(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "La Ilustración Guatemalteca"

wt 



* 





[ONDON HOUSE: 

WH.MARKS&C? 

62&65MARKLANE. E. C. 



MARCAS DE VENTA: 



JEREZ 

Jerez Pálido. Jerez Fino. Jerez Raya. 
Jerez Oloroso. Jerez Amoroso. 

mknzhnillhs 

Manzanilla. Manzanilla Olorosa. 

Manzanilla Superior. 

kwontillados 
Amontillado Superior. 

Amontillado Pasado. 
Amontillado Fino. 

selectos 

Tres Cortados. India (Navegado). 

Palo Cortado. Dos Cortados. 



dulces 

Pedro Ximenez Superior. Moscatel Fino. 
Moscatel Superior. Pedro Ximenez. 

COG NKC 

Una ir Dos * * Tres • * • 

ESRECI7SLIDKDES 

San Jorge (Raya gorda). 

Infanta (Araon.) Elixir Exquisito (Amon.) 

El Alguacil (Oloroso fiuo). 

Victoria Regina (Solera Vieja). 

Pedro Ximenez (Viejísimo). 

Vino para Consagrar. Vino tara Kni-kkmos. 

Non Plus Ultra. 



Los pedidos se harán á la casa de Jerez. 

Estos vinos se hallan de venta en todo almacén de importancia. 



Ángel J. Espert, 



Agente General. 



i 



X*s 



m 






él 



1a Ilustración del Pacifico 





AÑO II. 



Guatemala, 15 de Marzo de 1898. 



No. 38 



REVISTA QUINCENAL 

Síguere & Cía., Editores Propietarios. 

Dr. Ramón A. Salazar, Director 

Oficinas y Talleres : 6a. Ave. Sur No. ii. 

Suscripción : Un año en la República, pago adelantado.. ..$10.00 

" " en el Exterior " " .... 12.00 

Número suelto 50 centavos. 

La Suscripción puede comenzar en cualquier época. 

Todo pago precisamente adelantado. 

Correspondencia : Para todo lo relativo á la Redacción y Ad- 
ministración económica, dirigirse á los Editores, 
SÍGUERE & CÍA. 
Apartado de Correo No. 12. Guatemala, C. A. 

No se devuelven los originales que se nos remitan. 

(51 CCropaeor £abestairta; y sus amores 
con margarita ce Koussillort. 

INDUDABLEMENTE que el siglo XI pue- 
de considerarse como uno de los grandes 
siglos de la historia, pues fué un periodo 
de vida y de creación. 

Todo lo que ás noble y de vigoroso tuvo la 
Edad Media á él se le debe, ya que en él tuvo 
principio y desarrollo. 

El sistema feudal le enseñó la lealtad, el res- 
p?to á la palabra empeñada, la santidad del 
juramento, la conciencia de que la fuerza debe 
ponerse en defensa del desvalido ó del débil, 
virtudes todas que idealizadas, dieron naci- 
miento á la caballería. 

El germano ó el franco en contacto con la 
civilización romana é influenciado por el dulce 
clima de Provenza se cambió de rudo guerrero 
que era, en el caballero que, cortés en los 
salones de los castillos feudales y en las cortes 
de amor, hasta aparecer un griego con yelmo 
y loriga, se trasforma en los torneos en león 
para exponer su pecho y su vida por la con- 



quista de una sonrisa ó una mirada de la dama 
de quien se había prendado de amores. 

Nadie habría podido descubrir en aquel amar- 
telado garzón suspiroso y apasionado cual Ama- 
dis, cometiendo toda clase de locuras por su 
Oriana al guerrero de los tiempos de Yerres 
cubierto el pecho de pieles bravias y groseras, 
envueltas en correas las piernas y llevando en 
sus brazos robustos el escudo refulgente como 
el sol, ó la lanza, hecha para un gigante, terror 
del legionario romano. 

Y no era sólo el clima el que había ablanda- 
do las fibras del bárbaro, sino la poesía y la 
mujer, esas dos hermanas, hijas de la belleza 
increada, de las cuales una sirve á la otra de 
aureola, le presta sus resplandores y juntas for- 
man un ser maravilloso que fleta entre las ti- 
nieblas d?l mundo, inundando de dicha con sus 
fulgores á los corazones de los hombres. 

La poesía es una necesidad imperiosa del 
alma. El hombre á quien la naturaleza ha 
negado la felicidad, se siente menos desgra- 
ciado al oír dentro de sí las palpitaciones de su 
corazón que son otros tantos cánticos de amor. 

¡ Oh ! si los que vamos por el mundo llorando 
el infortunio de que la musa nos haya negado 
sus besos y prestado á nuestro plectro la ar- 
monía, pudiésemos trasladar en notas les ritmos 
del corazón, si nos fuese dado encarnar en ver- 
sos el arpegio que se mantiene vibrando dentro 
de nosotros mismos, tal vez tendríamos mayor 
consuelo en la vida, pues libres de esa angustia 
infinita de un dolor que no puede expresarse 
en notas, y que hace del corazón un instru- 
mento gemebundo que suena y sufre al mismo 
tiempo, tendríamos el alivio de la rima que 
es una consoladora. 



198 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



Decíamos que la poesía es ana necesidad 
imperiosa del alma en los alliores de toda civi- 
lización. Apenas fué la América indepen- 
diente, las aves canoras de nuestras ciudades y 
de nuestros bosques, que se llaman poetas, 

entonaron SU canción lírica, que en i 
ció de tiempo que ya se acerca á un sig 
llenado al mundo de armonías 

Eso sucedió á Provenía cu el siglo XI. Te- 
nían los cantores de aquel entonces un cielo 
tan bello y tan azul y transparente cumo el 
nuestro, mujeres hermosas en los castillos, paz 
en las ciudades después de las cruentas escenas 
de la invasión bárbara, y el bello parlar pro- 
venzal para entonar sus canciones de amor so- 
noras y melodiosas. 

• De ahí surgió la falange de efebos que hoy 
viven en nuestra imaginación rodeados del 
misterio, y con el prestigio de la leyenda, que 
el mundo conoce con el nombre de Trova- 
dores. 

¿Que cantaban aquellos poetas? Celebraban 
la cortesía, las armas, a los caballeros, pero 
cantaban sobre todo el amor, el amor ardiente 
v ápasib&adó que transforma á la mujer en di- 
vinidad, y celebraban la belleza d 1 ser ado- 
rado ó la dicha que nos proporciona con una 
caricia, una mirada ó un beso prometid 
que es mejor, arrebatado en el trasporte de 
la pasión, premio soberano para las ansias 
infinitas qué viven hirviendo en nuestro cora- 
zón. 

Sus a mores eran castos é ideales expresadi <s 
en metáforas y figuras de las más audaí 1 
antitesis y juegos de palabras y de espíritu, y 
acompañados con instrumentos que tomaron 
de los árabes, de quienes habían aprendido á 
tañerlos. 

V asi, con la rima en los labios iban de 
tillo en castillo cual portavoces del mundo 
dando á conocer las más importantes notii ias á 
los señores feudales, ó entonando la última es- 
trofa de su invención, ó las canciones más en 
moda de sus hermanos en el arte. 

La llegada del trovador á un castillo era 
todo un acontecimiento, pues el huésped si< ni 
pre suspirado y siempre bien recibido, arribaba 
á tiempo para disipar la monotonía de aquella 
vida desocupada y cortesana en que las damas 
rodeadas de sus pajes y doncellas no tenían 



otro entretenimiento que la música y la poesía 
por entonces en los albores de una nueva vida 



Francisco Cabestaing había nacido en Pro- 
venza, y los escritores que de él nos hablan lo 
pintan de fisonomía espiritual, con una apos- 
tura noble, maneras cultas, circunstancias que 
prevenían en su favor y le concillaban la amis- 
tad de grandes y pequeños sin excitar la en- 
vidia de sus iguales. 

Noble por su familia, tenia lo que ha sido 
un defecto y una gran desgracia en todo tiempo : 
era pobre. 

Pero cuando se es joven y se es bello, no es 
ésa una desgracia irremediable, Cabestaing 
decidió hacerse paje en el castillo de Raimundo 
de Roussillon, célebre en aquel tiempo por su 
bravura y más aun por la belleza de Margarita 
su esposa y dueña. 

Acogido con bondad por parte del guerrero, 
el joven se hizo notar por su varonil belleza, la 
vivacidad d.' su imaginación, la alegría de su 
carácter y la fina galantería de sus maneras. 

" Sucedió un día, dice un croni ta, que Mar- 
garita llamándole aparte dijo al joven : " díme, 
te has apercibido si mi semblante es falso ó 
Uro?— Líbreme el cielo, respondió Ca- 
bestaing, de pensar lo último. Desde que os 
vi, señora, q 1 de bienaventuranza, os 

he considerado como la nujor de las damas 
que hayan nacido de mujer, y así os seguiré 
admirando por la vida entera." 

I. a dama que no se detenía en pequeneces por 
lo que se ve, se arroja sobre el garrido o 
lo abraza y le hace otras manifiesta! iones igua- 
les, asegurándole que no se había equivocado, 

y prometiéndole todas esas cosas que se 

prometen en la hora de los dulces trasportes, 
cuando se está en las circunstancias de núes 
tros amartelados amantes, en qu( él era joven, 
bello, poeta, ardiente, y ella era lo que era : 
una castellana que cansada de las rude. 
su esposo al fin ha hallado en 11» poeta la 
Üzación de sus ensilen. .s de amor, 

Fueron felices. 

Pero 110 poi mucho tiempo. Raimundo era 
celoso y cruel y á sus oídos llegaron las pala- 
bras de los maledicientes, que según p 
exageraban los acontecimientos, 




>eñori£a eKíela (jarrera — f é ele Marzo ile 

(A. G. Valdeavellano. Fotógrafo.) 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



tgg 



Un día en que Cabestaing había ido á caza, 
Raimundo pregunta por él, y sabiéndolo en el 
bosque hace traer su caballo, se viste su cota 
de mallas, oculta las armas bajo sus vestidos 
y se dirije sólo al lugar en donde cree encon- 
trará al paje audaz que quiere arrebatarle su 
honra y su tesoro. 

Cabestaing al verlo se perturba presintiendo 
una amenaza en los ojos airados de su señor. 

Después de los saludos ordinarios, este le 
pregunta si no hay alguna dama que sea ob- 
jeto de sus cantares y si podría él saber su 
nombre ? 

Cabestaing se defiende al principio, con el 
pretexto que, según las leyes de la galantería, 
no se puede sin perfidia nombrar á la persona 
á quien se ama. — "Bien sabéis, señor, le dice, 
que la fidelididad que se le debe á su dama 
consiste en decirlo todo, sin decir nada de 
ella." 

Raimundo insiste, en un tono comprome- 
tedor, hasta obligar al poeta á explicarse, ó 
más bien á mentir, pues declara que á quien 
hace la corte es á Inés, esposa de Roberto de 
Tarrascó^ hermana de Margarita. 

Raimundo no cabe en sí de gozo al oír 
aquella confesión, pues ella disipa sus dudas y 
celos ; y esta satisfacción se aumenta al ver 
confirmados por los labios de la misma Inés, 
que había adivinado lo que pasaba entre el 
paje y su señor la confesión de amor que entre 
ellos existía. 

Mas ¡ oh poder de los celos y de la vanidad 
femeniles ! Margarita se cree traicionada, ol- 
vidada, pospuesta, á pesar délas explicaciones 
del amartelado que le relata sus apuros del 
bosque. Margarita no cede ; ella quiere que 
el mundo sepa que ama y que es correspon- 
dida, é impone al galán que en dulce trova 
explique y cante que la amada es ella y no 
otra, y menos su hermana, más joven, quizá 
más bella, pero no más enamorada. 

Y el trovador canta, canta sus amores adúl- 
teros, que es lo mismo que cantar su canción 
de muerte. 

Y entonces sucede una de aquellas escenas 
que recuerda la de los Atridas en tiempo de la 
Grecia prehistórica. 

Paseándose por el bosque el enamorado don- 
cel se vio asaltado un día que fué para él el 



último de los suyos, por su señor en furia. 
Está armado y el joven se encuentra indefenso ; 
furibundo hasta estallar en iras el primero, su- 
plicante y medroso por culpable el trovador, 
quien no encuentra piedad en el que es su amo 
y su rival, y aquella ideal cabeza objeto de 
adoración, se ve arrancada por la mano in- 
sana de quien había sido su protector ; y se 
apagan los ojos bellos del dulce amante, y ca- 
llan para siempre sus labios, aquellos labio 
por donde se había destilado la sabrosa miel 
de la rima. 

Pero hay más. Raimundo arranca del pe- 
cho el corazón de su víctima, ese corazón que 
le había robado el de su esposa, y manda á su 
cocinero que lo prepare en una buena salsa 
para que sea servido en la mesa de la infiel. 

Margarita ama la salvajina, y come con gusto 
como tal aquel manjar tantálico. 

El esposo ultrajado deja que la mujer infiel 
dé cuenta con la golosina, y cuando esto es- 
tuvo hecho le pregunta impávido qué tal le ha- 
bía parecido aquella carne y si sabía qué clase 
de vianda era? 

— No lo sé, responde Margarita, mas os ase- 
guro que me ha parecido deliciosa. 

— Como que es, replicó el marido, de la per- 
sona que os ha sido la más querida y es 

justo que saboreis muerto lo que tanto amas- 
teis en vida 

Admirada Margarita se pone en pié y pre- 
gunta : "¿cómo, qué dices? explí- 
cate " 

V por toda respuesta el salvaje Caballero 
destapa una gran fuente que se halla en el 
centro de la mesa, y lívido de ira pero sabo- 
reando su venganza, señala con el dedo la ca- 
beza del trovador y dice á su espantada com- 
pañera : " Reconoce, reconoce en esa cabeza 
al dueño de aquel, cuyo corazón habéis co- 
mido. — Sí, le dice ella con un tono de terneza 
que vibraba al través de la desesperación y del 
horror, sí le contesta, lo encuentro de tal modo 
delicioso que en mi vida volveré á saborea! 
otro manjar, para no perder el gusto que i ste 
me ha producido. ¡ Creías espantarme con tu 
barbarie ! Ya ves que estoy tranquila, pues 
bien has hecho en devolverme lo que siempre 
me ha pertenecido 

Raimundo trasportado de furor se arroja so- 



200 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



bre su mujer con la espada amenazante, mas 
esta escapa á los golpt s por la fuga, y lanzán- 
dose por una ventana, va á encontrarla mu;rte 
por la caída, y á reunirse con su amante en 
aquel circulo en donde el Alighieri vio á 
Fracesca de Rimini y á su amante, y á aquella 
legión inmensa de " los pecadores carnales 
que someten la razón al apetito " impelidos 
por el huracán, sin que pueda aliviarlos re- 
poso alguno, y que llevados de aquí á allá, de 
arriba á abajo, producen con sus quejas y la- 
mentos un tumulto como el mugido del mar en 
tismpo de tempestad, cuando se ve combatido 
por opuestos vientos. 

Ramón A. Salazar. 

000002000000000000 

Cineraria. 



Healibabes. 



O. la señorita Cl\ba Carrera. 



Con tu rostro de virgen , 
pálida y hechicera, 
partiste á las regiones misteriosas 
donde el reposo y el silencio imperan. 
Ya no en el esplendor de tu hermosura, 
¡ oh blanca y dulce reina ! 
te hemos de ver los que admiramos siempre 
tu angelical y p&díca belleza. 
Has cruzado la Estigia, 
de procelosas ondas plañideras, 
en lis qu? riela la Selene mustia 
su luz suave y dantesca. 
Va no habrás de volver, ya nunca, nunca, 
sentirás otra vez la honda trsteza, 

la nostalgia del viaje sin retorno 

Nivea y vernal caléndula, 

hoy florecida en el remoto Elíseo 

dominio de la etern:i primavera, 

estancia de felices soñaciones 

á donde mora la lejana Electra ! 



Marzo 5. 



José C. Mixco. 



k'S'í'i'i'g&i'i'i'i'i'i'i'ii'k'i' 

Kimas. 

(DE RNRI<ji 

La muerte es la noche helada. 
Día abrumador la vida ¡ 
Ya anochece y tengo sueño. 
Estoy cansado del día. 

Sobre mi lecho, en un árbol 
Nuevo ruiseñor gorjea ; 
Canta el amor, y hasta en sueños 
Entiendo yo sus querellas. 

J. J. Herrero. 



Doquiera BOmbras y dolor y espanto 
encuentro nada más. tristeza y llanto, 

luto y desolación ; 
el aire que respiro, envenenado ; 
el bien, en la impotencia avergonzado ; 

del vicio la canción. 

Todo se insulta, se corrompe y vicia ; 
no hay nada que respete la malicia 

destructora y procaz ; 
grita en vano la voz de la conciencia : 
es más tuerte la voz de la demencia 

y se la escucha más ! 

Ya la excelsa virtud es sólo un mito, 
¡oh desventura ! y ocupó el delito 

el ara de su altar; 
y la blasfemia, el dolo y el insulto 
le están rindiendo fervoro ¡o culto, 

pidiéndole triunfar. 

¿Dónde lo puro está del sentimiento? 
Cual débil polvo que arrebata el viento, 

el mal lo arrebató, 
y al arrojarlo en la candente pira 
que alimenta incansable la mentira, 

en humo se cambió. 

El infame puñal del asesino 
buscando al inocente ; el libertino 

acechando el honor ; 
la risa estulta de la vil bacante ; 
la impudicia gozando delirante ; 

corrompido el amor ; 

La virtud despreciada ; la hermosura 
esclava del engaño y la impostura ; 

la indomable ansiedad 

en que se anega el criminal deseo 

¡Terrible cuadro que delante veo 

con triste claridad ! 

Y mientras, recorriendo su camino, 
sigue sobre sus ejes el destino 

rodando sin cesar! 

¡ El final llegará de la contienda ! 
val arrancarte, — humanidad, — la venda, 
¡qué horrible despertar ! 
1898. Pío M. RiÉPELE. 

Benvenuto Celliui, el más delicioso de los 
antOgrafistaS, COmenzd su obra tan llena de 
originalidad, cuando " el reloj de su vida había 
dado ya los cincuenta y ocho." 

Julio Scaligero conservó sus facultades reten- 
tivas tan vivamente hasta sus últimos años, 
que, contando setenta, dictó á su hijo de me- 
moria, doscientos versos de un poema que ha- 
bía compuesto la víspera y que conservaba en 
la memoria. 




Son ¿oáié ^Ícente (Aparicio 
Gerente del Banco de Occidente, Sucursal en Guatemala. 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



11 tt bromista. 

-.k [GASE lo que se quiera, la tan decantada 
l| U) igualdad entre los hombres, no pasa de 
7 ser una solemne paradoja, buena tan solo 
para autoreillos de derecho y para legisladores 
más ó rúenos ilusos 5' trasnochados, mas no 
para los que por medio de constantes observa- 
ciones tratamos de retratar la vera effigies de 
las cosas del mundo. 

Es la verdad que la especie humana es infi- 
nitamente varia, aun en medio de la admirable 
armonía y unidad que en ella reinan ; y que no 
hay dos hombres, ni dos mujeres, ni dos niños, 
ni aun dos desvergonzados, de quienes pueda 
decirse que son iguales, ni física, ni moral, ni 
intelectualmente. 

Y si no, vengan ustedes acá y díganme : 
¿ por ventura será igual el africano de tez negra 
como el carbón y lustrosa como zapato enbetu- 
nado, al caucásico de color blanco y de azules 
y expresivos ojos? ¿Lo serán acaso el chino 
y el indígena de nuestra América, por más que 
por muchos conceptos diferentes se parezcan ? 
V las razas, dejando aparte por ser manía vieja 
el compararlos : ¿ serán iguales la fea y la her- 
mosa, el tonto y el inteligente, el rico y el po- 
bre, el malo y el bueno ? 

Conque vénganme á mí con igualdades ! 

Si á buscar las causas de la humana desigual- 
dad vamos, hemos de convencernos de que esta 
procede del nacimiento, de la estrella que pre- 
side al destino del hombre, del hado que sabia- 
mente inventaron los antiguos. Lo cierto es 
que tales diferencias se manifiestan desde el 
claustro materno, que diría algún jurista, dado 
que unos nacen con disposición para la música, 
otros vienen al mundo con destino á la poesía, 
otros para ser ministros, los de más allá para 
obtener cruces, aquestos para no hacer nada, 

estos para millonarios y algunos parabro- 

mistas inaguantables. 

Porque eso de vivir discurriendo bromas me- 
nos ó más groseras, y de carecer en lo absolu- 
to de formalidad y de juicio y de llegar á los 
cincuenta años siendo aun más superficial é in- 
significante que un chico de escuela y de pei- 
nar barbas, y ser no obstante un quídam á quien 
cualquiera se juzga autorizado para tutear y 
pedirle fuego y de no tener carácter ni asunto 



de ninguna especie, cosa es del nacimiento, de 
la sangre, de que deba culparse á Piscis ó á 
Tauro, y en manera alguna de la educación ó 
del medio ambiente. 

Anda por esos vericuetos, que hemos dado 
en llamar calles, un individuo conocidísimo de 
nuestra culta sociedad (la llamo culta por cos- 
tumbre) el cual individuo responde al poco eu- 
fónico y nada simpático nombre de Crisóstomo 
de la Guasa. 

Y aquí vendría de molde el describir minu- 
ciosamente á este sujeto ; si no fuera que las 
descripciones están terriblemente desacredita- 
das desde que algunos ingenios cultivan la 
" poesía descriptiva " lo mismo que pudieran 
cultivar lechugas y remolachas. 

Mas ya que es preciso, digamos que don 
Crisóstomo tiene cuarenta años bien sumados, 
y parece chico de veinte. De diez podría pa- 
recer también, puesto que no ha vivido, si es 
que por vivir se entiende el hacer algo de pro- 
vecho. Jamás le he visto con bolero en la ca- 
beza y traslapada en el cuerpo, pues nunca 
abandonó el saco y el sombrero defiaja, atri- 
butos de adolescente, y usara boina y calzón 
corto si pudiera, tal es su gusto por aniñarse, 
por hacerse el muchacho. Aunque peina canas 
en cabello y bigote, las disimula por medio de 
bien aderezados afeites ; de barba no debe ha- 
blársele, pues está reñido con ese varonil ador- 
no de la cara masculina. Sus ojillos son vivos 
é inquietos ; su rostro delgado y luengo, á ma- 
nera del de la ardilla, animal á quien imita 
en su movilidad increíble y en su perenne in- 
quietud ; sus manos son chicas siempre jugan- 
do con algún bastón ó junquillo, y cuando no 
juegan, destruyen lo que entre ellas cae ; ter- 
minan en deformes uñas, que demuestran haber 
tenido estrecha amistad con los dientes de su 
propietario ; anda este vestido á la moda cuan- 
do las circunstancias lo permiten ; y las cir- 
cunstancias no lo permiten siempre porque él 
carece de oficio y de beneficio ; suele frecuen 
tar las cantinas, y aun dicen que se ha embo- 
rrachado, de lo que no soy testigo ; enamora á 
todas, viudas, solteras, jóvenes, viejas, casa 
das, feas y bonitas ; pero su método amatorio 
es puramente astronómico, quiero decir, que 
jamás se vale de los labios, sino solo do los 
ojos, sistema de enamorar poco ofensivo y no 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



muy comprometiente : n<> tiene más familia que 

un hermano y seis hermanas, las cuales lo man- 
tienen de su trabajo, y son unas solteronas 
¡preciabilísimas por el lado moral, pero detes- 
tables por el físico. Por último, adolece de unos 
pies enormes y de una nariz en forma de pico 
de guacamaya, y presume de noble según lo 
demuestran los susodichos nariz y pies y la cir- 
cunstancia de firmarse "de la Guasa" y 110 
Crisóstomo ('.nasa á secas, como se llamaría si 



"Las bromas, ó pesadas Ó no darlas," ha 
dicho alguno: y don Crisóstomo, conocedor de 
tan sabio aforismo, determinó convertirse en 
un bromista de los más pesados ; eligió por tea- 
tro de sus hazañas esta culta capital de Guale- 
mala, y por víctimas á los que tenían la poca 
suerte de llamarse amigos ó conocidos suyos. 

De sus campañas, refiere la tradición algunas, 
y á renglón seguido refiero las más notables. 










\ \ U \K U 



lio presumiera de noble. 

Pues bien, este sujeto rueda inútil en el me- 
■ anismo complicado de la sociedad : elemento 

quizás nocivo, porque nocivo es quien no pro- 
duce ni sirve á sus CO-aSOCÍados : este ser ano 
diño de edad indescifrable, de burlesca y ridi- 
cula fisonomía, era dueño de una rara y la- 
mentable habilidad : se pintaba él solo para 

dar burlas y chascos pesados; había nacido con 
marcada propensión hacia la chanza, la broma 
y la farsa, como al decir no sé si de LombrOSO 
ó de Garofalo, vienen al mundo los delincuen- 
tes natos. 



Tratábase, si no me es infiel la memoria de 
la Exposición Universal de no sé dónde, en la 

que nuestro país estuvo bien ó mal represen- 
tado que esto no es de mi incumbencia), y pa- 
ra la cual hubo de nombrarse una comisión que 

arreglara la maneta cómo Guatemala había de 
lucirse en aquel certamen. 

Presidía la comisión un Caballero distingui- 
dísimo llamado Candido Hocancgra, quienjuz- 

gó oportuno que Guatemala tuviera en su pa- 
bellón una serie de objetos anteriores á la con- 
quista. 

Con fin tan laudable pasó una circular a to- 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



203 



do Inclín viviente solicitando su cooperación 
para la magna empresa, y pidiendo que se le 
enviaran los más objetos prehistóricos posibles. 

Harta burla hicieron de don Cándido, públi- 
ca y privadamente sus amigos y colegas, pues 
suponían, y no sin razón, que los guatemalte- 
cos 110 estábamos para buscar chalckigüites de 
indios, y que, en su consecuencia, ninguno co- 
rrespondería á los deseos del señor Presidente. 

V asi fué, pues nadie enviaba cosa alguna. 



En efecto: un alemán de extraño y largo 
apellido, remitía desde Chiantla una colección 
de objetos de los indios. 

¡ Bravo ! exclamó don Cándido y lla- 
mando á sus colegas y amigos que á la mano 
pudieron encontrarse, les dijo : 

i Para más los extranjeros ! Vean ustedes 
como los alemanes son más amigos de Guate- 
mala que los cliapincs mismos. 

Y se procedió á la solemne apertura del ca- 




iNMCInN DH CAFK — VAPOR DRL FKRKOCARRIl. VKRAPAZ. 



con lo que el señor don Cándido empezó á des- 
ilusionarse y á renegar de nuestra falta de pa- 
triotismo y de nuestro poco entusiasmo por 
las cosas que se relacionan con la Historia, en 
lo que no iba descaminado. 

Perdida estaba ya la esperanza de obtener de 
los particulares colección arqueológica alguna, 
cuando cierto día llegó á la oficina de don Cán- 
dido un respetable indígena cargado con enor 
me cacaxtle, al parecer de objetos anteriores á 
la conquista, lleno, según juzgó nuestro don 
Cándido, á quien venía dirigido con lacónica 
epístola. 



coartó? en presencia del señor Ministro de Po 
mentó, á quien se invitó al efecto. 

V adentro, encontróse primero enorme es 
puela tomada de orín, con una inscripción que 
decía : 

" Espuela de que uso don Pedro de Al vara- 
do en la batalla de Waterloo." 

Don Cándido al ver esto, abrió unos ojazos 
de tamaño enorme. 

Y seguía lo del caca \t/e 

"Espejo en que se miraba la reina de los 
cachiqueles cuando iba á los bailes de don Ru 
fino Barrios." 



-' '4 



/../ ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



Y por el estilo, fueron sacando objetos de 
disparatada enjundia, hasta dar con un horri- 
ble idolillo cuya leyenda era esta : 

" Retrato de don Cándido Bocanegra, caci- 
que del Kiché." 

El buen hombre no pudo resistir :i este últi- 
mo chasco, cayó desmayado. 

El honor de la invención pertenecía á don 
Crísóstomo el bromista. 



Lucas el Simple estaba á doscientas varas de 
su casa cuando vio salir, como brotados de la 
pared más próxima tres enchamarrados de ho- 
rrible aspecto, que, poniéndole sendos revol- 
ver* en el pecho, le dijeron con voz lúgubre : 
" Somos los Koldanes." 

Tembló Lucas el Simple y sintió que algo 
muy frío, sumamente frío, corría por sus 
venas. 

Lucas amaba la vida ; pobre joven ! y al ver 



Vino hace algunos años á Guatemala unjo- que los ladrones le exijían su reloj, su dinero, 

.. 1 



1 


"ae 




XQKfw^-THH 


^^^nÜJj : - ' * ■ 




i - ■ 




*V '-¿mí ■■•' J 




' "ir ' á P 


Üifti 



jO-" 



SrY 



V\l'OK Ill-.l. I HKKOCAKKII. VKKAI'AZ. 



ven fraileé-- llamado en español Lucas el 
Simple, cuya mala suerte le hizo trabaí .imi- 
tad estrecha con don Crisóstomo de la Guasa, 

de quien no tenía cabal conocimiento. 

I"na vez, el buen Lina-, se retiraba á su man- 
sión pencando en las fechorías de los " Rolda- 
.andidos que hace un siglo vivían en el 
barrio de la " Parroquia," cuyos crímenes \ 
crueldades ponderábale don Crísóstomo, mas 
suponiéndolos ion intención dañada, como exis- 
tentes á la fecha. 

Serían las doce de la noche y en la desierta 
calle no se miraba á nadie. Nadie ni siquiera 

la silueta de algún medio dormido polizonte. 



sus alhajas, su levita lo entregó todo a 

trueque de salvar la pelleja. 

Los léperos continuaron : 

" Cuidado con decir nada, chancle tal por 
cual." 

" , Qué tengo de decir, pese á mi f " con- 
testó el infeliz. 

Huyeron los bandidos : Lucas llamó á la po- 
licía ; hubo escándalo ; se armó proceso ; habla- 
ron los periódicos ; pero ni los Koldanes ni los 
objetos de Lucas se encontraron. 

Tres días después, Lucas halló Sobre su mesa 
los objetos de que había sido despojado. Con 
ellos estaba una tarjeta que decía 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



205 



' ' Caro Lucas : perdona á tu amigo Crisós- 
tomo de la Guasa la inocente burla de que te 
hizo objeto. Nunca creyó que un rewolver de 
hojalata te causara tanto miedo." 



Y pudiéramos continuar refiriendo anécdotas 
del buen Crisóstomo. 

Hablaríamos de cuando se hizo el muerto 
can grave susto de sus hermanas y amigos ; de 
cuando obsequió á una señorita una cajeta lle- 



3osé V. Clpctricio. 

Lo que se escribe de un hombre de bien 
siempre es leído con gusto, y Don José Vicente 
Aparicio es un hombre de bien á carta cabal. 

Las presentes líneas son espontáneas y jus- 
tas. 

La vida del señor Aparicio ha sido laboriosa 
y honrada ; si no ha deslumhrado, él ha sido 
siempre el más estricto cumplidor de su deber. 

Educado en la escuela del trabajo y de la 




TREN DE INAUGURACIÓN — l 



na al parecer de dulces, que resultaron ser do- 
ó/adores ; de cuando hizo que á alguno le pica- 
ra mortífera culebra, que después apareció ser 
alfiler inocente ; de cuando dio prestados mil 
pesos que después aparecieron ser fichas de no 
sé qué hotel, y de otras mil aventuras suyas 
que no referimos por faltarnos espacio y por 
creer que á vosotros ¡ oh lectores ! no ha de so- 
braros la paciencia. 

Juan de Mata. 



No olvidarse : Nuestra acreditada pape- 
lería se trasladará próximamente á la Sexta 
Avenida Sur No. 11 (Calle Real). 



virtud severa, ha sido un obrero infatigable, 
subiendo peldaño á peldaño, los puestos á don- 
de ha ascendido. 

Ni envidiado ni envidioso, ha vivido y vive 
retirado de todo bullicio, en honrado y silen- 
cioso apartamiento. El número de sus amigos 
es corto, pero escogido. En su corazón no hay 
iras ni odios para nadie, la atmósfera en que 
vive es atmósfera pura de concordia y amor. 

Hoy cuenta 36 años de edad ; á los 7 quedó 
huérfano de padre, y á los 10 comenzó á lia 

bajar, ganando ya la subsistencia de -u fa- 
milia. 

Su claro talento y la rectitud de mi con 



2o6 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



ciencia, lo han llevado á desempeñar varios é 
importantes puestos. 

Entre otros, enumeramos los siguientes ¡ 

Fué Síndico i"de la Municipalidad de Gua- 
temala, en el año de [889 y Alcalde 1" de- la 
misma en 1893, Diputado á la Asamblea Na- 
cional Constituyente en 1887 y ala Legislativa 
de 1S91 y 92. 

Ha tenido durante muchos años el poder de 
Doña Francisca Aparicio, viuda de Barrios, y 
otros poderes de personas respetables, tanto de 
este país como del extranjero. 

Ha desempeñado con unánime aprobación 
ias agencias de varias compañías importantes, 
entre otras, la del Ferrocarril Occidental, y la 
ele Agencias de Occidente. 

Actualmente desempeña el puesto de Pre- 
sidente de la Compañía del Muelle de Cliam- 
perico. y es Gerente de la Sucursal del Banco 
de Occidente en Guatemala, este puesto lo ob- 
tuvo á principios del año de 1894, habiendo 
sido antes director del mismo establecimiento. 

F.l señor Aparicio es caballeroso, modesto y 
leal : infatigable en el trabajo y cuidador celo- 
sísimo de los intereses que se le confían. 

Su vida pública y su vida privada •-011 tras- 
parentes, ni la más ligera sombra ha pasado 
por ellas. 

Contrajo matrimonio con Adela Peña, bella, 
buena é inteligente señorita de la sociedad gua- 
temalteca, lisa feliz unión le ha dado cinco 
hijos, un coro de ángeles que llenan su hogar 
de rumoreos divinos y de dichas inefables. 

La fisonomía moral de Don José Vicente 
Aparicio, puede fijarse con dos palabras: /» n 
bidad y trabajo. 

Hucstros (Svababos. 

AÍDA CARRERA. 
Fué la señorita Aida Carrera una de las más 
bellas é ideales figurad entn 1 - grupo de jó- 
venes que hoy se encuentran en la primavera 

<le la vida y que saborean la dicha de los 
quince años, constituyendo un coro de áu 
geles cuyas gracia- han dado reputación á 
Guatemala de ser una creadora fecunda .le be- 
llos tipos esculturales, 



La 1 cliente muerte de la señorita Carrera, 
«pie ha conmovido tan profundamente a todos 

nuestros (¡nulos sociales, hace de ella una 

figura de actualidad, motivo por el cual pu- 
blicamos su retrato, presentando á su fami- 
lia acongojada las manifestaciones sinceras de 

nuestra condolencia por tan sensible aconteci- 
miento. 

I. A REVOLUCIÓN DE SEPTIEMBRE. 

Aun humean lo- campos con la sangre ge- 
nerosa derramada en Septiembre último, con 
motivo de la revolución promovida en gran 
parte debido á la prórroga en mala hora acon- 
sejada y concedida al General Rey na Barrios. 
Nuestros grabados representan la Brigada del 
General García León en los campos de Totoni- 
capátn, la cual operaba al lado del Gobierno, 
cumpliendo con su consigna de lealtad que 
honra y enaltece al ejército guatemalteco. 

Publicamos esas dosvistascomo un recuerde! 
doloroso de la última de nuestras contiendas 
civiles. 

EL FERROCARRIL DE VERAPAZ. 

Es el departamento de la Alta Veripaz uno 

de los más ricos y florecientes, y su capital, 
Cobáll, la tercera población de la República. 
Célebre durante la colonia por ir su nombre 
unido al del infatigable apóstol de la raza indi 
gena Bartolomé de las Casas, lo es hoy en el 
mundo entero por la fama de la riqueza prodi- 
giosa de sus bosques, asilo preferido del qui tzal 
y de infinidad de aves con plumajes resplande- 
cientes, y cuajadeisde árboles como el liquidam- 
! age, el hule ; losquedan la goma guta y 
1 "pal, y multitud de orquídeas de lasespecies 
más raras, cuya explotación ha hecho la for- 
tuna de muchas casas nacionales j extranjeras 

que ;i e-Ha se han dedicado. 

dé de Cobán es de los más apreciados 

cu los mercados del inundo, \ constituye el 
principal elemento ele 1 i. pie /a de- aquella zona. 

Actualmente se construye un ferrocarril entre 
Pan/.'.-, puerto sobre el rio Polochic que des- 
emboca en el lago de [zabal, y la cabecera del 
departamento. A < se ferrocarril ¡ .1 , -,■ M ,, 
que tiene perspectivas admirables, se refieren 
«los de- nuestros grabados, 



•< f 
i 2 
3 a 




LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



207 



(Ciencia pura y Ciencia práctica. 

N realidad el descubrimiento de los rayos 
X aún siendo muy importante bajo el 
T punto de vista científico, no hubiera 
preocupado al público sin la propiedad singu- 
larísima de esta nueva luz invisible de poder 
fotografiar en la sombra y á través de los cuer- 
pos opa eos. 

La mano espectral y las inesperadas aplica- 
ciones de los rayos X á la medicina y á la ciru- 
gía han sido las verdaderas causas de la in- 
mensa popularidad, que con inusitada rapidez 
han conseguido en Europa y en América los 
extraños rayos por el profesor Roentgen des- 
cubiertos. 

Pero las popularidades pasan pronto. La 
de los rayos X pasó, y hoy quedan reducidos 
á la esfera tranquila pero fecunda de la ciencia. 

Siguiendo esta idea, y comprobando otra del 
célebre matemático francés M. Paincaré, van 
estando de acuerdo los físicos en que toda 
fluorescencia aunque no sea de origen eléc- 
trico, puede engendrar rayos X. 

Respecto á la naturaleza de éstos, poco se 
sabe todavía. Hay experiencias contradicto- 
rias y las opiniones están todavía divididas. 

Sostienen unos que los rayos X son vibra- 
ciones longitudinales del éter, análogas á las 
del sonido en el aire. 

Sostienen otros que esta luz invisible, que 
viaja por las sombras y que las atraviesa sin 
iluminarlas, es de la misma naturaleza que 
todos los rayos de luz del espectro solar ; es 
decir, que está formada dicha luz por vibra- 
ciones transversales del éter, sólo que pertene- 
cen á la parte invisible del espectro solar. 

En estos últimos tiempos esa opinión va 
tomando cuerpo, porque, según parece, los 
rayos X se van, por decirlo así, humanizando 
y muestran tendencias á seguir las leyes gene- 
rales de la luz. Ya parecen que se polarizan ; 
ya presentan franjas de difracción ; hasta sos- 
tienen algunos experimentadores que se refle- 
jan y se refractan como los demás rayos lumi- 
nosos. 

También se han multiplicado los experi- 
mentos sobre influencias eléctricas de los rayos 
en cuestión. 

Pero todo esto pertenece á la ciencia pura ; 



rebasa los límites de la ciencia popular y fati- 
garía la atención de nuestros lectores. Estas 
consideraciones nos obligan á suspender el 
estudio del importante descubrimiento del pro- 
fesor alemán. 

Para concluir, pues, esta materia, y pasar á 
otras menos áridas, sólo haremos dos obser- 
vaciones. 

La primera se refiere á las relaciones que 
existen entre la ciencia pura y sus aplicaciones 
prácticas. 

Hay hombres de naturaleza idealista, que en 
el idealismo viven y que con desdén miran las 
realidades impuras de la vida. Todo sabio, 
todo el que está consagrado á la ciencia pura, 
siquiera sus trabajos sean del orden experi- 
mental, es un idealista á su manera. 

Hay otra clase de hombres positivistas incu- 
rables que sólo aman la realidad ; pero la rea- 
lidad práctica ; la realidad útil ; la que sirve 
para algo y tiene aplicación inmediata á las 
necesidades de la vida. 

Los primeros, por regla general, de:-deñan á 
los segundos ; viven en el mundo de la ciencia 
abstracta : un fenómeno científico, una ley de 
la naturaleza, es para ellos todo, aunque ese 
hecho ó esa ley no tenga aplicación ninguna, 
que es lo ruin, es lo mezquino, lo despreciable : 
lo que — en todo caso — se da de añadidura . 
No hay para qué ocuparse de las aplicaciones ; 
la ciencia es la ciencia y vive de sí misma. 
Es autónoma ; no ha jurado vasallaje á ningún 
otro señor. Cuando se ha descubierto el más 
abstracto problema de matemáticas, la teoría 
de los residuos de Canchy — pongo por caso ó 
un intrincado problema de transformación de 
funciones elípticas ; cuando se ha descubierto 
una propiedad de la luz polarizada ó se ha 
medido en millonésimas de milímetro una onda 
de luz ; ó se han establecido las leyes de las 
corrientes eléctricas alternativas ; cuando en 
química orgánica se ha resuelto un problema 
de síntesis ó se ha realizado un cuerpo que no 
se encuentra en ninguna parte en el seno de la 
naturaleza, sino sólo en el laboratorio del quí- 
mico ; ó se ha dado solución á una fórmula 
química de tres dimensiones ¡ cuando en astro- 
nomía se ha encontrado poi análisis espectral, 
que en tal astro existe calcio, ó que allá en las 
profundidades del cielo existe el ázoe ; cuando 



20S 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



en el agitado fondo de la naturaleza animada 
se encuentran pruebas de la gran evolución y 
se consigue fabricar una gran hipótesis; cuan- 
do á todo esto llega la ciencia pura, el verda- 
dero sabio queda tranquilo y goza con goces 
purísimos en la contemplación extática de la 
verdad. 

Proclama la verdad por la verdad y nada le 
importa que aquellas abstractas fórmulas ma- 
temáticas no sirvan jamás para nada práctico ; 
que con la polarización y la onda etérea no se 
realice jamás ninguna utilidad del orden ma- 
terial ; sin cuidado le tendría el que jamás se 
aplicara la corriente eléctrica á ningún uso de 
la vida común ; poco le importa que de nada 
sirvan, dado que no sirviesen, las nuevas sal- 
váis químicas ni las nuevas fórmulas esterio- 
químicas ; le deja perfectamente tranquilo la 
idea de que jamás hemos de llegar ni al hidró- 
geno dei sol, ni al calcio de una estrella, ni al 
ázoe de otra, y poco le preocupa, en fin, todo 
lo que se diga contra la teoría de la evolución 
biológica, si de ella es partidario. 

l J ara el sabio verdadero, la ciencia tiene un 
fin en si misma : iluminar la inteligencia hu- 
mana : elevar el espíritu hacia el ideal ; satis- 
facer una necesidad suprema, la necesidad de 
saber, repartir alimento de verdad á las almas 
hambrientas. 

Y que allá las necesidades materiales se las 
compongan como puedan. 

Hasta aquí el sabio como sabio. 

Vamos ahora al hombre práctico. 

Para éste toda verdad científica que no 
tenga una aplicación material, es completa- 
mente inútil. 

Es un juego insustancial de la inteligencia. 
Es bracer en el vacío. Es agotarse estéril- 
mente. Más aún, es un desperdicio de fuerzas. 

Las fórmulas matemáticas, ¿ no tienen apli- 
cación ? Pues las cpie no tengan aplicación 
están de más. Son puro lujo y lujo insoste- 
nible. Xo somos bastante ricos, dicen ellos, 
de tiempo y de trabajo para tales lujos. 

¿ Pueden relacionarse con algo práctico esas 
ondas de luz, ese oleaje de millonésimas de 
milímetros, rozando el éter del espacio ? Pues 
si á nadi práctico conducen tales hipótesis, 
por meros fantasmas de la imaginación he- 
mos de tener la creación del éter, por una 
parte, y por otra sus vibraciones supuestas. 

V así. siguiendo paso á paso todas las gran- 
des teorías modernas, en la Física, en la Quí- 



mica y en la Astronomía, y en todas las cien- 
cias, los partidarios á lodo trance de la utilidad 
material, no admitirán más que la ciencia prác- 
tica é inmediatamente aplicable : la que da una 
fuerza nueva : la «pie construye una máquina 
económica ; la que encuentra colocación en 
una fábrica ; la que se traduce en hechos ma- 
teriales y en productos materiales también, pro- 
pios para satisfacer alguna necesidad humana. 

En suma : por una parte, los hombres de la 
ciencia pura que buscan la pura verdad sin 
preocupación de fines utilitarios y materialistas. 

Por otra parte, los hombres de la ciencia 
práctit a é inmediatamente aplicable á cualquier 
industria material. 

Excusamos decir que nuestras simpatías y 
nuestras firmísimas creencias están con los 
primeros. Que la ciencia debe ser desinte- 
resada ; que tiene su esfera propia ; su cielo 
donde explayarse. 

Lo cual no impide que de esa ciencia pura 
broten, como fecunda maravilla, las más por- 
tentosas aplicaciones para la vida real ; para 
la vida material, dijéramos mejor, de la raza 
humana. 

El asunto es demasiado extenso para que 
pueda ser tratado de paso ; pero así y todo, 
dos ejemplos pueden dar idea de esta fecun- 
didad interna de la ciencia pura en pro de la 
ciencia práctica. 

Y esta es la segunda de las observaciones 
que antes anunciábamos. 

¿ Hay nada más abstracto que la teoría de 
la polarización de la luz? ¿No parece puro 
j uego de geometría ? 

Pues, sin embargo, la teoría de la polariza- 
ción abandona sus regiones ideales, se digna 
descender á la práctica, y descubre la diabetes 
y la mide reduciéndola á números. 

Y en el mismo problema que hemos discu- 
tido, en los rayos X, encontramos una aplica- 
ción práctica verdaderamente prodigiosa. A 
saber : su aplicación á la medicina y á la 
cirugía ; la exploración de las partes internas 
del organismo humano. 

Deiemos, pues, que la ciencia pura se ex- 
tienda por las más elevadas regiones ; que, 
como vapor fecundo, cuando menos lo creamos, 
se condensará en lluvia y regará las bajas 
tierras asegurando la cosecha que al fin nos dé 
el pan nuestro de rada día. 

Y aquí acaba cuanto por el pronto teníamos 
que decir de los rayos catódicos y de los rayos X. 

Josíí ECHEGAKAY. 







„ 2 

















: *-¿' 



\x 




v.. 



Vp'v wV , 




>-¿A 



9b. 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



LA DUCASBLINE. 

Todo el mundo habla en este momento de la '* Ducas- 
bline." ¿Y qué es la " Ducasbline? " 

La "Ducasbline," ó por mejor decir " Las Ducasblines," 
son unos extractos concentrados de plantas del Brasil, uno 
de los descubrimientos más útiles y maravillosos de este 
siglo. 

La "Ducasbline " no tiene la pretensión de ser una pana- 
cea universal. El nombre de " Ducasbline " se aplica sobre 
todo á un nuevo método de tratamiento. Hay muchas cla- 
ses de " Ducasblines," pero las principales son series i y 2. 

" Las Ducasblines" obran directamente sóbrelas enferme- 
dades que provienen de la sangre que purifica y regenera. 

" La Ducasbline" No. 1, cura inmediatamente las enfer- 
medades que provienen de la pobreza ó de un vicio de la 
sangre como la anemia, diabetis, albuminuria, etc. " La 
Ducasbline " No. 2 cura admirable y radicalmente en el caso 
en que la sangre está invadida por elementos orgánicos ó 
minerales (microbios, bacillus, bacterias, sales, etc.) causas 
primordiales de la Tuberculosis, Fiebres, Gota y Reuma- 
tismo, etc. 

' ' Las Ducasblines ' ' medicamentos vegetales absolutamente 
inofensivos son de una eficacidad maravillosa, lejos de estro- 
pear el estómago como sucede con los medicamentos químico- 
minerales, son de un gusto agradable, excitan ( el apetito, for- 
tifican las vías digestivas y dan al enfermo la fuerza necesaria 
para triunfar de su enfermedad, siempre aplicando el número 
de " La Ducasbline " con referencia á la causa primordial de 
las enfermedades. 

El método de tratamiento es aplicado única y exclusiva- 
mente y con el más grande éxito en el Instituto Médico- 
Racional, 13 R. Laffitte, París, donde un sin número de 
enfermos atacados de gota, reuma, anemia, DIABBTIS, 

BRONQUITIS, TUBERCULOSIS, DISPEPSIAS, etc., han sido CU- 

rados radicalmente como lo prueban miles de certifidados. 
FOLLETO FRANCO CONTRA O.25 DE. FRANCO. 



VENTA. F»OR MAYOR V MENOR 
CompaKnie Frnnco eraailleiie, 13 Rué Laffltta. 
PARÍS. 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



REiZISTR BURSÁTIL. 



Banco Internacional 
de Guatemala 

Americano 

Agrícola Hipotecario . 
de Occidente 
Colombiano 



Compañía fiel Muelle 'le San José 

'• Champerico .. 

de Agencian 

la Nueva Industria 

Ferrocarril Urbano 

Agencia Marítima Nacional 



NO. DE 
ACCIONAS 



1,000 
2,500 
1,000 
2,000 
15.000 
1 68; 



6,000 
6,000 
5.000 
'34 
400 
2,200 



CAPITAL 

FUR ACCIÓN 



$2,000 
1,000 

1,000 

4,000 

100 

1,000 



DESEMBOLSO 
l'OR ACCIÓN 



; 1 ,40o 

6OO 

600 

2,000 

loo 
1,000 



ÚLTIMO 
DIVIDENDO 



fl50 
50 
40 

75 

00 



$ ion 

lix) 



1,000 
50 



$ 87 

33 

66 

1,000 

50 

100 



COTI- 
ZACIONES 



Í3-SOO 
900 
TOO 

I.Soo 



$ '.SO 
200 

45 

1 ,00o 

45 

70 



VALORES DEL GOBIERNO 



INTERÉS 
MENSUAL 



Deuda Interna 

liónos del Ferrocarril del Norte .. 

tu 

Deuda Externa... 



1,481,900 

775,000 

£\, 600 .000 



2II.SO0 

.¿■5 o . 060 



1% 

V. 



SERVICIO 
MENSUAL 



/"I.250 



VENTA 
ÚLTIMA 



$ 44 

30 
85 

34 



■ . 

Parta 

Hamliiirgo 

España 

Milán y Genova . 

Hl Salvador 

Nueva York 
San Francisco .... 
México 
Panamá 



La Bolsa 



8a. Avenida Sur No. 14 



15500 
no.oo 
150.00 
0.00 
172.00 
172.00 
00.00 
00.00 



Juan Luis Saravia 

• ■ •>■ comisiONiSTn + • . 
Casa Consignataria de Negocios y Comisiones. 

COWPRn V VENDE: 

Letras de Cambio, Acciones, Bonos, Propiedades Rústicas y Urbanas 

Productos agrícolas é industriales. Coloca dinero á premio. 

Celebra juntas de negociantes todos los dí;is de i .i - p. m. 

Telefono No 626. ----- GUATEMALA. C. A. 



N'ota. — Estas cotizaciones son el promedio de las habidas et> la primera quincena 'le Marzo de [898 



GANGA! Se venden terrenos en la parte más sana de la capital. 

Informarán en la Redacción de LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO. 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



almacén "€l (globo 



n 



Teléfonos : 

Almacén 532. Depósito 734. 



Paúl & Cía 



6a. Avenida Sur y 9a. Calle Oriente. Guatemala. C. A. 

En este gran almacén hag siempre an completo g cariado 

surtido de productos alimenticios a bebidas de las 

mejores g más acreditadas marcos. 



tilicos concesionarios /aira la 

Costo del Pacifico del VVhiskey 




"Oíd Prentice" 



que es an producto delicado, selecto a puro. 



IMPORTACIÓN DIRECTA DE — 

Vinos tintos g blancos de Francia. 
España g California. 

Vinos de Jerez. Malaga, Madeira g Oporto. 



Cognacs de las marcas más afamadas. Champagne : 
Mninm. Pommerg *£• dreno. Clicquot, lloedercr. Charles 
Heidsieck g an grande g esquisito surtido de Pousse Cafés. 



EN MAQUINARIA : Molinos para Café y Maíz, Tostadores, Beneficios 

completos para Caña v Café, útiles para Agricultura y Ganadería, Arados, etc. 

FERRETERÍA de toda clase, y un surtido de artículos para Zapatería, 
Carpintería y Hojalatería. 

Suela de primera clase, bien curtida por procedimientos especiales, garan- 
tizando su incorruptibilidad. Pinturas de aceite y en polvo, Aceite, Barnices j 
Alquitrán. Vidrios planos de todos tañíanos. Molduras doradas, etc., • 

Todo á Precios Módicos. 



LA ILUSTRACIÓN DEL /'ACHICO 

"E¿ JJfcixO x^¿ * 

Gran taller de fotografía. 

Que cuenta con los mejores ¡/ más modernos elementos 
del Arte, escogidos e.vprofesa mente por el propietario en 
los Estados Unidos de América u Europa, ofrece á su 
numerosa clientela los más acabados en 



de todos tamaños en papel, aristo, aristo platino, platino 
tipo, etc.. etc. Iluminaciones artísticas ¡/ caprichosas. 
listas de los mejores edificios de la República, ruinas. 
paisajes panorámicos, retratos de indios, etc.. etc. 



Las Galerías del Establecimiento son lujosas y elegantes. 

9a. Calle Oriente No. 9, Teléfono No. 729. 

Alberto G. Valdeavellano. 
Restaurant de la Reforma ! LICEO GUATEMALTECO 



Plaza 30 de Junio.— Teléfono 145.;. 

Luis Parrinello, Propietario. 

I'.l único establecimiento de primera clase en el 
"Boulevard 30 de Junio" — Patrocinado por toda la 
elegancia de Guatemala. 

Este Restaurant cuenta, para el entretenimiento de 
mi tiran clientela, con una galería de tiro al Illanco. 
de 25 metros, para carabina y pistola ; tiro de paloma 
icón premio de media botella de champagne) ¡ juegos 
de zapos; juegos de bochas; 1111 magnifico aparato 
para gimnacia ; y varios saloucitos privados para 
familias. 

Se sirven á todas horas suculentos lunches; y orde- 
nándolos con anticipación de diez á cien cubiertos, 
almuerzos, comidas y banquetes al gusto del mas 
exigente. 

I,a cantina siempre está surtida de un selecto y 
variado surtido de vinos, cervezas, licores y conservas 
de las mejores marcas europeas. 

Rigen los mismos precios que en la Capital. 

Nuevos talleres de 
LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 

6a. Avenida Sur No. 1 1 ( Calle Real. 1 



Establecimiento de Instrucción Primaria, 

Secundaria, Agrícola, Comercial y 

Preparatoria para carreras 

especiales. 



DIRIGIDO POR 



Santiago de Guardiola 



12a Avenida Sur. No. 31 



Teléfono No 108 



lanza sólida y profundamente moral, valide» académica 

,/V Cnru>\ y /■. i.jw.Vf > , local • !< moderna construcci 

salones y dormitorios amplios y bien ventilados; alumbrado 
eléctrico; batios, gimnasio patíos de recreo; material di en 

seflansa completo y profesores de reconocido competencia. 

Clases especiales de Reunión, Dibujo, Música, Gimnástica 
EtegrimSi Ejercicios militares, Inglés, Francés y Latín. 
EtnseBansa secundaria basta el titulo di "Graduado en Cien 

das y Letras." 

Mediante una módica pensión > por un método enti 

practico, se dan en dicho establecimiento clases nocturnas di 

turia de Libros ¡ Inglés y Correspondencia Mercantil. 
Para los alumnos de segunda ensenansa el " Liceo Guatemal 

teco" ofrece entre otra- Vi -majas, las de que además de la- 111:1 

teriasque la Ley de Instrucción l'tíblica prese 1 1 

en este establecimiento el Idioma latino, tan útil para el COBO 

cimiento perfecto de la lengua nacional ¡ y de que los cursantes 
de "Ciencias y Letras " podrán hacer simultáneamente con 
los estudios del Bachillerato, los correspondientes á la carrera 
de Comercio, que tanta- ventajas ofrecí a la juventud, poi su 
inmediata verificando los exámenes en el mismo 

establecimiento. 
Se admiten alumnos internos medio Into moa y externos. 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



BANCO DE OCCIDENTE 

SUCURS AL EN GUA TEMALA 

Capital pagado $1,650,000.00 

Fondo para dividendos 280,000.00 

Fondo para eventualidades 60,998.50 

Reserva 700,000.00 

Capital total $2 ,690,998.5o 

AGENCIAS: 

Retalhuleu E. Ascoli & Cía. 

San Felipe E. Weissenberg 

Mazatenango Gabriel E. Monzón 

Huehuetenango Manuel Pérez 

Hace toda clase de operaciones bancarias. Compra 
y expide giros sobre los Estados Unidos y Europa. 

Abona por depósitos á 3 meses ¡Z anual 

^ 6 " 6 

DIRECCIÓN : 

J. F. Policiano. Baltasar Estupimán. 

J. V. Aparicio, Gerente. 

BANCO DE GUATEMALA 

ESTABLECIDO JULIO 15 DE 1895 

Capital Autorizado $10,000,000.00 

Capital Suscrito 2,500,000.00 

Capital Pagado 1,500,000.00 

Fondo de Reserva 1,000,000.00 

Fondo para Dividendos 15,000.00 

dirección : 

ADOLFO STABL. FRANCISCO CA1ACB0, ANTONIO CAKE8RA, 

CARLOS GALLUSSER, Gerente. 

AGENTES : 

Quezaltenango Banco de Guatemala 

Antigua Julián López C. 

Cobán Ricardo Sapper 

Escuintla Herrera & Cía. 

Patulul Ricardq Muñoz 

Retalhuleu E. Ascoli & Cía. 

Santa Lucia Hesse & Dahll 

de G 

Capital Pagado $1,400,000.00 

Fondo de Reserva 1,391,000.00 

Fondo para Dividendos 192,717.80 

Fondo para Eventualidades 422,337.46 

Capital total $3,406,055.26 

El Banco abona por depósitos á 3 meses $Z anual 
6 " 6 " 

DIRBCTOHES : 

Felipe Márquez, Guillermo Aguirre, Pedro J. Sánchez, 
C. B. PULLIN, Gerente. 



UNION FARMACÉUTICA 



Lanquetin y Argueta 

Productos Químicos, Drogas, Medicinas. 

Accesorios de Farmacia, 

Especialidades. 

Perfumería y Aguas Minerales. 

Pinturas, Barnices, etc. 

Representantes de varias casas de 
Europa y los Estados Unidos. 



Apartado No. 45 Teléfono No. 231 

GUATEMALA, C. A. 

3oyería y Helojeria— «f 

"LA PERLA" 

8a Ave. Sur y 9a Calle Oriente - Esquina frente al Gran Hotel 

GUATEMALA, C A. 



Relojes Longines y Waltham, aneroides 
ingleses, termómetros para médicos, brillantes 
de primera AGUA, joyas de última novedad, 
anteojos para teatro, reguladores y desperta- 
dores de la Ansonia Clock Co. 



Composturas garantizadas. 



Souvenir Spoons - - - Native Jewelry 
GERMAN PORCHER. 

HOTEL EUROPA^*- 

COBAN. ALTA VERAPAZ 

Enrique Schirmer, 

l'roprietarlo. 



LA ILUSTRACIÓN DEL PACIFICO 



Relojería y Joyería del Instituto 

9a Calle Oriente y 9a Ave. Sur, 

Esquina del Instituto Nacional, Guatemala, C. A. 



Relojes de LA MAISONNETTE garantizados 

Por su exactitud y solidez, de Oro, Plata, Acero y Nikel. 

Brillantes •? Joyería de París •?• Anteojos. 

Composturas de todas clases baratas y garantizadas. 




LA VARA. Se vende un lote 
de terreno de 6,900 varas cua- 
dradas situado en la esquina de 
} \\J \J la Calle del Incienso y la Ave. 
Elena ; continuación de la gran avenida del 
proyectado Barrio Cervantes. Precio y condi- 
ciones muy favorables. 

SIGUERE. GUIROLA & CÍA. 

Agentes de " La Ilustración del Pacifico " 

Ramón Guzmán Quezaltenango 

(Peluquería de Londres) 

Antonio Tejada A Antigua 

Licdo. Manuel A. Nuñez Cobán 

Ángel F. Plazaola Chinandega, Nicaragua 

Antonio Font San José de Costa Rica 

José D. Corpeño San Salvador 

Juan Ramón Molina Tegucigalpa, Honduras 

Gonzalo de Bustamante París 



Semillas por Correo 

LIBRE DE PORTE. 



Por$l 



mando por correo, libre de 
porte, 16 PAQUETES DE SEMI- 
LLAS de las siguientes clases, 
un paquete de cada clase : 
Claveles, Pensamientos, Rábano, Lechuga, 
Repollo, Zanahoria, Nabo, Tomate, Chile 
dulce, Berengena, Pepino, Peregil, Cebolla, 
Remolacha, Eucalyptus y Cypres. Todas son 
frescas y de buenas variedades. 

El dinero se puede mandar eu un billete de 
banco de Guatemala. 



Benjamín Delvalle, 



Apartado 244 

San Salvador, A. C. 



Método Racional 

DE — 

Tratamiento ^e Enfermedades 



POR LA SERIE I>15 I.AS 



DUCHSBL1NES 

Extractos concentrados de ¡dantas del Brasil. 

Método aplicado e,r<lasir<i méate // con el más completo 
éxito po r EL INSTITUTO MEBIC. \L 11 l< 'IO V 1 L, 

Franco: Contra trancos o.is céntimos. 13 líaC L((ffifC, Pai'ÍS.