(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Biodiversity Heritage Library | Children's Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Los dias de mayo, 1810"

Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as pan of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commcrcial parties, including placing technical restrictions on automatcd qucrying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send aulomated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ A/íJí/iííJí/i íJíírí&Hííon The Google "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct andhclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any speciflc use of 
any speciflc book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite seveie. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full icxi of this book on the web 

at jhttp : //books . google . com/| 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesdmonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares; 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http://books .google .comí 



SA^oeo.s 



HARVARD COLLEGE LIBRARY 

SOUTH AMERICAN COLLECTION 



THE CIFT OF ARCHIBALD CARY COOLIDCE, 
AND CLARENCE LEONARD HAY, 'o8 
KEMEMBRANCe OF THE PAN-AMERICAN SCÍENTIFIC C 



^ASOL>0.3 



•>-^-^ 




• I 






/ 



/>, 



^'^- ■> " 



.; rJ 



LOS 



días de mayo 



-*1810*- 









■N. 



r. 



• -r '-' 






BUENOS AIRES 



Imprenta. Litografía y Encuademación de GUILLERMO KRAFT. Cuyo 1124 



1897 



/ 



g/\^-ó bo.>3 



f'.: . ; Colle^::* Llbrary 

Cift of 
^r rhihaid Cary Coo'* ' 
and 

riTri^noe Leonard . 



S)(» 



PUBLICACIÓN DiitiJiDA POR KL skSoíi ADOLFO P. CARRANZA 
Y KDiTADA POR GUILLERMO KRAFT 



■s .^ 



El Virey de Buenos Aires, etc., etc., á los leales 
y generosos pueblos del Virey nato de Buenos Aires: 
— Acabo de participaros las noticias últimamente con- 
ducidas por una fragata mercante inglesa, que habiendo 
salido de Gibraltar, arribó á Montevideo el 13 del cor- 
riente. Ellas son demasiado sensibles y desagradables al 
filial amor que profesáis á la madre patria, por quien 
habéis hecho tan generosos sacrificios. Pero ¿qué ven- 
tajas produciría su ocultación, si al cabo ha de ser pre- 
ciso que apuréis toda la amargura que debe produciros 
su inexcusable conocimiento? Por otra parte, es de mi 
obligación manifestaros el peligroso estado de la metró- 
poli, de toda la monarquía, para que instruidos de los 
sucesos, redobléis los estímulos más vivos de vuestra 
lealtad y de vuestra constancia contra los reveses de 
una fortuna adversa, empeñada, por decirlo así, en pro- 
bar sus quilates. Sabed que la dicha de un tirano, ó 
más bien, la astucia con que ha sabido sembrar el des- 
orden, la desunión y la desconfianza •de los pueblos 
con la legítima autoridad reconocida por ellos, ha lo- 
grado forzar el paso de la Sierra, tan justamente creída 
el antemural de las Andalucías, y derramándose sus 
tropas por aquellas fértiles provincias, como un torrente 
que todo lo arrastra, han llegado hasta las inmediacio- 
nes de la real isla de León, con objeto de apoderarse 
de la importante plaza de Cádiz y del Gobierno Sobe- 



\: 



--^ 



G 



rano que en ella ha encontrado sn refugio: pero sabed 
también que si la España ha esperiinentíulo Um sensi- 
bles desastres, aún está muy distíuite de abatirse al es- 
tremo de rendir su cerviz á los tiíanos, ni reconocer en 
el trono de sus monarcas á los que según sus leyes 
fundamentales no deben ocuparlo; sabeil que sin arre- 
drarla la grandeza de los peligros, ni la reiteración de 
sus desgraciad, aún empuña las armas que juró emplear 
en defensa de su libertad ó de su venganza; sabed, en 
fin, que provincias enteras, pueblos numerosos, y ejér- 
citos que cada día se levantan entre sus ruinas, sostie- 
nen cada vez con mayor empeño la causa de nuestro 
adorado soberano Sr. D. Fernando Séptimo. Pero, aun- 
que estas esperanzas no están distantes de la esfera de 
lo posible, ni es estraña en la vicisitud de las cosas 
humanas, una mutación re|)entina á la que especialmen- 
te están sujetos los sucesos de la guerra, no creáis que 
mi ánimo es calmar vuestros temores, ni adormecerlos 
con ideas lisongeras. ¿A qué fin me empeñaría en dis- 
miiuiir los riesgos á que está espuesta la monarquía, si 
ellos mismos deben concurrir á engrandecer vuestro es- 
píritu, ó para prevenirlos en tiempo ó para vengar los 
ultrajes de la metrópoli? Mi intención, pues, es habla- 
ros hoy con la franqueza debida á mi carácter y al 
vuestro, y deciros en el lenguaje propio del candor y 
de la sinceridad, cuáles son mis pensamientos, y cuáles 
espero que serán los vuestros; suponed que la España, 
más desgraciada que en el siglo VIII, está destinada por 
los inescrutables juicios de la divina Providencia á per- 
der su libertad y su independencia; suponed más; que 
llegaran á extinguirse hasta las últimas reliqm'as de aquel 
valor heroico, que quebrantando las cadenas de sete- 



cientos aftos de e8cla\atud, la sacó con mayor esplendor 
á ser la envidia de las naciones y representar el papel 
glorioso que ahora perdiera por su confianza ó su des- 
gracia. ¿Podrán los tiranos lisongearse de haber escla- 
vizado á toda la nación? ¡Qué insensatos si llegaran 
á concebir un plan tan desvariado! Esto sería desco- 
nocer, aán más que la enorme distancia que los separa, 
la lealtad innata, el valor y la constancia que os han 
distinguido siempre. Nó, no llegarán á manchar las 
playas que el Ser Supremo por un efecto de su inmen- 
sa liberalidad destinó, para que dentro de ellas, y en la 
estensión de tan vastos continentes, se conservase la 
libertad y la independencia de la monarquía española: 
sabrán á su costa, que vosotros conservaréis intactos el 
sagrado depósito de la soberanía para restituirlo al des- 
graciado monarca que hoy oprime su tiranía, ó á los 
ramos de su augusta prosapia, cuando los llamen las 
leyes de la sucesión: sabrán que entre tanto vosotros, 
animados de tan fíeles sentimientos, sostendréis esta sa- 
grada causa contra todos los conatos de la ambición y 
de la astucia que hoy parece triunfar de la madre pa- 
tria; y en fin que en la América Española subsiste y 
subsistirá siempre en el trono glorioso de los esclare- 
cidos reyes católicos á quienes debió su descubrimiento 
y población, para que lo ocupen sus legítimos sucesores. 
Tales son los sentimientos inalterables de que, con la 
mayor complacencia mía, os veo animados; ahora resta 
que con la franqueza de mi carácter os manifieste los 
míos. Encargado por la autoridad suprema de conser- 
var intactos y tranquilos estos dominios, he dedicado á 
tan justo y tan interesante objeto todos mis desvelos y 
fatigas. Nada he omitido de cuanto he creído condu- 



8 



cente al desempeño de tan elevada confianza; vosotros 
sois testigos de que no me dispenso una alabanza á que 
no tenga justos y conocidos derechos: pero ni estos, ni 
la general benevolencia que os debo, y á que siempre 
viviré agradecido, rae dispensan del deber que me he 
impuesto de que en el desgraciado caso de una total 
pérdida de la Península, y falta del Supremo Gobierno, 
no tomará esta superioridad determinación alguna que 
no sea previamente acordada en unión de todas las re- 
presentaciones de esta capital á que posteriormente se 
reúnan las de sus Provincias dependientes, entre tanto 
que de acuerdo con los demás vireynatos se establece 
una representación de la soberanía del Sr. D. Fernando 
Séptimo. Y yo os añado, con toda la ingenuidad que 
profeso, (jue lejos de aj)etecer el mando, veréis entonces 
cómo toda mi ambición se ciñe á la gloria de pelear 
entre vosotros por los sagrados derechos de nuestro ado- 
rado monarca, por la libertad é independencia de toda 
dominación extranjera de estos sus dominios, y por 
vuestra propia defensa, si alguno la perturba. Después 
de una manifestación tan ingenua, nada más me resta 
que deciros, sino lo que considero indispensable á la con- 
servación de vuestra felicidad y de toda la monarquía. 
Vivid unidos, respetad el orden, y huid como de áspi- 
des, los más venenosos, de aquellos genios inquietos y 
malignos que os procuran inspirar celos y desconfianzas 
recíprocas contra los que os gobiernan: aprended de los 
terribles ejemplos que nos presenta la historia de estos 
últimos tiempos y aun de los que han conducido á 
nuestra metrópoli al borde de un precipicio: la malicia 
ha refinado sus artículos de un modo tal, que apenas 
hay cautelas suficientes para libertarse de los lazos que 



tiende á los pueblos incautos y sencillos. Todo os lo 
dejo dicho, aprovechaoB si queréis ser felices, de ios 
consejos de vuestro jefe, quien os los franquea con el 
amor mas tierno y paternal. 



á£L^H'S. 



■B Airea, IB de fii,To de 1810. 




En la muy Noble y muy Leal Ciudad de la San- 
tísima Trinidad, Puerto de Santa María de Buenos Ai- 
res, á veinte y uno de Mayo de mil ochocientos diez: 
estando juntos y congregados en la Sala de sus acuer- 
dos á tratar lo conveniente á la república, los Señores 
del Exmo. Ayuntamiento, á saber: !)• Juan José de 
Lezica y D. Martin Gregorio Yaniz, Alcaldes ordina- 
rios de primero y segundo voto; y Regidores D. Manuel 
Mansilla, Alguacil mayor, D. Manuel José de Ocampo, 
D. Juan de Llano, D. Jaime Nadal y Guarda, D. An- 
drés Domínguez, D. Tomás Manuel de Anchorena y 
T). Santiago Gutiérrez, con asistencia del caballero Sín- 
dico Procurador General, Dr. D. Julián de Leyva: hi- 
cieron presente al Señor Alcalde de primer voto y el 
caballero Síndico, que algunos de los Comandantes de 
los cuerpos de esta guarnición, y varios individuos par- 
ticulares habían ocurrido á manifestarles, que este pue- 
blo leal y patriota, sabedor de los funestos acaecimien- 
tos de la Península, por los impresos publicados en esta 
Ciudad con permiso del Superior Gobierno, vacila sobre 
su actual situación y sobre la suerte futura, y que el 
deseo de que sea la más conforme á su felicidad y al 
objeto inalterable de conservar íntegros estos dominibs 
bajo la dominación del Sr. D. Fernando Séptimo, le hace 
zozobrar en un conjunto de ideas difíciles de combinar, 
y que si no se llegan á fijar cuanto antes, pueden cau- 



t4 



sar la mas lastimosa fermentación. Todo lo cual hacian 
presente á este Exmo. Cabildo, en virtud de haberlo así 
ofrecido á dichos Comandantes é individuos particulares 
para que se resuelva lo más acertado y conveniente en 
un asunto que, por su gravedad y circunstancias, exije 
las mayores atenciones: agregando el Sr. Alcalde de pri- 
mero voto que ayer mismo, á la hora de mediodía, se 
había esplicado con el Exmo. Señor Virey sobre el par- 
ticular, y signifícádole, que sin embargo de haber insis- 
tido los Comandantes y particulares en que para el efecto 
se hiciese acuerdo el día de ayer, había podido suspen- 
derlo hasta hoy; que S. E. le había prevenido pasase 
á verlo el caballero Síndico, para tratar sobre la mate- 
ria; yeste espresó haberlo realizado, y propuesto á S. E. 
se le pediría permiso por el Exmo. Ayuntamiento para 
celebrar un Cabildo abierto, ó Congreso general, en que 
se oyese al pueblo, y tomasen providencias, convidando 
por esquelas á la parte principal y más sana de él. Que 
habiendo indicado este arbitrio á presencia del Sr. Fis- 
cal de lo Civil, D. Manuel Genaro Villota, y del Capi- 
tán de fragata, D. Juan de Bargas, había instado al 
mismo tiempo en que se meditase y propusiese cualquiera 
otro, que desde lu^o estaba pronto á proponerlo y pro- 
moverlo en el Ayuntamiento; que no se había medita- 
do otro alguno, y solo sí, conformádose S, E. con el 
propuesto por el esponente. En este estado agolpó un 
número considerable de gentes á la plaza mayor, es- 
plicando á voces el mismo concepto que hablan mani- 
festado el Sr. Alcalde de primero voto, y el Caballero 
Síndico: Y los Señores, persuadidos de la necesidad 
que hay de poner prontas precauciones á los males que 
se anuncian, convencidos de que deben tomarse pro vi- 



If) 



(lencias con la mayor brevedad, por el hecho mismo de 
hal)er agolpado la gente á la plaza, espresando á voces 
sus deseos, y afianzados en la esposición del Sr. Al- 
calde y caballero Síndico, acordaron se pase oficio en el 
acto al Exmo. 8r. Virey, suplicándole se digne conce- 
der á este Cabildo, permiso franco para convocar, por 
medio de esquelas, la principal y más sana parte del 
vecindario, á fin de que, en un congreso público, espre- 
se la voluntad del pueblo, y acordar en vista de ello 
las medidas raás oportunas para evitar toda desgracia, 
y asegurar nuestra suerte futura. Que al propio tiempo 
se sirva disponer, que en el día del Congreso se ponga 
una reforzada guarnición en las avenidas, ó bocas ca- 
lles de la plaza, para que contenga todo tumulto, y solo 
permita entrar en ella á los que con la esquela de con- 
vocación acrediten haber sido llamados. Se formó el 
oficio en los términos siguientes: — "Excelentísimo 
"Señor: — Sabedor el pueblo de los funestos acaeci- 
**mientos de nuestra Península por los impresos publi- 
"cados en esta Ciudad de orden de V. E., v animado 
"de su innata lealtad á nuestro Soberano, y de Jos 
"sentimientos patrióticos con que siempre se ha distin- 
"guido, vacila sobre su suerte futura; y el deseo de que 
"sea la más conforme á su felicidad y al objeto inal- 
"terable de conservar íntegros estos dominios, bajo la do- 
"minación del Sr. D. Fernando Séptimo, le hace zozo- 
"brar en un conjunto de ideas difíciles de combinar, y 
"que si no se llegan á fijar cuanto antes, pueden causar 
"la más lastimosa fermentación. Este Ayuntamiento, que 
"vela sobre su prosperidad y se interesa en gran manera 
"por la unión, el orden y la tranquilidad, lo hace pre- 
"sente á V. E., y para evitar los desastres de una con- 



16 



''vulsión popular, desea tener de V. E. un permiso fran- 
jeo, para convocar, por medio de esquelas, la principal 
''y más sana parte de este vecindario, y que en un con- 
"greso público esprese la voluntad del Pueblo, y acuerde 
"las medidas mas oportunas para evitar toda desgracia 
"y asegurar nuestra suerte venidera sirviáidose V. E. 
'^disponer que en el día del Congreso se ponga una re- 
forzada guarnición en todiis las avenidas ó boca calles 
*Me la plaza, para que contenga todo tumulto, y que solo 
"permita entrar en ella, los que con la esquela de con- 
"vocación acrediten haber sido llamados. — Dios guarde á 
"V\ E. muchos años. — Sala Capitular de Buenos Aires, 
"21 de Mayo de 1810 — Exmo. tíeñor:— Juan José Le- 
^zica — Martin Gregorio Yaniz — Manuel Mansilla — 
^Manuel Jo%f de Ocampo — Juan de Llano — Jaime 
"^ Nadal y Guarda — Andrés Dominguez — Tomás Ma- 
"^nuel de Anchorena — Santiago Gutiei^ez — Dr, Ju- 
^lian de Leiva. — Exmo. Sr. Virey D. Baltazar Hi- 
^dalgo de Cisneros.^^ — Y los Señores mandaron se ponga 
en limpio, y se pase en el momento por medio de una dipu- 
tación, que deberá componerse de los Sres. D. Manuel José 
de Ocampo y D. Andrés Dominguez, á quienes encar- 
garon muy eficazmente obtuviesen de S. E. pronta con- 
testación, por la cualidad del caso y sus circunstancias; 
quedando abierto el acuerdo hasta que regresasen. 

Volvieron los Sres. Diputados, y dieron cuenta 
de que habiendo manifestado al Exmo. señor Virey el 
objeto de la diputación y entregádole el oficio; había 
respuesto 8. E. que el asunto era delicado, y necesitíiba 
meditación: que sin embargo había entrado á su des- 
pacho y entregádoles al cabo de un buen rato la con- 
testación, que era la misma que ponian en manos del 



— 17 ^ 

Exmo. Cabildo. La cual se leyó y es del tenor si- 
guiente: — "Exmo. Señor: — Acabo de recibir el oficio 
"de V. E. de esta fecha, ahora que son las diez de la 
"mañana, por medio de sus dos Diputados á efecto de 
"ponerlo en mis manos, y enterado de su contexto, 
*'estoy desde luego pronto á acordar á V. E., como lo 
"ejecuto, el permiso que solicita para el fin y con las 
** condiciones que me indica en su citado: mediante lo 
"que, luego que V. E. me participe el día en que ha 
"de celebrarse el Congreso que se ha propuesto, dispon- 
"dré que se aposten las partidas que V. E. solicita, 
"en las avenidas de las bocas calles de la plaza, con 
"los fines de evitar, según corresponde al mejor servicio 
"de 8. M. y tranquilidad pública de esta ciudad, cual- 
"quier tumulto 6 conmoción que pudiera ocurrir; como 
"igualmente para que solo permitan entrar en ella á 
"los vecinos de distinción, que por medio de la esquela 
"de convocación, acrediten en debida forma haber sido 
"llamados por V. E. al efecto; y espero del discerni- 
" miento constante y acreditada fidelidad de V. E. é 
"interés que siempre ha manifestado por el bien público 
"de esta Ciudad, que como su representante, esforzará 
"todo el celo que le caracteriza y distingue, á fin de que 
"nada se ejecute ni acuerde que no sea en obsequio del 
"mejor servicio de nuestro amado Soberano, el señor Don 
"Fernando Séptimo, int^ridad de estos sus dominios, y 
^^ completa obediencia al Supremo Gobierno Nacional que 
"lo represente durante su cautividad: pues que, como 
"V. E. sabe bien, es la monarquía una é indivisible, y por 
''lo tanto debe obrarse con arreglo á nuestras leyes, y 
"en su caso, con conocimiento ó acuerdo de todas las par- 
"tes que la constituyen, aun en la hipótesis arbitraria de 



IR 



"que la España Re hubiese perdido enterameute, y faltase 
"en ella el Gobierno Supremo representativo de nuestro 
"lejítimo Soberano. — Dios guarde á V. E. muchos años. 
"Buenos Aires, 21 de Mayo de 1810. — HaÜazar Hi- 
^^ dalgo (le Cianeros" — "Exmo. Cabildo, Justicia y Regi- 
miento de esta Ciudad. — Y enterados los Señores, acor- 
daron que el Sr. D. Andrés Dominguez pase en el acto á 
solicitar del Comandante de Patricios, D. Cornelio de 
Saavedra, á nombre de est« Cabildo, el que se a})er- 
sone en la Sala, á fin de encargarle que aplique su 
celo á evitar todo tumulto y conservar el orden y la 
tranquilidad pública. En este estado y habiendo sa 
lido el Sr. Diputado, se oyeron nuevas voces del Pue- 
blo, reducidas á que se presentase en los balcones el 
caballero Síndico: quien, después de haberse repetido 
aquellas voces por varias ocasiones, se presentó en efecto, 
y el Pueblo en grita le significó, quería saber lo que 
había contestado S. E. á la Diputación del Exmo. Cabildo. 
El caballero Síndico les hizo entender, que S. E. había 
prestado conformidad en todo á las solicitudes del Ayun- 
tamiento, y que este se hallaba trabajando por el bien 
y felicidad pública: que era de necesidad forzosa el que 
todos se retirasen á sus casas para no perturbar la tran- 
quilidad y el sosiego: que se aquietasen, pues que el 
Exmo. Cabildo no omitiría medio de cuantos estimase 
conducentes al mayor bien. Clamaron entonces de nue- 
vo, que lo que se quería era la deposición del Exmo. 
Sr. Virey; y habiendo el caballero Síndico tratado de 
persuadirlos, esforzando más y más las insinuaciones 
que anteriormente tenía hechas, se retiró á la Sala. En 
cuyo acto compareció D. Cornelio Saavedra, y los Se- 
ñores suplicaron encarecidamente pusiese en planta, sin 



19 



la menor demora, los medios todos de su prudencia j 
celo, para hacer que se retirase de la plaza aquella gente, 
y que velase con los demás Comandantes sobre el or- 
den páblico, quietud y sosiego del vecindario, á tin de 
precaver toda conmoción, y evitar cualquiera novedad y 
desgracia que pudiera esperi mentarse en circunstancias 
tan arriesgadas, hasta tanto se resolvía lo más conve- 
niente al bien público. D. Cornelio Saavedra ofreció 
que nada se omitiría de su parte, y de la de los demás 
Comandantes, al indicado fin, saliendo por garante de 
la seguridad pública. Se despidió, y significando al Pue- 
blo que el Kxmo. Cabildo meditaba, trataba y acordaba, 
cuHiito creía conducente á la felicidad del pais, consiguió 
que la gente toda se retirase de la plaza. Y los Señores de- 
terminaron se celebre el Cabildo abierto, ó Congreso gene- 
ral el día de mañana 22, á las 9 de ella, y que al efecto 
se convide por esquela á la parte principal y más sana del 
pueblo. Se formó la esquela que es del tenor siguiente: 




L Excmo. Cabildo con- 
voca á V. para que se sír- 
ira asistir precisamente maña- 
na ^-2- del corriente á las S 
sin etiqueta alguna , y en cla- 
se de vecino al Cabildo abier- 
to , que con anuencia del 
Excmo. Sr. Vírey ha acorda-» 
do celebrar, debiendo mani- 
festar esta esquela á las Tro- 
pas que guarnezcan las ave- 
nidas de esta Plaza ^ para que 
se le permita pasar libremen- 
te. 



\ 



20 



Y mandaron se imprima en el día y se reparta sin 
pérdida de instantes, arreglándose lista de los individuos, en 
la que deberán ser comprendidos el Reverendo Obispo, el 
Exmo. Sr. D. Pascual Ruiz Huidobro, fcreñores de la 
Real Audiencia y del Tribunal de cuentan. Ministros de 
Real Hacienda, y Jefes de oficinas. Cabildo Eclesiásti- 
co, Curas y Prelados de las Religiones, Real Consula- 
do, Comandantes, Jefes, y algunos oficiales de los cuer- 
pos de esta guarnición, Profesores del derecho, Cate- 
dráticos y Alcaldes de barrio y vecinos, compartiéndose 
por barrios los encargados de distribuir las esquelas; y 
ordenaron por último se disponga proclama enérgica, 
con la cual haya de darse principio á la sesión del día 
de mañann. Y con esto se concluyó el acuerdo, que 
firmaron dichos Señores, de que doy fé. — 






dá^^^^ *^^£^ 





»%%%*«%«■%%««%%%< 



k««««««*^%%%«m«««%««««%%%m%%%««4 



■ «^•%%%%««%* ««%«^*«*«%i 



k«%%«%«%^^« % ^%%%«%i 



■ 

i 



En la muy Noble y muy Leal Ciudad de la San- 
tísima Trinidad, Puerto de Santa María de Buenos Ay- 
res, á 22 dias del mes de Mayo del año de 1810, ha- 
biendo situádose en la galería principal de las casas 
capitulares los Señores que componen este Exmo. Ayun- 
tamiento, para presidir el Congreso General á que se 
convocó por esquelas, ayer 21 del corriente en virtud 
de la facultad que para el efecto concedió el Exmo. Se- 
ñor Virey, D. Baltazar Hidalgo de Cisneros, por oficio 
de la misma fecha: á saber, los Señores D. Juan José 
de Lezica y D. Martin Gregorio Yaniz, Alcaldes de 
primero y segundo voto ; y Regidores D. Manuel Man- 
silla Alguacil mayor, D. Manuel José de Ocampo, Don 
Juan de Llano, D. Jaime Nadal y Guarda, D. Andrés 
Dominguez Juez diputado de Policia, D. Tomás Manuel 
de Anchorena, Defensor general de pobres y Fiel Eje- 
cutor, y D. Santiago Gutiérrez Defensor general de 
menores; con asistencia del caballero Síndico Procura- 
dor General, I)r. D. Julián de Leyva; y concurrido para 
este acto, en virtud de la citada convocatoria; á saber, 
el limo. Sr. Dr. D. Benito de Lúe y Riega; el Exmo. 
Sr. D. Pascual Ruiz Huidobro, Teniente General; el 
Sr. D. Manuel José de Reyes, Oidor de esta Real Au- 
diencia; el Sr. D. Diego de la Vega, Contador mayor 
Decano del Real Tribunal de cuentas; el Sr. D. Pedro 
Viguera, Tesorero de esta Real Audiencia; el Sr. Don 



^^ ^1 c^ 

Juan Andrés de Arroyo, Contador mayor del Real Tri- 
bunal de cuentas; el Sr. Brigadier, D. Bernardo I^ecoq, 
Sub-inspector y Director general del real cuerpo de in- 
genieros; el Sr. D, Joaquin Mosquera, Coronel retirado 
del mismo real cuerpo; el Sr. D. Eugenio Balbastro, 
vecino y de este comercio; el Sr. D. Joaquin Madaria- 
ga, de este vecindario y comercio; el Sr. D. José María 
Balbastro, Capitán de milicias regladas de caballería; el 
Sr. D. José Serra y Valls, alcalde del barrio número 
3, cuartel segundo; el Sr. I). Ventura de Haedo, Alcal- 
de del barrio número 8, en el mismo cuartel; el Sr. Don 
Antonio Luciano Ballesteros; el Sr. D. Manuel Anto- 
nio Bas; el Sr. D. Francisco Xavier Riglos ; el Sr. Don 
Román Ramón Diaz; el Sr. Dr. D. Feliciano Antonio 
Chiclana; el Sr. D. Hipólito Vieytes; el Sr. D. Juan 
José Viamonte, Capitán graduado del regimiento Fijo de 
infantería, y Sargento mayor de los batallones primero 
y segundo de Patricios; el Sr. D. Nicolás Rodriguez Peña, 
Oficial de Blandengues de estas fronteras ; el Sr. D. Juan José 
Rocha, Escribano publico y del número; el Sr. Teniente 
Coronel urbano D. Juan Antonio Pereira, Capitán de 
granaderos del segundo batallón de Patricios; el Sr. Don 
Esteban Romero, Teniente Coronel urbano y Coman- 
dante del mismo batallón; el Sr. D. Juan Ramón Bal- 
ea rce, Sargento mayor del batallón Granaderos de Fer- 
nando VII; el Sr. D. Simón Rojas, de este vecindario 
y comercio; el Sr. D. Cornelio Saavedra, Teniente Co- 
ronel y Comandante del primer batallón de Patricios; 
el Sr. D. Cristóbal de Aguirre, vecino y de este comer- 
cio; el Sr. D. Pedro Andrés Garcia, Teniente Coronel 
y Comandante del batallón de infantería número 4; el 
Sr. D. Francisco Antonio Ortiz de Ocampo, Teniente 



»m« « «^ «%«%*«« »««»«« ««*«%%»««%««« «%%«««%«««««%«««««««m«« *«^^** 



25 



Coronel y Comandante del batallón de infantería número 
3; el Sr. D. Manuel Andrés de Arroyo y Pinedo, ve- 
cino y de este comercio; el Sr. D. Manuel Luzuriaga, 
de este vecindario; el Sr. D. Martin de Ochoteco, Ca- 
pitán graduado del ejército; el Sr. D. Ulpiano Barrera; 
el Sr. D. Antonio Ortiz de Alcalde, el Sr. D. Juan 
Canaveris; el Sr. D. Hilario Ramos; el Sr. D. Justo 
Pastor Linch, Contador de la Real Aduana y actual- 
mente su Administrador interino; el Sr. D. Manuel José 
de Lavalle, Director General de la Real Renta de taba- 
cos; el Sr. D. Miguel de Irigoyen, caballero del orden 
de Alcántara, y Teniente Coronel de caballería; el Se- 
ñor D. Vicente Caudevilla, Contador interino de la Real 
Renta de tabacos; el Sr. D. Diego Herrera, Teniente 
Coronel Urbano; el Sr. Dr. D. Gregorio Tagle, Abogado 
de esta Real Audiencia; el Sr. Coronel D. Agustín de 
Pinedo, Sargento mayor del regimiento de Dragones; el 
Sr. Teniente Coronel D. Mariano Larrazabal, Capitán 
del mismo; el Sr. D. Martin de Arandia; el Sr. Te- 
niente Coronel urbano D. Rodrigo Muñoz y Rábago; 
el Sr. D. Francisco de la Peña y Fernandez, vecino y 
de este comercio; el Sr. Capitán de milicias D. Antonio 
Villamil; el Sr. Dr. D. Agustín Fabre, profesor en me- 
dicina; el Sr. Ministro de Real Hacienda honorario, 
D. Joaquín Belgrano; el Sr. D. Julián del Molino Torres, 
vecino y de este comercio; el Sr. D. Jacinto de Castro, 
de este comercio y vecindario; él Sr. D. Mariano Echa- 
buru, Escribano público y del número; el Sr. D. Ilde- 
fonso Ramos; el Sr. Coronel D. Francisco Javier Pi- 
zarro. Capitán, Comandante del real cuerpo de Artille- 
ría; el Sr. D. José Maria Cabrer, Coronel del ejército 
y Sargento mayor de esta plaza; el Sr. Teniente Coro- 



'^* »V«{««V4«*«« t€% C% 4 « ^ % 4 « < 



>«« «%«^%«««%««««« 



» % « » ^ «. ^ 



k « « % * * % I 



I % % « « * 4 



26 



nel urbano D. Miguel Gerónimo Garmendia; el Señor 
D. José Soliveri, Contador de retasas; el Sr. D. José 
Superi Sargento mayor del batallón de Costas; el Señor 
D. Felipe Castilla, Capitán de milicias raladas de ca- 
ballería; el Sr. D. Antonio Ruiz, Alcalde del barrio 
número 16, cuartel cuarto; el Sr. D. Fermin de Tocor- 
nal, Alcalde del barrio número 20, cuartel quinto; el 
Sr. Capitán urbano D. Francisco Mansilla, Ayudante 
Mayor interino de esta plaza; el Sr. I). Francisco de 
Prieto y Quevedo, vecino y de este comercio; el Señor 
Teniente coronel de ejército, D. Alonso Quesada, Sar- 
gento mayor de milicias regladas de infantería; el 8eñ(»r 
D. Vicente Carvallo y Goyeneche, Capitán del regimien- 
to de Dragones; el Sr. D. José Martínez de Hoz, de 
este comercio y vecindario; el Sr. D. José Barrera, ofi- 
cial primero de la Secretaria de Gobierno y Guerra del 
Vireinato; el Sr. Alférez de fragata D. Martin Thomp- 
son, Capitán de este puerto, el Sr. Capitán graduado 
D. Gregorio Belgrano, Ayudante mayor de esta plaza; 
el Sr. Teniente Coronel urbano, D. Fernando Diaz, Ca- 
pitán de granaderos del batallón número 4; el Sr. Don 
Ambrosio Lezica, de este comercio; el Sr. D. Esteban 
Fernandez, Capitán de Blandenguez de esta frontera; 
el Sr. D. José María Morell y Pérez, vecino y de este 
comercio ; el Sr. D. Juan Bautista de Elorriaga, de este 
comercio y vecindario; el Sr. Pastor Lezica, vecino y 
del comercio; el Sr. D. Juan Nepomuceno Sola, fíura 
rector de la parroquia de Monserrat; el Sr. D. Juan 
Bautista Castro, vecino v de este comercio; el Sr. Don 
José Francisco Vidal, Capitán de milicias de infantería; 
el Sr. D. Saturnino Alvarez, Tesorero del Real Consu- 
lado; El Sr. Dr. D. Agustín Pió de Elia, Abogado de 



fc % * ^ • • ^ 



b*««%%««^«i 



27 



esta Real Audiencia; el Sr. D. Miguel de Escuti, vecino 
y del comercio; el Sr. D. Pedro de Arteaga, Oficial 
s^undo de la Secretaria de Gobierno y Guerra del Vi- 
reinato; el Sr. D. José María de las Carreras, vecino y 
del comercio; el Sr. D, Francisco Antonio de Leta- 
mendi, de este comercio y vecindario; el Sr. D. José 
Molí, Alcalde de hermandad de la banda del sud en 
esta capital; el Sr. D, Sebastian de Torres, vecino y de 
este comercio; el Sr. D. José Maria Calderón, Vista 
de la Real Aduana; el Sr. D. José Riera, vecino y del 
comercio; el Sr. D. Raimundo Rial, Alcalde del barrio 
número 19, cuartel quinto; el Sr. D. Domingo López, 
de este vecindario; el Sr. D. José Nadal y Campo, Al- 
calde del barrio número 14, cuartel cuarto; el Sr. Don 
Pablo Villarino, de este vecindario; el Sr. D. Toribio 
Mier, vecino y del comercio; el Sr. D. Ángel Sánchez 
Picado, Alcalde del barrio número 2, cuartel segundo; 
el Sr. D. Juan Antonio Rodriguez, vecino y de este 
comercio; el Sr. Dr. D. José Leide, Abogado de esta 
Real Audiencia; el Sr. Coronel D. Miguel de Ascuéna- 
ga, Comandante de milicias regladas de infantería; el 
Sr. D. Basilio Torrecillas, Alcalde de hermandad de la 
banda del norte en esta capital; el. Sr. D. Ruperto Al- 
barellos, de este vecindario y comercio; el Sr. D. Juan 
Bautista Ttuarte, vecino y del comercio; el Sr. O. Ma- 
nuel Martinez, vecino y del comercio; el Sr. D. Fran- 
cisco Antonio Escalada, Cónsul moderno del Real Tri- 
bunal del consulado; el Sr. D. Floro Zamudio y Cha- 
varría, Teniente Coronel urbano, y capitán del escua- 
drón de Húsares del Rey; el Sr. D. Hermenegildo 
Aguirre; el Sr. D. Tomás Lezica, de este comercio; el 
Sr. Teniente Coronel D. Juan Bautista Bustos, Sargento 



28 



mayor del batallón número 3 ; el Sr. D. José I^eon Do- 
mínguez, Capitán con grado de Teniente Coronel de los 
granaderos del mismo batallón; el reverendo Padre Maes- 
tro Fray Ignacio Grela, del Orden de Predicadores; el 
el Sr. D. Florencio Terrada, Teniente Coronel y Co- 
mandante del batallón de Granaderos de Fernando VII; 
el Sr. Dr. D. Cosme Argerich, profesor de medicina; 
el Sr. Licenciado D. Justo García y Valdez, profesor 
en la misma facultad; el Sr. D. Martin Rodríguez, Te- 
niente Coronel y Comandante del escuadrón de Húsa- 
res del Rey ; el Sr. D. Miguel Saenz, Capitán del mis- 
mo; el Sr. D. Gerónimo Lasala; el Sr. D. Felipe de 
Arana; el Sr. D. Pedro Capdevila, de este comercio; 
el Sr. D. Matias Irigoyen, Alférez de navio de la Real 
Armada; el Sr. Ignacio de Reza val, vecino y de este 
comercio; el Sr. D. Manuel de Velazco, Oidor de esta 
Real Audiencia; el Sr. I). Antonio Piran, Prior del Real 
Tribunal del Consulado; el Sr. D. José Merelo, Tenien- 
te Coronel y Comandante del batallón número 5; el 
Sr. D. Joaquín de la Iglesia, de este vecindario; el Se- 
ñor D. Francisco Tomás de Anzoategui, Oidor Decano 
de esta Real Audiencia; el Sr. Teniente Coronel Don 
Bernabé San Martin, Sargento mayor del batallón de 
artillería, denominado la Union; el Sr. Dr. D. Manuel 
Belgrano, Abogado de los Reales Consejos, y Secretario 
del Real Tribunal del Consulado; el Sr. Coronel urbano 
D. Gerardo Esteve y Llac, Comandante del batallón 
de artillería la Union; el Sr. Dr. D. Juan José Caste- 
Ui, Abogado de esta Real Audiencia; el Sr. D. Félix 
de Castro, Capitán de Patricios; el Sr. Dr. D. Alejo 
Castex, Abogado de esta Real Audiencia, y Teniente 
Coronel ITrbano ; el Sr. D. Nicolás Vedia, Teniente del 



29 



regimiento Fijo de infantería; el Sr. D. Juan Pedro 
Aguirre, Teniente Coronel urbano; el Reverendo Padre 
Fray Pedro Santibañez, Guardian de la Santa Reco- 
lección; el Reverendo Fray Pedro Cortinas, Guardian 
del Convento de la Observancia; el Reverendo Padre 
Prefecto del Convento Bethelemítico, Fray José Vicente 
de San Nicolás; el Sr. D. Juan Fernandez de Molina, 
vecino y de este comercio; el Sr. 1). Francisco Marza- 
no, Capitán con grado de Teniente Coronel de grana- 
deros del batallón numero quinto; el Sr. D. Antonio 
José de Escalada, Canciller de la Real Audiencia; el Señor 
D. Bernardino Rivadavia, de este vecindario; el Sr. Don 

m _ 

Francisco Planes, Catedrático de los Reales Estudios; 
el Sr. Dr. D. Julián S^undo de Agüero, Cura rector 
más antiguo del Sagrario de la Catedral; el Sr. Doctor 
D. Nicolás Calvo, Cura rector de la Parroquia de la 
Concepción; el Sr. Dr. D. Domingo Belgrano, Canónigo 
de est^ Santa Iglesia Catedral; el Sr. Dr. D. Melchor 
Fernandez, Dignidad de Chantre de la misma Santa 
Iglesia; el Sr. Dr. D. Florencio Ramírez, Dignidad de 
Maestre Escuela de la misma; el Sr. Dr. D. Antonio 
Saenz, Secretario del muy Venerable Cabildo Eclesiás- 
tico; el Sr. D. Tomás José Boyzo, EJscribano público y 
del número ; el Sr. D. Juan de la Elguera, vecino y de 
este comercio; el Sr. D. Juan Ignacio de Ezcurra, de 
este comercio y vecindario; el Sr. D. Manuel del Cerro 
Saenz, Administrador en los ramos de Policia; el Señor 
Teniente Coronel urbano D. Agustin de Orta y Aza- 
mor. Sargento mayor del batallón número 5; el Señor 
D. Juan Ignacio Terrada, Teniente Coronel urbano; el 
Sr. D. Francisco de Neira y Arellano, vecino y de este 
comercio; el Sr. D. José Agustin Lizaur, vecino y del 



30 



comercio; el Sr. D. José Hernández, vecino y del co- 
mercio; el Sr. D. Benito de Iglesias, vecino y del comer- 
cio; el Sr, D. Juan Almagro de la ToYre, Oidor hono- 
rario de la Real Audiencia de Charcas, y Asesor Gene- 
ral de este Vireinato; el Sr. D. Manuel Genaro Villo- 
ta, Fiscal de lo Civil y Real Hacienda y honorario del 
Supremo Consejo de Indias; el Sr. D. Juan Ramos, 
Teniente Corone! urbano; el Sr. I). Miguel Esquiaga, 
Ídem; el Sr. D. Felipe Cardoso, idem; el Sr. D. Fran- 
cisco Paso, de este vecindario; el Sr. D. Lorenzo Ma- 
chado, Alcalde del barrio número 18, cuartel quinto; el 
Sr. D. José Antonio de Echenagucia, idem del barrio 
nújnero 7, cuartel primero; el Sr. I). José Antonio La- 
gos, de este vecindario; el Sr. D. Juan Cornet y Prat, 
vecino y de este comercio; el Sr. D. Ramón de Oromí, 
Contador Mayor del Real Tribunal de cuentas; el Se- 
ñor D. José Amut, Alcalde del barrio número 17, cuar- 
tel cuarto; el Sr. Dr. D. Manuel Obligado, vecino y 
del comercio; el Sr. Dr. D. Mariano Moreno, Abogado 
y Relator interino de esta Real Audiencia; el Sr. Don 
Nicolás del Campo, Contador de cuadrantes; el Señor 
D. José Agustín Aguirre, de este comercio; el Sr. Don 
Andrérí de Lezica, idem; el Sr. D. Manuel Barquín, de 
este vecindario; el Sr. D. Pedro Baliño, de este vecin- 
dario y comercio; el Sr. D. Domingo López; el Señor 
D. Pedro Cervino, Teniente Coronel urbano; el Sr. Li- 
cenciado D. Vicente López; el Sr. Licenciado 1). Ber- 
nardo Nogué, profesor en cirugía; el Sr. D. Francisco 
Xavier Mácela, Alcalde del barrio número 1, cuartel se- 
gundo; el Sr. D. Manuel Ruiz Obregon, idem del nú- 
mero 10, cuartel tercero; el Sr. D. Francisco Dozal, del 
vecindario y comercio; el Sr. Coronel urbano D. José 



-^ 31 ^ 

Foriiaguera; el Reverendo Padre Dr. Fray Manuel Tor- 
res, Provincial del Convento de la Merced; el Reverendo 
Padre Fray Juan Manuel Aparicio, Comendador del 
mismo; el Sr. Dr. D. Juan Francisco Seguí, Abogado 
de esta Real Audiencia; el Sr. D, Pedro de Usua, ve- 
cino y de este comercio; el Sr. Dr. D. Luis José Chor- 
roarin, Rector del Real Colegio de San Carlos; el Se- 
ñor D. Domingo Matheu, de este comercio ; el Sr. Doctor 
D. Juan José Paso, Abogado de esta Real Audiencia; 
el Sr. D. Francisco Antonio Herrero, vecino y de este 
comercio; el Sr. D. Domingo Achaval, idem; el Señor 
D. José Martínez Escobar, idem; el Sr. Dr. D. Simón 
Cossio, Abogado de esta Real Audiencia; el Sr. D. Ilde- 
fonso Paso, vecino y del comercio; el Sr. Dr. D. Joa- 
quín Campana, abogado de esta Real Audiencia; el Se- 
ñor Dr. D. José Darregueira, idem ; el Reverendo Padre 
Fray Ramón Alvarez, Provincial de San Francisco; el 
Sr. Dr. D. Pascual Silva Braga, Presbítero; el Reve- 
rendo Padre Fray Manuel Alvarifio, Prior de Santo Do- 
mingo; el Sr. D. José Laguna, Capitán de fragata de 
la Real Armada; el Sr. D. Francisco Antonio de Be- 
laustegui, vecino y del comercio; el Sr. D. José Anto- 
nio Capdevila, idem; el Sr. D. Marcelino Calleja Saenz, 
Escribano de Cámara de la Real Audiencia: el Sr. Don 
Gerardo Bosch, vecino y del comercio; el Sr. Dr. Don 
Bonifacio Zapiola, Abogado de esta Real Audiencia; el 
Sr. Dr. D. Domingo Viola, Presbítero; el Sr Dr. D. Ma- 
riano L-igoyen, Abogado de esta Real Audiencia; el 
Sr. D. Norberto Quirno, vecino y del comercio; el Se- 
ñor Dr. D. Vicente Anastasio Echevarría, Abogado de 
esta Real Audiencia; el Sr. D. José María Riera, ve- 
cino y del comercio; el Sr. D. Pedro Martínez Fernán- 



82 



(lez, Ídem; el Sr. Dr. D. Bernardo de la Colina, Pres- 
bítero; el Sr. Teniente Coronel urbano D. Francisco 
Pico, Capitán de granaderos del primer batallón de Pa- 
tricios; el Sr. D. Juan Antonio Zelaya, vecino y del 
comercio; el Sr. D. José Martin Zulueta, idem; el Se- 
ñor D. Olaguer Reináis, idem ; el Sr. Dr. D. Juan Dá- 
maso Fonseca, Cura rector mas antiguo de la Concep- 
ción; el Sr. Dr. D. Pantaleon Rivarola, Presbítero; el 
Sr. Dr. D. Joaquín Griera, Abogado de la Real Au- 
diencia; el Sr. Dr. D. Manuel Alberti, Cura rector de 
San Nicolás; el Sr. D. Miguel Gómez, de este vecin- 
dario; el Sr. D. José León Planchón, Presbítero; el 
Sr. Dr. D. Juan León Ferragut, Capellán del regimien- 
to de Dragones; el Sr. Brigadier D. José Ignacio de la 
Quintana, Coronel de dicho regimiento; el Sr. Capitán 
D. Pedro Duran, Sargento mayor interino del regimien- 
to Fijo; el Sr. D. Félix Casamayor, Ministro Geneaal de 
Real Hacienda; el Sr. D. Francisco Ordufla, Brigadier 
y Sud-inspector del Real cuerpo de artillería; el Señor 
D. Juan Bautista Otamendi, vecino y de este comercio; 
el Sr. D. Ambrosio Pinedo, Capitán de Dragones; el 
Sr. Dr. D. Vicente Montes Carballo, Presbítero; el Se- 
ñor Dr. D. Ramón Vieites, idem; el Sr. D. Valeriano 
Barrera, de este vecindario; el Sr. D. Juan Francisco 
Marcheces, ídem; el Sr. D. Antonio Ramirez, idem; el 
Sr. D. Enrique Ballesteros, idem; el Sr. Dr. D. Matías 
Patrón, Abogado; el Sr. D. Antonio Luis Beruti; el 
Sr. D. Agustín Donado; el Sr. Teniente Coronel urbano 
D. Manuel Guillermo Pinto; el Sr. D. Mariano Conde, de es- 
te vecindario; el Sr. D. Pedro Valerio Albano, idem; el 
Sr. D. Domingo Fronch, ídem; el Sr. D. Vicente l)u- 
pui, idem; el Sr. D. Mariano Orma, idem; el Sr. Don 



-^ ^^ c^ 

Juan Ramón Urien, idem. Se empezó la acta leyéndose 
en públicas y altas voces por mí el Actuario, y en vir- 
tud de mandato del Exmo. Ayuntamiento, así el dis- 
curso que había dispuesto el mismo Exmo. Cabildo, para 
la apertura de esta sesión, como el oficio con que soli- 
citó e) superior permiso para la formación del Congre- 
so general, y el pasado en contestación por el Exmo. 
Sr. Virey, dando la facultad para ejecutarlo, siendo el 
tenor de todo, el siguiente: — <íFiel y generoso Pueblo 
^de Buenos Airesl — Las últimas noticias de los desgra- 
"ciados sucesos de nuestra metrópoli, comunicadas al pú- 
''blico de orden de este Superior Gobierno, han contris- 
^'tado sobremanera vuestro ánimo, y os han hecho dudar 
"de vuestra situación actual y de vuestra suerte futura: — 
** Agitados de un conjunto de ideas, que os han sugerido 
"vuestra lealtad y patriotismo habéis esperado con ansia 
"el momento de combinarlas, para evitar toda división; 
*y vuestros Representantes, que velan constantemente so- 
mbre vuestra prosperidad, y que desean con el mayor ar- 
ador conservar el orden y la integridad de estos domi- 
"nios, bajo la dominación del Sr. D. Fernando Séptimo, 
"han obtenido del Exmo. Sr Virey permiso franco para 
^^reuniros en un Congreso. Ya estáis congregados: hablad 
"con toda libertad, pero con la dignidad que os es pro- 
"pia, haciendo ver que eréis un pueblo sabio, noble, dó- 
"cil y generoso. Vuestro principal objeto debe ser pre- 
"caver toda división, radicar la confianza entre el súb- 
"dito y el magistrado, afianzar vuestra unión recíproca 
"y la de todas las demás Provincias, y dejar expeditas 
''vuestras relaciones con los vireinatos del continente. 
"Evitad innovación ó mudanza, pues generalmente son 
"peligrosas y espuestas á división. No olvidéis que t«- 



— o 



34 



"neis casi á la vista un vecino que acecha vuestra liber- 
"tad, y que no perderá ninguna ocasión en medio del 
"menor desorden. Tened por cierto que no podréis por 
"ahora subsistir sin la unión con las Provincias interio- 
"res del Reino, j que vuestras deliberaciones serán frus- 
"tradas si no nacen de la ley, ó del consentimiento gene- 
"ral de todos aquellos Pueblos. Así, pues, meditad bien 
"sobre vuestra situación actual, no sea que el remedio, 
*• para precaver los males que teméis, aceleren vuestra des- 
" tracción. Huid siempre de tocar en cualquier estremo, 
"que nunca deja de ser peligroso. Despreciad medidas 
"estrepitosas ó violentas, y siguiendo un camino medio, 
"abrazad aquel que sea más sencillo y más adecuado para 
"conciliar, con nuestra actual seguridad, y la de nuestra 
"suerte futura, el espíritu de la ley y el respeto á los ma- 
"gistrados.> — ^Excelentísimo Señor: Sabedor el pueblo 
"de los funestos acaecimientos de nuestra Península, por 
"los impresos publicados en esta ciudad de orden de V. E. 
"y animado de su innata lealtad á nuestro Soberano y 
^de los sentimientos patrióticos con que siempre se ha 
"distinguido; vacila sobre su suerte futura; y el deseo de 
"que sea la más conforme á su felicidad y al objeto 
** inalterable de conservar íntegros estos dominios, bajo la 
"dominación del Sr. D. Fernando Séptimo, le hace zo- 
"zobrar en un conjunto de ideas difíciles de combinar, y 
"que si no se llegan á fijar cuanto antes, pueden causar 
"la mas lastimosa fermentación. Este Ayuntamiento, que 
"vela sobre su prosperidad y se interesa en gran manera 
"por la unión, el orden y la tranquilidad, lo hace presente 
"á V. E. para evitar los desastres de una convulsión po- 
"pular, y desea obtener de V. E. un permiso franco para 
"convocar, por medio de esquelas, la principal y más sana 



3;-^ 



"parte de este vecindario y que en un Congreso público 
''es[)rese la voluntad del })uel)lo y acuerde las medidas 
"mas oportunas para evitar toda desgracia y asegurar 
"nuestra suerte venidera. Sirviéndose V. E. disponer, que 
"en (^1 día del Congreso se ponga una reforzada guarni- 
"ción en todas las avenidas, ó boca-calles de la plaza 
"para que contenga todo tumulto, y que solo permita en- 
"trar en ella los que con la esquela de convocación acre- 
"diten haber si<lo llamados: — Dios guarde á V. E. mu- 
chos años. Sala Capitular de Buenos Aires, 21 de Mayo 
"de 1810: — Juan José Ijezica — JUartin Gregorio Ya- 
niz —Manuel Jone de Ocampo — Juan de Llano — 
Manuel Man silla — Jaime Nadal y Guarda — Andrés 
Domínguez — Tomás Manuel de A n choren a — Santia- 
go Gutiérrez — I)r, Julián de Leiva. — Exmo. Se- 
ñor Virey, I). Bal tazar Hidalgo de Cisneros. » — « Exce- 
"lentísimo Señor: Acribo de recibir el oficio de V, E. 
"de esta fecha, ahora que son las diez de la mañana, 
"por medio de sus dos Diputados, á efecto de ponerlo 
"en mis manos, y enterado de su contexto, estoy desde 
"luego pronto á acordar á V. E., como lo ejecuto, el 
*^permiso que solicita para el fin y con las condiciones 
"que me indica en su citado: mediante lo que luego 
"que V. E. me participe el día en que ha de celebrarse 
^•el Congreso que se ha propuesto, dispondré que se 
"aposten las partidas que V. E. solicita, en las aveni- 
"das de las boca-calles de la plaza, con los fines de evi- 
"tar según corresponde al mejor servicio de S. M. y tran- 
"quilidad pública de esta ciudad, cualquier tumulto ó con- 
"moción que pudiera ocurrir; como igualmente para que 
"solo permitan entrar en ella á los vecinos de distinción, 
"que por medio de esquela de convocación acrediten en 



ao 



"debida forma haber sido llamados por V. E. ni efecto. 
"Y espero del discernimiento constante, y acreditada fide- 
"lidad de V. E. é interés que siempre ha manifestado por 
*el bien público de esta ciudrul, que como su Represen- 
"tante, esforzará todo el celo que lo caracteriza y distin- 
''gue, á fin de que nada se ejecute ni acuerde que no 
"sea en obsequio del mejor servicio de nuestro amado 
"Soberano, el Sr. D. Femando Séptimo, integridad de 
^^ estos sus dominios y completa obediencia al Supremo Go- 
"bierno Nacional que lo represente durante su cautivi- 
"dad: pues que, como V. E. sabe bien, es la monarquía 
**una é indivisible, y por lo tanto debe obrarse con arre- 
"glo á nuestras leyes, y en su caso, con conocimiento ó 
"acuerdo de todas las partes que la constituyen, aun en 
"la hipótesis arbitraria de que la España se hubiese perdi- 
"do enteramente, y faltase en ella el Gobierno Supremo 
''representativo de nuestro legítimo Soberano. Dios guar- 
de á V. E. muchos años. Buenos Aires, 21 de Mayo 
de 1810. — Baltazar Hidalgo de Cuneros. — Excelen- 
tísimo Cabildo, Justicia y Regimiento de esta Ciudad. * 
Después de leído todo, y en circunstancias de deber pro- 
cederse á la votación por los Señores del Congreso, se 
promovieron largas discusiones que hacían de suma du- 
ración el acto. En cuyo estado y para abreviar y sim- 
plificar éste en lo posible, atendida la multitud de vo- 
tantes, estrechez del tiempo y expectación en que se ha- 
llaba el pueblo, se adoptó unánimemente el sistema de 
fijar una proposición para absolverla respectivamente. 
Y acordada la siguiente, á saber: csi se ha de subro- 
gar otra autoridad á la superior que obtiene el Exmo. 
Sr. Virey, dependiente de la metrópoli, salvando ésta; 
é independiente, siendo del todo subyugada», fué des- 



— 37 ^ 

aprobada, y pedido que se procediese á otra proposición 
más suscinta. Y publicada ésta que era reducida á « si 
la Autoridad Soberana ha caducado en la Península ó 
se halla en incierto», con la calidad de que los Seño- 
res Vocales deberían entrar al Acuerdo á poner su voto 
en secreto, fué igualmente desatendida, y se pidió que 
la votación fuese publica; por lo que se sentó la siguien- 
te, á saber: c Si se ha de subrogar otra autoridad á la 
superior que obtiene el Exrao. Sr. Virey, dependiente 
de la soberana que se ejerza legítimamente á nombre 
del Sr. D. Fernando Séptimo, y en quién?» Y habien- 
do sido generalmente aprobada, se resolvió por los Señores 
del Exmo. Ayuntamiento, que los Señores Vocales en- 
trasen á la Sala de Acuerdos á poner su voto cada uno 
de por sí; y que rubricándolo solamente, por simplifi- 
car el acto en lo posible, lo publiciise después el escri- 
bano. Y en su virtud se procedió á la votación, en el 
orden y forma siguiente. Por el Ilustrísimo Sr. Obis- 
po, se dijo: Que mediante las noticias de la disolución 
de la Junta Central, en quien residía la soberanía, in- 
funde bastante probabilidad para dudar de su existencia; 
consultando á la satisfacción del pueblo, y á la mayor 
seguridad presente y futura de estos dominios por su 
legítimo Soberano el Sr. D. Fernando Séptimo, es de 
dictamen que el Exmo. Sr. Virey continúe en el ejercicio 
de sus funciones, sin más novedad que la de ser aso- 
ciado para ellas del Sr. Regente, y del Sr. Oidor de la 
Real Audiencia D. Manuel de Velazco: lo cual se en- 
tienda provisionalmente por ahora y hasta ulteriores no- 
ticias; sin perder de vista proporcionar aquellos medios 
que correspondan, para que permanezca espedita la co- 
municación con las Ciudades interiores del Reino, con 



38 



arreglo á la proclama del Exmo. Cubíldo. Por el Exmo. 
Sr. D. Pascual Ruiz Huidobro, se dijo: Que debía ce- 
sar la autoridad del Exmo. Sr. Virey, y reasumirla el 
Exmo. Cabildo como representante del Pueblo para ejer- 
cerla Ínterin forme un gobierno |)i()V¡sorio dependiente 
de la legítima representacióü que haya en la Península 
de la soberanía de nuestro augusto y amado Monarca, 
el Sr. D. Fernando Séptimo; fundando esta opinión en 
¡os datos que de palabra ha manifestado al Exmo. Cabil- 
do. Por el Sr. Oidor D. Manuel Jos^ de Reye§, se dijo : 
Que no encuentra motivo por ahora para la subroga- 
ción; pero de que en caso de que la pluralidad de este 
ilustre Congreso, juzgue que lo hay, pueden nombrarse 
de adjuntos para el despacho del Gobierno al Exmo. 
Señor Virey, los Señores Alcalde ordinario de primer 
voto, y Procurador Síndico general de la ciudad. Por el 
Señor D. Diego de la Vega, Contador Mayor Decano, se 
dijo: Que reproduce el anterior voto del Sr. D. Manuel 
José de Reyes, con sólo la diferencia de que los adjuntos 
al Exmo. Sr. Virey sean de la elección del Exmo. Cabil- 
do. Por el Sr. D. Pedro Viguera, Tesorero de la Real 
Aduana, se dijo: Que subsista el Exmo. Sr. Virey en 
la misma autoridad que le ha conferido y puesto á su 
cargo el Sr. Rey D. Fernando Séptimo, y á su nombre 
la Junta Central; y que en caso de haber lugar á la 
subrogación á pluralidad de votos, sea en el Brigadier, 
Sr. D. Bernardo de Velazco. Por el Sr. D. Juan de 
Andrés de Arroyo, Contador Mayor, se dijo: Que re- 
produce el voto del Sr. D. Diego de la Vega. Por el 
Sr. D. Bernardo Lecoq, se dijo: Que reproducía el voto 
del Exmo. Sr. D. Pascual Ruiz Huidobro. Por el Se- 
ñor Coronel D. Joaquín Mosqueira, se dijo: Que repro- 



39 



duee el voto del Exnio. Sr. D. Pascual Riiiz Huídobro. 
Por el Sr. D. Eugenio Balbastro, se dijo; Que repro- 
duce el voto del Exmo. Sr. I). Pascual Ruiz Huidobro. 
Por el Sr T), Joaquín de Madariaga, se dijo: Que igual- 
mente reproduce el voto del Sr. D. Pascual Ruiz Hui- 
dobro. Por el Sr. I). José María Balbastro, se dijo: 
Que se conformaba con el voto del Teniente General, el 
Exmo. Sr. D. Pascual Ruiz Huidobro. Por el Sr. Don 
José Serras y Valls, se dijo: Que igualmente se con- 
forma con el voto del Exmo. Sr. D. Pascual Ruiz Hui- 
dobro. Por el Sr. D. Manuel Ventura de Haedo, se 
dijo: Que se conformaba con el voto del Exmo. Señor 
D. Pascual Ruiz Huidobro. Por el Sr. D. Antonio Lu- 
ciano Ballesteros, se dijo: Que se conformaba con el voto 
del Exmo. Sr. D. Pascual Ruiz Huidobro. Por el Se- 
ñor D. Manuel Antonio Bazo, se dijo: Que reproduce 
el voto del Exmo. Sr. D. Pascual Ruiz Huidobro. Por 
el Sr. D. Francisco Xavier de Riglos, se dijo: Que se 
conformaba con el parecer del mismo Exmo. Sr. Don 
Pascual Ruiz Huidobro, Por el Sr. D. Román Ramón 
Diaz, se dijo: Que siga el Exmo. Sr. Virey, y que en 
el caso de que por mayoría de votos resulte haber ca- 
ducado el Supremo Gobierno siga asociado al Exmo. Ca- 
bildo. Por el Sr. D. Feliciano Antonio Chiclana, se 
dijo: Que reproduce el voto del Exmo. Sr. D. Pascual 
Ruiz Huidobro, añadiendo que el Sr. Síndico Procura- 
dor general tenga voto decisivo en los negocios. Por 
el Sr. D. Hipólito Vieites, se dijo: Que se conforma 
con el voto anterior del Sr. Dr. D. Feliciano Antonio 
Chiclana. Por el Sr. D. Juan José Viamonte, se dijo: 
Que se conforma igualmente con el voto del Sr. Dr. Don 
Feliciano Antonio Chiclana. Por el Sr. D. Nicolás Rodri- 



- -o 



40 



guez Peña, se dijo: Que se confornm con el voto del Sr. I)r. 
D. Feliciano Antonio Chiclana. Por el Sr. D. Juan José 
de Rocha, se dijo: Que se conforma con el voto del 
Sr. Dr. D. Feliciano Antonio Chiclana. Por el Señor 
Juan Antonio Pereira, se dijo: Que se conformaba igual- 
mente con el voto del Sr. Dr. D, Feliciano Antonio 
Chiclana. Por el Sr. D. Esteban Romero, se dijo: Que 
reproduce el voto del Exmo. Sr. D. Pascual Ruiz Hui- 
dobro. Por el Sr. D. Juan de Almagro, Asesor Gene- 
ral, se dijo: Que no habiéndose recibido hasta ahora do- 
cumento alguno nacional que nos asegure de la total 
pérdida de España, es de parecer que no nos hallamos 
aun en el caso de causar novedad algima: pero que en 
el caso de que la pluralidad determine que debe hacerse 
novedad á fin de asegurar la tranquilidad pública y ale- 
jar todo motivo de recelo y desconfianza, se asocien al 
Gobierno aquellas personas de mayor probidad que tu- 
viese por conveniente el Exmo. Cabildo. Por el Señor 
Brigadier D. Francisco Orduña, se dijo: Que por no es- 
tar perdida la España, y porque no se han convocado 
las demás Provincias, es de parecer que siga el Exmo. 
Sr. Virey en el mando, y que por lo demás no podía 
dar por ahora su voto. Por el Sr. D. Ramón Balcarce, 
se dijo: Que se conformaba en todo con el voto del 
Sr. Dr. D. Feliciano Antonio Chiclana. Por el Sr. Don 
Simón de Rojas, se dijo: Que es de parecer debe exis- 
tir la autoridad superior en el Exmo. Señor Virey, y 
que en caso de que á pluralidad de votos deba cesar 
en el mando, se establezca una junta de vecinos para 
el gobierno, nombrada por el Kxmo. Cabildo. Por el 
Sr. Comandante D. Cornelio Saavedra, se dijo: Que 
consultando la salud del pueblo y en atención á las 



-^ 41 ^ 

actuales circunstancias, debe subrogarse el mando supe- 
rior, que obtenía el Exmo Sr. Virey, en el Exmo. Ca- 
bildo de esta capital, Ínterin se forma la corporación ó 
junta que debe ejercerlo; cuya formación debe ser en el 
modo y forma que se estime por el Exmo. Cabildo, y 
no quede duda de que el pueblo es el que confiere la 
autoridad ó mando. Por el Sr. Comandante D. Pedro 
Andrés Garcia, se dijo: Que considerando la suprema 
ley, la salud del pueblo, y habiendo advertido, y aun 
tocado por si mismo, la efervescencia y acaloramiento de 
él con motivo de las ocurrencias de la metrópoli para 
que se varié el gobierno que es á lo que aspira, cree de 
absoluta necesidad el que asi se realice, antes que tocar 
desgraciados extremos; como los que se persuade habría, 
si aun no se resolviese asi en la disolución de esta 
ilustre Junta. Lo repite, por los conocimientos que en 
los días de antes de ayer, ayer y anoche ha tocado por 
sí mismo tranquilizando los ánimos de los que con ins- 
tancia en el Pueblo así lo piden: en cuyo caso opina 
que recaiga en el Exmo. Cabildo, por ahora y mientras 
se resuelva la manera ó forma de gobierno que haya de 
constitiiirse para la seguridad de estas Provincias en 
favor de la soberanía del Sr. D. Fernando Séptimo. En 
cuyo supuesto, si puede, pide también que al Sr. Sín- 
dico Procurador se le habilite con voto decisivo en este 
Exmo. Cuerpo. Por el Sr. D. Francisco Antonio Ortiz 
de Ocampo, se dijo: Que reproduce el dictamen del 
Sr. D. Cornelio Saavedra en todas sus partes, añadien- 
do que tenga voto decisivo el Sr. Síndico Procurador 
general. Por el Sr. D. Manuel de Andrés de Pinedo y 
Arroyo, se dijo: Que reproduce el voto de Sr. D. Pe- 
dro Andrés García. Por el Sr. D. Manuel de Luzuria- 



- 42 c^ 

ga, se dijo: Que reprodncja ís;ualmente el voto del 8r. 
D. Pedro Andrés GHreía. Por el &^r. D. Martín José 
de Ochoteeo, se dijo: Que conociendo el genio de los 
habitantes de las Provincias interiores, v á efecto de 
evitíir la separación de ellas de esta capital y otros de- 
sastres lastimosos, es su parecer siga el Exnio, Sr. Vi- 
rey, acompañado del Alcalde de primer voto, y del Sn 
Dr. í). Julián de Leyva. Por el Br. D. Ulpiano Barre- 
da, se dijo: Que se conforma con el voto del 8r. I). 
Cornelio de Saavedra en todas sus partes. Por el Sr. 
I). Juan Canaveris, se dijo: Que rej)roduce el voto del 
Sr. Dr. D. Feliciano Antonio Chidana. Por el Sr. D. 
Hilario Ramos, se dijo: Que se conforma con el voto 
del Sr. -Comandante I). Cornelio Saavedra. Por el Sr. 
D. Justo Pastor Lindi, se dijo: Que se conforma con 
el voto del Sr. I). Manuel José de Reyes. Por el Sr. 
I). Manuel de la Valle, se dijo: Que igualmente se con- 
formaba con el voto del Sr. I). Manuel Jos^ de Reyes. 
Por el Sr. D. Miguel de Irigoyen, se dijo: Que se con- 
forma con el voto del Sr. D. Cornelio Saavedra, agre- 
gando que debe teiier voto decisivo el Sr. Síndico Pro- 
curador. Por el Sr. 1). V^icente Capdevila, se dijo: Que 
se conforma con el voto del Sr. I). Manuel José de 
Reyes. Por el Sr. D. Diego ('e Herrera, se dijo: Que 
reproduce el voto del Sr. D. Cornelio Saavedra, con el 
aditamento de que tenga voto decisivo el Sr. Síndico 
Procurador. Por el Sr. Dr. D. Gregorio Tagle, se dijo: 
Que reproduce el el voto del Sr. D. Cornelio Saavedra, 
con el aditamento de que tenga voto decisivo el caba- 
llero Síndico Procurador. Por el Sr. 1). Agustin Pine- 
do, se dijo: Que se conforma con v\ voto del Sr. D. 
CJornelio Saavedra, con el mismo aditamento de que 



i 



-^ 43 — 

tenga voto decisivo el Sr. Síndico Procurador. Por el, 
Sr. D. Mariano Larrazábal, se dijo: Que igualmente se 
conforma con el voto del Sr. D. Cornelio Saavedra, y 
que precisamente tenga voto decisivo el Sr. Síndico 
Procurador. Por el Sr. D. Martín de Arandia, se dijo: 
Que reproduce el dictamen del Sr. D. Cornelio Saave- 
dra, teniendo voto decisivo el Sr. Síndico Procurador. 
Por el señor D, José Ignacio de la Quintana, se dijo: 
Que interesado en el mejor servicio de Dios, del Rey, 
y del honor y tranquilidad del país, reproduce el voto 
del Sr. D, Martín José de Oclioteco. Por el Sr. D. Ro- 
drigo Rábago, se dijo: Que reproduce en todas sus par- 
tes el voto del Sr. D. Pedro Andrés Garcííi. Por el 
Sr. Fiscal de la Civil, D. Manuel Genaro Villota, se 
dijo: Que se conforma con el voto del Sr. D. Manuel 
José de Reyes. Por el Sr. Dr. 1). Domingo Belgrano, 
se dijo: Que se conforma con el voto del Sr. D. Cor- 
nelio Saavedra, debiendo tener voto decisivo el Sr. Sín- 
dico Procurador, y precisamente, para establecer Junta 
á la mavor brevedad. Por el Sr. Dr. D. Andrés Fio- 
rencio Ramírez, se dijo: que reproduce el voto que aca- 
ba de leerse. Por el Sr. Dr. D. Melchor Fernández, 
se dijo: Que cree CjUe este pueblo se halla en estado 
de disponer libremente de la autoridad; que por defec- 
to ó caducidad de la Junta Central, á quien había ju- 
rado obediencia, ha recaído en él en la parte que le 
corresponde; y que en caso de subrogarse, sea en el 
Exmo. Ayuntamiento, mientras se establece el modo y 
forma de gobierno. Por el Sr. D. Francisco Tomás de 
Anzoátegui, se dijo: Que se conforma con el voto del 
Sr. D. Manuel José de Reyes. Por el S. D. Francisco 
de la Peña Fernández, se dijo: Que mientras no ten- 



,*••*%•»*' 



)■•«««■ 



44 



jarnos noticias más ciertas de nuestra suerte en Espa- 
ña, nada se innove; y en absolución de la segunda par- 
te de la pregunta, se conforma con el voto del Sr. D. 
Manuel José de Reyes. Por el Sr. D. Antonio Villa- 
mil, se dijo: Que debe continuar el Exmo. Sr. Virey 
en todo el lleno de facultades que le conceden las le- 
yes, y en cuanto á la segunda parte de la pregunta, se 
conforma con el voto del Sr. D. Manuel José de Re- 
yes. Por el Sr. D. Manuel de Velazco, se dijo: Que se 
conformaba con el voto del Sr. D. Manuel José de 
Reyes. Por el Sr. Dr. D. Agustín Fabre, se dijo: Que 
se conformaba con el voto del Sr. D. Pedro Andrés 
García. Por el Sr. D. Joaquín Belgrano se dijo: Que 
se conformaba con el voto del Sr. D. Pedro Andrés 
García, debiendo tenerlo decisivo el caballero Síndico 
Procurador General. Por el Sr. D. Julián del Molino 
Torres, se dijo: Que se conformaba con el voto del Sr. 
D. Manuel José de Reyes. Por el Sr. D. Mariano Gar- 
cía Echaburu, se dijo: Que reproduce el voto dado por 
el Sr. D. Cornelio Saavedra, y lo que ministra el que 
ha producido el Sr. D. Pedro Andrés García. Por el 
Sr. D. Ildelfonso Ramos, se dijo: Que se conformaba 
con el voto del Sr. D. Cornelio Saavedra, con la pre- 
cisa calidad de que el caballero Síndico Procurador 
General deba tener voto con los demás Señores Voca- 
les. Por el Sr. D. Francisco Xavier Pizarro, se dijo: 
Que se conformaba en todo con el voto del Sr. D. 
Manuel José de Reyes. Por el Sr. D, José María Ca- 
brer, se dijo: Que se conformaba con el voto del Sr. 
D. Manuel José de Reyes. Por el Reverendo Padre 
Provincial de San Francisco, Fray Ramón Alvarez, se 
dijo: Que debe continuar en el ejercicio de su autori- 



45 



dad; pero en caso de que á pluralidad de voto resulte 
haber cesado en su autoridad, es de sentir que recaiga 
en el Exrao. Ayuntamiento. Por el Reverendo Padre 
Guardian de la Observancia, Fray Pedro Cortinas, se 
dijo: Que se conformaba en todo con el parecer del 
8r. Oidor, D. Manuel José de Reyes. Por el Reveren- 
do Padre Guardián de la Santa Recolección, Fray Pe- 
dro Santibafies, se dijo; Que en todo se conformaba 
con el parecer del Sr. I). Manuel José de Reyes. Por 
el Reverendo Padre Provincial de la Merced, Fray Ma- 
nuel Torres, se dijo: Que se conformaba en todo con 
la votación del Sr. Comandante D. Cornelio Saavedra. 
Por el Reverendo Padre Prior de Santo Domingo, 
Fray Manuel Albariño, se dijo: Que se conformaba en 
todo con el voto del Sr. D. Cornelio Saavedra. Por 
el Reverendo Padre Comendador de la Merced, Fray 
Juan Manuel Aparicio, se dijo: Que se conformaba en 
todo con el .voto del Sr. D. Cornelio Saavedra repro- 
duciéndolo en todas sus partes. Por el Reverendo Pa- 
dre Prefecto de Bethelemitas Fray José Vicente de 
San Nicolás, se dijo: Que se conformaba en todo con 
el voto del Sr. D. Manuel José de Reyes. Por el Re- 
verendo Padre Maestro, Fray José Ignacio Grela, se 
dijo: Que ha fenecido la autoridad del Exmo. Virey 
que esta debe recaer en el Exmo. Cabildo, hasta tanto 
que, reunido el Pueblo por medio de los representantes, 
que el mismo elija, designe los sujetos que deben com- 
poner la Junta Gubernativa hasta la reunión de las 
Provincias interiores. Por el Sr. Dr. D. José Luis de 
Chorroarin, se dijo: Que bien consideradas las actua- 
les circunstancias, juzga conveniente al servicio de Dios, 
del Rey y de la Patria, se subrogue otra autoridad á 



-^ 46 <-- 

la del Exmo. Dr. Virey; debiendo recaer el mando en 
el Exmo. Cabildo, en el Ínterin se dispone la erección 
de una Junta de Gobierno, y que entre tanto tenga 
voto decisivo el caballero Síndico Procurador General. 
Por el Sr. Dr. I). Francisco Planes, se dijo: Que es de 
parecer, que en atención á los justos temores del Pue- 
blo, acerca de la total pérdida de la Península, I). Bal- 
tazar Hidalgo de Cisneros subrogue el mando político 
en el Exmo. Cabildo, y el militar en el Sr. D. Corne- 
lio Saavedra, por convenir que la fuerza armada se halle 
solo bajo una c*abeza; y que hecha la abdicación por el 
Exmo. Sr. D. Baltazar Hidalgo de Cisneros, se le deba 
á este tomar residencia acerca de los procedimientos de 
la Paz. Por el Sr. i)r. D. Antonio Sáenz, se dijo: Que 
ha llegado el caso de reasumir el pueblo su originaria 
autoridad y derechos; y mientras que los afianza en una 
junta sabia y expectable, deben subrogarse en el Exmo. 
Cabildo, con voto en su lugar al caballero Síndico Pro- 
curador General. Por el Sr. Dr. D. Juan Dámaso Fon- 
seca, Cura Rector de la Concepción, se dijo: Que se con- 
formaba con el voto del Sr. D. Cornelio Saavedra. Por 
el Sr. Dr. D. Josd León Planchón, se dijo: Que ha- 
biendo caducado la autoridad suprema, era su parecer 
recayese asta en el Exmo. Cabildo, teniendo voto deci- 
sivo el caballero Síndico Procurador General. Por el 
Sr. Dr. D. Juan Nepomuceno de Sola, se dijo: Que en 
atención á las críticas circunstancias del día, es de sen- 
tir que debe subrogarse el mando en el Exmo. Cabild o, 
con voto decisivo el caballero Síndico Procurador Gene- 
ral: debiéndose entender esto provisionalmente, hasta la 
erección de una Junta gubernativa cual corresponde, con 
llamamiento de todos los Diputados del Vireinato. Por 



-^ 47 ^■ 

el Sr. Dr. D. Ramón Vieites, se dijo: Que ha fenecido 
la autoridad de la Suprema Junta Central, y por con- 
siguiente la del Exmo. Sr. Virey: Que esta autoridad 
lecaiga interinamente en el Exmo. Ayunüuniento, te- 
niendo voto decisivo el caballero Síndico Procurador 
General, hasta que explorada por cuarteles la voluntad 
del pueblo, se elijan los miembros que hayan de cons- 
tituir una Junta provisional. Por el Sr. Dr. D. Juan 
León Ferragut, se dijo: Que en atención á las noticias 
funestas que hemos tenido de Europa, y haber, por con- 
siguiente, fenecido la Suprema Junta Central, en quien 
residía la autoridad Suprema, cuya dominación había- 
mos jurado, juzga debe reasumirse el derecho de nom- 
brar superior en los individuos de esta ciudad; y por 
consiguiente el Exmo. Cabildo que la representa, deberá 
gobernar interinamente, hasta que disponga, con el pul- 
so y prudencia que le es característica, determinar el 
modo de gobierno que sea mas conveniente para la se- 
guridad de toda la América. Por el Sr. Dr. D. Paii- 
taleon de Rivarola, se dijo: Que respecto á no estar 
instruido en los datos suficientes para votar en ma- 
teria tan ardua obedece y obedecerá como siempre lo 
ha practicado, á quien representare la autoridad de 
nuestro legítimo Soberano el S. D. Fernando Séptimo 
Por el Sr. Dr. D. Manuel Alberti, se dijo: Que se con- 
forma en todo con el voto del Sr. Dr. D. Juan Nepomu- 
ceno de Sola. Por el Sr. Dr. D. Nicolás Calvo, Cura 
rector de la Concepción, se dijo: Que para la decisión 
de las gravísimas dudas, si ha caducado la autoridad en 
la Suprema Junta Central, en la Regencia posteriormen- 
te nombrada, en el actual Virey y en las demás auto- 
ridades, juzga que, para no esponerse á una guerra civil 



— -o 



48 



se debe oir á los demás pueblos del distrito, y que por 
lo tanto no debemos conservar en el actual estado hasta 
la reunión de los Diputados de los pueblos interiores 
con el de la capital. Por el Sr. Dr. D. Bernardo de la 
Colina, se dijo: Que por un principio de equidad, y aten- 
diendo á la unidad y precisas relaciones de esta capi- 
tal, con los demás pueblos interiores, y á los disturbios 
que se originan de la mudanza de gobierno, debe per- 
manecer el actual, con la condición, que para satisfacción 
completa de este vecindario, se asocien al Exmo. Señor 
Virey cuatro individuos, uno del estado eclesiástico, otro 
del militar, otro profesor del derecho y el último del 
comercio, elegidos por el Exmo. Cabildo, hasta que se 
reúnan los votos de las demás Provincias: y en caso de 
pluralidad de votos para la deposición del Sr. Virey, 
recaiga la elección de sugeto que lo releve, en el Exmo. 
Cabildo. Por el Sr. Dr. D. Pascual Silva Braga, se 
dijo: Que en todas sus partes reproducía el dictamen 
del Sr. D. Cornelio Saavedra. Por el Sr. Dr. D. Cosme 
Argerich, se dijo: Que habiendo caducado la Suprema 
Autoridad, debe esta reasumirse en el pueblo, y por con- 
siguiente interinamente en el Exmo. Cabildo, hasta que 
con la mayor brevedad disponga las incorporaciones del 
vecindario, que por medio de sus diputados deben for- 
mar la Junta general del vireynato, hasta que las pro- 
vincias decidan el sistema de gobierno que se deba adop- 
tar. Por el Sr. Licenciado D. Justo García y Valdez, 
se dijo: Que para evitar los males que ya amenaza la 
duda suscitada, si ya ha caducado ó no el supremo go- 
bierno de la metrópoli, conviene que recaiga el mando 
en el Exmo. Cabildo interinamente, hasta que se orga- 
nice el gobierno que deberá regirnos, teniendo siempre 



-^ 49 ^ 

voto decisivo el Síndico Procurador General. Por el 
Sr. D. Marcelino Callejas, se dijo: Que se conformaba 
en todo con el voto del Sr. D. Manuel José de Reyes. 
Por el Sr. D. Miguel Gerónimo Garmendia, se dijo: 
Que se conformaba en todas sus partes con el voto del 
Sr. D. Cornelio Saavedra, Por el Sr. D. José Superi, 
se dijo: Que se conformaba en todo con el voto del 
Exmo. Sr. D. Pascual Ruiz Huidobro. Por el Sr. Don 
Felipe Castilla, se dijo: Que se conformaba en todo con 
el voto del Sr. Dr. D. Luis José Chorroarin. Por el 
Sr. D. Antonio Ruiz, se dijo: Que se conformoba en 
todo con el voto del Sr. D. Cornelio Saavedra. Por 
el Sr. D. José Botet, se dijo: Que se conformaba en 
todo con el voto del Sr. D. Cornelio Saavedra. Por el 
Sr. D. Fermin de Tocornal, se dijo: Que se conforma- 
ba con el mismo dictamen del Sr. 1). Cornelio Saave- 
dra, y voto decisivo en el caballero Síndico Procurador 
General. Por el Sr. D. Francisco Mansilla, se dijo: Que 
igualmente se conformaba en todas sus partes con el 
voto del Sr. D. Cornelio Saavedra. Por el Sr. Don 
Francisco Prieto de Quevedo, se dijo: Que Ínterin no 
tengamos noticias mas ciertas de nuestra Espafia,que no 
se haga innovación alguna, y en cuanto á la segunda 
parte de la pregunta, se conforma con el voto del Se- 
ñor D. Manuel José de Reyes. Por el Sr. D. Alonso 
de Quedada, se dijo: Que se conformaba en todo con el 
voto del Sr. D. Cornelio Saavedra. Por el Sr. D. Félyc 
Casamayor, se dijo: Que no contempla necesaria la su- 
brogación del mando, pero que para conciliar los inte- 
reses del pueblo con los de la buena y sana adminis- 
tración de justicia, bastará se den por adjuntos al Exmo. 
Sr. Virey, los Señores Alcaldes de primer voto y Sin- 



50 



clico Procurador de esta Exma. Ciudad; quienes convo- 
carán á las ca[)itales y ciudades sufrngáneas del vireina- 
to, para que en consorcio y reunión de sus votos, se 
establezcíi el método de orohierno sucesivo. Por el Se- 
ñor D. Vicente Carhallo, se dijo: Que se, conforma en 
todo con el voto del Sr. I). Cornelio Saavedra; enten- 
diéndose deba tener voto decisivo el caballero Síndico 
Procurador General. Por el Sr. D. José Martinez de 
Hoz, se dijo: Que no encuentra bastjintes datos para 
considerar necesaria la remoción del Exmo. Sr. Virey; 
pero que para evitar todo recelo, gobierne con asocia- 
ción de dos individuos que tenga á bien nombrar el 
Exmo. Cabildo. Por el Sr. D. José Barreda, se dijo: 
Que aim no encuentra niérito para tratarse de hacer 
alteración sobre este actual gobierno, pero que si obli- 
gase á ella la pluralidad de votos, se verifique por medio 
de dos ó mas adjuntos que el Exmo. Cabildo tenga á 
bien nombrar al actual Virey, sin perder de vista los 
inconvenientes de la falta de previo acuerdo con los go- 
biernos interiores. Por el Sr. D. Martin Thompson, se 
dijo: Que se conforma en todo con el voto del Sr. Don 
Cornelio Saavedra, debiendo tener voto el caballero Sín- 
dico Procurador General. Por el Sr. D. José Gregorio 
Belgrano, se dijo: Que igualmente se conforma en todo 
con el voto del Sr. D. Cornelio Saavedra, y que tenga 
voto decisivo el caballero Síndico Procurador General. 
Por el Sr. D. Saturnino Saraza, se dijo: Que se con- 
forma igualmente con el voto del Sr. O. Cornelio Saa- 
vedra, y que el caballero Síndico Procurador General 
tenga voto decisivo. Por el Sr. I). Fernando Diaz, se 
dijo: Que reproducía el voto del Sr. i). Cornelio Saa- 
vedra en todas sus partes. Por el Sr. l)r. I). Esteban 



61 



Hernández, se dijo: Que en todas sus partes reproducía 
el voto del Sr. D. Cornelio Saavedra, y que el Señor 
Síndico Procurador General t«nga voto decisivo. Por 
el Sr. D. Jos^ María Morell, se dijo: Que se conforma 
con el voto del Sr. D. Manuel José de Reyes. Por el 
Sr. D. Juan Bautista Elorriaga, se dijo: Que mediante 
á no haber datos bastantes por ahora, exista en el man- 
do, el Exmo. Sr. Virey; y que en el caso de que la 
pluralidad decida por su no existencia en el mando, re- 
caiga este en el Exmo. Ayuntamiento. Por el Sr. Don 
José Pastor Lezica, se dijo: Que se conforma en todo 
(íon el voto del Sr. Dr. I). Juan Nepomuceno de Sola. 
Por el Sr. D. Juan Bautista Castro, se dijo: Que se 
conforma con el voto del Sr. D. Luis José Chorroarin. 
Por el Sr. D Hermenegildo Aguirre, se* dijo: Que con 
concepto de haber caducado la soberanía en la Suprema 
Junta Central, es su dictamen se subrogue provisional- 
mente el gobierno general del Exmo. Sr. Virey al Exmo. 
Cabildo, previas las circunstancias de acompañar á este 
Exmo. Ayuntamiento, en calidad de consejeros por lo 
que pertenece á lo político del gobierno, el Dr. D. Ju- 
lián de Ley va, el Sr. D. Juan José Castelli, el J)octor 
D. Juan José Paso, el Dr, D. Mariano Moreno; y en 
lo militar D. Cornelio de Saavedra: todo esto provi- 
sionalmente, hasta la formación del nuevo gobierno. Por 
el Sr. D. José Fnmcisco Vidal, se dijo: Que reproduce 
en todas sus partes el voto del Sr. Dr. D. José Luis 
Chorroarin. Por el Sr. D. Agustín Pió de Elia, se dijo: 
Que atentas las razones que han espuesto los Señores 
D. Cornelio Saavedra y D. Pedro Andrés García, re- 
produíítí el voto del primero, concurriendo el Sr. Sín- 
dico con voto activo. Por el Sr. D. Miguel Escuti, se 



52 



(lijo: Que no halla mérito para innovar; poro qno on el 
caso (le que á pluralidad de votos deba hacei-se, (|ue 
entonces gobierne el Exmo. Sr. Virey, asociado con los 
Señores Regente de esta Real Audiencia y Síndico Pro- 
curador General. Por el Sr. D. Pedro Francisco de 
Arteaga, se dijo: Que no halla nitrito para innovar el 
mando en el Exmo. Sr. Virey; y que en caso de no 
tener la pluralidad de votos para el privativo mando, 
siga asociado con el Sr. Regente de la Real Audiencia, 
y el caballero Síndico Procurador de la ciudad, opinan- 
do igualmente que de tratarse de alguna innovaci(ni 
substancial, se acuerde previamente con las Provincias 
interiores. Por el Sr. I). José María de las Carreras^ 
se dijo: Que reproduce el anterior voto del Sr. D. Pe- 
dro de Arteaga, con solo el aditamento de que en su 
caso deba ser también adjunto el Sr. I), Cornelio Saa- 
vedra. Por el Sr. D. Francisco Antonio de Letamendi, 
se dijo: Que en todo se conforma con el voto del Se- 
ñor Dr. 1). Juan Nepomuceno de Sola. Por el Señor 
D. Domingo López: Que reproduce el voto del Señor 
Dr. D. Juan Nepomuceno de Sola. Por el Sr. Don 
Ángel Sánchez Picado, se dijo: Que reproduce en to- 
das sus partes lo espuesto por el Sr. D. Francisco de 
la Peña Fernandez. Por el Sr. D. Basilio Torrecillas, 
se dijo: Que sus sentimientos son iguales á los de los 
Señores I)o(ttores D. Juan Nepomuceno de Sola y Don 
Manuel Alberti. Por el Sr. D. Miguel Saenz, se dijo^ 
Que reproduce en todo el voto del Sr. D. Cornelio Síia- 
vedra, (u)n la adiciiui de (jue tenga voto decisivo el ca- 
ballero Síndico Procurador GeníTal. Por el Sr. Don 
Manuel B(»lgrano, se dijo: (¿ue reproduce el voto del 
Sr. 1). C'Ornelio Saavedra, y (jue el c4iballero Síndico 



/« «««m%m»«< 



k ».«%«•«% I 



k%%*^«%« «1 



»«%%*%^««1 



53 



Procurador General tenga voto decisivo. Por el Señor 
l)r. I). Juan José Castelli, se dijo: Que se conforma 
con el voto del 8r. D. Cornelio íSaavedra, con calidad 
de tener voto decisivo durante el gobierno en el Exrno 
Cabildo el Sr. Síndico y que la elección de los Vocales 
de la corporación se haga por el Pueblo, junto en ca- 
bildo general sin demora. Por el Sr. D. Matias de Iri- 
goyen, se dijo: Que reproduce en todas sus partes el 
voto del Sr. Dr. D. Juan José Castelli. Por el Señor 
D. Ignacio de Rezabal, se dijo: Que entre tanto no se 
tenga noticia positiva de haber espirado en la Península 
la autoridad suprema legítima de la nación, no se innove 
el sistema de gobierno: que siga en el mando el Exmo. 
Sr. Virey, asociado por los Señores Alcaldes de primer 
voto, y Síndico Procurador General de la ciudad; con 
advertencia, que por ningún acontecimiento se altere en 
esta ciudad el sistema político, sin previo acuerdo de 
los Pueblos del distrito del Vireinato, por depender su 
existencia política de su unidad con ellos. Por el Se- 
ñor Prior del Real Consulado, D. Antonio Piran, se 
dijo: (^ue se conformaba con el voto del Sr. D. Manuel 
José de Reyes. Por el Sr. D. José Hernández, se dijo: 
Que igualmente se conforma en todas sus partes con el 
voto del Sr. D. Manuel José de Revés. Por el Señor 
Contador Mayor, D. Ramón de Oromí, se dijo: Que no 
se cree con autoridad alguna para influir con su voto 
en alterar las autoridades constituidas, y eji el presente 
caso no le queda mas que desear que no se haga inno- 
vación alguna en ellas. Por el Sr. 1). Pedro Baliño, 
se dijo: Que ignora el supuesto de si la España exist^e 
ó no, é igualmente ignora si se debe ó no revalidar la 
autoridad del Exmo. Sr. Virey; pero en caso que jus- 



-^ 54 ^ 

tos motivos para ello hagan necesaria su separación del 
mando, se haga cargo de él el Kxmo. Cabildo. Por el 
Sr. l)r. 1). francisco Seguí, se dijo: Que siendo un 
principio legal (jue es mejor ocurrir en tiemjx), que no 
después de recibir la herida, buscar remeilio, debemos 
aplicarle al presente ca^o en (jue nos amenazan peligros 
bastantes inminentes, atendida la notoria conmoción po- 
pular por el conocimiento de haber llegado el caso de 
reasumir sus derechos primitivos; en cuya virtud, jKira 
evitarlos, juzga de forzosa necesidad quede dej>ositada la 
autoridad interinamente en el Exmo. Cabildo, hasta tanto 
que se esplore la voluntad general de los demás pueblos 
por el medio mas fiícil que adopte el mismo Exmo. Ca- 
bildo, debiendo tener voto activo el caballero Síndico 
Procurador general, y decisivo en caso de discordia. Por 
el Sr. 1). Feli[)e Cardoso, se dijo: Que reproduce en 
todas sus partes el voto dado por el Sr. Catedrático, 
Dr. Planes, con la previa circunstancia de tener voto 
activo y decisivo el caballero Síndico Procurador gene- 
ral. Por el Sr. I). Juan Ramón de Urien: Que se con- 
forma con el voto del Sr. D. Cornelio Saaveclra, de- 
biendo tenerlo decisivo el caballero Síndico Procurador 
general. Por el Sr. T). Tomás José de Boyzo, se dijo: 
Que se conforma en todo con el voto del Sr. D. Cor- 
nelio Saavedra. Por el Sr. D. Juan Antonio Zelava, se 
dijo: Que se conforma con el voto dado por el Sr. Don 
Manuel José de Reyes. Por el Sr. I). Ni(tolás de Ve- 
dia, se dijo: Que reproduce el voto del Sr. D. Vicente 
Carvallo. Por el Si'. D. Norberto de Quirno y Echan- 
día, sé dijo: Que reproduce el voto del Sr. I). Maimel 
José de Reyes. Por el Sr. Agustín de Orta y Azamor, 
se dijo: Que reproduce el voto del Sr. D. Manuel José 



% % * «* 



-^ OD <^ 

de Reyes. Por el Sr. D. Pedro Darán, se dijo: Que 
reproduce el voto del !Sr. J). Manuel José de Reye«. 
Por el 8r. D. Agustín Lizaur, «se dijo: Que se conforma 
con el voto del Sr. D. Pedro Andrés García. Por el 
Sr. I). José Antonio Echenagucía, se dijo: Que se con- 
formaba con el dictamen del Sr. D. Pedro Andrés Gar- 
cía. Por el Sr. D. José Soli veres, se dijo: Que repro- 
duce lo expuesto })or el Sr. D. Pedro Andrés García. 
Por el Sr. Comandante D. Martín Rodríguez, se dijo: 
Que en la imposibilidad de conciliar la permanencia de 
la autoridad del gobierno con la opinión pública, repro- 
ducía en todas sus partes el dictamen del del Sr. I)ou 
Cornelio Saavedra, y el de que el Sr. Síndico tenga 
voto activo y decisivo en su caso, es decir, activo, cuan- 
do no haya discordia, y decisivo, cuando la haya. Por 
el Sr. Dr. D. Simón de Cossio, se dijo: Que se con- 
formaba en todas sus partes con el antecedente dicta- 
men del Sr. D. Martín Rodríguez. Por el Sr. Dr, Don 
José Darregueira, se dijo: Que igualmente reproducía el 
parecer del Sr. D. Martín Rodríguez. Por el Sr. Doc- 
tor D. José de Seide, igualmente se reprodujo en todas 
sus partes al antecedente dictamen del Sr. D. Martín 
Rodríguez. Por el Sr. Dr. D. Vicente Anastasio de 
Echevarría, se dijo: Que igualmente se conformaba en 
todo con el parecer del Sr. D. Martín Rodríguez. Por 
el Sr. D. Bernardino Rivadavia, se dijo: Que re- 
producía también el parecer del Sr. D, Martín Rodrí- 
guez. Por el Sr. Dr. 1). Mariano Irigoyen, se dijo: Que 
igualmente reproducía el parecer del Sr. D. Martín Ro- 
dríguez. Por el Sr. D. Francisco Paso, se dijo: Que 
igualmente se conformaba con el parecer del Señor 
D. Martín Rodríguez. Por el Sr. Dr. D. Mariano Mo- 



56 



reno, se dijo: Que reproducía en todas sus partes el 
dictamen del Sr. I). Martín Rodríguez. Por el Sr. Don 
Gerónimo de LasHla, se dijo: Que también reproducía 
en todo el voto del Sr. I). Martín Rodríguez, Por el 
Sr. D. Bernardo Nogué, se dijo: Que se conformaba 
igualmente con el voto del Sr. D. Martín Rodríguez. 
Por el Sr. D. Juan Ramos, se produjo igualmente el 
voto del Sr. D. Martín Rodríguez. Por el Sr. Dr. Don 
Juan José Paso, se dijo: Que se conformaba con el 
voto del Sr. Dr. I). Luís Chorroarín. Por el Sr. Don 
Francisco Antonio Escalada, se dijo: Que se conforma- 
l)a en todas sus partes con el voto del S r. Comandante 
D. Martín Rodríguez. Por el Sr. D. Tomás Antonio 
Ijezicii, se dijo: Que reproducía el voto del Sr. D. Cor- 
nelio Saavedra, teniendo voto decisivo el caballero Sín- 
dico Procurador General. Por el Sr. D. Francisco An- 
tonio Herrero, se dijo: Que* se conformaba en todo con 
el voto del Sr. D. Manuel de Reyes. Por el Sr. Don 
Francisco de Neira y Arellano, se dijo: Que igualmente 
se conformaba en todo con el voto del Sr. D. Manuel 
de Reyes. Por el Sr. D. Francisco Antonio de Belaus- 
tegui, se dijo: Que reproducía en un todo el voto del 
Sr. Oidor D. Manuel de Reyes, añadiendo que se les 
oiga á los vecinos citados y no concurridos. Por el Se- 
ñor D. Pablo Villarino, se dijo: Que se conformaba en 
todas sus partes con el anterior voto del Sr. D. Fran- 
cisco Belaustegui. Por el Sr. D. Juan Ignacio Ezcurra, 
se dijo: Que se conformaba con el voto del Sr. D. Ma- 
nuel de Reyes, y adición hecha á éste por el Sr. Don 
Diego de la Vega. Por el Sr. D. Olaguer Reináis, se 
dijo: Que se conformaba con el dictamen del Sr. Don 
Manuel de Reyes, en el modo expuesto por los tres pre- 



eedentes Señores. Por el 8r. D. Domingo Antonio Aeha- 
val, se dijo lo mismo. Por el Sr. I)r. D. Bonifacio Zapio- 
la, se dijo lo mismo. Por el or. D. Lorenzo Machado, se 
dijo: Que se conformaba en todo con el voto del Se- 
ñor D. Cornelio Saavedra, y que lo tenga decisivo el 
Sr. Síndico Procurador. Por el Sr. I). Pedro Antonio 
Cervino, se dijo: Que atendiendo la situación en que se 
hallaba la España, y á las circunstancias que nos rodean 
por los peligros que nos amenazan, era de parecer que, 
á imitación de la Metrópoli, se forme una junta de go- 
bierno de vecinos buenos y honrados, á la elección del 
Excmo. Cabildo, que á nombre del Rey Nuestro Señor 
D. Fernando Séptimo, atienda á la gobernación y de- 
fensa de estos dominios, cuyo Presidenta puede ser el 
Exmo. Sr. Virey, convocando á las ciudades interio- 
res para que envíen sus vocales. Por el Sr. D. José 
Martín de Zuloeta, se dijo: Que Ínterin no se sepa la 
pérdida de España, y no haber dado motivo esta auto- 
ridad, debe subsistir la misma; y en caso de querer va- 
riar, se trate de llamar Diputados de las Provincias del 
Vireinato para su seguridad; y además que concurran á 
votar más de doscientos vecñnos de primer orden que 
faltan. Por el Sr. D. José Antonio Capdevila, se dijo: 
Que se conformaba con el voto del Sr. Dr. D. José 
Luís Chorroarín. Por el Sr. D. Juan de la Helguera, 
se dijo: Que se conformaba en todas sus partes con el 
voto del Sr. Oidor D. Manuel de Reyes. Por el Señor 
D. Andrés de Lezica, se dijo: Que se conformaba en 
todo con el parecer del Sr. D. Pascual Ruíz Huidobro^ 
teniendo el Sr. Síndico Procurador voto decisivo en 
todo. Por el Sr. I). Floro de Zamudio, se dijo: Que se 
conformaba en todo con el voto del Sr. D. Cornelio 






oR 



Saavedra, debiendo tenerlo decisivo el Sr. Síndico Pro- 
(íurador. Por el Sr. I). Manuel Antonio Barquín, se 
dijo: Que como vecino de Buenos Air(*s, su Exmo. Ca- 
bildo se sometió á la suprema autoridad, en cuyo caso 
votaba á favor del Sr. Virey el Exnu). Sr. D. Balta- 
zar Hidalgo de Cisneros. Por Sr. I). Domingo French, 
se dijo: Que reproducía en todas sus partes el voto del 
Sr. D. Cornelio Saavedra, y que lo tenga activo y de- 
cisivo en sus casos el Sr. Síndico Procurador. Por el 
Sr. D. Vicente Dupuy, se reprodujo el voto del Sr. Don 
Domingo Frencb. Por el Sr. D. Mariano Orma, se dijo: 
Que igualmente reproducía el voto del Sr. D. Domingo 
Fren(*h. Por el Sr. D. Buenaventura de Arzac, se dijo: 
Que reproducía también el voto del Sr. D. Domingo 
Frencb. Por el Sr. D. Juan Florencio Terrada, se dijo: 
Que se conformaba con el voto del Sr. D. Cornelio Saa- 
vedra, debiendo tenerlo activo y decisivo el Sr. Síndico 
Procurador general. Por el Sr. D. Manuel Martínez y 
García, se dijo: Que reproducía el dictamen del Señor 
D. Juan Florencio Terrada. Por el Sr. D. Domingo Ma- 
tbeu, se dijo: Que igualmente se conformaba con el voto 
del Sr. D. Juan Florencio Terrada. Por el Sr. I). Juan 
Bautista Bustos, se dijo: Que igualmente reproducía el 
voto del Sr. D. Juan Florencio Terrada. Por el Señor 
José León Domínguez, se dijo: Que también se confor- 
mal)a con el parecer de D. Juan Florencio Terrada. 
Por el Sr. D. Pedro Capdevila, se dijo: Que su dicta- 
men era el mismo del Sr. D. Juan Florencio Terrada. 
Por el Sr. D. Felipe Arana, se dijo: Que reproducía 
el dictamen del Sr. D. Juan Florencio Terrada. Por el 
Sr. D. Joaípiín Campana, se dijo: (^ue también se con- 
formaba con el voto del Sr. 1). Juan Florencio Terra- 



59 



da. Por el Sr. D, Pedro Valerio Albano, se dijo: Que 
se conformaba en todas sus |)artes con el voto del Se- 
ñor D. Cornelio Saavedra. Por el Sr, D. Juan Fernán- 
dez Molina, se dijo: Que reproducía el voto del Sr. Don 
Martín de Oclioteco. Por el Sr. D. Pedro Martínez Fer- 
nández, se dijo: Que reproducía el voto del Sr. Dr. Don 
Bernardo de la Colina. Por el Sr. Francisco Xavier 
Macera, se dijo: Que se conformaba con el voto del 
Sr. D. Cornelio Saavedra, teniendo activo y decisivo el 
Sr. Síndico Procurador. Por el Sr. D. Manuel Ruíz 
Obregón, se dijo: Que reproducía en todas sus partes 
el dictamen del Sr. D. Cornelio Saavedra, teniendo voto 
decisivo el Sr. Síndico Procurador. Por el Sr. D. Ma- 
nuel Obligado, se dijo: Que en las circunstancias de no 
poder combinar la permanencia del Superior Gobierno 
en el Exmo. Sr. Viréy, con el concepto deducido por el 
pueblo, y bajo el supuesto de haber caducado el de la 
Suprema Junta Central, debe subrogarse en el Exmo. Ca- 
bildo; entre tanto, de acuerdo por convocatoria con las 
Provincias del Vireinato, se establece el método conve- 
niente á uniformar el gobierno, y conservación de todas 
las Américas á favor de la potestad en que debe recaer: 
con calidad de otorgársele al Sr. Síndico Dr. D. Julián 
de Leyva, voto activo en todas las materias, y decisivo 
en igualdad. Por el Sr. D. Vicente López, se dijo: Que 
reproducía en todas sus partes el voto del Sr. 1). Cor- 
nelio Saavedra, teniéndolo activo y decisivo en sus ca- 
sos el Sr. Síndico Procurador. Por el Sr. D. Mariano 
Conde, se dijo: Que reproducía el anterior voto del Se- 
ñor D. Vicente I ópez. Por el Sr. D. Ambrosio Pine- 
do, se dijo: Que reproducía el voto del Sr. D. Manuel 
Belgrano en todas sus partes. Por el Sr. D. Manuel 



ÍJO . 



Pinto, He dijo: Que ígtialnpnte repr^Hlueía en todo el 
dictamen del Sr. D. Manuel 15eIgrano. Por el Sr. Don 
Antonio Luíh Berutí, se dijo: Que tamhien reproduiía 
en to<la.s 8uü partes el ¡>are<-er del ^?r. I). Manuel Bd- 
gi-ano. Por el Sr. D. Agustín Ju^^e Donado, se dijo: Que 
aní niÍ8mo repro<lucía el voto del Sr. D.Manuel Belgra- 
no. Por el Sr. Dr. D, Matías Patrón, «e dijo: Que repro- 
ducía en un todo el voto del Sr. Dr. D. Juan Nepo- 
muceno de Sola. Por el Sr. D. Enrique Ballesteros, se 
dijo: Que se conformaba en to<lo con el voto del Se- 
ñor D. Cornelio Saavedra, teniéndolo decif^ivo el Señor 
Síndico Procurador. Por el Sr. D. Antonio Ramírez, se 
dijo: Que igualmente se conformaba con el voto del 
Sr. I). Cornelio Saavedra, y que lo tenga decisivo el 
Sr. Síndico Procurador. Por el Sr. D. Juan Francisco 
Marches!, se dijo: Que reproducía él voto del Sr. Don 
Cornelio Saavedra, teniéndolo activo y decisivo el Se- 
ñor Síndico Procurador. Por el Sr. D. Manuel del Cerro 
Saenz, se dijo: Que se conformaba con el dictamen del 
Sr. D. Manuel José de Reyes. Por el Sr. D. Valeria- 
no Barreda, se dijo: Que se conformaba en todo con el 
voto del Sr. D. Cornelio Saavedra. Por el Sr. Dr. Don 
Alejo Castex, se dijo: Que se conformaba con el voto 
del Sr. D. Juan Nepomuceno de Sola. Por el Sr. Don 
Juan Pedro de Aguirre, se dijo: Que igualmente se con- 
formaba con el voto del Sr. Dr. Sola. Por el Sr. Don 
Miguel de Azcuénaga, se dijo: Que en la hipótesis de 
que haya terminado la reproí^entación de la Suprema 
Junta Central de España, en lo que está al mayor nú- 
mero de votoH, es el suyo, reasuma el mando el Exmo. 
Cabildo con voto activo el Sr. Síndico Procurador actual 
y decisivo en caso de discordia; y para constituir más 



61 



el gobierno de este Público, ejecutándolo lo más breve 
posible, y convocjindo, cómo que es la puerta del Reino, 
eátii capital, á las demás Provincias y Gobiernos, para 
sentar la autoridad que las represente y rija, en segu- 
ridad de estos dominios de la corona, con voto en ella 
el Sr. Alcalde de primer voto, y su actual Síndico Pro- 
curador. Por el Sr. D. Antonio José Escalada, se dijo: 
Que es de dictamen, para que en esta América del Sur 
no llegue á suceder lo que ha sucedido en España, por 
el abandono en que e^taba, cuando se posesionaron de 
ella los franceses, conviene que, sabido ya, como sabe- 
mos, el agonizante estado de la Península, se provea el 
urgentísimo remedio, de ponerse de acuerdo con esta ca- 
pital las Provincias interiores (que tanto distan unas de 
otras) sobre el partido que deba tomarse para su de- 
fensa, á fin de conservar ileso á nuestro amado rey Don 
Fernando Séptimo, esta parte de su monarquía. Que á este 
objeto tan interesante como sagrado, conviene que se su- 
brogue en el Exmo. Cabildo de esta capital el gobierno 
interinarlo así por el concepto en que está el Pueblo de 
que la autoridad Suprema la tiene devueltíi por faltji de 
la legítima, como por la confianza que en él tiene; y 
ser de presumir hagan lo mismo las demás capitales de 
las Provincias del Vireinato, por las irrefragables prue- 
bas que les tiene dadas de su fraternidad y uniforme 
modo de pensar sobre lo que mejor les conviene. Que 
al Exmo. Cabildo le sea facultativo nombrar Presidente 
y más vocales, si lo tuviere por conveniente; teniendo 
la debida consideración al mérito y circunstancias del 
Exmo. Sr. Virey, y magistrados subalternos, y sobre 
todo á los que contemple más capaces de desempeñar 
el cargo. Que tiene también por conveniente, y aún ne- 



-^ fi*> «^ 

cesario, que el Sr. Síndico Procurador actual de ciudad 
tenga voto activo en las deliberaciones del Exmo. Ca- 
bildo. Y finalmente que, siendo suprema ley la salud 
del Pueblo, presume según el incremento de opinión que 
éste ha tomado y en el que se halla todo el Reino, que 
el medio que propone es el más adecuado á salvar la 
patria, cuyo interés debe prevalecer al particular y á 
todo otro respeto. Por el Sr. D. Agustín de Aguirre> 
se dijo: Que en todo se conforma con el dictamen del 
Sr. D. Cornelio Saavedra, y que tenga voto general en 
los asuntos el Sr. Síndico Procurador. Por el Sr. D. Fé- 
lix de Castro, se dijo: Que se conforma con el parecer 
del Sr. Dr. Sola. Por el Sr. D. José María Riera, se 
dijo: Que igualmente se conforma con el voto del Se- 
ñor Sola. Por el Sr. D. Gerardo Esteve y Llac, se dijo: 
Que se conformaba en todas sus partes con el voto del 
Sr. D. Cornelio Saavedra, y que lo tenga decisivo el 
Sr. Síndico Procurador actual de ciudad. Por el Señor 
T). Juan Ignacio Terrada, se dijo: Que se conformaba 
en todas sus cláusulas con el dictamen del Sr. D. Pe- 
dro Cervino. Por el Sr. D. José Santos Inchaurregui, 
se dijo: Que reproduce el voto del Sr. Dr. D. Juan 
Nepomuceno de Sola. Por el Sr. D. José Amat, se 
dijo: Que igualmente reproducía el parecer del expresa- 
do Sr. Dr. Sola. Por el Sr. D. Bernabé San Martín, 
se dijo: Que igualmente se conformaba en todas sus 
j)artes con el dictamen del Sr. Dr. D. Juan Nepomuceno 
de Sola. Por el Sr. D. José Molí, se dijo: Que se con- 
formaba en todas sus partes con la votación del Señor 
Dr. D. Bernardo de la Colina, Por el Sr. D. José Me- 
i-elo, se dijo: Que se conformaba con el voto del Señor 
D. Pascual Ruiz Huidobro, y que tenga voto consultivo 



-^ 63 — 

el Sr. Síndico Procurador. Por el Sr. D. Francisco Pico, 
se dijo: Que reproducía lo expuesto por el Sr. D. Cor- 
nelio Saavedra, teniendo á más el Sr. Síndico voto ac- 
tivo y decisivo. Por el Sr. 1). Gerardo Bosch, se dijo: 
Que se conformaba con el parecer del Sr. D. Martín 
José de Ochoteco. Por el Sr. D. José Martínez de Es- 
cobar, se dijo: Que se conformaba con el voto del Se- 
ñor D. Cornelio Saavedra, y que lo tenga decisivo el 
Sr. Síndico Procui'ador. Por el Sr. Dr. D. Joaquín 
Griera, se dijo: Que habiendo espirado la legítima au- 
toridad, el pueblo reasume los derechos primarios que 
tuvo para conferirla; y que entre tanto se forma una 
Junta sabia, recaiga la autoridad en el Exmo. Cabildo, 
teniendo en las materias de gobierno, voto decisivo, el 
Sr. Síndico Procurador actual, á quien por su idoneidad 
y conocimientos lo nombra del modo que puede. Por el 
Sr. D. José Laguna, se dijo: Que reproducía en un todo 
el voto del Sr. D. Manuel de Reyes. Por el Sr. Don 
Toribio Mier, se dijo: Que se conformaba en todas sus 
partes con el voto del Sr. D. Cornelio Saavedra, y que 
lo tenga decisivo el Sr. Síndico Procurador. Por el Se- 
ñor I). Andrés de Aldao, se dijo: Que se conformaba 
con el voto del Sr. D. Hipólito Vieites, en todas sus 
partes. Por el Sr. D. José Fornaguera, se dijo: Que 
reproducía el voto dado por el Sr. D. Martín de Ocho- 
teco. Por el Sr. D. Juan Antonio Rodríguez, se dijo; 
Que igualmente reproducía el voto del Sr. D. Martín 
José de Ochoteco. — Concluida la votación, en la que han 
dejado de dar sus votos, por haberse retirado antes de 
llegarles la vez, los Señores D. Cristóbal de Aguirre, 
D. Antonio Ortiz Alcalde, D. Jacinto de Castro, D. Am- 
brosio Lezica, D. Saturnino Alvarez, D. Sebastian de 



>«««%«%< 



64 



Torres, D. José María Calderón, D. José Riera, Don 
Raimundo Real, D. José Nadal y Camps, D. Joaquín 
de la Iglesia, D. Juan Bautista Ituarte, D. Francisco 
Marzano, Dr. D. Julián Segundo de Agüero, D, José 
Antonio Lagos, D. Juan Cornet, 1). Nicolás del Cam- 
po, D. Francisco Dozal, D. Pedro de Osua y el Doc- 
tor D. Domingo de Viola; y no habiendo concurrido 
más individuos, sin embargo de haberse repartido más de 
cuatrocientas cincuenta esquelas; acordaron los Señores 
del Exmo. Cabildo, que por ser ya pasada la hora de 
las doce de la noche^ y no ser posible continuar el tra- 
bajo después del incesante que se ha tenido en todo el 
día, se extienda el acta con formalidad, para el de ma- 
ñana; citándose i)or carteles á los Señores Vocales, para 
que á las tres de la tarde concurran á estas Casas Ca- 
pitulares á subscribirlas, después de confrontarse los vo- 
tos, que hoy solamente han rubricado por simplificar el 
acto: y por la misma razón, y por ser obra laboriosa 
que exije algunas horas, determinaron que se suspenda 
también hacer la regulación de votos para el día de 
mañana, no obstante que alguna parte de los concurren- 
tes ha pedido se realice en el momento. Con lo que se 
concluyó el acta, que firmaron los Señores del Exmo. Ca- 
bildo, de que doy fé. — 





^dá^^^^ "^^^^J^ 









ff^7>rm^ J^^ 




(jbf^$^^¡MÍ^J^ 




yf^ 



a.^kií^a^ 








i 

>■ 

i 



En la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de la San- 
tísima Trinidad, Puerto de Santa María de Buenos 
Aires, á 23 de Mayo de 1810: se congregaron en la 
Sala de sus Acuerdos los Señores del Exmo. Ayun- 
tamiento, á saber: D. Juan José Lezica y Don Mar- 
tín Gregorio Yaniz, Alcaldes ordinarios de primero y 
segundo voto; y Regidores D. Manuel Mansilla, Algua- 
cil Mayor, D. Manuel José de Ocampo, D. Juan de 
Llano, D. Jaime Nadal y Guarda, D. Andrés Domín- 
guez, D. Tomás Manuel de Anchorena, D. Santiago Gu- 
tiérrez y el caballero Síndico Procurador general, Doc- 
tor D. Julián de Ley va. Y estando así juntos y congre- 
gados, reflexionaron que, sin embargo de haberse tíjado 
carteles, citando á los Señores Vocales del Congreso ge- 
neral del día de ayer, para que hoy á las tres de la 
tarde concurriesen á firmar la Acta, no convenía por las 
ocurrencias que han sobrevenido el que se hiciese nue- 
va reunión de concurrentes, ni se consideraba necesaria 
para el fin indicado, supuesto que en el Congreso de 
ayer se recogieron los votos rubricados y se publicaron 
todos, cada uno en el acto mismo de haberse dado. En 
cuya virtud acordaron, corra la acta en los términos en 
que está estendida, sin recogerse las firmas de los Seño- 
res Vocales; que se archiven los votos rubricados para 
cualquiera duda que ocurra, y que se })roceda inmedia- 
tamente á la regulación de ellos, debiendo dos de los 



íjS C-- 



Señores Capitulares estar ])ronto.s para prevenir á los 
(jiie concurran, que se ret¡r(Mi hasta nueva citación. 

En el acto procedieron a regularlos votos: y hecha 
la regulación con el más prolijo examen, resulta de ella, á 
pluralidad con exceso, (jue el Exmo. Sr. Virey debe ce- 
sar en el mando, y recaer este provisionalmente en el 
Exmo. Cabildo, con voto decisivo el caballero Síndico 
Procurador General, hasta la erección de una Junta que 
ha de formar el mismo Exmo. Cabildo, en la manera 
que estime conveniente; la cual haya de encargarse del 
mando, mientras se congregan los Diputados que se han 
de convocar de las Provincias interiores para establecer 
la forma de gobierno que corresponda. Y los señores, 
tratando de conciliar los respetos de la Autoridad Supe- 
rior con el bien general de estas interesantes Provincias, 
propendiendo á su unión con la capital, y á conservar 
franca la comunicación con las demás del continente, 
cuyo objeto jamás ha podido perderse de vista, acorda- 
ron (|ue, sin embargo de haber á pluralidad de votos 
cesado en el mando el Exmo. Sr. Virey, no sea sepa- 
rado absolutamente, sino que se le nombren acompaña- 
dos, con quienes haya de gobernar hasta la congrega- 
ción de los Diputados del Vireiníito: lo cual sea, y se 
entienda, por una .íunta compuesta de acjuellos, que 
deberá presidir, en clase de Vocal dicho Sr. Exmo., me- 
diante á que para esto se halla con facultades el Exmo. 
Cabildo, en virtud de las que se le confirieron en el 
citado Congreso. Y mandaron que, para remover toda 
dificultad, se proponga por oficio á S. E. este arbi- 
trio, como único al parecer capaz de salvar la Patria; 
manifestándole haber cesado en el mando, con certifica- 
ción que yo el actuario deberé dar del resultado del 



k«««««%%%«^%« 



k«^^%«^«%^«% «%%m«%»« 



69 



Cabildo abierto. Se extendió el oficio en los términos 
siguientes: — ^Excelentísimo Señor: Noticioso este 
Ayuntamiento de la consternación general que habían 
causado en este Pueblo los funestos acaecimientos 
de nuestra Península, y que animado de su lealtad 
y patriotismo dudaba en su situación actual, y de 
su suerte futura, zozobrando en un conjunto de ideas 
diversas, que exijían la más pronta combinación para 
evitar una fermentación lastimosa; obtuvo de V. E. 
permiso franco para convocar, por medio de esquelas, 
la principal y más sana parte del Vecindario, y que 
en un Congreso público, espresiise la voluntad del 
Pueblo, y acordase las medidas más oportunas para evi- 
tar toda desgracia y asegurar nuestra suerte venidera: 
consultando por este medio este Ayuntamiento el mejor 
orden y la conservación é integridad de estos dominios, 
bajo la dominación del Sr. D. Fernando Séptimo y ha- 
biéndolo verificado ayer día con toda la solemnidad que 
corresponde, y con la dignidad y decoro que es propio 
de este Pueblo leal y generoso, ha acordado dicho Con- 
greso, á pluralidad de votos, que V. E, debe cesar en 
el ejercicio de su autoridad, y esta recaer en el Ayun- 
tamiento, según aparece del adjunto certificado del ac- 
tuario, el cual servirá á V. E. de bastante comproban- 
te en atención á que las circunstancias críticas y ur- 
gentes no dan tiempo á eslender testimonio de la Acta. 
Pero este Ayuntamiento, siguiendo siempre las ideas 
de conciliar el respeto de la autoridad, con la tranqui- 
lidad pública, ha deliberado, como único medio para 
conseguirlo, el nombrarle á V. E. acompañados en el 
ejercicio de sus funciones, hasta que convocada la Junta 
general del Vireinato, resuelva lo que juzgue convenien- 



70 



te. Lo que participa á V. E. para su perfecta inteli- 
j^eiicin. Dios guarde á V. E. muclios años. Sala Capi- 
tular de Buenos Aires, Mayo 23 de 1810. Exmo. Se- 
ñor: Juan Jo8¿ Lezica — Martin Gregorio Yaniz — 
Manuel Mansilla — Manuel José de Ocampo — Juan 
(le Llano — Jaime Nadal y Guarda — Andrés Domin^ 
ffitez — Tomás Manuel de A n chore na — Santiago Gu- 
tiérrez — Doctor Jodian de Ijej/ra. — Exmo. Señor D. 
Ballazar Hidalgo de Cisneros.'^ Y determinaron (jue 
sin [)erder instantes, se le pase á S. E. por medio de 
una diputación, que ha de componerse de los señores 
I). Manuel José de Ocampo y el Dr. J). Tomás Ma- 
nuel de Anchorena; á quienes se encarga muy especial- 
mente, le hagan comprender el fin que se ha propuesto 
este Cabildo con semejante arbitrio, y cuanto interesa 
á la quietud pública y á la salud del Pueblo el que 
se lleve á su término, quedando abierto el Acuerdo hasta 
que regresen • 

Regresaron los Señores Diputados y expusieron, 
(pie el Exmo. Sr. D. Baltazar Hidalgo de Cisneros 
se había allanado de palabra, no solo al arbitrio que 
se le proponía, sino también á no tomar la menor 
[>arte en el mando, siempre que ello se considerase 
necesario para la quietud pública, bien y felicidad de 
estas Provincias: pero que juzgaba por muy conve- 
niente el que se tratase el asunto con los Comandantes 
de los Cuerpos de esta guarnición, respecto á que la 
resolución del Exmo. Cabildo, no parecía en todo con- 
forme con los deseos del Pueblo, manifestados por ma- 
yoría de votos: y que de cualquiera modo estaba resig- 
nado en la voluntad del Ayuntamiento, á quién dirigía 
la contestación que entregaba y es del tenor siguiente: 



71 



''Siempre han sido los deseos más vivos de mi cora- 
zón el sacrificííir los intereses todos, i)or muntener y 
conservar la felicidad v se«:uridad de todos los Pue- 
blos y Provincias, que la dignación de nuestro nuiy 
ainado Soberano, el Señor 1). Fernando Séptimo, 
tuvo á bien poner bajo mi inmediato mando. En 
este concepto, y atentas las extraordinarias circuns- 
tancias que V. l*^. me manifiesta en su oficio de hoy, 
me presto desde luego á adoptar el medio que me 
propone, atento á que considero ser el íinico capaz de 
restablecer la tranquilidad publica y la confianza 
general, en (jue tanto me intereso, y de lo que he 
dado hasta ahora pruebas tan constantes: conciliando 
al mismo tieni|)o los respetos debidos á la dignación 
en mi empleo, al Rey á quien represento y al honor 
(]ue tan dignamente ha sabido sostener siempre esta 
capital y sus fieles habitantep. Dios guarde á V. E. 
muchos años. Buenos Aires, 23 de Mayo de 1810. 
— Baltazar Hidalgo de Cisneros. Exmo. Cabildo Jus- 
ticia y Regimiento de esta Capital". — Enterados de to- 
do los Señores, acordaron se convoque en el acto á los 
Señores Comandantes de los Cuerpos. Y habiendo estos 
apersonádose en la Sala, y oído el medio adoptado por 
el Exmo. Cabildo, y la conformidad que había presta- 
do el Exmo. Sr. D. Baltazar Hidalgo de Cisneros, sig- 
nificaron qhe lo que ansiaba el Pueblo era que se hi- 
ciese pública la cesación en el mando del Exmo. Se- 
ñor Virey, y reasunción de él en el Exmo. Cabildo: 
que mientras no se verificase esto, de ningún modo se 
aquietaría. Y los Señores, habiéndose despedido los se- 
ñores Comandantes, determinaron que en el acto se 
forme el bando y se publique, fijándose en los lugares 



72 



acostumbrados: habiendo precedido el hacer presente 
esta determinación al Sr. D. Baltazar Hidalgo de Cis- 
neros por medio de una diputación, compuesta de los 
mismos Sres. D. Manuel José de Ocampo y el Dr. D. 
Tomás Manuel de Ancliorena; y contestado S. E. 
(j[ue estal)a llano en que se hiciese la publicación; man- 
daron se pase en el acto orden al Administrador de 
Correos para que no permita salir posta ni extraordi- 
nario a ningún destino hasta nueva providencia de es- 
te Cabildo y superioridad: y comisionaron al Señor Al- 
calde de primero voto para que libre las que fueren 
oportunas en las materias de gobierno ejecutivas, ser- 
vicio de Plaza, y demás que exijan pronto despacho. 
Con lo que se concluyó esta Acta, que firmaron dichos 
Señores, de que doy fé. — 





^Oá^^^e^ ^^^^3" 



$^^lmn/^ 



,u¿.-(¿¿^ 





*« ^«*»^%««^««%«%«««««m%%«««»«%««^ 



k«««%«^«« 



>«%%^^%^««%««<ft««« 



•%«««%%»« 



■^»%%«»%^' 



En la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de la San- 
tísima Trinidad, Puerto de Santa María de Buenos Ai- 
res, á 24 de Mayo de 1810: Los Señores del Exn)o. 
Cabildo Gobernador, á saber: D. Juan Jos(^ Leziea y 
D. Martín Gregorio Yaniz, Alcaldes ordinarios de pri- 
mero y segundo voto; y Regidores D. Manuel Mansi- 
11a, Alguacil Mayor; D. Manuel José de Ocampo, 1). 
Juan de Llano, D. Jaime Nadal y Guarda, D. Andrés 
Domínguez; el Dr. D. Tomás Manuel de Anchorena, 
D. Santiago Gutiérrez y el Dr. D. Julián de Leyva, 
Síndico Procurador general, dijeron: Que considerando 
los graves inconvenientes y riesgos que podrían sobre- 
venir contra la seguridad pública, sí, conforme á lo re- 
suelto á pluralidad de votos en el Congreso General 
el día 22 del corriente, fuese absolutamente separado 
del mando el Exmo. Sr. Virey de estas Provincias, 
D. Baltazar Hidalgo de Cisneros, pues que ellas po- 
drían 6 nó sujetarse á semejante resolución, 6 al me- 
nos suscitar dudas sobre el punto decidido, en cuyo 
caso serían consiguientes, males de la mayor gravedad; 
y procediendo con arreglo á las facultades que se han 
conferido á este Cabildo, á pluralidad de votos, en el 
citado Congreso General, debían mandar y mandaron, 
lo primero : — Que continúe en el mando el Exmo. Sr^ 
Virey, D. Baltíizar Hidalgo de Cisneros, asociado de ^ 
los Señores, el Dr. D. Juan Kepomuceno de Sola, Cura 



74 



rector de la Parroquia de Nuestra Señora de Monserrat 
de esta ciudad; el Dr. D. Juan José Castelli, Abogado 
de esta Real Audiencia Pretorial; D. Cornelio de Saa- 
vedra, Comandante del cuerpo de Patricios y don José 
Santos de Inchaurregui de este vecindario y comercio: 
cuya corporación ó Junta ha de presidir el referido Sr. 
Exmo. Virey con voto en ella: conservando en lo de- 
más su renta, y altas prerogativas de su dignidad, mien- 
tras se erije la Junta general del Vireinato. Lo segundo: 
que los Señores que forman la precedente corporación, 
comparezcan sin pérdida de momentos en esta Sala 
Capitular, á prestar el juramento de usar bien y fiel- 
mente sus cargos, conservar la integridad de esta parte 
de los dominios de América á Nuestro Amado Soberano 
el Sr. D. Fernando Sé{)timo y sus legítimos sucesores, 
y observar puntualmente las leyes del Reino. Lo tercero: 
que luego que los referidos Señores presten el juramen- 
to, sean reconocidos por depositarios de la autoridad 
Superior del Vireinato por todas las corporaciones de 
esta capital y su Vecindario: respetando y obedeciendo 
todas sus disposiciones, bajo las penas que imponen las 
leyes á los contraventores: todo hasta la congregación de 
la Junta general del Vireinato. Lo cuarto: que faltando 
algunos de los referidos Señores que han de componer 
la Junta de esta capital, por muerte, ausencia ó enfer- 
medad grave, se reserva este Cabildo nombrar el que 
haya de integrarla. Lo quinto: que aunque se halla 
plenísi mámente satisfecho de la honrosa conducta y buen 
procedimiento de los Sres. mencionados, sin embargo, 
^para satisfacción del Pueblo, se reserva también estar 
muy á la mira de sus operaciones, y caso no esperado, 
que faltasen á sus deberes, proceder á la deposición, 



75 



reasuipiendo, para este solo caso, la autoridad que le 
ha conferido el Pueblo. Lo sexto: que los referidos Se- 
ñores, inmediatamente después de recibidos en sus em- 
pleos, publiquen una general amnistía de todos los su- 
cesos ocurridos el día 22, en orden á opiniones sobre 
la estabilidad del Gobierno: y para mayor seguridad, 
este Exmo. Cabildo toma desde ahora bajo su protec- 
ción á todos los vocales que han concurrido al Con- 
greso general, ofreciendo que contra ninguno de ellos 
se procederá directa ni indirectamente por sus opinio- 
nes, cualesquiera que hayan sido. Lo séptimo: que con 
el mismo objeto de consultar la seguridad pública, que- 
darán escluidos los referidos Señores, que componen la 
Junta provisional, de ejercer el poder judiciario, el cual 
se refundirá en la Keal Audiencia, á quien se pasarán 
todas las causas contenciosas que no sean de gobierno. 
Lo octavo: que esta misma Junta ha de publicar todos 
los días primeros del mes, un estado, en que se dé ra- 
zón de la administración de Real Hacienda. Lo nono: 
que no pueda imponer pensiones, pechos ni contribu- 
ciones, sin previa consulta y conformidad de este Exmo. 
Cabildo. Lo décimo: que no se obedezca ninguna orden, 
ó providencia del Exmo. Sr. Virey, sin que vaya ru- 
bricada de todos los demás individuos que deben com- 
poner la Junta. Lo undécimo: que los referidos Señores 
despachen sin pérdida de tiempo órdenes circulares á 
los Jefes de lo interior, y demás á quienes correspon- 
da, encargándole muy estrechamente, y bajo de respon- 
sabilidad, hagan que los respectivos Cabildos de cada 
uno convoquen por medio de esquelas la parte princi- 
pal y más sana del Vecindario, para que, formado un 
Congreso de solos los que en aquella forma hubiesen 



7C 



sido llamados elijan sus Re[)resentantes y estos hayan de 
reunirse á la mayor breve<ln(l en esta Capital para es- 
tablecer la forma de Gobieino que se considere más 
conveniente. Lo duodécimo: que elejido así el Repre- 
sentante de cada Ciudad ó Villa, tanto los electos, co- 
mo los Individuos Capitulares, le otorguen poder .en pú- 
blica forma, que deberán manifestar cuando concurran á 
esta Capital, á fin de que se verifique su constancia, 
jurando en dicho poder no reconocer otro Soberano 
que el Sr. D. Fernando Séptimo, y sus legítimos su- 
cesores, según el orden establecido por las leyes, y es- 
tar subordinado al Gobierno que legítimamente le re- 
presente. Lo decimotercio: que cada uno de los Seño- 
res de la Junta tenga el tratamiento de Excelencia, 
reservándose á la prudencia de ella misma la designa- 
ción de los honores que se le hayan de hacer, y dis- 
tinciones de que deban usar.— Cuyos capítulos mandan 
se observen puntual é inviolablemente : y que para que 
llegue á noticia de todos, se publique esta acta por 
bando, fijándose en los lugares acostumbrados. Y lo 
firmaron, de que doy fé. — 






Uc^fUt^^'/A^W^^^^^^ ^^ 





77 





C^fP^iM^ 7^^^^ 








• y, ^ Csl<p*^ 



Concluida la acta que precede, los mismos Seño- 
res del Exmo. Cabildo Gobernador, trataron sobre que, 
sin embargo de ser el medio adoptado el más propio 
á radicar la confianza de los Pueblos del Vireinato, y 
asegurar nuestra situación actual y nuestra suerte futu- 
ra, era de necesidad indispensable, atendidas las pre- 



78 



sentcs circunstancias, proceder con el mayor pulso y 
prudencia en su publicación: pues aunque lial)ian sido 
elegidos para vocales de la Junta provisoria, sujetos 
(|ue no podían menos de merecer la confianza del Pue- 
blo, podría este quiza trepidar en la elec(*ión de Presi- 
dente Vocal, hecha en la persona del Exrao. Sr. D. 
Bal tazar Hidalgo de Cisneros, no obstante que con esa 
linica investidura se le conserva en el mando por fines 
de conveniencia publica. Y c(m consideración á todo 
acoplaron de unánime conformidad explorar la volun- 
tud de los Sres. Comandantes de los Cuerpos de esta 
guarnición, instruirles de la resolución de su objeto, y 
exijir de ellos si se hallan en ánimo y ¡x)sibilidad de 
sostenerla: para lo cual mandaron que en el acto sean 
citados á esta Sala Capitular. Y comparecieron en ella 
los Sres, D; José Ignacio de la Quintana, Coronel de 
Dragones; D. Francisco Rodrigo; I). Cornelio de Saa- 
vedra. Comandantes de Patricios; D. Gerardo Esteve y 
Llac, de Artilleros de la Unión; D. Juan Florencio 
Terrada, de Granaderos de Fernando Séptimo; D, Fran- 
cisco Antonio Ortiz de Ocampo, de Arribeños; D. Pe- 
dro Andrés García, de Montañeses; D. Martin Rodrí- 
guez, de Húsares del Rey; D. Manuel Ruiz, de Natu- 
rales; y D. José Merelo, de Andaluces. El Sr. Alcalde 
de primero voto les hizo presente el objeto de la con- 
vocatoria; expresándoles que el Exmo. Cabildo Gober- 
nador contaba con su auxilio para llevar á efecto las 
resoluciones que habían tomado en tan críticas como 
extraordinarias circunstancias. Contestaron unánimemen- 
te, que estaban aparejados y dispuestos á sost-ener la 
autoridad que por voto del Pueblo había reasumido el 
Exmo. Cabildo. A consecuencia se leyó por mí, el ac- 



79 



tuario, la Acta celebrada el día de hoy, en que resulta 
establecida la Junta Provisoria. Los Señores Coman- 
dantes, después de algunas discusiones promovidas so- 
bre la materia, y especialmente por D. Pedro Andrés 
García sobre que, si el Exmo. Cabildo volvía á rea- 
sumir el mando, debería tener voto decisivo el caballe- 
ro Síndico Procurador general, y por D. Cornelio de 
Saavedra, sobre que debía reformarse la elección de 
vocal hecha en su persona, y recaer en el caballero 
Síndico, porque no quería ser censurado en lo más mí- 
nimo; contextes expusieron, que aquel arbitrio era des- 
de luego el único que podía adoptarse en las actuales 
circunstancias, como el más propio á conciliar los ex- 
tremos que debían constituir nuestra seguridad y de- 
fensa: que no dudaban sería de la aceptación del Pue- 
blo. Ofrecieron contribuir de su parte á que quedase 
plantificíido, y se retiraron, reiterando las mismas ofer- 
tas. Los Señores, en vista de ellas, acordaron se pro- 
ceda en el día á la instalación de la Junta; y que al 
efecto sean citados inmediatamente los Señores Vocales 
electos, para que á las tres de la tarde, con precisión, 
comparezcan en esta Sala Capitular. Que al propio tiem- 
po pase una diputación, compuesta de los Señores D. 
Manuel José de Ocampo, y el Dr. D. Tomás Manuel 
de Anchorena, á prevenir la mistna comparecencia al 
Exmo. Sr. Presidente Vocal, manifestándole el fin de 
ella, y el ceremonial dispuesto para el caso: y que se 
convoque igualmente á los tribunales todos y corpora- 
ciones, Reverendo Obispo, Cabildo Eclesiástico, Prela- 
dos de las Religiones y Jefes de los cuerpos, á fin de 
que presencien el juramento que han de prestar los 
Señores Vocales electos en manos del Señor Alcalde 



80 



de primero voto, de desempeñar bien y fielmente los 
cargos que se les confieren, conservar la integridad de 
esta parte de América á imestro amado Soberano, el 
Sr. D. Fernando Séptimo, y sus legítimos sucesores, 
y guardar puntualmente las leyes del reino. Y man- 
daron, que por el Señor Alcalde de primero voto se 
impartan las órdenes necesarias, para que la cere- 
monia se celebre con todo el aparato debido, y para 
que inmediatamente después de concluida la instalación 
de la Junta, se publique el Bando. Tuvieron presente 
los Señores deberse obsequiar á los oficiales y tropa 
de la primera guardia de honor que se ha puesto á 
este Cabildo Gobernador; y mandaron que por el Te- 
sorero de Propios se entr^uen á cada uno de los cua- 
tro oficiales un reloj bueno, y se repartan cien pesos 
entre la tropa. Con lo que concluyó la acta^ que fir- 
maron dichos Señores, de que doy fé. — 




En la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de la San- 
tísima Trinidad, Puerto de Santa María do Buenos Ai- 
res, á 24 de Mayo de 1810; estando congregados ala 
hora señalada en su Sala capitular los Señores del 
Exmo. Cabildo Gobernador, y colocados bajo de Dosel, 
con sitial por delante y en él la imagen del Crucifijo y 
los Santos Evangelios, comparecieron el Exmo. Sr. 
Presidente y Señores Vocales electos de la Junta pro- 
visoria gubernativa D. Baltazar Hidalgo de Cisneros, 
D. Cornelio Saavedra, Dr. D. Juan Nepomjuceno de 
Sola, Dr. D. Juan José Castelli y D. José Santos de 
Inchaurregui : ocuparon los respectivos lugares que se 
les tenían designados, siendo el del Exmo. Sn Presi- 
dente en el Cuerpo Capitular, á la derecha del Sr. Al- 
calde de primero voto; y este arengó al concurso, que 
se componía de algunos Señores Ministros de la Real 
Audiencia, Contadores Mayores, Reverendo Obispo, Mi- 
nistros de Real Hacienda, Dignidades y Prebendados, 
Prelados de las religiones. Jefes y comandantes de los 
Cuerpos y Empleados; haciéndoles entender el fin de 
aquella concurrencia: y me ordenó á mí el actuario le- 
yese la acta de elección de la Junta lo que así verifi- 
qué. Después de esto, los Señores Presidente y Vocales, 
por su orden, hincados de rodillas y poniendo la mano 
derecha sobre los Santos Evangelios juraron desempe- 
ñar legalmente sus respectivos cargos, conservar íntegros 



- 82 



estos dominios al Señor D. Fernando Séptimo, y sus 
Legítimos sucesores, y guardar puntualmente las leyes del 
Reino. Concluida esta ceremonia dejó el Exmo. Cabildo 
el lugar que ocupaba bajo de dosel, y se colocaron en 
él los Señores Presidente y Vocales de la Junta; y de 
allí el Exmo. Sr. Presidente dirijió la voz al concurso 
y al Pueblo, incitándoles á la confianza, y manifestán- 
doles que sus ideas y las de la Junta no serían otras 
que las de propender á la seguridad y conservación de 
estos dominios, y á mantener el orden, la unión y la 
tranquilidad pública. Con lo que se concluyó la Acta, 
retirándose los Señores Vocales, por entre un numero- 
sísimo concurso, á la Real Fortaleza, con repiques de 
campanas y salva de artillería en aquella, á donde pa- 
só inmediatamente el Exmo. Cabildo á cumplimentar 
á los Señores Vocales, y lo firmaron, de que doy fé. — 







€Mrj/^ 




dyi^tUa p¿^ 






'^^f^t^ 





'7^ Oút^yvf^-^ 








ó^^.Jy^/. y, oír CccKf*" 




En la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de la San- 
tísima Trinidad, Puerto de Santa María de Buenos 
Aires, á 25 de Mayo de 1810: estando juntos y con- 
gregados en la Sala de sus acuerdos los Sres. del Ex- 
rao. Ayuntamiento, á saber: D. Juan José Lezica y 
D. Martin Gregorio Yaniz, Alcaldes ordinarios de pri- 
mero y segundo voto, y Regidores D. Manuel Mansi- 
Ua, Alguacil mayor, D. Manuel José de Ocampo, D. 
Juan de Llano, D. Jaime Nadal y Guarda, D. Andrés 
Dominguez, el Dr. D. Tomás Manuel de Anchorena y 
D. Santiago Gutiérrez, con asistencia del caballero Sín- 
dico Procurador General, Dr. 1). Julián de Leyva; se 
recibió un pliego con oficio de la Exma. Junta guber- 
nativa, fecha de ayer á las nueve y media de la noche; 
cuyo tenor es el siguiente: — " Exmo. Señor: — En 
"el primer acto que ejerce esta Junta gubernativa, ha 
"sido informada por dos de sus Vocales de la agita- 
"ción en que se halla alguna parte del Pueblo, por 
"razón de no haberse escluído al Exmo. Sr. Vocal 
"Presidente del mando de las armas; lo que no pue- 
"de ni debe ser, por muchas razones de la mayor con- 
"sideración. Esto le causa imponderable sentimiento, 
"y motiva á trasladarlo & su conocimiento, para que 
"proceda á otra elección en sujetos que puedan merecer 
"la confianza del Pueblo, supuesto que no se la mere- 
"cen los que constituyen la presente Junta: creyen- 



que será el medio de calmar la agitación y eferves- 
iucia que se lia renovado entre las gentes. La resolu- 
lón es de urgentísima espedición; de modo que, sio 
ardida de instantes, será preciso que V. E. se junte 

1 Cabildo y se espida como corresponde: en la inte- 
gencia de considerarse con el Poder devuelto. Dios 
uunle á V. E, muchos años. Buenos Aires, 24 de 
layo de 1810, — Baltazar Hidalijo de Ciífiieros — 
hrnelio de Saaredra — Dr. Juan yepomuceno Sola 
— Dr. Juan José Casi elli — José Santos de Inchau- 
regui." — Ezmo. Sr. Cabildo, Jitstiña y Regimiento 
esta Capital. — Y los Señores, refiexionaiido que la 
:m!i. Junta, desde su instalación celebrada con toda 
iemnidad el día de ayer, recibió la autoridad que re- 
lía en este Ayuntamiento, y antes obtenía el Exrao. 
. Virey; que se baila sin facultades para renunciarla, 
e lo que en su concepto solicita alguna parte del 
leblo, no debe infiuir á la menor innovación; y que 
tiendo el mando de las armas, está estrechada á su- 
ar con ellas esa parte descontenta; acordaron se le 
nteste sin pérdida de instantes en estos términos: 
ciéndola responsable de lo contrario de las eonse- 
encias que pueda causar cualquiera variación en lo 
iuelto. Y en el acto se le pasó oficio del tenor si- 
lente: 'Ezmo. Señor: Desde que los individuos de 
sa respetable Junta prestaron el juramento de de- 
enipeñar fiel y l^almente el cargo que se les ha 
onferido por este Ayuntamiento, en virtud de las fa- 
ultades que le confió el Pueblo, V. E. ee ha encar- 
;ado de la autoridad que residió en este Ayuntaraien- 
0, y que anteriormente obtenía el Exmo. Sr. Virey, 
le la cual no tiene V. E. facultad para desprenderse. 



^ 87 ^ 

"En esta atencióo, y de que lo que solicita alguna 
"parte del Pueblo en concepto de V. E. no puede ni 
"debe ser, por muchas razones de la mayor conaide- 
"ración, teniendo V. E. las fuerzas á su disposición, 
"está en la estrecha obligación de sostener su autoridad, 
"tomando las providencias mas activas y vigorosas para 
"contener esa parte descontenta: y de lo contrario este 
"Ayuntamiento liaee responsable á V. E. de las funestas 
"consecuencias que pueda causar cualquiera variación en 
"lo resuelto. Dios guarde á V. E. muchos años. Sala 
"capitular de Buenos Aires y Mayo 25 de 1810. Ex- 
"mo. Señor: — Juan José Lezica — Martin Gregorio 
"Yaiiiz — Manuel Mansilla — Manuel José de Ocam- 
"po — Juan de Llano — Jaime Nadal y Guarda — 
"Andrés Domingues — Tomás Manuel de Anchorena 
" — Santiago Gutiérrez — Dr. Jidian de Leyva — Exmos- 
"Srcs. Presidente y Vocales de la Junta Superior 
'Provisional Oubernaliva." 

En estas circunstancias ocurrió multitud de gente 
á los corredores de las Casas Capitulares, y algunos in- 
dividuos en clase de Diputados, previo el competente 
permiso, se personaron en la Sala, esponiendo, que el 
Pueblo" se hallaba disgustado y en conmoción, que de 
ninguna manera se conformaba con la elección de Pre- 
sidente Vocal de la Junta, hecha en el Exmo, Don 
Baltazar Hidalgo de Cisneros, y mucho menos con que 
««tuviese íí su cwgo el mando de las armas; que el 
Exmo. Cabildo, en la elección de la JunUí y su insta- 
hieión, se había cscedido de bus facultades qne á plu- 
ralidad de votos se le confirieron en el Congreso ge- 
neral; y cjue, para evitar desastres que ya sé prepara- 
ban según el fermento del Puel)lo, era necesario tomar 



k«»««»«%%m««4 



k«««%«*%«%%i 



k««*»«««*««%« 



!«%«%« ««*«*««%'«%«%*• «»< 



88 



prontas providencias y variar la resolución comunicada 
al Público por bando. Los Señores procuraron sere- 
nar aquellos ánimos acalorados, y les suplicaron aquie- 
tasen la gente que ocupaba los corredores; en la inte- 
ligencia que, si el Cabildo había procedido á erigir la 
JuntA en el modo que aparecía del bando, fué por ha- 
berse considerado con facultades á virtud de las que le 
confirió el Congreso á pluralidad de votos y por haber 
creído que aquel era el medio mas adecuado á nuestra 
seguridad y defensa, y á la conservación de estos Do- 
minios. Que sin embargo, de todo, meditaría sobre el 
asunto con la reñexión y madurez que exijía por sus 
circunstancias, y que estuviese cierto el Pueblo, que á 
su Representante no le animaban otra miras que la del 
mejor bien y felicidad de estas Provincias — Con lo que 
se despidieron los precitados individuos, suplicando que 
no se perdieran momentos, pues de lo contrario po- 
drían resultíir desgracias demasiado sensibles y de nota 
para el Pueblo de Buenos Aires. Con estos datos 
volvieron los Señores á tratar de la materia, y después 
de varias reflexiones vinieron á convenir en que cual- 
quiera innovación, en orden á lo resuelto el día de ayer, 
produciría males de la mayor entidad, pues que los 
Pueblos del Vireinato, y aún los del continente, en- 
trarían en desconfianzas, al observar una tan repentina 
variación: y al ver que al Jefe de estiis Provincias no 
se le dejaba la menor autoridad, sería consiguiente la 
división, y este el primer eslabón de nuestra cadena. 
Que la insistencia de una parte descontenta del Pueblo 
no podía esponernos á consecuencias de tanto bulto, 
y era necesario contenerla por medio de la fuerza; pero 
que estando esta á cargo de los Comandantes de los 



89 



Cuerpos, era también preciso esplorar nuevamente su 
ánimo, no obstante que el día de ayer se comprome- 
tieron á sostener la resolución y la autoridad de donde 
dimanaba. En cuya virtud acordaron, se cite, á todos 
en el acto, para que inmediatamente comparezcan en 
esta Sala Capitular; y se les pasó la esquela siguien- 
te: ''Ofreciéndose tratar asunto muy urgente é in- 
interesante al bien común en este Cabildo, suplica á 
''V. E. con el mayor encarecimiento se digne con- 
"currir á su Sala Capitular, hoy 25 á las nueve 
''y media de la mañana precisamente: á lo que quedará 
"reconocido. '' Comparecieron puntualmente á la hora 
señalada los señores D. Francisco Orduña, Comandan- 
te de Artillería; D. Bernardo Lecoq, de Ingenieros; 
D. José Ignacio de la Quintana, de Dragones; D. Es- 
teban Romero, segundo de Patricios; D. Pedro Andrés 
García, de Montañeses; D. Francisco Antonio Ortiz de 
Ocarapo, de Arribeños; D. Juan Florencio Terrada, de 
Granaderos de Fernando VII; D. Manuel Ruiz, de 
Naturales; D. Gerardo Esteve y Llac, de Artilleros 
de la Union; D. José Merelo, de Andaluces; D. Mar- 
tín Rodriguez, de Húsares del Rey; D. Lucas Vivas, 
del segundo escuadrón de Húsares; D. Pedro Ramón 
Nuñez, del tercero; I). Alejo Castex, de Migueletes; y 
D. Antonio Luciano Ballesteros, de Quinteros: y fia- 
biendo tomado la voz el caballero Síndico Procurador 
General, les hizo entender el conflicto en que se hallaba 
el Exmo. Cabildo, los males que iban á resultar siem- 
pre que se innovase en lo resuelto: y recordándoles 
su comprometimiento del día anterior, les significó que 
espresa'sen francamente su sentir, si se podría contar 
con las armas de su cargo para sostener el Gobierno 



90 



establecido. — Contestaron todos por sn orden á escep- 
ción de los tres primeros, que nuda dijeron, que el dis- 
gusto era general en el. Pueblo y en las tropas por la 
elección de Presidente Vocal de la Junta, hecha en la 
persona del Exmo. Sr. D. Baltazar Hidalgo de Cisne- 
ros: y algunos, que habían incesantemente trabajado la 
noche anterior para contenerlas. Que no solo no po- 
dían sostener al Gobierno establecido, pero ni aún sos- 
tenerse á sí mismos; pues los tenían por sospechosos, 
ni aún evitar los insultos que podrían hacerse al 
Exmo. Cabildo. Que el Pueblo y las tropas estaban 
en una teirible fermentación, y era preciso atajar este 
mal con tiempo, contrayendo á él solo por ahora 
los primeros cuidados; porque así lo exijía la suprema 
loy, sin detenerse en los demás que se temían y re- 
celaban. — Estando en esta sesión, las gentes que cu- 
brían los corralores, dieron golpes por varias ocasiones 
á la puerta de la Sala Capitular, oyéndose las voces 
de que querían saber lo que se trataba; y uno de los 
señores Comandantes, 1). Martín Rodríguez tuvo que 
salir á aquietarlas. — Concluida la sesión, en la que di- 
chos señores Comandantes ratificaron su primer concep- 
to y cuanto habían expresado, se retiraron; y los se- 
noi'es, conociendo que en tan apuradas circunstancias 
no se presentaban otro arbitrio si no que el Exmo. 
señor D. Baltazar Hidalgo de Cisneros, hiciese absolu- 
ta dimisión del mando, acordaron, que en el momento 
pase una diputación compuesta de los Sres. 1). Manuel 
Mansilla y el Dr. D. Tomás Manuel de Anchorena, á 
hacer presente á la Exma. Junta, que nuevas ocurren- 
cias y muy graves han estrechado á este Cabildo á va- 
riar de las ideas que manifestó en su oficio de hoy, y 



91 



que era de necesidad indispensable para la salud del 
pueblo, que el Exino. Sr. Presidente se separase del 
mando: y que, en el caso de avenirse, sea sin protesta 
alguna para no exasperar los ánimos: en la inteligencia 
de que el Cabildo en todo tiempo le franqueará cuan- 
tos documentos pida de lo ocurrido, quedando abierto el 
acuerdo hasta que regrese la diputación. 

Regrosó esta y espuso, que el Exmo. señor Presi- 
dente se liabia prestado á la dimisión del mando: pero 
que, para dejar bien puesto su nombre, había querido 
hacerlo con protestas: que la diputación entonces le 
manifestó los deseos del Cuerpo Capitular en esta parte, 
V se había avenido á hacer la renuncia llanamente, 
asegurado con la oferta del Exmo. Cabildo, que inme- 
diatamente iba á ponerlo en práctica, y se pasaría 
aviso de todo. Y los Señores acordaron se esperen 
las resultas. 

En este estado ocurrieron otras novedades. Al- 
gunos individuos del Pueblo, á nombre de este, se 
personaron en la Sala, esponiendo que para su quietud 
y tranquilidad y para evitar cualesquiera resultas en lo 
futuro, no tenía por bastante el que el Exmo. señor 
Presidente se separase del mando; sino que habiendo 
formado idea de que el Exmo. Cabildo en la elección 
de la Junta se había escedido de sus facultades, y te- 
niendo noticia cierta de que todos los Señores Voca- 
les habían hecho renuncia de sus respectivos cargos, 
había el Pueblo reasumido la autoridad (jue depositó 
en el Exmo. Cabildo, y no quería existiese la Junta 
nombrada, sino que se procediese á constituir otra, eli- 
giendo para Presidente vocal y Comandante General 
de Armas, al Sr. D. Cornelio de Saavedra; para Vocales, 



92 



á los Señores Dr. Don Juan José CastelH, Licenciado 
Don Manuel Belgrano, Don Miguel del Azcuénaga, Dr. 
D.' Manuel Alberti, D. Domingo Matheu y D. Juan 
Larrea; y para Secretarios, á ios Doctores D. Juan 
José Paso y D. Mariano Moreno, con la precisa in- 
(lispensable cualidad de que, establecida la Junta, de- 
bería publicarse en el término de quince días una es- 
pedición de quinientos hombres para las Provincias in- 
teriores, costeada con la renta del Sr. Virey, señores 
Oidores, Contadores Mayores, empleados de tabaco y 
otros que tuviese á bien cercenar la Junta, dejándoles 
congrua suficiente para su subsistencia. En la inteli- 
gencia de que esta era la voluntad decidida del Pue- 
blo, y que con nada se conformaría que saliese de 
esta propuesta; debiéndose temer en caso contrario re- 
sultados muy fatales. Y los Señores, después de 
algunas discusiones con dichos individuos, les signi- 
ficaron que para proceder con mejor acuerdo, represen- 
tase el Pueblo aquello mismo por escrito sin causar el 
alboroto escandaloso que se notaba: con lo que se re- 
tiraron. 

Se recibió en el acto un oficio de la Exma. Jun- 
ta, fecha de hoy, cuyo tenor es el siguiente: — ^Exmo. 
^Señor: Como después de recibido el oficio de V. E. 
"correspondiente al que se le dirigió á las nueve y 
"media de la noche de ayer, se personase á esta 
"Junta provisional gubernativa la Diputación de V. E., 
"manifestando la necesidad de pasar por el sacrificio de 
'Ma dimisión del cargo que se ha conservado y dado 
"al Exmo. Sr. Virey, como Vocal Presidente, y pres- 
"tándose á ello con la mayor generosidad y franque- 
"za, resignado á mostrar el punto á que llega su con- 



93 



"sideración por la tranquilidad pública y jirecaución de 
"mayores desórdenes, lo participa á V. E. á fin de 
"que, calmando las agitaciones de su ánimo, pase á 
"la elección de Vocal que subrogue al Exmo. Sr. Vi- 
"rey, D. BaJtazar Hidalgo de Cisneros; y quede enten- 
"dido que se le deben guardar las preeminencias del 
''cargo que ha servido, y los honores correspondientes 
"á su graduación y clase. De todo lo que se instruye 
"prontamente al Público por bando. — Dios guarde á 
"V. E. muchos años — Buenos Aires, 25 de Mayo de 
"1810. — Dr. Juan Nepomuceno Sola — Covnelio de 
* Saavedra — Dr. Juan José Castelli — José Santos de 
^ Fnchaurregui.^^ — Exmo. Cabildo^ Justicia y Regi- 
miento de esta CapitaV^ Y los Señores, con respecto 
á las ocurrencias últimamente sobrevenidas, acordaron 
se le conteste en el momento, suplicándole se sirva 
suspender la publicación del Bando, hasta que est« Ca- 
bildo, le informe de sus últimas deliberaciones, y se 
pasó el oficio, concebido en los términos siguientes: — 
^Exmo. Señor: Enterado este Cabildo, por el oficio que 
"V. E. le ha pasado en esta mañana de la dimisión he- 
"cha por el Exmo. Sr. D. Baltazar Hidalgo de Cisneros 
*'del cargo que se le confirió de Vocal Presidente de la 
"Junta Provisoria Gubernativa, solo puede contraerse 
"por ahora, con respecto á las apuradas circunstancias 
"y novedades últimamente ocurridas,^ á suplicar á V. E. 
"se digne mandar suspender la publicación del bando, 
''hasta que por este Cabildo se le informe de sus últi- 
"mas determinaciones. Dios guarde á V. E. muchos 
"años. Sala Capitular de Buenos Aires, á las 12 y 
"media de la mañana del día 25 de Mayo de 1810. 
" — Exmo. Señor: — Juan José Lezica — Martín Ore- 



94 



*^gorio Yaniz — Manuel Maiuilla — Manuel José de 
^Ocanipo — Juan (íc Llano — Jaime Nadal y Guarda 
" — Andrés Domínguez — Tomás Manuel de Anchore- 
^'na — Santiago Gutiérrez — lh\ Julián de Leyva — Li- 
"cenciado D. Justo José Nitñez^ Escribano público y 
"de Cabildo. — Exmos. Señores Vocales de la Junta 
^Superior de Gohierno^^ 

Después de un largo intervalo de espera, presenta- 
ron los individuos arriba citados el escrito que ofrecie- 
ron, (^) firmado por un número considerable de Vecinos, 
Religiosos, Comandantes y oficiales de los Cuerpos, va- 
ciando en él las mismas ideas que manifestaron de 
palabra. Y los Señores les advirtieron que congrega- 
sen al Pueblo en la Plaza, pues que el Cabildo, para 
asegurar la resolución, debía oir del mismo Pueblo 
si ratificaba el contenido de aquel escrito. Ofrecieron 
ejecutarlo así, y se retiraron. Al cabo de un gran rato 
salió el Exmo. Cabildo al balcón principal, y el caba- 
llero Síndico Procurador General, viendo congregado 
un corto número de gentes con respecto al que se es- 
peraba, inquirió que ¿dónde estaba el Pueblo?; y des- 
pués de varias contestaciones dadas por los que allí 
se habían personado, y reconvenciones hechas por el 
caballero Síndico, se oyeron entre aquellas las voces 
de que, si hasta entonces se había procedido con pru- 
dencia porque la. ciudad no esperiment^se desastres, 
sería ya preciso echar mano de los medios de violen- 
cia: que las gentes, por ser hora inoportuna, se habían 
retirado á sus casas; que se tocase la campana de Ca- 



{}) Véase en el apéndice este interesante documento. 



95 



bildo, y que el Pueblo se congregaría en aquel lugar 
para satisfacción del Ayuntamiento; y que si por falta 
del badajo no se hacía uso de la campana, mandarían 
ellos tocar generala, y que se abriesen los cuarteles, 
en cuyo caso sufriría la ciudad lo que hasta entonces se 
había procurado evitar. Y los Señores, viéndose conmi- 
nados de esta suerte, y con el fin de evitar la menor 
efusión de sangre, que sería una nota irreparable para 
un Pueblo que tenía dadas tan incontrastables pruebas 
de su lealtad, nobleza y generosidad, determinaron, que 
por mí, el Actuario, se leyese en altas é inteligibles vo- 
ces el pedimento presentado, y que los concurrentes es- 
presasen si era aquella su voluntad. Se leyó el pedi- 
mento, y gritaron á una: que aquello era lo que pe- 
dían, y lo único que querían se ejecutase. Seguidamente 
se leyeron varios capítulos que habia meditado el Ex- 
mo. Cabildo para el caso en que se hiciese lugar á la 
elección de la nueva Junta. Primero: que se encargaría 
á esta velase sobre el orden y la tranquilidad pública, 
haciéndola responsable en caso contrario : contestaron de 
conformidad. Segundo: que el Cabildo velaría sobre la 
conducta de los y ocales, y los removería siempre que 
no fuese arreglada: contestaron, que esto debería ser 
con justificación de causa y conocimiento del Pueblo. 
A que repuso el caballero Síndico, que el Exmo. Ca- 
bildo no procedería sin causa y sin manifestarla: y ca- 
llaron. Tercero: que la Junta debería nombrar quien 
ocupase cualquiera vacante por remoción, renuncia, muerte, 
ausencia ó enfermedad: contestaron de acuerdo. Cuarto: 
que la Junta no podría imponer pechos, gravámenes y 
contribuciones al Vecindario, sin consulta v consentí- 
miento del Cabildo: contestaron de conformidad. Con 



* 



y 



96 



lo que los señores se retiraron á la Sala, trataron so- 
bre las circunstancias críticas en que se hallaba el Ca- 
bildo, precisado á ceder á la violencia y con una pre- 
cipitación sin término, por evitar los tristes efectos de 
una conmoción declarada y las funestas consecuencias 
que asoman, tanto por lo que acaba de oirse, como por 
el hecho notorio de liaber sido arrancados hoy publi- 
camente los bandos que se fijaron, relativos á la elec- 
ción é instalación de la primera Junta: y en vista de 
todo acordaron, que sin pérdida de instantes se esta- 
blezca nueva Junta por acta separada y sencilla, eli- 
giéndose para ello de Vocales los mismos individuos 
que han sido nonjbrados de palabra, en papeles sueltos, 
y en el escrito presentado por los que han tomado la 
voz del Pueblo, archivándose esos papeles y el escrito 
para constancia en todo tiempo. Que sin pérdida de 
instantes, eji precaución de que sobrevenga la noche, se 
proceda á la instalación de la Junta, y se publique el 
bando, sin detenerse en la« fórmulas que observaron 
para la instalación de la primera, porque estrechan los 
momentos, citándose únicamente á los Señores Vocales, 
y á los Ministros, Jefes, Prelados y jComandantes que 
puedan ser habidos en tan limitado tiempo. Con lo que 
se concluyó la acta, que firmaron dichos señores, de 
que doy fé. — 






¿^^ <^^»»'^t^ínJ^S> 




J 



'^'^"'^^ :^V^ 






*0 Á>^t^)f4t^ 




En la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de la San- 
tísima Trinidad, Puerto de Santa María de Buenos 
Aires, á 25 de Mayo de 1810: los Señores del Exmo. 
Cabildo, Justicia y Regimiento, á saber: D. Juan José 
Lezica y D. Martín Gregorio Yaniz, Alcaldes ordinarios 
de primero y segundo voto; Regidores D, Manuel Man- 
silla, Alguacil Mayor, D. Manuel José de Ocampo, D. 
Juan de Llano, D. Jaime Nadal y Guarda, D. Andrés 
Domínguez, D. Tomás Manuel de Anchorena, D. San- 
tiago Gutiérrez, y el Dr. D. Julián de Leyva, Síndico 
Procurador General, se enteraron de una representación 
que han hecho á este Exmo. Cabildo un considerable 
número de vecinos, los Comandantes y varios oficiales 
de los Cuerpos voluntarios de esta capital, por sí y á 
nombre del Pueblo; en que, indicando haber llegado á 
entender que la voluntad de este resiste la Junta y 
Vocales que este Exmo, Ayuntamiento se sirvió erigir 
y publicar, á consecuencia de las facultades que se le 
confirieron en el Cabildo abierto de 22 del corriente; y 
porque puede, habiendo reasumido la autoridad y fa- 
cultades que confirió, y mediante la renuncia que ha 
hecho el Señor Presidente nombrado y demás Vocales, 
revocar y dar por de ningún valor la Junta erigida y 
anunciada con el bando de ayer 24 del corriente; la 
revoca y anula: y quiere que este Exmo. Cabildo pro- 
ceda á hacer nueva elección de Vocales que haya de 
constituir la Junta de Gobierno; y han de ser, los Se- 
ñores D. Corneho de Saavedra, Presidente de dicha 



102 



ta y conformidad de este Exmo. Cabildo. Lo décimo: 
que los referidos Señores desj)achen sin pérdida de 
tiempo, órdenes circulares á los Jefes de lo interior y 
demás á quienes corresponde, encargándolos muy estre- 
chamente, y bajo la responsabilidad, hagan que los res- 
pectivos Cabildos de cada uno convoquen por medio 
de esquelas la parte principal y más sana del Vecinda- 
rio, para que, formando un Congreso de solos los que 
en aquella forma hubiesen sido llamados, elijan sus 
Representantes, y estos hayan de reunirse á la mayor 
brevedad en esta. Capital para establecer la forma de 
gobierno que se considere mas conveniente. Lo undé- 
cimo: que elegido asi el Representante de cada ciudad 
ó Villa, tanto los Electores como los individuos Capitu- 
lares, le otorguen poder en pública forma, que deberán 
manifestjn- cuando concurran á esta Capital, á fin de 
que se verifique su constancia; jurando en dicho })oder 
no reconocer otro soberano que el Sr. D. Fernando 
Séptimo y sus lejítimos sucesores, según el orden esta- 
l)lecido por las leyes, y estar subordinado ¿1 gobierno 
que lejítimamente les represente. Cwyos capítulos mandan 
se guarden y cumphuí precisa y puntualmente, reser- 
vando á la prudencia y discreción de la misma Junta 
el que tome las medidas mas adecuadas para que ten- 
ga debido efecto lo determinado en el artículo diez, 
como también el que designe el tratamiento, honores y 
distinciones del cuerpo y sus individuos: y que para 
que llegue á noticia de todos, se publique esta Acta 
por Bando inmediatamente, fijándose en los lugares 
acostumbrados. Y lo firmaron, de que doy fé. — 






fm 






i. 



^¿a^^k 






C€¿a^^. ^í^e- 






om^M4 <AWnr^ 






d\yUÍ(^i^ »e^l^¡!^^^ 













»^***«*»***%%«»m»*«»«»»«. 



En la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de la San- 
tísima Trinidad, Puerto de Santa María de Buenos 
Aires, á 25 de Mayo de 1810; sin haberse separado 
de la Sala Capitular los señores del Exmo. Cabildo, 
se colocaron á la hora señalada bajo de Dosel, con si- 
tial por delante, y en él la imagen del crucifijo y los 
Santos Evangelios; y comparecieron los Señores Presi- 
dente y Vocales de la nueva Junta Provisoria Guber- 
nativa, D. Cornelio de Saavedra, Dr. D. Juan José 
Castelli, Licenciado D. Manuel Belgrano, D. Miguel de 
Azcuénaga, Dr. D. Manuel Alberti, D. Domingo Ma- 
theu, y D. Juan Larrea; y los señorea Secretarios Dr. 
D. Juan José Paso, y Dr. D. Mariano Moreno, quie- 
nes ocuparon los respectivos lugares que les estaban 
preparados, colocándose en los demás los Prelados, Je- 
fes, Comandantes y personas de distinción que concur- 
rieron. Y habiéndose leído por mí, el Actuario, el acta 
de elección, antes de jurar, expuso el señor Presidente 
electo, que el dia anterior habia hecho formal renuncia 
del cargo de Vocal de la primera Junta establecida, y 
que solo por contribuir á la tranquilidad pública y á 
la salud del Pueblo, admitía el que le conferian de nue- 
vo; pidiendo se sentase en la Acta esta su exposición. 
Seguidamente, hincado de rodillas, y poniendo la mano 
derecha sobre los Santos Evagelios, prestó juramento 
de desempeñar legalmente el cargo, conservar íntegra es- 



106 



ta parte de América á nuestro augusto Soberano el 
Sr. D. Fernardo VII y sus lejí timos sucesores, y guar- 
dar puntualmente las leyes del reino. — Lo prestaron 
en los mismos términos los demás señores Vocales por 
su orden, y los señores Secretarios, contraido al exacto 
desempeño de sus respectivas obligaciones: habiendo 
espresado el Sr. D. Miguel de Azcuénaga, que admitía 
el cargo de Vocal de la Junta, para que por el Exmo. 
Cabildo y por una parte del Pueblo había sido nom- 
brado en este día, atento al interés de su buen orden 
y tranquilidad; más que debiendo ser la opinión, no 
solo del Exmo. Cabildo, sino la universal de todo el 
vecindario, pueblos y j)artidos de su dependencia, })edía 
se tomara la que faltase y la represente, para la recí- 
proca confianza y seguridad de validez de todo proce- 
dimiento. — Finalizada la ceremonia, dejó el Exmo. Ca- 
bildo el lugar que ocupaba bajo de dosel, y lo toma- 
ron los Señores Presidente y Vocales de la Junta; y 
el señor Presidente exhortó al concurso y al Pueblo á 
mantener el orden, la unión y la fraternidad, como tam- 
bién á guardar respeto y hac^r el aprecio debido de la 
persona del Exmo. Sr. I). Baltazar Hidalgo de Cisne- 
ros y toda su familia. Cuya exhortación repitió en el 
balcón principal de las Casas Capitulares, dirigiéndose á 
la muchedumbre del Pueblo que ocupaba la plaza. Con 
lo que se concluyó la acta de instalación, retirándose 
dicho señor Presidente y demás señores Vocales y Se- 
cretarios á la Real Fortaleza por entre un inmenso con- 
curso con repiques de campanas, y salva de artillería 
en aquella: donde no pasó por entonces el Exmo. 
Cabildo, como lo había ejecutado la tarde de la instala- 
ción de la primera Junta, á causa de la lluvia que 



^ 107 ^ 

sobrevino, y de acuerdo con los Señores Vocales, re- 
servando hacer el cumplido el día de mañana, Y lo 
firmaron, de que doy fé. — 



^éO^^^ 






^a¡¡¿¿¡í^^, Jvye^ 







O^7?rm0 (AfinrJt 




CJ^n^i^f^ 7^^^9^ 



7 




Jllti^ 








-^^-~ ^^^"tiak fi=¿ 



«¿Í^M»«>/ 






De les Provincias del Rio de la Plata 



En la Muy Noble y Muy Tieal Ciudad de la San- 
tísima Trinidad, Puerto de Santa María de Buenos Ai- 
res, á 26 de Mayo de 1810, estando juntos y congre- 
gados en la Sala de sus Acuerdos á tratar y conferir lo 
conveniente á la República los Señores del Exmo 
Ayuntamiento, á saber: Don Juan José Lezica y Don 
Martin Gregorio Yaniz, Alcaldes de primero y segundo 
voto, y Regidores Don Manuel Mansilla, Alguacil Ma- 
yor, Don Manuel José de Ocampo, Don Juan de Lla- 
no, Don Jaime Nadal y Guarda, Don Andrés Domin- 
guez, Don Tomás Manuel de Anchorena y Don San- 
tiago Gutiérrez, con asistencia del caballero Síndico 
Procurador General de esta ciudad Doctor Don Julián 
de Ley va: Se recibió un oficio de la Junta Provisional 
Gubernativa fecha de hoy, en que para dar cuenta de 
su instalación, y de los fundamentos que para ella se 
han tenido, á los Gobiernos interiores, y demás de este 
distrito, previene se le pase á la mayor brevedad tes- 
timonio ínt^o de todo lo actuado sobre el asunto. Y 
los señores mandaron se saque inmediatamente, se avi- 
se por oficio á la Junta en el día lo determinado, y 
que se pasará el testimonio con la brevedad posible; y 
hecho el oficio en borrón ordenaron se ponga en lim- 
pio, se copie y se pase, copiándose igualmente el de la 
Junta, y archivándose el original. 

Se recibió un oficio de la Junta Provisional Gu- 



lio 



bernativa fecha de hoy, en que avisa haber pasado cir- 
cular á la Real Audiencia, Reverendo Obispo, Tribu- 
nal de cuentas, Venerable Cabildo Eclesiástico, y de- 
más corporaciones públicas. Jefes de oficinas y Milita- 
res para que á las tres de la tarde de este día con- 
curran á la Sala Capitular á prestar el juramento de 
reconocimiento y obediencia á la misma Junta y que 
mañana comparezcan á la misma hora y en el propio 
lugar para presenciar el juramento de las tropas, que 
al objeto han de concurrir á la Plaza Mayor, cuya 
resolución comunica á este Exmo. Cabildo para su 
int>eligencia, y que tenga el debido cumplimiento en 
la parto que le corresponde, Y los Señores acorda- 
ron se concurra de ceremonia, se prepare la Sala en 
los mismos términos que para la instalación de la Jun- 
ta, y que si esta significarse en el acto que el Cabildo 
también haya de prestar juramento, le haga presente el 
Señor Alcalde de primero voto á voz del cuerpo, que 
esta ciudad desde su fundación ha dado pruebas las 
más irrepagables de su fidelidad, vasallaje y obedien- 
cia; que jamás ha girado siuo al Soberano, prestando 
únicamente obediencia á las autoridades que lo han re- 
presentado; que por lo mismo no debe jurar en el día; 
pero que sin embargo de esto si la Junta tuviese á bien 
que otorgue el juramento lo hará con la debida y for- 
mal protesta de que este acto no perjudique á sus de- 
rechos y prerogati vas, por ner este el único medio que 
puede adoptarse en las actuales circunstíincias; y que 
se contestxí en el acto, copiándose el oficio de contesta- 
ción y el de la Junta, archivándose el original. 

Tuvieron presente los Señores, la petición verbal^ 
que el caballero Síndico Procurador General, como in- 



• i. ■•ir'j 



111 






mediato representante del Público, hizo el día de ayer 
á la Junta Gubernativa, luego inmeíliataniente *de ha- 
berse concluido la ceremonia de su instíilacion, reducido 
á que velase y trabajase en todo lo concerniente á la 
tranquilidad prtblica y seguridad individual del Vecin- 
dario, esforzando esta, petición con expresiones propias 
de su ministerio, á que se presto la Junta: y acorda- 
ron que para constancia en todo tiempo y demás fines 
que puedan convenir se siente por acta. Con lo que se 
concluyó este acuerdo que firmaron dichos Señores de 
que doy fé. — 




(Ji^nfi^tcú^ 7¡íía6^^ü^ 



En la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de la San- 
tísima Trinidad, Puei*to de Santa María de Buenos Ai- 
res, á 28 de Mayo de 1810. Estando juntos y congre- 
gados en la Sala de sus acuerdos, Sres. del Exnio. 
Ayuntamiento, á saber: D. Juan José Lezica y D. 
Martín Gregorio Yaniz, Alcaldes ordinarios de primero 
y st^undo voto, y Regidores D. Manuel Mansilla Algua- 
cil Mayor, D. Manuel José de Ocarapo, D. Juan de 
Llano, D. Jaime Nadal y Guarda, D. A ndrés Domínguez, 
D. Tomás Manuel de Anchorena, D. Santiago Gutiérrez, 
con asistencia del caballero Síndico Procurador General, 
Di\ D. Julián de Leyva trataron sobre que, habiendo 
los Tribunales, magistrados, corporaciones y Jefes de 
esta capital prestado en los dos días anteriores, el re- 
conocimiento y obediencia á la Junta Provisoria Gu- 
bernativa, en virtud de haberlo esta así determinado, 
era de precisa necesidad el que hubiese en las actas ca- 
pitulares constancia del modo y forma con que se hizo 
esta ceremonia, para en todo tiempo hacer de ella el 
uso que corresponda. A la hora de las tres de la tarde 
del día 26, lo» Sres. Presidente y Vocales y Secreta- 
rios de la Junta, concurrieron á esta Sala Capitular, 
y colocados bajo de dosel con sitial por delante y en 
él una imagen del crucifijo y los Santos Evangelios, 
dirigió el Sr. Presidente una buena arenga al concurso, 
manifestando en ella el fin de aquella ceremonia y su 



^ 114 ^- 

n«ceíiidad, y riigiiiüeaixlo ijiie de))ía ser el primero en 
liix)«tar jiiraniento el Kxiiio. Cabildo. En este acto to- 
■ nió la voz el Sr. Alcalde de primero voto y con «rre- 
glo á lo acíordado en el aeUi anterior de 2tt del corrien- 
te, eapnso iaa nizones iMínjue el Cabildo no debía su- 
jetarse al juramento, y que solo lo liaría bajo la pro- 
testa de que el acto no |H,'rjudiease á aus derechos y 
prerogativas slem])re que la Junta lo juzgare necesario, 
cuyuH razones y ])rotestas esplanó st^uidameiite el ca- 
ballero Híndico Procurador (Jeneral, como representante 
inmediato del Pueblo. A que repudio el Sr. Presidente 
que si la -funta exigía aquel juramento era con el mis- 
mo fin de sofiteiier los derechos y prerogativas de la 
ciudad y los augusto» de nuestro soberano el Sr. D. 
Fernando Séptimo, como se advertirá jHir la fórmula 
que leyó y es del tenor siguiente: ^Jiira V. S. á 
Dios Nuestro b'eilor y por c^íoa ííanloa Evangelios, 
rceoiiocor la Junta Proi'ixional de las Provincias del 
Río de la Piala, d nombre del Sr. D. Fernando Sép- 
timo; y para guarda de sus derechos obedecer sus ór- 
denes g decretos, g no alentar directa ni indirecla- 
mcnle contra su autoridad, 2"''^p(^'^diendo pública g 
privadamente á su seguridad g respeto?" Que conce- 
bido el jurainent« en estos términos era necesario pres- 
Urln, y ilebía hacerlo el líxmo. Cabildo admitiéndole 
como Ke le admitía, la indicada protesUu A cuya con- 
setniencia el Sr. AlcaUle de ])rimero voto, hincado de 
rodillas y puniendo la mano derecha soIhc los Santos 
Kvanjíe!i(»s, |ircstó el juramento por lodo el cuerjK) ca- 
pitular. Stfgiiidamcntc lo prestó á nondtre de la Real 
Audiencia, el PÍscjiI del Crimen, P. Antonio Caspe y 
Kodriguez protestando del acto, t>orque e! Tribunal co- 



115 



rao inmediato representante de la Soberanía, jamás ha- 
bía jurado sino al Soberano, ni debía jurar á otra au- 
toridad : cuya protesta se le admitió, espresándole al Sr. 
Presidente que las circunstancias eran extraordinarias y 
estrechaban á la prestación del juramento. Lo prestaron 
lisa y libremente el Real Tribunal del Consulado, el 
Venerable Cabildo Eclesiástico, el Administrador de 
Correos, el de la Real Aduana, el Director de Taba- 
cos, los prelados de las cuatro religiones y los Jefes y 
Comandantes militares de estíi guarnición. Al día si- 
guiente y á la misma hora con asistencia del 111 mo. 
Señor Obispo y el Comandante de las fuerzas Británi- 
cas surtas en este río, Mr. Carlos Fabián Montagicr y 
su oficialidad lo prestó el Sr. Oidor D. Manuel José 
de Reyes, á nombre de la Real Audiencia como Mi- 
nistro más antiguo de los que concurrieron al acto, rei- 
terando lajá protesUis que habían hecho el día antes el 
Sr. Fiscal del Crimen y el Exmo. Cabildo y agregan- 
do que el juramento á la Junta lo hacía el Tribunal 
siempre bajo el concepto de dependencia en la Junta 
del Gobierno legítimamente establecida en la Península. 
Lo prestó el Tribunal de (Juentas, con la misma pro- 
testa de la Real Audiencia; y lo prest4iron los señores 
Ministros de la Real Hacienda, reiterando la del Exmo. 
Cabildo. Enseguida los Sres. de la Junta y demás con- 
currentes salieron á los balcones de estas Casas Capi- 
tulares y el Sr. Presidente bajó á la plaza mayor don- 
de estaban formadas las tropas y estas prestaron el mis- 
mo juramento, contestando con descargas generales, á 
que siguieron salvas de artillería en la Real fortaleza y 
en los barcos ingleses anclados en estas balizas los cua- 
les con la comandanta estuvieron también empavesados. 



k« •***««««^««%«*-%«9»^ 



k % % «^ ^^^^«^i%%^^t« %%«« *« ^^%««« *%*««*^^««m« «*««%^« %^^*^««««%%«%^« «% ^% %^«^m« 



- 116 ^ 

Con lo que se díó fin ¿ lu ceremonia. Hizo presente 
el Sr. Alcalde de piiinero voUi, <iiie el Sr. Preuidente de 
la Junta Guliernativa le liubía tiignificado á nombre de 
esta que em muy preciso [tara alcanzar la miión de las 
Pi-ovincias que el Exiuo, Cabildo de su imrte dirigiese 
ufícioíi circulare» á \oa del Vireinat^i invitándoteH á etíta 
unión y al noiiibminiento de Diputaduíí con la mayor 
bi-evedad jMisible. Y los Señores con reís|>ecto á las cir- 
cunstancias y con el fin de evitar en lo posible los 
desastres (jue pudierun ocasionar la desunión y la dig- 
üordiu, en [ierjuicio de los «agrados derechos del Rey 
y de la Patriiii acordaron qué en el día se forme el 
uñciu circular para ios Cabildos del Vireinato, liacien* 
du en el puntual espresión d»; los pasages ocurridos y 
laa causas (pie los han tiiotivado; acompañándose para 
mayor instruetáón la proclama de este Cabildo con que 
dio principio el Congreso General, el liando de la ce- 
sación en el mando del señor Virey, la actu ilel 21, y 
el Bando publicado el 25, comprensivo de la elección 
de la Junta Provisional Gubernativa, sawíndose i»ai-a 
ello las copias (jue fuesen precisas, sin reparar en gas- 
tos, (tor lo que hace y estrecha el tiempo. Con lo que 
be concluyó este acuerdo que tirinaron dichos señores, 
de cjue tloy í'ó. — 




CfLmtUa^ámíf'S^ 






d^fííf^i^ o«^uC^^^ 



<yr¿^ 




/2t?^ 4 



y^ 











BANDO 



En la Muy Noble y Muy Leal ciudad de la 
Santísima Ti'inidad, Puerto de Santa María de Bue- 
nos Aires, á veintitrés de Mayo de 1810: Los Se- 
ñores del Exmo. Cabildo, á saber: D. Juan José Lezi- 
ca y D. Martin Gregorio Yaniz, Alcaldes de primero 
y segundo voto; y Regidores D. Manuel Mansilla, Al- 
guacil Mayor; D. Manuel José de Ocampo, Alférez 
Real de turno; D. Juan de Llano, D, Jaime Nadal y 
Guarda, D. Andrez Domínguez, Juez Diputado de Po- 
licía; D, Tomás Manuel de Anchorena, Defensor Ge- 
neral de Pobres y Fiel Ejecutor, D. Santiago Gutiérrez. 
Defensor General de Menores, y el caballero Síndico 
Procurador General Doctor. D. Julián de Ley va. — Por 
cuanto: del Congreso General celebrado ayer 22 del 
corriente Mayo, ha resultado á pluralidad de votos deber 
subrogarse el mando superior de estas Provincias, que 
ejercía el Exmo. Señor D. Baltazar Hidalgo de Cisne- 
ros y refundirse en este Exmo. Cabildo provisional- 
mente, y hasta tanto se erija una Superior Junta que 
haya de ejercerlo dependiente siempre de la que legíti- 
mamente gobierne á nombre del Sr. D. Fernando Sép- 
timo, se hace saber así al Público por medio del pre- 
sente Bando para su gobierno é inteligencia, y deshe- 
che cualesquiera recelos que hayan podido infundirle 



^ 122 — 



las últiiiiiiH infaustas noticias recibidas de la Penínsu- 
la; bien entendido que este Exmo. Cabildo procederá 
inmedÍHtaniente á la ereción de la Junta que haya de 
encargarse del mando superior, hasta que se congreguen 
los Diputados que se convocarán de las Provincias in- 
teriores, para establecer la forma de Gobierno más con- 
veniente. — Jtiaii José Lezica — Martin Gregorio Ya- 
nte — Manuel Maimlla — Manuel José de Ocainpo — 
Juan de Llano — Jaime Nadal y Guarda — Andrés 
Domínguez — Tomás Manuel de Anchorena — Sanlia- 
yo Gutien-ez — Dr, Julián de Lei/va. 

Ante mí, 
Licenciado />. Justo José Nuñez, Escribano Público y 

de Cabildo. 

Se publicó por mí el bando precedente de que 
doy fí en .sn fecha. 

Mañano Garda de Echahuru, Escribauo pCibüco. 



123 




«> 






' * 



«Lt 



Zn^í.\,*j Q,YARTO , VK G>VAR- 

TÍI.I.O , AÑOS D£ Mil. OCHO- 
CIENTOS DOS Y OCíIOCZEJíTOS 
I BiSrffóBSe 1 8 i^,:^^» 8 * r , y Varíga para 
el Reynado del S/fO. Fch^ando Vlí. 




í?¡rY-/nty ^s^»h>z^y 



( 





/ 



/ 




rM??ifúír} '^ c^ n€^?7^ e^/ Oa/'Ju Aa/£f?¿7 /?uu7^4^ #í A^^T^^xf 






^ ÍH^:^^^ 









f^/íoá^ev 











Álct 



- — J 

cr 



fcL-^a. (%^í^ %^^ gC^o^ i?(¡¿Éi 








V/»ciyt/t¡> 



o 






--« .. 

Tí 



124 



n?' 







yraiéie 



Ctt'niaf 




^ 



n 



Oueeáí 



/ 






O^i^oé^'»^ 



2^:^ 



^ &inhtua^ rjy/uuM, ¿:^m^uit<m^ (Mj • ¿^.^í<toíá(^t--4^ 
JM, eU C^^- ^^^^. ^— ^^^(^ 









/■: 




X^U^f^i^^ 



^ 



¡^7)4»?^, 



t^ 



^íuti^Ht'^L^ 



c<^ &u<^^, ^ /L^m^J^^ 'Jyí^O'.'^p*^ 




Oakíení^ 




* §/ ^^ .^VÍ*!^^ 











125 



7 












X>c ^^¿^ 



jLi'< ^ •^'^'•^ w/tv%2^ O'' 



'^t^^^T.^e/L^. 



»e? 










^^=«V¿^^ ^í^, 







SEI,L0 aVARTO , VH QA'AK 
Tíl.1,0 ', AÑ OS DE Mil. OCHO 
CiENTOS DOS Y OCÍIOCZEIÍTO; 
BíBRBSe i8io y i8ti , y Valga 
cj c>.eynado del Sr, ü. Fernando Vil. 



^ ^6w<»»' 



^ 




^'^^^^ 




127 

Seixo q^^/akto , y Vi ís.vavK* 

TlI^O , AÑOS» DE Mil. OCHO- 

cis>rros dos y ochocis-ntos 

Y tres: 

af3i el Bienio de i8ioyi8ir» y valga par» 
di Rej^nado del Sr. D. Fernando yÜ, 




128 





^-^-^^ ^ 







/ 



¿yfj'a.vW^^c^ 





N . 




^y/^^'^yf^.c¿e' fív 



CU^ 







m^ 






, ¿>''%P>»-!f^ 



7 



í^^^^ 7^r?á^u 












r-^. 



129 



/^ GC^^ 



'r?t-CL\. tHy 



V 



cVtha/^ 





?^c 



^<^ ^y 




'^¿j^ 





r 





' /oyó' kÁ^CZ^-^^A 

(7/^^^ /fi-^ C'/í'^-^'^J'. 




^iX/i 








,,-<N 







/ 



%f/30Jf44^ 



-rt^ 






"^ '^' -"^ .y¿'t/€y'p^^t3^'^ 




¡0^^^>^ 



¿^.^> 





^e^rt^vr^ ^^>^^^¿ 



(^ 70^- 




t^'é^I^ourJ 








S5I.I.0 -S.'VABTO , VN e.V,v-K- 
TIÍ.LO , AÍÍC-E DE Mil. OCHO- 

ciEírros DOS y ocHoas,NTOS 

Y tres: 

Bienio de 1 8 JO y 181 7, y valga para 
el Kejnado del Sr. D. FernaruJo "VÜ. 



1 




'o-^. -#^4^. _ 

^-^-^C/ 
















131 



TII^ILO , AÑOS DE MIX. OCHO- 

CíST»rr0S dos y OCHOCiaNTOS 

Y TRES'. 




c\ Bienio deiSioyiSir, y valga para 
ci Reinado del Sr. D. Fernando VÍL 




¿*'Xt!^ 



'/titt} ef!' d^^ 



yU^f'^ 



y^^^ 



./y(a^4ll^. 




(^l^Ctx^nAjUC (J^Tz^^Ti^ía ¿>^»^¿ 




tja7e9^4fi'. £c^'*^i 




^^ ¿/r%¿X—^^y*^ 







y /eZ^ru^->r 









jiM^' 




















r 



183 



I' i 




Víí?*^; 








■''%' (^//^/4 



luah/oi^K. 









íT/'W' ¿^^d 






¿/^^'^ 




¿.^( 



t^i/riyi<ál C€i/í't^<>í/y^^ 




¿f<^^ '^e^A í^^h4^:H^, 




act4é^ 




^éíC 



-^i^t^rt^ 



^^/^st-#^ 






fí^ 



«w^^ 







y^t/f^m^ '!Íi.^i 





11 

SFXI.O aVASTO , VH G.VA-K- 
TII,Í,C- , AÍiOS DF. IvSÍI. QCHO- 
CIETvTOS aOS Y GCHGCiSÍJTOS 

Bienio ce f 8 1 o y 1 8 1 r, y valga para 
el Reinado del Sr. D. Fernando VIL 



'^<>^¿^s Of» 



-^ 



,/i'lí¡;ií'l 







Vp^^cc^jcf^ j^^e^^ 











185 



fi4 



^ qujiATitto. 



CISt-íTOS DOS Y OCHOGiS-NTOS 

Y tres: 

cl Bienio de 1810 y i8ir, y valga para 
ei Reynado del Sr. D. Fernando YJOL 




^•i^iC' 




'¡^¿^ ^^¿r 



^tÍ^^ ^ "^^jfe 













^*-^^^^>-^.^, 



Cfífioruj^ ¿íri^J^'i 

















C'^Ú^c^^^ 






^\r4Mí.-* r*^ e^etép*' 



riwMt'" #'**^ 



O. 



""♦^o-Sí 




ai». 







137 




t±^ 



tSs tfíitífxHio, 



.'¿/cíST'rros bos y ochocientos 
/ Y TRss: 

el Bienio de iSioyiSir» y i'alga para 
el Rejrnado del Sr. D. Fernando YiX. 




138 



139 

mU-O , AÍÍGS BE MIL QCH'J- 

'cjEírros DOS y ochgcisntos 
Y tres; 

l-ara ci Bien» de iSio y i8ir, y valga para 
el Keynado del Sr. D. Fernando VIL 




140 




141 

^Seüo ©.vasto , vn avAK- 

TIUX-, AÑOS DT. SSn. OCHO- 
.^/CIENTOS DOS Y GCHOCISIÍTOS 

y Y tres: 

el Bienio 3e igio y 1811, y valga psra 
el Kejinado del Sr. O. Fernando VÚ. 








ff^!^*^^^^^^ 












>**«^ ^/ii 



> 



ffi 



eco 








^éitf^y¿¿9. 




^asr^^ 



éU/^^^^^t 





/í^^in (f^ 






^s/i^u^n (^-^'^ (fa^^^^ 






f^^ /^aJ^, 



Tí/íí/^ít/J* 



;^ 





¿s^*^ 




Qa itiMHtairi, 

IXO , AÑOS DE MU- OCHG- 

ETÍTOS DOS y OCHOOSNTOS 

TRES". 

nio de 1 8 lo y 1 8 1 1, y valga para 

áo del Sr. D. Fernando \IL 







/^/"^ c/* '-^sS^ ,^2^ 



( 




SSIXO S.VARTO , VN aVAvK- 
,Tí£.I.G , AÍJOS DE MIL OCH'3- 
CíEííTGS DOS Y OCHGCiSNTOS 

Y tres: 

Bienio de i8ioyT8ir, y valga para 
jnado del Sr. D. Fernando "Vü. 



■.O^a7¡&¿¿£/^. 




UHTH^t^ ¿^^ía^¿^ -^aft'íii^t 




147 

m 
Seixo avASTo , yv 3.v/ák- 

TIIXO . AÑOS DE MU. OCH-->- 
CIETJTOS DOS Y OCHC-dENTOS 

Y tres: 

Bienio de i8io y i8i r, y valga para 
jnado del Sr. D. Fernando VIL 










^-^-v^C 








z.^^.fiLí. 







148 



O. 



, J^^^^-^^a^a^ J^. 











sC. 



^^^ 




•*»nOCÍr. 



) 
m 

S DE mu. QCHO- 
Y OCHOCiaNTOS 

f tiir, Y valga psra 
Femando "VIL 




-/ütítZ/aA V/af'^'^r>w 







.^'Jh-c Vi 



4f^:iíl¿a 



'^ 




^¿zh^ m% 



152 

Vt» «Mitote. 

SeIXO aVAHTO ,-VN S.Va'.R- 
TIIXO , AÑOS UE SÍU, QCHO- 
i-1-r.NTOS DOS Y OCHCa}é:.MTOS 

Bienio de 1810 y i8ir, y miga ngra 
nado del Sr. D. Femando Va 



ACTA 

La Junta Provisional Gubernativa de esta Ca- 
pital, etc. etc. — Por cuanto, á consecuencia <le Dipu- 
tación pasada del Exmo. Cabildo á la Junta, inaiiifes- 
tándole la absoluta necesidad de calmar la agitación 
de! pueblo [>or la dimisión del cargo de vocal presiden- 
te de ella por el Exino. Señor Virey D. Baltazar Hi- 
dalgo de Cisneros, no ob.st;uUe de que si se le había acep- 
tado en el día de ayer, fué en concepto de iin|X)rtar á 
la pública conveniencia; y manift!st!Uulose conforme y 
llano S. E. íí ejecutiirlo generosamente en manos de la 
misma JuiíUi con reaignación de sus fiícultaderf obteni- 
das, sin reserva de nuU de que los derechos, honores 
y preeminencias de sn graduación, clit-se y eugo que ha 
servido: todo lo que le ha fiido admitido en sesión de 
la Junta de este día y uoiiciádolo a! Exmo. Cabildo 
por oficio para los fines correspondientíw, mandando se 
haga notorio al púl)li<'o pam su inteligencia. Por tanto 
y para que así se t<'nga entendido, se publicjirá por 
Bando en la fbrnni onlinaria, fijándose ejemplares en 
los parajes de estilo. Fecho en Buenos Aires, ií veinte 
y cinco de Mayo de mil ochocientos diez. 

£h: Juan N<'/Kyitiuen¡o Sola — Conidio de í^aa- 
vedra — Dr. Juan Josr CnutrlU — Jone Saiiloa de 
Ivc/iaiirreyui. 



PROCLAMA 

Imita Pi'Ovhional Gíiherna/ira tic la Cajyi'- 
io <íe la Plata, á loa haHíaniea de ella y 
vriiicias de ku Superior mando. — Tenéis ya 
, la autoridad que remueve la incertidumbre de 
nea y calma todos los recelos. Las aclama- 
lerales manifiestan vuestra decidida voluntíid; y 
la podido resolver nuestra timidez á enoar- 
grave empeño íí que nos sujeta el lioiior 
ición. Fijad pues, vuestra confianza, y asegu- 
iiestras intenciones. Un deseo eficaz, un celo 
una contracción viva y asidua á proveer, por 
medios posibles, la conservación de nuestra 
uta, la observancia de las leyes que nos ri- 
Hión prosperidad y el sosten de estas posciio- 
más constante fidelidad y adhesión íí niientro 
lo Rey, el Hr. I>. Femando Séptimo y ans 
íueesores en la corona de España; ¿no son 
itros sentimientos? — Esos mismos son los 
nuestros conatos. Reposad en nuestro des- 
igas; dejad A nuestro cuidado todo lo que en 
tública dependa de nuestras facultades arbi- 
itr^ios á la más estrecha unión y conformi- 
oca en la tierna fusión de estos afectos. Lie- 
Provincias todas de nuestra dependencia, y 
illá, si pueile ser, hasta los últimos términos 
a, la pcrsuacióti del ejemplo de vuestra cor- 
del verdadero interé-s con que todos debe- 
rur íí la consolidación de e.=!ta importante 



-^ 155 ^ 

obra. Ella afianzará de un modo estable la trar 
dad y bien general á <]ue aspiramos. 

Real Fortaleza de Buenos Aires, á 25 de 
de 1810. 

Conidio de üaavedra — I)r. Juan Jon^ C 
— Manuel Belijraiio — Miguel de Azcm'imya ■ 
Manuel Albcrli—Doiiilngo Mathcu—Juan Lar 
Df. Juan José Paso, Secretario — Dr. Mañano 
no, Secretario. 



BANDO 



La Junta Piur'isioiial Gtibvrnaliva de las Pro- 
vincias Jfl Rio de la Fíala, por el Sr. D. Fernan- 
do Sr'pliiiio. — Por cuiíiito : ha tenido por conveniente 
tinta junta (Iisjx)ner y ileteriinnar lo contenido en los 
artículos siguientes : I. Que todfis las Corporaciones, Je- 
fes y Vc'cinilano asi.-<t!in i'i la Misa Solemne que se ce- 
lehnirá en ht Santü Igletíia Catedral el miércoles 30 
del corriente en acción <le gracias por la instalación de 
esta Juntíi, y terminación feliz que han tenido las agi- 
tiieiones de este Puel)Io, cansadas por los desgraciados 
sucesos de la Península. -II. Que siendo la base prin- 
cipal del orden felizmente restablecido, la confianza del 
Pueblo en sus Miígistrados, y el respeto y puntual 
obediencia á sus detenuiíiiiciones y mandatos, se orde- 
na la subordinación á la autoridad nuevamente estable- 
cida, en inteligeucia (jue esta usará de toda la energía 
convcnieiilu ¡KU'a sostener con dignidad el sagrado 
depósito <iuc el Pueblo le lia confiado, castigando con 
rigor ií cHal(]ui«ra que siembre desconfianzas ó recelos. 

— III. Que seiá castigado con igual rigor, cualquiera 
que vierta. es|iecies contrarias á la estrecha unión que 
debe reinar entre todos los habitantes de estas Provin- 
cias, ó que concurra á la división entre Españoles Eu- 
rop<«s y Españole.-! Americanos, tan contraria á la tran- 
quilidad de los particulares y bien general del Estado. 

— IV. Que todos los habitantes de este Pueblo guar- 
den decoro y veneración á la respetable persona del 
Exmo. Sr. Ü. Baltasar Hidalgo de Cisneros, dispen- 
sándole las consideraciones correspoudieiites á su carác- 



^ 157 ^ 

ter y al (listiiignido patriotismo cou que en favor de 
este País se ha ofrecido á repetir en cualquier destino 
sus importantes servicios. — V. Que los Alcaldes de 
barrio celen el puntual cumplimiento de las antedichas 
prevenciones, avisando á los señores Oidores de ■ sus 
respectivos cuarteles la menor inobservancia. — Por tan- 
to : y para, que ío determinado en los precedentes cinco 
artículos, llegue á noticia de todos los vecinos estantes 
y habitantes de esta Capital, y que por los mismos se 
cumpla puntualmente, se publicarán en ella por bando 
en la forma de estilo, fíjándose ejemplares para sn ma- 
yor notoried;id en los parajes acostumbrados. 

Fecho en Buenos Aires, á 2ti de Mayo de 18 ÍO. 

Cornelio Saavedra — Manuel Belgrano — Miguel 
de Azcu¿naga — Dr. Manuel Albcrti — Juan Larrea 
— Di\ Mariano Moreno, Secretario. 

Buenos Aires, dicho día, mes y año: yo el Es- 
cribano Mayor del Vireinato, salí de la Real Fortaleza, 
acompañado de la tropa, pífanos y tambores de estilo, 
haciendo cabeza principal el señor Sargento Mayor de 
jdaza D. José María Cabrer, y en los [«trajes acostum- 
brados de esta Capital hice publicar por voz del prego- 
nero público el Bando antecedente, fijando los ejem- 
plitree que en él se previenen: el que pongo por dili- 
gencia y de ello doy fé. — 

Basabilba^Q, 



CIRCULAR 



i ajuinulüs eríticüti circuristiineias «ii ijtie estuvo 
)ital en lo» «lías 211 huaUi el 25 ihl comente, 
[11 (le liiK tiine«titó notieÍHrt leíñbidií» \nn- mi lin- 
ea [H'ocuduutu lie GilbnilUr, del i'sUidü eii que «e 
nne»ti'!i Metró]M)Ii en fines de Felirero, y eon- 

la deeididiL volnntíid del l*ueblü segíin se nia- 
lor sn H-íino. Cabildo, así de oficio wnio ih>i' 
e J)i|iutacionetf, deseoyo de evitarle los efitragos 
Linenazaba por dielios antecedentes ' y otros que 
1, convencido por ellos (|ue el fínico medio pa- 
:arlo era la abdicación de mi mando, la venf'- 
1í;l 25 del corriente, el que lo ha reusuniido 
til de Gobierno, cuyo Presidente es el Teniente 

y Comandante de los batitllones Urbanos del 
le Patricios, D Conielio 8aavedra; esi)erando 
lereditado ¡winotismo de V., é individuos de 
lo, que considerando el nieilio adoptado i)or es- 
lo, como dirigido á conservar la int^ridad de 
minios á su l^ítimo diieilo nuestro amado So- 
íl Sr. D. Fernando Séptimo, contribuirán jwr 
! al logro de tan altos fines, para los que tan- 
isa el orden, la subordinación y unión de vo- 
, que debe manifestarse enviando inmediatameii- 
a Capital Diputados autorizados con los nece- 
oderes, para que en Junta General determiuen 
ieba practicarse. 

ís guarde á V. muchos años. Buenos Aires, 26 
o de 1810. 

BaUazar Hidalgo de Cisneros 



CITACIÓN 

Buenos Aires, 2() do Mnj'o de 181(1, 
Hallííiidoso ya en posesión y ejercicio de sns fiín- 
ciones estíi Junta Provisional Gnbernativn de las Pro- 
vincias del Río de k Plata íí nombre del Sr. D. Fer- 
nando Séptimo, lo aviso á Vd. para qno hoy á las 
tres de la tarde concurra á la Sala Capitular & prestar 
el juramento de reconocimiento y obediencia á ella, y 
repita mañana á la misma hora su comparecencia en 
el propio Ingar jMirii presenciar igual jiiranienlo (pie de- 
ben ¡>ro«lar tas tro])as de esta guarnición. Dios guardo ele. 



CIRCULAR 

X Junta Proritionat {ínhcrna/iva tír la Capital 
•nos AirfK. 

w ilpsfínu'iiHlns siioo^os ito l:i PohíhkiiÍü, linn 
lilfi ciisivimlie á k (KUipíK-iói! Ik'Hcji (Ip los fijiii- 
ihro sil territorio, liastJL iiproxiniiiisK lí las iiiu- 
le C'áiliz y dcjiír (Icsponeortjulo p1 t!iH'r|«) re- 
itivo <I(! la soldíriUiíüT por falUí cIpI Sr. Pon 
lo Hi'ptiiiio: ]nii'rt qm', 4]¡s¡Hirs«cIa i\o Sovilia, 
idii (Ic mnlvprsaiñóii (Ip sus (Ipbprcw ¡>or aqiipl 

pasó en pl (lisciirsn <\(' su emijíración y <lisppr- 
<x)iiHtÍtii¡r, sin foriiialiiiail ni aiitoiitlad, una R«- 
<le la qne nadio puptlp Jispjiurar qnp spa (filtro 
inidatl nat-ional y dopósito firmo del poder del 
a, airi esponerse á mayores convulsioiips que las 
irbaí) el momento vicioso y arriesgado de su 
ion. No es necesario fijar la visUi en el lérmino 
puedan haber llegiido las desgracias de los puo- 

la Península, tíinto por la fortuna de las ar- 
vasonis, cuanto i>or la falta 6 incertitUnubre de 
¡erno legítimo y supremo al que se debpn ref'c- 
iilwnlinar los demás de la Nación, que, por la 
pneia forzosa que los estrecha el orden y segn- 
le la asociación, tienen su tendencia ií la felici- 
ísente, y á la precaución de los funestos efectos 
livisión de las partes del estado, que temen con 
;odo lo que puede oponerse á la mejor suerttí en 
ninios de América. El pueblo de Buenos Aires, 
erto del estado lastimoso de los dominios euro- 
3 S. M. C. el Sr. D. Fernando Séptimo; ¡wr lo 



-^ 161 -- 

menos incierto del gobierno legítimo soberano en 
presentación de la Suprema Junta Central disuel 
y más en la Regencia que se dice constituida por 
lia, sin facultades, sin sufragios de la América, 
instrucción de otras formalidades que debían aece 
acto; y sobre todo, previendo, que no anticipando 
medidas que deben influir en la confianza y O] 
pública de los dominfoa de América, faltaría el f 
pió de un gobierno indudable por su origen, ( 
desplegar la energía que siempre ha mostrado pai 
teresar su lealtad, celo y amor por la causa del 
Fernando, removiendo los obstáculos que la deseo 
za, incertidunibre y desunión de opiniones podrían 
en el momento más crítico que amenaza, tomandi 
América desapercibida de la base sólida del gol 
que pudiese determinar su suerte en el continente 
rícano español. Manifestó los deseos más decidido 
que los pueblos mismos recobrasen los derechos 
narios de representar el poder, autoridad y facu 
del Monarca, cuando este falta, cuando este uo ha 
visto de Regente, y cuando los mismos pueblos 
Matriz han calificado de deshonrado al que fim 
procediendo á sustituirle representaciones civile 
disipan los tristes restos de la ocupación enemiga 
les conatos son intimamente unidos con los deseos 
rosos de su seguridad y felicidad, tanto interna 
externa, alejando la anarquía y toda dependenc 
poder ilegítimo, cual podía ser ineficaz para los 
del instituto social, cualquiera que se hubiese levs 
en el tumulto y coavulsiones de la Península, d» 
de la dispersión y emigración de los miembros 
Junta Suprema Central. Cuando estas discueíoi 



-^ 162 <- 

liones de hombres desencontrados, son es- 
i cousecuencias de una revolución, 7 espo- 
[uede acéfalo el cuerpo político: pero si se 
■ el orden y modo regular de los negocios 
10 pueden menos de conducir como por la 
vista, del efecto que se desea. Tai ha sido 
del pueblo de Buenos Aires en propender 
nase, si en el estado *de las ocurrencias de 
, debía subrogarse el mando Superior de 
las Provincias del Vireinato en una Junta 
que as^urase la confianza do los pueblos 
re su conservación contra cualesquier ace- 
ta reunir los votos de todos ellos, en qiiie- 

facultad de proveer la representación del 
t Exmo. Cabildo de la Capital, con anuen- 
.0. Señor Virey, á quien informó de la ge- 
5n, agravada con el designio de retener el 
obierno, afín notoriada que fuese la pérdida 
Península y su gobierno, como espresa la 

diez y ocho del corriente, convocó la más 
el Pueblo en Cabildo general abierto, donde 
' votó publicamente el negocio más impor- 

fundamento para la tranquilidad, seguri- 
ad general; resultando de la comparación 
la mayoría con exceso por la subrogación 
,el Exmo. Sr. Virey en el Exmo. Cabildo, 
denaba una Junta Provisional de gobierno, 
^regación de la general de las Provincias : 
i acrecentado y aumentado con la aclama- 
tropas y numeroso resto de habitantes, 
aló la Junta en un modo y forma que ha 

la base fundamental sobre que debe elevar- 



^ 163 — 

ee la obra de la conservación de estos dominios al Si 
D. Fernando Séptimo. Los ejemplaree impresos de lo 
adjuntos bandos, y la noticia acreditada en ba&tant< 
forma que el Esrao. Cabildo, y aún el Exmo Sr. Vi 
rey, que el fué, D. Baltazar Hidalgo de Cisneros, dai 
á Vd., no dejan duda á esta Junta de que será mira 
da por todos los jefes, corporaciones, funcionarios pú 
blicos y habitantes de todos los Pueblos del Vireinatc 
como centro dei nulidad, para formar la barrera inespug 
nable de la conservación íntegra de los dominios d( 
América á la dependencia del Sr. D. Femando Sépti 
mo, ó de quien legítimamente le represente. No meno 
esperan que contribuirán los mismos á que, cuanto má¡ 
antes sea posible, se nombren y vengan á la capita 
los Diputados que se enuncian para el fin rapresado ei 
el mismo acto de instalación; ocupándose con el mayo: 
esfuerzo en mantener la unión de los pueblos, y en con 
soltar la tranquilidad y seguridad individual; teniend( 
consideración á, que la conducta de Buenos Aires niueS' 
tra (|ue, sin desorden y sin vulnerar la seguridad, pue- 
de obtenerse el medio de consolidar la confianza públi- 
ca y su mayor felicidad. Es de esperar que cimentad* 
este paso, si llega el desgraciado momento de sabersf 
sin duda alguna la pérdida absoluta de la Península 
Bfc baile el distrito del Vireinatc de Buenos Aires sir 
los graves embarazos, que por la incertidumbre, y faití 
de legítima representación del Soberano en España í 
la ocupación de los franceses la pusieron en desventají 
para sabudirse de ellos; puesto que, tanto como el ene- 
migo descubierto invasor, debe temerse y precaverse el 
que desde lo interior promueve la desunión, proyectí 
la rivalidad y propende ú, introducir el conflicto de lí 



— 164 ^- 

suerte política no prevenido. Cuente Vd. con todo lo 
que penda de los esfuerzos de esta Junta, cu3'0 desvelo 
por la conservación del orden y fústema nacional se 
inostnirá por los etecto.s. Este ha sido el concepto de 
proponer el pueblo al Exmo. Cabildo la espedición de 
quinientos hombres para lo interior, con el fin de pro- 
porcionar auxilios niiUtai-es para hacer obsen'ar el or- 
den, si se teme que sin él no se harían libre y hon- 
radamente las elecciones de Vocales Diputados, confor- 
me A lo prevenido en el artículo X del Bando citado, 
sobre que hace la Junta los más eficaces encalaos por 
su puntual observancia y la del artículo XI, Así mis- 
mo ¡in|)orta Vd. quede entendido, que los Diputados 
han de irse incorporando en esta Junta conforme y 
por el orden de su llegada á la capiüil, paní que así 
se hagan de la parte de confianza pública que conviene 
el mejor servicio del Rey y gobierno de los Pueblos: 
imponií^ndosc con cuanta antici|>ación conviene íí la 
formación de la general, de los graves asuntos que to- 
can al gobierno. Por lo mismo, se habrá de acelerar 
el envió de Diputados; entiendo deber ser uno por ca- 
da ciudad ó villa de las Provincias, eonsiderandvj que 
la ambición de los extranjeros puede escitarse á apro- 
vechar la dilación en la reunión, para defraudar íí S. 
M. los l*^timos derechos que se trata de preservar. 
Servirá á todos los Pueblos del Vireinato déla mayor 
satisfacción el saber, como se lo asegura la Junta, que 
todos los Tribunales, Corporaciones, Jefes y Ministros 
de la capital, sin escepción, han reconocido la Junta, y 
prometido su obediencia para la defensa de los augus- 
tos derechos del Rey en estos dominios; por la cual es 
tanto más interesante que este ejemplo empeñe los de- 



165 



seos de Vd. para contribuir en estrecha unión á salvar 
la Patria de las convulsiones que la amenazan, si no 
se presentasen las Provincias á la unión j armonía 
que debe reinar entre ciudadanos de un mismo origen, 
dependencia é intereses. A esto se dirigen los conatos 
de esta Junta; á ellos los ruegos del pueblo principal 
del Vireinato, y á los mismos se le escita, con franque- 
za de cuantos auxilios y medios pendan de su arbitrio, 
que serán dispensados prontamente en obsequio del bien 
y concentración de los pueblos. 

Real Fortaleza de Buenos Aires, á 27 de Mayo 
de 1810. 



167 



LEYENDA 



Las Actas Capitulares son copia de los originales que se }ui7i te- 
nido d la vista. 



El notable dociimenio qve se registra autografiado eri el apéndice, 
permanecía inédito, y es el que manifiesta quienes eran los que estar 
han ese día en los portales del Cabildo y efti la plaxa de la Victoria, 
produciendo el cambio de situación que iniciaba la emanoipadóJi po- 
lítica de un Continente, 

Allí están las firmas de los precursores de la revolución, de los 
militares, del clero, del elemento popular agitado pm^ la juventud, de 
los patriotas de la primera hora, que desiiuian con su actitud deci- 
dida y enérjica, una dominación de tres siglos. 

Sus 7iombres, muchos de los que jjarecia7i condenados al eterno 
olvido, reaparecen á través de ochenta y siete años, cuando seis na- 
ciones deben su ser á la abnegación de que estuviei'on poseídos; y la 
Bepüblica Argentina principalmente que fué su cuna, jmedc saludarlos 
con amor, inseiñhitndolos e7i los anales de su gloriosa historia. 

Al acercarse la fecha inmortal, 7ios co7igratulamos de que la poste- 
ridad pueda honrar la memoria de esos esforzados ciudadanos, can el 
homenaje q^ie merecen. 



V 

K 



\1 



A,