(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "La Ilustración Guatemalteca"

¿.A ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



Industria Nacional 



1 >K 



Síguere, Quirola & Cía. 



JUEGOS DE LIBROS EN BLANCO 



Diario, Mayor y Caja, de $450 á $60 el juego. 

Libros de Planillas para Fincas, de diez dife- 
rentes tamaños y diseños. 

Libretos para Mozos, de $5 á $10 el ciento, 
según diseño. 

Libros de Actas, de todos tamaños y precios 
y en papel español. 

Libros para Vencimientos. 

Mayores Especiales para Fincas. 

Juegos de Contabilidad para las Escuelas de 
Comercio: Diario, Mayor y Caja. á$r.so 
el juego. 

Libros Recetarios para Farmacéuticos. 

Libros para órdenes de Fotógrafos. 

Cuadernos para Ingenieros Topógrafos. 



índices de diferentes tamaña y espt 

Registro y bolsillo. 
Cuadernos en Blanco para uso de las Escuelas. 
Letras de Cambio en Talonarios : Únicas > 

para 1* 2? y 3! 
Talonarios para Recibos, Envíos y Repa 

y en Blanco. 
Cartapacios finos y corrientes. 
Carteras para Cobradores y distribución di- 
Billetes <ie Banco, 
Blocks de lino, en cuarto, con margen 6 sin el 

á $1.25 cada uno. 
Papelería en Resma.--, Rayados para Facturas, 

Actas, Cartas. ( ¡lirio, v Miui-tro de lino 

y algodón. 



HAYA DOS 1 Se hacen á ln orden // <d 

IMPBESIOyjES .... f/usto del interesado. 

¡:S( ( AI>i;i:\A('f<>Si:s . \ Talleres: 4o Are. Sur No. I. 

Papelería de Síguere, Guirola & Cía. 

<£ | C PÍPinnlíir ^- Agentes de " La Ilustración del Paci'ico " 

Se vende un número limitado (le ejem- Ramón Guxmin 

.... , luquerfa de Ixrad 

plüres del primer tomo de 

La Ilustración Guatemalteca • m.......-i < 

elegantemente encuadernado. 

Papelería de Síguere. Guirola & Cía. i,,- d corp ... 






a Ilustración del Pacifico 



ti 







AÑO II. 



Guatemala, i de Agosto de 1897. 



No. 25 



REVISTA QUINCENAL 

Síguere, Guiropa & Cía., Editores Propietarios 

Oficinas y Talleres: 4a. avenida Sur No. i. 



Suscripción : Un año en la República, pago adelantado. ... $10.00 

" " en el Exterior " " .... 12.00 

Número suelto 50 centavos. 

La Suscripción puede comenzar en cualquier época. 

Todo pago precisamente adelantado. 



Correspondencia : Para todo lo relativo á la Redacción y Ad- 
ministración económica, dirigirse á los Editores, 

SÍGUERE, GUIROLA & CÍA. 

Apartado de Correo No. 12. Guatemala, C. A. 

No se devuelven los originales que se nos remitan. 



donfirmabo. 



fjjTj* A fundación de un periódico ilustrado, fué 
jf I acogida en Guatemala con entusiasmo, 
**Y todos prometían su cooperación : los co- 
merciantes dando avisos, las personas amantes 
de la poesía subscribiéndose, los literatos man- 
dando sus más originales composiciones. 

Pero 

al cabo de poco tiempo, era la inversa, los 
anuncios parecían caros en comparación á los 
que se publicaban en otros periódicos, quizá 
subvencionados ; los lectores se disgustaban, 
ora porque las composiciones no eran de hijos 
del país, ora porque si lo eran tenían los defec- 
tos propios de la juventud ; los literatos no re- 
mitían sino trabajos encomiásticos referentes á 
ellos, ó elogios mutuos. 

Un día aparece el retrato de un obispo : unos 
abonados se disgustan porque nos hacíamos 
clericales, éstos últimos se enfadan porque en 
el mismo número se retrataba á un ilustre abo- 
gado libre-pensador. 

Publicamos notaciones financieras, no falta 
entonces quien confundiendo el patriotismo 
con la oposición sistemática, nos acusan de 
soñadores de tristezas para la Nación. 



El Fisco erróneamente cree que el papel 
satinado en el cual se tiran los fotograbados 
es papel de escribir y carga fuertes dere- 
chos aduaneros. 

De la Exposición Centro - Americana se ne- 
garon las fotografías, por haber hecho de éstas 
una concesión á un artista. 

Y 

eu medio de tantos disgustos, el desaliento se 
apodara de nosotros, y cuando creíamos impo- 
sible la existencia de un periódico ilustrado, 
viene, ya el cablegrama de felicitación por 
nuestra tabla bursátil, ya la manifestación de 
respeto de un diplomático, por el hecho de 
la publicación del mapa de límites con Mé- 
jico, ya mil cartas de aliento, de americanos 
separados de aquí por la distancia y no por el 
corazón, que no encontraban palabras suficien- 
temente loables para señalar lo que les agra- 
daba poner en evidencia las condiciones polí- 
ticas, económicas y literarias del país donde 
nacieron ; sus hombres de talento, sus éxitos, 
sus progresos. Cuando hubiere atrevido ó 
ignorante, que les dijere procedían de una 
república medio civilizada, ellos enseñaban el 
periódico ilustrado, allí se verán sus Universi- 
dades, Bancos, Teatros y Catedrales, todo esto 
descrito no con la pasión localista, sino por el 
fotograbado que no permite ni la mentira ni la 
adulación. 

Puesta en la balanza las miserias y críticas 
de los primeros, en contraposición con las ver- 
daderas manifestaciones del cariño de los segun- 
dos, entre los cuales privaba la idea de la unión 
de los intereses americanos, ampliamos nuestro 
programa, para ligar con lazos estrechos de 
afecto á pueblos á quienes la naturaleza les dio 
una vía de comunicación tan amplia como un 
océano. 

He aquí los nobles motivos por los cuales 
nuestra REVISTA, al cumplir un año y tomar 
el nombre de confirmación, adopta el de I. a 
Ilustración del Pacífico. 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



Dos 3uancs. 



El que reúne virtudes sin humildad, 
es semejante al que lleva polvo ex- 
puesto al viento.— San Gregorio. 

A LA EXCMA. SEÑORA DOÑA N*** N*** 

Señora mía : 

a VER me entregó Juan Cortegana las dos 
l=| fotografías que tiene V. E. la bondad 
* ^ de enviarme, y la carta en que con sen- 
cillez tan expontánea me descubre el gozo de 
su alma, la paz de su conciencia y el tranquilo 
bienestar de que disfruta en esa linda alde- 
huela, asesorada por los doctos consejos de ese 
señor Provisor, que ahí veranea, dirigida por 
ese Reverendo Capellán que llevó de la corte, 
y fortalecida por el trato y amistad de esas 
benditas Madres Bernardas, que la confortan 
y ayudan con sus ejemplos y oraciones, bizco- 
chitos y alpisteras. 

Loado sea Dios, Excma. señora que tal pla- 
cidez da á su espíritu y tan altos alientos le 
infunde, que rebosan por la punta de la pluma, 
y saltan, y se atropellan en el papel en frases 
tan fervorosas, como estas textuales de su 
carta, que ante los ojos tengo presentes : 

"Todos me elogian y me aseguran que el 
Señor me guarda para grandes obras, y como 
yo siento en mis alientos nada vulgares, ruego 
á V. R. me indique la manera como se prepa- 
raban para sus empresas algunos de esos santos 
grandes, grandes fundadores, por ejemplo, que 
han pasado á la posteridad." 

Pues ya lo creo, señora mía, que le diré 
cuanto ^epa, y en muy claro y sencillo ro- 
mance ; que harto me zumban en las orejas 
aquellas terribles palabras : / 'de mi Ai, guia 
tacui .' .' ¡ Ay de mí, por qué callé ! 

V como no me dice Y. E. si eso de las gran- 
des obras para que el Señor la guarda, se lo 
dijo algún ángel del cielo, doilo yo por su- 
puesto, porque vaya la puntería á lo más alto ; 
y le contaré, por toda respuesta, la fiel y pun- 
tual historia de lo que acaeció, há más de- tres 
siglos á dos pobres Juanes que. >i no pensaron 
mucho en la posteridad de que Y. B. habla, no 
apartaron nunca de su mente la eternidad, que 
no menciona en su carta. 

Más ante-, permítame V. E. que, con el 
mayor respeto, le advierta, que eso de clasificar 



á los santos en grandes y chicos, yo no lo había 
oído nunca, como no sea en cierta copleja que 
escuché há muchos años en un camino de mi 
tierra, y anoté, por lo extravagante, en mi 
prontuario : 

" Glorioso San Pantaleón, 
Santazo de cuerpo entero, 

Y no como otros santitos 
Que no se ven en el suelo." 

Lejos de eso, Kempis reprueba esas clasifi- 
caciones, en cierto modo comparativas, y dice 
terminantemente, en el libro III, Cap. LYIII, 
de la Imitación de Cristo : 

" Tampoco te pongas á inquirir ó disputar 
de los merecimientos de los santos, cuál sea 

más santo ó mayor en el reino de los cielos 

Mucho más agradable es á Dios el que piensa 
en la gravedad de sus pocos pecados y la po- 
quedad de sus virtudes, y cuan lejos está de la 
perfección de los santos, que el que porfía cuál 
sea mayor ó menor santo." 

Y una vez sentado esto, Excma. señora, 
pasemos á la historia de mis dos Juanes, que 
si V. E. la aprende bien, y digiere su meollo y 
se asimila su sustancia, cierto estoy de que le 
sobrarán alientos y fuerzas para llegar á 

Santaza (le cuerpo entero, 

Y no como otras s^ntitas 
Que no se ven en el suelo. 



Y fué el caso, que uno de estos Juanes salió 
de Gibraltar á mediados de Agosto de 1537, y 
comenzó á trepar por lo más áspero de las 
serranías de Ronda, con dirección á no sé qué 
lugarejo. Era hombre muy recio, alto de 
cuerpo, barbinegro, muy curtido por el sol y 
la intemperie y más cerca de los cuarenta que 
délos cincuenta años. Vestía sayo de jerga 
ceñido, zaragüelles de frisa, alpargatas de cá- 
ñamo, caperuza de paño burdo y una cayada 
en la mano. 

lira el calor sofocante, la lora la del medio- 
día, y caminaba el viajero agobiado por el peso 
de un gran fardo de libros y estampitas de 
papel, que á las espaldas llevaba. 

Hay allí un carrascal agreste y espesísimo, 
que arranca de las vertientes de la sierra de la 
Luna, y era entonces y es todavía, asilo de 
animales salvajes y aún feroces. 

Pues sucedió que al entrarse por allí el ca- 



g 

K 




l 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



minante, buscando senda de atajo, vio salir á 
deshora y cuando menos lo pensaba, de lo más 
áspero del monte, un Niño preciosísimo, de 
muy pobre atalaje que, con los piececillos des- 
calzos, caminaba por la misma senda adelante. 

No pudo sufrir aquel buen Juan que des- 
garrasen los abrojos del camino aquellos tier- 
nos piececitos más que el marfil blancos y dio 
voces al Niño, ofreciéndole, con más caridad 
que criterio, sus enormes alpargatas de cáñamo. 

Agradecióselas el Niño sin tomarlas ; pues 
de la punta al talón podía muy bien sentarse 
dentro, y enternecido Juan, díjole entonces : 

— Niño precioso y hermano, si no sirven mis 
alpargatas, servios de mis hombros, que más 
justo será que lleve en ellos lo que á Dios tanto 
costó, que libros que tan poco valen. 

Y como no fuesen sus palabras vano ofreci- 
miento, bajó la cerviz, mientras hablaba, para 
que el Niño subiese, y así lo hizo el rapazuelo, 
prosiguiendo ambos su camino, descansando 
el Niño, y ufano Juan, porque tal descanso le 
proporcionaba. 

Mas sintió á poco el de los libros que, como 
á San Cristóbal en otro tiempo, se le hacía 
aquella ligera carga harto pesada, y comenzó 
á alentar, y á desfallecer, y á buscar apoyo en 
la cayada, hasta que al cabo, topándose en el 
camino con una fuente que de un risco bro- 
taba, dijo : 

— Niño precioso y hermano, dadme licencia 
para beber un poco de agua, que me habéis 
hecho sudar. 

Bajó el Niño incontinenti : púsole Juan al 
abrigo de un árbol, y fuese al manantial con 
ímpetus de sediento. Mas al volverse, ya sa- 
tisfecho, vio de improviso que el Niño le ense- 
ñaba á lo lejos una granada abierta y en ella 
una cruz, y que á grandes voces le decía : 

— Juan Granada será tu cruz. 

Y diciendo esto, desapareció como una nube- 
cilla de nácar. 

Y cate ahí, Excma. señora, el fin de la pri- 
mera jornada ; pues, como verá V. E., tenemos 
ya al mismísimo Niño Jesús, que no era otro 
el rapazuelo, dando recaditos y llamando á 
grandes cosas á un pobre Juan trajinante, con 
alpargatas de cáñamo y caperuza de paño 
pardo. 



Y tan á pecho tomó Juan el llamamiento, 
que torció al punto el rumbo hacia Granada, 
dispuesto á esperar allí nueva luz que le guiase. 
Arrendó, junto á la puerta de Elvira, una 
vivienda miserable, y en ella armó su tiende- 
cilla de estampicas y librejos, para ganarse el 
honrado sustento. 

Llegó á poco al 20 de Enero, fiesta de San 
Sebastián é h izóla muy grande la ciudad en 
la ermita del Santo, que está fuera de los 
muros, en lo alto de un cerro frontero de la 
Alhambra. 

Predicaba á la sazón en Granada, un clérigo 
famoso, en virtud y letras, que también era 
Juan de nombre, y fué por eso el segundo de 
los dos que juegan en mi historia. Pues quiso 
Dios poner en tratos, al Juan clérigo con el 
Juan librero, por medio del sermón que pre- 
dicó aquél y oyó éste en la ermita de San Se- 
bastián, el día de este santo. 

Ponderó el clérigo en su plática las saetas 
que hirieron al Mártir, y pasó de ellas, como 
experto misionero, á las que disparan al Cora- 
zón de Cristo la malicia y la dureza de los 
pecadores. 

Y tan vivas fueron las palabras y tan efica- 
ces las razones del Juan clérigo y tan blandas 
las entrañas y tan inmensa la contrición del 
Juan librero, que salióse éste fuera de sí, por 
las puertas de la iglesia, llenando el aire de 
voces y de lágrimas los ojos, clamando á Dios 
misericordia y confesando á gritos sus pecados. 
Arrojábase á veces por el suelo, como si el peso 
de su dolor le derribase : dábase otras con la 
cabeza por las paredes, mesábase la barba y las 
cejas y saltando y corriendo, y gritando, bajó 
el cerro, y cruzó el puente del Genil y entróse 
en la ciudad, y llegó á su casa, seguido de 
gran turba de muchachos y picaros del Albai- 
cin que, con tremendo vocerío, le gritaban : 

— Al loco ! ¡ al loco ! 

Arrastró fuera de la puerta el menguado 
tingladillo en que armaba su tienda, y di< >-.<.- 
prisa á repartir entre los pobres, dinero, estam- 
pas y librejos. Y como si tomase al pié de la 
letra aquello de seguir desnudo á Cristo des- 
nudo, despojóse también de su pobre traje, sin 
conservar más que calzones y camisa y de esta 
suerte, descalzo y sin caperuza, voló otra vez 
por las calles de Granada, dando voces y la- 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



meutos y golpeándose los pechos con una pun- 
tiaguda piedra. 

Acosábale de cerca con gritos y pedradas la 
turba de chiquillos y granujas, y así llegó á la 
iglesia Mayor, hasta el altar del Santísimo 
Sacramento, donde cayó cara contra el suelo, 
sin cesar de llorar ni repetir con lamentables 
voces : 

— Dios mío, misericordia ! ¡ Señor miseri- 
cordia de este gran pecador que tanto os ha 
ofendido ! 

Y llegó la noche, Excma. señora, y allí se 
estuvo aquel pobre, llorando sus pecados y 
estimando muy justo, no porque los había 
cometido, aquel injurioso vocear de las turbas : 

— ¡ Al loco ! ¡ Al loco ! 

Y sucedió al día siguiente que, condolidos 
del pobre Juan, dos viejos honrados le levan- 
taron del suelo y con palabras blandas y amo- 
rosas lleváronle á la posada, donde el clérigo 
Juan tenía su albergue. 

Hallábase aquél en su estancia con grande 
acompañamiento de caballeros y gente gra- 
nada, que á todas horas acudían en demanda 
de consejos y oraciones. Mas á todos despidió 
el buen clérigo, no bien se presentó aquel 
nuevo visitante, sucio, roto y maltratado, y 
todos despojaron la pieza con aquella curiosi- 
dad que V. E. comprenderá mejor que nadie, 
en su doble cualidad de mujer y devota. 

Larga fué la plática entre los dos Juanes, y 
mayor de expectación en los que de puertas á 
fuera aguardaban. Salió, al cabo, el librero 
muy tranquilo y consolado, y despidióle el 
clérigo en el umbral mismo de la puerta con 
estas amorosas razones : 

— Id, enhorabuena, con la bendición de Dios 
y con la mía, que yo confío en el Señor que no 
será negada su misericordia. Yo os recibo por 
hijo, y os ofrezco mis oraciones y amor. 

Con lo cual quedaron sorprendidos unos, 
edificados otros, envidiosillos no pocos, mien- 
tras sin parar mientes en ninguno, partióse 
Juan, muy diligente, á cumplir, sin duda, las 
instrucciones que su nuevo padre espiritual le 
había trazado. 

Y lo primero que hizo, Excma. señora, fué 
dar un par de zapatetas en el aire, no bien se 
hubo en la calle, y correr después á la plaza 
de Bibarrambla, lugar entonces el más público 
de Granada, y arrojarse de cabeza en mitad 
del fango. 

Levantóse en la plaza tremendo griterío de 
burlas y clamores, y cayó sobre el pobre Juan 
copiosa lluvia de piedras. Mas él revolvíase 
en el cieno con mayor furia y violencia, y 
daba temerosas voces, diciendo : 

— Tiren más, tiren más, hermanos y señores, 

que hacerme heis misericordia Traidor y 

ruin que tantas y tan grandes culpas ha come- 



tido contra su Dios, bien merece ser perseguido 
y afrentado, maltratado y herido de todos. 

Crecían con esto, las risas y algazara, y 
Juan, tendido como muerto en el asqueroso 
fango, proseguía diciendo : 

— Quien tan de asiento se dejó estar en el 
asqueroso cieno de sus pecados, no ha de tener 

mejor lugar que el cieno Sírvale éste de 

casa, vivo, de sepulcro, muerto. 

Y como viese de repente entre el concurso 
aquellos dos viejos honrados que le tenían por 
santo y á casa del clérigo le llevaron, rompió 
por el gentío cual si viese el demonio ( que 
demonio era para él cualquier asomo de estima 
y alabanza ), y apretó á correr dando brincos 
y saltos por las calles y voces temerosas de 
perdón y misericordia, y así las recorrió por 
muchos días con una cruz de palo en la mano, 
acosado siempre de la chusma, sirviendo de 
risa al pueblo, de terror á los necios, y de 
entretenimiento á los muchachos. 

Hasta que al cabo, desfallecido y macilento, 
cazáronle como á una fiera al revolvtr de una 
esquina y con grande fiesta y algazara dieron 
con él en el Hospital Real, donde, convencidos 
de su locura, lo encerraron en una jaula. 

Y aquí viene bien, Excma. señora, recordar 
á V. E. cierto libro viejo que llaman El cu/e 
dilucidado, donde se trata, al modo de los esco- 
lásticos, esta cuestión para mí siempre dudosa : 
De si los locos son ellos 6 somos nosotros. 

Porque en este caso de mi pobre Juan, 
señora mía, el loco no resultó él, sino resulta- 
ron los otros ; y aunque V. E. se turbe y albo- 
rote y quede medrosica y hasta hurte el hom- 
bro á esas grandes obras para que el Señor la 
guarda, fuerza es decirla que aquella demencia 
no era demencia real, sino fingida con muy 
altos fines y muy grande cordura por ende. 

Era, señora mía, el camino de humillación 
propia y desprecio del mundo que había de 
llevarle á las grandes empresas para que el 
Señor le llamaba. 

Era la preparación, Excma. señora, la pre- 
paración que juzgaba necesaria para aquellas 
santas empresas aquel clérigo Juan, maestro 
de espíritu, que ya podía hombrearse con el 
capellán que V. E. ha traído de la corte, y aún 
con el mismo señor Provisor, que con sus 
doctos consejos la asesora. 

* * 

Y á la verdad, Excma. señora, que las pre- 
paraciones de aquel buen clérigo Juan, resul- 
taban algún tantico pesadas ; pues pasaron 
días y semanas, y meses y meses, y allí se 
estaba aquel otro pobre Juan encerrado en su 
jaula, sujeto día y noche á la temible terapéu- 
tica de El loco por la pena es cuerdo, única que 
á la sazón se aplicaba en los hospitales, para 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



entrar en caja los sesos. Y asi fué, señora 
raía, que zurribanda viene y zurribanda vá 
llegaron á cinco mil azotes los que el fingido 
Inc.. cargó sobre sus espaldas; cifra ante la 
cual se detuvo reverente, por no traspasar el 
número de los que por amor de los pecadores 
quiso recibir Nuestro Señor Jesucristo. 

Trajéronle en esto un papel de mano del 
clérigo, con estas solas razones: "Basta ya 
la opinión de fingida locura para conservar la 
humildad. Conviene ahora deis á entender 
que estáis bueno, así por no desacreditar las 



cosas, y considerad que os está mirando, y 
obrad como en presencia de tan gran Señor....'. 
Y en llegando á Granada, tomad luego un 
confesor que sea tal cual yo os he dicho, y sea 
vuestro padre espiritual, sin cuyo consejo no 
hagáis cosa que sea de importancia. 

Con lo cual y la bendición de aquel santo 
hombre, tornóse Juan á Granada, flaco, roto, 
maltratado, descalzo y descubierta la cabeza, 
sin más norte ni más guía que su llamamiento 
de Dios y su humildad profundísima. 

Cortaba de diario en los montes que cruzal a 




TKATRO NACIONAL DE SAN SALVADOR. 



virtudes que Dios puso en su alma, como tam- 
bién para que podáis seguirme á Montilla, para 
donde estoy de camino." 

Con lo cual recobró Juan, de repente, el seso 
que por su voluntad había perdido, y partióse á 
Montilla, con cédula del mayordomo del Hos- 
pital, en que su curación completa certificaba. 

Recibióle allí amorosamente el clérigo Juan, 
y túvole consigo largos días, ejercitándole en 
la oración y vencimiento propio. Hasta que 
al cabo, llamóle un día á su recámara muy de 
mañana, y con grande autoridad le dijo : 

— Hermano Juan, cumple que volváis á Cía 
nada, donde fuisteis llamado del Señor, y El, 
que sabe vuestra intención y deseo, os enca- 
minará el modo como le habéis de servir 

Tenedle siempre delante en todas vuestras 



un hacecillo de leña, y vendíalo por las noches 
en los lugares de paso, para proveer asi al 
necesario sustento. Hizolo de igual modo a 
las puertas ya de ('.ranada, y cargado con su haz 
de leña, entró se por la de los Molinos, \ Fuese 
derecho á venderlo en la plaza de Bibarrambla. 
Conociéronle al punto algunos de los muchos 
ociosos que allí abundan, y formaron con.. > 11 
ti. i un, mortificándole con chafalditas v ,1,. 

naires. 

¡ Qué es esto. Juan amigo ' le decían. 
¿ Qué os habéis hecho en tanto tiempo > , Qué 

mudanzas son estas ? , Todos los días ha de 
haber nuevo ni. .do de vivir? ¡ Ayer ineic.i.Ui 
de libros y hoy leñador ! ¿Cómo os fué con 

los enfermeros del Hospital? ¿Está bueno el 
juicio, 6 está desocupado aún el cuarto <le 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



arriba ? Bien lo liéis menester, que con eso 
no tendréis necesidad de alquilar posada. 

V él sentado sobre su haz de leña, sosegada 
la voz y el corazón humilde, respondíales en 
son de chanza : 

Hermanos, este es el juego de Yirlimbao : 
.lo- -aleras y una nao; del cual, cuanto mas 
viereis menos habéis de entender. 

V con esto volviéronle todos la espalda con 
desprecio, y pudo él trocar su haz de leña á 
una morisca del Alhaicín por una escudilla de 
lentejas. 



V pasaron días, y días sin quenada indicase 
á Juan lo que Dios quería de él en ('.ranada, 
hasta que una tarde, estando en la oración en 
la Catedral, ante un cuadro, muy devoto, que 
se venera aún en el arco del Sagrario, sintió á 
deshora un júbilo muy grande y celestial que 
le subía de lo hondo. 

Salióse luego del templo con grandes ímpe- 
tus de amor divino y una como ciega confianza 
ds que había de encontrar lo que esperaba, y 
encontró, en efecto, á los pocos pasos que dio 
p ir la calle de Lucsna, una casa en que, atada 
a una reja, se leía esta cédula : Esta casa st 
alquila fiara los podres. 

Y allí, Excma. sañora, allí fué donde halló 
Juan lo que esperaba y donde cargó con la 
cruz que el Niño divino le mostró en la sierra. 
Porque sin tener blanca en la bolsa ni espe- 
ranza humana de maravedí roñoso, concertó 
aquella misma tarde con los dueños de la casa 
el alquiler de ella, ofreciendo pagarlo cuando 

ira su tiempo. 
m segura fué su espsrauza, y tan pode- 
roso el auxilio divino, que en dos días alhaje'. 
la casa con cuarenta y seis camas de enea, con 
nas frazadas y almohadas de lana, y todos 
los demás enseres que para el cuidado de un 
i-ni .mío son necesai ios. 

Salióse luego por calles y plazas en busca 

d ■ pobres, y á los que podían venir por sus 

pies les ayudaba ; á los que nó, cargaba!: s 

is hombros, y no lomé, descanso ni se 

dio punto de reposo hasta que, ocupada- las 

nema y s.i- camas y constituido el en en- 
fermero d • todos, quedó con esto puesta, en 8 
de Noviembre de is.s;. la primera piedra de 

aquella gran región, alcázar fortisimo de la 
caridad, gloria de la Iglesia y amparo de los 
pobres, que se llamé, más tarde de los Herma- 
Hospitalarios. 

pobre Juan de las alpai 
y la caperuza, de la jaula y los azotes, era, 
Excma, señora, Sanjuandt Dios, fundador y 
patriarca de aquella esclarecida Orden. 
Y aquel clérigo predicador, que le aconsejó 

y guió con tan curio- -grinas trazas, 



era, nada menos que el Apóstol de Andalucía 
en su época, consultor nato de todos l os ,„„/„- 
30S de aquel glorioso siglo XVI. 

Era, en fin, señora mía, el Beato Maestro 

Juan de Avila, que acaba de beatificar, aún no 
hace dos años, nuestro Santísimo Padre el 
Papa León XIII. 

*** 

Y aquí pondría punto final, Excma. señora, 
dando ya por satisfecha su consulta y cum- 
plido mi encargo, si no me creyese obligado a 
darle gracias muy reverentes por las hermosas 
fotografías que me ha hecho el honor de en- 
viarme, con tanta bondad de su parte, como 
de la mía extrafleza. 

La idea de retratarse V. E., vestida de reli- 
giosa, es, en verdad, peregrina y por tan 
famosa y devota la tengo, que me extraña v 
maravilla no se la aconsejase al propio San 
Juan de Dios, su sabir. Maestro Juan de Avila, 
como medio de propaganda mística. 

Porque la verdad es «pie el cuadro mueve á 
compunción y resulta patético Aquel claus- 
tro gótico que se pierde á lo lejos en melan- 
cólico paisaje; la figura de Y. E., todavía 
esbelta, arrodillada ;i los pies del divino Cristo, 
y hasta los ondulantes pliegues de la cola del 
hábito, que con exquisito sentido estético no 
escogió V. E., entre los de monjas rabicortas, 
sino entre los de monjas de i ola larga, claman 
y gritan y vocean el espíritu de humildad y 
il isprecio del mundo que ha inspirado la com- 
posición artística, y la hacen medio el más á 
propósito, para indicar los grados de prepara- 
ción que tiene ya Y. E. para recibir encargos 
del cielo. 

Temóme, sin embargo, que cualquier imper- 
tinente de los que por ahí abundan, recuerde á 
su vista la que cuenta Don l ii go de Agreda y 
Vargas de un lamoso predicador de su tiempo ; 
lo cual, por si el caso llega y quiere medita! 
V. E., le traslado sin quitar punto ni coma : 

"Celebraba en la iglesia de un lugar, una 

fiesta muy lucida, cierto hombre que en acha- 
ques de su vida, andaba mal reputado. Viole 
el predi ador e n el discurso de su plática, pin- 
tado en un retablo, de rodillas y muy d( \'0t0, 
y encarándose > on la pintura, la dijo : 

Fulano . : . , . id cotno os pintéis ó pintaos 

i orno vivís " 

Y con esto, s ñora mía, Dios me la guarde 

muchos años y la conserve en SU santa gracia, 

para qu la \ amos, al liu j á la postre, 
Santaza de cuerpo en1 1 

V a ni" Otras salititas 

' lúe ii" se- ven el suelo. 

De Madrid á 23 de Mayo de 1897. Sino 
afectísimo servidor y humilde capellán. 

LUIS Coi OMA, S. J. 



o 

*i 

5 



G M 

re z 






í> o 

a. o 



? 3 

O? 

r 1 > 

g 

.11 

B C 



■s. 




LA ILUSTRACIÓN DLL PACIFICO 



Carlos ív. Aparicio. 

En distintos números hemos publicado los retratos 
ilc los alumnos que más se distinguieron en los exá- 
menes verificados en los ceñiros de enseñanza de esta 
capital. 

I Por qué motivo vamos á olvidar á los que lejos de 
la patria le dan gloria? 

Justo es decir algo de alumnos tan sobresalientes 
como Carlos R. Aparicio, que en poco tiempo consi- 
guió una superior educación literaria en San Francisco, 
California. Adjunto va una muestra de como maneja 
el inglés. 

I. a fotografía que publicamos es la que representa 
al escolar cuando salió de entre nosotros. 

"THE LOVER." 

\ SERENA DE. 

Helen, enthralled by thy seductive charms 
] leai nt to love thee as no mortal could ; 

nn me are lost all oflife's great alarms. 

And lovc's sweet paiígs are now my only fbod. 

Thy forehead ÍS the portal of thy thought, 
Which is refined, inestimable] rare 
And puré as are the genis wliicli I have souglit 
To offer at thy shrine, O lady fair ! 

Thine eyeS— they are as lintpid as the sky, 
The flashing, burning suu is scarce more bright ! 
There Constancy and E»ove togetherlie, 
Thtft Iniíoceiice burns well her holy light ' 

How my breast heaves witb bitter joy, with anguish, 
When in thine azure eyes I daré to gaze ! 
What torturing pleasure thus it is to languish 
And gaze with rapture on thy lovely face! 

And when those orbs flash np with sudden fire, 
They seem to burn into my very soul, 
And love. responsive as inelodious lyre, 
Flows forth in tide whose forcé I can't control. 

My blood is coursing through each art'ry, vein, 
I.ike niolten lava down a monntain side. 
My heart now palpítate? with intense pain, 
1 11 vain I try my passíon's fíame to hide ! 

Thy tresses are of that rich anburn shade 

We gíve to ángel» and to things divine ; 
Take thou a hair ofgold and it wonld fade 
1 11 tint and valué, placed by one oí thine ! 

nft have I listened to thy clear, sweet voice— 
I,ike plaintíve murniiirings of a gentle brook— 
Thrilled every nerve at these onlooked for joys ! 
My soul, in ecstasy, this form forsook. 

Above the realins of intense joy to soar. 
To taste, for once, the pain that's bitter -sweet, 
And wander up to that mysterious shore 
Where the blisá of moríais only is complete. 

Thy heart, fair niaid, it is of prieeless worth - 
To gain thy love I wonld brave God on high, 
And honor, faine and ñame I wonld cast forth, 
To be the object of thy first love-sigh. 

t'pon mine own to have thy warm lips layeil. 
Thy fragraut breath upon my face to feel, 
By love unfathomed to be ruled and swa ved. 
And not i n vain down at thy feet to kneel ' 

Thy breath, a veil of niist divinely sweet, 
And puré as " th' exhalation of the tnorii " 
Oh ! doubt me not, dear Helen, for deceít 
Is attribute of «one who are love-lorn ! 

Once thou didst bend and on my forehead breathi 
Thy breath was sweeter than the breath of kiue, 
Yes, sweeter far than is the roses w rea the, 
riuch odor», Helen, words fail to define ! 



It wrapt itself a round nie like a cloud, 
A cloud of incensé froni a heavenly slirÍTie ! 
By passiotí maddeiied I then sobbed aloud— 
Mortal un moved could not breathe breath divine ! 



. 







Carlos K. Aiakicio. 

And wheii yon told me that yon loved, and bent 
To lay a kiss upon my fevered brow, 
O Helen, then, the man on which yon leant 

Trembled with rapture as with anguish now ! 

Oh! God, Oh! Love, I did not kuow till then 
What ecstatic bliss lay in a woman's lip ! 

All eárthlyjoys liad at that inoment beeu 
í'.mpty and valueless for me to sip ! 

Thou dost remind me of ship trim and light 

That ploughs the ocean n ithout harm OT fear— 

The vesiel leaves a wake of ripples bright, 
And thou a (rain of recollectioud dear. 

Thou art ///,■ star of earth's rich diadein, 
Thou art a dream of love divinely fair, 
Thou art, ofearth, the ruost exquísitc geni, 
O Helen, Helen, noue with thee compare ' 

But uta that from my tortured heart thou -\ n i uug 
The holy tale of my great love for thee, 
Ki. fused it is, and tu the four .* iuds ilung, 
Thou crav'st once more to gain thy liberty. 

Could God a creature so divine en at 
With all the attributi s perl ctioii sh< 

) 1 1 liin n..mki mi [o ail igUOl le late, 

And he un moved by Cove's mosl niagic pow 

i > Helí n, Helen, can no powi i subdue 
Thy pride and spirit i" my loving will ) 
Must i n .nía i n e*er, iu thy girlish view, 

A i bondman f. tleied tO thy virgíll'S will ' 
[f thOU Inv'sl un-, di ai 11, 1, n. whj llOt 

íi.i 'tis decreed, by Him who reigu - 11 " i 
That my poor heart is madi '■ thee a field 
jioth rn ii .i tul fruitful to briug forth oui ■ 

[*is only pride, dear Helen, that doth P 
i i. i to be ci uel i" thj loví i n ur 

Thy pride. O Hel n i i shall bi n uoi i 

Un lesa thou say il that iiol in rain t sin 

i mi love, mucti 
Slutll bind thema ' s lu cióse embrea together, 

\nd from oiu sighl the) ni ira i shall fade 

They'll Hve entwini d in 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



Congreso 3urtoico. 

A continuación publicamos las biografías de 
los Representante .; á este Congreso y que apro- 
baron la Unión Centro- Americana. 

Ldo. Don Antonio Batkes Jáuregui. 
Muy ventajosamente conocido como literato, 
diplomático y jurisconsulto, este notable hom- 
bre de estado, ha servido los más elevados 
puestos en Centro-América y en el exterior. 
Siguió una completa carrera diplomática, desde 
Agregado en Washington á la Legación de 
Guatemala, hasta llegar á ser Plenipotenciario 
por cuatro de nuestras Repúblicas, ante el Go- 
bierno de la Casa Blanca. Ministro de Rela- 
ciones, de Instrucción Pública y de lo Interior, 
Presidente del Consejo de Estado, Represen- 
tante en varias Legislaturas y en la actualidad 
Presidente del Poder Judicial. 

Ha escrito muchísimo, y entre sus ocho ó 
diez obras de largo aliento, figuran la Histoiia 
de los Indios, las Biografías de Literatos Na- 
cionales, las Memorias de Antaño, los Vicios 
del Lenguaje y Provincialismos de Guatemala, 
y otras que de pronto no recordamos. 

El señor Batres Jáuregui ha desempeñado 
las cátedras, en la Escuela de Derecho, de 
Literatura española y americana, de Jurispru- 
dencia mercantil, de Economía política y de 
Derecho romano, lis Miembro de la Real 
Academia Española, de la Matritense de Juris- 
prudencia y Legislación, de la Sociedad de 
Historia Diplomática de París, de la Sociedad 
de Legislación Comparada de Francia, de la 
Sociedad Literaria Hispano - Americana de 
Nueva York, del Instituto de Washington y de 
las Academias de Ciencias de Guatemala y del 
Salvador. 

Ldo. Don Mariano Criz. 
Este caballero goza de envidiable posición 
como agricultor y propietario. Consagróse des- 
de muy joven á los estudios jurídicos y llegó 
á ocupar puestos de alta importancia, como 
Presidente de la Asamblea Legislativa y del 
l'oder Judicial. Ha prestado sus importantes 
servicios á la Escuela de Derecho, ya como Pro- 
fesor, ya como Decano, Consejero de Estado, 

miembro <U- varias Asalnbleas, siempre ha pres- 
tado sus s ty i. m- -i ii "eligeiN ia y patriotismo. 



De carácter suave y de maneras cultas, goza 
de muchas simpatías entre lodos los círculos. 

Todavía espera Guatemala mucho de su ca- 
pacidad é ilustración, pues sólo cuenta el Ldo. 
Cruz cuarenta y dos años de edad. 

Ldo. Don Antonio González Saravia. 
Nació el 2.S de diciembre de [853. Ha figu- 
rado mucho como miembro del Foro guate- 
malteco. Joven aún desempeñó la Abogacía 
de Pobres, el Juzgado de San Marcos y el 
I o del Departamento de Guatemala. Con pos- 
terioridad fué promovido á Fiscal, Presidente 
de Sala, y Magistrado de la Suprema Corte de 
Justicia. 

En lo administrativo, sirvió la Subsecretaría 
de la Guerra y Fiscalía del Gobierno. Dipu- 
putado á las Constituyentes y Legislaturas, ha 
colaborado con inteligencia y celo á la elabo- 
ración de leyes importantes. 

Como individuo de la Comisión Codifica- 
dora, trabajó el proyecto de Código de Proce- 
dimientos en lo Penal, y el de Materia Criminal. 
Formó además unas Ordenanzas Municipales, 
y otras en el Ramo de Aduanas, que asumen 
particular interés. 

Sirvió durante diecisiete años la clase de 
Derecho Administrativo, de la que fué funda- 
dor, y la de Derecho Penal. Ha escrito varias 
obras, entre otras I. a Administración Pública, 
Derecho Penal, Manual del Ciudadano, etc. 

En la actualidad es Vict-Dtcauo de la Es- 
cuela de Derecho, Consejero de Estado, y socio 
Profesor de la Academia de Jurisprudencia de 
Madrid, título que le fué conferido en el viaje 
que hizo á Europa en 1886. 

Dr. Don Ángel Ugakte. 

Joven de aptitudes brillantes y de carácter 
activo y enérgico, ha figurado bastante en su 
corta vida pública, ya «pie apenas cuenta 
treinta y seis años de edad. Hizo sus estu- 
dios de- abogado en las Universidades de Hon- 
duras y Guatemala, con éxito notable. En su 
patria ha sido Presidente del Tribunal «Supre- 
mo. Aquí en Guatemala desempeñó el caigo 
de Registrador de la Propiedad Inmueble de 
Occidente. 

Diputado de palabra fácil y lógica se veía. 
ha figurado en la política centroamericana y 
sobre todo en la ü„ Horduras. 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



1>r. Don Manuel Delgado. 

El Doctor Don Manuel Delgado nació en 
San Salvador, el año 1853, descendiente de la 
familia del doctor Matías Delgado. 

Ha sido profesor de la Universidad, Presi- 
dente de la Constituyente de 1885 y Ministro 
de Relaciones durante el Gobierno del General 
Menéndez. Fué signatario del Pacto de Unión 
de 1S89, firmado en San Salvador ; es Dele- 
gado Suplente de 
la Dieta de la Re- 
pública Mayor, y 
actualmente Rec- 
tor de la Univer- 
sidad. Ha sido 
Candidato á 1 a 
Presidencia en 
[883 y 1 890. 

Lili). Don Leónidas Pacheco. 

Leónidas P a - 
checo nació en 
Cartago el año de 
1866. 

Hizo sus prime- 
ros estudios en 
aquella ciudad de 
Costa Rica, y des- 
pués se fué á San 
José, á comenzar 
los del Derecho. 

En 1887 el Go- 
bierno de Don Ber- 
nardo Soto lo man- 
dó á Europa, como 
Secretario de Le- 
gación, puesto que 
desempeñó hasta 
1891. 

En ese año re- 
gresó á Costa Rica, y poco después se recibió 
de abogado, aprovechando los estudios que 
había hecho tanto en Madrid como en Bruselas. 

En 1894, cuando la exaltación de Iglesias á 
la Presidencia, Pacheco fué electo Diputado, y 
desde el primer momento fué considerado como 
orador de grande importancia. 

Dos años más tarde, el Gobierno le confió 
la misión de ir al Salvador á arreglar las 
diferencias de límites con " .caragua, y le cupo 




ARTVKO Molina. 



la honra de firmar un tratado de mucha con- 
veniencia para ambas repúblicas, demostrando 
su habilidad diplomática. 

Por último, poco antes de hacerse cargo del 
puesto que lo trajo á e;te país, había sido de- 
signado para completar el período de uno de 
los Magistrados de la Corte de Casación. 

Fué declarado Benemérito de la Patria por 

la Asamblea guatemalteca de 1890. Por su 

_ clara inteligencia 

y reconocida ilus- 
tración es muy 
querido en Centro- 
América. 

Dr. Huí Tiburón G. Bnnilla. 

Como abogado 
y diplomático ha 
prestado buenos 
servicios este no- 
table nicaragüen- 
se, que fué miem- 
bro de la Legación 
de su país en Gua- 
temala, el año 
1895, >' de la que 
concurrió al Sal- 
vador en 1891. 
por motivo de la 
Dieta Centro- 
Americana. 

Ha escrito mu- 
cho en varios pe- 
riódicos y publi- 
cado unos Comen- 
tarios ;il Código 
Civil y de Proce- 
dimientos en Ni 
caragua ; una im 
portante obra so- 
bre el Matrimonio Civil y el primer tomo < le- 
las Lecciones de Derecho Romano, habiendo 
desempeñado dichas asignaturas. 

En puestos importantes como Subsecretario 
de Estado y Miembro de varias Legislaturas, 
ha dado pruebas de civismo é ilustración, 

Estuvo muy joven en los Estados Unidos de 
América, y ha profesado siempre ideas liberales. 

De palabra fácil y de modales muy cultos, go/a 
el doctor Bonilla de 111 reo< ' > popularidad. 



IO 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



nuestros (BraBctbos. 

Don Ricardo Montealegre 

Ks el Ministro de Hacienda de Costa Rica. 
Hombre de grandes conocimientos financieros, 
que ha llevado su importante colaboración á 
los planes económicos del Presidente Iglesias, 
que tan buenos resultados están produciendo. 

Iglesias, teatros, pasajes del Salvador, Chile, 



ha contado con alumnos que la honran; y 
en la actualidad el señor Don Luis Sáenz 
Knot, quien lleva la primacía bajo todos con- 
ceptos. 

Son sus padres el señor Lie. Don Vicente 
Sáenz y Doña Florinda Knol. Nació en esta 
ciudad el dia 21 de junio de 1 S7 7 . Ingresó en 
el Establecimiento en enero de 1895, y es uno 
de los que terminarán la carrera de Infantería 
en diciembre del corriente año. 




IGUAS TERJIAI.KS.— CARTACOS, COSTA u I 



Costa Rica, publicamos en nuestro número de 
hoy. listo además de hacer variada la publi- 
cación, le dará el carácter cosmopolita que 
muchos desean. 

En graciosa postura aparece á caballo z\ sim- 
pático y aleare pequeñuelo Arturo Molina. 

Los que oyen hablar á este niño se encantan 
por su conversación ingeniosa y chispeante. 
Es una precocidad. 



Don Luis Sáenz Knot. 
En todas sus épocas la Escuela Politécnica, 



(Eorresponoencta. 

Señor J. R. 

Se bona porque ii" le gusta el periódico; 

pues sepa que lo sentimos, pero nos consola 

mu- del dolor porque á los veintiocho suscrip- 

tores borrados este mes, algunos por lo mal 
que andan de fondos, han sustituido noventa y 
cinco nuevos abonados. 

Señor b. z. 

Sus grabados no los daremos en este número, 
tampoco en el siguiente. No servimos á nadie 
que no sea el público. 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 




Don Ricardo Montealegre 
(Ministro de Hacienda de Costa Rica.) 

Ptllkrs 6c Buckínaam. 



A J. Juan Tablada. 

Kn el país donde reina el hastío 
donde todo es tristeza y misterio, 
y el invierno nostálgico y frío 
ha extendido su túrbido imperio ; 

El país insomnial donde flotan 
negras brumas que opacan el cielo ; 
donde todas las ansias se embotan 
v se apaga el erótico anhelo; 

Kn el viejo país claudicante, 
v en un rápido día risueño, 
nació el rev de la corte galante, 
el sultán del idílico ensueño : 

V al nacer Lord Villiers ese «lía 
en la tierra de grises mirajes 
hubo allá en la invernal lejanía 
una inmensa explosión de celajes ! 

Duque excelso, brillaba en su corte 
con las lumbres de un pálido Felx> ; 
v fué ideal, misteriosa, consorte, 
Ana de Austria, del lánguido efevo 

Hsparcía en su torno fragancia 
cual de pétalos suaves de lirios : 
cautivó por su extraña elegancia 
v reinó por sus dulces delirios 

El tenía en sus bellos blasones 
blancos cisnes en campo de gules ; 



y erectando sus niveos plumones, 
dos palomas de senos azules 

L'i-kbraron sus hondos deliquios 
los poetas de pálidos climas, 
que cantaron en sus hemistiquios 
y en scherzos y yámbicas rimas 

Por su espalda los Inicies espesos 
el rizado cabello derrama ; 
¡ cuántos besos de amor, cuántos besos, 
encendieron sus álgidas flamas! 

Por sus vivos alientos de artista 
le sonrieron ardientes amores 
y enlazó sus dichosas conquistas 
con fragantes cadenas de flores 

Su esbeltez de esplendente arrogancia 
de aristócrata duque brillante, 
de la olímpica reina de Francia 
lo hizo el áurico paje galante. 

Y el heráldico príncipe egregio 
nació allá do los ni m bus abruman, 
y cual vivo, lilial florilegio, 

eucarísticos lirios se esfuman ! 

Josk C. Mixco I. 



AGENTES. 

Necesitamos personas de reconocida responsabi- 
lidad mercantil para agentes de nuestra publica- 
ción en las principales poblaciones de la Costa del 
Pacífico. 




i >..% t,uis SAbxz Knot (SarReí In C de C. 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



Solteronas. 

-,^-ECTORA: Si es usted una soltera ya 
Vnl madura, que tuvo sus buenos tiempos, y 
^f" desdeñó galanes, y le hizo ascos al ma- 
trimonio, hasta que la sorprendió la decaden- 
cia, y se retiró espontáneamente con sus años 
y sus merecimientos, léame. Va sé yo que 
usted no le guarda ningún rencor al sexo que 
Is rindió homenaje cuando usted se lo merecía. 
Pero si no tuvo usted quince, como se suele 
decir de las mujeres que nunca han valido 
nada, y todavía á estas horas no quiere usted 
desprenderse de esta picara vida mundana, no 
me lea usted, porque no es mi ánimo mortificar 
á nadie. 

Ah ! Debe ser muy duro no haber tenido 
quince y encontrarse de buenas á primaras con 
cuarenta y cinco y más. 

Conozco ejemplares de esa clase d; soltero- 
nas que no han tenido otro oficio en este mundo 
que cumplir años y años, sin oír jamás una 
palabra de amor. Y creo que se marcharán 
al otro barrio sin saber lo que es un requiebro. 
Lo cual prueba que la diligencia no es tal 
madre de la buena ventura. 

Ahí están los Esparraguíu, que darían cual- 
quier cosa porque alguien les faltara al respeto. 
Siempre ataviadas con lujo, y ostentan en la 
fisonomía los colores más caros. Siempre en 
la ventana, una frente á otra, como dos medios 
siglos que se contemplan. 

Son las primeras que llegan al baile y las 
últimas que salen, sin que ningún varón se 
haya atrevido á ponerles la mano en la cintura. 
¡Cómo miran á las jóvenes y á las mucha- 
chas guapas, y qué cosas murmuran ! 

Mira á Eulanita. Qué fea se está poniendo. 
De veras. Y ella cree que es muy linda. 
¿ Aquel que baila con ella es el novio? 
Sí. Y se casará ? 
Ya lo crecí ; esas son las que se casan. 

l'or eso haj tanto matrimonio desgraciado 

¡ Una muchacha tan loca ! 

Pero él, el novio quizás ignora 

Qué va á ignorar. Ks que son muy bru- 
tos estos jóvenes. A ninguno se le ocurre 
buscar para esposa una mujer de asiento, de 
experiencia, en fin, de cualidades que no pue- 
den tener esas toquillas 



Pero hija. ¿ Para qué sirven los hom- 
bres? Para vagabundos, y nada más. 

En estas y las otras se acerca á las Espa- 
rraguen un jovencitO imberbe, que todavía no 
ha abandonado las aulas, y quiere dar unas 
vueltecitas. 

El muchacho formula su petición, las Espa- 
rraguíu se retuercen de júbilo, le miran llenas 
del más sincero agradecimiento, y se lo dividen. 

Gracias á él visitan el bufet, y estiran las 
piernas. 

Estos pichones son la Providencia de las 
solteronas que van á bailes. 

Como ellos no tienen vitola para postular 
entre las muchachas disputadas, saltan tres ó 
cuatro lustros y hacen su pasantía con exce- 
lentes maestros. 

Porque casi todas las solteronas bailan bien ; 
eso sí. 

Apenas el pichón adquiere alas, se olvida de 
las que lo iniciaron en los rudimentos, y hasta 
se avergüenza de su época de aprendizaje. 

Cuando la solceroua no encuentra esta tabla 
de salvación, pregúntele usted cómo tstuvo el 
baile. 

-Muy malo Una porción de mozos 

ridículos y malcriados. Va no se puede ir á 
ninguna parte 

Hay solteronas que han bailado con tres 
generaciones, y ahí están. 

Porque viven mucho las solteronas. ¡ Mu- 
chísimo ! 

Rinde su tributo á la naturaleza la apreciable 
madre de familia, se extingue la vida de la 
señora joven y hermosa, cae abatida por el 
cierzo de la muerte la flor recién abierta ; pero 
rara vez pasamos por la pena de ver en un 
carro de La Equitativa una solterona. 

Para algo las tiene Dio-, en est; mundo. 

Respetemos sus designios. J. 

COLECCIÓN. 

A petición de muchas personas nos hemos 
decidido á encuadernar, elegantemente, los 

números de la [lustración correspondientes 

al primer año, los cuales estarán de Venta en 
la papelería de Sígnele. C.uirola & Cía., al 
precio de $15 el ejemplar. 

Por $3 pondremos magnificas encuaderna 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



'3 




MÉXICO. 
El General Don Gaspar Sánchez Ochoa, 
dueño del Popocatepetl, espera tener listo den- 
tro de tres ó cuatro meses, el cable que condu- 
cirá al cráter. La línea correrá desde Tlama- 
cas, hasta la cima del volcán por una distancia 
de dos millas y media y se usará para el trans- 
porte de azufre. También cruzarán viajeros 
por él. listos podrán salir de la capital á las 
seis de la mañana, y regresar á las seis de la 
tarde, después de permanecer dos horas en el 
cráter. Los excursionistas irán en coches de 
Amecameea á Tlacamas, y el cable los llevará 
á la cúspide en veinte minutos, mientras que 
ahora se emplean cuatro ó cinco horas para 

alcanzarla. 

ARGENTINA. 

La convención del partido nacional ha pro- 
clamado candidato para la Presidencia al Ge- 
neral Roca y para vice-Presidente al señor 
Quirno Costa, actual Ministro de lo Interior. 

El señor Casares, á quien apoyaba el Sena- 
dor Pellegrini, tuvo menos de una tercera parte 
de votos, lo ¡pie talvez producirá división en 
el partido. 

El Oeneral Roca manifesté) que formaría un 
Ministerio con hombres de todos los partidos, 
atendería estrictamente á los intereses econó- 
micos del país y trataría de importar capitales 
extranjeros. 

El partido radical nombrará en breve can- 
didatos. 

CHILE. 

Acaba la palabra presidencial de dar cuenta al 
Congreso y al país, de cuál es su situación inte- 
rior é internacional y de su movimiento admi- 
nistrativo y económico durante el año de 1.H96. 

Principia el Mensaje por dejar constancia de 
que la cuestión más importante de la política 
exterior chilena — la demarcación de la línea 
divisoria de los Andes — ha entrado en un pe- 
riodo de franca inteligencia que permite con- 
fiar en un feliz y no lejano desenlace. 

Las subcomisiones demarcadoras han reali- 
zado en la última temporada una labor muy 



considerable, y ton el más perfecto acuerdo 
han llegado á fijar la colocación de 21 hitos. 

Esta labor activa y el propósito que ambas 
cancillerías tienen de aumentar las subcomi- 
siones y el personal técnico, son una prueba 
más de que la solución de la cuestión de límites 
entre Chile y la Argentina tiene que llegar 
amistosa y cordialmtnte á su definitivo término, 
sin el menor detrimento de sus antiguas y 
jamás interrumpidas relaciones de paz. amistad 

v comercio. 

ECUADOR. 

El 14 del p;isado se firmó la escritura pú- 
blica de la contrata del Ferrocarril, y aunque 
hay necesidad de que el Sindicato americano 
la apruebe en Nueva York ; el Comisionado 
Archer Harmann, abriga la intima confianza 
de que no tendrá obstáculo alguno de parte de 
sus asociados. De manera que en Septiembre 
próximo comenzarán los trabajos de la huta 
férrea que debe unir el interior á la costa, á la 
vez que significan un brillante porvenir para el 
país, bajo el punto de vista material y moral. 
VENEZUELA. 

Por haberse paralizado los trabajos que se 
efectuaban en la mina de oro Chacao, en el 
Cuánco, regresaron á Caracas, á pié. v sin 
recursos, setenta mineros italianos que fueron 
socorridos por el Cónsul de su nación. 

En Qiudad Bolívar han sido reducidos á 
prisión los Generales señores A, Santodomingo 
y Juan O. Fernández, sin que se haya hecho 
público el motivo que originó esa medida. 

PARAGUAY. 

Se dice que este Gobierno protestará o 
el de Bolivia por haber e-te aceptado las pro 
posición* s de la "American 1 levelopment Co." 
(pie se propone construir un ferrocarril entre 
el Río Paraguay y Santa Cruz de la Sierra, en 
territorio en disputa. 

Se enviará una nota .1 lo- Estados Liúdos 
comunicándoles ciertos hechos relativos á la 
conducta de Bolivia y a la paralización di 
trabajo relativo al amulo .le la cuestión de 
limites. 

El Ministro del Paraguay eu Bolivia, será 
retirado por no b ■ parte .1 su < ¡obieruo, 

de la- negociaciones d< Bolivia, l'n párase un 
mass meeting para protestai contra la conducta 
di Bolivia, 



14 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



Hesumen Quincenal. 

Como ha llegado la hora del desencanto en los ne- 
gocios, todas --"ii recriminaciones, va contra los Ha neos, 
v;i contra el Gobierno ; no hay quien no se lamente «le 
haber sido engañado como si no tuvieran suficien- 
tes años y talento los capitalistas para tener concien- 
cia de sus actos. Que especularon valiéndose del 
crédito y que los cálculos llevados de optimismos 
exagerados fueron erróneos : que perdieron algunos 
centenares de miles de pesos, olvidados de que Guate- 
mala es una parte del mundo, y por tanto ha de estar 
en sus precios en relación con las imposiciones de los 
grandes mercados de Londres, Ham burgo, etc., según 
que de la plata ó el café se trate ; que creyeron en 
ficticias alzas, lo que no era sino disminución del va- 
lor del metal Illanco, son males á los cuales no debe- 
mos cantar lamentos de Jeremías, sino poner pronto 
v eficaz remedio. 

Del pasado no debe quedar sino la experiencia del 
error cometido, para futura y provechosa enseñanza; 
v apliquemos todas las fuerzas vivas de la Nación, 
para salir de este actual estado de cosas. 
O 

La renovación del privilegio v concesiones del Hunco 
de Francia, está dundo lugar á sabias discusiones eco- 
nómicas v á grandes polémicas entre los políticos. 

En cambio el mismo acontecimiento aquí, pasó des- 
apercibido, ni siquiera subieron un entero las acciones, 
ni nadie su ocupó de la conveniencia < mió de la prórroga. 
O 

Siguen los Corpus cada vez más animados. El del 
Calvario puede decirse ha superado á todos, ya por la 
belleza de las señoritas asistentes á la fiesta, ya tam- 
bién por las fiestas religiosas que luvierontlugar en la 
Parroquia del barrio, á cargo del sabio y virtuoso 
Padre Orantes. 

1,1 señor Ldo. Don Salvador Falla ha publicado en 
"La República" un artículo titulado " Educación 
Religiosa." Es un trabajo profundo y erudito, para 
el cual no escaseamos los elogios, pues no nos muerde 

la envidia. 



Aquellas compañías anónimas que desde hace un 
t no dan dividendo alguno, sea por la mala admi- 
nistración, sea por otras causas, las borramos de la 
tabla bursátil y dedicamos el espacio libre á las Bolsas 
extranjeras de los países de la costa del Pacífico. 
« 
Muy celebrado ha sido entre la colonia española, la 
facilidad con que el Gabinete de Madrid ha logrado 
que el público subscriba el empréstito de mil millones 
de pesetas. 



Los demócratas norte-americanos y gran parte de 

los republicanos mismos, están verificando grandes 

manifestaciones para obtener la libre acuñación de la 

ta, y como nosotros no podemos ser indiferentes al 



valor de los metales en otras naciones, pues la unidad 

de producción en el país nos obliga á tener un comer- 
cio variable, seguramente nos convendría obtuvieran 
buen resultado los proyectos de los bimetalistas. 
Q 
Los negocios están muy paralizados. Se espera con 
gran ansiedad la contestación que recibirán los Bancos 
Nacionales á la propuesta de empréstito (pie han pre- 
sentado á los capitalistas europeos, con el fin de con- 
seguir metálico que les facilite el cambio de sus billetes 

en 31 ile Diciembre ó antes quizá, para poder calcular 
exactamente las operaciones con una base de tipo de 
cambio fijo. 



Con motivo del 1 1 z aniversario de la Consagración 
del Arzobispo señor Casa nova, se verificó, con gran 
solemnidad una fiesta religiosa en la Catedral. 

El sermón estuvo á cargo del señor Pbro. Don Fran- 
cisco J. Torres y Fué tenia una pieza literaria. 

Muchas casas existen desalquiladas á pesar de las 
continuas rebajas que hacen los propietarios. 
9 

Enlace. Lo contrajeron en esta capital en la semana 
anterior, la bella señorita Victoria Biguria con el muy 
distinguido caballero Ldo. Don José Ernesto /clava. 
La pareja no puede ser más simpática : ella representa 
la belleza, el "sprit," la virtud, la idealidad y la ter- 
nura; él, la energía, la honradez, el trabajo, la ilus- 
tración y el carácter. 

Tales son las almas de los desposados que esta vez 
atravesó para siempre Cupido con su hermosa flecha 
«le oro, 

Que el sol de la felicidad alumbre eternamente co- 
razones tan buenos y la existencia de tan distinguidos 
amigos. 

El 21 del corriente se celebró una velada en el cole- 
gio de Belén, en honor de su Directora. 

El programa se Cumplió en todas SUS paites. Dio 
comienzo COn un coro t " Plegaria de la mañana " I can- 
tado por todas las alnnmas, v á continuación la seño- 
ril.) Mercedes Figuetoa pronunció un discurso alusivo 
al acto. 



ln " repórter " ha preguntado al se fu ir General 
Don Daniel Fuentes Barrios, qué actitud asumiría su 
partido en caso de la reelección, v él respondió: 

" Nuestra actitud en ese Caso se acomodaría á la que 
adopte la mayor parte del país, inclinándose siempre 
fiel lado del patriotismo." 



11 El Progreso Nacional,*' á propósito de unos díce- 
res optimistas, se expresa así : 

'" Fsta noticia prueba que el crédito de nuestro país 
86 sostiene á gran altura, y la ponderada crisis tendrá 
pronta resolución." 

De lo que se deduce, que ponderada 6 nó, haj crisis 
i |>< sar de sus eruditos y apologéticos artículos econó- 
micos. \. M \c i \s nía. Rkal. 



< 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



0S áH $*& 



=51? V "%& ^tP ^¡T 



LA SORPRESA 



— -c -..- 



-■— h ¡K£"<- 



C (^aboljajjCia 



SUCESORES DE 



ir 



Las 

Ultimas Novedades 

Constantemente 

Recibidas de 

París, Londres y 

Estados Unidos 



3* 2Tíinonbo ¿j Cía, 



GRAN SURTIDO BE 

Artículos para Señoras y Caballeros 

ESPECIALIDAD 

En toda clase de ropa hecha para 
NIÑOS. 



<%¿r VENTA POR MAYOR Y MENOR -^» 



Casa Fundada en 1874. 






LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 

REiZISTM BURSÁTIL. 



ACCIONES 



Banco Internacional 

de Guatemala 

Americano 

" Agrícola Hipotecario . 

de Occidente 

Colombiano 



NO. DE 
ACCIONES 



1,000 

2,500 

1,000 

2,000 
15.000 

1.687 



CAPITAL 
I'OK ACCION- 



AS ,000 
1,000 
1,000 
4.OO0 

too 

I.OOO 



DESEMBOLSO 

I'OK ACCIÓN 



$1,400 
60O 
ÓOU 

2,000 
100 

I.OOO 



I'I.TIMO 

DIVIDENDO 



100 

55 
140 



VENTA 
ÚLTIMA 



Í4.400 

1,050 

820 

2,400 

l8o 



Compañía del Muelle de San José 

" " " Champerico.. 

" de Agencias 

la Nueva Industria 

l-'errocarril Urbano 

Agencia Marítima Nacional 



6,000 
6,000 
5.000 
134 
400 
2,200 



$ 100 
100 
100 
1,000 
50 
100 



$ 87 

II 

66 

1.000 

50 

100 



$2.00 
4.00 
7.92 
200 
0000 



$ 160 

200 

73 

1.450 

48 
"05 



VALORES DEL GOBIERNO 



DEUDA 
EMITIDA 



INTERÉS 
MENSUAL 



Ronos de los tres millones 

Deuda flotante 

Ronos del Ferrocarril del Norte ., 

Bxposición ( 1 °) 

Exposición ( 2? ) 

Acatan 

Deuda Externa 



$2,845,900 
1.307:300 
1,481,900 
i ,500,000 

775.000 
,¿"1,600,000 



$1,459,800 
949,400 



736,000 



21 1 ,Soo 
.¿"50,060 



1% 

%% 
1% 






SERVICIO 

MENSUAL 



$50,000 
25,0O0 



/"I.250 



VENTA 
ÚLTIMA 



$73 
lOt 

33 
73 
72 
94 
40 



GIROS (ESCASÍSIMOS) 



Londres 

París 

Hamburgo 

1 spafia 

Milán y Genova 
r 1 Salvador 

Nueva York 

San Francisco .. 
México 

Panamá 



BOLSAS EXTRANJERAS 



151.OO 

I50.OO 

145 00 

106,00 

135-O0 

6.00 

l6l.00 

161.OO 

27.OO 

10.00 



Perú. 
Peruv. Corp 4 pref 

ordinarios.. 

'i 6 Ira - n yp 

Nicaragua. 
Empréstito 6 1 386 

Salvador. 

Empréstito 6 1886 

Chile. 
Iions. Lond ,i'.- 1885. 

v 
" 4%v, 1889 

5 1892 

Empréstito 5 1896 

. Colombia. 

: l!.. 43. ] l873„ 



10.50/ 

3 l Á 
44.25 



50 



70,50 



89 

93.75 

92.50 

24,40 



México. 
Are Banco Nac. Mexicano.. 
" Mi-xicaii Kiiilway ord., 
" " priv 8 

6 

Empréstito 6% 1888 

6 1890 

3 

Costa Rica. 

Bonos 1886 A 

" B 

Honduras. 
Bmp. de loscam. de hierro. 

1870 

" 1869 



20 

78 
34 

., . 

97.70 
25.50 



8.50 



Nota. — Estas cotizaciones son el promedio de las habidas en la segunda quincena de Julio de 1897. 



MACIAS. Comisionista. 10a. Calle Oriente No. II, Bajos del Banco de Guatemala. 
Apartado No. 151. Cable : " Amacias," ABC Code. 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



<3t> 




IGIxO X^¿ * 

Gran taller de fotografía. 



Que cuenta con los mejores y más modernos elementos 
del Arte, escogidos e.r profesa mente por el propietario en 
los Estados Unidos de América y Europa, ofrece á su 
numerosa clientela los más acabados en 



de todos tamaños en papel, avisto, avisto platino, platino 
tipo, etc., etc. Iluminaciones artísticas y caprichosas. 
Vistas de los mejores edificios de la República, ruinas. 
paisajes panorámicos, retratos de indios, etc., etc. 

Las Galerías del Establecimiento son lujosas y elegantes. 

9a. Calle Oriente No. 9, Teléfono No. 729. 

Alberto G. Valdeavellano. 

i- 



Artículos para Escritorio 




Brochas para Copiadores 




Salva Puntas Borradores de Goma 

Surtido de novedades en este ramo. 

Síguere, Guirola ti- Cía. 



* 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 

Emporio de luz 

El almacén más grande de la Capital 




MUEBLES 

Un hermoso surtido de muebles corrientes y de 
lujo á precios sumamente baratos. 



A PRECIO DE COSTO 

Vendemos el gran surtido de Artículos de Fanta- 
sía, Lámparas de Mesa y da Colgar, Arañas de 
Cristal y una infinidad de objetos propios para 
regalos. 

Novena Calle Oriente No. i, Guatemala. 

J. A. DOUGHERTY &' CÍA. 



¿Baratísima? Se venden* 

La casa número 57, situada en la parte*.nás alta y 
más saludable de la capital — 8» Calle Poniente. — 
Estilo moderno; cuarto de baño, artesa y regadera; 
inodoro y toda clase de comodidades. Tiene doce 
habitaciones ; los cielos razos, inclusive corredores, 
son de madera machiembrada, y toda la casa está 
lujosamente pintada y tapizarla. — Agua de Acatan. 

Condiciones y plazos de venta suinainenti "inve- 
nientes para familias de modesta fortuna. 

Informarán 

Síguere. Guirola & Cía. 



LA VARA. Se vende un lote 
de terreno de 6,900 varas cua- 
dradas situado en la esquina de 
la Calle del Incienso y la Ave. 
Elena ; continuación de la gran avenida del 
proyectado Barrio Cervantes. Precio y condi- 
ciones muy favorables. 

SIGUERE. GUIROLA & CÍA. 




LICEO GUATEMALTECO 

Establecimiento de Instrucción Primaria, 

Secundaria, Agrícola, Comercial y 

Preparatoria para carreras 

especiales. 

DIRIGÍ OO POR 

Santiago de Guardiola 



12a Avenida Sur, No. 31 



Teléfono No. 108 



Enseñanza sólida y profundamente ¡noy, ¡I ; 
local de moderna construcción, con salones y 
dormitorios amplios y bien ventilados ; alum- 
brado eléctrico ; baños, gimnasio, patios de 
recreo ; material de enseñanza completo y pro- 
fesores dé reconocida competencia. 

Clases especiales de Religión, Dibujo, Mú- 
sica, Gimnástica, Esgrima, Ejercicios militares, 
Inglés, Francés y Latín. 

Se admiten alumnos internos, medio inter- 
nos y externos. 



• s 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



BANCO DE OCCIDENTE 

SUCURSAL EN GUATEMALA 

Capital pagado $1,650,000.00 

Fondo para dividendos 280,000.00 

Fondo para eventualidades 60,998.50 

i 700,000.00 í 



Capital total $2,690,998.50 

AGENCIAS: 

Retallmleu E. Ascoli & Cía. 

San Felipe E. YVeissenberg 

Mazatenango Gabriel E. Monzón 

Hueliuetenango Manuel Pérez 

Hace toda clase de operaciones bancarias. Compra 
y expide giros sobre los Estados Unidos y Europa. 

Abona por depósitos á 3 meses 5Í anual 

^ 6_ " 6 

DIRECCIÓN: 

J. F. Ponciano. Baltasar Estupinián. 

J. V. Aparicio, Gerente. 

BANCO DE GUATEMALA 

ESTABLECIDO JULIO 15 DE 1895 



Capital Autorizado $10,000,000.00 

Capital Suscrito 2,500,000.00 

Capital Payado 1,500,000.00 

Fondo de Reserva 990,000.00 

Fondo para Dividendos 15,000.00 

dirección : 

ADOLFO STAIIL, FIUM'N'O CAMACBO, ANTOMU CARRERA, 

CARLOS GALL'JSSER, Gerente. 

AGENTES : 

Quezaltenango Banco de Guatemala 

Antigua Julián López C. 

Cobán Ricardo Sapper 

Escnintla Herrera & Cía. 

Patulul Ricardo Muñoz 

Retallmleu Guillermo García Salas 

Santa Lucia Hesse & Habí! 



Capital Pagado $1,400,000.00 

Fondo de Reserva r,3So.ooo.oo 

Fondo para Dividendos 192,717.80 

Fondo para Eventualidades 75.7-\v5' s 

Capital total $3,048,441.38 

El Banco abona por depósitos :i 3 meses 5 anual 
6 " 6 

DIRECTORES: 

J. Saturnino Tinoco, Felipe Márquez, Carlos Novel» Damerio 
C. B. PULLIN, Gerente. 



W. J. Rhyder 

Negociante en Asuntos de 
¿o^ Comercio y Finanza. 

Se atiende á toda clase de 
Negocios. 

8a. Avenida Sur No. 4 - GUATEMALA, C. A. 

Taller de Encuademación 

Pastas de lujo y corrientes de toda clase 
y tamaño en los cuales se emplean 
los mejores materiales. 

Nuestros trabajos y diseños compiten con 
los mejores. 

Prontitud y esmero en todo encargo. 

Siguere. Guirola & Cía. 



íí 



LA PRINCESA 



" 



Surtido completo de artículos para Señoras y Caballeros, 

Reciw novedades por todos los Vapores. 

En PERFUMERÍA y objetos para REGALOS, tiene un 

variado surtido, DE LO MEJOR, todo fabricado 

especialmente para esta casa. 

•L. HOTEL. UNION 

CUKTEWRLK C K. 



BAJOS DI 




Se Vende 'La Miniatura" 

Situada en la Avenida Elena, entre la 8a. y oa. 
Calle Poniente, detras del Santuario de Guadalupe. 
Para informes y condiciones dirigirse a 

Síguere, Guirola iC' Cía. 



" Guatemala Photo - Engraving Co." 

Taller completo de Fotograbados 

Nos eiicarpnmoadc hacer ditefipf 1 1" ortlcn y tomar fotugnróM, 
entregando el jrafc nm. 

Síguere, Guirola &. Cía. 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



Relojería y Joyería del Instituto 

9a Calle Oriente y 9a Ave. Sur, 

Esquina del Instituto Nacional, Guatemala, C. A. 



Relojes de LA MAISONNETTE garantizados 

Por su exactitud y solidez, de Oro, Plata, Acero y Nikel. 

Brillantes ? Joyería de París ? Anteojos. 

Composturas de todas clases baratas y garantizadas. 



Dr. Salvador Ortega 

DE LAS FACULTADES DE PARÍS Y GUATEMALA, 

Ofrece sus servicios al público, especialmente en lo 
ijue se refiere á enfermedades del oído, de la garganta, 
de la laringe y de las fosas nasales y sus anexos. 

Consulta todos los días de 1 á 4 p. m. 
Dirección: 1 1 Calle Oriente. No. 40. 



Literatura Nacional 

En la Librería de J. M. Lardizábal y Cía., 
se encuentran 

" Alma Enferma " y " El Tiempo Viejo" 

Memorias de mi Juventud - obras del Doctor 
don Ramón A. Salax.ar. «. 



joyería v Hdojerta ->■ 

"LA PERLA" 

:;¡i Ave. sur j 9a Calle oriente - Esftuinn frente ni Oran Hotel 

GUATEMALA. C A. 

Relojes LOnginks y Wai.tiiam, aneroides 
ingleses, termómetros para médicos, brillantes 
de PRIMERA AGUA, joyas ele última novedad, 
anteojos para teatro, reguladnos y desperta- 
dores de la ANSQNIA CLOCK Cu. 

Compos t u ni s .£>.-! r;¡ n t iza <h> s . 

Souvenir Spoons - - - Native Jewelry 
GHRMAN PORCHE R. 



OOOO ! . 

oooq s 
iO o <o 0! = 



o 

en 



V) 



-s 



lf> 



¥: 



c " 



Llénense los espacios de este talón y remítase con la suma de suscripción á 

"LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO" 

Síguere, Guírola & Cia M Editores, Guatemala, 



6 

o 



Sí <P • w 

*- © o * o 

a. s|e| s 

'S fl'S í* »> 



cVwyo la su mu de $ por mscripción á La Ilustración 
Z del Pacífico. /'"/■ meses principiando con $1 Núm. 

I Residencia del suscriptor 

o 

3 Nombrt 



♦