento sea de los padres 6 parientes mas inmediatos , ó de los tutores , 6 
oradores , y para los demás efectos referidos , los gobernadores , corregidores 

L alcaides mayores en sus respectivos dbtrítos , ó sus tenientes generales apro* 
(dos por el gobierno (en caso de que tengan £u:ttltad de nombrarlos) inb^ 
bidcM tos demás jueces ordinarios , y los tenientes particulares de los pueblos, 
f tolo en el caso de quC^d fiiez territorial sea interesado podrá exercc r aus 
ireces el alcalde ordinario de primer voto de la cabecera , si le hubiere , f 
«i no se devolverá esta autoridad al corregidor 6 alcalde mas cercano « como 
previene el artículo primero de la reaf pragmática, y esto mismo se hará ai 
oi pueblo donde resida el interesado distare de la cabecera mas de ^5 leguas, 
y estortere á menos distancia de la .otra jurisdicción , cuyo juez en ol tes« 
^timonio (pie diere de la lioencia ó r esolucion explique el -motivo por qnr lia 
conocido ó intervenido : Y así los corregidores y alcaldes mayores , como loe 
nvcribaoos al tiempo de hacer el Jotaínento de sus empleos, hagan guardar 
c^giosamente el secreto que encargo la real pragmática. 

Vn. fpQue los rectKsos de que tata el articulo 9 de ella se restielvaa en loa 
anitmóá términos que previene « y para hacerlos i esta real audiencia, tengan 
los interesados el que les señalare el jtmícia que haya conocido en primera ins* 
tancia , sin estrecharlo , con atención á que na dezen de tener las partes el- suá- 
dente naris usar de su derecho , como ordena el artículo 7 de la cédula al fin 
dea 

yiIL f»Qne para qae la pobreza no sea causa de embaraaarse los recussos, 
no siendo, como no es aquí bastante la prevención de que no se lleve mas bue 
•1 cesto del papel , 7 lo escrito , se manda ; que si aun para esto no tuvieren los 
interesados,!» por esto se dsxeadeadmitír^riecarsost ni darse piovidáKaa^ 

Digitized by VjOOQIC 



7a CAS PENAS ■ r 

reglas que hao de obsefrarse cuando no'cotiMlcn, j el modo 
coa que las respectivas justicias han de tuplír en estos caMw 
el consentimiento y con otras particularidades que ae liniun aok» 
' al. distrito de la audiencia de México. • 

quedSadoles reservado su derecho á los jueúer, st ttnriesen aquellos para liaeor 
dicha erogación , y en el caso de no poder costear el porte de los expedien- 
tes f los remitan de oficio , y se ks devuelvan despachados del mismo modo^ 
baxo la pesa de quinientos pesos » que se sacaran irremisiblemente á los justicias 
•j escribanos que incurrieren en culpable omisión. 

IX. 99 Que para que mejor se observe el sigilo que pide materia tin ddíea^ 
tía» f eticarga la real pragmática tengan los jueces asignados en los archives 
de sus juzgados un caxon^ cerrado y segoro , cuya llave permanezca siempís 
en su poder (y en caso preciso de ausencia en el del escribano) hasta ea* 
fregarla á su succesor para que baxo de ella se custodien los expedientes de ^ 
-esta naturaleza y y en esta real audiencia se guarden en una de las alhacenas 
secreta^ los que se califiquen merecer este cuidado » y . los demás en los secretos 
de los oficios de cámara* 

Con cuyas adiciones expresuteis habíais mandado publicar por el bando (<h 
qút acompañabais tres exemplares) la mencionada mi real cédula y pragms« 
tica para su cumplimiento , esperando que todo mereciese mi real aprobación ; f 
en la citada vuestra segunda carta hicisteis presente que habiéndoos representado 
-el corregidor de Vatladolid de Mechoacan la duda» de si ios europeos debiall 
para poderse casar presentar la licencia con que pasaron á ese reyno ^ le prs» 
vinisteis no se embarazase en este defecto , en el caso particular que referia la cer* 
tificacion que acompañabais , originado de la pretenstoi^ que hizo para contraer 
•matrimoato don Fernando de Quevedo , si observaba lo demás que disponía la 
'mencionada real pragmática: pero que contemplando, que este grave punto po^ 
.dría ser mny freqfíente en esos mis dominios , os habia parecido ponerlo en uu 
dreal consideración /á fin de evitar los inconveoseates que por los fundamentos 
y razones que manifestasteis podrían resultar ; y visto lo referido en mi Coos^ 
de las Indias , con lo que al mismo tiempo me representó sobre el asunto el ar* 
xobispo de esa metropolitana en carta defid de Setiembre del citado año de x/Tpi 
.y lo que en inteligencia de todo expusieron mis fiscales; y consultándome so* 
•bre ello en primero de Agosto último , he resucito. aprobar» como apruebo, si 
. mencsonado reglamemo'&rmado por vos con las adiciones y modificacionei ^ 
.guientest , . 

Que al capítulo quinto de ¿I se añada, que xa el caso que comprehend^ 

acudiendo el interesado á pedir la licencia judicial, exponiendo haberla solidi» 

rtádo, ds. sus padres ausentes , y no haber tenido respuesta, sea obligación de la 

rjustida, escribir de oficio á la deiipnebb doi^de resida la persona que haya de 

•practicar su consenti miento para el naatrimonio, á finí desque se instmys £k>* 

• malmeste de si el interesado la pidió ó no, y de si.la:pesona ó personas 

i que deban concederlas convienen , o se niegan á pitsrar'«u consentimteoto , paia 

^ue se contraiga el matrimonio, previniéndoles en caso de la negativa acndsa 

inm^diatameme i proponer Jas causales en d tribunal exhortante , á quien re- 

.mitirá sin diiacioo^las diligencias que hubiore practicado- el juex requerido, ea 

<la inteligencia deque, si por omisión voluntaria, cosdascendencia 6 moiosfdad 

,€■.«! despacho y peá^icaide. kxque $é le eacargase resnlCMC algún, psTjuido á 



Digitized by VjOOQIC 



DEL ttíBÍCnXX CAS' fg: 

•>^ ^t¿tf$: céátfU éx^^ida támbMn* p^ cl'Cohsejo ^ :in- 
dits á S de Marte de 1787 (i) ^e sirvió S. M. prpv<air ''*^e 
los víreyed 7 preeideotea de- aquellai' aadleaoias con yoio coa- 
•ttUivo de ellas puedan conceder á los títulos de Castilla, que 

los interesados» se te hari responsable, medíante-^ tío p^rá forthaUzat^* él^ 
expediente sobre licencia iiasta que por este ^edto se califique de justa 6 vo»' 
lontaria la resistencia de los padres » f demás que deban dar su permiso en estor 

CMOS. « 

Que en logar del capítulo séptimo del propio reglamento se incorpore en ¿1 el 
d¿c¡mo del que sobre el mismo asunto formó la audiencia de Chile , y resolución 
tomada por mí i consulta de 5 de Mayoí del afto 'pr6]¿lmo pasado , redji- 
Cido á que en cuanto al tiempo que ha de durarla primera instancia de los re« 
corsos que se ofrezcan en el asunto , y que hade expresión al capítulo 9 de la 
real pragmática, sea conforme i ella, el de ocbo dias si las parte! estavieren' 
en la propia ciudad , villa ó lugar donde resida el juez é quien deben recurrir^ 
en el distrito de las cinco leguas; y que estando fuera de él sobre las pcho 
mencionadas , ^e les señale un dia mas por cada seis leguas de distancia que 
liaja^ desde su residencia á h de\ juez i qqteii' debes recurrir, contados desde 
el dia dt la denegacbn de los padres , de la que sacarán testimonio en debida 
íorma para que el juez pueda copocer si es^ 6 no pasado el término, y que 
en quanto á los quinteittos-^sos que hi expresada audiencia de Chile imponia en 
el mismo capítulo al corregidor • teniente ó alcalde que dentro del término se* 
flalado no concluyese la primera instancia, quede á vuestro arbitrio (como 
igualmente se la previno i aquella) el señalar la cantidad ^ue haya de ser, se* 
gun las circunstancias de cada caso. 

Que el conocimiento de las causas de qué trata el capítulo 6 de vuesth> 
expresado reglamento, pueda' y deba ser igualmente de las justicias ordmt^ 
rías de los pueblos donde haya gobernadores , corregidores , alcaldes mayOree 
6 sus tenientes , y cpie en el easo de parcialidad del juez , acudan los interesados 
JÍ la justicia mas inmediata, y no á esa audiencia conforme I lo prevenido 
por vos en el mismo capítulo. 

Y finalmente que por lo ^ue mira á It falta de presenCacton de la Ucencia 
con que pasaron i esos reynos los sugetós naturales ée ^tos > no l^'jobsiM par« 
h de poder contraer matrimonio , sin que con semejante motivo Instesis por aho^ 
ra á que se restituyan i España los que ^e hallaren sin las enunciadas liteaciást 
en cuya conseqCfencia os ordeno f mando cumpláis y observéis, j h^t/ais sé 
observe, y cumpla puntual , y efectivamente por los demás tribunales y juev 
ees á quienes corresponda la expresada mi real resolución, según, y en los tér« 
minos que va expresado , por sct así mi Vohifttad. Vtchn en san Lorenao á^ 13 de 
Noviembre de 1781.Í-YO EL REY: ¿s Por mandado del Rey nuestro Scflor^ 
don Antonio Ventura ^Taranco.' '• ' 

Ci5 yytra cédula de 8 de Marzo de 8j fora índfat sohte eatamienfú. 
Ec &BT. Con motivo de lo acaecido ea el matrimonio que Doña Manuela 
Ijmite^l solicitaba contraer con don Doniingo Herboso • conde de Carnaa^ 
se ofrecieron varias dudas al provisor v vicario genetal del arzobispado de 
Charcas en sede vacante acerca de la mteligencia de la pragmática sanción 
de 33 deMarzodé 1776 comunicada i mis deminios de Anuéfica por seal cédala 

Twa. ÍV. K * 



Digitized by VjOOQIC 



r le ifiilhóBr M9ú% 4i^u^,^ Ucencia put i fi!JQK&iar:.b>i^riCSUai|ucii« 

«^ tos / pr^^cedieodo los demás requisitos d« U prag^tjca.^ d4a«> 
do cueata á la cámara de Indias coa íasufic««ioft da kü IkoBo- 

de 7 de Abrjl de 1778 » relativa i que los hijos de fiímília no contraigan eapons»- 
lf§g*;^¡m^Uwf^h$iin^cQ^ de* tuffadres^ parientes q tutores 9: cti-f 

Ías dudas manifestó el provisor e^ representiicion de 13, de Ago^p 4e.^i;^8a &o* 
¡citanao su declaraagn, y son. las dos siguientes: Primera, oí los mimstros 
eclesiásticos de Indias para autórlzardos matrimonios de los títulos de Castilla 
deberán de asegurarse del consentimiento ó licencia de la cámara > 6 si bas« 
t^rá ^ue se cumpla aquelb por ot^o juez 6 tribunal. Segunda. Si en el caso d« 
declai^rse por justo 7ri^t9naL;^el disenso paterno» procodesán los jueces 
¿lesiás^cps lUnamept4e,¿ dar prG|yidencia ^ para que se casen ios hijos qne sa 
aJlanen á sufrir las penas que enáltales circunstancias les impone la pragmá- 
tica f 6 que remedio se podrá tomar con que se atienda á los santos unes, 
que en ella me propuse, pues siendo mas en número los pobres (á cu jos 
bienes son coitos) se les da muj poco á sus hijos de perder la esperanza da 
heredarlos : j^ habiéndose visto pu mi Consejo pleno de las Indias con lo que ea 
su ¡9feligiiq(q¡a expusieron aús jlscjaks^ y .^cQnsaltáadome sobre ello, he venldq 
en habilitar á mts vlrejes 7. pn^sidentes de las respectivas audiencias.de una 
Y otra Amérjca | para que con voíto consultivo de el^s, procedan á co^ce^er el 
penoso correspondiente á ios títulos de Castilla , j sus succesores que ss hallea 
en sus distritos I é Intenten contraer matrimonio, precediendo conocimiento da 
las circunstancias de la persona con quien soliciten efectuarle , y dé los rjcspeo» 
tivos consentimientos de padr^, 6 parietit^ , como previene la referida prag- 
mática I dando cuenta á mi Consejo de cámara de Indias con justificación S^ 
1^' licencias que concedieren j^ y,AsÍQ|¡smo.be venido en declarar, que si d tí- 
tulo 6 succesor en él se hallare en el distrito de upa audieaiít, 7 la otra per* 
soaa ssiuviare domiciliada en el de otra, sea privativo del virej 6 presi- 
dente de aquella la expedición de. la licencia , r el examen de^ las cualidades 
de uno 7 otio opntra7C»tej 7 he resuelto 1 que <Mclarado en el título real com« 
pétente por justo 7 racional el disenso de los padres , parientes « 6 demás oua 
d4bsa darle tn sil.^so sobre la licencia que ,^ de obtener los hijos de fiunuia 
Mira. coatJcaer oístpntoaio , aan^ie se, sujeten estos á las penas impuestas por 
la citada real pragmática del año de 1776 , no adnutan los jueces eclesiásticos 
SMS Instancias dirigidas á celebrar unos matrimonios , de que se seguirán per* 
juicios notables á las fíimilias , 6 al estado , 7 que adenoas se encargue i los m!- 
aristros ic la Iglesia » que pueden autorizarlos , no lo executen en estos casos , por 
ser, como son, semejantes contratos opuestos á los fines del matrimonio, 7 
disposiciones ¿a la Iglesia, relativas á este santo sacramento , á que se han e(«h> 
^ado sqoellos contrmos celebnidos con todas las áonnalldades , 7 solemnidades 
que disponen las ie7es ; en cu7a conseqüencia matulo i mis vir^es , presides^ 
tes I audiencias, gcbemadores, 7 á los demás jueces 7 ministros de mis ref* 
nos de las Indias á quienes corresponda, 7 ruego 7 encargo á los mt^ re- 
verendos obispos de ellos, á sus provisores 7 vicarios generales, 7 cuales* 
ouier otros jueces á qni^pes tacare,. guarden, cumplan 7 execnten esta mi t^ 
determinación » 7 U hagan guardar , cumplir 7 executar puntualmente ea la 

firte que á cada uno pertenezca. Fecha en e! Pardo á S de Marzo de 1 787. zs 
O £L i^Y.s=¿ Por ipaodado del ,&e7tNieilrosefior I don Manuel MeásreSf 

I 

Digitized by VjQOQIC 



DEL É^ftCiTO. dAZ' 71; V 

' dss^^jM-oobeo^Hef^ll-'^) ^^üe !aií«^^ Iloé^rencrá|féti§esise sujeten á 

las penas impuestas- en ( dkikfiM pcttgmédea y tiib adfltítán< ios eek'- 

J- aiásiicos ' 9a$ instándÉé 9 M pasen-'-fl M^orizár estes • Enatrimonios. 

GaSAHICN^FO *I>é'OFÍÍ:iA«.' SVBALTfiFÍNO tlIC^ieill^Ó PARA EXSCVTARtO 

BL 0OTB ÚE -tk u^Q-Bn, El ofitíatl sitbatterno que con el fín de 

obtener real licencia para su matviafoñfo-cénskiltete, en que por 

f parw ^' fe'mégcr'^sfe 'pi<esint^ \irttt* «seritúra aparente y fingV 

"da 4el dote^eñ biedéé 'raices 'éíklihdPoV^s^ufi Ift^icamidad qtie 

"¿iliaai^ el Re^-lengaé las que se daséní <k)ñ bfítíales subaltei^fios 

• del éxérdto, hJBLc<Jéiido obligación de ^stituir dibhos bienes des* 
pues de -efeotuado «1 matrimonio, iserá depuesto de su^ empleo, * 
y su muger é hijos no tendrán derecho á las pensiones del mon- 
te;' ptelro'si Uaso ée asilan eátóá) biéne» por ddte doloéameá- 
te sia 'que el oficial 'fe()ga -parte ni^noticíÉ^tf et /fraudé , debe* 

.^ráii dichos bí^ncfó ráli^^i^ íttfl^^so^ apropiarse ^ J pené^decer á 
isfdr del oíteiU qñe-hitAeré cónti-tído oWtrtaioftia in esta'bueiia 
fe» y á Wftefieio de sua hyoá^^ lierederos, eooto ^ M« lo tiene 
maadado en el- articulo. i<7 dd^^oapltiilo'^ rondel nVieiro reglamento 
dd moáte- pk> tefÜ^ár^eicpedMb ti- ^tfá^tb <{e Bñéro & 1796. 

CAZAR é'}»¿Se«il2o6K íTI»MÍ?0S> íV5BDAD0a tos trans 
gresores á la Real ordenanza 'de i*^ de feíiero de 1^72, confir- 
mada por 61 pa^'pó^erior de 3 de Febrero de 1804, copiada ea 
el % M del ' plridfer t^^bo asi* de cata <romo de pesca en tiem- 
po de i^eáa, :diás de fórtu^ y nlevé^i incurrirán, siendo 00- 

• IM&'d pcr^eiKli boarada^y^ ea \» tnillca do tres mil* maravedís por 
la primera vez» duplicada' per fa>^eganda^> ^ trfpAcada per la 
MetnM^ircléte ^ftpefreibitoiéüto'- de máit graves penas; y ademas 

CtitiAúr los ^>tnt^^uteiefltoíi aprehetídidoai Siende plebeyos , se 
\^ impoodtá Ift 'omiía de''i$t>o marav^see por la primera, y 
no teniendo de que exigirla , ocho dias de cárcel, doble por 
la aeguáda y t^g por lá te#¿era ¿ori el mismo apercibimien* 
íd dicho y .perdida dé' ínscmmfeíftoi^ quedando antes desafora* 
' dos- y' sajetcÑ? á \a% j^#tiéiae para- la imposición de 'bichas penas, 
úamí mas '*p^ eiMnso ^e^ vé enf lar referida ordenanza , donde 
te expresatf -kis tfempoa de veda, y otras particularidades, que 
deben tenerse üiiy présenles. 

a SI' que ca^a h ^scs ea^ cualquier tiempo en basques i 
rtot acMOtades- pitíÑi '4a^fterégén<de & M; entrare en ctíes á es* 
patitar ki^ 4¿atav' «sltrkár la ,'^'á Cortar árbol, a»ata óiruto^se 
aírete '-¿"km ^nléa^^&kládéa i «loa Irans^resores , como queda 
• éUáó en «^ $.-^ Jlel 'prhner tomo. ^ 

CENTINELA QUE ABANDONA EL PUBSTa nToda een- 
tíñela que abandonare su puesto sin orden dd cabo de escua^- 
dra^ que se le baya ido á entregar, ó del* qtie se le díéle i^ 

Ka 

Digitized by VjOOQIC 



\ 



Tfr c!EN^ . ñaua ._i 

^ '^econoeer por cabo» Mri pasado por las fí/tmn^w Qrdmuma^id 
.$9drcitéy tra$údo99 tkulo lo» ariicuh j6. 

8 uPara el que abaadoaa la ceaiif^la, aooqueno llegiieti 
consumarse la deserción, bay confirmación posteriotr de la pena: 
de maerte por, real 6rden de 17 de Febrero de 1780 que se 
bailará en la voz iH^nUHtí9* » . . 

CeNTIIIELA. QUE SB UÉXA UWDJkK POpt QyilH KO SEA SU >CABO» pAiU 

.^ntioelas qucí se 4exaren mudar por ogro -qiie si^s ;cabof de fs« 
cuadra, ó que les estuviere destinados por c^boa^ ie des pau- 
sará por las arpias 9 y á los que no siguieren á sus cabos cuan* 
do vayan á apostarse ó vuelvan, se les castigará corporalmen* 
ten. I¿ articuUy $7* 

CSNTIN£|*A QUE, SE HAU^ . POAM IPO , BEXA SU ARICA DE tA MAKO 

Ó $£ pi^T&Aif. «Ci^^udo. un soldado, estando de centinela se M* 

• Uare, dormidp ^ se mudará ú^mediatamenp»! y «segurado cA^el 

cuerpo de guardia , se le' castigará con do^' carretas de ¡baqne* 

tas por doscientos hombres , y v«e destinará á obras públicas, por 

el tieonpo que le Caite que cumplir; pero si solo cometiere la 

. fal^ d^ .detraerse .^nÜMÓ^do» seotarsft^fumtr ró deur. su ar* 

má de la mano antes de ser relevado « fitCpirá. la pena de i^eío^t 

te y ci^co palos dentro del cuartel y «los ibk^s dt< prisioi^» pa^ 

gando su servicio.»» U. artículQ ^i^ :¡ i 

Centinela que mo av|sa la novedad qvM Al^viRTiBEit^vLa cen* 

tinela que vieren escalar ó saltar por la muralla,* pared p £dso 

ó esucada, unto para^^lir, cpo^» p^ra entrar en ja pla^, fuer* 

te» ó recinto cerrado ^ y no disparare, ó diere parte ^ ;scrá ^* 

r.aado por H4 arm^»» Id. artículo $9, , j 

i nEl sol^adf» que estafidp . df; , ceptinela en algupiipMfHo 

viere qué se arrf^un á él Iq& enemigos , y 00 lo ^a^M^ á ¡a vf}z 

, ó -disparando, ó se retirare sin orden , será castigado de i muer* 

- te.»» 14 ^rticMÍQ, 6ck 

NOTA* £0 la real brigada de carabineros se castiga ^con 

. las miomas penas á la centinela que abaadopa el puesto , ^.^ 

xa mudar del. que no sea csu.cabo^ ^ .no avis^ la,, novedad qM^ 

ad^ier.te^ en los dornas cas9S varia iapena de este piodOi Quando 

un carabinero estando de centiáela se bailare dormido 1 se n^^^ 

dará inmediatamente» y aseguradQ en el cuerpo de guardia. 6 

. piquete en campafia^ ae le destinará á las olnras públicas^ por 

. ires afios con licencia infaoM, arrqjMdple del cuecpoi pero ; si 

'^ cpoetipre solo la Calta 4^ fUipraer^ uabi^jai^^ seiitar^e, fimar 

6 dexa.r su arma de la^mam» su&irá la pena de qainqe diW 4c 

guardia de caballerizas cqa oebo isoras de centinela por dia**» 

OrdenofiM di oarabimrQi fágjma froa* ' ^ 

CEKTIKBtA QUE apE^, VáM^ fofta» 

QEUXA. Yéuc ffysi^ins. , ., . .1 • . i . . .. , ,. . 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EICí^aTO. Cm ff 

CIRUJANOS QÜE I>BN CERTIFICACIONES FALSAS , Ó» 
NO OBEDEZCAN AL CIRUJANO MAYOR. wCüando hi^ 
drujaiios de los regimientos sean citactoa ia orden del coronel 
para el reoaoDcimiento de reclutas 9, que se. admitan za-ú cuer* 
po ó soldadoa que deban ser. excluidos de él por accidentados é 
incapaces de continuar su servicio , lo executarán puntualmen* 
te , y darán la certificación, que de resulta de su examen se les 
taande, arreglada al juicio .que formaren de. la aptitud ó irapo* 
sibtlidad que reconoveanj;. en dnt^gencia, de que si se verifica* 

. re dolo en la legalidad con. que han de dar semejantes ins^« 
mentos^.se its impondrá la pena de privación de empleo , ó mas 
rigurosa según las circunsuncias de la culpg^ pero nunca ten* 
dtán facultad de dar estas certificaciones por arbitrio suyo, ni 
ToJuatario recurso de la parte, sino 60I0 en virtud de orden 

• del .coronel .6 ge£e. autorizadóx para omodarlo* . >' 

a, .IguálmeiHe darán certificaron de^ juicio qtie formaren r en 

el reconocimiento que hicieren de heridas que den motivo 'i 

procesé, especificando con claridad si es leve, de peligro ó 

. mottal, y. la calidad del instrumento con que parezca babero 

--.cx^utado ,. si^ cúniíir, circunatanda que -^conduzca - á faeilitan*«iel 

posible conocimiento para el juicio de la causa, m Ordamm^M 

^ 49Írát0i} ummdm 8', iHuh 22 y jortktdo 6. .• ^ 

• i - g fft Todos los cirujanos de* regimiento y hospitales. íiotílitE* 
'res estarán sujeioa.en io aiicoiiómico .de la facultad y est,tidH>'^I 

drujano mayor, asi en tiempo de .guerra, como át pas, cop* 
' ttderándole en todo tío que cándeme Ji dichos punt^i^. como gftfe 
-suya con I. obligación d^ obedecerle so pena.de suspensión' de 
''Mta eopleoB sino Jq; execuuoen*99í Id^ .artktt/o 9.. . : ' :ur:.;i 
.4 IAm qué./osten en .los regihiieotQSJia pueden ^ usar fde. 'li- 
cencia temporal sin dexar un . substituto á sati^faiccion dd igefe 
, dd cuerpo 4>or cuyo conducto j han: de. pedir Ja licencia^ como 
asi se previene en real orden de 20 de Noviembre de.. iSoo* 
QOAARDIA. ^ 99EI quet por cébaidia Tue^e el primero ^n volver 
.^iá.fspaUaisobre ^cdoa de. guerra^, bien sc«¡ enlpezada jot, ó 
iti. .I«»uliisca .del eaémigoc^. marchando, á buscarle^.^.é esperándole 
.'ito* ia. 'de£ettsiva , ppécá <en ^d .«oto umismo. ser muecsa para. . su 
.castigo y exemplo delo^' 4^n^^^ Todo; militar que estando en 
£Kcion de guerra ó marchando á ella se escondiese, hu^se, 
*.«e|ira«e con pretexto .de ^herida^ú contusión . que no le imposL) 
Ulite hacer su deber, ó en algún modo se excusase al cc»]^* 
. te'^ que debe balliurse, será : puesto en Consejo de ^guerta; p 
. conáenadp; en él á la -pena; quei merezca su dflitOí, segundas 
. ctrcunstandas.» U. $ra$aio ,i\ . tUulo l-o, artkúloftijy ri8* I 

a La misma pena tienen, los individuos de. la real ¿hdgilda 
v^e..c4tfiictíerw,este delitcv . . . .^ ^: ,-:,...- 



Digitized by VjOOQIC 



7% CON P^iáS/ 

(¿Olf ATO I>E DBSERaON* Yéase Oútrním 
CXWDÜCaON DE MONEDA EN LO INTERIOíl DEL 
; KfiYNO SIN LAS COREESPONDIENTSSr QCJIAS. ^Poc raal 

- códuU ds 1$ Julio de 1784, copiada ea el ^ iit del prhoer 
tomo <e pcevieoe la caotidad de moneda que te permite para 

• traficar poc lo imerior, .7 que excediendo de. las paeTenidaa 
..tn. dicha cédala sin llevar las correspondientes guias de los ad« 

- «MfKiscradores de las aduanas ^ se -den de eooniso^ é- iocunrieáa 

- los -contra ventores- en las opünnas penas impuestas i lús-estMc* 
.jpres de moneda fuera del reyno ,' que pueden alli rerse, y eo 

'la rinstruccioh de 8 de Junio de 180$ copiacfai cm la roa D§^ 
. fraudadonu ; ^. 

CONDUCTORES DE EQUIPAGB EN CAMPANA QUE NO 

/SE SUJETAN Á LAS ÓRDENES QUE SE DiEibEMü 9»Ea 

la descomposición 9 desarreglo 6 ataaque • de ^Igank aeémila^ ó 

I carro sé ayudarán xeciprocameate los criados >y'^ arrieiids , * que 

i estén mas inmediatos, obedeciendo sin réplica «moto el ooo» 

doctor general ó particular les ordenare^ 7 si i^ pudiere k>« 
•jgrarse la habiliucton del bagage ó carro <lecenidoi se dtstrU 
i biMiáiila carga.19 OrdtiuifHM dei saéircíta ttmadé 7, tiiuh 9^ ar» 

a M Aunque debe estar providenSado de antamanó ei -laoo- 
nócimieiub i 4e caminos en la ruta qoe bám dé llevar los «leqoi» 

* pagest deberá siempre preceder i £1 ^coIoumui. de <estas un lo* 
geni^ro . con guía práctioo ^ 7 gMtadores oompeteoces con al* 

: gmnas. cargas útiles para -emplearlos en ^ las. composiciones que 
.fueren Hfcesarias, á cuyo trabajo no podrán excasarse loa^Ctr* 

reteros ó arrie«oa, síempst qoei por no babee sufiotecnei^ Cpttta* 
'dorbs éítropa, ips. destine el conductor general i esu fiíena, 
.sin contradecir, ni retardar el cumplimiento, baxo la paiia que 

aegup las drcunstaocías de su culpa se considere «ompetenie^ 
. láL^ anéculo ja» 

1 '.3' isA pena arbitraria (según las dR:nnitaiidas).estahl tau^ 
f bi^ea sujeto ^^xriado de cualquiera clase que fuere , f^uei saltad 
-/do ^'^ampp:, encargado del bagage, adelanáabe fó^étuinim 
' en lacjmaidia^ desando su preciso puesto ^ que debeseer-el lo- 

mediato «1 equtpage qué conduce, de cu7a exacta observancia 
cuidará, el conductor general w Id. artlcti/o 34* 
CONSENTIMIENTO DB OTRO DEUTa Véase aumUm d$ ctsd^ 

i^fmtJ ¿ídiío. ,-.'-'. y.d 

QQt^TaAPANDQu .»£1 que Ucfese ú «ocultare ulepin. qontsal»»- 

¿«do^die cu^lsfiiquieca géaesos ó ropas qué pueda. ser, CU7<9 ^n^ 

loa no ^excedat de Teinte reales , será pos la prbnera vea ^c^^ 

x'tiBido con péna-corporalt por la segunda ó excediendo de loi 

Tcinte reales será castigado con baqoetia y cradeoada i* 



Digitized by VjOOQIC 



DBITEZÉ&CITO. CKI 7$ 

•kiio por el tiempo que le falte > eotregaDdo al ministro de ta 
reata á quien corresponda los. géneros aprehendido* en el frau* 
de 4 pero si eo cualquiera de los casos referidos cometiere el 
contrabando con armas y por fuerza , será condenado á muer- 
te y procediéndose á su juzgado por la ¡us*icia militar ó el tri«« 
bunal de renus, según el que antes hiciere el descubrimiento.?» 
Ordenanza del exércUo tratado' Z , título 10^ articulo ^o. 

a ^n esta lilUoia parte, se derogó la ordenanza general por 
la real orden de 29 de Abril de 1795 que se ha copfado en 
el primer tomo §. 1S9. por' la qual se faa variado el modo 'da 
sustanciar las causas de contrabando en que intervengan mi* 
' litares , fo que se lialla confirmado por la instrucción de t de 
. Junio dé f 80$ que se <:opia mas adelaúte en la^ vtíz Defrauda- 
dores de rentas. , ' !^ 

3 Véase en la xrot Defraudadores otra real orden del i^o 
de 177$ > que taínbien comprebende en/ partera los fídidídos 
que cbineten. contrabando. ' . ^ ' ' - - -^ 

CONTRAVENTOUfeS A LA ORDENANZA DE PESCAT 
CAZA. Véase cflaar. ., • i. i , • i 

COMTRAVENTORÉS A LA ORDENANZA DB MONtES. LoS q\jC lucurttia 

en ios delitos de cortar en los montes sin la correspondiente 
licencia > destrocar ' ios -árboles ^ incendiarlos j y viros desurde- 
oes 9 se castígaráa con las penas que se. señalan ^a 4as realeo 
ordenanzas de 31 de Enero y 7 de Diciembre de 1748» de que 
se faace mcútími en el $. 7 a del primer tomo , y los reos es- 
tin desaforados y iuijetiM á la jurisdicción á quien pertsiie»4 
can los montes. 
Contraventores jL los éaIídos de toiicía. Véase bandos. ' ' 
COSTAS EÑ EL ALlSTAÍAlENtt) DE MILiaAS.^ Tea* 
. exigfr. 

CRIMEN I^EFANDO. El qué fuere convencido d¿ crímefi bes* 
tíal 4 sodomitico >. será ahorcado y quemado-^ ^ero si eí ,'tri-^ 
buoal de la Ii^quisicion hiciere antes aprehensión del reo, y en* 
trare i conocer de ia caiisa, no podrá el militar embararzarlo^ 
ni redamarle ^ pues solo en el caso de aprehender, antes, la ju* 
risificdOA mUhar le pertenece 'el conocimiento de ^stc cdoien* 
Otdenanm dé iatírdfo ttahiáú 9^ titith ib, artíeuh 83. ' ^ 
a En la misma pena incuben los .individuos de la real bri* 
gada 4ae cometeo este deUtb.' fd. di tarabiniros ^ fagina ivp* 



Digitized by VjOOQIC 



DEF PENAS 



D 



xJefensor que no se arregla a lo prevenido 

. BN LA ORDENANZA. Véase infractor á la ordenanza. 

Defraudadores de las rentas reales. Xos indi- 

. viduos del fuero de guerra que incúrraa. ep el delito de defrau- 

dar las reatas reales de S. M. seráa juzgados, cooio aueda di» 

. ^ho ea el §. 109 y siguientes del pnmer tomo,* y sufrirán las 

^^'penas y multas que se les impusieren del modo que previene 

el real decreto de 29 de Abril dé 179$ / c^P^^^o por líbta del 

. $. 129 del mismo , en donde se explica la forma de proceder* 

, ae ^n, estas .causas , cuando sean los reos militares. Para que 

estos se hallen instruidos en las penas impuestas á ^ste delito, 

" 6e expresarán^ las que correspondeo á cada fraude con arreglo 

i la real cédula que S. M. se sirvió expedir en 8 de Junio 

de 180$ (i) para uniformar en todo el rey no el modo de sub»- 

(t) Cédula del Consejo de Hacienda Je 8 de Junto de jSog sobre el tn§d9 
ié' proceder en las causas de fraudf de la real kaeienda , y ftnas que debm 
imponerse áloe defraudadoresM 
Et Rbt. Aunque la instrucción Bobre el modo de proceder en latxausas-do 
Anide; dp mi real hacienda , expedida eo el año pasado de 1761 , debe mirarst 
siempre como un reglamento sabiamente meditado , y digno de continuar sir* 
viendo de norma para los procedimientos judiciales en la materia de que tr^ 
U.*« con ti^Op algunos de sus artículos han sido mejorados con la ayuda de la 
experiencia' ppr ordenes y resoluciones posteriores; y 'la misma ha enseña* 
do flue otros podian sufrir un|L útil reforma; y conviniendo tanto que coa 
ést^s variaciones volviese á publicarse la iñencionada instrucción , tuve i biea 
comuiilcar ¿rden k mi' supremo Coniejo de hacienda,* para que la extendiese 
¿n los términos que entendiera de mi mejor servicio ; y habiéndolo así execata* 
4o i por mi real resolución publicada en él á consulta ¿f^^j de Abril áltimo , \m 
iñii¡\á¿ en mandar que acerca del *moda de .substanciar las causas de Grande 7 
ccHUrabando , .y penas que Jiaade imponerse á los perpetrados de estos 4^hps9 
•egun la clase y gn^vedai de qada uqo» se observe y ^rde de, hoy mas por 
ledos, lot snbcleVsgf^dos del superintendente general de mi real hacienda ¿v d«* 
paas, JM^ces, tribunales, y enip|eados i quienes toqi^e^ la instrucción si^iuftote. 

Causas en que hay aprehensión de fraude y reos. 

L Luego que se aprehenda el fraude en embarcación , en el campo 6 en po* 
blado , se proveerá auto de oficio por el visitador 6 cabo de ronda aprehensor» 
refiriendo el hecho , y mandando hacer justificación de él , depositar U cosa 6 
género aprehendido , reconocerla por peritos, y que el escribano dé & de U 
aprehensión y sus circunstancias , sí se hall9 á ella. 

Digitized by VJ O OQ le 



. i>ELaEXÉBciTo; wat ti 

- CtnfikT' éste gtfaero def^fittsa»'^ ^efialamdo' al (oitikiQ tioaipo Jas 
-j^peoas que^ h^a deioipQiicir i ios reos. ^ .^i >. ' : 

e. Si el üraude co&sisiiese ea ^cnéiros . de . Uícitoi . comercio^ 
perderán ios géneros, y los que. se jencbotrasea eo el parsge 

n. Puesta íncontihenti \z ñ , 6 sin ella , te exatninarán dentro del día 'lot 
giia£ds$^¿ ministros dt; \^ aprehensión » X sHa presenciaron personas desinterés» 
ladas , serín examinadas con preferencia. . '" *' * * ^^ 

nr. ' Con formándose las deposfciones con el auto de oñcio , í cbiiseqiíencíá 
de él se mandará poner el genero en Ja adqíitnístradon olas inmediata , f 
declararán los vistas , ó pericos- nombrados si es género de fraude; y después * 
se pesará , medirí ó contará el género , y se hará su valuación por los mis* 
oáK>s oeritos , qiijdando fe'de todo en los autos. 

.' rV* Hecho todo esto, en qiie.ijo d?ben .emplearse mas de dos dias , se man» 
airí la prisión de los reos , si.nó.sc hubiese, hecho aíaprchéndefíe el fraude 

Í» después , CQfio también ei embarco de bienes de todos los que resulte ser* 
o, coiño son ^os (iueños > los conductores,' expendedores , ven'rfcdorcs , auxíi» 
Itadorcs, encubridores 6 compradores; prjocediéndose en seguida á recibirlelí 
sus declaraciones j según lo quie resulte de la sumaria; y estén negativos 6 
cónfisos, en este, estado los coiiíandantes , visitadores , tenientes ó cabos que 
liasta este punto hubieren entendido en las diligencias , como para ello están / 

autorizados 9 pasarán á la capital los reos y efectos aprehendidos con la suma- 
ria , .que se entregará al adi^ioistrador d^f partido; y tomada la Vázon de ella 
en la contaduría de rentas, }t pccseptará este inmediatamente al subdelegado^, y 

quien proveerá auto haciendo. la declaración conveniente en cuanto á la aproba* 
cion , ó desaprobación de J^ prisión de los reos , y sobre el comiso del g^« 
ñero con la embarcación , carruage ó caballerías en que se conducia ; sin pro- 
cederse á U Venta del género hasta que merezca execucion la sentencia que se 
dictare , á- tío haber riesgo de perderse , en cuyo caso únicamente , precedido 
nuevo reconocimiento por el que conste el riesgo , podrá venderse con cita- 
cion de los interesados , y conservando muestras por sí Fufcrí tieccsario ha- 
cer uso de ellas; mas se podrá , y deberá en todo caso procedefse en vista de 
la sumaria á la venta de las caballerías y carruages , quedando depositado su 
importe hast4 ^^e la sentencia se lleve á efecto; como también á la inmedia^ 
ta aplicación del tabaco, y demás géneroá estancados , para que puedan desti- 
nafse á' su consumo y venta» según calidades., 

V. Sin embarazarse el subdelegado , ni el ^scrlbano principal en ta Venta de 
los indicados efectos , ni en los embargos que deberán cometerse á otro escriba no, 
6 encargarse á las justicias si los bienes de los reos estuviesen en ¿tro pueblo 
^le el de la cabeza de partido, se mandará tomar Ja confesión á estos, pre« 
cediendo nombramiento de curador i los menores de edad , y haciéndoseles car* 
. go' solamente' de lo que esté prob.ado, á lo tfenos semiplenamente, contra 
ellos > sin sugerirles, ni amenazarles. 

VL Acabadas las confesiones , inmediataihente se dará trasUdo á la parfe 
del fisco, por la que dentro de tercero dia á lo sumo , se pondrá la acusación 
i los reos, sobre loque individualmente resulte contra cada uno; y en el dia 
que se ponga la acusación se dará traslado á estos , recibiendo en el mismo 
auto la causa i prueba por ocho dias comunes con todqs cargos ,' que no po- 
drán prorogarse, sii^o por causa» especiales , y entonces sin exceder de un mes; 

Tom.IK\ ' L ' - - 

^ '. , Digitizedby VjOÓQIC 



^ «n que véiiblinj bQa4m ^a ^^rUd^sJBomtfcio 3cgiin«ittomlor 
que tengan los de ilícito . oomertiat ''pagi|rán. , las co6tflt>>L;..yj^u- 

« ftlrin ciMo anos' de precie .por Ja \pdaiec^, ;Tét y ocl^ ppr la 
segunda y diec px>c lai ^ecoera coa iav c^Udad de que tOo^isaJ^aa 
sin licencia del Rey. . . r • % 

coo absoluta prohibición de que dest)ües se concbda^trá p^óroga , sasptorion;,^ 
restitución con pretexto de examinar testigos, ó 9%car coitipulsas de jddcttin^^ 
los en parages distantes, ni. con otfo ijioilvo; 6 cauSiáalgñíra. " *í * t 

VII- Notificado incontinenti cstd^ traslado, correrá el término de *'^riiebai|? 
y dentro de él, sin que lo puedan renunciar los reos , se tarificarán con su ci>^ 
tacion los testigos de la sumaria , y aun los correos , en lo que por sus decla<^ 
raciones y conusiones resulte contra otros reos; se aleg^irá y* pr'ól^^.^ 
parte á parte lo que les convenga, con recíproca ;dta¿ión,;idQiíttendXW 
interrogatorios pertinentes que se presentaren; y^'* las potiíkacionbs^^tiráslakfá^ 
y citaciones se entenderán con loi reos en caso de' no tcAer'prbcufadoréa q 
curadores. «~ ' ' • ':; 

VIII. Al otro día de concluirse el término de prueba se llamarán tos ahi- 
tos para sentencia con citación de las partes, y sin que pueda pasar el tercp^ 
ro día se sentenciarán con acuerdo del asesor , declarando , en casa de estar 
justificado el fraude, por bien Hecho él comiso, é imponiendo fas (filmas pe^ 
ñas y aplicaciones que después se, arreglarán; con {Prevención de que^'desd» 
luego que se hace la aprehensión se ba de dar noticia al superintendiente *ge;^ 
neral de mi real Hacienda , por si , se¿un sus dtcúnstancias tuviese por epor^ 
tuna U avocación de los autos , 6 el hacer alguna prevención al suodelegadoí 
para la mejor dirección, y que pronunciada sentencia se le ha de remitir es« 
ta en consulta inmediatamente con los autos originales; y en el bien enten* 
dido, de que si la formación, substanciacioin y determinación de las! Causas no 
se hiciese con la debida brevedad en los términos prescriptos, los visitadores 6 
cabos de ronda, los dependientes del juz¿ad6, y' los subdelegados qu^ ho« 
biesen dado causa al retraso, ademas de ser privados de las costas, pagarán de 
la .parte que les toque en el comiso, de sus sueldos, ó de la ayi^da de costi ' 
t^ue les está asignada, el alimei^o, y perjuicios de los reos, respectivos al 
tiempo que se detuviesen en la cárcel mas del término que se prefine es 
esta instrucción; y ademas de' esto serán reprehendidos y castigados , según 
U gravedad de Us faltas que se advirtieren. 

Cauxas sin aprelunsion de fratk^e ^ fno con ti9s gresinhi. 

IX. Sin la aprehensión de fraude se procederá también de oficio por notí* 
cias fiíndadas que se adquieran de que algunos vive» del fraude ^ 7 de encubrir 
6 auxiliar á los defraudadores; se dará principio por el auto de oécio,^ en que, 
ademu de la noticia en general , se exprese caso , 6 casos particulares , iñan« 
dando recibir á su tenor sumaria infornucion ; ^ no se procederá á la prisioa 
y embargo hasta que haya suficiente justificación , no vaga ni general , sino 
particularizada con testigos idóneos, y si es posible > con causas acumuladas; 
de modo, qae á lo menos por indicios 6 conjeturas graves conste del delito» 
y el cuerpo de él. 

X* Presos los reos, se procederá ai seguimi^nxó de^Ja causa, dctermioa* 

Digitized by Google . 



DÜJL EXÉREITO. DEP !^ 83 

.%»nt3d,tt^icdKdUdes¿)efloesmer. pla^a^úi^ora ad^^ He Its penas 

c ^Otti^ofS'.áóRydai Ifaude^ ;aet ¡iD{ioiKliia ia de ocho años de pre« 

i jfüi9r y la VDxAtiJ dise qusoí^Qtos I pesos por la primera vez: du- 

^'|riicada aayrka jy> dkai^siños^jdéupr^sidiov pcdr la .seguisda , y tpor 

dda' ^otoDSaltsí pW er^fiífono ztaitri Y .coa tguai breyedad.qoe en las causas 
de ^pi^héosíKMi, f 'se i les jui^rá, justificada la. caula ^iCpino. á verdaderos^ 
apstfaeAsMrdeCnaadadcíres. '1 v. i 

•V* ' ' " Cstuas for dnmnciacmu' : 

-•9Qi Cuando parece on demioctador. presentando pedímeoito en que refiera > 
el heeiio ; causas , cosai y veoír que' deottocta impidiendo que á su; tenor se exa* 
lÉlnelS'loS'teittgos que )>reteAtase:r «deberi oaatifiar.el.íuez se haga la justifi^. 
cacion; y si presentare muestras del fraude que denuncia ,. se reconocerá y re». 
tendrá. 

XII. Si por la sumaria 9 aunque «naptehenilon de fraude ^ constase debí* 
damente el delito y reos , se procederá por el tenor mismo arreglado en las 
cafblas siii apreheiisíotmjfji ser logra esia^üá fírocederá désd¿ entonces, cónio ' 
en las» cansas de ápc^baablon^ y en cuadqníer x^o* jq^ el denunciador con»! 
ttnúe ó'desampare la causa» la ba do auxiliar ^yJ continuar el promotor fiscal, 
kaüía su perftcta delefmiaaoion y execncion. ' { - 

•t. La di^bo se entiende del denunciador público , que no tiene inconvenien» 
ftf OB prfMntarse ¿seguir laeausa^ m^ 'n^'doLcanodente ó denunciador se* 
creto \ pues cuando le hap , la causa se debe >ii»trutr por el método prevé- . 
tfído'pira las en que^b^ aprefaensibii detfnnsde y seos. Mas. para precaver 
las denaiM3Í|a supuesta», deberán obstnraferae:,. pdr los. subdelegados y demaa > 
ott^eadósiquienes tocay tas reglas «¿bptadkiiüénijm j^cal órdea de veinte 
7 ws'dé Marzo d^mrl bcboeieqtos y ^o^ , i^e^sottílas siguientes. ^ 
' t.^ Que los admioíiBtsadorei generales^de aduanas v lol comandantes de res» 

rirdbs y deans á quienes se baga denuncia lalguáa aecreta de contrabando 
fta9de>iiKspongai)r¿q0e-ei| el. propio acto sel formalice esta océi expresioá. 
de todas las circunstancias > firmándola'<el sugetou^ue ia diere ^. si supiere efr>. 
cribir , 6 en su defecto alguna otra persona fidedigna por ¿1 > y que cerrada 
la miSBia-'deflhtída 'se*diri|a ktilw^tátaaieiiteakteibdelégado que hubiere de. co- 
nocer de la causa , dándole aviso separado de que á conseqCiencia de denun* 
oa'^tiiietfvada^ve van i'praaicardil^^aas.' t¿f <^n boa. arreglo' á lo pré* 
vlrflktei en el srticulo téreerp de ia teÜrl cédnla de jvbijite y tres de Julio, de * 
ttü* setecientos sesenta y obho, se extienda y iuiotiaaaieLauto de. oficio ex- 
presivo -de lis> circanststncif» de la deóiincia » y /diligencia que se va á prac-> . 
tiésf'SllS noft4uar:jel deati9ciados4i.g2S.:Qoe.cuandb¿apor la urgencia perento* 
ría de algún caso extraordinario se considere^riesgo de ipalograr la aprebell•^ 
eibirTOf exleiiEdfef^eitasI^ittgeiiciasicon kiformaUdaii que queda prevenida, se 
Ém^% ood'estbs ttequÍHHiexfninediatamente que teese aquel peligro. 4.^ Que 
SddO'esto -se baya de observar también ^en los icasos de hacerse las denuncias 
á las^juilicia^ de 'los {^bkx- y I lot^^-sut^eléga^ipsi ^^ Que el pliego cerra* 



do en que se contenga la denuncia , ha de subsistir en el. subdelegado de la 1 
céusk, sin* abrirse hasSa^queí'lkgoe iel ca80> de'la. distribución.^ y. de dudarse 
._••_._• t. -•_ ¿ ^_. j -.j-. ^ j- i^ .-j-^^j.j ^ jjj persona^ á nob 

Digitized byVjOOQlC 



paci'aUa^'sS'luibv^ó BO^deQufiCfadoe^ 6 de la id^núdad .da su persona^ á no: 

La 



86 DEP. -^'^PENAS '' ^ 

terior del reyno erías léarftklad qut "lá • qué falft->;¿é ixpre5SÍ> flki 
la$ correspondientes guiaé. " ^ ' -i * "^ ^ . 

4 Sí ei fraude -fuere de géneros de aduana <fc comedio • li- 
cito , se I9 impondrá á los reos por la primera vez una multa 
• • : . ' -^ ■ ■ . -^ ' . "'M» , -■'' / \: 

tar« spte hoblere, en calidad de con*>jac«4 En el tiempo de^pai; debería gozar: 
los mltítarcs ei iuero^ue me digné acordar en ocho de Febrero de mi aete^i 
c«emo8 qckenta f oobo pora los individuos del estado eciestistico*: por tasto kít 
reos de causas de fraudes- sujetes i la* jurísdiccion militar para la imposición f 
execucion de las penas personales, han de ser remitidos á su &cr6» como es^ 
presamente se ha prevenido en' la reil orden de <]u¡nce de Octubre de mil oobo^ 
cientos y cuatro. 

Por 16 que bace á registros f reconocimientos | no dstarin preservadas dd 
ellos cuando fuere necesario » aun las casas de los grandes de España 1 con tat 
que al de la habitación de todo yasalío honrado preceda mandamiento judidial; 
jTspara este á lo menos semi^plena protianza, indicio vehemoitCi ó< delacioi» 
calificada del fraude; como está expresamente prevenido para loi reconocímiecú 
tos de embarcaciones , y de las^ casas- de los comerciantes que se hiciekes sosi^ 

pechosOS. ;,';:» .1 

XX. En las caucas de fraide qtié se firmasen contra cabilkros de l^%"6f^ 
denes militares, se executará la pena de comiso, jr demás pecuniarias; pero 
para las personales , concluida la eausa, se me consultará por la vía del ¿upo^ 
rintendente general. 

XXI. Contra las justicias*, y contra los militares^ que encobriesen los lran«¿ 
des , y contra los que embarazasen su averiguación y aprehfension-, 6 no diesen 
el debido y pronto aui^üo, se procederá con mayor rigor y" pena que coiw 
tra el mismo defraudador aprehendido; pero será por incidencia en la caoM 
sa principal , shi ser necesario formarles otras separadas. -f- > 

XXII; ^Eú los los fraudes de remas provinciales, de gírales» -6 de-adciand 
de géneros estancados, y de prohibido comercio ,. stetopre que d valor de lóf 
que ^fueren aprehendidos con et importe de la multa que d^ba imponerse se» 
gQa'su cUse no exceda de mil reales, se extenderá «nr- testimonio «n reta^ 
cíon de las circnnstancial de la aprehensión^, 4e^lo queoeontesce nk rd»'^ 
razón de su procedencia, dirección y consignación^ reoonoftimiento 4tí f^ 
ñero ^ y su deposito*, y not resultando 4tff justo motivó;^ ^6 0110 los reos, son 
reincidentes , pues siéndolo se les procesara por el Aiétodo^ord iliaco ann;Giiao^ 
do el fraude Sea de cortar conikfericion ;'se proveerá amo declarando el>co« 
miso con distribución, imposicicAí de multa, que siempre deberá ser Ja-'i^ 
fialada por reales órdenes é ínsrráeciones, apercíbimfento y costas, coni lo 
que se sobreseerá f dando cuéntalos^ sub^elegadbs^tn' relación mensual de htf 
ocurrencias (le estadase ial auperintindenté 'general' de mi '^eal Hanüeoda» gú* 
tirtléndose que en los efectos eMncadbs el aprecio - ile>^htf 4a'regÜU'f<i9'ií 
qiie tienen en mi rc;A\s^9nápi f^ qifo ^s\m i-eglasv ^^ue han* d0 ^9bier«^f«d 
para las causas de corta' entidad p no han de^t^ner higinr en euimtto'é lok ñtíí-^ 
de» de- la der tabaco, en las que se' Observaría 'la^ particulares^ que gonti^i 
nei5l-ariítÁilo XXXVI4 1 -i i ^^^u- . ,. . . . ..^ . , 

.^XXIIf;' Hecho ei debiddi rmmotlinjento en laraduanas^, 7 dadbs las gniaf 
ctn-fwpondiemesrsi'se h<rtlareo^i*nduteniw*i^tceá^s e» el número <de arfo-t 
bas, l¡br$ '6 livaras^^ loto se^ oMí^ri'4Í t^ e«M«Maiit<9 .óccédactovea^^Já 

DigitizedbyVjOOQlC ' 



- DEI^ BXfeCITO. % DEF : ¡87 

.' pr0^oltSotfida;;^i la earidad del frarurdf ^emig de la peaa co- 

; mim del cooii^o - 7. costas^ 911 que ; «íempre se incurre ^ mas por 

;ria Mgaoda rex y coatro años 4e^ presidia, y por la tercera .la 

de ' ocho prefixos ea uao de los de África , coa ias deoaas con* 

¿ittificcto&' de k^ derechos que dexárofl de adeudar cuando no excedí la 
ocutfacioQ de dos por ciento , según y como está interíorniente prevenido ; 
l>ero en 'e\ caso de qtte sea muyor la ocultación , te procederá por el exce* 
so contra el contorcíante 6 conductor por el miimo tenor 7 forma que con* 
tra los deroas defraudadores : debiéndote tener presente que el defecto de guia 
tn la conducción de géneros j frutos del rey no en lo interior de él, no debe 
servir de motiro para formar cansas; mas por lo qué hace á los pueblos de. 
ironterá , se observará lo prevenido en mis regles órdenes , y señjaladamente 
tfr lade diez de Diciembre de -rmI' ochocientos y* dos; ^ en cuanto á los gé« 
fieros extrangeros la, instrucción de d¡e2 y nueve de Setiembre de mil ochcv* 
cientos y cuatro. ' , . , 

'-' XXIV. Aunque en el método de substanciar la causa de aprehensión real 
leba comprelíendido entre los reos de fraudes á los compradores , sin dístin* 
|QÍrW da Jos principales delinquientes , se ha de entender esto en los gene* 
ros estancados y dé ilícito comercio; pero en los demás de aduanas y ren« 
tas generales solo se procederá criminalmente contra los compradores negó* 
ciantes, que por sí o por tercera mano hiciesen estas compras sin hs pre* 
cauciones necesarias; pero no contr» los* demás en quienes no es presumi- 
ble la malicia , ni dcMn precaverse con el reconocimiento de legitimo des« 
^cho que sujponen en el vendedor de quien compran» 

, XXV. En todos los demás fraudes de cualquiera naturaleza y entidad que 
sean I se formará causa criminal en el método prevenido» y se impondrá á 
los reos todo el rigor de las penas , estando probado debidamente su deli«~ 
to,9 para lo que se admitirán indicios y conjeturas , y las probanzas mas pri« 
Vtlegiadfts que en cualqui^ otro delito «e admitan por derecho. 

Pinas fué dihtÁn hnp^mrst irrimisiblemmte f robado el fraude» 

XX VL Será pena comnn á todo fraude procedente de género de ilícito co 
mercio ÍDdistintamente la del comisoi y perdición del género con el coche, 
flonlas I carruages , bagages , ó embarcaciones en que se conducia 1 con mas las 
costas de la causa 9 que se deberán pagar de los c^ros bienes embargados á 
los reos , y en su de&cto del precio que produxercb los comisados » para so- 
lo el pago et^ este caso de los interesados que no gozan sueldo. Esto se en- 
tiende cuando solo se aprehenden efectos prohibidos á comercio* 9 pues si con 
ellos se encontrasen otros de permitida introducción y comercio lícito ^ se ob* 
servará la regla siguiente. CuaddQ el valor de los fueros prohibidos llegue á la 
tercera parte <U1 que tengan todos los contenidos en el mismo ñrdo , saca, co« 
fie 6 bulto de cualquiera clase que sea, entonces los géneros prohibidos vician 
rán i ios demás de permitida entrada » y por conseqüencia caerán unos y otros 
eo la pena del comiso con la caballería , carruage 6 embarcación en que se 
cooducun , y en las impuestas por mis reales órdenes é instrucciones ; pero 
otando el valor délos génefos de ilícito comercio no llegue á la tercera parre 
del que Ceogan todos Ips coatenidoa ea el propio £irdO| paca, cofre ó bulto, 



Digitized by VjOOQIC 



88 DEP •' PÉfÍAÍ 

derisuíioaés y' iññíkis arbitrarias; Bt^m W ¿alitlad' M 'ftande 
ea estos ca^os de reincid^aéia. Bit las mlaaif s iiúíu i^ren lo» que 
íatroduxerea' plata y oro y demás frutos de "América sia el 
correspondiente registro. - • - 

tolo caerin en It pena^dei comIi6> y ddmas knpuesU^por Véales 6rd^&e»4^ 
instrucciones -loi mismos géneros y efectos prphtbido9> sin rrascendencia al 
comiso de-la caballería » carrqa^ 6 embarcación ea ^ue se cóndu^zcaü^ entregan^ 
dose ios demás géneros- de lícito comercio i ios cespectivos interesados t^on <et 
correspondiente pago de derechos ; bien 4^ esta . modificación en que vengo 
por pura equidad , solo tendrá lugar respecto del reo que fuere apreliendido 
por la primera vez: que'á la segunda se han de dar igualmente por decomiso 
con la caballfijía, carruage ó embarcación enqueae conduzcan ^ a^n cuaadp el 
Ttior de los pfohibidoi no ile^^iw á la tercera parle de todos, los. g4l^ros cont 
tenidos en la paca^ fardo ^ cotre ó bu lto# ;......- i 

XXVII. Ademas de la pena de comido común en todo frauda d^ tabaco^ 
m) I y demás génexbs estancados » te impcindrá i ^s^de^audádor^s , conducto* 
res, auxiliadores y encubridores, expendedores y compradores la pena de dnca 
años de presidio de África por la primera vez ; ocho por la segunda , y dipz poa 
la tercera /con la calidad deque no salgan sin mi real licencia. 
' XX VIII. A los extractores de plata y oro , yt sea en barras «.polvos , al« 
hajas» monedas de cuño de estos reinos, ó de. otro cualquiera ^e hayan en* 
trado en ellos con cualquier título , se teSt impondrá i ademas de las p^al co- 
munes á todo fraude , la de xinco tóos de presidio por la primera vez coa 
la multa de quinientos pesos; ocho años de presidio con duplicada multa por 
la segunda y y por la tercera se extenderá la condenación á la ^e presidio dé 
África por diez años «y que cumplidos no salgan sin licencia» y á la confiscaciea 
de^odos bienes; cuyas penas en todoa i/es casos se han de cxtfcutvart igual* 
mepte que con el duefío del firaude , coa los extractores « auxiliadores y encu* 
bridores; y para, calificar este delito, y saber cuando secoii^ete, deberá tor 
nerse presente todo lo prevenido en las reales cédulas de veinie y tres de Ju- 
lio de mil setecientos sesenta y ocho i quiiioe de Julio de niii setecientos ochen* 
ta y cuatro , seis de Julio de mil setecientos ochenta y seis , y dos de Octu* 
bre de mil setecientos ochenta y atete, en qu^ se |>vescf iUen la» iLrmalid^des cpn* 
.venientes para la conducción , y circulación del dinero* 

XXIX. Lai} mismas penas que se prefinen á Ips extractores de la plata J 
oro * auxiliadores y encubridores , se han de Imponer i lo& que cxtraigaii.yeguaii^ 
potros y caballos y armas de estos rey nos , comprehendiendo en ellas á los duc-^ 

^ £os 9 conductores , auxiliadores y encubridores indistia^mente. Estas propias 
peoas se han de executar con tos ext];actores de ganados mulares , vacunos » y de 
<:erd» » trigo , y demás especies de granos , sus auidUiadoccs , conductores y en* 
cubridoreSf siempre que su extracción de. estos rey nos esté prohibida por mta 
reales resoluciones | por conveniencia de m¿ real seryido» y beneficia comuo dt 
mis vasallos. > , . / 

XXX. En los fraudes de rentas generales , 6 de aduanas se impondrá i los 
reos por la primera vez una mulu proporciot^^da á la entidad del firaude , ad«* 
mas de la pena común del comiso y costas en que siempre se incurre ; mas por 
la segunda vez,, ademas áv^ esta , sufricin la pena de cuatro años de presidio ^ 
y porla tercera la de ocho presos en uno de los de África , con las dexnaa 
condenaciones y multas arbitrarias , según la calidad del traude en estos casoa 

* Dtgitizedby VjOOQIC 



DEL ^BSÉaCnO. JSBF 89> 

j Adcmu* dif eélaa penas: I^m. :¿ir<;ptrdef lo) neoy el o^cbe, 
muMiQ^ carrua|;e:^> bagages lOi embarcaciones) en.qua se.xsodd^v 
ICfü^ sjb^p/cí ^(lei^.t! iftiiáe^iBeai d^ iücho eomeccia^ cdmpfe- 
béa¿ieado lambiea á los conduaoresv auxitiadoce& .y tftcvOofU 

de rcincideociaicofi excepción de <|ue en los frtodei de géneros de algodón de* 
fíbrica extraogern la pena pecuniaria, que én todas las ^rehcnstoues sufrirán lot 
tfO$f ademas de las qué i sc« señalan en sus Despectivos casos íoontrajo^ deftaii*; 
dadores de r^ntají .generales » se4á la aMiha de treinta p«)c ciento del iralorde» 
los géner<^aprehindÁdos«^. ' n .'^.'r.y.r,^ -i. j i. »'.-•. ^ ' ; 

XXXI. Uan de comptrehcnder las tatsmas penas con que se castiga el 
fiaude de rentas generales a los extractores de granos , ganados mulates ^ vacunos 
f de cerda en los casos quo no estando prohibida i antes bien permitida sn ex** 
traccto^ cpi^ /QÍÍ^tCQ«...y -adeuda dfejkocchoten^ las aduanas ^ sin este psevia 
requisito hicieren las extracciones* .¿jj .; i.^ < c i : ; .». t - ; ..--.-' 

jCXXII. También se deben executar las' refi^ridas penas en los intro Jucto- 
res de plata y oro , y demás frutos que de mis dominios de la América ven* 
gan á estos rejnos sin el correspondlepte registro, tanto en navios de mi 
real armada , cuanto en otros cualesquiera del comercio ; con prevención de 
que sin diaincíon 4^ introducción ó extracción de oto j plata sellados 6 en 
barras, polvos, alh^^af y vaxiUa^;, frutos.de la América, ó de. oti;dt cuaks-': 

Siera reynos , li^ ds $er privativo el cbaocimie4to con tpdos ,. y ¡cualesquiera, 
ludes dcl^s^pfyi^^iyknt» gfftcral.d^ .miiiOPil iHaeJcnda » sinjjqite:jCQn mqtí* 
vó alguno puedan mezclarse* en él otros ministros, ni tribunales, pues4)ara.eii 
caso de los recursos , ó apelaciones de los autos ó sentencias de los subdelegados 
del superintendente general , tengo destinado el G>nsejo de Hacienda en salas de 
iufticia, que como de todos los demás fraudes, deberá conocer de los que se 
inuntsn por-fiíUa de Hgiftroi del oro, plaia y frutos que se conducen ik le 
América^ ^^ . , 

XXXIII. £^ la^ tentas proyiocisler de-akabslas y 'Cientos se obséryeria- 
puntualmente las penas pr^venidaspoi tas leyes de:estosrinis reynos ;y en fes j&aa«' 
des contra las rentas y servicios de millones , se impondrá á Jos defraudadores la 
pena de comiso de la especie que se aprehenda con las caballerías ycarruagesen, 
que se conduzca, y ademas las establecidas por las instrucciones, y capítulos de 
millones , y las arbitrarias que se adapten- á la calidad de los fraudes. 

XXXIV. Las penas de fraudes tendrán su aumento en casos particulares, 
^ hfp n^ereciflo^' y. vm^^ ^sefiatir<e «onr mey^r ligor ^ ^Tn-fon los "st* 
guient^ '• .■■:•■..''> :?.. •' \ ; '■ . ; ^ i ^ ■'' 

XXXV. A los que sembraren « nsolicreii, 6 fabricaren en sus tierras, 6 casas 
tabaco, 6 cualimiera otro género estancado , y de ¡lícito comercio , y cuantos coo* 
peren á ello, si fueren de bsgca condición i se les darán doscientos azotes , y á> 
todos se les aumentarán dos años de presidio de la pena común; se los condenarij 
en la perdición de instrumentos , 6 xarcias de la siembra ó fabrica , á la de 
las tierras , v casa en que se hacía , sí' .|ran propias de los reos , ó si su dué* 
fio ere sabedor de la fabrica; y cuando por ser de mayorazgo, ó por otra cais* 
•ano pudiesen ,dars^ poT perdi4ast: se les <:ondecrará en su valor, i en'biil 
^cadps de multa por la pvjpsers vi^Si annMtHáikdose las penas proporcioDada*' 
mente en caso de reincidencia* 

XXXvL A^los que introduxesen , fabricasen, expeadieseUi eooprasen» ^^ 
Te».2K M 



Digitized by VjOOQIC 



9(f nEP PENAS 

..dotes ^ 7 si faksca capkánes 9. maestros, tir ofliUIei qM vefeigaii 
/gbbecnaiido navio ó embarcación dci Rey 4 de particular ^ se tea 
'JCQodenará ademas en la pena de suspensión ó prhracioa de'eai* 
pko, según las circunsuadas. 

usasen tabkco Vapé qoe no sea de mis reales estancos , coo 00a caxa sola que le 
les aprehenda» ó con tres testigos hábiles que teotíiquen haberles fisto ex- 
penderlo > £ibr¡cario 9 xomprarlo t introdacirlo 6 usarlo, ademas* detaspeftas^ 
comunes en ..que incurre todo defraudador i Ufedtadei tabacb, se les im- 
pondrá la pecuniaria de quinientos ducados , aplicada por <ftñttO' al' demín*^ 
dador , si le hubiere , y la de privación del eofipleo que tengan en mi real 
servicio , quedando inhabilitados para obtener y pretender otros. Y por lo que 
hace á la venta de cigarrillos , y reventa del tabaco, so guardará en todo lo pre-. 
iQoido en los..siejie capítulos de la real-iesolucton de nueve de Julio de mil' 
ochocientos y dos , que son los siguientes* 



Que á los empleados que gocen sueldo por la -real ha<^¡enda , que se íes 
aprehenda 9 ó encuentre revendiendo en sitio « público 6 privada cualquiera de 
las expresadas * clases I se les imponga la pena de privación de empleo y suel* 
do y armándoseles ademas causa cuando se justifique que el tabaco es ae con«^ 
trabando. 



Que .la misma privación de empleo y sueldo , j el destierro di tm año 
se imponga á los tercenistas y estanqueros á quienes se les encuentren cigar- 
rillos xie papel, ú otro tabaco para la reventa, distinto de fas clases que se 
entreguen en las administraciones para el despacho de dichas oficinas subaU' 
temas , siguiéndose causa coo arreglo á instrucciones cuando el td>aco sea de 
fiíaude. 



i Que al paiiauo qte iojcurra en «1 deUso de reventa .de tabacos , ti estb»^ 
fueren del estanco ( lo que deberá justificarse en el acto por los diarios de Ios- 
tercenistas y estanqueros), se les imponga el destierro de un afio; y siendo 
de fraude , y no pasando de media libra , se les aplique por dos años á las 
obras, públicas; substanciándose causa cuando el Ubaco que se aprehenda sea 
en mu cantidad, 

. ■ 4.' ' : • ■ " 

Quf las mugeres comprehendidas en. la negociación de la reventa » sean 
destinadas por un «ño á los hospicios, siendo el tabaco de los estancos /y por 
cuatro si fuere de fraude, incurriendo en la misma pena los jóvenes de, corta 
edad de ugio y om> sex6«. ' 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXáaCITO. DEF 'l 91? ,> 

f6 Si) el ' fraude cÜósiadese ea sembrar^ 'moier- ó 'fabricar en 
suB tíerras ó casas tabaco cooitia ^ cualquiera otro estancado 
ó de ilícito comercio , se impondrán á cuantos cooperasen á ello, 

tai ftteteoidiscbwa caadioÍQEa^Qfav'pena»iiie'ji^^ :azúiea<^ yvá 



Que el toldado v^eteráno de milicias 7 marina que se le encuentre en la 
reventa de cigarrillos, 6 que los lleva con este objeto , sufra la pena de un ^ 
ihes de calabozo, y se le recargue un arfó de icrT^icio sóbrc su enganche 6 
condena; exteildién^aose ¿sta pena al recargo de dos áñbs cuando se Je encueit-* 
tre vendiendo tabaco' brtfsil , ó cualquiera b¿ró en cbrtais porciones; 7 formán- 
dosele causa en el caso de exceder de méd!a Kbrá. -' - 

j Que- d aoldiidotMiváttdo' gwiaa, \o oncoeotffe tñ^Aá tayttítz^ de ct^ixoli»? 
pierda por- la primeri^vez^bs ^núot ^ idia frute *,' én cato de reinudehota ^ 
•e k impongan Iü; mismas pésatele quedaá tndkadat para los paisanos^ 

Que exceptuando 1 los casos en que se ha advertido Ta formación de causa 
a los que incurran en la venta , 6 reventa de. tabacos^ en todos los deípas bas- 
tará para lá execücíon de las penas impuestaá íín testimonio' en relación ,' el cual # 
del mismo modp'^^que la sumaria de fraudes ', se pasará por el comandante 6 cabo 
del^ resguardo al administrador de rentas, para que por este se presente en 
el juzgado de la subdelegacion , i fin de que en el preciso término de cuatro 

cuanto 
se ha 
, ^ , que se re- 

fiere eojel artículo. XIX. . : ^ ^ 

XXX VII. A Iqs capitanes , maestres ú oficiales que vengan gobernando 
navio ó embarcación 'mia» ó de alguna compañía de estos mis reynos , en 
que se aprehendiese fi'aude, ademas de las penas comunes de introductores f 
encubridores defraude , se les condenará en la suspensión 6 privación de sus 
empleos, con atención á la naturaleza» calidad 7 circunstancias de los fraudes, 

£ lardan dote para, la imposición de estas penas , en cuanto á los que gocen 
ero militar, lo dispuesto eh la citada resolución de quince de Octubre da 
ttiil ochocientos 7 cuatro. 

XXXVIII. A los que hicieren i'esistencía con armas i los mibistrot de 
mis rentas reales » sino fuesen nobles se les darán doscientos azotes , 7 se les 
condenará por solo este delito á cuatro años de presidio de aumento de pena; 
7 i los nobles' en ,seis: 7 si la resistencia fuere tan calificada que merecie- 
sen pena de muerte , se les impondrá. 

' XXXIXt' Ademas de estos casos particulares siempre que los jueces por 
la grarcdad'} póir las circunstancias de la causa, por la insolencia de )oi 

^ M 3 




Digitized by CjOOQIC 



pt!o DEF ' ^ / VEiSÁS í 

todos' sé les avdieatari dos años de presidio át¡ Is i^eda dteiÉi, 
perdiendo los iosunoMiuos » tierras, fibrica. y casas eu que se haga 
€Í tabaco* 
K7V ^L.ei-fnuub £iere.uie tabaco, café, extrangsr o i^ i .los. que 

reos I por la freqi'íencía con que en atg]|iQis fVonteras se cometen los firaudes, 
6 por otras justas y prudentes razones Rallasen por convqpícnte agravar las 
penas, comunes, lo harán aumentando las corporales , 6 añadiendo á ellas las 
pecuniarias , según lo que les parezca que ha de refrenar mas ; j si fuesea. 
efppleados <;n rentas , se regtavarán las penas con la privación perpetua da. 
Iqs empleos. Mas por el. contrae^ j^ ni Tqs sub,dele^dos ai otro tribunal al«, 
g*4po tendrá &cultacl ó ^b¡;r¡Q,pVa dispensar las penas que para Jos respec^r; 
ti vos casos se señalan en esta instrucción^^ ^u ':í^ jx- -i ] / n 

Aplicación dt cmnisús y candenaciones, 

XL. A excepción del tabaco » por regla general te aplicarán indistintamente 
tQéos Ips g&nettecomUados fdrtoiiaetasí partBi[) lolaáboib. le^it^dd^ese^íitar 
COA fan i militas q«e se-^tmponganá iofrsosr.£ip si 'tabaco por-esf^oíal ranm; 
continuase el- ca^abkoímieato dé.soáas ties partes -» una ai jue? > f li^s otrasd 
entre el denunciador j guardas; observándose en todos casos en el métedo da 
la distribución todo lo que se halla» depuesto en mi real resolución de dos 
de Enero de mil ochocientos y uno , inserta en real orden comunicada á todas 
1^ intcadcj^aiaii, 7 su^oleg^ciop^rde n|i ,re^l Hacienda en siete de Diciem* 
b'rc djf n>^isrno ana , y es como se sigW: ^'Que habiendo denunciador , se k^ 
aplique ta. tercera par^e ítilegra/dcí' conaiso cohio hasta aquí sin alteración^ 
j que el resto ( hecha está deducción de tercera parte ) o el tocfo del co-^ 
miso ( no habiendo denunciador á 'quien aquella pertenezca ) se divida en cua« 
tro partes iguales , de las que se apliquen dos á los aprehensores ; á saber^^ 
la una que ya les estaba señalada por reales instrucciones ¡ particularmente por^ 
1j| de veinte^ y tres de JulÍQ de mil setecientos sesenta v ocho ; y la otra , qu4 
antes se'apllcaba ála.sala de justicia del Consejó .cn^conrormídád^á, la real xédur] 
la de dieíZ *y siete de Diciembre de mlf setecientos y sfsetóa , y hoy per-^' 
c^bia mi real Hacienda en virtud ^e la rea)^ cédula de diez de Jutio .de aiil* 
setecientos noventa y siete , que les 'he concedido para excitar su celo y amor 
-i.. mi feal servicio: que otra cuarta parte continúe aplicándose á mi real 
I^cienda , en observancia de la citada cidula del año de sesenta y ocho , y 
[ue de la cuarta parte restante se siga también aplicando la mitad ,de ella 
.'los subdelegados que conozcan de las causas, y declaren los comisos con 
arreglo á dicha cédula de diez de* Julio de mil setecientos norcnta y siete ; y 
que la otra mitad , que en fuerza de está' real resolución perdbia también 
iQt real Hacienda , se aplique al fondo de resguardos ; de suerte que por esta 
real resolución se apliquen dos de las cuartas partes de la insinuada clase da 
comisos á los aprehensores , una á mi real Hacienda , media ( 6 lo que es lo 
mismo , una octava parte) á Iqs subdelepdos , y la otra mitad 6 octava res- 
tante al fondo de resguardos , desprendiéxidóme en firor de este benéfico es- 
tablecimiento y de ios dependientes de una parte y media de las que antes" 
tp aplicaban á mi real fisco : que en los comisos que se ofiezcan de taiíaco. 
siga haciéndose la distribacion por terceras partes | conforme i lo prevenido' 

Digitized by VjOOQIC 



? 



ML EltÉRCltO. DEF ' 9Í : 

' lo mUYicreD, idtroduxerea ó lo mezclaren con lo qué $é fa- 

" brica en España, ademas de las penas comunes en que incurre 

to^o defraudador de la renta del tabaco se le impondrl la pe* 

coAÍarla de quinientos ducados ^ 7 la de privación 4^1 empleo 

en teaJtt instrucciones; pero es mi real voluntad que en las aprehensiones* 
en que no intervenga denunciador, se apliquen las dos terceras partes i los' 
•prehensores , j que el mismo orden de distribución por terceras j cuartas 
portes , según las clases de comisos , se guarde en la aplicación de las muí* 
tas que se hallan establecidas por pragmáticas , reales cédulas ó instrucciones 
f que las extraordinarias que se impongan , en algunos casol en que los con* 
trabandistas hagan resistencia , se apliquen íntegramente á los aprehensores 
que lá su&^n» en remuneración del riesgo i que se exponen. " Exceptúase de 
estas reglas el comiso de libros del rezo divino « y Iptros de impresión extran* 
gtn cuya introducción se halla prohibida, porque' erí su distribución se guar** 
dari lo prevenido en real orden de treinta de Octubre de mil setecientos se* 
senta y seis ; v se advierte que cuando no sean los resguardos los que hi- 
cieren la aprehensión, la octava parte, que al fondo de. estos se adjudica por 
k preinserta real orden de dos de Enero de mil ochocientos y uno , se ha dé 
ooatinuar aplicando ¿mi real Hacienda, como para la alcaldía de sacas de 
Portugaiete me serví mandarlo por real orden de diez de Enero de mil ocho»' 
cientos y cuatro. 

XLI. Para la distribución de los comisos se ha de tener tambícn presen- 
te que aunque los fraudes sean de corta entidad , y las causas se corten en 
tumarto, conforme i lo que se dexa dispuesto* nunca ha de corresponder 
i. los subdelegados mas parte que una ocUva: que cuando en algunos juzgados 
octirre que en una misma causa actúan dos subdelegeos , interino y propie* 
türio , ó propietarios ambos , y el uno proveyese el auto de declaración del 
ct>mÍ60 en vista de la sumaria, y el otro pronunciare sentencia, la octava 
parte aplicada al juez se ha de distribuir entre ambos con igualdad ; mas si 
uno mismo pronunciare dicho auto de declaración del comiso y sentenciare 
la causa, entonces este ha de llevar la octava parte íntegra , aunque otra 
kiya entendido en algunas diligencias t que en el repartimiento de k> que en 
el anterior artículo se aplica á los aprehensores, los comandantes y cabos 
Itodrán las partes que previene el artículo 5.^ de la real cédula de veinte 
Y tres de Julio de mil setecientos sesenta y ocho; i saber, el comandante 
^e interviene en la aprehensión llevará *como tres aprehensores, mas sino 
mterviene en ella llevará solo una parte, y tres el superior que mandare 1^ 
Éccion: que en las aprehensiones i que concurriesen las justicias, los jueces 
qae personalmente asistieren á ellas y no abandonaren la acción , llevarán tres 
partes del tanto aplicado á los aprehensores , distribuyéndose con igualdad lo 
^pc sobie estas tres partes restare, entre todos los que lo fueren. 

XUL Los géneros combados de lícito comercio se venderán publicamente, 
7 su precio y el de lu condenaciones será el que se aplique en las cuartas 
partee , rebaxando de él los reales derechos , v en detecto de bienes , las 
costas 7 castos de la causa 7 los alimentos de los reos. Aunque los géntroé 
é^'prohibidos al comercio , como no sean estancados , sucederá lo propio , sin 
Otra diferencia que la de que no* debe hacerse descuento de derechos reales 
aTnsunicipakst debiendo guardarse en la venia de todos los géneros de algo» 

Digitized by VJ O OQ le 



9^, DEP PENAS 

. con probibicioa de Btr «dmitidod en el real eerviciO) cooo 

extensacncQie se verá en la real cédula de aa de Julio ile. 1786, 
. ^ue queda copiada en la nota. $. lai del primer tomo, por la 

don de fabrica extrangera el que no tomándolos la compañía de Filipinas don- 
^. tiene establecidos almacenes en. un precio proporcionado 7 jysco ^ confor» 
me á la gracia que le está dispensada, se haga dicha venta en las adua^ 
ñas páblicamente , con la asistencia precisa del contador f administrador dt 
rentas , y la del subdelegado cuando se lo permitan sus ocupaciones , y siem* 
pre por nienor, esto es , pieza por pieza, sin vender nunca dos i una mis« 
nu mano » como 7a se previno en real orden de diez y ocho de Novicm* 
lire de mil ochocientos y tres* 

. XLIII. Los géneros comisados de t abaco ^ sal| pólvora, azogue jr demat 
estancados, no se venderán t sino se entregarán á los estancos respectivos oíat 
inmediatos; J se aplicará á los interesados en las partes íntegramente sin 
descuento de derechos, costas, gastos ni alimentos, el precio que ha^de abo- 
nar mi real hacienda , que es , á la libra de tabaco lavado v la de monM . 



Lrapé tres reales , á la de vir^Inia dos , á la £ás\^ de sal tres reales ,. i 
libra de pólvora fina real v medio, á la de munición un real, á la d» 
salitre afinado real y msdio, á la de sencillo un real , á la de azuCré 



4ío real , i la arroba de plomo siete reales , á de alcohol dos reales y 
medio « á la libra de azogue seis reales, á la de solimán y bermellón doce 
reales j á la libra de lacre diez y seis reales, á la de piedra mineral lia* 
mada cinabrio dos reales » ^ á los aguardientes , rosolis , aguas fuertes y naipes » 
el precio que >egun sus diferentes especies, clases, calidades y suertes está 
considerado para estos casos en las aduanas de rentas , que debe ser el coa- 
te que tienen á mi real Hacienda en los mismos estancos. 

• XLIV' Todos los géneros estancados que no fueren de consumo, se que* 
marin , se hecharán al rio , ó se desharán de modo que no puedan servir, 
XLV. Los géneros comisados por prohibición por razón de peste se de* 
ben quemar, beneficiarse ó venderse por disposición de la sanidad , según jr 
como estime por conveniente. 

. XLVL Las embarcaciones, coches, carruages ó bagages comisados, será« 

Eúbllcamente vendidos, y seguirán para la distribución en partes la natura* 
!za del fraude que contenían x si era tabaco , se distribuirá su precio en lae 
tres partes, y si era cualquiera otro fraude, en las cuatro en que por real 
imtruccion se distribuyen todos los demás; lo mismo se observará con loa 
géneros lícitos de legítimos despachos, que aprehendidos en coches , bagagea 
ó carruages en que se aprehendió el fraude, fueron también comisados; io 
propio en el comiso de las sarcias , instrumentos y máquinas para la exe« 
cucion ó fábrica de algún fraude; y el precio de todas estas clases de bie* 
nes ha de quedar sujeto, en déécto de otros bienes de los reos, al det- 
cuento de costas y gastos de la causa y al de sus alimentos; á excepción - 
de la tercera parte correspondiente al denunciador cuando le hubiere, porque 
esta le ha de ser siempre absolutamente; íntegra , sin disminución ni descueiw 
to alguno. 

3CLVIL Si con la aprehensión del fraude prendiesen en el campo, y no 
pn poblado, los ministros del resguardo á los reos ó í algunos de ellos, ^d* 
mas de la parte que les corresponda en el comiso ^ se les aplicarán los t>a« 



Digitized by VjOOQIC " 



DEi;SXéRCITO. DEF pf 

" úVízl msüi$ ék M. '3c cóftsmiyejfá nueva" KBófí éé^ izbsLCo^rihé 
' con las: prodaccione» ^r<ypia« dte sus dominios. ) '( ' ■ - ' 

8 Si fuesen soldados los que ''iíicurrieseii^ en el delito de de- 
• fraudar las rentas, y 6ingülarmente la de' tabaco, despu^^;)ie 

sufrir la pena de presidio que les imponga el juez de hi 
. causa, han de volver á los rejgitóicntoís'í ^timtípUr en ellos el 

tiwnpo que les faltaba de su -emfefio cíAntfó se les aprehéníió 

gftges y camiage$.eti que. se cooduci^ el fr^idt^ y Jó tntuiio te /h^idi'con 
ios instnitncDtos y máquinas en que se fabrica el género para el fraude,, si 
con ¿1 se aprehendieren los delinqüentes ; pero no se seguirá esta red» con 
los navios ó embarcaciones que se comisaren» porque' en estas tendrán U par«* 
te que les corresponda como aprehensores. , ... ... r- 

XLVin. Cuandtf se diesen poí pcrdiáas caús 6 tier/as j:n que se fíbfí- 
caba 6 sembraba tabaco, se aplicaran' eniei-artvsnte á mi real ^ Haci^enda . ^ y 
en las multas y condenatictoes pecunr;ariav/ tanto en esta* leiita cóítíó en Jas 
dbmaSy se aplicaran á los ministros ikprehenioi'es con 'toda puntuaHdad tas par- 
tes que respectivamente quedan prevenidafl, para estimularlos con alté benefi- 
cio al mayor celo y aplicación de su resguardo. * 
' XLIX. Por to dispuesto en esta^ instniccioo acerca ¿éjí segaimientci^ d^4as 
cansas de fraudes , jecpaocinñenlo de- ellos , i imposkfon de sui penarv^o 
es. {ni. real ánimo^qi^^se^^lterep Iqs. cartujos jde comercia: queden eL^'n^lxi^ 
gen , ó se acordaren con otras potencias* 

JL De todas las <:ausas , de fraude contra mi real Hacienda conoceráif ^U 
vativamente en los térmifios prescriptot en esta instrucción ips. subdeJcga/os* 
ds mi superintendente general de ella, derogando, como derogo , la hab¡li« 
tacicrn que para entender en;Jaa,meae¡onf|d^;Cai^ P^pc^4í ^ííí4<^^ l^:jue* 
cea iíe letras y justicias dcf rcyno cn*rc;^( órdcj? ,^C;ye¡níe y 4uatr:<) 4e Énf^ 
rodé mil ochocientos y dos ^ por iser, mi uotuntad^q^e la ¡ufisdi^cÍQi^jfte dichgmi 
superintendente general y sus subdelegados quede eji ¿1 misino pie en Que se halla* 
ba establecida por real cédula ¿¿ diez y siete de Diciembre de mil setecientos, 
y sesenta. , . ' 

. Y para que tenga su puntual observji^cia esta ínstriiccion , he t^nii^o por 
conveniente despachar e^tamjcédi)^a;,p9f la ,f ual mapdp al expresado, mi s^^ 
premo Cpnsejo de Uicicooa^lal supetintefidentj» general ^e ella, si^s f^b/Jcí^n 
gados, administf adores, ministros y d^m^s dcpend/c|ites de rentas, 7 i.tod^t 
la^ demás personas á quienes en cua^lquier forma, toque su;' cumplimiei^to > la 
vean, guarden y executen inviolablemente, en todas sus partes, según ^y convoi 
se previene en ella y contiene en sus artículos.^; sin ir ni permitir - que, s^ 
vaya contra su tenor, modo y íbripa, en manera alguna ; y quese^ comu^ 
niqpe, á los capitanes genei[ule|t^,, ¿ób^rpádoresi ¡intendentes, subdel^ados ds 
rentas, jueces del fcontrjibando, v dcinas, ¡ucc^s y justicias, paífajOMe Ja plH 
Sjerven y guardc^^ y ha^an guavda'r.^y cumplir f^n la pj^rtQ: qjufl ^ cad% uno 
competa ; haciendo, loa intciMientes y subdelegados de rentas que se pubHqo^ 
jr haga notoria en sus respectivqs, partidos para que po se, litigue ignoran* 
da ; que así es mi voluntad se|execute. Da^a en Aranjuez á .f?cho de Junio 
de mil ochocientos ycinco«sYO EL KEY/s^For n^ndado del Rey nues« 
tro señor. = pon Eugepio de Kenovale^sBafbric^da ^,e los so&orfs. del su« 
prémb Coiüejo de Hacienda. -^ 

Digitized by VjOOQIC 



^ DEL ^P£NAa 

, coa. el frauda ^coft' arreglo i upai real orden de t^ rae Oetu* 

bre de 177$ (i)» 7 lo mismo 9e execatari si fuere milicU* 

no, como e«tá preveoi4o poi( re^l resQiaeloa de. 17 de Mayo 

. de 1769, que se ha trasladado por nota del $• 911 del tomo IL 

DELACIÓN Ó APREHENSIÓN DE DESERTORES. Para ex- 

liaguir ea la tropa el delitp.d^. jd^sercion^ ademas de las penas» 

, que se referirán en esu vg^^ ^ señaló , el Rey un pjremio á^lds 

que delatasen ó aprehendiesen cualquiera desertores de su exér« 

' cita^ concediendo '^^ar d- real 'decreto de 4 de Octubre de ijóó 

la gratificación de 60 realeís, y el abono de dos años de ser»' 

vieio á cualquier sqldado que lo delatare. En la real orden de 21 

'de Octubre de 1774 > con motivó de la duda ocurrida en los 

.b^aüones de la real armada, sobre si los sargentos estaba^. in« 

dulcios en estos premios , decIai;Q S» M., que en rigor bai^ la 

* Voz gepcrica .de soldados deben umbieu considerarse los sar- 

/^ñtos^ especialmente para, lo favorable^ pero que atendiendo 

.al just9 conceptp de distinguirlos » no $t lef entregase. la gra^ 

tifícacron referida, sino solo el abono de loa dos años de sei* 

7 vieio ' por cualquiera desertor qtae aprefaendkscn ^ó delatasen: 7 

. Tiendo el abaso que se hacia de 'esta gracia^ no solo se man- 

' dó por real resolución 4e 34 de^Pebrero de ^779 quedasen tx^ 

/'(i) Orden de ip de Octubre de ^£ , para que los soldados defrandadous 
'' di rentas vuelvan á sus cuerpos después di cumplir la pena de presidia, 

* Cth fecha de t^del próximo {Sasado me dice el señor don- Miguel <fe 
^uzquÍK de orden del Rey lo siguiente. ' ' 

' f>He dado cuenta al Rey de un^ yepresétitacíoD del intendente de Ciudad* 
Kodrigo, en qué manifiesta que muchos soldados de los regimientos del exér* 
cito se han dedicado á defraudadores de tabaco , fiados en que por este delito 
se les impone la pena de cinco años de presidio con aplicación en ellos i lat 
dñroiati por cuyo medio consiguen, ser viir tres años menos de su obligación. 
Enierado^S. M.'del gra^'daño que se sigue í la renta, i los mismos regi- 
mientos » y al común- de -los pueblos^ porque seri mayor el námero que se 
fleoesíité tadaaño para el reemplaza; ha resuelto; que todo soldáHo que in-, 
eiriie^ en el ft6 delito ^dc defraudador d¿ las rcñtis reales de S. M. 7 singti** 
larMente la d^l tabaco, sufra la pena de presidio , que le imponga el juez de 
ti causa I y que concluida la condecía, vuelva á su regimiento á cumplir ei^ 
él los añbs que le falten de su empeño » contándosele la falta desde el día 
^ue le lis aprehendió con €1 fraude'. Ló <^e«ájmüliico í V. E. para que' pot 
la seeíefaría de.su cargo entere á todo ei ejercitó de c^ta t¿ál jcsoluciori,'^ 
Y dó* la tnisaki real orden lo párticipoá V. E. para sií inteligencia 'y cunv- 




_ 1 * 

3ue llegue á 'noticia de todos, jr nadie pueda alegar ignoráttcia. Dios guar* 
e,&c. San liorcnzod Real 1 o de Octubre de 1775.6- El cond^ de Ríela. -5 

délos cuerpbk -3t casa'reaL 



de, &c. San liorcnzo d Real 19 de Octubre de iT/s.e-lfel cond^ d^ Ríela. -5 
Circular á los capiiaiios géncrtlés/impcttorts y*gcfes di " 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCITO. DEL 97 > 

^dfuIdTos dé ella los cabos j ¿argentos, 7 sé limitase solo á los 
soldados I tambores y trompetas, sino que por otra de *9 de Fe- 
'brero de ty^d se previno no se admitieran para estos mas de- 
laciones ni aprehensiones que las de los mismos cuerpos de que 
iuere el desertor $ y no habiendo estas restricciones bastado para 
cortar de raiz todos los excesos, se ha servido S. M. última* 
mente mandar por real orden , que se comjijnicó en 30 de Ene- 
ro de 1787 (i) al exéreito de España ^ y en ó de Febrero 

(i) Orden de 30 di Enero de Sj taire el premio que ha de darse i la 
trófa por la delación de de ser toree, 

Fara evitar los fraudes que se advirtieron con ei abono de dos aíos de servicio 
pof cada delación 6 aprehensión de desertores para ei goce de premios ; mandó 
el Rey el 9 de Febrero del afío último que para lograr los sargentos , cabos, 
solAdos y tambores y trompetas, que los obtuvieran, el retiro cuando lo soli- 
citaren , habían de tener precisamente veinte años de efectivo servicio pava el 
de sargento, y veinte y ocho para el de alférez , sin poder hacer uso de abono de 
desertores justamente aprehendidos , sino el de cinco años para el de sargento, 
y siete para el de alférez: ademas habian de estar cansados, ó achacosos en 
términos de no poder continuar la ñtiga. 

Que no se admitieran para el goce de premios y retiro mas delaciones, 
111 aprehensiones que las de los mismos cuerpos de que fuere el delator 6 api'o- 
hensor, dando en el mismo acto certificación el sargento mayor visada del co- 
n>ttel ó comandante del regimiento , debiendo estos acompañar los documentos 
originales al tiempo de hacer las propuestas de premios. 

Que á los delatores ó aprehensores de desertores de otros cuerpos distintos, 
ae les gratificará con la cantidad de ordenanza. 

S. M. esperaba que «tas restricciones producirían el buen ti&to de cortar 
to4^ 1q9. excesos cometidos en punto i abonos de tiempos por aprehensión de 
desertores , y lograr el fin de premiar el celo y constancia de la tropa ; pero ha 
▼isto verificado lo contrario, y en su conseqüencia en 10 de Abril próximo 
pasado, mandó ai «upt^mo Consejo de Guerra propusiera un medto para desar- 
raigar estos tan pefiudiciales abusos. 

En vista de su aictámen, y considerando que no se consiguen los^ fines para 

SDC se estableció h gracia del abono del tiempo por aprehensión ó delación de 
esertores,:.y qu^«<i es pós^ evitarlos fraudes ratrodócidos en grave perjui« 
áo de la real hacienda, y de la justicia, r equidad con que deben distribuirse 
los premios: ha resuelto que 'la aprehensión, ó'delacion de desertores no pue» 
da servir en adplante para añadir, ni ganar años de servicios para obtener 
ofemkrS' y retiros , y que estas delaciones ó apreheasionts se recompensen -eon 
u gratificación de ochenta reales vellón por cada una en lugar de^ los sesenta rea*'^ 
les que se satb&cian antes , quedando en su fuerza y vigor los premiot concedi*- 
ém i ios que sirven efectivamente quince , veinte , veinte y xinco , ^ treiiita y 
cinco años. Lo traslado á V» E. de orden de S. M. para su cumplimiento eo ia^ 
parte que le toca. Dios guarde, &c. Bl Pardo 30 de Enero de 1787. =5 Pedro 1 
de Lerena.= Circular á los inspectores del exéreito, y gefes de los cuerpos de 
casa real, i> comunica á los vh-eyes y gobernadores de Indias por la via 
Ttt^roada de este mk^isterjo en 6 di Febrero de 1^8^.^ 

rom. ir. N 

Digitized by VjOOQIC 



9» DEL / PENAS 

del mismo al de India», que la delacioa lü aprehensión db de* 
señores no sirva ea adelante para añadir ni ganar ios afios de 
servicio y establecidos por las anteriores resoluciones , sino 'qds 
solo se recompense cada una con la gratificación dé 8o reales 
de vellón^ y úliimamente por real orden de 14 de Abril de 
91 9 copiada en esta misma vox en el tomo primero de apeo* 
dice y mandó el Rey que en la aprehensión de los desertores» 
.hecha por cualquier individuo de sus tropas ho se, exija- grati* 
ficacion alguna, por la obligación que todos tienen por ordenan* 
^la de no disimularla ni auxiliarla. r 

3 Tengase presente lo prevenido en el título 1 2 , tratado 6 
de la ordenanxa general, copiada en la nota del $. 191 del pri- 
mer tomo sobre la gratificación que ha de darse ¿ los paisa* ^ 
nos, que por orden de las justicias conduzcan algún desertor 
aprehendido en el territorio de sus pueblos. •« 

DELINQÜENTES QUE SE PASAN A REYNOS EXTRAÑOS 
Ó SE ACOGEN Á EMBARCACIONES EXTRANGERAS. 
Para reclamar los desertores ó cualesquiera otros delinqüenteS 
que se refugien i dominios extraños, se tendrán presentes los 
tratados ó convenciones particulares ajustadas con las respecti* 
▼as potencias. 

2 El año de 1499 se hizo por los señores reyes católicos 
^ don Fernando y doña Isabel un traudo con la corte de Poiw 
tugal sobre entrega de delinqüentes , que se acogen á uno y otro 
^ reyno 9 de que se expidió nna real pragmática á 90 de Mayo 
del referido año, que está inseru en el cuerpo de las leyes, 
* y es la 5, titulo 16, libro 8 de la recopilación, que en la no- 
vísima es ley 3, titulo 36, libro la (t), por la cual se esií« 

(i) Lef gf libro 8, título 16 dil asiento ^uf u tomé con la ski Conté^ 
id Rey de Portugal sobre el entregar de ks malkechvrer fue heyen ele um , 

reyno á éfro, 

Don Femando , y Joéfa Isabel aéh do s^f á t^deMayo^ 

PRAGMÁTICA. 

' »>?or cQSfito el Hcencitdo^ Maldonsdo, nuestro skalde mayor en el nostts» 
rtyno de Galicia , con licencia del lerenítimo Rey y Príncipe ihieitro muy ca« 
re y muy amado hijo , hizo cierto asiento, y concierto con ci doctor Hemsi»» 
df z de la Mezqutu , y con e^ licenciado Manuel Alfonso . y con el bachiller 
Juan Rodrígoez Cordero , todos tres deseml>argadares de dicho serenísimo Rey y 
Príncipe , sobre los malhechores que de estoa nuestros reynoa fuesen al de Por» 
tugal , y sobre los malhechores que del reyno de Portugal viniesen 4 estos núes» 
tros rcynos de Castilla que hubiesen hecho ciertos delitos, se entregasen del na 
reyno al otro i las justidfs que los rcquirtosoni segao qiao mts largamenta . 



Digitized by VjQOQIC 



DEL EXteaTO. DEI. 99 

r polo y que todos los i]Uie mataren á alguna peñona con bailes* 

ta ó por dinero^ los que salteasen, 6 robasen los caminos p4- 

' blicos, y se acogieren al otro reyno, siendo requeridos por las 

'■ rcspectivaa justicias del territorio donde se cometió el delito^ 

io tm ca^tulo del dlcbo asiento se contiene , el tener del cual es este que si« 
fue: que cualquiera lK>nU>re natural de dicho rejno de Galicia que viniere i este 
rejno de Portugal , y matare en él alguna persona á ballesta, ó por el dinero 
que le sea dado, ó salteare ó robare en caminos, 6 hiciere otro maleficio se« 
snejante, y se tornare, ó huyere para el reyno de Galicia, 6 á los otros rey- 
oot ó señork>$ de Castilla , sletüdo ellos requeridos por las justicias de estos 
reynos de Portugal , y por sus cartas , que los entreguen para de ellos hacer justi« 
cía en dicho reyno , y que el dicho licenciado , y los otros alcaldes mayores y go- 
bernador « y los que después de ellos vinieren con los semejantes poderes. Tos 
llagan luego prender , y entregar á las justicias del reyno de Portugal ; y qua 
también cualesquier malhechores que de este reyno de rortugal fuesen al reyno 
de Galicia y Castilla , y sus Señoríos , á hacer los dichos maleficios , y otros se* 
iDejantes, y se tornaren al dicho reyno, siendo requeridas las justicias de ellos 
por los del dicho reyno de Galicia y Castilla, y sus Señoríos, que los prendan 
j entreguen donde hicieron los dichos maleficios para de ^ellos &cer justicia» 
y que los dichos desembargadores y justicias de Portugal los entreguen, y hagan' 

{prender. Y otrosí, cualquiera persona del dicho reyno de Galicia y Casti* 
la, y sus Señoríos, que en los dichos reynos hiciere los dichos maleficios,^ 
otros semejantes , y se acogieren , y acotaren en estos reynos de Portugal , sien» 
do los desembargadores, y «justicias de ellos requeridos por el dicho licenciado 

?^ alcaldes mayores y gobernador, y justicias del dicho reyno de Galicfa y Casti* 
la 9 y sus Señoríos, que los prendan y entreguen A las justicias de dicho rey- 
no de Galicia, y que tos dichos desembargadores que los entreguen presos, para 
•e dellos facer justicia; y por el semejante los que en este reyno de Portugal ficie* 
sen los dichos maleficios , y otros semejantes , y se acogieren al dicho reyno d% 
Galicia y Castilla, y sus Señoríos, siendo requeridos por los dichos desembgr* 
gadores , y cualquier justicia de estos reynos , que los prendan , y los entre- 
guen por la guisa que dicha es; y hecho así el dicho asiento y concordia > los 
aichos desembargadores dieron juramento á los santos evangelios, al dicho li- 
cenciado Alonso Maldonado , que cumplirían el dicho asiento y concierto , y ha* 
rían guardar y cumplir , según que en él era contenido ; y que por cuanto en el 
dicho reyno de Galicia andaban algunos malhechores que en el reyno de Portu- 
gal mataron hombres- ¿ ballesta, y otros por dineros, y ansí salteadores de 
caminos, -y de otros semejantes maleficios, y ansí otros que del dicho reyno v¡* 
ñieron i estos reynos de Galicia y Castilla á matar hombres con ballestas,,, y. 
Otros por diiferos» y otros semejantes maleficios, y se acogieran, y tornaran 
para el dicho reyno de Portugal, ansí portugueses , como gallegos, y de otra)^ 
oacioBes , que el dicho licenciado , y los otros alcaldes , y los que después de elloa^ 
▼inieren, y justicias de dicho reyno hicieren prender y entregar á las jus-*, 
Cicias de estos reynos de^ Portugal para dellos hacer derecho , los cuales lesj 
•erían dados en el rol asignados por los desembargadores; y el dicho üceiif^ 
ciado en su nombre j y de los otros alcaldes mayores y gobernador, asi lo^, 
•rometió de hacer y cumplir todo lo que en este asiento y concordia se con- 
iKtie , y que le fiíese dadod rol de los dichos malhechores 1 y que ¿1 ^ y sus par* ^ 

Na 

Digit-ized by VjOOQIC 



ICO DEL ^ P¿NAS 

se entreguen inmediatamente , y ^ castiguen goq la pena.qua 

«merexca su crimexu , 

3 En el año de i$6^ reynándo el señor don Felipe 11 eo 

( España , y en . Portugal el señor don Sebastian y. se hizo otra 
nueva concordia en orden á entregar los delinqüentes que se 

' acogiesen en uno y otro reyno 9 y se publicó nueva ' real prag^ 

* mática i 2^ de Junio del referido afio de ifóp^ que es la ley tf 
del titulo t6 , libro 8 de la. recopilación , que en la novísima 
es ley 4 , titulo 36 , libro i a ( i ) , por la cual no solo se con^ 

ecros los prenderían j harían prender y entregar á la fusticia del rcyño dai ^ 
Portugal, donde se hicieron los dichos maleficios para se de ellos hacer justi- *" 
cía f f nos fué suplicado , que confirmásemos el dicho condeno ; por donde 
acatando que lo susodicho es servicio de Dios nuestro Señor , y cxccucion de 
la justicia y tuvímoslo por bien; y por la presente siendo confirmado el dicho 
asiento por el dicho Rey y Príncipe nuestro hijo, confirmamos y aprobamos 
el dicho concierto 9 y -de suso en esta nuestra carta va incorporado , y man* 
damos que sea guardado' y cumplido ^ y cxecutadp en todo v por todo, segufi 
que en ¿i se contiene. Fué confirmado este asiento por el dicho serenísimo Rey 
y Príncipe por su carta- patente , &cha en Lisboa *i 7 dó Junio año de 1499 años. 

- (i) I^ VI t libro 8 , título 16» Que fone nueva declaración, y érden 
' tn remitir los delincuentes de Castilla á Portugal , y de Portugal á Castilla^, 

Don Felifc IL en el Escorial. afío dé i¿fy á 2p de Junto. 

PRAGMÁTICA. 

j 

9y Comp quiera que el asiento y concordia que entre los sefiores reyes ca* 
tSlicos nuestros bisabuelos , de gloriosa itiemoria » y el serenísimo don Manuel 
Rey de Portugal , que í la sazón reynaba , se hizo y tomó cerca de la remi- 
sión de los delinqüentci , que de un reyno i otro se acogian , y de los de* 
Utos y casos, y en la forma que habhin de ser rerí^itidos al reyno y par* 
te donde los hubiere" cometido , según que se contiene en la ley 5 de este 
titulo I era así muy justo y conveniente al servicio de los reyes v beneívcio 
ffúblíco de ambos rey nos , no parece en los casos que han sucedido naberse en- 
trámente guardado y cumplido , y demás de esto en el entendimiento de 
muchas palabras y cláusulas ha habido dudas y dificultades ; y que otrosí se 
dexafon declarar y expresar otros delitos y casos en que había mayor ó igual 
rizotí; ' y queriendo Nos conservar , y continuar en esto tomo e^ todo lo de* 
mas, la herniandad y amistad^ y amor que entre Nos el serenísimo Rey 
dé Pottug^l'/'huestro sobrino , y los dichos señores reyes nuestros anteceso* 
tts ha hfibido y hay , y habiéndose sobre esto de nuevo tratado , por medio 
dt nuestros embaxadores y Consejo , y parecer de algunos de los de nuestros 
Consejos t habemos acorcíado y asentado de renovar , y confirmar | declarar, 
eScten'der y ampliar, como por la presente renovamos» confirmamos , declara- 
ofios, extendemos y ampliamos lo contenido en las dichas capitulaciones, asien- 
tos y concordias en la manera^ y por la forma, y en los casos que aquí 
seri declarado. ^ - ' 



Digitized by VjOOQIC 



DEL tíÉRClTO. DEL iot 

finnS lo ftíite^orttieaté düpnesto ea liempo de los reyes ca- 
s' iólicos f sino que se compreheodieron ea esta concordia otros 
• nuevos crímenes , y se estableció se entregasen mutuamente to* 
V dos los que cometieren en uno 4e los dos reynos los delitos 

. L f>Que cuanto toqii las personas de cualquier estado, calidad j preemU 
scncía f que sean naturales subditos ó no subditos que, cometieren o incurrie» 
ten en el crimen Urs^e majistMis contra las personas de Nos los dichos it^ 
yes de Castilla y Portugal , y de nuestros succesores , 6 contra las reynaa 
6 nuestros hijes legítinios^ ó se alzaren, 6 rebelaren con alguna ciudad, villa 
6 castillo, 6 hiciera ó trataren en cualquier otra manera contra nuestros 
estados, y las tales persogas se scogicxen del reyno de Portugal al ¿t Cas* 
tilla , ó del de Castilla al de Portugal , aquellos sean rejnitidos al Rey y al 
reyno, contra quien, j á donde cometieron el tal crimen, para que en él 
puedan ser punidos y castigados , y hedía justicia \ como sus crímenes lo me« 
leciesen , confirmando y renovando , como en esto confirmamos y renovamos 
lo contenido y dispuesto en la capitulación antigua» con este aditamento y 
declaración , que siendo la requisitoria en virtud de la cual se pidiere la re»' 
misión emanada de Ips de nt;es|rp Concejo , ó relaciones y desembargadores , & 
de las nuestras audiencias, alcaldes de corte, 6 del crimen, 6 de los otros trU 
bimales supremos, inserta la información ^el delito con esta sola, sin presen* 
tarse otro proceso, ni hacerse otra información, ni averiguación en el reynor, 
ni por los jueces donde, y ante quien se pidiere la tal remisión, se haya de 
iiacer y baga; pero si la dicha requisitoria no fuere dada, nt emanada de 
(as relaciones, audiencias, alcaides, ni tribunales supremos, sino de los corre* 
gidores, ú otros jueces y justicias inferiores', en tal caso se haya de presea* » 
far el proceso y probanza que se hubiere hecho contra el tal delinqüentc^ 
por el cual constando de delito sin hacerse» ni admitirse otra probanza, de- 
fensa, ni disculpa alguna se haya de hacer, y haga la dicha remisión, y 
que esta misma orden y forma se haya de guardar y guarde en todos los ca- 
#os en que conforme i lo que suso será declarado» se ha de hacer con la dicha 
remisión. 

IL » Otrosí, en cuanto tpca f las persQUái que del un Reyno se pasaren 

I acogieren al otro, llevando hacienda, ó cosas hurtadas 6 robadas que aquellos 
aran de ser presos , y remitidos con los dichos bienes y hacienda conforme 
4 lo contenido en la capitulación antigua: lo cual de nuevo se entiende, y que* 
remos que se entienda en los oficiales de Nos los diches reyes, que habiendo 
tenido cargo» y administración de nuestra hacienda, se ausentaren» y huye* 
ren del un reyno al^ otro » sin haber dado cuenta , ni pagado lo que deben ; y 
%n los actores de los mercaderes ; y en los mismos mercaderes oue se alza* 
reno quebraren, y se futren del un reyno al otro, para que todos los suso- 
dichos sean presos , y remitidos con los bienes, y hacienda que llevaron i aqu^l 
aeyno , y parte donde se ausentareo y fueren. 

. IIL 99 Otrosí, que lo contenido y dispuesto en las capitulaciones antiguas, 
cerca de los que llevaren del un reyno al otro mugeres casadas que se fueren 
^in Hceocia, y contra voluntad de sus maridos para que sean presos, y remi- 
tidos al reyno donde se ausentaron» y fueron, se entienda y extienda á los que 
Úevaren o sacaren hijas de casa de sus padres, ó de otras personas», so cuya^ 
giiarda y poder estuvieren contra la voluntad de los tales padres y personas» pa* 

Digitized by VJ O OQ le 




loa DEL PEÑAS 

de lesa magestad contra los ttft$ é infantes , '6, "de rd^eUoii ^ y 
se acogiesen al. otro , para que fiiesea castigados con la péaz 
que imponen las- leyes del territorio, donde se perpetró el orí* 
men, y que para su entr^a bastasen las requisiiorias , siendo 

ra que asimismo ellos » y ellas sean presos» j remitidos al TcftiOf j Wt9 
donde las sacaron y llevaron /dándose « }r p^eséí)lálldosc la Jicha requisitoria á pe- 
dimento de los tales maridos , padres j personas. 

IV. f»Ofrosí en cuanto toca i los que mataren con ballesta , 6 por dinero, 6 
saltearen j robaren en camino , 7 se acogieren del un revno al otro , que con¿ 
forme á la capitulación antigua han de ser presos y remitidos : aquello se guarda 
y cumpla , extendiéndolo , como lo eafendemos , i los que mataren con arcabuz 
o escopeta, los cuales asimismo han de ser presos y renlttidos al reyno, jf 
parte donde cometieron el tal detico; y otrosí, que los que mataren ó iii« 
rieren alguno de los de nuestros Consejos ó de las relaciones y desembarga* 
dores , y i los de nuestras audiencias , alcaldes de corte , y del crimen , f 
de otros tribunales supremos, y se fueren y acogieren al uno de los dichoi 
reynos sean presos y remitidos al reyno y parte donde el tai delito cometie- 
ron; y que esto mismo se entienda» en cuamo al caso de muerte con los corre- 
gidores y jueces inferiores que no sean de ios dichos tribunales' mayores f 
aupremos. 

V. ^Otrosí que los que por fuerza y con armas . rompieren y quebrad* 
taren cárceles para sacar de ellas presos, piando del un reyno al otro i ha» 
oer este delito, ó cometiéndole eo el mismo reyno, y pasándose al otro, lot 
tinos y los otros hayaa de ser presos y remitidos al r:yno y parte dondo 
cometieron el dicho delito, según y por la forma que de suso está dicho en lot 
otros casos de remisión. 

VI. 99 Otrosí por cuanto en una de las capitulaciones y asientos que te ta« 
marón entre los dichos señores reyes católicos, y el dicho serenísimo dea 
Manuel Rey de Portugal , habiéndose expresado y declarado algunos de los 
casos sobredichos en que se habia de hacer remisión de ios delinqííentes 9% 
añadió , y puso una cláusula general , que lo mismo se entendiese en los ca^ 
sos semejantes de los expresados , la cual cláusula general ha causado duda» 
j dificultades , y ocasión de diferencias, y habiendo declarado y añadido en 
esta nueva capitulación y asientos, los casos en que se hace la dicha remt« 
atoa, no ha parecido necesario, ni con^niente poner la dicha cláusula ge- 
neral » ni que en virtud de la antigua se pueda pedir , ni pretender la dicbt 
remisión en otros algunos casos fuera de los 'que aquí van declarados. 

VII. »iY en quanto á los delinqCientes y cersonas que de presente, y al 
tiempo que se pviblicare esta concordia y provisión en la corte de Nos loé 
dichos reyes , están acogidos en qualquiera de los dichos dos reynos , y pre- 
tenderán haberle ido á ellos con buena fó, y entendiendo hablan de estar 
salvos y seguros, se declara, que los que hubieren incurrido ó cometido aU 
cuno de los delitos, casos, que de nuevo se añaden y declaran á mas áé^ 
los antiguos en esta capitulación y concordia: aquellos hayan de tener y ten* 
gan cuatro meses de tiempo que se cuentan desde el dia de la publicación 
en la corte, para se poder salir é ir libremente de cualquiera de los dicho» 
reynos á otros donde viere que les conviene; y en cuanto á los que hubíe* 
reo cometido ó incurrido en los casos en que coo&rme á las capitulaciones 

Digitized by VjOOQIC 



DEL ÍXÉRCITO. del ibj 

/de los dMcmbárgadores de cualquiera ^tsóm áe\ Consejo del 
Rey ea Portugal, y en España de los alcaldes de corte ^ del 
- arlmen de lat audiencias , ú otros ' tribunales supremos, inser* 
. tando la información del delho; y siendo de los corregidores 
ú otros jueces inferiores , se haya de remitir con la requisito* 
ria el [irroceso y probanza que st tmbiere hecho contra el de* 
linqtteute* 

4 Que igualmente sean entregados los que de un reyno i 
CPtro se pasaren llevando cosas hurtadas: los ministros ó los ofi- 
ciales de los reyes que tengan cargo ó administración de la real 
. Hacienda : los mercaderes que quebraren : los que se llevaren 
mugeres casadas ó solteras Contra la irol untad de sus mandos 
. ¿ pacieotes : los que mataren á otro con ballesta , arcabuz , es* 
copeta ó por dinero: los que saltearen ó robaren en los cami- 
nóos: los que mataren -ó hirieren de cualquier modo á ios mi* 
lustros de los tribunales supremos de las chancillerlas ó audien* 
das^ y los que mataren á los corregidores y jueces inferiores: 
-ios que quebrantaren las cárceles por fuerza, y con armas, y 
«que no solo se entienda con los principales deüñqüentes y per*^ 
' petradores de los delitos expresados, sino también con los que* 

* los jBandasen cometer. 

' $ En el articulo 8 del tratado de paz ajustado en Utrecht 
á ¿ de Febrero de 171$ (i) entre el señor doa Felipe V. Rey 

aotíguas se habían de hacer la dicha remisión , que en aquellos le determine f 
bM^z justicia en el caso de remisión , según , y por la forma que antes de esta 
cspitiuacion Huera se podía y debía hac^r , entendiéndose como está dicho, ea 
los que ya de presente , y al tiempo de la publicación estaban acogidos , por- 
que en los que de nuevo, y después de la publicación de esta capitulación te 
acogieren > se ha de guardar en todos ios casos en ella declarados « aunque loe 
tales delitos fhesen cometidos antes de la publicación. 

* VIIL - nY por otrosí, -queden todos los casos y delitos que en esta capítuta* 
don , y concordia ran eipresados y dccUrados , en ^ue se ha de hacer la remi* 
sioo de los deüñqüentes de un reyno al otro» le entienda y haga entender, no 
•olo en los principales delinquentes , y perpetradores de los tales delitos ^ pero^ 
•símisaio en los que los mandaren cometer r hacer , para que de ellos , como 
ik. los tales delinquentes , se haya de hacer la dicha remisión» 

. ^ I ) ArtíiuU 8 del tratado de paz ajustado entre el señor don Felipe Vi 

2t¿F Católico di España^ y el señor don Juan K Rey de Portugal en Utreeki 

á 6 de Febrero de i^X£. 

ftT porque en la buena correspondencia que se establece se deben prevenir 
los dafios que pueden ser recíprocos , respecto de que en el concordato hecho 
corre las dos coronas en tiempo del Rey don Sebastian (de gloriosa memoria) 
liabtendo declarado los casos, en I6s cuales los criminales deben ser vueltos de 
Boa parte y otía,; y la^ restitución de los robos, no pudieron comprehender ea> 

Digitized by VjOOQIC 



J04 DEL, PENAS 

católico de Sspa&a^ y el áefior doa Juan V Réjr de'Porhigl^ 
se hace mención de la referida concordia hecha eotre las dos 
coronas sobre .entrega de deUnqaenies» y se ^ previene se ob- 
serve, a&adiéndose solo en él los defraudadores de la renta 
del tabaco. 

4 En II de Marzo de 1778 se celebró un tratado de amif- 
tad y comercio eotre el señor don Carlos III Rey católico de 

^ España ^ y la se&ora . dofia Maria Francisca Isabel j reyna fide* 
llsima de Portugal , del cual el articulo 6 trata umbien de los 
delinqücntes que se refugian á ambos reynos, y se previene 
en él se observe lo estipulado en el articulo 18 del tratado de 
Utre^ht referido y y en mayor explicación de él las concordias 
antiguas del tiempo del Rey don Sebastian, que aon las que 

. quedan copiada^ y y para observancia de esto se publicó real 
cédula por el supremo Consejo de Castilla en 13 de Agobio 
de 1779 (1)9 añadiéndose ademas de los crímenes expresados 

¿1 el tabaco, que nó conocían cuando hicieron el concordato, y que no'obt* 
Cante está tan introducido, y en uso, tanto «n Portugal, como en España, 
que sacan un gran producto en tus estancos: S« M. Católica se empeña i ha- 
cer que no' puedan introducir en ninguna' de las tierras de Espaila, y to<!^ 
las otras de su dominación el tabaco de Portugal , aunque haya sido trabajado 6 
fñolido en las dichas tierras 6 reynos • 6 en' otras partes , y á dar su^ 6rden^,^^á 
fin de que todas las fabricas de tabaco portugués que hallaren en los reynos 
y tierras de la arriba dicha dominación , se destruyan , como también las que 
bodrin hacer de nuevo, imponiendo grcires. penas JTlos culpados en estos de» '^ 
Ikos, y encargando, no solamente á los oficiales de justicia , sino también á* 
los. de guerra, hacer observar y executar lo que qued^ arriba dicho: Y S. M» ' 
Portuguesa se empeña igualmente i hacer la misma prohibición, y con \m- 
mismas circunstancias que S. M. Católica , por lo que mira al tduco de £•« 
paña en las tierras de Portugal , y todas las otras de su dominación. 

(t) Cédula de ijde Agostó di if79 , para qtfe se ohserBéñ dos artícuhs 
del tratado de paz di j8 con Portugal sobre entrega de deiiñqüentes. 
' Don Carlos , por la gracia de Dios, Rey de Castilla , 3ec. i los de mi Con» J 
sejo , presidentes y oidores de mis audiencias , ¿ce. &c. Sabed t que para trao* - 
quUidad y beneficio común de mis estados , y de los de la señora princesa do* • 
fia María, Reyna Fidelísima de Portugal , mi muy cara, y amada sobrina , se * 
ajustó y firmó en el real sitio del Pardo á 11 de Marzo del año próximo pa- 
sado de mil setecientos setenta y ocho por mi mim'stro plenipotenciario don 
José Moñino , conde de Floridablanca , y por el ministro plenipotenciario ds^ 
la misma Reyna Fidelísima don Francisco Inocencio de Sousa Coutiño un tra- 
tado de amistad, garantía v comercio en que se revalidan, y explican los tra- 
tados anteriores que subsistían entre España y Portugal , comprehensivo en diei 
y nueve artículos, entre los cuales se hallan el segundo y sexto, que son del te- ' 
ñor siguiente* 

AxT. IL f>En conseqüencta de lo pactado, y declarado en el artículo ai»- 
Mtscedente, y de lo demás que expresan los tratados antiguos que se han reno* - 



/ 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉnara del io$ 

éa ékññs concofdtts Ioíb de fal«a monfcdi » extracción ó intrQ« 
dacdoa de coatrabaado , y deserción de los cuerpos milita* 
res y cuyos delinqüentes se han de entregar mutuamente de un 
reyao á otro , para que se lt$ castigue con la pena correspon* 

f9 vado I y otros i que ellos se refieren , que no fuesen derogados por algunos 
f9 posteriores; prometen SS. MM« católica y fidelísima no entrar el unocon» 
f9tra el otro , ni contra sus estados en cualquiera parte del mundo en guerra, 
ff fianza, tratado , ni consejo , ni dar paso por sus puertos y tierras , auxilios 
f> directos, ni subsidios para ellos de cualquiera clase que sean, ni permitir 
ff que los den sus respectivos vasallos, antes bien se avisarán recíprocamente 
«cualquiera cosa que supieren, entendieren ó preiumieren, que se trata cualesquiera 
urde ambos soberanos , sus dominios , derechos, y posesiones , ya sea fuera de sus 
tf reynos • ó ya en ellos por rebeldes , ó personas mal intencionadas , y desconten« 
ft tas de sus gloriosos gobiernos, mediando, negociando, y auxiliándose de co». 
ismÚQ acuerdo para Impedir ó reparar recíprocamente el daño , 6 perjuicio de 
f» cualquiera de las dos coronas; á cuyo nn se comunicarán, y darán á sus 
if ministros en otras cortes, como á los vireyes y gobernadores de sus pro* 
ff tíncias , las órdenes , é instrucciones que tengan conveniente firmar en este 
19 asunto. ' 

Art. VI. f>Se observará exactamente lo estipulado en el artículo diez y 
ffocho del tratado de Utrecht de seis de Febrero de mil Ktedentos quince, 
ff celebrado entre las dos coronas , v en mayor explicación do él , y de los 
ff tratados y concordias antiguas del tiempo del Rey don Sebastian, decía* 
ff ran los dos altos principes contrayentes , que ademas de los crímenes espe**. 
ffcificados en dichas concordias , se comprchenden y han de comprehender 
ffen las expresiones generales de ellas, como si individualmente se hubiesen 
ff nombrado los delitos de falsa moneda, contrabandos de extracción ó intro* 
ff duccion de materias absolutamente prohibidas en cualquiera de los dos rey 
ffuos, y deserción de los cuerpos militares de mar ó tierra, entregándose lot 
ff delinqüentes y desertores, bien que de los castigos que se hayan de inv* 
ff poner á estos últimos , se exceptúa la pena de muerte á que no podrá con« 
afdenárseles, ofreciendo ambos monarcas conmutarla en otra que no sea capi- 
fftal. Para Ácilitar la pronta aprehensión y entrega de unos y otros han re- 
«fsueltó los dos altos contrayentes se execute sin exigir otro requisito todas 
•fias veces que los redamase el ministro 6 secretario de estado de tos ne- 
ffgocios extrangeros de cualquiera de las dos potencias, mediante oficio que pase 
ffpara ello, ya sea directamente ó ya por los respectivos embaxadores de 
•f ambos soberanos; pero cuando sean los tribunales quienes soliciten la en* 
«ftrega de algún reo,. se observarán las formalidades de estilo en las requi- 
afsitorías establecidas desde el tiempo en que se ajustaron las mencionadas 
«^concordias. Finalmente si SS. 2^iM. católica y fidelísima tuviesen por con* 
af veniente hacer en lo succesivo alguna nueva explicación sobre los particiK 
f» lares deque trata este artículo t especificando algún otro caso determinado/ 
f» ofrecen comunicársele y poner de acuerdo amistosamente, mandando se ob» 
ff serve lo que arreglen entre sí, como todo lo oue aquí va estipulado, para 
sscuyo cumplimiento expedirán desde luego las órcfenes convenientes." 

Con real orden de i a dé Abril átl propio año próxtmo pasado íu{ ser- 
vido remitir al m¡ Consejo dicho tca^ao para so noticia , y señaladahiente 

Tm. IK ' O 



Digitized by VjOOQIC 



xo6 DEL PENAS 

diente » exceptuando á lot desertores , los cuales ofree)ero¿ aoK 
bos monarcas conmutar la pena de muerte en otra que no k> 
sea 'j j que para la pronta entrega de unos y otros se execute 
sin requisitoria cuando los reclamase el ministro ó secretario 
de estado de los negocios extrangeros de cualquiera de las dos 
potencias , ó por ofício que pase directamente por medio de los - 
embaxadores ^ y cuándo sean los tribunales quienes lo solici- 
ten^ se observen las formalidades de estilo establecidas en las 
anteriores concordias que quedan referidas. 

7 En confirmación de este convenio se previno pos- 
teriormente por reales órdenes que se comunicaron al 
exército en 33 de Junio ( i ) » y 13 de Diciembre de 

entre otras cosas , para que enterado de los artículos segundo y sexto díspu* 
siese su execucicn y observancia, comunicíndolo á los tribunales á que cor* 
respondiese » coadyuvando por su parte en lo <)ue le .competa á que tenga su 
debido efecto , y se consigan los fines de la amistad y unión de las dos na« 
dones I y del beneficio que de las felicidades r ventajas que recíprocamente 
se la proporcionan , debe resultar i su industria y comercio. Y visto en d 
mi Consejo, con lo expuesto por mis fiscales; se acordó expedir esta c¿du« 
la: por la cual os mando á todos v ¿ cada uno de vos en vuestros respeo»- 
ttvos distritos y jurisdicciones , que luego que la recibáis, veáis los artículos 
segundo y sexto que van insertos del tratado de amistad , garantía , y comer* 
cío ajustado y concluido en el Pardo á 1 1 de Marzo de 1778 entre mi real 
persona y la Reyna fidelísima de Portugal, mi muy cara y amada sobrina^ 
y los guardéis, cumpláis y executeis inviolablemente, y hagáis observar j 
executar con la mayor exactitud en todo y por todo , como en ellos se con» 
tiene, sin contravenirlos , ni permitir se contravenga en manera alguna » tt* 
les bien procederéis en los casos que ocurran á facilitar recíprocaiñente la 
entrega de los delinqiientes que hacen fiíga de uno á otro rey no, con arre» 
glo á las ampliaciones que por el artículo VI se dá á las concordias qut 
subsKtian entre España y Portugal contenidas en la ley S 7 ^> título 16, 
Kbro B de la recopilación , que se hallaban ratificadas por el tratado de Utrecbt/ 
ajustado en el año de 1715 entre ambas coronas, coadyuvando todos i Uc 
debida execucton de lo prevenido en dichos artículos, para que se consiga» 
k>s fines de la amistad y unión que quiero se tenga entre tas dos naciones^ 
y del beneficio que de las^ felicidades y ventajas que recíprocamente se lat 
proporcionan , debe resultar de su industria y comercio , castigándose rtguro« 
sámente i los contra veiitores : que así es mi voluntad; y que al traslado im- 
preso de esta mi cédula firmado de don Antonio Martínez de Salaxar , aii* 
secretario, escribano de cámara mas antiguo, y de gobierno del mi Conse* 
JO se dé la misma fé que á su original. Dada en san Ildefonso i trece dt 
Agosto de 1779,8= YO EL REY. =5 Yo don Juan Francisco Xastiri « secreta* 
rio del Rey nuestro señor , lo hice escribir por su mandado* 

(i ) OrJen de 2^ de Julio^ de So para que tos desertores á Portugal stf 
V van 8 años en sus mismos cuerpos^ 

El Rey ha resuelto que todos los desertares del exérctto que fiíereo de* 
tenidos en el rey no de Portugal , y testituldct por los gobernadores 6 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXé&ClTa DIX 107 

1780 (^)i'qiie lo» 46sertore6 que ñiesea detexüdos ea* Portu- 
gal, y re$tiuiidof por I03 gobernadores ó justicias de él sir« 
rtuí á iu regreso ocho afios en los mismos, cuerpos de donde 
. desertaron* Y con motivo de baber representado el inspector 
de caballería la duda de si á los desertores de segunda vez 
. que se restituyan .de Portugal se les ha de imponer mayor pena 
• de la prescripta en las dos resoluciones, anteriores, se sirvió 
& M. declarar por otra de 14 de Agosto de 1782 (3), que 

justicias de ¿1 , sirvan í su regreso i España en los mismos cuerpos de don 
de desertaron, el tiempo de ocho años contados desde el día de su entrera. 
Lo que participo á V. E. de orden de S. M. para su inteligencia j cumplí* 
ibíeoto en los cuerpos de la inspección de su mando. Dios guarde , ¿ce. Sao 
Ildefonso 23 de Julio de 1780. = Miguel de Muzqu¡z. = Circular i los ca* 
pitanes generales , inspectores f gefts de los cuerpos de casa real. 

( I ) Otra de rjde Dicrnthe di So iúbre lo mismo. 
Teniendo resuelto el Rey , que todos k>s desertores del exércíto , que fue* 
ren detenidos en el reyno de Portugal , 7 restituidos por los goberiudores ó 
justicias de él, en virtud dd último tratado de amistad, garantía y comer* 
ció conclut(fc> entre ambas coronas , sirvan libremente á su regreso i Espafia 
en los mismos cuerpos do su clase j nación el tiempo de ocho años , conta* 
dos desde el día de su entrega en los dominios de S. M. he prevenido á loS: 
capitanes y comandantes generales , que siempre que los gobernadores portu- 
gueses restituyan desertor de nuestras tropas lo avisen al inspector de que 
dependa, para que pueda h^icerlo recoger y darle la aplicación referida; y 
en conseqüencia de la propia real orden se lo participo á V. E. para quo 
disponga -se cumpla esta providencia por lo respectivo á los regimientos de 
la inspección de su cargo , el cual debtri satisfacer todos los gastos que hu« 
hieren causado sus desertores desde su aprehensión. Dios guarde , &c. Pala* . 
ek> 13 de Diciembre de 1780. = Miguel de Mu^quiz. = Circular á los ca* 
{Mtaoes generales , inspectores y gefes de los cuerpos de casa real. 

(2) Orden de 94 de Agosto de 8^ para que los deserto/ees de Portugal¿ 

aufíifue sean de segunda vez sirvan los ocho años en los cuerpos* 
Habiendo representado el inspector general de caballería sobre U d(^ 

3ue se le ofreció de si á los desertores , que se restituyen de los rey nos 
(B Portugal, en quienes concurre «I delito de segunda deserción, se debe im« 
poner la misma 6 mayor petia de los ocho años que 9. M. en su real orden 
de 23 de Julio de 1780, vuelvan á servir en Jos mismos cuerpos; se ha dig* 
nado el Rey declarar, que no se innove lo dispuesto por esta real orden» res* 
pecto de dimanar de un tratado y garantía celebrado entre las dos cortes , y 
por consiguiente debe observarse literalmente , i menos que concurran moti- 
vos urgentes en que convengan ambas potencias , y deberse reputar esta gra« 
cía por un indulto particular, para que recobre unos individuos de que do 
otro modo quedaría privado el estado^ en cuyo concepto, si reincidiesen en 
otra deserción , se les deberá considerar excluidos de este indulto , asi como 
lo son de los generales , y sufrir la pena impuesta á los de segunda deserción. 
1.0 qoB cointinicó á Y. £• de orden de S. M. para su inteligencia y cum« 

Oa 

Digitized by VjOOQIC 



loS DEL PENAS. 

por ningún caso 8e pueda alterar lo dispuesto eia el] nttttfo 

consentimiento de anacos soberanos, por dimanar todo de un 
tratado de garantía y amistad , celebrado entre las dos coro* 
na^, que debe observarse literalmente á menos que concocran 
motivos urgentes, en que convengan ambas potencias. 

7 t* úi tí mantente por otra real resolución de 33 de Mayo 
de 1786 (i) comunicada i los capitanes generales de la froiH 
tera de Portugal, se previno, que se entregaran todos los de* 
sertores, fugitivos y vagos poitagueses aprehendidos en nues« 
tro territorio, siempre que en Portugal observasen también la 

' reciproca. 

8 Para los delinqiientes que se acogen al reyno de Francia 
hay UA convenio celebrado entre las dos cortes de Madrid y 
Versalles en 29 de Setiembre de 176$ (a), por el cual se es-, 

pHmíeoto en ios regimíentot de la inspección de lu cargo. EXios guarde , &c* 
ban Ildefonso 14 de Agosto de 1784.2 Miguel de Muzquiz. = Circular á los 
capitanea generales, inspectores y gefes de los cuerpos de cua real* 

( I ) Orden Jé 9j de Msyo de 86 nhri desertores y vagos portugueses. 

£1 señor conde de Floridablanca con fecha de ao de este mes me dice k> 
siguiente: 

ff Excmo. señor : Habiendo prevenido el tefíor conde de Fernan-Nuñez li t» 
cíese presente ai ministerio de la Reyna fidelísima , que por nuestra parte si 
entregarían los desertores fugitivos y vagos portugueses que se acogiesen en 
nuestro territorio , si las justicias de Portugal observasen la recíproca , entre* 
gindónos los nuestros , se le ha respondido , que S. M. fidelísima estaba da 
acuerdo en que se execntase así. Lo que participo á V. £. de orden del Rey 
para que lo comunique i quienes corresponda si fiíere necesario." 
' ' Lo traslado i V. £. para que en la jurisdicción de su mando tenga el 
debido cumplimiento esta real disposición. Dios guarde, ócc Aranjuez 23 de 
Majo de 1786. = Pedro deLerena.sA los capitanes generales de Castilla 
la Vieja , Extremadura , Andalucía y Galicia de la firontera de PortugaL 

* ( a ) Convenio de ap de Setiembre de 176^ tntre España y Franria iohi 
entrega de delinqiientes de ciertos delitos. 
Convenio entre las dos cortes de Madrid y Versalles en ventaja y utili* 
dad recíproca de las dos coronas , reglado y firmado de parte de S. M« ca« 
tóltca por el excelentísimo señoc^n Gerónimo de Grimaldi , marques de Gri- 
maJdi, caballero de la orden de Sauti-Spiritus , gentil-hombre de cinurads 
S. M. con exercicio , su consejero de estado , primer secretario de «estado , y 
del despacho , y superintendente general de correos y postas de dentro y fue* 
^ de España y ócc; y de parte de S. M. cristianísinu por el excelentísimo 
Señor don Pedro Pablo deOssun, caballero de la orden de Santi»Spiritus , ma- 
riscal de campo de los exércitos de S. M. cristianísima , y su embaxador ex« 
traordinario cerca de S. M. católica, &c. cada cual con la autoridad » y 6r* 
denes necesarias de sus respectivos soberanos. 
' Aet. L Siempre que suceda el pasane de España á Francia, 6 de Francia á 



Digitized by VjOOQIC 



DEL BXÉRCITOi SEL 109 

típuhy que de los desertores' que:8e ^sen del uno al otro 
• reyno se eatregnea solo, las arouis, caballos y montura* Que 

los delinquentes ' que hayan cometitb en los dominios del uao 

ú del o(ro soberano los delitos de robo en caminos reales ^ Igle* 

I 
EspaSa uno ó 11U19 desertores de caball^ía 6 ^ragonet » sea únicamente en bus- 
ca de asilo , ó sea para tomar partido en el servicio de otra corona f hállale 
6 no tomado 9 se restítuiráp á la potencia de donde hubiese desertado las ar* 
coas, cartucheras", caballos ^ arneses, botas 6 botines que se I eS' encontrasen; j 
ú el desertor o desertores &esen de infantería » se restituirán igualmente las 
armas , y agregado* al uso de ellas , como cartucheras , &c. 
. Akt. II. La restitución de los mencionados efectos se ha ¿^ hacer á los co« 
mandantes, y en su falta á los gefes del gobieriio, y justicia de las plazas, ciudades 
6 aldeas mas inmediatas á la frontera, transportándolos por sí, y á su costa 
la parte que los restituya, hasta consignarlos á taparte que los jfecobra, sin 
eugir de ella en este caso otra cosa que el derecho. 

A&T. III. Cualquier vasallo,' 6 vasallos de SS; MM. católica y cristianísima^ 
61 cualquiera que sin ser vasallo hubiese cometido en los dominios del uno , ú del 
otro monarca el delito de robo en caminos reales , Iglesias , en casas con frac- 
Cura y violencia, el de incendió premeditado, el de asesinato, el de estupro, 
^ de rapto , el de dar veneno determinadamente , el de monedero falso , y de 
hurtar, y escaparse siendo tesorero, ó recibidor del público, 6 del soberano 
con los caudales que debia guardar, todos estos delinquen tes y malhechores en 
caso de pasarse de uno á otro reyño para tomar asilo, serán presos en él i que 
Riesen, y restituidos al otro en donde cometieron el delito, sin excepción, 
;í^^d¡lac¡on , y en virtud tan solo de la requisición que se hará de la corte de 
Üiudrid á la de Versal les , ó de la de Versalles á Madrid, cada cual en su ca- 
so, y aun en virtud de requisición del comandante de una frontera al co* 
. ipandante de la otra , 6 quienes los representen , sin ser comandantes propie* 
tarios; y por ío que mira á los vasallos de los dos monarcas, que hubiesen 
cometido menores delitos (fuera del de deserción), y pasasen dcluno al otro 

3 'no para libertarse del castigo, también ofrecen los dos soberanos restituir- 
os recíprocamente á fia primera requisición que hará la una i la otra. 
Art. IV. Se ha de proceder á la entrega de los dclinqüentcs, y malhechores 
paencionados , como de primer orden, y eícctujrla rec íproca mente > no obstan* 
te que. hayan tomado Iglesia , 6 cualquiera otro asilo privilegiado , aunque sea 
preciso sacarlos de él atendida la enormidad del delito. 

Art, V. Pero para que de resultas de este convenio, 6 reglamento no se 
turben las leyes , pragmáticas y concordias eclesiásticas de uno y otro reyno, y 

Sie al ' mismo tiempo se verifique la debida reciprocidad , se establece y de- 
ara, que los reos españoles presos en Francia con Iglesia por delitos que gozan 
de la mmlThidad eclesiástica en España, los restuuirá la Francia, baxo la 
condición de que por conseqüetKia no serán castigados de muerte, como no lo 
habrían sido si4es hubiese preso con Iglesia en España , y que estSi misma fíier- 
^, y valc^ tenga el asilo eclesiástico para los delinquientes franceses que se pren- 
idieren en España, y se entregaren á la Francia, baxo la condición de no ser 
caftigados de muerte, como no lo habrían sido en España. 

AftT. VI. Dichos delinqüentes y malhechores citados , como de primer 6f- 
den so el artículo tercero^ serán arrestados, encarcelados, mantenidos » y'con* 

• DigitizedbyVjOOQlC 



iXQ DEÜ .r PEÑAS 

' ites , en casa con fractura j violeociá , ddceoilkr prea^ofiítdiH 
el de estupro, rapto , «I, de. dar veaeno áei^rmiisadameaie^ d 
de monedera falso, ei de iiartar, 7 escaparse < siendo tesóos* 

- ro ó recibidor del público, á del soberano cou los caudales que 
d^bian guardar, serán presos . y restituidos al otro reyno, en 
que cometieron el delito, con otras particularidades qué sobt« 
el mddo de su entrega se espeCifícan en este con'^eiiio, que 
debe tenerse presente por los regimientos y jurisdiccidúes. 

9 Sobre desertores qué se refugiaban á las embarcaciones 
extrangeras se mandó en 30 de Mayo de 1761 (i), que no 

ducidos i espensas de la patte que los restituye hasta la frontera de la parte que 
los recobra » eo dcude se entregarán , y consignarán á los comandantes milita* 
res y civiles « y con preferencia i los primeros, sin otra formalidad que' la del 
correspondiente recibo, y sin pedir otra recompensa que la de cincuenta pe« 
setas, si íu^se espa|iol el deiíáqiícnte recQbrado, y cincuenta libras tornesas si 
fueren franceses. 

Aet. vil Los efectos» y dinero que se encontrare i los delinqCíentes de 
madores y menores delitos al tiempo de prenderlos , se han de entregar fielmen» 
te con sus personas , y con particularidad , si ei delinqiíente fuere ladrón , to- 
do el dinero y efectos que hubiere robado , salvo los gastos de justicia que se 
hiciese constar ser legítimos, é indispensables ¿ sobre que se permitirá por los 
superiores de una y otra parte el menor exceso. 

AaT. VIIL Lo arreglado, y estipulado en cuanto i desertores en los sltTU 
culos primero y seeundo procede de órdenes , y de instrumentos que han tenido 
los ministros plenipotenciarios que firman de sus respectivos soberanos, como 
todos los demás, no obstante, que no se hable de desertores en sus plenos poderes, 
y calificarán esta verdad las ratillca: iones de este, y aquellos artículos. 

Art. IX» Estas ratificaciones de S. M. católica, y S. M cristianísima se 
expedirán en buena , v debida forma 1 y se cangearán en el término de cua* 
renta días, ó antes si fuere posible. • 

En fe de lo cual Nos los infrascriptos ministros plenipotenciarios de S. M. 
católica» y de S. M. cristianísima , hemos firmado , y hecho sellar con el sello 
de nuestras armas el presente convenio. Fecho en san Ildefonso á ap de Se^^ 
tiembre de 1755. =E1 mar(jues de Grimaldi (L. S.). = E1 marques de Ossuq 
( L. S. )• =¡ ^ copia de la original, s Grimaldi. 

(i) Oricn de jo de Mayo de 61 ^ para que no habiendo convención con 
iaf potencias sobre reciproca entrega de desertores no se restituyan» 
Por los repetidos incidentes que han/ ocurrido de deserción de los marino- 
ros de ias tripulaciones de navios de varias potencias, que se hallaban en puer* 
tos del Rey » y providencias tomadas á reclamación de los cónsules de las mis- 
mas naciones , ha dtclarado S. M. que no habiendo convención^ ni cartel coa 
potencia alguna para la recíproca entrega de dichos desertores , no deberá V. E. 
j-estítuirlos en los casos que ocurran de esta naturaleza, y sí de dar cuenta i 
S. M. por mi mano de las circunstancias que hayan sobrevenido en los desertores 
ademas de la simple deserción. Lo que participo á V. E. de orden de S. M. 
para su inteligencia y cumplimiento. Dios guarde, &c. Aran juez 30 de Maya 
de 1761.=; Ricardo Wal. ;= Grcular á los capitanes generales. 



Digitized by VjOOQIC 



DELSXÉRCITa DEL m 

' habiendo convencidn ^ ni eartél con Izs potenciad para la reci- 
proca entrega de dichos desertores , no se restituyesen en los 
casos que ocurriesen. 

to Posteriormente ademas de los convenios referidos con Fran- 
cia y Portugal , se han expedido varías órdenes ^re desertores 
á buques extrangeros de algunas potencias que se referirán. 

II En la ordenanza general del exército del afio de 17^8 
artículo 113 del titulo 10, tratado 8 manda el Rey que si 
' cualquiera vasallo de S« M. fuere admitnio sin la cotrespon* 
diente licencia á bordo de cualquier embarcación extrangera 
mercantil , se allane esta , y se extraiga de ella , dando cuen* 
ta el gobernador al capitán general, y este á la via reserva* 
' da de guerra » y si fuere embarcación de guerra se reclama- 
rá el prófugo requiriendo el comandante de ella. 

I a A solicitud de la corte de Dinamarca se previno en 26 
de Mayo de 1771 (i)> que si de las embarcaciones de guerra 
de aquella corona» empleadas entonces contra la^. regencias de 
Argel y Túnez desertasen marineros^ ó soldados en puertos de 
España , se entregasen siempre que los buques daneses guar- 
, dasen también la reciproca. 

13 Por lo que hace á la república de Olanda mandó el Sey 
por real orden de i6.de Febrero de 1776 (2) se entregasen 

• 
(x) Ordm di ü 6 di Mayo di yt sotn intriga di di sn tora intn 
España y Dinamarca, 
El señor marques de Grimaldt con fecha de 1 1 del corriente me dice de 
orden del Rey lo siguiente: 

fy L9 corte de Copenhague ha solicitado de la nuestra se estableciese un car* 
tel de recíproca restitución de marineros desertores de los navios de ambas po* 
tencias , y S. M. no ha tenido por conveniente dar oídos á aquella proposición; 
pero por un efecto de mera condescoideficia ácia el Rey de Dinamarca , ha 
venido S. M. en determinar , que si de las embarcaciones de guerra de aque* 
lia corona empleadas en ^1 día contra la regencia de Túnez desertaren mari* 
ñeros 6 soldados, hallátKlose alguna de ellas por indispensable necesidad en 
puertos de España , se entreguen sin dificultad al oficial , ú otra persona com* 
pétente que los reclamare , con tal de que si de nuestros puertos y navios 
desertaren á los buques daneses algún marinero , ó soldado , le restituyan igual* 
mente aquellos comandantes ^ en inteligencia , de que si en esto se Advirtiere 
demora de parte de los Dinamarqueses*, quede por el mismo hecho revocada 
j reputada por nula esta eendesceftdencia-de S. M. 

Lo que comunico á V. £. para su inteligenoie y cirniplimiento en la pro- 
vincia de su mando. Dios guarde, dcc. Aranjuez ao de Mayo de 1771. ss Juan 
Gregorio MuniaiiusCirctuar i los capitanes generales. 

(« ) Ordm di >tf di F^if di j6 abn ncíproea intriga di desixtons 
intre Eifa^a y Olanda. 
El ministro de los estados generales de las provincias unidas ha representa- 
<fo ^ una paite los ^juicios > que al toen servicio de la marina de la re* 



Digitized by VjOOQIC 



lia- DELI ,T ÍEteAS 

mutuamente l0|8 de^iertOTes que de emltarcaciónet obodfittt le 
acojan á nuestro territorio , y al cotftrario los españoles que 
Be refugien á los buques da aquella república surtos en nuea* 
tros puertos. T en 9 de Marzo de 1779 (i)> con motivo di 
baberse refugiado nueve desertores i. la fragata de guerra olao- 
desa el Argos , anclada en Cádiz , y entregádolos , mandó S. M. 
•e castigasen coa rigor. 

14 Con la república de Genova hay otro convenio celebra* 
- do á $ de Junio de 1779 (a), por el cual se estipula la 

pfibUca de Olanda resultaban* de la práctica establecida de no restituirse en los 
puertos de*£spaáa ios desertores ^ que de los buques de guerra olandeses se r«* 
nigtan en tiefra, y por otra las órdenes con que se hallan los (comandantes d9 
dichas embarcaciones de restituir , así ios soldados , como los malhechores es* 
pañoles que hagan fuga, y se acocan á los bastimentos de la república, soHci« 
tando mande S. M. se observe este mismo método coa los desertores clan* 
deses. 

£1 Rey , que lleva por máxima constante la reciprocidad en el trato' con Itt 
potencras , á conseqüencia ha resuelto , que desde ahora en adelante se restttti* 
yan todos los desertores , ya sean soldados , ya sean marineros > ú otras perso* 
ñas que hagan fuga de ios navios olaodeses surtos en los puertos de la península^ 
sin que deba extenderse esta providencia a los buques de las demás potencias, 
pues estas deben observar distinto método, respecto á nuestros desertores y fugi- 
tivos. Participólo i V. £. de orden del Rey , para que en ese puerto se observa 
puntualmente en lo succestvo laque dexo aquí expuesto sobre el. particular^ OD 
obstante cualquiera orden en contrarío que antes se haya expedido. Dios guar* 
de, &C. Ei Pardo 16 de Febrero de t//6.z=zEl marques de Gfniialdi,=: 
Circular á los capitanes generales y gobernadores de los puertos marítimos* 

( t ) Bjs9lucson de 9 de Marzo di yg % por la cual se castigaron nutM 
desertores que se acogieron á un navio de guerra olandés. 
Son demasiado frcqüentes las desf^rciones de tropa y marina á los buques d» 
guerra extrangeros, que entran con uno^y otro motivo en los puercos de )a 
península; y el haberse hallado recientemente nueve desertores, los seis del 
exército, y los tres de marinería en la fragata de guerra olandesa el Argoa 
i la ancla actualmente en Cádiz , que se han reclanudo , y han ei\tregado á ios 
comandantes , ha Mamado particularmente k atención del Rey , y ha compre- 
hendido S. M. que es indispensable se lleve con rigor el castigo de tales deser* 
tores , ^pecialmente de marina en cuanto no lo embarace el presente indulto. 
Lo que participo á V. £. de su real ócden para su cumplimiento. Nuestro Seáov 
guarde, &c. £1 Pardo 9 de Marzo de 1779. ss £1 conde de Floridablanca.9 
Circular i los capitanes generales. 

( a ) Convención hecha por los señores ministro plenipotenciario de S. M, ce^ 
tólica cerca de la serenísima república de Genova el caballero don Juan Cor" 
nejo i y el ministro plenipotenciario de dicha serenísimm república , su j#- 
eretario de estado don Pablo Agustín Borelli en £ de Junio de lyjf* 

Habiendo la república de Genova . pedido á S« M. católica la restitución 
de toda suerte de reos de cualesquiera delitos cometidos en sus territorios^ 



Digitized by VjOOQIC 



DEL Efi^dfa* BEL iij 

«mcot ^trega dt dtiértoreS) y otros reor Se ciíal^iiiera de* 

*lito9 eometidos • ea el territorio del Genovetado , qtie se refii« 

giarea á las embarcacioaes españolas exbtemes en puertos > pk* 

yas ó senos mariiimos de la república, j reciprocamente *se ha 

qns se refugiaien á embarcaciones de bandera espaSoIa ei^tentet en los poer* 
tos del geoovesado^ y lubíéadoio así acordado b« M, con tal que la república 
por su parte practí(jpe igual, restitución da toda suerte de, reos de cualquiera 
delitos cometidos en estados de S.'M. que se acogiesen Í cAibarcaciones de ban* 
dera gcnovesa, existentes en lo"^ puertos de Espaaa, y demás dominios déla 
monarquía I los infrascriptos ministro plenipotenciario » y secretario de estado 
de la repáblica respectivamente autorizados á concertar , y convenir semejan* 
te recíproca restitución de reos^ hemos concertado , y convenido los artículos 
siguientes: 

AaT. I. Los cónsules 6 vtce-cónsules de C^pa&a, y donde no. los hubiere los . 
mismos capitanes 9 ó pátron::s de las embarcaciones 4e bandera española etts* 
tentes en los puertos , plajas 6 senos marítimos del genovesado , deberán hacer 
entregar al primer requirimiento del gobierno de la repáblica , 6 jurisdícentes 
de ella todos , y cualesquiera reos de cualesquiera delitos, en* cualesquiera tiem* 
|K>s cometidos eu» los Urritorios det g(^QjirefadOf;,qae se hubieren refugiado á^ 
dichas embarcaciones 9 bíen entendido ^^hQ^c no sé nayan de acercar á ellas es« 
virros de, suerte alguna , fí solamente soldados ^ ó dond^.no los hubiere , mill*^ 
cías del genovesado^ á los fuales solaados ó milicias» será permitido el in^r»' 
so en las embarcaciones de bandera española; pero siempre con el preventivo 
consentimiento de los cónsules , ó vice-cónsules , j donde no los hubiere de los 
Husmos capitanes , ó patrones de tales embarcaciones. 

AsT. It. Dichos cónsules ó vjcer cónsules , y en &Ita de ellos los mismos, 
capitanes, ó patrones, de las embarcaciones de pandera española dtberin ha* 
cer entregar,, ¿sea restituir i la, repáblica los desertores de ella , y cuando no 
tuvieren mas delito, que la simple deserción, bien que hubiesen desertado con 
ttoias , j vestuario , deberán ser ei¿atos de castigo*, pero si hubieren come* 
tido algún otro delito mas de la deserción, serán entregados como reos, y 
O^fflO tarles quedarán sujetos i castigo , que no podrá extenderse á la deserción,' 
poes acerca 4e ella siempre deberán ser exentos de castigo , no solamente los 
toldados, sino asimismo los buonavoyasj forzados ,..¿ esclavos que desertasen 
<Ú. las galeras de la república. '.,>,' 

Akt. III. j Restituyéndose los desertores |' se restituirán asimismo las armas y, 
▼estuario con que hubiesen desertado, y tratándose 'de reos de latrocinio ,' se 
festituirá cuanto se les hallase haberse llevado i bordo de las embarcaciones^ 
4e bandera española. 

Akt. IV, Todo Io*dicho, f expresado en los tres precedentes artículos i es* 
fe^.se ha de. practicar igualmente por parte de las embarcaciones de ban» 
diera gebovesa, eiAstentes en los puertos y piafas, 6 senda naárírimos de Esjft^ 
fia, y demás dominios de.S. M. católica, de suerte, que sea perfectamente re>«^ 
cíproco sin la menor disparidad. 

AsT. V, £1 cónsul general de España en Genova deberá instruir de estS' 
convención á sus vice<ónsules en las dos riberas de levanlf y poniente , dispo- . 
Hiendo también que se notifique ,á los capitanes , y patrones de las embarcada ; 
fles de bandera espa&ola> que abordasen á lospuertOs del genovesado^ y 1^ mis^ ; 

Tomu IVf ]í 

f 

Digitized by VJ O OQ le 



1 14 : DEL . / mSSáS 

de executar Jo ntísoio coo los que se refóglate» á U$ embtt-- 
cacioaes genovesas existentes ea el territorio de España ; de* 
•mas domiaíos de & IVL 

1$ Con el Rej de las dos Sícílias hay convenido que no 
sirvan de asilo á los delinqüentes las embarcaciones mercantes 
napolitanas y aunque usen la bandera real, y qué por los ca« 
pitanes y patrones de nuestras embarcaciones mercantes se guar« 
'de la reciproca^ y asi se previno en orden de 17 de Mayo 
de 1784 (i). 

mo se deberá practicar por parte de la república en los puertos de Espafia, 
y demás dominios de S. M. con ios cónsules , capitanes y patrones genoveseSj 
de suerte 1 que la providencia sea perfectamente recíproca. 

Art. VI. Queriendo la superior equidad de S. M. católica se extienda es* 
té convenio á mutua entrega de los reos de delitos capitales , cuales son ladro* 
nes de hurtos graves y asesinos t¡ue se refugiaren i embarcaciones de goer* 
ra , tanto de S. M. cuanto de la expresada república , deberán entender- 
lo así los conuindaotes de dichas embarcaciones , á quienes" se pasará Tpor 
la república el correspondiente oficio, siempre que se reclame alsun reo, sin 

Se se necesite otra seguridad de que d cíetinqüente no etiste á bordo , que 
rmarlo , así el propio comandante , como oficial del Rey , hombre de honor; y 
ocurriendo hacer alguna advertencia en ti asunto i los comandantes de las 
embarcaciones de guerra de S. M. cuando llegasen al puerto de Genova, debe« 
rá executar esto el ministro de S. M. cerca de la república, y no el c6nsul| 
cómo á los capitanes 6 patronos de las embarcaciones mercantiles. 

Tocante á desertores,, buonavoyas y esclavos > deberán restituirse á la tóm- 
pYiblica , recíprocamente á hs embarcaciones de guerra de S. M. toda suerte de 
desertores, á saber, soldados, marineros, y cualesquiera otros individuos de^ 
dichas embarcaciones que se huyesen á tierra de h república , y en ella se ma« 
nifíesten , ó estando escondidos viniesen á ser descubiertos. 

Y la execucion de lo fixado , y convenido en estos artículos , deberá empezar 
después de un mes á contar desde el día en que sean respectivamente firmados. 
Esta prevención ha sido preventivamente aprobada por S. M. católica , 7 
por la serenísima república de Qénov'a, en virtud de lo cual , y par^ que tea* 
ga la debida fuerza , y vigoi^ los enúñckdbs mtnhrro pleniroten^tario y secre- 
tario de estado la firmamos, doble, y sellamos con los sellos de iñiestras ar» 
mas en Genova á 5 de Junio de 1 779. s non Juan Corneja L.'S.=:PtoU 
Agustino Boreli. L. S. 

• ( I ) Orden de i'j de Mayo de 8^ sobre recíproca entrega de delmfüentn 
' fue en Esfaüt^ se Oiofa»^ a las etnbarcáuwmoj napúiU^mas mercantes , ó 

al contrario* 
. fil señor conde de Floridablanca con fecha de 1 1 del corriente me dic» 
lo. siguiente: . ^^r 

^ ff Enterado el tley del dictamen de V. E. sobre la resolución de S. M. st« 
ctKana, declarando que su bandera real en las embarcaciones mercantes no 
sirva de asilo á los que cometieren delitos en los puertos de dommios extran-^ 
^eros , annque sean ntarineros de la misma embarcación, antes bien queden su*, 
jetos á la justicia territorial ^ y sin embargo de que en la marina'de Espaáacoa* 



Digitized by VjOOQIC 



DEL fi3QftRClTO. BEL itf 

* ttf Ib el tma^D de paz j amistbd celebrado entre el «e- 
fior don Garlos* III' y "«1 Bey y. regeAclE de Trlpdti en lo ^e 
Setiembre de 1784 (que corresponde en estilo arábigo á cuá« 

. tro de la luna de Xuar mil ciento no?enta y ocho) en el ap« 

. ticulo 36 se dice lo siguiente: 

M También se dará parte ál gobernador de Trípoli del arribo 

> de cualquier navio de guerra de & NL católica, á &i de que 

- pueda tomar las precauciones que ju2gue convenientes y para 
asegurarse de los esclavos, por cuanto queda igualmente con* 
venido, que si alguno de ellos se escapase, le valdrá la pro* 
teccion, y no podrá molestars^e después ni al esclavo, ni por 
su consideración á cualquier otro subdito del Rey de España. 99 
17 £a el tratado :)perpetid) dé pat y amisiad' ajusiado ^entre 
S. M. oatóMca'y la Tegeancía de Argel, firmado en el palacio 
de Argel por el magnifico Dey Mahamet Baxá, según el esti- 
k) arábigo el dia 17 de la luna de Chavan isoo, que corresr 
ponde i 14 de Junio 1786, y aprobado por & ML en san U- 

; defonso 4 a? de ^ Agosto ^^ del mismo el artfcalo 24, dice lo .«i* 
guíente: , i ' .. í: - . i 

:=*' kMí los corsiiribs argelinos^ en puertos de Espafia, ni los 
a» Únceles de guerra españoles ta -puertos de Argel podrán re* 
ttdbir en sus bordos á esclavos ó presidiarios, que vayan á 
•» refugiarse 4 ellos, sino que deberán entregarlos coa la coa* 

*■ «dlcion de no ser castigados por la fuga*)» 

fS Por lo* respectivo á Jos dominios de Indias debe tenerse 

I: presente ^oe babiéndose quejado el Rey cristianísimo del asilo 
qac daban los gobernadores de • santo Domingo , Cartajena y 

carrea distintas circuostancias, usando diferoite batidera en bs embarcaciones de 
guerra, y las mercantes, y en. la marina de las dos Sicilias usan de Una misma, 
usas y otsas indistintamente , quiere S. M« sf prevenga á los capitanes^ y patro* 
lies de emt>^/ifacIones mercantes que observ^ la recíproca , y las resoluciones de 
aquel 'Soberano , concurriendo i que tengan su debido efecto. 

9>He comunicado el aviso correspondiente al señor don Antonio Valdés, y 
lo participo i V. E» para que prevenga á los gobernadores de nuestros puertos 

r observen la recíproca , teniendo presente la real resolución de 4 de Julio 
iróp ♦ sobre vista de embarcaciones , y extracción de reos. 
Lo que comunico á V. E. de orden de S. M. para su cumplimiento en el 
distrito de su mando. Dios guarde, óec. Aranjuez 17 de Mayo de 1784.:=: 
El Conde de Gau6a« = Circular á los capitanes generales. 

^ £tf/í nal 4rim ^ut st €Íta en la antectdinte de 4 de Julio de 1^6^ 
es la misma en todas sus partes que se circuló á los capitanes generales 
en II de Octubre de lyóg^ que se ha copiado en el %, 20^ del segundo 
tamo; y se comunicó al goberftador de Cádiz con aquella fecha de 4 de Ju- 
lio por haber dimanado de caso sucedido eri aquel puerto con una fragata dt 
guara inglesa. 

Pa . 

Digitized by VJ O OQ le 



Cuba á la gente taúOL'.io «a nacioft, jmfleíniclM tú: annUDel^ 
tos . de corso y otros usos particularea ^ de que ^ se seguía ^4¡s* 
oiinuirse sus colonias , y debiliudas, se balkban expuestas i 
inaultos de los ingleses» mandó el señor doa Felipe Y por real 

. cédula de 3 de Junio de 1703 á dichos gobernadores y demás 

t de loa puertas, ao adnmiesen ni -consintiesen habitará los que 
no fuesen ccm justo titulo » é intentándolo , los detuviesen coa 
arresto y para enviarlos en primera ocasión al comandante de 
cuarteles franceses de la isla española , entendiéndose esto coa 
los que fuesen desertores , y no -con los particulares que por 
motivos justos se -refugiasen ^ pues debian tener el seguro de 

• ius rcyoos. > ¿ 1 .: . 

19 Posteriormente deseando (S» M. ^onsehrar buena armonía 
Con^. la Francia en . virtud de oficio, del embajador de esta co* 

. roña, reclamando algunos desertores de su nación refugiados 
en la isla de santo Domingo , que el presidente suspendió en- 
tregar faasu dar cuenta , mandó á este por real orden de aa 
de Macaq de. 174a los entregase i.Mi^ Lofen^tge^ ó al que 
gobernase las plazas francesas de aquellas islas. -. u,- \ 

so Asímiámo habiendo represehtado el preiüdonle dftt santo 
Domingo las instancias que le itacian los gobernadores.. :dc! Jas 
colonias francesas para que se les entregasen los desertares de 
su nadoni exponiendo lo. conveniente que seria no condesoen* 
der á ellas ínterin no cediesen el derecho -que se les concedía 
de reclaiñar los negros fugitivos» previno & M» por real or- 
den de 13 de Julio de 174a lo executase» fiegua.jproponiai' si 
los franceses asentían á ello. .: . .:\. 

ai Últimamente por real cédula de ao de Octubre de I7$4 
se reencargó la observancia de la de 3 de Julio de 1703, ci« 
tada anteriormente y por convenir asi á la baena corresponden» 
cia^con calidad de que en ningún tiempo se castigasen eatoa 
desertores, fuesen blancos ó negros, con pcM dé^ niuérke^. ga^ 
leras, ni prisión perpetua. 

DELITOS CON INMUNIDAD. Los que por algún delito se 
acogen á sagrado, deben extraerse de él baxo * caución para 
formarles la causa en sumaria, ba^ta recibirles la coníesio% 

Ír remitirse al SMpremo Consejo de guerra del modo y para 
os fines, que previene la real orden de 7 de Octubre- de 17^1 
copiada en el primer tomo $• aSp > y si fueren los reos de loa 
cuerpos de casa real se remitirá el sumario al juzgado de bu 
i;|spectivo cuerpo, como allí se previene; pero- los que, 00 
ODStante la inmunidad, tengan sus delitos pena expresa en la 
ordenanza ó resoluciones posteriores, se pondrán en Consejo 
de guerra de oficiales, y se les destinará en calidad de des- 
terrados al presidio por ocho ó nueve afios cuando mas, como 



Digitized by VjOOQIC 



DEItEZÉRaTa DEM 117 

> Ib ^erkiie b feal re^olucloa de 18 de Setiembre de 1787^ 

' que se coina en el referido primer tomo 5* 290. 

Delitos cometidos antes de entrar á servir. Se castigan por 
la real jurisdicción ordinaria con la pena que corresponde á la 

. calidad de ellos , sin que valga el fuero miliun Véase el $. 70. 
del primer tomo, donde queda explicado con mas extensión. 

DuiTOs LfEVEs. Se entienden entré la tropa los de venderse la 
ropa de ^munición» quedarse, de noche fuera del cuartel , sin 
licencia y el de la embriaguez» juego ilícito» malgastar el di* 
iiero del rancho y otros de esta especie» que expresan las rea- 
les órdenes de 3 de Junio de 1777» s de Noviembre y 21 de 
Octubre de 79» que se trasladan en la voz embriaguez. En las 
frotes que corresponden i estoa delitos» se hallan explicadas 
las penas impuestas 1 los soldados que incurrren en ellos» y 
cu la de abandono de gttardia se traslada la real resolución de 
12 de Mayo de 178$ que sefiala la pena i los soldados vo« 
lontarios ó forzados de los regimientos ñxos de los presidios» 
que los cometierea. ' 

J)£M£NCIA« Como en algunos procesos de casos desesperados 

. se ha. visto de poco tiempo i esta, parte alegarse por los de« 
fensores estar dementes los reos» para evadirse con. este efu* 
gio la pena que merecian sus crímenes» expondremos por evi« 
lar el trastorno que padece en estos casos la recta administra- 
. don de la justicia militar; primero las reales órdenes que so* 
hre esto se han expedido» y precauciones que hay prevcni* 
das en las mismas » para que no -pueda fingirse la demencia ^ y 
en segundo lugar copiaremos un dictamen de un proceso 4e 

. esta, naturaleza^ en que se ven rebatidas las causas aparentes 
de locura. 

1^ La. real orden de 17 de Junio de 1791 fué la primera 
qnie se circuló al exérdto por asunto de demencia» alegada por 

. di defensor: de un reo.» cuyas circunstancias particulares» que 
conviene manifestar para el mejor conocimiento de este asun* 
to^ fueron las siguientes: 

En el regimiento de infantería de Flandes se puso en Consejo 
de guerra al soldado Clai)dio Marceó por haber herido con un 
fusil á un, cabo primero de su compañía» executando el reo este 
delito á lasrdos de la madrugada» levantándose de la cama apa- 
gando dos luces de tres que habia» y tomando un. fusil del 
armero con el que dio de golpes con la culata al referido cabo: 
despertó la compañía al ruido» lo sujetaron» y sin embargo 
insistió en querer acometer al cabo diciendo á gritos que lo 
habia de matan 

a El reo confesó el hecho» y dixo que se habia desperta- 
do lleno de cólera contra el cabo» y con intención de matar- 



Digitized by VjOOQIC 



iiS DEM tENAS 

iQy no como cabo, sino como ua picaro', vespecco á que éí y 
el sargento .primero se dirertlau con el dinero que tomaban ea 
las cuentas de los soldados: el cabo, que fué conducido al bo¿ 
pital, y salió luego sano de sus heridas, expuso en su deola« 
radon que contemplaba que el soldado Marceé padecía de lo- 
cura ó demencia, asi por las desarregladas proposiciones que so* 

-lia decir, como por haber querido ser homicida de si misoii 
estando destacado en Ibiza, por cuyas especies se convocó el 

- Consejo ordinario de oficiales, y providenció que sin embargo 
de estar el reo confeso y convicto, se hicieran nuevas averi- 
guaciones, i fin de asegurar si efectivamente habia sido ata- 
cado ó no de demencia. 

3 De algunas declaraciones resultó, que hallándose en' el 
hospital de Ibiza se <iesató la venda de una sañgtia dexaado 
salir la sangre hasta que lo repararon: que luego se escapó del 
hospital y se fué á la Iglesia, de donde no quiso salir hasta que 
fuese un piquete de granaderos por él para quitarle la vida$ y 
el cirujano del regimiento certificó que en atención á los hó- 
cfaos anteriores y al temperamento de metancóiico de que esta» 
ba dotado el reo , podía muy bien padecer cierto género de d^ 
lirio melancólica 

4 Vuelto á convocar el Consejo le sentenció á encierro pei^ 
petuo en una casa de locos, y por no haberse conformado el 
auditor con esta sentencia, se remitió la causa al supremo Coa» 
sejo de guerra. 

$ £1 fiscal militar dixo: que efectivamente eran estas ez« 
-cepciones de demencia efugios de aquellos perversos ánimos, 
que con premeditada reflexión se disponen i execucar sus mal* 
dades y evadir las merecidas penas, como solían hacerse an- 
teriormente, baxo pretexto de embriaguez: que en poco tiem- 
po se habia verificado alegar demencias los reos, sin qtte^de 
ningún modo la hayan justificado, y solo tiacen dudar la apU» 
cacion de las penas en que incurren, con lo que padece gran 
trastorno la recta y pronta administración de la justicia, can- 
sando una gravísima relaxacion en el cumplithiento de lo pre- 
venido en la ordenanza, y que para cortar tan perjudiciales 
abusos y evitar todo escrúpulo, se destinara este reo á un hos- 
pital en clase de preso , en donde se le curase , y jreríficado esto^ 
ó que los facultativos declarasen no hallarse con semejante en- 
fermedad , se impusiera la pena de presidio de Ceuta por seis 
áfios; y que para que en lo succesivo no se valiesen los reos 
de iguales ó semejantes pretextos para minorar sus delitos, ni 
los defensores pudiesen alegarlos, podría expedirse real orden 
al exército, previniendo que no les valdrá, ni se admitirá en 
sus causas semejantes alegatos ^ porque si alguno padeciese vtr- 



Digitized by VjOOQIC 



DELlXÉRaxa DEM iiy 

rdaderame6te de • demencia , deberán los gefes averiguarlo con 
f.el mas prolijo examen, sin dar lugar á que comeun delitos, 

y puesto en segara prisión, dar cuenta al Rey ó al Consejo 
. de la guerra para la resolución correspondiente al destino del 

deiDente, en la inteligencia de que después de cometido algún 

delito no les eximirá de la pena que incurra. 

6 £1 Consejo, sin embargo de la respuesta fiscal en cuan* 
to al destino del reo, le condenó á galeras por diez afios, y 

* en lo demás fué conforme en su consulta con el concepto ñs* 
. cal , con sola prevención de que no se admitiera en las defen- 
sas la excepción de demencia, á no vcrífícarse haber precedí* 

t do al delito una verdadera locura, y esta hallarse probada, 

Lque en este caso serán responsables los gefes, por no. ha- 
r puesto el remedio convetviente de poner en prisión y ase* 
gurar á los que padezcan esta enfermedad d^ndo cuenta A esta 
' consulta se sirvió S. M. expedir el siguiente real decreto en 3 1 

* de Mayo de I7$^i. nMe conformo con el fiscal en punto al 
'üdestino del soldado Claudio Marceé, y quiero se prevenga á 
'«los gefes de los cuerpos cuiden de poner en segura prisión 
' mí cualquiera individuo á la primera señal que se les advier» 
*f9ta de demencia, dándome cuenta, ó ai Consejo para deter» 

ftndnar el destino del delinqüente. Señalado de la real mano en 

••Aranjuez á 31 de Mayo de 1791 , de cuya resolución se cir- 

, Mcuió á todo el exército real orden en 17 de Junio de 1791.99 

7 Posteriormente con motivo de un proceso formado en el 

* regimiento de reales guardias vralonas, en que aparecieron ' en 

: el reo algunas se&ales de demencia, se sirvió el Rey prcvenlf, 
por real resolución de ^6 de Agosto de 1793 por via de adít: 
cion de la anterior | que si después de haber cometido un reo 
un delito apareciese estar demente , no por eso dexe de cek« 
brarse el Consejo de guerra, y en- él se examine y apure est^ 

■ punto con el reconocimiento de los profesores , testigos y dema» 
medios que parecieren conducentes^ y que si se justificase que 
antes , de , cometer el delito habla dado el reo muestras de de* 
mencia , sean responsables los gefes por no haber tomado pi^o* 
videncia alguna, manteniendo en su cuerpo un hombre demen* 
,te con infracción de las reales órdenes, j .que será del real 

/ d;esagrado de S. M. ^p por una piedad mal entendida , de 
que por .^agracia hay .•retidos exemplares, no se proceda en 
estas avcrigiiacicmes cm la mayor diligencia y mas imparcial 
exactitud , ó que los defensores aleguen ligera é infundadamente 
la excepción de locura con el fin de estorbar el curso de la 
justicia* Y volvió á confirmarse por real orden de la de Oc- 
tubre de t797, con motivo de haberse declarado dementes i 
dos soldados reos de delitoá de robo, y maltrato de obra á' 

Digitized by VjOOQIC 



lao DEM PEINAS 

6U cabO) por uü partido de protección ^e ce formó ittt ¿i* 
▼or, por lo cual se encargó á los inspectores que tonusea la» 
correspondientes providencias para evitar tales abusos. 

8 Sobre el destino que deba darse á los Individuos del exéN 
cito que adolezcan de demencia , se expidió una real orden de la 
de Julio de 1800 (i) por la cual se previno que sean reini« 
tidos al hospital mas próximo , mantenidos coixo soldados los 
cuatro primeros meses por la real Hacienda , y después por 
los fondos de los hospitales^ T por nuevas dificultades que 
ocurrieron y representaron los inspectores de milicias y de iii« 
fanteria , se sirvió mandar el Rey por real orden de 31 de 
Mayo de i8oa (a) el modo coa que debea ser admitidos Loa 

^1) Orden de /d de Julio de tSóo sóhre el destino que debe darjee á 

los sollados que incidan en demencia ó locura* 
Con motivo de varias dudas ocurridas acerca del destino que deba dar* 
se, ven qué términos á los individuos dol exércíto que incidan en demeiH 
cía o locura I consultó al Rey el Consejo supremo de la guerra los medios mt» 
nos gravosos al servicio de los cuerpos , y real Hacienda que convendría (9* . 
mar; y cooformindose S. M. con el dictamen del tribunal, ha resuelto que lai 
providencias , tanto en el Consejo , como de los inspectores generales , en lo 
que á cada cual corresponde en los respectivos casos áé que hablan las reate» 
Ordenes de 17 de Jumo de 1/91 , 26 de Agosto de 03 , y 12 de Octubre de 9/^ 
contengan la circunstancia de que los individuos de exercito y armada que so 
declarare estar locos se rei^ltan al hospital mas próxtmo en clase de sóida* 
dos I y en la de tal sean mantenidos los cuatro prhneros meses por Cuenta de 
la real Hacienda, y que de allí en adelante se coqtinúe su asistencia por* la 
de los fondos de los hospitales , que el rector 6 gefe de estos den cuenta mensual 
á los respectivos cuerpos del estado en que se hallan estos dolientes; y que ea 
otso de perfecta curación , caMcada á juicio de facultativos p vuelvan i los cuor» 
pos para contiimar el tiempo de su empeño interrumpido por sus dolencias. Íj6 

Sia aviso -á ViT de real orden para su cumplimiento . ea la parte que le to^^ 
ios ^lafde á V. muchos aQOs« Madrid la de Julio de iSoo^esComcL^ 
^cular>l exército* 

(ji) Orden de jt de Mayo de tSóú sohe il modo con que l'an le r»» 
eiblrse en los hospitales los militares demeptes t y lo fue ka de satisfacerse^ 
por la real Hacienda* 
En ai de Julio de 1800, á conseqüencia de la real orden de x% delmTstito» 

J|ue trata de lo que ha de practicarse xon los individuos del exércíto que ado 
e¿can de demencia é locura > preguntó bl M^cfor gederal 46 milicias , coito 
debería procederse con respecto á - lóS de lot eiicrpos provitátirits ^ qoe no ha* 
liándose sobre las armas y no tenían sueldo y y por consigutenie notitabaii CD 
el caso de que la real Fbcienda salis&ciese por ellos cosa a%u^ Posterior* 
mente en 10 de Enero de 1801 hizo presente el mismo inspector, que<»tai^ 
do demei\te un sargento del regimiento provincial der|Ciudad-Keal , se Le coi^ 
duxo al hospital de Inocentes de Toledo , Mro no iQ^admitieron por esl^r cóm^ 
plctas las plazas que tenias tampoco en el de Granadal por defecto de jaula 

Digitized by VJ O OQ le 




BEL E3^tarantO. DEM . 1 tf j 

de los demeates, se k¡$ seStaie los s^s rea4{bs -que se ^dan á j^ 
tropa qu^ va á bafios, y que los militares d^oieptes.^seaa ad* 
jautidos eq todpi Iqa bo^pitale^ ^s(í^n i5 ¡xq cppapleus las plazas 
de su dotacíoo. 

9 El dtctámea en*, iln proejo de .deinentie, *d^ que «itcfipj- 
mente se hace méi^ciAn*^ fuer dada, en ,. Barcelona por .eJt.iAuw- 
tor general de aquel exércicó don Francisco Pascua > Cier en 

vi ■- > • * . . 

-, . . - **■•■- ' J í I . .1 ti 

y de sitio material 

el inspector de infiíi 

Madrid no quería mantener de cuesta de sus fondos a oa soldado «tea^ente 
regimiento de Granada que había ya cunipUdo ios cuatro meses prevenidos en 
la citada real órdeo , á causa de , que en ^| subsisten solo por vía de depósito 
ínterin la real hermanditd del Refugio los remueve ^^ ^ragoza. según se (o ha- 
bía hecho presente el coronel de) ¿referiflq cuerpo ;^j e^riA^c Octubre de dicho 
año acudió el actual inspector de i^^lei^^ljCpnsejq q^ la ^guerra^^ i ^n de que, 
resolviese sobre las dudas que le iiabia propuesto el coma^idante de inhábiles de 
Toro acerca del destino de los dqñicQtes, siendo en concepto del mismo ins- 
pector la única que eiigía declaración la del caudal de ^ que han de ser costea* 
das sus .conducciones ¿ las casas de caii^a^*, ^ , . ^ . 

El Key tuvo á bien pi/ al re£crid^Jjtj[j^r\al sohrqjos^xprcsadoj particulares^ 
y se ha dignado resolver: que los soleados d^cpentes s¿;^í conciucido^ al bospi*^ 
tal 9 ó casa de locos ñus inmediato, según lo ^di^ponga e| respectivo (ñspectot^ 
abonándose durante la conducción los seis reales diarios aue cil virtud de la real 
6rden de 30 de Af(arzo de 1 767 se abonan í los que van a baños : que las provir 
dencias relativas i militares dementes, tengan lugar respecto i los cuerpos do 
milictas psovíuciates i:oo los i^odividups que g^zán pr^st « y se «consideran vpte«' 
raaos en todo ri^mpOf-y con los derpas si enfermaren estando de ser^iciq so^ ^ 
bre las armas : puss no est]^dcrlqf^dfb9:in ser, tratados en este caso como los 
paisanos: que el loco del provincial de Ciudad-Real sea conducido al hospital 
de Madrid en la forma; expresada en calidad de depósito , durante el cual se 
abonará lo que corresppnda» segug su clase» como si fuera otro cualquier en* 
fer9i9j ínterin se le .^onduce por pl j£eQ^'o ;al^ hoipUal de Zaragoza; obser» 
vándose en esta, cpnduccjon , lo que queda prevea i do sot) re el abpno de seis rear 
les diarios para \o^ ga^os del yjage¿ y ,ulctmamente ». qi^e en todos jos hespir 
tales y ó^:asas destinadas á la r^^^¡qn y ^ir^ación de Tos dementes^ sean ^drni* 
tidos sin repugnancia los militares que adolezcan de esta enfermedad, estén 6 
00 completas las plazas ^e su dotación; porque ademas de ser vasallos y ciu'* 
ábd^nosy como Ips otrqsj tienen la rccompndabl^ circunstancia en J^u favor do 
luber militado en^scrvic^io. del K^^ del estado^ y, tal vez alguno la de ha* 
berse inútil izad<^'efi.ia carrera; !(p qMe lo^ constituye .acreedores de prcfereucia 
ni ciudado del pábííco, y á la asistencia sf^ñalad» por fundaciones piadosas' pa« 
ra esta clase de enfermos. De orden dé^ S« M. lo comunicó a V. para 
su noticia y cumplimiento en la parte que le toca« Dios guarde i V. 
jovichos años. Araojuez 31.de Mayo oe s8oas.eB-CaballerD. = CirciUar al 
exércilo. ' . / , ' 

Digitized by VjOOQIC 



prtiftgM de Agosta de 1 7S4 <i): el {lecfad fóé qjiae^ea' 'elUe* 

^rído añó^ ua soldado del regioaieato de reales gofti^diat^ lespa- 
fiólas- N. Vereda, desertó por segunda- vez , en «1 «amiiia ití- 
rió i dos paisanos del luga^ de Castetl de^ FeU, y inató ate* 

.1' . - . . i . j 
'(i)'^ Dictámeé df' t.'^ dt Agesto' dt S4 dálaüditm- d» CataluffAdon 
'Ffdnchco f^asctáiílCler.fn.unit^ cMJkíjen.^ j/ láUegéyatardtmeníe ei'Uúéi 
^TCtMÍko, scÚoT^ Devoelvo á ziiaoos.de V. £• d pcace»o f<tfinadQ co&trt N. 
Vereda, soldado del regimiento de reales guardias españolas sobre reinciden* 
cia en la deserción 9 haber herido á los paisanos del lugar de Castell de 
FeU^ j haber muerto j^Uyosamcnte á Ma^ría Rcvcntes y Font , vecina de 
la vHlaíitchfe; el que habicñdS fecahocido ééh 1% Ifóndlfen y eWfü|$úl(*iííad: 
qóe tx^^é'l^' gravedad 3o lá ^teíBa con l^ ieifteiicía f^t-onúnckda por et'* 
Cornejo de guerra de olicialbs del cbtrpo) so^ de parecer que esta se hulla 
concebida con mayor benignidad , que* la" que corresponde á los ntérités de' 
los autos , pues dexando á panfe la reiiicidencía en la deserción , como tamf- 
bien las heridas de los paisanos ,' ños -hallambs Con et homicidio de' una mu» 
ger por todas circunstancias féoomeitdkbit , coma infferrhfa la ju^ícia' del pue^* 
blo, etecutado eo iid catniho real cóñ iiiñis en^écrable 'alevosía , y con hi- 
nias birbara crueldad qife pudiera una fiera , sin tener otro motivo de su par- 
te ^ que de conservar tal vez su honor, y no quebrantar la ñ conyugal , en* 
tregando su cuerpo al. desenfreno de un rorac apetito, datando á su consor- 
te viudo., y con el desconsuelo y^ amarara que puede iftiaginarse. Por cuyat 
liorrorosáít cirtunstaocias ,, s¡ el reo tuviese muchas vidas , era necesario des- 
pojarle dé. ellas ¿pues que con iiin^h mayor ñiotívb (usando de la frase def 
Bspíritu S;^nto) pudiera 'el jus^ kíegrarse én la venganza, y lavar sus ma- 
nos en la sangre del pecador , siendo este homicidio uno de mas graves cir- 
cunstancias de las que refiere el capítulo ai del £xddo> en que manda el 
Señor arrancar al reo del altar para conducirlo al suplicio. 
" Dos. puntos íiáy óae ejtimiéír paik la acertada resolución ^'éste eícpe* 
d?ept¿*. el Olio la sunciepte ^J>raeba del deiito, y el étro si el Yeo pudo t^ 
i^<;r.fíbertad mdral/6 el conocimiento netesário al tíeoipo de cometerlo tn 
términos que constituya culpa* 

- Por lo perteneciente al primero , auncjue et reo lo tiene cónjfesado ( eti 
el supuesto de su locura) pudiera suscitarse la duda de' si por un efecto d^ 
ella, había declarado ser eliuttor dd -^omicidió ; pero laf circunstancias con 
qáe lo refere idénticas 1 Ibs h^cKós -plen^nritíate jostlficcdos ' que^ resultan dé 
autos y instan dé til manera por el asenso, que no'd^iBiir lu¿ar á la perpid* 
xídad mas leve, con que solo resta' poner en claro éi segurído. 
^ Por lo perteneciente á este son tan poderosas las ra2one8, que persuaden 
que el reo cuando cometió el homicidio , tenia el conocimiento necesario paré 
reconocer su mal obrar,^ que tne parece qué el ponerlo ]sts duda Tnypuedb h¿^ 
cerse sin particular a¿savt</ dtf ^iétltendTmient<y.' si ^e'^hace la^ debiési 'reSl^Ml 
sobre los hechos de loi'Suíói/ ; p^ tbidós'tlfá t^Wdttán^ft pereda k^iíel de^ 
.¿embarazo de potencias para conocerlo bueno y lo malo, lo conveniente 6 
no conv^eniente en el órdtn ínoial 7 fisico , como en cualquiera otro hom- 
bre, de quien no se duda' su'.jsttcrídad desentendimiento^ lo qué se conven* 
ce , en primer lugar pOr^^ peánantnbia tn él' regimiento fot espacio de dos 
años y medio, y por el cjunpliimento de su obligación, sin haber comctü» 

Digitized by VjOOQIC 



D^ jBUÍBQITO. SBM r i n i 

villa de Sitchesy. por Jbabfir dcfeaaiclo su.iio«K)r«,.Pr4so, este rep; 
. 7., cuando, se le;e$tab^ formoada ia caosa^, iatenuron $w p^* 



el ayudante qSé • Jia' itíitruídb^ eT ^proceso , ' en lá "certificación que se há*' 



dice 

lia at folio 16/: én según d¿ 'por noiafie en las dos confesiones <)uc se le' 
fian recibido i y en los careos de los testigos, todas aquellas reflexiones íjub' 
Itodeú esfícVai'se ' líó solb^etf Vujjetos dciüólást, sintf tátnbícfn én títrós itis^ 
trtlídos , 'de*.l¿^ qu¿ ii Ürtá fconMarfre» WriXdia lá rci|ujjéstíi"Madaí iF 'cairgó de* 
lAircridás i^ los ^jjaísaiíos de CAtóll íé'ítllá'eh ^^<ie Mblabr* coü* slqccri-^ 
dad, ^ sin aquclU reserva y malttla*^ 4*^^ se advlcrtd ch k ségíiüda, en qué' 
¿onfesó el fjomicidio: lo tercero por^ú^e ,'* aunque püditf a acreditarse, ^ufe Ve- 



re ai aaiip que causan . es por sil Incapacicníd Kie merecer y .tJcsmcrecer,'iiü 
conocer ló honesto^ ni íníionesfó, de las ac'cibnci y capeceV de líbeftad^ mo-' 
ral, obrando con ün ímpetu cofno brutos; mas todo lo conttrário '¿e adrlet- 
te en Vereda, cuando exe¿utá tah ^troz alevosía; pues rcspotidícndo á la pre*I 
gonfa^qütf^s¿-1¿ hri<i;^aá'¡í;cuatiablínSií¡b^a'^^ Ü thugCresftW! cS&tf recelo;^ 
6 sobresalto, de qacle^yfclé^gííiiferdí^^^^^ ^tbrc^álto'y^ tetnór-graai'^ 

de d6\ácíe'vl¿sen;'y fticléWá^dar jáftí, :bieft entcódWí^/^'üc el' recelo' fuer-. 
te y la zozobra fueron antei'y después dé la cxecucion, y muy parttctüap*' 
ibcnic hasta que "estuco en ló alto de la' montaña/ piíet' luego que estuvo^ 
allí se le fué aáuieiáíido el espíritu, aunque alguna vez le agitaba la 'ima-' 
¿ínacioií;'- ^ ' ^ '"'■-/ •' ••^'•*" -fc^í -i^ { . '- . ) °.i.ntM:)vid 

* la zbrobra' :(nte5 de cómetéí el íitfmílfe^'fel petado Cf 'nkttííafi Hh'*ac8' 

de h bamlla entre la' parte st/périór' é Inferior del alma, esto tki trftttc el 

espíritu y la carne , apeteciendo esta lo que el otro repugna ,' porcia ad- 

Tcrtenciav conocimiento dé su malicia, y esta puntualmente es la ^e-ae apCK 

deró de Vereda, Cuando escondido entre las pcfias aguardaba ¿ la itrcauta inor 

cente^'y pobrecita 'áldbíliiir para poner '^cñ et^pUcion'^ bá^iaroV «fiero péñ* 

•amí^íta.v '. ^''^- "":'-''' ( • ''*' ' ' ^^'^ " :" /-^] =* *-^'''* ^' =^^' • -' 

" La'ínquletd^ V;¿ó^lira quc'ciperlnlíínti^cf hcfitjbi'fe despüeé* def pecado, ' 

aeorí^ña del ínismo* Eorror que le ¿aiísa, creciendo este á proporción de la 

itiaHaa, é igualmente del desorden del ánimo*, pues saliendo la^ cosas de su 

natural quicio nb pueden dexar de estar violentas, Pero aquí" no «ob tav<> 

Vereda la ad.verténtla y'Ío'rípc;lí4ií¿m:'6''d¿ iii "Aial o'brar/'y erftaiutah tétnoí 

«ítc4'yd«p7AVdb;comcíífáu.to tuví) ^t^resente k pena 

4^0 yorrtspónSíi al' homfciílío {; ptóí .ptc|tlma*do sobre este'partkubnr, rcspon* 

dl6 *que también s'abía que la pctía del' $ie mata es Vida* ^r vld^. Á con* 

teqífencia de unas señales'' tan ¿lafas y bítñifiestas de culpa J quien será cl- 

que Vcredaf no le tenga, por pecador j iití i&rtecb? HabHíndtise *c6b vencido 
. . ... ..TR.. F.. . . ^ ...... «r ... , . ^.^,^ .cdn^tl-^ 

: tuiDra periiuu 




Digitized by VjOOQIC 



ia4^ EK51T .0 : iBOSAS vi:: .1 . 

' idiscingiíidos y ^ ocupaadoT algtíáo deu'elUsiinia ric tas- miiirts 'de 

/España y libertarle de la af reata de uo castigo á que por la 

átrcrcidad de este crimen era^ acreedor , y presentaron varios 

^•ddetíoieiKDs- y oertificacion^ de iosimcdkoi qoe^acrediubaa ba« 

ero s\n embargo para 
i danido principio por 
lado en consequcnda 
su fi^f<;za , y de^ los, 
qué rjesultáD de au!*í 
UcÍQii; (^ m locura,* 

lo juicio en que' pá« 
deracioD , pero taoi'- 
;, recae no puede re-, 
^ue estos h|cen está, 
supuesta esta doctri-, 
ió*, Y que jM coinua 
^or fundamento para 
los.de lajnicdicina p9r la 'falibilidad del arte^ y este andar toda la vida pal* 
pjmdo soi];Lbr^ , que confiesan siis mas juiciosos atitores , y la han demos* 
tr^do ot«^ qwyt^jyruditos, ^ijre ciloj^^^l dQpto n^aei^tro Fcijoo^eu varios ,dis« 
^ cur^oadei teatro,, y ;jqs Ip qoT[^nxmijfi9írl^Wcn\e\^^ '^, ' , 

.^Supuestaesta verdad véateos |s^ r^oñe^ en que se (undaní dicen eo^ at^ 
ioiorme, y dicen /¿ienV haber muchos géneros de locura (creo pasan de trein- 
ta );,,, después de digunps principios que sientan, vienen i concluir que Ve- 
r{^,:ea Iqco melaocoIiqOj, fundáq^dose en que los de esta especie deliran so* 
, l|re determinados objetos,' y en^to^bs lo¿ démas aícurren coxl bastante acier». 
tc^|,.paca lacuaJ^^rej^er^D algunas ^df SMB ^^«v.^pci^s; pero e^. la^ rec^píto-" 
l^cioü^fii^^eit^ enfermedad ,c:req, han .padecido no poca equivocación , pueS' las, 
señales cf^^terísticas de este iccidente , segurv el unánime sentir de los autores^ 
médicos^ son^' delirar acerca d^ jxú^ ^isma cosa cpmunmente triste, dbcur^. 
rir.^bre ella.cQii, sobradas precisiones, suspiros profundos^ ojos tristes > ha-, 

^iW^^\R[f f^Mma I^W^.Rcy ^ ^tro perso- 

nage ', que le falta lú cabeza , u otro miemoro y^ ¿osas semejantes , nada óc[ 
lo^ciJuil,jrfl|yiJt^.coíDprQba4P do^lijjs ,autpa^v sojo una- A,ptra ve? habérmele no-' 
t^do ^Iguiu extravagancia en acciones ó' palabras , pero estp de ninguna ma^^ 
ñera forma estado ; y si por esta regla hubiera de medirse la demencia 6 &1- 
^% de razpn,, raro s^ria el hombre mas 6 menos que estuvi^^e libre de esta 




U^eiiQl inciertas;, pero jyMpbn^amos. (^e bs^eííst^^^ágáric^^^ áe\ Vereda, fiíes/en 
en. efe(;|o de locura nie)ancolica; P/PtfiQ éstai y lodas las demás de las enfer* 
n^ejia^es a^^accjde|ítes qyé pampeen, ((i^ ^jójubrés tienen sus grados, era nece« 
•«TWnMPy*^'^ 1^** >*J» <j|iclíinexi ft/8PJí^í} f^rfl"* ^?í'^^ñ^^* P"^* * prÓpOT*. 

Digitized by VjOOQIC 



I^EL EXáRCXrO. DEM Isj 

' liarse este reo deáieote» incapaz dé cono¿er ei bien y el nml: 

firobando que era una de acuellas locuras que los facultativos 
laman de melancolía, 
ip Todas estas circunstancias movieron á los vocales del 

do, qae debe hacerse del dictamen de los médicos; pero hagamos tránsito i 
los licchos particulares en que lo fundad. ' 

Habiendo el reo pretendido disculpar su atro2 ^alevosía, expresó en s\i 
confesión no debían hacerle cargo del homicidio , por haberle parecido que 
en ejecutarlo hacia la voluntad de Dios: los méd¡co> en su informe hacien« 
do mérito de esta evasión tan' ridicula, dicen: // fracticd el atentado cte^ 
fhtdosi obligado ^ {donde estaba el"^ juicio y la ratonen aquel acto\ no tíe- 
tít duda l]ue si el supuesto fiiesd cierto seVía también cierta la locura ;, pero 
no habiendo otro fundamento que haberlo proferido el reo para en algún mo« 
do paliar su disculpa , viene a ser por todos títulos despreciable, lo que se 
couvence » lo primero , porque mediando prueba positiva y evidente , como 
la que se ha manifestado de haberse hallado Vereda en su sano juicio, cuan» 
do despojó de la vida á la infelice aldeana: {i qué efecto pueden conducir las' 
conjeturas, particularmente cuando estriban en pcincipío que tiene todas las 
señales de falso j malicioso? lo segundo, porque si los tribunales hubiesen so- 
lo de imponer penas á los reos que no hallasen evasión á su culpa , ó sf 
b'nbiesen de admitir como ciertas las que estos produxesen en disculpa 
Ab sus delitos, jamas llegaria el caso de castigarse á at^uno: lo tercero, por« 
^pie la evasión del reo al cargo del homicidio de habci»!© executado por .fns-^ 
piracion divina , ademas del carácter de ridíctila que se encuentra en él , tie- 
ne también el de maliciosa y falsa , ya por haber* negado el delito en la prl- 
meta r segunda confesión, hasta que los remordimientos de su conciencia se 
lo hicieron vomitar (lo que no habria ocultado cuando procediese con senci« 
Hez y estuviese persuadido de la inspiración), y ya porque anteriormente re- 
firiendo et|homícrdio á Manuel Totrcjon ,' quinto restiro 'de la Sumarla, '.cx-f 
jiresó halarlo Irecho por haberse resistido la muger i darte una gallina. Peror 
para el perfecto conocimiento de la falsedad del descargo, fórmese parafelo en- 
t re el homicidio hecho por Vereda , y el que se lee en el capítulo segundó def 
Cx6do executado por Moyeses en la persona del gitano, en que algunos pa« 
dres pretenden fuese inspirado , otros movido por sola persuasión que debía 
hacerlo, y se reconocerá la grah diferencia que media entre uno y otro> 
pues Moyses después de haber hecho la muerte con mucho sosiego , exten* 
diend# la vista a todas portes para reconocer si le miraba alguno , creyendo*^ 
se sin testigos excavó la arena , y sepulto el cadáver, pero Vereda, no ca- 
biéndole en el pecho su inquietud y zozobra, con paso apresurado empieza á 
trepar por la montaña. 

Otro de los fundamentos de tos médicos de la locura del reo conshte en los 
itos^, ñguras y movimientos , en 1a$ extravagancias que 'refieren los testigos 
dócihlíéntos presentados por el defensor, y en haberla padecido su padre; por 
loqué hace á lo primero^ ya ellos tnismos hablan con pcrplextdad y descon!« 
áanza , y nó sin razón , pues ló niisífio advierten los' autores ji^rlstas , y nói 
én^efia la experiencia; por \o perteneciente á* lo segundo ya hemos didho qui 
Á iti eittravagancias hubieran de calificar al hombre de loco , ^cfMn p¿ji¿i A 
quieaes no «(can^ss esta ccnsq^a cpn mas ó menosr fjmdamento ,. y la ejtp^riéd* 

• Digitizedby Google 






Ii< DESf PÉNÍS 

: <;oakfjo de f^ém. de ofichtles del cuerpo i 'seotoidarie coiho 
loco i un eacierro perpetuo en el hospital de Zaragoza ^ pero 
habiendo pasado el proceso al referido auditor , expresó ea su 

. diciámea el poco fuadamcato de la excepcioa. de locuras,; que 

cia nos hace conocer hombres por otra parte muy sensatos, 7 constitüvdpf 

Ín empleos de confianza, cuyas rarezas dan mucho que reír á los domésticos y 
amilíarcs; por lo pcrtecícnlc al tercero de haber padecido el- padre de Vc« 
reda la enfermedad de demencia, tampoco de este principio puede deducirse, ni 
aun fundamento probable que persuada la del reO|, pues lo que genéralndejite tras* 
ciende de padres á hijos por la, generación, sop, las ímpur¡4ade$ de la materia^ 
pero no (exceptuando alguo caso raro) la configuración dtr cuerpo, vicios jr 
TÍrtudes morales , é intelectuales del ánimo « para cuya confírmacion pudiera re-' 
^rir casi infinitos exemplares, ya de la .historia sagrada, ya de la profana , pe* 
ro lo tengo por excusado en un asunto que hace tan demostrable la experiencia, 
Fándanse también los médicos en su iqforme , en que hallándose el reo en el 
calabozo, propaló á otro sin necesidad, v en su perjuicio un delito de que 1^0^ 
estaba indiciado (prescindiendo ahora de si lo estaba o np^ pues- esta comproba- 
clon DO es del caso para el intento): lo que 'no puede negarse es , que los mé* 
4ÍCOS en este particular hablan fuera de la esfera, de su profesión , siendo pro* 
píamente de la moral y política, y por lo mismo no debe extrañarse se equi- 
vocasen en el concepto t,]r los que se maravillen de una confesión de esu dase, 
¿ la gradúen de locura, no h<in reflexionado mucho sobre los ¿íeaos de upa 
concveocia. atrozmente lastimada: pregunto; ^ quien le obligó á L'arnech publicar, 
homicidios que había executado, que él y Dios únicamente sabían? ^quién^I. 
' malvado, y por todos títulos execrable Jadis, le hizo restituir el infame precio que 
había recibido por la sangre de Jesucristo, y publicar delante de los príncipes de los 
japerdotes y ancianos del pueblo su peca4o? ¿quién agitaba el espíritu de Cain des* 
pues de haber dado muerxe al inocente Abel ^ contemplándose &m dadji indigno de! 
Xl vida que conservaba, y le hacia prorrumpir fui mvfnltme, occid/f me, si no los 
fliriosps remordimientos de la concienciad ly que podia mover al §euoi: para tener 
faato cuidado en la conservación de este malvado fratricida, que para que le cono- 
ciesen , y no te matasen , le señaló y amenazó con pena siete veces mayor al que 
lo hiciera , no queriendo se executase en él la pena del homicidio que después 
publico en la ley escrita, y nuevo testamento, sino para que los fieros remordi- 
mientos de la conciencia vengasen una muerte que parece no podia quedar con- 
clignarpepte vengada con despojirle desde luego de la vid^? Estos mismos efec- 
tos de un ánimo gravemente lastimado po^ los remordimientos de la conciencia 
los hemos visto bien frequentemente en nuestros días en reos de delitos atroces, 
que apenas han podido separarse del lugar donde los execut^roñ hasta que'iaQ 




,, .^--^ , . ^,. , , descspcradapicpjfc'sql^ 

Sitaron así propios. Concluyo este punto, dlciencloCoh el grande Agustino pa- 
ando con Dios en el libro primero al final del capituló l^ <)e,8us cpnfesíonet 
mandástilo , Sffíor ; y así sucede que Dios pern}ite que él ánimo (desordenado sea 
Íor;^eQ,to. de fl mismo, y esta es la zozobra é inquietud experimentada for 
Vcrcáa, ' ^ ■ V , • -, , i,. \ . • r 

Otra de Tas^ razones de I61' médicos cofl 'qué también haít quéAJo ^dñ^' 

Digitizedby Google 



DEL EZÉRCITO. DEM 137 

ite^^qncrhi «bpoáer tu el.reb' para evadirlo' de Ja pena de muer- 
te, 'que tan justa 7 dd>idamente merecía por la atrocidad de' 
su crimen, execuiado en un despablado contra una infeliz al- 
deana y y lleno de un ardiente . celo por la^ vindicta pública , y . 

dvf h locura de Vereda és el kabér prbfvrído este, que én solo los jesuítas residí» 
la ftcuhad de* absolver 9 por cuyo medio se resistió al cumplimiento del.precep* 
té añuil de la Iglesia; pero no Habiéndose oido al reo igual cxtravagaocia, 
basta que liego este caso, ¿no es esto mas natural discurrir ser esto fingimien*^ 
té por libértame del rigor del apremio? Últimamente objetando los médicoc 
la incompatibilidad fue sb encuentra entre la supuesta locura del reo , y el exacá 
t# desempeña) de su, obltgaoioa 9 rompen por ella ebs ¿ran frescura diciendo» 
^W // temor del easiigo es capaz Je contener locot furiosos , ó mimiáticos. 
como se ve todos los días; pero á esta superficial solución de los médicos i uq 
argumento tan fuerte ^ y i mi parecer indecible , les hace una tan eficaz instan* 
cía el fiscal , que , según los principios que han adoptado ap^ncuentro tengan» 
que responder. Dice pues : si el temor del caritigod tos léeos furiosos ee cam 
fax de refrenar , •( cdmo el de otro snd^or na tuvo bastante eficacia para eon^ 
tener á nuestro reo snolancólkoi Pero lo cierto es que los noédicos no pene- 
traron bien la • dificultad , y para que se entienda es necesario suponer, quo 
irí los locos y ni los brutos carecen de libertad física » por cuyo efecto , y. por e( 
de sensibles reconocen al palo , 6 el castigo » con que física , ó materialmente se 
lea amenaza , 7 de aquí nace,, que cuando lo v^i al ojo , ya huyen , ya se conj^. 
ti«ie», si para tmo ú otro fin 90 hace adcnñm de enarbolarse ; t>ero como Ic^ bcun 
tos carecen de raaon, y los i locos la tengan trastornada , 6 sintuso duraot^eati 
demencia » de aqut>#p origina el no tener libertad moral , y el no conocer Id 
honesto, ó inhonesto de las acciones, y por lo mismo ser incapaces de merecet 
6 desmerecer. Contraída' psta constante doctrina al caso de Vereda > se reconot 
oecon evidencia, oue el haberse opntentdafKir el temor del castigo que física » 16 
raaterialnaeiite no te amenaaabaebí Jos términos de la regularidad, fue s^a duda 
por teñen cónocimteBtO'i y clara: idea de lo bueno, y de lo malo, en haber ke« 
cho elección de lo primero 1 y no de lo segundo 1 contra lo que \t persuadiría 
muchas veces su propia conveniencia, en lo que se advierte la elección , excr«* 
eicio de la libertad moral » y en uno y otro uso del discurso de solo son capa^ 
ees los que tienen :saiia la ratón;: tinaln^eote sLá locos y cnerdos fuera- ca-> 
mun este conocimiento , era preciso se borrase cuatito hay ascrito sobre este 
particular acerca de los primeros, y se castigase sin distinción i unos y otros» 
en tales extremos toca el entendoniento cuando se dirige (tal vez) por prlnct» 
^os de una piedad mal entendida; 

Como los m^icos cuando estendieron sú dietimen no pudieron tener presenta 
la segunda Información qu^ ae ki;^pfe80atado¿c8m la secunda defeas^ de Veré* 
«la> y en ella seotfzpresa'una 'cii%ttii9tanc¡ai,-^*qtie coniíene un hecho poco co« 
man de que se hs^ce- mérito para persuadir 'la locura del reo^ tengo por codH 
Veniente hacer de él mención paiÁicular , y llamar al misnu>»tkmpo la re^e* 
lúott : este es habef pretendido dormir con su madre cuando estuvoxon licencia 
en su casa , llegando á an^enazarla con la muerte sino condescendía « taks son 
eit substancia \o% fuminos con qae 4c explican los* testigos. •';:•: ' 1 

Prescindiendo del aprecio quo debt'liacerse de lo 1^1 és) setnejaates ihfiíé* 
toes I parUcttlamsnt^ cuando '(¡pl^^ehenden los testig» ^erenjau depceiciúnir 

Digitized by VJ O OQ le 



rr' 



tas DEM .C PENAs: 

el mejor serricíb del Rey» combatid con energbtfeF páteoor de 
: los módicos I probando por lo que resultaba de autos que era 

na pretexto y una caridad mal eoteadida cuanto se había aie« 
V gado ea su favor y j qqe cuando este d^iaqüente cometió cate 

/ 

exageraciones dan exércicio á la piedad , j ciftendo aiolo el examen al hecho nútn* 
Clonado y aseguro sin perplexidad alguna, que si en ¿I haj locura » no es del óf* 
den físico, si no der moral; v tal vez, ni una ni otra; pues aunque los testlgot 
expresan que Vereda pretendía dormir con su nuidre, no declaran si esto era 
«or efecto del cariño , 6 poridesósden de la concupiscencia ; ni aun refieres 
Aubiesen presenciado la poffia; si es lo prünero, nada hay que extrañar , y 
mas si para «sto influía la edocaclos , pues el tierno amor, aunque indiscreto», 
de algunas madres que se hallan en el estado de viudas, no les hace reparar 
eo los graves ínconventemet que acarrea cL dormir en un propio lecho cod" 
hijos en quienes se halla arraigada la malicia ; y si lo segundó solo hay que 
eoctra&arlo por ser «poco común ^ pero no de nuestra jntseria ; pues, como dice 
tan- Agufltin, no «olo debemos dsnr gracias i Dios por las culpas de que su di«/ 
TÍn» providencia nos ha preservado , sino también de las en qu^ por sus altos é 
inescrutables juicios ha dexado precipitar i otros , y no. habernos cometido; 
pues cuerdas fueron las hijas de Loth , y con todo eso solicitaron , y alternativa-; 
mente en dos noches distintas cometieron incesto con sm padre, á quien em* 
briagaron para introducírsele en el lecho, de cu y o^ concubitos resultaron Moab y 
Amnon, troncos dé los Mohabitat y AmnoniCas ; cuerda y muy íamosaiae Semí* 
ramis , Reyna de los Asirlos, y dexó manchada su memoria por su amor 4fi- 
eestuoso acia su hijo Ninsas*. cuerda y moy .cuerda ñte Thamar , y sin em- 
bargo disfrazada en trage de ramera aguando á su suegro en el camino por< 
donde habia de pasar, y uniéndose carnalmente con él , reaullaron los ^metoa. 
Phares y Zara: otros exemp lares . podrían referirse, queme ocurres á la me* 
moría, y otrormochos mas estarán ocukoa; peroipara la cabal persuasión- del 
imeota, basta decir : que las leyes tanto canónicas « como civiles que efitablecie!*>, 
ron penas para refrenar taq detestable desorden de la concuptcencia, no fiío- 
ton para contener furiosos , ni dementes. 

Creo haber manifestado con razones invencibles no ser Vereda demente; 
pero supongamos que (comoqtiieren los médicos) fuese loco melancólico , aua 
en esee estado siempre se le debería contemplar acreedor á la pena de la vi« 
dat lo uno pt>rqtie ; según lo dicen los mbmos médicos, en su dictamen (y Ver* 
daderamentie es así) esta especie de maniáticos deliran jolo acerca de un objeto^ 
Ceniendo paractodas Jotí demaa despejada la razón; de cuyo principio resulta que 
Vereda cometió^l homicidio déla infeliz aldeana con pleno conocimiento » pues 
en toda la serie de so vida , nr en .toda ¡la narración que se ha hecho en las iafbr* 
' naciones que obran en autos dejsns eat»vaganctas , se encuentra un hecho se- 
fnejaote» 'áe.que!v¡ene> ¿concluirle, no pMcde^sor este'objeto de su locura^ U» 
eenv, porque^ c$<^¡nci^io cierta que el declarado furioso, en los daoos que cau* 
•se y se presuma son originados dé su habitual accidente* por el contrario » I9 
ha de ser' mecho mas cierto • no habiéndolo anteriormente padecido^ haberloe 
teeoilado con pleno xonocimiento : todo lo cual persuade con evidencia la 
razón , porque para presumir prudentemente aína cosa, es necesario se verifique 
-Andamento a i» otro, porque el leca feffieiK> que tiene lucidos intervalos , si 
finante estoiacometq algsÚLilcUtD » se M.Cfilisa con la pena eprrespoi|di«nCf 



Digitizedby VJ O OQ le 



DEL^EXÉRCITO. DEM f»9 

crimen estaba en toda su sano juicio^ con- este motivo hace tin^ 
maravillosa descripción de los 'góRerés^de locura de que tra« 
tan los autores médicos , > y . se detiene '^U e^tís que llaman de 
melancolía , que es el refugio universal de los que suelen to* 
maria por pretexto en semejantes causas ;" explicando Jas circuns-- 
tancias de ella, y que teniendo los- locos melancélieos muchos 
lucidos intervalos, era preciso probaí^ para libertarles de la pena, 

• que en el acto mismo de cometer* el delito estaban con la lo- 
cura, que es lo que priva á los hombres* del uso de la*ra« 
ton, y les hace incapaces de concebir el mal ó d biem 

II Sin embargo de lo expuesto por este auditor, y de la 
consulta que hizo al Rey el supremo Consejo de la guerra en 
apoyo de su - dictamen , declarando á Vifreda ' incili^éo en la 
pena de muerte; por resolución de 13 de EnerO de^ 176},' se 
dignó S. M. movido de su real piéd&d,' ly en atención al pa. 
reniesco que resultaba justificado, confirmar la séniénci* que 
impuso el Consejo ordinario de oficiales deL cuerpo,' de que 
fuese encerrado perpetuamente como loco eA el hóspkal de 

' Zaragoza. ' . ^ , ^ • > 

por obrar entonces con plena advertencia , y contoclmifento de lo que hace», de te 
que se concluye , que á Vereda no podía relevársele de la pena del bomici» 
dio, aunque cuando antes estuviese reputado por habitualmcnle furioso, por cuaotoT 
feoemos manifestado con incontrashibJcs razones, que al tiempo d^ «xccutar el 
Jiomicidio se obraba, con todo conocimiento^ 

Últimamente, si el alevoso homicidio cxecutado por Vercd^ se presenta 
á la imaginación en sí mismo con tanto horror 2 qué será si se «ie añadeif. las 
cireunstancias de haberlo hecho porque la virtuosa aldeana no quiso condescender 
con su brutal apetito, por no ofender áDíos, y no quebrantar la fé conyugal 
que dcbia guardar á su esposo? Ninguna prueba positiva dé este hecho te- 
nemos en los autos, pero los fundamentos que nos lo haden sospechar , son 
•jnuy poderosos: uno es las personas tocadas *de locura, según el sentir de 
los médicos, son generalmente lujuriosas, y así una de las señales e$ ?ro- 
ihílHas non assueta ad venerem\ otro el mal astado de la conciencia del 
reo, en que los estímulos del apetito son mas fuertes, y los 4t la gracia 
ñas remisos : otro la ocasión y ser la aldeana , aunque de alguna3«dad , muy her- 
mosa, como se explica la justicia en su informew Y otro finalnacnte el que 
algún fin dirige hasta las operaciones de 4os brutos, y. en V«edaes eMe di 
que encuentro mas probable. *> •»* r * 

A conscqÜcncia de lo expuesto soy de parecer oue Y. £; en confwni. 
dad de lo acordado por la ordenanza de reales guardas, se sirva dingir este 
proceso í manos de S. M. para que en su vista determine lo que tuviere 

por conveniente. ^ ^ t • ja—. 

Nuestro señor guarde i V. E. muchos aííos. Barcelona pnmero de Agosto 
de 1784. = Francisco Pascual Cler. =: Excelentísimo sefior conde del Asalto, 
•argento mayor del regimiento de reales guardias españolas. ' . 
loro. IK ^ 

Digitized by VjOOQIC 



ija DEP. SENAS 

DEPENDiÉNTpS DE PROVISIONES Y HOSPITAUES 

EN CAMPAÑA. Por real órdea de 17 de Ago^o de 179$» 

t maadó el Rej,. que i. los que abandoaasea t\xs obligado- 
aes ea los ramos de provisiones, utensilios y hospitales ea 

. campaña » se íes castigase por los generales ea gcfe de los 
exércitojs, seguiji su arbluio, y prudencia , distinguiendo cuan- 
do el abandono es solo efecto de descuido, ú de malicia y c.ul* 
pa grave, en cuyo caso, hecho el correspondiente prpceso por 

.el auditor, se condenarán los reos en las penas de ordenanza 
y leyes del reyno, si estuviere en ellas prevenido su cargo ^ y 
en su defecto en aquellas de que se juzguen dignos. 

DESAFIO. Si el duelo llega á tener efecto, se castiga con U 
peju de muerte y perdimiento de bienes. Toda riña en pobla« 
doi en lugar oculta ó en despoblado se reputa y castiga por 

. d^ño. Los que incurreo en este deliro, estaban antes d^a* 
foMdos y sujetos á la justicia ordinaria, conforme á la prag* 
mática, .<le 16 de Enero de 1716, comunicada á los dominios 

, de. India p para^u observancia en $ de Octubre de 177^1 que 
5e copia al nltimo del tomo tercero de la ordeiianza gene* 
ral del exército, donde pueden verse todas las particularida* 
des de este delito, y el modo de probarlo que es singular. 

o «9 Los oficiales^ que pongan mano á sus armas contra iof 
generales ú oficiales particulares, baxo .cuyas órdenes, asi eá 
campaña, guarnición, cuartel ó marcha se hallaren en actual 
servicio, ó contra su coronel ó comandante, sufrirán la pena 
de muerte ii otra menos rigurosa, si hicieren constar haber sido 
gravemente ofendidos por el superior contra quien . hubiesen de»^ 
linquido.'' Ordenanza del exército ^ articulo 48. título lo. tratado 8. 

3 «) Los oficiales que unos contra otros tomaren espada , pis* 
^ tola^ ,&c. serán depuestos de sus empleos, y el que primero 

hubiere hecho, la acción, tendrá, á mas de esta pena, la de 
dos años de destierro á un presidio^ pero si de la contienda 
resultare muerte,* será el matador, castigado con pena de la vi* 
. ,da ú otra extraordinaria atendidas las circunstancias^^ Id* ar* 
tícuh 49* 

4 Estas penas comprehendien también á los individuos de la 
real brigada. Id. de carabineros página 106. 

DESAGUAR ESTANQUES. Véase desórdenes en ¡as marchas. 

DESERCIÓN. Las diversas circunstancias con que se comete ef« 
te delito, y la repetición de indult<^s que logran los deserto» 
res en casos generales y particulares , ha contribuido á que sea 
este el artículo mas confuso , y complicado de nuestras leyes pe* 
n^Ies, porque no siendo fácil comprehenderse en las resolucio- 
nes expedidas todos los casos de las deserciones, se repiten otras 
nuevas que van aumentando el código penal 1 y hacen cada vex 



Digitized by VjOOQIC 



DELB3tÉRCrra DES ijr 

tíks -dificil 7 diidoba 'la apücacioode la I^^éa^lo» qpe ds nnvfo 

vaa ocurrieado. .Por estas razones no podremos coordinar eatas 

plenas con aquella sencillez y claridad que exigía el asunto $ pero 

-.procuraremos sin embargo presentarlo con el nujgr métpdo posifaleí 

duplicando primero, las circunstancias que se req^ier^n para oali« 

ficar la deserciori: a. h* petiá tle los desertores en campaña: 3. W 

que corresponde á los que perpetren este delito con alguna c!r- 

' cunsuncia agravante: 4. la deserción en tiempo de- paz, y to« 

. dos los casos particulares que puedan concurrir en las desércioneSi. 

3ue son comaues á todos los cuerpos en general: ^ los desertores 
e los cuerpos privilegiados: 6. los de milicias. 
3 Circunstancias que califican la .désereiotu .S^ti^íe^t^dQ pot 

< desertor y castigado como ul todo aquel que fueke s^prelienpi 
¿ido á cuatro leguas de distanda de las plazasr ó citárteles y donde 

< resida su regimiento , á excepción de las confinantes con paiv 
lextrangero, linea de Gibraltar y presidios de África, para cuyos 
parages quedaíi, en 'SU fuerza los articulos 93 y ^4 del tUulo lO) 

« tratado "8 de la órdenaHisá^-de qiré mas abaxo 'se trata ^ y lo serí 

igualmente el que habiendo faltado á dos listas^ seguidas^' Id 

de la mañana y tarde, 6 la de la noche, é inmediata d^ la iqa* 

fiana i fuere aprehendido á cualquiera distancia dentro ó' fúe« 

fa del pueb|o donde resida su regimiento, y hayan. pasado Mjua* 

!,lrOf dias^ y el^^ que -se aprehenda, faltando á. las p dos refecid^^ 

.Jiaus, ánte^ -dk dichos.' cuatro 4ias> se castigara icon la pen^ 

«impuesta «1^ oona^o de desfeneioa^. que es la rlM^árga de cuatro 

r ft&os- á k>9 que le faiteo de su. 'empeño, coa tal que no pasen 

i'óc ocho años: todo lo que se halla prevenido por las r«alei 

órdenes de ao de Abril de 1769, y 9 del Noviembre del mié^ 

' mo que se hallan copiadas en el $. 313 y siguientes del tomo 

' tercero, y en la de 13 de Junio de 8^ ^que se halla en ei tomo 

• primeto de apéndice en la voz. deserción en tiempo de. taz j don» 

de pueden, verstí las reflexiones qucí se hacen sobre el concep* 

to de 'esta real resolución. T si fuere en campaña se estará á 

.loa bandos y límites señalados por los respectivos generales. 

. Dcstrchn con eircunsUimia agravante* 

DEscftciOK Eir cAMPAííA. Los ártículos 91 y 93 del trj^adp 8, tl¿ 
tttlo 10 de la ordenanza , que se copian en la. nota (*) , é 

(f) Kict. 91. nLos que desertaren enrcmftfaiim saliende de ios límites ffie . 
Hffars consumar la deserden prescribieren los handes del exércitOf sufrirán -lé 
trfena de muerte ^n limado quédeseos señalaren 9 y -en cualquiera número qk^ 
nsean: no debiéndose entender estafena solo fora los que n hallen en^lerírci* 
nto de campatia^ sino tainbien para todos los que deserten de plazas ó^fuest^s 
n dependientes de éL . -^ 

A&T. 92. nLes gue estando en ¡uarniclenes, cuarteles ú otros destinoeenleé 

Ra 

Digitized by VJ O OQ le 



ija ; DEÍ : r ;PEKAS; 

' imponiáxi. pena i i.loí desertores ea tiempo '*áe' e^eriri , yt tm^ 
se de ios exétcitos, ó de sus puestos y plazas depeadtemeS| 
se hsUaa ya alterados por la real orden de ap de Agosto 

t de 1794 (1)1 por la caal,. tnoderando, el rigor de la ordeaaa* 

. ' . ■ ■ ' • ' ' . í ' • ' • . • • 

n dominio f del Rey desertareu^en tiempo it guerra , Merdn. f atados por las armar^ ^ 
fypero con estos tendrá lugar ^ y re observará en su caso el sorteo que se prescri* 
ffhe en el artículo io£ del titulo íq de la ordenanza , que es el siguiente: 

Art. i 05. ffEn caso de procesarse a un mismo tiempo en algún regimiento 
f> diferentes ae ser t ores comprekendidos en pena capital por la calidad de simple 
99 Aserción f que va 'preveniJu en los artículos p2 y 10 j de este título , sortta» 
f > rán entre sí para que 'Uno de ctHco sea p atado por las armas ; de modo^ 
fhfUe i'pr^popÁ'on*det némero padecerán esta pen^ de diez dos: de quince 
n4res , y así eotrelativamente , < según fuere el numero ; en ifínligencú^ de 
f9 que de eadercmco éa de ínofir uno ; peeo en tkeido uno ó dos , no por eso 
mdeieafA de ser -pasada por las armas uno de ellos ^ y siendo tres 6 cuatro 
» tampoco se he^ de sujetar íes$a pena mas que uno, ni en el número de 
99 trece ó catorce la han de.padecer mas que -dos ^ y ass sueces mámente ¿ .y 
o>los que hayan queda (¡9^ ijhres en el iortea, serán e^cluidúe ^i servicio^ 
ny destinados á presidio for diez atloú 

**(i) Orden dé 2p de 'Agosto de p^^ imponiendo nütvas penas S los de* 
sertores en tiempo de guerra. 
Habiéndote suscitado duda en los ezércitos que actualoíente se hallan en 
étnipafia I sobre si los ticscrtüres debían ser juzgados con afregio i lol^ aftf^« 
lo» ^i y'pi del tftulb 10 f' tratada 8 de lasi ordetMinzis geneftfícs'i 6>segun lo^i«« 
Ycukioén (a real orden ^15^ Febroro deSi que moderé' \U pMas^ preserfptas 
en los chados articules duraate la guerra antedor, elJCey^á eoBiulca de*4u 
^va^o supremo de : Guerr^ , j deseoso de que se guarde ea los caslígos^I 
orden gradiial que exige )a justicia .para que se logren los •alu4«bles finea de 
fu establecimiento; se ha servido resolver en 26 del presente. mes 1 por pu^o 
generaL oara los tieoipos i^é gt^rra» que i los que| desertaren de los esércitos 
OMe se hallen encampana con dirección al enen^igOj^ y se les aprjpnd^, consuma 
oa la deserción, según los bandos/ se les imponga pfccis^mcn]te Ta pena afr¿n« 
tosa de muerte en horca en cualquiera número que sean : que fps que despr« 
taren de los mismos ejércitos acia los dominios de l^^paTiai incurran en' la 
de seis carreras de' baquetas por doscientos hombres , y diez afios de galeras: 
que los que verifiquen su deserción á ioS mismos dominios desde las plazas, cuar- 
teles, Y puestos separados, pero deptodienteade los exémtosLde.campafia dt 
sus acantonamientos, próximos , 6 en marcha para ellos , suíiran la de cuatro car* 
mras de baquetas ^A la dicha &rma» y ocho Áoi de arsenales., y 4a -de «eis «ños 
ce arsenales loi^ qi^ d98eft|iren de las plazas , cuarteles , y puestea que no tengan 
dependencia alguna en los exércitos de campaña. Publicada la referida resoTu* 
^n de S. M. en el Consejo pleno, ctlebrada en este dia , acordó que por la se« 
«retaría del tribunal se comunique drcularmente á todos los geles agilitares para 
Su cumplimiento; y en su consf qüencia lo participo i V. £»< para ^vl obs^vao-^ 
cia, y que la comunique á todas las tropas de sti mando. Dios guarde» && 
^í^4rid 29 de Agosto de 1794.-= Don José de Borja, secretafio dehConsejo.m 
Circular ¿ los capitanes generales , inspectores , y gefcs de los cuerpos de c^ 
M real 

Digitized by VjOOQIC 



DEL ISXéfiSCITO. tSg tf^f 

Ta^-ae simó £L M. mandar, que los 'desettürei de ló$^^'et^« 

dtot en campaña con dirección i los enemigos aprehendidas 

' consumada la 'deserción según los bandos y limites de los ^ res* 

cpectivos generales, sufran la pena de barca^ea cualquier mí« 

^ iDerO'qiie4eaa« i- ^ -j - .:..•) 

a Los que desertaren de Jos mismos exérdto» hacia losi^« 

minios de .iíspafia, ^ineiKriráa ^n í^ de seis carreras de baqtte* 

tas por do.sxicntos iiombres y diex a&os de galeras, 

3 A los que desertaren á los miamos dominios de EspaSa 
í desde las plazas , caanele» y puestos separados, pero depsn* 
*:¿i^tes^ de lb6 exérdtos de" campaña,, de sus: acant^nftmiefik^s 
-próximos, 6 en marciía para ellos, se imponga la 'de auM-o 
1 carr€;ra« de baquetas en U dicha forma y ocho añbs de ar- 
' señales. i 

4 Sobre la pena de los desertores hacia los dominios de^Es- 
*. pafia que contienen ll:^ artieolos 17-3 que anteceden dé esta real 

órtk» ^ de jí^, ^^ sirvió 'S.-^M.*^ttinómla poi' iu real órdén de 8 
de Febrero de 180^ ( í ) en f kvór de loi que se preseutasc;j i 

^ pocos 'dfas á cttáíq^ulerá " justicia , quitándoles las baquetas, y 

'^destinándolo^ á bthó años" de 'arsenales. 

^ .5 Y los que desertarea de las plazas , cuarteles y puestos que 

í 

' XO Orden di 8 dk Febrero de Sú6 rHtnoi;ando la pena al' desertor qué se ' 
frésente quandó ífi ifempo de'gu^rra dese^td íf k intirh'r de las provincias, 

** El cajiitW gjenerá^ de Gaticiá' rcníiiió ál Consejo supremo de Guerra el 
^hx:eso MrmacTo én' LugócoiitraíiQ soldado dbl regimiento de infantería- de Ná*' 
tfoles por el delito de secunda deserción, habiéndose presentado á pocos días á 
lá justicia de un pueblo mmediato : al mismo tiempo acompañó la censura del au- 
dttór de guerra d:; aquel reyno , en que después de hallar arreglada la sentencia 
ípipuestá al reo por el Consejo ordinario de oficiales,' de Cuatro carperas de 
baquetas ^ doscientos homlpre^, y^b¿hoaílo¿ de arsenales « como señala el ar* 
iftofo 3 de ha real résotudon'de 29 de Agostó de 1794^ mandada observar por 
otra de 4 de Julio de 180 j , 'hace varias' refle^ooes en favor del desertor que>sd 
presenta voluntariamente, con respecto ai que es apreliendido: el tribunal en 
Uk vista consultó i S. y. con fecha de 1/ de Enero próximo, lo que tuvo por 
coiHreniente acerca, de la diferen^a que parece debe haber entrjS laj^en^ del 
desertor aprehendido /y del que voluntariamente se presenta, para evitar que 
los buenos soldados , arret>entidoi de un exceso i que los arrastró tal vez un 
mal consejo » ó una imprudencia momentánea , dexen de volver i sus banderas; 
y enterado el Rey de todo , se ha servido declarar por su soberana resolución 
de 17 del citado mes , que los que se hallen en igual caso, tolo deben sufrir 
le pena de ocho años d^ arsenales. 

Publicada esta real resolución en et Consejo de dos salas, ha acordado la 
comunique á V. ' comoio executo, para stí inteligencia y debido cumplimien- 
to; dándome avisó' de quedar enterado para noticia del tribunal. Dios guarde 
i V. machos años. Madrid 8 de Febrero de 1806.= Don Francisco Diez.ss 
Circular al cxército. 

Digitized by VJ O OQ le 



.QO teo|;aa depeodencia alguna de los eu^dtoádé'ctmpafia^ 
iMti(í de&tmadoe á seis afios de arsenales. 

6. Esik ceal arden de 29 de Agosto de 1794 ñgc aun ea^I 
• 4Í2f. patAu^uD^uic 1U70 .$a ait^raitioya por 1^ ceat or^nanxa dq; 

de Diciembre de 1809 que expidió la junta supoema 'ceotial 
..^ue gobetoabft ^1 'reyna oa nombre' del Rey huestro señor por 
.'4a ausencia, ea la que, por las crifioipS circunsuncias en< que 

8e bailaba entonces la monarquía, convino agravar las penas de. 
. los. desertores imponiendo pena de la vida á cualquiera deser- 
. iCiPA en tiempo de guerra, íiufique fuese á, lo infenor ite los 
, ;4ÓQlijúo3 i . ea cuarteles,, y aun 'deále loé hospitales í ouaiqífie* 
cM paráge que íuesó : luego que S^ M. se resttiuyó.i vsu too* 
.JIo^K .dignó defokaresja, ordenaní^ ie ao9, y taiaodar p,or su 

real orden de 8 de £uero de 181$ (i) quedase en su fuerza 

(1). Ordm df 8 dt Enero de\fiig,.m^.quf A^.d^pgí la ordenanza 4é 
; dí4crtortf dii ano di i,Í9p , y se^mspdjf ^e'ob^x^dí^nlas^^fJspisjg^i, > 

Teniendo presente el B^ey nuestro Señor ^e l^,or4oQanzs de desertores yie 
publicó en su ausencia fa junta central del r^jmó en 5 de Dictcnijbre dé 1 809 tu« 
yo por objeto contqner ia deserción y dispersión durante U guerra que íelízmen* 
te ha termin^o , j que agravando las penas mas d¿ io que prescribe lá ge* 
Qeral del exército» seri peor la suerte de los que desgra^iad.imente incurran 
eit aquel dejice^ paxU^Ml^nipntfi ^s*^uo d^ppoc^<p de. Iqs e^é^eítos dcla frof« 
tera, después de haber cambiado ^^ ctccunsUncias ; se lia ser «^idq ^resolver, c6nm%, 
fermándose con el parecer de su,s«iprf9ip Co^aejo de 1$ Oucxr.a» que I4 referida^ 
ordenanza de 5 de Diciembre de 1809 quede, derogada en 1 todas sus pilles; jf. 
que ínterin el citado tribunal concluye el código completo de las leyes peiuíea 
snilitares «que está formando, quede en iu fuerza y valor lo que sobre este^ 
punto previene la ordenanza general del exército, alterándose solamente elar«] 
tícujo 102 , tratado Ó , título 19 , en los términos que luengo se expresarip. tjguai»^ 
mente quiere S. M. se observen eii toflo el cxército las reales órdenes que ei^ e^. 
particular regían el auo de iSoS , y especialmente U de ^ dp Agosto de i¡rg^¿ 
cuyos artículos recopilados son del tenor siguiente: , 

Real érden de 2^ de Agioto de /704* 

l.^ Los. desertores de los ^ercítos en campaña co;i dirección i tos ene*^ 
migos, aprehéndalos «..consumada la deserción, según los bandos y límites de lo» 
respectivos gci^rales» sufran la pena de horca en cualquier número que sean. 

1.^ Los que desertaien de los mismos exércitos hacia los dominios de Es* 
paña , incurrirán en ia de seis carreras de baquetas por doscientos hombres , f 
diez^ños de galeras. 

3. A los que desertaren á los mlst^ioi dominios de España desde las plazas, 
cuarteles y puestos separados , pero dependientes de los exércitos de campaña» de 
sos acantonamientos próximos^ ó en marcha para ellos , se impondrá la de cua% 
tro carreras de baquetas en la dicha forma « y ocho años de arsenales. 

4*^ Los desertores de las plazas ^ cuarteles 7 puestos que no' tengan de« 

• Digitizedby Google 



DEL EZáUCITa DBS 13$ 

' )r ;vl^r la refeHda real irdea de 3^AjlevAge8to*deAi794; y lü 

• quedasea también (odas las 'jn^soludónes' >que. ¿obre , desertores re« 

- giaa> en el año de i8o8y'>priáiéro de Au^^trá gloriosa insürrec* 

cioja, en los términos quesea la misma se expresan ealaiíótat 

rdencia alguna de los cxércltds de campaña ^ sean destinados i seis anos 
arsenales. 

* RiaUs ¿rdems qut \re¿¡an en 1808. 

£1 desertor de priiAerá vez siú ctrpUtístá^bia ^agravante en España é lódiai 
eo todos los cuerpos de infantefíg «.-así nacionales , como extrangeros , sufira^a* 
tro meses .de prisión , y sirva ocho años en su mismo cuerpo , congos desde 
el mismo dia de su aprehensión^ oon arregla á las reales órdenes de 11 de 
Junio y i.^ ^e Julio de 1778;; pero si el desertor en Indias fuese de los 
cuerpos del ex¿rcíto en campaña^ qu^ habiendo residido en América íxít^^ 
jlprenendido después del regrosó, de sus. respectivos cuerpos i esta península 1 se 
fpliq^ue á los cuerpos fí?cos de squelios ^^vúo% | imponiéndole el tiempo de ser- 
Vicio, ]r castigo que había de sufrir ej^ dichos st^ cuerpos 1 si hubiese sido 
aprehendido / vuelto i incorporarse en ellos ^ según está mandado en real 6f 
den de a de Marzo de 87. 

6.^ Bl desertor de segunda vcA con Iglesia se destinará sin* la formalidad 
de proceso en España á los presidios de A ñica por ocho años, y el que no 
h tuviese irá por diez; y la misma pena soíSrirá en Indias, destinándole á 
if oellos presidios , ó á obras públicas, ' .> . 

Ariículo 102 áe la- ordenanza gtneral arriba citada. 

» 

7.* El desertor de primera vez sin circunstancia agravante que no hubiere 
*éfiagenado prenda alguna del vestuario , ni armamento con que se ausentó , J 
antes de ser descubierto se delatare y presentare en su regimiento, 6 a cualquiera 
justicia en el término de ocho dias contados desde el de su fuga, perderá el 
tiempo que hubiese 'servido, empezándose á contar e( de su empeño desde* el 
dia en que se presentó ( y si hubiese sido por^ el tiempo de la guerra que 
lia terminado servirá seis años); será acreedor á la gracia de inválidos, y no 
le perjudicará para los premios; y el que en igual caso de primera deser^ 
cion simple hubiere enagenado alguna prenda del vestuario, 6 armamento con 
^oe te- ausentó y sé tendrá preso cuatro meses i medió socorro, 7 servirá ocho 
afios en su propia compañía ,- Redándole solo óbcion i los inválidos ; pera si el 

3ue estuviese en uno y otro casó de los explicados en este artículo solviese á 
esertar, será Reputado su crimen como de secunda vez , y así se le advertirá 
cuando se presente, notándolo en su filiación. 

8*^ Los que sean aprehendidos después de pasados los ciMitro días- de' su 
fiíga, aunque no hayan salido del pueblo en que el regimiento tenga su re- 
sidencia » serán reputados y castigados como desertores ; pero los que fuesen 
aprehendidos antes de los cuatro dias , y hubiesen ya "pasado las dos listas 
(que explica la real declaración de 9 de Noviembre de 1769 comunicada á 
Indias en 2' de Marzo de 87), que son la lista de la tarde y rancho de la 
noche ^ 7 lista y rancho de la mañana , se les tratará como conato de deser* 
cion» jr se les impondrá el recargo de cuatro años | con tal que con el tiém* 

Digitized by VjOO'QIC 



136 DES PfeKAS 

Deserción. 1 países- txi^RxiíGBáos. 99Lod que' Ideiortaildo á psfces 

• cxtrangeros y sea en tiempo de guerra ó pac, fuerea aprefaen« 
*. didos.:ea. territorio, de loa domioioar del Rey . á distahcia de ipe» 
.Ldia leguar del conSn coa el extraño, seráa pasados por laa ar* 

mas en cualquiera número que se aprehendan. 

2 Para impedir que los que desertan á países extrangeroa 
se restituyan á España baxo pretexto de indulto' y se mandó 
por real resolución de 24 de Agosto de 90 copiada en el to- 

^ :iiio primer-o de apéndice, en la voz-ijí^sertorcs ^q^^^se presentan á 
Ips embojcaJorei. Que los embaxadores y ministros de S. M. en laf 
cortes . extrangeras no concedan indulto á los desertores de Es* 
paña que se presenten á pedirlo, no habiéndolo S. M. conce* 
dido por algún plausible motivo \ y posteriormente por real 6tr 
den de 14 de Marzo de 1807 (i) se dignó declarar el Rey 
la pena que deben sufrir los desertores á países extrangeros (¡t 

' amigos ó aliados q^e se presenten ai embaxador ó cónsul át 
S. M. y traigan su pasaporte, y los que sin él se presentcá 
siendo ó no detenidos por lá*s justicias de la frontera. Véase 

• en la palabra indulto , los desertores que se presenten á gozar* 
lo eo^ casos que S. M. lo concede j y en las voces desertores ^ 
Portugal y Gibraltqr^ ío que hay prevenido para los que de- 
sertan hacía estos paifages, ' 

po que les falte de su empe&o no exceda de ocho afios , con arreglo i la 
que en esta parte previene la real 6rden de 13 Junio de 1789. 

Y "para que lo tesuelto por S. M. tenga el debido cumpHmientp , Ío co« 
munico á V. de su real orden para tu inteligencia y gobierno. Dios gü^ 
de á V* muchos años. Palacio 8 de Enero de 1815* = Hguia.sQircular. 

(f) Orden de 14 de Marzo de Í07 lohre los desertores, á pahit em^ 
trangeros que se restituyen con pasaporte ó sin él de los emhaxad^res^ 
£1 Rey , por un efecto de su soberana piedad , á consulta del ConsefD 
supremo de la guerra, se ha servido resolver que los desertores á países ex* 
frangeros de j^migos y aliados de S. M« que se prctentaren i su embaxidor 
ó cónsul I y obtuvieren )>asaport< para restituirse á España y á su cuerpo^ 
sufran solo cuatro años de recarga sobre los que les falten para cumplir ¿u 
empeño en el mismo cuerpo ^ sin causarles otra molestia ni vexacion: que 
igual pena se imponga á los que volvieren á España sin dicho pasaporte , y 
se presentaren en sus cuerpos sin que las justicias de la frontera 6 del (ráo- 
sito los hayan detenido 6 aprehendido: que aquellos en quienes se hubiere 
verificado esta aprehensión cumplan el tiempo que les falte para extinguir ti 
de su empeño y y cuatro años mas en cualquiera de los presidios de Ceuta 
6 menores» aplicados al regimienta ix compañías fíxas de ellos; y finalmen* 
te que á los que se presentaren sin constar auténticamente haberse ido á pab 
extrangero * se les castigue con arreglo á las reales órdenes » que tratan de 
primera y segunda deserción. Lo comunico á V. de orden de ¿ M. para sa 
cumplimh:ntQ en la parte gue le toca. Dios guarde á V. muchos años» Araa- 
)uez 14 de Marzo de 1 807. s Caballero, s Circular al exército. 

Digitized by VjOOQIC 



DEL MafeüTíTa ¡nss ^itj 

•( ? 3 '5)Lo»Ipte8Íclfor (ie^^ridí ,<^Üoer^eo€Übraita^y'ip)arca6 e^nfi* 
ñames con dominios extcaageros y puertos . de ia raya exigen regla 
distinta de la qae. explica el amtcedeqce articula para graduar ta 

- consuiaacim de* ia ínkg^J^^psáses extfkngerosy xpor lo i^ue para.de- 
' clararla tai , ;3B tfistacáái <losi£Bntqs-]atñalacfaia.pQC Jrotií^iMpecíivoa 

: comándanos .geiiftffqleí i pai».'iiripcberiávii» ^éattsctoirea; ia :gena 
de muerte en cualquiera número que seaA*'^ Jd. orsicúio ^¿^ 

4 En las voces poior /a iénta' y.frtsitUoíi ^ explicarán lo$ 

lianites que bay señalados. para cbnsumar la deserción en el cam« 

t po de Gibeakar, :y ea lak pisxas d^^Ceiita, MsliUa, PeSon 7 

• i^lbucemas » dooíde ae.trasládaaiios ^sodo^s.i.'pablkadjiM por > ios 

. respectivos gobernadores , que jm^oliéit pea». i á.iestis dclUxhl J 

< todas las reales resoluciones expedidas sobre, cst^ asumo. 

Deserción á bordo de ct^alqüierÁ embarcacioií.j 9iSerán repiita* 

, dos como i .deaercores . xie * igual calidad para-, sotrir . la . pita^ de 

-. muerte ios. que* se baila c»i jcon di|»fraz iév^a^élvembaccádossia 

competente licencia en puerto de^^loa 'ÉrefrnDS.;fdj£ME^a6a'>á i^r* 

'do de émbaccacioh extradgeraó espa&ojia can rumt^O 6 des* 

, tino á pais extrangero.^ procediéndcfse al tnismo tiempo ík la 

.deteqciouQ.de las embafcactonés iespafioláa en qufi sean apreben* 

didos ^ y al arresto de los patrones y marineros .de. ejiaa piara 

descubrir los culpados, de que se dará cuenta al Rey con jus« 

tiHcacion, .para qae-^ei^estiQ^dftft. ^ít f^^c^|«¿^^|^^ el supre» 

mo Consejo de guerra , expida S. M. la providencia que me- 

. rezcaa." Id. anictUo 9^. Véase^ en el. $^-334 del tercer tomo, uifi 

. real órdeo que se coojiacucó ii|l exér^^H^ ip £spaqa en 6 de Se* 

: üembre de 1770» ylal |de.,bi¿i«« feOf SfKl» 'M^JQ^«- *7*8 , pof , la 

: cual s^ dcro^ eH parte bísate ó Juípp: ^r^ic^pc^eüla o^i^ei^^t^zz. 

Deserción Á icoros. nt^os. que.- dfsef!iaE$n\á> loi n^oros , , l^ieo sea 

bailándose de guarnición en presidio, ó yendo embarcados , su* 

frirán la pena de muerte exeoutada en borca en cualquier pú- 

. mero que sean^jaunque sdpitíndAA despi^jS ^ejr^sicat^vdos.'^ yéa* 

. fc.ea la. voz freikii^ Uí^íflfc/e^ WsoJii^íoa^ ^que. ^og^Rmi^Piites- 

ta pena , y la que imponen á los d^^^te^. q^/c arrapen^ídoa 

: se vuelven del Caolpío dd morola la pl^^^^Jd. articulo g^. 

Deserción escalando MuaAU.A, ó fór^aiído puerta ó puesto 

DE guardia, &c. nLós quc desertaren dentro de España, sea 

>en.fiedipo 4e gaérva ii^'dr'f)kv>,\;htfbÍMdQ'asbaladoiú ur^ila; ies* 

- tf^adaíé camina :>cublexte^ forzado 'ptiertiudeipáftaaí^ á puerto dé 
guardia, ó abandonado cen«ir»elvv serán pasados por las armas 
cñ cualqfuielra número que íúértú.^ Id. a^Hóúié '$Y*^ E^ic itiicu^ 
lo se fialta conBrmradd por real orden de 17 de Febrero de 1780^ 
que se traslada ^n Ik voz escalamiento. „ * ' 

CMsercioñ ESTÁkób preso, vi El qué' estando preso . Tiicíere fuga,^ 
y 'con ella igcurriere ea' tas drckmsUjQcías qu6 callucaa lá^d^*, 
rom. Ik. S 

Digitized by VjOOQIC 



dBÍ6att>$9er6>0t«t deáerfeér^nuIíiditaAiÉseide IpaeueiE'pOA del-dcCr* 
•"dto en campañar, que hahkado ! residido tn ^^^nérica fuese tprebta- 

• dido despucd del fégceso de sn» reapecu>^o« cuerpos >á la peoio- 
xaulft, fic.le apli^rá á.io» cuerpos, fikc»' desuellos :dQfl»¿moa y im* 
'foJÚé^Aolt ^ jiiffiipa dftiservidoi^* >y c>oai9(igooí|ttfi. habbi^ide^sufrir 
seh idiobos jsuAinterpoa f si^hubk^e:) jMoiafift^outíd^v. y ^^eko i jo» 
l^orporacse en ,mi€k$,^ coa.Mn^gki .á la joeal ^^rdeOi.^oiBuaiced» á 

aquellos dommiot ea a de Maru> áé tffl^jip todo lo^ cual se halla 
-confirmado por el Rey. luiesiva ^ñor ¿nisu^neat órdeu.dQ. 8 de JSae* 
:fD de i8i4f loopiada^ aatelíoiaBtetc.ttb 6l¿i...>6 .de la ^^oa Dearaim 

$ Si el desertor dcparntís^ivez da mtíUDéíéndauiSLgB^rnütt no 
-isufaíere' cha^sáado pfcoda algutia^difil ▼etftaarto ó armamento » coa 
t que > se ausentó y y iaáieside aer.descubiíGicio fie ;delaUre.,. y presen* 

tace en au regimleoipy.ó 4 ^^^^^^tiieía justicia en el* término de ociio 
tídfaSf conuidos dtsda ^|lf isu^tifuga y jpctátiíi -ei tiempo ijque.huise» 
X8ésesvtdo^^ieQipeeibifaise'.áfQoiaci«i¿«88u empeoa desde el da. lea 

que se presentó (y si hubiese aidOifKqff: el: lieiapo de ?Jaí gueria que 
:£a: termiaado. iQi»íffi..aéis áfios), laecá acreedor á k gracia de 
.inválidos, y no ielpeijudicaTl.pára loa premios; y el que eo ig«ul 

casa de primeoa d¿sef cion «impianbubtere enagenado alguoa prenda 
1 de «ekuaiio^.'ara^ia)enU))iCQiLiiqtte ifie ausenióüy se.ieodrá peeso 

• cjuatro imttseaLi.i:medao= aocosáo^ r^t.seividL ocho aaos ea éu .eompa* 
l.fiia'^.^<^ooudos .€leada.el iD¡saip.dkcde .su^aprfiheASiqay quedando* 

le solo obcion i los inválidos ^ pero si el que estuviese en uno y 
;otro caso de ios expÜcadoá. eo .éa(e .anlculo W^iviese. á desertajv 
^e^rá' 'reputado sU'Crimen cctinode>feganda.'v<^^ ^ aet) sé le ^Mlránc 

tira y cuando se oresente. Artículo io%<\'ik\éU> txy'^ wmad&íí tíé 40 

6 Los déíéttores 'que %ean 'aprehehttidóá tiésp\ics\d^ paiadite' 
^los cuatro días de su fuga , aunque no hayan! salido del pueblo eo 




. real d^awíft» --dc^ ^ .de^Viep^W vdeh*7Íft^<rtW*Ww 
en a de Mar»» de 17871 copiada an^efiormeme),^ que son la de la 
tarde» y f ancho de Ja .noche», y la lista y cancho deia nafiana» so 
' les tratajcá oomoi'Coiíato dedesercton^ y ae>^^lésvJiiipoadrá el recarga 
«decuacm afioe sobic ios dk 'SUMipeftov'^'^'n'^^l^n^^ om «1 ffeta^v 
' qUe Us falle tle cumpliiS «^ycéeda «kUt o6lH> a&o»; cdtt airre^ á I0 

3ue previene en cbía jíarte la real orden de 1'3'de JuWo 'dfe*i7«*9v 
e que se ha hecho mención anteriormente » 7 la de 8 de Boe* 
ro de" 171 5. .. \ * 

' fj ^yEl, de5ert^or.d.e secunda vez sin circunstancia J^a^raVante cot^ 
Iglesia 9 sé destinará *sin^ la Tormalldad dé proceso en Éf^afi^ .4^ 



£ u 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCITO. DES 141 

) Icá 'pTtmiio9 de África por ocho afiós / y el qué no |a taviese per 
. diez años, coa arreglo á la real orden de 14 de Agosto de 90; qUe 
se traslada en el tomo primero del apéndice^ j la misma «sufrirá 
en Indias, destinándole á aquellos presidios, ú obras públicas^ pero 
, á unos y otros se les tendrá antes seis meses empleadas en la üm- 
. pieza del cuartel con grillete , sin que se permita á ningún desertor 
i dé reincidencia desde su aprehensión el uso del vestuario del regi* 
^ miento, por haberse hecho con la repetición de su delito indigno de 
. llevar prenda alguna de uniforme, mandando S. M. que de la gra- 

• tifícacion de hombres, se les costee la ropa que fuere precisa para 
*vsu abrigo, con la cual ae presentarán en revista papa e|'ai>o{io 

de sus plazas, como se previno por la real orden de 11 de^Jonio 

• de 177^ i I 

8 A este fin cuando ocurra algún desertor de segunda vez, «e 
observará lo prevenido en la real orden de 7 de Enero de 1779 ( o)» 

. por la cuál se previene que á jéstós : reos se les tome - por ^ui) a^« 
dante una declaración por si tiene que exponer alguna excepción 
de gravedad 4 y. resultando convencido, se ¡fi destinará á^pre- 

'- sídio, remitiendo al efecto copia' de su filiación con todas Igno- 
tas que 'tenga, ¿iertificada por el sargento mayor, 6 el que baga 

. sus veces, autorizada con el B.** V,^ del cpronel 6 comandante. 
que exprese el delito de la segunda deserción, y el .tiempo, por*»' 

. que va sentenciado con citación de la real órdea de 7 de Enero 

r * ' •• , . 

: (i) OrJen di 7 de Enero de 1779 f^^^ 1^^ ^ ^^^ detertotes di segtupdm. 
vez Si destinen á presidio- sin formalidad de proceso^ • - ¿. ¿j 

« Al io^pcdor geoeral de in&ntetia comaníco con esta f«cha lo que. liguen 

• ti£l 1^ §4. ha cotersdo de lo que SQamfietta V» K. en su ofick» de ft^ de No^^ 
fiewbtc úUim0)a(Krca del crecido súincro de deserUlres de seguncjaVvc^ qu¡»r 

Crmaoecen en los cahibozos de los respectivos cuerpios, y del perbiicio 7 em-rl 
razo que se sigue cuando por algún acc ideóte se retarda ponerlos luego en: 
Consejo de guerra; y á fin de evitar estos inconvenientes, v facilitar el 0iaft' 
pronto deftklo.de semejantes delinqüentes « 9p ha servido ÍS. M. resolver , con« 
t^rníándose con el parecer de V. E. , que inmediatamente que se arreste ui^ 
dflMftor de segiifuia vez , le reciba declartcioií el ayudante- que corresponda»! 
nrcriguaodo l^s ídkxívos que tuvo para; ctímeter el delito de reincidencia f y 
Sa se le ofirece que exponer alguna excepción • de gravedad que pueda probao 
€D su &vor*. que si resultase convetKtdo, se le destine tin dilación á presidioi 
por copia de su filiación « extendida la nota de su delito, con certtftcaietof^ 
•1 pie, visada d^LcorpA^l 6 gft&' del*cúerpo, que ei^Kquer la cansa dePdestlH 
X1O9 tiempo quedaba, CMVapnr en élg^y le^l resolución que lo previene^ f> 
qiie st e) reo alegjifiB tlgpjM iQxoepaion de- gravedad^ sea prbcesado. y ^juz^ 
pdo en Consejo de gneirra conforme á ordenanza." .1. S 

Lo traslado á V, de orden de S. M. para su cun^Umiento en Ir j^* 
t$ que le toca. Dios giia^rde i V* iH^uokos aáor. Madrid /tk Enero de i/pp^cv 
Alvarez.ssCircula^jll.exérGitode Espala» y *1 de Indias 8£t^ de Abtíf 
dm i8o6« * .. .. c ..- . ../--, -íi¡ ^íA 

Digitized by VjOOQIC 



14a DES FENa^: i 

.lie 1779» qu« dsspeftfEi'U formalidad de proceso 9 7 ckfaciHBdA isf 

• la eoadena se gasará al capitaa gcoerai para que señale desti» 
no al reo. 

p Si estos desertores de segunda vez que esuodo SQfrtendo el 
castigo d^. grillete en el cuartel, hiciesen otra rtz fuga, manda: el 
Rey por real resolución de 11 de Agosto de 17S7, qoe no teniendo 

• Iglesia se les impusiese dos años de recargo á los ocho que deben 
sufrir sin necesidad de proceso ^ y si la tuviesen, no sufran el re* 
fcrldo Recargo, sino que pierdan el tiempo que hayan purgado 

. de grillete, y vuelvan á empezar de nuevo, procediéndose- des* 
Lipues de -ella i lo demás que hay preveaido en las reaka órda- 
GJie4.aated€res. t * 

10 Los que teniendo cédula de premio desertasen ademas -de 
i^las referidas penas, pierden el derecáp á dicho premio, y l6s de* 
, be cesar el mismo día que se ponga en execucion la senteocia, coa 
..arreglo á la real órdea de i.^ de Febrero de 17SÍ (i }, exc^» 

(k) Orden de il^ de Febrero de ij88 declarando que tos desertores 
pierdan el preftih que tengan, \ 

El inspector general de intan^eria don Ventura Caro, consiguiente i lina 
representación ¿^ coronel del regimiento de Bruselas, hizo presente al Renque e 1 
gastado^ del propio cuerpo Renato H- se habida desertado con el (Gremio de ntiere tta- 
\t% , preguntándola S.'M.iqde sino obs^aníc este delito debería continuar dlsfirotán- 
dole , respecto de que no hay declaración para que se prive de esta gracia 
mi que- deserte después de haberLi obtenido, expresando, que para' gozar .(te 
estas ventajas, es circunstancia precisa la de no haber desertado, según real 
decreto tie 4 de Octubre del año de 66 ; y que como ia fíiga ddl gastado» ea 
de ji^oroondtcíoQqQe bque puede cometer cualquier otro índrviJuo <£»;€orto%ef» 
¥Íc>o, 'poffciue al dbUto- d< la deserdon afiadia la ingratitud de abandonar' ¿t 
beneficto'que la (^edad del' Rey le habia concedido , no haUabá justo de niii4 
gonmodo que, oí este soldado, oí otro alguno aue le imite en iguales cir*^ 
constancias , conservo d goce de una gracia que ha desmerecido. 

Para determinar lo conveniente mandó el Rey , que en vista de este catoj 
r de <lo que cTppnta el refisrido inspector , consultase el Consejo^ supremo dé 
la guerra su parecer; y habiéndolo eaecutado, se ha conformado con su dictad 
meQf y ea sn cobseqüencia , manda por punto general, que todo sargentOf 
cabo ¿ p soldado quo después de obtenido cualquiera de los premios incidíer0 
eii el ddítode' deserción |ú otrol por el que deba -suíHr condenación de enEW 

SSEar de nuevo é servir en el propio cuerpo , 6 ser «destmado por pena á loi 
¡DOS d¿^h>s presidios. de ^kfrka, Amérkaif Asia, ó ihialmente á los traba jor 
<^ obras , asf de dó^iios^ p*rsges , icomo en España , se 4aoen indignos de c#ii«^ 
tffu^rfiigoar^deq lo» premios que hayan obveniéo,.>y les deben cesar dt»«^ 
de el mismo dia que se ponga en execucion la sentencia. ^ 

T«f-ilq«e particSfi' i V, ^E. de orden de S. M. partí su írtteligencia 7 cnm- 

ÍKi^ienio ¿n la paDie qoé le ¿orMsponífa. Dios guarde, Ac^ El Pardo i.* d^ 
isbi-ero.dea7Í8.aBÍGer6ninA0 ^abaUcfo.-!»£trcular ¿ loi» ^capitanes ge^crm^ 
Ics^ inspectores, y gefes de los cuerpos de casa real. •- - - -b 

_ Digitizedby VJ O OQ le 



DEL EXéRCTTO. DIB t^j 

. tuándose de esta regla los desertores de príoiera vet sin ¿fr^tíhs- 
taacia agravante ^ que se presentaren y por si antes de seridek:u- 
btertos á cualquiera justicia en el término d^ ocho días cohtli^os 
. *desdq su f^iga, los cuales no perilen el derecho al premio ^^o* 
mo queda dicho anteriormente i pero no perderán los desertores^ 
ni aun los que por cauxgo se destínanfá los presidios aquellos |^e« 
míos de escudos de ventaja y de disttacion que estén disfrutando 
por haberse hallado en acciones distinguidas j como está de* 
obrado por j-eal orden de 31 de Octubre de 1805 (i), á no ser ^8 
d^tos de la ckse que irrogan infamia. j 

Deserciones de casos particulares. 

Deserción aictes de haberse incorporado en sü compaMa. 
£1 que se empeñare á servir en los cuerpos del exérclto, ó el 
que le tocare por suerte igual desuno y y desertare antes de ha* 
berse incorporado en su compañía, justincándose que ha sido 1e« 
gal y y debidamente reclutado 6 sorteado, y que se le han lei* 
do las ordenanzas , á que quedó sujeto por su contrato ó 
destino , sufrirá ia pena señalada á la simple deserción en el 

- articulo de esta voz y bien rea aprehetiUldo sin ^Igleria 6 con 
ella en el modo que alU se explicó. T si fueren levas apli- 
cados al servicio de las armas por testimonio de juez compe^ 
lente, se les impondrá la pena que se expresa en la voz tragos, 

' Ordenanza dil exércitOy tratad» S. titulo io, artículo 107 y io8. ' 

Desercipn de soldato cumplido. 99 El que hubiere sentado plaza 
por tiempo limitado , y le hubiere ya cumplido , y se le re- 
tardare, su licencia por' real orden \ será tratade como deser- 
tor si se ausentare sin ella, y sufrirá la pena correspondien* 
ce á la calidad de deserción que cometiere. . 

2 A este articulo hay una adición, por la cual se ha servid^ 
S. M.. declarar por real orden 25 de Ma^o de. 1773 (quéáe copia 

C0 Orden df ^i de Octubre de 180^ para que ¡os toldados aunque v^yaH 
4 presidio na fierdan los escudos de ventaja y distinción que tengan fof 
acciones distinguidas no siendo por delitos que irrogan infamia. 
Para ey^tar Jas dudas que puedan ofrecerse acerca de m á los individuos del 
jBat¿rcitp <p^^por ^ccionca distinguidas en campa6a hayan merecido el prismio 
de escudos de ventaja y de, distinción »* se les han de continuar, en el caso 
óe que estando disfrnundo esta; gracia sean deatinados por castigo i los pre« 
fttdlot de África, América ó Asia; se ha servido S. M. resolver, despuea de 
Jiabcr oído sobre el particular al Consejo supremo de la guerra , que no aeao 

Civados de la referida gracia^ á no ser sus delitos de ia dase^.^t» irrogoo 
Eimia, Lo comunico á V. de real orden para tu inteligencia! 7 ^ctopli'* 
Aliento en la parte que le toca.,P¡os gqardc i VI.: ouichos añoi..Sii^ lo« 
fcoao gi de Octubre de 180 5. s Caballero. aCircular al exérctto* 

Digitized by VjOOQIC 



-fiRiti) tomo I $. sía), que el desertor de primera Vetr ctiBípUdOt 

. 6i/^e desertase, habiendo pedido la liceacia , no se repute por 

de segunda , y <]tie después de reenganchado , si cometiere de* 

. sercion > se repute por de primera > y se le imponga la pena se- 

figjada á tal delito. 

Dfi^^ElLCioM (Auxilio de la). Véase desertores^ auxilio d$ 

Deserción (Conato de). 99 Todo soldado que se le hallare dentro 

, de la guarnición , ó lugar de cuartel , 6 fuera de él dentro de 

¿los limites disfrazado sin consumar la deserción^ pero con io* 

dicios que den sospechas de cometerla , ó en cualquiera .otro 

modo que verifique intención de la fuga , con algún acto ex« 

terior , se le recargarán cuatro años de servicio en el mismo 

cuerpo sobre los que le falten de su empeño.^ Id. articulo itu 

ftEsta recarga de los cuatro a&os debe entenderse con tal que 

con el tiempo que le falte de su empeño no exceda de loa^ 

. ocho , por las razones que se expresan en el tomo primero . de 

apéndice en la voz deserción en tiempo de paz y ace'rca de la. re* 

aolucion de 15 de Junio de 89 , lo que queda dicho antcriormeo* 

te en el $• 3 de la voz deserción, que del>en tenerse aquí muy pre* 

sentes^ 

]>MERT<^R EN CUADRILLA Q|;B COMETB ALGÚN DELITO. Véase deeif* 

. tor que en su fuga hubiese cometido otro delito* 

Debrtor indultado QUE VUELVE 1 DESERTAR. Por la real or- 
den de 30 de Marzo de 1806 (1) se previene que los deser* 
tores de segunda vez indultados de la primera, vuelvan i ser^ 



. Oy Orden de 20 de Marzo de 1 80 f ¡mpemende pena £ les dieertmres hsdtiU 
. fados que cofmien oSra deiercien* 

,} 

.^cmp. sefior. 4' capitán general de Valet^cia comunico con esta feclm lo 
^\it sigue: 

»> Enterado el Rey de las dudas que propuso V. £.ien,sus oficios de ttf 
de Abril y z6 de Noviembre últimos, acerca de si los desertores ^ según» 
da y tercera vez qiie faau sido indultados de las anteriores dieberian "sMrir 
ia pena de diez años de prisión; como también de lo que ha expuesto so 
bre el asunto el inspector general de la infantería; se ha servido S. M. re« 
éolvtr» conformándose con el parecer del Consejo supremo de guerra, que i 
los desertores de segunda vez indultados de la primera se les imponga la pen^ 
de volver á, servir en so propio regimiento todo el tietnpo de su primer empe* 
ño con dos años mas de recarga, y que al desertor de tercera » indultado 
de Ja. primera se le destine por diez años de presidio por considerarse in- 
comgible , ser gravoso á la rtai Hacienda, é Indigno de continoar en la honrosa 
caqera: de tas armas que tantas veces ha abandonado. Lo que trasladado á V. K. 
did -real. orden para Su cumplimiento en la parte que le toca. Dios guarde, &c; 
Acanjttcz so de Marzo de 48oó.sCaballeiro.sCircular al exércíto* ' 



Digitized by VjOOQIC 



DELEXft&GITO. DESxI 14^ i 

^r en «a régioitciitó^^L tíeni(M>? dé. 9tr pi(iaíter ei^i{>eSo coa dos 
aBo3 mas de recargo , 7 el desertor de tercera indultado en 
la primera j aegunda sea destinado por diez años á pre*.^ 

.«jdto. . . , "\ .: 

DESERTOR QUE JUSTIFIQUE HABERLE FALTADO jIEÑ 

ALGO DE LO QUE SE LE DEBE SUMINISTRAR. jiEl; que 

cometiere deserción' ^ y después de aprehendido justificare para su 

defensa que incurrió en este delito por no habérsele asistido piin« 

,tiialmeate con el pan^ prest ó vestuario que ie pertenezca, que- 
dará relei^ado de Ja pena correspondiente ,. y coo^iituido á servir 
en la propia con^a&ia ms años: mas reintegrándosele !• que ie 
Je debía haber suministrado. Id. articulo ti3# tituh lo. trataéé^ 8* 
Véase el % 31$ del tercer tomo, y téngase presente que tacn* 
poco puede ser ya general este articulo de ordenanza para to* 
das las deserciones^ porque habría casos que se castigarla con 
pena mas fuerte al que desertó por haberJe faltado en algo, 
que al que cometió este crimen aio causa, por las reOekíonesT 
que se hacen en esta propia voz en el tomo L de apéndice, 
y asi debe entenderse la recarga de los seis afíos, con tal que 
con el tiempo de su en^peño ño pase de ocho. '' 

, Este aniculo na de la ordenanza ha siclo muy disputado 
en la última guerra que hemos tejido,., soücitaudo unos que^ 
delna seguirse sin ninguna altera^i^., nitoderájadose coi^ -^en éi . 
9e previene, laa penas de los desertores á quienes no se bubie* > 
ae sumistrado el^ paa, prest y vestuario que les corresponcíia^ 
y otros ai contrario, atendida la imposibilidad en que por las 
escaseces del^ erario , se hallaba entonces el gobierno de aten- 

' der al completo- equipo de los siete exordios que Hegamót^í" 
mantener pata tantratAtát las numerosas huestes del "'tirano" 
que intentaba subyugarnos, y que por conseqüencia no habla 
soldado á quien no le faltase ya el prest, ó el vestuario; so* 
licitaban la derogación de este artículo por la grande deser- 
ción á que, Juduciá la niisma impunidad , que lograban lo$ dc;. , 
sertores que se aprehendían^: á. quienes no se les podiá' imponer 

. la pena capital; sin embargo: el gobierno despuea de haber con^. 
aukado al Consejo supremo de h guerra no tuvo por conve» 
Diente alterar este articulo, antes al contrario, para evitar las 
4«idas y qüestiones que ya se faabian suscitado, mandó se ' ob« 
aervase como slú s0 vertlfcó; . « * " 

Esta falta de ^liministroi eff" el soldardo 'para niinoíar ' la 
penaren la deserción parece que no puede seí- absolütalitentc^ 
general én todos los casos y ocasiones, sin que admita algu- * 
oa excepción, ni tampoco es trascendental á los démas deli«. 
Xo$. ;Es i&uy\ppprtuna al intento una real órdén qíid 4 ^j^r . 

' éúita del Consejó ''supremo delá fierra ^ ^''P^^^/ z^^::dhí^f 

Digitized by VjOOQIC 



1416^ I DES I AJTUSáBTS j'Ja 

Obtubve de rfjó (i)'p<ir' d 'Sefiór doof Cárloi IQ^coa moflid 

de una representación del rirey de Nueva £spaña, sobre ti 
•verdadero concepto del anlciüo 112 de . la ordenanza g^nerkl 
ya referido, por la cual se declaró que este artículo do 'Sé^>es« 
.iabletíó para' que sirviere de eaccdsa etv ios delitos dé maltrae «! . 
sscp á los 'Supriores y btros^'siooi précisaoitnté 'para- aquellos 
.ca$o3 en' que uu desertor justitique en debida forma que no 
•se le asistió puntuaJcnente coa el pan, prest ó, vestuario que 
le pertenece y y se^ dá á ios demás sc^dados de su contfíMhf 
y que asitnisoKi' justifique Mjue habiendo hecho su fc^uf«o 
:á 'Sfs¡$ f^fes por 'el. órdeudei la^ ordenanta, .7 en -el tiempo de 
Ja *«evi4ta de kt)B ouemast, •!» se lie ha- dado Miisfaccíoii alguna: 
y que esta es la verdadera inteligencia del referido articulo 
'd& la ordeuanaa. Lo que se tendrá presente si liega á suCe- 
der un caso de csu naturaleza , para cpnsiuharlo i S. M. con 
«presencia de esta real orden. • . . 

D£SElltOlt QUE EH su FUGAHUBIESB cometido otro delito, iUNQPE 

,SEA DE DESAFUERO. Pof real órdeo de a $ de Mayo de 1773 

X I ) ' Ordffi de j de Octubre de i jjS^ sobre el artículo i ji de la ordenanza 
de los que desertan por no haherís suministrado lo que les corresponde. 
En vista de fo que ha expuesto el consejo supremo de la guerra en 
consulta de 14 de Setiembre último sobre la representación hecha por* y i E* 
en «9/ de Mar^o de este a^o^ ^n que h\to pre^nte la duda que se suscitaba éo 
el articulo 11^ título 10; tratado 8. de las relies ordenanzas que trata de deser* 
tones I y la providencia Interina que con este motivo tomo V. E. para oblar 
los perjuicios que experimentaban , cuja disposición se aprobó i V. £• en 
real órdesi da 19 de Julio próximo pasado: h^ declarado el Ke}et confonoe^l 
pgregpr.fdel r^er^do CQf&eJQ « que e[ ex4>resa5)9 artículo 112. o^,s^ estaUetíó 
eo l?s prdeaan^as para que sirviese de excusa á.los reof que se juzgan sim- 
plemente» ya del mal trato de sus oñciales ^ sargentos ó cabos ^ ó ya de no haber 
sido asistidos puntualmente con el prest, pan, ó vestuario que les pertenezca» 
n¡ porque se les haya detenido aquella parte de socorro que manda la ordenan- 
za, y extgen las circunstancias para comprarles ropa, ú* otros efectos absolu* 
támente necesarios, sino solamente para aquellos. casos en que un desertor* Justi« 
fi^ot ea la debids forma, que no se le asistió' puntualmetite con^tl prest, pan 6 
vestuario que le pertenece , ó se dá á los demás soldados de su compafiía ; y que 
"asimismo justifique; que habiendo hecho su recurso i sus gefes por el 6rdcn que 

Í>revielien las reales ordenanzas, y en el tiempo de la revista de cuentas, no^sa 
e ha dado justificación alguna^ Lo proTcngo á Y. £. de orden de S. M. para su 
Í;obierno,y á fin de que mande poner esta Verdadera inteligencia dei.arttai* 
Qcii a<j|eter¡do ^ Iss^ l'^os de óildenos^de los fegimíentos veteranos de ese exér- 
ciu>,4 h^^iéndole saber á los soldados por tres dias consecutivos en la £brma que 
s^* acostumbra , tomando las demás piecauc iones convenientes para que llegue 
i noticia de tpdos ; y de quedar V. £. enterado de esta resolución para ^u pun* 
tual obs<^vancia y cumplipi lento ^ me dará aviso para noticia de S. M Dios|tuar* 
déi^. E. muchos a ños/San Ildefonso 3 de Octubre de t^]^6.s José de Gal* 
r&;-?Sefidr virey^enúcVa España. '^ *' *" . - '■ 



Oigitized by VjOOQLC 



JXELrBgÉBLClTO. tm H1 

/-^(tj^-aeicopit; ten :»el .Ionio. L.^ sta ^itabftsuje;»:^'!! juf^gédo que 

Je' m^oaia, mayor peoa^ pero 'pósieriormcnte se oirculó uaa 

^ .real re$oiuct9a de . 8 de Mayo de ¥797 (1) por la cual se 

..previene ifnf ^si loa deseixorss.eír cuadrilla con ouoa «dda- 

" í'^-^íl' j^*?^'^ J^ í'^^-^!,^^^ y^ PJTij? i/^^*V.^'^^ la pena j^ }i^r\sdtceipn d 
jUe c'ofreshnHeñ ' %/ Jfíií^/ juf xomeian los des fir tora fuera del cunrpo 

en cuadrilla. 

Al i^cfiofdbn ISugcnio de XÍ-íRuno comunico ccp esta fecha Ip que siguct 
*• Im Pira evitar lak'tftqücn tes competencias que se suscitan entre la jurisdlccjon 
líkUi^arV3r4a re4l orüinafb. sobre; tá' írttfelígencia y«ób^etvahcta,'de Ja'ícalor- 
áeH é¿W'ét'fM^éttibifcMe^tfg^\ fftf ^^úxúxtiW' ta^bA^h^i\'At ías' caicas 'óttc 
fe facam *i«4s^^ldédéé dcscfio^céqué-fen'^ fuga cometen tttro'Melilb'i'v ion 
i|(reiirnéido5:peo uoa de dSehas dos jumiliccíones ; ha resuelto el Rey> a <S>a<- 
tulu del Consejo supremo 4^ gnerva , que por punca general «e obser^n las-re- 
glas sij^entes» pfimera^ 4]ue sismare que un soidido. después de ^desertado c^ 
metiese.en p^rilia dc^^da^Qif o. paisaboscrofctaviiioiBk^o ^-6 cualquier otro 
deliro en polpUflo gídesgobindp,. iw, ^^^lig^^^ piy Wnpisiicíb oYdíiüi^, y-^sa- 
\i^ del crinicñ áj^íjurcflcs c¡orjse>pQn4a, t^niéf^^iofcftí>otx:u^dr¡ijjí>(fj nái;nQf9»dc 
Cuatro hombres. kc^jun4a > si por no ser cwivcnpdos d^ ios delitos no se les 
Impusiese pena álguna'pof (a jurisdicción, ordinaria, ó Ja, que seles impusiese 
fio fuese la de* maerié , concluida y scntc,ncijdila( causa, se pondrán á disposi» 
cíon de la jurísdidci^n militar con ui^ testióibnio de la sentencia , para que.lot 
í«3fgií« ¿óí^lá dfes«í»¿;ríií,4^-ífcs''im{)ongH''Ía^^i?a*'íde .ordcnarízi^ fuere ¿a- 
T0r.4toia ^üc ki^usifciaWiWnaVfi' lei 'hdbitte-'fmpifaro', ót si coñvinrcse reágra- 
Vab esta , para' que ^r %WboS Vlelrtos süfhr'unk^naí propofcibnada , j no'rWuI- 
te que el haber delinquido m^cs» sea causa de ser castigado menos , o por solo 
un <UlUo; y terceraV^esi el'soldiídd^, después de haber desertado robase/ ma« 
ta»\j^ coinÁLlese.x>tno.ooali|Uier^lit«» sólo y sin ir acompañado de sóida- 
dq|^)iú paisanfp» «sittllnisDeri^itéÁHdó tj^diace cuadrilla , fa justicia que la apre* 
^dH» deb^ETÍ f«sbitifflo lofi la amarla q^ éveáuYare ti Cuerpo de donde sea'dV^ 
lerlpr , ^aia que se* castigiado' por todos sbís delitos. ' 

En coQseqñencia ba dcolaTado S^M. que el cotiocimiento de la causa de Ma;^ 
nuel Calés t que ea tiempo de la áltima guerra desertó i los enemigos , del re-- 
gimiento ,de infantería de Zaragoza , doárde eervta 1 y se halla preio én \i 
%Md|i4;det6ádiasliic>^po9:jadttÍ9dO en Mé^deKtos posteriores*, córrés^nde i h( 
n^ii^rHtfii^im.crdtatiparvy debe continuarla hasta que'se'/VeríñqUecüaiquteri 
Oftl^fk.dpftieasoadeiiajbsDl^oion^ ó petva eirtf^ráfiíj^ia cont^idos en -k^gUsd^ 
gunda^Xo afiso á V. E. deiórden deS. M. á ñn de que por el ministerio de stí 
cargóse haga saber esta real resolución ál Consejo de Castilla, chándlteríat, 
audiencias f y jueces- ordinapíosd^ reyno pan su mas eicácto y puntual d^nH 
plimknto." .'f. , ^ , • . .: ^•. •'.' ■ 

\ jy>. traslado á íV,{ de- real ótden para 4u gobierno y cumplfnííclrto en la 
pJKIltq'.q]tie~1e..tooai.iDiof gtftrdei V: mucTios años. Aranjuez' 8 de Mayo 
de 1797* == Alvarériús Circular al Consejo de guerra 1 ministerio dé Gracia y 
Justicia 9 director general de la real Armada , capitanes generales „ inspector 
•Wf T gefes 'de los cuerpos; y por el Consejo de Castilla se circuló i los tri- 
bnnato y justletastl mismo día; 7 es la ley $. título ^. .Kbro 1 a. de la no- 

Ta 

Digitized by VJ O OQ le 



. dos 6 páis|fi06| esto ei^ £«b üújáefo. de^^coamí p^eMylltWcft 

robos» muertes- ú otroa delitos , seaa castigadas f>or las ju^tU 

cias ordinarias^ y án9 se les impusiese por^ «siasv la peaaMe 
. ;nuerte» se pongaa i disposición, de la odütári .pitraque sfaa 

juzgados por la deserción, si fuere mayqr c^ia^peoaj y^^si^fiiese 
"i «¿lo el desertor ó con otro núiñéVó mcábr de cuatro, y comwsc 
^'ftlgun- delito, sea apretendido /por las justicias,' y reihiticío coa 

la sumaria al gefe militar » para que jsea castigado fojc éL, 

En el primer caso en que los desertores soó juzg^doe por 
' la justicia ordinaria,, serán mantenidos px)r ^sta, y . ^n eL cafMk 
\ de $glir .^ib^e^ó C04 pcn^ meaos de^ U que les. corr«3pai»de#'Hk poi 
^ el d^Uto de. desercloaj.pas^á .^l juei el . ciOrgo .4e<lo& «ococroft 

^ministrados al CMerpo de los desertores, como.' está- pctT<md0 
. en la real orden de 13^ .de Maya de iSo^ ( 1 }. 

DeSKIITOA£S QUS HKJBÍB&fiJI £MTitÁDO .X SERTI& COICO SUBSTITUTO 

i DE OTRO* Si algttn soldado de Iqs que eon-an al servicio para 
substituir' á Ibs^ que ^ Rey concede- esta graciü, desertaba dn« 
tes de concluir su tieoij^, y no pudiese ser habido,- quedab^ 
el principal lobligado i reemplazarle por Si ó por otro, con 
arreglo á la real -orden de 29 de Mayo de 1780^ pero ha« 
biendo representado al Rey un soldado del regimiento de Iq* 

'' fanteria' de Galicia, que se hallaba en este qasoj se siryió S. M> 
derogar la antecedente re^sóluqion , por otra de 14 de Setíem* 
bre de 17&8 (a) por lo cual declara que la obligación del 

(i) Ordendt jj de May9 df 80^ fisrAfUiUts^ásdéi ftu p9r feréUr m 
. fuero jfan juzgados por (a ju^UdUcifu í»r4í»4f />j eemn mémtiniál&s fwr ais. - 
£1 capitán general de Valencia j^ h^^ó pfís«ej»tfr.al . Rer la duda qoeocor-' 
rf, acerca. de 61 los soldados qMe h^ibícBdo desoftado 7 cometida, deifMies^de fé 
deserción , robos ú otros exce&oi en cuadrilla « y son juzgados por ellos , según lo 
mandado en la real orden circular de 8 de Mayo de 1797 , han de ser manteni- 
dos en el tiempo que dure su Causa de cuenca de \ó% f:uerpos i que perteoectan»' 
enterado S. M, de xodo, y hdbieado o¡do el dlctanieQ de su supremo Con- 

ejp de la guerra,, se ha . servido niaftdar por punto general: qne los reos de 
especie iodicada sean nMBtenidM por la iuMsdÍ€ofoaqtt«coBoica dé'stí ctuiaf 
9 si saliesen libres de ella ,0 con p«is tnenor . de la que pueda corresponder*' 
les por el delito de deserción» el juez 6 tribunal que haya entendido en ella, 
pasará i los cuerpos el cargo de los socorros suministrados , al mismo ttem^' 
po que entregue el des¡ertor » 990 arreglo 4. lo que previene la cfOida reút 
orden circular ; debiendo los cuerpos reintegrar en este caso el importe de loi 
enunciados socorros. Lc^ r^articip^ á V. de real ordsh para su inteltgetidía 7 
cumplimiento en la parte, que le toca. Dios gusrde á V. mvchos años. Ai^aft^ 
juez ig de Mayo de i¿o}»:=LCaballero^s; Circular al exérdto* 

( t ) Orden de i^ di Setiembre de 88 declarando^ fue loe que con tícfticl0 

ponen un hombre en su lugar ^ no quedan retgonsahlo auftque deeertm» » 

_* Con motivo de haber indultado el Rey á Antonio Don\^l\g^9^ cklos. deli« 



Digitized by VjOOQIC 



DELaiXáRCITO. DES f^y 

'^^ettodwrf ar^Iio9tid*v 7 poftie un hombre en sa lugar, es «o» 
' lo presentarlo de las circttiiBtaacias prevenidas en la ordenan* 

¿a, sin qujcibtr^ responsable á las demás contigencias que luego^ 

ocurran. 

2>ESSRTORES SIV KABElt AUK RfiClBIDO St VESTUARIO* Por real Ór¿ 

-. dea db 38 de Mario de 179»» mandó el Rey que en el reg& 
* atiento de iafánceria de. Extremadura, ae minorase la pena i 
-■ varios desertores qoeqbabia sin haber aun recibido el ves toa* 
rio, y^ que los deioa^gunda deserción que cometieron la 
primera antes de recibir * el vestua^o, pero que ya le te* 
: nian guando inourrierpQ en la segunda, sirviesen ocho aQos 
en a«r compañías dedde el dia de. la úhima aprehensión, y loa 
que cometieron ^ambas deserciones sin haber recibido el vestua- 
rio sirvan ocho años desde el dia de la primera aprehensión, 
haciendo * saber i unos y otros, que si reincidían serán casti- 
llados con la- pena señalada á la segunda deserción, cuya real 
resolución se circuló á todo el exército. / 

•DeSXTOBEI. ^UE VICMEM jÍ. t^MTAJEl . FLAZA Á CUERPOS DE- PAGA 

MAS ALTA. Por real orden de 4 de Abril de <^6 , declaró el 
Rey á consulta del Consejo supremo de la guerra con mo* 

« tivo de haber desertado ün soldado del regimiento dei Vo» 
lutitarios de Cataluña, y tomado partido en el tercio de mi* 
queletes :> de Barcelona, que á los que deserten de los cuerpoa 
en que contraxeron su empeño, con el único fin de alis*' 
tarse en otro de mayor prest, no deba por esta razón mino^ 
rársele la pena correspondiente i su deserción, que ha de cas« 
ligarse con las establecidas en la ordenanza y órdenes pos;» 
teripreS. 

Desertores que se descubren ser matriculados de marina, l^c^^ 
la real orden de 4 de Agosto de 90 , que se traslada ^n el 
tomo L de apéndice en esta propia voz, mandó el Rey. qut 

tos de contrabando I y de la deserción del regimiento de infintería de Gall* 
Cia , ponfendo un hombre en su lugar , se le quiso precisar á que otoi^asi^ 
escritura í servir por lí, 6 por otro hasta completar los años de su'^m* 
peño en el caso de que falte ó deserte el recluta , con arreglo á la real ór-* 
den de ap de "Mayo de 1780, y S. M. declaró que cumplía con presentar un 
hombre de la aprobación del coronel. 

' En vista de esta decisión pregunto ct mspector de infantería don Ventura 
Ciro si es límlttda i la persona de Domínguez, 6 para todos; y habiéndolo 
hecho presente al |ley., ha resuelto que se observe con todos lo qiie ha declara* 
do á £ivor de Domínguez , sin embargo de la citada orden de 39 de Mayo de 80^ 
lo oue participo á V. £• de orden de S. M. para su cumplimiento en la parta 
que le toca. Dios guarde^ &c. San Ildefonso 14 de Setiembre de i/SS.sGe* 
t6ttt|M Caballero. asCircular i los inspectores y gefes de los cuerpos da ca* 
sa reaU 



Digitized by VjOOQIC 



ISO DES PE^AS ' 

..si ilgun matriculado de marina (le^eitot irftilese ir «eifttr'|Aif 
. M en el excrcitOy no sea reclamado dorante eli- tiempo de. su 
( eoipeoo , y después de cumplido se quede . cooao individuo de 
mar en el mismo estado en que se bailaba* 

D^skilTOaBS Qt)E SE PRESET4TAH I GOXAR £NDOLTO« VéaSC ivdmltfL 

Deser-uores que SE PRESENTAN AL RiY. Se ks induUa de k -pe- 
^ na que . merecían , moderando los efectos de las. ordenanzas y 
• órdenes posteriores con arreglo i lo.ipBevenido en la real ór« 
^.dea .de.ró de Julio de 17^^ (1), por::la cual se declara que 
. los. desertores de primera vez - vuelvan á sus regimientos á cum» 

plir el itiempo de su empeño ^n ninguna mortifícadoo v ^^^ V^ 
i les valga . la servido para inválidos ni preúiios , hasta que gwii« 
* . plido todo su tiempo quieran confirmar el servido. Que k» de 
t isegunda , vuelvan también á sus cuerpos á empezar el tiempo 
• de su empeño, sin derecho á los premios ^ y los de tercera al 
Lregimlento fíxo de Ceuta á servir ocho afios con tal. que unos 

y otros no tengan otros delitos. ^ 
>oi/i Posteriornunte . en adaradoa de jesta real 6rden se sirvió 

b ^ :- • • ' 

- < i) Or¿lén de iS Julio de 89 sobre tos desertores que se ftlsentem 

. V '.. .al Rey á pedir tu indulto» 

9 Xa bfcnigQÍdad con que el B^cy se ha dignado tratar 4 todos los desertores 
de ^ ^xérdto qiie se le¡ hau presentado pidiendo el indulto de e&te delito^ 
coz^pediéndosele enteriamente sin separarles de su servicio , según su empeño , en 
fi^ar de excitar el justo reconocimiento , ha sido causa de hacerse mas freqüen- 
te esté crimen. Para que no continúe este abuso, v que tampoco dexen de 
experimentar la piedad de S. M. aquellos que tienen la dicha de llegar á S. R. P. p 
ha declarado 9 que el indulto de estos debe entenderse en adelante moderando los 
é&ctos de la ordenanza en estos términos : que los desertores de primera vea 
vuelvan á sus regimientos , sin que en dios hayan de sufrir moi'tiñcacion aU 
gttpa y 4 cumplir el tiempo de su empeño ; pero no ha de valerles lo servido 
para el goce de inválidos , ni premios 1 sino cuando habiéndole cumplido hon» 
radamente quieran continuar el servicio ; en cuyo caso se les abonará para uqp 
j otro, despidiéndoles sfao, con ü licenda .dé cumplidor: que los desertores 
de fcgunda que tenian la pena de, ir 4 Filipinas « según las últimas reales re» 
soluciones , vuelvan también á sus cuerpos a empezar el tiempo de su empeño, 
perdido el que hayan servido , y sin derecho absolutamente i los premios : j 
que 4 los de tercera se les destine 4 uno de los regimientos fixos de Oran ó 
p^uta 4-servir i lonnenos ocho años »:segun las circunst^cias ; bien entendido» 

?|ue SI unos y otros, tuvieren otros delitos ,,,pOr ios cuales h^ya^ausa pendien* 
e , han de correr la suerte que á ella corresponde ; pues la punción de S, M. 
solo se dirige 4 la deserción. Participólo 4 Y* E. de real ófden para siTikoticQi 
y ciimplimiento, comunicándolo á ios regimientos de la inspecdon de su cargo 
para general inteligencia. Dios guarde» &c. Madrid 16 de Julio de I788.! 
perónimo Caballero. = Circular i los capitanea gencrale&j^ inspectores j gA 
"de I9S cuerpos de casa reaL * 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCITO. BESL rjr 

ti Rey ¡expedir la de 36 de Agesto de 1799. (i), por la cual 
se previene qo.e para obcar á los premios é inválidos los de- 
señores de primera vez que se presentan al Rey» han de ser- 
vir faonradamente después de la deserción éeís años, y al ns- 
mo tiempo ha declarado & M. que los sargentos, y cabos qtie 
cometieren la deserción de primera vez y presentados al Rey 
obtuviesen su indulto, queden privados de sus empleos, y obJi. 
gados á servir de soldados hasu que revalidada su conducta 
se bagan acreedores á sus regulares ascensos. Y lílíimamente ; á 
V representación del inspectcnr general de la caballería coa mo- 
tivo de haber sido indultados dos soldados, el primero deser- 
tor de segunda vez, y el otro de tercera, se sirvió el Rey núes» 
uo señor expedir la real orden de 23 de Enero de 1817 (2), 

X X ) QrJen de jo di Agosto de ^^ , eohre los desertores que si fresentsm 0I 
Rey el tiempo y modo con que deben servir en ¡os et^erfos. 

, No fixando la real orden de 16 de Julio de 1788 cl tiempo en que deben 
acreditar su lionradez para obtar á los premios de constancia, y al goce.de ip* 
válidos los sargentos y cabos que sirven sin plazo determinado , y después de 
incurrir en el delito de primera deserción se presentan al Rey, y' logran el 
indulto de su falta para volver á continuar en los cuerpos: ha declarado S. M. 
que en este caso sean acreedores á ambas gracias en los tiempos señalados los que 
sirvan honradamente el término de seis anos , contados desde su incorporación. 

Asimismo se ha dignado el Rey resolver , para evitar algunas dudas , que los 
sargentos y cabo^ que cometiendo el expresado crimen de primera desercieb! 
tuvieren la fortuna de llegar á sus realas pies, y obtener el perdón, se en- 
tienda este únicamente para relev^rUs del castigo que deberian sufrir por su ^ 
delito , pero no para conservar sus ^mpleps , quedando privados de ellos por ' 
el mismo hecho, y obligados á servir de soldados, mientras que revalidada su^ 
conducta, no se hagan de nuevo acreedores á sus regulares ascensos. Lo que de 
orden de S. M. comunico á V. para su gobierno y cumplimiento en la parte que' 
le toca. Dios guarde á V, muchos años. San Ildefo'nso 30 de Agosto de 
1799. — Alvarezk =2 Circular al eiército. 

jCO Orden de ajde Éner^ de iStjy sobre los desertores que se presentan 

al Rey , y son indultados , en que se confirman las anteriores» 

Al inspector general de caballería digo hoy lo que sigue: 

He dado cuenta al Rey del oficio deV. E, de 31 ds Mayo del año anterior, 

ea qtie hacia presente habían sido induUadps en 20 del mismo mes del delito de* 

destrcloo Rufino Torres j Miguel Munpz ^ soldado^» del rpgimicnio de caballe-' 

r^ del B^cy; pero, que como el primero era desértoj de segunda vez, y tV 

qtro de tercera , no podiá V. E. menos de exponer los perjuicios ique resulta- 

« ban al mejor servicio del Rey de quedar impunes los reincidentest en un de^' 

lito que con tanto rigor castiga lá ordenanza del exército, y solicitaba se de*' 

clarase si hablan de gozar def indulto ic 6 habian de «ufrii; la pena i qtíe ^r 

so reincidencia se habían lieeho aC^etdoWi; y en so vi¿ta , conformándose S. M. 

con lo qué s¿>l3re e) jpafffeuktf 6a' «itpüevto et Consejo' liif^remo de U ^rra 

•te 14 de Moviemt^ ¿ItitÁo^' ha^totfido¿ bipa raoljWi Hune quedando mdulM 

Digitized by VjOOQIC 



rj» DBS . aKENAS^ TTI 

por la caal quedando indultados los dos desertores dicbo^^ 'se 

- dignó S. M. mandar que se observe con todos los que se presen- 
ten i su real, persona la real orden de i6 de Julio de '^78 que 
se ha copiado anteriormeate, y al misfflo tiempo qiie presenta* 
do el desertor indultado en la secreuria del despacho de la guer* 
ra, le recoja un ayudante de la plaza, y lo acompañe á la 

> casa del inspector de su arma, para que lo destine, entregan- 
dolé á este gefe dicho ayudante el impreso del indulto, sia que 
por ningún pretexto se le dé al desertor. 

Con motivo de haberse presentado muchos soldados al lUy 

' antes del tiempo señalado para consumar la deserción, creyen- 
do ser desertores, mandó S. M. por la real resolución de 26 
de Agosto de 93, que asi estos soldados indultados, como lo» 
que consigan indulto en lo succesivo queden exentos de^ nota 
alguna, y que en la filiación se exprese el indulto y su erra(k> 
concepto, para que no les pare perjuicio. 

Para los cabos de los regimientos de guardias que deserten 
y se presenten ai Rey, se expidió una real orden en 23 de 

. Octubre de 1791, que se copia en el tomo L de apéndice en 
el $. 7 de la voz desertores de los regimientos de guardias , que 
previene el modo con que deben quedar sirviendo en el cuer- 
po estos cabos después de indultados^ que es perdiendo las 
escuadras. 
Desertores de dos regimientos. P.or resolución de 4 de Febrero, 
de 1763 (i) mandó el Rey, que en estos casos el primer ciier* 

ti'dQs estos dos individuos, como díxe á V. £. en ^r de Agosto anterior, se 
observe en lo succesivo con todos ios desertores que tienen la dicha de que el 
Key los indulte, lo que previene la real orden circular de 16 de Julio de 1788 , que 
se cita en el impreso del indulto que se les expide, y que á la letra dice asú 
Se omite poner aquí esta real arden de 16 de Julio de 1^88 , for ser la 
misma que queda co fiada anteriormente ; y concluye: , 

Al mismo tiempo ha mandado S. M. que presentado el desertor Indulta* 

do en la secretaría del despacho de la, guerra de mi cargo por el Garzón 

del real cuerpo de guardias 4,e la real persona, lo recoja un ayudante de es* 

ta plaza, que al intento estará en ella, y lo acompañe al alojamiento del 

del arma á que pertenezca, para que lo destine, según corres- 

por pretexto alguno se le dé al interesado el impreso del iiv 

deberá entregarlo eí referido ayudante al inspector 6 gefe que 

ra que con ¿t desertor lo remita al cuerpo de su' procedencia. 

;n lo traslado á V. para sti inteligencia / cumplimiento en la 

a. Dios guarde i V. muchos ' ^ños. Madrid 23 -de Bncro 

po Sagrado, s Circular al exército. 

iv ( I ) Orden de 4 df Febrero de 6% t, sobre iéf soldados q^e cometen el ^I¿f9 

. ^ dé de^erchn en dos regimieiitoi* 
1 1. £1 Rey ha resuelto, se prevenga por piinjt^ general á los regimieotoe 4m 
ié&mería.^ ]CábaUerí» jr ^dcagoiM » que 4por ^.d^tit^ 49^,4e^firfio4.€9met¡4p ca^ 



Digitized by VjOOQIC 



DEL E3EÉRCIT0. DES ifj 

po tenga derccbó '8e fleclaoíiar ^al desertor, y'tió Wdéndolo, 

{proceda el- segundó á ftnponeHe la' pena que mereciere su de* 
ito. ■'■ ■ -^^'^ -' ^ - .'.',' 

[ 2 Esto habrá de entenderse cuando laS deserciones cometi- 
das en los dos regimientos fuesen de una misma especie; pero 

'no cuando en alguna de 'días concurriese alguna de las circuns* 

'lancias agravantes que <^uedaa sóteriorm^nte, explicadas en es- 

*ta voz, y merfecen- la- 'peiia capital j^^'puesen' este" caso debe ser 
iuzgado por el regimiento donde tíaMese'- ¿oiñetido' la desercioa 

xoñ la circunstancia mas agravaiite ,' aunque el primero lo re« 
clame ^7 esto es conforme ^ la real resolución de a; de Ma« 
yo de 1773, copiada et^ el §. sta del pritnér tomo, por la 

'cual manda S. M. qué en] el caso 'de -cometer un' soldado dos 

^delitos que pertenezcan á dos jurisdicciones, sé juzgue' por aqub* 
Ua i quien corresponda imponerle mayor pena, según el crí* 

'mea en que hubiere incurrido', ^ré^pective á cada una. 
Desertores á Portugal. Los desertores de cualquier regimien* 
tp que sean que se pasen á Portugal dqben- ser restituidos por 
/los gobernadores y justicias ^ide áquel'T^yno, sin que en' ningún 

"easo se les 'pueda imponer la p^ena dj^'hiuerte , v servirán ocho 
aéos en los 'mismos cuerpos de que * desertaron contados desde 

' la entrega ,' y diez lb$ soldados imiliciátlbs / comó^ mas- adelante 
se dice en el §• 8 de la voz desertores de los regimientos de ^ 
milicias y satisfaciéndose soIq IgTs gasto» causado» de^ eu apdb- 
benéion, toda lo cual está convenido entre nuestra coi*ie j la de 

"Portugal en IX de Marzo de 1778, y iman<íado observar entbdo 
el exército por reales ordénes 'de ij de Julio, y i3^de Diciem- 

' bre de 1780, y 24 de Agosto de 82, que se han trasladado 
ea^ la voz) delinipientes que* se pasan á otros reynos , y deben te*. 

. nerse muy presentes , porque con estos desertorés^ no se entiea- 
dea las penas y reales resoluciones que quedan copiadas, ppr, 

..djmaoaT todo de un tratado y garantía celebrado .^atre: l^s dosj 
cortes que debe observarse literalmente, á menos que fi(Micurn> 
ran ogotlvos urgentes, en que convengan ambas potencias, como 
expresamente lo' previene' hi úitt&ia' i^af órdün '^de'^ 24 de Agos* 
tb de 178a, que allí se traslada, donde igualmente ¡se copian. 
las reales órdenes expedidas sobre la entrega de desertores que 
K refugien á embarcaciones extrangeras. 






dot regimientos, toca el derecho de reclamarle \\ primero del que deserta; 
oero que 00 reclamándole este, proceda el segundo al castigo que' le corresponde. 
Lo^ue participo á V. £. para su observaocia en los casos que de esta naturaleza 
ocurran eo los regimientos de la inspección de su cargo. Úios guarde, ¿ce £1 
Pardo 4 de Febrero de {/(ía.ss&icardo VVal aCircul^r á los^capltanes gcneralpv 
é inspectores del exército. • "" > 

Tofii. IF. V 

Digitizedby Google 



iH, DBS' / PENAS r 

Pero io^ de«eitoi:^ i Portugal que ajii;epienttdos de su «de- 
.^lico se pre^eáusea al embajacUir de Espa'a^i^ea fqaella cort^i 
y vengaa coa su pasaporte á iacorporarse en sus régicnieato$, 
siendo la deserción de pricnera vez exiiáguirán;-el tiempo de su 
, primer empeño con tal que sea mayor que cuatro años > y si 
fuere menor servirán Ic^ cuatro años, y á los. de segunda seis 
años en los mismos términos, como $,c previno por la real óf- 
den de i^ de Oaúbre^ de 90, q^^ ^^ . cf>pja .e^ esta propia 
voz en. el tomo I* ^e. ApóñdicjeUj , > 

Desertohes D£ cabálleaía t dragones sik circunstancia 
. AGRAVANTE. Los descrtofés de caballería están comprehendi^ 
,dos en todas las peijias expresadas etv los anteriores páxra£oS| 
solo se diferepci^ ^ieodo la, de.de^^oa^dé primera vez sin cir* 
cunstaocia agravatue, ea que, sq destinan estos^ reos por ocho 
años á los regimientos fijos 4^ Ceufá, ó los de América, coa« 
formé lo prevenido por reales órdenes de 18. de Mayo 0)7 
6 de Junio de 1782 (2), que se circularon á los capiunes ge» 
.oerales^en 3 de^ Abril de 1784. 

a DeJi propio, modo^^los deseffof^s de príoiera vez sin ,cir* 
. cupstai)cia agravante .fie los cuerpo^ de dragones . se de^tlns^oT 
. tambien^ por ocbo. años .á. los regimientos fixos de h^ ^pre^idios 
. de África , con arreglo á 1^ real órdeof de 27, de Marzo de 



. (i) QrJm di j8 d^ Mofzé de 8a imponiindo pmas á los difirUru d§ 

caballería. * , . 

Atendiendo el Rey i los }u$tos motjivoi ^ue V» E. expone, en su repw 
tentación de 17 de Abril ult^no , se ha servido S. M* ^i^descender con lo 
qiie V. £• propODC » J quiere que los desertores de los regimientos de caballería 
de su inspección se destinen por ochó años i los cuerpos fixos de los prest* 
díoi, 6 los de i^ual dase de América. Lo <jue participo i V. E. de real ar- 
den para su inteligencia j cumplimiento. "Dios guarde, &c. Aranjuez 18 d« 
Maiyo de 1 78 2. s Miguel de Muzquiz.s? Señor don Antonio Ricardos » ínspet- 
t6r general de caballería* Se circulé i hs capitanee ¿erkratee eñ ¿^ AttJI 
de lf8tU > ' - V i :. I w V :',.)'.;.. 'j 

( a ) Oíta de 6 da Junte de 8% lolre h milfmo^ 
ExoelcQ^ísimo señor*, cposeqüepte. i la. real resolución qpe comuniqué; í 
V. E. ei| 18 de Mayo prótimp pasado», y «^ vista de la contestación de V. E» 
de 21 delViismOy de que he dado cuenta al Kej, ha resucito. S.M. que los de» 
sertores de caballería se destinen con preferencia ^los regimientos fixos *de' los 
presidios de África j pero cuando los gobernadores de aquellas plazas avisen^ 
como %e les previene, .que, j^a no tienen cabimiento en aquellos cuerpos^ s^ 
apliquen y envien i los fixós de la Habana y Puerto Rico.* Lo que de so real 
orden participo i V. E. para su inteligencia. Aranjuez 6 de Junio de i/Sa.ss 
Miguel de Muz(ju¡z.*= Señor don José de Gal vez, secretario de estado y del' 
despacho de Indias. Can la misma fecha ee comunicó á los gobernadwes d$ 
ki presidios 6 insptcSor de caballerfa. 

Dlgitized by VjQOQIC 



^784 Xí) f que se drcüló á los ca^itáta^' genérales ea la de 
Abril del mismo. ' f 

3 Estas órdeneé dt los a&os de 178a y 84 que imponen* 
la pena á los desertores dé caballería y dragones de primera 

• reZf se "^cófififéteron ^{>or; real érd^n de aj de Norícaibre-áe 
" 1807 (2 y á répresehtackkí' ^dil inspector geaeral de la caba* 

• Hería ligera. ' - • ^ < . j- - í 
Desertores (auxilio de).' ^ - • 

Desertores de los REciNfiENTOs de ouarbiás. Atendiendo el Rey 
al distinguido objeto de estos cuerpos^ tenia aaadado por rea* 

• les órdenes Üe it d^-'Maír^o y p' de -AbrH ij» 1781 y que se co- 
' frían len- el'§.' típ8 del Homo liy y ^tri'Üe 4í de DicieaBibrejde 

178$^ iio permanezcan en ellos soldados con la nota de de« 
sertorés;; pero cóasíáérulido^ su real piedad que- d)uchos acre* 
pentidos de su delito se presentan por sí mismos á ks jnstf^ 

(i 5 pr^kn'de a 7 Je Marzo de S4 imponiendo ptnmi Á los desertoret 

' Habiendo acrcdílaao la cxpcricncíi'^ tós' gravísimos perjuicios que resultail 
ce la permanencia en '&ús propios cuerpos de los desertores de los tegímien^ 
tos de dragones, ha resucito el Rey qiic los 'quó' tomeiíeren erfte delito, sé 
les imponga 1a pena de servir ocho años en los regimientos fixos de los pre^ 
aldiof de AK-íca. Lo que participo á V« E. para su inteligencia y cumpllmieni¿ 
U> op )a parte qi^e le tocaf Dio^gu^yde. &c. £1 Pardo 27 de Marzo de /784.db 
^fibr don Eugenio Bretón', Inspector gcnerjtt de dragones. 'J> cúmúnicíí á los 
4iafitdnes ¿^nnales en 12 de Abrüde ijSj^ -' 'y '' 

(i)i Ordéh de 2j de Noviembre de lío 7 iH tme ie confirmaron lat 
anteriores sobre desertores de caballería* 

Esterado el Rey del oñclo de V. S. de 16 de Setiembre próximo pasado 
jen que hace presentd, si los cuerpos de la inspección general dd la Caballería 
ligera de su c^rgo han de sentenciar á siis deseftores'con arreglo alo pVevenidi 
en la real orden de a dp Agosto áltimo, ímponiéndo'ilosque se fuguen át las 
guarnicione», 6 puestos interiores la pena que la ordenanza general seihlá 
en tiempo de paz , según lo ha entendido ef coronel de hCisares españolea , 6 
ai ha de castigárseles en virtud de lo resuelto en reales órdenes de 18 de Ma» 
JO de 1782 « y 27, de Marzo de 1784, se ha servido S. M. mandar , confbr* 
máodosecon el modo de pensar del señor príncipe g^eralísimo;' que pud 
rigen estas . realas ordenes en toda la caballería en lugar dé lo qtie 1« ordenan*» 
aa previene ,' 4^^ continuar observándolas todqs- fos'ctíerpos' de esta arma, 
j>ues tal es el sentido á¿ lo prefixado con reftíreacia á este puntó en la real 
6rden de a de Agostó ya citada , sin perjuicio de que x>bserveti esta para im^ 
poner á los individuos que desertaren dentro del h'mite señalado sobre las coi^ 
US, inclusas las de las islas, ó del frente de la plaza de Gibraltar, la maycf 
pena que para^cílQS se prescribe. Lo que comunico á V. S. de reahÓKie'ir' pari 
^Hl cumplimiento, en la ,partc qué le toca. DIoi guarde á V. S. ÉílichH» ^ñoi¿ 
Ski Lorenzo ad de Novieaíbre ¿t 1807. s Caballera, ss Señor ins|re¿t6t Ven^ 

¿Tac heabalicrfa ligera:-'^ * ' -^ ' '• . - -^ '*— '* 

Va 

Digitized by VJ O OQ le 



if<i IMBS :MííA5 I 

c\x\ i ^ocordiu ¿k su fiiga^ sc/ha aenrjdo matular por JLt i^al 
órdea de 1 1 de Eaero de 1792, que los desertores de pri* 
mera ve« de estos regiaúentos q^e bayaa sido de buena con- 
ducta , sufran cuatrp meses de. arresto, y sirvan ocho años^en 
sus mismas <compd&Uf > ^OoAact^. . de4(ie ,ei dia de su apretón* 
sion JÓ delación 9 per«,Jos de ítftífA'^^^^ sospec^ipsa pagarán «us 
deudas á medio prest con grillete, y serán destinados por ocho 
años á los regimientos fijos de los presidios de Afriea, comtl 
ae previno por la real orden referida de 11 de Marzo de 8u 
Esta real orden 4$ 11 de Enero de 179a se halla confir* 
c mada .por el &ey íOMstr^» ^&or. en xesolu^ion. de jia de I)i* 
. ciembre d<r i8t4:(i) pot lo cual pofi emotivo de , qiertf ioli* 

* C^) Ordm d$ i,% di jyUUmhn di 18 i4^i^ciendo ciernas declAracknet 
ffhre los destrtotes di los regimientos di reales ¿uardias^de infantería españolas 
y walonas ^ que se extienden a todo el exército. 
El coronel de reales g^díat espadólas-^ du^uc del infantado , ha acudido al 
Hey nuestro Señor , exponiendo, <]ue ño considera coñveni*enté que los sárgefatos 
f cabos que se presentan á contipHar ^| servicio en virtud del real indulto d^ 30 
de Mayo de este año, conserven sus empleos en un cuerpo destinado á (a 
guardia de la real Persona de S. M. : que se escluyan del mismo los deserto* 
res que han sido indultados últimamente dándoles sus irceneias absolutas; y 
que no queden en guardias semejantes individuos , separándolos en los térffl|- 
sos que sea del real agrado de S. M. 

, , Estas representaciones se pasaron de real orden al Consejo supremo de'ft 
guerra en 6 de Octubre último, para qoe consultase' al Rey lo que se le ofrécl'en 
y pareciera en el particular; y confdrmán4pse S. M. con lo expuesto por'ii^á 
aupremo uibuoal en. consulta de ,2^' de Noviembre último , ha. tenido á.bien 
mandar: que los sargentos y cabos compre hendidos en el real iíidulto de gb de 
3iiayo de este año que se incorporen en sus respectivos cuerpos , j los %mc se 
liayan acogido al real indulto de % de Setiembre último , queden privaoos dtf 
^us empleos, y obligados i servir desoldados en sus propias compañías el tíem* 
po que les faltaba de su empeño cuando tomaron sus escuadUsV / que esto 
sea extensivo en general á todos los ciierpos del exircitó deias diversas' armai 
de que se compone. Que todos los demás individuos de reales guardias española 
y walonas que han sido indultados del delito de deserción por los referidos áé* 
cretos , vayan i cumplir eí tiempo de su empeño de soldados al regimiento fixo. 
de Ceuta; pues no estima S. M. conveniente que se les expida* sus Itcenclis 
absolutas , porque esfo serta un orcmioren lugar de castigo. 

, Que con arreglo i la real orden ¿e 11 de Marzo de tjgt , que esti atAi 
en observancia en guardias , los desertores de primera vez en tiempo de paz > Ak 
circunstancia agravante, que. hfiyan tenido buena conducta , sufran cuatro jobií» 
jes de arresto , y sirvan en sus compañías ocho años contados desde el dfa ^ 
au presentación ó aprehensión ; y los de mala conducta sean destinados á servtr 
^Qs mismos ocho años en el regimiento fixo de Ceuta> empleándose antes oi 
f^ mecanísipo de quartel á medio prest con grillete para pagar tus deudas» 
-w. .Qu« para dar lugar al arrepentúniento á los soldados qtie Intentasen i^ 

icrtar^ se observe lo prevenido en el arucúló ioai del título 10 1 trataddV 

^ * • •• j 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EZ¿RCITO* DES 1^71 

doid del coronel de reales^ guardias' espafiolas paca no ctínser* 
var ea su cuerpo soldado coa la nota de desertor ^ se dígxió- 
& M. mandar tuviese puntual cumplimiento lo prevenido en la 
referida orden de 11 de Enero en las deserciones de prime- 
ra vez sin circunstancia agravante f y que se observase adeéas 
lo prevenido en el articulo toa > del tUulo 40, tratado 8 de 
la ordenanza general del exército y real orden de ú$ de- Se* 
tiembre de 1788 comunicada á estos cuerpos^ en que se ^expre* 
san como de^ien ser considerados los desertores de primera vez 
que se presentan por si antes de los ocho días de su f«ga sin 
. haber enagenado . prenda de vestuario ni armamento , como mas 
por extenso se vé en esta misma orden que se copia en la no* 
; ca i y es la misma en, esta parte que para los demás cuerpeas 
del exérdto , se previno por orden posterior de 8 de Enero 
de 81S copiada en la voz^ D^setcion d$ fritntra vez sin circnms* 
Umcia agravante. 

Ademas se mandó. también en esta resolución de 19 de Di» 
ciembre de 814» de que vamos tratando ^ que los sargopto^ y 
cabos de los regimientos de guajrdias comgrebendidos eq. los 

oe la ordenanza general del ex¿rc¡to» yeo la real 6rden de 1$ de Setiembre 
de 1/88 que se comunicó i los cuerpos de guardias > en que se expresa que el 
desertor de primera vez , sin circunstancia agragante , que arrepentido de su 

^delito se presentase por tí en el término de ocho días contados desde el de 
•u fuga ^ sin haber enagenado prenda alguna de vestuario ó armamento^ vuelva 

'i empezar Át nuevo el tiempo de su empeño; (v si este fuese por el tiempo 
de la última guerra , servirá seis. años : ) sera acreedor i inválidos, y no le ^er« 

.'fudicará para los premios; y el que en igual clase de primera deserción sim* 
pie hubiese enagenado alguna prenda de vestuario ó arnumento con que sa 
ausentó, y hubieae sido de buena coaductá anterior, pagará á medio prest 

-por^ cuiOro meses las prendas ena^anadas ,. y servirá och6> años en su cqm« 

-ptñí^, contándosele para' los prenuos. desde *el dn'quQ sa p^esdnto; ysi.en 
Utf propio caso fuete de mala conducta jí se destinará á servir por ocho a^os 

.eq el regimientp fixo de C^ut;i,, pa^ap4p.snj^ i medio prest p^r cuatro me* 
•es ías prendas énagenadas. 

Que los que sean aprehendidos despees de pasados los cuatro días de su 
&|a, aunque no hayan salido del pueblo en que el regimiento tenga su re* 
sidencia, serán reputados como desertores, y comprchendidos en lo prevenido 
ea el párrafo dónde se cita la real orden de u de Marzo; pero l<^ií^^X]ue 

'fiíesen aprehendidos antes de ^loi cuatro dial , y hubiesen ya pasado lártiot 
listas que explica la real declaración de 9 de NoViembrt de 1769', ''«c les 
trate como conato de deserción, -y se les imponga el i recargo de cuatro -años, 
con tal que con el tiempo que les falte de su empeño, no exceda de ocho 
ftños, con arreglo á lo que previene la real orden de i a de Junio de 1789.^ 
. Xooomnnlooi V. de orden dé S. M, para tu inteligencia y 4tam(fl}t|iieo- 
to OÍ la parte que le toca. Dios guarde á V. muchos años. Palacio la da 
Diciembre de 1814. a Eguia. s Grcular al exérctto^ ' • r 



Digitized by VjOOQIC 



ijgt DES FENAS 

iiidoltod' aQtííriores, qoedta privados dt eos etn}>leo€ y obliga- 
dos á servir de soldados en sus propias compañías el tiempo 
qae les faltaba de su eoipefio cuaiulo tomaron sus escuadras: 
y que esto fuese extensivo en general á todos los cuerpos <iel 
cxército de las diversas aroias de que se coiBpoüe. 

4 Los desertores de segunda vez de estos cuerpos de guardias 

• se desiikiao como los del exército á los presidios de África por dica 
años los que no tengan Iglesia, y los que la tuvieren por ocfao; 
segim se les previno de real orden de 3 de Noviembre de 1790^ 
y^dlprque cometieren la deserción con las circuntancias agrá* 
vanies explicadas en los articules precedentes , sufrirán la pe» 
na de ordenanza que prescriben. 

«^D^srRTORES DE LA REAL bricad;a Dfi^ CARABINEROS. En este feal 
' cuerpo no péede verificarse segunda deserción , como el Rey 

* lo previene en el siguiente articulo de ordenanza, donde seña- 
la la pena á este delito. 99 Si algún carablaero fuere de tan 

' in&íma pensamiento , que , olvidado de su obligación , llega» 

t se 'i : desertar, y se cogiese sin Iglesia, será destinado á las 

L obras de Puertp-Rico á mt voluntad 9 y si fuere aprehendido 

con Iglesia , se le destinará por diez años á los regimientos fi* 

xos de Ceuta , pasando el comandante la justiñcacion del de^ 

lito á mi secretario de la guerra y ai capitán general de hl 

provincia, y este al intendente. Y el que encubriese la descí- 

' cipn , será castigado ,. siendo carabinero, como si él mismb 

fuese el desertor, y siendo paisano, se practicara lo que pr¿» 

viene .1^ ordenanza general.» ^ 

a Siii . embargo de lo que previene este articulo de orde* 

; nanza^ la brigada para cada, desertor ha hecho su sumar la» 

consultándola coa el Rey .por la vía reservada de guerra » y 

para ícada caso se &a. expedido una real orden diferente, daq* 

r do S. M á esta . clase de ' dellnqüentes : distintos deslinos-, r^ 

' mitiéndolos unas veces á presidio por diez aáos, á otros polr 

aeis, y á . ¿tro6 los >bá destinado á ^servir á los cuerpos de ioí» 

fanteria del exércitp. 

3 Por las distintas circunstancias de este real cuerpo , eii 
I ^ue pierden los carabineros su tiempo cuando vienen á él, ae 
lj,^.si;^ió $. M sin (^mb^rgo del indulto general publicado ea ^ 
ftf^rdto el s^fio de I7¿^ con motivo del feliz parto de la Prin* 
^ c^sa.ou^s^* señora ^stinar á| los desertores de la brigada, que- 
, ae presentaron por seis afíos í los regimieutos fíxos de Oran 
j Ceuta por su real orden de a8 de Diciembre de 1783 (i). 

(i )• Orieti di^ ^B di Diciembre di Bj tobn fifia á disntorcs dt I0 
zb 11 jt ¿i .,á .lE bri^a/Ia en un indulto. • 

Para desterrar de la bcigada de carabiocTos reales que V. S. manda^ al 
feo delito de la deserción, dispone el Rey en su ordenanza, de que no pueda 

Digitized by VjOOQIC 



y 



DEL ipÉRCITO. DES 159 

Desertores p^ los ciíerpos^ de invaii0o§* iVéíse inviliJos. ^ 
Desertores ihe ¿os regi^iuíto^ svtizo$. E^os , cuerpos castigan 
$u$ desertc^r'és stgun kyes y estilp de $ii -nacioa eu coaseqüfiíi- 
<cia <lei liWe uso de justicia , que les está concedido ea su« ca- 
piíulaciojies , cooiíj^el BLey lo previene en el artículo 106, tí- 
tulo 10, trataclo ,{ de las. ordenanzas del exército.. 
Desertores de los presidio^. Véase presidios ^ dppde se exppe* 
. san las penas de las presidiarios ,que se fugan á España » y <se 
pasan á los mo^os. 
Desertores denlos regimientos dr milicias d^ espaüa» ^P^fa 
graduar la deserción de estos individuos se han d^ considerar 
estos cuerpos, 6 como retirados en sus provincias, ó unido^ ba^» 
* ciendo el ^rpjcio en las guarniciones ó en campaña p porque son 
distintas las penas impuestas por ^ ordenanza eA e^tos dos «^sos. 

Retirados en fus provincias. 

9 mEI mozo que se ausentare de su pueblo sin notidf^de 

la jiKtlcia después de publicado el sorteo^ por edictos ó pregones, 

^rá tenido por desertor, y no será epcantaradvOr' ^^ el mismo 

acto^ pero quedará sujeto á servUp la plaza de soldador, r^e« 

vando en ella al que por él le hubiere tocado la suerte, si ¡se 

presentare voluntariamente dentro de un mes, contado desde 

' el dia en que se executó el sorteo , al sargento mayor del re« 

• pimiento. 9) ^eql declaración á la Qrdenansba,,d^ milicias titiulo 2^ 

' articulo I. 

3 9>E1 que fuere aprehendido dentro del foes ea qne^pu^o 
presentarse voluntariamen^tesiifrirá un mes, dfi' pi;isipa,^y ^-c^ffi* 
plido se le sentará, su plaza para que la sirva 4esde aquél diíutf 
Id. artículo 2. ' . ' 

lubor de segunda desercíoftjeit este cuerpo » castigando la primera cod'destmp á las 
Q^ras úf Puerto Rico i disposicioQde Üi M« siempre que el desertor s^ aprdiesda 
tih Iglesia, y siéndolo con ella, con La ¿c ^íer |ño« de termio en los re» 
gímientos do Oran 6 Ceuta. Como estas circunstancias, y el en^peño^fn ít^opi- 
po á que están obligados los carabineros , se diferencian tanto de la .consti« 
Cucion de otros cuerpos del exército, ha determinado S. M. que con proporción 
á ella, se entienda el presente indulto para los individuos de la brigada oue 
m presenten i pedirle; y es su reát voluntad, que los seis úños que habían 
Í€ cumplir .en; sus propios' reüimícntcs los desertores de primera vez « los pir- 
ran los desertores de la brigada én los fixos de Oran y Ceuta; "y dtiníW^así 
la» ordenes para los que han atudido á V. S. , y de que remite las filiaciones, 
AO lo participo de la de S M. para su inteligencia y gobierno, con los ^ue 
«occesivamente ocurran. Dios guarde, &c. Palacio a8 de diciembre de 1^83.3 
£1 conde de Gausa.aSeñor don Gerónimo Caballero;» segunda comandante; da 
la real brigada de carabineros* , 1 

Digitized by VjOOQIC 



i^Qt /DES PENAS - y 

4 mEI que fuere aprehendido después del mes de haberse *exe* 
cutado el sorteo y será castigado con dos meses de prisión , y 
servirá la plaza de soldado desde el dia en que fuere filiado ^ 
' por el sargento -mayor I y por dos afios mas de los diez á que 
- está sujeto todo miliciano $ pero si no fu^i^ aj^to para el ser- 
vicio de las armas, por falta de talla ú "biio accidente, por. 
' el cual se le habría declarado su exención, si hubiere acudí* 
•-do. á exponerla en tiempo oportuno (lo que no executó por 
haber huido de su pueblo^, quedará en el concepto de va* 
«go, y sujeto á la pena de dos años de presidio.» Id. artí-^ 
culo 3» 

j nEl que después de haberle tocado la suerte se ausenta* 
re de su pueblo, no queriendo concurrir por el '"mismo hecho 

* i presentarse*' al sargento mayor, será tenido por desertor, cb* 
mo el que después de aprobado y filiado faltare de su pueblo 
mas tiempo de ocho dias, sin licencia expresa del oficial de 
mayor graduación, que se halle en el mismo, y en su defecv 

*- to del sargento ó cabo que alli hubiere, y no habiendo uno 
ni otros, de la justicia (que en todo ca^o debe notar la refe- 
rida licenút^)> perderá el segundo todo el tiempo que lleve 
servido, y empezará desde el dia en que se le aclare la plaza 
hasta cumplir doce años > y el primero habrá de servir igual tiempo 
desde que por el sargento mayor fuere reseñado.» Id, articulo 4. 
6 99 £1 que saliere de su pueblo á mas distancia que siete 

«leguas-, -mn -pasaporte de la justicia j visado del oficial de ma- 
yor graduación que alli h.ubiere., y en su defecto ' del sargea» 

*to'ó'<^bo', será tenido por desertor, é incurrirá en las mis* 

- oias ^enád; y lo mismo cuando no se restituya á su pueblo 

- en el termino que^ se le señale, debiendo presentarse al oficial^ 
sargento 6 cabo, y también á la justicia que recogerá el pa- 
saporte.» Id. articulo $• 

' 7 n El: que desertare segunda vez perderá todo el tiempo 
j servido, y será destinado á la infantería por cinco años^ y aua 

* cuando después de' haber cumplido se restituya á su pueblo 
ie6h legitima licencia , volverá á continuar por el mismo otros 

* siete años, hasta cumplir doce, que ha de servir sin intermí- 

' sion en la tropa veterana y milicias, y si deserure del regí*. 

miento del exército á que fuere aplicado, quedará sujeto á las. 

penas impuestas á los desertores de tropa veterana , que incur* 
, ',ran én este crimen la primera vez.» Id. artículo 6. 

8 Si el miliciano se desertare al reyno de Portugal , y st 

restituyese por . aquellos gobernadores , siendo soldados volve- 

- rán á empezar los diez años de su empeño, y ademas el tiem* 
i po del recargo, si le tuviesen anteriormente $ pero los sargen- 

tos 9 cabos , tambores , y pífanos servirán ocho años contados des«' 

Digitized by VjOOQIC 



DEIi VStíOiCnO. ¿ja DES lÁi 

de U día d^ fiU jtpAebeqsipQ. i^a 3»ri»gli)t| i la rimIr9fdQQ <^ f 4 

de Mayo de 1781 (i). . . j c n .1. / v , í... / 

Eifatiiío los milicianos unidos fara hactr et servicio» 

9^ s^Por lo respectivo á delitos, de deser<;jp^^ ^{)e ^^onisti^PD 
los soldados (nilicianos, y ea las incideacía# £fia 9st%6; ;9ca^S9 
estando el regiaiienio en su proviacla, conoicrerán prívativam^* 
te con inhibición de todo tribunal ^ comapd^pte militar 6 juez, 
sus propios coroneles ó comandantes , inanteniendo los reos en 
segura prisión^ y mandando al sargento .ipaypr, (cu]^ .^cu^* 
clon ha de ser la cabeza del pfo^eso) Iq ibfme pofc si[. «ó ^ppr 
uno de sus ayudantes^ y luego -que. e^tíé con<^lu^_iO; ret|:)ii4rá 
el coronel ó comandante al inspector , á fía de que imponga 
al reo la pena correspondiente: bien entendido, qué de las pro* 
videncias y resoluciones ()e este geCe solo habrá, apelación . i 
la real persona de S. M. por Jl^ via del descacho . iiAÍ^$rs§^ 4e 
la guer/ra.^ Real declarada Jfj mi{icias j|lt^ Mm.iJ'lffé^^ fhs 

10 99 l>esde el día en que se una el regimiento ^en la capi* 
tal ú otro parage para marchar al servicio- de guarnición ó 
campaña^ y mientras se hallare empleado, hasta que se res« 

. tituya á la misma capital, para, retirarse, serán Juzgado» loa 

^ soldados dé tnilicias en Cons^p de guerra de o^ciales, seguti» 

lo. practican los del c:xéxcito.,p^rs| ^sps desertor e^.''^^ ^i(^u/oi> 8«( 

11 >9Los soldados, de milicias que desertaren en el ' ilempa 
expresado en el . antecedente articulo , serán castigados por 1» 

('I ) Ordin di d^- de Mayo de 8t ^ imponbnd9'fina 4 bis: frtiliclanos fm 
' ' derertan d BottugMk '- * --.\ -a •,> '.^';'«¿ 
Enterado el Rey de la rqprosenfacioa' de V; S. ér^ri de Dkiembrn é¿t 
ffio pró^mo pasado ; rdativa á la* real' resolución 'de ftjr^derinitiiKf ^sra qtfé^ 
Kodof los deaertorea dd exército que fbemí detenidos en Portugal , 7 icstttitktbi 
á España en virtud del último tratado de convenio y aamud , concluido' ea*' 
Cre ambas*potcQCÍas , sirvan libremente:, i su regreso á estos dotttnios » en los 
^erpos de tu clase jr nación por es'pacio decebo afios contados; desde el dii 
de su entrega. en ellos; se ha servido- deparar que dicha resolución se enifeinK 
dt en los cuerpos de müictas. que están >bt»o ia inspección de V» fi^ioon-^FeSi^ 
pecto solo á los sargentos , cabos, tambores t piftnos, pues loa limpies mr^^ 
liciaim deberán volver á empezar el servicio oe su plaza diez años de su em« 
peno', j. ademas el tiempo dd recargo, si ya le tuviesen anrerionnente , y 
c» fiOttntQ al abono de Jos gastoa que ocasionaren , quiere S. IJL que eT regimien- 
to d^doédcfiíere el desertor le sopladet fondo delafbitrio general de estoé 
Qiei;^, cop. calidad de que se le «eimegre! el descuento^ at'tuvákeii bteoei^ 
propios con que poderlos hacer. Lo que participo á V. E. de 6rddB>db %, M.^ 

^a so inteligencia y cumplimiento. Dios guarde , 61c. Aranfuez ^ dé^Mijf* 
I78i,s5&i¡gud.de Muzquiz. s Sefior mn Martin Ahrorez de SoiooMiyor» 
iaspcctfMT jnncfiaLdii míUciaa. « - : c. . . . ^ ^ 

Digiti^ed by VjOOQIC 



iMi DES .C^i FEKASi 

priéierA Ttz^ton 'las^ pete» de ^ ^ud pierdan: todo t\ ttempó ser* 

vido, y vuelvan i empezar ea su respeciivo- regícüienio por 

catorce afios, quedando el último soldado de su compañía, y 

resarcirán de sus propios bienes (si los tuvieren) ó de su prest 

el vestuario y armamento que hubieren deteriprado ó perdí* 

nt))§:.eti'-'ki '^fl^eHribn: ^i asertaren segunda vez, serán aplicados 

t'l^t^Jse^-áSof ^ iérvir en ' uñó de los regimientos de infantería 

del ejército i' á que los destinará el capitán general, con obli* 

gacion después de cumplido dicho tiempo , de volver á su res* 

pectiVo de milicias, hasta cumplir en todo catorce años de ser* 

▼ieí^ áfin intermisión j • y sí volvieren á desertar del rcgimien* 

'^ €o def-exéncito t <[\^ se les hubiese agregado, serán castigados 

^ tóú^ la^'pedt ia^pQe$^ á los *qiie cometen este delito la prime- 

• ra vez en las trocas veteranas.'* Id. articulo 9. 

Este último articulo ha tenido alguna variación por la real 
orden de s' ^^ Marzo de- 1800 (1), por la cual se previene 

* que esftoá' stís a&09 que ha ^ servir en infantería un desfer- 
t^ tle'^gUDdk étt mUicra8,''seiib en el regimiento fixo de Ceii* 

( i ) Ord<n Ji s di Mayo de 1800 , imponiendo pena á los miUciéínos dgser* 
totes de segunda vez esiando los retimientos unidos. 
El artículo 8 del tttmo 8'd¿ 4á. real declaración de milicias previene , qut 
desde leí día én ^ue se uní i^n regtnrñeitta de esta clase en la capital , 6 en otro 
paragiB ^árt iMrchar al servkio-de guarnición ó campaña, hasta que se res* 
titsyaá' lal misma icapital paka rcvifari*, serán juzgados tos soldados en Con* 
•rjo de guerra de omciales^ s^gua lo practican los del exército para stu de- 
sertores. 

*, fin. el articula 9 del xs&mó títaló fi%ú mandado, entre otras cosai , que el 
soldado de los referidos cuerjM» .do JttiUctas qne en el tiempo expresado en ei 
^üjcirfd f«Dtitior)Uesertarii jkviHÁ%ytt<,\^ti ^licadó por seis ahos á serTir en 
M^ d« ios x>egtmi)eiitc|; idQin&nteri» deliexército^ á que le destinará el capitMl 
gjHM^aí» ooB , obligación* des^pucs de dicho tiempo ^e volver á tu respectivo 
d« -mtiícias hasta cumplir en todo, catorce años de servicio sin iaternusion. 
r . Consiguiente i éste artículo ha. destinólo ei comandante general iel Campo 
4ff,&ibraltar ai regimiento de infadtería de la Corona ú Francísoo Fernandez, 
caz^d^ff del provincial dé Córdoba ^;que> cometía el delito de segunda deserciotí 
df;^nooliHnoa que se halla en. Sfualiexácctto, y fue sentenciado ea Consejo de 
gi^erra de <^cfilcs á servir seis años en la in Cintería. 

Entelado el Rey de los grates inconvenientes que pueden resahar de esta 
proyidencNi , f de su continuación» se ha servido resolver, que e) ejq>«eift»d<} 
FraactscoíFernandet vafa'i ^ervir los seis sfios en. d regimieiieo de mftihilM 
cía fixo deCeuta, y. que ain|pttd:>s stiellvB.aL:de ttnlmias ir extu'ngMr «M>in^ 
Víf7f9ÍtfÍQAÍfis catorce aios s<¿abdor, 'observándose iona¡SmO'piftrr|Mint#<>sme« 
re(^ <Ut jgual)^:icas6s y circámstáncias^ y que ea io denus quede #n s« fijer* 
a^ e) ;ciU<Ja artículo .9.. Lo, que; comunico i V, de orden de S. M* pare sm 
cumplimieAto en Ja parte j)efi le toca« Dios gsarde á V;> muchos afios. Aran* 
juez s de Marzo de i8oo.=:;CorncL -5 Al ínspeaoe general de miikiaf. 

Digitized by VjOOQIC 



DEL faqSRCITO. DM t*j 

t^9 7 laego vti^lTa á milijcias i cnirfplír /los* catocce que este 
trticulo previene. * i T 

12 99 Los sargentos, prioieros cab^s^ y 1<)8 segua4ps .s^e.^gra- 
oad^psi j C5aza4pre6, lo^ ^ywbpíeai..iy /plfaijof-jd^ lOS j^egHwkn- 
to^ de. mjtíoias , , cokqo i^iy>^4ase d^i >e}^ff0ÍtQ,^: ^^t^i'án^-.^uíeílos 
.^n los t^élitofli de, desertíoa ' 4 .Ufi; »?fl^fi Jippaestas 4j 1qj5^ w^e- 

. ranos I aun cuando sus cperpos^ se tvil¿a retirados en Sjii^.ipf o- 
vincias, con la sola dif^repcia ep ^^te ca^ , de que lo^.;pi;tH:e* 
sos Its ¿eran fortnadps y, i;eaii^idps al io^gecior, cooiq: ios vde 

, los soldados de ,aMlií^^s,^cj)a|%. qíi¿ l§^ s^m^^9ií^ f^Mí.fir. pe- 
rito qi|e d^ cIM resalte '% y.. ^lydeseiíftreA al ]rQjifnardpaPojrí»gal 

. sufrifá^il^ pena q^e expresa . la c^^^ I -éf dea 4^ 34, 3e\iMíayo 
de 17S1, copiada anterioffpiei»ié ^a,la:«otA' del §• 8 de esta 
▼ox. lik articulo i o. . ; t 

.13 ,19 En los edictos y pi^gQ^e%^^pA:> q0)c ííe piJkWífiii^jel t9r. 

teo de milicias ,s^ ,fxpre?ará^ ^i» j¿lvjfiow^ que po*". sus iaic- 

feses ú otrQ leg^ioM» motivo aecec^te (au^oii^rse del .pueblo. des« 

pu^ íh piiWw^. .^ '«piltros: Ipirj^, 4« ^WjpreRiHí^Wite'^a 

' coag«:i9Heaip y .linjeuci^ de Jai WSWiaiií) píií^ alt.^p* ¿se .aus4n- 

t^t%ee:S>Ui c^ic r'e^Mr^ no se }le Jki^c^airi: .enr'.el :sQffMi(>:^ y co«io 

• desertor de él, siempre que se presente ó pueda ser apreben* 

.dido estará sujeto á las penas que respectit^mente imponen los 

a^eulos I, a y. i d^l titulo g^^de^ia rea^ decilar^ciop, de ipi- 

Jms^t, coypMcif en, eÍ,,S. a y.'figi^ipnt#s ,|ie^ esta voz. íi vfl- 

- t¿le: 3i' flft*cu/a -^a. > ,. 1 ^ ■ . ' \ .v w /v '*''•. 

14 HCo9Ía¡ dentrp de, Jas provincias contribuyentes 4 mili* 

cias hay algunos ppeblos , que por ^uf rir otras cargas ^ y con 

¡ostos motivos be tenido í 4>ien relevaras de este servicip, y 

jfccasQ^por buir 4^, éj^a^gj^í^os .í^ecinos^ x^,p:iozos, ^it^ro^ lp< bus« 

qúen como .asil^^ sin ot(;/9 fic]t^\^j,co# e,l ipis^o^» piuedfi >pueeder 

r ^)«ie^ sf, trataéfie«an á paebioS:4^ ^as^ . proyinji^as^ .esúSnias ^ ^man- 

dOj, que. todo mozo soUe^ A fVecino^ que por algún justo. a|0« 

tivo de su conveniencia 9 le sea preciso pasar á avencidarsei á 

pueblo exdnto del servicio^ personal de milicias , ba de justifi- 

, ^ac %l pappyo apte la justicia, d^ pueblo de dpQ^je íA?|^^ íy;í«« 

.ttt .h¿ de darle testxm<^nio,:;.pa|;^ ^^ueUi.pjreftcn^ A'híué^l l^c* 

bio^ 4 donde vfi á ,esubka^r^^U, domicüií^ai' ppe^ {^ ^l&l lf?«u- 

. dase sin este preciso requisito fe le apreh^ej^i por> d^extpr^ 

y siepdp apto para el seryicio , se le alisurá desde[ lu^£^ por 

el pueblo de dpnde salió, y servirá dps años mas df( l^sj^djea 

',V^ fa&al# la cr^epagí^ á t9dp miliciana." líi i^uj^-j^*; , 

ij f9áabíeodo manifestado la experifnoía.^t^an perjadlvial 

X a 

* Digitizedby VJ O OQ le 



lAf BES ÍEÑAS 

r^ es i mi serrjeio , y I Jos mismos {Pueblos et abuso coa que tos 
mozos del reyno de GaUcia, y principado de Asturias se extra- 
'^&a de 6US domicilios , esparciéadose por otras provincias coü 
"i^ftet&XiX) de esfcercer ea eUas su modo de < vivir , siendo su Ver* 
e^Aadera^'^imeocioii huir del servicio 'de laís armas' ^ y de otras 
--tergás' (fxt ñecesarkíáéote. süfrenf* los demas^ vasatl^^^' de que'-)^ 
-^'Sultaé qilejas i recursos y dispetidios^; para cbrtar estos incóñre» 

- Oieiltés^ declaro, que todos los ladividuos del reyno- de Galicia 
^- j l^incTpado de estarías , que no sean exentos , del alistamiento 

- éc^m\Uifñi»i ^iUmptt'^ que Uíé' stk ipreci^o salir de sus puébfds 
lipara^'álgdnc^ dr^las^ dei&as f^rovtnctas/han de ^dir {^rtfaiso á las 
ojueCicifté' dfec loé> msmüs^ las ^pe si cónsldehisen fegftimtf y^ju^to 
^el motivo párk la akisencta^ -hs darán la licencia por escrito» 

sin exigir de los interesados mas derecho que el costo del pa- 
pel; y en dichas ucencias se expresará el parage adonde van 
á rai$dirv^^Me»<lotlil»(^!smas ju^lteías ^ade^ ía^(5nsábk5> á los 
padres, hermanos ó parientes mas inmediatos de los que ^ayan 
lét WuStíteiViíe', '<te 'kTcéruxá^'de'sufi deposiciones^ y ^onWtuir- 
*^les ládores con s^s^ ^person^^y bienes." Id. articulo' 33»- ' 
= ' 16 Pira que niiigütíb pueda alegar ignorantia se publica 
^^tá mil rtai Ksol4i^n , eatplícada en el antecedente afi4tuk^ en 

- lafoilúa ^efcfbstmnbrada en'tbdbs loe pueblos del Yeyno de't3alida 
('•y prKhctiMídé de- Asturias, cén el aditamento de que ál Jqúedé^le 

- encuentra sin la referida licencia será arrestado por vago,' y 
* Sujeto á servir por seis años en uno de los regimientos de infan«» 
' teria del exército^ siendo apto para el servicio de las -armas, 
-i y euandó-né; -«e-lte tfestirttfrá por -cuaxroaños 1 -uñor de. fotf^í^- 

sidios de África, y las justicias que no cumplan y celeil la db- 
'• setvatidá '^é estos arcl¿úlo5, sferán r^onsables á los dañ^S coa 
' sus personas y bienes , y también los padres , bermaiios ó pa« 
\ ricfHes que- no hagan presentar á ios á quienes haya tocado .la 
-?<iíe#te de soldado ^ fi^pliendb por esto el seWitio de .s«s pía* 
is^kasi^loS q*i adlft aptos J>ara elh.^ tál-artkuh 34. > - P 
•n^ i'ji í^'fiEt' afasia ó Sargento que %ityá prfesetidadó e! SCMeo 
<^Jilntará aquéllos á quienes hayíi tocado la suerte de soldado, y 
^' Us prevendrá , que el que tenga q\ie decir ó exponer sobre no 
-í.faaberse eí¿ecutado el sorteo con toda legalidad, haber adver- 
*-tidb al|^ -fraude ú étifa cosa, lo -debe hacer presente po> thedio 
-éi tíkoBi^iA í' la justicia en él -término de veihte y cuáWo'fio- 
-jfíisjl (AU» ki ^l Mó io execote^^^tro del expresado ^i^po, 
^ lió' s¿^ lé^'^sdu^Hyáti,*^ tn admitirá recurso alguno sobre este paiv 
1 tictflaf ', i^almente les intimará el* día en que deben estar prao» 
^•tas'^para marchar á lá cápitál^ para t su aprobación y resefio, y 

que et'qtíé faltad del i>tteMo será fenídd^y castiékdft' por d«Sfer- 



47. 



Digitized by VjOOQIC 



DEL tiÍRClTO. tfEÁ i6i 

^'' 'jZ ' fi'B.V^ihldkeíb ''tñílfdand"^g dfexái«c*¿ü residencia, 'y ^sc 

' avecindare en otro pueblo sin llevar certificación del sargento 

mayor con et visit)-baeno dei coronel 6 eomandantc, en la cual 

• se exprese sú fitíacton,- y haberle concedido este gefe la' cor» 
"'réépondiéfite Ücedi^á para pasar -á avjeciadarse ' ai ikl pueblo, 

^•crá tenido por desertor.'* íá. articulo 5, ttttd^ ié - í 

ip ^ 9rCuahdo 'el BóláúécP láiifbiatlt) por* justos motivos de sa 
'- Conveniencia , ^ue debe ^íx]f>*^ar por memorial á su cojronel ' 6 
. comandante ) á^fía de que le' ccíncedá licencia para mudar au 
^'Vedmftme á oíropuéWd,«;la hubiere obtenido, debe manifesur 
^^la tWtlficaéiba '^d sargento- miayotf^ á las justicias de uno j otro 
^'pueMé^ y d jMei del á ^e- va á^ avecindarse pondrá el dia« ea 
' que 'se hubiese; pi^eséAUdo , ^ sin llevajf^le maravedises algíbfft)S 
*' por este motivo, y al moldado que $c tíiarllarc en otro pueblo w¥t* 

* dudado sin estas circjünstancias se le prenderá y íeastigari eo* 
'*mo desertor.'^ M. attkutú é.' - ^ ' - 

^ áo nCúSLtíáo' él soldi^o biiMtiatU^ tfiudart sií vecindario í tU 

*'* gun ' pueblo 'de^ les que* en la 'demarcación del regimiento ts* 

tuviere excusado del servicio, '6- á> otro fuera de hi demar^ia* 

don' iie milidas, en inteligencia' de que no debe csmr ft ma* 

yor diáancia que tres legras ' <Ie algún pueblo del re^hnlento 

" donde! se practiquen los líxeWrfcios mensuales , ^)orque de 00 

^ concurrtt a ellos,* será téntdd 'p<)r desertor) lo avisará el' sar* 

"•-gertto' mayor ai juez del pueblo adoiide fuere á avedndarse » ; á 

* fin 'de. que se le tenga por- tal' soldado en el mismo, no pueda 
salir de él sin expresa licencia de la justicia , ni mudar otra 

• vez sti residencia sin la delcorond.** W. atttiuh j. 

21^ «9 Cuando faite ei miliciano del pueblo ' donde se hallt 
^%.ví^^i^idadó , ño contribuyente'* á^ milicias^ mas ^ tiempo'- def^ ocho 
-días, ó -se k^s'ente á mas distancia que la de si^e iegua^s^ ¿lu* 
'riere 6 éomeiiere alguna falta digna de notida, lo comunicará 
lá 'jttsHeia dentro de vdnte y cuatro horas á la del pueblo 
'p6r^'^hi*ii fue sorteado (ea cuya jptazí* debe íeguií d solda- 
do} • pár^ < qué e^ta lo e^ecbtt igumiénte al ofidai , sargeato 
''ó cabo dé su éompaftia ^iie^sc halle orias inmediato, -quien lo 
•práfcticató al 'sargento mayor, y el cofonel tomará -prO vidíín- 
tía,' 'cáanaándd *reettiplazarle si fuere riecesano.^'- >W. aríicutb *6. 
-aa ftSi el soldado^ rattidano rOon la -correspendierfte • 41cea* 
' da itaudaii^^ju^^edndad al ^eblo de ta demarcación de otro 
*-'regimíéniiíS,''crftftíáuafá' el séí vicio de $ú plaza por eb mismo^ 
« pttiéhtÜiáoM dentróf» del í^e término que se» le sétíaley- á su 
* mtóvd- éérdnd, con tí céfíificacion del ' sargento ^yor/i visada 
dd que dexa, y acompañada de una ¿arta dé^ aviso de «stc 
*'|f6^ £^Atte ' eF^triy &tíé^ céifte^Oíl*!^; ^^iá^lit i patrióte <iú€d^ filiad 
«^c^rcék'Wi^t^ may^d f* d^ 6^éhd<^^ n^ítkti» dip4iij|idt 

Digitized by VjOOQIC 



^,$aic, Brandará :pedlr :«tt neeinplazOi y;i «fa (jí<»i(|fte:aiotivor6 cl 
út por haber desertado,, ea cuyo crimea babrá iacur^ido, aúio 
ae presentó I como va dúbo, ^eii ^ Ueaipo pfefi^i4o> de que 
. sari señal no baber contestac^oa de/ s^,Aa<vo. co^n^l deatro, de 
. otrp tanip, cocual, por ilünj^a "«omecmi^tt^ ^^tfU,^ diia^r* 
' la." Id. ar^ícuh 7» . .; i^ . '\\ ;-: • ,::m.: j^y.a 

^3 £1 soldado inilÍ€¡apo:_qii«. ÚA- Ucencia . de su, cc^pnel» 

. vi^da del sargCQto mayof , 9Cfumt plaza ea algún coerpp ve* 

teraao, será tenido por desertor. U* artliculo ^^ tkulo 14^^ 

a4 Iroa iniliciaaos que b^bfeqdo^ 4efy:ído .ea, eji ^^^^i^cko.^^o 

. se. preseutan^a al sarg^alo,, i9#ypf] d^ nUic^aa ei^. «1 r (f^ms^cf^^ 

i.^oü'^m^se^) coatados desde^ e| .4ta:Lea ques o^roa die e^tv^ '^^ 

r 4olo' seráo leaidos por díscrtpfes ,dc ipUi<íías,^5ÍDO tambiea es- 

.tacan sujetos i las penas que xl^ot aufcir Uqs. del exercito» 7 

.'4 Í3te respecto serio ca^igfdos siempre que puedan ser i^^ 

bídos. Véaasé los artículos de [t^ p^rdan^za; de mi^cias qfie 

.[«expresaa las rqgla^ <;oiai quie'i^ peraoúte á ;lps wiicianos pasar 

. é aervir e^ los cuerpos y^terjac^QS , ^ ^e S4 copian ea la von 

. Rtekuar toldMths dt otrsji qu^r^ox^ > ' , c - 

3) ifNingAa sargento,- tambor^ pífano» pj-icabp^ ppdri. salir 

(del departamento del re|;¡giieato ^ i mas distao€;ia que la de uoa 

< jornada I ni por mas .tio^ipo^tie.^ de ocho di?i6,,.siQ paaapcMrte 

del comandante militar, y ea si^ defacto del.ju^t; d^ la, capfi^ 

„ y^ licencia por escrito dM coronel, notada por «1-, sargento ma* 

yor con expresión del paebk> adonde fuere, par^ q^ <l^s<l^t^o 

. en el regimieoto esta noticia pueda ser llamado ^ y' concarrir 

.sin dilación al cmaplimieoto de U.drdeo que^ se le dief^^^ fd. 

z tUUloi 6. artkulo IK 

'.. a^ nCuaodo sea ,1a salida j: de los expres^dp^ iig(ividuoa,-^n 
. d antecedente artículo , i menos distancia que la de , una jor« 
tenada, ó por menos tiempo que el, de ocho días, h4bi;áq de lle- 
var precisamente pasaporte de la justicia del pueblo de au 4o* 
miciti^» y licencia por escrim del oficial.; ^e > se, bai/e^ofiasipró» 
o'SfJ^O:, sin la cual, aun deliro de4,4epact^meatiO:, no ppdrin 'tca^* 
visitar de uaos: pueblos i otro^, y ^Ique Jo hici^e ^ faljiapdo -já, ,1o 
. pfei^eiudo «Q estos daa aniculos^ debe ser áp^e^ido por de* 
'sertor, eqt cuyo* delito habrá incurrido, y coo^o tal será c^a- 
..ligtido: bien entendido., que, ni por .el juez,xie;ja jca^it^ , ni 
tnlos 5)e losí, pueblos, ^ lea podrán «cg^r iQ^.^^ay^porjifli. fsyie :pi- 
. 4iiaren;«oi» licendaidfí>sus gffeiv^i. pfiqaljifi, y^aalá^^ft^r cqipo 
i,>á 19% ifamas iodividttos. de jmijici^ jit q^^^es se ,.cojEhc¿^i^Mn» 
, ao Bt podaá exigir poa las 3«sticia«> W Mf^fibafííft.óíre/^^^ 

..q«leiii Hifgmto, Gft||pW:l4fB^4^6{Spl4a4^49ud9Íljif^^ 



Digitized by VjOOQIC 



DEEEXÉiCITa DES i6y 

^i}AÍMoé{yitdOé '^ nH>fctíéé ^ éii tiem'po^ de guerra desertare 

- al enemigo, tendrá id peoa de muerte impuesta eo tas orde« 
aantas generales - 4^1 lebtército i los soldados veteranos que eo* 
raetea este delito ^ eotí airregio al articulo 4 del capitulo $ del 

1^ reglamento de laá niUclas d« Cuba^ $« 983 del segundo tomo. 

i íero éi solo se «asentare eñ tiempo de guerra en guarnicfoa 

ó campaña áa la debida Ucencia 1 será condenado por dos años á 

los trabajos de las obras públicas, como presidiario, y cumplido 

' este tiempo volverá á continuar su servicio en la compañía. 

3 Para lo$ soldados^ cabos, tambores 6 boldados de mili- 
cias dé Indias ^e desertarea ea tiempo de paz se cocmiikó 

* una feai érdea ea 9 de DicieoÉfare de 178» {i\ á' los vireyecí y 
gobernadores de aquellos dominios, por la cual se sirvió S. M. 
imponerles la pena de ocho meses á los trabajos públicos >* y 
que vuelvan luego, i ' camplir su tiempo • á sus ^refgimientos f y 
^ae si en el dlscttrik) de estar píut^anáó - su 4éthb ^ólvinse i 
desertar, empiecen de nuevo el castigo de los ocho éiestfiP á 

-.-^faa obras púbtlcas, d^iináudotúis luego t: continuar *el tieiti» 

- po de 60 empeño en su regimiento. - 

4 Cualquiera persona que comprare alguna prenda del i^s* 
tuario ó armacnenco^ da las milidas de itidfas, süfrifá ifa tptnz :de 
doscientos ducado» si fiie^e t áoWe , y de cuatro año» á^la« obras 
reaiea> cerno presidiario^ %i> fuere plebeyo, iiiipuíímajs en 4as 
ordodsoaas generales '^el exéreito , como está prevenido en ' el 

( I ) Ordié di p di Dkiemhn di 88 hnfúnkndo fina á los disirf9ris 

I . ds mtUcúts áe Indias. ' ^ - / 

.^jieplreseptacicm del Presidíate dc; Guatemala dex 3 de Dicteittbre d^a/95, 
le strvi^ 4^ Rey disponer por ^ai pr^en.df 6 de Diciembre de i^Bd > se^^er- 
. yjse en aqUel reyno lo prevenido en el artículo 5, capitulo 5 del regUuoiento' de 
milicias de la isla de Cuba, que impone á todo sargento, cabo y soldado 
que^ liempo de guerra se ausentare sin )a debida licencia^ H pena de dos 
años en los trabajos de las reales obras, como presidiario, con la adición de que 
éum^do^eite tiempo, volvíase después á, continuar el servicio en su compañía^ 
fi otnit y habiendo solicitado ^1 mismo presidente, se dignase S. M. aecídir 
lo ^qde deban Mifíjr los que^eiertarea en tjempo de paz, ha venido i con- 
sulta del Cornejo de guerra de 2/ de Setiembre último en diclarar por pun- 
ta gerieril , que^ i los milicianos que ejecutasen Is deserción en tiempo de 
paz fe les imponga lápeaa de ocho meses al trabado de ^)bras publicas, y hiego 
imelvaii á sa cuerpo pafaiCXtingOBraai ¿Ü su tí^po^y ^^e si ea el disoffso de es-^ 
tY tP^S^^^^ s^idelitA desertafen^. y dieren apretencUdos ^ empiecep^ de nuisvo 
el castigo de ios ocho mese^ en(<o¿riis pública^,, y )9ftp9n qu&.por nin^n ipo- 

tivo han de. dexar de cumplir en «us cuerp9$ el tiempo de servicio que se 
I — I — ; 1^ i% — X 1^ ^ \t 17 j -J-^ ¿. — i^-. 1 — !?x-.j|q^ 

Antonio Valdés«es Circular á los TÍreyes 

Digitized by VjOOQIC 




: Aittculo 6 del ctpítula i dH ccferida ii^iliioieolo: 4e las milfclas 

de Cuba 9 que es el $-98$ del segHQdo.ioiM. 
Dssc&TOREs (auxilio de)« Coobo las pietDas q|»ie. la ordenanza lm« 
', pooe i este delito se baÜAn c^mebidaa ea jcéroiioos geoera- 
les y sin exceptuar pepona» .(|uc pueda ^«vWirse, de ellas, .s« 
tendrá present/e el c^o siogaUf .murridá) .ea .el ^a&o de 1787, 
que se traslada al áUíoio del tooio ^primero dd apéndice , en 
que fueroa juzgados por el. Consejo de guerra de oficiales del 
regifolea.tQ de infantería, de Guadalaxara, una madre» y un ber^ 
BhfLaq > de dos ^Idados desertores de dicho ci^rpo , que Us au- 
xiliaron para cometer este delito , cuyas^ circunstancias particu- 
lares expuso, en sii^ dictamen el auditor de Cataluña dpa Fraa- 
cisco Pascual Cler, explicando como debe entenderse el auxi* 
lio que se presta al delito, y por ellas se sirvió el Consejo 
supremo .de la guc^^-ra ipdultarlos de toda, pena^ 

a X^s pe^as qtie.li^ Qcde^anM señala á este delitp son las s»« 
^en&es; , * > ¡ 

3 nEl patrón 4$ cualquiera embarcación perteneciente á ra* 
sallo mió» ó que navegue con bandera de tal, que admitiese i 
su bordo soldado alguno sin licencia firmada del comandante 

Erinoi^pal del parage e/i que se .bailare dando fondo., sufrirá 
i pena ^ de seis años de precio, js^gud su. calidad, coa in- 
bibicioa de la jifrisdicd^n de oue depe^da^ si f kicre embarca* 
cion extrangera mercantil., se allanará y extraerá de ella, dan* 
do cuenta inmediatamente el gobernador al capitán general ó 
comandante, de la provincia, y este la pasará á la via reser* 
vada de guerra, y si fuere embarcación de guerra se reclama- 
f^ irá' el prófugo, requiriendo al comandanta de ella pára'^la' -eátré* 
ga.'^ Véase lo que sobf« esto se dice en la vox: Detinqaentes qá$ 
se acogen á las etiAarcaciones.^ Ordenanza del exérdto, trabado 8j 
' titulo 10, articulo iij. 

4 £1 sargento, cabo^ tambor ó soldado por cuyo auxilio, 
inteligencia ó disimulo hubiere desertado alguno de, su cuerpo 

.: ú (Otro del exército, . sufrirá la. pena, de muerte pasado por la^ 
armas, ci^ya sentencia se dará por el Coasqo de guerra c^ ofi- 
ciales del regimiento de que fuere el desertor, sin disiiacioa 
de cuerpos, inclusos los individuos de casa rval , como S* M. 
la tieoe doelarado por; real órdeo de ao de Febrero de 1774, 
-qoe se copia .én el $.* 193 del primar tomoa El individuo ée 
la brigada qiiQ cometiere este delito" sefá castigado como/ei tí 
mismo fueac el desertor. Id. articuh 115.' . •: -^ 

* ^ j Los paisanos que auxilian la deserción -(¡enen también ¿a 
'" jfena en la ordenanza^ ^üé varía siendo el desertor indlvidt^o 
''dé los cueros .del cj^éfcitn, 6;' ¿4^ milicias, como se explioi 
^ tú ^íos 'aiKiciaos Wcitiímei*^ ' "' . "^ "7 . ''f ■ \ '"'' ' - 



Digitized by VjOOQIC 



DEL^EXÉRCITO* ^ JXES ttfpi 

r 6-^ Loa fmisxnos qoe teoi^odo noticia * de ai^ua desertor oo 
> lo deseo bríeren , satkiárán al regimiemo , ademas de las pren^ 
: das qae se Uevase , doce pesos , y las gratifícadooes y gastos 
de su couduccioa ó aprehensión , y en la misma pena inciir- 
•'rea las justicias omisas 4 y á no uivierea^con que. satisfacer, si 

• €S plebeyo, se apUcará al servicio en lugar del desertor el ticm* 
' po que este deiiia senrir, como no sea menos de Quatro afios^ 
« y si es noble por el ml^mo tiempo á presidio', juzgándose to* 

dos estos por el Consejo de guerra de oficiales de que fuere 
-' el delinqüente. Si los paisanos que conducen á un desertor por 

tránsitos lo dexaren escapar , como responsables á su segori* 
í dad, se reemplazará entre los miamos . conductores , echando 

• suerte , respecto á la gratificación que Íes se&ala da ordenan- 
za de dos reales* por legua por cada desertor. Id. tratado 6^ 
tUulo 1 2 I articulo 3* 

7 Si los»paisanos y justicjas oculueen desertores del exérci- 
to^ dándoles ropa para disfrazarse, 6 comprándoles prendas de 

ovMxt vest^iano , si « es plebeyo, se :desti«ará^ por- seis años á ar* 

- isenales: . síes noble á seas de presidio, -ademas -de la obligación 
' de reemplazar de todo ai regitniemo: si es, muger ;se la hará res* 

tltnir> las alhajas^ y multará en veinte ducados;. y si fuere ecle* 
. siástico darán< cuenta ias justicias con la infortnacion al corre* 

gidor del * partido , este al general de la provincia, para que 

dé'ipaste. á S. M. por la viakescrvada /le guerra. Véase la ..real 
í reéoincion > de 17 de Noviembre de. 176 1, qute se copia en las 
1 penas.de. n^arina en la vo^ Dcsiráon. exL el titulo de anaeilia á 

ella. . . ^ . 

8 Las justicias omisas en practicar las diligencias que, pre» 
" viene la ordenanza para la aprehensioa d& los desertores , que- 

• .darán .privados del empleo é inhábiles de obtener otro, dando 
recuenta! de e^ omisión ^"* ca.{iitaá general j^r- la vía reservada 
'..de guerra. vP^ra la comprobacoooí de esto podrán los capitanes 
'. genieralés enviar ofíccaies del^ exérdto con la lista de los deserto* 

res y sus filUaciones, pai'a que hagan la competente justificación 

.con el escribana del ayuntamiento ú otro que sea requerido,, el 

que no se podrá excusar pena de privación de oficio , y seis 

- años 'de destierro á uno lie.lefS presidios. Iri» arPhulo 8. 

9 Si en algún pueblo se justificare haber intervenido cono* 
ddamente á la fuga: de un desertor, ó que se juntaron sus ^ve* 
cinos á ponerlo en libertad, violentando la . partida de: tropa 
ó paisanos que le conducían, mandará el capitán general, que 
el- pueblo le dé el reemplazo del desertor, pueso cuando no se 

, descubran particulares agresores manda el Rey recaiga, sobre 
*'.cl coman del puebla: todo lo c«al se halla prevenido por Sb M. 
ijoa el.tiaaiO' ta .deUtraiado 6 d^ la j3rdfsaaQ9La*gj9á^ral del exér- 
Tom. IV. I 

■ * Pigitizedby Google 



i<^ des: , i.vtiSAS - ~^ 

i'^itOy qvBé'se<bt copiado en el primer tomo, en el $m i pt , en 

- donde se expresan largamente las reglas ^uc deben observki^ 
' se , bailándose nuevamente encargada su observancia por real 

cédula del Consejo de Castilla de 20 de Junio de 1796. 
^' ^10 Si los paisanos fuesen ^.cóoiplic^c en la deserción de al- 
gún miliciano con su faror^ auxilio ó consejo >- se tes impon» 
dri las penas que prescriben los siguientes articulos de la real 
declaración i la ordenanza de e^os cuerpos de 30 de Mayo 
de 1767. 

II f9No podrán las juétidas despachar requisitorias en bus* 
ca de prófugos de los sorteos 6 desertores de milicias , á me* 

- nos que tengan positiva noticia del pueblo donde existen , en 
' cuyo casó si tuvieseb propios bienes se resarcirán de ^Uos las 

cosus que causarcaí' y ina esufán obligados á esto los de los 
padres, parientes ó amos de los fugitivos, á menos que de ofi* 
cío prueben las mismas justicias , que los referidps á otras pep* 
sonas contra quienes se podrá repetir igualmente , han sido 
cómplices en la fuga* era ^su favor, auxilie^^ ó' conaéjo , en cuyo 
caso , puestos en $as , cárceles con la seguridad correspondúrn* 
te , se les tomará su confesión , ^y se dará parte á la inspec* 
don por dirección precisa del coronel ó comandante , . con re* 
misión de la causa.** OrJknama dt mUiciasi titulo 8, art^h ii« 
13 » Luego que el inspector redba el proceso formado con* 
i tra el cómplice 6 cómplices en 4a deserción del soldado ó. fu* 

- ga' del mozo del sorteo de Milicias, eicáminará el mérito de la 
^ causa., y atento^ á él les^ impondrá ia pena correspon d iente que 

se expresa á continuación.** Id. artículo is. 

13 »Si fuere pieoamente probado el ddito del cómplice en 
la deserción ó fuga , y recayere en aigun .poblé , será destina* 
do por dos años á presidio $ pero si f^ere plebeyo el delinqííeii» 
te y apto para e^ servido de las > armas , servirájcn la misnm 
plaxa del fugitivo, hasta cumplir^ los diez años.,iy'en' caso' de 
no ser á propósito para d real servicio se le 1 destinará por 
cuatro años á presidio ademas de todas las costas de la cau* 
sa que han de satisfacer , asi d noble como d plebeyo.** JUL 
artículo i$* • 

14 fiSi alguna muger toctirrieie en igual ddko satts£ari 
• tambim las costM y ciacuenta ducados, de multa con aplicación 
' al fondo comousde milicias.** Id. artímlo 14. . -k 

I $ nCuando el ddinqüente cómplice en la deserción ó fu* 
ga ftiere eclesiástico (qae no espero pueda cometer alguno can 
grave falta en perjuicio de tercero , y de mi real servicio )^ j 
se convenciere por vehementes indicios ó pruebas claras qag 
resulten de la información de oficio que practicó la justida^ 
sin perjudicarle á su fuero, represenurá lo ^onveoienle tcoa 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EZÉKClTa DB$: 171 f 

• li' Qiiima itíferoiáciDii d* iáspect^r ^tfiier^rpi^a^qoe este pue- 
*• 'da pasaría ^con^su infotme 'á mi' Mal 4ioticia^'y^ yQ tomar la 

* providencia con:ireQÍenier^ JUL articulo 15. 

DESNUDAR HERIDOS £N CAMPO DE BATALLA. )>A per- 

aooa alguna del oxércúo le será permitido desuudar herido xle 

los que queden ^n los caippos de batalla » y el que coutrayi* 

lüere será eB,^tlgzdo,\^ Ordenanza del txército ^ tratado 7, titulo ij^'* 

articulo 15. • . • - 

DESORDENES COMETIDOS EN LAS MARCHAS. wLos des-' 

órdenes que^se cometieren por las tropas en las marchas ó tráo* 

sitos que hicieren^ se pagarán á costa del cuerpo de que fue* 

: ren, y el comandante impondrá, ai que s^ ve^rigqué: deiioqiie;n<* 

, te la pena que le cqrrespoixla , bien eoieodído , q^e si el da<9 

fio procediese • de los. oficiales lo Jia de desembolfár el ciuppo í 

cuenta de sus pagas sin. la mepor dilación^ y^^si provinietje de 

exceso de los soldados , lo ha de suplir desde luego igiralmente^ 

y cuando el soldado no tuviese de que, ha de ser de cuentan 

de los oficiales y sargentos de aqpella compafiia^^ que no esi 

tuvieren ausentes ^ á p'rorateo," se^un proporción de stis suel-f 

dos.'* id. tratado 6-^ titulo 1 3 ,- /flriicu/o i. / ' \ , 

s 99 El soldado que rompiere por voluntaria vex^on mué* 

ble alguno, derramare ó destruyere las proyisiones ^^i^^^^^^í 

en casa de sus patrones ó ^c ctialquier^t oirq paisano, suCrl; 

rá un mes de prÍMon, y pagafá';^4e svu ^(iQ^ncfis (ó con la mW 

tad de su socorro ,diarÍ4> hasta lal emera. saitisfaccioh) ei peijui» 

. eia que bubJere causado, adebuMándiola. el cuerpa, y cargan* 

. do el importe al soldado f peny si el . daño excediere á ^ lo qué 

' pudiere pagar con la retención del inedio socorrb de cuatro 

meses, sufrirá la pena de baquetas y destino á obras por el 

tiempo de su empefio." W. tratado 8, titulo 10, articulo 73. 

3 En la misma pena inciirre el ^ue tirare contra Iks palo* 

*, más. \conejo§ 4 o^ros' animales domésticos, y el que sin autój^ 

'^\ ríd^ para,' ello, maidare, ¿xe(;jfur,,'^ , io que,, se protiibe en estp 

" aVtícuIo, y en lo "qiíe .e^re;$a él párrato Siguiente j indemnúa^ 

ri el d^ño, ^y ^uff:Uá la. pena de que según las circunstancias, 

, íuere .digno. Id< jaf\|l<niia 78. Sobre tirar alas palomas (ademas 

.de lo que.se previehe en l^ ifsá cédula de 16 de, Enero de 1779 

• de ia ¥edia.ide caza, jy pesca i ¿en xáer tos . tiempos ^ que se ha cV 

piado en el tomo primero en el $. 86), hay una pragmática» 

' «ancToil''eÉH^itt¿ tííi itf d^ Betlembf^^^ 1^94 (t ) , que ctms* 

( 1 ) PfagmáPhi^ dt^ 16 éh Setiemhn di 84 s$hre tirar á las falomasi 

I¿i| Carlos:, po» la grtciSa de Dios, Rey de Castilis, ócc Al serenísimo 

^ticipe do|i Cérlwiitaá mdy caro y amado liijo, é los infimtcs., p^lvdosi du« 

^es, &c. áic Sabed 9 que con el fin de conseguir la abundancia 'de IsJ'C^sa^ f 

m^iM' ia * cidit^ tt4ex¿a:f dásiaatoaba 4 su «losipeí f^»- bao sMMd», en-^ dis- 

. í a 

Digitized by VjOOQIC 



i7ti DBS^ / MNAS I 

ta de claco ajrtfettldtf por U cutí se peotoke cSi - cienes, tiete* 
-poty y á/ dpteroiiiiada .distaacla 4e los palomares ucapias,.' por 

el daño que ~ bacea i los sembrados , de que conviene estén en* 
- terados los militares para eritar disputas coa las jusiicias y vct 

cinos de los pueblos donde baya palomares. . 

tifitot tiempos Tirlas ptov idenciai » y especialmente en la ley promulgada por 
¿1 señor don Enrique IV". que renovó el señoV don Carlos 1. mis^jóríosos préde* 
cesores , y es la séptima inserta en el libro 7 , títuio S de la nueva recopílai* 
¿ion I se prohibió entre otras cosas » que en cualquier estación del año se pa* 
diese tirar i las palomas á distancia de una legua á los alrededores de lof 
gomares. Sin embargo de lo dispuesto en esta ley > aunque la necesidad de 
los tiempos ba dado motivo i alguna alteración para ocurrir á los jdaños ^le 
causaban las palomas en las micses y- sembrados , ha acreditado la ex^íetttia^ 
que las díapoaiciones toinadas no han sido bastantes á corlar de raíz lof per|ui« 
cios que se causan i los labradores; pues siendo cada dia mas el núÁero do 
palomares I y por conseqüencia el de palomas « de este excesivo aumento resulta 
el perjuicio de que derramándose en los tiempos de sementera y cosecha por 
las heredades y eras , ocasionan graves daños en los sembrados y mieses; j 
contribuyen en parte i minorar las cosechas | y aun í que los labradores de* 
sen de sembrar sus tierras» como ^e ha verificando en algunos pueblos | lo 
que ba dado motivo i diversas quejks y recursos , solicitando una , providencia 
que contagiase tales daños. Y vistos en mi Consejo varios ejtpeaíentes de ^Ma 
Ilaíuraleía » después de un serio y detenido examen /con vista d^ lo que en el 
asunto expusieron mis tres fiscales en coiuulta de 4 de Marzo del año pasado 
de 1778» <ne representó la necesidad que había de establecer una nueva ley 
caque Combinando d interés de loi dueños de los palomares^ y ei general 
de los labradores» se atajen y corten de raíz para eni adelante ks evcesoe 
y abusos introducidos» unto por los mismos duc^» coma por Joacasadoies» 
que no produciendo otro efecto que el de continuados recursos , solo sirven da 
turbar la tranquilidad pública. Con atención á todo, y i otras quejas que 
últimainente se me han dado acerca de los indicados perjuicios; por mi cea! 
resolución á la citada consulta, que fue publicada en mi Consejo ep 30' da 
Agosto próttmo, teniendo consideración á qué son incompar^lemente l^ajorei 
los daños que causan las palomas en las dos estaciones o¿^¿mehtefa ^ Asoa* 
to, que las utilidades que (>roducén , Mr tánAdcT á bhm 'dethlf ary ^lantf $r ;-]^ 
para precaverlos se observen lar reglad fti|uíettttst. •' -* *-' \ f '^ ' 
. L Mando, que los dueños de palomares sean thllf^áoi'.i cerrarlos y poner 
redes en los dos meses de. Octubre y Noviembre rT^^cn k>s*'tres dejuaio^ 
Julio y Agosto , sin que las justicias puedan amfliar ó reducir este térmi* 
BO9 pues en caso de OMivenir alguna.alteracipn:en,ciialqaieci. proviicia se 
ipe deberá consultar. ^ . i, .,» ;- '» i -j ii-. 

IL Hallándose las palomas en dichas S^ t9V^^9^4éiñfyÍ9fí df Jps.pflo^ 
filares , sC 1« podrá tirar i cualquiera distancia por los vecinos y forasteros^ 
bien sean labradores, 6 no lo sean en los sembrados y eras » 6 en otres coa* 
ksquiera sitios ypHirages, sin incurrir en pena alninay con tal 4^ que siea* 
do dentio de la distancia del tiro no se pueda nacer s^ á espalda vqÜIi 
é ios palomares^ • . by^h • . 

«Ut. ios dMñoade Jote palooMiratadcflÉaf 4a perdenép patonas^ baa.da 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EX¿83Crr(X DES ' 179^' 

-' 4. K que: vtya' («in ser msmdactó) i - «bitar , desgajar 61 
.> arraacar árboles ea bosques y- cotos- xeales,. ó de particulares,' 

- 6 desaguar loa estanques , será castigado severamente , según 
bs ciccunstaadas que agraven delito. Ordenanza del exéircito, tro» 
lado Z 9 tituh 10 y articulí>ji. 

$ £1 soldado que separado de su cuerpo y distrito del Itt« 
. gar en que este se baile , ó destacamento del que dependa , 
..marchando solo coa pasaporte, 6 sin él ultrajare , robare, fai« 
. riere ó matare á alguno, podrá ser aprehendido por las jus* 
ticias del territorio en que cometa el delito, y lo entregarán 
á su geCe,.ai estuviere dentro de la misma provincia^ y en 
. caso de estar maa l^jos, substanciarán las causas, y las reml* 

- tiran al capitaa general, tomóse dice ea el tomo L $.'226* 
Id* articulo 75» i 

6 En la real bcigada el carabinero que rompfefe ó maltra- 
tare , derramare ó destruyere las provisiones de su patrón , 6 
de cualquier otro paisano , sufrirá un mes' de prisión , y pa^ 
gara el daño de su socorro diario ^ pero si excediese á lo que 
. ' pudiere pagar con la retención del medio prest por cuatro me- 
ses, se le destinará por tres afioa á las obras públicas, Id. di 
. Ci^abmeros Página io8. - . . . . j , 

DESPACHOS REALES. Entregarlos^ los oficiales á sus gefiea to- 
. luntariamente por algún resentimiento. Véase oficiales $• 57 doa« 
de se expresa la pena de este delito. 

-■ . - ' ■ - ^ 

fugar el daáo á justa tasacton , y medio rtal da vdlon de multa por cada tina, 
con agravación de las penas ea caso de reincidencia ,. luista la pérdida délos 
palomares • y otras al arbitrio de mi Consejo. 

IV. Por lo muy útil que es al comim la cria , aumento y conscMcloo 
de las palomas, v el copioso friito de palominos y pichones que producen, 
ordeno, que lo dispuesto en la expresada ley del señor don Enrique IV. re* 
novada por el señor don Callos I. subsista y quede en su fiíerza y vigor pa« 
ta los demás meses y temporadas del año; y que en su conseqüenciát no se 
raeda tirar en ellos i las inmediaciones de los palomares , ni á distanciada 
la legua que previene de sus alrededores. 

V. - Ultímameiite quiero y declaro, que publicada esta mi real pragmática 
pueden abolidas y derogadas laa demás le3res y reales órdenes qae te hayan 
comunicado en el asunto , en cuanto se opongan á esta mi disposición general , é 
igualmente las ordenanzas parti^lares de los pueblos que de esto ti»teo,< pues 
Codos se han de sujetar á esta ley , y la han de observar inviolablem^te desde el 
dta de su publicación: bien entendido , que la mas leve tolerancia y omisiop.de 
las justicias en este asunto ha de ser cargo de residencia, y como Si tal se 
fca de juz^r; y para que todo tenga su puntual y cumplido efecto, he acor- 
dado expedir esta mi carta y pragmática-sancionen fuerza de ley, cornos! 
Aera hcncha y promulgada en cortes i por la ^ual ordeno y mando í todos los 
iaeces y justicias de estos mis Rey nos, &c Dado en áan Ildefonso i id do 
Wtiqpbre de 1784. s^YO EL JLEY.-sYo don Juan Francisco Lastiti /se* 
astario del Key nuestro Señor , lo hice escribir por su mandado» 

Digitized by VJ O OQ le 



fTíT» DEU ': TEKAS 

DEUDAS S Todos loa: nülitirfis que laa: ccmtiinciTeQ' xstktin.'saje* 
t to5 .pü'ttt .sa pago, á las penas* y ptorrdeacias de <U9' resptoti* 
1 vos capitanes generales ó gobernadores, á exce[Kion de los cuer* 
-I pos ^ privilegiados que lo están á sus pariicuiaces comandantes, 

como queda dicho en el II tomo. 
•!, i9í^ Citando por denda ó empefio voluntario se arrestase . á al* 
, gun soldado y pusiese á medio socorro por ser insuficiente la 
..masita para pagarle , no podra excedec de dos meses el tiem- 
. po de su prisión, y si en ellos no hubiere satisfecho se le pon- 
u átÁ en iibertad , y se le retendrán Iqs dos cuajf tos sobrantes de 
: $u rancho para con ellos y su masiu pagara resío de la 
* ideudavj • Or J^jinuí dek exércitOj tratada a, titulo i , - artlcii/o la. 
.•.:;3./Eñ las cegimiento5i.de guardias {ire^iene el- Rey en su'par* 
ticular ordenanza : que ai cabo ó soldado que poF tazón de car- 
. gó$ de deaet^on i enagenamlento dé prendas dé vestuá:rio d otros 
f motivos culpables .en el mismo individuo , pase su deuda en ' el 
. libro maestro de cincuenta reales de vellón y. se le descuente á 
'j mas de la peque&a masa , medio prest diario por el tiempo de 
■ dos meses, que debe esur en arresto; pero después solamen- 
te se^lc retendrán dos cuartos hasta, que la deuda no pase 'de 
veinte y cinco reales. Id. de ^rdias tratado a, titulo xa,^ nr- 

• Hca/ó 4. j: 

DISCIPLINA. DE . LA TROPA. Véase especies contra la dlt- 

ciplina. . í. 

DtSlMÜLO MALICIOSO DE NOMBRE , PATRIA , EDAD, 
,r ftELiGIO;^ Ó t BSTADa jySA que disimulare »u nombre ^ ápe^ 
aUido^ patria, ^^dadi 6 religión al tiempo de sentársele su pia^ 

xa, será destinado á servir por ocho años á los arsenales por 
í- sotS este 'delito, aunque no deseue; y cometiendo desercioiu 
''si. por lá (falidad de ella merece pena mas grave, la sufrirá» *: 
' Ordenanza del exército, tratado 8, título 10, artículo 109. . . 

'7^ , Esta peaa está ya moderada para los que di&imulan. Su edad 
^ippr la j-eal orden Jff 9 de Octubre de 1795, que se copia maf 

adelanté en el § de la voz rec/utar , donde puede yerse. 
, ;; a 99 6i algún soldado gravemente enfermo declarase en este 
^reffóde a^ capellán su verdadero nombre, apellido 6 patria, j 
j babfiflc mudado al asiento de su plaaa , y llegare á convalecer^ 

* BO,estati sujeto i ftaa alguna, como el Rey expresamente lo 
i proviene en los artículos d¿ ' ordenanza , copiados á la letra en 
i-^ el 'Ji 34^ í del primer totrtoen las obligaciones * de los capellán 
'«ntís^-^í'-ei^ército.^ ld\ tf atado a, título 33, articulo 9 y 10. 

"^ 3^*' A los que ocultan su religión al asiento de su plaza^ y 
^j^ delatasen voluniariamenie para reducirse á nuestra fe , se sicr 
^"vió el Rey mandar n^^ se les impusiese pena alguna pqr real 
,/ór4cn 4^ aa de iSetiepbre de' 1.763, que se dirigió á la .^ri« 

.'1*4 til tT'V:ZL' .K'T-'r^IÍ ^' , ' ■ ■' aÍí^'k 

Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCITO. : DB ^^7; 

r'nt,'7se copia en sis penas ea esta misma vsz. Véase fe que 

' mas adetante se dice en el §. a de la voi Protesiante^. 

4 Ea la ordenanza de los regicnientos de guardias manda 
S. M, que el soldado que al tiempo de sentarle ia^ plaza ocul* 
tare la circünstiuicBi de ser .casado, se Je popga .i medioL- «pcest, 
hasta que satisfaga á su capitán todos los gastos que le^ haya 

'Ocasionado en su reiluta , y entonces se le despedirá' del ser* 
vicio í pero si el capitán quisiere que continúe en él por ei tíem* 
po que se hubiese empeñado , sufrirá solo por este crimen 'uo 
mes de calabozo. Ordenanza de guardias tratado 2 ^ titulo 13, «r* 
ticulo 7. 

$ En la , misma pena Inourren los carabineros que cometie* 
ten este delito. Id. de carabineros página 110. ... 

DISPARAR EL FUSIL SIN ORDEN. 9)E1 soldado que dis- 

* parare sin orden del que manda, á excepción de los casos que se 
previenen cuando está de centinela , será castigado corporal* 

• mente $ 7 el cabo que lo tolerare y no pusiere preso al solf 
. dad9 I que en esto falure ,. se le castigará con un mes de prt* 

sion.** Id* del exército tratado 2 ^ titulo i , articulo 26 y el arti* 
' culo 24 del títuh 2\ 



E 



E 



i^lBRIAGÜEZ. 99 Para ningún deliro de los explicados en , la 
ordenanza general podrá servir de excusa la embriaguez , cu^ 

!fo vicio deberá ser cuidado de los gefes militares el corregir^* 
e y castigarle con penas arbitrarias ,« haciendo entender á la 
tropa de su cargo, que el alegato de estar privado no le re- 
levará del^ castigo que merece pqr je| delito . qt^e cometan.'' Id^ 
tratado 8» titulo 10» articulo lai. ^ I 

a Este articulo de ordenanza tiene ya sus modiiicacio 
lies en aquellos reos que teniendo Iglesia y seguida la compci* 
tencia de inmunidad , han sido consignados baxo la caución de 
estilo que se llama .segunda , en que se obliga el auditor por ella 
de restituir el reo á la Iglesia en el caso de que desvanezca 
las pruebas que hasta entonces resultan contra él , como se hk 
explicado en el §. 501 del primer tomo: en cuya3 causas maiv*^ 
dó el Rey por la real orden de 26 de Febrero de l^p6 (1)1 se 

• (x) Ordfn de ü6 Je Ftbrere di 1796$ fora que se oiga la excepmn de 
embriaguez soU á loj rees que teniendo Iglesia han sido' consignados 
.4^sfues,,de ¡A. segunda eauci%n*i ^^, > ..j; : T 
Eaterado el Rey de que. por prevcDirse en el articulo 121 deli^tulo 10, tfi^ 
lado 8 de las reales ordcnaazas del exército jcSpepar^ i\ioguDQ:.de los delitQs 

Digitized by VjOOQIC 



fjó EMB EÉNAS^ ^ " 

oiga á los reo8 b excepdoa de embriagues ^ sin embargo : de 

lo preveaido ea el articulo tai de la ordeiianza que antoce» 

' de| y que en todas las demás , y ea las que seguido el arti» 

. culo ' de imnuoidad estén ios reos coosigoados lihremeate ^ se ob» 

, ^er^e á la letra, ao admitieodo á los reos el alegato de «iw 

bríagues* .^ ' 

3 Por real órdeu de 39 de Marzo de 1774, que se copia 
: ea la tox Presidios tu general , previno S. M. también se ob- 

1 servara en ellos el articulo de ordenanza referido , y que no 

. sirviera la embriaguez de exculpación á los reos ^ tanto de la 

tropa , como desterrados para ninguna clase de delitos ; pero 

• ahora habrá también de éatenderse iesta' árdea, con ia.lími» 
tacion que se explica en el antecedente párrafo. 

4 >9£1 que se embriague estando de servicio se remitirá ^1 

• derechura al cuartel , pidiendo relevo con noticia de su falta 
. para que el gefe de su cuerpo lo casügue con pena arbitraria} 
r pero, no deberá removérsele de la guardia basta que se halle en es* 

tado de executarlo por su pie.? Id. tratado, a , titulo i , aiui^ 

. culo 3a. . ; • . 

$ Én el articulo de ordenanza copiado .anteriormente . dex6 
el Rey á los gefes de los regimientos que castigasen este de« , 
lito con^ penas arbitrarias , y queriendo S. M. extinguirlo ea 
sus tropas, se sirvió imponer otras mas graves, mandando, que i 
los soldados que incurran en este vicio por la primera vez se casti- 

;gue con u^ mes de prisión, por la segunda con dos, y i los reio* 
clientes en tercera se destinen por ^ia de corrección á las obras 
publicas ó presidio por el tiempo que les faite de su empeño coa 
arreglo á las reales órdenes de 26 de Octubre de 1776 (i)^ 

explicados en acjuel título pueda servir de excusa la embriaguez , no se ha 
oido'esta excepci^» cnalgtinos consejos de guerra á los reos , que teniendo 
Iglesia, y seguido el artículo de inmunidad, han sido eonsigoádot baxa la 
•caución de estilo , que se iiaina segunda: ha resuelto S. M. á consulta de es* 
te supremo Consejo en 9 del corriente , que en semejantes casos se oiga á 
Jos reos la excepción de embriaguez , sin embargo de lo prevenido en dicho 
artículo I SI 9 que deberá guardarse i ia letra en todos los demás , y en los qtie 
Kguido el artículo, de inmunidad estén los reos consignados übremenie, cuya 
jeal resolucipn comuniu> á V. £• de acuerdo del Q>nscjo supremo, de la cucrra 
para su cumplimiento en los cuerpos de la inspección de su cargo. Madrid atf 
de Febrero de i7p5.:^Don Pedro Várela j secretario del Consejo de la guer* 
ra.^=iCh-cular al exército. 

• ( t ) Resolución de a 6 de Octubre de j6 sefíalandú ferne á les soldada del 

regimiento de tvaionet oue incurren en los delitos leves dé que traite. 
Excelcniísinio señor t' conformándose d Rey con el dictámcq del Cbnscjo de 

f^aerra'de gbbimid; fex)sáes^e^ ¿h su informe de 6 de Setiembre último sobra 
ft representación' ^ué' Y» £•' úio pasó, solicitando señalase S. M. una penía 

Digitized by VJ O OQ le 



DEL BXÉICCITCX EMB 177 

'S * Junio de 77 (i), y $ de Noviembre de 79 ( 2) ^ en que 
se laclayeron las dos anteriores ^ y se circuló al cxórcito por 
el supremo Consejo de guerra. Después de sentenciados los que 
incurraa ea estos delitos, si esiuvieseQ adeudados permanece* 

competente á contener los excesos que cometen los soldador del regimiento do 
tu cargo vendiendo Íqs efectos de municlooi j malgastándose el dinero de loi 
ranchos , ha resuelto S. M. que á cualquiera que incurriere en este delito jo 
imponga por la primera vez an mes de prisión , por la segunda la de doi 
aseses, ▼ por la tercera en que reincida, se le forme sumaria > con arreglo 
al artículo 10 , título 1 1 , tratado 4 de la ordenanza de estos cuerpos , j se lo 
desttne con acuerdo del asesor general de ellos por cinco años al servicio de Ut 
armas en uno de los regimientos fixos de los pretidios de África. Lo que de tu 
resl orden prevengo á V. E.'para ^u inteligencia y cumplimiento. Dios goar* 
de , &C. San Lorenzo ci real a6 de Octubre de c 7^. z= £1 conde de Riela. ;:^ 
Señor conde de Priego ^ coronel j diractor del regimiento de reales guardia» 
«alonas. . 

( I ) Sfgundfl ^d*n^ dt s d< Junto, de 77 impmlfnd^ fina ¿eruralmfnN í 
los delitos Uv$s de qu€ trata* 
No expresando la ordenanza las penas que deben imponerse i los soldadot 
qae incurriesen en delitos leves, como vender ropa, quedarse de noche sin li^ 
cencra fuera del cuartel» y otros semejantes, se ha servido declarar á consulta del 
supremo Consejo de guerra, que los soldados delinqüenteten ellos, los habituaU 
mente viciosos ú de malas costumbres , y ios reincidentes en la embriagues^ 
6 el juego ilícito , se destinen á las obras páblicas, ó á las de presidio por el 
tieftpo que les falte de su empeño , precediendo las formalidades acostumbra* 
das para la imposición de esta pena. Lo que comunicp á V. £• de orden do. 
S. M. para su inteligencia y cumplimiento en los regimientos de la ¡nsp^ai«a do. 
su cargo. Dios guarde, &c. Aran juez g de Junio de I777.9£l coado do.' 
Biela, s Circular á los inspectores del exércita 

. (a) Tercera érden de £ de Noviembre de 7J sobre lo mismo. 

tat reales resoluciones á consulta del suprenio Consejo de guerra y 6rdo« 
oes de aó de Octubre de 76, y g de Junio de ^/, comunicada la primera al 
coronel del regimiento de reales guardias walonas, y la segunda circulada gene- 
talmente al exército / marina, mando el Rev, que á los soldados qu« come* 
Uo los delitos de vender la ropa ó efectos de munición, ó que malgasten el 
dinero del rancho , los que se embriaguen 6 asistan á juegos prohibidos, auii^ 
que no incurran en ellos , los tramposos , y los que se queden de noche sin li* 
cencía fiíera del cuartel , se les imponga por la primera vez la pena de im 
mes de prisión, y por la segunda dos; pero que i los reincidentes de torcerá 
vez en algunas de estas costumbres se les ponga en Consejo de guerra , y sea- 
lencie. desde lue^o porvia de corrección i las obras públicas^» ó kft del 
presidio por el tiempo que les faltare de su empeño « ungan ó .nQ. sagrado^ 
respecto do ser perjudiciales, ¿ indignos do mantenerse en la tropa, y do« 
bisrso reputar verdaderamente incorregibles. 

C09 motivo de que en algunos procesoa íbrknados sobro dichos delitofipon 
ks Consejos de guerra oadioarios do los regimientos 1 remitidos al suptomp 4o 
TQm.¿F. i 

Digitized by VJ O OQ le 



ifg EMB PENAS 

ráa para cubrir el todo ó pane de la deuda, .como está pre«* 
veuido por la real orden de a$ de Noviembre de 17891 ifxt 
se copia eu el tomó primero de apéudice ea la voz delitos k* 
viu Véase mas adelante la real orden de 6. de Abril de 17809 
de que se hace mención en el §• 8 dé esta voz, y trata de los 
que están próximos á cumplir , é incurren en estos delitos. 

6 En los presidios tiene mandado el Rey por real orden 
de 12 de Marzo de 1789 copiada en la voz céandono de guardia^ 
que los soldados de la clase de desterrados forzados de la bri* 
gada de los trabajos , que incurriesen en el delito de embria* 
^uez, y demás que expresan las reales resoluciones anteceden* 

' tes, comunicada^ al excrcito^ por la primera y segunda vez 
' se les imponga el mismo castigo que previenen , y á la terctt^ 
ra sufran el tiempo que les falta de su condena en Ceuta ea 
, la cadena. 

7 A los dominios de Indias se comunicaron también las rea^ 
les órdenes referidas de 76, y 3 de Junio de 77, por la via 
]l9servada de este ministerio en a r de Octubre de 1779 (i) 
para observancia eq los cuerpos veteranos. 

floerrt , ha advertido este tribufisl la equivocada fotellgencia que te ha dado ' 
a las citadas reales resolucíooes; y á fin de evitar los daños que su cotitinua* 
don puede traer al real servicio y humanidad con que desea la piedad def 
Hey se corrijati las faltas do los iodividuos de su exército y armada , lo £u* 
toei Consejo en sa real notfcia; y ea vista de ló que S. M. se ha dignado re- 
solver f ha acordado esle tribunal se haga saber á todos los ge&s de los cuer* 
pos fespeaivos para q«e prevengan se arreglen í lo que queda prevenido paré 
ia pena que se debe imponer á la reíerida clase de delitos ; y que por loa 
sargentos se lea á lo menos una vez cada n»es en todas las compañías : coma 
todo consta de las consultas , reales decretos y resoluciones de S. M. que ss 
hallan en la secretaría de mi cargo del expresado Consejo de guerra, de ca« 
ya orden lo certifico pafa que conste donde convenga» dando aviso del re* 
cibo para noticia del tribunal. En Madrid á 5 de Noviembre de 177p.fr 
Don José Portuguesas Circular á los capitanes generales é inspectorea del 
cxército. • 

• ( I ) ' Orden di üj ii Octubre de 79 comunicando A Indias las resolucionei 
que imponen pena á ¡os delitos leves del soldado de que tratan. 
De acuerdo del Consejo de guerra se ha comunicado al exército y mf 
fina de España la orden general siguiente: 

Eéta arden es igual en todas sus partes á la que antecedf ie g H 
No%i^fténde f^^p , ^e la cual se f emitió una minuta por il snprett^ 
^i^ Jijo • de guerra á la via reservada de Indias en la de Octubre deimiS' 
moam antes de publicarse en el exército de lEspaña^ á fin de que si S, M. 
l^'^wiiest por conveniente , so circulase á las tropas di aquellos domkms: 
fosr^^mal se^omise insertarla aquí, j^ -ioHclf^ tita* 



Digitized by VjOOQIC 



DEL ÉXÉRCITO. ÉÍMB t^" 

8 Sobre esta real orden ocorríeron algunas dudA que obli- 
garon i que S. M. se sirviese expedir otra que se corounfcó 
por la vía reservada de Indias *al exército de aquellos doini- 
oíos en primero de Marzo ^ y al de España en 6 de Abril de 

' 17Í0, que queda tra)Bladada en el tercer lomo en la nota deí 
$. 188, por la cual se previene, que á los que incurren en los 
delitos leves de que tratan las resoluciones anteriores , y estu« 

. vieren para cumplir, se les 'destine á las obras públicas por tres 
afios. 

9 En la real brigada los carabineros incorregibles en el vU 
cío de ia embriaguez , se destinarán por diez años á presidio 
en Puerto- Rico con arreglo á la real orden de 19 de Noviem* 
bré de 1779 , copiada en el $. 73a del segundo tomo. 

10 Para las milicias disciplinadas de Yucatání y demás de 
Indias-, se previno i representaeion de aquel capitán gecíeral 

-por real orden de 13 de Nov^iembre dt 1793 (1), que se 

T queriendo S. M. que tu citada real resolución tenga también el debido 
ctunpl ¡miento en todos sus dominios de América é islas Filipinas , se la co* 
munico i V. E. para que se publique y observe en los términos que expre* 
la eo^ todos los cuerpos veteranos de esa jurisdicción. Dios guarde , &c. San 
Lorenzo 21 de Octubre de 1779^5 José de Gal vez. ss Circular á los vireyei y 
gobernadores de las dos Américas» é islas Filipinas.' 

(i) Ordm de ij de Noviembre de fj^ hnf uniendo pena en Irse milkias 
de Indias al delito de emkriafmez , y otros leves. 
I^Mendo becbo presente al Rey el capitán genesalde ia provincia de Yucttin 
la. duda que le ocurría acerca de la pena qae debec¿ imponerse al soldado muí* 
cknoy qiifi estando^ de servicio en guarmckiD ó campaña incurra por ttrcara ves 
mtel vicio de la embriague? ; mandó S. M. pasar esu representación al supremo 
Consejo de la guerra , para que en su vbta le consultase lo ^ue sobre el partícu* 
kr se le pfreciese y pareciese ; teniendo présenle el Consejo , que las milicias 
4lhctplinatlas de V\iCatin^ soló; están sujetas á hs penas dé la ordenanza del eréi^ 
ékexn hB causas criminales jpuramente militares , cuando se Halbn de gdarnicron 
^cuartel : que ks qiie'ié imponen á los viciosos , é ktcorre^ibles en la embriaguen, 
Ébn arbitrarias al juiéio de los gefes : que aunque ^e determinó por reales 6rd^ 
des de a 6 de Octubre de 76 , 7 3 de Junio de y^ , recopiladas en la circular d» 
c de If oviembrc de 79 , un mes de prrston por la primera ve« , dos por la segmi«« 
Sa, y J^ tercera extinguir el tiempo que les ülte a I de su empeño en obras pii< 
Uíeas , 6 las de presidio , esta última órde^ que se comunicó i los dbmí- 
fllfot de Indias en* ai de Octubre del prdpb año, aun antes de publ¡c4raid eir 
tí exército de España , solo trata de las tropas veteranas , y no de las mi- 
ficias disciplinadas , cuyo servicio no es continuado , y esta ctrcunitancia le 
kce variar para la» dichas penas de corrtcciott , qae traeriau' muchos in^ 
eoiHrenientes al serricio, y i 4as fktfülhf de los millcianbs; pero que con» 
fiíülrfido atajar en 4o pc^e el ricib de'% lámbr iaguez ^e generalmente tio-- 
«ikMi'eh'aqutUos rfatuhiles por los medios que á ellos les sean ntiás seikSií^ 
Mes» ha sido de parecer que el mu proporcionado , es.quo'se mande por 

Z a 

Digitized by VjOOQIC 



iSo BNC PENAS 

Impiuieran i los miliciaaos que iacuttieran eo e^os dditot le* 
▼es por la primera tcx ua mes de prisioo , dos por la según* 
da 9 > por la tercera cuatro otees de prisión, y por la cuarta 
cuatro años de presidio coa formación de sumaria. 

ENCARGOS AG£NOS DE LA MILICIA. Véase faltoi ei 
oficios. 

ENCUBRIDOR DE DESERTORES. Véase^ en la Voz disirtorn 
^auxilio de) el articulo ^ue uata del auxilio de la desercum» 
donde quedan- explicadas Us penas de este delito. 

ElKUBRlDOR os VAGOS T DELINCUENTES. A loS eocubfidores , EU* 

, sUiadores, receptadores y protectores de los vagos que anduvje- 
.reo por despoblado y en cuadrillas con riesgo ó presunción de 
ser salteadores 6 contrabandistas , y otros delinqüenus y ademas 
.. de las penas en que incurren según la calidad del auxilio 9 y 
: de los excesos de los auxiliados , conforme á las leyes y se .les 
• exigirán doscientos ducados de multa por la primera vez ^ ^ do* 
ble por la segunda , y hasta mil por la tercera , aplicados por 
terceras partes á la cámara y juez y denunciador. Los que no 
pudieren pagar la multa serán destinados pof la primera ve» 
i tres años de presidio , por la segunda á seis y f por la ter* 
cera á diez. T si los encubridores fueren de otro fuero secu* 
lar, podrán las justicias sin embargo de él, proceder contra sus 
bienes á la exacción de muhas , dando cuenta al Rey cuando* 
. se baya de imponer la pena de presidio 9 y si fuere eclesiás» 
tico y hallándose justüi<;ado el auxilio , se le exigirá la multa 
. de las temporalidades 9 haeiéodolo presente al Consejo pajra ^ue 
> el Rey tome , ó le ^consulte otra providencia económica hasta 
' el ' cxtrañamienio y si fuere neceísario ^ todo lo cual se jialU es- 
tablecido por la real pragmática-sandon expedida en 19 di 

punto general r que cuando los bdividuos deJos cuerpos de miHcias reglan 
das de Yucatán^ y demás establecidas en lo« .dominios, de Indias se kallarea 
en la alternativa dc.sfiviciot tanto en guarnición, como en cuartel, é in« 
abrieren en los vicios de vender ropa ,. efectos de munición» malgastasen 

S dinero del rancho y asistan i juegos prohibidos, aunque no incurran en. ellos 
de ser tramposos, el de qoediirse de noche sin licencia fiíera del cuartel, 
y el de embriagarse, sean corregidos co^ la pena de up mes de prisión 
por (a primera vez, por la segunda dos, por la tercera uno splo i pan y 
^ua; y los reincidentes de cuarta vez sean desechados del servicio con la no- 
U| de indignos. S. M. se ha conformado con lo que el Consejo propone , ei^ 
^pto <|ue por la tercera vez <)uiere qi|e los. expresadoü individuos de milicias 
disciplinadas de Indias sufran la pena de cuatro meses de prisión , y por b 
cuarta se les destip^ por cuatro añp^^ pc^idio^ Ibrmindoles sumaria. Lo ay¡* 
ioi V» de real^órd^a para ^u mt^igeiu^ia, y cumplimiento. Dios guar<U 
á y. muchos a¿os^ San ^Lorenzo t$ de Noviembre de l/pg.eiEl. conde 
' del Campo de A}aagf.;=¡Cij:9ular á los domipi^^ de Indias» 



Digitized by VjOOQIC 



DEL ExéRcrra snt t«i 

Setiembre de 1781 sobre giuaos, de que se hace mención en 
las iüsmicciones dadas por el Rey á los capitanes generales en 
89 de Junio de 84 para perseguir contrabandistas y malbecho^» 
res^ que se copian en el $• 99 del segundo tomo. 

BxcuBRiDOR Ds CAMAJDO* Se castiga con diet afios de presidio se* 
gun la ley 19» tit. 14, partida 7. ' 

ENTRAR CUANDO SE ATACA UN LUGAR EN. LAS 
CASAS SIN SER MANDADO. El soldado que lo executa» 

. ce se le impondrá pena de la vida, debiendo los oficiales ser 
responsables de esta Orden, del exérc. trau f, Ht. fj^ art. 14., 

ENTREGA BE DESERTORES. En el ar^cuio 6 del titulo 13, 

tratado 6 , de la ordenanza, general del exército manda el Rej, 

que cuando al capitán general se dé aviso de bailarse preso al- 

. guo desertor, dé la orden pafa que una partida del cuerpo mas 

..inmediato pase á entregarse de él, supliendo los gastos causa- 
dos que han de satisfacerse luego por el regimiento del deser- 
tor^ y qtie citando se tondUaca de regraiiento/en regimíjento»- 
por ser mucha la distancia del jeuerpo á quita pertenezca ^ ek 
primero que se entregue de él pague todos los gastos, y se 

' retfitegre del otro que lo reciba, todo lo cual se previene con 
mas extensión ^n dicho titulo, que se halla copiado en la nota^ 
del S* 191 del primer tomo, donde se expresan las gra^fica^ 
dones concedidas á los paisanos - cuando j^or** falta de tropa (f6n« 
duzcan los desertores, 

3 Posteriormente mandó el Rey por real orden de 4 de Mar* 
zo de 1775 (i)^ i consulu del supremo Consejo de guerra^ 

_ (i) Orden de 4 di Marzo di jf j^hre la mutua entre^é^ di dtsettwésl 
£1 icñor don Julián de" Arriaga con fecha de 13 del pqísado me dice de 
$rden del Rev lo siguiente:^ ': . 

o A fio de evitar las dtfereficias que se ' suscitaban entre los cuerpos del 
cxércitp j marina i con motivo de la recíproca entrega de desertores, resolvió' 
fl Kc{:fn 12 de Enero de 1^7^0.9 que poi^ cada uno que reclamase su cuerpo^* 
se abpfú^o al otro en queUe nalUse seis p^sos, y diez st el regimiento éfl( 
^e ezista fuese declarante ae buena fe. Esta real resoluciói^ ha estado en pric* 
tica hasta ahora; pero como por la de 30 de Marzo de 1773' no deben y% sub- 
fistir desertores en el exército , y si en la marina , donde Sun 00 está en prác- 
tica por la diferente calidad de gente de que se componen sus batallones , recibe 
cita los desertores que descubre y entrega* ál 'exército , 'abonando- la gratificad 
¿osi4cespectivj|| c^ndo est^ reijsa ^dmttt^ los süyos^ y ^atis£icfr J()Sfcis pe^os, 
Ó diez, como que no pueden permanecer en sus cuerpos^ y se les lia de desti- 
nar inmediatamente á k» fiaos de África y América .de que han ocurrid» algunos 
ekemplafet. Últimamente, queriendo et Rey establecer en este asunto un medio 
fl^aitativo, y qpe no 1^. Rayoso. i pingMpa de las dos partes , ha resuelto i con^ 
si4ta del Qovafyo de guerra , por punto general , que en lo succesívo todos lo^ 
cuerpos deJ;^rcito^ y los de marina» inclusos los matriculadoi para el ser^ 

Digitizedby Google 



^ qué todos los cuerpos def exércíto y armada tt entreguen mu* 

' tuamente ios desertores sia exigir mas gratifícacion de abono 
que los gastos y socorros que hayan suplido desde el dia <ie 
su aprehensión. 

•'* 'i Esta real orden volvió á renovarse por otra de sa de 
Noviembre de 1779 (O con motivo de haberse Rígido en Va* 
leticia' y San Sebastian ai regimiento de reales guardias espa&o* 
fas sesenta reales por dos desertores , mandando S. M. se entre* 

' gasen siii otro abono que los gastos y socorros causados en su 

• iprétrension. 

• ' 4 /^ con motivo dé otro desertor de dicho real cuerpo, que 
'senté pUza en el regimiento de caballería de Calatrava, y ha« 

ber este solicitado se satisfaciera ademas de los gastos el en« 
ganchamieato que percibió en este segundo cuerpo, volvió S. M. 
á mandar por real orden de 2 de Setiembre de 80, (2) se en* 

yfkío de esta» se entreguen mutuamente Ibt desertones, «o exigir 4nas gra- 
tificación, n¡ abono que ios gastos y socorros que hayao suplido desde el dia 
de su aprehensión." 

Cuya real resolución participo á V» E. para su debida observancia eo loi 
rigimientos de la inspección de su cargo. Dios guarde , ócc £1 Pardo 4 de Mar* 
ao de 1/7$. s El conde de Riela, ss Circular á los invpectores del exército , y 
lefes^ de los cuerpos de casa real. 

(i.) Segunda orden d^ 22 de Noviembre de 7^ so he lo mismo. 

Etcelentísimo señor : Én coñs'éqiíencia de la representación de V. E. de t% 

del presente sobre lo ocurrido en Valencia y san Sebastian , respecto á la 'en* 

trega de dos desertores del regimiento de reales guardias españolas del cargo 

¿^ V. E« le previene al capitán general ^c Valencia con. esta jnisina iecha djs« 

ponga se vuelvan aTexprés'a^ax^^imiefito los sesen^ reales que satisfizo por ¿r- 

deo dertcniente fcjí de aqóc^la plaza dofí José ¿ortes , el comandante de la partir 

desertor Mariano N.; jr^l capitán general de Guipüi* 

ande poner á disposición de la partida de reales guar* 

san Sebastian^ ál desertor PVancisco N. ^ sin exigir 

(Jüc loi gastos y $oc¿hros suplidos desde ¿1' diádd sil 

^ y Otfd general la ¿Síápta obséf vahcja del real dccrcr*» 

ue cita V. E. a quien'lo participo para su i^oticia y go^^ 

San Lorenzoet Real «2 de Noviembre de 1779.22 

r duque de Osuna ^ coronel y. director del regimien* 

antcr la española. . 

:. ■ . l> ^ ■ . -S -.ff / : i .\ 

i i áe'iefíímhVt 'Je 8(f Mn ftr éiiiitíu léfitttgs 
' '. JteJisertores* * ' • 

^^. Excelentísimo séfior; Con esta fecha se comunica tí Inspector' g^eral de 
caballería la real resolución siguiente: * 

Etítcrado el Rey por representación del 'duque áe Osuna dfe hallarse s¡^ 
Viendo ^n el regimiento de caballería d^e Calatrava el desert6r.dé reales gutr« 
ijias apañólas Ramón K.^ y que habiétadó sido reclamado por stk^duerpo, no %m 

Digitized by VJ O OQ le. 



DELíEXéiíCITO. WI ^tS 

r WgfiAt este dese^or -^al^J^esHlúenf^d 4o gi^ardias .jcoi^ airtglqr á 
U. otFdeo antecQdeat€ 4e 4 de. Marzp de 7$ , £in percibir diebo 

. eoganchamieotó. 

$ Por otra resoludon.de so de Setiembre de I7&$ (i)^ 

. expedida por la, via re$ccYad^.-d^i.anirioa, ^ s'ifvió el Rey acia* 
rar la inteligencia -de las órdenes .amoqed^ntef '. qc>n mptjvo :46 

' tfna disputa ^acre ^ e^ntador .'del deparitameoto de Cartagena^ 

ha querido hacer la entrega , t ín que. antes ijb satisfaga el eogaochai^iento, al 
que lo redutó contra la práctica. j¡u6 jigüe c^cho real ^cuerpo ^ conseqüentf £ 
la orden de 4 de Mj'rzo de 17751 en que manda S. M, qgp tqdos los del exér* 
dto j, mariqa sp entreguen mu^u^mcnte k>s ,d«sertpres sin eligir mas ^rati* 
ficacion f ni abono que los gastos y socorros suplidos desdé' el dia de su apr#» 
hcnsion; se ha servido resolver S. M. que el expresado Ramón N. sea en* 
tregado á su primer regimiejito de reales guardias españolas | sin etiglr'el 
engancbamíemo que se pretende'^ en cuya conseqtiencia pas^ri V. -£. tltivU 
so correspondiente al comandante del referido regimiento de<'Célatrava|¥^ 
de ^ teAga efecto esu provid^Dtia«\ " \ v\ ,-^ \ , • • í • .-r 

Lo traslado á V« E* de .real orden: para sú noticia y gobierno. t>ioe 
guarde I 6cc. San Ildefonso 2 de Setiembre de 1780. --Miguel de Muzquiz*ss| 
Señor duque de Osuna» corona y director del regimiento de reales ¿uar'' 
días de infantería española* ^ . 

C I ) Cuarta ór4ti^4( ^o de Setiembre de Bg sobre, íamíim» „ , 
HcchQ qtrgo el Roy de I9 representado por vm. en carta númeco 6'6^ sobre la 
repugnancia del comandante del batallón de reales guardias españolas, que har 
en Tortosa don Juan Valcarcel en restituir los ochenta reales, que exigió 
del ministrcT de marina de aquella proA^incía al entregar al grumete desertor 
del Xabeque san Sebastian {''ranciscQ N, y que tom^ partido en dicha cuerpo^ 
se ha servido S. M. decidir, que las; razones en que se apoya el referido 
comandante son en todo conformes al espíritu de la, real orden de 3 de Fe* 
brero de 75 , que vm. cita; pues .aunque en ella se manda , que en la re« 
cíproca entrega de desertores no se exija mas gratificación , ni abono, qvm 
gastos y socorros qne se hayan suplido desde el dia, de su aprehensión , debe esto 
enUnderse respectivamente á los que. habiendo desertado de un cuprpo fue^ 
aprehendido ppr otro, alppliej^d^ {a gr^tffícac¡o(i establecida en real resolucioo 
ele II dé Enero de 59; pero de ningún modo tocante á los abonos de los gastos 
de pequeña, masa que hiciere un desertor recibido de buena fe, como reclu* 
ta, pues no sería razonable qqe se perdiesen unos adelantamientos hechos para 
decencíajdel soldado; por tanto debe vm. sobreseer en la solicitud que tient 
pendiente con. el referido comandante i y quedíír advertido de ésta real decía* 
ración' piara lo succesívo. Dios guarde, 6cc.Sah^ Ildefonso 20 de Settembi% 
de i;^5-sAmonio^Valdéil:sSeñor don MandeC'Zalbide , contador del de- 
partamento dé Cartagena. ' ' ■ 

Esta real orden dejde Febrero de 7/, ¡jue se cita en ¡a antecedenU 
es la misma que sf comunica al exér cito con fecha de 4 de Marzo de 7/^ 
eHada en las anteriores sobre la mutua enfrega de desertores ^ y^ se adtiertf 
fara fttt na tt'*creit^quri[ori e^s érdenés diuintas ^ pues la primera fue Is 
fsicha eom fUi se eomunicó £ latktmada^ y lá ugúnda al txírrit$. 

Digitized by VjOOQIC 



ti4 tm PEÑAS 

• j el cotaíatidatite de nn baulloa de reales guardias espafiofas 

acuartelado ea Tortosa, por la cual rnaadó & M. qae un grumete 

desertor de los xabeques que había sentado plaza en dicho real 

' cuerpo se entregase á la marina , pagando esta los socorros^ 

' y- los gastos de pequeña masa > que adelantó el cuerpo por pren» 

das recibidas de buena fé. 
< 6 Y' últimamente por orden de 30 de Abril de 1788 (i) 

disputa entre la marina y el. regimiento de 
I y volvió & M. á mandar , qye en la mu» 
rtores no se exija mas que los gastos 7 

;s lo fuesen de cuerpos que se hallen en 

los gastos pot cuenta de la real Hacien* 

it lo prescribe la real orden de 20 de Ju« 

lomunicada al capitán general é intendente 

(l) Quinta ifden it go di ABríl di 9^ sohn intriga di disérforet, 
^ £1' señor don Antonio Valdét me dice con fecha de 14 del corriente lo 
qfae sigue: 

f» fixcelentítímo leñor : enterado el Rejr de lo que ba representado el ca» 

ÍHtan general de la armada don Luís de Córdoba con motivo de haber resís* 
ido el regimiento de Asturias la entrega de un desertor de los batallones 
de marina, sin que á mas de lop abonos determinados por real orden de 3 
de Febrero de 1/7$ se les pagase el importe del enganchamiento y gancho, 
como se previno por el señor marques de Sonora en real orden de 7 de Ju« 
nio último al oficial de U bandara de Luisiania en Pamplona , 7 habiendo vis« 
to igualmente S. M. lo que me dixo V. £. sobre el particular en papel de 
6 de Diciembre anteriof^ ae ha servido resolver , que la entrega de deser» 
tores éntrt los cuerpos deH exército y armada se verifique sin mas interés, 
ni gratificación que el abono de los socorros y gastos que hubieren causado 
desde el dia de la aprehensión^ según lo determinado en la menciotuda real 
deliberación de 3 de Febrero de 177$-'* 

Lo que participo i V. E. de orden de S. M. para su inteligencia y cam* 

Slimiento en la parte que le toca. Dios guarde, &c. Aranjuez 30 de Abril 
e 1 788. ss Gerónimo Caballero. ss Circular i los inspectores del exircito y 
ge&s de los cuerpos de casa real. -- 

(1) Orden di 20 di Junio di j6 para qui hs gaiUs de diSirtotit di 
los cUiffOi di, Indias' Si f agüen aqut por la nal Hacienda. 
El Rey manda quit los socorros y gastos que motivaron Ips desertores 
eprehendidoi > y que es adelante se aprehendieren en esa provincia, y la 
Je Murcia, procedentes fie cuerpos que estén en América, ó tengan su des* 
tino muy distante , y deban remitirse i los fíxos de África ó América se 
satisfagan de cuenta dt su real Hacienda, medíante relación visada de ese 
capitán general , sin necesidad de aprobación de esta vía reservada ; y de 
¿rden de S. M.. lo comunico ¿ V. E. para su noticia y cumplimiento. Diot 
guarde^ óecÜ Aranjuez ao de Junio de 76. s El conde de ^icla«aAl capU 
tan general « é intendente del icjrno de Valencia.^ 

Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCITO. ^ ESC tZ$ 

ENTREGAR RESENTIDOS LOS REALES DESPACHOS DE 
SUS EMPLEOS. Véase en Ja voz. oficiales el §. 57. 

ESCALAMIENTO DE MURALLA, ESTACADA Ó CAMINO 
CUBIERTO. Los que escatarea la muralla , estacada ó cami- 
no cubierto ) sea ea tiempo de paz, ó de guerra, en cualquier 
número que sean , aunque^ no llegue la deserción á consumar- 
se, serán ' pasados por las armas, con arreglo i lo que pre- 
viene la ordenanza general que se halla confirmado por real ór« 
den de 17 de Febrero de 1780 (i), que se expidió á consulta 
del supremo Consejo de guerra , por algunas dudas que se ha* 
bian suscitado sobre la inteligencia del referido artículp. Orden, 
del exérc. trat. 8. tit. lo. ^rr.' 97* 

2 En la voz presidios en general se traslada la real orden 
de 29 de Marzo de 1774, por la cual se Impone pena de muer- 
te á cualquiera persona que escalare la muralla , aunque no 
sea la inmediata al campo infiel. ^ 

:. 3 La realr resolución referida de 17 de Febrero de 1780 se 
comunicó á lo^ vi reyes y gobernadores de Indias en 10 de Fe* 
hrero de 178a (2) en los términos que expresa la nota, y 

(1) Orderuáe ly de Febrero de 80, imponiendo pena al que escala ^mu» 
ralla ^ camino cubierto ^ forzare puería de plaza ^ ó puesto de guardia ^ érr. 

JHabiéndosc propuesto U duda de, si el escalamienio de muralla es bas|an- 
,tc ^elítp para luip^nor h pena de uiuertc conforme al art. 97. del traC^ 8. 
tít. lo!. de ías ordenanzas generales, ó es necesario que haya consumado la dc- 
sercíod para que se procela i aquel castigo:* considerando el escalamiento» 
como cualidad agravante de la deserción , según el art. 100 del propio tratado 
7 título; se ha servido S. M*/ declarar á consulla del supremo Consejo de guer- 
ra , que por el"^ simple hecho de escalar la muralla, estacada, 6 cami- 
no cubierto , forzar puerta de plaza ó puesto de guardia , abandonar cen- 
tinela , ó pasar el fofo , aunijiíe no sea consumada la deserción , debe sufrir el 
^ite, ó los quevloexecuten, tanto en tiempo de paz, como en el de guerra 
txk cualquier námeco que sean , la pena de ser pasado por las armas , en* 
•leodíéBdose' esta ital, resolución como ad ice ion al expre^lido art. ^y, trat. 8. 
tlt. 10. Lo que participo á V. E. de orden de S. M. para su noticia y ob* 
lervancia en los cuerpos de la inspección de su cargo. Dios guarde, <S¿c. El 
Tardo 17 de Febrero de 1880.;^ kl conde Je Riela.-; Circular á los capi- 
tanes generales, inspectores del exército, y ¿cfes de los cuerpos de casa real. 

(^%y Oi'den de JO de Febrero de Ñ2 d Indias, imponiendo pena al que 
enalare la muralla, 
A consulta del Consejo de guerra de 2 2 de Diciembre del año pasado lia 
resuelta el Rey^ que en lo sucesivo debe observarse en toda la América lo re.- 
suelto p^ra España á consulta del mismo tribunal en real orden de 17 de Pebre- 
fo de 1780 « de que por el solo hecho de escalar la muralla cualquiera sol* 
dado, aunque no se haya Consumado la deserción, deba sufrir el que , ó los qjiie 
lo executaren tanto en tiempo de guerra, como en el de paz, y en cualquiera 
fiúmero que sean^ la pena de ser pasados por las armas • la que dcbc;i comuni* 

Tim.ír. Aa ' 



Digitized by VjOOQIC 



i8« ESC PENAS 

al virey de Santa Fé en 31 de Enero del mfÉmo por haber di- 
manado de caso particular ocurrido eo Panamá. 

ESCALAR Ó ENTRAR FURTIVAMENTE EN LUGARES 
SAGRADOS. Véase insulto á lugares sagrados. 

ESPECIES CONTRA LA DISCIPLINA. «Se prohibe baxo de 
severo castigo ai soldado toda conversación que manifieste ti- 
bieza ó desagrado en el servicio, ni sentimiento de la fatiga 
que exige su obligación, teniendo entendido, que para merecer 
ascenso son calidades indispensables el . invariable deseo de mere* 
cerlo , y un grande amor al oficio.^' Orden, del exérc. trai. s* 
tít. i| art. ai. 

3 9) Si el cabo tolerase en su esonadra ó tropa que manda- 
se faltas de Subordinación, murmuraciones contra el servicio ó 
conversaciones poco respetuosas de sus oficiales , será depuesto 
de la escuadra, y obligado á servir diez afios de último solda- 
do ^ pero para esto se hará una justificación formal , á cayo 
pie pondrá el sargento mayor su dictamen ,* y el coronel la 
orden para la privación." Id. tH. 2. art. 30. 

3 )9El sargento que disimulare cualquiera desorden, oyese 
alguna conversación prohibida 6 especie que pueda- tener trans- 
cendencia contra la subordinación y buen orden de la tropa, 
y no contuviese y remediase lo que entonces pueda por si omi- 
tiendo dar puntual noticia á su inmediato gefe, la guardia 6 
persona que mas prontamente pudiese tomar providencia , será 
castigado, como si él mismo hubiese intervenido.'' Id. tiu 4. 

' art. 4. 

4 9) Los soldados que movieren esp^ies que puedan alterar 
la obediencia y disciplina, sufrirán la pena de baqueus, siem- 
pre que sean arrestados sin Iglesia, y se destinaráa luego á las 
obras ó trabajos de la plaza como presidiarios por. el término 

. que restaren á cumplir el plazo de su empefio^ y si hubieren 
tomado Iglesia serán extraídos baxo caución, y como genios 
perjudiciales eil el regimiento ó compañía, se les aplicará (por 
la via de corrección) á las citadas obras ó trabajos de la pla- 
za, por el tiempo que le faltare á cumplir.'' Id. trat. 8» rit. lo. 
art. 33. 

{ tsEl cabo 6 sargento 'que entendiere 6 oyere á soldados 

. de su compafiia , ó de cualquiera otras , aunque sean de dis- 
tintos cuerpos, especies contrarias i la conformidad con que 

ctrse i todos los cuerpos de rropa» como adición i la ordenanza, j de orden 
de S. M. se lo participo i V. E. para que disponga su debido cumplimiento. 
Dios guarde, &c. £1 Pardo xo de Febrero de 1782. José de Galvcz.s-Circu* 
lar i los vireyes y gobernadores de ambas Américas^ é islas Filipinas, y al vtrey 
de Santa Fé en 31 de Enero. 



Digitized by VjOOQIC 



DEL BXÉRCITa CST 187 

deben recibir el pan^ prest, víveres^ Vestuario^ y dema$ aws- 
teocia ea el modo que se le sumiarstre» y á la subordinación 
con que deben comportarse en todo, y no los arrestaren ( pu« 
diendo) ó no dieren cuenta inmediatamente á sus (aciales y 
gefes para sus ulteriores providencias , serán castigados arbitxa- 
riamente á proporción de la gravedad de las resultas que na-, 
ya Causado * su omisión 6 tolerancia , formándose á este efecto 
Consejo de guerra de oficiales." Id. arte 34. 

6 mLos oficiales (de cualquier clase que sean) que oyeren 
^ entendieren de soldados de sus compañías y ó de oirás , aun- 
que de disiinto cuerpo, conversación ó especies que puedan ori- 
ginar transcendencia ó mal exemplo á la Siubordinacion y disci- 
plina, y no tornare^ por si las prontas providencias que pue- 
dan para arre4tarlos>^ ó no dieren inmediatamente cuenta á sus 
gefes para que atiendan ai remedio de las conseqüencias , serán 
depuestos dé sus empleos mediante una sumaria formal hecha 
por el sargento mayor ó ayudante del regimiento del oficial 
omiso, que se pasará á mis manos cuando se me de cuenta de 
la de|y>sicion, de cuyo cumplimiento hago responsables á los 
gefes.'* Id. art. 35. 

'7 Téngase préseme el $.. 43 de la voz faciales y que es un 
articulo de ordenanza , en que se previene que en acción de 
guerra usen los gefes del último rigor con los que se atrcvie-* 
ren á proferir especies que puedan intimidar 6 desordenar i 
los demás» 

t < En la real brigada de carabineros el que promoviere e»- 

* ^cies que puedan alterar la obediencia y disciplina será ex* 
«luido de la brigada, y destinado á presidio por cinco afios. 
'Orden, He carabitu pag. too. 

BSPIAS. nLos espías de ambos sex6s serán ahorcados; y si lo 
fuere algún paisano (de cualquier estado y calidad que sca% 
se le aplicará por la jurisdicción militar ( con inhibiclun de la 

^ que dependa) la pena de muerte, procediendo para el cono- 
G¡a)¿ento de su causa el comandante^ militar por dictamen del 
auditor ó asesor." Id. del exérc. trat. 8* tit. 10* art. 67. 

a Para precaver la introducción en un campo de per- 
aona que dé recelo de espía, manda el Rey en la ordenanza 
general del exórcito, que todo aquel que por su trage, tur- 
bación ó respuestas que diere á las preguntas que Je hagan, 
pareciere sospechosas al preboste 6 sus' subalternos que deben 
rondar, la mabden seguir por algunos soldados, y arrestarla 
siempre que los pasos que diere j^ motiven desconfianza. Id. trat, j. 
$k. 17. art. 18. 

3 En la misma pena incurren los carabineros reales que 
cometieren este delito. Id. de carab. fag. io8* 

Aa a 

Digitized by VjOOQIC 



iM EST PENAS 

ESTELIONATO Ó ENGAÑO EN LOS CONTRATOS. Se 

castiga resarciendo los daños y perjuicios* Ley 3. tlt. 16. par- 
tida 7. Esta acción la puede tostaurar el heredero , pero no 
contra el que fuere apremiado á comprar. Ley 3. y 6. tit. 11. 
Jib. $. recopilación > que en la novísima es ley 4. y 2. del tit. i» 
lib. 10. 

ESTUPRO. Por real cédula de 30 de Octubre de 1796 (i) publi* 
cada por el Consejo de Castilla, mandó el Rey que en las cau- 
' 6as de estupro , dándose por el reo fianza de estar á derecho 
y pagar juzgado y sentenciado, no se le moleste con prisiones 
ni arrestos, y si el reo no tuviese con que añanzar, ^e le de« 
xe en libertad guardando el pueblo por cárcel y prestando cau- 
ción juratoria de presentarse cuando fu^re mandado,, y cum- 
plir con ia determinación que se diere en la causa. Lo que se 
tendrá presente cuando se sigan causáis de esta naturaleza con* 
tra algún individuo militar. 

EXCESOS DE LA TROPA QUE NO SE CONTIENEN POR 
LOS G6FES. 9» El cabo que teniendo tropa á ^u orden no la 
haga observar una exácu disciplina, será castigado severamen- 
te." Orden del exérc* trat, a. tit 2. art. a$. 

2 El sargento que á ia tropa que « tuviere á su orden no 

(1) Cédula de go de Octubre de 1796 para que en casos de tstmfrp 
dando fianza el reo no se le moleste con prisiones. 
Don Carlos por la gracia de Dios» Rey de Castilla, &c. A los del mi 
Consejo « dcc. 6cc. Sabed: que deseando ocurrir á I0& daík>s morales y políticos^ 
de que tal vez será ocasión la diferente práctica que se sigue por los jueces 
ordioarios , y tribunales superiores del Reyna en la substanciación y determU 
nación de las causas de estupro; y para uniformar la que en «delante se ha de 
seguir en todos ellos, tengo encargado al mí Consejo , que tratando esta materia, 
con la madurez y detención que acostumbra , me consulte las reglas ciertas 
y seguras que le parezcan mas acertadas. Pero siendo repetidos los recursos 

' Gue se me hacen , en solicitud de que no se molestan las personas por causas 
de daños, he juzgado urgentísimo poner pronto remedio i las arbitrariedades 
y abusos que se versan en el particular de prisiones por dichas causas , mientras 
éc establecen las reglas fixas que deban observarse sobre lo general de este asun- 
tO| i cuyo fin comuniqué al mi Consejo la orden correspondiente; y en vista 
de ella , y de lo que sobre este particular expusieron mis fiscales , me hizo 
presente en consulta de i^ de este mes lo que tuvo por conveniente; y por pá real 

, resolución á ella he teniáo á bien mandar por punto general, que en las can* 
sss de estupro dándose por el reo fianza de estar á derecho , y pagar 
juzgado, y sentenciado « no se le moleste con prisiones # ni arresto; 7 si el 
reo no tuviese con que afianzar de estar á derecho , solamente se le dexa en 
libertad , guardando la ciudad , lugar , 6 pueblo por cárcel , prestando caución 
juratoria de presentarse siempre que le fuere mandado , y de cumplir con la 
determinación que se le diese en la causa. Dada en San Lorenzo á 30 de Oc». 
lubrc de i^pí.sYO EL REY. 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCIJO. EXI -189 

le hiciese observar ia mas exacta disciplina, será castigado se- 

V Teracneme, y responsable con su persona y empleo de los ex- 
cesos que cometiere , sino hiciere <;onstar que puso de su par* 
te todos los medios posibles para evitarlos , y castigar los cul« 
pados.^' Id. tit. 4. aru 26. 

3 Por lo que hace á los oficiales que incurrieren en este 
delito , véase el articulo de ordenanza y que se copia mas ade- 

• 'Jante en el §. a$ de la voz oficiales. 

-Exceso ve licencia temporal. Véase licencia. 

Excesos en la corte las noches de san juan t san pedro. 
Cualesquiera personas que los cometiesen en los términos que 
previene el bando que todos los años se publica en Madrid 
por la sala de alcaides de casa y corte , y se traslada en ei 
$. 168 del primer tomo, puedan sujetos á las penas que se 
prescriben en los bandos. Antes se perdía el fuero por esto y 
se limitaba solo á la corte, sin extenderse á las demás ciu- 
dades y pueblos del reyno^ pero en el dia los excesos de la 
tropa en estas noches se castigan en cualquiera parte por sus 
respectivos comandantes. 

EXIGIR COSTAS EN EL ALISTAMIENTO DE MILICIAS. 
Las justicias y escribanos no podrán, exigir derechos ni costa 
alguna por sus diligencias de oñcio en los sorteos, alistamien- 
. tos de milicias y recursos que se suscitaren , y solamente sa- 
tisfarán las partes el papel en que se hubieren actuado sus 
negocios, y al juez y escribano que faltare á lo aquí prevé* 
nido, se les exigirá por ia primera vez cien ducados de orul- 

' ta aplicados á gastos de este servicio, y por la segunda serán 
condenados á dos años de presidio con restitución de }o que 
hubieren exigido y costas causadas á las partes. Real declara- 
ción á la orden, de milicias tít. 3. ^r^ 24. 
EXTRACCIÓN DE MONEDA FUERA DEL REYNO. Véase 
defraudadores de las rentos reales y donde se copia la real ins* 
truccion de 8 de Junio de ]8d$, que expresa las peuas de esie 
delito, y la real cédula de 15 de Julio de 1784 copiada en 
el $. .1 1*3 del primer tomp. 
EXTRACCIÓN DE RACIONES DE PAN, PAJA Y CEBA- 
DA. Por la real orden de 19 de Julio de 1791 (i) á con- 

(x) Orden df jf de JiUio de pr 9 imponiendo pena á los que extraigan 
raciones de pan , paja y cebada. 
El comamiante del regimiento do caballería de la Reyna rem¡t¡6>'al tii* 
premo Consejo de la guerra un proceso formado contra ei cabo del propio 
cuerpo Eusebio N. , el que hallándose comisionado con partida, fué acusado 
de haber extraído baxo de recibos trece fanegas de cebada de varias provi* 
tienes para venderlas » confesando qu« lo executó para pagar una deuda^ y otros 



Digitized by VjOOQIC 



190 EXI PENAS 

6ulu del sñpretno Consejo de guerra se sirvió declarar el Rey 
que el delito de extraer estas raciones .de la provisian ú otro 
cualquiera parage, se repute como robo y se castiguen des- 
pues de satisfacer la ración extraída coa la pena de ocho años 
^ de presidio que se impuso al cabo Ensebio N. del regimiento 

i de cabaiieria de la Reyna, acusado de haber extraído tres fa* 

• negas de cebada. 

a Posteriormente el Consejo supremo de guerra en otra con* 
sulta de 13 de Noviembre del mismo año de 1791 hizo prt* 
senté al Rey , que habiéndosele remitido un proceso contra un 
sargento del regimiento de infantería de Asturias por haber 
extraído de la provisión varías raciones de pan con recibos su- 
puestos, fué preciso tener á la vista la real resolución ante* 
cedeute de 19 de Julio; y notó que esta prevenía se ímpu- 
siera á Jos delinqüentes en est» clase de robo las mismas pea- 
nas que al cabo Ensebio N. , que motivó la expresada real or- 
den; y como el parecer del Consejo en su anterior consulta 
fué que á estos reos se castigasen con las penas impuestas para 
el delito de robo^ se persuadía el tribunal que pudo haber al* 
^ guna equivocación al tiempo de extender dicha orden, y creU 
necesario se declarase .que el procedimiento correspondiente en 
adelante 4tl delito de extracción debe regularse en Jos mismos 
términos que en el robo, castigándose como tal robo, según 
sus ctrcnnsiancias mas ó menos graves, con arreglo á lo pre* 
venido en las reales ordenanzas y órdenes posteriores , y en 
su defecto por las leyes del reynx>, á fin de que^ de este mo- 
do se eviten tan abominables y perjudiciales excesos; á cuya 
consulta se dignó S. NL expedir el siguiente decreto. Cbmo fo* 
9^ce al Consejo, Señalado de la real mano en palacio á 19 de 
Enero de 1792. T por dicho tribunal se circuló á todo el exér- 
cito en 7 de Febrero de 9a. 

3 Estas dos reales órdenes de 19 de Julio de 17^1, y 7 de 
. Febrero de 92 comprehenden solo la extracción de raciones que 

fines particulares. El Consejo en vista del proceso , y después de haber oido 
el dictamen del fiscal militar 1 condonó al cabo i que pagase la mencionada 
cebada al precio de 40 reales cada &nega , y que ademas sufra el castigo de 
ocho años de presidio. Cpn este motivo, v á fin de que en lo sucesivo seao 
tratados los individuos del exército con el nebido rigpr que exigen unos exce« 
sos de ¿onseqüencias tan perjudiciales al real servicio; se ha servido el Rey 
mandar i consulta de aquel supremo tribunal, que el delito de extraccioo 
4e raciones de pan , paja y cebada se repute en adelante como robo , y <s 
impongsin á los delinqüentes las mismas penas que al cabo Eusebto N. Lo qit 
avÍAo á V. £. de orden de S. M. para su inteligencia y cumplimiento en h 
parte que le toca. Dios guarde » 8cc. Madrid 19 de Julio de 1791. 9 £1 co«- 
dc de Campo de Alangc.s Circular aí cxército. 



Digitizedby Google 



DEL EXÉRCITO. EXf 191 

. bagan los individuo^ de los regúnientos ausentes en comiyon 
del servicio^ y de ninguna manera á ios capita/ies ó coman- 
dantes que estando en sus compañías, sacasen mas raciones que 
las que les x:orresponden , como asi se declaró en el año de iSoj^ 
con motivo de haber sido sentenciado en Consejo de guerra de 
generales á privación de empleo el capitán del regimiento de 
infantería de León don Rafael N. acusado de haber extraído de 
la provisión 835 raciones de pan mas de lo que correspondía 
i su compañía, y remitido este proceso de real orden ai Con- 
sejo supremo de la guerra para su consulta, expuso á S. M. 
entre otras cosas que lo que se quiso contener con las dos rea* 
las órdenes citadas fué la facilidad con que sacaban raciones 
de la provisión ó de las justicias ios individuos de los cuerpos 
militares de los regimientos ausentes en comisión , lisongeados 
de quedar tal vez impunes por el atraso con que llegan los 
cargos á los cuerpos, y el descuido que suelen tener los co- 
mafidantes de compañías' en la noticia de los individuos de ellas 
que se hallan comisionados ftiefa; todo lo que les facilita éxtrner 
de los pueblos con exceso raciones de pan, paja, y cebada j 

Sero que no se hallan en el mismo caso los capitanes ó coman- 
antes de compañías, porque cualquiera abuso que cometan en 
la extracción de raciones , y en el manejo de los intereses de 
su compañía, ha de salirles forzosamente en el primer ajufie 
cuatrimensual , y tienen que reintegrarlo de sus sueldos con 
arreglo al art. 8, tít. 10, trat. s de la ordenanza general del 
exército ; por todo lo cual entendia el Consejo que don "Ra- 
fael N. como capitán de su compañía no estaba incurso encías 
penas prescriptas en la orden citada de 19 de Julio de 1791, 
y únicamente en lo prevenido en el articulo referido de orde- 
nanza, y con el arrestó sufrido y el descuerao que ya se ha 
hecho de sus sueldos, tenia ya purgada $u falta 5 y confoin-.án- 
dose S. M. con este dictamen se dignó expedir la real orden 
de 18 de Marzo de 180$ (i) por ia cual maiidó' S. M. que 

(i) Oriim di 18 de Marzo de 180^ , deelarandr^ que el exceso de saemr 
hs caf kanes mas racimes que las que ccrreifcftdfn á sus comfañias , ew está 
comftekendídú en las reales órdenes de j^pt y ps. 
Habiendo tenido el Key i bien oír á su Coosejo de guerra acerca de la 
wotencia pronunciada por el de oficíales -generales que se celebró en esa f\zzu 
ú dia 13 de Diciembre últímo para juzgar al capitán del regimiento de ¡n* 
&ntería de León don Rafael N., acusado de haber mal versado ippg nt 
y 10 m.s v.n de los intereses de su compañía , j extraído de la provi- 
sión 835 raciones de pan mas de lo que la correspondía: se ha dignado o. M. 
icsolver, conformindose con lo que le expuso dicho supremo tribunal en consulta 
éc % áe este mes, que medíante á que la real orden de 19 de JuHo de 1791 ,- y 
sil adkcíonal de 7 de Febrero de pt , tratuí únicamente de los indifidnot ét 



Digitized by VjOOQIC 



193 FAL PENAS 

ipedíame á que la real orden de 19 de Julio de 1791 7 su 
adiccional de 7 de Febrero tratan únicamente de los individuos 
de los cuerpos que ausentes de sus banderas con comisión del 
cervicio 'Sacan raciones de las * provisiones y justicias, en cuyo 
caso no se hallaba el capitán don Rafael, se le pusiera en li- 
bertad porque coa el largo arresto* y el descuento de sus suel- 
dos ya sufrido había purgado su falta y satisfecho su descu« 
bivTto, y se le amoneste para que en lo sucesivo sea mas exac- 
to, y que de lo contrario seria tratado con todo rigor. 



F 



ALSÁRIO DE SELLOS REALES. El que incurriese en es- 
te delito tiene pena de muerte, y conñscacion de la mitad de 
sus t^ienes, según la ley 6, tít. 7, ^rtida 7» y la ley 3 y $1 
tit.< 17, iib. 8 de la recopilación ^ que en la., auvisima es ley i, 
tit. 8,~ Iib. 12. 
Falsario db licencia ó fasapohte. Véase el párrafo 2 de la 
voz licencia f donde se expresa la pena de este delito, y lo ^ue 
se dice en la siguiente de falsificar finmas. 
Falsario de pesas y medidas. Véase ilegalidad de vivanderos 
FALSIFICAR FIRMAS. Los que por este delito se destinen á 
los presidios, no pueden ser empleados en las oficinas de cuen- 
ta y razón de ellos, ni servir de secretarios, con arreglo i 
la real orden de 10 de Diciembre de 1768 (1), que se co- 
les cuerpos que ausentes de sus banderas con comisión del servicio , sacan de 
las provisiones y justicias mayor número de raciones de pan, paja v cebada' 
del que toca á la tropa que tienen á su cargo , se ponga en libertad al referido 
don Rafael N. , porque con el largo arresto y descuento 'de sus sueldos que 
lleva sufrido, Jia purgado ya su falta, y satisfecho su descubierto, según lo 
prevenido en el art. 8. tit. lo. trat. d de la ordenanza general del exército; 
pero quiere S. M. se le haga saber, que si reincidiere en igual exceso, terí 
castrado con el- mayor rigor; y que sobre su solicitud de pasar á continuar su 
mérito en los cuerpos £xos de América , ha mandado se le tenga presente cuan • 
¿o haya ocasión oportuna. Lo comunico á Y, E. de real 6rden , devolviéndole 
la expresada sentencia con el proceso que me remitió, i fin de que disponga el 
cun^plim tentó de esta soberana deter afinación con arreglo á ordenanza. D^os goar* 
de í V. E. muchos anos. Aranjuez 18 de Marzo de 1 805. =:z Caballero. = Se- 
ñor capitán general de Galicia. Ci{cuiar* 

' (x) Orden de 10 de Diciembre de 68 para que m se empleen en ^inas i 
lee del delie$ de falsificar firmas. 
£1 Rey manda que por ningún pretexto, ni motivo se empleen de ••- 
cretariot en las oficinas de cuenu y razón i los desterrados que kajan sl^ 



Digitized by VjOOQIC 



DELBXÉRCITO. JPAL 193 

. municó cireuhtrBienle á los gobernadores y ministros de la real 
Hacienda de los presidios. Véase esta voz en las penas de marina. 

FALSO ESCRIBANO. Se castiga con cuatro años de presidio^ pri« 
▼ación de ofício, costas, ^c. Ley 4, tit. 10, lib. 8, recopilación, 
que en la novísima es lá l^y 3, tit 25,. lib. 12, y otras ^ pero en 
esto se atienden siempre las circunstancias de falsedad. 

FALTA DE SUBORDlNÁaON. Este delito es el mas grave 
que se conoce en la tropa, y no admite disimulo, porque de 
la subordinación y respeto de los inferiores á los gefes pende 
todo el buen orden y disciplina de los exércitos. En las voces 
inobediencia é insulto á superiores se explican las penas que el 
Rey impone en sus ordenanzas á los que no respetan y obe- 
decen á sus gefes en asuntos del real servicio, en cuya contra- 
vención consiste principalmente la falta de subordinación. 

2 Sin embargo del rigor con que se explica la ordenanza en 
el deli^to de inobediencia,. para aplicar la pena capital al sub- 
dito que en esto faltare, exige que la materia del precepto ten^ 
ga objeto hacia el real servicio^ en el articulo 33, tit. 10, trat. 8, 
que está baxo el epígrafe de los insultos contra superiores, pre^ 
viene el Rey: )9qae el subdito militar que les faltase al res- 
peto, bien sea con razones descompuestas, ó con insulto, ame- 
naza ú obra, deba sufrir la pena que corresponda á las cir- 
cunstancias de la culpa con atención á las personas inobedien- 
te y ofendida^' en lo que se reconoce que la obediencia tiene 
sus grados, como lo tienen asimismo las personas, é inspira la 
razón natural. En los delitos que ocurran de falta de subor- 
dinación, se tendrá esto presente, como igualmente que para 
contemplar á un soldado compreheúdido en la pena capital por 
el delito de inobediencia á los cabos ó sargentos que no sean 
de su compañía, no solo es preciso que esto^se hallen de ser- 
vicio, sino que el soldado lo esté igualmente y á sus órdenes, 
no en asuntos depura mecánica , sino en guardia, partida, des- 
^ tacamento ó cualquiera otra facción, teniendo siempre en con- 
sideración en materias que no son de servicio la familiaridad 
y llaneza con que los cabos tratan y se rozan cqn los soldados^ 
cuya diferencia de ambas clases es tan corta en realidad, que 
en el servicio es únicamente donde pueden distinguirse. 

ó sean sentenciados á presidio por cómplices, ó principales reos de falsi* 
ficacion de firmas ó escrituras : y de orden de S. M. lo partieino á V. SS« 
para tu inteligencia y puntual cumplimiento en la parte que á cada uno coi^ 
responde. Dios guarde, &c. Palacio 10 de Diciembre de 1768. =: Juan Grc» 
gorio Muniain. =:j Circular en cartas separadas al comandante general y mi* 
niitro de hacienda de Oran , al "gobernador y ministro de hacienda de Ceu* 
ta I y á los gobernadores y veedores de Ips tres presidios menores, y al ca* 
pitan general r veedor de Málaga. 

Tom. ir. Bb 

' • ^ Digitizedby VJ O OQ le 



Íp4 PAL PENAS 

3 Véase la voz oficiales e\ $. 33 » díónile át dice <fde ^e-cfás- 
tígará como falta grave de subordinación al que maadando tro 
pa se quejase de que no puede resistir la fatiga, ó profiera es* 
pedes semejantes. 

4 . En el §. 12 insulto á iupsriores se traslada, el artictilo de 
la ordenanza de milicias, que impone peni á los oailiciaoos que 
incurrieren en los delitos de falta de subjrdinacien y respeto á 
los oñciales, aun cuando se hillen sus regimientos retirados en las 
provincias^ y se tendrá aquí presente. 

Palta de puntualidad en acudir á su puesto. wEl soldado que 
no se hallare en una alarma, campo de batalla, ú otra cual- 
quier función con la misma prontitud que sus oficiales sin jus« 
tificacion de causa legítima que se lo haya embarazado, será 
pasado por las armuis." Orden, -del exérc. trat, 8. tit, 10. aru 54. 

En la propia pena están comprebendidos los Carabineros 
reales que incurran en este delito. Id. de Carab» pág. 106. 

FALTAR AL RESPETO Á LOS OFICIALES CUANDO VA- 
YAN CON UNiPORMfí. Los paisanos que faltaren en esto se- 
rán severamente castigados. 

FALTAS AL SERVICIO DIARIO DE LA PLAZA. Sfe cas- 
tigan por el gobernador ó comandante de ella. Véase los §. 177 
y 3 10 del primer tomo, y el 16$ del segundo, donde queda 
explicado el modo de conocer en estos delitos. 

Faltas en oficios 6 encargos ágenos de la milicia. El militar 
que voluntariamente se hubiere mezclado en oficios 6 encargos 
públicos, y faltare en ellos, será castigado por las jurisdiccio- 
nes de .quienes dependan dichos empleos. Véase el §• 79 del 
primer tomo, donde se expresa el artículo de ordenanza que 
asi lo previene , y se copia la real orden de 8 de Diciembre 
de 1800 que ló confirma, y la de 28 de Marzo de 177$, en 
que se declara los casos en que los soldados que trabajan en 
sus oRcios han de estar sujetos á los veedores* de él en las fal* 
tas que cometan» 

FORZADOR DE BIENES ECLESIÁSTICOS. Si no los resti- 
tuye se hace execucion en sus bienes, para pagar el duplo de lo 
que hubiese tomado, y se distribuye en tres partes, que son 
la real cámara, la Iglesia catedral y el juez. Ley 9, tit. 12^ 
lib. 8 de la recopilación, que en la novísima es la ley 6, tit. $• 
lib. I. 

FORZAR PUERTA DE PLAZA Ó PUESTO DE GUARDIA. 
Los que forzaren puerta de plaza ó puesto de guardia en cual- 
quier Plumero que sean, en tiempo de paz ó de guerra, aun- 
que no llegue la deserción á consumarse , serán pasados por 
idS armas , con arreglo al articulo de la ordenanza > y la real 
orden de 17 de Febrero de 1780, copiada en la vox íscoIíh 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXéRCim GAN 19$ 

miento y que se expidió en confirmación de él. Orden, del e«¿rc. 
trae. 89 tit, 10, art. 97. 

Forzar mugeres. Véase violencia á mugeres. 

FRACTURA. Véase en la voz róbo^ la real orden de 31 de Agos- 
to de 1773» y una declaración posterior de 35 de Marzo de 73, 
por la cual declaró S. M. que señaló la pena de muerte i solo 
la fractura de cofre, suelo, puerta, papelera» armario, &c. 
aunque no llegue el robo á verificarse. , 



G. 



'ANCHO. wToda persona (de qualquiera clase, estado 6 con- 
dición que sea) que se aprehendiere y justificare ser gancho para 
tropa de otro príncipe , se le pondrá en Consejo de guerra , y 
sufrirá la pena' de horca.^ Id. art. 114. 

GIBR ALTAR. Por un convenio hecho en 4 de Octubre de 1794 
por el comandante general del campo de Gibraltar, conde de 
las Lomas, y el gobernador inglés de aquella plaza el lenien- 
te general Mr. Bainofort , está estipulado entre ambas naciones 
que sean devueltos mutuamente todos lo$ desertores del exér- 
cito y armada, é igualmente los contrabandistas y fugitivos -iron 
las armas y efectos que se les hallasen , baxo ¡a precisa con- 
dición de que no han de sufrir pena capital ni aflictiva, á ex» 
cepcion de aquellos reos de delitos enormes , que podrá ímpo- 

• nérseles la de presidio ó galeras. 

2 Que se perajiía solo en la plaza de Gibraltar el tabaco 
inglés ó americano, que sea necesario para el consumo de los 
habitantes, y de ninguna manera el brasil: que se prohiba á 
los extrangeros la venta del tabaco por mayor, y que el go- 
bernador de dicha plaza tomará todas las providencias nece- 
sarias para precaver el fraude de tabacos de cualquiera espe- 
cie contra las rentas del Rey católico. 

3 Que á los oficiales de la guarnición de Gibraltar se per- 
mita vengan á pasearse al campo, exhibiendo liceiicia del go^ 
bernadur , pero no se extenderá esta libertad á i.iagüna clase 
de habitantes- Véase en la voz fasar la linea de Gibraltar lo 
que hay prevenido sobre esto. 



Bba 

Digitized by VjOOQIC 



196 * HAB PENAS 



H 



H 



ABILITADO QUE QUIEBRA. Si no obstante las precau- 
ciones prevenidas en la prdenanza quebrase el oñciai babilitji- 
do de ua regimiento, $erá privado de :5Uj empleo , y .d^stma- 
do á un presidio de África por seis años^ y cumplido este tér- 
mino, se ie considerará absolutamente excluido del servicio, con- 
fiscándole desde luego todos los bienes raices y castrenses; y 
no alcanzando unos y otros á subsanar la quiebra , se satisfa- 
rá el res;o que np cubra de este modo : la tercera parte el co- 
ronel , teniente coronel y sargento major á proporción de fus 
sueldos, y los dos tercios restantes á correspondencia de los 
' suyos los capitanes y oficiales subalternos comprehendidos ayu- 
dantes y abanderados. Ordetiaru del exérc, trat. i , tiu 9, aru 14. 
a En la misma pena incurre el oficial nombrado para cual- 

Juiera comisión de confianza que quiebre con igual responsabili- 
ad á los gefes y j>fíciales que lo nombraron que está prevenido 
en la ordenanza para el habilitado que quiebra como está de- 
clarado por real orden de 21 de Mayo de 1801 (i). 
HERIDAS. 99 El soldado que en guarnición, marcha 6 cuartel 
maltratase de palabra ú obra á sus patrones ó familia, ó cual- 
quier otra persona -de uno ú otro sexo, será castigado corpo- 
ralmente, ó con otra pena mas grave, según la entidad del da-, 
&o que hubiese ocasionado ; pero si del maltrato resultase muer- 
te 6 mutilación de miembro , será pasado por las armas : y á 

(1) Orden de ai de Mayo de 1801 , sdhn atte las reglar establecidas 
para el hakilitado que quiebra , se entiendan con los cJiciaUs nen¡brados for 
cualquiera comisicn que ie suceda lo mismo. 
Ai inspector gcneml de infantería comunico crn esta fechado que sigus: 
He dado cuenta al Rey del oticio del antecesor de V. E. de 10 de Febrero, 
en que con motivo de haberse elegido en junta de capitanes del regímiecto 
jdc Valencia y por la mayor parte de votos, a uno de la propia clase para la 
construcciqp del nuevo vestuario, sin embargo de hallarse alcanzado con la ca» 
xa; y á fin de cortar de raiz en lo succesivo parcialidades, y asegurar el 
bien del servicio ; S. M. conformándose con lo que le ha consultado el Consejo 
ftuprento de guerra, se ha servido resolver que las reglas establecidas por lo res- 
pectivo i la quiebra de habilitados, se extienda á todos Jos demás ouciales que 
sean nombrados para cualquiera comisión de confianza « siendo responsables 
los gefes y capitanes que compongan las juntas en que se eligen oficiales pan 
dichas comisiones en la forma siguiente : los gefes si pago de los dos tercios 
átl desfalco, y los capitanes en el otro tercio. Lo traslado á V. S. de real ¿rdca. 
Aranjuez ai de Mayo de i8oi.=Caballcro. = Circular al exército. 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRaXO. HOM igj 

'fin de que la execucion pronta de la menor pena no le redi- 
ma de Ja ma6 grave, se 6u&[5eaderá el castigo corporal hás^a 
3ue reconociendo un cirujano á la persona maltratada , de fé 
e que no es la herida de aquellas circunstancias." Id. trat. 8, 
íit. lo, art. 6g, ^ 

2 La herida premeditada , grave y, alevosa queda explica-' 
da en la voz alevosiaf .donde pueden verse sus penas. 

3 Véase en la voz homicidio ó heridas haíiándose los soldados' 
con las armas en la manoj donde se expresa la pena impuesta 
al que hiere á otro en esta ocasión. 

4 La herida por leve que sea hecha por inférioF'á un su- 
perior, se castiga con mayor pena. En las voces desafio é in- 
sulto á superiores se explican las impuestas á esie delito. Tén- 
gase aquí presente una real orden de* 30 dé~ Diciembre de 1790, 
que se copia en el tomo 1 de apéndice en la voz abandono de 
guardia^ que se circuló á los presidios de África, y trata de 
ios soldados de los regimientos fíxos que cometan el delito de 
herir á otro, y las penas que en este caso se les ha de im- 
poner. 

$ La herida hecha á sacerdotes ó religiosos se castiga del 

modo que se dice en la voz insulto á sacerdotes. 
HOMICIDA DE SI MISMO. So le confiscan los bienes , no lenien- 

do herederos descendientes. Ley 8, tij. 23, lib. 8 recopilación. 

Y si se halla preso y acubado de delito capital, se cuelga en 

la horca el cadáver. Esta es opinión adaptada por la prác- ■ 

tica. 
HOMICIDIO. Hay diferentes géneros de homicidio, que tienen 

distintas penas, según los casos y circunstancias. 

HcMiriDlO CON VENTAJA, Ó LE CASO PtKSALO. \ú2iíC la VOZ úU- 

. vosia. 

Homicidio en propia defensa. No tiene pena alguna verificán- 
dose las condiciones que se explican en el tomo III, §. 417 
y siguientes. Véase lo que se dice al último de la voz insul^ 
to á sacerdotes. 

Homicidio ó hfrida hallándose los soldados con las armas 
EN LA MANO, w Siempre que en aciones de guerra, en los excr- 
cicios ó en cualcf quiera otros caí es en t]Uc ios íoldados se ha- 
llen con las armas de fuego ó blancas en la n^ar.o, sucediere 
entre ellos mismos ó entre los oOciales algún desgraciado ac- 
cidente de muerte 6 herida en sus personas ú otras que pue- 
dan hallarse presentes,* si se justificare haber precedido de si- 
niestra intención y fin determinado de ofender al maltratado 
ó herido, será el agresor castigado de muerte^ y si se reco* 
nociere haber procedido -el daño por descuido y negligencia del 
agrcsoT^ «era este castigado con pena arbitraria, propo;rclona- 

Digitized by VjOOQIC 



rpS ILE PENAS 

da á la entidad del da&o y circunstancias del descuido & fie- 

gligencia que le moíívp.^' Qrd. del exérc, trat, i8. m. lo. arr. 5a. 
2 Véase ea la voz heridas la pena del soldado que hiriere 

i cualquiera persona de que le resulte la muerte^ y en la voi 

desafio lo que se dice del homicidio exectitado de este modo. 
Homicidio I sacerdotes ó personas eclesiásticas. Véase insul- 

to á sacerdotes, * ' 

Homicidio á superio\ies. Véase insulto á superiores. 

NOTA. El que castra á otro , 5e tiene por homicida ^ y 

como tal se le castiga* Ley 13, tit 8| partida i. Ley a$> tit. ó, 

partida i* 



Tlegaltdad de dependientes de víveres, CO- 

MEaCIANTES Y VIVANDEROS. ,>Todo vivandero que se 
justifique haber falsificado el peso ó medida de los géneros que 
venden á la tropa, bien sea de los que sigan cualquiera cuer- 
po de ella en paz ó en guerra, ó de los que en campaña si- 
guen el cuartel general , será castigado con la pena de seis años 
de destierro á presidio de África para ser empleado en los tra* 
bajos de obras reales con grillete , á mas de confiscarle todos 
los géneros que tuviere existentes en la tienda, ó puesto don- 
de se verificó el exceso , indemnizando á los que justificaren 
perjuicio con aplicación de lu sobrante al denunciador ^ pero 
si en los víveres que vciulon á la tropa los vivanderos hubie- 
ren cometido la tencridii de adulterarlos, mezclando en ellos 
maliciosamente alguna especie qie los haga perjudiciales á la 
salud publica , serán irremisiblemente ahorcados , debiendo pre* 
ceder la justicia miiiiar en el conüciniieuio y juicio de seme- 
jante delito, con inhibición de la ordinaria, con la diferencia 
de que siempre que esto acaeciese en el exórcito, acantonamien- 
to de ' campaña , marcha ó guarnición de países donde se ha 
ga la guerra ,* pertenecerá el conocimiento de este crimen al 
mayor general de infmtcrU, y en tiempo de paz al goberna* 
dur de la plaza ó comandante del cuartel en que se cometa 
tal delito." 

a Es;o último parece ha cesado ya desde la publicación de 
la leal orden de 30 de Enero de 1775 (i), por la cual se 

(1) Orden di jo di Entro de 7/ fara que loi cuerpos no puedan timr 
por s( ningún abasto, 
para erírai^ las quejas y rccur^Ti que se suscitan conilnuamcnt* por los 
pttoblói de la rctidoócta en guarnicioo , cutí tel 6 triasiio de los regimientos de 

Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCITO. ILE 199 

ba servido S. "M. máadar que los cuerpos en las guarnicicoes 
y cuarteles no tengan por si proveedores, y que se abastei- 
can de los puestos ó tiendas publicas de los pueblos en que 
se bailen: y por lo mismo el exceso que en dichos puestos hu- 
biere se castigará por ia justicia ordinaria , como ofícinas en 
un todo dependientes de su jurisdicción, mandando el Rey al 
propio tiempo se contribuya á los cuerpos en cada pueblo con 
la refacción ó franquicia equivalente, para que no sufra la tro- 
pa los perjuicios de pagar los derechos municipales. 

Como de esta orden de 30 de Enero de 7$ solo estaba en 
observancia la primera parte, que es la de no permitir á U 
tropa que tenga por si tienda alguna, y precisarla á proveer-, 
se de los puestos públicos de los pueblos en que residen , y 
la segunda de darla la refacción ó franquicia equivalente pa- 
ra subsanarla de los perjuicios que sufre con esta providencia, 
DO se habia todavia verifícado , se dirigieron continuos recur- 
sos por los capitanes generales al Consejo supremo de la 
guerra , y enterado el Rey de todo por lo que le expuso este 
supremo tribunal, se ba dignado S. M. expedir la real cédu- 

¡nfantería, caballería y dragones del exércilo sobre mantener de su cuenta caraí* 
cería, á oti'o abasto , que después de pagados los derechos reales , según pre- 
vienen las reales order.anziis , puedan facilitar la comodidad de la tropa, pre- 
textando que con el fraude que supone hacerse, se retraen los asientos de las 
pro\'¡siones del puíblo con detrimento del beneficio común , y desús propios 
y arbitrios; ha resuelto S. M. por punto general, que no sea permitido á cucr* 
po alguno establecer por sí carnicería , ni otro kba^to , sino que precisamente 
hayan de concurrir sus individuos á surtirle de ios víveres de tu consumo á 
los puestos públicos , pagándolos i los mismos precios que los satisfacen los 
vecinos; pero no debiendo contribuir la tropa en mas panes que los derecho» 
reales , y no con los municipales, que las ciudades , villas y lugares tienen es- 
tablecidas con legítima autoridad del gobierno , quiere S. M. que por estos se con-- 
tribtiya á los cuerpos con la refacción ó franquicia equivalente: que la reí-ula-* 
cion de la cuota rcí.pcttiva por esta razón la hagan los capitares ücreralcs do 
cada provincia con acuerdo del intendente de eita , á quien comunicarán est« 
orden , graduándola por las regias que les dictare el conocimiento de los que son 

1>uran;ente derechos reales , sin que obste , ni se confurdan con I0& rrunicipales 
o» encabezanJentos en que están muchos pueblos: y icnierdo ccnsideracion al 
beneficio de que se priva á la tropa , y al que esta dexa á los pueblos que ocu<^ 
pa, para que también sean contribuyentes aquellos pueblos comarcanos que in* 
teresan en los derechos mu-icipalcs; y de orden de S. M. lo participo á V. E. 
i fin de que se cumpla puntualmente en la jurisdicción de !>u man»)o , cniendíén*- 
dose que Jos recursos de los pueblos y cuerpos que se sientan agraviados , han de 
dirigirse al supremo Consejo de guerra , para que allí se vean y determinen^ 
j V. E dará cuenta del orden y modo con que acuerda «y plantifica está real 
disposición para la real noticia. Dios guarde , &c. El Fardo 30 de Enero 
de 1 77S* = El conde de Riela* ==: Circular á los capitanes generales , inspector 
res y geíes de los cuerpos de casa real. 

Digitized by VJ O OQ le 



soo ILE PENAS 

la de 27 de Febrero de 1806 (i) por la cual ae preTien^ que 
se Heve á debido efecto la resolución anterior de 30 de Ene* 
ro de 7$ en todas sus partes ^ y á este fin se designan en ella 
Ja franquicia ó refacción que corresponden á los oficiales de 
coronel inclusive abaxo > se&alando las personas que se consi- 

(i) Cédula de 2 j di Febrero de 1806 señalando la franquicia que corres^ 

fondéalos oficíale s* 
El Rbt. Deseando mi augusto padre evitar las quexas y recursos que con- 
tinuamente se suscitaban en Iqí pueblos en que residia tropa de guarnicíojí, 
cuartel ó tránsito , sobre mantener los regimientos d*e su cuenta carnicería , á 
otro abasto y no obstante que con este auxilio , y sin perjuicio de los reales 
derechos con arreglo á lo prevenido en la ordenanza general del rxército, 
se facilitará la comodidad déla tropa, tuvo á bien mandar en real orden de 30 
de Enero de 1/75» por punto general , que no fuese permitido á cuerpo al- 
guno estiblecer por sí cirniceru , ni otro abasto , sino que precisamente hu* 
bieien de surtirse sus individuos d;s los víveres de su consuftio de los pues- 
tos públicos, pigándalos i los mis noi precios que los vecinos; pero que 00 
debienio contribuir la tropí con ina> parte que los derechos reales', y no c^ 
los municipales, que las ciudades, villas y lugares tienen establecidos con le- 
gítimí autoridad del gobierno, se contribuyese por estos á loi cuerpos con la 
reCiccion ó franquicia equivalente, y que la regulación de la cuota respectiva, 
por esta razón la hicieran los capitapes generales de cada provincia con acuer- 
do- del intendente de ella , graduándola por las reglas que dictase el conoci- 
miento de los que eran puramente derechos reales , sin que obstasen , ni s< 
confundiese con los municipales los encabezamientos en que están los pue- 
blos, teniendo consideración al beneficio de que se priva la tropa, y al qu« 
' esta dexaba en los países que ocupase pira que tambí;;n fuesen contribuyentes 
aquellos pueblos comarcanos que interesaren en ios derechos municipales , y 
que, los recursos de ios pueblos, y cuerpos que se sintieren agraviados, se di- 
rigiesen al supremo Consejo de la guerra , para que allí se viesen y deter- 
minasen dmJo cuenia sin perjuicio los capitanes generales del modo que 
respectivamente plantifiquen esta disposición. En su cumplimiento vinieron á d¡* 
cho mi Consejo varios recursos distintos entre sí , remitidos por Ibs capitanes 
generales; y habiéndose examinado en él, me propuso lo que estimó conve- 
niente para uniformar en todos mis reynos y señoríos la contribución de la 
refacción á la tropa en los pueblos que se haile.i de guarnición, cuartel , tránsi- 
to, partidas destinadas á reclutas, remonta, y otras comisiones fuera de la ca- 
pital, ó residencia de los regimientos, oñciales de estado mayor de plazas , agre* 
gadas á ellas, y otras clases; y por mi rol resolución , he tenido á bien man- 
dar , qü« en todas las provmcias y put:b!os , sin que obste su particular cons- 
titución y circunstancias, disfruten los regimientos de la referida refacción , so- 
licitándolo los respectivos coroneles el abono del que por sí , y deroas indivi- 
duos de su cuerpo corresponda, adecuando la regulación de los víveres, y 
^emas efectos que consuman, según las carg9S municipales con que estén 
gravados los pueblos , debiendo comprehenderse únicamente en el abono de la^ 
refacción de la tropa , y oficiales de ios cuerpos, hasta coronel inclusive, y he 
señalado el número de personas que han de regularse á cada cla^ en la forma 
siguiente : 



Digitized by VjOOQIC 



DEL^EXÉKCITÓ. 



ILB 



aoi 



deran de fatíiilia á cada oficial según sus' empleos, mandando 
& M. que en todas las provinciats y pueblos, sin que obste su 
particular constitución y circunstancias, han de disfrutar los ^re- 
gimientos de la referida refacción, solicitando los respectivos 
coroneles el abono de lo ^ue por si y demás individuos de 'su 



Classes Personas, Clases. Personas» 


A cada Coronel efectivo..,. 7 
Al Teniente coronel id...... 6 

AlIComandante ...•...• $ 

Al Sargento mavor.. .......... a 


A 1 ^ ' , . 


Al Tambor mayor* i 

Al Armero ...•.•#.••. i 

Al picador. i 

Al Mariscal mayon... i 
Al >6illero. .................. i 


Al Capitán......^.......... 3 

Al Ayudante • a 

Al Teniente «..•••••.• a 

yvi oUDtcníentc. ...... .........>. a 


Al Soldado. ^ 




Al Tambor | 

i/\i Ir nano.. .•••*.. ..■..•..•.. w 

Al Trompeta | 

Al Timbalero • f 

persona de ¡as señaladas en cada 
i esta forma. 


Al Capellán................ ••••••••• a 

Al wirujano*... ...... •.••.•.......» a 

Al Sargento i.® .^ i 

£/ consumo de víveres por cada ¡ 
clase será ei 


1 

Carne onz. al dia. Consumo diario* Carne oiie. al dia, Comumo diario, | 


1 OCÍnO l(l«*fttt«a««ft«aB««««««««»*«**tt*« 


Xjibon onzas al mes... 8 
Aguard. cuar. al mes., if 
Pescado onzas al dia.. 8 
Mene$ti;as de todas 
clases >onzas diarias.. 6 


xVceyte... ...••... .••••••■..•••..•...•• a 

Vino cuartillos al dia i 

Vinagre id ^ 

Carboh libras al dta........... a 




La refacción señalada se satisfará mcnsuilmcntc á los cuerpos y tropa de 
guarnición, 6 cuartel, y lo mismo prorrateando los días que no coihplcrcn 
el mes á las partidas destinadas á reclutas, remoTita, y otra cualquiera comí' 
tion de mi real servicio, etitcndíéndose lo propio en las marchas. 

A los oficiales y compañías de milicias que híci¿ücn el servicio de troplí 
de línea fuera de su capital en tiempo de guerra, se les considerará Igual 
refacción que i esta. Por tanto mando á todos mis consejos, chancilleríus, au^- 
diencias, á tos gefes de mis tropas de casa real, capitanes y comandantes, 
generales de mis exércttos, BccT, Justicias, á todos mis vasallos de cualquiera 
cl^e que sean, que observen, y* hngan observar, &c. &c, Y derogo y anulo 
cuanto fijcse contrarío á lo que aquí va ordenado. Dardo en Aranjucz á 27 de 
Febrero de iSod.sYO EL REY.ist José Antonio Caballero. 
Tom. IV. Ce 



Digitized by VjOOQIC 



«OÍ ILB P£áaAS 

. cuerpo corresponda 9 adecúa odo la regulación de los vivéres 
y demás efectos que coosuinaa según las cargas muaicipaks con 
que estén gravados los pueblos. 

Por las difícultades que á cada paso oponían los ayuntaoilfn* 

. tos para el abono á la tropa de esta refacción , se sirvió man- 
dar el Rey nuestro señor por la real órdea de 27 de Noviem- 
bre de 1816, conforme con el parecer del Consejo supremo 

* de la guerra^ que se circuló por el de Castilla á las justicias 
en 32 de Mayo de iZij (i) que no se obligue á los milita* 
res á surtirse de los abastos públicos entre tamo no se abone 

(i) Orden Je 22 df Mayo de iBij^ fara que no se crease á la tropm 
i proveerse de los puestos públicos , ínte^-in no- se le avone la refacckn 
con arreglo á la orden de ¿o de Enero de iJJS' 

El CTcelentístmo señor don José Pízarro , primer secretario de estado , y 
del despacho , comunicó al Consejo con fecha 37 d¿ Noviembre del año pró- 
ximo pasado por medio del excelentísimo señor duque del Infantado, presi- 
dente del mismo supremo tribunal ^ b real orden que dice así: 

Excelentísimo señor : el señor secretario del despacho de la guerra me di- 
ce en 30 de Octubre último lo siguiente; al señor capitán general de Castilla h 
Vieja digo con esta fecha lo siguiente : >f he hecho presente al Rey cuanto V. B* 
expuso en 23 de Enero, y 17 de Febrero últimos, con motivo de una con- 
trata particular celebrada por el comandante de armas de la villa ^ puertt) 
de Gijon para el surtido de carne fresca á la tropa á menos precio que en el 
abasto público , la que, sin perjudicar á la real Hacienda en sus intereses, pro- 
duxera á los militares un beneficio conocido , cuya contrata no aprobó V. E. 
por prohibirlo terminantemente la real orden de 30 de Enero de 1775; pero 
como al propio tiempo ordena esta el que se abone á la tropa la refacción 
por no deber contribuir en mas parte que los derechos reales , y no los mum* 
cipales , no verificándose así por las dificultades que á cada paso presentan los 
ayuntamientos para su abono, tiendo raro el pueblo en que se percibe dicho 
auxilio, proponia V. E. el que se dictase una providencia interina para que mien- 
tras se arregle y satisfaga la refacción , no se precise á los militares á acudir i 
los puestos públicos, por ser repugnante tenga aquella cumplimiento en lo 
perjudicial , y no en lo favorable , quedando por otra parte á arbitrio de los pue- 
blos verificar su pronto alx)no de refacción , si por esta nueva , é inteiFina pre» 
rogativa se creen mas perjudicados', y 5. M. penetrado de lo justo, y fun- 
dado de la exposición , como del estado actual de I0& beneméritos militares 
por las circunstancias pasadas , se ha dignado resolver , conforme con el parecer 
del supremo Consejo de la guerra , que no se obligue á estos á surtirse de los 
abastos públicos, entre tanto no se abone y arregle la refacción establecida 
en la mencionada real orden de 30 de Enero de 1775." ^^ 9^^ traslado á V* E. 
de real orden para su inteligencia y cuinplimiento en el Consejo en la parte 
que le correspende. 

En su vista, y de lo expuesto por los tres señores fiscales, la acorda- 
do el Consejo, entre otras cosas ^ se guacde y cumpla lo que S. M. se sirve 
mandar en la citada real orden, y que se comunique k la sala de alcaldes, 
chancillerías y audiencias reales , corregidores > gobernadores y alcaldes mayo- 
rc4 del reyno , i fin de que no se obligue á los militares a surtirse de car» 



Digitized by VjOOQIC 



DELEXÉRCITO. ILE 003 

y arregle la refaccioa establecida ea la mencionada real orden 
de 30 de Enero de 177$. 

3 99 Los proveedores y municioneros que cometieren semejan- 
te delito de faisifícar el peso 6 medida de los géneros que dis« 
tribuyeren á la tropa ^ serán condenados á seis a6os de presi- 
dio cerrado de África ^ para ser empleados en los trabajos, y 
se les confiscarán sus bienes para satisfacer á las partes lo que 
legitimamente hicieren constar que se les hubiere defraudado, 
y lo restante á favor de la real Hacienda ^ pero si m^^liciosa- 
mente adulteraren los víveres mezclando en ellos ' alguna espe- 
cie notoriamente dañosa á^ la salud pública, serán castigados 
. ellos y los cómplices en semejante delito con la pena de pre- 
sidio perpetuo ó de la vida, según la gravedad del .daño que 
hubiesen ó pudierep haber ocasionado, y la misma pena se íqs 
impondrá, si se verificase que siendo los géneros por si mis- 
. mo6 dañosos y perjudiciales al público , lo disimularen dolosa- 
mente con el Sn de utilizarse en el beneficio de su distribu- 
ción, y antes de repartirlos no lo advirtieren al ministro de 
Hacienda de quien dependan ó al gefe militar que en el mis- 
mo parage residiere , los cuales en el caso de ser advertidos, 
serán responsables en su propio nombre del daño que de su 
omtsion resultare, y el conocimiento de este delito correspon- 
derá al intendente : y si éste no tomase providencia , se recur- 
rirá al comandante militar^ y si de sus diligencias no resultare 
remedio, se acudirá á mi secretario del despacho de la guerra. 
Orderu del ex¿rc. trat. 8, tit. 10, art, 87. 
INCENDIARIOS. Los que asi en tiempo de paz como de guer- 
ra, tanto en ios . dominios del Rey, como en países extrange- 
ros y de enemigos fueren convencidos del crimen de incendia- 
rios, serán condenados á pena de muerte^ y . si lo fueren de 
Jugares sagrados,' casas ó sitios reales, cuarteles en que haya 
tropa , parques ó altnacenes de víveres ó municiones , serán 
ahorcados y descuartizados. Tengase presente la real órdca 
de 19 de Abril de 177$ copiada en la nota del §. 185 del ter- 
cer tomo, por -la cual se aiaada no se destile á los arsenales 
de marina á los reos del delito de incendiarios , aunque lo 
icgn de dehesas : esto se entiende como allí se dice cuan- 
tíes de los abastos públicos, entre tanto que no se abone y arregle I» re- 
Ctocíon cslablecida en la real orden de f^o de Ercro de 1775, 

Lo que participo á V. de orden del Copscjo para su inteligencia y aim- 
^miento^ en la patte que le corresponda, circulándola al mistro íin á las jus-> 
lidas de los pueblos de su distrito; dándome aviso del recibo deísta. 

Dios guarde á V. muchos años. Madrid az de Mayo de 1817. 5? Dott 
Bartolomé Muaon» Circular del Consejo de Castilla á todos los uibuoales / 
'fuáiom dcL rsyao^ 

Ce 3 



Digitized by VjOOQIC 



M4 INC ' PEIÍAS 

¿o baya de a(>ltcarse la pena extraonCnafla. Id. orí. 9o. 
2 £n la misma pena incurren los individuos de la real bri- 
gada que cometieren este delito. Id. de earab. p¿íg. 109. 
INCESTO. Se castiga . con la misma pena que el adulterio y con 
conñscacion de la mitad de los bienes. Ley 3, tit. iS, parti- 
da 7. Ley 7, üu aoy lib. 8) recopilación, que en la novísi- 
ma es la ley i , tit. 39 > lib. la* 
INDUCCIÓN Á DESERTOR. Véase la voz deserción y donde que- 
da explicado este defíto. 
IHDuocioN Á KiKAS. f^Todo sargcnto , cabo , soldado ó tambor que 
en una pendencia llamare ó apellidare en su ayuda á una na- 
ción, regimiento, compañía, piquete ó guardia, será pasada 
por las armas.^ Id. del exérc. trat. 8, tit. 10, art. 93. 

3 99 £1 que tuviere pendencia con alguno, y llamare en su 
ayuda á otro que le acompañe á sostenerla, será también pa- 
sado por las armas : y én la misma incurren los que llama- 
dos le acompañen." Id. art. 63. ^ , 

3 La misma pena comprehende á los individuos, de la real 
brigada. Id. de carabin. pág io8. 
INDULTO. Siempre que por algún plausible motivo se dignas 
el Rey conceder indulto á los individuos del exérciio, perte* 
nece en España al supremo Consejo de guerra la declaración 
de él en los delitos y causas del fuero militar, con arreglo á 
la real órdén de 10 de Noviembre de 1771 > copiada en el $. 68 
del segundo tomo, pero ea Indias está su decisión á cargo de 
los vireyes y capitanes generales* , 

3 Para que los militares esiéa enterados de los delitos que 
se com prebenden en los indultes, se copia en la nota el que 
se dirigió por la via reservada de Gracia y Justicia ai Con- 
sejo supremo 4e ia guerra en aa de Diciembre de 1795 que se 
comunicó á los capitanes generales en 31 deMarzo de 1796 (1), 
' que es igual á los expedidos anteriormente. 

(i) Indulto general concedido á todos los fresos en a 3 di Dictemtn 
de 179S 9 ^^ f"^ '^ declara los delitos que no lo gozan. 

De 6rden del Rey ha remitido al supremo Conseio de la guerra el señor don 
Eugeoio Llaguno , dos copias rubricadas de su mano del indulto generai que 
S. M. se ha. dignado conceder á los presos que comprebende, para que dispon- 
ga su cumplimiento en la ferma acostumbrada , como lo ha executado. 

La primera de las referidas copias es una real cédula de 32 de DIdembra 
de '795 > que dice así: 

9>áabed , que siendo mi real ánimo extender á todo el reyno el indulto qot 
concedí para Madrid , en celebridad de los matrimonios de las serenísimas 10* 
¿intas doña María Anulia, 7 doña María Luisa, mis amadas hijas, i que te 
agrega el ajuste de la paz con los franceses , por resoluciofi mia , á consulta de 
nú Coosejo de la cámara de 31 de Noviembre próximo, he venido ea que csM 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCITO. ifríD 2Cj 

Ea cl afio dfe 1803 se eipidió otro inAiho, y en 4 ae Ehe- 

; ro se comunica por el ministerio de la guerra ai secretarlo 

del Consejo supremo de la guerra y y este irrbuñal lo circu* 

indulto se publique, y sea conforme á la real, cédula de 18 de Noviembre 
de 1783 , que comprckeodia el concedido entonces por mí augusto Padre en real 
decreto de 31 de Octubre anterior , con motivo del jincímicnto de los infante* 
gemelos raí* bl)Os, A su conseqüencia concedo indulto general 4 todos los preso^ 
que se bailasen en las cárceles de esa-cíudad , y de los otros pueblos del ter- 
ritorio de esa chancillería que fueren capaces de él; con h circunstancia de que 
lio hayan de ser comprehendidos en él los reos de crimen de lesa Magcstad 
divina ó humana , de alevosías , de homicidio de sacerdote , y el que no haya 
•ido«casual » 6 en propia y justa defensa; los delitos de fabricar moreda faU 
My de incendiario, de extracción de cosas 'prohibidas del reyno 1 de^blasfó* 
mía t de. sodomía > de hurto, de cohechoy baratearía , de falsedad, de resisten* 
Gta á la justicia I desafio» de lenocinio, y ót mala versación de mi real Hacien^ * 
da>ni las penas correccionales que se imponen por la prudencia de los jue* 
CCS para la enmienda y reforma de las costumbres: declarando , ccomo decía* 
(O I se comprehendan en este indulto los delitos cometidos antes de su publica* 
cion , y no los posteriores , debiendo go2ar de él los que estén presos en 1á% 
sireeles > y los que estén rematados á los presidios 6 arsenales , que no estu- 
vieren remitidos , 6 en camino para sus destinos , con tal que hayan sido con- 
denados por los delitos que quedan exceptuados , ni presos con pruebas bas- 
tantes de ellos parí haber procedido á la captura, auuque no estén conven- 
cidos. Asimismo amplio este indulto á los reos que estén fiígitivos , ausentes y 
lebcldes, señalando el término' de tres meses á los que estuviesen dentro de 
Espafía, y el de un afio i los que se hallaren fuera de estos mis rcynos, 
para que puedan- presentarse ante tualesquíéra justicias , las cuales deberán 
dar cuenta á los tribunales dond$ pendi*eren sus causas para que se proceda d, 
U declaración del indulto. Igualmente declaro , que en' los delitos en tjne haya 
parle agraviada^ aunque se haya procedido de oficio , no se conceda el Indulto 
sin que preceda perdón suyo , y qire^en los qne haya ínteres 6 pena pecunia- 
ria , tampoco se conceda sin que preceda la satisfacción , ó el perdón de la 
forte; pero deberá valer este indulto para el ínteres , ó pena correspondiente 
ti ñsco, y aun al denunciador , excepto si al tiempo de la publicación estuvie- 
se ya pasada en juzgado la sentencia. Por tatito remito y perdono á todo» 
los reos en general <jue se hallasen en' las cárceles dé esa ciudad, y de los 
otros pueblos del territorio de esa chancillería , hasta el día de la fecha de es» 
ta mi cédula , presos dados al fiado, ciudad , villa ó casas por cárceles , todas 
y cualesquiera penas , así civiles, como criminales, en que por razón de sus crí- 
menes 6 delitos hayan incurrido; y por lo que á mí pertenece , y en cualesquie- 
ra manera pueda tocar y pertenecer , les jiago gracia y merced ; y quiero que 
que por razón de los tales crímenes ó delitos que hubíerch cometido , excepto 
los referidos, por cuyas razones estuvieren presos, ó se procediese con ellos dií 
oficio , no habiendo parte querellosa , no se proceda mas contra ios expresado^ 
reos. Por lo tocante &• los que estuvieren presos , y se procediese contra ellos 
por acusación á pedimento de parte , apartándose de la querella , los remito así* 
loísmo V y perdonólas dichas penas, así civiles, como crimínales; y mando 
fue d» wuo no se proeeda contra ellos ahora , -ni ea ningún tiempo por las 

Digitized by VjOOQIC 



ux6 IND PEÑAS 

.16 ai exórcito eo r8 de Enero ét tioi (O por h ^ual se 

(^reviene el modo coa que ba de entenderle e«te indulto para 
05 dependientes del fuero de guerra , que se uudrá muy préseme. 

dichas causas y sin que por esto » ni porque se Crafa de dicho perdón , fiíitsndo eli 
apartamiento , dcxe de hacerse justicia á las parua ea su virtud; y para que 
^DSte cuales son los dichos presos ^ y deUnqüeotes á Quienes. bago esta gracia 

Y remisión, y que son de los comprebendidos en esta mi. cédula y y hasta sm* 
fi:ci>a, mando se dé a cada uno de los kaismos reos que fiíeren induUadot 
traslado de ella , signado de uno de los escribanos de cámara del crimen de esa. 
mi chancillería, con fe y testimonio de dicho escribano al pie de la misnuí cé* 
dula , de que el caso , y delinquiente es de los comprchendidos en ella , cuyo* 
testimonio vaya también firmado de vos , icomo de los alcaldes del crimen , sia 
que por ellos se lleven derechos , ni otra cosa alguna » de modo, que seansuel« 
tos libremente. Y así lo guardareis y cumpliréis « y haréis , guardar y cum* 
plir y que así es mi voluntad. Fecha en San Lorenzo á 22 d^ Diciembre d» 
1795. =3 YO EL REY. = Por mandado del Rey nuestro señor , Sebastian 
Peñuela." 

La segunda copia , que también es de otra real cédula de la misma £xba, 
^ como sigue: 

fy Por otra mi cédula del dia de la fecha de esta , extendereis el indulto gene- 
ral que he tenido por bien conceder á las personas que estén presas en lis cár« 
celes de esa ciudad , y de los otros pueblos del territorio de su chanciílería por los 
motivos de celebridad que en ella se refieren. Y porque es mi voluntad que 4 
los que estuvieren presos por deudas » sean pobres , y no tengan de que pagar, 
les alcance esta gracia: Os mando que luego que recibáis está mí cédula» pro* 
veáis que sean sueltos con fianza de la haz todos los que estuvieren presos 
por deudas, por término de treinta diaSj para que en ellos se puedan concern 
lar con sus acreedores; y que de las penas aplicadas en esa chanciílería se to* 
men maravedís para ayuda do pagar deudas, con loa cuales , con los 

3ue las partes pudieren cobrar de ellas , y con lo que algunas buenas personas po* 
rán ayudar y siendo para tan buen cueto, daréis orden que se suelten libre* 
mente el mayor número de presos que se pudieren , que en ello me servireb« 

Y mando al receptor de penas de cámara de esa mi ch«nQÍtterta , que con libran* 

zas vuestras -pague Ips dichos n>áfavedks ; y c^ue con ellaa , y cartas de 

pago de quienes los hubiese dcbor conforme a e^ta ipi cédula , sm otro recado al* 
puno , se le reciban , y pasen en ci^nta , y los haya de dar y pagat sin env» 
b^rgo de cualesquiera mi instrucción 11 ordenanza que haya en contrario , coa 
la cual para en cuanto á esto toca , y por e^ta vez dispenso , quedando en sa 
fuerza y vigor para en lo demás adelante. Fecha en Sao Lorenzo á aa de Dir 
cicmbrc de" 1795,— ¡YO ^^ REY. ss Por mandado del Rey nuestro Sefioiv 
¿Sebastian Peñuela." 

* Lo participo á V. E. para que disponga su publicación y aimpliinxento en la 
p^tte que le toca. Dios guarde á V. E. muchos años* l^ladrtd g<i de llífarzo 
de 1796. = Azanza. s Circular i los capitanes generalies ^ e inspectores. 

(i) Indulto de 4 de Entro de 180 j con motho dfi easamhnié dt ht 

Principe j de Asturms comunicado ázuerra por el minisierio de G^'atia t Jujtttis^ 

En real orden de 4 del corriente me dice el scüor don Jom AntoaioC»* 



Digitized by VjOOQIC 



DEL £XÉRaTa ÍND 207 

$ " Por lo que Hace á las desertores » se ha publicado sfetn» 
pre iodulto separado, que no i^ sido igual > ni puede dar una 
regla general para lo sucesivo. En el que se publicó en 29 de 
Octubre de 1804 (i)^se previene que los desertores de primera 

billero, secretario de Estado j del despacho universal de Gracia 7 Justicial 
lo siguiente : 

f9 Habiendo resuelto el Rey, en celebridad del matrimonio del PrínciM 
ouestro señor con la serenísima Señora doña María Antonia^ Princesa de Ña- 
póles | conceder Indulto general á los presos que se haltaren en las cárceles 
de Madrid y demás del reyno aue fueren capaces de él en los términos que 
se concedió cuando se verificó^ ei matrimonio de S. M. la Rcyna nue&lra se- 
Uora; lo participo á V. S. de real orden á fin de que haciéndolo presente en el 
Consejo de guerra, disponga este su cumplimiento por lo respectivo á los de- 
pendientes del filero de guerra j de marina. ^^ [ 

Enterado el tribunal de esta real resolución , ha acordado la comunique 
i V* para que disponga su publicación y cumplimiento en la parte que It 
toca; y que al mismo haga á V. las advertencias siguientes* 

f.* Que correspondiendo únicamente á este supremo Corsejo el aplicar 
el re&rído indulto á los reos de la jurisdicción militar á quienes compre- 
tienda y todas las causas de delitos no exceptuados en ¿I se deberán remitir 
al tribunal ^ acompañando un extracto de ellas. 

!•* Que así los reos que fueren soldados (aunque estén ya rematados), 
como todos aquellos que sean procesados militarmente, han de poder obtener 
el indulto de dichos delitos, annque ellos no lo pidieren, bien que podrán 
reclamarlo si quisieren; pero que todos los demás aforados á quienes se pro- 
.cese del modo común, debeiin' pedlf lo. precisamente para pode.* o conseguir. 

3/ Y que en toda causa en que hubiere parte ofendida, deberá prece- 
der el perdón de esta para poder aplicar el indulto al reo. 

Dios guarde i V. muchos años. Madrid 18 de Enero de 1803.^ Juan 
Ibañez de la Rentería, secretario del Consejo supremo de la guerra. ^Cir- 
cular al exército» 

( I ) Indulto dt deurtores de sp de Octubre do 1804, 
£1 Rey &e ii^ servido dirigirme el real decreto del te(K)r siguiente: 
»9 Compadecido mi paternal corazón de la triste situación á que se ven 
reducidos los desertores de mi exército,que se hallan prófugos dentro y fuera 
de tnis dominios , sin domicilio ni ocupación alguna en beneficio del estado, 
j expuestos á ios males que son consiguientes á su vagancia; y deseando 
atraerlos al cumplimiento de sus deberes , he venido en excederles el indul- 
to del referido crimen baxo las condiciones siguientes : les desertores de pri- 
mera vez estarán obligados á servir el tiempo que les faltaba para cumplir 
el de su empeño cuando hicieron fuga ; seis años los de segunda , sino exce- 
de este plazo el que deberían extinguir , pues en tal caso han de completar- 
lo; y ocho años los de tercera vez ^ libres todos de prisión y de otro cas- 
tigó; pero sin derecho en lo sucesivo á los premios de constancia que tuve 
i bien restablecer por mi real decreto de 26 de Enero de 1 80 1 : en la in- 
teligencia, que los que ya se hallasen cumplidos cuando cometieron su de- 
serción , hao- de continuar , sirWendo ^ hasu que las circunstancias permitan 



Digitized by VjOOQIC 



^ IND / jaíKMB . . I 

vez cumpian d tiempo qae les . féltftba clfc eu eiápeBd^ ctiando 
hicieron la fuga ; seis años los de segunda si cu excede de este 
plazo el que debiau extinguir: y ocho años los de tercera, 11* 
bres todos de prisión y de otro cargo. Y por real orden de {, 
de Diciembre de 804 , declaró S.- M. comprelicndicfo en este 
indulto á los desertores que- se hallaban presos , ó que estan«* 
do sirviendo en algunos cuerpos se delatasen. 

Y por último en 2 de Setiembre de 1814 (x) se dignó jcl 

expedir las licencias á los demás de su clase. Para go^ar de este indulto, st 
presentarán h! capitán general 6 comandante general de la provincia res|>ec- 
tiva en el término de tres meses los que existan dentro de mis dominios, 
j e» el de seis >á los gcíes militares mas inmediatos i la frontera los que 
se hallen en paises extraños', contado uno y otro plazo desde su publicación: 
ios cuales les destinarán á los regimientos mas próximos de la propia arma 
en que hubieren servido , v elijan los mismos desertores , exceptuando los 
milicianos , que han de restituirse precisamente á los suyos ; y los gefes rei« 
pectivos solicitarán y se pasarán recíprocamente las noticias necesarias para 
formalizar su asiento. Tendréislo entendido, y expediréis las órdenes corres- 
pondientes á su cumplimiento. Señalado de la real mano de S. M. En Saa 
Lorenzo á 29 de Octubre de 1804.*-- A don José Antonio Caballero." 
^ Y lo traslado á V. de orden de S. M. para su cumplimiento en la parle 
que le toca. Dios guarde á V. muchos años. San Lorenzo 29 de Octubre 
de 1804. :5 Cabal lero.s Circular á los oapitancs generales, inspectores y gefes 
de los cuerpos de casa real. 

( I ) 7í«.^tt//^ general ^e « di Settemhre dé tfi4 expedido per él ifjfnisfefh 

de guerra , que eomprekende á los indhídu<rs de su fuerú. 
El Ret. Condescendiendo con las insinuaciones que me ha hecho la jtmft 
de generales , presidida por mi amaSo hermano d infante don Carlos para que 
concediese un indulto á favor de todos los desertores stn circunstancia agravante 
por el plausible motivo de mi llpgada i estos reynos á ocupar el trono de mis 
mayores , y teniendo al mismo tiempo presente lo que sobre el particular me 
ha^consultado el tribunal de gueri-a y ínarina; he venido en conceder indulto 
general i los presos militares de estos mis dominios , y los de Indias sin que 
de esta gracia resulte perjuicio á tercero 1 ni á la vindicta pública. 

A su conscqíiencia : i.*^ compadecido de la infeliz suerte de los desertores 
que se hallan en la actualidad prófugos y escondidos dentro de mis reynos , y 
deseoso de que vuelvan al exercicio de sus deberes en defensa de la religión, de 
mi corona y de la patria , declaro, que los desertores ó dispersos á lo ¡ntertor de 
la península, é islas adyacentes en las clases de sargentos, cabos y soldados de mis 
reales cxércilos, real ártnada, y gente de mar están comprchcndtdos en ti in- 
dulto que tuve á bien conceder en el artículo 7.*^ de mi real decreto de 30 de 
Mayo de este presente año, que á la letra es como sigue: 

^'A los sargentos, cabos y soldados y gente de mar que se hayan anstá* 
do en las banderas del intruso, ó tomado partido en alguno de los cuerpos 
destinados á hacer la guerra contra la nación, considerando ' St^ M. que ta- 
les personas , mas por seduQcioo que por perversidad de ánimo , y acaso 
algunos, por la fuerza incurrieron en aquel dciife: usando hoy eo su glorióla 

Digitized by VjOOQIC 



DEL'EXéHaTa IND S09: 

fitj nuestro «efi^f expedir un indulto^ general para todos los 
reos del fuero de guerra, inclusos los desertores, en cuyo de- 
lito previno & M. posteriormente que los sargentos y cabos que 

día, 7 ctimttñQÜ^ de, fli feliz re^ítufsÍQii «i. trono de sus mayores y dt 
tu natural piedad» ba venido en hacerles gracia de la pena que merecieron^ 

Er él , y en concederles m indu.Uo« st dentro de un mes los que estuvieren ei^ 
paña , y de cuatro los que se hallen fuera ; y no siendo reos de otro deli* 
to de los exceptuados en indultos generales, se presentaren para gozar de esta" 
gracia á su real Persona , ó ante algún capitán genéralo comandante de provin- 
cia, gobernador ó justicia del reyno," , 
Poiteriarmente fr nsi órdtn de t^ de DUiembre Je jSíjf se shVió. S. M. 
diclarar d repr^sentamn del íoronel del regimienta dt reales guardias Esfa"-, 
ñolas , que se ha copiado en la voz Desertores de los regimientos de guard¡a0«¿ 
que los sargentos y cabos que se hubiesen acogido á este indulto^ y al an^ 
tirior de jo de Mayo de Si^^ fuesen destinados á servir di soldados en sus, 
fropias componías el tiempo que les faltaba de su empeño cuando tomaron 
las escuadras t y en los regimientos df^ guardias al Jixo de Ceuta ; cuya ^r- 
den fue general para tod^ el exércitOé t . j 

• a.^ IJsando de mi real piedad y clemencia, declaro comprehendidos taip* 
bien en este indulto á lodos los militases ó personas que gocen del fuero po^. 
Utico de guerrat y marina que te hallen en las cárceles arrestados ó sueltot 
9I fiado por razón de cualesquiera delitos en que hayah incurrido, con tai. 
que no sean de los exceptuados que á continuación se expresan. 

• 3.^ No gozarán db este induUo los reos del crimen de lesa-magestad diyint' 
6 humana , de alevosía , el homicidio de sacerdote , el delito de fabricar mo^ 
neda &lsa , el de incendiario ,- la extracion de cosas prohibidas del reyno, et 
de sodomía, el de hurto, el de cohecho y baratería , el de rapto', el de 0t<i 
pía» é infidencia, y el de malversación de mi real Hacienda. ; 

4.^ Declaro , que en este indulto solo se han de comprebender lot de- 
litos cometidos antes de su publicación , y no los posteriores , y que deba 
extenderle, no solo ^ lot presos que se hallen en las cárceles , cuarteles , casas 6- 
villas y arrabales por cárcel , sino también á los sentenciados á pena capital* 
presidio tí obras publicas , con tal que no hayan llegado á las caxas de sus desti^ 
nos , no comprehehdiéndosc entre estos i los <jue sentenciados á lot dominioa 
de Indias ó de Filipinas se hallasen en deposito en lot arsenalet de la Car« 
' raca , á otros esperando embarcación que los conduzca , los cuales reputándota 
ya como presidiarios empiezan allí á cumplir el tiempo de sus condenaa. , 

5.^ Amplío también este indulto á los reos militares fugitivos, ausentes y» 
rebeldes que sa presenten , 6 sean aprehendidos casualmente dentro del térmiaí) 
que les señalo; á saber, el de dos meses á los que se hallaren en la península é 
islas adyacentes : cuatro á los de fuera del reyno , y en los dominios de Indias c| 
término que prefixaren los vireyes , capitanes generales y gobernadores en tt» 
respectivos distritos para que se presenten ante cualesquiera justicias, las cua- 
les darán cuenta á los capitanes generales p gefes militares mas inmediatos, 
á fin de que den el correspondiente aviso á mi Contejo de 1^ guerra, para 
los efectos convenientes : y en los dominios de Indias se avilará á lot viror 
yct y capitanes ^eneraks i>tra que procedan por tí á la declaración del in- 
dulto eiv.los térmmot prevenidot* 

Tism.IV. Dd 

Digitizedby Google 



vo IKD - PENAS' .: 

lo hubiesen cometido perdiesen . «»ia epifíikoa , ^ coibo se <x^f<^ 
en la nota á continuación dei aru i« 

4 Por real orden de 16 de Abril fie 17^3» r^olvi6 ;el 

6.^ En los delitcl m'qist bayé pttie agraviada , no-' i^^conoedevávelni-*' 
dulto sin que preceda el perdón sayO> y en los qu« haj'a ítikires, (> peni p^( 
Ciiniarta tampoco se concederá sin que preceda la<saiisíáccion, 6 d perdón da 
parte; pero valdrá el indulto para el interés í ó pena correspondiente ai fiscOi 
y aun al denuncitidbr. 

7.^ Extendiendo mi beneficencia hasta á los reos rematados ya á presidiof» 
ó arsenales que están cumpliendo sus condenas , he tenido i bien concederla 
por gracia particular la rebaxii de dos años de los que se les habian ímpues* 
to por ellas , á fín de que con semejante alivio celebren estos infelices mt 
glorioso advenimiento. 

8.° Por lo respectivo á los oficiales de mis reales exércitos y amuda que pii« 
dieren haber incurrido en algunos delitos de los no exceptuados en el artículo 3.% 
á fin de evitar las dudas que se han suscitado sobre los de esta clase en los in« 
dultos que en mi atisencia han publicado las llamadas cortes generales y ex*" 
traordinarias , y sepan con cierta ciencia la suerte que ks espeija; declaro que 
todos-Ios que hayan abandonado mis banderas, 6 incurrido en el deliiode cobar« 
dia, aunque no hayan tomado partido con los enemigos , y se hallasen aun 
dentro de la península , é islas ayacentes sin haberse presenrado , gozarán de 
este indulto solo en cuanto á Ja remisión de la pena se&altda por ordenanzap 
pero quedarán privados de su empleo; sin que esto se eniienda.de modo alguno 
oon los oficiales que han seguido al gobierno intruso , y de quienes trata el ci* 
tadomi real decreto de 30 de Mayo de este afío en lois artículos i.** hasta el 5.* 
tockisive, que deberán ser juzgados por él f ni «los que se hayan acogido á loa 
indultos^anhffiores, publicados en los años de 18 10 y i8id| yse hubiesen presen* 
tado dentro del término prescripto en ellos , cuyas causas aun estén pendientes* 

9.^ Los que hubiesen incurrido en los demás delitos militares, como aban* 
dono de guardia» inobediencia, falta de subordinación , exceso de licencia tem* 
poral f é en los delitos comunes que no irogan infamia , ni descrédito de la 
persona , quedarán en libertad , y serán restituidos á sus empleos j precediendo 
antes la declaración de mi suprenK) Consejo de guerra; á cuyo fin los res)>ec« 
tiros capitanes generales de las provincias, y de los departamentos de marina» 
remitirán al secretario del expresado tribunal listas expresivas de .los nombret 
de los oficiales, y delitos , así comunes, como militares en que hayan incurri- 
do, á fin de que determine y declare los que hayan de ser restituidos á sui 
tftnpleos, ó los que hayan de gozar solo del indulto de la pena, dando sus 
licencias absolutas á los que hayan incurrido en los delitos de mala nota> co-* 
mo la reincidencia en la embriaguez, tramposos en el juego, testigos £iU 
sos , ú otros que son contra el honor y lustre de la clase tan privilegiada de 
mis oficiales, los que graduará la prudencia de mi Consejo de la guerra; y et 
mis dominios de Indias harán esta declaración los vireyes y capitanes gene- 
rales en sus respectivos distritos; en la inteligencia, de que aquellos oficiales 
que 00 solicitaren el indulto, y prefiriesen la continuación del proceso para 
ser sentenciados en debida fi>rma con arreglo á ordenanza , se exccutará jisí 
por los respectivos juzgados á quienes corresponda, estando los interesados i 
las resultas del juicio, y su sentencia. 



Digitized byVJ O OQ le 



DEL EÍÉRCITO- DíD su 

r- stfl^r 'ioQ • Carlos IV. y cáh motfvot dé uoa *duda expues* 

• u por -el gobernador de Ceuta de si el indulto á Jos deserto- 

* res debía Cftícaptfeheádtr á los que hallándose sirviendo en los 

xo. Los oficúilesí quo se hubieseo casado sin mi real permiso dentro de 
ttti dominios de España^ é Indias « siempre aue en Jas mugcres coocurran las 
cirfítfni^ rancias de buena conducta» gozarán de este indulto» con la calidad de 
que hayan dc^ d<iiatarse ^ sus respectivos gefes á la publicación de él, quecfan* 
do las mugcres é hijos de los que al tiempo de su matrimonio se bailaban con 
)t* graduación de capitán, j los. del ministerio de guerra y marina i con eL «ud^ 
do de cuarenta escudos mensuales » con derecho á los beneficios del monte pió 
militar, observándose en este caso lo prevenido en el art. 19, del cap. 8.^ del 
reglamento del mismo monte que actualmente rige; pero no así las de aque- 
llos qne hubiesen efectuado sus casamientos cumplidos los sesenta años , ó etí la 
clase de subalterno , ó con el sueldo menor de cuarenta escudos , á no morir 
tus marrídos en función de guerra , de epidemia en plazas sitiadas , en la cla- 
se de prisionero», ó haber sido muerto ó ajusticiado por los enemigos. • Y^ ¿ fin 
de formalizar este indulto , remitirán los inspectores , y demás ge&s militares 
en la península, v en mis dominios de Indias los vireyes y capitanes generalesi 
al ministerio de la guerra relaciones duplicadas , con distinción de cuerpos , de 
los oficiales que se hayan casado sin licencia á quienes alcance esta gracia » con 
expresión de sus nombres , graduación actual, y la que tenian cuando se casa* 
ron , y las circunstancias de las mugeres » acompañando asimismo las f<:es 
de casamientos legalizadas , Y del mismo modo copias de los despachos de 
los empleos, ó grados que tenían los oficiales al tiempo de celebrar sus ma* 
trimonios. Comprehéndese en-este indulto i los oficiales que después de obtenida 
la real licencia, ó sin ella', hubiesen contraído sus matrimonios sin la concur* 
rencia de sus propios capellanes castrenses; y del mismo modo comprehenderi 
á los individuos del cuerpo de piloteas de mi real armada. 

I r» Igualmente concedo también indulto á las mugeres que se hubiesen casado 
con oficiales sin mi real licencia , y hubiesen ya estos muerto en esta última 
campaña, 6 en clase de prisioneros en Francia sin haberla podido obtener, i 
cuyas familias es mi voluntad se señale la correspondiente viudedad con las con* 
diciones que se expresan en el artículo 9; y acreditándose por lo respectivo 
á los que hayan fallecido en Francia en estado de prisioneros, que se han, man* 
tenido sin hacer juramento , ni prestar servicio alguno á Napoleón > ni á su ber« 
mano el Rey intruso. 

II. Por lo tocante á los casamientos que hayan podido hacer los oficia* 
les en el tiempo que estuvieron prisioneros en Francia , usando de toda mi real 
piedad , he venido también en mdultarles con las restricciones siguientes : pri« 
mera , que han de acreditar con testigos oficiales de superior graduación a la 
del interesado t{iic se hxyan halbdo en el mismo depósito , ó lugar donde se ha- 
p celebrado el malrimonio, las circunstancias de buena conducta y honradez 
de la rtiugcr : segunda ¿ haberse efectuado el matrimonio , según el rito de la 
Iglesia Católica , apostólica, romana-, presentando á este fin, ademas de los tes- 
tigos , el correspondiente documento .fehaciente del párroco que los haya casa- 
do, teniendo ademas obligación de dirigir á ios gefes militares los documentos 
que qnedan expresados en el artículo 9; y tercera, que acompañen documento que 
acredite la purÜicacion mandada hacer por mb reales órdenes anteriores á todt^ 

Dda 

Digitized by VjOOQIC 



ftz WF pe:nas 

cuerpos del ^ex¿rdto « •€ dccl^rascA ~.^rlp. dt oiririr, ífi^ i 

los que se haliea ea este ca^o \^s coitiprebenda • ^el. indulto 
eco la calidad de que ban de $eryir ^i, los cuéceos tea que «$• 
tea el tiempo por que se empeñaron , siempre que el que les 

' falte exceda de^ cuatro años en lo6 de ^ primera descrdoo, 
seis en los de seguida , y ocho en los de tercera , ó que ba^ 
yan cometido su deserción á reynos - extraños , pues si fuere 
menos y deberán cumplir estos tiempos: cuya real' resoluclotí 
se circuló al exérciio. , 

INPIDENCfA.. Este delito puede cometerse por medio de espías, 
ó teniendo correspondencia verbal ó por escrito con los ene» 
migos , revelando el santo , seña ,. orden ó de cualquier otro 
modo. En la voz tsfias se declara la pena impuesta á esit 
crimen: de los demás dice la ordenanza lo siguiente. 

a 99 £U que en tiempo de guerra tuviere intelíg^cia con loa 

.enemigos^ correspondencia por escrito ^ verbal ,en cualquiera 

puesto 9 sufrirá la pena de muerte con execucton de ella en 

el modo que corresponda á la calidad y carácter del delinquen^ 

te.'' Orden, del exérc. trat. 8, tíu lo, art. 45. 

3 99 El que á los enemigos revelase el santo , seña ó contra 
seña ó la orden reservada que se -le hubiere dado de palabra ó 

f»or escrito I será castigado de muerte^ y corporalmente según 
a entidad del perjuicio que pudiera seguirse el que la reve- 
' lase á otra persona.^^ Id. art. 46. 

4 99 En todos los casos en que el general mande guardar se^ 
, creto sobfe objeto de marcha ú otro fin del xeal servicio , lo 

observarán rigurosamente los oficiales con responsion á los per- 
juicios que de divulgarse resultaren.^ Id. trau 7, íiu 17, árt. 2« 
$' Véanse los párrafos 53 y de la l^oz oficiales^ donde 
se expresan las penas impuestas á los que tuvieren correspon- 
dencia por escrito con los enemigos, aunque sea de materias 
indif^enteSy ó revelasen algtina comisión del real servicio á 
que fuesen empleados. 

lot oficíales prisioneros , de haberse mantenido fieles á m¡ real persona , sin ha- 
ber Jurado» ni prestado el menor servido al Key intruso » ni á su hermano» 

ror tantp mando á mi supremo Consejo de la guerra , á los vireyes , capita- 
nes generales del exércico y armada en estos mis dominios de España y sus In« 
días . que hagan publicar este mi indulto al frente de banderas y estandartes 
de todos los regimientos , y lo comuniquen , y circulen á los gobernadores , ¡b- 
tendentes , y demás gefes militares en sus respectivos distritos para su obser- 
vancia en la parte que á cada uno toque; y á fin de que llegue á noticia de todos: 
Íue así es mi voluntad. Dado enTalacio á 2 de Setiembre de 1814.-=! YO EL 
I EY.= Francisco de Eguía.^Es copia á la letra de la cédula original , quf 
l^ra en la secretaría del Consejq de guerra de xn¡ cargo. Madrid a de d«- 
liambre de 1814. 9 Luis Bertrán. 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCITO. • INJ 5i| 

6 En esta peitíi están también compfrefaendidos los individaos 
de la real brigada. Id. de corabin. pág. io6. 

INFRACTORES A LA ORDENANZA. ^«Los capitanes gené- 
rales de provincia, y los que fueren gefes de un exórcito ea 

. campafia, no permitirán que en la mas leve cosa se alterca 
ni relaxen las reglas que en las reales ordenanzas se prescri- 
ben, celando con vigilancia su exacto cumplimiento, castigan- 
do con severidad ^1 que faltare en obedecerlas, disipando coa 
su autoridad toda conversación ó discurso, que conspiren á in- 

- terpreurlas^ pues siempre se han de entender literalmente.* 
Orden, del exérc. trat. 6, tit. i, art. 14. 

2 También se castiga como infractor á la ordenanza al ofi- 
. dal defensor que no se arregle á lo prevenido en ella y fun- 
de su defensa en razones soflsiicas que conspiren á embarazar 
caprichosamente el curso de I2 justicia.^ Id. tra$* 8, til. 5^ 
art. 39. 
INJURIA. Es fecha 6 dicha á otro á tuerto y despreciamento de ély 
según la ley x, tít. 9, part. 7. Las penas de este delito son las 
siguientes. El que injuriase de palabra ^ sus padres, sea en au- 
sencia ó presencia , tiene pena de veinte dias de cárcel , 6 69 

- maravedises de multa á voluntad del padre ofendido. El que 

- injuria á otfo con las cinco palabras de la ley, llamándole gafo 
sodomíticoy traidor y herege^ ó á muger casada . jxita , debe pagar 
1 300 maravedises de multa adelas de desdecirse , sino es hi- 
dalgo, y siéndolo no está obligado á retractarse, pero se le 
deben exigir aS maravedises, aplicándose estas multas por mitad 
i la cámara y querellosa Si las palabras, aunque injuriosas no 
lo fueren tanto como estas, .debe el que. las profiera pagar 200 
maravedises para la cámara, bien que se debe aumentar, ó mi- 
nocar la pena á proporción de la injuria y condición de las per- 
sonas, leyes 1 , 2 y 3, tit. 10, lib. 8 recopilación, que en la 
novísima son las leyes i, 2, 4, tit. 2$, lib. 12. La práctica 
hoy diai de tribunales es desdecirse, y dar satisfacctoa delan- 
te del juez y testigos, el que injuria é otro con las palabras 
de la ley , ó equivalentes , con tal que no sea hidalgo , que 
entonces se castiga con pena arbitraria á proporción. 

INOBEDIENCIA. Téngase presente en este delito lo que que- 
da dicho en el §. 2 de la voz falta de subordinación y sobxd la 
inobediencia de los soldados á los cabos; y el dictámeii del au- 
ditor que fué de Barcelona don Francisco Pascual Cler en una 
causa de maltrato de un soldado á su sargento^ que se copia 
mas adelante^ en la voz insulto á los superiores. Las penas de 
la ordenanza son las siguientes. 

a ^9 Todo soldado, cabo y sargento que en lo que precisa- 
iamente fuere de mi real serWcio, 00 obedeciere á todos .y i 



Digitized by VjOOQIC 



SI4 INO PENAS 

cualesquiera oficiales de mis exércitos, seri castigado coa pe* 
lu de la vida.'' Id. trat, 8, tit. lo, art. 7. 

3 «9 Todo segundo sargento que no obedezca á los pritnb 
ros de su regimiento en lo que fuere de mi servicio será de* 
puesto de su gineta, no estando de facción^ y si lo hiciere es* 
tando en ella, tendrá pena de la vida.'' Id. art. 8. 

4 9) Todo soldado ó cabo que en lo que precisamente fuere 
de mi servicio no obedeciere á los sargentos de sus compañias, 
será castigado con pena de la vida.'' Id. art. 9. 

$ 99 Todos los soldados y cabos que en igual caso de mi ser- 
vicio no obedecieren á los sargentos de sus regimientos cuando 
se hallaren de facción y en actual servicio mandados por ellos, 
serán castigados con pena de la vida^ y fuera del caso de estar 
de actual servicio, serán castigados con baquetas." Id. art. lo* 

6 99 Todo soldado y cabos primeros y segundos que en lo 
que tocare á mi servicio no obedecieren á los sargentos de los 
regimientos que se hallaren en el mismo campo, guarnición, cuarw 
tel , tránsito ó marcha , hallándose mandados por ellos y de 
facción, serán castigados coa pena de la vida, y fuera de es- 
ce casó con pena arbitraria." Id. art. it. 

7 99 Todo segundo cabo que no obedeciere á los primeros ca- 
bos de su regimiento en lo que pertenezca A mi servicio, es« 
tando de facción tendrá pena de ía vida, y fuera de facción la 
arbitraria que según las circunstancias del caso corresponda." 
Id. art. 12. 

8 99 Todos los soldados baxo la misma pena de la vida de- 
berán obedecer á los cabos de sus respectivas compañías, siem- 
pre que cualquiera de estos que les mande algo concerniente 
i mi real servicio, y se hallaren con ellos de guardia, parti- 
da 6 cualquiera otra facción; y fuera de este caso será la ino- 
bediencia castigada con pena corporal." Id. art. 13. 

9 99 Todo soldado deberá obedecer baxo la misma pena de 
la vida á los demás cabos de su regimiento, siempre que se ha-< 
liare mandado por ellos en actual servicio." Id.. art. 14* 

10 99 Asimismo y bixo la misma pena de la vida, deberá to- 
do soldado obedecer en lo que solo fuere de mi real servicio 
á los cabos de otros regimientos, ó á los que estando de fac- 
ción les destinaren por cabos." 

í I Sobre la inobediencia y falta de respeto de los tambores, 
pífanos y clarinetes de todo el regimiento al tambor mayor dice 
la ordenanza lo siguiente. Id. art. 15. 

I a 99 £1 tambor mayor debe ser -considerado con inmediata 
dependencia dd sargento mayor y gefe de los tambores, f^a- 
nos y clarinetes de todo el regimiento, en cuyo concepto le cs- 
taráa subordinados , obedeciendo exactamente las órdenes que 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCITO. - INS ai 5 

diere, y acudiendo coa la mayor puotualidad á la hora me 
señalare para todos los actos de escuela ó servicio á que los 
llame, y en cualquiera culpa qne cometan de falta de respe- 
. .to Q.iuobediencia, se graduará para su cauigo con la pena ^- 
fialada al soldado ^ue injuria ó desobedece al sargento de.aa 
misma compafUa: siguiendo este concepto, tendrá el tambor ma- 
yor la facultad de reprehender y castigar las faltas de dichos 
individuos en el modo que usa de la suya con sus soldados 
todo primer sargento, dando parte al sargento mayor inmedia* 
tamente de la falta y providencia que h$, tomado. " Id. tra$. 2^ 
tiu 31, atL I .- 

13 Téngase aquí presente el art. 59 del tít. 17, trat. 2 de la 
ordenanza, que es el §.43 de la voz oficiales^ que manda que 
en acción de guerra se use del último rigor con los que se atre* 
vieren á desobedecer , huir ó proferir especies que puedan in» 
tiaúdar. 

14 En la real brigada de carabineros estarán sujetes sus in- 
dividuos á las penas arriba dichas por delito de inobediencia^ 

.pero si esta la cometieren no estando de servicio, ^ en lugar de 
Jas baquetas sufrirán la pena arbitraria que si; comandante ea 
gefe dispusiese, id. de carabin. fág. 103. 

1 5 Por lo que hace á los soldados de milicias que incur- 
ren en los delitos de falta de subordinación y respeto á ios 
oficiales y demás superiores militares, aunque se hallen retira* 
dos en sus provincias, véase lo que mas adelante se dice en el 
$. 12 de la voz insulto contra superiores, 

í6 99 Al sargento ó cabo de los regimientos de milicias que 
conduzca los reemplazos á la capital, le deberán obedecer en 
la marcha como si ya fuesen legiiimos soldados, y aquel se- 
rá responsable de los desórdenes que en ella cometan, y ellos 
castigados á proporción de su culpa." Real deciarac. á la ordetu 
demilic.de 1767, tít* Z^art. 52. 

INSTANCIAS. Todas las instancias, recursos 6 representaciones 
que por los militares se hagan en solicitud de empleos ó gra*» 
cias , aunque sean dirigidas por los secretaiios del despacho, 
han de ser en papel sellado del sello cuarto , cerno csiá pre- 
venido por real cédula del Consejo de Castilla de 4 de Abril 
de 1794, y se comunicó al exército para su observancia por 
reales órdenes expedidas en los años de 1794 y 96. 

Instancias que no vayan por el conducto de los bEFES. En 
la ordenanza general en el articulo, que se copia mas adelante 
en él $. 13 de la voz oficiales y permite el Rey á todos ios indivi- 
duos militares, que hagan sus instancias ó recursos en cualquier 
asunto por el conducto de los gefes, y que cuando no logran 
sen de ellos la satisfacción á que se consideren acreedores. 



Digitizéd by VjOOQIC 



•i« IN3 PENAá 

' que puedan llegar al trono con la representación de '«u 
agravio. ' / 

2 Con mottvo de la Inobservancia de e$te antculo y de di- 
n'gir muchos sú$ instancias en derechura por la via reservada 
'^e guerra, se han expedido varias órdenes^ y últimameote se 
sirvió S. M. mandar por real resolución de i o de Febrero de 
1787, que se comunicó á los cap¡tant$ generales é inspectores 
del exército , que no se diera curso á ninguna instancia .que 
-no venga remitida por el preciso y regular conducto de los 

' • inmediatos gefes ^ y á estos se les mandó por el real decreto 
de 17 de Marzo de 178$ (1)9 que dirijan toáxs las insuncias 
* aunque sean injustas con su informe. 

INSULTO Á IMÁGENES DIVINAS, nEl que con irreveroicia 
y deliberación conocida de desprecio ajare de obra las sagra- 
das imágenes , ornamentos ó cualquiera de- las obras dedicadas 
al divino culto , será ahorcado.'' Ordinaru del txérc* Irol. 8, 
tit. lO| (irl. 4. ' 

a La misma pena comprehende á los individuos de la real 
brigada que incurrieren en este -delito. fJ. da corab. pig. 103'. 

ItisuLTO Á LVGARES SAGRADOS.. wEl quo cscalarc 6 eútrare fur- 
tivamente ó con violencia eq Iglesia ^ convento , monasterio ú 
otro lugar sagrado para robar ó hacer cualquiera extorsión ó' 
desacato , será castigado con pena de muerte , ó corporal se- 
gún las circunstancias del caso." Id. del exérc. aru 6*- 

'- a La propia pena tienen los carabineros que cometieren este 
delito. 

(i) Orden de r Y de Marzo de lyS^ , para que Ins gefet den curs9 á Uet 
instancias de los oficiales , aunque sean injustas. 

Con esta fecha se ha servido el Rey nuestro Señor dirigirme el real 
decreto siguiente : ^ 

f^Para que los oficiales que se sientan agraviados » 6 con acción legitima d • 
bacerme nlgun recurso , 00 carezcan de medios seguros para que lleguen 4 
mí sus instancias 9 y obteng.m las gracias, y reparaciones á quesean acree- 
dores sin faltar á mi servicio , y con la conveniencia de evitar los gastos 
ue les produce el uso de licencíaseles admitirán sus gefes cuantas solicitu- 
¡es hicieren, aun cuando no las gradúen justas. Las pasarán sin dilación á los 
inspectores con sus informes , p^ra que éstos os las dirijan con los suyos sin 
detenerlas por ningún motivo, y á su tiempo les comunicareis mis resolucio* 
nes , con/que los interesados quedarán , 6 atendidos , ó desengañados.'' 

Rubricado de la real mano de.S. M. á i^ de Marzo de 178$.^= A doa P«r 
dro de Lcrena. 

De su real orden lo comunico á V. E. para su puntual cumplimiento en lo« 
casos que ocurran. Dios guarde, ¿ec. El Pardo 17 d& Marzo de 1785. sr 
Lcrena sCircular á los capitanes generales , inspectores y gefes de los ^cucr* 
pos de casa real. Se comunica á los dominios de Indias for real arden dt i d 
de Setiembre de 1791* " 



Digitized by VjOOQIC 



3; 



DEL BSüfeíjCITO. . INSí ai?. 

Iksulto 1 SACBtúoTZs T RELIGIOSOS* -^£1 -qucttipaHr^ece (fe obra 
. coa arma de fuego , blaa/ca^ p^Llo , {lecUlLda^ 6 ^pjp^ dq m^nos 
i Jos $acerdotes , religiosos ó oqalquLera , fñ^Wf^trc;^ de Dios > que 
hubieren recibido órdenes ^agrados ,. bajJ^pdose estos en el tr^* 
ge propio de su esiado, sufrirá la pena de cortarle la mano 
derecha ^ y si resultare muerte ó mutilación: .de tiiiembro , será 
ahorcado^ pero si en otro cualquiera, modo m^ofia ^rave hs f^al*' 
tase al respeto , sufrirá el ^culpado éi castigo corptwjal de que 
"según las circunstancias fuere digno -j tiea'ehteiiAido, que uno^ 
y otro ha de verificarse que f ué * iroltihtáfio *^ iai{)U<^ó del-Tnal-* 
tratante j pues si este lo executare por defensa natural 6 es* 
tando en facción por la del puesto c^ue ocupa, ó por violen- / 
cía que se le haga contra la observancia de laV órdfwcs que ten- 
ga , no debe considerarse jacreedor á ,1a p^iia señalada ^' IJL 

a Esta propia pena comprebende á los cairabrne^os. 
Insulto contra superiores. La materia de esté artículo es muy 
grave 9 y tan varios los casos que pueden. 9burrir en la prác* 
tica, que debe meditarse • mucho , si eq • todos se deberla apli* 
car la generaliciad con que la ordenanza señala Jas "penas. 

a Antes de expresad las que hay contra <J^te delito, copia*^ 
remos en la nota up díct^tüén ' dado en Barcelona 'á priinei'o de 
Setiembre de 1786 (i) por el auditor don Firancisco Pascual 

( I )^ Dictamen soBre causa de insulto de obra de un soldado á un sargento,' 
Excelentísimo señor: devuelvo á manos de V. E..'cr proceso formado por 
el regimiento de infantería de Giiadalájara^coiitra el soldado 'Juan N., por ha- 
6cr insultado de oTjrá, y palabra al sargento sÍ¿gündo de su cpmpaíHa Francisco' 
Escalante; el que he rccortocido con la seria atención que exige la gravedad ^ 
del asunto; y por lo que de él resulta, soy de parecer, que la sentencia proniin- l 
ciada por el Consejo de guerra de oficiales del cuerpo, se halla concebida con equí^ 
vocación, gobernados los vocales por haberse contemplado el reo investido del 
carácter de centinela cuando cometió el atentado, y que este errado* concepto 
podra ser bastante para mitigar la pena de muerte acordada por ordenanza en 
ef art. 17. iraf. 8. tít. 10. (pues sóbrela pruejbadel delito, ya se hace ti cafgé 
too ocurre alguna dificultad); pero esta equivocación patentemente se drtcubrc; 
lo primero, porque habiendo servido el reo en el regmiento mas de año y 
medio, no podia ignorar que el soldado nombrado de imaginaria, jamas ha hecho, 
ni puede hacer las funciones de centinela; pues para esto era necesario se ha* 
liase en servicio efectivo, se apostase por su cabo, y se le comunicasen Jas 
órdenes que debía observar; lo segundo, porque aunque es cierto que 6l rcO 
cuando d¡ó el culatazo ^1 sargento Escalante expresó a presencia de distinto» ^ 
individuos del regimiento, examinados como testigo» en la sumaria, que se ha- 
llaba de centinela, como esta sea una expresión que carece de todo funda- 
mento , únicamente lo que persuade es que el reo sorprehendido en el mismo 
acto del delito , pretendió paliar alguna disculpa que diese algún colorido ¿ 
fu atentado, lo que verdaderameute se comprueba en que habiéndosete hecho 

2001. ÍV. Ee 

Digitizedby VJ O OQ le . 



dlS INá' PENAS 

Cler én causa qué «e foroié á, un soldado del regíoáíentor^de'^ 
Guadilajara por iosuUo de obra á ün sargento de su compa- 
ñía ^ porque sti inuctii doctrina, y oportuna expticacioa coa- 
tribuirán á que ae eoúeuda mejor e6te delito de insulro contra 

cargo después en U coofofion^ m au» hizo meucioD de semejóte especie. Lo 
tercero 9 porque^ «i^Doue la bvcoa fe« é ignomocia invencible puede prestar 
disculpa á alaun« acción que de su naturaleza no sea criminosa » jajnas pue*^ 
de darla U afectada, supina; y crasa, cual debe contempUrse la del reo, por 
recaer sobre materia de su profesión, y correspondiente á su clase; adenuf 
de que siendo U ialta de respeto i los superiores ¡nlrínsecarnenle mala (cerno 
prohibida por derecho divino'), nunca puede verificarse semejante especie de 
Ignorancia 1-2^ cuarto, porque, aunque pudiera suponerse buena fe en persua- 
dirse el reo se hallaba de centinela, tampoco pudiera esto servirle de disculpa, 
p^es debia ceñirse i las órdenes que se le hubiesen comunicado; porque de 
todo exceso debe ser responsable aun el verdadero centinela; lo que, conven* 
ce evidentemente la razón, pues es claro, que si el sojdado que se hallase 
en esta facción cometiese un homicidio, ú otro crimen sin justa causa» lejos ó¿ 
disminuir su culpa el haiburse en la actualidad haciendo este servicio , debía 
castigársele mas sevecamente por añadirse á ella el abuso de su encargo. 

Tampoco puede sufragar §1 reo , para relevarle de la pena dfBelarada eo el 
ceíerido artículo de ordenanza, lo que expresa en su confesión en disculpa de 
&u atentado, de haberlo cometido por haberle dado un puuetazio el menciopt» 
4o sargento; ya porque de este hecho no hay otra prueba en autos que, la 
mera aserción del reo, y siendo este actor de sus excepciones debía haberlat 
probado concluyentemente del mi^mo modo que la vindicta pública debe justificar 
su acq^ion para solicitar el castigo: ya porque Tos testigos que deponen del cu* 
latazo que dio el reo al Sja'rgeuto, nada dicen de semejante exceso, siendc^ 
así que cT ko supone habeir sido inmediata la una acción i la otra ; ni tanv* 
poco « presumible lo ocultasen pof respeto al sargct^toj tratándose sobre un 
delito de pena capital; y ya finalmente, porque, aunque se suponga cierto el 
puñetazo , siempre debe, contemplarse al reo incurso en la pena declarada en di* 
cho art. 17. por expresarse en él, aunque el imulto ^ ó maltrato se fxecuté 
de resultas de haber sido castigado. 

Par lo perteneciente al sargento. Escalante no comprehendp los fundamcntot 
que haya tenido el Consejo, para, ![lexar impune su imprudencia , abuso y ex^ 
ceso de sus facultades, y que han dado ocasión al atentado del infeliz reo, 
en que nada menos se controvierte que su propia vida; pues aun estando 
solo á la declaración del mismo se nota lo primero, que sin jotro motivo 
que haber respondido el reo á la reconvención que le hacia , de no haberse 
presentado i la primera lista, y repetídole, que ya lo hacia á la segunda, le 
dixot que en castigo de sus respuestas, y de su, falta, le mancaba hiciese 
la misma noche dos horas de imagiiiaria , previniéndole debia mantenerse ves» 
tido. Lo segundo, que habiendo reconocido repugnancia en el reo le mando la 
hiciese con fornitura y fusil, y i esto se siguió un palo; y no contento coo 
esto , hallándose ya preso el reo fué á la prisión á continuar sus reprehensio- 
nes, 6 por mejor decir, i provocarle de ntievo, pues no puede dársete otro 
concepto recayendo en un hombre irritado, y que se contemplaba perdido; e¿ 
loque se advierte con evidencia el exceso y abuso de sus facultades*, puci 

-. " Digitizedby VJ O OQ le 



DEL BSáRaTO. IMS" aa^ 

r^os sup^eriores, en que: 4e ..puente incurrir ^ se incnrfea & Q^M 
paso para la familiaridad y roce de los soldados coa los sar- 
geiuos y cabos* 

I £1 hecho fué, que e$te soldado faltó á primera lista, y 

en el art. 6. trat. 2. tít. 4. solo se les autoriza pa^a poder arrc&tgr ; pero. no p^ra 
declarar pena , porque esto es privativo del mando del gefc ,' lo que tanibícn per- 
suade la razón ', y confirma ta práctica universalmente recibida en toda clase 'de 
mando; y en el 23. trat. 8. tíf. 10. se cncafgá á los superiores que en sus recon- 
venciones , y reprehensiones se midan para no eiceder de los términos que ve- , 
rítique mal trato ; y si este encargo generalmente se hace á todos los superio* 
Jts , en ios sargentos debe estrecharse Con mayor motivo, por serlo de p«ra 
mecánica^ y mediar poco tiempo en que se trataban ron sobrada Üimiüaridad» 
f en concurrencias nada á propósito.! conciliar el respeto. 

Hasta aquí mi ztlo por ^ recta administración de justicia en coi)fi>rm¡dad 
i lo que S. M. tiene declarado en su ordenanza; pero también desde aqui tratan- 
ilose de la ^ida del hombre ; mi amor á la humanidad no puede dexar de hacer 
oresente á la alta comprehcnsion del Consejo, lo que contemplo pueda ser mas 
conforme al servicio del Rey , á su amoroso corazón á^*a sus vasallos , y tal vez 
tíon explicación mas circustanciada , menos expuesto á que se falte á lo que cxí- 
^ la razón de justicia , dándome también aliento para lo que voy á exponer 
el contemplar que no debiendo llegar á los oidos del Rey sin pasar por el exa- 
men de la sabia circunspección del Copsejo , despreciará ( como deseo ) cuanto 
eáCjponga si contemplase no merece otro aprecio , ó rectificará los conceptos de 
mi pobre discurso; 

- . Como en el ya ^citado art.^^3. trat^ S. tft. xo. de la ordenanza se previe- 
ne, que el sábdito militar que faltare al debido respeto á sus superiores , bien 
fea con razones descompuestas , ó con tnsuHo, amenaza 6 obra sufrirá la pena 
correspondiente i la» circunstancias -de la culpa , y calidad de las personas 
inobediente y ofendida ; y como por otra parte » esta acertada resolución set' 
muy conforme á lo establecido en las leyes del reyno , i lo que advertimos 
en las de los soberanos de la Europa , y á lo que dicta la razón: me pa* 
recia á mí» que el mencionado artículo 17 de la ordenanza, que condena á 
innerte al infeliz reo de esta cau^a ^e halla concebido en términos muy ge* 
perales , y que necesitaba mayor explicación , particularmente tratándose de 
|ina pena la mas grave que puede uripono-se al hombre ; por lo que compre^ 
bendiayo, que para remover todo escrúpulo, debia declararse >con toda indi- 
vidualidad , y distinción si incurría en la pena dé muerte el soldado que in- 
fultase al sargento primero, ó si también se extendía la misma pena al segundo 
( que es el caso del proceso) >í el maltrato de obra debe ser grave 6 leve: 
M la acción de echar mano á las armas debe ser c^n ánimo de usar de ellas 
^ra matar, 6 herir grave , ó levemente, lo que podrá colegirse según la espe* 
cié de armas , y acción : si la materia de que diniacó el insulto tiene objeto 
á resentimientos particulares , ó del real servicio ; y si este es de gravedad , de 
«poco moniento,' 6 de pura mecánica; cuyas distinciones las comtemplo legales, 
•muy contbr<r|cs á lo declarado en el referido artículo 33, y muy convenientes i 
remover dudas , y perplejidades en los Consejos de guerra ; pues me consta qne 
üp ^ocas veces ocasiotran a sus vocales graves inquietudes de ánimo , parii^uiáf - 
jlfOle. i»KMidQ se {trata ds imponer i los reos pena capital^ 

Ee 2 



Digitized by VjOOQIC 



recotíveoída por d sárgeato do ai falta le respondió,- que ^ 
tf Istia á U «eg^imia, y ea castigo de sus respuestas Je sentto* 
ció á que hiciese ea la misina noche dos horas ea la imagi- 
naria^ Y xÁendo ^a el moldado alguna repugnaacia, añadió , que 
habia de ser coa .fusil y fornituras, á lo que se^sijguió darle 
un palo , 7 xl ^oí'dadó le dio un culatazo. Puesto éo Consejo 
de guerra, los vocales no le declararon incurso ea la pena de 
muerte .que pi^escribe el an. 17. de la ordenanza, por haberle 
contemplado de centinela, con cuya sentencia no se conformó 
el auditor i y al mismo tiempo que manifiesta que está compre* 
hendido exi la pena.. de muc;rte qne señala la ordenanza, y que 
no podía tener el concepto de naa» centinela, hace una ms^ravi- 
llosa explicación del art. 17, tlt. 10, trat. 8, que es el §• tf 
de esta voz , é impone la pena de muerte al soldado que 
maltratare al sargento de su compañía ó hiciere acción de echar 
mano á las armas para ofenderla : y expresa, que se halla con« 
cebido en términos muy generales ^ y que combinándolo coa 
el 23 del misiho titulo, que es^el §. it de esta propia voZ| 
parece se encuentra' en ambos una especie de contradicción» 

4 Las penas impuestas á este delito en' la, ordenanza soa 
las siguientes. 

$ . 9f Todos los sargentos , cabos 7 soldados ^ que maltrataren 
de obra á cualquiera oficial ¿e mis tropas , ó que los insulta* 
rea ó amea^iarcía 9 .ponietuio^ mano á cualquiera arma ofea* 

También comprebende» sería muy conveniente se limitase el uso de la vara t 
•olo el caso de esparcir á los individuos de la tropa cuando se hallaren riñendoi 
y DO obedeciesen el imperio de la voz : esto por varias consideraciones : una la 
de desterrar privadas satisfacciones disfrazadas con el especioso pretexto de man* 
tener la subordinación : otra que con mavor dignidad y decoro se sostendría el 
mando substituyendo al castigo de la\rara el del arresto, para el cual se hallan auto* 
rizados los sargentos y cabbs por ordenanza : otra precaver todo abuso , y ^ue loi 
soldados viendo muchas veces la poca razón con que se les castiga , arrebatado! 
del ímpetu de la ira , tomen la satisfacción por sí propios , Megando á términoi 
del áhimo exceso, que tal vez cueste dos vídas^, á lo menos las mas se ve« 
rifica pepder el Rey el soldado , pues por no exponerse , toma la imprudente re» 
solución de desertar, de cuyas resultas en las poblaciones grandes y caminos , se 
multiplica el número de salteadores; y otra, que se castigue al soldado á sangre 
fría , como quiere la'ordcnanza , y; dicta la razón, midiendo la pena con propor^ 
ck>n á la culpa, lo que sin dudase conseguirá por medio del arresto, pues debieik 
do tener noticia de él el superior, se escarmentará al delinqíiente , y se sosten* 
dri la subordinación coa mayor firmeza» 

En conseqüencia á todo lo referido^ soy de parecer se sirva V. E. pasíir 
al supremo Consejo de guerra los autos , para que en su vista , y la de est« 
dictamen acuerde lo que tuviere por conveniente. Nuestro Señor guarde , &cw 
lkrcelon4 i.^ de Setiembre de 1786. Excelentísimo señor. «s Francisco Pas« 
qual Cler.s Excelentísimo sefior conde del AsaltO| captcaa general de CitaliiAK^ 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCUa ÍNS í^V 

iirya, de cúalqüíqra modo que pueda ser, y aun cuando fo.exe- 
cuiáscn por haber sido 'castigados 6 maltratados por dichos' ofi- 
cíales, serán casdgados con la pena de cortarles la mano,' y 
consiguientemente con la de horca." Orden, del txérc. íraíí ' 8, 
tU. lo, art. 1 6. ' • 

6 w Todo cabo y soldado que maltratare jde obra, al sargen- 
to de su compañía, 6 que hiciere la acción de echar maño' á 
las armas para ofenderle, aunque lo execute por habeí- í^ido cas- 
tigadó por el dicho, sargento, será castigado de muerte.'^ 7¿L 
4^^ 17. ^ ' ' 

7 wTodo <?abo y soldado que maltratare de obra 6 Ki¿iere 
* acción dé- tomar arma ofensiva contra los isargchtós 'de 'si^ re- 
gimiento 'ó de cualquiera otro del exérciio; halfáhtítíáe 'l'l^Jus 
órdenes en actual servicio ó de. facción» será castigado dé ttiirer« 
lej y no estando de actual servicio, será condenado á l¿s ar- 
senales de marina por tres afios 5 pero si del maltrato resulta- 
re mutilacipn de miembro 6 herida peligrosa , será pasado 'por 
las arm^s ^' aunque ño sé halle én actual servicio, ni de fkícion, 
ni mandado por el ofendido el ofetisér.'^ W. afi' »« ' '"'" ^" 

8 99 Asimismo todo soldado que mahrataYe 
cabos de su compañía , hallándose en facción ó 
dado por ellos, sufrirá la pena de muerte j 3 
actual servicio, será castigado con seis a^os 
Afrícá ton grillete , á menos que dd maltrate 
zl cabb muerte , mutilación de miembro ó' 
•Jorque e^' este caso será pasado por las artaij 

9 99 El soldado que hallándose de facción ó 
tratare de obra á los cabos que le estuvieren 1 
€U regimiento como de cualesquiera otros, ó á 
tañaren por cabos, sufrirá la pena de mycrte.' 

^10 91 Siempre que los soldados cometiesen 
mando á todos los oficiales ("de cualquiera reg 
agregados á estado mayor, ó de otra clase q 
ter de oficial) que procuren contener á los 
gándolos, si lo creyeren conveniente, ó haci 
y si los delinqüentes se dispusieren á la d^fc 
de modo que se verifique la acción de ofehder 
cualesquiera especie que sea piedfa ó palo dir?^ 
acción de impulso conocido , se \qs pondrá en 
ra, condenará á muerte, aunque haya un teí 
ga lo contrario con sola la deposición del ofíc 
queja, quien será responsable en su honor y 
si hubiere dos testigos de vista imparciales ; 
que den por incierta la queja del oficial, pr 
oración -xle este la de los testigos.*' U. an. ai. 



Di^itized by VjOOQIC 



§22 INS PENAS . 

11 mBI subdito militar de cualquiera calidad que fué>e que. 
faltare al debido respeto á sus superiores , bien sea coa razo- 
nes descompuestas, ó coa insulto, amenaza ü obra sufrirá irre- 
misiblemente la peua que corresponde á las circuustaacias de , la 
culpa y y calidad de las personas , Inobediente y ofendida , fu- 
jetiadose al Consejo de guerra que corresponda segua la ca- 
lidad del delinqíiente, y para evitar estos casos encargo á jlos 
superiores, que en sus reprehensiones y reconvenciones se mi- 
dan para no exceder en términos , que verifique mal trato , pues 
todo abuso de su autoridad será de mi real desagrado.^^ Id. 
9ru 23. 

12 Véase el $. 4 de la voz f^ialts, donde se expresa la 
pena impuesta á los subalternos que trataren ouL. 4 su ca* 
pitan. 

13 Véase la voz desafio j donde queda dicho la pena de 
los oficiales que ponen mano A ^ espada contra sus supe- 
riores. 

14 En la misma incurren los individuos de la real br^a* 
' dá ' de carabineros qoe falten i lo prevenido ea los artículos 

antecedentes. Ordenan, de carabin. pig* 104. . 

15 Para los tambores qne insultan ó maltratan al tambor 
mayor, véase lo que queda dicho en el $. 11 de la voz ino- 
bediencia. 

16 nLos moldados de milicias en los delitos de falta de su- 
bordinación y respeto á los oficiales y demás superiores mili- 
tares, aun cuando sus regimientos se hallen retirafLqa. en la pro- 
vincia, se harán acreedores al rigor de las penas en que por 
leyes de ordenanza incurren los individuos del exército, á cuyo 
fin se les intimarán por el sargento mayor las que tratan del 
asunto cuando sean alistados, notándolo en sus fiiiaciopes, para 

ocurra embarazo al tiempo de formarles sus procesos 
ajantes, crímenes , substanciando y dtiterminando las cau- 
la fortna expresada sus coronelas ó comandantes^ para 
les concedo jurisdicción absoluta y privativa con inhi* 
t todo tribunal y juez , aunque sea comándame mili- 
sola apelación á mi supremo Consejo de guerra." Ueal 
m á la orden, de milic tU, 8, art. 17. j 

> CENTINELAS. |) El .quc atacare á cualquiera soldado ^que 
dé ^centinela sea coa arma blanca ó apuntando coa 
fuego, á golpe de piedra, de palo, ó de manos.se- 
; rá condenado á muerte, y si fuere paisano será juzgado por el 
Consejo de guerra ' de la plaza, con inhibición del tribunaj á 
j^c competa." Ordenan, del exérc. traU 8, tit. 10, art. 61^ 
2 Para evitar que sean las centinelas atropelladas previne 
'"'la ordenanza^ ^^ue tpda centinela haga respc^iar^ su S^¡at¥^ 



Digitized by VjOOQIC 



DELfeXÉRClTO. INS^ aaj' 

•'y ^tte ¿5 alguno la quisiere atrbpellar, le prevendrá que se con* 
tenga : si no le obedeciere llamará al cabo para dar parte á 

•*su comándame , pero si en desprecio de esia advertencia pro» 
sigue la persona apercibida á forzar la centinela ó atropeílar* 
la en cualquiera forma usará de su arma.^ Id. trou 2 , íH» 
I , art, 32. 

*' 3 En la misma pena incurren los carabineros que comede» 

*- ifen este delito. Id. de carab. fág. 108. ' 

Ihsülto a salvaguardia. 11 Las salvaguardia»? personales 6 por 
escrito, serán respetadas de modo, que el que eiiirare ó les hicic» 
re violencia para entrar en los parage^ donde las hubiere, su- 
frirá la pena de muerte ; y el mismo respeto se guardará ft 

'las de los enemigos recípro'camente. " W. del exétc. trat. 8, Ht. 10, 

• art/ 55. • ' ' •■ * •'■ ■ . ' ^ 

a Ésta pena compfehen"ae también á los individuos de la real 

• brigada. 

IwsuLTO A PATRULLAS. Véasc esta voz en las penas de marina, y 

'- lo que queda dicho en el §. i^p del primer tomo. 

ÍRsuLTo co>iTRA EL PREBOSTE. »i El ^ue insultare de obra al pr^ 

- b^ste ó sus ministros cuando estos exercen ius funciones, 6 
--por haberlas exercido , será pa'^ado por laá a^riífas 5 'f si el in- 
sulto no excediese de palabreas y amenazad, ¿ufrirá la pena de 

' baquetas y destino á obras pt^blicas por el tiempo de su cm* 

peño,'* Trat. 8, tit. 10, art. 74. ,^ 

" 2 En la ordeiíañza de carálííAéi*os * no se hace mención de 

< este delffo : sin embargó parece que la pena dé muerte que pré- 
'- ^►feée él artículo antecedente , debe comprehender al carabinc- 
S'ro'que lo cometiese^; pero no Ja de baquetas que fe sefíala cuan- 
•'" do eí insulto sea solo de pal&bra*, por no querer S. M. se cas- 

- tigue: con ésta pena á ningún individuo de la real brigada ^^^p 

< este, caso se destinará' el delinqüenté á presidio á aubttrio cí^su 

• comandante en gefe. i . / ■ 

tewL*m* CONTRA MfNis^ábs DE /t/sTiciA.* «Er'ique éon mano arma- 
-i -da *'¿ínbarazáre á* loé minístro/s de la' justicia ordinaria sus fun- 

• - clones*, será sentenciado pot la- Jurisdicción £ quien agracia con 
' Ul pena que corresponda 5 pero no se executará la sentencia , y 

deberá el juez ordinario dirigir los autos al espitan general, 
^ quien tomando conocimiento, los remitirá puntualmente con su 

dictamen al secretario,^ del ConséSí de guerra, para que por este 
'' ¡tribiiftaF^afe cfeeláfé'*^rt^^^stá de' todo «i está 6 no comprobada 

- Ik résfótenéíá* ísobre'MiJ^fe se fuhda la ' excepción para el despojo 
" del ftieío.*' Ordéndh. det exétc. trat. 8, tit. 10, art. 25. 

3 Este articulo está ya derogado por el real decreto de 9 

- de Febrero de 51^3, por éf cual bl conocimiento de este delito 
•- pertenece it hi jíiriídicciod^áiiKiar,. • • 



Digitized by VjOOQIC 



fta^ INUí PENAS 

^ . 3 Yi>^ resistencia á ¡a justicia ^ donde se dicen las peaa» im- 
. puestas , át e^ste delito* 

... ,4 £u estas mismas están comprehendidos los carabineroa 
^ Ordenan, de carab. pág. 1 04. 

iNfULtO líE LOS SOLDADOS Á CUALQUIERA ESTANDO DE FACCIOH. 

99 El soldado que estando de guarnición, á la orden, ú emplea- 
. ^do,^;jen cualquiera acto del servicio ultrajare de palabra , 6 

hiciere ademan de ofender de obra sin causa ni motivo á otro^ 

á quien no esté subordinado, será castigado corporalmente so» 
. brc ^1 ipísmo hecho ^ y si estuviese de centinela se le hará mu* 

dar para que sufra la pena que corresponde. '' Id. del cxérc 

fr^ijf. .8, tit. 10, art. 50. 

INCULTO DE LOS SOLDADOS NO ESTANDO DE FACCIÓN X CUALQUIERA 

PERSONA. Véase el primer párrafo de la yoz heridas. Id, art. ^i. 

I^XJLTO Á OTRO k PBES%:NC1A: !D£t TROPA 6 DEÍ^TRO DEL CUARTEL. 

wEi soldado que hallándose en el campo de guarnición, cuar- 

, tel, marcha ó en cualquiera otro parage ó establecimiento que 

, tengan la^ tropas, pusiera mano á. las armas para ofender i 

.Otro en presencia de la guardia, dentro del cuartel ó delao*; 

. te de, un cuer^po de tropa arcado, de modo que pueda oca» 

. sÍQ{iar un desorden en ella, ó alterar la quietud pública, su« 

frirá la pena de cortarle la mano." Id. art. 51. 

I)(SULTO Á LOS PORTAZCpEROS DE LOS CAMINOS PI^BLICOSi VéRJlSe 

peazgos y portazgos. 
INUTILIZARSE MALICIOSAMENTE PARA LIBERTARSE 
. DEL SERVICIO. Poi; la re¡a; órdea de 9 de Febrero, de 1796, 
. que se circuló al excrcito y,mai;iná, con motívp de un prQce* 
so seguido á un miliciano por haberse cortador el .dedo ii^diee 
de la mano derecha para libertarse de la suerte que le habia 
tpcado de soldado del ^^gimiemo provincial de .Guadix, decía* 
,, ^VS'el^ S*&Xf conformándose con la consulta del Consejo supremo 
de la guerra, que cualquiera que fuere . destinado á los cuer- 
pos de tierira é, m^ríQa^ y. se. inutilizase ilplosacneme. cofi mm 
tiladon de miembros , 6. de otra forma para libertarse d^l ^m* 
.peño á que estaba constituido, sea sencenciadp á galeras y pre- 
sidio por el tiempo que se regule proporcionado ^egua el gra- 
do de malicia que resulte justíñcado de plenas pruebas 6 ja* 
dicios vehementes en el proceso que deberá formarse y sust^Ui* 
ciarse coa arreglo j 4 ordena^1sa^ ,j . • - 1 » 

INVÁLIDOS QÚeí^ ;C9>1ETEN DESpíipgíHpSt toa , soldados 
que al tiempo de marchar con sus ccd^lfis.dc , inválidos al des- 
tino que señalan , cometieren el delito 4^ ultrajar , robar ^ be* 
rir 6 matar á alguno, podrán ser aprehendidos por la justicia 
ordinaria, y los entregarán á su respectivo gefe si se [fila- 
re dentro de la provincial y en caso de estar |aa« lejo^^ «iibs- 

Digitized by VJ O OQ le 



DEL £%éft<STa tíi^, iiyf 

tanciará la causa la justicia y remitirá el proceso al capitán ge- 
neral^ pero los que usando (3F licencia, se retiran despedidos 
del servicio, y sobre su marcií^ cometieren algún desorden, se- 
rán juzgados y casügados por las mis«as justicias ordinarias 
tu la fo^ma q^^ ex^iHajn $u& .^meuci^s contra los (súbdliosp^r*^ 

, lanos, líL &rt. 75 (y 7^.^ .«/.... .. :1 ;.. 

, , a Para 1,q3 ÍMv4lido8r qu^; s^ ausent^reft <k sus,caxas, 6 des» 

, tinos sin la correspondiente licencia , se ioipusierqn por real or- 
den de 19 de Setiembre de^ 17^8 las penas de quedar privados 

. de sus plazas sin arbitrio de volver á obtenerlas^ y si se au- 
cemaren llevándose el . armamento y vestuario, tenían la de cua- 
tro años de presidio j y no bastando e«ta resolución á conietier 

. la dc^ercioo de esto^ cycrfof , apandó' el Rey por otra de 6 de 
Octubre de 1760, que oualqqiera desertor de ellos, sea s^r- - 
gento ó cabo , se traslade á traba jai; con 'grillete dos años en las 

. reales obras de sus respectivas provincias* Estas órdenes están 

. copiadas en el §. i3i9« del seg^undo tomo, y se hallan confir- 
madas por el .art. 24 del reglamento para estos cuerpos de ; 
de Enero de 1804, ^^ ^^ que se previene .qjiie el inválido que pida 
limosna y se le^ av^rig^e ^ s^ le encerrará por dos años en el 
hospicio* 

Que en los delitos de^ robo, herida, muerte, falta de s'u- 
bordifiacion y demás graves estarán sujetos á las penas de orde- 

. nanza^ formando el sargento mayor todbs los. procesos, que con- 
cluidos se dirigirán sin poner la conclusión físgal por conducto 
del capitaq general y del ministro de la guerra al Consejo de ella 
p^ra que se vean y determinen. 

3 En 15 de Junio de 1773 se mandó , que los inválidos 
que se ausentaren sin licencia para venir á entablar sus pre- 
tensiones, ó los que las introduxeren sin ir por la dirección* 

. (k su^ gcfes, queden privados por solo ^ este hecho de sus cé- 
dulas, y no 'se admiu memorial que venga sin este requisito. 

4 Los inválidos con cédula y sueldo de tales no dispersps 
están sujetos como los demás individuos del exército á las pe- 
nas que señalan las ordenanzas siempre que cometan los deli- 
tos de huno, falta de subordinación y heridas, como S. M. 

-^Jo tiene resuelto po¿ real orden , que se comunicó al exérci- 
to de España en 11 de Noviembre de 1770, y á los vireyes 
y gobernadores de Indias por este ministerio en ^ de Mayo 
de 1788, que se copian -'en el U tomo pág. 1319. S¡ fueren dis- ^ 

Eersos serán juzgados por la jurisdicción militar con arreglo á 
i real orden de i.^ de Seüembre de 1806, que se ha copiado 
en la pág* 543 del lom, IL 

rom. ir. Ff 

Digitized by VjOOQIC 



I . f * * * . 

' ( ' t ' ' ' > 

Juegos prohibidos. Soa todos ios de suerte y azar que 
se expresan ea la real pragmáüca dt 6 de Octubre de 1771 
que se ha copiado ttí el §. i 6'^ del* primer tocno. Cualesc^iera 
militares que iucurrían en ellos estaban antes desaforados y sujetos 
á las penas prescriptas, pero en el día se han de imponer por 
los gefes militares, como lo expresa la real orden de 17 de 
Agosto de 1807 de que se da noticia en dicho $. 169 del primer 
tomo donde puede verse. ' 

a No hay una ley mas clara y terminante que esta prag« 
mática, ni que mas dudas baya suscitado entre los mismos que 
tienen la desgracia de incurrir en su contravención. Para evitar 
los inconvenientes que de esto se originan 1 sin embargo de que- 
dar copiada á la letra ^n el primer tomo y daremos aquí un 
extracto de ella , advirtiendo, que como publicada en estos rey- 
nos en fuerza de ley tiene el mismo vdgor que si fuera pro- 
mulgada en cortes, y debe servir á~ todos de régimen y guia 
para su puntual observancia» 

3 Por ella se previene, que ninguna persona pueda ser arres- 
tada por solo incurrir en los juegos prohibidos teniendo bienes 
de que exigir las multas , y se manda á los jueces que no pue- 
dan dar cuenta al Rey de los contraventores basta que se ae- 
rifique la tercera contravención, siendo á la verdad el mayor cas- 
tigo que puede darse á todo vasallo el sonrojo de que el sobe- 
rano sepa sus defectos, y como tal se reserva S. M. imponer- 
lo á los reincideutes incorregibles en este delito: sus penas son 
las siguientes: 

4 A los que incurrieren en los juegos prohibidos de stier* 
te y azar, siendo nobles ó empleados en algún oficio publico^ 
civil ó militar se les sacará la mulu de doscientos ducados por 
la primera vez , y si fueren personas de menor condición , des- 
tinadas á algún arte ú oficio ó exercicio honesto, la de cincuen- 
ta ducados j por la segunda tendrán pena doblada, y en caso 
de verificarse tercera contravención, ademas de la dicha pena 
pecuniarfa se les impondrá la de un año de deftierro del pue- 
blo en que residieren 5 y si cualquiera de ellos estuviere emplea- 
do en real servicio, ó fueren personas de notable carácter, se 
dará cuenta al Rey por la via que corresponda , en caso.de 
dicha tercera contravención , para las demás providencias que 
S. M. tuviere por conveniente. Los dueños de Jas casas eo 
que se jugare, hiendo de las mismas clases referidas , incurrirán 
eñ pena doblada. 



Digitized by VjOOQIC 



DEL BXÉRClTa JUE 397 

H' -Eos tr5ífeígfe#oi^r;i3[Oe nó tengan tneAet para pagar la mul- 
ta y eaiarán dier <tía» «^i la cárcel por ia primera vez, veirt* 
tt por k segunda, y treinta por la tercera, y un año de des* 
' cierro ; y los dueños de las casas en que se juege sufrirán la 
misaia pena^ por tiempo duplicada 

\ • 6 Si los contrav<ntores fi^r^n. vagos 6 mal entretenidos , sta 
oficio, arraigo ú ocupación^ entregados habiiualmente al juego 

sé lafcúftet , garitos, fulleros que cometieren ó acostumbraren 
á cometer dolos ó fraudes , ademas de las penas dichas peca* 
Juanas, incurrirán desde Ja primera vez, si fueren nobles, en 
la de cinco años de servicio en los regimientos fíxos de los pre« 

-wttos^; y si plebeyos stí les destinará á arsenales por el mis« 

- mo tiempo. Los dUeño»^ de las casas que fueren de esta mi6- 
'mt tspeoie, sufrirán respectiv^ments la propia pena por ocho 

i a&es. 

7 Ea iguales penas incurren los que atraviesan apuestas en 
juegos permitidos ó exceden en ellos el tanto de un real de ve«^ 

^ábn^ y^ ioáfíf la cantidad jugada de treinta ducados 5 y los que'. 

•jugaren- pfdadas, alhajas, bienes raices á credita, 6 usaren en 

' ^ jtfego de tantos ó señales que no a^n dinero Contado y cor* 
'ñtntB , y tos que asi perdieren cualesquiera cantidades , no 
CiCHfiáa obligadas al pago, siendo nulos los vales ó escritu- 
ras , y otros cualesquiera resguardos . que se dieren en estos 

'■ 8 Para proceder contra los contraventores m»nda expresa- 

^ttente la pragmática á los jueces, que puedan executarlo por 

.dcnancla ó por api^ebension real. En el primer caso se faa' de 

'«damirla ctenaacia coa prueba de testigos, con tal que sea 

-^ntr» de los dos meses *de la contravención , haciéndose asi 

Mnsiar en- la - iüCormacioa que se diere; y hecha la sumaria, 

de que resulte haber alguno coairavenidQ , se le oirá breve 

y sumariamente , y si fuere falsa la delación , se le castiga- 

rá al denunciador con las mismfi penas señaladas á los- juga- 

-^ dores. * , 

9 Cuando se procede en estas causas por aprehensión real, 
encarga el ,Rey á los jueces usen de tanta actividad y áilí^ca: 
•da como prudencia y precaución para lograr el castigo ^ y evi-" 
"lar molestias y vtxaciones injustas, bastando pai^a lus teconó- 
' cimientos que se hubieren de hacer en lugaréá públicos, conio 
tabernas, cafeeí y casas de juego.de trucos y oíros, quó pre- 
cedan noticias ó fundados recelos de la coniravcndou ; pcío 
que para practicarlos en las casas particulares, deba antes cons« 
tar por sumaria información > que en ellas se contraviene á lo 
prevenido en la pragmática: entendiéndose* que no ha* ^^ .^^'^ 
tsetesaria' la aprebenstoa > - ni formal denuncia cuandcr se bubfc- 

Ffa 

Digitized by VjOOQIC 



aa8 UBíf . PEMA$r [ 

re de proceder o#ntrt los íabijres y yagoa^ Mtr^i^o» Ütbitual- 
Oleóte á este género de vicios, pues para tales personas > se. ta- 
ran los procedimientos y averiguaciones en el modo y con las 
calidad^es que contra ellas se hallan establecidas por leyes ij 
reales órdénis , con otras particularidades , que lu^s por me* 
.nor se epcpresaa eo -dicha* pragmática , y debeo uncfse muy 
presentes* .■ • ' 

1 o Los soldadas que asistan á los juegos ilícitos ^ aunque 
no juegen , se castigan con las p^nas que expresan las reald 
órdenes de 3 de Jupio de 1777, y» S de Noviembre de 79 co- 
piadas en la voz efnbiriaguez. . . ^ 

II. En los dominios de lidias con mptlvo, de. haberse tam- 
bién experimentado muchoS; desórdenes por el. ju^go , sé- han ex- 
pedido en drfecenies tieaipQ§ . y contrfi . tQdft cíafle • de por* 
sonas varias reales céclu las desde el año 1525 bástala de .15^ ile 
Febrero de 1768 en que se prohiben los jue|;os baxo penas muy 
severss 
JURAMENTO EXECRABLE EOR COSTÜ^MBRE-./nEl que 
con reparable freqíiepci^ jurare e;(é(;rablemence ;seri. corregido 
con tres días de prisión ^ j si -reiti^idj^e , se le pondrá una 
mordaza dentro .del cuartel > fe le impondrá el castigo, de .pi¿« 
sion ó corporal que parezca conveniente basu su corrección.'* 
Orden, del exérc. írau 8| iU» 10/ arlj. a. 

2 En la real brigada de carabineros el que tuviere costum- 
.bre de, jurar execrablemente seca apreso inmediataoiente , y exr 

cluido de la brigada ignominiosamente* Véase la resolución de 
87.de Setiembre de 178a, copiada eM la< pág-^^pj del .JI .toa», 
que se expidió á este real ^cuerpo para destinac/pipr ocho afiot 
á los regimiento^ del exército ó fixos de. Oran y Ceuta, ae- 
, gun sus vicios , á los carabinerps que se excluyan de 1a bri- 
gada. Jd. ds <:urab. f^. loa^ 



i.. i 



ENOCINIO. Este delito es lo mismo que el de alcabutes: 
se castigan los contraventores por la primera vez c6n vergüen- 

^ za pública , y diez aSbs de . galcfas : ^or la segunda con cie^i 
azotes y galeras' perpetuas',' aunque 'sean menores de veinte 
años, con tal que tengan áiez y siete, y ademas pierden las ro- 
jas y armas que se i^s encontrasen, la mitad para el juez, y 
a otra para el delator. Ley * 5 y 10, tíu 11, lib. 8, recopi- 
lación , que en la novísima es la ley a , tít. 27 , lib. 12. Esiaa 

^Jpenas com^rebendeñ á los maridos que consienten que sus na* 



Digitized by VjOOQIC 



E 



DEL EXÉRCITO. LIC 2^9 

-;giéres sean malas d6' sus cuerpos. Ley 9» tit. 20, lib. 8 de la 
recopilación 9 que en la novísima es la ley 3, tit. 27 , lib. is. 

- La práctica » con opinión de autores y tribunales de Europa^ 
ha introducido un genero de castigo ridiculo en esta especie de 

I gentes. Los alcahuetes suelen salir á la vergüenza con corona 
t alta, y las mugeres con plumas que fee echají encima de la miel, 
con que se les baña el medio cuerpo, y después se destina á 
*io$ primerois á presidio, y á ias mugeres se ks encierra en la 
' galera. A ios maridos consentidores se hs suele poner pendiente 
í al cuello un sartal de astas. 
( 2 Con arreglo á la real cédula^ expedida por el Consejo de 

- guerra á 13 de ^mo de 1788 , los militares que incurrían ^n 
^ este delito perdían el fuero , y quedaban sujetos á. la justicia 
-'(Hxiixiaria ; pero posteriormente por otra real cédub expedida 
-ipor el propio Consejo de la guerra de 29 de 'Marxo de 1798 
; que se ha copiado en el §. 76 del primer tomo, se previene que 

empiece á conocer la jurisdicción militar, hasta que por la mis« 
► ma se declare el desafuero y se entregue el reo con los autos 
cá la jurisdicción ordinaria para que proceda conforme á de- 
recho. 
LEVAS. Véase vagos. 
LICENCIAS. Baxo de esta voz se represará , primero las penas 

- señaladas en la ordenanza y órdenes posteriores á los indi vi- 

- dúos del exército que excedieren el término de siiá' licencias 6 
.^prórogas^ 6 perdieren las im{Jrcsas que se ks da en el cuer- 
pos segundo lo que hay prevenido sobre el modo de solicitar 

«'ficencía los oficiales en Es^fia : tercet-ó las órdenes xcmunica- 
rfllas ¿ Indias sobre el modo ^de regresar á- estes deminios los 
individuos de la tropa que obtuvieren licencia; y cuarto lo pre- 
venido en la ordenanza general sobre el modo de pedir licen- 
cias los oficiales y los gefes que pueden darlas. 

2 11 El soldado que usare de licencia en otra forma que la ex- 

* presada en el formulario que previene la ordenai»zai ó que la 
' falsificare, ya sea en lo impreso, ó en lo manuscrito, torran* 
'do, raspando, ó desfigurando el sentido verdadero que tenia, 

sufrirá la pena señalada á este delito/' Orden, del e^érc. traU 2^ 
^ tit. 30, art. 12. -. . 

3 99 Al soldado que se restituyese á vsu compañía 6 regimiea- 
' td dentro del térnrino señalado en su licencia se satisfará to* 
-do* d' haber que durante su ausencia haya devengado, sin fa» 

cukad de retenerle cosa alguna por ningún pretexto , á excep- 
ción de los cargos de su deuda, y devolverá á su capitán la li- 

* cencia impresa de que usó 5 y si la hubiere perdido , lo nota- 
rá el mayor, y perderá el soldado su derecho á ccbíar el ha- 
ber -que le pertenezca por el tiempo de su ausencia , quedando 

Digitized by VjOOQIC 



»3o HC PENAS 

¿u importe reteoido para fondo de su mabita » sioo estiiriere tiien* 
dado I y estáadolo para cubrir su atraso.^ Id^ aru^ 13. 

4 )w\l que tardare mas del tiempo de la Ikeucta á iocorpD* 

rarse eu su compañia se retendrá d pan y prest correspoadteo- 

te á cada dia de los que exceda, á beneficio de los que lun 

hecho el servicio por él$ pero ao han de pasar de ocho Jos 

^ que tardare." Id. ar$B 14. 

^ »EU que tardare mas de los ocbo dias» ademas de per- 
der el haber de todp el tiempo de su auseaclai snfrirá la pe* 
na arbitraria 9 que considerare el coronel ó comandante: Uta 
entendido / que esta facultad' solo tendrá lugar hasta el plazo 
€Íe un mes, contado desde el dia en que espiró el uso del per* 
miso; y cumplido, será pe^rseguido y juagado como deserten'' 
id, art. 1$. Cuya pena impuesta en la ordenaasa está cocro* 
horada por real orden de aa de Octubre de 1779 (i) eoifi- 
prchendiendo en ella á todos los individuos del ejército desde 
sargento inclusive abaxo. 

6 99 Oe lo prevenido en los artículos antecedentes se ente* 
rari al soldado cuando se le entregue su licencia , para q«e tto 
alegue ignorancia.'' Id. art,' 17. 

7 Los que sirven en el exórcito en calidad de leraa 00 pue«' 
den disfrutar licencia para sus casas 6 destinos en donde se Um 
sentenció, con arreglo á las reales órdenes de 1$ de Noviem- 
bre de 1785, y iz de Enero de 8tf, que se comunicaron al exér- 
cko de España é Indias, y se copia maa adelante eft ht vos 
9agps4 

8 Los milicianos que excedieren ea el término de su lieeocÍB^ 
se castigarán como desertores^ con U pena que se expresa ea 

(O OrJ. de aa de Octubre de j^ fara que hs sddadés qui excedan di lut 
licencias temporales , sean perseguidos como desertores , y pierdan el 
haber de toda su ausencia» 
Habiendo ocurrido la duda tí se deben abonar en las revistas mensuales 
que pasan los cuerpos del cxército algunas plazas desde sargento inclusive 
aDaxo, que no se restituyen á sus respectivos cuerpos al tiempo de concluir 
las licencias; y deseando el Rey cortar este abuso, y precaver las dilación 
nes voluntarias , que con freqüencia hacen dichos individuos , cuando usan de 
licencia temporal por la facilidad que tienen en los pueblos de sacar certificaciones 
de médicos para sos supuestas dolencias; ha fesueito S. M. que el individuo de 
las nominadas qo« se presente en su cuerpo después de los ocho días de húkt 
cumplido su licencia ó próro¿a , pierda el hab^er de todo el tiempo de su au* 
soflcia» sin qi|e se le admita instancia para su cobro , y que ademas de esto sea cas- 
tigada su falta con una mortificación proporcionada i ella » si los gefes averigua- 
sen que no han estado legítimamente imposibilitados de-volver á sus ctierpos 
por alguna enfermedad. Lo que comunico í V. £. par,a.8u observancia y cum- 
pllmicnto. Dios guarde , &c. San Lorenzo el Real la de Octubre do x/rp^ssEl 
conde Riela. ssCircular áfos, iáspcGtoreS g^úcrátei del exército,^ " ' * 



Digitized by VjOOQIC 



DELEXÉRCITO. LIC aji, 

la voz daMar^s iie los regimientos de milicias de España, Vca- 
- se el $. 3 1 y siguientes de esta voz. 

9 Para ios oficiales que excedieren el término de su licen- 
^ cia ó próroga hay expedidas en diferentes tiempos varias ór- 

dencs y por las cuales impone S. M. la pena de privación de 
, empleo al que no se pret^ente en su cuerpo cumplido el térmi* 

DO de sw licencia:, la última que señala esta misma pena se cir- 

* ciiló al excrcito en 30 de Noviembre de 1786 (i). 

10 Para los oficiales que pidan licencia temporal hay va- 
rias resoluciones, que se referirán por su orden. 

11 En 3 de Febrero de 1787 (2) tiene mandado el Rey, que 

• los gefes del exército, cuando remitan con su informe instancias 
' de licencias ó prórogas,. expongan, si juzgan ó no convenien- 
te la concesión de ellas. 

12 Por el real decreto de 17 de Febrero de 1787 (3), se 

( I ) Orden de jo de Noviembre de 86 sobre ior oficiales que excedan de 

sus Ucencias, 
El Rjey manda, que cor los oficiales del exércíto, cumplida la real licencia 
temporal de que estén usaado , sin presentarse en sus respectivos destinos , se 
proceda i suspesdcrlos de sus empleos, y dar cuenta á S. M. Lo que de su 
soal orden participo á V. £. para su inteUgencia y cumplimiento en la parte 
que le toca» Dios guarde , ¿ce. San Lorenzo el Real go de Noviembre de 1786.=? 
redro de Lerena. =s Circular á los inspectores del exército , y gefes de los 
CdcqKM de casa real. 

(a) Otra de j di Febrero de 8^ sobre el modo de informar los gefes las 
instancias de licencias. 
Habiendo visto el Rey , que en algunos informes de instancias de licencias 
y ptórogas se pone por los gefes respectivos la expresión de no hallar, ó no po- 
fter reparo, ha resuelto S. M. que siempre exponga con toda claridad en los 
citados informes sí juzgan ó no conveniente ó justa la concesión de las referí* 
das instancias. Participólo á V. E. de su real orden para su inteligencia y cum- 
plimiento en la parte que le toca. Dios guarde, 6cc El Pardo 3 de Febrero 
de 178/. = Pedro de Lerena. =1: Circular á los capitanes generales, inspecto- 
res, y gefes de los cuerpos de casa real. 

(3) Decreto de 17 de Febrero de 8j para descontar la mitad de sueldo 
en las licencias ^ y el todo en las prorratas, 
Ei Rey: para subvenir en parte al mayor giisto que resulta á mí real Ha* 
denda del aumento de sueldos que en decreto de esta fecha he concedido á los 
oficiales de mi armada naval , y en consideración 4 que no es jOsto que usan- 
do de mi real permiso se separan de sus deslinos, aumei lando la fitiga , y res- 
ponsabilidad de los que permanecen consL^ntemente en ellos; he resuelto, que 
á los oficiales que usaren de licencia se les abone por el término de ella el 
medio sueldo correspondiente á su clase, y ninguno á los que cumplida ob- 
taviered próroga , debiendo entenderse esta providencia con los que desde el 
día de la fecha solicitaren licencia: y siendo mi voluntad, que para evitar 



Digitized by VjOOQIC 



2i2 Lie PEKAS 

sirvió S. M. mandar, que todos los que Obtengan Ucencia tem- 
poral pierdan la micad del sueldo , y á los que tengan iproro- 
ga el todo de él , y se comunicó á Indias en 21 de Febrero 
del mismo: como mas adelante se dice en el §. 24 de esta voz. 
Esta orden tuvo alguna limitación por oira de 10 de Abril 
de 178^9 que 3e copia mas adelante en el §. 19 de esta voz, 
y se expidió para los regimientos suizos , por la pual se decla- 
ró que tiabiendo causas legitimas concedería S. M. licencias sin 
descuento alguno. 

13 Con motivo de esta real d^iftrminacion de 17 de Febre- 
ro , que fué general para todas las clases del exército^ minis- 
terio, empleados en rentas, 6 ,qufe teng^th sueldo de la real Ha- 
cienda en cualquiera ramo, se hicieron á 8. ^L varias representa- 
ciones, de, cuyas resultas se dignó S. M. moderarla respecto 
á cienos cuerpos y circunstancias. 

14 El de reales guardias de Corps octuvo á solicitud de 
sus capitanes una real orden de 14 de Abril de 1787 (i), por 

graves perjuicios se observe b misma regla en mi exército de tierra » 7 ge* 
ssralmente en tocias las clases del estado que gocen sueldo por n)¡¡ real Uí- 
cieoda, así en España « como en Indias, por creerlo muy coifveniente i mi ser- 
victo; lo haréis entenderá todos mis secretarios de estado, y del despacho « pa- 
.sindoles copia de este mí real decreto, para que comunicándola por sus respec- 
tivos ministerios á los individuos que dependen de ellos, se observe exacta- 
mente esta mi voluntad. Tendréislo entendido para su puntual cumplimientos 
señalado de la real mano de S. M. en el Pardo á 17 de Febrero de 1787.=! 
A don Antonio Valdés.-= Se comunicó por las vías reservadas de estado, gracia 
y justicia , hacienda , indias v guerra , y por esta se circuló al Consejo de 
guerra , capitanes generales , mspectores , y gefes de los cuerpos de casa real* 

(1) Ordfti de j^ de Abril de 8 y fara que los ¿u ardías de Corps no si 
comprehendan en los descuentos de las, licencias ^ no estando de cuartel. 
Excelentísimo señor: He dado cuenta al Rey de la representación que in- 
cluye V. £. en su papel de 10 de este mes, pidiendo por sí con el capitán 
de la compañía italiana, príncipe de la Kicia, y el comandante de la flamen- 
ca don Pablo Sangro, que eñ atención al servicio que hace el cuerpo, y que su 
£itiga extraordinaria ocasiona en sus individuos accidentes, que son el motivo 
mas freqüente de usar de licencia para reparar su salud , habiendo también 
otras causas legítimas , que tienen relación con el decoro del mismo cuerpo 
en sus personas , se digne S. M. dispensar en su decreto de 17 de Febrero úl* 
timo, concediendo i los que estén atisentes con real permiso durante el cuartel 
de descanso, y que necesiten fundadamente próroga, el abono de sus sueldos, 
extendiendo la graciada los que así se hallen fuera de estos reynos. S. M. ha 
tomado en conside/acion lo expuesto , y ha condescendido á que tengan abono 
de sus respectivos sueldos todos los que usaren de r^al licencia , no estando de 
cuartel de exercicio sin diferencia de destinos , pero estándolo se reserva S. M* 
dispensar los casos , según las justificadas causas que ocurran; y de su real 
óidcn lo participo á V* £• para su inteligencia, y la general del tuerpo de su 



Digitized'by VjOOQIC 



DEL ;BXÉRCITO, UC 233 

la cual se- sirvió S» M. declarar^ que los que obtengaa l¡ceii« 
cia, no hallándose de cuartel, no se comprebendan en el .ci- 
tado real decreto de 17 de Febrero^ pero que si estando usan- 
do de ella no estuvieren proutos á servir sus cuarteles, se les 
descontase sus sueldos ^omo á los demás, según se previno par- 
ticularmente por real resolución de ó de Mayo de 1787 (i). 
i; Con motivo de hallarse algunos oficiales usando de licea* 
das indeterminadas, y haberse* suscitado la duda de si estarían 
ó no comprehendidos en el referido decreto de 17 de Febrero, 
mandó S. M. en 22 de Mayo de 1787 (^) se les limitase á 
seis meses la concesión de licencia con todo el sueldo, y es* 
pirado dicho término , sino pudiesen resiituifse á s\\$ cuerpos, 
se consideren baxo la xegla general de los que usan próroga, 
cuya real resolución se comunic^ también á los dominios d« 
Indias, como mas adelante se dice* 

mando , y comunico las convenientes i su cumplimiento.lDios guarde , ¿ccAraiv- 
fuez 14 de Abril de 1787. =^ Pedro de Xerena. ==: Señor don Manuel Pacheco^ 
«apitan de cuartel del f eav cuerpp d« guardia&rde Corp^. 

(i) Otra de 6 de Mayp di 8j a los guardias de Corp s sobre lo mismo. 
_pxcmo. *eñor : El Rey se ha servido conceder á don Nicolás y don Cayetano 
Cabiteli, guardias deCorps de la real compañía italiana, próroga por cuatro meses 
para permanecer en Busto á finalizar el arreglo de sus intereses , y asimismo 
por esta vez con el goce de todo su habe^; pero queriendo S. M. que entien- 
dan todos los individuos del real cuerpo de gi^rdias de Corps que se hallen usan« 
do de licencia , que no estando prontos á servir sus cuarteles les comprehenderi 
ci real decreto de 17 de Febrero último: lo participo á V. E. de su real orden 
para su inteligencia y cumplimiento en el real cuerpo de Guardias de Corpt 
de su mando. Dios guarde , ócc. Aranjuez 6 de Mayo de 1787. = Pedro do 
. Lcrena»= A los tres capitanes del real cuerpo de guardias de Corps. 

(1) ^ Orden de a 2 df Mayo de B'^ sobre los descuentos á los que están 
usando de licencias indeterminadas. 

El señor don Antonio Valdés me dice con fecha de 21 del preséntelo/ 
que sigue : 

n Conformándose el Rey con el parecer de la junta de estado, ha re« 
suelto S. M. que á todos ios oficiales, que á la expediccíon del real decre» 
to de 17 de Febrero último , se hallaban usando de licencia indeterminada para 
restablecerse de sus males, se les limite á seis meses desde ahora, en c^yo 
tiempo deberán gozar su sueldo entero, por no ser esta nueva concesión; j 
que st espirado este término no pudiesen restituirse á su destipo , sean consi- 
aerados baxo la regla 'general de lo9 que usan de pr^rog^a , cuya real rcso* 
'lucion circulo con esta fecha para su observancia en la armada." 

Lct que traslado á V. £. de real orden para conocimiento de los cuerpos 
de la inspección de su mando en la parte aue le toca. Dios guarde , &c* . 
Madrid y Mayo a 3 de. r/87. z=: Pedro de Lcrena;= Circular á los capita* 
net cene rales é ¡opectores*^ 

Tom,lF. Gg 



Digitized by VjOOQIC 



Í34 Lie PENAS 

i6 Los capellanes del exérdto , plazas, castillos y hospi- 
tales mniíares obluvieron también por real resolución de lo de 
Junio de 1787 ( 1 ) ^^ S^^^ ^^ todos sus sueldos en. el uso 
de sus'' licencias , con tal que dexen de su cuenta capellanes 
substitutos. 

17 Para los oficiales agregados que por Impo^ibiKtados ts* 
taban gozando en sus casas de todo ei sueldo por medio de 
licencias, se dignó también la piedad del Rey mandar por real 
orden de 23 de Junio de (787 (2), contiuuasea disfrutando 
de sus sueldos sin embargo del referido decreto de 17 de Fe- 
brero. 

18 A los guardias alabarderos concedió igualmente el 'Rey 

{>or resolución di! 20 de Julio de 17^7 (3) todo su haber 'ea 
as licencias que usaren por enfermos. 

(1) Oirá Je 10 de Junio de 8 j para que tos capellanes no se compnhndan 
en los descuentos de licencias, • 
Conseqücnteá k) que V. E. expone en sti pap^l de a^ del anterior con mott* 
▼o de pasar la instancia de don Pedro Guerber« capellán de reales guardias de 
infantería walona , ha venido S. M. en resolver , que así el citado Gueber, 
como todos los capellanes del exércko, plazas» casHllos , reates hospitales y for- 
talezas gocen de todo su sueldo en el uso de sus licencias y prórogas con 
condición de que dexen de su cuenta los capellanes substitutos. Participólo á 
V. £. de su real orden para su inteligencia , y á fín de que por su conduc* 
to lo entiendan todos los interesados. Dios guarde , &c. Aranjuez lo de Junto 
de 1787. — Pedro de Lerena.ss Señor patriarca, vicario general de los rea* 

' les exércitos. 

•■ 

(2) Otra de 2j de Junio de 8 y para que no sean comprehendidos en los 
descuentos los ofidaies retirados que por enfermos usan de licencia^. 

Atendiendo el Rey á cu-ínlo V. E. y el teniente general don Carlos de Hau* 
-tre^ard , teniente coronel del regimiento de reales guardias valonas exponen, con 
motivo de remitir la instancia que por uno y otro conducto hacen los tenientes 
coroneles agregados á e^a plaza don José de Rcnas, don José Desastre , y don Ale- 
xandro de Colins en su ronUue , y en el de los drmas ofíciales de su clase , so- 
licitando tener en sus casas , como hasta el real decreto de 17 de Febrero último, 
el sueldo entero de sus agregaciones, ha venido S. M, en resolver , qup la clase 
de oficiales agregados, que imposibilitados de seguir la carrera militar por vej«z, 
heridas ó enfermedades estaban gozando en sus casas todo el sueldo por medio 
de liccncÍAS y prórogas anuales hasta el citado real decreto , continuasen , sin 
embargo de él, desfrutando esta misma gracia. Lo que participo á V. E. de 
su Te^\ orden para su inteligencia y gobierno. Dios guarde, &c. A.ranjuez aj 
de Junio de 1787. í- Pedro de Lcrcna. =• Señor conde del Asalto, capitán ge- 
neral de Cataluña. 5V comunicó con la misma fecha al intendente de CataluÜa. 

(3) Orden de 20 de Julio de Sj eximiendo de los descuentos de licencia 

á lot alabarderos enfermos^ 
Excelentísimo señor; En vista de cuanto V. E. expone en su representación 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉflCITa Lie 235 

.19 L06 rvgimieu^Sr 4UÍZ0S obtuvieron también por real re- 
solucioa de. 10 dp Abril de 178^ (i) el uso de sus licencias 
y pr^tog3ts coo todo el sueldo 5 y coa este moiivo declaró S. M. 
«o la misma órdea , que también concederá licencias y próro- 
gas á todo el exérciio sin descuentos, cuando tengan causas le- 
gitimas paca obten^las,. 

.Después de esia^s reales resoluciones se han expedido las sU 
£uientes, que se hallan trasladadas en el tomo primero de apén- 
dice de esta propia voz de^ -licencias, ^ 
Por real orden de 14 de Febrero de 1789 se previno á los 
capitanes generales , inspectores y demás gefes de los cuerpos 
precisen á los oficiales que tengan cumplidas sus licencias (h 
.prórogas, se px^^senten en ^tiempo hábil en sus respectivos des- 
tinos* 

En 15 de Ago^Q de 89) se mandó que los comisarios en 
los extractos de revista expresen el dia en que empezaron á usar 
de licencia los oficiales , si se presentaron fenecido ó no el térmi- 
no de ella, y si han obtenido real habilitación* 

En 6 de Mayo de 90 declaró el Rey que la licencia de 
todo individuo del exército que no se use en el término de 
seis meses , quede nula y sin efecto. 

En 2; de Noviembre del mismo 90 mandó el Rey, que que- 
de 1 1 del corriente á íavor de los individuos de la real compañía del cargo de 
V, £. ba vcn¡do«l Rey en resolver , que cuando los mismos mdividuos usen de 
licencia por enfermos » gocen de todo su haber. Participólo á V. E. de su real 
ótden para su inteligencia y gobierno. Dios guarde , &c. San Ildefonso 20 de 
JmHo de i/S/.^Gcrónimo Caballero. = Señor conde de Montijo^ capitán de la 
real compañía de guardias alabardejros. 

(i) Otra de 10 de Abril de 88 previniendo se concederán licencias sin 
descuentos d todos los que tengan causas justas para solicitarlas. 
Con motivo de haber solicitado el brigadier don JFrancisco de Bestchart, 
coronel del regimiento suizo de su apellido con razones deducidas de su ca-<^ 
pitulacion , que los oficiales de este cuai||>o tengan sus licencias y prórogas 
con todo el sueldo, sin comprchcnderles el real decreto de 17 Febrero de 17B7, 
y de haber condescendido S. M. á esta instancia, no solo por lo que loca ai ex- 
presado regimiento de fietschart, sino á tos demás de suizos; se ha servido 
declarar , que también concederá licencias y prórogas á todo el exército sio 
descuentos y cuando sean las causas tales^ y tan justificadas como desea , con 
e/urargo particular al celo y vigilancia de v . E. , para que al calificarlas cuan- 
do las pidan individuos de los cuerpo* de la inspección de su cargo, tengan toda 
la jusiifiwacion que estima S* M. necesaria. Lo que participo á V. E. de su real 
orden para su inteligencia y puntual cumplimiento en la parte que le toca. Dios 
!uafdc,Ócc. Aranjuez 10 de Abril de 1 788. ?= Gerónimo Caballero. =s Circular í 
os capitanes ^.ciier.iles, inspectores del exército ^ regimientos de guardias de 
infantería , y biig^da de carabineros. 

Gg 2 

Digitized by VJ O OQ le 



I 



•2¿ ^ Lie ; PENÁé ^^ ^ 

dáñelo en sa fucraa'lo prevenido en Tas' fealeé érdeaes tfitc- 
riores de lode Martó de 79 i ' se ' obser-^^é lis -regían estatílc^ 
xidas en el uso de las liéenci^s ^ "acudiendo lós'ínt(ñ:üdaáos en 
tiempl) á obtener la« prórógas antfes de concluir, el lérniiho de 
la licencia. - j 

20 LICENCIAS DE INDIAS. Para loa d^tnínics de Indias « 
previno por real orden de 18 de Marzo *de '!772 ( f )*i que no se 
costease cl'viage á cuenta de Ift R^ai hacknda á loé ^fitiaJes' ^J* 
desde Indias regresen á ílspaña á testabteéer su «allid ^ y.cn^ 
mrstno año de 72 se sirvió S. M. declarar por cira de 30 de 
Julio del mi^mo (2) los casos en que á los oficiales se les ha 
de conceder licencia para regresar á esios dominios*, y pagaí- 
se su pasage por la Teal hacienda, previniendo que < para evi- 

(1) Orden de iS de' Marzo dr 73 á Jndiai'p/t¥¿» foé se cortee fér la 

real Hacienda los fue vendan á España por enfermos. 
Con el pretexto de recuperar la salud, se solicitan licencias por varios 
oficiales para venir á España , y mediante á que para mudar de clima hay 
en esos dominios la cnisma proporción que en «sios; lia resuelto el Rey qu« 
DO se costee el pasage üt cuenta de la Real hacienda, de los que vengaa 
con ellas , aunque sea alegando la re&rida razón, Y lo aviso á V. £• de ór^ 
den de S. iM. para que lod )s se hallen en esta inteligencia. Dios guarde^ &c. 
El Pardo 18 de Marzo de 1772.= El bayh'o fr. don Julián de Arriaga. =:=:C¡r* 
cular á los vireyes y gobernadores de Indias. 

(2) Otra a Indias de jo de Julio de 7a sobre los que vienen á España 

con licencia. 
Para que en lo sücesiro no^ ocurra duda sobre los casos en que corres- 
ponde conceder licencias á los oficiales del exército, existentes en América, para 
venir á España , y á fin de evitar á la real hacienda los excesivos gastos de 
transportes, y al renl servicio la falta que harian en sus destinos; ha resuelto 
el Rey por punto general : que ningún oficial casado pueda pasar á Indias con 
destino militar y fixo , sin llevar á su muger ; y por su iaka de salud solicita- 
se alguno su regreso , no deberá concedérsele la licencia por las proporcio- 
nes que hay ahí de mudar de tempyamcnto, á excepción de algún caso ur- 
gentísimo que se graduará de tal pollos gefcs superiores , y verificado , $• 
costeará de su cuenta el transporte , reemplazándole en el exército con el mis- 
mo grado que tenia en esos dominios *. que á los oficiales que hayan servido 
en esos reynos quince ó mas años , y por sus achaques ó avanzada ed.id no 
puedan continuar el servicio, se les conducirá á España en navios ác la real 
armada de cfienta de la real Hacienda , si quisieren acabar sus dias en su pa- 
tria, y proporcionará aquí el retiro correspondiente. Y por último también %% 
costeará el pasjge á estos reynos á los oficiales de los regimientos del cxér* 
cito que pasen de guarnición á esos, y con motivo de interés de sus cuerpos 
obtengan licencia para venir á España. Participólo á V. E. de orden de S. M. 

Jara su inteligencia y cumplimiento. Dios guarde, &c. San Ildefonso 30 d« 
ulio de 1772. ±= El Baylío fir. don Julián de Arriaga. 5 Circular á los vireyca 
j gobernadores de Indias. 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCITO. LIC ' 237 

tar los motivos de estos vtages no pueda pasar ningún oficial 
i Indias sin^ llevar á su mugcr^ y úiiimamente por otra re» 
«olucibn de 28 de Setiembre del mismo año de 72 (r), se sir- 
vió S. M. prevenir, que todo oficial que fe mude de destino 
en aquellos dominios, ó se le mande venir á .España, se 1« 
costee el viage.á cuenta de Ja Real hacienda, 

21 £n los viages que se costeen por cuenta de la Real 
hacienda se- tendrá presente el reglamento expedido en 18 de 
Julio de 1805 (2), por el cual están señalados los días de 
ida y vuelta que se han de abonar asi de los viages desde Es- 

I paña á las principales partes de Ultramar, como las de un pues* 
lo á otro dentro de los dominios de Indias. 

22 £u 29 de Junio de 1778 se previno que á todos^ los qut 

(f) Otra de 28 de' Setiembre de 72 á Indias sobre lo mhmó. 
Ha resucito el Rey por punto general, que á todo ingeniero ú ofícialqut 
de su real orden se mude de su- destino á otro en esos dominios con empleo 
militar de exército , ó se mande venir á España por sobrante , ó convenir su 
relevo, se le costee el pasage de cuenta de la real Iwoicnda ; pero- debefá- - 
proporcionarse en buques de la real armada , permitiéndolo las urgencias del 
wrvicio,^y cuando no, se tratará su conducción con el mcnoi; dispendio posi- 
ble, suministrando en dinero al oficial la gratificación que eslá señalada para 
la hiesa. Paiticípolo á V. E. para su inteligencia y ci|mplimienlo. Dios guar- ^ 
de, &c. San Ildefonso 28 de Setiembre de 1772'= El Baylío fr. don JuliaD 
de Arriaga. =rz Circular á los vire) es y gobernadores de Indias. 

• (a) Reglamento de 18 de Julio de 180^ , del númefo de dias de na» 
^tegacion de ida y vuelta , que por punto general ha resuelto S, M. se 
consideren para el abono de grati/itacion de mesa , raciones , y Jteté en los \ 
irans fortes de ojicialidad y tropa] que se hacen por cuenta de la Real Aü- ' 
eienda á los parages de Indias en tuques particulares. 

DB ESPAÍ^A. Dias de ida. Dias de vuelta. 



A Canarias • 1 5 • 40 

A Puerto-Rico 40 ,. 50 

A Santiago de Cuba 45 00 

A la"Hav;ina fo 60 

A Vera Cruz 60 80 

A Cumaná , la Guayra, Puerto CabellcK ^ 

y Santa Marta.. í ^ * 

A Cartagena de Indias y Puerto Velo 45 ..; 65 

A Montevideo ., • • 80 , 90 

Al Callao 150 >40 

A Chile líio lis 

AManila por el Cabo de Buena- Esperanza. 160 1 60 



Digitized by VjOOQIC 



838 Lie PENAS 

viniesen con liceiicia de Indias á esta península se les sati&far 
gan luego que se restituyan á sus cuerpos ios ocho prímerog 
meses ^ como sueldos de América , y lo restante segau ios de 

DB« PUBRTO RICO. D¡as dc ida. Días de vuelta. 



A la Guayra 9 ^. 9 

A Cartagena de Indias 10 «.... 50 

A Cuba 6 20 

A la Ujvana.... ...••.• 10 ..•. 30 

. DB 14- BATANA. 

A Vera-Cruz y Campeche.... 10 ..*«•..••» %o 

A-Nuevo Orleans- «...• ^ 10 15 

A Panzacola *.. 12 , la 

A San Agustín de la Florida. • fo 30^ 

A Truxillo y Oaioa.....*... ^ 10 ......^ ao 

DB LA BATANA. 

A Cartagena de Indias y Puerto Velo... 40 .• ao 

A'Cumaná, la Gua/ra y Puerto Cabello. 35 ,...,. 30 

DB CARTAGBNA DB INDIAS. 

A las poblaciones del Darien y Carolina. 5 ao 

A Puerto- Velow 9 30 

A Puerto Nuevo en Nicaragua 12 24 

A Rio del Hacha 20 .'. 5 

Prevenciones» 

I.* Todas las gratificaciones de mesa se disfrutan en América i plata fuer- 
te, considerándose un peso fuerte de aquella moncd«i equivalente á un escu- 
do de vciion en Europa. Resulta de esto, que los diez y nueve y medio rea- 
les vellón á que asciende la gratiñc^cion^ y ración y media de armada, que dis^ 
frutan en la actualidad á bordo de los bixeles de guerra ios oficiales de mjrina 
y cxército, por el reglamento de 11 de Febrero dc 97, equivalen en América 
i dos pesos fuertes , por consiguiente esta es la cantidad que debe abonar;>e 
en los viages á Indias por cada ofi.ial, 6 persona de las que tienen declarado 
el goce de mesa cuando sean transportados en buques juriicuhres. 

a.* No se hará descuento alguno por los dias que se tarde át menos en los 
viages i pero se abonará el exceso ai número dc lus día» señalados cuando ha- 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCITO, LlC 339 

Espfafia, cuya real deteraainacioii quedó dorógáda por la de 23 
de Noviembre de 1788, que mas adelante se copia. 

2$ Por resolución de 8 de Abril de 1783 (1) mandó el 
Rey á los vireyes y gobernadores de aquellofe dominios no con- 
cedan licencia á los militares, tanto de la tropa veterana, como 
la de milicias para venir á estos reynos, sin que preceda la 
real aprobación de S. M. , y que lo mismo se entienda coa 
los particulares: no viniendo á sus asuntos y negocios que se 
remiten al Consejo , cuya observancia volvió á encargarse por 
otra de 2 de Noviembre de 8ó (2). 

yan ocurrido arribadas involuntacias , cuya caliñcadon deberá hacerse por los 
gefes í quienes corresponda. 

3.' A cada Individuo de tropa se le suministrará diariamente la ración de 
armada. 

4.^ Los intendentes , ú otros ministros de real Hacienda , en. los puertos 
donde se veiiñque el embarco de tropas, luego que reciban la orden para 
ello I ajustarán con los &ip¡tanes , ó dueños de baques mercantes el Bete que de* 
ba pagárseles por el transporte de cada oficial , soldado, á ^tra persona , ha* 
Ci'endo que á cada cual se le aloje , según su clase , y abonando el valor de 
las gratiticaciones de mesa , y el de las raciones , según queda establecido 
para cada individuo. 

5/ £stos abonos se harán al capitán del buque mercante donde se embarque 
el transporte , en inteligencia de que los capitanes de estas embarcaciones da< 
ben dür la mesa á la oficialidad , y demás personas que la gozan , á diferen- 
cia de ios buques de guerra, donde se observa en esta parte lo que pres- 
criben las órdenes y reglamentos que gobiernan en la real armada. Madrid 18 
de Julio de 1B05. 

(i) Oriien de 8 de Abril de Sj d Iniias robre Ucencia para venir á 

£s paría* 
El Rey ha resuelto , ^ue por ningún motivo , y sin que preceda su rcaP 
aprobación conceda V- E. licencia para venir á estos reynos á militares em- 
pleados en esa jurisdicción, tanto en tropas veteranas , como en las de milicias, 
ni tampoco á los dcmis habitantes de cualquiera clase que sean , á menos 
que vengan en seguimiento de negocios judiciales que se remiten al Consejo, 
y que scm de particulares , pues los de comunidade» y cuerpos han de tener 
primero el permiso de S. M. y los que obtengan licencia para venir á Es- 
paña en seguimiento de negocios , ó í otros fines justos, siendo casados, han 
de hacer constar el consentimiento de sus mugeres , y que áfx^n asegurada la 
subsistencia de ellas, y sus Cimilias con arreglo á la ley de Indias. Y de orden 
de S. M. se lo participo á V. E. para su inteligencia , y el mas exacto cum- 
plimiento. Dios guarde, 3cc. El Pardo 8 de Abril de 1783. =r José de Cal- 
vez. =z Circular á los vireyes y gobernadores de Indias. 

(a) Orden de a de Noviembre de 86 d Indias sobre lo mismo. 
El Rey ha resuelto , que sin preceder su real licencia 6 causa muy urgente 
BO conceda V. E. permiso para pasar á estos reynos á militare^ empleados, cié- 

. Digitizedby VJ O OQ le 



i4o DES PENAS 

34 En 34 4e Febrera de 8$ (i) se previno, que todo sol* 
dado de tropa veterana existente en los dominios de Américaí 
Cumplido su tiempo , se le precise á venir á estos reynos , y 
Se le costee el pasage por cuenta de la real Hacienda ^ y por 
otra de 20 de Agosto de 86 (3) se sirvió S. M. declarar, que 
la antecedente resolución no compredendia á los 'soldados ca- 
sados en América, los cuales podrán permanecéis en aquellos 
dominios , ^i quieren , en calidad de pobladores. 

a$ En 4 de Seti^^rabre de 1787 (3) se sirvió el Rey, con 

rtgos, ni otros particulares, i menos que vengan en seguímicnto^e pleitos 
propios, ó que sean individuos del comercio de España. Participólo á V. E. de 
mi real orden para su ihtcligcncia y cumplimiento. Dios guarde, &c. San Lo- 
renzo a de Noviembre de 1786. = £1 marques de Sonora, ss Circular á Indias. 

(i) Otra á Indias df 24 de Febrero de S£ para que se haga venir á 
asparía a los soldados cumplidos. 
El señor Baylío fr. don Julián de Arriaga dixo á V. £• coo fechare 7 dt 
Marzo de 1775 lo que sigue; 

»> El Rey ha resuelto por punto general , que i todo soldado de infanto» 
ría, artillería 6 caballería de tropa vererana ex'istente en los dominios de Amé*^ 
rica que hubiese cumplido su tiempo se le precise venir á España , siendo na«' 
tural de estos reynos , y se costee su pasage de cuenta de la real Hacien* 
da; pero en caso de que quiera volverse á empciñar de nuevo para seguir en 
el real servicio , deberá admitírsele en el propio cuerpo, (\ otro que elija. Aví- 
tolo á V. E. de orden de S. M. para que disponga su cumplimiento por lo res* 
pectivo á la tropa veterana que Jiay en el distrito de su mando." 

Y queriendo S. AÍ« que se renueven estas providencias, las repito á V. E. de 
,tu real orden para que se cumplan exactamente. Dios guarde, &c. El Par- 
do 24 de Febrero de 1785. = José de Galvcz.^tJircular á los vireyes y go« 
bernadores de Indias. 

(2) Otra de 20 de Agosto de 86 sobre la antecedente. 
A consecuencia de una duda que el vírcy de México, conde de Gal vez, 
ha consultado al Rey sobre la órdtjn circular expedida por esta vía reservada 
en 7 de Marzo de 1775, y repetida en 34 de Febrero de 1785 , que obliga i 
los soldados europeos , que cumplen su tiempo en Indias á regresar á EspañSt 
se ha servido S. M. decorar, que dicha resolución 1*0 comprehenáe á los sol- 
dados que son casados en América , los cuales podrán , si quieren , perma- 
necer en sus dominios en calidad de pobl.idores, donde el gobierno les desti- 
ne. Lo advierto á V. E. de real ór^Icn para su inteligencia. Dios guarde, &c. 
San Ildctbnso 20 de Agosto de I786.=^E1 marques de Sonora. =5 Circular á los 
Tircycs y gobernadores de Indias. 

(3) Otra de 4 de Setiembre de Sj para aue á los of dales que vengan di 
Indias se les abone la mesa ^ y papie el fie te viniendo en embarcaciones 

mercantes* ^ 

Con motivo de la instancia que hicieron al superintendente subdelegado de 
la real Hacienda del Perú los maestros de las fragatas de coaicrcio U Limeña 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EX^CITO. UC 341 : 

motiro' dé las cUidas suscitadas en -«L^stotoi^ dedacar^ ^oe á 
lodos los oficiales qué regresen de aquellos doininios á estos 
•e les haga el abono de mesa y raciones, el de flete viniendo 
en embarcaciones mereantes. 

26 En 21 de Febrero de 1787 (i) se coenuofcó i Im doroí- 
nios de Indias el real decreto referido de. 17 de Febrero para 
: el descuento de sueklos á los que obtengan licencia y próroga 
en los términos dichos* Y en 24 de Mayo del mismo año se cir- 
culó la real orden copiada anteriormente en la nota del §• i j 
- sobre el modo dé" entenderse el referido decreto coa los que 
.estaban usando de licencia indeterminada. i 'j 

t • '■ 

f la Rosa , soliclttndo el pago del transporte de varios toldados cumplidos 
délos regimientos de Extremadura, y Soria > consultó la duda que 1q hahia 
causado U cootraria disposición de las dos reales órdenes circulares de 28 de* 
Setiembre de 1772 » y i^ de Octubre de 1785» que tratan de estos particula- 
res, pidiendo aclaración de ellas para casos succesivús. 

Enterada el Üey de ello^ de los antecedentes qUe motivaron las dos citadas 
tealcs órdenes , y de lo que previene !« ordenanza general del cxércilo en 
CQ^o al embarco de tropa á esos domipins, transporte da uno á t»tro puerto 
ó provincia de. ellos, y su regreso á estos « ha resuelto que para lo succe- 
«ivo. deben entenderse con los. dos respectivos abono de mesa y raciones» y 
d de flete en su conducción. En cuanto al primero , es su real voluntad se siga; 
la práctica que es4;t establecida, y en observancia; y por lo respectivo al segundo, 
4K asimismo ;su real iiiienciop se satisfagan en adelante á los capitaneé de las, 
^ embarcaciones particulares, á mas del expresado abono de mesa , y raciones, 
^ de los oficiales de tropa que conduzcan , el que les corresjionda por razón de^ 
ficte; y á fin de que estos ajustes no sean voluntarios, ni cedan en perjuicio; 
de la real Hacienda , es también el ánimo de S. M. se forme en esa capital, 
con ia premeditación , instrucción y conocl^micnio que corresponde , un regla- 
mentó general para cada puerto de los de ese rey no , de lo que sebiya de. 
pagar de su real cuenta por cada oficial y soldado que se transporte á uno á otro,. 
6 regrese á estos de España, dando V. - cuenta con copia, de él para su sobe-. 
rana inteligencia , y gobierno del ^ninisíerio de pii jí^rgo en,> los casos que ociir-, 
can de esta naturaíez^i. Loque comunico á V. de orden d^l Rey para su - 
debido cumplimiento. Dios guarde, &c. San Ilde^nso 4 de Setiembre de 1787.59 
^^tonio Valdés.sa Circular á Indias. 

: (i) Ofdítt di sil di Fehrfj^ di Sjt comunicando d indias il decrete di 
de f cuentos á los-qui oh tengan licencia. .^ , 

.\ Remito á V. E, do orden del Rpy,un ^xempldr .del decreto en que S. M. se 
ha's<rv¡do dcierminar por punto general extensivo á todas las ciases del estado,. 
^$fi el tiempo que usen de licencia» solo gocen ia mitad de su respectivo suel-, 
óo, y ningjiino si obtuviesen próroga, á fin de que V. E. le dé el debido cum-^ 
plimiento, respecto de todos los individuos, que son sus depcndiqpMs^ Pioij 
^liardf , &c. Kl Fardo ai de Febrero de 1 78 7.:;=l El marques de Sonpr4,n?Cir* 
d^lfir al Conacho de, Indias, presifjentq.d^ la conti;atac¡on de Cádiz, vlreyes, go* 
bcrnadores, é ioteñdeotes de ambas Áméricas, e illas Fil¡ni{Hs, ^ .. 

Tom.lF. Hh . • . 

/ Digitizedby VJ O OQ le ' 



94» UC PEÑAS 

27 ^Por xeál órdea de a t de Noviembre de 1788(1)^ que 
se circuló á ios víreyes y gobernjidores de lodias , se sirvió 
el Rey prevenir ^ que á los oftciaies que de aquellos -domioioi 
viniesen á esios con real licencia , se les pagase como sueldos 
'de América iiasia que desembarcasen ea £spaña ; y que desde 

. el misoio dia se ic considere el sueldo de España todo el tieoi- 
' po que aquí permanezcan ; y desde el dia que se ecnbarqaea 
para resiiuúr^e á su desuno , vuelvan ai goce del sueldo de 
^ América. 

28 Por otra ^esol^cion de 20 de Diciembre de go » que se 
copia en el tomo primero de apéndice en esta propia voz, 
y se circuló á Indias y volvió S. NL á conñrmar lo anterior- 
mente mandado , declarando por nuevas dudas qué los sueldos- 
de América devengados en España se abonen en aquellos áo^ 
minios ai respecto de la moneda de esta península / contándo- 
se asi hasta el dia que se embarquen para sus destinos, y des^ 
de este ea adelante gozarán el sueldo de América. 

(i) OrJfn Je HT de Noviembre de 9S sobre el modo de satlsfaar hs sutl» 
dos á los ojiciales que áé Indias tengan á Esparta ton licenria. 

Con fecha de 13 del corriente me dice el señor don Gerónimo Caballero^ 
k) siguiente: 

jyQoTi motivo de haber solicitado don TercnctoO Ncyllc, teniente coronel 
agregado al regimiento de inikntería de Hibernia , que le abonasen sus pagar 
•1 respecto de América*, desde que empezó á usar de real permiso, y posterior 
comisión de la secretaría de la inspección gcnera^de infantería del cargo del te* 
niente general don Félix O Neylle , en que está empleado hasta la llegada de su 
cuerpo á eítos reynós ; ha resuelto el Rej , que á todo oñcial que venga COB 
real licencia temporal de América» se le considere su paga al respecto de la 
que goza en aquel destino hasta el dia en que desembarque en España» y que 
desde el mismo dia se le considere la correspondiente á su empleo , según el 
sueldo señalado para los de este continente por el tiempo que se mantenga en 
él, como también que desde el dia que se embarque para restituirse á aquel 
destino vuelva al goce del sueldo de América, con prevención de que debe co? 
brar su paga en la forma referida en el parage donde e^sta el cuerpo. Participólo 
á V. E. de real orden para su inteligencia » y que disponga su cumplimiento en 
el ministerio de las Indias de sú cargo." 

Y respecto que lo expresado en la anterior real orden debe observarse por 
punto general en los dominios de Indias y Filipinas, anulándose cuantas re- 
glas y órdenes anteriores se op<mgan á lo prevenido en ella; la comunico á V. E. 
de orden del Rey para que circulándola én el distrito de su mando, tenga el de- 
bido cumplimiento. ETios guarde, &c. San Lorenzo ai de Noviembre de 
1788. s Antonio Valdés. =5 Circular á los vireyes, gobernadores, é íntendeo* 
tes de ambas Américas, é islas Filipinas. 

Esta €rdin se comunicó también for el ministefi9 de guerra en Tjr éU 
Nwiembre de 89 a los ins federes ¿emralts de infantería, artiUerfa , í a^ 
genieros de España. ^ 

Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCITO. LIC 243 

•- 9p Así Io% oficiales del exército de Espa5a, 'Como los de 
"Indias tendrán presente lo que la ordenanza general previeofe 
-«obre el modo de pedir licencias temporales , y los gefes qoe 
pueden concederlas: todo lo cual explican los artículos siguien- 
tes: 

30 ivLos^ capitanes generales ó comandantes generales ten- 
drán facultad de conceder licencia por término de un mes para 
dentro de la provincia- de sa* mando á ^os oficiales que, por 
medio de sws respectivos coroneles ó gefes de que dependan, 
la pidieren; pero no tendrán arbitrio de prorogar por otro mH 
mas li concesión de este permiso^ pues al que lo di^fruie,- solo 
^ abonará^ su plaza en la revista que medie en dicho termi- 
no ^ |>ero no en la sucesiva, sino se hallare, presente.'' Orden. 
dH exérc. trat. 2, tU» 30, arf, t. 

31 91 Los gobernadores de plazas en que no resida el capf- 
' tan general ó comandante general , podrán concederla por so- 
lo el término de ocho días, con limitación á ocho leguas en 
contorno, si alcanzare en ellas su distrito, .pero de no, se li^ 
mitirán á sus términos , interviniendo también el consentimie^* 

-.tó del gefe de quién dependa el oficial que usare de este per- 
fliíso , y no en otra forma." Id. art. 2. ' > 

32 99 La licencia que con urgente ó justo motivo de visitar 
'SUS familias, ó atender á sus intereses domésticos necesiten los 

oficiales por término mas largo que el permitido á la facultad 
: de los capitanes generalea dentro de sus provincias, y para cuaU 
- quiera ausencia. ;Corta ó dilatada ñtera de las en que sirvan los 
ceac^pos, €e scilidtdrá ' por memorial, . informado ^xle sus gefes res- 
pectivos, que pasarán al inspectot general á quien correspon- 
da, y este á mi secretario de. la guerra, por cuya via , dán- 
dome cuenta, se expedirá la licencia competente; y siempre 
que el oficial interesado en ella se presente dentro del térmi. 
ao en que finalice su tiso, se le acredhará el haber devenga- 
do en los meses de su aufencia sin necesitar nueva real órdeu 
que k haWHte á pereibirlo." Id. att. 3* ^ ' 

33 Por lo que ¿ace á los individuos de .los reglsiientos de 
milicias hay prevenido en su ordenanza lo siguiente sobre él 
modo con que se \ts ha de conceder licencia temporal, y los 
gefes que han de darls^ > ¿ ^ . . 

34 tiNiuguti oficial de sueldo continuo podrá salir dejí de* 
partamento á mas distancia de dos jornadas, ni por mar cfeún* 
po de quince días sin licencia del inspector^ ni sin la mia cuán- 
do fuere por mas titmpo, ó para venir á tui corte , O para al- 
guna diligencia fuera del reyno^ pero en ios démas casos po- 
drá dársela su coronel, y en su ausencia el comandante del 

««•gimieBio.'* Beaí declaran' á la orden, d^ nülic^ Jí$.^ ó^f^arl,^^. 

Hht 

Digitized by VJ O OQ le 



H^ Lie PENAS 

3$ n£l coronel ó comandante del reglaifento '.ttaití facul* 
tad de conceder á sus oficiales que no gozan sueldo la liceb* 
eia con que deben .t^alir del departamento, cuando fuere á me* 
ñor distancia que U de dos jornadas, ó por termino de un mcS| 
reservando ai inspector la facultad de concederla, cuando haya 
.de ser por mas lieoipo ó mayor distancia, y con mi real liceos 
da cuando sea para venir á mi corte , ó salir á alguna di* 
.ligencia fuera de mis dominios de^ la península.^' Id. art. 8. . ; 
, , 36 99.Cuando , los Qfíciaies salgan de su proviiKia llevacin 
.pasaporte del comandante militar que hubiere en lacapiul^íó 
en su defecto del juez de ella, para que si fueren á diligencias 
del real servicio, se les de por las justicias de los pueblos por 
.donde transitaren el alojamiento correspondiente á su grado ^ los 
bagajes y víveres qUe necesitaren, pagándolos á sius justos pre- 
cios ^ 'pero cuaado -salierein de sus pueblos á diügeacias propias 
Cuera ;LÍel departamento del Tegimtento^ y en los pueblos don* 
de hul>ierea de pernoctar no hubiere posada con cuarto y ca^ 
ina, le servirá la licencia que deben llevar, para que las jos* 
-peías les den alojamiento." id. art. p. 

-. '37 wQuando ios individuos de milicias dentro de su proviiw 
cia fueren á diligenciasL.dfíl. servicio, se les dará por las jos- 
-tidás el' correspondiente alojamiento," Jd.arU 10. 

38 9)Ninguu sargento, tambor, pífano, ni cabo podrá salir 
del departamento del regimiento á mas distancia que la de una 
jornada , ni por. mas tiempo que el de ocho di^s sin pasaporto 
del comandante militar, y en su defecto; del ^9^ de la capí* 
tal, y ucencia, 4>or escrito 4^1 coronel, notada \por:.:el safgento 
mayor, con expresión del pueblo adonde fuere, para que que* 
dando en el regimiento esta noticia, pueda ser llamado, y coa*" 
currir sin dilación al cumplimiento de la orden que se le diere»* 
Id. arU \i, - 

39 19 Guando sea la salida de los expresados individuos en 
el antecedente artículo á menos distancia que la de una jorna- 
da, ó por menos tiempgt qtw el de ocho dias, .hayan de lle- 
var próci$acnente pasaporte de la justicia del pueblo de su -do- 
micilio, y licencia por escrito del oficial que se halle mas pre- 
sumo , .sin la <uaA> ^tiQ dentro del departamento 1:0 ppdrán tran- 
sitar de unos pueblos á otros ^ y el que lo hiciere faltando á 
4d |>l'eve0t4o eín ^ estos' r4os artículos^ debe ser aprehendido 
por desertor^ ea.cujro delito habrá incurrido, y como tal seri 
castigado: bie^l enteodidoi» que ni por el juez de la capital, ni 
los del pueblo se ks podrá negar los pasaportes que pidieren 
con Ucencia de sus gefes ú oficiales, y asi á estos ^ como á los 
demás individuos de milicias á quienes se concedieren, no se podrá 
exi{i£ por las justicias ^ ni escribaaos. disrecbo algung.* ,14* an.^ i%* 



Digit^zed by VjOOQIP 



DEL.EXÉRCITO. LLE 3^ 

'* 40' '9» A ' Io9 -sargentos 7 cabos que por haber venido á estos 
cuerpos de los del excrcito, .ó por otro motivo no tuvieren es- 
' tablecxdo domicilio en los pueblos á que fuei'en destinados dt 
. orden del coronel , para la instrucción y custodia de los sol- 
, dados de su compañía , se les dará por. las justicias de los mis- 
mos .pueblos en q^ie se establecieren» el correspondiente aloja- 
; miento 9 según lo tienen por ordenanza los individuos del cxér- 
. cito cuando se hallan en comisiones y encargos de mi real ser- 
- vicio.'? U. atu 1 3, 
LLEVAR COMESTIBLES Á LA PLAZA DE GIBRALTAR, 



Véase ^sar ia /inca. 



M 



M. 



lALGASTAR EL DINERO DEL RANCHO. El soldado 
' que siendo ranchero úiaJgastare el\ dinero del rancho, sufrirá 
por la primera vez.' un mes de piision, por la segunda dos, 
•" y'l^or la tercera s^e le destinará á las obras públicas de presi- 
dio por el tiempo que* le falte de su empefio , ccino el Rey lo 
--ikne pr^vefaidD por- reales reáoluciohes- de 3 -de Junio de i777> 
5 de Noviembre , y 31 de Octubre de 1779» comunicadas las 
dos primeras al excrcito de España, y la tercera al de Indias, 
que se han copiado en la vo^ ^briaguezi téngase presente la 
real orden del año de 1780, ¡de que alli mismo ¿e hace men- 
ción^ y la de 12 de Mayo iJk'^$f copiada en la voz ¿¡bando* 
no de guardia , que expresa la j)ena que ha de imponerse á -loe 
soldados de los regimientos ñxos d^ lus presidios- que incurran 
en este delito. . 
MALTRATAR AL PATRÓN Ó Á CUALQUIERA OTRA 

PERSONA. Véase el primer párrafo de la voz heridas, 
MASCARAS. Se prohibe andar con máscara á los plebeyos, pciia 
de* cien azotes, y á los nobles destierro por seis meses, y. ^i 
.jcs de n^oche se 'dobla líf pena. L^y 7, úw i$',' Üb. 8 recopí- 
. lacion , que e» 1^ novísima es la ley i , tU 13, lib. i?. En, el 
. año de 1767 se. permjtierpn , ^ñ Madrid bayles cotj máscara. en 
, el teatro , y á su exemplo se dio también permiso para cele* 
bjrarlos en otras ciudades $ y .por posteriores reales resojucio- 
.<n^ se ha. suspendido generalmente i^ licencia de .estas diver« 
, siones. Para los dominios de. Indias' están igualmente p^^^Wbi-' 
^ das por real orden que se comunicó á los vireyes y gober¿ia- 
dor de la Habana en 7 de Enero de 1774. 
MATR1MQ^'I0. Véase casamientos. 
MILICIAS SUS DESERTORES. Véase desertores. 
MXUCIA^. ALISTAMIÉJÍTO. Véase, wtas. \ 



Digitized by VjOOQIC 



84^ ^ MON PENAS ' 

MONEDEROS FALSOS. El que fuere convencido de fabrican* 
te de moneda falsa ó con coaocimiento de uo ser legal y la tu- 
viere en deposita ó usare de ella y sufrirá las peaas que impo- 
nen las leyes del rey no. Ord. del exérc. trat. 8» tit. lo, art. 9r. 

2 Estas peüas son, por fundirla fuera, de las casas reales, 
la de muerte I y ser quemado. Ley 9, tlt. 7, partida, 7, y 
ley 67 ) tit. 2t > libro 5 de la recopiiacion, que en la novísima 
es la nota 3 de la ley. 7 ^ tit. 17, iib. 9, perdiendo los bienes, 
que se aplican por terceras partes , al acusador, juex y cáma- 
ra, seguQ las leyes. II y 67, tít. 21, Jib. 5 recopilación, que 
en la novísima es la ley i, tít. 17, Iib. .9 y su nota 3, y. la 
casa de la fábrica cae en decomiso si fuere del fabricante, ó 
$u dueño sabedor, y no de menor ó viuda. Ley 10, tit. 7, 

- partida 7. Los que retienen la moneda con conocimiento de ser 
falsa serán desterrados por cuatro años del reyno, y perde- 
rán la mitad de los bienes. Ley 64, tít. 2t., Iib. 5 de la re«« 
copilaclon, que en la novísima es la ley 7, th. 17, Iib. 9, no- 
u 8. 

3 Las mismas penas comprehenden á los carabineros reales 
que cometieren este delito. Id. de carab, p¿g. 109* 

MONTES. Los contraventores á su ordenanza» V¿ase coülftf* 
.. ventores. 



. N 

Nefando. V¿a<e cHmm mfaado. 

o 

OfiEDIENaA EN CIERTOS CASOS. En «I artículo 4*, tí- 
tulo ; , tratado 8 de la ordenanza se previene , que en los de- 

• litos donde no haya prueba de testigos , ó la de indicios - ve- 
hementes , Se proceda al tormento , y que sus diligencias esteo 
i cargo del auditor de guerra, y en su defecto del asesor mi- 

' litar} y en ti siguiente, que es el §. 48 de la voi o/icfdfof , pro* 
hibe S. M. expresamente se use de otros medios para proce* 

- der en las causas de los reos , aprefhiándolos añletivámente - i 
dar sus declaraciones , pena de privación de empleo al oficial 
que lo mande, y de igual ó mayor castigo, segua su calidad, 
o/ que en esto le cbedt%cñ. 
a Esto DO se enteoderi coa I09 reo* coataiaacef de que ar 

Digitized by VjOOQIC 



DELEXÉRCITO. OFI 647 

rt^Ma «H el $• ^ del lU tomo, los cuales pueden ser apre- 
miados á declarar conforme la real resolución que allí se cita. 
OFIClAi^S. Baxo de-^sta, voz se expresará todo lo que la or« 
; denanza previene en general sobre los cSciaies , copiando ios 
articules que. señalen alguna pena, que son los siguientes^ advir- 
tiendo ,^ que los delitos de abandono de guardia , exceso en el alo- 

• janúentOf infractor á la ordenanza y habilitado que quiebra y infiden" 
cm, insulto á los superiores , plaza supuesta y tesligo falso y se 

: hallan en la voz á que corresponden , y el oficial qu£ quiebra en 
r encargos de su cuerpo se halla en la voz habilitado q^ixe quiebra, 

Leí que abus^a de los caudales que tenga en su. poder se ha- 
en el $. 6 de esta voz oficiales, 
3 9) Para que por omisión ó franco manejo del capitán en 
- la obligación de desempeñar al soldado adeudado en tiempo 
I oportuno, no cargue el fondo con el pago dé deudas, jpe el 
prudente celo pudo minorar , vigilará el sargento mayor sobre 
' que á los soldados empeñados, y próximos á salir del regi* 

• .miento con licencia, ó inválidos, se les vaya reteniendo lo que, 

sin perjuicio de é\i preciso sustento, baste á cubrir toda la par- 
te posible de su deuda en el tiempo que les falte ^ y siempre 
, que por notorio descuido del capitán ú oficiales que maneja- 
re la compañía se justificare (en el tiempo de darse la baxa ) 
.que. fue culpa de su poca aplicación el descubierto^, mandará 
el coronel , que pague la parte que estime justa con descargo 

. de la caxa." Orden, del exérc. trat, i. tit, 5. art, 4. 

3 wEl capitán será siempre respetado de sus subalternos, y 
obedecido puntualmente en los asuntos del servicio: si hubiere 
alguno que por contemplación ó debilidad no mantuviese á sus 
soldados con la debida subordinación , que no lee haga cum- 
plir exactamente con el cuidado de su compañía, y que no I-e* 

, prebenda y ponga presó ai que fuere omiso e(i su obligación, 
ignorará su deber, ó será muy omiso en cumplirlos: los gefes 
castigarán severamente tan grave abandono,^ y si el capitán rein- 
eidfiere en ello ,- le pondrán preso eír un castillo." W. trat. 2. 
tft. 10. art, 6. 

-4 j> Cuando el capitán hubiere reprehendido 6 arrestado en 
•u casa algún subalterno, y este se atraviese á pedirle satis- 
facción, el capitán sin entrar en contestación alguna, le pon- 
drá preso en banderas, y dará cuenta al coronel, quien tras- 
ladará al subalterno á un castillo por cuatro meses ^ y en ca- 

, 80 de haber el subalterno puesto mano á la espada contra su ca» 
pitan, ó tratádole con palabras indecorosas^ le suspenderá del 
empleo, mantendrá preso, y me dará cuenta." M art. 7. 

$ i)El capitán recibirá personalmente el prest mensual de 
SU compa&ia > y como deposiurio y fiel administrador , cuida*" 

Digitized by VJ O OQ le 



•48 OPI PENAS 

ri de su legitima y equitativa dUtríbucion. SI bubüsre ' algaa 
capitán tan olvidado de su obligación , que emplease parte al* 
guaa del prest en otro objeto que el da su preciso destino , é 
que no manejase los intereses con la mayor legalidad , se pondrá 
preso en un castillo, con descuento de los dos tercios de su suel- 
do hasta que pague, ciando cuenta al inspector para que,; si 
las circunstancias exigiesen la separación del capitán, me la pro* 
ponga." Id. íirt. 8. 

6 Esta misma penarse impondrá i cualquiera oficial qut 
abuse de los caudales que tenga á su cargo con arreglo á la 
real orden de 4 de Junio de 1796 (í). 

7 ») Cuando un soldado estuviere cuatro meses en su compa« 
fila, y qué no sepa vestirse con propiedad , cuidar bien de 
sus armas , el respeto y pronta obediencia que debe á sus ca* 
bos , sargentos y oficiales , hacer bjen el exercicio / conocer lo 
que debe practicar cuando está de guardia y de centinela, y 
demás puntos esenciales de su obligación, será prueba cierta <ie 
descuido en aquella compañía , cuyo cargo se hará seriamea- 
te al caphan.'' W. art. 2$. 

8 99 Las compañías que eií los exerdcios de fuego no dispararen 
los tiros que deben, darán visible prueba de que los soldados 

( I ) Orden ie j^ Ae Junio ¿e g6 sobre el oficial que abuse de los caudales 
que tenga á su cargo. 

El señor secretario de estado , y del despacho de la guerra , ha comimi* 
cado al Consejo supremo de la guerra, la real orden siguiente: 

No señalándose en las ordenanzas generales del exército pena determinada 
al oficial subalterno que abuse de los caudales que tenga á su cargo, perte- 
necientes al regimiento, pues solóse hace mención del éapital en el art. 8. tit. lo* 
hrat. a. y del habilitado en el 14. tít« 9. trat. i. imponiéndole 6 años de presidio, 
privado de empleo, y con reflescion á que este crimen cometido por un oficial, 
puede hallarse revestido de taiies circunstancias , que sean infinitamente variables, 
en cada uno de los casos , sin (^ue por cstji razón pu^da.fixars.e cop exactitud la 
pena al que lo cometa, se ha servido el Rey establecer por punto general, ^fu* 
cualcjUiera oficial que abuse de los caudales que tenga a su cargo , sufra la 
Oiisma^ pena que determina la ordenanza para el capitán en el citado artículo, 
esto es , que sea arrestado en un castillo con descuento de los tercios de su sueldo, 
y se dé parte al inspector, para que dado cuenta á S M. proportga su separa- 
ción del servicio, lí otra pena mas grave, que podrá extenderse hasta la 
¿apital, según las circunstancias particulares, ó la m^yor 6 m^nor malicia 
que se jnstifiquc. Publicada en el Consejo supremo de la guerra esta real re» 
Bókicton, ha acordado su cupiplimiento , y me ha mandado circularla como 
adiccton á las órdenes del exército. 

Lo que de acuiirdo de este supremo tribunal comunico i V, . pasaos « 
cumplimiento en los cuerpos de la iospecdoii de su cargo. Dto$ guarde^ ikc 
l||drí$l 4 de Junio de. 179$.= José 4e Bor4a|..9«cretarí^ .4^ Consejo ^d» 
>"!« guerra. ^Circular al exército«\ 



Digitized by VjOOQIC 



DEL BxÉRcrra ofi 34^ 

estin mal disciplinados, ó las armas en el mal estado: al re- 
medio de este daño , como tan jmponante á mi servicio , darán 
los gefes especial atención, casügaildo con severidad á la6 ca- 
pitales de ellas." Id. art. 26. 

9 )9Ei sargento mayor de un regimiento será responsable 
de ia justa inversión de la gratificación de hombres y armas: 
tendrá una llave de cada caxa: intervendrá en todos los ajus* 
tes y gastos; y no se extraerán de las arcas maravedises al- 
gunos, sin que le conste el desuno, y la legitimidad ; coafronu- * 
rá la revista con el comisario de guerra; y responderá de 
cualquiera plaza supuesta que indebidam'snte se cargare á mi 
erario, sea por certificación, ú otro modo: si en cualquiera 
de los expresados asuntos se averiguase, que por debilidad, con- 
templación, ú otro fin haya faltado á la legalidad, y espe* 
ctai confianza que deposito en este empleo, será suspenso de 
él, y preso en un castillo, hasta que bien informado de las 
circunstancias resuelva yo lo conveniente." Id. út. \o. art. j. 

10 99 Sin permiso del coronel no podrá separarse del regí* 
miento oficial, ni individuo alguno de él; y al que lo exe* 
cutare podrá mortificarle á su arbitrio, ó suspenderie de su 
empleo , según el carácter del subdito y. circunstancias de su 
falta , sin que sobre este particular se entiendan los gefes sju- 
balternos dispensados , ni un poco mas que cualquieta otro.^ 
Id. tiu 16. art. 7. 

it 99 El coronel tendrá facultad de arrestar en su casa, en 
la guardia de prevención ó en la del cuartel á los oficiales 
de su regimiento para corregir sus faltas en el servicio ó fue- 
ra de él; y si el arresto pasare de veinte y cuatro horas .^. ó 
sea preciso reducirlo á mas estrecha prisión, deberá dar par- 
te al gobernador ó comandante , de las armas ^ quien no nega- 
rá el castillo ó auxilios que le pidiere para castigo de sus sub- 
ditos, ni interrumpirá su proceder con ellos." Id. art. 8. Véa- 
se el §• 2S9 y siguientes del tomo 111, donde se copian las 
reales órdenes expedidas sobre los arrestos de ios oficiales. 

12 99 Podrá el coronel suspender de sus empleos á los ofi« 
ciales de su regimiento, dando cuenta con expresión de lo$ mo- 
tivos al comandante de las armas del parage en que sirviere, 
al capitán ó comandante general de la provincia, y al inspec- 
tor general de que dependa; y el oficial que fuere suspenso de 
su empleo, no será restablecido en él sin orden mia, comuni- 
cada por mi secretario del despacho de la guerra. Jd. trat. 2. 
lli. fó, art. 9. 

13 99 El mas grave cargo, que se^ podrá hacer al coronel, 
será el no dar (en la parte que le toca) puntual y literal cumpii- 

^mieaio á todos los capítulos de mis ordenanzas, y á las órdenes 
Tojji. IK li 

, Digitized by VjOOQIC 



8$o OFI PBNAS 

de los gefes , que he autorizado para darlas , el manifestar tn 
sus conversaciones repugnancia en obedecerlas, el hacer críti- 
ca de ellas, 6 el penniür que sus subordinados la hagan. ** Id. 
' art. 22. * \ 

14 99 Todo militar se manifestará siempre conforme del suel- 
do que 'goza, y empleo que exerce: le permito el recurso en 
todos asuntos, haciéndolo por sus gefes y con buen modo; y 
cuando no lograse -de ellos la satisfacción á que se considere 
acreedor, podrá llegar basta Nos con la representación de su 
agravio; pero prohibo á todos y cada individuo de mis exér- 
citos el usar, permitir, ni tolerar á sus inferiores las murmu- 
raciones de que se altera el orden de los ascensos ^ que es corto 
el sueldo^ foco el fresty ó el pan malo y el vestuario ^ mucha la 
fatiga, incómodos los cuarteles , ui otras especies que con grave 
daño de mi servicio indisponen los ánimos , sin proporcionar 
á los que compadecen ventaja alguna. Encargo muy pánico- 
larmente á los gefes que vigilen, contengan y castiguen coa 
severidad conversaciones tan perjudiciales." Id. tít. 17, art. i. 

15 99 Todo inferior que hablase mal de su superior será cas- 
tigado severamente: si tuviere queja de él la producirá á quien 
la pueda remediar , y por ningún motivo dará mal exemplo 
con sus murmuraciones.** Id. art. 2. 

16 99L0S oficiales - tendrán siempre presente, que el único 
medio para hacerse acreedores al concepto y estimación de sus 
gefes, y de merecer nuestra gracia, es el cumplir exactamente 
con las obligaciones de su grado, el acreditar mucho amor al 
servicio , honrada ambición y constante deseo de ser empleado 
en las ocasiones de mayor riesgo y fatiga , para dar á cono» 
ccr su valor, talentos y constancia." Id. art. 3. 

17 99 El oficial que siendo reprehendido de su gefe por al- 
guna falta , produce su nacimiento , aprobaciones que ha te- 
nido de otros gefes, ú otras razones agenas en aquella oca- 
sión, del sentimiento que debe causarle su falta, y de la su» 
bordinacion con que debe oir á sus superiores, será mortffi- 
cado con proporción á la irregularidad del caso." Id. art. 4. 
• 18 99 El mas grave cargo que se puede hacer á cualquiera 
oficial, y muy particularmente á los gefes, es el no haber dado 
cumplimiento á mis ordenanzas y á las órdenes de sus respec- 
tivos superiores : la mas exacta y puntual observancia de ellas 
es la ^base fundamental de mi servicio, y por el bien de él 
se vigilará y castigará severamente al que contraviniere." Id. 
art. $. 

19 99Cualquiera especie que pueda infundir disgusto en mi 
servicio, ó tibieza en el cumplimiento de las' órdenes de los 
gefes, se castigará con rigor; y esu culpa será unto mas gra* 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉUCITa OFI 451 

Té, cnimicr foere mayor la graduadoa del oficial que la eo- 
netiere." Id. art. 6. 

_ 20 » Ningún oficial ce podrá disculpar con la omisión ó 
diescuido de %nt inferiores en los asuntos que pueda y deba 
vigilar por si, y en este concepto todo gefe hará cargo de las 
folus que notare ai inmediato subalterno que deba celar ó exe- 
cutar el cuoipiimiento de sus órdenes; y si este resulta col* 
pado, tomará con él por si mismo la providencia correspon- 
diente, en inteligencia, que por el disiomlo recaerá sobre él la 
responsabilidad." Id. arU 7. 

ai >»Todo servicio en pax y en guerra se hará con igual 
puntualidad y desvelo que al frente del eoeoiigo." Id. art. 8. 

32 9>Todo oficial en su puesto será responsable de la vigi- 
lancia de su tropa en él, del exacto cumplimiento de las órde- 
nes particulares que tuviere , y de las generales que explica 
la ordenanza , como de tomar en todos los accidemea y ocnr- 
rencias que no le estén prevenidas el partido correspondiente 
á su situación, caso y objeto, debiendo en los lancea dudosos 
elegir el mas digno de su espiútu y honor.'* Id. att. $• 

23 99 Todo oficial (sin distinción de grarhfócion) que sobre 
cualquiera asunto militar diere á sus superiores por escrito ó 
de palabra informe contrario á lo que supiere, será despedí- 
do del servicio , y tratado como testigo falso por la ley del 
reyno; y si fueren ambiguas, misteriosas ó implicí^aa sus cláu- 
sulas, se le reprehenderá, obiigáddole á expficarse con cla« 
ridad.*' Véase la voz testigo falso ^ donde se diee la fena de €st$ 
delito. 

a4 »9Cualquiera que estuviere mandando una porción de tro« 
pa,- no se quejará á su gefe inmediato de estar cdM&da^ no po« 
der resistir la celeridad del paso ni fatiga que sé te dáy con otras 
especies que distraigan' de hacer un pleno uso de ella; y si 
hiciese alguna representación, ha de ser muy fundada, con- 
vincente, á solas y por escrito precisamente. La contravención 
ó ligera reflexión en semejantes casos será castigada eomo falta 
grave de subordinación y de floxedad en el servicio." Id. art. ii. 

2f 99 El oficial cuyo propio honor y espiritu no le estimu- 
lan á obrar siempre bien , vale muy poco p^ra mi servicio t el 
Uegar tarde á su obligación (aunque sea de minutos), el ex- 
easarse con males imaginarios ó supuestos á las fatigas que 
le corresponden, el contentarse- regularmente con hacer lo pre- 
ciso de su deber, sin que su propia voluntad adelante cosa al- 
guna, y el hablar pocas veces de lá profesión iMiittar, son prue- 
bas de grande deisiídia é inaptitud páranla carrera ófo las armas.** 
li. úrt. 12. 

96 yiSo" ihUilqüiera oficial qok má^üét á ouo ^ 6 9t Éalle tolo, 

li a 

Digitized by VjOOQL^ 



^a OFI PEÑAS T 

«era prueba de corto espirita é inutilidad para el mando el decir 

que no alcanzó á contener la tropa á su *órden, ó que él solo 
no pudo sujetar á tantos > con otras expresiones dirigidas á dis* 
culparse de los excesos de su genie ó díe su cobardía en accio- 
nes de guerra í porque el que manda , desde que se pone á la 
cabeza de su tropa , ha de celar la obediencia ei> todo , "é ins* 
pirar el valor y desprecio ^ de los riesgos: siempre que suce- 
da cualquiera Vdíe estos casos , el oficial ú oíiciaies serán juz* 

. gados por el Consejo de guerra^ quien graduará la falta que 
baya habido.^ Id. art. 13. 

37 «Todos ios oficiales de mis tropas desde el brigadier al 
iubtenieate inclusive cuando fueren mandados para algún Sfsr* 
vicio, se hallarán puntualmente en el parage y hpra determi* 
nada en la orden que se les diere ^ y- encargo á los gefes ge* 
nerales y particulares, que no disimulen ni aun. los minutos 
en objeto tan interesante al descanso de mis tropas y acierto 
de las operaciones.^^ Id. aru .14. 

a8 99 El que se mandare para cualquiera servicio, sea de la 
graduación 6 cuerpo que fuere, lo hará sin murmurar, poner 

' dificuludes, ni disputar lugar para si ni para la tropa qne He* 
V4se^ y aunque no le toque ^el servicio, ni el puesto que se le 
diere, 6 que compreheoda otro agravio, reservará su queja has* 

. ta haber concluido la facción á que f^ese destinado , enton- 

. ees la producirá al gefe que corresponda ; y únicamente en el 
caso de no atrasarse el servicio, k> podrá antes significar á 

• su inmediato superior." Li^ art. f$. 

29 99Ningcn oficial general ni particular podrá formar recur- 
so , ni decir que le toca un destacamento é lugar fuera de li- 
nea en. que emplease á otro el general del exército : este sin 
sujetar ni cegir sus elecciot\es á* turnos ni formalidades , em* 
pleará ios oficiales y la tropa en los puestos y destinos que 
considere mas conveniente á mi servicio^ y .prohibo que perso- 
na alguna N ni cuerpo pida explicaciones ea este asunto, ni ha- 

, ga recurso ni manifieste agravio, cuya igual acción tendrá to- 
do oficial general ó particular que mande cuerpo separado i;es* 
pecto. á sus inferiores." Id. art. lá. 

30 99 Cualquiera oficial, sargento ó soldado que hiciese tina 
acción de señalada conducta ó valor en las funciones de guer- 

. ra , será premiado con justa proporción á ella ^ para cuyo efec- 
to su gefe inmediato y testigo de la acción dará por escrio 
noticia al comandante de la tropa ^ y este bien asegurado con 
la pública notoriedad del suceso é informes que adquirirá, lo 
trasladará por escrito al general del exército , incluyéndole la 
primera relación que le hubiese pasado el inmediato gefe de 
aquel individuo. £1 . general hará nueva averiguación ^ y bien 



Digitized by VjOOQIC 



DEI. EXÉRCITO. OFI ajy 

ioscruidoy me dará cueau, con remisión de. los expresados do- 
cumentos , exponiendo su dictamen sobre el premio de que le 
considere digno por la acción ', j' para que los gefes proce- 
dan en este asunto con el debido conocimiento, y los milita- 
res de cualquiera clase no aleguen por servicio el reguhr desem- 
peño de su obligación y unos y oíros tendrán presente lo si- 
guiente." Id. aru 17. 

31 »£n un oficial es acción distinguida el batir al enemi- 
go con un tercio menos de gente en ataque ó retirada : el de- 
tener con utilidad de mi servicio á fuerzas cQnsiderablemente 
superiores con sus maniobras , posiciones y pericia militar, 
mediando á lo menos pequeñas acciones de guerra : el defen- 
der el puesto que se le confie hasta perder entre muertos y 
heridos la mitad de su gente ; el ser el primero que suba ^una 
brecha ó escala, y que forme la primera gente encima de muro 
ó trinchera del enemigo : el tomar una bandera en medio de 
tropa formada^ y si ademas de las expresadas acciones hiciese 

* alguna otra no prevenida , que por conducta y valor le haga 
digno de ascenso ó premio,, la graduará según las circuns- 
tancias el general, y me la hará presente." Id. aru 18. 

32 f»La única certificación que apreciarán los oficiales , es 
% la publica notoriedad, como el buen concepto de sus gefes, ge* 

ncrales 6 inmediatos^ pues los del cuerpo no deben dar otras 
. que sus informes á las instancias á que diesen curso, y* sen- 
tar sus notas en las libretas de servicios, exceptuando única- 
mente el caso de pasar el oficial á otro destino^ pues como en 
. él debe justificar los que tengan contraidos, le dará entonces 
el sargento mayor certificación que los especifique, con visto- 
bueno de su geíe." Id. art. 19* 

33. >9Todo oficial de cualquiera graduación que fuese , sien- 
. do atacado en su puesto, no lo desamparará sin haber heclio 
toda la defensa posible para conservarlo, y dexar bien pueito 
-. el honor de las armas: si tuviese el general del exército al- 
. guna duda de su desempeño, le hará juzgar en Consejo de guer- 
ra." Id. arU 20. 

34 99 El oficial que tuviere orden absoluta de conservar su 
' puesto á tpdo coste, lo hará." td. art. 21. 

35 99 Todo oficial en campaña reconocerá la inmediación de 
au puestfx, para en cualquier evento aprovecharse mejor de los 
desfiladeros > caminos , fosos , desigualdades y demás ventajas 
que proporciona el terreno, tomando para su seguridad y desem- 
peño las precauciones que le dictaren su prudencia y tale^ito 
militar." Id. art. 22. 

3Ó 99 El oficial influirá en tus inferiores de cualquiera clase 
. que sean 9 el concepto de que el enemigo no ef de ventajgsa 



Digitized by VjOOQIC 



tH OPI PENAS 

calidad , castigaado toda coaversacion di^gida á elogiar eu 
disciplina , iuteligeacia de sus gefes y armamento y municionesi 
caballos, provisiones y trato.^' Id. art. 23. 

37 9) Todos los oficiales se hallarán en el campamento de su 
regimiento desde que se toque la retreta basta que salga el sol, 
y los gefes de los cuerpos serán responsables de que esto se ob- 
serve exactamente," id. art. 24. 

38 19 Ningún oficial en campaña podrá ausentarse del cam- 
pamento de su regimiento I ni un instante sin Ucencia del gefe de 
su cuerpo, ni mas de cuatro horas sin la de su brigadier 5 pero el 
que estuviere próximo á ser ifombrado de servicio, en ninguna 
forma lo solicitará, ni se le concederá el permiso." Id. aru 2$. 

39 99Se prohibe á todos los oficiales. el pasar una noche fue- 
ra del campamento, ó de la guarnición en que se hallaren sus 
cuerpos sin licencia del comandante general en campaña , y del 
gobernador en guarnición, solicitada con conocimiento y con* 
sentimiento por escrito del gefe del cuerpo." Id. art. 26. 

40 99 Todos los oficiales de un regimiento, batallón ó com* 
pañia en marcha estarán siempre presentes en ella tanto al par- 
tir, como al llegar á sus alojamientos: no podrán adelantarse^ 
quedarse atrás , ni separarse de sus respectivos puestos para 
conversar con otros ^ y el que no observare exactamente esta 
orden, será castigado por su inmediato gefe." fd. aru 53* 

41 99 El general á quien Yo fiase el mando de mi exército^ 
jio podrá disculpar su conducta c*on el parecer de sus genera- 
les , y lo mismo se entenderá con todo oficial que mandase cuerpo 
ó destacamento : los Consejos de guerra sobre las operaciones 
militares exponen el secreto, y desunen los ánimos con la va* 
riedad de dictámenes: ordinariamente embarazan al general con 
•US resoluciones si tiene intento de obrar ^ y si él inclina á la 
inacción , lo suele disponer de modo que se cubra con ellos Sü 
indecisión." Id. art. ;6. 

42 99 Todo mando militar ha de residir en uno solo, y este 
responder de sus operaciones. Ningún gefe militar dirá á su* 
balterno suyo, que proceda de acuerdo con otro: elegirá siem- 
pre el mejor, le encargará ei todo, y le dexará la libertad de to- 
mar el dictamen que quisiere por la responsabilidad que le que* 
da de los sucesos." Id. aru 57. 

43 99 En toda acción de guerra los soldados guardarán pro* 
fundo silencio, harán los fuegos sin desmandarse, y oi exce^ 
derse jamas de lo que se les ordene. Cada compañía conser* 
▼ara su formaci«»n sin mezclarse con otra; y todos los oficia* 
íes sin ruido , ni confusión dedicarán su espíritu y eficacia i 
conservar en buen orden su tropa , usando el jiltimo rigor con 
cualquiera que intetuare huir , se atreviere á de8obedecer> ó 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCIXa * OFI a^S 

proferir especies que puedan en aquella ocasioü intimidar ó des- 
ordenar i los demás,'' Id. aru ^9. 

44 99 £1 oficial que mande la pequeña escolta de cada re« 
gimiento destinada á forrage, será responsable de que su gente 
cumpla puntualmente las órdenes que hubiere dado el coman- 
dante : que hagan su forrage con prontitud : que por ningún 
motivo se estravien: que no entren en casa alguna sin ser man- 
dados, ni hagan daño. Si algún eficial dexase de cumplir exác* 
tamente con estas obligaciones , será castigado severamente ; y 
si el comandante del forrage por comtemplacion , ó debilidad 
dexase en. estos casos de proceder estrechamente contra los cul- 
pados , será responsable al general ó comandante en gefe, y 
acreditará su poco amor á mi servicio , y mucha desidia en 
atender á su propio honor.'' Id. art. 64. 

4; - mLos sargentos mayores de las plazas verificarán (cuan- 
do hicieren sus rondas) , si los oficiales, sargentos, cabos, tro- 
pa de guardia y centinelas están en los puestos donde deben 
existir 5 y en caso de haber alterado esta observancia, será mu- 
dado y arrestado el oficial que lo hubiere mandado ó permi- 
tido , procediéndese contra él con la pena . de privación de em* 
pleo, si la novedad hecha en su guardia se justificare jser cxe- 
cutada con malicia , ó fin panicular.^ pero si sjolo se veri- 
ficase ser descuido, ó falta accidental, se le mortificará arbi- 
trariamente con la proporción que corresponda^ y con la mis- 
ma distinción de casos se aplicará á los sargentos y cabos co- 
mandantes de algún puesto , que hubieren mudado el suyo, 
el castigo establecido en el título de penas." Id. trat. 6, tiu 7. 
art. di. 

46 fyEi\ inteligencia que ha de sortearse la hora en que ha 
de hacer su ronda en las plazas cada oficial: según está pre- 
venido en el titulo quinto de este tratado, prohibo el que la 
elijan, ni cambien^ y quiero que sea mortificado severamente 
el que contraviniere á esta ordenanza." Id. art. 26. 

47 nLos oficiales que hubieren de asistir en calidad de jue- 
ces á los Consejos de guerra ordinarios de los regimientos, de- 
berán votar sobre mis ordenanzas, según su conciencia y ho- 
nor, y lo que de las informaciones ^se deduzca, apartándo- 
se de todo afecto, odio, cólera y pasión para no afloxar ó 
agravar su voto, ni disminuir por suavidad la fuerza de mis 
leyes militares ^ y si contravinieren á la observancia que ellas 
lea prescriben, ^uedaráü privados de su empleo." Id. trat. 8- 
tít» '$ , art. 29. 

48 19 En el supuesto de que el art. 49, tít $, trat. 8 de 
la ordenanza general da regla segura para , proceder en las 
causas de reos^ cuyos delitos estén suficientemente comproba- 



Digitized by VjOOQIC 



a $6^ OFI PENAS 

dos i prohibe el Rey absolutamente el que se use de cieos . 
medios para apremiar afliciivamente al reo á lá declaracioai 
peaa de privacioa de emplea al oficial que lo mandare , y de 
igual ó mayor castigo (según su calidad) al que ea esto le 
obedezca.'^ Id, art. 50. 

49 99 Para que el Consejo de guerra de oficiales generales 
pueda formar juicio y fundar reflexivamente su dictamen , de- 
terminando las peqas respectivas á los oficiales reos, según ia 
calidad de sus delitos 9 por faltas graves de su obligación en 
materias de mi real servicio, se observará lo que prescriben loa 
artículos siguientes.'^ Trat. 8, tit. 7, art. i. 

50 99 El oficial (de cualquiera graduación) que mandare plaza, 
fuerte ó puesto guarnecido , con proporción de disputarle , es- 
tara obligado á defenderle cuanto lo permitan sus fuerzas i 
correspondencia de las de los enemigos que le atacaren, á me- 
nos que tenga órdenes (de cuyo cumplimiento se le baga res« 
pons^ble sin arbitrio), que disculpen su conducta^ y si algu- 
no faltare en esto, será privado de su empleo^ y en caso que 
la defensa baya sido tan corta , que haya entregado la plaza, 
fuerte ó puesto indecorosameme , podrá extenderse la sentencia 
hasta la de muerte , precediendo la degradación.'' Id. art. 2^ 

$1 99 Cuando se trate de examinar la conducta de algún oficial 
que hubiere entregado (en' los términos intimamente referidos ) 
la plaza, fuerte ó puesto que tnandaba, deberá también hacer* 
se cargo á su cabo subalterno ó comandante en segundo^ y á 
los demás que hubieren votado la entrega en caso de que el go« 
berna^dor los hubiere convocado , y conformádose con su dic- 
tamen." Id. art. 3. 

$2 99 Si el comandante justificare (aunque se considera caso 
remoto) haber rendido (violentado de sus oficiales y tropa) 
la plaza, fuerte ó puesto que mandaba, porque alguno hizo sin 
8u orden, llamada á los enemigos, por no querer la guarnición 
mantenerse en sus puestos, ó por otras causas, que él no pu- 
do remediar ,- quedará libre de cargo; y el oficial ú oñciales 
' delinqüentes (por comprehendidos en aquel crimen de que que- 
de absuelto el comandante) serán condenados á privación de 
empleo y pública degradación , 6 á pena de muerte , según la 
malicia que en el hecho se justificjue." W, art. 4. 

53 99 Prohibo á todo oficial que mantenga correspondencia 
con los enemigos sin orden ó noticia del capitán general ^ baxo 
cuyas órdenes sirviere, pena de suspensión de empleo y des- 
tierro á un presidio' aunque solo trate de materias indiferen- 
tea, y pena de la vida si se mezclare en las que tengan co- 
nexión con mi servicio." Id, arU 5. 

54 99 El oficial que en cualquiera acción de guerra, ó mar* 



Digitized by VjOOQIC 



DEL BXÉRaXO. OFl 2:57 

lAandó á ella abandonare sü^puesto deliberadamente ^in urgep* 
' te motivo que le obligue á executarlo ^ perderá su empleo, y 
será declarado incapaz de obtener otro en mi servicio , prece* 
diendo degradación ^ y si de este defecto cometido con maii* 
' cía ó contra todas regias militares resultare pérdida de la fun* 
cion ó perjuicio á los progresos que mis armas pudieran con* 
seguir y si el otioial culpado hubiera tenido mas constancia , po- 
drá' expenderse hasta la pena de muerte la seni^eniCi^^'Vífí. art. 6. 

55 i)Las perdidas de plazas, fuertes, ó puertos por sorpre- 
* ea se sentenciarán según se verificare." Id. aru-^j, . '> 

56 i)b)l oñcial comandante de un cuerpo destacado, que sin' 
legitimo motivo que le disculpe, desamparare alguna tropa de^ 
él será exáinina:do en el Consejo de guerra de oficiales gene-^j 
rales, y juzgado, según las razones que justificare haberle tóo^í 

^ vido á esta dcicnniíijacion , ó los accidentes de que la sepárS*'- 

cion haya procedido 5 y si resultare culpable su conducía, se' 

le impondrá J á proporción , de la culpa, pena de suspensión 

. ó privación de empleo : y aun podrá extenderse hasia la de 

- muerte, si el desamparo proviniere de su notoria malicia.'^ £í*^ 

57 wEl oficial 'á quien se fiare reservadamente una conúfí 
•ion de mi real servicio, si revelare alguna circunsiancia en ^ 
que se le mande guardar secreto , será condenado- á privacioo 
de empleo , y destierro á mi voluntad ; y si de haberla revc« 
lado resultare malograrse la diligencia, sufrirá la pena de mveivu 
te," Id. art. 9. 

58 mEI oficial que despojándose de ' su honorífico carácter 
se atreviese á coiiíeier el atentado de entregar voluntariamen- 
te el real despacho de su empleo será destinado j^or cuatro j anos 
al regimiento lixo de Ceuta dp soldado r^so, y cumplido este n 
término será despedido del servicio , como asi lo m^y^o el señor 
don Carlos IV por su real ófden de 2$ de Enero oe 1802 (i)! 

(i) Orden de 2^ de Enero dt 180a f Imponiendo pena al oficial qurre» 

sentido entrega el real despacho de su empleii. 

AI comandante general de Extremadura comunico en este día lo que sigue: 

»Con fecha de 21 de Setiembre de 1^99 '«^mirió d capitán general de ei) 

provincia el proceso adjunto formado iconira el teniente coroiml don Nicolás N« 

capitán primero del batallón de caladores voluntarios de Balrbastro, y doQ 

Agustín N. primer 'subienienrc del mismo cuerpo , acusados el primero de sÍQr 

dicar indebidamente la conducta , y operaciones de sus gcfes , taitas de resr 

peto y subord ¡nación ,Miial versación de caudales', iieg:^l¡dad eq la liquidación de 

ajustes do los individuos de su compañía^ con otros exce&os; y el segundo 

indiciado de filta de cumplimiento en-el servicio , ini^st^rvancia á las -órdenes de 

sus gefes , castigo cruel dado á un soldado \ y de haber estafado i otro treí 

onzas de oro por el recurso de una üccDcia. Enterado ^1 Key de todo, y 

i;(m. ¡y. Kn * \ 

Digitized by VJ o OQ le 



2ir OFI PENAS 

á consulta del CÍohscjo supremo* de la gnerra con motivo ftel 

f^roceso formado á dos oficiales del regímíeuto de cazadores vo* 
úntanos de Barbastro por varios delitos, uuo de* los cuales fué 
el devolver su despacho por resentimiento. 

59 No pueden los oficiales, ni otro algún individuo mi- 
litar hacer recufBO en voz de cuerpo^, ni hacer transcendental 
á todos la ofensa hecha á un individuo, como asi está man- 
dado por la -real orden de ii de Noviembre 'de 1752 (1) que 

de la senteoclt que pronunció el Consejo de guerra de oficiales generales con* 
tra estos reo^, como igualmente de una represeut ación que posteriormente diri» 
^ el don; Agustín , eu qtie se quejaba de su oomandaoi«| á quien habia entiie«« 
gado el real de$j>acbo de primer subteniente, resentido de que hubiese si^o 
postergado en el ascenso á segundo teniente, sin reflexionar que no estaba 
aun confirmada la sentencia del referido Consejo de guerra, que 'se' hallaba 
en descubierto de revista, arrestado en un castillo, y que ademas habia solici* 
tado su retiro; se h^ servido resolver, con presencia de lo qae le ha consultado 
ci Consejo supremo de guerra , que el teniente coronel don Nicolás N. en 
c9DS¡deracion al dilatado arresto que ha sufrido pase agregado en s)»* clase al 
regimiento de infantería fixo de Ceuta , descontádose la tercera parte de su suel- 
do hasta pagar el alcance que liquidadas las cuentas resulte á favor del citado 
bátaHon de Barbastro; y que el don Agustín N.'por la gravedad del exceso en 
k entrega del real despacho, calificado por uno de los mayores que pueden co* 
neterse en la milicia, pues con él se atropelian á un mismo tiempo las obli- 
gaciones de oficial y de vasallo, sea destinado por cuatro años al propio regi- 
inicQt;o fixo en clase de soldado raso, y que cumplido este término se le despi- 
da del servicio , sin que jamas pueda admitírsele en él , ni aun como tal sol- 
dado. Asimismo es la voluntad de S. M. que esta última pena se imponga en 
lo sucesivo á cualquier oficial , que despojándose de su honorífico carácter , se 
atreva á cometer el atentado de entregar volumariamente el real despacho de 
su empleo." 

Lo traslado á V. E. de real orden para su gobierno y cumplimiento en la 
parte que le t^ia. Dios guarde í V. E. muchos años. Aran juez aj de Enero 
de 1 80 2. s Cabañero. •=? Circular á los cap itanm generales , inspectores y geícf 
de los cuerpos de casa real. 

( 1 ) Orden de ix de N^viemhre de ^a para que no se admita recurso tn 

voz de cuerpo. 
Habiendo manifestado la experiencia que la preocupación de un pundonoroso 
^ Impulso mal considerado, hace creer con perjuicio de la tranquilidad, y buen 
6rden de los cueras, que el agravio iiecbo á un individuo trascienda á la 
ofensa común de los que sirven en aquel , de cuyo indiscreto modo de pensar, 
resultan empeños que ay.«|luran la subordinación; ha resuelto el Rey, que por 
ningún pretexto se permita escuche , ni apoye por coronel , ni gefe milirar al- 
gún recurso en voz de cuerpo que lleve tal objeto; y declara S. M. que mira- 
rá como uno de los mas graves delitos militares en el subdito la sugestión de 
tal especie, y la tolerancia en el superior, que no la corte con oportuno j 
eficaz remedio. Lo que participo i V. £. de su real orden para su inteligencia; 
j que en la parte que le toca, cele su puntual observancia. Dios guarde» &c. 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCITO. GEl 259 

expidió el ScSór éim Fisrnando VI', por la cual prohibe <fue 
por ningún pretexto se esguche ni apoye por Jos gefes^miliía» 
res semejaotes recursos , y que S. M. mirará coxno uno de ios 
mas graves delitos militares, asi ía sugestión de ul especie :ea 
el subdito 9 como 'la tolerancia en el superior que no la cor* 
te con oportuno y eficaz remedio. ^ . 

En cumplimiento de esta real orden , fueron puestos en un 
castillo por cuatro* meses ^ algunos oñciales del regimiento *de 
infantería de America, por real resolución ! de 31 de Agosto 
de 1 80 1 que firmaron una representación dirigida á nombre 
del primer y t'ércer batallón de dicho cuerpo , al comandan- 
te general de las Islas Canarias, que S. M. declaró subversi'^ 
va del órdea , y contraria á la sumisión y respeto con qije s^ 
gun la ordenanza debieron los oficiales oír la determinación del 
comandante general en el suceso que allí ocurrió. 

Y posieriormenie con motivo de lo ocurrido en el real cuer- 
po de guardias de Corps de no haber asistido á los exercicios 
algunos individuos, y de haber representado al Rey tomando 
la voz de todo el cuerpo , se sirvió S. M. por su real orden 
de 9 de MarzQ de 1816 (i) destinar á algunos á servir de 



San Lorenzo el Real 11 de Noviembre de 1753. = £1 marques de la Ense- 
sada. =: Circular al ejército y marina* 

(i) Ordfn de p de Marzo de r8í6, imponiendo la pena de suspensión di 
impleo d todos los ojicuties que hicieren representación en nombre de muchos ^ y 

al motor cuatro unos de encierro en un castillo ademas : que es una adic^ 
cion a la real orden de j 1 noviembre de Jy^2. 
El capitán comandante geíe superior del real cuerpo de guardias de la real 
persona- dio parte al Rey nuestro Señor, del arresto que había impuesto á los 
guardias de dicho real cuerpo que componían las guardias salientes en los días 1 1 
y ig de Octubre del año anterior ^ por no haber asistido á ios exercicios , se- 
gún estaba mandado por orden de 3 del mismo*, y el Kcy ^ en atención á la ce- 
lebridad de su feliz cumpleaños , por su decreto de 14 del mismo mes tuvo á bien 
indultarlos de la pena a que pudiesen haberse hecho acreedores por tan gra- 
ve üilta, cometida por individuos de un cuerpo que por sus circunstancias debo 
ser exemplo de la subordinación ^ mandando quedasen anotados los que habían 
cometido semejante atentado , para si en lo sucesivo reincidiesen aplicarles el 
condigno castigo* 

No obstante la piedad con que el Rey se dignó tratar á estos individuos , co* 
metieron el nuevo críiñcn de reunirse , y recoger firmas , contra lo c[vt pre- 
viene la ordenania » y particularmente la real orden de 1 1 de Noviembre de 
175a, para representar a S. M. , como lo hicieron, cuatro guardias en nombre 
de toda la clase; en cuya vista , conforme el Rey con lo que sobre la exposición 
que hicieron, manifestó el supremo Consejo de- la guerra, tuvo á bien mandar 
•e formase la competente sumaria acerca de todos ios acaecimientos ocurridos 

Kka 



Digitized by VjOOQIC 



^^^w^ 



«tfo OFI . . PENAS 

soldados dUtínguidos eo los reglcaientos .dt caballerta ; y man- 
dar se repiíai. á todo el excrcuo la real orden anieccdemerde 
II de Noviembre de 17^2 > y que mediante en ella no.se ex* 
presa la pena que debe imponerse á los contraventores , es . su 
real voluntad que los oñcialc^ que cometan este delito eean de* 
puestos de sus empleos, y el motor ademas sufra cuatro años 
f. de Jfencierco en un castillo, y que los inspectores y demás ge- 
" fes del exército cuiden de su observancia* á liu de desterrar ' el 
« abuso y facilidad con que se hacen representaciones en nombre 

con este motivo desde el día ir hasta el 17 de Octubre expresado : verificada 
esta , y con presencia de que si se elevaba á proceso para juzgarlos de los 
dditos ,dc inobediencia , insulto , falta de subordinación á los superiores ,' j 
¿ompto^de muchos en que habían incurrido , las leyes militares los condepa- 
rían á las graves penas que Ja ordenanza prescribe^ usando el Key nuestro 
tenor de su paternal piedad ^ y conformándose con el dictamen del mismo 
supremo tribunal, dado en consulta de 8 de este mes, ha mandado: que tos 
guardias que componian las de palacio en ios dias 10 y 12 de Octubre últi- 
mo, y dexaron de asistirla los exercicios de los 1 1 y 13, sean destinados i 
servir de soldados distinguidos por dos años á los regimientos de caballería 
que se lc$ ha señalado: que el guardia don felías Arias sufra cuatro años desen- 
cierro en uricgi-lillo, sin que pueda salir de él hasta nueva dlsp<isicion de S. M., 
por las descompuestas , é Insultantes razones que tuvo la mañana del 1 5 con el 
capitán comandante gefe superior de dicho real cuerpo delante de los guardia» 
convocados por dicho gcfc de orden dci Rey ; y á estes , porque en algua 
modo autorizaron con su silencio las referidas expresiones, que se les destine 
por un año á servir de soldados distinguidos en los regimientos de caballería 
expresados; de íorma qiie deben servir tres años los que se hallen comprehenJ* 
didos en el anterior artículo y este: que los ocho guardias que firmaron las re- 
presentaciones i S. }A. y al serenísimo señor infante don Carlos sean igualmente 
destinados á servir dos años de soldados -distinguidos en los regimientos que 
se le« ha señalado por haber tomado la voz del cuerpo; y fin^/lmenfe es la vo» 
luntad de tí. M. se repita í lodo el exército y armada la citada real orden de il 
de Noviembre de 1752 que expidió el señor don Fernando vi , de gloriosa mp* 
nyiría, cuya copia acompaño, en que se prohibe que ninguno haga recurso 
en voz de cuerpo; y mediante ¿ que en ella no se expresa la pena que de- 
be imponerse á los. contraventores , ha mandado el Rey que los oficiales que 
cometan este delito sean depuestos de sus empleos , y el motor ademas sufira 
cuatro años de encierro en un castillo ; y al mismo tiempo encarga S. M. 
muy particularmente á los inspectores , gefes de cuerpos de casa real , y demás 
del exército cuiden su observancia , á fin de desterrar el abuso , y facilidad 
con que en algunos regimientos se están haciendo representaciones en nom« 
bre de muchos, y evitar los OcsórdeRCs que son conseqücntes , y se han visto 
ahora en el real cuerpo de guardias de la persona del Rey , el ^primero de 
todo el exército. De real orden lo comunico á V. para su inteligencia y cum- 
plimiento. Dios guarde á V. muchos años. Palacio p de Marzo de iBi<$.9 
Campo Sagrado. = Circular al Consejo de la guerra | capitanes generales^ ins* 
pectores , y gefes de los cuerpos de casa reaL 



Digitized by VjOOQIC 



DELEXÉaaTO. PAL atft 

de muchos , y evitar los desórdenes que son consiguientes* 
OFICIOS Ó ENCARGOS ÁGENOS DE LA MILIQA. Véase 

faltai en oficios. 
ORAN. Véase prejídioi. 



Xr^ALO. mEI oficial que diere á otro palo, 6 bofetón será des- 
pedido del servicio , y destinado 4 encierro por toda su vida 
en un castillo en estrecha reclusión.'' Id. trat, 8, tíL lo, ar* 
tic, 119. 

PARRICIDA. Este delito se castiga con pena de muerte, y se 
arrastra al reo y encuba, pintando en el cubo u^ perro, ua 
gallo , una vigora y una mona , haciendo la ceremonia de echar- 
lo en el vecino rio, según lo dispone la ley 13, tít. 8 de la 
partida 7. Hoy día solo está en uso la pena de muerte, y no 
están en práctica las demás que dice esta ley. 

PASAR EL FOSO DE UNA PLAZA. Todos los que pasaren 
el foso de una plaza en cualquiera número que sean en tiempo 
de paz ó de guerra , aunque la deserción no llegue á consumar- 
se, serán pasados por las arm^s, con arreglo á la real órdea 
de 17 de Febrero de 1780., copiada en la voz escalamiento. 

Pasar la linea dk gibraltar. Los limites señalados en el campo 
de Gibraltar para consumar la deserción , son la banqueta de 
la linea , por ser una especie de barrera que hay á la misma 
plaza. Por dos reales órdenes de 2 de Julio de 1784 ( 1 ) se 



(i ) OrJcn de 2 de Julio de 84, , imponiendo fena í los que pasaren la 

línea de Qrbr altar sm licehcia. 

He dado cuenta al Rey de la sumaria que me rcmiiló V. "E. con fecha de gt 

de Mayo anterior formada en ese cafnpo con motivo de haberse verificado U 

aprehensión de géneros de contrabando en la persona de don N. capellán del 

regimiento de infantería de N. cuando volvia por tierra de la plaza 'dé 

Gibraltar y resuhando también algunos cargos contra el teniente coronel D. N. 

capitán del mismo regimiento , el subteniente de la compañía de escopeteros 

de Getares don N. y el cabo honorario de rentas don N. No ha podido dexar 

de vct S. M. con suma admiración una contravención tan atrevida y escándalo^ 

. fa á las órdenes repetida^ y eficaces que se han e>rpedido para prohibir , baYó 

las penas mas severas , todo comercio con dicha plaza, y cortar enteramente, Jb 

comuDÍcacíon por tierra. Queriendo , pues , castigar semejantes atentados co« 

flio corresponde , para que con el cxemplar se contengan en lo succesivo , ie ha 

iervido mandar, que salga extrañado de sus dominios el citado capcllao , porfié 



Digitized by VíjOOQIC 



a¿3 PAS PENAS 

impone la pena de privación de empleo á todos los que pasa- 
ren la linea sin licencia por escrito del comandante general ; y si' 
hubieren entrado en- la plaza, la de seis años de presidio. 

3 Por otra de 13 de Marzo de 1*785, copiada en el §. 157 
del segundo tomo, se establece esta última pena á todos los 
que pasaren la linea, y llevasen á la plaza algunos comestibles 
6 géneros que no sean de contrabando, sin excepción dé per» 
sonas ni fuero , mandando se les forme la correspondiente su« 
maria por el auditor general de aquel exórcito ^ y por otra 

atropeUando todas las leyes de la decencia, y del decoro correspondiente á sa' 
carácter, lu dado un cxcmplo pernicioso de desobediencia con el hecho de ante- 
poner el vil interés d¿ un tráfico rigurosamente defendido á las mas esenciales 
obligaciones de su estado: que 'los oficíales don N. y don N. queden priva- 
dos de sus empleos , pues si bien no se les justifica culpa positiva en el con- 
trabando, tuvo el primero U torpe condescendencia de dexar pasar de la línea 
ai capellán contra lo que estaba expresamente manda do , y el segundo no conser* 
▼6 su puesto como debia por aguardar á los demás cómplices , que habiao ido 
hacia la plaza*, qae el cibo de rentas don N. sea apercibido por no haber maoi-« 
festado en el parte que envió á su comjndante todos los géneros descubiertos 2I. 
capellán, y haber tenido otras omisiones en el cumplimiento de su obligación, 
y fínalmentc-que dándose por fenecida la causa , se haga publicar en el cam* 
pp la privación de empleos á todos los que pasaren la línea sin licencia por 
escrito del comandante general, y á los que lo consintieren á ocultaren; y si 
ademas hubiesen entrado en la plaza , la pena de seis años de presidio tt>brc la 
privación. 

Estas providencias y castigos podrán contribuir á que se corrijan los desór* 
tfenes y relaxacion que V. E. ha observado en punto al contríbando; pero d« 
ningún modo se logrará impedirlo 'totalmente si V. E. no toma con vigor las 
que considere mas oportunas y eficaces al efecto , y procede sin contempla- 
ción, ni disimulo contra los tranagresores, advirtiendoi que en casos semejan- 
tes depende menos el buen suceso de que haya mucha ó poca tropa , que de 
excitar en los gefcs que la mandtn aquel celo y vigilancia que conviene para el 
mas puntual , y exacto desempeño de sus encargos. Desde aquí es imposible 
dictar á V. E. las instrucciones que diban servirle de gobierno en este parti- 
cular , pero conocicio el mal, y las disposiciones denlos que hayan do con- 
currir á remediarlo , no será difícil á V. E aplicar los medios mas propios i 
este fin con la actividad que extge su miportancia y conscqnencias , que son 
del mayor ínteres del estado. Asi lo espera S. M. de cuya real orden lo comuni- 
co todo á V. E. p:ira su debido cumplimiento en la parle que le toca. Dios guarde 
i V. E. muchos años. Madrid z-nle Julio <'e 1784.— El conde de Gaubu. 

P. D. Con esta misma fecha prcvcnro al Consejo que dispongo se verifique 
el extrañamiento del capellán. ís Señor marques de Zayas, comandante general 
^dcl campo de Gibraliar. 

Otra de 2 d$ Julio de 84 , imponiendo pena á los qtie intensaren fasar la 
linrjt de Gibr altar con^efeftos de contt atando. 
Devuelvo la adjunta sumaria que remitió V. E. con su cirta de 14 del pi* 
•«(lo foroiada en ese campo de resultas de haberse aprehendido mas allá de la Up 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EJÉRCITO. PAS 263 

de 2a de Abril de 178$ (i) se sirvió S. M. mandar que la 
pena de . seis años de presidio impuesta por la resolución ante- 
cedente se entienda con los que no son aptos para las annasj 
y que siéndolo y se conmute en la de aplicarlos por ocho años 
á los regimientos veteranos del excrcito que no se hallen en 
aquel. campo. ¥ á efecto*^de que estas reales resoluciones llega* 
sen á noticia de todos, se promulgó ün bando por el coman* 
dame general marques de Zayas á 18 de Noviembre de 1786 (2)^ 

qea las noventa 7 cuatro cabezas de ganado cabrío , que llevaban & vender i Gi* 
braltar Franeisco Reman , y Pedro Gil , vecinos de ban Roque , para que se siga, 
j, determine esta causa conforme á derecho, advirlicndo á V. E. que la pena de 
seis años de presidio impuesta á los que pagaren la línea , 6 entraren en la citada 
plaza , según lo prevengo en otra carta de esta misma fecha , Ucbe también com- 
prehender á los que lo intentaren con algunos efectos de contrallando; y así la 
hará publicar V. E. á quien lo avibo de real orden para su exacto cumplimiento*. 
pios guarde , 6cc. Madrid a de Julio de 1784. =: El conde de Gausa.=::Seáor 
margues de Zay^as, comai^dMite general del campo de Gibraltar. 

( I ) Orden de 22 de Abril de 8^, imponiendo la fena de ocho años á las 
armas á los que llevaren a la plaza de Gibraltar ¿eneros que no sean de 

contrabando^ 
Conformándose el Rey con lo que propuso V. E. en su carta de 7 del cor* 
ricnte, se^a servido aprobar que la pena de seis años de presidio impuesta pot 
,8U real orden de 13 del anterior á los que pasaren la línea, y llevasen á la pli|- 
za de Gibraltar alj^unos comestibles , ó géneros que no sean de contrabando so 
conmute en la de aplicarlos por ocho años á servir en los regimientos vetera-* 
nos del exército que no se hallen en ese campo, si tienen las circunstancias qiM 
se requieren, y que no siendo aptos, se les envíe á presidio por seis años: Jo 
que aviso á V. E. de real orden para su cumplimiento en la parte que le 
toca. Dios guarde, &c. Aranjuez 22 de Abril de 1785. —Pedro de Lerena.-a 
Señor jnarques de Zayas, comandante general del Campo de Gibraltar. 

( 2 ) Bando publicado en iy86 por el teniente general marques de Zayas^ 
comandante general del campo de Gibraltar^ imponiendo pena á los que * 

pasen la línea. 
Para que ningún individuo pueda alegar ignorancia de las penas que su- 
frirán irremisiblemente los que pasen la línea, he resuelto ha^cer las explU 
caciones siguientes : 

Todo oficial que pase dicha línea sin licencia mia por escrito, será pri- 
vado de su empleo 4 á menos que fuere mandado por el comandante de ella 
para practicar alguna diligencia del servicio del l^cy , y los que lo consin- 
tieren ú ocultaren; y si ademas hubieren entrado en la pUza de Gibraltar, 
aunque no hayan extraído tabaco ni otros géneros, sufrirán la pena de sei» 
año» de presidio y dicha privación, con arreglóla lo determinado por S. IVL 
en la real orden de 2 de Julio de 1784 , que me comunicó el señor conde de 
Gausa. 

Los que pasaren la citada línea W^vsináo i la plaza algunos comestibles 
6 géneros que no sean de contrabando , experimentarán la pena de seis años 



Digitized by VjOOQIC 



s64 PED PENAS 

en que se establecen las penas de este delito , y las impuestas 
por. aquel gefe, usando de las facultades que el Rey le tiene 
concedidas, claque se copia en la nota para la mayor inteli* 
gencia de esta materia. 

3 En el a6o de i8i; se sirvió {el Rey nuestro se&or apro- 
bar por real orden de iq de Mayo (i) el convenio en la mu- 
tua entrega de desefrtores y que habla acordado con el gober- 
nador inglés de la plaza de Gibrahar, el comandante general, 
del campo el teniente general don José Maria Aios. 

4 Véase en la palabra Gibraltar un convenio hecho entre c^ 
gobernador ingles y el coaiandante general del caínpo sobre evi- 
tar el contrabaudo , y permisos para salir al campo los de la 
plaza. 

PEDIR GRACIA POR UN REO EN EL ACTO DE EXE- 
CUTARSE LA SENTENCIA, Estando formadas las tropas 

de presidio en virtud de lo resuelto por S. M. em^c^l orden de 13 de Mar«» 
a^de85) cjuc m« panícipó el señor don Pedro de Lerena , en inteligencia 
de que con arreglo á lo prevenido en ella, se seguirá por el auditor de guer« 
ra de este exércrto uní sucinta sumaria á los que coneticren este exceso, para 
que con mas brevedad les imponga yo It dicha pena, y puedan remitirte á 
presidio con la misma prontitud para que cumplag la sentencia. 

Si pasada la referida línea fuese aprehendido algún soldado ú otro indi- 
viduo que no tenga empleo que perder , sufrirán también la pena de seis años 
de presidio, la cual he resuelto establecer en virtud de las facultades que el 
ILey me concede como comandante general de este campo y su distrito. 

£n cuya inteligencia, y para que todos los oficiales, sargentos, tambo- 
res, cabos y soldados del regimiento del mando de V. S. se hallen bien en- 
terados de las penas que han de sufrir indispensablemente si cometieren los 
ex<^esos que van mencionados , encargo á V. S. que Us haja comunicar en el 
citado cuerpo con las formalidades correspondientes, y que se repita esto 
mismo en los dias que se pase revista de comisario , á fin de que de este 
modo nadie pueda alegar ignorancia , dándome V. S. cuenta de quedar en prac* 
ticarlo para mi debida inteligencia y cumplimiento, adamas de que también 
te hará saber por la plaza en la orden general, ^an Roque 18 de Noviembre 
de 1786. = El marques de Zayas.?-A los coroneles de los regimientos que 
" están de guarnición en el campo de san Roque* 

(x ) Orden de /o de Mayo de 18 T^ , sobre la mu fuá entrega de desertortr 
españoles é ingleses en el campo de Gibraltar , f la plaza. 
Ministerio de guerra. í=c El Rey nuestro Señor se ha servido aprobar las 
medidas que V. E. ha tomado de volver i la plaza de Gibraltar los deserto* 
res ingleses que se presenten en el distrito de su mando , mediante á haber 
quedado convenido con aquel gobernador en la recíproca, imponiendo !¡ los 
culpados por una y otra parte un castigo correccional. De -real orden lo co« 
munico á V. E. para su inteligencia y gobierno. Dios guarde á V. E* muchos 
años. Madrid 10 de Mayo de 181 5. s Ballesteros. = Señor comandante general 
del campo de Gibraltar. 

Digitiz^d by VjOOQIC 



DEL EXÉRaxa PEA a6$ : 

paita la'execadon de' la sentencia de un reo militar, tiene pe* 
na de la vida cualquiera que levante la voz, apellidando gra* 
€ia, para lo cual se publica un bando al frente de las bande- 
ras del regimiento del criminal, que sirve para toda la tropa 
que allí concurre del modo dicho en el §. 336 del tomo 111. 

PEAZGOS Y PORTAZGOS. No están exentos de pagar los que 
hay establecidos en los caminos, los militares que voluntariar 
mente hicieren sus marchas 5 y los que se re&isiieren ó mal* 
trataren de cualquier modo i los portazgueros, serán severa- 
mente castigados á proporción de sus excesos hasta proceder 
á la privación de empleos y á otras demostraciones mas gra* 
ves, como está resuelto por real orden de primero de Abril 
de 1783 copiada en el §. 88 del primer tomo. 

PEÑÓN DE VELEZ LA GOMERA- Véase presidios. 

PERJURO. Si recayó el juramento en algún ^contrato, y faltó 
Á él , incurre en la pena de confiscación de todos bienes apli- 
cados á la cámara. Ley i, tit. 17, lib. 8 recopilación, que eo 
la novisima es la ley 2, tit* 6, lib. 12. Si juró falsamente en 
materias leves, por. el mero hecho debe pagar seiscientos ma« 
ravedises para la cámara. Ley 2 del mismo, que en la novi* 
8ima es la ley 1 , tit. 6, lib. 12. Pero si fué el juramento fal* 
eo en causas criminales en que pudieran sufrir los que se con* 
sideran reos pena de muerte, deben sufrir la misma 9 pero no 
en ' las civiles ó criminales de menos consideración. Ley 4 de 
los mismos título^ y libro , que en la novísima es la ley 4 dU 
tit. 6 y lib. 12. Véase testigo falto» 

PESCAR EN TIEMPO DE VEDA Ó EN RÍOS ACOTADOS 
PARA LA DIVERSIÓN DE S. M. Véase cazar. . 

PLAZA SUPUESTA. nAl que denunciare una plaza supuesta» 
se le darán doscientos pesos y su licencia, cuya cantidad á prora- 
ta de sueldos sé cargará al que estuviere mandando la com- 
pañía en que se hiciere, al sargento mayor y al actual coman- 
•dame del cuerpo ^ y si la plaza supuesta se presentase sobre 
las armas, desde el cabo de la escuadra en que se incluyese» 
'todos los oficiales y sargentos de la compaSía que se hallaren 
presentes en aquel acto , .«eran depuestos de sus empleos , y 

^ presos á voluntad de S. M. como también el coronel del cuer- 
po y el sargento mayor ó quien haga las veces de ambos. Igual 
pena de privación de empleo y presidio sufrirá el que en cual* 
quiera tienpo se averiguase haber contribuido» ó sabiéndolo, 
no haya dado cuenta al gobernador ó comandante de cuartel ó 
tropa de cualquiera plaza supuesta que se hiciere, como el Rey 
lo previene en sus reales ordenanzas*" Orden, del exére. tratj 3, 
tu. 9, art. 21. 

PREMIOS J}& CONSTANCIA EN EL SERVICIO. Ea csia 
Ton. IV. U 

Digitized by VjOOQIC 



sóé PRE PENAS 

▼oz se dará una ligera noticia de todas las reales - órdenes eq 
que se concedieron á los soldados estos premios, .dándose lugar 
en este diccionario de penas, no solo para poder juzgar con . 
toda instrucción cualquier fraude que en esta parte pudiera co* 
meterse, sino por condescender á las respetables insinuaciones 
de un amigo, que ha estado continuamente clamando porque en 
esta obra se reunieran todas estas resoluciones. 

3 Por real decreto de 4 de Octubre de 1766, entre otras 
gracias que se dignó conceder al exército el señor don Car- 
los III, fué una la de establecer un premio ó ventaja de dis* 
tinción á los soldados de conocida constancia en el servicio, se* 
fialando seis reales mensuales á los que en la infantería cum- 
plieren tres tiempos de cinco afios, y en la caballería ó dra- 
f^ones de seis: al que cumpliere cuatro tiempos el de nueve rea« 
es: al que sirviere cinco, retiro de sargento con noventa rea- 
ks mensuales, y al que sirviere treinta y cinco años, los cin*^ 
co á lo menos de sargento, retiro de alférez con el sueldo 
de ciento y treinta y cinco reales mensuales, con la circuns- 
tancia de que cumplan estos plazos sin deserción, uso de li- 
cencia absoluta, ni haber iiKurrido en fealdad, libertando i 
los que obtengan estos premios del servido mecánico en sus 
compañías, empicándose solo en el de armas, y concediendo i 
los que declaren algún desertor para ser aprehendido, ademas^ 
de la gratificación el aumento de- dos años de servicio para op- 
tar á estos premios; y que se expidiesen por la via reservada 
de la guerra las correspondientes cédulas. 

3 En 2 de Enero de 1767 extendió el Rey el retiro y gra- 
duación del alférez á los cabos y soldados , que sirvieren los 
ftrefnta y cinco años prevenidos en el decreto anterior. 

4 En aS de Febrero del mismo de 67 se previno circular- 
mente á todo el exército, que las relaciones de los comprehen- 
dldos en estos premios se remitan á la via reservada de guer- 
ra por los meses de Juirio y Diciembre ^ara poderse expedir 
las cédulas. 

5 En 15 de Octubre de 1777 declaró el Rey que los que 
cumplan veinte y cinco afios de servicio, y se hallasen con ro- 
bustez para continuarle, y prefiriesen seguir esta carrera se 
les considere desde el dia en que se cumpla- aquel término los 
noventa reales* Todo lo cual se confirmó por real orden de 1$ 
de Enero de 1803 con motivo de haberse negado la tesorería 
de Mallorca á abonar uno de estos premios desde el dia que 
cumplió los veinte y cinco años de servicio, pretendiendo sa- 
tisfacerlo desde que el comisario, tomó razón de las cédan- 
las. Esu misma gracia se hizo luego extensiva á los que ot>- 

' tuvieren d premio de ciento treinta y cinco reales por real 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRata PRE aój * 

orden de 12 de Octubre de 1803» de que mas adelante se trata. 

6 Por real órdea de 24 de Febrero de 79 se mandó que-, 
dasea excluidos los sargentos y cabos de la gracia del abo- 
no de dos años por cada desertor , y se limitase ' solo á los 
soldados y para los cuales también se derogó por otra de 9 de 
Febrero de ^6 , de que mas adelante se da noticia. 

7 En^i9 de Diciembre de 79, y 17 de Febrero de 80 por 
▼arias dudas que se suscitaron de como habian de entenderse 
estos premios coa los individuos del exército que tuviesen por 
su empleo mayor haber que el premio , declaró el Rey , que ' 
los que se hallasen en este caso eligiesen el prest, ó el premio 
aegun mas les acomode, lo que se derogó luego por la siguiente. 

8 En 31 de Agosto de 1781 , queriendo dar S. M. uda 
nueva prueba de la distinción , con que miraba la constancia en 
el servicio , mandó , que todos lo^ qué obtuviesen los premios 
de noventa reales , y el de ciento treinta y cinco con el gra- 
do de oficiales, y quisieren continuar sirviendo, gocen el pre- 
mio, y el abono de la plaza en que sirven, siempre que se 
bailen con la robustez necesaria para continuar en el servicio, 
lo que harán constar por competentes certificaciones, que con 
la relación de los premios se dirigirán á la vía reservada de 
la guerra, cesando en estos premios siempre que pasen á ser^ 
promovidos á oficiales vivos en los regimientos del exército, y 
en los de guardias de infantería á los grados de tenientes se- 
ñalados á los sargentos mas antiguos. A los tambores, pífanos, 
timbaleros y trompetas que hubiesen servido los treinta y cin- 
co años no se les concedió el grado de oficiales, sino solo los 
ciento treinta y cinco reales mensuales con la graduación de 
•argentos. 

9 En 33 de Noviembre de 84 declaró el Rey, que todo 
soldado en la clase de quinto, que habiendo usado de licencia 
absoluta por cumplido , se volviese á presentar en su prop'io 
cuerpo antes de haber pasado, cuatro revistas, y de tres los que 
no fueren quintos , se les admita y abone para el goce de pre- 
mios el "tiempo anteriormente servido , si hubiere este sido cha 
las calidades prevenidas en el real decreto de 4 de Octub;re 
de 1766. 

10 Por real resolución de 9 de Fcbero de 86, iiendo el 
Rey el abuso que se hacia de la concesión del abono de dos 
años de servicio para el goce de premios por cada desertor, 
previno S. M. que los que solicitasen el retiro deban tener pre* 
dsamente á lo mfenos ao añoéf- de efectivo servicio para el de 
'sargento , y 28 para el de aífere*z ,' sirt pAder íhaeer uso de. abo* 
no de desertores jostamenié a'pfrencndidos , sino de cinco años 
para retiro de sargento, y éieie- para el de alférez, y ademas 

Ll 2 

Digitized by VjOOQIC 



€68 PRE PENAS 

. han de estar imposibilitados para continuar el servicio : que ño 
se adcniíirán para premios y retiros mas que las delaciones 6 
aprehensiones de desertores de los mismos cuerpos de que fue- 
re el desertor , presentando certitíca.:¡on en el propio acto del 
coronel', ó sargento mayor del regimiento, acompañando' los 
gefes con las relaciones que se dirigen á la via reservada los 
documentos originales, sin admitirse las ventas que suelen ha- 
cer á otros individuos, 

1 1 Por otra de 30 de Enero de 87 , que queda copiada en 
' este tomo en la voz delación, derogó el Rey la resolución an- 
terior en cuanto ai abono de dos años por cada desertor, man- 
dando que no pudieran servir para^ obtener premios , ni retiros, 
recompeusando las delaciones con sola la gratificación de ochen* 
ta reales por cada desertor. 

12 Por otra de 24 de Junio de 88 declaró el Rey que á 
los soldados destinados á servir por condena, si después de- 

. cumplida se reenganchasen , se les abone para premios la mitad 
del tiempo que hayan servido por su sentencia^ y á los que 
durante ella perdiesen el tiempo para seguir en la escala de ca- 
bos y sargentos , se les abone todo el tiempo. 

13 En li de Abril de 89 se previno, que á los que des- ' 
pue^ de obtenida licencia absoluta volviesen á sus cuerpos des-^ 
pues de seis revistas, se les abone para los premios el tiempo^ 
anteriormente, servido. 

14 Por el real decreto de 16 de Setiembre de 1790, que 
se copia en el §. 389 del tomo L de apéndice, mandó el semr 
don Carlos IV. quedase derogado el de 4 de Octubre de 66, en 
que se concedieron los dichos premios á la tropa, y que en su 
lugar se colocasen en empleos de guardas , cabos de rondas^ 
tenientes y visitadores á los soldadps ,. cabes y sargentos que 
hubiesen servido veinte y cinco ó mas años, quedando en su 

. fuerza y vigor dicho decreto de 66 para los que ya estuvie- 
sen en el servicio. 

1$ En 10 de Agosto' de 91 mandó el Rey, que con la re- 

. lacion de premios se acompañasen las notas de las filiaciones 
y documentos originales en virtud de los cuales se les haya abo* 
nado el tiempo para premios y retiro. - 

16 En. 14 de Agpsto de 179$ se previno, que para el abo- 
no de premios á los que hayan servido en otros cuerpos ^ el 
soldado licenciado que pretenda el abono anterior, haya de acre* 
ditarlo por informe y jusiificacion del cuerpo donde hubiere ser* 
vido , que df ber^ anotarse asi en la filiación d^l interesado. 

17 En 33 de Mayo de 1796^ sin embargo de hallarse ya 
derogado el decreto de 4 de Octu^bre de 66 sobre premios, se 
dignó el sefior don Carlos IV. restablecerlo para la real brigada 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCITO. PRE' 26^ 

de carabineros por la justa consideración que debía á S. M. es" 
te cuerpo^ y ademas de haber aumentado un real de vellón día* 
rio á ios sargentos, cabos y carabineros, les señalo otros tiem- 
pos mas cortos para optar á los pi-emios de doce, diez y seis, 
veinte, y treinta años en lugar de los quince, veinte, veinte 
y cinco, y treinta y cinco que prevenia el ciudo decreto de 66^ ' 
pero sin que ninguno de los que le gocen se considere exento 

- de hacer el servicio mecánico del cuartel^ restringiéndole estas 
gracias para los que se casaren con licencia de sus gefes (cuya 
prohibición, que contenia su ordenanza ,, se derogó por esta ór« 
den), los cuales no han de optar al goce de dichos premioa 

. hasta el tiempo señalado en diclio decreto de 66. 

18 En 36 de Diciembre declaró S. M. con motivo de una 
duda ocurrida en el regimiento de infantería de Saboya , que á 
los sargentos , cabos , ó soldados que hubiesen sido tambores, 

. pífanos 6 trompetas , no les impidiese haber servido en estas 

- clases para optar al último premio de los ciento treinta y cin* 
co reales, y la graduación de oñciales. 

19 En 2$ de Febrero de 1800 declaró el Rey que los maes- 
. tros armeros han de obtener sus retiros como corresponde al 

soldado disperso desde los diez y ocho años hasu veinte y cin- 
co no cumplidos, con sesenta reales desde los veinte y cinco, 
y con noventa desde los treinta y cinco en adelante^ entendién- 
dose la misma regla para los sillei*os para caballería y drago- 
nes, y á todos con la condición de imposibilidad para contl* 
Buar el servicio. 

20 En real orden de 20 de Junio de 1800 con motivo de 
haber pretendido Diego dcr Lorca, maestro sillero del regimien- 
to de caballería del Principe el premio correspondiente á Jos 
treinta y cinco años de servicio, no tuvo á bien S. M. conce- 
derle para su retiro otro goce que el señalado en la real re- 
solución de 2; de Febrero próximo pasado, y que en ella sean 
comprehendidos igualmente los mariscales mayores de caballe- 
ría y dragones, bien entendido de que estos, los armeros y 
silleros han de hallarse imposibilitados de continuar en sus res- 
pectivos cuerpos para que puedan disfrutar del retiro á los 
plazos que previene la misma real orden. 

SI En real orden de 26 de Enero de 1801 (i) se dignó 

(i) tital iecrtto de 26 di Enero de 1801 , rest/ttUciendo J^ fremhe. 

£1 Rey se ha servido dirigirme el real decreto del tenor siguiente. 

f»Por mi real decreto de x6 de Setiembre de 1790 tuve á bien derogar, 

pira los individuos de los cuerpos veteranos de m¡ exército que empezasen á 

servir desde su publicación, los premios de constancia establecidos por otro 

real decretare mi augusto padre de 4 de Octubre de 1766, substituyendo s a* 

Digitized by VjOOQIC 



870 PRE PENAS 

el Rey restablecer co su exérciio los premios y dísiínclones ^d 
_ real decreto de 4 de Octubre de 1766 (que se habían derogado 
por la real resolucloa de 16 de Setiembre de 1790) baxo las 
coiidicioaes que en esta orden se expresan de quedar exclui- 
dos los viciosos de los delitos que se refieren. - Esta real ór« 
den tía tenido una aclaración por la de 3 de Diciembre de 804 
que se traslada mas adelante en el §. 2$ de esta voz. 

32 En 17 de Mayo de 1802 declaró S. M. que los solda- 
dos y dispt:rsos que vuelvan al exército baxo las reglas pres- 
criptas en la orden de 20 de Enero de 1792 ( que prevenía 
se les habilitase los servicios conuaidos y el premio que go- 
zaren sin derecho á los demis premios) tengan la obcioa á 
los premios sucesivos, sin que íts sirva para esta vcnuja el 
tiempo que hayan estado en inválidos y dispersos. 

23 En primero de Junio de 1803 mandó S. M. que se ad* 
mita en los cuerpos de infantería y caballería con abono del 
mérito contraido anteriormente á todo individuo que* coa hue- 
ca ventaja la de varias colocaciones en el ramo de mi real hacienda j pci'o ha« 
hiendo líegido á mi noticia que esta recompensa no ha llenado inis piadosas ín* 
tenciones, ni abrazado todos los objetos- i que aquellos se dirigían: deseando 
dar á mis tropas una nueva prueba del amor que me merecen, y del apre» 
cío que l^ago de sus servicios, he venido en restablecer los referidos pre« 
mios y distinciones del citado decreto de 4 de Octubre de i/65 , en el mismo 
píe en que estaban antes del de 16 de Setiembre de 90, y bixo las regUs pee- 
venidas en diferentes reales dedaraciooes , particularmente en las de 31 de 
Agosto de 1781 , 30 de Enero de 87 , y 1.*^ de Febrero de 8^ ; y á fin de <|ue 
solamente recaigan en los que sean verdaderamente beneméritos por su hon* 
radez y constancia en el servicio (^onforme al espíritu de su primitiva ínstí* 
tucion , es mi voluntad que queden excluidos de obtener esta gracia , y de 
continuar en disfrutarla, los que habiendo usado de licencia absoluta, no voU 
vieren al exército á seguir su mérito en el tiempo prcfixado en paz , ó en guer* 
ra; los que cometieren deserción, aunque sean indultados; los reincidentes en 
vender las prendas de vestuario; los que contraigan la costumbre de embria- 
garse; los que hubieren sido depuestos de sus empleos por abandono de sus 
obligaciones; los que malversaren intereses de su compañía, destacamento 6 
comisión; los que delinquieren en el contrabando; y ios que ¡ocurrieren ea 
cualquiera otra fealdad. Quiero también , que sin embargo del restablecí mico* 
to de los premios de constancia, subsiga en.su fuerza y vigor mí real de« 
creto de 16 de Setiembre de 1790 en cuanto á la colocación «a empleos de nu 
Real hacienda para los que preñeran este destino al retiro ó inválidos. Ten* 
dréi&lo entendido, y daréis las órdenes correspondientes para su cumplimien* 
to, y que se publique á la frente de todos los cuerpos de mi exétchó. Señalan- 
do de la real mano de S. M. En Palacio á 26 de Enero de 1801.S A don Ad* 
tonio CorncL" v . . 

Y lo traslado á V« de orden de S. M. para su publicación y cumpltmiem 
lo. Dios guarde á V. muchos años. Madrid 2Ó de Enero de 1801. ss 
Corn«Ls Circular al ezéfcito. 
• 

Digitized by VJ O OQ le 



DEL EXÉRCITO. PRE 271 

na liceocia se presente dentro del término de áos años, exten* 
diéndose esta gracia á ios que ya están alistados , lo que 
se extendió á loa que senuren plaza para los cuerpos de In- 
dias por real resolución de 8 de Agosto de 1804^ y por la 
de 27 de Agosto de 1807 se hizo extensiva á todos los que 
se bailaban sirviendo cuando se publicó. 

24 En real orden de i i de Octubre de T803 se dignó S. M. 
hacer extensiva la gracia de que puedan contindar el servicio 
hallándose con la robustez necesaria á todos los individuos que 
cumplan los treinta y cinco años asignados para disfrutar el 
premio de ciento y treinta y cinco reales de velionj y por real 
resolución de 23 de Noviembre del mismo, declaró S. M. que 
á los que obtengan este premio ajunque tienen la graduación 
de oñciaies, no se les haga, descuento alguno para el monte* 
pió militar^ hasta que sean oficiales efectivos y empiecen á go- 
zar el sueldo de tales. 

2$ Con motivo de las dudas que se habían suscitado sobre 

los ocho casos en que por el decreto de 26 de Enero de 801 

quedaran algunos' excluidos de la obcion á Iqs premios, se ex- 

"pjdió la/r¿al orden de .3 de Diciembre de 1804 (i) por la 

-^ . ti i ' ' { ' ' ^ ■ • 

jCi) OrJi^n de jd^ Diciembre de 8.04^ aclarando la inteligencia de la de ü 6 

de Enera de iSot jobre premios, 
^ La Inteligencia que se ha dado á los ocho casos en que por el real de- 
creto de 2(5 de Knero de T^oi quedaron excluidas las tropas del exército de 
obtener , 7 seguir disfrutando Ips premios de constancia, no se concilia con la lt« 
b^alídad con que el K^y remunera de continuo sus servicios, ni con sus cons- 
tantes deseos de quc ^e comppi^g'a de^soldados diestros y acostumbrados á las fa« 
tipas Ja fuerza de los cuerpos., y d^ facilitar ú los pueblos el mayor alivio po« 
sible en la contribución de gente para el reemplazo en paz y en guerra. Fun- 
dado S. M. en este principio tan propio de su paternal corazón , como con- 
forme coa su soberana clemencia el no privar del consuelo de merecer recompen* 
sa á ios que corregidos de sujs faltas se hacen dignos de sus piedades , continuan- 
do después con honradez y lealtad , tuvo á bien oír sobre el particular á su su* 
f»cemo Consejo de guerra; y este tribunalen consulta de 1 1 de Octubre último 
e hizo presente cuanto.su celo estimó conveniente i llenar sus benéficas reales in- 
tepciones. En su conseqüencia , se ha dignado S. M. resolver, que en lugar de lo 
prevenido en el citado rea! decreto se observen los artículos siguientes: 

.1»^ A los que hubieren usado de licencia absoluta, y no volviesen al exér- 
cito en el término señalado en paz y en guerra , se les empezará á contar 
para los premios sus servicios desde el dtt de su nuevo alistamiento; y cuan- 
do hayan cumplido 16 años, y alcanzado el primer premio, se les abóna- 
te para los succesivos todo el tiempo qi^e hubieren servido antes del uso de 
la licencia. 

2.^ A los desertores de primera vez, sin circunstancia agravante, ni ha* 
ber enagenado prenda alguna del vestuario , y armamento con que se hayan 
cntado, que se delaten antes de ser descubiertos, y se presenten en sus 



Digitized by VjOOQIC 



«7a PRE ^ PENAS 

cual eo diez aritculoi se declaran los que tienen derecho á 

^ estos premios ) bien sean desertores de las circunstancias que 

se expresan , 6 de los que hayan usado de licencia absoluta y 

no hubiesen vuelto al exército en el tiempo preñxado , con otros 

cuerpos » ó i cualquiera justicia en el término de ocho días , contados desde el 
de su fuga 9 -no les peritidtcará su taita para optar á los premios , y se les 
abonará el tiempo que lleven servido con arreglo al art. iqi. lit. lo. trát. 8« 
de las reales ordenanzas generales. 

,3.^ Los desertores sin circunstancia agravante, que fueren indultados por 
haber tenido la fortuna de llegar á los reales pies de S. M. , ó porque ha- 
biéndose pasado á Portugal, se hayah presentado ál señor embaxador del Rey 
en aquella corte, arrepentidos de su delito, para volver á sus cuerpos, no 
perderán tampoco el tiempo servido ante»-,- $i después de cumplir el que de- 
ben extinguir continuaren con honradez^ y constancia para optar á los men- 
cionados premioi á los plazos señalados con arreglo i las reales. órdenes, de i6 
de Julio de 1788, y 18 de Octubre de 1790; pero los que coii cualquier otro 
motivo obtuvieren indulto, quedarán sujetos á lo que en él se hubiese prcveni* 
do acerca de-este punto, ó á esta real declaración, sí les favoreciere. 

4.^ Los desertores de primera vez sin circunstancia agravante, que ha- 
yan eoagenado alguna de las prendas del vestuario^ y arniam^qto con que se 
liubiesen fúgido, aunque se presenten en sus cuerpos, ó'á las justicias dentro 
de los expresados ocho días, y los que fueren^ aprehendidos, 6 prc<ientados en 
la Iglesia , perderán el tiempo que hubieren servido antes; y desde «I día de su 
presentación 6 aprehensión tendrán que servir 2Ó años para el primer premio» 
15 para el segundo, 30 para el tercero, / 3S ^^^^ 1^^ demás pira el cuarto^ 
siempre que continúen con honradez. 

5.** Todo el que después de haber obtenido cualquiera de los premios ¡ncur* 
riere en el delito de deserción, ú otro por el que deba sutrir condenación dd 
empezar de nuevo á servir en su propio cuerpo el tiempo de su empeño, ó de 
ser destinado por pena á los fixos de los presidios de África, América 6 Asia, - 
deberá perderlo desde el dia en que se ponga en cxecucion la sentencia, con 
arreglo á la real orden de i.** de Febrero de 1788; y se le contarán desde el 
mismo dia los años que sirva para completar los 1 5 que corresponden al primer 
premio, y succeslvamente para los demás, sin abonarte de modo alguno el tiem* 
po anterior. 

6,* Los que fueren puertos en Consejo de guerra, y salieren condenados 4 
servir algunos años sobre los de su empeño, perderán el tiempo que se les im« 
ponga de recarga para obtener premio; y si alguuo lo tuviere ya, continuará 
disfrutándolo sin acreditarle el referido tiempo de recarga para optar al inme« 
diato; pero los que volvleren á sufrir otro Consejo de guerra, y nueva recar* 
ga, quedarán desde el dia de la sentencia exclúidcfs para siempre de los ex- 
presados premios, y se recogerán la^ cédulas á los que estuvieren gozándolos, 

7.** Si el Consejo de guerra privase á alguno de su empleo , deberá , con pre^ 
•encia de las circunstancias del caso, expresar en la sentencia si ha de perder 6 ' 
00 el premio que está gozando, 6 el tiempo que lleve servido, bien sea para 
obtenerlo,. ó para optar al inmediato; pero si la privación procediere do 
providencia de su gefe, no le perjudicar! para los premios: pues si corxcp- 
luare por la calidad de la £ilta que conviene añadir este castigo^ lo coa«' 



Digitized by VjOOQIC 



DEL ExÉRcnra pjip «73. 

casot qpe - con' (oda ' extco^ioa cotoprebeade C5ta real r^soJi\i* 
cion. . • • ' 

26 'En 31 de Octubre de 1805 declaró S."* M, que par^ ob- 
tener ios premios de con^iancia aquellos individuos que hubie- 
sen sido penados *con algunos años de recarga , ban.4<^ lencrlos 
ya< extinguidos > y se.ban de empezar estos á contar-. -desdo lue- 
go qiie se impongan , . ahoiájidolo en la filiación del interesado 
.para que siempre consten los años que por la calidad de re- 
cargo se han de rebaxar de<lAS servidos, para considerarlos .acr^e* 
dores á ios premios de constancia. . i ; ^ 

27 • Por real resolución de i j de 'Enero de i8o5 cop mo- 
tivo de cierta dada sobre los destlr^ores que se presentarpa 
al Rey y obiuvícroa su indulto, antes del decreto de a6 de Eqe- 
ro de iBot^ se díigaó S. M. dar á la consulta, d^i Consejo su- 
premo de la guerra la resolución siguiente: ^^Ije mandad^.qpe 
tenga obcion á los premios de constancia el desertor de pri- 
mera vez sin circunstancia agravante que se me hubiere presen- 
tado , y á mi augusto padre desde su real resolución de |<S 
de Junio de 1788 > y en los mismos términos que le timben J^s 
que han logrado la propia dicha después de mi r^al decr(^o 

tnltará al inspector á continuación de la sumaria que ha de proceder i la de* 
posición de los sargentos , y de la que hará formar en el referido caso i< |os 
cabos para que lo determine» suspendiendo mientras tanto la privación del empleo. 

8.^ Cuando por causa de contrabando fuere alguiK> destinado á presidio con 
calidad de volver á servir en el regimiento el tiempo que le faite de su empe- 
ño, mediante lo prevenida en la real orden de 27 de Setiembre de 17/5 » cir- 
culada en 10 de (octubre siguiente , perderá no soló el premio qtie antes hu« 
bíere obtenido, recogiéndosele la cédula, sino también el que Heve servido; y se 
le empezará a contar el que sirva desde el día que se presente €t\ el cuerpo con 
la licencia de cumplido del presidio , si continuare después con honradez para op* 
tar á las cnundadas gracias; pero el que futre sentenciado í algún tiempo so* 
bre el de su empeño, iinicaniente perderá el de la' recarga, y continuará dis- 
frutando el premio si lo tuviere cn-k>s términos que queda prevenido en el 
artículo 6 para los demás que por otros delitos afueren juzgados en Consejo 
de guerra. 

9*^ ' Igualmente perderán el n^ísmo tiempo de recarga los que la. sufran 
por causa de esponsales; pero no el que lleven servido, ni el premio que 
estuvieren disfrutando. 

10. Siendo estos nueve artículos una declaración de los casos pre\^nidos en 
el citado real dftcrcto de a 6 de Enero de 1801 , deben comprehcnderse todos 
los individuos que hayan contravenido desde su fecha, y fueren acreedores a dis* 
{rutar de las gracias que ahora les concede S. M. por estar embebido en ellos 
su literal/ contexto. '-' 

Todo lo cual participo á V. de real orden para su gobierno v cumplimien- 
to en la parte que le toca. Dios guarde á V. muchos años, oaa Lorenzo 3 
de Diciembre át ifc^.ssCabaUcro.s Circular al exéccico* 

Tom. IV. Mm 



Digitized by VjOOQIC 



tt4- Pl^G PENAS 

de d6 de Enero de tSot conforme i los itidukes qrjtt se les 
han expedido." S^alado de la real mano. > 

28 £u 4 de Junio- de 1S07 mandó el Rey que desde 14 cla- 
se de sargento inclusive abaxo usen los que gocen el premio 
de tres tiempos de una señal sencilla de cinta dé la divisa de 

' su regimiento sobre el brazo derecho. Los del premio de cua- 
tro tiem[)os dos cintas , los de cinco tiempos ues y ios del cuar* 
to premio cuatro cintas, que usarán hasta los que estén gradúa* 
dos de oficiales .idemas de la charretera sobre los hombros. 

29 En primero de Febrero de iSoft concedió el Rey á los 
sargentos de' guardias de infantería que cumplan los treinta y 

I-cinco años de servicioii^isfe' grado y sueldo de teniente de iofan- 

''terta en lusar del grado de subteniente, y el premio de ciento 
treinta y cinco reales que está señalado en el exórcito en el 

*'tósmo servicio.^ 

, 36 Por el reglamento de retiros de primero de .Enero de 
1810, se estableció un tiempo medio entre los veinte y cinco 

• afioS' y los treinta y cinco, concediendo á los que sirvan treiuta 
' «ños el pYcmio de ciento doce reales y medio y la graduación 

de sargento primero. 

31 Eu real orden de 8 de Mayo dé í8i<; declaró el Rey 

nuestro señor que por la aprehensión de desertores nO *se ano* 

< ten á los indivtidoos del excrcito los dos años de abono para; 

los premios por cada uno, sino que se den á los aprebeosore» 

• ochenu reales de vetítin por cada un desertor aprehendido. 

3¿ En 6 de Junio de i8t$ con motivo de duda ocurrida 
en -el regimiento provincial de Gompostela sobre si se cónsul* 
taria para premios á un tambor y un soldado que estando prisio- 
neros sirvieron á Napoleón, declaró el Rey nuestro señor que 
1 siendo ios indultos una dispensación de la pena que mercciaa 
.,sus delitos, no queda boj^xaida ]bia. embarco la mancha que de* 
xa el crimen,, y tanto mas ' para. pbtener'ua distintivo de la cous* 
tancia y lealtad, que se consigue no habiendo incurrido en de* 
sercion ni delito feo, y por ^coasifjTente que no son acree- 
dores al premio ni los expresados, ni los demás que se hallen 
en igual caso,- como está prevenido en varias reales órdenes, 

• que es Ja voluntad de S. M. queden en teda su fuerza y. vigor. 
Presidio. En e^ia voz se dará noticia de las reales órdenes 

expedidas generalmeate sobre los que se destinan por algún de- 

■ lito á presidio ú obras pJblícas. 

, 2 No puede imponerse sentencia de presidio , obras públi* 
cas ni galeras por mas tiempo que el de diez años, .según lo 
prevenido en las reales órdenes de 18 de Febrero de 177^ y 33 
de Diciembre de 77 copiadas en el §. 182 del lU tomo, exceptúan* 
do los que se.xemitfin á volunud de & M. ó hallándose con* 



Digitized by VjOOQIC 



Dl^LSEXé&CITa EKE »7f 

• '£iuidó5 , tometaü tm liueró crimen , por el cual derezcaa al- 
guna recarga ^ con arreglo á las reales resoluciones que se tras- 
ladan en ei referido tomo. 

3 Las expresadas órdenes de i8 de Febrero de 72 jr 23 
de Diciembre de 77 son conformes á la real pragmática ,de la 

. de Marzo de 1771 (i), que el Rey se sirvió exj!)édir por ef 

(1) Pragmática de la de Marz9 de yi para que á ningún reo le púeda^ 
mifoner mas, de /o ajíos de presidio ^ y distinguiendo ¡os delitos que merece»^ 
pre lidio, ó el de arsenales, y trabajo de bombas. ^ 

Doq Cárlosy por la gracia de Dios Rey fde Cas^'^la, ¿ícc* Al serenísitpo prí;i- 
Cipe ddn Carlos Antonio, mí n)uj caro ^ y am^do hijo: á los ii»fai\t<s, prch 
lados, duques, 6cc. Sabed, que con motivo de l^bcrse entabladci la negocian 
clon de paz, y ajusládose esta, 3:011 el emperador de Marruecos , se me in* 
formó qucf muchos de lo^ presidiarios deáeitaban,4.1)ai,i(Jad4St, pasindos^ iíJo^ 
moros, y renegando desde luego para eludir la providencia de que los moroa^ 
* los entregasen a mis comandantqs , como. esuba capitulado. Y habiendo oido. 
con el dolor, y admiración que corresponde semejante desorden, mandé se. 
pensase seriamente en buscar los qacdips de qprtaríos, de raíz, y con cfeclO: 
por el conde presidente, del Conseja se me propusieron difircnles^. y muy opor* 
tunos para remediar tan gf ave daño, concluyendo con.^i particular de qus lo 
que tocaba este asumo á la'parte^de justicia, y, polivu* se remiiiese al m¡ Con- 
sejo, para que entera^ido á este el conde presidente de mis leales íntencío* 
ees, y de lo que me había expuesto, y tomando el Consejo todas \a& notí* 
cías que juzgase convenientes, tbrmase el arreglo que Yo deseaba, para reme*, 
diar los abusos que hoy se cometen, y evitar los graves inconvenientes quO' 
ton tan notorios, remitiéndolo después á aií real ;|pcobacíon^ tuve á bien adop*r 
tar este pensamiento, y en su conseqíieiiciii encargué al mi Consejo el exá* 
men de este negocio, Ío que con efecto exccutó, teniendo preseate lo cxpucs^. 
to por mis fiscales. Y en consulta de 25 de Setiembre ¿^ año próximo pa» 
tado me hizo presente su parecec> y conformándome con é^, por mi real 
resolución, que fue publicada en 14 de Febrero próximo, entre otras ^osas h^ 
mandado expedir la presente en fuerza de ley, y prag^i^ática^sapcion, cq<^ 
mo sí fuese hecha, y promulgada en cortes; pues quiero se esté, y pase poiy 
ella, sin contravenirla en manera alguna, paraló cual siendo necesario, de«, 
rogo y anulo todas las cosas que sean, q ser^puc.dan-cpnu^rítts á esta. Por 
la cual , para evitar la deserción en los presidios , y las demás funestas con- 
seq Ciencias que hasta aquí se han experimentada en total abandono de la re- 
ligión con que algunos desesperados compran á un precio tan fatal su aparen-^ 
te libertad, y obviar la contagios^ mezpla de las per&cnas menos viciadas con 
los reos mas abandonados , 9P}'o promiscuo trato les reduce á una absoluta» 
incorrcgibilidad. . 

I. Mando , que en las condenas de todos los reos de delitos , y casos á quA 
corresponda pena aflictiva, que no pueda, ni deba extenderse á la capital^ 
se distinga en adelante dos clases, uaa de delitos no qualificados , que aunque 
justamente punibles » no suponen en sus autores un ánimo absolutamente pev« 
^vertido, y suelen ser en paite efecto de falta de reflexión, arf^b|to de saQ« 
fre, ú otro vido pasagero, como heridas, aunque graves en riña casual* 
simple uso, 7 porte de armas prohibidas , contrabando y otros que no re* 

Mm a . 

■ Digitizedby VJ O OQ le 



rrá PRB PENAS ^ I ^ 

Consejo de Castílla, coa motivo ^de la 'Conflntia desefcibti ^Le 
los presidiarios á los moros , mandando S. M. con el ña de 
evitar á los reos que la desesperación de verse en reclusión 
perpetua fuese causa de que cometiesen tan abominable delito, 

fiíñden infamia en c\ conqepto políticQj IcgA^; y 1^^ o\rA clase de delitos feos, 
denigrativos, que sobre la viciosa conlravciicioh de las leyes, suponen por su 
naturaleza un cnvílcdmicnio y baxcza de ánimo, con tal abandonó del pundonor 
en sus autores » cuales son todos aquellos delitos y casos , por los cuales ^$6^ 
gun las lejes del reynO| se aplicaba la^pena de galeras mientras las hubo» ya 
nieseí ^r la esencia de los mismos delitos , ya por el mal hábito de su repe* 
rklonr/c^blusíiro de probable experjehcia de enmienda en tales vicios consueta* 
ditiariosf «Je dé'?k) efectivo á la soéfedad. ' ' 

. ÍI. Que- los reos de la primera -chse, en quienes no cabe fundado rece* 
hxid» deserción . á los moros , deban ser (Condenados á los presidios de Afrí« 
oa ^6t el tiempo derernVinado que les prefiniesen los tribunales competentes* 
el qiíc nunca pueda exceder del l¿^mmo de diez años, y que puestos en sui 
deslínt^ '5 no dando allí motivo de* otra calidad), sean tratados sin opresión 
ni nota' vil rpoodíosa, aplicándoles ánícámente á" las utilidades de la guarní- 
cíon y obi'aí de los mismó^' presidios , cuya moderación de penalidades y se* 
parárton total de loi que podrían corromper It^s , ks pondrán mas distantes del 
abominable pensamíenik> de pasarse á los moros. ' 

ni. Oi»c les dclinqiíentes de la segunda clase, i quienes, como va in« 
tinoado, corresponde la pena de galeras, y cuya mayor corrupción y aban« 
dono hace mas temible su deserción y fiíga á los moros, por el entero ol- 
vido de sus primeras o1>ligationes á la religión y á la palria; sean precisa- 
mente destinados á los- ars^Haíés^' de! Ferrol, Cádiz y Cartagena, donde se 
les aplique indispcns^iblémcnte por los años de sus respectivas condenas á los 
trabajos peAosos de bombas -y demás maniobras ínfimas , alados siempre á 
h cadena de dos en dos, sin arbitrio ni facultades en los gefes de bquellcs 
departamentos para su soltura y alivio, á menos de preceder para lo pri* 
Ihero expresa real orden mia , y concurtír para lo segundo causa de gra- 
vé enfermedad , en cuyo, caso deban ser tratados con la humanidad que fuere 
pracíifZáHlei celando siempre ( como corresponde ) el cumplimiento de justi- 
cia en la custodia de estos- rt:osi para la vindicta pública, v asegurar que 
los pueblo? qot^en desemba^acados de unos sujetos calificados oe perniciosos i 
la sociedad. 

IV. Que para la proporcionada distribución y dotación de los mismos ar* 
ftnales deban dirigirse á los del Ferrol los reos condenados á esta pena per 
fe'cfhancillería de Valladolid , Consejo reáPde Navarra, audiencias de Gali- 
>éra y Asturias , y por todos los' jueces, áunq^je «éan de fuero privilegiado, 
del territorio de estos tribunales : á ios arsenales de Cádiz los de los rcynos 
dé Andal\icía , provincia de Extrema.'íura c islas- de ¿anajiasj y á Cartajc- 
aa los de Castilla la nueva , reyno de Murcia y Corona de Aragón. 
- V. Que atendida la penalidad y afán de estos trabajos cumplidos con la 
citítitiiud correspondiente, y para evitar el total aborrecimiento y dcscspc- 
rkúibh' dé l09k]tie*se viesen sujetos á su interminable sufirímicnto , no puedan 
l¿i nribuhales destinar á reclusión perpetua , ni por mas tiemjJo^uc'cl de díci 
tAos en dichos arsenales i reo ál^no , sino, que á los mas agravados , y de 
cuya salida al tiempo de la semencia se recele algún grave ínconvenieote, 



Digitized by VjOOQIC 



X DEL EBÉIKITO. PRE 077 

r ^e lío pvdiera exceded de dibitiAOBari Ix-pena de freeidló. de 
úinguTi deHnqüente. Y. para jobvias aliMnifiífto tíao»po en 'los pre* 
8Ídíos la contagiosa' n}ezcla de personas meaos viciadas con otros 
reos mas abandonados, sé distinguen y. 'expresan en esta prag- 

te les pueda añ^dif la calidad .de que*] 

¡oformes de su conducta en los^ ii\ht 

tu condena, el /ribunal superior por • 

tenciá , püedá después con audiencia 

cumplimentarse por los intendentes 

del testimonio del decreto de libcrtac 

les superiores y teniendo, presente los 

]a aplicación de los reos á los trabajos de bombas de los* arsenales' soio^ ^^« 

dé verificarse en et 'de Cartágetia/ por. no haberlas en et) del Bbrrol 7 

Cádiz. - ' - ' . 'i •:..-• irK-'^ , l'h 

VI. Y para que no se haga un liso perjudicial de las sj(kidab{es)providen* 
cias que van tomadas, entendiéndose tal vez que por la subrogación de la pena, 
de arsenales en lagar de la dé galeras, pueden continuar los jueces en el ar- 
bitrio de conmutar con aouella otras pen^ mayores, depndo de aplicarla 
capital en muchoíí casos correspondientes, y cortar de raíz todos los princi- 
pios introducidpsy va $ea por una piedad m^^l ent^dida, ó por una intempes- 
tiva y abusiva imefigencia db algunas leyes del reyno, qlie ocasionadas siii 
duda de temporal» urgencia, se haii li'áiífb después 'á Una perpetua y dañosa 
práctica: mando asimismo á todos los jueces y tribunales con el.mas serio 
encargo, que á los reos, por cuyos delitos, según la expresión literal ó cquiva- ' 
lencia de razón de las leyes penales del reyno, corresponda la pena capital, 
$e les imponga esta con toda exactitud y escrupulosidad, sin declinar al ex- 
tremo de una nimia indu!¿Hicía , ni dtf una 'remiáíon arbitraria, dccIarandO| 
como declaro, ser mi real intención quc^ no pueda servir de pretexto, ni traer- 
se á conscq(iencia para la conmut;icíon , ñi iíiit.oracion de penas la Iry 8. tit. i r^ 
lib. 8. de la recopilación , por la que se mandaba. »Quc así en' los hurtos cuali- 
»>ficados, robos y salteamientos en caminos ó en campos, y fuerzas, y otros 
w delitos sem¿j nixtes 6 mayores, como eno'tros cualesquier delitos de otra cual- 
MQuier calidad , no' siendo ios delito^ taW cdjf fita dos y graves, que convénga- 
la la rcpáblfcatio difcrTT la execucích *de Ih 'justicia; y en que buenamente 
w pueda habür liígar á conmutación, srn hacer en ello perjuicio á las partes 
f>querellosas, las penas ordinarias les fuesen conmutadas en liíandarles ir á gft* 
yoleras por el tiempo que pareciere á las justicias, según la calidad de dichos 
» delitos/' Ni lo prevenido en la ley 73. tít. 2/j...ilcl mismo lib, 8. la cual ex- 
>> presa; »que siempre qire se pudiese conmutar la pena de muerte en galeras , s« 
V^hrciese y conmutase, "repitiendo que se guardasen laS leyes, que ordenaban 
f>quc en los delitos por que se debian imponer penas corporales fuesen de 
ngaleras, y que*^ \6 'miííno se'entendiesc en tcdo^^los casos y'dcTítpá en que 
f> hubiese de haber pena corporal arbitraria, conforme á las /0'f/ ^^y 6ael 
. n mismo tíf. 2^, la 7, tit, 17, y la 7, tft. 22, lib, 8 de la rtc'ófilacion" D^» 
clarando, como asimismo declaro , '(Jue sin embargo de tstTH^éfés, y otr'as cÜV- 
relativas providencias , y de cualquiera práctica fundada, tnálas, es mi vo- 
Idfitad que se haga cumplimiento de justicia, según la n^trrai caHdaS' de*^ los 
xidlitos Y casos /"sin dar lugar á abusos perjudiciales i la ▼indictá-'pdbHca , y á U 

Digitized by VjOOQIC 



: : mática Í9S dtKtospof los^ cuales se han de destióar solo á fre* 
sídio'á/ Jos qttC'iiklbrran ea ellos, ó á ios arseaales 7 traba- 
jo de bombas, encargaado á todos ios jueces 00 conmuten l¡iS 
seaiencias que merezcan pena capibal en otra meaos grave, coa 
otras panicülaridade?, que conviene tenerse presentes por todos 

' los jueces miütaré^j,' para arreglarse ^á^ ellas en los casos qu¿ 

■'puedan' ocurrí í", ' '^ - . ' ' 

4 El presidio 6^ destino donde áeben los reos militares cum-' 
plir sus Condenas, ha de señalarlo el capitán general, con ar- 
reglo á la real orden de 16 de Febrero de 74, copiada en 
el §. 183 del tomo llT á excepcioa de los casos que allí mis- 

. jno se expresan, . • -, ■ > . 

T 'riiii iJbos: regimíemos que se hallen de guarnicioa en Ma<* 
drié , deben depositar los soldados que sentencien á presidio 

- en ht cáfcel de Tilla" como caxa de desterrados, y desde el día 
que se entregan, serán, socorridos por s^s cuerpos con nue- 
ve cuartos y una radon • de pan, con arreglo á las reales 
órdenes de * 19 d^ Setiembre 1*^73 (i) y 13 de Mayo de 

seguridad , que conforme á la nativa instrucción de las leyes, deben gozar los 
buenos en sus personas j bienes por el sangriento exemplar, y castigo de los 
DiaÍos« 

Vil. Y fir^tmente mando , que cuando en algún caso sobre las mismas' le* 
yes , que ahora he resuelto se guarden , ocurriere duda muy grave por la va« 
rtacíon substancial de los tiempos á otras circunstancias dignas de atencioOf 

?ue necesite mi real declaración , los tribunales U consulten al mi Consejo^ 
ara que haciéndomelo presente, decla/^e lo mas justo. Y mando á los del nu 
Consejo, presidente y oidores, alcaldes de mi casa y corle, y demás audien- 
cias y >ehancí Herías, y á los corregidores, asistente, gobernadores, alcaldes 
mayores y ordinarios; y demás jueces y justicias -de estos mis rcynos guar- 
den, cumplan y cxecuten esta mi ley y prag nática^-sanclon, y la hagan guardar 
y observar en todo y por todo , dando para ello las providendás *que se requie- 
ran , sin que sea necesaria otra declaración alguna mas de esta, <Scc. que así 
es mi voluntad, &c. Dada en el Pardo á 1 2 de Marzo de 177 1. --YO EL REY.S 
Yo don José Ignacio de Goyéneche, secretario del Rey nndsiro señor ^ la hice 
escribir por su mandado. 

*• 
(i) Otilen Je xp Je Setiembre de ^3 f^^^ f «^ J ¡os sol Jados senfen* 
€Íádos á presidio que se depositen en la cárcel de , tilla de. Madrid, se ¿es 
asista con nueve cuartos diarioié 
A Representación del contador de data de la tesorería mayor don Domin* 

ÍíO Marcoleta sobre que se declare ti socorro diario que debe suministrarse i 
os soldados de; la guarnición de Madrid, que sentenciados á presidio se ha- 
llan depositadQÍiO|i la real cárcel de villa» con^o cata de desterrados; ha re- 
suelto, el Key qucjd^Jíde el día en que todo soldado sentencUdo á presidio ss 
deposite en la cárcel, sea asi&tido con nueve cuartos hasta el día de su sa* 
lida para el .destino que se le señalase ^ sin consideración al mayor prest qus 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÍaftCITO. PR5 «79 

- 87 ( I ) , - po<^ '.hs t<^ajé6 se previene %uc ^pa^ ^1 abono por teso- 
leria general cíe lo que'se les. baya suministrado ^ seuoiiga por 
sufidenie la ceitificacioa del sargento mayor del regimiento vi* 
sada del coronel ó comandante. 
Presidios de áfrica en genej^al. En cata voz se expresará, ^i* 
f mero lo que' hay prevenido 'general medite parii, jIqjS ,cri>co^ pre- 
t sidios de A£r{üa sobre imposición de pencas, i 4 deseiitori^s ^ ' sean 
• soídadí» 6^ d¿5ierrafU)s , y - la . f reqüengia ^ cp^ -que li^ de reno» 
varse la promulgación de bandos y otros puntos mandador ob« 
servar en estas plazas. Segundo: los limites que hay señalados 
actualmente en cada uno de los presidios de. Ceuta, Meliila, 
Peñón y Alhucemas para dar por coosumado ' el deiito de de- 
* ácrcion , y las ordeñen particulares que'- sobre esto se Irayah 
comunicado á los . respecíiivos gobernadores.* ^ ^ * 

2 Por duda ocurrid^ en' ¿I' año 'de 1754 ett*'íá 'plaza de Me- 
jilla de si habia ó no bando publicado para la imposición de 
pena á los que desertan á los mo^os, se sirvió el Rey man* 

♦ . .. u . . . ./- '.« . . i i , V . I .. , r; . . - ItJ <^ : 

Ezaba^ f. que f^ra. el corre^pondítnte abono do lo qye por esta razón se l« 
yjL sunbínistradoy -60 {¿Dga por buficieste la certificación del 6argcn(o mayor 
del regimiento visada del coronel ó comandante de él^ expresándose en ella 
el día de su entrada y salida de la cárcel. De orden de S M. lo aviso á 
V. E para su noticia y cumplimiento en la parte que le loca. Dios guarde, &c. 
Sab Ildefonso 19 cfó Setiembre de i/^^.-sslil conde Riela. ^ Señor don Ifcan* 
cisco Rubio, gobernador y capitán general de Madrid. 

' O) Otra Je 13 de Mayo de Bf fora que se les dé' una rachn de fan 
d les viijmos , ademas de ¡os nueve cuartos. 
El Rey se ha conformado con el dictamen que V. E. dio en 31 de Mar* 
ZO último sobre el memorial presentado por ei padre don Pedro J0!>é Per- 
tillo, presbítero de la congregación del Salvador, acerca de la miseria quf 
lufien los soldados de los regimientos 6c la guarnición de e\a plaza destina- 
dos -á presidio, mkntras están detenidos en la cárcel • de villa, per el cor- 
ro socorro que se les- suministra; y en consecuencia ba mandado S. M. que 
á todos los que se hallaren en este caso, se les asista diariamente y desde 
¿sta fecha, ademas de los nueve cuartos que se les considera por razón de 
socorro , con el pan correspondiente á sus plazas , y que para el aboro por 
tesorería general de lo que se les haya suministrado , se terp por suñcien- 
le la certiñcacion^el sargento mayor visada del coronel ó comandante de él, 
expresando en ella el dia de su entrada y -salida de dicha cárcel. Participólo 
i V. E. de real órdtn para su itlieligencia , y que lo baga entender á loe 
cuerpos de esa guarnición , en el concepto de que con e&ta fecha comuni- 
co la correspondiente k su cumplimiento al tesorero general marques de Zam- 
braiio. Dios guarde, &c* Aranjucz 13 de Mayo de 1787. er Pedro de Lerena.?a 
^eiío^ don Cristóbul de 21ayaSy gobernador y comandante general de Ma- 
drid! 



Digitized by VjOOQIC 



ríe PftÉ 0;/^feKAS : 

-dar por real ¿rtJc«^''4e-'íí de Febrero de 54 ^i)? .qué 'Se :dr- 
*" culo á los gobéi'nadótes de los presidio?, qu^ se- promuigaaeii 
' bandos aniíaliaent:^, declarando las penas contra ' ios que de- 
sertasen al campo del moro,. cuya real resolución se halla aua 
' th toda su fuerza éxa haberse derogado por otra posterior. 
' .3 Con moii%^o de 1^ freqüencia con 'qu^ deide los presidios 
' Bt comet^i ei^ delHo de deserción ,á los enemigos, se expidió 

* una real •órdeü éa^ 5 de Noviembre d^ 17^5 (a),<»que se co- 

(i) Ofden i: af dt Rúnn de ^^ fara que anualmente se promulge» 
bandos en hs prest ihs J§bfe la pena de los que desertan d los moros» 
Conmoxivo dft U duli. q^e en U c^usai seguida contra un presidiarlo de 
MelilU sobre fa^a i los - m^^s , ha- producidp U talca ds certeza de si ha/ 
6 nó bando publicado en a^uelU pU^-^i q^9 imponga la pena de muerte á 
los-^^ue cometan este grave, d milito , de 'p<^arse á los infieles; ha resuelto el 
lücy que así en aijuel presidio como en lói otros d¿ África se publiquen ban* 
dos anualmente, y ñxen edictos que nianlliesten esta pena contra los deser- 
tores al campo enemigo, aunque sean presidiarios, 7 que á los destinados 
al servicio de las armas , aunque sean de los regimientos ó cuerpos fixos» 
•e les higí saber esta pena, y uno y otro -se extienda por diligencia para que 
conste cuando convenga, y se evite íoda duda. Y-d^-ófdetí de Srh/f. Jo ptf-^ 
ticipo á V. E. pira que atiendt i su puntual observancia por .lo res^cttro^á ese 

{ presidio. Dios guarde, &c. M.ldrid a8 de Febrero de ^ij^^.rsEi marques dft 
a Ensenada, s Circular á los gobernadores de los presidios. 

• (1^ Orden de ^ de Noviembre de^-iy^Sf imponiendo f¡ha 4 ¡os quf Jfsétr* 

tan de presidios d los morosa y d los qui se vuchén arrepentidos. 
Consklerando S. M. la urgente necesidad de competente providencia , que 
ataje y corrija en los presidios de ^África "el grave delito que se experimenta 
en ellos con freqiiench de desertar al campo de los moros, así la tropa vetera»' 
fia que los guarnece , como la de su dotación , y pie fixo , y los desterrados 
que se hallan en ellos , se ha dignado jmpbner la pena de muerte de horca 
á todo soldado, presidiario,, u otra persona. que escalare muralla, aunque no sea 
la inmediata al campo infiel : que para con aquellos que se valgan del efugio de la 
embriaguez , que suelen «legar , se observe el artículo quinto de la real adición 
de 25 de Octubre de 1717 á las ordenanzas que tratan de los Consejos de guer* 
ra contra desertores, y dice'''; n Habiéndose dudado en los referidos Consejos 
n¿c guerra , si la pena de muerte establecida por las ordenanzas á los delitos 
f>que les corresponde, deberá imponerse al oficial, ó. soldado que los come<^ 
»>tiere estando embriagado; he resuelto, que confiando por la jusxifícacloa que 
f>se hiciere estar los reos poseidos ciertamente de este accidente, y privados 
»9del uso regular de los sentidos, y del de la razón al mismo tiempo qua 
f>executaron el delito ó delitos, no se les pueila imponer^ la pena capital, por 
99 no considerarles con la cabal deliberación de lo que. obran, siendo la me* 
f^ditacion libre la que los debe sujetar 4 la pena; y que siendo oficial el que 
f y cometiere alguno de los delitos á ^e corresponde la pena de muerte j se U 

♦ Esto se halla ya derogado por real arden de s^ di Marza de ^77^ 
que u copia mas adelante en el%. ¿ di tsta misma voz* 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCITO. PRE 381 

manteó á los gobernadores de Oran y Ceuta /por la cual im- 
puso S. M. la pena -de horca á todo. el, que escalase la mu* 
ralla y aunque no fuese la inmediata al campo inñel, previnien- 
. do y en caso de justificarse que los reos cuando cometieron este 
crimen ó cualquiera otro, se halKban embriagados, no se les 
impusiese la pena capital , y se . destinasen á presidio ó gale« 
ras, según la calidad de los delinqiíentes (lo que se balla.de- 
rogado por la ^solución de 24, de Marzo de 1774, que se 
cita en el §. $ de esta voz), y que á los desertores que se . 
volviesen á la plaza arrepentidos de su delito, se les destine ' 
por cinco años á las bombas de Cartagena , y volvió en esta . 
real orden t encargarse se publicaran estas penas por bando 
mensoalmente para qqe nadie alegase ignorancia. 

4 Esta resolución se comunicó igualmente para su observan- 
cía á los presidios menores de Meiilia, Peñón y Aliiucemas 
en 34 de Marzo de 1773 (i), con motiyo de haber dado cuin- 

»> imponga b de algunos años de presidio de África , ^ si fuese soldado la de 
9» algunos años de galeras, en cuyas penas se han constituido reos- por el mis* 
fftao hecho de embriagarse » y dexo al arbitrio del Consejo el número de ios años 
9; en que deben condenarse, según la .circunstancia de la calidad de los delitos, 
99 y probanza de la privación de los reos en el mismo acto de la ezecacion del 
99 delito, sin que pue4a servirles de excusa, ni excepción para la penacapi- 
^ tal el que anteriormente á la execucion del delito estuviese embriagado , ni 
99 al que se le probase, que padeciendo este achaque solicitó embriagarse para 
99 cometer el delito al tiempo que lo estaba; pues eoncurriendo e^tas circuns- 
99 rancias, ha de quedar en su fuerza y vigor la pena de muerte estable- 
99C?da/V # 

Que á los que han desertado desde los presidios á los moros , y se resti« 
tu jen á ellos baxo el seguro de la vida« se les destine á servir por tiempo 
de cinco años á las bombas de Cartagena, y que esta resolución se publique 
desde luego por bando en cada uno de los presidios, y se haga lo mismo ca- 
da mes en lo succesivo con igual formalidad, para que no puedan alegar igno» 
rancia. Particípalo á V. E. de orden de S, M. para su inteligencia y cumpli- 
miento. Dios guarde , &c. San Lorenzo 5 de Noviembre de 1765.= El mar- 
ques de Sqnilace. = A los gobernadores de Oran y Ceuta. 

(t) Orden de 24 dé Marzo de /j", comunicando a los presidios menores la 
resolución antecedente del año de tf^. 
El gobernador de Melilla ha representado , que el desertor José Ramón do 
K. intentó desertar al campo enemigo por el sitio que llaman el Ataque de laS 
palomas la mañana del dia 12 de Noviembre último, pasando á nado los iími' 
tes señalados á la deserción , que hubiera consumado á no haberle tirado del 
fuerte del Rosario , y baxado á detenerle un cabo, y dos desterrados, que lo condu- 
xeron herido gravemente , por lo cual se le formó ei correspondiente proceso ; pero 
que no habiéndose encontrado en aquel gobierno órdenes algunas que impongan la 
pena ordinaria de horca~é semejantes delinqüentes , y si algunas copias simples 
relativas á*^trios bandos publicados, que bao Krvido de regla en otros proce- 

Tom.lV. ' ^ \ Na 

Digitized by VjOOQIC 



s8a PRE PENAS 

ta el goberaador de Melitla de la deserción de ua presidia* 
rio , y representado no encontrarse en aquel gobierno resoiu* 
clon que señalase la pena á este delito. 

^ Posteriormente con noticia que tuvo el Rey de que, sin 
embargo de lo prevenido en el articulo 121 del tit. 10, trat. 8» 
de la ordenanza general del cxército , para que la embriaguex 
no sirva para minorar la pena de ios dcliios que en ella se 
expresan , los gobernadores de los presidies fui.cados en laa 
reales órdenes antecedentes conceptuaban exculpación legitima 
para imponer la pena capital á los desertores y demás delin« 

2i]entes , que se hallaban embriagados al tiempo de cometer sus 
elitos : se sirvió S. ^L expedir una rcjolucion en 29 de Mar- 
xo de 1774 (1) que se circuló á iodos los presidios, de Afri- 

los dcnde se notan muchas informalidades, se vio en la precisión de asesorarso 
con el auditor de guerra de esa capiíanía general para proceder con el debi- 
do acierto en materia de tanta gravedad, pidiendo se establezca pena para lo 
succe<»ivo, así para los que con efecto pasan de los límites señalados, como 
para aquellos que con vehemente sospecha se encuentran en sus ínmediacloaes» 
á fin de contener con el castigo la frcquencla de tan atroces delitos. 

Enterado el Rey de esta representación , ha mandado se repita á V. E la si- 

S líente real resolución comunicada á los gobernadores de los presidios en 5 d« 
ovíembre de 1765. 
Esta real orden es la que anterede, for lo que se omite i'nrertarla. 
Avisólo á V. E. de orden de S. M. para que disponga su cumplimiento en 
todas sus partes. Dios guarde, &c. El Pardo ^4 de Marzo de 1773. =3 ^' conde 
de Riela. c= Señor don Juan de Urblna , capitán general de la costa de Granada* 

( I ) Orden de ap de Marzo de 74 para que la embriaguez no sirva de 
inculpación á los delitos sin embargo de lo prevenido en las órdenes ante- 

ñores i y. se arreglen en los prej'uiios al artículo de ordenanza que así 

lo previene. 
Habiendo dudado el gobernador de la plaza de Melilla la pena que corres* 
pondia á un desterrado que intentó desertar al campo enemigo, y lo hubiera 
conseguido á no habérsele herido gravemente al tiempo que«'pasaba á nado, 
por no haber en aquel gobierno orden, ni documento que la señalase, se re* 
pitió en 24 de Marzo del año próximo pasado al capitán general de la costa d« 
Granada ia real orden de 5 de Noviembre de 1765 , en que para atajar y cor- 
regir en los presidios de África la freqüente de^^ercion á ios moros, tanto en 
los soldados de tropel veterana , como en la dotación de pie'fixo, y dester- 
rados , mandó S. M. imponer la pena de horca i cualquiera persona que esca* 
lare la íi)urallay aunque no fuese la inmediata al campo enemigo, y que para 
los que se valiesen del refugio de la embriaguez, que suelen alegarse, se ob« 
servara el artículo 5 de la real adiccion de ^5 de Octubre de I7i7f á las órdé* 
nanzas que trataban de los Consejos de guerra contra ios de^^crtores, en que veri- 
ficada la embriaguez en el acto de cometer este delito , ó cualquiera otro , se 
conmuta á los reos la pena ordinaria de muerte en la de presidio ó de gt* 
leras , y que á los que después de haber desertado se volviesen al presidia 
K les destinase por tiempo de cinco años á las bombas de Cartagena* 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCITO. - PRE 283 

cüj por la ciia( declaró , que sin embargo de la referida ór^ 
den de 5 •de Noviembre de 1765 se arreglen para la impo- 
sición de penas , á lo que prescribe ei citado artículo de la 
ordenanza^ y que para ninguna especie de delito sirva de ex- 
cusa la embriaguez y cuya resolución se renovó y comunicó á 
los gobernadores de los tres presidios menores en 4 de Ene- 
ro de 1777» que se copia mas adelante en el §. 5 de la voz 
fresidios menores. Véase en la voz eníbriaguez el §. 3 , donde 
se expresa la limitación con que deberá entenderse esta reso* 
lucion de 34 de Marzo de, 74. 

ó En 4 de Julio de 17S0 (i) se previno al comandante ge* 

Pero habiendo llegado i noticia del Rey que los comandantes generales y 
gobernadores de los presidios de África , fundados en esta real resolución con- 
ceptúan exculpación legítima para la impQMcion de pena capital en cualquier 
delito la embriaguez justificada en los reos, cuya inteligencia se ha compro* 
bado en el proceso que se formó en la misma plaza de Meliila á Juan Carrol» 
soldado del regimiento de Ñapóles por haber iptentado matar al cabo que le 
mandaba en la guardia, hallándose de centinela, se ha servido S. M. declarar (con- 
formándose con el dictamen del supremo Consejo de guerra), que la citada 
real orden de 24 de Marzo de 1773» ^^ 9^ ^^ repite la de 5 de Noviem- 
bre de 65, no es derogatoria d::! art. 121, tít. 10, trat. 8 de la ordenan- 
za , que prescribe no ^rva de excusa la embriaguez en los reos para la im- 
G lición de penas establecidas» y en este concepto h;i resuello, que sin em- 
rgo de las referidas dos reales órdenes se prevenga á los comandantes y 
gobernadores de todos los presidios de África con arreglo al expresado artí* 
culo III 9 que para la imposición de penas por cualquiera clase de delitos no 
sirva de exculpación al rco^ tanto de la tropa 9 como desterrados la embria- 
guez; y que respectivamente se haga publicar por bando para que llegue á 
noticia de todos, y no se pueda alegar ignorancia. De su real orden lo aviso 
i V. S. para su cumplimiento. Dios guarde, &c. El Pardo 29 de Marzo 
de 1774.= El conde de Riela. = Circular al capitán general de fa costa y go« 
bernadores de los presidios de África. 

( 1 ) OrJen de ^ de Julio de 80 para que en lof pristdtos no se di d 
nadie certificación de las condenas , no siendo al misifio interesado ó á los 
respectivos gefes de ellos. 
El Rey ha entendido la facilidad con que en esa plaza ée franquean certi- 
ficaciones de condenas d quien no tiene justísimo motivo ni interés para so- 
licitarlas 1 sino unos fines particulares poco regulares, dirigidos á promover 
dftturbfosi de que resultan pernicicwas conseqüencias ; y queriendoS.- M. evi- 
tarlas, se ha servido determinar, que en lo succcsivo se franqueen semejan- 
tes documentos á V. S. y succesores , y á los ministros de Hacienda , siena» 
pre que los necesiten para sus providencias secretas , y en los casos de soli- 
citarlas los mismos interesados ó el auditor de guerra » y regimiento fixo por 
nuevos crímenes en que estén procesando contra ellos; prohibiendo por pun» 
lo general no tengan noticia alguoa los demás sugetos indeferentes, que solo 
las precciKiaa para producir cavilosidades. Participólo i V- S. de 6rdeo dt 

Na a 



Digitized by VjOOQIC 



38+ PRE ' PENAS ' 

neral de Oraa y demás presidios, no se diera! i persona algts* 
na ccriifícacion de las condeoas de los presidiarios, sino solo 
á los respectivos gobernadores 6 ministros de real Hacienda, 
cuando las necesiten para sus providencias secretas, ó que los 
piismos interesados las pidan , ó el audiioi; de guerra por nue- 
.vos crimeneS' en que esté entendienda 

7 Todos los rematados que se hallan cumpliendo sus con- 
denas ^(1 los presidios son de la jurisdicción de guerra, y de- 
be esta soltarlos dirigiéndose la orden para su execucion por 
la via reservada de este ministerio, ó por el supremo Conse- 
jo de guerra ; feol^^eote ec^ el caso de remate á presidio por 
cierto tiempo, á voluntad de los tribunales, ó con la reser- 
va de no salir sin su licencia « ó cuando necesitan de los reos 
{»ara aquellos fines dependientes de las mismas causas , deben 
os gobernadores <le los presidios obedecer las provisiones de 
las chancillerías ó audiencias del reyno, aunque no vengan au* 
^ xiliadas por el Consejo de guerra^ porque en estos casos ya 
debe constarles por los testimonios de las condenas que los reos 
quedaron todavía dependientes del tribunal que- los condenó^ 
pero resultando nuevas causas para pedir algún reo de los pre- 
sidios en los casos" particulares de indultos 6 conmutaciones, 
aunque vayan por la real cámara de Castilla, 6 proveng?in di- 
rectamente de la real persona de S, fd. se han. de comunicar 
los avisos' por la via reservada de guerra 6 el supremo Con- 
sejo de esu , para que por su parte auxilie y ^comunique sus 
órdenes á los gobernadores para su execucion : todo lo cual 
se halla -prevenido' por real cédula de 9 de Enero de 1783 co* 
piada en la nota del §. 60 del segundo tomo, que debe tener- 
■ se aquf- muy presenté : entendiéndose esto solo en lo criminal, 
pues cri los casos civiles que ocurrari, y en que sea menester 
* evacuar con los reos de presidio algunas diligencias , tiene man- 
dado el Rey por real resolución de 21 de Agosto de 17^54(1) 

S^ M. para su cumplimiento en la parte que le toca. Dios gi|arde« &c. Aran-i 
juez 4 de Julio de 1780.= El conde de Riela. 5? Señor don Pedro Guclfi , co- 
mandante general de Oran. 

. ( I ) OrJen de 2 r de Agosto de 84 para que en las causal ehtíles se •^f -. 
dezcan en los f residió s ¡os despachos de las audiencias 4Mmque n^ t¡tayMm au^ 
Xiliadas del Consejo de gwrra; 
Con fecha de 13 del corriente me dice el señor conde de Floridablaoct . 
lo siguiente: ; 

Excmo. señor : la viuda de Didler , é hijo ^ compañía de comercio esta- 
blecida en Marsella , recurrieron al K^y exponiendo el pleyto que han seguí* 
do ante la justicia de Cartagena, y continúan en la chancilleria de Granadt 
por apelación contra don Miguel Valariap^ sobre el .cobro de cien;» cantidad 



Digitized by VjOOQIC 



DEL EXÉRCITO. PRE 28$ 

ét obedezcan t>or los gobernadores de ellos los despachos 6 pro* 
visiones de las chancillerlas ó audiencias del reyno , aunque 
no vengan auxiliadas del Consejo de guerra. 
' 8 En d de Diciembre de 1787 (i) se publicó una real cé- 

dh víveres : que nec^ítando para la prueba real provisión , á fín de hacer la 
conveniente en las plazas de Cartagena y Oran, mandó expedirla aquel tri- 
bunal; pero no habiendo tenido efecto en este última plaza por haberle ne» 
gado el cumplimiento á pretexto de no haberse dirigido au^liatoria del Con- 
tejo de guerra , solititó se sirviese S. M. mandar , que la chancillería expida 
niiero despacho con inserción de ello, á fin de ^e citándose primero en Gra- 
nada á la parte de don Miguel Valarino ,. vecmo de Cartagena , execute el 
gpbernador de Oran, ó su asesor la prueba solicitada por estos interesados» 
Y que hasta que se presente en dicho tribunal , suspenda la substanciación y 
determinación del referido pleyto: S. M. se ha servido tomar providencia 
por lo respectivo á este caso; y habiendo advertido por los informes que para 
ello pidió , lo embarazoso qne es para la expedita administración de justicia, 
el que en los pleytos civiles tengan necesidad las partes de auxiliar los des- 
pachos para que sean obedecidos y cumplimentados por loí gobernadores y 
Í;efcs de los presidios; ha resuelto S. M. que se hagan á los comandantes de * 
03 presidios las prevenciones oportunas ^ á fin de que en todos estos casos 
se cumplan despachos de las chancillerlas y audiencias de sus retpectivos tec-, 
ritorios, aunque no estén auxiliadas por el Consejo de guerra. 
, (.0 que traslado á V. S.'de su reaP orden para su inteligencia y cumpIi-> 
miento en la parte qne le toca. Dios guárele , ¿ce. San Ildefonso ai de Agot- 
en de i/B^. =: £1 conde de Gausa, se Circular á los comandantes de los pr«* . 
s)dios« 

( I ) Cédula Je 6 de Dieiemhre dé 8 y para que ¡os gobernadores de los 
ftesidios no puedan conmutar ¡as sentenciéis de los prisidiarios. 
■ Don Carlos, por la gracia de Dios Rey de Castilla, &c. Sabed, que 
eon motive? de recurso que se me hizo en solicitud de la libertad de un reo, 
que habiendo sido destinado á las armas se le aplicó por defecto de talla á 
vlos trabajos de los arsenales de Cartagena, ture á bien de mandar tomar los 
rnfor mes correspondientes , por los cuales resultó, que á dicho reo, de es- 
. tádo casado, se le habla seguido causa de oficio por trato ilícito con una 
ttuger soltera , y abandono de su casa y familia , y que fué sentenciado por 
ocho años á las a^mas para cuyo servicio se reconoció ser apto , y condu- 
cido á Cartagena , donde se le recibió en Junio de 1785, el intendente de 
marina de aquel departamento le conmutó su condena en la de cuatro años 
á los trabajos ordinarios del arsenal por no reputarlo útil para el servicio de 
Its armas, ni el de la marina; cuyas conmutaciones las hace dicho inteodeii* 
te ; y está en posesión de hacerlas como juez de rematados, pero sin saber- 
le con qué órdenes lo executa; v habiendo extrañado Yo, que los jueces de 
rematados usen de unas facultades que jamas han tenido , y aun carecen de 
ellas los tribunales superiores que decretan los castigos , á no tratarse de in- 
defensión, ó nulidad de la sentencia, por ser dichas conmutadores regalía pri* 
Vfttiira de mi soberana autoridad^ acreditando la experiencia, que no solo so 
abusa ¿«*ellas ^' lo^ arsenales , ¿ino que por coiiseqiiencía dp'Us mismas se 
hacen continuas fugas por los reos mas atrevido» que vuelven í infestar el rey^ 

Digitized by VjOOQIC 



t86 PRE PENAS 

dula por el supremo Consejo de Castilla,' por la cual osando 
S. M., que los gobernadorei de los presidios, intendentes, ni 
jueces de rematados tuviesen facultad de conmutar las senten- 
cias impuestas á los reos por los tribunales, y que estas se 
cumplan siempre literalmente, derogando cualquiera práctica ó 
providencia que hubiere en contrario^ y para su puntual ob» 
serva ncia se comunicó esta real resolución á las vias reserva- 
das de guerra y marina, á fin de que por sus ministerios se 
circulase á los ^bernadores é intendentes respectivos. 

9 Esto no se entiende en los casos de que trata la ftal 
orden de 2 de Marzo de 1787, por la cual mandó S. M. se 
conmute la sentencia á los baxeles , de los desertores , y otros 
delinqücntes en la de arsenales cuando no haya necesidad de 
gente en los buques. 

10 Todas las instancias que se hagan en los presidios se' han 
de dirigir por el respectivo gobernador ó ministro de la real 
Hacienda ^ según de la calidad que sean , como se previno úl* 

no con üuevo9 excesos , y se inundan las provincias de delinqücntes , inatllt» 
zaodo la vigilancia con que las justicias y tribunjles procuran atajar los de- 
litos ^ y castigar á aquellos: por real orden comunicada al hih Consejo en 14 
de Noviembre próximo, he declar^ido que los jueces de rematados , intendentes 
de marina , comandantes militares de castillos 6 presidios no tengan facultad de 
conmutar las penas impuestas por las justicias y tribunales , con cuya declaración 
anulo y revoco cualquiera estilo, práctica, costumbre ó providencia que pueda 
haber en contrario, y al mismo tiempo he mandado, que de esta mi resolu- 
ción se expida cédula que se circule, pasándose exemplares á las vias reserva* 
das de guerra y marina para que la hagan entender y observar á los comandan* 
tes , gobernadores é intendentes de mar y tierra , con absoluta prohibición d« 
conmutar pena alguna, y con responsabilidad de los reos que por esta oca« 
ston se fugaren; para que de esta suerte el rey no esté libre de los perjuicios 
que resultan de la contraria práctica sin excusa, ni tergiversación alguna, pues 
que todos están obligados a conspirar de un acuerdo i que se cumplan lite* 
raímente las sentencias y penas impuestas por los jueces y tribunales á qui> 
nes las leyes tienen entregada la administración de justicia. 

Publicada en el mi Consejo dicha real orden en a 8 del mismo mes da 
Noviembre próximo, acordó su cumplimiento, y para ello expedir esta nú 
cédula: por la cual os mando, 6cc. veáis mi resolución que queda citada; f 
la guardéis, cumpláis y executeis, y hagáis guardar, cumplir y executar^ sin 
contravenirla, ni permitir su contravención en manera alguna , á cuyo efe¿« 
to daréis -las órdenes y providencias que focren necesarias, en inteligencia de 
que por las vias de guerra y marina se comunica, como he dispuesto, esta 
deliberación á los jueces de rematados , intendentes y comandantes militareí 
de castillos, presidios y arsenales para su debida v puntual observancia: que 
así es mi voluntad « ¿ce. Dada en Madrid á de Diciembre de 1787.a 
YO EL REY.sYo don Manuel Aizpun y Redin, secretafio del Rey 
tro señor, lo hizo escribir por su mandado. 



Digitized by VjOOQIC 



^DEL EXéRCITO. PRE «87 

dfDamente por real orden de 4 de Mayo de 1776 (i), ; sien* 
do de los presidios menores, por el capitán general de la cos- 
ta, como mas adelante se dice en el $. 3 de la voz presidios 
menores y y volvió á prevenirse su observancia por real reso* 
lucion de 20 de Junio de 1790, que se copia en el tomo pri* 
mero de apéndice en esia propia voz. 

II £n las voces abandono de guardia y delitos leves y robos 
se da noticia de las reales resoluciones expedidas sobre el di* 
ferente modo con que se han de aplicar las penas á los sol« 
dados voluntarios 6 á los forzados de los regimientos fixos de 
los presidios que incurran en estos crímenes, que se tendrán 
aquí presentes. 

13 En el $. 2 de la voz deserción á paises extrangeros se 
copia el articulo 94 del título 10, trat. 8 de la ordenanza ge* 
neral, que expresa, que para dar por consumado el delito de 
deserción, se ha de estar á los limites señalados por los res« 
pectivos comandantes generales de los presidios y y para la ma* 
yor inteligencia de lo prevenido en este articulo se dará no- 
ticia de los bandos publicados en Ceuta, Melilla, Feñon y Alhu- 
cemas , explicando lo que hay prevenido scbre esto en cada 
una de estas plazas. * 

13 Por real orden de 30 de Abril de 1786 (2) previno 

( I ) Orden de 4 de Mayo de ^6 para que tedas las instancias de tos pre- 
sidios tengan por el cfíiiducto de los gffes. 
Para obviar reparos en dar expediente á las solicitudes de ese presidio, 
que 8C reciben en esta secretaría, y resolverlas con pleno conocimtenlo, quiere 
el Rey, que todas vengan informadas por V. S. o por esos ministros de la 
realJlacicnda, según su calidad, y las demás que vengan sin este icqukito, 
fc qucdarin sin resolver, y consideradas por viciosas: y de orden de S. M. 
lo comunico á V. S. para que haciéndolo saber en esa comandancia general 
tenga su debido cumplimiento. Dios guarde \ &c. Aranjuez 4 de Mayo de 1766.—! 
El conde de Riela. = Circular á los presidios de África. 

( 1 ) Orden de jo de Abril de 86 para que desde Oran y Ceuta no se m- 
9ie ^ los presidios menores á los desterrados que cometan nuevos delitos. 
Habiendo acreditado la experiencia lo perjudiciales que son en los presi- 
dios menores los reos que por los delitos que cometen pasan recargados á 
ellos desde esa plaza, y la de Ceuta; y respecto i que en ambas hay ko* 
brados arbitrios para contenerlos y castigarlos según convenga: ha mandado 
el Rey, que en lo succesivo de ninguna de las dos se remitan mas presidia- 
rios i aquellos, pues por su reducida guarnición y corto recinto se carece de 
las proporciones qtiese requiere. para su custodia. Lo que participo á V. S* de 
orden de S. M. para su inteligencia y cumplimiento en la parte que le toca. 
Dio» guarde, &c. El Pardo 30 de Abril de 1786.= Pedro de Lcrcna.-sSc- 
fior don Luis de las Cases , conumdante general de Oran. Se comunicó con igual 
fecha al gobemadest de Ceuta , y ai comandante general de la costa di Gra» 



Digitized by VjOOQIC 



aSt PRB PENAS 

el Rey no se destinen i los presidios menores á los confina- 
dos que en las plazas de Oran y Ceuta cometiesen nuevos cri* 
menes y por los gravísimos inconvenientes que se experimenta- 
ban con estos delinqiientes por el cortp recinto, y reducida guar- 
nición de aquellos presidios. 

Paesidio. de oran t mazarquivir. Estas dos plazas, que distan 
una de otra en linea recta como unas siete mil varas, están 
situadas en el rey no de Tremecen , en la costa de África , so- 
bre el Mediterráneo á distancia de cincuenta leguas de Argel 
y cuarenta de Cartagena. Tenian numerosa guarnición , des- 
terrados, moros de paz, y habia dependientes de la primera 
muchos castillos; pero por resolución de i6 de Diciembre de 
179 1, de que se publicó cédula, se determinó su abandono 
en atención á los terremotos que se experimentaron, dicho año 
que arruinaron toda la ciudad, haciendo sentimiento hasta en 
las murallas; por cuyo motivo se omiten en esta tercera edi- 
ción todas las órdenes qae en la primera se colocaron perte- 
necientes á esta plaza, respecto de que el regimiento fixo que 
habia, y desterrados se incorporaron en la de Ceuta. 

Presidio de ceuta. Esta plaza es una ciudad de África, situada 
Cff, la* costa de Berbería, en el reyno de Fez, en los estados 
del Rey de marruecos en el estrectio de X^Ibraltar enfrente de 
esta plaza: tiene varios castillos dependientes de Ceuta, y per* 
tenece al Rey de Espa&a desde el año de 1668. 

3 Por real resolución de 1$ de Setiembre de 1733 (i)» man- 

(i) Orden de i£ de Setiembre de 17SJ para que en la plaza de Ceuta 
se señalen límites para la deserción. 
' ^ El Rey queda en Inteligencia de lo <)uc V. S. expresa en carta de 3 de 
Diciembre del año próximo pasado en cuanto al sitio y paragc que debe com- 
prchcnder i los delinqiientes que se huyen i los moros , según se previno * 
•n 18 de Julio antecedente; y refiriendo V. S. que respecto de la situación 
de esa plaza, estando establecido, que se mantengan siempre las puertas de 
Jas barreras de la estrada cubíert;i exterior cerradas, con prohibición de que 
ninguno salga por ellas, que no sea con perauso; y que si por algujQ acci- 
dente incurriese algún soldado en la infracción de esta orden , por otro mo- 
tivo que el de deserción, para que este se considere consumado, de suerte, 
que pueda castigarle con pena capital , será conveniente , que por la izquierda 
se le señale por término la pirámide de la Dama, por el centro del parage 
donde está la Horca , y por la derecha el arroyo del Reducto y desagüe de 
las minas; y porque se suele experimentar mas freqüente la deserción na- 
dando por mar , se puede prescribir , que el que pasare ¿ nado los espigo* 
nes que entran en el mar á derecha é izquierda de esa plaza, se le reputa- 
rá por desertor; y que para cuando los moros no estén sobre ella, ^uedari 
en su fuerza y vigor la deserción por los espigones; y que por lo que mira 
i tierra , de dia^hasta pasar de las guardias que se pusieren en el t:ampo para 
cubrir esa plaza, y de noche por razón de estar retirada los citados para* 



■ Digitizedby VJ O OQ le 



DEL EXÉRCITO. PRE a99 

i6 la mageeiad del sefior don Felipe V' asi seSaiasen liinite^' len 
. esta plaza para dar ^r coasamado el delito- 1 de desereioo, y ea 
cittápUoiieato de e^ta real resolucioa .se publica ua baado por 
su gobernador y comandante general , que entonces era el ma- 
riscal de campo don^ Antonio Manso Maldonado , á- 4 de Oc- 
tubre de 173J (i) señalando los limites por mar y por tier* 

get de la Dama» Horca r Reducto 9 me mimda S. M. prevenir á V. S. pro« 
mulgue la ley general, y la publique por bando ^ remitiendo á sus reales. ma« 
fids por las mías testimonió ^e haberlo efectuado cotí toc]^ expresión^ y la 
de darse por consumado el delito en llegando á los sitios y parages señalados; 
y que las causas que sobre ello se hicieren las sentencie ese auduor de guer- 
ra , y sin publicar la sentencia las remita á manos de S. M. para determi- 
nar lo que pareciere mas 'arreglado á justicia, pios guarde, &c. San Ilde->« 
fonso 15 de Setiembre de ^733.— Don José Patino. =2 Señor don Antonio* 
Manlso . gobernador de la plaza de Ceuta. 

( I ) Bando df 4 Octulfri dg jj señalando límiiis en Ceuta fara la 

deserción. 

Don Antonio Manso Maldonado ^ inariscal de campo de los reales exércitos de^ 
< S. M.y su comandante general de esta plaza , frr.* 

• Por cuanto atendiendo S. M. (eon su innata piedad) ^bl-mefof' régimen y* 

fobierno de los militares que guarnecen esta plaza > tiene prescriptó por su vtÁ' 
rden de 1 5 de Setiembre de estd año , que para que se cotisidere por consuma* ' 
do el detestable crimen de deserción á los moros , y por incursos en la pef)^' 
<^'tral de ordenanza á lo^que la cometieren, ba^te que por la izquierda llegue 
cualquiera que saliere sin ó^den pof tas puéttas de las barreras de la estrada cu« 
bierta exterior al pirámide de la Dama : por el centi-O -al parege donde est¿> 
la horca: por la derecha al arroyo del reducto '; y deíagíie de 'las minas^, y 
el que antes fuese aprehendido incurrirá en la pena impuesta por orden, sin que 
por una , ni otra se altere , ni derogue lo resuelto por S. M. en el lib. 2 , tít. 14, 
art. 7 de sus reales ordenanzas ^ contra los que estando de guarnición en una pla- 
za i ó lugar cercad» es2:a1aren ta^ muralla ó la estacada, que debe quedar en su 
fuerza y vigor ; y que el que guiado de mala inclinaGÍon> aborreciendo su li- 
bertad, y en perjuicio de la cotSclencia la intensare poí/iHar; incurrirá en la 
misma pena capital luego que pase á nado loS espigones que 'entran en el mar á 
derecha é izquierda: todo lo que se debe entender estando los morps como es^tin 
sobre esta plaza , y no lo estando quedará en su misma fuerza por lo respeo*' 
tivo á los espigones ; y por lo perteneciente i tierra , de día , hasta pasar de lar 
guardias que se pusieren en el carmpo para cubrir esta plaza, y de noche hasta los' 
citados parages de la Danwi,* Horca y Reducto. Y que para que los transgrésores • 
de esta real orden la tengan entendida > y sepan aoe inviolablemente serán castiga*- 
áoi con pena de muerte^ cuyos autos , y sentencia formalizará el auditor de guer* 
ra de esta plaza) en v¡rt\id de la real orden sfc manda publicar por bando' 

Kra que llegue á noticia de todos. Dado en Ceuta eni 4 ^dt* Octíubre de 1733. 
3n Antonio Maldonado. s Por mandado de su señoría, ae Pedro £zquerra» 
escribano publico* -^ ; • • ^.*j:>r. ^ 

Tom. IK Oo 

Digitized by VjOOQ le 



apo VKE PENAS 

ra, él cual chtí aua cú todt 8u fuerza , rehdváadose de tiempo 
en ^tiempo para que aádie alegue igooraocía* El último baiuio 
«e promulgó en % de AgoMo de 1 7p6 ( j ) qae se copia ea la 

(i ) Bandé de buen gobUrno df la plazs de Ceuts de 8 de Agosi§ de ijf 6» 

Don José V41J alio ^ teniente general de los reales e xér titos ^ gobernador y 
^ eomandatfte gpiee^al de esta plaza 1 iíc. ifx. , , f 

Afianzándose la piíblica tranquilidad del bleo común , y la felicidad de un. 
pueblo en la observancia, y puntual cumplimiento de las leyes, órdenes y es- 
tablecimientos acordados para la mejor dirección de su gobierno; y con ob« 
jeto i precaver en el d^; mi comando, los graves perjuicios ^ue se derivarían 
de mirar con indiferenc^la su transgresión , m4ndo 5e, publiquen por bando (con* 
forme á lo dispuesto por á» M, ) los particulares siguit^ntcs: 

L Que ninguna pérsoni se atreva á blasfemar ^1 Santo nombre de Dios, 
tu santísima Madre, y santos, nt tratar con irreverencia de obra 6 de pa* 
labra las cosas sagradas; y al que en esto delinquiere se le tratará con li 
severidad que prescriben las leyes. 

II. En las calles y sitios páblicos se abstendrín del uso de coplas, can« 
Clones y palabra^ desho^iestas ó-^nfal sonantes , «baxo las mismas penas. 

III. Que incurren ei\ pena df la vida cqq suplicio de horca los soldados, 
y desterrados que desertasen al campo de los moros . como también el que 
esc^fe miMialia aufique no' sea la inmeditata al campo, y. ^ soldado que sal- 
tare la estacada de plaza de arma^ , ó uue sin saltarlas pasare de ¡as ca« 
bei^as de las galeras por tierra^ y los espigoii^ por nur; y que los que fue* 
r^, aprehendidos sin haber pasado dichos límites públicamente señalados para 
graduar consumada dicha deserción , serán casitigados con pena arbitraria, y 
que para la imposición de dichas penas , no servirá d^, excusa la embriaguez, 
Gomo está prevenido en^ real ^órdeo de 29 de Marzo de 17/4* 

IV4 Que por real orden de 13 de 'Enero de 1769 está mandado sepn* 
blique y haga saber á los soldados , y desterrados , que ningún español , ni 
extrangero desertado á los moros gozará del beneficio de la redención que 
la real piedad se dignase conceder. 

V. Que por real pragmática d^ 16 de Enero de i7i6,cuyo cumpHmtea- 
Co se encarga, se hall^9 prohibido^ con pena de muerte los duelos y desafies. 

VI. Que sA qb^^Ti^fA eiti^tai9«hte I4S reales prjigmátLcas sobre juegos pro- 
hibide^ de dados , y de embite di» fiaypes al parar , y otros nombrados vir» 
lan, flor, cacho, treinta y una embidada , pecado, banca, hazar,\y barceta, 
tablas, cubiletes, dedales, nueces, corregüelas, descarga la burra, y demás 
que consisten en suerte 6 fortuna, con pena al noble siendo paisano, de cin- 
co año^ de d;:st¡erro de esta plaza, y doscientos .ducados; á los plebeyos cien 
azotes y.cincota&os de pleraf y arsenales, y á los qarilitares se les impon« 
drán las penas correspondientes por sus respectivos gefes« 

VII. Se prohiben todas las armas cortas asi blancas «orno de íuego: toda 
ciase de navajas grandes ó pequeñas , las de muelle , virola con vuelta , á otro 
artificio que \¿%9&Tíñt% los eachillos át punta, las bayonetas llevadas sin fií- 
sil ó escopeta para el uso de la caza » y toda especie de sable ó cuchillo de 
monte , menor de cuatro palmos en hoja 7 guarnición , ^pena .de presidio , y 



Digitized by VjOOQIC 



I^L EJÉRCITO. PllB 291 

nota para la mejor inteligencia de las penas qne comprehende. 

5 En el $• 3 de la voz armas prtJiibidas quedan copiadas 

las reales resoluciones comunicadas particularmente al gobier- 

^¡vacion perpetua de oficio 6 empleo honorífico al noble en quien se vtñ* 
licare la real aprehensión de dichas annas , no siendo correspondientes í su 
exercicioy empleo ó ministerio , y estando en acto propio de su ocupacioru 
7^ si íiiere plebeyo el sugeto á <]u¡en dichas armas se aprehendieren , será cas- 
tigado con doscientos azotes y seis años á los reales arsenales , imponiéndose 
ipual pena á los &br¡cantes , y vendedores de dichas armas ademas de la con- 
fiscación de la mitad de sus bienes^ como está mandado por real orden i\c 
13 de Marao de 1753 comunicada á este gobteroo C^). 

VIII. Se prohiben singularmente de noche los embozos » y la sospechosa 
concurrencia de algunas personas en callejones y parages retirados | pena de 
prisión , y demás que convenga. 

IX. Tod^s Us tiendas deberán cerrarse al toque de oración , y en ellas , oi 
otros parages se permitirán juegos 9 ni concurrencias de gente ociosa y pena 
á los voluntarios de expuUíoB á España , y á los desterrados de cumplir en 
cadena su condena $ bien entendido , que no están comprehendidas en esta obli* 
gacion las tiendas de mercaderes , m confiterías que deben permanecer abier- 
tas hasta la r