(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "La desdicha de la voz"


^^^^^ ^ 




/j 




tA toEsDiCHA DE LX Vo2. 

COMEDIA FAMOSA. 

DE DON PEDRO CALDERON. 



Pcrfonasquchabláü CU ella» 
XS)on han. Ifabeh 

íDon Luis )?í>/a¿^/.í-^*#>^ Lnquete. 

Dan Diego. Otauio yiejom 

£!Domt ©e/ifr/^^/H^iv^^^ Cebo, 
i S)oñíi Leonor. /fK*^ 



<4c 



lORNADA primera; 

f eijuésyy vn Epudero» 
4.Be jmhm'í^z mia,ya fabts 
quantotsoy celebre dia 
en Madrid, porque los Reycí, « 
qucítvrnas edades viuan» 
(al n en publico a Atocha, 
a ver fu imr.gen Diuina, 
en hazimicnco de gracias 
de Tus Vitorias iniiidas» • 
A mi me han d ido vn balcOn^ 
donde vcriojnoqumia 
teñir Iiolgura íin ti; 
y a Ai mi áHviltad ce atilfa 
deftOy paraqueíi quiere s> 
c Jn coche , y balcón ce firut* 
Dios te guaren:» Tu mayor 
fcruidora, Don* Eluir?, 
Perct.^/c»Scñora.¿.5^. Direisltf 
H Uofia Eluira mi amiga, 
que a la merced qu« me haz; 
cítoyaiuy agradecida; 



mas que no me atreueré 
. a lograrla ; y recibirla, 
fin que primero a mi heroiaaA 
licencia para ir le pida* 
Que fe lo diré en vinknd^i 
y 3uí-aré a la hora ruifmá 
coa^Hé5:quc m<-pcrdone 
elqift aora nolj cfcriu?» 

ífc.Yo lodiré dedraruertr; ¡Taf^ 

J«. Mucho» fiñora, ine admira 
ver,queiantodcvn hermano 
á ía obediencia re rindas; 
que 1 tcntacionesde cochcy 
ydcbaíconte reGftas! 

d*écMo ts todo,lnes,obedieDG¡a^ 
folo a mi hermano dfbida, 
pueAoqueé! jartxáSjInéSj 
entrabó fale en mis viiitas. 
Tu Tabes , que tengo caufa, 
en quien poftrada,y rearlidaii 
€s Ja atención mas forqof;], 
es ia obediencia mas digna. 

/«•Quc?lodizesi)or Don luán? 

tt'Be.Voi gukn5[u¡pr«5 que lo d.'5< 



^qucffnqüexis caimán, 
y qucíüszcios de hermana^ 
^ tanxomocJiima ipe pi las, 
í^ascfiainqqktudtn que 
«as rcparado^racida 
«íccai^fs que nQteiíppcrta 

áunqucportjuc^ü prtTuraas» 
^ucnocsBtstrizpaudicba^ 
quiero asudár partcer. 
Yo ador© la nías diuioa 
perfección, que cavn k:ytO 
ka dcfmcnridoV h crobidia, 
ycomaeníÍQ cnaaior, 
«íquefauorcj canfjga, 
rn ama ntt comunme nte, 
«oes me rico , fino dicha. 
Dtehofoyo lié merecido 
ver amisaniías rendida 
la mas Ficrraofa beJieza, 
la dilcrecioii mas aítiua, 

quecníosfmpcFiüsdcamor, 
▼lodc iacrcics ccñid.^ 
«í triunfo de fus harponcs, - 
ycíapiauíodc Tms [¿s, 
con tanta fortuna, pues 
«mra,BtaírÍ2,3reruirl3, 
quecD competencia del mí» 
íalan^quecBjaCortelufeua, • 
cima3d^rcrcío,elíDasBüble 
C^iiallcro,mi porfia 
fue Ja quepudoobiíuarla, 
yporquetneioríodfgas, 
3l^nquetunole conozcas, 
jor n oyeres algus día 
Aj B'oj«bre;c] competidor 
cs.Bcatria do» íiun de SiJvj|¿ 
AFf.Ra tiaidori no Je corozc®, 
rfWi»»Qui<n viorafrtc mas cfquiua? 
áT^.Porraoidad Je he w>mbracl#4 
for^ic niraBdo «;Miájií 



Comedia fAtnofa 



alus nicrírosmí fuerte; 
es iograrla.es repetirla, 
dcladasDa,ejBorob>ccs í ^ flá; 
que calIarJc me permitas, 
pues bafta faber^e ti^n e 

iluíhofangre, vamigui. 
Para cafarfc con ella, 
ia f<.iítp,v folicica, 
y clla-a mi me fnuorcccí 
dcv^uc era defyanecida 
DJ¿prcfuncioo,baüaqtié 
nocabcen mi la af<gri.a^ 

C t>icnoy tní jor dixcr», 
J^triiic»a,qut csijuando ib| 
tan viento en popa raí fuerte, 
d- J naar de amor Jas tranquilas 
hondasjurcandotn VI4 pu^t^, 
brama el gojFü^cKkmQ ejpir% 
amcna,^andoat piloío, - 
moatañasde t,kuc riza, 
ííí fía toríTKfota k caufa, 
.que va Uxüs rt diurna, 
la aufc^cia es,porqucíu pacjt^ 
ti RfViCOn cargo cmbia, 
a quccs fofí^oro cfue vaya, 
^^nfucaía^y fDÍaiT^i'i/. 
£íb t?? J? oc3.f:oB, por c\ukn 
taneílr.iá^mt imíginas, 
»utsotr/,ai cftlo pJiignícTá'i 
"V af^f íieinitóns do te aflijas 
de verme trili:£,pucs f^bcs 
ya Uc .H^'a que me ob'igai 
a eíhilo;quedatc a i:;ios, 
fin que el irme t»n aprifa 
teparezca fcqucdad, 
que fon pcnfioms precifas 
«Je los va^Tal o« de amor 
tri^prararodiuina 
deidad inquictude»,aníiflS¿ 
dfaertimiciKos,cmbidias, 
f nhílosjjíufgiro», ^ucxas^ 



■ 1 ' • • 



hgYiniiás^melancolias, 
fepi:intti«nro,pcnasj]<nto, 
porque en la granMi^narquít 
dcfuscyraDOs Inoperios, 
no ty ventura ím dtídicho^^^afe» 
UmBeaMrXchihimo me ha pefadó, 
mifeñor Don luande Silua^ 
que «qui os haJIaíTe eíla^cnt^ 
Mas dczidmepormi vifta, 
quacdo cncraíFeis can zelojo 
dentro d? mi cafa loiraia, 
era de ini,u de mi hermano? 
porque grande crrpr feria, 
fer él el que dé los telos, 
^ y feryo a quien fe le pí Jan. 
it.rií.Aunquecon^caI falícdad 
de mispeíares ce rías; 
y aunque pudiera Beacrúp 
en venganza dcfta rjí), 
no darte fatisfaciones, 
eyel.as,por fer debidas, 
ya que no t cu fcntimiento, 
í tu decoro: yO auia, 
antes Beatrfr que te vieíTe, 
(poco importa que Jo diga) ap* 
^-querido, no re ofendí, 
pues que no te conocía - 
CÍTadiiiina hermofura, 
a quif ti.¿.£e4.Tétc, no profigas, 
que no quitro fabcr mas, 
porque no ha de feria mit 
bermofura pecadora, 
fier.do laf fuya dioín?» 
Cierra tifas puerta?, ínes, 
y vé luego a Dona Elvira, 
que vengi por mi en fu cochei 
que ya no tengo aquicn pida 
licehciapara falic 
de cafa ^que a U viGt^, 
que me combidó , me Htrei 
4 que apdéiaos codo el 



defdc Palacio há6:dAtochi| 
calle abazo, y cade arriba, 
pu eAo que el fcáor don |ua m 
me dá con fus groífcnas 
ya libertad de conciencia^ 
¿.l4f.Adyierce.if»£f«Nada medigi 
vueílrayoz, que aueis andado 
muy necio: en mi cafa mifma^ 
qui^e, y diuina hermofura? 
mas no me efpanca , ni admiriT] 
que d mas entendido, fuele 
dexir mayorboberia, 
if.I/í. Encarecer yo bellera^ 
que déla cuya'ezcedida^ 
al fuerte, quedd,eslifon|a^ 
no ofenfa f porque feria 
Vitoria fin cncDemigo, 
competencia (¡h cmbidia* 
if.ffc.£n declaradas defaíres, 
no ay don luán fofifterias,' 
para cafaros con ella 
ferviscíía peregrina 
beldad,mi hermano oscompictfj 
fino el meriro, la dicha, 
vo no fóy rauger,que es juftOi. 
quepor ycngarqa fe firvat 
Idos con Dios que noaueis 
defanearacofta mia 
vnos 2eloW.//<4. Eestr íz bclií^ 
(/•5e<2«Nida he deefcucharos» 
<f .TwaiMira j que es engaüo, 
d.Be^.Yalp veo*¿.í<ij*q prcfumafj 
¿•Be /«Que porfía tan necia. 
¿.Iií^.QuepOr.venganíja,^ 
i/.5r<t.Es engaño quanto diga 

vueftra yoiid^lm^lt adormí 
d.^fíi.Naáa 

aqueCa difculpa aliui«« 
rf.Iií.^Pucs muera de dtfdichadfll 
quien coQ verdades no obliga^ 



I 



i 



6 Comedia famofa. 

qào fecxe? de oacnciras. 
Vanfe^y fule Lk^uetff y Ifabcd 
!l«f Qrácias s¡ ciclv líiueJ, 
quepuedacoacigo hablar 
vn rato en noi amor crutl. 
lybí Jvlcaos grav.ias puede d^r 
que yo he deh\b!arcQn éU 
Ti^ Eoopdii?iju6« Y mucho. 
ÍM^, Pues 

qoccaul^ esbque vohe dado^ 
para tanto' cc&tO? ifab^ Ei 
iDuy ^coel aaer cfi ado 
haitaaQr4 con Inés. 
Jtií j. Con ¿jue Ino^^ifCon U criada 
d&effa mi R ñora, á quien 
D. Dk «o ür uc. Zr n e n ga áada cftas. 
Yo lo^é muy Uieatodo* 
f^itj*^ PucVoof abes nada, 

q attoquecsvcrdad, 4Cí*-C)iega 
ni feáoT^y tu f eóoi, 
ic ndido, a br afa da , y c go> 
tieoe a Bearrb canco amor,, 
jro alnes hablarla nolfkgo». 
finataLvez,quc ca)bia€k> 
4e fntamx>>a fa c^^fa vo^^ 
crfadQ> tan bien cií^a,^ 
^e fo. recado la dxxy^ 
y na i a doy fu cecado^ 
Ji n fenco en lo qut te diga,^ 
mueca de fird j/yKSi teftig<> 
tres tu raiímo,de q^ue 
iñckaic om 3 do^c^ue lies fue 
fiado&va rkaapacontfgo» 
como qukKesqoíe yo. aosa,. 
que » ft^ am^a , tu ¿tnia enamoré 
cre'l que ha Jdc /es cruel?' 
IjUj^J'orque atiC&iaj^Kabel;, 
xdí atxzuaeftima^ymÜee adoi'» 
foiaiDenteatt te quiero,, 
dk inefiila oa fe trate^ 



fue amor ác iñrdio fliOgití, 
y cfteesdemogatc entero. 
Fuera de que puede auer 
fat¡sfacion,como?er, 
que tratando de iife o y 
mi amoa Scuilla,nie voy 
con él, folo por te ner 
oeaíioa de verte an\ 
ya que tao dichofo fu í¿ 
que en la ca ''a que víuimos^ " 
a dos tieimmas fcruimoF^ 
Jp¿»Y etíacsfatisfscion^. I ny. Sil 
Pues qnc m.-y or, que cluidar 
a Madrid por tu belleza? 
Í/7Í« Yacecrto,qurtldexar 
a Madtid^es gran fintzan 
porque es bonita lu^if^ 
Peto IT i ama viene aiií 
confup^dEebsblaodo, v(tc^ 
pOFqae no nos vean aquí 
bíb'andaalos dos, Luquete; 
Lí¿^ Quedamos amigos? ¡fut sí¿ 
h afe i uíiíáete , y ] íc Don 
y. Veonoi* 
Icftw^Yquando pif nfjSjí^^ ñor, 
q íréíno:?/;,tjt.yü bien quifiett. 
i^u^ fuserl luege, LcQBoa^ 
por tener la rcínwucca 
to Seu:JId« , mi temot 
•s,que me han de detener 
algunos díias aqui 
ios dt fpac bo 5. LeftiuY o f ihtt 
qu i fie ra. f eúor de tf> 
ccmopieRTasdifpdner 
la jornada.quecriados 
¿Bnlosque hemos de iU)iar¿ 
y donde recién Ikgados 
sios hemos de apofenrari 
r.ti^ Na tengas, tu. eíTof cuidados^ 
que los criados que iiao» 



^ue alü, fi mencfter hemos 
criidosjios recibiremos, ' 
cooquela cofta ahorrarán 
del campo, y la pofa da, ^ 
ya dífde aqui la prcucrgo» 
paescaf^atisnc bufcad^^ 
Vp grande amigo, que tengo 
en SeuiHa ; con que nada 
falta, (ino que me dea 
Jos dcípachoSjV partir, 
y afsi^queaeftbacudae? bica, 
quédate a Dios,quc he de ir 
aora a bufcar, a quien 
losciene ari]carge«Uo«Dii 
detancoman akgria^ 
cuyo luzimiento paía 
porfías puertas de tu caít, 
vasa effo?D.L«^Si, Leonor t^ii^ 
que es primera obligación, 
tu,y tu hermano, a efta atención 
nie debe,pues cía ro fuera, 
que fí yo hijos no tueiera) 
no tuuiera yo ambicioc* Fafi 

1¿«9* irab£Í,quando rendida 
a tantas perras e(h)v> 
mil vezfs digo sfligida, _ 
íin duda que ¡naaortal foy^ 
pues que no^ierdo la vida* 

I/4A«Qae peua tí "nesifci^ra, 

- que fcntir de nueuo aora? 

tfo^.Bienhaspreguncado, pu6l 
de nueuo el fcntir na es, 
quien antiguos males Hora. 
Pero ya que a mi tOrmencOt 
la caufa preguntas nueua, 
todas dezirlas intento, 
por ver íidellas fe Ikuá 
alguna porcioo el viento» 
Vasébien, quetu lo fabcs» 
mas 4ue ello repita de xa^ , 
<|ue ai £n los que fon iiia^ griu^ 



Lakkron. 



a losvifos de la quexs* 
íüücarp 3TCcct ftia ocs^ 
Yo,pucs,4^vat^ffȣ0 rirf 

libre d c amor,yo que (víf 
allmperio de íufee 
pinrura rebildetqQe 
ni ngu n t f ib uro le d u ^ 
Oy.t fu poder rendida; 
tantofa-tieídad^ra^íií ^ 
de micobra ,que o^dida¿ 
por no perdonarme nadí^ 
no me perdona Ja vi'da% 
Bienpeofarlsífabe/, 
qneesdemi pena cr^el 
Don Pedro Ucaaía,vieodo] 
que de fu amor no me ofcod^t 
y guflo de hablar con 
Pues no,quc Don laan kt Gd^ 
deSilua,elque ki merecida 
deberAc tantos enojos^ 
teniendo en labío$,y ojos 
al coraron deímeiitido» 
El tiempo que (ne fituid 
Pon iu3rt,conftante encubrí 
mi afedo, pero aunque yO 
con la voz le defpedi, 
con el alma, ífabcl, nO. 
£l.pueS)demi defpreciado^ 
de mi dtfden ofendido 
huy^jV necio mi cuidado^ 
no Tupo que auia querido^ 
^ fcafta quefevió oluidado. 
Supe defpueSjque feruia 
Otra dafna^y misdefveloi 
crecieron defdc aquel diá# 
porque al foplo de ios zelQS 
arde lanicucmas fria^ 
Send,p3dfci , Jloréi 
dcfdichas«miedos ^teniOteij 
yzcn recatada fce, 
íuí^íiajCilléij lloré, 

Ai 



peni5,lofias,y rigores. 
Ea cílc ticmpa,aT de mj! 
danPed.orae fL^^rt, 
jrirv.fOr vengar afy, 
toqir^ Donluanoieagraujds 
fus finezas admití; 
crcy ^pdü , que fi fabía 
Don lajn,que otro in« adoravitj^ 
con los zcios boJucri»; 
porque «nefeco |uzga«^ 
fa voluntad por la niia^ 
Nomefalidioduftria ctt 
tafibien como imaginé^ 
ames rae íaJid tan mal, 
quevav^neno m^ma filé 
páralos dos dcsigaaU 
Pites fu efedoobfactuf I¿ 
fiempret n aii,y enél jainás> 
y ^iquaotayolfabel, 
mascón zclos qutfe^mas 
oluiddcon zcJoiéL 
De fuerce , que ya empeñada 
tn favorecer' a quien 
nunca ^uife^y of^idada» 
€Ít quien (kmpre quifc bicrí, 
pierde íaí^erje trocada. 
Quantomas^D. Juan rae oluid*> 
fauorezcode zelftfa 
»as4 Den Ptdro,y mivida^t 
•fiando d€v no qtiexofa» 
•ílájdc otro agradecida. 
Porque Don Pedra engasólo 
áel afelio que en mí vé^ 
me íinie con tal cuidado^ 
con can corttfaoa fec, 
tan fino, y enaaiortdo» 
€^ue aqui noblc,alli rcndida^ 
iriuo,y dos vezes vencida, 
mo sé en tormento tao* fiero;^ 
ai COMO traiga a ]que quiero^ 



Y en ^Q»t^Qlsdo difcurricndo 
entre dos afcdos , qu&ndo 
entre dós dddas teniendOi 
eñoy a Dou luán amando, 
y t Don Pedro agradccicí»d«¿ 
M i padre fe v^á , y y o muero, 
pues al que quiero, no eípero 
ver , ni fer vifta de quien 
me quiete a mi, nrira bien, 
fíes mi ma^barto feuero, 
hartofuerteí mis dcfvtlos^ 
h)rco grande mi doLoc, 
harto trilles mis rezelos,. 
puts dexo todo mi amor^ 
y licúa codos mis zc|os. 

Ifub- No sé qua te refponder* 

Sale d* SHtgOw Leonor, 

leow.Que traer, que turbado» 
me lUgas don Dt-gO a ver* 

¿.Di>¿.NoteaSijami cuidado^ 
masqucpefar, rs placer, 
yj te he dichxí algunas vezes 
Leonor mia^her mofa hermans^ 
que para aqueílcé requiebros 
Iktncid fe tiene c! a'ma, 
ya te he dicho como a doro* 
vna beldad foberanay 
en quien beüeza,v ingenio, 
fi no te exceden, re igualan, 
tancóforme. ¿.le» No proGg^^ 
denucttofus ahban^as, 
porque aunque no me diazeloSjj 
me él embidia dé efcuchar as. 
Ya ié que es mtiy entei;dida, 
rouyhcrmofii,y muv bizarra^ 
»ica,nob]e,y enefeto, 
que no perdonando grácil 
fiinguna , fobre otras muchas^ 
eQrema da mente canra^ 
tanto^ueen Madrid, Sirenas 
d|Mfio^anate$ltiiasniiu. ' 



LaÁeftichi 

V«tn(»>alcafo.í/,Díe,Ellc ,pucs, 
bello iaspofsiblcyqtte cáatas 
finezat inconcrtñablc 
dcf/ió mis efpcranqiSf 
d vnt amiga j^crfaadida, 
por nodezrr engañada, 
cembídada a eílos balcones^ 
oy viene Leonor a ca&. 
¿tUo.A cara?puc5corDO>íicndo • 
muger,dime,a quien alabas 
de igoal xtzzzo^,d%\yie.Ko ay cOfa 
que no la inceace quien amat 
Es,pa«,cl caro,quc tiene 
vna amiga, a quicirbs rrazas 
de mt amor ha grangeado» 
para que mi^ partes hagí ^ 
con ella: a eíVa dixc anoche^ 
que para oyla combidaua 
a vn balcón, adonde vkflc • 
el luzrmienró,y la gala 
conque oy fus Mageflades 
por iqueííacalíc paíTan, 
Efcriuió yn pap<íí,y aunque 
norcrpondiót/rtonc^s nada> 
hembióaderir dcfpues, 
q»i«Ia mercedacttaua, 
de modo, que ella con orr*» 
amigas (ventura rara íj 
viene «donde pueda oy 
de crp'irciov«rlá,y hibbrh» 
Bien pudiera yo,füpuefto, 
quede aqueílequarto apa*i* 
eímio,eÓFa patita , y que 
por otra parte fe manda, 
rracrlts Leonor a mi quarto¿ 
íin auerce dicho nada;^ 
pero quitro que por mi 
oy rotfiireza bagas^ 
que yíx tela pagaré 
con la ¡ova,y con la gara,; 
SS! mas de tu ¿uftq. fca^ 



déla Vo¿. i) 

Ello es^que de tuscriadas ^ 
la firuan,vna merienda 
que hepfeneirido,y q tu ÍQzdi% 
a e/lael aliño »que (iempre 
a Tos hombres mo^os- fáka. 

¿ Leon-Solo quHjera,do^ Diego^ 
yaque de ni ¿mor te pagas^ 
que el ir fuera permitido 
a fcruírla , y fe lujarla 
yo mifma >pero aufiq^ue 
flullrc,y nobk eíTadaroa, 
no auKndonos viíitado- 
iHinca,tro fcrá.a4:cicada 
accion,quepar c atendida 
nje déyodequt tftarn caía,. 
Rías deferida de quantocs 
ftíle^fuyora^cífá cfchua, 
di Ifabel,qu<: faque ai pyncp 
piara ^ ñopa refcrnada, 
de codos mis efcinoríos, 
las bugias, y las h^Iaps 
de mas buen gníio, ¿LanílloS' 
de Napoks, gaantcs de aíLbáPp» 
paftiilasde Oior ^ y boca, 
IO:ado>,cinC i' randas, 
que es muy julio regalar 
a mi fcñora cu¿ »d-; 
q.-e yo quiero añaciir «í5o4, 
a lo que don Diego manda» 

á.D/V^.No te sgrq i 7wO Lcodojt" 
con t ftremos» ru bizarra 
galaníeris. Lmi¿. Scfior, 
ya elcocbé a la puerta agiiaida 
con vn catcpcc de fcras, 

rf*D/>¿. Luquete, a enriñArles bai^ 
ía p^cr-ca diel q^ a rto.cn tanto,, 
que yO' por aqueña fala 
falgo a éUflO feliaJlen rola5¿ 
herma na, a Dios; ó mal aya 
laaufcncia que nos efpe ra^ 
gytuo^ a|cc añ eí£€|an^a*. 



Vafe ^errando y r. A puerta. 

isnro guítojí i< g^na tama? 

Ai principio de vn amor, 
RO ay.ningimo que no Iwga 
cl>os cíircmos, fcñorá, 
dvxalcjque totrando vaya, 
en los fauores, verás 
con la pereza que anda, 
ófuego dc Dios enrodó?, 
d. leó.^ reeras ,cj me ha dado gana 
de v<cfla?l/¿j¿. sirque a ninguna 



mugcf curioíádad faitá 
de ver a otra-. ¿viro* Por la llaue 
hede ver^íí escíin bi7arra, 
v^hermofa ,camo mi hermano 
ta encarece. íp¿.Q«c vés? 

d.Lfo. Nada. 

pcxquc cftán tapadas todas- 
mas mira írj bcl qiikn anda 
ai'ul/^i. Ooñ Pedro, Rñora» 

¿•l.co.Ay de mi'quedaHo caufa, 
por foioromar con él 
ide^mis def aires veng^nqa. 
Scih OvM TcUro. 

¿••Pcí/.Paraeitps itrcuimienrOS^ ' 
' viendoXeciíot fi^bcrana, 
Icxos 3 ni p3ár^j|i>n4o, 
q lie dia de fieíh t a n'tT, 
acudiendo a fus feítej^s, 
no cínrá doiv yjígaen caf¿, 
rre hc^treuido a ^rifat a verte, 

rf.¿ea*Pucs ha'íicio remcraria 
acciog ícñor, y mirad, 
qtianto t\ dircitrfo <ngan3» 
pues tfta en caía mi hermano, 
poiqueha traído a fudama*^ 
de fu qu arto a los bifconeSi 
y nohafalido de cafa. 
Idos con Dios. antes qae 
iqe fttcedavnad^gfacíaji 



d.Vc , . Pci^dqn44 Lí?onpfyj{vfteI 
«ii^culpa% rni ignorant^ia,'^ 
labSedicncíí i:on que os firuQí 
iPiib- La p ierü5 abre, 
d í.jo.Pcn:i til toña! 
4.V¿H*^iíc^ fi yQ'nie"Vp|i.4on, 
fucr^a'cs vérmc:en cAs^quadrí 
m^cífcoiiíjo, tfLoadefe' 
¿*Uo?;vVa'g.ameelc¡elo! 
que empcfia^fj lance. 

Sale'do» Dieg9%' 
¿.rif . HcrmanaV 

rbúcho mé hueig^.ide que 
-^^ocaíion ta t\ preño, aya, 
f j/n que te cmpitcc a pagar 
fineza^ ,<^ue pof ti aguarda 
recibir el bien que adoro. 
Elh,pucs, aunque enojada 
al principio fe mcfíro 
de auer ven'dQ a micafá, 
y a ruego de jas, amiga s, 
con quien YKn^ mas humaDá¡ 
aunque a harto difguño íuyOj 
por diucriir lo qye aguarda^ 
ftf quieren entretener 
can'ando;aquella guitarra, 
con que diuertirtc a ti 
fuckn, Leonor , tus criadas, 
me ástJ. Leo. Donde cfta? 
l/ííé.Eji sLqutfte tocador, 
í^* Uif ^,1 re á f a c'a r b ♦ 
Ifi.b^ Para ech3 rmc por ai 

quamó eftá compuefto, 
<f«Lí9^Aguarda| q eila te la facari^ 
íj/e T/>¿ Vesla equi. 
d»Díe¿» Uif^imulada 
tuáziala puc/ta te llega, 
yo h2sré deícuidó la maña, 
y '»bicría la dcxaré, 
oirás Leonor^que bien canCá'*K¿ 



La deftícha de la Voz^ 



¿Ifds.No Don Pedro, 
que fe ha pucfta cara a cara 
mi hermano^y como la puerta 
abierta dcxd , que faígas 
fin verte, ay Diosino es pofsiblc» 

¿ Pfrf. Pues que barél 

l/u6.£rcondete, y calla¿ 

CAfit t dallia Be¿jtn:^ denn$y 

d.Bí?^.Pciia,aufcnc¿a, note^éo, 
gilguero^ que al viento igtiaUs^ 
quefiyotuukra tus alas, 
yo faera boládo^dód^ tfti mi bié 

//>é*Líadi voz, 

/•Leo^Nosé (íes buena, ó fies mala 
porque confura^v turbada 
en mis^ prna^ (ay de mií) 
po be atcndfdó * lo que canta. 

<ín*f¿,Cieíos,quee5efto q c feúcho!' 
efta voz DO es de mi hermana? 
ST,porqiie para dudarlo» af^ 
aoD no tiene aliento el altoa. 

í/^X,Ff:rr»Oe aufencra la pena furtr a, 
noaftija aquiet es veloz, 

. que yodantes quede la v©z, 
me valiera de \z píutna» 
Bola r»np gemir pFcfaiyra'y 
quien putde fcguír fu bií n, 
baeUjjuela^notc (ftn (ías 
tcnaor,ó gilgtKro,nr ffechas^nia- 

qneíi yo tuttitrarus ahs 
yo filtra boiádodode túl hjí bié,' 
ií^y^'^.Ay de oai infeliz ?que es eíto> 
que por roi e n v n^ pu n t o pa ffa? 
¿Drcgo^quc tamasvczes 
me-dio^aunque en otra caufá ' 
cuidado en mi ealíe.tiet^e 
c n Tu spoTe uto a m í hev maña • 
Mihermansfay de mir I' otra vcijf 
ta n a legre , y tan ha Uadtt 
cn^ el quarta de d» Dfcgow 
pgy ctiuegtjijrlc cdm|| 



II 

Yo ene» de Leonor CavciiIo${ 
oyéndolo (pena eftr{»¿al) 
masque aguarda mi valor? 
mifufrimientOjque aguarda? 
Viue Dios^q he dcencrai donJ^ 
crtán , y tomarvengan^a ^ 
délos ¿GS,3vnque suentwre 
a Le o ñor. ¿« Üie- Perdona^herm*» 
qo= com^ ya pafFa d Rey, 
fe ponen 3 hs ventanas, 
y porque banfentido gtnte, 
cerrar la puerta mandan* 
d.:Pfíí Ropcrcla yo.í/.teo«d. Pedro» 
que es eilG?¿.Pfí/»Leonor aparta, 
<f*í,¿o«.Q:tic intcncas haier? 
¿P^i,Nosé> 

quien vi» duda mías efícana! api, 
LJamar yoaora, es caufac 
efcandalo íin venganqar 
dexar de Hamar , ífaqucza, 
qual quiera luido, esinfómia; 
alliauenturo mríronor, 
aquí autntuTO a mf dama» 
que fcrálo mf jor, citlo;»? 
¿« L f o n- 1 a a c c >o n ,qu e 1 1 í m b a r a 5# 
en la" paíí ion que re fobra» 
y en b color que r'.faltí,' 
hecho de ver que te ioapoft» 
mucho eíTa damá qnc carta; 
y fi fon zclos Don Pedro, 
no ha de pagar los noi fama,, 
iretc,vetede aqui luego, 
porque Cera acción errada; 
fے yo a la que das la iRuerce; 
ir tsella laque te agrá oía, 
rf.Pt'í/^Solo que me pidan zeTos, 
de m is de fd icb as, me faha • 
Fero ptKS Leooar nafabe 
qi^renes^la ma& acerrada 
acción', aquieffay de rail) 
^iif iio]Qd%aa'jaai& auüta^» 



tz Comedia famopí 

Mejores díGmuIar, miatnor ^porauéramí^dUl 

^ue en empeños de honr^^ tanti» 
ioqucno vengan Us obras, 
no ban de dezir las palabrás» 
Vn ciaiinofe me ofrece, 
con que quede aíTcgurada 

ni opinión , con mas cordura, ' 
y nos auencurada. 



Leonor, quédate con Díos^ 
que no he de dczirpajabra, 
hafta que el tiempo tediga^ 
quanto mcd^bc tu fima: 
en ella ocsfi on, cielos 
dadme rcm*dio,ó végan(;a, y^fe» 
t f.Que es efta,irabel?//'^,Pues yo, 
que s^, roas cerno él fe vaya, 
masque fea lo que fuere, 
tc^^uic v\d acciones tá contrarias^ 
cierra eíTas puert iv:fortün3 
duélete de mis deT^raciss. V¿infe% 



antes d? auerla querido 
a otra dama, cuvo olvida 
dezcni^rjs fepultado, 
m uere en mi pecho» j, 
/ic Bien creo 

que el ir feria , porque * 
lo fintió ; pero ella fue, ^ 
D./«#Siyo íücafa no veo, 
rjo te he de creer, Inés. 
I».Pucs enrra, y verás>que nO 

te trato mentira yo. 
d.í«.Hj2 mi offadiá feliz i 
^ amor.X«,Masroira.ffñcr, 
que ai puntóte hasdeklirv 
quceshorara de venir, 
dJH'Si haié -.hafta que fu rigor 

fatisfaga^no faldré, V^f^A 
Iw Quien vio locura mas rara, 
quc no crea^eíewf ra. Para^para^ 



Siite Üou luán hés con lu\€S^ In .Eftc es clcoche,q^ehaic, 



if,ítf.í,Doffde tu kñorafue? 

I^.Con Don; Elvira f4ió 
en vn coche; pero yo 
adonde faeron no t^, 

<fJ«¿í-To4o trto vlnéf, es mentira; 
pues yo he andado coa cuidado 
bufcandola ,vnohe topado 
el tochc de doña Elvira^ 

I r^Doña Elvira la .kvo, 
fin que a mi oíic lo dixcra, 
y crec.qu? fi lo fupierá, 
quete lo dixera ^o. 

¿> lié A. Todo lo que efta* dizíendo 
es conciercíi de las do$, 
fjoha falido, vmc píos, 
de cafa, y eftis fingiendo 
conmigd , porque prf tcadc 
L Bcatrir, Jaculóme rcr.clps, 
rengarle de aquellos ze'os 
(je oji^ftn ver que no U oftad^ 



que fi le halla aquí (ay demi!]^ 
Qn duda me ha de matar, 
porque yo le dtxé entrar: 
mas callaré, que yo fui 
cómplice en efto; y defpues 
al verle ella, diré yo, 
que no sé por donde entro, 
S^le doria Beatri^^» 
d Btfí^QuitaAie cftc manto, IncW 
Iy».Quetrae$,rcñora,que vienes^ 

^dffguftada al paeccer? 
J.B^á •Que tengo, Inés, de trart^ 
muchos males, pocos bienes: 
mi hermano a cafa da venido? 
In«No feriora*rfjM. Y a llegó 

Beatriz* ^« Pues calla p qy^, 
fueradecafahe falido, 
que fiel mentir es for^oío, 
áldezirlodondefuiy 
flieatir|di¿iendO|que aquí 



LadifdkhadeUVoz». 

he éftido.és minos dañólo, auún jo diclio qa» sj, 



V cniro a acoiUrfne,qu€ DO 
pOviré fiogiflomas bien, 
quehiliinioíue-.pcroqaien 
cUa cncfta quadra?¿ !«• Yo. 

¿.Ff .Inés quccscño^ 

J«. Señora, yo no sé alda ¿J.no dés 
culpa a n^'.dícfoio es 
1j culpa dequicn ce adora. 
Yo tic entrado tqui , po" tcn€f 
oc (ion para dezirte. 

1« Til hermano. 

d Hfj.Eucluc a ttK\y\>T\xt^, Entra fe. 
Sah D9h Tidro. 

¿•Peí/Xiclo^Uqueíto ha defer^ 
pu ^tsel rrícdio íní^or 
apelar a la cordura^ 
qu? al di fpecho que es hcurá 
Bass eficaz d^l hoi)or> 
BcHtriz.JRtf^f. Señor» 

¿.•p^Tí/.v^ ico cúá aqu¿? . 

¿ lifíif So^ia a In-J . no ves? 

i/*P^íf,Pi»c5 faite alfa fu^ra IqÍ5# 

¿•fie. La puerta fnec/criras^/.'pf. S^i 
pprqae qukro hablar coiitigo 
claramenre^y es error, 
que eo Jas fumarm á(: «imor 
fe examine oteo ttfiig » 

i lu. Y i tile l?nce no coniitnts 
apelación*, éi-HK vüó . 
que agutrdo?¿.rí»Qj¿e intíRtAS? 

¿•Pf¿.Yo 

te l^o diré bfíuemcDtf» 
DtJode efta tarde íidi til a do? 

¿Ef4.Yo Rohefalido, kíior, 
de cafa.'c/^Pcíi'^Coneíío añftdef 
ocro iodiciJ a tu craicÍQn> 
tan defdhr^^daf R mentir, 
coraOíín€ania.rfufrte ov% 
Ya me lie declarado, ya 
feiíás ca^ue cmjpcóo Uloy| 



que he 5 eílado, Beatriz , oy 
en el quarrode Dort Die go 
de L^n.d^Be* Ví»lgam€ Dic^f 

rf.I^.En el qu-írto de Don Ditgo; 
licatriz(áv pctta mayor!) 

«f«Br«,Qoe qiiiv n cfto oyd no mucr^ 

</. «. C^uc viua quknefto ovól 

¿.Pcíí. pero ^íun.'jijc aqtii 
ingrata hemi^r^a 
Tolo vn remedio htíC dió 
mi üblíg3cior»,v fi^f Tárgre^ 
yo quiero pifriUc en 'i*s. 
Mha qu^n dicho/a íFes, 
pucsquandoraastc bufc^ 
la futría de mi dv W¡cha, 
te haze la fuc/^;; elcccioa. 
Doscaminos , di^e pues, 
que quiere d3rtc;eíWs foa^ 
oque tíT cafes con él^ 
ó te de l^a Wicrtc yow 

Y aiiti aquello ma? piíksfí»^ 
trenes qiie agr;dwccroy 

a tu ctíreili, p<Je'S voiFaig« 
ía ofcnfa, é ifiierccfsíofi, 
rogándote* con cu vida» 

Y coporqueTea Leonor^ . \ 
fl quien yo acíct > parr;u« 

en 1 í^^ndo nii^-'í-iuir, 
scordarfede U hor.rar 
f<. ki oli3 iíí a d o d t ) c 
1 u que V o q u jf F o de ¿i» 
es Tclcq ie «m des ov 
•Ic^odo cof) qu2 yo lya ¿0 j 
«onfí g?í;r eíiü mt pi» 
Hágalo la c^^iunu o¿i.*> 
Tnola rcfo'iiwifen," 
febierdo enqiieiílsGO tSkt$ 
IT is d«fdic^^l^t pt ro no^ 
ti-fbsda eí)á ,v no€|Utt#' - 



— $ 



Jpqne no dixcras d<i».acli*fss»rf ff j E/ofaf^ 



- Cf) tUi hermano foyi 
tu5tumsMito$ felicito; 
no «ic dinadmirácion, 

cobrtrc,y pknfa n\- jcr 
loque me has de r:fc>ondéT, 
que yo dor a m pjfsion 
iu.Tipo;fnas miM Beatriz, 
que es íTiuy pQcotl q tcdoy.irj/'. 

d ií^jí. Ay «ugcr mas d^'dichaua! 

dAmMolo kabfido mucho, no,' 
pues «ru€gin con lo mi^mo 
qucdcfcas^ EcfJ. Plegué a Oios» 

¿.íü.NoproUg.as que no ttBgo 
de cre<-fte nadi vo, 
porqut cada razón mas, 
csmasocra íinrazon» 
don Diego. EcarrÍT, te adori^ 
tu Jc^fsuortces^ó 
quiín mUíítraal pronuncMilo! 
Ti¿ hermano, con la atención 
que dfbe a 'uíunor pretende 
c afine • pues que tcDior 
te ifíi)^^para quC llorast 
parí» que ((Tes anfia^ fon? 

citáis vá(iy de mi inFelií<.y 
tanconuenid^ís los Jos, 
que va de fu C '^a has lió 
aromar ía poffílsíon. 

¿.ir-* '^'^ tuan.mi rcQyf,mi bien. 

rf í«*^-airiz»mi ipal , mí pifsi^n, 
qa- me quieres? 

<f .fi .Quc mf eftuche<.¿.í«.P«ra qj 
Para que (ay Dio^'J 
donde micujpi h»sii 
OÍ^asmi í*tisf;.cion, 
* qaec5 mi hermano qiik^i la ^idei 
y ere? tu ^ qui^rt fclí dcv» 

d./4i.ia«Si ¿onde vas cngíQ.da 
(anc 1^ .w^n can dulce vo2i 



a tftHctii tmpOffun:¿cioii 
de otr*s amigas, Don lutn, 
que aíji futroncon ías dos, 
y »rie^smbica4>«>nt>ha2er 
coS extremos de dolor, 
capACfs a fas dcmái, 
qi'.e s vrá ú-^unda intencioo. 

d ífcrVes codis filas di Azu^pai, 
puesn^Ks difcnlpas fon, 

¿.f ej» Pues que he de hazer? 

dAu» Q¿»e en bolnicndo 
tuhvVraano.con la octfion 
qae él iri^mo ha facilitado, 
dezirle todotu ímOTs 
Cafítifte con don ViegO, 
cafaráTe élcon Leonor* 

d Bfrf.Tentefc JWü S-Jcha^ 

i/.Betf* Ya l^pwfTta 

mi hermano abre, difptseíla cftoy 
a mor/r,ámesquedé 
)a rerpuefla qut élpidi\ 
^Caüalfrro eres Don luán, 
fUuger irtfelize foy, 
ypoestu obíigícion fabes,- 
cumple con tu obíig -cion. 

^'íif.Sihar¿,quecs guardar tu vida 
aora,yderpües roOrirvo. 

tfcpnieri . J fjtte Vén Tedro* 
ií^TcétPocof .i^é^ vna pena, 
Be¿' -¡z ? que te aconfcjó 
tucúfcnrio^í/ IJí. Qúcmc del 
vna v mi* muerter^f ¿or, 
a nrcs iquc le dé la mano 
a don Diego porque vo 
en mi 7Í *5 Ir he querido, 
qijeelir a fu Cafa oy^ 
fucfinf-'b f donáe iba« ^ 
¡¡^Ted Auneff^ es culpa mayor,* 
pueste coo^tá^a taa ?ii 




Qttigf r;«}tic d entrar fe acreuió^ 
' itOic4¿ nofupeque eDcraiU) 

V af^i offado mi vabr^ 

f¿br^«]QÍcarte la vida» 
Sifff4/rf ddg't^y f^le iAuxn mat*ind& 
las ku':^s. 

lA. Sabré guardarfda yo. 



paliándome c<ñn c 1^5. (tos, 
cmbar.i^ir vufftto daela^ 
es cada mí t^bii^í>ci->n^ 
Lw^♦^queft€fuc•cl q cnnó al ruid(> 

p nséqucauia hdoyo. 
^lVe• >\\c\o%ဠhorror na cmbars^í 
Jos q,uc CaualíCTOsfon* 



d-Vcá No podr\s , q es muy V'alícte ¿. C/'-vo he Gdeyel q, dOra ha entrado» 



el azerodel honor» 
d lu.lom^ la piieica Beatriz» 
i/,«?.SÍn íabar donde me voy, ¡Tafe^ 
d.'Ped, C¡elo5,dükos de mif 
homhrc^'bnibrají>iluíion> 
donde eftas» Saítdon Die¿o* 
¿,/^.Aziaefta puerca cftoy» 
Lki^ Ttntf ,,00 éntrenlos feñor 

en cuchilladas «le Ltinba, 
iéüieg' Eíían-doen lacalU yO 
de B-cacria, y oycmlodentrcr 
de fu cafa moior^ 
m^l huté runo entrar» 



¿»Pc¿ Cobarde fati facioni 
(¿. í, £n-nn¿,nAd^^ puede ferio, 
d-l^tcf^. ioulaa»:,p(itsi]uítre foís, 
valedmc a mi, que ofendido 
dt cíJc Cauaílcro- eítoy,. 
pues él es,v fir criado, 
Elesfalo, yo noToNr» 
dJ^u jfi^Sí haréjpor «epgar con eíla 

dtfculpi ntb.rdüsoy». 
d-'Oieg^J^ur^ Fos dav me embiftaí» 

me deftndcré a ios do«. 
d. Te d-N o^podrds,qtte y o b a fta ra 
folamcntr» Kin^^^ 



d.P'/?í/«'Iraed!u¿es.lw. Aquí cíláa^ d'*Difl Muetto foy. Cae dend»^ 



tale I nés con /tni^es.' 
í Uiíj^^i^ con íü lu) a 

tan notable. í¿ D/f,-q e5t aqueílo,, 
f-íiordon ^^ áx&d Ptíf. Traidor 
Ouiilero, auitÉ>do eüVdO^ 
m\ lier m a»a e a t u ca fs oy^ 
y caem mi c^fa ercordíJo, 
pceguntas.Q^y'c/pero'yo 
teladirc con la íTpada,, 
q\\*t e la leng-ua de l honor». 
Xií^.Sic 'nprC he viíie^qquitn pone 
i;- pazesjleua lopcor. 
¿••Díeg Refpondiíré cbn la: raia„ 
iw porque tenga? razorr. 
cihtoda ÍQ q^ue me dizes^ 
fino porquieial ^alot 
a:nadiel^Iuió Yíí^ catt»^ 
¡í,rMí.Vílg«n€ mi írdutítM oy, a^l 
auKodajqemradiei al jruia<^ 



íJm. Vengué nriis zciof» y di 

la vida a^ikatrÍK, amor, 
d*T\d^ÜAMm, f nes tan iiobf?mente 
vurllraesfacr^o, aic ampacó^ 
íeguidmc,qne auth de fcr 
e f u od o r e íl i\ 1 3 r 
áe^>i bonra,vpu^s na puedo» 
di^xaro&a&pa ya 
por reiemptñ ¿do», corrarao» 
vnafoxcuna los des," 
'•n alcance de v?na ingtita^ 
¿.//i. Deno dtxatos Qs doy 
palabra aporque íin mi 
no pod-ai^ hallarla vos» 
d» Ted^^Dc ca fa hr,T lea do ^ y a^i? os 
en rualcace*d:;Itc>vamo$.i/^'pe»n^ 
hnira^ pues ilenaco^figtf 
" la dcídicha da la» vo?^ r^J. fm 



iS Comedia 

lO R N A D A SEfc V N OA 
%d¿eH Otauio vitjo 9 y Cello criadom. 

£c^» Todo tftá conso lo ordenas, 

{^¡ju. BuT. es mencílcrr. pues oy 
don Luis a Scmlla llega, 
fegun la carta rae dize 
dcUpafíadíi cftafcta.^ 

Ce/^Pucrsquetc cfcriuiq? 

Oc^Tt**tJ\^ mifma 

Jo dirá nKÍor,qyccscñá. 

Lce«Yo huuifra muctios dias q cf- 
tuuiera en cíTa ciudad, fi ladeTgra 
cía d: d. Dií^go mi hijo lohuuitra 
pcrmirido ; élcftá y aconaalccié- 
tc de feis hrridas-.yarsi faldréma- 
ñma delaCom.'-uiroosdctodd, 
porq me cfpcre vn criado vutf- 
tro a la entrada dt cffa Ci«dad,el 
Micrcoics d€ la fcniana q vi€n<?, 
para cnftáirmc rU cafa, dódc ice 
t neis aposér ^-do. Dios fts guarde 
Vueíko íím igo d. Luis de La ra» 
Efto aoc ercr>ue.dc mc4o, 
qtjc üy en todo i día es fuerza 
quocílésq. i i;on Luís, a quien 
confícíío tsntas 6nt:zstu 

Ce/» Ya el coch ■ pptító te ejpf.rí, 
pero ay vnínwcnu' niVnte 
parafalir raRflprit{r..»Ot.T*«q €S? 

Cel^^^'^ muger cipa ia, 

fin qucdczíiquitncí quiera: 
por í¡ prí gun:a »y te pide 
di; eotcara kdblartt licencia. 

Ot.Mugtr^ (ai^díJaqac cnire, 

qaieapu.á^rcr,¿J?f. Quic d^fcá 
Sá/t? O^Ueút^ÍT^tdOadéi y fin gjaí^ 
a ToIjS , (t no» Otauio, 
Jisblaros.Or. Salce alia afuera, 
Celio, vae , por íi aquí 
me detengo aria ia pucru 



de C^ynvanawrcRáfJsf^J 
la cafa^fíacafo llegan yáfXctl 
€ft cfte ti^mpo*ya cftais 
rola.í/.^e»Ccrr*ídefr3 puerta. 
Oí, Y a lo ^fcá, hablad. ' 
í^-^fíí.Conoceirmc? dcfcubref^^ 
Ófj//. Noiéque rcrpurfcaíc*. 
digna rcrputfta , fcuoíái 
en confuíion como cfca, 
^ porque íi digo que no, 
bago traición, iiago ofcnfa 
al noble conocimiento, 
que áeboala íargre vucftra: 
y fidigoqec íi, hágo 
agraiíiü a ^uakn nobleía^ 
viéndoos cncTta Ctudad, 
* y tffc trsge ,dc manera, 
que el dcíconoceros, c$ 
ingraticud,y baxeza, 
yelconoccros es «ulpa, 
y afsi. turbada, y fuípínfa 
mi voí entre <1 no,y elti, 
duda ndo tftá lar eípui fea* 
¿íjBí-ar.Pue^fráequaiquicra fucrt^J 
yo tengo de A: r por fuerera 
dc^i fi, Ac! no ta qucxofa, 
y me dais a elegir fea 
el (í,el que digíis,que yo 
infortuna tan aduciia, 
para que me conozcáis, 
os dQy,Otaüio,liccncia. 
Oírf«*Paes dadoac a befar/cñeráj 
id tnanC)V aora merezca 
faber que es eÜo.¿» Be. O (i aqu | 
habí ira el dolor fin lengua. 
Yo Ocauio, muerto mi padrr¿ 
conquico amiftad cftrccha 
tanto tiempo profcffaícei^, 
C f^íic'S < n el cielo le tenga,) 
quede en podvr d« mí hermano* 
jpOQ P<;díOscico bien pudiera 



tfcu-farrác de deiirlo, 
pues !o fábeisjperocsfufr^íi 
por ir á lo <jur fe ignora, 
paffar por lo que fe íept. 
14 i hernjüno mo^ocncfcc* 
rico, gala DvK>do era 
YÍzarrías>codQ amores» 
todos galdSj^odo fi ftas, 
háeit D'Jomefu dcfcuydo, 
lefhgo dctodas ellas, 
fin darme masaiioientos, 
^ue efcandaloj por liereocÍ3| 
( ma > ay de mil ) tpdo cílo 
es aodifbufcando necias 
difcu'ptS; mtjorkrá 
fin vaicrrnc Otauio dcl!a«, 
dezir devna vez^mi error 
pues en ias cofas mal h^.chas, 
BÍcs el exemplodifculpa, 
niel ddico confequcncia^ 
Vn cauallcrode iluHre 
íangrc, de vizarras prendas; 
pufo los 0)03 en 
y voa fu mtiito atenta, 
con la pahf.3 de (kt 
miefpofo, que no pu(íieri 
mi bonpf con menor fijiit^ ai 
obfigumc á tanra dojd:?, 
lí^Fauorcciv a clrctiempOi 
Ptra Caualkrví que era 
competidor, difpufo 
vna trarciafícoamí ofcRfa, 
Tfin¡$ vo vna amiga , ax^uicn 
la 'a morola dt^igeocu^ 
grir.gvddefie nnendaflsántei 
Y co ni! id A da avna fieíta, 
sne líeuó a fu mirma cafa» 
quiín efcufarft ^udirra* 
drdfiqiria, no csp^^r^iblc, 
cancar mehiiitronencHa 
ft jíuego de Otras aoit¿aS| 



déla Vozj] 

li hize mal, hátto me cHefta, 
oyó mi hermano mÍ7©2> 
y aunque dcí iros pudiera 
como eítaua^dondepudo 
oiría, lie decalbrio, que ella 
atención me ha de devicr 
oy vna dama, en íu aufcnciaí 
que el fer de fdickad 3 yo, 
no es biea queotr* lopadezeaj 
Víoo acafa, y vinoá tiempo, 
<^uc eftaua e£condido en ella 
mi efpofo, quifo al principie 
valerfcde laprudcncia, 
no i»afíój facó fa daga, 
para nai,y€n midífenfa 
faJió de rr.i zelofo amaate^ 
dexindo las luz es muerca?¿ 
porque con la obfcariJad, 
mejor cfcapar pudiera 
yo la vid?yy, 
Dcr/pPara,para.De«e.Cí/Sínor| 
d.Bf4r* Golpes á efla puerta 

éz n%Of 4#. V n huefpedq oy eípefO 
fe;íun efte ruydo mueüra, 
dtue ya de aucr llegado, 
qucfalga fcñora csfúcL^a 
, a rt'ciuiilejdí'xando 
vuíftra relazion rurpcnf.?* 
perJor>«áme, ycfptrad, 
que prefto daré la.bueita» 
D^«J O /•Mirado ti ftñor(í,Lui? 

va con fu*, hijos fe í>p'.a. 
íí»í?e¿fr. Acudid Seáor C)iauiO| 
á aqiitíTa preciíTa deuda 
qneyo efp;rarc. 
Oí^H*ti efte quarto 

q^ie-es el mío, oculta 0$ tengi^' 
micntrasfalgo recluirlo?. 
d.^e^#*^Que miiánf¡!is noc^Bn^o^áit 
auntiepopara dez irlas. E/Víí/f/Wí 
CífiSróor^íAtYa vot ^ue yoieas? 



con i^QAijxi do \ 0^ j H. Dcfp « e 5. 

don 3->J vky don Diego, y LccnOr; 
V na y niii zes mírezca. 
bcfWr, ft' oc^r v.tic(lj:$, f,¡ia n a, 
pq.O t3Í ;jay i»;íu.a fcr llega, 
<5ue os./ l<5gü aucr en mí cá f;?,, 
piro ípii d la vutftr.v 

y, í ( u b ¿ l de c» >h i ¡i o* 



la «uSeíjc:vOí.auio»lüs brazos, 
iniítia cito rica fea, 
q^u^ con tlaíins Qf tcfpondanj 
1 a V oz f u j> 1 i 7. a f! d .0 U k n g ii : 
<?j^c?ií . V c-s fcóoKa pe rde nad 
13 cciitdsd dc U esfera 
q u i. os a d ii) i t e G e n d.o. V c s 
-todocl Sol de ía Wícz^.; 
í <iííí«v^- rQp¿ b m.r,i.o poc ja n e ai; 
corttfana íífünifta,. 
nicTCcd/cQmci bpztis re^or,, 
a efta fcruidQ/a. vqf ftiív^g, 
C r*? N o Ta bf é c ric ar.fQC i;. q^va ntCb 
íc óor don Oii g.Q,me pcfa,. ^ 
cj^ii c no t r .1 y g 7 i ^ h fal 11 é:,i 
qur mi aficipn os dt: fí^a». 
Si ín> n íc puedtn m«7clar,, 
peráfnt'S, y noiahocnas, 
en eíia OC A fio n^iiorquje 
tuuiaios,muy ínaJas nuf uas^ C'dc: 
alprincipio/í/, r)/>^ Dips. o,? guar.* 
^uc d'? Qilaiquiermdnfra, 
a viitítro rcnijciQ v^cngp, 
«lord?? mas a alias p*4f zea 
fííví. Onfádps vendfcií, no c« juíta 

q uc naas aqui en.pieo5. Jete nga,^ 
' " Venid, que 4qucl.«i el quarto/ 
V <i|U.c tdrrtté¿OQ.SHerp«ra«, 

4^ae<?f e^í'i^^ a 



laní^tígaidd camino^. Fd/ki 

Cc/.Pi«¿¿ Bíuy bí^n vefiidafea 

á ara.fiicar3.i/'4^.Y que ^2st 
Ce/. Do.ndcporfuyame tcng^^ 
y f n^fcñ ai come vq abra ¿o. 

í. Donde pondré e(b malcrí 
jr. Kci^rDas ya sea dood'e^ 
Cel Dor,ár?C>^.SoÍ3ne fu cabeza. 
C é/^. M a ic w zo. I/'jÍ. Cau-a lleros^ ' 
ro i hoiio r U f uj ia dx i e ng 3 ^ 
que antct>q^ueLodocs.ia dam^. 
Ce/. Qij c V ie ne m a mo ? gr a de 2 c 9 ; 

Cr4*S oys^yos tfab^l' i^^^Yo íby. 
Oííí. Rii es viiéfiío amíi3r os e fpc ra. 
hi^b^ A v<r que me máoda iré. 
I tó^. ra picara, y para cft.a» 
Qt ^tt^V ete CcIíoJm fía bolncr 

ioixos j dií dudas Ikna 

elaJmíí t.uae, V 

dt X a.n dOuC n/u. q^u a tt o a pe n a $ 
h>sbutrpcd¿s ,but Ivo a veros. 

$/í/éíif:B¿jj^Yoquíd¿^(ib]cfcacucrd 
f?ii monaGonfiindida, 
ft ¿o r ) c n i r e r a r. w s. p e tí a s , 
en qüé^ en mvirando \z\ Ujzc S 
n) i.t fpo ro,.^t « m c la p uc i ta 
Ala calle ^ali,, donde 
fin dircurfo. y fin prudcjnciá; 
con la nQche,.y eon el mitdá 
anda ua do^ Si cií'g a 
Ví vna luz en vna caía,, 
enfrcntede U mia ati i( rtí 
el,dup^ii0. era>v.'n hambre pobr 
que mouide.de miiíquexa»» 
fálióiá la calle i.micar. 
Jo quefuctdit en ella.. 



La TJef3h^atldd 

bolutfWí eña.rc'pa«Ütt: 
tod a &Rtx: trfii de «n ff OJtc 
cftá dcjirffici? ilcna, 
porqueta eiU ha fuctdidd 
vna mxicrre»cyntii«ra, 
t^mo yo mc<{aedatij 
tfcuclia ndíi taícf. nu' uas^ 
fic»4offec¡ro qiu «1 mucrtd, 
rai herma íio, ó tní tfpafo futtí^ 
« qaiciryoíuia dejado - 
tiñencÍQ en mi caÍA nicíma^ 
y profrgii ió , Jo qtie yO » 
de lov^úeTálcr», y cticran, 
fdbcr he podido, es, 
que e! ducnofeñora^dcna» 
csd<]uee(^a oia.rte hadada 
d otro.en^dliímcdcftnfa 
fu honor, a quí cD^n vna 
lilla aora á fu cata lleuant 
biiyá cl roarador, y UUü 
embaegandolc la Hattenáí^ 
yo püC3 qúe oyetido rftaua 
muerto mi efparoi y q«« cíl 
ti homicida mi hertíiafto» 
trille confuí?^ y fufpttífa 
Ijuíd^tíin dairpot el^toncei^ 
Ijf aun il aliento lictncia, 
háfta que bolui ( ay deniil) 
áiziefw^ deftan? atiera. 
Vorftoytuera demicata, 
íinpoderbolVíír aclh, 
poTq vh fabiemlo mi herTnáííiO 
de mi, darnre ftitíette es fuer^qa : 
dof»^aiftí¿jD« tra á quiete coca tíá 
morir t^y^n midcfehfa, 
y a lo ha hí'thó ádcl afttadó^ 
- la ímá^ toftofa fingía í 
scudiríqü^iítíé amparé 
fucoiif^nído^baitaa 
fcrí. vk *üft défpués dé teeñdf 



VakTmí dedeucids ffiiO^ 
es írmei moriryo rticíma, 
pues todo^ i nterí fados 
«flan en f« propia afrenta. 
E ncerr a rtn« t n T n con u ent^^ 
esDonermea la vergüenza, 
fabiendotodOs de mií 
luego a fnitúertcTió queda 
i Otr o rec ur fo , e n t a 1 c a ío, 
iqüe elírmedondt ño frpt 
íiadic en el ittundj de mí, > 
fi lo haré difciilpa ccngí», 
tn que íícrtipreen fus conté joí 
fon lat dichas muy nueuas*- 
Coneíia reíolucíon, 
Oi%l¡gando ¿oh ternezas 
^\ duíiio de aquella cafa, 
hi ze qtre otro dia v endiert 
tío sé que joyuelas mias, 
qUc acafo las faqué pueftasf 
y lichdo adorno haftá entóncírS 
dcfde alli füfton haziendá* 
CotnpréeftTc humilde veflidOi 
y dile orden de queTn.era 
a bíifcarm? en que fjlír 
de Madrid aqntllí; mefaá 
noche, lin dciir donde, 
íjuc el que ^uyr no mas íntf ntíi 
ni hi?e elección d^ecamírtos, 
fino cl primrro qiu encuentrai 
halló '/ñ coc he q ue A Snii.Ia 
venia, V di2icnd6 que erá 
{)3ravhamv.ger catada, 
q'ie ib'^ al pleito de vná házi^ndl 
ícconccttós{>artítn cf, 
jIegó.Ucüík!a, y chtlla, 
en vnapofadahecftado 
tafi ¥ h meí , fin qtic mt atreulf 
^/a'lir de la pofáda| 
íiaftá tjue mi dicha oí-denár 
^c?ÍMpar¿i-jpgrhcdln 




^ ^ ComeMj 

dixc a vn Mqo qut fupicra 

rucftracaf», donde 

áícb^rmr á lisplanras vucfUasi 

^ue fino csdc vos^fffá^r 

OtauíP. n¿> me s-trcuicri 

d fiirtnea otro nisguno. 

SilacfLÍíladfc 05 acíjcrdí, 

que ccn rni p^drc luuiftcys; 

ffiis dí-fcicLa^ os entre? can, 

ainparo,y fiuor, no quiera 

quehagais porraiotra foicza 
/ m«y<?r,quc í'oíobufcarmc 

vea cafa, dond?pücd» 
, paffarla vida firukndo, 

d:^fr3^2da, y encubierta 

y fobrc todo o$ fiíplico, 

que la mayor aKrccd fea, 

tener fecreco mi nerabre, 

y que nadie quien fuv Tcpa; 

^ue 00 tiene otro confuclo, 

ptrr<gai.ia la nobleza, 

que es d viuir ignorada, 

que es lo que roas L atormenta, 

en las deshechas forruuas, » ' 

t% paTórlas í]n vergüenza,' 
'^ga.liP.te feñora ht fe mido, 

oirJasdefdichas vueftr&s; 

como ver que yo no bafío 

á mmendariaí, y vencerlas; 

íeroloq^'.eyoós ofrezco 

es, que vida, «fwa, y hazkndi, 
Écmprc eíié a vae/lib fe, \j¡qío^ 

¿ cuyo cfeao, dcídc efta 
horaeflareys cn mi cafa, 
Ecatrizfegura, y fccrct»; 
fi bien ce rcruid'a|,ccmoinffCce¡s, 
if.Bea^AvíDqttc agradezca^ 
f f a merced fsji ni, 
my redor no escof.ucnicncfií 
tJcftar donde nocfié^ 



/a. ^ ^ 

vos foisfoip^ no ave»» clU 
miT^cfjCuya compañía 
on^íUmasmi afiiíkncit^ 
y ^fs\Ota*No acdigas may; 
que aunqoe Jollorc, y lo{ieot:|| 
yo he pcnfado donde rfleys, 
aqwf üebut-fpedque oy lí^gd 
Ifcicsfai no trae coda 
lafiicilia, quecontieng?, 
afTipucilo^y cálídad^ 
y aísi que rtcibaw fuerza, 
roas criados, tfoe conljgo, 
fin cftado vnahijí bejia, 
jr en fu compañía eílarcy^ 
muy bien, y de mi mas cerca¿ 
con qu;f citareis en mi cafa 
y Gon buen titulo en ella, 

¿•BftHazedvos !o q^uoquiGereyj 
que eía fera la mas cuerda 
re^olücion.Qfá. Píucscn tanto 
que roy a trac>irlo,eíj cfl>. 
qrvtfdra eípcrad» que fí)uy preíto 
bcivcréconla rcfpucfta, /afri 

d.2c* Y %>iQÍc^ qvjií'n fo v/ortuna 
f}n,Qvnah,umild?, vfujeta ^ 
mugí a Oíos vanidad» 
ci.iroAíion.y fobcfuia, \ 
que vaafpirattys e» mi» 
pui'.smncrto IJotjii.un no ^Uf 
a mi y da, mas acción 
queel alma, co« lo que lienta, 

á,}ft.Y^ do Pedro ííUcyí>.q de fije a 
DCthc infeliz q mcllc.uo mi eíbclla 
por vueftra callc^yqc/cuchádo clrtí] 
de Jas efpadas meirro¡c atreuido(4 
t entrar haAaaUá dentrp» 
donde riñendocncsen tro: 
Vutftro, valor^yiyo hcprocurt 



LadefdkhadtlaVoz,l 51 

ftocsporáuet yo herido rorpcchofo, en li iuáil { ^axát^ 



i Don Diego, y auer U catifa fido 

VutAra honor es fon^ofoñodcxaros 

¿n q»je a fatisf^ceros, ó a venprO$ 

IJegucys^y ma^íóronfufió cirana!) 

J10 íaljíédo av de mi'^de vueftra hcr 

Y aísihafta^uf. ( roana. 

fí.Pf.f í efcufado; 

pues eíTo entre los dostodohapaflaáo 

ffpetirlo de nueuo, 

ya fe Don luan la aaiíftadq os deuoi 

Pues AuienJt loados de vnos amores 

fido cempetidorcs; 

«n viéndome empeñado» 

€s vn cracedehonorpueílo a mi lado. 

Os oluidafttis de la competencia, 

de amor,y guftohazicndodifcrécia, 

( ay Ltonorqwáncn yano 

te adoro,yacneroigode tu hermano) 

Irataftciscomo nobledeampararme 

entonces^y dcrpucsdcnodcxarmc 

fuera de que aunq vus es cof^i clara, 

mcAiexarays a mi , yo noosdcxara. 

Po^-quf auiendo vos fido, 

qui'-n por mi le empeñó cá atreuido, 

jRai en eftrtmo hizKra, 

^ de vos.me áparw-ra, que no fuera 

jufto que en ocafion tan importuna, 

no corrier*mcs oy vna fortuna; 

y af i, pu.es tetra id os 

los dos, eo vn deliro introducidos* 

Palabra el vno al otroau( mos dacjo, 

dcacópañarnosenqualquitreftado^ 

yo pot parte del ricfgo q os álcali, 

y vOi porque ya ostocaAni ^egáqts 

pira que es bueno el repetirlo aora. 

k Itf.Parafdbcr mip?^cho lo q ignora 

6 qui au^mos venido 

f>Soui11a los dos? q no he querido 

< preguntarlo, l^afta verme 
fneUa,por no traerme. 



dmVc Puc«yoe$razóq a deshazerU 
combalecíódon Diego» 
que efto Tupimos luego^ 
donde ocultos auiamoseñadOi 
yfu padre al oficio q le háfi dado^ 
Aquií Seuilla vino, 
a donde determino, 
tcabat^dc vengarme, 
íitáta dicha clcieloquiercdtrme} 
' Wi hermana no parece, 
( al pronncSarlo hafta la vox fallé 
canto que finofucra (c^%i 
a vos <ít5elo fabcys no lo duer4% 
Qu^ien duda qutav ra dáo 
D. I'^iego.quié ocuJca la átenídOt 
porque faliendo ella 
liuycdodc n i cafa, dura cfttclU; 
donde ampararfe aiii.%, 
íjnoeneldueñodeld ofcnfamia! 
Q»e aunque elq^cdó por mütrco 
inopucdeampararleentScc^ ¿cierto 

Terá, 4 día defpues fe-aya va Jido 
dcí.ócomofu amSte, ófu marido» 
Y afsi con la füfpecha^q preu^gn» 
para darles muerte, oy á Scuilia 
vengo, ^ 
puísqiakyjel dut'o nos-íduíerM 

qelqhizoquátopudOjalCyfcucral 

en la ocafion primera, 

fu agracio por entorcesfaiisfizo; 

fi azedefpues íoqprimciO nohizo 
dÁh* Vos me aueis íatisfccho, 

pero ya es otioil ritfgoq forp:ch<a( 
¿.Pe*Qiial es?¿.ifc.S¡ conocidos, 

aquifümoslü>dos,romaipcrd¡dof 

d padre trac oficio podtrofo, (fo« 

«n llegado a fabcfio es muyfor^O 
¿.^e»No digáis mas , q todo preuc j 
nido, 

P*iuá ¿kfde la corte lo he traído; 



que ¿Seuilfó 



muerto, (to, 
qno viniera a ar.darre dtfcubicr- 
pvíes fuera Tolo publicar m¡ agra- 
ÍJiivcngcrle% (ujo 
^•Ja.Y qaueis de ha2tr?¿.p.Ocauio 
vn habré de negocios, podcrofo 
en Scuill3,3Úque viejo triiiy briorfo 
fue de mi padte smjga„. 
a eftc de todo le é de hazertcftigCK 
y poniendo en Cus manos 
£b] honor, ie fe de ©bli jar en ta ti- 

ranos ■ . 
,la»^€^^q roe ampare , q no dudo 
lo ag:a>ii del cntáto empeño acudo 
Tendranos en fu cafa 
cfcofl di dos^ fabiendo quantc paffa 
conefpiasjdedia^ 
y encerrldola pocheofcura^yfria: 
D.Tnanco las noticias q tomemos 
los dos,de embobo a JaCiudad faS- 
dremosf, 

a coreguir,ó de v na^odcotra fuerte 
é bic 03 í de fa gr a^uro, ó bié mi m uere 

4\luan^to¿t> con ves vengo,. 

d,Ted,Vüss oyd a^ra el modo q pre- 
ñengo, 

para ailarlf :yo fby muv conocido 
aqui,que n)u<;hasvezes he venido, 
9 negocios, no es bit n ir a btifcralle 
-porq no me conozca por la calle r 
y afsiyoen la pofada 
hedequedarme,masvo*?^utüo q 
«uenturais aora (nada 
pues toda laciudad^quie feys, ígno^ 

(ra. 



os aueisdeir abiarie^ 



fu ca(aesen la calle 
de Jas arraas,dircysl)í cjue fe cfpcra 
tÁ la pofada^dode hablarle quiejBo^ 
que co n recato venga» 
4 no dudoque en el ámpárOUfigt^ 



íí.p. Y o cipero aqi|i, a don lú á n quf » 
lltgoenla pena mia,(to a deberé 
folaefla dicha me qdó aqldia.Kaj 

d.I ji.Qgt c crcera,o^a da do enemigo^ 
qíie me craiga tu rigor, 
ftfer amigo raayor^ 
de mi mayor enemigo. 
Pienfa don Pedro que figQ 
' de fuvengan^a obligado^ 
y tan otro micuydad'o, 
del fuiVO» Beatriz ha fido»- 
Qu^e el te bu fea de oflftidido, 
pero yo de enamorado, 
que aun qu^ es verdad>q tambk|| 
eftoy ofendido yo> 
de losztlosqu^ medió» 
do n Dieg^ n o fut r a bicn^ 
tcatar de venganzas, quiei» 
agualdar fatiifac ion c£t 
Y af^lcon dos atenciones», 
han demoftrar mÍ6dervclos^ 
que vna cofa fon mis- zeios^ 
y otra mis obligaciones. 
Con el vov-porque fiaquit 
d iípo n e cj h .1 d o c FU:';: V 
fay Ecíiriz)quete h il]frel„ 
no te pueda huUar lin mi» 
Sie| por vengarfe de ri, 
tt bu Tea, por dc&ndcrtc 
k ai^Tompaiio yO » dtrftíc rte» 
que con am iiiad fingida, 
quai c$fu^uerte»6tu vida, 
d3rántavida,y tu muerte» 
JSkOf^ bien» voy a bufcar 
•a cfte btauio , a eñe fu aniigo¿ 
para qtie fea teñigo^ 
fi la llegamos a hablar^^^ 
de la acción mas fingu lar, 
^He diae] mundospucs mieílrelV^ 
tantos riefgos atropclJa» 



^swopírámatallíj 
y otro para dcfcndella. Vafi» 
Sali Otanio^y Dór.a htonor. 

'íCtaHmComoos he dicho fdíoraf 
virr<ioTa,y bien nacida, J 

"^'P^^^oen fu vida; 
vcrfc en lo qtie fc-F é 3 ora . 
Murió fa padrf,quedó 
huérfana^ y pobre, y flonqan 
feaíia oy vn Coíiuemofuc, 
donde ficmprc (c ctíó, 
Pocafaínd, ha tenido 
ctilpa, di aueric dexado, 

^ <]ue fftcdicos la han mandada 
cnr«r fe fuera; efta ha fidu 
la caufa porque oy cita 
defacofnodada fucra^ 
yqaedeaqueSa manará 
pienfa que meior podrá 
graogearcon que poder 
tomar fop ara el etiado 
de vnaMonja^quc hadcfcado: 
que^qüifto de no tener 
para el dote,locíloíud, 
que »nnquc es cofa verdadera» 
qm cílacon menos pudiera 
tomJrJe, que otra pues no 
aymcjorvoz en tfpsña 
quela Tuya, ácuyo intento 
fm dote, ay mas de vn Conuentd 
que ia rücgue; pero tflrana 
canto en fa necefsidadt 
que aunque tíTo poco It falta» 
y afsíen lailuftre, en la alta 
virtud de TTueñra piedad, 
fu amparo erpcra,y yo OsruCgO 
que ii antis de recibir. 
teo^ No tenéis roas que de r ir 
feóor Otauio^hned Juego 
que venga á cafayique auoquC 
neccfsídad 1)9 tutrierai 



adelaétfZjí 

deJla,yo la recibitTI> 
pues fus bucnaspartci*^^ 
y pues vos rae lo pedís. 

Oían. I>iososguarde,Ypues|¡cé$Íá 
tengo devueftra giemencia, 
hablaré al feñor Don Luys» 

Lee. No aypíraqué, quecrhdas 
yo las he de recibir, 
que fpy la^fjue hcdeviaíc 
con el las, y afsí efcu Cadas 
«ftaspretiencioncs fon, 
pues'qaerer yo baftata. 

Ofdu» Al punto ábefat vendré 
vneílrt mano. ^^fii 

Coraron 
ya qae fold aucis quedado 
conmigo; hablemos yo» y vos,] 
que ha mil figlos que los dos 
hemosfufrfdo, y callado, 
A dos pefsionc^ rendida, 
vn tiempo mo vi, y poflt^adlf 
de Don laa nena morada, 
y á Don Pedro agradecida» 
É^cyadcfcmpeño, 
la poca voluntad mia, 
' que por tema te tenia,* 
pues fue el que a mihermano hirié 
{ Mas a^ de mil; aquel áquie^ 
fíempre adoré leal, 
y diísiraulandomal, 
encubro el quererle bien. 
No fe ha oluidado púes oy 
de tanta aur<:ncia adeípecho» 
viua dentrode üiipecho, 
ay Don luan.y quanto eftoy 
arrepentida deauer 
tratadoteconrigor¿ 
quienpeñfara^neel hcnofs 
de mérito podra fer * 
l^ien vnA dama fera, 
l^nqt^errd; »id«rpicado 

4 vi 



viue waenamorado, 
quien fcra aquella. 

^ Saíe Ifjíei y Eeacrli^m 

lf4b. í.^ perron3,|3cr quien 
OfsUij te ha í^'piicado. 

d'Bea* Y <{i»icn tór»a por fagrado 
dt fu fortuna cl deídcD, 
Oy ei centro Tobera not 
de vueftros pies, donde cfperá^, 
que fea merced primew, 
befar vacftra blanca rnaao,, 

teo^ A I§cfc aihigi delfuelo: 
Bpmta 'cara ¡fabel. 

¿.Be» Que mal me ha fo nado el 
yauDcUaiiga» confueJo» 
á.mi íuerEe no he debida, 
en mi vida^KaíU lieg*r 
á dicha can fíngular, 
como autjos conocido, 
por dutBo, y feií G ra ms, 

lfí>»»DiosUgtterde,queenranada, 
criada.í/.^f^.QueaiBa ta. nairiada» 

tfoXomo fe llama. 

leen. Bien puede quiiárfe e] nnanto^ 
rf.^tftf»Que en cüo me llegue á ver. 
iro«Y qae labor fa be hazer? 
i^BeaMe cfío ferui; puedo, en quito 

feñoraqaerays mandar, 

pues setodoioque ej 

la labor blanca, y dcfpucs, 

en caáamazalabíar, 
"bordar de broca, y paíTado, 

bdlOnas, y enaguas fe 

aderezar/liicgo haré • 

varbs flores al tocado, 

tedesenca^es^V puntas, 
ffcfcáora. ha«c tambíeii, 
^fO- Muchoes queen tal Gáré^án 



y aun otra más quchá cáJIadaJ ' 
íf.fíCiZ.Ningunapréíunioyo 

quíít.ci^íjaiaya» , 
teo. Como no, 

fi áqüi Otsuío la ha alab ado; 
de que no ay voz en Eípaña, 
fnij Ji que la fuya.í/.^^^. Otauioi 
a mí-mz ha hecho vn agrauio, - 
yávosfenora ósengAfí^, 

que ÍjñdertrcT3,y primor, 
qiit pueda fermajauilla^ , 
folo canto a taalmoadijijí, 
miemra-sh^gomi h¡:¿)|:; 
V cfioaun lo ptenfo olvidar. 

ZtfO. Por luefiej cielo la dio 
eOí? gracia? Porque yo 

Jhy defgraciada en c.intar; 

teo. DefgcaciadaencaWari 

porque es tantami dcfí^racK, 
que an-nqac es para otras grac£j 
^V4^¿gTííC¿3 pararai. * 
I f fr. De que fu er t e l 
i^Bea. Mi pfefap, 

fe fu e l e aii lac nta^r ct^ nx^xiéo^ 
par eftcio d¿gC*.¿efr-Quaado 
treguáis le p€ra>iia dsu 
fu (fiñcza cfiiir,,nc^ 
de oi^a a!gi¡u tono a fe mni 
irabei;dik íll .ucia 
lo que ha dt hazcr > para que 
fcpaenque fe ha de ocupar. >jf: 
J/;í¿,Yq (e lod¡ra^defp^.es, 
q jcatrnta atanto ínteres, 
primero je- quiero dar 
io$ bra^osdcamrftadficj, 
ÍTendo fiador ea los dos 
eftc nHdo* fbel 
¿•Bf tf. Guarde Dios a la fenara Ifa- 
If* Y la fe^ora Lucia> 
fea bjcB gañida á cafa* 

O- ícatí { 



^ Ládefticha 

íí.Bf i.Queéscíloquepor mipaífa, 
defccha fortuna mia ^ af» 
Pctaya no es tiempo defto,^ 
que Kailacíl'ilohe de mudar» 
(inorcmir, entablar, 
Scñdra Ifabel, fupueftop 
que vengo a ftr d fde oy» 
fu compoñtra.y fu amiga» 
fcri julto qne roe diga, 
d tta cafa dor>de eftoy 
láscoftambres, püf t^ue ennada 
*tínde ignorante mi error: 
es la feiora l.eonor, 
muy mal acondicionada.^ 
Hs d uota de la paz» 
ó csrofadíí^dc ía nñaí 

tfab. De codo tcc nc Ja viña, 
vbjs pampa np»., y a»f az» 
csmuger que auiendo va 
dos aaos^que cíloy con ella 
aun no acaixvde Cfvtendclla 
la condición, en que rey na 
latritlkeza, ' 

¿•Bra. Y nofabcdeque; 

Ifab* Yo para mi, bien lo sí, " 

íe^. E< acbaqurde belleza, 
con fu poíjuiro de zelosí 

I/!f Yaunfii mwch'ao^Re Y de qulét 

I/ífr. Devn bób^rc a quien quifo bié» 
y por fa hoaor con defvelos \ 
le defpricio, y .el muy prtfto^ 
fe fue a bufcar otro amor» 

jr?4-Moerj muy bobacl ícóor» 

1/4^» Aufcmanosícon cña, 

y ella» y fu hermana baa Uegiía 
aqui con pena crael, 
«lia hipoco-ndrica, V 
mal berido,y bien cuiada» 
Como; 

J/air» Como alU le hiri^roi» 
co cafa te vnafieáo^ai 



lela Vd¿: 25 

de que aun no cA^ T ano aori, 
Bea» Pocoa^afajole hizicron 
encafa déla caidama» 

V él que per Tona es; 
1C^¿. V n nombre 

muy galán, y gentil Hombre, 
Eea*,Como fu merced fie lUaiii 
Ifjtb. Don Diego* 
¿írtf.Vndon Diego íhc 

mi mal, y donde eíiat 
Yo * 

fe, qucórcafa falid; 

mas pondefalid nos$« 
Bpí.St^or mayor ,qu< hombre: 

¿. Ls rn vie jo impertinente 

muy-minUiro^y mov prudente» 

de aquello que en todo vn 

lo que rtften liabUn.B^4. Bicn.^ 

y que mas familia traei 
1/4 6 •C riadas de coxina ay» 

yotroscrtadostancbt 

y entre etlo? vn pie a ron, 

mas no quiero Ka bl arte del> 

tu le veras,. 

Séíie Dcn*9 teoner* 
León* lifabd. Ifab^^ñqu» 
Loo» Mi turbación 

dígalo, que no podrá 

dtziTÍo la kngua mía. 
J/..Que ba fucedidoiLf o«Lucid¿ 

¿ntrefife »l'á dentrQ.Bfrf.Ya 

obedezco; que por mi 

eflopaflc, aij- x'iujcsaís 

do o 1 lan.y íb e ilo me v ie r as í vafi 
j/Ya citas rola-Lra.EícucKda/,Dú 
£eo«»Eftí>ndo acra Ifabel 

vacila ndo. y difcu rt ierrdo^ 

«ate ár¿^J en quf tu fab s, ^ 

mis rrKnorí"* fentimientos^ ' 

«e puft 3 |a celofia, 

^uecae fobre eife ¿rimeio 



8 



pati><le c&fá, jugando 
en loschodesdc vncrtfto, 
quando viemrar por U fmcrtA 
de la calle vn Caiiallcró* 
veílido de color, áíoine 
cn.el^or^^ofi en ei ptcho, 
golpes, aun antes de verle 
la c3Ta,comodiz¡eBdo, 
tnirakbien quces Don loan, 
ó en amorcífo5 cfe<^o$ 
q\iando an CCS que los ojos 
iré e]cora<;(»n dífdt adentro. 
Afcgurtnvé vna Vct 
V c^rás mil^ de fi era cierto, 
que t ons O' en d icha mía» 
iá dudc,cftarídola vitp'jcv 
Kntro en cáí?, y en cJ quarto 
deQ^an^o 11-^mó, yo vengo 
folo á dczmt( ay de mi!) 
que mi amor es vn tnomento 
ha hccbó rtiiidifcffvro$í,todo« 
en fauof'd'emisdtfeosV 
y e-n-íin fia 1 ó qU;^ f uc rc 
fu \renida, yo no tengo 
Valor pava masrccato, 
honorparamas fUencio: 
y pues mi hermano, y fni padre, 
aora á la audiencia fueron, 

por aqueíTa ccKín, 
Je llama líabeU al tiempo - 
que fdlg^.ip Con /n criado 
de Ocauio, hablando le y^eo? 

teotSi. q comoicl no cftáencar* 
no a^r^ querido entf ar dentro» 

If, Va fe va. Z*eo», Llamarle aora. 

í/4¿.Afeúor Don loan. 

Dentro Dt^nluan» 

D.lu.^o creoqes i mi,poriqen St yL 
quien me conozca notehgo» ((U 

i/. A yo? es, fubid por cflCi 
«fcaltra. 



Sa¡é D.^iif. Y a ob^dcycO^, 

quienes quien me Mam afte^J 
f'ñor Don lifiTf» quñe deífeo 
fabcr aqucftá venida 
á Sevilla, qué ^unq Me tengo 
de vos machas qucxas, no ' 
me acuerdo áelús, eft viéndoos 
cnmicafi,porquefutf a 
ruindad,>^n vn noble pecho, 
q uc fe ve Rgk a t n (\\ c a Ta . 

trujen Vió mas raTofuccflo! i 
mss como póJré fabet 
Josdiííniosdo Dow Diego, 
li truxo i Bcítriz, ó no 
mejor que eípias te^nienda 
en fu c afa, fcru ^ migáis 
forruna vna vez, y Kfigeiiigí» 
Por dos cofas deícohozco, 
efíefauor queoy merezco, 
út vos, por^fwe e s fauor, v na 
y ocra porque á efcuchar Ikgo 
que tenéis quexas áe mi, 
ficndo yo quien á defpr^cios 
alimentado ha viindo 
tantos años, y agora vengo 
áSeuillai y vueftracafaV 
hermofa Leonor por veros 
que no fin caufa bufcarun 
Oy a Otauio mis intentos, 
^^d. Albricias alma ya fabe 
dczir verdad el contemo; 
pues í orno licencia os dio 
aquel diuino fu jeto, 
que cnamorauays.qac ya 
de todo noticia tengo? 
j) íií. Nomeladió.pOrqueyO 
no fe la pedi^que auiendo 
iido por folo ve ngan^a, 
cíTc cortés galanteo, 
faltando vos,faltótodo, 
afs i Leofior ^tr o^ z oloSp 
t pu2 



La T) {dicha d^U VoZí. i i 

pudicráys vos difcuiparos. ^ pues d£ Beatriz no he f^hida 



Lee. Sifonvnosquey3 pi^nfo 
es niuyfacil,quc yo íW^ca 
le di lugará Don Pedro, 
y masdefdequeá mi hcjmano 
hiriót'VOS noíabeis eílo^ 

D./*.Aigo ci.mashunca y o, 
lo qae no me coca inquiero*^ 

If. Ay iefdichada de mi» 

i.ro»Pucs que ay IfabeH 

í/.I«.Q¿ccscíro> 

Jf/»Q^H deuc de kr Comcáik 
Tm duda cita de Doo Pedm ' 
Calderón, q hcriiiano, ópadFf,. 
ficmpre vienen a maltiempo, 
y aora vitnfn ambos ^uncasL 

X^o. Entrate en. elle apofcnto, 

1/1 Si le j^é la criada nueua?^ 

¿ea.Todocffiü noimp:»rta rnenof 
cjoe v'crle cilos, ríijamos, 
fui n de que ella no efta 
^zia aqu¡,el recibimienra 
es cftc, y pues ay ea cii 
cffa quadra» nada irem^o^ ^ 
<^ue en enrran4otl!os a] quarro 
podrá irft //"r Efcondete prefto, 
¿.t/i.Qnjcn cncí mando (tvlo 
íinpnfarentaníü cmpcáo, 
Effináefe, y fak ]0^n tuyis.yDm 

2>* Lm. Leonor quehazias?Lco*Aqui 
e ft a lia fr ñor d k k n do 
á líabel,q.uantam£ agrada 
efta Ci^dad^ 

l>on Luys^Yo mt Ruelgo^ 
de que te parezca bieo» 

ftffo* Y tanto qu^ te prometo^ ^ 
quedtfde qü€ en ella cftoyj, 
he ceñido algún contento. 

i*Dh^ AqueíTo no diré yo, a^0 

i 



defde aquel triflc fuctílo, 
en que yo pagué t\ agrauio, 
queeftáua Don luati bazicndo* 
P.lM.O lafacadvñas Íu2cs; 
no veis que vá anochccHndo? 
Sale DoiaBeatriii^ con h'^es^ 
i. Be* Ya eÜan lasluzts aqui. 
¿•Jiir. Válgame d ciclo,, que veo? 
¿.Bííij- Valgamtcl ciclo, quemiroí 
<¿«D/f * Beatriz no eseíla? 
d*Bea. ÜOíi Diego!' 
¿ 0;>. Oirsimukraosfortuns. 
d' £f <x«Cora^on difí imulcmos. 
D.Ln.C^e nueuacríaáa Leonor 

es h que en cafa cenemos? 
¿,tco»V na qot Otauio ha traydo¿ 
piditcdo con muchos ruegos 
que h reciua, fe ñor, 
y íabier^do yo que en eño 
teha«ia guíko,ia hetrayda 
í c-afa.¿«l«.Muy bien has hccbo, 
quepor Ocaiáo»y per ella, 
es va dos vevcs acictro, 
d%Bea%Como¡¿ ce nga c n reruiro$>' 

mayor venruca no crpero. 
L/i ^»Qu« m a g n ríic icj ia di • 
//Vi^uesjio Je miíc. 
I.íi^-*Í5¡ quiero^ í 
que medxues vn abra^o,^ 
V he de cobrarle fi puedo» • 
d Dií ^l uqtacte» 

D^Die. Eitoy por dicha a bforto 
ó ciego, ó es Beatriz efla? 

Li^f*Poca9 vez-es 

le vi clroftro defcubiercoi}^ 
Pero parecerae que I 
ft parece como v n hucbo> 
ávneñfibodegincta^ 

ifPU* Necio cftaa. 



pues quieres que fea Beatriz, 
la que cnSt^uilU llruifndo 
cfii.por orden de Ütaiiio. 

d*V)íe. No hablemos aora en eílo 
porque rpi padre, v mi hermana 
no cnrrcn en algún rezeJo, 
que defpues fabremos c^rno 
p-uedt rcr,y afsi aora quier J 
hízer mejor la de fecha, 
dif*¿irauJ¿.nJo. y fingiendo, 
ifabej toma vna Juz, 
y Ikuaia á mi apofento. 

l[. V »nga á fcruir a fu amo. 

Lay.A buen banqocre por cíercO 

' >rte„combida.i.O/>. Quien fe vió 
en lanía «onfuíion, citlos? 

a - 

VanfcJfaí/ei y Li$¿¡íte[eiyD.Diegoi 

y Ueuan iui^es, 
D. í.«.Tu también Leonor fi] mío 

vcnporque-eontar tcquieio 

la dcmoüracíon. que toda 

Scuilia conmigo ha heeho» 

Tr^vga fcñord tifa luz. 
Br. • Ya allaay luzes. 
í-fo. Pues me veo 

en cal pe ligro, fi a cafo 

don luán fe qutda aquí dentro, 

mf jor es que aucnr urc" 

V na pane á mi refpetoj 

fiarmedc aqueftacfiada, 

ya que de ifabc) no puedo 

Luci?í/«Btf4, Señora mi|^ 
Lrflt La confiaro que rengo 

áf. tusbuena<i parces, me hi ze 

fiar de ti, el dia primero 

qne te conozco. J8^4. Que inanda?| 

mircrraeftoy! ' 
tfo. Vn Cauíilero 

quede Madrid (\a venido, 

fauores tnros llguíendoj 



Comedi^Fantofa, 

en aquvíTa quadra eftj 
encerrada, y o te ruego 
quepu'. s yaa mihcrmano mirO 1 
irtti adocB fu apofimo, 
J yo con mi padre yoy; 
en tí»nrGque lecncrettngO, ^ 
le faques deaquiéEe4» Si haré. 
Df wrro Don LuÍ5% 
d t uy •No vun'.-ii Ltonor, 
Lee» í^iziendo ícñor cílaua, 
qu^ guftarépor cftremo 
de oyrla cantor vna Ltra, 
porque grannoticia tcngoi 
de fu buena voi,d»tu»A todot 
nosdaru oiría cof.tcnto, 
If o.Haz lo que te digo. 
¿•í.i»« Que ís? 

Leo.qbufques algú inftruméto. i^af^ 
(/•Lií.Haz loque Leonor te dize. 
V na,ii)il <^ezes lo ofrezco^ - 
cit losque p íTs por mi? 
A la cafa de Don Diego, 
roe ha traydo ni¡ fortuna, 
eigolfo temé por putrto, 
ya noespof^ible quetoellá 
cíle vn inítante, mas eÜo, 
mas cfpacio ha meuefter, 
paradifcurrir en ello» 
y ver el modo acudamos, 1 
a facar de aqucftc empeáOt 
aora i Leonor, que por ícr 
trance de amor, fe lo deao, 
qua ndo no porque de mi 
elía fe ha fia do -Jufgo 
Ce lo diré á Otauio todo, 
EfcondidOjCtuallero 
írguidmc, que yo ospOndr¿ 
en h calle. 

Sale Don^uMiy áimiranfel 
rf.Tw.Si haré.íí Be ^Ciclos, 
rf|.«yCiüecs l^que pjiiando cftdvj 

" de* 



Lad^flkhadelaVozj. 19 

fíelos qué és lo que clt^yvicíKloi ti peligro con que cflamos. 



¿.Bfl Son taorts cofas don luán 
ios q«e en vn inOance mcfmO| 
me imaginación percttiban, 
CQafundcn miíotCRdiraictitOg 
que n3 fe q«al ( ay de mi!;^ 
atender dcua primero 
y por acudir a todas, 
a ninguno acudo, pero 
dixe mal, quf donde 
tad malpágados.efecos; 
tan Aai fcncidss fortunas, 
como y? por ti padezco, 
fiaré mal en que 00 fea, 
ellas la que en canto empcod 
arraftran i las de más 
adrmracioncs que tengo. 
En fín para áuerfe v jft^, ^ 
venir \ Lx^QüOv figuicndíJ 
y para haljlartecn fuxafí, 
afcondidOj y encubierto» 
h'. Horade yo tu muerte, 
ómalay^B (cntiraiencos^ 
tan bien nacidos, mas do, 
viue lu.que yo agradezco 
en albricias d( tu vida, 
éfte dolor a miü zelos» 

i. I íí «P 1 u o i • r a a í c i^í o tira na, 
quíTcftuu litamos acicmpo 
dcqweyo pudiera darte, 
fátisfac4an de todo elTo, 
jKaspara queUc de gaftar» 
cfte iBÍtanre, que aun co tengOj 
♦ n dárte fétisfaciones; 
que hi3n de fcr de^ proiiecho 
en cAfa ^^ásde tu apancf, 
no difcurj-smos ea efící, 
facaroe de dqui;el dolor, 
aomehsfa hazer edremoss 
qwe^ Leqnor, á t),y a mi, . 



nc ha^dt irtt, iifí que priii^^ro 
veas qtic t» todo ercontrado» 
citan los cüilos nutfiros: 
puespórno {¿tisfacrttne 
huyes tu,y vo te detengo, 
por fati^fa7«rtc a ti» 
¿.Irt.Podras?£c,Si. 
¿.U.;Muuiera al ci?io» 
íe.La nochí-.J.Ijí.Qa'éí 

Qaeqiiedalif.a./ii/Di? 
hctComo mi herniffnü rmtnáoí 
i/.r/í,SaIifteá la calle? 
Be.Donde oy d» Quél 
Be* Q.ue el te auia muerto, 
y afsi^j/.Tif. Verifica bufcáf 
( buena d'fcülpa^a Don Diegp- 
conque a la facísUción, 
es ocra cu;p<i,^ pues veo 
qae te dcxo aqueílc gufio» 
d3 mi muerte el (cntifliii^Qta^' 
Fuera 4^' que s^n es mcíjiiti 
quanto dizes, pues yo quícin 
que al principio te dixcff:» 
que yo era ú hf-rido, Ucga 
lio era fucrqa que !li gífft 
el dcfcfsgtño^ y tass vierdo 
que era Don Ditgo el barido» 
Como H berilio don U>^go,j 
eíío Sun no 5éyo bsfta ac?ra» 
íí . I ;i • '5 i q li ic r ( ^ <j ue > j c 3 \ o < 
y que haJiandpíc tn fuca& 
ignores todO-e^ Túcelo, 
es querer qwe roe dé muerte^ 
Bf» E/cucha, V í^bri • 
ii.l«.No quiero 

faber mda, varpos, varnof 
de aqui. . 

«A V dqn Iu?n, ya re entíemlgí 

todoaqurffb eshar*. Jif 




yo,¿.X«. i^ucspacdcTiofcTcit'rcO, 

qiiicTe he ha Ihdo en cita cafa» 
Eíj. 7 invoco puede fer men ís, 

«teauer yoíi^Uadoa ti 

cncili^i.|/i»Yo cu fíu tctncui^tro 
poder de- mí «ncmigo, 
Y y O en el quano encubierto 

de roi cntrnigo tctopo, 
D.I<í#Tu vcniíttcon Don Diego. 
i Bt 4* Efio cf mentira, TU fi 

venijlc á Ico ñor figuieñdo, 
rf.I»*H%i:afmc ^ pierda el )uÍ7 ío» 

HaraTmeque pierda «i fcfo, 
iJu.Cotno\Bea.Yo. 
cÍ.Í«.Puedc^?¿ Bea.Aqm, - 
lí- 2 * » ¿íiis ^ í^nBf V iu ie ndc% 

pursquando me importa tanto 
h:izcr lo que te encomttndo 
lucía, te parfsa habhtí 

¿Iii. X.vícia ía Ihmayci los api 
qúe es ÍO quea qui eftoy roirandü. 

rf«Ieo. Doi) luán, i aiipsdrt dexó 
diuertido en fus papeles, 
mi hermano cfti en fu apofentO, 
vcce,verc^ antes qüe pueda 
ycrre> oua vei nos veremos 
mas dcfpacio, en que podrá 
«gradecerie mi pwcho, 
a ver venido por tni 
a Seuílla,vete preíVo¿ 

#.f«»Si haré q me importa mucho 
el falirme de aqui huyendo^ 
O quantas cofas licuamos 
que difcurrir p^nfa miento! Vafe* 

dmleú. Cierra Lucia effa pnerta. 
Sale Don Diego.y lu^uteé 

d, Dle. h vct fi eftl fola bueíua 
£?acrií»por fabCf, 

t^f. Leonor^ 



can tiia tftl» 
i/» D/>. Pues no qu ieto ) 
deí'percfl^r yo ía maiicia; 
íi fío e'prrtr m*jOr f íwí po, 
tu íiqMj de donde íales Leonert 
Lvo« (.0^:43 me eñaua diiúndo, 
Cclcede can^uato digo,^ Be^^í 
que me Va la vtd-a en tilo: 
vi^ndometrifte, que quiere 
id iu cr ci V nvi fe n rrmicftt o; 
eo t ííc j ^Tdin ca nt a ndó , 
y a éh'ba,venque otr ce quiero} 
¿♦Br^.M*ñd>rmc aora cantar 
íüto fs Ita a toi tormento^ 
tna^ dil^inniuíar me imporii 
por tfta noch« a lo mehos^ 
que mañanabüfcaíé 
tn Ot avio x)trO Témedi<>¿ 

d» D/V» Ver tengo Ji loqueoyg(> 
cO -iúenécon Jo qtieveo^ 
cantales la f<ña, mas 
de fer íl'3, fi ovio pierdo 
el entendimienro. es, 
no t^Ytr entendimiento^ >jy^ 
Lií^^í^ues no la perderás oy 
fi íolo cor/íjíie en eífo* 

Ofií CJtie hazeci Fcéordon Lnis? 
Ltt^ Enfn quartoeítil rrcriuitmdo; 
Ot th Pues no le quiero cftoruar, 
direysie Luquete luego 
que entrar no quife en e! mi<í 
ftlí vefle./pcro atchdténdo 
á fu Ocupación me voy 
que míitíattá ftós vferemo?» 
í»up Yo fe lo diré^quequierá 
mi amo perfuadírfe necio, 
a que es Beatriz, pór quitarmé 
d mi U acci6n,'v e) det-bcho 



^f4^Aqueftcai nai q^u arto Cclio^ 

(jtrf.Ha vellida «íg'uie» 

a barc3rmf?Ce'/.Vn CnialJerO 
pregunta pot ti eíWtard^"., 

Otau Qjikivcta?^t/..Eraforaílao„ 
no ieconocín 

5a/c^íÍ.Í«.. Fortuna^ 

en hablarle rae refuehia 

efteCa.uáijero antes 
qu? >r vea condón P<^drO^ 
cfté l nfornsMdo de todo, 
para que él p?ofTg^ el remedio» 
fois vos cl fcfiorOtauiol: 

Opu Qj^' ma nd a v>l 

dAu^ Ba^capídjos vtfng^,. 
y y a CQU fcg'j ndo fí n,. 
icñ^iv.-^jicos busqué primfiro^ 
porque impor tidt-fcubiiros^ 
a qui ^ n. el t p a no fu c t íTo^ 

Of4> DczicU.í*íife.Y O' venia departe.. 

^j/i? £/»Ff«. Yo lo dKéy:a, pucy viéda 
q u c t i rda u.^ y s, y e «oc be,, 
a. dmcuy<í a do<i atento^, 
viene br/candoo^^ vos^, 
y KübJar á Ot^uic», 

Isatis No. auisrndo. 

venido baila sor a a cafa,, 
lcLef(xitfi;Qf4«. Svnor Don» PcJrO» 
dadinc míi vc?>cs ios brazos. 

i/Jíi:j»i.Eivq<ue conftilion rae vcol 

©fjiiSin dudaa Beat/ie biífcando 
V i e ncL ¿. Pe * . M e rro r c s e ft r e m o 
dcf CID pfñ^mo^pndlerati, 
Ja coDfian(ja que cengo^ 
de vos ve» Ge dg la quaJ,. 
Oy t bufcaros meacr-euOj, 
|pira>hazcr-os de raíivida^ 
decRjalcna, y de mi bofior dUtfidú 



5r 

quc vi írifil r^guj^nie nxa\ 
yo<n qiivtiquwi lan^e a üiacríz^ 
tengo de am^iarar p^irnero. 
¿..aPt'.Qj.edcmosfoloslos tres^ 
q,uc d^ícubriro^ mi pecho 
¡ mport ^.Ota Dexa dnos fo Ioj?¿ 
fejiiaos.d. Pí.Yq Otauiome veoi 
en la mas vrHle fortuna^ 
a qu.e auer llegado paedb,. 
piit smc veo I íl quinpudierai 
deiirloconel liÍcnc¡o!¿; 
li nfe ho n o r ^y-tn v^us ftf a 3 mpar <> 
que lo de cobrar cfpero, 
co nli ñ k ndo e n v ueílra caía 
de mi fórruna cí cemedio 
Ora«*Enquc pufdo yo feruírosí ^ 
cielos, el Ta be q ue trngo) 
oy en micafaáCuberm^nav 
</J;f Oluicnfe viS'en ta ramempcngi 
mi' obligacton die vfra parte» 
vde otra mis- fcntiuiíentosí. 
¿'Éí'.YoOíauiOjaS^ailIa oy 
i íari^fazcr-me vengO-. 
dt*vnagriuiovdequtco fue. 
csuia (faite aqui Jní aliento !> 
vna hermané que fáJcd) 
de mi cara.Otr*;,Eftrano>empC&'^ 
pues donde tftA/ d^'P'ed» No lo sc^ 
Ot\it4\ Efto íV del mal el mcuor,, 

Pues que pretendéis?' 
i^a^í^Hailork.Cí JV* De q fuerte,^ 
d] Pff. Eftadme atento,. 

CaMa'Oona2t':itrÍ7^d'entro-^ i 
d . B c^. Y o qu ie f.o bie ny 

m?^Íío h€ de dezu a quiim. 
d. Pe»: Y 3 lo se.que c ft a es fu v^oz ^ 
Otak^Pctdio(Q todo cj^fccrcto. ' 
«.Llego el lanceenq es foi^ofi^ 
dbrcubfiryQ"Hrís intcntosf 
Of/i.Q^e dczis? 



zj Comedia 

y vos U téncis ay dcmro.J 
Oíiá. Entrad, vedi ddo mí quarto, 

vcrcys que os «:ngaíia el vknto. j 
J.Pr» Pues dondcpwcde tan cercA 

eftar? buslnc i canxctt* 

OrJA* MQ s^, todos clíos 

huc^rtosd^ la vezindid 

€00 Tin 2 n por aq<AÍ, y dcllos 

en alguno podrí ícr 

cjue ciié, tnas yo no la tengoj 

Oquítopudicridar folo 

▼n brctte í-fpíuiio a fu r jrfgo! 
df Perf.Ptes cnqu^lquieraquf íca 

me ¿ícdc3rrojm,í/. ím* üctcnvps, 

que Eiees fácil, y es hs/tr 

publico el íigTftuio vueftro» 
Oía«.Vueftro amigo Oíacontejá 

lo iritjor, Soltad. í/. 1 «.Tees 
i Tr4^ A tfto viuiftcis conmigo? 
dr¡,ft.,^i q » que no osptrdjDy^ vega, 

foio á que os vcngdi>reí}oes 

dsr para cfcsparla ticnajio. 
d*Te» Pues yo íTievjUÍ«ro pf rdcr 

parque no Kede tí^ar o vendo 

que cité v ñri ngraí i «a n t á n d o, 

eíiandomeyo Tiurkndo. 
D^í.Nc>ledcx>ri§fe¿. í«»Ay Beatriz, 

en que peligro te Kí puefto 

la dtfdícha de la vo?.. 
Oíj«.C if r ra a^jiKrhs pueftas^CcHo 

fi o líí^ea el cft i nocke, 

qwc maÍTjna avra rrm'^díO, 
^jio cantaBeatrir^ihientt Ai refreí 
f '■ • 

Es tanf^gfado el rcrpeto 

¿cl^ herEnofura qucadc^-0, 

q %ic fe oftncic fu d coro, 

aun dentro de mí cpí^c-pío, 

muí ir» V cülar prom'^'-Oj 

y (í eic^^Hcír» f e{ mévír^ 

por íeñashaDdc dc£u 




quv quiero bleti, 
no podrán dezir a qultiiir 

lORNADA TERCERAS 

, Sitien Otauio.Vén líiany yD^VeirJí^ 
d VtL hti tiri ccngo dccícüchar 
ya fus voíisji n queinccncc 
dtícfpcrada arrójtrme, 
^ <loade quiera qu? fuere, 
y con mif5iigrc,y mi vida, 
Jos dulces ecos alegras. 
Cifne dtí honor conuerc jrloS|. 
en obfcquias de fu muerte: 
fea pues lo que queréis, 
jos doi I q^* faaorccírrme 
dcuicrpys, y no reportarnaé 
cnvna ocafjon i¿n fuerte» 
Oírffi. LOsdos lohazcmosjporvír 
quanto es grand*? inconuc nient^ 
q u c a qu i os puedan co r*occr , 
íín que nada fe remedie. 
En VBO d^íTos jardints, 
que confinan con aquefte, 
qaando fe cfcuchóla voz,' 
nofuora accion irap'-udrnt'í 
de ?f A ros folo^hazer ruy do, 
Cn ^afí cto.y cofífidcrc 
vuefíro honor q ae d<l honor 
fun tan feucráshs Uves, • 
<jiie mandan quí^el ofendido»' 
iin nii>^^un riesgo fe vengue. 
í/<¿tYo vengo ccn^osDon PcdtoJ 
V en tCíd^ tríince valiente 
me tendréis a vu?ftro:UdOt 
♦üasdif^inediO defuerce 
que rc4 vnB el empeñaros^ 
ycldeftíoipenaross emrc 
aparfcccn c! vilor¿ 
U cordura que n\ii vey,e$ 
1^0» yj^o> guc fin ell^ 




VtDonMfú Calderón. 

t\ roas oífado fe pierde. regir dcüos dos en cííe 

|í4íí«Vo os ayudaré el primcroi 



'3i 



MA.Ptnfemoslo que conuicne 
con mas acciiGÍon»y luego, 
que fe dircurra,yr¿pienrc 
ciracdojenfu execucion, . 
vida,honOjr, y >Ima fe acriefguCR: 
|P;a/í* Aunque esVerdad, que no cftoy 
\o iiiíorraado(ha, fi íupielTc 
íifsimularloquc sé; ájwr. 
de todo lo que os fuccdegl 
bienfcdexa conocer, 
porfeñas tain cuidentes, 
¡que a /ueftra hefmana'bufcai^ 
Y a por lo rae nos íe tiene 
noticia.que eftáaqui cerca, 
pues yocaurelofamentc 
f rocina re fabcr donde, 
quien la trae.ó con quien vi?nci 
y en que cafa eftá, y entanro, 
qa' d- fto a informarme llcgue¿ 
vos quedaos efcoñdído 
en etóe quarto» que puede 
el fer yiüo embarazar 
nu cftrcs dwíignios , de fuerte, 
queen bolui^fidoyo informado, 
veréis el mas conuenjencc 
fisodo -.y aui^ndo eLgido 
€l que a vos os pareciere, 
entonces muramos todos» 
iATsi mi valor preren de 
poner en falu© a Beatriz. 
.ífcnEl nniis cuerdo arbitrio es cíle^ 
mi ofendido amor, 
biv n^^ue dar tiempo intente, 
panquea Beatriz auiíe» 
Í 7*í. Yo quiero, que nofcquex« 
de mi m¡ honor,que nohize 
Tuanco pude por teneile; 
f afsi me quiejTo dcxaj: 



cafo, yerre cofl difcülpá, 
ya que con difculpa yerre; 
Con quien puede ?uer venida 
eíTa ingrata hermana aieue, 
a eíTa Ciudad( ay de mi!) 
quanto pronunciarla fientea 
rais labiosees con don Diego 
de Lara,vn hoiabre, que viene 
aquí cOn don Luis de Lara 
íu padre,a vncargo,porque eñ^ . 
fue,aquien yo^y 4. luán dcxamOS 
por muerto,ya quien valientes 
iiguiendo los dos venimos; 
y afsijfaber os conuicne, 
fi él viueporaqui cérea, 1 
que (sendo afsi , es euidcatey 
q ue fue en fu c ifa €_! c a nta r; ' 
.Quien vio confttíioti mas fuerte! 
Las heridas de don Diego 
fucTon por ella, y la tiene 
en fu cafa, (lendo yo J 
quien a ella ia lleuarpuedeB 
juntarfc en folo vn di^cur''o * 
ta ntasdud^s diferentes? 
El vnq de mi fe fia, 
y a aqueüo a mi cafa víenet 
al Orro ie traigo yo, 
por las fineias qué debe 
afuPadremi amiftad: 
ja dam3(peñas crueles!) 
fe amparada mi piedad; 
y todos tres finalmente 
cftán dentro de nii cafa: 
que he dedehazcr?ya fe méX)ffecé 
vn niedioíhabhrc a los dos^ 
y a no bañar, nada teme 
luiVal'or.pondréla en faluo, 
quecs loprimcTO. pütí ticnea 
f aíoshQmbresa^bie^jtiUs^ ' 

5 p^í- 



que handc fílalas pr¿ftr¡Jas,^ 
y a ,pac s >4l A^cií^a duc rt ido 
quepgf ¿^complioecon vos 

verle,¿iii^^ftra díljgtBcIaí» 
_ pp 4r i € m bp r a ^ a r. 1 1 V er I e» 

Y mirad loqq^o^/XupjicOj , 

€j\i(: nq a uc is di falif defte 

j^j:o. d, . EíTa paja br a os, dol .v 
C>t4¿4..^En ninguna parte pncd© : 

ra a s f : gu rp e ft s r q u ?j a Í3 . 

yo la azctO! no rczeks,. 

fi proceda bií^n^Q maJ, 

pt fi f a 03 icptp s lio r ezc 'c5¿ , 

qucamparar^ iar^Bgcr, 

es Ip iri^^s precirpficmprc^ . 
lífíi^.Comp aor^oloir.a Oíauio', 

que; DQXk p!Cgo(ay d^ritil)faeíft: 

de Dp^n Pcdíp £l< enemigo,- 
fiendo pon , Diego fu . huefpcd, :, 
y f^ftliiidocon éLBeatriz, 
teñera Dory^iegpqyiere , 
c n fi> ^afa. y a inCprrna r fe - 
d^dqpdleclla.cfllíCQfrece? 

-Npsévqae intento .es cj fuyo; _ 
píroqulen^mi íneaicte..; 
cnpeofar ^udas^genas. 
cflando las filias prcftrtes? ' 
Beatri? eflí en grañ peligro,- 
y aunque a mi Beatriz roe ofcndej 
foy aoblc.a^iíarU aqra , 
es loque ra^a^jDCrCompetCo . 
Cpmqppdré.dei;pní!?e«lrO j 
'«par^^rm^ yn fplp bireuc 
ioña nt€,pue5 p3ra^.k^b _8rU > 
ocafion Lcopor.m€; qf^í cc? - 



La. clifJlkh¿í l>orJa.J?}zj,: 

^ íolsí parvtf /i piidicíTc 

dcfcubrirdííde aquí .algof 
d'líf^Avn? ioduOruíe ir^ 6frecr¡ 
(/,p^»Qae eílais pcníáfldo^ Con. füa 
D./¿<..í>on P^fdio .en vrós pjpeksj 
qic fcn dcmuchaifnpoitanciaa , 
di la niaieta,y ti huí-íped,, 
doudí lkgimos. ay»ct^ 
viendo que. ningiiboj buelue^, 
podrdabrirMrtzela^o;, ' 
rf..P^.D?2is bkn, y i«e parece- 
p?ec!rp,quevos, qi^e foi^ 
si\eno5 conocido , t n ( lie - 
lua^r Vafiia aífCi^r^iJe,; . 
porque en forpechi nO f wtr<c . 
á J /^.\ ofuci a , li no temiera. 

(í. iíi-üexí'joj Mo.íí.Pjí. q i ra pon 

q ue. fo 1 o 13o R^I ú a n aie . q ucde I > 
id,pu^s.qüe cncsíá^ me quedo 
U ^ur a d- 1 « . b ir n jo íup it fíe : n 
p ] ?ítCon tifa confia nqa o 
vov,boiui ré bf( utUicnte, 
d Pf« .Ví»ciUndo m© hallareis 

en misdefdjcháserueleSo . f 
í?aJ/<vBeitrÍ2, a c-uiíárte voi ^ 
díí.io^p^'ligfOítjy^ tienes, l 
Saler.d<^^ l^iego y luquete^ 
t u '^'tA pt s ha p.m4 nec ido , 

(¿ pie,'Siiq,iie.en coDfufwnes tinui 
m-3 1 d t n 5a t pgd i'ílo^''. 
. t»i^«E/ifin^«n qü&ei Beatriz, das 
tita cú»^ázÚ JDif.S.t f tlia es, 
o va^ltoKIocPiL/í j-E€, pueSc 
pi rfuiadetc a que lo eíUs: 
ella viene.d,PíV¿ Pues de aqtti i 
te.ref irajporquc «juiCip 



f^á^e iMjuetiy yf^le Dan* B^mi:^ 

que ayA<iícka péra roi; 
iMbiar a Orauio quiíkra 
Ch fu ^uarto, para que 
fe p a , qtt e e íh c afa fue 
^de mí «nal caufa primer*; 
para qoc DTC «úfente dtlla, 
pues con conracío^nopuedo 
c/lar vo;fin tener miedo 
al influxo de mi eílreiU» 
Vai,pero,ií.rif .Gricias alciciOí 
^ue puedo, hermísfa Ücatriz, 
aqucí ¡áftance feliz, 
iiabfarte,1ine¡ reátelo, 
que de mi herma na b». tenida? 
Dacaemil vezesii3s bra^o^ 
qucbicít ctfn dicho fosrla^os 
mivtdltc ha merecido^ 
taa a f icfgo fiíyafpncs 
por ti ia tuue perdida, 
lícndo íDás feliz mi vida, 
muerta enfon ees yquedefpücs 
reftaurada , que auncue^yO 
qucxariti" de ci pudi- ra, 
pues Don la«n de Süua crá 
qui n con tu hermano tifió, 
q u a n d o^ o entine 4>h * q t td á'dé 
p ra' U dudi razón, 
mirando tu cftimacio^ 
e n T aB irtf z t íl s do. 
Que es eftokom^Tbftj^ycrííiib 
aquiUas^l*gtimísdtxa, 
puesqueya toda^mi'qnfxa 
en laftittia has cónocrciJcv. 
¿•Bc'.Saben b;s detos^Tcfíor 
donDiego, q üan toqui lijc^Va, 
quetan>bienTc cdRuirricia 
oy raí vedg arrija eii dolor, , 
antes de llegar a oirjs^ 
antes de llegar a há^Iafi^ 



njaiya queesprecifodifos 
noticia de mi, y pediros 
que me anspireis,mis enojés 
faci'iteo mis agrabios, ^ 
fea n llanto de lós labios» 
las razonesde los ojos, 
que eftá mi remejdio en vós¿ 
y afs! ^fcucltad. 
á>D/e.ProregüidaSr« Yo- 
Sale CtJuio» 
^•ídfiiiBeatrizidon Dieg,o,óid,' 
que pues bufe indo a los dos 
▼ engo^porque importa'hábláí^^ 
a cada V no de poríis 
ineJor'feri,p\ies^aqui 
juiícosoy t)$ puCdo haílarj 
ju ntos habIaros;t)ue no 
fe auéntúfaTáél fecreto 
de vni>^ otro, aétíiyocfetd 
jni obligación os bufcó; 
a vps,^Or'qüe aM pretendo 
dczir eltitfgoén que os véii; 
y a vOs,|)tírqiíc k cfcuckebj 
dm 'HcY^Os efictíého^a 
¿^Bfd. Ya os envendo. 
OfíZ, Vos'don DiegO'no i'gnóraifi 
pues que fu amante ^ueis fid<> 
quien es Eeafíiz,y fabeis 
el como a S<íü¡1!p wno- 
vbs'Bcafriz no me podéis 
ntgar,p1jes De Ife autis dicho, 
que el que vu^Sro hcrmáno hirid¿ 
V ueff if o c fpdfo 'h u u ier a íid (y, 
pues fu hilo aTsi, queheltegado 
yo a faber deltos auifOs, 
que es don 13iego efjíbro vueftí^ 
pucs fbcdón Ditgo el ht'riílo 
en vuCftra cafa.a quit'h vos 
'por inutítottíüifteis: digo, 
^ueya oocs ricpi pode que 
licisinás lírgaa lus dcCgnios 



L4dcfdkhaporUVo£: 



de vn noble prch6 ofendido, 
devos muyctrcano eí út^^^o^ 
y en vucí^ro alcance el peligro. 
EaScnilU cíÜ don Pedro, 
vueftrQ lucí m5 no , y enemiga, 
y de donde vos iiUis 
yatírn.-irsiichos i;>d«icios, 
que quanla anoche cantaílcis 
oyd.Liirecnefctoha íido 
ladcrjicbade la voz, 
oirlgjtl qucn&fcquiíb 
qaeJaoyLÍTc, a ora, 
fiauicndoJiafta aqui vcrída 
i^ufiacdoos, juinosos íiaíla; 
quinto el empeíio es ()rccíro^ 
Y afsijpues Jos. do5 eftais 
tan an^aatcsvy tün finqts^ 
quea vosporcllaos hiricroii, 
y clfa a ros os halla viuo, 
«uícodo.os muerto llorando^ 
deqrrcyofoybuen teftigo: 
«1 raej^orfin que pode Í3 
dar a cftenobJe delito 
de aaior,es, queviicftro hermané 
cafados os halle,arbitno 
para el defempeóo airoTo^ 
paraeldcíagrauio digno. 
Pues co«o ? quando pensé 
hallaros agradecidos 
a vucfíra fortuna, da /ido 
feliz fin a los prodigio» 
detanpciigrofo amor, 
tIvno,y otroindecifos 
dais lagriman a U tierri -~ 
VOSjvesalairefufpirosj 
aofuifteisjdeziddon DkgO? 
Y0S,qujcn mas a BeacrÍK quifo? 
¿íDie»Tanto,qucfu¡ en fu hermtfurf 
de amor idolatra XQdiio^ 



queaquien don Pedro auia herida 
travueftroerpofo?rf.Be,Si- 

ciel<í pluguiera, que noneca 

nuuieraconaalecido. 
Oí. No es quien vos divükis? Be^ N©^ 

que tttac error sldtzirlc. * 
Of.Notíbuais vostn Tu cafa 

3 (Util a noche efcOFdido? 
¿. 0/>^No,quc rolo al ruido entredi 
Cr.Puescomo vos me anci$ dirho^ 

q^e el qr.e llo#auajs?iBí>. No fupe 

quien auaieíTe entrado al ii¿do* 
©Muegocfi a competidor 

«ion Di?go,y na el elegido! 

^t. Puespeoc ea^,q,.e cí>aua¿ 
íiqupodo el fo imagino 
fícilitad*, íbbueliic 
«au^ííaíCD fu principio; 
y aísi',acorteniO$ difcurfos, 
que »y raucHo q,i}c h.'«7tr, yomír«i¿ 
Beatrir»rauy cerc ano el ricígo, 
northgode permirirós 
pad ceren m¿ pcdíi; 
y af i conmigo venjo«> 
dende yo os gaardc^í/. Cu EflTo X80¿ 
que vná'cofa en fu peligro 
«elferyo Caualicro, ' 
y otra el f»o fer fu marido t 
yo foy, a quien o y don Pídro» 
b ufe a c o ino a^fu e m i go ; 
Beatriz en micafaéfti; 
ved qu^Rtoes para mf indigno^ 
que otro ipe cfcufe el cfeto 
de lo que vo caula he íldo;. 
y afsi yodebo ampararUj^. 
yaquepor fortuna vino 
J sa/fc cafa,no fe diga 

'd# 



VcDonTedro 

dcTnVq^éfolo be tenido 
el brio para qiercrlfl, 
no para gtiardarb tlbrioii - 
0;4.1bÍU fe amparó de mtp 

Y la he de licuar conmigci 
J5<7.'Mjrad que.Or.Yo.i. L'rcVc. 
Siiedmluis %y Lu^Hcte^ 

dmOif Uirsimular es prtcírb, 

no entienda nada mt padre. 
Or. Fingid vos .pues yo no finio 

nada ralabómt den Diego 

aq'jertf üd. reqo mío, 

y e íVau 3 felt oíltcíe ndr» 

Rcvsoj .fio que yof orÍTO; 

y a'si,quevO!» fe le defs, 

dep.irtc iFÍ3 os "trpJfco^ 
¿.I/í»PLíes Q¿f»ifi>ulan,n<; qiricro 

darra^! yo por ente ndido» apm 

Defcm pe fiemos tan mal 

mercedes^ y beneficios 

vueftros,qtieno eftr3no,qií^ 

torearle nó aya querido:' 

deOrauTo qukro faber, opaK 

que ha íido «qiuílOi vci roj 

eoniUigo^Ot auio , qu- ten¿0 

vW negocio qrue deziroj: 

Vi te cleaqy i/íí. í")^. si haré, 
li*. Señor. qi^c eseftoíque ha íido? 

es Lucia, oes Bca^jeiz? 
¿^D/.LuciijX-rcaua í¡h jiiizic? 
L« Q^vjí^rí -O dí4d3?'álbfichs alma^ 

quedeftavez me enruzio! 
d. 0/e^ie es tHa negar me j-mporta, 

h afta elán que foíic ico. af . 

Beatriz , en mi cafa eílás, 

no tcmíw ningún peligfO^ 

firsate de algo , ya 

que de todo no te firuo^ 
¿^.Li#* Venid. Ora; Poi no darle mas 

fo%cchasj fus pafíbsfigo^ 



Vafe. 



CMeron. 37 

£ftá adu<rtid?,Ec2trír; aft 
deque bueiuo al punco mífiao, 
y enr<}nc3,qut delle quatto 
no falgas, Beatriz, te úui'c, Ván^» 
^fa.AvraFna^anfias raiS penas, 
que p3decti?^Uf bien dixo^ 
cJ que díxo, que iof maíc^ 
eran cobardes, pues miro, 
que nunca he viílo vdo foío,' 
Y cobran mayores brios, 
quardo al que Lmbilten le ve» 
mas poftrado, y mas rendido. 

Safen donu tsanof.y Ijabei^ 
Ice. Amigas, putb quv Jai dLS 
fois de mif m iles lefíigos, 
fed de mis penas has dos 
también iifoniero aliuio» 
If.ih.ysi íabes cofr el amor, 
V lealtad, que te feruiaios» 
o, Y a fabííisjcoroo don {pan- 
de mi enamorado vino ' 
a Scuilla,y a te dixe 
anoche, como mé djko, 
que a darme faíisíaciOnes 
Íohm-Dteauia vvuiJo, 
dt vnoszelosq^iemc dió 
en Madrid, pues 8u nque^ng^ 
a V n a d a m a íc ¿} e j. < n a^ 
era raaBofo aiijócio^ 
e'n corter¡na» ven^anqa 
de mis dcCdí^i^es efi^uitjos, ] 
pues yo haíb bolutraoir 'i 
tal dcftngsñoDO viuo: 
fi tu quiíjeras, Lucia: 
(conque verguín^a jo di¿o) 
hazerpor mivna finczi, 
vcfáscomo rela' eílimow 
BírQu^es.rL&ora^oqoe n^índasj 
I^.Yo ycomo íbí p .drt víro^ 

y no pude cüu tfpacio feá^ 



•adf rtgtinté fu potada, 
adonde yoje.dé. a ui Tos 
de las horas á.qac putdc " 
h^bhr.nie^r 3Í^! ce pido, . 
qicpuescijt^siic Seuilh, 
y f o b í ¡\ 1^, c> ti tr e fto e s p fec'i fo, 
iTse)or_<]uc líabelhs caücs- 

Ja pofadíLefs e^ut Ka viuido, 
h ti fq-tif V Luc i a, -v le iltii%¿s 
^ ? } i aO-ancC' vn pfpel mió; 

, iO harásj^f sí f%ñora; 

:f teguafd€^ponte€lrmant% 
mitncras yo el ptpcl cfcriuo, 
Ifabel v^a^a fa.carmc 
la «fcriu^ñia, ii anfe^^éU dos 

]^e» Ha podido 

Jlcpar a-mns miTort^na, 
qncdaT mearan buea 0riciq, 
jjf ro/pucfh) que adon Jaan 
liablar «ísi folicitq^ 

i\íc í^¡ e di c fp fi c i o quiera, 
y d 3 f ' i; d crí od o >au i' ib, 
eurqut,Otsuio,.quc de^caTa 
-G\¿no fa 1 ic ^e,me vü>x o, 

Sale ;dm lluati^ 

Be at i iz ,qu2 y o a Ií or a efoonEidíi 

.cricfleppfcal dt enfrente 

he cEa^doX taáldfxc^') vn figip^ 

efperando a que don Luis 

/cfucíre,.q«econ fu a-migo 

Ot a uio r« h a icíla do íhabi a aáo, 

y por eSb no lae podido 

en^rat atice^^g^,la ftfiora 

JLtonor^por quien has ve{iiÍ9 

#:^tuil|a,ajdada'itfl9 

i i 



fatisfacion de qu c; h «ríido 
' qualquier otroSínior v^engi^n^Jr 
de fus deídenfs ^ e^quiaoSi 
^te agradezca ia afs'iftttYcia: 
efpcrafmicflrrcsh^igo, . 
que tiate í fcriuav vn p?peí, 
< q u cy; a p o r é I h a s v f 1 1 i d o. 
i d^hínB 'atri? , lo^ 1' rcestjcrftán 
en eftado tar^pjoiixo: 
quc-pidcíí mcdkjs , no é|utx38* 
y pues yo 2eía$.'iiopído, 
de qucrncaía d't don Drgo 
t i' c ítés , au i trtd om ev )( rO 
^c» S<^»iíla>no:gaílc{TiQs 
•-tieiwpo en crt'¿$ dcfatínos, 
-y Ciilla: tuv2^«^stu, 
^ p af s,q V P no h stblo eti Jos tuios^ 
1 u hermano en Sí uiík ^üá, 
a daricmuerre ha venido, 
ó a cafarte con.don íh<%o^ 
'para mi rodo es lo mifmo, 
pero auicndo fido^yo 
. q u ieo m 7s%c a t ri z t edi a q u<^r i d (T, 
iquien nv&s.B^3^rriz te ha adorado, 
bien pcnfsu-a d DO.dc? ir Ic; 
m a srcomovh j ra n q uc^ubc^n 
cíl^s,v,Q^5 , e! cimino 
'que ay del cpra^on^al labio, 
Tolo el víb las ha dicho: 
tiíí fera;juftaqQe íepa 
yp/cftie te bu/ca el peligro, 
^ no c€ auire dcljmira 
ío que has.de hazcT /prcucnia^ 
rpara roHo iíie%anar^<^ 
quahcofca tu feruicio. 
Bien por Iaí,parce de noMCf 
«o por la parte fino, 
que en auietídote dexa^flo 
ícgura el défpechiD mío, 
^a,Ut^ace4| debite 



3> 



mé^ufeVtc el (¡tro marcyno 
<icv«rteen'fg^nos bracos* 
Y^3fsi,lo que te Tuplico 
é5^<Jueaffcgures.tu vida, 
hallándote (itrírncc efquiuoíj 
dcfjiorida copado n ^ Diego 
tu hermano , que otrocamino 
tu riguridad no tiene.» - 
fi a cito inconucnitnte ha fido^ 
de don -D iegQ &1 g un05>' zejo í, 
y^atueftixnacjon prcuino 
poiierduda, cíhí lo ÍTificro¿ > 
pues que firuiendert* miro 
con otro rtombretnín cafa s - 
Dimciof qiíeyo, vo rrrifmo 
tomaxs de tu^pinion - 
la-CítiT^ iV-en dcfáfio 
1 a: m d-t rcc^ /c f/ br d a r , 
p o rq u fe c a fe * co «vr i go¿ • 
queqtjícr&mastü opinión., 
ey- Bíí¿'tcU, qu^e eJ ^itíto mioj . 
qa? no quiío coma • noble, ^ 
q«jic>como '^lelo fo qu ¿fo. . 
g^.íjf Don'íiían aquifra- finecja 



yo la agra\k*'co 5 ^ iacftimOj - 
mispara ^/ajcrmc dellá 
no estjíinpo, y no he tenido ' 
condón í^vicgo; m^rempeño^ . 
qir?,trati r/)e, mi clel^»no, 
fi n h be r c oirío^ a, fu c a fa ^ 

dtflo q¿ikrí5 tcftigos, 
¡o csOtauio^y fi^Otftuioi - 
fc4i]o.la qQe te digo-, .. 
Sácame djjaquefta- cafa, 
lleuarac áorihuan concigOr 
^ annqireoyOtauioy y don' DiegQ 
íc ba&ta mi amparj» ofrecido j' ^ 
qeicrotque vcas;qu?f íoIq'^: 
clx|uctu Riea daí éftfma. 



caíadajfcio c.onngo, - 
J»I/*«Scatriz ,ya te hedicliO quani©-' 
roas tu opinión rojicícb. 
qae mi gufto , yO'no puedo * 
cafarme (ririeeio al dezirlí»!) ^ 
con quicr.(ti^mhlo al pron ta rio) 5 
f npoder (gríue mártyrio!> 
ae'otro amante (ttifte füertt!) > 
he hallado ( rigor efqüiuo!) > 
y ^ r< i. Be o N O me d igas m a s, } 
que ya sé que hoha nacido • 
c fíe t-feri5ptilo,doD 1 liar?; 
de tu amor,que auicndo oidc3> ' * 
nfrufólucionv debieras 
no dudar^tMics h fe ha vifto 
h'ítir de vn maridó a vn amaniC;> « 
alterjrndo' vo el eílilo, 
no a h i j de q uercr a o/a ^ 
hifir dcvTi'^xnanTe a v^if niaridOo » 
Leonor es dcfca cibiesra 
caufalpcrcIU has Venido^ • 
v^-pcro no digo nada, 
hirco ( n to quesillo digo» ' ' 
d.lJÜrñrh que me dé la muerte^ > i 
dcípechádoc] Honor mió, 
Citio quicrcf.Be.Qué^' 
ádh. *Q¿ie renga 

caulíoOt'jttEn que? 
^.TiíVEf^ í'Uí.r ítntido 

hallarte eíf cas de don Diega^^- 
d.gtf4í.Bién qiií9 lo ítentas lo cftinioi** 
mas no que 1o fienra^ tañtop 
comoqut hagas defpetdicioo ^ ! 
d. De cj ''d'lu tíOe aq Líe íc a oca (loo ^ 
q ue te- d oyj. 1^' S i « uí e ndo"^ich<^ 
> qüerháítáefiar defengañadü^^ 
DO tne bé^^ de cafar" C'Jirt go-^" 
qu ier es'que te lleúc? v ? mos^ 
if9Íf4r.TVnto de 'mi verdad ficyV 



i 



LaAefdkhade U Far,. 

úfáccptarci psniao: 



.pera , pomiremev-n manto, f afe. d, 



d.lu. A(nor,ya me dcurmino 
y. Sfiie Leonor, 



1 vanol 



iicftjs prefvRte re cfcríuo, 

p-rj ía aufcncia f^hizo: 
y afsi le rompo al rDirarte, 
Ijcndo va los brs^os hiíos 
fntjorcscifras deamort 
¿.U'^Mucftofoy.íiaquf n»finjo 
porque el enojarla aor- 
íucra cftoruar fnÍ5 difinios- 
Iconor.feñora, mi bien, 
quanco aqutíie agrado cftiiuo 
r.qor lo dirá í.i muda 
rctüTÍjad^ vn rendido, 
hí2Í:^dode taks laxos 
cadenas alaJvedrio. 

^J(?. Vamos, don loan, mas q vcol 

/Ifü.Lt'cia » no mccrito 
ya de que vayas, fupücfio, 
^uepnmc/o dort luán vino, 
queíucíTescü, V afs/trl marvco 
te quita ¿f^fif. Ya me Ir quito, 
pues no tengo qcc ir adcínde 
iba tn auiendoit viítOg 

If.En fin, don luán, que la dama 
á quien amauas rendido 
en M adnd.era por tema, 
<juí dudas^que tv^mes? dílo, 
jr««¿» y mil vczcs,qucyo 



cantastttimafé ofr/o, 
^f.Si dirá Veid:d es,quc 
^ por qL.ff n halla aquí be vcnid¿; 
espnrquitntftovmirándo, 

'p'iesnjttngo,fi¡ he reñid© 
É^i-ha , fino Tolo ver 

VDahrríáorura.que miro, 
no tienes deque enoj rce, 
Rescríz,qüepprtiiü¿- go, 
¿•T^car» Fairo,qiLe es co^ijun dedos^ 

niJc quiero, nüccíriffio. 
Uo.O c;uanco , don lüan , me agrada 
Rczas üircs, 
todas mi amor la? merece. 

Ifab. Señora. If. q ha fucccíídoj 
Que hadefuctder.bo es 
al vcniraigüien ,precií^u: 
Otavio,y uon Oicgoavn tiempo 
por dos puertíis b'an venido 
a cafa , y en eftc quarto 
entrwn.tf'.Bí'.quitn jamásha vifto 
ni3« penas? Uo^Uorm^n ya Tabef 
dcfde anoche cík reciro, " 
entrare, y hjdoscncrad 
en eíTa/alacpnmigo, 
que e(l3ndo'tia?kndolabcj: 
mejor hdefJicha finjo, 
tu r>ora'Ig4s,h afra que 
vnafena tc/defluifo, 
a'Juefta fera la voz 
de Lucia, auitndooido 
que canta vh tonojfalluegoj 
que es íenal que fe avran ido* 
^ííí. Yo cantar aora, Cielos. 
Lfo. Tro, Lüc¡a,es preciflb 

pí^ra que don luanfe vaya^ 
^<?rf«So,oeirer pira ía airuio, 
pudiera ha?crme cantar, 
quandocra clliorar misdigno? 
I/i¿*Quc entra» va| 



a tancas penas rendido? 

fucrqa?(f.lJ<.Laocafion. 

dirculpa.yo retiro. 
¿.I««Vo me'qucdo,nome halle 
oyU dcfdicha efcandiáo, 

^fcondefe.y rañft todos, y falen ÓU- 
hio.y don Diego, 
^au S^ñov don Dieg :),c0n v05 
yo notie de tener pendencia, 
pues hade ftr conueniencia, 
quando tratemos losdjs 
íkndo afsi^naembaTaccis^ 
la acción que me toca a mi, 
que traxí: a Beacrít aquip ^ 
facaTladcaqui.'íí.Die. No ve¡H 
que auitnciola hallado yo 
en micafa.áunque aya lido 

mp^e amante aborrecido, 
d fa rara b. Id a d, no 
fera bien vitto.quefea 
de otro «m^arada:y mas ficndo 
yo como eltais vos di/iendo, 
a quien fu hermat\o dcfc a 
dar la muerte/como puedo 
efcufar el Vanee, pues 
lo que conueniencia es, 
podrán dezÍT q4e fue miedo? 

'Ofrfíí.Eíla » Scuilla fe vino, 
porgue el hí:riJla^i^ju7gó 
que cra ft^eípofó , y treyS, 
^ueera muerto; y. pue^preuihb 
en mi hallar fauor^ y amparo, 
es cierto quie he de gualrdarlaj 
yo la traxc aí|ü¡ > jtt^aar^ 



CaicUrou. ¿^r 

rigor iicmprt examine, 
yvnfauor no merecí, 
auicndola hallado aquí, 
íin apurar como fue, 
la he de librar, que adingun# 
le toca mas , ni aun a vos» 

OíXft.EíTo es, por guardarla dafj 
no fauorecerla vno, 
yafsi^püescsvnéfeto ' 
cV que los ¿os procti ramo*; ] 
oy los dos nos attengamos 
a fác arla deftc aprieto. 

Vanfe ,y,d€fcubrenfe en "Pn emed^ír^ 

las tres h¡iX^eiíde labor» 
Ipt. Los ti os fin paffarjfrñora, 
de la Tala fe bolüícron. 

¿•Lea.Fueratire ya? ifab. TátefuCtSj 
^¿•Leo. Paes Lucia »^ora, aori^, 
para que dOn luáti fe vaya, 
que a früeco de afleguraríc, 
no qiíiero'boluér a hablarle^ 

d.^ta- Paes quiere el c ¡CÍO, que ayl 
para donluarrccnuenieqcia 
en mi VOZ .quiero cantar, 
a pefar de-mi pifar, ^ j 

el llanto le dé licencia 4 
Ov a mi acerito velc^z, 
que fí a él feruirle proctífii 
ya ferl vna vez ventura 
ia dcfdicha de mi voz. 'C4ff?4¿ 
S. /e don Vfdra» 

¿.Pe ¿•Doiide Otauie me dex^ 
efperandí^áyde mn)elUuíi 
la re^pueíU de mi agrauio, 
ha todo vti Gglo que tarda^ 
quandola v^oxde Beatjiz ^ 
ercaché>y figuienáo el alm9i 
fu acento, (ali del quano^ 
"faíTaisáo Tala c n fa U 
P 



^1 



4' 



la Míe 

íuerigüe donde cQRtáv 
J.lA.Saldré^pucs ya íne affcgura 
la voz.e¿-1*^íif.EfTtraréa burearlas; 
Sale don l'uan»^ 

do jtííev ah?^ ^» ♦Ya es cfcufada 
perfuafieMi ,, que auicndo viílo, 
que Otauio',y que ta me CDgaaasr 
' OtauifO,pofs a- cíTa fiera 
tiene (ícntro de fu cafar 
y tu,pucs de dettcro falesi 
y Ambos A dosme Iocairaif>, 
fin efjperar i»as razones, 
tengo d€Cotiiar a raatarhi 
'¿Itt»Mirad á-qu^ os empcnaí?^ 

porqüfi cc»god€ guarda rh^ 
iP^iVosdt; f!ii?<f.íjí^ Yo» 
JLtfos^^Cíiie csaqueilo ?'rahLuGta¿ 
vé mira quien anda allu 
Sale Beatrí'^. 
ir^vQuc é$ éí!op^ don laan? 
ii,Ted.Qjat h, de ícr^aleue hcrmánaj 
íinoyOjqiica darte muerte 
vcftgo.i?f« Los cielos me valgan! 
ÍiIJm.No temas , que ci) tu dcfcnfaí 

perderé lÍ0nOT,vida>.y alma, 
i.Ved%h tflb conmigo vciiiftc? 
¿,l«»S¡,que cfto folofue caufa.. 
4%Ped* Eres amigo traidor. 
líJii^Soy leal afnante,q bafta. R/JÍ^ji» 
J.mQu€ es cfto ? (ay de mi iTrfelizO 
don_Ptdto>aquietiyo cngañaua,. 
aclofo lin duda viene 
tuf€andofflíc,ycomo hal}» 
^ don luán aqui,de z^lot 
losdospor mí amorfe matanr 
Ctxízlhfos-dJpcd^ Lconof|ti| 
M efte ^artoi ya|^aj£ia^ 



a m^ayores mis dcfdfchas; 

pues en U cafa fe ampara 

dcdon Dfcgo mi enemiga} 

tnataréla.íf.i/^Hcde librarlái 
¿.Teí/.üon Pedro ^íi es que bufcando 

vienes a la que ce engaña, 

no a cortadera neo honor 

quieras oy tomar venganza. ! 
«r.Pecf.Bafcando vengo, IcQnor^ 

a quien me ofende, y me ag^auiaj. 

y tengo de daría mueru* * 
<í.í«.Ya he dicho, qus yo ampararla^ 
heon .^Por mi lo d iz t n 1 os do s. 

Salen don tuis%y, Lui^UeteZ 
¿•tu . Q,u e r u ido c s cÜ c en mi ca fa l' 

d.LeonMl^sLd re , c icios t 
aquí él ingenio. me valga, 
que ha de fcy, que aq^ueftos d«Sr 
Cauallcros , cy con tanta 
offadia fe han entrado^ 
b u fe a n d o á qu e íl a cria da ¿ 
q,ucfinmírar d r^fpcto, 
que debe r,¿f rfíít dicha tfii añaP 
tecm^^ ^ i d:t x: or o, y e ! t uy Oj. 
en miprefcncia fe mstan» ^ 
Lticia conuiene on efro, a elfáti 
pues tu no aucnturas nada, 
y me áb^rU v^íd a a nii, 
d'lu*YsL Leonor cieftnganadá; 
de cjodocftá.pues a voz.es. 
toda 1© verdad dtclíia-^ 
i A^.Ifabd, q^uefaa fido eílo? 
Jfab.Y o^ toqucte, no se nadai. 
¿.ik.Dettnéos CauanéTOS^ 
que cftóy yo en medio, no baftá 
fcr aq-uefta cafa mía,, 
y d^CíDi hijaeíra criada» 
para reiircr nvas reípéto?; 



queérjasqueereslacaufa. 
íe.z.B'ienQ es pedirme que finj^J 

locnirmoqucporroi paíía. 
¿♦Ltf»LucU,efta$ocariODC5 

dais vos? 
Miíd. soy muy defdtchaday 
entü'cdía tftoy.mtvida * 
defiende de vua dtfgraciar 
poique qukn me btifca. rntentá 
darme la rouerict^o. Bien ayas 
tu,p^i3e5 que finjas por mi 
clferaquila culpada, 
¿.Pvíi.jenordon Luis,no os efpanté: 
cíle derpccKo ,elia rabia», 
quecffa mugei?,<|ue oyaquf 
he hallado, yo he de lleuarla 
€Opmigo.<f.rj/»^No_^ha de licuar, 



fi primero na me mat? 



1^0 , Bien difsimDUn lp5 dos. 
¿ , L « A u » V i e n d c m e a q;u i , n o b a íl 

pira reportaros , como?' 
ífvPpíf. No me oblíguci^'a que haga^ 

dczir erd€fp£Ghc.í¿.L¿**Q.ue? 
¿•."Peíi'.que cíTa muger es mi hcrman'^,. 
mira d como de ciaradjo 
puedo d'ex i^r dt' lUtia ría» 
dt^lU' EííVmeWíraa mrdezir,. 
qae es mi cfporá, cofa clara, 
vfisi , mirad como piitdo 
dexar también de ampararla^ 
(f.Pe^^Vueftraefpoía? ¿.lü.Si- 

Zeo' Oit* bien 

los dos dt- librarme tratan^ 
del emp-eño , can fingirla, 
vnoeípofo^y. otro hermanar. 
S^le Qtaiá^o i ydon Dicgo^ 

<l.Ltt. Pues fi^do elfo aísi^^Di. Se&or<i* 
tu con la mano cq U ergadal 



cofas fon de cffa criaJí;^ 
que a mi cafa rae traiifteiVr 
á. Uíe^.EÜe BO es doh Pedro? tánt* 
€S don Pedro» la ofiadia 
de tu brioía arrogrncra, 
que af f en mi cafa te entras? 
dtL«.Hijaefpera,tcnre,tguáTd3y 
notomes deeffa manera^ 
cofas depoca imporranciá,, 
por vnti errada lia fido; 
¿.Dif^-No ha fido.que effa crialá 
€S doña Beatriz , pof quien 
hirió don Pedro en íu cafaí 
Lií.Mn Icduraeffa locura» 
Zleon.Bfrorolomc fakaua^ 
d Líi.Como,queettecstucneroígp? 
^^;,^.Qukn /io dudas tan ellraaasS 
en mí dio de dos amigos 
no sé aqual dfi ios dos Valgai 
¿^lu. Don Pedro, tu hermano íoy, 

V V a a ru i ' do ni t ha 1 1 as, 
(¿.¿if-Y aqvicfte es don luán de SiW^ 
qiKconél ri4^ndo eftaua, 
quandc yo.er.iré.í/.Ii^Es la rtlá^A 
que Bc?*-TÍz esdc mi alma 
¿utiio,y-venin-»os kDs dos 
ov a SeuiiU íbuícarlaf- 
élpara d^rla la muerta,, 
vvo pera aíAgurarJa^. 
¿^Die^^-Luego cafado con cll^» 
cftai/^rf Uf.Si,gMeGfa)tau* 
vn dcft ngaiíü a raií amor, 
ya Ich^lié.í.ec..que es lo que jtófíi 
por tnüX/wZí.Que bien diüimuAíi» 
por tu honor, y por tu íama-i, 
á.peJ*Seriopdon Dicgo^yoosd^ 
vnaher¡da,fi vengarla^ 
queréis vV^ quebré ft a urado» 
^ael han<^d& mi' hcnnsfi^ 



S 



,^4 juad^cl 

ji a de fcr eon vn Tendido, 
porque yo eftoyajas pUntís 
del fe óor don L«í 8 , q uc qu it ro, 
queelus amiftadcs hag^ 
otraconuenicflcis. QnaU 
i*?ed. Leonor diuina,a quien ama 
mi vid5U(/,L«.nt vn enemigo 
hazer vn amigo, es tinta 
grangcria^quc O;» aceto 
cíb merced. Xfd/.. Efperan^a^ 
pues ya 09 cenéis remedio, 



i' 



^4 Ma VoC 

difsimuladytieftrts ^anfi^ 
tuq. De todos, ninguno quc< 
mas airofo en elta danca, 
que tu rf.DiV¿. '^ueípar(|^|^? 
Lftf «Porque 

te hieren, yro te cafas. 
d.Bea. La defdicha de la voz,' 
aqui4cnado fe acaba, 
y yo rendida os fuplico, 
queperdoneú^cüras falcas. 



w 1 n