(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "La vida de Vasco Núñez de Balboa"

Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as pan of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commcrcial parties, including placing technical restrictions on automatcd qucrying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send aulomated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ A/íJí/iííJí/i íJíírí&Hííon The Google "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct andhclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any speciflc use of 
any speciflc book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite seveie. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full icxi of this book on the web 

at jhttp : //books . google . com/| 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesdmonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares; 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http://books .google .comí 




^ ^ 




We take pleasure in present- 
ing you with this book, hoping 
that you may find an oppomi* 
nity to review it ín an early iasue 
of your pubbcatíoa We ahall 
appredate your courtcsy in mcn' 
tioning, in any review you noy 
prínt, the ñame of thc pubtiaben 
and the pricc 

WiU you kind]y aenj m a 
copy of your review wtai « i» 
printed? 

GINN AND COháPASY 

29 Beacon Street - - Bomm 

Ia Vida de Vaeeo WúBez d« 

Balboa: ^'"^i tm 
Edltel tj oeo. O- VrtmmU 
^i°« 69 e«tt 




. T 



^-\ 





LA VIDA DE 
^ VASCO NUÑEZ DE MLBOA 




POR 



D. MANUEL JOSÉ QUINTANA 



Edited with Notes and Vocabuláry 

BY 

GEORGE GRIFFIN BROWNELL 

PROFBSSOK OP ROMANCE LANGUAGBS, UNIVBRSITY OP ALABAMA 



V 





J • •• • • -*, 



* * « * 



• ■« • * *• 









• » 







GINN AND COMPANY 

BOSTON • NEW YORK • CHICAGO • LONDON 



í- 








THE NEW YORK 

PUBLIC LIBRARY 

ASTOn, LENOX AND 

TiLD&N FOUNDATIONS 

R 1915 L 



COPYRIGHT, 1914, BY 
GEORGE GRIFFIN BROWNELL 



ALL RIGHTS RESERVED 



514.I 



•-I • 



• _• 






• •• 



• • 



>• •• 

• • •< 






• • • 

• •• • 

• • • 
••• • 



GINN AND COMPANY» PRO 
PRIETORS • BOSTON • U.S.A. 



CONTENTS 



PAGE 

INTRODUCTION v 

TEXT I 

NOTES 55 

VOCABULARY 67 



j j 



'' 3 



e- . c. •- o. > ■;■» . , :-, Te 



^ ' -■ 



... Sí'»,'» *^*^ 

, . » ' • J 5 , 

j - J J J ^ J 

■ ' . '^ ■■ 

< j . ' ■• -> j 



•■9 

m 



• • 



• • 












• • 









• •• • • 



c* 

* 

• • • • 

c • 



• • 



• • •• 

k • 
t •• 






•« 









•* 



• • ■ 



» • 



•• • «• • • 

. I» « » « 

• « * 4 * 



* 



• ••• 




? 



INTRODUCTION 

Manuel José Quintana (1772-185 7), the author of this book, 
holds a warm place in the Spanish heart to-day on account of 
the intense zeal and devotion which, throughout a long Ufe, he 
exhibited for his native land. All of his writings breathe out 
the spirit of patriotism. His martial odes, especially his tall to 
arms against the Napoleonic invader ("Al armamento de las 
provincias españolas contra los Franceses," July, 1808), have 
gained for him the ñame of the Spanish Tyrtseus. His prose 
biographies of illustrious Spaniards (" Vidas de los Españoles 
célebres V) entitle him to be called the Spanish Plutarch. The 
whole-hearted services which he rendered to his country dur- 
ing the revolution of 1808 brought upon him an imprisonment 
in the fortress of Pamplona (18 14-1820), while later he suf- 
f ered banishment to Estremadura (1823-1828). The remainder 
of his life was passed at the capital, where, two years before 
his death, he received the poet's crown from the hands of his 
sovereign, being the first Spaniard to receive this honor. 

In the " Vidas " Quintana endeavored to present to his com- 
patriots, in a form that they would read, a historical series of 
the lives of Spain's great men of action, hoping thus to inspire 
them with a love for their country's glorious past. Owing, how- 
ever, to the stormy events of the author's middle life, the series 
was never completed. A first volume appeared in 1807, con- 
taining the lives of '' El Cid Campeador," " Guzmán el Bueno," 
" Roger de Lauria," " El Principe de Viana," and " Gonzalo de 
Córdoba." Twenty-three years later the lives of " Vasco Nüñez 
de Balboa " and " Francisco Pizarro " were published, to which 



vi VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

were added in 1833 those of " Alvaro de Luna" and " Barto- 
lomé de las Casas." In 1852 these Uves, together with the best 
of Quintana's other writings, were collected in the nineteenth 
volume of the " Biblioteca de autores españoles," where they 
are most conveniently found at present. This is the text here 
foUowed, with modemized accentuation and with the omission 
of a few lines. The story of Vasco Niíñez de Balboa is nar- 
rated in a clear and pleasing style which holds the attention with 
all the charm of a fictitious tale, while his chivalrous adventures 
upon the Isthmus of Panamá have just now an especial interest 
for the American student. The book is suitable for first-year 
classes. With it should be read the life of Balboa by Washing- 
ton Irving, published in his " Voyages and Discoveries of the 
Companions of Columbus." Quintana*s work appeared, curi- 
ously enough, while that of Irving was in press. William H. 
Prescott, remarking upon this coincidence, says : " The memo- 
rable adventures of Vasco Nüñez de Balboa have beeri recorded 
by Quintana and by Irving in his Companions of Columbus. — 
It is rare that the life of an individual has formed the subject 
of two such elegant memorials, produced at nearly the same 
time, and in different languages, without any communication 
between the authors." The two biographies are of about the 
same length, and well illustrate the difference in treatment of 
the same subject by two fine stylists, having almost identical 
sources. An extensive account of the life and fortunes of Balboa 
may also be found in the following easily accessible works : 
"The Spanish Conquest of America," by Sir Arthur Helps, 
volume I; "The History of Central America," by Hubert Howe 
Bancroft, volume I; "The Discovery of America," by John 
Fiske, volume 11. These all contain maps. " The History of 
the Reign of Ferdinand and Isabella," by William H. Prescott, 
treats of affairs at court during the early history of the New 
World, and throws light upon many of the important characters 
and events. 



INTRODUCTION vii 

Besides the historíans already named (see also the notes to 
2 20, 27 12, 32 2, 39 6), three others may be mentioned, from whose 
works Quintana drew freely in preparing the present narrative. 

Francisco López de Gomara (1510-?), whose "Historia 
general de las Indias," first published at Saragossa in 1552, may 
now be conveniently consulted in the twenty-second volume of 
the "Biblioteca de autores españoles," was chaplain to Hernando 
Cortés, although he is supposed néver to have visited the New 
World. Much of his material is taken from Oviedo. He is not 
always reliable, yet he writes with elegance, and his work forms 
curious and pleasing reading. 

Antonio Herrera de Tordesillas (15 49 -1625), historian of 
the Indies under Philip H, Philip III, and Philip IV, had access 
to all known documents for the compilation of his monumental 
work, which was published at Madrid (1601-1615) under the 
title " Historia general de los hechos de los castellanos en las 
islas i Tierra-Firme del mar océano." This book is fuU of care- 
less errors, yet it is of great valué on account of the material 
which it contains. It is arranged chronologically, however, and 
forms tedious reading. 

Martín Fernández de Navarrete (i 765-1844), for many years 
the chief naval authority of Spain, was commissioned by Carlos 
IV to examine the archives and manuscripts relating to Spanish 
maritime history. He thus became acquainted with numerous 
original documents, which form the basis of his celebrated work, 
" Colección de los viages y descubrimientos que hicieron por 
mar los Españoles desde fines del siglo XV," published in five 
volumes, at Madrid, 1825-1837. The third volume, published 
in 1829, is one of the principal sources of informa tion concem- 
ing the early affairs of Darien. While Prescott and Irving were 
writing their histories, Navarrete, then director of the Royal 
Academy of History, generously placed his manuscripts at their 
disposal. His history, invaluable to the student, is clumsily 
written, and will not hold the interest of the general reader. 



.^ -•'^ 



VASCO NUNEZ DE BALBOA 



Eran pasados ya doce años desde que Colón había descubierto 
la tierra firme de América, y todavía los españoles no terfían en 
ella ningún establecimiento permanente. Aquel gran navegante, 
que primero en 1498 recorrió y visitó el nuevo continente por 
las costas de Paria y Cumaná, intentó cuatro años después po- 5 
blar en la de Veragua. Pero la imprudencia de sus compañe- 
ros, ayudada de la ferocidad indomable de los indios, le privó 
de esta gloria ; y aquellos pobladores, desamparando la colonia 
tan luego como empezaron a fundarla, tuvieron que abandonar 
la empresa a otros aventureros más felices. 10 

Ya antes, en 1501, había Rodrigo de Bastidas recorrido las 
costas de Cumaná y Cartagena sin ánimo de poblar, y solo con 
el intento de comerciar pacíficamente con los naturales. Des- 
pués Alonso de Ojeda, aventurero más célebre que Bastidas, 
compañero de Colón, y uno de los españoles más señalados 15 
por la audacia y tenacidad de su carácter, visitó también los 
mismos parajes, contrató con los indios, y no pudo, aunque lo 
intentó, establecerse en el golfo de Urabá, descubierto anterior- 
mente por Bastidas. Pero los contratiempos que había experi- 
mentado en las dos primeras tentativas no le retrajeron de su 20 
propósito, y tercera vez quiso probar fortuna. Él y Diego de 
Nicuesa fueron a un mismo tiempo autorizados por Femando 
el Católico para poblar y gobernar en la costa firme de América, 
señalándose por límites de sus jurisdicciones respectivas, a Ojeda 
desde el cabo de la Vela hasta la mitad del golfo de Urabá, y 25 
a Nicuesa desde allí hasta el cabo de Gracias-a-Dios. Las dos 
expediciones salieron primero de España, y después de Santo 
Domingo, casi a un mismo tiempo. Iba delantero Ojeda, que 

I 



2 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

arríbando a Cartagena perdió en diversos encuentros con los 
indios muchos de sus compañeros, y tuvo que dar la vela para 
el golfo, en donde entró buscando el río Darién, célebre ya en- 
tonces por las riquezas que según fama llevaba. Mas no siendo 
5 hallado entonces, determinó Ojeda fundar sobre los cerros al 
oriente de la ensenada un pueblo, que se llamó San Sebastián 
(1510) y fué el segundo que se asentó por manos europeas en 
el continente americano. 

Su suerte, sin embargo, iba a ser igual a la del primero. Sin 

10 provisiones para subsistir mucho tiempo, sin paciencia y sin 
costumbre de cultivar, los españoles no podían mantenerse sino 
a fuerza de correrías. Recurso incierto, y más que incierto, 
peligroso, porque los indios del país, naturalmente feroces y 
guerreros, no sólo se defendían casi siempre con ventaja, sino 

1 5 que, terribles con sus flechas enherboladas, los asaltaban a cada 
momento sin dejarlos reposar. Los bastimentos se acababan, la 
gente se disminuía con la fatiga y el hambre, y todos desalen- 
tados y abatidos con tanto contratiempo, no veían otro término 
a su miseria que la muerte, ni otro modo de evitarla que la fuga. 

20 La única esperanza de Ojeda era la llegada de Martín Fernández 
de Enciso, un letrado asociado a su empresa, que se había que- 
dado en la isla Española preparando un navio para seguirle. Pero 
Enciso no llegaba, y los castellanos, descontentos y casi amoti- 
nados, precisaban a su capitán a tomar algún partido. Acordó 

25 pues salir él mismo a activar la venida del socorro, dejando el 
mando en su ausencia, o hasta tanto que llegase Enciso, a aquel 
Francisco Pizarro que después se señaló con tanta gloria y terror 
en el descubrimiento y conquista de las regiones del sur. Dio 
palabra de volver antes de cincuenta días, y les dijo que si no pa- 

30 recia en aquel tiempo despoblasen y se fuesen adonde mejor les 
pareciese. Esto dispuesto, se embarcó para la Española, perdió 
el rumbo y fué a dar en Cuba, y por una serie de aventuras cuya 
exposición no es de este lugar, pasó al fin a Santo Domingo, en 
donde murió de allí a pocos años pobre y miserablemente. 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 3 

Entre tanto los españoles de San Sebastián, viendo pasar los 
cincuenta días de plazo sin llegarles socorro alguno, determina- 
ron embarcarse en dos bergantines y volverse a la Española. 
De doscientos y más que eran cuando salieron con Ojeda, esta- 
ban entonces reducidos a sesenta. Mas estos sesenta no cabían 5 
en aquellos buques, y tuvieron que aguardar a que la hambre 
y la miseria los redujese a menos. No tardó esto en suceder, y 
entonces se embarcaron. El mar se sorbió al instante uno de 
los dos navichuelos: Pizarro, atemorizado, huyó a guarecerse 
en Cartagena, en cuyo puerto entraba cuando descubrió a lo 10 
lejos la nave de Enciso, que acompañada de un bergantín venía 
hacia ellos. Esperóla, y Enciso, a quien por el título de alcalde 
mayor que tenía de Ojeda competía el mando en su ausencia, 
le reasumió y ordenó dar la vela para Urabá. Resistíanse aque- 
llos infelices a arrostrar otra vez los trabajos y las miserias que 15 
habían allí sufrido ; pero Enciso, parte con autoridad, parte con 
halagos, los hizo al cabo ceder a pesar de su repugnancia. Lle- 
vaba consigo ciento y cincuenta hombres, doce yeguas, algu- 
nos caballos, armas y buena provisión de bastimentos. Llegar 
empero a Urabá y descubrirse al instante con nuevos infortu- 20 
nios que aquel país no consentía europeos, todo fué uno. La 
nave de Enciso dio en un bajío y fué en un momento hecha 
pedazos, perdiéndose casi cuanto en ella venía, menos los 
hombres, que se salvaron desnudos. La fortaleza y casas que 
habían antes construido estaban reducidas a cenizas. Los indios, 25 
ciertos ya de su ventaja y de la flaqueza de sus enemigos, los 
esperaban y los acometían con una audacia y una arrogancia 
que no dejaba lugar ni a la paz ni a la reducción. Volvieron 
pues las voces de volverse a la Española: «dejemos, decían, 
estas costas mortíferas, de donde el mar, la tierra, el cielo y los 30 
hombres nos rechazan.» Nadie profería palabras que no fuesen 
de desaliento, ni otros consejos que de pusilanimidad y de fuga. 
Segunda vez iba a ser abandonado el establecimiento, y acaso 
para siempre, si en aquella consternación general no hubiera 



4 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

aparecido en medio de ellos un hombre que entonces con su 
aviso volvió a todos el ánimo y la esperanza, y después con 
su esfuerzo y sus talentos dio consistencia y lustre a la vacilante 
colonia. 
5 «Yo me acuerdo, dijo Vasco Nüñez de Balboa, que los años 
pasados, viniendo por esta costa con Rodrigo de Bastidas a 
descubrir, entramos en este golfo, y a la parte del occidente 
saltamos en tierra, donde encontramos un gran río, y a su orilla 
opuesta vimos un pueblo asentado en tierra fresca y abundante, 

lo y habitado por gente que no ponía yerba en sus flechas.» Con 
estas palabras, como resucitando de muerte a vida, todos toman 
nuevo aliento, y siguiendo en número de ciento a Enciso y a 
Balboa, saltan en los bergantines, atraviesan el golfo, y buscan 
en la costa opuesta la tierra amiga que se les anunciaba. El 

15 río, el lugar y el país se hallaron tales como los había pintado 
Vasco Núñez, y el pueblo fuera al instante ocupado por los 
españoles a no salirles al encuentro los indios, que habiendo 
puesto en salvo sus mejores efectos y sus familias se situaron 
en un cerro y animosamente los esperaron. 

20 Eran hasta quinientos hombres de guerra, y al frente de 
ellos Cemaco, su cacique, hombre resuelto y tenaz, dispuesto 
a defender su tierra a todo trance contra aquella nube de 
advenedizos. Temieron los españoles el éxito de la batalla, y 
encomendándose al cielo, ofrecieron si conseguían la victoria 

25 dar al pueblo que edificasen en aquel país el nombre de Santa 
María de la Antigua, una imagen en Sevilla de gran veneración. 
Hizo además Enciso jurar a todos mantener su puesto a muerte 
o a vida sin volver la espalda, y hechas estas prevenciones, 
dio la señal de la batalla. Levantan al instante el grito, y con 

30 ímpetu terrible se arrojan sobre los indios, que con no menor 
ánimo los recibieron. Pero los españoles peleaban como deses- 
perados, y las armas desiguales con que combatían no deja- 
ron durar mucho tiempo la refriega, que fué terminada con el 
estrago y fuga de los salvajes despavoridos. Los españoles, 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 5 

alegres con su triunfo, entraron en el pueblo, donde hallaron 
muchas preseas de oro fino y abundancia de provisiones y 
ropas de algodón. Corrieron después la tierra, hallaron en los 
cañaverales del río todos los efectos preciosos que los indios 
habían allí ocultado; y hechos cautivos los pocos que no pu- $ 
dieron escapar, sentaron tranquilamente su dominación. Envió 
en seguida Enciso por los españoles que había dejado en la 
banda oriental del golfo, y todos contentos y esperanzados se 
pusieron a fundar la villa, que segün el voto hecho antes de 
la batalla se llamó Santa María de la Antigua del Darién. lo 

La conducta de Enciso en estos principios no era desmerece- 
dora del mando y autoridad que ejercía. Pero doce mil pesos, 
a que asjcendía el oro de los despojados, habían excitado en sus 
compañeros la codicia y la esperanza, y él imprudentemente 
prohibiendo con pena de la vida que nadie contratase con los 15 
indios, contradecía de un modo extraño estas dos pasiones, las 
más fuertes de aquellos aventureros. «Es un avaro, decían, que 
quiere para sí solo toda la utilidad de los rescates, y abusa en 
perjuicio nuestro de una autoridad que no le corresponde. 
Puestos ya como estamos fuera de los límites asignados a la 20 
jurisdicción de Ojeda, el mando de su alcaldía mayor es nulo y 
nuestra obediencia también.» Señalábase en este bando de 
oposición Vasco Niíñez, a quien la traslación de la colonia había 
ganado crédito entre los más valientes y atrevidos. .Acorde 
pues la mayor parte en su propósito, quitaron el mando a En- 25 
ciso y determinaron proveerse de un gobierno municipal, formar 
un cabildo, crear regidores, nombrar alcaldes, y procediéndose 
a la elección, recayeron las varas de justicia en Martín Zamudio 
y en Balboa. 

Los bandos sin embargo no sosegaron con este arreglo. 30 
Todavía el partido de Enciso decía que no estaban bien sin una 
cabeza, y quería que lo fuese él ; otros decían que pues se ha- 
llaban en la jurisdicción de Diego de Nicuesa, se le enviase a lla- 
mar y se sujetasen a su mando ; otros en fin, y estos entonces 



6 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

eran los más fuertes, insistían en que el gobierno que se 
había formado era bueno, y que en caso de dar el mando a 
uno solo, Balboa era mejor para mandarlos que otro general 
cualquiera. 
5 En estas contestaciones se hallaban cuando de repente oyen 
atronarse el golfo con los tiros que resonaban a la parte oriental 
de él. Vieron también ahumadas como de gente que hacía 
señales, y ellos respondieron con otras semejantes. De allí a 
poco vino a ellos Diego Enríquez de Colmenares, que con dos 

I o navios cargados de bastimentos, armas y municiones, y con 
sesenta hombres había salido de la Española en busca de Diego 
de Nicuesa. Echado por las tormentas a la costa de Santa 
Marta, donde los indios le mataron bastante numero de sus 
compañeros, con los restantes bajó al golfo de Urabá a tomar 

15 lengua de Nicuesa, y como no halló a ninguno de los com- 
pañeros de Ojeda en el sitio donde pensaba, tomó el arbitrio 
de disparar la artillería y hacer ahumadas para ver si se le 
respondía de alguna parte. Las ahumadas y tiros del Darién 
dirigieron su rumbo a la Antigua, donde preguntando por la 

20 suerte de Nicuesa y no sabiéndosela decir nadie, acordó dete- 
nerse y repartir con los que allí estaban los bastimentos y armas 
que traía. Esta liberalidad le ganó los ánimos y le dio en la 
villa crédito bastante para hacer preponderar el dictamen de los 
que querían se llamase a Nicuesa para que los gobernase. Así 

2$ se acordó en cabildo, y en seguida fueron diputados para el 
mensaje el mismo Colmenares con Diego de Albitez y Diego 
del Corral, los cuales se embarcaron al instante y se dirigieron 
a la costa de Veragua en demanda de Nicuesa. 

Con cinco navios y dos bergantines montados de cerca de 

30 ochocientos hombres había salido de Santo Domingo este des- 
cubridor muy poco después de Ojeda, como ya se dijo arriba. 
Alcanzóle en Cartagena, ayudóle en sus refriegas con los indios 
y después se separaron uno de otro para ir a sus gobernaciones 
respectivas. Las diferentes aventuras y las plagas funestas que 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 7 

cayeron sobre el triste Nicuesa, desde que empezó a costear las 
regiones sujetas a su mando, forman el cuento más lastimoso, 
y al mismo tiempo el más terrible para escarmiento de la codicia 
y de la imprevisión humana. Pero como no son de nuestro 
propósito, baste decir que de todo aquel poderoso armamento, 5 
con que parecía iba a dar la ley al istmo de América y a todos 
los países convecinos, no le quedaban al cabo de pocos meses 
más que sesenta hombres, los cuales, miserablemente fijados 
en Nombre-de-Dios, a seis leguas de Portobelo, esperaban la 
muerte por instantes, faltos y desesperados de todo recurso. En 10 
tal situación llegó Colmenares y dio a Nicuesa el mensaje que 
traía del Darién. El cielo parecía que apiadado de sus traba- 
jos, quería ponerles un término abriendo aquel camino a su 
remedio. Su desgracia o su imprudencia no lo consintió, y 
aquel llamamiento inesperado fué al fin el dogal funesto con 15 
que la fortuna le llevó arrastrando al precipicio. 

Las desgracias, que por lo común hacen prudentes y circun- 
spectos a los otros hombres, habían alterado la noble índole que 
se conocía en Nicuesa. De festivo, generoso y contenido que 
antes era, se había convertido en temerario, desabrido y aun 20 
cruel. No bien aceptó la autoridad que los del Darién le daban, 
cuando sin haber salido de Nombre-de-Dios ya los amenazaba 
con castigos, y decía que les quitaría el oro que sin licencia suya 
habían tomado en aquella tierra. Disgustóse Colmenares, y 
más se ofendieron Albitez y Corral, a quienes, como pobladores 25 
del Darién, tocaban más de cerca las baladronadas del Gober- 
nador. Estos llegaron al golfo un poco antes que Nicuesa, el 
cual añadió a su loca jactancia el yerro de dejar ir delante a 
hombres que le anunciasen tan siniestramente. Bramaban los 
de la Antigua a tal nueva, y la exaltación subió de punto cuando 30 
llegó el veedor de Nicuesa Jean de Caicedo, que también resen- 
tido de él, acabó de encender la discordia en los ánimos irrita- 
dos, echándoles en cara la locura que hacían, siendo y viviendo 
libres, en someterse a un extraño. 



8 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

Con esto levantaron la cabeza los dos partidos de Enciso y 
de Balboa, y se unieron, como era de esperar, en daño del des- 
dichado Nicuesa. Llegó al Darién, y el pueblo le salió a reci- 
bir para decirle con gritos y amenazas que no desembarcase y 
5 que fuese a su gobernación. Zamudio el alcalde, con otros de 
su valía, acaudillaba este movimiento, mientras que Balboa, que 
secretamente los había excitado a él, en público manifestaba 
templanza y moderación. Sintió Nicuesa desplomarse sobre sí 
el cielo cuando se vio con aquella imprevista contradicción. En 

10 vano les rogaba que ya que no por gobernador, a lo menos por 
igual y compañero le admitiesen ; y si aun esto no consentían, 
le metiesen en una prisión y le dejasen vivir entre ellos en- 
cerrado, pues menos duro le sería esto que volver a Nombre- 
de-Dios a perecer de hambre o a flechazos. Recordóles el 

1 5 enorme caudal que había expendido en la empresa y los infor- 
tunios deplorables que había pasado. Pero la política no tiene 
compasión ni la codicia oídos: el pueblo, cada vez más irri- 
tado, no se sosegaba ; y él, contra el aviso secreto que le había 
enviado Balboa de que no desembarcase sino en su presencia, 

2o se dejó engañar de las promesas de algunos, y bajó a tierra, 
entregándose en manos de aquellos furiosos. Pusiéronle preso, 
y después le metieron en un bergantín con orden que saliese 
de allí al instante y se presentase en la corte. Protestó él contra 
la crueldad insigne que con él cometían ; insistió en la legitimi- 

25 dad de su autoridad y mando en aquella tierra, y les amenazó 
de quejarse en el tribunal de Dios. Todo fué en vano : embar- 
cado en el navichuelo más ruin que allí había, mal provisto de 
víveres y acompañado de solos diez y ocho hombres que quisie- 
ron seguir su fortuna, salió de aquella inhumana colonia (día i .** 

30 de marzo de 1511), y se hizo a la mar, sin que ni él ni ninguno 
de sus compañeros, ni la barca tampoco, hayan parecido jamás. 
Arrojado Nicuesa, sólo quedaba Enciso que pudiese contra- 
rrestar la autoridad de Balboa en el Darién. Pero el partido de 
aquel letrado en la villa era muy débil para poder sostenerse. 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 9 

Vasco Nüñez le hizo cargo de haber usurpado la jurisdicción, 
no teniendo título para ello sino sólo de Alonso de Ojeda; le 
hizo proceso, le prendió, le confiscó los bienes, y al fin, dejándose 
vencer del ruego y de la prudencia, le mandó poner en liber- 
tad con la condición de que en el primer navio que saliese se 5 
iría a Santo Domingo o a Europa. Acordaron después enviar 
comisionados a una y otra parte para hacer saber los sucesos 
de la colonia, dar idea de la calidad de la tierra y circunstancias 
de sus naturales, y pedir socorros de víveres y de hombres. . 
Eligieron para este encargo al alcalde Zamudio y al regidor 10 
Valdivia, uno y otro amigos de Vasco Nüñez y encargados de 
ganar con presentes la protección y favor de Miguel de Pasa- 
monte, tesorero de Santo Domingo, y arbitro casi absoluto en- 
tonces en las cosas de América, por la gracia que alcanzaba con 
el Rey Católico y con su secretario Conchillos. Pero estos pre- 15 
sentes o no llegaron a su poder o no fueron bastantes a contentar 
su codicia ; porque no hay duda en que los primeros 'despachos 
de Pasamonte al Gobierno sobre las cosas del Darién fueron 
todos tan favorables a .Enciso como contrarios a Vasco Nüñez, 
y en este paso mal dado puede fijarse el origen de las desgracias 20 
y catástrofe final de este descubridor. Valdivia quedó en la isla 
a preparar y activar los socorros que necesitaba el Darién, y 
Zamudio y Enciso vinieron a España a sembrar el uno alabanzas 
y el otro querellas contra Balboa. 

I Quién era pues este hombre que sin título, sin comisión, 25 
sin facultades, así sabía influir en sus compañeros, y suplantar 
a los personajes cuya autoridad era legítima y los derechos al 
mando incontestables ? Tan audaces todos, tan codiciosos como 
él, tan ambiciosos de poder y mando, ¿ por cuál razón se dejaban 
guiar y dirigir así por un hombre oscuro, privado, menesteroso 30 
como el que más? Era Vasco Nüñez de Balboa natural de 
Jerez de los Caballeros, de familia de hidalgos, aunque pobre. 
En España había sido primeramente criado de don Pedro 
Puertocarrero, señor de Moguer ; y después se alistó entre los 



lO VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

compañeros de Rodrigo de Bastidas para el viaje mercantil que 
este navegante hizo. Al tiempo de la expedición de Ojeda se ha- 
llaba establecido en la Española, en la villa de Salvatierra, donde 
tenía algunos indios de repartimiento y cultivaba un terreno. 
5 Cargado de deudas, como los más de aquellos colonos, y ansioso 
de gloría y de fortuna, quiso acompañar a Enciso, pero se lo 
estorbaba el edicto del Almirante que prohibía salir de la isla a 
los deudores. Para eludirle se embarcó secretamente sin cono- 
cimiento de aquel comandante en su navio, encerrado en una 

lo pipa, o como otros quieren, envuelto en una vela, y no se descu- 
brió hasta que se hallaron en alta mar. Irritóse sobremanera 
Enciso, amenazándole que le dejaría en la primera isla desierta 
que encontrasen; pero mediaron ruegos de otras personas, 
Vasco Ntíñez se le humilló, y al fin aplacado, consintió en lle- 

15 varíe. Era alto, membrudo, de disposición bizarra y agraciado 
semblante. No pasaba entonces de treinta y cinco años, y la 
robustez de sus miembros le hacía capaz de cualquier fatiga y 
vencedor de los mayores trabajos. Su brazo era el más firme, 
su lanza la más fuerte, su flecha la más certera, hasta su lebrel 

20 de batalla era el más inteligente y el de mayor poder. Iguales 
a las dotes de su cuerpo eran las de su espíritu, siempre ac- 
tivo, vigilante, de una penetración suma y de una tenacidad y 
constancia incontrastable. La traslación de la colonia desde San 
Sebastián al Darién, debida a su consejo, fué la que empezó a 

25 darle crédito entre sus compañeros. Y cuando puesto a su frente 
y entregado del mando, le vieron ser el primero en los trabajos 
y en los peligros, no perderse de ánimo nunca, tener en la dis- 
ciplina una severidad igual a la franqueza y a la afabilidad con 
que en el trato los agasajaba, repartir los despojos con la equidad 

30 más exacta, cuidar del último de sus soldados como si fuera su 
hijo o su hermano, y conciliar del modo más grato y apacible 
los deberes y decoro de gobernador y capitán con los oficios 
de camarada y amigo, la adhesión que entonces le juraron y la 
confianza que en él pusieron no tuvieron límite ninguno, y todos 



VASCO NUÑEZ DE BALBOA II 

se daban el parabién de la superioridad que en él reconocían. 
Pudo considerársele hasta la expulsión de Enciso como un fac- 
cioso artero y atrevido que, ayudado de su popularidad, aspira 
a la primacía entre sus iguales, y logra a fuerza de intrigas y de 
. audacia desembarazarse de cuantos con mejor título podían dis- $ 
putarle el mando. Mas después que se halló solo y sin rivales, 
entregado todo a la conservación y progresos de la colonia que 
se había puesto en sus manos, se le ve autorizar su ambición 
con sus servicios, levantar su pensamiento a la altura de su 
dignidad, y con la importancia y grandeza de sus descubrimien- lo 
tos ponerse en la opinión publica casi a la par con Colón. 

Los contomos del nuevo establecimiento estaban habitados 
por diferentes tribus, bastante conformes entre sí por las 
costumbres, pero separadas y divididas, ya por las guerras 
que continuamente se hacían, ya por la naturaleza del terreno, 15 
áspero, fragoso y desigual. Aunque igualmente valientes y 
belicosos que los indios de la costa oriental, eran sin embargo 
los del Darién menos feroces y crueles. Peleaban aquéllos 
con flechas enherboladas, no daban cuartel en la guerra, y se 
comían los enemigos que rendían: éstos preferían pelear de 20 
cerca con mazas, macanas o dardos, no ponían yerba en las 
flechas de que usaban, y los cautivos que hacían, señalados 
en la frente, o con un diente menos, sufrían la servidumbre, 
y no la muerte. Dábase la nobleza entre ellos al que salía 
herido de la guerra; y recompensado con posesiones, con 25 
alguna mujer distinguida y con mando militar, era tenido por 
más ilustre que los otros, y transmitía a sus hijos aquella 
distinción, con tal que siguiera la profesión de las armas. 
Obedecían a caciques que, según las antiguas relaciones, te- 
nían sobre ellos más autoridad que la que generalmente lleva 30 
consigo la condición de salvajes. De médicos y adivinos les 
servían los que llamaban tequinaSy especie de embaidores, a 
quienes consultaban en sus enfermedades, en sus guerras, 
y generalmente en todas sus empresas. Tuira llamaban a la 



12 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

deidad que adoraban, y la superstición, en partes pacíñca y 
dulce, le presentaba en ofrenda pan, aroma, frutas y flores; 
en otras cruel y abominable, le ofrecía sangre y víctimas 
humanas. 
5 Tenían sus asientos junto a la orilla del mar y a las már- 
genes de los ríos, donde hallaban proporción de pesquerías. 
Cultivaban un poco y cazaban también, pero el pescado era su 
sustento principal. Sus casas eran de madera y cañas atadas 
con bejucos y cubiertas de yerba para defenderse de la lluvia. 

lo Llamábanlas bohíos cuando estaban sentadas sobre la tierra, 
barbacoas cuando se construían en el aire, fundadas en árboles, 
y sobre el agua ; y tales las había entre los principales, que en 
la desnudez general de la tierra podían pasar por palacios. 
Nunca sus lugares eran grandes, y los mudaban frecuente- 

15 mente de un sitio a otro, según la necesidad o el peligro 
los constreñía. 

Los caciques y principales, en ostentación de dignidad, traían 
a los hombros mantos de algodón. Todos se pintaban el cuerpo 
con el zumo de la bija o con tierras de color, principalmente 

20 cuando salían a las batallas; se adornaban las cabezas con 
penachos de plumas, las narices y orejas con caracolillos vis- 
tosos, los brazos y piernas con brazaletes de oro. Dejaban cre- 
cer el cabello, que se tendía libremente por la espalda, y por 
delante le cortaban sobre las cejas con pedernales. Hombres 

25 y mujeres eran grandes nadadores, y estar continuamente en 
el agua era uno de sus más grandes placeres. 

Sus diversiones publicas se reducían a areitos, especie de 
danza muy parecida a las de algunas provincias septentrionales 
nuestras. Uno guiaba cantando y haciendo pasos al compás 

30 del canto, los otros le seguían y le imitaban, y entre tanto 
otros bebían de aquellos licores fermentados que hacían del 
dátil y del maíz : daban de beber a los que bailaban, durando 
todo horas y aun días enteros, liasta que fatigados y beodos, 
quedaban sin sentido. 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 13 

Cuando algún cacique moría, sus mujeres y los criados más 
allegados a su persona acostumbraban darse la muerte para 
servirle en la otra vida en los mismos términos que antes, 
creyendo que las almas de los que esto no hacían morían con 
sus cuerpos o se convertían en aire. Daban tierra a los muer- $ 
tos; pero en algunas provincias, luego que el señor expiraba 
le sentaban en una piedra, y poniéndole fuego al rededor, le 
enjugaban hasta que quedase la piel y los huesos, y en este 
estado le colgaban en una estancia retirada que destinaban a 
este uso, o le arrimaban a la pared, adornándole de plumas, 10 
joyas de oro y aun ropas, y poniéndole al lado de su padre o 
antecesor muerto antes que él. Así con su cadáver se conser- 
vaba su memoria en la familia, y si alguno de ellos perecía 
o se perdía en la guerra, la fama de sus proezas quedaba con- 
signada para la posteridad en los cantares de sus areitos. 1 5 

Por este bosquejo de las costumbres y policía de aquellos 
naturales, se ve la poca resistencia que harían a la sujeción o 
al exterminio si la colonia europea llegaba a consolidarse y 
progresar. Habíase fundado la villa a las orillas de un río que 
los españoles tuvieron por el Darién, aunque no era más que 20 
una de sus bocas más considerables. Tenían al oriente el golfo, 
que los separaba siete leguas de la costa y tribus feroces de los 
caribes ; al norte el mar, al poniente el istmo, y al sur la llanura 
cortada por los diferentes brazos del Darién y llena toda de 
anegadizos y lagunas. Para un pueblo que hubiese de afianzar 25 
su subsistencia en el cultivo, hubiera bastado el valle que se 
forma entre las sierras de los Andes y las cordilleras menos 
altas que orillan la costa desde la boca principal del río hasta 
la punta occidental del golfo, a quien se dio el nombre de Cabo 
Tiburón. Este valle, excelente para plantíos, y los recursos de 30 
pesca y caza que presentaban el golfo, los ríos y los montes 
convecinos, eran más que suficientes para contentar y mante- 
ner a otros aventureros menos codiciosos y más quietos. Pero 
el ansia de los españoles er^i descubrir países, adquirir oro, 



14 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

subyugar naciones, y para esto tenían que luchar no sólo con 
los pueblos indómitos y errantes que poblaban el istmo, sino 
con la calidad del país, mucho más áspero y terrible que ellos. 
Y si a esto se añade la guerra que continuamente hacían a la 
S salud y complexión europea el calor y humedad constante del 
aire y las lluvias grandes y frecuentes, se verá que sólo el tesón 
más incontrastable y la robustez más firme podían bastar a sos- 
tenerse y superar tan grandes dificultades. 

En el tiempo que duraron las contiendas sobre el mando, 

10 iban y venían los indios al Darién, llevaban provisiones y las 
trocaban por cuentas, cuchillos y bujerías de Castilla. No los 
llevaba allí solamente la codicia del rescate; iban también a 
espiar, y deseando que los advenedizos les dejasen libre su 
tierra, les ponderaban la abundancia y las riquezas de la pro- 

15 vincia de Coiba, distante treinta leguas de allí, al poniente. 
Vasco Núñez envió primero a descubrir a Francisco Pizarro, 
que se volvió después de haber tenido una corta refriega con 
un tropel de indios acaudillados por Cemaco ; y después salió 
él mismo al frente de cien hombres en la dirección de Coiba. 

20 Mas no hallando en muchas leguas indio ninguno ni de guerra 
ni de paz, yermo y despoblado el país con el terror difundido 
a la redonda, tuvo que volverse a la Antigua sin sacar fruto 
alguno de esta expedición segunda. 

Envió después dos bergantines por los españoles que habían 

25 quedado en Nombre-de-Dios, los cuales a su vuelta tocaron en 
la costa de Coiba, y allí vieron venir a ellos dos castellanos des- 
nudos y pintados de bija a la usanza india. Eran marineros de 
la armada de Nicuesa, que en el año anterior se habían salido 
del navio de aquel desgraciado comandante cuando pasó en de- 

30 manda de Veragua. Hospedados y regalados por el cacique de 
la tierra, habían permanecido allí todo aquel tiempo, aprendido 
la lengua y examinado las circunstancias y recursos del país. 
Pintáronle a los navegantes como rico y abundante de oro y 
todo género de provisiones, y en seguida se acordó que uno 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 15 

de los dos se quedase con el Cacique para servir a su tiempo, 
y el otro se* fuese con ellos al Darién a dar noticia de todo 
al Gobernador. 

Bien conoció Balboa cuánto se le venía a las manos con la 
adquisición de este intérprete, y así, después que se hubo infor- 5 
mado por él de cuantas circunstancias necesitaba para cono- 
cer la gente a quien quería atacar, ordenó que se apercibiesen 
para la expedición ciento y treinta hombres, los mas vigorosos y 
dispuestos. Proveyóse de las mejores armas que había en la 
colonia, de los instrumentos propios para abrirse paso por las 10 
malezas de los montes, y de las mercancías ütiles en los resca- 
tes, y embarcado en dos bergantines, dio la vela para Coiba. 
Llegado allá, salta en tierra y busca la mansión de Careta, que 
así se llamaba el Cacique. Careta esperóle sabiendo que iba 
en su busca, y a la demanda que se le hizo de provisiones para i $ 
la tropa de la expedición y para los colonos del Darién respon- 
dió sosegadamente «que cuantas veces habían los extranjeros 
pasado por su tierra, tantas los habían provisto de los basti- 
mentos que necesitaban; pero que a la sazón nada podía dar 
por la guerra en que se hallaba con Ponca, un cacique vecino 20 
suyo ; que nada habían sembrado, nada cogido, y estaban por 
consiguiente tan menesterosos como ellos.» Manifestóse Vasco 
Nüñez, por consejo de sus intérpretes, satisfecho de esta res- 
puesta^^ bien que no diese crédito ninguno a ella. Tenía el in- 
dio a sus órdenes dos mil hombres de guerra, y reputó más 25 
seguro vencerle por sorpresa que atacarle de frente. Hizo 
pues demostración de volverse por donde era venido; pero a 
la media noche revolvió sobre el pueblo, arrolló y mató cuanto 
se le puso delante, hizo presa del Cacique y de su familia, y 
cargando en los. bergantines cuantas provisiones había en el 30 
lugar, lo llevó todo al Darién. Careta, así escarmentado, se 
resignó a su destino y se humilló a su vencedor. Rogóle que 
le dejase ir libre, que admitiese su amistad, y ofreció dar a la 
colonia bastimentos en abundancia con tal que los españoles le 



1 6 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

defendiesen contra Ponca. Estas condiciones no podían dejar 
de agradar al caudillo castellano, que ajustó así la paz y la 
alianza con aquella tribu, siendo prenda de ella una hermosa 
hija del Cacique, que él presentó a Balboa para que la tuviese 
5 por mujer, y él la aceptó y quiso siempre mucho. 

Con esto los dos aliados se apercibieron para ir contra 
Ponca, el cual, no osando esperarlos, se refugió a los montes 
y dejó desierta su tierra, que fué saqueada y destruida por 
indios y españoles. Pero Balboa, dejando para más adelante 

I o la conquista, o como entonces se decía, la pacificación del 
interior, volvió a la ribera del mar, donde para la seguridad y 
subsistencia de la colonia le convenía mejor tener amigos o 
esclavos. Era vecino de Careta un cacique a quien unos lla- 
man Comogre, otros Panquiaco, jefe de hasta diez mil indios, 

15 entre ellos tres mil hombres de pelea. Deseaba él, oída la 
fama de valientes que tenían los castellanos, tratarlos y cono- 
cerlos ; y habiéndose presentado como medianero de esta nueva 
amistad un indio principal, deudo de Careta, Vasco Niíñez, que 
no quiso perder la ocasión de adquirirse un amigo, fué a verle 

20 con los suyos. Luego que el Cacique supo que llegaba, le salió 
a recibir seguido de sus vasallos más principales, y acompañado 
de sus hijos, que eran siete, todos ya mancebos. Fué grande 
la cortesía y agasajo que usó con sus huéspedes, los cuales fue- 
ron alojados en diferentes casas del pueblo y provistos de víve- 

25 res en abundancia, y de hombres y mujeres que los sirviesen. 
Lo que más llamó la atención fué la habitación de Comogre, 
que según las memorias del tiempo, era un edificio de ciento y 
cincuenta pasos de largo y ochenta de ancho, fundado sobre 
postes gruesos, cercado de un muro de piedra, y en lo alto un 

30 zaquizamí de madera vistoso y bien labrado. Dividíase en dife- 
rentes compartimientos, tenía sus despensas, sus bodegas y su 
panteón para los muertos, puesto que allí fué donde los espa- 
ñoles vieron por la primera vez secos y colgados, como se dijo 
arriba, los cadáveres de los abuelos del Cacique, 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 1/ 

Hacía los honores del hospedaje el hijo mayor de Comogre, 
que era el más discreto y sagaz de sus hermanos. Éste pre- 

• 

sentó un día a Vasco Niíñez y a Colmenares, a quienes por su 
porte conoció eran los jefes de los demás, setenta esclavos y 
hasta cuatro mil pesos de oro en diferentes preseas. Fundióse 5 
al instante el oro y empezóse a repartir el resto, separado. el 
quinto para el Rey. La repartición produjo una disputa que 
dio ocasión a voces y amenazas. Lo cual visto por el indio, 
arremetiendo de improviso a las balanzas en que el oro se pe- 
saba, y arrojando uno y otro al suelo, « ¿ por qué reñir, les dijo, 10 
por tan poco? Si es tanta vuestra ansia de oro, que por ella 
desamparáis vuestra tierra y venís a inquietar las ajenas, pro- 
vincia os mostraré yo donde podáis a manos llenas contentar 
ese deseo. Mas para ello os conviene ser más en número de 
los que venís, porque tenéis que pelear con reyes poderosos, 15 
que defenderán vigorosamente sus dominios. Hallaréis prime- 
ramente un cacique muy rico de oro, que reside a distancia de 
seis soles, luego veréis el mar, que está hacia aquella parte, y 
señalaba al mediodía ; allí encontraréis gentes que navegan por 
él en barcas a remo y vela, poco menores que las vuestras, y 20 
esta gente es tan rica, que come y bebe en vasos hechos de ese 
metal que tanto codiciáis.» Estas palabras célebres, conserva- 
das en todas las memorias del tiempo, y repetidas por todos 
los historiadores, fueron el primer anuncio que los españoles 
tuvieron del Perú. Maravilláronse de oírlas, y empezaron a 25 
indagar del mancebo más noticias respecto de los países que 
decía. Él insistió en que necesitaban ser mil hombres cuando 
menos para subyugarlos, se ofreció a servirlos de guía, a ayu- 
darlos con la gente de su padre, y puso su vida en prendas de 
la verdad de sus palabras. 30 

A tales nuevas Balboa, exaltado con la perspectiva de gloria 
y de fortuna que se le presentaba delante, creyéndose ya a las 
puertas de la India Oriental, que era el objeto deseado del 
Gobierno y de los descubridores de entonces, determinó volver 



1 8 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

cuanto antes al Darién a alegrar a sus compañeros con tan 
grandes esperanzas, y a hacer los preparativos necesarios para 
realizarlas. Detúvose, sin embargo, algunos días con aquellos 
caciques, y la amistad que tenía con ellos se estrechó de tal 
5 modo, que uno y otro se bautizaron con sus familias, tomando 
en el bautismo Careta el nombre de Femando, y Comogre el 
de Carlos. Volvió en seguida al Darién rico con los despojos 
de Ponca, rico con los regalos de sus amigos, y más rico toda- 
vía con las esperanzas hermosas que le presentaba el porvenir. 

I o A esta sazón, después de seis meses de ausencia, arribó el 
regidor Valdivia con una carabela cargada de bastimentos. 
Traía además grandes promesas del Almirante de socorrerlos 
abundantemente de víveres y hombres luego que llegasen 
navios de Castilla. Pero los socorros que trajo Valdivia se con- 

1 5 sumieron muy luego ; las sementeras, ahogadas con los tempo- 
rales y avenidas, no les prometían recurso ninguno, y volvieron 
a hambrear como solían. Acordó pues Balboa hacer correrías 
en tierras más apartadas, pues ya estaban gastados y consumi- 
dos los contomos de la Antigua, y enviar a Valdivia a la Espa- 

2o ñola a hacer saber al Almirante las noticias que tenía del mar 
del Sur y de las riquezas de aquellas regiones. Llevó Valdi- 
via quince mil pesos que pertenecían al Rey de su quinto, y el 
endargo de pedir los mil hombres que necesitaba, así para la 
expedición como para sostenerse sin necesidad de exterminar 

25 las tribus y caciques enemigos, pues de otro modo, siendo tan 
pocos, les era preciso, si no querían perecer, asolar y matar 
cuanto no se les sometiese. Pero estos encargos hechos a 
Valdivia, con los ricos presentes de oro que los principales del 
Darién le dieron para sus amigos, se perdieron en el mar, donde 

30 sin duda fueron sumergidos el comisionado y la embarcación 
en que iba, pues no se volvió a saber de él. 

A la partida de Valdivia (15 12) siguió inmediatemente la 
expedición por el golfo y el reconocimiento de la tierra situada 
a la extremidad interior de él. Allí estaba el dominio de Dabaibe, 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 19 

de cuyas riquezas se hadan grandes ponderaciones, principal- 
mente de un ídolo y de un templo que se suponía de oro. 
Allí se había refugiado Cemaco con los indios de su obediencia, 
y no había perdido el deseo ni la esperanza de arrojar de su 
país a los salteadores que se lo usurparon. Montó pues Balboa 5 
ciento y setenta hombres bien armados en dos bergantines al 
mando suyo y de Colmenares, y subió con ellos por el golfo 
arriba, hasta llegar a las bocas del río. El escaso conocimiento 
que los españoles tenían aiín del terreno y de las circunstancias 
de aquel gran caudal de agua, les hizo creer que era diferente 10 
del Darién, y le dieron el nombre de el rio grande de San Juan, 
f)or su magnitud y por el día en que le descubrieron. Pero en 
realidad el que bañaba la población de la Antigua y aquél no 
eran más que un solo río, que naciendo a trescientas leguas 
de allí, detrás de la cordillera de Anserma, a la banda del 15 
sur, corre casi directamente al septentrión, atropellando con la 
impetuosidad de su curso cuanto se le pone delante. Va unido 
con el Cauca hasta llegar a las sierras ásperas y quebradas de 
Antioquía; pero divididos por ellas, el Cauca va a perder su 
nombre en el de la Magdalena, con el cual junta sus aguas, 20 
mientras que el Darién, ceñido por las cordilleras de Abaibe 
más cercanas, y enriquecido con sus muchas aguas y con las 
que recoge de la parte de Panamá, sigue su curso hasta llegar 
a las cercanías del golfo. Tiéndese allí por las llanuras for- 
mando anegadizos y pantanos, y dividiéndose en diferentes bo- 25 
cas, que, ya' más, ya menos, todas son navegables para botes ; 
desagua por ellas en el mar, cuyas ondas endulza por el espacio 
de algunas leguas. Sus aguas son cristalinas, su pesca abun- 
dante y saludable. Llamósele al principio Darién, acaso del 
nombre de algún cacique que allí encontraron Bastidas u Ojeda 30 
cuando le descubrieron primero: los ingleses y holandeses le 
han dado en los últimos tiempos el de Atrato ; y con las tres 
denominaciones de Darién, Atrato y San Juan le designan 
indistintamente la historia y la geografía. 



20 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

Entrados en él Vasco Nüñez y Colmenares, reconocieron 
algunos de sus brazos y las diferentes poblaciones que halla- 
ron a sus oriUas. Los indios al verlos venir las desamparaban 
o eran fácilmente arrollados en su débil resistencia; mas las 
5 esperanzas de que la codicia española se * alimentaba no se 
lograron entonces, y tal cual alhajuela de oro y algunos pocos 
bastimentos fueron los solos despojos que consiguieron en 
aquella fatigosa correría. Lo más singular que en ella vieron, 
fueron las barbacoas de la tribu de Abebeiba. Cubierta la 

lo tierra de aguas en aquel paraje, no consiente que se pongan 
habitaciones sobre ella, y los indios habían construido sus mo- 
radas sobre las palmas elevadas que allí crecen. Esta especie 
de edificios dio mucho que admirar a los castellanos. Nido 
había de estos que ocupaba cincuenta o sesenta palmas, donde 

15 podían abrigarse hasta doscientos hombres. Estaban divididos 
en diferentes compartimientos para dormir, para rancho y 
para despensa. Los vinos los tenían debajo de tierra al pie, 
para que con el movimiento no se torciesen. Subíase arriba 
por unas escalas que pendían de los árboles, a cuyo uso esta- 

20 ban tan acostumbrados, que hombres, mujeres y muchachos 
andaban por ellas con cualquiera carga encima con tanta agili- 
dad y despejo como por el suelo. Tenían al pie sus canoas, 
en que salían a pescar por aquellos ríos, y cuando la familia se 
recogía alzaban las escalas y dormían seguros de fieras y de 

25 enemigos. 

Cuando llegaron los castellanos a la barbacoa de Abebeiba 
estaba él recogido en ella y alzadas las escalas. Diéronle voces 
para que bajase sin miedo, pero negóse a hacerlo, diciendo que 
él en nada les había ofendido, y que le dejasen en paz. Ame- 

30 nazáronle con derribarle a hachazos los árboles de la casa o 
con ponerles fuego ; y añadiendo la acción a la amenaza, em- 
pezaron a hacer saltar astillas de los troncos de las palmas. 
Bajó entonces el Cacique con su mujer y dos hijos, que- 
dando el resto de su familia arriba. Preguntáronle si tenía 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 21 

oro, y dijo que no, porque para nada lo necesitaba ; y viéndose 
importunado, les dijo que iría tras de unas sierras que de lejos 
se descubrían, a buscarlo y a traerlo. Dejáronle ir, quedando 
en rehenes la mujer y los hijos, pero él no volvió a parecer. 
Balboa, después dé reconocer otras muchas poblaciones, todas 5 
abandonadas de sus dueños, bajó a buscar a Colmenares, a 
quien había dejado atrás, y unido con él, dio la vuelta para el 
Darién, dejando un presidio de treinta soldados en la jjoblación 
de Abenamaguey, uno de los caciques vencidos, para guardar 
la tierra y que los indios no se rehiciesen. 10 

Esto no bastó, sin embargo, a contenerlos ; porque los cinco 
régulos cuyas tierras habían sido corridas y saqueadas forma- 
ron una confederación y se dispusieron a caer con todas sus 
fuerzas sobre la colonia cuando los españoles estuviesen más 
descuidados. La conspiración se tramó con el mayor secreto, 15 
y los de la Antigua hubieran perecido todos, a no haberse des- 
cubierto el peligro por una de aquellas incidencias más propias 
de las novelas que de la historia, y que, sin embargo, no han 
dejado de ser frecuentes en los acontecimientos del Nuevo 
Mundo. Tenía Balboa una india a quien por su belleza, y tal 20 
vez por su carácter, amaba más que a sus demás concubinas. 
Un hermano de ella, disfrazado con el hábito de otros indios 
pacíficos que llevaban provisiones a los nuestros, iba y venía a 
visitarla y a procurar su libertad. Y teniendo por segura la 
destrucción de los europeos, la dijo un día que estuviese sobre 25 
aviso y cuidase de sí propia, que ya los príncipes del país no 
podían sufrir por más tiempo la insolencia de los advenedizos, 
y estaban resueltos a caer sobre ellos por mar y por tierra. 
Cien canoas, cinco mil guerreros, provisiones abundantes acó- ' 
piadas en el pueblo de Tichirí, eran preparativos suficientes 30 
para conseguir lo que ansiaban, y en esta seguridad los despo- 
jos estaban repartidos, los cautivos demarcados. Díjola cual 
sería el día del asalto, y se fué, aconsejándola que se retirase a 
parte segura, para no ser envuelta en el estrago general. 



22 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

No bien se vio sola, cuando de amor o de miedo descubrió a 
Balboa cuanto había oido. Hízola él llamar a su hermano bajo 
el pretexto de que quería irse con él; y venido, fué preso y 
puesto en el tormento para que declarase lo que sabía. Repitió 
5 el infeliz lo que había dicho a la mujer, añadiendo que ya ante- 
riormente Cemaco había tratado de dar muerte a Vasco Nüñez, 
y que para eso había apostado guerreros suyos disfrazados de 
trabajadores en una de sus labranzas. Pero intimidados por la 
yegua que montaba el Gobernador y por la lanza que llevaba, 

I o no se habían atrevido a ejecutarlo ; lo cual visto por Cemaco, 
había buscado mejor medio de venganza en la liga y conspira- 
ción con los otros caciques ofendidos. 

Patente así" todo, Balboa marchó por tierra con setenta hom- 
bres, y Colmenares por agua con otros tantos, a sorprender a 

15 sus enemigos. El primero no halló a Cemaco donde pensaba, 
y sí sólo un pariente suyo con otros pocos indios, que se trajo 
prisioneros al Darién. Colmenares fué más feliz, porque sor- 
prendió a los salvajes en Tichirí, cogió allí al caudillo nom- 
brado para la empresa, con otros indios principales y mucha 

20 gente inferior. Perdonó a la muchedumbre, pera a su vista 
hizo asaetear al General y ahorcar a los señores, quedando los 
indios tan escarmentados con este castigo, que no osaron en 
adelante levantar el pensamiento a la independencia. 

Tratóse luego de enviar nuevos diputados a España para 

25 dar cuenta al Rey del estado de la colonia, y de camino pe- 
dir en la Española los auxilios que necesitaban, por si acaso 
Valdivia no hubiese podido llegar, como así había sucedido. 
Dícese que Balboa quería para sí esta comisión, o ambicioso 
de ganarse la gracia de la corte, o temeroso de que le hallase 

30 en el Darién el castigo de su usurpación. No lo consintieron 
sus compañeros, diciéndole que sin él quedaban desamparados 
y sin gobierno : a él solo respetaban y seguían con gusto los 
soldados, a él solo temían los indios. Sospechaban también 
que salido ^e allí, no querría volver a padecer los trabajos que 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 23 

continuamente venían sobre ellos, como ya había sucedido 
con otros. Por tanto eligieron a Juan de Caicedo, veedor que 
había sido de la armada de Nicuesa, y a Rodrigo Enríquez 
de Colmenares, hombres los dos graves, expertos en negocios y 
seguidos de la estimación general. De éstos creían que desem- 5 
peñarían bien su encargo y volverían ; porque el uno se dejaba 
allí a su mujer, y Colmenares había comprado mucha hacienda 
y labranzas en el Darién : prendas unas y otras de confianza y 
de adhesión al país. No siéndole pues posible a Balboa ausen- 
tarse del Darién para mirar por sí mismo, trató de ganarse a 10 
lo menos la gracia del tesorero Pasamonte, y es probable que 
fuese en esta ocasión cuando le envió aquel rico presente de 
esclavos, piezas de oro y otras alhajas, de que habla el licen- 
ciado Zuazo en su carta al señor de Chievres. También lleva- 
ron los nuevos procuradores, con el quinto que pertenecía al 15 
Rey, un donativo que le hacía la colonia ; y más felices que los 
anteriores, salieron del Darién a fines de octubre, y llegaron a 
España en mayo del año siguiente. 

Sucedió a su partida un ligero disturbio, que aunque pareció 
al principiojque iba a destruir la autoridad de Vasco Nüñez, 20 
sirvió a consolidarla más. Bajo el pretexto del abuso que 
Bartolomé Hurtado hacía de la privanza del Gobernador, se 
alborotaron Alonso Pérez de la Rúa y otros facciosos. Su ver- 
dadero intento era apoderarse de diez mil pesos que estaban 
aun enteros, y repartirlos a su antojo. Después de algunas 25 
contestaciones, en que hubo arrestos y animosidad bastante, 
los malcontentos trataron de sorprender a Vasco Nüñez y 
ponerle en prisión. Súpolo él, y se salió del pueblo como que 
iba a caza, previendo que apoderados aquellos turbulentos de 
la autoridad y del oro, de tal modo abusarían de uno y otro, 30 
que los buenos le habían de llamar al instante. Así sucedió : 
dueños del caudal Rúa y sus amigos, se portaron con tan poca 
cordura en el reparto, que los colonos principales, afrentados 
y avergonzados viendo la inmensa distancia que había de 



24 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

aquella gente a Vasco Nüñez, alzaron el grito, se arrojaron a 
los cabos de la sedición, los prendieron y llamaron a Balboa, 
cuya autoridad y gobierno volvieron a reconocer de nuevo. 
Llegaron en esto de Santo Domingo dos navios cargados de 
5 bastimentos, con doscientos hombres al mando de Cristóbal 
Serrano, entre ellos ciento y cincuenta de guerra. Todo lo 
enviaba el Almirante, y Balboa en particular recibió el título 
de gobernador de aquella tierra, enviado por el tesorero Pasa- 
monte, que se suponía autorizado para hacer estas provisiones, 

10 y ya le era tan favorable como antes le había sido tan contra- 
rio. Lleno de gozo con el título y con el socorro, y seguro de 
la obediencia de todos, dio libertad a los presos, y determinó 
salir por la comarca y ocupar la gente en expediciones y descu- 
brimientos. Mas cuando estaba haciendo los preparativos vino 

15 a acibararle su satisfacción una carta de su amigo y compañero 
Zamudio, en que le avisaba de la indignación que las quejas de 
Enciso y los primeros informes del tesorero habían excitado 
contra él en la corte. En vez de agradecerle sus servicios, se 
le trataba de usurpador y de intruso, se le hacía responsable 

20 de los daños y perjuicios que su acusador reclamaba, y el fun- 
dador y pacificador del Darién estaba mandado procesar por 
los cargos criminales que se le hacían. 

Pero estas nuevas aciagas, en vez de abatir su espíritu, le 
dieron nueva osadía y le impelieron a empresas mayores. 

25 ¿ Daría lugar a que otro, aprovechándose de sus fatigas, descu- 
briese el mar del Sur y le arrebatase la gloria y las riquezas 
que esperaba ? Faltábanle a la verdad los mil hombres que se 
necesitaban para aquella expedición ; pero su arrojo, su pericia 
y su constancia le daban aliento para emprenderla sin ellos. 

30 Borraría así con tan señalado servicio los defectos de su usur- 
pación primera ; y si la muerte le atajaba en medio del camino, 
moriría trabajando en bien y gloria de su patria, y libre de la 
persecución que le venía encima. Lleno pues de estos pensa- 
mientos, y resuelto a seguirlos, habló y animó a sus compañeros 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 25 

escogió ciento y noventa los más bien armados y dispuestos, 
y con mil indios de carga, algunos perros de pelea y las pro- 
visiones suficientes, se hizo a la vela en un bergantín y diez 
canoas (i.® de setiembre de 15 13). 

Arribó primero al puerto y tierra de Careta, donde fué acó- 5 
gido con las muestras de amistad y el agasajo consiguiente a 
sus relaciones con aquel cacique, y dejando allí su escuadrilla, 
tomó el camino por las sierras hacia el dominio de Ponca. 
Habíase fugado este régulo como la vez primera ; pero Vasco 
Nüñez, que ya había adoptado la política que le convenía, de- 10 
seaba componerse amigablemente con él, y a este fin le envió 
algunos indios de paz que lo aconsejasen volviese a su pueblo 
y no temiese nada de los españoles. Volvió en efecto, fué 
bien acogido, presentó en don algún oro, y recibió en cambio 
cuentas de vidrio, cascabeles y otras bujerías. Pidióle además 15 
el capitán español guías y gente de carga para viajar por las 
sierras, que el Cacique proporcionó gustoso, añadiendo provi- 
siones en abundancia; con lo cual se separaron amigos. 

No fué tan pacífico el paso a la tierra de Cuarecuá, cuyo 
señor, Torecha, receloso de la invasión, y escarmentado con lo 20 
que había sucedido a sus convecinos, estaba dispuesto y pre- 
parado para recibir hostilmente a los castellanos. Salió un en- 
jambre de indios al camino, que feroces y armados a su usanza, 
empezaron a increpar a los extranjeros, preguntándoles a qué 
iban por allí, qué buscaban, y amenazándoles con su perdición 25 
si pasaban adelante. Los españoles avanzaron sin curarse de 
sus fieros : entonces se dejó ver el Régulo al frente de la tribu, 
vestido de un manto de algodón y seguido de sus principales 
cabos, y con más ánimo que fortuna dio la señal del combate. 
Acometieron los indios con grande ímpetu y vocería; pero 30 
aterrados primero con el rigor y los estallidos de las ballestas y 
escopetas, fueron fácilmente después destrozados y ahuyenta- 
dos por los hombres y los lebreles, que se arrojaron a ellos. 
Quedó muerto el Régulo en la refriega con otros seiscientos 



26 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

más, y los españoles, allanado aquel obstáculo, entraron en el 
pueblo, que fué despojado de todo el oro y prendas de valor 
que en él había. Debió la tierra con estos ejemplares quedar 
tan pacífica y sumisa, que Balboa dejó en ella los enfermos 
5 que traía, despidió los guías que le dio Ponca, y tomando allí 
otros nuevos, siguió su camino hacia las cumbres. 

La lengua de tierra que divide las dos Américas no tiene en 
su mayor anchura arriba de diez y ocho leguas, y en algunos 
parajes se estrecha hasta solas siete. Y aunque desde el puerto 

I o de Careta hasta el punto a que se dirigían los españoles no 
haya a lo sumo más que seis días de viaje, ellos gastaron 
veinte, y no es de extrañar que así fuese. La gran cordillera de 
sierras que atraviesa de norte a sur todo el continente nuevo, 
y le sirve como de reparo contra los embates del Océano 

15 Pacífico, atraviesa también el istmo del Darién, o más bien le 
compone ella sola con las fragosas cimas que han podido sal- 
varse del naufragio de' las tierras adyacentes. Tenían pues los 
descubridores que abrirse camino por medio de dificultades y 
peligros, que sólo aquellos hombres de hierro podían arrostrar 

20 y vencer. Aquí tenían que penetrar por bosques espesos y 
enmarañados, allá atravesar pantanos fatigosos, donde cargas 
y hombres miserablemente se hundían; ahora se les presen- 
taba una agria cuesta que subir, luego un precipicio profundo y 
tajado que bajar; y a cada paso ríos rápidos y profundos, 

25 sólo practicables en balsas mezquinas o en puentes trémulos 
y endebles; de cuando en cuando la oposición y resistencia 
de los salvajes, siempre vencidos, pero siempre temibles; y 
sobre todo la falta de provisiones que, agregada al cansancio 
y al cuidado, abatía y enfermaba los cuerpos y desalentaba 

30 los ánimos. 

En fin, los cuarecuanos que iban guiando muestran de lejos 
la altura desde donde el deseado mar se descubría. Balboa al 
instante manda hacer alto al escuadrón, y él se adelanta solo a 
la cima de la montaña (25 de setiembre de 15 13). Llegado 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 2/ 

a ella, lleva ansioso la vista al mediodía; el mar Austral se 
presenta a sus ojos, y sobrecogido de gozo y maravilla, cae de 
rodillas en la tierra, tiende los brazos al mar, y arrasados de 
lágrimas los ojos, da gracias al cielo por haberle destinado a 
aquel insigne descubrimiento. Hizo luego señal a sus compa- 5 
ñeros para que subiesen, y mostrándoles el magnífico espec- 
táculo que tenían delante, vuelve a arrodillarse y a agradecer 
fervorosamente el beneficio. Lo mismo hicieron ellos, mientras 
que los indios atónitos no sabían a qué atribuir aquellas demos- 
traciones de admiración y de alegría. Aníbal en la cima de los 10 
Alpes, enseñando a sus soldados los campos deliciosos de Ita- 
lia, no pareció, según la ingeniosa comparación de un escritor 
contemporáneo, ni más exaltado ni más arrogante que el cau- 
dillo español, puesto ya en pie, recobrado el uso de la palabra, 
que el gozo le tenía embargada, y hablando así a sus castella- 15 
nos : «Allí veis, amigos, el objeto de vuestros deseos y el pre- 
mio de tantas fatigas. Ya tenéis delante el mar que se nos 
anunció, y sin duda en él se encierran las riquezas inmensas 
que se nos prometieron. Vosotros sois los primeros que ha- 
béis visto esas playas y esas ondas; vuestros son sus tesoros, 20 
vuestra sola es la gloria de reducir esas inmensas e ignoradas 
regiones al dominio de vuestro rey y a la luz de la religión ver- 
dadera. Sedme pues fieles como hasta aquí, y yo os prometo 
que nadie en el mundo os iguale en gloria ni en riquezas.» 
Todos alegres le abrazaron, y todos prometieron seguirle hasta 25 
donde quisiese llevarlos. Cortan luego un árbol grande, y 
despojándole de sus ramos, forman de él una cruz, que fijaron 
en un túmulo de piedras sobre el mismo sitio en que se des- 
cubría el mar. Los nombres de los reyes de Castilla fueron 
grabados en los troncos de los árboles, y en medio de aplausos 30 
y gritería alborozada descienden de la sierra y se encaminan a 
la playa. 

Llegaron a unos bohíos que cerca se descubrían, población 
de un cacique llamado Chiapes, el cual intentó defender el 



28 VASCO NUÑEZ DE BALBOA 

paso con las armas. El ruido de las escopetas y la ferocidad 
de los lebreles dispersaron en un punto aquella tropa, cogién- 
dose muchos cautivos. De éstos y de los guías cuarecuanos se 
enviaron algunos que ofreciesen a Chiapes paz y amistad se- 
5 gura si venía, o exterminio y ruina de pueblo y de sembrados. 
Persuadido de ello, vino el Cacique y se puso en manos de Bal- 
boa, que le recibió con mucho agasajo. Trajo oro, presentó 
oro, y recibió en cambio vidrios y cascabeles, con lo cual aman- 
sado y contento, no pensaba más que en agasajar y regalar a 

10 los extranjeros. Allí despidió Vasco Nüñez a los cuarecuanos, 
y dio orden para que los enfermos que se habían quedado en 
aquella tierra viniesen a encontrarle. Entre tanto envió a Fran- 
cisco Pizarro, a Juan de Ezcaray y a Alonso Martín a descu- 
brir por la comarca y a buscar los caminos más breves para 

15 llegar al mar. El último fué quien llegó antes a la playa, y en- 
trándose en unas canoas que acaso estaban allí en seco, dejó 
subir la marea, flotó así un poco sobre las ondas, y con la satis- 
facción de haber sido el primer español que había entrado en 
el mar del Sur, se volvió para Balboa. 

20 Bajó, en fin, éste con veinte y seis hombres al mar, y llegó 
a la ribera al empezar la tarde del día 29 de aquel mes. Sen- 
táronse todos en la playa a esperar que el agua creciese, por 
estar a la sazón en menguante; y cuando las ondas volvieron 
con ímpetu a cobrar tierra y llegaron adonde estaban, entonces 

25 Balboa armado de todas armas, llevando en una mano la es- 
pada y en la otra una bandera en que estaba pintada la imagen 
de la Virgen con las armas de Castilla a los pies, levantóse y 
empezó a marchar por medio de las ondas, que le llegaban a la 
rodilla, diciendo en altas voces : « Vivan los altos y poderosos 

30 reyes de Castilla: yo en su nombre tomo posesión de estos 
mares y regiones ; y si algún otro príncipe, sea cristiano, sea 
infiel, pretende a ellos algún derecho, yo estoy pronto y dis- 
puesto a contradecirle y defenderlos.» Respondieron los con- 
currentes con aclamaciones al juramento de su capitán, y se 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 29 

votaron a la muerte para defender aquella adquisición contra 
todos los reyes y príncipes del mundo. Extendióse el acto por 
el escribano de la expedición Andrés de Valderrábano, el ancón 
en que se solemnizó se llamó golfo de San Miguel^ por ser 
aquél su día; y probando el agua del mar, derribando y cor- 5 
tando árboles, y grabando en otros la señal de la cruz, se cre- 
yeron dueños efectivos de aquellas regiones con estos actos de 
posesión, y se retrajeron al pueblo de Chiapes. 

Volvió después Balboa su atención a reconocer el país 
comarcano y a ponerse de inteligencia con los caciques que le 10 
señoreaban. Pasó en canoas un río grande que por allí desa- 
gua, y se dirigió a las tierras de un indio que llamaban Cu- 
quera. Quiso éste resistirse; pero escarmentado con el daño 
que recibió en el primer encuentro, aunque de pronto huyó, se 
redujo al fin a venir a pedir amistad y paz al capitán español, 15 
persuadido de algunos chiapeses que Balboa le envió al intento. 
Trajo consigo algún oro ; pero lo que llamó más la atención de 
los españoles fué una considerable porción de perlas, de que 
también les hizo presente. Preguntado dónde se cogían, dijo 
que en una de las islas que se veían sembradas por el golfo, 20 
y la señaló con la mano. Quiso Vasco Niíñez reconocerla al 
momento, y mandó preparar las canoas para la travesía. Pero 
los indios, más expertos que él en la condición de aquellos 
mares, empezaron a disuadirle de aquel intento, aconsejándole 
que lo dejase para estación más benigna. Estaban a fines de 25 
octubre, y la naturaleza entonces se presentaba en aquel país 
con el aspecto más fiero y espantoso. El furor de los vientos 
embravecidos y de las tempestades asordaba la esfera y echaba 
por el suelo los bohíos : los ríos, crecidos con las lluvias y sa- 
lidos de madre, arrastraban consigo peñascos y arboledas; y 30 
el mar tempestuoso, bramando horriblemente entre las isletas, 
peñascos y arrecifes de que el golfo está lleno, quebraba sus 
ondas en ellos, y amenazaba con naufragio y muerte inevitable 
a los atrevidos que se aventurasen a navegarle. 



30 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

Pero el ánimo intrépido de Balboa desconocía los peligros, 
y su impaciencia no le permitía dilación. Con sesenta castella- 
nos tan arrojados como él se lanzó en el mar en unas canoas, 
donde también se embarcó Chiapes, que no quiso desampa- 
5 rarle. Mas apenas habían entrado en el golfo, cuando embra- 
vecida la mar, les hizo arrepentirse de su arrojo temerario. 
Acogiéronse a una isleta, saltaron en tierra, y dejaron, por 
consejo de los indios, ligadas las canoas unas con otras. Cre- 
ció el mar, cubrió la isla, y pasaron la noche con el agua hasta 

10 la cintura. Al amanecer se encontraron las barcas, hechas 
pedazos unas, abiertas otras, y llenas de agua y arena, sin 
comestibles ni equipaje alguno de los que dejaron en ellas. 
Calafatearon como pudieron las canoas hendidas con yerba y 
cortezas de árboles machacadas, y así volvieron a tierra ham- 

1 5 brientos y desnudos. 

El rincón del golfo en que arribaron estaba dominado por 
Tumaco, un cacique que también quiso resistirse como los 
otros y tuvo el mismo desengaño. Huyó, y en su fuga le al- 
canzaron los chiapeses que le envió Balboa para persuadirle 

2o que se viniese de paz a él y le manifestasen cuan amigo era 
de sus amigos, y cuan terrible a los que se le resistían. No 
quiso Tumaco fiar su persona a las promesas de sus emisarios, 
y envió a un hijo suyo, que agasajado y regalado por Vasco 
Nüñez con una camisa y otras bagatelas de Castilla, fué resti- 

25 tuido a su padre. Entonces él blandeó y se vino para los es- 
pañoles ; y o fuese movido de su buen trato, o porque se lo 
aconsejó Chiapes, envió luego un criado suyo a su bohío, y de 
él trajeron en don a los castellanos hasta seiscientos pesos en 
diferentes joyas de oro, y doscientas cuarenta perlas gruesas, 

30 sin otro gran número de menudas. Dilatóse el ánimo de los 
codiciosos aventureros con aquel tesoro, y ya les pareció que 
se acercaba el cumplimiento de las esperanzas que el hijo de 
Comogre les había dado. Sólo les dolía que el oriente de las 
perlas, por haber sido sacadas al fuego, no fuese más puro. 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 31 

Pero esto tenía remedio, y el Cacique fué tan bien tratado por 
aquella generosidad, que envió a sus indios a pescar más, y en 
pocos días trajeron hasta doce marcos de ellas. 

Allí fué donde vieron adornadas las cabezas de los remos de 
las canoas con perlas y aljófar engastados en la madera, de que 5 
se maravillaron mucho, y a petición de Balboa se extendió por 
testimonio, sin duda para que así se diese crédito a lo que pen- 
saba escribir de la opulencia del país al gobierno de España, 
no menos necesitado y codicioso de oro que los descubridores. 
Mas todo era nada, según Tumaco y Chiapes le dijeron, res- 10 
pecto de la abundancia y grosor de las perlas que se criaban 
en ima isla que se divisaba a lo lejos en el golfo como a cinco 
leguas de distancia. Los indios le daban el nombre de Tre o 
de Terarequi, y los castellanos la llamaron Isla Rica. Bien qui- 
siera Balboa ir a reconocerla y subyugarla; pero el miedo de 15 
otro temporal como el pasado le contuvo, y dejó la empresa 
para otra estación. Despidióse pues de Tumaco, el cual, seña- 
lándole hacia el oriente, le dijo que toda aquella costa corría 
delante y sin fin, que era tierra muy rica, y que sus naturales 
usaban de ciertas bestias en que ponían y conducían sus car- 20 
gas. Para darse a entender mejor hizo en la tierra una figura 
grosera de aquellos animales : los castellanos, admirados, decían 
que eran dantas, otros que ciervos, y lo que el indio quiso figu- 
rar era el llama, tan común en el Perú. 

Hechos en aquella costa los actos de posesión que en la 25 
otra, y puesto a la tierra de Tumaco el nombre de provincia 
de San Lucas, por el día que en ella entraron. Balboa trató de 
volverse al Darién y se despidió de los dos caciques. Dícese 
que Chiapes lloró al tiempo de separarse de él; y en prueba 
de su confianza Vasco Núñez le dejó los castellanos enfermos 30 
que tenía en su tropa, encargándole mucho que los cuidase 
hasta que se restableciesen y pudiesen seguirle. Con el resto 
y muchos indios de carga se puso en camino por diferente 
rumbo que el que había traído, para descubrir más tierra. 



32 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

La primera población que encontraron fué la de Teochán, que 
Oviedo llama Thevaca, el cual les agasajó mucho, les dio gran 
cantidad de oro y perlas, provisiones en abundancia, los indios 
necesarios para la carga, y a su hijo mismo para que gober- 
5 nase aquella gente y sirviese de guía. Llevólos él a la tierra de 
un enemigo suyo llamado Ponera, señor poderoso, y según los 
nuevos aliados, tirano insufrible de toda la comarca. Ponera 
huyó con su gente a los montes; pero tres mil pesos de oro 
hallados en su pueblo eran cebo bastante para empeñarse en 

I o hacerle venir y declarar de dónde sacaba aquella riqueza. 
Vencido al fin de amenazas y de miedo, se puso por su mal 
en manos de sus enemigos, que no perdieron momento hasta 
completar su ruina. Preguntáronle de dónde sacaba el oro 
que tenía ; dijo que sus abuelos se lo habían dejado, y que él 

15 no sabía más. Diéronle tormento, mantúvose en su silencio, y 
al fin fué echado a los perros con tres indios principales que 
quisieron seguir su triste fortuna. Dícese que era disforme de 
miembros, feísimo de cara, sanguinario en sus acciones, in- 
mundo en sus costumbres. La culpa de su muerte es más de 

20 los indios que de los castellanos ; pero éstos al fin no eran los 
jueces de Ponera. 

Entre tanto los españoles que habían quedado con Chiapes, 
restablecidos ya de sus fatigas, se volvieron a su capitán. 
Pasaron por la tierra del cacique Bonouvamá, quien no con- 

25 tentó con regalarlos y hacerlos descansar dos días en su pue- 
blo, los quiso acompañar y ver a Vasco Niiñez. Llegado a su 
presencia, «aquí tienes, le dijo, hombre valiente, salvos y sanos 
a tus compañeros del mismo modo que en mi casa entraron. 
El que nos da los frutos de la tierra y hace los relámpagos y 

30 los truenos te conserve a ti y a ellos.» Miraba, esto diciendo, 
al cielo, y dijo otras muchas palabras que no se entendieron 
bien, aunque parecían ser de amor. Agasajóle mucho Balboa, 
asentó con él perpetua alianza y amistad ; y después de haber 
descansado treinta días en aquel paraje, prosiguió su camino. 



VASCO NÜÑEZ DE BALBOA 33 

Ibase haciendo cada vez más penoso y difícil, porque mar- 
chaban por tierras estériles y fragosas o por pantanos en que 
se sumían hasta la rodilla. El país estaba casi enteramente 
despoblado; y si tal vez hallaban alguna tribu, era tan pobre, 
que con nada podía socorrerlos. Tal era, en fin, el trabajo y 5 
tal la estrechez, que algunos indios teochaneses murieron de 
necesidad en el camino. Yendo así despeados y desfallecidos, 
divisaron un día en un cerro a unos indios que les hacían se- 
ñales de que aguardasen. Hicieron alto los españoles, y ellos 
llegaron delante de Balboa, y le dijeron que su señor Chioriso 10 
los enviaba a saludarle en su nombre y a manifestar el deseo 
que tenía de mostrar su amor a hombres tan valientes. Con- 
vidáronle a que se llegase al pueblo de su cacique y le ayudase 
a castigar a un enemigo poderoso que tenía, el cual poseía 
mucho oro, del que podría apoderarse. Y para obligarle más le 15 
presentaron de parte de Chioriso diferentes piezas de oro, que 
pesarían hasta mil y cuatrocientos pesos. Recibió Balboa con 
mucho gusto el mensaje ; dio a los indios cuentas, cascabeles y 
camisas, y les prometió que a otro viaje iría a saludar a Chio- 
riso. Partieron ellos contentísimos con su regalo, mientras que 20 
los españoles, cargados de oro y faltos de sustento, proseguían 
melancólicamente su viaje, maldiciendo las riquezas que los 
agobiaban y no los mantenían. 

Entraron luego en el dominio del cacique Pocorosa, con 
quien hicieron amistad, y después se dirigieron al de Tuba- 25 
namá, régulo poderoso temido en toda aquella comarca y ene- 
migo de la tribu de Comogre. Este indio estaba de guerra, y 
era preciso subyugarle; mas la gente de Balboa, consumida 
y fatigada con el viaje, no estaba a propósito para el trance de 
una batalla, y él prefirió la sorpresa al ataque descubierto. Eli- 30 
gió pues sesenta hombres los más bien dispuestos, hizo dos 
jomadas en un día, y sin ser sentido de nadie, dio de noche 
sobre Tubanamá, y le prendió con toda su familia, en la cual 
había hasta ochenta mujeres. A la fama de su prisión acudieron 



34 VASCO NUÑEZ DE BALBOA 

los caciques convecinos a dar quejas contra él y pedir su 
castigo, como se había hecho con Ponera. Respondía él que 
mentían, y que por envidia de su poder y de su fortuna le 
acusaban. Y viéndose amenazado de ser echado a los perros 
5 o atado de pies y manos en un río que cerca de allí corría, 
empezó a llorar dolorosamente, y llegándose acongojado a Bal- 
boa y señalando a su espada, «¿ quién, dijo, contra esta macana, 
que de un golpe hiende a un hombre, pensará prevalecer, a 
menos de estar falto de seso? Quién no amará más presto 

10 que aborrecerá a tal gente ? No me mates, yo te lo ruego, y 
te traeré cuanto oro tengo y cuanto pueda adquirir.» Estas 
y otras razones dijo en tono tan lastimero, que Balboa, que 
nunca tuvo propósito de quitarle la vida, le mandó poner libre. 
Tubanamá en retomo dio hasta seis mil pesos de oro; y siendo 

15 preguntado de dónde le sacaba, dijo que no lo sabía. Sos- 
pechóse que hablaba de este modo para que los extranjeros 
dejasen el país; por lo cual Balboa mandó que se hiciesen 
catas y pruebas en algunos parajes donde se encontró tal cual 
muestra de aquel metal. Hecho esto, salió del distrito de 

20 Tubanamá, llevándose todas sus mujeres y también un hijo 
del Cacique para que aprendiese la lengua española y pudiese 
servir de intérprete a su tiempo. 

Era ya pasada la Pascua : la gente estaba toda cansada y 
enferma, y él mismo aquejado de unas calenturas. Resolvió 

25 pues apresurar su vuelta, y llevado en una hamaca sobre 
hombros de indios llegó a Comogre, cuyo cacique viejo había 
muerto, sucediéndole en el señorío su hijo mayor. Fueron allí 
recibidos los españoles con el agasajo y amistad acostumbrada ; 
dieron y recibieron presentes, y después de haber reposado 

30 algunos días, Balboa se encaminó al Darién por la tierra de 
Ponca, donde encontró cuatro castellanos que venían a avisarle 
de haber llegado a aquel puerto dos navios de Santo Domingo 
con muchas provisiones. Esta alegre nueva le hizo apresurar 
más su camino, y con veinte soldados se adelantó al puerto de 



VASCO NÜÑEZ DE BALBOA 35 

Careta. Allí se embarcó, y navegó hacia el Darién, donde 
llegó por fin el día 19 de' enero de 15 14, cuatro meses y medio 
después de haber salido. 

Todo el pueblo salió a recibirle. Los aplausos, los vivas, las 
demostraciones más exaltadas de la gratitud y de la admira- 5 
ción le siguieron desde el puerto hasta su casa, y todo parecía 
poco para honrarle. Domador de los montes, pacificador del 
istmo y descubridor del mar Austral, trayendo consigo más de 
cuarenta mil pesos en oro, un sinnúmero de ropas de algodón 
y ochocientos indios de servicio, poseedor en fin de todos los 10 
secretos de la tierra y lleno de esperanzas para lo futuro, era 
considerado por los colonos del Darién como un ser privile- 
giado del cielo y la fortuna, y dándose el parabién de tenerle 
por caudillo, se creían invencibles y felices en su dirección y 
gobierno. Comparaban la constante prosperidad que había dis- 15 
frutado la colonia, la perspectiva espléndida que tenía delante, 
el acierto y felicidad de sus expediciones, con los infelices suce- 
sos de Ojeda, de Nicuesa, y hasta del mismo Colón, que no 
había podido asentar el pie con firmeza en el continente ameri- 
cano. Y esta gloria se hacía mayor cuando ponían la conside- 20 
ración en las virtudes y talentos con que la había conseguido. 
Éste ponderaba su audacia, aquél su constancia; el uno su 
prontitud y diligencia, el otro la invencible entereza de ánimo 
con que jamás desmayaba y abatía ; quién la habilidad y des- 
treza con que sabía conciliarse los ánimos de los salvajes, tem- 25 
piando la severidad con el agasajo ; quién, en fin, su penetración 
y prudencia para averiguar de ellos los secretos del país y pre- 
parar nuevas fuentes de prosperidad y riqueza para la colonia 
y para la metrópoli. Sobresalía entre estos elogios el que ha- 
cían de su cuidado y de su afecto por sus compañeros, con 30 
quienes procedía en todo lo que no era disciplina militar más 
como igual que como caudillo. Visitaba uno por uno a los 
dolientes y heridos; consolábalos como hermano; si alguno se 
le cansaba o desfallecía en el camino, en vez de desampararlo, 



36 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

él mismo iba a él, le auxiliaba y le animaba. Viósele muchas 
veces salir con su ballesta a buscar alguna caza con que apa- 
gar el hambre de quien por ella no podía seguir a los otros: 
él mismo se la llevaba y esforzaba ; y con este agasajo y este 
5 cuidado tenía ganados los ánimos de tal modo, que le hubie- 
ran seguido contentos y seguros adonde quiera que los quisiera 
llevar. Duraba muchos años después la memoria de estas 
excelentes calidades, y el cronista Oviedo, que seguramente no 
es pródigo de alabanzas con los conquistadores de Tierra-Firme, 

I o escribía en 1548, que en concillarse el amor del soldado con 
esta especie de oficios, ningún capitán de Indias lo había hecho 
hasta entonces mejor ni aun tan bien como Vasco Niíñez. 

Recogidos ya a la colonia los compañeros de la expedición, 
se repartió el despojo habido en ella, habiéndose antes separado 

15 el quinto que pertenecía al Rey. El reparto se hizo con la equi- 
dad más escrupulosa entre los que habían sido del viaje y los 
que habían quedado en la villa. Después Balboa determinó 
enviar a España a Pedro de Arbolancha, grande amigo suyo 
y compañero en la expedición, a dar cuenta de ella y llevar al 

20 Rey un presente de las perlas más finas y más gruesas del des- 
pojo, a nombre suyo y de los demás colonos (marzo de 15 14). 
Partió Arbolancha, y Vasco Niíñez se dio a cuidar de la con- 
servación y prosperidad del establecimiento, fomentando las 
sementeras para evitar las hambres pasadas y excusarse de 

25 asolar la tierra. Ya no sólo se cogía en abundancia el maíz y 
demás frutos del país, sino que se daban también las semillas 
de Europa, traídas por aventureros que de todas partes acudían 
a la fama de la riqueza del Darién. Envió a Andrés Garabito 
a descubrir diferente camino para" la mar del Sur, y a Diego 

30 Hurtado a reprimir las correrías de dos caciques que se habían 
alzado. Cumplieron uno y otro felizmente sus comisiones, y se 
volvieron a la Antigua dejando las provincias refrenadas. Todo 
pues sucedía prósperamente a la sazón en el istmo. Los con- 
tomos estaban pacíficos y tranquilos, la colonia progresaba, y 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 37 

los ánimos, engreídos con la fortuna y bienes adquiridos, se 
volvían impacientes y ambiciosos a las riquezas que les pro- 
metían las costas del mar nuevamente descubierto. 

Pero estas grandes esperanzas iban a desvanecerse por 
entonces. Enciso había llenado la corte de Castilla de quejas 5 
contra Balboa; y el miserable fin de Nicuesa excitó tanta com- 
pasión, que el Rey Católico no quiso dar oídos a Zamudio, que 
le disculpaba, mandó prenderle, y así se hiciera si él no se hu- 
biese escondido. A Vasco Nüñez se le condenó en los daños 
y perjuicios causados a Enciso, se mandó que se le fonpase 10 
causa y se le oyese criminalmente para imponerle la pena a 
que hubiese lugar por sus delitos. A fin de cortar de una vez 
los disturbios del Darién determinó el Gobierno enviar un jefe 
que ejerciese la autoridad con otra solemnidad y respeto que 
hasta entonces, y fué nombrado para ello Pedrarias Dávila, un 15 
caballero de Segovia a quien por su gracia y destreza en los 
juegos caballerescos del tiempo se le llamaba en su juventud el 
Galán y el Justador. A poco de esta elección llegaron Caicedo 
y Colmenares como diputados de la colonia, que trajeron mues- 
tras de las riquezas del país y las grandes esperanzas concebi- 20 
das con las noticias que dieron los indios de Comogre. Caicedo 
murió muy luego, hinchado, dice Oviedo, «y tan amarillo como 
aquel oro que vino a buscar.» Pero la relación que hicieron él 
y su compañero de la utilidad del establecimiento fué tal, que 
creció en el Rey la estimación de la empresa y acordó enviar 25 
una armada mucho mayor que la que pensó al principio. Y 
como los aventureros que iban a la América no soñaban sino 
oro, y era oro lo que buscaban allí, oro lo que quitaban a los 
indios, oro lo que estos les daban para contentarlos, oro lo que 
sonaba en sus cartas para hacerse valer en la corte, y oro lo 30 
que en la corte se hablaba y codiciaba, el Darién, que tan rico 
parecía de aquel ansiado metal, perdió su primer nombre de 
Nueva Andalucía, y se le dio en la conversación y hasta en los 
despachos el de Castilla del Oro. 



38 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

Era entonces la época en que el rey Femando mandó des- 
hacer la armada aprestada para llevar al Gran Capitán a Italia 
a reparar el desastre de Ravena. Muchos de los nobles que a 
la fama de este célebre caudillo habían empeñado sus haberes 
5 para seguirle a coger lauros en Italia, volaron a alistarse en la 
expedición de Pedrarias, creyendo reparar así aquel desaire de 
la fortuna y adquirir en su compañía tanta gloria como rique- 
zas. La vulgar opinión de que en el Darién se cogía el oro con 
redes había excitado en todos la codicia y alejado de sus áni- 

lo mos.todo consejo de seso y de cordura. Fijóse el numero de 
gente que había de llevar el nuevo gobernador en mil y dos- 
cientos hombres. Pero aunque tuvo que despedir a muchos 
por no ser posible llevarlos, todavía llegaron a dos mil los que 
desembarcaron: jóvenes los más, de buenas casas, bien dis- 

15 puestos y lucidos, y todos deseosos de hacerse ricos en poco 

tiempo y volver a su país acrecentados en bienes y en honores. 

Gastó Femando en aquella armada más de cincuenta y 

cuatro mil ducados: suma enorme para aquel tiempo, y que 

manifiesta el interés e importancia que se daban a la empresa. 

20 Componíase de quince navios bien provistos de armas, muni- 
ciones y vituallas, y iban de alcalde mayor un joven que 
acababa de salir de las escuelas de Salamanca, llamado el licen- 
ciado Gaspar de Espinosa, de tesorero Alonso de la Puente, de 
veedor Gonzalo Fernández de Oviedo el cronista, de alguacil 

25 mayor el bachiller Enciso, y otros diferentes empleados para 
el gobiemo del establecimiento y mejor administración de la 
hacienda real. Dióse título de ciudad a la villa de Santa María 
de la Antigua, con otras gracias y prerogativas que demostra- 
sen el aprecio y la consideración del Monarca a aquellos pobla- 

30 dores ; y en fin, para el arreglo y servicio del culto divino fue 
consagrado obispo del Darién fray Juan de Quevedo, un reli- 
gioso franciscano predicador del Rey, y se le envió acompañado 
de los sacerdotes y demás que pareció necesario al desempeño 
de su ministerio. A Pedrarias se le dio una larga instrucción 



VASCO NUÑEZ DE BALBOA 39 

para su gobierno, se le mandó que nada providenciase sin el 
cx)nsejo del Obispo y los oficiales generales, que tratase bien 
a los indios, que no les hiciese guerra sin ser provocado; y 
se le encomendó mucho aquel famoso requerimiento dispuesto 
anteriormente para la expedición de Alonso de Ojeda, de que 5 
se hablará más adelante en la vida de fray Bartolomé de las 
Casas, donde es su lugar más oportuno. 

Salieron de San Ltícar en 1 1 de abril de 1 5 1 4, tocaron en la 
Dominica y arribaron a Santa Marta. Tuvo allí Pedrarias algu- 
nos encuentros con aquellos indios feroces, saqueó sus pueblos, 10 
y sin hacer ningún establecimiento, como se le había prevenido, 
bajó al fin al golfo de Urabá y surgió delante del Darién en 
29 de junio del mismo año. Envió al instante un criado suyo 
a avisar a Balboa de su arribo. El emisario creía que el gober- 
nador de Castilla del Oro debería estar en un trono resplan- 15 
deciente dando leyes a un enjambre de esclavos. ¿Cuál pues 
sería su admiración al encontrarle dirigiendo a unos indios que 
le cubrían la casa de paja, vestido de una camiseta de algodón 
sobre la de lienzo, con zaragüelles en los muslos y alpargatas a 
los pies? En aquel traje, sin embargo, recibió con dignidad el 20 
mensaje de Pedrarias, y respondió, que se holgaba de su llegada 
y que estaban prontos él y todos los del Darién a recibirle y 
servirle. Corrió por el pueblo la noticia, y según el miedo o las 
esperanzas de cada uno, empezaron a agitarse y hablar de ella. 
Tratóse el modo con que recibirían al nuevo gobernador: 25 
algunos decían que armados como hombres de guerra; pero 
Vasco Nüñez prefirió el que menos sospecha pudiese dar, y 
salieron en cuerpo de concejo y desarmados. 

A pesar de esto, Pedrarias, dudoso aun de su intención, 
luego que saltó en tierra ordenó su gente para no ir desa- 30 
percibido. Llevaba de la mano a su mujer doña Isabel de 
Bobadilla, prima hermana de la marquesa de Moya, favorita 
que había sido de la Reina Católica, y le seguían los dos mil 
hombres a punto de guerra. Encontróse a poco de haber 



40 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

desembarcado con Balboa y los pobladores, que le recibieron 
con gran reverencia y resf>eto y le prestaron la obediencia que 
le debían. Los recién venidos se alojaron en las casas de los 
colonos, los cuales los proveían del pan, raíces, frutas y aguas 
5 del país, y la armada a su vez les proporcionaba los bastimen- 
tos que había llevado de España. Pero esta exterior armonía 
duró poco tiempo, y las discordias, los infortunios y los sinsabo- 
res se sucedieron y amontonaron con la rapidez consiguiente a 
los elementos opuestos de que el establecimiento se componía. 

10 Al día siguiente de haber llegado llamó Pedrarias a Vasco 
Niíñez, y le dijo el aprecio que se hacía en la corte de sus 
buenos servicios, y el encargo que llevaba del Rey de tratarle 
según su mérito, de honrarle y favorecerle ; y le mandó que le 
diese una información exacta del estado de la tierra y disposi- 

15 ción de los indios. Contestó Balboa agradeciendo la merced 
que se le hacía, y prometió decir con verdad y sinceridad 
cuanto supiese. A los dos días presentó su informe por escrito, 
comprendiendo en él todo lo que había hecho en el tiempo de 
su gobernación : los ríos, quebradas y montes donde había ha- 

20 liado oro, los caciques que había hecho de paz en aquellos tres 
años, y eran más de veinte, su viaje de mar a mar, el descu- 
brimiento del Océano Austral, y de la Isla Rica de las Perlas. 
Publicóse en seguida su residencia, y se la tomó el alcalde Es- 
pinosa. Pero el Gobernador, no fiándose de su capacidad, por 

25 ser tan joven, comenzó por su parte con un gran interrogatorio 
a hacer pesquisa secreta contra él. Ofendióse de ello Espi- 
nosa, y ofendióse más Vasco Nüñez, que vio en aquel pérfido 
y enconado procedimiento la persecución que Pedrarias le pre- 
paraba. Hubo pues de mirar por sí, y resolvió oponer a la 

30 autoridad del Gobernador, que le era adverso, otra autoridad 
igual que le favoreciese y amparase. 

Para este fin acudió al obispo Quevedo, con quien Pedrarias, 
según la instrucción que se le había dado, tenía que consultar 
sus providencias. Rindióle toda clase de respetos y se ofreció 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 41 

a toda clase de servicios en su obsequio. Dióle parte en sus 
labores, en sus rescates, en sus esclavos ; y el prelado, por una 
parte llevado del espíritu de granjeria que dominaba gene- 
ralmente a todos los españoles que pasaban a Indias, y por 
otra conociendo que ninguno de los del Darién igualaba en 5 
capacidad y en inteligencia a Vasco Nüñez, pensaba hacerse 
rico con su industria, y todos sus negocios de utilidad se los 
daba a manejar. Hizo más, que fué poner de parte de Balboa 
a doña Isabel de Bobadilla, a quien el descubridor no cesaba 
de agasajar y regalar con toda la urbanidad y atenciones de un 10 
fino cortesano. 

Así es que el Obispo le exaltaba sin cesar, encarecía sus 
servicios, y decía públicamente que era acreedor a grandes 
mercedes. Pesaban a Pedrarias estas alabanzas, y se ofendía 
quizá de que mereciese esta consideración un hombre nuevo, 15 
nacido del polvo, y que en Castilla apenas habría osado levan- 
tar sus deseos a pretender ser su criado. La residencia entre 
tanto proseguía : el Alcalde mayor, ofendido de la desconfianza 
del Gobernador, miró con ojos de equidad o de indulgencia los 
cargos criminales que se hacían a Balboa, y le dio por libre de 20 
ellos; pero le condenó a la satisfacción de daños y perjuicios 
causados a particulares, segiín las quejas que se presentaron 
contra él. Llevóse esto con tal rigor que poseyendo a la lle- 
gada de Pedrarias más de diez mil pesos, de resultas de la resi- 
dencia se vio reducido casi a la mendicidad. Más no satisfecho 25 
el Gobernador con este abatimiento, todavía quería enviarle a 
España cargado de grillos para que el Rey le castigase según 
su justicia por la pérdida de Nicuesa y otras culpas que en la 
pesquisa secreta se le imputaban a él solo. Eran de esta opi- 
nión los oficiales reales, que en el Darién, como en las demás 30 
partes de América, fueron siempre enemigos de los capitanes y 
descubridores. Pero el Obispo, que yéndosele Balboa, creía que 
se le iba la fortuna, hizo ver a Pedrarias que enviarle así a 
Castilla era enviarle al galardón y al triunfo; que la relación 



42 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

de sus servicios y de sus hazañas hecha por él mismo y auxi- 
liada de su presencia, necesariamente se atraería el favor de la 
corte; que volvería honrado y gratificado más que nunca, y 
con la gobernación de la parte de Tierra-Firme que él quisiese 
5 escoger, la cual, atendida la práctica y conocimiento que tenía 
del país, sería la más abundante y rica. Por lo mismo, lo que 
convenía a Pedrarias era tenerle necesitado y envuelto en con- 
testaciones y pleitos, y entretenerle con palabras y demostra- 
ciones exteriores mientras que el tiempo aconsejaba lo que 

10 debía hacerse con él. El Obispo tenía razón ; pero el mayor 
enemigo de Balboa no hubiera pensado en un modo más ex- 
quisito de perjudicarle que el que buscó su interesado protec- 
tor para detenerle en el Darién. Persuadióse Pedrarias; se 
restituyeron a Vasco Nüñez los bienes que tenía embargados, 

15 y se le empezó a dar por medio del Obispo alguna parte en los 
negocios del gobierno. Aun se creyó que volviese a tomar la 
autoridad principal, porque Pedrarias, habiendo adolecido grave- 
mente a poco de haber llegado, se salió del pueblo a respirar 
mejor aire y dejó poder al Obispo y oficiales para que gober- 

20 nasen a su nombre. Sanó empero, y la primera cosa que hizo 
fué enviar a diferentes capitanes a hacer entradas en la tierra, 
y dio particular comisión a Juan de Ayora, su segundo, para 
que con cuatrocientos hombres saliese hacia el mar del Sur y 
poblase en los sitios que le pareciesen convenientes. Díjose 

25 entonces que era con el objeto de oponerse a cualquiera gra- 
cia que la corte hiciese a Vasco Nüñez en premio de su des- 
cubrimiento, pretextando que la tierra estaba ya poblada por 
Pedrarias, y que Balboa no había hecho otra cosa que verla' 
materialmente y maltratar a los indios que encontró en ella. 

30 Mas aun cuando no hubiera este motivo, la necesidad de 
desahogar la colonia prescribía imperiosamente esta medida. 
Empezaban ya a escasear los alimentos que había llevado la 
flota. Un bohío grande que habían hecho junto al mar para 
almacenarlos había sufrido un incendio, y en él había perecido 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 43 

una gran parte; otra se había consumido, y el resto estaba 
para concluir. Adelgazáronse las raciones, y la falta de alimen- 
tos, la diversidad de clima y la angustia del ánimo empezaron 
a ejercer su influjo en los nuevos colonos. Preguntaban ellos 
cuando llegaron, por el paraje en que se cogía el oro con redes, 5 
y los del Darién les respondían que las redes para coger el oro 
eran la fatiga, los trabajos y los peligros: así habían hallado 
ellos el que tenían, así los otros tendrían que procurarse el que 
codiciaban. Vinieron tras esto las enfermedades, la ración del 
Rey se acabó, creció la calamidad, y los que habían dejado en 10 
Castilla sus posesiones y sus regalos por correr tras la opulen- 
cia indiana, andaban por las calles del Darién pidiendo misera- 
blemente limosna, sin hallar quien se la quisiese dar. Vendían 
unos sus ricas preseas y vestidos por pedazos de pan de maíz 
o galleta de Castilla ; hacíanse otros leñadores, y vendiendo 1 5 
por algiín poco de pan las cargas que traían, sustentaban 
algún tanto la vida; pacían otros a fuer de bestias las yerbas 
de los campos ; y hubo, en fin, caballero que salió a la calle 
clamando que se moría de hambre, y a vista de todo el pueblo 
rindió el alma desfallecido. Morían cada día tantos, que no 20 
podía guardarse ni orden ni ceremonial alguno en los entierros, 
y se hicieron zanjas para arrojarlos allí como en tiempo de con- 
tagio. Menos necesidad había entre los primeros pobladores; 
pero se advirtió en ellos una dureza en socorrer a los afligidos, 
que manifestó bien el poco gusto que habían tenido en su ve- 25 
nida. Murieron en fin hasta setecientas personas en el término 
de un mes , y huyendo del azote, muchos de los principales 
desampararon la tierra con licencia del Gobernador, y se vol- 
vieron a Castilla o se refugieron a las islas. 

Salieron pues los capitanes de Pedrarias a reconocer la tierra 30 
y a poblar : Luis Carrillo al río que llaman de los Añades, Juan 
de Ayora al mar del Sur, Enciso al Cenu, otros en fin a diferen- 
tes puntos en diferentes tiempos. No es de mi propósito dar 
cuenta de sus expediciones, ni contar una por una las violencias 



44 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

y vejaciones que cometieron; cómo robaban, saqueaban, cau- 
tivaban hombres y mujeres, sin distinción de tribu amiga o 
enemiga. Los indios, pacíficos y tranquilos con la buena política 
y artes de Balboa, volvieron sobre sí a vengar tantas injurias, 
5 y en casi todas partes se alzaron, embistieron y ahuyentaron a 
los españoles, que tuvieron que volverse al Darién, donde, aun- 
que sus excesos se supieron, ninguno, sin embargo, fué casti- 
gado. Hasta el mismo Vasco Ndñez, que en compañía de Luis 
Carrillo salió a una expedición a las bocas del río y atacó a los 

I o indios barbacoas, participando ya de la mala estrella presente, 
fué atacado de improviso por aquellos salvajes en el agua, y 
roto y maltratado en la refriega, de que volvieron mal heridos 
Carrillo y él al Darién, donde al instante murió el primero. 
El temor y desaliento que causaban estos continuos descala- 

15 bros fué tal, que llegó ya a cerrarse en el Darién la casa de la 
fundición: señal siempre de grande aprieto. Los árboles de 
las sierras, las yerbas altas de los campos, las oleadas del mar 
se les figuraban indios que venían a asolar el pueblo. Las 
disposiciones de Pedrarias, todas desconcertadas, en vez de 

20 dar seguridad, aumentaban el miedo y la confusión; mientras 
que Balboa mofándose de ellas les recordaba los días en que la 
colonia bajo su mando, tranquila dentro, respetada fuera, era 
reina del istmo y daba leyes a veinte naciones. 

Mal contento de esta situación Pedrarias, escribió a Castilla 

25 haciendo mucho cargo a Vasco Núñez por no haber encon- 
trado en el país las riquezas y comodidades de que hablaba 
en sus relaciones con tanta jactancia. Los amigos de Balboa, 
por el contrario, escribieron que todo estaba perdido por el 
mal gobierno de Pedrarias y las insolencias de sus capitanes; 

30 que las reales órdenes no se ejecutaban, que no se castigaba 
a nadie, que a la llegada de Pedrarias el pueblo estaba bien 
ordenado, más de doscientos bohíos hechos, y la gente al^;re, 
que cada día de fiesta jugaba cañas ; la tierra cultivada, y todos 
los caciques tan de paz, que un solo castellano podía atravesar 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 45 

de mar a mar seguro de violencias y de insultos. Pero ya en 
aquel tiempo mucha de la gente española era muerta ; la que 
quedaba triste y desalentada, la campaña destruida y los indios 
levantados. Todo lo había causado la residencia tomada a Bal- 
boa. Hubiéranle dejado descubrir, añadían, y ya se sabría la 5 
verdad de los ponderados tesoros de Dabaibe, los indios esta- 
rían de paz, la tierra en abundancia y los castellanos contentos. 
También escribió Vasco Nüñez al Rey acusando duramente y 
sin rebozo alguno por los males de la colonia al gobernador 
y sus oficiales. Pudo darle confianza para ello la certeza en 10 
que ya se hallaba del favor que le dispensaba la corte de re- 
sultas del viaje de Pedro de Arbolancha. Hasta la llegada de 
Caicedo y Colmenares su opinión en Castilla había sido siem- 
pre muy baja. Puede verse en las Décadas de Anglería el 
horror y el desprecio con que se le miraba. Espadachín, revol- 15 
toso y aun rebelde, salteador y bandolero son los dictados con 
que aquel escritor le mienta siempre. Mas después que llega- 
ron aquellos diputados, aun cuando Colmenares no era amigo 
suyo ni le favorecía en sus relaciones, la pintura sin embargo 
que hicieron del establecimiento y de la conducta del jefe que 20 
le dirigía empezó a inclinar los ánimos en favor suyo y a darle 
consideración y aprecio. Decíase que era un hombre esforzado 
y necesario, un caudillo inteligente, a cuya prudencia y valor 
se debía la consolidación de la primera colonia europea en el 
continente indio : especie de mérito negado a todos los descu- 25 
bridores anteriores, y reservado para él solo. Él conocía los 
secretos de la tierra: ¿quién sabe el provecho que podría pro- 
ducir a su patria un hombre de aquel tesón, de aquella pericia 
y fortuna? A este cambio de opinión pudieron contribuir eficaz- 
mente los informes favorables del ya ganado Pasamonte, el cual 30 
escribió de Vasco Ndñez como del mejor servidor que el Rey 
tenía en Tierra- Firme, y el que más había trabajado de cuantos 
allí habían ido. Esto, sin embargo, no fué bastante para variar 
las disposiciones de la expedición, ya muy adelantadas, ni el 



46 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

mando conferido a Pedrarias. Mas cuando después llegó Arbo- 
lancha llevando consigo las riquezas, los despojos, las esperan- 
zas brillantes que les habían dado las costas del mar Austral ; 
cuando oyeron que con ciento y noventa hombres había hecho 
5 aquello para que se habían creído necesarios mil, y que de esos 
nunca había obrado sino con sesenta o setenta a la vez ; que 
en cuantos encuentros tuvo no había perdido un soldado; 
que había pacificado tantos caciques; que sabía tantos secre- 
tos; cuando se entendió su porte religioso y moderado, y la 

I o reverencia y docilidad con que tributaba a Dios y al Rey el 
reconocimiento y sumisión debidas en todas sus prosperidades y 
fortuna, la gratitud y admiración se dilataron en alabanzas sin 
fin, y Anglería mismo decía que aquel Goliat se había conver- 
tido en Eliseo, y de un Anteo sacrilego y forajido, en Hércules 

15 domador de monstruos y vencedor de tiranos. Hasta el anciano 
Rey, embelesado de lo que oía de Arbolancha, y con las perlas 
en las manos, salió de su genial indiferencia, y encargó formal- 
mente a sus ministros que se le hiciese merced a Vasco Niíñez, 
pues tan bien le había servido. Por manera que si Arbolancha 

20 llegara antes de que Pedrarias saliera, tal vez Balboa hubiera 
podido conservar su autoridad en el Darién, y los sucesos fueran 
muy diversos. No lo consintió su estrella, que ya le llevaba a su 
ruina, y las mercedes del Monarca llegaron al Darién a tiempo 
que sin ser útiles ni al Estado ni a Vasco Núñez, sólo habían de 

25 acibarar los celos y la envidia del viejo y rencoroso Gobernador. 

Dióse a Balboa el título de adelantado del mar del Sur y la 

gobernación y la capitanía general de las provincias de Coiba 

y Panamá. Mandósele sin embargo estar a las órdenes de 

Pedrarias, y a éste se le encargaba que atendiese y favoreciese 

30 las pretensiones y empresas del Adelantado, de modo que en 
el favor que le hiciese conociera lo mucho que el Rey apreciaba 
su persona. Pensaba así la corte conciliar los respetos que se 
debían al carácter y autoridad del Gobernador con la gratitud 
y recompensas que se debían a Balboa; pero esto, que era 



VASCO NÜÑEZ DE BALBOA 47 

fácil en la corte, era imposible en el Darién, donde las pasiones 
lo repugnaban. Llegaron los despachos muy entrado el año de 
15 1 5. Pedradas, que desconfiado y receloso solía detener las 
cartas que iban de Europa, hasta las de los particulares, detuvo 
los despachos de Balboa, con ánimo de no darles cumplimiento. 5 
No era de extrañar que así lo hiciese: las provincias que se 
le asignaban en ellos eran las que más prometían, así por su 
riqueza como por el talento del jefe que se les enviaba; mien- 
tras que las que quedaban sujetas a la autoridad de Pedrarias 
eran solamente las contiguas al golfo, y de ellas las de oriente 10 
indómitas y feroces, pobres y agotadas ya las de occidente. 

No fué, empero, tan secreta la ratería del Gobernador, que 
no la llegasen a entender Vasco Niíñez y el Obispo. Levanta- 
ron al instante el grito, y empezaron a quejarse de aquella 
tiranía, principalmente el prelado, que hasta en el pulpito ame- 15 
nazaba a Pedrarias, y decía que daría cuenta al Rey de una 
vejación tan contraria a su voluntad y servicio. Temió Pe- 
drarias, y llamó a consejo a los oficiales reales, y también al 
Obispo, para determinar lo que había de hacerse en aquel caso. 
Eran todos de opinión que no debían cumplirse los despachos 20 
hasta que el Rey, en vista de la residencia de Balboa y del pa- 
recer de todos, manifestase su voluntad. Pero las razones que 
les opuso el Obispo fueron tan fuertes y tan severas, cargólos 
con una responsabilidad tan grande si por escuchar sus mise- 
rables pasiones suspendían el efecto de unas gracias conce- 25 
didas a servicios eminentes y notorios en los dos mundos, que 
puso miedo en todos, y más en el Gobernador, que resolvió dar 
curso a los despachos, tal vez porque pensó allí mismo el modo 
de inutilizarlos. Llamaron pues a Vasco Nuñez y le dieron sus 
títulos, exigiendo previamente palabra de que no usaría de 30 
su autoridad ni ejercería su gobernación sin licencia y bene- 
plácito de Pedrarias : ofreciólo él así, no sabiendo que en ello 
pronunciaba su sentencia, y se empezó a llamar públicamente 
Adelantado de la mar del Sur. 



48 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

Esta nueva y reconocida dignidad no le salvó de un atrope- 
llamiento que sufrió poco después. Viéndose pobre y perse- 
guido en el Darién, y acostumbrado como estaba a mandar, 
quiso buscar camino para salir del pupilaje y dependencia en 
5 que allí se le tenía, y antes de esta época había enviado a 
Cuba a su compañero y amigo Andrés Garabito para que le 
trajese gente, con la cual por Nombre-de-Dios proyectaba irse 
a poblar en la mar del Sur. Volvió Garabito con sesenta hom- 
bres y provisión de armas y demás efectos necesarios a la expe- 
lo dición, cuando ya se había dado cumplimiento a los despachos 
y títulos de Balboa. Surgió a seis l^uas del Darién y avisó 
secretamente a su amigo ; mas no fué tan secreto, que Pedra- 
rias dejase de entenderlo. Furioso de enojo, y tratando aquel 
procedimiento como criminal rebeldía, hizo prender a Balboa, y 
15 quería también encerrarle en ima jaula de madera. Esta indig- 
nidad sin embargo no se puso en ejecución : medió el Obispo, 
concedió el Gobernador a sus ruegos la libertad de Balboa, y 
volvieron a ser en apariencia amigos. 

Xo se contentó con esto el infatigable protector. Era, como 
20 se ha dicho, Pedrarias viejo y de salud muy quebrada; tenía 
en Castilla dos hijas casaderas, y el Obispo emprendió formar 
entre él y Balboa un lazo que fuese indisoluble. Díjole que en 
tener oscurecido y ocioso al hombre más capaz de aquella tie- 
rra nadie perdía más que él mismo, puesto que perdía cuantos 
25 frutos pudiera producirle la amistad de Balboa. Éste al fin, de 
un modo o de otro, había de hacer saber al Rey la opresión y 
desaliento en que le tenía con desdoro suyo y perjuicio del Es- 
tado. Valía más hacerle su\x> de una vez, casarle con ima de 
sus hijas, y ayudarle a seguir la carrera brillante que la suerte 
30 al parecer le destinaba. Mozo, hijodalgo y ya adelantado, era 
un (partido muy conveniente a su hija, y él podría descansar en 
su vejez, dejando en las m:uios robustas de su yerno el cuidado 
y estrépito de la guerra. Asi los servicios que hiciese Vasco 
Xüñez se reputarían por suyos, y oísarían de una vez aquellas 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 49 

pasiones, aquellas contiendas tristes que tenían dividido en ban- 
dos el Darién y entorpecido el progreso de los descubrimientos 
y conquistas. Lo mismo dijo a doña Isabel de Bobadilla, que 
más afecta al descubridor, se dejó persuadir más pronto, y al 
fin inclinó al Gobernador a. dar las manos a aquel enlace (15 16). 5 
Concertáronse pues las capitulaciones, el desposorio se celebró 
por poder, y Balboa fué yerno de Pedrarias y esposo de su hija 
mayor doña María. 

Fuese con esto el Obispo a Castilla creyendo que con aquel 
concierto dejaba asegurada la fortuna y dignidad de su amigo. 10 
Pedrarias le llamaba hijo, le empezó a honrar como a tal, y lo 
escribió así, lleno al parecer de gusto y satisfacción, al Rey y a 
sus ministros. Después, para darle ocupación, le envió al puerto 
de Careta, donde a la sazón se estaba fundando la ciudad de 
Acia, para que acabase de establecerla y desde allí tomase las 15 
disposiciones convenientes para los descubrimientos en la mar 
opuesta. H izólo así Balboa, y luego que asentó los negocios 
de Acia, empezó a dar todo el calor posible a la construcción 
de bergantines para la ansiada expedición. Cortó allí la madera 
necesaria, y ella y las áncoras, la jarcia y clavazón, todo fué 20 
llevado a hombros de hombres de mar a mar, atravesando las 
veinte y dos leguas de sierras ásperas y fragosas que allí tiene 
el istmo de camino. Indios, negros y españoles trabajaban, y 
hasta el mismo Balboa aplicaba a veces sus brazos hercüleios a 
la fatiga. Con este tesón consiguió al fin ver armados los 25 
cuatro bergantines que necesitaba ; pero la madera, como recién 
cortada, se comió al instante de gusanos y no fué de provecho 
alguno. Armó otros barcos de nuevo, y se los inutilizó una 
avenida. Volviólos a construir con nuevos auxilios que trajo de 
Acia y del Darién, y luego que estuvieron a punto de servir se 30 
arrojó en ellos al golfo, se dirigió a la isla mayor de las Perlas, 
donde reunió gran cantidad de provisiones, y navegó algunas 
leguas al oriente en demanda de las regiones ricas que los indios 
le anunciaban. No pasó, empero, del puerto de Pinas; y parte 



so VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

por recelo de aquellos mares desconocidos, parte por deseo de 
concluir enteramente sus preparativos, se volvió a la isla y dióse 
todo a activar la construcción de los barcos que le faltaban. 
Su situación era entonces la más brillante y lisonjera de su 
5 vida: cuatro navios, trescientos hombres a su mando, suyo el 
mar, y la senda abierta a los tesoros del Peni. Iba entre la 
gente un veneciano llamado micer Codro, especie de filósofo, 
que venido al Nuevo Mundo con el deseo de escudriñar los 
secretos naturales de la tierra, y quizá también de hacer for- 

lo tuna, seguía la suerte del Adelantado. Presumía de astrólogo 
y de adivino, y había dicho a Balboa que cuando apareciese 
cierta estrella en tal lugar del cielo corría gran riesgo su per- 
sona ; pero que si salía de él sería el señor más rico y el capi- 
tán más célebre que hubiese pasado a Indias. Vio acaso Vasco 

15 Núñez la estrella anunciadora, y mofando de su astrólogo, dijo: 
«Donoso estaría el hombre que creyese en adivinos, y más en 
micer Codro.» Si este cuento es cierto, sería una prueba más 
de que allí donde hay poder, fortuna, o esperanza de haberlos, 
allí va al instante la charlatanería a sacar partido de la vanidad 

20 y de la ignorancia humana. 

Así se hallaba, cuando de repente llegó una orden de Pedra- 
rias mandándole que viniese a Acia para comunicarle cosas de 
importancia, necesarias a su expedición. Obedeció al instante 
sin sospecha de lo que iba a sucederle, ni se movió de su pro- 

25 pósito por los avisos que recibió en el camino. Cerca de Acia 
se encontró con Pizarro, que salía a prenderle seguido de gente 
armada. «¿ Qué es esto, Francisco Pizarro ? le dijo sorpren- 
dido : no soh'ades vos antes salir así a recibirme.» No contestó 
Pizarro: muchos de los vecinos de Acia salieron también a 

30 aquella novedad, y el Gobernador, mandando que se le custo- 
diase en una casa particular, dio orden al alcalde Espinosa para 
que le formase causa con todo el rigor de justicia. 

¿ Qué motivo hubo para este inesperado trastorno ? Lo único 
que resulta en claro de las diferentes relaciones con que han 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 51 

llegado a nosotros aquellas miserables incidencias, es que los 
enemigos de Balboa avivaron otra vez las sospechas y rencor 
mal dormido de Pedrarias, haciéndole creer que el Adelantado 
iba a dar la vela para su expedición y apartarse para siempre de 
su obediencia. Una porción de incidentes que concurrieron en- s 
tonces vinieron a dar color a esta acusación. Di jóse que Andrés 
Garabito, aquel grande amigo del Adelantado, había tenido unas 
palabras con él a causa de la india hija de Careta, a quien 
Vasco Nüñez tanto amaba ; y que ofendido por este disgusto y 
deseoso de vengarse, cuando Balboa salió la última vez de Acia, 10 
había dicho a Pedrarias que su yerno iba alzado y con intención 
de nunca más obedecerle. Lo cierto es que de los complicados 
en la causa solo Garabito fué absuelto. Sorprendióse también 
una carta que Hernando de Arguello escribía desde el Darién 
al Adelantado, en que le avisaba de la mala voluntad que se le 15 
tenía allí, y le aconsejaba que hiciese su viaje cuanto antes, sin 
curarse de lo que hiciesen o dijesen los que mandaban en la 
Antigua. Por último, teníase ya noticia de que el gobierno 
de Tierra-Firme estaba dado a Lope de Sosa ; y Vasco Núñez, 
temiéndose de él la misma persecución que de Pedrarias, había 20 
enviado secretamente a saber si era llegado al Darién, para en 
tal caso dar la vela sin que los soldados lo supiesen, y entre- 
garse al curso de su fortuna y descubrimientos. Los emisarios 
enviados a este fin y las medidas proyectadas por el Adelan- 
tado llegaron también a oídos del suegro suspicaz, pero con el 25 
colorido de que todo se encaminaba a salir de su obediencia. 
Reanimó pues todo su odio, que envenenaron a porfía los de- 
más empleados públicos enemigos de Balboa, y soltando el freno 
a la venganza, se apresuró a sorprender su víctima y sacrifi- 
carla a su salvo. Fuéle a ver sin embargo a su encierro, dióle 30 
todavía el nombre de hijo, y le consoló diciéndole que no tu- 
viese cuidado de su prisión, pues no tenía otro fin que satisfa- 
cer a Alonso de la Puente y poner su fidelidad en limpio. Mas 
no bien supo que el proceso estaba suficientemente fundado 



52 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

para la ejecución sangrienta que aspiraba, volvió a verle y le 
dijo con semblante airado e inflexible : «Yo os he tratado como 
a hijo porque creí que en vos había la fidelidad que al Rey, 
y a mí en su nombre, debíades. Pero ya que no es así y que 
5 procedéis como rebelde, no esperéis de mí obras de padre, sino 
de juez y de enemigo. — Si eso que me imputan fuera cierto, 
contestó el triste preso, teniendo a mis órdenes cuatro navios y 
trescientos hombres que todos me amaban, me hubiera ido la 
mar adelante sin estorbármelo nadie. No dudé como inocente 

10 de venir a vuestro mandado, y nunca pude imaginarme que 
fuese para verme tratado con tal rigor y tan enorme injusticia.» 
No le oyó más Pedrarias y mandó agravarle las prisiones. Sus 
acusadores en el proceso eran Alonso de la Puente y los demás 
publícanos del Darién; su juez, Espinosa, que ya codiciaba el 

15 mando de la armada, que quedaba sin caudillo con la ruina de 
Balboa. Terminóse la causa, y terminaba en muerte. Acumu- 
láronse a los cargos presentes la expulsión de Nicuesa y la 
prisión y agravios de Enciso. Todavía Espinosa, conociendo la 
enormidad de semejante rigor con un hombre como aquél, dijo 

20 a Pedrarias que en atención a sus muchos servicios podía otor- 
gársele la vida. «No, dijo el inflexible viejo, si pecó, muera 
por ello.» 

Fué pues sentenciado a muerte, sin admitírsele la apelación 
que interpuso para el Emperador y consejo de Indias. Sacá- 

25 ronle de la prisión publicándose a voz de pregonero que por 
traidor y usurpador de las tierras de la corona se le imponía 
aquella pena. Al oírse llamar traidor alzó los ojos al cielo y 
protestó que jamás había tenido otro pensamiento que acre- 
centar al Rey sus reinos y señoríos. No era necesaria esta 

30 protesta a los ojos de los espectadores, que llenos de horror y 
compasión le vieron cortar la cabeza en un repostero y colo- 

■ caria después en un palo afrentoso (15 17). Con él fueron tam- 
bién degollados Luis Botello, Andrés de Valderrábano, Hernán 
Muñoz y Femando de Arguello: todos amigos y compañeros 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 53 

suyos en viajes, fatigas y destino. Miraba Pedrarias la ejecu- 
ción por entre las cañas de un vallado de su casa a diez o doce 
pasos del suplicio. Vino la noche, faltaba aun Arguello por 
ajusticiar, y todo el pueblo arrodillado le pedía llorando que 
perdonase a aquél, ya. que Dios no daba día para ejecutar la 5 
sentencia. «Primero moriría yo, respondió él, que dejarla de 
cumplir en ninguno de ellos.» Fué pues el triste sacrificado 
como los otros, seguidos de la compasión de cuantos lo veían, 
y de la indignación que inspiraba aquella inhumana injusticia. 

Tenía entonces Balboa cuarenta y dos años. Sus bienes 10 
fueron confiscados, y con todos sus papeles entregados des- 
pués en depósito al cronista Oviedo, por comisión que tenía 
para ello del Emperador. Alguna parte fué restituida a su her- 
mano Gonzalo Nüñez de Balboa, y así éste como Juan y Alvar 
Niíñez, hermanos también del Adelantado, fueron atendidos y 15 
recomendados por el gobierno de España en el servicio de las 
armadas de América, «acatando, según dicen las órdenes reales, 
a los servicios de Vasco Nüñez en el descubrimiento y pobla- 
ción de aquella tierra.» No se explican así respecto de Pedra- 
rias ni los despachos públicos ni las relaciones particulares. 20 
En todas se le acusa de duro, avaro, cruel; en todas se le ve 
incapaz de cosa ninguna grande; en todas se le pinta como 
despoblador y destructor del país adonde se le envió de con- 
servador y de amparo. Por manera que ni a la indulgencia ni 
a la duda, aunque apuren todo su esfuerzo para justificarle y 25 
disculparle, le será dado jamás lavar este nombre aborrecido 
de la mancha de oprobio con que se ha cubierto para siempre. 
A Balboa, por el contrario, luego que callaron las miserables 
pasiones que su mérito y sus talentos concitaron en su daño, 
los papeles de oficio, igualmente que las memorias particulares 30 
y la voz de la posteridad, le llaman a boca llena uno de los 
españoles más grandes que pasaron a las regiones de América. 



NOTES 

Heavy figures refer to pages, light figures to lines 

1 1 Eran pasados : as in English, the use oí to be instead of to have^ 
as the auxiliary to the intransitive verb of motion, has become some- 
what antiquated. A second example may be seen in era venido^ 15 27. 

11 Colón: Christopher Columbus (1456?-! 502). The following tabu- 
lation of his four voyages to the New World will be f ound convenient 
for reference. 

(i ) August 3, 1492, to March 1 5, 1493, visiting several of the Bahama 
Islands and the north coasts of Cuba and Española. 

(2) September 25, 1493, to June 11, 1496, to several of the Lesser 

Antilles, Jamaica, and the south coasts of Cuba and Española. 

(3) May 30, 1498, to November 25, 1500, to Trinidad, Paria, and the 

Pearl Coast, as far west as Cubagua. 

(4) May II, 1502, to November 7, 1504, to Cape Honduras, coast- 

ing eastward and southward to the Gulf of Darien. 

1 2 tierra firme : the discoveries of Columbus, which were at first 
thought to be the outlying lands of India, received the ñame Indias \ 
compare 36 11, 41 4. By the year 1500 Cuba was known to be an 
island, while the vast extent of coast which had already been skirted 
was thought to belong to the Indian continent. Columbus died holding 
this belief. The general term tierra firme ^ early given to this territory, 
became later the specific designation of the provinces Darién, Veragua, 
and Panamá. It was then written Tierra-Firme ; compare 36 9, 42 4, 
46 32, 61 19. A variant of the general expression tierra firme is seen in 
costa firme^ 1 23. 

1 2 América : the author here uses the word América^ instead of Indias^ 
in the light of his and the reader*s present geographical knowledge. At 
this epoch it applied only to that portion of the coast which Hes south 
of the equator, which had been visited by Americus Vespucius, and was 
not supposed to form a part of the lands discovered by Columbus. The 
map drawn by Gerard Mercator in 1541 is the first to give the ñame 
America to the whole of the western hemisphere. 

16 la de : i.e. /<i costa de, 

55 



$6 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

1 11 Rodrigo de Bastidas : one of the few early explorers whom his- 
torians unite in characterizing as humane and just in his dealing with 
the Indians. He was murdered at Santa Marta by his companions, 
whom he had forbidden to maltreat the natives. 

1 14 Alonso de Ojeda: 1470-1515 (or 1516). He is to be remembered 
as the discoverer of the Gulf of Venezuela (1499), which he named 
Venecia (later changed to Venezuela) because the Indian villages, built 
over the water on piles, reminded him of Venice. He came to the 
Indies for the ñrst time as commander of one of the vessels accom- 
panying Columbus upon his second voyage. Ojeda was perhaps the 
most reckless of the bold spirits who came in early days to the New 
World. After a life filled with the most extravagant adventures, he 
died neglected and disheartened in the monastery of San Francisco, 
at Santo Domingo, with the request that his body might be buried at the 
threshold, where every one who entered might tread upon his grave. 

1 21 Diego de Nicuesa : this gentleman — of good birth, rich, skilled 
in arms, horsemanship, and music — is a fine type of the Spanish cava- 
lier of the period, whom the love of gold and of chimerical adventure 
allured to the newly-discovered lands. His sad fate, also typical, is re- 
lated in this narrative, 8 21-31. 

1 22 autorizados : the Spanish crown, pressed for funds after a pro- 
tracted war in Italy, gave the authority for these and similar expeditions, 
while the expense was borne by colonists themselves. 

1 22 Fernando el Católico : 1 452-1 516. This ñame is inseparable from 
that of Isabella la Católica (i 451-1504). The title ¿os Reyes Católicos was 
conferred upon them by Pope Alexander VI, " in consideration of their 
eminent virtues, their zeal in defense of the true faith, their reformation 
of conventual discipline, and their subjugation of the Moors in Spain, 
and the purification of their dominions from the Jewish heresy." Fer- 
dinand's skill in statecraft, combined with Isabella's excellent sense and 
devotion, made their long reign the most successful and celebrated one 
in Spanish history. At the time here spoken of, Isabella was dead and 
Ferdinand was practically monarch of all Spain, though in Isabella's 
kingdom (much larger than his own) he was legally only regent. 

1 26 el cabo de Gracias-á-Dios : so named by Columbus in gratitude at 
fínding calm water upon rounding it during a storm. 

1 28 Iba delantero Ojeda : here, and often, the inverted order of words 
gives life and variety to the phrase. 

2 6 San Sebastián : this town received its ñame from the martyr who 
was slain by arrows, in order that, as patrón saint, he might protect the 
inhabitants from the poisoned darts of the natives. 



NOTES 57 

2 20 Martin Fernández de Enciso : this lawyer, who plays an important 
part in the present narrative, wrote a little book which was published 
at Seville, in 1519, under the title " Suma de geografía." It is a com- 
pendium of the geographical knowledge of the time, and its contents 
are of small valué. It is interesting to us, however, as it contains the 
fírst Spanish treatise upon the geography of America. 

222 navio : a large and strong nave (8 11). It was, in general, a ves- 
sel of above one hundred tons burden, and was usually accompanied by 
one or more smaller vessels, brígs (8 11) or caravels (18 11), which were 
easily managed, and were useful for crossing bars and entering inlets, 
owing to their lesser draft. They were much used, also, between the 
islands and the main land. 

2 27 Francisco Pizarro : twenty-two years later this unlettered soldier, 
with a scanty band of foUowers, and in the space of one year, reduced 
the vast Peruvian empire, obtaining as booty fifteen and one-half mil- 
lion dollars in gold. He founded the city of Lima as his capital, and 
ruled there,almost as an absolute monarch, until his assassination in 1541. 

4 17 a no . . . indios : * if the Indians had not come out to meet them.* 
The infinitive, preceeded by the preposition <7, here replaces the prota- 
sis, or ** if clause " ; compare 21 16. 

4 26 una imagen . . . veneración : this ancient painting may still be 
seen in the Cathedral of Seville. It is a large mural picture forming 
the center of the altar in the chapel called Capilla de la Antigua^ and 
represents the Virgin standing, a rose in her right hand, while the In- 
fant Savior leans upon her left arm. The work is of the fourteenth 
century, although it was retouched when placed in its present position, 
in 1578. The artist is unknown. 

4 29 el grito : the Spanish war-cry was ^^ Santiago, y a ellos ! " San- 
tiago, or St. James (the son of Zebedee), being the patrón saint of Spain. 

6 9 la villa : the relative order of importance of the Spanish settle- 
ments was /«^«r (village), villa (town), and ciudad (city). Each had dis- 
tinct privileges. The villa here mentioned was raised to the rank of 
ciudad \n 1514'; compare 38 27. 

6 10 Santa María de la Antigua del Darién : usually abbreviated to 
la Antigua (6 19, 14 22) ; to-day Puerto Hermoso. 

5 12 pesos : the valué of Üa^peso de oro at the beginning of the sixteenth 
century has been variously computed from $2.56 to $3.00. Its purchasing 
power has been calculated at four times as great as the same sum to-day. 

5 26 proveerse de un gobierno : ancient rights of local self-govemment 
were enjoyed by cities in all parts of Spain till after King Ferdinand's 
death ; henee the procedure here described was more natural to Spaniards 



5 8 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

of that day than it would have been to Spaniards of the seventeenth or 
eighteenth century. 

6 31 no . . . cabeza : * they were well oñ only when they had a single 
head.' 

6 13 le : the dative of interest ; compare /^, 85 34, 41 32, 33. 

6 18 respondía : the use of the imperfect tense with forcé of the con- 
ditional is not uncommon in Spanish. 

6 20 sabiéndosela: se¡a = le la; compare 10 6, 30 26, 82 14, 41 7. 

6 24 querían (que) se llamase: the Spanish Academy says that que 
may be left out, " but it is better not to omit it, for it gives more clear- 
ness and vigor." When it is omitted, the native ear prefers the second 
verb to be in the subjunctive. Another example occurs in 25 12. 

6 26 el mismo Colmenares : * Colmenares himself.' 

7 9 Nombre-de-Dio8 : this ñame is supposed to derive from the words 
of Nicuesa, who, disheartened at the loss of many of his foUowers through 
famine and conñicts with the natives, sailed into its peaceful harbor with 
the exclamation Paremos aquí en el nombre de Dios I Later, the gold of 
Perú passed through this port to Spain. During the reign of Philip II 
the town was removed to Porto Bello, 40,000 Spaniards having died in 
twenty-eight years by reason of its unhealthful situation. 

7 9 Portobelo : the modem Porto Bello ; named by Columbus, who took 
shelter in its beautiful harbor during a heavy storm. 

7 12 El cielo parecía que : ^ it seemed that Heaven ' etc. 

7 15 el dogal . . . precipicio : * the direful halter by which fate was 
dragging him to the precipice.* 

7 19 se conocía : * was formerly observed.* 

7 31 veedor : the duties of the veedor were to assay and stamp the gold 
obtained upon the expedition, to look after the king's interests, and to 
take charge of the royal share. 

8 2 era de esperar : * was to be expected.' 

8 19 de que : the preposition, régimen of verbs, adjectives, or nouns, 
is retained before the conjunction que\ compare 95,17,223,29, 339,13, 
38 8, 41 15, 47 30, 51 18. * 

9 12 Miguel de Pasamonte : he was rich and unscrupulous, and soon 
became the most powerful man in the West Indies. Historians charac- 
terize him as " a tyrant to the Spaniards and a scourge to the Indians." 

9 30 menesteroso como el que más : ^ as poor as the poorest.* 
9 32 Jerez de los Caballeros: a city of Estremadura, in the modem 
province of Badajoz, about 130 miles southwest of Madrid. This dis- 
trict furnished many of the emigrants to the New World, among them 
Balboa, Cortés, De Soto, and Pizarro. 



NOTES 59 

10 4 indios de repartimiento: the term repartimiento was applied to 
the partition of the Indians as slaves among the Spanish colonists. 
The primary idea was that the natives should be considered vassals, 
treated with humanity, and instructed in the Christian faith. They 
were to be held for a term of years, and were to remain on the estáte 
to which they belonged. Abuses soon sprang up, however, so that 
Indians were bought or sold in gangs to be sent to the mines, where 
the labor was frequently beyond their strength. In 1523 Las Casas 
pleaded at court for their protection, stating that three fourths of the 
million inhabitants of Española had already perished. 

10 7 el Almirante : the Admiral at this time was Don Diego Colón, 
the son of Columbus. He was also govemor of Española. 

10 9 en una pipa : he was often called afterwards el hombre del casco, 

10 14 se le humilló : ' humbled himself before him/ 

10 19 su lebrel de batalla : this dog was named Leoncico, or Little Lian, 
On account of his extraordinary services in battle against the Indians, 
he received a man's share in the división of spoil, gaining thus for his 
master, in various campaigns, more than two thousand pesos of gold. 
The historian Oviedo, who saw Leoncico, says of him : " Y era tan 
temido de los Indios, que si diez cristianos iban con el perro, iban más 
seguros que veinte sin el." 

11 11 casi a la par con Colón : the rapid rise of Balboa in public esti- 
mation is again discussed in 36 4 — 36 12, 46 17-29. Irving says : "And 
thus it is that men are often made by their fortunes ; that is to say, their 
latent qualities are brought out, and shaped and strengthened by events, 
and by the necessity of every exertion to cope with the greatness of 
their destiny." 

12 32 dátil : some American fruit which the colonists regarded as an 
" Indian " variety of the date. Cf . " iaurel " etc. in American English. 

17 6 empezóse . . . Rey : among the early discoverers the booty was 
always divided with the most rigid exactness. Each soldier was required, 
upon pain of death, to place his treasure upon the common pile. The 
royal share was then set aside, and the remainder apportioned accord- 
ing to rank, the cavalry generally receiving twice the amount of the in- 
fantry. The king's share, while varying at different periods, was usually 
a ñfth. This custom dates from ancient times, and is discussed in the 
Spanish code of laws drawn up in the thirteenth century, called Las Siete 
Partidas (Partida II, Título XXVI, Leyes V, VI, VII). For the curious 
fact of a dog receiving a regular portion of the spoil see note to 10 19. 

17 14 más . . . venís : ' more of you than have come here,' or * more 
of you than there are.* 



6o VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

17 33 la India Oriental : see note to 1 2. It was not until the crossing 
of the Pacific, in 1522, that the new discoveries were distinguished from 
the East Indies. The idea of a western continent carne very gradually 
into men's minds, and Mr. Fiske points out that two centuríes were 
necessary to bríng out the true outline of North America with its rela- 
tion to Asia. 

18 20 el mar del Sur: also called el mar Austral (271, 46 3), or el 
Océano Austral (4022). The ñame Pacific was given to this ocean by 
Ferdinand Magellan, who first entered its waters on November 27, 1520. 
This term Pacific was applied at first only to its southem portion, while 
the part lying opposite Central America was long known as el mar del 
Sur. The Atlantic, across the Isthmus, was called el mar del Norte. In 
the seventeenth century the maps extend the ñame Pacific to the entire 
ocean, retaining el mar del Sur as the designation of the locality first 
discovered. The ñame is written la mar del Sur in 86 29, 47 34, 48 8. 

18 31 pues ... él : * since he was never heard of again.* Valdivia 
was wrecked near Jamaica. After drifting for several days in an open 
boat, he was driven upon the eastem coast of Yucatán. Here he was 
sacrificed to idols and eaten by the natives, together with several of his 
companions. One of the crew, Jerónimo de Aguilar, adopted the life of 
the Indians, but was rescued some years later by Cortés ; he eventually 
became a regidor of the City of México. 

19 7 por el golfo arriba : * up the gulf .' 

19 12 por el dia : the custom of naming places after the saint upon 
whose day they were discovered was a very common one among the 
Spaniards ; compare 29 4, 31 27. 

20 13 dio . . . castellanos : ^ caused the Spaniards to marvel g^eatly.* 

20 29 les : los is preferable here. 
21 16 a no ... : see note to 4 17. 

21 25 la dijo : le would be better in this case. It should be used for 
the feminine indirect object, unless there is especial need to distinguish 
it from the masculine. 

22 16 y si . . . suyo : * what he díd find was merely one of his kins- 
men,' or * he only found one of his kinsmen.' 

22 20 a su vista : su refers to muchedumbre. 

22 21 quedando : the use of the gerund to express a consequence fol- 
lowing after the action of the principal verb is condemned by Bello as a 
bad innovation in recent Spanish, though exemplified in excellent writers. 

23 2 veedor que había sido: *who had formerly been inspector.' For 
the same word-order compare 89 33 ; and such vernacular English 
phrases as " Mrs. John Smith, Jennie Brown that was." 



NOTES 6 1 

' 28 14 su carta : this letter is prínted by Quintana in the appendix to 
the life oí Las Casas. It states that Balboa sent rich presents to Pasa- 
monte, and that the latter was thereafter fríendly to his interests. 

28 22 Bartolomé Hurtado : a favorite and trusted officer of Balboa. He 
was left in charge of the garrison mentioned in 21 8. 

25 10 ya . . . convenía : historians now agree in declaríng Balboa to 
have been one of the very best Spanish administrators in respect to fair 
treatment of the Indians. 

26 7 La lengua de tierra : the Isthmus of Panamá is about ñve hundred 
miles in length, and varies in width from forty to sixty miles. The dis- 
tance from Colón to Panamá is forty-seven miles along the Canal; or 
about thirty-five miles in an air Une. 

26 34 la montaña : this peak bears to-day the ñame el Cerro del Balboa. 
It may be seen from a point about midway of the Panamá Canal. 

2712 un escritor contemporáneo: Pietro Martire d'Anghiera (1457.^- 
1526) was a Milanese gentleman residing in Spain. The Spaniards cali 
him Pedro Mártir de Anglería, while English historians speak of him 
as Peter Martyr. He was a soldier, courtier, and historian, intimately 
acquainted with the great affairs of the Spanish court during the early 
history of America. A coUection of 812 of his letters was published at 
Alcalá in 1530. They cover the period from 1488 until his death, and 
are written upon a variety of subjects. Many of them treat of American 
affairs, and form most interesting and valuable contemporary documents. 
Letter number 537 of this coUection, dated July 23, 1514, gives the first 
announcement of Balboa's discovery of the Pacific. It is given in Span- 
ish and EngUsh, together with many similar documents, by John Boyd 
Thacher in his " Christopher Columbus," pubUshed in 1903. The first 
volume contains an extensive article on Peter Martyr, pages 3-1 10. 

Martyr's history, mentioned in this narrative, 46 14, is based upon the 
letters. It was written in Latin under the title " De rebus oceanicis et 
orbe novo decades," and was published at Seville in 1511. An English 
translation of this work by Richard Edén appeared in London in 1555. 

27 29 los reyes de Castilla: not the Reyes Católicos (note to 1 22), since 
Isabella was now dead ; the plural refers to Ferdinand, king of Aragón 
and regent of Castile, and his insane daughter Juana, the titular queen 
of Castile. 

29 2 Extendióse . . . expedición: the extraordinary discoveries of 
Columbus and the chivalrous adventures of his foUowers were felt, 
even at the time, to be of such importance that very complete records 
of events were made and preserved. A notary accompanied every ex- 
pedition, and duly attested in writing the truth of facts which might 



62 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

later seem only extravagant fancies. Compare 31 7. Alonso Martín, 
having no notary at hand, formally summoned his companions to bear 
witness that he was the ñrst to navigate this sea (28 18). 

30 34 sacadas al fuego : that is, the shells had been opened by putting 
them over a fire. The opening of the shell is the sign that the mollusk 
is thoroughly cooked, which suffices to ruin the fineness of a pearl. The 
traditional way of securing perfect pearls is to wait for the shells to 
come open by the decay of the animáis, since in opening them with a 
knife there would be a certainty of scratching part of the pearls. 

32 2 Oviedo: Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés (1478-1557), 
Chronicler General of the Indies. He first came to Darién with Pedra- 
das, compare 38 24. Throughout a long residence in the New World 
he was tireless in collecting documents relating to its history. In 1 526 
he published at Madrid án interesting account of the animáis and plants, 
entitled " Sumario de la natural historia de las Indias." It may be con- 
veniently consulted in the " Biblioteca de autores españoles," volume 
XXII. Oviedo's greatest work is his general history, or " Historia 
general de las Indias, islas y Tierra-Firme del mar océano." The first 
part appeared in 1535, while much of the work remained in manuscript 
at the author*s death. A magnificent edition of the whole was published 
by the Royal Academy of History in four volumes, Madrid, 1851-1855. 

33 17 pesarían : the conjectural use of the conditional. Cf. 39 15. 

87 15 Pedrarias Dávila : in full Pedro Arias de Avila, but he is uni- 
versally designated by the shortened form of his ñame. AU accounts 
agree that he was one of the worst tyrants to whom Spain ever gave 
power in America (see 68 21-27) ; his personal enemy Oviedo estimates 
that he committed two million murders. His short-sighted policy is 
apparent throughout the present narrative. He died in 1530, nearly 
ninety years of age. 

87 27 no soñaban sino oro : the craze for gold among the early adven- 
turers is seen everywhere in these pages. Cortés, the conqueror of 
México, once informad the Aztec chief Teutlile that the Spaniards were 
afflicted with a disease of the heart, the cure for which was gold. 

88 2 el Gran Capitán: Gonzalo Fernández de Córdoba (1453-1515) 
gained the ñame of Gfeat Captain through the high qualities as general 
and diplomat which he exercised in the Moorish and Italian wars. He 
introduced that combined use of pikes and firearms which made the 
Spanish army for a time supreme in Europe, and which, in the form of 
the rifle and bayonet, is the chief armament of to-day. The deeds of 
this great soldier are related in the most interesting manner by Quintana 
in one of his " Vidas " j see Introduction, page v. 



NOTES 63 

88 3 el desastre de Rayena : the battle oí Ravenna, Italy, was fought 
on April II, 1 51 2, the French defeating the allied Spanish and papal 
armies. 18,000 men are said to have been left upen the fíeld. Ferdinand, 
whose jealousy had been keeping the Great Captain unemployed, was 
sufficiently alarmed to commission him to sail from Malaga with a fresh 
army to retrieve the disaster. When nearly ready for departure, how- 
ever, he was ordered by the economical Ferdinand to disband his troops, 
as the French were being driven out of Italy by the Pope*s other allies. 

88 22 las escuelas de Salamanca : the University of Salamanca, founded 
in the thirteenth century, was one of the most important of the schools 
of Europe until the sixteenth, having an attendance of 1 2,000 students. 
There are now only a ténth of that number, and the modem Universidad 
Central^ of Madrid, takes its place as the first university of Spain. 

38 23 Gaspar de Espinosa: Espinosa prospered in the New World, 
and in later years, through his timely ñnancial aid, made possible the 
conquest of Perú. He became especially active in the Spanish occupa- 
tion of that country, where he died about the year 1537. 

38 3á una larga instrucción : these instructions for the government of 
the new colony forbade the use of cards or dice, and prohibited any 
lawyer to practice there, the alcalde mayor being vested with power to 
decide all difficulties. This regulation was doubtless made in response 
to a letter from Balboa to the king, dated January 20, 1513, in which he 
requests that no bachelor of laws be sent to the new province, " porque 
ningund bachiller acá pasa que no sea diablo y tienen vida de diablos, 
é no solamente ellos son malos, mas aun fasen y tienen forma por donde 
haya mil pleitos y maldades." This document is published by Navarrete, 
Colección III, pages 358-375. Whether these restrictions accomplished 
their purpose or not, may be judged by reading a report submitted some- 
what later by Espinosa. It states that, if the lawsuits were divided among 
the people, each man would have at least forty. (Herrera, Década II, 
libro i, capítulo i.) With regard to gambling, Pedrarias himself is said 
to have played away a hundred slaves at one sitting. 

89 4 requerimiento : Ojeda, Pedrarias, and later discoverers were fur- 
nished with a manifestó, composed by Spanish divines, which they were 
instructed to read to the natives when landing upon a new shore. It 
set forth the principal articles of Christianity, proclaimed the supreme 
power of the pope, and required the natives to embrace the Christian 
faith and to submit to the sovereign of Spain, under penalty of subju- 
gation by fire and sword. This curious instrument is published in fuU 
by Oviedo in the third volume of his " Historia," pages 28 and 29. An 
English translation may be seen in Bancroft's " History of Central 



64 VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 

America," volume I, pages 397-399. Ojeda's requerimiento is given in 
English by Irving, " Voyages and Discoveríes o£ the Companions of 
Columbus," Appendix XXXIX. 

89 6 la vida ... las Casas : the reference here is to Quintana's biog- 
raphy of Las Casas; see Introduction, page vi. Las Casas (147 4-1 566), 
known in history as the Apostle of the Indies, carne to America in 1 502, 
and left for Spain the last time in 1 547. During this long residence in 
the Indies, he worlced with disinterested and tireless zeal for the pro- 
tection of the natives of America, preaching, writing, and pleading elo- 
quently at the court in their behalf. He was vehemently opposed to the 
repartimientos (see note to 10 4). He died requesting that his " Historia 
general de las Indias," upon which he had been engaged since 1527, 
might not be published for forty years. It remained unprinted for more 
than three centuries, appearing for the first time at Madrid in 1875-1876. 
Meanwhile Las Casases facts had been so largely incorporated in the 
writings of later historians who freely used his manuscript that his work 
when finally printed had little novelty. 

39 8 San Lúcar : this Spanish seaport, a short distance north of Cádiz, 
was the starting-point for many of the American expeditions. Magellan 
also sailed from here in 1519 upon his famous voyage around the world. 

40 23 residencia : by Spanish law, when an officer went out of oí¥ice 
a judicial investígatio^ was held to determine the rectitude with which 
he had administered his office. This was called residencia because origi- 
nally it must be held in the place where he had exercised the office, and 
he was required to remain in residence there until it was completed. In 
Balboa's time this rule was no longer invariable. 

41 32 yéndosele : see note to 6 13. 

43 22 para arrojarlos allí : * to throw them into.' 
45 13 su opinión : opinión concerning him. 

45 14 las Décadas de Angleria : see note to 27 12. 

46 26 adelantado : on land an office nearly equivalent to that of pala- 
tine ; adelantado del mar is deñned by the Spanish Academy as " a per- 
son to whom was intrusted the command of a maritime expedition, he 
being granted in advance the government of the lands which he should 
discover or conquer." 

49 9 Fuese ... a Castilla : Bishop Quevedo, when he arrived at the 
court, held a famous debate with Las Casas in the presence of King 
Charles concerning aifairs in the Indies, in which he reported against 
both Pedrarias and Balboa. He died of fever a few days later. 

49 18 la construcción de bergantines : concerning the construction and 
transportation of thesc vessels, Irving ^-emarks ; ** Tbcre are points in 



NOTES 65 

the history oí these Spanish discoveríes oí the westem hemisphere 
that make us pause with wonder and admiration at the daring spirit of 
the men who conducted them and the appalling difficulties surmounted 
by their courage and perseverance. We know few instances, however, 
more striking than this piecemeal transportation across the mountains 
of Daríen of the fírst European ships that ploughed the waves of the 
Paciñc ; and we can readily excuse the boast of the oíd Castilian writers 
when they exclaim * that none but Spaniards could ever have conceived 
or persisted in such an undertaking, and no commander in the new 
world but Vasco Núñez could have conducted it to a successful issue.' " 
Bishop Quevedo reported in Spain that ñve hundred Indians períshed 
at this work ; his secretary says that the real number was two thousand, 
but that the bishop thought it safer not to give this number for fear of 
not being believed at all. 

50 28 soliades : oíd form of solíais. Compare debiades for debiais 52 4. 
Also note the second person plural in addressing one person, as in 
French or English. Compare 52 2-10. The use of usted began in the 
latter part of the sixteenth century. 

51 11 iba alzado : either ' was leaving in revolt * or, more probably, 
' was absconding ' (the word alzado is ordinarily used of a fraudulent 
bankrupt). 

51 14 Hernando de Arguello : a notary at Daríen, who had invested 
large sums in Balboa's expedition to the South Sea. The fluctuation of 
spelling, Hernando here and Femando at 52 34, was ordinary in BalbosTs 
day. The ancient/at the beginning of words had come to be pronounced 
h in most cases, and some wrote it/while others wrote h. 

52 8 me hubiera ido la mar adelante : * I would have gone straight on 
to sea.* 

52 24 el Emperador : Charles the Fifth, grandson of Ferdinand, who 
died in the year preceding these events. Charles was elected Emperor 
in 1 519, being at the time of Balboa's death King of Spain. 

5224 consejo de Indias: the India Council was composed of eight 
members, in permanent session at Madrid, having full executive and 
judicial power in all affairs of the Indies. It was not abolished until 
1834. 



VOCABULARY 



a to, at, in, on, upon, with, for, 

from, by, if, according to, in 

accordance with ; untranslatable 

be/ore the personal accusative ; a 

los dos días at the end of two 

days, in two days* time 
abandonar abandon 
abatido -a dejected, spirítless 
abatimiento m. humiliation, de- 

basement 
abatir depress, cast down, over- 

whelm, dishearten, prostrate ; 

abatirse be depressed, be dis- 

heartened 
abierto -a open, clear ; see abrir 
abominable abominable, repulsive, 

odious 
aborrecer abhor, hate 
aborrecido -a hated, despised 
abrazar embrace 
abrigar shelter ; abrigarse be shel- 

tered, be lodged 
abril m. April 
abrir open, break open^ abrirse 

open for one's self 
absoluto -a absolute 
absolver absolVe, acquit 
absuelto -a see absolver 
abuelo m. ancestor 
abundancia /. abundance 
abundante (de) abundant, fruitful, 

abounding (in) 



abundantemente plentifíilly, abun- 

dantly 
abusar (de) abuse, make abuse (of) 
abuso m. abuse 
acabar fínish; acabarse come to 

an end ; acabar de fínish, com- 
plete, have just 
acaso perhaps, by chance, casu- 

ally ; por si acaso in case that 
acatar (á) venérate, respect, have 

consideration, regard, have re- 

gard (for) 
acaudillar head, lead 
acción /. action, act 
aceptar accept 

acercarse approach, draw near 
aciago -a unfortunate, sad, melan- 

choly 
acibarar embitter, make more bit- 

ter 
acierto m. skill, prudence 
aclamación f. acclamation 
acoger receive ; acogerse • take 

refuge 
acometer assault, attack 
acompañar (de) accompany (by), 

attend 
acongojar afflict, overwhelm, op- 

press 
aconsejar counsel, advise 
acontecimiento m, event, happen- 

ing 



^1 



68 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



acopiar gather, store 

acordar accord, agree, resolve, de- 
cide; — 86 agree, come to an 
ag^eement, be agreed, remem- 
ber 

acorde conformable, in accord 

acostumbrado -a usual, accus- 
tomed 

acostumbrar be accustomed 

acrecentar increase, enrich 

acreedor m, creditor ; — a a cred- 
itor to, a man worthy of, a man 
deserving 

activar push, basten 

activo -a active 

acto M. act, action; — s de pose- 
sión formalities or ceremonials 
upon taking possession of new 
territory 

acudir betake one's self, basten, 
arrive 

acuerdo see acordar 

acumular accumulate, add 

acusación /. accusation 

acusador m. accuser 

acusar accuse 

adelantado -a advanced 

adelantado m. palatine, adelantado 
(title of a military and political 
governor of a frontier province) 

adelantarse advance, go forward 

adelante forward; en — after- 
wards, henceforth ; para más — 
later, for a later time 

adelgazar lessen, diminish 

además besides, further, more- 
over, also 

adhesión /. attacbment, allegiance 

adivino m. soothsayer 

administración /. administration, 
management 



admiración / . admiration, aston- 

ishment, wonder 
admirado -a wonderíng, wonder- 

struck, surprísed 
admirar admire, marvel at, won- 
der 
admitir admit, allow, accept 
adolecer fall sick 
adonde whither; — quiera wher- 

ever, to whatever place 
adoptar adopt 
adorar worship 
adornar (de) adorn, omament 

(with) 
adquirir acquire, obtain ; — se ob- 

tain for one*s self 
adquisición /. acquisition 
advenedizo -a foreign, stfange ; 

los -s strangers, new-comers 
adverso -a adverse 
advertir notice, observe 
advirtió see advertir 
adyacente adjacent 
afabilidad f. aífability, gracious- 

ness 
afecto -a inclined, fríendly 
afecto m, aifection 
afianzar secure, found, base, trust 
afligido -a afflicted, wretched 
afrentar aífront, oífend, insult; 

— se blush 
afrentoso -a dishonorable, igno- 

minious 
agasajar treat, treat kindly, make 

much of, receive^hospitably 
agasajo m. friendliness, kindness, 

fríendly reception 
agilidad f. agility, nimbleness 
agitarse be agitated, stir, discuss 
agobiar oppress, overburden 
agotar exhaust 



VOCABULARY 



69 



agraciado -a graceful, pleasing, 

handsome 
agradar gratify, please 
agradecer thank, thank for, give 

thanks for, be g^ateful for 
agravar aggravate, increase 
agravio m. injury, maltreatment 
agregar agg^egate, unite, add 
agrio -a rough 
agua /. water, tide 
aguardar wait 
ahogar drown, submerge 
ahora now 
ahorcar hang 
ahumada /. column of smoke, 

signal with fíre or smoke 
ahuyentar put to flight, rout 
airado -a wrathful, angry 
aire m. air 
ajeno -a foreign, strange, remote, 

another's ; el, la — that of an- 

other 
ajustar adjust, arrange 
ajusticiar execute 
alabanza f, praise 
alborotar disturb, arouse; — se 

become turbulent, rebel 
alborozado -a joyous, merry 
alcalde m. justice, judge; — 

mayor chief justice (second, in 

the colonies, to the governor) 
alcaldía / office of alcalde 
alcanzar overtake, ñnd, obtain 
alegrar cheer, gladden 
alegre joyful, happy, joyous, good, 

overjoyed, transported 
alegría /. joy, rejoicing 
alejar remove, expel 
algodón m. cotton 
alguacil m. constable; — majror 

high constable 



algún see alguno ; — tanto some- 
what, partially, after a fashion 

alguno -a some, any, some one, 
any one 

alhaja /. jewel 

alhajuela /. small jewel 

aliado m, ally, confedérate 

alianza /. alliance 

aliento m, breath, spirit, courage 

alimentar feed, nourish 

alimento m. food; — s supplies, 
food 

alistarse enlist, enroll 

aljófar m. seed-pearl, seed-pearls, 
baroque ( irregular) pearl, baroque 
pearls 

alma /. soul, spirit; rendir el — 
give up the ghost, die 

almacenar store 

almirante m. admiral 

alojar lodge, station 

alpargata /. sandal, low shoe 

alrededor around, round about 

alterar alter, change 

alto -a high, tall ; en lo alto on the 
top, at the summit 

alto m. halt ; hacer — halt 

altura /. height, elevation 

alzar raise; — se rise, revolt, 
commit fraudulent bankruptcy, 
welsh 

allá the re 

allanar level, remove, overeóme 

allegado -a attached, related, near 

allí there; — donde where; — 
mismo there indeed, that indeed, 
at that moment ; de — a poco 
a little later, soon after; de ^- 
a pocos aftos a few years after- 
ward ; por — there, along there, 
near there 



yo 



VASCO NUÑEZ DE BALBOA 



amanecer dawn ; al — at dawn 
amansar pacify» subdue 
amar love 
amarillo -a yellow 
ambición f, ambition 
ambicioso -a ambitious 
amenaza f. menace, threat 
amenazar menace, threaten 
América/. America 
americano -a American 
amigablemente amicably 
amigo -« friendly 
amigo m. friend 
amistad f. fríendship 
amontonar aug^ent, increase 
amor m. love, friendship 
amotinado -a mutinous, rebellious 
amparar protect, support 
amparo m. protection, support 
anciano -a oíd, aged 
ancón m. gulf 
áncoras /. anchors 
ancho -a wide, broad; ochenta de 

ancho eighty wide 
anchura /. width 
andar go 

Andrés m. Andrew 
anegadizo -a flooded, swampy ; 

anegadizos swamps 
angustia /. anguish, heaviness 
Anfbal m. Hannibal 
animal m. animal 
animar anímate, inspirít, clieer 
ánimo m, mind, soul, heart, spirít, 

courage, intention; perderse de 

— lose heart 
animosamente courageously 
animosidad /. animosity 
ansia /. anxiety, eagerness, long- 

ing 
ansiado -a desired 



ansiar long for, desire eagerly 
ansioso -a (de) anxious, eager (for) 
antecesor m. ancestor 
Anteo m. Antaeus, a giant who 

fought against Hercules 
anterior preceding, former 
anteriormente previously 
antes before, previously, formerly, 

first ; — de before ; — de que, 

— que, sooner than, before; 

cuanto — as soon as possible 
antiguo -a ancient, oíd 
antojo m. fancy, liking 
anunciador -a, announcing, herald- 

ing 
anunciador m. herald 
anunciar announce 
anuncio m. advertisement, notice 
añadir add, join 
aSo m. year 

apacible aífable, inoífensive 
apagar appease 
aparecer appear 
apariencia f. appearance 
apartado -a distant 
apartarse withdraw 
apelación /. appeal 
apenas scarcely, hardly 
apercibirse prepare one*s self, 

make ready 
apiadado -« (de) full of pity (for), 

taking pity (on), charitable (to), 

touched (by) 
apiadar pity, commiserate, be 

touched 
aplacar appease, pacify 
aplauso m. applause, cheers 
aplicar apply 
apoderar empower, have posses- 

sion; — se obtain possessioUi 

take possession 



VOCABULARY 



71 



apostar post, station 
apreciar appreciate, valué, esteem 
aprecio m. appreciation, regard 
aprender learn 

aprestar prepare, make ready 
apresurar basten; — se basten 
aprieto m. exigency, distress 
aprovecharse avail one's self, take 

advantage, profít 
apurar exbaust 
aquejar torment, afflict 
aquel, aquella, tbat 
aquél, aquélla, aquello, tbat, tbat 

one, tbe former 
aquí bere, now 
arbitrio m. means, expedient 
arbitro tn. arbitrator 
árbol tn, tree 
arboleda /. g^ove 
areito m, species of Indian dance 

accompanied by singing 
arena /. sand 
arma f. arm, weapon 
armada /. armada, fleet 
armado -a armed, fítted, fumished 
armamento tn. armament 
armar arm, put togetber, construct 
armonía f. barmony 
aroma tn. aroma, incensé, per- 
fume 
arrasar make level, fíll 
arrastrar drag, drag along, carry 

along, trail 
arrebatar snatcb f rom, wrest f rom, 

carry off 
arrecife m. reef 
arreglo m. arrangement, establisb- 

ment 
arremeter (a) attack, seize 
arrepentirse repent 
arresto tn. arrest 



arriba above, up; — de above, 

more than 
arribar arríve, sail into port, put 

in, land 
arribo m. arrival 

arrimar (a) place, support (against) 
arrodillar kneel, fall on the knees ; 

— se kneel 
arrogancia /. arrogance, presump- 

tion 
arrogante proud, baugbty, magis- 
terial 
arrojado -a rasb, hasty, inconsider- 

ate 
arrojar fling, burl, tbrow, throw 

out, cast forth, eject ; — se hurí 

one*s self, throw one*s self, rush, 

dash, launcb 
arrojo m. boldness, intrepidity 
arrollar defeat, rout 
arrostrar encounter, meet, face 
arte m. and f. art, skill; — s 

management, administration 
artellería /. artillery 
artero -a artful, cunning 

« 

asaetear shoot, kill with arrows 

asaltar assail, attack 

asalto tn. assault 

ascender ascend, mount, amount 

asegurar assure, insure 

asentado -a situated, planted 

asentar place, establish, plant, 

settle 
asi thus, so ; — ... como as well 

... as, both . . . and ; como — even 

so, just as, as indeed 
asiento tn. dwelling 
asignar assign 
asociar associate, join 
asolar destroy, devástate 
asordar deafen with noise 



72 



VASCO ni'íRez de balboa 



aspecto m. aspcct 

áspero •** roup:h, harsh, sevcre, 

forbidding 
MpirAr aspiro, covct, d caí re 
MtilU /. chip 
MtrólOftO nt. aNtrolofs^cr 
AtSCSr attat'k, HKHault 
AtAJar ovrrtwkr 
«taque m. n(l;«k 
atar tic, bind, lantrn 

atemorizar rrrrify 
atención / «n mi ion, riviliiv, po- 
litcnr-»^»» , en a in conMidcra- 

llí>n oí, ('r)tiHt<lrtin(( 

aten4er mii^muI, lirr<|, i;\rc for, 
iMkr mrr of, fMkr Into con- 

HKlrrMiioh 

aterrar líMiífv, «tíiíHuiv 
atónito «a ««ihinulioíi, nmHrcd 
atr^^r («ntn4 1, «tniw 
atrAa hoiiitul 
afravwiMii iiM»'*t !«»*», « u\Hn 
afravt^«a «i»/ airav«Mr 
affftvara» dat* 
atrevido •« tioM. <t.«iinK 

atronara» i<:MMin«i tlmhd*M,t¡nK 

atro|UitUmt«nfo nt n hMtMpIn^f; 

atropttUat l».iMi|tU do^vl1, np«*rt, 

milla <t«ci *^. au'Imv 
aitdaí la / hoMiMN^ 

aun, ai'Mt, ««'.(, v<i| hdil, aun 

aMnqM^ mUIiom^.i, 
anaikhi tu / M)«>fn« i 

ail«»t«laiHr hIi>. i(( MHi '> ^< ll to.ix'O 
aiialtal cotHlMMM 



autoridad / authoríty 
antorixar authorize, jnstify 
auxiliar aid 
auxilio m. help, aid ; los — s help, 

aid, assistance 
ayanzar advance 
avaro -a miserly, covetous, nig^aid 
avenida /. flood, freshet 
aventnra /. adventure 
aventurar venture 
aventnitBro m. adventurer 
avergonsar shaxne, put to shame 
averiguar investígate, fínd out 
avisar advise, inform, notify, ac- 

quaint, wam 
aviso m. advice, waming, informa- 

tion, attention; estar eobre — 

be on one's giiard 
avivar cnliven, quicken, revive 
ayudar aid 
asóte m. whip, lash, scourge, afflic- 

tion 

bachiller m. bachelor of laws 
llágatela /. bagatelle, trifie 
bailar dance 
ba)«r descend ; — a tiezia land, 

<]iscmhark 
bajío m. shoal, shallow, bar; dar 

♦n un - ground 
bajo -a low 
bajo undcr 
baladronada /. blusteríng, rodo- 

moíitadc 
balanza /'. balance, scale 
balsa /■ raft 
ballesta /. cross-bow 
ba nda '" s i do í of m ountain or river) 

b.\nk, bordcr, shore 
bandera /. banner, flag 
bando fu. band, party 



VOCABULARY 



73 



bandolero m, highwayman, robber 

bañar bathe, wash 

barbacoa/. Indian hut constructed 

intrees; los indios — s theindians 

living in huts built in trees 
barca /. bark, boat 
barco m. boat 
bastante enough, sufíicient, a 

great deal of, considerable 
bastante enough, quite, very 
bastar be enough, suffice 
bastimento m. food, supply of 

provisions; — s supplies, pro- 

visions 
batalla /. battle 
bautismo m. baptism 
bautizar baptize 
beber drink 

bejuco m. nish, reed, fílament 
belicoso -a bellicose, warlike 
belleza /. beauty 
beneficio m. beneñce, beneñt, 

blessing 
beneplácito m. permission, con- 

sent 
benigno -a benign, clement, mild, 

favorable 
beodo -a drunken 
bergantín m. brig 
bestia /. beast 
bien well; — que although; más 

— rather; no — no sooner*. . . 

than, hardly . . . when; tan — 

como as well as 
bien m. good, benefít; los — es 

goods, property, wealth 
bija f. the annatto tree, annatto 
bizarro -a brave, gallant 
blandear soften, yield 
boca f. mouth ; a — llena openly, 

loudly 



bodega f. wine-vault, cellar, store- 

room 
bohío m. Indian hut, hut 
borrar blotout,efface, erase, cancel 
bosque m. forest, wood 
bosquejo m. sketch 
bote m. small boat 
bramar bellow, rage, roar, storm, 

bluster 
brazalete m. bracelet, anklet 
brazo m, arm, branch 
breve short 

brillante brilliant, bright 
buen see bueno 

bueno-agood; los — sthegoodmen 
bujería f. gewgaw, bauble 
buque m. vessel 
busca f. search ; en su — in search 

of him 
buscar seek 

caballeresco -a chivalrous 

caballero m. cavalier, gentleman 

caballo m. horse 

cabello m. hair 

caber be able to be contained in, 

find room, fit 
cabeza f. head, top, chief, leader 
cabildo m. town council 
cabo m. head, end, cape, chief tain ; 

al — at last, fínally ; al — de at 

the end of, after 
cacique m. chief 
cada each, every; — vez más more 

and more 
cadáver m. corpse 
caer fall; — sobre fall upon, bef all 
calafatear calk 
calamidad/*, calamity, misfortune, 

misery 
calentura /. f ever ; — s f ever 



74 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



calidad f. quality, nature, charac- 
teristic 

calor m, heat, ardor, fervor, haste 

callar be silent, cease 

calle /. Street 

camarada m. comrade 

cambio m. change, exchange 

camino m. road, way, route, pas- 
sage, means, journey ; buscar — 
seek some way ; de — , en — , 
en el — , on the way, on the road ; 
ponerse en — set out, start 

camisa / shirt 

camiseta /. blouse, shirt 

campana /. country 

campo m. ñeld 

canoa /. canoe 

cansado -a tired, weary 

cansancio m. weariness, fatigue 

cansar tire ; — se grow weary, be- 
come fatigued 

cantar sing 

cantar m. song 

cantidad f. quantity 

canto m, song 

caSa f. cañe, reed; jugar — s to 
have tilting matches, tilt 

caSayeral m. reeds, cane-brake 

capacidad f. capacity, capability 

capaz capable 

capitán m. captain, leader 

capitanía /. captaincy, captainship 

capitulación /. agreement; — es 
articles of marriage 

cara /. face 

carabela /. caravel, a small vessel 

caracolillo m. small shell 

carácter m. character 

carga /. load, burden, baggage; 
gente de — carriers, porters; 
indio de — Indian carrier, porter 



cargado -a loaded, burdened, full 
cargar (de) charge, load (with) 
cargo m. charge, oíñce, duty, accu- 

sation ; hacer — charge, accuse 
caribe m. Carib, Caribbean, canni- 

bal 
carrera /. career 
carta /. letter 
casa /. house, family; — de la 

fundición melting-house 
casadero -a marríageable 
casar marry 
cascabel m. little bell 
casco m. cask 
casi almost 
caso m. case, event 
castellano m. C astillan, Spaniard 
castigar chastise, punish 
castigo m. punishment ; — s pun- 

ishment 
Castilla / Castile 
cata f. trial, observation, search 
catástrofe /. catastrophe 
católico -a Catholic 
caudal m. wealth, fortune, money, 

fund, abundance, mass, body 
caudillo m. chief, leader, com- 

mander 
causa /. cause, aífair, case, trial; 

a — de because of, concerning ; 

formar — bring to trial, try, bring 

ftiarges 
causar cause, occasion 
cautivar take captive, seize, en- 

slave 
cautivo m. captive 
cayeron see caer 
caza /. hunt, hunting, game ; ir a 

— go hunting 
cazar hunt 
cabo m. bait, lure 



VOCABULARY 



;s 



ceder yield 

ceja /. eyebrow 

celebrar solemnize 

célebre celebrated, famous 

celos m.pl. jealousy 

cenizas / //. ashes ' 

ceSir girdle, surround, hem in 

cerca near, near by, about ; — de 

about, near; de — cióse, cióse to- 

gether ; más de — more nearly, 

more closely 
cercanía /. vicinity, neighborhood ; 

— 8 vicinity, neighborhood 
cercano -a neighboring, adjoining, 

near 
cercar (de) inclose, surround (by) 
ceremonial m, ceremonial 
cerrar cióse 
cerro m. hill, highland 
certero -a well-aimed, certain, true 
certeza f. certainty, certitude 
cesar (de) cease, desist (from) ; 

sin — withoutceasing, continually 
cielo m. sky, heaven 
cien see ciento 
ciento one hundred 
cierto -a certain, a certain, true; 

lo cierto what is certain 
ciervo m. deer 
cima /. summit, peak 
cinco fíve 

cincuenta fifty * 

cintura / waist 
circunspecto -a circumspect, judi- 

cious 
circunstancia/. circumstance,con- 

dition, character, quality 
ciudad / city 
clamar cry out 
claro -a clear; en claro clear, evi- 

dent 



clase /. class, kind ; toda — de 
every kind oí, all kinds of 

clavazón f. nails, hardware 

clima m. climate 

cobrar recover, regain 

codicia f. cupidity, desire, covet 
ousness, greed 

codiciar covet, desire 

codicioso -a g^eedy, avaricious 

coger gather, collect,harvest,seize, 
catch 

colgar hang, suspend 

colocar place 

Colón m. Columbus 

colonia f. colony 

colono m. colonist 

color m. color, support 

colorido m. coloríng, pretense 

coniandante m. commander 

comarca /. district, territory 

comarcano -a neighboring 

combate m. combat, conflict 

combatir combat, ñght 

comenzar commence 

comer eat; — se eat 

comerciar trade 

comestibles m. eatables, food 

cometer commit, perpétrate 

comisión f. commission, authority, 
trust, errand, warrant 

comisionado m. agent, messenger 

como as, as if, as well as, since, 
because, like, something like, 
about; — a about, at about; — 
que as if, as though ; — así even 
so, just as ; — que as, as if 

cómo how? 

comodidad /. comfort, advantage, 
profit 

compañero m. companion,foIlower 

compañía /. company 



76 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



comparación f. comparison 
comparar compare 
compartimento m. compartment, 

apartment 
compás m. compass, measure ; al 
' — de in measure with, in time 

with 
compasión f. compassion, pity 
competer be due, fall, pass 
completar complete, accomplish 
complexión f. constitution, phy- 

sique 
complicar complícate, involve 
componer compose, form; — se 

establish one's self, adjust one's 

self 
comprar buy 
comprender comprehend, include, 

embrace, comprise 
común common; por lo — ordi- 

narily 
comunicar communicate, impart 
con with, by, towards ; — tal que 

provided that 
concebir conceive, imagine 
conceder concede, grant, bestow 
concejo m. town council, civic body 

of a town ; en cuerpo de — as a 

council-body 
concertar settle, adjust 
concierto m. accord, harmony, 

agreement, accommodation 
conciliar conciliate, reconcile ; 

— se gain, win 
concitar excite, incite, arouse 
concluir conclude, fínish ; estar 

para — be about gone, be nearly 

consumed 
concubina /. concubine 
concurrentes m, those present 
condenar (en) to condemn (to pay) 



condición /. condition, state, rank, 
habit ; con la — de que on con- 
dition that 
conducir conduct, carry, convey 
conducta /. conduct, behavior 
confederación /. confederation, 

league 
conferir (a) confer (upon), give (to) 
confianza f. confídence 
confiscar confíscate 
conforme like, similar 
confusión /. confusión, disorder 
conocer know, be acquainted with, 

recognize, observe, see 
conocimiento m. knowledge, ac- 

quaintance 
conquista /. conquest 
conquistador m. conqueror 
consagrar consécrate, dedicate 
conseguir secure, gain, obtain, 

succeed 
consejo m . counsel,opinion, council 
consentir consent, permit, allow, 

suffer, suffer to exist 
conservación f. preservation 
conservador m. preserver, pro- 
tector 
conservar preserve, keep 
considerable considerable, large, 

important 
consideración /. consideration, 
notice, reflection; poner la — 
en reflect on, medítate on 
considerar consíder 
consiente see consentir 
consignar consign, commít, de- 

liver, intrust, include 
consigo with him, with himself, 

with it, with them 
consiguiente consequent; por — 
consequently 



VOCABULARY 



77 



consiguieron see conseguir 
consiguió see conseguir 
consintió see consentir 
consistencia /. stabilityt strength 
consolar consolé, comfort 
consolidación /. consolidation 
consolidar consolídate, grow fírm, 

become established 
conspiración /. conspiracy, plot 
constancia/, constancy, resolution 
constante constant, continual 
consternación /. consternation, 

alarm, fright, dismay 
constreñir constrain, compel 
construcción /. construction 
construir construct 
consultar consult, confer about, 

advise concerning 
consumido -a exhausted 
consumir consume; — se be ex- 
hausted, waste away 
contagio m. contagión 
contar relate, recite 
contemporáneo -a contemporary 
contener restrain, check 
contenido -a températe, prudent 
contentar content, satisfy; — se 

be satisñed 
contento -a (de) content, pleased, 

satisfied (with) ; mal — dis- 

pleased, dissatisñed 
contestación f. contention, con- 

troversy, disagreement 
contestar reply 
contienda /. contest, contention, 

dispute 
contiguo -a contiguous, cióse 
continente m, continent 
continuamente continually 
continuo -a continuóos, constant 
contorno m, environs, vicinity 



contra against 

contradecir contradict, oppose, 

thwart 
contradicción f. contradiction, op- 

position 
contrario -a contrary, adverse ; 

por el — on the contrary, on 

the other hand 
contrarrestar oppose, resist 
contratar trade, trafíic 
contratiempo m, trouble, calamity, 

disappointment 
contribuir contribute 
contuvo see contener 
convecino -a neighboring 
convecino m. neighbor 
conveniente convenient, suitable 
convenir suit, be desirable, be ex- 

pedient, be best, be necessary 
conversación f. conversation 
convertir convert, change 
convidar invite 
conviene see convenir 
cordillera/, chain, mountain-chain 
cordura / prudence, judgment 
corona / crown 
correr run, run over, overrun, 

scour, invade, extend; — tras 

run after, pursue 
correría / incursión, raid, foray 
corresponder belong 
cortar cut, cut oíf, cut short, mark 

by cutting, fell, intersect 
corte/ court, the Spanish Court; 

en la — at court 
cortesano m. courtier 
cortesía / courtesy 
corteza / bark 
corto -a short, brief 
cosa / thing, affair, matter ; no . . . 

otra — que . . . nothing except 



78 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



costa f, coast ; — firme continent 

costear coast 

costumbre /. custom, manner, 

habit 
crear créate, establish 
crecer increase, grow, swell, rise 
crecido -a swollen 
crédito m. credit, trust, confídence 
creer believe 
creyendo see creer 
creyeron see creer 
creyese see creer 
creyó see creer 
criado m. servant 
criarse breed, exist, be produced 
criminal criminal 
criminalmente criminally, as a 

criminal 
cristalino -a crystalline, clear 
cristiano -a Christian 
cronista m. chronicler, historian 
cruel cruel 
crueldad f. cruelty, act of cruelty, 

outrage 
cruz f. cross 
cual which; el, la, lo — who, 

which; por lo — so that, for 

which reason 
cual like ; tal — some, a slight, a 

few, here and there a 
cuál which? what? 
cualquier see cualquiera 
cualquiera whatever,any whatever 
cuan how, how much, hpw great a 
cuando when, while, if, in case 

that ; — menos at least ; — ya 

after ; aun — even though ; de 

— en — f rom time to time 
cuanto -a as much as, as many as, 

whatever, whoever, all that, all 

who 



cuanto as much ; — antes imme- 

diately, forthwith, as soon as 

possible 
cuánto how much 
cuarecuano m,2i native of Cuarecuá 
cuarenta forty 
cuartel m. quarter 
cuatro four 

cuatrocientos -as four hundred 
cubierto -a see cubrir 
cubrir (de) cover, thatch (with) 
cuchillo m. knife 
cuenta f. bead, account, report 
cuento m. account, story 
cuerpo m. body ; en — de concejo 

as a council-body 
cuesta /. hill, incline 
cuidado m. care, anxiety 
cuidar (de) care (for),take care (of) 
culpa f. fault, blame, guilt 
cultivar till, cultívate the soil, farm 
cultivo m. cultivation, tillage 
culto m. worship 
cumbre f. summit, peak, mountain- 

top 
cumplimiento m. completion, ac- 

complishment, fulfiUment, deliv- 

ery ; dar — deliver 
cumplir f ulñll, discharge, execute ; 

— se be delivered 
curarse (de) take care, pay heed 

(to) 
curso m, course, way, direction, 

passage, current; dar — allow, 

pass, forward, deliver 
custodiar guard, keep 
cuyo -a whose 

charlatanería /. charlatanry 
chiapeses m.pl. natives of the land 
of Chiapes 



VOCABULARY 



79 



danta /. elk, also tapir 

danza f, dance 

daño m, damage, harm, hurt» in- 

jury ; en — de against ; en su — 

to his hurt, against him 
dar give, declare, cause, consider; 

— de fall upon, attack; — de 
beber give to drink, give drink; 

— en strike upon; — en un 
bajío ground, strike ground ; — 
muerte kill; — un paso take a 
step ; — por declare ; — sobre 
come upon, fall upon ; — tierra 
bury ; — la vela set sail ; — la 
vuelta tum back, retum; — 
voces shout, cry aloud, cali ; — se 
devote one's self, {said of seeds) 
grow; — se a entender make 
one*s self understood; — se la 
muerte kill one's self 

dardo m. dart 

dátil m. date 

de of, by, to, in, from, with, at, as, 
in the capacity of, for, than; 
used with adjectives of dimen- 
sión^ ... de ancho, ... de largo 
. . . wide, . . . long 

debajo undemeath, below; — de 
under 

deber owe,ought, would,bebound; 
— se be due 

deber m. duty, obligation 

debido -a due 

débil weak, feeble 

decir say, tell, ñame, speak about ; 
— se be said, be declared 

declarar declare, state 

decoro m. decorum 

defecto m. defect, fault 

defender defend, protect, prohibit 

degollar behead 



deidad /. deity 

dejar leave, let, allow ; — de with 

infinitive fail to ; — se leave ; 

— se ver show one's self, appear 
delante ahead, in f ront, bef ore, be- 

fore one, f orward ; — de before ; 

por — in front 
delantero -a foremost, fírst 
delicioso -a delightful, pleasing 
delito m. críme, guilt 
demanda /. demand, quest 
demarcar desígnate, set apart, allot 
demás other, remaining, the rest; 

los — the rest, the others, the 

other things, whatever else 
demás besides 
demostración /. demonstration, 

manifestation, show, pretense 
demostrar demónstrate, show 
denominación /. denomination, 

appellation, ñame 
dentro within 
dependencia f. dependence 
deplorable deplorable 
depósito xn.deposit; en — inbond, 

in trust 
derecho m. right 
derribar demolish, fell 
desabrido -a sour, peevish, hard 
desaguar empty, discharge 
desahogar alleviate, relieve 
desaire m. slight, rebuff 
desalentar discourage, dismay 
desaliento m. discouragement, de- 

jection, disheartenment 
desamparar forsake, abandon 
desapercibido -a unprepared,care- 

less ; in unguarded fashion, in a 

careless manner 
desarmado -a unarmed 
desastre m, disaster 



8o 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



descalabro m. calamity, misfor- 
tune, loss 

descansar rest, repose 

descender descend 

descienden see descender 

desconcertado -a confounded, de- 
feated, frustrated 

desconfiado -a mistrustful, jealous 

desconfianza /. distrust 

desconocer disavow, disallow, dis- 
claim, disregard 

desconocido -a unknown 

descontento -a discontented, dis- 
satisfíed 

descubierto -a discovered, open ; 
also see descubrir 

descubridor m. discoverer, ex- 
plorar 

descubrimiento m. discovery 

descubrir discover, reveal, dis- 
close, reconnoiter; — se dis- 
cover one's self, reveal one*s 
self, show one's self, be re- 
vealed, be visible, appear 

descuidado -a careless, heedless, 
negligent 

descuidar neglect, forget 

desde since, from; — que since, 
from the time that 

desdichado -a unlucky, ill-starred 

desdoro m. dishonor, disgrace, ig- 
nominy 

desear desire, wish, covet 

desembarazar disembarrass, free 

desembarcar disembark, land 

desempeSar perform, discharge 

desempeSo m. performance, dis- 
charge 

desengaSo m, undeceiving, dis- 
abusing 

deseo m. desire, hope 



deseoso -a desirous, eager 

desesperado -a desperate, despair- 
ing, in despair 

desfallecer faint, grow faint 

desfallecido -a fainting,exhausted, 
weak 

desgracia f, misfortuné, evil for- 
tune, fatality 

desgraciado -a unfortunate, ill- 
starred 

deshacer dissolve, disband, break 
up 

desierto -a deserted, desert 

designar designate, denomínate 

desigual unequal, uneven 

desmayar be dismayed, be dispir- 
ited 

desmerecedor -a unworthy, unsuit- 
able, unbecoming 

desnudez /. bareness 

desnudo -a without clothes, un- 
clothed, naked, 111 clothed, half 
naked 

despacho m. dispatch, report, com- 
mission 

despavorido -a terríñed 

despeado -a foot-sore, bruised 

despedir dismiss, refuse, dis- 
charge ; — se take lea ve 

despejo m, liveliness, briskness 

despensa f. pantry, larder, store- 
room 

despidió see despedir 

desplomarse fall, drop, descend 

despoblado -a deserted 

despoblador m. depopulator, de- 
spoiler 

despoblar depopulate, dispeople, 
desert 

despojado -a despoiled 

despojar despoil,strip, rifle, pillage 



VOCABULARY 



8l 



despojo m. spoil, plunder 
desposorio m. mutual promise oí 

marriage, betrothal 
desprecio m. scorn, contempt 
después afterward, later, next, 

then ; — de after ; — que after 
destinar destine, design 
destino m. destiny 
destreza /. dexterity, skill 
destrozar break in pieces, shatter, 

break up, kill 
destrucción / destruction 
destructor m. destróyer, devasta- 

tor 
destruir destroy, overthrow, lay 

waste 
desvanecerse vanish 
detener detain, keep back; — se 

stop, remain, stay 
determinar determine, decide 
detrás behind, after ; — de behind, 

beyond 
detuvo see detener 
deuda /. debt 

deudo m. relative, kinsman 
deudor m. debtor 
día m. day ; — de fiesta holiday, 

festival ; a los dos — s at the end 

of two days, in two days 
diablo m. devil 
dice see dedr 
diciendo see decir 
dictado m, title, epithet 
dictamen m. opinión, judgment 
dicho -a see decir 
diente m. tooth 
dieron see dar 
diese see dar 

diez ten ; — y ocho eighteen 
diferente different, distinct, vari- 

ous 



diffcU difficult 

dificultad /. difficulty 

difundir diffuse 

dignidad /. dignity 

dijeron see decir 

dijesen see decir 

dijo see decir 

dilación /. delay 

dilatar dilate, expand; — se spread 

out, enlarge, expand 
diligencia /. diligence 
dio see dar 
Dios m. God 

diputado /ft.deputy,representative 
diputar depute, appoint, commis- 

sion 
dirección /. direction, guidance 
directamente directly 
dirigir direct; — se go, proceed 
disciplina /. discipline 
discordia f. discord, discontent 
discreto -a discreet, prudent 
disculpar excúlpate, excuse 
disforme deformed 
disfrazar (de) disguise (as) 
disfrutar enjoy 
disgustar disgust, displease, of- 

fend; — se become disgusted, 

be displeased 
disgusto m. offense, displeasure, 

vexation 
disminuirse diminish, grow less 

in number 
disparar discharge 
dispensar dispense, grant, regard 
dispersar disperse, put to flight 
disponer arrange,settle; — se pre- 
pare, resolve 
disposición/, disposition, arrange- 

ment, distribution, plan,bearing, 

temper, act, measure 



82 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



dispuesto -a disposed, prepared, 

ready, fít; a/so stt áía^^ner ; bien 

— well, strong, active 
dispusieron síe disponer 
disputa / dispute 
disputar dispute 
distancia /. distance 
distante distant 
distinción /. distinction 
distinguido -a distinguished 
distrito m. distñct, territory 
disturbio m.disturbance, outbreak 
disuadir dissuade 
diversidad /. diversity, 'diff erence 
diversión /. diversión, amusement 
diverso -a different, various 
dividir divide, sepárate 
divino -a divine 
divisar perceive, descry 
doce twelve 

docilidad /. docility, meekness 
dogal m. halter 
doler grieve, pain 
doliente afflicted, suiferíng 
dolorosamente gríevously, sorrow- 

fully 
domador m . subjugator, conqueror, 

master 
dominación f. domination, author- 

ity 
dominar dominate, rule 
dominio m. dominión, territory, 

power 
don íw. gift, present; en — as a 

gift 
donativo m. donative, present 
donde where, wherever; allí — 

where ; en — where, in which ; 

por — by the same way, whence 
dónde where? de — whence? from 

what place ? 



donoso -a pleasant, agreeable, 
charming, bright, witty, nice, 
often used ironicalfy 

doña f. title preceding the baptismal 
ñame of a lady 

dormido -a asleep, dormant; mal 
— imperfectly lulled, half dor- 
mant, sleeping 

dormir sieep 

dos two ; los — both 

doscientos -as two hundred 

dote/i endowment 

ducado m, ducat 

duda /. doubt ; no hay — en que 
there is no doubt that; sin — 
doubtless 

dudar (de) doubt, hesitate 

dudoso -a doubtful, uncertain 

dueSo m. owner, master 

dulce gentle, mild 

duramente rigorously, severely 

durar endure, last 

dureza f. hardness, obduracy 

duro -a hard 

e and 

echar throw, cast 

edicto tn. edict 

edificar erect, raise, build 

edificio m. edifíce 

efectivo -a effective, true, real 

efecto m, effect, consequence, 

operation; — s effects, goods; 

en — in fact 
eficazmente efficaciously, effec- 

tively 
ejecución/, execution, completion, 

performance 
ejecutar execute, perform, do 
ejemplar m, example, waming 
ejercer exercise, practice 



VOCABULARY 



83 



el, la, lo, los, las, the, the one, 
that, those ; el de, la de, that oí, 
one oí; los de those of» the 
men oí ; el que etc. he who etc.^ 
the one who, the one that, that 
which; lo que what, that which 

él he, him, it ; — mismo himself, 
he himself 

elección /. election, appointment 

elegir elect, choose 

elemento m. element 

elevado -a elevated, high 

eligieron see elegir 

eligió see elegir 

Eliseo m, Elisha 

elogio m, eulogy, praise 

eludir elude 

ella she, her, it 

ello it, this 

ellos -as them 

embaidor m. charlatán, mounte- 
bank, quack 

embarcación /. vessel 

embarcar embark ; — se embark 

embargar seize, hinder, check, 
suspend 

embargo: sin — nevertheless, 
however 

embate m. attack, dashing 

embelesar charm, delight, ravish 

embestir assail, attack 

embistieron see embestir 

embravecer enrage, irrítate; — se 
become rough 

eminente eminent, high, conspicu- 
ous 

emisario m, emissary 

empeSar pawn, pledge ; — se per- 
sist, persevere, insist 

emperador m, emperor 

empero however 



empezar begin 

empleado m, clerk, public officer 
emprender undertake, attempt 
empresa/, enterpríse, undertaking 
en in, into, on, upon, at, for, with, 

as, as a 
encaminarse proceed, go, take the 

road, direct one's self 
encarecer recommend eamestly, 

praise, magnify, exaggerate 
encargar (de) charge (with), com- 

mission (to) 
encargo m. charge, trust, commis- 

sion, injunction, order, office 
encender inflame, incite 
encerrar shut up, lock up, confine ; 

— se be contained 
encierran see encerrar 
encierro m. príson 
encima upon, upon the back 
encomendar recommend, commit, 

charge 
enconado -a irrítating, provoking 
encontrar encounter, meet, fínd; 

— se (con) ñnd, meet, have a 

meeting (with) 
encuentro m. encounter, ñght 
endeble weak 
endulzar sweeten, freshen 
enemigo -a hostile, unfríendly 
enemigo m. enemy 
enero m. January 
enfermar make sick, enfeeble 
enfermedad /. inñrmity, sickness 
enfermo -a sick 
engaSar deceive 
engastar set, enchase 
engreír lift, elévate, elate 
enherbolar poison (arrowsetc.with 

herbs) 
enjambre m, multitude, swarm 



84 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



enjugar parch, dry 
enlace m. unión 
enmaraffado-a tangled, wild 
enojo m. anger, rage 
enorme enormous, great, vast 
enormidad /. enormity, heinous- 

ness 
enriquecer enrich, enlarge 
ensenada /. bay, cove 
enseSar show, point out 
entender understand. hear, fínd 

out, leam; darse a — make 

one's self understood 
enteramente entirely, wholly 
entereza /. fírmness, fortitude 
entero -a entirct whole, undivided 
entierro m. interment, burial 
entonces then, at that time, that 

time ; por — for the time being, 

for that time 
entorpecer rendar torpid, benumb, 

retard 
entrada/, entry, entrance, ingress; 

hacer — s make expeditions 
entrado -a advanced; muy entrado 

el afio well along in the year 
entrar (en) enter, get into ; — se 

enter 
entre between, among ; — tanto 

meanwhile; por — from be- 
tween, through 
entregado -a devoted; j^^ entregar 
entregar (de) deliver, intrust (with) 
entretanto meanwhile 
entretener entertain, divert, put 

off, keep in hope 
envenenar envenom, embitter 
enviar send 
envidia / envy 
envolver involve, wrap 
envuelto -a j^^ envolver 



época /. epoch 

equidad /. equity, justice, imparti- 

ality, faimess 
equipage m. supplies, baggage 
era see ser 
eran see ser 

errante wandering, roving 
ea see ser 
escala / ladder 
escapar escape 
escarmentar be wamed, be taught 

by experience ; cow, correct se- 

verely 
escarmiento xv.chastisement,pun- 

ishment 
escasear diminish, grow scarce 
escaso -a scant, slight 
esclavo m. slave 
escoger select, choose 
esconder hide, conceal 
escopeta /. gun, musket 
escribano m. clerk, notary 
escribir write, denominate, ñame 

in writing 
escrito /ft.writing; por — in writing 
escritor m. writer 
escrupuloso -a scrupulous, exact 
escuadrilla / little fleet 
escuadrón m. troop, company 
escuchar listen, listen to, give ear 

to 
escudriSar examine into, explore 
escuela /. school, university 
ese, esa, this, that 
ése, ésa, eso, that one, that; para 

eso for that purpose 
esfera /. sphere, earth 
esforzado -a strong, valiant, full of 

forcé 
esforzar strengthen, invigorate, 

aid, encourage 



VOCABULARY 



85 



esfuerzo m. energy, vigor, forcé, 

valor, effort 
espacio m. space, distance 
espada /. sword 
espadachín m. bully, swashbuck- 

1er 
espalda f. back ; por la — behind ; 

volver la — turn the back, flee 
espantoso -a frightful, fearful 
EspaSa/. Spain 
español -a Spanish 
español m. Spaniard 
Española f. Hispaniola (the mod- 

ern Haití) 
especie f. species, kind 
espectáculo m. spectacle 
espectador m. spectator 
esperanza / hope 
esperanzado -a fuU of hope 
esperar hope, hope for, expect, 

wait, wait for, await 
espeso -a thick, dense 
espiar spy 

espíritu m. spirit, mind, courage 
espléndido -a splendid 
esposo m. husband; fíancé 
establecer establish, settle 
establecimiento m. establishment, 

settlement 
estación /. season, time 
estado m. state, condition 
estallido m. report, noise 
estancia f. room, chamber, dwell- 

ing 
estar be 
este, esta, this 
éste, ésta, esto, this, this one, the 

latter; con esto, en esto, at this 

time, meanwhile, at this, during 

this, then 
estéril sterile, barren 



estimación/, estimation, esteem, 

regard 
esto see éste 
estorbar hinder, impede 
estoy see estar 
estrago m. ruin, destniction, de- 

feat, overthrow 
estrecharse be cemented, narrow 

down, contract 
estrechez /. want, destitution 
estrella f. star, destiny, fortune 
estrépito m. noise, clamor 
estuviese see estar 
europeo -a European 
evitar avoid 

exacto -a exact, scrupulous 
exaltación f. excitement, agitation 
exaltado -a excited, exalted, ele- 

vated 
exaltar exalt, excite, extol, praise 
examinar examine 
excelente excellent 
exceso m. excess, enormity, vio- 

lence 
excitar excite, arouse 
excusar excuse; — se (de) dis- 
pense (with), free one*s self 

(from), avoid 
exigir exact, require 
éxito m. end, issue, outcome 
expedición /. expedition 
expender expend, spend 
experimentar experíence 
experto -a expert, able, experi- 

enced 
expirar expire, die 
explicarse express one's self 
exposición f. exposition, narration 
expulsión /. expulsión 
exquisito -a exquisite, consum- 

mate, perfect 



86 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



extender extend, record; — por 

testimonio write down and wit- 

ness, attest 
exterior extemal, outward 
exterminar exterminate 
exterminio m, exterminatíon, de- 

struction 
extranjero m. stranger, foreigner, 

outsider, alien 
extridlar wonder ; no es de — it is 

not to be wondered at 
extraño -a strange, unwelcome 
extraSo m. stranger, outsider 
extremidad /. extremity 

faccioso m. rebel, turbulent per- 
son, mutinous fellow 

fácil easy 

fácilmente easily 

facultad f. faculty ; — es fortune, 
property 

falta /. lack, want 

faltar lack, be wanting, be neces- 
sary 

falto -a (de) lacking, wanting (in), 
miserable, wretched 

fama /. fame, report, rumor 

familia /. family 

famoso -a famous, celebrated 

fatiga /. fatigue, labor, toil, task 

fatigar fatigue, weary 

fatigoso -a tiresome, painful, 
troublesome 

favor m. favor, support, counte- 
nance 

favorable favorable 

favorecer favor, help, countenance 

favorita /. favorite 

feísimo -a hideous, extremely re- 
pulsive 

felicidad /. felicity, success 



feliz happy, fortúnate, successful 

felizmente happily, successfully 

feo -a ugly, hideous 

fermentado -a fermented 

Femando m, Ferdinand 

ferocidad f, ferocity, fíerceness 

feroz ferocious, savage 

fervorosamente fervently 

festivo -a cheerful, gay 

fiar trust, commit; — se (de) trust 
(in), put trust (in) 

fidelidad f. fidelity, loyalty, honor 

fiel faithful, loyal 

fiera f. wild beast 

fiero -a fíerce, furious ; fieros fíerce 
threats 

fiesta/! feast, festival, rejoicing; 
día de — festival, holiday 

figura / figure 

figurar represent, draw; — se 
seem, imagine 

fijar fíx, fasten, settle, decide, 
lócate 

filósofo m. philosopher 

fin m. end, object, purpose ; a — 
de in order to ; al — fínally, at 
last,afterall; en — fínally, las tly, 
in short ; por — fínally ; sin — 
endless ; a — es de the last days 
of, in the last days of, at the 
end of 

final fínal 

fino -a fíne, nice, puré, polished 

firme firm, steady, stable, con- 
stant 

firmeza /. fírmness, steadiness 

flaqueza f. feebleness, weakness 

flecha f. arrow, dart 

flechazo m. arrow-shot 

flor /. ñower 

flota/, fleet 



VOCABULARY 



87 



flotar float 

fomentar encourage, urge, urge 

forward 
forajido -a wicked, villainous 
formalmente formally, seríously 
formar form, make, establish, in- 

stitute; — causa bring a suit, 

bring to trial, institute proceed- 

ings, try legally 
fortaleza / fort 

fortuna /. fortune, fate, good for- 
tune, luck, success; hacer — 

make one*s fortune, get rich; 

probar — try one's fortune 
fragoso -a craggy, broken 
franciscano -a Franciscan, of the 

order of St. Francis 
franqueza /. frankness, generosity 
fray m. friar, brother 
frecuente frequent 
frecuentemente frequently 
freno m. bridle, rein, curb, re- 

straint; soltar el — give free 

rein 
frente yi front, forehead ; al — de 

at the head of; de — in front, 

openly 
fresco -a fresh, goodly 
fruta /. fruit 
fruto tn. fruit, product, profít, ad- 

vantage 
fué see ir or ser 
fuego tn. fire; poner — build a 

fire, set on fire 
fuente /. fount, source 
fuer: a fuer de like, in the man- 

ner of 
fuera see ir or ser 
fuera without ; — de beyond 
fueron see ir or ser 
fuerte strong, violent 



fuerza /. forcé ; — s forces, 
streng^h; a — de by dint of, 
by means of 

fuese see ir or ser 

fuga /. flight 

fugarse mn away, ílee, escape 

fundador m. founder 

fundar found, establish, build 

fundición f. fusión, melting; la 
casa de la — melting-house 

fundir melt 

funesto -a baleful, fatal, diré 

furioso -a furious, violent 

furor tn. fury 

futuro -a future 

galán gallant, gay, lively 

galán tn. gallant 

galardón m. guerdon, reward, 

recompense 
galleta /. biscuit, hard-tack 
ganar gain, win, conciliate; — se 

gain for one*s self, win, procure 
gastar spend, consume, exhaust, 

waste 
general general 
general m. general, chief 
generalmente generally 
género tn. kind, class 
generosidad /. generosity 
generoso -a generous, liberal 
genial natural, habitual 
gente f. people, nation, men, per- 

sons, community; — de carga 

burden carriers 
geografía f. geography 
gloria /. glory, honor, pleasure 
gobernación/! govemment,author- 

ity, control, territory, province, 

district under one's command 
gobernador tn. governor 



88 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



gobernar govern 

gobierno m. government» adminis- 
tration 

golfo m. gulf 

Goliat m. Goliath 

golpe m, blow 

gozo m. joy, gladness 

grabar engrave, cut 

gracia y. grace, favor, benefaction ; 
— 8 favors, thanks 

gran see grande 

grande grand, great, large, heavy, 
tall 

grandeza f. grandeur» greatness 

granjeria /. gain, acquisition 

gratificar gratify, requite, recom- 
pense 

gratitud / gratitude, gratefulness 

grato -a graceful, pleasing 

grave grave 

gravemente gravely, seriously 

grillos m,pl, fetters, irons 

gritería /. clamor, cries 

grito m. cry, outcry, war-cry, 
clamor, hue and cry 

grosero -a rough, rude 

grosor m. size 

grueso -a large, thick 

guardar guard, keep, observe 

guarecerse take refuge 

guerra /. war ; de — at war, war- 
like, hostile; hacerse — wage 
war with each other; hombres 
de — armed men 

guerrero -a warlike 

guerrero m. warrior 

guía m, andf. guide 

guiar guide, lead, direct 

gusano m. worm 

gusto m. pleasure, contentment 

gustoso -a pleased, glad 



haber have, obtain, take, gain; 
used impersonally be ; — de 
{;with the infinitive) have to, be 
obliged to, be to, would 

haber w.property; — es property, 
fortune 

habilidad /. ability, clevemess 

habitación /. habitation, dwelling 

habitar inhabit 

hábito m. dress 

hablar speak, address, talk about, 
discuss 

hacer make, do, cause, compel, 
construct, commit, give, grant; 

— cargo charge, accuse; — 
proceso summon to tríal, try; 

— saber make known ; — se be 
done, be given, become ; — se 
a la mar, — se a la vela, put to 
sea, make sail ; — se valer gain 
standing, gain power 

hacia toward, near to, on 
hacienda /. estáte, lands, posses- 

sions; — real royal treasury, 

exchequer 
hachazo m. blow oí the ax 
halago m. flattery 
hallar fínd, overtake; — se be, 

fínd one's self 
hamaca /. hammock 
hambre /. hunger, famine ; las — s 

hunger, famine 
hambrear hunger, starve 
hambriento -a hungry, famished 
harían see hacer 
hasta as far as, as many as, up to, 

until, to, even; — que until; 

— tanto que until, until such 
time as 

hay there is, there are 
haya see haber 



VOCABULARY 



89 



hazaSa /. deed, exploit 

he see haber 

hecho see hacer 

hender crack, split, cleave, break 

hercúleo -a herculean 

Hércules m. Hercules 

herido -a wounded 

hermana /. sister 

hermano -a nearly related; primo 

.hermano, prima hermana, fírst 

cousin 
hermano m. brother 
hermoso -a beautiful, bright, fine 
hiciera see hacer 
hicieron see hacer 
hiciese see hacer 
hidalgo m. noble, nobleman, man 

of birth * 
hiende see hender 
hierrt) m. iron 
hija /. daughter 
hijo m. son 
hijodalgo m. noble, nobleman, 

man of birth 
hinchado -a swollen, tumefíed, full 

of humors 
hinchar ínflate, swell, tumefy 
historia /. history 
historiador m. historian 
hizo see hacer 
holandés -a Dutch 
holandés m. Dutchman 
holgarse (de) be pleased (with), 

rejoice (at) 
hombre m. man; — s de guerra, 

— 8 de pelea, warriors, men under 

arms 
hombro m. shoulder 
honor m. honor 
honrar honor 
hora f, hour 



horriblemente horríbly 

horror m. horror, abhorrence 

hospedaje tn, reception 

hospedar receive, harbor, lodge 

hostilmente in a hostile manner 

hubiera see haber 

hubiese j^^ haber 

hubo see haber 

hueso m. bone 

huésped m. guest 

huir ñee 

humano -a human 

humedad f. humidity, dampness 

humillarse humble one's self, be 

submissive 
hundirse sink 
huyendo see huir 
huyó see huir 

iba see ir 
idea f. idea 
ídolo m. idol 
ignorado -a unknown 
ignorancia y. ignorance 
igual equal, similar, like 
igualar equal, match 
igualmente equally; — que as 

well as ; — ... que as ... as 
ilustre illustrious, distinguished 
imagen /. image, picture 
imaginar imagine ; — se imagine 
imitar imitate 
impaciencia f. impatience 
impaciente impatient 
impeler impel, incite, urge 
imperiosamente imperiously 
ímpetu m. Ímpetus, forcé 
impetuosidad /. impetuosity, vio- 

lence 
imponer impose, lay upon 
importancia /. importance 



90 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



iiiiI>ortunar importune» press 

imposible impossible 

impreyisión / improvidence 

impreyisto -a unforeseen 

improviso -a unexpected; de im- 
proviso suddenly, unexpectedly 

imprudencia /. imprudence, rash- 
ness 

imprudentemente imprudently 

imputar impute, attribute 

incapaz incapable 

incendio m, ñre 

incidencia /. incident, event, oc- 
currence 

incidente m. incident 

incierto -a uncertain 

inclinar incline, influence, induce 

incontestable incontestable, indis- 
putable 

incontrastable irresistible, uncon- 
querable 

increpar upbraid, rebuke 

indagar inquire, ask, importune 

independencia /. independence 

india /. Indian maid 

indiano -a Indian 

Indias / the Indies 

indiferencia/ indifference, cold- 
ness 

indignación /. indignation 

indignidad /. indignity 

indio -a Indian 

indio -a m. and f, Indian; — de 
carga Indian porter; — de paz 
friendly Indian; — de servicio 
serving Indian, slave 

indisoluble indissoluble 

indistintamente indiscríminately 

índole / nature, disposition 

indomable indomitable, untam- 
able 



indómito -a indomitable, wild, un- 
tamed 

indulgencia /. indulgence, clem- 
ency 

industria f. industry, diligente, 
acuteness 

inesperado -a unexpected, unfore- 
seen 

inevitable inevitable 

infatigable indefatigable 

infelices see infeliz 

infeliz unfortunate, luckless, mis- 
erable 

inferior inferior, lesser, of lower 
rank 

infiel infidel, faithless 

inflexible inflexible 

influir (en) influence, have influ- 
ence (over), prevalí (upon) 

influjo m. influence 

información /. account 

informar inform 

4 

informe m. account, report 
infortunio m. misfortune, calamity 
ingenioso -a ingenious 
inglés -a English 
inglés m. Englishman 
inhumano -a inhuman, cruel 
injuria /. injury, outrage 
injusticia / injustice 
inmediatamente immediately 
inmenso -a immense 
inmundo -a unclean, vile, fílthy 
inocente innocent 
inquietar disturb 
insigne signal, flagrant, glaríng, 

remarkable 
insistir (en) insist, persist 
insolencia/ insolence, impudence, 

effrontery ; las — s insole nt acts, 

unwarranted actions 



VOCABULARY 



91 



inspirar inspiret cause 

instante m. instant, moment; al 

— instantly, at once; por — s 
momentarily 

instrucción /. iftstniction, set of 

instructíons 
instrumento m. instrument, tool 
insufrible intolerable, insupport- 

able 
insulto m. insult, attack 
inteligencia / intelligence» knowl- 

edge, acquaintance ; ponerse de 

— con come to an understand- 
ing with 

inteligente intelligent 
intención / intention 
intentar try 
intento m. intent, purpose ; al — 

for the purpose 
interés m. interest 
interesado -a interested, selfísh 
interior inner 
interior m. interior 
interponer interpose 
intérprete m. interpreter 
interpuso see interponer 
interrogatorio m. interrogatory, 

series of questions, investigation 
intimidar intimidate, frighten 
intrépido -a intrepid, daring, f ear- 

less 
intriga f. intrigue 
intruso m. intruder 
inutilizar render useless, make 

ineífectual 
invasión /. invasión 
invencible invincible, unconquer- 

able 
ir go, go along, go on, proceed, 

come, flow, be ; — a {with in- 
finitive) be going to, be about 



to ; — se go, go away, leave, de- 

part, remove 
irritar irrítate, agitate, exaspérate ; 

— 86 be angry, be vexed 
isla /. island 
isleta /. isle, islet 
istmo m. isthmus 
Italia /. Italy 

jactancia f. boasting, brag, parade 

jamás ever, never 

jarcia /. tackle 

jaula/ cage 

jefe m, chief, head, officer 

jornada f, day's march 

joven young 

joven tn. youth 

joya/ omament 

jueces see juez 

juego tn. game, sport 

juez m. judge 

jugar play 

junio tn. June ^ 

juntar join, mingle 

junto (á) near, cióse (to) 

juramento tn. oath, affirmation 

jurar swear, take oath 

jurisdicción /. jurisdiction, author- 

ity 
justador tn. tilter 
justicia /. justice, desert, right, 

merit, due 
justificar justify 
juventud /. youth 

la the, her, that, that one, it 
labor /. labor ; — es lands 
labranza /. farm, ñelds, cultivable 

land 
labrar work, construct, fínish 
lado tn. side 



92 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



lágrima /. tear 

laguna f. pond, marsh 

lanza f. lance 

lanzar throw, fling; — se launch, 

rush 
largo -a iong; cincuenta pasos de 

largo fífty paces Iong 
las the, them 
lastimero -a sad, moumfui 
lastimoso -a doieful, sad, pitifui 
lauro m, laurel 
layar wash, cleanse, clear 
lazo m, tie, bond 
le him, it, you; to him, to her, to 

you ; for him, for her, for you 
lebrel m. hound; — de batalla 

battle-hound 
legitimidad /. legality, lawfulness 
legítimo -a legitímate 
legua f. league 
lejos far ; a lo — , de — , in the 

distance, afar 
lengua y. tongue,speech, lang^age; 

— de tierra neck oí land ; tomar 

— de seek or obtain Information 
conceming 

leSador m. woodman 

les them, to them 

letrado m. lawyer 

levantar raise, lift up, stir up, 

arouse ; — se rise, stand up 
ley /. law 

liberalidad /. liberality, generosity 
libertad /. liberty 
libre free; dar por — free, declare 

free 
libremente freely 
licencia f. license, permission 
licenciado m. licentiate, lawyer 
licor m. liquor 
lienzo tn, linen 



liga f, league, alliance 

ligar tie, bind, fasten 

ligero -a light, slight 

límite m. limit, boimd, boundary 

limosna f, alms, charity 

limpio -a clear, clean, puré ; poner 

en limpio clear, free from sus- 

picion 
lisonjero -a flattering 
lo the, it, him, so ; — que. what 
loco -a mad, foolish 
locura f. madness, folly 
lograr succeed; — se be realized 
los the, them ; — de those of, the 

inhabitants of 
lúcido -a brílliant, gay, elegant, 

dashing 
luchar contend, struggle 
luego then, afterward, soon; — 

que as soon as; muy — very 

soon ; tan — como as soon as 
lugar m. place, vilIage,opportunity, 

occasion 
lustre m, distinction 
luz /. light 

llama m. llama 

llamamiento m. cali, summons 

llamar cali, recall, ñame, proclaim, 

attract ; — se be named 
llanura /. plain, flat land, level 

ground 
llegada f. coming, arríval 
llegar come, arrive; — a come 

to, reach to, succeed in 
llenar fíll 
lleno -a fuU, fílled; a boca — 

openly, loudly 
llevar bear, carry, conduct, lead, 

induce, influence, contain; -— 

la vista cast the eye 



VOCABULARY 



93 



llorar weep 
lluvia /. rain 

macana/. macana (wooden broad- 

sword or short sharp-edged club) 
machacar pound, crush 
madera /. wood 

madre f. mother, bed of a stream 
magnifico -a magnifícent 
magnitud /. magnitude 
maíz m. maize 
mal see malo 

mal ill, badly, partially, not wholly 
mal m, evil, ill, harm, hurt, disad- 

vantage ; por su — to bis hurt, 

in an evil hour for him 
malcontento m . malcontent, grum- 

bler 
maldad /. wickedness, corruption, 

evil acts 
maldecir curse 
maldiciendo see maldecir 
maleza /. undergrowth, thicket 
malo -a bad, evil, ill, wretched 
maltratar maltreat, treat ill, treat 

roughly, abuse 
mancebo m. young man, youth 
mancha /. stain, stigma 
mandado m. mándate, command 
mandar order, command, rule 
mando x^. command, order, author- 

ity, orders ; al — de under the 

command of 
manejar manage, conduct 
manera /. manner, sort; por — que 

so that 
manifestar manifest, declare, show 
manifiesta j^^ manifestar 
mano /. hand ; a — s llenas to the 

fullest extent, fuUy; dar las — s 

agree 



mansión /. mansión, residence 

mantener maintain, hold, support; 
— se support, continué 

mantilla /. mantilla, drapeiy 

manto m. mantle 

mantuvo see mantener 

mar m. and f. sea ; en alta — on 
the high sea, on the open sea, 
well at sea 

maravilla /. wonder 

maravillarse (de) wonder (at), be 
astonished (at) 

marco m. mark (7f oz. troy) 

marchar march, proceed, go 

marea / tide 

mares see mar 

margen f. margin, bank 

marido m. husband 

marinero m, mariner, sailor 

marquesa f. marchioness 

marzo m. March 

mas but 

más more, most, longer, rather, 
especially; — adelante later; 
— bien rather; — de morethan, 
otherthan; — presto que rather 
than, sooner than ; — que more 
than, in addition to being; — 
. . . que more . . . than ; los — 
the most, the main part 

matar kill 

materialmente materially, corpo- 
really, in body, in person 

mayo m. May 

mayor greater, greatest, largest, 
chief, eider, eldest 

maza / club 

me me, to me 

medianero m. mediator, advócate 

mediar intercede, intervene 

medico m, physician 



94 



VASCO NÜÑEZ DE BALBOA 



medida f, measure 

medio -a half ; a la media noche in 

the middle of the night 
medio m. half, a half, middle, 

means; in — de in the midst 

of , in the middle of ; por — de 

through the midst of, into the 

midst of, by means of, through 

the influence of 
mediodía m, south 
mejor better, best 
melancólicamente sorrowfuUy, 

moumfuUy 
membrudo -a vigorous, robust 
memoria yi memory; las — s me- 

morials, records 
mendicidad f. mendicity, beggary 
menestero-a needy 
menguante f. ebb, low water 
menor less,smaller; — que smaller 

than 
menos less, least, except; a — de 

unless; a lo — , cuando — , at 

least 
mensaje m. message, errand 
mentar mention, ñame 
mentir lie 

menudo -a small, common 
mercancía /. merchandise, goods 
mercantil mercantile, trading 
merced /. favor, grace, thanks; 

— es thanks 
merecer merit 

mérito m. merit, worth, success 
mes m. month 
metal m. metal 
meter put, place 
metrópoli /. metrópolis, mother 

country 
mezquino -a poor, small, wretched 
mi my 



mí me 

micer a title of Italian origin^ 
Mr. 

miedo m. fear 

miembro m. member, limb 

mienta see mentar 

mientras while ; — que while 

mil thousand, one thousand 

militar military 

ministerio m. ministry 

ministro m. minister 

mirar look, look about, look after, 
look at, look upon, regard, wit- 
ness, observe; — por look out 
for, protect 

miserable miserable, wretched, 
vile, bad 

miserablemente wretchedly, mis- 
erably 

miseria /. misery, wretchedness 

mismo -a same, self, himself , own, 
even, very ; a un — tiempo at 
one and the same time; allí 
mismo there indeed,that indeed; 
el — ... que the same ... as ; 
él — himself, he himself ; lo — 
the same, the same thing; por 
lo — for this reason, for which 
reason, consequently, so ; sí — 
himself, herself 

moderación f. moderation 

moderado -a modérate, températe, 
considérate 

modo m. mode, manner, method, 
means, way ; de — que so that ; 
del — in the manner; de este 

— in this way, thus ; del mismo 

— que just as ; de otro — other- 
wise ; de tal — in such a way, 
to such an extent; de un — o 
de otro in one way or another 



VOCABULARY 



95 



mofar deride, rídicule ; — (de) 
mock, scoff (at) ; — se (de) scoff , 
sneer (at) 

momento m. moment, instant; al 

— instantly, immediately 
monarca m. monarch, sovereign 
monstruo m. monster 
montaSa f. mountain 

montar mount,embark,ríde, place; 

— (de) be equipped (with), be 
fumished (with) 

monte m. mountain 

morada /. dwelling, home 

morir die ; — se die, perish 

mortífero -a deadly, fatal 

mostrar show, point out 

motivo m. motive 

mover move, influence; — se be 

moved, change 
movimiento m. movement, dis- 

turbance, revolt 
mozo m. youth, young man 
muchacho m. boy ; — s children 
muchedumbre /. multitude, ma- 

jority 
mucho -a much, many, great, abun- 

dant, strong, long; lo — the 

great amount, the extent 
mucho much,very,greatly,strongly 
mudar change 
muera see morir 
muerte / death; a — o a vida 

dead or alive, at all risks; dar 

— kill; darse la — take one's 
own Ufe 

muerto -a dead, killed, died; see 

morir 
muerto m, corpse; los — s the 

dead 
muestra y. demonstration, indica- 

tion, sample 



muestran j^^ mostrar 
mujer / woman, wife 
mundo m. world 

munición f. munition, ammunition 
municipal municipal 
murieron see morir 
murió see morir 
muro m. wall 
muslo m, thigh, leg 
muy very, very much, very far; 
— luego very soon 

nacer be bom, ríse, spring 

nación yi nation 

nada /. nothing, anything 

nadador m. swimmer 

nadie no one, any one 

narices see nariz 

nariz / nose 

natural natural 

natural m. native 

naturaleza /. nature 

naturalmente naturally, by nature 

naufragio m. shipwreck, ruin, de- 
struction 

nave /. ship 

navegable navigable 

navegante m. navigator 

navegar navigate, sail 

navichuelo -a m. and f. small 
vessel 

navio m. ship 

necesariamente necessaríly 

necesario -a necessary, indispen- 
sable 

necesidad /. necessity, need, want 

necesitado -a needy, in need, 
poor 

necesitar need 

negar deny, withhold; — se de- 
cline, rcfuse 



96 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



negocio m. business; — s aifairs; 

— 8 de utilidad practical affairs, 

business aifairs 
negro m, negro 
ni ñor, or; ni ... ni neither . . . 

ñor, either . . . or 
nido tn. nest, dwelling, habitation 
ningún see ninguno 
ninguno -a no, none, no one, any, 

any one 
no no, not 

noble noble, elevated, happy 
noble m. noble, nobleman 
nobleza /. nobility, distinction of 

rank 
noche / night ; de — by night, at 

night; a la media — in the mid- 

dle of the night 
nombrar ñame, nominate, choose, 

select 
nombre m. ñame ; a — de in the 

ñame of ; a su — , a — suyo, in 

his ñame, from him 
norte m. north 
nos US, to US 
nosotros -as we, us 
noticia f. notice, account, news; 

— s news, tidings, information, 

intelligence 
notorio -a notorious, noted, cele- 

brated 
novedad /. novelty, surprise, un- 

usual event 
novela /. novel, fíction 
noventa ninety 
nube /. cloud 
nuestro -a our, of ours; el nuestro, 

la nuestra, ours; los nuestros 

our men 
nueva /. news ; — s news 

nueyamente newly, later 



nuevo -a new ; de nuevo anew 
nulo -a nuil, invalid, useless 
número m, number ; en — de to 

the number of 
nunca never, ever 

o or, or else ; o ... o either . . . or 
obedecer obey, serve 
obediencia / obedience, authority, 

command, control 
obispo m. bishop 
objeto m, object 
obligar oblige, impel, win, gain 

the good will of 
obra f. work, deed, act 
obrar work, opérate 
obsequio m. obsequiousness, re- 

spect, honor 
obstáculo tn. obstacle 
ocasión f, occasion, time, oppor- 

tunity 
occidental westem 
occidente tn, west 
océano m. ocean 
ocioso -a idle 
octubre m, October 
ocultar hide, conceal 
ocupación f. occupation, employ- 

ment 
ocupar occupy, employ 
ocurrir occur, happen 
ochenta eighty 
ocho eight 

ochocientos -as eight hundred 
odio m. hatred 
ofender oifend,anger,injure,harm; 

— se (de) take oif ense, be vexed 

(at) 
oficial m, official 
oficio m, office, charge, duty ; pa* 

peles de — pfficial papers 



VOCABULARY 



97 



ofrecer off er, vow, promise, agree ; 

— se (a) oífer one*s self 
ofrenda /. offering 
oído m. ear; dar — s give ear, 

listen 
oír hear, listen, try, examine 
ojo m, eye 

oleada f. surge, swell 
onda /. wave ; — s waves, waters 
opinión f. opinión, reputation 
oponer oppose ; — rse oppose one's 

self, make opposition 
oportuno -a opportune, seasonable 
oposición f, opposition 
opresión f. oppression, state oí 

oppression 
oprobio f^t.opprobrium, ignominy, 

shame 
opuesto -a opposite, diverse, ad- 
verse 
opulencia /. opulence, wealth 
opuso see oponer 

orden m. andf. order, command 
ordenar order, regúlate, command, 

put in order, draw up 
oreja /. ear 
oriental eastern, east 
oriente m. orient, east, whiteness, 

luster 
origen m. orígin, source 
orilla /. bank, shore 
orillar skirt 
oro m, gold 
08 you 

osadía f. courage, zeal, boldness 
osar daré, venture 
oscurecer obscure, hide from view 
oscurecido -a hidden from view, 

in obscurity 
oscuro -a obscure, unknown 
ostentación /. ostentation, show 



otorgar concede, grant 

otro -a other, the other, another, 
any other, the next, different, 
greater; — tantos as many 
more ; uno y — both 

oyen j^'^oír 

oyeron see oír 

oyese j^^oir 

oyó see ofr 

pacer graze, feed on, gnaw 

paciencia f. patience 

pacificación /. pacifícation 

pacificador m.pacifíer,tranquilizer 

pacíficamente peacefully 

pacificar pacify 

pacífico -a pacifíc,peaceful,fríendly 

padecer suffer 

padre m, father 

país m. land, country 

paja f. straw, thatch 

palabra /. word, speech, promise ; 

dar — (de) promise (to) ; tener 

unas — s con have high words 

with, quarrel 
palacio m. palace 
palma /. palm, palm-tree 
palo m, pole, stake 
pan m. bread; — de maíz com 

bread 
pantano m. marsh 
panteón xn.pantheon, mausoleum, 

burial-chamber 
papel m. paper; — es de oñdo 

official papers, official reports 
par like, equal ; a la — con on a 

par with, on a level with 
para for, to, in order to, in ; — 

que that, in order that 
parabién m. compliment ; darse el 

— congratúlate one's self 



98 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



paraje m. place 

parar stop, hait, remain 

parecer appear, seem, judge 

parecer m. opinión; al — appar- 
ently, seemingly, to all appear- 
ance 

parecido -a similar 

pared /. wall 

pariente m. relative, kinsman 

parte partly 

parte / part, share, place, quarter, 
side ; de — de on the part oí, 
in behalf oí, on the side oí, 
favorable to ; por su — f or him, 
on bis part, on bis own account, 
by himself ; por una — • • • y por 
otra on tbe one hand . . . on the 
other; una y otra — both places 

participar participate, partake 

particular particular, prívate, es- 
pecial ; en — ín particular, par- 
ticularly 

particular m, prívate person, in- 
dividual 

partida /. departure 

partido m. party, match, profít, 
decisión, course ; sacar — draw 
profít or advantage ; tomar algún 
— take some course, resolve 

partir depart 

pasado -a past, former 

pasar (de) pass (beyond), cross, 
go, exceed, pass through, en- 
dure; — por pass for, be re- 
garded as 

pascua /. Easter 

pasión /. passion 

paso m. step, pace, passage, jour- 
ney, advance ; dar un — take a 
step; hacer — s step; — mal dado 
step ill taken, ill-advised step 



patente patent, plain, manifest, 

clear 
patria /. native land, country 
paz /. peace; de — at peace, 

peaceful, peacefully ; hacer de — 

reduce to peace, make f ríendly ; 

indio de — fríendly Indian 
pecar sin, transgress 
pedazo m. piece, bit; hecho -a — s 

broken to pieces 
pedernal m, flint; — es pieces oí 

flint, sharp stones 
pedir (a) ask (of), request, solicit 
pelea /. battle; hombres de — 

warríors, armed men; perro de 

— fíghting dog 
pelear fíght, struggle 
peligro m. danger 

peligroso -a perílous, dangerous 
pena /. pain, penalty ; con — de la 

vida on pain of death 
penacho m. tuft, crest, adomment, 

head-dress 
pender hang 

penetración /. penetration 
penetrar penétrate 
penoso -a painful, laborious 
pensamiento m. thought, idea 
pensar think, expect, imagine; 

— en imagine, think of 
peñasco m. large rock 

perder lose; — se lose, be lost; 

— se de ánimo lose heart 
perdición /. destruction 
pérdida /. loss 
perdonar pardon 
perecer perish 

perfecto -a perfect, full, complete 
pérfido -a perfídious, treacherous 
pericia f. knowledge, experíence, 

skill 



VOCABULARY 



99 



perjudicar prejudice, injure, hurt 

perjuicio m. prejudice, damage, 
detríment, mischief ; en — nues- 
tro to our harm, to our hurt 

perla /. pearl 

permanecer remain 

permanente permanent 

permitir permit, allow 

pero but 

perro m.áog\ — de pelea fíghtíng 
dog 

persecución/. persecution,troubles 

perseguir persecute, beset 

persona f. person 

personaje m. personage 

perspectiva /. prospect, view 

persuadir persuade, induce ; — se 
be won ovar, be convinced 

pertenecer appertain, belong 

pesar weigh, grieve, displease; a 
— de in spite of , notwithstanding 

pesca /. físhing, físh 

pescado m. físh 

pescar ñsh, gather 

peso m. see note to 5 12 

pesquería / ñshing ; — s físhing 

pesquisa f. inquiry, investigation 

petición f, petition, request 

pidiendo see pedir 

pidió see pedir 

pie m. foot, base 

piedra /. stone 

piel /. skin 

pierna /. leg 

pieza f. piece 

pintar paint, describe 

pintura /. painting, picture, de- 
scription 

pipa /. cask 

placer m. pleasure 

plaga /. plague, calamity 



plantío m, plantíng, plantatíon 
playa f. shore, strand 
plazo m. term, períod, fíxed time 
pleito m, iawsuit, litigation 
pluma /. plume, feather 
población/ town,settlement,popu- 

lating, settling, colonizing 
poblador m, íounder, settler 
poblar settle, occupy, popúlate, 

found a town 
pobre poor 
poco -a few, a few, slight, little, 

short, a short; — tiempo only 

a short time 
poco little, shortly ; — después a 

little later, soon after; a — de 

soon after; de allí a — a little 

later ; un — a little, a little while ; 

algún — de pan a little bread 
poder be able, can 
poder m, power, authority, ability, 

strength, possession ; por — by 

deputy, by proxy 
poderoso -a powerful 
podría see poder 
policía / policy, system of public 

administration, polity 
política / politics, policy, worldly 

wisdom, cunning, civility 
polvo m, dust 
ponderación / exaggeration, en- 

comium, praise 
ponderar extol, magnify, boast 
poner put, place, set, give; — 

preso take prísoner; — se' put 

one's self, establish one*s self ; 

— se a begin to ; — se en camino 

set out, start 
pongan see poner 

poniente m. west / * f ;> * 1í ' \í\ \ 

popularidad/ populanV"- '***"■* ^ *" 



lOO 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



por for, by, to, along, through, 
over, upon, about, as, on account 
of; — entre through; — manera 
que so that; — qué why; — si 
acaso in case that, if perchance ; 
— tanto wheref ore, therefore, so 

porción f. portion, lot, quantity, 
number 

porfía f. obstinacy; a — obsti- 
nately, persistently 

porque because 

portar bear, carry; — se demean 
one's self, act, behave 

porte m. port, bearing, manner 

poryenir m. futura 

poseedor m. possessor 

poseer possess 

posesión /. possession 

poseyendo see poseer 

posible possible 

poste m. post 

posteridad f. posterity 

práctica f. practico, experience 

practicable practicable, travers- 
able 

precioso -a precious, valuable 

precipicio m. precipice 

precisar compel, oblige 

preciso -a necessary 

predicador tn, preacher, chaplain 

preferir prefer 

prefirió see preferir 

pregonero m. crier 

preguntar ask, demand 

prelado m. prelate 

premio m. reward; en — de as a 
reward for 

prenda /. pledge, security, gage, 
omament ; en — s in pledge, in 
pawn ; en — s de as a pledge of 

prender take,seize,impríson,arrest 



preparar prepare, make ready 
preparativo m, preparation 
preponderar preponderate, pre- 

vail 
prerrogativa / prerogative, privi- 

lege 
presa /. capture, seizure 
prescribir prescribe, direct, de- 
mand 
presea /. jewel, omament 
presencia /. presence 
presentar present, offer; — se 

appear 
presente present, existing 
presente tn, present, gift 
presidio m. garríson 
preso -a see prender 
preso m. prisoner ; poner — take 

prisoner 
prestar lend, grant, render 
presto quick ; más — que rather 

than 
presumir presume; — de claim 

to be, proclaim one's self 
pretender pretend, attempt, claim 
pretensión/! pretention, claim 
pretextar make pretext, pretend, 

allege 
pretexto m. pretext, pretense 
prevalecer prevalí 
prevención f. preparation 
prevenir advise, give notice, coun- 

sel, instruct 
prever foresee 
previamente previously 
previendo see prever 
prima f. cousin ; — hermana fírst 

cousin 
primacía /. prioríty, precedence, 

first rank 
primer see primero 



VOCABULARY 



lOI 



primeramente first, in the fírst 

place 
primero -a fírst 

primero fírst, at fírst, rather, sooner 
principal principal, chief, most 

important 
principal m, principal man, chief 

man 
principalmente principally, espe- 

cially 
príncipe m, prínce, ruler 
principio m.beginning, commence- 

ment; al — at fírst; en estos — s 

during these fírst moves, at the 

beginning 
prisión /. prison, imprísonment, 

arrest, capture; — es fetters, 

irons; agravar las — es double 

the irons 
prisionero m, prisoner 
privado -a private, alone 
privanza /. favor, protection 
privar deprive 
privilegiar privilege, favor 
probable probable 
probar prove, try, make trial of, 

taste 
proceder proceed, act 
procedimiento tn. procedure, pro- 

ceeding 
procesar indict, try, be tried, be 

indicted 
proceso m.suit,lawsuit,indictment; 

hacer — institute a suit, summon 

to trial, try 
procurador m. ambassador 
procurar procure, obtain 
pródigo -a prodigal, lavish 
producir produce, cause, eífect, 

confer 
produjo see producir 



proeza f, prowess 

proferir pronounce, utter, proffer 

profesión f, profession 

profundo -a deep, high 

progresar progress 

progreso m. progress, advance- 

ment; — s progress 
prohibir prohibit 
promesa f. promise 
prometer promise 
prontitud /. promptitude, prompt- 

ness 
pronto -a ready, soon; de pronto 

for the moment, at fírst 
pronunciar pronounce 
propio -a proper, suitable, fít, char- 

acteristic, self, one*s own ; sí — 

himself, herself 
proporción/. opportunity,suitable- 

ness 
proporcionar furnish 
propósito m. purpose, design, in- 

tention, resolution; estar a — 

para be fít for, be ready for; ser 

de nuestro — be to our purpose 
proseguir pursue, continué 
prosiguió see proseguir 
prósperamente prosperously, suc- 

cessfully 
prosperidad/! prosperíty 
protección /. protection, support 
protector m. protector 
protesta f. protest, declaration 
protestar protest 
provecho m, profít, benefít, advan- 

tage, use 
proveer (de) provide (with) 
proveyó see proveer 
providencia f. act, measure 
providenciar ordain, command, 

undertake 



I02 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



proyincia f. province 
proyisión /. provisión, appoint- 

ment, supply oí food, store 
provisto -a see proveer 
provocar provoke 
proyectar project, scheme, plan 
prudencia /. prudence 
prudente prudent 
prueba f. proof, essay, test, ex- 

períment 
públicamente publicly 
publicano m. publican, public 

officer 
publicar publish, announce 
público -a public 
público m. public 
pude see poder 
pudiera see poder 
pudieron see poder 
pudiese see poder 
pudo see poder 

pueblo m. town, place, people 
pueda see poder 
puente m. bridge 
puerta /. door 
puerto m. place, port 
pues since, because 
pues then, well 
puesto -a see poner; — en pie on 

foot, standing 
puesto que since, for, and 
puesto m. post, situation 
pulpito m, pulpit 
punta /. point, extremity 
punto m, point, place, instant, 

moment ; a — de ready to, pre- 

pared for; a — de guerra in arms; 

de — promptly, exceedingly 
pupilaje m. wardship, subordina- 

tion 
puro -a puré, fine 



pusieron see poner 
pusilanimidad /. weakness, f ear 
puso see poner 

que who, whom, which ; el — etc. 
he who etc.^ the one who, the 
one that, that which ; lo — what, 
that which 

que that, in order that, to, for, be- 
cause, until; a — until; de — 
that ; como — as if, as though 

que than, as 

qué which? what? a — why? for 
what purpose ? 

quebrada / ravine, valley, pass 

quebrado -a broken, debilitated 

quebrar break 

quedar remain, be; — se remain, 
stay 

queja /. complaint 

quejarse make complaint, com- 
plain 

querella /. complaint 

querer wish, like, love, prefer, en- 
deavor 

querría see querer 

quien who, whom, one who, which 

quién who ? quién ... quién one 
. . . another, some . . . some 

quiere see querer 

quieto -a quiet, peaceful 

quince fífteen 

quinientos -as fíve hundred 

quinto m, fífth part, fífth 

quisiera see querer 

quisieron see querer 

quisiese see querer 

quiso see querer 

quitar (a) quit, depríve, take away 
from 

quizá perhaps 



VOCABULARY 



103 



ración /. ratíon ; la — del Rey the 

govemment rations or stores 
raíz /. root 
ramo m, branch, limb 
rancho m. eating, mess, eating- 

room 
rapidez /. rapidity 
rápido -a rapid, swift 
ratería /. fílching, theft; mean- 

ness 
razón /. reason, agreement; tener 

— be ríght 
real royal 

realidad /. reallty. truth 
realizar realize 
reanimar reanímate, revive 
reasumir reassume, assume 
rebelde rebellious 
rebelde m^ rebei 
rebeldía f. rebelliousness, con- 

tumacy 
rebozo m. evasión 
recaer (en) devolve (upon), fall (to) 
recayeron see recaer 
recelo m, misgiving, distrust, sus- 

picion 
receloso -a distnistful, suspicious 
recibir receive 
recién recently, newly; replaces 

recientemente before past partí- 

ciples'j los — venidos the new- 

comers 
reclamar cite, ñame 
recobrar recover 
recoger collect, receive, gather, 

withdraw, retire 
recomendar recommend, com- 

mend 
recompensa f. compensation, 

recompense 
recompensar recompense, reward 



reconocer recognize,acknowledge, 

examine, inspect, visit, recon- 

noiter 
reconocido -a acknowledged 
reconocimiento m. recognition, 

acknowledgment, gratitude, in- 

spection, survey, examination 
recordar remind of, recali 
recorrer run over, traverse, sail 

along, survey 
recurso m. recourse, resource, ex- 

pedient, aid, means of relief 
rechazar repulse, repel 
red /. net 

rededor : al — about, around . 
redonda /. circle, neighborhood ; 

á la — round about 
reducción /. reduction, subjugation 
reducir reduce, convert; — se re- 

solve, be limited to 
redujese see reducir 
redujo see reducir 
refrenar curb, subdue 
refriega /. strife, contest, fíght, 

aífray 
refugiarse take refuge, flee 
regalar regale, make presents, 

present, entertain 
regalo m. gift, present, comfort, 

luxury 
regidor m . member of town council 
región /. región 
régulo m. chief 
rehacerse rally, unite, concert 
rehén m. hostage; en — es as 

hostages 
rehiciese see rehacer 
reina /. queen 
reino m. kingdom, realm 
relación f. relation, narration, ac- 

count, statement 



I04 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



relámpago m. lightning 
religión /. religión 
religioso -a religious, godly, pious 
religioso m. monk, príest 
remedio m, remedy, reiief, help 
remo m. oar, paddle ; a — y vela 

withoarand sail, quickly,speedily 
rencor m, rancor, animosity 
rencoroso -a rancorous, malicious 
rendir conquer, overeóme, render, 

surrender, give up; — el alma 

give up the ghost, die 
reflir quarrel, wrangle 
reparar repair 
reparo m. g^ard, defensa, proteo- 

tíon 
repartición /. partition,distribution 
repartimiento m, see note /^ 10 4 
repartir divide, distríbute 
reparto m. partition, división 
repente : de — suddenly 
repetir repeat, reitérate 
repitió see repetir 
reposar repose, rest 
repostero m. mule-cloth, blanket 
reprimir repress, suppress 
repugnancia/, repugnance, aver- 
sión, reluctance 
repugnar oppose,resist,withstand 
reputar consider, estímate, deem 
requerimiento m. requisition, re- 

quirement, manifestó 
rescate m. traffic, barter, trade; 

— 8 traffic, barter, trade 
resentido -a (de) angry, displeased 

(with) 
reservar reserve 
residencia f. residencia, see note 

to 402S 

residir reside 

« 

resignarse resign one*s self 



resistencia / resistance 

resistirse resist, oppose, make re- 
sistance, make remonstrance 

resolver resolve, determine 

resonar resound ^ 

respectivo -a respective 

respecto m. respect, regard, con- 
sideration; — de conceming, 
in comparíson with 

respetar respect 

respeto m. respect; los — s re- 
spect, deference, consideration 

respirar respire, breathe 

resplandeciente splendid, resplen- 
dent 

responder respond, reply 

responsabilidad /. responsibility 

responsable (de) responsible (for) 

respuesta /. response 

restablecerse recover 

restablecido -a restored, well 

restante m. remainder, residue; 
los — 8 the rest, the others 

restituir restore 

restituyeron see restituir 

resto m. rest, remainder, residue 

resucitar revive, be restored 

resuelto -a resolute, bold ; see re- 
solver 

resulta /. result ; de — s de as a 
result of, in consequence of 

resultar result, be, come out 

retirado -a retired, remote 

retirar retire, withdraw; — se re- 
tire, retreat 

retomo m. retum 

retraer dissuade; — se retire, 
withdraw, retum 

retrajeron j^^ retraer 

reunir collect, gather 

reverencia /. reverence 



VOCABULARY 



IOS 



roYoltoso-a turbulent 

revoltoso m, turbulent fellow, dis- 

turber 
revolver retum, tum back 
rey m, king, sovereign 
ribera /. shore 
rico -a (de) rích (in) 
riesgo m. rísk, danger 
rigor m. rigor, severity, power 
rincón m. comer, part 
rindió see rendir 
río m, ríver, stream 
riqueza /. ríches, wealth; — s 

riches, wealth 
rival m. rival 
robar rob, plunder 
robustez /. hardiness, strength, 

vigor 
robusto -a robust, vigorous 
rodilla /. knee ; de — s on the 

knees, kneeling 
rogar ask, implore 
romper break, crush, rout, defeat 
ropa/, cloth, clothing; — s cloths, 

fabrícs, clothes 
roto -a see romper 
ruego see rogar 
ruego tn. entreaty, request, suppli- 

cation 
ruido m. noise 

ruin despicable, vile, decayed 
ruina /. ruin, downfall 
rumbo m. course, way 

saber know, know how, leam, 
hear, be able; hacer — make 
known, inform 

sabría see saber 

sacar extract, take out, remove, 
draw out, obtain, procure 

sacerdote m, priest 



sacrificar sacrífice 

sacrilego -a sacrílegious 

sagaz sagacious, wise 

salir go out, go f orth, depart, come 

out, burst f orth, come forth, send 

foath; — se go out, depart, escape 
saltar leap^ fly ; — en tierra land, 

disembark 
salteador m, highwayman, robber 
salud /. health 

saludable healthful, wholesome 
saludar salute, greet 
salvaje m. savage, Indian 
salvar save; — se escape 
salvo -a safe 
salvo : á su — to his satisf action, 

to his liking ; en — in securíty 
san see santo 

sanar recover, become well 
sangre / blood 
sangriento -a bloody 
sanguinario -a sang^inary, blood- 

thirsty, cruel 
sano -a sound 
santa f. saint 
Santiago m. Saint James, patrón 

saint of Spain 
santo -a saint, holy, blessed 
santo m. saint 
saquear sack, pillage 
satisfacción /. satisfaction, pleas- 

ure, indemnifícation 
satisfacer satisfy 
satisfecho -a (de, con) satisfíed 

(with) 
sazón /. season, time; a la — 

then, at that time 
sea see ser 

sea . . . sea whether . . . or 
seco -a dry, dríed; en — on dry 

land, aground 



io6 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



Becretamente secretly 
secretario m, secretary 
secreto -a secret, clandestíne 
secreto m. secret, secrecy 
sed see ser 

sedición /. sedition, mutiny 
seguida/, succession; en — soon, 

then, at once, immediately 
seguir (de) foUow (by), continua, 

share 
según according to, as 
segundo -a second 
segundo m. second, lieutenant 
seguramente surely, certainly 
seguridad /. security, certainty, 

confídence 
seguro -a (de) secura, safe (from), 

sura, cartain 
seis six 

seiscientos -as six hundrad 
semblante x«.countanance,aspact, 

mien 
sembrado m, sown ground, fíeld, 

crop 
sembrar sow, scatter 
semejante similar, lika, such 
sementera f. land sown with sead, 

sowing, planting 
semilla /. saed 
senda f. path, way 
sentar seat, establish, set up, build ; 

— se saat one*s self, sit down 
sentencia f. sentenca, judgment 
sentenciar sentenca 
sentido m, sansa, feeling 
sentir feal, perceiva 
señal f. signal, sign, mark 
seSalado -a noted, famous, signal, 

marked, branded 
señalar point, point out, ñame, 

mark, fíx, assign ; — se signalize 



one's self, disting^ish one's self, 

be prominent 
señor m. sir, mister, lord, noble, 

ruler, chief man, gantleman 
señorear rule 
señorío m, saigniory, dominión, 

authoríty, command 
separar sepárate, put asida ; — se 

part 
septentrión m. north 
septentrional northem 
ser be ; — de belong to 
ser m. being, parson 
serie /. seríes 
servicio m. service, act, benefit, 

advantage ; indio de — sarving 

Indian, slave 
servidor m. servant 
servidumbre /. servitude 
servir (de) serve (as), be of service 
sesenta sixty 

seso m. brains, wisdom, sense 
setecientos -as sevan hundred 
setenta savanty 
setiembre m. September 
severidad /. severity 
severo -a severa, seríous 
si if ; por — acaso if by chance, in 

case that 
si himself, herself, itself, tham- 

salves, each other; — mismo 

himself; — propio -a himself or 

herself alone, his very self 
sí yes 

siempre always ; para — f orever 
siendo see ser 
sierra y^ rídge of mountains; — s 

mountains 
siete seven 
sigue see seguir 
siguiendo see seguir 



VOCABULARY 



107 



siguiente (de) foUowing, next 

(after) 
siguiera see seguir 
siguieron see seguir 
siguió see segnir 
silencio m. silence 
simulación /. simulatíon, evasión 
sin without, except with, besides ; 

— embargp however, neverthe- 

less ; — que without 
sinceridad /. sinceríty 
singular singular, strange 
siniestramente unfavorably, un- 

happily 
sinnúmero m. a numberless quan- 

tity 
sino but, on the other hand, ex- 
cept; — que but; no . . . — only 
sinsabor m, displeasure, annoy- 

ance, dissatisfaction, discomfort 
sirve see servir 
sirviese see servir 
sirvió see servir 
sitio m. site, place 
situación /. situation, condition, 

condition of affairs 
situado -a situated, located 
situar lócate, establish 
sobre upon, over ; — todo above 

all, especially 
sobrecoger surpríse, seize sud- 

denly 
sobremanera beyond measure, ex- 

cessively 
sobresalir surpass, transcend, 

stand fírst 
socorrer (de) succor, aid, supply 

(with) 
socorro m. succor, aid, relief, as- 

sistance, supply 
sois see ser 



sol m. sun 

solamente solely, only 

soldado m, soldier 

solemnidad /. solemnity, dignity 

solemnizar solemnize 

soler be accustomed, be wont 

soles see sol 

solo -a solé, single, only, alone 

sólo solely, only 

soltar loosen; — el freno g^vefree 

rein 
someter submit, subject; — se 

yield, surrender 
sonar sound, resound, chink 
soSar dream, dream of 
sorber suck in, swallow up 
sorprender surprise, take unex- 

pectedly, seize 
sorpresa /. surprise 
sosegadamente quietly, calmly 
sosegar rest, be satisfíed; — se 

become calm,become composed 
sospecha / suspicion, mistrust 
sospechar suspect 
sostener sustain, maintain; — se 

subsist, bear up, endure 
su his, her, its, their, your 
subir rise, ascend, mount, increase 
subsistencia /. subsistence 
subsistir subsist, Uve 
subyugar subjugate, subdue 
suceder succeed, foUow, happen, 

occur, befall 
suceso m. matter, happening, 

event, adventure, issue, out- 

come, success 
suegro m. father-in-law 
suelo m. floor, ground ; andar por 

el — walk on the ground ; echar 

por el — throw to the ground 
suerte /. lot, fate, fortune, destiny 



io8 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



suficiente sufficient 
suficientemente sufficiently 
sufrir suffer, endure 
sujeción /. subjection 
sujetar subject; — se submit 
sujeto -a subject 
suma /. sum, amount 
sumergir submerge, drown 
sumirse sink 
sumisión /. submission, obedi- 

ence 
sumiso -a submissive 
sumo -a highest, greatest, exces- 

sive ; á lo sumo at most 
superar overeóme 
superioridad /. superíoríty 
superstición /. superstitíon 
supieron see saber 
supiese see saber 
suplantar supplant 
suplicio m. place oí execution 
supo see saber 
suponer suppose, surmise, con- 

sider, think 
sur m. south 
surgir anchor 

suspender suspend, delay, hinder 
suspicaz suspicious, jealous 
sustentar sustain, support 
sustento m. sustenance, food 
suyo ^ his, her, its, your, their, of 

bis etc. ; los suyos bis men 

tajado -a rugged, cragged, abrupt 

tal such, such a, the same; — 
cual some, a few, a slight, here 
and there a; — vez perhaps, 
by chance ; con — que provided 
that 

talento m. talent, ability 

también also, as well 



tampoco neither, either 

tan so, as, such, such a ; — ... 

como as ... as ; — luego como 

as soon as 
tanto ^ so much, as many, so 

many, so great ; tanto . . . como 

as much ... as, both ., . . and ; 

algún tanto somewhat, partially, 

after a fashion; entre tanto 

meanwhile; por tanto wherefore, 

so, therefore; otros tantos as 

many more 
tardar delay, be slow 
tarde /. aftemoon, evening 
te thee, you, to you 
temer fear, be afraid; — se fear 

for one*s self 
temerario -a rash, inconsiderate 
temeroso -a (de) fearful (of, lest) 
temible formidable, fríghtful, 

alarming 
temor m. apprehension, fear, 

dread 
tempestad /. tempest, storm 
tempestuoso -a stormy, tempestu- 

ous 
templanza /. temperance 
templar temper 
templo m. temple 
temporal m. tempest, storm 
tenacidad f. tenacity, fírmness, 

inflexibility 
tenaz fírm, stubbom, obstínate 
tender extend, stretch out ; — se 

extend, spread out, stream, 

hang 
tendrían see tener 
tener have, possess, estímate, hold, 

keep ; — por take for, consider 

as ; — que witk infinitive, have 

to, be obliged to 



VOCABULARY 



109 



tengo see tener 

tentatiya /. attempt, tríal 

teochanese Teochanese, from 
Teochan 

tequina Indian word meaning 
mediciné-man 

tercero -a third 

terminar termínate, end 

término m, termination, períod, 
end, term, condition 

terreno m. ground, land, piece oí 
land 

terrible terrible 

terror m. terror 

tesón m. tenacity, constancy, in- 
flexibility, perseverance 

tesorero m. treasurer 

tesoro m. treasure 

testimonio m. testimony, attesta- 
tion; extender por — record and 
witness, attest 

tí thee 

tiempo m. time, períod ; a — qne 
at a time when ; a su — in due 
time ; on occasion ; a un mismo 
— at the same time; en los 
últimos — s at a later time, 
lately ; macho — long ; poco — 
only a short time ; por más — 
any longer 

tiende see tender 

tierra /. land, country, g^ound, 
earth, clay ; — de color colored 
clay ; — firme see note ío 12; 
dar — bury 

tiranía /. t3rranny, act oí tyranny 

tirano m. tyrant 

tiro m. shot 

título m. title, right, claim 

tocar touch, concern 

todayía yet, still 



todo -a all, every, the whole ; todos 

all, everybody^ 
todo all, entirely, wholly 
todo xn. all, the whole, eveiything; 

sobre — above all, especially 
tomar take, adopt; — lengua de 

seek inf ormation conceming ; 

— partido take a resolution 
tono m. tone 

torcerse tum sour, become turbid 
torciesen see torcer 
tormenta /. tempest, storm 
tormento m. torture, rack ; dar — 

torture 
trabajador m. laborer 
trabajar work, labor 
trabajo m. work, toil, hardship 
traer bríng, carry, wear, come 
traidor m, traitor 
traje m. attire, garb, dress 
trajeron see traer 
trajese see traer 
trajo see traer 
tramar plot, plan, scheme 
trance m. danger, períl, hazard ; a 

todo — at all costs, at all hazards 
tranquilamente quietly 
tranquilo -a tranquil, quiet 
transmitir transmit 
tras after; — de behind, beyond 
traslación /. removal 
trastorno m. reverse, change 
tratar (de, como) treat (as), treat 

with, confer with, discuss, con- 

sider (as), talk oí, resolve (to), 

try (to) 
trato m. f riendly intercourse, daily 

commerce, treatment 
trayesía /. passage, transit 
trayendo see traer 
treinta thirty 



no 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



trémulo -a quivering, shaking 

tres three 

trescientos -as three hundred 

tribu /. tribe 

tribunal m, tribunal 

tributar attríbute, give 

triste sad, luckless, unfortunate 

triunfo m. triumph 

trocar barter, exchange 

tronco m. trunk 

trono m. throne 

tropa /. troop, troops, forcé, com- 

pany 
tropel m. troop, band 
trueno m. thunder 
túmulo m, pile, monument 
turbulento -a turbulent, disorderly 
tuvieron j^^ tener 
tuviese see tener 
tuvo see tener 

n or 

último -a last, least, late, latter ; 

por último fínally ; en los últimos 

tiempos at a later period, later, 

lately 
un see uno 
único -a solé, only; lo único the 

only thing, all 
unir unite, join, come near to, run 

parallel with ; — se unite 
uno -a one, a, a single, some one ; 

— y otro -a both; unos -as some 
urbanidad/, urbanity, courteous- 

ness 
usanza /. usage, custom ; a su — 

according to their custom 
usar (de) use, make use (oí), em- 

ploy 
uso m. use, employment, service 
usurpación /. usurpation 



usurpador m. usurper 

usurpar usurp 

útU useful 

utilidad /. utility, profit 

va see ir 

vacilante vacillating, wavering, 

irresolute 
valer beworth; — más bebetter; 

hacerse — give one*s self au- 

thoríty or standing, gain power 
valía /. party, faction 
valiente valiant, brave, spiríted, 

strong 
valientemente valiantly, courage- 

ously 
valor m. valor, valué 
vallado m. inclosure, paling 
valle m. valley 
vanidad / vanity 
vano -a vain ; en vano in vain 
vara / rod ; — s de justicia fasces, 

reins of govemment 
variar change, alter 
vasallo m. vassal, subject 
vaso m, vessel, cup 
veces see vez 

vecino m. neighbor, inhabitant 
veedor m.inspectorof gold-melting 
veinte twenty 
veintidós twenty-two 
veintiséis twenty-six 
vejación /. act of oppression, in- 

justice, wrong 
vejez /. oíd age 
vela /. sail ; dar la — or hacerse 

a la — set sail, make sail 
vencedor (de) victoríous over, su- 
perior to, above 
vencedor m. conqueror, victor, 

vanquisher 



VOCABULARY 



III 



vencer (de) conquer, overeóme; 

— 86 be overpowered, be pre- 

vailed upon (by) 
vencido -a conquered, subdued 
vender sell 
veneciano -a Venetian 
veneración f, veneration 
venganza /. vengeance, revenge 
vengar avenge 
venida /. arríval, coming 
venido -a come, arríved ; los recién 

— 8 the new-comers 
venir come,arrive,go; — se come 
ventaja / advantage 
ver see, visit; — se be seen, find 

one's self ; — se con fínd one*s 

self face to face with 
verdad /. tnith ; a la — in truth 
verdadero -a tnie, real 
vestido m, dress, clothing, gar- 

ment 
vestir (de) clothe (with), adom 
vez f. time, tum; a la — at a 

time, at once; a su — in its 

turn ; cada — continually ; cada 

— más more and more ; de una 

— onceforall; en — de instead 
of; otra — again, anew; segunda 

— a second time, again ; tal — 
perhaps, by chance ; a veces at 
times, occasionally; muchas veces 
often 

viajar travel 

viaje m. voy age, trip, way, travel 

victima /. victim 

victoria f, victory 

vida /. Ufe ; a muerte o a — dead 

or alive, at all risks; con pena de 

la — on pain of death 
vidrio m. glass; — s glass beads, 

glass trínkets 



viejo -a oíd, aged 

viejo m. oíd man 

viento m. wind 

vigilante vigilant, watchful 

vigorosamente vigorously 

vigoroso -a vigorous 

villa/ town 

vimos see ver 

viniendo see venir 

vinieron see venir 

vino see venir 

vino m. wine 

violencia/ violence, act of violence 

virgen f. virgen 

virtud /. virtue 

visitar visit 

vista /. sight, view ; a — de in 
sight of , before ; a su — intheir 
sight, before them ; en — de in 
view of, in consideration of; 
llevar la — cast the eye 

visto -a see ver 

vistoso -a beautiful 

vitualla /. food ; — s victuals, pro- 
visions 

viva m. hurrah, a cry of acclama- 
tion 

víveres m. food, provisions 

vivir live ; vivan long live 

vocería /. vociferation, outcry, 
clamor 

voces see voz 

volar fly, basten 

voluntad / will, wish ; mala — 
ill will, dislike 

volver turn, return, restore, renew; 
— se return, become again ; — a 
with infinitive again ; — la es- 
palda tum the back, flee; — 
sobre sí come to one's self, be- 
come aroused 



112 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA 



vos you 

T0S0tr08-a8 you, ye 

YOtar vow ; — se a la muerte bind 

one*s self with the oath of death, 

swear on one's life 
TOto m, VOW 
TOZ /. voice, clamor, outcry ; voces 

high words, clamoríngs ; en altas 

voces in a loud voice ; dar voces 

cali, shout, cry aloud 
yuelta / retum; dar la — tum 

back, retum 
ynelye see volver 
ynestro -a your, yours ; el vuestro 

etc. yours 
vulgar common 

y and 



ya already, now, again ; ya ... ya 
now . . . now, both . . . and, here 
. . . there ; — ... no no longer ; 
— que now that, since ; — que 
no if not 

yegua /. mare 

yendo see ir 

yerba, hierba,/. herb,grass, thatch, 
poisonous herbs 

yermo -a waste, devastated 

yerno m. son-in-law 

yerro m, error, mistake 

yo I 

zanja / ditch, trench 
zaquizamí m, garret, top-story 
zaragüelles m. loóse trousers 
zumo m. sap, juice 



ANNOUNCEMENTS 



RECENT BOOKS IN SPANISH 



A PRACTICAL SPANISH GRAMMAR 

By Alfrbd Cobstbr, Ph.D. lamo, cloth, 334 pagta, 1^1.25 

This grammar with *'Practical Introductory Lessons" is written to 
meet the special diñicultíes oí pupils who are defícient in English gram- 
mar and have studied no other foreign language. The material is 
arranged in two parts, which may be studied simultaneously or in suc- 
cession — Part I presenting merely the essential conceptions oí Spanish 
grammar, and Part II completely covering the fíeld oí accidence and 
syntax. The introductory lessons are built around the verb forms and 
proceed by a study oí the different tenses, introducing at the same time 
the most important facts concerning nouns, adjectives, and pronouns. 

The drill on difficulties and new topics is planned to be simple and 
to undertake only one point at a time. The vocabulary of the exercises 
has been carefully selected to cover a respectable range of the common- 
est things and ideas and to include colloquial expressions necessary 
for social or commercial intercourse with Spanish-speaking peoples. 
Attention is given to letter writing. 

The pupil using this book will not be hampered at the outset by a 
mass of material which he can neither understand ñor use. Part I will 
enable him to read easy Spanish within the limits of his vocabulary and 
to write an intelligible Spanish letter, while Part II will answer practi- 
cally every question concerning Spanish syntax. 



ELEMENTARY SPANISH READER 

By £. Stanley Harrison, First Assistant in Modem Languages, Commercial High 
School, Brooklyn, N.Y. i6mo, cloth, 79 pages, 50 cents 

This is a fírst reader to be used early in the beginning course. The 
vocabulary is very simple, and common words, phrases, and idioms are 
constantly repeated. This makes possible the assignment of long les- 
sons, enabling the pupil to acquire at an early períod an extensive 
vocabulary of everyday Spanish and a knowledge of the structure of 
the Spanish sentence. 

The book contains tales new and oíd, — folk stories intemationally 
familiar and simple modem Spanish narrative, — conundrums, anee- 
dotes, and several fables by Iriarte. 



92 b 

GINN AND COMPANY Publishers 



TEXTBOOKS IN SPANISH 

Becker and Mora : Spanish Idioms $i.8o 

Coester: Practical Spanish Grammar 1.25 

Harríson : Elementary Spanish Reader 50 

Josselyn: Études de Phonétique Espagnole . . net 2.00 

Knapp: Modem Spanish Grammar 1.50 

Knapp: Modem Spanish Readings 1.50 

Pardo Bazán: Pascual López (Knapp) 75 

Pinney : Spanish and English Conversatíon 

Two. Books each .60 

Smith: Gramática Práctica de la Lengua Castellana 

(Nueva Edición) 60 

INTERNATIONAL MODERN LANGUAGE SERIES 

Alarcón : Novelas Cortas (Giese) 90 

Becquer: Legends, Tales, and Poems (Olmsted) . . i.oo 
Escrich : Fortuna, y El Placer de No Hacer Nada (Gray) .50 

Ford: Oíd Spanish Readings 1.50 

Galdós: Doña Perfecta (Marsh) i.oo 

Gil y Zarate : Guzmán el Bueno (Primer) 75 

Moratín: El Sí de las Niñas (Ford) 50 

Pereda: Pedro Sánchez (Bassett) i.oo 

Quintana : Vasco Nüñez de Balboa (Brownell) [In^ress] 
Valera : El Pájaro Verde (Brownell) 40 

83 a 

GINN AND COMPANY Publishers 



INTERNATIONAL 
MODERN LANGUAGE SERIES 

FRENCH 

About: La Mere de la Marquise et La Filie du Chanoine (Super) $0.50 

Aldrích and Foster : French Reader 50 

Augier: La Fierre de Touche (Harper) 45 

Beaumarchais : Le Barbier de Séville (Osgood) 

Boileau-Despreaux : Dialogue, Les Héros de Román (Crane) . .75 

Bourget: Extraits Choisis (Van Daell) 50 

Colín : Contes et Saynétes 40 

Coppée: On Rend TArgent (Harry) • . . . 

Comeille : Le Cid (Searles) 40 

Comeille : Polyeucte, Martyr (Henning) . . 45 

Daudet: La Belle-Nivernaise (Freeborn) 25 

Daudet : Le Nabab (Wells) .50 

Daudet: Morceaux Choisis (Freeborn) .50 

Daudet: Tartarin de Tarascón (Cerf) 

De Maistre : La Jeune Sibérienne (Robson) 35 

De Maistre : Les Prísonniers du Caucase (Robson) 30 

Erckmann-Chatrian : Madame Thérése (Rollins) 50 

Féval : La Fée des Gréves (Hawtrey) 60 

Fortier : Napoleón : Extraits de Mémoires et d'Histoires *. . . .35 

Guerlac : Selections from Standard French Authors 50 

Halévy: Un Mariage d*Amour (Patzer) 

Henning : Representative French Lyrics of the Nineteenth 

Century 

Herdler : Scientific French Reader 60 

Hugo : Notre-Dame de París (Wightman) J&o 

Hugo : Quatrevingt-Treize (Boielle) 60 

Hugo : The Poetry of (Edgar and Squair) 90 

Jaques : Intermedíate French 40 

Josselyn and Talbot : Elementary Reader of French History . . .30 
Labiche : La Grammaire and Le Barón de Fourchevif (Piatt) . .35 
Labiche and Martin : Le Voyage de M. Perrichon (Spiers) . . %3o 
La Fayette, Mme. de : La Princesse de Cié ves (Sledd and GorreU) 45 

La Fontaine : One Hundred Fables (Super) 40 

Lazare : Contes et Nouvelles, First Series 35 

Second Seríes 35 

Lazare : Elementary French Composition 35 

Lazare : Lectures Fáciles pour les Commen9ants 30 



8z 

GINN AND COMPANY Publishers 



INTERNATIONAL 
MODERN LANGUAGE SERIES 



FRENCH — continued 

Lazare: Les Plus Jolis Contes de Fées í^-35 

"Lazare : Premieres Lectures en Pfose et en Vers 35 

Legouvé and Labiche : La Cigale chez les Fourmis (Van Daell) .20 

Lemaitre: Morceaux Choisis (Mellé) 75 

Leune : Difficult Modem French 60 

Loti: Pécheur d'Islande (Peirce) 

Luquiens : Places and Peoples 50 

Luquiens: Popular Science 60 

Marique and Gilson : Exercises in French Composition ... .40 

Maupassant: Ten Short Stories (Schinz) 40 

Meilhac and Halévy : L'Été de la Saint- Martin ; Labiche : 

La Lettre Chargée ; d'Hervilly : Vent d*Ouest (House) . . .35 

Mellé : Contemporary French Writers 50 

Mérimée : Carmen and Other Stories (Manley) 60 

Mérimée : Colomba (Schinz) 40 

Michelet: La Prise de la Bastille (Luquiens) 20 

Moireau : La Guerre de Tlndépendance en Amérique (Van Daell) .20 

Moliere : L* A vare 40 

Moliere: Le Bourgeois Gentilhomme (Oliver) 

Moliere : Lef Malade Imaginaire (Olmsted) 50 

Moliere: Le Misantrope (Bócher) 20 

Moliere : Les Précieuses Ridicules (Davis) 50 

Montaigne : De l'Institution des Enfans (Bócher) 20 

Musset, Alfred de : Selections (Kuhns) 60 

Pailleron : Le Monde oíi l'on s'ennuie (Price) 40 

París : Chanson de Roland, Extraits de la 50 

Picard: La Petite Ville (Dawson) 40 

Potter: Dix Contes Modernes 30 

Racine: Andromaque (Bócher) 20 

Renard: Trois Contes de Noel (Meylan) 15 

Rostand : Les Romanesques (Le Daum) 35 

RoÉrou: Saint Genest and Venceslas (Crane) 1.00 

Sainte-Beuve : Selected Essays (Effinger) 35 

Sand : La Famille de Germandre (Kimball) 30 

Sand : La Mare au Diable (Gregor) 35 

Sévigné, Madame de : Letters of (Harríson) 50 

Van Daell : Introduction to French Authors 50 

Van Daell : Introduction to the French Language i .00 



GINN AND COMPANY Püblishers 



«I 



k