(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "La imprenta en Medina del campo"

Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesümonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares: 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http : / /books . google . com| 



LA IMPRENTA 



MEDINA DEL CAMPC 



D. CRISTÓBAL PÉREZ PASTOR 

PRESBITERD, doctor en ClRNCUa FfSICAS, 

UCINCUDO EN SAGRADA TEOLOCU, CATEDRÁTICO ELECTO DEL INSTITUTO DE SAN' ¡VAK 

DE PUERTO-RICO, ARCHIVERO, BIBLIOTECARIO V ANTICUARIO 



OBRA PREMIADA POR LA BIBLIOTECA MACMNAL EK EL COMCURSO pObLICO DB IS93 
i niPRESA Á EXPBKSAS DEL ESTADO 



Ciudad por ciudad, Lishoa n Ibrírntal, 
y tanle f^ loMla, JIMña dtt Can^. 




MADRID 

ESTABLECIMIENTO TIPOGRÁFICO .SUCESORES DE RIVADENEYRA> 

IMPRESORES DB LA REAL CASA 
Pueo de Sin Vicrnte, núm. 10 

Í895 



AL ILUSTRE AYUNTAMIENTO 



DE LA MUY NOBLE T UDT LEAL 



VILLA DE MEDINA DEL CAMPO 



Recuerdo de gratitud y obsecuente 
reconocimiento de 




Ilf'tl '^■. 



ABREVIATURAS. 



Aprob Aprobación. 

Ded Dedicatoria. 

E. de a. i Escudo de armas imperiales. 

E. de a. r Escudo de armas reales. 

E. del i Escudo del impresor. 

Fol Folio. 

Grab. eo mad Grabado ea madera. 

Grab. en cob Grabado en cobre. 

H Hoja. 

H. en bl Hoja en blanco. 

L. g ., . Letra gótica. 

Lie Licencia. 

P. en b Página en blanco. 

Port Portada. 

Prel* Preliminares. 

Priv Privilegio. 

Pról Prólogo. 

Sign Signatura. 

V, ó V." en b Vuelta ó verso en blanco. 



INTRODUCCIÓN. 



La Imprenta en Medina del Campo abraza dos periodos: el primero, no 
muy largo, pero muy brillante en nuestra historia literaria, ej cual se encierra 
entre los limites 151 1 y 1608, y el segundo, que empezó en 18S0 y se con- 
tinúa hasta hoy. 

Extranjero y trashumante, como casi todos los de esta época en EspaDa, Ni- 
colás de Piemonte, primer impresor que en 1511 (i) llegó á Medina, apenas 
acabó de hacer un libro, abandonó dicha villa para ir á Toledo, donde aparece 
imprimiendo en el año siguiente, 1 513, dando lugar á una solución de continui- 
dad en el periodo tipográfico antes indicado, y que no se reanuda hasta pasados 
algunos afios. 

Esta interrupción puede explicarse teniendo en cuenta la apatía ó falta de 
costumbre en los libreros para explotar el negocio de las ediciones (a), las 
revueltas de los comuneros, y el terrible incendio que en 1521 redujo á ceni-- 
zas gran parte de la población, y á la miseria sus ricos habitantes. 

Reconstruida la población, y vueltos sus habitantes á la actividad del co- 
mercio y de la industria, renació también la Imprenta, que bien pronto se 
desarrolló en progresión creciente, merced á la pericia y constante trabajo 
de Pedro de Castro, de los Millis y de los Cantos, cuyas dos familias de im- 
presores monopolizan la labor tipográfica en Medina del Campo durante la- 
centuria décimasexta, y de tal manera dominaron la técnica del arte de ímpri- 



(i) En la BihliaUca de Autores españoles se cita como edición príncipe de la CtUsHna, la de Medina del 
Campo, afio 1499. Ed el ejemplar que dio origen á esta afirmación no consta el lugar de la impretión, 
y U fecha está tomada de la que se grabó en el escudo tipográfico; pero como esta hoja del escudo no 
corresponde al cuaderno último de este libro, y por otra parte la fecba 1499 00 es la de U impresión, 
sino la del escudo que para su imprenta mandó hacer Fadríque Alemio de Basilea en dicho afio, y que 
hemos visto usado en impresiones suyas del aSo 1501, después de cuya teha siguió usando la misma 
marca tipogriñca, aunque quitado el numeral de dicho grabado; y por último, no conociéndose impretión 
alguna hecha en Medina por Fadríque de Basüea, creemos que no se puede incluir en esta monografía la 
dicha edición de la Celestina, pues ni consta que esté impresa en Medina del Campo, ni se puede asegurar 
que esté hecha en el aílo 1499. Lo único que se puede aBrmar es que !a hoja añadida al último cuaderno 
llera el escudo de Fadrique Alemán, impresor de Burgos. 

(1) En lósanos 1514, 1518 y 1514 D. Fernando Colón hizo grandes compras de libros en Medina, r aun 
en mayor número que en otras poblaciones importantes, como Valladolid, Toledo, Valencia, etc., lo 
cual prueba que debía haber en Medina muchas y bien surtidas librerías. 



mir, que sus obras pueden competir sin desventaja con las de los mejores im- 
presores de España en dicha época. Al comenzar el siglo xvii se inició su 
decadencia en toda España, y por lo que á Medina toca, recibió el golpe 
mortal con motivo de la vuelta de la Corte á Madrid, pues en esta desban- 
dada de impresores los de Valladolid se redujeron á menos de la mitad, y en 
Medina no quedó ninguno- 

La vida de la Imprenta de Medina durante el siglo xvi estuvo más en tos 
libreros que en los impresores; porque siendo los primeros muchos y ricos (i), 
hablan de dar la norma á los que eran menos y en cierto modo dependían de 
ellos, pues casi todo el trabajo que alli se hacia era por cuenta de los editores. 

Atentos los libreros el negocio, y nada más que al negocio, se desentendían 
de lo que mandaban las pragmáticas acerca de la impresión de libros, y poco 
ó nada les importaba editar uno, y otro, y muchos libros sin aprobación, tasa, 
privilegio, ni aun licencia. A tal punto llegó el abuso, que hubo necesidad de 
formar proceso á.Juan Pedro Museti, Guillermo de Millis y Pedro de Castro 
por faltar á lo que estaba prevenido acerca de la inserción del privilegio al 
frente del libro para el cual se concedió. Estuvieron presos en la cárcel de 
Valladolid, pusieron buenas fianzas, se les concedió por íin la libertad después 
de haber estado enfermos en la cárcel y experimentado grandes perjuicios, 
continuaron después imprimiendo, pero haciendo caso omiso de lo que man- 
daba la ley, como antes del proceso. 

S6 observa que la ley se cumple, solamente en algunas cosas, cuando la 
Corte estuvo en Valladolid, y la Audiencia en Medina del Campo. 

£1 desarrollo que adquirió el comercio de libros en Medina del Campo lie- 
vaba consigo otro paralelo y proporcionado en el ramo de encuademación. 
Para subvenir á esta necesidad, varios de los mercaderes de libros pusieron 
taller de encuademación, sin contar con otros muchos que no se ocupaban de 
otra cosa más que de encuadernar libros, á los cuales se les designaba entonces 
con el nombre de libreros (a)- 

Algunos de los documentos publicados al fin de esta obra, evidencian que 
Benito Boyer y otros mercaderes de libros de Medina del Campo encuader- 
naban grandes cantidades de los libros que hablan hecho imprimir, poniéndolos 
á la venta convenientemente guarnecidos, además de ios que cambiaban ó ven- 

(i) El M. Pedro de Medina, en sus Grandexas de España, Sevilla, 1549, dice hablando de Medina del 
Campo: <Hay muchai casas de mercaderes que en solo trato de libros tienen diec j doze mil ducados.* 

DoQ Blai (VoDzálezde Ribero publicó, hacia 1636, uniVi<meriWen favor de los libreros de Castilla y León, 
y haciendo en él comparaciones entre la pobreaa de los de su tiempo y la riqueza y prosperidad de los del 
siglo anterior, dice, entre otras cosas, que Wo en Medina habia Libreros dt cien mil ducados, r hoy no hay 
quien leng/i cien ducados dt caudal. 

Don Melchor de Cabrera confirjna esto mismo en su obra Inmuniílad de los litros. 

(a) En el siglo xvi significaba y valía tanto la palabra librero como la de encuadernador, y asi lo ponen 
de manifiesto, de una parte ios asientos de aprendiz de librero, en los cuales, al declarar lo que el maestro 
ha de enseñar al aprendiz, sólo se habla del arte de encuadernar, y por otra parte se observa que en mu- 
chas partidas de difuntos correspondientes i libreros de dicha época, si en el texto de la partida se dice 
encuadernador, la acotación marginal dice librero, y viceversa. 



dlan en papel á otros libreros de dentro y fuera de la villa. Las balas que 
remitían á Indias no llevaban sino libros encuadernados- 

Los inventarios, tasaciones y almonedas de los bienes que quedaron por fin 
y muerte de varios libreros de Medina del Campo, en cuyos documentos no se 
inventarían, tasan ni venden libros, sino mazos de baiir, cartones, cordovanes, 
rollos de pergamino de carnero, rollos de pergamino graso de Segovia, valdré- 
ses, manezuelas, hierros diversos de labrar, ruedas, flores y otras herramien' 
tas de labrar, abecedarios, prensa, ingenio y otros aparejos del oficio de libre- 
ro, prueban que sus dueflos no fueron más que encuadernadores de libros. 

Concurrían además en Medina circunstancias muy favorables para que el 
arte de encuadernar tuviese una vida próspera, siendo, entre las principales, 
una la facilidad de la venta en aquel emporio, y otra la abundancia de mate- 
riales propios del oñcio. La baratura de las pieles en el más importante mer- 
cado de ganados en Espaüa trajo consigo la instalación de las tenerlas en las 
orillas del Zapardiel; y además, en la preparación y venta de estas píeles ya 
curtidas se ocupaban tantas personas, que llegaron á formar una numerosa 
agrupación titulada Gremio de cueros y cordovanes, de cuya asociación he- 
mos visto varios poderes, repartos, etc., correspondientes al siglo xvi. Por lo 
que ataDe á los materiales que venían de fuera no dejaba de ofrecer ventajas 
el privilegio concedido á esta villa para que las mercaderías de fuera del Reino 
no se desenfardasen hasta llegar á Medina. 

Hemos procurado hacer la descripción bibliográfica de cada uno de los im- 
presos de esta monografía con la mayor exactitud posible, copiando además 
algunos párrafos en los cuales se dan noticias del autor, del impresor, ó de 
ediciones anteriores de dicha obra, ó de sucesos contemporáneos. Se han re- 
producido en toda su integridad las F'arsas que hemos podido encontrar, ya 
porque, siendo pocas, en poco aumentarían el volumen de este libro, ya tam- 
bién porque alcanzando la rareza de los manuscritos, parecía justo que gozasen 
de ellas los amantes de nuestro teatro antiguo. 

Lo mismo hemos hecho con las Relaciones de sucesos históricos impresas 
en Medina, no sólo por las razones antes indicadas, sino también porque estos 
documentos, base del futuro Relacionero general, deben conocerse, no por 
su descripción bibliográfica, sino íntegros, si han de servir para una colección 
tan deseada como interesante para la Historia de España. 

Al fin de esta monografía damos algunas Noticias biográficas de los imprC' 
sores y libreros de Medina del Campo, de las cuales algunas se encuentran en 
los mismos impresos, y otras muchas en la Colección de documentos que sigue 
á continuación. 

Pónense, para concluir, dos índices: uno de autores y otro general de las per- 
sonas citadas en esta obra; el primero necesario para el manejo de esta obra, y 
el segundo útilísimo para los estudiosos que necesiten aprovechar algunas de 
las noticias y curiosidades biográficas que van repartidas en el texto, y que en 
su mayor parte serían como perdidas sin el auxilio de dicho índice. 

A nuestra lealtad cumple dar público testimonio de gratitud á todas las per- 



— ^o Huc se ponen al fin de esta obra sin el pi 
res. 



tfmf't^^i^wmé . 



^^^^«^^*V^<^^^^^^ ^^s^w^r^^i^'^r^^^ «^ 



LA IMPRENTA 



EN 



MEDINA DEL CAMPO 



SIGLO XVI 



AÑO 1511 



I.— Rodríguez de Almela (Diego). 



Valerio de | las histori | as esco- 
la I sticas I Con preuilegio. 

{Al fin*) C A gloria z alabanza de 
nuestro $aluador z redem | ptor jesu- 
chrísto fue este libro que es llama- 
do I Valerio de las ystorias escolásti- 
cas r de es I pafia acabado z impresso 
en la villa | de medina del campo por 
maestre | Nicolás de piemonte. Acó | 
sta del virtuoso sefior | Josquin mer- 
cader de I libros vezino de la | muy 
noble cib | dad de salama | ca. Afio 
di se I Qor de mili | d. xj. afios | A. x. 
dias I del mes | de a| briL i Deo gratias. 

FoL— letra gótica — á 2 columnas — Ixxxiij 
hojas foliadas, más 2 al principio sin numerar, 
y la últ., que es blanca— sign. a-1 — todas de 
8 hs., menos la últ., que es de 4. El primer 
cuaderno, que es de 2 hojas, carece de foliación 
y de signatura; cada columna tiene 53 líneas, 
y además en la cabeza de cada página el titu- 



lillo y la foliatura indicada Fo. I &, aunque 
en algunas sólo se lee el numeral. 

Portada, que sólo tiene el título antes co- 
piado, y cuyas letras, abiertas en madera, son 
bastantes toscas. — Al verso la tabla, encabe- 
zada así: ^COmienga la tabla de todos lostitU' 
los deste tratado llamado Valerio de las ystorias 
escolásticas r de españa en que ay nueue libros 
t son los siguientes j^ — Página en blanco. — Fo- 
lio i: ^Prologo. Tratado que se llama Valerio 
de las ystorias escolásticas de españa dirigido 
al muy noble r reuerendo señor don Juan man- 
rrique prothonotario de la sancta see apostólica 
Arcidiano de valpuesta d^l consejo dW Rey 
nro señor, T^—Vrthiáo.^€ Sigúese la carta t co- 
pias 5 el señor prothonotario embio al arci' 
preste Diego rodríguez de murcia vel d^ alme- 
lla.i^ — Respuesta: De Burgos a. xxiij. de mar90. 
Año de mili. cccc. Ixij. De vfa reuerSda r mag- 
nifica señoría denota (sic) orador t seruidor 
Diego rodríguez de almella vel de murcia ar- 
cipste de val de santiuañes. — Texto.— Ultí- 
logo. — Colofón. — Hoja en blanco. 

El texto está dividido en nueve libros, y 



- 



primera vez en Murcia por 
L en 1487. Después de la pre- 
le creemos sea la segunda, se 
luchas durante el siglo xvi. 
itonio Moreno la reimprimió 
ustrándola con varías notas y 
as ediciones que de esta obra 

• 

>facionaL— Bib. del Senado.) 

1529 

(Alfonso). 

plexion de las Mugeres. 
/ampo# 1529. 

(Nic. Antonio.) 

ue tan distinguido bibliógrafo 
edición, que creemos no haya 
de LogroAo del mismo año en 
le Eguía. 

1532 

de Pisa (Joannes). 

la Pisana. — (S. 1. n, a.) 
Campo, por Francisco 

) 

a — 44 hs. sin foliar— signa- 
5 8 hs., menos la últ., que 
cerrado en un frontis gra- 



'"y — 



La licencia dice asi: 
«Tí La Rey na. Por qui 
cion que el Licenciado dt 
tra Audiencia y Chanci 
cibdad de Granada, y de 
yido en celo del nuestro 
propio destos nuestros R 
puesto un tractado que i 
que se declaran y determi 
nes y dudas que continua 
los Ayuntamientos e cabil 
buena gouernacion y ad 
El qual tractado visto por 
Consejo les paresció que p 
lidád e bien comum de los 
debia imprimir para que t 
Lo qual yo tuue por bien. ^ 
de Linares estante en esta 
ofresció a hacer imprimir 
Por la presente do licencia ( 
que por tiempo y espacio < 
personas que tuvieren pod< 
cisco de Linares y no otra 
imprimir e impriman la di 
en Medina del Campo a 2, 
mayo de 1532 años. Yo la B 
Hacia esta época debió pul: 
pliego, que se conserva et 
mia de la Historia (Col. de 
tas, t. cxv, folios 171 y 172^ 

Estas doze relgas (s 
Pico de la mi | randu 
despertar: z dellas pa 
loshombrpR ^ i-^ — ' 



Como los carteles, pttes de tu dos bo)aa estáa 
ea blanco la primera y última planas. 



4.— Bernardlno (Fray) [de la Orden de 
San Agustín]. 

Coplas de la Asunción de nuestra 
señora. Medina del Campo, 1534. 



Don Bartolomé José Gallardo, en el extracto 
que hizo del Aiecedarium Bibliothecte Colont' 
bina, indicó esta obra de la manera siguiente: 

Bernardini augustiniani. Coplas de 
la assüption de nra Seflora. med. 
1534. E 

6.— Canoloms. 

Canciones y Villancicos. Medina del 
Campo, 1534. 



Empieza la primera: «Justa fue » 

Empieza la última: «Gentil caballero ....> 
En el Abecedarium de la Biblioteca Colom- 
bina, extractado por D. B, J. Gallardo, se cita 
esta obrita del modo siguiente: 

Canciones y villancicos, n.' 32, en 
espafiol. p.' (¿rima) est: ^ustafuct et 
ult' (ultima) gentil caualUro. 15108. 
med. 1534. dtl 

6.— Dflspertador de pecadores, 

C Despertador de peccadores. 

(Viñeta en la cual se ve un obispo, d sus 
pies arrodillado un joven, y detris de éste i 
Satán.) 

(Al fin.) C Esta obra llamada des- 
pertador de pecadores. | Fue impressa 
en la muy noble villa de Me | dina 



del campo: Por Pedro To 1 uans im- 
pressor de libros | que biue a corral 
de I bueyes. ( )^ | Mil. D, xxxiiij. 

4." — letra gótica— 16 hs. sin foliar — signa* 
tura A-B — de 8 bs. cada una— á 2 columnas. 

Port. — Después del título y la vifleta prin- 
cipia la f[_ Caria del aucíor al señor Almi- 
rante, la cual acaba en el verso de la segunda 
hoja, y en la misma página principia el Argu^ 
mentó de toda la obra. Ésta comienza en la 
hoja tercera de este modo: 

«(J^ Despertador de peccadores inuentado 
por vtto deltas.* 

Argumento de toda la obra: 

«Un hombre mancebo en edad, sano en 
fuerzas, valiente en esfuerzo, claro en linaje, 
cumplido en gracia, abundante en riquezas, 
contento en pensamientos, y por tanto, gozoso 
de la vida y descuidado del morir; se durmió 
en su voluntad parescíendole ninguna cosa 
ser contraria á ella. Y como según verdadera 
pbílosophía, el tiempo mida al movimiento, y 
jamas en un estado pueda alguno durar mas 
de un instante é punto, vio el aposento de su 
reposo lo contrario de su deseo, así en el edifi- 
cio y aderezo de la casa, como en el temertMo 
aviso que le dió un ave que le despertó, la 
qual para meterle en acuerdo y probarle el 
aposito de su fantasía, le mostró un desper- 
tador en cuyas ruedas y artificio los diferen- 
ciados estados de gentes, y virtuoso curso, ó 
culpable pausa ó desorden se declaraba : guar- 
nesddo de generalidad en vocablos y senten- 
cias, porque toda su doctrina asi blanda como 
rigurosa no toque particulares personas: mas 
si fuere rescebida con la caridad que se escribe, 
reforme y concierte sus estados y oficios : como 
por lo siguiente parescerá.» 

Toda la obra está casi por entero en coplas, 
como las célebres de Jorge Manrique & la 
muerte de su padre. 

Contiene además de las Ruedas correspon- 
dientes á diferentes estados, una Invectiva con- 
tra Lutero, y una Oración en la que pide el 
autor á Dios que, imitando á los apóstoles y 
primeros principes de la Iglesia, para confu- 
sión y ejemplo de la herejía, haga abandonar 



^^* V'ciinpo 



mite afirmar que ; 
ren á la misma ohr 



TJel aÍ:T- '' "^^ °P"^^"Í° en el 
Iho nJrIrT ^'^"'^A^ca, Colom. 
cno por Gallardo ; 

precio del mundo ó espejo de 
534. es en coplas. ^' 

t (Diego). 

'te impreso en la fo„„a sfguie^e ': 

i Diez, Coplas sobre el ore- 
as muías. 15x65. med. 153^.0 

'; í,--- '^5 corresponde al de orden 

?oTL™T''"'*'^"*'"«"''í° Wblié- 
IOS tamaños en 4.® 



'0.— Meditación di 

^ Meditación d 
siete horas cano 
(Al fin.) Acal 
a loor de nue | s 
del Capo. En c 
uans impressor . 
bueyes. Afío de ; 

S.*»— sign. A-E. 



En el Abecedariun. 
que extractó D. Bartí 
indica del modo siguió 

Meditatio passi 
gustiniani, en es} 
1534. CD 



CJüAN DE). 

^sobre el Perú. Medina del 

)j4* 



Gallardo le describe 
en letra gótica, y qui 
hojaxxxni, aunque h 
sin numerar, y añade q 

principia: ^noc/rwa gt 
vfi cauallero amigo suy 

Esta doctrina empiez 
«Porque vuestra alnií 



1534 



5 



1 1 .—San Pedro (Diego de). 



Las siete Angustias de Nuestra Se- 
ñora. Medina del Campo, 1534. 



En el Abecedarium Biblioihecas Colombina:^ 
extractado por Gallardo, se anota esta obrita 
del modo siguiente : 

Jacobí de Sampedro. Las siete an- 
gustias de N." S.' en coplas. 15036. 
med. 1534. El 

12.— Silva (Feliciano de). 



(E Segunda comedia | de Celestina: 
en lo ql se trata de los amo | res de 
vn cauallero llamado Felides: y | de 
vna donzella de clara sangre llamada | 
Poládria. Donde pueden salir para los 
I que lieren muchos y grades auisos 
que I della se puede tomar. Derígida 
y endre | Qada al muy exceléte ^ illus- 
trissimo señor: | do Fracisco de ^u- 
niga guzman: y de soto | mayor. Du- 
que de Bejar: raarqs d'Aya | mote: y 
de Gibraleo. Conde de Belalca | Qar: 
y. de Bañares. Señor de la puebla de | 
Alcocer co todo su vizcódado. Y d'las 
vi I Has de Lepe: Burguillos: y Ca- 
pilla. Y I justicia mayor d'Castilla. La 
ql comedia | fue corregida y emédada: 
por el muy no I ble cauallero Pedro 
d'mercado: vezino y morador en la 
noble villa de Medina | del Campo. 
ftl. D. xxxiiij.- 

\Al fin.) (E Acabóse la presente 
obra "en la muy noble villa | de Me- 
dina del campo En casa de Pe | dro 
Touás en el coral de boeys. Año | de. 
M. D. xxxiiij. a XXIX. | de Octobre. 

4." — letra gótica — 128 hsv sin foliar — signa- 
tura a*q— todas de 8 hs. 



Port. (Orla igual á la de la TVagedia Mirrha^ 
y en el centro el título, todo en tinta roja, me- 



nos el \ con que empieza y el año, que está 
en negro.) —Al verso Carta proemial (Dedica- 
toria), — «Coplas de Pedro Mercado, corretor, 
en loor de la obra y en que da claro el Autor 
della.» — Texto (fol. 3). — Colofón, — P. en b. 

Carta proemial: 

« Otros representaban las comedias en 

los teatros, y las dexaban por escrito para co- 
munmente mostrar & sacar'^l natural en tales 
representaciones^las burlas y engaños que ansi 
en los enamorados y sus criados suele haber ; 
como paresce por el Terencio y Planto y otros 
que escribieron comedias. Y a mi parescien- 
dome que debajo deste estilo podría mas hacer 
ver la virtud, engerida en tal representación; 
esta segunda comedia de Celestina escribí, y 
á V. S. la enderecé. Suplico á V. S. que lo 
que en ella falta, se supla en virtud de mi de- 
seo , porque debajo de tal esfuerzo y con ayuda 
del favor que la obra rescibe , de rescibirla V. S. 
en su servicio , quedará debajo de tal protesta- 
ción la obra y el que la hizo, como los que 
hablan en la fe, poniéndose debajo de la co- 
rrección de la Yglesia, como yo me pongo á 
la de V. S. protestando en tal^fe vivir, y si 
fuere necesario morir en todo lo que de su 
servicio para pagar mi obligación se ofreciere.» 

Pedro de Mercado declara el nombre dd 
autor en la 6.* copla, que dice asi : 

«Aqueste excelente tan buen cavallero 
A quien de su casta se esmalta el saber. 
La sdencisa es esmalte de tal rosicler], 
La casta el fino oro q'es el verdadero. . 
De casa de linaire (sic) de Silva heredero, 
Felice en las obras, pues es Feliciano, 
Al qual yo suplico que mi torpe mano 
Perdone, guiada por seso grosero.» 

La obra contiene algunos romances, cando* 
nes y villancicos intercalados en la prosa del 
texto, que está dividido en 40 escenas (cenas, 
según el autor), y al frente de cada una tiene 
el argumento correspondiente. 

13.— Vida. 

Vida de Santa María Magdalena. 
Medina del Campo, 1534. 



el asiento que tomó el 
liarlos V con el Rey de 
la del Campo, 1535. 



o que hizo Gallardo del Abe- 
thecm CohmbincB anotó el ar- 



ntus. Sumario del asiento 
i el Rey de Túnez. I4S44« 



Luis del). 

becha por luys del casti- 
sa y otras muchas cacio- 
as : y villancicos y motes, 
amenté imprimidos. 

ditos en madera: un caballero 
ás de unos árboles, un Cupido, 
dama.) 

t Fue impresso en La 
villa de Medina del | 
lorral de buyes. | Aflo 
V. 

:a — 4 hs. sin foliar — á dos 
aij en la segunda hoja, y aiij 



por ende en el mal 
es gran esfuerzo y 
ser cobarde en el te 
porque queda el sul 
con la gloria del do 

*(r Oyan todos r 
y quien libre está dt 
escarmiente en mi d 

»(! Sepan que vi\ 
de amores de una sei 
y quizas que nueva a 
sin habello merescidc 
pues por babel la serv 
sea tan crudamente a 
escarmiente en mi do 

»C] Es tal por quie 
quanto mayores mas g 
son de tal ser y son tal 
que hasta brutos animi 
conocen mi gran victoi 
en solo en ella pensar 
la passion me es bien o 
por ser dichoso en ama 
pues tan dulce es mi pe 
oyan todos mi torment 

*CE Oyan todos mi t 
y veiran mi gran passi( 
en quan alto pensamiei 
puso y hizo mas conter 
con ella mi corazón 
pues mi mal es tan sub 
que creciendo es mas d 
conozca ser bien crecidt 
el que en ^imores se ha 
y quien libre esta de ar 

»(J Y quien Ubre est 



/-/\—*-- 



1535 



I 



un ser antes mas penado 
pues sin pena es mal doblado 
escarmiente en mi dolor. 

»^ Escarmiente en mi dolor 
que antes tove en acordarme 
conozco que fui en error 
pues no alcance a lo mejor 
del penar que es vida darme 
. quando crece mi passion 
esta puesta en mas olvido 
de gozo del corazón 
si doy olvido afición 
sepan que vivo perdido. 

»CE Sepan que vii^o perdjdp 
si dexo morir la pena 
pues es plazer mas subido 
y dolor mas abatido 
haziendo mi gloria agena 
rescibe tanto consuelo 
mi passion que en ella mora 
un dulzor lleno de celo 
que me ha subido hasta el cielo 
de amores de una señora. 

^CE ^^ amores de una señora 
crece mi pena en estremo 
solo en pensar cada hora 
que es ella remediadora 
remedia á todo mi daño 
es tan dulce mi passion 
que dentro el alma adora 
no se harta el corazón 
de ser preso en tal prisión 
y quiere que muera agora. 

»(£ Y quiere que muera agora 
por hartarse de plazer 
mas no es bien que assi adesora 
muera porque cada hora 
crezca mas el padecer 
porque creciendo el tormento 
es me el placer mas crecido 
que siendo tanto sin cuento 
me hace mas que contento 
sin avello merescido. 

>{]2 Sin avello merescido 
fue mi Vitoria tan buena 
del tormento tan crecido 
que á tal gloria me ha traydo 
que aun tengo envidia á mi pena 
y por ende mi memoria 
á tal estado ha subido 



quel tormento con gran gloría 
recibe inmensa victoria 
por avella yo servido. 

»(]^ Por avella yo servido 
mi mente alcanza tal vida 
bienaventurado he sido 
que dolor tan abatido 
me dio gloria tan subida 
y por esto mi tormento 
se inflama tanto en ardor 
por darme gloria sin cuento 
y por mas contentamiento, 
da tan cruda muerte amor. 

»CD ^* ^*^ cruda muerte amor 
por me hazer con mas vitoria 
yo viéndome en tal dulzor 
con codicia del sabor 
muero por tener mas gloría 
mi corazón siendo osado 
me dice que es muy mejor 
no morir de todo estado 
y aun dice el enamorado 
tome exemplo en mi dolor. 

»^ Tome exemplo en mi dolor 
ques gloria de gran espanto 
y por ende aquel herbor 
de la muerte es muy peor 
por no poder penar tanto 
assi que pues mas penar 
es assi acrescentamiento 
de mayor gloría gozar 
pues fui dichoso en amar 
sepan todos mi tormento. 

*CE Otra glosa. 

*CE O vosotros que seguís 
los actos cupidinales 
volved que perdidos ys 
de mi vida que sentís 
Ihsvan remedio mis males 
los por nacer y nacidos 
miren mi gran perdimiento 
los que son de amor vencidos 
despreciados y abatidos 
ayan todos mi tormento, 

»(E O terrestres criatuias 
quered atentos estar 
a oir mis desventuras 
mis congoxas y amarguras 



««* tix cii Cien años 

los no me ofrezco 
eis como me abraso 
llamas de amor 
mis fuerzas lasso 
cree el mal que passo 
nte en mi dolor, 
mirad muy bien que muero 
1 y sin porque 
ablecio tal fuero 
16 quieran do quiero 
pressa mí fe 
nis quexas oyeren 
a cupido 
ender quisieren 
tal caso requieren 
e vivo perdido, 
ardido por sojuzgarme 
nal por bien me ha dado 
lyor muerte ^^rme 
s triste acabarme 
iva mas penado 
no s^ do me 30* 
mse solo una hora 
3 es ya vivir 
iste morir 
^s de lina señora, 
tie aunque ea no vella perdiera 
qué fue miralla 
ira si muriera 
mríendo pudiera 
le desealla 
a por quien pena 

r contino llora 

congoxas llena 

reso en cadena 

ue muera airora. 



con mucha an¡m< 
á mi mismo me v 

T>(J^ Y pues am 
y dexó tan mal h< 
a quien me quexa 
pues tan mal pagc 
habiéndole yo ser\ 

»(]] O cruel fals< 
no quiero que me ] 
sin dejar roso y vel 
nunca dándonos re 
nos cevas los corazc 
alegróme siempre e 
y dóblaseme el dolo 
en solo pensar en el 
pues á mi sin merec 
da tan cruda muerte 

»CC Y P"^ claran 
y conocéis mi p^ssíoi 
yo os ruego que os su 
deste amor y no espe 
su no cierto galardón 
corremos tras su segu 
caminemos sin temoi 
no miramos la caida 
quien quiere guardar 
escarmiente en mi de 



MOTE. 

»(£ Envidia de mi 
crece con sobra de gl 
en veros que soi<i cín 



1636 



d 



saque gloria de passion 
quando oí sequere me* 

»(£ Fue aqueste mote el poder 
del remedio de mis daños 
hay tanto en el que saber 
que aunque peno a le entender 
nó me atrevo en dos mil afios 
mas aunque el entendimiento 
no fallezca en la memoria 
no fallesce el sentimiento 
que apenas la pena siento 
con el penar de la gloria. 

»{£ Seguiré pues que mortal 
me dais vida por mas vida 
me dais mayor mayor mal 
que no hallo bien igual 
a mi pena tan crescida 
es por vos mi gran tormento 
quanto mas sobra es mas manso 
tanto me hace mas contento 
el penar porque mas siento 
la gloría con mas descanso. 

»(]] Ansi que pues me es forzado 
morir por vida alargar 
soy tan bien aventurado 
en ver que nadie es hallado 
a mi poderse igualar, 
y pues tan firme es mi fe 
que penar fuerza a dar gloria 
el mote bien dicho fue 
non tantum sequere me 
mas morír por tal victoria. 

^CANCIÓN. 

»CC Tengo puesto el pensamiento 
por la mayor aventura 
qual nunca se vio en tormento 
quel mismo mal es la cura 
del mismo dolor que siento. 

»CE Y tengo tanta victoria 
destami pasión tan buena 
que siempre esta en mi memoria 
que me ha de matar la gloría 
de sufrír tan dulce pena, 
por donde vivo contento 
de ver pues que tanto dura 
mi vida con su tormento, 
que soy de tanta- ventura 
como de gran pensamiento* 



» GLOSA. 

*CE Q"® ventura fue alcanzar 
mal que tanto bien me ordena 
quien puede agora pensar 
bien que se pueda igualar 
con la gloria de mi pena 
en riquezas de tormento 
no tengo par ni segundo 
rico vivo y muy contento 
pues que en la mejor del mundo 
tengo puesto el pensamiento. 

»CD '^ci^go puesto el pensamiento 
a donde no ha sido poco 
la soberbia del tormento 
de tan gran atrevimiento 
no me haber tornado loco 
pero lo que me sostiene 
que esté mi vida segura 
es tener como ella tiene 
el mayor mal que me viene 
por la mayor aventura. 

»4r Po^^ 1* mayor aventura 
tengo y mas desigual . 
es mi mal pues no asegura 
que me cabrá la holgura 
de tan magnifico mal 
o yllustrissima passion 
que me da conocimiento 
que se vea mi corazón 
con el mayor galardón 
que nunca se vio en tormento. 

^CC Q^^ nunca se vio en tormento 
tan alto bien consentir 
pues que tanta gloria siento 
que á mi me falta sentimiento 
para podella sentir, 
mas pues mi passion mortal 
con ella mesma se cura 
por ser quien la cura tal 
bienaventurado mal 
que el mismo mal es la cura, 

»f[] El mismo mal es la cura 
pues son de tal ser mis daños 
pues sobra con su ventara 
las fuerzas de la natura 
para que viva mil años 
y viviendo assi cautivo 
diré yo de mi contento 
bien aventurado ha sido 



pues tanta gloria rcsdbo 

de aquesta pasiton que siento. 

*(E ^^' mismo dolor que siento 
viene esfuerzo al corazón 
para viuir largo tiempo 
pues todo el mantenimiento 
de mi vida es mi passíon 
y de ver que acá en el suelo 
ha subido mi memoria 
hasta poner en el cielo 
vivo con tanto consuelo 
y tengo tanta victoria. 

•O Y tengo tanta victoria 
de ser mis passiones tales 
que no se halla en historia 
gloría que pueda ser gloria 
con la gloría de mis males 
y pues con tanta grandeza 
me ha hecho subir mi pena 
a tanto estado y alteza 
no quiero mayor riqueza 
desta mi passíon tan buena. 

*(£ Desta mi passion tan buena 
quedo yo tan satisfecho 
que aun quedo en deuda á mi pena 
pues en ella se me ordena 
juntamente honra y provecho 
provecho pues cada hora 
de mis penas saco gloria 
honra pues me muero agora 
por aquella gran sefiora 
questá siempre en mi memoria 

>dEn mi memoria esta fui 
la mejor y la mayor 
de quantas yo agora se 
aunque nunca í su merce 
le plugo de mi dolor 
mas aunque nunca cuydado ■ 
t«nga de mi en su memoria 
vivo bien aventurado 
pues es mi mal tan preciado 
que me ha de matar la gloria. 

*f£ De gloría de verme ser 
muerto de mano de aquella 
que dios estremó en hazella 
por dárnosla i conoscer 
ques vida morir por ella 
mas es tan dulce el penar 
que en su excelencia se ordena 
que á nadie puede matar 



ni yo me puedo_bartar 
de sufrir tan dulce pena, 

»CI Y pues con sola esta pcu& 
tengo tanta vana gloria 
y tengo vida tan buena, 
que ternia si quien la ordena 
me diesse un poco de gloría 
y ser tan gran presunción 
passarme por pensamiento 
poner caso en tal quistion 
da razón de la razón 
por donde vívo contento. 

*f£ Contento vivo y ufano 
del mal que mi vida siente 
pues que viene de tal mano 
que era si algo yiesse sano 
desonrra de lo doliente 
ansi que a mi parecer 
mi mal pues con el se cura 
gran bien debe de tener 
y aun cierto debe de ser 
de ver pues que tanto dura. 

*f[^ Siempre durara mi vida 
pues me la da mi passion 
por ser de mano venida 
de la mas esclarecida 
dada de quantas oy son 
y quanto mas mas preciada 
es ella entre las que quento 
tanto está mas descansada 
y mas bien aventurada 
mi vida con su tormento. 

>f£ Con su tormento yo esto 
subido al mas alto grado 
que nunca nadie subió 
bien aventurado yo 
. pues mi mal no ha hecho estado 
que pues alcanza á penar 
en lugar de tanta altura 
que pone miedo al pensar 
qu¿ no podré yo alcanzar 
pues soy de tanta ventura. 

»(£ Y de tanU que otra alguna 
nunca tal se vio jamas 
pues me subió la fortuna 
i donde fuerza ninguna 
tiene de subirme mas 
ansi que pues veis notoria 
la pompa del mal que siento 
no perdéis de la memoria 



1636 



11 



como de gran pensamiento 
siempre se sigue gran gloria.» 



En el Abecedarium de la Biblioteca Colom- 
bina, extractado por Gallardo, se indica esta 
obra del modo siguiente: 

Castillo y Canción con su glosa y 
otras coplas j 16164. Med. 1535. D 

(Bib. Nacional.) 

16.— Flori8el de Niquea. 

Parte segunda que llaman oncen de 
Araadis. Medina del Campo, 1535. 

FoL 

En el Abecedarium de la Biblioteca Colom- 
bina^ extractado por Gallardo, se indica esta 
edición del modo siguiente : 

Florisel de Niquea. Parte 2.' que 
llaman oncen de Amadis 15069. med. 
1535- 13 

Ningún bibliógrafo cita edición separada 
de esta segunda parte, y por lo tanto llaman 
onceno de Amadis al libro de Rogelde Grecia, 

17.— Relación. 

(E Traslado de de (sic) la memoria 
de I las nueuas que su Magestad em- 
bio a la Emperatriz nuestra | señora 
del ayuntamiento del armada, resefia, 
y alarde que se | hizo en Barcelona 
a. xiij. de mayo deste presente año 
de Mil I y Quinientos y Treynta y 
Cinco años. 

(Al fin.) (E Esta impresso en Me- 
dina del campo en coral de Bueyes. 

4.*— letra gótica — ^4 hs. — ni fol. ni sign. 

Empieza: «Jueves á treze de Mayo: su Ma- 
gestad mando pregonar » 

(Fol 3.®): «C] Relación de la gente y galeras 
y fiestas que lleuasu Magestad es la siguiente.» 



(Fol. 4.°): «La orden con q su magestad 
entro en Barcelona es la siguiente.» 

(Acaba el texto): «(£ Anse traydo aqui que 
su Magestad a comprado en Milán .iiij. mil 
arneses; de los quaJes se a armado toda la 
Corte q venia desarmada: danlos por el precio 
q costaró 6 milá a cuéta de sus gajes. (][ A 
dios gfas.» 



(Bib. del Escorial.) 



1 8.— Rogel de Grecia. 



Parte tercera de la choronica del 
muy excelente principe don Florisel 
de Niquea, en la qual trata de las gran- 
des hazañas de los excellentíssimos 
principes don Rogel de Grecia, y el 
segundo Agesilao, hijos de los exce- 
llentíssimos principes don Florisel de 

Niquea, y don Falanges de Astra 

Medina del Campo, 1535. 

Fol. 

(CaUlogo de la Bib. de D. Fernando Colón.) 

1536 

19.— Gómez (Gaspar). 

Tercera parte de la tragicomedia de 
Celestina agora nuevamente com- 
puesta por Gaspar Gómez. 

{Al fin.) Acabóse la presente obra 
en la muy noble villa de Medina del 
Campo. A seys dias del mes de Julio. 
Aflo de mil y quinientos y treynta y 
seys. 



4.**— letra gótica. 



(Brunet.) 



20.— Víliaión (Cristóbal de). 

C Sigúese la tragedia | de Mirrha: 
en la qual se recuentan | los infelices 
amores q ouo c5 | el rey Ziniras su pa* 
dre. C5 | puesta por el Bachiller | Vi- 



' °'-'a de figuras igual á la que 
'SO en la Segunda Celestina- 
Maucior dirigida al Hdciado 
su muy g,a señor y amigo.*- 
* "> el v.o. de la sexta h. de 
te final: *(£ Penesce ¡a Tra- 
■■ en la qual se recuentan los 
Y^ouo con el Sey (síc) Ziniras 

(Salva.) 

"• ^l "na novela dialogada, 
X de las Metamorfosis de 



ibrodelasordenan?; 
tilJa. En la muy noblt 
del Campo: en casa d 
tro impressor de lib 
íuan Pedro museti: 
bros. Acabóse a tres 
Nouiembre. Año de i 
y quarenta y vno. año: 

FoL—letra gótica— 109 
A continuación del titule 

(£ 



"■ '^«^ ser la obra siguiente- •)« • 



>aracio entre lo antiguo 
iecha por el Bachiller 

M. D. XXX rx E 

iestre Nicholas Tyerri 
luy noble villa de Va- 
« a q'nze de Enero. 

1637 

5 del). 

uys del Castillo, con 
s muchas Canciones 
icicos, y Motes. Me- 



De Vita beata (en 
^. Alvaro de Cartager 
Burgos, é Iñigo López 
en que se trata en qi 
bienaventuranza del hon 
en Medina del Campo 1 
Castro, 1 54 1. "" ^ 

(Tamayo de Varga». JunU m¡ 

^ U^ primera edición, 2amo«, 



V> <>/*l>*taU Richard Htbtr, 



Aqui comienza vn trati 
breue, en sentencia no sol 
hondo z prolixo, el qual 

Vita beata, hecho ^comp 
nonrado z muy discrf.fn i 



1541 



13 



Los interlocutores en esta obra son : don 
Alonso de Cartagena, Obispo de Burgos ; don 
íñigo López de Mendoza, Marqués de Santi- 
llana, y Juan de Mena. £1 autor relata esta 
conversación , y al fin del libro toma también 
parte en el diálogo. 

Ediciones anteriores: Zamora, Centenera, 
1483; Burgos, Juan de Burgos, 1499; fi;urgo$, 
Juan de Burgos, 1502. 

24.— Relación. 

ce Relacio del espá [ table terremoto 
que agora nueuamé | te ba acontes- 
cido en las yn | días é vna ciudad lla- 
ma I da Guatimala, es cosa | de grade 
admi I ración, y | de grade | exéplo | 
para que Todos nos emende | mos de 
nuestros peccados, y | estemos apres- 
ciuidos I para quádo dios fue | re ser- 
uido de I nos Ha | mar. | ►f* 

4.0— letra gótica— 4 hs. sin fol. ni sign. 

Port.: (en la parte superior, y en la inferior 
de este frontis se ve el escudete del impresor 
Pedro de Castro). 

Empieza el texto alv!* de la portada: 

«MEMORIA DE LO ACAESCIDO EN QUATIMALA 

«Sabbado á diez de Setiembre de mil y qui* 
nientos y cuarenta y un años á dos oras de la 
noche aviendo llovido jueves viernes no mu- 
cho ni mucha agua el dicho Sabbado se ase- 
guro como dicho es : y dos oras de la noche 
huvo muy gran tormenta de agua de lo alto 
del vulcan que esta encima de guatimala y fué 
tan súpita que no huvo lugar de remediar las 
muertes y daños que se recrescieron fué tanta 
la tormenta de la tierra que traxo por delante 
del agua y piedras y arboles que los que los vi^ 
mos quedamos admirados y entró por la casa 
del a4^1antado don pedro de alvarado que aya 
gloria y llevó todas las paredes é tejados como 
estava mas de un tiro de vallesta y á la sazón 
estava en la recamara un comendador capellán 
del adelantado é otro capellán de doña beatriz 
de la cuev9 su^muger é queriendo se acostar 



entró el golpe del agua que aun no era venida 
la piedra y levanto los en alto é fué con tanta 
fuer9a que estava una ventanica pequeña 
abierta un estado del suelo e casi muertos los 
arrojó grande trecho en la plaga é quiso dios que 
como estava la casa del obispo cerca fueron re- 
mediados aunque con gran trabajo en la dicha 
casa no avia hombre ninguno porque ya la 
tormenta los avia echado muertos é la desdi- 
chada de doña beatriz que estava con sus don- 
cellas y dueñas é como oyó el ruydo y turbi- 
Uino fuele dicho como el agua llegaua a la 
recamara donde dormia y levantóse en camisa 
con una colcha y llamó sus donzellas que se 
metiessen en una capilla que ella hazia y ellas 
hizieron lo assi y ella se subió encima de una 
altar é encomendándose con mucha devoción 
á dios y abragosse con una ymagen y con una 
hija del adelantado niña y la gran tormenta 
que vino de piedra á dar derecho en la misma 
capilla é del primer golpe cayo la pared y to- 
das las tomo debaxo donde dieron las ánimas 
á su criador ; á caso doña beatriz de alvarado 
hija del adelantado y juan de alvarado y doña 
francisca hija de jorge de alvarado y otra su 
hermana menor y francisca de molina y otras 
donzellas que estavan fuera del aposento de la 
señora doña beatriz fueron alborotadas y vi- 
niendo tomólas la tormenta en el camino con 
las paredes del huerto y como las tomo el hilo 
del agua como fué tan fuerte llevo las mas de 
quatro tiros de vallesta fuera de la ciudad fué 
dios servido que como la tormenta se avia de-^ 
rramado por toda la ciudad fuera en el campo 
no llevava tanta furia tuvo la señora doña leo- 
nor lugar de hacer pié en unas yervas y made- 
ros, y halló un muchacho á la sazón en un re- 
manso cerca de allí y como conosció aver 
llegado allí entendió por lo que le dixo ser 
hija del adelantado y el muchacho fué tan co- 
medido que acuestas la saco paresce agora á 
los que lo vimos según el muchacho era pe- 
queño no ser posible por que la llevó á cuestas 
más de medio tiro de \'allesta hasta una casa 
donde la dexo y de las damas que salieron es- 
caparon quatro porque unas entravan en las 
casas con el golpe del agua donde se salvavan 
otras con cordeles é de la casa del adelantado 
fué mucho el número de los indios é indias que 
murieron y de las mugeres que murieron fue- 



martes delli todas las casas ó las mas 
ron cay Jas y anegadas acolmadas de 
rena y algunas casas fueron llevadas 
:ho y aunque paresce imposible la 
le los indios passan de seys cientos: 
asas quedaron sin herederos: muer- 
es y hijos y mugeres muertos sin 
ersona conocido: fueron demás des- 
n de morales escrivano que como 
menta tan grande tomo á su muger y 
:holos por una ventana y el tras ellos 
ervido que la muger se sah^sse é que 
^sció un misterio grande que un niño 
emanas y otro de cinco años á cada 
> el hilo del agua que fueron los mas 
: y no saben de que manera fueron á 
n trecho: y en la mañana los hallá- 
is y el mayor de cinco años se halló en 
jpinar en un corredor. Paresce grande 
iver por donde llegar: y estuvo hasta 
nescio é acaso entró un español y lo 
Dn una cuerda lo subieron en casa de 
chaves:. y acavado de subir el niño 
i la casa donde estava. Murió alonso 
[) é su muger é hijos é toda su casa sin 
idie ni mas se an hallados muertos ni 
rió su muger de bozarraez con todas 
que tenia de hespañoles y toda la 
lexar cimiento : é murieron en ella 
onas, que solo escapo el con un espa- 
ó toda la casa de bartolomé sanchez: 
su yerno é pedro de puente y su mu- 
land alvarez el prieto é su muger y 
lores el manco: y el mismo bartolomé 
)n quantas personas havia en su casa 
r ninguno: ni se an hallado muertos 



caer encima de s 
dize que vio yr a 
lante por enxutc 
que avia por la 
alto el cieno. Muí 
granado é sus ni 
assimismo una hi 
con quatro hijos a 
é assi fueron en 
E assi mismo muí 
personas. Don frai 
tió la tribulación i 
queriéndose acosta 
tomó una lan^a é s 
lleno de agua y cas 
é acordándose de I: 
iriz corrió á la vent 
el agua llegava á la 
salir: por que cierto 
la casa caería sobre 
saltando hallóse tod 
mas de la cinta que 
lante: y con mucho 
lante é vio un vulto 
vio otro vulto e lleg: 
que estava alli ahog; 
alli vio unos palos a 
con gran trabajo se i 
que se creyó que era 
gente de su casa y do 
los cura va. La temp 
no huvo lugar de so 
al tiempo que veni< 
de ardon fué en a 
dixo que no saliesse 
muy alta y grande, 



%M. 



1-t 



ciendote que en razón de yr á adelante con 
rodríguez el herrador é socorrer i la desdi- 
chada de doña beatríz; é con muy grande tra- 
bajo entraron y á la entrada cayóse la casa: y 
passaron adelante donde hallaron á las muge- 
res que se salvaron que las llevava el agua: é 
asüeron de una de ellas : y esforzándolas vino 
otro torbellino que á cada uno echo por su 
parte: y los llevó hasta el río: donde el dicho 
Juan perez passd gran tormenta y trabajo: é 
muy mal tractado i la maflana lo traxeron 
vivo que ya lo tenían por muerto. Todos los 
demás españoles hombres y mugeres escaparon 
con mucho trabajo: é muchos quebrados bra- 
^ é piernas de que algunos después acá han 
muerto. La ciudad quedo tandestruyda é mal 
tractada i gastada é tan atemorizada la gente 
que todos querían dexarla y despoblarla que 
se quedase todo perdido: y esto es lo que se 
platica agora: dando infinitas gracias á dios 
que nos dexó vivos. Creen que al primer tem- 
blor las casas que quedaron se hundirán y 
por oo esperar otra yra de mano de dios lo 
quieren dexar todo: porque fué una cosa tan 
espantable que nunca tal se a vido: ni se ha 
oydo; porque traya tanta tierra é cieno por 
delante que corría con tanta fuerza la piedra 
y arena como rios caudales: é las piedras como 
diez bueyes las llevava como corcho sobre el 
agua, y esto en tanta cantidad que la ciudad 
esta llena de una balsa de una lan;a en alto. 
Quedaron las calles que es impossible passar 
por ellas: que el cieno llega casi á las mas al- 
tas ventanas. Fue la cosa tan temerosa: y con 
tanta escurídad ¿ viento é aguas que los unos 
no podían socorrer i los otros: 6 cada uno que 
escapava pensava que el solo avia escapado: t 
pensaron que era todo hundido: hasta qe vie- 
ron el dia. Acaesció que esta misma noche con 
deseo de socorrer í dofla beatríz. Salió al ruido 
grande que andava alvarode paz y un español 
que venia con el: é porfiaron con gran trabajo 
i ver si pndiessen socorrerla: y en llegando 
cerca de las ventanas: la gran tenpestad que 
venia de piedra y agua e tierra: los arrebató: 
y los arrojó muy grande trecho. De arte que 
salieron con muy gran trabajo: y pensaron 
perecer luego. Francisco cava acometió mu- 
chas veces con un caballo é no pudo 6 apeóse: 
e con gran trabajo passó hasta el aposento de 



] - 15 

dofla beatríz: e hallo la cama calienta en la 
cual li estuviera ella: e su gente se salvara 
porque solo aquello de toda la casa se salvó y 
a la entrada que entró halló en la misma casa 
una vaca: é dize que tenia medio cuerno y en 
cl otro una soga: y que arremetió á el y te 
tui-o debaxo del cieno dos vezes que pensó 
morir , y es de creer que era el diablo : porque 
en los corredores andava tan gran ruydo que 
ponía temor y espanto i los que lo vían y esta 
misma vaca se puso en la pla^a y no dexaba 
passar hombre ninguno á socorrer i nadie. 
Otras muchas vacas y gana-Ios con temor de 
la tormenta se venían con grandes bramidos i 
la ciudad. Esta misma noche a la parte de le- 
vante de la ciudad casi tres tiros de vallesta 
fuera de la dudad. Salió de hazia el mismo 
Vulcan otra tempestad tan grande que traya 
tanta piedra 6 madera que asoló todo lo que 
tomó por delante: y fué tan grande cantidad 
de ganados la que mató: y algunos indios que 
tomó por delante: créese que si juntamente 
vinieran ambas tormentas por una parte que 
no quedara hombre vivo en toda la ciudad 
Hemoslo atribuydo i nuestros peccados, per- 
qué tan gran tempestad no podemos saber 
como ni de donde nos vino. E para aplacar ia yra 
de nuestro Señor otro día por la mañana el 
seflor obispo hizo una procession: ysedixeron 
las letanías delante el altar mayor con mucha 
devoción : y les hizo un razonamiento animan- 
dolos y esforsandolos. Que í los buenos avía 
llevado dios i su gloria y con los que avia de- 
xado avia usado de misericordia y que fuesse- 
mos tales que temiessemos la muerte en todo 
tiempo. A la coyuntura que esta tormenta 
vino túvose por misterío lo acaescido en casa 
de aquella señora, dios sabe porque. El senti- 
miento que aquella señora hizo por su marido 
fué estremo, que ni comia ni bebia; i corrígien- 
doladealgunascosasque con la passíon dezia, 
dixo muchas vezesque ya dios no te podía hazer 
mas mal de lo que la avia hecho. Su bondad 
de castidad la saIva:possiblee3quelaquissieae 
dios martyríar en el cuerpo: en exemplo de los 
que da dios; encomendó el obispo que ayunas- 
semos miércoles é viernes y sabbado. En todos 
tres días hizo el obispo procession solenne con 
su letanía. Estava á la sazón la yglesia é todo 
el pueblo cargado de luto que se bazian las 



.ifui: iiuue españoles ve'asen la ciudad 
lo pensassen que eslamos descuydados: 
agora no sea sentido ningún rumor 
los señores de toda la tierra han ve- 
j pesándoles de lo succedido. Entien- 
a en hazer una grangeria muy grande 
upo ado todos vivamos juntos hasta 
e se comience i hazer el pueblo, que 
iiombre que quiera bolver á su casa, 
luedau pocas. Es lastima de ver tan- 
buenas casas como se han perdido: y 
a yglesia mayor , é las casas del señor 
lue después de las de mexico no 
Ls mejores en estas partes, ni de tanta 
fuan rodríguez, escrivano.» 
ima página está en blanco. 

(Bib. del Eicori*!.) 



eclo (Severino). 

de I Boecio seueríno: intitu- 
e i la consolacío de la philoso- 
igora nueuamente traduzí- | do 
in en castellano: | por estilo 
ante vi | sto en EspaDa. Va el | 
en coplas: | y la prosa por me- ( 
iflo, d' I mil z quinie | tos y qré* 
os. I *¡t 

ñn.) C Fue impresso el pre- 
bro de Boecio se- | uerino. Inti- 
de la consolación: en la | muy 
'illa de Medina del Cam- | po 



sor).— Al V.", P 
mentó en todo e 

El prólogo emp 

«(^ Comienza 
uallero y se nade 
consolación natur 
lellano por fray 
la orden de los pi 
trey muy magnil 
tellez girón cond 
fiel. EC. «(Ofrece 
ción entre la vida 
I Argtimento en , 
I^rto Aguayo): 

« Boecio Se\ 

estando en el destí 
y muy apassionadi 
Quexase á la philo 
le satisface % coní 

prosa Helo vue 

no palabra de pala 
tencia , no tirando 
cosa mia. Porque ei 
han de dar las pal 
sentencias por peso. 
sido otras veces tras 
quiera que cotejare i 
vera que no fue su[ 
Porque no fue tan 
enemigos quanio 
tes. E si alguno juz 
cosa trobada, porqu 
cosas que menos sa 
ñera escribió y ha 
mon y muchos de 

Al fin del texto se 



ser esta la primera edición; pero como en la 
de Sevilla, 1 5 1 8, se encuentra esta misma nota, 
que acaba de este modo: « Anno domini uni- 
versalis redemptoris m. d. xvi. xx, iulij Etatis 
meae. xlvij», debemos creer que esta fecha se 
alteró i capricho en la edición de Medina- 
acomodándola para que coincidiera con ta fe- 
cha del colofón, que sigue á continuación. 

1.03 muiros son, por lo general, coplas cas- 
tellanas y algunas de pie quebrado. 

La firoja por medida quiere decir que el 
texto, aunque parece prosa seguida, se puede 
dividir en versos octosílabos, v gr 

«Estando en esta congoja— pensando de es- 



12 17 

cribir— mis tristes quexas llorando — vi que es* 
taba una muger — encima de mí cabeza— de 
muy reverendo gesto— los ojos muy encendi- 
dos — y en mirar tan virtuosos — que veia mu- 
cho mas — que comunmente ninguno — de 

quantos viven alcancé » 

Hemos visto algunos libros de esta época, 
de los cuales unos en su totalidad y en buena 
parte otros están escritos en esta prosa, divisi- 
ble en versos, generalmente de ooho silabas. 
(Bib. Nacioiiil.) 

Pedro de Castro puso su escudete en la parte 
inferior de la orla de la portada eo esta forma 




26.— Catón. 

Castigos y exemplos de Catón nue- 
uamente impressos. Aflo de mil y qui- 
nientos y xi. y ij. 

(Al fin.) Fue iinpresso el presente 
tratado en la muy noble villa de 
Medina del Campo fecho por Pedro 
de Castro yinpressor. Acabóse, año 
d'r542. 

iCalaleptí 9/ tht L&rary of tit laU XUiarJ Htbtr, 
pin. VIII, núm. 144°') 

Hemos visto la edición de Alcalá de Hena- 
res en casa de Sebastian Martines que sea en 
gloria fuera de la puerta de ¡os sánelos Mar- 
fyres, Año. m. d. lxxxvj. Consta de 12 hojas, 
y empieza asi: 

■En Roma fue un hombre que llarntran CiUut, 
u*lLg»ba «u hija con muy gnxt dCTOtioa, 
como puiiesie gu vida en muy buena iotencian 
guarneciólo de costumbres y de buena raion. 



•Si (ui íien'o» te enaren «ey dello» pagado, 
y no quieras contra ellos ser fuerlemeote airado, 
da lugar á tu ira; ley mucho meiurado 
que no oacid en el mundo ninguno lin pecado. 



>Si las labores de ta tieiri quiíieres aprender 
ei libro de Virgilio te csfuena á leer; 
ca ly puedei aprender como hu de hacer: 
y,el te U« mostrarl: li lo quieres (aber. 

»Si pir aventura hubieres tal cuidado: 
que de U virtud de lai yerbas quiem saber de grado 
pregunta por don Macer, y lee lu ditado: 
guarecerás al doliente, y al lano habrás pagrwlo (^'0- 

>Si quieres saber las batallu Romanas 
que fueron mucho grande*, otrosí las Africanas: 
leerás i don Lucano, que las dice muy llanas 
estai y otras muchas le contará muy lozanas, 

»Si por aventura quisieres saber amar 
Osidio en su arte lo suele demostrar, 
como deben los hombres con las mugere* babUr 
y como tu debes con ellas ruonar.» 



Acaba: 

(Hijo todo te lo he dicho quanto decirte quería: 
entiende tu en mis palabras y ligúelas toda tu vid 
y en el coiazon habrán gran mejoría 
hijo a Uios te encomiendo y a la virgen María.»' 



. — .^t,ii,uies: que 
cho marauilloso que parece 
todas fuerzas humanas. Va 
los muy prudentes lectores. 

la presente hystoria de... 

ssa en la muy noble ciudad 
a del Campo. En casa de 
Castro, impressor de libros, 
il e quiniétos e quareta e dos 
costa d'l borrado varo Jua 
ario milanes. 

a gótica — ^201 hs., i 2 columnas. — 
e París, s^ún Brunet.) 

(Gíll.) 

ba (Martín de). 

in de las no | bles donzellas. 
) C A loor y gloria de nues- 
Jesu I xpo: z de su bendita 
ca I bose la presente obra 
is del mes de Julio: | a costa 
es I pinosa; merca i der de 
. I Año del nascimiéto de 
dor I Jesu xpo de. M. z. D. y 
I *!• ] Laus deo. 

gótica — 48 hs. sin foliar — sig. A-F 
} hojas. 

orla «ti formada de cuatro peda- 
os dos columnas, y en la parte su- 
rior trozos de orlas, en cuyos cen- 
a marca del impresor P^^-" ■>- 




Este tratado se diví' 
la generación de la i 
condiciones de la mují 
promover las dueñas : 
las pasadas. 

Fol. Aüjr 

«Tratado ¡i se intitul 
zellas Copilado por fra) 
la orden de santo aguí 
theologia. Dirigido a 
poderosa Seflora la re 
nuestra hija legitima '7 
tissimo, t d'respládeci 
don Juá, postrimero d< 

f£ Comieni^a 
La muy clara, 1 se 
Isabel de real simiente 
gitima heredera d'los r< 
El su humilde seruid 
doua de la orden de sí 



las causas naturales c morales, ni reuoluiendo 
las croDÍcas de los pasados tiempos auian a 
mal quando algún reyno, o otra policía viene 
a regimiento de mugeres. Pero yo como abaxo 
díxe, soy de contraria opinión. Ca del comiendo 
del mundo &sta agora, vemos que dios siem- 
pre puso la salud en mano de la fembra, porque 
donde nascid la muerte d'allf sn leuantasse la 
vida. Assi como leemos del libro de donde vino 
la dapnacion: que del mismo vino la salud, es 
a saber d'l árbol de la cruz. E muchos pueblos 
•t reynos fueron librados por muger i bien re- 
gidos. Como si plaze a dios parescera en el 
processo deste tratado. Por lo qual aunque nos 
deuamos dolerdel illustrissimo varón hermano 
vuestro: por quanto lo perdimos. Pero d'otra 
parte el dolor se amansa quando vemos la no- 
ble infoacia vuestra: que en la edadad (sic) q 
es tiene tal olor d'florescientes virtudes. Las 
quales muestran q quando el fruto sera ma- 
duro: terna perfecto dulzor de graucs costum- 
bres Los judíos solían escoger por ley al 

que veyan mas sabio i de mejores costumbres 
1 tal que a los suyos fuesse clemente « pia- 
doso: contra los enemigos osado porque no 
solamente rigiesse la república en tiempo de 
paz con justicia, mas en tiempo de guerra por 
armas la defensasse y aun dilatase mas tierras 
conquistando: como hizieron vfos antecessores 
que conquistaron las españas: [^oxearon las 
moscas suzias de macometo t los persiguieron 
con espada &sta el reyno de granada donde 
agora están por la negligencia de los modernos 
principes en estas presentes razones y en las 
que pornedespaescomoen jardín dedonzellas: 
mire vuestro vivo entendimiento % tome de- 
leyte: porque puesq la sucession natural vos da 
el regimiento H no fallezca por defecto de sa- 
biduría moral. Antes la vf a aprobada sabiduría 
vos haga digna de regir: como vos haze digna 
la real i pmogenita sangre. Donde señora quise 
tomar este trabajo de hazer una breue escrip- 
tura : q hable de la generación « cddicíú « 
cOpusiciO de las nobles dueflas. En especial de 
aquellas C] son o esperan ser reynas: esperando 
por este trabajo de solo dios galardón. Por 
el qual los reyes reynan: i los siervos son dig- 
nos d'ser reyes. Allegóse a esto la gran bene- 
uolenda q oue a mi seflor de gloriosa memoria 
el rey do AlfOso vfo hermano: t la gran deuo- 



iZ 19 

cíon q el en mi tenia: por su dnice t real clfr^ 
mencía.» 

Primera parte. — Cap. i: < Esto {¡a forma- 

ción de la primera mu/er) se fizo por mostrar 
que en esto no sintió pena i porque se mani- 
festasse el milagro de la divinal potencia, que 
abrió el lado del hombre dormiente: « no lo 
despertó de su dulce sueño como hazen los 
físicos quando quieren hazer alguna incisión 
de gran dolor dan al paciente opio <E' papaver 
que son dormideras : porque no sientan dolor 
en la llaga. » 

Cap. iii: «....La qual {devoción d la Virgen) 
aunque todos los fieles en ella deben haber: 
empero en especial: la seAora princesa: porque 
es de linaje real: como la virgen qne fue hija 
de reyes: i porque es donzella: como hera la 
virgen: quando concibió al hijo de dios: \ por- 
que espera de ser reyna, como la virgen que 
esreyna de los cíelos: señora de los angeles, 
madre de los pecadores n, manto de todos los 
fieles.» 

Segunda parte. — Cap. vi. « Pues dios que 

en el vientre de la madre dio t, predestinó a 
esta para reyna de tan noble reyno como es- 
pafla, mas obligada es a lo amar que otra nin- 
guna ; ca con los beneficios crecientes crece el 
amor. Assi que todas las mugeres son tenidas 
de amar a dios , « mucho mas las reynas « 
princesas, entre lasquales resplandesce la nues- 
tra : a la qual esta aparejado tan bienaventu- 
rado reyno como espafla. Dizen que el mundo 
tiene dos partes principales: oriente y ocd> 
dente. En oriente puso dios su silla haciendo 
allí el parayso elernal (sic). En el occidente 
puso ta silla del rey de espafla. Donde paresce 
que dios partió el reyno de la tierra con el 
nuestro rey.» 

Cap. viii: «Erramos con la lengua quando 
nuestro hablar t. callar causa discordia; como 
hazen los sasurrones en el pueblo: que repor- 
tan palabras de uno á otro para los enredar que 
se quieran mal.» 

Tercera parte. — Cap. vni: « Valerio en 

el segundo pone quatro estatutos que los ro- 
manos hizieron cerca de sus dueflas. El pri- 
mero ha respeto a la honra que la mujer debe 
i su marido. Donde dice que las hembras ce- 
uauan á sus maridos en tal guisa: que ellos 
estaban echados, ellas no, mas assentadas, casi 



:ío. ]| 

prestas para servir al marido. Los maridos 
estar acostados, no se ha de entender en la 
cama ; pero ponian un guadamecir t sus almo- 
draquejas. Oy dfa lo hazen los moros, z aun 
los xpianos en el andaluzia, assi cenan a iaa 
tardes echados de cuesta i las mugeres assen- 

tadas Si en la ley vieja se permetio libe- 

Uode repudio; estose hizo por la dureza de 
los judios: porque no las matassen. E permetia 
la ley el menos mal que era divorcio; por re- 
fuir peor que era omicidio. Donde este insti- 
tuto agora se guarda entre nos los catholicos: 
aunque mal peccado hartos matrimonios dis- 
tortos en castilla se hazen.» 

Cap. X : « La muger que se pinta en todo 

escpatraria alcruciGxo. El qual primeramente 
tiene ta cabeza espinada: z esta lleva la cabeza 
con grandes tocas volantes: i los cabellos muy 
rutilantes: Nuestro señor tiene toda la cara 
ensangrentada : esta la lleva bien arrebolada. 



El tiene los ojos llorantes ; ella los tiene con 
alcohol cintillantes. £1 siente hedores del lu- 
gar do estaba cruciGcado : que era calvarle lo- 
cus. Esta ni le queda almizque, ni algalia ni 
otros olores provocativos. El tiene la boca 
llena de fiel i vinagre: esta busca mil golosinas 
para satisfazer i su gula. Nuestro sefior tiene 
Las manos enclavadas: esta las lleva alheñadas. 
? de guantes bien dotadas. Nuestro señor tiene 
los pies con clavos atados, esta grandes chapi- 
nes calcados. El tiene saya de a90tes, tu tienes 
cortapisas % pellotes.» 

(Bíb. de D. FnndKo R. Ubogón.) 

En la parte inferior del frontis de esta obra 
se puso el grabado que reproduciremos al des' 
cribir la Suma di: confesión, impresa e,n iSSOí 
y en la superior la siguiente orla, en cuyo cen- 
tro campea el escudo de Pedro de Castro. 




29.— Díaz de Kontalvo. 

Ordenancas reales de Castilla. | Por 
las quales, &■ 

A dos tintas, con escudo de armas, sobre el 

cual hay esta sentencia de la sabiduría: «/»>'- 

tiitm sapiaitia timar Domim* ; y en un ático 

que forma el escudo, esta otra leyenda: 

«Fortuna, déjame la vida, 

pues que muerte me convida.» 

Al pie de dicha portada está el año u.D.XLn, 
en que debió acabarse de grabar. 

Comienza en el folioj, signatura a, con el 
texto, así : 

«Por mandado de los muy altos e muy pode- 
rosos serenissimos y christianissimos principes 
rey Don Fernando y reyna Doña Ysabel nues- 



tros señores. Compuso este libro de leyes el 
doctor Alfonso Diaz de Montalvo oidor de su 
audiencia y su refrendario et de su consejo.» 

Forma un tomo en folio con 1 1 2 hojas de re- 
gular papel, letra gótica, bella impresión, con 

I iniciales historiadas de diablos tentadores y 

\ otros dibujos caprichosos. 

, (Al fin.) Fue impreso el presenté 
libro de las Ordenanzas Reales de Cas- 
' tilla. En la muy noble villa de Medina 
I del Campo: en casa de Pedro de Cas- 
tro impressor de libros. A costa de 
¡ Juan Pedro musetti: mercader de 1¡- 
' bros. Acabóse a tres días del mes de 
I Noviembre. 

I (CiUlogo de la Bib, Colombini.) 



I64á 



2i 



30.— Laredo (Bernaroino de). 

Subida I del monte sion nueuamente 
I renouada : como en la | buelta des- 
taho- 1 jase verá. | CE Contiene el co- 
noscimientol nuestro: y el seguimiento 
dechristo: y el reue | renciar a dios | 
en la cote I pía- 1 cion quieta. I M. D. xlij. 

{Al fin.) (E Emprimio se el presente 
li I bro intitulado Subida del monte 
sion: en la muy no- | ble villa de Me- 
dina del campo: en casa de Pe | dro 
de Castro, a costa de Juan despino | 
sa. Mercader dlibros Acabóse | a. xiij. 
dias del mes de Nouié | bre. Año. 
M. d. xlij. I >\< I Registro de los qua- 
demos deste libro. | ^f». a. b. c d. e. f. 
g. h. i. k. 1. m. n. o. p. q. r. s. t. v. x. y. 
z. r. ^D. 4f A. A. I Todos son quadernos 
saluo. la >í^. que tiene un pligo (sic). 

4." — letra gótica— ccxxiüj hs. foliadas, más 4 
de prels.y de las cuales sólo están numeradas las 
dos últimas, üj y iiij — sig. ►Jh, a-z, «i. ^, 44- . 
A-B (aunque en el registro dice A.A.)— to- 
das de 8 hs. , menos la primera, que es de 4 
— ^apostillado — con grabados en madera— los 
titulillos ofrecen la particularidad de que en 
la plana de la izqnierda se indica el libro, y el 
asunto de que trata, y en la de la derecha el 
capítulo correspondiente y la materia sobre 
que versa. 

Port. (frontis grab. en mad., y en el centro el 
título, todo de rojo, y la fecha en negro). — Al 
verso: «En esta segunda impression van mas 
declaradas muchas cosas que sufrd declaració, 
lasquales seindican á continuación.^» — Fol. xii: 
Dedicatoria á D. Alonso Manrique, Cardenal- 
Arzobispo de Sevilla.— Fol. 3.* de prels: «A^o- 
table declaratorio del ///t^/o.— Ordinario de las 
ebdomadas. — Sumario y recólicion de la sus- 
tancia de todo el libro.— Presupuesto primero. 
— Presupuesto segundo. — Presupuesto tercero. 
— Prologo, responsorio a la obediencia por la 
qual el libro se comento : % intitulación al pie 
de la cruz de Christo.»— Texto (fol. aiij vuelto). 
— Tabla de los capítulos de toda la obra. — Co- 
lofón.— Registro.— E. del i. (Grabado de la pá- 
gina 18.) 



La obra consta de tres partes: la primera 
dividida en tres libros que tratan respecti- 
vamente de los tres puntos indicados en la 
portada. 

La segunda parte empieza en eí folio clxxvij 
vuelto, y es una Extravagante enU qual se co- 
ttene ciertas epístolas escripias á particulares 
personas por piadosos afectos. 

La tercera, que empieza en el folio cg, es un 
tratadito intitulado Josephina^ escrito en loor 
y reverencia del patriarca San José. 

Las tres últimas hojas del texto explican la 
devoción de las misas de la corona de Cristo. 

Dedicatoria, « y se dezir que estuve pre- 
sente muy de espacio al fallescimiento del ar- 
zobispo de buena memoria su antecessor; y le 
vi assaz cercado de criados y parientes; entendí 
que apenas habia alguno que no fuesse mas 
solicito sobre sus maravedis que sobre haber 
espirado el que ayer quasi adoraba: y estuve a 
su sepultura : y vi que se conmovió quasi toda 
la ciudad : r vi que antes d'ocho dias ya no se 
hablaba en el sino venia sobre habla. > 

Fol. aj : « quien no conosció al autor, po- 
derle ha considerar con algún buen funda- 
mento : porque lo qual se ha de saber á grande 
gloria de dios que le ordeno y le compuso un 
frayle lego de pequefio entendimiento: todo 
tosco : todo ydiota r ignorante sin fundamento 
de letras : al qual la divina providencia por su 
infinita bondad lo quiso de valde comunicar 
en esta provincia de los angeles, mostrando 
la infinita libertad con la qual puede todas las 
veces que el quiere poner en vaso de despre- 
ciado valor thesoros de gran largueza.» 

El tratado llamado Josephina acaba con un 
himno latino á San José, de cuya composición 

dice nuestro autor: « y este no le hize yo ni 

supiera hazer: mas busqué quien lo hiciesse». 

Las misas de la corona de Cristo son 33, «á 
reverencia de los xxxiij años que su divina 
bondad estuvo en este nuestro destierro»* Des- 
pués de indicar el orden y modo con que se han 
de decir, afirma ser segura la consecución de lo 
pedido, comprobándolo con algunos casos par- 
ticulares, «que después que aquesta sancta 
recepta vino a mis manos, yo he visto y han 
sido públicos » 

»Yo di aquesta devoción á la señora doña Ma- 
ria de Velasco, camarera mayor de la serenis- 



1S42 



úma re^na de Portugal, y dixeronse las misas 
por inteocioD que hoviesen los reyes hijo va- 
ron, que no tenia sino hijas, de que estaban 
grandemente congojados: tuvo nuestro sefior 
por bien que la reyna concibió en Ebora v pa- 
río en Albito al principe que aora tienen, el 
quál la divina bondad a su servicio conserve. 

»Ylem yo embie esta memoria á la Cesárea 
Emperatriz quando el Emperador estaba con- 
tra el Turco: el qual se le retiró y huyo de su 
potencia invictissima: <t la sercnissima Empe- 
ratriz me dixo alabando esta recepta: que ha- 
bía hecho dezir las misas algunas vezes i la 
tenia guardada para las grandes necessidades.» 

Asi continúa citando algunos casos más, de- 
duciéndose por el contexto del último de todos 
que el autor vivía en la ciudad de Sevilla. 

La epístola Xii es una ^Respuesta del autor 
d una obediencia que presencialmente el revé- 
renáisima tiro padre general de los reynos cis- 
moíanot: conviene á saber /rater Nicolaus hcr- 
bonius: en la qual obedieticia le mando que en 
escrito respondiese a cierta pregunta.» 

Ji'oiio clxiij: «Capitulo, xl. de la declaración 
de los versos del amor que fueron puestos en 
ea el capitulo, xxj. de aquesta tercera parte en 
la primera impression : porque esta declaración 
me ha üdo muy demandada: en el nombre de 
Jetus. 

«El que con amor trabaja: 
holgando gana ventaja. 

«Si quiere siempre holgar: 
nunca dexa de ganar. 

ȣ] gusto del vero amor: 
en todo toma sabor. 

>E1 que es bien enamorado: 
nunca halla rio sin vado. 

»Quanto topa tanto tra^a: 
« assi nada le embaraza. 

»Et amor va donde quiere: 
sin que nadie se lo viede. 

»Si el amor mucho se trata: 
todos tos males rensata. 

»Si cessa de se tratar: 
otro nombre ha de tomar. 



»E1 amor si macho dura: 
el solo en sí se asegura. 

>E no sabe assegurar: 
sino en un solo lugar. 

»E» como un cordero manso: 
y en Dios solo es su descanso. 

»En el inmenso secreto: 
solo esti su propio objecto. 

»E1 que es mas enamorado: 
es de si mas descuydado. 

•La mansedumbre mas quieta: 
es en amor mas perfeu. 

»B muy gran seAal de amor: 
es padescer con fervor. 

•Quien no cessa de dessear: 
no puede cessar de amar. 

»La añcion con el deseo: 
da indulgencia y jubileo. 

»E conoscese el amon 
en macilencia y rigor. 

•El anima enamorada: 
siempre esta necessitada. 

•Donde mas vezes pensamos: 
es señal que mas amamos. 

•Donde quadra el pensamiento: 
tiene el amor mas assíento. 

•E si asienta la memoria: 
es seflal de mas victoria. 

•E donde está mas estable: 
es el amor mas durable. 

•Nunca el amor tiene fin: 
sin alas de cherubin.» 

(Bih. del Sr. Mtrquíi de Ktret.) 

31 .—Mingo Revulgo. 

Las coplas de Mingo Reuulgo glo- 
sadas por Hernando de Pulgar. 

{Al fin.) Fue impressa la presente 
obra en Medina d'I campo por Pe- 



iUd 



dro de Castro. A costa de Juan de 
Espinosa mercader de libros. Afio 
mil. d. xlij. 

4.' — letra gótica — 20 hs. sin foliar — sign. a- 
(S.1VÍ.) 



32.— Apuleyo (Lucio). 

Lvcio Apvleyo del Asno de | oro, 
corregido y añadido. En el quat se 
tractan muchas hy | storias y fábulas 
alegres y de como vna mo?a su ami- 
ga I por lo tomar aue como se auia 
tornado su señora que era i gran he- 
chicera erro la buxeta y tornólo de 
hombre | en asno: y andando hecho 
asno vido y oyó las | maldades y tray 
cienes que las malas mu I jeres hacen 
a sus maridos. Y ansi ] anduuo hasta 
que a cabo de vn | ano comió de vnas 
rosas I y tornóse hombre: | Según q 
el largamente lo recuéta en este li- 
bro, t 1543. 

{Al fin.) <E Fue impressa la pre- 
sente obra en la muy noble villa de 
Medina | del campo por Pedro de 
castro impressor a costa de Juan | de 
espinosa mercader de libros acabóse 
a seys dias | del mes de Ahril ano de 
M. D. XLiijj. 

Fol. — letra gótica — á 2 columoas— lxxv ho- 
jas foliadas y uoa al finen blanco — sign.a-k. — 
todas de 8 hs., menos las dos últimas, que son 
de 6. 

Por. (frontis en cuya parte superior hay 
esta leyenda grabada SIT- NOMEN ■ DONI 
BENEDICTV, y en d centro el título de rojo 
y negro, y sobre él una viAeta en la cual se re- 
presenta una dama, un asno, un hombre con ca- 
beza de asnoyuna mujer desnuda).— Al verso 
«Prohemium: Kal. Februarii M.D.XLí¡j.>— 
Fol, ij: Prohemio (es el anterior, traducido 
al castellano). — Prefacio del traductor á la 



Vida del autor. — Vida de Lucio Apuleyo.— 
Argumento del pnmer libro. — Joannís de To- 
var P. L. tetrastichon ad lectores.— Ejusdera 
distichon.—Ejusdem distichon.»— Texto (11 
libros, y al frente de cada uno el argumento 
del mismo). — Advertencia del traductor. — 
Tetrastichon ad lectorem. — Hexastichon ad 
eundcm.— Disticum ín fine (estas tres com- 
posiciones son del traductor). — Colofón. — 
Registro.— E. del i.— Hoja en bl. 

Li traducción fué hecha por Diego López 
de Cortegana, Arcediano de Sevilla, según se 
desprende de estas composiciones de Juan de 
Tovar, y dd mismo traductor. 

«Joanni de Tovar distichon: 

«Quern domuiue uiaum urbí homini Urpeyanequivit, 
HtipilÍB ecM {kcit ^ntiim iure Lnpo.» 

Hexastichon (traductoris) ad lectorem: 

«TruiicriptioDem alíquii nimiun « noMC labore!. 
Hiipatia urbii enim lum sTchidiiconuí ego 
Litura cogDomcn triplex dat fronte jacobo. 
A reliquia binu luicipe queio tribuí 
Apulei igiiur noitro lenaone lepom 
Connexoi lector periné docts precor.* 

Vida át L. ApuJeyo: 

«Lucio Apuleyo de noble linaje y en su secta 
platónico fue natural de África de una ciudad 

que se llama Oran Escribió algunos tracta- 

dos y libros no menos doctos que eloquentes, 
de los quales por negligencia de los tiempos 
algunos son deseados y otros han desapa- 
recido: asi como quatro libros que se llaman 

floridos asi mismo la oración copiOEisima 

por la qnal se defiende contra sus adversarios 
que le imponian crimen de mágica, con tanta 
fuerza y vehemencia de dotrina que paresce 
que á si mismo se vence. Escribió también un 
libro del Demonio de Sócrates; cuya auctorí- 
dad 1 testimnio alega el bienaventurado san 
Agustín en la definición de los demonios y en 
la descripción de los hombres. Asi mismo es- 
cribió dos libros del decreto y enseñanza de 
Platón, donde lo que Platón escribió en diver- 
sos libros Apuleyo recolegió ta-eve y maravi- 
llosamente en aquellos dos tractados. Escribió 
de Cosmographia un libro, i donde no pocas 
cosas se contienen de los Meteoros de Aristó- 
teles; y el Dialogo de Trimegisto; y estos once 



n •wucidmiS- 

I porque se acostumbra querer 
moiidelqueescrihií.esdesaber 
m,lo y s.guid en el argumento 

■ 4 Lucuno philoiopho grieiro- 

■ «"'■"'"miento y escutidad á¿ 
«parece que quiso como de paso 
larlanalutadelosmortaleVí 
umanas porque seamos amooes- 

lornamo! de hombres en Asno 
brutos animale, seguimos lo, 
05 carnales con una asnal nece- 
reluze en nosotros un. centella 
tud > 

"«Pedro de Otro puso al fin 
on, es el iiguiente. 




33.— Boccaccio (Ju/ 

las cientno (sic) 
Iiian Bocacio Floi 
quente. En las qual 
tables exemplos y i 
ra rnieua | mente i 
oas y enmendadas 

W''>«.) Aquí s 
nouellas | de Mic 
poeta eloquente. F 
en la muy noble vi, 
campo: por Pedro | 
ssor: a costa de lua 
" I der de libros. A 
de agosto | de. M y ] 

fol.—letra gótica- i8: 
- 2 columnas. 

Port. (frontis de encí 
í, j V"'"'— ^««o.- 
toedel.mpreKir.-Pig , 



34.-l,la (Alonso DE 1 

fC Con pritiilegio iir 
delosPessoasJ.GLibi 
soro de virtn | des mu 
Lopilado por vn relig 
d.= I la bordé d'l serafic 
asco. Dirigido al muy 

"°'; "¡cisco pessoatf 
esclarecido t innií-tio^;.. 



impressa la | presente obra, llamada 
Tesoro de virtu | des, en la villa de 
Medina del ca | po, por Pedro de 
Castro, im | pressor de libros. Aca- 
bóse a I veynte dias d'Otubre | Ano> 
M. D. xlüj. 

4.*— cxxxv hi. foliadas, más uoa al fin, y 
12 mis, para el Martirio de Fr. Andrés de 
Espoleto, sia numerar. 

Port. con el título de rojo y negro. — 
Al v.°: «A gloria y loor de Dios y de su ben- 
dita madre, y para prouecho de las animas fie- 
les. Sigúese el Thesoro de virtudes, copilado 
por vn religioso portugués, llamado Fray 
Alonso de la Ysla, de la orden del seráfico pa- 
dre sant Francisco. Dirígido al muy magnifico 
seAor, el seflor Francisco Pessoa, tesorero que 
fue de la serenissima i muy catholica Empe- 
ratriz, z agora es del muy esclarecido Principe 
nfo sefior que Dios guarde.» — Prólogo. — Ta- 
bla. — Invocación (en verso). — Texto. — Colo- 
fón.— E. del impresor. (Grabado de la página 
anterior,) — P. en bl. — Fol. i." de la sig. A: 
*CE ^ gloria y loor de dios; y para dechado 
y exéplo de los fieles. Sigúese el glorioso mar- 
tyrio del bienau en turado padre fray Andrés de 
espoleto: frayle de los menores de la orden del 
seráfico padre nuestro sant Francisco, Et qual 
martyrio recibió en la ciudad de Fez por la 
verdad de nuestra sagrada fe. A nueue dias del 
mes de Enero del Año de M. D.xxxij.»— Pró- 
logo del autor {Isla). — Fol. Aiij v."r Pró- 
logo (del verdadero autor, Fr. Atiíonio de Ola- 
ve). — Fol, Aiiij: «fl] Sigúese la passion del 
bienauenturado fray Andrés de espoleto. La 
qual sufrió por amor de Jesuchristo, i por la 
verdad de la sancta fe catholica, en la ciudad 
de Fez. Feria sexta a nueue dias de Enero del 
año de mil i quinientos i treinta i dos»; la 
cual acaba asi : «Yo la firme de mi mano con 
la firma acostumbrada á diez dias de Abril. 
Ano d'l seflor de. M. D. xxxij. En el nfo có- 
uento de setuual de la prouincia de portuga» 
(sic), — A don ti nu ación , fol, 7 de la sig. A: 
*(E Sigúese vna epístola: dada a los reueren- 
dos padres del capitulo general, celebrado en 
ta dudad de Tolosa en la fiesta de pétfaecostes 
del aAo de mil i quinientos t treynta i dos. 



r3 25 

Embiada por el reuerendo padre i sefíor el 
obispo de aquella gran ciudad llamada Timas- 
titan , o México en Hurretan i por los otros 
padres ay moradores.» - Fol, g de dicha sig.: 
«Carta del venerable padre fray Martin do 
Valencia, custodio de la custodia del sancto 
euangelio : que es en la sobre dicha tierra , em- 
biada al muy reuereiiilo padre fray Mathiis 
vuSsen comissario general de los fraytes cis- 
montanos.» Su fecha es la siguiente: «^ Del 
nuestro conuento de Talraanaco acerca de la 
gran ciudad de México de la custodia del 
sancto euangelio a doze dias del mes de Junio, 
Arto d'l señor de. M. D. xxxj.» — Fol. lo de 
la sig. A: Ultllogo de Fr, Alonso de Isla, que 
empieza: «EStas son las animas i ricos the- 
soros que los pobres frayles van a buscar a 
las yndias. s. deslruyr los vicios i plantar vir- 
tudes »— Hoja en blanco. 

La invocación empieza asi: 

«^ O alteza de ciencia 

Lumbre de sabiduría 

Pues q eres la sapiencia 

Sobre toda inteligencia, 

Se tu guia. 
))De mi flaco entendimiento 

Porque señor me ayudes 

Y me des enseflamiento 
Para sumo ensalzamiento 
Del tratado de virtudes. 

»Y porque con perfección 
Yo escriba sin defecto 
A ti hago invocación 

Y te tomo por guión 
Muy perfecto.» 

Si consultamos las obras de Biblit^rafía, 
encontraremos gran confusión al tratar de 
esta obra , y mayor todavía al dar cuenta del 
opúsculo adjunto, que contiene el martirio de 
Fr. Andrés de Espoleto y las cartas de Nueva 
España. 

John Russell Bartlett (Bibltotheca Ameri- 
cana. A Catalogue of Books relating to North 
and South America in theLibraryof John Car- 
ten Brown of Providence. Provídence, i866) 
atribuye á Martín de Valencia toda ta obra, 
cuando solamente es autor de la última carta. 
H. Harrisse (Bibliotheca Americana Vetustíssi- 
ma, Additions) pone como autor del Martirio 



1 Martirio de Fr. Andrés de Espoleta 
to por Fr. Antonio de Olave, en vista 
irtas de D. Fernando de Meneses, cau- 
nbién en la ciudad de Fez y testigo 
al de dicho maTtírio, el cual las envió 
án del Rey de Portugal, residente en 
; éste las mandó al Rey , y el Rey á 
onio de Olave para que las viese. Con 
denó U historia de este martirio. Por 
lente, la primitiva edidón latina, Pa- 
■iosi tnartyris beati patris fratris Atf 

SpoUlo Talóse expensis... . Johams 

debe indiciarse por Olave (Aníonius 
■ como lo hace Harrísse, Valencia 
I de), ni como lo hacen otros, Tsl/i (Al- 
ie). 

n la edición latina precede al Marllno 
Qgo de Fr. Antonio de Olave, en que 
tí de cómo hizo este pequeño trabajo 
L de tas cartas de Meneses. 
n la edición latina pone al fin de dicho 
'a una nota de remisión del mismo al 

general de frailea Menores que se 
e celebrar en la fiesta de Pentecostés 
1 332. Está fechada «a diez de Abril. 

1 seflor de M. D.xxxij. En el nfo con- 
e setuual de la prouincia de portuga>. 
Q la edición castellana se copian el di- 
ogo y la nota final; pero va precedido 
ro de Olave de otro de Fr. Alonso de 
el cual da razón de haber encontrado 
i latina de este opúsculo, cuandoescri- 

la virtud de la fe, y que lo tradujo al 
] para añadirlo al Tesoro de virtudes. 
primera carta es del Obispo de Te- 
^r. Juan de Zumárranal al r^-f-' 



fin délas dicha, 
de Fr. Alonso c 
del aumento de 
Nuevo Mundo. 

El opúsculo i 
Andrés de Espo 
tomó como origi 
es el siguiente: 

C Passio g 
patris fratris ^ 
dinis minorü ; 
catholice fide 
Affrica civita 
M. D- xxxij. 

pensis honesti 
mercatoris Thol 

4.** — 4 hs. sin fol 
hoja— á 35 hneas ca 

Las cartas referen 
ligión católica en 
publicado en esta ol 



(I) «VíUncií (Mírtii 
Francuco:N!idú«n la 
Vieja, fué uno d« loi pr 
la Nuevi Eipana et año 
li tatvacioD de loi Indio 
ron: «ra de un coDiuma 
de santidad en el pueblo 
dicion dicen que ha obr; 

deapues de su muerte, c 
rales, hasta que con el d 
tu sepultura apeiar de 



Delmoiis no | per iaveníis Ferdi/tandi Car- 
tesii I ad Carolum V, Rom. Imperalorem Na- 
rr aitones, cum alio \ quodam Petri Martyris 
ad-'CUmentem VIL Ptn \ Hficem Máximum 
consimilis argumenti \ libello. \ HÍs accesse- 
runt Epístolas dua. defelicissimo apttd Indos \ 
Euangelij incrementa, quas superioribus hisce 
diebus qui \ dam fratres Mino, ab India in 
Hispaniam transmisserunt. \ \ Ítem Epitnme 
de inuentis nuper India papulis idoiatris \ ad 
fidem Ckrisíi, atqz adeo ad Ecclesiam Catho- 
licam conuer \ tendis, Autore P. P. F. Nirolao 
Herborn, regularis obseruantitc ordinis Mi- 
norum Geiierali Commissario Cismontano. | 
TT Venundan/ur , in pingui Gallina. \ Anno 

M.D.XXXII. 

{Al fin del texto.) f Colonia ex officina Mel- 
chioris Nouesiani, Anno u | DXXXIL Décimo 
Kalendas mtnsis Septemiris. 

{Al fin del libro!) ^ Colonia, Impensis ho- 
nesti ciuis Ar \ noldi Birkman. Anno Domini 
I M.D.XXXII. Mease | Sepiembri. 

Folio !-• de la sígn. A; 

«di Sigúese U pusion del bi€ auenturado 
fray Andrés de espoleto. La qual sufrió por 
amor de Jesu christo , i por U verdad de la 
sancta fe catholica, en la ciudad de Fez. Feria 
sexta i. oueue dias de Enero del afio de mtl i 
quinientos t treynta i dos. 

»E3te bendito frayle de la orden de los meno- 
res de la regular obseruancia como quiera que 
cd grandissimo ardor estuuiesse feruiente i 
desaeoso d recebir i sufrir martyrio por Christo, 
cumpliendo ya los cinquenta años i mas de su 
hed^: vino a África a la ciudad de Fez, en la 
qual dios le cumplió sus desseos en la orden i 
manera que se sigue. Luego el otro día después 
que llego a la dicha ciudad, assi como embria- 
gado de vino di diuino amor hablaua siempre 
y exprimía palabras muy diuinas. Pues como 
a las orejas del Rey por sus Satélites fuesse de- 
nunciada la su venida. Assi el Rey como otro 
varón que entre los Moros es muy poderoso. 
El qual se llama Muley babrahen, mádaron 
que el dicho frayle fuesse presentado delante 
dellos. El qual como les fuesse presentado co- 
mentáronle a preguntar, a que fue aqui tu ve- 
■Kiida. A los quates el respondió, a ninguna otra 
posa vego aqui, sino a manifestaros la verdad 



3 27 

de nuestra fe: i la falsedad de la vuestra: de- 
baxo de la qual'vosotros ciegos militays, para 
que de todo có la ayuda dtuina 03 la quite de 
los corazones. AI qual muley abrahen dixo. 
Que testigos o señales nos darás tu para que te 
creamos: i para prouan9a i certeza dessas co- 
sas que asi tan osadamgte habla&te. Al ql el 
siervo de dios respondió. Si la verdad que con 
mis dichos os propongo no creeys (La qual es 
■de creer) yo haré que tu padre resuscite de lo» 
muertos I te díga con su propia boca, que no 
puedes alcanzar tu, ni otro ninguno la bien- 
auenturan^a sino os baptizays. V si aquesta se* 
nal no basta para q a todos vosotros, aparte de 
la carrera del error: y os conuierta a la verdad 
de la fe, yo rogare a mi señor Jesu christo, que 
alumbre delante todos vosotros a vn ciego. O si 
quereys para que mas la dureza de vuestros co- 
razones se molefique y ablande yo solo entrare 
en vn pozo con vo brauo r feroz leo y delante 
de mi se hará muy manso. Y sí mas quisiere- 
des, yo entrare en vna hoguera de leña encen- 
dida; yo lo haré por la salud de vuestras ani- 
mas y por la muy gran gloría y honra de mi 
señor dios. Mas porque según la confederación, 
y avn las pazes que entre el serenissimo señor 
Rey de Portugal, t aquel Rey moro, estañan 
entóces assentadas i firmadas, no podía el di- 
cho rey moro en los xpianos exercitar ningún 
genero de tormetos, y por tanto respondió 
Muley abrahe al dicho padre i le dixo ninguna 
dessas cosas a q te ofreces consentimos q hagas, 
mas antes queremos q te bueluas a tu casa. 
Después de passados algunos dias: viendo el 
rey y su geie correr vn león: mádaron llamar 
al dicho frayle y dixeronle, Quieres por ven- 
tura entrar cC aquel león en vn pozo para que 
lo amanses. A lo qual el respondió diziendo, de 
muy buena voluntad haré yo esso. Empero 
pensando ellos que mudasse el su proposito si 
algún espacio le detuuiesé la entrada: dexaron 
passar algunos dias para ver su mutabilidad o 
constancia. Como el viesse q se detenía, co- 
mento cóstantemSte a insistir q lo Ueuasen al 
pozo co el león, mas el rey como vio su grá 
cñstácia: mandóle q se boluiesse a su posada. 
Et otro dia luego siguiéte mandóle el rey lle- 
uar a la sinagoga, a do todos.los j udios de a^lla 
ciudad se ayuniaua, para q cfi ellos publica- 
mSte disputase de la verdad de la fe. Como 



-x^^>.a, puDiicamente dclarar la verdad 
ta fe. Al qual los captiuos xpianos q 
idad estauan con toda reuerencia có- 
t assi le suplicauan q lo tal no hizies- 
ole q d aqllo no se podría seguir nin- 
), porq los moros no lo podriá entéder 
mataría sin hazer fruto ninguno. Em- 
grá feruor, ni los afetuosos ruegos ni 
las persuasiones y amonestaciones, 
» pudieron resfriar, ni avn entibiar. 
[ saliendo todo feruiente de la casa do 
:on admirable magnanimidad y forta- 
ue al palacio d Muley abrahen, y su- 
Lie mandasse ayuntar vn gran montón 
;n la pla(^, porq el quería entrar en 
53 q estuuiesse encendido con muy va- 
y gran fuego. Empero Muley abrahg 
de quebrátar las pazes q tenia assen- 
el serenissimo rey de portugal, no le 
;eder lo q demádaua: si primero no le 
a cédula, hecha y firmada, por mano 
os captiuos xpianos q ay estauá. En la 
issen que aql frayle xpiano, no fuera 
lo: mas que de su propia voluntad en- 
el fuego. La qual cédula a ruego del 
dre hizierd y firraaró: el señor don 
ias, y el señor don Fernádo de mene- 
:atiuos estauá. Esto hecho luego ayü- 
icha leña en grá cátidad: porq sería 
argas della, toda cdpuesta a manera 
x:o espherico o redondo, derecho de 
i fuera, todo en leuado en altura d 
Empero Muley abrahé no quiso q 
lego, pareándole q se le resfriaría el 
\ue mudaría el proposito si le dila- 
trada por algunos días. Como quier 



uiu iiurciJicLC iict 

hoguera. Mas el I 
dres: antes q entr 
ley habrahé dizic 
ruego, a ti y a tod 
rescíbays mis pala 
deroso dios, el ql 
genero humano se 
horrible muerte. P 
q os cóuerlays a la 
yo os hago muy ck 
sanctissima trinidac 
la fuente del sagrad 
ser saluos: porq toe 
en el estado q teney 
de todos quátos est; 
mal auenlurado es, a 
vosotros ciegos segui 
fue el bramido y cía 
que sin ninguna dih 
llenaron al montón d 
para lo quemar. Coi 
mártir se vio puesto j 
hasta quedar en los pa 
las rodillas en tierra 
Acabada la oración, e 
lefia y puestas las rod 
vez muy denota oraci 
ministros de maldad i 
mas como gelo pusíe* 
zes, z la leña no se qi 
encima fuego de pied 
tre la leña grá caiitid; 
por cima mucha trem 
dido el fuego: fue tar 
ttuendo q hizo: como 

dozena /í» '^^ — ' 



1^ ^« l«»^«»^«»^ ^%l — - ' 



tiÍQguno: t su carne «taua tan bláca como an- ' 
tes q entrasic eo el fuego. C Como quier que 
los xpianos lo viessen entre las llamas del hue- 
go andar alegre t loando a dioi: fue en ellos 
vo ininSso gozo i alegtia, cC el ql de sus ojos 
destilaua muy gra abundada de dulces lagri- 
mas I coa sus bocas loauá i bendeziá a dios 
por querer mostrar tan gri milagro r maraui- 
11a: para coafirmació de su santa fe. De los 
quales xpianos muchcs fueron assi encendidos 
en el fuego del diuino amor q corrían con in- 
creyble encSdimiento, t ardor de la fe a entrar 
yecharse eu el fuego material. Empero satanás 
por las manos de los infieles los impediá, porq 
para contar quito vn catiuo entre todos los 
Otros, mas resistió y se esforzó para co el bien- 
aueturado padre fray adres ofrecer en sacrificio 
su vida a dios, auriamos menester hazer muy 
largo sermó. f[_ Como quiera que los incrédu- 
los paganos viesen al bienau6turado padre an- 
dar en medio de ta grádíssimo fuego sin lisio 
ni mal ninguno y q se estaua riedo, fuera lle- 
nos de muy gri yra i furor, i arremetiero cO- 
tra el cada vno como podia para lo herir porCj 
vnos le tiraui saetas: otros langas t: dardos: 
Otros le tiraua cO piedras, i vno de aqllos q ti- 
rauan piedras hirió aqlla santicssima cabera de 
vna tan cruel pedrada q le abrió todo el cele- 
bro, y lo derribo en tierra: y estuuo asi el bien- 
auGturado padre sin hazer mouimiíto de ningü 
miebro saluo los labrios q le veyan mouer. 
Dade es de creer, q oraua fuertemSte, como 
haiia el bienauenturado sant Esteuá, suplicado 
a dios q no les demandase aquel pecado. E assi 
el bienauSturado padre fray andres dormio en 
el señor. Los captiuos xpianos tomara vn píe, 
el ql tienen en gride reuerScia i veneraciO: el 
qual esta hasta el dia de oy sin hedor, i assi 
permanece como estaua el dia de su martyrio. 
Los captiuos xpianos cfi los quales el cóuerso 
di fiel testimonio de la austeridad y aspereza 
de su vida, empero de su glorioso martyrio, 
assi los infieles, como los fieles, a loor y gloria 
de nuestro señor Jesu christo. El qual con el 
padre y spirítu sancto bine i reyna en el siglo 
de los siglos un dios. Amen. 

*(£ Yo fray Antonio de o'aue de las letras 
que la magestad real me embio, cogi todas i 
cada vna destas cosas ya dichas, y a vuestra re- 
uereadissima paternidad con la deuida reue* 



rencia t humildad las emblo, para q en el 
triumpho de tan glorioso martyr se alegren 
los cielos, i se goze la tierra, i juntamente se 
glorie toda la redodez del mundo z los corazo- 
nes de los frayles menores se animen, i c6 gozo 
se esfuerce a por xpo sufrir semejátes cobaies: 
en cuyo testimonio i fe. Yo lo firme de mi 
mano con la firma acostübrada a diez días de 
Abril. Año di seftor de. M, D. xxxij. En el nfo 
cóuento de setuual de la prouinda de portu- 
ga. Laus deo.» 

*CE Sigúese vna epístola: dada a los reue- 
rendos padres del capitulo general, celebrado 
en la ciudad de Tolosa en la fiesla de pSthe* 
costes del año de mil t qnientos z treinta i 
dos, Embiada por el reuerendo padre t señor 
el obispo de aquella gran ciudad llamada Ti- 
mastitá, o México en Hurretan i por los oíros 
padres ay moradores, 

>Muy reuerendos padres, hazemos saber a 
vuestras reuerencias: t notificárnosles, que nos- 
otros estamos puestos c occupados en grádissi- 
mos I continuos trabajos, acerca de la conuer- 
sion de aquestos infieles. (J] De los quales 
proueyédolo la grada de nuestro señor Jesu 
Christo: por las manos de los frayles de nues- 
tra orden de nuestro seraphico padre sant 
Francisco de la regular obseruacia, Baptizados 
mas de dozientos t cinquenta mil. E son des- 
truydos bien quinientos templos de ydolos, < 
mas de veynte mil figuras de demonios. Las 
quales ellos adorauan, son hechas pedamos i 
quemadas. Y en muchos lugares son ya hedi- 
ficados muchos oratorios i. capillas y en mu- 
chus mas están leuantadas y ensalivadas aque- 
llas muy hermosas t muy resplandecientes 
armas de la sanctissima Cruz. La qual es de los 
ynd'os con muy gra reuerencia adorada. í]| ítem 
mas es priuada vna costumbre, que se acos- 
tumbraua en los tiempos pasados. La qual es 
muy horrenda y espantosa de dezir, y es, que 
en aquella gran ciudad de Timastitan se sacri- 
ficauan cada vn año a sus dioses, o por mejor 
dezir a los demonios, mas de veynte mil cora- 
^nes de mo^s i de mo^as. Los quales cora- 
zones humanos, Ya no se ofrescen a los demo- 
nios, mas ofrecense aquel attissinio t muy po- 
deroso nuestro señor Jesu Christo. Porque con 
el buen exemplo % doctrina que de nuestros 



30 1 

frayles rescíben: ofrescen muy ynnumerabics 

sacríficios de alabanzas a nuestro señor dios, 
de lo quaJ a el solo sea la horra t gloria, pues 
q de los hijos d los yndios q a nuestro cargo 
tenemos es el con gran reuerScia adorado t 
acatado, por muchos ayunos: disciplinas. E por 
mucha multiplicación de corazones, t de soi- 
piros y de lagrimas que derraman. Muchos 
destos mo;os sabg bien leer, y escreuir, catar i 
apuntar: conBesansse a menudo, i con muy 
gran deuocíó resciben elsantissimo sacramento. 
A sus padres predican la palabra de dios muy 
facunda "í copiosaméte. según que de los fray- 
Íes lo deprenden, leuantanse a las horas de los 
maytines y a la virgS madre de dios, a la qual 
ellos tienC especial deuocion, reza su oñcio todo 
entero. Los ydodlos de sus padres hurtan con 
muy gran agudeza z solicitud, % a los nfos 
frayles üelmente los traen, por la qual causa 
algunos dellos son muertos por manos de sus 
proprios padres. Empero biuen laureados con 
christo. Cada vna de las casas de los frayles de 
sant francisco: tiene otra casa conjunta assi 
para en que los frayles enseñen a los mo^os. las 
quales son hechas por manos de los judíos {sic) 
con su dormitorio « refitorio: 1 vna denota 
capilla, ddde ellos rezan el oficio de nfa señora. 
Ellos son muy humildes z. a los frayles tienen 
gran reuerencia 1 obtdiScia, amanlos mas que 
a sus padres, son castos, y có los frayles verda- 
deros, son muy ingeniosos: principalmente en 
la arte de la pintura. E sobre todo alcanzaron 
buena anima con dios: el sea bendito para todo 
sicpre. amo. (T Entre los frayles que están bien 
enseñados en la lengua yndica es vno que se 
llama fray Pedro d gante y es lego, el qual ha- 
bla aquella lengua faciidissima t copiosamente, 
1 tiene solicito i diligentissimo cuydado de 
seyscientos moq^s o mas, e! ql frayle es el prin- 
cipal casamentero. Porque en los dias de fies- 
tas con muy gran solenídad casa aqstos mo^os 
con otras mo^as chrístianas que están muy 
bien enseñadas. Para tener cargo destas mo^as : 
y para las enseñar en toda buena doctrina* 
costumbres: embio la muy serenissima i ca- 
tholica Emperatriz seys muy honradas « doc- 
tas mugercs de españa, i mando por vna carta 
suya que les hiziesen vna casa tan grade % aca- 
bada en todo, donde ellas pudiessen biuir re- 
cogidamente debaxo de ]a obediencia t fatior 



del summo pontífice t allí pudiesen tener y 
enseñar mil mo9as de las que mas honesta- 
mente biuieren. 

>De la ganancia v prouecho que es hecho en 
las animas por los frayles menores de la regu- 
lar obseruancia en Hurretan o nueua «paña, 
según se manifiesta por esta carta del venera- 
ble padre fray Martin de valencia, custodio de 
la custodia del sancto euágelio, que es en U 
sobre dicha tierra, embiada al muy reuerendo 
padre fray Mathias vuSsen comissario general 
de los frayles cismontanos. 

»Muy reuerendo t muy digníssimo padre 
fray Martin de valencia, custodio de la custo- 
dia del sancto euangelio, t todos los otros 
frayles de la orden de los menores de la regu- 
lar obseruancia en esta nueua españa morado- 
res, hijos 1 subditos de vuestra re u eren di ssi nía 
pa'ernidad le besan las manos con fiel obe- 
diencia. Y le hazemos saber que estauamcs 
acá puestos en las extremas partes del mundo 
acerca de los yndios en la gran asia: adonde el 
euangelio de Christo se comenzó primeramSte 
a predicar por los hijos t subditos de vuestra 
p.Ucrnidad: i la nueua simiente de la fe pri- 
meramSte por ellos sembrada: comS<;» a hazer 
t hazer fruto, porque los sulcos que antes es- 
tauín secos fueron regados: con los rios de la 
gracia del saluador: z assi multiplicaron la si- 
miente de tal suerte, que hablado verdad t no 
yperbolicamcte: digo que san baptizados mas 
de vn cueto de Yndios por las manos de vues- 
tros hijos. Porque de aquellos doze frayles que 
juntamente comigo fueron acá embiados por el 
re u eren dissimo señor Cardenal de santa Cruz 
el padre nuestro fray Francisco de los angeles 
quado era ministro general, cada vno deltos 
baptizo mas de cient mil % todos ellos: sacando 
yo. deprendieron: no solo la lengua de los yn- 
dios, mas avn diuersos lenguajes dellos, y en 
ellos predican y enseñan ¡numerable multitud 
de gente, z entre todos principalmente dan 
larga esperanza de bien. Los niños y mo^os 
hijos de los grandes naturales de acá: porque 
son enseñados de nuestros frayles t son cria- 
dos con costumbres z iHda religiosa: porq en 
los monesterios que acá tenemos: que son ya 
veynte, % cada d¡a se multiplican: porque los 



can por el amistad grande que entrambos mu- 
cho tiempo tuvieron; y porque después de la. 
muerte de Garcilasso le entregaron á él sus 
obras para que las dexasse como debían destar. 
Ya que ponía la mano en aderezar todo esto: 
y querría después de muy bien limado y po- 
lido, como el sin falta lo supiera hacer, dar 
este libro á la señora duquesa de Soma, y le 
tenia escrita ya la caria que va en el principio 
del segundo libro, plugo i Dios de llevárselo 
al cielo, y ansi hubo de parar todo con tan gran 
causa: después ha parecido passar adelante lo 
que el dexaba empezado , digo la impression, 
que en la enmienda de sus obras y de las de 
Garcilasso, no es cosa que nadie le habia de 
osar emprender; y si algún yerro ó falta se 
hallare en estos libros, dudase el que los leyere 
de la muerte de Boscan, pues que si el viviera 
hasta dexaltos enmendados, bien se sabe que 
tenia intención de mudar muchas cosas: y es 
de creer que no dexara ninguna, ó pocas que 
ofendieran á los buenos juicios, que con estos 
se ha de tener cuenta; y assf se a tenido por 
menor inconveniente que se imprimiessen 
como estaban , y que gozasedes todos dellas, 
aunque no estén en la perfección en que estu- 
vieran, como Boscan las pusiera, que no, que 
por no haber quedado acabadas de su mano, 
tenellas guardadas y escondidas donde nunca 
paresciessen, sino tan mal concertadas y escri- 
tas como suelen andar por ay de mano , de 
modo que la culpa de lo que en este libro no 
estuviere bien, no la tiene Boscan, sino los que 
fueron causa dcsta impression: y á estos báse- 
les de perdonar qualquier cosa por el buen celo 
que han tenido con todos los buenos ingenios, 
y con el autor deste libro, en que fuesse comu- 
nicado á todos.» 

Ei prñ'ilegio empieza asf: 

«Por quanto por parte de vos la miiger y he- 
rederos de luán Boscan defunto, vezinoquefue 
de la ciudad de Barcelona nos ha sido hecha 
relación que el compuso las obras del dicho 
Garcilasso de U Vega, y suyas querriades im- 
primir, y nos suplicasies y pedistes por merced 
que acatando el trabajo que en lo susodicho 
passo el dicho Juan Boscan, os hiziesse merced, 
y mandasse que vosotros, ó las personas que 
vuestro poder tuviessen, y no otros algunos, 
pudicssen imprimir, y vender los sobredichos 



tratados en los nuestros reynos de la corona 
de Castilla, por el tiempo que fuessemos ser- 
vido » 

Á la cabeza del libro ii (fol, xix) se pone U 
siguiente carta- dedicatoria de Boscan á la Du- 
quesa de Soma: 

«He miedo de importunar á vuestra sefiorfa 
con tantos libros. Pero ya que la importuni- 
dad no se excusa, pienso que habri sido menos 
mal dalla repartida en partes, porque si la uoa 
acabare de cansar, será muy fácil remedio de- 
xar las otras. Aunque tras esto me acuerdo 
agora que el quarto libro ha de ser de las obras 
de Garcilasso ; y este no solamente espero yo 
que no cansará á nadie, mas aun dari muy 
gran alivio al cansancio de los otros. En el 
primero habrá vuestra señoría visto essas co- 
plas (quiero dezillo asfj hechas á la castellana: 
solfa holgarse con ellas un hombre muy avi- 
sado, y á quien vuestra señoría debe de cono- 
cer muy bien, que es Don Diego de Mendoza. 
Mas pareceme que se holgara con ellas como 
con niños: y assi las llamaba las redon- 
dillas. 

»Esie segundo libro terna otras cosas hechas 
al modo italiano, las quales serán sonetos y 
canciones; que las trobas desta arte assi han 
sido llamadas siempre. La manera destas es 
mas grave y de mas arti&cio. E si yo no rae 
engaño, mucho m^or que la de las otras. Mas 
todavia, no embargante esto, quando quise 
probar áhazellas, no dexé de entender, que 
tuviera en ello muchos reprehsn sores. Porque 
la cosa era nueva en nuestra España ; y los hom- 
bres también nuevos, á lo menos muchos de- 
llos; y en tanta novedad era imposible no te- 
mer con causa, y aun sin ella. Quanto mas que 
luego en poniendo las manos en esto, topé con 
hombres que me cansaron. Y en cosa que toda 
ella consiste en ingenio y en juicio, no te- 
niendo estas dos cosas mas vida, de quanto 
tienen gusto. Pues cansándome, habia de des- 
gustarme, después de desgustado, no habia 
donde passar mas adelante. Los unos se que- 
xabín, que en las trobas desta arte los conso- 
nantes no andaban tan descubiertos, ni sona- 
ban tanto comoen las castellana?. Otros decían, 
que no sabían si era verso, ó si era prosa. Otros' 
argüían diciendo que esto principalmente ha- 
bía de ser para mugeres, y que ellas no curaban 



d« cosjis de sustancia, sino del son de las pa- 
labras y de la dulzura del consonante. Estos 
hombres con estas sus opiniones me movieron 
i que me pusíesse á entender mejor la cosa; 
porque entendiéndola, viesse mas claro sus 
sinrazones. Y assi quanto mas he querido lle- 
gar esto al cabo, descutiendolo conmigo mis- 
mo, y platicando con otros, tanto mas he visto 
el poco fundamento que ellos tuvieron en po- 
nerme estos miedos, y hanme parescido tan 
livianos sus argumentos, que de solo haber 
parado en ellos poco ó mucho, me corro; y 
assi me correria agora, si quisiesse responder á 
sus escrúpulos. Que quien ha de responder i 
hombres que no se mueven sino al son de los 
consonantes, y quien se ha de. deponer en pla- 
ticas con gente que no sabe que cosa es verso, 
sino aquel que calzado y vestido con el con- 
sonante os entra de un golpe por el un oído, 
y os sale por el otro. Pues á los otros que di- 
cen que estas cosas no siendo sinO para muge- 
res no han de ser muy fundadas, ^quien hade 
gastar tiempo en respondelles? Tengo yo á las 
mugeres por tan sustanciales, las que acier- 
tan á sello, y aciertan muchas, que en este caso 
quien se pusiese á defendellas, las ofenderia; 
assi que estos hombres y todos los de su arte 
licencia ternan de decir lo que mandaren, que 
yo no pretiendo tanta amistad con ellos, que 
si hablaren mal, me ponga en trabajo de ha- 
blar bien para atajallos. Si á estos mis obras 
les parecieren duras, y tuvieren soledad de la 
multitud de los consonantes, allf tienen un 
cancionero, que acordó de llamarse general, 
para que todos ellos vivan, y descansen con él 
generalmente: y si quisieren chistes, también 
los hallarán á poca costa. 

»Lo que agora á mf me queda por hazer sa- 
ber á los que quisieren leer este mi libro es 
que no querría que me tuviessen por tan amigo 
de cosas nuevas, que pensassen de mi que por 
hacerme inventor destas trobas, las quales 
hasta agora no las hemos visto usar en España, 
haya querido probar á hacellas: antes quiero 
que sepan, que ni yo jamas he hecho profesión 
de escribir esto ni otra cosa, ni aunque la hi- 
ciera, me pusiera en trabajo de provar nuevas 
invenciones. Yo se muy bien quan gran peli- 
gro es escribir, y entiendo que muchos de los 
que han escrito, aunque lo hayan hecho mas 



i 33 

que medianamente bien, si cuerdos son, se de- 
ben de haber arrepentido hartas veces. De 
manera que si de escribir, por fácil cosa que 
fuera la que hubiera de escribirse, he tenido 
siempre miedo, mucho mas le tuviera de pro- 
bar mi pluma en lo que fasta agora nadie en 
nuestra España ha probado la suya. Pues si 
tras esto escribo, y hago imprimir lo que he 
escrito , y he querido ser ei primero que ha 
juntado la lengua castellana con el modo de 
escribir italiano, esto paresce que es contrade- 
cir con las obras i las palabras. A esto digo 
que quanto al escribir, ya di de ello razón bas- 
tante en el prologo del primer libro. Quanto 
al tentar el estilo destos sonetos, y canciones 
y otras cosas deste genero, respondo, que assi 
como en lo que he escrito nunca tuve fin á 
escribir, sino á andarme descansando con mi 
espíritu, sí alguno tengo, y esto para passar 
menos pesadamente algunos ratos pessados de 
la vida. Assi también en este modo de inven- 
ción, si assi quieren llamalla, nunca pensasse 
que inventaba ni hacía cosa que hubiesse de 
quedar en el mundo; sino que entré en ello 
descuidadamente, como en cosa que iba tan 
poco en hacella, y que no había para que de- 
xalla de hacer, habiendo la gana : quanto mis 
que vino sobre habla; porque estando un dia 
en Granada con el Navagero, al cual por ha- 
ber sido varón tan celebrado en nuestros días, 
he querido aquí nombrar á vuestra seflorfa, 
tratando con él en cosas de ingenio y de letras, 
y especialmente en las variedades de muchas 
lenguas, me dixo porqué no probaba en len* 
gua castellana sonetos y otras artes de trovas 
usadas [>or los buenos autores de Italia; y no 
solamente me lo dixo assi livianamente, mas 
aun me rogó que lo hicíesse : partime pocos 
dias después para mi casa-, y con la largueza y 
soledad del camino discurriendo por muy di- 
versas cosas, fui á dar muchas veces en lo que 
el Navagero me habia dicho. Y assi comencé 
á tentar este genero de verso; en el qual al 
principio hallé algunas diñcultades, por ser 
assi muy artificioso y tener muchas particula- 
ridades diferentes del nuestro. Pero después 
parecíendome , quizá con el amor de las cosas 
proprias, que esto comenzaba á sucederme 
bien, fui poco á poco metiéndome con calor en 
ello. Mas esto no bastaba á hacer passar muy 



— • mM.S %f 



vw xKj vAJinenzado. Vi que este verso, 

los Castellanos, si un poco assenta- 
queremos mirar en ello, no hay quien 
donde tuvo principio. Y si el fuesse 
10 que se pudiesse aprobar de suyo 
otros que hay buenos, no habría ne- 
de escudriñar quienes fueron los in- 
del: porque el se traería su autoridad 
y no seria menester dársela de aque- 
le inventaron. Pero el agora ni trae en 
OT donde haya de alcanzar mas honra 
alcanza, que es ser admitido del vulgo; 
uestra su principio, con la autoridad 
seamos obligados á hacelle honra, 
to se halla muy al revés en estotro 
nuestro segundo libro; porque en el 
:>nde quiera que se nos muestra, una 
on muy capaz para rescebir qualquiera 
ó grave, ó sotil; ó dificultosa, ó fácil; 
smo para ayuntarse con qualquíer es- 
)s que hallamos entre los auctores an- 
)robados. Demás desto ha dexado con 
i opinión tan gran rastro de sí, por 
liera que haya passado, que si quere- 
alie dende aquí, donde se nos ha ve- 
is manos, y volver con el atrás por el 
K)r donde vino, podremos muy facil- 
*gar hasta muy cerca de donde fue su 
. Y assi le vemos agora en nuestros 
r bien tractado en Italia, la qual es 
i muy floresciente de ingenios, de le- 
licios y de grandes escríptores. Pe- 
3 el primero que en aquella provincia 
3 poner en su punto: y en este se h^i 



Aaiiuic; Sil uc xivj 

propósito digo, 
de los Proenzal 
mino hecho desi 
endecasílabos, de 
cho los latinos, IL 
son los mismos 
las lenguas lo su 
llegar á la fuenti 
poco inventores h 
ron de los Griegos 
otras cosas señala 
manera que este ¿ 
auctoridad de su > 
tacion de los antig 
usado, es digno no 
de una lengua tan t 
mas aun de ser en 
versos vulgares. Y a 
mino para sello; por 
de Castilla, que van 
le aman y le siguen, 
que si los tiempos > 
estorban, podrá ser 
duelan los italianos 
sia transferido en E 
lexos, y no es bien ( 
esperanzas hasta ve 
agora los que escri 
que para sus escri 
tanta auctoridad co 
porque con el qued 
y desengañados los i 
el segundo libro co 



Folio 139. — Epístola de D. Diego de Men- 
doza tt Boscán. 

«El no maravillarse hombre de nada.» 

En el folio 153 ysiguientes hace el elogio de 
varios ingenios. 

Folio lyi). ~£¡eg1a al Duque de Alba por 
la muerte de D. Bernardina de Toledo. 

«Aunque este grave caso haya tocado.» 

Folio 1S5.— Elegía á Boscán. 

«Aquí Boscán (donde el buen Troyano . 

Anchises, con eterno nombre queda 

Conserva la ceniza el Mantuano).» 

Folio 188.— Epístola á Boscán. 

«SeRor Boscán, quien tanto gusto tiene.» 

Folio 190. — Égloga al Virrey de Ñapóles. 

«El dulce lamentar de dos pastores.» 

¥.Aie&\á6innoüent\3íCanversi6nde Boscán. 

El escudo que Pedro de Castro puso al fin 
de este libro es el siguiente. 




(Ilib. de D. Jos« Sancho Rajón.] 

36.— Ciruelo (Pedro). 

Confessionario compuesto por el 
'muy reuerendo señor maestro Ciruelo 
doptor en sancta Theologta, canónigo 
de la Calongia Magistral de Salamanca. 
Medina del Campo, Pedro de Cas- 
tro, 1544. , . 

8.' 

En et Libro de Recepciones del Colegio de 
San Ildefonso dé Alcalá áe Henares_se lee: ^ 



«N." 27. Recepción de Pedro Ciruelo, Pro- 
fesor de Filosofía y Teología, natural de Da- 
roca, diócesis de Zaragoza. Entró colegial de 
mandato expreso del V. fundador el jueves 1 7 
de Enero 1510 siendo Rector Pedro de Santa 
Cruz. Fue canónigo de S. Justo y Pastor de 
Alcalá, después de Segovia, y por último ca- 
nónigo Magistral de Salamanca, primer Cate* 
drático de Teología de la Universidad de Al- 
calá, grande escritor, doctísimo en todo género 
de lelras, y sus obras están en la Librería 
deste Colegio Mayor de S. Ildefonso. Fue asi- 
mismo consultado por dicha Universidad para 
Maestro de Felipe II en competencia del Car- 
denal Silíceo.» 

(Bib. ProvJDcial de Toledo.) 

37.— Fuero Real. 

FVero Real de España: Diligente- 1 
mente hecho por el noble Rey do 
Alonso. IX. Glosado por el egregio 
doctor Aloso díaz | de mÓtaluo. Assi 
mesmo por vn sabio doctor de la vni | 
uersidad de Salamanca addicionado 
y concordado con la Siete partidas, y 
Leyes del Reyno; dando a , cada ley 
la ad I dicion que conuenia. Nueua- 
mente corregido y emedado de mu- 
chos I vicios y errores que en el auia. I 
1 544. I Véndense en casa de Guillermo 
de milles junto a la yglesia colé- | gial 
de SantantoUn en Medina del campo. 

{Aljin.) Aqui se concluye el fuero 
Real I que hizo el noble Rey do Al- 
fon I so. ix. Con quanta diligencia j ser 
pudo: de su mucha con I fusión de vi- 
cios alim- 1 piado. E fue impres | so en 
la muy no | ble villa de | Medina \ del 
cá- I po: por Pedro de [ castro impres- 
sor. A costa de | Guillermo d'miles 
mercader de | libros. Acabóse a. xxx. 
de Enero. | Afio. 1544. 

Fol. marca — cclxviii hs. foliadas, más 13 
de prels y la del colofón sin numerar — sig. t^ 
á-z, A-K — todas de 8 bs.j menos la de prels., 
que es de 12— i 2 columnas. 

Port. (sobre el titulo, de rojo y negro, el 



^ologus: < Ego Alfonsus de Montalvo 

Ínter jurís canonici professores minimus, illus- 
trissími domini Regia Castellx auditor, c lui 
concilii, imbecillis ingenio, t indoctus eloquio, 
elinguis pauperque sermone atque scientia, 
considerans quod vir vita nobilis, sermone 
scientiaquc preclarus Viocentius arie doctor 
egregiua Episcopus palentinus super hoc libro 
qui forus legum, t aliter forus casteÜanusvul- 
gariter appellatur aliquod jam opus sub brevi 
compendio desudavit. Sed quia aliqua omi^ 
sit, qua: requiruntur explicanda, non confido 

rem tam arduam posse aggredi Huic ma- 

nuali opúsculo quod jam dudum laudabili viro 
matura gra vi tate reuerendo Ferdinando didaci 
eximio doctori , illustrisaimí Regís Castellx 
auditorí, consiliario, referendario atque relato- 
r¡, intima exhibui devotione. £t postea aiiquid 
addidi quod omissi: deinde operam dedi laben- 
tibus temporum curriculís, tum de confluenti- 
bus in iudtcüs causis, tum de concertatis cum 



4 37 

sociis industria, tuun de díutumíori studio 
necnon et sollicitiori vigilantia, ut non solum 
mihi sed cunctis qui mecum in agro juris cí- 
vilis ac canonici laborare studuis&ent, consu- 

lere Et si aiiquid scripsero quse reprehen- 

sione ut credo, erunt digna, pro non scriptis 
pretestor baberi: protestor etiam non aliter sa- 
pere quam veritas postulat.» 

El texto está en castellano y los comenta- 
rios en latíni uno y otros á dos columnas. 

No obstante que en la portada de esta im- 
presión se habla puesto el escudo que acaba- 
mos de copiar, aunque reducido un poco el 
tamaAo para acomodarlo al de tas Memorias 
de ta Biblioteca Nacional, se pusieron además 
al pie del colofón otros dos, uno del editcr 
Guillermo de Millis, y otro del impresor Pe- 
dro de Castro, los cuales reproducimos en la 
misma forma que en el original, como ejem- 
plo, aunque raro, digno de imitación. 

(Bib. Nacional.) 





38.— Leyes. 

C Quaderno de algunas leyes: que 
no 1 está en el libro de las prematicas: 
que por | mandado de sus magestades: 
se mandan | imprimir: este año de. 



M. D. xÜiij. aOos. I Con preuilegio im- 
perial. 

iAlfin-) C Fueron impressas estas 
Leyes en I la villa de medina del cam- 
po: por Pedro de Castro impres | sor 
de libros. A costa dp luán de medina 



— 1 exio. — Colofón. 

yes que se mandan Imprimir en este 
son las siguientes: 
sobre el valor que han de tener las 
i de que se suplican en grado de se- 
1 suplicación. 

no haya lugar suplicación quando 
íl consejo declaran haber grado que 
hay en las causas de las mil y qui- 
15 doblas. 

i los pleytos que han visto los del 
o en grado de segunda suplicación 
le muera alguno de los cinco que le 
en visto, los quatro que quedan lo 
n determinar. 

ra que ningún e-xtrangero pueda te- 
ension en los beneficios de estos 
s. 

arta sobre lo que viene de Roma 
rogación de lo concedido por los su- 
ontifices a estos rey nos. 
' sobre las personas que son llama* 
gunos mayorazgos conforme a la ley 
-o la orden que se ha de tener sobre 
de la posesión. 

pena que se da a los corregidores 
3 residen en los corregimientos el 
t que las leyes disponen. 
le los alcaldes de corte no lleven por 
«Idias i las personas que son fuera 
ar donde ellos residen mas de los 
)s que llevan á los del lugar donde 



39.~Madrigal (^ 

Cl Confessioi 
el qual después 
copiosamente d 
pone en | fin le 
sumo pontifica i 
algu I ñas muy n 
che I sas declara 
to. I Nueuamen 
M. D. xliiij. 

sion hizo don Al 
obispo de Auila, I 
zmae | stroen Ar 
logia: sacado ] de . 
tos de la santa e; 
en la muy noble v 
campo: por Pedí 
pressor de libros. 

8.'— letra gótica— 91 
— todas de 8 hs. 

Port.— enla parte s 
e! /ViM ultra; y en la 
cffero, y A los lados 
Al V." : *{l Tratado á 
nobles cosas: hecho p 
sabio señor don Alón 
(fracia H^ •*'"^' -^- 



1544 



39 



La qual todo fiel christiano deue dezir cada vez 
que oyere missa: o en fin del sermón». 

En la misma plana: €(£ Adoración al santo 
Crucifixo, <t hi^o las Alfonso de Cordoua.» 

Son seis octavillas, de las cuales la primera 
dice así : 

*CL Jesuchristo redemptor 
que de la virgen nasciste 
hazme sentir el dolor 
de la muerte que sufriste 
porque el gusto amargo triste 
de tu sagrada passion 
pues por mi lo padeciste 
que me llague el corazón.» 

Contemplación á la cruz (otra octavilla). 

Salutación á la cruz (otra octavilla). 

(Estas dos últimas composiciones van pre- 
cedidas de una viñeta cada una.) 

Tabla de los capítulos. — Colofón. — E. del i. 
(grabado del núm. 32).— H. en b. 

El frontis de esta edición es el mismo de la 
Celestina f edición de Medina del Campo, s. a. 

(Bib. Nacional.) 

40.— Osuna (Francisco de). 

Primera parte | del libro llamado | 
Abecedario spiri \ tual: q trata d'las j 
circüstancias d' | la sagrada pa | sio 
del hijo I de dios. | Copue | sto por el 
padre fray (sic) | frácisco d'ossuna. 

(Al fin.) A gloria; y alabanza de | 
Jesu christo nuestro dios: y de su glo- 
riosa madre: haze fin la pri | mera 
parte del libro llamado Abecedario 
spüal: q trata por | muy deuoto y no 
m?nos elegáte estilo las circüstacias | 
d'la sacratissima passio d'l hijo de dios. 
Cuyos al | tissimos misterios podrá en 
el dicho libro, co | téplar muy particu- 
larízadamete las aías | denotas de los 
fieles. Fue ípresso | é la noble villa 
d'medina d'l capo | por Pedro d'Cas- 
tro. I A costa de Juá | de espinosa: | 
mercader | de libros. Acabóse a veynte 
dias del mes de Setiembre: | Aflo de 



mil z quinientos z quarenta z quatro | 
Años. 

4.°— letra gótica— clxx^ hs. foliadas en todo 
— sig. a-z — todas de 8 hs., menos la últ., que 
es de 4. 

Port. (frontis y el título de rojo y negro). — 
Al V.®: «Brevissima resolución para saber todo 
el libro de choro.» — Tabla de la primera 
parte del Abecedario espiritual. — Aprob. de la 
orden (Fr. Bernabé de Avila. — Fr. Alfonso de 
la Puebla). — Dedicatoria al conde de Uruefla, 
D. Juan Téllez Girón. — Pról. primero, que ha* 
bla sobre las tres partes del libro llamado Ahe* 
cedario espiritual, — Texto. — Colofón, — P. en b 

(Bib. Nacional.) 

41.— San Podro (Diego de). 

Cárcel de amor. Medina del Campo, 
Pedro de Castro, 1544. 

4.°— letra gótica. 

(Cat de la Bib. de Rouen.) 

42.— Saravia de la Calle (El Dr.)- 

<E Instrucion de mercaderes | muy 
prouechosa. En la qual se enseña como 
deuen los | mercaderes tractar. Y de 
que manera se han de eui-'| tar las 
vsuras de todos los tractos de ventas z 
com I pras. Assi a lo contado como a lo 
adelantado : y a lo fia | do. Y de las coní* 
pras del censo al quitar: y tractos de | 
compañía: y otros muchos contratos. 
Particular | mente se habla del tracto 
de las lanas. También ay | otro trac» 
tado de cambios. En el qual se tracta 
de los I cambios lícitos y reprouados. | 
Nueuamente com- | puesto por el doc- 
tor Sarauia de la calle Beronése. | 
Año. M.D.xliiij. NIHIL MJNVS. 

{Alfin.) ce Fue impressa la preí 
senté | obra llamada Instrucio de mer^ 



40 15-ir. 

cadcres en la muy | noble villa de mc- 
dina d'l campo por Pedro de | Castro 
ípressor. A costa d'Antoflo (sic) de 
vrueña | mercader d'libros. Acabóse a 
treynta dias | del mes de Julio. Año 
de mil T. quinie | tos ^ quarenta z 
quatro aOos. 

4.° — letra gótica — cvij hs. foliadas y una al 
fin en blanco — sig, a-n — todas de 8 hs,, menos 
la última, que tiene 12. 

Port. (sobre el título, de rojo y negro, el es- 
cudo del Mecenas). —V,enb.—«Epistola al muy 
yllustre y reuerendissimo señor don Sebastian 
Ramirez de Fuenleal, Obispo de Cuenca, Pre- 
sidente déla Chancillena realde Valladolid.» — 
«Exortacion a los mercaderes.»— Texto, que 
empieza en el fol. xxv y acaba en el cvj. — 
Tabla.— Colofón.— H. en b. 

Primera edición. 

(Bib. Nacional.) 



43.— Villagracia. 

Arte de confesar. Medina del Cam- 
po, 1544- 

(Cat. de la Bib. del Marqués de la Romana.) 

1545. 

44.— Amadis de Gaula. 

Amadis de Gaula. (Grab. en mad.: 
dentro de una orla un caballero á la 
derecha con espada, á caballo, y en los 
ángulos superiores dos escudetes de 
Pedro de Castro.) Los quatro libros 
del inuencible caua I llero Amadis de 
gaula: en que se tratan sus | muy altos 
hechos d'arma y aplazibles ca- ¡ ualle- 
rias: agora nueuamente Impressos. | 

1545. 

{Al fin.) 3 Acaban se aqui los qua- 
tro libros del esforzado | muy virtuoso 
cauallero Amadis de gaula hijo del rey 



Perion y de la reyna £)lisena,'.> | ... ( •• 
El ql fue impresso en la noble VHla 
de Medina del capo. En | compafiia 
loan de villaquiran, & Pedro de castro 
Impressores. Acabóse primero dia ( 

del mes de Deziembre- del afio 

xM. d. xlv. 

Fol. — letra gótica— á z columnas. 

Salvi dice que tiene 108 hojas y 3 para la 
tabla, pero en realidad son 308 hojas en todo, 
esto es, clxxxvi para la primera parte, cvín 
para l.i segunda 3 para la tabla y una al fia eo 
blanco. 

(Catal. di buoni tibri prorenienli ¡n grao pmrte da- 
lle Bibiioteche del Principe I>on Paolo Borgtiieie « del 
Conté Giacomo Manzoni.— Roma.— Darío G. Rohí. — 

Nov.» 1893.) 

Port, orlada, con el titulo de rojo y_Tieg;to. 
Texto.— Colofón.— Tabla. 

E¡ texto lleva el siguiente encabezamiento: 

«Aqui comien9a el primero libro deVesfbr- 
fado 1 virtuoso cauallero Amadis fijo del rey 
Perion de Gaula t de la reina Helisena; d 
qual fue corregido y emendado por el muy 
virtuoso cauallero Garci Ordoñez de Mon- 
taluo regidor de la noble villa de Medina del 
Campo y corrigiole de los antiguos originales 
que estañan corruptos, y mal compuestos en 
antiguo estilo: por falta de los differentes 1 
malos escriptores. Quitando machas palabras 
superfluas, y poniendo otras de mas polido y 
elegante estilo tocantes á la caualleria y actos 
della.» 

Undécima edición. Las anteriores de que se 
tiene noticia, son las siguientes: 

Salamanca, 151D. 

Sevilla , 1 5 1 1 , á XX dfas del mes de Marzo. 

Koma, Antonio de Salamanca, 1519. 

Zaragoza, GeorgeCoci, 1521. 

Toledo, 1524. 

Sevilla, 1536, 

Sevilla, Juan Cromberger, 1531. 

Venecia, Juan Antonio de Sabio, 1533. 

Sevilla, Juan Cromberger, 1535. 

Sevilla, Juan Cromberger, 1539- 

(Bib. de li Universidad de Valencia.) 



45.— Arpa de David. 

Harper (i) de David en estilo de 
texto y glosa. Medina del Campo, 1 545. 

(C>uL Heber.) 

, E¡ Index librorum prokibilorum fussu Car- 
dinalis Gas^ris d Qutroga, Matriti, 1583, 
prohibe la obra siguiente: 
Harpa de David. 

46.— Cortes. 

C Capítulos nueuamete concedidos 
por I la. S. C. C. M- del Emperador y 
rey nuestro señor: en las cortes que 
luuo I y celebro en la ciudad de Toledo: 
en el afio passado de. M.D. í. xxxix. | 
aflos. Con la declaracio de las preg- 
maticas de las raulas, y qr | tagos. Jún- 
tamete con los capítulos dícedidos en 
las cor I tes q assi mismo tuuo, y cele- 
bro en la villa de vallado | lid: este 
año de mil % quinientos z xl. ij. Años, | 
Con priuilegio Imperial. 1 (C Están 
tassadas a seys tnarauedis cada pliego. 

{Al fin.) A gloria y alababa de Dios 
todo i poderoso, z de la bienauentu- 
rada virgen santa mana su madre | 
Fueron Impressas las presentes preg- 
maticas: en la muy [ noble villa de 
Medina del Campo. Por pedro de Ca | 
stro. Acabáronse a veynte z seys dias 
del mes ¡ de Febrero: del año de mil 
z quinientos y I quarenta y cinco años. | 
4l I Laus Deo. 

Fol. — letra gótica — xiiii hs. foliadas— signa- 
tura A-B— de 8 y 6 hs. respectivamente — á 
línea tirada. 

Port. (sobre el título el eKudo reproducido 
en la pág, 36). — ^AI v.": Priv. por ocho aDos á 
Gaspar Ramírez de Vargas, escribano de Cor- 
tes: VatladoUd, 32 Mayo 1543. — Texto de 
los primeros capítulos (i 8 peticiones con sus 



(I) SaponeiDM que «era error de Imprcut 



45 4l 

correqKmdientes repuestas): Toledo, 30 Marzo 
'539-- -Pregón: Toledo, 30 Marzo 1539,— De- 
claración de la pragmitica de laa muías y cuar- 
tagos: Toledo, 30 Marzo 1539.— Capítulos de 
las Cortes de Vaíladolid de 1542: (Petición 1/ 
y su contestación: Toledo, 30 Marzo 1539.— 
ídem fd.: Vaíladolid, 21 Abril 1542.— Peti- 
ciones 2.» i 16: Vaíladolid, 22 Mayo 1542).— 
Pregón: Vaíladolid, 17 Mayo 1 543.— Colofón. 
Pág. en blanco. 

La petición 3.' de las Cortes de Vaíladolid 
se refiere á que los que andan en la corte pa- 
guen, como en los otros reinos, las posadas en 
que se aposentan, y las ropas de cama. A esto 
se respondió que no convenía hacer novedad 
en cuanto á lo de las posadas , y que en cuanto 
á la ropa y camas, no se pueda exigir de los 
labradores y gente pobre este gravamen du- 
rante los tres años siguientes 

Se accede á la petición 6.*, mandando que 
los que prestaren ó dieren fiado á los estu- 
diantes, no puedan pedir ni tener recurso con- 
tra el padre ni la madre de dichos escolares. 

Se accede también á la petición 7.', facul- 
tando i la ciudades y villas para que hagan 
ordenanzas señalando premios á los que maten 
los lobos, aunque sea con hierba. 

(Rib. del Archivo Hiilórico Nicionil.) 



47.— Covarrublas (Pedro). 

(Memorial de pecados y aviso de la 
vida christiana.) 

{Al fin ^ C Aqui fenece el tratado 
llamado memorial d' | peccados % auiso 
de la vida christiana: muy | prouechoso 
para los confessores como pa | ra los 
penitentes. E las absoluciones de | 
qualquier sentencia descomunio a los | 
curas y confessores muy necessa |rias. 
Fue impresso en la muy no | ble villa 
de Medina del cam 1 po por Pedro 
d'Castro | Acabosse en fin de ma | yo. 
Año de mil y | quinietos z. qua | renta 
z. cinco I Años. I ^ 

8." — letra gótica — 40 hs, sin foliar — síg. a-k 
— todas de 8 hi. 



wi/cii nacer tantas preguntas, en 

especial á los jóvenes, en los pecados contra 
continencia. . 

El mismo Fr. Alonso Venero habla de una 
edición anterior que tenía varias erratas de im- 
prenta, las cuales se habían corregido en ésta. 

La edición á que se refiere Venero podrá ser 
la que D. Fernando Colón describe del modo 
siguiente: 

' «Petri Covarrubias, Memorial de 
pecados y aviso de la vida chistiana, 
en español: Proemium: I. «De lo que 
>muchos dias.» Opus: I. «In nomine 

»patris » D. «Me absolváis y deis pe- 

»nitencia.» In fine est instructio sacer- 
dotis ad absolvendum: I. «Postquara:» 

D. «Benedictus » Est in 8.** Impr. 

Híspali, aflo 1521, 2 Agosto. — Costó 
en Medina del Campo 20 marauedis, 
á 19 de Noviembre de 1524.» 

(Bib. de D. José Sancho Rayón.) 

48.— Madrigal (Alfonso de). 

Confessional del Tostado. Medina 
leí Campo, Pedro de Castro, 1545. 



8.0 



(índice de Ja Bib. provincial de Toledo.) 



VCZlllU 

dias de 
tos y I 1 

Fol— 1 

todas de 
línea tirad 

Port. (s( 
la pág. 36 
Gaspar Rí 
Enero 153. 
respuestas * 
Junio 1537. 
1537.— Prag 
Valladolid, : 
lid, 29 Junio 
dando se ejec 
que no se Ha] 
5 Noviembre 
viembre 1537 
tica: Valladol 

«Petición I.*: 
de este 

»IS; Que los 

>iy: Que los 
neficio 

»i8: Que se i 
sídad ( 
manca 
versidí 
tengan 
que lo! 



\ Di^OffiMt¿4lAoa 



1646 



43 



las dichas ordenanzas se manden al Con- 
sejo para proveer lo que convenga.) 
>3i: Que las medidas del aceite sean iguales 
en todo el reino, así como se ha hecho 
con las del pan y del vino en las cortes 
de S^govia. 
»76: *Que se ponga orden en el corte de los 

montes. 
»77: Que los tnoros berberiscos y gazi^ no pue- 
dan estar dentro de veinte leguas de la 
costa del mar, (Respuesta.) Que la ley 
se entiende a quince leguas. 
»8i: Que se repueblen los montes. 
»82: Que sé igualen las provincias según el 

número de vecinos. 
>87: Que las medidas de los paños se hagan 

en tabla y no al aire. 
•92: Qué ningún asistente, gobernador ni co- 
rregidor sea proveído hasta que sea 
yist^ su residencia. 
»93: Que se recopilen las leyes de estos reinos, 
y se quiten las superfinas, pues Vuestra 
Magestad lo tiene cometido al doctor 
Pero Jj)pez de Alcocer^ lo mande efec- 
tuar y que se acabe por la gran neces^i- 
dad que estos reynos tienen dello, (R.) 
■ Que se entiende con diligencia en lo que 
nos suplicáis^ y brevemente se acabará. 
*97- Que se pfoveá de a,rtilleria y munición 
y otras cosas necesarias á las fortalezas 
de los reinos de Granada, Murcia y An- 
dalucía. 
^►103: Que su Magestad mande que no se tome 
oro alguno á ninguno que trate y 
venga de las Indias. (R.) Que teme- 
mos consideración á lo que nos supli- 
caySj i lo que se ha hecho ha ^ido por 
grandes causas t necessidades r sin 
aquellas no se hará, 
»I04: Que las coronas hechas nuevamente se 
ensayen y se mande que valgan por 
la ley que tuvieren y no mas. 
»I09: Qoie las mugeres enamoradas «o traigan 
en sus casas ni fuera deltas oro de 
martillo^ ni perlas^ ni seda^ ni faldas^ 
ni verdugados^ ni guantes^ ni lleven 
escuderos ni pajes ^ ni ropa qu^ llegue 
' hasta el suelo. 
»iio: Que las tarjas de á diez no corran sino 
rpor lá ley que tuvieren. (R.) Que las 



que andan, pasen durante seis meses, 
y después no valan ni corran por 
moneda al gima. 

»I23: Que no se traigan al reino de Granada 
ni á Almeria moreras de Mecina ni 
de Murcia para la cria del gusano de 
la seda. 

»I25: Que S. M. dé la limosna que hizo á la 
iglesia de Baza para su reedificación, 
cuando se hundió por el terremoto. 

»i26: Que no se lleve el diezmo á las naos que 
vienen de las Indias y desembarcan 
en Portugal. 

»I44: Que los correos y mensageros, despa- 
chados fuera de la corte, entren y 
salgan libremente en ella, sin exigir- 
les derecho alguno.» 

(Bib. del Archiro Histórico Nacional.) 

50.— San Pedro (Diego de). 

Question de amor: | Agora nueua- * 
naente ] impresso: con algu | ñas cho- 
sas añadidas | Año M. D. xlv. 

{Al fin.) Fenesce el libro llamado | 
Question de Amor. Impresso en la 
muy no ] ble villa de Medina del 
Campo por | Pedro de Castro: impres- 
sor de | libros. A costa de Juan de I 
Espinosa mercader ¡ de libros. Acá | 
bose a sie | te dias de Mayo. Año de | 
mil y quinientos y | quarenta y | cinco. 

4.® — letra gótica — lxxiiii hs. 

Gallardo dice que al reverso de la portada 
está el escudo del impresor, y Salva que en 
^ta misma plana empieza el prólogo. La viñeta 
de la port. es la de la Cárcel de amor, 1547. 

1546 

51;— Cifúentes (Miguel de). • 

Quaderno de las leyes y nueuás de- 1 
cisiones hechas y ordenadas en la ciu- 
dad I de Toro sobre las dudas dé de- 
recho q con I tinuaméte solían y suele 



164' 



47 



en La Propiedad el Excmo. Sr. D. Manuel 
Danvila. 

^Extracto del proceso instruido en 1547 en la 
villa de Medina del Campo sobre la Compi- 
lación del licenciado D. Andrés Martínez 
de Burgos. 

»Comienza con la información que hizo Pe- 
dro del Mármol, Secretario del Consejo, acerca 
de las personas que tenían dicho libro. 

» Después continúa el interrogatorio que 
hizo el licenciado Francisco de Montalvo, del 
Consejo de S. M., á Juan Pedro, Pedro de 
Castro y á Guillermo de Millis. . 

^Preguntado el primero si imprimió el libro 
por mandado y costa del dicho licenciado An- 
drés Martínez , el cual respondió que el citado 
Licenciado le había rogado que le ayudase con 
dineros y papel , porque tenía privilegio para 
imprimir parte de la dicha obra, y en esta 
conformidad, según lo que había asentado con 
el licenciado Andrés Martínez, dio á Pedro de 
Castro, impresor, vecino de Medina, 50 resmas 
de papel y 3 á 4.000 maravedises en dinero. 

»Fué interrogado sobre el número de volú- 
menes que imprimió, y dijo que sobre unos 
1 .300, que estaban en poder de Guillermo de 
Millis, mercader de libros, vecino de Medina. 
Interrogado sobre el número de libros que 
había llevado á la corte, dijo que 20, que 
14 ó 15 de éstos había repartido entre los se- 
ñores del Consejo y amigos suyos , y los res- 
tantes estaban en la tienda de Francisco Lópezi 
librero; habiéndole éste preguntado si se habían 
de vender, contestó que hasta que fuesen tasa- 
dos por Ijs señores del Consejo, que no; pero 
que después, por el criado de Francisco López, 
le habían sido entregados nueve reales por dos 
libros que había vendido, que de los demás 
que había en Medina, no había dado ni ven- 
dido ninguno. 

»Sigue el interrogatorio de Pedro de Castro, 
á quien, después de tomarle el juramento 
acostumbrado, le fué preguntado si conocía el 
original del libro, y dijo que sí, porque se le 
había dado el dicho licenciado Andrés Mar- 
tínez, Guillermo de Millis y Juan Pedro, y que 
había puesto papel para imprimir i . 50P volú- 
menes, pero habiendo caído malo en el inter- 



medio, Guillermo de Millis le dijo que habían 
salido 1 .406 más ó menos, que éstos los había 
dado á Guillermo de Millis y no sabía qué ha- 
bía sido de ellos más de que estaban embarga- 
dos en poder del dicho Millis. 

»Preguntado si había visto el privilegio para 
la impresión, dijo que no, pero que le habían 
certificado que le tenía el dicho licenciado 
Andrés Martínez. 

^Preguntado si en las demás obras que im- 
primió ponía el privilegio que tenían, dijo que 
no; nada más las palabras que estaban en 
aquella compilación. 

»Preguntado cuántos volúmenes había ven- 
dido ó dado, dijo que no sabía más que lo que 
Guillermo de Millis le había dicho, que era que 
habían enviado algunos á Salamanca y Valla- 
dolid. 

»Sigue el interrogatorio de Guillermo de 
Millis , quien, después de haber prestado jura- 
mento, dijo que el libro se imprimió á costa 
de Juan Pedro y la suya, para lo cual habían 
dado al licenciado Andrés Martínez ¿50 du^ 
cados en dinero, paño, seda, y plata por dkho* 
libro, un Montalbillo y un Celso, y que el im- 
presor había sido Juan Pedro. Que había visto 
la provisión original en medio del libro, y que 
se habían impreae iw(00 volúmenes menos seis. 
Que á él se le entregaron 1.361 volúmenes, y 
los restantes los había tomado un criado suyo 
llamado Benito González, natural de Villa- 
nueva, tierra de Ávila, y estaban en poder de 
Alonso de Ocaña, vecino de Medina del Campo, 
depositados, 1.319. Que presentes tenía 43 en 
Sevilla, con uno que sobró del Dr. Lebrija, los 
cuales había recogido de Salamanca y Valla- 
dolid , y que Juan Pedro había tomado 20 de 
los dichos volúmenes para llevarlos á la corte. 
Que en Salamanca había cinco ó seis en poder 
de personas particulares , los cuales había en- 
viado á recoger. Que en Valladolid había tres 
volúmenes, que el librero Salvador Fernández 
había vendido á personas desconocidas. 

»Fianza de Pedro de Castro, de 2.000 duca- 
dos, en término de veinte días, á la cual salió 
fiador Guillermo de Millis; esta fianza^tuvo 
efecto, pero á pesar de la condición de que si 
no presentaba la dicha fianza en el térmi- 
no señalado, se le prendiese: se llevó á 
cabo la prisión en 18 de Diciembre de 1547. 



-- -w ocguirian. Le fué 

e Pedro de Castro, impresor, para 
ndose presentado en la corte, se le 
lespachar brevemente por estar en- 
presentó en 6 de Enero de 1548. 
lismo, que se hallaba preso, para que 
licencia para irse. 

leí licenciado Andrés Martínez, di- 
't no podía presentar cédula original 
esión, la cual no estaba en su poder 
secretario Gallo había dicho que la 
regado á Bolaftos , solicitador de los 
s. 

ion del Consejo dada en Aranda de 
5 de Febrero de 1548, al Corregidor 
olid para que prohibiese pública y 
nte la venta de todo libro que en sU 
no estuviese puesto el privilegio que 
tenían, y por cabeza, en la primera 
irte afuera, el título del libro, por ha- 
reso muchos sin el privilegio, ni tasa, 
> por que se daba facultad para po- 
primir. 

:ia de los señores del Consejo á Gui- 

Millis y á Juan Pedro para que pu- 

>nde quisieren, dando fianzas de estar 

y pagar lo juzgado sobre la impre- 

ta del dicho libro. Fué fiador de 

Agustín de Zarate, obligando su 

íenes : 30 de Enero de 1 548. 

de los mismos, presentada á 27 de 

' 548, diciendo que por el gran daño 

m y el dinero que habían dado, su- 



ob.— 5an Keari 

Cárcel de . 
(sic) de sant P 
suyas I va agorí 
hizo a unas sef. 
le de I sseauan 
uamé I te ympr 
Años. 

{Al fin.) CE 1 
senté trata | do 
la no I ble villa ( 
por Pedro de c 
bros. A I cabose 
Año de I mil y 
renta y | siete. 



8.® — letra gótica — 
tura a-i — todas de 8 1: 

Port. (sobre el títu 
senta á un caballero, 
dero, tocando la guit 
está asomada á la v( 
la dedicatoria, y la ol 
segunda. — Colofón.— 

cipia el' 

(T Sermb ordena d( 
Porq le dixeron vna. 
oyr predicar. 

Ocupa 10 hojas, ; 
comienzan las Obr. 
de san ^^^^ 



^•"^ 



1547 



49 



dé las puestas antes del colofón, tienen 12, á 
saber: 8 con la signatura ^, y 4 con la b. 

Sólo en esta edición y en la de Venecia (1553) 
se encuentran las Obras en verso y que son la 
primera composición de Diego de San Pedro 
que trae el Cancionero general^ y principia: 

«Dama que mi muerte guia.» 

El Sermón añadido á esta edición es reim- 
presión del tratado que bajo el núm. 3.846 se 
describe en el Registro de la Biblioteca Colom- 
bina del modo siguiente: 

Sermo de amore: editus por Diego de 
Sampedro, 

Prologus: I. ^Porque huuo materia,'»^ Ser- 
mo: I. €ln paiientía vestra^ etc.» D. ^De escu- 
char ^ ad ^quam nos^ etc.» Et dividitur in tres 
partes, Impr, en Alcalá de Henares 3 Maji 
anno 1511. — Costó en Alcalá de Henares 5 
marauedis año itii. Es en español y en 4.**» 



Duodécima edición. 



(Salva.) 



El Sermón y las Obras en verso son de letra 
más gruesa que la de la Cárcel de amor, por 
cuya razón pudieran corresponder á otra edi- 
ción, ó estar impresos aparte; convendría exa- 
minar más ejemplares para asentir á lo que 
dice Salva sobre este particular. 

57.— Saravia de la Calle (El Dr). 

CE Instrucion de mercaderes | muy 
prouechosa. En la qual se ensefia 
como deuen los | mercaderes tractar. 
Y de que manera se han de euitar | las 
vsuras de todos los tractos de ventas 
z compras. | Assi a lo contado como 
a lo adelantado: y a lo fiado. Y | de 
las compras del censo al quitar: y trac* 
tos de compa | ñia: y otros muchos 
contractos. Particularmente se | habla 
del tracto de las lanas. También ay 
otro tracta- 1 do de cambios. En el qual 
se tracta de los cambios lici- j tos y re- 
prouados. Nueuamete copuesto por el 



doctor I Sarauia de la calle Beronense. 
Año M. D. xlvij. I Nihil nimis. 

{Al fin ^ Fue impressa la presente I 
obra llamada Instrucion de mercade- 
res en la | muy noble villa de Medina 
del Campo: | por Pedro de Castro 
impressor de I Libros. A costa de An- 
tonio I de vrueña, mercader de | li- 
bros. Acabóse a | tres dias del | mes | 
de Enero. Añp de mil e quinien | tos 
z quarenta z sie | te años. 

4.**— letra gótica — lxv hs. foliadas, y la últi- 
ma sin numerar — sig. a-h — todas de 8 hs., me- 
nos la últ., que tiene 10 — apostillado. 

Port. (sobre el título, de rojo y negro, el 
escudo del Mecenas, y á los lados esta leyenda: 
^Propter . veritatem, et mansuetudinem et 
justitiam et dediicet te mirabiliter dextra tua,) 
V.en bl. — Dedicatoria del autor á D. Sebastián 
Ramirez de Fuenleal, Obispo de Cuenca.— 
Texto.— Tabla.— Colofón.— E. del i. 

El texto contiene: 

Exhortación á los mercaderes (folios 3-15). 

Instrucción de los tratos del comprar y ven- 
der, y de las usuras que puede haber en estos 
y otros tratos (i8 capítulos, folios iS-39). 

Compra de las lanas por adelantado (fo- 
lios 39-44)- 

Tratado de los cambios (12 capítulos, fo- 
lios 44-65)- 

Prólogo del Tratado de los cambios: 
«Determinado tenia de no escrevir en la 
materia de cambios , assi porque los exercitan 
particulares personas, ^ tan determinadas en 
el ganar que mas se quieren informar de como 
harán sus tractos para acrecentar su dinero 
que no como lo exercitaran conforme a buena 
conciencia: tengo larga experiencia desto, pues 
se lo mucho que en pulpitos he bozeado % en 
particulares hablas amonestado: r lo poco o 

nada que he aprouechado Porque mas pro- 

uecho hizo en esto el alcalde Virviesca con una 
sentencia que con quantos sermones se han 

hecho en la corte « si no viera que pocos 

dias ha ha salido a luz un tratado de cambios 
escrito en nuestro vulgar por un auctor que 



50- li 

se mostró contener mas Zelo que doctrina en 
12 materia: t estar mejor informado por el he- 
cho como passa en los cambios, que del dere- 
cho como deuen passar. El qual con el odio 
que con razón tuno a unos cambios los con" 

denó quasi todos Quise escribir este trata- 

dillo declarando la malicia que tienen, i que 
les falta para ser justificados, i como se pue- 
den hazer bien : licitamente, i reprobando 
los que se llaman cambios t no lo son, que tie- 
nen sus mesas <i caxas en las ferias i corte i 
dan dineros de feria á feria, los quales cambios 
solamente el dicho tractado no reprobó, creo 
porque son notoriamente malos » no son cam- 
bios, como probare en el capitulo sexto... .» 

Folio xi.vm: « aunque en KspaAa passen 

los escudos del sol de Francia los ducados lar- 
gos de Genova: los ducados de camarade roma 
no valen las parpallolas de Francia ni los pi- 
chóles de Genova ni los quatrines de Roma.» 

Folio L vuelto: «El florin vale veynte y ocho 
sueldos. £1 cambiador que tiene banco da por 
el florin veynte y ocho sueldos menos dos di- 
neros, los quales gana por su trabajo i dili- 
gencia. También si alguno le pide un florin por 
dineros recibe veinte y ocho sueldos i dos di- 
neros.» 

Folio luí: «El cambiador que tiene aviso 
que vale mas la moneda en una parte que do 



en otra, J}usca toda la moneda que se puede 
haber donde vale mucho menos al precio qtie 
alli ^'ate e líbrala, ó llévala a tierra donde mu 
vale al precio que alia vale, como en Italu. 
los grossos fuera de la Seflorja que los haze 
valen diex y nueve quatrines, t en su señoría^ 
valen veinte ; y el ducado i el doblón de Es-' 
pafia en todo el mundo vale mas que en toda 
Espaüa: n quando abatieron 'l desterraron de 
Espada las tar¡as de a ocho que las abatierúa 
a seys marauedis, y en Beame y Vigorra va- 
llan mas de a ocho, el que las cogia aquí. al 
precio que aquí valian, t las llevaba a bearne 
o bigorra, las daba alli al precio que alia va- 
llan, era licito » 

Folio luí: «Cambio por letras se haze y es 
quando al mercader libra el cambiador los di- 
neros que ha menester en otra parte, mediante 
la pólice 1 letras , para esto es menester que 
realmente haya responsion para donde suena 
la cédula, y aquella se pague realmente, como 
si la cédula suena en Flandei, que se pague en 
Flandes, porque de otra manera seria cambio 
seco, como se dirá en el cap. V, i; porque estos 
géneros de cambios por letras los hazen ya 
casi todos los mercaderes, i aun los que no 
lo son » 

Folio Lx: «Lo que ordinariamente suelen 
llevar de feria á feria es a real ; ó á quarenta 




mfs por el millar: según que mas & menos di- 
neros hay en la feria: aunque yo se de per- 
sonas dignas de fe que en esta feria de agosto 
de medina de rio seco del año de M. D. xuj en 
que yo escribo esto desde poco después de 
principio de feria hasta pagamentos llevalian á 
sfiys por ciento, que salen a este respecto por 
aAo a sessenta t dos por ciento.» 
. Segundft edición. La primera es de 1544. 
(Bib. de Sin Isidro.) 

-El escudo que Pedro de Castro puso en esta 
edición, es cl de la página 50. 



59.— Castillejo (Cristóbal de). 

Dialogo de mu [ geres: entre dos 
sabios el vno llama | do Fileno de los 
quales et Fileno ha | bla en fauor da- 
llas: y Alethio defien | de va por el 
mejor estilo y mayores sé | tencias que 
hasta oy son vistas. | 1548. (Dos figu- 
ritas-) 

{Al'fin.) Acabosse el presente trac- 
tado en la noble villa de Medina [ del 
Campo. Por Pedro de Castro Impres- 
sór de libros, xxij | de Nouieinbre. 
De. Mil z quiniétos y quareta y ocho 
Años. 

. 4.°— 28 hs. — signaturas a-C — á 2 columnas. 

Port. (frontis). — Texto. —Nota final.— 
Pág. en b. 

Empieza: 

Alethio. Bien-se conoce, Fileno, 

que andáis alegre y ufano.» 
(Bib. Nacional d« Liiboa, Mgúo Gallardo.) 
, La primera edición que de esta composición 
se cita, es la de Venecia, 1544; la segunda, de 
Toledo, Juan de Ayala, 1546. 

Aunque después se hicieron algunas edicio- 
nes de esta obrita por separado, casi siempre 
vino á publicarse con las demás Oiruj de Cas- 
tillejo, y aun con las de Juan de Segara. 
. Mandóse expurgar, y así se hizo para la edir 



\%: 61 

ción de Madrid, 1573, quedando prohibidas 
las primeras ediciones. 

Salva reprodujo el trozo suprimido en este 
Diálogo, que es el relativo á las Monjas. (V. Se- 
gura [Juan de], Processo de carias de amores.) 

59.— Cicerón (Marco Tulio). 

Libro llamado Arte de Amistad, con 
maravillosos ejemplos, agora nueva- 
mente recopilado, y con mucha dili- 
gencia traducido en nuestro vulgar 
castellano por Fray Ángel Cornejo, 
Monje de la Orden de Cistel. Diri- 
gido al Magnifico y generoso caba- 
llero D. Diego de Acevedo, etc. 

{Al fin.) Aqui se acaba el presente 
libro, llamado Arte de amistad, agora 
nuevamente impreso en la noble villa 
de Medina del Campo, por Pedro de 
Castro, impresor de libros, Acabóse a 
primero día del mes de Agosto, afio 
del nascimiento de nuestro Señor y 
Redentor Jesucristo, de 1548 afios- 

4.° — letra gótica — frontis — 44 hs. sin folian 

El frontis representa el escudo del Mecenas; 
al pie, el titulo del libro, de rojo y negro. 

La dedicatoria es del impresor. 

• Entre otros muchos originales escriptos de 
mano, tenia yo (dice) una obrecica de Tulio, 
cuyo titulo es De amicitia, traducida en nues- 
tro vulgar castellano, con otro dialogo de Lu- 
ciano, por un reverendo y docto monje, y 
á V. m. dirigida; y visto que se había ya pasado 
mucho tiempo que no habia memoria delta, 
determiné sacarla á luz », etc. 

Sigúese el prólogo del traductor. 

La obra se encabeza: 

«Dialogo de Marco Tulio «De la amistad», 
enderezado á Pomponio Ático. Interlocutores: 
Lelio y Cayo Famio y Quinto Mucio Scévola.» 
(Folios 3-23.) 

«Dialogo de Luciano, «De la amistad.» Inter- 
locutores: Mncsipo, griego, y Toxaris, sdta...» 
(G.íl.) 

El escudo que Pedro de Castro puso en esta 
obra, es el grabado en el núm. 57. 




60— Ciruelo (Pedro). 



1548 

62.— Horas. 



Confessio | nario compuesto por el 
muy re | uerédo señor maestro Cirue- 
lo ] doctor en sancta Theotogia: ca | 
Jioiiigo de la calogia magistral ) de Sa- 
Uiiianca. Es Arte de j bien confessar; 
muy prouecho- | sa al confessor y al 
penitente. | En el qual están agora 
nueua | mente añadidos muchos apun [ 
tamientos en muchos lugares; | los qua- 
les hallaran dentro di 1 libro. Exami- 
nado y aprouado | por los señores del 
consejo de|la sancta inquisición. | Año. 
de M. D. xlviij. 

{Al fin.) (E Impresso en medina del 
Campo por Pedro | de Castro, impres- 
sor de libros, acauose | a veynte del 
mes de Nouiembre | Aflo de mil y qui- 
nientos I y quarenta y ocho. | Fin. 

8.°— letra gótica— Ixyj hs. foliadas (en reali- 
dad son 64)— sig. A-H— todas de 8 hs. 

Port. orlada (en la parte inferior de la orla 
el escudete del impresor).— Al v.": Prólogo del 
autor á los curas y confesores de las siete igle- 
sias de la muy escogida ciudad de Daroca, pa- 
tria soya. — Texto.— Colofón. 

(Bib. NuEaniL) 

61.— Dlat de Valdepeñas (Hernando). 

Summa de notas copiosas, muy sus- 
tanciales z compendiosas: según el vso 
y estilo que agora se vsa en estos rey- 
nos; las quales fueron examinadas por 
los señores del consejo de su raages- 
tad y mandadas imprimir: y fueron or- 
denadas por Hernando Diaz de Val- 
depeñas siendo escriuano del audien- 
cia real de sus magestades que reside 
en Granada. Medina del Campo, Pe- 
dro de Castro, 1548. 

Fol. — letra gótica. 

(Bib. provincial de Toledo.) 



Horas Romanas, en Romance- Me- 
dina del Campo, por Pedro de Cas- 
tro, 1548. 

En el Index Hbrorum prohibitorum, eu*n re- 
gulis confectís per Paires a Tridentina Synodt 
delectas, Antuerpiíg, Ex officina Crkisío^koñ 
Planlini, mdlxx, se prohiben las 

«Horas Romanas en Romance, en Medina 
del campo por Pedro de castro, afio de. 1548* . 
y. IS53> 

63.— Quixada de Reayo (Juan). 

d Doctrina del arte de la caua- | 
lleria, ordenado por Juan quixada de 
reayo vezino de la vi- | lia de Olmedo 
hombre de armas de la capitanía del 
muy 11 ] lustrissimo seflor el duque de 
Alburquerque a fin d'dar cose ¡ jo a vn 
hijo suyo como mas viejo é las guar- 
das de los reyes ] passados de gloriosa 
memoria. So correction de otros ca- 
ua I lleros que lo saben mejor hazer y 
dezir. 

{Al fin.) B^ Fue impressa la pre- 
sente I obra llamada doctrina del arte 
de la caualleria en la I noble villa de 
Medina del campo, por Pe- | dro de 
castro Impressor de libros En la | calle 
de Salinas. Acabóse a veyn- | te y dos 
dias del mes de Octu- 1 bre de este pre- 
sente año de ) mil z quinientos y | qua- 
renta y o- I cho años. | tí< 

4.°— letra gótica — 8 hs, sin foliar — sig. A. 

Port. (sobre el titulo un caballero blandiendo 
una espada, y con un escudo en que hay un 
león: en segundo término una fortaleza). — V. 
en bl.—Tcxto.— Colofón.— E. del i. (Grab.del 
número .32)— Pág. en bl. 

El texto empieza asi: 

«Comienza la obra. Capitudo primero. En 
el nombre de dios y de la sacratissima virgen 



1549 



53 



Maria sin el ayuda de los quales no pueJe 
cosa alguna auer prospero fin. Hijo primera- 
mente conuiene que si has de usar el habito 
militar de la caualleria, tener buen cauallo que 
corra claro y que la silla sea de barras y contra 
barras 

»Capitulo segundo de como se ha de enseñar 
el hombre de armas. 

» Capitulo tercero de como se ha de hazer 
un ames. 

«Capitulo quarto que trata de la justa. 

«Capitulo quinto que trata de la guerra. 

«Capitulo sexto para enfrenar cauallos des- 
bocados.» 

Capítulo iii: «Estos ameses encampronados 
son muy galanes, mas nengun bien he visto 
quien ha justado con ellos, porque en mi tiempo 
he visto muchos muertos por la vista de reen- 
cuentro, el primero el hijo del conde de Oñate 
en la casa de la reyna, don Luys osorio en Ta- 
falla de Nauaf ra, y en 9arago^ don Gaspar hijo 
del conde de Sastago y geronimo dása: todoi 
estos he visto morir de reencuentro y mas que 
no escribo: yo nunca juste encampronado por- 
que siempre me halle bien con lo castellano, 
cada uno puede justar como mejor le pares- 
cera.» 

(Bib. de S. M. el Rey.) 

64.— Rodríguez de Pisa (Joannes). 

Curia Pisana. Methimnse Campi, 
1548. 



4.* 



(Nicolás Antonio.) 



65.— Salusfro (Gayó Crispo). 

Salustio Ca- | thilinario z Jugur 
gurta. Co glosa en | romance. Nueua- 1 
mente impresso. I 1548. 

{Al fin.) C Aqui se acaba el pre- 
sente I Tractado, llamado Salustio 
Cathilinario | z Jugurta. Nueuamente 
corregido y | emédado: con mucha di- 
ligencia I Impresso en Medina del cá- 1 
po por Pedro de Castro | Impressor: a 



costa I de Juan de Espinosa mercader 
de libros. | Acabóse a treynta z vn 
dias del mes de | Agosto Año del 
nascimiento d' | nuestro Redemptor y 
sal I uador Jesu Christo. | de. Mil z. 
D. I xlviij. años. 

4.®— letra gótica — 88 hs. sin foliar — sig. a-l^^ 
todas de 8 hs. — sin reclamos — apostillado. 

Port. orlada, y en el centro el título, de rojo 
y negro. — Al v.": «(X Aquí Comienga el li- 
bro I llamado Salustio cathilinario. El ql fue 
traducido | de latin en romance castellano por 
maestre Franci | seo Vidal de Noya en estilo 
assaz alto r muy elegáte según se sigue.» 

Este primer tratado acaba en el verso del 
folio, signatura diiij. En la hoja siguiente em- 
pieza el segundo. 

Don Francisco Pérez Bayer, en el prólogo 
á la traducción de Salustio por el infante don 
Gabriel, dice que esta versión de Vidal de 
Noya no es más que una copia de la de Vasco 
de Guzmán (á quien no nombra), la cual se 
halla manuscrita en la Biblioteca del Escorial, 

Primera edición. 

(Bib. del Ministerio de Fomento.) 

1549 

66.— Cifuentes (Miguel de). 

Glosa sobre las leyes de Toro, Me- 
dina del Campo, 1549. 

Folio. 

(índice antiguo de la Bib. de la Universidad Central.) 

67.— Losa (Diego). 

Arte de pelear contra los Turcos. 
Medina del Campo 1549. 

(Nicolás Antonio.) 

68.— Pérez (Uiego). 

lesvs I Pragmáticas y Leyes he- | 
chas y recopiladas por mandado de 



-.-.•«^I \^'^ 



^.wmius libros que lo han de 
10 reciban en ello mucho daño. Y esto 
mandamos que se haga en todos los 
de qualquier facultad que sean que 
oy son traydos r imprimidos en estos 
s reynos. E mandamos que de aqui 
s no sea ninguno osado de vender libro 
ni otra lectura pequeña ó grande de 
i de las dichas facultades: agora sea 
de fuera de nuestros reynos: agora im- 
I en ellos sin que primero sea exami- 
de la persona ó personas que por ellos 
ualquier dellos fueren nombrados para 
tuvieren su licencia especial para lo 
: con que la tal licencia la entreguen 
Ibrero ó imprimidor; o su traslado sig- 
escribano publico. Y encargamos a los 
seriados que pongan en ello mucha di« 
: e que por esto a los dichos libreros 
midores r mercaderes t factores de 
os libros no se les ponga embarazo al- 
I despacharlos: ante con mucha dili- 
f lo mas breve que ser pueda los fagan 
ir, z tengan mucha vigilancia, r que 
mas brevemente o mejor despachados 
;x>nsientan que les sea llevada cosa al- 
presente, ni otra cosa, ni libro por 
\ dicho despacho, ni que les vendan 
\ libros por menos precio de lo que 
: que solamente fagan que paguen el 
) como dicho es les fuere tassado por 
aminar los dichos libros, 
lamos a las personas que en ello 
entender que no lleven otra cosa I 



r jurisdicione: 
exsecutedes z 
exsecutar con i 
nuestra carta c 
r forma della i 
sintades yr ni p 
alguna manera, 
publico t notor 
pueda pretender 
esta nuestra carta 
en nuestra corte } 
r lugares de los . 
E los unos ni los ot 
al por alguna mar 
merced t de diez r. 
tracamara a cada u; 
E demás mandamos 
tra carta mostrare q 
cades ante nos en la i 
nos seamos del dia 
quinze dias primerc 
pena. Sola qual mar 
baño publico que pa 
de ende al que vos h 
nado con su signo, po 
se cumple nuestro nr 
noble ciudad de To 
de julio: año del m 
vador Jesu christo c 
años. Yo el rey. Ye 
grizo secretario del 
tros señores la ñze 
Don Alvaro. Joannes 



%«>«>« «««i«k ^ 



1 r^: 



ir\ r»*» — 



1549 



57 



69.— Relación. 

Relación muy verdade- | ra de las 
grandes fiestas que la Serenissima | 
Reyna doña María ha hecho al Prin- 1 
cipe nuestro seflor en Flandes en vn | 
lugar que se dize Uince, desde | xxij. 
de Agosto hasta el | postrero dia del 
mes. I a Embiada por el señor don 
Hieronymo Gabanillas. 

{Al fin.) Hecha imprimir por | Juan 
Rodríguez librero de Medina del 
campo I a diez y ocho de Nouiem- 
bre I Año. m.d. xljx. 

4.** — letra gótica— 8 hs. sin foliar — sig. A. 

«Comienza la rei^ación. 

»Llegaron su Magestad y el Príncipe nues« 
tro señor a Uince, ques vn aldea de dozientos 
vezinos: a donde la reyna María por ser el sitio 
muy bueno y aparejado para ca^as a comen- 
gado a labrar vna casa, tal y tan grande, que 
con no estar acabado mas de vn quarto, posa- 
ron en ella su Magestad e el Príncipe, y las dos 
reynas, la de Francia y Ungría con todas sus 
damas e el duque Dalua e vltra délos muchos 
jaspes, marmoles e alabastros que hay; son ta- 
les y tantas las pinturas antiguas y modernas, 
que a no auer otra cosa, solo esto bastaua para 
nunca acabar de loarlo. Hay vna galería en su- 
biendo el escalera tan larga como todo el 
quarto, la qual esta hecha con muchas colun- 
nas de marmoles que dan sobrel patin: y déla 
otra parte todas las paredes están pintadas ma- 
rauillosametnte de muchas casas, florestas y gé- 
neros de cagas, personages e otras pinturas. En 
esta galería junto al escalera aguardauan las 
dos réynas con todas sus damas y otras muchas 
que de todo Flandes eran venidas a ver las 
fiestas al Emperador e al Príncipe, que non 
fue mala vista ver tantas e tan hermosas jun- 
tas. Todas las puertas desta galería y todas las 
délas cámaras y salas principales y las venta- 
nas son de jaspes y alabastros ftiuy hermosos 
y bien labrados. Desta piegá entraron en vna 
sala tan grande que se han hecho en ella todos 
los banquetes e saraos qué no han sido pocos: 
y con hauer toda la corte y la flor desta tierra 
hauia lugar para todo. 



»Descriue el aposento de su Magestad. 

»Esta sala que era la del quarto de su Ma- 
gestad estaua colgada de muy hermosa tapice- 
ría de oro y seda: la hystoria era los siete pee- 
cades mortales: y donde no podía hauer 
tapicería, quera entre las ventanas y otras par- 
tes auia muy hermosas pinturas hechas en la 
pared. En cada cabo de la sala hay vna chimi- 
nea muy grande de jaspe bien labrado: enci- 
ma la guarnición de la qual estaua en la vna la 
medalla de Julio Cesar, y en la otra la del Em- 
perador Adriano traydas de Roma por muy 
antiguas. Y la reyna las tiene en tanto que le 
oy dezir algunas vezes quela de Julio Cesar le 
auia costado seys mil florines y la otra tres 
mil: verdad es que son de piedra. En el vn 
cabo de la sala estaua vn estrado muy grande, 
en el qual cenauan algunas vezes sus Magesta- 
des, y mirauan los saraos. Por el vn lado de la 
sala hauia otro estrado a la larga roas baxo 
donde se assentauan las damas. En el estrado 
de su Magestad estaua puesto un dossel de la 
hystoria de Faetón: las figuras eran de tela de 
plata dadas con agua fuerte para hazer las co- 
lores y sombras necessarias. Las goteras y pa- 
nera eran de terciopelo carmesí brosladas con 
hilo de oro, era el mas lindo que podía ser de 
su manera. El anticamara, ques tan grande 
como vna buena sala de nuestra tierra adonde 
su Magestad comía ordinariamente: estaua coU 
gada de vna tapicería toda de oro' y de plata, 
con la seda necessaria para deferenciar la la- 
bor y armas : era la mas rica y de mas nueua 
invención que podría, ser. El arrequibe destos 
paños era vna labor tan graciosa que se podría 
traer por cabezones de camisas: dize que costo 
a XX ducados el alúa: y ha dicho de los que la 
han visto y del mismo emperador no se ha 
visto otra tal. Y cierto yo vi la del rey de 
Francia en Paris, y la del rey de Inglaterra en 
Londres, pero ninguna le yguala con mucho. 
Hauia vn dossel de la misma mano y labor 
quel de la sala grande: la hystoria era el juizio 
de Paris. También hauia vna chiminea de 
jaspe. Desta saleta se entraña a la cámara donde 
su Magestad dormía: estaua colgada de tela de 
plata toda cubierta de otra cortadura gruessa 
de la misma tela de plata embutida, y dada en 
ella agua fuerte para las sombras: y esta corta* 



58 1 

dura perfilada de torzal de oro y otra red en- 
cima labrada de telar de seda de colores y oro 
que liazfan enella razimos y otras frutas y di- 
ferencias de ycruaa y ñores. Y estas cortaduras 
estauan hechas de manera que la tela de piala 
se páresela. Y tos entornos destas cortinas eran 
vnas faxas de terciopelo carmesi labradas de 
hilo de oro e plata rdeuado. Estas cortinas hi- 
zieron la reyna y sus damas de sus manos: y 
cierto es la cosa mas rica y bella que se puede 
pensar hauia vna cama de campo y dossel de 
vna misma labor, eran de tela de oro negra, y 
entre las costuras faxas de tela de plata: e la 
tela negra estaua cubierta de red de oro: y las 
faxas de tela de plata cubiertas de red de oro 
muy releuada- La cama tenfa desta labor sola- 
mente cielo, goteras, cabecera, y cubertor y 
redropie. Las corredizas eran de tela de oro 
azul de labores por ambas partes cubiertas de 
la red y franjas ya dichas. Los pilares de la 
cama estauan cubiertos de tela de oro negra 
bordados de tela de oro y tela de plata perfila- 
dos de oro. Al rededor de la cama estaua una 
rexa de plata como la que tiene ia sefiora Du- 
quesa de Calabria: hauia vna mesa de plata 
muy bien labrada para tos candeleros : y sin 
los candeleros de plata hauia dos candeleriltos 
de oro muy esmaltados con muchos pebetes, y 
del>axo de la mesa estaua una cazoleta con tan 
suaue olor que no hazla fatla a alguna cámara 
de parida que yo he visto. Las alhonbras eran 
de las que traen de Turqufa todas de sedas de 
colores tan licas que era lastima pisarlas. Ha- 
uia dos sillas despaldas de piala labradas rica- 
mente: los assientos y espaldares eran como la 
cama. Hauia en esta cámara otra chiminea 
como las ya dichas. Desta cámara sentraua a 
vn retrete o oratorio muy gracioso, estaua col- 
gado de cortinas de red de seda carmesí muy 
espessa, bordada de vnas flores muy grandes 
de oro y plata, con vna silla y sobre mesa délo 
mismo. Desie retrete entrauan a otro donde 
tenfa su Magestad el seruicio para lo que no 
se puede escusar, el qual estaua colgado de 
vnos paños de terciopelo carmesí y tela de oro 
a telas: y entremedias vnas tiras anchas de 
tela de plata labradas con agua fuerte: y a vn 
rincón deste retrete estaua colgado vn paue- 
Uoncete de tela de oro azul : y dentro dei es. 
taua el dicho seruicio. 



»El aposento déla revna de Francia. 

»E1 aposento de la reyna de Francia eitana 
de la otra parte de la gran sala. Estaua colgado 
de terciopelo negro y tela de oro a labores: la 
cama era de lo mesmo: las alhombraa eran 
muy hermosas: estaua muy neo, hoocKo, j 
galano. 

»El aposento del Principe. 

»E1 aposento del Principe era debaxo del de 
su padre: y la sala y anticamara estaua colgada 
de vna tapicería de oro y seda muy rica era la 
historia della, la presa del Rey de Francia en 
Pauia muy al natural con va dossel de bro- 
cado peto el campo de oro e arcarcho&s de ora 
y plata muy rico. 

»t^ cámara donde su Alteza dormia estaua 
colgada de pairos de terciopelo carmes! y tela 
de oro a telas: y enmedio de las costuras vnas 
tiras de tela de plata dada con agua fuerte. La 
cama de campo era de tela de oro negra e en- 
cima vna cortadura tan ancha como la misma 
tela, de tela de plata bien abierta y perfilada 
con torzales gruessos de oro con otra red en- 
cima del oro, broslada de muchas labores de 
piau y otras de carmesi, y el carmesi estaua 
perfilado con oro: y en la plata auia tos mei- 
mos perfiles de carmesi. Esto era, cielo, cober- 
tor goteras y cabeceras y redropie; las corre- 
dizas eran de tela de oro encarnada de labores 
menudas a dos hazes. Auia vn dossel de lo 
mismo que eran el cielo, y cubierta de la cama 
e goteras e cenefa eran de raso carmesi Ijros- 
lado de hilo de plata. A vn rincón de la cá- 
mara estaua arrollada la cama del Sumillier de 
corres (sic) de su Alteza que siempre duerme 
delante de su cama, cubierta con vn pallo de 
raso carmesi con vna bordadura de torzal de 
oro muy gruesso: encima de ta cama de su 
Alteza junto al techo estaua un cielo de bro- 
cado pelo poco mayor que la cama, como 
guarda poluo. Estaua vna mesa con sobre mesa 
de red de seda carmesi labrada toda de flores 
de sedas de colores y plata y oro con dos can- 
deleros pequeilos de oro con sus pebetes y su 
cazoleta debaxo la mesa, y vna silla despaldas 
como las ya dichas. La recamara y retrete es- 
tauan colgadas de tela de oro, plata, e carmesi 
a telas con los comptimientos ya dichos en el 



aposento del padre. Y por abreuiar digo que 
eran tan ricos y lindos estos aderemos, que vis- 
tos los vnos parescia impossible poder hauer 
otros mejores; y aueriguadamente se cree que 
no hay Principe enel mundo que tenga tales 
y tantos Adremos : y esto quanto a la casa y 
aparatos della^ 

•TORMEO DE A PIE. 

»Su Magestad y sus Altezas llegaron aqui 
jueues a la urde; y aquella noche y el otro diá 
no huuo otra fiesta sino saraos y banquetes en 
la sala grande. El sábado siguiente se hizo vn 
torneo a pie en el patio del palacio questaua 
para ello adre^ado, fue muy bueno porque vuo 
muchas quadrillas y muy bien adre^aJas e bien 
atautadas: mantuuieronte seys cauatleros desta 
tierra: los quales entre todos sacaron seys pi- 
faros y seys atambores e doze padrinos y seys 
pajes que tes lleuauan los murriones, e rodela 
todos vestidos de carmesí y blanco con faxas 
de tela de oro. A vna parte del patio junto al 
tablado de los juezes estaua vn arco con seys 
escudos, y en cada vno pintada la arma con 
que podían combatir. Las armas eran Pica, y 
espada, tan^ arrojadiza, espada de dos manos 
Lan^a de armas y acha; de la pica eran tres 
golpes, de espada siete, vna lan^a arrojadiza, 
siete golpes de espada de dos manos, tres gol- 
pes de lan^a darmas y después cada quatro 
golpes con lo mas gruesso de dichas langas, e 
siete golpes de achas. El auenturero que en- 
traua a combatir tocaua primero en aquel es- 
cudo, Us armas con que querfa combatir y 
sus padrinos selas trayan de muchos montones 
dellas que alH auia. 

. » Luego vino la quadrilla del principe de 
Piamonte qus era de ocho, y otros tantos pa- 
drinos, y seys pifaros, e atambores, todos de 
terciopelo negro: y aun que no salieron ricos 
a causa de no poder mas el principe, tornea- 
ron todos muy bien. 

•Luego vino otra del comendador mayor de 
Alcántara que era de seys, y otros tantos pa- 
drinos vestidos de terciopelo encarnado afo- 
rrado en telilla de oro de lo mesmo, con mu- 
chas trencas de oro encima. Salieron muy 
ricos e parescieron también que no huuo otra 
que paresciese mejor: también con seys pifaros 
f atambores, salto otra del prindpe de Ascoli 



de seys con otros tantos píhros y padrinos, e 
atambores, vestidos de blanco y negro, muy 
hermosa quadrilla. Salió el duque de Holstan 
htrmano del rey de Dinamarca y otros dos 
vestidos a la Tudesca con seys padrinos y otros 
tantos pifaros e aUmbores, de terciopelo ne- 
gro, y brocado pelo, el campo de oro, y las al- 
carehofas de plata parescieron muy bien. Sa- 
lieron otros quatro caualleros desta tierra como 
romeros alemanes, y por padrinos, sus mujeres 
detras con todo el faidaje, quellas suelen lle- 
nar, y por atambores y pifaros, quatro mocha- 
chos y un hombre, muy buenos cantores pi- 
diendo pordios cantando, yuan vestidos de 
terciopelo pardo con vnas conchas de tela de 
oro morada y sus sombreros, y bordones, pa- 
rescieron muy bien por yr diferentes de los 
otros. Salieron dos como caladores con sendos 
padrinos tañendo sus cornetas e muchos pe- 
rros de muchas maneras delante, y sendos pa- 
jes detras con sus mochillaa que venían llenas 
de hebres, conejos: y pcrdizes biuas: y otros 
géneros de ca^as: y soltaron los perros que no 
fue poco regozijo que mouío dicha montería de 
ver correr y boiar Unta manera de ca»;a y los 
perros tras ella, venían vestidos de verde. Vino 
otra quadrilla del conde de Belbes, hera de 
otros seys con otros padrinos y pifaros y atam- 
bores, vestidos de calcas e jubones blancos e 
cueras de terciopelo azul con muchas trepas de 
tela de oro y plata: entre vna sierpe echando 
fuego por la boca que trayan delante quatro 
mochachos como saluajes e salieron dalli otros 
dos saluajes que parescieron muy mal e tor- 
nearon peor. 

•Salió el Principe nuestro señor con otros 
cinco y doze padrinos e otros tantos pifaros e 
atambores yuan vestidos los caualleros con cal- 
cas amarillas las medias de seda de aguja y 
muslos de terciopelo amarillo aforrados en 
raso délo mismo: el terciopelo cubierto de vna 
cortadura de terciopelo morado cubierta de vna 
red de franjas e lorióles de oro que no se pa- 
rescía si no las pestañas délo morado los jubo- 
nes eran de raso amarillo con las mesmas tiras 
délos muslos : y encima cueras de terciopelo 
morado cubiertas déla misma red y franjas e 
torzales acuchillados a la larga: era el vestido 
muy rico aunque no muy luzido. Otros mu- 
chos salieron que por no ser tan curioso no los 



tío l¡ 

escriuo. Combalieron todos por su orden como 
entraron: anduuieron después a la folla que 
fue muy reñida e la mejor que se ha visto. 
Acabóse la fiesta con el sol e a la noche se die- 
ron los precios: dieron al Principe nuestro se- 
ñor el de lá folla e con mucha razón porque 
rompió tres picas y echo en el suelo el palen- 
que que hauian hecho para la folla: e andtiuo 
tan metido y rcbuelto con todos, que sin li- 
sonja lo hizo mejor que todos. Los precios eran 
brazaletes y cancelines muy lindos: y su alteza 
dio e! suyo a la princesa de Pinos, ques muy 
gentil dama: y dan^o con ella y con la con- 
dessa de Mansscli. Huuo gran banquete: y ansi 
le acabo la fiesta del Sábado. 

»EI Domingo se comento la fiesta délas 
auenturas, que no la temía yo por pequeña sa- 
ber contar el ser ysucceso de tan nueua sober- 
uia fiesta. 

»EL AUENTURA DEL ESPADA. 

»Sabra vuestra merced quel Domingo si- 
guiente se comenío vna estraAa fiesta: y fue, 
que imitando libros de Amadis: hauia vna es- 
pada atrauessada en vn padrón de piedra, que 
no se páresela sino sola la empuñadura della: 
encantada de tal arte que no podía ser sacada 
sino por el mejor cauallero del mundo. Este 
padrón estaua dentro de vna isleta , hecha á 
posta que páresela natural: y no podían passsr 
al padrón sino por una barca muy dorada 
questaua déla otra parte con dos marineras 
quela guardauan e para la guarda desta auen- 
tura hauia en vnos prados muy lindos que alli 
se hazen, dos arcos de madera muy bien la- 
brada e pintada: hauia del vn arco al otro, 
quanto vna buena carrera de cauallo. Las 
puertas destos arcos guardauan cada quatro 
hombres vestidos a la antigua como villanos 
de terciopelo carmesi armados de hachas y ca- 
pellina*. En el medio déla carrera del primer 
arco estaua vn padrón con vn escudo de armas 
del cauallero que defendía aquel passo, y vnas 
letras muy bien entalladas, que contauan ti 
auentura, auisando que uadi passasse de alli 
adelante, sino quería passar por las condiciones 
del auentura. 

>Las condiciones eran: quel cauallero que 
queria passar, hauia de correr tres lanjas con 
el cauallero que guardaua aquel arco, e si el 



mantenedor lo hazía mejor ajuyzio detFesjtn- 
zes questauan sobre el arco para aqoel efcto, 
sallan los quatro villanos y por vaa senda >a- 
gosla que alli se hazia lo lleuauan preso a na 
fortaleza questaua déla otra parte déla isla:e 
los juezes eran don Juan Manrique y Falco- 
nete mayordomos de su magcstad e GutieíR 
López mayordomo del Principe, y si el aueo- 
turtro vencía abríanle la puerta del arco, yco 
entrando daua en otra carrera como la pri- 
mera, donde estaua otro padrón conel escudo 
de armas del segundo mantenedor, y tocando 
vn cuerna que aili estaua colgado tres veía 
salían dos escuderos a cauallo con dos lanfai 
e dos espadas, que eran las armas con que h»- 
uian de combatir, y le dauan i. escoger a tu 
voluntad, salía luego el mantenedor det otro 
arco armado de todas armas e a cauallo: t 
auia de correr vna lan^, y siete golpes de o- 
pada: y si el mantenedor vencia a juyzio del 
marques de AsCorga, y el cauallerizo mayor, e 
otro cauallero del tusón questauan sobre aquel 
arco por juezes, salían otros quatro vítlaoot e 
le lleuauan preso al auenturero por otro ca- 
mino que alli auia ala mesma fortaleza: yri 
el auenturero vencia apeauase e abríanle U 
puerta, e passando el arco, daua en vna pla^ 
y tañia otro cuerno questaua colgado en va 
padrón donde estaua el escudo de armas déla 
tercera guarda e tañido, sallan dos escuderos 
con dos espadas cortas, y dauanle a escojer: e 
en esto de una tienda que alli estaua salía un 
cauallero muy bien dispuesto a pie e comba- 
tían a toda vltran^a hasta quel vno se cansaste, 
o desalentasse o desarmasse primero al otro, O 
quebrasse mas espadas en tanto tiempo como 
a los juezes les páresela: y si el mantenedor 
vencia lleuauan preso al auenturero al mismo 
castillo: y si el auenturero vencia tañía dos 
vezes vn cuerno questaua colgado de otro pa- 
drón ala orilla del rio: e esta era la señal para 
que pass35<en la barca que estaua déla otra 
parte y venida paasaua el cauallero e vn rey 
de armas que los juezes le dauan a do es- 
taua el espada: y a este padrón se subía por 
vnas gradas bien entalladas que salían déla 
misma peila: y subiendo en lo alto prouaua a 
sacar el espada que no se parescia mas del 
pomo y empuñadura della pero su trabajo era 
por de mas: porque de nueue cientos aOos a- 



1549 



61 



tras estáua guardada para el mejor e mas ven- 
turoso cauallero del mundo. Y de vna casilla 
questaua cabe el padrón saliá vn viejo, el qual 
no podia ser desencatado hasta que se acabase 
el auentura déla espada: y al cauallero quealli 
llegaua en pago de su trabajo y en señal de 
ser su bondad estremada le daua vn muy rico 
cancelin todo de oro y con tanto se boluia muy 
glorioso tornando a passar por los mismos ar- 
cos donde hauia entrado con vn rey de armas 
que le acompaúaua, y luego enel padrón déla 
espada se parescia su nombre escrito, estas 
eran las condiciones desta auentura, el suceso 
della se dirá á su tiempo. 

»Los mantenedores destos passos el primero 
era Harbanson, conde de Aramberge, y el se- 
gundo Mussiur de ostrat cauallero del Tusón: 
y el tercero el conde de Agamont. Verdad sea 
que huuieron de tomar quien les ayudasse, 
porque todos quedaron. heridos, al conde de 
Aramberge le quebraron vn dedo de vn en- 
cuentro de lan^a; y al segundo se le descon- 
certó la mano: y al tercero le hizieron también 
en la mano, pero poco. Sus Magestades mi- 
rauan la fiesta desde las ventanas déla casa, y 
todas las damas, porquel sitio donde se hacia 
la fiesta era tan a proposito que de vn mesmo 
lugar podían ver lo que passaba en los tres 
arcos. 

»Cabe el padrón de la primera carrera hauia 
vna puerta que la cerrauan y junto a ella vna 
torre pequeña de donde quando el cauallero 
andante que llegaua. Hauia tañido el cuerno 
questaba colgado del padrón, se paraua unhe- 
nano muy feo vestido de carmesí, y le pregun- 
taua, que queria, y el cauallero andante le 
dezia que queria passaje y el henano cerraua 
la ventana e yuase a vna tienda questaba poco 
mas atrás del arco donde estaua el mantenedor 
y contauale lo que passaba: salía luego muy 
bien armado e el cauallo encubertado, e man- 
daua a los villanos que abriessen la puerta e 
abierta corrían tres carreras. 

»Esta fiesta se empe90 el domingo a la tarde, 
no huuo aquel dia mas de tres auentureros 
cada vno con su inuencion e con los nombres 
délos caualleros de aquel tiempo: los dos fue- 
ron vencidos enel primer passo e de allí llena- 
dos al castillo, el tercero llego hasta combatir 
con el tercero mantenedor pero desde allí fue 



llenado preso porquel mantenedor lo desarmo. 
Aquella noche huuo banquete general e des- 
pués sarao muy grande. 

»E1 lunes se empego luego la fiesta, e luego 
ala vna huuo cerca de quarenta auentureros 
con algunas inuenciones délas que se leen en 
essos libros que por no ser prolixo no las cuento: 
pero no dexare de contar vna que dio harto 
regozijo: salió un cauallero Español quel lla- 
man don Garcia de Ayala hermano del Conde 
de Fuensalida quela noche antes se hauia des- 
auenido con su dama: salió con muchos can- 
tores delante cubiertos de luto cantando res- 
ponsos , y el y su cauallo yuan muy llenos de 
muertes: y allí peleo como muerto porque 
desde el primer arco lo llenaron a enterrar a 
el y a sus cantores al Castillo, que no dio poco 
plazer, pero no fue solo el que no ]>asso del 
primer arco que otros ocho ó diez no passaron 
de allí y entre ellos fue el comendador mayor 
de Alcántara de que no quedo poco corrido e 
corajoso aunque a la verdad peleo bien que 
quebró dos lanzas: pero el mantenedor quebró 
tres. En este primer arco dieron vn encuentro 
al conde Manffelt cauallero Alemán que le 
abollaron la vista de la celada que ayna lo ma- 
taran, hizole la misma celada vna buena cu« 
chillada pero ya esta fiíera de peligro, a don 
Juan de Sayauedra hijo del conde del Caste- 
llar le dieron otro encuentro enla mano que 
se la quebraron. 

»Otros muchos passaron hasta el segundo 
arco pero desde allí fueron lleuados y entre 
ellos fue el principe de Asculi, que cierto sino 
le siguiera de herille en la mano passara el 
tercer arco, según lo hazia bien , pero houo de 
ser llenado por esta desgracia: aunque la me- 
rescia bien pues para cosa tan señalada saco 
por padrino a Luyset el loco del principe. 
Otros passaron hasta el padrón déla pla9a pero 
desde allí los llenaban presos: porquel mante- 
nedor es persona muy rezia, mo^oy de gran 
cuerpo: e assi era lo mas peligroso, porque 
como el estaua holgado y ellos venían traba- 
jados délos otros combates fácilmente se lle- 
uaua la mejoría e assi los juezes mandauan 
cessar el combate e que los Ueuasen presos: 
pero con todo esto ouo algunos: que llegaron 
á prouar el espada, el primero fue Juan quixada 
hijo de Gutierre quixada de que no recibieron 



-^ XAIi 



locron tan bien que llegaron a 
prouar el auentura del espada, pero auinoles 
como a los otros: a los dos flamencos licuaron 
presos del primer arco. El Principe nuestro 
seftor passo el postrero de todos e como a dicho 
de todos el sea el mejor y mas venturoso ca- 
uallero de nuestros tiempos ningún estorbo se 
le puso delante, aunque por cierto el combatió 
tan bien que sin ser Principe de España me- 
refcia bien acabar esta aventura: porque en el 
primer passo rompió dos muy buenas langas, 
e en el segundo peleo muy bien del espada ^ y 
enel III no le hizo ninguna ventaja el man- 
tenedor: verdad sea, que no era el conde, que 
délos otros combates hauia quedado herido en 
la mano» y passado la varea prouo a sacar el 
espada y sacóla sin ninguna premia, de donde 
hauia mas de nouecientos años que estaua me- 
tida, que no dio poco contentamiento y ale- 
gria a los circunstantes. Acabada de sacar vino 
el viejo encantado que alli estaua con la vayna 
y correas tan rica, que según dize vale el es- 
pada diez mil ducados porque ay muchas e 
muy buenas piedras en ella: e dixole que para 
acabar de dar fin al auentura y sacar los pre- 
sos era menester yr al castillo, que estaua cu- 
bierto de vna nuue y combatir con las guardas 
de la puerta de dicho castillo: e assi tornando 
a passar con él vareo fue por el mismo camino 
que lleuauan los presos, y en llegando ala 
nuue, con)o la espada tenia tal virtud que nin- 
i;un encantamiento donde ella tocasse tenia 
fuerga luego se deshizo e parescio el castillo 
muy hermoso y echando vna puente leuadi7a 
nasso déla otra oarf#» '^^^ '' 



t" — 

mant 

via c( 

»A 
gria c 
honrri 
cipes s 
caualle 

»Mai 
huuo íii 
lleros es 
gar á qi 
fiestas p. 
estos dos 



»E1 Jl 
hauia hec 
gua de L 
guna de 1. 
el porque 
Miércoles 
en gran sa 
sala quatr 
gas de brc 
tela de pk 
que traen 
pas de cor 
rescian ar: 
ropa: tra^ 
sus vistas 
nachos mi 
dama tam 
tos de pu 



y desde allí muy aacfaai a.la francesa: aforra- 
das deta misma felp^i ya d'cha. 

»Tras estos caualleros y damas venian dos 
hombres ancianos muy grandes con ropas lar- 
gas e sombreros de tela de oro azul: e dos mu- 
jeres con eltoa vestidas ni mas ni menos: esCos 
parecían criados 6 padres de los otros: y estos 
caualleros armados comentaron a danzar y es- 
tando ellos danzando, por otra parte de la «ala 
entraron dos atambares e piaros, tocando su 
orden: y tras ellos venían quatro caualleros 
armados cubiertas las armas con cueras de tela 
de oro : y sobre estas cueras vnas esclauínas 
cortas redondas déla misma tela de oro, trayan 
puestas sus celadas e penachos e las vistas al- 
tas, y hecha su mesura a los principes se fue- 
ron para los caualleros que andauan danzando 
y quisiéronles quitar las damas para danzar 
con ellas; e los otros no se las quisieron dar, y 
sobre esto se rebotuio entre ellos vn brauo 
torneo. Estando ellos combatiendo entraron 
por otra parte de la sala otros dos atambores 
e tras ellos ocho caualleros armados vestidos 
como saluajes cubiertas las armas de vnas ho- 
jas de tela de oro verde: e como vieron la 
rebuelta délos que combatían : ¡in hazer reue- 
.rencia sus magestades ni detenerse en nin- 
guna cosa echando mano á sus espadas dieron 
en las que estauan combatiendo: de manera 
que los ocho primeros caualleros dexaron su 
question y todos juntos rebotuíeron contra los 
saluajes que los herían por todas partes y la 
rebuelta fue tan grande: que ciertos criados de 
los saluajes que hauian entrado con ellos en- 
tretanto qi:e ellos combaiian tomaron las da- 
mas e escuderos de los quatro caualleros e las 
llenaron á esta fortaleza que dicho tengoques- 
taua a vna legua de Uince. Y hecho esto e 
despartido el torneo antes que tos caualleros 
echassen de ver el robo que les hautan hecho: 
íe salieron los saluajes : e se fueron tras su 
presa: y quando los ocho caualleros fueron por 
sus damas e no las hallaron sabida la verdad 
délo que hauia passado: tan enojados y afren- 
tados como ules casos requieren: se fueron a 
quexar a sus Magestades del desacato e fuerza 
qne en su {»lacio y delante sus ojos loa caua- 
lleros verdes les auian hecho, e les suplicaron 
lesdiesse licencia para podellas cobrar de donde 
quiera que estuuíessen e por cualquier via que 



,0 oa 

pudiesscn, que ellos eran tales caualleros e te- 
nían tales y tantos parientes e amigos que laá 
podrían muy bien sacar de su poder e ven- 
garse de la injuria: e dada esta Ucencia por sus 
Magestades el los fueron a proueher lo que para 
en tal caso conuenia, y sus magestades a dor- 
mirconcertada la yda para el Jueves de maOana 
a ver este assalto e batería: e assi se acabo la 
fiesta de aquella noche. Las damas que fueron 
tomadas eran casadas e las mas principales 
desta tierra : los caualleros que las robaron 
eran maridos e hermanos suyos; e lleuarcnlas 
aquella noche como dicho tengo a dormir a 
vna casa de plazer de la reyna María que se 
llamaua Marimon : e a la maflana las passaron 
al castillo donde se hauia de dar la batería que 
estaua enfrente quanto un tiro de piedra. El 
castillo donde estauan presas estas damas era 
un lienzo grande de cincuenta passas hechode 
ladrillo no muy grueso, y en cada e^qu^na vn 
valuarte tan grande e tan fuerte como los que 
ay se hízieron para la venida de Barbarrossa. 
Tras deste liento estaua hecho vn terrapleno 
de tierra mouediza que podían caber enel e 
en los valuarles hasta cient hombres. Tenia 
su artilleria de dentro lo que la obra podía su- 
frir: tenia su fosso con todas las aderencias que 
ha menester vna pla9a fuerte. EsUuan fuera 
puestas en sus tricheas bien xx pie^s de bate- 
ria sin otra mucha artilleria de campo en sus 
traueses como si ouieran de combatir el casti^ 
lio de milan. Estauan puestas muchas tiendas 
como las suele hauer sobre alguna tierra cer- 
cada: e la gente de guerra délos de fuera serían 
hasta ce arcabuzeros e mucha otra in&nteria: 
e la gente de cauallo serían hasta ce y estos 
hauian de dar el assalto los que defendían la 
fortaleza era otro gran número d¿ arcabuzeros 
y gente de pie y hasta CL de a cauallo, la cosa 
estaua en estos términos y aguardauan la ve- 
nida de sus Magestades. 

•Sis Magfstades vinieron a la casa donde 
las damas robadas hauian dormido b noche 
passada a las x oras e luego se assenlaron a co- 
mer en vna galería de madera que para aquel 
efecto para mirar la fiesta se hauia hecho, fue 
la comida sumpluosa y la estraAeza del serui- 
cio y délos que la seruían ta hizieron mucho 
mas: porque fue desta manera: que luego que 
fueron sentados a la mesa entraron iiii con vi- 



«4 1 

huelas de arco vestidos como sátiros de tela 
de plata e sus guirnaldas de laurel en la ca- 
bera: e tras ellos dos mayordomos déla reyna 
vestidos con ropas de te'a de plata azul hasta 
media pierna e vnos mantos encima de telilla 
de oro azul con sus guirnaldas de laurel enla 
cabera, y tras ellos entraron viii damas muy 
hermosas vestidas como ninfas con vnas sota- 
nas de tela de pkta listadas de azul, y encima 
vnos sayos ala antigua de tela de plata todo 
cubierto de vnos fullages de tela de oro mo- 
rada: e tocadas de vnas redes de sus mes- 
mos cabellos: e en cada nudo muchas piedras 
y perlas: e también muchas piedras y perlas 
sembradas por los cuerpos los sayetes: y cal- 
9adas con zapatos de terciopelo blanco bordado 
de tola de plata. Trayan iiü cestas grandes do- 
radas e plateadas, cada cesta trayan dos Ninfas 
y dentro de ellas platos de todas las maneras 
de frutas que se pudieron hauer : e otros mu- 
chos principios : e sacándolas de las cestas las 
pusieron delante sus magestades. Y acabado 
este seruicio e salidas ellas entraron quatro 
gaytas a modo pastoril con sayos de damasco 
verde y amarillo y jubones de terciopelo verde 
con trenzas de oro y verde y encima vnas ca- 
misillas de telilla de seda rexada de verde y 
oro y sombreros de telilla de oro amarillo con 
tren9as de oro e verde venían dos mayordo- 
mos déla reyna de Francia como los dioses 
antiguos délos pastores, y con ellos ocho pas- 
toras no menos hermosas que las primeras: 
aunque eran algo morenas, porque ansí las 
buscaron, vestidas de vnas sotanas largas de 
tela de oro verde y encima sus sayuelos cortos 
sin mangas de tela de oro con muchas corta- 
duras y follages de tela de plata y raso carmesí 
con sus (jurronesechadosa las espaldas: trayan 
los sombrerillos de: la misma telilla de oro y 
verde hechos como los que traen ay de ge- 
noua para enruuiar si no que no son tan gran- 
des, y son enteros y debaxo sus escofrones 
de oro : y los cabellos hechos crisnejas por de- 
tras délas orejas: e ?apatos de terciopelo verde 
bordados de hilo de oro. Trayan otras quatro 
cestas y en ellas puesto en sus platos iodo ge- 
nero de bolateria. Acabado este seruicio en- 
traron quatro monteros vestidos de terciopelo 
verde y vnas camisillas encima de telilla de 
plata, venian tocando sus cornetas muy acor- 



dadamente: tras estos venian Luys quixkda-y 
don Juan Manrique mayordomos de su Ma- 
gestad vestidos con sus sayos de monte de tela 
de oro verde y sombreros déla misma manen 
con sus cornetas y cuchillos de monte. Veniao 
luego otras ocho damas vestidas como Diaou: 
o ca^doras de tela de oro azul: las sotan» 
hasta en pies y redondas y las man^s muy 
angostas : y encima desto vnas camisas larga* 
de tela de plata abiertas por los lados, guarne- 
cidas de torzales de oro, y por abaxo unos 
franjones anchos de oro : y en los brafos yt- 
quierdos trayan metidos vnos arcos colorados 
y dorados, e las cuerdas de hilo de oro hechos 
a la turquesca, e a las espaldas vnas aljauas de 
madera doradas y coloradas con seys flecha* 
cada vna : los tocados eran hechos a manera 
de muchas guirnaldas vnas sobre otras de tela 
de oro encarnada, con una punta delante rele- 
uada en alto de tela de plata, y otra punta a 
cada lado : estos y todos los délas otras damas 
estauan cubiertos de tantas piedras y perlas sin 
otros muchos joyeles e collares que todas lle- 
uauan: que se prescian en mas de vn millón de 
oro: y puede se creer porque para esto se lian 
juntado quantas joyas tiene el Emperador: y 
el principe, e las dos reynas, e quanto bueno- 
aula en Ambers e todo Flandes. Estas trayan 
otras quatro cestas déla misma manera y todo 
el seruicio era íc carne saluagina como vena^ 
dos cor9os : puercos monteses etc. Acabado 
este seruicio tornaron a entrar todas xxiiii da< 
mas juntas con las frutas de postre, que fue en 
extremo buena vista. Con esto se acabo la co- 
mida y se airaron los manteles y vna ñifla 
hija déla condessa de Andremon heredera de 
nuestro don Diego Pacheco: que hasidodanu 
de la reina de Francia: vestida como nimptia: 
traxo tres ramilletes vn venial en lugar de pa- 
lillos: los ramilletes eran de clauellinas y el pie 
de cada vno de oro de martillo con muchas 
perlas: El vental era para la reyna de Francia; 
y el pie de oro de martillo y piedras y perlas 
y puesto en el vn espejo como lo suelen traen 
era tan rico y lindo que no podía ser mas. 

«Acabada la comida y puestas sus magesta- 
des a las ventanas déla galería se ernpe;*) la pri- 
mer batería que aun siendo cosa de burlascomo 
era, ponía harto espanto, derribo alguna parte 
del muro: aunque poco. Y entre tanto que ba- 



1549 



85 



tian el castillo la gente que dentro estaua se 
salía fuera a vna trinchea que estaua hecha a 
las espaldas del dicho castillo: de donde no po- 
dían rescibir daño ni mal ninguno: y entre 
tanto que tornauan a cargar la artillería déla 
bateria, los que estañan fuera del castillo bol- 
uían a subir al castillo á hazer sus reparos como 
se acostumbra, e quando querían boluery tirar 
hazian cierta señal. 

»Passada esta primera batería salió gente de 
la fortaleza escaramuzar con algunos soldados 
que andauan por el campo desmandados, y 
cargando algunos cauallos ligeros para soco- 
rrer a los soldados despiandados: salieron tam- 
bién otros cauallos de los del castillo que esta- 
uan puestos emboscada tras vnos arboles y 
reboluiose vna escaramuza tan trauada que 
quedaron algunos en el campo como muertos: 
e otros se retirauan heridos al parescer: aunque 
en aquella escaramuza murió vn cauallo de 
veras e otro salió mal herido e algunos queda- 
ron presos dentrambas partes. Desde a media 
hora salió cierta gente del castillo como a hora 
no pensada a enclauar tres piezas de artillería 
que desde vn traues les hazia gran daño : y 
aunque se lo quisieron defender los soldados 
que estañan en guarda dellas, al fin las encía- 
uaron y mataron alguna gente: y aun les aca- 
baran de ganar aquel bestión , sino que los so- 
corrieron de presto: y ellos por ser pocos se 
houieron de retirar a su fortaleza. 

«Luego después se dio otra batería mas rezia 
que la primera que les puso por tierra mucha 
parte del lienzo y bestiones y acabada fueron 
a rrconoscer la batería tres caualleros a pie 
porque todos los caualleros que serian hasta 
ochenta se hauian apeado para dar el assalto y 
la otra gente de cauallo que quedaua estaua 
puesta en esquadron para hazelles espaldas y 
guardar el campo : e también toda la infantería 
estaba en sus esquadrones. Llegados los tres 
caualleros y recoooscida la batería hizieron 
señal que estaua buena, y assi arremetió el 
esquadron de los caualleros a la batería, y sus 
mangas de arcabuzeros por los lados para qui- 
tar los traucses y defensas a los de la forta- 
leza y arremetieron tan denodadamente que 
todos pensamos que de aquella vez la ganarían: 
pero los de dentro hauian ya reparado lo ifae- 
jor que pudieron y puestos en lo mas flaco déla 



batería se defendieron tan bien que forzada* 
mente se huuíeron de retirar con harta perdida 
porque quedaron tendidos algunos y otros he- 
ridos: Tuuieron gran culpa deste daño los re- 
conoscedores: porque ala verdad aun no estaua 
la batería de arte que se pudiesse emprender, y 
no fue menor el daño que los arcabuzeros e in- 
fantería recibió en esta retirada porque salieron 
los del castillo y sus cauallos siguiendo la vic- 
toria hasta casi encerrallos en sus fuerzas. Pas- 
sado este assalto desde a vna hora salieron cier- 
tos cauallos y soldados atajar vnos carros de 
prouision que venían por las espaldas del casti- 
llo para los de dentro, y sobre defendellos la 
gente que con ellos venia, y mas que salió del 
castillo, se trauo vna escaramuza muy peli- 
grosa pero todavía los del castillo se llenaron 
los carros y la prouision aunque con harto daño 
suyo. Ya cerca de la tarde se dio otra batería 
muy mayor que las passadas, y el principe de 
Píamonte quera capitán general de los de 
fuera, nq fiando de otra persona, escarmentado 
de lo passado, fue el mismo a reconoscer la ba- 
tería y ya los esquadrones estañan apunto y 
con muchas escalas para poder mejor subir: y 
visto que estaua buena , hizo señal y arreme- 
tieron muy determinadamente. Duro el assalto 
mas de media hora: porque los vnos con temor 
de la vida, y los otros por recobrar la honrra 
que el primer assalto hauian perdido y vengar 
el daño y afrenta rescebída peleaban muy de- 
terminadamente. Echáronlos dos vezes de las 
escalas abaxo que no dauan pequen as caydas: y 
aunque esto era de burlas, todavía quedaron 
lastimados quatro o cinco : algunos délas cay- 
das e otros dos heridos en el rostro de muy 
buenos picazos que se dauan y otros quedaron 
chamuscados, cabellos, barbas y piernas y ma- 
nos de ciertas minas de fuego que les tenían 
hechas para cuando arremetiessen : y de otros 
fuegos artificíales que desde arriba les tirauan: 
pero al cabo les entraron muy valerosamente 
y pussieron fuego al castillo porque no que- 
dase memoria. Fue todo esto hecho con tanto 
concierto y tiento: por otra parle tan parescido 
a las veras que aun sabiendo ser todo de bur- 
las ponía espanto y los caualleros cobraron sus 
damas las quales hallaron vestidas y tocadas 
como.quando las robaron de la Sala: y ansí las 
pusieron en un carro triumphal y las truxeron 



6(t 16- 

con gran pompa viniendo todos ellos a pie al I 
derredor del carro a donde estauan el Empe- 
rador y Reynas y el Principe echando por el 
suelo las randeras que de sus enemigos habían 
ganado para que passassen sobrellas: y sus Ma- 
geslades los salieron a recebir dándoles la no- 
rabuena de la libertad, e a ellos muchos loores 
de hauer sabido tanbien vengar se, y con tanto 
porque era ya tarde nos boluimos a Uince a do 
houo muy gran vanquete y serao aquella no- 
che por honrrar las damas libertadas y a los 
caualleros que tan bien lo hauian hecho : su 
Magestad y quantos han visto esta fiesta, y aun 
leydo de otras semejantes, afBrman no hauer 
visto otra semejante, 

•TORNEO DE A CAUALLO. 

»Despues de passado esto luego el Viernes 
huuo un torneo de a cauallo en la pla9a del lu- 
gar de sessenta caualleros, treynta a treynta re- 
partidos en seys quadrillas de a cinco. Estaua 
la pla^a atajada de madera: y a la vna parte 
déla plai;a estauan hechos tres tablados a ma- 
nera de galería : el de medio mas alto que los 
otros donde miraua el emperador y sus her- 
manas: y en los otros y por todas las ventanas 
de la plai;a las damas y caualleros. Déla vna 
parte era su alteza con otras cinco quadrillas, 
destas colores. La del Principe nuestro señor 
era de tela de oro encarnada y encima vna 
cortadura de terciopelo blanco muy releuada 
perfilada de franja de oro. Era ádrelo muy rico 
y lindo y sus penachos blancos. I^ otra era 
de terciopelo verde. La otra de azul. I^ otra de 
amarillo. La otra de pardo. La otra de leonado, 

»De]a otra parte era el Principe de Piamonte 
y su quadrilla de blanco e negro: la otra de 
carmesí. Otra blanca. Otra azul turquesado. 
Otra naranjada. Otra morada. Todas estas qua- 
drillas yuan con cauallos encubertados, y los 
sayos y sobre cubiertas destas colores, en cada 
partede la pla^a hauia dos puertas grandes- 
Entraron las seys quadrillas juntas por el vn 
cabo de la pla^a: e las otras seys por el otro 
con muchas trompas e atabales delante: y he- 
cho eU acatamiento a sus magestades se tor- 
-naron a salir cada vna de las p,irti= "r la 
'puerta donde los ütros hauian entrado: v lui.go 
■bolirieroii entrar las dos quadrillas de los Frin- 
'cipes, y- puesto cada vnoen sus padrones en- 



frente de contra quien hauia de mrremeter al 
son de dos trompetillas arremetieron todo» 
juntos, y acabada la carrera salieron cada qua- 
drilla por vna de dos puertas que hauia a cada 
parte: y por la otra eotrauan otras dos qua- 
drillas. Desta manera corrieron cada seys lan- 
gas, aunque houo dos o tres desastres que a 
don Juan Manrique le mataron el cauallo de 
vna lan^a que le metieron por el oxo y cayo 
luego muerto, pero el no se hizo mal ninguoo: 
y a mossiur de Arues gentil hombre déla cá- 
mara de otro encuentro le quebraron un bra^o: 
y a otro flamenco le passaron un muslo de otro 
encuentro: no huuo mas desastres que no fue 
poco según la pla^a era angosta; su alteza que- 
bró dos langas y no houo dos que me]or lo hi- 
ziessen luego anduuieron en la folla que fue 
muy ruyn e desconcertada a causa del poco 
lugar y mucha agua que les caya encima: por- 
que a la sexta carrera comen^ rezio a Uouer. 
Solo don Hernando déla Cerda gentil hombre 
déla cámara 'se seilalo mucho enla folla: por- 
que dos vezes entro y salió de entre todos y lo 
puso todo a barato sin que nadie se le pudiesse 
estoruar, aunque cargauan muchos sobre él: y 
assi se acabo esta fiesta. 

»LA COLACIÓN V FIN DE LAS FIESTAS. 

»Desde allí se fueron estos Princijiesa palacio 
a donde huuo vanquete general y gran Sarao: 
y después del Sarao que serian mas de las diez 
de la noche Ueuo la reyna María a su Magestad 
y al Príncipe y a todos los caualleros y dema* 
que pudieron caber en vna quadra baxa adoade 
tenía aparejada vna gran colación, que fue cosa. 
mucho de ver el arliñcio y orden como se di6. 

El cielo de esta quadra estaua todo cubierto 
de lien9n; y en las dos partes del estauan pin- 
tados signos e planetas: y en la otra parte es- 
tauan pintadas nuues y vientos que las sopla- 
uan. En la parte que estaua el ciclo raso se 
mostrauan muchas estrellas: y eran vnaa lam- 
paritas que ardían con aceyte muy oloroso- 
Las paredes desta sala parte estauan pintadas 
de pinturas muy extrañas, e parte con ta|ñ- 
cería muy rica. A la vna parte déla quadra 
estaua en la pared hecha vna roca de madesi 
que páresela de piedra: y en ella estauan be- 
chas cosas muy diferentes y al natural : como 
eran brancas de coral muy grandes, y lagartt- 



jis, tortugu, carac<iles..y.9tras cosas desta ma- 
nera. Por el pie della salían quatro bocas de 
skrpes, y por ellas quatro maneras de singu- 
lares yÍD03, de EspaQa, Francia, Rin, e tinto. 
Estáuan en esta quadra quatro columnas las 
dos a vna parte y las dos a otra: estauan apar- 
tadas déla pared cinco pies y entrellas hauta 
ótrojtanto de hueco. Estas columnas subían 
m^s alto que el cíelo. Pues venido que fue su 
Magestad con todas las damas y caualleros 
baxaua del cielo una mesa encaxada en estas 
columnas tan larga como x.xv. pies y paraua 
en el altar ordinario que se suele poner vna 
mesa: la qual traya todas las frutas y ensala- 
das que se pueden ymaginar de ynuierno y de 
verano, todo hecho de acucar y los platos en 
que venían y las frutas en los propios arboles 
nacidas: la mas linda cosa del mundo e de mas 
inuencion. Llegados a la mesa para celebrar la 
fiesta: todos tomauan de todas frutas. Y aca- 
bado aquel servido luego se hundió la mesa 
sin poderse mas ver: y por las mesmas colum- 
nas baxaüa del cielo otra mesa hasu poner se 
en «1 -inesmo lugar: la qual traya puesto en 
platos de acucar dorado» y plateadas todas las 
snerttis de carnes yca^, aues y pescados que 
GC pueden ymaginar: todo hecho de acucar con 
Ios-olores naturales de cada cosa que en mirallo 
se perdía el juyzio. Acabado ette seruicio se 
hundió esta mesa segunda tras la primera sin 
podetse mas ver, y abaxaua luego otra de donde 
la prítnera vino por el mesmo lugar hasta po- 
ner se donde las otras se ponían, traya frutas 
de postre y conseruas las mas delicadas del 
inundo « mas primas e baxaron también cinco 
arboles los pies grandes de acucar, y ellos de 
laurel llenos de vanderas de sedas de colores y 
eii el árbol de medio venía viia ardilla atada 
con vna cadena larga que regozíjo mucho las 
damas, y ellas, y ellos comieron e beuieron del 



iO Sí 

vino de lá fuente, atando en esta colación se 
leuaoto vna borrasca y tempestad del cielo que 
estaua en la quadra con muchos truenos y re- 
lámpagos muy al propio y comengo a llover 
agua de Azaar e de otras olores: e tras ello co- 
mento a granizar grajea, e confitura engrosán- 
dose mas el granizo que fue cosa de harta ad- 
miración e r^ocijo. 

»Y ansí esta noche se acabaron las fiestas de 
Uince que la Magestad de la reyna de Ungria 
hizo alprincipe nuestro seiíor su sobrino en nue* 
uediasqueestuuoensulugar de vince desde xxií 
de Agosto hasta el postrero del mes que salieron 
su Magestad e su Alteza para mons de Henao 
(Bib. del EuDríaL) 

1550 
70.— Antonino (San). 

Sumraa | de confession lia | mada 
Defecerüt | Compuesta por | Fray An- 
toDÍo I Arzobispo de [ Florencia. 
Año de I 1550. 

(Al fin.) Este presente tractado | de 
la Restitución. Fue impressa .en Me- 
dina del Campo, | en casa de Pedro 
de Castro Impressor de Li- | bros, en 
en el Año de mili t quinientos | i Cin- 
cuenta Aflos. 

4.'— letra gótica — cxxvi hs. foliadas, mas 2 
al fin sin nu-nerar — sig. a-q — todas de 8 hs. 

Fort, orlada y en la parte inferior el escu- 
dete del impresor: el titulo de rojo y negro. — 
V. en bl. — Texto (tres partes, y al fin el tra- 
tado de la Restitución). — Tabla. — Colofón, 
(Bib. de San Isidro.) 

El escudete de Pedro de Castro ocupa el 
centro de la parte inferior de la orla de la por- 
tada en esta forma: 




-.-, vi^iiucín multa, ope- 
rarij autempauci: roga- 1 te ergo domi- 
num messis, ut mittat operarios in [ me- 

ssem suam (E. de Adrián Ghemart.) 
Metinae | Apud Adrianum. | Ghemar- 
tium. I M D L. 

(Al fin^ y debajo de un escudete 
como el de la portada.) 1 550. 

16.® — 189 págs. y 3 al 6n sin numerar — 
signatura A-M— todas de 8 hs — apostillado 

PoTt. — V. en bl. — Dedic. del autor al Obispo 
de Badajoz, D. Francisco de Navarra : «Trídenti 
in festis Aiathiae Apostoli Anni. m.d.xlvii.— 
Argumenta omnium capitulorum.»— Texto. — 
Dedic. del segundo tratado al dicho Obispo 
de Badajoz: «Trídenti -ii* Calendas Maji 

MDXLVII.» 

Conexo /?. P, Fratris Barthohmcti Carran- 
zas de Mirada Hispani, ordinis Prcedicatorum^ 
habita ad Synodum Tridentinam^ prima Do- 
minica Quadragessimas: Anni m. d. xl vi. 

Texto.— Escudete de Ghemart. — H. en bl. 

El sermón trata de regno temporali et spiri- 
tuali Ecclesias, 

En ambas dedicatorias hace el autor una pin- 
tura del estado de la Iglesia, en latfn elegantísi- 
mo, y da algunas noticias acerca del Mecenas. 

El escudo que Adrián Ghemart puso en esta 
obrita, es el siguiente: 




{Al 
Libro 
impres 
Pedro 
bros: a 
vezino 
veynte 
Aflo de 
aflos. I » 

4.*— let 
sig. A-M- 
es de 2, ) 
n nación s 
folio IX. 

Port. (fri 
escudete d< 
na 70], y 
del autor).- 
Valladolid, 
tor.» — «Sui 
nen en este 

El texto 
capítulos re 

Folio 28: 
aviso de ct 
mera impre 
justo deseo 
mera imprc 
que tambie 
hazer los n 



1560 



09 



Folio 31: «Y porque alguno querrá mi pa- 
rescer de los libros que para este propósito yo 
tengo por buenos, son los siguientes: En la- 
tín el Rationale divinorum offíciorum; y un 
tractado que se llama de cultu vineae domini, 
y el baculus pastoralis: y el sacramental que 
hizo el arcediano de Valderas: el defecerunt de 
aquel sancto varón arzobispo de Florencia: el 
tractado sacerdotal que hizo Nicolao de Plove, 
la summa Angélica nuevamente añadida, y la 
Silvestrina y Cayetana, y todas las summas: 
un libro que llaman Manipulus curatorum, y 
otro Speculum curatorum, y otro que se dice 
opus aureum de veritate contritionis, un con- 
fessional Hieronymi Savonarola, un Enchirí- 
dion confessorum de Alexandro de Ariostis, 
y un tractado de Gullielmo parisiense de sep- 
tem sacramentis; algunas obras hay entre Ls 
de Juan Gerson, conviene á saber, opus tri- 
partitum de preceptis decalogi» de confessione 
et arte bene moriendi, y otro tractado de 
cognitione peccatorum venialium et morta- 
lium: y estos tractados de Gerson vienen con 
el tractado sacerdotal de quarto de pliego, que 
se imprimió en Zaragoza año de quarenta. Y 
para los que no están instructos en la latinidad 
hay en estos tiempos muchos libros buenos en 
romance (por donde es hoy mas culpable y 
peligrosa la ignorancia) especialmente el sacra- 
mental y defecerunt, que están ya romanza- 
dos: también hay un libro que llaman espejo 
de conciencia que hizo un religioso de la or- 
den de sant Francisco; y muchos confessiona- 
rios en romance, los quales tengo por prove- 
chosos.» 

(Bib. de D. Antonio Peña.) 



73.— Monte Rotherio (Guido de). 

Tractado | llamBÍ&>, Manipulus cura- 
torum^ I en ^1: qA^tt se tracta de los 
siete sa- | cramentós de la sancta ma- 
dre y- I glesia. Obra muy complida,vtil 
1 1 muy necesaria para todo fiel | chris- 
tiano. Especialmente | para los curas 
^ clérigos I que tienen cargo de | ani- 



mas. Fue nue- i uaraente corregí- ! do 
añadido r | impresso. | ^ | 1550. 

8.®— letra gótica— ccxxxiii hs. foliadas, más 
8 de prels. y una al ñn, que probablemente con- 
tendría el colofón— sig. á, a-z, A-F— todas de 
8 hs., menos la últ., que tiene 12— los folias 
87 y 88 están repetidos; por lo tanto, el nú- 
mero de hs. de texto son 135. 

- Port. (frontis grab. en mad. , y en el centro 
el título á dos tintas, roja y negra. En la parte 
inferior de la orla se ve el escudete de Pedro 
de Castro). — V. en bl.— «Epístola del auctor. 
Al muy reverendo en Christo padre y señor 
el Señor Raymondo por la gracia de Dios 
Obispo de la sancta yglesia de Valencia Guido 
de mote Roten el menor de los deuotos con 
denota y humilde recomendación y con la de- 
bida obediencia que deue totalmente a su seño- 
ria se encomienda: Escripta en Trabel. Año 
del señor de mil y trezientosy treynta y tres.» 
— Prólogo.— «División deste libro.»— «Tabla 
de la presente obra.»— Texto. 

Prólogo: 

« He delibera lo escribir algunas cosas 

para instrucción r doctrina de los sacerdotes 
nuevos, principalmente de los que han y se 
ofrescen á tomar cura de animas, por donde 
puedan endercszar la cuenta de su officio y 
como en el deuen servir á Dios Es intitu- 
lado Manipulus curatorum, porque los sacer- 
dotes especialmente los curas de animas lo 
deuen traer en las manos, para que vean las 
cosas que cerca de su officio deuan hazer.» 

Esta obra se divide en tres partes: la primera 
trata de los sacramentos, la segunda de la con- 
fesión , y la tercera de los artículos de la fe y 
mandamientos de la ley de Dios. 

Las primicias de I a imprenta de Ziragoza 
corresponden al Mampnlus curatorum, que 
fué impreso /// urhs cesar anguUana, Maí/teus 
Flaudrus, 1474. 

Poco después, en 1479, lo reimprimió en 
Barcelona Nicolás Spindeler. 

En el Index lihrorum prohibitorum mandato 
íliustris. ac Reverendiss, Z>. D. Gasparis d 
Qniroga^ Car dina lis Archiepiscopi Toletani 
in regnis Hispaniarum Generalis Inquisitorii\ 



* vr^ODERICUS). 

Cum privilegio imperiali. (Escudo 
del Mecenas.) Lectvra legvm | aliqua- 
rum hujus regni: vtilem et practicabi- 
lem materiam | continentium.Consilia 
etiam et Allegationes notádae val- [ de 
praestantissimi iurisconsulti famosissi- 
miq aduocati Ba- | chalaríj Roderici 
Suares : olim Catholicorum Regum ( 
Ferdinandi et Elisabelle auctoris be- 
nemeriti. | Anno de, M,D,L, 

{A¿ fin.) 5^ Explicit líber AUe- 
gationum Baccha- | laurij Roderici 
Suares acutissimi Juriscosulti. Impres- 
sum Metine | del Campo ín edibus 
Didaci Fernandez de Corduba artis | 
impressoríe peritissimi. Anno a Chris- 
to nato. I M.D.L. (E. del i.) 



Fol.— letra gótica- ccvi hs. foliadas, más 12 de 

prisls. sin numerar — sig. J^' , A-Z, r , p, 44- — 
todas de 8 hs., menos la primera, que tiene 
10, y la últ., que es de 6 — las dos primeras hs. 
no tienen sig. — á línea tirada — fileteadas todas 
las planas. 

Port. orlada; en el centro el título, y las 
líneas primera y la última están fuera de la 
orla.— V. en bl. — «Priv. al lie. Hernán Sua- 
rez, hijo dd autor, por 10 años, prórroga 
le los 10 primeros que se le con /•«-'- 



Hade 

cada 

(Yol 

Juan 

hoc lii 

ac rev 

Presbi 

dinand 

in Pinc 

Incipit 

tiatum 

inveniei 

casas: n 

contenta 



B. del i., el inisfno de la portada , dentro de 
una orla. — P. en bl. 

Diego Fernández de Córdova puso en esta 
impresión el escudo grabado en la página an- 
terior, 

{Bib. de la Univ«Ts¡did Centnl.} 

1551. 

75.— Alvarez (Vicente). 

Relación del camino y bué viaje que 
hizo e! Principe de España Don Phe- 
iipe nuestro señor, año del nascimiéto 
de nuestro Saluador, y Redemptor 
lésv Christo de 1548 años: que passo 
de España en Italia, y fue por Ale ■ 
manía basta Flandres dode su padre 
el Emperador y Rey don Carlos 
nuestro señor estaua en la villa de 
■Bruselas, 1551. 

8." — 124 hs. sin foliar— sig. A-Q— todas de 
8 hs., menos la últ., que sólo tiene 4. 

En la penúltima hoja se copia el privilegio, 
que dice asi: 

«Por quanto por parte de vos Vicente Al- 
varez, criado del Serenissimo Principe Don 
Felipe, nuestro hijo, nos ha sido hecha relación 
que vos fuistes en su servicio la jornada que 
hizo fuera destos reynos el año passado de 154^, 
y procurastes de ver y escribir todas las fiesta?, 
recibimientos y otras cosas que en la dicha 
jornada sucedieron, hasta que el dicho Seren's- 
simo Principe llegó á la ciudad de Augusta, y 
que de todo ello habéis hecho y recopilado un 

libro os damos licencia para imprimir 

la dicha obra por tiempo de diez años:.., 

Cigales, 20 Abril 1551.» 

Al pie de dicho privilegio se pone esta nota: 

«Compuso esta relación Vicente Alvarez, 
sumiller de la Panetería del Principe Don Fe- 
lipe, nuestro señor, que todo lo que en ella re- 
fiere, vio y con la diligencia posible notó y 
dirigióla á la muy illustre Señora Doña Maria 
de Aragón.» 

En el folio 1 1 6 el autor se dice portugués, y 
anadie, que. t>ara. desempalagar jit lector de la 



1 f^i 

relación en prosa, pone las 35 coplas, que se 
hallan en estas últimas hojas del libro. 

Aunque esta obra carece de lugar y nombre 
de impresor, no dudamos que fué hecha en 
Medina por Guillermo de Millis, pues además 
de imprimir en esta villa el año 1551, puso en 
]a portada de este libro el mi'mo escudo que 
en la obrita de Luis Vives, Introducíio ad sa- 
pientiam , Methymnffi Campi , 1 551 , y en los 
años siguientes en otras más. 

1^0 sabemos en qué se fundará el Sr] García 
Pérez para poner á dicha obra este pie de im- 
prenta: «Bruselas, E, del Imp. Guillermo Mir 
¡lis, 1551.» 

Primera edición. 

(G^l.') 

76.~CirueIo (Pedro). 

Reprobación de las supersticiones 
y hechizerias- Libro muy útil y neces- 
sario a todos los buenos Cbristianos- 
El qual compuso el Reverendo Maes- 
tro Ciruelo, Canónigo que fue en 
la Sancta iglesia Catedral de Sala- 
manca Medina del Campo, por 

Guillermo de Millis, 1551. 



(ApHntts para una BUlieltca citntifica ispaXtl^ 4'tñ' 
glo XVI , por D. Felipe Pieatoste.) 



77.— Datus (AuGUSTiNUs). 

Avgvstini i Dati Senensis Isago- 1 
gicvs libellvs in elo- 1 quentiíe pra;- 
cepta, nunc denuo | summa cum vigi- 
lantia iib | innumeris mendis 1 expur- 
gatus- i Cum copiosissimo índice, & 
mar- | ginalibus Annotationibus. (Es- 
cudo de Adrián Ghemart.) Metinae 
Apud Adrianum Ghemartium. ¡ 1551. 

[Al fin.) Metinae | Ex Typographiá 
Guillelmi de Milis, | Expensis Adriani 
Ghemarlij. | 1551. 

e.*— 133 págs., más 8 hs; de prels. y 3 aí fin 
siámjniei3ir—5ig.nj>í-ír-r todas de 8,hs,_'j 



_ _.uv>puios de Medina del 
L'ampo. 

El escudo que Adrián Ghemart puso al prin- 
cipio y al fin de esta impresión es el siguiente 




(Bib. de Sin Iiidro.) 

78.— Martiaez d» Burgos (Andrés). 

Reportorio de | todas las prematí- 1 

cas, y capítulos de cortes, hechos | por 

su magestad, desde el año de mit y 

quinten | tos y veytite y tres, hasta el 

iflo de mil | y quinientos y cincuenta 

r V- 1 no. hecho por el lice | ciado 

\ndres | de Bur- ] gos vezino de | la 

iudad de Astorga. 1 Dirigido al muy [ 

'to, y I muy poderoso prin- [ cipe don 

faelippe nuestro señor. I Con preui- 

gio. I Venden se en Medina del 

mpo, en casa de [ Guillermri Ha *'■' 



madera ; 
gvm Rej 

nessvmv 
Andrés ^ 
g<5n, 12 ! 
al prfncii 
Tabla y j 
obra, singí 
fon.— P. er 

Segunda 
de 1547. 

El escude 
esta edición 




79.— Petrarca (Francisco). 

Tractado del clarissimo Orador y 
poeta Francisco Petrarcha que trata 
de la excelencia de la vida solitaria- 
Donde se tratan muy altas y exce- 
lentes doctrinas y vidas de muchos 
sanctos que amaron la soledad- Me- 
dina del Campo, 155I1 Guillermo de 
Millis. 

8.' 

(NicoUi Anta DIO.) 

Debe ser la traducción del licenciado Peña. 

80.— Pizarro (Diego). 

Sobre los Censos. Medina del Cam- 
po, 1551- 
Folio. 

(Nicolíi Antonio.) 

De esta obra hemos visto la edición de 
Puebla de Guadalupe, 1548. 

8I.~-Salazar (Fernando). 

Iglesias é Indulgencias de Roma. 
Medina del Campo* 1551. 

(NtcoU* Antonio.) 

82.— Sedeüo (Juan). 

Con priuillegio Imperial- | Svmma 
át \ varones illustres: en la qual se 
cotienen mu [ chos dichos, sentencias 
y grandes hazañas | y cosas memora- 
bles, De Doziétos y veynte [ y quatro 
famosos» Ansí l^mperadores, co- | mo 
Reyes, y Capitanes, que ha auido de 
todas las | naciones, desde el principio 
del mundo hasta quasi en I nfos tié- 
pos : por el ordé del A. B. C. y las 
fundacio- | nes de muchos Reynos, y 
Prouincias. Dirigida al | muy alto y 
muy poderoso do Pbilippe nro seflor | 



Principe de Espafia, te. La qual re- 
copilo I Johan Sedeño vezino de la 
villa de | Arénalo. Ano. De. 1551. 

{Alfin.) Aquí se acaba | la summa 
de varones yllustres: re I copilada por 
Johan Sedeño ve | zinc de la villa de 
Areuíilo: fue 1 impressa en la muy no- 
ble villa I de Medina del Capo: por 
Die I go Fernandez de Cordoua; a 
co I sta de Johan despinosa, a tres | 
dias del mes de Henero del año | de 
mil! y quinientos y cinquéta 1 y vn 
Año. 

Fot.— letra gótica— cccczxxüj hs. foliadas 
(en realidad son 435), más 6 de prets., y 3 al 
fin sin numerar— sign.>^,A-Z, 7, i^ A-*^ Z, 
AA-HH— todas de 8 hs., menos la primera y 
últ., que son de 6— á 2 columnas — Con filetes 
en todas las planas y columnas. 

Port. (orla grab. en mad,, y en el centro el 
titulo, de rojoy negro, y sobre él un E. de a. i., 
con esta leyenda á los lados: Spes mea Dtus») 
Priv. al autor por diez años para imprimir un 
libra intitulado Alphabeío de famosos varones: 
Madrid, 18 Junio 1546. — Tasa de este libro, 
en 12 '/i reales: Valladolid, 3 Diciembre 1550. 
Prólogo del autor (dedicatoria).— Epístola pre- 
fatoria al lector. — Joannes Sedenius Gabrieli 
i Toro medicinx profcssorí. — Gabriel i Toro 
medicinx professor Joanni suo. — Tabla— Ga- 
brielis á Toro medicinae professoris Decasti- 
cbon, totius operis argumentum complectens, 
adlectorem.» — Texto.— Tablade los autores.— 
Colofón— E. del i. (grabado del núm. 74).— 
P. y h. en bl. 

Entre los varones ilustres incluye los si- 
guientes: 
Alarico, Rey de los Godos. 
Alfonso I de Castilla. 
Alfonso II. 
Alfonso III. 
Alfonso VI. 
Alfonso VIH. 
Alfonso IX. 
Alfonso X. 
Alfonso XI. 
Bamba. 



Fernando I de Castilla. 
í*ernando lU. 
Fernando IV 

Garci Pérez de Vargas. 
Gara Gómez Carrillo. 

Juari' ^r '"'«'^ ^« C«5rdova 
Juan, Rey de Castilla 

f^renzo Xuárez de pLu^rr.. 
*^co Gutiérrez. ^ '™'- 

Pedro Fajarda 

Pelayo, Rey de España. 

«««To. Rey de CaVtill¡ 

Kecaredo Rey de los ¿odos 
^odngo de Vivar 

Rodrigo de Villandrando 

, , £;t i^ ^^ ^«tiiií 

Ti^ajano. 
Viriato. 

ífiigo Arisu. 

ífligo Ldpe, de Mendoza. 

Primera edición. 



CBib. de San ísidro/i 



Elp 
consta 
guien t( 

\ iione cü 

i conviciu 

■ -De ^ 

í utendunt 

I seipsum. 

I El segí 

I ^39 sínib( 

I veniente ¿ 

I La carti 

j pendió de 

I ííe explicar 
I iaRein:irí« 



ilitus ad priora exactius.— Sermo,— Accenliis. 
^^Auíores. 

' En la carta segunda trata de los asuntos si- 
guientes: 

Religio. — Opera. — Memoria.— Prmceptor. — 
ConSiscipuli. — Certatio. — Annotatíones.— Di- 
iigentia scribendi. — Lectio.— Interrogado. — 
Emendatio. — Serttto. — Stylus. — Autores. — 
Historia. — Scripto res agricoiationum. — I^etm \ 
'—Grammatici. — Interpretes. — Grtecaí ütteree. 
— Prolátio soúorum. — Inflexiones. — Prima 
exercitalio lectionis authorum. — Syntaxis.— 
Lectio.— ínter pretationes. — Pructus gracitatis. 
- En la última carta incluye tres capítulos 
que supone faltan en la Vida de C. Julio Cé- 
sar, por Suetonio, y son éstos: 

«De Gente lulia. 

»CssaTum Emilia. 

»Ortus (hesarís et educatio.» 

La carta-dedicatoria de esta edición, dice 
ợ:' ■ 

«Chriatophorui Sacramcenia Fetro'Morejon 
Illustríss. viro ordinis Divi lacobi commenda- 
taiío,. Methytnnensi senátori. S. D. Cum Gui- 
Uiélmus dé Milis vir ornatissimus et ¡n ty- 
pographhe arte asqiié diltgehtissimus stiis 
typis ádornandum curasset elegantissímum 
libellum illum nostri Ludovici Vivis, cui In- 
troductionis adSapientiam fecit titulnm, petítt 
á me ut ' Epístolam operi pr^figerem , tuo 
praesertim nomini dicatam, quó commenda- 
tior in vu'gus prodiret liber, Cui equidem tam 
justae petiiioni non potui non satis&cere. Quim, 
ut et pleniore obsequio demererer homittein 
meí amantem , errata quaedam, qux librario- 
rum incuria circo nfereban tur, in integrum res- 
tituí. Hoc igitúf opus vir clariss. ad munifi- 
¿eRttam tuám affero , ut qoi paCrise pater es- 
cui semper consuluisti, Methymnensi juven 
(útíj &' evolvendum & edisce'ndum príécipias. 
Vale.» - ^ 

Entre los lemas del Satellitium hay dos 
(I." y I4) que utilizaron respectivamente Se- 
bastián Martínez, impresor en Valladolíd y 
Alcalá, y Andrés de PÓrtonariis, impresor de 
Salamanca. 

Luis Vives explica estos doi Iwnas diciendo: 

I." *Scopus vi^a CAn'ííKj. Sil hoc primum 
S3rinbolc(m tanquam fffilix anspicium extero, 
rúm, quo túcAieronr onmia refereoda inChrís- 



tum & in eum dirigenda, ut jaculantium sa- 
gitas in scopulum.» 

14. «/n virtute oculi et manus. Inspicienda 
enim virtus éc agenda.» 

Guillermo de Millis puso en la portada de 
este libro el escudo siguiente. 




(Bib. d« Sin Eiidro.) 



84.— Crónica del Cid. 

Don Rodrigo de Viuar. (Lámina 
grabada en mad. representando un ca- 
ballero precedido de un escudero.) 
Crónica del famoso i inuencible ca- 1 
uallero Cid Ruy Diaz campeador. | 
Agora nueuamente corre- | gida y 
emendada | ►f' | G En Medina del 
Campo, por Juan Maria da | Terrano- 
ua, y Jacome de Liarcari. | M. D. LII- 

{Alfin.) C Fenesce la Crónica del 
muy famoso, esforzado r in | uencible 
vencedor y nunca vecido cauallero 
Cid I ruy diaz campeador. Que fue ím- 
pressa en la | muy noble villa de Me-= 
dina del capo en la empreta de Fran- 
cisco del. cato | impressor de libros. 
Acabóse | a veynte y quatro días del | 
mes d'Octubre. AOo | de M. D. lij. 

Ful.— letra gótica — 14 hs. de preb. sin folíaf 



« E considerando esto el íllustrissimo 

y muy esclarecido seftor infante don Fer- 
nando hijo de los muy altos y muy poderosos 
señores el rey don Felipe y la rey na doña Juana, 
reyes destos reynos de Castilla, nieto de los 
invictissimos i católicos z muy poderosos se- 
ñores el rey don Fernando quarto (sic) deste 
nombre z doña Ysabel rey z reyna destos 
reynos de las espaflas; i de Aragón t de las 
dos Secilias t de Granada ic. Nieto assi mesmo 
del invictissimo Maximiliano Cesar Rey de 
Romanos, que al presente es Emperador de 
Alemana y de madama Maria condesa de Flan- 
des y duquesa de Borgofta, su primera muger. 
Y como su alteza allende que su crianza es 
maravillosa, y en tan tierna edad que hs cosas 
que agora en el se muestran parescen mas di- 
vinas que humanas, z su inclinación y deseo 
es dado á todo genero de virtud y grandeza 
paresdendo á sus passados. Estando en el mo- 
nasterio t casa de sant Pedro de Cárdena a 
donde está enterrado el cuerpo del muy noble 
c muy valiente cauallero vencedor de batallas 
él Cid ruy diez de Biuar : z otros muchos ca- 
mlleros que al tiempo con el se hallaron vista 
alH su crónica original que en el tiempo de su 
vida fe hizo z ordeno, z los muy señalados he- 
chos que en su tiempo hizo t los muchos mi- 
raglos (jríc) que en acrescentamiento de nues- 
tra sancta fe catholica en aquellos tiempos 
sucedieron que de no se haber publicado ni 
trasladado la dicha crónica, estaban ya tan 
olvidados que si en ello no se pusiesse rem<^:- 






hicie 
Fern; 
mesm 
impre 
los de 
imprir 
LaC 

moso c 
diez car 
das las 
tiempo < 
otra raa 
don Feri 
deste noi 
cho el ni< 
Elvira hij 
t nieta d( 
del conde 
aquí ins€] 
Sancho, e 
Alonso su 
de don G 
castillo de 
del dicho 
doña San 
3er mudo 
de León q 
La tabl 
primera, s 
en ésta int 
la Gencali 
damente c 



tm l9 f*Trk9>\f*m 



f-U- 



1552 



i i 



suprimieron en esta segunda edición, y sin 
embargo se anotan en la dicha tabla. 

En la primera edición, Burgos^ Fadrique 
Aletnán de Basilea^ 1512, en ésta y en la de 
Burgos^ Felipe Junta y Juan Baptista Va- 
resto j I.S93, se llama al editor Juan de Velor 
rado. ^o acertamos á comprender por qué el 
Sr. Salva censura á Nicolás Antonio por lla- 
marle así y no Pedro, 

" Velorado dice en el proemio que esta Cró- 
nica se hizo y ordenó en tiernpo de la vida del 
Cid, con lo cual le da una antigüedad que no 
tiene, puesto que es posterior á la Crónica ge- 
neral de España. 

Por lo que dice el prólogo se ve claramente 
que Fr. Juan de Velorado no es el autor de 
este libro, como supone Nicolás Antonio. Cree- 
mos nosotros no padecer equivocación supo- 
niendo que Velorado es autor de la Genealogía 
del Cid y de los últimos capítulos, donde se 
trata de los enterramientos de San Pedro de 
Cárdena, y del epitafio y versos del sepulcro 
del Cid: por lo cual, con buen acuerdo, en la 
presente edición se puso dicha Genealogía con 
foliación aparte. 

(Librería de D. Gabriel Sánchez). 

85.— Crónica del Cid. 

Don Rodrigo de Viuar. (Grab. en 
madera que representa un guerrero á 
caballo, lanza en ristre, seguido de un 
escudero.) Crónica del famoso « in- 
uencible ca- | uallero Cid Ruy Diaz 
campeador. | Agora nueuamente co- 
rre- I gida y emendada. | En Medina 
del Campo, por Alexo de Her- | rera 
mercader de libros. | M. D. LII. 

{Alftn.) d Fenesce la Crónica del 
muy famoso, esforzado t in | uencible 
vencedor, y nunca vécido cauallero 
Cid I ruy diaz campeador. Que fue im- 
pressa en la | muy noble villa de Me- 
dina del capo, | en la empréta de Fran- 
cisco del cato | impressor de libros. 
Acabóse a veynte y quatro dias del | 
mes d'Octubre. Aflo. | de M. D. lij. 

Fol. —letra gótica — 14 hs. de prels. sin fo- 



liar, cüj hs de texto, h. en bl., xiij hs. de la 
Genealogía del Cid^ y una en bl. — sign. >^- 
>^ ►f<, A-N, AA-BB — todas de 8 hs., menos 
►J^ ►Jí y la últ., que son de 6 — á 2 columnas. 

Port. orlada y con el titulo á dos tintas, roja 
y negra.— V. en bl. — Prólogo. — Tabla. — Pá- 
gina en bl. — Texto de la Crónica. — H. en bl. — 
Genealogía del Cid. — Colofón. — H. en bl. 

Indudablemente es la misma edición del nú- 
mero anterior, sin otra variante que la indi- 
cada en la portada, lo cual se haría probable- 
mente por haber costeado esta edición por 
mitad Alejo de Herrera de una parte, y de otra 
los compañeros Juan María de Terranova y 
Jacome de Liarcari. 

(Bib. NacioDal.) 

86.— Espejo de la conciencia. 

Espejo de la consciencia | que trata 
de todos' los estados: como | cada 
vno en el suyo deue auerse | para vi- 
uir con limpia y pu- | ra consciencia. 
Ago- I ra de nueuo cor- | regido. (Es- 
cudo de armas ¿del Mecenas?) En Me- 
dina del Campo. | Por Alexó de He- 
rrera, I M. D. LII. 

{Alfln.) (L A gloria de Jesu Christo 
nuestro redemptor y | de su sacratis- 
sima madre: r a vtilidad de los fieles 
Christia- | nos, haze fin el presente 
libro intitulado Espejo de la | cons- 
ciencia, y con gran razón. Porque assi 
co- I mo en el espejo material se veen 
las manzi | lias del rostro , assi en este 
espiritual I cada vno de qualquier es- 
tado I y condición que sea po- | dra 
ver clara r di- | stinctamente | las 
má- I zi- I lias de su consciencia : por- 
que muy copiosamente tracta de to- 
dos los estados. Y jüto c5 ver aquí 
cada vno las mázi- | lias de su cóscié- 
cia : vera assi. mismo los remedios 
pa- I ra los quitar r limpiar, si los qui- 
siere tomar. Ha si- | do agora en esta 
impression con mucha diligen- | cia 
corregido t illucidado en muchos pas* 



.^ ^.u. que es de 4 — á 2 colum- 
nas — con filetes. 

Port. grab. en mad. — V. en bl. — Carta que 
envió un Fraile menor, morador y subdito de 
la custodia de los Angeles al Arzobispo de 
Sevilla D. Alonso Manrique sobre este libro. 
— Carta del mismo fraile, morador en el mo- 
nasterio de la piedad en la villa de Guadalca- 
nal á Doña Juana de Cárdenas sobre un 
libro que para salud de su anima le embio: 
el qual su sefioria le rogo i mando lo escrr 
biesse. — Prólogo. —Al lector. —Texto. — Tabla. 
Registro.— Colofón. — P. en bl. 

El texto comprende: 

Tratado primero: Trata de los deberes del 
hombre en varios estados. 

Tratado segundo: De las guerras justase in- 
justas y de varias restituciones. 

Tratado tercero: De los confesores. 

Casos de excomunión. 

Ediciones anteriores: Logroño, 23 Abril 
1507; Sevilla, Juan Várela, 1512; Toledo, 
Juan Várela, 1513; Toledo, Gaspar de Ávila, 

1525. 

(Bib. de la Universidad Centarl.) 

87.— Francisco de Borja (San). 

Segvnda | Parte de las | Obras del 
Illv- I strissirao Señor Don | Francisco 
de Borja, Duque | de Gandía, y Mar- 
lues I de Lombay. (Escudete* '^^^ ' 



Duqu 
(Fols. 

»Ur 
á46.) 

»Un 
que tra 
á 65.) 

»Un 
la virge 
dentor J 
niara vill 
dizen qu 
á 112.) 

»Un ti 
con un s« 
nion, cor 
Montesino 

»Un esp 
uechoso pí 
á 144.) 

En el fol 
tado Vita 
palabras q 
tres annos 
ees las dix' 
oración de 
con frecuei 
bidas por e 
cias especi 
iban aneja: 

En el pi 
(en los titi 



on** 



.r, J* 



f553 



aunque no rauy modernos: empero jamas ha- 
bían venido á mi noticia. Ocurrióme uno, no 

tan grande como compendioso intitulado 

viola anima (ji'c) en forma de diálogos. Y como 
entre todos el ultimo, y séptimo me agra- 
dasse... alabándolo un dia á ciertos amigos mios, 
assaz devotos y zelosos del bien común, assi es- 
piritual como temporal, fui por ellos importu- 
nado lo sacasse á nuestra lengua vulgar, y 
puesto que hubiera otros muchos que con mas 
justo titulo tomaran esta empresa : empero ya 
que estaba en mis manos, antes que se sufriesse 
un poquillo de fervor que Dios habia dado con 
el' contentamiento de la obra, quisele efíec- 
tuar entre otras ocupaciones.» 

Terminada la traducción de este coloquio, 
se añade en esta edición lo siguiente: 

«Esta oración que se sigue se dize que la 
compuso la reyna catholica , otros dizen que 
el Principe don Juan. El Papa concedió á pe- 
tición, suya, á quien la rezare, indulgencia 
p leñaría. 

«ORACIÓN A NUESTRA SEÑOKA. 

»Ave virgen graciosa, estrella mas clara que 
el sol. Madre de Dios gloriosa, panal mas dulce 
que miel,colorada mas la rosa (jic), mas blanca 
que la azucena, toda virtud te hermosea, todo 
sancto te da honra. lesu Christo te corona en> 
cima de todos los cielos. Amen.» 

El Relicario del Alma principia con una 
« Oraciou qite se kalhi al tiempo de su muerte al 
doctor luán de Medina, Catkedratico de TTieo- 
logia en la universidad de Alcalá*. 

Apuntes del tratado Vita Christi: 

Folio 36 v.°: «Contempla el pregón con que 
le llevaban á crucificar. Esta es la justicia que 
manda hazer el sefior Poncio Pilato adelantado 
de ludea por los Romanos, á este hombre por 
hechizero, y escanda! i zador de pueblos, quien 
tal haze que tal pague.» 

Folio 45 V."; « quanto se vio desnudo ba- 
ñado en sangre cruficado en vista de todo el 
mundo, que á no nada habria quinientas mil 
almas puestas á mirarle en el campo, y á las 
ventanas de la ciudad » 

Folio 49 v.": «Puso Dios el infierno en el 
centro de la tierra. Porque assi como de la 
<cul[« á la gracia hay grande distancia: assi del 



parayso al infierno hay distancia grande.» 
Folio 50 v.": «La primera pena corporal que 

hay en el infierno es fuego La segunda 

pena corporal es humo continuo porque allí 
no hay ventanas, ni chimeneas por donde sal- 
ga La tercera pena del inñerno es frió muy 

grande.» 

En el índice del cardenal Quiroga se prohi- 
ben las Obras del Cliristian , compuestas por 
Don Francisco de Barja, Duque de Gandía, 
en romance á en otra lengua vulgar sola- 

Las latinas corrieron sin obstáculo, y entre 
ellas hemos visto tas siguientes: 

Praecipuse ac máxime necessarise diví Tho- 
mas Aquinatis materíie in Litaniarum ratio- 
nem redacta per Illustríssimum Dominum 
D. Franciscum a Borgia Gandid Ducem. St 
Marchionem de Lombay d c:etera. Valentía 
Apud Joannem Mey. 1550. 8." 

Opuscula quaedam pía lUustríssimi viri 
Francisci Borgíae Gandiae ducis, nunc prímum 
de hispánico sermone in Latinum conversa. 
Cum consensu R. A. Arch. Pragensis. (Al 
fin.) Tupis Georgij Melantrichi de Abentino, 

(i;77.) 

La licencia se concedió á D. Juan de Borja, 
hijo de San Francisco, en Madrid, á 6 de Fe- 
brero de 1577. 

Contiene los siguientes opúsculos: 

\. Sermo de verbis LuKe. 19. Ut appropin- 
quavit lesus, videns civitatem, &. 

IL Operum Christiani Speculum. 

IIL Colyrium spirituale. 

rV. Tractatus de pneparatione ad sacram 
communíonem. 

V. Exercitatío spirítualis ad 5UÍ cujusque 
cognitionem. 

VL Tractatus de cántico trium puerorum. 

La dedic. es de un Padre de la Comp, de Je- 
sús, residente en Alcalá, al cardenal Quiroga, y 
en ella se advierte que habían corrido como 
de San Francisco varias obritas escritas en cas- 
tellano, y que en esta edición se publicaban las 
que eran verdaderamente piadosas y efectiva- 
mente suyas. 

El aflo de 1579 se reprodujo esta edición 
latina en Salamanca, j4pud heredes Matkia 
Gastii. 

(Bib. de D. Jt>»é Sancho fU]rán.) 



, opwi seque tractan- 
Lur. (^11. del i. — Grabado del núm. 83.) 
Apud Guillelmum de Millís. | 1552. 

{Al fin.) Methymnae Campi. | Apvd 
Gvillelmvm | de Millis. | 1552. 

4 • — 266 hs. foliadas, más 4 de prels. sin nu- 
merar — sign. a, A-Z, Aa-Ll — todas de 8 hojas, 
menos la primera, que tiene 4, y la últ., que es 
de 2— á 2 columnas. 

Port. — Al V.®: «Reverendissimo D. D. Cas- 
tellano Trivultio, Episcopo Placen ti no, Comi- 
tique. Frater Bartholomseus Fumns, V^ilaa- 
rensis, Placentinus, ordinis Praedicatorum, ac 
hcereticae pravitates Inquisitor. S. P. D. — In- 
dex titulorum.— -Texto.— Colofón. 

Dedicatoria: 

« Jam pridem, solertissiroe animarum 

pastor, Philótheam, laborum meorum veluti 
prímitias Reverendissimae D. tuae obtuleram, 
quae inmortalis animi dignitatem continebat, 
nunc vero ipsius (si forsan aegrotaverit) salu- 
brem medelam & opportuna exhibeo reme- 
dia » 

En este tratado se estudian los casos de con- 
ciencia por orden alfabético de materias. 

(Bib. de la Universidad Central.) 

89.— Hernández de Villalumbrates (Pe- 
dro). 

Libro intitulado Peregrinación de 
la vida del hóbre puesta en bat;ili^ -j- 



gui 
nat 

\ 
al V 

P 



90.- 

Le 
Relit 
del í 
Frant 
fico s 
soa: 1 
cipe r 
bado c 
Esta tí 

{Al 
Dios r 
madre 
mado 
vn reí 
de Sar 
la villa 
de Gi 
1552. 

rar — sig 



1 JM - _ ^ 1 



155'.— Pról.— Texto.— Octavas(2i)ila Anun- 
ciación de Nuestra Señora.— Tabla de capítu- 
los de la primera y segunda parte. — Aprob. de 
Fr. Alonso de Contreras. — Colofón. 

La primera parte trata eo lo capítulos de la 

91.— Maquiavelo (Nicolás). 



•■i 81 

gu:trda de la lengua, y en la segunda, dividida 
en 32 capítulos, trata de los diez y siete peca- 
dos que nos acarrea y trae el ¡Usfretiantienío 
della. 

Primera edición. 

(Librería de D. Gabriel SiDchei.) 









,^^^^^|s^l 










9 






^ 


^ 


i 






^^feií 






^^^^nM 


«^djiJlfflS 






^^^l^fe 








^RTGVILr 







Discursos de Nicolao | Macbiaueli. 
Dirigidos al muy alto y poderoso | 
Sefior don Philippe Principe de Es- 
paña I nuestro Señor. M. D. LII. 

8.* — 16 hs. prels., 365 foliadas para los li- 
bros 1 y II (en realidad son 364) — sígn, ^^ A-Z, 
Aa-Kk, — Port. del Itb, iii, fuera de la foliación, 
26Ó á 391 hs. — sign. A-Q— todas do 8 hojas, 
menos la últ., que es de 4. 

Port. — V. en bl.— Priv. al traductor Juan 
lorenzo Otavanti por diez aftos: Valladolid, 
15 Marzo 1550.— Dedicatoria de ^»(in¿«r«)»o 



Otevanti, traductor de esta obra, al principe 
D. Felipe. — Prefación que escribió Nicolao Ma- 
chiaveli de sus discursos, sobre la primera De- 
cada de Tito Livio, i Zenobio Bueu del Monte 
y Cosme Ruxelay.— Tabla decapltulos. — ^Texto 
del lib. I, — Prefación del 11 (que no lleva por- 
tada especial). —Texto. — Port. del 

«¿ñVo tercero. | De los discursos de Nica- 
las Maquiaueli Fio- \ rentino, sobre la pri- 
mera Decada \ de Tito Liuio. (E. del i. — Gra- 
bado del niim, 78.) Én Medina del Campo \ 
Por Guillermo de Milus.* 

V. en bl.— Texto— Hoj. eo bl. (?) 



Privilegio: 

«Por quanto por parte de vos Juan Lorenzo 
Otavanli, vezino de la villa de Valladolid, me 
fué hecha relación que sabiendo que nos para 
nuestra recreación Ilíhios algunas vezes en un 
libro intitulado los discursos de Nicolao Ma- 
chiaveli que está escripio en lengua Toscana, 
y por ser muy útil y provL-choso para qual- 
quier principe, le habiades traduzido en len- 
gua Castellana, y le queriades enviar al Se- 
renissimo Principe áon Phelippe nuestro muy 
caro y muy amado hijo, y porque en la tra- 
ducdon habiades passado mucho trabajo, y 
de la impresión se había de recrecer gran 
cosa » 

En el índice del cardenal Quiroga se prohi- 
ben los Discursos de Maquiaveh. 

(Bib. de D. José S. EUyán.) 



92.— Pragmáticas. 

Las Prematicas y Ordenanzas que 
sus Magestades | ordenaron sobre los 
trajes, Brocados, Oro y Sedas | en 
este ano de Mil y Quinientos y Cin- 
cuenta y vno. 

{Al fin.) ([ Fueron impressas las 
Pramatícas Keales en | la muy no- 
ble villa de Medina del Campo, por 
Fran- i cisco del Canto, a costa de 
Juan de Medina ¡ mercader de libros, 
vezino de Ma- | drid, acabáronse a tres 
dias i del mes de Febrero | Año de. | 
1552. 

Fot.— letra gótica — 4 hs. sin foliar — signa- 
tura A. 

Port. (sobre el titulo un gran E. de a. i. gra- 
bado para uso del librero Juan Pedro Museti, 
y qtieaquí se reprodujo en la pág. 46.) — V. en 
bl. — Texto: «Dada en la ciudad de Toro a 
veynte y nueue días del mes de Deziembre de 
Mil y Quinientos y Cincuenta y vn año* Vo el 
Principe.» — Pregón: Madrid, 3 Enero 155;. - 
Colofón. 

(Sib. de la Re;il Academia de la Iliitoria.) 



93.— Séneca (Lucio Anneo). 

Introduction a los | Prouerbíos de 
Séneca : Por el [ doctor Pero Díaz: 
dirigido al muy alto | y muy illustre 
y virtuoso señor, su sobe- | rano seflor. 
el rey don Joan següdo | que este 
nombre vuo de Castilla, | de Leen, ic 
.'^gora de nueuo | con gran diligencia 
corre- [ gido y emendado. (Escudo 
del editor. — Grabado de la pág. 72.) 
En Medina del Campo | Véndense eo 
casade Adrián Ghemart. 1 M. D. LIL 

{Alfin.') Fue impressa la presente 
obra en Medina del Campo, | en 
casa de Guillermo de Millis- | Afio. 
M.D.LIL 

Fol. — ^letra gótica— lxxviii hs. foliadas, más 
8 de principios, sin numerar — siga, a, A-K — 
todas de 8 hs., menos la últ., que tiene ^— 
á 2 columnas. 

Port. (frontis grabado en madera , y en 
cl centro el titulo á dos tintas).— V, en bl. — 
Prólogo (es la dedicatoria de Pero Díaz al 
Rey). — «Tabla de los Proverbios en este libro 
contenido*: con su glosa. — Prologo del ínter' 
prcte en los Proverbios de Séneca: dirigido «1 
muy alto Principe, y muy poderoso Rey t se- 
ñor nuestro el rey don Juan segundo de Cas- 
tilla y León, ic.» — Texto.— Colofón. 

J^áivgo: 

« De común costumbre de los sabios es 

hablar breve c compendioso: porque se ejer- 
citen los ingenios de los que deprenden. Sé- 
neca puso aquí algunas sentencias breves y 
compendiosas: las quales porque mas se en- 
tiendan, ó verdaderamente hablando, porque 
hayan causa de pensar los que mas querrán: 
porné alguna e.xplanacion i declaración á ellu, 
según mi pobre juizio sentirá. Muy poderoso 
rey ysefior: á mi humilde siervo vuestro la 
preclara magestad rogó que traduxesse en 
nuestro lenguage los Proverbios de Séneca; y 
el libro que compuso que intitula de las cos- 
tumbres y hechos: y assi mismo ciertas auton- 



dades notables de la philosophía' moral de 
Aristóteles, que fueron sacadas de la transla- 
ción Arábica ea Latín: porque en estos tres 
tratados quasí están las reglas y doctrina de 
todo el bueno y polido vivir de los hombres: 
no porque según el alto juicio i discreto saber 
de que nuestro señor por su especial gracia á 
vuestra real sefloriaquiso denotar; no entienda 
expedidamente el Latin, y alcance el profundo 
y verdadero seso de las cosas que en el lee. 
Mas porque los que son cerca de vuestra al- 
teza, y los de vuestro palacio y corte, y si se 
pudiere hazer, todos los de vuestro reyno, que 
no saben Latin, ó si lo saben, no lo entienden 
expedidamente, hayan familiares aquestos tra- 
tados en lenguage Castellano, y aprendan bien 
vivir, y que assi sean sabios, porque en algo 
semejen. E lo que vuestra señoría sabe pru- 
dentemente mandar, sepan eltos saber hazer 

Acortaré la péfiola, y no prolongaré mi habla 
en aquesta ruda introdution. E vuestra alta 
sefloria , muy humano y muy poderoso se&or, 
mande corregir lo que menos prudentemente 
será escripio.» 

Contiene 359 proverbios latinos, que traduce 
al castellano y después explica y amplía con 
autoridades y ejemplos sacados de la Sagrada 
Escritura y de los autores clásicos. 

En la Tipografía del P. Méndez se lee la 
siguiente nota de Floranes acerca de este 
libro: 

«Contra la vulgaridad de llamar Proverbios 
de Séneca los 363 de esta colección glosada por 
el Dr. Pedro Díaz de Toledo, de orden del 
rey D. Juan II, á quien la dedica, con grandes 
elogios por su buen gusto y celo literario 
(aunque en toda elli no dice su nombre, pero 
él mismo se descubre en la glosa que hizo á 
los del Marqués de Santillana), se ha de adver- 
tir que no son de Séneca, sino de S. Martín 
Bracarense, sacados por cualquiera que baya 
sido el colector, de su Formula vitm konejtte ó 
Differentim quatuor viriutum, como será ma- 
nifiesto á quien emprenda un cotejo entre los 
dos. Lo mq'or es que lo advirtió ya el Petrarca 
en la Epíst. iv, lib. 11 de las iS^r7., y sin em 
bargo, no lo tuvieron presente en una obser- 
vación tan apreciable D. Nicolás Antonio y 
el M. Flórez, éste en el tomo xnt de la España 
Sagrada, páginas 135 á 129, y después 383 



449, quienes hubieran visto de paso haber sido 
también el Petrarca el primero que restituyó 
estos tratados, antes desconocidos, ó mal apli* 
cados á otros , á su verdadero autor, nuestro 
S. Martín de Braga, de quien es no menos el 
libro de MoribiíS 6 de las costumbres é fechos, 
que D. Pedro Diaz y otros atribuyeron á 
Séneca.» 

(Bib. provÍDcial de Toledo.) 

94.— Termtlus (Publius). 

Pvb.' I Terentü 1 Aphri Coraoe t 
diae sex | Fostomnes omnium editio- 
nes sum- | ma deoDO vigilantía | re- 
cognitse. (£■ del i.) Ex typographia 
Guillelmi | de MilUs- 1 1552. 

S." — 176 hs. foliadas y 4 al principio sin nu- 
merar (la foliación empieza en la hoja quinta, 
sign. Av)— sign. A, a, B- Y— todas de 8 hs., 
menos a, que es de 4— apostillado-el texto 
impreso en letra cursiva. 

Port. — Al v."*: « Volcatii Sedigiti de co- 
micis latinis iambi. — ^Terentü vita ex Aelio 
Donato, — Ex Donato de Tragaedia et Co- 
moedia. 

»Aelii Donati in Andriam Terentü prae- 
&lio. 

»Caji Sulpitii Apollinaris Períocha. 

»AnJria. (V. Actus.) 

»Argumcntum Eunuchi. 

»L. Sulpitii Apollinaris Períocha. 

«Eunuchus. {V. Actus.) 

»Argumentum in Heautontimorumeaon. 

»C. Sulpitii Apollinaris Períocha. 

»Heantontimorumenon (V. Actus.) 

«Argumentum Adelphorum, 

*Caji Sulpitii Apollinaris Períocha. 

»AdeIphi (V. Actus.) 

)í Argumentum Hecyrx. 

»C. Sulpitii Apollinaris Periocha. 

•Hecyra (y. Actus.) 

•Argumentum Phormionis. 

»C. Sulpitii Apollinaris Periocha. 

»PhormÍo. (V. Actus.)» 

Página en blanco. 



Guillermo de Millís puso en la portada de 
esta obrJta el siguiente escudo. 




(tlib.d«SanUÍdTQ.) 



95.— Agustín (San). 

Las Meditaciones, Soliloquios y Ma- 
nual del bienaueturado sant Aiigustin 
Obispo de Hypponia. 

[Al fÍ7i.) Fue impresso el presente 
tractado en la muy noble villa de Me- 
dina del Campo; en la imprenta de 
Francisco del Canto: acabóse a diez 
y siete de Junio: d'mil i quinientos y 
cincuenta y tres años. 

S."— 8 hs. prels. y 144 foliadas. 

(Boletín de U librerfa de D. M. Muríllo.) 

96.— Castellus (Uidacus). 

Las leyes de Toro glosadas. (E. de 
armas reales grab. en niad.) Utilis et 
avrea glo- | sa domini Didaci Cnstelli 
doctoris, iuris Caesa- | raei, & Ro:iian¡ 
interpretis optimi, super leges Tauri. 
Nuper ab ] codera recognita. Additis 



insuper diuersis in locis, doctis- | simis 
ac necessariis additionibus & glosis, ybi 
desy- 1 derari videbantur. quse foeli- 
citer incipit. I Methymnae Campi,'| 
Ex typographia Guillelmi de Millis, 
M. D. LIIL 

{Al fin.) Methymnae Campi. 1 Ex- 
cudebat Gulielmus de Millis Typo- 
graphus in sua [ offícina. Anno domini* 
M. D. Lili. 

Fol. — 266 hs. foliadas y 30 al fia ün nuine- ' 
rar — sign, A-Z;, Aa-Oo — todos de 8 hojas, 
menos el Kk, que tiene 10, yel últ., que es d¿ 6. 

Port. — Al T."; «Prologus. — Ad Iuris sapien- 
ti» studiosos in commendationeni operis et 
authoris Proemium.» — Texto. — Colofóo. — 
P. en bl.— «Repertorium pracseatiam legum 
Tauri, locupletius, & castigatius multi qaam 
antea.» — £. del i. (Grabado del número 94-)^ 
Página en bl. 

Prologus: 

« Ego Didacus Castelli accessi ad ur- 

bem Tauri, & ingressus in eam, leges rspeii 
cjusdem nominis: sed quiamagnx in substaa- 
lia & altai erant, non potui colligere fructnm, 
nisi de minimis arboríbus, &quDS collegi fmc- 
tus, trado silvestres, non eis qui impleti sunt 
sapientia, qui divites sunt: sed inductis, qm 
pauperes dicuntur.» 

El Repertorium está efectivamente aumen- 
tado y corregido, y el Prctmiitm, aunque eo 
esta edición no lleva nombre de autor, es de 
Luis Pardo, que corrígiá la edición siguiente: 

Las leyes de Toro glosabas. (E. de a. i.) tJti- 
lis y áurea glosa <iÑi \ Didaci Castillo doc/oria 
inris cesarei et \ Ramani interpretis o^mi 
super leges \ Taitri feliciter incipit \ (^ EsUm 
tassadas por sus. C. C. M. En. cclxx. mará- 
uedis. I Cum priuihgio imperiali. 

(Al fin.) Exactum esl hoc prmclarum afttí 
legum Tauri: Burgis: in o/jScina eximij vm 
Jrjam's /unctiF ckalco- \ graphi iitsigm's: nomit 
Jiinij: anno virginei partns. Millessimo p«ñl- 
getesimo vigésimo séptimo. 

Al V.' de la port. : Prologus (auctoris) ¡ sigue 
el Repertorium, y va precedido el texto de on 
Pra:mium ad furis sapientia studiosos: m 



commendaíionem operis 4t auctoris; licentiaíi 
Ludovici pardo correcloris (quü codex prailo 
madaretur). 

Al fin del texto se halla la firma del autor, 
e¡ doctor Castítlo. 

Prctmium: 

tDe CastiUa. Istud nomen, Castella, dicitur 
á castetlum vel á castrum (jw) quia regno isto 
multa sunt castella síve castra.» 

*De Molina. Est hoc extremas ubi sol se 
fundjt in umbras, atque ibi perspicuos ipse 
remittit cquos. Molina vocitant quoddam con- 
valle sedentem : lucida dum cosió colligat as^ra 
Venas, Hanc validi muri drcunstant marmore 
iacti; verteré non tempus machina nulla po- 
test. Hic me nasceotem exceperunt sidera pri- 
mum: hic primum genitrix ubera tensa dedit. 
Hic sunt ferriferse venae, quíbus ipsa metalla 
conflantur ferrí per fera in arma virum. Lani- 
gerse pecudes sylvarum tractibus errant: et 
montes magnos pluríma turba tenet. Non tam 
aliíe pecudes molli velantur amictu: nec sunt 
qus tantum carbasa cuneta premant. Ex bis 
dívitias magnum cumulat et aurum ceruere 
jam cessus regna tenere potest. Sunt alt<e 
vena^, quas nunc egotranseo, quasque ^libere 
si vellem, témpora longa forent. Hxc fundit 
claros equites ad bella probatos: Híbc sólita est 
magnos vtncere saspe viros. Gignit et h?cc 
homines pukhríe virtutis amantes: et qui á 
natura máxima queque petunt. Principis hxc 
titulis simul & Cantabria nostrí: scribitur im- 
perium, gloria magna decus. Hórrida frigori- 
bus populis confinit Iberis: quos bello semper 
sub juga dura dedit. Nec mirerís sí de urbe 
ista hoc díxi, quia proprta, ut supra, & nobilis 
est patria: & quia hocopusculum in eafeci,<t 
omne actum in nobili propria redundat ad 
gloriam iUius.» 

iPost publicationem istarum legum aliqui- 
bus annis elapsis, regnante chrístianissimo 
Carolo quinto imperatore ac rege nostro, acci- 
dit quod princeps Turcorum anao domini. 
1530. cum potestate magna tentavit ingredi 
regna christianorum & subvertere máxima 
Román. & universum statum ecclesise: quod 
incepit á regno Ungaríse, in qoo multa mala & 
iniqua gessit, quam ob rem Ctemens summus 
pontifex septimus scripsit xpianissinio impera- 



.3 !Í5 

tori nostro Carolo magno, uttantumdamnum 
obiaret quod evenire operabatur in universo 
populo christiano, de in subsidium pro expen- 
sis exercitus sui príccipit clericis ut mcdieta- 
tem fructuum beneficiorum suorum eidem 
redderent imperatori, á qua exactione & aolu- 
tione quaaipluribus fundamentis tota Hispa- 
niarum ecclesia cum omnÍ reverenlia atque 
fidelitate supplicavtt ad ipsum papam , ut dic> 
tam cóncessionem revocaret: qua supplica- 
tione mihi perlecta, nullatenus potui obtinere 
copia'hi ut prudenter possem excludere funda- 
menta in dicta supplicatione contenta, quia 
me in hoc suspectura habuerunt (quibus fun- 
damentis non visis) licet per contenta in glossa 
ista videturquodam modo satis&ctum, ad jus- 
tificandum dictam concessionem, saltem ad 
nstructionem juniorum teneo dictam conces- 
sionem justissimam fuisse imo & necessariam, 
d( qood ad eam tenentur omnes christi fideles 
tam clerici quam laici.» 

(Bib. de San Isidro.) 

97.— Celso (Hugo de). 

Reportorio vníversal | de todas las 
leyes destos Reynos de Ca | stilla, 
abreviadas y reduzidas en forma de 
reportorio decisiuo, por | el doctor 
Hugo de Celso: en el ql, allede de las 
addictiones he | chas por los doctores 
Aguilera, y Victoria, y por el licé- 1 
ciado Hernando Diaz fiscal del con- 
sejo real. | Agora nueuamente van 
añadidas mas de mil y trezientas leyes, 
y todas las prematicas y | nueuas cor- 
tes de su Magestad, dilFerenciadas por 
esta señal, S^ Y corregido de mu- 
chos I vicios que antes tenia, por el 
licenciado Andrés Martínez de Bur- 
gos, vezino de | Astorga. Dirigido al 
muy alto y muy poderoso señor don 
Felippe I Principe de España, &c. 
Nuestroseflor, lEnMedinadelCampo, 
por luán Maria da ¡ Terranoua, y la- 
come de Liarcari. | 1553. | Conpreui- 
legio- 1 Esta tassado en. cccc Mara- 
uedís. 



(Al fin.') C A loor de dios todopo- 
deroso, y de la bienauen- | turada 
virgen sancta María nuestra señora, 
y madre suya: ira- 1 primiose la pre- 
sente obra, intitulada reportorio deci- 
siuo de I todas las leyes del reyno: 
compuestas t sacadas por el | Egregio 
doctor in utroq iure Hugo de celso. 
Fue im- 1 presso en la muy noble villa 
de Medina del campo, [ en la imprenta 
de Francisco del canto: acabo se | a 
siete dias del mes de Marzo, de mil A 
quiniétos y cincuéta y tres aflos. 

Fol. mayor— letra gótica — cccxxxix ho- 
jai foliadas, más 8 de prels. y una al fin sin 
oumeiar— sign. tfi, A-Z, AA-VV— todas de 8 
hs. menos las dos últimas, que tienen á 6-á 
linea tirada— todas las planas con filetes. 

Port. (sobre el titulo, de rojo y negro, un 
grabado en mad. con las armas reales entre dos 
columnas surmontadas de coronas). — V. en 
bl. — Priv. del Principe por diez aftos á Clau- 
dio Tupín, librero de Salamanca: Madrid, 8 
Abril 1546. — Prólogo dirigido al muy alto y 
muy poderoso señor don Felipe, Principe de 
Espafla y señor nuestro, por el Licenciado 
Hernando Diaz , Fiscal de su Magestad. — 

lUustríssimo domino Joanni de Tavera 

Hispaniarum primatí CelsusHugo dissutus, 

Cabilonensis Burgundus.» — Pról. — «Tabla del 
reportorio de todas las diciones, por las quales 
se comienza cada capitulo,»— Texto. — Regis- 
tro. — Colofón. — P, en bl. — Escudo de los edi- 
tores. 

Privilegio: 

«Por quaoto por parte de vos Claudio Tupin 
librero, vezino de la ciudad de Salamaca, me 
fue hecha relación que vos haveys entendido 
en la corrección de un libro que el doctor 
Celso, y por nuestro mandado imprimió t 
hilo, que contiene las leyes destos nuestros 
reynos, abreuiadas y reduzidas en forma de 
repertorio dedsiuo por orden del a. b. c. y 
habeys añadido algunas cosas, y emendado 
otras muy oecessarias y prouechosas: con mu- 
cho trabajo y gasto de vuestra persona y ha- 
sienda, me suplicastes vos diesse licencia y 



facultad para que lo pudiessedes tomar • im- 
primir con las addiciones y emiendas que te- 
niades hechas en el * 

Dedicatoria del licenciada Hernando ^áaí 

« y assi, muy poderoso seflor, nocí de 

tachar que en la grande recopilación de las 
leyes de estos reynos haya habido niiicluí 

cosas que emendar y añadir: en lo qml 

agora concurrieron el doctor Aguilera , cathe- 
dratíco de decreto en la Universidad de Sala- 
manca : y el doctor Victoria abogado i cole- 
gial en el collegio del Cardenal de Valladolid, 
% por mandado del muy alto consejo de su ma- 
gestad yo lo añadi, corregí i puse por la oiáea 
que me páreselo que mejor convenia: x. por 
ser obra de reyes de gloriosa memoria me 
atreví á intitular á vuestra Alteza esta ultima 
einendacion aprovada, por acrescentar en auto- 
ridad lo que ^Itasse en curiosidad » 

La dedicatoria de Celso al cardenal Tavera 
está escrita en latín. ' 

Juan María de Terranova y Jacome de Liar- 
cari pusieron en esta obra el siguiente escudo. 




(Bib. d« U R. Academia d« la Híitoria.) 

98.— Cruz de Cristo. 

Crvz de Christo. (Estampeta de la 
cruz, y á los lados impresa esta le- 
yenda: IN HOC SIGNO I VINCES.) 
Tractado llama- j do Cruz de Christo, 



con otro tiactado | de mística tbeolo- 
gia de sant Buena- 1 uétura, llamado 
Vise Syon lugét, j con otra obra dicha, 
Pras- I paratio mortis. Com | puesto 
por vn I frayle de la or | den de los | 
meno- [ res. 1 1 En Medina del Campo, 
por I Guillermo de Millis. | 1553. 

{Al fin.") C Fue impresso este trac- 
tado en Medina del | Campo en casa 
de Guillermo de Millis, | año de mil y 
quinientos y cincu | enta y tres. 

8. — letra gótica — 152 hs. sin foliar — signa- 
tura A-T— todas de 8 hs. 

Port.— Al V.": «Tabla de los libros siguié- 
les llamados Cruz de Chrísto ; y víq Syon lu- 
gét, y preparatio mortis, y de loq en ellos se 
contiene.» 

Fol. Aiiij : «1í Comienza vn exercido muy 
prouechoso, deuoro y cótéplatiuo llamado cruz 
de Chrislo, que copilo un religioso menor de 
la orden de sant Francisco.» 

Foli J: «(T Comienza el segundo libro que 
habla de vna breue copilacion de vn tractado 
de sant Buen a uen tura; que es llamado, Vix 
Syon Lugent, o mystica Theologia. El qual 
contiene tres vias, purgatiua, Üluminatiua, y 
vnitiua.» 

Folio 8 de la sign. O: «^J^ Tratado muy de- 
uoto y prouechoso llama | do Pr paratio mor- 
tis, en el qual se contiene | todo lo que d 
buen christiano deuc dezir y ha | zer en el 
articulo de la muerte. El qual copi- | lo vn 
religioso de lá orden del glorioso | padre sant 
Francisco para con- | solacion del alma puesta 
en aquel vltimo passo, y | necessidad. (Gra- 
bado en mad.: dos ángeles sostienen un escudo 
deforma gótica, en cuyo centro hay una cruz 
de doble cruceta, circuida de cabezas de santos, 
llevando en la parte superior el Espíritu Santo, 
y alrededor esta leyenda: GRA SANTI SPI 
RITVS ASSIT NOBIS. A los lados esta le- 
yenda, impresa en sentido vertical: IN HOC 
SI I GNO VINCES.) 

AI v.": «CLLa intención del que compuso 
este tratado fue desta manera.» 
Colofón.— P. y h. en bl. 

Los tratados primero y tercero parecen ser 



i8 H7 

de uii mismo autor, tanto por el estilo como 
por los atrevimientos dignos de censura en 
que una y otra obriía abundan. Entre las co- 
sas que copiamos á continuación se hallan al- 
gunas de las que darían motivo á su prohibí- 
ción en absoluto, según consta por los índices 
de los Cdidciiales Valdés, y Ouiroga, 

Folio 10; «Y ruegue por el estado secular: 

especialmente por todos los reyes y principes 
christianos : y por la paz y unión entre ellos: 
y en especial par el Emperador y emperatriz: 
y sus hijos que Us de la su gracia y a el de 
victoria contra los enemigos de la fe.» 
Folio 16: «Sentencia de Pilato. 
»Yo Poncio Pilato presidente y juez de 
Hierusalem: por el poderoso Emperadory mo- 
narcha Tiberio Cesar: desteo salud á todos. 
Estando yo assentado en el tribunal y silla de 
la judicatura me fue presentado de parte de la 
sinoga (sic) del pueblo de los judios: por zelo 

de justicia Jesu Nazareno 

»E nos examinando estas cosas : y palpando 
las con nuestras manos, lo condenamos a que 
muera crucificado tn un madero juntamente 
con los ladrones.» 

Al folio 17 se inserta el pregón siguiente: 
«Esta es la justicia que manda bazer el se* 
ñor Poncio Pilato adelantando de Judea por 
los Romanos, a este hombre por hechizero y 
escandaliiiador de pueblos: por lo qual mandan 
que muera crucificado entre los ladrones.» 

Folio 21: « como Longinos fue<se medio 

ciego, no devisando bien el rostro del señor, si , 
estaba muerto ó vivo, y sospechando que se 
fingia muerto, para certificarse, llegó medio á 
tiento y con toda su fuerza por cima de la ca- 
beza de la madre, dio al Sudor a manteniente 
una gran lanzada por el costado diestro hacia la 
parte del corazón, Y luego tras el hierro salío 

sangre y agua como corría la sangre por la 

lanza abaxo, hasta la mano de Ix>nginos y 
como la aplicasse á los ojos, luego le fue resti- 
tuyda la vista.» 

Folio 37: «De nuestra Señora se lee que 
quando estaba en el templo, que venia el ángel 
a hora de nona: y ponía la mesa: y lo que po- 
nía en ella no era mas que pan y agua. Y en 
tanto que comia nuestra señora, el angtl leía: 
y del pan siempre dexaba lo medio para los 
pobres.» 



155 



Folio 39: «Capltu, xxij. de una colación que 
hizo Fray Enrrique frayle menor a vnos reli- 
giosos de su orden.» 

Folio 55; «Cap, xxviij. de un testimonio que 
etnbio el duque de Andria al gran capitán don 
Gonzalo Fernandez de Cordoua: de como esta 
el cuerpo del bienauenturado nuestro padre 
sant Francisco, confessado por un clérigo que 
se dezia el abad Jacobo. 

»Yo el abad Jacobo: teniendo grandtssimo 
desseo de saber donde y como estaba el cuerpo 
del bienaventurado sant Francisco: pregunte 
a un señor cardenal: el qual se dezia haber ydo 
con el señor papa Nicolao a verlo : el qual di- 
cho señor cardenal estaba enfermo grave- 
mente : de tal manera que luego otro dia des- 
pués dio el anima á Dios: al qual con mucho 
ahinco supliique que por cumplir con mi devo- 
ción y desseo me dixesse lo que en esto sabia, 
el qual me dixo. Abad Jacobo hijo mió , y^ sa- 
bes quanto amor y voluntad te tengo: por el 
qual no puedo ni debo dexar de condescender 
a tu petición , pero ten por cierto que si esto 
que tu me demandas , alguna otra persona me 
lo pidiesse; por ninguna cosa desta vida yo 
no lo diria: pero como he dicho, forzado del 
amor y voluntad que te tengo, yo lo diré. 
Sepas que el sancto papa Nicolao, teniendo 
mucho desseo de ver el cuerpo del bienaventu- 
rado sant Francisco, determinó de yr á Asís 
por esta causa, i yendo yo con el en llegando 
a la ciudad embio a dezir al guardián del mo- 
, nesterio de los frayles menores donde el cuerpo 
sancto estaba, como el con esta intención habia 
venidoallf: que le rogaba y mandaba que diesse 
orden como el viesse el cuerpo sancto que des- 
seaba: lo qual embio i dezir con micer Pedro 
de Nozedo su secretario, lo qual oydo por el 
guardián, como viesse cosa tan nueva, y que 
otros summos pontfñces no hablan intentado 
de hazer esto, temió que fuesse la voluntad 
del papa desposseer a la orden y casa de tan 
gran tesoro, y llevarlo á Roma ó á otro lugar, 
y por esta razón el diho guardián ponía escusa 
y embarazo. Y sintiendo esto el dicho señor 
papa, tornó á embiar al dicho su secretario al 
guardián, haziendole cierto que tal no era su 
intención, y que de todo en todo no temiese, 
y aisi certificado el guardián embió á suplicar 
i su sanctidad que el solo con otros tres de los 



mas privados suyos, y no más, vinieweB. Y 

assi el señor papa lo hizo: porque no tomóaao 
á mi y a un obispo Francés y al dicho sa se- 
cretario micer Pedro. Y i tres horu *wl«jly 
de la noche, el guardián fue á la posada del t^ 
ñor papa á llamarlo, que todas las cosas est^ 
ban aparejadas. Y assi el papa y nosotro» los 
que he dicho tengo {sic) con el llegados al lu- 
gar vimos primeramente cierta parte de mi 
muro bien gruesso derribada, y hecha una 
puerta, porque el guardián lo habia hecho d^ 
rríbar á causa que el señor papa no se dctih 
viese. Y entrando por el entramos en una bCH 
veda que estaba sotierra. Y al cabo delli 
estaba una puerta de marmol muy bien li- 
brado: y estaban unas puertas de metal en 
aquel arco o puertas: las quales tenían tres ea- 
denas con tres candados, y diversas llaves: lu 
quales el dicho guardián abrió: y abierta ailtÓ 
tanta suavidad de olor: que apenas podtamoi 
sufrir su fragancia. Y entonces el guardián hin- 
cadas las rodillas en tierra, dixo al papa qne m 
sanctidad podia entrar. Y el señor papa tomd 
una hacha encendida en la mano, y entró den- 
tro solo: y dende a un prolixo interv^o comeo- 
zo á llorar y sollozar tan ahincadamente, y tan 
alto que los que estábamos fuera acordamos de 
entrar dentro: y entrando vimoslo estar derri- 
bado en tierra con el mismo sollozo y lagrimas 
que de fuera hablamos oido. Y levantándolo de 
alli miramos todos á una parte y á otra, i'vimoi 
todo el lugar que estaba i manera de bóveda, 
y tenía cierto apartamiento de marmoles en 
medio de la dicha bóveda, y una puerta en 
medio á manera de charo que no subía mas 
de hasta la cinta, en el qual apartamiento es- 
taba el cuerpo del bienaventurado sant Fran- 
cisco. Y era cosa de admiración que en un 
cuerpo humano muerto de tanto tiempo estu- 
viesse de ta manera que" el estaba: ca estaba 
en pie enhiesto no llegado, ni arrimado i parte 
alguna, ni de marmol, ni de pared, ní de otra 
cosa. Tenia los ojos abiertos como de persona 
viva: y alzados contra el cielo: modíñcada- 
mente. Estaba el cuerp>o sin ninguna corrup- 
ción de ninguna parte del, con color blatica y 
colorada : como si vivo estuviera. Tenia lú 
manos cubiertas con las mangas del habito 
delante los pechos según lo acostumbran los 
frayles menores: y viéndolo assi el papa hincó 



1553 



89 



las rodillas en tierra con gran reverencia y 
devoción: y alzó el habito del un pie: y vio el y 
los que alli estábamos que. en aquel sancto pie 
tenia la llaga con la sangre tan fresca y reziente, 
como si en la hora se hiciera con algún hierro 
en algún cuerpo vivo: loqual todos vimos: 
y comenzamos de derramar copiosas lagrimas, 
viendo en aquel cuerpo admirable las llagas 
que nuestro maestro y redemptor Jesu Christo 
por nuestra reparación sufrió en el árbol de la 
sancta cruz. El otro pie no lo vimos: porque 
estaba el cabo del habito debaxo el pie. Y el 
señor Papa descubrió las manos y vimos que 
en ella^ tenia las llagas como las tenia en los 
pies. Y assi le bessamos las manos y el pie: t 
miro su sanctidad en el lado derecho : y vido 
que tenia el habito abierto: y la llaga tan 
fresca y reziente como las de los pies y de las 
manos. Y el solo y nosotros se las beso y la 
boca : y sintió tanta devoción y sanctidad en 
el hombre de dentro que fue cosa admirable: 
según lo mostraba por los efectos exteriores. 

Y finalmente tanta consolación y suavidad 
todos sentimos en el anima y en el cuerpo, 
que no mirábamos que era ya passada toda la 
noche. Y por esto el guardián dixo al señor 
papa que era ya muy cerca del dia: y assi sa- 
limos fuera de aquella capilla ó apartamiento 
de los marmoles. Y miramos á una parte y á 
otra: t vimos mas sepulturas cubiertas de 
alambre dentro de las cuales estaban los com- 
pañeros del bienaventurado padre enterrados: 
las quales abiertas, vimos que estaban todos 
enteros, y que salia dellos gran suavidad de 
olor, no tanto como de sant Francisco. Y junto 
con la puerta estaba el cuerpo del sancto fray 
Gil: que estando en este mundo, meresció ver 
á Jesu Christo, Y assi el señor papa se partió 
de alli para su posada: y el guardián quedó á 
cerrar la puerta y muro, como antes estaba. 

Y esto es hermano abad Jacobo lo que yo vi 
por mis ojos : por lo qual debes alabar y mag- 
nificar á Dios que tanta honra y gloria corona 
á sus sanctos en la gloria del cielo y acá en la 
tierra. 

»C ^o ^o^ Francisco de Balso : duque de 
Andria que esto embio a vuestra señoría: doy 
fe y testimonio de haber oydo lo sobredicho 
al dicho abad Jacobo : el qual es agora obispo 
de Ariano que lo oyó á la boca del dicho car- 



denal : el qual cardenal aquella noche dio el 
anima á Dios nuestro señor. Y por esto es de 
creer que hombre de tanta autoridad y vida y 
fama y estado en fin de la vida, y tan cercano 
á la muerte, no diria cosa que no fuesse ver* 
dadera.» 

Folio 66: «Capitu. xxix. de una epistola de 
nuestro glorioso padre sant Francisco. Esta 
epistola tiene virtud para las tentaciones: se- 
gún paresce por un miraglo {sic) que esta en 
las chronicas del glorioso nuestro padre sant 
Francisco. 

»^ epístola beati francisci. 

»Benedicat tibi dominus, custodiatte: osten- 
dat faciem suam: z misereatur tuí: convertat 
vultum suum ad te : det tibi pacem : dominus 
benedicat tibi fili mi. Franciscus.» 

Al fin del primer tratado se pone el Offi* 
cium sancta: cfucis^ cuyos himnos copiamos á 
continuación, pues no los hemos visto en nin- 
gún Breviario de los que hemos registrado: 

<^Ad tnatutinUm, Hymnus, 

»Patris sapientia veritas divina 
Deus homo captus est hora matutina, 
A suis discipulis cito derelictus: 
A Judeis traditus venditus affiictus. 

i^Ad Prímam, Hymnus, 

»Hora prima ductus est Jesús ad Pilatum, 
falsis testimoniis, multum accusatum, 
colaphis percutiunt, manibus ligatum, 
vultum Dei conspuunt, lumen cceli gratt^n. 

i^Ad Tertiam. Hymnus. 

»Crucifixe clamitant hora tertiarum, 
illusuSkinduitur, veste purpurarum, 
caput ejus pungitur, corona spinarum, 
crucem portat humeris, ad locum penarum. 

>Ad Sextam, Hymnus, 

»Hora sexta dominus Jesús est cruci concia- 

[vatus 
et cum latronibus pendens deputatus, 
precor mentis sitiens, felle saturatus, 
agnus crimen diluí t, sic ludificatus. 

>Ad Nonam. Hymnus. 
»Hora nona dominus Jesús ezpiravit. 



Hely clamans: animaní patri commendíivic 
latus ejus miles lancea perforavit: 
térra tune contremuit: et sol obscaravit. 

»Ad Vesptras. Hymmis. 

»De cruce deponitum hora vespertina: 
fortitudo latuit in mente divina: 
lalem niortem subiit vit^ medicina: 
heu corona g!üri;e jacuit supina. 

*Ad ('Qiiipleturium. I/yinnus. 
»Hora completorii daCur sepulturse 
Corpus Christi nobile : spes vit:e futurie: 
conditur arómate: complentur scripturae: 
. iugis 5Ít memoria: mortis tus durx. 

■»Recom mendaiio . 
»Has horas canónicas: cum devotione 
tibi Christi recoló: pia ratione, 
ut qui pro me passus est amoris ardore: 
sis mihi solatium mortis in agone.» 

Folio 131: «Siguense tres pater noster de 
mucha virtud.» 

«Estos demando un padre sancto a un ca- 
pellán suyo que se los dixesse por la manera 
y orden que aquí adelante van: por los quales 
mereció ser librado de purgatorio : porque el 
mesmo le apareció y le hizo gracias por ello. 
¡& aquí de notar que se pueden dezir: assi an- 
tes como después que el anima salga: porque 
también valen assi como assi. ítem aprovechan 
para quaiquier angustia, tribulación y tenta- 
ción, assi á vivos como á defunctos. El primero 
en memoria de aquella charidad como vino i 
encarnar. El segundo en memoria de la ago- 
nía y sudor del huerto. El tercero en memoria 
de los dolores de la 1^.» 

El tratado segundo tiene ocho capítulos, y 
empieza el 1.°: «Antes que entremos á la de- 
claración del tratado, es de notar que todo el 
es llamado camino ó via > 

La mayor parte del tratado tercero está en 
latín. 

Debe haber ediciones más antiguas, y según 
se deduce del párrafo siguiente, la primera de- 
bió hacerse en tiempo del Emperador, y vi- 
viendo todavfa la emperatriz Isabel, que mu- 
rióen 1539. 

(Bib. d« D. Manuel Wreí de Guimin, Marqu¿9 de -Xe- 
r« de lot Cíbadtrjs.) 



99.— Horas. 

Horas Romanas, en Romance. Mt- 

dina del Campo, por Pedro de Castro. 

1553- 

En el /'i<iex librnrum prohtbttorum An- 
tuerpia, Ex Officina Christophori Plaatini, 
M. D. LXX, se prohiben las 

Horas Romanas en Romance , en Meám 
de¡ campo p^ir Pedrn de castro, año de. 154!. 
/■I5S3. 

Es posible que haya equivocación en la üecbi 
segunda ó en el impresor, pues en 1 553 debi6 
haber muerto Pedro de Castro. 



99.— Horas. 

Horas Romanas en Romance* Me- 
dina del Campo por Matheo y Fran- 
cisco del Canto hermanos, 1553. 

En el Index librorum prohibi/orum An- 

tuerpise. Ex O^cina Christophori PUntini, 
M. D. LXX, se prohiben las 

Horas Romanas en Romance, en Media» 
del Campfj por Maíheoy Francisco del cúida 
hermanos, año de 1553. 

1 00. — Lópaz de Gomara (Francisco)* 

HispanJa Victri.v: (E. de a. r.) Pri- 
mera y Segvnda Par | te de la historia 
general de las Indias c6 todo el des- 
di- ] brimiento, y cosas notables que 
han acaescido dende que se ganaron 
hasta el año | de 1551. Con la con- 
quista de México, y de la nueua Es- 
paña. I En Medina del Campo, por 
Guillermo de Miüis. 1553. 

{Al fin.) Fue impressa la presente 
historia de Indias | y conquista de 
México en Medina del Campo, en casa 
de Gui- ( llermo de Millis. Acabóse 
a veynte dias del mes de Ago- I stc 
Año de mil y quinientos y cinquenta 
y tres. 

Fol. — letra gótica— iij-cxxi), ij-cxxxue hoju 
foliadas, más 2 al principio sin foliación oi üg' 



natura y la últ. también sin foliar— signa- 
tura a-p, A-S- todas de 8 hs. , menos la últ. 
que es de 4 — á i columnas— con un grabado 
en el fol, cxvü. 

Port. con el titulo á dos tintas y en letra 
redonda— AI v,«: «Advertencia del autor sobre 
esta obra. — Los Historiadores de Indias. — 
A los leyentes.— A los trasladadores.— A Don 
Carlos Emperador de Romanos, Rey de Hs- 
pafia, señor de las Indias, y nueuo Mundo, 
Francisco López de Gomara Clérigo.»— Texto 
de la Historia de ¡as Indias. — Port. de la 

Conquista de México. (E. de a. r. entre dos 
columnas coronadas ycon el PLVS VLTRA.) 
Segunda fiarte de la \ Chronica general de las 
Indias, que trata de \ la conquista de México. 
Nueuameti- \ te y con licencia iinfiressa, | Año 
de. 1553. 

Al v." : «AI muy illustre señor don Martin 
Cortes Marques del Valle, Francisco López de 
Gomara.» — Texto.— Colofón. 

«¿01 historiadores de Indias. 

►Pedro Martyr de Angloria clérigo Milanes 
escribió en Laiin la historia de Indias en dé- 
cadas, que llama Océanos, hasta el año de mil 
y quinientos y veynle y seis. . 

•Fernando Cortes escribió al Emperador sus 
cosas en cartas. 

•Gonzalo Fernandez Ouiedoy Valdes escri- 
bió el año de mil y quinientos y treynta y 
cinco la primera parte de la general y natural 
historia de las Indias. 

•Francisco López de Gomara clérigo escribe 
la presente historia de las Indias e conquista 
de México, en este año de mil y quinientos y 
cinquenta y dos. 

•Estos autores han escrito mucho de Indias 
i impresso eus obras que son de substancia. 

»Todos los demás que andan impressos, es- 
criben lo suyo y poco. Por lo qual no entran 
en el numero de historiadores. Que si tal fuesse, 
todos los capitanes y pilotos que dan relación 
de sus entradas y navegaciones los quales son 
muchos, se dirian historiadores, 

»Leyo y aprobó esta historia el seflor arzo- 
bispo de ^arago^a don Hernando de Aragón, y 
dio licencia para la imprimir.» 

A los leyentes: 

« He tenido en esta mi obra dos estíos: 



)3 Ul 

caso y breve en la historia y prolixoen la con" 
quista de México. Quanto á las entradas y con- 
quistas que muchas han hecho á grandes gastos, 
y yo no trato dellas, digo que dexo algunas por 
ser de poca importancia porque las mas dellas 
son de una misma manera, y algunas por no 
las saber, que sabiéndolas, no las dexaria » 

A los trasladadores: 

«Algunos por ventura querrán trasladar esta 
historia en otra lengua para que los de su na- 
ción entiendan las niarauillas, y grandezas de 
las yndias. Y conozcan que las obras ygualan 
y aun sobrepujan la fama (] dellas anda por 
todo el mundo. Yo ruego mucho a los tales 
que por el amor que tienen a las historias, que 
guarden mucho la sentencia, mirando bien la 
propiedad de nuestro romance, que muchas 
vezes ataja grandes razones con pocas palabras. 
Y que no quiten ni ailadan ninguna letra 3 
los nombres propios de Indios, Ni a los sobre- 
nombres de Espaholes, si quieren hacer ofücio 
de fieles traduzidores. Quede otra manera es 
certissimo que se corromperán los apellidos de 
los linajes. También los avisso como compongo 
estas historias en Latin, para que no tomen 
trabajo en ello.» 
, Carta- dedicatoria al Emperador: 

« Por lo qual e yo escrito la historia, 

obra, ya lo conozco , para mejor ingenio y 
lengua que la mia. Pero quise ver para quanto 
era. Publicóla tan presto, porque no tratando 
del rti, no hay que aguardar. Intitulóla á 
vuestra mageítad, no porque no sabe las cosas 
de ludias mejor que yo, sino porque las vea 
juntas con algunas particularidades tan apazi- 
bles como nuevas y verdaderas. Y aun porque 
vaya mas segura y autorizada su el amparo de 
vuestro real nombre. Que la gracia y perpe- 
tuidad , la mcsma historia se la dará ó quitará, 
Hagola de presente en castellano, porque gozen 
della luego todos nuestros Españoles. Quedo 
haziendola en latin de mas espacio. Y acabarela 
presto Dios mediante, si vuestra magestad lo 
manda y favorece. Y allí diré muchas cosa* que 
aqui se callan , pues el lenguage lo sufre y lo 
requiere, que assí hago en las guerras de mar 
de nuestro tiempo, que compongo. Donde 
vuestra magestad , á quien Dios nuestro señor 
dé mucha vida y victoria contra sus enemigos 
tiene gran parte.» 






92 



1553 



Dedicatoria de la segunda parte á D, Mar- 
tin Cortés: 

«A ninguno debo intitular (niuy ¡Ilustre se- 
ñor) la conquista de México, sino á vuestra 
señoria, que es hijo del que lo conquistó. Para 
que assi como heredó el mayorazgo, herede 
también la historia. En lo uno consiste la ri- 
queza, y en lo otro la fama. De manera que 
andarán juntos honra y provecho La con- 
quista de México y conversión de los de la 
nueva España justamente se puede y debe 
poner entre las historias del mundo, assi por- 
que fue bien hecha, como porque fue muy 
grande. Por ser buena la escribo aparte de las 
otras para muestra de todas. Ca se conquistaron 
muchos y grandes rey nos con poco daño y san- 
gre de los naturales Solamente digo que 

vuestra señoria, cuya vida y estado nuestro se- 
ñor prospere, se puede preciar tanto de los he- 
chos de su padre como de los bienes, pues tan 
christiana y honradamente los ganó.» 

La Historia de las Indias acaba asi: 

€ Yo escribo sola y brevemente la conquista 
de Indias. Quien quisiere ver la justificación 
della, lea al doctor Sepúlveda, cronista del 
Emperador que la escribió en latin doctissima- 
mente, y assi quedará satisfecho del todo.» 

La Conquista de México termina del modo 
siguiente: 

«Tal fue como habéis oido, Cortes conquis- 
tador de la nueva España. Y por haber yo 
comenzado la conquista de México en su naci. 
miento, la fenezco en su muerte.» 

Folio xxiiil (Conquista de México) : 

^El presente que Cortes envió al Emperador 
por su quinto, 

» Y porque lo quel tenia ojo á enviar al 

rey valia mas que lo que le venia del quinto, 
rogóles no se lo tuvieran á mal, pues era lo 
primero que enviaban , y cosas que no sufrian 
partir ni fundir, si excediesse de lo acostum- 
brado, no curando de quintar á peso, ni suertes. 
Y como halló en todos ellos buena voluntad, 
apartó del montón lo siguiente ; 

»^ Las dos ruedas de oro y plata que dio 
Tendilli de parte de Motecijuma. 

»Un collar de oro de ocho piezas, en que 
había ciento y ochenta y tres esmeraldas, 
pequeñas engastadas, y dozientas treynta y 
dos pedrezuelas, como rubies de no mucho 



valor. Colgaban del veynte y siete como cam* 
panillas de oro, y unas cabezas de perlas ó 
berruecos. 

»Otro collar de quatro trozos torcidos ooii 
ciento y dos rubinejos, y con ciento setenta y 
dos esmeraldejas. Diez perlas buenas no mal 
engastadas, y por orla vejmte y seys campani- 
llas de oro. Entrambos collares eran de ver, y 
tenían otras cosas primas sin lis dichas. 

»Muchos granos de oro, ninguno mayor que 
garbanzo, assi como se hallan en el suelo. 

»Un casquete de granos de oro sin fundir, 
sino assi groseros, llano y no cargado. 

»Un morrión de madera chapado de oro, y 
por defuera mucha pedrería; y por bebederos 
veynte y cinco campanillas de oro ; y por cimera 
una ave verde, con los ojos, pico y pies de ora 

»Un capacete de planchuelas de oro, y cam- 
panillas alrededor, y por la cubierta piedras. 

»Un brazalete de oro muy delgado. 

»Una vara, como sceptro real, con dos ani- 
llos de oro por remates, y guarnecidos de 
perlas. 

»Quatro arrexaques de tres ganchos, cubier- 
tos de pluma de muchos colores, y las puntas 
de berrueco atado con hilo de oro. 

»Muchos zapa tos, como esparteñas de venado 
cosidas con hilo de oro, que tenian la suela de 
cierta piedra blanca y azul, y muy delgada y 
trasparente. 

»Otros seys pares de zapatos de cuero de di- 
verso color, guarnescidos de oro ó plata, ó 
perlas. 

»Una rodela de palo y cuero, y á la redonda 
campanillas de latón morisco; y la copa de una 
plancha de oro, esculpida en ella Vitcílopuchtli, 
Dios de las batallas, y en aspa quatro cabezas 
con su pluma, ó pelo, al vivo, y desollado, 
que eran de león , de tigre, de águila y de un 
buarro. 

»Muchos cueros de aves y animales, adova- 
dos con su mesma pluma y pelo. 

»Veynte y quatro rodelas de oro y pluma 
y aljófar, vistosas y de mucho primor. 

»Cinco rodelas de pluma y plata. 

»Quatro peces de oro, dos añades, y otras 
aves huecas, y vaciadas de oro. 

»Dos grandes caracoles de oro, que acá no 
los hay , y un espantoso crocodillo , con mu- 
chos hilos de oro gordo alrededor. 



1553 



1)3 



»Una barra de latón , y de lo mesmo ciertas 
hachas, y unas como azadas. 

»Un espejo grande guarnescido de oro, y 
otros chicos. 

^Muchas mitras y coronas, de pluma y oro 
labradas , y con mil colores y perlas y piedras. 

»Muchas plumas muy gentiles, y de todos 
colores, no teñidas, sino naturales. 

»Muchos plumajes y penachos, grandes, lin- 
dos y ricos, con argentería de oro y aljo&r 

»Muchos ventalles y moscadores de oro y 
pluma, y de solo pluma, chicos y grandes, y 
de toda suerte; pero todos muy hermosos. 

»Una manta, como capa, de algodón texido 
de muchas colores, y de pluma, con una rueda 
negra en medio con sus rayos, y por de dentro 
rasa. ^ 

»Muchas sobrepellices y vestimentas de sa- 
cerdotes, palias, frontales, y ornamentos de 
templos y altares. 

»Muchas otras destas mantas de algodón , ó 
blancas solamente , ó blancas y negras escaca- 
das, ó coloradas, verdes, amarillas, azules y 
color, otros colores assí;mks del envés sin pelo 
ni color y de fuera vellosas como felpa. 

»Muchas camisetas, jaquetas, tocadores de 
algodón : cosas de hombre. 

»Muchas mantas de cama, paramentos y 
alombras de algodón. 

»Eran estas cosas mas lindas que ricas, aun- 
que las ruedas cosa rica era: y valia mas la 
obra que las mesmas cosas, porque las colores 
del lienzo de algodón eran ñnisimas, y las de 
pluma naturales. Las obras de vaciadizo exce- 
dian el juicio de nuestros plateros, de los 
quales hablaremos después en conveniente lu- 
gar. Pusieron también en estas cosas algunos 
libros de figuras por letras , que usan los Me- 
xicanos, cogidos como paños, escritos de todas 
partes. Unos eran de algodón y engrudo , y 
otros de hojas de meti, que sirven de papel, 
cosa harto de ver. Pero como no los entendie- 
ron no los estimaron.» 

Folio ex vil: %D€ las letras de México, 

»No se han hallado letras hasta hoy en las 
Indias, que no es pequeña consideración. Sola- 
mente hay en la Nueva España unas ciertas 
figuras que sirven por letras, con his quales 
notan y entienden toda qaalquier cosa, y con- 
servan la memoria y antigüedades. Semejan 



mucho á los Geragliphos de Egipto, mas no 
encubren tanto el sentido, á lo que oyó {sic). 
Aunque ni debe ni puede ser menos. Estas 
figuras, que usan Mexicanos por letras, son 
grandes, y assi ocupan mucho. Entallanlas 
en piedra y madera; pintanlas en paredes, en 
papel que hacen de algodón y hojas de mete. 
Los libros son grandes, cogidos como pieza de 
paño, y escritos por ambas hazes; hay los tam- 
bién arrollados como pieza de xerga. No pronun- 
cian b, g, r, s ; y assi usan mcho de p, c , 1, x. 
Esto es la lengua Mexicana y Náhuatl, que es 
la mas copiosa y mas extendida que hay en la 
Nueva España, y que usa por figuras. Tam- 
bién se hablan y entienden algunos de México 
por silvos, especialmente ladrones y enamora- 
dos; cosa que no alcanzan los nuestros y que 
es muy notable.» (Á continuación pone los 
nombres de los números, de los días, meses y 
años, en castellano y en mejicano.) 

Segunda edición. La primera es de Zara- 
goza, Agustín Millan, 1552, y tiene entre los 
preliminares un mapa toscamente grabado en 
madera que no se reprodujo en la segunda 
impresión. 

(Bib. de la Real Academia Española.) 

En el Archivo de Indias se custodian los si- 
guientes 

<LAut09 sobre el libro fecho por Francisco 
lopez de gomara clérigo. 

»Antel señor alcalde Villagomez. 
» Escríbano Vasurto. 

>En la cibdad^de Sevilla a ocho dias del mes 
de Enero de myll e quinientos e cinquenta y 
quatro años antel muy magnifico señor licen- 
ciado Villagomez del consejo de su magestat 
oydor en su real audiencia e chancilleria que 
rreside en Valladolid alcalde que por su ma- 
gestat preside en el juzgado de la quadra de 
esta cibdad estando en su posada por ante mi 
Luys de Vasurto escribano de sus magestades 
e de provincia pareció Don (i) 

e presentó una cédula del 
principe nuestro señor firmada de su rrea* 



(i) Este y los demás blancQs del documento se hallan 
asi en el oríg;inaL 



94 



1553 



nombre y rrefrendada de juan de satnano se- 
cretario del consejo de yndias y señalada á las 
espaldas della de los señores del dicho consejo 
según por ella parecía , su tenor de la qual el 
este que se sigue. 

»CKDULA RKEAL. 

»E presentada pidió y rrequirió al dicho se- 
ñor alcalde la obedezca y cumpla como en ella 
se contiene e lo pidió por testimonio, testigos 
pero alvarez y diego de vega escribanos es- 
tantes en Sevilla. 

»E por el dicho señor alcalde vista la dicha 
ccdula rreal la tomó en sus manos y la besó y 
obedeció con la mayor reberfrncia y acata- 
miento devido y que está presto de hazer e 
cumplir lo que por ella le es mandado. 

^Luts de Vasurto,i^ 

«Este es un traslado bien'e fielmente sacado 
de una zedula rreal del principe nuestro señor 
firmada de su rreal nombre rrefrehendada de 
iuan de samano secretario del consejo de yn- 
dias señalada á las espaldas de los señores del 
dicho consejo escrita en pap)el según por ella 
parecia su thenor de la qual es esta que se 
sigue. 

»EL PRINCIPE. 

»Cor regid ores asistente gobernadores alcal- 
des e otros juezes e justicias cualesquier de to- 
das las cibdades villas e lugares destos rreynos 
e señoríos e a cada uno y qualquier de vos a 
quien esta mi cédula fuere mostrada ó su tres- 
lado signado de escribano público. Sabed que 
francisco lopez de gomara clérigo a hecho un 
libro yntitulado la ystoria de las yndias y con- 
quista de mexico el qual se a ympresso, y por- 
que no conviene que el dicho libro se venda 
ny lea ny se ym priman mas libros del syno 
que los que están ympressos se r recojan y tray- 
gan al Consejo rreal de las yndias de su ma- 
gestat vos mando a todos e a cada uno de vos 
según dicho es que luego que esta beays os 
informeys y sepays que libros de los susodi- 
chos ay ympressos en esas cibdades villas y 
lugares e todos aquellos que hallaredes los rre- 
cojais y embieis con brevedad al dicho consejo 
de las yndias, e no consintáis ni deis lugar que 



ningún libro de los susodichos se 3rnipriiiu ni 
venda en ninguna manera ni por ninguna via 
so pena que el que lo imprimiere o vendiere 
por el mismo caso incurra en pena de dozien- 
tas mili maravedís para la Cámara e fisco de 
su magestad y ansi mismo haréis a pregonar 
lo susodicho por las dichas cibdades villas y 
lugares y que nadie sea osado a lo tener en sn 
casa ni a lo leher so pena de diez mil mfs pomi 
la dicha Cámara, y hecho el dicho pregón si 
alguna ó algunas personas fueren o pasaren 
contra lo en esta Nuestra cédula cont heñido 
executareis en ellos y en sus bienes las dichas 
penas de lo qual terneys mucho cuydado conao 
cosa que importa al servicio de su magestat. 
E los unos ni los otros non fagades ni fiagan 
ende al por alguna manera so pena de la 
nuestra merced e de diez mili maravedís para 
la nuestra Cámara a cada uno que lo contrario 
ficiere. Fecha en la villa de Valladolid a diez y 
siete días del mes de nobiembre de mili e qui- 
nientos e cinquenta e tres años, yo el principe 
por mandado de su altera Joan de Samano. 

»Fecho y sacado fue este traslado corregido 
y concertado con el original en Sevilla ocho 
días del mes de enero de mili e quinientos e 
cinquenta e quatro años estando presentes por 
testigos Francisco moreno y diego de vega es* 
críbanos e gaspar perez estantes en Sevilla. 
E yo luys de vasurto escribano de su magestat 
la firme e fize mi signo a tal. En testimonio 
de verdad. 

%LuÍ5 de Vasurto.r» 

«En Sevilla a ocho dias del mes de henero de 
mil e quinientos e cinquenta y quatro años el 
muy magnifico señor licenciado Villagomez 
del consejo de su magestat oydor en su rreal 
audiencia e chancilleria que rreside en Valla- 
dolid Alcalde que por su magestat preside en 
el juzgado de la quadra desta cibdad por ante 
mi luis de basurto escribano de su magestat e 
de provincia de pedimento de 

por virtud de una ze- 
dula rreal firmada del principe Don Felipe 
nuestro señor firmada de su rreal nombre re- 
frehendada de juan de samano secretario del 
consejo de yndias señalada a las espaldas de los 
señores del dicho consejo mando notificar a los 
libreros y mercaderes de libros e ympressiones 



{sic) que vengan y parescan personalmente 
antel a jurar y declarar que obras e impressio- 
nes tienen en su poder de un libro intitulado 
ystoria de yndias y conquista de mexico echo 
por Francisco López de Gomara clérigo y de 
quien las han habido y a quien las han vendido 
y a que precio por que asi conviene al servicio 
de su magestaC, lo qual cumplan sopeña de 
docientos mili marauedis y mas que se proce- 
derá contra ellos o las personas que las dichas 
impressiones tuvieren e leyeren y tas vendie- 
ren por todo rigor de justicia. Testigos Juan 
de Alaraz y Pero Alvarez escribanos estantes 
en esta cibdad. 

*Luis de Vasurlo.* 



>Este dia Juan Tello aviendole seido notifi- 
cado el mandamiento y auto desta otra parte 
eontenido ante el dicho Señor Alcalde Villa- 
gomez con juramento que hizo en forma de 
derecho le fue preguntado conforme al dicho 
auto siéndole mostrada la dicha cédula de su 
Alteza dixo que ha visto la dicha obra en po- 
der de Juan Senate mercader delibras a la ca- 
lle de Genova desta ciudad e que no la ha te- 
nido en su poder nt vendido la ni sabe quien 
la tiene ni mas deste caso para el juramento 
que hizo. Fuele mandado que de aqui adelante 
no tenga la dicha impresión ni la venda en 
manera alguna y si alguna tiene ó tuviere la 
traiga y exiba ante su merced so pena de du- 
sientas mil mrs para la cámara e fisco de su 
magestad. El qual dixo que lo cumplirá ansí. 

»IUAN DE MEDINA, LIBRERO. 

»E5te dia Juan de Medina habiéndole seydo' 
notificado el dicho auto con juramento que 
hizo en forma de derecho dixo siendo pregun- 
tado conforme a. lo susodicho que ha vendido 
dos obras de las que hizo el dicho Francisco 
lopez de Gomara clérigo, la una a fray pedro 
de Sant Luys tlaire del monasterio de Sant 
Francisco desta ciudad en doze rreales y la 
otra a un caballero que no sabe su nombre ni 
donde vive, mas de que pasaba por la calle 
quando se la vendió en otros doze reales- 
Fuete preguntado si tiene otras algunas en su 



>3 n.T 

poder e dixo que no. Fuele mandado por el 
dicho sefior alcalde que de aquí adelante no 
las tenga en su poder ni venda ni lea so pena 
de las dichas duzíentai mili mfs para la cá- 
mara de su magestad y las otras penas conte- 
nidas en la dicha cédula. El qual dixo que ansí 
lo cumplirá. 

«MEirHIOR MARCOS, LIBRERO. 

»Este dia Melchior Marcos librero habién- 
dole seydo notificado el dicho auto y manda- 
miento con juramento que hizo en forma de 
derecho preguntado por el dicho scftor Alcalde 
en forma de lo susodicho dixo que ha vendido 
una dozena de libros de la dicha obra a treze 
reales una obra y libro a un ginoves que vive 
á la borceguineria y otro i. otro ginoves cerca 
de Santa Maria la Blanca cerca de casa de un 
executor y no tiene ninguna en su poder ni se 
acuerda a que personas los vendió. Fuele aper- 
cebido y mandado que si alguna tiene en su 
poder la trayga luego ante su merced y que 
no compre ni venda el dicho libro de aqui 
adelante n¡ le lea so la dicha pena y penas 
contenidas en la dicha cédula de su alteza que 
le fue mostrada. El qual dixo que lo cumplirá 



>LUIS LASO, LIBRERO. 

»Este dia luis laso librero que tiene cargo de 
la tienda de Vitoria Ruyz abiendole seydo no- 
tificado el auto y mandamiento susodicho dixo 
ante el dicho seftor Alcalde con juramento 
que hizo en forma de derecho que ha vendido 
dos libros de la dicha obra á doze reales, el 
uno a un forastero de cáliz y el otro a otro 
que no sabe sus nombres y tiene dos en su po- 
der, fuele mandado de aqui adelante no venda 
tenga ni lea ni compre el dicho libro y exiba 
dos libros que confeso que tiene en su poder 
de la dicha obra el qual dixo que lo cumplirá 
y luego in continenti exebió los dichos libros. 

»ALONSO MONTERO, LIBRERO. 

>Este dia Alonso Montero librero habiéndole 
seido notificado el dicho auto con juramento 
fue preguntado por el dicho seflor alcalde por 
lo suso dicho e dixo que tiene dos libros de la 
dicha obra en su poder e ha vendido otro a un 



96 



1553 



ginoves que no sabe su nombre ni le conoce, 
que los compró de Juan Senate mercader de 
libros en cal de bayona. Fuele mandado que 
los trayga y mas fue apercibido segund de suso 
siéndole notificada la dicha cédula de su alteza 
el qual dixo que lo cumplirá y luego traxo 
ante el dicho señor alcalde los dichos dos libros 
de la dicha obra. 

»PERO DE SANZORES, LIBRERO. 

»Este dia Pero de Sanzores librero habién- 
dole seido notificado el dicho auto con jura- 
mento siendo preguntado por lo suso dicho 
dixo que no ha tenido ninguna de las dichas 
obras y fue apercibido segund de suso y noti- 
ficadole la dicha cédula y dixo que la cum- 
plirá. 

»DIEGO XIMENEZ, LIBRERO. 

»Este dia Diego ximenez librero habiéndole 
seido notificado el dicho auto con juramento 
preguntado por lo susodicho dixo que tiene 
un libro en su poder de la dicha obra y ha 
vendido otro en doze reales a un cavallero que 
se llama Lorenzo Tellez que no sabe en donde 
vive y que se la vendió á este que depone 
Juan Senate. Fue apercebido conforme a lo 
susodicho y notificado de la dicha cédula Real 
el qual dixo que lo cumplirá y luego truxo el 
dicho libro que tenia en su poder. 

»ALONSO GÓMEZ, LIBRERO. 

»£ste dia Alonso Gómez librero habiéndole 
seido notificado el dicho auto con juramento 
siendo preguntado por el dicho señor Alcalde 
por lo suso dicho dixo que tiene en su prxler 
que le vendió Juan despinosa librero de Me- 
dina del Campo siete libros de la dicha obra 
e que ha vendido uno á Don Pedro Puerto 
carrero. Fue apercebido segund de suso y no- 
tificadole la dicha cédula el qual dixo que lo 
cumplirá y luego truxo siete libros de la dicha 
obra ante el dicho señor alcalde. 

»JUAN ALEMÁN, LIBRERO. 

»Este dia Juan Alemán librero habiéndole 
seido notificado el dicho auto con juramento 
que hizo en forma de derecho siendo pregun- 
tado por el dicho señor alcalde dixo que el 



ha vendido tres o quatro libros de la dicha 
obra e que vera en sus memorias si tiene al- 
guno por vender e que no se acuerda a qaien 
los ha vendido mas de que ha vendido uno a 
un flaire de santo ysidro que es prior del di- 
cho monasterio e otro a un hombre de murcia 
que se le truxo a su casa Juan de Espinosa. 
Fue apercibido conforme a lo suso dicho, e 
notificadole la dicha cédula Real el qual dixo 
que lo cumplirá. 

»JUAN GUTIÉRREZ, LIBRERO. 

»Este dia Juan Gutiérrez librero habiéndole 
seido notificado el dicho auto dixo que tiene 
un libro de la dicha obra que se lo vendió 
Juan Senate mercader de libros e que no ha 
vendido ninguno ni tiene otro en su poder, 
fuele mandado que le trayga y exiba e fue 
apercebido segund de suso e notificadole la di* 
cha cédula Real el qual dixo que lo cumplirá 
e luego truxo el dicho libro. 

»FRANCISCO DÍAZ, LIBRERO. 

»Este dia Francisco Diaz librero habiéndole 
seido notificado el dicho auto dixo con jura- 
mento siendo preguntado por el dicho señor 
Alcalde al thenor de lo susodicho dixo que ha 
tenido en su poder dos libros de la dicha obra 
e los ha vendido el uno a un clérigo y el otro 
a otro de a caballo que no sabe sus nombres 
ni a donde viven e que no tiene en su poder 
otros ningunos. Fue apercebido segund de suso 
e notificadole la dicha cédula real de su altea 
el qual dixo que lo cumplirá. 

»Por el Señor Alcalde vistas las dichas de- 
claraciones mando pregonar lo contenido en 
la dicha cédula de su alteza y fue pregonado 
segund se contiene en el pregón que adelante 
se sigue. 

»DIEGO DE AYON, LIDRERO. 

»En Sevilla nueve dias del mes de hebrero 
del dicho ano 

Diego de ayon fue preguntado 
conforme al dicho auto el qual dixo que ha 
tenido en su poder dos obras y libros de la 
dicha obra que el uno entrego y el otro ha 
vendido a un mozo que anda vendiendo li- 
bros que este le vendió a un freyle, y el las 



ovo de Juaii Senate mercader a la calle Va- 
yona e fue apercebido según de suso. 

•Sepan todos los vecinos y moradores desta 
cibdad de Sevilla y de otra qualquier parte de 
qualquier estado y condición que sean que su 
Magesud manda por una su real cejula que 
ninguno sea osado de tener ni vender ni im- 
primir ni leer la ystoria de las yndias y con- 
quista de mexico que parejee que hizo Fran- 
cisco lopez de gomara clérigo. Por ende cual- 
quiera que la tuviere o della supiere ta venga 
manifestando y la trayga luego ante el seflor 
■oidor Villagomez so pena de docientos mili 
mfs a cada uno porque su Magestad manda 
que todas se recoxan y enbien al su consejo 
de yndias. Este pregón se da porque venga a 
noticia de todos. Fecho en Sevilla a nueve 
dia& del mes de hcnero de mili e quinientos e 
cinquenta e quatro aAos. 

•PRIMER PREGÓN. 

»En Sevilla a nueve días del mes de Enero 
de mili e quinientos e cinquenu e qiutro aAos 
en la plaza de San Francisco de esta cibdad 
Juan de Segovia pregonero publico dio un 
pregón de lo susodicho en forma en presencia 
de mucha gente. Testigos Pedro Alvares e 
Juan Bautista escribano vecinos de Sevilla. 

»OTKO PREGÓN. 

•Luego se dio otro pregón en las gradas desU 
cibdad por el dicho pregonero en presencia 
de mucha gente. 

•OTRO PBEQOS. 

•Luego se dio otro pregón en las dichas gra- 
das a otra parte deltas según de suso. 

■*r,uis de Vasurít.* 

101.— Ocampo (Flohian de). 

Hispania vineit- (E. de a. r. grab. en 
madera.) Los cinco libros | primeros 
de la Crónica general de España, que | 
recopila el magstro Florian do Campo, 
Cronista del Reynue- 1 stro seflor, por 
mandado de su Magestad, en Came- 



ra' 1 Impresso en Medina del Campo 
por Guillermo 1 de Millis, Año. 1553. | 
Con privilegio Real. 

Fol. mayor— letra redonda— cccxxxvi ho- 
jas foliadas, y 10 sin numerar para la tabla y 
erratas— sign. A-Z, Aa-Vv — todas de 8 hs. me- 
nos la última que es de 10— á línea tirada — 
apostillado— la portada y los títulos de los li- 
bros á dos tintas. 

Port.— Al v.~': "-A ¡os Utores. S. — Adver- 
tencia (sobre el libro de Pedro de Medina, de 
las Grandezas de España.)» — Prólogo. — Pá- 
gina en bl. — Texto de los cinco libros. — 
É. del i.=«grabado de la página 72. — Tabla se- 
gún la orden del alfabeto de muchos apellidos 
y nombres, asi de personas particulares, como 
de las gentes y naciones, pueblos, montes, vi- 
llas, lugares, edificios: y de las otras cosas algo 
notables, contenidas en estos cinco libros pri- 
meros de la Crónica general de España. — Me- 
moria de los defetos, y no todos, cometidos en 
la impresión deste primer volumen. Los qua- 
les defetos se dcuen emendar y suplir como 
\an aqui señalados. — Pág. en bl. 

A ¡os ¡ectores: 

« Juntóse con esto no poder yo hallarme 

presente quando lo imprimían para mirar la 
diligencia que ponian en la corrección, a 
causa de residir yo en (|)amora y los tmpresso- 
res en .Medina del Campo. De manera, que 
cuando me traxeron este primer volumen 
auieni'olo recorrido, no muy de vagar, pare- 
cieron luego descuydos y faltas notables come- 
tidas en el, las quales van seilaladas en lo pos- 
trero del libro, poniendo las hojas y planas, 
y renglones donde se hallarán , para que tos 
letores diligentes, conforme a lo que alli vie- 
ren, lo puedan emendar y suplir en las mar- 
gines, de su mano, si quisieren tener este li- 
bro corregido y menos daúado.» 

La advertencia siguiente dice asi: 

«En el año de mili y quinientos y quarenta 
y nueue se publicó por estos Reynos un libro 
escrito en lengua Castellana, cuyo titulo es 
Lidro de grandezas y cosas memorabies de 
España, impresso en Seuilla en casa de Do- 
minico de Robertis, a ocho días de Agosto del 




dicho año, y dirigido al Principe nuestro se- 
ñor. Sepan los que lo leyeren que todo va sa- 
cado de los quatro libros primeros deste volu- 
men, que por aquel tiempo andauan impressos, 
sin mudar palabra ni sentencia: mas de que las 
cosas que aqui se tratan derramadas por la 
historia según acontescian en el discurso de 
los tiempos, las imitó el autor de aquel libro 
en un lugar y las vendió por suyas, sin hazer 
mención desta Crónica donde las huuo tomado. 
Es bien verdad que a la rebuelta desto añadió 
de su casa algunos errorcillos notorios , como 
fue dezir que lacn era la que solian dezir Ili- 
turge: y otros desta calidad. Quisimos aqui 
hazer memoria desto, mucho contra nuestra 
voluntad, pero importunado por algunos ami- 
gos, para que los letores queden avisados de 
todo, y sean gradescidos a quien lo deuen, y 
no a los que toman haziendas agenas, y las 
dan como suyas propias, por parescer liberales 
no lo siendo.» 

Empieza el prólogo, que es una dedicatoria 
al emperador Carlos V, por cuyo mandado el 
autor recopiló esta Crónica , dando cuenta de 
las dificultades que ofrece la composición de 
esta obra, que irá dividida en tres partes: la 
primera, desde la fundación de España hasta 
el nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo; la 
segunda hasta la invasión de los árabes, y la 
tercera hasta su tiempo. Cita muchos autores 
griegos y latinos, de que se valió para escri- 
bir esta obra, y añade que para las partes se- 
gunda y tercera ha utilizado las noticias de los 
autores españoles : Víctor , obispo de Túnez ; 
Fray Juan, abad de Valclara; San Isidoro; 
Juliano ; Juliano , diácono de Toledo ; D. Se- 
bastián, obispo electo de Salamanca; Zafirio, 
obispo de Astorga, á quien otros llaman Sam- 
pyro; D. Pelayo, obispo de Oviedo; Isidoro el 
menor, obispo de Badajoz; D. Lucas, obispo de 
Tuy; D. Rodrigo Ximénez, arzobispo de To- 
ledo; D. Alonso de Cartagena; Juan Gil de Za- 
mora; «wo curando de la cscriptiira del obispo 
de Girona , que llaman Paralipoincnon de Es' 
paña^ ni de la de fray Joan de Rihucrga^ ni de 
las otras al prunas de su calidad ^ por el pelijp'o 
que correríamos en scguirlas,i^ 

Lib. I, cap. vil: «Acuerdóme yo que ha- 
biendo aportado con tempestad de la mar a 
vna villa de la tal isla (Irlanda) que se nom- 



bra Catafurda : los moradores della y otras 
que de fuera venian mostraban mucho plazer 
con los Españoles que alli estábamos, y nos 
tomaban por las manos en señal de amistad: 
diciendonos descender ellos de linaje espafioL» 

En el libro ii, cap. xxx, dice haber sido dis- 
cípulo de Nebrija. 

Segunda edición. La primera es de Zamoni 
Juan Picardo, 1 544, y solo comprende los cas- 
tro primeros libros. 

(Rib. del Senado.) 

El ejemplar de la Bib. Nacional lleva en la 
portada esta nota: «Está expurgado conforme 
al índice Expurgatorio de 1632 por comission 
del Santo Offício. Adviértase que fuera de 2 
partes que señala el índice que se borre San 
Eusebio, se borre la palabra San donde quiera 
que la hubiere. Hernando luañez.» 

Florián de Campo no publicó más que esta 
primera parte, que acaba unos doscientos aftos 
antes de la Era cristiana. Continuó esta obra 
Ambrosio de Morales, el cual en el prólogo de 
su Crónica, Alcalá, 1574, dice lo siguiente: 

4cY assi comunicando á Florian de Ocampo 
aqui en Alcalá de Henares, y afirmándome el, 
que tenia escrito todo lo antiguo de Kspafia 
hasta los Godos, con las antigüedades que á 
esto tocaban: le dixe, como me habia ahorrado 
de todo mi trabajo: y luego dexé todo mi cay- 
dado, sin pensar mas en escribir cosa desto. 
Después de el muerto, se aueriguó, que no tenia 
escrito, mas de lo que habia publicado, y al- 
gún poco del sexto libro. Y en sus papeles y 
borradores, que yo huve, se parece bien claro 
que no habia passado adelante. Entonces ya 
visto esto, volvi de nuevo á mi primera re- 
questa » 

Lo que se indica en algunos de los docu- 
mentos, que publicamos á continuación, no se 
conforma con esta afirmación de Ambrosio de 
Morales. 

CARTA DE FLORIÁN DE OCAMPO Á JERÓNIMO 

ZURITA. 

« Dizenme por acá que la corte viene a 

Valladolid ó a Segouia lo qual seria gran bien 
para mi por ver á vfa merced y darle cuenta 
de mi vida bien ó mal gastada porque ay cosas 



1553 



09 



ai ella tttas largas de lo que pueden sufrir 
cartas^ y también por besar la mano a su al- 
teza por la merced res^ebida y renovar la me- 
moria del favor que por su bondad y grandeza 
me suele siempre hazer mas que por mis me- 
rescimientos: y según yo soy poco codicioso de 
hazienda aquello me basta y me sobra quanto 
mas siendo mayor riqueza que todo acordarse 
de una tan pequeña alhaja de su seruicio. No 
tengo al presente otra cosa que escreuir mas 
de que a mi señora doña Juana beso los pies 
de su merced con los niños y casa que nuestro 
señor dios guarde para su seruicio muchos 
años. Entretanto que vuestra merced me es- 
criue otra mandándome lo que yo deua hazer 
y avisándome de lo que tiene hecho, embio 
los versos de la puente de alcántara renglón 
por renglón sacados fidelissimamente. Puéde- 
los vuestra merced afirmar ser sacados de mi 
mano letra por letra ad easdem lineas, qdo en 
9amora oy miércoles, xvj de mar9o. i d. xlvíj. 

»Seruidc>r de vfa md 
»que sus manos beso 

»Floriá D^üCAMPü. 

»Eslando escriuiendo esta me dieron una 
carta de miguel de eguia ya defunto impressof 
en nauarra hecha en tres de junio del año pa- 
sado después de la qual huuo muchas otras 
entre el y mi y nos concertamos en la impres- 
sion de los ochenta libros donde consistía toda 
la obra que me ha destruydo. Embio a vuestra 
merced esta carta porque llega a esta ora, dado 
que sea muy vieja, y vna muestra de letra que 
me embió muy*mala, y también le embiara 
otras cartas pasadas entre el y mi, si no fuera 
hazer gran emboltorio, hasta la conclusión de 
nuestros conciertos. De lo qual no diría parte 
a persona nascida sino a vuestra merced ni 
querría que en ello me tocasen pues a* nadie lo 
piden aunque los dan , y á mi mas merced es 
no hazello, puesto que quando no conoscia el 
mundo pensaua ser lo contrario.» 

(Sigue la copia de la inscripción del Puente 
de Alcántara, y añade:) 

«Todo esto anda deprauado en 9Íriaco an- 
comitano donde yo lo huue sacado muchos 
años ha estando en alemania: y después acá 
quando vine lo fui a sacar a alcántara y no a 
otra cosa, y está todo perfectissimamente sa- 



cado. Perdone vuestra merced la mala letra 
que por estar el mensajero de priesa y aun se- 
gún me dizen va por la posta , no lo escreui 
mas pulido.» 

(Acad. de la Historia.) 

«CARTA DE ZURITA AL COMENDADOR MAYOR DE 

ALCÁNTARA. 

»LVDOVICO Avilae Caes, ex intimo cu- 
bic. Hiero. Svrila. S. P. 

»Etsi mirificus tuus ergo Florianum amor 
satis cognitus sit, nec mihi solum qui homi- 
nem diligo familiariter sed etiam studiosis 
ómnibus quibus studium tuum in eo ornando 
jamdiu innotuit, ego tamen illi aliquo modo 
prodesse cum cupio tum etiam debeo, cui 
meas partes ultro obtuli proficiscenti quin 
immo eo mihi homini, ut creditur, ignoto 
minus erit erubescendum dum his fungor par- 
tibus, quod tu non solum videris Floriano 
velle favere, quod liben ter facis; sed studioso- 
rum ac studiorum ípsorum gravem curam 
suscepisse. Quare cura hoc mihi perspectum 
sit, et tua virtute atquc animi raagnitudine 
nihil sit nobilius non desinam etiam atque 
etiam orare ut Floriani ita nieminisse velis ut 
a te ejus dignitatem quam máxime defensam 
et auctam et boni prxdicent, ct si qui oderunt 
inviti fateantur. Quamquam neminem unum 
inveniri posse existimo qui tam sit impudens 
qt non agncscat quam bene studium tuum sis 
positurus apud eum hominem qui hauddubio 
totius Hispanise laudi atque ornamento futu- 
rus sit, ego certe si quid mea sponsio valeret 
recipereauderemquidquidbeneficii honoris in 
Florianum contuleris, id inte literatos omneis 
atque in ipsasquidem literasc ntulisse. Vale.» 

(Carta de Jerónimo Zurita á I). Luis de Avila y Zúnij^a, 
gentilhombre de la Cámara del Emperador, Comendador 
mayor de Alcántara, autor de los Cernen/artos de la gue- 
rra de w4/íwaifí<7, primer Marqués de Mirabel. (Acade- 
mia de la Historia.) 

Abundando en eítas mismas ideas, debió 
escribir Zurita al comendador Hernán Núñez, 
recomendándole la obra de Florian, á lo cual 
éste le contesta diciendo: 

«Muy magnifico señor. 

»Recebi la carta de vuestra merced con el 
arca de noe llena de mili variedades de trage- 



100 w 

mas de Valencia, grar \ís quales beso mili vezes 
las manos del Sefior Honorato Joan de tener- 
me por diño de tantas mercedes: aora no es- 
cribo a su merced porque el seilor licenciado 
Horozco que me dio su carta me vedó diesse 
la respuesta a otro sino á el. El Ouintiliano 
que V. m. pide y es para el le erabio: los otros 
he menester y habré todo el tiempo que du- 
rare lo que escriuo sobre Plinio que como 
V. m. sabe hab'a en tan diuersas materias que 
todos los libros que tengo y que no tengo son 
menester cada hora. 

>En lo de Florian que v. m. estotros dias 
me escribió, !o que respondo es que lo que una 
vez vi y inc plugo, eso me place aora, que es 
el ambitu de España y todo lo de la Cosmo- 
graphia della me contenta, pero decir que Noe 
vino á España, y que Tubal assi mismo y que 
del se dixo la villa de Setubal, y que los espa- 
ñoles fundaron i Roma, y otras cosas semejan- 
tes, cujos, rogo, ludibrii sunt ? No embargante 
esto, pues i, v. m. la obra le agrada, yo debo 
ser el engañado y de aqui adelante yo tomare 
el patrocinio de la obra como si yo la hubiera 
compuesto y la defenderé á capa y espada. 

»Este recuero se olvido estotro camino acá 
la carta que le habia dado en que suplicaba 
á V. ni. se diessen esos .\¡j. libros a un librero 
ay que los venda dándote por cada libro una 
tarja, ó lo que á v. ni. le pareciere; y suplico 
á V, m, meescriua si ay desde esa villa recuero 
a i^arago^a para embíar á quien v. m. endere- 
zare otra do/cna. Heme oluidado muchas ve- 
zes de escreuir á v. m. que me dizen que en 
ese collegio del cardenal está un collegial cuyo 
nombre no me supieron dezir mas de que es 
el caso mas nueuo collegial de todos y que 
tiene muchos reflanes computados querría su- 
plicar de V. m. le rogase, que es hombre muy 
humano y luego lo hará, le diese copia dellos 
por los trcsladar que yo embiare lo que cos- 
tare el treslado y hazermeya v. in. muy seña- 
lada merced en ello. Lo de sacar mi librani;a 
suplico á V. m. no se olvide, y me embie el ca- 
ñamazo en que fueron embueltos los libros 
porque tengo de cmbiar otros á otras partes. 



En otra de zo de Diciembre dice el Comes- 
dador ¿ Zurita: 

«Señor. Dios de 1 V. M. muchas faueui 
pascuas y con niuchaprosperidad. EstaletenfO 
grande embidia por la conversación del señor 
Juan Paez y Señor Maestro Flbriam , que me 
dicen que la ha de tener con V. M., que ei 
specimcn virtutis ii titteraturse , si no 
una tacha que anubl« todas sus virtii- 
des, yes lo que el dicho Sr. Juan Paez prdii- 
bet de illo, aunque yo' he experimentado tam- 
bién algo dello, y es que sacado de la historia, 
jamas dize verdad, lo qual nos ha enagenado 

syendo antes masconjunctas personas que 

pyladesyorestes. Diseque tiene unos xx Itlm» 
de Plinio de letra gótica antiquísima. Kogtiele 
quesiendo mi huésped que me loa prestassepara 
verlos: juravit per sánete que lo haria; jamas 
pude íacar del que cumpliesse su palabra, & 

hinc prima niali labes El dicho seAtir Juao 

Paez me dixo que sabia de v. m. que estaua 
imprimido dion de vitis imperatorum grsec¿ 
et latine. Suplico a v. ni. me avise si por allá 
supiere del, y yo haré al tanto que ya he em- 
biado a medina a sabet sí lo ay alli. Sal.™ xx 
de diciembre.» 

(Acud. de U Historia.) 

En Mayo siguiente le escribe otra, en la cual 
le dice, entre otras cosas, lo siguiente: 

« Ouantoa lo que v. m. me manda que 

cessen las enemistades del Maestro Florian, yo 
no pensé que v. m. le tenia por tan ^miliar, 
alias non hubiera dicho ni de burla cosa del 
mundo del, que de veras por cierto yo nunca 
fui su enemigo que si he tocado en el mentir, 
non lo tenia por cosa tan criminosa pues es tan 
usado, astiputante etiam itálico adagio, de bu- 
gia et de engaño se vive tuto el ano, yo pues 
que sirvo á v, m, en ello ni de una manera ni 
de otra yo no hablare- mas cosa de su perjuicio, 
sed erit apud me posthac perpetua auru^iaet 
amnestia illa atiicniensium. No embargante 
que ad aures nostras pervenit que el me llama 
geniíaro y otros nombres no menos crimino- 
sos, los qualcs yo le condono, pues v. m. lo 
manda et julwbo ¡eolios irrita ferré votoi. 
Ouanto á lo del Tito I-ivio acá no tenemos 
mas nueua de lo que de alia rei,'un]a que se lo 
han escrito al eni¡)erador y que su alcesa da 



priesa eii la inpression y que ha mandado le 
trayan siele ó echo deltas; pero si lu inagetta:! 
me creyera mas mandara que le traxcran vi 
original viejo que se halló, digo, después de ha 
uerle imprimido. En loque toca al ;eilor Juan 
Paez pareceme que mas me debria v. m- en- 
comendar a mi en su merced que en contrario, 
pero uttiiraque res habeat, el sabe que en todo 
lo que yo he podido servirle lo he hech ■ fide- 
liter ct bona fide, y lo haré siempre de mejor 
voluntad por mandármelo v. m, cuya muy 
noble y muy manifica persona y estado guardc 
y prospere nuestro seftor como v. m. lo desea 
y merece. De Salamanca, v. de mayo. De mi 
libramiento y licencia p.ira poseer suplico 
á V. m. aya memoria. Menor criado y servidor 
de V. m, que sus manos beia.'el com.''"'» 

(Acndemii de la Hiitoria.) 

En otra le dice lo siguiente: 

«Muy manifico señor. Cnn el señor licen 
ciado Horozco recibí una carta de vuestra 
merced cuyas manos beso toties quoties por 
lo que dize de mi libra'i?a y el cuydado que 
tiene de continuar las rntrcedes que me suele 
cada ailo hazer. No se .i quien me qucxe de 
las injurias de. marsias desollado y dignissimo 
qui exprimí penderet Horian su servidor y 
cliente como lo vera por esta su carta que 
aquí le embio en la qual vera tres cosas que 
reprehende 

» Macana se comicngan a imprimir las 

castigationes de plinío usque ad undecimum 
tibrum dicatas episcopn cauriensi suppedi- 
ttante expensas impressionij: en acabándose le 
embio vnas á v. m. para le suplicar me gane 
privilegio para que otro no las imprima ni 
impresas alibi las pueda vender acá. Nuestros 
Sefinr la muy magnifica persona de vuestra 
merced guarde y acresciente su estado como 
vuestra merced dessea y merece, de Salamanca 
catorce de noviembre. Criado de v. m. cuyas 
manos besa. El Comenlador.» 



(Acad. delallisl 



>■) 



lARTA DE FLOKIAN DK OCAMPO Á JOAN C.Al^RZA. 

«iMuy magniü o Señor. Beso las manos 
de V. M. por la voluntad que agora y siempre 
1 de me aprovechar y hacer mercedes 



8 101 

y pluyera á Dios que sintiera yo en mi que 
merescia esta que agora se me ofresce de parte 
de V, M, en recompensa de los trabajos pa- 
sados y padescidos en mis historias que ver- 
daderamente la aceptara al pie de la letra 
como V, M. en su Carta me lo manda; pero se 
cierto que cualquier dadiva que por esta vía yo 
rescibiese, seria obligado i restituirla á causa 
que desde el aílo de mi! y quinientos y cuarenta 
y siete inclusivamente estoy tan distraído de lo 
que solía en mis buenas ocupaciones, que casi 
no he hecho nada en las Crónicas, ni en otra 
cosa de semejante provecho; porque aquel año 
un pariente mío considerada mí pobreza y 
doliéndose de mis necesidades, me dio una 
Calongia en esta Ciudad cuya residencia con- 
tinua y necesaria para mi mantenimiento no 
da lugar á poder entender en otro negocio. 
Por este respeto desde aquel año no he osado 
suplicar se me hiciese alguna merced en mi 
salario ni desde entonces acá que son nueve 
años casi pasadas he rescebido del un solo 
maravedí y pues en lo de todo este tiempo 
que se pudiera montar mas interese de lo que 
me darian los Sefiores Procuradores, yo no he 
osado suplicar ni pedir lo que no he merescido. 
no seria bien mirado pedirlo al presente. Jun- 
tase con esto no tener yo salud en esta sazón 
para me poner en el camino que V. M. me 
aconseja, ni estar las historias tan á punto 
para se poder publicar quanto á V. M. le ha- 
brán informado, porque faltan muchos entré- 
valos y lagunas de cumplir y muchas partes 
de pulir y limar y poner en perfección; lo qual 
espero yo en nuestro SeAor Dios que muy poco 
a poco pcdr¿ hacer en algunas horas de las que 
solia tener limitadas cada día para recreación 
y alivio de mis cuidados y escrituras cuando 
solia yo ser hombre de bien. Esto es el mayor 
deseo que tengo en esta vida tanto que he vus- 
cado alguna manera para promutaresta Calon- 
*gía, dado que fuese con perdida mia de ciento 
y aun mas ducados de renta y no lo hallo en 
esta tierra sino es en Reneñcios Curados los 
quales yo no tomare aunque me los diesen 
graciosos. Como quiera que sea quedo tan 
obligado al servicio de V. M. por la voluntad 
que siempre le conosci en hacerme merced y 
por el deseo que muestra de ver estas Coroni- 
cas puestas en buen estado, que serán cerca de 



mi harto mayor motivo para me dar prisa en 
ellas que no el interese de dinero que por nin- 
guna parte se nn: pueda recrescer, Y nuestro 
Señor la muy magnifica Persona de V. M. 
Ruarde y conserve muchos años en su servicio 
con el acrescentamicnto ijiie desea y yo le 
dei^eo. De Zamora III de Julio MDLV. = Besa 
Us manos de V. M. su servtdor = = Floriaa do 
Campo.» 

íRib. ilel (■-5coral.) 

I'ETICIÓN Tifa. UKINO Á LA ClVUAri [)K KAMOKA. 

«Muy magníficos Señores.— KI Keyno ha- 
biéndose juntado por mandado de S. M. en 
esta Villa de Valiadolid a las Corles que de 
presente en ella se celebran entre otras cosas 
generales de que ha tratado, teniendo enten- 
dido lo mucho cjue a su auctoridad y a las no- 
tables hazañas de sus naturales que por falta 
de Escriptores están escondidos, importa sal- 
gan a luz y tengan memoria perpetua, y con- 
siderando el daño que de no haber desto la 
memoriay razón que conviene se sigue: e infor- 
mado de lo mucho que en esto tiene, he dicho, 
hecho y trabajado el Sjüor Florian de Ocampo 
Canónigo en Lsa Sánela Iglesia y Coronista de 
S. M. ha acordado de le embi a r a encargar y pe- 
dir por merced continué la escriptura que tiene 
comenzada hasta la acabar y poner en [lerfec- 
cion, y porque de algunos años a esta parte diz 
que ha sido impedimento y ocasión de faltar en 
la continuación della la ocupación ordinaria 
que tiene en el servicio de la Sancta iglesia: 
viendo lo mucho que esto importa al bien 
destos Reynos y la eminencia de su persona y 
letras, ha acordado de pedir por merced a 
vuestras mercedes , que pues esta es cosa tan 
general y necesaria para el bien destos Keynos, 
y en esa Sancta Iglesia hay tanto número de 
vuestras mercedes, que sin hacer falta la per- 
sona del dicho Señor I'Jorian de Ocampo, se 
podrá buenamente cumplir el servicio delia, 
tengan por bien de hacer al Keyno en general 
este beneficio y de haberle por residido en su 
Calongia durante el tiempo que esto enten- 
diere, encargándole debajo de obligación de 
conciencia, que con luda la mas brevedad po- 
sible de fin y resolución a ello; tenemos por 
cierto que por ser vmds tan principales perso- | 



ñas en estos Reynos, y tocarles tanto 

como los que mas en ellos holgarán de '. 
esta buena obra al Reyno; y ansí se lo 
por merced, la qual en particular tenemc 
grande; y para que de nuestra parte lo 
a vmds, embia el Reyno de su Ayuntam 
al Señor Gis ñeros deSotelo, al qual ped 
a vmds manden dar cerca desto entero ere 
Nuestro Señor las muí magnificas pen 
de vmds guarde con el acresenta miente 
merecen. De ValladoUd a xviij de aj 
de Mni.i.» 

(Bib. NBdoiwl.) 

El Reino hizo otra petición á Felipe ] 
favor de Flondn, en estas mismas Corte 
cual se publicó en el prólogo á las obra 

Ocampo y Morales. 

CARTA DE FLOHlA?; DE OCAMPO AL DR. VERO 

«Señor. Asi Dios me guarde como ha 
chos tiempos que no recibí tanto Cont« 
to de cosa, como quando recibí la i 



de Vm. I 



) porque seguí 



nuevas acá me dio el Señor Doctor Balb: 
su poca salud, tenia gran deseo de sabei 
que Vm, me escribe: plega a nuestro SeQor 
que pues ha comenzado la mejoría la lleve 
lante como Vm. desea y si dijere comt 
deseo no seria menos lo vno que lo otro. 

>La carta de Vm. se me dio por via dei 
ñor Obispo de Pamplona digo que me la 
bio vn page suyo llamado Don Francisco i 
Cerda, y poco después yo le respondí, y se 
parece dos veces que le llevaron mi desp: 
tantas no le hallaron en toro y me lo to 
ron: esto visto yo no curé mas de lo em 
por aquella vía de toro, ni d^r pesadua 
con ello al Señor Obispo, porque según pa 
estS su s.' tan divinal que no se consiente 
car hasta que suba al Padre y yo tengo 
estilo de gentes por cosa tan vil que do 
quiera que lo hallo le doy del pie. Soy cii 
que ¡iroviene de falta de letras en todo c 
agora ase ofrecido este mensajero que va a '. 
drid y prométeme que de alli se dará : 
ñera como esta carta vaya a Vm. pero di 
tanta priesa que no me deja resolgar sei 
Vm. lo podrá bien conjeturar de la mala le 



1653 



IOS 



Le embio lo que yo tenia escrito de la vida del 
buen Cardenal que haya gloria hasta donde 
llegué quando me dieron el Oficio de Coronista 
con el qual no he podido pasar adelante fati- 
gado con escrebir las cosas de nuestros tiempos 
y con dar aparejo a los Impresores para publi- 
car esta Coronica que tantos me piden en lo 
qüal estoy al presente muy ocupado y creo que 
presto me concertaré con vn impresor de Sala- 
manca para la sacar a luz toda junta, sin alzar 
mano della que será hasta la muerte del Rey 
Catholico: la resta no se manifestará hasta des- 
pués de mis dias, irán enmendadas y mejoradas 
muchas cosas de las que contienen esos quatro 
libros primeros que me sacaron por fuerza unos 
impresores que hacian entonces unos brebiarios 
de esta Iglesia, y esto hecho, si mox obdor- 
mierit opifex, mors acerba non erit; la dificul- 
tad está entre el y mi que no querria venir el a 
la imprimir en este pueblo, y yo para asistirá 
la correction no puedo salir del a causa de la 
residencia de mi Canongia, la qual totalmente 
destruye todos mis estudios y mis musas, y no 
se que manera me tenga para lo remediar se- 
gún soy pobre, que si esto no fuera Vm. me 
tenga por tan hombre de bien que la hubiera 
dejado y de permutas no es esta tierra tan 
abundosa que se puedan hacer sin tornar a la 
laceria pasada. 

»Yo había comenzado a hacer una adición a 
los claros varones de Hernando de Pulgar, po- 
niendo las personas notables de nuestros tiem- 
pos, y juntándolos todos con los de Hernán 
Pérez de Guzman y como quiera que todo lo 
en ellos contenido vaya puesto en mis Coroni- 
cas; pero va derramado por sus anales y no todo 
junto lo de cada qual como aquí: ya Vm. sabe 
quan diuersa cosa es escriuir anales que escriuir 
vidas: la minuta de las personas que se han ten- 
tado embio también a Vm, para que me escriua 
su parecer si son dignas o no porque lo tendré 
yo por regla y precepto de lo que haya de ha- 
cer adelante si tuuiere tiempo. 

»En lo que me escriue de ola (stc) yo me 
acuerdo de haber sido el amanuense de Maestre 
Gonzalo quando escriuió todo el negocio como 
pasó a Cario Bobilo, y me acuerdo mas que co- 
menzaua por vnos versos de Virgilio que dicen 
Turne, et.* impresa la carta en vn volumen de 
las Epístolas de Cario Bobilo ! yo no las tengo que 



si las tubiera embiaralas a Vm. podrase aver en 
Alcalá entre estudiantes y libreros o sino en la 
libreria del Colegio donde yo se cierto que 
está. En lo de la gouernacion del Reyno post 
Philippi regis obitum, nunca el Cardenal se 
llamó gouernador, sino que viendo las discor- 
dias que entre caualleros del Reyno se comen- 
zauan señaladamente entre el Condestable y el 
Duque de Najara trabajó de los aplacar y los 
hizo amigos y el pagó luego la gente de las 
guardas de todo lo que se les deuia al punto, y 
de otras pagas atrasadas y los tuuo cerca de si 
maraui liosamente contentos y obedientes a 
todo quanto con ellos quisiese obrar, dando a 
sentir que si no querían concordia por bien, lo 
harían por mal y assi tuuo luego manera como 
traer al Rey Catholico desde Ñapóles, y pu- 
blico luego su venida y entre tanto estuuo 
aquella semejanza de triumvirato entre el 
Cardenal y aquellos dos caualleros pero siem- 
pre premitiendo el negocio de la Justicia y go- 
uernazion ordinaria a los del Consejo. Este 
mensagero me dá tanta priesa que no puedo 
mas alargarme si Dios me dá para otro mas 
reposado escriuiria a Vm. largo, y todo quanto 
yo pueda recoger de memorias y bondades 
competentes al Señor Cardenal las embiaré 
a Vm. de mui buena voluntad con todo lo de- 
más en que yo le pueda servir como persona 
mas aficionada de quantas Vm. ha tenido en 
este Reyno, cuya muy Reverenda y magnifica 
persona guarde Nuestro Señor muchos años 
para su Seruicio con la salud y acrecenta- 
miento que desea, de (^amora iij de Mayo mdIjx 
Servidor de Vm. Florian docampo.» 

(Bib. Nacional.) 

102.— Petrarca (Francisco). 

Tratado del cía | rissimo Orador y 
poeta Fran | cisco Petrarcha q trata 
de la excelencia de | la vida solitaria. 
Donde se tratan muy | altas y exce- 
lentes doctrinas y vi- | das de muchos 
Sanctos q ama | ron la soledad. (Es- 
cudo del i.=grab. del núm. 83.) (£ En 
Medina del campo por Guillermo | de 
Millis. Año. 1553. 



(Al^n.) Fue impressa en Medina 
del Campo, | por Guillermo de Millis. 

S."— letra gótica — 117 hs. foliadas (en rea- ; 
lidad son 1 1 5, pues salta la foliacirin de la cxj á 
la cxüij), más una al fin en blanco— sign. A-P 
— todas de 8 hs., menos la últ. que es de 4. 

I'ort, — V. en bl. — «Prologo y carta dedicato- 
ria del Licenciado Peña traductor desta pre- 
sente obra. Dirigida a vii su amigo, q le pidió 
esta traducion de I.atin en Romance: Del mes 
primero del año del Señor de mi!! y quinien- 
tos y cincuenta y vn años.» — Fol. vij: «Libro 
primero de la vida solitaria, que dirige Fran- 
cisco Petrarcha al Señor don PbeÜpe, Obispo 
CaualicGse, natural de su patria y grande 
amigo suyo. Epístola y Prologo del autor.'» — 
Folio X v.": Texto (dos libros). — « Ultüogo 
comendatorio en elogio de esta traducción, 
compuesto por un amigo det intérprete» (cua- 
tro octavas).- «Contra los envidiosos y de- 
tractores» (dos octavas). — Colofón.— H. en bl. 

Prilogn dtl ¡r<iriiti:t'ir: 

« Yo he tenido no mediano cuidado en 

traduzir esta breve obra de Latin en nuestro 
Castellano: y puesto que en algunos lugares no 
conforme en la traducción con et original, no 
soy digno de reprehensión, pues síro i buenos 
maestros.» 

La 4.* octava del Ultfiogo declara al traduc- 
tor diciendo: 

«Quien ver al Petrarcha hablar Castellano 
muy familiar muy hecho de cera 
por una galana y dulce manera 
que mata de amores de muy cortesano. 
Quien esto dessca aquí se le enseña 
si es quien cobdicia gozar de sabello 
muy candido y simple incline su cuello 
entre y vera que tiene esta /iriin.* 



Thainara, Catbe- | dratico en Cádiz. | 
£s la Chronica de luán Carion, coa 
diligencia del | Traductor quitado todo 
lo siiperfluo, y añadidas mu | chas co- 
sas notables de Espafia. (E. del i., 
grabado del núm. 94-) En Medina del 
Campo por Guillermo de Millis. i 
M. D. LIIT. 

S."— de ktra gótica el primitivo tratado, y 
de redonda todo lo demás compuesto por el 
bachiller Thamara— ^44 ha. foliadas y 12 al 
An sin numerar -sign. .\'¿, a-k — todas de 8 
hojas— apostillado, 

Port.— Al v.'>:«E*rohe[iiio del Bachiller Fran- 
cisco Thamara al Marques de Gibraleun Don 
-Alonso de Zúñiga y Sotomayor.» — Dedicatoria 
del traductor. ^ Al discreto y curioso lector 
(prólogo del autor). — Suma general. — Texto 
(cuatro libros, llamados I.*, ;.', 5.' y 4." Mo- 
narchia) — P. en bl. 

Folio i'<5: tT.ihla y | Repeitwvt dr todas | 
¡as pmotiai r f-sii.% mnKO \ rnbleí,; y Aa sido, 
desde \ el prinripiu dc¡ vtit \ do. hasta el año ¡ 
presentr \ de. .If. D. I.!JI. 




(Rih. N»<-innal.) 



103.— Thamara CFranciscoi. 

Suma y compendio | de todas las , 
Chro I nicas del mundo, desde sti prin- ' 
cipio I hasta el afio presente, tradn- | 
z¡ I da por el bachiller Fraci- 1 seo i 



/;';/ Medina del. Campo. \ Pin- Guillermo dt 

.milis. 

-Al v.": «Proemio.^ — Texto. 

F.il-'i 2\i: •SomtHa ] mnv hri-tie y snccin \ 
/issii/iii de ¡ii\ revea r seiiorr.s | que han .sida en 
/•AA'rhi /las/a \ iiiiesln».- liruip-'S, r dr rt- | /ras 
f'-.í./,. Memora \ hlfs. P;r el H.i \ ciiiller Tka- 
m.no. \ 155,-t.» 

,\l V."» Proemio al heniíino lector.- Suma de 



100 



1663 



auiendo'mas de ochocientos años que estaua el 
y sus antepassados en la possession del. Por 
esta causa passo en España y vino a Flandes 
a Bruselas estando en ella el Emperador á pe- 
dirle socorro, y el Emperador le mando dar en- 
tretenimiento hasta despacharle.5^ 

Fol, i'^o: «(1550) A diez de Setiembre fue 
ganada la villa de África en Berberia por los 
Españoles: y quien quisiere ver esta jornada 
lea al comentario de Estrella: que compuso so- 
bre ella. 

»Este año volvió el de la Gasea del Perú y 
traxo grande cantidad de oro y plata para el 
emperador de alia.» 

Folio i>ii: «(1552) Este año el Principe don 
Philippe partió con su casa y corte para Es- 
paña de Augusta veynte y cinco de Mayo, y 
desembarco en Barcelona sano y saluo a los 
doze de Julio, y el Rey de Boemia su cuñado 
passo con el para traer a la reyna su muger. 

»Este año el principe vino a Nauarra y fue 
jurado por Principe della.» 

Folio 217: « no dexaré de hazer mención 

de nuestro buen maestro Antonio de Lcbrixa, 
el qual podemos dezir que en nuestra España 
fue padre de la lengua Latina, y estirpo y des- 
terro la barbaria que tantos tiempos en esta se 
auia enseñoreado, el qual passo deste mundo 
año de mil y quinientos y veynte y tres.» 

En el índice de los libroa prohibidos^ Ma- 
drid, Antonio de Sancha, ij^íO,* se incluye esta 
obra del modo siguiente: 

Támara (Francisco). — Suma y Compendio 
de t.A's las Chronicas del Mundo ^ n de las 
costu::h'es de todas las frentes. Traduc. de la 
Chronic.i de Juan Carion, Autor Condenado. 

Especies que pudieron motivar esta prohibi- 
ción: 

Folio 122: 4cA Sergio succedio León quarto 
Papa. cvj. Este fabrico el castillo que se dize 
de sant Ángel en Roma, y cercó el Vaticano. 
Después de León fue Papa loa octano, este di- 
zen que fue muger, y nasció en Maguncia.» 

Folio 1 60. «A catorze de Aj^osto deste año 
(1540) murió Guillielmo Budeo natural de 
Paris, que fue varón doctissimo sin duda nin- 
guna en letras Griegas y latinas, siendo de 
trcynta y siete años de su edad y dexando onzc 
hijos. Enterráronlo en el templo de Sant Ni- 



colás del campo de noche (como el lo dexo or- 
denado por su testamento un año antes que 
muriesse) sin pompa ninguna de enterrSimieato, 
con sola una hacha que iba delante. Y acom- 
pañaron a su cuerpo muy muchos íiombra 
doctos de aquella universidad.» 

Folio 182. «Prophecias y prognosticos. An- 
tes que Constantinopla fuesse tomada por bs 
Turcos se lee de un frayle persona muy reli- 
giosa, el qual dixo que los Turcos tomarian a 
Constantinopla , y destruyrian el imperio de 
los (Griegos, mas que luego después passando 
ochenta años, se tornaría á ganar, y los Tur- 
cos serian destruydos en Europa. También un 
cxcellcnte Astrólogo Napolitano llamado Lo- 
renzo Miniate maestro de Joviano Pontano 
dexó excripto en el tercero libro de sus metros 
hablando de la conjunction de Júpiter y Sa- 
turno en el signo de Cáncer, la qual fue el año 
de M.Diiij. que en aquel tiempo nascería un 
rey bien aventurado manso y pacifico, el qual 
quitarla todos los males del mundo, y tendría 
las gentes con mucha justicia y en todo el 
mundo seria amado y temido. Deste también 
dixo otro grande varón llamado Lithebergio. 
Un principe muy honesto y de grande auto- 
ridad reynara en toda parte. En la ciudad de 
Magdeburgo hay ciertas Chronicas escripias 
en Latin mas ha de cien años, en las quales se 
hallan estas palabras á la letra. De la sangre 
del Emperador Carlos procederá un empera- 
dor llamado tnmbien Carlos. El qual será se- 
ñor en toda Europa, y por este se reformara el 
estado Eclesiástico, y la gloria antigua del im- 
perio será restituyda, porque vendrá un pue- 
blo, el qual se llamará pueblo sin cabeza , y 
entonces guay de los sacerdotes, la nauesita de 
sant Pedro se verá en grandes trabajos, mas 
al fín las ondas y las tormentas se amansaran. 
La bestia de Occidente y el León de Oriente 
serán señores en todo el mundo: quinze años 
andarán los christianos con toda seguridad 
por la Asia, y después cosas espantables se di- 
rán del Antichristo. 

»El Abad Joachim dize en fín de las prophe- 
cias de Hieremias. Vendrá el Águila grande, 
la qual vencerá á todos sacando á uno que 
fínalmente sera menospreciado y desamparado. 
Otra prophecia se halla, la qual habla sobre 
esta cosa muy á la clara diziendo. Levantarse 



ha Cesar como hombre que recuerda del dulce 
sueAo. Este será tenido de todos como muerto, 
y subirá sobre el mar grande , y acometerá á 
los Turcos, y vencerlos ha , y captivará á sus 
hijos y mugercs. Grande temor y espanto ven- 
drá sobre los Turcos, sus mugeres y hijos ha- 
rán grandes llantos y querellas. Toda la tierra 
de los Turcos será puesta en las manos del 
Emperador Romano. Otro grande Astrólogo 
dixo al rey don Fernando el Catholico, abuelo 
de nuestro emperador , que el imperio de los 
Turcos hauiade ser sojuzgado y destroydo por 
un rey de Espafla, y el rey Catholico respon- 
dió que aquella prophecta no se entendía por 
el, mas por alguno de sus herederos y suc- 



Folio 3 1 7. aEn este mismo tiempo como la 
luz entre las tinieblas se ha demostrado y se- 
nalado sobre todos Desiderio Erasmo Rotero- 
damo, el qual con muchos trabajos y vigilias 
sacó á luz como del otro mundo las buenas le- 
tras, y descansó en el sefíor siendo de ochenta 
años a tres de Julio aflo de mil y quinientos y 
treynta y seys.» 

Primera edición. 

En este mismo afto se hizo la segunda en 
Anvers, en casa de Martín Nució. 

En el QiídhgQ de Salva se cita esta edición, 
de Anvers, y se le asigna la fecha de 1552; 
pero examinado el ejemplar de dicha Biblio- 
teca hemos visto que es de un ano después y 
por consiguiente posterior á la de Medina del 
Campo. 

(Bib. d« D. Franciaco de Zabilburu.) 

1564 

104.— Azpilcueta (Martin de). 

Manval de Confes- | sores, y Peni- 
tentes, qve cía | ra y brevemente con- 
tiene la I vniversal, y particvlar deci- 
sión de qva- | si todas las dvbdas, qve 
en las confes | siones suelen ocurrir 
de los peccadosj'absoluciones, restitu-] 
clones, censuras, & irregularidades. | 
Compuesto antes por vn religioso de 
la ordé de sant Francisco de la pro- 
uincia I de la piedad, y después visto 
y en algüos passos declarado por el 



muy antiguo | y muy famoso doctor 
Martin de AzpilcuetaNauarro, Cathe- 
dratico jubilado | de prima en cañones 
en la vniuersidad de Coimbra. Y agora 
con summo cuy- [ dado, díligécia, y 
estudio tan reformado y acrecentado 
por el mesmo doctor en | materias, 
sentencias, allegaciones, y stylo, que 
puede parecer otro. | Con reportorio 
copioso de todas las materias al cabo. | 
y con el de los capítulos al comiengo. 
(Escudete de los editores=grab. de 
la pág. 86.) Véndese en Medina del 
Campo en casa de loan Maria | de Te- 
rranoua, y lacobo de Liarcari. | Aflo 
de 1554. 

{Alfin^ Fue impressa la presente 
obra en | Medina del Campo, en [ casa 
de Guillermo de Millis, tras la igle- 
sia I mayor. Ano de 1554. 

4,' -564 págs., más 4 hs. de prels. y 12 al 
fin sin numerar — sign. *^, A-Z, A-O— todas 
de S hs. , menos la primera, que es de 4, y la 
última, que tiene 6 — apostillado. 

Port.— Al v.": «Tabla de capítulos.— A la al- 
tissima princesa N. S. doña Joana la primera 
deste nombre, el doctor Martin de Azpilcueta 
Navarro. — AI pió lector el Doctor Martin de 
Azpilcueta Navarro, Salud. — Frater Marti 11 us 

Ledesmius Lectori salutem: Cooimbrica; 

die II Deccmbris, anni 1552.— Prologo intro- 
ductorio. — Texto. — Tabla ó repertorio. — Co- 
lofón,— Escudete de los editores. 




^...a ijue se le avise de todas aquellas cosas | 
que merezcan corrección, para hacer las en- 
miendas necesarias en bs ediciones siguiente,'. 



105.— Decreta. 



Decreta et Acta | sacrosancti oecu- 
meni- | ci et generalis Concilii | Tri- 
dentini, sub Papa Paulo tertío, Anno | 
domini millessiino quingentessimo 
qua I dragessimo quinto, &. xlvj. &. xlvij. 
Et i sub Papa lulio tertio, Anuo, ini- 
Hes- I simo quingentessimo primo, &. 
LII. (Escudo del editor.) Metinae. | 
Apud Stephanum Palatiolum. | Cvm 
privilegio. 

{Al Jín.) Vallisoleti. | Apud Fraii- 
ciscum Cordubensem. | M. D. LII II. 

4.°— 151 hs. foliadas, más una al (in en blanco, 
— sign. A-R — todas de 8 ha., menos la últ., que 
es de 4. 

El ejemplar que tenemos á la vista lleva al 
verso de la portada la Suma de la tasa, en el 
folio 2 el privilegio por ocho ailos al escribano 
de Cámara Francisco del Castillo, concedido 
por el Príncipe en Valladolid á 8 de Noviem- 
bre de 1553, y á la vuelta de la tercera hoja 
las erratas. Después empíe;ta el texto en el fo- 
lio 9, signatura B. 



t06.-Gi 

Kela. 
nio d'G 
V Cath 
I Ilustre 
Vissore 
de Ñau 
en q mi 
tes d"gr 
años ha 
jnada t 



■bo se a veynte y tres dias del mes de 
Mar^o Afío de 1554. 

■4." — letra gótica — 16 hs, 

(Bib. del Museo BntáDJro.) 

El lexto dice así: 

«TllustrUsimo Seflor. 

»No he escripCo a vuestra Sedorla Illuslrís- 
sima sobre algunas cosas que se han offrescido 
en esta tierra: aunque las ha hauido muchas y 
de importancia, después que V. S. de aquí 
partió; por tener por cierto que seria auisado 
por vta de Corte deltas. Y tambieiilohedexado 
de hazer porque podría ser que de presente ni 
por via de Corte: ni por otra tuuiesse tan par- 
ticular información de las grandes nouedades 
deste Reyno , como por esta mi carta: me ha 
parescido que antes recibiría V. S. seruicío con 
ella que pesadumbre. 

•Como V, S. terna información el rey Hen- 
rique dexo nombrados xvj. de los grandes deste 
Reyno, por expresso testamento: para que to- 
dos juntamente gouernasíen: y que ninguna 
cosa de importancia determinassen sin con- 
sentimiento de todos. Y luego que el rey fo- 
Itescio, a quien Dios perdone: de parescer y 
consentimiento de todos: y contra la orden y 
expresso testamento dicho: nombraron por 
Protector del Reyno y de la persona del rey 
su hijo y successnr de la corona , al conde de 
Arfort, que V. S. conoscio, tío del dicho rey 
Eduardo, de parte de madre: el qu^l después 
fue creado duque de Sumerset: y el que era 
mas intimo amigo del dicho de Sumerset: era 
el conde de Baruic, que era Almirante en el 
tiempo que V. Senoria se hallo acá: y después 
fue duque de Northumberland. 

»Viendo estos duques antes que el rey Hen- 
rico muriesse sobre estar sin csperani^a de su 
vida: por se le hauer cerrado vna fuente que 
tenia en vna p-erna: que el duque de Norfok y 
su hijo ti conde Sorel tan amigo y conoscido 
de V. S. les podría yr a la mano en el gouierno 
á tos dichos Duques: trataron de les leuantar 
que el hijo hauia hecho pintar cierto escudo 
de armas: en las quales estañan algunas dtl 
rey: y que era argumento cuídente que se 
quería ali;ar por rey: y por ello fue degollado: 
sobre ser mas que innocente: y al padre con- 



i4 109 

denaron a cárcel perpetua: diziendo que lo 
hauia sabido, y que no lo hauia descubierto: y 
assi ha estado presso el dicho duque mas de 
siete afios. El dicho duque de Sumerset tuuo 
vn hermano que fue gran Almirante deste 
reyno, assi mesmo tio del rey, y fueron todas 
las passiones entre los dichos hermanos: con 
induzimíeiito del dicho de Northumberland: 
que fauorescia y aconsejaua en todo al de Su- 
merset: que hizo prender al dicho Almirante, 
y sin ser oydo en justicia lo sacaron de la pri- 
sión al cadahalso: adonde le cortaron la ca- 
bera con grande murmuración del pueblo, de 
que su hermano vsasse con el de tanta inhu- 
manidad. Después parcsciendoles a los dichos 
duques confederados, que en las cosas del go- 
uieruo ninguno les yra a la mano: acordaron 
de desuergon^arse en permitir que se predi* 
casse al pueblo la secta en que después han 
estado, assi por ser ellos dessa opinión como 
por ver el pueblo inclinado a ella: permitiendo 
que todos los hereges de otras tierras se aco- 
giessen aqui. Y han venido tantos, & han 
predicado tan confusamente: assi en las cerimo- 
nias como en todo lo demás, que en cada pe- 
rrochiaadministrauandifferentemente, aunque 
la mayor parte de los ingleses eran de contra- 
rio parescer, por ser catholicos. Pero por no 
incurrir en grandes penas que hauian orde- 
nado, disimulauan & murmurauan que estos 
desordenes serían causa de su perdición de los 
dichos Duques y predicadores, y de los demás. 
Y assi se offrescio que el de Sumerset sobre 
passiones que después se engendraron sobre el 
gouernar: quiso echar mano de la persona del 
de Northumberland: pero como el de Nor- 
thumberland era persona valerosissima: y que 
conocia que el de Sumerset era de poco ser 
(como cierto lo era) y de poco estomago: trato 
de que se le alleg^assen muchos de los grandes 
a el: informándoles de trayciones que hauia 
hecho el de Sumerset cumo el dezia, assi en 
la reddícion de Bolonia & otros fuertes en po- 
der de Franceses, como en que la persona del 
rey no hauia de estar en mano de gouernador 
tan sospechoso. Y el de Sumerset entendiendo 
esto se retruxo al castillo de Vinsor: con mano 
armada: licuando consigo al rey: y declarando 
al dicho de Northumberland por traydor: y a 
los demás sus confederados. P«ro fue tanto el 



■ >, 

"í 



lio 



1564 



i 



numero de los grandes que acudieron a la parte 
del de Northumberland, y los muchos que des- 
ampararon al de Sumerset, que a la fin los 
pocos que quedaron con el de Sumerset le pren- 
dieron en el mesmo castillo: y con esto le 
sacaron al Rey de su poder: y a el le traxeron 
por esta ciudad con tres, o quatro mili hom- 
bres de guerra: con algunos mas de su com- 
pañía: gritando mueran traydores. 

^Después trataron los dichos dos Duques que 
por quitarse de passiones: que el rey perdona- 
ría al dicho de Sumerset, y que casada el hijo 
heredero mayor del de Northumberland, que 
es el conde de Baruic : con la hija mayor del 
duque de Sumerset: como se hizo: y fue puesto 
en libertad el dicho de Sumerset, y se celebra- 
ron grandes fiestas: & viuieron en gouiernolos 
dos consuegros, mostrándose mucho amor ex- 
terior. Después no faltaron malignos que re- 
mostrassen al de Sumerset los trabajos en que 
el dicho Duque de Nothumberland le hauia 
puesto y que se dcuia vengar del. E assi por 
ello como por las nueuas passiones que con- 
cebía en el nueuo gouierno, determino el du- 
que de Sumerset de tratar de malar en un 
combite que hauia de aparejar en su casa al 
dicho duque de Northumberland. Y vn caua- 
Uero de sus confederados desta conjuración que 
se dize don Thomas palmer: reueloel negocio 
al dicho de Northumberland, el qual con dis- 
simulacion embio en nombre de todo el con- 
sejo a llamar al de Sumerset, y luego fue preso 
y embiado a la torre y prendieron a muchos 
grandes por ello. Después fue licuado a la au- 
diencia publica el de Sumerset, adonde fue 
acusado de traycion: de la qual fue dado por 
libre: pero siendo acusado porque quiso matar 
al de Northumberland fue condenado. 

»Y sabrá V. S. que el dicho de Sumerset 
siendo Protector: y temiendo que algunos no 
tratassen conjuraciones contra el: ordeno con 
autoridad del p-r lamento que qualquier que 
contra algún noble del reyno tratasse por pa- 
labras, o por otra manera de la muerte del tal: 
que aunque no la huuiesse puesto en execu- 
cicn que merecieise por ello la muerte: y los 
que lo supiessen por oyda: sino la descubrían 
luego al consejo: o a la justicia mas cercana 
Y por esta ley fue el dicho de Sumerset con- 
denado: por lo hauer comunicado: aunque no 



lo había puesto por obra. Y aunque fue cbuk 
por libre por el caso de traycion : procuro el d( 
Northumberland de dar fin con el de Sumer- 
set, por lo demás. Y por ser el caso tan ligero 
tenia por seguro en la opinión de todos: qoi 
el rey le daría su perdón: y quando el pueble 
estaua como satisfecho desto, vna noche antes 
que el Duque de Sumerset padeciesse, embic 
el de Northumberland a mandar secretamenti 
a los vezínos mas principales, que en la nia< 
nana siguiente no permitíessen a sus criadoi 
yr a la pla^a, donde se hazí a justicia: éc aquelb 
mañana tres o quatro horas antes de la hora 
acostumbrada: le sacaron desde la torre al ca* 
dahalso: y le cortaron la cabera, aunque mu 
chos del pueblo que auian venido a verlo: nc 
obstante el dicho mandamiento: hizieron vx 
gran rumor, como que iuan a sainarle. Pen 
los halabarderos: de los quales hauia muchos 
estuuieron quedos, y el mesmo de Sumersel 
dixo al pueblo. Amigos tened paciencia y con 
tentaros con lo que el rey manda, y aqui mos 
tro su poco ser, que si el quisiera echarse di 
el cadahalso, o ponerse en fuerzas con el ver 
dugo, cierto no muriera allí: porque no tenia 
ningunas prisiones ni ataduras: por ser eos* 
tumbre de llenar a los nobles quando van a 
padescer sin ellas: y la guarda de los halabar- 
deros y los demás dissimularon con el fauor del 
pueblo. Pero la sangre de su hermano el Al- 
mirante daua bozes ante Dios: y lo que peor 
es: el encomendó al pueblo que se abra^assen 
con la secta que tenían: remostrandole que era 
la verdadera religión : y esta es la causa prin- 
cipal porque el pueblo le quería mucho: y 
porque veyan que el de Northumberland ha- 
uia de gouernar con tyranía. Y dentro de 
quinze dias después degollaron dos caualleros: 
y ahorcaron otros dos que eran de los princi- 
pales deste re3'no y eran de los conjurados 
con el de Sumerset. 

»Co;//c/ ¿7 Duque de Northinnherland gouer» 
nana solo: y se apodero de todo el ihesoro 
des fe reyno: y como hizo proclamar por reyna 
a doña Joan na su nuera & a la reyna doña 
María publicamente declarar bastarda, 

»De todo esto he hecho mención en esta 
carta, para que V. S. vea por la orden que el 



de Northumberland se hizo grande, el qual ha 
goucrnado hasta agora con tanta quietud: que 
todos tos otros grandes del reyno le hao sido 
tan obedientes: como si el humera sido el 
verdadero rey. Y considerando que el princi- 
pal instrumento de que el dicho conde Sorel 
ftiesse degollado, y su dicho padre el duque de 
Norfolc perpetuo preso: y el dicho Almirante 
y el dicho de Sumerset tíos del rey degolla- 
dos: y también que hauia hecho poner presos 
al obispo de Londres al de Muchestre al de 
Duran, al de Viseter, y al de Chichester, y les 
hauia hecho priuar de sus beneficios: & assi 
mesmo a otros muchos doctos y catholicos. 
por no haucr querido jurar ni consentir en las 
ordenan9as de la secta, determino de dar orden 
como pudiesse librarse de muchos trabajos: 
que era de parescer que le podian suceder a 
causa dello: luego que el rey viniesse en edad 
de gouernar. Y para conseguir este effecto: 
hizo juntar parlamento, & ordenaron en el lo 
que era a su proposito, y especialmente pro- 
curo en nombre del rey de recoger todo el 
thesoro que pudo: que estaua en poder de the- 
soreros, y en mas de veynte meses hizo que el 
rey no pagassc a sus criados ni sus deudas: por 
tener el en su poder el thesoro, y que todos 
los del reyno estuuiessen pobres. Ordenaron 
que toda la plata que estaua en ias yglesias de 
cruces y cálices, de que hauia hecho hazer in- 
uentario antes: por mas seguridad que se en- 
tregassc a vso del rey como se hizo. Y puede 
Vuestra Señoría considerar que en todo el 
Reyno monto mucho. Hizo que Londres Aotros 
pueblos pusiessen en mano del Rey toda la 
monición & artillería. Compro en todas las 
partes que se pudieron hauer las armas ma- 
nuales que hallo: mas por desarmar al pueblo 
que no por falta que tuuiesse deltas para los 
suyos. Desarmo todos los fuertes deste reyno. 
En el dicho Parlamento echo grandes pechos 
y subsidios. Y después de hauer hecho esto & 
otras cosas semejantes para su proposito: 
acordó de matar al rey según ha seydo publico 
con darle veneno: el qual pobre innocente ha 
estado enfermo: 7 meses, Dizen hizo estrechas 
ligas con el rey de Francia: y grandes pro- 
messas de le entregar a Cales & a Gunies: por- 
que le fuesse buen amigo. Hizo que el rey or- 
denasse que dexaua por sus herederas las hijas 



4 111 

del duque de Solfolc : el qual duque fue casado 
con doña Francisca hija de la segunda her- 
mana del rey Henrrico la qual fue antes casada 
con el rey Luis de Francia: y después con el 
otro duque de Solfolc que V. S, conoscio: de 
quien tuuo a esta doña Francisca. E hizo tanto 
el dicho de ííorthumt>erland con el rey y con 
los grandes: que se desuergongaron a declarar 
SuAittiii(esiiBerm publicamente que SU alteza 
HmricoT'y ít''» kím ^^* bastarda. E assi por esto 
doitacatsi<ni:iictin>nadc como porque era [como ellos 
iTd^'^rm^Tdrdrñ ^'^^^^^) papista el qual nom- 
Ciitoi nüísiro scDoi. brc lian puesto a los catho- 
licos: porque se quería casar con Principe es- 
tra'ngero: que era cosa razonable que fuesse 
desheredada. Y como estaua cierto de la muerte 
del rey, hizo que casasse doña Joanna hija 
mayor del dicho duque de Sofolc y de la dicha 
doOa Francisca: con el tercer hijo suyo del 
dicho de Northumberland: para efecto que por 
parte de la niuger viniesse su hijo que se dize 
Milord Guilbert a ser rey. Y a los vnos por te- 
mor, y a los otros por promessa , y a los otros 
por dones embauco por tal manera, que todos 
los grandes dcste reyno sellaron & firmaron la 
dicha ordetianía, con testamento de! rey: es- 
tando viuo el dicho rey. Y esto passo en veynte 
y vno de Junio y lo mismo hizo el Mayte de 
Londres, y los regidores <t letrados. Y después 
se sirvió nuestro señor que a los seys de Julio 
siguiente murió el rev. plegué a el tenerle en 
su gloria. Y visto esto: y que le páresela que 
tenia el rey de Francia por amigo, y a los 
grandes del reyno prendados y que todos ha- 
uian consentido en esta tiaycion, determino 
publicar que e¡ rey era muerto: y a los diez 
del dicho mes proclamaron en esta dudad y 
en otras partes del reyno a la dicha doña 
Joanna por reyna, con grande autoridad de 
arantes y halatiarderos : & tiraron mucha ar- 
tillería de la torre. Y el pueblo marauillado 
desta tan gran nouedad sin dezir palabra se 
mirauan como atonnitos los unos a los otros: & 
a vno que dixo que porque no hauia de ser 
doria Maria reyna le cortaron las orejas cer- 
cen, haciendo grandes autos de arantes por te- 
morizar al pueblo. A todas estas cosas proueyo 
con mucha astucia y sagacidad el dicho duque 
de Northumberland, y en lo mas importante le 
cegó nuestro señor, y era lo que el en menos 



112 



O 



1554 



tenia, y el pensó que hecho lo que hizo: que a 
todo tiempo ternia en su poder a doña Maria, 
que es agora rey na, la qual estaba con cin- 
quenta o sesenta criados a veynte y cinco mi- 
llas de aqui: y pensó embiar por su altera para 
que viniesse aqui a Londres a visitar a la di- 
cha doña Joanna que proclamaron reyna, & a 
que la conosciesse por tal. Y porque sabia que 
su alteza no lo hubiera hecho, tenia prestos 
quinientos cauallos de guerra para que los 
truxessen: y por desobediente echarla presa, y 
después hazer della lo que del rey. 



»Cowio su alteza después que supo que el rey su 
hermano era muerto se hizo en su casa pro- 
clamar por rey na : y como se pttso con los 
suyos en el campo animándolos para la ba- 
talla, 

»Como la reynaestaua anisada mas hauia de 
un año que este hombre y los suyos andauan 
con mal, como discretissima que es, dissimulo 
el negocio con el de Northumberland, el qual 
casi cada dia escr^uia a su alteza cartas de mu- 
cho res{)eto, haziendole saber que el rey estaua 
tan malo: pero que si otro que bien ordenásse 
dios del que el mostraría por obra su deseo S¿ ñ- 
delidad quedeziale tenia a su alteza. Pero la ma- 
gestad de la reyna temporizando con el y respon- 
diéndole que le tenia por ñdelissimo, en su 
tiempo conveniente hizo cierto lo que el espí- 
ritu sancto le alumbro. Y fue que dos dias an- 
tes que el rey muriesse que era a los quatro de 
Julio: de noche con gran diligencia se fue de 
donde estaua de estancia hasta obra de sesenta 
millas de aqui: con solamente sus criados: fin- 
giendo que hauia dus o tres dolientes en su 
casa, y que se mudaua por ello. Y luego que 
el dicho de Northumberland y los demás su- 
pieron su ausencia : proueyeron a todo el reyno 
que so grandes penas todos estuuíessen apa- 
rejados con sus armas para todo tiempo que el 
rey les mandasse seruir, haziendo a todos sa- 
uer que su alteza se hauia ydo hazia las pro- 
uincias de Norfolc y Sofolc, que están hacia 
las parles marítimas de la vanda de Flandts, 
con intención de poner el reyno en trabajos y 
guerras, y hazer venir a estrangeras naciones i 
a defender lo que ella pretende contra la co- ¡ 



roña, especialmente estando el rey viuo y no 
fallescido como ella se persuade. Y con este 
mandamiento todos se pusieron en aparejane. 
Después dentro de tres dias tuuo su altea 
auiso cierto de que fuesse fallescido el rey. Y 
luego se hizo proclamar reyna en su casa, y en 
todos los lugares comarcanos. Y en algunos 
otros lugares no quissieron los habitantes re- 
cebir su proclamación por no saber la certini- 
dad de la muerte del rey, & también porque 
veyan que todos los grandes del reyno se ha- 
uian conjurado de viuir & morir en la causa de 
la dicha doña Joanna. Y considerando esto los 
que hauian recebido a su alteza por reyna es- 
tañan tan perplexos que del todo pensauan ser 
perdidos por ella. Su alteza escreuio luego a 
todos los grandes del reyno particularmente, 
que luego so pena de traydores vinieasen todos 
a hazer su deuido : & a conocerla por su sobe* 
rana reyna y señora. Y como casi todos los 
grandes estuuiessen con el duque de Northum- 
berland en la corte que llamauan de la di- 
cha doña Joanna en recibiendo alguna carta 
de su alteza de la reyna María, la presen tauan 
en consejo: & a los mensajeros echauan en 
prisión, con amenazas de ahorcarlos. Des- 
pués de los • X • de la proclamación de la 
dicha Joanna hasta los catorze o quinze si- 
guientes acudieron a su alteza obra de cinco o 
seys Señores de salua: aunque eran de los me- 
nores del reyno, que como a tales el de Nor- 
thumberland no les dio parte de su empresa. 
Y también le vinieron a su alteza obra de xv. 
o veynte caualleros cada uno con la gente que 
pudo y con los villanos de aquellas dos pro- 
uincias formaron un campo de mas de hasta 
veynte mil hombres. Y en muchas partes del 
Reyno fue la dicha doña Joanna proclamada 
}X)r Reyna dos o tres vezes: a causa que en los 
niesnios lugares venian con mano armada los 
amigos de su alteza y la proclamaron Reyná: 
y después que ellos eran partidos, por temor 
de los del consejo, los habitantes destos luga- 
res proclamaron a la dicha Joanna de nueuo, 
y todos puestos en armas estañan en la mayor 
confusión del mundo. Luej;© que el de Nor- 
thumberland y los demás dtl consejo supieron 
que su alte/a se hauia hecho proclamar reyna: 
y que los dichos Señores de salua «& Caualle- 
ros & aquellas prouincias se hauian declarado 



en fauor de su alteza, determinaron loa del 

consejo de aquí, de harer gente: y con toda la 
caualleria que Cenia en su mano: que era la mas 
principal fueri^ : por ser mas de tres mil de 
cauallo gente bien en orden, y con obra de 
treynta carros de artillería y municiones. Par- 
tió el dicho de Northumberland la buelta de 
la rcyna, y fue xl. miüas de aqui : & assento 
su campo lleuando consigo casi toda la guarda 
ordinaria del rey: en un lugar que se dize 
Cambuche, que estaua treynta millas db la 
reyna que estaua en el castillo de Fremingan. 
£1 duque dexo en la fortaleza de esta ciudad a 
la dicha Joanna proclamada : y con ella a mas 
recaudo a su parescer al duque de Sofolc su 
padre, & a los demás del consejo conjurados. 
Y por recelo que el de Sofolc tenia de los de! 
consejo, de que en ausencia del de NorChum- 
berland no hiiiessen alguna nouedad : no les 
sufria buenamente salir de la corte : aun hasta 
sus casas. Y assi el dicho duque de Northum- 
berland con el mucho recaudo que le páresela 
hauia dexado con la Joanna: y con la gran 
fuerza que hauia licuado consigo, erabio a dc- 
zir a los del consejo que dentro de pucos días 
traerla a su alteza presa o muerta : como a re- 
belde que era, según dezia: y cierto todoü eran 
desta opinión: aunque los que se declararon 
de parte de la reyna estañan todos determi- 
nados de morir y vivir con su alteza. Y por 
animar a su gente, dos o tres dias antes que fe 
presumían que vernian a las manos lus dos 
campos, mando su alteza que todo su camp-;} 
se pusiesse en üri.Ien di; bitalla: y vino su al- 
teza al campo a donde todos mostraron con 
vo/ts & alaridos, arrojando hazia arriba Ls 
ahncies & otras armas: &. haziendo otras mues- 
tras de plazer y mucho amor que a su alte/a 
tenían, d;2¡endo. Vlua nuestra buena reyna 
Maria: y mueran traydorcs. Y a causa del mu- 
cho ruydo de la gente y de la mucha saina 
del artilleria y arcabuzeria le fue for<;ado a la 
reyna apearse para ver el campo: porque se 
espantaua & a<;oraua mucho la caualgadura en 
que venia, & a pie con los grandes de su corte 
y susdamas,passeo todo el campo que duraui 
obra de vna milla, dando las gracias de su 
buena voluntad. 



>4 113 

^Coiito e¡ Duque mando guardar el passo de 
Flandcs por aljpmas naos, y como la gente 
dellas se ali;nr(,n contra sus Capitanes , y se 
sometieron al serutci'i de ¡a rema Maria. 

»Sabra V. S. que el dicho Duque de Nor- 
rhumberland hauía encomendado a sus mas 
fieles amigos las naos del rey, que son muchas 
y muy poderosas, y las mando aparejar antes 
de la muerte del rey: como cosa en que estaua 
la mayor fuerza de este reyno y para effecto 
de aprouecharse de su amigo el Francés como 
esta dicho, si le fuera neccssario: y para defen- 
derse del Emperador si por alguna via le qui- 
siesse yr a la mano: en fauor de su prima la 
reyna. Hase dicho, y es cosa muy cierta que 
el dicho de Northumberland no ouiera ima- 
ginado de emprender esto, por respecto del 
Emperador; sino que como le pareció que 
su MagesCaJ hauia tenido tantos trabajos en 
Alemania: & que estaua assegurado de su ami- 
go el Francés : que pornia al presente en todos 
los que mas pudiesse a>su Magestad hizo 
cuenta que era tiempo para poner en execu- 
cion sus desseos, y que ni de parte de su Ma- 
gestad, ni de otra ninguna le podia venir fa- 
uor a la reyna, y que saldría con su intención. 
Pero temiendo de presente, según ¡as cosas es- 
tauan que su alteza no passasse en algún barco 
a Flandes: proueyoque las naos que se hauian 
aparejado fuessen seis, o siete dellas hazia los 
puertos donde la reyna estaua: y era la que 
menos, de docienlos toneles: & otras eran 
de ■ ccfc ■ o de quiíiientos. Y hauia en ellas 
hasta dos mil hombres, todos muy buena 
gente, & con esta diligencia le páreselo que 
estaua assegurado de hauer a las manos la 
persona de la Magestad de la reyna, tenién- 
dola cercada pjr mar &. por tierra: pero quiso 
nuestro stñor que los marineros de las seys O 
siete naos, estando cerca de duude estaua su 
alteza, por el amor natural que con su alteza 
tenían, se alearon contra los capitanes dellas, 
en íauor de la reyna, & aportaron a vn puerto 
que estaua cer»;a de alli a deuocion de s j altera, 
con grande saiua íí. alaridos, dizlendo: Viua 
viua nuestra reyna Maria. Y luego que su al- 
teza lo supo, proueyo que la gente la fuesse a 
servir: y que Ueuassen al campo la artilleria 
que era mucha y buena, Y reforjado el campo 



114 



].Vi4 



de su alteza desta gente & artillería; eslauan 
animados de en breue yrse a ver con los del 
duque de Xuitliu [iberLiiid; y con buena fs- 
peran:;! sei^un la jusia causa que neuau;in, di; 
correrlo por el rtyiio hasta prenderle a el & a 
los suyos. 

» Oiitii su aUe~a fue (•i-^idaniada [i<>r rryna de hs 
del cnnsti'), en la ciiu/ad de Luudrrs: & de 
h nfegriii et c',nkiittimü-nl<, de t'ido el ¡>uc- 
hlo: r orno el duque de X-.rthiuiihcrland y 
todos sus coufidi'iados /uerou presos. 

»En este tiempo el de Xortliumbcrland en- 
grosso sti campo también, presuinienlo que 
con su caualleria desharía a lus villanos: por- 
que no estañan muy armados. Los del consqo 
de Londres que estañan como detenidos en po- 
der de la Joanna y del duque de Sofolc: como 
esta dicha, tuuieron aniso de que estas nuos 
dichas se hnuiessen passado al sernÍLÍo de su 
alteza, y como quasi todos hanían sido forra- 
dos de consentir en esta tiaycíon: y cons'de- 
rando que si acaso su alte/a oníesse vítoría: 
aunque tes páresela cosa dudo^, según lo i¡iic 
se podía juzgar, que serian dignos de muchos 
trabajos en sus personas & bienes, acordaron 
visto que el de NotthumV.Tland estaña en el 
campo, sin que el de SofoL-, o la Joanna lo pu- 
diessen estoruar, de descubrir los vnos a ios 
otros sus cora^ines: y que era cosa conuc- 
níentf, que no obstante lo passado, que decla- 
rassen y proclamassen a la buena madama Ma- 
ría por reyna. V puede V, S. considerar en los 
muchos trabajos que este reyno se lullaua po- 
cjs días, y en condición de deslruyrse todos y 
matarse cincuenta o sesenta mil hombres. 
Y assi todo conformes lo declaramna la dicha 
Joanna y su padre. Y ctinio contra todos juntos 
no pudieron resistir, tuuieron paciencia. Ya 
los -xíX- siguieniesdeJulio.eutrelas trcsylas 
quatro, fue proclamada su alte/a. Dezir a \'. S. 
la alegría que el pueblo mostró desta nouedail, 
sobre Iis ínfr}rmaciones q.ie auía que stria 
muerta o presa, no lu podría yo ni nÍni¡uiiD 
por escriplo ni de palabra dezir. Y como este 
acuerdo passo cnlre los del coii=tj(i: y como sin 
saberlo ninguno vinieron ellos mesinoscüii los 
mazeros a hau-r en la plai.a publica esta pro- 
clamación. Fue tanto el coutenlauíiento í» ale- 



gría de todos: que arrojauan quasi todos I 
bonetes al ayrc perdidos: y todos loa que 1 
nian dineros en sus boleas, los arrojauan 
|5[iebUj. Oíros situdo hombres de autoridad 
viejos, no se podían contener echando de 
sui ropas saltando y baylando como si estiiui 
r.in fuera de seso. Otros yuan corriendo p 
l.is calles en donde no liauía hauido notic 
deata tan gran iiouedad, gritando. Viua 
reyna María. Y los que lo oyan quedauan at 
nítfis, que no osauan alegrarse: porque era p 
I li;;ro de muerte hablar en Fauor della. Y luei 
que por todo se supo, se hizíeron tantos fu 
gos, que era de uer: y nuo aquella noche 
gente en las calles, con grande alegría 6í m: 
sicas. Y eran tantos los gritos & alaridos quai 
do se bcuían por amor a la reyna, como acá 
acostumbran, que parcsda que hauian salic 
tolos deste ma! mundo, y qn< hauian apo 
tadn a la gloria. V ine^o fueron Cantas posti 
por todo el reyno, que en breuc se supo p( 
tolo. Y como V. S. puede considerar: iod< 
los otros pueblos .t villanos hicieron lo mesmi 
Es de marauillar el amor que este pueblo tieti 
íL esta sefiora, que cierto offenden a nuesti 
señor en ello, porque la dexan de querer y 1 
adoran. Pero como esta V. S. informado, e 
suí muchos it largos trabajos, ha sido tan p; 
cíente, tomándolos tolos como embiados de I 
¡ mano de Dios: y su vida de tal excmplo y ta 
i catholíea, quel natural amor desCe su pueble 
y estas consideracíonrrs son causa dello. Lueg 
que su alte/a entendió tan buena nueua, hiz 
poner en la capilla vn lícce homo. Oue fue 1 
;ir¡mera que publico se hauía puesto alguno 
ailos hauía. y cantarozi el Te Deum laudamu; 
V todos los de su corte dando gracias a Dios si 
¡lusicron en oración, y dieron de nueuo vozes 
Dios guarde nuestra buena reyui \faria, 

-W duque de SorthumberUnd estando apa 
r.'laio para p,i:ier en otetudon el yr a cerca 
a la r>.'yna: con tan poderosi) campo como ha 
uia llegado, después de hauerse pregonado Ca 
|i!tan general pjr la Joanna: A hauiendola pro 
clamado reyna, y a la Magestad de la reyn; 
bastarda y rebelde: vinieron estas miserable: 
nueuas p.ira el y ¡lara tJiljs los suyos: & ha 
llü>e tan couíiiS'i, que hug.j ;uatu!,) pregona 
a sn al;e;!a por reyna: y quito y rasgo con si 
[jropri.is manos la otra pri..clamaeijn de \i 




Mq 



Joanna, que tan pocos días hauta que la hiüo 
proclamar y enclauar en los cantones de las 
calles publicas del pueblo donde estaua, y que- 
brando con sus miserables y traydoras manos 
vna vara que el traya blanca, que era su insig- 
nia de capitán general dixo. Viua la Keyna 
María: Y echo de si las armas manuales que 
traya: & naando que hiziessen lo meamo los su- 
yos, sometiéndose todos a la misericordia de la 
reyna. Y el dia siguiente se presentaron en el 
dicho castillo donde estaua su alteza muchos 
grandes & caualleros, entre ellos vino el Mar- 
ques de Nortantona, que en el tiempo que 
V. S, estuuo ss dezia Milorpar, hermano de la 
reyna vltima muger del rey Henrico. Y assi 
mesmo se presentaron el grande Almirante 
que se dize Milorchuton, ii Milorgree, & con 
ellos passados de • cxl ■ caualleros, y fueron to- 
mados presos. De los del consejo de Londres 
que estauan en la torre con la Joanna vinieron 
a la corte de su Alteza. Con esta nueua de la 
proclamación el conde de Arandel que es vn 
sefior de mucha estima, & de quien creo V. S. 
se acordara, Ai de los buenos deste reyno, & con 
el de Milorpajet, a quien también conosce 
V. S. A estos dos seftores tuuo el de NorLhum- 
berland presos mucho tiempo, so color que ha- 
uian sido de los conjurados con el de Sumerset, 
y si ouiera hallado el menor indicio del mundo, 
los ouiera puesto en el estremo: & después se 
reconcilio con ellos, por tener quien hiziesse 
mas cuerpo en sus trayctones, los quales con 
los demás aunque por fueri;^ e por remostra- 
ciones como de amenazas: firmaron & sellaron 
la dicha conjuración contra la reyna. Después 
dio su Alteza cargo al dicho de Arandel que 
fuesse con manoarmada a dar orden de que e! de 
Northumberland.í: los mas principales fuessen 
tomados presos, & que esiuuiessen a buen re- 
caudo, lo qual el hizo, & los dexo como conue- 
nia: en el dicho lugar de Cambrich. Y después 
a los [ ] del mes de julio los mandaron ve- 
nir presos a esta fortaleza , con obra de tres mil 
hombres de guerra. Traxeron con el dicho de 
Northumberland al conde de Baruic su hijo 
mayor, & a otros dos hijos suyos, que también 
estauan con el en el campo, & a vn hermano 
suyo del dicho Duque & al capitán de la guar- 
da, 6í a otro que se dize Milor Astings, Sl al 
conde de Vntinton, & a otros: hasta en numero 



54 llñ 

de onzc personas. Y según estaua con ellos mal 

el pueblo, fue necessario que la reyna man- 
dasse pregonar que so pena de ser castigados, 
que dexassen passar pacificamente los presos, 
sin les dezír palabras injuriosas: y no ouo re- 
medio, que todo el pueblo gritaua. Mueran 
traydores, y viua la reyna verdadera, y les ti- 
rauan algunas pedradas. Y si no fuera por la 
mucha guarda de armados, no fuera possible 
licuarlo viuo hasta la prisión. Después dentro 
de dos dias traxeron preso al Marques de Nor- 
tantona, con otros t>resos, y en. xxxj. de Julio 
hizo su entrada la Magestad de la reyna, con 
tanta alegría del pueblo quanta se puede pen- 
sar. Traya consigo hasta cinco mil hombres de 
guerra a caualLo; y passados de mil & quinien- 
tos cortesanos, con sus sayos de terciopelo y 
cadena el que menos, y otros ricamente ata- 
uiados. 

¡•Y vino a aposentarse, con obra de cient 
damas a la Corre donde estauan todos sus pre- 
sos. Huuo tal salua de artillería, que no se ha 
oydo de muchos años acá. 

»Dí la t,rden que su Alteaa mando dar eu el 
enterramiento del rey su Aermano. 

»No se si V. S. haura entendido que el de 
Jíorthumberland so color que era la voluntad 
del rey, persiguia con mucha instancia a su 
alteza, porque tenia Missa publica en su casa, 
como la tuuo todo el tiempo que pudo: y en 
la capilla ymagines, y en todo lo demás, como 
lo tiene la yglesia catholíca: y como su alteza 
daua legitimas escusas, no se pudieron en mu- 
cho tiempo desuergon^ar con ella. Pero a la 
fin no supieron remediarlo, sino con cmbíar 
en nombre del rey por sus capellanes, y les 
echaron en prisión, y amenazaron que los 
ahurcarian: porque dezlan que quebrantauan 
los estatutos, y assi ha estado su alteza obra de 
dos ailos sin Missa publica. Pero no obstante 
esto, como es tan catholica , como siempre lo 
han mostrado las obras: especialmente de pre- 
sente, como aqui diré, siempre la ha tenido 
secreto: sin que lo supiessen tres personas de 
las mas príuadas a lo mas, con occasion del 
mucho peligro que dello le podía venir. Agora 
como nuestro seflor la ha traydo á tiempo de 
mostrar por obra lo que tocaua al seruicio 



IIÜ I 

suyo, it hauiendo mandado dar orden en el 
enterramiento del rej- su hermano a qnifii 
Dioi perdone, hizo dezir la iiüclie aritus en su 
Capilla las horas de defunctos en latiii, como 
se acoítunibra en líuma. Y ü día siguiente st; 
canto la Missa de Réquiem: lo qual fue tanta 
admiración para el pueblo como las nouedades 
passadas: porque los cathoHcos mostrauan vn 
nuevo gozo y los de la secta vna Rran iriftcza. 
Después dentro de pocos dias íc fue so altera 
a) eaitil'o de Kichamoiit, a donde de présenle 
esta, con gran corte de grandes y damas deste 
Teyno, que han venido a hazer su dcuido, i^ a 
besar las manos de su alteza. 

*Conio el dui¡iic y su hijn nun oJri,s grandes 
r'iicroii coiiilniíiti'is a murir. 

»Despues en .xviij. deslc mes de Agesto pas- 
sado licuaron a juyzio al Duque de Northuni- 
berland, & como V. S. sabe, estos autos se lia- 
zen con grande autoridad hizieron un cadahalso 
en la gran sala del Osmestier, ricanienle enta- 
pizada , de gran magestad , y en el medio un 
dosel rico, y deba.xo un asiento ccti ricas al- 
mohadas, con sus alhpnibras a los pies: y veni- 
dos con bus mai;js ofñciales: los coniissarios 
de la causa se assentarun como partes por la 
reyna. Y primeramente en el dicho assiento_ 
del dosel: se assenío ei duque de Xorfole sobre- j 
dicho, el qual piesidia por aquei día por la 
persona de la reyna: y tenia en la mano una r 
vara larga blanca: que es insignia de gran 
marichal, y este ufñcio de antiguiis tiempos 
han reservado los Reyes para sí: y de la una 
parte y de la olra e^tauan assentados los gran- 
des del reyno, que estañan nombrados parj 
ser juezts entre el delinquente y los coniissa- 
rios conforme a la ley. Y estos dichos juezes 
eran los que el de Nortliumberland halna de- 
xado en la torre con la Joanna, o la mayor 
parle dellus. Y luego fue manjjdo que fut^üe 
presentado el preso: e a-si trujienm al iliclio 
duque de N'orthumterlaiid, el qual liadcndu 
tres reucrcncias liasla el suelo antes de llegar 
al lugar donde hauía de esiar, vino con buen 
icmbiante y denuedo Ikno de humildad y gra- 
uedad. y.\ ilicho duque de Xorfulc; a quien 
como esta dicho el hauía tenido preso tatitos 
años: & todos bi dema= grande? que asislian 



al juyzío, a quien hauía pocos dias que el □ 
daita a su voluntad: estuvieron con muchi 
ucridad. Y el que mas cortssia le hizo, 
ti:.car un poco el bonete. Luego le fueron p 
tas tres acusaciones comotraydor. La prim 
si era verdad que en .wij. de Julio y dcs¡ 
t-e hallo en campo con mano armada conti 
Magcstad de la reyna, hauiendo sido su al 
proclamada el raesmo dia en Londres , y ei 
rcvno por reyna. La segunda, si se hizopn 
nar el mesmo capitán general del. La tere 
í-i proclamo a la Joanna reyna en el campo 
la ^lagtstad de la reyna bastarda y rebe 
Y por si negassc, cstauan como dicho es, c 
de aquellos nobles nombrados conforme i 
ley deste reyno; para que le ju^gassen desf 
que fuessc convencido por los testigos: que 
rian presentados. A lo qual todo respondí 
dicho de ííorchumbcrland que era verda 
que lo confessaba: y que se liallaua confoi 
a la ley condenado: y de compasión de ver 
la miseria que se habia puesto por ambic 
de reynar & doliéndose todos de si mesmo: 
la macula que tenían, por la offensa que hau 
cometido contra la reyna, por hauer cons 
tido en la traycion: aunque por fuerza co 
esta dicho: hartos dcllos no se pudieron cor 
nsr de no llorar. Y como conoscio su pecca 
no passo ti juyzio de los dichos doze nob 
conforme a la ley. Supüco a todos rogasse: 
la Magestadde la Reyna, que no se acordasse 
sus maldades, sino de su mucha clemenc 
aunque dezia que cunocia el caso taü gra 
quiíiü mereseia misericordia, 

»Pidio quedos o tres del consejo viniesse 
eumunicar con el en la prisio:i sobre cosas 
tretas importantes: que cunucnia mucho 
scruiciü de su Aluza. Suplico a su Alteza 
diessequatroü cinco dias de tiempo para loq 
locaua a su anima como se hizo. Fue por la 1 
CLiiidei'ado a ser arrastrado í; ahorcado & a 
te> de acabar morir, ser descolgado y desqui 
li/ado, echando el cora(;on iV eiitraúas en 
fuego. El mesmo dia fue condenado por I 
mismos términos el marques de Nortanto: 
y el conde de üaruic su hijo heredero del i 
Xortimmberlaiid. Y al otro día siguieate ti 
xtrun a juyzio al dicho su hermano del ( 
N'urtiiumberland íi al capitán de )a guan 
ilel rey, \ vieecamareru mayor: qu,e se dcí 



i:):)4 



li: 



don Juan Gats, & a don Thomas Palmer, & a 
don Harri Gats hermano del dicho camarero, 
los quales coiifessaron assi mesmo ser conde- 
nados como los demás. 

•* 

» Como en la ygicsia mayor se predico vn ser- 
món^ y del gí' ande alboroto que causo y como 
sacar o Ji al Duque & otros dos ajusticiar, 

»Luego el domingo siguiente predico en 
sant Pablo principal yglesia desta ciudad, vn 
catholico y docto predicador, & porque en to- 
dos los años passados no les era permitido a 
los buenos el predicar: fue el pueblo a oyrlo: 
los buenos para su consolación, y los desta 
secta por curiosidad. Y como comenc^aua a de- 
2ir el predicador, que el obispo desta ciudad 
hauia estado preso • 4 • aftos por predicar la 
verdad sobre el sancto sacramento del altar y 
sobre otras cosas de la religión luego comen- 
taron los hercges escandalizados de la missa 
que se hauia celebrado en la torre: de alboro- 
tarse: tirando o arrojando puñales al predica- 
dor: diziendo a grandes vozes y gritos, mentís, 
que no fueron sino cosas de ydolatria las que 
predico y vos loays. E aunque estauan alli la 
Justicia y regidores del pueblo no lo pudie- 
ron remediar: & tuuieron que hazer en que no 
matassen al predicador. Después el primer dia 
que se offrescio alli predicar: vinieron alli los 
del consejo como con mano armada de tre- 
zientos o quatrozientos alabarderos: y predico 
sin ningún rumor tan clara & catholicamente 
como lo pudieran hazer ay. Y este mal pue 
blo a vn clérigo que dezia missa en su perro- 
chia siguiendo el exemplo de la reyna: le ape- 
drearon: y le desnudaron los vestimentos: 
y dello se escandaliíjaron mucho los buenos: 
algunos están presos dellos. Después en los 
• xxij • deste mes de Agosto dicho: sacaron al 
duque de Northumberland & los dichos Capi- 
tán y Palmer: a que les fuessen cortadas las 
caberas: vino tanta gente de cauallo y de pie 
que era bien de ver: y con mucha curiosidad 
de oyr lo que dirían : especialmente en las co- 
sas de religión. Sacáronlos de la torre cpn 
gran guarda, por los rumores passados. Y puesto 
el duque sobre el cadahalso, que fue el primero 
que padescio , allegándose a vna varanda con 
mucha humildad & graa ser, a hablar al pue- 



blo, como es costumbre. Y auiendo mucho si- 
lencio, dixo la substancia destas palabras las 
quales yo oy por estar bien cerca del. 

^Razonamiento que ¡tizo el Duque al pueblo, 

antes de morir. 

^Señores y amigos, yo he venido aqui a mo^ 
rir como veys: por hauer sido condenado por 
la ley, y os declaro y confiesso que he graue- 
mente offendido a Dios & os encomiendo mu- 
cho que rogueys a Dios por mi anima, & si a 
alguno en la compañía o ausente, a quien yo 
aya offendido les pido perdón. Y a esto res- 
pondió todo el pueblo. Dios os perdone. Y des 
pues de hauer silencio, dixo. Por la ley he sido 
condenado a ser arrastrado , ahorcado et des- 
quartizado: pero la Magestad de la reyna, ha- 
uiendola yo tan grauemente offendido, ha vsado 
de esta clemencia que sea degollado: de lo qual 
le hago gracias: & haziendo vna reuerencia 
hasta poner la rodilla en el suelo, dixo. Y la 
suplico que me quiera perdonar porque Dios 
perdone mi anima. Y dixo, que aunque era 
verdad que el hauia sido el principal en poner 
en effecto las cosas; por las quales hauia sido 
condenado, que era cosa cierta que lo hauia 
hecho por induzimiento de muchos: a los qua- 
les no quería nombrar, y que los perdonaua 
como quería de Dios ser perdonado. Y rogo 
al pueblo que los tales de ninguno fuessen no- 
tados. Y prosiguiendo en su platica , dixo. 
Hermanos no ignorays en los trabajos que 
este reyno ha estado y esta, assi en algunos 
tiempos del rey Henrico, como después hasta 
agora, todos los quales es cosa muy notoria: y 
soy cierto que ninguno de vosotros lo ignora, 
que han sucedido por haber creydo a falsos 
Prophetas, & a falsos predicadores: los quales 
nos han persuadido sus falsas doctrinas, & a 
mi como a principal offendedor en esto, y en 
lo demás: me han traydo estas cosas en el 
extremo punto que veys: como han hecho a 
otros muchos como sabeys: por lo qual pido a 
Dios perdón: & os declaro que yo muero como 
verdadero & catholico christiano: & confiesso 
y creo todo lo que la yglesia catholica cree: 
& digo os amigos y hermanos que no se le de 
nadie a entender que esta tan gran nouedad 
de nueuaconsciencia, que lo cause hauerse en- 



IIH 



l:.:.4 



coniendado de parte de alguno: y esto dixo 
como de parte de la reyna, o que aya sido in- 
duzido de alguno amigo: o que esle sertor 
obispo con el qual estaua por conft;ssor Urs- 
ter: me baya en tsto persuadido, sino que os 
lo digo como lo tiento en lo íniimo du mi co- 
ra^un, y como vtys no estoy en tiempo sino 
de dezir verdad. Y assí os encargo mucho y o;. 
encomiendo que no deys crédito a los que os 
han predicado tan falsa doctrina. E mirad her- 
manos lo que os digo: & no lo oluideys que os 
encomiendo que no leiigays empaclKi ni vtr- 
guen^a de turnar a Dios, como veys que yo no 
la tengo, y que considereys lo que esta escripto 
en el Symbolo de los Apostóles. Creo en el 
E^piritu Sancto et la sancta yglesia cathoÜca: 
la comunión de los sanctos. Y aunque soy 
ignorante os podría dezir mas sobre esto; pero 
vosotros lo podeys pensar y considerar con es- 
píritu desapassionado. E si esto no os satísfa.!e: 
considerad en las miserias que han viuidoet 
muerto tanta multitud en Alemania: los vnos 
contra los otros: y que han sido suppeditados 
por auer dexado la cathoüca fe. Y assi Dios 
los ha oluídado, como ha hecho a nosotros. 
Y si esto no os mueue a sentirlo como yo os 
lo declaro: tómese cada vno cuenta particu- 
lar & considere lo que ha passado cada vno en 
su estadb. Y si no esta de todo punto ciego, 
estoy seguro que verna en este mi verdadero 
conosci miento: y assi os torno a encargar que 
os abraceys con lo que cree la yglesia catho- 
lica, que es lo que cl Espíritu sancto ha reue- 
lado de mano en mano desde el tiempo de los 
Apostóles hasta nuestros dias, y sera hasta la 
fin, Y viuid con quietud: y sed obedientes a la 
Magestad de la reyna y a sus leyes: .**: hazed 
lo que yo no he hecho, 

*Dc que manera murió el duque, y ios oíros. 

•Hauiendo dicho esto, quasi palabra por pa- 
labra como esta dicho: quitado de cabe la di- 
cha varanda; se puso de rodillas en medio del 
cadahalso: íc leyó vna oración en Vn libro que 
el dicho su confessor Obispo le ])resentu: y dixo 
el Credo en latin con mucha denocion. y luego 
le quitaron los vestidos: y se puso vn paño en 
los ojos et mesmo, it al tiempo que se habia 
de echar stibre el madero, donde le ¡lauian de 



cortar la cabera con vna hacha, hizo U i> 
de la cruz : lo qual fue muy odioso con lo 

mas d'xo. Y porque el paño no estaui 1 
quando se yba a tender sobre el dicho raza 
se torno a poner de rodillas: y cierto se le 
presentaua terrible temor de la muerte. Ei 
niomentoqucsehabiadetornar a tender, ce 
quien se esforqaua y queria consentir con 
ciencia sin dezir nada: assi como se yua al 
der perezosamente con el temor, dio con 
dos manos vna palmada, como quien dixi 
esto se ha de hacer: se arrojo sobre el di 
madero, en donde en vn golpe le corto el i 
dugo la cabera: al qual plegué a nuestro se 
tener en su sancta gloria. Y aunque fueron 
toriamente muchas sus trayciones , su fin 
como verdadero y catholico christiano , & 
cibio la muerte con mucha paciencia. Y 
dias antes que le executassen, oyó Missa ei 
torre, y se confesso y comulgo, y con muc 
lagrimas declaro al pueblo lo que he dic 
que dixo en el cadahalso. Y sea V. S. ciei 
que ha ediñcadu al pueblo la confession 
dicho Duque, mas que si todos los Catholi 
de la tierra ouieran predicado diez años. 

»Luego aquel mesmo dia degollaron al dic 
Capitán de la guarda; y al dicho don Palm 
estos dos murieron assi mesmo confessando 
yglesia catlioHca: los quales retnostraron 
pueblo lo que el Duque: aunque no con tai 
feruor ni con tan larga platica. A los oti 
quatro que digo que están condenados ha: 
agora no los han executado, ni a muchos q 
han traydo ajuyíio: créese que algunos padi 
ceran: y que otros hauran su perdón. La Joan 
esta presa y su marido. 

» Como la reyna mando proclamar que los C 
t/ialicos y hereges no se dixessen injurias i 
vnos a ¡os otros y como mando a muchos ft 
latios y grandes poner en libertad. 

»En 'Xxiij' deste mes se dixeron las visp 
ras publicas en la yglesia mayor desta ciudad, 
en •xxiiij' día de S. Bartholome dixo mJB 
cantada el obispo della: en pontifical con i 
órgano; v lo mesmo se comienza en sus p« 
rrochias, que verlo es estar en nueuo mundi 
Y como la magestad de la reyna siempre h 
continuado sus oras: niissi y vísperas en cortí 



1554 



119 



tos dcinas con este exctnplo hazen lo mesmo. 

Y para cuitar el escándalo de los oíros dias, 
como esta dicho, íe !u htiho vna proel: 



11 : qu( 



e todo! 



quietud so pena de ser castigados: y que sers 
tenidos por iraydorL's, y que viiian en caridad 
sin disputa los vnnos con los otros yque no se 
di^an iojurias como solian los hcreges a loi 
catholicos Papistas: & los catliolicos a ellos 
hereges. E si huuiere alguno que dessea ser 
oydo sobre cslas cosas que de buena voluntad 
sera admitido: en vna congregación que dios 
mediante se liara de los mas doctos deste reyno, 
assi de la vna opinión como de la olra, k que 
si su parecer fuerebueno sera recibido, & sino, 
que allí sera salisfeclio de su opinión & con la 
gracia de dfps que lo que alli acordaran los di- 
chos sabios: í; conforme al parecer de lo3 doc- 
tos de otros reynos forasteros, que tomaran la 
orden que el espíritu sancto alumbrara. Y que 
en tsie nitdio sean obedientes, porque no in- 
curran tn el jigor de la ley. Ha puesto tanto 
temor esto en el pueblo: que ni osan murmu- 
rar: ni hablar palabra: y están como atónitos 
los iicrefífS de ver lo que passa: & que veen lo 
que ha de ser, & que los buenos que son muy 
muchos mas, están tan alegres que no saben 
d; si: rogando a nuestro señor guarde a la 
reyna, en la vida de la qual esta todo el bien 
o mal deste reyno. Su alteza puso en libertad 
luego que vino a la torre: a los dichos obispos 
que estañan presos & a la inuger del Duque 
de Sumcrset que también estaua presa y como 
esta dicho: al duque de Norfolc y el mas cer- 
cano de la corona después de los nombrados en 
el testamento del rey Henrrico. El qual le hauia 
mandado echar preso de edad de seys añoí, 
& ha estado hasta agora que es de veynte -t 
quatro, el qua! es hijo del Marques de Exetc 
Y este seftor marques, y el conde de Monir,- 
gud, que es hermano del cardenal, por hijos 
de la propria lia del rey y la mesma tia fueron 
degollados por las passiunes y enojos que con 
ellos concibió el rey: plegué a dios los tener en 
su sancta gloria a todos. Al obispo de Unches- 
ter que como digo su alteza mando luego po- 
ner en libertad , le ha creado su Magestad de 
la reyna gran Canceller: que es el massupremo 
cargo que en este reyno ay: como V. S. bien 
sabe: y el que es como Inquisidor mayor en 



las cosas tocantes a la religión. Es el hombre 
mas docto del Reyno : y digno de estar en tal 
cargo según el juizio de todos: por la mucha 
csperiencia y saber de las cosas del Reyno. 
Tenemos mucha esperanza en nuestro seftor, 
que lo espiritual & temporal se reformara poco 
a poco, Y puede V. S. creer esto, que lo se yo 
de buena parte: que plaziendo a dios sera aquí 
como alia, assi en la obediencia del Papa, como 
en lo demás, Y aunque en esto del Pontífice 
estén los hereges muy obstinados, es la Reyna 
tan Catholica que se tiene por cierto, que no 
lerna su alteza respecto a vellacos hereges: sino 
a su consciencia que es la verdad. Pero como 
estas cosas se han de hazercomo V, S. vee con 
discreción & tiempo, su Alteza espero en Dios 
que dará tal orden que sera dello seruido. La 
reyna se coronara Dios mediante el primero 
de Otubre, aparejándose grandes fiestas. Des- 
pués solo restara que nuestro Señor la haga 
dichosa con algún bueno & Catholico marido. 
Bien se dizeaca es muy ¡exos el Principe nues- 
tra señor de ser tan bienaventurado, assi por- 
que se dize que se ha tratado casamiento con 
aquella sei^ora de Portugal , o que se fenesce- 
ria: como porque no se dize que de parte del 
Emperador, ni de otro ninguno: que se haya 
mouido esto. Bien ay algunos que dízen que 
podra ser que se comunique de parte del Prin- 
cipe de Piamonte, pero yo no io creo. Paresce 
que no lo cvraran el Emperador & su hijo sí 
se aprouechan desta tan grande comodidad, 
pues es de creerque atraucsando lanto deudo, & 
siendo a dios gracias tan conformes en la reli- 
gión y no muy desiguales en la potencia, que 
mouiendolo alguno que podría venir en efecto 
si el negocio de Portugal no esta concluydo. 
E si este día de tanta gloria nos dexasse nues- 
tro señor dios ver, que beneficio tan grande 
sucedería a nuestra España en detener al Fran- 
cés, con estar estos reynos y los de su Mages- 
tad vnos, & aunque no fuesse por mas de por 
conseruar los estados de Flandes, lo hauian 
mas de dcssear m Magestad y su hijo porque 
como V. S. mejor sabe: el dia que nuestro se- 
ñor lleue a la gloria a su Magestad esta muy 
en condición de que, o el Francés le coja vn 
día, o que Alemanes se entren porel, por estar 
el socorro de España tan lexos, & aun no esta 
la tierra sin sospecha de hazer algún desorden, 



120 



15Ó4 



por lo de las cosas de la religión o porque no 
son muy deuotos de nuestra nación: según 
ellos dizen. También para esta tierra vernia 
mas que a ¡)roposito, porque en caso que mu- 
riesse el hijo del Principe: a quien dios guarde: 
seria el hijo nacido aqui señor de todo: M: a la 
verdad a los Ingleses estaría commodissimo. 
Y aunque ellos naturalmente dessean que sea 
su rey nascido aqui : consideradas todas estas 
cosas & otras, & que el Francés se les ha de 
entrar algún dia por Escocia, a ellos les es oro 
todo: y especialmente hauiundo de venir a vi- 
uir aqui ti Principe & en Flandes: y dexando 
alia ,vn hijo seria bien a proposito. Y de vna 
cosa este V. S. certificado, que todos los catho- 
licos alearían las manos adiós: porque assi na- ^ 
turalmente quieren bien a su rey no, & natural- 
mente tienen amor a su Magestad cSl a España 
especialmente por el amor que tuuieron a la 
buena Keyna Catholica: & son tantos los bue- 
nos: que para quatro hereges ay cien catholi- 
cos. Y estoy por dezir: el pueblo de aqui tiene 
mas amor con esta casa que los de Portugal, y 
en edad se differencian estas dos señoras de vn 
año, o año y medio de tiempo. Pues en la vir- 
tud & Christiandad a todo el mundo es notorio 
que yguala con la mas acabada: y en lo de la 
quantidad tan differenciadas como V. S. bien 
sabe. Y aunque a mi no es dado tratar de 
Principes, yo espero que V. S. lo tomara a la 
buena parte: por causármelo el natural amor 
a mi soberano Señor & Principe: y el mucho 
que yo tengo a esta señora, por hauerme criado 
aqui muchos años: y por hauer siempre en- 
tendido particularmente por información de 
su mucha christiandad & virtudes. Nuestro 
señor que lo puede todo hazer, el lo gouierne 
a su seruicio. Bien espuro que V. S. no se 
desairara con tanta prolixidad, por hauer sido 
la materia de tal qualídad, que ha sido necessa- 
rio hazer mención de las cosas que escriuo. Y 
por no offrescerse otra cosa: cesso humílmente 
&c. De Londres el primero de Setiembre de 
M.D.Liij. 

^Coronar i'jfi d'^ In índUj y Scrcuissima rey na 
Man'd de ínglnícrra. 

»El postrimero dia de Setiembre deste pre- 
sente año de mil vS: quinientos vS: cinquenta y 



tres partió la Serení ssima rey na Maria de In- 
glaterra, de torre para yr al palacio de Vesmes- 
tcr, porque otro dia siguiente se hailia de ha- 
zer su coronación, como se hizo, & la orden 
con que su Magestad salió, es la siguiente. 

»Pr¡ meramente yuan delante muchos gen- 
tiles hombres cortesanos y del rey no, vestidos 
todos de ropas de seda con hermosos aforros 
caualganilo en muy hermosos & bien adre^a- 
dos cauallos que la mayor parte dellos yuan 
encubertados de terciopelo hasta en tierra: 
después de los quales yuan todos los varones y 
Lodos los Príncipes riquissima & superbamente 
;i.lerecados, vnos de oro otros de plata y mu- 
chos dellos aderet;a'los los cauallos con cubier- 
tas de lo mismo de sus personas, parte de oro 
y parte de recamado: que demás de la mucha 
riqueza que en si tenían dauan grande admira- 
ción por las nucuas y gentiles inuenciones que 
sacauan. Entre otros yuan Micer Jacobo Fos- 
carino ; Micer Marco Antonio Ferizo ; Micer 
Marco Bernardo; Micer Jacobo Ragazoni, no 
menos aderecados que los otros, & otros quatro 
mercadantcs, los quales yuan superbamente 
aderescados: los quales lleuauan ropas de ter- 
ciopelo negro aforradas con muy hermosos 
aforros con muchas puntas de oro & por guar- 
nición vn recamado todo a la redonda de mas 
de un palmo de ancho. Y lleuauan assi mismo 
sayos de terciopelo negro recamados de la 
misma manera como las ropas, y en la guarni- 
ción de lo recamado tanto era lo lleno como 

10 vazio: lleuauan ansí mismo encubertados 
los cauallos del mismo terciopelo negro hasta 

011 tierra con vn palmo de guarnición de oro, 
& todas las demás guarniciones de los cauallos 
yuan de e:>ta manera, lleuauan cada vno dellos 
dos lacayos vestidos del mismo terciopelo con 
'.:«»rdoncillos de oro. Yuan detras destos quatro 
Caualleros Españoles vestidos con capas de 
terciopelo morado aforradas en tela de plata 
con vna muy excelente guarnición de oro a la 
redonda, y en calcas ¿s: iubon y coletos a la Es- 
pañola, y gualdrapas en los cauallos, que pa- 
ruscian muy bien: ansí por su riqueza como 
por su gentil inuencion: cS: cada vno dellos Ue- 
uaua dos lacayos en cuerpo vestidos de la 
misma manera. Yuan luego tras destos otros 
señores principales. Cuatro embaxadores, vno 
del Emperador, otro del rey de Francia, otro 



1554 



121 



del rey de Polonia, & otro de la señoría de Ve- 
necia. Yuan luego con dos vestiduras Ducales, 
que represen tauan los dos ducados de Nor- 
mandia & Gascuña ya posseydos desta corona. 
Luego venia su Magestad en vna litera descu- 
bierta de todos los lados, saluo del Palio: y 
toda ella cubierta de oro: juntamente con las 
guarniciones de los cauallos que la lleuauan 
que era de la mesma manera: a la redonda de 
la litera a cauallo, la duquesa de Denorfolc, la 
marquesa de Vincestre, & la condessa de Aron- 
delo vestidas de terciopelo carmesi con las cu- 
biertas de los cauallos de lo mismo. Su Ma- 
gestad yua marauillosamente aderezada: y el 
manto era de plata y el tocado de oro con mu- 
chas & muy preciadas piedras de gran valor. 
Es su Magestad de treynta & ocho anos, y 
hermosa sin par. Yua luego un carro trium- 
phal cubierto de plata, en el qual yua la dama 
Ysabel hermana de su Magestad: & madama 
Ana de cleues: muger que fue del rey Hen- 
rrico, y después repudiada del, vestidas de pla- 
ta; yuan luego otros dos Carros triumphales 
cubiertos de tela de oro, y en cada vno dellos 
quatro Princesas, & tras'ellos sesenta señoras, 
& Damas a cauallo vestidas de terciopelo car- 
mesi ricamente adere(;adas, & las cubiertas de 
los cauallos de lo mesmo, todo a costa de la 
Reyna. Y con aquesta orden caminaron por 
vna calle ancha & larga mas de milla y media, 
en la qual estañan muchos arcos Triumphales 
ricos y con gentiles inuenciones. El primero 
de los quales era hecho por la nación Gino- 
uesa: el qual era el mas hermoso y bien hecho 
y mas espacioso de todos, por la nueua y gentil 
inuencion con que a los otros excedia, y sobre 
vn cerco del estaua vna Epigramma en latin, 
desta manera. Marie Anglorum regine inclite, 
constanti, piecoronam Impcrij Britannici, pal- 
mam virtutis accipienti: Genúenses publicam 
salutem in primis letantes, cultum tribuunt. 
»En otro cerco estaua otro Epigramma tal. 
Virtus superauit, justitia dominatur, virtus 
triumphat, pietas coronatur: respublica resti- 
tuitiir. 

»Mas adelante estaua otro arco de la nación 
Florentina: pero no tan espacioso como el de 
la Ginouesa: el qual sobre el mas alto cerco 
tenia: Feliciter viuat. Pie Arguste Florentini 
glorie insignia erexerunt. 



^Hania otros muchos arcos Triumphales he- 
chos por lo£ Ingleses demás de otro de la na- 
ción Alemana, de las tierras marítimas: de los 
quales no se haze aqui mención. La gente que 
estaua presente era infinita. Y su Magestad 
con esta orden, llego a palacio el primero dia 
de Octubre, a las onze horas del dia, a donde 
hauian salido a recebir a su Magestad onze 
Obispos con todos los Canónigos & Clerezia : y 
assi vinieron a la yglesia de Vesmester ídonde 
por su orden estañan los Embaxadores. Venia 
su Magestad acompañada de todos los Princi- 
pes , y señores del Reyno , cada vno en su ha- 
uito, conuiene a saber, el Duque con vestidura 
Ducal, el Marques de Marques, el Conde de 
Conde: y sus mugeres de la misma manera, y 
con la misma differencia, adonde estaua un cada- 
halso, que subian por el veinte gradas, y en lo 
alto del otro mas alto que subian a el por diez 
gradas donde estaua vna silla adonde subió su 
Magestad y se assento en ella. Y luego leuan- 
tandose la lleuo del braqio el obispo de Vinces- 
tre gran Chanciller por todas quatro partes del 
cadahalso para que todo el pueblo la viesse, el 
qual Obispo dezia en alta voz que se pudiesse 
oyr. Es esta la verdadera heredera desta Reyno? 
y todo el pueblo respondió a bozes, & con ale- 
gría. Si, si. Replicaua. Soys contentos de rece- 
billa por reyna y señora? Respondieron. Si, si. 
Lo qual acabado su Magestad se fue al altar a 
oyr el sermón : el qual acabado tendida en tie- 
rra le echaron las bendiciones con muchas ora- 
ciones, & luego entro en un lugar apartado, y 
se desnudo el manto que tenia" de terciopelo 
carmesi aforrado en armiños & torno al altar 
en cuerpo & otra vez se tendió en tierra. Y 
estando assi le cantaron las letanías hauiendole 
echado la bendición a la ropa que hauia de 
Ueuar: y luego se comento la vncion y fue 
vngida en el pecho y en las espaldas y frente 
y en las sienes: y después le vistieron un Ro- 
quete de tafetán blanco, y le calcaron vnas 
espuelas y le ciñeron vna Espada como los que 
arman Caualleros, & la pusieron en la mano 
vn Ceptro real de Rey, & luego otro que se 
acostumbra a dar a las Reynas que tenia en lo 
mas alto del vna Paloma & finalmente la die- 
ron vn pomo de Oro grande & la coronaron 
con tres Coronas. Vna del reyno de Inglate-» 
rra, & otra del reyno de Francia, & otra del 



'I 

::íi 

I 






T 



12-.' I 

reyno de IrUnda. Y luego la vistieron otro 
manto de carmesí dlíft-rente del primero; aun- 
que era del meamo terciopelo c:;trnjesi & afo- 
rrado en armiilos. K assi vestida ¡¡e torno a 
sentaren la silla arriba dicho: adonde vinitruu 
por orden todos los grandt-s del Reyuo a lia- 
zelUhomenage teniendo siempre su Magcitad 
en la mano los dos Ceptros reales arriba dicho*. 
y entonces su Mageslad manilo dar libüriad a 
todos los presos, excepto aquellos que estauan 
en Torre, y perdono generalmente ;i todos 
aquellos que la houicssen cffendido. Y luego 
dixo Missa el Obispo de Vincestre, con mucha 
solemnidad, estando siempre su Magestad di; 
rodillas, con grande deuocion y grandes se- 
ñales de religión: la qual aeabada , ^e entro en 
el sobredicho lugar apartado, & torno presto 
a salir con el mundo en la mano y con el cep- 
troReal, vestida de vn manto de terciojitlo 
pauonado, aforrado de armirlos con la capilla 
redonda, como suelen traer los reyes. Desta 
manera sallo de la yglesia acompañada de los 
Principes y Enibaxadores, y fue a pie cerca de 
allí a vna gran sala a donde estauan las mesas 
espléndidamente y realmente aparejadas, con 
forme a la msgniñcencia y grandeza de tan 
gran Reyna. Estaua en la dicha sala, qnando su 
Magestad llego a ella el Cunde de Arabi ; con 
la ma^a en la mano, como Condestable del 
reyno, elegido para aquel oflieio, solamente por 
aquel dia, y el Duque de Narpholes como gran 
Senescal: entrambos a dos a cauallo. con 
cubiertas de brocado: los quales anduuieron 
siempre a la redonda de la sala, como se 
acostumbra en aquel Reyno en la coronación 
de los Reyes: y en medio de la comida vino 
vn cauallero todo armado de armas blancas, 
con vn sayo de armas, y las cubiertas del ca- 
uallo todo de oro & carmesí , y hizo leer vn 
cartel de desaño. que dezía. Oualquiera que 
fuesse osado de contrade/ir que aquella no 
fuesse la verdadera reyna de aquel reyno le 
haría conocer lo contrario, o lo mataría: y 
echado el guante dio buelta a toda la sala, y 
boluio delante la Reyna, y dixo con voz alia: 
(^}ue atento que no hauia persona que ossassc 
contradezirle, ni aceptar su desafio, el la salu- 
daua como a verdadera y heredera Reyíia 
de aquel Reyno. Su .Magestad agradcsciendole 
que el ouiesse aido su Cauallero y deffcnsor, le 



dio vna copa de oro en que su Magestad b 
llena de vino para que beuíesse y se la Dea. 
Acabada esta ceremonia acostumbrada e 
reyno de Inglaterra en la coronación de q 
quier Rey, vinieron los Embaxadores & fiv 
todos a besar las manos de su magestad 
dalle parabién de su coronación. La qual 
su magniñcencia & grandes virtudes que É 
se counce merece ser ygualada a las may 
y mas excelentes reynas que hasta oy a 
uido: & sábese por cierto que se gastaroi 
la dicha coronación a costa de su Mage 
mas (le cient mil ducados. Y no es tant< 
¡wuderar lasumma del gasto, quanto la on 
el tiempo & las cerimonias bien hechas, t 
ordenado, y reglado con gran prudencia & ( 
stjo: en manera que este reyno y esta maj 
nima reyna han dado amplissinia materia j 
escriptorcs que quisieren escriuir. » 

En la líibliiiteca dul Kscorial se consí 
esta misma Relación, aunque la Coronai 
estd impresa en diferentes caracteres que 
C'ir/ri ik unn>as, siendo además ésta en 8 
aquélla en 4."; por consiguiente es de creer i 
Osta sea la primitiva edición, ó que con 
pondvn á otras dos anteriores á la de Med 
del Campo. Su descripción es como sigue : 

Carlii de mimas \ de Antonio de Guar, 
criad'i de ¡n \ Sfrciiissimn y Cathol 
Reyna de \ Iiislaleira: a¡ ¡Ilustre S. £>u¡ 

di- I Alhiíri¡uerque : Visorrcy y Capitah 

general del Reyno de Nitiiarra. :c 

S.o— ló hs. — sign. A. 

Kmpieza: «lllusttissimo SeUor: Ko he 1 
cripto a vuestra Seiloria » 

Acaba: «De Londres el primero de Setíei 
bre. M. D. Mil.» 

I.11 c'ii-onnci-iu de la iiicl | Ha y se | renis. 
Illa leyíKi d;ña Maria de Inglaterra q 
oy rey \ na biieiiaueii turada lítente rn aqi 
rerii'j ciu lodos los | iinhs .Mjlenidiides y t 
riiii'iiiiaA t¿ue ne liizieniii en el \ dia de , 
caronaci'in , y la manera cumo fue jura \ i 
y aleada por rc\na en primero de O^tit \ br 
Awi de mil v (/uinieul'is y cin | qnentay in 
I Añ'ii. i ¿OH licencia impirssa. 

4.°— letra gótica — 4 hs. sin foliar— sign. j 



Empieza : 

«El postrimero dia de setiembre.» 

Acaba: 

« materia a los escriplores que quisieren 

cscreuir.» 

Richard Garnett ha reproducido esta Rela- 
ción de Antonio de Guaras en su TAe Acccssiqu 
o/ Queen Aíary London, Laivrence and Bu- 
llen, 1892, precedida de una Iiitrodüccián en 
que ha recogido las principales noticias que se 
siben del autor. 

107.— Manuale. 

Manuale Sacramentorum- Methim- 
nce Caiiipi. 1554. 

4" 

(índice de !a Bib. proviacUI de Toledo.) 

1 08.— Kanuale. 

Manvale | secundum vsum sanctie I 
Ecclesia; Pallantiníe. | Methymna; 
Campi. I Excudebant Mattha;tis & 



Franciscus á Canto, fratres. | 
M.D.LIIII. 

4." mayor — cxxvi y xxxvki hs, foliadas, 
más 4 de prcls. y 4 al fin sin numerar — signa- 
tura ►í<, A-Q. A-F — [odas de 8 hs., menos >^, 
que tiene 4, O, que es de 6 , y la últ. de dos— 
las rúbricas en tinta roja. 

Port, orlada (en el centro el escudo del 
Obispo con esta leyenda : 4.Pelrts. Gasea. Dei. 
et. Aposto. Sed. gra. Episcofivs. Palett. et. Co- 
mes.» En el centro de la parte inferior de U 
orla un escudete con la cifra de los impreso- 
res). — V. en bl. — «Petrus Gasea, Episcopus 
Pallantinus t Comes, cunctis curionibus, ce- 
terisque sacerdotibus i clerlcis suse diinece- 
sis. — Tabula contentorum in hoc manuali.» — 
Texto del Manual.— P, en bl.— Fol. cxxi: «Si- 
gúese la Plegaria que se acostumbra dezir en 
la missa mayor los dias de domingo después 
del offertorio.» 

En el centro de la parte superior del frontis 
del segundo tratado, y de la inferior del pri- 
mero :c ven las cifras de los impresores en 
esta forma: 




fhrtada del si^gundo trntacio: I here libros: in 

ilnslructia breuis i valde ¡ vlilis pro itouis cedendum sit -. 

curatis \ \ etiam anüquis , qut negli \ gül ha- \ tiir, \ Melhymi 



ua ¡ rcfteriet qunmodo pro | 
: í«- I cramenlo ptcni- | ten- 
' Campi. I Exctidebát Alat- 



124 



1554 



thvus I Francis, á Cato fratres.\M.,T>,Ym]> 
(En la parte superior de la orla de la portada 
se encuentra la cifra de los impresores.) Al 
verso empieza el texto. — «Tabula con ten to- 
run in ista breui instructione pa^nitentiío.» — 
H. en bl. — «Errata grauiora qu:e per incu- 
rianí irrepsere h:ec sunt. — Errata instructio- 
nis p(A^nitenti:c.:*— P. en bl. 

Adíwmitio ad clerum: « Accipite igitur 

fratres charissimi lubentibus animis manuale 
hoc novum, summa cura ac diligentia visum 

et emendatum r insuper in multisadditum 

Ponitur etiam in fine hujus manualis qua- 
dam instructio circa sacramentum ptrnitentiic 
vcrbis -admoduní clarissimis, ut confessores 
novi et minus docti eam intelligerent, et in 
ea inveniant quomodo se habere debeant cum 
pírnitentibus a principio confessionis usque ad 
bcneficium absolutionis.» 

(Bib. de la rniversidad Central.) 

Para la impresión de este Mamtal se hizo 
el siguiente concierto entre el Sr. Obispo de 
Palencia y los impresores: 

«Sepan cuantos esta Carla de obligación 
vieren como nos Mateo, t Francisco del Canto, 
impresores, vecinos de la villa de Medina del 
Campo ^ ambos á dos juntamente de manco- 
mún t insolidum z cada uno por si i por el 
todo, renunciando las Leyes de la mancomu- 
nidad en todo e por todo según t como en ella 
se contiene, otorgamos i conocemos que nos 
obligamos con nuestras personas e bienes 
muebles e raices ávidos e por aver de impri- 
mir t imprimiremos unos manuales para este 
Obispado de Palencia, los quales oy dia nos 
an sido rematados r dados á imprimir por el 
muy Iltre y reverendísimo Ss. D. Pedro Gasea 
por la Gracia de Dios y Santa Yglesia de Ro- 
ma, Obispo de Palencia, Conde de Pernia del 
Consejo de S. M. & ante Tomas Paz, Secretario 
de la Yglesia de Palencia, las quales según di- 
cho es se nos dieron á imprimir : nos toma- 
mos £ nos obligamos con las condiciones 

sig.'" 

»Primeram.*^ que nos los dichos Mateo y 
Francisco del Canto seamos obligados á impri- 
mir los dichos manuales de la letra y papel que 
para ello dimos y señalamos por muestra y esta 



señalado de mano del dicho Sr. Obispo c ar- 
mado de mi el dicho Mateo del Canto, lo cual 
queda en poder del dicho Sr. Obispo y para 
conferirla con los dichos libros t porque no se 
pueda poner mezcla de otro papel, ni letra, y 
en principio de cada uno de los dichos manua- 
les pornemos las armas i insignias r titules 
que se nos pidiere r todas las letras grandes 
de principios de Capitulos e materias de los 
dichos manuales, an de ser buenas, pero no tan 
grandes que ocupen mucho. 

»Item que los dichos manuales an de ser 
muy bien correxidos y enmendados y que ten- 
gan todo lo rubio y negro conforme al original 
r trasunto que para ello se nos dieron r a nues- 
tra costa avernos de poner el corretor t papel 
de toda la costa que para ello sea necesaria i 
no ha de aver en cada uno de los dichos ma- 
nuales de veinte enmiendas arriba, las cuales 
se an de notar al fin del Libro. 

»Item que los dichos manuales an de ser y 
llebar la mesma margen de blanco que tiene 
el manual nuebo de Salamanca y que en ello 
no haya muchas abreviaturas. 

»Item que nos los susodichos impresores 
avernos de imprimir asta 750 de los dichos ma- 
nuales, diez ó doce mas ó menos, z no poda- 
mos imprimir mas sopeña de cincuenta duca- 
dos para la obra r Fabrica de la Santa Iglesia 
de Palencia, en los quales desde agora nos da- 
mos por condenados probándose en contrario, r 
ansi lo juramos en forma debida de derecho, 
ante el presente Escribano. 

»ltem que nos los dichos impresores seamos 
obligados á dar los dichos manuales impresos 
en papel i bien hechos : acabados en toda 
perficcion á contento del dicho Sr. Obispo, z 
puestos á nuestra costa en esta Ciudad de Pa- 
lencia en poder de la persona que S. S.* nom- 
brare para ello dentro do cinco meses primeros 
siguiente después que se nos diere y entregare 
el original y trasunto de la suerte que se ha 
de imprimir. 

»Item que por ca Ja cosa de las susodichas 
en estas condiciones contenidas que nos los 
dichos impresores faltaremos t no cumpliére- 
mos en tal caso el dicho Sr. Obispo pueda de- 
xar de tomar los dichos libros t nos quedare- 
mos con ellos, I non los podamos vender y 
seamoá obligados á tornar luego todo lo que 



1554 



125 



para la dicha impresión uvieremos recibido 
•libremente. 

»Item que antes que se nos entregue mrs al- 
guno para la dicha obra, seamos obligados á 
dar toda seguridad de fianzas, sin perjuicio de 
este contrato, t para mayor firmeza suya, llanas 
r avonadas á contento del dicho Sr. Obispo ó 
de la persona que S. S.* para ello nombrare, 
las cuales avernos de dar t daremos en la villa 
de Medina del Campo. 

»Item que si no hiciéremos z cumpliéremos 
todo lo susodicho, que pasado el dicho tiempo 
á nuestra costa r de nuestros fiadores, el dicho 
Sr. Obispo, pueda hacer imprimir los dichos 
manuales á quien t como quisiere á nuestra 
costa t menoscavo, r de nuestros fiadores z 
mas cay amos en pena de cien ducados para Ja 
obra z fabrica de la dicha Yglesia de Falencia, 
en los quales desde agora nos damos por 
condenados. 

»Item que en los dichos manuales no a de 
aver mas de dos suertes de letra, una grande 
y otra menor conforme á la dicha muestra de 
que de suso se hace mincion, que para ello 
dimos, que está firmada del dicho Sr. Obispo r 
de mi el dicho Mateo del Canto, r de cada una 
de ellas a de aver en el dicho libro todo lo ru- 
bio y negro que fuere señalado en el original 
que para ello se nos diere. 

»Item que al tiempo que se nos diere él 
dicho original para la dicha obra, para comen- 
zalla, t para buena cuenta de lo que ella se 
montare i princ'pio de paga se nos den junta- 
mente con el dicho original ciento sesenta 
ducados en esta Ciudad de Falencia en dineros 
contados. 

»ltem que lo que más se mentare en la dicha 
obra, sobre los i6o ducados, se nos dé y pague 
dentro de cuatro meses primeros siguientes 
después que ubieremos dado y entregado los li- 
bros, lo cual se nos dé y pague en esta ciudad 
de Falencia en dineros contados. 

»Item que todos los dichos manuales se 
nos den y paguen á cuatro mfs. cada un pliego 
de todos los dichos volúmenes, en el cual precio 
nos fueron dados y rematados por el dicho se- 
ñor Obispo e nos tomamos á imprimir según 
dicho es. 

»Fara lo qual todo lo que dicho es e.cadi 
una cosa e parte de ello en estas condiciones 



contenido ansi acer tener z mantener e guar- 
dar r cumplir r pagar nos los dichos* Ma- 
teo e Francisco del Canto e cada uno de nos 
según dicho es, nos obligamos con las dichas 
nuestras personas e b'enes, muebles e raices, 
ávidos e por aver z de mas de esto que dicho 
es por esta carta z con ella pedimos e rogamos 
e damos todo nuestro poder cumplido á to- 
dos y cualesquier jueces e justicias que sean 
de S. M. para que por todo rigor de derecho 
e via mas executiva nos compelan r apremien 
á lo ansi cumplir r mantener á la letra sin le 
dar otro ningún entendimiento, bien ansi r á 
tan cumplidamente como si ansi lo uviesemos 
llebado r rescivido por su juicio r sentencia 
definitiva, z la tal sentencia por nos fuese 
consentida e pasada en cosa juzgada, r sobre 
esto que dicho es renunciamos nuestro propio 
fuero (sitien ¡as seguridades ordinarias^. Que 
fue fecha y otorgada en la dicha ciudad de 
Falencia á veinte de Octubre de mil z quinien- 
tos cincuenta y tres.» 

(Protocolo de Diego de Espinosa [Medina del Campo], 
1554— Folio "O.) 

Fara seguridad de lo concertado se otorgó 
escritura de fianza hecha por Francisco Lo- 
bato el Viejo y García Lobato y Diego Alva- 
rez, vecinos de Medina del Campo, en favor de 
Mateo y Francisco del Canto, para la impre- 
sión de los Manuak's que éstos han de hacer 
para el Sr. Obispo de Falencia. — Medina del 
campo, 16 de Enero de 1554. 

(Protocolo de Diego Espinosa. Año 1554. — Foüu 108.) , 

Los hermanos Canto cumplieron lo que en 
este asiento .prometieron, pues dicho Manual 
nada deja que desear en cuanto al papel, ti:i- / 
tas, caracteres, letras de adorno y márgenes. 

109.— Osuna (Francisco de). 

C Sexta parte del Abecé- | dario 
espiritual copuesto por el padre Fray I 
Frácisco de Ossuna: q trata sobre las 
llagas I de Jesu Christo para exercicio 
de todas las | personas deuotas. Aña- 
didas las tablas de | las otras cinco 
partes con la del Cóbite del | Sacra- 



* = *ri 



liO 



1554 



mentó: que el mismo autor compuso. | 
Nunca antes impressa. i 1554. 

{Al fin del texto.) G A honor y glo- 
ria de nuestro señor \ Jesuchristo v 
de su gloriosa madre nuestra seflora. 
Haze I fin la sexta parte del Abece- 
dario espiritual: q fue : impressa en 
Medina del capo en la impreta \ de 
Matheo v Fr«icisco del Canto her- ¡ 
manos. Acabóse en fin de Mar- " co: 
Año del señor de Mil % I Ouiniétos v 
cincué I ta y quatro. | yi* 

4.® — letra gótica— 107 hs. foliadas, más 14 
de prels. y 51 al fin sin numerar --signa- 
tura >T*"^ *T*' A- O, A-F — todas de 8 hs., 
menos ►J^ ^ que tiene 6, O, que es de 4, y la 
última, que tiene 10. 

Port. (frontis grab. en mad., y en el centro 
un escudete con las llagas, y el título de rojo 
y negro). — V. en bl. —Mandato del Goberna- 
dor del Obispado de Burgos, D. Fernando 
de Mendoza, para que Fr. Pedro Ruiz vea 
este libro y declare si se puede imprimir: Bur- 
gos, 5 Septiembre 1552. — Aprob. de Fr. Pedro 
Ruiz (convento de San Pablo de Burgos), 6 Sep- 
tiembre 1552. — Argumento y traza de este li- 
bro (en verso). — «Tabula sextie partis Sacrie 
Scriptura;.» — Tabla de materias de esla se.\ta 
parte. — P. en bl. — Próloajo de la presente obra, 
dirigida á la lima. Sra. D.* Teresa de Zúñiga 
y de Guzman, Duquesa de Bcjar. — Texto. — 
Colofón. — P. en bl. — Tablas de las cinco 
primeras partes del Abecedario espiritual {ún- 
co de las autoridaks de la Sagrada Escritura, 
en latín, y otras cinco de materias, en caste- 
llano). — «Tabula gratiosi convivii sacrie Scrin- 
tur:o 

Primera edición de la sexta parte del Abece- 
dario espiritual^ hecha después de la muerte 
del autor, según se desprende de la dedicato- 
ria de la quinta parte, hecha por Juan de Es- 
pinosa, librero de Medina, á D. Antonio de 
Ciuevara. Obispo de Mondoñedo, cuya fecha 
es de último de Marzo de 1542. 

Las demás partes se imprimieron varias ve- 
ces, y siempre cada una de por sí. 

En el índice de 1747 se mandan expurgar 



I la primera parte, 1537, y la segunda parte, 
! Burgos, 1545 y 1555; pero debió además ha- 
; ber algún decreto de prohibición para el Co«- 
vite del Sacramento^ porque en los ejemplares 
de la sexta parte se encuentran cortadas las 
: cinco últimas hojas de las Tablas de este tra- 
tado, y tachada completamente la página pri- 
\ mera de las mismas, que no se pudo cortar 
, porque en el blanco 11 .va la terminación de la 

■ tabla de la quinta parte. 

En esta forma se hillan cuatro ó cinco ejem- 
plares de la Biblioteca Nacional, el de la Uni- 
versidad Central, el de la Real Academia Es- 
' pañola y el de la Biblioteca de los PP. Escola- 
: pios del Colegio de San Fernando de Madrid. 

lio.— Osuna (Fr. Franciscus de). 

' Pars Meridionalis in accommodas 
hisce temporibus allegorias herme- 
j niasqifc mirabiles Evangeliorum üo- 
i minicalium totius anni. Methimnae 
' Campi, 1554. 

(Nicolás Antonio.) 

A nade Nicolás Antonio que dedicó esta parte 
' primera de la serie de sermones á D. Alfonso 
: Manrique, Arzobispo de Sevilla, desde el con- 

■ vento de San Francisco de París, donde resi- 

I 

¡ día el autor, el año de 1533. 

i 
I 

I ííl. —Osuna (Fr. Franciscus de). 

Pars Occidentalis in accommodas 
' hisce temporibus Evangeliorum Qua- 
I dragessimalium expositiones á Domi- 
' nica Septuagessimaí usque ad Feriam 
i secundam Resurrectionis. Methimnae 
Campi, 1554. 

(Xicolás Antonio.) 

Kl autor quiso completar esta serie, y pre- 
I paraba la Parte Oriental y Septentrional, de- 
dicadas respectivamente á los Sermones de 
Adviento v á los de las fiestas de los Santos: 
j pero ni el autor las dio á luz, ni después se 
i han publicado. 



112.— Pereira (Gometius). 

Antoniana Mar- 1 garita, opvs nempe 
Phy- 1 sicis, Mediéis, ac Theologis Í non 
rainvs vtile, qvam necessa- | rivm. 
Per Gometivm Pereír^ra, me- j dicvm 
Methinae Dvelli, qvae | Hispanorum 
Ungua Medina de el cam- | po appe- 
Uatur, nunc primum [ in lucem edi; 
tum. I AnnoM.D.LIIII. decima quat- 
ta I die Mensis Augusti. 

{Al _fin.) Metbymna; Cam- | pi ex- 
cusum est hoc opus in \ officina Cal- 
chographica | Guillielmi de Millis. | 
1554- 

Fol. — 2o8 hs, de texto, numeradas por co- 
lumnas (832), más 16 de prels. sin foliar — sig- 
natura .:., .:., JT, A-Z, Aa-Cc — todas de 8 hs„ 
menos las dos primeras de prels., que son de ó, 
ylatercera, de4 — á dos columnas — apostillado. 

Port. (frontis grab. en ciad., y en el centro 
el titulo de rojo y negro. En la parte superior 
el E. de a. del cardenal Silíceo. En la inferior 
se ven un águila y «n lince.) — Al v."; ^Elen- 
c/nis o^eris. » — Ofrecimiento de esta obra d 
N, S. Jesucristo.— Dedicatoria al cardenal Si- 
Uceo: «E\ Methina Campi.» — *De rationc 
inscriptionis operis hujus.^Ad Lectorem seo- 
pus authorisin conficicndo opere.» — P.enbl. — 
Cautio lectoribus observanda anteq:iam opus 
Iioc legere agrediantur. — Erratula qu.i' in hoc 
opere reperiuntur. — Inde.x, seu tabula corum 
quse in hoc opere continentur.»— Texto.— Co- 
lofón. 

En la dedicatoria dice el autor que había 
entrado en el año 54 de su edad, y que en su 
juventud había tenido como preceptor in pky- 
sico negoíiu, al que después fué cardenal Si- 
liceo. 

«De ratione inscriptionis hujus operis : 
»- Ouas ut fugerem ambiguetatis ex pa- 
terno ac materno nominibus operis titulum 
conficere decrevi. Cumque meus pater Anto- 
niuset Margarita mater.dum viverent.appella- 
rentur,Antoníanan] MargarítamCojnmenlaria 
nostra nominar], ut decreveraní, executus sun-. 



i4 127 

Veraque fateri voló, non displicuisse mihi fu- 
gienti insolentem nomenclaturam, dum piam 
quKro, simul extollentem operis conditíonem 
¡)r;cter propositum invenisse....» 

*Ad lector em: 

» Porro vos omnes consclos faceré voló, 

nihil pra:ter veritatem impulisse me, ut pra;- 
sens opus conficerem, & rhulta alia nondum 
in lucem edita, & mox (si Deus concesserit) 
edenda, tam specutationi attinentia, quam 
Medicx praxi adeo utilia, ut novitate quoque 
ext ranea» 

Indica que se le ofrecían muchas dudas al 
leer los libros de Medicina, y que estudiando 
más y más sobre ellas, vio que eran falsas teo- 
rías, contra las cuales iba principalmente di- 
rigido el trabajo que ahora daba á luz.. 

El primer punto del Eienchus dice así: 

(Bruta sensu carere ostenditur ful. i. et SC- 
quentibus, ac per universum hoc opus et in 
commenticulis ultimis super paraphrasim 3. 
de anima.» 

Primera edición. — La segunda, según Ni- 
colás Antonio, es Franafitrti, 1610.— La ter- 
cera Matriti, Ex Typographia Antonii Marin, 
1749. 



(I)ib. de la Facultad de Medíri 



>■) 



113.— Petrarca (Francisco). 

Los Trivín- ¡ phos de Franci- | seo 
Petrarcha, ahora nueuamen- | te tra- 
diizidos en lengua Ca- | stellana, en la 
medida, y | numero de versos, | que 
tiene en el | Toscano, | y con | niiena 
glosa. (E. del i.) Véndese en Medina 
del Campo, en casa \ de Guillermo de 
Millis. I Con Priuilegio Imperial. | 
Esta tassado en 

{Al fin.) ímpresso en Medina | del 
Campo en casa | de Guillermo de 
Millis I detras de Sant Antolin. AAo. 
M.D.LIIII. 

4.°— 180 hs. foliadas, más 10 de prels. y 3 al 

fin sin numerar— sign. ■, *lí, A-Z, a -todas de 
8 hs., menos ^, que es de 2. 

Port. — Al v." Priv. al traductor por diez 
artos para imprimir esta otra; Madrid, 35 Ene- 



128 If 

"■o 1553- — Dedicatoria del traductora! Duque 
de Medina celi. — Vida de Petrarca. — Argu- 
mento de los Triunfos. — Ai lector. — Erra- 
tas. — Texto.— «Vio este libro por mandado del 
Príncipe el maestro Alexio Venegas.» — Ta- 
bla.- Colofón.-- Escudo deli. (Grab. del nú- 
mero 7Í). 

El privUi-gio empieza asi: 

«Por quanto por parle de vos Hernando de 
Hdzes, criado del Duque de Medinaceli, nos 
ha sido hecha relación que vos teneJs una tra- 
ducción nuevamente fecha de los Triunfos de 
Petrarca , de lengua toscana en romance caste- 
llano » 

Dcdicadoria : 

«Después que Garcilasu de la Vega y Juan 
Boscan truxeron á nuestra lengua la medida del 
verso Toscano, han perdido con muchos tanto 
crédito las cosas hechas, ó traducidas en qual- 
quier genero de verso de loa que antes en" Es- 
paílase usaban, queya casi ninguno las quiere 
ver, siendo algunas (como es notorio) de mucho 
precio, y como una delias, y aun a mi parecer 
de las mejores, fuesse la Traducción de los 
Triumfos de Petrarca, hecha por Antonio de 
Obregon; porque algunos amigos mios qne no 
entendían el Toscano, no dejassen por esta 
causa de ver una cossa de tanto valor, como lo; 
dichos Triunfos son, en algunos ratos del ve- 
lano passado, que para ello tuve desocupados, 
hiceotra nuesva Traducción en la misma me- 
dida y numero de versos que el Toscano tiene. 
Y assi mismo le puse nuevo comento, no Iju 
breve como el de Alejandro Velutello, ni tan 
largo en muchas cosas, como el de B¿rnardo 
Illicinio, sino tomado á pedazos de eutrambí-?, 
quitando algo de lo que páresela superfluo, y 
añadiendo lo que en mi juicio era muy ntces- 
sario » 

Al lector ; 

« Pero en fin me pareció que era mejor 

aventurarme a este inconveniente, que no á 
contradecir la opinión de tantos, como los 
que el dia de hoy son de voto, que al pie de 
la letra se imite también en esto la manera 
del verso italiano, como en todas las otras 
cosas: puesto caso que no es justo que nin- 
guno condene malo aquello que Don Diego de 
Mendoza, y el secretario üon9alo Pere/, y don 



Juan de Coloma, y Garci Lasso de la V^[aiy 
Juan Boscan , y otras muchas personas doctas 

tienen aprobado por bueno.» 

Este prólogo al lector acaba con la proles- 
tación de fe del traductor, y advertencia de 
que el mismo había revisto dos veces este li- 
bro, y una el maestro Venegas, por si encon- 
traban alguna palabra que no tuviera buen 
sentido. 

. Las erratas van encabezadas con una adver- 
tencia Al Iccl'ji-, en la cual hace saber el tra- 
ductor que corrigió las erratas antes de entre- 
gar el origiDal en la imprenta, y que, sin em- 
bargo, todavía ha encontrado en el impreso 
las que anota á continuación. 

La traducción en verso está en letra cur- 
siva, y la glosa en redonda. 

Salva dice que hay ejemplares que llevan la 
fecha en la portada, y en la descripción que 
hace Gallardo, también se notan algunas dife- 
rencias con el ejemplar que acabamos de des- 
cribir; pero como no hemos visto más que le 
que existe en la Biblioteca Nacional, no pode- 
mos fijar estas diferencias, que suponemos es- 
tarán en alguna hoja de los preliminares que ■ 
haya sido reimpresa. 

Primera edición de esta traducción. 

El escudo que Guillermo de Millis puso en 
la portada de este libro es el siguiente: 




(Bib. Xacional.) 

114.— Rodríguez Fiorián (Ju.\n). 
Comedia llamada | Florinea: que 



1554 



r;!9 



tracta de los amo- 1 res del buen duque 
Floriano^ co la linda y | muy casta y 
generosa Belisea^ nueuaméte | hecha: 
muy graciosa y sentida, y muy pro- | 
uechosa para auiso de muchos necios. | 
Vista y examinada, y con licencia im- 
pressa. (E. del i.) Véndense en Me- 
dina del Campo | en casa de Adrián 
Ghemart \ 1554. 

{A¿ fín>) d Acaba la comedia no 
menos vtil | que graciosa y compen- 
diosa: llamada Flori- | nea: nueua- 
mente compuesta. Impres- | sa en 
Medina del campo en ca | sa de Gui- 
llermo de Millis, I tras la iglesia ma 
yor. Año de [ 1554. 



4.® — clvj hs. foliadas, más 4 de principios 
sin numerar — sign. A, a-r, v— todas de 8 hs., 
menos la primera y últ., que son de 4 — im- 
presa en letra gótica, á excepción del título, 
en la portada, la lista de los personajes de 
dicha comedia y las notas marginales del 
proemio. 

Port. (dentro de un frontis grab. en mad., 
el título, impreso en tinta roja, excepto las 
palabras subrayadas, que lo están en negro). — 
V. en blanco. — «El bachiller loan Rodrí- 
guez enderezando la comedia llamada Flori- 
nea a un especial amigo suyo, confamiliar en 
el estudio, absenté.— «Comienza un proemio 
del autor de la comedia Florinea: dando en ella 
avisos por el Proemio al lector.»— P. en bl. — 
4[Introduzense en la presente comedia las per- 
sonas siguientes.» — Texto. — Colofón. 

El Proemio al lector consta de 10 octavas, 
de las cuales la última acaba de esta manera: 

«Las bodas del buen Floriano esperando 
para otro año de mas vacación 
adonde la historia tendrá conclusión 
á Dios dando gracias allá nos llegando.» 

Al margen se aclara esto mismo con la si' 
guíente acotación: ^Promete para otro año con- 
tinuar la comedia, % 

Sin embargo, no llegó á publicarse esta con- 
tinuación. 

La comedia Flor inca se divide en 43 scenas 



ó actos y escritos en prosa, con algunos versos 
intercalados. En el texto se acumulan tantos 
refranes y proverbios antiguos, que hacen pe- 
sada y fatigosa su lectura. 

Folio xviii: «Lo que del amor yo te puedo 
declarar, por tu contentamiento, y mi deleyte 
en tractar en él, es, que aquesto que en nos- 
otros los amantes llamamos amor, no es otra 
cosa que un familiar y secreto enemigo. Es 
una rabia, de la qual todo humano entendi- 
miento tocado, se trastrocay desencasa de su 
proprio ser y querer y libertad. Por cuya ra- 
zón, siendo el hombre el mesmo, dexa de ser 
el que era antes herido de tal poder. Es una 
conmixtura de males contrarios, que para mas 
presto fenescer la vida, guian contra el cora- 
zón, y alli parando, tiene ñn la tal muerte. Es 
un poder que fuerza las potencias del alma, y 
captiva la voluntad, y desarrayga la libertad 
del libre albedrio. Es un sello de muerte im- 
presso en el anima: una muerte quj sin qui- 
tarnos el viNÚr, hace nuestra vida un contino 
desfallecimiento: un tan entricado enredar 
miento, quel mas sabio no se sabe del desen- 
redar. Es uncossario robador de todo plazer: un 
amigo cuya amistad es muy deseada y muy 
prejudicial: un confaccionado veneno de cosas 
delectables: una suave delectación á la vista, 
y un sobrado trabajo al entendimiento: un em- 
baydor que nos muestra las cosas al contrario 
de lo que son: un astuto tahúr, con quien 
mientras mas jugamos, mas desseamos y mas 
perdemos: un ladrón casero: un amado ene- 
migo: una voluntariosa subjection ; que sin que- 
rerle nosotros dexar, nos subjecta: un flechero 
acertado, que tiene por blanco nuestro cora- 
zón , y hiriéndole, lo dexa hecho ceniza: un tan 

poderoso, que quiere y puede juntamente 

es un sagaz negociante, que se sabe á su salvo 
hacer tosco con los toscos: con los encerrados 
habita: á los solitarios no olvida: á los fuertes 
se muestra poderoso: y con los abatidos se 
acompaña. Finalmente, es tan universal para 
todo lo que quiere, que se sabe hacer todo con 
todos, para todo lo tener. A nadie desdeña, 
desde el pastor en su aprísquero y cabana, que 
se acompaña con solo su hato y caramillo , al 
tal caza, y del passa al emperador. Ansí que 
todo lo tiene, y todo lo comunica, y todo lo 
precede, y á nadie perdona, y á ninguno con- 



130 15 

cede ventaja,..., ¿Quien te podrá contar los di- 
ferentes estilos que tiene en hacer sus hechos? 
qué airado se muestra con los humildes? quan 
halaguero, quan soportador de injurias can 
quien le resiste? qué ligero quando quiere? 
qué grave cuando es menester? qué fuette 
quando siente que le temen? qué franco pro- 
metedor hasta haber piendado, y qué ava- 
riento después quando le piden? Unos le ha- 
llan piadoso, otros cruel; unos manso, otros 
severo; unos muy comunicable, otros muy za- 
hareño. ¿Qué reihórico, qué sabio, qué embay- 
dor ? y con todo eito es querido y seguido, y 
reverenciado, y estimado y loado de todos, y 
desseado del universo?» 

Cltanse en varios pasajes la Puerta del 
Campo, la Calle Nueva, San Benito, San Pa- 
blo, Nuestra Sei^ora de Prado, y otros varios 
sitios que corresponden á Valladolid, donde se 
debe suponer pasa la escena. 

Primera edición. 

El escudo que Adrián Ghemant hizo poner 
en la portada de este libro es el siguiente. , 




115.— Rodríguez Florián (Juan). 

Comedia llamada | Florinea: que 
tracta de los amo- 1 res del buen du- 
que FlorianOy c5 la linda y I muy 
casta y generosa Bclisea, nueuaraéte | 
hecha: muy graciosa y sentida, y muy 
pro- I uechosa para auiso de muchos 
necios. Compuesta por el bachiller 
loan Rodríguez Florian. Vista y exa- 
minada, y con licecia impressa. (Es- 
cudo del editor. Wendense en Medina 



del Campo \ en casa de Adrián Gke^ 
mart. \ 1554. 

Es la misma edición descrita en el número 
anterior, sin más diferencia que haber afladido 
con cajetín, é impreso con tinta negra, lo si- 
guiente: ^Compuesta por el bachiller loan Ro' 
drigiícs Fhrian.1t l-i palabra compuesta esta 
impresa sobre la necios, no viéndosíe de ésta 
sino algunos trazos rojos. 

(Dib. de D. José S>iicho Rtyón.) 

116.— Serrano (Fií. Juan); 

Información para las viudas chrís- 
tianas. (Dirigida á doña Inés Manri- • 
que, condesa de Paredes.) Medina del 
Campo, 1554, por Francisco del Canto. 

8." 

(Nicolfa Antonro') 

Don Tomás Tainayo de Vargas, en su fuuta 
mayor cíe libros, anota éste del modo siguiente: 

« Informacian para ¡as viudas xptianas y 
ejempln de las ijtie ay en la sagrada scrip- 
tura.* 

1555 

117.— Cifuentes (Miguel de). 

C Glosa de Miguel de [ Cifuentes, 
sobre las | leyes de Toro. | CC Quaderno 
de las leyes y | nueuas decisiones, he- 
chas I y ordenadas en la ciudad de | 
Toro, sobre las dudas de de | recho 
que continuamente so 1 lian y suele 
ocurrir en estos | reynos; en que auia 
mu- 1 cha diversidad de opi- 1 niones 
entre los le- 1 trados destos | reynos. I 
En Medina del Campo. | por Matheo 
y Francisco del Canto, hermanos. | 
M.D.LV. 

{Al fin.) Impresso en Medina del 
Campo, por Mattheo y Francisco del 
Cato. I A costa de Juan Moreno mer- 
cader de libros. | M.U.LV. 

Fol. — letra gótica. — l hs. foliadas — signa- 



Cura A-F — todas de 8 hs., menos la últ-, que 
deae lo— á 2 columnas. 

Port. grabada y en el centro el título im- 
preso (el pie de imprenta de letra redonda). — 
Alv.*empiezaelTexto:Toro, 7 Marzo 1505. — 
Colofón.— Pág. en bl. 

La edición de Salamanca, de 1546, dice: 
■AGlosa de Cifnenles. {E. de a. i.) Nona 
lectura síiie dcclaratio legum | Tatiriiiarum 
edicla n Michaele de Ci- \ fuentes ciiti One- 
tensi: el naturaU ra \ tione originis ville de 
Gijon.* 

(Al fin.) tC'immeittana sn^er/eges Taiiri nb 
gruditissi I mo vtriuxq censure interprete doc- 
tore Michaele de Cifuntes (síc) in | gemose 
codita: per licentialum J.ndonicum parda ture 
in viro- I y ptritñ adamusim casligata: explí- 
cita fueranl iii ciiiitate \ Salmatice. in edibus 
Jbannis de yunta bibUopole \ insigJiis: auno 
salutis Afilessimo \ quingentésimo quadrage- 
sima sexto. \ décimo quinto Kalendas | Fe- 
bruarij.» 

Lleva al verso de la portada el Prafatio del 
autor y la licencia del Obispo de Salamanca i 
Juan de Junta y Alejandro Canova, para hacer 
imprimir esta obra: Huelgas de Burgos, 8 Oc 
tubre IS3S- 

(Bíb. de b Universidad Central.) 

118.— Cifiíentes (Miguel de). 

Ordenamiento Real de Castilla. Me- 
dina del Campo, 1555- 
Folio. 

(Nicolás Antonio.) 

En la Biblioteca Asturiana, manuscrito de 
la Biblioteca Campomanes, se indica esta obra 
del modo siguiente: 

*^ofa al ordenamiento real: folio, Medina 
del Campo 1553.» 

ll9.~Fertl]nandu8 de Sancta Ella (Rodé- 
Ricus). 

Vocabvlarivm I Ecclesiasticun. | Edi- 
tum á Roderico Ferdínando de I 



i5 131 

sancta Ella artium ac sacra; Theologias 
magisfro. | Nunc deniio stimma cura, & 
diligenliapr^teromneseditionesquot- 
quot hacte- 1 mis fuere, emendatum, & 
suíe prorsus integritati restitutum. 
Accessit príete- | rea computandi ars, 
quain vulgus Computuní vocat, non 
solum ec | clesiasticis, sed & alus óm- 
nibus appriiné necessaria. j Qux om- 
nia sic sunt suis nuineris reddi- | ta, vt 
nihil reliquú sit quod dili | ges lector 
desidera | ri queat. (Escudo de los edi- 
tores: grab. de la pág. 86.) Veneunt 
Metiníe Cainpi apud Johannem Ma- [ 
riam de Terra Noua, & lacobuin Liar- 
chariuin. Anuo dñi. M.D-LV. 

{A¡ fin.) Methymnae Campi. | Ex- 
cudebat Guillelmus de Millis typo- I 
graphus prope ecclesiam | principa- 
lem I 1555- 

4." — 203 hs. foliadas, más 4 de prels. y una 
al fin sin numerar — sign. t, A-Z, Aa-Cc — todas 
de 8 hs., menos la primera y ijit., que son de 
4 — á 2 columnas. 

Port. — V. en bl. — Dedic. del autor á la reina 
D.* Isabel la Católica. — «Instruction para sa- 
ber leer y entender las abreuiaciones deste lí- 
bro.)> — P. en bl. — Joannis i Trigueros ad cle- 
rum (versos latinos). — «Arte del computo: 
nueuamente compuesta por el bachiller Hie- 

ronymo de Valencia » — Colofón. — Tabla de 

las fiestas movibles. — P. en bl. 

(Bib. de ta Real AraJemia de U HUioria.) 

Algunos han incluido entre los impresos de 
Medina la siguiente edición, sin duda por no 
fijarse más que en la portada ; 

J'ocabula | rium ecclesiasticum, editum a j 
Rhoderico Ferdinanda de san \ cta Ella: ar- 
tium et sacrte | theologia magistro. j Nunc de 
integro \ correctum & | rmendaíu. \ Metíii- 
nae \ Apud Sehastianum Martínez. | Anno. 
M.D.LV. 

(Al fin) ^ £.vt(«f«»w ^tell<r, impensis Se- 
bas liani Martines Bibliopolie Vallisoleiani, \ 



opera ac industria Adriani de Anuere: • X' 
Calend. Martij. | Anii; M.OLV. 

4.' — letra gótica — 178 hs. sin foliar — sig- 
natura A- Y — todab de « hs.. menos U última 
que tiene 10— á 2 columnas. 

Poít, grab. en mad. y en el centro el tí- 
tulo, de rojo y negro, — Al v.'': Di-dic. de! 
autor i la reina D.' Isabsl la Católica. - «Ins- 
trucción para saber leer y entender las abre- 
viaturas dtite libfo »— Texto. — « Joannis Tri- 
gueros ad clerum» /versos laiinosj,— «Arte del 
Cómputo; nuevamente compuesto por el ba- 
chiller Hitronymo de Valencia. — Typogra- 
phus studioso lectori S.»— Colofón.— P. en bl. 

Dedicatoria: 

«Pensé llamar á este libro Peregrino, yem- 
biarlo en romeraje á vos Reyna esclarecida. 
A voí por quien vuestros reynos han sido res- 
taurados y reformados en todos los estados á la 
integridad de la fe y de la religión, y sanctas cos- 
tumbres; por quien Kspaña ha recobrado la 
corona, fama y gloria entre todas las naciones, 
cuya prudencia modera y rige con tan selecta 
providencia tan diversas naciones, que mues- 
tra sin debate sea con vuestra alteza la mano 
de Dios. A vos dotada de excelso ingenio, en- 
senada y guarnescida de profundo saber. Pura 
en fe. Entera en castidad. Profunda en consejo. 
Fuerte en constancia. Constante en justicia. 
Llena de tal clemencia, humildad y gracia. 
Gloria de nuestros siglos. Reyna de las Rey- 
nas que vimos y leimos.» 

En el prólogo del impresor se indica que se 
han reformado y restituido varias cosas que 
en ediciones anteriores de esta obra se hablan 
mutilado, y hablando de las impresiones poco 
castigadas que entonces se hacían, dice: 

«Nihil certe cst, quod opus quantumvis ela- 
boratum ¡cque deturpet, ac ¡n castigatio. Qua; 
pestis adco grassatur inter quosdaní Hispanos 
tipographos, quod, nisi animadvertatur, futu- 
rum est, ut scripta omnia brevi pereant, at- 
quc oblitercntur.» 

1 20.— Maquiavelo (Nicolás). 

Los Uisciirsos de Nicola Maqiiiaveli 
florentino sobre la primera decada de 



Tito Livio, ahora nuevamente tradu- 
cidos de lengua toscana en lengua cas- 
tellana: muy útiles y provechosos para 
quaiquier Principe ó gobernador. Di- 
rigidos á la Magestad del Serenissitno 
D. Felipe, Rey de Inglaterra, Ñapóles, 
y Principe de España, nuestro señor. 
(E, del i. con su cifra G. M.) En Me- 
dina del Campo, por Guillermo de 
Millis, 1555. 

4-°— 394PÍgs- 

Dedicaloria: 

«^ A la Magestad del Serenissimo Don Fe- 
lipe, Rey de Inglaterra, Ñipóles y Fríacipede 
España, humilde Siervo Jttan Lorenzo Ote- 
vanií. Habiendo conoscido, muy alto y muy 
poderoso Principe, por un libro que se llama 
Los Discursos de Xicalao Maquiaveli en len- 
gua toscana, la grandeza de los hechos de los 
antiguos romanos y de otros, y de las antiguas 
Repúblicas, me ha parecido tomar el trabajo 
de le traducir en esta lengua castellana, para 
que mejor se pueda entender.» 

No aparece licencia, aprobaciones, etc., ni 
más principios que el prólogo de Maquiaveli 
y !a tabla de capítulos. 

Consta de tres libros. 

(Bib. de El r.scorial, según Gallardo-) 

De tres maneras diferentes hemos visto im- 
preso el apellido del traductor de esta obra; 
por cuya razón no creemos fuera de propósito 
consignar cómo firmaba en los documentos 
que hemos visto suscritos de su puño y letra. 
En el Archivo de Protocolos de Medina del 
Campo hemos visto algunas letras que cobró 
en los cambios de dicha villa por los aflos 
'554 y '555i y en todos firma así: ^íw» 7^0- 
ren^Q Ottevantc, 

121.— Ordenanzas. 

Qvaderno | de las leyes y ordenan- 1 
(as de la hermandad de Alaua. | En 
Medina del Campo, | Por Matheo & 
Francisco del Canto, hermanos. I Año. 
M.D.LV. 

Fol. — letra gótica.— (De este cuaderno sola- 



í^ 



134 



1555 



Ordufia, y de Ayala, y de Arciniega, y de Ci- 
goytía, y de Badajoz, y de Arrazua, y de Uba- 
rrundia, y de la jurisdicción de los escuderos 
de la ciudad de Vitoria, y de Gamboa , y de Ba- 
rrundia y de Eguiluz, r junta de sant Millan, 
t de Eguiluz, junta de '.Araya, r de Arana, r 
de Arraya, con la minoría, r de Yrurayz, y de 
las losas de suso, r de todas otras tierras 'que 
agora eran en la hermandad, y que todas las 
dichas hermandades, y ciudad y villas y luga- 
res r tierras que sean una hermandad y un 
cuerpo » 

»(III) (Que no haya ligas ni parcialidades.) 

>(IV) (Casos en que deba entender la her- 
mandad.) 

»(V) (Que cada jurisdicion tenga un al- 
calde de la hermandad.) 

*(^^D (Que ^^ toda la hermandad haya dos 
comisarios.) 

»(VII) (Que el alcalde y los comisarios sean 
elegidos cada año en la junta del dia de San 
Martin.) 

»(VIII) (Como han de proceder los alcaldes 
contra los malhechores.) 

»(IX) (Que haya dos juntas generales cada 
año: una en Vitoria, el i.® de Mayo, y otra 
en el lugar donde acordare la junta el dia de 
S. Martin, de Noviembre.)» 



(Bib. del Senado.) 



122.— Ordenanzas. 



Ordenancas | cerca de lo que han 
de hazer y guar- | dar los alcaldes, & 
juezes de residencia de los tres ade- | 
lantamientos de Burgos, y León, y Fa- 
lencia, y los escriuanos, | y abogados, 
y otros officiales, que siguen sus 
audiencias. En Medina del Campo 
por I Guillermo de Millis. | M.D.LV. 

(A¡ ^71.) En Medina del Campo | 
por Guillermo de Millis. | Año. 1555. 

Fol.— letra gótica— 14 hs. foliadas — signa- 
tura A-C— de 6 hs. la primera, y las otras dos 
de 4— á línea tirada — con apostillas. 

Port. (sobre el título un gran E. de a. i., gra- 
bado por I. D. V. [Juan de Vingles]).— Al 



verso empieza el texto: Alcalá, 3 Marzo 1543 — 
Colofón — E. del i. (grab. de la pág. 127). 

La primera edición es de Alcalá, Juan Bro- 
car, 14 Abril 1545. 

(Bib. Nacional — Colección de pragmáticas.) 

123.— Palacios (Michael A). 

Obiectiones Licenciati | Michaelis 
a Palacios, | Cathedrarij sacrae Theo- 
logiae in Salmantina | Uniuersitate 
aduersus nonulla exí multi- | plicibus 
Paradoxis Antonianae | Margaritae, & 
Apología I eorundem. 

{A¿ fin,) Excusum est Methynae 
Campi inpfficina | chalcographica Gui- 
lielmi de Millis | vigésima die Martij | 
Anni. 1555. 

Fol.— 18 hs. foliadas— sign. a-b— la primera 
de 8, y la segunda de 10 hs. 

Empieza á continuación del título una ^Ad 
Lectores Epístola: 15 die Martij. Anni 1555.» 
— Al v.°: «Domino Gometio Pereira Michael 
Palacios.»— Texto (cinco objeciones). — Fol. 5: 
«Apologia Gometii | Pereirae ad qvasdam | 
obiectiones aduersus nonnulla | ex'multiplici- 
bus paradoxis An | tonianas Margarita?. | Do- 
mino Licentiato Michaeli a Palacios | cathe- 
drario Theologiíe in Salmanticensi Universi- 
tate Gometins Pereira S.» — Á la vuelta de esta 
hoja empieza el texto de la Apología, — Co- 
lofón. 

Dice Gómez Pereira en la Epístola ad Lee- 
lores ^ que habiendo recibido del Licenciado 
Miguel Palacios unas objeciones que había he- 
cho á su Antonia na Margarita ^ determinó 
darlas á luz juntamente con una apología de 
las que dicho Licenciado llamó paradojas, con- 
tenidas en la Antoniana Margarita. 

Las paradojas son, según Palacios, las si- 
guientes : 

»L Bruta carere sensu. 

»n. Actum sentiendi non esse accidens di- 
versum re »i potentia, sed potentiam esse suá 
sensionem. 



»ni. Impossibile £sse ab accidentibus visi- 
bilibus gigni visioiiem. 

»IV. Sensum communem non es£e poten- 
tiam organicam, ñeque potentiam particula- 
rem, sed ipsam animam esse sensum ccm- 
munem. 

»V. Materíam esse abolendam.» 

Á los pocos meses de publicada la Anlo- 
niana Margarita , Gómez Pereira sacó á luí 
esta réplica y ccntrarréplica, con objeto, sin 
duda, de que se encuadernaran con e! tratado 
principal, como lo hemos visto en algunos ca- 
sos, por lo cual no liene portada propiamente 
dicha , poniendo además la foliación desde la 
primera plana. 

PVimera edición. 

(Bib, Nacionil.) 

124.— Séneca (Lucio Anneo). 

Prouerbiüs de Séneca. | Introduc- 
tion a los Prouerbios y sen- | tencias 
del famoso philosoptio | Lucio Anneo 
Séneca. ¡ Por el doctor Pero Diaz de 
Toledo, i Dirigido al muy alto y muy 
illustre y virtuoso seflor, su [ soberano 
señor, el rey don Joan segundo que 
este I nombre vuo de Castilla, de 
Leen, «c. | Va de nueuo añadido el 
libro de las amonestacio- | nes y Doc- 
trinas del mesino author. | Agora nue- 
uaméte | con gran diligécia corregido 
y emendado. (Escudo de Adrián Ghe- 
mart. : grab. de la pág. r 30). En Medina 
del Campo por Adrián Ghemart. | 
M.DLV. 

{Al Jin.) Fue impressa la presente 
obra en Medina del Campo | en casa 
de Guillermo de Millis. | Año. 
M.D.LIL 

Fol. — Lxxxii hs. foliadas, más S de prels. sin 
numerar— sign. a, A-I,— todasdc S hs., menos 
las dos últimas, que son de 6 y 4 respectiva- 
mente. 

Port. orlada y'á dos t ntas. — V. en bl. — 
Prólogo (Dedic. de Pero Díaz al rey don 



5 135 

Juan II). — Tabla de los proverbios en este li- 
bro contenidos (con su glosa). — «Prologo del 
interprete en los Proverbios de Séneca , diri- 
gido al muy alto Principe y muy poderoso 
Rey I seAor nuestro el rey don Juan segundo 
de Castilla, y León, te.»— P.en bl. — Texto.— 
Colofón. — Amonestaciones y doctrinas de Sé- 
neca.—?, en bl. 

Es la misma edición de 1552, en la cual se 
han hecho las siguientes alteraciones: i.'Seha 
sustituido el pliego de la portada (primera y 

octava hojas), alterando el título, fecha y escu- 
do del frontis, y suprimiendo en el prólogo 
desde donde dice: « ... , nssi como el rey Sa- 
lomón que compuso c! libro de los Pn^verbios*, 
hasta donde dice: « ... , segiui mi pobre fiiycio 
sentirá*; porcuya supresión resulta en esta edi- 
ción la última página de los preliminares en 
blanco. 2.' Se han ailadido al Rn, continuando 
la primitiva foliación, cuatro hojas que contie- 
nen las Amonestaciones v Doctrinas de Séneca, 
formadas de 145 dichos sentenciosos, de los 
cuales llevan glosa solamente 19, 

Empiezan las Amnncstad'ines: 

«No hay cosa tan mortal á los ingenios hu- 
manos, como la luxuria.» 

Acaban: 

«Harás mas de lo que dizes.'* 

(Bib. deD. Jos^.-;. Rayón.) 

125.— Suárez (Roderici's). 

Allegattones. Metliimna; Campi. 

1555- 
Folio. 

(Nicolás Antonio.) 

126.— Urrea ( JeriSnimo ue). 

Discvrsos I de la vida humana, y | 
Aventvras del j Cauallero determi- 
nado, I traduzido de Francés | por don 
leronymo I de Urrea. (E. del i.: gra- 
bado del núni. 113). En Medina del 
Campo por Giii- | llermo de Millis, | 

{Al JiH.) Fue Impresso en la noble 



w^uway. — v^oiotón. 

I lector (de Jerónimo de IJrrca): 
livier de la Marcha, Cauallero 
le criado de Philippe el Bueno, 
)rgoña, padre del duque Charles 
snieto de Juan de Valoes, Rey de 
6 caballero llamado comunmente 
alió en todas las guerras y traba- 
la casa de Borgoíla desde el tiempo 
Philippe hasta el de la Arch\du- 

hija del duque Charles, sintió 
rte destos sus señores, quanto en 
uestra. Y assi la principal inten- 
\ mostrar el sentimiento que des- 
tuvo, á quien como buen criado 
. Y por tratar el libro materia 
traducido en verso grave, assi 
oria requiere. Pongo cinco bata- 
nes que Micer Oliver hizo su li- 
. Declaro solamente el linaje y 

los ocho combatientes, que en el 
Dpos donde pelearon sus passados, 
\\\r Y porque la malicia del 

disfrazar las cosas, diré algunas 
Los antiguos caballeros deste alto 
|ue por la noticia que ay del las, 

confusión conocidos.» 
logia consta de dos series: una 
lundo, Duque de Franconia, hasta 

Carlos V, y otra desde Ataúlfo 
lando el Católico. 

>m prende xx cantos escritos en 

blióflfrafos le atribnvpn i-» ^"^ — 



del Campo, por Mateo 

En el Index lihrorum ; 
CardinaUs Gasparis Quirt 
se incluye un ^Manual dea 
el qual está impreso en prir 
ras de Nuestra Señora en \ 
sas en Medina del Campo 
Canto, año de 1556, ó de ot 
pression.t 

Con las mismas palabras 
prohibidos en el Index ¡ib 

rum Antuerpise, Ex Of 

Plantini, mdlxx. 

128.— Meneses (F£lip£ di 

' Lvz del alma | christia 
ceguedad y ignorancia, e 
te- I nesce a la fe y ley ( 
la yglesia, y los reme- | 
que el nos dio para guai 
En el qual tractado se c 
assi a los | confessores, 
penitentes, para | admini 
mete el sacramen- | to t; 
de la Penitencia. | Por f 
de Mene- I ses, régete en 
de sant Gregorio de | V 
la I orde de los pre | dic 
Deuteronomij. Cap. 111. 
vestra sapientia & intell 



noniilííí 



T»1 



«- J* 



131 



lid, 17 Junio 1556— Priv. al autor por diez 
años: Valladolid, 14 Febrero 1555 -Epístola 
del autor á D.» María de Córdova, Marquesa 
de las Navas. — Prúl. del autor.— Tabla de los 
títulos de la obra presente. —P. en bl.— Texto. 
— Colofón. 
Primera edición. 

En el Archivo de Protocolos de Medina del 
Campo hemos encontrado el siguiente con- 
cierto sobre la impresión de esta obra : 

«Sepan quantos esta publica Escritura vie- 
■ sen como yo Mateo del Canto, t yo Francisco 
del Canto impresores, vecinos de la villa de 
Medina del Campo, decimos: que por cuanto 
Fray Bernardo de Nieva, Frayle Profeso de 
la Orden de los Predicadores á fecho un libro 
intitulado sumario manual de información de 
la Cristiana Conciencia i tiene privilegio de 
S. M. por diez años para que se pueda impri- 
mir por que todos los fieles cristianos se apro- 
vechen de las doctrinas en el declaradas: por 
ende otorgamos e conocemos por esta carta 
que nos obligamos é ponemos con vos Alonso 
Vázquez, mercader, vecino de la Ciudad de 
Scgobia, en nombre de Fray Bernardo de 
Nieva, t con quien vuestro poder uviere de 
imprimir i que imprimiremos el dicho libro : 
cumpliremos lo siguiente. 

•Primeramente nos obligamos de imprimir, 
: que imprimiremos mili é quinientos cuerpos 
del dicho libro de a cuarto de pliego cada oja 
con que ha de tener cada plana cuarenta i tres 
renglones y sesenta letras cada un renglón del 
molde de letras de una foja que vos entre- 
gamos a vos el dicho Alonso Vázquez, firmada 
del nombre de mi el dicho Francisco del Canto. 
»Otros¡ nos obligamos que comenzando á 
imprimir el dicho libro lo continuaremos i no 
alzaremos la mano de ellos, asta acavar de im- 
primir lodos ios dichos mil £■ quinientos cuer- 
pos de libros, lo cual comenzaremos á impri- 
mir á dos días andados del mes de Enero 
primero que verna de quinientos t cincuenta 
y seis aiios : no alzaremos la mano de ello asta 
acavar de imprimer los dichos mil : quinientos 
cuerpos de libros, 

•Otrosí nos obligamos que cada un dia que 
icieremos la prova 1 leba remos estas provasque 
ansi icieremos en cada un dia al Reverendo 
Padre Fray Juan Gutierez presentado en el 



Monesterio de Santandrés de esta dicha villa, 
ó á quien el nombrare, para que el io vea. t 
corrixa, t si ansi no lo icieremos t alguna falta 
oviere que no lo icieremos conforme al original 
que abremos, nos lo volveremos á imprimir i 
pornemos todo lo necesario de impresión t 
papel. 

»Otrosi confesamos aver recibido de vos 
el dicho Alonso Vázquez el dicho libro origi- 
nal escripto de mano i escripto en trescientas 
diez fojas escriptas para lo imprimir, ciento t 
setenta y ocho rezmas de papel de número dos, 
de lo qual todo somos contentos á nuestra 
voluntad yen razón de las entregas, t por que 
de presente no paresce, renunciamos las Leyes 

de la non munerata pecunia Y por razón de 

la dicha impresión nos aveis de dar por cada 
rezmaque son quinientos pliegos impresos y 
escritos de la forma é manera susodicha seis 
reales por cada una reznia pagados los ñíri que 
en ellos montan en esta manera: La tercia 
parte luego que se empiece a acer la dicha 
obra y la otra tercia parte quando se acabe de 
acer la mitad de la dicha obra y la otra tercia 
parte restante en acavando de acer toda la 
dicha obra. E si sobrare papel de las dichas 
ciento t setenta i ocho rezmas que nos aveis 
dado para imprimir los dichos mil t quinien- 
tos cuerpos de libros, lo recibiremos : por la 
presente lo recibimos á diez reales rezma, 
que lo descontaremos, i lodescontaremosen la 
postrera paga que vos nos aveis de acer de los 
dichos mrs, los quales dichos mil i quinientos 
cuerpos de libros impresos y puestos en per- 
fección de la forma t manera que va dicho t 
declarado sin falta alguna á vista del dicho 
Fray Juan Gutiérrez, ó de quien él nombre, 
para de aqui en fin del mes de Abril primero 
que verna de quinientos r cinquenta i seis 
ailos, t si ansi no lo icieremos t cumplie 
que por el mismo caso seamos obhgados 
obligamos á dar i pagar cincuenta ducados, la 
mitad para la Cámara de S. M. : la otra mitad 
para los pobres del Hospital de las Bubas de la 
dicha villa de .Medina del Campo (1), io cual 
ponemos z asentamos por razón de nombre 
propio E interese convencional, t de mas de io 



_ . -w wowtti a lus cam- 
urso de genio 
l/owo. Entré otra vez en la ciu- 

y contemplé su maravilloso 
ente puerto y sus tres fortissi- 
^n unD de los cuales vi de bulto 
n Gonzalo Hernández, y en la 
)atallas que venció en la con- 
o. Mercurio. Por Saturno me di 
e viste á estetan illustre varón 
ísuena hasta el cielo de Júpiter, 
le vi, vile, y aun se muy bien 
la conquista hizo, y se su libe- 
;ncia que tenia, y vi en el otro 
batallas y otro Augusto en la 

Alexandro en la potencia , y á 

la presteza Sabrás, Mercu- 

Iq nación EspaAol, de las ilus- 

^guilar y Cordova passando 

Ñapóles, le conquistó con muy 
Españoles, y menos cavalleros. 
uy sabios y valientes capitanes 
e Francia, mosieur de Nemos, 
Vubeni, y al marques de Man- 
íes de Saluzes, matólos muchas 
anta prudencia que traxo de- 
nderas españolas á Coloneses y 
\ contrarios de Roma y de toda 
ralissimo en hacer mercedes de 
s y ciudades. Hizo conde al va- 
iro Navarro ; igualóse en sacar 
/alentissimos capitanes, con el 
ro: porque si el otro dexó doze 
los los mas dellos habían sido 
tadreu el rey Phelí nn#» /í*» ^^- 



miliano, y contra el Rey d 
ñas veces contra España. Y 
gente i dineros, los dexó ric 
mas tierras que quando la 
aunque entró desdicliadame 
nia, porque el Prospero y el 
cara le vencieron en la gr 
cencia. 

»Fue su discípulo el señor I 
maravilloso Español que en 
ducado de Milán, y en el cen 
otras muchas batallas hizo 
assi mismo á Marco Antonio 
del Prospero, que hizo mas 
Novara, que cercada de Frar 
nos con dos poderosos campo? 
tuvo, que el fuerle y discreto r 
de Dragut en la defensa de i^ 
soldado y después capitán fai 
Vera, t Andrés d^ Olivera : Gi 
y el vallientissimo Diego Gar 
varón en quien nunca entró 1 
nación españoles, 

» Finalmente fue su capitán 
Pedro Navarro , aquel que dio e 
sejo, en la batalla de Ravena , c 
soldados con espadas r rodelas 
lleros, para que jarretassen los 
enemigos, r ayudassen á cava 
lleros, si de los cavallos fues: 
Este en la memorable batalla q 
cisco dio á los Suizos, ingenió 
pecho de tierra, y empavesarle, 
allí á su salvo tirassen los baile 



143 



1556 



desta famosa vitoria. Mercurio. Sabes otra 
cosa alguna digna de memoria, que ay hu- 
biesse acaescido, assi en el cerco, como en la 
entrada dessa ciudad, porque he sabor de oir 
algo dessa historia. Momo, Si se , y aun mas de 
una. Mercurio. Pues mentamela por tu vida. 
Momo, Plazeme, sabrás que durante el cerco 
se determinaron cincuenta turcos de salir una 
noche á dar una vista al real , y partiéronse en 
dos partes, y fue un moro descalzo por el are- 
nal muy pasito , y hallando la centinela dur- 
miendo entredós pipas, lo volvió á decir á sus 
compañeros: ellos seguramente llegaron al que 
roncando á su sabor estaba, donde le corta- 
ron la cabeza antes de) que recordasse, y aco- 
metieron con grande Ímpetu á la guardia del 
real, y, matando algunos, hubo una recia es- 
caramuza por la otra parte, siendo sentidos 
por la centinela, no dexaron de pelear animo- 
samente , tanto que si á esta hora todos los de 
la ciudad hubieran salido, se tiene por cierto 
que el real de los Españoles corriera último 
peligro. Assi mismo viniendo Dragut Arráez 
á socorrer al sobrino Asarraez, que la ciudad 
por él tenia , con dos mil y quinientos Turcos, 
y renegados, gente fortissinm que consigo 
traia; y con el concierto que con los cercados 
tenia fecho, que quando él llegasse, ellos sa- 
liessen , y assi acometiessen á los Españoles 
por dos partes , para mas fácilmente los vencer, 
él acometió, saliendo de una celada con sus 
arcabuzeros y flecheros , á los que aquel dia ha- 
cían la escolta de yerba y leña , poniéndolos en 
súbito espanto y alteración y casi en huida; 
mas siendo del real socorridos por el general 
y por otros muy valientes capitanes, no sola- 
mente traxeron por lo que habían ido, mas 
aun muy vergonzosamente hicieron huir á Dra- 
gut para los Gelbes á pedir socorro á su Xe- 
que, estando todos los del real puestos muy 
en orden , esperando quando saldrían los de la 
ciudad en favor de Dragut; mas ellos hicieron 
á mí parescer mejor, que se estuvieron dentro 
desús fuertes muros sin osar cometer su nego- 
cio, á aquel solo recuentro, mayormente ha- 
biéndolo de haber con Españoles, gente casi 
invencible. Otra cosa te quiero, Mercurio, con- 
tar de gran tristeza, mezclada con heroyco es- 
fuerzo, y fue ver mortalmenle herido á Don 
Hernando de Toledo , tendido en el suelo , y 



queriéndose parar á llevarle al real algunos 
capitanes y otros soldados, los díxo: Ea, seño- 
res, seguid vuestra vitoria , que yo un hombre 
solo soy; y assi le dexaron y fueron á dar en 
los Turcos y Moros , que muy animosamente 
se defendían. 

»Despues vi á dos mil ochocientos soldados 
Españoles estar con su capitán Don Alvaro de 
Sande defendiéndose animosamente de mas de 
treinta mil de caballo, todos alárabes muy es- 
cogidos en un campo raso quatro leguas de 
Monasterio ciudad de la África, donde, á pe» 
sar suyo, llegaron sin perder diez soldados, 

habiendo fecho en los alárabes gran daño 

Vi la miserable y calamitosa entrega de Bugia 
fecha á Salarraez rey de Argel , cosa maravi- 
llosa de oir, y muy lamentosa de ver; porque 
aliende de ser cosa fortíssima por su natural 
asiento, tenia dos antiguos castillos muy fuer- 
tes, sin el imperial, que páresela inespugna- 
ble: al qual si los varones y valientes soldados, 
que dentro estaban, se acojeran, aun agora es- 
tubiera Bugia en su primero estado ; mas con 
mal consejo le procuraron bolar con la pólvo- 
ra, que para se defender habían menester, y le 
desampararon perdiendo luego todo su esfuer- 
zo, porque desde el mismo castillo que los 
Turcos le señorearon , hacían gran daño con 
su artillería por las casas y calles de la ciudad, 
y faltando á los Españoles munición, se rin- 
dieron con miserable partido al rey que sobre 
ellos traxo cinco mil Turcos, t renegados arca- 
buzeros t flecheros, i doze ó quince mil Moros 
con lanzas r hondas , y catorce galeras y algu- 
nos Alárabes t renegados, t moros á ca vallo. 
Antes desto vi á los franceses batir á una plaza 
fuerte, la qual defendía en Italia un capitán 
Español, que se decía Diego Díaz, maravillo- 
samente con una guarnición de trezientos Es- 
pañoles ; mas teniéndole ya dos lienzos llanos 
y queriéndole dar el salto , el general de Fran- 
cia le requirió se diesse con honroso partido: 
el lo hizo y salió con sus soldados y artillería, 
r preseas, r armas, t con sus banderas tendi- 
das, tocando sus atambores. Con tal aparato 
se presentó ante el Duque de Alba, general de 
la Magestad de Carlos quinto, teniendo enten- 
dido que le había de remunerar por llevarle, 
como le llevaba, aquellos valientes soldados en 
salva, con tanta honra: mas no fue bien He- 



144 



1556 



contentamiento te dexo de contar por te decir 
como también me hize Raposo, por ver por 
experiencia si era verdad lo que oí leer á un 
philosopho en Italia en un libro que me pa- 
resce se intitula Antoniana Margarita, t no sé 
á qué propósito tiene este título, pues en el no 
se trata de Antonio, ni de Margarita, antes se 
trata en dezir que los brutos no sienten, ni por 
si se mueven. Mercurio. O Júpiter, es verdad, 
que has visto esse libro, y que en el se trata 
essa cosa? Mumo, Mira si es verdad, r aun de 
aqui de Medina dezia el libro que es el autor, 
r por eso vine aqui, r andando en su rastro 
muchas veces le he oido disputar con otro phi- 
losopho sobré esta razón, t no solamente ha la 
cosa venido en disputa, mas con juramentos 
afirmar lo que de los brutos dice, ser mas ver- 
dad que el sol alumbrar la tierra, quando mas 
claro al medio dia sobre nuestro hemisferio se 
nos muestra .... 

»Me paresce que veo aquel philosopho, de 
quien agora tratábamos, venir hacia los cam- 
bios por la rúa arriba, y aun viene con el otro 
varón bien sabio, que muchas veces le hace 
cruxir los dientes, y de la otra parte viene el 
famoso albeytar Vasquin , muy alterado, ha- 
ciendo juramentos de le probar por Ipocras, y 
por experiencia, que los brutos sienten, y no 
assi como quiera, mas muy mas perfectamente 
que los hombres. Acechemos un poco, que no 
será mucho que venga á puñadas el negocio, 
según se va encendiendo: por la otra azera se 
van, dexemoslos ir que ya paresce que van algo 
mas caPando, y creo que es porque Vasquin le 
debe haber persuadido con algunos fuertes y 
verdaderos experimentos, y mira que es lo que 
mas mandas en que te sirva.» 

(Bib. de D. José Sancho Rayón.) 

En el Archivo de Protocolos de Medina 
del Campo hemos encontrado los siguientes 
documentos, que además de darnos á conocer 
el nombre del autor, nos ofrecen algunos datos 
para su biografía : 

I." Escritura de venta de unas casas en Me- 
dina del Campo, en la Plazuela del Mesón de 
Sardón, otorgada por Pedro Azcona al Doc- 
tor Francisco de Sosa, médico de la dicha 
villa. 



I 



Medina del Campo i6 de Octubre de 1551. 
La firma autógrafa dice así: 

el doctor 
frans^ de sosa, 

(Protocolo de Gregorio de Santillana, 1551. folio 560.) 

2.° «Memoria de lo que yo el Doctor Fran- 
cisco de Sosa he dado á Pero Ruiz para en 
pago de dozientos ducados que quedé dele dar 
de oro, y vestidos y axuar para su muger y mi 
hija Doña Catalina de Sosa.» 

3.** Carta de pago y recibo de dote de lo 
contenido en la Memoria anterior , otorgada 
por Pero Ruiz en favor de su suegro el Doctor 
Francisco de Sosa. 

Medina del Campo 9 de Diciembre de 1556. 

(Protocolo de Juan Losa, 1556, folio 1096.) 

4." Partición de los bienes que quedaron por 
fin y muerte de Doña María del Río, muger 
que fué del Doctor Francisco de Sosa. 

Medina del Campo, Diciembre 1571. 

(Protocolo de Baltasar de Soto, 1572 á 76, folio 16.) 

Á pedimento de García de Zaballos, marido 
de doña Ana de Sosa, hija del Doctor, se incoó 
este expediente de partición , en el cual no in- 
tervino nuestro autor sino por medio de su 
procurador ; pero habiéndosele exigido que 
diese cuenta de lo que había gastado con sus 
hijos varones, tuvo que comparecer ante la 
Justicia y hacer la siguiente 

DECLARACIÓN DEL DOCTOR FRANCISCO DE SOSA. 

«En Med. del campo á quinze días del mes 
de diziembre de mil y quinientos y setenta e 
un años el dicho dotor Francisco de Sosa de- 
clarando al dicho pedimento fecho por Mel- 
chor de Villa en nombre de García de Zaballos 
como marido y conjunta persona de doña Ana 
de Sosa, en el dicho dia habiendo jurado en 
forma de derecho dixo que confiesa que lo que 
se le dio al dicho Juan Bautista de Scsa para 
ir á la dicha ciudad de Roma se lo dio Maria 
del Rio difunta, muger deste que declara, y 
que no sabe ni tiene memoria de que dineros 
se le dio para lo susodicho. Y que asi mismo 
no sabe ni se acuerda de que dineros haya pa- 
gado por el en la dicha razón, porque como no 



146 1 

prouíncise Concepcionis. ] Fuít exami- 
natum atq approbatum | per multos 
viros doctos. (Escudete con la cruz, y 
á los lados esta leyenda, impresa en 
cuatro lineas verticales: «t Sipeccaue- 
rit t'ti I te fratct tuus, \ Corripe eum Ín- 
ter te I & ipsum solum &c.) Methym- 
nae Campi ] Excudebat Franciscas á 
Canto Typogra- [ phus. Anno- 1557. I 
Cum Priuilegio. | Esta tassado en (67) 
marauedis. (y m."). 

{Al fin~) Methymnae Campi. [ Ex- 
cudebat Franciscas a Canto, Ty- 1 po- 
graphus. Anno. | M.D.LVII. 

8.°— 207 hs. foliadas, roas 8 de prels. y la del 
colofón, sin nuroerar— sign. kJh, A-Z, Aa-Cc— 
todas de 8 hs. — apostillado. 

Port.— V. en bl — Priv. por diez año5«(i/ 
guardián, frayles & conutnto del moiiesteriü 
destd viUa de Valladolid para imprimir este 
libro que fray Bernardina de Areuah de la 
dicha orden {ya de/unto) hizo en lengua Zn- 
rfwd.- Valladolid, 16 Marzo 1554. — lUustri ac 
Reuerendissimo D. D. Didaco Tavera Epíscopo 
Ctenensi, F. Garsias de Castillo Minorita et 
Conventus del Abrojo Guardianus: Calendis 
Februariis, 1557.— Clarissimi viri F. Bemar- 
dini de Areualo, Theoiogi & Concionatorís 
insignia Epitaphiuro, per lacobum Gradanum, 
Cxsaríeum Secretarium. — Aliud (atnici doten- 
tis).— Prologus Authoris ad lectorem. — Tex- 
to.— Colofón.— P. en bl. 

Dedicatoria : 

«Tanta es hujus temporis apud multos etiam 
imperitos, scribendi passim atque imprimendi 

libros cupiditas Cumque excudendi artjfi- 

cium usque adeo perviuoi ac frcquens ha- 
beatur, ut nullum fere sit oppidum quod pr^lo 
carcat, nec passit citra magnum dispendium 
Typographorum aliquandiu vacare, non secuE 
quam cum mola aquaria a molendo cessaverit: 1 
nimirum opus fuerit Typographos ne lucr. 1 



jacturam faciant, in excudendis quibuscumque 
libris sese perpetuo occupare.» 

(Bib. de la Universidad Central.) 



132.— Aviles (Franciscos de). 

Nova diligens ac per- 1 atilis expo- 
sitio capitum seu legum pras- | toruin, 
ac iudicum syndicatus regni totiiis 
Hispa- I nize. Cuius est author doctor 
Franciscus de 1 Auiles, oppidi de 
Mombeltran. Et qui [ nunc, & iamdiu 
á consilio est illu- | strissimi Ducis de 
Albur- I querque, totiu's regni 1 Na- 
uarrae pro- | regis. | Cam priuilegio. | 
Methymnas Campi excudebat Mathaeus 
á Canto. | 1557. | Esta tassado en (de 
mano: cinco blancas el pliego). 

{Al_fin.) Escussum Metbiníe Campi, 
apud I Mathxum á Canto. | 15. die 
Aprilis I 1557. 

Fol.— 291 hs. foliadas, más 2 de prels., y 39 
al fio sin nuroerar — sign. >^, A-Z, Aa-Oo, a-d— 
todos de 8 hs., menos el primero que es de 2, 
hay además otro cuaderno de 2 hs. de erratas, 
que carece de fol. y de sign.— á 2 columnas. 

Port. (sobre el título el escudo del Mecenas). 
— Al v,° Priv. al autor por díezaílos, para impri- 
mir «wna obra, que es lectura y glossa de los 
capitulas de Corregidores y jueces de resi- 
dencia, desíos mis reynos de Castilla*: Valla- 
dolid, 2 Agosto 1555.— Dedic, i D. Beltrán de 
la Cueva, Duque de Alburquerque. — Texto. — 
Colofón. — PrEctorum provisio seu electio.— 
Judicuro syndicatus provisio seu mandatum. — 
Errata, qure ¡n hoc opere continentur. — Ta- 
sación, á cinco blancas cada pliego entero: Va- 
lladolid, 10 Mayo 1557.— P. en bl. — Tndix 
seurepertorium hujus opusculielaboratus que- 
que a me Doctore Francisco Auiles, quania 
5eri potuit industria ac diligentia. 

Al fin de la glosa, fol. 391, dice así: 

«Et sic totum opus ad laudem Dei finitur, 
jn dicto arce del Adrada docti illustris Anto- 
nij delaCueba,tempore supradicto LausE)eo, 
Finis.» 

Primera edición. En las siguientes se afla- 
dieron algunas fórmulas de provisión. 

En la última hoja tiene el ejemplar visto la 
firma autógrafa del autor: Doctor auiles. 
(Bib. de San liidro.) 



148 



1558 



principe D. Carlos. — Ad lectorem. — P. enbl. — 
Operis prohemiurn.-^ Texto, — Colofón. — Pá- 
gina en bl. 

La dedicatoria al Principe dice asi: 
«Cum nuper coram celsitudine tua, Sere- 
nissime Princeps, exemplo ostenderem, inven- 
tum illud nostrum, quo fluminum & fontium 
aqua, ad quantumvis distantia loca sine cu- 
niculis, ac pontibus posset deduci, & si inter 
media montosa, & multo origine flaminis, aut 
fontis altiora , aut flumine, fonteve ipso pro- 
fundiora fuissent, ñrmum ac perpetuum esse. 
Memoror causam ascensus aquse illius Celsitu- 
dinem tuam á me petiisse : tibique amplissimo 
Principi respondisse. Dilucide ipsam tibi posse 
me ostendere putare si edoctus (hactenus enim 
per aetatem non licuit) in physica facúltate 
fuisses. Utque investigare rerum causas, cum 
velles, posses, Celsitudinem tuam hortabar phy- 
sicae facultatei incumberes, Quod eventuum 
naturalium inquisitio dulcissima & honestis- 
sima sit, & quae perennem laudem Principes 
& quosvis alios assequi efñciat, & a mortali- 
tate vindicare valeat. Cumque liventer & aequo 
animo Celsitudo tua illud accepisset, spem 
non exiguam sumpsi, non irrita consilia nos- 
tra apud te futura, máxime cum talem Prae- 
ceptorem adeptus sis, ut magno Alexandro, 
qui Aristotelem magistrum habuit, fortuna- 
tior sis habendus, a quo quotidie doctus & ins- 
titutus Ídem ut facias admoneris. Mihique 
praeterea persuasi coacturum te ut praesens hoc 
opus humano generi adeo proficuum totius 
orbis medici complectantur (concius enim 
sum te universo orbi imperaturum) simulque 
jussurum, ut in medendo nostras methodos 
exequantur. Tuam ergo Celsitudinem obsecro 
neme insolentem, & superbum putes, cum talia 
te facturum sperem, quod exam'nidoctissimo- 
rum in physica & medica facúltate virorum, 
librumhune, mepraesente subjici jubeas. Spero 
enim cum aliquos peritissimus médicos curam 
tuae valetudinis habentes, atque Hispanae phy- 
sycae, medicae ac theologicae facultatis profes- 
sores ad hunc examinandum, in unum conve- 
nire prseceperi?, vera nostra dogmata esse veri- 
tate ipsa corapulsos affirmaturos. Vale.» 
El Prólogo Ad lectorem empieza : 
«Etsi intelligam, candide lector, quam ardua 



et difficilia sint, quae molior et intrepide aggre- 
dior, non tantum condendo opera, in quibus 
Aristotelis et Galeni adeo probatorum á tot se- 
culis auctorum decreta refringnutur, confutan- 
tur ac dedocentur: verum contemnendo, et 
posthabendo doctrinas quae nunc sunt in pre- 
tio, & quarum praecipuam curam omnes, qui 
nunc discunt, habent, ut eas, quse verae sunt 
scientiae, legentium lucubrationes nostras men- 
tibus inferam : non tamen ob has difñculta- 
tesmoror, tardor, aut ab inceptis desisto. Sum 
enim adeo captus efraeno quodam amore do- 
cendae veritatis, ct hujus superstitionis extir- 
pandae ab universas Europae scholis, jam annos 
ferme retro quinquaginta in professores scien- 
tiarum subrepentis^ et jam nunc publice gras- 
santis, ut de me veré dici illud Ovidianum 
valeat: Nec capiunt inclusas pectora flam- 
mas. Ñeque est cur quis hos nostros conatus 
rairetur, máxime hunc, de quo postremo age- 
bam, quinpotius majori admiratione digni sunt 
illi, qui profitentes ut voce inquiunt Dialecti- 
cam, Physicam, & Theologicam, & Medicam 
facultatem harum quarum se professores esse 
falso afBrmant curam nullam habent, ut tan- 
tum voculae cujusdam Latinae, Graecae, aut 
Hebraicae significatum, originem, accentum 
orthographiam ad ungnem calleant, idque 
praecipue sit eis cordi, ut loquendo, scribendo, 
orando, summam laudem quod latinissimi, 
graecissimi, aut hebraicissimi sint, obiineant 
alus jam Chaldaeissimos & Arabicissimos esse 
insuadentibus : scientias, quas dixi, nec labiis 
degustando, quasi futuri'sint ipsi aliquorum 
qui orbem peragraturi sunt, & in relatas bar- 
baras gentes transgressuri interpretes, & quod 
Hispane dicitur Farautes. Porro Erasmus ille 
horum sectae primus ac maximus haere- 
siarcha » 

Duélese de la perniciosa influencia de Eras- 
mo en la enseñanza de las ciencias, y añade: 

«Certe si ego tantus apud Christianos Prin- 
cipes forem, ut meis consiliis de hoc negotio 
acquies:erent, nemo in theologica & medica 
facultatibus laurea potiretur, quam qui per an- 
norum duorum spatium summulis insudasset, 
& per tot Physicae, Logicaeque per unum.» 

Prohcmium: 

«Non levi angustia cruciabar toto eo tem- 
pore, quo opus praesens de alia post excudenda 



150 



1563 



sar como yo en esta parte, y por eso colocó 
á nuestro filósofo en la letra G de su Diccio- 
nario y no en la lista de los autores nominis 
ignoti> 

Los documentos han venido á confirmar 
esta opinión. En el texto de todos los que 
hemos visto se le llama siempre el licenciado 
Gómez Pereira (nombre y apellido), y cuando 
éste ha de firmar, lo hace invariablemente de 
este modo : el licenciado Pereira (sólo el ape- 
Uido). 

Primera edición. 

(Bib. de la Facultad de Medicina.) 

1562 

136.— Palmer ín de Oliva. 

Libro del famoso cauallero Palme- 
rin de Oliva y sus grandes hechos. 
Medina del Campo, 1562. 

Fol. — letra gótica — á 2 columnas. 

(Cat. Heber.) 

l37.^Sepálveda (Lorenzo de). 

Romances sacados de la Historia 
del Rey Don Alonso. Medina del 
Campo, Francisco del Canto, 1562. 



8.« 



(Nicolás Antonio.) 



1563 

138.— Crónica de Alonso XI. 

Crónica del es | clarecido Rey Don 
Alonso I onceno deste nobre | Padre 
que fue del Rey don Pedro. (E. de a. i. 
y en las basas de las columnas : STA- 
BILE I ET ^QWM.) Fue impressa 
en la muy noble villa de Medina | del 
Campo, en este año de | M.D.LXiij. 

{Aljtn.) Fue impressa la presente 
chronica en la insigne y muy | nobra- 
da villa de Valladolid a costa de Pe- 
dro de Espi I nosa mercader de libros 



vezino de la villa de | Medina del Cam- 
pó, y de Antonio de | Zamora vezino 
de la di- [ cha villa de Va- | lladolid. | 
Acabóse a quatro dias del mes de 
Enero | año del nascimiento de nues- 
tro Señor Jesu | Christo de mil y qui- 
nientos y cincuenta y | vn años, en 
casa de Sebastian Martinez a | la pe- 
rrochia de Sant Andrés. 

Fol. — letra gótica — clxxxvj hs. foliadas — 
signatura A-Z — todas de 8 hs., menos la úl- 
tima que tiene 10 — á 2 columnas. 

Port. orlada.— V.o en bl.— Tabla— Texto- 
Colofón. 

Es la edición de Valladolid , en la cual no 
se ha hecho otra cosa que sustituir la hoja de 
la portada. 

Nicolás Antonio cita una edición de esta 
Crónica^ Medina del Campo 15 14, que cree- 
mos no haya existido. 

(Bib. Nacional.) 

139.— Primaleón. 

Primaleon. (Grab. en mad.: caba- 
llero precedido de un escudero.) Li- 
bro del inuencible Cauallero | Pri- 
maleon, hijo de Palmerin de Óliua: 
donde se tra- | ctan los sus altos he- 
chos en armas, y los de Polendos su | 
hermano, y los de don Duardos prin- 
cipe de Inglater- | ra, y de otros pre- 
ciados caualleros de la corte | del 
emperador Palmerin. | IT En Medina 
del Campo impresso con licencia, 
por Francisco | del Canto. Año de 
M. ü. Lxiij. I A costa de Benito 
Boyer. 

(Al fin se repiten las señas de la impresión.) 

Fol. — 235 hs. foliadas, inclusa la port., y una 
blanca al fin. 

Al final de esta edición se encuentran seis 
octavas, una de las cuales dice: 



tm 



1565 
144.— Villegas (Antonio de). 

Inventario. | De Antonio de Ville- 
gas, Dirigí I do a la Magestad Real 
del Rey Don | Phelippe, nuestro se- 
ñor. (E. de a. r.) En Medina del Campo 
impresso, por Francisco del 1 Canto. 
Año de M. D.-LXV. | Con Preuile- 
gio. I t Venden se en Medina del 
Campo, en casa de Matlieo del Canto. 

{Aljin-') Fin del Inuentario de An- 
to- j nio de Villegas. Impresso en la 
noble I villa de Medina del Campo, [ 
por Francisco del I Canto. | Año. 
M. D. LXV. 

4." — cxxxij hs. foliadas, más 4 de principios 
ain numerar — sign.5. A-Q— todas deShs., me- 
nos la últ-, que es de 1 2 y el cuaderno de prels., 
que tiene 4. 

Port,— V." en bl. — Instancia del autor para 
que se le conceda licencia para imprimir, pues 
no habla hecho uso déla que se le dio en 1 ,í 5 1 . — 
Mandato para que vea este libro Fr. Francisco 
de Villalva. — Aprob, de Fr. Francisco de Vi- 
llalva: Madrid, 13 Junio 1565— Priv. al autor 
por diez años: Madrid, 15 Junio 1565 — Dedi- 
catoria suscrita por el autor — Pról. — Texto — 
Colofón. 

En esta primera edición acaba el texto con 
el cuento de El Abencerraje , cuya novclita, 
en prosa, va seguida de algunas composiciones 
poéticas en la segunda edición , las cuales fal- 
tan en esta primera, as( como también la Dis- 
puta entre Ajax y Ulücs, sobre las armas de 
Agutíes. 

(Bib, Nacionil.) 

1666 

45.— Crónica de Fernando III. 

(E Chronica del sancto rey don 
■Fer I nando tercero deste nombre: 
que I gano a Seuilla y a toda el An- 1 da- 
luzia: Cuyo cuerpo esta | en la Sancta 
yglesia | de Sevilla. | Con licencia de 



los del Consejo Real. | En Medina del 
Campo impressa, Por Francisco del 
Canto, I Anno. M.D.LXVI. 

{Al fin.) Aquí fenesce la Chronica 
del Sancto Rey don | Fernando ter- 
cero deste nombre. En la qual se 
cuentan sus nobles | y esclarescidos 
hechos, y como conquisto y gano a 
Seuilla I y a toda la Andaluzia : la 
qual estaña ocupada de los | moros 
dende q Va perdió el rey don Ro- 
drigo I postrimero rey d'los Godos. 
Impressa | en la muy noble villa d'Me- 
dina I del capo, En casa de Fran- | 
cisco del Canto. Año | d M. D. Ixvj. 

Fol. — letra gótica — xxxvj hs, foliadas — 
sign. A-D — todas de 8 ha., menos la ült., que 
liene 12— á 2 columnas. 

Port. orlada, y dentro de la orla un escudo 
de armas reales , y el título, de rojo y ne- 
gro. — Al v.": Lie. á Francisco del Canto, im- 
presor de libros , vecino de Medina del Campo, 
para imprimir esta Crónica: Madrid, 6 Octu- 
bre 1565, — «Prologo del Illuslrissimo y Re- 
uerendissímo seflor don Rodrigo Arzobispo de 
Toledo al magnifico y muy noble seflor don 
Fernando Enriquez.»— Texto (78 cap(tulos).— 
Colofón.— P. en bl. 

Prólogo: 

«Entre otras escripturas, magnifico y noble 
ssnor, que en la librería desta sancta yglesia de 
Seuilla se guardan: halle la historia del sancto 
rey don Fernando que ganó esta insigne ciu- 
dad, y como quier que algunos sumarios de su 
choronica se hayan impresso, parecióme que 
era bien publicar esta por ser mas copiosa, y en 
ella largamente se cuentan sus noUbles haza- 
ñas dignas de perpetua memona, y que no 
esté encerrada una historia que tanto es por 
todos desseada. Y porque para mejor contar su 
chronica hay necessidad de comenzar un poco 
mas al principio de donde desciende, cdmienza 
la enarrativa dende el rey don Alonso su 
abuelo hijo del rey don Sancho el desseado. Y 
como á vuestra merced como principal caua- 
llero desta ciudad y del nombre deste sancto 
rey pertenesce favorecer sus grandes y nobles 



El escudo de Francisco del Canto es el * 

guíente. 




(Bib. de b l'nivergidatl Central.) 



147.— Alonso de Orozco (El Beato). 

Obra nueva y muy ] prouechosa que 
tracta de las sie | te palabras que la 
Virgen sacratis ¡ sima nuestra seflora 
hablo. I Declarase en siete sermones, 
Hechos por el | muy R. P. fray Alonso 
de Orozco, | de la orden de S. Angus- 
tia, I predicador de su Ma- 1 gestad, etc, 
(Viñeta con una cruz sencilla) Con 
licencia de los Seflores del consejo 
Real im- ] presso, en Medina del Cam- 
po. Por Francisco del Canto. | Año 
M. D. LXVni. I A costa de Aloso 
Xaramillo, mercader de libros. ! Esta 
tassado en 51 marauedis. 

Un tomo en 16." de dos págs. de pról., y de 
texto oi.xvni hojas foliadas solamente — sig- 
natura A;-X|lí¡. 

Al reverso de la portada hay un grabado de 
la Virgen, y debajo estas palabras: «Dignare me 



laudare íe virgo sacra | Da mihi vírtuteili 
contra hostes tuos.»— «Dedicatoria a la muy 
aíta y muy poderosa señora D * Juana, infanta 
de Castilla y princesa de Portugal, etc. — Apro- 
bación de Fr, Rodrigo de Yepes i xxvii de 
Julio de MDLX VIL— Licencia de D. Felipe 
por la gracia de Dios Rey de Castilla, de León, 
de Aragón, etc., dada en Madrid, á 9 dias del 
mes de Agosto de MDLXVII años.— Prologo 
al Christiano Lector: «Porque yo, católico Lec- 
tor », y concluye: «al cual honramos y re- 

»verenciamos en su santa madre remediadora 
»del mundo, y abogada de todos los pecadores 
»é intercesora entre nosotros y Dios.» 

(Dib. del ¡^erninario de Cuenca. Cijdula remitida por 
el Sr. Sanchií, Archivero de la Delegación de Hacienda . 
de dicha ciudad.) 

148.— Breviarium. 

Breviarium^ secundum usum Eccle- 
sife Pallantiníe. 

(A¡ fin.) MethimnEe. Escudebant 
Matheus et Francíscusá Canto fratres. 
Anno 1568. 

(Apuntei tomados por el P. Andrés Marcos Burríel, de 
Misalea y Breviarios antiguos para d estudio del Calen- 



149. — Cránica de Fernando III. 

I Chronica del sancto rey Fer I nando 
j tercero deste nombre: que | gano a 
I Seuilla y a todo el An- | daluzia: Cuyo 
\ cuerpo esta | en la sancta yglesia | de 
¡ Seuilla. I Con licenciada los Seflores 
¡ del consejo Real. | En Medina del 
Campo impressa, por Francisco del 
! Canto. 1 Año de M. D. Lxvij. I A costa 

de Antonio de Urueña librero. 
i [Al fin.) C Aqui fenesce la Chro- 
nica del Sancto Rey don | Fernando 
tercero deste nombre. En la qual se 
cuentan sus nobles ¡ y esclarecidos 
hechos, y como conquisto y gano a 
Seuilla I y a toda el Andaluzia: la 
qual estaua ocupada de los [ moros 
dende q la perdió el rey don Rodrigo j 



1 567 i 68, el folio 33 tiene la numeración equi- 
vocada, y dice: xxxv. 

(Bib. Nadan ti,) 

151.— Crónica de Fernando III. 

Chronica del sancto rey don Fer | 
nando tercero deste nombre : que 1 
gano a Seuillay toda el An | daluzia: 
Cuyo cuerpo esta ] en la sancta yglesia 
de Seuilla. | 1f Cuya licencia de los 
Señores del Consejo Real. | En Me- 
dina del Campo, impressa por Fran- 
cisco del Canto, | Anno. M.D.Lxviíj. 

Va precedida esta leyenda, que está impresa 
en rojo y negro, de un escudo de armas reales, 
y todo circuido de orla. Al reverso de la por- 
tada está el privilegio del Rey, de 1565, y la 
aprobacii^ del Consejo de Mayo de 1568; en 
la hoja siguiente, ij, en el blanco: «Prologo del 
Illustrissimo y reuerendissimo señor don Ro- 
drigo Aríobispo de Toledo al magnifico y 
muy noble seftor don Fernando Enrriquez», 
y al reverso: «Comienza la Chronica», que ter- 
mina en el recto de la hoja xxxvi, — Sigue el 
colofón y un florón que no creo sea escudo del 
impresor. 

Fol, — letra gótica— á 2 columnas— xxxvi 
hojas foliadas, inclusa la port. 



Algunos detalles de la portada, y el florón ó 
marca tipográfica, que tiene al fin, hacín su- 
poner que es una nueva edición , diferente de 
las anteriores. 

152.— Pedraza (Juan de). 

Svmma | De casos de Concien | cia. 
Agora nueuamente compuesta, por 
el I Doctor Fray luá de Fedraza, en 
dos bre | ues Volumines muy neces- 
saria á | Ecclesiasticos, y Seculares, | 
y a confessores, y pe | nitentes. | (?) 
(Estampeta de la Cena).Con licencia. | 



1t Impressa en Medina del Campo, 
por Fra | cisco del Canto. Año. | 
M.D.LXVIII. I Esta tassado en Real 
y medio. 

(Al fin). Impressa en Medi | na del 
Campo, en casa de Francisco del [ 
Canto. Año. 1568. 

8-° — 155 hs- foliadas (la ült. dice por equi- 
vocación 153)) y una al fin con el E. del i. — 
signatura A-V — todos de 8 ha., menos la últi- 
ma que es de 4. • 

Port. — Al V." Testimonio de la tasa : Ma- 
drid, 17 Julio 1 568. — Licencia á Francisco del 
Canto, impressor ile libros vezino e/e Medina 
del CampOy para imprimir esta obra : Madrid, 
II Hebrero 1568,— índice de capítulos. — Pro- 
logo dirigido al muy Illustre y reuerendissimo 
seúor don lulian de Alúa, Obispo de Miranda.» 
Texto (dos libros).- Colofón— E. del i. (gra- 
bado de la página 1 54)- — P. en blanco. 

Práhgo: 

< Pero porque esta confession requiere 

muchas condiciones, juntóse aquesta familiar 
doctrina por mandado de vuestra seiloria, y 
en verdad con trabajo de tres años, assi por 
que se mudó y apuró muchas vezes, porque 
fuesse sin calumnia, y quedasse tan clara que 
á ninguno de mediano ingenio se lehiziesse 
oscura, como porque io que se ha de escreuir 
no se ofrece assi luego, sino poco á poco por 
discurso de tiempo.» 

Folio 21 : «Si trae nóminas, con abusiones, 
creyendo que no morirá á hierro, ni en fuego 
ni en agua, ni de muerte subitánea, ó que le 
será reuelado su ultimo dia , ó que le aparecerá 

nuestra señora, es muy graue culpa Y lia* 

manse nóminas, porque nómina en Latin 
quiere dezir nombres, y comunmente tienen 
muchos nombres de Dios.» 

Folio 361 «El tiempo de yantar antigua- 
mente era la hora de nona; pero hoy se acos- 
tumbra comer cerca de las doze que es hora 
de sexta.» 

Folio 42 : «Lo ageno roba quien guarda lo 
que le sobra.» 

Folio 81 : «Si dio á logro. Este nombre fue 
tomado de lucro, palabra latina que es ganan- 
cia, y logro llaman los Theologos lo que gana 



]58 1! 

y que fuessen á la vida y religión Christiana 
mas conformes. Y entre los otros he hallado la 
vida y milagros de la bienauenturada sancta 

Catherina de Sena Lee pues y goza de tan 

inmenso thesoro, amigo lector, y sí te sintiere 
goioso & aficionado á esta fructa, plantaré de 
nuevo otros muchos arboles en el jardin de mi 
emprenta, de cuyos sabrosos fructos te presente 
á su tiempo, con cuya dulzura harte tu gusto, 
y con la variedad dellas deleyte tu enifuJi- 
miento. Vale.» 

El cardenal Cisneros mandó á Fr. Antonio 
de la Pefla que tradujese esta Vida de Santa Ca- 
talina; hizo bien pronto esta traducción, y se 
publicó por primera vez en Alcalá el aflo 1511, 
impresa por Arnao Guilliin de Brocar. 

(Librería de D. Eusebío Giraldo. — Medina del Campo.) 

154.— Cota (Rodrigo). 

Dialogo entre el Amor y un Caba- 
llero viejo. Medina del Campo, por 
Francisco del Canto, 1569. 



(NicoUa AnL 



,0.) 



155.— Garay (Bl.asco de). 

Cartas en refranes- Medina del 
Campo, Francisco del Canto, 1569. 



(Nicoli, Anl 



io.) 



Aunque Nicolás Antonio cita separadas 
estas dos obritas, es muy posible que se im- 
primieran, no solamente juntas, sino además 
acompañadas de las Coalas de Jorge Manri- 
que , glosadas, de Un caso memorable de ¡n 
conversión de una dama , y de una Glosa de 
Mingo Revulgn^ según se ve en varias edicio- 
nes de la época. Nada podemos añrmar sobre 
este particular, porque no hemos visto la etli 
ción de Medina. 

156.— Gutiérrez de la Vega (Luis). 

Nuevo I Tractado y compen- ] dio 
de Re militari, por el ca- | pitan Luys 



Gutiérrez de la [ Vega, vezino de Me- 
! di- ¡ na del Campo, j Dirigido al Itlus- 
trissimo y Reuerendissi- | mo Sefior 
Cardinal de Siguenta, y | Presidente 
de los Consejos ! supremos de su M. | 
*^ I Impresso en Medina del cá- | po, 
.por Francisco del | Canto, Aflo de | 
M.D.lxix. I Con licencia del Real con- 
sejo. 

{Al Jin.) Fue impresso en la muy 
no- I ble villa de Medina del | Campo 
por Francis- | co del Canto aflo | de. 
1569. 

8.° — 76 hs., foliadas solamente desde la 33 á 
la 74— sign. A-K — todas de 8 hs., menos la úl- 
tima, que tiene 4. 

Port. — Al v.°, Suma del priv. al autor por 
diez años: 10 Octubre 1569 — Tasa («25 iñrs; 
cada volumen, en papel»): Madrid, 21 Octu- 
bre 1569. — Aprob. de Juan Zapata de Cárde- 
nas. — Lie. al autor para imprimir este libro: 
Madrid, 23 Junio 1569.— Dedic. suscrita por el 
autor. — «Del Auctor á los lectores.»— Texto. — 
Tabla de capítulos. — Colofón. 

Contiene : 

«Capitulo primero. De la orden que se ha 
de tener para caminar una compañía. 

— 2, De como se han de prevenir para ver 

los bagajes. 

— 3. Como se han de recoger los soldados 

y á qué parte. 

— 4. De la manera que han de salir del pue- 

blo después de receñidos. 

— 5. Como han de ir los bagajts cuando la 
I compañia caminare. 

— 6. Como han de entrar con la compañía 
i en el alojamiento. 

— 7. Como ha de entrar en orden en el pue- 
I blo la compañia, siendo de arcabu- 
ceros, 

I — 8. Si la compañia fuere de piqueros, ha 
¡ de entrar en este orden. 

— 9. De la manera que se ha de ir i hacer 

alojamiento. 

— 10. Como ha de ser alojada la compañia. 
I — i 1. Como se ha de hacer la guardia. 



160 



1569 



Prólogo á los lectores: 
' «Pareciendome que ya a los sesenta años de 
mi edad, viendo las cosas que cada dia se ofre- 
cen, debía conceder á los justos ruegos de mu- 
chos Señores míos. He determinado mostrar- 
les en un breve compendio por escripto, lo que 
tantas y tan diversas veces me han pedido de 
palabra. Cosa que les ha parecido á ellos poder 
yo hacer, por el largo tiempo que en el arte 
militar mis trabajos me han dado. Lo qual 
aunque en esta materia algunos hayan es- 
cripto aventajadamente, por ser los tiempos 
en que ellos escribieron muy differentes de los 
que agora son , no dexara de aprouecharles mi 
trabajo (si se puede llamar trabajo) lo que se 
toma por pasatiempo y gusto. Y también por- 
que lo que está agora escripto, es de poco nu- 
mero y señalado, que habiendo mas, no se 
puede ordenar por sus reglas y preceptos, sin 
gran inconveniente: por cierto, cosa que nues- 
tros tiempos serían de gran mengua, sino tu- 
viessen orden y arte para ordenar cualquier 
numero, chico ó grande que fuesse: lo qual se 
debe de estimar y tener en algo, que aquello 
que estaba restringido y apretado debaxo de 
cierto número, teniendo puesto limite & raya, 
como cosa que alli tenia su fin, se amplié y en- 
sanche agora á tanta grandeza, quanta el nu- 
mero llegar puede. Esto puedo dezir que hago 
yo agora de nueuo, sino dixere alguno, que 
también el lo sabia , para el qual no se ofrece 
mi rudeza: sino para aquellos que nuevos y no 
instructos en el arte del ordenar tengan en 
este compendio alguna luz y noticia de lo que 
deben hazer. Que para los que son aventajados, 
no hay orden que no tengan, ni cosa que no 
hayan visto, ni guerra en que no se hayan ha- 
llado, ni sciencia que no entiendan, para los 
quales se debe dexar el juizio del todo: porque 
habiéndoles fortuna y naturaleza doctado de 
tanto valor y ventura en un Año, no es mu- 
cho se aventajen á los encanecidos de cin- 
cuenta, que todo les ha sido contrario: te- 
niendo en poco todo lo ageno, y estimando en 
mucho sus propios hechos, que, á menos des- 
to, no pueden venir sus cosas. Yo no publico 
cosas á semejantes personas, antes les suplico 
me adviertan de lo que en eUo hallaren deffec- 
tuoso: porque se emiende y corrija. Y les ruego 
que si algo hubiere de lo que antes ignoraban. 



lo reverencien de la manera que quisieren: 
porque mi intento, solo es escribir á los que 
muy aficionados á cosas de guerra y al arte 
del ordenar no quieren aguardar á una larga 
experiencia de verlo hazer, sin tener orden 

que les ayude, ni arte que les perfectione » 

Primera edición. 

(Bib. del Sr. D. José Gutiérrez de la Vega.) 

157. — Herrera (Gabriel Alonso de). 

Libro I de Agricultura, que tracta 
de la I labranza crianza, y de muchas | 
otras particularidades y proue- i chos 
del capo. Copilado por Ga | briel 
Aloso de Herrera. Dirigido 1 al lUus- 
triss. y Reuerendiss. S. do | fray Fran- 
cisco Ximenez, Ar^obis | spo de To- 
ledo, y Cardenal de España, su señor. 
Nueuamente | corregido y añadido 
por I el mesmo. | IT Impresso con li- 
cencia de los Señores del 1 consejo de 
su Magestad. En Medina del ca- | po. 
Por Francisco del Canto. 1569. 

{Al fifu) CE A gloria y alabanza de 
nuestro señor Dios, Y de su glorio | sa 
madre, fenesce el Libro de Agricul- 
tura. Fue Impresso en la muy | noble 
villa de Medina del Campo por Fran- 
cisco del Cato | Año de M. D. Lxix. 
Años. 



Fol. — letra gótica — ccxvi hs. en todo — 
signatura A-Z;, AA-DD — todas de 8 hs.— á 2 
columnas — apostillado — con grab. en mad. al 
principio de cada mes, indicando el signo del 
zodíaco y la operación agrícola propia del mis- 
mo mes. 

Port. (de rojo y negro: en la cartela superior 
de la orla: «Libros | lege. Quod legeris, | me- 
mento.») — Al v.*', «Licencia á Francisco del 
Canto impressor^ vezino de la villa de Medina 
del Campo para reimprimir esta obra: Ma- 
drid, 25 Julio 1568.» — Tasa (9 reales): Ma- 
drid, 24 Octubre 1569. — Prólogo. — Tabla. — 
—Texto (seis libros). — Colofón. — E. del i. (gra- 
bado de la página 1 54). 



Hernando de Herrera, hermano del autor, di- 
ce en su Düputatio adversus Aristolelem A/is- 
totelicosque sequaces (1617), cuarto entremés: 

«Grauiel de Herrera después de haber pere- 
grinado por estudiar asi en las partidas de Ita- 
lia como.de Francia, parió un especial libro 
de agricultura de que dias habia andaba pre- 
flado, sacado de diversas leyendas de latinos 
auctores y moriscos. Desque lo ovo desparcido 
por mano de todos en aldeas villas y lugares i. 
graod sabor de las gentes, recogiosse á los es- 
tudios liberales.» 

Y en la dedicatoria del mismo libro dice 
al cardenal Císneros: 

«Vos como buen pastor, habiendo compas- 
■too de la. gente del campo que cada dia por 
no saber granjear la tierra hacían mil erra4>*i 
distes cargo á mi hermano grauiel que ds ma- 
chos «uctOTes latinos compussiese ercutellano 
una agricultura: ptazer habrá \^ iS. de oir que 
frato se ha sacado della. Biena parte de la 
gente noble que passab? dempo en leer ha- 
blillas de Amadis . Zeonís y otras consejas, 
jgwa , de^qwitln topado con mejor materia, 
lUPPBlPMMwSana paasan el dia y passan la noche 
en leerla y releerla y dalla á la memoria, ni se 
meten ya en juegos ni en otras vanas ocupa- 
ciones. Contemplan la naturaleza de las cosas. 
Agora ya comíeniun á vivir y conoscer lo que 
les da la vida. Gentil invención fue de perlado 
vigilante para sacarles de entre manos el libro 
pintado de cuarenta y ocho hojas, que llaman 
naypes, sacasteles los dados y su linaje, ya no 
reniegan tanto, ni descreen holgazanes y ena- 
morados y otros males que con la ociosidad se 
crian, ya se han vuelto en negocio de pro, que 
no solamente los legos mas aun religiosos alle- 
gan á tan santa y inocente ocupación. Aun las 
dueñas al espejo deste libro aliñan cada una 
su hazienda: los labradores, venida á sus ma- 
nos como del cielo lectura tan deseada y con- 
veniente á sus menesteres, dexan ya las fiestas 
de hazer las juntas concejiles en las tabernas, 
aprendiendo en los disantos lo que obren en 

dias de labor » 

(Bib. Nídon»!.) 

158.— Victoria (Francisco de). 
Confessionario | vtíl y pro | uechoso, 



io 161 

Compuesto | por F. Francisco de 
Victo [ ña, Cathedratico de | Theo- 
logia, en Salaman | ca. (Estampeta 
grabada en madera : la Virgen po- 
niendo la casulla á San Ildefonso.) En 
Medina del Campo impresso, | Por 
Francisco del Canto. | Año de 1569. 

8." — 24 hs. foliadas— sign. A-C — todas de 8 
hojas. 

Port. — ^Al v," : «Fray Francisco de Victoria, 
Cathedratico de Theologia en Salamanca, i' 
una Señora devota, — Tabla de lo que se con- 
tiene en esta Doctrina Christtana.» — Texto, 

El texto contiene dos partes: i.% la Doc~ 
trina cristiana; 2.% una lastruccián para exa- 
minar la conciencia por el orden de los Man- 
damientos, con objeto de hacer una buena 
confesión. 

En la Epístola á una señora devota resume 
el autor algunas lecciones que había dado en 
Salamanca sobre los pecados mortales y vé-' 
niales, y termina diciendo: 

«Y haga V. M, cuenta que passó por Sala- 
manca y oyó un pedazo de nuestras lecciones, 
que yo no sé otra cosa, ni tengo espíritu para 
mas. Que en la verdad, entre las personas es- 
pirituales no se trata como se ofenda á Dios, 
sino como mas se sirva. Y donde hay alguna 
parte de perfección, tiene perdido el miedo de 
ofender, y hay cuidado de servir. Yo como no 
sé nada desto, hablo, no como con V. M., sino 
como con otras personas, á quien nuestro señor 
aun no ha hecho tanta merced. De Salamanca.» 

Nota manuscrita al fin, en letra de la ¿poca: 
*cos/¡} dos reales.» 

En el folio 1." vuelto del primer «Libro de 
Juramentos de la Universidad de Salamanca», 
se encuentra el 

«JURAMENTO DEL MAESTRO FRAY FRANCISCO 
DE VITORIA. 

»En Salamanca á veynte dias del raes de 
Setiembre del dicho aflo (1 526) estando en la 
posada del dicho señor Don Pedro Manrique 
maestrescuela estando presentes el dicho señor 
maestrescuela el bachiller yñigo de arguello 



162 II 

vicerector e los señores dolores e maestros 
Gonzalo Gómez de Víllasandino e Juan de 
Olarte y Santesidro y Juan de Castro y Luis 
de Aro y Francisco González y Martín de 
Frías padrino y el Maestro Fray Diego de Vi- 
toria I benavente r Francisco Alvarez de Ta- 
pia í Bernardino Vázquez de Oropesa y Be- 
nito de Castro t Alonso de la Parra Martin 
Vázquez de Oropesa i Gonzalo Hernández t 
Sancho de Salaya i García del Castillo t Fer- 
nando de Herrera i Fray Domingo de San 
Juan dotores e maestros deste estudia toma- 
ron t resdbieron juramento del maestro Fray 
Francisco de Vitoria el juramento contenido 
en ate libro &.. E lo pidieron por testimonio 
por si e por los absentes. Testigos los unos de 
los otros r los otros de los otros. E yo Fran- 
cifco de Oviedo notario.» 

(Bib. de D, Soté Sanelu RiyóD.) 



150.— Diwilas (Juan de). 

Espejo de Consolación, libro sexto, 
en el | qual se muestran ser mejores 
los males desta vida, que los bienes | 
della, por muy claros exemplos de' 
la sagrada scríptura. Compuesto por 
Fray Juan | de Dueñas, de la orden 
del seraphico padre sant Francisco. 
Dirigido al muy Illu- 1 stre y Reue- 
rendissimo sefior don Francisco Soto 
de Salazar, del Consejo supremo | de 
su Magestad, en la general inquisición, 
zc. I T Impresso en la muy noble villa 
de Medina del Campo, por Francisco 
del Canto. { A costa del honrado 
varón Alonso Gómez de Udicana. | 
Anno M. D. LXX. 

{Al fin.) Fue impresso en la muy 
noble villa de Medina del | Campo, en 
casa de Francisco del Canto, | A costa 
del honrado varón Alonso Gómez de 
Udicana. | Afio de M. D. Lxx. 

Fol. — letra gótica — ccxxxn hs. foliadas, 



más 4 de prels. sin numerar — sign. »^, A-Z, 
Aa-Ff— todas de 8 bs., menos la de prels., que 
es de 4 — á 2 columnas fileteadas. 

Port. (sobre el título, de rojo y negro, un 
grabado en madera que representa á la Virtud 
dominando al Vicio: en una banda esta le- 
yenda: ^Sola virhtí poUsl viñ'uin íub tártara 
mittere.* En el centro hay un escudo, que debió 
tener antes unas insignias 6 armas, que para 
este libro se han sustituido por el escudo del 
editor). — Aprobación de los Doctores Fre- 
chilla, y Ochoa, de esta sexta parte del Espeja 
de Conso/aciott , por mandado de los Inquisi- 
dores y del Provisor de Valladolid: Colegio de 
Santa Cruz de Valladolid, 13 Febrero 1561.— 
Aprobación de Fr. Alonso de Orozco: 19 Abril 
1562. — Erratas. — Tasa (300 maravedís cada 
volumen) Á pedimento de Alonso Gome* de au- 
dtcana , senao de la villa de Medina del Cam- 
po: Madrid, 6 Setiembre 1570. — Dedic. de 
Alonso Gómez de Udicana, natural de la villa 
de Madrigal, á D. Francisco Soto de Salazar. — , 
Licencia á Fr. Juan de Dueñas para imprimir 
esta sexta parte: Madrid, 30 Octubre 1562.— 
Tabla de capítulos. — Pról. en el Ub. «, lla- 
mado Espejo de Consolación. — Texto.— Colo- 
fón.— P. en bl. 

Los ejemplos están tomados del Antiguo 
TestiLmento. 

El eKudo que Alonso Gómez de Udicana 
hizo poner en la portada de este libro, es el ú- 
guiente. 




En el fndice de libros iroküidos, publicado 
en Madrid el aflo 1790, se incluye esta obra, 



lana, por el licenctado Eugenio de Sala- 
. {hijo del autor), — Estancia de Juan de la 
ga en loor del autor.— Tabla de los capi- 
os de esta historia. — Dos sonetos del ira- 
ssor en loor de esta historia y del autor, — 
en bl. — Texto. — «En loor de los famosos 
lalleros de la Religión y soldados que mu- 
ron peleando contra los Turcos, y en el 
irte de Malta llamado Sant Elmo, él defen- 
indo la fe de lesu Christo año de 1565. Es- 
leías» (i i octavas.)^-4;Tabla de los titulos 
\Xz historia.» — Escudo del i. (Es el de Gui- 
rmodeMillis, grabado del n.® 78). — Colofón. 
El texto va encabezado con el siguiente 
igrafe (fol. i.°): 

«Comienga la Historia del cerco de la ciudad 
Oran. Assaltos del castillo de Ma9alquiuir. 
ima de la fuer9a del Peñón. La defensa de 
nombrada isla 4e Malta. Y las guerras acae- 
las entre el Xarife y el rey de Fez. Y otras 
ly notables cosas sucedidas en mar entre 
iristianos y infieles, desde el año de mil y 
inientos y quarenta y seys acá.» 

índice de lo contenido en esta ohra^ tomado 
los titulillos: 

cDaflQS que han hecho Infieles contra Chris- 

.nos. 

»Pandacion del Peñón. 

»E1 Peñón tomado por los Turcos. 

»Jomada del Marques de Mondejar sobre el 

iñon. 

»Principio del Estado del Xarife. 

»Guerra de los hijos del Xarife. 

^Guerra del Xarife y del Rey de Fez. 

►Guerra del Xarife y Muley Buhazon. 



^Aparejos que hiz 
el armada Turquesc 

^Determinación ( 
ganar el Peñón. 

♦Determinación d 
el armada Turquesct 

»Cosas sucedidas e 
infieles. 

»Toma de la fuerzí 

»Vuelta de D. Gai 

» Jornada de D. Al 
rio de Thituan. 

»Guerra de la Seño; 
Pedro Corzo. 

»Causas que movie 
via^ sobre Malta. 

» Aparejos que hizo 
bre Malta. 

» Aparejos que hicie 
tra el armada del Ture 

»La armada del Tur 
ir sobre Malta. 

»E1 gran Maestre s 
mada del Turco. 

»Viage de la armads 

♦Descripción de la I 

♦Guerra y defensa < 
Malta. 

' »Jornada de D. Gai 
rro de la Isla de Malts 

♦Combate entre los 
don Garcia de Toledo. 

»La armada Turqu 
Malta. 

»Don Garcia de Tol 
de la armada Tnrnn**c- 



1570 



165 



Dedicatoria : 

« No fiandome de informacioties que se 

me dieron de los successos de las guerras que 
tuvo el Xarife rey de Marruecos, y del Theru- 
dante, con los reyes de Fez y Velez, y del 
cerco de la ciudad de Oran, y assaltos del cas- 
tillo de Mazalquivir, y la edificación de la 
inexpugnable fuerza del Peñón , y la toma y 
pressa del, y el largo sitio que los Turcos tu- 
vieron á la isla de Malta, y los combates que 
la dieron, hasta ser socorrida y descercada por 
la real armada de Vuestra Magestad, procure 
también informarme de personas authenticas 
y fidedignas que á ellas se hallaron presentes. 
Lo de las guerras de los reyes Berberiscos en- 
tendi de un hijo del rey de Fez, y de otros 
Moros, que certificaron haberse hallado a los 
consejos y pelear,- y de Christianos que en 
Berbería entonces trataban. Lo del Peñón , en 
una pequeña obra que escribió un Moro en su 
lengua arábiga, y lo demás, de principales Ca- 
pitanes de V. M. Y assi recogido y recopilado, 
no teniendo ojo á otro que á decir y narrar 
simplemente la verdad, prosiguiendo en lo que 
antes de agora, que es servir (como servi) 
á y. M. con la historia de la guerra que mo- 
vió la S. C. R. M. del Emperador Carlos quinto 
vuestro muy amado y reverenciado padre 
nuestro Señor, de buena y gloriosa memoria 
que de Dios goza, a los rebeldes al sacro impe- 
^^^ (0) y de la toma y pressa de África (2) (de- 
mas del libro intitulado de cuentos) lo puse en 
historia, la qual demás de ser (como es) verda- 
dera, lleva consigo una muy grata delectación.» 

(i) Historia y primera parte de la Gaerra: que don 
Carlos: Quinto: Emperador de los Romanos: Rey de 
España: y Alemania: mouio: contra los Príncipes: y 
Ciudades rebeldes del Reyno de Alemania: y sucessos 
que tuuo 

{A I fin), Impressa en la muy noble y muy leal Ciudad 
de Ñapóles : en la emprenta d*Juan Pablo Suganappo: 
Año del Señor dé mil y quinientos y quarenta y ocho 
años. A cinco dias del mes de Setiembre. 

Contra esta Historia escribió D. Diego Hurtado de 
Mendoza, una punzante sátira seguida de una supuesta 
réplica del Capitán Pedro de Salazar. 

(2) Historia de la guerra y pressa de África : con la 
destruycion de la villa de Monazler, y ysla del Gozo, y 
perdida de Tripol de Berberia: con otras muy nueuas 
cosas. 

{A I fin). Fue impressa esta obra en..... Ñapóles a veynte 
dias del mes de Henero. Año..... mil y quinientos y cia- 
queía y dos Afios. en casa de Maestre Matia. 



«SONETOS DEL IMPRESSOR EN LOOR 
DE ESTA HISTORIA Y DE SU AUTHOR. 

»Aqui se cuentan guerras succedidas 
lector, de grande y mucha variedad, 
por muchos que hora viven vistas y sabidas, 
por muy sabroso estilo y con verdad, 

»No es menos elegante que el de Homero 
de Tullio la eloquencia en el no falta, 
mas antes es tan cierto y verdadero 
que jamas no se vio cosa tan alta. 

»Salazar lo escribió el historiador 
por muy gran excellencia assi llamada, 
es hombre de prudencia y gran valor 
que cosas muy notables ha cantado 
de guerras que al gran Cario emperador 
y por Philippe su hijo han ya passado. 

»OTRO SONETO. 

»Las guerras al Xarife acontecidas 
con el gran rey que en Fez mandar solía, 
por lo aqui escrípto son sabidas, 
y como gano gran tierra en Berberia. 

»Victorias de Philippe aqui se oyran 
con verdadera y cierta relación, 
el cerco aqui veréis de Guahztran, 
con toma de la fuerza del Peñón. 

»De Malta la defensa valerosa 
aqui vereys, y quanto fue batida, 
(es obra muy subida y muy preciosa) 
gustareys bien de verla socorrida. 
Solo Salazar es aquel que osa 
poner la mano en cosa tan subida.» 

«EN LOOR DB LOS FAMOSOS CAUALLEROS DE LA 
REUGIO T SOLDADOS QUE MURIERON PE- 
LEANDO CONTRA LOS TURCOS, Y DEPENDIEDO 
LA FE DE lESUCHRISTO EN EL FUERTE DE 
MALTA SANT ELMO EL AÑO DE 1 565. 

i^Estancias. 

m 

»Lugar remoto de aspereza lleno 
del mar por todas partes combatido 
de ti ha salido. un tan sonoro trueno 
siendo tu insigne fuerte acometido. 
Que desde el Ethna al Caucaso sereno 
desde los Caspios hasta el encendido 
Olympo se oye, y oyra sin falta 
I Sant Elmo el fuerte de la noble Malta« 



186 



1570 



»E8tendieron tu nombre los leones 
que estaban de tu muro rodeados 
su3 fuertes brazos, bravos corazones 
con la seflal de Chrísto señalados, 
haziendo de sus pechos torreones: 
(los tuyos ya batidos y arruynados) 
oppuestos a las flechas y a las balas 
de crudos Scythas, y otras gStes malas. 

»No desmayaron los varones altos 
de ver manos, y alfanges tan crueles, 
y los terribles ímpetus, y assaltos 
de los fey>zes Turcos infieles: 
Ni mas sintieron sus valores faltos, 
que si su lid hizieran con imbeles, 
muertos quedo por ellos la victoria, 
con la perpetuidad de su memoria. 

»Faltara el mar, y quanto en sí produce , 
la tierra, y altos montes que sustenta, 
el alto firmamento que reluze, 
y de sus signos la importante cuenta, 
Antes q el nombre del valor q induze 
a toda lengua, a le pagar tal renta, 
q sea acabado el mundo, y sus colores: 
y no se acabe el son de sus loores. 

»Las cruzes blancas quando se adornaron 
de esmaltes mas lustrosos y mas finos, 
de donde el fino rosicler sacaron, 
para se dar matizes dellas dinos : > 

O gloriosos los que assi pintaron 
sus hechos con pinzeles tan sanguinos: 
A espada destas, pica, daga, o estoque 
orín de tiempo antiguo no le toque. 

»Ni Helicón en la florida altura 
ni de Pirene junto al agua clara, 
el son del dulce apoyo, y la blandura 
del canto de las musas, que el aclara: 
En suauidad no llega, ni en dul9ura 
al que la illustre compañia rara 
con armas hizo el memorable dia, 
de su razón sacando melodía. 

»Como los esquadrones del Troyano 
dexádo el campo, y puestos en huyda 
la furia del exercito Greciano 
por el grande Héctor era resistida: 
y al puéte pueisto el defensor Romano 



sostuvo bien la Etrusca arremetida, 
qualquier de vos cd una espada, y peto 
un Héctor, y un Horacio fue en efecto. 

»Ay gran dolor, que coman los gusanos 
manjares tan preciosos y subidos, 
aquellos cora9ones soberanos, 
que no sin causa fueron tan temidos: 
Los fuertes bracos belicosas manos 
que tenian tantos Turcos encogidos, 
No comerán (o illustres) vuestra fama, 
que en todo el universo se derrama. 

»Los blancos huesos q desnudos quedan 
de su carne, y sus neruios sobre el suelo 
las comisuras que por tierra ruedan 
al agua, al viento, á la calor, y al hielo. 
Causan dolor, mas luego el dolor vedan 
y dan a toda gente gran consuelo, 
trayendo a la memoria a aquellos hechos 
q produzieron vuestros fuertes pechos. 

»Del Poo al Phison esta ya manifiesta 
vuestra virtud y rara fortal€;za, 
y sobre las estrellas esta puesta, 
alia en la lumbre de la summa alteza: 
Y en el profundo abismo lo que cuesta 
se supo luego, que con gran tristeza 
las tristes almas Turcas lo dixeron, 
que alia vuestras espadas remitieron. 

»Por aventura el duro Marte estando 
a los assaltos bravos assistiendo 
las altas suertes vuestras bien mirando 
que cada qual hazia combatiendo: 
Las no vistas hazañas embidiando, 
quiso extinguir su embidia deshaziendo 
vuestras vidas y cuerpos en mil partes 
porque no hubiesse en tierra tantos Martes.» 

Primera edición. Nicolás Antonio cita una 
del año 1550, que no ha podido existir, su- 
puesto que en esta obra se tratan sucesos pos- 
teriores á dicho año. 

(Bib. de la R. Academia de la Historia.) 

1 62.— Sepúlveda (Lorenzo de). 

Cancionero de Romances sacados 
de las Coronicas antiguas de España 



con otros hechos por Sepúlveda- Y al- 
gunos sacados de los quarenta cantos 
que compuso Alonso de- Fuentes. Im- 
pressa (sic) en la noble villa de Me- 
dina del Campo, por Francisco del 
Canto, Aflo 1570. 

16.°— Consta de ccii hs., con letras de regis- 
tro, pero la foliatura comienza en el fbl. v., abra- 
zando las cuatro primeras h<^as la portada, 
las licencias (cuyas fechas son: en Madrid, á 39 
de Abril de 1569, y á 37 de Febrero de 1570 
aflos) y la tabla. 

Finaliza al fol. ccii, página i: 

«Fue impresso el presente candonero en 
Medina del Campo en casabe Francisco del 
Canto, aúo de mil y quinientos y setenta.» 

La portada está impresa en letra redonda, al 
paso que todo lo demás lo es en la que llaman 
gótica. 

(Rom de Rom*acei, ó Romuicei ncadot de Ui 
•Roiu» de Juu Timoneda, que pueden «errirde luple- 
mentó á It>doa lo* Roouuicert», uf aotipioi como mo' 
demoa, j eipecialmcoie *I publicado por el Sr. D. G. B. 
Deppínp, eacogidoi, ordentdoi j anotado* por D. Fer- 
□aodo Joií WolL Lcipiiqne: F. A. BrocUiaui, 1846.) 

De esta obra copiamos los dos siguientes 
romances que pertenecen al Cancionero de 
Sepúlveda. 

«ROMANCES DEL CONDE FERNÁN GONZÁLEZ. 

» Preso está Fernán González 
el buen conde castellano 
prendióle don Sancho OrdoAez 
porque estaba del airado, 
en una Torre en León 
lo tiene a muy buen recaudo 
rogaban al rey por él 
muchas personas de estado 
y también por el rogaba 
ese monge don Pelayo: 
mas el rey con grande enojo 
nunca quisiera soltallo. 
Sabiéndolo la condesa 
determina ir a librallo: 
cabalgando en una muía 
como siempre lo había usado; 
consigo lleva dos dueflas, 



dos escuderos ancianos, 
y llevaba en su reguarda 
los trescientos hijos-dalgo . 
armados de todas armas, 
cada cual en buen caballo: 
todos llevan hecho voto 
de morir en deman dallo 
y de 00 volver á Burgos 
hasta morir ó librallo. 
Caminan para León, 
con tino por despoblado: 
muy cerca de la ciudad 
en un monte se han entrado. 
La condesa, como es sabia, 
mandó ensillar un caballo, 
y mandóle a un escudero 
, que al conde quede aguardando, 
para que en siendo salido 
se lo dé y se ponga en salvo. 
La condesa con las dueñas 
en la ciudad se han entrado 
tal como viene de camino 
vase derecho al palacio. 
Asi como el rey la vido 
a ella se ha levantado 
¿A donde buena condesa? 
Sefior, voya Santiago, 
y vineme por aquí 
para besaros la mano, 
suplicóos, me dej-s licencia 
que pueda al conde hablallo. 
Pláceme, dijera el rey 
pláceme, de muy buen grado. 
Llevanla luego a la torre 
do está el conde aprisionado: 
por amor de la condesa 
las prisiones le han quitado. 
Pasada la media noche 
la condesa le ha hablado: 
levantaos luego, señor, 
no es tiempo de estar echado, 
vestios estas mis ropas, 
tocaros he mi tocado, 
y junto con esas dueñas 
os salid acompañando, 
y en saliendo que salgáis 
hallareis vuestro caballo. 
Y iros heís para el monte 
que yo me quedaré aquí 
hasta ver vuestro mandado. 



que ,e andaban rodeando"" 
hem'r'"^"^^ Jornada 
hemos tanto madrugado.» 
J ans, se partieron dallas 
l'," '^^P^^ha ni cuidado. 
Luego que fuera salieron 
haH6 el conde su caballo 
^I qual tomó su camino 
P^" el monte señalado. 
¿^ dueñas y el escudero 

stLV'f han aguardado, 
subídose han á la torre 

^la condesa ha quedado. 
^ guardas como las vieron 
"ucho se han man»vilSo 

íase a j T ^^'^^^ «««^as 
*Ahrf *'?° olvidado?, 
*Abrí, veréis lo que queda 

porque llevemos recauda, 

«Id r-^r* han hallado. 
«W decidle al sefior rey 

que aquí estoy á su mandado 
que haga en mí la injuria 

q^ed conde ya está librado, 
Sr ^^"«to «upo el rey 
hallóse muy espantado, 

tuvo en mucho ala condesa 
saber hacer tal engaño 

^uego la mandó sacar 
y dalle todo recaudo ' 
enviandosela al conde 

puchos la han acompañado 
El conde desque la vido 
fiolgose en extremo grado 
' envió i decir al rey ' 



1— w touae 

Lo qual por , 

"»i gran p]a( 

y asi de aque 

¿ Castilla ha 

*DEL REY CHiQurr 
DE io 

«El rey mor 
dentro della esl 
entraron tres lo 
por esa puerta ( 
fuéronse hazer i 
enfrente de la m 
^ran combate h 
que entre los tre 
el uno mató á lo; 

grozmenteloscc 

• ^i rey Chico sé 1. 

con espanto y ma 

mandó juntar los 

moros de su more 

y desque los tuvo 

estas palabras deci 

«¿Cual de vosotros 

«s el que adivinan: 

aquesto que aqui h 

Aíis tesoros le daria 

A"í respondiera un 

l^e Alatar por nom 

fo te lo diré, seflo, 

s' tu me otorgas la i 

«Pues dilo, dilo, Ala 

que otorgádate seria. 

•«ííabete que estos tre 

las tres naciones «,.» 



170 



1571 



estos barbaros que llamamos Turcos, y assi 
para mi satisfacción como para su auiso y ma- 
yor declaración de mi proposito, ponerlo aqui 
en esta prefación, lo mas breue que yo pu- 

diesse » (Efectivamente, se ocupa de esta 

disquisición en las lo hojas restantes de esta 
dedicatoria.) 

Particularidades referentes al autor de este 
libro: 

Folio 17: « Porque nunca batalla fue tan 

cruel, ni tan espantosa, ni guerra se vido tan 
dudosa & incierta. De lo qual, por cierto 
son fieles testigos los que conmigo se halla- 
ron, y fueron participantes del peligro y tra- 
bajo. » 

Folio 182: « Lo qual como yo vide que 

acaso passaba por alli, corri presto & saquelo 
de entre las manos de tantos que ya quasi le 
teniari en el punto de la muerte, y échelo en 
prisión.» 

Folio 188: « Lo qual se porque una vez 

me tomaron a mi entre manos (i), & queriendo 
con ciertas monedas que en la bolsa traya 
redimir mi afrenta y hacer con aquellos bar- 
baros que no me maltratassen, diselas muy de 
presto, & como ellos eran muchos y las mo- 
nedas no tantas que cumpliesen con su dema- 
siada avaricia & cobdicia mortal: dieronme 
tantas de bofetadas y remessones & golpes, 
que quando me dexaron creyeron que quedaba 
muerto.» 

Folio 195. Cap. I del lib. 111I «Echados por 
nuestra desdicha de nuestra propia tierra & 
antiguas moradas: maltratados y afligidos con 
infinitos trabajos & dolores, metidos y embar- 
cados en los mas rezio y áspero del invierno: 
en una flota vieja, bromada & muy peligrosa, 
salimos de nuestro puerto y anduvimos muy 
perdidos y desbaratados diez dias con tiempo 
muy contrario, y mar muy alta que nos hazia.» 

Folio 198: « En Mecina las enferme- 
dades dieron muy grande pena y trabajo á 

lodos comunmente derribándolos con tanta 

violencia que á muchos a quien los Turcos 

ni las tempestades del mar no ofendieron, ellas 



(i) Los turcos en el día que eotniron en U ciudad. 



solas bastaron para los despojar de las vidas 

Entre los quales yo sin duda fuera también, 
pues que no tanto por humana arte ó medi- 
cina escapa con la vida, quanto por la clemen- 
cia y misericordiosa piedad del alto y muy po- 
deroso Dios, que estando ya quasi en el ul- 
timo punto , me libró.» 

Folio último: « Clemente Vil. concedió 

luego a la sacra religión la ciudad de Viter- 

bo para que en ella estuviesse y se reco- 

giesse en tanto que otra parte & lugar se ele- 
gia. A la qual quando yo componia y escrivia 
esta presente obra, el gran maestre embio a 

fray Carlos Pipa para negociar & solicitar 

qualesquiera muy arduos negocios Lo qual 

vi & conoci muy bien & muy por entero: assi 
en otras muchas partes, cosas & negocios, como 
mas principalmente en el sitio & muy cruel 
conquista de Rhodas.» 

Noticias referentes á personajes y caballea 
ros españoles: 

Folio 95 vuelto: « En el quarto lugar es- 
taban los caualleros de España, rutilantes con 
sus banderas y escudo de España,, lleno de 
grandezas y reynos, los quales defendian el 
mas flaco lugar, aunque por esa parte no se 
temian de ser acometidos, verdad es que en 
essa parte donde ellos estaban, la fossa era 
muy angosta & muy baxa: cuyos capitanes no 
nombro, porque todos muy catholicamente 
murieron, en defensa de la ciudad, y después 
se nombraran , donde de los muertos haremos 
mención.» (JSn el lugar correspondiente se ex- 
cusa de dar los nombres,) 

Folio I II: « la qual (Jbssa) los contra- 
rios trabajaban de a^oluar y henchir de vassu- 
ra, piedras, tierra, ramas & sarmientos: en lo 
qual fue muy grande el esfuerzo y enardecida 
diligencia que puso el noble caballero fray 
Christoual de Solis farfan Español, natural de 
aquella muy noble y muy famosa ciudad de 
Sevilla, el qual de un lugar donde el era al- 
caide, llamado Arcángel tra}^ quinientos hom- 
bres trabajadores: los quales trabajando noches 
y dias sin reposar, no dexaban en la fossa toda 
cosa que pudiesse offender, & puestos a infi- 
nito peligro, limpiaban luego & sacaban todo 
lo que los contrarios echaban, con infinito ira- 



irando por mandado del sumo pontífice, el 
lal lo recibió con muy gran placer y honra, 
.1 qual á semejante persona convenia.» 
Tercera edición de esta traducción caste- 
ina. La primera es de Sevilla, Juan A^'arela 
í Salamanca, 1526; y la segunda de Valla- 
)lid, Juan de Villaquirán, 1549. 

(Bib. de la UDÍversidad CeDtral.) 

i5.— Relación. 

Copia y traslado de vna carta ve- 
ida a la corte de su ma | gestadla los 
Qynte y tres de Nouiembre, en que 
5 cuenta muy en particular la victo- 
a I auida de los Turcos en la batalla 
aual, con el repartimiento que se 
[zo de los I baxeles, y artillería de la 
■raada vencida, y otras cosas muy 
otables. 

(Al fin.) Impressa en Medina del 
ampo, con licencia, por Vincente de 
tillis. Aflo de 1 57 1. 

Fol. — 2 hs., sin foliación ni sign. 

Á continuación del titulillo empieza el texto, 
le dice así: 

«A los treynta dias de Septiembre de este 
.0 partió la armada de la liga Catholica de la 
a de Corfú , y llego a dar fondo a Ligumi- 
:a, que es en Albania, vn puerto muy capaz 
ibundante de agua y leña. Vino luego vna 
gata que auia lleuado el comendador Gil de 
drada a tomar lengua, con cartas suyas, en 



de la armada enemí 
embiado, y luego el 
tar toda la armada ; 
las galeras. ^ Miercc 
deste salió el armada 
nueue del mismo dia 
la Chafalonía, donde < 
poner en batalla toda 
persona por vna parte 
de Castilla por otra, d 
dia traxeron las guard 
nia de Cádia con auis( 
auia dado a partido al 
al capitán Hecton Bal. 
y q en lugar de cumplir 
adentro los auian dego 
este dia se partió el arn 
y a la mañana llego a h 
del canal en la isla de 1 
las Escorchaleras para ( 
guarda que estaua en la 
vna vela Latina de la ar 
a muy poco voluio a de; 
armada, y q era un gran 
el señor Don luán mane 
escalces personas de recs 
mirassen que camino hz 
nieron tres guardas qu 
confirmaron que auian < 
y luego mando disparar 
y hazer las demás seña 
batalla, para que todos se 
pelear, y el se embarco e 
Don Luys de Cárdenas 
y luán de Soto su secr 
el armada, animando lo: 



niiA %»•"»< 



1671 



173 



cho y siniestro dos galeazas por esquadra, para 
q con la furia de la mucha artilleria que te- 
nían rompiessen la orden de los contrarios. 
Tf Fue el señor Don luán mismo a hazer venir 
las galeras q tocauan a su escuadra, y dio mu- 
cha priesa que se pusiessen en su lugar, lo 
qual se hizo con mucha presteza, y embio a 
solicitar a luán Andrea Doria que traya el 
cuerno derecho , y a Barberigo, general de los 
Venecianos, q traya el cuerno siniestro que sa- 
casse cada vno sus galeazas fuera de la orde- 
nan9a y se pusiessen en batalla y caminassen 
poco a poco estrechando la orden y recogién- 
dose las galeras juntas todo lo que fuesse pos- 
síble.^Dada esta orden se voluio a su galera 
real passando por las popas de todas las q en- 
contraua, ordenado a los capitanes dellas q en- 
caminassen con orden, y animando los soldados 
a la batalla, los quales todos lo respondieron: 
Harían lo q eran obligados, con grandissima 
demostración de contento y alegría. Y lie-' 
gando a la galera real, pareciendóle q los 
otros dos cuernos de la armada no caminauá 
con ordé, embio al comendador mayor, para 
q los mandasse lo q auiá de hazer. £mbio assi 
mismo a dezir a Marco Antonio Colona, q 
procurasse, que la vanda de galeras cerca de 
la galera capitana de su Santidad en q el yua 
y las otras que le pareciesse se ordenassen^ y 
caminassen poco a poco muy vnidas. ^ En 
esto ya el armada del Turco caminauá por la 
misma orden que yua la nuestra, porq no vino 
a la batalla en forma de media luna, como tie- 
nen de costumbre, sino q repartieron sus gale- 
ras en tres esquadras, de la misma forma y 
manera q yua el armada Catholica (cosa de 
gran admiración), como si se vuieran hallado 
presentes a ver la tra^a y orden q se auia dado 
en nuestra armada. % En este medio caminauá 
la vna armada y la otra en orden de batalla, 
con muy gran concierto muy poco a poco, y 
el señor Don luán lleuaua pena, porque no 
acabaña de llegar el marques de Santa Cruz 
general de las galeras de Ñapóles , q quedaua 
de retaguarda, y Don luán de Cardona q auia 
venido de auáguardia có ocho galeras q lle- 
uaua, a los quales embio a solicitar q se diessen 
príesa a caminar. Ya era medio dia quando las 
armadas se juntaron a tiro de cañón, y las qua- 
tro galeras de las seys estauá'ya en el lugar q 



seles auia señalado, llegando el marques ^e 
Santa Cruz y Do luán de Cardona con sus es- 
quadras a muy buen tiempo, como era menes- 
ter. ^ Puestas como esta dicho las armadas, el 
señor Don luán mando tocar las trompetas^a la 
batalla , y lo mismo se hizo en la armada ene- 
miga , y auiendo hablado a la gente de su ga- 
lera, y animadola, hizo oración a Dios, y lo 
mismo hizieron todos los demás de las gale- 
ras del la armada. ^ Comentaron las galeras 
de ambas armadas a cañonearse, y llegarse las 
vnas a las otras có admirable denuedo y animo, 
enuistiendo las vnas contra las otras. ^ Tra- 
bada la batalla, luego q se pudo conocer qual 
era la galera real del Turco por los estandar- 
tes y banderas q traya, mando el señor Don 
luá, al comitre real, q guiasse su galera de- 
recha a ella, lo qual se hizo, enuistiendo la 
vna contra la otra con grandissimo Ímpetu. 
Venia con la galera real del Turco otras siete 
principales, las quales acudieron sobre la real 
en q yua el señor Don luá, el qual tenia en su 
defensa a la popa de su galera la capitana dtl 
comendador mayor de Castilla y otras, con su 
galera patrona , y en medio las dos capitanas 
del Papa y Venecianos. ^ Fue la batalla muy 
reñida y sangrienta de ambas partes. Duro 
casi dos horas y media, y al cabo deste tiempo, 
vinieron de la popa a la proa a dezir al señor 
Don luán, que la galera real del Turco estaua 
rendida y muerto en ella Ali Baxa general de 
la armada Turquesca, y q en la batalla en la 
esquadra de su Alteza se yuá venciendo los 
enemigos. Oydo por el, mandó apellidar: Vic- 
toria, victoria, en su galera real, y lo mismo 
se hizo en las demás que estañan cerca, gri- 
tando todos con gran efficacia: Victoria, victo- 
ria. ^ A esta sazón se comen9aua a conocer la 
victoria clara en fauor nuestro, y acauada de 
entrarse la galera real del enemigo, y las gale- 
ras que estañan cerca del señor Don luán , q 
eran las capitanas del Papa y Venecianos con 
las demás galeras que auiá estado cerca, las 
quales fauorecieron y ayudaron muy valerosa- 
mente a la real de su Magestad. Luego el señor 
Don luán có todas las galeras q pudo recojer, 
se fue al cuerno derecho, donde le pareció auia 
grá golpe de enemigos, y cañoneando con su 
artilleria yuan rindiendo todas las galeras que 
en medio hallauá, que íueron muchas. Quando 



174 



1671 



llego el señor Don luán cerca del cuenK> de- 
derecho , hallo combatiendo dos galeras de los 
caualleros de la Religión con Ochali Fartax 
rey de Argel, el qual conociendo los estan- 
dartes se quiso señalar en combatir con ellas 
con h^sta siete de las suyas, y de la vna de las 
dos galeras estañan muertos casi todos los caua- 
lleros comendadores, los quales auian peleado 
valerosiss; mámente, y muerto gran cantidad 
de enemigos, teniéndola ya entrada el rey de 
Argel, no restando de ella sino siete o ocho 
caualleros q estañan en la popa peleando y 
deffendiendose con sus montantes, espadas y 
rodelas. Como el rey de Argel vio venir golpe 
de galeras en contrario, se metió en una su3ra, 
mandando apartar las demás q trayá sus es- 
tandartes y vanderas y con presteza hizieron 
vela saliéndose de la batalla, y assi se escapo 
<:on perdida de muchos muertos. % Llegado el 
señor Don Juan al cuerno derecho se comen- 
9aron a esparcir mas galeras de enemigos, las 
quales yuan tomando con gran facilidad y 
presteza. Y voluiendo con las galeras que lle- 
uaua al cuerno izquierdo , q estaua a la parte 
de la tierra vio gran golpe de galeras juntas 
de los enemigos, las quales como le vieron co- 
mentaron a hazer vela de los trinquetes, ca- 
minando hazia Poniente, ^f Y en este tiempo 
estaua la batalla y victoria della declarada en 
nuestro fauor, siguiendo el señor Don luán 
con todas las galeras que con el se juntaron, 
todos los baxeles que se yuan, los quales ha- 
ziendo vela y con el beneficio del tiempo se 
fueron su camino. Viendo esto el señor Don 
luán, con su galera real y las que con el yuan, 
entre las quales eran luán Andrea Doria con 
su galera capitana, y el marques de Santa 
Cruz, fue nauegando al remo la buelta de la 
mar, porque los enemigos no pudiessen doblar 
vna punta que auia, la qual fue causa que casi 
todas las galeras que se yuá excepto ocho que 
se hizieron mas al viento y era mejores baxe- 
les, enuistieron en tierra, y se saino vna gran 
parte de gente. No se siguieron las galeras 
que se yuan porque anochecia, y nuestra chus- 
ma yua cansada, y las galeras medio desarma- 
das por la mucha gente de remo que se auia 
sacado dellas para pelear. Las galeras de nues- 
tra armada que quedaron atrás, en este medio 
fueron rindiendo, las galeras y otros baxeles 



que hallaron entre ellas sin quedar ninguno. 
Recogióse el señor Don luán a este puerto, 
por ser ya noche, con todas las galeras que con 
el venian, y embio orden a las del armada que 
hiziessen lo mismo. 

»^ Este felicissimo fin y successo tuno (con 
el fauor diuino) la mayor batalla naual q en 
el mundo ha anido. Porq en el armada de la 
liga Catholica auia docientas y ocho galeras 
reales, seys galea9as y quatro galeones, y qua- 
renta naos gruessas, que se dexaron atrás, por 
no les auer hecho tiempo. Demás desto auia 
algunas fragatas y otros nauios menores de 
poca importada. La qual estaua guarnecida de 
veyntey siete mil infantes, es a saber, ocho 
mil Españoles, onze mil Italianos y siete mil 
Tudescos y Alemanes, sin la gente ordinaria 
de las galeras. 

»^ De la otra parte la armada contraria se 
. hallaua, como después se ha visto, con docien- 
tas & treynta y cinco galeras reales, y sesenta 
galeotas y otros baxeles, mahonas y carracas, 
y con mas de treynta y cinco mil hombres de 
pelea q estaua acostumbrados a tener continuas 
victorias de nuestras galeras, y hechos menos- 
preciadores de nuestras fuerzas y valor, por 
los buenos successos q por lo passado auiá te- 
nido. Y assi con gran arrogancia y sobervia, 
passearon su armada el Septiembre passado 
por todas las costas de Christianos que están 
én la parte y mar de Leuáte, poniéndose por 
menosprecio de los Venecianos en su mar 
Adriático, tapado con su armada la boca de 
aquel estrecho y mar de Venecia. Lustrado 
toda la costa del rey no de Ñapóles, sin tener 
temor de quien los pudiesse resistir, trayendo 
por el mar tanto terror y espanto. Y assi el 
omnipotente Dios, q de lo alto mira los humil- 
des, y derrueca los soberuios, fue ser nido ma- 
nifestar su gloria en su yglesia, y no desechando 
ni repeliendo las oraciones de aquellos q cla- 
man a el en su tribulación y affliction, su- 
plicándole en humildad, derroco a estos so- 
beruios, ensal9ando los humildes de su yglesia 
con tan insigne y famosa victoria, digna de 
ser escripta en las generaciones posteriores que 
están por venir, para que toda generación que 
después viniere no ignore este tan gran bene- 
ficio y misericordia no oluidando de le dar 
siempre infinitas gracias. ^ Las galeras que 



hasta agora k hallaa tomadas ea esta armada 
son ciento y ochenu galeras realct y treynta 
galeotas de doze bancos arrí ba. Las que se veen 
quemadas y anegadas en la costa deste mar 
passan de veynte y cinco, demás de algunas 
que se han ydo de todo al fondo y no parecen. 
De las nuestras fueron hundida; seys, que son, 
vna de su Santidad, y la capitana de Malta, y 
otra del duque de Saboya, y otras tres Vene- 
cianas, de q eran capitanes Marco Antonio de 
Molin, y Marco Ficogna, Venecianos, y Hie- 
ronymo Zorzi de Candía, los quales salieron 
muy heridos. El numero de muertos de ambas 
partes ha sido muy grande, de los enemigos se 
tiene por cierto son mas de quinze mil, y no 
se sabe auer escapado persona de quenta sino 
fue Ochali rey de Argel. También murió el 
cossario Caracossa, que tan temido era en este 
mar. De los nuestros passan de sñs mil, sin 
que vuo muchos heridos, y entre ellos el señor 
Don luá de Austria, de vn flechado en vn pie, 
y Don Cesar de Aualos lo mismo, a la hora 
que esta se eKríue están sanca. 

»De nuestra parte murieron las personas de 
cuenta siguientes: 

»E1 excellentissimo señor Auguatino Barbe- 
rigo, general de la armada Veneciana, de vn 
flechado que le acertó en vn ojo. 

»E1 SeAor Virgilio Ursino, illustrissimo ca- 
uallero Romano, de vn arcabuzazo que le passo 
de parte a parte. 

»Don Bernardino de Cárdenas, sefior del 
Colmenar de Oreja, cauallero Español. 

»Don luán de Miranda, natural de Valla- 
dolid. 

»Benedito Soranzo, veneciano. 

»Jacobo Justiniano , y Sebastian Contarino 
su hijo. 

»Vincencio Quirino. 

»Mann Contarino, y Dominico de Melin su 
sobrino. 

»Joan Loredan. 

>Catarin Malipiere. 

»Andrea Barbarigo y Malatesta su hijo. 

»Hieronymo Contarini, Estefano, Francisco 
y Hieronymo Cosnaro primos. 

«Francisco Boniforzato. 

»Marco Antonio Lando. 

»Todaro Baldi. 

•Antonio Pasaligo. 



1 178 

»Juan Baptista Benedito. 

»Jacobo di Mezo. 

»Antonio Monogiani, de Cha&lonia. 

»Jacobo Bresciano, de Vicenda. 

>Girolano Risanti, de Catara. 

» And rea Calergo, de Candía. 

»Todos estos eran capitanes principales de 
la Señoría de Venecía. 

»Tf Domingo a los catorze de Octubre vi- 
niendo la armada Catholica de buelta, mando 
el señor Don luán, q luán Andrea Dona, 
Ascanio de la Coma, Gauío Ceruellon y otros 
con copia de inCanteria, saltassen en tierra y 
reconociessen a Sancta Maura, lo qual se hizo, 
y entendido por su Alteza í] [Ara tomarla seria 
menester detenerse mas de veynte dias, y H 
el tiempo empe^aua a leuantarse, y q tenían 
feílta de vituallas, mando proseguir et viaje, 
dexandola para mejor tiempo y ocasión. A los 
veynte y cinco se junto toda el armada en 
Corfú. 

»^ Por letras de Roma se ha sabido como 
llego a su Sanctidad la nueua desta victoria, 
la qual regocijo dando muchos loores a Dios, 
por la merced, q con los suyos auia vsado, y 
concedió diez ailos y diez quarentenas de per- 
don a todos los que se hallauan presentes a la 
procession y Missa que celebro en Aracoeli. 
^ Dlzese que a tocado a su Magestad de la 
parte de los baneles presos, cínquenta y ocho 
galeras y medias, seys galeotas y medias fustas, 
y sessenta y tres cañones de cruzia, y onie ca- 
ñones pedreros, y ciento y diez y nueue piezas 
menudas diuersas. Otro tanto toca a su Sanc- 
tidad, y Sefloria de Venecia. 

»La dezima que toca al señor Don luán de 
la parte que toca a su Sanctidad y Señoría de 
Venecia, son seys galeras, y ciento y setenta 
y quaCro esclauos. Tf Al presente esta su Alteza 
en Micina en el qual puerto y en otros se ade- 
rezan todos los baxeles de la armada, assi los 
que de antes tenia como los tomados a los 
Turcos a costa de toda la liga Catholica, en- 
tiéndese q^e con el fauor de Dios, para la pri- 
mauera del año que viene estara toda en orden 
y se hará algún buen effecto, plega a su infi- 
nita bondad de lo encaTninar como mas con-, 
uenga a su sancto seruicio.» 

(Bib. de U R. Aesd- de ^ HiiWñ», ÍI. M-1 



^m^\J I 



V/IX 



v.dua vno de 
los Cantos, muy vtiles | con su Tabla 
alphabetica | muy compen- | diosa. 
(E. de a. i.) En Medina del Campo 
impresso, | Ppv Francisco del Canto. | 
Con licencia Real. | A costa de luán 
de Escobedo mercader de Libros. | 
Año 1572. 

(A¿Jin.) Fue impresso el | Presente 
libro en Medina | del Campo, | Por 
Francisco del Canto. | 1572. 

4.® — 215 hs. foliadas, más 4 de prels. y S al 
fin sin numerar — sign. A-Z, AA-EE— todas 
de 8 hs., menos la últ., qu9 es de 4 — el cuader- 
no de prels. no tiene sign.— á 2 columnas. 

Port. — Al V.®: Certificación de la lie á Juan 
López Perete, librero, vecino de Madrid, para 
imprimir este libro, y tasa, á 4 V, reales: Ma. 
drid, 15 Julio 1572. — Erratas. — Lie á Juan 
López Perete: Madrid, 11 Noviembre 1569. — 
Dedic. al Príncipe de las Españas (Felipe II), 
suscrita por Don Hicronymo de Urrea. — So- 
neto de D. Juan de Aguilón en loor del tra- 
ductor. — Carta al lector. — ^Texto. — E. del i. — 
Soneto de D. Serafín Centellas en loor de 
ürrea.— «Tabla general por via de alfabeto de 
las cosas mas notables que se contienen en 
el presente libro, agora nuevamente amplia- 
da.»— Colofón. — P. en bl. 

Está todo este poema traducido en octavas 
reales, y á la cabeza de cada canto la alegoría 
Y el argumento en prosa. 

En la carta al lector, Jerónimo de* Urrea 
iice que ha guardado fidelidad pn u «^—'J-- 



pressas de Ca 
que la arniadí 
después q los 
dos por el señoi 
Y otras cosas nc 
Impresso con 
(E. de a. i.) H 
relación se sat 
correo venido d 
corte de su M a 
los ocho dias ( 
deste año de. 15 
{Al fin.) Fue 
en Medina del C 
de Millis, y por 
Toledo en casa 
que sea en gloria 
tos {sic) y setentí 

Fol. — 2 hs. sin foi 
lumnas. 

El texto, que cmj 
título, dice así: 

«Despves que núes 
servido que para exa 
Catholica, nuestro 
Quinto, y la Mages 
España don Phiiidp 
y la señoría de Venec 
cipes y potentados di 
tulassen entre si la sa 
capitularon, como ya 
General de la dicha li 
mo principe y señor c 



mente los señores de U liga catholica cobraron 
Unta reputación por tan famosa victoria, el 
señor Don Juan de Austria se recogió al 
puerto de la ciudad de Mecína que es en el 
reyno de Sicilia, y juntamente con el los de- 
mas generales con todos sus baxeles y los que 
á la ar.iiada Turquesa en la dicha batalla se 
hablan tomado, y abiendo dado y repartido la 
pressa á cada uno lo que era suyo y le cabia 
se concluyo & ordeno, que en el dicho puerto 
de Mecina y en otros se aderegassen y despal- 
massen todos los baxeles que de presente en el 
armada auia para que con el favor de Dios es- 
tuviessen prestos y aparejados para la prima- 
vera de este año. Con presupuesto que si al- 
gún buen ef^to en este tiempo se pudiesse 
aver no se dejasse. Y asi el capitán general de 
la armada Veneciana se fue con esta resolución 
a Venecia y a otros puertos de la dicha seflo- 
ria y despalmo y aderezo los suyos que casi 
llegan a docientos con los que en la dicha ba- 
talla tomaron y otros que de nuevo vararon. 
Y abiendolo hecho con grandissima diligencia 
salieron de la dicha ciudad de Venecia ochenta 
galeras y algunos navios de carga debajo del 
mando y gouierno de diestros y sabios capita- 
nes que la dicha Setloria siempre tiene y sitia- 
ron por mar y por tierra a Castilnovo que es 
en la boca de batato, fuerza importantissima y 
muy fuerte, la qual auiendo sido batida y com- 
batida valerosamente por los dichos Venecia- 
nos y resistida por los Turcos que en ella esta- 
ban de guarnición con no menos animo se vino 
a tomar y ganar a pura fuerza, siendo muertos 
y heridos muchos Christianos, De los Turcos 
murieron en los combates mas de ochocientos 
y fueron pressos y captivos mil y el dicho Cas- 
tilnovo quedo y se recobro por los Catholicos 
a los treze dias del mes de Diziembre de el año 
passado de mil y quinientos y setenta y uno. 
Aviendo treynta y tres años questos inñeles le 
tenian vsurpado a los Catholicos. Es este Cas- 
tilnovo el que los Turcos tomaron el año pas- 
sado de mil y quinientos y treynta y nueve, 
con muerte de tantos y tan valerosos soldados 
viejos Españoles, que en su deffensa y amparo 
murieron, siendo el famoso corsario Barba- 
rroxa General del Gran Turco Solimán y es- 
tando dentro por General don Francisco Sar- 
miento con quatro mil Españoles sobre el qual 



vino con noventa galeras y tres mahonas y 

mucha y buena gente. 

»En este mismo tiempo el general de los 
Venecianos salió por otra parte con otras se- 
tenta y cinco galeras y algunos navios de carga 
y fue sobre Canoa que es cerca de la Belona y 
asi mesmo la tomo & rendio con muerte y 
prisión de los Turcos que en ella estañan de 
guarnición. La qual es una importantissima 
fuerza, assi por su gran fortaleza como por el 
effecto que della se ha seguido en apretar la 
Belona, sobre la qual el dicho general fue 
auiendo acabado la dicha empressa. Entiéndese 
que dentro de quinze dias la auia tomado con 
el favor de Dios y según el aprieto en que la 
tiene. Lo qual era de mucho beneficio a toda 
la Christiandad assi por su fortaleza y disposi- 
ción como porque es cabeza de toda la albania 
en la qual se han levantado contra el Gran 
Turco hasta treynta mil albaneses, y Griegos 
y recebido armas de los Venecianos para su 
deffensa. Es !a Belona en la costa frontera de la 
Pulla, la qual vsurpo y quito del senorio y do- 
minio de los christianos Bayazeto segundo de 
este nombre noueno emperador y tyranno de 
los Turcos cerca de el año passado de mil y 
quinientos. 

»Assi mismo la señoría de Venecia ha pro- 
metido a todos sus subditos y a otros quales- 
quier que quisiesen armar Fustas, Galeras 
Vareos grandes o qualquier otro genero de 
Baxeles, que les darán toda la xarcia y aparejos 
que vuiesen menester para armar como es ar- 
tillería, poluora y municiones: salvo vizcocho y 
gente y que assi mismo les prestaran a cada 
uno mil escudos en dintros con que den fiangas 
de no hazer daño sino a infieles, y que la mi- 
tad de lo que ganaren sera para los dichos Ve- 
necianos. Dizese que aprovechara mucho esto 
para sitiar y restaurar la isla y reyno de Chipre: 
y para que los enemigo! no puedan fauorecer 
a los Turcos que en ella están de guarnición. 
Es esta isla la que Caraperi, capitán del Turco 
acabo de tomar a los dichos Venecianos el mes 
de octubre del año passado con muerte del 
Señor Héctor Bailón, Cónsul en la dicha isla 
por ellos, y quebrantando las capitulaciones y 
concierto que auian echo con la gente de guerra 
y vezinos de la ciudad de Famagosta, muy 
principal en la dicha isla, donde como es noto- 



178 



1672 



rio tan cruelmente y con tanta soberuia execu- 
taron su diabólica furia passandolos todos a 
cuchillo no perdonando aun a los niños ni 
mugercs que dentro aula. 

»De Roma escriuen como el Señor Marco 
Antonio Colona general de las galeras de la 
Iglesia: que con ellas como tal general se hallo 
con el Señor Don Juan de Austria en la dicha 
batalla donde la armada Turquesca fue rota: 
entro en la dicha ciudad de Roma con gran 
triumpho, llevando delante de si quatrocientos 
Turcos de los que en la dicha batalla fueron 
pressos, y le fue hecho muy solemne recebi- 
miento por los magistrados de la ciudad: con 
grande aplauso & concurso del pueblo: los qua- 
les le acompañaron hasta la yglesia de señor 
sant pedro: donde se apeo: y en ella lestaua 
aguardando su Sanctidad con todo el coUessio 
de los reuerendissimos Cardenales y mucho 
numero de Patriarchas, Arzobispos, Obispos 
y Clerecía, donde el dicho Marco Antonio Co- 
lona le beso el pie y su Sanctidad le dio su 
bendición, y hizo al pueblo una breue y bien 
ordenada oración o platica en loor de la sancta 
liga y del dicho Marco Antonio Colona y dan- 
do a Nuestro Señor gracias por la merced & mi- 
sericordia que a la Christiandad quiso hazer 
con tan sublimada victoria. Después desto 
mando su Sanctidad dar diez mil ducados de 
ayuda de costa al dicho Señor Marco Antonio 
Colona, y mas le mando pagar seys mil duca- 
dos que auia gastado en cosas necessarias a la 
dicha armada. Y assi mismo se sabe como su 
Sanctidad a despachado a Monseñor Biscacho 
ilustre cauallero Romano para las señorías de 
Genova y Luca a persuadir a los magistrados 
y personas que tienen el gouierno dellas con 
toda instancia que quieran fauorecer y ayudar 
con todo lo que pudieren a los principes de la 
sancta & catholica liga. 

»E1 duque de Florencia se ofrece a entrar en 
la dicha liga catholica y servir con quinze ga- 
leras y seys mil infantes y quinientos cauallos 
a su costa mientras durase la guerra contra los 
infieles, conque los señores de la dicha liga le 
dexen gozar pacificamente el titulo de gran 
duque. 

♦También se tiene por cierto que el Empe- 
rador de Alemania maximiliano y el Rey de 
polonia y el Trasilvano entrara en la liga con- 



tra el gran Turco lo vno porque se acaba la 
tregua entre el dicho Emperador y el Turco 
y también porque los señores de la liga catho- 
lica se ofrecen a pagarle cincuenta mil infantes 
y mas darle cien mil escudos en dineros cada 
mes para que rompa la guerra contra el dicho 
Turco por la parte del rey no de Hungría. 

»Dizese también que el duque de Saxonia a 
embiado a offrecer al dicho Emperador su es- 
tado vida y hazienda con que entre en esta 
sancta liga. Y que su Sanctidad a despachado 
al duque de Ferrara el qual ya esta en Vi^nna 
cabeza del archiducado de Austria donde el 
emperador tiene su corte y assiento para este 
mismo effecto. 

»Por cartas venidas de Constantinopla se ha 
sabido que el gran Turco haze fortificar con 
mucha priesa y diligencia los Dardanelos de 
toda la costa de la Grecia y de otras partes 
que son castillos o fortalezas y que ha doblado 
la paga a todos los officiales de galeras las 
quales haze labrar con toda diligencia; pero 
que con todo esso no sacara mas de ciento y 
setenta galeras por este año. 

♦Entiéndese que el daño que no puede hazer 
por mar le procurara hazer por la tierra y que 
con exercito muy poderoso como el suele ha- 
zerle otras vezes en tierra por la mucha gente 
que tiene: vendrá a hazer daño hazia la parte 
del Friuoli y Esclauonia, tierras que confi- 
nan con la Grecia y son subjectas a la dicha 
Señoría de Venecia, y cercanas a la misma 
ciudad: lo qual se entiende hará, porque como 
esta dicho por mar no podra hazer daño, antes 
recebirle, porque la armada de la liga Catho- 
lica es mucho mas poderosa que la que el po- 
dra hazer, aunque en ello quiera mostrar su 
potencia. Y assi entendido esto por los Vene- 
cianos ha proueydo de Coroneles: y dado orden 
en que se hagan treynta mil ynfantes para que 
se pongan en los presidios del dicho Friuoli: 
y en las otras partes que pareciese ser necessa- 
rias para ressistir la furia deste cruel tyrano y 
soberuio bárbaro. Plega á nuestro Señor que 
assi como hasta agora las cosas desta sancta y 
Catholica liga han ydo sucediendo prospera- 
mente y auido buenos principios sea seruido 
de que adelante lleven buenos medios y fines. 
Y que en todo su diuina magestad las encamine 
como mas conuenga a su sancto seruicio, y 



180 



1572 



Válgame Dios poderoso 
válgame Santa María 
grandes dolores me acuden 
grandes congoxas venían 
Parto es dizen las comadres 
y en el parto la ponian 
Comienzan las oraciones 
las deuociones se auian 
miércoles por la mañana 
que las tres horas serian 
fué nuesto Señor seruido 
por su bondad infinita 
que parió un niño hermoso 
con grandissima alegria 
assi del rey como della 
y toda su compañía 
Oierades tañer campanas 
disparar artillería 
cantauan: Te deum Laudamus 
los frayles y Clerezias 
con luminarias y fuegos 
la villa resplandezia 
músicas de todas suertes 
hasta el cielo se tañian 
los caualleros iUustres 
con el gozo que sentían 
maltratauan sus cauallos 
con las fiestas que hazian 
juegos dantas inuenciones 
por todas partes se vían 
Don Antonio ques de Lugo 
corregidor de la villa 
con todos los regidores 
galanes a marauillas; 
salieron la noche en mascara 
con sus hachas encendidas 
El Cardenal de Siguen9a 
que por el Rey presidia 
mandó continuar la fiesta 
hasta que llegado auia 
Domingo a los diez y seys 
del mes que yo antes dezia 
baptizaron a su alteza 
y esta orden se tenia 
que desde el real palacio 
una galera venia 
de lo alto de las ventanas 
que son sobre la cozína 
atrauesando la pla^a 
que el gran palacio tenia 



a dar en Señor San Gil 
donde el bautismo se hazía 
entoldada de brocados 
y rica tapizeria, 
toda la pla9a era llena 
de tablas que la hinchian 
adornados y compuestos 
muy ricos a marauilla 
de damas y caualleros 
sus asientos no cabían 
A las tres ya de la tarde 
vino gran caualleria 
de los que en la real Corte 
por entonces residían 
comentaron a salir 
por cima la galería 
esse buen duque de Osuna 
que gran contento ponía 
su presencia y atauíos 
muy ricos en demasía 
en sus manos lleua puesta 
una fuente de oro rica 
en ella un gran mazapán 
que la corona traya 
significando por ella 
los reynos y sefloria 
que esperaua de heredar 
el que baptizarse auia. 
Va Don Manrique de Lara 
que el gran duque se dezia 
de Najara y de Valencia 
y otra fuente sostenía 
en ella va rico salero 
de fino oro y pedrería 
luego Don Luys Enriquez 
que el buen duque se apellida 
de Medina de Río Seco 
Módica y su señoría; 
con otra fuente y en ella 
vn agua maníl venía 
Luego don Iñigo López 
de Mendo^ parecía 
que es Duque del Infantado 
con otra fuente muy rica 
y en ella el Alba o Capillo 
de grande precio y estima 
Va Don Gonzalo Fernandez 
Cordoua es su nombradia 
muy digno duque de Sessa 
Conde de Cabra y su estima 



con otra fuente admirable 
y una rica olla encima 
Don Alonso Pimentel 
el gran Conde de valia 
de la noble Benauente 
y mucho mas merecía; 
con otra fuente pujante 
do la Toalla venia 
y el rico cirio y candela 
qual el acto requería 
Tras dellos el excelente 
Don Francisco parecía 
Zuñíga y Sotomayor 
es su renombre y estima 
Duque de la antigua Bejar 
y Conde que se decia 
de la fuerte Benalcazar 
el qual vestido venia 
de una ropa de brocado 
riquiuimo a roarauilla 
afForrada en unas martas 
tales que precio no auia 
sembrada lleua por ella 
rutilante pedrería 
el jubón y calzas blancas 
pensad que tales serian 
Al serenissimo principe 
en los sus bracos traya 
cubierto de un paflo verde 
qual para tal conuenia 
bordado de oro y de plata 
que la seda no se vía 
escarchado y canutillo 
y muy rica aljoferia 
Toda la guarda real 
con el Principe venia 
y luego el Principe Arnaldo 
con gran magestad salía 
hijo es del Emperador 
Maximiliano y se vía 
con el la hermana del rey 
Don Phelipe y se deaa 
doQa Juana; gran prínzesa 
de Portugal y su estima 
serenissima seflora 
infanta de Castilla. 
Los archeros Alemanes 
y Borgoñones que auía 
y españoles de alabardas 
guardauan la galería 



puestos de una parte y otra 

los quales bien parecían 

con tal orden y concierto 

camina esta compafiia. 

Llegados son a Sant Gil 

y a recibirlos salía 

el Cardenal de Siguen^ 

y con el gran prelecia 

de Obispos que acompaOaban 

a su ¡Ilustre señoría 

por honra del bien nacido 

pontifical se vestían 

el buen Obispo Quiroga 

que el Obispado tenia 

de Cuenca y junto allí viene 

otro obispo de valia 

Don francisco que de Soto 

y Salazar se dezia; 

que es Obispo de Segorue 

y Albarrazin noble villa 

Comissario general 

que entreambos nacido auian 

en Madrigal chico pueblo 

que es en la vieja Castilla, 

Recibieron a su alteza 

y en la yglesia le metían 

con tanta solennidad 

qual el caso requería. 

Contar el muy rico adorno 

que en la chica Iglesia auia 

quede para el buen juízio 

que imposible me seria 

allí los ricos brocados 

es lo menos que se vía 

allí los paños de Flandes 

y real tapicería 

alli suaues olores 

allí las ricas pastillas 

alli las músicas dulces 

de bozes y cherimias 

Los trompetas y atabales 

las gentes ensordecían; 

en medio la iglesia estaua 

un estrado el qual cubrían 

muy ricas telas de oro 

el qual en medio tenia 

una gran pila de plata 

que mil lauores auia 

es del rey nuestro señor 

que hazer mandado ella auia 



182 



1572 



un dosel tiene por cielo 
de mucho precio y estima 
del qual solas las goteras 
vn gran thesoro valían. 
El Principe Arnaldo era 
el padrino y es madrina 
la Princesa Doña Juana 
que de entrambos era tia. 
Baptizóle el Cardenal 
y por nombre le ponían 
Don femando que su padre 
El Rey assi lo quería 
ayudando a su baptismo; 
los obispos que dezia 
tornan al nueuo cristiano 
por la orden ante dicha 
al grande y real palacio 
adonde nacido auia 
con gran contento de todos 
y soberana alegría 
la qual en su padre y madre 
le renouó aqueste día 
pues su ahincado deseo 
tan bien cumplido le vían. 
Dios le tenga de su mano 
Dios le de muy larga vida 
Dios le guarde y sea su amigo 
Dios le encamine en su vía 
Dios guarde al rey Don Philipe 
como vee que conuenia: 
Dios guarde a la noble reyna 
del tan amada y querida 
Dios los guarde a todos ellos 
y ampare su monarchia 
y Dios tenga de su mano 
sus reynos y seíioria 
Dios sea su protector 
contra la falsa heregia 
y Dios defienda su estado 
de turcos y morería. 
Pues tornando a nuestro cueto 
en toda madríd se hazian 
tanto regocijo y fiesta 
tantas dangas y alegrías 
que bien se manífestaua 
el gran gozo que sentían 
llegada que fue la noche 
ante el Palacio venían 
numero de caualleros 
con libreas y deuísas 



y a lumbre de muchas hachas 

lanzas rompen y corrían 

y después de auerlas roto 

juegan a las alcancías: 

domingo treynta del mes 

grandes torneos se hacían 

y luego justa real 

en las quales mantenían 

Don Rodrigo de Mendoza 

cauallero de valía 

también Don Diego de Acuña 

que en la Cámara seruían 

a su real magestad 

Los quales muy bien lo hazian 

muchos carros triumphales 

vuo que bien parecían 

los unos venian mostrando 

la victoria muy crecida 

que el serenissimo Príncipe 

don Juan de Austria auido auia 

de la gran armada turca 

cosa que tanto valia; 

y otras muchas inuenciones 

que de contar dexaría. 

Pues el rey nuestro Señor 

tamaño gozo sentía 

que mirando que de Dios 

tanta merced le venia 

mandó soltar muchos presos 

y condenados que auia 

hazíendo grandes limosnas 

a los presos que deuian 

pagando de sus tesoros 

grande numero y quantia 

por pobres necesitados 

que en las cárceles yazián, 

lo qual se hizo en todo el reyno 

sin otros bienes que hazia. 

Ve, pues, famosa parlera, 

resuena con melodía 

esta nueua en todo el mundo 

leuanla nueua alegría; 

porque por tamaño bien 

alaben a la contina 

al señor díziendo acordes 

S. magestad una y trina 

alaben su santo nombre 

en la corte seraphína 

Tu nombre sea ensalzado 

y tu fee sancta y diuína 



VoTó 



183 



guárdanos lo que nos diste 
y en tus vias lo encamina.» 

«7> Deum Laudamus.i^ 

(Bib. Nacional.) 

1573 

169.— Pinto (Héctor). 

Imagen de la vida christiana or- 
denada por Diálogos. Medina del 
Campo, 1573. 

Aunque ningún bibliógrafo cita esta edición, 
debió, sin embargo, hacerse, pues en la edición 
de Medina del Campo de 1579 se copia la tasa 
de esta ohxTL^^que habian hecho imprimir Benito 
Boyer y Domingo de Sagaray^ vezinos de Me- 
dina del Campo"!^^ cuya fecha es en Madrid, á 1 5 
de Octubre de 1573. 

Esta tasa se dio para la edición de 1573, y 
sin pedir nueva tasa para la edición de 1579» 
como mandaba la ley, se reprodujo en esta 
última edición. 

Después de escrito este artículo hemos visto 
el Inventarío de los bienes que se dieron para 
la dote de D.* Elvira Dulze, y entre los libros, 
tasados por Juan Berrillo, librero de Madrid, 
se incluye el siguiente: Imagen de la vida 
christiana^ por Fr. Héctor PintOy i tomOy 8.', 
Medina del Campo, IS73> S reales. 

(ProtocoIodeJ.de la Gotera. — Madrid, 1600, folio 152.) 

l70-Sixtu8lV. 

Motu proprio creationis CoUegiatae 
Sancti Antolini Methimnae Campi. 

Folio — 4 hs. sin foliar. 

«Este es vn traslado bien y fielmente sacado, 
de vnas letras Apostólicas, y Bulla de la 
Creació y erection del de foelice recordación 
SIXTO Papa Quarto, concedidas á instancia 
del Católico Rey don Fernando, en fauor de 
la Yglesia mayor y Colegial de señor sant An- 
tolin de la villa de Medina del Campo, dió- 
cesis de Salamanca, escripta en pergamino de 
cuero y en lengua latina plomada, pendiente 



en filos de seda de colores amarillo y colorado, 
según que por ella parece que su tenor de la 
qual, sacado del original y de verbo ad verbum, 
es este que se sigue. 

»Sixtus Episcopus, seruus seruorum Dei ad 
perpetuam rei memoriam. Yn supremae apos- 
tólicas dignitatis specula, meritis licet in- 
suficientibus diuina dispositione cóstituti ad 
ecclesiarum quarumlibet decus & venustatem: 
ac illarum statum augendum, & fceliciter diri- 
gendum nostrae sollicitudinis aciem diligenter 
estendimus: & ad ea manus operarlas effica- 
citer apponimus, per quem illis, ac in eis diuinis 
laudibus insistentibus personis honor digni- 
tatis accrescat, diuinus cultus fioreat, fidelium 
excitetur deuotio, animarumque desiderata 
sal US proueniat: praecipue dum Catholicorura 
Regum vota hoc exposcunt, nosque alias id 
conspicimus in domino salubriter expediré. 
Sane pro parte charisimi in christo fihi nostri 
Ferdinádi Castellae, Legionis, Aragonum, & 
Siciliac Regis illustris: necnó dilectorum filio- 
rum Rectoris parrochialis ecclesiae sancti An- 
tolini, & maioris Cleri ac Archipresbyteri 
Archipraesbyteratus oppidi de Medina del 
Campo, Salmantin. dioecesis: necnon vniuer- 
sorum perpetuorum beneficiatorum in dicta 
parrochiali Ecclesia nobis nuper exhibita pe- 
titio continebat: quod olim clarae memoriae 
Ferdinandus Aragonum Rex, praefati Ferdi- 
nandi avus dictum oppidum pluribus donis 
decorauit, & in illo prsefatam parrochialem 
Eclesiam construí, & aedificare fecit, desiderans 
illam in Cathedralem aut CoUegiatam Eccle- 
siam erigi faceré. Tamen morte praeuentus 
suum desiderium buiusmodi adimplere ne- 
quiuit. Sed praefatus Ferdinádus Rex zelo 
deuotionis accensus, ac etiá pro eiusdS oppidi 
decore, & ornaméto dicta Ecclesia in Collegiatá 
erigi sümopere desyderat. Quare, pro parte 
ta Ferdinádi regis, quá Archipresbyteri, &, 
Rectoris, ac beneficiatorü predictorü nobis 
fuit humiliter suplicatü: vt Archipraesby- 
teratü praedictü (qui dignitas ruralis existit) 
illiusqué nomen, nec non omnia, &. singula 
beneficia ecclesiastica in eadem parrochiali 
ecclesia consistentia supprimere: ipsamqué 
ecclesiam in Colegiatam cum Dignitatibus, 
Canonicatibus , &, prebendis, ac integris, & 
dismidijs portionibus infrascriptis: nec non 



-■ 'ii 'rm 



stt- 






184 



1573 



archa, sigillo, & alijs Collegíalibus insignijs 
erigere, aliasque in praemisis oportunC; proui- 
dere de benignitate Apostólica dignaremur. 
Nos igitur, qui dudum inter alia voluimus, 
quod petentes beneficia ecclesiastica alijs 
vniri, tenerétur exprimere verum valorem se- 
cundum cómunen extimatíonem tam beneficij 
vniédi, quam illius, cui vniri peteretur: alio- 
quiu vnio no valaret, & semper in vnionibus 
fieret comissio ad-partes vocatis quorum inter- 
esset. Et deinde quascunque gratias expecta- 
tiuas, & alias, quam super quibus litene in 
forma sólita expediri consueuerant reserua- 
tiones, & reseruandi facultates, seu conferendi 
mandata, de quibusuis prioratibus, dignita- 
tibus, etiam maioribus, & principalibus, per- 
sonatibus, administrationibus, officijs, canoni- 
catibus & praíbendis, caterisque beneficijs, & 
locis ecclesiasticis, secularibus, & quorumuis 
ordinum regularibus, nostraí & sedis prxdictae 
dispositioni ex quacumque causa generaliter re- 
seruatis: qualiacumqué forent, nec non literas 
apostólicas super illis confectas, cü processibus 
inde sequutis in quorumcunquc fauorem & 
quibussuis, etiam specialíbus, k expressis 
personis per nos etiam motu proprio, & ex 
certa sciétia, ac ad futuram rei memoriara, & 
cum quibusuis, etiam derogatoriarum derogi- 
torijs clausulis forsan factas, & coiicessas, ac 
sub quibus prioratus, dignitates, personatus, 
administrationes, officia, canonicatus, & pre- 
benda;: aliaque beneficia, & loca nostrx, & sedis 
predictx dispositioni generaliter reseruata 
huiusmodi comprehendebantur: seu compre- 
hé ji videbantur, aut quarum vigore Ecclesise, 
Monasteria Prioratus, dignitates, personatus 
administraciones, officia, canonical us & pre- 
bendie, aliaque beneficia, &. loca ecclesiastica 
gfiraliter reservata huiusmodi, vnita, anexa & 
in cor pora ta cCserCtur, aut acceptari, cóferri & 
asignari possent; seu de illis prouideri eisdem, 
vel alijs personis quomodo libet valeret in 
futurum: quae suum tune no erant sortita; 
effectum motu, & scientia similibus, (quoad 
reseruata beneficia huiusmodi) dumtaxat re- 
uocauimus, cassauimus, irritauimus, & anulla- 
uimus: necnon easdem, & quascunque alias 
gratias expectatiuas, <& reseruationes seu man- 
data de conferendo, ac super illis confectas 
literas, in quibus certus librarum, & flore- 



norum valor vltra taxam per Cácellariam 
praedictam iusta illius constítutiones, per nos 
super hoc editas reperiebatur expressus, cum 
eorum processibus restringimus, reduximus, & 
reposuimus ac alias quoad reliquum numerum 
cassauimus & pro infectis haberi voluimus. 
Ac statuimus & declarauimus, et ordinauimus 
gratias expectacti vas , & mádata concessa hu- 
iusmodi, & non alia similia per nos forsan in 
posterum concedenda, ac desuper confectas, & 
conficiendas literas, etiam si de volúntate, et 
ordinatione illius huiusmodi, de verbo ad ver- 
bum mentio in illis haberetur, & eis dero- 
garetur expresse ad benefida nostra:, & sedis 
prosdictae dispositioni minime reseruata, modo 
premiso dumtaxat extendí ac irritum decreui- 
mus, ¿c inane si secus super his á quoquft, 
quauis, authoritate scienter vel ignoran ter con- 
tingeret attéptari: & succesiue motu, tí sciétia 
similibus oes, singulas reseruaciones speciales, 
ac facultates de sic reseruatis dignitatibus, per- 
sonatibus, administrationibus, canonicatibus, & 
prebendis, monasterijs, prioratibus, praeposi- 
turis, et alijs quibusuis secularibus, ó^ regula- 
ribus cum cura, et sine cura beneficijs eccle- 
siasticis: cuiuscüque qualitatis, vel conditionis 
forent , quomodo libet vacaturis : nec non 
gratias expectativas, speciales reseruationes, 
declarationes , indulta facultates, nominatio- 
nes, concessiones: nec non nominandi, confe- 
rendi; & providendi mandata, in eo dumtaxat, 
quo ille ad beneficia reseruatae huiusmodi se 
extendebát, quibusuis personis, cuiuscunque 
dignitatis, status, gradus, ordinis, vel condi- 
tionis forent: etiam santse Romance ecclesise 
Cardinalibus per nos aut predecessores predic- 
tos ex quauis causa, etiam in recompensam, vel 
ad effectum vnionum earundem, quomodo li- 
bet concessas, & factas : ac literas apostólicas sub 
quacunque forma vel expresione verborum, & 
cum motus, scientise, seu alijs eíficacissimis & 
in solitis, ac reuocatorijs & vrgentibus clausu- 
lis, irritantibusque decretis: etiam cum cons- 
titutionis, ó^ literarum, praedictarum expressa 
derogatione: etiam quod illis derogari, aut illa 
reuocari non possent, nisi sub certis & spe- 
cificatis modo & forma, aut trina nostrarum 
literarum, earüque diuersa expeditione, seu 
insinuatione confectis: quae effectum sortitse nó 
essent , & quarum omnium tenores habere vo- 



HRpv 



9^^ 



luimus pro expressis, ac processus hábitos per 
easdem authoritate proefata per alias nostras li- 
teras reuocauimus, cassauimus, irritauímus, & 
anullauimus. Necnon illa, & quxcuoquse fbr- 
san in posterum contra ipsas literas quibusuis 
personis pmdictis, etiam dictis Cardinalibus có- 
cedi : nec non acceptationes quasqumque, & pro- 
uisiones, ac assecutiones, & dispusiliones de re- 
seruatis beneficijspracdictii: per quosuis, etiám 
Cardinales fieri contingeret, cassa, irrita & 
inania, nulliusque robotis vel momenti esst; 
decreuimus, pariter & declara uimus. Ac volui- 
mu^, & motu scientia, ac authoritate simili- 
busstatuimus, omnes, & singulas literas apos- 
tólicas quibuscumque personis (vt prxfertur) 
etiam Cardinalibus faciendas in quibus, post- 
quamearüderogatio, quoquo modo fieri appa- 
reret, non salum, quoad reservata beneficii 
(vt prsmittittir) sed ad omnes in iUis conten- 
tas clausulas vim &. effectum reuocatas plena- 
ríe & specifice fore, ac pro nullls & infejtis 
haberi, reputar!, & sic ab ómnibus iudicibus in- 
dican, provt in eisden literis plenius cótinetur 
fructuum, reddituü, & prouentuum dicto- 
rum baneficiorum in eadem parrochiali veros 
annnos valores prxsentibus pro expressis ha- 
be: n tes : huiusmodi suplicationibus iochnati 
ArchipresbyEeratum pra:dictuni, eiusqué no- 
men: necnon oninia, & singula beneficia su- 
pradicta authoritate apastolica tenore praesen- 
tium penitui suppriminius, & exttnguimus. 
Nec non dicta'.n parrochialem ecclesiam ad 
laudem omnípotentis Dei, & toti us Curie triuní' 
phantis in Collegiata cum nomine, & titulo, 
sigilto, archa communi, alijsque vniuersis Co- 
Ilegiatic ecclesiic insignijs: necnócum Abbatia, 
quaí inibi principalis pro vno Abbate: qui 
Capitulo eiusdem ecclesi^ praiait, & iUius ca- 
put existat: ac Príoratu, Cantoria, Theaaura- 
ria, & Scholastria: qua; inibi dignitatesexisCant: 
nec non Duodecim CanonicaCibus, & totidem 
pricbendis: ac duodecim simplicibus perpetuis 
beneficijs ecctesiasticis , quorü sex integrx, & 
sex dimidiK portiones appellétur, pro totidem 
personis idoneis: qu:e videlicet Dignitates.ac 
Canonicatus, & prebendas buiusmoJi obtinen- 
tesdiimtaxat Capitulumipsius ecclesi;e faciant, 
Sl reprajsentent : eisdc autoritate, & tenore 
erigimuscreamus&instituimus.Statuentes, ni- 
hilorainus & etiam ordinantes, quod occurren- 



'3 185 

te vacatione Abbatise prxdicta: (prseterquam 
pro ista prima vice) Clerus huiusmodi canonicé 
congregatt eligant personam idoneam ad illam 
(provt ad dictum Archipresbyteratum de 
antiqua, & approbata, hactenus quam pacífica 
obseruata consuetudine elegeruní) prícsentan- 
dum Consistorio, & consÜio iusticie, & Recto- 
rtbus dicti oppidi: qui eandem electam per- 
sonara cum literis testimonialibus Episcopo 
Salmantin. pro tempore existenti prfesentare 
debeat: & si dictus Episcopus eandem electio- 
nem, & presentacionem confirmare, ipsamqu^ 
personam instituere denegauerit: extunc ipsa 
prxsentata persona pro insCituta, et electio 
huiusmodi pro confirmata^abeatur: provt ex 
eadem consuetudine bactenus obseruatum fuit. 
Quodque ad alias Dignitates, ac Canonica- 
tus, & prebendas: necno alia beneficia huius- 
modi, etiam, (praeterquam pro hac prima vice) 
dum pro teoipore vacaberínt, gradatim & per 
optionem fiat ascensus; videlicet de tenui dig- 
nitate ad pinguiorem dignitatem, & de cano- 
ntcatu & praebenda , ad dignitatem : ac de 
integra portione ad canonicatum, & preben- 
dam: ac de media portione ad iutegram por- 
tionem, Et quia Parrochiani dictse EccIcsík ad 
quatuor beneficia in eadem presentare con- 
sueuerant quod praifati Parrochiani habeant 
deinceps perpetuo siiniliter (prxterquam pro 
ista prima vice) ius presentandi ad tres dimí- 
dias portiones, cum vacauerint, simulcum pro 
tempore existenti Rectore eiusdem ecclesi» 
absque licentia Abbatis, Sí Capituli illius. Dum 
tamé person:c quas prsesentauerint sint ¡done» 
xtatis, & hábiles ad sacros ordines suscipien* 
dos. Ac de reliquo tribus dimidijs portionibus 
similiter (praterquam pro hac prima vice) 
Abbas, Se Capitulum eiusdem ecclesix perpetuo 
disponere poisint. Quodque Episcopus piedic- 
tua in Abbatem, & Capitulü dictx ecciesia:, ac 
Clerum, & oppidanos dicti oppidi nullam iu- 
risdictionS ac supcrioritate, etiá ratione delicti 
vet cotracCus, seu rei de qua ageretur vbicüque 
comitatur delictum, ineatur cotractus, aut res 
ipsa cósistat, nisi in sacrilegijs, & causis ma- 
trimonialibus, & apellationum, nec non prse- 
sentationuminatitutionibus, seuconfirmationi- 
bus, prout hactenus de eadem consuetudine 
non exercuit, exercere noa possit: quam con- 
suetudinem harum serie approbamus & con- 




186 1! 

firmamus. Et níhilominus supriessa beneficia 
prxdicia: uecnon pru:stimonia, prxstimo nia- 
les portiones, íi Simplicia, etiam seruitoria be- 
neficia in Salmantin. Segobien. Zamoren. Pa- 
lentin. & Abuleii. ciuiutibus & direccsibus 
cosistentia: quorum fructus, redditus & 
prouentus mille librarum Turonen. panioTum 
(sccundum communen extimátionem) valorem 
anniium iió excedat: cuín ómnibus iuribus, & 
pertinentij's suis, mensx Capituiari pncfata; 
ecclesix: cuius fructuum, reddituü, & prouen- 
tuum verum valort annuum praisentibus ha- 
beri voluimus pro expresso, autoritate, & te- 
norc pnudictis in perpetoura vnimus, anecti- 
mus, & incorporamus. Ita quod si vacant ad 
pr%sens, alioquin cedétibus, vel decendentibus 
simul. vel successiue illaad prxsens obtinSti- 
bus, aut illa alias quomodo Hbet dimitendbus 
(dummodo ex quacumque causa dispositioni 
aj>ostolicx speciaiiter, vel generaliter reseruata 
no fuerint) liceat prxfatis Capitulo per se vel 
alium, seu alios corporalem possessionem pr^s- 
timoniorum, praistimonalium portionum, & 
simplicium etiam seruitoriorum, aliorüqui: be- 
neficiorum, ac iurium, & pertinentiarü prcedi- 
ctorum propria autoritate libere apprehende- 
re,& perpetuo retÍHere:illorumqué fructus, red- 
ditus, & prouentus huiusmodi in suos, ac dicta; 
Mens.x vsus & vtilitatO conuertere: dicecesano- 
rum locorum & quorumcunqué aiiorum li- 
centia super hoc minime requisita. Pr^Eterea 
etiam statuimus, & similiter ordinamus quod 
nuUus cuiuscuníjuC; dignitatis, status, gradus, 
habilitatis vel pr.-cminátin; fuerit , Abbatia di- 
gnitates, canonicatus, & pra;bendas, integras, Sl 
dimidias partiones prefatx ecclesix (excepta 
hac prima vice) obtinere possit: nisi sit filius 
patrimouialis dict;i: ecclesiie aut incolarü dlcti 
oppidi: etiam si vigore gratiie expectativa; vel 
ex quocüque indulto apostólica autoritate con- 
cesso, seu in posterum concedendo, etiam cü 
clausulis prxscntibus literis derogaCorijs, id 
Có;essum foret. Quodque moderni :lericí per- 
petui bñüciati in dicta ecclesia possint obtincre 
alia bnficia, & capellanías perpetuas quce in 
dicto oppido obtinot & fructus corura leuare 
dum tamen Kccicsix, & parrochiani in diuinis, 
& ccclesiasticis sacramentis nuUum patiantur 
detrimentum, et post eorum obitum maneat ius 
prsesentandi ad iltaparrochianisaliarumeccle- 



siarum huiusmodi, provt illud hactenus ha- 
buerunt. Et quod beneficiati in dicta Colle- 
giata ecclesia teneantur ad residentiam pergo 
naiem in illa faciendam, & non in alijs suis 
beneficijs, etiam si curata sint, vbiqumque illa 
obtineant. Quod omnes fructus, reditus, & 
prouentus qui deinceps eisdem mesac, & eccle- 
sia; ex quacunque causa deueneriat & quos 
nunc dicta Collegiata ecclesia habet, diuidan- 
tur hoc modo: videlicet, de viginti partibus 
fabricK dictie Collegiat^e ecclesia; vnam & de 
toto residuo de sex partibus Abbas vnam : re- 
siduum vero diuidatur Ínter alias personas 
dignitates habentes, ita quod quaelibet ipsa- 
rum duas partes integras, quilibet vero Cano- 
nicorum, & integrorum portionariorum vnatn 
integram, quilibet mediorum portionariorum 
dimidiam percipiant. Abbas insuper, & capitu- 
lum prredicti concorditer, & nemine discrepate 
statuta, & ordenationes pro fcelici regimine, & 
gubernalione dictx ecclesia;, illiusquii ac perso- 
narum, & beneñciatorum huiusmodi decore, 
venustate, diuini quoqué cultus celebratione, & 
alijs eiusdem Co]legi:>t;c ecclesi<e nccesarijs fa- 
ceré, & edere \-aleant; quac vim & effectam ha- 
bere ac ab ómnibus obseruari deberé volumus. 
Et nihilominus Abbate pro tempore existéti 
dictx Collegiata: ccclesiie, vt mitra, chirotecis, 
annulo, & pastorall báculo, ac alijs insignijs 
Pontiñcalibus perpetuo libere vti: ac in eccle- 
sijs & locis pr;efat»; Collegiata; ecclesia: pro 
tempore subiectis bcneditiong soISnem, post 
Missarura Vesperorum, & Matutinorum solí- 
nia (dum modo aliquis Amistes aut Aposto- 
licüe sedis legatus ibi praesens non sit) elargiri 
valeat, cócedimus per pra»entes. Et nihilomi- 
nus singulis & personis infra scriptis quie (vt 
asseritur) prxfato Ferdinando Regi gratse, & 
acceptK sunt, considerationi ipsius Regis nobis 
pro illis humiliter super hoc supplicantís, 
specialg gratiá fecere volentes: ipsasque per- 
sonas, & earum quamlibet á quibuscunqué ex- 
communicationis, suspensionis , & interdictí, 
ac alijs Eclesiasttcis sententijs, censuris, & poe- 
nis a iure, vel ab homine, quauis occassione, 
vel causa latis, si quibus quomodo libet imo 
datK exsistunt (ad effectum prxsentium dum- 
taxat consequcndum) harü serie absoluentes, 
& absolutas fore ceusentes: necnon omnia & 
singula beneficiú ecclesíastica cum cura, & sine 



1573 



187 



cura, quaelibet dictarü personarü, etiá ex quibus- 
uis Apostolicis dispensationibus obtinet, ex- 
pectat; ac in quibus, & ad quae ius sibi quoquo- 
modo libet cópetit quoscu raque, quotcüque, & 
qualiacunqué sint, eorüquéfructuü, reditüü & 
prouentuü veros valores annuos ac huiusmodi 
dispensationü tenoris praesentibus pro expressis 
habétes. Abbatiá quae (vt praemittitur) digni- 
tas principalis essistit, Alfonso Roderici Man- 
jon, Prioratum vero loáni Ruiz de Medina De- 
cretorü Doctori, & Thesaurariá Didaco Rodi- 
rici d Boadilla. Singulus auté ex sex canoni- 
catibus, & totidem prsebendis singulis ex loáne 
de Toro, Bachalario in Decretis, Joáne Alfonsi 
Cuchillero, Ludouico Ferdinádi de sancto An- 
tonio, Petro Roderici de sancta María del Cas- 
tillo, Francisco Fernandi de sancto Antonio, & 
Fernando Sáti) de sancto Petro. Singulas qui- 
dem ex tribus integras Alfonso Garsiae de san* 
cto Toma, Fernando Gundisalui de sancto An- 
tonio, & Didaco Fernandi Morejon. Nec non 
singulas tribus medijs portionibus Marti no Fer- 
nandi de sancto Antonio, Petro Fernadi Ma- 
theos, & Aluaro Sátij de Mercado. Qui omnes 
dextram part€ Chori teneant. Cantoriam au- 
tem Toriuio Ruiz de las puertas. Et Scholas- 
triam, quae ac Prioratus & Thesaurariá prae- 
dicti sine cura sint, & ad quos qui per electio- 
nem non assumentur, Michaeli Santij de pane 
& vino. Reliquos vero ex Canonicatibus & prae- 
bendis huiusmodi singulis ex Cristophoro Gun- 
disalui. Petro Fernandi de sancto Saluatore, & 
Joáni Gometij de Alzogue, Alfonso Fernandi 
Teso, Alfonso Ruiz de la antiqua, & Alfonso 
Cortes. Et singulas ex reliquis tribus integras 
singulis, ex loanne Garsiae Roldani, & Joanne 
Garsiae de sancto Stephano,ac Didaco Alderete 
Bachalario in Decretis. Nec nó singulas ex re- 
liquis tribus medijs portionibus: quarum an- 
nuü fructuum reddituum& prouentuü m veros 
annuos valores praesentibus pro expresis ha- 
bentes, singulis ex Petro Martini de sancta 
Maria del Castillo, Alfonso Garsiae del Rincó, 
Francisco Gundisalui de loane grande clericis, 
dilectijs filijs. Qui sinistram partera chori huius 
modi teneant, ad earundem Abbatiae, Prioratus, 
Thesaurarise, Cantoria», Scholastriae, Canonica- 
tuum & prebendarum integrarum, & dimidia- 
rum portionum huiusmodi primeua erectione 
apud sedem apostolicam vacátia & de quibus 



nu4lus praeter nos, pro eo quod nos dudü omnes 
dignitates, ac canonicatus & praebendas, om- 
niaque alia beneficia ecclesiastica cum cura, & 
sine cura per eandem sedem tune vacan tia, & 
in curia vacatura collationi, & dispositioni nos- 
trae reserbauimus, decernentes extunc irri- 
tum & inane sisecussuperhisaquoquam,c[ua- 
uis autoritate scienter, vel ignoranter cdtinge- 
ret attemptari, hac vice disponere potuerit 
siue possit, reseruatione, & decreto obsisten- 
tibus supradictis cura plenitudine iuris cano- 
nici, ac ómnibus iuribus, & pertinentijs suis 
apostob'ca autoritate conferímus, & de illis 
etiam pronidemua. Decernentes, prout est 
irrítum & inane, si secus super his á quoquam 
quauis auctoritate, scienter vel ignoranter at- 
temptatum forsan est hactenus, vel in poste- 
rum contingerit attemptari. Quo circa dilec- 
tis filijs sancti Bartholomaei intra & sancti 
Saturnini extra muros dicti oppidi monaste- 
riorü Abbatibus, ac Priori saecularis, & Colle- 
giatae ecclesiae beatae Mariae Valleoleti, Palentin. 
dioecesis per apostólica scripta mandamus, qua- 
tenus ipsi vel dúo aut vnus eorum per se, vel 
alium seu alios singulas ex nominatis personis 
predictis, vel procuratores suos earum nomi- 
nibus, in corporalem possessionem respectiue 
singulorum dignitatuü, canonicatuü & praeben- ' 
darum ac integrarü & dimidiarum portionum 
iuriumque & pertinentiarium praedictorum 
inducant, autoritate nostra & defendát induc- 
ios a morís quibuslibet detentoribus ab eisdera, 
facientes personas ipsas, vel dictos procurato- 
res pro eis prout queralibet ipsarü concernit 
ad praebendas huiusmodi in dicta ecclessia in 
Canónicos recipi & in fratres stallia eis in choro 
8l locis in Capitulo eiusdem ecclesiae cum dicti 
iuris plenitudine asignatis, necnon in dignita- 
tes integras& dimidias portionis huiusmodi, vt 
moris est respectiue admitti: ac ipsis de illorura 
fructibus redditibus prouentibus iuribus & ob- 
uentionibus vniuersis integre responderi: Con- 
tradictores authoritate nostra appellatione 
post posita compescendo: Non obstantibus vo- 
luntatibus declarationibus, reuocationibus & 
alijs praeraissis ac foelicis recordationis Ale- 
xandri Quarti quae incipit Abbates, & Cle- 
mentis Quinti praedecessorum nostrorum Ro- 
manorum Pótificum, circa exemptos caeterisqué 
contraríjs quibusqumqué, aut si aliqui super 



*'l 



188 



1674 



prouisionibus sibi faciendis de praestimonijs 
pracstitnonialibus portionibus & simplicibus 
etiam seruitorijs ac alijs beneñcijs huiusmodi 
in alijs partibus speciales, vel gñrales dictse 
sedis, vel legatorum eius literas impetrarint: 
etiam si percas adinhibitioné, reseruationem & 
decretum, vel alias quomodolibet sit proces- 
sum: quas quidem literas 6i processus hábitos 
per easdg & inde sequuta quaecumque ad praes- 
timonia pracstimoniales portiones & Simplicia 
etiam seruitoria beneficia ac alia vnita huius< 
modi volumus non extendí sed nullum per 
hoc eis quoad assecutíonem praestimoniorum 
prsestimonalium portion^m & simplicium 
etiam seruitoriorum, vel aliorum beneficio- 
rum prseiudicium generari. Seu si Episcopo 
Salmátin. pro tempore existenti, vel quibusuis 
alijs cómuniter, vel diuisim a dicta sit sede in- 
dultum quoi ad recepcionem, vel prouissio- 
nem alicuius minime teneátur, & ad id cópelli 
aut quod interdici, suspendí vel excómunicari 
nó possint: quodqu^; dignitatibus ac canónica- 
tibus & praebendis ipsius Collegiatae ecclesiae 
ac huiusmodi, vel alijs benefícijs huiusmodi 
ecclesiasticis ad eorum collationem, prouisio- 
nem, prsesentacionem, seu quamuis alia dispo- 
sitionem coniunctim, vel separatim spectátibus 
nulli valeat prouideri per literas apostólicas, 
non facientes plenam 8¿ expressam ac de verbo 
ad verbum de indulto huiusmodi métionem, & 
quibuslibet alijs priuilegijs, indulgStiis & literis 
apostolicis generalibus, vel specialibus quo- 
ruracunqué tenorum existant, perqué praesen- 
tibus nó expressa, vel totaliter nó inserta 
effectus earum impediri valeat quomodolibet, 
vel differri , & de quibus quorumcumque totis 
tenoribus de verbo ad verbum habenda sit in 
nostris literis mentio specialis. Nulli ergo om- 
nino hominum liceat hanc paginam nostrse 
suppressionis, extincionis, erectionis, creatio- 
nis, institutionis, ordinationis, approbationis, 
confírmationis, vnionis, anexionis, incorpora- 
tionis, collationis, prouisionis, constitutionis, 
ac mandati, & voluntatis infríngere, vel ei 
auso temerario contraire. Si quis autem hoc 
atemptare.praessumpserit indignationem om- 
nipótetis Dei, ac beatorum Petri & Pauli 
Apostolorum eius se nouerit incursurü. Datü 
Romae apud sanctum Petrum, Anno incarna- 
tionis dominicas Millesimo Quadringétesimo 



octuagesimo, tertio idus lunij, PontiScatus 
nostri Anno Nono. CCCCL.,A. de Vrbino. lo. 
de Salas. A. de Vrbino Forteguerra. S. cum. 
L. Grifus G. de la Fiera. R.** in camera Apos- 
tólica I. de Spello.» 

«El qual dicho traslado de las dichas letras 
Apostólicas y Bulla de creació arriba conte- 
nido, yo notario Apostólico 
por la autoridad Apostólica, ausculte y colla- 
cione, con el dicho original que va cierto y 
verdadero y bien fielmente sacado en la dicha 
villa de Medina del Campo á 
dias del mes de de Mil años, 
estando presentes por testigos asi lo ver, aus- 
cultar y coUacionar juntamente con mi el 
dicho notario.» 

Es copia del ejemplar de la Biblioteca Na- 
cional. En el Archivo de Protocolos de Me- 
dina del Campo hay otro ejemplar autorizado 
por un escribano de dicha villa en el año 1573, 
per cuya razón le hemos dado colocación en 
este año. 

1574 

1 7 L— Pérez (Luis). 

Glosa famosa | sobre las co | pías 
de don lorge | Manrique, con otra 
obra muy contemplatiua a | la virgen 
nuestra | Seüora. | Compvesta por el 
Pro- I tonotario Luys Pérez. Dirigida 
al Illustrissimo señor | don Antonio 
de Toledo, Prior de Sant luán, I Ca- 
uallerizo mayor de la Magestad del | 
Rey don Phelippe, y de sus | consejos 
de estado y | guerra. | En Medina del 
Campo impresso. | Por Francisco del 
Canto. I Año. 1574. | Con Real Priui- 
legio. 

8."— 64 hs., numeradas 7 á 64 — sign. A-H — 
todas de 8 hs. 

Port. — V. en bl. — P. en bl. — Prórroga del 
privilegio al autor por seis años: Villamiel, 14 
Enero 1 570 — <(>Deiparan alloquitur Virginem 
filium sacro uhere lactantem Ludovicus Pere- 
eius orator & poetáis (composición poética lati- 



na).— «Prologo de la obra, que el ProtonoCario 
Lub Pérez hizo y compuso, sobre las coplas 
del esforzado y famoso cauallero don lorge 
Manrique, maestre que fue de Santiago. Diri* 
gida al Illustrissimo señor don Antonio de 

Toledo Carta nuncupatoria sobre aquel 

verso de don lorge. A quien das vida mas 
larga le das pena. Dirigida al Itlustríssimo 
sefior don Antonio de Toledo, &c.»— E. del im- 
presor (grabado de la pág. 154),— Pág. en bl. — 
Texto. — < El Glosador en alabanza de don lorge 
Manrique y de su obra engrandesciendo mucho 
estos versos.» — Loores de Nuestra Señora. 

El texto de las coplas de Jorge Manrique 
se pone por cabeza en cada página, y debajo, á 
dos columnas, en una la glosa de Luis Pérez 
eq coplas como las anteriores, y en la segunda 
columna las autoridades de la Escritura y de 
los clásicos, referentes al pasaje de que se trata 
en dicha glosa. 

El autor era vecino de la villa de Portillo y 
capellán de D. Antonio de Toledo, Prior de 
la Orden de San Juan. 

Tercera edición, tas dos anteriores son de 
Valladolid, Sebastián Martínez, 1561 y 1564. 
{Bib. Nwion»!.) 

1 72.— Rodríguez de Almela (Diego). 

Valerio de las historias escolásticas 
de la Sagrada Escritura. Y de los 
hechos de España, con las batallas 
campales, copiladas por Fernao Pérez 
de Guzman. Nueuamente corregido. 
(Estampeta de un rey en una carroza 
tirada por dos caballos por el aire.) 
Impresso con licencia de los SeOores 
del Consejo Real en Medina del 
Campo, por Francisco del Canto. AOo 
de 1574. 



8." — 295 hojas. 

Licencia por una vez á Francisco del Canto, 
impresor de libros, vecino de Medina del Cam- 
por Madrid, 25 Noviembre 1568. 

Aunque en la portada se habla de las Bata- 
llas campaUi, no se incluyen en las ediciones 
de esta ¿poca. 

(G.U.) 



1 73.— Fuero de Vizcaya. 

El Fvero, | Privilegios, | Franqve- 
zas y Líber | tades de los Cavalleros | 
hijos dalgo del Señorío de Vizcaya, 
confirma- | dos por el Rey do Fe- 
lippe. 11. nuestro Señor. Y por el | 
Emperador y Reyes sus predeces- 
sores. (Escudo del Señorío, grab. en 
madera.) Con licencia Real. | En Me- 
dina del Campo impresso, Por Fran- 
cisco del Canto. | A costa del Señorío 
de Vizcaya, Por orden de Antonio de 
j Zaballa, Vizcaíno vezíno de Medina 
del Campo. | M.D.LXXV. 

{Al fin ^ En Medina del Campo I 
Por Francisco del Canto. | Afio de 
1575- 

Fol. — 116 hs. foliadas, más ít de prels., sin 
numerar — sign. A-P — todas de 8 hs., menos 
las 2' últimas, que son de 6 — á 2 columnas — 
apostillado. 

Port.— V." en bl. — Lie. al Sefiorio de Viz- 
caya para hacer esta reimpresión: Madrid, 
27 Mario 1574. — Tasa («d cinco blancas cada 
pliego escrito en fiapeh): Madrid, 15 Febrero 
1576. — Lie. al Señorío para imprimir junta- 
mente la confirmación de dicho Fuero hecha 
por Felipe II: Madrid, 27 Septiembre 1575. — 
Repertorio ó tabla de los títulos del Fuero de 
Vizcaya. — Repertorio de las leyes del Fuero de 
Vizcaya.— Texto. — Colofón.— E. del i. (gra- 
bado de la pág. 1 54). 

Empieza: 

«So el árbol de Guernica, do se suelen ha- 
zer las juntas Generales de este muy noble 
y leal sefiorio de Vizcaya, á cinco días del mes 
de Abril, aflo del nacimiento de nuestro sal- 
vador Jesu christo de Mil & Quinientos & 

veynte & seys años » 

Contiene entre otras cosas: 
«Autos de la Junta. (Folios 1-14.) 
♦Privilegios del Sefiorio (38 títulos, cada 
uno con varias leyes). (Folios 15-102.) 



190 



1575 



»Conñrmación y juramento de la Reina Ca- 
tólica. (Folios 103-104.) 

» Juramento y confirmación del Rey Cató- 
lico. (Folios 104-108.) 

» Confirmación de los fueros por la Reina 
D.* Juana, (Folios 108-109.) 

^Confirmación del Emperador. (Folios 109- 

IIO.) 

^Licencia del Emperador para imprimir el 

Fuero. Vallad., i.** Junio 1527. (Folio 110.) 

»Auto de la Junta sobre dicha impresión. 

(Folios I1I-II2.) 

»Auto de la Junta de 1575, sobre la confir- 
mación de los Fueros por Felipe II (la cual se 
copia) y sobre la impresión de los mismos.» 
(Folios 1 1 3- 1 1 6.) 

Título I, ley XI. «Que las cartas y provisiones 
reales contra las libertades de Vizcaya, sea 
obedecida & no cumplidas 

Segunda edición. La primera es de Burgos, 
Juan de Junta, 1528. 

En el aflo 1869 se hizo en México una re- 
producción de esta edición medinense, en la 
imprenta de T. Escalante y Compañía. 

(Bib. del Archivo Histórico Nacional.) 

174.— Román (Jerónimo). 

Repvblicas | del Mvndo | divididas 
en, XXVII. libros. | Ordenadas por 
F. Hieronymo | Román, frayle pro- 
fesso/y Cronista de la orden de S. Au- 
gustin. I Natural de la ciudad de Lo- 
groño. I Dirigidas a la S. C. R. M. del 
Rey Don Philippe, | Rey de las Es- 
pañas, nuestro Señor: | * Lo que en 
esta Primera Parte se contiene, a la 
buelta desta hoja se verá.* (E. de a. r. 
grabado en mad.) Con privilegio | En 
Medina del Campo, por Francisco del 
Canto. I M.D.LXXV. 

{Al fipi,) En Medina del Campo im- 
presso. I Por Francisco del Canto, ala 
calle de Auila. | Año. M.D.LXXV. 

2 volúmenes— fol. — Tomo i: 414 hs. foliadas, 
más 18 de prels., sin numerar— sign. 5, ^^^1 



A-Z, Aa-Zz, Aaa-Fíf— todas de 8 hs., me- 




nos cj^^^ que tiene 10, é Yy, Zz y la última, 
que son de 6. — Tomo 11: 456 hs, foliadas, y 8 
de prels., sin numerar — sign. 5 A-Z, Aa-Zz, 
Aaa-Lll — todas de 8 hs. — á 2 columnas — 
apostillado. 

Port.— Al V.®: «Repúblicas que se contienen 
en esta Primera Parte.» — Lie. del Provin- 
cial (Fr. Gabriel Pinello) : San Felipe de Ma- 
drid, 20 Octubre 1573. — ^Aprob. de Esteban de 
Garíbay y Zamalloa: Madrid, 13 Enero 1574. — 
Licencia por una vez al autor: El Pardo, 25 
Enero iS74« — Tasa, á cuatro ducados cada 
volumen: Madrid, 14 Junio 1573. — Prólogo 
{Dedica/Oria) suscrito por el autor. — Prólogo 
á los curiosos lectores. — A la santa Madre 
Iglesia, y a todos los Catholicos, Fray Hiero- 
nymo Román.— Protestación á la Santa Iglesia 
Catholica Romana ; Convento de Nuestra Se- 
ñora de Gracia de Medina del Campo, 17 Abril 
1575. Fray Hieronymo Román. — Al lector 
(Correccioties) .-- Catálogo de autores alega- 
dos. — Tabla de todas las sentencias y cosas 
particulares que contiene esta primera parte.— 
Página en bl. — Texto de la República Hebrea 
(dos libros). — E.del i. — P. en bl.— «República 
Christiana» (siete libros). — Colofón: ^Bn Me- 
dina del Campo por Francisco del Canto , en la 
calle de Auila. Año de M.D.LXXV.» — Es- 
cudo del i. — IJoja en bl.— «República Septen- 
trional.»— E. del i. — P. en bl. — Port. de la 

Repvhlú I ca de la Se \ fwria de \ Venecia, \ 
Escrita por \ F. Hieronymo Ro \ man frayle 
professo y Coro- \ nista de la orden de S, | 
Augustin, I Dirigida al Cía \ rissimo Señor 
Lo I rendo Prioli, Embaxador de la \ Incly- 
ta Rcpi'blica de \ Venecia, \ En Medina del 
Campo y impresso en casa de \ Francisco del 
Canto, Año \ M.D.LXXV, 

Al v.^ la Dedic. : « Deste monasterio de los 
agustinos de Medma del Campo.» — ^Texto. — 
E. del i.— P. en bl.— Port. de la 

Repvbli' I ca de Ge- \ nova, \ Ordenada \ por 
F, Ilierony- \ mo Roman^ frayle pro \ fesso, 
y Coroni' \ sía de \ la orden de sant Au- \ 
gustin, I Dirigida al mvy \ filustre señor 



1575 



191 



Marco Antonio Sau¡t\ \ Embaxador de la 
excellentis \ sima Señoría de Ge- \ noua^ \ 
Y Protonotario de su Sanctidad, Y a toda 
la I nación desia Illustrissima RepU' \ hlica^ 
habitante en \ España, \ Año, M,D.LXXV, 

Al V.**, la Dedic. — Texto. — «República de 
Inglaterra y su gouierno. — República de Luca 
y de sus Magistrados.— República de los Sgui- 
zaros ó Elvecios. — República Ragugina y de 
su manera de gouernarse.— Colofón. — E. del 
impresor. — Port. de la 

Segvnda Parte \ de las Repvhlicas \ del Mvn- 
do, I Divididas en, xxvii. libros. \ Ordena* 
das por F, Hicronymo \ Román, fray le pro- 
fesso, y Cronista de la orden de S, Augnstin, 
I Natural de la ciudad de Logroño. \ Di- 
rigidas a la S, C. R. M, del Rey Don Phi- 
lippe^ I Rey de las Españas, nuestro Señor, \ 
* Lo que en esta Segunda Parte se contiene, 
a la buelta desta hoja se vera, # (E. de a. r.) 
Con privilegio, \ En Medina del Campo, por 
Francisco del Canto. \ M.D.LXXV. 

Al v."*: «Repúblicas que se contienen en 
esta Segunda Parte.» — Lie. del Provincial, 
(Fr. Gabriel Pinello): «San Felipe de Madrid, 
hoy Jueves 20 de Octubre de 1 573.» — Apro- 
bación de Esteban de Garibay y Zamalloa: 
Madrid, 13 Enero 1574. — Priv. al autor por 
diez años: El Pardo, 25 Enero, 1574. — Pró- 
logo al curioso lector en la República Gen- 
tílica, y Parte Segunda. — Tabla de todas las 
cosas notables que contiene esta segunda 
parte de las Repúblicas. —Texto (10 libros 
de la República Gentílica). — Pág. en bl. — Es- 
cudo del i. — República de las Indias Occiden- 
tales (tres libros). — E. del i. — P. en bl. — 
Repúblicas de Turcos, Túnez y Fez.— Colo- 
fón.-E. del i. 

Dedicatoria: 

«A los Reales pies de V. M. pongo las Repú- 
blicas del mundo que yo he escripto, para que 
queden llenas de esplendor y de inmortalidad, 
como lo queda la figura de Phidias en la ce- 
lada de la Diosa Pallas. Comencé en mi juven- 
tud esta obra, y acábela en los treinta y nueue 
años de mi edad, trabajando continuamente en 
ella No creo que el haber gastado mucho 



tiempo en este genero de lection enflaquecerá 
la obra, pues si se mirasse atentamente, nin- 
guna cosa hay en el mundo que consigo trayga 
curiosidad que no este aqui. Solo trances de 
armas, caydas de Principes, y reveses de for- 
tuna faltan, pero de esse menester bastante- 
mente hemos escripto en las Monarchias, como 
ya por Memorial lo dixe a V. M. el año pas- 
sado » 

Prólogo: 

« Dos cosas pudieran ser estorbo para que 

no se publicara esta obra, ni otras que andan 
en publico, y las demás que saldrán con el fa- 
uor de Dios. La primera por la mala inclina- 
ción que yo tuve desde mi niñez a seguir las 
letras, porque de tal manera las aborreci, que 
ni castigos ni otras penas que hallaron los pa^ 
dres para los traviesos hijos bastaron a poderme 
hazer estudiar, porque quando no me podian 
hazer ir a la escuela y estudio, con cormas y 
grillos me llevaban por fuerza, y por medio de 
Las calles iba yo con aquellos premios militares 
en premio de mis bellaquerías, y quando ya 
esto no basto, echado de la casa de mi padre, 
no hallando adonde vivir, ni quien me diesse 
de comer, me hize fray le sin quererlo. Pero 
Dios por diuersos caminos sabe llenar a los 
hombres. La segunda causa que aula para no 
sacar esta obra, ni perseuerar en las letras, 
pudiera ser el no auer hallado fauor alguno, 
porque siempre he vivido despreciado, y aba- 
tido y sin ninguna honra, y viéndome trabajar 
continuamente, y que la ociosidad convertí en 
continuo trabajo, el dormir en velar, el calle- 
gear en recogimiento, el comer en abstinencia, 
y la ambición en desprecio de honra, y con 
todo esso aun agora no vivo: pero cerrando las 
orejas como otro Ulixes, he passado todos los 
inconvenientes y dificultades, y assi como á 
otros suele ser estorbo para la virtud el des- 
precio, á mi los malos tratamientos han sido 
espuelas para darle algún alcance; pero como 
Dios sepa hazer de las piedras hombres, y como 
Orfeo convertía los arboles y peñascos en hom- 
bres racionales, como dizen los Poetas, yo que 
era rudo ó mal inclinado, vine á inclinarme al 
saber, y amar tanto la lección, qual ven bien 
aun los que me aborrecen: pero esta mala in- 
clinación curóla Dios a su sazón y tiempo por 
medio de un Perlado mío en Dueñas, varón de 



192 



1575 



mucha piedad y letras , porque viéndome que 
por pereza no era yo bueno, queriendo que es- 
tudiasse, me preguntó si tenia Arte del Anto- 
nio, y respondiéndole yo que no, dixo: Bien 
se os vee, que ni aun arte de vivir no tenéis. 
Esta palabra, como un aguijón agudo, hirió la 
parte donde estaba mi mal, y de tal manera 
sané, que desde aquel dia hasta hoy no me 
acuerdo haber estado ocioso. Era yo en aquella 
sazjn de diezisiete artos y medio, y hoy cum- 
plo treinta y nueue años y siete meses, de ma- 
nera que en este tiempo he estudiado y escripto 
las Centurias de mi Religión, que es una his- 
toria de mil y ciento y ochenta artos, con una 
moderada breuedai. Y la primera parte de la 
historia de los Santos de la orden. Y el Defen- 
sorio de mi Religión. Y estas Repúblicas, lo 
qual está todo impresso. Sin esto tengo memo- 
riales notados, para responder contra todas las 
heregias que ha habido, desde que Simón Mago 
comenzó á ser falso christiano hasta nuestros 
tiempos mostrando todos los lugares de la Tra- 
diction de la Iglesia, y probando la verdad por 
las cartas Decretales de los sanctos summos 
Pon ti fices, Concilios Generales y Provinciales, 
sanctos Doctores, historias graues y vidas de 
sanctos. Assi mesmo tengo otros memoriales 
de las Monarchias del mundo, que son el ori- 
gen, medio y fin de todos los Reynos que hubo 
en el mundo. Tengo buena parte de las vidas 
de los santos' de la Iglesia escripta, trabajo mió 
propio y sacado de los mas graues de toda la 
lection Ecclesiastica. Y otras muchas cosas 
tengo que he adquirido con gastar el tiempo 
bien. Y por la gracia de Dios agora al presente 
estoy corrigiendo el Decreto de Graciano, el 

qual Dio» me dexe sacar á luz » 

La protestación de fe empieza asi: 
«Yo Fray Hieronymo Román frayle professo 
y Cronista de la orden de los hermitaños de 
nuestro Padre San Augustin, hijo de Martin 
Román, y de Inés de Zamora, nacido en la 
muy noble y muy leal ciudad de Logrorto, 
baptizado en la parrochia de sertor Sanctiago 
Apóstol Patrón de las Espartas de la mesma 
ciudad, habiendo recibido el habito y profes- 
sion en el monasterio de nuestro padre Sant 
Augustin de la villa de Haro, en la diócesi de 

Calahorra, digo ♦ 

Folio 253: Del ifso de las librerías entre los 



Christíanos^ iraense cosas curiosas al propo- 
sito. 

Capítulo XV: «Entre las cosas illustres que 
la iglesia tiene es el uso de las librerías 
que hay adonde están recojidos muchos y 
diversos libros para utilidad y ensertamiento 
de los Christianos, porque alli se recejen las 
armas espirituales contra los herejes, y con- 
tra los malos y pecadores: pues con los li- 
bros y doctrinas de los santos y hombres 
letrados se haze guerra a los malos y per- 
turbadores desta paz Eclesiástica, y asi qual- 
quiera que recoje libros y haze libreria se haze 
mas inmortal que con otra cosa alguna que 
haga en la república, y nunca acabo de loar a 
los principes que han gastado sus thesoros en 
cosa de tanta importancia y provecho. En la 
república Gentilica haré mención larga de las 
librerías de los antiguos, porque no me parece 
que verna bien mezclar las doctrinas y letras 
de los Gentiles con las sagradas y santas , de 
la manera que divido las universidades de los 
Gentiles y Christianos asi también haré lo 
mismo en lo tocante a las librerías. Desde la 
primitiva Iglesia comento a haber librerias de 
los libros sancos y tractados.para pro y de- 
fensa de la christiana religión: porque como 
no se habia de defender con armas y poder, 
mas con sabiduría fue cosa necesaria que hu- 
viese doctrina y libros, y porque también los 
principes que perseguían la yglesia entre las 
penas que daban era mandar que los christia- 
nos no leyesen publicamente ni fuesen maes- 
tros de las sciencias, convino que quedasen li- 
bros por donde aprendiesen los católicos, de 
manera que los libros sirvieron a los princi- 
pios de dos cosas, de armas contra los herejes 
y falsos Christianos: y de maestros para que 
por ellos aprendiesen los que no tenian maes- 
tros Christianos en las escuelas. Juntaron los 
santos perlados en los principios todos los li- 
bros que escribían los hombres doctos y pios así 
los que escribían en defensa de la fe santa, 
como los que trataban de la exposición de los 
libros de la Biblia. También uvo curiosidad de 
escribir todas las persecuciones que padeció la 
yglesia. Estos libros siempre se guardaban en 
las yglesias, porque como de ordinario ca 
aquel lugar muy frequentado, de los fieles, ivan 
a leer la lección sagrada, asi los ministros del 






O'^ 



]^' 



templo santo como los otros hombres doctos, 
o por no tener en que leer, o quiza por miedo 
de la persecución se ivan alli y aprendían a te- 
ner esfuerzo para padecer y llevar la adversi- 
dad y a confirmarse de nuevo en la fe. El pri- 
mero que hizo libr^ria publica y famosa para 
en común, según yo he podido leer fue el Santo 
mártir Alejandro Obispo lerosolymitano, del 
cual dice Eusebio en su Eclesiástica historia 
que junto infinitos libros de diversos doctores 
Eclesiásticos, de los quales se ayudo para es- 
cribir su Eclesiástica historia. Antes del mu- 
chos fueron los que tubieron librerías particu- 
lares y muy curiosas y grandes. 

»La Iglesia romana no comento a tener li- 
brerías luego que hubo pontífices: parte porque 
en Roma no había cosa segura en tiempo de 
la persecución, y también que los Pontífi- 
ces Romanos ocupados en negocios arduos 
no dieron en esto: pero ade'ante vuo cuy- 
dado que se hiciesen librerías, y el primero 
que dio en cosa tan importante fué el papa 
S. Hilario. Este hizo en San Juan de Letran 
dos suntuosas librerías, y de allí adelante se 
tuvo cuydado grande de aumentarlas hizieron 
otras de nuevo. De manera que el hacerse 
librerías para las yglesías no es cosa nueva, 
antes muy antigua y asi lo vemos que las 
principales librerías del mundo se hazían 
en yglesias Cathedrales, o en monasterios. 
En dos maneras podemos aquí traer exem- 
plos de Hbrerias famosas, digo Eclesiásticas, 
o en común, o en particular, las que halla- 
mos puestas en común y fundadas por prin- 
cipes Chrístianos para utilidad publica, son 
muchas y de tantas porne algunas que me pa- 
recen haver sido mas famosas. El gran Cons- 
tantino como en todas las cosas de la religión 
fue diligentísimo siendo informado que mu- 
chos de los Emperadores pasados havian he- 
cho quemar los libros sagrados, procuro de res- 
taurar las librerías antiguas de las yglesías, y 
gastando con mano liberal mucha suma de di- 
nero hizo juntar muchos libros, como lo dice 
Sócrates en su historia Eclesiástica. En Ale- 
jandría desde los sucesores de San Marcos co- 
mento a hazerse librería sagrada, y siempre 
fue aumentándose con diversos Doctores: por- 
que havíendo puesto los libros de Arrio fueron 
echados de ella como pestilencia: y después 



quemados como lo afirma San Atanasio en el 
tractado de la persecución enviada a los Or- 
thodoxos. En Constantinopla dos fueron las 
librerías sunptuosas y grandes, en la vna vuo 
ciento veinte mil volu;r.ines: y tuvo escriptu- 
ras tan delicadas que en cosas pequeñas cabía 
un libro grande: y en un pergamino labrado 
del quero de un dragón, o en una tripa como 
dizen otros se escribieron subtílísimamente 
con letras de oro la íllada y la Odisea de Ho- 
mero. También el Emperador Theodosío el 
lunior hizo gran ayuntamiento de libros, tanto 
que fue ávido por famoso hombre por ello: y 
dezían que se avía levantado otro Ptolomeo 
Phíladelpho. El papa Nicolao V. siendo aficio- 
nado a todo genero de letras procuro hazer una 
librería riquísima en Roma: y congregados in- 
finitos libros con gran diligencia y costa los 
puso en el Vaticano, de donde vino después a 
llamarse la librería Batícana. Querría que mira- 
ssen mucho los que nos alegan los libros de la 
librería Batícana que no esta la fe dellos en ser 
del Baticano mas porque son tan antiguos, 
porque ya sabemos que aquella obra tan cele- 
bre no ha mas que ciento y veynte años que 
se hizo, de manera que mirando a esto no se- 
rán de despreciar los originales de las librerías 
de San Isidro de León Parraces, Guadalupe, y 
otras, que hay en nuestra España que tienen 
mucha antigüedad. Vino esta librería después 
a ser estragada y destruyda por el papa Ca- 
lixto III Español Valenciano, succesor del di- 
cho Nicolao V. También el Cardenal Besarion 
Griego varón de muchas letras Juntó una gran 
librería en Venecia y la puso en San Marcos, 
de donde vino a ser llamada la librería Mar- 
ciana, y porque cosa tan rica se conservase con 
toda auctorídad dio cargo della al diligentí- 
simo y muy curioso Antonio Sabellico, como 
lo dice Joan Tríteraío en sus claros varones. 
El Rey Don Alonso el magnánimo de Aragón 
y Ñapóles fue también gran inquiridor de libros 
y los hizo buscar con gran diligencia y para esto 
escojio hombres doctos y curiosos como cosa 
que engrandecía sobre manera su nombre y de 
su mucha diligencia y amor en este punto trae 
varios esemplos Antonio Parnomítano. 

^También Mathías Corbino rey de Vngría 

allego infinidad de libros y hizo una librería 

I en Buda que es la ciudad real de aquel Rey no,. 

13 



194 



1575 



pero después siendo por los turcos entrada la 
ciudad fué destruyda una riqueza tan grande 
por no ser reconocida de aquellos Barbaros. 
Después casi en tiempo nuestro Francisco Ba- 
loys rey de Francia hizo dos librerías confor- 
me al animo y grandeza suya que en todo fué 
real. La primera fué en el excelente monaste- 
rio de Sant Victor de Paris que es de canóni- 
gos reglares. Y la otra es una fortaleza famosa 
de su reyno llamada Fontanableo. Estos libros 
que se recogieron en estas dos librerías, no 
fueron buscados a caso por Europa, mas em- 
biando diversos hombres curiosos por toda 
Grecia y Arabia con su mucha diligencia ha- 
llaron libros llenos de antigüedad y verdad, 
que son dos partes con que se haze una libre- 
ría famosa y perpetua. En nuestra España la 
que nuestro señor el rey don Philippe Se- 
gundo deste nombre ha comengado a juntar 
en Sant Laurencio del Escurial lleva muestra 
de ser cosa excelente y podra perficionarse 
cosa que trae tanta gloria a un rey poderoso, 
si señalare hombres curiosos que por diversas 
partes de la Christiandad busquen con desseo 
de aprovechar diversos lugares a donde ay ras- 
tro antiguo de aver ávido libros. No podemos 
negar que en España no hay una librería fa- 
mosa que es la que parece oy en la sapcta 
yglesia de Sevilla, porque tiene veynte mil vo- 
lumines. Esta fue ayuntada por diligencia y 
industria de don Fernando Colon, hijo de 
aquel Chrístobal Colon hallador y descubridor 
de un nuevo mundo, que fue el de nuestras 
Indias Ocidentales. Este no pudo perfeccio- 
narla porque vivió poco , empero sabemos que 
la diligencia suya fue grande, por quanto por 
su persona anduvo diversas partes del mundo 
buscando libros, y ya que no pudo dar ñn a 
cosa que tanto iva, dexo renta señalada para 
que se conservassen y fuessen bien tratados 
los libros de ella. Esto es lo que hallo en 
quanto a las librerías en común. Pero si qui- 
siera hazer mención de otras que han hecho 
personas particulares para su estudio y leción, 
temíase por cosa milagrosa ver la curiosidad 
y afición de saber de muchos, pues siendo per- 
sonas de menos que mediano estado allegaron 
muchos libros. Testigo sea de esto Pamphilo, 
Laodiceno Preste, este siendo discípulo de 
Sant Ensebio Cesariense encendido de la sabi- 



duría allego para exercitarla, treynta mil vo- 
lumines y con ellos edifico después la librería 
de Cesárea, y porque en aquel tiempo las 
obras de Orígenes eran ávidas en gran precio, 
el mismo Pamphilo las traslado de su mano 
para autorizar su librería, y no solo tenia infi- 
nitos libros pero aun los doblaba porque si 
ocurriesse la necesidad proveyese a otros. Ha- 
zen mención de esta librería Ensebio en su 
tercero libro de la Eclesiástica historia, y Sant 
Hieronymo en sus claros varones. Esta libre- 
ría ha viéndose extragado con los tiempos acae- 
ció que fue renovada por Esicio discípulo de 
Gregorio Naziázeno y ayuntosse a ella la de 
Origines que debió de ser muy grande: pues 
dize Sant Jeronymo que el por si escribió seys 
mil libros. Sant Agustín también tuvo libre- 
ría grandissima y asi el la encomienda que se 
guarde por la riqueza que ay en ella, y Posido- 
nio en su vida da testimonio como en su 
muerte la dexo como por herencia a la yglesia. 
En Ynglaterra también vuo un gran varón que 
hizo y tuvo librería famosa, como lo afirma 
Beda en su historia eclesiástica, y este fue 
Accan obispo Augustaldense: el cual ayunto 
infinitos libros sagrados y de historia sagrada. 
Podríanse traer muchos hombres doctos que 
han tenido ricas librerías aun en nuestros 
tiempos: pero de los muchos diré dos que yo 
he conocido, el uno fue el Doctor Juan Paez 
de Castro choronista de la Majestad del rey 
don Philippe nuestro señor. Este tuvo librería 
grande de mano y libros muy escojidos con 
que illustro la librería de Sant Laurencio del 
Escurial, porque después de muerto se llevo 
lo mejor aquel monasterio, sin estos tenia di- 
versos y peregrinos libros impresos. El otro es 
el maestro fray Alonso de la Vera Cruz, frayle 
Augustino, varón de vida muy religiosa y 
adornado de doctrina: este también ha llegado 
a tener siete mil ducados de libros y aun mas 
si supiera guardarlos. Esta librería esta oy en 
Sant Augustin de México porque gobernó en 
aquel reyno muchos años los monasterios de 
esta orden. 

»Quíero avisar aqui dos cosas para fin deste 
capitulo, la primera sea que aunque es berdad 
que todas las librerías de las quales aqui se 
haze mención eran sagradas y eclesiásticas no 
por eso carecían de libros gentílicos: porque 



Siempre fueron necessaríos para la utilidad de 
la yglesia y de la manera quel santuario fue 
labrado y adornado con las riquezas de los 
Egypcios, asi nuestras cscripturas se hermo- 
sean con los dichos de los antiguos porque un 
mesmo Dios dio entendimiento a los unos y a 
los otroí y b:en se vee quan necessarios son los 
libros de los Gentiles, pues Augustino, Lactan- 
cio Firmiano, Clemente Alexandrino, Eusebio, 
y otros muchos traen los testimonios suyos 
para prueva de lo que alli tratan, no por- 
que nuestra ley no este nuy bien confitmada, 
mas para redarguyr a los sabios de aquel 
tiempo con los testimonios de sus maestros y 
Doctores. 

»Tambien es justo que se mire aquí como 
para conservar estai librerías siempre vuo va- 
rones doctos y enseñados, que tuvieron cargo 
dellas, asi consta que Alvino o Alcuyno gran- 
de doctor fue Bibliothecario de la librería 
Eboracense en Inglaterra, el qual después fué 
fundador de la universidad de Paria en tiempo 
de Carlos Magno. La sancta sede Apostólica 
luego que tuvo librerias proveyó de hombres 
doctos y diligentes que las guardasen y am- 
pliassen, y aunque de sus principios no tengo 
exemplos todavía me consta que en los años 
de mil y quarenta y nueve rigiendo la sitia 
Apostólica León Nono, avia Bibtiothecarios 
Apostólicos y eran de tanta auctorídad que 
eran Cardenales, asi hallamos un Petro dia- 
chono Cardenal que era Bibliothecario, y Can- 
celario Apostólico, y a el sucedió otro Carde- 
nal de Lotoringia llamado Frederico y en 
tiempo de Pascual Segundo uvo otro monge 
Benito y Cardenal llamado Joannes Cayetano, 
y en tiempo de Getasio Segundo tuvo este of- 
ficio Chrisostomo Pisano diachono Cardenal 
del titulo de Sant Nicolás en la cárcel Tuliana, 
y asi uvo otros que llegaron a ser summos 
Ponti&ces como Gerardo, Caccianimico Bono- 
niense que de Cardenal Presbytero vino a ser 
Pontífice y llamóse en su coronación Lucio 
Segundo, y después se comunico este ofGcio a 
los frayles Augustinos por casi docientos 
años, y en ñn sabemos que Baptista Platina 
varón excelente tuvo cargo de la librería del 
Papa por mandado de Sixto IIII y el Cardenal 
Besarion dio cargo de su librería que fundo 
en Venecia a Antonio Babélico, y assi podria- 



'5 105 

mos traer otros muchos exemplos al propo- 
sito. Y porque diga en un punto lo que se 
puede saber en este negocio digo que en los 
años de ochozientos y sesenta sabemos que te- 
nia particular Bibliothecario la libreria Apos- 
tólica, porque consta que Anastasio, por so- 
brenombre Bibliothecario, lo fue de Nicolao L 
Pero quiero avisar que lean con curiosidad 
este nombre de Bibliothecario, porque parece 
muy ageno de lo que oy vemos: pero si qui> 
sieren saber lo que ay en este punto lean el 
segundo libro de nuestra historia de la orden, 
y verán que es propriamente Bibliothecario, 
guarda de los libros Apostólicos.» 

Libro I!, capítulo xx: «De la manera de ben- 
decir el estoque y sombrero el día de Navidad y 
de la rosa la dominica quarta de quaresma, y 
como se envían estas cosas presentadas a los 
Principes Christíanos, de la bendición de las 
banderas y estandartes en la guerra.» 

Libro V, capitulo xiii:« Del antigüedad délas 
universidades y escuelas después de venido 
Christo al mundo, y a donde se comentaron a 
leer las divinas letras «(Elogia las de Sala- 
manca, Alcalá, Toledo, Sigüenza, Osuna, San- 
tiago, Ortate, y los colegios de Valladolid [«cu- 
yos graduados parece que preceden a todos los 
otros maestros destosreynos»], Burgos, Valen- 
cia, Barcelona y Lérida.) 

Libro vil. Capítulo ii: «Del principioyorigen 
de la orden de Santiago, que lla- 
man de la Espada en España.» 

— Capítulo III : «Del origen y princi- 

pio de la orden del Temple, 
con todos sus sucesos prósperos, 
hasta que fue destruyda y des- 
hecha por la sede Apostólica.» 

— Capítulo irn: De la orden del hos- 

pital de sant luán que es dicha 
de Kodas.:» 

— Capitulo v: «Del origen de la ín- 

clita cauallería de Calatraua » 

— Capítulo VI : « Del origen y princi- 

pio de las ordenes de sant lulíaa 
del Pereyro, y de Alcántara.» 

— Capítulo vii: «Déla antigüedad y 

principio de la orden de losca- 
ualleros de Montessa.» 

— Capítulo IX: «De la orden del Tu- 

són, que es orden de cauallería.» 



... . ., 



.0 , ww.» Av» AiaiuAii luan Mentlmii 

tural de Argentina , y á el le hurtaron 1 
vención y se traxo á Maguncia; y dicer 
en aquella mesma ciudad fue la primer; 
que se intentó esta obra tan principal : 
( en el año de Mil y Quatrocientos y quareí 

^ dos. Que cosas se imprimiessen al princ 
y como saliesse la obra, no me acuerdo hai 
leyido. Sábese que las letras iban enhii 
como cuentas, y después las apretaban, po 
no habia ramas ni aquellas regletas, ni le 
mas que hay para justificar las páginas, i 
^ dea mas que a diez y seys años después, 

fué aflo de Mil y Quatrocientos y cinquen 
ocho un hombre llamado Conrado Alemán 
menzó en Italia esta arte. Rafoel Volaten 
dice que fueron dos hermanos, y que en 
.aflosM.cccc.lxv. comenzaron á imprimir, y 
las (krimeras obras que salieron fueron, lo 
faros de la Ciudad de Dios de S. Augustii 
^^\ las divinas Instituciones de Lactancio ] 

miaño. Baptista Egnatio parece que desp 
de estos primeros fue en Italia Nicolao S 
80ú« y que de alli se extendió por toda Itali 
en Flandes. 

»A nuestra Espafia algo mas tarde vino < 
arte» por no haber tanto exercicio de let 
como después hubo; pero venida fué bien 
tada, principalmente del Cardenal F. Franc 
Ximenez. Los oas famosos impressores que 
nieron á estos Keynos, fueron estos: A Se\ 
, laoome Cromberger. A Burgos Maestre Fa 

que de Basilea. A &ragoza Jorge Coci. A AL 
de Henares Amao Guillen, la qual se ha c 
servado hasta nuestros dias en la mesma ge 
por herencia, y por ella la tiene hov muv a 



ri 



:■;?'•■ 






1570 



19' 



1576 

1 75.— Martínez (Uiego). 

Formulario de provisiones de Pre- 
lados. Medina del Campo 1576. 

(Nicolás Antonio.) 

176.— Salazar (Pedro de). 

Historia en la qual se cuentan mu- 
chas guerras sucedidas entre Christia- 
nos y infieles assi en maV como en tie- 
rra desde el año de mil y quinientos y 
quarenta y seis hasta el de sesenta y 
cinco. Medina del Campo, 1576. 

(Cartas de Eugenio de Salazar. — pFólogo de D. Pascual 
de Gayangos.) 

177.— Salón de Pace (Didacus). 

Prima Pars | Qvaestionvm Civilivm | 
Avthore Didaco | Burgensi Salón de 
Pace, luriscon- | sulto, & in Pin- 
ciana curia | Aduocato. (E. de a. del 
Mecenas, y á los lados esta leyenda 
impresa:. Ut in signis & armis inte- 
rioribus locus pateat. \ Hcec foras 
exeunt. \ Cum priuilegio Regís. | Me- 
thymnae. | Escudebat Fxanciscus a 
Canto. I M.D.LXXVI. 

{Al fin:) Methymnae. | Escudebat 
Franciscus a Canto, | M.D.LXXVI. 

S.*»— 285 hs. foliadas, (en realidad son 293), 
más 8 al principio sin foliar 735 para termi- 
nar la Tabla— sign. A-Z, Aa-Rr— todas de 8 
hojas. 

Port.— V. en bl.— Tasa (tres reales): Ma- 
drid, 21 Enero 157 6. —Licencia al autor para 
imprimir la Primera Parle de las Qtíestíones 
civiles: Madrid, 6 Julio 1574.— Priv. al autor 
por seis años: Madrid, 10 Febrero 1576. — De- 
dicatoria del autor al Obispo de Segovia, don 
Diego Covarrubias de Leiva: Valladolid, 15 
Marzo 1574. — «Ad lectorem.»— Errata: Ma- 
drid, 14 Diciembre 1575.— Texto. — (Once 



Questiones precedidas cada una de un suma- 
rio.) — Tabula alphabetica Civilium Quaestio- 
num. — Colofón. 

La dedicatoria empieza asi: 

4;Constitueram, Princeps illustrissime, quaes- 
tiones quasdam lurís Civilis (quas inter litera- 
rios labores patris & avi doctissimorum viro- 
rum repertas propiisque lucubrationibus tan- 
tum ornatas, & recentiorum authorum locis 
comprobatas, ex adversariis in justum codicem 
congesseram) in lucem edere: cum ecce hinc 
inde eruditissimorum hominum felicissima in- 
genia (quibus metate nostra máxime abundat 
Hispania) palmam hanc velut falcem e manibus 
nobís prseripuere. Sed non usque adeo eorum 
scriptis nostra est exhausta supellex, ut non 
aliquid nobis reliquum fuerit, quod studioso- 
rum manibus aliqua cum laude versari, quod- 
que forenses causas tractantibus alicujus rei 
esse posse videatur.» 

Primera edición. 

(Bib. de la Universidad Central.) 

1 78.— Salón de Pace (Marcus). 

Prima Pars Consiliorvm. | Celebe- 
rrimi | consvmatissimiqve | Ivris Con- 
svlti, Do- I ctoris Burgensis Marci 
Salón de Pace (Regiae Pincianse 
Can- I cellariae causarum patroni me- 
ritissimi) resolutissima Consilia: apti- 
si- I mis Summarijs, & materiarum 
índice illustrata. | Nunc primum ac 
communem studiosorum vtilitatem 
in lucem exeunt. (Escudo de armas 
del Mecenas, y á los lados esta le- 
yenda: Ut in signis & armis interiori- 
bus locus pateat. \ Hcec foras exeunt.) 
Cvm privilegio. | Methymnae Gampi, 
Excudebat Franciscus a Canto. | 
M.D.LXXVI. 



Fol.— 169 hs. foliadas (en realidad son 170), y 
26 deíndice,confoliación aparte — sign. A-Z, Aa 
—todas de 8 hs., menos la primera y la últ., que 
son de 10— á 2 columnas. 



198 li 

Port. — Al v,°; Tasa, á tres oiaravedü cada 
pliego; Madrid, lo Octubre 1576. — Priv. por 
diez aflos al Doctor Burgos de Paz, abogado 
en la nuestra audiencia y chancilleria que re- 
side en la villa de Valladolid y vezino della 
para imprimir la primera parte de los consejos 
compuesta por el Doctor Burgos de Paz, vues- 
tro padre difunto: Escorial, 4 Octubre 1570.— 
,Il[n.D Pariter ac Reverendissimo Domino 
D. Didaco Covarrubias á Leiva, Episcopo 
Segoviensi, supremi Consilü Priesidi máximo 

Didacus Burgos de Paz Salón *— Ad Lecto- 

rem. — Texto («Quinquaginta Consilia»). — 
«Index eonim qu^e in hac prima parte con- 
silioTum notatu digna tractantur.»— P. en bl. 

Dedicatoria: 

4 Erat enim tile (verbo absit invidia) 

qui multis seculis sibi majorem gloria com- 
parare poiuisset , nisi príepopera & insperata 
mors virum illum doctissimum {hoc est pa- 
trem raeum) e manibus eriperet. Post alium, 
qui Tauri leges interpres in maoibus cum má- 
ximo honore versatur, hic líber plañe posthu- 
mus in lucem prodit: quo ille non modo in 
forensibus negotiis versatis, sed etiam jus di- 
centibus aut edocentibus máximo sít in pretio 
futurus » 

Todos los Consejos van suscritos así : 

Doctor Burgensis Marcus Salón de Pace, 

Primera edición. 

(Bib. de la Universidíd Central.) 

1 79.— Solis (Antonio de). 

Consvelo I de los estados, com- j 
puesto por el R. P. F. Antonio de 
Solis, I de la orden de los frayles me- 
nores I del seraphico P. S. Francisco 
y I de la prouincia de San- \ ctiago 
predica- | dor en ellla. | Dirigido a la 
Mage- I stad Real del Rey don Phi- 
lippe Rey | de las Espafias, &c. (Es- 
tampeta de la Cena, y á los lados esta 
leyenda, impressa en sentido vertical; 
Ego stim pañis viiius \ qui descedit 
de calo.) Impresso en Medina del 
campot por Francisco | del Canto. 
M. D. LXXVI. I Con privilegio. 



{Alfin.)'En Medina del Campo. | Por 
Francisco del Canto. | M.D.LXXVI. 

8." — 200 hs., foliadas desde la 9, más 4 al fin 
sin numerar— sign. A-Z, Aa -Ce— todas de 8 hs. 
menos la últ., que tiene 4. 

Port. — V. en bl. — Aprob. del Maestro Ren- 
gipho. — Lie. del Provincial, Fr. Alonso 
Gutiérrez, para imprimir este libro.— Aproba- 
ción de Fr. Diego Hernández,— Priv, al autor 
por seis años: San Lorenzo el Real, 17 Junio 
1 575. — E. de a, r., grab. en mad.— .Dedic. — Es- 
tampa de San Francisco, grabada en madera. — 
Pról. del autor al piadoso lector. — Estámpela 
de la Crucifixión.— Texto.— P. en bl.— Tabla 
de lo que se contiene en este libro. — Colofón.- 
E. del i. [grabado de la página 154). 

En la dedicatoria elogia el autor las dotes 
de gobierno de Felipe II y su celo por la de- 
fensa de la religión , no perdonando gastos ni 
sacrificios, para lo cual conviene y es necesa- 
rio que los reinos y vasallos ayuden á S. M. para 
el desempeño de la hacienda real, pidiendo, 
sin embargo, que las exacciones sean modera- 
das en el siguiente paréntesis; «(aunque yo 
torno á suplicar á vuestra Magestad como ya 
se lo suplique en el Escurial, que mire coa ojos 
de misericordia su reyno que está en mucha 
necesidad, y se haya con todos como padre, 
que todos desean ayudar y servir á vuestra 
Magestad) *. 

Primera edición. 

(Bib. de San Isidro.) 

1577 

1 80.— Catechismus. 

Catechismvs. | ex decreto [ Concilií 
Tri- I dentini. | Ad Parochos. | Pii 
Quinti Pont. Max. iussu editas. (Es- 
cudo del editor.) Methymnae Cam- 
pi. I Expensis Benedicti Boyerij. j 
M. D. LXXVII. 

8.» — 1 6 y 646 págs., más 1 5 hs. de índice sin 
foliar — sign, >^, A-Z, Aa-Vv— todas de 8 hs., 
menos la últ., que es de 4. 

Port.— V. en bl.— «Ad Illustrissimum atque 



Reverendissimum D. Didacutn Covarrubias a 

Leyva Benedictus Boyerius.»— Lie. para 

imprimir este libro, concedida i Benito Boyer, 
mercader de libros, vecino de Medina del Cam- 
po: Madrid, 26 Abril 1575. — Priv, del Papa 
Pío V á Paulo Manucio para imprimir este 
Catecismo por cinco aiíos: Romee, apud Sanc- 
tum Marcum séptimo Kalend. Octobr. anno 
primo (1566).— Priv. para el reino de Ñapóles, 
concedido á Paulo Manucio por el Virrey don 
Perafán de Ribera, para imprimir este y otros 
libros durantequinceafios: ÑeapolÍ,die ultimo 
meusis Maij M.D.LXVL— Texto.— «Index 
eorum que in hoc Tridentinse synodi Cate- 
chismo annotatu digna visa sunt.» 

El escudo que Benito Boyer hizo poner en 
esta edición es el siíguten. 




181.— Villegas (Antonio de). 

Inventario | de Ante- | nio de Vi- 
llegas. 1 Dirigido á la Magestad Real 
del Rey | Don Phelippe nuestro se- 
ñor. [ Va agora de nuevo | añadido 
un breue retrato del Excelentissimo | 
Duque de Alúa. Y vna qvestion y dis- 
puta 1 entre Aiax Telamón y Vlixes, 
sobre las armas de Achiles. (Grab. en 
mad.) Con Priuilegio. | Impresso en 
Medina del Capo por Fran ) cisco del 
Canto deCstc) 1577. | A costa de Hie- 
ronymo de Milis mercader de libros. 



{Al fin.) En Medina [ Por Francisco 
del Canto | afio de 1577- 

8.°— 144 hs. foliadas, más 8 de prels., sin ou- 
merar-sign. ^, A-S— todas de 8 hs. 

Port. — V, en bl. — Petición de nuevo pri. 
vilegio para imprimir este libro. — Aprob.de 
Fr. Francisco de Villalva: Madrid, 13 Junio 
1565.— Priv. al autor por ocho aflos: Madrid, 
20 Julio 1 574. — Aprob. de la Disputa entre 
Aiax y Vlixes por Juan López de Velasco: 
Madrid , io Octubre 1 576. — Priv. para impri- 
mir la qaestion y discuta entre Aiax y Vlixes 
sobre las armas de AquHes con el Inventario, 
por el tiempo concedido para esta obra en el 
privilegio anterior: El Pardo, 25 Octubre 
1576.^ — Tabla de lo que se contiene en este 
libro — E. de a. r. — Dedic. al rey D. Felipe. — 
Texto, precedido de un pról, en verso.— Co- 
lofón. 

» Contiene: 

•Prólogo. 

»A la muerte del Emperador D. Carlos. 

»A la muerte de la Serenissima Princesa de 
España. 

»A la propia muerte. 

•Ausencia y soledad de Amor (en prosa y 
verso). 

«Oración de la Reina Dido á Eneas. 

«Retrato á la Serenissima Princesa de Es- 
paña Doña Juana.' 

»A un Héctor de oro que traia una Dama en 
los pechos. 

«Coplas á una Dama. 

«Fantasía y comparaciones de amor. 

«Guerra de amor. 

«Una canción con su glosa. 

«Otra canción y glosa. 

«Glosa á una canción agena. 

«Epístola. 

«Definición de lo celos. 

«Epigrama. 

«Otro á la muerte de Porcia, mujer de Bruto. 

«A una partida de su dama. 

»A unos caballeros porque reprehendían á 
un amigo suyo que estaba muy enamorado. 

«Coplas á un Villancico viejo. 

«Al Señor Duque de Sesa, yendo á gobernar 
á lulia. 



200 



1577 



^Historia de Piramo y Tysbe. 
^Sonetos (once). 
^Canción. 

»Historia del Abencerraje y la hermosa Xa- 
rifa (en prosa). 

^Retrato del Duque de Alba, D. Fernando 
Alvarez de Toledo. 

^Contienda y diputa entre Aiax Telamón y 
Ulixes. 

»Llanto de Pilades por la muerte de Orestes. 

»A una dama enviandole un espejo. 

»A un ventalle que envió á una Dama. 

»Fantasia de amor, 

»Glosa al mote del Condestable Don Ber- 
nardino. 

»A la señora Victoria Colona, Marquesa de 
Pescara. 

«A la señora Doña Juana de Castro, hija del 
Conde de Puñonrostro.» 

Petición de privilegio: 

«C. R. M. Antonio de Villegas dice, que el 
compuso un libro de ciertas obras en metro 
Castellano intitulado, Inventario de Antonio 
de Villegas. Y habiendo suplicado el año de 
cinquenta y uno, se le diesse licencia para 
imprimir, V. M. se la concedió por su cédula. 
Y porque no ha usado della, suplica á V. M. 
que, rasgando aquella, se le de otra de nuevo, 
por ser passado el término que se le dio. (Deere- 
to) Que lo vea Fray Francisco de Villalva.» 

Privilegio: 

«Por quanto por parte de vos Antonio de 
Villegas, vezino de la villa de Medina del 
Campo » 

Dice Ticknor que son las primeras novelas 
españolas las que inserta Villegas en su Inven- 
tario (Avsencia y Soledad de Antor^ y El Aben* 
cerraje)^ y añade que Montemayor tomó esta 
última de nuestro autor. Salva duda de esto por 
cuanto en la Diana de Montemayor, Vallado- 
lid, 1 561, ya se halla la historieta de El Aben- 
cerraje^ y el Inventario no salió á luz hasta el 
año 1565. Conviene, sin embargo, advertir que 
el libro de Villegas estaba escrito ya en 1551, 
en cuyo año ya tuvo licencia para imprimirlo, 
pudiendo muy bien ser conocido de muchas 
personas con diez años anticipados á la publi- 
cación de la Diana, 

La misma razón vale para El Moro Abin- 
darraez y la Bella Xarifa^ publicado en To- 



ledo el año 1 562. La Parte de la Coronica del 
Ínclito infante D, Fernando que ganó d Ante- 
quera: eti la qual trata como se casaron a 
hurto el Abendaraxe Abindarraez con la linda 
Xarifa, hija del Alcayde de Coin^ y de la gen- 
tileza y liberalidad que con ellos usó el noble 
caballero Rodrigo de Narbaez^ Alcayde de 
Aniequera y Alora y ellos con eL (8.®, letra 
gótica, s. 1. n. a.), pudiera ser anterior al 
año 1551, ya por los caracteres extrínsecos 
ligeramente apuntados por Gallardo, ya tam- 
bién porque este distinguido bibliógrafo, que 
la vio y leyó, dice que el texto de El Abence- 
rraje está modernizado en la Diana de Mon- 
temayor. 

Siendo El Inventario de Villegas libro bas- 
tante raro, y muy cortas las dos novelitas que 
contiene, las reproduciremos en esta monogra- 
fía juntamente con tres de las poesías de este 
libro, con objeto de que los lectores conozcan 
al autor como prosista y como poeta. 

» PRÓLOGO. 

»Ve con Dios hijo querido 
cargado de mis hazañas, 
con mil dolores parido, 
salido de mis entrañas, 
engendrado en mi sentido. 

»Por donde quiera que fueres 
si te preguntan quien eres, 
blando, sin hazer desvio, 
dirás, que de (padre) mió: 
de madre, de quien quisieres. 

»^ Porque como a mi me nombres 
en toda generación, 
queda suelta la question 
que saben todos los hombres 
la que causó mi passion. 

»Eres hijo natural 
de mi bien , y de mi mal: 
y de aquella mi señora, 
primer causa, y causadora 
de mi congoxa mortal. 

»^ Ella fué viva centella 
del fuego en que me quemé, 
no alcan9aste conocella, 
que mas te preciaras d'ella, 
que de mi que te engendré. 

» Mientra por alia andarás 



202 



1677 



■('■ 



que el mundo tiene con ellas, 
diles tu (mi embaxador) 
que traten bien d*el Amor, 
porque Amor trate bien d^ellas. 

»T[ Porque la dama extremada 
que por ley tal nombre cobra, 
su profession tan preciada 
no consiste en mucha obra, 
sino en poca y bien labrada. 

»Y aquellas damas pasadas 
en mil libros alegadas 
con ser la misma hermosura 
por crueldad y blandura 
fueron servidas y amadas. 

»^ Diles que los bien venidos 
sean siempre bien estados, 
que no trastornen sentidos, 
que no sean los llamados 
mas que son los escogidos. 

> Porque no cabe en razón, 
ni en natural. proporción, 
ni en la ley que Amor pregona, 
que en una sola persona 
viva mas de un coraron. 

»^ Si te dieren á entender 
que predicas estrechura, 
buelveles á responder, 
que en su ley, y su escriptura 
así de ve ello de ser: 

»Mas que amar un coraron 
con lealtad y discreción, 
y con fee de amores viva 
es obra contemplativa 
que quiere gran perfecion, 

»^ Y, diles, que esto que digo 
y otro tanto que acá siento, 
lo tomen como de amigo: 
no se les da por castigo, 
mas por amonestamiento: 

» Porque siendo ellas la parte, 
do Dios tanto bien reparte, 
y el amor puede estudiar, 
no se ha de poder pensar 
que hieren por ningún arte. 

»T[ Si de mis leyes resbalas, 
tu darás en simple, ó loco: 
pon en tal medio tus galas, 
que ni te quemes las alas, 
ni te las mojes tampoco. 

»Paresce a quien te engendró. 



y si buelves do yo esto, 
porque no me desconozcas, 
buelve tal que me conozcas, 
y que te conozca yo.» 

«A LA MUERTE DE EL EMPERADOR D. CARLO! 

NUESTRO SEÑOR. 

»Tr2Kien los sentidos guerra, 
no haya paz, do no hay consuelo: 
vístase el mundo de duelo, 
• rieguen los ojos la tierra, 
los gritos rompan el cielo. 
Fórmese un llanto cruel, 
con tal fuerza y tal concierto, 
cual en poblado y desierto 
por Josias Israel, 
ó Troya sobre Héctor muerto. 

»^ Y si el dolor y el quebranto, 
no dejan duras en él 
soUecen, que monta tanto 
se entienda la causa de él. 
Tiempo adverso, y aziago 
y al mundo mayor estrago, 
que Cartago sobre Roma, 
ni Roma sobre Cartago. 

»T^ Santo, sabio, fuerte, y fiel 
César, que jamas cesa va, 
y en la enfermedad cruel 
do con la muerte temblava, 
temblavan los vivos de él . 
Fué en obediencia Abraham, 
Moisés en guarder la ley: 
lloren que perdido han 
los hombres un justo Rey 
la iglesia un gran Capitán. 

»^A1 Turco puso en huida, 
al Rey de Francia prendió: 
tomó á Túnez de corrida, 
los Alemanes venció 
con fuer9a jamas vencida. 
No fue vencedor sangriento, 
pues quanto vence perdona: 
y quando perdió el aliento, 
venció su misma persona 
que fue mayor vencimiento. 

»T[Mal estoy contigo, España, 
Conmigo, por qual razón? 
Por tu duro coraron, 



204 



1577 



por tener la segura dixe, Ea tristeza, ausencia y 
soledad, (tres enemigos de mi alma y carne) 
artaos de mí que si tanto me persiguierdes, 
á lugar me aveys traydo, do podré vengarme 
de vosotras y de mí: aqui tengo fuente en que 
ahogarme, árbol en que ahorcarme, y monu- 
mento en que enterrarme. No fueron dichas 
estas palabras, cuando con estremecimiento 
y lagrymas mostré el arrepentimiento de ave- 
lias dicho, temiendo que aun estas enemigas 
Tilias , me quitassen este duro remedio de mis 
males. Claro está que me oyeron, porque de 
mi lengua á mis entrañas no ay mucha distan- 
cia. Dichas estas palabras volví sobre mí, torné 
a considerar las frescas aguas de la fuente, las 
resplandecientes guijas que en ellas moravan, 
el dele)rtoso prado, la hermosura del cielo, la 
consonancia de los ayres, la armonía délos 
paxaros. Y entonado de todas estas cosas co- 
mencé conmigo solo á cantar. 

» Sobre las aguas de amor, 
donde amor suele anegar 
cansado de mi dolor, 
me senté, no a descansar, 
mas para llorar mejor. 

»Las lágrimas que salían, 
con la fuer9a que Uevavan, 
las entrañas derretían, 
las aguas acrecentaban 
las piedras enternecían. 

»^ Esta música infelice, 
entonada de mis males, 
dicha con palabras tales, ■ 
bien sacara á Euridice, 
de las penas infernales. 

»Mas si tu ves tus querellas, 
tus llagas y tu gemido 
que son mas que las estrellas, 
no saques otro perdido 
sacate á ti mismo dellas. 

»^ Yo ando con mi cadena, 
añadiendo yerro á yerro, 
todo me aflije y condena, 
que estando en vuestro destierro 
ningún lugar ay sin pena. 

» Y entendiendo la razón, 
que aun era mí pasión poca 
hame puesto en tal prisión, 
que me da el agua á la boca, 



y el fuego en el coraron. 

»1f Aquel que rompiendo el pecho 
se haze mortal herida, 
en medio de aquel despecho 
si á sus hijos da la vida 
no saca poco provecho. 

»Mas yo de mi sacrificio, 
tres provechos he sacado, 
yo muero sin beneficio 
el amor queda agraviado 
vos no recebis servicio. 

»Con todo esto, por mostrar la odediencia qu 
siempre les tuve, aun aora quando aborrezc 
la vida, procedí, y dixe esta canción. 

♦CANCIÓN. 

» Hecho ha el tiempo su mudanza 
descubrió Amor sus engaños 
del mal quedaron los daños, 
del bien sola la esperanza. 

» 1[ Mis amargas desventuras , 
y mis ojos de agua llenos: 
trocaron mis dias buenos 
en noches tristes y obscuras: 

»De mi mudable privanza, 
y de mis males extraños, 
que vivos están los daños, 
y que muerta la esperanza. 

»^ Cuanto en mi Dios ha criado 
todo se aflige y se siente, 
el cuerpo del mal presente 
y el alma del bien pasado : 

»Como fiebre que se alcanza 
por sus humores extraños 
juntó amor en mi dos daños 
de mí mal y mí esperanza. 

»Estandome yo a mí mismo quexando y 
contando mis tristezas, vi venir á la fuente 
donde yo esta va un pastor y una pastora, sus 
trages á lo pastoril eran extraños, y sus dispo- 
siciones no se hallarían donde quiera, aunque 
la del, en la flaqueza y desmayo traya señales 
de mala vida. Llegados á mí y á la fuente supe 
quien eran : porque ella le dixo á él Tembloso, 
sentémonos junto á esta clara y fresca fuente 
refrescaremos los cuerpos , y también veremos 
de que murió este muerto que tan buen lugar 
escogió para morir. El respondió ; Floreki el 



206 



1577 



»^ Nohay fuer9aque por maña ó por cx)ncierto 
el hombre no la ven^a y la derribe, 
y lo que pare la Leona muerto, 
á fuerza de bramidos lo revive. 
Y quien mata que muera, es justo, cierto 
quien hace bien á otro, bien rescibe: 
con Julián no pueden cosa alguna, 
ni servicios, ni tiempo, ni fortuna. 

»^ Dichoso el que halla alivio en su cuydado, 
pues no puede el que nasce estar sin el : 
buela la abeja en montes y por prado, 
y halla deleyte en su panal de miel. 
Los tristes sus remedios han hallado, 
Penelope en su tela goza del, 
con Julián no pueden cosa alguna, 
ni servicios, ni tiempo, ni fortuna. 

»^Todo se alivia, cnanto cubre el cielo 
sola yo soy la triste y añigida 
hallóme tal, que de mi recelo, 
sirvo sin galardón, peno sin vida. 
Si cojo Berros, como el Amapelo, 
mis tristes ojos llueven mi beuida, 
con Julián no pueden cosa alguna, 
ni servicios, ni tiempo, ni fortuna. 

»^Mira á Eneas con la reyna Dido, 
mira á Anaxarte, de que Dios te guarde, 
el uno por cruel fué fementido, 
la otra por lo mismo en fuego arde : 
En fin cuantos ingratos han nascido 
lo vienen á pagar temprano ó tarde : 
con Julián no pueden cosa alguna, 
ni servicios, ni tiempo, ni fortuna. 

»^ Fortuna en sus lugares la he buscado 
y nunca pude hallarla (desdichada) 
en servirte quinze años he gastado, 
mira si salgo d'ellos bien medrada: 
El tiempo d*el vivir ya va contado, 
que en esto fuy nascida , y engendrada, 
con Julián no pueden cosa alguna, 
ni servicios, ni tiempo, ni fortuna. 

»Estas flechas que de aquí 
van á dar en Julián : 
las plumas á él se van 
los yerros vuelven á mí. 

»E1 amor haze la guerra, 
yo labro mi sepultura: 



que donde falta ventura 
quien mejor tira, mas yerra. 

»^ Las letras d'esta canción 
son las congoxas que siento: 
las cuerdas del instrumento 
son cuerdas del coraron. 
Rompo la voz con despecho, 
dolores quanto se canta: 
los passos de la garganta 
salen ardiendo del pecho. 

»^ Tu buelves en paz mi guerra 
cuando estas donde yo estoy : 
y cuando te vas me voy 
mil estados so la tierra. 
Y, assi vivo .en un tormento 
sin entrada y sin salida 
que lo que acaba la vida 
es vida del pensamiento. 

»T[ Traxome el amor cruel, 
a un estado tan penoso 
q*el mismo no es poderoso, 
de poder librarme del: 
Ni tu puedes libertarme 
desta terrible porfia, 
que ya yo me movería, 
como rueda sin tocarme. 

»^ Esta canción que escuchaste, 
hija, tuya es y de mí, 
mía es pues la parí, 
tuya porque la engendraste 
Y, si por ser cuya era, 
con pena una vez la escuchas 
deves escuchalla muchas, 
por quien la engendró siquiera. 

»^ Yo de quince años nascida, 
y en ellos vengo á morir, 
que no comencé á vivir, 
quando se acabó la vida: 
El amor vino á rendirme, 
tu con el te conjuraste, 
mira que gloria ganaste 
tu, y amor, en destruyrme. 

»^ El amor y sus passiones, 
aquel rabioso cuydado 
es cáncer disimulado 
que come los cora9ones. 



Los que en sus libros se escriben 
por vassaUos de solar, 
tristes se pueden llamar 
quando mas gozo reciben. 

»Tf Mira este triste que muere, 
quiéreme, pues que te adoro 
que un León, un Tigre, un Toro, 
quiere bien á quien le quiere: 
Ablanda esse duro pecho, 
que te afrenta y te deshonra, 
mas lo hago por tu honra, 
que por mi bien y proTecho. 

»^ Pues ufánate Julián, 
que en medio de tu alegria, 
quien mata lo que Dios cría, 
con dolor come su pan: 
Porque apartados los dos 
d'este mi dolor profundo, 
que quenta darás al mundo, 
sino piensas darla i Dios? 

»^ Para lo que he de vivir 
traygo un ^urron de cuydado, 
y este cayado doblado 
de no poderme sufrir. 
Sin toca porque tu herida 
haga el golpe mas seguro, 
vestida de verde escuro 
qu'es espera nqa perdida. 

*^ La cámara donde duermo 
tu sabes muy bien cual es, 
de un palmo y de siete pies 
donde esta este cuerpo enfermo 
Y amanera de atahud 
es angosta, y prolongada, 
por parescer enterrada 
en vida do no hay salud. 

» ^ Alli estaré con quebranto, 
hasta el fin deste tormento, 
con arto arrepentimiento 
de averie querido tanto. 
Quando la muerte viniere 
hallarame apercebida: 
porque es refrán de la vida, 
que quien bien vive, bien muere. 

«Juliana acabó sus estancias, que fueros ta- 



ñidas con tanta suavidad, y canudas con tan 
dulce congoxa, que loa presentes estavamos 
pasmados y levantados de el suelo : y la fuente 
en su murmullo y curso, parescia que se en- 
tonaba con Juliana. Y ella quedo con rostro 
demudado y descolorido, como quien buelve de 
un profundo desmayo, y Julián quedó tan entero 
como an^es. Yo no pudiendo sufrir tan admi- 
rable expectáculo, y tan digno de reprensión, 
movido de una yra y saAa de ver la vida que 
í mi me davan, y la que da va Julián á Juliana, 
me senté lo mejor que pude, y sacando una 
consumida voz de mi flaqueza, dixe, Julián, en 
que ley cabe que un pastor como tu, quieras 
tu solo triunphar del amor, que tiene rendido 
todo el linaje de los hombres. Vees aqui á Tem- 
bloso muerto de amores de Florela (y con justa 
razón), y desde fiado de lia injustamente, mirale 
delante della todo temblando, levantado en 
sus pensamientos, caydo á sus pies. Mírame 
tras esto á mi, que aunque hablo, me llamays 
todos muerto, y os asorabrays de verme, por 
la crueldad y desvio de otra sei^ora, mas cruel 
que Florela con Tembloso. Pues como, Que 
quieras tu solo pervertir el orden del amor, y 
que sea el hombre el libre y la muger la cap- 
tiva, y te precies dello? Ni el amor lo debe 
sufrir ni sus soldados lo debemos consentir. 
Mira pues la hermosura de Juliana, aquellas 
ñguras proporcionadas á la imaginación del 
hombre, aquellos cabellos de oro, aquel co- 
lor de sangre y leche, que acedan los ojos, 
aquella disposición, y aquel ayre, que empon- 
zoña los corazones. Pues bien oyste su voz con 
que rompia el cielo, yaquellas manos de nieve 
con que tocaba las cuerdas. Cada cosa destas 
bastante á rendir todos los corazones de los 
hombres, y que todas juntas endurezcan el 
tuyo. Di culpado que puedes tu responderá 
esto? (Julián.) Muerto, remedíate á ti mismo 
y no harás poco. Y, tu Juliana deja tus quejas, 
tus llantos, tus canciones y tus vanos ins- 
trumentos y no quieras por fundar tu derecho 
condenar el mió. Yo, conozco de ti todo lo que 
ha dicho el muerto, que lo que tu vales y lo 
que tu eres, pues lo veen los muertos, no es 
mucho que lo entienda el vivo: porque no ha- 
zerlo seria pobreza y falta de entendimiento. 
Mas mira si yo soy libre y nascl libre por incli- 
nación, no es bien que lo atrivuyaa tu íi condi- 



>'.•- 



208 



15: 



í I 



I 






cion y crueldad : yo te pongo de aqui adelante 
un perpetuo silencio. Y porque este se co- 
mience á executar luego, me parto y me voy, 
quedad con Dios, pastores. Y con esto el se fué 
con la misma furia que sale una vira de la va- 
llesta. Juliana se levantó, y dijo, Pastores, y tu 
muerto, que en valde abogaste por mi, sabe ' 
Dios cuanto se recrea va mi cuerpo con vos- 
otros : mas aquel cruel Julián que se me va, 
me lleva el alma : tras los dos me voy. Tem- 
bloso dijo á Florela, que te paresce Florela? 
cuan diferentes suertes son las de aquellos pas- 
tores y la nuestra: mira cual tiene Julián á 
Juliana, y mira cual tiene Florela á Tembloso, 
no es posible sino que el Amor quiso vengar á 
Tembloso de Florela en Juliana: no plega á 
Dios que te vea yo á ti como á Juliana : por- 
que no quiero sanar con tanto daño tuyo: pero 
á lo menos bagase un medio de estos estremos, 
toma un poco de aquel fuego de Juliana, y 
dame á mi un poco de el descuydo de Julián 
para templar mis cuydados. Ella se levantó 
con la misma prisa que Julián, y se fué. Tem- 
bloso despidiéndose de mi, me dijo que si le 
esperaba algunos dias estava tal que nos iría- 
mos juntos. Yo, le dixe, vete con Dios Tem- 
bloso, y pierde ese cuydado, que no podras 
durar conmigo, que mueres de espacio. Y con 
esto, bolvime á mi, y á mi pasada vida, sin 
acordarme de los favores y difavores de aque- 
llos zagales y de aquella variable y enamorada 
confusión que apenas se dexava entender. Y 
dixe, lugar era este que le vuscaran muchos 
tristes para consolar sus tristezas y muchos 
perdidos para dismin uir sus pérdidas. Mas el cap- 
tivo que le tiene por cárcel y prisión perpetua 
que vida hará en el ? Triste yo, ha de ser todo 
ver esta fuente que vierte lagrimas? Mirar el 
cielo, que representa muerte y la tierra que 
amenaza infierno. Por ventura entendereme 
con estos paxaros como con mi señora? Esta 
fuente, yervas, flores, troncos y arboles, tienen 
sentido para repartir con todos ellos mi mal: 
Y yo solo lo he de aver con mis enemigas y 
con mi señora que es mas dura que ellas: aqui 
los truenos y los relámpagos de la noche me 
estremecerán la vida, y nunca ven iri un rayo 
que me la quite. Aqui las armonias y músicas 
de los paxaros me alteraran los acidentes de 
mi mal, y me representaran los deleytes y bie- 



nes pasados. Aqui el ardor del cielo, y hume' 
dad de la tierra me consumirán los nervios j 
la carne, y dexaran el espiritu mas sutil y del- 
gado, para sentir mis males : la sombra de mi 
cuerpo me espantará de dia y el eco de mh 
suspiros me asombrará las noches: aqui comeh 
yervas emponzoñadas de las arpias y bevcn 
agua de mis ojos. Pues si quiero consolanni 
con algún amigo, do esta Pilades? Si quien 
leer algún libro de consuelo do esta Platón di 
la inmortalidad del ánima? O amor, tan gran 
des han sido mis delitos, para tan rigurosa pe 
nitencia. Pequé yo esto o peccaronlo mis pa 
dres, que para este castigo, solo Dios tieiv 
jurisdicion y lo hace con justicia, porque e 
justisimo. Mas tu infido, ingrato que desvariai 
como niño, ó caducas como viejo, ó yerrai 
como ciego. Que poder tendrias sobre mi, s 
no te le da esa mi señora? Desta sola me po 
dria yo quexar con razón, si osase. Dime, se 
ñora cruel, para que escoxiste tanta bellez: 
para vivir sin ella? Para que quieres esa crue 
hermosura ese valdio coraron, esas gracias qui 
pasman los hombres: esa disposición y ayn 
que penetra las almas? A quien le piensas en 
tregar, pues á mi lo negaste? Tu no sabes qui 
nunca te ofendí sino en amarte mucho? Tu n< 
conoces mis pensamientos, pues vives en ellos 
plega á Dios que todo lo que he dicho se t< 
consuma en mis dias, por ver si perderás h 
sobervia que con ello cobraste : plega á Dioi 
que tan enamorada te vea yo de quien te abo 
rrezca, como lo estoy yo de ti que me ahorre 
ees. Como y pensavas saltear los hombres ] 
robarles los cora9ones y quedar tu libre? Ea 
no, que muerte ay en la tierra y juez en e 
cielo que juzga las obras, y las remunera ó cas 
tiga. Estando diciendo estas atrevidas palabra 
(no se si en castigo dellas)se me pasmó la leu 
gua y desmayó el coragon : y vine á dar ei 
una apoplegia, ó adormescimiento en el cu2 
estuve, hasta que recordando me halle en < 
lugar do avia partido. 



»FIN.» 






-«^1 



NOVELA SEGUNDA. 

oiEste es un vivo retrato de virtud, libera- 
lidad, esfuerzo, gentileza y lealtad, cumpuesto 
de Rodrigo de Narvaez, y el Abencerraje, y 
Xarifa, su padre, y el rey de Granada, del 
cual, aunque los dos formaron y dibuxaron 
todo el cuerpj, los demás no dexaron de ¡Ilus- 
trar la tabla, y dar algunoj rasguños en ella. 
y como el precioso diamante engastado en oro, 
ó en plata, ó en plomo, siempre tiene su justo 
y cierto valor, por los quilates de su oriente: 
assi la virtud en qualquier daOado subjecto que 
asiente, resplandesce y muestra sus accidentes: 
bien que la esencia y elfecto de ella es como el 
grano que cayendo en buena tierra se acres- 
cienta y en la mala se perdió. 

EL ABENCBRSAJE. 

»Dice el cuento, que en tiempo del inbnte 
Don Fernando, que gano á Antequera, fué un 
caballero que se llamo Rodrigo de Narvaez, 
notable en virtud, y hechos de armas. Este pe- 
leando contra moros hizo cosas de mucho es- 
fuerzo: y particularmente en aquella empresa, 
y guerra de Antequera hizo hechos dignos de 
perpetua memoria, sino que esta nuestra Es- 
pafla tiene en tan poco el esfuerzo (por serle 
tan natural y ordinario) que le paresce, que 
cuanto se puede hazcr es poco: no como aque- 
llos Romanos, y Griegos, que al hombre que 
se aventura\'a á morir una vez en toda la vida, 
le hazian en sus escriptos inmortal, y le tras- 
ladavan en las estrellas: Hizo pues este caba- 
llero tanto en servicio de su ley y de su Rey, 
que después de ganada la villa, le hizo al- 
cayde d'ella: para que pues avia sido tanta 
parte en ganalla lo fuese en defendella. Hizole 
también alcayde de Alora, de suerte que tenia 
a cargo ambas fueras, repartiendo el tiempo 
en ambas partes , y acudiendo siempre á la ma- 
yor necessidad. Lo mas ordinario residía en 
Alora, y alli tenia cincuenta escuderos, hijos 
dalgo á ios gajes del Rey , para la defensa y se- 
guridad de la fuerza: y este numero nunca fal- 
tava, como los inmortales del Rey Darío, que 
en muriendo uno, ponian otro en su lugar. Te- 
nias todos ellos tanta fee y fuerza en la virtud 
de su capitán, que ninguna empresa se les ha- 



r7 200 

zia dificil: y assi no dexavan de ofender á sus 
enemigos, y defenderse dellos, y en todas las 
escaramuces que entra van sallan vencedores, 
en lo cual ganavan honra y provecho, de que 
andavan siempre ricos. Pues una noche aca- 
bando de cenar, que hacia el tiempo muy sos- 
segado, el alcayde dixo á todos ellos estas 
palabras. Paresceme, hijos dalgo (señores y 
hermanos mios) que ninguna cosa despierta 
tanto los corazones de los hombres, como el 
continuo exercicio de las armas: porque con el 
se cobra experiencia en las pprias, y se pierde 
miedo á las agenas. Y desto no ay para que yo 
traya testigos de fuera: porque vosotros soys 
verdaderos testimonios. Digo esto porque han 
pasado muchos dias que no hemos hecho cosa 
que nuestros nombres acresciente , y seria dar 
yo mala cuenta de mi y de mi officio, si te- 
niendo a cargo tan virtuosa gente y valiente 
compafliadexassepasareltiempo en balde. Pa- 
resceme (si os paresce) pues la claridad y se- 
guridad de la noche nos convida, que sera bien 
dar a entender a nuestros enemigos, que los 
valedores de Alora no duermen. Yo os he di- 
cho mi voluntad, hágase lo que os paresciere. 
Hilos respondieron, que ordenase, que todos le 
seguirían. Y nombrando nueve deüos, los hizo 
armar: y siendo armados, saheron por una 
puerta falsa que la fortaleza tenia, por no ser 
sentidos: porque la fortaleza quedase á buen 
recado. Y yendo por su camino adelante, ha- 
llaron otro que se dividía en dos. El alcayde 
les dixo, ya podría ser, que yendo todos por 
este camino, se nos fuese la ca9a por este otro. 
Vosotros cinco os yd por el uno, yo con estos 
cuatro me yre por el otro: y si acaso los unos 
toparen enemigos que no basten a vencer, to- 
que uno su cuerno, y a la señal acudirán los 
otros en su ayuda. Yendo los cinco escuderos 
por su camino adelante, hablando en diversas 
cosas, el uno dellos dixo. Teneos compañeros, 
que o yo me engaño, o biene gente. Y metién- 
dose entre una arboltda, que junto al camino 
se hazia, oyeron ruydo y mirando con mas 
atención, vieron venir por donde ellos yvan un 
gentil moro en un caballo ruano: el era grande 
de cuerpo, y hermoso de rostro, y páresela 
muy bien a caballo. Traya vestida una marlota 
de carmesí, y un albornoz de damasco del 
mismo color, todo bordado de oro y plata. 



210 



1577 



• 

Traya el brago derecho rega9ado y labrada en 
el una hermosa dama, y en la mano una gruessa 
y hermosa lan^a de dos hierros. Traya una 
darga y cimitarra , y en la cabeca una toca tu- 
nezí, que dándole muchas bueltas por ella le 
servia de hermosura y defensa de su persona. 
En este habito venia el moro, mostrando gen- 
til continente: y cantando un cantar que el 
compuso en la dulze menbranga de sus amores 
que dezia. 

»Nascido en Granada, 
criado en Cártama: 
enamorado en Coyn, 
frontero de Alora. 

»Aunque á la música faltava el arte, no fal- 
tava al moro contentamiento: y como traya el 
coraron enamorado , a todo lo que dezia dava 
buena gracia. Los escuderos trasportados en 
verle, erraron poco de d exarle pasar, hasta cue 
dieron sobre el. El viéndose salteado, con 
animo gentil bol vio por si y estuvo por ver 
loque haria. Luego de los cinco escuderos los 
cuatro se apartaron, y el uno le acometió: mas 
como el moro sabia mas de aquel menester de 
una lanzada dio con el y con su caballo en el 
suelo. Visto esto de los cuatro que quedaban, 
los tres le acometieron, paresciendoles muy 
fuerte: de manera que ya contra el moro eran 
tres christianos,que cada uno bastavapara diez 
moros, y todos juntos no podian con este solo. 
Allí se vio en gran peligro : porque se le que- 
bró la lan^a, y los escuderos le davan mucha 
priessa: mas fingiendo que huya, puso las pier- 
nas á su caballo, y arremetió al escudero que 
derribara y como una ave se colgó de la silla, 
y le tomó su lan^a con la cual bolvio a hazer 
rostro á sus enemigos, que le yvan siguiendo 
(pensando que huya) y diose tan buena maña 
que á poco rato tenia de los tres los dos en el 
suelo. El otro que quedava, viendo la necesi- 
dad de sus compañeros, toco el cuerno y fué a 
ayudarlos. Aqui se iravó fuertemente la esca- 
ramuza: porque ellos esta van afrentados de 
ver que un caballero les durava tanto, y a 
el le yva mas que la vida en defenderse dellos. 
A esta hora le dio uno de los dos escuderos una 
lan<;ada en un muslo, que a no ser el golpe en 
soslayo se le passara todo. El con rabia de 
verse herido, bolvio por si: y diole una lan- 



zada, que dio con el y con su caballo muy mal 
herido en tierra. 

Rodrigo de Narvaez, barruntando la necesi- 
dad en que sus compañeros estaban, atravesó 
el camino, y como traya mejor caballo se ade- 
lanto: y viendo la valentía del moro quedo es- 
pantado porque de los cinco escuderos tenia 
los cuatro en el suelo y el otro casi al mismo 
punto. El le dixo. Moro vente á mi y si tu me 
vences yo te aseguro de los demás. Y comen- 
taron á trabar brava escaramuza: mas como 
el alcayde venia de refresco, y el moro y su 
caballo esta van heridos, davale tanta priessa 
que no podía mantenerse: mas viendo que en 
sola esta batalla le yva la vida y contenta- 
miento, dio una lanzada á Rodrigo de Nar- 
vaez, que á no tomar el golpe en su adarga, 
le hubiera muerto. El en recibiendo el golpe, 
arremetió a el y diole una herida en el brazo 
derecho, y cerrando luego con el, le travo á 
brazos : y sacándole de la silla, dio con el en 
el suelo. Y yendo sobre el, le dixo. Caballero, 
date por vencido, sino matarte he. Matarme 
bien podras, dixo el moro, que en tu poder me 
tienes: mas no podra vencerme, sino quien una 
vez me venció. El alcayde no paro en el mis- 
terio con que se dezian estas palabras, y usando 
en aquel asunto de su acostumbrada virtud, le 
ayudó á levantar porque de la herida que le 
dio el escudero en el muslo, y de la del brazo, 
aunque no heran grandes, y del gran cansan- 
cio y cayda, quedo quebrantado: y tomando 
de los escuderos aparejo, le ligo las heridas. Y 
hecho esto, le hizo subir en un caballo de un 
escudero, porque el suyo esta va herido: y bol- 
vieron el camino de Alora y yendo por el ade- 
lante hablando en la buena disposición y va- 
lentía del moro, el dio un grande y profundo 
suspiro : y hablo algunas palabras en Algara- 
vía, que ninguno entendió. Rodrigo de Nar- 
vaez iva mirando su buen talle y díspusicion, 
acordavasele de lo q ue le vio hazer : y pare- 
cíale que tan gran tristeza en animo tan fuerte 
no podía proceder de sola la causa que allí pa- 
rescia. Y por informarse del, le dixo. Caballero, 
mirad que el prisionero que en la prisión pierde 
el animo, aventura el derecho de la libertad. 
Mirad que en la guerra los caballeros han de 
ganar y perder: porque los mas de sus trances 
están subjectos á la fortuna: y paresce flaqueza 



que quien hasta aquí ha dado tan buena mués- 
tra de su esfuerzo, la de agora tan mala. Si sos- 
pirays del dolor de las llagas, a tugar vays do 
sereys bien curado. Si os duele la prisión, jor- 
nadas son de guerra i. que están subjectos cuan- 
tos la siguen. Y si teneys otro dolor secreto, 
fialdedemi,queyoos prometo como hijodalgo 
de hacer por remediarle lo que en mi fuere. El 
moro levantando el rostro, que en el suelo te- 
nia, le dixo. Como os llamays caballero que 
tanto sentimiento mostrays de mi mal? El le 
dixo. A mi llaman Rodrigo de Narvaez, soy 
Alcayde de Antequera y Alora. El moro tor- 
nando el semblante algo alegre le dixo. Por 
cierto ahora pierdo parte de mi quexa: pues ya 
que mi fortuna me fue adversa, me puso en 
vuestras manos, que aunque nunca os vi, sino 
agora, gran noticia tengo de vuestra virtud y 
esperiencia de vuestro esfuerzo: y por que no 
os parezca que el dolor de las heridas me haze 
sospirar, y también porque me paresce que en 
vos cabe cualquier secreto, mandad apartad 
vuestros escuderos, y hablaros he dos pala- 
bras. El Alcayde los hizo apartar, y quedando 
solos, el moro arrancando un gran suspiro, le 
dixo. Rodrigo de Narvaez, Alcayde tan nom- 
brado de Alora, esta atento á lo que te dixere, y 
beras si bastan los casos de mi fortuna a derri- 
bar un coraron de un hombre captivo. A mi 
llaman Abindarraez el mofo, a differenda de 
un tío mió hermano de mi padre, que tiene 
el mismo nombre. Soy de los Abencerrajes de 
Granada, de los quales muchas, vezes avras 
oydo dezir: y aunque me bastava la lastima 
presente, sin acordar las pasadas, todavía te 
quiero contar esto. 

»Hubo en Granada un linage de caballeros, 
que llamavan los Abencerrajes , que eran flor 
de todo aquel reino : porque en gentileza de 
sus personas, buena gracia, disposición y gran 
esfuerzo, hazian ventaja a todos los demás, eran 
muy estimados del Rey y de todos los caballe- 
ros, y muy amados y quistos de la gente co- 
mún. En todas las escaramuzas que entravan, 
salían vencedores: y en todos los regozijos de 
caballería se señalavan. Ellos inventavan las 
galas y los trages. De manera que se podia biea 
decir, que en exercicio de paz y de guerra, 
eran regla y ley de todo el reyno. Dizese: que 
nunca huvo Abencerraje escaso, ni cobarde, ni 



1677 211 

de mala disposición, No se tenia por Abence- 
rraje el que no servia dama, ni se tenia por 
dama la que no tenia Abencerraje por servidor. 
Quiso la fortuna enemiga de su bien, qué de 
esta excelencia cayessen de la manera que oy- 
ras. El Rey de Granada hizo á dos de estos Ca- 
balleros, los que mas valían, un notable & in- 
justo agravio, movido de falsa información, que 
contra ellos tuvo. Y quísose dezir (aunque yo 
no lo creo) que estos dos y a su instancia otros 
diez, se conjuraron de matar al Rey: y dividir 
el reyno entre si, vengando su injuria. Esta con- * 
juracion, siendo verdadera, ó falsa, fué descu- 
bierta: y por no escandalizar el Rey el reyno, 
que tanto los amava, los hizo a todos una no- 
che degollar: por que a dilatar la injusticia, no 
fuera poderoso de hazella. OfFrescieronse al 
Rey grandes rescates por sus vidas: mas el 
aun escuchallo no quiso. Quando la gente se 
vio sin esperanza de sus vidas, comentó de 
nuevo á llorarlos. Llorábanlos los padres que 
los engendraron, y las madresque los parieron, 
llorábanlos las damas a quien servían, y los 
caballeros con quien se acompañaban. Y toda la 
gente común al^ava un tan grande y continuo 
alarido, como si la ciudad se entrara de ene- 
migos: de manera que si a precio de lágrimas 
se huvieran de comprar sus vidas, no murieran 
los Abencerrajes tan miserablemente. Vees aqui 
en lo que acabo tan esclarecido linage, tan prin- 
cipales Caballeros como en el havia: considera 
quanto tarda la fortuna en subir un hombre y 
quan presto le derriba. Quanto tarda en eres- 
cer un árbol y quan presto va al fuego. Con 
quanta di&cultad se edifica una casa y con 
quanta brevedad se quema. Quantos podrían 
escarmentar en las caberas destos desdichados: 
pues tan sin culpa padecieron con público pre- 
gón, siendo tantos y tales y estando en el favor 
del mismo Rey, sus casas fueron derribadas, 
sus heredades enagenadas : y su nombre dado 
en el reyno por traydor. Resulto deste infelice 
caso, que ningún Abencerraje pudiesse vivir 
en Granada salvo mi padre y un tio mÍo que 
hallaron innocentes deste delito : i condición 
que los hijos que les nasciese embiasen á criar 
fuera de la ciudad: para que no bolviesen í 
ella, y las hijas cassasen fuera del reyno. 

»Rodrigo de Narvaez que estava mirando 
con quanta passion le contava su desdicha le 



212 



157: 



dixo. Por cierto, caballero, vuestro quento es es- 
traRo, y la sin razón que a los Abencerrajes se 
hizo fue grande, porque no es de creer que sien- 
do ellos talescometiesscn traycion.Escomoyo 
lo digo, dixo el. Y aguardad mas y vereys como 
desde allí todos los Abencerrajes deprendimos 
a ser desdichados. Yo salí al mundo del vientre 
de mi madre, y por cumplir mi padre el man- 
damiento del Rey, embiome a Cártama al Al- 
cayde que en ella estava, con quien tenia es- 
trecha amistad. Este tenia una hija, casi de 
■ mi edad, a quien amava mas que a si: porque 
allende de ser sola y hermosísima, le costo la 
muger que murió de su parto. Esta y yo, en 
nuestra niñez, siempre nos tuvimos por her- 
manos (porque asi nos oyamos llamar) nunca 
me acuerdo haber passado hora que no estu- 
viesscmos juntos. Juntos nos criaron, juntos 
andavamos, juntos comíamos y beviamos. Nas- 
cionos desta conformidad un natural amor que 
fué siempre creciendo con nuestras hedades. 
Acuerdóme que entrando una siesta en la 
huerta, que dizen de los jazmines, la halle sen- 
tada junto i la fuente, componiendo su her- 
mosa cabera. Mirela vencido de su hermosura 
y paresciome a Salmacis: y dixe entre mí. 
O quien fuera Trocho para parescer ante esta 
hermosa diosa. No se como me peso de que 
fuese mi hermana; y no aguardando mas f uime 
a ella; y cuando me vio, con los bracos abiertos 
me salió a rescebir, y sentándome junto a sí 
me dixo. Hermano, como me dexasCe tanto 
tiempo sola? Vo la respondí, Seilora mia: por- 
que ha gran rato que os vusco, y nunca halle 
quien me dixese do estavades, hasta que mi 
cora9on me lo dixo. Mas dezidme aora que 
certinidad teneys vos de que seamos herma- 
nos? Yo, dixo ella, no otra, mas del gran amor 
que te tengo, y ver que todos nos llaman her- 
manos. Y si no lo fuéramos, dixe yo, quisie- 
rasme tanto. No ves, dixo ella, que i no serlo 
no nos dexara mi padre andar siempre juntos 
y solos? Pues si ese bien rae havian de quitar, 
dixe yo, mas quiero el mal que tengo. Enton- 
ces ella encendiendo su hermoso rostro en 
color, me dixo. Y que pierdes tu en que sea- 
mos hermanos? Pierdo a mi y á vos, dixe yo. 
Yo no te entiendo, dixo ella, mas a mi me 
paresce que solo serlo, nos obliga á amar- 
nos naturalmente. A mi, sola vuestra her- 



mosura me obliga, que antes essa h< 
paresce :jue me resfria algunas ven 
esto baxando mis ojos, de empacho 
le dixe, vila en las aguas de la fuen 
prio como ell.i era: de suerte que dor 
que volvia la cabera hallava su íma 
mis tntrañis la mas verdadera. Y di 
a mi mismo (y pesarame que algu 
Oi'cra). Si yo me anegase agora en es 
donde veo á mí señora, cuanto inas<i 
moriria yo que Narciso. Y si ella I 
como yo la amo, que dichoso seria j 
fortuna nos permitiese vivir siemp 
que sabrosa vida seria la mia. Dizi 
levánteme, y bolviendo las manos i 
mines, de que la fuente estava rodé 
dándolos con arrayan hize una hern 
nalda, y poniéndola sobre mi cabera 
a ella coronado y vencido. Ella pusí 
en mi (a mi parescer) mas dulcemen 
ha. y quitándomela, la puso sobre s 
Paresciome en aquel punto mas hei 
Venus, quando salió al juyzio de la 
y bolviendo el rostro a mi, me dix 
paresce agora de mi, Abindarraez? Y 
Paresceme que acabays de vencer el 
que 05 coronan por reyna y señora di 
tandose me tomo por la mano y mi 
csso fuera, hermano, no perdierades 
Yo sin la responder la segui hasta qi 
de la huerta. Esta engaflosa vida tras 
cho tiempo, hasta que ya el amor po: 
de nosotros nos descubrió la cautela, 
fuimos creciendo en edad ambos aci 
entender que no eramos hermanos. 1 
lo que sintió al principio de saberli 
nunca mayor contentamiento recefa 
después acá lo he pagado bien. En 
punto que fuimos certificados de 
amor limpio y sano que nos teniai 
mcn^o a daí\ar y se convenio en a 
enfermedad, que nos durará hasta 
Aqui no hubo primeros movimient 
cusar, porque el principio de estos a 
un gusto y deleite fundado sobre 
después no vino el mal por principii 
golpe y todo junto, yayo tenia mi 
miento puesto en ella y mi alma he 
dída de la suya. Todo lo que no ve 
me parecia feo, escusado y sin proví 



mundo. Todo mi pensamiento era en día. Ya 
en este tiempo nuestros pasatiempos eran di- 
íérentes, ya yo la miraba con recelo de ser 
sentido, ya tenia invidia del sol que la tocaba. 
Su presencia me lastimava la vida, y su au- 
sencia me enflaquecía el corazón. Y de todo 
esto creo que no me devia nada: porque me 
pagaba en la misma moneda. Quiso la fortuna, 
embidiosa de nuestra dulce vida, quitarnos 
este contentamiento, en la manera que oirás. 
»E1 Rey de Granada, por mejorar en cargo al 
Alcaide de Cártama, envióle á mandar que 
luego dejase aquella fuerza, y se fuese i Coin 
(que es aquel lugar frontero del vuestro) y que 
me dejase á mi en Cártama en poder del al- 
caide que á ella viniese. Sabida esta desastrada 
nueva por mi sefiora y por mi juzgad vos (si 
algún tiempo fuistes enamorado) lo que podría- 
mos sentir. Juntamonos en. un lugar secreto á 
llorar nuestro apartamiento: Yo la llamaba se- 
ñora mia, alma mía, solo bien mío (y otros 
dulces nombres que el amor me enseftaba). 
Apartándose vuestra hermosura de mi, terneis 
alguna vez memoria de este vuestro captivo. 
Aquí las lágrimas y suspiros atajaban las pala- 
bras. Yo esforzándome para decir mas, malparía 
algunas razones turbadas de que no me acuerdo, 
porque mi señora llevo mi memoria consigo. 
Pues quien os contase las lástimas que ella hacia 
(aún que i mi siempre me parescian pocas). 
Declame mil dulces palabras que hasta ahora 
me suenan en las orejas: y al fin porque no nos 
sintiesen, despedimonos con muchas lagrimas 
y sollozos dejando cada uno al otro por prenda 
un abrazo, con un suspiro arrancado de las 
entrañas. Y porque ella me vio en tanta nece- 
sidad y con señales de muerto, me díxo. Abín- 
darraez á mi se me sale el alma en apartarme 
de ti; y porque siento de ti lo mismo yo quiero 
ser tuya hasta la muerte, tuyo es mi corazón, 
tuya es mi vida, mi honra y mihazíenda, ycn 
testimonio de esto, llegada a Coyn, donde 
agora boy con mi padre, en teniendo lugar de 
hablarte, ó por ausencia, ó indisposición suya 
(que ya deseo) yo te avisare. Iras donde yo 
estuviere, y alii yo te daré lo que solamente 
llevo comigo, debajo de nombre de esposo, 
qne de otra suerte ni tu lealtad, ni mi serlo 
consentirían, que todo lo demás muchos dias 
ha que es tuyo. Con esta promesa mi coragon 



7 213 

se sosiego algo y bésela las manos por la mer- 
ced que me prometía. Ellos se partieron otro 
dia, yo quede como quien caminando por unas 
fragosas y ásperas montañas, se le eclypsa el 
sol. Comente á sentir su ausencia ásperamente, 
buscando falsos remedios contra ella. Miraba las 
ventanas do se solía poner, las aguas do se bafla- 
va, la cámara en que dormía, el jardin do repo- 
sava la siesta. Andava todas sus estaciones y en 
todas ellas hallava representación de mí fatiga. 
Verdad es que la esperanza que me dio de lla- 
marme, me sostenía: y con ella engafiava parte 
de mis trabajos aunque algunas vezes de verla 
alargar tanto me causava mayor pena, y holgara 
que me dexara del todo desesperado: porque la 
desesperación fatiga basta que se tiene por 
cierta, y la esperanza hasta que se cumple el 
deseo. Quiso mi ventura que esta mañana mi 
señora me cumplió su palabra, embiandome á 
llamar con una criada suya, de quien se fiaba: 
porque su padre era partido para Granada, 
llamado del Rey para bolver luego. Yo, resus- 
citado con esta buena nueva apercebime: y 
dexando venir la noche por saUr mas secreto 
puseme en el hábito que me encontraste, por 
mostrar a mi sefiora el alegría de mi coraron: 
y por cierto no creyera yo que bastaran cien 
caballeros juntos a tenerme campo, porque 
traya mi señora comigo, y si tu me venciste, 
no fué por esfuerzo (que no es possible) sino 
porque mi corta suerte, ola determinación del 
cíelo, quisieron atajarme tanto bien. Assi, que 
considera tu aora, en el fin de mis palabras, el 
bien que perdí, y el mal que tengo. Yo yva de 
Cártama a Coin, breve jornada (aunque el 
deseo la alargava mucho) el mas hufano Aben- 
cerraje que nunca se vio, yva llamado de mi 
señora, a ver a mi señora, a gozar de mi seño- 
ra, y a casarme con mi señora. Veome aora 
herido, captivo, y vencido; y lo que mas siento 
que el termino y conyuntura de mi bien se aca- 
ba esta noche. Dexame pues chistiano consolar 
entre mis sospiros, y no los juzgues a flaqueza: 
pues lo fuera muy mayor tener ánimo para 
sufrir tan riguroso trance. 

»Rodrígo de Narvaez quedo espantado y 
apiadado del estraño acón tese i miento del moro; 
y paresciendoie que para su negocio ninguna 
cosa le podría dañar mas que la dilación, le 
dixo. Abindarraez, quiero que veas que puede 



■iU 



157: 



mas mi virtud que tu niyn fortuna. Si tu me 
prometes como caballero de bolver á mi pri- 
sión dentro de tercero dia yo te d^re libertad 
para que sigas tu camino: porque me pesa- 
ría de atajarte tan buena empresa. El moro 
quando lo oyó, se quiso de contento echar á 
sus pies, y le dixo. Rodrigo de Narvaez si vos 
esso hazeys, avreys hecho !a mayor gentileza 
de coraron, que nunca hombre hi/o, y á mi me 
dareys la vida, Y para lo que pedis, tomad de 
mi la seguridad que quisieredes, que yo lo 
cumpliré. El Alcayde llamó a sus escuderos, y 
les dixo. Señores, fiad de mi este prisionero 
que yo salgo tiador de su rescate. Ellos dixeron 
que ordenasse a su voluntad, Y tomando la 
mano derecha entre las dos suyas al moro te 
dixo. Vos pronieteysme como caballero de bol- 
ver á mi Castillo de Alora á ser mi prisionero 
dentro de tercero dia? El le dixo. Si prometo. 
Pues yd con la buena ventura, y si para vues- 
tro negocio teneys necesidad de mi persona, o 
de otra cosa alguna, también se hará. Y di- 
ziendo que se lo agradescia, se Ía6 camino de 
Coyn a mucha priessa. Rodrigo de Narvaez y 
sus escuderos se bolvieron i Alora, hablando 
en la valentía y buena manera del moro. 

Y con la priessa que el Abencerraje llebava, 
no tardo mucho en llegara Coyn, yéndose de- 
recho a la fortaleza, como le hera mandado, no 
paro hasta que hallo una puerta que en ella 
avia : y deteniéndose allí comento a reconocer 
el campo por ver si avia algo de que guar- 
darse, y viendo que estava todo seguro toco 
en ella con el cuento de la lam^a, que esta era 
la señal que le avia dado la dueña. Luego ella 
misma le abrió, y le dixo. En que os aveys 
detenido señor mió? que vuestra tardanza nos 
ha puesto en gran confusión. Mi señora ha 
rato que os espera: apeaos y subireys donde 
está. El se apeó y pusso su caballo en un lugar 
secreto, que alli halló. Y dexando Iani;a con su 
darga y cimitarra, llevándole la dueña por la 
mano, lo mas passo que pudo, por no ser sen- 
tido de la gente del castillo, subió por una esca- 
lera, hasta llegar al aposento de la hermosa Xa- 
rifa (que asi se llamaba la dama). Ella que ya 
avia sentido su venida, con losbrai,~os abiertos 
le salió a rescebir. Ambos se abracaron, sin 
ablarse palabra del sobrado contentamiento. 

Y la dama le dixo. En que os aveys detenido, 



señor mió? que vuestra tardanfa me )i 
engrancongoxaysobresalto. Mi seflori 
vossaveysbienquepormi negligencia 
sido: mas no siempre suceden las co 
los hombres dessean. Ella le tomo por 
y le metió en una cámara secreta. Y se 
sobre una cama que en ella avia, le i 
querido, Abindarraez, que veays en 
ñera cumplen las captivas de amor ) 
bras; porque desde el dia que os li 
prenda de mi coraron, he vuscado 
para quitárosla. Yo os mandé venir i 
castillo a ser mi prisionero, como y 
vuestra, y ha/eros señor de mi perw: 
la hazienda de mi padre, debaxo de nc 
esposo, aunque esto, según entiendo, s 
contra su voluntad, que como no tie 
conoscimiento de vuestro valor y esper 
vuestra virtud como yo, quisiera damn 
mas rico: mas yo, vuestra persona y 
tentamiento tengo por la mayor riq 
mundo. Y diziendo esto baxú la cabe 
trando un cierto empacho de averse de; 
tanto. El moro la tomo entre sus bra^ 
sandola muchas vezes las manos por h 
que le hazia, la dixo. Sefloia mia, en 
tanto bien como me habíes ofrescido i 
que daros que no sea vuestro, sino 
prenda, en señal que os rescibo por ii 
y esposa. Y llamando a la dueña, se des 
Y siendo desposados se acostaron en i 
donde con la nueva experiencia ena 
mas el fuego de sus corazones. En ( 
quista pasaron muy amorosas obras y | 
que son mas para contemplación que 
criptura. Tras esto al moro vino dd p 
pensamiento, y dexando llevarse del dio 
sospiro. La dama no podiendo sufrir tai 
ofensa de su hermosura y voluntad c 
fuerza de amor le bol vio i s( y le dixo. Q 
Abindarraez? paresce que te has entl 
con mi alegría: yo te oyó sospirar rebo 
el cuerpo á todas partes: pues si yo S 
tu bien y contentamiento, como me dei 
quien sospiras? y si no lo soy, porque 
gaf>aste? si has hallado alguna falta 
persona , pon los ojos en mi volunt 
vasta para encubrir muchas: y sí sin 
dama, dime quien es para que la sirva ] 
tienes otro dolor secreto de que yo 



ofendida, dimelo que ó yo moriré ó te librare 
del. El Abencerraje corrido de lo que había 
hecho, y paresciendole que no declararse, era 
ocasión de gran sospecha, con un apasionado 
aospiro la dixo. Señora mia, si yo no os qui- 
siera mas que a mf do huviera hecho este sen- 
timiento : porque el pesar que comígo trajTa, 
sufríale con buen animo cuando iva por mi 
solo: mas aora que me obliga á apartarme de 
vos, no tengo fuerzas para sufrirle, y assi en- 
tendereys que mis suspiros se causan mas de 
sobra de lealtad que de falta della. Y porque 
no esteys mas sospensa sin saber de que, quiero 
deciros lo que pasa. Luego le contó todo lo que 
había sucedido: y al cabo la dixo. De suerte 
señora que vuestro captivo lo es también del 
Alcayde de Alora, y no siento la pena de la 
prisión, que vos cnsefiastes mi coraron a sufrir: 
mas vivir sin vos tendría por la misma muerte. 
La dama con buen semblante le dixo: No te 
congoxes, Abindarraez, que yo tomo el reme- 
dio de tu rescate a mi cargo: porque 3 mi me 
cumple mas. Yo digo asi, que cualquier caba- 
llero que diere la palabra de bolver a la prisión, 
cumplirá con embiar el rescate que se le puede 
pedir: para esto ponedle vos mismo el nombre 
que quisierdes, que yo tengo las llaves de las 
riquezas de mi padre, yo os las pornc en vues- 
tro poder, embiad de todo ello lo que os pa- 
resciere. Rodrigo de Narvaez es buen caballero 
y os dio una vez libertad, y le fiastes este ne- 
gocio, que le obliga aora a usar de mayor vir- 
tud. Yo creo que se contentara con esto , pues 
teniendo os en su poder ha de hazer lo mis- 
mo. El Abencerraje la respondió : bien parece 
seftora mia que lo mucho que me quereys no os 
dexa que me aconsq'eys bien: por cierto no 
cayre yo en tan gran yerro porque si quádo 
venia a uerme con vos, que yua por mi solo, es- 
taua obligado a cumplir mi palabra, aora que 
soy vuestro se me a doblado la obligación. Yo 
boluere a Alora y me porne en las manos del 
Alcayde della y tras hazer yo lo q deuo, haga 
el lo q quisiere. Pues nuca Dios quiera, dixo 
Xarifa, que yfido vos a ser preso quede yo libre, 
pues no lo soy , yo quiero acompañaros en esta 

Jornada, que ni el amor que os tengo, ni el 
miedo que he cobrado a mi padre de auerle 
ofíendido me consentirá hazer otra cosa. El 

moro llorando de contatsmíento la abraco y 



1577 215 

le dixo, siempre vays señora mía acrescentan- 
dome las mercedes, hágase lo que vos quisier- 
des que assi lo quiero yo: y con este acuerdo 
aparejando lo necessario , otro dia de mañana 
se partieron llenando la Dama el rostro cu- 
bierto por no ser conoscida. Pnes yendo por 
su camino adelante hablando en díuersas cosas, 
toparon vn hombre viejo; la dama le pregunto 
donde yua. El la dixo. Voy a Alora a negocios 
q tengo con el alcayde della, q es el mas hon- 
rado y virtuoso cauallero que yo jamas vi. Xa- 
rife se holgó mucho de oyr esto, paresciendo 
le que pues todos hallauan tanta virtud en este 
cauallero, que tambic la hallarían ellos que tan 
necessitados estañan della. Y boluiendo al ca- 
mínate, le dixo. Dezid hermano, sabeys vos 
d'essecaualleroalgunacosaqaya hecho notable? 
Muchas sé, dixo el, mas contaros he vna por 
donde entédereys todas las demás. Este caua- 
llero fue primero alcayde de Antequera, y allí 
anduuo mucho tiempo enamorado de una dama 
muy hermosa, en cuyo seruicio hizo mil gen- 
tilezas, que son largas de contar: y aunque ella 
conoscia el valor deste cauallero amaua a su 
marido tanto , que hazia poco caso del. Acón- 
teselo assi , que un dia de verano acabando de 
cenar, ella y su marido se baxaron a vna huerta 
que tenia dentro de casa: y el lleuaua vn ga- 
uilan en la mano, y lanzándole a vnos paxaros, 
ellos huyeron, y fueronse a socorrer a una far^, 
y el gauilan como astuto, tirando el cuerpo a 
fuera, metió la mano, y saco y mato muchos 
dellos. El cauallero le cebó, y boluió a la dama, 
y la dixo. Que os paresce señora del astucia cO 
que el gauilan encerró los paxaros, y los mató? 
pues hago os saber, que quádo el alcayde de 
Alora escaramu^ con los moros, assi los sigue, 
y assi los mata. Ella fingiendo no le conoscer, 
le pregunto quien era. Es el mas valiente y 
virtuoso cauallero, que yo hasta oy vi. Y co- 
mento a hablar del muy altamente, tanto que 
a la dama le vino vn cierto arrepentimiento, y 
dixo. Pues como ! los hombres están enamora- 
dos de este Cauallero, y que no lo esté yo de el, 
estandolo el de mi! Por cierto yo estare bien 
disculpada de lo que por el hizierc, pues mi 
marido me ha informado de su derecho, otro 
dia adelante se ofrescio que el marido fue fuera 
de la dudad y no pudiendo la dama sufrirse en 
si embiole a llamar con una criada suya. Ro- 



216 



1577 



drígo de Naruaez estuuo en poco de tornarse 
loco de plazer aüque no dio crédito a ello acor- 
dando se le de la aspereza que siempre le auia 
mostrado. Mas con todo esso a la hora concer- 
tada muy á recado fue a ver la Dama que le es- 
taña esperado en un lugar secreto, y alli ella 
echo de ver el yerro que auia hecho y la ver- 
güenza que pasaua en requerir aql de quien 
tanto tiempo auia sido requerida, pensaua tam- 
bién en la fama que descubre todas las cosas, 
temia la inconstácia de los hombres y la offensa 
del marido, y todos estos incon nenien tes (como 
suelen) aprouecharó de vencerla mas, y pas- 
sando por todos ellos le rescibio dulcemente y 
le metió en su cámara donde passaró muy dul- 
zes palabras, y en fin dellas le dixo. Señor Ro- 
drigo de Naruaez, yo soy vuestra de aqui ade- 
lante, sin que en mi poder quede cosa que no 
lo sea, y esto no lo agradezcays a mi que todas 
vuestras passiones y diligencias, falsas, o verda- 
deras, os aprouechará poco comigo, mas agra- 
desceldo a mi marido que tales cosas me dixo 
d' vos que me han puesto en el estado que 
aora estoy. Tras esto le coto quáto con su ma- 
rido auia passado y al cabo le dixo: y cierto se- 
ñor vos deueys a mi marido mas que el a vos: 
Pudieron tanto estas palabras con Rodrigo de 
Naruaez que le causaron confusión y arrepen- 
timiento del mal que hazia á quien del dezia 
tantos bienes, y apartádose a fuera, dixo. Por 
cierto señora yo os quiero mucho y os qrre de 
aqui adeláte, mas nuca Dios quiera que a hom- 
bre que tan afficionadamente ha hablado en 
mi haga yo tá cruel daño. Antes de oy mas he 
de procurar la honra de vuestro marido como 
la mia ppria, pues en ninguna cosa le puedo 
pagar mejor el bien que de mi dixo. Y sin 
aguardar mas, se boluio por dóde auia venido. 
La dama deuio de quedar burlada: y cierto 
(señores) el cauallero, a mi paresccr vso de 
grá virtud y valétia, pues venció su misma vo- 
luntad. El Abéccrraje y su dama QJaró admi- 
rados del cueto: y alabadole mucho, el dixo, 
q nuca mayor virtud auia visto d'hóbre. Ella 
respódio. Por dios señor yo no quisiera serui- 
dor ta virtuoso : mas el deuia estar poco ena- 
morado, pues tá presto se salió a fuera: y pudo 
mas có el la hora del marido q la hermosura 
d'la muger. Y sobre esto dixo otras muy gra- 
ciosas palabras. Luego Uegaró a la fortaleza: y 



llamado a la puerta, fue abierta por las guanbi, 
q ya tenia noticia d'lo passado. Y yendo vn 
hóbre corrido a llamar al alcayde le dixo. Se* 
ñor en el castillo esta el moro q vecíste, y trae 
cósigo voa gentil dama. Al alcayde le dio el 
corado lo q podia ser: y baxo abaxo. El Aben- 
cerraje tomado su esposa de la mano , se fue a 
el, y le dixo. Rodrigo d'Naruaez, mira si te 
cüplo bien mi palabra, pues te prometí de 
traer un preso, y te trayo dos, que el vno basta 
para vencer otros muchos. Ves aqui mi señora, 
juzga si he padescido có justa causa. Rescibenos 
por tuyos, q yo fio mi señora y mi honra de tí. 
Rodrigo de Naruaez holgó mucho de verlos, y 
dixo a la dama. Yo no se qual de vosotros deue 
mas al otro: mas yo deuo mucho a los dos. En- 
trad y reposareys en esta vfa casa: y tenelda de 
aqui adelate por tal, pues lo es su, dueño. Y cO 
esto se fuero a vn aposento q les estaua apare- 
jado y de ay a poco comierd porq venia casados 
del camino. Y el alcayde pregüto al AbScerraje. 
Señor q tal venis de las heridas? Paresceme 
señor que con el camino las trayo enconadas, 
y con algü dolor. La hermosa Xarifa muy al- 
terada, dixo. Que es esto señor, heridas teneys 
vos de q yo no sepa.^ Señora, quié escapo de las 
vuestras, en poco terna otras: verdad es que de 
la escaramu9a de la otra noche saque dos pea- 
ñas heridas, y el camino y no auerme curado 
me auran hecho algü daño, Bi6 sera dixo el 
Alcayde, q os acosteys y verna vn zurujano 
que hay en el castillo, Luego la hermosa Xa- 
rifa le comen 90 a desnudar con grande altera- 
ción, y viniédo el maestro y viéndole, dixo que 
no hera nada, y con vn vnguento q le puso le 
quito el dolor y de ay a tres dias estuuo sano. 
Vn dia acaescio que acabado de comer el 
Auencerraje dixo estas palabras. Rodrigo de 
Naruaez, segü eres discreto en la manera de 
nuestra venida entenderás lo demás, yo tengo 
e'-peran9a que este negocio q esta tá dañado se 
ha de remediar por tus manos: esta dueña es 
la hermosa Xarifa de quit3 te huue dicho es mi 
señora y mi esposa, no quiso quedar en coyn, 
de miedo d'auer offendido a su padre, todavía 
se teme deste caso, bie se Q por tu virtud te ama 
el Rey, aunque eres Christiano , suplicóte al- 
cances del Q nos perdone su padre , por auer 
hecho esto sin que el lo supiesse pues la for- 
tuna lo traxo por este camino. El Alcayde les 



■I 



; 



■ * . 

••1 

I! 



(1 
I . 

1: 
(■ 

I 



¡•^ 



218 



1578 



t 1 

I ; 






( ■ 



i! 

l! 
. I 

I ■ 
\ 



(las buenas obras , prisiones son de los nobles 
corazones.) Y si tu por alcanzar honra y fama 
acostumbras hazer bien a los que podrías des- 
truyr: yo por parescer a aquellos donde vengo 
y no degenerar de la alta sangre de los Aben- 
cerrajes, antes coger y meter en mis venas toda 
la q dellos se vertió, estoy obligado a agrades- 
cerlo, y ser ui rio. Rescibiras de esse breue pre- 
sente la volütad de quié le embia, que es muy 
grande y de mi Xarifa : otra tan limpia y leal, 
que me contento yo de ella.» 

£1 alcayde tuuo en mucho la grandeza y cu- 
riosidad del presente: y rescibiendo del los caua- 
líos, y lan9aS| y dargas, escriuio a Xarifa assi. 

«CARTA DE EL ALCAYDE DE ALORA, 
Á LA HERMOSA XARIFA. 

»Hermosa Xarifa. No ha querido Abinda- 
rraez dexarme gozar de el verdadero triumpho 
de su prisión, que consiste en perdonar y hazer 
bien : y como a mi en esta tierra nunca se me 
ofrescio empresa tan generosa, ni tan digna de 
Capitán Español, quisiera gozarla toda y la- 
brar della vna estatua para mi posteridad y 
descendencia. Los cauallos y armas rescibo yo 
para ayudarle a defender de sus enemigos. 
Y si en embiarme el oro se mostró cauallero ge- 
neroso, en rescebirlo yo paresciera cobdicioso 
mercader: yo os siruo con ello en pago de la 
merced que me hezistes en seruiros de mi en 
mi castillo. Y también señora yo no acostum- 
bro robar damas, sino seruirlas, y horarias (i). 

»Y con esto les boluio a embiar las doblas. 
Xarifa las rescibio, y dixo. Quien pensare ven- 
cer a Rodrigo de Naruaez, de armas, y cortesía, 
pensara mal .» 

»De esta manera quedaron los vnos de los 
otros muy satisfechos y contentos , y trauados 
con tan estrecha amistad, que les duro toda la 
vida.» 

En casi todas las poesías amatorias del /;/- 
ventarlo^ se muestra el autor muy apasionado 
por su dama, y muy reservado con respecto al 



(i) Nota de mano de D. Bartolomé José Gallardo en 
el ejemplar que fue de su propiedad: 

Esto par ene qe tstá escrito con pluma del ala de algún 
angil. 



nombre y calidades de la misma. La causa 
tal reserva pudiera encontrarse en estas qn 
tillas, si es que las podemos tomar como y* 
daderos escapes de válvula. 

Fol. 31: 

«Conozco que soy tocado 
de culpa de atreuimiento 
que vuestro merescimiento 
no puede ser desseado 
sin traspassar mandamientos.» 

Fol. 37 : 

«Y aunque en parte se destempla 
mi estado de vuestro estado , 
mi ser al vuestro contempla, 
como instrumento templado 
al otro con quien se templa.» 

Fol. 56: 

«Aunque hay mucha differencía 
de mi ser á vuestro estado , 
por privilegio extremado 
tiene cierta conuenencia 
la causa con lo causado.» 

Segunda edición. La primera es de Medíi 
del Campo, 1565. 

(Bib. de D. José Sancho Rayón.) 

1578 

1 82.— Granada (Fr. Luis de). 

Gvia de Peccadores | en la qual s 
trata copiosamen | te de las grande 
riquezas y hermosura de la | Virtu 
y del camino que se ha de lie- | ua 
para alcangar | la. | Compuesto po 
Fray Luis de Granada de la ordei 
de I Sancto Domingo. | 1Í Este libr 
Christiano Lector, sale agora nueua 
men- | te añadido y emendado, y quas 
hecho otro nueuo, | por el mismo Au 
thor, con aprobación y licencia, | ; 
priuilegio Real de su Magestad, com( 
por el pare | sce, y assi agora pued 
correr y ser leydos de todos. (Viflet 



220 



1578 



Bonardo todo el papel que para hacer la dicha 
impresión fuere menester para los quinientos 
libros de cada una de la dicha impresión e 
libros suso declarados, e ha de ser papel del nú- 
mero uno y la demás impresión del número 
dos , lo cual le an de dar y entregar como lo 
fuere pidiendo e gastando en la dicha impre- 
sión, de forma que por falta de papel, no cese 
la dicha impresión. E se obligaba e obligo 
que por razón de darle y entregarle los dichos 
Juan Boyer e Ambrosio Duport, el dicho papel 
para hacer la dicha impresión, les dará y entre- 
gará la mitad de todos los dichos libros suso 
declarados y especificados, que son setecientos 
cicuenta cuerpos de cada uno de ellos, e se los 
irá entregando ansi como los fuere acabando 
de imprimir cualquier parte de los dichos 
libros, e demás de lo susodicho, no obstante 
que el papel que los dichos Juan Boyer e Am- 
brosio Duport, dan al dicho Cornelio Bonardo 
vale mas que el trabajo e costa que ha de tener 
en la dicha impresión, en la mitad que a ellos 
les pertenece, le darán e pagarán cuatrocientos 
reales en la suerte de libros que les pidiere á 
los precios que los acostumbran vender, estos 
dados allende de la demasía de lo que vale 
mas el dicho papel que ansi le dan para la di- 
cha impresión, de lo cual le hacen gracia e se 
han de obligar de no le pedir en razón de la di- 
cha demasía cosa alguna. Y el dicho Cornelio 
Bonardo dixo, se obliga r obligó que por razón 
del dicho privilegio por la mitad que ansi toca 
á los dichos Juan Boyer y Ambrosio Duport, 
no les pedirá el ni otra persona cosa alguna 
porque lo suso dicho es suficiente cantidad, y en 
caso que mas valga, desde luego dixo, les acia, 
e hizo gracia, quita remisión e perdón e dono 
en ello, e se obligo el dicho Cornelio Bonardo, 
que en razón délo susodicho no les será puesto 
ni movido ningún pleito e les será cierta e 
segura la dicha impresión e «i algún pleyto ó 
demanda les fuere puesta á los dichos Juan Bo- 
yer y Ambrosio Duport, ó la dicha impresión 
no les fuere segura les sacará á paz é á salvo 
de cualquier pleyto ó demanda que sobre ello 
les sea movido y les pagará todo el daño que 
por no les ser cierta la dicha impresión les rc- 
cresciere, e les dará e pagará, volverá e resti- 
tuirá todo el papel que para hacer la dicha im- 
presión le fuere entregado por los dichos Juan 



Boyer e Ambrosio Duport, según 
mostraren por la cuenta jurada q 
dieren luego que lo tal acaezca, á la 
cuenta dixo se le ha de dar entera I 
en juicio y fuera de el do parezca, 
quiere se le aga execucion e lo pa| 
mente, e para ello dixo que obliga 
su persona e bienes muebles y raio 
por aver (Si guen las seguridades ore 
Ambrosio Duport=Juan Boyer=C 
nardo = Ante mi Francisco de Ksp 

(Protocolo de Francisco de Espinosa, 1587 

1 83.— Granada (Fr. Luis de). 

Libro de la Oración y Me 

Medina del Campo, 1578. 



8/ 



(Nicolás Á 



La licencia para este libro y pai 
de pecadores se dio á Juan de Terci 
1577. (V. el número anterior.) 

1 84.— Martínez (Diego), 

Formulario de las provisic 
dan los Obispos, en latín y i 
Medina del Campo, 1578. 

En el Catálogo de Juan Rodríguez 
número 3 , se anunció esta obra come 
Nosotros hemos añadido el nombre 
suponiendo que es una nueva edi 
que ya hemos anotado en esta monc 
el núm. 175. 

l85.-Pinto (Héctor). 

Imagen de | la vida chrÍ5 
ordenada por Diálogos, | Com 
bros de su i Composición. El ] 
es de la Verdadera philosopi 
segundo, de la Religión. | El 
de la Justicia. | El quarto, ái 
bulacion. | El quinto, De la v 
taria. | El sexto, de la Memo 



Muerte. | Compvestos en len- | gua 
Portuguesa, por el muy reuerendú y | 
docto padre fray Héctor Pinto, de la | 
orden del glorioso S. Hiorony- ¡ mo, 
Traduzidos en nue- I stro uulgar Cas- 
tellano. I Con licencia de los Seflores 
det cosejo | Real impresso en Medina 
del Capo, I En casa de Francisco del 
Canto I Año de 1578. | A costa de 
Benito Boyer, mercader | de libros- 
■ {Al fin.) Impresso en Medina del | 
Campo por Francisco | del Canto. 
Aflo I 1578. 

8,"— 311 hs. foliadas, mis 16 de prels. y 
una al fin sin numerar — sign. If-^T, A-Z, 
Aa-Qq— todas de 8 hs, 

Port. — V. en bl.— P. en bl.— Aprobación 
de Fr. Alonso de Orozco (para Castilla): Ma- 
drid, 24 Enero 1572.— Aprob. de fray Manue- 
de la Vega (para Portugal) : Lisboa, 23 Ene- 
ro 1563,— Lie. del Provincial, Fr. Blas de Oli- 
venza: Coimbra, 20 Julio 1 566.— Aprobación 
del Dr. Pérez: Zaragoza, 5 Abril 1571. — Licen- 
cia del Ordinario (D. Antonio García, Obispo 
deUtica): Zaragoza, 24 Abril 1571. — ^Lic. de 
los Inquisidores de Aragón: Palacio Real de la 
Aljafería, 16 Mayo 1571. — Lie. del Rey, por 
esta vez, á Bernardina Romo , impresor de li- 
bros, vecino de ¡a ciudad de Sevilla, para rrim- 
primir este libro: Madrid, a Diciembre 1 572. — 
«Prologo del autor dirigido al Illustrissimo y 
muy excelente Seilor Don Theodosio, Duque 
de Braganza.»— Autores que se alegan en esta 
obra. — Tabla de diálogos y capítulos. — Tex- 
to. — Colofón, 

Hemos visto ejemplares de este mismo aflo, 
que tienen la tasa en el blanco de la segunda 
hoja de preliminares. Deben ser posteriores á 
esta edición, para la cual se habría pedido dicha 
tasa, y no llegando á tiempo, se pusieron los 
q'emplares á la venta sin haber llenado la pá- 
gina que para dicha tasa se había reservado 
en blanco. 

Esta primera parte de los Diálogos se tra- 
dujo del portugués al castellano y se reprodujo 
varias veces, sin decirse en ninguna de estas 



Í9 221 

ediciones quién fuese el traductor, aunque debe 
creerse que lo fué el mismo autor Pinto, pues 
en la licencia del Rey, dada en 157a, se dice: 

« siendo traducido de lengua portuguesa en 

castellano por Fray Héctor Pinto». 

En el año 1592 se hizo e! inventario de los 
bienes que quedaron por fin y muerte de Be- 
nito Boyer. y entre los libros se encontra- 
ron 153 Diálogos de Pinta, primera parte, 
en 8.*, de á 41 pliegos, que son los que tiene 
esta edición que acabamos de describir. 

Ediciones anteriores: 

Zaragoza, 1571. 

Barcelona, 1572. 

Madrid, 1573, 

Medina del Campo, 1573. 

Alcalá de Henares, Andrés de Ángulo, 1 577. 

(BLb. de U UniverBÍdid d« Valladalid.) 

I8B.— Vega (Fr. Pedro). 

FlosSanctorura. Medina del Campo, 
1578. 

(Nicollt AdIddío.) 



1679 

1 87.— Concilium Trldentinum. 

Sacrosan- | cti, et oecvmenici 1 
Concilü Tridentini, Paulo III. lu- | 
lio III. & Pío IIII. Pon- ! tificib- 
Maximi ce- 1 tebrati, i Cañones et De- 
creta I Accesserunt duorum erudi- 
tissimorum D. lo. Sotealli Theo | 
logi, &c. Horatij Lucij luriscons. uti- 
lissiraas ad margine | annotationes : 
quibus Sacrae Scripturas, superiorum 
Con I ciliorum, luris PontiBcij, ve- 
terum EcclesiEe Patrum, tu | citata, 
tum consonantia loca, fideliter indi- 
cantur. ( Additas praeterea sunt ad fi- 
nem, Pij IIII. Pont. Max. | BuUec 
vna cum triplici vtilissimo índice. | 
Nunquam antea tam plene, aut dili- 
genter | in luce edita. | Methymnae a 



222 



1579 



Campí. I Expensis Benedicti Boyeríj. 
M. D. LXXIX. 

{Al fin.) Methymnae Campi. | 
Excudebat Franciscus a Canto. 
M. D. LXXVII, 



8.** — 8 hs. de prels. sin foliar, 8 foliadas, que 
contienen la Bula de Indicción — 9-480 páginas 
de texto y 20 hs. de índice sin numerar — 
sign. A-Z, Aa-Ll — todas de 8 hs. — apostillado. 

Port. —Al V.®: Licencia á Benito Boyer, li- 
brero , vecino de Medina del Campo: Madrid, 
27 Junio 1573. — «Typographus lectori S. P. D.: 
Ex Offi. nostra Typograph. Kal. lun. IS77.— 
Index decretorum Conci lii Tridentini. — Index 
capitulorum. — Bulla Indictionis sub Paulo IIII. 
Pont. Max.: Datum Romae apud sanctum Pe- 
trum anno Incarnationis Dominicae. M. D. XLI. 
Kaled. lun. anno VIII.» — Texto. — «Bulla 
PiilV super confirmationeConcilii Tridentini; 
Romae, VII Kalendas Februarii 1563. — Bulla 
super declaratione temporis ad observanda 
decreta concilii: Romse, XV Kalendas Au- 
gusti 1564. — Motus proprius. Pii IV. per quem 
deputantur octo Cardinales, qui faciant oh- 
servari reformationes ab ipso editas, necnon 
decreta Concilii: RomíE, IV Nonas Angustí 
1 564. — Bulla contra quoscumque ecclesias 
et beneficia ecclesiastica quxcumque in confi- 
dentia retinentes sive recipientes: Romaí, XVII 
Kalendas Novembris 1564,— Bulla super forma 
juramenti professionis ñdei: Romas, Idibus No- 
vembris 1 564.— Declaratio quod gratiae de non 
vendendo et percipiendo fruetus ratione studii 
non valeant sine consensu ordinarii: Roma:, 
24 Novembris 1564. -Bulla Pii IV super re- 
sidentia Praclatorum, Parochialium et aliorum 
curam animarum habentium et residere de- 
bentium: Romx, VI Kalendas Novembris 
1564. — Motus proprius super executione Con- 
cilii: Roroae, VII Kalendas Novembris 1564. — 
Bulla revocatoria privilegiorum, exemptio- 
num &: Romic, XIII Kalendas Martii 1565. — 
Oratio habita in sesione IX á R. P. D. Hierony- 
mo Ragazono, Episcopo Nazianzeno. — Catha- 
logus legatorum Patrum , Oratorum et Theo- 
logorum, qui ad Tridentinam Synodum con- 
veneruut á principio usque in finem. — Index 
rerum et verborum.» — Colofón. 



«TYPOGRAPHUS LECTORi: 

»Cogitanti mihi, pie Lector, de nova cecume- 
nici Concilii Tridentini editione nitidissima & 
simul emendatissima, tibique utilissima facien- 
da, peroport une oblatum est exemplar quiddam 
castigatissimum, ad praecipuam editionem (Ro- 
manam videlicet) summa fide Venetiis excu- 
sum : in cujus marginibus erant duorum eru- 
ditissimorum virorum D. loannis Sotealli 
Theologi, & Horatii Lucii Invisconsulti uti*- 
lissimae (uno judíelo) annotationes , partim 
impressae , partim manuscriptac , quibus sacrae 
scripturae, superíorum Conciliorum, juris pon- 
tificii, veterum ecclesiae patrum tum citata 
tum consonantía loca fídeliter indícantur. 

» Itaque nulla ínterposita mora novam 

hanc tantamque utilitatem tecum communi- 
candam puta vi. Quod quidem nostrum erga 
te, totamque rep. christianam studium grato 
accipere animo, nostrosque píos conatus tuo 
&vore prosequi atque adjuvare quaeso digne- 
ris. Vale. Ex Offi. nostra Typograph. Kal. lun. 

iS77> 

«ORATORES SiSCULARES: 



»Claudius Fernandez Quíngnonii, Comes 
Lunensis, Orator Regís Catholíci in locum 
Illustrissimi Ferdinandi de Avalos Marchionis 
Piscariae missus obiit Tridenti die XX. Decem- 
bris. 1563. post finem Concilii, ibique sepul- 
tus est. 

»Hic. separatim ab alus Oratoribus sedebhat 
apud Reverendissimum Thilesimum Secreta- 
rium Sanctae Synodi, ob contentionem super 
praccedentia, ortam ínter ípsum et oratores 
Regis Christianissimí. 

«THEOLOGI MISSI A PHILIPPO REGE CATHOLICO. 

Cosmas Damián us Hortolanus, elect us Abbas 
Víllabentrandí. 

»Ferdinandus Tricius. Doctor Theologus, 
Canonícus Canriensis. 

»Ferdinandus VellosíUus, Doctor Theologus 
Canonícus Saguntínus. 

»Tomas Dassio, I. V. D. Canonícus Valen- 
tinus. 



■^ 



»Ltcentiatus Antonius Covzrrubias, auditor 
Granatensis, 

sFerdíaandus Menchacensii , Decretorum 
Doctor. 

•Frater Joannes Ramírez, Híspanus, Mi- 
nister provinciae Divi Jacobi. 

»Frater Alphonsus Contreras, Commsíssa- 
rius Ord. in curia Regís Hispaniae. 

• Frater Michael de Medina, Híspanus, Or- 
dínis Minorum, sacrje Theologias Doctor. 

>Frater Joannes Lobera, Hispanus, sacrse 
Theologise lector Salmanticae missus íd socie- 
tate ministri províncíalis D. lacobi sub me- 
morati. 

»Co3mas Palma Fonteyus, Sacne Theologiae 
Doctor Hispanus Hortolani Abb. descrip. et 
comes. 

»Frater Joannes Gallo, Hispanus, Ordinis 
Prsedicatorum. 

»Frater Petrus Fernandez, Hispanus, Ordi- 
nis Pr^edicatorum in societatcí Migistrí Gallo. 

»Frater Desiderius de S. Martino, Panormí, 
Ordinis Carmetitani. 

»Michael Bajus ab Atho. sacne Theolog¡:e 
Doctor. 

■»Joannes Hessels, Lovaniensis, sacras Theo- 
logix Doctor. 

»Corneliu3 Iansenius,HuItensis,sacríeTbeo- 
logiíe Doctor.» 

«THEOLOGl RECULARES ET DOCTORES lUHIS 
CANONICI. 



»Franciscus Sanctius, Decanus facultatis 
Theologi^e, et Canonicus Salmanticensís, cum 
Reveré ndissímo Salmanticensi. 

»Petrus Mercatus, Theologus, cum Reve- 
rendíss. V icen sí. 

»TrigilluS| Doctor Theologus, Canonicus 
Legionensis, cum Reveren dissimo Legionemí. 

»Petrus Fontidonius, Doctor Theologus, 
cum Re veré ndissímo Salmantino. 

•Joannes ViHeta, Doctor Theologus, cum 
Re ve rendís simo Barchinonensís. 

♦Joannes Fonseca, Doctor Theologus , cum 
Reverendissimo Archiepiscopo Granatensi. 

«Michael Oroncuspe, Doctor Theologus,cum 
Reverendissimo Episc, Pampiloneusi. 

»Alphonsus Fernandez de la Guerra, His- 



9 223 

panus, Doctor Theologus cum Reverendissimo 
Guadixensí. 

«Michael Ytevo, D. V. I. cum Reverendissi- 
mo Episc. Pampílonensí. 

»Josephus Puebla , Doctor Theologus, cum 
Reverendissimo Episcopo Clvítatensi. 

•Joannes Chacón, Doctor lurís Canonici, 
cum Reverendissimo Episcopo Atmeríensi. 

•Antonius Garsias, Doctor Theologus, cum 
Reverendissimo Episcopo O veten sí. 

•Benediclus Arias Montanus, Ord. S. la- 
cobi, Doctor Theologus, cum Reverendissimo 
Segobíensi. 

•Joannes Barcellona, Theologus, cum Re- 
verendissimo Episcopo Uscellensi.^ 

(Bib. de San Itidro.) 

1 88.— Pinto (Héctor). 

Imagen de | la Vida Christia ] na, 
ordenada por Diálogos, | Como miem- 
bros de su I Composición- | El pri- 
mero, es de la verdadera pbilosophia. | 
El segundo de la Religión. | El tercero, 
de la lusticia. | El quarto, de la Tri- 
bulación. I El quinto, de la vida soli- 
taria. I El sexto, de la Memoria de la 
muerte. | Compvestos en Len- [ gua 
Portuguesa, por el muy reuerendo y [ 
docto padre fray Héctor Pinto, de 
la 1 orden del glorioso S. Hierony- | 
mo, Traduzidos en nue 1 stro uulgar 
Gaste I llano. | Con licencia de los 
Señores del Consejo, | Real impresso 
en Medina del Capo ¡ En casa de 
Francisco del Cato | Año de 1579. | 
A costa de Benito Boyer, mercader | 
de libros. 

'8,"— 311 hs. foliadas, más 16 de prels. sin 
numerar — sign. T|-TI^, A-Z, Aa-Qq — todas 
de 8 hs. 

Port.— V. en M.— Tasa (3 '/, reales) de este 
libro, que hicieron imprimir Benito Boyer y 
Domingrí de Sagaray , vezinos de Medina del 
Campo: Madrid, 15 Octubre 1573. — Aproba- 
ción de Fr. Alonso de Orozco: Madrid, 24 



^vyoiv^, j^uqueae tíraganza. — Autores que * 

se alegan en esta obra. — Tabla.— Texto. — Pá- i 
gina en bl. c 

Deciicaiona al Duque de Braganza: I 

« Pues la gran afficion e inclinación que r; 

á las letras tiene, y la voluntad con que las n 
favorece y desea augmentar, quien hay que no m 
lo vea mas claro con sus ojos , de lo que yo tr 
puedo dezir con mis palabras: pues está cons- 
tituyendo á su Villaviciosa en universal Acá- q^ 
demia, y haziendo della otra Athenas, donde 
concurren de muchas partes deste reyno, assi 
como á Athenas concurrían de otras partes de , 
Grecia , como á feria franca de todas buenas . 
artes y doctrinas.» ^ 

(Bib. de S. Iiidro.) ^ 

L 

189.— Soto (DoMiNicus). ^ 

ta 

Comenta- 1 riorvm Fratris | Dominici a 

Soto Segoviensis, | Theologi Ordinis res, 

Praedicatorum Caesareae Maiestati | á gos 

sacris confessionibus, publici apud Sal- mir 

manti- | censes professoris, in Quar- ^^^^ 

tum I Sententiarum. [ Tomvs primvs. | ^^" 

Cum índice copiosissimo, atque locu- 

pletissimo. (Escudo del editor.) Cvm ^ ^ 

privilegio. I Methyranae a Campi. | Ex- . ^^ 

cudebat Franciscas á Canto. | Expensis 

Benedicti Boyerij. | M.D.LXXIX. I 
Esta tassadn ;» troo ^ — 



mor 
el q 
otra 
prcs 
gus. 

nnnr 






15^0 



DominictX MDLXXVI. Duodécimo Kalendas 

Februarii, Pontificatus Doniini Gregorii 

Pap:c XIII. Auno Quinto.»— Texto (Distinc- 
tiones i-iiii). —Colofón. 

Cap. I, num. 73: «Slatuimus etiam ut dúo 
sint sigilla, unum niagnum & alterum par- 
vum, quibus ínsculpta sit imago sancti Nor- 
berti: Archiepiscopi MeJeburgensis fundatoris 
hujus ordinis cum báculo in manu. Sigillum 
grande habeat in circuitu has literas videlicet. 
Sigillü Capituli Provincialis Pni'tnonstratensis 
Hispanicx: quo sigillo obsignentur omnes ex- 
peditiones & actus Capituli Provincialis & pri- 
vati, illudque servetur in archivio monasterii 
de Retuerta pro his temporibus. Alterum sigi- 
llum erit magis manuale & par vum & mane- 
bit penes Secretarium Provincialis pro expe- 
diendis rebus ordinariis sui officii, & cum 
eadem imagine sancti Norberti, habcbit in cir- 
cuitu literas hujusmodi: Sigillu Provincialis 
Ordinis Pncmonstratensis Hispanice.» 

Cap. XXV : «De Bibliotheca. 

»In quolibet monasterio sit bibliotheca, in 
qua omnes libri ipsius monasterii pro studío 
religiosorum custodiantur eiq'.ie pracfíciatur 
providus custos, qui bibliothecariusappelletur, 
sine cujus licentia non liceat alicui libros ex 
ipsa bibliotheca extrahere sub pa*na gravioris 
culpie per tres dies. Xullus autcm fratrum li- 
bros proprios habeat, nisi ad usum & necessi- 
tatem de licentia Prailati, & omnium librorum 
sit cathalogus in bibliotheca, Se cum alicui 
fratri accommodantur, scribantur in aliqua 
tabella. Statuimus etiam ut nuUus Prselatus 
vel canonicus possit e uno monasterio in aliud 
libros transferre, nisi de licentia patris Pro- 
vincialis, qui hanc facultatem non concedat, 
nisi ex necessitate, & sine notabili pnejudicio 
monasterii, cujus sunt libri ac taliter quod li- 
bri postmodum redeant ad propriam biblio- 
thecam.» 

El ejemplar que tenemos á la vista lleva al 
fin, en letra del siglo xvi, un Imiex renim no- 
tahilium^ y además el Ovdinarium ceremonia' 
rum ritu tanque candidissimi ordinis Prarmons- 
tratcnsis per admodiim R, P, I. Antoninm de 
Tapia ^jiissn Capituli Provincialis edil uní, 

F)ste ejemplar se remitió al Real Consejo de 
Castilla en 1771 con informa; del Definitorio, 



y se conserva en el Archivo del Ministerio de 
Gracia y Justicia. 

192.— Soto (DoMINICUS). 

Fratris | Dominici Soto, | Segovien- 
sis,Theo- ! logi, ordinis Praedi- 1 cato- 
rum, Caísareaí Maiestatis á sacris con- 
fessioni- | bus, Salmantini professoris, 
De lustitia | & lure, Libri decem. | 
Nunc primum ab ipso authore innu- 
meris in locis emendati, atquse multo 
\auctiores redditi. | Quibus ínsuper 
Libro Séptimo in Sextum transfuso, 
Octauus de Juramento & | Adiiira- 
tione, plané nouus additus est. (Es- 
cudo del editor: grabado del número 
188.) Cum Priuilegio. | Methynnae a 
Campi. I Excudebat Franciscus a 
Canto. I MDLXXX. | Expensis Be- 
nedicti Boyerij. | Está tassado a tres 
marauedis el pliego. 

Fol. — 896 págs., más 30 hs. al fin sin foliar — 
signatura A-Z,Aa-Zz,Aaa-Kkk,^-J'J*^J' — 
todas de 8 hs., menos la últ., que tiene 6 — á 
2 columnas — ^apostillado. 

Port.— Al v.**: Prórroga por cinco artos del 
privilegio concedido á los priores y frailes de 
San Pablo de Burgos y San Esteban de Sala- 
manca, para imprimir las obras del autor: San 
Martín de la V'^ega, 8 Mayo 1578.— «Carolo 
Magno, Serenissimi Philippi 'secundi, Hispa- 
niarum Principis primogénito, suusfrater Do- 
minicus Soto felicitatem. » — Texto (dos to- 
mos). — «Index Summarius generalis Operis 
decem librorum De lustitia et lure Arnoldus 
Schurerius Corrector Candido Lectori salutem: 
Salmanticío, sexto Calendas Maias. — Index 
quícstionum et articulorum.— Index alphabe- 
ticus »— P. en bl. 

El escudo de la portada se repite al fin del 
libro IV. 

Dedicatoria: 

« Memini me in Tridentina Synodo de 

natali luo concionem á sanctis illis patribus 
habere jussum (nam tune foelis illc faustusque 
dies nobis illuxit) multa de te pollicitum, 




illamque sanclam Ecctesiam, vota Deo pro 
tua saiute, incolumitate ac fslícitate nuncu- 
pantem, in magnam de te spetn mississe.» 

Privilegio: 

«Por quanto por parte de vos los Priores, 
frayles y conuentos de los monasterios de San 
Pablo de Burgos, y Sant Esteiian de Sala- 
manca de la orden de sancto Domingo nos hizo 
relación diziendo que nos de vuestro pedi- 
miento os aulamos prorogado el priuilegio y 
merced de la impression de las obras que hizo 
el Maestro fray Domingo de Soto, cathedra- 
tico en la vniuersidad de Salamanca por cinco 
aAos, los quales se cumplían muy presto, y las 
dichas obras eran muy importantes, y de 

mucha vtilidad y prouecho por lo qual vos 

prorogamos y alargamos el termino que de los 
dichos priuitegios y prorogaciones dellos vos 
están dados por otros cinco años mas: los qua- 
les corran y se cuenten desde el dia que se 
cumplieren las cédulas y prorrogaciones que 
de cada vno de los dichos preuilegíos se os 
dieron: duraote el qual dicho ticpo damos li- 
cencia y facultad a esos dichos monasterios, o 
a la persona o personas que su poder ouieren 
para que puedan imprimir ó vender en estos 
nuestros reynos los dichos libros y obras al 
precio, y según, y como está mandado por las 
dichas cédulas, y mandamos que durante el 
dicho tiempo ninguna persona pueda imprimir 
ni vender los dichos libros sin tener poder 
vuestro: so pena que pierda la impression que 
hiztere o vendiere, y los moldes y aparejos con 
que lo hiziere; y mas incurra en pena de cin- 
qudta mil marauedis, la mitad de la qual di- 
cha pena sea para nuestra cámara, y la otra 

mitad para vos, los monasterios » 

(Bib. de la Universidad Central.) 

Documentos referentes á Fray Domingo de 
Soto: 

LIBRO DE JURAMENTOS DE LICENCIADOS, DOC- 
TORES Y MAESTROS DE LA UNIVERSIDAD DE 
SALAMANCA, DESDE 12 DE fEBRERO DE 1 526 
A 7 DE MAYO DE 1:47, 

^.Juramento del bachiller fray domingt) de 
soto Iheologo licenciando. 

»En Salamanca a catorze días del mes de 



10 227 

Noviembre de mili i quinientos i treynta x 

dos años estando en casa del señor Don Fran- 
cisco de Bovadilla maestrescuela t estando ende 
presente el señor maestro Pedro de Lagasca vi- 
ciescolastico i cancelado desta universidad por 
el dicho señor maestrescuela t estando ende 
presentes los Kdos señores fray Francisco de 
bytoria padrino t Fray Alonso de Cordova t 
Juan Martínez de Sanmillan maestros en Tco- 
logia I el Licenciado Encala licenciado en 
Theologia por maestro el dicho Fray Domingo 
de Soto hizo r juró el juramento arriba con- 
tenido en este libro t á los capítulos del, sijuro, 
r amen. El licenciado Pedro Diez juez del 
dicho señor maestrescuela e Francisco de Sa. 
lamanca lugarteniente de Bedel vezinos desta 
dicha ciudad, E yo el Bachiller Francisco Cor- 
nejo n otario =.^ Francisco Cornejo.» (Fol. 14.) 

^Jurament'j del dicho licenciado Fray Do' 
mingo de Soto niagisirando. 

»En Salamanca á ocho días del mes de Di- 
ciembre del dicho año estando en la iglesia 
catredal desta ciudad de Salamanca en estas 
las sillas maestrales del Claustro della t es- 
tando ay en aparato doctoral los Reverendos se- 
ñores el maestro de Lagasca Viciescolastico i 
cancelario desta universidad por el Reverendo 
señor Don Francisco de Bov:idiIla maestres- 
cuela en la dicha iglesia catedral : el señor 
Don Alvaro de Mendoza Rector desta univer- 
sidad de Salamanca ; los señores dolores An- 
tonio de Benavente r Christoval de Alvender 
I antonio de Montemayor canonistas i Fray 
Alonso de Cordova i Fray Francisco de Vi- 
toria maestros en Theologia i Francisco Alva- 
rez de Tapia t Juan de cibdad i garcia de co- 
llado dotoresen cañones í benito de castro é 
Frey Alvaro de Grado é Alvaro de Paz é An- 
tonio Gómez de Torres legistas i Juan Martí- 
nez de Sanmillan i el licenciado Población 
por maestros Theologos t Garcia del Castillo 
i Pedro de Santispiritus z Lucas Fernandez i 
el comendador Hernán Nuñez i Frey Domingo 
de San Juan maestros en artes i después de 
aver dado el dicho cancelario el grado de 
maestro al dicho Fray Domingo de Soto en 
theologia, el dicho Fray Domingo de Soto 
hizo i juro el juramento de arriba contenido 



228 

en este libro ! respondió t dixo, si ji 
E los dichos sedores doctores 
pidieron por testimonio á mi el notario infras- 
cripto. Testigos que fueron presentes Geróni- 
mo de Almaraz Bedel e los señores Francisco 
de Herrera i Alonso de Herrera : Hernán 
Ruiz de Araujo cavalleros t otras personas 
nobles t estudiantes desta dicha ciudad. E j-o 
el dicho Fran." Cornejo not." app." i secre- 
tario del claüstro.=Franciscus Cornejo Nota- 
rius et Secretarius.» (Fol. 14.) 

CÉDULAS DE LA cAmARA. 

*Carolus D. F. Clementia ro. imp." 

semper augusíus. 

•Reverendo y devoto padre General de la 
orden de Sancto Domingo. Ya debéis tener 
entendido como el padre fray Pedro de Soto 
mi confesor, con fin de servir a nuestro señor 
en lo de la religión quiso quedar por el pre- 
sente a la parte de Augusta para según el 
fruto pensasse hazer, permanecer o volverse a 
Espafla, por lo qual ha sido forzoso elegir otro 
confessor en su lugar como lo habernos hecho, 
nombrando para ello al padre fray Domirigo 
de Soto, de cuya persona, doctrina, buena vida 
y exemplo tenemos toda satisfacción. Et por 
tener algún escrúpulo de no haberos primero 
dado noticia desto, lo qual no pudo hazer por 
la brevedad, os habemos querido escreuir, y 
rogaros y encargaros no solo lo tengáis por 
bien, pero le ordenéis expresamente que lo 
acepte en virtud de obbediencia, enviandole 
licencia para ello con la mas brevedad que ser 
pueda, que en ello nos haréis mucho plazer. 
De Espira 4 de Septiembre de 1548.— Yo 
el Rey, — Franciscus de Erasso Secretarius.» 

«El Rey. — Alonso de Bae^a. Sabed que yo 
he mandado al thesorero Alonso de Bae^a que 
dé y pague a fray Domingo de Soto a quien he 
rescibido por mi confissor cinquenta ducados 
de ordinario cada mes para su entretenimiento 
y teniendo respecto al gasto que se le acre- 
cienta por ser los mantenimientos fuera de Es- 
pafla mas caros, es nuestra voluntad de crecerle 
de ayuda de costa para durante nuestra ausen- 
cia de los nuestros rcynos de Castilla, otros 



cinquenta ducados cada mes, que contandi 
cada uno dellos a quarenta placas ha.cen I 
suma de cinquenta y cinco ^ (i)de a treynt 
y seys placas y mas veynte placas, por ende yi 
vos mando que desde quinze de agosto dest. 
presente arto de quinientos y quarenta y oche 
que comen9o a servir, en adelante duranti 
nuestra ausencia de los dichos nuestros reyoo 
de Castilla, deys y pagueys al dicho fray Do 
mingo de Soto los dichos cinquenta y cincí 
escudos de a treynta e seys placas y veynti 
placas mas al mes, y tomad su carta de pago, f 
de quien su poder oviere, con la qual e cor 
esta mi cédula o su treslado signado sin otrt 
ningún recaudo mando que os sean recibí 
dos y pasados en quenta todos los dinero: 
que conforme a ella le dieredes y pagaredes 
Fecha en Bruselas a xjx dias del mes de Otu 
bre de 1 548 años. Yo el Rey. Refrendada dt 
Erasso. » 

«gi. REY, Thesorero Alonso de Bae^ o oír: 
qualquier persona que de aqui adelante tuviert 
cargo de nuestro thesorero. Porque yo he re^ 
cibido por mi confessor a fray Domingo d< 
Soto, y para su entretenimiento es mi volun' 
tad que tenga cinquenta ducados cada mes cu 
mando que de qualesquier dineros de vuestrc 
cargo deys y pagueys al dicho fray Domingc 
de Soto ó á quien su poder oviere desde 
quinze de agosto deste presente año que co- 
menzó i servir en adelante los dichos ciO' 
quenta ducados cada mes todo el tiempo qui 
fuere mi confesor, y pagarle heys luego lo quí 
se monta en lo corrido hasta este presentí 
mes de Otubre y los venideros en principie 
de cada mes, y tomareis para vuestro descargc 
esta mi cédula o su treslado signado de escri' 
baño público y su carta de pago, ó de quien sl 
poder hubiere, con los quales recaudos sin !( 
pedir otro alguno mando que os sean recibí' 
dos en quenta lo que conforme a ella le die 
redes y pagaredes, y ansi mismo vos manda- 
mos que demás desto le paguéis lo que se 1< 
debe y ha de haber del entretenimiento qu( 
se le señaló quando se le mandó venir a resé 
dir al concilio hasta el dicho dia XV de agosti 
que ha de gozar del entretenimiento de coa 



(1) Abrevii 



fesor sin hacerle díscuento alguno por razoa 
de haberse vuelto a esos Reynos el maestro 
fray Bartolomé de Miranda que vino en su 
compañía, pues para el no se nombró ni se- 
ñaló salario en la cédula que se despachó, sino 
a solo el dicho fray Domingo de Soto, que to- 
mando su carta de pago, 6 de quien su poder 
hubiere, según dicho es, mandamos que se os 
reciba y pase en quenU lo que en ello se 
monure. Fecha en Bruselas a xjx de Otubre 
de 1548 años. Yo el Rey. Refrendada de 
Erasso.» 



iancas.-C«duli 
01, 104 j- 105.) 



I de U Cámara, anoi 



1 93.— Velázquez (Diego). 

(Regina Cceli. Medina del Campo. 
Francisco del Canto, 1580.) 

S."— 8 hs. de prels., sin foliar— sign. ^, más 
168 hs. foliadas y 8 al fin de la primera parte 
sin numerar— sign. A-Y.— La segunda parte 
consta de 8 hs. al principio sin numercr, sig- 
natura ^, 248 foliadas de lexto y 8 al fin sin 
foliar— sign. A-Z, Aa-Ii — todas de 8 hs. 

Port. (falta en el ejemplar que hemos visto, 
y además las dos hs, siguientes), —Lie, del Pro- 
vincial (Fr. Ángel de Salazar): Convento de 
San Pablo de la Moraleja, 7 Febrero 1580.— 
Aprob, de! licenciado Juan de Peralta: Colegio 
de la Compañía de Jesús de Madrid, 15 Mayo 
1580.— Lie. por esta vez para la impresión de 
este libro: Madrid, 21 Mayo 1380. — Tasa (á 5 
blancas cada pliego): Madrid, 7 Noviembre 
i£go.— Priv. al autor por ocho anos; Badajoz, 
17 Noviembre 1580, — (Falta la hoja octava 
de prels.) 

Fol. 1: Prólogo al cristiano lector. — Título 
de esta obra. — «A la gloriosissima virgen Maria: 
el auctor humilmente ofTresce su obra, y con 
sunima reuerencia la adscriue. — Dedicación 
que segundariamente haze el auctor de su 
obra a la lUustrissima señora doña Cathalina 
de Zúftiga, Condesa de Andrade.»— Prólogo de 
la obra. — Texto.— Estampa grabada en made- 
ra; Santa Ana, la virgen Maria y el Niño Dios. 



Página en bl.— «Tabla de los capítulos desta 
primera parte.— Tabla de las cosas particulares 
que se tratan en esta primera parte.»^ Porta- 
lada de la 

Segvnda Par- | fe, del libro intitulado, \ Re- 
gina Cceli, Compuesto por el A'. P. F. 
IMe- I go Velázquez, Predicador, de la or- 
den J de nuestra señora del Carmen, de la \ 
Prouincia dt Castilla, \ Dirigido a la Illus- 
tris- I sima Señora doña Catalina de Zu- 
ñiga, I Condesa de Andrade. (Estampeta 
grabada en madera: la Sagrada Familia. A 
los lados estas leyendas impresas: Botwm 
hoc I oía appetvnt \ Salue radix sancta ex 
qua mundo lux arta esí.) En Medina del 
Campo impresso,por Francisco \ del Canto. 
A cosía de Benito Boyer, mer- \ cader de li- 
bros. Año. 1580. 

V. en bl. — Advertencias del autor. — Textos 
de la Sagrada Escritura. — Escudo del Carmen, 
grabado en mad. — E. de a. (;de los Zdñigas?).— 
Lie. del E>rovincial (Fr. Ángel de Sala:úr): 
Convento de San Pablo de la Moraleja, 7 Fe- 
brero 1580.— Aprob. del Licenciado Juan de 
Peralta: Colegio de la Compañía de Jesús de 
Madrid, 15 Mayo 1580. — Lie. al autor: Madrid, 
21 Mayoi58o.— Tasa á (5 blancas cada pliego): 
Madrid, 7 Noviembre 1580. — Priv. al autor por 
ocho años; Badajoz, 17 Noviembre 1580, — 
E. de a. (¿de los Zúñigas?).— Fol. 1 : Prólogo de 
esta segunda parte. — Texto. — Grab. en mad.: 
la Coronación de Nuestra Señora. — Tabla de 
capítulos. — Tabla de cosas particulares de esta 
segunda parte. 

Et autor, en la dedicatoria á D.* Catahna de 
Zúñiga, alaba i su marido, D. Fernando Ruiz 
de Castro, á San Francisco de Borja, i D. Cristó- 
bal de Kojas y Sandoval, Arzobispo de Sevilla 
y tío de dicha señora, á su hermano D. Fran- 
cisco de Rojas, Marqués de Denia, y á su tío 
D. Juan de Zúñiga y Requesens, Virrey de Ña- 
póles, y á continuación añade: 

«Y pues V. S. es tan inclinada á letras, y ha 
alcanzado á saber U lengua latina y toscana, 
y lee con particular curiosidad historias assi 
humanas como divinas: lea la historia de la 
Madre de Dios que ninguna joya de tanta es- 
tima pude ofrecer & V. S. Illustrissima, como 



230 1 

es la vida y tratado y Coronica de la Reyna 
del cielo.» 
Primera edición. 

(Bib.de San Isidro.) 

1581 

194.— Soto (DOMINICUS). 

Fratris | Dominici Soto ] Segobien- 
sis, Theo- I logi, Ordinis Pra^dicato- 
rvm, I CíesareK Magestatis á sacris 
Confessionibiis, publici apiid i Sal- 
manticenses Professoris. I InQvartvm 
Sententiarvm | Commentarii. | To- 
mvs primvs. | Ciim índice cbpiosissi- 
mo, atque lociipletissitno. (Escudo del 
editor: grabado del núm. 1 89.) Cvm pri- 
vilegio. I Methyrana; a Campi. | Excn- 
debat Franciscus á Canto. | Expensis 
Benedicti Boyerij. | M. D. LXXXI.| 
Esta tassado á tres marauedis el pliego. 

iA¿ fin del tomo 11.) Methymns 
a Campi. | Excudebat Franciscus á 
Canto. I M.D.LXXXT. 

Dos volúmenes, folio. — El primero de 991 
páginas, más 24 hs. de prels., sin numerar — sig- 
natura l-7T¡"j, A Z, Aa-Zz, Aaa-Qqq— todas 
de -3 hs, — El segnndo, de 675 págs., más iS 
hojas de prels., sin foliar— signatura Tj-TITI, 
A-Z, Aa-Tt — todas de 8 hs., menos ^T[, que 
es de 10 — á dos columnas — apostillado. 

Port.— V. en bl. — Privilegio á los priores, 
frailes y conventos de San Pablo de Burgos y 
San Esteban de Salamanca, prorrogando por 
otros cinco años la licencia para imprimir las 
obras del autor: San Marlin de !a Vega, 8 
Mayo [57'S. — ^Licencia á Benito Bovi'r mer- 
cader de librus vcsinu de Medina del Campa 
para imprimir itn Uliro intittthidn el qaarla de 
S'il'i V de laslitiit Si. Jure, en virtud de que 
para elh ieniades poder de ¡i.s iiioHasíerios de 
sant iLsiiviin de Salaiiinnca y snnt Pabh de 
.flHz-jfoj.- Madrid, 20 Septiembre 1^78. —Carolo 
Magno, Hispaniar uní strenissimoPrincipisuus 
frater Dominicus Soto ftlicitatem. — Summa 
brevis Distinctionum, Quajstionum ct Artícu- 
lorum.— Loca juris canonici. — Index rerum 



notabilium. — Prohemium.» — Texto. — Re^ 
tro del tomo r.— P. en bl.— Port. del tomo t 

Fratris \ Dominici Solo \ Segobiensis , TheO' 
¡ogi, ordinis Prxdicalorvm. \ Ccesareex Me. 
gesíatis ñ sacris confessioin'bus, publici apuá 
Salmanticenses Professoris. \ In Quariv* 
Scntetitiarvm \ Commeatarii. \ Tomvs se 
cviidvs. 1 Ciim índice copiossisimo , aiqu 
locupletissimo. (Escudo del editor.) Cvm pn 
vilegio. I Methymnw a Campi. \ Excudebaí 
Franciscus a Cania. \ Expensis Benedict 
Boyerij. \ M.D.I.XXXI. \ Esta iassado 1 
tres marauedis el pliego. 

Al verso los dos privilegios que van al frenti 
del tomo 1. — «Prólogos. — Summa brevis Dis 
tinctionum, Quajstionum et Articulorum.— 
Loca Juris Canonici, — Index rerum notabi 
lium.» — Texto del tomo 11. — Colofón, — Escude 
de Benito Boyer. 

El Prólogo del tomo 11 empieza así: 
«Lucubrationes, quas in Ouartum Senten- 
tiarum medilabam quibusdam publicis negotÜ! 
interpellatus intermisseram : verum ubi me 
primum ab illis feriatum reperi, ad opus redit, 
ut eas tándem, Deo auspice, perficerem.Hjec 
enim funesta plaga quam nostra tempestate 
Hispanum nomen accepit, calamum mihi cunc- 
tisque nobis animum conturbavit. At vero 
eadem nos p]en¿ procella docuit sacrosancts 
TheoIogi;e studia, plusqnam alias unquam, 

esse modo nobia necessaria » 

(Bih. de la Colegiata de Medina del Campo.) 

195.— Tordehumos Ribero (Andreas X). 

Apología I Theologica, | nvnc re- 
cens aedi- | ta, ex sacris Doctoribus | 
collecta. I Per R. adniodum F. | An- 
dreaní a Tordehumos Ribero. Augusti- 
niensera | disserentem, de interioribus 
aniuue actibiis, & | libértate uoluntatis 
hnmanai, appli- I cationisque sacrificij | 
Altaris. (Adorno de imprenta.) Me- 
thymnae- | Excudebat Franciscus á 
Canto. I Anno. 1581. 

8."— 1S4 hs, foliadas, mis S de prels,, sin 
numerar — sign, J, A-Z— todas de 8 ha, 



mentó del primer acto de esta comedia. — 
Texto (21 actos). — Grab, en mad. — Con- 
cluye el autor aplicando la obra al propósito 
por que la acabó (ocho octavas). — Colofón. — 
P. y 3 bs. en bl. 

(Bib. Nació nalO 

197.— Meneses (Felipe de). 

Lvz del alma | christiana | contra la 
ce- I gvedad y ignoran- | cía, en lo 
que pertenece a la Fe y ley de Dios, 
y I de la Iglesia, y los remedios y 
ayuda q el nos dio | para guardar su 
ley. En el qual se da luz, assi a los | 
confessores, como a los penitentes, 
para | administrar el Sacramento de 
la I Penitencia. | Compuesto por el 
muy Reuerendo Padre F. Phiíippe | 
de Meneses, de la orden de los Pre- 
dicadores. (Cruz hecha con adornos 
de imprenta.) En Medina del Campo. | 
Por Francisco del Canto. ¡ A costa de 
Pedro Landry, mercader de libros. | 
Año, M. D. LXXXII. 

(Al fin.) En Medina del Campo. ! 
Por Francisco del Canto. [ i,í82. 

8." — 294 hs. foliadas, y 2 al fin sin nume- 
rar — sign. A-Z, Aa-Oo — todas de 8 hs. 

Port.-V. en bl. — Lie. á Francisco del 
Canto para reimprimir este libro: Madrid, 24 
Diciembre 1573. — Dedic. al Obispo de Falen- 
cia D. Pedro de Ja Gasea— División del tra- 
tado. — Texio (cuatro libros). — Colofón. — 
Suma de lo que contiene este tratado, 

(Bib. de Sao Isidro.) 

1583 

198.— Catechismus. 

Catechismvs | ex Decreto | Concilii 
Tri- I dentini. | Ad Parochos. i Pii 
Quinti Pont. Ma-x. Íussu edilus. (Es- 
cudo del editor: grabado del núm. 180.) 



Methymnae- | Excudebat Francisco: 
á Canto. | Expensis Benedícti Bo 
yerij. | MDLXXXIII. 
{Ai fin.') Methymnae. 

8." — j6 y 649 págs., más 19 hs. al fia sii 
numerar — sign. ^f, A-Z, Aa-Uu — todas di 

8 hs, — apostillado. 

Port. — V. en bl.— Dedic. del librero Benítc 
Boyer al Obispo de Cuenca D. Diego Cova- 
rrubias y Leiva. — Licencia á Francisco dei 
Canto, intpressor de libros, venino de ¡a villa di 
Medina del Campo, para imprimir esta obra: 
Madrid, 14 Diciembre 1580.— Priv, del papa 
Pío V á Paulo Manucio, por cinco años, 
para imprimir este Catecismo: Koniie, apud 
Sanctum Marcum, séptimo kalend. Octobr. 
Annoprimo.—Privilegiodel Virrey de Ñapóles 
D. Perafán de Rivera, Duque de Alcalá, á 
Paulo Manucio por quince afloa, para imprimir 
este Catecismo y otros libros: Ñapóles, 31 
Mayo 1566.— Texto.— «Index eorum, quae in 
hoc Tridentinx Synodi Catechismo annotatu 
digna visa sunt.»— Colofón. 

Privilegio para e¡ niño de Ndpoles: 
«Don Perafanus de Ribera Dux de Alcalá, & 
in hocregno prfedictaí Maiestatis Vicerex, Lo- 
cura lenciis & capitancus genLralis.^^&c. Magni- 
fico viro Paulo jManulio regio fideli djlectogra- 
tianí rc'giain &. bonaní voluntatem. Quum per 
suam Sanctitatem, ut fuit nobis expositum, tibí 
commissuní k injunclura fuerit, ut expens|^ 
populi Romani Catechisraura, novum Brevia- 
rlum, seu Missale& alies libros novos imprimí 
cures : supplicatumque propterea nobis foret 
pro tui parte, qualenus regiie & cathoHoc 
Majestatis nomine tibi concederemos per ali- 
quot temporis spalium, videlicet per annos 
quindecim, libros pr;edictos & quosqumque 
alios novos necnon complures in ir.elius re- 
dactos, aut cum novis commentarüs, declara- 
tionibus, seu postillis, vel traductos in latinum 
seu vulgare cloquium, seu in quamcumque 
linguam, impressos tamen in Urbe sub no- 
rr.ine Populi Romani, in pr:i:senti Regno im- 
primi non posse, nec extra Urbem impressos 
in regnum immitti, nec alio modo exemplari & 
quovis modo imprimi faceré, & in regno 



Emperador y Rey | nuestro señor. ( 
Con tabla de capitules y authoridades, 
(Cruz hecha con adornos de imprenta.) 
En Medina del Campo. | Por Ivan 
Boyer. | 1584. 

8.»— 29S hs. foliadas, más 20 de prels., y 2 
que faltan al ñn y que deberían contener el 
colofón — sign. -i — h ■+- •+-, A-Z, Aa-Pp — 
todas de 8 hs,, menos -h -1- + y la últ., que 
son de 4. 

Port. — Al V.": Sumario de lo contenido en 
esta obra. — Licencia á Pedro Lasso impressir 
de libros, veziiio fie Salamanca para impri- 
mir esta obra: Madrid, 3 Agosto (573. — Pró- 
logo. — Tabla de capítulos. — Tabla de todas 
las autoridades y ñguras que expone el autor 
en la presente obra. — Texto, que acaba al v." 
del fol. jqS.— (¿Dosh3.enbl.?) 

A la muerte de Benito Boyer se hizo inven- 
tario de sus libros, y habla iS Oratori'i de Re- 
¡igi'is'is, en ?.", de á 40 pliegos cada uno, que 
son exactamente los que tiene csLi cdiciún. 

(Bib. Níciunal.) 



201.— Herrera (Gauriel Alonso de). 

Libro de Agricultura, que tracta 
de la labran- | t;a y crian<;a, y de mu-* 
chas otras particularidades y proue- 
chos del campo. | Dirigido al Illustris- 
y Reiierendis. S. don F. Francisco 
Ximenez, Arzobispo ) de Toledo, y 
Cardenal de España. &c- Nuetiamente 
corregido y emendado. | Impresso 
con licencia, en Medina del Campo. 
A costa de Iiian Boyer mercader de 
libros. I Por Francisco del Canto. ) 
Año de M. 1), LXXXÜII. 

{Al finí) \ A t;loria y alabanza de 
nuestro señor Dios, Y de su | glo- 
riosa madre, fenesce el Libro de 
Agricultura. Fue impresso | en la 
muy noble villa de Medina del 



Campo por | Francisco del Canto. 
Ano de I M. D. LXXXIIIL 

Fol.— 9-191 hs. foliadas, más 6 de prels. y 
una al ñn en bl.— sign. A-Z, Aa— todas de 8 
hojas menos la primera que tiene 6 — 1 2 co- 
lumnas—con 12 viñetas, una para cada mes. 

Port, (sobre el título un grab. en mad.: ud 
ángel sostiene un escudo en cuyo centro 
está la marca del edictor con las letras IB en 
tinta roja). — V. en bl.- Lie. á Francisco del 
Canto, para imprimir este libro: Madrid, 
24 Abril 1 581.— «Prologo del presente libro de 
Agricultura, dirigido al Illustris. y Reueren- 
dis. Señor Don F. Francisco Ximenez. — Tabla 
de lo que se contiene en la presente obra.»— 
Texto. — Colofón. — Escudo de Benito Boyer 
(grab. de la pág. 225). 

El nombre del autor no suena en parte al- 
guna de esta edición. 

El escudo de Juan Boyer es el siguiente: 



(Bib. de la Real .Academia Española.) 

202.— Lemos (Jerónimo de). 

La Torre | de David, | moralizada I 
por via de dia- | logos, para todo ge- 
nero de gentes. Com- | puesto por el 
P. F. Hieronymo | de Lemos, de la 
orden de [ S. Hieronymo. | Al lUus- 
triss. y Reuerendiss. Seflor Don Gas- 
par de 9uñiga y Auellaneda, Ar^o- 



bíspo de Sanctiago, | del Consejo de su 
Magestad. (Escudo pequeOo de Be- 
nito Boyer: grabado de la página 199.) 
Con licencia, En Medina del Campo, | 
En casa de Francisco del Canto. A 
costa de I luán Boyer, mercader de 
libros. I 1584. 

(Al fin.) En Medina del Campo. I 
Impresso en casa de Francisco del 
Canto. I 1584. 

8.'- 3S8 hs. foliadas, más 16 de prels, y 12 al 
fin sin numerar,— sign. ►Ji-^Kp, A-2, Aa-Zz, 
Aaa-Odd— todas de S hs.— apostillado. 

Port. — V. enbl.— Grab. en mad.: David en 
oración. — Certificación de la lie. á Franchm 
del Canto, impressor de libros, vezino de Me- 
dina del Campo, para imprimir este libro: Ma- 
drid, 2 1 Abril 1 584.— A prob. de Fr. Alonso de 
Orozcoi Madrid, 11 Octubre 1564. — Licencia 
de D. Martin de Ayala, Obispo de Segovia: 
SeROvia, 25 Octubre 1564.— Lie. del General 
de la Orden, Fr. Jerónimo de Atabtano: San 
Bartolomé de Lupiana, 15 Diciembre 1564. — 
«Al Illüstrissimo y Reverendissimo Señor Don 
Gaspar de /úñiga y Avellaneda, Arzobispo de 

Sanctiago Fr. Baltasar de Toledo, Vicario 

del Parral de Segovia.» — Pról. de la primera 
parte. — Tabla de los diálogos. — Texto (siete 
diálogos). -P. en bl.— Tabla de todas las ma- 
terias que se tratan en esta primera parte de 
La Torre de David. — Tabla de las figuras ex- 
tendidas y declaradas en esta primera parte de 
La Torre de David—CoXofüa. — P, en bl. 

Dedicatoria: 

« Porque esta obra aunque es pequeña en 

cantidad, es tan grande en calidad, que me 

obliga á manifestarla por estos medios Todo 

el tiempo que la tuve en mi poder hasta el 
fin y sepultura de su autor, estuve en el escrú- 
pulo, que después me han puesto los letrados 
á quien la he mostrado, que han sido hartos, 
los quales todos á una voz me dezian que era 
gran cargo de conciencia encubrirla, y no 
poner sobre el candelero una candela tan res- 
plandeciente como esta Por tanto suplico 

¿vuestra lUustrissima Seftoria reciba este li- 
brico:y leamparey dé tanto favor, que obligue 



U 235 

y costrifla al que tiene la segunda parte desta 

obra, que la manifieste y saque i luz » 

En el prólogo indica el autor que e) Diá- 
logo vil y último de esta primera parte queda 
incompleto, pues con lo que se habla de afladir 
se formaría otro volumen como éste. 

Contiene : 
Diálogo I, entre un caballero enemistado lla- 
mado D. Forcel y un religioso 
teólogo llamado Fr. Telh. Trata 
de la virtud de la caridad. 

— II, entre un Maestro de Teología y 

un caballero enfermo llamado 
D Lucio. Trata de la paciencia 
en las enfermedades. 

— III, entre un clérigo llamado Doroteo 

y una hermana suya viuda lla- 
mada Teodora, La consuela de 
la muerte de su marido. 

— IV, entre dos religiosos, tío y sobrino. 

Trata de la vida religiosa. 

— V, entre dos ciudadanos casados. Tran- 

quilo y Negligio. Trata de los rae- 
dios para vivir bien en el estado 
de matrimonio. 

— VI, entre un mercader rico, Troheo, y 

un hijo suyo estudiante, Lecino. 
Trata de los remedios contra las 
adversidades de la fortuna. 

— vil, entre dos estudiantes, Prudencio 

y Didynto. Trata de los daños y 
provechos que hay en los diver- 
sos estados que haya de escoger 
un joven. 
No sabemos que se haya publicado la se- 
gunda parte. 

(Bib. de San Isidro.) 



203.— Kodina (Pedro de). 

Libro de | la Verdad, donde se i 
contienen doziétos Diálogos, que I 
entre la Verdad, y el Hombre se 1 
tratan, sobre la conuersion \ áe\ pec- 
cador. | Compvesto por el \ Maestro 
Pedro de Medina, uezino Ae U \ cm- 
dad de Seuilla. (Estampa de\ monte 
Calvario.) Con licencia. \ Bn ^\eóma 



236 



1584 



del Campo, en casa de | Francisco del 
Canto. I A costa de Juan Boyer, mer- 
cader de libros. | 1584. 

{Al fin.) Impresso en Medina del 
Campo. I Por Francisco del Canto. 

1584. 

Fol.— 4 hs. de prels, 9-128 numeradas y 8 
al fin sin foliar— sign. A-R— todas de 8 hs., 
menos la primera, que es de 4 — á 2 columnas. 

Port. orlada.— V. en bl.— Lie. á Francisco 
del Canto, impresor de libros, vecino de Me- 
dina del Campo, para imprimir esta obra: 
Madrid, 20 Marzo 1570.— «Epistola al muy 
¡Ilustre y Reverendissimo señor licenciado don 
Thomas de Salazar, Thesorero y Canónigo de 
la SanU Yglesia de Sevilla, del Consejo de 
su Magestad. de la S. y General Inquisición. 
Comissario General de la S. Cruzada, etc. Fran- 
cisco del Canto, impressor de libros. Salud y 
perpetua felicidad.— Prologo del author en- 
derezado al prudente y christiano lector.— Ar- 
gumento deste libro.»— Texto. — Tabla de los 
diálogos que tn este libro se contienen.- Co- 
lofón. — ¿H. en bl.? 

El texto consta de tres partes, que contie- 
nen 200 diálogos entre la Verdad y el Hombre, 

En la dedicatoria advierte el impresor que 
el autor de este libro es el mismo que com- 
puso el Arte de navegar. 

En el índice de libros prohibidos del año 1 6 1 2 
se incluye este libro no se corrigiendo. El ejem- 
plar que tenemos á la vista está corregido 

en 1613. 

Tercera edición. La primera es de Vallado- 
lid, Francisco Fernández de Córdova, 1555; la 
segunda de Toledo, Miguel Ferrer, 1566. 

(Bib. Nacional,) 

204.— SolÍ8 (Rodrigo de). 

Primera parte | del Arte dada | del 
mismo Üios a Abra | ham, para le ser- 
uir perfectamente, Expuesta y decla- 
rada I por el muy R. P. F. Rodrigo de 
Solis, reformador Apo | stolico y Vi- 
cario general de la orden de S. Augus- 



tin. I Y presentada a la Catholica Ma- 
gestad del Rey don ¡ Phelippe nuestrc 
Señor. (Escudo pequeño deBenito Bo- 
yer, y á los lados impresa en sentidc 
vertical esta leyenda: In te Domine \ 
confido &c.) Impresso con licencia 
Real. I En Medina del Campo, por Fran- 
cisco del Canto. I M.D. LXXXIIII. 
A costa de Juan Boyer, | mercader de 
libros. 

(Al fin.) En Medina del Campo. | 
Por Francisco del Canto, | Año 
M. D. LXXXIIII. 

4."— 9 hs. de prels. sin foliar, 17 a 574 págs 
y una h. en bl. para la primera parte : 8 hs, 
de prels. sin numerar, 173 hs. foliadas y 11 ai 
fin sin foliar, para la segunda parte— sign. A-Z 
Aa-Nn-^Ji, A-Z— todas de 8 hs.— la h. de la 
tasa y erratas está tirada aparte. 

Port. — V. en bl. — «Licencia, por una vez, i 
Juan Boyer y mercader de libros^ vezino di 
Medina del Campo para imprimir este libro 
por haber gran falta en estos reynos de Cas 
tilla dellos^ por nunca se haber impresso et 
ellos: Madrid, 29 Febrero 1 584.— Dedicatoris 
del Autor al Rey Felipe II.— Prologo en qn< 
se declara la trauazon de esta primera parte 

con la segunda — Otro Prologo en que « 

declara mas el argumento desta obra, del di 
cho apparecimiento de Dios a Abraham.» Es 
cudo grande de Benito Boyer.— Tasa, á 5 blan 
cas cada pliego: Madrid, 23 Febrero 1585.— 
Erratas de la primera parte del Arte de servir c 
Dios {Pedro Varez de Castro^ corrector por Si 
Magestad en la Universidad de Alcalá): 2( 
Enero 1585. — Texto de la primera parte.— 
H. en bl. — Port. de la 

Segvnda parte \ del Arte dada \ del rnism^ 
Dios para \ le scruir pcrfectamevte ^ Ex 
puesta y declarada por el muv \ R, P, I* 
Rodrigo de Solis reformador apostólico |j 
Vicario general de la orden de S. Aitgus 
tin, I en los reynos de la corona de Aragón, 
Y presentada a la Catholica Magestad di 
Rey don \ Phelippe nucstj o Señor, (Escudo d 
Benito Boyer, y leyenda como en la prímei 



23S 



1585 



En la dedicatoria dice Fr. Luis de Granada 
que este libro «también ha sido trasladado en 
lengua Toscana y Castellana, y en esta otras 
dos veces. De las quales traslaciones la una es 
también antigua, y tan antigua, que apenas se 
entiende, y la otra es muy nueva, hecha por 
un Aragonés, ó Valenciano, la q^ual no es me- 
nos escura y difícil que la pasada, assi por la 
dificultad del libro, como por muchos voca- 
blos que tiene peregrinos y extrangeros Y 

siéndome forzado recorrer algunas veces a la 
fuente del original, halle que en muchas par- 
tes era tan diferente el sentido que daba el 
interprete del de la letra del autor, que me 
fue forzado tomar todo el trabajo de la trasla- 
ción de nuevo: el qual me fue tan grande que 
si al principio lo entendiera, por ventura no 
me atreviera á el » 

Después de anotadas las erratas, dice el co- 
rrector: «Con estas erratas arriba puestas, esta 
este libro de sant luán Climaco conforme a su 
original y mejor.» 

(Bib. de la R. Acad. Española.) 



206.— Pinto (Héctor). 

Diálogos I de la imagen | de la vida 
christiana. | Segunda Parte. | El pri- 
mero De la tranquilidad de la vida. | 
El segundo De la discreta ignorancia. | 
El tercero De la verdadera amistad. | 
El quarto De las causas. | El quinto 
De los verdaderos y falsos bienes. | 
Compuesto por el muy Reuerendo 
padre fray He- | ctor Pinto, Doctor 
en sancta Theologia, de la | orden de 
S. Hieronymo. | Traduzidos de lengua 
Portuguesa en Romance | castellano 
por el doctor Gonzalo de | Illescas, 
Abbad de S. Frontes, y | beneficiado 
de Dueñas. | Dirigidos al muy Illustre 
señor licéciado loan Diez | de Fuen- 
mayor, cauallero de la ordé de Cala- 
traua, | del consejo de su Magestad, y 
de su cámara. | En Medina del Cam- 
po. I Por Francisco del Canto. | 



M.D.LXXXV. I A costa de Pedro 
Landri, mercader de libros. 

{Al fin.) En Medina del Campo- | 
En casa de Francis- | co del Canto. { 
Aflo 1584. 

8.^ — 438 págs. , más 8 hs. de prels. y una al 
fin sin numerar — sign. ^, A-Z, Aa-Ee. 

■ 

Port. — Lie. á Pedro Landri, librero, vecino 
de Medina del Campo, para imprimir este li- 
bro: Madrid, i.** Agosto 1584. — Dedic. de Fer- 
nando de Naveda al licenciado Juan Diez de 
Fuenmayor. ^ Dedic. del autor al principe 
D. Duarte. — Aprob. de Juan Lorenzo Axara: 
Madrid, 13 Julio 1574. — P. en bl. — Lámina 
grabada en madera, que representa al rey Da- 
vid. — Texto. — Colofón. — Cruz grabada eo 
madera. 

Dedicatoria de Fernando de Naveda: 

« Entre otros papeles que al tiempo de 

su muerte dejó en mi poder el doctor Gonzalo 
de Illescas, abad de Sant Frontes, que com- 
puso la Historia pontifical, con quien yo tuve 
mucha amistad, fue este libro de la segunda 
parte de los Diálogos de Fray Héctor Pinto 
que el en su vida tradujo de lengua Portu- 
guesa en nuestra Castellana ; y porque el en 

su vida me dijo que en historias y letras 

humanas V. m. era el hombre mas general y 
versado que el habia conocido, y que á sus 
obras habia dado lustre el haber V. m. seña- 
lado algunos lugares que en ellas se habian 

censurado y limado y si el viviera, tenia 

intento de dirigir á V. m. esta traducción, yo 
por cumplir su voluntad la dirijo á V. m » 

En 16 de Enero de 1575 el Rey concedió á 
Hernando de Naveda privilegio para imprimir 
esta Segunda Parte de los Diálogos, En Lo- 
groño, á 5 de Abril de 1577, ante Pedro Ca- 
bezón Dicastillo, hizo testamento Fernando de 
Naveda, y en él mandó que se entregara dicho 
privilegio, más las impresiones hechas, á An» 
tonio de Cartagena. 

Este, que era receptor general del Consejo 
de Indias, dio poder á Blas de Robles, merca- 
der de libros de Madrid, para usar del dicho 
privilegio para imprimir la Segunda Parte 



Ü40 h 

el impresor y el traductor de la presente obra, 
parece algo anómalo que haga la primera edi- 
ción en Medina del Campo en 15S6, en casa 
de Francisco del Canto, cuando en este 
mismo arto el traductor era impresor en Se- 
villa y trabajaba en compañía de Juan de 
León. 

(Bib. Nacionnl.) 

208.— Espejo de Caballerías. 

Primera, Segvnda | y Tercera parte 
de I Orlando enamorado, (Grab. en 
madera: Caballero precedido de un 
escudero.) Espejo de Cauallerías, en 
el qual se tratan i los bechos del 
Conde don Roldan: y del muy es- 
forzado I Caualiero don Reynaldosde 
Montaluan, y | de otros muchos pre- 
ciados I Caualleros, [ Por Pedro de 
Reynosa, vezino de la muy noble | 
Ciudad de Toledo. | Uirigido al muy 
magnifico señor don Bernardino de 
Ayala . | Impresso en Medina del 
Campo, por Francisco del Canto. | 
Aflo de M.D.Lxxxvj. I A costa de 
luán Boyer, mercader de libros. 

(Al /in.) G Fue iinpressa la presente 
obra año | del nacimiento de nuestro 
Saluador de mil [ y quinientos | y 
ochenta y cinco aflos. 

Fol. — ^cxxxxii hs. (son 144), cxix, una 
blanca, 4 de prels, de la tercera parte, cvín 
(deben ser 111) y una al fin ¿en bl.? 

Port. — Al V." la lie. de la impresión. — 
Texto,— Colofón (copiado sin duda de la ler 
cera edición que de ella hizo Crumberger}: 
Fencsce la primera parle lie Espeja de Caua- 
llerias. Fue impressa en Sfui/Jti e/i casa líe 
lacotne Crdmberger, Añn de M. D. y ciii- 
cuenta y ftio. — Portnda del 

Librtí seqvuiio, de Espejo de Canallcrias, en el 
qual se tratan los amares de don I^oldati, con 
Angélica la Bella, y las es/rañas auenluras 
ijne acabfi el infante don R'iseriu, hijo del 



/íej- d'jti Rngierü,y Brandawvifite. Tm^ 
cnn licencia AfiQ de M., £>. \ lxxx\ 

En el blanco del folio J19, donde con 
la obra, se lee: 

«Fin del segundo libro de Espejo de 1 
lleria, Traduzido y compuesto por Pedn 
pez de Sancta Catalina. Y en esta ultim: 
pression va enmendado de muchos errore 
en las passadas tenia » 

Sigue despuéi una hoja blanca para 
pletar las ocho de la signatura P. 

Lámina igual á la que llevan las parte 
teriores, y debajo: 

«Libro tercero de Espejo de Caualler» 
el qual se cuentan los famosos hechos del 
fante don Roserin, y el fin que vuo ei 
amores de la Princesa Florismena. Dond 
reys el alto principio y hazañosos hech< 
armas de do Roselao de Grecia su hijo 
presso con licencia.. .. Arto de M.D.Lxxxv 

En el blanco de la hoja siguiente, • 
halla el Prolugo del tercer libro de JSspe^ 

cauallerias dirigido al muy magnifico : 

Don Bernardino de Ayala, t¡-a4itisido dt 
gua Toscana en nuestro vulgar CasUi 
pur Pedro de Revuosa, vezino de la tttuy : 
ciudad de Toledo. — Al dorso sigue la T, 
que ocupa dos hojas mis; viene después la 1 
y concluye en el blanco del folio 108, qui 
bia ser 1 11, con l1 colofón arriba copiado. 

Aunque en el frontis del libro primer 
dice va la obra dirigida á D. Bernardini 
Ayala por Pedro de Reynosa, la dedicator 
halla en el tercero, y por ella se colige 
sólo esla parte es \x traducida por aquél: 
mSs, el final del segundo nos hace ver tra 
dicho libro Pero López de Santa Catalina. 

Fn esta edición los más de los folios e 
equivocados, se hallan interpolados los ai 
gos con los romanos, unas veces hay llam; 
y otras no. A más, los folios 8, cxxxvi, a 
penúltimo de la primera parte, y los a8 ; 
de la tercera, parecen suplidos de una edi 
diversa; sin embargo, en otro ejemplar qu 
visto se hallan lo mismo. 

(Salvl.) 

Al concluir su tercera parte Pedro de i 
nosa. ofreció una continuación, que no I 



242 



1586 



san Francisco: limándole de algunos vocablos 
que la antigüedad de aquel tiempo permitía: 
y restituyéndole en la propiedad de los que 
agora se usan, por mandado de la Magestad 
Real el Rey don Fernando nuestro señor, de 
tan gloriosa memoria, cuyo predicador fue: 
para que restituydo el dicho libro en lenguage 
Castellano, y propriedad en que el le puso con 
su buena christiandad y zelo de religión, pu- 
diesse salir á luz, para el servicio de Dios y 
para el aprovechamiento de las almas. Y yo 
atendiendo á esto, atento que el dicho libro, y 
otros que deste tenor se restituyen y permiten: 
(como consta por la regla sexta del Cathalogo) 
he puesto mi diligencia: para que un libro 
como este, que por estar recogido de tantos años 
atrás , estaba tan olvidado y sepultado , siendo 
de tanta importancia, y tan útil y provechoso 
á todo el pueblo Christiano, se imprima y de 
nuevo salga á luz: poniendo (como he puesto) 
de mi parte el trabajo que ha sido necessario 
en reduzir y disponer por su orden las Epís- 
tolas, Evangelios y Sermones de los Domingos, 
Fiestas y tiempos de todo el año : siguiendo y 
guardando el orden del Missal nuevo de nues- 
tro muy Sancto padre Papa Pió Quinto li- 
mando y corrigiendo el dicho libro de muchos 
errores y enmiendas que por inadvertencia de 
los impressores tenia la impression antigua » 

Fray Ambrosio Montesino corrigió y res- 
tauró en la integridad y prospiedad de la 
lengua castellana esta obra, y la publicó en 
Toledo el año 1512, á la cual puso un pró- 
logo en que da cuenta de lo que hizo para 
esta corrección, pero sin nombrar al primi- 
tivo autor. Indica además que encontró varios 
errores , « lo qual pudo ser parte por inadver- 
Uñeta del autor y parte por la negligencia y 
error de los impressores^. 

Primera edición: Toledo, 151 2. 

Segunda: Toledo, 1532. 

Tercera: Toledo, 1535- 

(Bib. del Senado.) 

210.— NúRez de Coria (Francisco). 

Regimiento | y Aviso de | Sanidad, 
qve tra | ta de todos los ge- | ñeros 
de alimentos y del re- | gimiento de- 



Ua. I Agora nvevamen- | te anaaiao y 
corregido por el famoso y era- | dito 
Doctor Francisco Nufiez de | Oria, 
Toledano y natural | de Casamibios. 
(Adorno de imprenta.) Impresso con 
licencia, en Medina del Campo. | Por 
Francisco del Canto. | Por Pedro Lan- 
dry, y Ambrosio du Port. ( Afio de 
M. D. Lxxxvj. I Esta tassado en 

{Al fin.) Impresso en Medina del 
campo por | Francisco del Canto. 
Aflo I de M. D. Lxxxvj. 

8.^~ 380 hs. foliadas, más 8 de prels. y 8 al 
fin sin numerar — sign. A, A-Z, Aa-Zz, Aai^ 
Bbb~todasde 8 hs., menos laúlt., que tieae4. 

Port.— Al V.®: Tasa (á 3 Vt reales cada volu- 
men): Madrid, 15 Septiembre 1572.— Erratas 
(Alonso Vaca de Santiago): Madrid (i), 28 
Junio 1586. — Lie. al Dr. Francisco Núfiez 
para imprimir esta obra: Madrid, 9 Julio 1585. 
— Al limo. Sr. Don Juan Ruiz, Obispo de 
Zamora, el Dr. Francisco Núftez de Oria.— 
P. y h. en bl. — Prólogo. — Texto (cinco libros). 
— Fol. 353: Tractado \ del vso de las \ muge- 
res^ y como sea dañoso, y co- \ mo prouechosOy y 
que cosas se \ ayan de hacer para la tenía' 
cion de la carne , v del \ sueño , y va- \ ños. 
En el qual se declara, que cosa sea el coy tú ^ o 
acto ue I nereo^ y si la delectación del tal acto 
sea mayor \ en la mtiger que en el uaron. — 
Fol. 377 vuelto: Epigramma Medicamenti 
Cathartici Doctoris Francisci Nuñecii Co- 
riani, Ad Sercnissimum & Catholicum \ /?/- 
gcm Philippum, — (Texto en verso latino, tra- 
ducción en octavas castellanas, y glosa.).— 
Tabla. — Colofón . 

Licencia: 

«Por quanto por parte de vos el Doctor 
Francisco Nuñez, medico , nos ha sido fecha 
Relación diciendo que habia muchos dias que 
con licencia y facultad nuestra habiades im- 
primido un libro en romance Castellano, Aviso 



(i) Eq el ejemplar visto, la palabra Madrid está tachft- 
da, y debajo, en letra de la ¿poca, dice Valiadolid^ como 
debe ser, pues Alonso Vaca de Santiago era corrector 
Valladolid. 



de Sanidad: y después acá le habiades tornado 
i añadir mucho mas, y corregir-, habiades sa- 
cado ansi mismo licencia y lacultad para le 
tornará imprimir, fechas primero todas las 
diligencias, que para sacar la tal licencia se 
requerían: y parecía que después de rubricado 
y firmado, por Miguel de Ondarza Zavala nues- 
tro secretario de cámara, se habian quedado 
por descuido de rubricar hasta quince ó veinte 
hojas del dicho libro. Suplicándonos que atento 
que eran pocas las hojas entre mas de trecien- 
tas, y que os habia costado mucho trabajo 
hasta sacar la licencia, y estaba á punto de 
imprimirse Mandamos al dicho nuestro secre- 
tario rubricasse las dichas hojas, pues la mate- 
ria era del Regimiento de Sanidad: y rubrica- 
das, se os diesse licencia para lasimprimircon 
las demás Y por la presente VOS damos li- 
cencia y facultad para que por esta vez podáis 
hacer imprimir las dichas hojas añadidas con 
el dicho libro, que de suso se hace mención en 
estos nuestros Reynos, sin por ello incurrir 
en pena alguna.» 

En la epfst ola-dedicatoria inserta el autor 
unas octa^-as que compuso al Mecenas, cuando 
entró en Zamora á tomar posesión de aquella 
Iglesia, y una poesía latina ofreciéndole esta 
obra. 

Folio 8 vuelto: «La qual costumbre de con- 
ñcionar bebidas de granos de pan se guarda 
hasta ahora entre los Flamencos.» 

Folio 14 vuelto: «En nuestros tiempos los 
Ingleses buscan vino de otras partes, con- 
viene á saber, de Francia, Espada, Portugal, 
Alemania, si los vinos fueren recios, porque 
los vinos flacos no sufren luengo porte. Buscan 
también otras bebidas, conviene á saber, vinos 
de manzanas y peras, que se traen de Norman- 
dia y Vizcaya, y bebidas de trigo, que llaman 
cerueza, que se trae de Flandes, y aun ellos 
conficionan estas bebidas de! trigo y ceba- 
da Demás desto son muy viciosos de co- 
mer y beber en convites, hasta que se em- 
briagan.» 

Folio 18 vuelto: «Sobre todo, hay en España 
gran abundancia de vinos recios y fuertes, de 
suerte que en su comparación parezcan los 
vinos de Francia muy delgados y flacos, y de 
poca punta, como vulgarmente dicen, Hacense 
en España muchos regalos de azúcar que lia- 



■9 243 

man confitura, ansi en boticas como en tiendas, 
y comentas á lo postre de la mesa. Hacen mu- 
chas tortadas con pifiones, almendras, nueces, 
avellanas, con flor de harina, y azúcar y miel: 
llamanlo turrón y alaxu : comen también á la 
postre de la cena bellotas de notable grandeza, 
y muy dulces. Y también hazen cerueza en 
algunas partes de EspaAa; y vino de manzanas 
en Vizcaya, que llaman sidra, y en lo mas in- 
terior una bebida hecha de miel y agua y 
especias, la cual beben en estio, como des- 
pués veremos. En suma nuestra Espafla ge- 
neralmente es muy fértil de todo genero de 
alimento, y policía de comer y beber templada- 
mente, aunque hay diversidad de manteni- 
mientos según la diversidad de regiones.» 

Folio 35, cap. v: «De los mantenimientos 
de la Nueva India y de su regimiento.» 

Folio 63: (Distingue tres clases de trigos en 
Castilla, cuales son : común ó trechel, candeal y 
chamorro) 

Folio 168: «Son también muy afamados log 
de Parma y Lombardia, de Aragón y de Na- 
varra: aquí en nuestro reino de Toledo alaban 
el queso de Pinto y de Peñafiel .» 

Folio 184: «Son muy buenas las {sardinas) 
frescas de Galicia: traense para nuestras partes 
saladas y en escabeche Hay gran abundan- 
cia {de atunes) en EspaAa en el estrecho de 
Gibraltar y en las columnas.» 

Folio 186: «Hay otro pescado que se dice 
Melua: tomase copiosamente en Murcia.» 
Folio 265 vuelto: «Tienen gran primado las 

pasas de España y las de Damasco empero 

las que dicen de Cortnthío llevan el primado: 
son chicas y sin orujo.» 

Folio 280 vuelto: «Las naranjas, dulces y 
agrias, se traen de Valencia y de Murcia y de 
la Vera de Plasencía: son mejores las de Va- 
lencia, especialmente las agrias, porque tienen 
un gusto humoso, ó de guindas.» 

Folio 385 vuelto: «Son muy escogidas tas 
{aceitunas) que traen de Sevilla y Córdova, 
por ser suaves y de mucha carne.» 

Folio 304: «De la India de Quito se trae 
cierto genero de canela, muy diferente en fi- 
gura de la nuestra, aunque en la fragancia y 
sabor y efecto es la misma.» 

Folio 333: «En nuestros tiempos ha mucho 
prevalescido el uso del beber con nieve, ó arri- 






244 1¡ 

mando la bebida á la nieve, ó echando lo mis- 
mo nieve dentro de la bebida.* 

Folio 328: «Este vino blanco, de color de 
agua, subtil, de poca fuerza, conviene mas por 
via de remedio medicinal que no por via de 
alimento: tal vino se parece ser el que dicen 
de Ciudad Real, á lo menos el perfecto, y aun 
el vino de Lillo, y el de Orgaz, y Yébenes y el 

de Robledillo acá en nuestras tierras de 

Castilla los vinos blancos, roxos ó rubios de 
arenas se hallan por experiencia ser suaves y 
delgados, y que no hieren la cabeza, antes se 
halla que tienen las propriedades y virtudes 
del vino aguoso que Galeno llama Oligoforon, 
excepto en cuanto al color, y fácilmente se 
azedan.» 

Folio 335 vuelto: «Y hay naturalezas de 
vinos que presto se aclaran, y de que son assi 
nuevos, aclarados y puros y diafanos son me- 
jores que de que se anexan, como son algunos 
vinos de los montes de Toledo y del principio 
de la Mancha.» 

Folio 337: «Concluyese de aquC, que el vino 
bueno es de media edad, entre el nuevo y el 
aflejo,desustancia,diáfano, transparente, claro, 
blanco que tire un poco á roxo, de suave olor, 
al gusto ni agro ni dulce, ni amargo, ni que 
resqueme, ni sea como agua, sino de mediana 
fuerza, ni de sabor estrellido: tal vino suele ser 
el de un año, 6 poco más.» 

Folio 339: «En nuestras tierras de Castilla, 
y en la mayor parte de España siempre vemos 
que qualquier genero de vino se conserva con 
el frío y se azeda con el calor, y mucho mas 

el vino flaco, que llaman tierno los vinos 

rezios y fuertes se conservan años, aunque su 
corrupción mas presto les verná por el estio, 
que no por el invierno.» 

(Bib. de D.Josi' Sancho Rayón.) 

211.— Vives (JOANNES LUDOVICÜS). 

Lingvae j Latinae ] Exercitatio. | 
loan. Lodovico | Viue Aiictore. I Cuín 
PetriMottEeComplutensisGrxcarum, 
priscarumque I dictionuin, ac subos- 
curorum locorum interpretatione : | 
quara in fine libri ante Indicein re- 
rum|ac verborura inuenies. I Cum ín- 



dice Latino Hispánico uocum diffi 
rum, I ab loanne Ramírez compí 
(Escudo pequeño del editor: grab 
número. iSo.) Methymnae. | Expe 
Benedicti Doyenj. | M.D.LXXX 

8." — 162 págs., más J hs. al fin sin n 
rar — ^sign. A-L — todas de 8 hs. — impre 
letra cursiva — apostillado. 

Port.— Al v.": i.Viies Philippo Caroli ( 
Augusti filio ha^redi, optimam menten; 
Texto. — Pág. 145: <íPetrus Motía comp¡ut 
sCniliosü lectoribiis iS.» — Pág. 147: «iVb 
lloritm Dictiunum interpretatio per sin 
cjüt.qiiia. — Index eorumquíe in hoc volni 
collotjuiorum continentur ex Latino sen 
in vulgarem Hispanum translatus, D. lo 
Ramírez authore.» 

Dídica torta: 

« Quam ob causam non grababor, i 

majorum studiorum occupationes, hac qm 
parte pueritia: rudimenta adjuvare, Consc 
in usum Latina lingux priman loquendi < 
citationem, quam pueris, ut spero condu 
lem tibi Principi puero visum esl dicare: 
propter patris tui benevolentiam erga 
summam, tuum quod in animo tuo ad n 
mores formandos, optime de Hispania, hoi 
patria mea, merebor, cujussalus sitaest ir 
probitaté ac sapientia. Sed híec á Joanne ] 
tino Silíceo instilutore tuo & copiosius aui 
& crebrius.» 

Pedro Motta dice en el prólogo que h 
aiiadidu algunas aclaraciones, además de 
que el autor ponía en los márgenes, á vi 
palabras del texto, y añade: «Hoc tamen p 
candidum lectorem admonere vellem, me 
ostentando eruditionis (quam alus fort 
scriptis exliibere possemus) sed infimie Gr 
maticiü plebí consulendi animo, ad has ni 
dcscendisse: in eorum potissimum grati 
qui vel Gr.-ece nesciunt, vel non per inde ! 
eruditi.* 

Folin 38: «SCRIPTIO. Manrícus & J! 

• Matir. Adfuistine hodie, cum il|e hi 
ret orationem de utilítatibus scribendi ? A 
Ubinam? Man. In auditorio Antonij Neta 



346 



Galli ac Germani, et Flandri. Germani nam- 
que partem illam ciogulj, quo ensU innectitur, 
ad genua usque demittunt, femora itaque, Don 
illacingunt, quo facilius enaes illos oblongas 
quosgerunt, distringere possint. Flandri ali- 
quanto superius quaní Germani cinguntur. 
Galli vero fere ad umbilicum cingulum ges- 
tan!, ut anle hac Hispani, qui jam Germani- 
Gum cingendi modum imitari cceperunt.» 

«Amydum) ConñciCui cnimextriiiconon 

molis, sed in aqua per aliquot dies macerato, 
& lacte expresso, quod flagranii sule exiccatur. 
Vulgo almidón, in Bíetica tamen Anaxir etiam 
dicitur, quo muliercs utuntur ad linleorum 
dealbationem » 

«Ea est ephestra doctoralis). Ephestris ves- 
tís erat exterior, qax vel armis, vel vestibus 
superímponebatur, nunc nostris doctoribus 
holoserica pro insigni geritur, á eolio usque ad 
cubitum pórtenla, i nostris muceta, aut capi- 
rote: á Parisiensibus chaperon dicitur.» 

En el ejemplar que hemos visto falta la úl- 
tima hoja, donde, además de terminar el ín- 
dice, quizá se encuentre el colofón, 

(.Bib, de San IsidtoO 



212.— Columna (Guido de). 

Crónica | Troyana en que se co | 
tiene la total y lamen- | table destruy- 
cion de I la nombrada Troya. (Vifleta 
que representa un campamento y el 
encuentro de dos ejércitos. Esta fir- 
mada L.) En Medina. | Por Francisco 
del Canto. | M- D. Lxxxvij. i A costa 
de Benito Boyer, mercader I de libros. 

{Al fin.) En Medina [ Por Francisco 
del Canto | M. D. Lxxxij. 

Fol. — ijóhs. foliadas, en todo — sign, A-R — 
todas de 8 hs. — á 2 columnas. 

Port. (frontis grab. en mad. y á dos tintas, 
así como el titulo impreso en el' centro). — 
Vueltaen bl. — Lie. por una vez para reimpri- 
mir este libro, á Andrés del Gajl librera estante 



en esta nuestra corle: Madrid, 2a Abril l$t 
PrólogofesladedicatoriadeGuidodeCoíüi 
á D. Matheo de la Puerta, Arzobispo de 
lerno.)— Carla avisatoria.— División de la g 
— Texto (cuatro partes.)— «El autor de la 
roñica al Aríobispo de Salerno. — Pero Ni 
Delgado al lector.— Elisa Dido (coplas de I 
Núñez Delgado). — Colofón. 

E! autor de la Coronica al Arzobispo 

Salerno: 

« y assi hago fin á la Troyana Coron 

la qual fize y copile en el afio de la encaí 
cion de nuestro seflor Jesu Christo de mi 
dozientos y ochenta y siete.» 

Las coplas £íisa Dido ion traducción de 
epigrama de Ausonio. 

(Bib. provineiíl de Toledo.— Bib. del Senado.^ 

213.— Guzmati (Francisco de). 

Triumphos | morales, | de Franci: 
co de Gvzraan. | Nueuamente corr 
gidos, I Dirigidos al felicis | simo Re 
don Phelippe, segundo deste | non 
bre, nuestro sefior. (Escudo del ed 
tor: grabado del núm. l8o) Con Priu 
legio. I En Medina del Campo. | Pe 
Francisco del Canto. | M.D.Lxxxvij. 
A costa de Benito Boyer, mercaderd 
libros. 

(AI fin.) Impresso en Medina de 
Campo en j casa de Francisco de 
Cá I to, en este aflo de | 1587. 

8." — 195 hs., numeradas 6 á 195, y una 1 
fin en blanco- sign, A-Z, Aa-Bb — todas d 
8 hs., menos la última que es de 4. 

Port.— Al v."; Aprob. de Gaspar de Salazai 
Madrid, 3 Mayo 1561;.— Prórroga del privih 
gio, por seis años; San Lorenzo, 14 Abril 1587.- 
Tabla. — Dos sonetos de Simón de Ribera, ce 
rrector de la imprenta, en loor de la obra.- 
Dedicación (un soneto). — Soneto. — El autc 
á Marte (10 octavas).— El autor í la obr 
{dos octavas). — Invocación (una octava). - 
Argumento de la obra (una octava). — Texto.- 
Soneto al Rey. — Colofón.— H, en bl. 



.-o pitrias por tyranos combatidas, 
o quando por decreto de doctores 
quedaron los guerreros vencedores. 

•Serian mas los dichos provecliosos 
en guerra por los doctos decretados 
que suelen ser los actos animosos, 
por mano de los fuertes acabados. 
Verdad es que los actos bellicosos 
serán sin buen consejo mal guiados 
y asi guerrero sabio sea tomado 
que mas fructo tiara que no letrado. 

»Dará quien docto fuere mil razones 
en cosas naturales bien fundadas, 
mas tiempos y lugares y ocasiones 
enseñan otras cosas no pensadas. 
Asi de los que guian escuadrones 
serán algunas vezes ordenadas 
cosas que los letrados no las saben 
ni en los que ignoran las malicias caben. 

*Y asi la ciceronica sentencia, 
que fué sobre este caso pronunciada 
fué injusta en ser en favor di: la sciencía 
quedando la malicia condenada. 
Y sera por decreto de prudencia 
por estas causas dichas revocada 
pues consta ser el acto mas potente 
que el dicho, si juzgamos claramente. 

»Si de todo saber desnudo fuese 
aquel por quien la milicia se guia 
no quiero sustentar que no valiese 
menos que un docto de n.v^ ■■-'■" 



por 

que 
Yá 
con 
que 



pert 

que 






las almas de los fieles y etemales, 
mas es cDcaminarlas á la gloria 
que bien guardar la vida transitoria. 

»Mas fuera de esta cÜncia preminente 
que debe ser á todos preferida 
ninguna de Us artes se consiente 
llegar á la que guarda nuestra vida. 
Entiéndase que sea justamente 
la guerra por derecho compelida, 
que siendo la que hacen los tiranos 
detesten de ella todos los humanos. 

«Entraron en consejo los ratones 
por ver de que manera vivirían 
segura de las malas intenciones 
del Gato, de quien siempre se temian. 
Después que dieron todos sus razones 
concluyen, pues matarle no podian, 
que cierta campanilla le pusiesen 
á ñn que desde lejos le sintiesen. 

»Pues este buen acuerdo ya tomado 
queriendo que por obra se pusiese 
no fue ninguno de ellos tan osado 
que el cargo del echársela quisiese. 
Seria buen varón cualquier letrado 
si bien como lo dice lo hiciese, 
mas ay en conclusión del dicho al hecho 
según común proverbio grande trecho. 

»De suerte que las partes bien oídas 
hallamos (los derechos consultados) 
que deven ser las armas preferidas, 
apelen si quisieren los letrados. 
Por ser custodia fuerte de las vidas 
de nuestra libertad, ley y estados, 
teniendo como digo justas fuentes 
y no las manos crudas insolentes. 

»AsÍ como la floja covardia 
los claros y famosos escurece 
asi también la clara valentía 
los turbios disfamados esclarece. 
De suerte que con esta nombradla 
ninguna comparada ser merece, 
lo cual aunque los doctos bien entienden 
su causa me parece que defienden.» 

La primera edición es de Alcalá de Hena- 



B7 340 

res, Andrés de Ángulo, 1565; la segunda de 
Sevilla, Alonso Escribano, 1575; la tercera de 
Sevilla, Andrea Pescioni 1581. 

Esta cuarta edición debió ser crecida, por- 
que á la muerte del editor todavfa se hallaron 
en su poder 733 ejemplares, según consta de 
la tasación de sus libros hecha por Jerónimo 
de Millis y Juan de Terci. 

(Bib. Nicional.) 

214.— Patsioduorum. 

Tratado I de devotis- [ simas y mvy 
la- I stimosas contem- | placiones, de 
la PassioQ del hijo de Dios, y de | 
la compassió de la Virgen sancta 
Maria | su madre, por esta razón lla- 
mado I Passio duorum. | Dirigido a la 
¡Ilustre seflora dofla Beatriz Pimeo- 
tel, muger | del ¡Ilustre seflor licen- 
ciado Fuenmayor, del | Consejo de 
su Magestad. &c. (Estampeta de la 
Crucifixión, y á los lados esta le- 
yenda, impresa en sentido vertical: 
T Qui seguittir me non ambulat in \ 
tenebris, dicit Domimts Deus nosier.) 
En Medina del Campo. | A costa de 
Benito Boyer. | M. D. Lxxxvij. 

8.'— 317 hs. foliadas, más 3 al fin sin nume- 
rar — sign. A-Z, Aa-Ee— todas de 8 hs., menos 
laúlt, que tiene 4. 

Port.—AlV." la siguiente nota: «Este pre- 
sente libro intitulado Passio duorum, no es de 
loa reprobados por el Cathalogo general deEs- 
patla. Fecha en Madrid, en 20 de Agosto. 1378. 
El Doctor Heredia.i {Se manda expurgaren 
todos los índices). — ^Licencia á Francisco del 
Canto, impressor de libros, vezino de Medina 
del Campo, para imprimir este libro: Madrid, 
10 Mayo 1582. — Dedic. de Luis Gutiérrez, 
librero de Alcalá, á D.« Beatriz Pimentel.— 
Prólogo.— Texto.— Tabla. 

Prólogo: 

«Este es un breue y deuotissvmo tractado, 
de muy lastimosas contemplaciones de\aPas- 
sion del hijo de Dios, y compassion ie \a Vii- 



250 1 

gen su madre, por esta razón llamado Passio 
duorum, hecho por un devoto religioso frayle 
menor. El qual teniendo la obra acabada, aun- 
que no sacada en limpio, ni tan limada y corre- 
gida como se cree que en su proposito era, fue 
de la presente vida llamado al juicio de Dios. 
Y ios que después de su muerte vimos el libro, 
y en !o perfeccionar nuestra diligencia pusi- 
mos, hallamosle ser católico y devoto, y no 
menos digno de ser publicado por tal que su 
autor ha de ser regraciado de los hombres y de 
Dios eternalmente remunerado. Y para mas 
evidente testimonio de lo sobredicho, según el 
mismo autor en vida lo dexó prevenido, fue 
en fin examinado y corregidos por alguno de 
los señores del Consejo de la Sacra Cesárea y 
Catholica Magestad del Emperador nuesuo 
seAor y por tal aprobado, según parece por la 
cédula y testimonio de su Magestad.» 

(Bib. de o. José Sancho Rayón.) 

215.— Pedro de Alcántara (San). 

Tratado | De !a Oración j y Medi- 
tación, recopi- I lado por el Reue- 
rendo padre | Fray Pedro de Alcán- 
tara, Fray | le Menor, de la orden 
del i bienauenturado sant | Francisco. | 
Añadióse al cabo vna breue in- | tro- 
duction, para los que comien- | ^an a 
seruir a Dios. Y un tratado t de los 
tres uotos de la religión. Có | puesto 
por fray Hieronymo | de Ferrara. 
(Cruz grabada en madera.) En Medina 
del Campo. I Por Francisco del Calo | 
M, D. Lxxxvij. I A costa de Benito 
Boyer. 

{Al Jin.) En Medina. | En casa de 
Francisco del | Canto- | Año de 1587. 

13." — 185 hs., numeradas desde la quinta 
(en realidad son 187), más 2 para el índice y 
colofón, y3 al fin sin numerar — sign. A-Q — 
todas de I3 hs. 

Port. — V. en bl. — Lie. á Benito Boyer para 
reimprimir este libro: Madrid, 22 Abril 1587. — 
Aprob. de Fr. Hieronimo de Medina : San Je- 
rónimo el Real de Madrid, 13 Junio 15*15. — de- 



dicatoria del autor al Sr. Rodrigo de Q 
vecino de Ciudad-Rodcigo. — Texto. — Tá 
lo contenido en el presente tratado. — 
fon— ¿3 hs. en bl.? 

Contiene: 

Primera parte.— «De la Oración yM 

cion. (Folios 6 vuelto á 119.) 

Segunda parte. --«De la Devoción.* (1 
iiq vuelto á 147.) 

«Breve Introducción para los que oomii 
á servir á nuestro Seflor.» {Folios 148 i 1 

«Breve Tratado délas tres principales' 
des y votos de los religiosos , escripto i 
reverendo padre fray Hieronymo de Fe 
a una señora que quería entrar en reí 
Trasladada (sic) de Toscano en Castell 
(Folios 162 á 180.) 

«Doctrina del mismo padre Iray Hiero 
a otra noble señora.» (Folios 180 vuelto i 

«Oración para pedir el amor de DÍ08.1 
lios 182 vuelto á 185.) 

Licencia : 

«Por quanto por parte de vos Benito! 
mercader de libros, vezino de Medín 
Campo, nos ha sido fecha relación diziem 
con licencia nuestra auiades impresso Vd 
de deuocion intitulado meditación reco 
por fray Pedro de Alcántara, con vna a 
de los tres votos de religión, y la iinpr 
se os auia acabado, y dellos auia &Ita 
muy necessario en la república para en 
nar a deuocion á los Christianos » 

Dedicatoria : 

«Muy magnifico y muy denoto señor: i 
me mouiera a recopilar este breoe trata 
consentir que se imprimiesse sino fuera [ 
muchas vezes que vuestra merced me n 
que escribiesse alguna cosa de oración bi 
compendiosa y con claridad , cuyo pro 
fuesse mas común, pues siendo de pequef 
lumen y precio, aprouecharia a los pobre 
no tienen tanta possibilidad para libros ma 
tosos, y escriuiendose con mas claridad 
uechara a los simples que no tienen tantc 
dal de entendimiento. Y parecíendome qi 
es de menor mérito obedescer en este c 
quien pide cosa tan piadosa y santa, q 
fruto que se puede sacar della, quise pon» 
exercicio tan santo mandamiento, bien ct 



> W r 



*^i 



I * 



252 



1588 



rapto grato ad judicatum solvendo, para que 
estaran y pasarán por lo que aqui irá conte- 
nido so obligación espresa de mi persona y 
bienes ávidos e por aver, e la dicha caución 
premisa me obligo y pongo con vos Pedro 
Landri y Ambrosio du Port, mercaderes de li- 
bros, residentes e vecinos en esta villa de Me- 
dina del Campo e con qualquier de vos y con 
quien poder de qualquier de vos oviere, que 
dentro de dos meses cumplidos siguientes que 
corren y se cuentan desde oy día de la fecha de 
esta Escritura , os daré y entregare un libro 
que dicho Sr. Doctor Molina mi padre hizo so- 
bre los Mayorazgos y primoxenitura de ellos 
de estos Rey nos con las añadiciones nuevas 
que el dicho mi padre hizo en ellas, el qual os 
entregaré con privilegio de S. M. y poder y fa- 
cultad para que vos los sobredichos y quien 
vos y de qualquier de vos quisieredes y no 
otros por tiempo de diez años que corran desde 
el día que os entregare el dicho libro y privi- 
legio, que sera de aqui á los dichos dos meses, 
podáis hacer imprimir el dicho Libro, quier en 
esta Villa como en la Ciudad de León de Fran- 
cia, la cual dicha imprision ha de ser de la letra 
semejante que hicisteis imprimir el libro de ce- 
siones pater u de otra imprision ó como mejor 
les pareciere y conforme á esto sacaré y des- 
pacharé el dicho privilegio, el cual dicho libro 
vos los sobredichos, ó la persona á quien or- 
denaredes y quisieredes abéis de ser obligados 
á lo hacer imprimir dentro de un año primero 
después que os entregue el dicho privilegio e 
libro, para que con brevedad se traiga en estos 
Reynos, los quales aveis de rubricar ó hacer la 
señal que os pareciere para que no se nos de- 
fraude el despacho y venta de ellos, y el dicho 
privilegio os daré y entregaré con poder espe- 
cial y bastante para que por los dichos diez 
años uséis de la dicha imprision ó imprisiones 
y de todo lo demás que por la merced de S. M. 
se diere y despachare sobre la impresión y venta 
de los dichos libros en el tiempo de los dichos 
diez años, bien ansi, como si S. M. en vues- 
tro favor ó de qualquier de vos los despa- 
chase. 

»Otrosi me obligo que venida la imprision 
del dicho libro aviendo sido impreso fuera de 
de estos Reynos ó en ellos, como quier que sea, 
os los haré tasar conforme y de la manera que 



se hizo la tasación de la imprision de d 
libro cuando lo imprimió el dicho Sr. De 
Molina mi padre, ó haré en ello la diligc 

posible. 

»Otrosi me obligo que durante los di 
diez años vos los sobre dichos y no otros 
reis del dicho privilegio y no os sera pi 
embargo, estorbo , ni impedimento y si \ 
pusiere, á mi costa os sacaré á paz y á salví 
manera que uséis libremente de el, de la d 
imprision de dicho libro como dicho es, so] 
que no lo cumpliendo dentro de quince 
de vos y por qualquier de vos me sea pe< 
os daré y pagaré 140 ducados que es el pi 
que en dineros y libros me dais por razo 
la dicha imprision y me habéis dado y c 
irá declarado y confieso aber de vos recil 
como dicho es, 50 ducados en Reales y 9 
libros de Leyes y Cañones que es el precio 
con vos me concerté me diesedes por el d 
libro e im prisiones de el de los dichos 
años y privilegios de el, de que soy conten 
mi voluntad por que los he recibido y te 
en mi poder realmente y con efecto, y poi 
la entrega de presente non parece de los di< 
libros renuncio la Ley de ver no visto ni 
cibido. (Siguen las seguridades necesarias.] 

»Y ademas de lo que dicho es, se entien< 
declara que al fin de los dichos diez años 
quedar como quedáis, habéis de quedar imp 
bilitados á imprimir dicho libro sin mi liceo 
y los libros que tubieredes de las dichas im 
siones que no se hubieren despachado, con 
no excedan de cincuenta cuerpos, estando ru 
cados de mi rubrica ó de quien yo ordenare 
mi poder uviere, los podáis vender sin p 
alguna. 

»Otrosi me obligo que al fin de los dic 
diez años si S. M. me hiciere merced de proi 
garme el dicho privilegio no os quitaré la di< 
imprision por el tanto que otro me diere. 

»E nos los dichos Pedro Landri e Ambrc 
du Port. (Sigue la aceptación de éste.) Fechi 
otorgada en la villa de Medina del Camp 
dos de Junio año del Señor de I584.=:£l \ 
cenciado Luis de Molina.=Pedro Landry. 
Ambrosio du Port. = Ante mi : : Cristo 
Méndez » 

(Protocolo de Cristóbal Méndez 1584, foL 237,) 



PbiUppe á quién el mundo está rendido 
Humilde, arrodillado y compungido 
Delante Chríto Dios, Rey soberano 
Humíllese el soberbio, y arrogante 
Reconozca el infiel al Rey divino 
Jesucristo señor de tierra, y cielo 
El jugo de esta iglesia militante 
Resciba con amor manso y benigno 
y Reynara en la gloria sin recelo». 

El Diálogo entre ¡a Carne y el Alma, que 
va precedido de unas octavas del Bachiller 
Pedro Carreto y de Gregorio Galindo, precep- 
tor de gramática, en alabanza de la obra y del 
autor, empieza asi: 



»Ley de razón natural 
Nos lo enseña y amonesta, 
Y es cosa justa y honesta 
Que en la vida cada cual 
Sea tenido 

Honrado y favorecido, 
Según su generación 
Su ser propio y filiación.» 



»No me canses mas aora, 
alma, con tu desvarío, 
tu ser no pospongo al mió 
ni quiero ser ínuentora 
de tu dafio, 

yo nunca jamas te engaño 
ni contra ti me reuelo 
soy de tierra y amo el suelo 
porque el cielo me es extraflo 
y escondido. 



«REPREHENSIÓN CONTRA EL NUEVO JUEGO 
DE LA CARTKTA Y HADOS. 

«Va es tiempo de despertar. 
Alma entre vicios dormida, 
recuerda y ponte á pensar 
quan presto se va la vida, 



Y la moerte ha de llegar. 
Como el ptazer y contento 
y el alegría mundana 

se pasa en breve momento, 
quan breve es la gloría vana 
y quan largo es el tormento. 

»Quan breve es este presenta 
que entre las manos tratamos 
quan durable, y permanente 
lo futuro que esperamos 
con sucesso diferente. 

Y quan de golpe, y sin tino 
y quan a brazos abiertos 
seguimos el mal camino 

y quan torpes y quan muertos 
para seguir lo divino. 

»0 hombre pues considera 
(si eres hombre de razón) 
á que esta vida prímera 
llena de enojo, y pasión 
y quan larga la que espera. 
Pues dime en qué gran dulzor 
muchos dias deseado 
lleno de todo ixvot 
después de avello alcanzado 
no tuviste sin sabor? 

»Que cosa hay en esta vida 
que este sin contrariedad 
pues toda es guerra reñida 
no hay punto de libertad 
que asegure la salida. 
Pues si en toda condición 
en todo estado de agentes 
hay mas, ó menos pasión 
y trabajos diferentes 
que afligen el corazón, 

»Porqué no sales de ti 
para bien considerar 
que siendo esto cierto ansi 
gran locura es no olvidar 
á quien se olvida de mi. 
Dios á sus siervos no olvida 
y a la fin los galardona 
el mundo aquí los abona 
y a la fin quita la vida 
y destruye la persona. 



•Nuestros passados comieron 
con prudencia moderada 
y sancUmenCe vivieron 
y con salud conservada 
la vida siempre tuvieron. 
Que la opulencia abundosa 
de manjares differentes 
es inútil y daflosa 
aunque Gula en los presentes 
es la mas principal diosa. 

»Tras el comer el jugar 
con ociosidad se sigue 
del qual vicio es bien tratar 
porque alguno se castigue 
si pretende de acertar. 
Un modo nuevo quisiera 
otra mano, y otra pluma 
para que espanto pusiera, 
que en una tan breve suma 
tan inmenso mal dixera. 

»Los males que deste mal 
se siguen cada momento 
tanto decir, pese á tal, 
tanto falso juramento, 
tanta codicia infernal. 
Tanto odio y mal querencia, 
tantas muertes, dissensiones, 
tanta rencilla y pendencia, 
tantas trampas é invenciones 
para engañar la conciencia. 

»Et grande desassossiego, 
U inquietud , quien la diráP 
aquel internal reniego 
del que pierde, y qué hari 
abrasado en vivo fuego? 
Trampea, vende y barata 
los bienes de su muger 
y aun á las veces la mata, 
como suele acontecer 
si la furia se desata. 

•Pierde el tiempo y el perdido 
jugando noches y dias 
consigo mismo afligido 
a los quales leremias 
dize nunca haber seguido. 



O grande abuso y pastoa 
detestable maleñcio, 
que juego que es recreación , 
lo tomas tu por officio 
para tu condenación. 

»Y hay en esto un mal mayoi 
digno de ser castigado, 
un tercero, ó muAidor 
que mueve el juego tDalvado 
y este lleva lo mejor. 
Son negocios importantes 
que merecen gran castigo, 
hay entre estos pleyteantes 
algunos (bien sé qué digo) 
que los llaman ayudantes. 

•Otros que con hidalguia 
dan mesas, sillas, y velas, 
ó maldita grangerla, 
abrasadas las escuelas 
do Dios tanto se offendía. 
AHÍ con inmenso daño 
muy muchos hunos se encubren 
allí un año y otro año 
mil pecados se descubren 
y mil tratos con engaño. 

•Allí el pobre jornalero 
el labrador, y official 
el hidalgo y caballero 
pierden tiempo y el caudal, 
las preseas y el dinero. 
Otros que miran de fuera 
valdíos y sin of6cÍo 
los quales muy justo fuera 
por singular beneficio 
remaran una galera. 

•Entre los juegos malvados 
que en el mundo hazen dafio 
por las leyes reprobados 
de mas falsedad y engaQo 
son los naypes y los dados. 
Los naypes cuya figura 
al alma haze que muera 
han hecho tal desventura 
qual nos muestra la primera 
de haziendas sepultura. 



»Con Ínfimas y dolor 
intrínseco acá en mi pecho 
aunque indigno pecador 
lo digo con el despecho 
que da licencia el temor. 
Mas quien habrá, si es prudente, 
que las lágrimas refrene 
de tan grande inconveniente 
ver que entre christianos suene 
tan publico mal presente. 

»Quien dirá sin gran tristura 
si bien ae considera 
ver jugar con tal soltura 
al juego que se jugó 
la sagrada vestidura. 
Quien no tiembla de tomar, 
si es christiano, de hoy más dadcsr 
quien puede á dados jugar? 
salvo si con los soldados 
no quieres tu suerte echar. 

»Si tus sentidos se aplican 
el ser de! alma buscando 
mira que te certifican 
que su ropa está jugando 
mientra á Christo crucifican. 
Vuelve á tu Dios tus desseos 
trueca en Dios tus malas obras 
dexa el mundo y sus tropheos 
que si mas los dados cobras 
seras qual los ptiariseos. 

»Piensa si como soldado 
jugares la vestidura 
que con el pueblo malvado 
menosprecias la figura 
de Christo crucificado. 
Porque por muy cierto hallo, 
que el que á tal juego se para 
también parará al matallo, 
pues el que á la suerte para 
parará al crucificado. 

»Habiendo por nuestra ley 
destos rey nos defendido 
como catholíco Rey 
el gran Phiüppe, y proveydo 
al gobierno de su grey. 



Una taasa moderada 
del juego, que es recreación 
la qual si fuere passada 
pierda la reputación 
y la moneda sacada. 

»De todo punto mandó 
so pena de condenados 
según la ley lo mostró 
todo genero de dados 
vedar, y bien lo ordenó. 
La casa do se jugare 
al ñsco sea confiscada 
dando el tercio al que acusare 
con la parte señalada 
al juez que sentenciare. 

>Y si fuere caballero 
el que juega, desterrado 
sea del re3'iio, y el dinero 
por la justicia tomado 
con más las penas del fuero. 

Y si el tal fuere villano 
pague úa apelación 
cien azotes, y es liviano 
tal castigo y punición 
para qualquiera christiano. 

»Algun ingenio malvado 
de habilidad indiscreta 
ha nuevamente inventado 
el juego de la carteta 
que es de los dados traslado. 

Y el demonio que procura 
del hombre la perdición 
puso en el tanta dulzura 
que con inmensa afición 
le sigue toda criatura. 

«Muchachos, mozos y viejos, 
casados y por casar, 
con diabólicos consejos 
procuran siempre Jugar 
con astutos aparejos. 
Qué otra cosa es el nombrar 
encuentro, azar y reparo 
y el falso topa, ó llevar 
sino que del vicio avaro 
siete se suelen ganar? 



•Quien á tal juego jugó 

que en mil vicios no desciende? 
quel vicio que hc aprendió 
Otro y otro más si prende 
hasta quel alma perdió, 
Quantos vicios que acarrea 
el mal jugar sin medida, 
triste del que en el se emplea 
pues la una y otra vida 
como dizen se dessea. 

»Con tina triste y penado 
sin jugo de devoción 
a donde quiera alterado 
sin acuerdo ni razón 
sino del naype ó del dado. 
Y pues está defendido 
por ley divina y humana 
mal que tantos ha traído 
recuerde el alma christiana 
tema á su Dios ofendido.» 

«SENTENCIAS BN LATÍN VUELTAS EN COPLAS 
CASTELLANAS. 



*Non timet mortem qtii bene vixit. 

»E1 que los passados aúos 
vivió casta y limpiamente 
no temerá los engaños 
de la muerte, aunque presente, 
por estar libre de daños. 
Que lo que más atormenta 
en aquel tránsito fuerte 
no es el temor de la muerte 
sino el temor de la quenta 
y la duda de la suerte.» 

(Bib. del Sr. D. Vicente Batrantes.) 



(Motu proprio in favorem Collegiatae 
Sancti Antolini Metiinnae Campi). 

Fol. — 4 hs. sin foliar — sign. A. 

El texto, que ocupa las cinco primeras pá- 
ginas , dice asi : 



«SIXTVS Episcopus seruus : 
venerabili fratri Episcopo Segobien. sal 
apostolicam benediciioné. In supremo I 
pis Apostolorum solio cum pleoitudÍDe 
tatis, meritis licet imparibus, dítiína dispt 
locati: ad ea per quse singulis ecclesija 
sertim coUegiads pro earü ac in illis d 
laudibus assidue insistentium ministi 
ecclesiasticorü necesitatibus ac oneríbus i 
cumbentibus subleuandis opportunepro 
valeat, prtedecessorum nostrorum Rom 
Pontificum vestigijs inhíeretes nostree di 
tix stndium Hbenter impendimus, ac 
máxime cü catholicorü Principum vota 
poseeré dignoscuntur: paatoralis oflicij 
partes favorabiJiter interponi mandamua, 
rerU circunstantijs debite pensatis id in 
cóspicimus salubriter expediré. Sane ali: 
licis recordalionisSixtus PapaQuartus p 
cessor noster supplicationibus ciarse mei 
Ferdinádi Aragonú Regis inclinatus, I 
pro^sbyteratum oppidi de Medina del 
Salamatin. diccce. eiusqae nome, ac omr 
síngula beneficia eclesiástica, in ecclesi 
parrochiali sancti Antoñij dicti oppidi 
antea similis memoris Ferdinandus i 
Aragonum Rex, primo dicti Ferdinádi '. 
auus construí & sdiñcari fecerat consist 
authoritate Apostólica perpetuo supprej 
extinxit, ac ecclesíam pr»;fatani in colleg 
ac in ea vnam Abbatiam inibi prínctpale 
quatuor alias dígnitates, nec non duO( 
canonicatus & totidem prxbédas, ac sex 
gras, & sex dimidias portiones: etiam per| 
erexit & instituit, ipsique ecclesise síc id 
gialá ereetap & illius mensse Capitulari 
fruclus ecclesiie & Archipr^sbyteratu! 
suppressorum beneficiorum huiusmodi 
pnestimonia, & priestimoniales portíont 
Simplicia etiá seruitoria beneficia ecclesi; 
in Salamantin. & diuersis alijs tune expi 
diLice, cosistctia, quorii fructus, redditi 
prouentus, Mille librarum Turoneñ, p 
rum summara mille ducatoru aurí de CÍ 
consiituentium: secUdum cOmunem ejitin 
nem, valore annuum no excederent, si 
vacabaut, vel cum pnmii per cessum aut 
ssum, seu quamcumque aliam dimissionei 
tuncobtinentium vacarent, cum ómnibus 
bus & pertinentijs suis similiter perpetuo 



uita, aanexuit, & incorporauit, prout in ipsius 
prsedecessoris literis desuper cOfectis plenius 
contínetur. Nuper vero charíssimus in Christo 
filius noster Philíppus Hispaniarum Rex ca- 
tholicus, tam suo quam dilectorum filiorum 
Abbatis & capítuU primo dicUe ecclesi:e no- 
minibus, nobis exponi fccit: quod superueniote 
obitu dicti prxdccessoris, vnio, annexio, & ín- 
corporatio huiusmodi propter sub&ecutas di- 
uersorum Román. Pontificum constitutíones, 
seu cancellaria; apostolicse regulas similium 
gratiarum, qu:c suum non fuerant sortitíe 
effectü reuocatorias aliaqie impedimSta solum 
in vno seu vna, in sancta: María del Castillo 
nuncupattC cuius decg, ac alio vel alia dimidio 
seu dimidia nuncupato seu nuncupata in sancti 
Petri, cuius quatuor, necnon alio seu alia in- 
sancix Crucis de Medina del Campo cuius 
quinqué, & quod seu quae litigiosum, seu liti- 
giosa existit, reliquo seu reliqua in de Dueñas 
parrochialibus velalijs ecclesijs oppidorü dictac 
Salamantiñ. dicece. prxstimonijs seu prestí- 
monialibus portionibus aut perpetuis simpli- 
cibus beneñcijs ecclesiasdcis, cuius & illia for- 
sam annexorü fructuí, reddítus, & prouentus 
triginta ducatorum similiura secundum exti- 
mationem praefatam valurem annuam tüc non 
excedebant , effectum sortity; fuerunt : atque 
ita exiguum omnino fructura & cOmodum pri- 
mo dicix ecclesia; & eius mdsx attulerunt: ac 
primo dicta ecclesía seu illius mensa Capitu- 
laris maiori parte suse dotis qux in prxstimo- 
nijs, seu portionibus & alijs beneficis sub huius- 
modi vnione comprehensis existere debebat, 
destituta ac varijs litibus quas pro rerum, iu- 
riumque suorum defensione Se. tuítione per 
sexaginta annos & vltra, tam in Romana curia, 
quam extra, eam, nó sine magno incómodo & 
dispendio sustinere necesae fuit, ita extenuata 
remásit: illiusque Abbas & Capitulum in tata 
rerum penuria & angustia versentur vt decen- 
tem eorum gradum pro loci & temporum 
qualitate dificile admodü sustinere tantum 
abest, vt dictam ecclesia in suis structuris & 
aedilicijs ac sacra & alia neccessaria supellec- 
tili, alijsque rebus necessatijs sarctam tectam 
conseruare, cantores & ministros pro ipsius 
ecclesiíC ac diuint cultus seruitio manu tenere 
aliaque multa & grauia onera ipsis incumben- 
tia perferre possint. Vnde fit vt ipsius ecde- | 



siae status sensim labefactetur & desolatioms 
periculo subiaceat, nisi per ministeriú nouíe 
vnionis praestimoniorum, seu prxstimonialium 
portionü & simplicium beneficiorum , aut alia 
commoda ratione illius necessitatibus & angus- 
tijs prrefatis succurratur. Quare ide Philippus 
Rex qui vt asserit ad primo dictara ecclesiam 
progenitorum suorü auspicijs erectam singula- 
rem gerit deuotionis affectum, nominibus prs- 
fatis nobis hutniliter supplicari fecit: quatenus 
pr^emissisannuere ac alias desuper npportune 
prouidere d benignitate Apostólica dignaremur. 
\os igitur qui dudum ínter alia volutmus quod 
petentes beneficia ecdesiastica alijs vnirí, tene- 
rentur exprimere verum annuum valorem se- 
cundum extimationem praeTatam, etiam benefi- 
cij cui aliud vniri peteretur, Abbatem ac singu- 
lares personas capituli huiusmodi a quibusuis 
excommunícationis, suspensionis & interdicti 
alijsque ecclesiasticis sententijs cesuris, & pce- 
nie, a lure vel ad homíne quauia occasione 
vel causa latis, si quibus quomodolibet inao- 
dati exístunt, ad effectum príesentium dumta- 
xat consequendum harum serie absoIuentes& 
absolutos fore censentes. Nec non fructuum, 
reddituum, & prouentuum, díctae mensx ve- 
rum annuum valorem prsesentibus pro expresso 
habentes, huiusmodi supplicationibus inclinati 
Fraternitati tu»: cu vt dictus Philippus Rex 
nominibus prxFatis asserit, tu vous ex vici- 
nioribus ordinarijs primo dicto oppido existas, 
per apostólica scripta mandamus, quatenus tot 
prsestimonia, seu príestimoniales portionesaut 
perpetua Simplicia etiam seruitoria bcneñcia 
ecclesiastica, in Salamantiñ. dicece. prxbta 
dumtaxat consístentia seu consistentes, quot 
illorum annuus valor vna cum fructibus, red- 
ditibus, & prouentibus, prsstimoniorum seu 
portÍQnum,aut beneficiorum insanctx Maride, & 
sancti Petri, ac sanctx Crucis, & oppidi de 
Dueñas ecclesijs huiusmodi, in simul ad sum- 
mam Mille librarü similiü ascendat, qux per 
cessum vel decessum, seu quáuis alia dimis- 
sionc vel amissionem illa ad prxsens obtíne- 
tium, vel alias quouismodo extra Romanam 
Curiam, etiam in aliquo ex mensibus, in qui- 
bus vacantium prícstimoníorum, vel portio- 
num, seu beneficiorum huiusmodi dispositio, 
nobis & pro tempere existenti Romano Pon- 
tiñci, etia per cOstitutíones apostólicas, seu li- 



m 



260 



1588 



teras alternatiuarum, reseruata existit, vel pro 
tempore erit, seu ordinariis collatoribus per 
easdem cóstitutiones, seu literas alternatiua- 
rum, aut alia priuilegia & indulta, hactenus 
coDcessis, & in posterum cdcedendis, seu etiam 
ordinario iure, aut alias quomodolibet compe- 
tentibus, & competituris vacare con tigerit: seu 
si ut praemittitur, siue alijs quibusuis me Ms, & 
ex quorumcunque personis vacent ad pracsens, 
etiam si tanto tempore vacauerint, quod eorum 
seu earum collatio, iuxta Lateranensis statuta 
C<k:ilij, ad sedem praefatam legitime deuoluta, 
ac praestimonia, seu portiones, aut beneñcia 
huiusmodi dispositioni apostolicae specialiter 
vel generaliter reseruata existant, & super eis 
Ínter aliquos lis, cuius statum presentibus ha- 
beri volumus pro expresso, p(3deat indecissa: 
dummodo tempore dat. pnesentium, non sit in 
eis alicui specialiter iusquaesitum, cum ómni- 
bus iuribus & pertinentijs suis, ex pune prout 
ex tune, & e contra, ita quod liceat Abbati & 
Capitulo pr2efatis, per se, vel alium, seu alios, 
eorum & dict2e mSssc nominibus , corpora- 
lem, realem & actual^ possessionem praestimo- 
niorum, seu portionum, aut beneñciorum, ac 
annexorum iuriumque, & pertinentiarum prae- 
fatorum propria auctoritate libere apprehen- 
dere, & perpetuo retiñere, illorumque fructus, 
redditus, & prouentus, iura, obuent iones, & 
emolumeta quaecumque percipere, exigere, et 
leuare, ac in suos, & primo dictac ecclesiae, & 
mSsae huiusmodi vsus & vtilitate cóuertere 
dicecesani loci , vel cuiusuis alterius licStia 
desuper minime requisita, sine alicuius pra^iu- 
dicio, auctoritate nostra praefatae mensie 
perpetuo vnias, annectes 6l incorpores: ac 
venerabili fratri nostro moderno, & pro tem- 
pore existenti Episcopo, & dilectis íilijs Ca- 
pitulo Salamátin. ac alijs ómnibus & singulis, 
ad quos praestimoniorum, vel praestimonialium 
portionü seu benefíciorum huiusmodi coUatio, 
prouisio, pracsentatio, seu quaeuis alia disposi- 
tio cómuniter, vel diuisim pertinet cuiuscüque 
status, gradus, ordinis & códitionis existát, ne 
de eisde praestimonijs, seu portionibus, vel be- 
neficijs, cü vt praefertur vacauerint, seu si vacet 
ad praesens, etiá przetextu quorücüque priui- 
legiorum & indultorum, eis sub quibuscumque 
tenoribus & formis, etiá motu proprio & ex 
certa sciétia, deque apostólicas potestatispleni- 



tudine, etiam per nos & dictam sedem quoi 
dolibet concessorum, cuique prouidere, 
alias disponere audeant, seu presutnant, d 
auctoritate districtius inhibeas. Necnon qi 
cumque collationes, prouisiones, commenda 
alias dispositiones de praestimonijs, seu poi 
nibus, aut beneñcijs huiusmodi , etiam 
nos, & successores praefatos, necnon Epi 
pos, & capitula huiusmodi, vel quosuis a 
ordinarios collatores quomodolibet £acta 
faciendas, nullius roboris, vel momenti c 
tere, nullumque per eas cuiquam ius acqi 
vel coloratum titulum possidendi tribuí pe 
sed praestimonia, vel portiones, aut bene 
huiusmodi dictae mensae perpetuo vnita, ac 
ei in illis ex nunc veré & non ñcte omninc 
quisitum esse. Necnd Abbatem & Capitu 
praefatos solam fructuü, reddituum, & prou^ 
perceptionem expectare, ad nostrae seu C 
cellariae apostólicas regulis de annali, & tr 
nali possessoribus, & iure qusesito non 
llendo gaudere. Necnon easdem praeseí 
literas nullo vnquam tempore de surreptic 
vel obrretionis, seu nullitatis vitio, aut ini 
tionis nostrae vel alio defectu, etiá ex eo q 
causx propter quas emanarunt, ordinario I 
etiam tanquam sedis praefatae delegato, 
alibi verifícatae & approbatae ac interesse 
bentes ad id vocati no fuerint, vel alio qu 
practextu notari, impugnan, inualidari, ad 
minos iuris reduci, in ius vel controuera 
reuücari, seu aduersus illas quodcumque ii 
gratiae, vel facti remedium impetran pe 
nec sub quibusuis similium, vel dissimil 
gratiarum reuocationibus, suspensionibua 
mitationibus , aut alijs dispositionibus , 
nos & ipsos successores, ac sedem praeñaf 
etiam motu, scientia et potestate similibus 
alias quomodolibet factis et faciendis, ac d 
Cancellarix regulis, seu constitutionibus a 
tolicis acditis, et etiam in crastinum assu 
tionis cuiuslibet successorum praefatorum 
summi apostolatus apicem aedendis cóprelí 
sed semper ab illis exceptas, et quoties 
emanabunt, toties in pristinum et eum in 
antea quomodolibet erant statum, etiam 
dat. per Abbatem et Capitulum praefatos 
genda, restituías, repositas, et plenarie rei; 
gratas, ac etiam de nouo cócessas vaiidasqu 
efficaces existere. Et doñee vnioni, et incoi 



ratidi, ac annexioni prsefatis vsque ad integra 
summa Mille librarü huiusmodt omnino locus 
factus fuerit, minitne expirare, nec consumptas 
esse. Ec si in prímo non potuerint, et tune in 
secüdo, et deinceps quocüque loco et tepore 
vacaturis prasstimonijs , seu portionibus, aut 
beneticijs huiusmodi suü plenariü effectú sor- 
tiri, ac eisdem Abbatí et Capitulo sutfragari, 
stcque per quoscüque iudices et cdmissarios 
quauis auctoritate fungStes, etiá caufarü Pa- 
latij apostolici auditores, et sánete Romance 
Ecclesite Cardinales, sublata eis et eorü cuilibet, 
quauis aliter iudicádi et interpretádi facúltate 
et auctoritate, vbique in quauis causa et instá- 
tia iudicari et definir! deberé dicta auctoritate 
nostra decernaa, contradictores dicta auctori- 
tate nostra appellatione postposita compes- 
cendo. Non obstantibus priori volúntate nostra 
pra;fata, et pi£ memoriíc Bonibcij papíe oclaui 
etiam prxdecessoris nostri ac Lateraneñ. nec- 
nó aliorum generalium Conciliorum vniones 
perpetuas, nisi in casibus a ¡ure permissis Geri 
prohibetium, ac alijs apostolicis, necnon in 
prouincialibus et Synodalibus Concilijs ^itis 
specialibus vel generalibus cSstitutionibus et 
ordinationibus, ac ecclesiarum in quibus prjes- 
timonia, seu portiones aut beneficia huius- 
modi forsan fuerint iuraméto, confirmatione 
apostólica, vel quauis firmitate alia roboratis 
statutis, et consueludinibus cotrarijs quibus- 
cumque. Aut si aliquis super prouisionibus 
sibi faciendis de prKstimonijs , seu prastirao- 
nialibus portionibus, aut huiusmodi speciales, 
vel alijs beneticijs ecclesiaslicis in illis partibus 
generales, dictíc sedis vel legatorum eius lite- 
ras inipetrauerint, etiam si per eas ad inhi- 
bitionem, reseruationen, et decretü vel alias 
quomodolibet sit processum. Quas quidem h- 
teras et processus hábitos, per easdg ac inde se- 
cuta qu.Tcumque ad pr^stimonia seu poTtiones 
aut beneficia huiusmodi volumus non extendí, 
sed nullum per hoc eis, quo ad assecutionem 
pr.-Estimoniorum, seu prxstimonialium portio- 
num, aut huiusmodi vel beneficiorum aliorum 
pra;Íudíc¡um generari. Seu si prícfatis Epiíco- 
po, & Capitulo, vel quibusuis alijs communiter 
vel diuisim abeadem sit sede indultum,quod in- 
terd¡ci,suspedi, vel excommunicari non possint 
per literas apostólicas, non facientes plenam Sí 
expressam, ac de verbo ad verbum de indulto 



Í9 2«1 

huiusmodi mentionS. Et quibuslibet alíjs 
priuilegijs, indulgentijs, & literis apostolicis 
generalibus vel specialibus quorumcumque 
tenorum existant, per q use prxsentibus non 
exprxssa, vel totaliter non inserta cffectus 
earum impediri valeat quomodolibet vel difFe- 
rri. Et de quibus quorüque totis tenoribus de 
verbo ad verbü habenda sit in nostris literii 
mentiospecialis. Prouisso.quodpptervnionem, 
annexionem & incorporationem per te pne* 
sentium vigore facisdas prxstimonia, seu por- 
tiones aut beneficia huiusmodi debitis non 
fraudentur obsequijs, seu eorum congrue 
supportentur onera consueta. Nos enim ex 
nunc irrítum decernitnus & inane, si secus su- 
per his a quoquam quauis auctoritate scien* 
ter vel ignoranter cotigerit atteptari. Datum 
Romx apud sanctü Petrum, anno tncarnatio- 
nis DominicK millesimo quingentésimo octua- 
gesimo octano, Pridie nonas Maij, PontificatU! 
nostri anno Quarto.» 

(Archivo de la Colegiata de Medina del Campo.) 



220.— Soto (DOMINICUS). 

Fratris I Dominici Soto, ) Segovien- 
sis, Theo- 1 logi, Ordinis Praedi- 1 cato- 
rutn Cassarese Maiestatis á sacris con- 
fessioni- | bus, Salmantini professoris, 
De lustitia | & lore, Libri decem. | 
Nunc primum ab ipso authore innu- 
meris in locis emendati, atque multo 
auctiores redditi. | Quibus insuper 
Libro Séptimo in Scxtum transfuso, 
Octauus de iuramento & \ Adiura- 
tione, plañe nouus additus est. (Es- 
cudo del editor: grabado del número 
189.) Cum Priuilegio. | Methymnas a 
Campo . 1 Excudebat Franciscus á 
Canto. I M D LXXXIX. [ Expensis 
Benedicti Boyerij, | Esta tassado a 
tres marauedis el pliego. 

Fol. — 896 págs., mis 30 hs. al fin sin nume 
rar— sign. A-Z, Aa-Zz, Aaa-Kkk, f-ffff 
— todas de 8 bs., menos la últ., que tiene ó — 
á 3 columnas — apostillado. 



«^ 



2«2 



1589 



Port.— Al v.«: Priv, á los priores, frailes y 
conventos de San Pablo de Burgos y San Es- 
teban de Salamanca: San Martín de la Vega, 
8 Mayo 1578. — Nueva prórroga á los mismos 
por cinco años desde que se cumpliere la ante- 
rior: Lisboa, 4 Febrero 1583. — Dedic. al prín- 
cipe D. Carlos. — ^Texto. — índices. 

Esta edición está hecha á plana y renglón 
con la de 1580, aunque son perfectamente 
distintas. 

(Bib. de la Universidad Central.) 

Benito Boyer y su sobrino Juan Boyer se 
concertaron con dichos conventos y les com- 
praron el privilegio para la impresión de las 
obras de Soto, según consta por los siguientes 
documentos, copiados del Archivo de Protoco- 
los de Medina del Campo. 

I." Poder del Convento de San Pablo de 
Burgos á Fray Domingo de Salaya y Fray Se- 
bastián Bravo, para cobrar de Benito y Juan 
Boyer 175 ducados que deben á este Convento 
de resto de una obligación de plazo pasado, y 
son por concierto y venta del privilegio de las 
obras de Fray Domingo de Soto. — San Pablo 
de Burgos, cuatro de Enero de 1589. 

(Protocolo de Francisco de Espinosa, 1589, fol. 184.) 

2.® Sepan quantos esta carta de pago r fini- 
quito vieren como nos Fray Sebastian Bravo, 
de la orden de Santo Domingo de los Predica- 
dores, residente en el Monasterio de San An- 
drés el Real de la dicha orden de la Noble villa 
de Medina del Campo, en nombre del Prior r 
Frailes r Convento del Monasterio de San 
Pablo de la dicha orden de Santo Domingo 
Extramuros de la Ciudad de Burgos t por vir- 
tud del poder que de ellos tengo ante Tomas 
de Romarate, Escribano de S. M. r del número 
de la dicha Ciudad otorgado en el dicho Mo- 
nasterio, en cuatro de Enero de este año de 
mil e quinientos ochenta y nueve, t yo Fray 
Pedro de Rivas de la dicha orden residente en 
el Monasterio de Santisteban de la Ciudad de 
Salamanca e por virtud del poder que tengo 
del Prior Frayles i convento del dicho Monas- 
terio de Santisteban ante Pedro Martin y Ca- 
bezón , Escribano de Número de la dicha Ciu- 
dad de Salamanca en trece de Junio del año 
pasado de quinientos r ochenta y seis, como 



por los dichos poderes parece, a que nos rd 
mos e pedimos al presente Escribano inoorj 
en esta Escritura que su tenor de los qa 
uno en pos de otro es como se sigue: 

»(aqui los poderes.) 

E de ellos usando nos los Dichos Fray 
hastian Bravo en los dichos nombres otoi 
mos e conocemos por esta carta que nos dai 
por bien contentos i pagados a nuestra 
1 untad de vos Benito Boyer, mercader d4 
bros vecino de la dicha villa de Medina, 
trescientos i cincuenta ducados que vale cíe 
treinta y un mil r doscientos cincuenta 1 
los cuales nos pagastes en esta manera: a n 
dicho Fray Sebastian Bravo, en una letra i 
me distes sobre Felipe de Junta, mercader 
libros e impresor, vecino de la dicha Ciui 
de Burgos, para que en ella pague á trei 
dias vista á los dichos Prior Frailes r con ve 
de dicho monasterio de San Pablo de la 
cha Ciudad de Burgos mis partes, dente 
setenta y cinco ducados, que es la parte ( 
les pertenece con que se les acaba de pagai 
Escritura de concierto que de yuso ira dec 
rada como mas largo se declara en la dic 
letra de cambio que me entregastes firmada 
vuestra mano r nombre, su fecha en esta 
cha villa de Medina á veinte y tres de Al: 
de este dicho año de ochenta y nueve ú. q 
me refiero. Y á mi el dicho Fray Pedro de I 
vas , me pagastes en otra letra de cambio q 
ansi mesmo me distes firmada de vuestra mai 
r nombre sobre Claudio Curlet mercader 
libros t vecino de la dicha Ciudad de Salama 
ca, para que en ella á treinta dias vista pague 
los dichos Prior frailes t convento del dicl 
monasterio de Santisteban de la dicha Ciudi 
de Salamanca ciento z setenta y cinco ducadc 
con que les acabáis de pagar los maravedís qi 
les debéis de resto de la Escritura de concier 
que de yuso se declarará como mas largo p 
la dicha letra se declara, á que me refiero e 01 
ginalmente nos entregastes. Y los dichos trc 
cientos e cincuenta ducados son e nos dist 
por razón que vos entregamos en nombre < 
los dichos nuestros partes una cédula Real é 
Rey nuestro Sr. firmada de su Real mane 
nombre e refrendada de Juan Vázquez su S 



264 



1592 



letras. Los quales tratando (como buenos Phi- 
losophos) de lo primero que se pone en el en- 
tendimientOy que es el fin donde todos vamos 
á parar, que es la muerte, tratan luego de lo 
que tan asido anda della, que es el juizio que 
Dios ha de hazer de nuestras almas, prosi- 
guiendo su platica en todas las materias.» 

Al fin de la obra se insertan dos sermones 
predicados en autos de Inquisición, el pri- 
mero de un religioso Agustino, y el segundo 
de D. Juan Manuel (que renunció el Obispado 
de Sig^enza), en el autodeValladolidde 1568. 

Folio 12 vuelto: «Ni olla sin tocino, ni ser- 
món sin Agustino.» 

Los titulillos de este tomo dicen : «Primera 
parte de los | Discursos predicables.» 

No sabemos que se haya publicado la se- 
gunda parte. 

Primera edición. Nicolás Antonio cita una 
de 1 584, en cuya fecha debe haber equivocación. 

■ (Bib. de San Isidro.) 

1590 

222.— Angeles (Juan de los). 

Trivmphos | del amor de | Dios, 
obra pro- | iiechosissima para toda 
suerte de personas, | particularmente, 
para las que por medio | de la con- 
templación dessean | vnirse a Dios. | 
Compuesto por el padre fray luán de 
los Angeles, | Predicador de la pro- 
uincia de Sant loseph | de los des- 
calzos. I Dirigido a Andrés de Alúa 
Secretario del Rey nuestro señor, | y 
del su consejo de Guerra. (Estampeta 
de la Crucifixión.) Con privilegio. | 
En Medina del Campo por Fran- 
cisco I del Canto. M.D.XC. 

(Al fin.) En Medina del Capo, por | 
Francisco del Canto, | Año, de 1589. 

4.** — 303 hs. foliadas, más 8 de prels. y 9 al 
fin sin numerar— sign. jf, A-Z, Aa-Pp, If — 
todas de 8 hs. 

Port. - V. en bl.— Aprob.de Fr. Gabriel Pi- 



nelo: San Felipe de Madrid, 28 Febrero 1589.- 
Erratas (Dr. Alonso Vaca de Santiago): Vs^ 
Uadolid, 10 Diciembre 1589. — Priv. al autor 
por diez años: Madrid, 14 Marzo 1589. — Dedi- 
catoria: San Diego de Sevilla^ 20 Julio 1589.- 
Soneto de Fr. Antonio de Santa María en re- 
comendación del autor y de la obra. — OcUn 
y tercetos de Fr. Ángel de Badajoz al autor.- 
Soneto de Fr. Francisco de Sant Joseph en re- 
comendación de )a obra. — Otro de Frandsoo 
Lobato. — Fray Ángel de Badajoz..... al m- 
tiano lector. — Tabla de capítulos. — Texto (dos 
partes, precedidas de un prólogo del autor d^ 
clarando el intento que ha tenido en este li- 
bro. Al final se pone una Carta del autor i 
una se flora devota), — Colofón. — P. en bU— 
Tabla de cosas notables. 

Primera edición. El autor abrevió este tn- 
tado y lo publicó en Madrid, año 1 600, con el 
titulo de Lucha espiritual y amorosa entn 
Dios y el alma, 

(Bib. de la Universidad CcDtraL) 

1592 
223.— Sanzoles (Alphonsus de). 

Epitome I sive Compen- | divm con- 
ceptwm I omnivm Evangeliorvín, 
qvae | in Missali Romano continentur, 
cum remissionibus | ad libros vulgari 
sermone conscriptos. | Sylva espiritval 
de varias con- | sideraciones, discur- 
sos del Credo. Y Arte de | perfecta- 
mente seriiir a Dios. | Authore fratre 
Alphonso de Sangoles Praedicatore, 
Ordinis Minorum, | Prouinciae Sancti 
lacobi. (E. del i.) Cvm privilegio. I 
Methymnae a Campo. Excudebat la- 
cobiis a Canto. | M. D. XCII. | A 
costa de luán de Terci, mercader de 
libros. 

(Al fin.) Impresso en | Medina del 
Campo por | Sanctiago del Canto. | 
M.D. XC. II. 

4." — 223 hs. foliadas, más 4 de prels. y 5 al fin 



sin numerar— sign. ^, A-Z, Aa-Ee-f — todas 
de 8 hs., menos la primera y últ, , que son 

de 4 — apostillado. 

Port. — V. en bl. — Priv. al autor por diez 
aflos: El Pardo, a8 Febrero 1590.— Lie. del 
provincial, Fr. Andrés de Nieva: Salamanca, 
20 Marzo 1590. — Censura de Fr. Fernando de 
Campo: Salamanca, 8 Enero 1591. — Aproba- 
ción de Fr. Bartolomé Sánchez: Colegio del 
Carmen de Salamanca, 8 Febrero 1 590.— «Fra- 
ter Alfonsus a Sangoles Candido Lectori.»— 
«Instrucción y declaración de las remisiones 
que en esta presente obra van hechas i. los li- 
bros de romance que se alegan; conviene á sa- 
ber, de la Sylua espiritual de varias conside- 
raciones : al Arte de perfectamente seruir i 
Dios, y a los Discursos del Credo.»— Texto.— 
«Index omiiium Evangeliorum quse continen- 
tur in hoc Epitome.- Index authoritatum Sa- 
cra; Scriptursc.» — Colofón. — P. en bl. 

Santiago del Canto adoptó el siguiente es- 
cudo, que es uno de los usados por Pedro de 
Castro, quitadas las iniciales de este antiguo 
impresor. 




3 266 

qtial llevando el predicador el presente Epi- 
tome de conceptos, en la alforja 6 manga, po- 
drá fácilmente predicar por el, mejor que por 
otros modernos mas prolíxos y doctrinales: 
como muchos lo han experimentado en las 
tablas que estos años passados sacamos para 
todas las obras de Romance, de Stella, y de 
Fray Luis de Granada, alas quales haze gran 
ventaja en todo este compendio, como el que 
hubiere visto las demás lo hallará por verdad.» 
Primera edición. 

(Bib, de l> UJTertitlid CeotnL) 



El autor hizo este Compendio para facili 
dad de los predicadores. Asi lo indica en la 
Iiislntc< id», que acaba de este modo: «Por lo 



224.— Catechismus. 

Catechismvs | ex decreto | sacro- 
sancti Con- | cilii Tridentini, | lussu 
Pij. V. Pont. Max. | editus. | Nunc 
primum in capita, sectíonésque distinc- 
tus, varijsque | Patrum sententijs, & 
auctoritatibus munítus. I Accessere 
dúo Índices, quorum alter docet: qua 
ratione ea ( quíe in hoc opere tra- 
duntur, ad Éuangetia Dominicalia, & I 
aüorum aliquot festoruin, possint ac- 
commodari, | altar rerum est longé ijs 
locupletior, | & ordinatior, qui hacte- 
nus I editi sunt. (Escudo de Guiller- 
mo de Millis: grabado delnúm. 113) 
M. D. XCIII. I Methymne Campi 
Apud lacobum á Canto. | Expensis 
Ainbrosij du Port. 

8." — 456 hs. foliadas (en realidad son 453, 
por estar paginadas las tres últimas), más 24 
de prels. y 27 al fin, de índice, sin numerar — 
sig"- U-lTili A-Z, Aa-Zz, Aaa-Ooo— todas 
de 8 hs. 

Port.— V. en bl.— Tasa (á 3 iññ. cada plie- 
go) á petición de Antonio Manuel, hbrero: Ma- 
drid, 2 5 Septiembre 1 593. — Erratas (Dr. Alonso 
Vaca de Sanctiago): Valladolid, 1 2 Julio i J93. — 
Lie. al librero Antonio Manuel para reimpri- 
mir este libro: Madrid, 22 Diciembre 1589.— 



.„, uuraeos por Miiianges 

y de AmbcTES por Plaminct, y viendo que en 
la primera habla que enmendar el contexto, 
en la segunda el ¡ndice de los Evanj;elÍos y en 
la tercera la división de capítulos y secciones, 
encargó á personas competenlts dichas correc- 
ciones, con objeto de que la edición que pre- 
paraba fuera la más correcta de todas. 

iliib.de San Isidro.) 

225.— Espino de Cacares (Didacus). 

Speculum Testamentorum, sive 
Thesaurus universas Jurispriidentiae. 
Metimoae á Campo, 159J. 

Folio. 

(Nicnlls AntcDÍo.) 

Segunda edición. La primera es Salaman- 
licis, Joanncs FerdhtamUis , 1587. 

226.— Suárez de Paz (Gcndisalvus) 

Praxis Ecclesiastica et Síccularis. 
Methimiiíe Campi, 1593. 

Folio. 

(NicotáE AdUDÍo.) 

1504 
227.— Ferdinandus (Joannes). 
ioarvm I Sfrí". — 



torum annorutn pervígili studio, assidua lee- 
tíone & usu atque exercitio publicarum Theo- 
logiíe tam sch clástica: quam positiva per multa 
annorum lustra pr^electionum, deníque k prima 
mea juventute, usque ad senectam perpetuo 
sudoreconstat. Divisimusautemtractatumuni- 
versum in tres tomos » 

Este tomo primero comprende cuatro libros, 
letras A-D, y el autor pone al fin esta nota Ad 
Lectorem, referente á la continuación de la 
obra : 

«Accipe amice Lector primum Tomum hu- 
jus operis, quem ideo seorsum ab aliís in lu- 
cem edimus, quia omncs materias suas habet 
completas: ñeque dependet ab alus duobus to- 
mis sequentibus, quamprimum prselo man- 
dandis , máxime propter indicem locupletisst- 
mum Evangeliorum tottus anni, quem in 
gratiam concionatorum adjecimus. Vale.» 

La tasa, licencia y censura se re6eren á este 
tomo primero. 

|6Íb. de la Univ«nidad Cenlral.) 

228.— Osorius (Joannes). 

loannis Osorii | e Societate lesv 
Syl- 1 va variarvm Con- | cionvm. I Di- 
uini verbi príedicatoribus extra ordi- 
nem Dominicarum, & festoram pas- | 
sim occurrentium. In quibus & populi 
singiilaris expectatio est, Sr ar- | gu- 
menti inueniendi magna difíícultas, | 
Tomvs qvartvs. | Ad D. Francíscum 
Sarmiento Episcopiim Giennensem. 
(Escudo de la Compaflla de Jesús.) 
Cum Frinilegio. [ Methyranae a Cam- 
po. } Excudebat lacobus á Canto. | 
M.Ü.XC IIII. 

(Al fin,) Methymna; a Campo. | Ex- 
cudebat lacobus á Canto. | Anno. 
1594- 

4-''— 373 hs. foliadas, más 4 de prels, y 23 al 
fin sin numerar— sign. "ftA-Z, Aa-Zz, Aaa- 
Ddd— todas de 8 hs., menos la primera y úl- 
tima, que son de 4 — apostillado. 

Port.— V. en bl.- Erratas ( Dr. Alonso Vaca 



de Santiago) : Valladolid , 1 7 Julio 1 594.— Tasa 
de este tomo iv, á 3'/, maravedís cada pliego, 
á pedimento de la Compañía de Jesús: Ma- 
drid, 30 Agosto 1594. — Lie . del provincial, 
Francisco de Galarza: Valladolid, 26 Diciem- 
bre 1592.— Aprob. de Fr. Pedro de Messa: San 
Francisco de Madrid, 7 Enero 1594. — Priv. al 
autor por diez años para imprimir este tomo iv: 
Madrid, 20 Enero 1594. — Dedic. del autor al 
Obispo de Jaén, D. Francisco Sarmiento. — 
Texto. — Escudo de la CompaAfa, grab. en 
madera. — Colofón, — «Index locorum Sacrse 
Scripturse. — Index rerum et verborum. — 
R^istrum.»^Escudo de la Compañía. 

Contiene 36 Sermones, entre los cuales hay 
uno por la guerra contra infieles, otro en ac- 
ción de gracias por la victoria, y otros al na- 
cimiento de nn Príncipe, salud del Rey, exe- 
quias del Rey, muerte de un Príncipe, etc., etc. 
Primera edición de este tomo iv. 
Los tres pritperos tomos se imprimieron por 
primera vez en Salamanca por Miguel Serrano 
de Vargas, años 1591 , 1593 y iS93- 

(B¡b. de San Isidro.) 



1595 

229.— Bravo (BartholoMíEus). 

Líber | de conscri- 1 bendis Epistolis I 
cvm exemplaribvs | cuiusque generis 
Episto- I larum. | ítem Epistolarvm | 
libri tres, quibus virtutis doctrina iu- 
uen I tuti accommodata continetur. | 
Avctore Bartholo- 1 maío Brauo é So- 
cietate lesv. (Escudete de la Com- 
pañía de Jestis.) Cum Priuilegio. | 
Methymn» a Campo. | Excudebat la- 
cobus á Canto. | M.U.XCV. 

8.° —145 hs. foliadas, más 6 de prels. sin nu- 
merar — sign. ^, A-T — todas de K hs., menos Tf, 
que tiene 6. 

Port.— Al V.": Tasa (á 3 maravedís cada 
pliego); Madrid, 12 Junio 1595. — Lie. del vice- 
provincial Cristóbal de Ribera: León, J." 
Agosto 1593. — Aprob. de esta obra, con todo 



la añadido, por Tomás Gracián Dantisco: Ma- 
drid, lo Septiembre 1595. — Priv. por diez afios 
al autor para imprimir y vender el libro que 
se intitula «De conscribendis Epistolis», can 
otra tratado de «Epístolas familiares,* nueva- 
mente añadido: San Lorenzo, 24 Septiembre 
1594, — «Clarissimo D, D. loanni Alphonso 

Moscosso Episcopo Legionensi Bartholo- 

mxus Bravo. — Prrefatio in librum de Conscri- 
bendis Epistolis.»— Texto,— Index Epistula- 
Tum familiarium Ciceronis. — «Index Epistola- 
rum femiliariiim P. Manutij.» — Port. segunda: 

Epistolar I Familia- \ res. qvibvs \ vtrtutis 
do- j ctrina ivven- \ tuti prxsertim iiccom- 
mo- \ data conlinetiir. \ Avcíore Bartho- \ 
hmct<í Braito é Societate lesv. (Escudete de 
la Compaflla de Jesús) Cvm privilegio: \ 
Methymnm li Campoy lacobiis ti Canto. \ 
M.D.LXXXXV. 

V. en bl.^«In librum Epistplarum prafa- 
tio.» — Texto {tres libros), — «Index rerum quse 
ín tribus superioribus Epistolarum libris trac- 
lantur.» — Errata (Dr. Alonso Vaca de Sanc- 
liago): Valladolid, 6 Abril 1595. 

Los tres libros de epístolas contienen varias 
del autor dirigidas á su=. antiguos discípulos, 
cuando ya éstos hablan llegado á mayores es- 
tudios, y hasta á desempeftar cargos públicos. 

(Dib, deSan Isidro.) 

230.— González de Mendoza (Juan). 

Historia I de las cosas | mas nota- 
bles, ritos y costübrcs del gra Reyno 
de la China, sa ] bidas assi por los 
libros de los iiiesmos Chi- 1 nos, como 
por relación de los Keligio- | sos, y 
otras personas que han ] estado en 
el dicho I Reyno. | Ordenado por el 
P. M- F. I luá Gozalez de Médoija de 
la Orde de S. Aurii- I stin, Predicador 
Apostólico, y Penitéciario de su [ 
Sáctidad. A quien la Magestad Catho- 
lica embio | co su Real carta, y otras 
cosas para el Rey de | aquel Reyno, 



el aflo de 1580. Y nue- | uanu 
añadido por el | mesmo Author. 
Fernando de Vega, y ( Fonseca, 
Consejo de su Magestad, y su | Pi 
déte en el Real de las Indias. | i 
vn Itinerario del Nueuo Mundo. I ' 
privilegio. I En Medina del Can 
por Sactiago del Canto, I M.D.XC 
Por los herederos de Benito Bo 

8." — 348 hs. foliadas (en realidad son 
más 12 de prels. y 10 al fin sin numei 
sign- l-n-A-Z, Aa-Xx, ^— todas de 8 
menos \% que es de 4. 

Port. (de rojo y negro). — Al v.': Es 
pequeño de Benito Boycr. — Tasa (á 3 mai 
dís cada pliego): Madrid, 19 Mayo 15I 
Privilegio al autor por diez aúos: Plix, I 
ciembre 1585.— Breve del Papa Sixto V d 
licencia al autor para imprimir este I 
Roma, 13 Junio 1585. — Dedic, suscriti 
Fr. Juan Gonitález de Mendoza: Rom: 
Junio 1585.— Al lector.— Soneto. — «Sonei 
la reducción del Reyno de la China a la I^ 
Catholica.» — P. en bl.— Texto. — Hscud< 
queño de Benito Boyer: grab. del núm. \\ 
Memorial de los capítulos. — H. en bl. 

Dedicatoria : 

«.\l Ilustrisimo Seilor Fernando de Ve 
Fonseca mi sei^or del consejo de su Mají 
y su presidente en el Real de las Indias. 

•Quandoelañode mil y quinientos y ocb 
su Magestad me mando que pasase al 1 
de la China á hacer de su parte (con un 
senté de varias y ricas preseas para aquel '. 
demonstracion de la amistad y buena co 
pondencia que quería tener con el y comí 
entre tos vasallos de entrambos por la ] 
de las islas Filipinas. 

»E1 Ilustre Don Antonio de Padilla y 
ne'-es de buena memoria antecesor de V. S. 1 
trisinia me encomendó que con curiosídaí 
tasse las cosas de aquel Reyno para hace 
mi vuelta larga relación de lo que huí 
visto y entendido. 

*Pienso que con ánimo de encaminar 
algún buen modo con la noticia de las cosí 
bres de aquellas gentes y disposicioQ d 



tierra la conversión de ellas á la fé Católica, 
y conociendo este santo propósito de aquel 
caballero, tomé tan á mi cargo este cuidado 
que aunque llegado á Méjico conforme á la 
orden de su Majestad se dilató mi jornada para 
mejor ocasión todavia de lo que allí procuré 
informarme y entendí de personas que habían 
estado en la China y hecho traducir algunas 
cosas de los libros é historias de aquel Reino 
y de algunos papeles y relaciones que pude 
haber á las manos bien comprouados hice un 
breve Compendio dedondesepodia sacar alguna 
DOticia del sitio y descripción de aquellas pro- 
vincias y fertilidad de ellas,. de la religión ri- 
tos y ceremonias de los moradores, policía con 
que se goviernan en paz y orden de milicia 
con que se sustentan y defiendín de las gentes 
con quien confinan y otras cosas particulares. 
Pero vuelto á Espafla y hallando que el seflor 
Presidente (á cuyo servicio Uaya dedicado 
este pequeño trabajo) hera fallecido parecióme 
que cesando con su muerte el fin para que yo 
había con diligencia juntado todo lo dicho ce- 
sava también la ocasión de publicarlo hasta 
que venido á esta Corte y habiendo besado el 
pié á la santa memoria del Papa XIII y por su 
mandado dándole noticia de lo que yo tenia de 
las cosas de aquel Reino con que su Beatitud 
recibió gusto, me ordenó que juntándolas con 
la mejor orden que súpleselas sacase á luz para 
despertar mayor deseo de la salvación de tan- 
tas almas (como allí se pierden) en los fieles 
pechos de nuestros Espafloles, con lo cual tuve 
alguna atención (quiero llamarla asi) de pu- 
blicarlas: y juntándose á este estimulo de su 
Santidad el que me dio luego la nueva de la 
promoción de V. S. Ilustrisima á ese lugar tan 
bien merecido, no quise dilatar la ejecución de 
este pensamiento hasta mí buelta á EspaAa 
porque la consideración del mal estilo con que 
están escritas no le resfriase: y ast mal orde- 
nada y mal corregida, qual ella es, ofrezco á 
V. S. Vlustrisima esta Historia ó por mejor 
decir Compendio de las cosas mis notables de 
la China.* 

Prál'igu al lector: 

< Y aunque Marco Polo en el largo viaje 

que hizo por Asía, parece que quiere dar á co- 
nocer al mundo esta suerte de gente (de ¡a 
China), hay quien no se certifica, si las cosas 



increíbles que de ella se cuentan, sean de los 
Chinos, ó Tártaros. Faltando pues en un siglo 
tan rico de escritores eloquentisímos quien pu- 
blícase quanto en este Reyno los aflos atrás ae 
ha visto y entendido : y habiéndome yo de tes- 
tigos de vista fidedignísimos informado dello, 
como tan curiosos, que lo mas trasladaron allá 
de sus proprias historias: y principalmente 
conpeüdo de quién me pudo mandar, tuve atre- 
vimiento de acometer la escritura de este breve 
compendio, á contemplación de los buenos in- 
genios, que de diversas y extraordinarias cosas 
se deleytan, en tanto, que otras mas copiosas, 
y elegantes salen á la luz, con que mi intento 
se consiga, que no creo tardará, 1 causa de ha- 
llarse ya en aquellas partes de los nuestros 
tantos y tan peregrinos, que cuando un sujeto 
tan digno no les convidase, lo liará el deseo 
de exparcír su fertilidad por toda la tierra.» 

«CAPITIILO XVI, 

*De ctianto más antigua es ¡a costumbre de 
imprimir los libros en este Reyno que en 
nuestra Europa. 

»Fué tan sutil, é ingeniosa la admirable in- 
vención de la estampa que es cosa cierta, si 
íalUia ella perecería mucha parte de la me- 
moria de tantos insignes varones como los fe- 
lices tiempos de atrás poseyeron y muchos de 
los que ahora son no se litigaran tanto (con 
la codicia de ganar honrra) en letras ó armas 
si solamente su memoria huviera de durar 
igualmente que su vida ó poca mas. Dexado 
esto aparte y los grandes efectos de esta sutil 
invención (que querellos decir fuera alargarme 
mucho) tratare solamente de provar lo que el 
capitulo propone, con algunos cxemplos de 
muchos que en sus historias se hallan y en las 
nuestras bastantes para que quede claro. Según 
parece por lo común opinión, la invención del 
estampar comenzó en Europa, el ailo de 1458. 
La qual se atribuye á un Tudesco llamado Juan 
Cutembergo, y se tiene por cosa cierta que el 
primer molde con que se imprimió se hizo en 
Maguncia de donde un alemán llamado Con- 
rado traxo á Italia la invención y que el primer 
libro que se imprimió fué el que escribió San 
Augustin que se titula la Ciudad de Dios y en 
esto concuerdan graves autores. 



»Pero según los Chinos afirman, su primer 
principio fue en su Reyno, y el inventor un 
hombre á quien ellos reverencian por Santo, 
de donde se deriuó y traxo muchos aflos después 
que ellos tenían el uso ai Reyno de Alemania 
por la Ruscía, y Moscobia i por donde tienen 
por muy cierto se puede venir por tierra, y que 
mercaderes que venían de allá al dicho Reyno 
por el mar Bermejo: y de Arabia la felice tra- 
jeron libros, de donde el Juan Cutembergo (á 
quien las historias hacen autor) tomó motivo. 
Lo cual siendo asi verdad (como ellos tienen 
autenticado) queda muy claro que esta inven- 
ción vino, y se comunicó de ellos á nosotros: 
y a3'uda para creer esto hallarse el dia de hoy 
entre ellos muchos libros estampados mas de 
500. anos antes del año en que por nuestra 
cuenta tuvo principio la invención en Alema- 
nia: de los cuales tengo yo uno; y he visto 
otros, asi en las Indias, como en Espaíla é 
Italia. El padre Herrada, y sus companeros 
trajeron, cuando bolvieroñ de la China á las 
Filipinas, muchos cuerpos de diversas mate- 
rias, que los habían comprado en la Ciudad 
de Ancheo estampados en diversas partes de 
aquel Reyno: aunque los mas en la provincia 
de Ochian donde hay la mayor estampa: y 
traxeran muchos mas (según dixo) porque había 
grandisimas librerías, y valían á poco precio, 
si el Virrey no se lo estorvara: el cual temién- 
dose por ventura, que por medio de ellos no 
se supiesen los secretos del Reyno (cosa que 
con grande cautela procuran encubrir á los 
estrangeros) les embíó a decir, que le hablan cer- 
tificado andavan comprando libros para llevar 
á su tierra, que no gastasen en ello dineros, 
porque de balde les daria el todos los que qui- 
siesen. Lo cual después no cumplió, ó por la 
razón ya dicha, ó quizá por olvidársele. Los 
que tenia comprados cuando llegó la voz del 
mandato, eran buena cantidad, de los quales 
se han sacado en suma las mas cosas que en 
esta pequetla historia avernos puesto para dar 
una breve noticia de las de aquel Reyno, 
hasta que se pongan mas difusamente, cuando 
con el tiempo se hayan entendido, y la testi- 
ficación de muchos les haga creybles; que el 
día de hoy por la poca, y nueva noticia que 
de ellas se tiene no se puede hacer fácilmente. 
Lo cual me ha movido, y aun forzado, ádexar 



de tratar de muchas cosas tenidas por vcnfa 
deras en aquellas partes, y verificadas , de qn 
he sido culpado, y reprehendido por hombrt 
que de ellas tenían mucha noticia. Y por n 
parecerme fuera de proposito, pondré eo 1 
capitulo siguiente las materias de que lo 
dichos libros tratavan, para que se iadlileí 
creer lo que de la curiosidad , y policía de iquf 
Reyno en muchas partes se han tratado y i 
ofrecerá tratar.» 

«CAPITULO XVII. 

»Dc ¡os libros que el padre Herrada, y m 
compañeros traxeran del Reyno de la CJmu 
y las materias de que tratauatt. 

•'Los libros que traxeron, eran en gran oó 
mero,. como havemos dicho, y tratauao de di 
versas materias, como se vera de lo que t 
sigue. 

»De la descripción de todo el Reyno de 1 
China, y i que parte está cada una de li 
quince Provincias, el largo y ancho de ad 
una de ellas, y los reynos con quien 000 
finan. 

»De los tributos y rentas del Rey y el ordei 
de su palacio Real, y de los salarios ordinaiio 
que da: con los nombres de todos los oficiot d 
su casa, y hasta donde se estiende el poder d 
cada uno de ellos. 

>De los tributarios que tiene cada Pnvit 
cia, y el numtro de los que son libres de pagí 
el tributo: y los tiempos, y orden como le fa 
de cobrar, 

»Para hacer navios de muchas manerai, yd 
como se ha de navegar: con las alturas dele 
puertos y la calidad de cada uno en particolai 

•Del tiempo y antigüedad del Reyno de 1 
China y del principio del mundo , y en qn 
tiempo y por quien comenzó. 

»De los reyes que ha tenido el Reyno, ■ 
como han sucedido en el, y de la manoi ' 
modo que han tenido en gouernar, con la vid 
y costumbres de cada uno. 

•De las cerímonias con que han de ofrcKC 
sacrificio a los ídolos (que ellos tienen po 
dioses) y los nombres de cada uno dellos, y ( 
principio que tuvieron y los templos en qa 
se han de hazer los tales sacrificios. 



»De lo que sienten de la inmortalidad del 
anima, del cielo, del infierno, y del modo de 
sepultar á los difuntos, y las obsequias que por 
ellos se han de tiazer, con los lutos que cada 
uno es obligado á traer según el deudo que 
con el difunto tenía. 

»De las leyes que tiene el Reyno, y en que 
tiempos, y por quien fueron hechas: y las pe- 
nas que por el quebrantamiento dellas se han 
de dar, con otras muchas cosas tocantes á buen 
gouierno. 

•Muchos libros de yeruas medicinales, y 
como se han de aplicar para que aprouechen, 
y sanen las enfermedades. 

•Otros muchos de medicina de autores de 
aquel Reyno, antiguos y modernos, con el or- 
den que los enfermos han de tener para sanar 
de las enfermedades, y para preseruarse de 
caer en ellas. 

»De las propiedades de piedras y metales y 
de cosas naturales que tienen en si alguna vir- 
tud, y de las cosas para que las perlas, el oto 
y la plata y los demás metales puedan seruir 
á la vida humana; comparando entre los unoi 
y los otros la utilidad de cada cosa. 

•Del movimiento de los cielos y de su nu- 
mero, de los planetas y estrellas, y de sus efe- 
tos e influencias particulares. 

• De todos los reynos y naciones de quien 
tienen noticia, y las cosas particulares que de 
cada uno se saben. 

•De las vidas que hizieron los hombres a 
quien ellos tienen por sanctos, y adonde passa- 
ron su vida, y donde murieron y están ente- 
rrados. 

•De como se ha de jugar a las tablas y al 
axedrez, y como han de hacer juegos de manos 
y títeres. 

»De música y cantares con los nombres de 
los inuentores. 

»De Mathematicas, y cuentas, y reglas para 
sabellas bien. 

•De los efectos que hace la criatura en el 
vientre de la madre, y de como está cada mes, 
y se sustenta, y quales son buenos, ó malos 
tiempos para su nacimiento, 

•De Architectura, y para todas las mane- 
ras de fabricar, con el ancho y largo que el 
edíScio ha de tener para que tenga propor- 



)S 271 

»De las propiedades de la buena, ó mala 
tierra, y las seibas para conocerla: y que cosas 
llevara bien cada una. 

»De Astrologia natural y judtciaria y reglas 
para aprender de ellas, y levantar figuras para 
hcchar juici'js, 

»De Chiromancia, y Phisionomia, y otras 
señales, y lo que cada una significa. 

•Del estilo para escribir cartas, y los tituloi 
que se han de dar á cada uno, según la digni- 
dad, ú calidad de su persona. 

»De como se han de criar los caballos, y 
para enseñalles á correr y caminar. 

•Para adivinar por sueflos , y echar suertes 
cuando comienzan algún camino, ó hacen al- 
guna obra, cuyo fin es dudoso. 

»De los trages de todos los del Reyno. co- 
menzando del Rey, y las insignias de los que 
gobiernan, 

•Para hacer armas y instrumentos de gue- 
rra y para saber formar escuadrones. 

• Estos y otros muchos traxeron los dichos 
padres, de donde (como be dicho) se han sa- 
cado las cosas que se han dicho, y dirán en 
este libro y historia, interpretadas por perso- 
nas nacidas en la China, y criadas en las islas 
Filipinas en compartía de los Españoles que 
en ellas residen. 

•Los cuales afirmaron haber visto muchas, y 
muy grandes librerías en las ciudades donde 
llegaron , en especial en Ancheo, y Chincheo.^ 

(Bib. Nacional.) 

El Condestable de Castilla D. Juan Fernán- 
dez de Velasco, bajo el pseudónimo de Ei SoÍ- 
dado de Ciiccres, escribió é hizo circular entre 
la gente de letras una sitira picante en contra 
de la Historia de ¡a China y de su autor. Con- 
testó á esta Invectiva el Maestro Mendoza bajo 
el nombre de El Otra de Argittida, y aunque 
tardó cuatro ai^os en dar la Respuesta, no pa- 
rece sino que acababan de aplicarle un revul- 
sivo, á juzgar por la dureza del lenguaje. Tal 
cantidad de mostaza lle\'aba la Invectiva y 
tanto sintió sus efectos El Cura de Arganda. 

A continuación se imprimen ambos docu- 
mentos por una copia coetánea que se con- 
serva en la selecta biblioteca del Sr. D. Fran- 
cisco de Zabálburu : 



«INVECTIVA DEL SOLDAIX} DE CACEBBS CON- 
TRA EL MAESTRO MENDOZA Y SU HISTORIA DE 

LA CHINA. 1585. 

Ilustre Sr. 

»De mil amigos que tave ua tiempo en esa 
corte ninguno ha escapado de muerto ó pro- 
veido; es oficio del tiempo. En el poco que me 
ha sobrado estos dias, he apuntado ciertos error- 
cilios al libro del padre Maestro Mendoza que 
por suerte vino Á mis manos; con intención, de 
que no pase la segunda impresión adelante 
(como viene determinado) sin enmendarlos. 
Pienso que será hidoáEspaila; suplico á Vmd. 
sea servido, de leer la inclusa, y comunicarla á 
sus amigos de ciencia y consciencia, los más 
del alma que tenga; porque gustaría que fuese 
secreta esta corrección. Y vista muy bien; y de- 
jando traslado de enviarla con otro correo, se la 
encamine donde quiera que estuviere. Y he 
querido encomendar í Vmd. negocio tan grave, 
porque según una relación que aqui he leydo 
suya, de la entrada de los Reyes de Japón en 
esa Corte, no pueden dejar de incluirse en Vmd. 
todas las buenas partes, que yo pueda desear. Y 
también porque (para hablar católicamente) yo 
no conozco por su nombre otra persona de 
suerte en ese lugar: que esto de la imprenta es 
gran material para dar a conocer los buenos 
ingenios en que tiene parentesco estrechísimo 
con la Fama. Ella me traya buenas nuevas de 
Vmd. cuya Ule. etc. De Ñapóles a 7 de Agosto 
de 1585. B. L. M. de Vmd. su servidor. 

«El Soldado de Cáceres.» 

^.Reverendo Padre Corom'ita de ¡a China. 
•Primero que me engolfe, Padre Maestro, en 

este piélago si n fin de vuestras necedades, donde 
tan a ojo veo el peligro: y antes que vos y 
vuestro libro vengamos a las manos, y lo eche- 
mos a trece, para que nunca se venda: cosa en 
que no haré poco, si salgo con el pellejo, según 
el miedo con que entro en la batalla, quiero 
(como chistiano que soy, aunque indigno) ha- 
cer mis cosas y descargar la consciencia con vos, 
de mil disparates, que se me tropiezan en la 
imaginación, para salir á la luz delante vuestro 
acatamiento; y por quedar con menos culpa, 
si se me fuere la pluma á decir mal de V. lí. 



que no tengo tal proposito ni lo es de mi pro- 
fesión: os contare Padre Maestro mis iniquida- 
des, haciendo un breve epilogo de mi \ida: 
para que conozcáis á lo que se estiende, la vi- 
riable rueda de fortuna. Pues solatium est 
miseri's, etc. 

»Yo, Padre Maestro, aunque (mal pecado) 
ando por culpas y excesos á mal partido, ÍdI 
hijo de buenos padres, loado sea el que me los 
dio. Nascí en Caceres, lugar muy fértil de Ex- 
tremadura. Crieme hasta ocho años con ello», 
en razonable regalo, medio á lo caballero (esU 
puntadilla baste para que me tengáis respeto). 
Faltáronme al mejor tiempo. 

»Yo que de mi condición era inquiettUo y 
bachillerejo, apellidava i mi tutor cada día, 
por una Universidad, donde ir á estudiar, muy 
determinado de saber más que Séneca, y atro- 
peüar el mundo. Vino Dios y enhorabuena 
San Lucas, y dan conmigo en casa de un pu- 
pilaje, de Alcalá de Henares, dejándome ho- 
nesta sustentación y servicio, y muy enco- 
mendado, por ser mochacho, y travieso. Pelá- 
bame las cejas á estudiar gramática. Supe poco 
menos, que criáis ánades en vuestra China 
(mirad si lo encarezco bien). Tenia yo í todo 
Juvenal de memoria ; y de allí (mal haya el día* 
blo) se me pegó algo de satirico: y después dd 
Ariosto (otra nifleria, nunca yo lo supiera, que 
harto cumplía á vuestro libro y honrra). 

»Hiceme después bachiller en artes, y co- 
mencé á salpicar en todas las folcutades, ha- 
ciéndome conocer en mis disputas. Tan sastí- 
fecho estava yo de mi ingenio, como vot de 
vuestro libro. De manera que i los veinte afloi 
me tentó el enemigo, de hacer otro al modo 
de la Diana del Montemayor, entregiriendo 
en la historia, ciertos versillos, que á contem- 
plación de una dama en diversas ocasiones ha- 
bla hecho, que (si no lo habéis por enojo) mis 
ciertos humeziflos tuve de Amadis , y aun de 
Petrarcha; pero todo el tiempo lo consume: y 
consolaos con que también consumirá esta 
carta; y quedareis como el dia en que naciste. 
Vieron pues, ciertos amigos mi libro en bo- 
rrón; y entre ellos, algún mal intencionado, que 
ó por enemistad ó gusto estragado, que etto 
es lo más cierto; ñjó en escuelas un cartd de 
letra muy menuda solo con intención de dar 
la muerte, á quien nondum limina vita attígt- 



raí, y apenas era engendrado en el vientre de 
su madre. Este si que murió en agraz. Este 
s[ que fué (Padre Maestro), verdadero dolor; 
no el que vos sentiréis con esta mi carta, que 
al fin, dú donde diere; séase el libro de quan 
ruin estilo quisieren; cuente las mentiras que 
mandaren dos hombres de bien; y sea tan de 
remiendos, como todos conoscen, y yO publico; 
iatidem, iaiitíem, para lo de Dios le habéis co- 
municado al mundo; y eternizado vuestro 
nombre con él por toda la cristiandad. Y aun- 
que á mi, y otros bachilleres les parezca no 
tan digno, y le condenemos al fuego por trai- 
dor; vos si no sois necio (que si debéis de ser) 
os reiréis de mi y de ellos; y haréis como decís 
otra nueva impresión en España, para que 
quede de cal y canto vuestra necedad, y sea 
como darles una higa, que para vos, bastantí- 
sima verganza será esto. 

vSenti (como digo) el negro libello tanto, y 
vine tan á pique de perder la paciencia, que 
no podiendo saber quien fuese el delincuente, 
ni con mi honra parescer en escuelas sin sas- 
tifacion publica, tomé por partido muy á cen- 
cerros tapados buscar los aires de Italia, y 
probar un poco á divertirme de esta justa cil- 
lera. Entretuve por acá en Millan, Ñapóles, 
Sicilia y Roma ocho años sirviendo á S. M. 
en estos presidios con mi persona y armas: 
que (aunque poderosas) no lo han sido de de- 
fender vuestro libro. Y entreteniéndome tam- 
bién en ver lo bueno que hay escripto en la 
lengua Italiana (que esto le queda á un estu- 
diante apóstata) torné en España este año 
pasado y la poca hacienda, que hallé en pié, 
hice moneda; y con intención de acabar por 
acá mi vida, saludando la chara patria, le di 
¡ongum vale. Hallé bonísima embarcación de 
pasage con el Serenisimo de Saboya, 

»En resolución, llegué por agua a Civita- 
vieja, no osando por julio entrar en Roma; (te- 
merosode rematar cuentas, que es burla pasada), 
de alH encomendé á un camarada de la vida, 
que por cierta dispensa vino á ella, me enca- 
minase á Ñapóles los libros nuevos, que de 
gusto hallase. Y entre otros compró el inge- 
nioso, remoto, comenticio, esquisito, desati- 
nado, y estupendo libro vuestro. No estuvo 
tan atento el Conde Fernán González con las 
nuevas del casamiento de Elena; por quien el 



t5 273 

rey don Rodrigo quedó en el hospital en la 
Goleta, como yo la noche que leí el titulo, so- 
netos, índice', y cartas de recomendación de 
vuestro libro: que este nombre merescen, se> 
gun lo que de él prometían. Pero como oppo- 
sita ittxta se posi'ía, ma¿is illucescuut, fui to- 
mando el pulso á la obra: y á los dos primeros 
capítulos le conoscl la enfermedad. Vf, que con 
la gran calentura decia disparates. 

»Quisiérale sangrar de la vena del todo el 
cuerpo; y á vos echaros una ventosa sajada en la 
lengua porque ella sanara y vos no engafiara- 
des mas al mundo. ¿Pero quién podrá (Padre 
Maestro) poner puertas al campo? No sé con 
qué consciencia, por nuestro Señor, me queje 
de vos ni de vuestro libro, que yo le hice com- 
prar: y vaya muy bien empleado el coste en 
vuestro servicio, que á pocas manos de estas ( te< 
niendo vos tan buen resto) me veré desquito. 
Poquísimos amigos debéis de alcanzar en essa 
corte: ó sois tan secreta que á nadie distes 
parte de vuestro compendio, pues habiendo 
en ella tantos de tan buen voto, no os desen- 
gañaron de essa dallada determinación. Y si no 
os ñabades de ninguno; aguardarades , cuerpo 
de tal con vos, que yo llegara en Italia, que 
bien supiera hazer esle officio, y mas adelante. 
Y si no lo sabiades, ni habia llegado mi inge- 
nio á vuestra noticia, adivinaraislo, como adi- 
yinastes los carros de viento, y otros milagros 
que referís en vuestros itinerarios. Un dolor 
siento grandísimo, yes no conoceros, ni saber 
vuestra patria y edad : que todavía destas tres 
cosas sacáramos á punto la propiedad del es- 
tilo con que habia de tractaros. Y os apostaré 
el libro que tengo desquadernado, que os 
hezistes maestro por la China, y que nacistes 
en los antipodas de la verdad. Confessadmelo 
por vida del Padre Maestro, y escribídmelo en 
respuesta: que ó yo miro con malos ojos vues- 
tros scriptos, ó debéis de tener la mejor charla 
de historiador, que haya passado hasta hoy 
los Pirineos. Si echáis en conversación las que 
escribís, agora digo que no me espanto que 
tengáis pocos amigos, porque os deben traer 
entre ojos. Pero tal se le debe de dar á su R." 
por la boberia del mundo ni por sus stilos, ni 
artes liberales. Manden os á vos vuestra celda y 
oración, que salido de ay debéis de ser un Bú- 
falo. Y hablando la realidad de la verdad, todo 



874 IJ 

CB burla; sino cada uno en su ofücio, y tion ul- 
tra crepidam. 

»Segun la brevedad con qut dccis en vuestro 
libro seréis en España, escribo en esta con mas 
miedo de que no os alcanzará en essa Corte, 
que vos tm'ístes %-erguenza de sacar á luz lo 
que obscurece quantos buenos gustos Dios ha 
criado, sin que la rica silla de vuestra quarta 
sala con su iiicreible resplandor sea bastante 
á sacallos destas tinieblas. Pero yo os enviaré 
otra copia per diversa mano, para que si esta 
no llegare allá, por abacncia, os la envíen á 
España; que atenta la intención con que os 
advierto deslas ignorancias, solo para que no 
hagáis mas plato dellas, de! hecho me lo habéis 
de agradescer, y aun salirme á recebir con cru- 
ces, Pero i'critas odiiim paril, que q uiere decir, 
agora veréis en lo que para. Una cosa me ha- 
béis de perdonar, que divertido en las revueltas 
que he hallado en este Reyno, he leido muy 
sobre peine vuestro libro, y habidonie con el 
muy cortesmente, fiandole muchos capítulos 
en su simple palabra: pero habiendo en él erro- 
res tan claros y manifiestos, no es posible que 
de España no os venga alguna Salud v gracia, 
sefiadns. para castigo vuestro y escarmiento de 
otros. El tiempo lo dirá, y vos lo sentiréis: y 
allí os acotarán lo que yo no puedo por agora; 
que todo es comenzar. 

»iQu¡en duda sino que de lo arriba dicho 
me habréis concebido en opinión de maldi- 
ciente y enemigo mortal? Nunca Dios tal per- 
mita, ni que yo caiga en vuestra desgracia; 
que si algo mas libremente he tratado vuestras 
cosas de lo que fuera rázon, ha sido por mos- 
traros que no soy ceremonioso, ni doblado, ni 
ando detras mordiendo los calcañales á vuestro 
libro. Ant.sprofesso llane/a, y meduele quanto 
puede, ver algunas faltas, que estos italianos, 
como tan i nieligentcsen todo genero de artes li- 
berales, é invidiosos nuestros, os acolan. Y assi 
me he habido con los errores de vuestro libro, 
como los cuervos marinos, que vos decis tienen 
para su pesca los chinos, que cogiendo los pe- 
ces, sin tragarlos, los llevan á la barca de su 
dueño. Assi yo también he cogido en el pico 
mil impertinencias de las que oí decir de vues- 
tra Reverencia, y sin tragarlas, porque no me 
atossigtien y las tragesse en el estómago, os las 
envió aquí como á patrón de barca. Hacedme 



buen acogimiento, que no os faltarft peK 
el tiempo. 

»Hay malas lenguas que por tener qu 
blar, dicen: Si este fraile escribe la histoi 
los chinos, y los alaba de verdaderos, qu 
cosa criada no mentirán, ¿como se va tu 
boca en quanto dice? yo les respondo: qut 
en esse gran Reyno hay de 19 á. 50 grad 
diferencia en la altura, como vos dedi 
porqué no podrá haber en un libro t:anQc 
algunas cosas de 400 á 500 leguas lejos 
verdad? Burlaos conmigo, que no sabré 
chirles las medidas. Replicanme con un 
tillo, que taparía la boca á los mas brai 
llanamente tienen razón. Queréis que ten 
circuito !a China tres mil leguas: y de 
mil y ochocientas. ¿No mirades, mal ha] 
y mi vida, que aunque esto I3 diga el I 
Fr. Sancho Ordoñez, que es absurdo en 
metria? y que á todo rebentar, quando la ( 
estuviera en forma prolongada, q'ue es k 
fcn vuestro favor que puedo ponerla, y tn 
entonces de circuito las tres mil leguai 
decis, no podia e:(tenderse et largo A. m 
mil y quinientas. Y si no me cree V. R.' s 
cuerpo de mi mal, un cenogil, ó liga gaa 
tome el cinto, y sobre una mesa mídale 1 
gadas: y hallará que si tiene de circuito 
renta dellas, á lo mas será veinte en la I 
mas favorable que puede estar. Mirad, 
mala, que con esto nos hemos echado á p< 
y no nos quieren creer la mitad de lo qu 
cimos. Ello bien es verdad, que dicha esta 
tira, podistes muy á vuestra honra aOad 
dtmas, diciendo como el otro necio: n 
bien puedo hablar, que ya me han cono 
Pero yo, como apassionado, mucho qu 
escusarlo; y lo he procurado cargar á q 
del impressor, pues vos lo decis en vi 
carta, todas las necedades que topan: pl 
Dios que aproveche. 

•Aléganme para conservación de su de 
algunos descuidos vuestros en el estilo, 
son en el cap. j ." del hbro segundo pint 
ídolo de metal ó piedra, con tres cabezas c 
miran la una á la otra perpetuamente. , 
qu¿ enhorabuena le echáis ¿ la cola elp 
tuamente? Si eran de piedra, y una. ^ 
miraban hasta consumirse la materia, ¿m 
claro que se habían de mirar? 



»Tambten en el cap. 7, decís que el General 
de cada religión es perpetuo hasta que muere; 
pues queriades que fuese perpetuo después de 
muerto, porque no estáis en cerbello, al es- 
cribir estas vaciedades; y advertir no poner 
nada supérfluo. 

»Pues otro que bien baila: en el cap. 6 del 
libro 3,°, donde decis, que se podrá reducir 
aquel gran Reynu con alguna industria y 
trabajo y favor de Dios, En mi tierra cuando 
hablan de Dios , antemano le ponen, pues es 
la causa primera, y sitie ípso facttim est tiihil. 
Después llamareis en otra parte, á uno que 
cria añades , criador á secas. Dad á cada uno lo 
que es suyo; y cortad los vocablos á medida de 
las personas, que no suena bien vuestra sim- 
pleza en algunos oidos; y más cuando afirmáis 
que llueve en algunas partes desatinadamente. 
Por Dios, bravo encarescimiento de fraile, si 
yo le he oido jamis; ¿que más dijera un pica- 
pedrero, como yo? Pero porque tractamos de 
escopetas, dicen algunos contrarios de estos 
vuestros: ¿Quid commtme habet la intención 
con que escribís este libro, que es de abrir ca- 
mino á su Magestad, para la reduction de la 
China, con hacernos saber, que las damas de 
aquel Reyno se precian mucho de pié pe- 
queño; y que la que menor le tiene,- esa llega 
á lo posible de damería? No os metáis, pese 
á tal, debajo de las faldas de las damas, padre 
fray trece. Dejad ese oficio á los que vivimos 
de él, y en el morimos: y no adivinéis los pen- 
samientos á cuantos se casan en la China. ¿Qué 
sabéis vos si quedan contentos ó no? ¿Ni si al- 
gunos mandos disimulan las flaquezas de sus 
mugeres, y aún les dan ocasiones? No habléis 
en esa materia, que no es de capillas; y no os 
oirán los sordos. No hagáis discursos en per- 
juicio de los próximos. Basta que os súfranlos 
piadosos lectores ta puntualidad con que ponéis 
en el cap, 4.° de lib. 3. en veinte millones y 
trescientas y noventa y un mil y novecientas y 
ochenta y dos fanegas de cebada, de la renta 
del Rey: aunque habia relaciones de hombres 
de crédito, en que estaba fanega y media menos, 
y han dado y tomado latamente sobre ello. Al 
ñn quedan de acuerda, que en tan gran suma 
no se mire en miserias', y dan en aquella mer- 
cadería crédito entero á V. R.» como i ladrón 
de casa, que no dirá en ello sino la verdad. 



96 276 

»D¡cen algunos maliciosos, que quien os 
mete á vos en que si las mujeres ciegas de 
la China en siendo de edad, dan en putas, ó 
no, y pues que los ciegos (según decfs) buscan 
oScios de fuelles, y atahonas, y otros al torno, 
que se pueden hacer sin ojos; ¿que para qué 
vos (siéndolo del entendimiento] lomastes uno, 
que tantos ha menester, y habia de ser mirado 
por tantos? Pero esto todo es frivolo, y no con- 
cluye: pues para salvar cuatro ó cinco de estas 
desenvolturas que se os soltaron, ponéis más 
voces de las que eran menester; lo del glorioso 
santoThomás.y lodelosnietosdeNoé, y otraí 
cosas dignas de memoria, que bastan á restau- 
rar quinientas mil faltas, y á cansar millones de 
gentes. Lo de la anchura de las calles ha cau- 
sado grande admiración; y más que quepan 
justamente por ellas (según vos afirmáis en 
el cap. 8. del libro i.") quince hombres de á ca- 
ballo: y es forzoso no dar crédito á un escrip- 
tor, que decía caber quince en ellas, muy hol- 
gadamente, y mas un asno cargado. Pero todo 
sale á una cuenta, con la que ellos hacen de vos; 
pues pusistes lengua tras las quince y hacéis 
número de diez y seis. 

«Diréis vos á todo esto, que no se os di dos 
fois, moneda baja de la China : que si no lo 
quieren creer, que tomen faldas en cinta, como 
vos, y vayan allá, do verán estas maravillas; 
los venados á dos reales: los búfalos á cuatro, 
la statura de seis varas de alto y siete palmos 
de espalda de aquel Vitey, primero Rey de la 
China: y los characteres tan á la letra como 
vos habéis impreso los nombres que vendéis 
de los Chinos, que ellos tienen por algarabía. 
De lo qlie están todos agradecidos, ncmine dis- 
crepante, es del buen acuerda que tomastes en 
escribir los tales lugares comunes que hay en 
las calles, para que la gente &tigada de la co- 
mún necesidad no las ensucien : que en fin 
bien mirado, es cosa importantísima, para que 
se conozca vuestra diligencia, que aun hasta 
en ellas pusistes lengua: y i ejemplo suyo en 
vuestro ingenioso libro, no hay calle, ni calle- 
ja, capitulo, ni plana donde no haya quinien- 
tos lugares comunes, para que los lectores fa- 
tigados de la común necesidad, se caguen (con 
perdón) en ellos, y no ensucien lo poco bueno, 
que generalmente dice V. R.* 

»Y por dejaros en lugar, que para los méri- 



276 V, 

tos de vuestro libro no pudiera hallar otro tan 

conforme, no os quiero cansar ni cansarme 
con otras innumerables cosas que os imponen: 
asi de la cerca de las quinientas leguas de Po- 
niente á Levante; de como haber tiranizado y 
pervertido á modo vuestro los itinerarios y 
relaciones que otros religiosos os han dado, ó 
por mejor idecir, vos lo habéis usurpado; que 
como yo sepa de cierto que gustáis de mis ad- 
vertencias, y os sirven de alguna enmienda 
para la impresión de Esparta, podrá ser que 
en las largas noches de este invierno me de- 
termine á cartearme con vos de mas espacio. 
»Esta escribí en borrón; y porque soy mali- 
simo escribano, la di ¡i copiar á un amigo de 
este Reyno, á quien echareis la culpa de lo 
que en ella os ofendiere: que mi original no 
procede con esc ánimo. Ruin sea quien se eno- 
jare. Quedaos i Dios que esta noche en el 
Castillo me cabe la vela.» 



«apología del cura DK ARGANnA AL SOLDADO 
DE CACEBHS POH EL MAESTRO Mk\nOZA Y SU 
HISTORIA DE LA CHINA, ÁÜO MDLxXXlX. 

»Díl Cura de Arffuiir/ei u/ Sali/en/n de Ciiseres. 

»Rompe la invidia, qual mortal veneno 
el triste corazón del invidioso : 
y el mismo se es tormento riguroso, 
se abrassa helado, gime y se arde el seno. 

>Si ve lo que desama, aunque sea bueno, 
no hay furia ó basilisco tan dañoso 
como su lengua y son impetuosso 
que iguale á su espantable armado trueno. 

«Cubre color de infierno sus nicxillas, 
el huesso de la carne se desnuda, 
vida, manjar y luí le sun tormento. 

íQuien quiere ver aquestas maravillas 
en un soldado que las armas suda, 
las hallará y en ellas escarmiento. 

»0 tu, cuyo es el quento, 
(si estimas mas la vida que oro y plata) 
dame un oido atento 
sanarás de la invidia que te mata, 



»Del Bachiller Barrancos oi 

»Dexar la chara Patria por la ex 

á cencerros tapados ausentarse 
y Dios y en horabnena aventurars 
á mal partido andar fueta de Espa 

»Salir con el pellexo, que es has 
de medio caballero, deslenguarse, 
echarlo á trece y mal pecado entra 
donde Castalia sus laureles baña : 

»Tener los humeciúos altaneros, 
pelarse (de antemano) entrambas ( 
y no salir poeta ni letrado: 

»Las armas poderosas y los ñero 
no andar por un camino á las pare 
ni es de hombre Bachiller, ni de S 

»£■/ Cura de Ar^anda al Soldado de 

»Ley es de amistad que entre aquel 
professan sean todas las cosas comuí 
dixo el otro, Amiamm omnia sunt c> 
la alegria y la tristeza, la prospera y 
fortuna, el disgusto y el contento, 1 
y las injurias, A esta ley se obliga el 
á esto me obligue yo (seflor soldado 
res) el dia que merecí serlo del padn 
Mendoza, hombre doctissimo, religi 
benemérito de su patria: como me h 
su historia quando la sacó á luz, ai 
entristecido agora, que por desdicha i 
manos una carta escripia contra su lil 
tra su honra: no creyera serlo por v. i 
de un animo tan noble y de un aol 
valeroso y discreto no se debia pre 
cosa; pero v. m. nos sacó de! engaúi 
dola de su nombre. La injuria que C 
hace no es á uno solo, sino i todos 1 
ley de amistad obliga: Fandachinaps 
interpretándola como v. m. usa, qu 
toda la China es de amigos, y porqui 
dellos (aunque el menor en calidad' 
rido responder á la de v. m. y defeode 
del amigo, etiam non rogatus, que ai 
tuviera obligación á ello, siquiera ( 
honra lo habia de hacer, «am ex de 
quilín ex acensando, majar gloria c<tr¡ 
Si por defender á quien soy obligado, 
á quien deseo servir, v. m. no lo imp 



licia alguna, antes considerando mí intención, 
que es buena, y enderezada á buen fin, me lo 
agradezca, como el enfermo al médico, quando 
con el jarabe de mal gusto le procura la salud, 
y no se espante que responda tan tarde y á 
cabo de quatro años, que si antes hubiera lle- 
gado por acá su carta, antes le hubiera respon- 
dido; mas esta plaga tenemos los que vivimos 
en aldea, de sernos las cosas nuevas, quando á 
los ciudadanos ya cansan. Aunque el defender 
al que injustamente padece, se puede hacer sin 
ser fiscal de agenas culpas, recordándome del 
orden que los Romanos daban i sus capitanes 
según lo apunta Virgilio. 

partcre subjectii 

»La he querido torcer á mi intento y hacer 
campo en defensa de un humilde docto contra 
una soberbia libertad como la vuestra, hon- 
rado soldado de Cázeres, porque nos tratemos 
como amigos contrarios, digo que como un 
desuella caras, las obras, que lo son áaus auto- 
res, las desolláis, y como otro Zoilo lompon 
con oico diente las roéis: contra vos digo, ca- 
marada, que temiendo las armas de la China, 
habéis pretendido quitar de sobre la tierra la 
relación de aquella tan enemiga de cobardes 
como de ignorantes; y pues con vos (seflor 
soldado) ha de ser la contienda, aunque ha de 
ser como con phantasma, ó pendencia de ciego 
(si lo habéis estado del entendimiento, yo no 
lo estoy de pasión) que se ha de acudir del 
sonido, si acudiere de vuestras necedades con 
algún cordonazo ó palo de ciego, prestad pa- 
ciencia, pues yo la tengo en buscaros, y no lo 
dexaré de hazer sin perdonar trabajo y costa 
despachando por quantas vias pudiere hasta 
que esta venga á vuestras manos: y agora de- 
xarc cortado el prólogo y volveré í vos con un 
apostrophe dos veces mas larga que vos lo ha- 
béis sido , en contar vuestra vida y otras im- 
pertinencias, que como solia decir j^enon, refe- 
rido por Volatcrrano, Dios nos dio dos orejas y 
una lengua para que sea doblado lo que oimos 
que lo que hablamos; y habiendo vos desen- 
frenado la lengua, será bien que oyais de vues- 
tro derecho, pues no es justo defraudar de su 
medida á vuestras orejas, que como son tan 
grandes como las de Midas, es bien se les mida 



á colmo, y aun no os gloriareis con el dicho de 
Peretio aurículas tisi'ii, quis tionf 

^Maravillarse ha alguno de que por una 
carta que en tres hojas escribís se os responda 
por ventura en mas de doze; pero considere, 
como dice Petrarcha, que mas fácilmente se da 
la herida que no se cura, y mas presto se dice 
la afrenta que se satisface, y por esto fue ma- 
yor la defensión de Deniósthenes que la acu- 
sación de Eschines, y mas larga la invectiva 
de Cicerón que la de Salustio, que fue el prime- 
ro y levantó la ca/a, y ei mismo Petrarcha por 
una carta que le escribió un médico del Papa 
Clemente sexto, le respondió con una invec- 
tiva de quatro libros, y Alberto Pió conde Car- 
penese (i), varón doctisimo y verdaderamente 
piadoso, por otra carta que le escribió Erasmo 
de solo medio pliego le respondió en un libro 
de más de una mano de papel, y escusando su 
larga respuesta dice estas palabras, que yo tam- 
bién quiero las toméis por dichas de mi parte: 
si ci aulcm prtrsti) mori clepsidntrum iiiimerum 
amp¡i'íri-m r<-o concrdi , quaní actiri soliíum 
es/, ei id qtiidem tneiií'i eum dilurre rens ob- 
jecía ii'iii Vitlcal, nisi arguineiitíi repetat ab 
actorr in médium alíala, invAiiUi disnlvat, 
pbtrima exfilicet. sita deiiiquc pn,priis argii- 
menlis confirmet, multa pnvteica obiter dical 
qmr etsi prtFit-r rem quitnd'iqw: ridüniitiir, ad 
ncff'jfinm tiiinr» pliirimuii fbríasse períincaiit, 
plnrimíiijHc nitrrnre cjgalur u! aperiat qncc 
iicciisa/or verhtnim iiivilferc leyere stiiduerit. 
»Acá habernos leido y aun reido los disparates 
de vuestra carta, que bien muestra serlo, pues 
de talaljabatal arma habia de salir. Muchos que 
la esperaban saeta la han hallado virote rostra- 
do, y con ser tan virotera. estaréis vos mas ufano 
con ella que el otro orador que Cicerón dice, el 
qual oraba tan mal como vos scribis, y orando 
un día delante del Senado, haciendo el epilogo 
de su oración, pensab:i ya qne liabia movido 
la misericordia que ¡ireicndia baslantemenie, 
acabó y sentóse junto i Catulo, hombre dicaz 
y nada necio, y preguntóle si habia movido 
bien la misericordia, que quú le parecía? Por 
cierto admirablemente (respondió Catulo) por- 



(i) AUiwtus Pius, Cirponim Comes. Libri ü 
toi-os lucubrali»num D. Erasmí Rhalerodami. V 
Luc, Ant. Junta, isji. 



278 1! 

que no tengo i ninguno de los circunstantes 
por de tan duro corazón que no haya misericor- 
dia y lástima de tu oración. Pregunte pues, v. m, 
señor soldado á quantos hombres hay en el 
mundo (no digo á mi que me tendrá por sos- 
pechoso), si les ha parecido que su carta ha 
movido bien la indignación contra el libro de 
la China y su autor; y verá que no halla hom- 
bre tan manso y aun desapasionado en quien 
no haya v. m. movido admirablemente la in- 
dignación contra esta su maldita carta, y aun 
generalmente hasta lastima de v. m. y su honra. 
Por la mucha que os tengo me he ocupado en 
desenvolver el techo de vuestra carta, pues es- 
tando lleno de basura, pienso que os hago 
beneficio en dar con el en tierra antes que el 
dé con vos en ella. Si se quebrare alguna teja 
ú 05 alcanzare algún ladrillazo, tened paciencia 
que algo se ha de sufrir por tener buena casa, 
que ptercances son de la obra. Pues usando de 
las palabras de C. Crispo Salustio en la oración 
contra M.Tullio Cicerón, su adversario, confieso 
que me fuera gravísimo y no tuvitra paciencia, 
para sufrir el mal término que en injuriar 
al P. Maestro guardáis, siendo tan religioso y 
tan docto, si entendiera que mas en vuestro 
seso y de veras que con enfermedad de animo 
usabades desta desvergüenza; mas considerando 
que en vos ni se halla modo ni modestia alguna, 
tengo de responder á vuestras necedades y al 
común agravia de los hombres doctos, que á 
todos los tenéis atosigados con vuestras igno- 
rancias, para que si habéis tomado gusto en 
decir mal, oyendo mal lo perdáis. Como vues- 
tra carta venia echando mantas pareció ^ pri- 
ma facie á algunos pusilánimes lo que el asno 
con el pellejo de león á los otros animales; 
pero habéis encontrado con la zorra que os co- 
noció en la vo;í, y os dará á conocer á todos. 
Hase notado en la frente de vuestra invectiva 
la mala intención que trae en el cuerpo, y que 
en algún tiempo debistes ser jugador de pasa, 
pasaCharlon, pues en los cascos de vuestra 
olla ha quedado el olor de ellos; por no hacer 
mentiroso á Horacio que dixo: qwj snitr! rsí 
imbuía reccns servnliit oiioreiit testa i/iit. Como 
unador charlatán os habéis habido en el prin- 
cipio de vuestra carta echando la labia para 
hacer atentos los oyentes, y encarecer y enta- 
blar el juego, pues para venir i decir mal de 



tercero, decís primero mal de voa 
vuestra vida y haciendo como el ^ 
por sacar un ojo al enemigo se sacó 
dais proprio para follador de herreri 
de ataona, que todo sale i una quec 
nd'ni, Coridon, quee te demeníia ca 
habéis mostrado en ser tan curioso c 
agena, y tan descuidado con vuesti 
hubierades leído los Morales de Sat 
veriades que ha de estar limpio d 
que procura corregir los ágenos; pe 
vuestra virtud tan alto, que nunca 
vidar la leche de Juvenal, y pues ai 
esto que el dice: 

■Loripidem recluí derídeat: M-Hüopeta 
i¡u¡9 tuleril Gracos de aeditione quereatei 
quis ca-lum lerrisnon níicest, 6c mare ccc 
9Í Tur displiceat Verri? ¿bomicidm Miloni? 
Cbdius accuset ma.'choE, Cmtilii» Cffithq; 
in labulam Sull:i: si dicant discipuli treí? 

»Y si mas claro lo q uereis, mirad 
Planto, rationcm dicam quia gui * 
ctisat, probis ipsiim se intueri oporL 
tes que pasemos adelante digo qu 
el principio de vuestra carta sí tru 
dura de boda, porque en algo gua 
regla que da Erasmo en el de coi 
rfiistíilis, tratando de la carta invec 
entráis echando tajoi, y salis con r 
niendoos en postura, y eagrímis co 
berna, y queréis que ae eche á trece 
nunca se venda (estilo de borracho! 
sais que no haréis poco sí salís con 
Si queréis salir con él para- sacarh 
quando la sed aHigiere, vuestra hazai 
soldado de Cázeres. Pero mire v. m,, 
bonel, que son esas hazaitas y bravati 
gon, y que se os puede decir entre 
algo sabe: ami'cc, quomodo huc introi 
bens vcsíent nuf>tialemf 

>Otra necedad decis, que no es i 
profesión decir mal de nadie: tapa 
mala, que os descubría muchoy conc 
A quien no tuviere vista de lince, 
vuestro gesto, estilo, y saber algo 
vida para conoceros, y que no os encí 
puesto caso que dixo Marcial de sf c 
civa estnobis pagina: vita proba est.o 
escribir el hombre como habla, y ha 
quien es, nam ex abundantia cordüo 



Nacer de buenos padres y haberos criado en ra- 
cional regalo, y medio i lo caballero como vos 
os tratáis, dos partes son de la nobleza; pero 
advenir que os faltan otras dos las mas princi- 
pales, que Aristóteles en el quarto libro de sus 
Políticos quatro especies pone de nobleza, que 
son: nobleza de riquezas, de linaje, de virtud, 
de ciencia ú disciplina. Verdad es que la hon- 
rada patria ornato es de nobleza; pero si la ex- 
celencia de virtud no se le junta, es de muy 
poco momento. Dícese de Themistocles, natu- 
ral de Alhenas, que en una contienda que 
tuvo con Siriphio, siéndole dado en rostro por 
él que no por su propia virtud sino por la no- 
bleza de su patria habia subido á tanta honra, 
le respondió desta suerte: ni tu fueras noble ni 
de esclarecido nombre, aunque fueras athe- 
nieiisc: ni yo villano y apocado, aunque fuera 
Siriphio, dando á entender que por sus glorio- 
sas hazañas era noble, y que pira serlo no sir- 
vió el serlo su patria. Y como refiere Diógenes 
Laercio De vita et muribus philosopliorum, di- 
ciendo Athico á Anacharsis por afrenta que 
era S;itha, respondió Anacharsis agudamente; 
mi patria ninguna afrenta es para mi, mas Iñ 
si ti la tuya. Bien juzgaría yo que sois un Ático 
para la ciudad de Cázeres, y bien seguros es^an 
todos que no llegareis donde subió Themisto- 
cles, y aun hay algunos maliciosos que ponen 
sospecha en vuestra nobleza diciendo que os 
habéis vestido de alquiler, y que no debe ser 
noble quien sus palabras le publican por baxo. 
Porque honestum honesta, ¡urpem turpia de- 
cent Sl quilia verba m'rieic, y aun como por 
el hilo se saca el ovillo, no tienen maldito el es- 
crúpulo en decir por vos lo que en esa tierra 
se dice: corsar fil padre Sí esso latron. Pero sí 
sois noble de padres, sedlo en buena hora, y pues 
lo habéis menester, Dios os haga tan bueno y 
mejor que ellos, que bien se parece quan tem- 
prano perdistes los padres á quien tenéis res- 
peto y con ellos la poca vergüenza que os debió 
de dar vuestro natural; y assi siendo las cosas 
naturales en que nos ensayamos para las espi- 
rituales, quien á naturales padres no ¡upo res- 
petar, ¿qué mucho que se desverguence contra 
los espirituales? Ser los legítimos los primeros 
maestros de la vergüenza en Catón lo habéis 
leido, si acaso (que no lo creo) anduvistes en 
escusla don le tan buenas cosas se leyesen, se- 



& 379 

gun lo poco os quedó, que como vos lo confe- 
sáis la mala inclinación y poca doctrina os hi- 
cieron inquietillo y travieso, y que no saliese en 
vos mentiroso el refrán: chico dirás que grande 
harás. Todos loshomhres de valory nombre en 
lañase tifiieron,como Altjadro Magno, que aun 
siendo niño le convidaron á la lucha y respon- 
dió que de buena gana entraría en ella si hu- 
biese reyes con quien luchar, y Anibal y Asdru- 
bal siendo niños juraron las armas y enemis- 
tad de los romanos. Mas vos, tinto en lana de 
desvergüenza, aunque mudéis el pelo, no mu- 
dareis las malas costumbre*. 

•Porque no falte un David que con verdad y 
libertad os diga: invetérate dierum malurum, 
mine venerunl peccata liia, y esto en algún 
mal fin que vuestros malos principios y desen- 
voltura os acarrearán. Dimidittm facti qui ccc- 
pit babel dixo Ovidio. Pues qué diremos de 
quien tan mal comenzó? diganlo vuestras ha- 
zañas, pues las mayores que se saben del vale- 
roso soldado de Cácercs es una haber escrito 
una carta mas necia que su autor, mas dispa- 
ratada que se esperaba de un bachiller, de un 
ciudadano, de un rompe mundo, de un soldado 
que en cada sujeto de estos nos habia tan á 
lo sayagiies. Otra hay más digna de conside. 
ración, es la de haber escrito un libro cuya 
tempranamuerteosf uso en termino de perder 
el seso, y aun quedasics con lan poco que que- 
réis sacrificar en su sepulcro quantos salen á 
luz, como Kodamontc las armas de los aventu- 
reros al sepulcro de Isabela. Y agora como la 
ramera de Salomón, viendo vuestro negro hijo 
muerto, queréis que el del padre Maestro se 
divida y afiláis el cuchillo de vuestra lengua 
para la cxecucion. Engañaisos, que no habrá 
Salomón ni juez alguno, que ú vais á él con 
esa petición, no dé con el cuchillo en un canto 
y os envíe para necio. 

«Haberos tentado el enemigo á los veinte 
ailos no es cosa nueva, que desa edad los 
quiere, mas yo [tengo?] por grandísima tenta- 
ción el loco atrevimiento que os puso, yelque 
vos pusistes en efecto, de querer emprender 
tan dificultoso camino como el de la poesía, lo 
qual no es para todos, como ni la miel para el 
asno. Pero si tuvistes humos de poeta, serian 
al revés de los que Horacio en el Arte acon- 
seja: Non fumttm ex fulgore, sed ex fumo daré 



2»0 X^ 

lucem. Mas la pcqueúa luz de vuestro enten- 
dimiento no pudo dexar de parar en humo, 
que de semejantes montes dixo el Psalmisla; 
Tange montes et fumigahuní. Y queriades vos 
imitará Montemayor y aun á Petrarcha: ace- 
cha compadre, llevareis la galga. Si agora que 
(como burláis ó mentis) habéis visto tanto 
bueno italiano, sabéis tan poco, cómo entonces 
con tantos preceptos como añades hay en la 
China queriades picar tan alto? pensábades con 
vuestra lanza barrenada correr parejas con e¡ 
divino Petrarcha y con el montero de Diana? 
Toda vuestra vida y estudios pudierades abre- 
viar en contar !a dicha que tuvo vuestro necio 
libro. Diréis por qué le doy este nombre sin 
haberle visto? Puedo decir y aun conmigo el 
que os le hizo abortar (sise sufre á vuestro 
modo) lo que de Hieremias Dios: Priusi¡tta7ii 
te fannarem in ulero, noví le, que yo entiendo 
ansí: Antes que te formaran, por e! vientre en 
que anduviste , saqué quien eras, y pues os 
atrevistes á Theologo y estudiastes en Alcalá, 
bien os puedo decir que hubo en vuestro libro 
gracia previniente para que no pecase, porque 
nacía esclavo del pecado y sin esperanza de re- 
dempcion; que á fe que nunca le llorara Juan de 
Mena como lloró en sus Trecientas los libros 
del Marques de Villena. En algo os tengo des- 
pués que veo que con aquella carta invectiva 
contra vuestro libro os desengañastes (si fue 
ansi); porque ya que le habiades concebido, 
pudierades crialle con ageno nombre, como á 
Don Sancho Abarca ó á Bernardo del Carpió; 
mas no debia detener cerrada la mollera, pues 
la tenéis vos aun abierta, y ansi fue de ¡ítem 
translatus nd tumitlum, que debió ser el de 
Hiliogabaloó el de aquellos lugaresconiunes que 
tanto dieron que entender á vuestra maliciosa 
lengua, como veremos adelante. Y por acabar 
con vuestro libro (si fue in rerum natura) ó si 
no con vuestros papeles, digo que con menos 
arrogancia que la vuestra mandó Virgilio en 
BU testamento quemar los libros de su -■íineida 
despuesde un trabajo de tantos ailos de estudio; 
y siendo vos zancarrón, y no de tanto artificio 
como el de Mahoma, teniendo el ingenio de 
mármol, los conceptos de nial pecado, queria- 
des que triunfase vuestro libro, y aun agora 
queréis lo mismo para vuestra mala carta te- 
niendo vos tan mal envite; á lo menos sé yo 



que si el diablo (» tentase y perauadieie 
mandasedes quemar vuestros papeles, c 
el Rey haría lo que Augusto Cesar con 
gilio, ni vuestro albacea dexaria de cumj 
clausula de vuestro testamento, si no lo: 
ria aplicar para tacos de arcabuz ó vizoag 
»Otra hazaña será, y aun de mas hot 
os conocéis por quien sois en lo de la p 
dilla con que pedís que os tenga respete 
que no os debe nada eo linage, y que os ] 
ser maestro en virtudes, de las cuales c 
ser tan pobre como Amidas de los bien 
fortuna, y si como dixo Horacio difGaieii 
virtud Virtus est viíium fugare, & safii 
prima stultUia cartiisse, hubiésemos de 
minar vuestra vida y vuestras obras, hal 
mos que no habia en vos virtud, pues no 
el vicio, ni sabiduría, pues no carecéis A 
cedad. Gran testigo es la conciencia, y ad 
c-1 corazón , como dice el romance de . 
Gonzalo, y el vuestro no os engalló, pu 
dio á entender la respuesta que merecí 
Mostraislo en prevenir que os tengan i 
respeto 1 no tenéis razón, que eso seria i 
el mundo al revés, porque antiguament 
sabios reynaban y agora reynan, y los i 
rantes los que obedecían y agora los que 
nos valen. Que ansi como el hombre enti 
anímales es rey, ansí el hombre docto 
los indoctos es respetado por tal y lo es d 
entendimientos. No queráis tiranizar e! 
que no se os debe de derecho, porque no p 
cais al asno que llevaba la estatua de la ] 
y no os digan como á él I^on tibí, sedreKi 
quando llevarades acuestas alguna estati 
sintierades alguna ciencia y os guardaran s 
respeto, habiades de entender que no se 
raba la puntadílla. Mas como estáis eji c 
mas locura fuera guardaros respeto qi 
vuestra en pedirlo. Sabed que poc'is solc 
han subido tanlo de punto su braveza sob 
tierra, considerando que la traen consigo, 
la quieran levantar al lado de Aquilón d< 
las estrellas, donde el primer necio del mi 
quiso igualarse al altísimo, y que todos Ío 
petasen. Mirad que aunque seáis de los G( 
no lleváis un codo á otro cualquiera, y qu 
tres se encerrará toda vuestra locura y s 
gancia. Tratad con mas blandura al M 
tro, pues os trato yo como amigo, y lo ea : 



que si os pelabades las cejas á estudiar Gra- 
mática, el otro se las quemó estudiando las 
Artes liberales y Theologia; porque el pelár- 
selas lo tuvo por cosa agena de hombres de 
bien, y propio de quien se ensayaba para ir 
á vivir donde estáis. El conde Baltasar de 
Castellón introduce en su Cortesano á un 
M. Hieronymo Donato que yendo en Roma 
á las estaciones en compaAia de otros caballe- 
ros, y encontrando una gran copia de bellísi- 
mas damas romanas, dixo el uno de los caba- 
lleros este verso del Arte de Ovidio; Quothabei 
Stellas ccelum, íot Roma puellas, y el maestro 
Hieronymo aflatJió luego: Pascha quoíqiie lia- 
doí, iot habet tita Roma Cytiedos, y esto mos- 
trando una compai^ia de mancebos que por 
otra parte venían. Esto he dicho para que no 
os enamoren tanto los ayres de Italia. Aunque 
presumo de vos que debéis ser buen christiano, 
pues demás de llamaros indigno, ponéis siem- 
pre, á Dios delante de vuestras obras como dixo 
Dametas el pastor Virgíliano: Ab Jove princi- 
pittttt miiscr, yovis omaia plena. Y assi decís vos, 
vino Dios y enhorabuena San Lucas y dieron 
conmigo en un pupilaje, palabras son vuestras 
como desseo vuestro; bien rae alboroté al die- 
ron conmigo, que cierto entendí habia de ser 
en Esgueva el de Valladolid, o en Darro el de 
Granada, ó en Tagarete el de Sevilla, ó en al- 
gún lugar de la China, al fin fué en pupilaje. 
• Paraconfessar la poca Gramática queapren- 
distes, que aun hasta ella fuistes desdichado, 
decis que no fue tanto como el Maestro cria 
ánades en la China. Si hubierades leidocomo 
sacan pollos en grandissima cantidad en el 
Cairo y otras ciudades de Egipto, que es casi 
al modo que los chinos sacan sus añades, no se 
os hiciera cosa nueva, pues no solo empollan 
los huevos en el estiércol sino también en hor- 
nos que para el efecto tienen; y si hubterades 
leidoáOlao Magno (i) vierades que con menos 
trabajo hay mayor cria de añades en una parte 
de Escocia, pues de unas hojas de arboles que 
caen en el agua, viniéndose á pudrir, sale un 
gusanitoquepoco apoco se convierte en añade. 
Si se os hiciere esto tan duro de creer como lo 



(i) Magnus (CJIaui), Historia ái gtnlibui stfiltnlrieiia- 
iÜMs, n/c nan univirs. ptni a*imalñ»s i» kis rigienihut dt- 
gtitiias. Romx', de Viatlis, ijs;. 



>ií 281 

de la China, haced que resucite Olao y ponedlo 
á pleito, pues en parte abona al Maestro. Tam- 
poco reparárades en la pesca de los cuervos ma- 
ritimos, si considerárades adonde ha llegado la 
industria de los hombres y quan gran maestro 
es el vientre. No digo yo que pescaran los cuer- 
vos atados los cuellos, sino que (segun los en- 
señaren) aun- desatados y hambrientos lo ha- 
rán sin tragallos: pues vemos que el azor no 
come el ave que mata aunque tenga hambre, 
sino que la trae á su dueílo, y el galgo hace lo 
mismo de la liebre, etc. hasta que después los 
ceban, como en la China hacen i sus cuervos; 
pero graznáis como ellos y no decis palabra 
Aristagoras. (i) 

•Quis eipediiil psitíico suum x"?*' 
curroi quis olim cunca\-uni 9iluUr« 
picísque Jocuit noaira verb» tonori? 
magistcT anís ingeniiqut Urgitor 
venier, negatas artííen lequi voces. 

^Claudio Paradin entre sus empresas heroí- 
cas (2], trae una en que pinta un cuervo queestá 
echando pedrczuelas en una urna hasta que 
hace rebosar el agua que la urna tiene, y po- 
nele esta letra: Ingenii largitor. Es sacado de 
Plinio que dice que en Egipto, donde están las 
pirámides, se ha visto que con la gran sed acu- 
den cuervos á las urnas que tienen algún agua 
de la llovediza, y como no pueden alcanzar i, 
beber, echan muchas pedrezuelas dentro en la 
urna hasta qut con el montón dellas sube el 
agua y beben. Pues si la necesidad les enseña 
esta industria sin ser de su natural, ¿qué os es- 
pantáis que los cuervos marinos á quienes les 
es natural la pesca, juntándoseles la necesidad 
y lo que los hombres les enseñan, pesquen? 
Estas y otras industrias se experimentan cada 
dia en las aves y animales, siéndoles el vientre 
su maestro, y es la vuestia tan poca que con 
dároslo tan excelente como el Padre Mendoza, 
no tenéis habilidad sino para pescar moscas. 
Y porque me parece no quedareis satisfecho 
acerca del sacar los pollos de los añades, comu- 
nicad con Plinio vuestra duda, y os dirá que 
ya en su liempo se habia hallado el artificio de 
sacar pollos, como los sacan en la China, y aun 



(I) Así en «1 original. 
(9) Pandin (Cluide), Z^AÚ'iitrroifiiri. 
roumei, et Guill. Guean, 1557. 



)t8S 



ifid5 



dice que por ventura del agQero que Livia 
Augusta, madre de Tiberio Cesar, tomó con el 
huevo si habia de parir varón ó hembra, salió 
la invención: y pues en Roma, en el Cairo y 
en otras muchas pirtes se usaba la invención 
que los chinos tienen para sacar sus añades 
mucho antes que la historia se escribiese, no 
digáis, noramala, que es mentira lo que tan 
buen argumento tiene de verdad, y no cabe en 
tan corto entendimiemto como el vuestro. Hay 
hombres que se ahogan en poca agua y que 
en oyendo una cosa nueva, que su meollo no 
la puede digerir, luego la condenan A muerte, 
coma vos condenáis la Historia de la China al 
fuego que vuestra invidia sopla, no sabiendo 
que va fortalecida con alumbre de verdad , y 
assi no le puede empecer el fuego de vuestro 
pestilencial azufre; assi como el alumbre puri- 
fica el agua turbia y la vuelve clara, assi la ver- 
dad de esta Historia ilustra y limpia de las 
turbias espumas de vuestro invidioso diente, á 
quien los latinos llaman ¡ivor. Leed á Aulo 
Gelio que él os dirá el misterio de la alumbre, 
si lo ignoráis, y sabed que el oro en la llama 
se purifica y sube de quilates, aunque entiendo 
que para querer censurar ágenos escritos la 
vuestra seri de agua ardiente. 

»De la lición de Ariosto y comunicación de 
italianos (si fuerades de más blanda cerviz y 
más cervello) sacariades no condenar hasta 
averiguar las cosas, y pues no os será peregrina 
la lengua, donde andáis peregrinando, para que 
no la pongáis en el estiércol que empolla los 
huevos de los añades, ni en otras cosas más su- 
das, y á vuestra erudición increíbles y nuevas, 
leed lo que dice Ariosto, y yo con él, y veréis 
si tiene razón y yo de publicaros por quien sois 



•Chi Vi 



ndelí 



la pal ría, vede 



le de aquel che gia credei lontane 
che r.arrandoli poÍ non se gli crede 
eslimatn bugiardo ne riman e 
chel (cioccQ valgo non li val dar fede 
M non le vede e toca chiare e piane 
per questo io la che o inspiríencia 
(ara el mió maestro dar poca credenva. 

»Y por concluir este punto con Lucio Apu- 
leyo en su Asno, á quien no haréis mal rostro 
por ser de la cofradía, os diré sus propias pala- 
bras: Tu vtro crasis auribus &. obstiuato corde 
rtspuis qua forsitan veré perhibeantur, minus, 



ífercuU, calles pravtsnmts opinionibUM ta pa- 
tart metidacia, gua vel atiditu nova, velvit* 
rHÍia,vtlctrtesuprac3ptumcogitaíionisaráMM 
videanlur. Qu(t si paulo accuratíus explora- 
ris, non modo comperlu evitleittia, verum etiau 
jactu facilia setiiits. Aunque os cuadra btencl 
proverbio del Bachiller en artes, habiendo pa- 
sado á salpicar en otrai facultades, os dirémoi 
el de Petrus iit cttnctis, avisándoos que donde 
vuestra carta dice que/or Alcalá, como es co- 
piada por mano agena, por ser vos ruin escri- 
bano, está vicioso el por Alcalá, que no ha de 
decir sino por Arcadia, y no toméis trabajo ea 
sacar carta de vuestro grado que esta, donde 
habéis echado vuestro resto, servirá de silla y 
al barda. 

»Antes que lleguemos á Ñapóles os quiero 
advertir una brava necedad de vuestra carta 
para que la enmendéis. Tratando de vuestias 
armas las llamáis poderosas: arre acá, noramala, 
qué Petrum? qué Paulum? qué Escandeberg? 
que Joan de Mediéis? O qué Hercules? Por 
vuestra vida entendéis poderosas como las de- 
buja Hame el de vuestra villa? que/or/iv iaftri 
non prawalehunt adversus eaf Pues de tanto 
aire, aguas y tempestades lo defienden? esto 
pues macte virtute adolescens, que por tiempo 
aquella plaza merecerán tus hazañas y ahorra* 
ras un mazo con tu cabeza de martillo. No 
seáis corto para honrar vuestras armas, nio! 
contentéis con llamarlas poderosas, pues coetta 
poco y deI!o no se paga alcabala; llamadiai 
prepotentes, furibundas, sanguíneas, ardientes, 
rabiosas, horrísonas y endiabladas, y si mas epí- 
tetos queréis, peJidselos á Ravisio Textor (i) 
y podrá ser con ellos acreditaros y acreditallas. 
Bien seguros estamos que no son las que Vir- 
gilio y Ariosto cantan, ni las que fueron pre- 
mio de la eloquencia de Ulises y causa de b 
muerte de Ayax Thelamon, que aquellos la- 
vieron nombre y hechos y vieron siempre el 
cielo, mas las vuestras, como son regaladas, aa* 
dan siempre con ropas de martas y debaxodc 
thechado por no encatarrarse y dan sospedu 
á algunos maliciosos, ó que son de relox, ó que 
puestas en la ocasión se convertirán en las del 
concejo. Bravo soldado, debéis de ser algua 



(I) Raviiius Tenor. Efiilomt '«ú'ííAwmk,— Parim^ 
apud H.de Mamef, is?^. 



Braadiinarte ó furioso Orlando, pues para cu- 
raros de la cólera, que vos llamáis justa, fue 

' necesario muy á cencerros tapados (como vos 
decís) como recuero por no pagar portazgo de 
bs necedades que llevarades en el cuerpo , pa- 

' aar á Italia y entreteneros ocho aflos en Milán, 
Ñapóles, Sicilia y Roma. Qué fuera pues, si no 
os divertieradesF sin duda que la maquina del 
mundo quedaria deshecha entre vuestras pode- 
rosas manos, ó reventarades de cólera ó hicie- 
rades reventar á todos de risa con vuestra loca 
braveza. Aunque se puede decir que más bra- 
veza mostrastes que ai vos solo tomarades La 
Goleta, pues os vencísCes i vos mismo, según la 
sentencia del sabio: mcliur est patiens vtroforíi 
tt qui dominatur animo suo expugnahre ur- 
bium etc. 

»Sois tan prolixo en contar vuestra vida y 
viaje, toJoáfindeentablar eljuegoy dar prin- 
cipio á vuestra invectiva, que gastáis la tercera 
parte de vuestra carta en ello. No tardó tanto 
Eneas en contar á Dido la destruycion de 
Troya y su venida á Cartago, como lo finge 
Virgilio, ni Ulises su larga navegación á la 
Nimpha Calipso, como vos la vuestra. En me- 
nos palabras contarades la navegación de Apo- 
lonio Thianeo, el famoso viaje de los Argonau- 
tas, y el de la nao Victoria, que dio vuelta al 
mundo, y quanto vio en diversas partes del 
Marco Polo veneciano, y aun las mentiras 
del infante don Pedro de Portugal; pero háse 
os pegado la facundia italiana, que para decir 
pasé de España á Italia, es necesario tratar de 
la embarcación de pasaje (como si no lo fueran 
todas), decir de la compañía del serenissimo de 
Baboya, como si fuerades vos otro Perithoo 
para Theseo, un Patroclo para Achiles, un 
Megabyzo para Darío, un Ephestion para Ale- 
xandro, un Mario para Julio Cesar y un Lici- 
nto para Trajano. 

»Ha sido también muy importante llegar 
por agua á Civita Vieja y hallar allí corredor de 
lonja que os enviase á Ñapóles alguna cabeza 
de proceso bien ordenada para ponerla á vues- 
tra carta, que aun todavía parece cuerpo sin 
cabeza y arancel sin orden. 

»Mas pues habernos llegado á Italia donde 
queriéndoos hacer médico habéis salido gran 
mata asnos, y tomando el pulso no habéis co- 
nocido la arteria, aunque seaia muy artista, y 



calumniando enfermedad donde no la hay, ha- 
béis querido echar vuestro mal á otro, y ha- 
biendo recetado sangría, sajaduras y ventotas, 
descubrís vuestra dañada intención y la provi- 
sión de vuestra botica, que toda debe de ser 
ventosas. Siendo vos tan enfermo del cerebro, 
de la lengua, del corazón , no os diremos media, 
cura U ipsum ¿no seria bien mirar por vuestra 
salud y no ocuparos en lo que no os importa? 

■Tantum nc ab re tua cst otij libi Chreme! 
Aliena ut curca, eaquc nihil quK ad te atiinent! 

>QuÍen viere dos disparates firmados de 
vuestro nombre, y que los que á vos se os an- 
tojaron y quisistes curar no lo son. Pues tan 
i costa agena no decis verdad, no os diré aquel 
proverbio mentiris tU medicusf Pues por tal oi 
dexo yo entre renglones, siquiera porque me 
tengáis que agradecer; aunque en llegando i la 
boberia del mundo, que irónicamente juntáis 
con los estilos y artes liberales, que hay en el, 
no puedo dexar de decir que como toda está 
encerrada en vos, no le pondri en cuidado! 
quien no hace caso della, ni tiene ya que adivi- 
nar la sutileza de vuestro ingenio, pues ya ha 
llegado á su noticia. 

»Y porque queréis que sea adivinación lo que 
no es lan dificultoso en el arte como con vues- 
tro gallardo ingenio juzgáis serlo los carros que 
caminan con viento, leed á Aulo Gelio el qual 
por autoridad de Pavorino philosopho dice de 
Architas Tarentino que hizo una paloma de 
madera con tal proporción y artificio, que mo- 
viéndose en ella cierto aire oculto volaba como 
si fuera natural. Leed también á Antonio Sa- 
belico (i), veréis que dice de ArchimedesSíracu- 
sano que el solo con grande ingenio y arte lle- 
vaba por tierra una nave cargada, que muchos 
centenares de hombres no la podian mover de 
su lugar. Allí leeréis también de la esphera de 
vidrio que hizo, en la qual con grandissima ad- 
miración de todos sabian los movimientos de 
los circuios del cielo con el curso de los plane- 
tas, en cuya alabanza dixo Claudiano 

>Jura populi, rerumque ñdem, legemque Deanim 



(i) Sabellicui (M. Aut, Cocciui), Optra em*ia, cwM 
luffltmnlt rapsodia hisíariaram ai orhí eondüa ad kmc 
aifW'fli^ra,— Biiilen, Herbapus, 1560. 



284 1 

»Y si se os ha olvidado el ktin, 6 sabéis poco 
dello (que es lo mas cierto) traduciones hay 
hartas en italiano y en español, y Pero Mexta en 
su S^ha suplirá por Plutarco, Tito Livio, Va- 
lerio Máximo y otros muchos, que dicen gran- 
des cosas deste excellente hombre. Y para saber 
maravillas de los ingenios de los hombres leed 
un hbrico traducido de francés en español que 
se intitula Theatrn del munda (i), y después de 
visto todo esto considerad que también paren 
en la China las mugeres, y que no paren asnos 
como á vuestra madre le sucedió en un parto, 
sino hombres de razonable ingenio para qual- 
quiera curiosa invención, que sabrán hacer una 
carreta y carretón y una cuUera que os venga 
y diga tan bien como un cuello de pita para 
quando faltare viento, pues no esta del vuestra 
cabeza tan vacia que no pueda ir con vos á 
vela y remo. Perdonad por vuestra vida que 
son estas burletas, mi amigo, y no es mi inten- 
ción enojaros. Doseles vienen de la China y 
entre otras pinturas que traen de cosas de 
aquella tierra me acuerdo haber visto el carro 
que vos llamáis imaginario ú de sueño con 
su mástil y vela, que á mí parecer para tierra 
llana no son tan dificultosos de mover como 
vos pensáis, aunque debe ser negocio más para 
recreación que para provecho. A este tono son 
casi todas las cosas que notáis y mordéis, que 
ademas de ser pocas para tan pomposa, arro- 
gante, pedantesca y maldita carta, tienen razo- 
nable salida casi todas; y de un libro de razona- 
ble tomo, para decir mal de ¿1, observaciones de 
más importancia y más en numero y bien exa- 
ieradas habíades de sacar; pero como no sabe 
vuestra lengua hablar buenas cosas ni decir 
bien, todo se le va en decir mal; pues no os 
enojéis si oyesedes mal, que d donde las dan 
las toman, y Homero dixo como lo refiere Vo- 
laterrano en su apología 

tLinguam homioum volverí), serniiiquoquepluiimus ilti 
ac varius lum leí diccndi [ilurims ulrinque, 
nam tale audieris i-erbum quale ipse loqueris. 

»Si el libro de la China refiere cosas imposi- 



le Ptdro Uqv 



(O El ThfUro dft mundo 
Launay. En el qml amplíame me iraia Im misetias Je 
hombre. Traduiidode lengua Francesa por Baltasar Pe 
Tez del Castillo. Valladulíd, Diegu Fernandez de Cor 
dova, 158$. 



bles ó tan disparatadas como las qa« Plinío 
atribuye al Philosopho Democrito, aunque ain 
razón, como se quexa de ello Aulo Gelio, ó con- 
tara tos encarecimientos y batallas de Ainadis 
de Gaula, del caballero del Febo, de Don Be- 
lianis de Grecia, de ^splandian, y del de U roca 
partida del Ariosio, de Palmerin de Oliva yde 
otros ejnsdem fariña, en cuya lección debéis 
de ser mas versado que en buenos y graves 
autores, hubierades algún color para ni creer 
ni dexar de reprender. 

>Pero hay relaciones impresas que conforman 
con lo que nuestro maestro dice, y aun cuen- 
tan cosas de mas admiración que él pone eosu 
historia, y dellas es una un librico que los pa- 
dres de la compañía han agora nuevamente im- 
preso, donde algunos de ellos que han entrado 
más de doscientas leguas la tierra adentro y 
comenzado á convertir, dicen maravillosa* co- 
sas de aquel gran Reyno. Ladrad quinto qui- 
sierades, tened la mala intención como man- 
daredes, que aunque sean fuertes la malicia y 
la calunnia, super omnia aulem vincit varitas, 
como dixo Zorobabel delante del Rey Persa. 
Y si tan mal estomago os hace la historia de 
la China, diré con Marcial vuestro devoto 

nifesta negemiu 



Hl.-, 



t, sed lu non meliora fati; 



«Constancio Landio en el libro de sus mone- 
das (i)dice que las letras son como el vino, qoe 
si le hechan en un vaso bien adobado se con- 
serva y hace mejor, y si en el mal vaso se avi- 
nagra. La diferencia que hay de vaso i vaso, 
de Pedro á Pedro, de tos al Padre historiiulor, 
quien tuviere uso de razón la verá. Pues ti al 
vaso del Maestro le han adobado desde su pri- 
mera edad con la olorosa especie de la doctrina, 
con la disciplina regular y las demás virtudes 
que la religión enseña, no os parece que las le- 
tras que en tan buen vaso se hecharan se con- 
servarán? y serán como e! buen vino que no 
ha menester pregonero? í si el vuestro ha sido 
toda la vida salitroso y de mala compostara, , 
vuestras letras, si no son de melón (como lo de- 
ben de ser) no se habrán tornado vinagre? Poes 
tenéis vos por mejor vuestro vinagrón que el 



(i) Landi (Consl.) /■ itíerum ntunismatnm Jttm*- 
Horiim misctllaHía íxflicaliaius.—LMg^taA, 1560. 



' vino precioso, que laüficat cor homttiisf mejor 
• que la ambrosia que es bebida celestial? Pues 
' aunque á vuestro avinagrado gusto no parezca 
bien el vino de la China, setilu »o» meliwafacis. 
»Quiero advertiros para lo de adelante, y 
sirva para la que está dicho, que según dixo el 
beneficiado de Galuchina, hombre de claro en- 
tendimiento y buenas letras, y de bueno y 
agudo ingenio, a! fin andaluz, en un libro que 
intitula Im Bodega, que el libro se compone 
de tres géneros de cosas, de buenas, medianas 
y ruines, y cada uno que lo lee, á aquello se 
aplica que es más de su humor, natn similis 
simia gaudct, y esto parece quiere decir Mar- 
cial en estos versos 

•Sunt liona, sunt qua'dam mcdiocría, lUM mala plurai 
qua: Uf^s, hir aliler non tit avile líber. 

>Y si la regla del beneficiado es buena, nadie 
os culpará, porque como no os debe ser odiosa 
la paja, la andáis alzando con vuestra lengua 
de ámbar y dexais el grano. Grandissima lo- 
cura es la que tenéis encajada en esa cabeza, y 
no poco engaño en que el diablo os tiene me- 
tido. Decid, sátiro, puesto que el principal ofi- 
cio del religioso es !a oración y recogimiento, 
no sabéis que le son necesarias las letras, y un 
pan quotidiano con que sustenta el alma y ate- 
sora para quando un ignorante como vos vaya 
i sus pies, y para predicaros y convenceros y 
persuadiros á la virtud? Decis que salido de la 
celda y oración es búfalo. Idiota, en la celda se 
bate la moneda de la ciencia, y de todos los 
religiosos, quorum uon sunt dignus solvere co- 
rrigiam calceamentorum^ siento yo que en su 
celda y monesterio ocupan mejor el tiempo que 
vos, y que todo su officio y exercicio es letras 
y estudio, y que pueden juzgar y hablar A ere- 
pida usque ad pileum. Creedme, experimentad 
y veréis que la menor capilla cubre más letras 
que vuestra capa, y que no tenéis razón que 
entienda cada uno en su oficio, que eso es que- 
reros hacer algo siendo nada. O yo tengo mal 
ojo, ó vos debéis de ser de aquellos soldados 
que Qirlio RhoJiginio llama bucólicos, nam ex 
unguibiis cognoscitur leo. No sois tan bravo 
como os pintáis, ni tan desvastado como os 
quisiéramos, y bien se os puede decir sin escrú- 
pulo: no sois vos para en cámara, Pedro, pues 
tan embobado osdexaron las tres salas del real 



« 286 

palacio, que i la quenta non habuisti ultra 
spiritum, como la Reyna Saba quando vido 
la grandeza del Palacio de Salomón. Pues qué, 
pensabades que era todo como en vuestra al- 
dea? Bien podéis decir de la China lo que Ti- 
tiro vuestro comilitón de Roma: 



■Urbem quam dicunt Román 
stultuí ego huLC nimilem noatra: 
pallares ovium tenetoi depeller 
lie canibui catuloi similes, air n 



. Melíbee, putavi 



veium h:['C tantum alia] inler caput eitulit utbet 
quintum lenta jolent Ínter viburna cupressi. 

»Theodoro Zuingero, medico y filosofo doc- 
tissimo, dice en el prefacio de su Theatro (l) 
que el Águila es símbolo del filosofo, no sola- 
mente porque es reyna de todas las aves, etful^ 
miuii ales, mas también porque fixa los ojos en 
el sol y sin lesión alguna le mira de claro en 
claro. Decid pues, chinacomastrix, si vuestros 
ojos son de lechuza, que al menor resplandor 
se turban, cómo os tendremos por filosofo y 
sabio? y si decis que lo sois y os jactáis dello, 
cómo en oyendo una cosa nueva os asombráis 
tanto? no sabéis aquel proverbio riihil sapienii 
novum' Si la cosa puede ser, no hay de que ma- 
ravillaros, y aunque diga Petrarcha en el. 4, 
de rebus memorandis que raritas admirationis 
maler est, á un bachiller de tan buen ingenio 
como vos no le ha de ser causa de admiración. 
Verdad es que como dice Quinto Cicerón á su 
hermano M, Tulio en el libro de pititione con- 
sulaíus que los miembros y niervos de la sabi- 
duría son no creer temerariamente de ligero; 
con lodo eso es mi parecer que ansi como creer- 
se de ligero arguye poca capacidad y poca pru- 
dencia, asi el ser incrédulo i las cosas fundadas 
en razón arguye rusticidad y un enltndimiento 
tan obscuro, que no digo yo la luz de la quarta 
sala, mas ni aun la de la quarta esphera no 
bastara á sacarle de la tiniebla de su ignoran- 
cia, si el que alumbró á aquellos qui sedc- 
baní in lenebris et in umbra raortis, no le em- 
barrara los ojos. No digáis con S. Thomas nisi 
videro, non crcdam, y no creáis si de aquí á 
un poco no juzgaredes que tengo razón de per- 
suadiros, y el Maestro de pmtar la grandeza 



del palacio como la pintó. No me podéis negar 
que los reyes pasados, que ponian toda su feli- 
cidad en la vana pompa deste mundo, y que- 
rían, como Heliogábalo, ser herederos de sf 
mismos en esta vida mostraban su grandeza y 
potestad con prodigalidad desenfrenada en so- 
berbios edificios en servicio de su casa y en el 
regalo de sus personas. 

• Dice Polieno macedón que quando Ale- 
xandro Magno tenia audiencia á los Macedo- 
nes, ú á los otros Griegos, que con vulgar au- 
diencia los oia; pero que quando había de darla 
á los bárbaros, era con mucha magestad y mi- 
litar aparata para que con aquella demos- 
tración pusiese mayor temor en los ánimos 
de los bárbaros. Pues tiniendo cortes á los Bac- 
trianos á los Hircanos y á los Indios hizo armar 
una tienda con cinquenla columnas de oro que 
la sustentaban (aunque Pineda en su Monar- 
chia las abaxa de punto y sin razón, y dice que 
eran doradas). Era la tienda tan grande que 
cabian en ella cien mesas, todas ellas de plata 
y riquisima labor: el cielo era preciosissimo 
con muchos lazos de oro y piedras preciosas: 
estaban en circuito de la tienda por dentro 
cinquenta Melophoros (que según interpreta 
^celio Rhodigin¡o(i)eran de los continuos que 
hacían la guardia) y estos vestidos de purpura 
coa ropas y mangas largas muchas dellas sem- 
bradas de pedrería: después destoi había otros 
tantos archeros con diferentes colores en los 
vestidos, porque unos vestian de amarillo, 
otros de azul, oíros de colorado, y delante des- 
tos estaban otros cinquenta .Macedones de gran- 
dissimo cuerpo con sus armas cuyos escudos 
eran de plata, y en medio estaba el trono real 
que debia ser no menos rico que el delaquarta 
sala de la China. Pero pues que después lo me- 
oró en Babilonia , lo pintare aqui para ver si 
es imposible ti de la China, y ú ha habido en 
el mundo algún igual suyo ó mejor. Dos auto- 
res principales, entre otros muchos, tratan de 
él, que son Guido Victuritnse y Fr. Adam de 
Montaldo (2) ginoves, y dicen (supliendo del 



(l> MonUliJo rFr. Adimu; de), ra'üo 7'" 
f». 1. n. ,,) 

— /Hjíama/eria cfníra Turtos carmiKa, RomiTifi 



uno lo que falta del otro) qae estando Al 
dro Magno en Babilooía mandó hacer un 
de oro tal que en todo el mundo no se h 
cosa mas rica : tenia de alto doce codos 
biase á el por doce gradas las cuales, 
Fr. Adam, era cada una de piedra precio 
primera de amathista, la segunda de 9a] 
la tercera de esmeralda, la quarta de rt 
quinta de diamante, la sexta de topacio, 1 
tima de jacinto, la octava turquesa, la di 
de granate, la decima de plata, la once d 
y la doce de tierra. De una banda y otra 
ban doce estatuas de oro y en cada una e 
el nombre de uno de los doce principes 
exércíto y mas privados suyos. Guido 
dice que el asiento era de esmeralda y el 
dar de topacio, y que las gradas eran sei 
das de diversas piedras preciosas, lo qu; 
vaba mas camino y tiene mas camino t 
que dice Fr. Adam, que cada grada era d 
especie de piedra. Ambos ixincuerdan ei 
en el trono estaban escriptos los nombí 
cada provincia que le era sujeta jl Alexa 
y que en la coronación de la últa hab 
gran carbunco qu^ daba mucha luz de nc 
día: y sí todos no mienten el carbunco d 
de noche según su fineza, unos más y 
menos, y para que veáis que digo verdad 
á Plinio donde trata desta piedra, y al Te 
sobre los 28 del Éxodo, y alli veréis la \ 
della y quan grande es la vuestra. Tal 1 
trono de Alexandro que del tesoro de los 
sas (el qual se juntó por ventura de part 
la China) vino á sacar pedrería que dies 
Dios os la dé para que entendáis que si 
hubo en el mundo en tiempos pasados, ; 
no faltan para loar todo su caudal en ost 
cion y sustentar la opinión (como por ve; 
vos hicistes en la moneda que sacaste» ' 
poca hacienda que hillastes en pie i la v 
de Italia, que debió seralgun paredón de 
mar viejo, á quien el tiempo no hizo ic 
quizá por vuestro respeto, que en algnn tú 
os pareció los palacios de Galiana). 

»Si queréis otro throno rico, leed elj.f 
Reyes y veréis la grandeza y magestad d 
lomín y de su real silla; el soberbio throi 
Cosmes rey de Persia harto famoso CS 1 
tado de muchos autores, de los quakt 
Georgio Ledeno que ganando el empe 



' Heraclio la ciudad de Galasío se halló en el 
' templo del sol el throno de Cosroes, el qual era 
' de fino oro á manera de cielo y estaba en- el la 
' estatua del soberbio Rey en un riquisimo ta- 
bernáculo ú asiento, y que habia por todo el 
cielo sembrada riquisima pedrería que repre- 
sentaban el sol, luna y estrellas, y alre>Jedor de 
la estatua estaban otros muchos conceptos rea- 
les que representaban los angeles y en el cielo 
habia ciertas ñstulas ó cueros que al revolver- 
se, que se hacia con cierto ingenio, demás de 
contrahacer los truenos muy al natural, II ovia 
quantidad de gotas de agua por imitar las plu- 
vias que Dios da á la tierra. 

»La casa áurea de Nerón demás de la ri- 
queza inestimable de oro y piedras preciosas y 
de la rica piedra llamada esphengite, con la 
qual, como dice Plinio, siendo de naturaleza 
especular, estaba toda la casa con grandísimo 
resplandor y luz. También tenia una rica pieza 
adornada de oro, piedras y marñl con un cielo 
á imitación del natural por cuyas fístulas llo- 
vía unas veces gran cantidad de flores, otras 
aguas olorosas, otras preciosos ungüentos. 

»Ya habréis visto si les es posible á los prin- 
cipes poderosos tener palacios ricos, y como no 
es solo el de la China el que ha ensillado con 
tanta soberbia y hecho sala de oro, pues aun 
en estos tiempos un rey de Japón, que es mu- 
cho menos que el de la China, tiene sala de 
oro, y de ello hay testigos fidedignos que la 
han visto desarmada en piezas, porque es por- 
tátil y de maravillosa labor, y las paños ó pie- 
zas della de buen grueso- Demás desto sabe- 
mos que en aquellas partes y sus confines se 
crian piedras preciosas y carbuncos, qué mu- 
cho que tenga alguno ó algunos el rey en su 
silla? Pues aun en España los hay traídos 
de fuera, que dan luz. 

»No quiero cansaros más ni andar tan entro- 
nizado; para con vos basta la llaneza de ami- 
gos, siquiera porque no os dé ocasión de mur- 
murar, porque como dixo Virgilio 

(Summa petit livor, perHint >hi»im:i vcnti. 

• Platina en el libro De vero et falso bono y 
Erasmo en sus Apotegmas, y otros muchos re- 
fieren de Aristipo filosofo, que padeciendo 
naufragio y siendo echado el y sus compañeros 
en la ribera de Rhodxs, considerando en quan 



15 287 

gran peligro se había visto, vÍdo en el arena 
ciertas figuras de Geometría, y vuelto á sus 
compañeros con rostro alegre les dixo: espe- 
ranza tenemos de remedio, tened buen animo 
que pisadas y señales hay aquí de hombres. 
Por cierto, señor camarada, que quando llegué 
á la demostración que hicistes en vuestra carta 
de la Geometría, que como salia en&dado de la 
tormenta de vuestras necedades, que me alegré 
como Arísiipo, viendo que en ella habia seña- 
les y pisadas de hombre ; sino que mirando mas 
de espacio la playa veo que por una pisada de 
hombre hay cien mil de bestias, que se le an- 
ticipan, y después confundís mas el camino á 
mi esperanza con otras pisadas de asno que 
adelante hallo. La tierra se debió de abrir y tra- 
garos, y holgara que asi hubiera sido para que 
llevando el castigo digno de vuestra desenvol- 
tura, como Coré, Datan y Abiron, no saliera- 
des mas al mundo para que no os pusíesedes i 
tú por tú con los escogidos del Señor. O por 
ventura la gran ventisca deste arenal lo ha bo- 
rrado todo para que no os puedan sacar por la 
señal. Una de las cosas con que dais á entender 
reconocer vos mismo la sinceridad y pureza del 
estilo, que el Maestro en su Historia usa, es no- 
tar tres niñerías que, como San Agustín acon- 
seja, pues no las entendistes, las habiades de 
venerar, porque ansi como en una ropa sucia 
ó de obscuro y vil color (qual es vuestra carta) 
no se echan de ver manchas, lodo, ni otras ho- 
rruras (como ni en ella tantos disparates y ne- 
cedades) porque son el lunar del negro, y al 
contrario en una vestidura blanca una mota 
se viene á la vista, ansi en la lisura del lenguaje 
de la Historia tropezó vuestra invidia en una 
mota que no lo es. Porque decir que las cabe- 
zas de la estatua se miraban perpetuamente no 
es decir solo lo que suena á lo que los idiotas 
como vos entendéis, sino que el mirarse no era 
representación deque una vez aquellos rostros 
se miraron, sino que la mística significación 
era de mirarse perpetuamente según lo que re- 
presentan, y este es el uso de hablar entre los 
historiadores, como si habéis oido loque refie- 
ren de los Dioses Romanos, que de Vesu dicen 
era una estatua de muger, en cuya mano es- 
taba una lumbre ardiendo perpetuamente, 
como quiera que la lumbre fuese de lo que la 
estatua, piedra, bronce ó palos, porque el 



28R t( 

fuego vivo se guarda en el altar ó sagrario; 
pero trátase de la significación. Y lo propio se 
dice de los ojos de la diosa Vigilancia, que per- 
petuamente los tenia abiertos, como si (siendo 
estatua) los hubiera de cerrar. Son misterios, 
y con otros ojos los habiades de mirar. Sed 
quid colores cicco, quid mrdo sonos ingenio? 

•Decir que el General de la orden es perpe- 
tuo, lenguaje es usado, y aun si supíerades algo 
de escritura no os pareciera nuevo, pues sois 
bachiller en artes y lo mostráis en las de vues- 
tra carta. Resolved la proposición y veréis quan 
cierta es, pues perpetuo quiere decir no tem- 
poral, y assi que el tal prelado no acaba su pre- 
lacia, como los demás, hasta que muera. Y si 
no os acordáis de las artes, para que veáis que 
esta figura, que se llama embolismo, es lenguaje 
del cielo, leed el Génesis, y veréis que dicen los 
angeles á Abraham, el año que viene vendre- 
mos por acá, teniendo vida; mirad pues hablan 
tan como hombres, si muertos habían de vol- 
ver? 

»Notais que el Maestro después del trabajo 
y industria humana para reducir la China 
puso el favor de Dios. Creo más lo hicistes por 
decir algo del que por censurar lo que no me- 
rece nota, y en ser qual vos decís y yo presumo, 
ó en vuestra carta mostráis (si de él como del 
Maestro no decis mal l ó es porque no le cono- 
céis, ó porque teméis lo que ese reyno quando 
las alteraciones de don Garcia. Kl Maestro dice 
que se podría reducir el reyno con buena in- 
dustria etc. y con el favor divino. No dixera 
mas Tulio ni aun Júpiter si hablara español, 
como se díxo de Platón , porque en eso como 
theologo y docto da á enteiid r que en todas 
las cosas habemos de procurar primero hacer 
de nuestra parte lo posible y luego acudir á 
Dios; porque faciaiíibus t/u-¡d in se csí, Íí. 
Queréis que se dé á cada unu lo que es suyo y 
que se corten los vocablos i. la medida de las 
personas: justicia es lo uno y cordura es lo 
otro; pero careciendo de ambas cosas vuestra 
carta, no os parece que os podemos decir lo 
que el topo á su hijo? como estáis sordo y 
ciego, anlojanseos fantasmas y zúmbanos á los 
oidos. Por ventura os zumbarán más quando 
sintáis el intento de mi carta y su proceder, 
que si no 05 impide la pasión, juzgareis no ser 
malo; pero no lo hay tan malo y odioso á los 



que no aman la virtud, digo razón, coi 
cirles la verdad; pues según el cómico I 
oditim parí/, y vuestro satírico accusat 
qtii verum dixerit. Si no fuerades mal 
cionado advirtierades que lo del Criador 
sitnilia sunt giirestírmes de nomine tañí 
bien fáciles de pasar: tragadlas por ^ 
vida, señor soldado, y servir! de cebotS 
para la pesca, pues dexan harto desemba 
el camino los que vaciastcs. En el tem 
Apolo estaban estas letras de oro, yv«cm c 
entendedlas y conoceros y meted la mi 
el seno, podrá ser la toquéis leprosa. Bie 
Luciano que aquel podia conocer las n 
des que podia huir dellas; pero el que 
podia escusar, cierto es que no las con 
asi vos no hacéis buen juez, pues no 
huir lo que culpáis en los otros, 

»A lo de las ramerías y damerías i 
os saboreáis, y queréis ser solo, conforn 
sentencia del trágico que dixo AVc reg 
cittm ferré uec thtrde Jerunt, se os reapon 
lo seáis en buena hora, que no estami 
desperados que nos queramos despeñar, 
adivinos como vos malicioso y deshones 
tengáis á poca virtud el tratar nuestro 
riador con el carbón y no tiznarse, y 
veneno y quedar con vida, confesando v 
vivís del oficio y morís en el, y decis biet 
tinis ptccati mors: yo por muerto Ceogo 
pierde la vergüenza y honestidad, que 
dixo Plauto: uam illum ega periisse du 
quidem periit pudor. Mayor es vuestra d 
tura que las que al Maestro atribuís por 
cuenta las cosas llanamente como histoi 
y vos os prec ais de la deshonestidad 
continuo de su casa. Bien os cuadra el p 
bio; símiles habenl labia lactucas. Mas i 
no llaméis desenvoltura á la propieda 
que nuestro historiador procede, os dii 
tal pide Luciano al historiador en el lik 
conscribendj histnria. Tal (dice) quiere 
historiador que no tenga temor á nadie 
libre, y ame la libertad del decir y la ver 
como dixo el otro cómico: _^cum_^CHm 
new liffQUEm mminel. Y asi el Maestro 
quien sabia el officío que tomaba, dem 
escapulario y lomó hábito de historial 
con el la libertad de la historia, harto m 
nesta que vuestras palabras. Aunquedisi 



descubrís vuestro deseo en U gran cantidad de 
la renta de la cebada, que sin duda os hi des- 
pertado el apetito, y bien se echa de ver como 
sale en vos verdadera la sentencia del beneñ- 
ciado de (lalachena, vnestro seilor, pues dexas- 
te-í el arro^ y trigo, y volvJstes á vuestro natu- 
ral, como el proverbio dice: Niiliira nicríiua , 
el gato á la ceni/a, ú al ratoii, como la de Isopo. 

»iMalü sois y di; malas intenciones, pues aun 
hasta lu'i calles de la China las queréis hartar 
de asno o henchir; no seáis tan rústico, ni pen- 
séis que estáis en Cáceres, donde solo vos ocn- 
pabadcs toda una cille sin dexar lugar para 
caballo. Ni os haga tan mal estómago tanta 
anchnra y limpic/a, porque no os parezca 
como al topo mejor vuestra madriguera que 
la Plaza de Valladolid , Cai de Francos de Se- 
villa, y la iína de Salamanca. Ni seáis como el 
escarabajo), de quien dice Pierio (i) que muere 
si le meten en las rosas , y vive en el estiércol 
como en su propio natural. Porque no os mu- 
ráis en la limpieza de la China, y se os dig.i 
el tn'jte que Claudio Paradin pone al escara- 
bajo 'ri¡i-/>¡lins fxilitim, porque según tengo yo 
á los Chinos por piadosos, á trueque de dans 
la vida os sepultarían en algún lugar común 
ó muladar, como propio natural vuestro. 

»Si los historiadores no mienten. Thebas la 
de lígipto tuvo tan anchas calles, que con str 
larguitimas se vía dende la una puerta de la 
ciudad la otra frontera quando caian en hnea 
recta, y no era una sola porque todos los que 
dell.i e^críbju dicen que tenía cíen puertas, y 
así lu aliruia vuestro satírico: ficce vtiiis T/iel/r 
iwiil-im J.ufl ohriil:! p;i-tií, y Diodoro Siculo 
dice que era tan grande, que tenia el nuevo 
eircuiín 140 estadíiis. y como dicen ilercdo- 
ti', (ieor^iü Afíricola y Pierio treinta estadios 
lu-en utia Icj,u.i. ya es'.a quenta viene i ser el 
tir.nitode qiiairo leguas y media y nn quatn- 
]).jcü mLiifS, y sacando ahora la tercera parle 
para el diáineíru serán las cincuenta calles, que 
airaviesiu de puerta á puerta, de cinquenta y 
un e^tailius que lucen legua y media y de 1750 
pies más. Si sabéis algo de perspectiva, mirando 
una calle derecha y muy larga, ó un cuadro muy 
prolongado dende la una extremidad i. la otra, 



(1) V..I 



LS U"^" 



us) i/iclus PierlHI, — ///>- 



*6 38U 

es certísimo que se os ha de ir disminuyendo 
hasta verle acabar en pnnta. Pues para verse la 
puerta opuesta claro está que la calle había de 
ser muy ancha, y que habiendo cínqucnta ca- 
lles que atravesando toda la ciudad, se vían las 
puertas opuestas á las otras, cinquenta testigos 
son contra vos, que os parece imposible. Y si 
nuestro historiador dice que con ser muy !ar- 
j.n las de la China s.: vte dende el principio 
iie la calle el fin della (según la demonstracíon 
de perspecti\a que he hecho), no digo yu 
quince de á caballo, ni un asno cargado de 
necedades (como vos habéis dicho) sino otros 
qnatro mas de vnestro tamaüo cupieran, si se 
quitasen los soportales del un lado y otro de 
las calles. 

»De aliíunas que en Europa he visto puedo 
conjeturar que tales serán las de un reynn tan 
erande, tan rico y de tanta policía. No podéis 
negar que el Caearo de Palermo c hermosí- 
sima calle, pues siendo sacada á nivel, y de 
1^00 passos en largo tiene un ancho que por 
mucho que vos os pongáis cabréis holgada- 
mente por ella, Kn Ñapóles ya habréis visto 
la Rúa Catalana y la calle de Toledo, la nueva 
,:e Anvers no creo yo la hay en !a China tan 
grande ni ancha y tan hermosa; pero diréis 
que estas son una en cada ciudad, y que el 
^¡.le5tro dixo de todas hs de la China en ge- 
neral. >ío se me hace duro de creerle en esto, 
porque cosa sabida es que en toda la Asia 
las ciudades son famosas y grandes, por eso 
OJupan tanto espacio y tienen tal circuito y 
grande/a porque las calles no están tan es- 
trechas como en nuestra Kuropa y parte de 
África. Pero aunque allá son de sábados acá, 
tenemos ciudades que en general tienen calles 
anchísimas: en Ids estados de TlanJes. en Ale- 
inania y Francia he visto muchas, y de tedas las 
• 'e (jante son tan grandes y tan anchas que 
!iay muchas que lo son dos veces mayores que 
as de la China, y tilo es tan sabido y cierto 
■ ;ue no habrá mochilero de los que allá han 
estado que lo jiiegne, Las de Brujas y otras 
.judades de aquella tierra también son buenas, 
laí de la nueva México en nuestras Indias hcr- 
mosisímas son. De suerte que sí en tantas par- 
tes hay calles tan anchas y grandes, no hay 
que maravillarnos de las de la China, ni hd- 
cellas imposibles, como también se os hace de 



... ,„, ^^j,w,^ittiiiniiiLc ci) pcrj uicio ageno, 

que aunque se diga artificiosamente y como 
ihetorico exageréis las cosas ; con Codoeso según 
San Aguslin iiec artificios^ mcndacia ñeque 
simplici verhi, oportet qiiemgiiam deciperc, i¡uia 
ijiiomuiiolibcl ineiili/ui-, y vernos que se dice en 
el libro de la Sabiduría Os aiilem quod menti- 
lur oca'dií animtim meam. Este aviso os doi 
tomo amigo, porque ya que sois censor de 
obras agenas, no lo seáis á lo Griego. Dice el 
Maestro en el cap. i." del libro tercero que se- 
gún las historias de la China su primero rey 
fue Vitey. del qual escriben los Chinos que era 
lan robusto de cuerpo que tenia quatro varas 
y dos tercias de alto y siete palmos de espalda. 
Medid, enhoramala, bien, y quitadle los zuecos 
que le liabeis puesto y el palmo de la espalda 
que le añedís, que en uno y en otro echáis del 
pie á la mano. Bien presumo de vos que si es- 
cribierades la historia, no mirarades en pocas 
cosas, sino pintarades Branuraote ó un Bru- 
faldos mas alto que la torre de Sevilla. Mas 
porque no se os haga nuevo haber habido en 
el mundo hombres de grandísimo cuerpo y 
gigantes (puesto que Séneca tiene por tan fic- 
ción esto de los gigantes como lo de los sátiros, 
y Giropio en su Gigantomachia dice que lo 
que dellos escribieron los poetas es mistlco y 
no historial), leed el libro de los Números y 
veréis que los que fueron i. ver la tierra de 
promisión hallaron en algunas ciudades unos 
monstruos, hijos de Enoch, que es el linage de 
los gigantes, que puestos en ellos en su compa- 
ración, los exploradores parecían langostas; tan 



escr 
Car 

desc 



II0& 
Qun 



i:)í);> 



:¿oi 



entonces la naturaleza mas en su fuerza y no 
tan estragada como agora, que quanto mas 
va, mas se envejece y se van haciendo las co- 
sas menores: y desto se quexa Homero (refe- 
rido por Plinio y Aulo Gelio) que los hombres 
de su edad no eran de tan grande cuerpo como 
los antiguos, y da la causa que es irse cansando 
la naturaleza como la tierra, que al principio 
es fértil y da fruto mejor y mas crecido que 
después de cansada de fructificar. Si la autori- 
dad de tantos hombres de bien como os he 
alegado no basta á persuadiros, no seáis cabe- 
zudo, ó que dexeis de ir contra la verdad, qtioa 
est in Spintum sanctimi (si no es que los man- 
damientos de Dios en que nos manda ni dañar 
ni infamar al próximo se os hacen algara vía 
como los characteres de la China). Si no bastare 
todo esto, baste la misericordia de nuestro se- 
ñor Jesu Christo, que es tan grande, que aun- 
que vos y vuestros semejantes ponéis murallas 
de peccados de mas de 500000 leguas, y las for- 
talecéis con vuestras lenguas, no los quiere 
confundir comoá los de Babilonia, porque po- 
dáis confesar vuestras culpas y hagáis la satis- 
facción que debéis. Dios guarde vuestro seso y 
os haga un muro firme en la fee, que si diere 
des en hereje como dais en necio y malicioso, 
por Dios que no sé qué fuera de vos y de quanto 
bueno hay escrito, porque sois el mayor ca- 
lumniador y destruncador que he visto y sa- 
bido. 

'^Como leistesel principio del § que trata de la 
muralla, no leyeradcs, cuerpo de tal, de qué 
suerte era hecha? Leed otra vez el § y veréis 
que naturaleza hizo las 400 que son unas cor- 
dilleras de sierra altissimas, y en algunas que- 
bradas, que hacen á trechos, alli se hizo la 
obra, que juntadas todas las partes vienen á 
ser las cien leguis: y para tanta gente como se 
juntó y ser la labor tosca y de mamposteria, 
no es mucho. No se me hace tan dificultoso 
crcíer la muralla que el Maestro dice como á 
vos decir verdad. Pues mayor obra es el arre- 
cife ó calzada que hicieron los Romanos con- 
tinuándola desde Roma hasta Cáliz (que aun 
hoy se ve por muchas partes entera y en ella 
muchas columnas y padrones, unos todavía en 
pie, otros caidos en el mismo arrecife) que no 
la que hacéis imposible: y mucho mayor las 
calzabas que en Nueva Esparta y Pirú se ven, 



que van prosiguidas muchas leguas, y otros 
edificios suntuosos de aquellas tierras labrados 
de grandes piedras sin pico ni escolda, sino con 
otras piedras. 

»Parece que lo hacéis adrede en dar materia 
para que todos digan de vos : digo esto porque 
quanto mas quiero concluir con vuestra carta 
tanto mas impedimento hallo con miles tro- 
piezos de necedades vuestras que me salen al 
camino. No se puede decir por vuestra carta 
in vicdio consistit viritis quando extrema sunt 
vifiosa^ porque si la vuestra los tiene tales, no 
es en medio muy virtuosa ni aun salada. Toda 
ella es al principio necedades, en el medio va- 
ciedades y en el fin vanidades : bien se puede 
decir por ella vanitas vanitattim et omnia va- 
Hitas. 

»Escribis el prologo de 7 de Agosto y acabáis 
con decir podrá ser que en las largas noches 
deste invierno me determine etc. Por Dios, que 
lo habéis adobado: no sabéis que mendacem 
oportet esse memorem / quien leyere esta discor- 
dancia de vuestras razones, qué dirá? qué tiene 
que ver Agosto con el invierno, sino es que 
par* ir de Ñapóles á Roma se va primero á la 
China, ó que se comenzó vuestra carta en el 
mes de Agosto, y sudastes y trasnochastes hasta 
el invierno, donde venistes después á parir hija? 
Mal haya quien tan mala cosa engendró, y 
quien tal carátula sacó á vistas. Por tan her- 
mosa la teniades que pensabades quedar rico 
con el precio del dote que os hablan de dar por 
ella. Alexandro de Alexandro (i), Fulgosso, 
Estoveo (2) y Nicolao Hanapo Patriarcha de los 
Hierosolimitanos (3) dicen que en un dia seña- 
lado del año los Asirlos ponian publicamente 
en la plaza sus doncellas para que el que qui- 
siere alguna por esposa la comprase y dotase, 
comenzando de las mas hermosas y nobles y 
luego de las menos por su orden: pero en vi- 
niendo á las muy feas mandaban dar un pre- 
gón que quien quisiere llevar alguna dellas, se 



(i) Alexandro (Alexander ab). — Geniaüum dierum^ ti- 
l'ti IV,— Romu", 1522, 

(2) Stobxns (Joannes). — CoUectiones sententiarum 
(grace, edente Vid. Tñncavello\ 1536. — (Al fin.) Venetiis 
in icdihus Bartoiomai Zanetti Castertangensis are et diii' 
geniia Jo, Fr, Trincavelli; 1535 

(3) Hanapus (Nicolaus).— K/r/ií/jfw vittorumqae exem- 
pla^ ex universa divina scriptura tromtuario desumpta. 



2!).; 



l.-.!).-i 



Icj pagarán, y ú esUs las dotaban, y ¡lagabrin al 
qut las lltvab;! con parle- del precio que los 
otros ciaban por las liermoaas. Desia iiTsloria 
|)ütids saL'ar al;!un buen inodn de vivir y re- 
medio para us'.a vuestra negra hija. Muclios 
lian sacadij s[;s ínvtctivas á plaza, y entre ellos 
vos sacaste la vut^lra, qui: niinta la sacnrudes, 
])ara verf.-^ en afa-nl.L eun ella, y como las 
(lemas er.m hernicas y bien compueflas, no 
fa'ti'i i)uit;i las llevase y ])3Ra5fc con d precio 
de la alaKiiiwi y aplanso ijiie es lo i¡ue mas 
eáliman j^us padres; pero á la vnestra no ha ha- 
bido quien l,i quiefii aun mirar ai nislro, tan 
malo lo l¡i.ne 4111: á todos da en rostro, pues ha 
qiialru afms que espera lante y embarcaeion 
para Indi^is y no la ha hallado por no hahi-rrc 
qutridrí t-near^ar della la fama. Tlabtis Hldn 
venturoso '.ii qu'.- viniese á niamis de un t i'i 
buen prtciinuríi '.-.inio y-i lo seri; en su fav r, 
que n'-J dtx.iré pl.i/a, eorrilln, calle ni cdkji 
donde 110 la publiiiue ]ior quien ella es. Qui/á 
habrá algini des-cíperado que quiera hacer pe- 
nitencia UevanLliila i sli casa; piro conviene 
que pidáis limosna y echéis un guanta tnlre 
la geiiie honrada y los padres de Ls hermosas, 
si no queréis ver á vuestra hija como andan ¡as 
ciegas de la Cliina y como ha doncellas Chi- 
priotas, de quien dice .Uexandro ab Aiexandro 
que las qu'j se habian de eas.ir ganaban su dote 
junto á 1j ribera haciendo bucu acofíimieiilo á 
los navtj^antcs, y .'i V.:n desdichados fucrades 
vosy ellaquinohalleiscon quien emparentar, 
solo un remedio cis quedará, que es dar eon ella 
en las arrcp^'nüdas. haciendo ile la necesidad 
virtud y jumamente peuitencia de vuestros 
pei.ad(i5 y extesoí: y si qutreis dar crédito á un 
amigo, c meüíad desde luego y lliirad lo pasadii 
y temph' s en lo porvenir, no nos deis oeasiun 
que perdamos la pacicrna y modestia y que 
couocicu !:"-? m:is ¡lailieularniente os publiqui.- 
niijs pai quieü Sois don mas panicularidad y 
libertad. 

líMuchos es desean conocer, y aunque yo oí 
he tacado por brúxula, mu/i ./ .'■■ijiir/i/ Itnt m-i- 
uiírsli:;!! !■ fi-ril. t..-n;7iel mismo dolor que \t-. 
signiti.ai: en la v;;:.' Ira por no poderos ver fin 
máscara, y ¡.ue.s lapjueisde ni;ddicienle, siendo 
tan nialdv.iior, no os eipauti.is que siendo vo 



pasión de vuestra carta desdichada ] 
Ira honra, que como dixo Planto 



*Y como tal os avisaré en esta lo 

ron en la suya á Salustio: desñte dojic 

lisiiina c(.iisrc/iire hngna: desine *ho 

citniis i.\/'j itti: ilesinc suttm qucmqu 

tuih •Fstiiimre: fiis jn<,ribus timicum , 

nmi pufes, ridcris vetU. mimjcum /ral 

»Si algo dcsta mia os ofendiere, 

culpa i quien levantó la caza, que nc 

tención daros disgusto sino avisaros 

como amigo, que cuando vos no lo q 

I ser no por esto dexar¿ de untaros el c 

; Jauíblico (referido por Augusiino I 

j que mandaba Pitagoras que los amij 

I honrados y reverenciados como Dios 

, les, y los demás halagados y aplaca 

i bestias fieras. E/igí- ergo e duabus 

\ vale. 

»Dc Arganda los doze de Noviemb 
■ y quinientos y ochenta y nueve. 

»E[. Cl'RA 1>B ARC 



para 



jmpaüv 
reprehc! 



El siguiente documento, que se 
en la ^ala de Manuscritos de la 
Nacional, demuestra que nuestro auti 
lus asuntos de Indias y que sabia ar 

retas. 

• líespondicndo por este papel 
V. p.-i me preguntó y mandó, 

pA =o..Iuliü 159ÍÍ,' 

y-Digo que el mayor caso de quan 
den üfreier para la conservación de 1 
t'.e hs Indias y su buen gouierno i m 
llar trai-a de manera que estén siem] 
tadns desUis de Esparta y que no pui 
sin ellos de ninguna manera y esto se 
rado siempre con particular cuida 
uieudo en ellos el plantar vides para 1 
mer ubas, ni oliuas mas que para a 
iilras cosas; y esto se ha procurado 
er.n tanto cuidado que yo vi en el 
' Mesico mandar arrancar do9e legu 
de amigo 1 que un coiiLiiiialador tenia plantadsí 
iido coiu- ; taiian ú dar vino á la metad del I< 



l.M);: 



•:'j:í 



poner otros remedios á este modo. Todo con 
intento de lo dicho que no puedan pasar sin 
Kspana, con que se aseguran aquellos Rey nos. 

^Pa ra que la gente dellos llevase bien esta 
proliiuicion de plantar allá lo necesario, con 
gran acuerdo de Su Mag/' y de su Conb°, se or- 
denó que cada año fucssen dos ilotas, una á 
Nueva España y otra á tierra firme y Pirú, y 
esto se continuó por muchos años, mostrando 
la experiencia con buenos efectos y sucesos el 
acertamiento desta determinación; pero el de- 
monio viendo lo mucho quel per Jia en que este 
orden fuesse adelante (porque en cada ilota 
su Mag.^ con gran zelo mandaua enbiar reli- 
giosos de todas ordenes para la predicación del 
S."' cuang." ) ha procurado impedir tan gran 
bien desconcertando las flotas para que per- 
diendose las Indias (como lo vemos con cuiden- 
cia) perezca también la religión, y de que están 
muy á pique dello no hay duda que lo lloran 
ya las personas religiosas de aquellos Rey- 
nos- La causa mayor y mas propinca para ello 
es que el trato se acaua, y como los de allá ven 
su necesidad, acomodanse con loque hay en la 
tierra, haziendo uino de frutas y yeruas y 
vsando de manteca en lu'^ar de aceite, asi para 
comer como para labrar paños y freradas, y d j 
algodón en lugar de lienro, con lo qual y con 
lo que viene de la China han menester poco á 
España, y en cayendo del todo en la quenta sj 
pueden aquellos Rey nos dar por perdidos — 
Porque si se desuergueni:an á plantar viñas y 
oliuares; la tierra es tan fértil y tan fácil y ba- 
rata de cultiuar que en tres años podrán pro- 
veer á España de todos los géneros que agora 
Ueuan della, con que cesarian los aprouecha- 
mientos de las rentas reales y la seguridad de 
aquellos Rey nos. 

»Todo este daño se ha ydo introduciendo 
como polilla sin sentir por la cudicia de algu- 
nos Ministros de su Mag."^ infieles y ingratos á 
las mercedes que de su mano han rezeuido, y 
para declararme más es de sauer que por Su 
Mag.^ y su Consejo de Indias con gran acuerdo 
está prohiuido desde el tiempo que las fljtas 
andauan bien ordenadas (que comen(;ó en la 
presidencia de Juan de Guando y se acabó en 
la de Hernando de Vega) que ningún nabío 
pueda yr á indias sino fuere en flota que lleue 
general, y esto se fundó, lo uno en quitar la oca- 



sión tic ser tomados de corsarios, v lo mas prin- 
cipal porque con lo que llevaban estos navios 
sueltos destruian las ilutan v Revnos y era la 
causa que ciertos los mercaderes de los tiempos 
en que las ilotas solían llegar, que eran, á la 
Xueua España por Agosio, y á tijrra firme al 
redor de Nauida J, bajaban de ludas las pro- 
vincias del Piru á Cartagena Nombro de Dios 
y Panamá y de las de Xueua España á la Vera 
Ctu¿ 6 1 Mexco, y all: se proueian de todo lo 
necesario, repartiéndolo después por toda la 
tierra, pues como ya es cosa tan incierta la lle- 
gada de las flotas y pasan algunas vezes años 
que no van, infinitos mercaderes han dexado 
los trato.5 y se han coiuierLiJo á otras granje- 
rias dentro de la tierra. 

»La introdiirion dcste daño, ques mayor de 
lo que suena, ha sido en esta forma — Permítese 
que los vezinos de las siete Islas Canarias car- 
guen sus vinos y frutos para las Indias, y como 
no tienen ellos navios van del Andalucía á car- 
gar, y aunque á la salida dj España debieron 
ser visitados contoruie á las ordenancjas y no 
consentirles llenar mercadurías, sino que fue- 
sen varios para cargar en las Islas y aguardar 
Ids flotas y ir en su conserua, ciertas personas 
(que adelante nombraré) procurando saber de 
qué mercadurías están faltas las Indias, y que 
por el mesmo caso se ha de ganar en ellas mu- 
cho, envian navios llenos dellas fingiendo van 
á Ueuar de las Islas lo que es permitido y salen 
con ello fácilmente, porquj los visitadores, que 
son sus hechuras, lo di^íimulan, y estos navios 
en llegando á las Islas para donde dieron in- 
tento que y van ó á su vista, fingen ha ver visto 
cerca dellas navif)s de enemigos y que por no 
ser tomados dellos pasan adelante haziendo 
dello información aunque talsa, y con ella enca- 
minan su navegación para la parte que quieren 
de todas las Indias, donde tienen maña con los 
ofic-ales R jales, ó por am¡>tad ó dadiuas, para 
que creyendo la falsa información de hauer 
visto enemigos los átn por bien arriuados y 
licencia para vender las merjadurias que lle- 
nan sin reparar que van sin licencia ni sin ha- 
ucr pagado á su Mag.'^ sus derechos Reales en 
España. Fuera desto suelen aprouecharse para 
lo mismo de navios de auiso que se envian á 
Indias ó con n nenas de enemigos ó dando or- 
den en la veni la de las flotas ó para otras cosas 



? 



M^, uiiiías o artillería, 

bulas y abogues y otras ocurrencias, porque se 
dá auiso á la casa de !a contratación de Seuilla 
para que tomtn assicnto con dueños de navios, 
y como los que lo han de hazer son los que di- 
zen ser interesados, ha;.ese con infidelidad, to- 
mando para ello navios propios, diziendo son 
ágenos, y fingiendo hazen el negocio de su Mag."* 
siendo verdad que no iiazen mas que el suyo, 
porque piden se les di licencia para llevar al- 
gunas toneladas de ropa por la comodidad y 
servicio que hazen á su Mag.'* y con ciento de 
Ucencia llevan quatroclentas sin pagar dere- 
chos á su M.'' y coa gran aprouech a miento X 
suyo, asi por no pagar los derechos como por C 
llegar en ocasión Ío que Ueuan que se vende al 
punto como quieren, aunhaziendo barato como 
lo acostumbran de ordinario los ladrones— De 
aquí ha venido la perdición del trato que arriba 
dixc, porque los que llevan en las flotas mer- 
cadurías los derechos pagados no pueden hazer 
tan buen barato, sino es perdiendo, y porque 
quando ellos llegan hallan la tierra llena de las 
que han ydo en los nabios sueltos, y esta es la 
causa que no vienen ya á España la metad de 
los mercaderes que solían, y de no querer cargar 
sino esforzados los que vienen, y por hazerlo 
desta manera suele venir á ser tan tarde que, 
ó á la yda ó á la vuelta se pierden, huyendo 
siempre con quiebra grandísima de la honrra 
de su M.'i sino es que Dios use de clarísimos 
milagros como los que hemos visto estos anos 
atrás, y con todo esto son los daños mayores de 
lo que se sabe, porque nunca dexan los enemi- 
gos de tomar navios, y aunque no sea de los que 
traen la piala registrada, ninguno viene de In- 

diasniíB""*"-— 



[yX) 



'¿'^o 



plata para qiie traxese mas secretamente el di- 
nero de la Compañía, como lo dixo, sin casi 
ser entendido, que fué público á muchos délos 
que vinieron en aquel viaje. Kl qual estando 
yo en Cartagena para venir á España, en este 
tiempo me dio en cara con que yo habia dado 
auiso á S. M.** de los navios de arrivada y desta 
Compania, y procuró que no me embarcase ni 
viniesse á España, y saliera con ello, si el 
D.^^ Antonio González no me hiziera embarcar 
en nombre de su M.^ — En esta conformidad se 
me quejó en Seuilla el Ochoa de Urquizo di- 
ziendome palabras conoscidas que venían en 
las cartas que arriva digo, de donde entré en 
sospecha lo habian sabido por su compañero 
Juan de Ybarra á cuyas manos pudieron yr 
mis cartas y no<;iones de muchas cosas que habia 
entendido, y en especial de que estando un dia 
en Cartagena á solas con Aluaro Flores de Val- 
des, cauallero del habito de Santiago y general 
de los galeones de tierra firme, me mostró una 
cantidad de perlas redondas y muy ricas di- 
ziendome: estas son para una cadena que valdrá 
en España quatro mil ducados, y es para pre- 
sentar á la mujer del Secretario Juan de Yba- 
rra, con cuya amistad tengo a(;erca del Rey las 
espaldas seguras de los que me quisieren hacer 
daño, por quel da tra^a de manera que las car- 
tas y quejas vengan á mis manes sin que lle- 
guen á las de S. M.'^ ni de sus ministros. Y de 
questo sea verdad puede hazer euidencia la 
mesma cadena de perlas que está en poder de 
la dicha y se la ha uisto toda la corte muchas 
vezes, y será fácil aueriguar esto que digo con 
saber de donde vino. Juntasse á esto para creer 
que sea uerdad quel Juan Ybarra fuesse de la 
Compania dicha y que á los della reuela las co- 
sas secretas que les pueden ser de daño ó pro- 
vecho, que era publico en la Andalucia que 
habiendo ordenado el Consejo de guerra que 
para la armada que habia de yr á Inglaterra 
general el Duque de Medina Sidonia se com- 
prasen vinos y otras cosas en S" Lucar, Jerez y 
Cádiz y otras partes, habiéndolo entendido el 
Juan de Ybarra anticipó el secreto al Ochoa de 
Urquizo y Uriue, el qual Juan de Uriue antes 
que llegasse la cédula de S. M. se partió de Se- 
uilla á los dichos lugares y atravessó y compró 
todo el vino que halló dando señal, y dentro 
de pocos dias como llegasse el orden de S. M. 



se hubo de comprar del la cantidad que fué 
menester, por mas de la metad que le habia 
costado, tomándole lo peor y p;uardando lo me- 
jor para enviarlo á hs Indias en los nabios suel- 
tos y de arrivada. 

»Tambien se tuvo por cierto en aquel año de 
89 que habiendo entendido su M.^ parte de la 
maraña de la Compañía arriba dicha y los mu- 
chos navios de arriuada que habían ydo á las 
Indias, y el grande dtseruicio y daño que á el y á 
sus Reynos se seguían dello, mandó dar su Real 
Cédula y que se despachase para todos sus 
officiales de las Indias, mandándoles tomar todo 
lo prouenido de las mercaderías que habían ydo 
en los tales navios, y que lo enviasen porquenta 
de S. M. — Lo qual como se entendiese antes que 
la cédula fuesse, ora por el Juan de Ybarra, 
como m,uchos sospechan, ora por otro camino, 
el Juan de Uribe despachó al punto aviso á las 
Indias dando á sus agentes para que desapare- 
ciessen las mercadurías y pusiesen en cobro lo 
procedido de las ya vendidas, y para questas di- 
ligencias tubiesen mas tiempo, quando llegó la 
Cédula de S. M. á Seuilla para que al punto la 
despachasen, tomaron para ello un navio del 
mesmo Juan de Uribe y enviaron en el por 
Capitán y Maestre un vizcaíno su amigo, con 
orden que en el camino se dttuviesse lo mas 
que pudiesse, y asi lo hizo que se metió en la 
laguna que llaman de Maracaybo que es una 
ensenada que está cerca de Cartagena de las 
Indias á la banda del Sur, de donde solo con 
un viento que viene de muy de tarde en tarde 
se puede salir, ^ y asi tardó en llegar tanto la 
dicha Cédula que ya esta va todo en salvo, y 
para que viniese á España á salvamento die- 
ron traza que el Juan de Uribe. como arriba 
dixe, fuesse por general de los galeotes en los 
quales fué fama traxo un millón suyo y de la 
compañía, que para juntarlos sin duda echa- 
ron á perder mas de quatro de S. M. y de mer- 
caderes de los Reynos de España y Indias. 

»Si estas cosas no se remedian con exemplar 
castigo se pueden yr cada dia empeorando es- 
pecialmente estando agora el Juan de Ybarra 
en el Consejo y no pudiéndose hazer cosa que el 
no la entienda ó pase por sus manos, que dizen 
son tan mañosas que las sabrá bien encaminar 
en su prouecho y de sus amigos y compañeros, 
según la fama, los quales andan tan cudiciosos 



296 1 

que con saber que se les ha entendido el juego 
a.1 tiempo que los ingleses estaban cuqueando 
á Cádiz y quemando la flota, el Oclioa de Vr- 
quifo y -Tiian ilc Uriue acudieron lan bien á 
sus yblijradt.int.-s y al seruicio de su -M.'' que al 
nicsmo licnipo viendo que por la falla que ha- 
bía dü haber du vinos tn la Nueva Espaíia á 
"^ausa de !a quema de la lióla que pma allá 
fiitalja aprestada habían de valer mucho, des- 
i33chó al punto el Juan de Uribt- .'i las Canarias 
á comprar todos los vinos ác tilas y loshaydo 
llevando, y ganado en ellos excesivamente de 
lo ordinario. También anda publico en esta 
Corteentre los Indianos que Ju.iii de Vbarra 
di;spues que tiitro en el Consejo de Indias usa 
de tauta maña, que quaudu no consulta el 
Consejo á quien el quiere escrive A S. -M. y á 
la Jinta faltas de los consultados para que 
manden señalar mas personas hasta que llegan 
las que el pretende. 

»E1 remedio de todo esto pondrá su .Mag,'' 
como se debe esperar de su pran prudencia y 
cristiandad, que tanto mas se asegura intervi- 
niendo en ello el sabio parecer del p.'^ y por 
haberme mandado que diga el mió, lo liai;o 
obedeciendo, y es que siendo verdad lo que es 
tan publico, su ■Maií.'' eche de su seruicio 
los Ministros que le sirven con iníidelidaí y 
les tome las haciendas que tienen por habér- 
selas hurtado en sus derechos líeales y echán- 
dole á perder el trato de las Indias, y parando 
en esto el castigo se usará con ellos de suma 
misericordia, pues hay infinitos hoy que conos- 
cieron á los que viven y están ricos (aun mas de 
lo que se muestra porque el temor lus haze 
tenerlo escondido] en suma pobre/a, porque el 
Urquti,-o servia por criado de da Contaduría de 
la contratación de Scuilla, y el Juan de Uriue 
su sobrino andana de-=eali,'j tn la incíuia Con- 
taduría llevando á firmar los de.^pachos de los 
que yban á Indias, y el Juan de Vbarra escri- 
biente del Secretario G.w.telu. Y b:i>ta lo que 
han gastado y la majieslad c ui que se h.m tra- 
tado y tratan sin haberlo hcrediárj de tu.i pa- 
dres, ui bastando lo? gajes de sus oficios para 
ello. 

»De lo mas desto y de otras muchas cosas á 
mi parescer inportantes di á su M:ig.'i aviso 
por un memorial de seis pliegos y fu6 por 
mano del arzobispo de Mé.xito, quando era Vi- 



sitador del Consejo de Indias, que imagir 
estar guardado. Si V, p.'^ le viere, ver 
lodo lo que aqui digo por habérmelo p 
tado y mandado V. p."" poniendo á. Di 
testigo de que no quiero mal á ningunc 
aqui nonbrados y que lo que digo en e 
peí es con zelo de que Dios no se ofe; 
su Mag."" — En Mad.^ á 29 de Ju 



lipar.: 

231. 



n M." fr. Jo. Go,' de Mendoca ot 



López (Juan), 

Rosario I de nvestra j Seflora, | ( 
pvesto pore! P, F. luán López, 1 1 
po de Crotón, de la Orden de Sí 
noiiiini.ío: En el | qual se trata á 
títulos, que nos pueden mouer a | 
deiiocion, y la orden que en con 
rnr los | Misterios se ha de guan 
Añadido por el mesmo Author er 
vltima impression: | Con mas 
copiosa explicación del Aue Ma 
V con niieuas y muy copiosas tah 
Dirigido á Uoña Maria de 9Uñi 
de Jíav'an, Vireyna de Na- | p 
Condessa de Miranda, &c. (Escuc 
diclia señora.) Con privilegio. 
Medina del Campo por Sanctiagí 
Canto. I A costa de Juan Boyer, 
cader de Libros, 

4." — ^75 hs. fuliadaa, más 6 de prels. y 
finsin numerar— sign.t,A-Z,Aa-Zz,Aaa-I 
todas de S hs., menos la de prels,, que 

6 — apostillado. 

Port. (de rojo y negro).— V, en bl.— 
tas (Dr. Alonso Vaca de Sanctiago) : Va 
lid, 3 Agosto 1 515.— Tasa (4 5 blancas pl 
Madrid, o (J>:lubrc i5S4.^Aprob. de Fr. 
de Perca: San Francisco de Madrid, jo D; 
bre I5'J4. — ^A¡)rob, de las adiciones por Fr 
tin Guliérreü: 12 Septiembre 1585. — ld< 
de F. Hernando de Castillo: 10 Septif 
^:^S- — I'rórroga por seis ailos del priv. c 
dido al autor por die: años y que se cun 
en Marzo de 1 594 ; Madrid, 30 Diciembre 



!.'>•' .") 



Oí)* 



— Dedicatoria, suscrita por el autor: SiiUo Do- 
miiiíTo de Lopírono, 2 lOnero 1584. — ^W Cliris- 
liano Lector.» — Texto (primera y segur.da 
p;írtos).-^Tabla de capítulos. — «Tabula sermo- 
mim.v^ — Tabla común de Iu£;ares y sentencias. 
-^!\ibula Festivitatum.) — P. en bl. 

vsAunque avia pueslo mano, Cliristiano Lec- 
tor, en una obra que me parecía do mucna 
importancia jKira los Predicadores, por haber 
gastado áoz-2 años 6 mas en la licif»n de luS 
s.mto^, de lo¿ quales he sacado en limpio lo 
ma»^ escocido, á proposito de sermones: En 
medio de este trabajo (que no ha sido pequeño) 
s»^ interpuso la autoridad de ])t:rsünas a quien 
no era razón perder respeclo, que me pidieron 
(jue escribiesse este traetado del Ko-^ario, lo 

que yo hize de buena «^ana A la impression 

que el año de mil y quinientos y ochenta y 
quatro se hizo en zaraj;oza, he añadido mu- 
cho, y hecho casi otro libro » 

DciIicaU^ria: 

« Y aunque al principio solo pensé co- 
municarle de mano para sola casa de V. S. y 
de aljamias personas Religiosas del Monasterio 
de la Concepción de su villa de Peñaranda 
(com j lo hize) después interponiendo \\ S. su 
authoridad, en mandar que se imprimiesse, 
e^lo ni'j oblii^a añadir mucho este libro, el 
qual va repartido en dos partes: una trata de 
los principales títulos que nos han de afficio- 
nar ala santa devoción del Rosario; la segunda 
contiene el vso de las quinze consideraciones 
de otros tantos misterios que hay en él.» 

Según se desprende de los preliminares, el 
autor era en I5>^4 Prior del convento de Nues- 
tra Señora de Logroño, de la Orden de Santo 
Domingo; en 15S5 Prior de Santo Domingo 
de Tabara; en 1593 Predicador general y Prior 
del Convento de Santiago de Pamplona, y 
en 15)4 Predicador general de la Orden de 
Santo Domingo y Obispo electo de Crotón. 

Tercera edición. La primera es de Zaragoza, 
1584, y la segunda de Salamanca, if-^^o. 

(IVib. de Ui L-niversidaJ Central.) 

En el Archivo de Protocolos de Medina del 
Campo se custodian los siguientes documentos, 
referentes á esta impresión del Rosario de 



Xíf'<frn Sríj'^nj y á la del Kpittmc Sniicío- 
jii:i: . r.uíi.jue de esta última no hemos visto 
e'emplar, ni consta por las Bibliografías que 
liaya edición de Medina. 

I.*" — Poder il. D. Fray Juan López, Obispo 
de Crotíjn.en el ReyFi^) ile Xapoles. residente 
en San Pablo de X'alladolid. á Fray Gaspar de 
Medina y otros Frailas de Santo Domingo, 
para que se concierten con mercaderes t im- 
presores de libros sobre la venta de los privi- 
legios para la impresión de los libros de Nues- 
tra Señora del Rosario y Epitome Sanctorum, 
que ha compuesto. ValLadolid 22 de Octubre 
de 1594. 

(Proiüv"olo de Juan de Carmona. 1594. fol. 1947.) 

2.*^ — *Sepan cuantos esta pública Escritura 
vieren como en la villa de Medina del Campo 
en presencia de Juan Carmona, Escribano pú- 
blico del número de ella á <S días del mes de 
Noviembre de 1 5^4 años, Juan Boyer, mercader 
de libros, vcijino de esta villa de una parte, y 
F'ra}' Gaspar de Medina, de la Orden de Santo 
Domingo en nombre de D. Fray Juan López, 
electo Obispo de la Ciudad de Cotron, Reyno 
de Ñapóles, de la otra, en virtud del poder que 
el tiene otorgado en la villa de ValladoHd, 
ante Pedro de Arce, F^scribano de S. M. en 
22 días del mes de Octubre de este presente 
año cuyo tenor es el siguiente: 

(. li/iii cíjíni el l'f>dci\) 

y^Dixeron: Ou¿ estaban de acuerdo y con- 
certados r por la presente se concertaron en 
que el dicho FVay Gaspar de Medina en el di- 
cho nombre cediese, como cedió, al dicho Juan 
Boyer el privilegio poder y facultad que de 
dicho Fray Juan López tiene y le pertenece, 
mediante el cual S. M. le concedió para este 
efecto, para poder imprimir el libro intitulado 
de Nuestra Señora del Rosario añadido con la 
FL.xpusicion de el Ave Mariad, del cual es Autor 
el dicho Obispo, por cuya mano se ha puesto 
el dicho libro en el estado que tiene, todo esto 
con sus capitulos y de la forma que se sigue. 

^YX dicho Juan Boyer en virtud del dicho 
privilegio y conforme á el, el cual recibió en 
presencia de mi el dicho Escribano de mano 



cho Obispo lo pudiera hacer, usando de la di- 
cha licencia r previlegío, para cuyo efecto e! 
dicho Fray Gaspar López de Mtdina puso en 
lugar de la dicha su parte al dicho Juan Bo- 
yer. sin limitación alguna. 

»Que el dicho Juan Boyer por razón de lo 
contenido en el capitulo antes de este, ha de 
ser obligado y se obligó de dar al dicho Obispo, 
ó á quien tubiere su poder, cien libros de los 
que en la dicha impresión salieren impresos 
del dicho libro, esto después que esté Usado 
en el Consejo de S. M. los cuales dichos cien 
libros se han de entregar en esta villa de Me- 
dina del Campo. 

iQue todo lo que costare la impresión de 
dicho libru y tasación de el hasta que se pueda 
vender y usar de el , es y queda y ha de ser á 
costa I por cuenta del dicho Juan Boyer, y lo 
ha de poner fuera y ademas de los dichos cíen 
libros que ha de dar al dicho Obispo, el cual 
no ha de pagar ni poner para la dicha impre- 
sión y tasa cosa alguna mas de entregar el ori- 
ginal del dicho libro al dicho Juan Boyer, ru- 
bricado y dispuesto en la forma que ha 'de estar 
para imprimirse. 

»Queel dicho Juan Boyer, ha de comenzari 
prometió y se obligo comenzará á hacer la im- 
presión de dicho libro estandole entregado el 
original en la forma qae dice el capitulo antes 
de este en todo este presente mes de Noviem- 
bre 8 días mas ó menoí, y lo continuará de for- 
ma que esté acabado de imprimir y sacar á luz 
el dia de carnes tolendas próximo que verná 
de 1 1)94, quince dias mas ó menos, donde no lo 
■mpliendo ansí, que el dicho Obispo vonip" 



i:>9r) 



299 



dicho Prior para el efecto en el dicho poder 
aqiii contenido, dada por el maestro Fray To- 
mas de Guzman, Provincial de la dicha orden, 
en la provincia de Esparta, firmada de su nom- 
bre, sellada con el sello de su oficio en Segobia 
á veinte y siete del mes de Diciembre de 1593 
años, el tenor de la cual y del dicho poder es 
el siguiente: 

{Aquí entran la licencia y el poder,) 

»Dixeron que estaban de acuerdo y concer- 
tados, éque por la presente concertaron ambas 
partes sobre la impresión de un libro, que el 
dicho padre prior tiene hecho que se intitula 
Epitome Santorun ad sacras conciones y está 
en dos tomos con licencia y privilegio que de 
su magestad tiene para imprimir dicho libro, 
lo siguiente: 

»Oue los dichos Juan Boyer y Ambrosio 
du Port han de ser obligados y se obligaron 
de hacer imprimir r impriman á su costa de 
la letra y en el papel que quisieren el dicho 
libro^ con que las dichas letras sean como las del 
libro de las obras de Soto en esta villa de Me- 
dina del Campo, ó en la ciudad de Burgos ó 
en la de Salamanca, ó en cualquiera de estas 
tres partes que quisieren los dichos Juan Bo- 
yer y Ambrosio du Port han de poder hacer 
la dicha impresión, la cual prometieron t se 
obligaron de comenzar desde aquí á el dia de 
Pasqua de Espiritu Santo del año primero de 
mil r quinientos noventa y cuatro, en dos 
prensas r lo continuarán hasta que se acabe y 
esté en toda perfección la impresión de dicho 
libro, conforme al original del que esta regis- 
trado por el Consejo Real, que se les ha de en- 
tregar á los dichos Juan Boyer y Ambrosio 
du Port para el mismo efecto dentro de dos 
meses primeros siguiente. 

»Oue el dicho padre Prior ha de ser obligado 
y le obligaron los dichos Fray Alonso Delgado 
t Fray Juan de Montes, de prestar y prestarán 
en efecto á los dichos Juan Boyer y Ambrosio 
du Port, para ayuda al gasto de la dicha im- 
presión mil ducados, los 500 luego r los otros 
500 seis meses después de comenzada la dicha 
impresión, para que desde entonces empiecen 
á correr los dichos seis meses. 

»Que para que tenga la puntualidad y buena 
paga que desean ambas partes, el socorro de los 



dichos 500 ducados que se han de proveer luego 
ha de ser obligado á tenerlos puestos y entre- 
gados dentro de veinte y seis dias primeros si- 
guientes en esta Villa en el Banco de Pedro 
V^illamor t compañía ó en la ciudad de Bur- 
gos en la casa que alli tienen, e si se pusieren 
en la dicha Ciudad de Burgos se ha de sacar 
letra sobre la casa que el niesmo Banco tiene 
en esta villa, para que en ella se pague libre- 
mente á los dichos Juan Boyer y Ambrosio 
du Port á lo mas largo á diez dias vista, y si 
no lo cumpliere asi el dicho padre Prior, esté 
y quede á elección e voluntad de los dichos 
Ambrosio du Port y Juan Boyer, aceptar, cum- 
plir ó no este concierto, que no inovando lo 
contenido en el capitulo antes de este, el dicho 
padre Prior pagará á los dichos Juan Boyer y 
Ambrosio du Port, los 500 ducados últimos en 
fin de los dichos seis meses ; y los otros 500 
ducados primeros se ubiesen cobrado t reci- 
bido los dichos Juan Boyer y Ambrosio du 
Port, han de ser obligados y se obligaron de 
volver y pagar los dichos mil ducados al dicho 
padre Prior Fray Juan López, ó á quien su 
poder hubiere dos años después de acabada y 
tasada la obra del dicho libro y esta restitución 
le han de hacer en esta villa de Medina del 
Campo puntualmente sin ninguna dilación, 
donde no, han de pagar al dicho padre Prior ó 
á la persona que por ellos viniere á cobrar á 
esta V^illa cuatrocientos mr:- cada dia de los que 
pasado dicho plazo se detuviere de salario y 
por lo que montare y por los dichos mil du- 
cados. 

»Oue si en fin de los dichos seis meses, dicho 
padre Prior, no hubiere enviado los dichos qui- 
nientos ducados en la forma que se contiene 
en el capitulo que de ello trata, los dichos Juan 
Boyer y Ambrosio du Port, no han de ser ni 
quedan obligados á pagar, ni se pueda cobrar 
de ellos estos quinientos ducados primeros, 
hasta que hayan pasado cuatro años después 
de acabado de imprimr y tasado el dicho libro. 

»Que la tasa y demás diligencias, trabajo y 
ocupación que tocare en cualquier manera á 
dicha impresión ha de ser y queda á costa, 
cuenta r cargo de los dichos Juan Boyer y 
Ambrosio du Port. 

»Que el privilegio y facultad que el dicho 
padre prior Fray Juan López, tiene de su 



f,*,í uei aictio padre Prior, á.<4uit:n se concedió, 
con pacto y dtclaracion que no se pueda ni ha 
de poder revocar ni contradecir tsta venta 
y cesión por ninguna via por el dicho padrí; 
Prior y por otra persona: que los dichos Juan 
Boyer y Ambrosio du Port han de dar y se 
obligarán de dar al dicho padre Prior Juan 
López, ó á quien su poder ubiere y el ordenare 
treíata de los dichos libros enteros y cumplidos 
dos meses después que esté fecha la dicha im- 
presión. 

»E1 dicho padre Prior, ni otra persona por 
el| 1 en su nombre ni con su derecho i causa t 
otra manera, no pueda» ni han de poder con el 
dicho privilegio y licencia ni con otro ninguno 
imprimir en estos Reynos de Esparta, ni en 
ninguna parte de ellos el dicho libro hasta que 
hayan pasido dos artos después que le tengau 
impreso y lasado, los dicho Juan Boyer y Am- 
brosiodu Port, sopeiia que si conlra lo en este 
capitulo contenido se hiciere alguna impresión 
les ha de pagar el dicho padre Prior y se obli- 
garon los dichos sus Procuradores de pagar á 
los dichos Juan Boyer y Ambrosio du Port, 
todos los libros que tubieren entonces por ven- 
der de resto de la dicha impresión en dinero 
de contado, medio ducado menos en cada li- 
bro, de lo que montare la tasa de el. 

»Oue si ti dicho libro se vedare, ó suspen- 
diere la venta de t:l por la Santa Ynquisicion 
ó por el Consejo Real, ha de ser obligado el di- 
cho padre prior y le obligaron los dichos sus 
Procuradores de sacar de todo esto á pai y á 
salvo indemne i los dichos Juan Boyer y Am- 
du Port de todo esto y les dexar y dar 
sion V licencia • »< — -- ' 



151.):) 



:m 



le debían por una obligación de igual cantidad. 
V^alladolid 26 de Octubre de 1594. 

6." — ^Carta de pago de la cantidad anterior 
firmada por Fray Gaspar de Medina, en favor 
de los dichos Libreros: Medina del Campo 8 
de Noviembre de 1594. 

(Protocolo de Juan de Carmona, fol. 1948.) 

232.— Ossorius (Joannes). 



loannis | Ossorii e | societate | lesv 
Sylva varia | rvm concionvm. | üiuini 
verbi Pra^dicatoribus extra Ordinem 
Domini- | carum, ^ festorum passium 
occurrentium. In quibus: ^ \ populi 
singiilaris expectatio est, 6'argumenti| 
inueniendi magna difficultas. | Tomvs 
qvartvs. | Ad D. Franciscum Sarmiento 
Episcopum Giennensem. (Monograma 
de Jesús.) Cvm privilegio. | Methymnse 
á Campo Excudebat lacobus á Canto. 
M. D. XCV. 

{A/ fin?) Methymn^ a Campo. I 
Excudebat lacobus á Canto. | Anno. 

1594. 



4.0—373 hs. foliadas, más 4 de prels. y 23 al 
fin sin numerar — sign. ^, A-Z, Aa-Zz, Aaa- 
Ddd — todas de 8 hs., menos la primera y últi- 
ma, que son de 4. 

Port. — V. en bl.— Erratas (D. Alph. Vaca 
de Sanctiago): Valladolid, 17 Julio 1594. — 
Tasa (á 3 Va maravedís cada pliego en papel): 
Madrid, 30 Agosto 1594. — Lie. del Provin- 
cial (Francisco de Galarza): Valladolid, 26 
Diciembre 1592. — Aprob. de Fr. Pedro de 
Messa : San Francisco de Madrid, 7 Enero 
1 594.— Priv. al autor para el tomo iv por diez 
años: Madrid, 20 Enero 1594. — Dedíc— Texto. 
— Colofón.— «Index locorum Sacnx Scriptu- 
XX — Index rtru:n el vciborum. — Index Con- 
cionuin.» — Adorno con el monograma de Je- 
sús. — H. en bl. 

Folio 95: «Concio cum nostri milites ab 
Anglia redirent re infecta, cum tamen prceces- 
serit longa omnium oratio, & de orationum 



ncstrarum deffectibus, quibus huc usque im- 
pedita e.xauditio est.» 

Folio 268: «Concio habita ad negotiatores, 
quo pacto negotiatio exercenda sit.» 

Es la misma edición de 1594 sin otra va- 
riante que las indicadas en la portaJa. Como 
el autor murió en Medina del Campo el año 
1594, probablemente sin terminar la impre- 
sión, supuesto que la tasa se dio á pedimento 
de la Compañía de Jesús, los preliminares 
se debieron imprimir en dos ó más veces, 
resultando fechas diferentes para una misma 
edición. 

(Bib. de la Coiegiala de Meiina del Campo.) 

233.— Plati (Jerónimo). 

Libro I del bien | del Estado | Reli- 
gioso. I Coinpvesto en latin por | el 
Padre Hieronymo Plati de la Com- 
pa- I nia de lesvs. | Tradvzido en Ro- 
mance por I el P. Francisco Rodriguez 
de la mesma Compailia. | Dirigido a 
la Serenissima | Infanta Doña Marga- 
rita de Austria. (Escudo de la Com- 
pañía de Jesús.) Con Priuilegio. ¡ En 
Medina del Campo. Por Sanctiago 
del Canto. | Año, MDXCV. 

4." — 546 hs. foliadas, más 20 de prels. y 8 

de índices, sin numerar — sign. ^-ff, •», A-Z, 

Aa-Zz, Aaa-Zzz, A— tolas de 8 hs. , menos 5, 

y y y Zz^ que son de 4, y Zzz, que tiene 10 — 

apostillado. 

Port. — V. en bl. — Erratas (Dr. Alonso V^aca 
de Sanctiago): Valladolid, 11 Febrero 1505. — 
Tasa (á 3 maravedís cada pliego): Madrid, 4 
Marzo 1595. — Lie. del provincial Gonzalo 
Dávila: Medina del Campo, 6 Septiembre 1594. 
— Aprobación de Juan Diaz: Madrid, 8 Enero 
1595. — Priv. al traductor por diez años: Ma- 
drid, 19 Enero 1595. — Tabla de capítulos. — 
Dedicatoria, suscrita por el traductor. — Escudo 
de la Compañía, grab. en mad. — Pról. y argu- 
mento de toda esta obra. — Texto (tres libros). — 
Tabla de las cosas notables de este libro. — 
Página en bl. 

Primera edición de esta traducción. 



K1 ejemplar que tenemos á la vista, lleva al 
verso de la portada la firma autógrafa del tra- 
ductor. 

(Bib. de San Isidro.) 

234.— Práctica espiritual. 

Practica Spiritval | de vna Reli- 
giosa. I Muy prouechosa a qualquiera 
estado de gente, que desea cami- 1 nar 
a la perfection- | Traducida de Tos- 
cano en lengua Castellana, y de nueuo 
añadida | de algunas additiones spe- 
culatiuas, y de deuocion. por | el Ro- 
mero Pedro Calderón de Carranza 
lurista ! natural de la villa de Torde- 
laguna. | Dirigida a Doña Felice Co- 
lonna Ursina Princessa de Marsi, 
Du- I quessa de Tallacozzo, y Pa- 
lliano, Marquessa de Cani, y de | ia 
Tessa, Condessa de Albe, y de Mano- 
peii, &c. (Escudo de los Colonas, 
grabado en mad.) En Medina del Cam- 
po, I Por Sanctiago del Canto. Aflo 
M. D. XCV. 

iA¿ fin.) En Medina del Campo, | 
Por Sanctiago del Canto, 1595. 

8," — 625 págs. (en realidad son 601), más ^4 
hojas de prds. y 3 al fin sin numerar — signa- 
tura t-tt, t+, AZ. Aa-]'p— todas deShs., me- 
nos F, qui; Líeiie 16. 

Port — V. en bl. — Erratas (Dr. Alonso Vaca 

de Sanctiago): Valladolid, 34 Julio 1 595. — Tasa 
(á 5 blancas, á pedimento de Juan Boyer, mer- 
cader de libros, vecino de Medina del Campo, 
que había hechoimprimir este libro): Madrid, II 
Octubre 1596.— Aprob. del P. Pedro de Riba- 
deneyra: Colegio de la Compañía de Jesús de 
Madrid, 3 Octubre 151)4. — Censura y aproba- 
ción del Dr. P. Parra : Kon-a, Colegio de la 
Compartía de Jesús, 31 Julio 1591. — Lie. áJuan 
Boyer para imprimir este libro, que iirinc-i sr 
kabia impresin cit estos iittrs/ros rcvrios ■ .Ma- 
drid, 29 Octubre 1594. — Priv. del Papa Gre- 
gorio XIV al traductor, por diez años: Roma, 20 
Septiembre 1591. — Dedic, suscrita por E/ A'o- 



mero Pedro Calderón de Caranga: Ron 

Junio 1 592. - Al lector (pról. del tradtict 
Carta de N. S. Gregorio XIV siendo C 
de Cremona: 24 Octubre, 1575. — «Pl 
CoIumn;e Ursini Marchionís Cavarum, 
gramma.^Del mesmo Don Phelippe Col 
Marques de Cavi, soneto al Romero Pedr 
deron de Carranza. — Del medesimo don 
lippo Colonna Marchesse de Cavi, soné 
De Fr. Cosme Herrera, Predicador de la ( 
de la Sanctissima Trinidad, al lector, soael 
Otro del mismo. — Grab. en mad,: La V 
con el Niño en un trono, y al pie la cif 
impresor Mateo del Canto. — P. en bl.— 
mesmo Don Phelippe Colonna, Marqu 
Cavi , soneto al Romero Pedro Calden 
Carranza, su Ayo.— De Antonio de Oqu 
Canónigo de la Caihedra! de Salamanca, $ 
al Romero Pedro Calderón de Carranza.»- 
bla de capitulo?. — Tabla de las cosas mí 
tables de la obra, — Grab. en mad. ; Cruci 
álos pies una religiosa ofreciéndole un 
lleva istas dos firmas: G. P. y 3". — Prólt 
oración del autor. — Texto (dos libros, y • 
la página 423 unos ejercicios espirituale: 
se titulan : Jiosarios de ¡a vida del Señi 
Grabado en mad. de Nuestra Señora 
el Nifio Jesús: lleva las dos firmas sig 
tes: G. P. y T- B- IN- —Errores de h 
prenta.— Registro.— Colofón, — P, y h. e 

Dcdiciíoria : 

«Revolviendo dos anos ha, muy en pai 

lar algunos libros espirituales tuve idií 

suerte topar la Practica sfitritrial (\ue n. 
imprimir (siendo Obispo de Cremona) I: 
riosa memoria de nuestro Sig, Gregorio 3 
como se \"era por una carta suya que ade 

se sigue determine traducirla en lengu: 

tellana Hela añadido de algunas Addic 

speculativas que á mi parecer y al de otro 
mas las tratan serán de alguna devoción. 

Carta de Nicolás fifuiidraío. Obispa de 
m-ma (dfspués Grrff^rio XJT), d ¡ai 

gi^.Mi: 

« Ha querido (el Señor) por su grai 

dad proveeros juntamente, porque no 1 
meis p;ir falta de pasto spirítual, por med 



poi uiez aiius: inaunu, l'| Mayo i y-'4' — '"^ "■ 
caloría, suscrita por el autor: jMt:d¡i)a del Cam- 
po, monasterio de los Agustinos, i.° Febrero 
15^15— Pról. al lector en U Vi.Ja ilel rc!i^¡">o 
infante D. Fernando. — P. en bl. — Tfxl.^ - 
(Historia y Vida íicl religioso inf.mti. D. 1\t- 
naiido, hijo del rey D. Juan I de Purtut^al,)— 
Port. del segundo tratado, fol. 116 vuelto: 

Historia ¡ rfí ¡a Vida | y Obrus mam \ viHo- 
sas dt la reUginsa | Princesa Voila Jinina, 
hija de Don Aiunsn \ el (Juinto de I\,i-lií- 
gal. I Ptir Fray Hierunym'i Runuiti Augiis- 
iino. (Escudo de la pon. princijia!.) Un Mt- 
Jiña del CampD, por Sanctiaga del Canío. \ 
M.D.LXXXXV. 

Pr61. (do este segundo tratado). — Tc.Mo. — 
Tabla de los capítulos que contiene la Vida del 
religioso infante D, Fernando.— ídem id. id. de 
la religiosa infanta D.' Juana.— P. en bl. 

En la deiicatoria hace el autor la apología 
de los Freires de Andrade, y maniíicsta quü 
fué obligado á escribir estas Vidas á instanciní 
de D.' Inés Freiré de Andrade, cuando el 
autor llegó á la ciudad de Badajo-: buscando 
noticias para eicribir la historia de la Casa de 
Braganza, que babla comenzado á escribir en 
ta villa (Je Alburquerquü, 
Prúhgn primern: 

* Pues como yo hubiesse buscado con 

quanta diligencia fue a mi possible, las villas 
de los mas santos de España, y los luya reco- 
do en diez y seis Centurias, que pl.íziondu ú 
nuestro Señor, saldrán presto en publi;:o , 



30« 



1505 



presión salmantina, hecha por Juan Fer- 
nández. 

Prólogo en ¡as Repúblicas menores: 
«Con la segunda edición de las Repúblicas 
convino trabar la obra de otra manera de como 
antes estaba. Porque como crecieron las cosas, 

assi los volumines vinieron a ser mayores 

Añadiéronse principalmente cuatro Repúbli- 
cas de las cuales se habla muy menudamente: 
porque de los Sguizarros que parecen acerca 
de nosotros barbaros, se verán muchas curio- 
sidades: porque las busqué con la diligencia á 
mi posible. En la de Ethiopia no ay más que 
decir, porque comunicando en Lisboa con In- 
dianos, que habian pasado por ellas, mostrán- 
doles mis papeles y preguntándoles diversas 
cosas, ellos quedaron sastifechos de mi verdad, 
y yo vi que conformaban con lo que tenia es- 
cripto. 

»Las otras Repúblicas del Tártaro y China, 
por las menudencias que pongo, y los auctores 
que sigo, verán si puse cuidado en averiguar 
verdades. Cuanto lo tocante á la China, que 
ha de causar más dudas, cierto yo huve los pa- 
peles de Maestro fray Martin de Herrada, ex- 
cellente varón por vida, y letras, fraile Agus- 
tino: el cual como hubiese visto mis Repúblicas 
en las islas Filipinas, y después entrase bien 
adentro de la China, escribió todo lo que vio 
y pudo inquirir para enviármelo, y de aquí me 
aproveche un pedazo. Sin esto huve otro tra- 
tado en Portugués de las costumbres de esta 
gente, y de papeles de Santo varón Francisco 
Javier de la Compañia de Jesús que hallé, vine 
á tener bastante luz, y de otras relaciones de 
varones muy curiosos. Por donde después de 
mirado lo que aquí se dice, y lo que un autor 
escribió de las cosas de la China que no las ven- 
dió como por algún oráculo se vera cual de los 
dos da mas cerca de blanco. Asi que pues se 
augmentaron y añadieron tantas Repúblicas, 
muy acertado fué hacer este volumen y esco- 
gerlas en el todas.» 

Epístola á Luis César: 
«Traygo tan en la memoria los beneficios 
recebidos en la casa de V. m. desde que llegué 
lleno de trabajos y tribulaciones en el Rftyno 
de Portugal, que cayera en mal caso asconder- 
los y callarlos. Porque faltándome comunica- 



ción de hombres sabios, y afHdonados á lectíon 
curiosa en tierra ajena: y no teniendo quien 
me pudiese hartar mi deseo, andando en esta 
demanda de cosas curiosas, que deseaba saber 
de ese reyno y faltándome (puedo decir) con 
qué pasar la vida tasadamente por mi mucha 
pobreza, todo lo hallé en ella abundan temente, 
y si cada una de estas cosas obliga á un claro 
entendimiento á reconocerla, quanto mas si las 
juntare todas. 

»Pues como yo por diversos respectos hu- 
viese pasado en el Reyno de Portugal y el prin- 
cipal fin fuese buscar cosas antiguas dely á pasar 
la vida quietamente mientras la nube de la tri« 
bulacion pasaba, estando suspenso por algunos 
meses en notable angustia porque no hallaba 
libros en que entretener el tiempo ni camino 
para poder leer papeles de mano ni aun a pe- 
nas quien me diese: Entrando en la casa 
de V. m. halle estas cosas y muchas mas, que 
hartaron mi deseo y remediaron mi necesidad. 
En ella hallé amor de padres, pues como hijo 
mas estimado era tratado en ella. Y como sabio 
a mis razones y leztion estaban todos atentísi- 
mos: hallé libros curiosissimos, y todo lo demás 
que se podia desear en cosa de curiosidad en el 
reyno de Portugal. Dioseme franca libertad 
para sacar qualesquiera papeles tocantes a no- 
blezas del Reyno, y en fin fué V. m. consuelo 
al afligido, ojo á ciego, pie al coxo, pues reme- 
dió mis necesidades por casi tres años. 

»No hallé mejor ocasión para esto que de- 
dicar las Repúblicas de los Sguizaros y Ethyo- 
pia á V. m. que saqué de los papeles que 
estaban guardados entre los otros muchos 
que V. m. guarda en lugares tan honrados, 
como Alexandro tenia la Iliada de Homero. 
Porque la de los Sguizaros deseándola yo mu- 
cho V. m. me la huvo por medios bien particula- 
res. La de Ethyopia como la noticia desta gente 
no se pueda saber, ni conocer, sino por el comer- 
cio del Reyno de Portugal, que tiene el señorío 
y trato de la India, V. m. que tiene el gorvena- 
lle de proveer á lo necesario en aquella nave- 
gación tan larga me huvo todo lo que para 
ello huve menester.» 

»De manera que si intitulo á V. m. estas dos 
Repúblicas, no hago mas que restituyrlas mas 
galanas y compuestas. Y muy justo es que fuese 
de V. m. esta mi diligencia, porque allende de 



vedis cada pliego): Madrid, 3 Abril 1596- — 
«Clarissitno D. D. loanni Alonso Moscosx, 

Episcopo Legionensi Bartholomaeus Bravo 

é Societate Jesu S. P. D.— Prasfetio ad Lecto- 
rem.» — Texto. — H. en bl. 

Cantietie: 

Líber i. (De Figuris.) 

— II. De Exercitatione. 

— III. De Imitatione. 

— IV. Orationés aliqua;. 

i.'Oratio de laudibus D. Lu- 
dovici Regis Gallíie. 

2.» Gratulatio ad D, Gundisal- 
vum Davila Principis 
Philtppi Pffidagogum. 

3.' De Christiana veraque Sa- 
pientia Oratio. 

4.» De die Natali Domini Ora- 
tio. 

5.' Pro litteris contra arma 
Oratio. 

6.* Pro armis contra Htteras 
Oratio. 

— v. De exercitiis Oratoriis. 

Dedicatoria: 

« Ouem tuum humanissimum aiiimum, 

etsi satis antea perspexeram, proximis tamen 
diebus valdesum admiratus, cum libellum nos- 
trum epistolarum nomini dicatum tuo tam 
illustri gratia excepisti atque ornasti: quasi 
aut niagnum aliquod munus illud esset, & te 
ipso digaum : aut quia in eo nostra opera, & 
qualiscuuique est industria etaborasset, non 
esset idcirco jure tuum cum me ipsum jamdiu, 

meaque omnia studia consecrarim libi Ita- 

que librum de Arte Oratoria, ejusque exer- 
cendEeralione,quemnuperconfeci;libeUumque 
alterum de Poética Arte cum editurus essem 
in vulgus, non prius proferre in lucem volui, 
quam tibi dicarem, patrocinioque tuo com- 
mitterem ; ut & tanti nominis spiendore illus- 
trior, & ípse tanti viri auctoritate commen- 
datus exiret.» 

Primera edición. 

fBib. de U Uoivenidad Central.) 



238.— Bravo (Bartholom^us). 

De Arte Poética. Methimnse Campi, 
1596. 
8.' 

(índice de la Bib. de San Igidro.) 

Aunque no hemos logrado ver esta obrita, 
por lo que dice el últi.i.o párrafo que hemos 
copiado de la dedicatoria del artículo anterior, 
se confirma la existencia de esta edición, que 
también fué dirigida al Obispo de León. 

239.— Catflchismus. 

Catechismvs | ex decreto [ Sacro- 
sancti Con- | cilii Trídentini, j lussu 
Pij. V. Pont. Max. \ editus. | Nunc 
primum in capita, sectionesque dis- 
tinctus, uarijsque | Patrum sententijs, 
&■ auctoritatibus munitus. | Accessere 
dúo Índices, quorum alter docet: qua 
ratione ea, quas | in hoc opere tradun- 
tur, adEuangeliaDominicalia & | alio- 
rum aliquot festorum, possint accom- 
modari, | alter rerum est longé ijs 
locupletior, & | ordinatior, qui hac- 
tenus I editi sunt. (Adornos de im- 
prenta.) Methymnae a Campo, Apud 
lacobum a Canto. | M.D.XCVÍ. Ex- 
pensis Ambrosij du Port. | Tiene se- 
senta y tres pliegos. 

8." — 453 hs. foliadas, mis 24 de prels. y 27 
al fin sin numerar. — sign, l-THIf, A-Z, Aa-Zz, 
Aaa-Ooo — todas de 8 hs. 

Port. — V. en bl.— Erratas (Dr. Alonso Vaca 
de Sanctiago): Valladolid, 14 Febrero 1596.— 
Tasa del Catecismo de los Concilios, que hizo 
imprimir Antonio Manuel, librero: Madrid, 25 
Septiembre 1593. — Lie. i Antonio Manuel, 
para volver á imprimir el Catechismo Romano 
de Pío V, por habérsele acabado la anterior im- 
presión: Madrid, 20 Agosto 1594.— «Guilliel- 
mus Rovilius Lugdunensis dicpcesis Parochis, 
aliisque divini verbi prasconibus. S. — Index 
Evangeliorum Dorainicalium. — Index caí»- 



tum et sectionum hujiu operis,»^P. en bl. — 
Praefatio.— Texto (cuatro partes). «Bulla Pii IV 
super forma juramenti professionis fidei: Ro- 
m^, Idibus Novembris 1 564. — Index in Cate- 
chí$mum.»^P. en bl. 

(Bib. de San Isidro.) 

240.— Trenado de Ayllón (Francisco). 

Arte mvy | curiosa por | la qual se 
ense- 1 fla muy de rayz, el entender y 
hablar la Lengua Ita- | liana, con 
todas tus reglas de la pronuncia- 1 cion, 
y acento, y declaración de las par- 1 tes 
indeclinables, q a esta Lengua | nos 
oscurecen. I Compuesto por Francisco 
Trenado [ de Ayllon. | Dirigido a don 
Iñigo de Herrera | y de Velasco &c. 
(Adorno de imprenta.) Con privilegio. | 
Medina del Campo | Por Sanctiago 
del Canto. Año de 1596. 

8." — 53 hs. foliadas, y 3 blancas al fin— signa- 
tura A-G— todas de 8 hs. — las 7 primeras ho- 
jas están sin numerar. 

Port. — V, en bl. — Erratas (Manuel Correa de 
Montenegro): Salamanca, 17 Febrero 1596. — 
Tasa (á 20 maravedís cada cuerpo en papel): 
Madrid, 15 Mayo 1596. — P. en bl.— Priv. por 
seis años á Francisco Trenado de Ayllón, ve- 
cino de Villalpando: San Lorenzo, 26 Julio 
1595.— Soneto (del autor) i D. íftigo de He- 
rrera y de Velasco.— Otro de Alonso de Castro, 
clérigo, natural de Villalpando, al autor. — Pró- 
logo al lector.— Grab. en mad., representando 
á un caballero leyendo (lleva la siguiente firma: 
L); debajo este dístico impreso: El aprender ts 
saber \ Y es el que al hombre da el ser. — 
Texto. — 3 hs, en bl. 

Folio 12: «Aunque por aprovechar al lector, 
y alumbrarle en lo mas dificultoso desta lengua, 
que son las partes indeclinables della, que lla- 
man partUhele, 6 partículas, no he querido 
perdonar al trabajo por haber tanta falta de la 
declaración dellas, siendo como son tan equi- 
vocas y varías en sus significaciones, ansí como 
el lector verá: y por esto me detengo en su 
declaración, pues lo demás de aquella lengua, 



Id :J09 

como son vocablos, acento y pronunciación lo 
podrá sacar el lector del texto con la practica 
y lección del Petrarcha, y de la traducción que 
yo hago en Castellano correspondiente al di- 
cho texto, que por este respecto de industria y 
con mucho acuerdo hize la traducción literal, 
por no quitar de su asiento á la trabazón y 
eslabonamiento de los epítetos del dicho autor, 
que con tanto artificio están cada palabra en 
su lugar, y no solo las palabras, mas aun las 
silabas: y por esta razón' no quise usar en la 
traslación destas rimas de la libertad de la 
poesía Castellana ; porque fuera en mucho 
agravio de la armonía de la poesía del Pe- 
trarcha, y por seguir el modo que el Maestro 
Nebrixa tubo en su Gramática, tan recibida, y 
con razón, en toda España.» 
Folio 15: 

IMPERATIVO. 
/íaüana. Otsltlltai». 

Ama tu. Ama tu luego. 

Ami quello. Ame aquel luego. 

Amiimo noi. Amerooi iioiotrM luego. 



Amerai tu. Ami tu despuet. 

Amera quello. Ame aquel deipne*. 

Ameremo noi. Amemoi noiotrot deipuet. 

Folio 20 vuelto : «Es necessario acudir al vo- 
cabulario, pues no es posible saberse bien otrx 
lengua estrangera sin el. Al principio es muy 
útil el de Christoval de las Casas, y después 
uno de los que están en aquella lengua, por 
estar en ellas mas estendida la claridad.» 

Folio 24: «Que si para estudiar la Gramatioi 
Latina se gastan tres y quatro afios, en muy 
pocos días, que se gastan en esto, entenderán 
y gozaran con gran gusto la suavidad y exce- 
lencia desta lengua. 

>Advirtiendo al lector; que el ir esudiando 
estas reglas, y leyendo en libros Italianos ha 
de ser todo uno como acostumbran los mucha- 
chos á estudiar la Gramática Latina.» 

Folio 28: «Siempre se sigue el común hablar 
Toscano, ó cortesano Romano, como acá el 
Castellano cortesano 6 Toledano.» 

En el aflo 1599 remitía un ejemplar de este 
libro á D. Diego Sarmiento de Acuña, Corre- 
gidor de Toro, acompaflado de la siguiente 



310 lE 

carta que se conserva en la Real Academia de 
la Historia : 

«Si por mi buena suerte no supiera del 
Padre Castillo que V. m. rreside en esa ciu- 
dad administrando justicia en nombre de su 
mag.* yo estaba ynadbertido dello, y con 
esto disculpado de no haber enviado a V. m. la 
Arte de la lengua Italiana, la qual envió aora 
con el Padre Castillo por si acaso uo hubíesse 
llegado a manos de V. m. otra, que por serme 
de tanta importancia, ser ella favorecida en ta- 
les manos, me atrevo a enviar a V. m. présenle 
tan pequeño, por ser para mi de tanto interés 
como digo. Y con el enviara también (si estu- 
vieran impressas) las Rimas del Petrarca que 
yo tanto deseo verlas en tal termino, sin mo- 
verme mas interés de desear que semejantes 
ingenios como el de V. m. gozaran de la al- 
teza de aquellas rimas, porque verdaderamente 
es un nucvoy esquisito manjar del alma; pero 
mi desgracia y no el mucbo merecimiento de- 
ltas, es causa que los tiempos que corren estén 
tan inclinados al interés, que no hagan caso 
de otra cosa alguna que no se le acarreare. 
Susténtame la esperanza con pensar, que ja- 
mas las cosas estuvieron en su ser, y que ha- 
biéndose renovado el tiempo con el Rey nuevo 
(que Dios nos le guarde) se han de renovar 
en los ánimos los pensamientos ingeniosos y 
gallardos, pues desta manera estaría yo muy 
cierto queste mi trabajo habia de ser de fuerza 
muy estimado. 

»El Condestable mi señor tenemos por muy 
cierto que vendrá con la Reyíia lira S." y yo 
deseo que no halle esta guerta sin dos géneros 
de arboles a que es muy aficionado, que son 
alberchigos melocotonados y otros que llaman 
niñeruelos. Si V. m. se sirve de mandar a al- 
' gun amigo que tenga aprestados hasta una 
dozena de pies, en que entren dos de meloco- 
tones, y que sean todos algo crecidos y de- 
rechos, enviaré (mandándome V. m, avisar) 
por ellos con el dinero del coste, que yo sé 
que el Condestable mi S." diciendole yo que 
vienen por mano de V. m. los estimará como 
es razón, como yo sé que estimará el tra- 
tar con V, m. conociendo su alto ingenio. 
N." S." guarde a V. m. De Villalp.^" y de 
henero i6. de 1599 años.^Fran." Trenado.» 
tJíib. de S. M. el Rey.) 



1B97 

241.— Alvarez Mirabal (Blas). 

Libro intitvlado | la Conserva- 1 cien 
de ia salvd del | cverpo y del alma, 
para | el buen regimiento de la salud, 
y mas larga vida | de la Alteza del Se- 
renissimo Principe | do Philippo nues- 
tro Señor. I Y mvy provechoso para | 
todo genero de estados, para Philoso- 
phos y Médicos, | para Theologos y 
Iiiristas: y principalméte para | los 
Ecclesiastisos y Religiosos Predica- 
do- I res de [apalabra de Dios. I Com- 
pvesto por el Doctor | Blas Aluarez 
Miraual, graduado en la facultad 
de I Medicina y Theologia, en la 
Uni- I uersidad de Salamanca. | Sa- 
lus coeleste condimentum. (Adorno 
de imprenta.) Con privilegio. | En 
Medina del Campo. | Por Sanctiago 
del Canto. [ M.D.XCVII. 

4."— 480 hs. fohadas, mas 68 de prels. sin nu- 
merar — sign. a-c. a-f, A-Z, Aa-Zz, Aaa-Ooo — 
todas de 8 hs., menos c (1*.) y f, que son de 6, 
y la últ., que tiene 4 — apostillado. 

Port. — V. en bl. — Enmiendas (Dr. Alonso 
Vaca de Sanctiago): Valladolid, 22 Diciem- 
bre 1 596. — Tasa (á cinco blancas cada pliego) : 
Madrid, 11 Marzo isgy.^Aprob. de Fr. Juan 
de Sigüenza: Colegio de la Compailía de Jesús 
de Madrid, 26 Diciembre 1595. — Priv. al autor 
por diez aflos: Madrid, 2 Diciembre 1595- — 
Prólogo, al Serenissimo Principe Don Philippo 
nuestro Señor. El Doctor Blas Alvarez Mira- 
val. — Philippum Hispaniíe Regem potentissi- 
mun Doctor Blasius Alvarez Miraval, no- 
mine Satmanticensis AcademiiC, in obitu & 
exequiis indita; Regina; domina Annae Aus- 
triaca; consolatur. — Pról, al lector.— «Numero 
de los autores graves y sanctos que van alega- 
dos en este libro por el orden del alphabeto. — 
Tabla de los capítulos. — H. en bl. — Tabla da 
las cosas dignas de notar, — P, en bl. — Texto. 



312 



1599 



Tabla de los Coloquios: 

*E1 primero tratado es de aquellas cosas que 
la naturaleza ha hecho y hace en los hombres 
fuera de la natural y común orden que suele 
obrar en ellos; entre las cuales hay algunas 
dignas de admiración por no haber sido otras 
veces vistas ni oidas. 

»E1 segundo de propiedades de rios y fuen* 
tes y lagos y del parayso terrenal , y como se 
ha de entender y verificar lo de los quatro rios 
que del salen: en que partes de las del mundo 
habitan cristianos. (Fol. 66.) 

»E1 tercerc^de phantasmas, visiones, trasgos, 
encantadores, hechiceros, bruxas, saludadores, 
con algunos cuentos de cosas acaescidas, y 
otras cosas curiosas y apacibles. (Fol. 105.) 

»E1 quarto de que cosa es fortuna, y caso, y 
en que diffieren, y que es dicha ventura, felici- 
dad y constelación y hado: y como influyen 
los cuerpos celestiales, y si son causa de algu- 
nos daños que vienen al mundo con otras cosas 
curiosas. (Fol. 164.) 

»E1 quinto trata de las tierras Septentriona- 
les }• del crecer y descrecer de los dias y noches 
hasta el venir a ser de medio año y como toda 
aquella tierra es habitable y como les nace y 
se les pone el sol y la luna diferentemente que 
a nosotros, con otras cosas nuevas y curiosas. 
(Fol. 201.) 

»E1 sexto trata de muchas cosas admirables 
que hay en las tierras del Septentrión, de que 
en estas no se tiene noticia.» (Fol. 240.) 

En el libro V. fol. 226 refiriéndose á la nave 
en que Sebastian Elcano dio por primera vez 
la vuelta al mundo, dice lo siguiente: ¡a nao 
que se llama Viciona está en las atarazanas 
de Sevilla 6 d lo menos estuvo como cosa de 
admiración , 

El autor era natural de Benavente, y secre- 
tario del Duque de este título. En 1553 P^hlicó 
por primera vez los Coloquios satíricos^ en Mon- 
dofledo, en casa de Agustín de Paz, cuya obra 
se reprodujo varias veces durante el siglo xvi. 

Dejó escrito un Tratado llamado Manual 
de Escribientes, que no ha visto la luz pública, 
y el Jar din de Jiores curiosas^ que se publicó 
pKSstumo el año 1570, en Salamanca, por Juan 
Bautista de Terranov'a , según privilegio con- 
cedido á Luis de Torquemada y Hieronymo de 
Torres, hijos del autor. 



El mismo Antonio de Torquemada escribió 
un libro de caballerías titulado: 

Historia del invencible cauallero Don OH- 
uantc de Laura Principe de Macedonia^ que 
por sus admirables hozañas vino á ser empe- 
rador de Coustantinnpla: agora nueuantente 
sacada a luz. Va dirigida al Rey nuestro Se- 
ñor. En Barcelona por Claudio Bornat al 
Agilita fuerte. 1564. 

Cervantes trata de esta obra y dice: «El au- 
tor dése libro, dijo el Cura, fue el mesmo que 
compuso á Jardin de flores, y en verdad que no 
sepa determinar cual de los dos libros es mas 
verdadero, ó por decir mejor, menos mentiroso: 
solo sé decir que este irá al corral por dispara- 
tado y arrogante.» 

Pellicer, comentando este pasaje del Quijote 
dice así: «Con efecto, este Jardin abunda de 
fábulas y patrañas sobre fantasmas, visiones, 
trasgos ó duendes, encantadores y hechiceros, 
y manifiesta que el ingenio del que lo compuso 
estaba templado y dispuesto para escribir libros 
caballerescos.» 

El Jardin de flores de Antonio de Torque- 
mada fué prohibido en absoluto en los índices 
de 1677 y 1790. 

Fué traducido al francés y al italiano, y por 
Fernando Walker al inglés con el título de 
The Sspanish Manndeville of MiracleSy Lon- 
don, 1600. 

(Bib. Nacional.) 

245.— Virgilio (Polidoro). 

Los ocho I libros de | Polidoro 
Ver- I gilio, civdadano | de Urbino, 
de los inuentores | de las cosas. | Nue- 
vamente tradvcido | por Vicente de 
Millis Godinez, de Latin en Ro I 
manee, conforme al que su Sanctidad 
mando | emendar, como por el Motu 
proprio I q va al principio parecerá. 
(E. de a. i. grab. en mad.) Con privile- 
gio Real. I En Medina del Campo. | 
Por Christoual Lasso Vaca. | Año. 
1599. I Esta tassado a tres marauedis 
el pliego. 

4.**— 164 y 185 hs. foliadas, más 4 de prels. 



1509 



313 



y 11 al fin sin numerar — sign. A, A-X, a-z^ 
aa-bb— todas de 8 hs., menos la primera, X y 
la últ., que son de 4. 

Port.— Al v.°: Aprob. del Licenciado Luis 
de la Cruz Basco: Madrid, en el estudio de la 
villa, 16 Agosto 1584. — Priv. por diez años á 
Juan de Millis Godincz, impressor, que auiades 
hecho traducir en nuestra Lengua Española un 
libro llamado Pulidor o Virgilio de los inventores 
de las cosas: San Lorenzo, 22 Agosto 1584. — 
Tasa (á tres maravedís cada pliego) á pedi- 
mento de Juan Boyer, mercader de libros, ve- 
cino de Medina del Campo : Madrid, 3 Junio 
1588.— Erratas de la primera y segunda parte 
(Juan Vázquez del Mármol). — Mutu proprio 
del papa Gregorio XIII, concediendo á Dioni- 
sio Zanchio licencia para imprimir esta obra, 
corregida y expurgada por la Inquisición, du- 
rante los cinco años siguientes, y prohibiendo 
que otro cualquiera la imprima en latín ni en 
romance: Roma, i." Junio 1576. — P. en bl. — 
Texto de la primera parte. — Escudo pequeño 
de Guillermo de Millis: grabado de la pág. 75. 
— Port. de la 

Segvnda parte \ de los ocho \ libros de los in- \ 
ventores de las cosas \ que compuso Púidoro 
Virgilio Ciu' I da daño de Ur bino, \ Mués- 

' trase en los cinco libros siguientes el princi- 
pio de la Religión Chri \ stiana, y origen de 
las Ordenes Regulares y Militantes , con 
otras co | sas pertenecientes a la materia. 
Todo ello conforme al original im- \ presso 
en Roma el año de M,D,LXXVI que mando 
corregir el Pa \ pa Gregorio XIII de glo- 
riosa memoria. (Escudo grande de Guiller- 
mo de Millis: grabado del núm. 78.) Con 
privilegio real. Año de M.D.LXXXVI (1). 

V. en bl. — Proemio {sic) de Polidoro Virgi- 
lio sobre los cinco libros de los principios de la 
Religión Christiana, a loan Matheo Virgilio 
su hermano»: Londres, 5 Diciembre 15 17. — 
Texto. — Tabla de capítulos. — Libros, Conci- 
lios y Autores alegados en esta ohra. — Escudo 



(i) Este numeral se halla debajo de una tira de papel 
superpuesta, en la cual se halla impresa la cifra siguiente: 
M.D.XXXXIX, 



pequeño de Guillermo de Millis (el mismo que 
hay al fin de la parte primera). 

En la portada se dice que esta traducción es 
de Vicente de Millis Godínez, y en el privile- 
gio se lee: «Por quanto por parte de vos Juan 
de Millis Godinez impressor, nos ha sido fecha 
relación, diciendo que vos habiades hecho tra- 
duzir en nuestra lengua Española, un libro 
llamado Polidoro Virgilio de los inventores de 
todas las cosas » 

Las citas de los poetas latinos están tradu- 
cidas en verso castellano. 

Folio 75 : «El primero inventor desta tan ex- 
celente Arte del imprimir, fue un cauallero 
natural de Alemania, llamado Juan Cutem- 
bergo, varón muy honrado (según yo me in- 
formé de los mismos de su tierra) (i) en una 
ciudad de la misma Alemania, llamada Ma- 
guncia, y alli la comenzó á exercitar primera- 
mente, hallando también el mismo con no 
menor ingenio y industria cierta nueva ma- 
nera de tinta que hoy usan los Impressores. 
Después de haberse inventado el Arte de la 
Impresión, como habernos dicho, de ay á diez 
y seis afios, que fue en el de MccccLVín de 
nuestra salud, otro hombre también Alemán, 
llamado Conrado, traxo primeramente esta 
Arte á Roma, y comenzó á imprimir en ella. 
Y después Nicolao Genson Francés la adornó 
y pulió maravillosamente, y asi se ha ido de- 
rramando por todo el mundo, en el qual casi 
no hay parte en estos nuestros tiempos donde 
no florezca. Los primeros libros que se impri- 
mieron, dice Raphael Volaterrano, que fueron 
Augustino de Civitate Dei , y Lactancio Fir- 

miano de Divinis institutionibus Y es de 

creer que pues desde su principio ha sido ma- 
nifiesta y publicada con tan gran ganancia y no 
menos admiración de todos, que de aqui ade- 
lante se irá augmentando en provecho de todos. 

»Y en este lugar me pareció no dqar de de- 
cir una cosa, y es, que muchas personas curio- 
sas y de crédito, que han ido al reyno y tierras 
de la China (que de poco acá se han descu- 
bierto) dicen y afirman que hallaron en aque- 
llas tierras impresión, y que era en ellas muy 
antigua cosa.» 



I (X) El autor escribía este libro en 1499. 



314 II 

I^aemio de ¡a segunda parte 

«He declarado todos los ritos y costumbres 
de nuestra Religioo Christiana y sus principios 
en cinco libros que sobre esta materia he com- 
puesto, y puesto que no sé quan bien los haya 
escripto, á lo menos sé que he puesto en ello 
harto cuidado y diligencia: los quales junté con 
los otros tres libros de los Inventores de las 
cosas, que compuse habrá ya diez y ocho aflos, 
siendo en la edad mozo y aun en la scien- 
cía harto mozo. De Londres á 5 de Dezíem- 
bre, 1517.» 

Según indica la fecha del frqntis de la se- 
gunda parte, debió hacerse esU impresión de 
Medina en 1597, y por estar esta obra incluida 
en el índice de libros prohibidos, ó por otras 
causas, no se puso á la venta hasta 1599, en 
cuya época, conforme se iba vendiendo la edi- 
ción,^ se irían imprimiendo preliminares, cuyas 
diferencias más notables se advierten en las 
portadas, como se veri en lo» dos números si- 
guientes, aunque todos tienen el mismo texto 
é igualmente dispuesta su impresión. 

Francisco Thamara tradujo esta obra al cas- 
tellano, y la publicó con el título de Libro de 
Palidoro VirgiUo, qtte Irada de la invención 

y principio de todas ¡as cosas £n Anvers en 

la enseña del unicornio dorado, en casa de Mar' 
tín Nncio, 1550. 

Comparando esta traducción con la de Vi- 
cente de Millis se ve claramente que éste co- 
pió la primera casi ad pedem literas, teniendo 
cuidado de variar un poco los epígrafes y prin- 
cipios de los capítulos. Añadió los textos latinos 
á la traducción en verso que de los mismos ha- 
bía hecho Thamara, y suprimió los pasajes ex- 
purgados. 

Entre los varios ejemplares que hemos visto 
no hemos alcanzado uno que conserve los pri- 
mitivos preliminares con la fecha correspon- 
diente á la de la segunda portada. 

(Bib. de D. Joié Sancho Rayón.) 

246.— Vlrflilio (Polidoro). 

Los ocho I Libros de | Polidoro 
Ver- I gilio, civdadano | de Urbino, 
delosinuentores ] de las cosas. | Nve- 
vamente tradvcido | por Vicente de 



Millis Godinez, de X^tin en Romance, 
conforme | al que su Sanctidad mando 
emendar, como por el Motu | propio, 
que va al principio, parecerá. (E. de 
armas imperiales grab. en mad.) Con 
privilegio Real, en Me | dina del 
Campo, por Chistoual Lasso Vaca. | 
Ano. M.D.LXXXXIX. | Esta tassado 
a tres marauedis el pliego- 

4.° — 164 y 185 hs. foliadas, más 4 de prels. y 
II al fin sin numerar — sign. A, A-X, a-z, 
aa-bb— todas de 8 hs., menos la primera, X, y 
la últ., que son de 4. 

Port. — Al v.": Aprob. del licenciado Luis de 
la Cruz Basco: Madrid, en eJ estudio de la villa, 
16 Agosto 1584. — Priv. por diez años á Juan 
de Millis Godinez: San Lorenzo, 33 Agosto 
1584, — Tasa de este libro, presentado por 
yiian Boyer, mercader de libros, vecino de la 
villa de Medina del Campo: Madrid, 3 Ju- 
nio 1588. — Erratas de la primera y segunda 
parte (Juan Bázquez del Mármol). — Motupro' 
prio del papa Gregorio XIII para que Dioni- 
sio Zanquio pueda imprimir por cinco aAos 
esta obra, corregida y expurgada por la Inqui- 
sición, y mandando que ninguno otro la im- 
prima en latín ó en romance: Roma, i." Junio 
1576.— P. enbl. — Texto de la primera parte.— 
Escudo pequeño de Guillermo de Millis. (Gra- 
bado de la pág. 75).— Port. de la 

Segvnda Parte \ de los ocho | Libros de los 
In- I ventores de las cosas | giie compuso A- 
lidoro Virgilio Ciu \ dadano de Urbino. | 
Muéstrase en los cinco libros siguientes el 
principio de la Religión Chri- | stiana,y Ori- 
gen de ¡as Ordenes Regulares y Multantes, 
con otras co | sas pertenecientes a la materia. 
Todo eüo conforme al original im- | presso 
en Roma e¡ año de M, D, lxxxvi que manda 
correguir el Pa \pa Gregorio XIIT de gU>- 
riosa memoria. (Escudo de Guillermo de Mi- 
Uis: grab. del núra. 78.) Con priuilegio Real. 
Año de M. D. Lxxxxvii. 

V. en bl.— «Prooemío {sic) de Polydoro Vir- 
gilio sobre los cinco libros de los principios de 
la Religión Christiana, á loan Matheo Virgilio 



1602 



319 



leoí 

249.— Xímenez Arias (Didacus). 

Lexicón | Ecclessiasti- | cvm latino 
hispa- I nicum, ex sácris Biblijs, Con- 
cilijs, Pontifi- I cum, ac Theologorum 
Decretis, divorum vitis, varijs Di- | 
ctionarijs, alijsque probatissimis scrip- 
toribus concinnatü, seruata | vbique 
vera etymologiae, orthographiae, & ac- 
centus I ratione. Opus nouum. | Ad 
Augvstissimvm Philippvm | II. His- 
paniarum Regem Catholicum. | Av- 
thore Fr. Didaco Ximenez Arias, 
Alean I tarensi, Theologo, Ord. Prae- 
dicatorum. Nunc denuo ab eodem 
Authore plus | dimidio parte auc- 
tum, & locupletatum multis additio- 
nibus I adiectis, sub hoc signo, f | 
Qvanta ventaia haga este | Vocabu- 
lario al mas nueuo de Rodrigo de 
Sancta Ella, no solo en millares | de 
mas vocablos, mas en otras cosas, co- 
tejando los, lo I conocerás. Al fin va el 
Computo I 105. (Estampa de Nues- 
tra Señora) Metimnae a Campo. I In 
sedibus Christophori Lasso Vacca. | 
Expensis Didaci Pérez Bibliopolas. | 
Anno. M.DI (sic). 

(A/Jín.) Methimnae a Campos. | Ex 
officina Ghristophorus Lasso Vaca. | 
M.DI (stc). 

Fol. — 390 págs. , más 4 hs. de prels. y 5 al fin 
sin numerar — sign. A-Z, Aa-Bb, t — todas de 8 
hojas, menos Aa y Bb, que son de 6, y la úl- 
tima, que es de 4 — el cuad. de prels. es tam- 
bién de 4 hs. y no tiene sign. — á 2 columnas. 

Port. — V. en bl. — Tasa (á tres marave- 
dís cada pliego) á petición de /francisco del 
Canto ^ impressor de libros vezino de Medina 
del Campo: Valladolid, 13 Noviembre 1601. — 
Erratas: «Dr. Alphonsus Vaca de Sanctiago: 
Vallisoleti. II. Kalendas Novembris Anni 1 601 .» 
Licencia á Francisco del Canto, impresor de 



libros, vecino de Medina del Campo, para im- 
primir el Vocabulario eclesiástico de Diego 
Ximenez, y las Advertencias de Curas ^ por 
D. Francisco Blanco, Arzobispo que fué de 
Santiago: Madrid, 20 Julio 1587. — Suma de 
la aprobación de la Orden (Fr. Tomás de Pedro- 
che, Prior; Fr. Tomás de Chaves, Presentado, 
y Fr. Alonso Muñoz, Presentado). — Dedic. del 
autor á Felipe II: Toledo, i.° Julio 1556. — «Di- 
dacus Ximenez Arias I^ctori. S. D.: Ex 

Salmanticensi Prsedicatorum Ccenobio. D. Ste- 

phano sacro in festo D. Dominici patris nos> 

tri. M.D.LXVI.'* — Instrucción para entender 
las abreviaturas de este libro. — Texto. — Colo- 
fón. — P. en bl. — «Arte del Computo, nueva- 
mente compuesta por el Bachiller Hieronymo 

de Valencia agora nuevamente corregido 

de muchos errores.» 

El autor dice en los preliminares que el Fb- 
cabulario de Rodrigo de Santaella es muy de- 
fectuoso, aun después de corregido y adicio- 
nado por Morales, y en el cuerpo de la obra 
le refuta varias veces. 

Advierte además en las Abreviaturas^ que 
cuando reprende á Calepino, se entienda que 
se refiere á las antiguas ediciones, no á las mo- 
dernas. 

(Bib. de San Isidro.) 



1002 
250.— Carvallo (Luis Alfonso de). 

Cisne de Apolo, de | las excelencias, 
y dig I nidad y todo lo que al Arte 
Poética y versifi- | catoria pertenece. 
Los métodos y estylos que | en sus 
obras deue seguir el Poeta. El decoro 
y I adorno de figuras que deuen tener, 
y todo lo I mas a la Poesia tocante, 
significado por el j Cisne, ynsignia 
preclara de | los Poetas. | Por Luys 
Alfonso de Caruallo clérigo. Dedi- 
cado I a don Henrique Pimentel de I 
Quiñones. (E- del i.) Con licencia del 
Consejo Real. | En Medina del Campo, 
Por luán Godinez | de Millis. Año. 



i6o2. I A costa de Pedro Ossete, y 
AntoDÍo Cuello. 

8.°— 314 ^- foliadas, más i6 de prels. y : al 
fin sin numerar — sígn. (£, 5?, A-Z, Aa-Dd — 
todas de S hs. 

Port. — V. en bl. — Tasa del libro intitulado 
Cisne de Apolo y Arte de poesía, á cinco blan- 
cas cada pliego: Valladolid, i2 Octubre i6o3. — 
Erratas (El Doctor Alonso Vaca de Sane- 
tiago). — Aprob. del maestro Fr. Prudencio 
de Sandoval: San Martin de Madrid, 17 Di- 
ciembre 1600. — Priv. al autor por diez aftos: 
Valladolid, 19 Enero 1601. — Soneto del capi- 
tán Alonso de Moscoso al autor. — Dedic. sus- 
crita por el autor. — Romance de D, Lope de 
Omafla, al Cisne de Apolo. — Soneto del licen- 
ciado Diego García de Sierra y OmatVa, á la 
patria (^Asturias') y autor.— «A los discretos 
Poetas el Autor,— Tabla de los Diálogos y 
Paragraphos de todo el libro.» — H. en bl, — 
Texto (cuatro Diálogos). 

Prólogo d ¡os discretos Poetas: 

«Soberbia fuera grande mia querer sujetar 
los delicadisímos ingenios de Vs. mercedes á 
reglas, y preceptos míos, queriendo poner limi- 
tación y orden á la subtileía de las obras, que 
tanto á toda arte exceden. Mas no fué tal mi 
intento, sino solo juntar en este breve tratado 
todo lo que á este arte toca, de que tanta neces- 
sidad hay en España, no para Vs. ms, pues 
sus obras muestran ser excusada, sino para sa- 
tisfacer al ignorante vulgo, con quien tan mal 

acreditados están los Poetas Aunque todo 

lo tocante á los versos Españoles se trata en 
esta obra, y aun con más particularidad que 
hasta aquí se ha hecho: con todo eso, mi prin- 
cipal intento es tratar lo que para el verdadero 
Poeta es menester, con la mayor brevedad que 
pude. El primero motivo que tuve fué, que le- 
yendo Latinidad en la villa de Cangas, mi pa- 
tria ingrata, me pidieron algunos amigos que 
les declarasse la insignia poética, que es un 
blanco Cisne en un escudo pintado, de que 
hace Alcíato un emblema, y comenzando por 
poco, vino á declaralla con la largueza, que en 
esta obra se' contiene, que toda ella no es otra 
cosa sino declaración desta insignia. Por lo 



qual la llama Cisne de Apolo. Helo reducido 
en Dialogo, preguntando yo mesmo, y respon- 
diendo la Lectura, de quien todo lo he sabido. 
He introducido también un Zoylo, que en 
nombre del vulgo y los malsines arguya con- 
tra la Poesía, para tener ocasión de refutarles 
sus falsas opiniones, que en perjuicio de la 
poesia tienen. He recogido la substancia de 
cada paragrapho en una octava, para que se 
pueda tomar de memoria. Todo lo o&ezco i 
la fabrica de las obras de Vs. ms.» 

Folio 66: <A dos géneros de versos se redu- 
cen todas las diferencias detlos : que son verso 
meramente Español, que en ninguna otra len- 
gua se usa, como son redondillo, mayor, me- 
nor, y quebrado, y arte mayor. El otro genero 
es de versos imitados, ccmo el Italiano, menor, 
y mayor, exdruxulo, y Francés, y los mas que 
los buenos poetas del Latino y otras lenguas 
pueden imitar.» 

Folio 91 vuelto: *Zaiio. Mas decidme, por 
vuestra vida, porqué se llaman estas estancias 
madrigales, que verdaderamente mehaalegrado 
este nombre con el parentesco que tiene con el 
buen vino de Madrigal. Lectura. No se solían 
llamar Madrigales, sino Mandrigales, de Man- 
dra, que quiere decir la cabana ó aprisco de 
pastores, porque en esta compostura hadan 
cosas pastoriles y de campo, mas ya sirve á 
qualquiera materia, aunque sea grave.» 

Folio iii: «El primero verso que hallo en 
Latin y Romance es este: 

*CaDta tu Chriatiana Musa. 

»Con el qual comenzó Juan de Mena su obra 
de los pecados mortales. Pero bien creo que lo 
hizo al descuido, y no con el cuidado que des- 
pués el maestro Fernán Pérez de Oliva hizo 
un Dialogo en loor de la Arithraetica en Latín 
y Romance; i cuya imitación Ambrosio de 
Morales escribió después una carta al famoso 

Don Juan de Austria con este artificio Cova- 

rrubias en la quarta Emblema del 3. libro q la 
compone de versos en Español y en Italiano. 
Y aun en tres y quatro lenguas, como usó 
Fray Miguel de Montalvo en un Soneto que 
hizo de Enrique Garces sobre la traducción del 
Petrarcha, donde van entreverados versos Ita- 
lianos, Latinos y Españoles. Y e;, otro soneto 
añade Portugueses; y assi dice en el uno 



Del Monasterio de las Huelgas \ con | El 
Concejo de Torre Sandina. 

Consta de 20 hs. foliadas — sign. A-K, las 
cuales san de 2 hs. cada una. 

Empieza d coníiiiuación del Ululo: 

«Este Pleyto es sobre la paga de seyscientas 
ochenta y tres fenegas » 

Acaba: 

« según y como esta pedido por parts del 

dicho Monasterio. Salua Correctionc, &c. — 
/ÍCffM*' bezerra.* 

(Bíb. de D. José Sancho Raydn.) 

252.— Ojea (Hernando). 

La Venida | de Christo | y sv Vida 
y Mila- I gros, en que se con- | cuer- 
dan los dos Testamentos diuinos, | 
Viejo y Nueuo. | Compvesta por Fray, 
Hernando I Ojea Gallego, de la Orden 
de Predicadores de la Provincia de | 
México de la Nueua España. | Diri- 
gida a ta Magestad del | Catholico 
don Philippe. HI. deste nombre, se- 
flor nuestro, | Rey de España, &c. 
Monarcha del | Nueuo mundo. | Con 
cinco tablas raiiy copiosas. (Escudo 
de a. i. grab. en mad.) Con privile- 
gio I de Castilla y Aragón. | En Me- 
dina delCampo- I PorChristoualLasso 
Vaca, Familiar é Impressor del Sancto 
Officio. I M. D. II. I Esta tassado á 
tres marauedis el pliego. 

Fol.— 8 hs. deprels., sin foliar, 340 folia- 
das, una blanca, 48 foliadas y 32 de Tablas, si n 
numerar — sign. \, A-Z, Aa-Xx, Aaa-Fff, 
?-!??5— todas de 8 hs., menos Xx, que es de 6, 
y la última, que tiene 10— á 2 columnas- 
apostillado. 

Port.— V. en bl,— índice de las Tablas.— 
Tasa; Valladolid, 12 Octubre 1602,— Erratas 
(D.' Alonso Vaca de Sanctiago) r Valladolid, 1 ; 
Octubre 160J. — Priv. al autor por diezaños: 
Valladolid, 5 Agosto i6o[. — Suma del privi- 
legio de Aragón : 21 Octubre 1602.- Lie. del 
Provincial de Méjico, Fr. Juan Bohorques: 



Convento de Santo Domingo de la ciudad de los 
Angeles, 11 Marzo 1600.- Nota de la aproba- 
ción deesta obra por los PP, Fr. Diego Vicente 
y Fr. Juan de Ormea. — Lie. del Provincial de 
la provincia de España, Fr. Andrés de Caso: 
Convento de Nuestra Señora de Atocha: 26 
Marzo 1601. — Aprob. del P. M, Fr. Diego de 
Mardones: Santo Domingo de Ücafia, 28 Ju- 
nio 1601.— Aprob. del P. M. Fr. Gil Hernán- 
dez: Convento del Carmen de Valladolid, 21 
Julio 1601. — Aprob. del mismo por el Consejo 
de Aragón: Convento del Carmen de Vallado- 
lid, 14 Octubre 1602. — Dedicatoria suscrita 
porelautor: San Pablo de Valladolid, 4 Agosto 
1602. — Prólogo al lector, — Texto (seis libros; 
desde el v empieza la segunda foliación).— Ta- 
bla de materias. — Tabla de lugares acomoda- 
dos para tratar con los indios de su conver- 
sión. — Tabla de capítulos. — Tabla de las cosas 
notables. — Tabla de ios lugares de la divina 
Escritura, que se explican ó se romancean en 
esta primera parte. 

Dedicatoria: 

« Bien pudiera considerar á V. Magestad 

el mayor seAor temporal del mundo, como lo 
es sin alguna contradicción, Rey y cabeza de 
todo el gran Reyno de la Nueva EspaQa 
(adonde yo residí mas de veynte años y passé 
lo mejor de mi vida) cuya tierra es muy larga 
y eslendida, y lo poblado della por lo me- 
nos como la vieja España , noble y politica 
como ella, rica y abundante como todas las del 
mundo; y en particular la illuslrissima ciu- 
dad de México, Corte y assiento de los Virre- 
yes y criados que V. Magestad tiene en ella: 
que en edificios particulares y comunes, tem- 
plos sumptuosos, calles y cavallos, riqueza, 
trajes y generosidad de ciudadanos, no creo yo 
le hace ventaja ninguna de las del mundo de 
su tamaño.» 

Prólogo iit lector: 

« Porque en levantándose el Hereje y el 

otro perturbador de su paz , tiene luego quien 
le vea, y al momento salen deste globo y deste 
argos rayos de fuego que le atierran y sepul- 
tan. Esto se verifico bien en el sancto Offício 
desta ciudad de México el año passado de mil 
y quinientos y noventa y quatro, el qual con 
la mucha diligencia con que vela siempre, des- 



1C02 



32S 



cubrió una inñnidad de Judíos y Hereges que 
disimuladamente vivían entre nosotros con no 
pequeño daño de la Iglesia, á los quales oprimió 
de presto con la presteza de un rayo. Y viendo 
yo tanta perdición, quise servirla en algo con 
traduzir de Latin en castellano, y sacar á luz 
un tratado maravilloso (que es el ultimo dcsta 
primera parte) que acerca desta materia escribió 
undoctissimoybien intencionado Judio áotro: 
á lo qual fui también persuadido de un Reli- 
gioso de mi Orden muy siervo de Dios, á quien ( 
yo tenia y he tenido siempre por padre. Y ha- 
biendo acabado la traduction, pareciendole 
(inspirado por Dios, á lo que se puede creer) í 
que seria bien acompañarle con algún otro tra- 
tado, en que declarasse mas los misterios del 
Mesías y de nuestra sancta Fe catholica, me 
rogó lo tomara también á cargo. Y yo por 
darle contento, y por entender serviría á Dios 
en ello, dexe otras cosas de no pequeña im- 
portancia, en que actualmente estaba ocupado, 
y me encargué de ello, y ha sido Dios servido 
de darme fuerzas para acabarle, el qual es esta 
primera parte. 

»E1 intento que tuve en el, fue probar la ve- 
nida del Messias, y que esse sea Christo nues- 
tro bien En todo lo qual no pretendi ni 

pretendo convencer á los ludios con la autho- 
ridad del mismo Evangelio (pues ellos no le 
admiten ni dan crédito;) sino con las prophe- 
cias y figuras del viejo testamento que solo 
admiten por escriptura divina, y con la eviden- 
cia del cumplimiento dellas En el primero 

libro trato de los misterios de la Encarnación 
y Nacimiento del Redemptor y los otros de su 
infancia. En el segundo del principio de su 
predicación. En el tercero (que es un perfectis- 
simo silogismo) sus milagros. En el quarto su 
Pasión y muerte; y en el quinto, su Resurrec- 
tion y Ascensión á los cielos. Y el sexto, es 
aquel tratado y libro doctissimo que escribió 
un Rabino á otro, acerca de las dudas que te- 
nia de estar cumplida la ley vieja de Moysen: 
del que es solo mia la traducion 

»Quiero advertir aquí que habiendo yo ve- 
nido á España, entre otros negocios, á la im- 
presión deste libro, y habiéndolo encomendado 
á quien por mayor seguridad le embiara en otro 
navio de la misma flota en que yo vine, anduvo 
perdido y fuera de mi poder mas de un año. 



Y viendo yo su mucha tardanza y el mal suc- 
cesso mió, determine sacar en limpio otro del 
original y borrón que truxe conmigo : aun- 
que fue Dios servido viniesse á mis manos, al 
cabo deste tiempo el que andaba descaminado, 
quando iba acabando de sacar en limpio con no 
pequeñas difficultades y trabajos, este que ahora 
sale á luz. Digo esto, para que si pareciesse 
impresso en otra parte, se advierta quien es el 
Autor del.=Fr. Hernando Ojea.» 

Folio 34 (segunda foliación): «Libro sexto de 
la Venida de Christo. Compuesto por Rabi 
Samuel traducido de Arábigo en Latin por 
Fray Alonso Bonihominis de la Orden de Pre- 
dicadores. Y de Latin en Castellano por Fray 
Hernando Ojea, de la misma Orden. 

»Fray Hernando de Ojea al Letor. 

»Aviendo venido á mi noticia el decubri- 
miento que hizo el Santo Oficio de la Inquisi- 
ción de México el año passado de mil y qui- 
nientos y noventa y quatro, de muchos Judios 
que hablan passado a esta tierra, y guardaban 
codavia su seta, con gran perdición de sus al- 
mas y destruycion del Reyno, acordeme haber 
visto y leido un tratado que acerca de las cosas 
de la ley vieja de Moysen, y de las miserias y 
perdición de los Judios destos tiempos, habia 
escripto un excelente Rabino del los llamado 
Rabi Samuel. El qual anda impresso entre las 
obras del glorioso S. Antonino, al fin de la se- 
gunda parte de sus historiales: y también al fin 
del Escrutinio Scripturarum del famoso y ex- 
celente Dotor, don Pablo de Santa María, 
obispo que fue de Burgos, en nuestra España 
(a quien llamamos comunmente el Burgense, 
ó Paulo Burgense), que hizo imprimir el muy 
religioso P. M. F. Christoual de Santotis, déla 
orden de S. Agustin el año passado de 1591. 
Pero aunque anda en libros tan auténticos ad- 
vertí, que por estar escripto en lengua Latina^'.- 
y andar entre las grandes obras destos Santos 
(que también están escritas en la misma len- 

gua), no todos tendrían noticia del yo le 

trasladé de Latin en Castellano, con la mis- 
ma fidelidad y con toda la propiedad que 
pude.» 

Folio i^^: «Duende de Yucatán.» 

— 136: «Bartolomé Carreño, y su nau- 

fragio.» 

— i^^: «Muerte de Gómez Pérez de las 



384 1 

Marinas, Gobernador de Fili- 
pinas.» 

— 342: «Tndios de Cholula.» 

— 338: «Cap. xL. Del entierro solemni- 

ssimo y memoria que del de 
chrisslo nuestro Redemptor se 
hace cada un año en México.» 

— 110: «Descripción geográfica de] 

mundo.» 

— no: «Grandezas de la China, Italia y 

otras naciones. » 

— 44: «Pérdida notable en Málaga, el 

año de 1576.» 

— 281: «Entrada de la ReinaD,' Marga- 

rita en Milán.» 

— 234: «Grandeza de Motezuma.» 

— 147: «Modo de hacer el papel, y 

el vidrio.» 

— 33: «Relojes hechos por Juanelo 

rriano.» 
Priinera edición. No se publicó la segunda 
parte de esta obra. 

En la Biblioteca de la Real Academia de la 
Historia se conservan tres cartas autógrafas 
del autor, la primera de las cuales, dirigida á 
D. Diego Sarmiento de Acuda, dice asi: 

«Muy triste quedé con la ausencia que V. ni- 
hizo de essa Corte y de la misma manera salí 
della, por ver no se habia concluido nada en 
mi estada en San Pablo para hazer esta Histo- 
ria y tener con ella ocasión de servir á V. m. y 
i todo aquel Reyno. 

»Poco importa que el P. Provincial y el 
P. Prior digan que sí, sí no lo ponen luego por 
obra, porque saben que se me acaba la licencia 
para estar por acá, y que es fuerza irme luego 
á otra parte, y assi suplico á V. m. (si esto se 
hade hazer) se ponga luego calor en ello, y 
haga que nuestro P. Provincial me lo mande 
por escripto y por obediencia, la qual me en- 
viara V. m. con la primera estafeta: y si en 
esto hay alguna diñcultad, y V. m. gustare de 
darme los papeles en alguno destos conventos 
comarcanos, en qualquiera destos trabajaré con 
mucho gusto. Y si desto no gustare V. m. ni lo 
primero se pudiesse concluir, suplico á V. m. 
me avise con resolución, y me envié con bre- 
vedad los quadernos desta historia, que envié 
los otros días, para proseguirla adonde me ha- 



llare con comodidad ; que aunque no sea tan 
cumplidamente ni con tanta perfección como 
deseo y pudiera salir con la ayuda de los mu- 
chos papeles que V. m. tiene, todavía tengo 
esperanza de salir con ella con gusto de mu- 
chos: y también la tabla ó descripción geográ- 
fica de Galizia que yo con mi pobreza la haré 
abrir en bronze e imprimir en Toledo ó en 
Sevilla, ya que soy tan venturoso que para las 
cosas comunes y de que todos gustan, no hallo 
siquiera un adarme de favor y de ayuda , en lo 
qual y en servir al Reyno y á todos los natu- 
rales del, gastaré de muy buena gana todo lo 
que sacare deste libro (que de sola esta impre- 
sión serán mas de mil y trecientos ducados) 
como he gastado un buen pedazo en hazer eso 
que á algunos parecerá nii^eria. Y certifico 
á V. m. que para hazer la Magestad del Rey di- 
funto una descripción como esa, de un pedazo 
de la Nueva España, que envió para ello dos 
cosmographos cada uno con dos mil ducados de 
salario en cada un año, y con haberse ocupado 
en ello dos años, apenas hicieron tanto como 
yo i solas y á mi costa sin ayuda de nadie; 
pero doylo todo por bien empleado á trueco de 
haber hecho algún servicio á la patria. Los pa- 
peles suplico á V. m. se entreguen al Sr. Se- 
cretario Andrés de Prada. Guarde ifio S." mu- 
chos años. De San Andrés de Medina del Campo 
24 de Octubre de 1602. ^=Fr. Hernando Ojea.» 

La segunda va dirigida al secretario Andrés 
de Prada, desde Medina del Campo á 2 de Di- 
ciembre del mismo año, y en ella le pide noti- 
cias sobre su instancia para quedarse en Es- 
paña, cuyos deseos no debieron ser atendidos, 
pues á poco tuvo que pasar á Nueva España, 
desde donde escribe la sigiente á dicho don 
Diego Sarmiento de Acuña: 

«Jhs. Cujus gratia et pax &.— Creo habrá re- 
cibido V. m. cartas mias quando llegué á esta, 
y visto los libros, que envié en la flota, de la 
Historia de Galizia, y si este navio de aviso se 
detuviera quince dias mas, fuera en el lo que 
de la misma historia he proseguido después 
acá, con lo qual he llegado hasta el tiempo del 
Key Don Alonso el primero, yerno de Don 
Pelayo, que es lo mas y mas dificultoso que 
hay en la historia. Irá sin falta en el segundo 
de aviso, porque tengo sacado en limpio mas 
de cien hojas, y lo que resta se acabará para 



osa II 

Erratas (Doctor Alonso Vaca de Sanctiago): 
Valladolid, ss Diciembre 1601. — Tasa á pedi- 
mento de Antonio Cuello (á cinco blancas 
cada pliego): Valladolid, 14 Enero i6oz. — Ta- 
bla de los Romances que se contienen en esle 
Romancero grneral[bh'i.), — Escudo tipográfico 
que había usado antes Juan Moreno, librero 
de Salamanca.^Texto, que empieza con este 
titulo: Romauccro general, en guese contienen 
tcdos los Romances que andan itnpressos en 
las nueue fiarles del Romancero. — Colofón. — 
¿Dos hojas en blanco ? 

El último Romance de la parte g.' está im- 
preso en cursiva, cuya particularidad se repitió 
éa la edición Madrileña de 1604. 

Segunda edición, que contiene solamente 
las nueve primeras partes del impreso por 
Juan de la Cuesta en Madrid, año 1604. 

(Bib. Nacioaxl.) 

1603 

254,— Cruz (Fernando de la). 

Avisos espirituales- Medinadel Cam- 
po, 1603. 



(NicoUi Amonio.) 

255.— Flórez Diez de Mena (Licentiatus). 

Recentiorem {sic} \ practicarvm | 
qvaestionvm ivris i canonici, et civilis 
ad pra- | xiin vlriusque fori spectan- 
tium. I Libri tres. | A Liceiitiato Flo' 
res Diez de Mena Carrionensi antiquo | 
iurisvtriusque Professore. | Opvssane 
ad forenses cavsas vtilissiinv | pariter 
ac necessarium, nec non ad scolasticas 
disputationes & lectiones, ciim | du- 
.plici Índice quicstionum & materia- 
ruin summarijs. | Ad U. Didacvm de 
Alarcon Equitem de Alean | tara Sii- 
"preini Senatus Hispaniarum Regis 
Catholici consiliarium. (E. de a. ¿del 
Mecenas?) Cvm privilegio. | Metinae 



ft Campí, Apud loannem Godinez de 
MiUis. I Anno 1603. j Expensis Mar- 
tinl á Corduua bibliopolEe. 

Fol. — 228 lis. foliadas, más 22 de prels. sin 
numerar— sign. ?-?5?, A-Z, Aa-Ff— todas de 
8 hs., menos ^ff, que es de 6, y la últ., que 
tiene 4 — á 2 columnas. 

Port. — V. en bl. — Priv. por diez años á 
Martin de Cordoia mercader de libros, vezino 
de Valladolid, para imprimir esta obra, que el 
Licenciado Flores , vezino de Saagun auia 
compuesto: Aranjuez, 6 Mayo 1600. — «Ad lec- 
torem prafatio.» — Erratas.— Tasa (á tres ma- 
ravedís cada pliego] á pedimento de Martín de 
Córdova: Valladolid, 30 Marzo 1602. — P. en 
bl. — «Index quíEstionum. — Loca juris tam Cse" 

sarei quam Pontiñcii et leges Begise — 

Index omnium notabílium á Licenciato 

Antonio Gutiérrez Aguado.» — P. en bl.— 
«Summariorum tabula.» — Texto. 

Primera edición. 

(Bib, de la Univeriidad Central.) 

256.— González de Torneo (Francisco). 

Practica de Escribanos. Medina del 
Campo, 1603. 
Folio. 

(Nicolás AntoDio.} 

257.— Grecián Dantisco (Lucas). 

Calateo Espaflol. Agora nuevamente 
itnpresso y emendado. Autor Lucas 

Gracian Dantisco Y de nuevo va 

añadido el Destierro de la ignorancia, 
que es. Quateniario de avisos conve- 
nientes a este nuestro Galateo. Y la 
vida de Lazarillo de Tormes, casti- 
gado. Medina del Campo, Christoual 
Lasso y Francisco Garcia. 1603. 

13." — 6 hs. prels. y 282 foliadas. 

El Destierro de la ignorancia y el LazarUlo 
llevan nuevo frontis.aunque sigue lafoliatura. 



10U3 



327 



El primero de estos dos tratados se dice 
fué compuesto en lengua italiana por Horacio 
Riminaldo, y el segundo ya se expresa en la 
portada que está castigado, es decir, suprimi- 
dos los capítulos del Fraile de la Merced, del 
Buldero y el de los Tudescos. 

(Salva.) ^ 

El Galaico Español es en parte traducción 
y en parte imitación del que escribió en ita- 
liano Juan de la Casa. 

258.— Huarte de San Juan (Juan.) 

Examen | de Ingenios | para las 
sciencias, | En el qual el Lector ha- 
llará la manera de su | ingenio, para 
escoger la ciencia en que mas | ha de 
aprouechar: y la diferencia de habili- 1 
dades que ay en los hombres: y el ge- 
nero de Letras y Artes que a cada vno 
corres | ponde en particular, | Com- 
puesto por el Doctor luán Huarte I de 
san luán. Agora nueuamente emen- 
da- I do por el mesmo Autor, y añadi- 
das I muchas cosas curiosas, y | pro- 
uechosas. I Dirigido a la C. R. M. del 
Rey don Feli | pe nuestro señor, cuyo 
ingenio se declara, | exemplificando 
las reglas y preceptos | desta dotri- 
na. I Con licencia, | En Medina del 
Capo, Por Christoual Lasso | y Fran- 
cisco Garcia. Año 1603. | A costa de 
Miguel Martinez. 

(Al fin,) A honra y gloria de lesv \ 
Christo nuestro Señor, y de ! su san- 
tissima madre santa | Maria, señora y 
abogada | nuestra: Haze fin el pre- 
sen I te libro, intitulado Examé | de 
Ingenios, para las scien | cias. Año 
de mil y seys- i cientos y tres. | t Im- 
presso en Medina del Cam | po, en 
casa de Christoual Las | so Vaca, Im- 
pressor y fa- 1 miliar del santo | Oficio. 

8,o__^6,^ hs. foliadas, más 8 de principios y 
la del colofón sin numerar— sign. ^, A-Z, 



Aa-Zz, Aaa — todas de 8 hs., menos la ült. que 
es de 2. 

Port. —V. en bl. — Tasa á pedimento del li- 
brero Miguel Martínez (á tres maravedís cada 
pliego): Valladolid, 7 Octubre 1603. — Erratas 
(El Dr. Alonso Vaca de Santiago).— Aproba- 
ción de Fr. Lorencio de Villavicencio (s. d.). — 
Licencia á Miguel Martínez para reimprimir 
este libro: V^alladolid, 13 Octubre 1601. — ^Ta- 
bla de los capítulos de este libro. — P. en bl. — 
Estampa de Nuestra Señora, grabada en ma- 
dera. — P. en bl. — «A la Magestad del Rey don 
Philippe nuestro señor, Prohemio.» (fol. i). — 
«Segundo Prohemio, al Lector.» (fol. 4). — 
Texto (fol. 18 vuelto). — Colofón. — P. en bl. 

Capítulo ni: « Sabida ya la edad en que se 

han de aprender las sciencias, conviene luego 
buscar un lugar aparejado para ellas, donde no 
se trate otra cosa sino letras, como son las uni- 
versidades; pero ha de salir el muchacho de 
casa de su padre, porque el regalo de la ma- 
dre, de los hermanos, parientes y amigos que 
no son de su profesión, es grande estorbo para 
aprender. Esto se ve claramente 'en los estu- 
diantes naturales de las villas y lugares donde 
hay universidades, ninguno de los cuales (si 
no es por gran maravilla) jamas salen letrados. 
Y puédese remediar fácilmente trocando las 
universidades, los naturales de la ciudad de 
Salamanca estudiar en la villa de Alcalá de 
Henares, y los de Alcalá en Salamanca.» 

Capítulo xii: «El Maestro Antonio de Le- 
brixa habia venido ya á tanta falta de memoria 
por la vqez, que leía por un papel la lección de 
Retórica á sus discipulos: y como era tan emi- 
nente en su facultad, y tenia su intención bien 
probada, no miraba nadie en ello; pero lo que 
no se pudo sufrir fue que muriendo este re- 
pentinamente de apoplexia, encomendó la 
Universidad de Alcalá el sermón de las obse- 
quias á un famoso predicador: el qual inventó 
y dispusj lo que habia de decir como mejor 
pudo; pero fue el tiempo tan breve, que no 
hubo lugar de tomarlo de memoria, y asi se 
fue al pulpito con el papel en la mano, y en- 
tró diciendo asi: 

«Lo que este i Ilustre varón acostumbraba 
»hacer (leyendo á sus discipulos) esso mesmo 
»traigo yo determinado hacer (á su imitación); 



32^ 1 

»porqueruesu muerte tan repentina, y el man- 
«darine que yo predicase en sus obsequias tan 
•acelerado, que no ha habido lugar ni tiempo 
»de estudiar lo que con venia decir, ni para rcco- 
kgerlo en la memoria; lo que yo he podido Ira- 
»bajar esta noche, traigo escripto en esle papel : 
»suplicoá vfas mercedes lo oigan con paciencia 
>y me perdonen la poca memoria.» 

•Pareció tan mal al auditorio esta manera de 
predicar (por escripto y con el papel en la 
mano) que todo fue sonreir y murmurar.» 

Décima edición. La primera es de Baeza, 
■Juan Bautista de Montoya, 1575. Tal acepta- 
ción tuvo esta obra, que se reimprimió en 
Pamplona por Tomás Porralis, arto 1578; y en 
el año 1 580 se cuentan las ediciones de Logroño, 
-Valencia, en casa de Pedro de Huete, hecha 
imprimir por Gabriel Je Ribas, mercader de 
libros delnnte de la Dipulacioii, \'alencia, en 
casa de Pedro de Huete, impressa por Marltu 
J^esparsa mercader de libros en la calle de 
Cíi«(7//ir/-f, y Bilbao, por Matías Mares. En 1581 
se hizo otra impresión en Huesca, en casa de 
Juan Piírezde Valdivielso, y en 1593 otra en la 
Oficina Plantiniana, por Francisco Rafelengio, 
Con motivo de haberse prohibido esta obra, 
no se emendando v corrigiendo, en el índice 
del cardenal Quiroga, año 15S3, el autor en- 
mendó, corrigió y suprimió varias cosas, tanto 
en el cuerpo de la obra como en los prelimi- 
nares y notas marginales, y además añadió 
otras muchas, de modo que los 1 5 capítulos de 
la primera edición se aumentaron hasta iz; y 
muerto el autor, su hijo Luis Ruarte obtuvo 
privilegio en 1592 para imprimir esta misma 
obra, que su padre había dejado corregida coti- 
formc el mand/ito del ditiilngo iillimo. cuya 
impresión hizo en Baeza Juan Bautista de 
Montoya el año 1594. 

De esta edición hemos visto dos ó tres ejem- 
plares que, no obstante el privilegio y aproba- 
ción, tienen varios lugares tachados. 

(Bill, de D. Antonio Pella.) 

259.— Márquez (Juan). 

Los dosEstadosldelaEspiri- 
tval I Hiervsalein, sobre los | Psal- 
inos. CXXV. y CXXXVÍ. | Por el 



Maestro Fr. loan | Márquez, de la 
orden de S. Augustin. | Dirigidos a 
Don Christoval 1 Gómez de Sando- 
val, Marques de Cea, Gentilhombre | 
de la Cámara del Rey N. S. &c. f 
Año (Grab. en inad. runa puerta ilu- 
minada por un rayo de sol, y alrede- 
dor esta leyenda : N'cscia rcpvlsa;.) 
1603. I Con privilegio, En Medina del 
Campo. I Por Pedro y Thomas Lasso 
hermanos. 

4.'— 434 hs. foliadas, más 8 de prels. y 6 a! 
finsin numerar— sign. TI, A-Z,Aa-Zz,Aaa-Iii — 
todas de 8 hs., menos la primera, que es de 4 — 
el primer cuaderno de prels. es también de 4113., 
y no tiene sign. — apostillado. 

Port.— Al V." dos te.\t05 de la Sagrada Es- 
critura.— Tasa (112 pliegos á 3'', maravedís): 
Vallodolid, 36Febrero 1 603.— Erratas (Murcia 
delaLlana):«Col]egiodelaMadredeDiosdelos 
Theologos déla Universidad de Alcalá, en xxiii 
dias del mes de Diziembre de M.DC.IL»— Li- 
cencia del Provincial de la Orden Fr. Enrique 
Enríquez: San Agustín de Madrigal, 13 Abril 
i5o3.— Aprob. de Fr. Juan Negrón: Vallado- 
lid, 22 Julio i6o3. — Priv. al autor por diez 
aílos: Valladolid, 20 Septiembre 1602. — Dedi- 
catoria suscrita por el autor: Medina del Cam- 
po, 6 Enero 1603.— P. en bl. — AI lector.— 
Texto, precedido de cuatro advertencias. — 
Tabla de las advertencias y consideraciones de 
los dos estados de la Espiritual Hierusalem. 

Prólogo al lector. 

«De los títulos con que los Philosophos Gen- 
tiles honraron la virtud, que ni fueron pocos 
ni vulgares, ninguno (a mi parescer) descubrió 
mejor su grandeza que el que la dio Horacio 
en un verso en que la llamo incapaz de Re- 
pulsa: J'irlus Ripulsir ncscia sordidir (i) 

Y si en las que habré fallado, que serán mu- 
chas, tuvieren cosa que ofenda la piedad del 
lector, te suplico me lo avise con Christiandad, 
para que yo lo corrija en otra impression , que 
lo harO de buena gana para solo este effecto.» 



Ci).\«iepün; 



.0 alude el ;;r»l>aJo de ]& portadai 



1 003 



aí>9 



Primera edición, á la cual siguieron otras 
varias en poco tiempo. 

Eq el prólogo déla de Salamanca, 1610, dice 
el autor: «De la impression de Medipa del 
Campo sacó este libro algunos yerros, que des- 
pués vinieron á heredar las de Portugal y Ca- 
taluña.» 

(Bib. de la Universidid Central ) 

260.— Muñoz de Escobar (Franciscus). 



De Ratiociniis. | Administratorvm 
.et alus variis compv- | tationibvs trac- 
tatvs, omnibvs qví- 1 dem luri operam 
dantibus, tam in Theorica, quam in 
praxi perutilis: | & non minus ludici- 
bus quam Aduocatis valde | necessa- 
rius. I Licentiati Francisci Muñoz de I 
Escobar, in Regia Vallisoletana Chan- 
cellarial causarum patroni. |D. loanni 
Alfonso Pimentel de Herrera, | Co- 
miti Venauentano, Neapolitanoque 
Pro- 1 regi dicatus. | Cvm índice rervm 
magis notabilivm | quas ex huinsmodi 
opere colligi potuerunt. Prascipuas 
vero quaestiones, &• | capitula totius 
operis, quartum hoc folium demons- 
trat. (E. de a. del Mecenas, y á los 
lados esta leyenda impresa: Salvtem 
ex inimicis nostris: \ et de manv eorvm 
qvi oderunt nos.) Cvm privilegio. | 
Metymnae á Campo, | Apud Christo- 
phorum Lasso Vaca, Sanctag Inquisi- 
tionis Familiarem. | Et Franciscum 
Garcia. Anno M. DC. III. 

(Al fin del texto y de la obra.) 
Metymnae a Campo | Excudebat 
Christophorus Lasso Vaca. | Anno 
M. DC. III. 

: Fol. — 291 hs. foliadas, más 8 de prels. y 37 
al fin sin numerar— sign. f , A-Z, Aa-Oo-A-E — 
todas de 8 hs., menos Oo y la últ., que son 
de 4 — á 2 columnas. 

Fort. — V. en bl. — Tasa (164 pliegos á 4 ma- 
ravedís): Valladolid, 29 Julio 1603.— Erratas 



(Dr. Alonso V^aca de Sanctiago) : Vallado- 
lid, 28 Junio 1603. — Priv. por diez años al au- 
tor, ahogado en la nuestra Audiencia y Chan- 
cilleria de Valladolid^ que reside en Medina 
del Campo: Valladolid, 10 Agosto 1601. — De- 
dicatoria suscrita por el autor. — «Ad lecto- 
rem. — Joannis Autonii de Herrera (i), iuris 
utriusque professoris, in libri, Licentiati Fran- 
cisci Muñosii de Escobar laudem, Epigram- 
m^. — Index capitulorum. — Index computatio- 
numquae in hoc secundo Tomo continentur.» — 
Texto (el Tratado de Computaciones empieza 
en el fol. 239). — P. en bl. — Colofón primero. — 
P. en bl.— «Index rerum et sententiarum.»— ' 
Segundo Colofón. — P. en bl. 

El autor llama á su obra Lucuhrationum 
mearum primiiias. 

Index rerum: 

«Libro magistrali vulgo dictus libro de caxa 
non habenti omnes parcellas jornalis vulgo del 
borrador ó manual an fides in rationibus so- 
ciorumsitadhibenda, capitulo 10. numero 36.» 

Trae además varias resoluciones sobre las 
operaciones y libros de los banqueros, cam- 
biantes y mercaderes. 

Primera edición. La segunda,«Lermae Apud 
Joannem Baptistam Varesium, 1619, fué el 
segundo libro que se publicó en la imprenta 
que en dicha población estableció D. Frandsco 
Gómez de Sandoval y Rojas, Duque de Lerma, 
al cual en 9 de Febrero de 161 8 se le concedió 
privilegio perpetuo para imprimir varios li- 
bros (uno de ellos el presente), de los cuales 
al presente no ay Autor. 

(Bib. de la Universidad Central) 



261.— Pérez (Antonio). 

Apvntamientos | de todos los | Ser- 
mones Domi- I nicales, y Sanctorales | 
de_ primero de Ueziembre, y de Ad- 
uiéto, I hasta vltimo de Febrero, y 
principio I de Quaresma. | Predicados 
en la Universidad de | Salamanca, 
por el P. M. Fr. Antonio Pérez, de la 



(I) Hijo del Dr. Cristóbal Péreí de Herrera, 



33u 1 

Orden de S. Benito, Re- ] gente del 
Insigne Collegio de S. Vicente de Sa- 
lamanca, y Calificador | del Sancto 
Officio de la Inquisición. | Al R-""* P.* | 
Maestro F. Alonso de Corral, | Gene- 
ral de S. Benito. (Cruz grabada en co- 
bre.) Con Priuilegios de Castilla, Ara- 
gón, y Portugal. I En Medina del Cam- 
po, I Por Christoual Lasso Vaca, y 
Francisco Garcia | Año M.DC.III. 

4,"— 355 hs. foliadas, más 8 de prels. y 33 al 
fin sin numerar- -sigii. í, A-Z, Aa-Yy, A-B, 
5-5? — todas de 8 hs., menos Yy, que es de 4. 

Port.— V. en bl,— Tasa (á 3'/» maravedís 
cada pliego): Valladolíd, 1 2 Diciembre 1 603.— 
Erratas (Dr. Alonso Vaca de Santiago).— Cen- 
' sura de Fr. Antonio Xuárez: Monasterio de 
San Pedro de Cárdena, 18 Septiembre 1603. — 
Lie. del General de San Benito: San Pedro 
de Cárdena, 18 Septiembre 1603. — Censura 
de Fr. Gregorio Ruiz; San Francisco de Va- 
lladolid, 6 Octubre 1603.— Priv. al autor por 
diez años: Ventosilla, 15 Octubre 1603, — De- 
dicatoria suscrita por el autor. — Prólogo al 
lector, — P. en bl. —Texto.— Protestación de 
fe. — P. y h. en bl.^Tabla de los sermones y 
de los temas. — P. en bl. — Tabla de los lugares 
de escritura. — Tabla de cosas notables. 

Prólogo al lector: 

«Pro y contra tiene (Chrisiiano Lector) el 
haber sermonarios irnpressos en Romance, 
Atento que si por una parte son muy á pro- 
posito para enriquecer nuestra lengua, deposi- 
tando en ella lús tesoros y mineros del pul- 
pito por otra son muy Je peligro, assi para 

los Predicadoras, couio para los oyentes: pues 
pueden dormir los unos en quanto no predi- 
can, y los otros e;i quanto los predican con el 
presupuesto y seguro que alli se tienen los 
sermones pintados y dcleireadus para cada 
y quando quisieren. 

»Con todo esso por lo que tienen estos mis 
sermones (y los demás que hasta cumpli- 
miento del año, para de tres en tres meses sa- 
care con el favor de Dios) de predicados á tan 
eminente auditorio como el de Salamanca, 



diría yo, que de tal manera cumplen con las 
utilidades de la primera parte, que salvan los 
inconvenientes de la segunda. Pues trabajado 
para gente docta, pide para ser entendido (aun 
de los muy entendidos) singular estudio y 
cuidado.» 

Primera edición de esta primera parte. " 
El autor , obligado á dar mayor extensión á 
sus discursos, no pudo cumplir su promesa de 
dar un tomo cada trimestre, y completó la 
obra publicando en 1608 el tomo 11, en Barce- 
lona, por Sebastián de Cormellas, con el nom- 
bre de Apuntamiení'is QiiadragessimaUs desdf 
Miercolesíie Ceniza hasta la Dominica tercera/ 
é[iomou\,t\Kv\3iáoApunlamientos Quadrages- 
simales desde el Domingo tercero de Qtiaresma 
hasta el Viernes de Lázaro, se publicó en Va- 
lladolid, ai\o 1610, por Christoval Lasso, y 
el IV, con el título de Tercera parte de los 
Apuntamientos Qiiadragessimales desde el 
Viernes de Lázaro hasta la mañana de Resu- 
rrección, se publicó también este mismo afto 
en Valtadolíd, por Juan Godínez. 

(Uib. de San Isidro.J 



262.— Prado (Andrés). 

Farsa nueuamente compuesta | lla- 
mada Cornelia, en la qual se introdu- 
zen las personas si- ] guientes. Un 
pastor llamado Benito, y otro lla- 
mado I Antón, y vn ruñan llamado 
Pandulfo, y vna | moía llamada Cor- 
nelia: y vn escudero su | enamorado. 
Donde ay cosas bien | apazibles para 
oyr. Hecha | por Andrés prado [ Es- 
tudiante, I Impressa con licencia, en 
Medina del campo: por luán | Gudi- 
nez, de Millis. Afto 1603. 

(Siguen cinco figuras, que representan los 
interlocutores, con sus nombres encima.) 



4.°— letra gótica — 4 hs. 
tura A— á 2 columnas. 



1 foliar — signa- 



Port. (ácontinuación del título y de las cinco 



para mañana sera 

el profeta sant pestojo 

t sino vos toma enojo 

el otro se ayunara 

y después 

las mozas ayunareis 

al santo descalabrado 

y mira que es gran pecado 

si asi no lo hacéis 

pues leer 

se mas que un gran bachiller 

a. b. c. del redondillo 

sube el otro al tabladillo 

y aun mas y mas se hazer 

delletrear pues también lo se 

mostrad 

ro a ra que dirá 

borrica 

en el lugar no ay mi par 

pues sin tardar 

quiero luego comenzar 

sin deciros mas arenga 
a sembrar aqui vn abar 

porque si ay mucho tardar 
podría ser la noche venga 

I sin dubdar 

quieres aqui para arar 

dos cregos o dos fraylazos 

que siempre andan tan gordazos 

que se quieren rebeniar 

ya esta arado 

hora estáte tu cayado 

comienzo en nombre de dios 

dios las guarde de nublado 

y de turbión denodado 

y de toda ira de dios 

y también 

me las guarde sentaren 

de las mozas berriondas 

que siempre andan cachondas 

deseando que las den 

que rozar 

también las quiera guardar 

de cieruos y de ganado 

ora me quiero callar 

que veo por acullá entrad 

un zagal muy entonado 

C Entra pandulfo el iu6an. 



En todo soy prosperado 

llamarme quiero dichoso 

porque quanto he comentado 

todo lo he bien acabado 

a mi placer y reposo 

I sin dudar 

aqui tengo de esperar 

la moza que me ha llamado 

que sino quiso burlar 

a la fuente o a labar 

se que verna muy priado 

mas mejor 

voto a flos ay esta un pastor 

llegar quiero y preguntar 



He. Llegays vos acá señor 
que os abrasays por la calle 
I no conmigo. 

PANDULFO. 

Oyes pastor dime amigo 

viste por aqui pasar 

una moza di a quien digo. 



Que si me duele el ombligo 
no señor a mi pensar. 



Buena cosa 

que si viste una hermosa 

aora por aqui pasar. 



Cuerpo de ños con tal cosa 
no ves que siembro un habar. 

PANDULFO. 

Que placer 

Y sordo debes de ser 

por Dios yo traigo buen tino 

ven acá hazme enterar 

a pasado una mujer 

aora por este camino. 



n.r* 



1603 



338 



BENITO. 



Que si ay por aquí tocino 
si ay a fé y aun puerco fresco. 



PANDULFO. 



Esto yo me lo merezco 
por hablar con tal villano 
ven acá pastor hermano 
habla en seso fé de Dios. 



BENrro. 

He y decis que si estoy sano 
de salud que os guarde Dios. 

PANDULFO. 

Pese a tal 

con hombre tan animal 

reniego de tal alhaja. 

BENITO. 

Si señor cebada y paja 
y buena cama y corral. 

PANDULFO. 

Sin dubdar 

es mejor yrle a buscar 

que estar con este villano 

irme quiero sin tardar 

tu queda con dios hermano. 

C Aquí se va el Rufián y queda Benito. 
BENITO. 

O buen grado 

Jesús como me he holgado 

en helle un poco rabiar 

y pues he bien negociado 

quiero pardiez muy priado 

santiguar bien mi habar. 

yo ruego a dios verdadero 

que de las mozas me guarde 

que si vaíi al labadero 

será alli su rozadero 

a la mañana y a la tarde. 

Aquí entra Cornelia con un cántaro a la cabeza. 



Cantando dice Benito. 
BENTTO. 

En hora buena vengáis 

cantadera 

de do venis á do vays 

muy temprano lo tomays 

que ahora dan dentera 

ha hermana. 

son cas que sois muy galana 

soys pyos Barbóla o Llocia 

pues juro a nos sois Ana 

o lia polida Mencia. 

CORNELIA. 

Por tu vida 

que te parezco polida. 

BENrro. 
Si yo vos jure a sant bras. 

CORNELIA. 

Pues como y torno por mas 

me llame toda mi vida. 

Tu pastor 

dime aora por mi amor 

como te sueles llamar 

que hablas con tal primor 

que en verdad que he gran sabor. 

de contigo razonar. 

BENFTO. • 

Por sant pito 

que a mi me llaman Benito 
hijo de Juan del villar 
y que todo me derrito 
por no tener un cabrito 
gentil zagala que os dar. 



CORNELIA. 



Para que. 



BENITO. 

Par Dios para su merced. 

CORNELIA. 

No me hagas mas tardar 
son quédate por tu fé. 
Por aqui tornaré 
por verte un poco hablar. 



Mas par Dios 

que mas quisierades vos 

algo para de camino 

pues nos vays que jurianos 

retozaremos los dos 

hasta que uno pierda el tino. 



Que quisiera 

No pienses que soy quien quiera 

no te atreuas tal hablar 

se que no soy cantonera 

no hables dessa manera 

que te haré castigar. 



Que y reñis. 

par dios que me pareceys 
señora de buen fregado 
espera que no os yreys 
que primero me dareys 
si quereys un abrazado. 

COKNKLIA. 

Ha dirá el niochoii 
apártate neciarron 
mira en que entiende el grosero. 

PANDIJLKO. 

Pues a do lleva el camino. 

BSCUnERO. 

Mi seftor pues le he topado 

contarte quiero de grado 

lo que me trae muy sin lino 

y sabrás 

que habrá un mes o poco mas 

que a una mo/.a puedo amar 

y amóla muy sin compás. 

mas se que no puedo mas 

y no la debo culpar 

y ahora 

dijome ayer mi seilora 

que en secreto la hablasee. 

t yuala hablar ahora 

y no se quien me aguardase. 



Y eso es 

y desso pena teneys 
mirad en que se detiene 
otro tanto hallareys 
voto a ños que si quereys 
temblar la tierra comuien 
sin dubdar 

si vos quereys espantar 
decid pandulfo es un amigo 
que no ay quien ese hablar 
y a todos hareys costar 
I a ti tomo por testigo. 



Ahora pues 

vamos seflor si quereys. 

PANDULFO. 

Quereys que de un repiquete. 

ESCUDERO. 

Visto esta lo que hacéis. 

PANDULFO. 

Pues si me probays vereys 
como anda la cosa al brete. 

ESCUDERO. 



PANDULFO. 

Vamos no nos detengamos 
dezi en que nos detenemos. 

ESCUDERO. 

No se como lo agamos. 

PANDULFO. 

Vos quereys que la saquemos. 

ESCUDERO. 

Bien sera. 

Eso como se hará 

sin tener mucha reyerta. 

PANIlULfO. 

Quebrar de presto la puerta. 



1603 



335 



t vaya a la putería a ganar 
r quien os ha de enojar. 

ESCUDERO. 

No señor que es moza honrada. 

PANDUI.FO. 

Pese a tal con tal hablar 
después de ella nos hartar 
pagar tiene la posada. 

Aquí llame. 
CORNELIA. 

Quien estay. 

ESCUDERO. 

Yo soy mi señora abri. 

CORNELIA. 

Señor venga enhorabuena 
mire como conosci 
en quanto me vine aqui 
aunque no es cosa muy buena 
de mugeres. 

ESCUDERO. 

Como me mandaste ayer 
vengo a cumplir tu mandado 
por eso manda hacer 
lo que veys ques menester. 

CORNELIA. 

Señor haráse de grado 
mas está aqui mi señora 
muy cerca que nos oyrá. 

ESCUDERO. 

Remedíame matadora. 

CORNELIA. 

Jesús señor que no es ora 

a fé que me matará si tal sabe. 

ESCUDERO. 

Mi vida aquesto no cabe 
no muera tu seruidor. 

CORNFLIA. 

Ay mi dios señor que sabe, 



Entre, que aunque no me alabe 
te tengo de dar fauor. 

ANTÓN. 

A do vays 

hau hau adonde entrays 
sus sus sus a ellos a ellos, 
vos fanfarrón no huyays 
que aunque mas os cambays. 

BENITO. 

No dexes migaja dellos 
antonillo. 

ESCUDERO. 

Que alborotas pastorcillo. 

ANTÜN. 

Que tengo de alborotar, 
que aunque vengays polidillo 
repolido enhoradillo 
alia no teneys de entrar. 

ESCUDERO. 

Calla hermano 
muéstrame tu acá la mano 
mira que me afrentaran. 

BFNITO. 

Todo es esso hablar en vano. 

ANTÓN. 

Benito no seas villano 
y a nos y que nos darán 
por su daño. 

ÜHNITO. 

Dales dales muy mal año 

ESCUDERO. 

Calla pastor por tu vida 
r mira que si me ensaño 
te quitaré don tacaño 
de un solo golpe la vida. 

BENITO. 

Antonillo 

Piénsase este rufianzillo 



que nos chupamos el dedo 
pues no he sido monacillo. 

ANTÓN. 

Déjate ya Benitillo. 

BENITO. 

Dejalle mas no de miedo, 

ESCUDERO. 

Pues pastores 
hazedme tantos fabores 
que mireys si viene alguno. 

AKTON, 

helio hemos de mil amores, 
benito de los señores 
cada qual es importuno 
en concrusion. 

ESCUDERO. 

Mi vida mi corazón 
abrime y a mi querer 
y veréis mi gran pasión. 

CORNELIA. 

Yo quisiera y es razón 
mas sei'kor no puede ser 
que han oydo 
todo lo que ha contescido 
por tanto quedad con dios. 

ESCUDERO. 

Pues tan desdichado he sido 
y pandulfo me há huydo 
el mesmo quede con vos. 

PANDULFO. 

En que estamos 

que es esto no la sacamos. 

ESCUDERO. 

Han oydo la rierta. 

PANDULFO. 

o pese te en eso estamos 
quieres que quiebre la puerta. 

ESCUDKRO. 

No, está quedo. 



Fuistete huyendo de miedo 
i haces fieros y dalle. 



ANTÓN. 

No osaste mucho estar quedo. 



No pienses'fue mal remedio 

tomar el hombre la calle 

que pense 

que la villa se venia 

a enojarnos en un pelo 

I mi pensamiento fué 

oy tantos hechos haré 

que de que hazer al cielo 

y a la tierra 

pensays el hombre que yerra 

en yllos a detener 

pensad que tiene la fierra 

el que me puede tener 

de su vando. 



No te estes mas alabando 
ni tengas tal osadia 
que ello es fanfarrón i a. 



No este nadie murmurando 
sino dime como y cuando 
dixo la moza saldría. 



Oy no ha podido 

mas muy presto ha prometido 

que a todo daría lugar. 

PANDULFO. 

Pues eso muy bueno a sido 
y el regocijo es cumplido 
pues ella esta a tu mandar. 

ESCUDERO. 

Vamonos. 

son holguémonos un poco 

jugaremos dos a dos. 



r, "' 



1 CO.*^ 



00/ 



PANDULFO. 

Bien has dicho juro a nos 
hágase hombre un poco loco 
y holguemos. 

BENITO. 

A que juego jugaremos. 

ANTÓN. 

Al en el soto esta la pega. 

BKNITO. 

Aquesse no le sabemos 

son par dios anton juguemos 

si quies la gallina ciega. 

ANTÓN. 

Si a la fe 

Ahora sus yo dormiré 

y holguémonos un poco. 

PANDULFO. 

Yo también me holgaré. 

HENITO. 

Pues descalzaos el zapato 
sin tardar. 

Anton bien te has de tapar 
y en nombre de dios yo mojo 

KSCITDKRO. 

Pues yo también sin tardar. 

FANDULFO. 

Yo también voy a mojar. 

ESCUDHRO. 

Pues a todos os remojo 
sus llama 



BENITO. 



Zapato aqui. 

PANDULFO. 

Zapato acá. 

BENITO. 

Mirame Anton acá esto. 



ES'^UDERO. 



Qapato allí <^apato allí. 



BFNITO. 



Llega, llega, que ay está. 
Juro a sant bras que le dio. 

ANTÓN. 

Apelar apelar. 

Aquí se \'an todos y queda el Hsrudero solo 1 dice anssí. 

KSrUDEKO. 

Mandarnos han perdonar 
todo lo que hemos errado 
que con desseo de agradar 
quisimos representar 
el auto que es ya acabado. 

FIN'.» 

Fernández de Moratín menciona esta farsa 
en el núm. 59 de los Orígenes^ aunque refi- 
riéndose á una edición medinense hecha por 
Juan Godínez de Millis en 1537. Por loque 
toca al impresor debe haber equivocación, pues 
Juan Godínez de Millis no imprimió en Me- 
dina hasta el año T603, aunque haya libros 
impresos por él en Valladolid desde el año 
1399» y pof ^o QU^ s^ refiere á la fecha, nos in- 
clinamos á creer que pudo existir alguna im- 
presión de la primera mitad del siglo xvi, 
pues el lenguaje, harto desvergonzado, no des- 
dice del que en dicha época se empleaba en 
esta clase de composiciones. 

Algunas de las figuras grabadas en la por- 
tada se corresponden con las empleadas en la 
Farsa del matrimonio de Sánchez de Badajoz, 
impresa por el mismo tipógrafo y en este mis- 
mo año, en Medina del Campo. 

Gallardo describe esta misma edición, aun- 
que asignándole la fecha de 1553; pero la C gó- 
tica del numeral del colofón es tan fácil de 
confundir con una L, que no es extraño se 
haya lomado por tal, dando lugar á la varia- 
ción de la fecha. 

CRib. Nacional.) 



338 I( 

263. —Rodrigo Alonso (Juan de). 

Comedia, echa por luán de Rodrigo I 
Alonso, vezino de la Ciudad de Sego- 
uia, en la qual por | interlocution de 
diuersas personas en metro se de- | 
clara la historia de Sancta Susanna a la 
letra, | la qual en la persecution clara- 
mente I parecerá. Los interlocutores 1 
s6n los siguientes. | Impressa con li- 
cencia, en Medina del campo: por 
luán I Gudinez de Millis, año. 1603. 
(Tres figuras íjrabadas en madera: dos 
damas y un galán.) Sancta Susanna. | 
Sus Donzellas, | Su padre Elchias. | 
Sil madre. | Joachin su marido. | Dos 
criados suyos. | Boz popular. | Los dos 
únicos viejos. | Sus dos ministros. | 
Los dos sustitutos. I Daniel. | Carce- 
lero. I Pregonero. | Y el pastor q hace 
la entrada. 

4," — 8 hs. sin foliar — sign, A — de letra re- 
donda el título y pie de imprenta; lo demás de 
la portada, y todo el texto, de letra gótica — i 
2 columnas. 

Empieza al verso de la portada : 



Dome a Dios q gasajado 
y que huerte regozijo 

que oy muestra según coUko 
la gente dcste poblado 
o quien fuera quillotrado 
como cada qual gar^n 
para ber a la sazón 
cosas de zagal chapado 
por san junto verdadero 
si tuuiera acá el garzón 
carapuza y camisson 
calleas cinto con su ésquero 
que yo tengo dominguero 
y mi sayo de chingletas 
oy diera mil zapatetas 
con un son bien saltadero 
hora pues aunque hombre ve" 
con este pobre aparato 



acuerdo d'olgarme un rato 
oy acá aunque me detenga 
o si acá estuviera menga 
mi esposa y como se holgara 

y que de cosas llevara 
que contar alia en reuenga, 
no puedo pensar que sea 
ni lo llotra mi sentido 
si es quii;a que oy ha venido 
a desposar a matea 
no se si dubda ni crea 
en tal caso pues están 
con prazer junta oy por san 
la gente de aquesta aldea 
no puedo determinar 
que pueda ser mas q muerto 
si es qui^a, no se si es cierto 
ha venido a predicar 
oy por dicha a este lugar 
alg