(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Manual de geografia y estadística de Chile"

This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 
to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 
to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 
are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 
publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with librarles to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 

We also ask that you: 

+ Make non- commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfrom automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remo ve it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
any where in the world. Copyright infringement liability can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's Information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 

at http : //books . google . com/| 



y Google 




POFUILAR, 

DB ARTES^ CIENCIAS T OFICIOS^ ' 

Joaquin Mora, de la Acad; Don lose M. Mora; 
la Barca; marques de Mobres, de ía Acad.; Don 



:o; Don Pascnal Gayan ges, de la real Acad. ; Don i 
ir; Don Antonio Ferrer del Rio, de la real Acad.; 



M , vvu AUluuiu r crrcr u» niw, uc a real Acaa.; 
I de la real Acad.; Don Eugenio Hartzenbosch, de 

, . TO)n Eugenio de Ochoa, de la real Acad. ; Don Joaquin 

b JDon Juan de la Cruz Oses; Don Tomas Garda Luna; Don Antonio Gilr Zarate. 
i.: Don Joselbria Antequera; Don Ramón Echevarría: Don Eduardo Veloz 
mo; n», f i.g a m. i !! ■ & if— .« ■■ » !> , - ^-^^yormérito. 



filSTOBIATO 

ManmddeDi 
n de H 
I* deH3 
f* delu 
n deT< 

MORAL. * 1 

Manual de A 

» de A< 

I* d^B 

n de D< 

if de De 

m deD( 

n de Di 

n de£( 

» deE< 

» delB 

» deFi 

•» deH) 

n de Ja 

if deLi 

f» deL^ 

n delai 

» deM< 




^c»veja, ca- 
^ y conejos. 
Lves de cor- 
ks, gusano 
unillia, eto. 
blgodon. 
wcao y cafe 
k cana de 

pibaco. 

BSdelosga- 

K ! 



linos. 

K>r y looo- 

ftríal. 



n deMj 
» de 01 

CIXNCXAAJEÍfUHPi^*-^ 



- ^^ 



-rAíab 



HARVARD COLLEGE 



*iHff*^^^^ 



LIBRARY 



y Google 



y Google 



y Google 



MANUAL 

í 

I DE 

: geografía y estadística 

I OE CHILE. 



y Google 



Es propiedad de los Editores, y se perseguirá ante la 
ley al que la reimpinma. 



¿7¿^. 



Cí£-^, 



. — linpreota de Roblot. 



Besanion. — iinpreota 



y Google 



^ ENaCLOPEDlA HISPANO-AMERMUNA. 



MANUAL ;;<^ 

DE 

GEOGRAFÍA Y ESTADÍSTICA 

DE CHILE 



Ds BALDOMERíO MENENDEZ, 



é Blttoria 



parís 

LIBRERÍA DE ROSA Y BOURET. 
i860 

Digitizedby Google 



saí>¿;í^.4ó 



Harvard CoUege Ubrary 

Cfft of 

Archlbald Cary Coolldge 

and 

Ctarence Leonard Hay 

April 7, 1909. 



y Google 



PRÓLOGO. 



Reunir, coordinar y metodiiar los datos qae, sobre la 
república de Chile, contienen las obras y diccionarios de 
Geografía y EstadisUca mas modernos y qae gozan de 
mas fama en el mundo científico; las noticias esparcidas 
en varias obras y relaciones de viajes , cuyos autores 
pasan por concienzudos y verídicos, ó en articules espe- 
ciales debidos á escritores distinguidos; las indicaciones 
que personalmente nos ban hecho algunos amigos natu- 
rales de aquel país, ó que han residido en él algún tiem- 
po, y los apuntes que sobre aquella fértil y riquísima 
comarca hemos ido acumulando durante los años que nos 
dedicamos ¿ la enseñanza, de la Geografía y de la Histo- 
ria : hé aquí el objeto que nos hemos propuesto al escribir 
esta obrita, deseosos de dar á conocer uno de los Estados 
mas prósperos y felices de la América del Sur, encerrado 
por la naturaleza entre la gigantesca cadena de los Andes, 
las embravecidas olas del Grande Océano y las abrasa- 
doras arenas del desierto de Ataeama, como si hubiese 
querido preservarle, por medio de estas barreras natm'a- 
les, de las convulsiones intestinas que han agitado lasti- 
mosamente y c[ue agitan aun por desgracia á la mayor 



y Google 



VI PRÓLOGO. 

parte de las repúblicas del Naevo Mundo que pertenecie- 
ron un dia á la monarquía española. 
, Somos á nuestro juicio los primeros en acometer esta 
empresa, no exenta por cierto de dificultades, ó al menos 
no tenemos noticia de que ningún otro la haya realizado, 
y nuestro trabajo no puede ser por lo mismo tan perfecto 
y acabado como quisiéramos y como lo seria si hubiése- 
mos tenido una base, un cimiento sobre que levantar 
nuestra obra. 

Desde luego reconocemos y confesamos ingenuamente 
que habrá en el presente Manual defectos, inexactitudes 
y omisiones, por mas que nuestra conciencia nos asegure 
que jdo hemos economizado trabajo ni sacrificios de ningún 
género, y que estos han sido muy superiores á las venta- 
jas matoriales que de escribirle reportamos. 

Pero si bien se hallará cubierto de lunares , servirá al 
menos para que plumas mas idóneas que la nuestra, y en 
particular algún escritor chileño que tenga á la mano el 
medio de conocer y subsanar los defectos en que involun- 
tariamente hayamos podido incurrir, edifiquen sobre 
nuestro trabajo una obra mas digna del país cuya descrip- 
ción geográfica intentamos. Si asi sucediese, quedarían 
sobradamente compensados nuestros afanes solo con el 
placer de haberles servido de estimulo. 

Gomo la Geografía y la Historia son dos ciencias her- 
manas é inseparables; como al visitar un país nos entra 
naturalmente el deseo de conocer las vicisitudes por quq 
ha pasado en el trascurso de los tiempos , hemos querido 
que precediese á la geografía de Chile una reseña histó* 
rica, tan extensa como la índole de esta obra lo permite 



yGoOgl^ 



PlUkOGO« VII 

y extractada del Manml de Bistaria y Oonoiofla dé 
Gküe qoe baoe dos meses escribimos. 

Nos ha parecido conveniente dividir la oIh^ en los dos 
ramos que abraza su titak), dedicandorá cada una de elhs 
una sección especial. 

La Sección geográfica, qne es la mas extensa y también 
la mas importante , abraza una reseña del país en todos 
los ramos que son del dominio de la Geografía subdividida 
en Descripción general, Descripción corográfíca, ó de 
cada una de las provincias en particular, y |Descripoíon 
topográ^» ó de las poblaciones mas importantes de la ' 
República , examinando primero el todo y despees cada 
ana de sus partes, cc»no la lógica y el buen sentido lo 
aconsejan. 

Siendo la Gec^rafía una de las ciencias que ans han 
'menester del órden^ de la clasificación y del método para 
que su estudio no fatigue la' inteligencia y la memoria , 
hemos subdividido la Descripción general con arreglo á 
los adelantos de la ciencia , dedicando á cada uno de loa 
ramos que debe abrazar toda reseña geográfica , si hade 
corresponder á su objeto, un capítulo especial qoe se su^ 
ceden en el orden que nos ha parecido mas lógico y na* 
toral y mas á propósito, además, para que el lector pueda 
formarse gradualmente una idea del país, á medida que 
vaya avanzando en su estudio; porque la experiencia nos 
ha demostrado que un tratado de Geografía sin clasifica*-^ 
oion y sin método , es una mesa revuelta cuyo examen 
cansa y festidia, sin que sea posible dar cuerpo al cumula 
de ideaa incoherentes que se conciben á la vez. 

En las Descripciones corográfíca y topográfica dedicá-^ 



y Google 



TIH PRál.060. 

mes WEí espitólo á cada una de las provincias « cooaide* 
rando á la Araacania cooio parte integrante del paia ; por- 
que si bien sus habitantes no reconocen enteramente la 
antoridad de la Repéblica, el territorio comprendido entre 
las corrientes del Biobio y del Valdivia la pertenece por 
derecho geográfico , que es en esta parte el principal y el 
mas atendible de los derechos. 

En la Descripción topográfica nos hemos tomado la li* 
bertad de agrupar en un solo capítulo la descripción de 
las poblaciones mas notables de las provincias de Colcha* 
gua, Talca y Maule, y en otro las de Valdivia y Ghilóe, 
porque su escaso número y su poca importancia relativa 
nos han permitido hacerlo sin introducir la confusión ni 
el desorden, de que procuramos huir cuidadosamente. En 
cambio la capital de la República nos ha parecido digna 
de un capítulo especial. 

Encerrados en límites estrechos y creyendo que la 
Descripción general era la parte de la obra que de mas 
amplitud necesitaba, nos ha sido imposible dar á las otras 
dos toda la extensión que hubiéramos deseado, si bien 
procuramos que no falte en ella lo que en cada una de las 
provincias y de ks poblaciones nos ha parecido mas digno 
de darlo á conocer. 

En la Sección de Estadística hemos reunido, redactados 
con la sencillez y claridad que nos ha sido posible y que 
constituyen el mérito principal de esta clase de trabajos , 
porción de cuadros sinópticos, con cuantas noticias esta- 
dísticas hemos podido haber á la mano, colocándolos en 
el mismo orden que los capítulos de la obra en que se 
trata d^ ramo 4 que cada ^tado se refiere, y solo tene- 



,y Google 



PRÓLOGO. IX 

mos el sentimiento de no haber podido examinar sino por 
muy breves instantes y á la ligera , por mas medios qoe 
empleamos para proporcionárnoslo , el censo de la pobb* 
cion , impreso y publicado por el gobierno chileño en 
fines de 1857 ó á principios de 1858, para arreglar á él 
todos nuestros datos estadisticos, y lo sentimos tai^ mas, 
cuamo que esta publicación oficial pasa por uno de los 
trabajos mas perfectos en su clase, habiendo tenido que 
engolfarnos, á fin de subsanar en la parte posible esta 
lálta, en enojosos cálculos matemáticos para apreciar el 
aumento de la población en la República y en cada una 
de sus provincias y poblaciones, y buscar, sino la verdad 
en toda su exactitud, la mayor aproximación posible. 

Insignificante es con todo esto nuestro trabajo ; escaso 
por demás el mérito que encierra , y muchos , sin duda , 
los defectos de que adolecerá ; pero tal cual es , lo dedi- 
camos á la estudiosa juventud chileña, ganosos de que su 
lectura pueda distraer alguna vez sus momentos de ocio 
y dispertar en ella el deseo de conocer, con mas exactitud 
y precisión, el hermoso pais, la comarca privilegiada en 
que vive. 

Baldomebo MBNENDEZ. 



y Google 



y Google 



MANUAL 

DE GEOORAFÍi Y BSTADÍSTI€i 

DE CHILE. 
RESEÑA HISTÓRICA. 



El Estado de Chile , uno de los mas pacíficos y 
florecientes de la América del Sur, y cuya descrip- 
ción gei^ráfica forma el objeto del presente libro , 
es una región aislada de las demás repúblicas por 
la naturaleza , que la encerró entre el Océano y la 
gran cordillera de los Andes, entre el desierto de 
Atacama y el canal de Ancud. 

Los belicosos pueblos indianas que ocupan aun 
en el dia una de sus mejores comarcas, y que ins- 
piraron á Ercilla su iomoi^l poema , supieron de- 
fender, á través de los siglos y con un tesón de que 
no hay ejemplo en la historia; la independencia 
de su reducida patria ^ sin que los poderosos locas 
del Perú ni ios aguerridoa Españoles lograsen jamás 



y Google 



12 MANUAL DBi (HSOGRAFIA 

imponerles el yogo de la servidombre por mas 
esfaerzos que emplearon para ello, conservando 
aun en el día, y á pesar de las irresistibles invasio- 
nes de la civilización, sus costumbres, su religión y 
su gobierno como en los primeros tiempos de la 
conquista. 

No existen tioticias históricas de Chile anteriores 
al siglo XV. Por este tiempo se hallaba el país ha- 
bitado por una InHnidad de tribus nómadas, la 
mayor parte de ellas belicosas y audaces , como en 
mas de una ocasión lo demostraron después, y que 
eran tanto mas guerreras y amantes de su indepen- 
dencia , cuanto mas al Sur se hallaban establecidas 
ó acampadas. 

Estos pueblos tomaban por lo general el nombre 
de los valles en que tenian su habitual residencia , 
y se distinguían, entre algunos otros de que no 
haremos mención por su escasa importancia histó* 
rica, y siguiendo el país de Norte á Sur, los Copia- 
pos, los Coquimbos, los Quillotanos, los Mapochos, 
los Promaucos, los Pencónos, los Moluches, llamados 
por los Espaaoles Araucanos^ y los Cunchos, con 
mas los Antalos, los Canguios y los Puekos que vi- 
vían casi en la falda de los Andes. 

El inca del Perú Topa-Yupanqui , que tanto y 
con tan buen éxito trabajó por ensanchar los limi- 
tes de su imperio, se propuso conquistar á Chile , 



y Google 



y KSTAi^sngí de cbujc. 13 

y ano de sos generales llamado Gbhiehiroca pene- 
tró en el país á mediados de aquel siglo al frente 
de un numeroso ejército^ y tras seis años de una 
lucha continua con los indígenas , llegó á dominar 
en la región del territorio comprendida entre las 
fronteras meridionales áel Perú y la orilla dereeba 
del Maule , en euyo límite fué detenido por los be- 
licosos Promaucos, permaneciendo en la dependen- 
cia de los Incas hasta que los Espafioles se hicieron 
dueSos del imperio tras la Tictoria de Caxamarca y 
la muerte de Atahdalpa. 

Un ejército de seiscientos Españoles y quince mil 
Pm'uanos auxiliares , á las órdenes del Adelantado 
Diego de Almagro , penetró en Chile por las fron« 
teras del Tucuman en 4536 , y ocupó por algunos 
meses los valles del Copiapo y del Coquimbo sin 
grande resistencia ; pero los sucesos del Perú exi- 
gieron la presencia del general español en el Cuzco, 
y#us tropas abandonaron el territorio chileño en 
marzo de 4536 , dirigiéndose al Perú á través del 
desierto de Atacama. 

Cuatro años después, en 4640 , otro ejército es- 
pañol , menos numeroso aun que el anterior , auxi- 
liado por seis mil Peruanos y al mando de Pedro 
Valdivia , penetró en el pais por los Andes ; le 
recorrió en toda su extensión de Norte á Sur, some- 
tiendo á todas las tribus establecidas al norte del 



y Google 



i4 MANUAL DE GBOGRAFÍA 

Biobio y fondando las principales ciudades con que 
cuenta hoy la República y algunas otras que, como 
Villa rríca , han desaparecido del mapa eo el tras- 
cursó de los tiempos. 

Trece años militó en Chile el general Valdivia , 
y en todos ellos la victoria siguió constantemente 
sus banderas ;'pero las tribus moluches que ocupa- 
ban los vdles de Arauco y Tucapel se negaron á 
reconocerse vasallos de los reyes de Castilla , toma^ 
ron en masa las armas para defender su libertad y 
su independencia , y tras dos años de sangrienta y 
obstinada guerra vencieron al afortunado Conquis- 
tador en las inmediaciones de Tucapel, destruyeron, 
su ejército , le hicieron prisionero y le as^inaroa 
inhumanamente en diciembre de \ 553. 

Desde entonces la historia de Chile se reduce á 
una larga y funesta serie de guerras entre los Es- 
pañoles y los Araucanos , guerras en que toma- 
ron parte á favor de los unos ó de los otros la may§r 
parte de las tribus del país y en las cuales la Foi^ 
tuna se pasó del uno al otro campo , con extraor- 
dinaria- volubilidad , aunque sin favorecer á los 
primeros basta el punto de que lograsen someter á 
sus indomables enemigos. 

La paz de Quillón , estipulada en 1640, y en la 
cual los conquistadores declararon tácitamente su 
impolei^cia para subyugar á los M(^ucfaes al seña^ 



y Google 



T «stadIstica de chilb. Itt 

lar la comente del Biobio como limite natnral del 
terrítopo ocupado por estas iríbas, puso fin por 
algnnos años á tantos desastres, declarándose la 
Arancania como un estado nominalmente feudal de 
los monarcas españoles. Esta paz fué rota varias 
veces, y bien puede asegurarse que la lucha no tuvo 
un término definitivo hasta el tratado de Santiago , 
que se estipuló entre las dos fuerzas beligerantes 
en 4780. 

Durante este largo periodo , los Españoles habian 
asegurado su conquista en el resto del país ; este se 
habia organizado paulatinamente , se habian fun- 
dado todas las poblaciones que hoy existen, se 
habian puesto en explotación las ricas minas de 
oro , de plata y de cobre que atesora la comarca , 
de las cuales se extrajeron para la metrópoli consi- 
derables cantidades , y fuq*a de los ataques de los 
Araucanos, reducidos á un determinado, espacio, 
y de las invasiones de los piratas ingleses y holan- 
deses que infestaron las costas de Chile desde el 
año de 4 378 , en que el inglés Dracke entregó al sar- 
qneo el puerto de Valparaíso , hasta el de 4680 en 
que Bartolomé Shpar hizo otro tanto con la ciudad 
de Coquimbo ó la Serena , nadie interrumpió á 
los Españoles en la pacifica posesión de sus con** 
quistas. 

Regido Chile por generales con el titulo de go- 



,y Google 



10 MANUAL DE «EOGRAFÍA 

l)eraadores , formó parte sin embargo dd vireinato 
del Perú hasta 4774, en que el rey Carlos HI le 
declaró Capitanía General independiente, siendo 
gobernador D. Francisco Javier de Morales. 

En los últimos meses de 4810 y con motivo de la 
invasión francesa en España y de la captivtdad de 
Fernando TU , principiaron á notarse en Gbite los 
primeros síntomas revolacionarios y á toinar ccierpo 
las ideas de emancipación que vagaban informes 
por el país , ansioso como las demás colonias am^ 
ricanas de sacudir el yugo español que no era para 
ellas, preciso es confesarlo, demasiadamente suave. 

Depuesto por los Chileños el capitán general Car^ 
rasco á principios de 4815, se creó un gobierno 
popular , se convocó un congreso nacional eá San* 
tiago , y aunque uno y otro funcionaron á nombre 
del rey de España , se pudo ver ¿ las claras desde 
luego en lo que vendrían á parar al fin sus protesta» 
de adhesión y de fidelidad. 

Como un pueblo sometido por tantos años á la 
férula del despotismo militar, que es sin disputa el 
peor de los despotismos , no era fácil que atesorase 
las virtudes cívicas en el grado que se nece^taba 
para recorrer tranquilamente, la senda de la íiber* 
tad , las ambiciones ilegítimas se dispertaron , los 
intereses locales chocaron con los generales, las 
rivalidades encendieron la lucha entre los partidos 



y Google 



T UTAJübmcA Bi aout. 17 

y bobo eolisiones entre los qae , ohridándeee del 
mlerés coinon, no pensaban mas que en las disi- 
dencias roesquinas del momento , como si no ba« 
biese tiempo de arreglarlas cuando el pais fuese 
independíente. En estas hicbas sobresalió la Eamtlia 
de los Carreras, que tuvo mas tarde un fin trágico 
y lamentable. 

Estas discordias civiles favorecieron , eomo na 
podían menos de favorecer, á los dominadores del 
país, y el vírey del Perú supo aprovecbarse de 
ellas mandando tropas en diferentes ocasiones que, 
unas veces vencidas y otras vencedoras, concluye^ 
ron por someter de nuevo á Chile mandadas por el 
general Osorio , que penetró en la capital el 3 de 
octubre de 4814, mientras el gobierno indepen- 
díente y las personas mas comprometidas en la re- 
volución, atravesaban los Andes y buscaban un re- 
fugio en Mendoza ocupada por fuerzas insurgentes 
de Buenos Aires. 

Dos aSos escasos mandó después en Chile, á 
nombre de España , el capitán general Marco de 
Pontagíl sin gran obstáculo ; pero á principios de 
febrero de 4846 penetró en el pefs un ejército in- 
dependiente, enviado por el gobierno de Buenos 
Aires , á las órdenes del general San Martin y de 
algunos emigrados chilefk)S, venció á las tropas 
realistas en Chaccdxico; entró en Santiago el 45 de 



y Google 



18 JUNVAL DE eB0eiUFÍ4 

aquel mes, restableció el gobiertio popular^ y los 
partidarios de la independencia confirieron el título 
de Director supremo del pais á D. Bernardo de 
O'Higgins, militar esforzado y administrador -en- 
tendido y prudente , á quien debe Chile en mucha 
parte su emancipación. 

Los realistas, reforzados con un >ejército de cinco 
«lil hombres, que condujo del Perú el general 
Osorio en los primeros diasde 1848, sostuvieron 
la guerra contra los independientes y aun obtuvie- 
ron sobre ellos el 19 de enero del mismo año una 
secada victoria en los campos de Cancha-Rayada; 
pero vencidos á su vez y completamente derrota- 
dos , con pérdida de mas de cinco mil hombres , 
cerca de las orillas del* Maipo el 5 de abril , no 
volvieron á inquietar de una manera trascendexital 
á los ejércitos del pais ; de modo qae bien puede 
asegurarse que en la jornada del Maipo ganaron 
los Chileños su independencia. 

La adquisición , á costa de patrióticos sacrificios , 
de una escuadra que se componía ya en 1819 de 
siete buques de guerra, artillados con doscientos 
veintícho cañones y mandados por el marino inglés 
Lord Cochrane y por su segundo D. Manuel Blanco 
Encelada , alférez de navio que habia sido en la 
armada española , puso á Chile , no solo en estado 
de apoderarse de Valdivia en 1820 y de arrojar 



y Google 



Y ISTADiSnCA DE (SBítM 19 

« < . 

los restos del ejército realista á la isla de Chitóe , 
sino también de volver sus armas contra el virey 
del Pera, bloqueando por dos veces el puerto del 
Callao y mandando una expedición armada , fuerte 
de cinco mil hombres , á las órdenes del general 
San Martin que, desembarcando en la bahía de 
Pisco y en otros puntos de la costa en noviembre 
de 4820 , se apoderó de Lima á fines de julio del 
año siguiente, estableciendo en el Perú un gobierno, 
nacional , á cuyo frente se colocó el general San 
Martin en clase de Protector supremo. 

Sin enemigos que combatir dentro de su terri- 
torio y se dedicaron el gobierno chileño y el Con- 
greso nacional á organizar el país y dotarle de 
instituciones liberales, promulgando en i 822 Ja 
Constitución del Estado , que con algunas reformas 
introducidas en ella en 1833 es la misma que se 
halla vigente en el dia. 

Una insurrección militar , acaudillada por el ge- 
neral D. Ramón Freiré á los dos meses escasos 
de haberse promulgado la Constitución, obligó á 
O' Higgins á dimitir el cargo de presidente , y atra- 
vesó el país desde entonces hasta 1830 una época 
calamitosa , en que las conmociones populares se 
sucedían con demasiada frecuencia , en que las tro-» 
pas , sublevadas, unas veces por el general Freiré 
y otras por el general Prieto ^ mantenían al país en 



y Google 



20 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

continua alarma y desconcierto , impedían que sa 
Hacienda saliese del deplorable estado en que las 
atenciones de la guerra la habian sumido , imiH- 
diendo el desarrollo de los intereses materiales y 
hasta comprometiendo la existencia política de la 
nueva República. ' 

Pero apareció en la escena política un hombre 
extraordinario , que nombrado Vicepresidente en el 
tfiño de 4830 cuando la elevación del general D. Joa- 
quín Prieto al poder supremo, y dotado de una 
fuerza de voluntad invencible y de una intachable 
moralidad , logró sobreponerse á todas las volun- 
tades , arrogarse todos los poderes á manera de 
dictador , dominar todas las pasiones , arreglar la 
Hacienda pública , reformar el código fundamental 
del Estado , introducir el orden y la moralidad en 
todos los ramos de la administración , contener la 
inmoralidad y el desenfreno castigando el crimen , ' 
quienquiera que fuesen los perpetradores , con un 
rigor hasta entonces desconocido , y mantener en 
fin tranquilo el país por espacio de seis años. 

Este hombre fué fusilado frente á Valparaíso en 
junio de i837 por un coronel que sé habia suble- 
vado en Quillota con algunas fuerzas del ejéroib , 
so pretexto de no querer tomar parte en la guerra 
contra el Perú que entonces se proyectaba ; pero 
el pafs dio pruebas ostensibles del sentimiento que 



y Google 



T ESTABÍS7ICA DE CHILE* ti 

la perdida de aquel hombre le caosaba y del horror 
con qae miraba el crimen y á los criminales , gra- 
bando en letras de oro en la sala de sesiones de 
la municipalidad de Valparaíso el nombre de Diego 
Portales , decretando la erección de una estatua á 
esta víctima de las maquinaciones extranjeras y 
de los enemigos de la prosperidad de Chile , vis- 
tiendo oficialmente luta por espacio de un mes, 
honrando su cadáver con exequias las mas suntuosas 
que hasta entonces se habían visto , y fusilando , 
por fin , en Yalparaiso al jefe militar que habia or- 
denado su muerte y á siete de sus mas comprome- 
tidos parciales. 

Tres meses después del asesinato de D. Diego 
Portales se formalizó la guerra contra el Perú ó 
mas bien contra el Protector supremo de este país 
D. Andrés Santa Cruz , Presidente á la v^ de la 
república de Bolivia , mandando una tras otra dos 
expediciones armadas , compuesta la una de cinco 
mil hombres al mando/ del almirante D. Manuel 
Blanco Encelada , y fuerte la segunda de ocho mil 
soldados al mando del general D. Manuel Bulnes. 

Esta guerra y sostenida con pequeños intervalos 
por eiqpacio^de dos años en un país extranjero , dio 
por resultado la caida del protector Santa Grux 
que^ vencido en Yuncal, se vio en la necesidad de 
hacei: renuncia del n^ndo sapremo que ^ercia en 



y Google 



22 MANUAL MS GEOGRAFÍA 

Bolivia y el Perú , rompiéndose así la aliaitta ó 
confederacioQ Bolivio-Peruana que amenazaba hasla 
cierto punto la independencia de las demás repá- 
blicas de la América meridional. 

Firmada la paz con el Perú en 4839 y reconocida 
la independencia de Chile por la mayor parte délas 
naciones europeas , ha progresado el país de una 
manera tnuy notable á beneficio de la paz interior, 
apenas interrumpida , y lo^ presidentes D. Joaquín 
Prieto , D. áanuel Bulnes y D. Manuel Montt , que 
se sucedieron pacíficamente en las épocas y por los 
medios legales , se esforzaron en labrar la felicidad 
de Chile por medio de acertadas disposici(mes , el 
comercio adquirió un desarrollo extraordinario , la 
industria progresó también , aunque no tanto como 
^ria de desear , el producto de las minas llegó á 
duplicarse en pocos años , se introdujeron notables 
mejoras en todos los ramos de la administración 
pública y el país continuó tranquilo su marcha pro- 
gresiva , en medio del incendio que devoraba á ios 
demás estados sus vecinos. 

La España , reconociendo al finia independencia 
de su antigua colonia por un tratado de paz y amis- 
tad celebrado en Madrid eH5 de abril de \SAÍ y 
pactando con ella ventajosos tratados de comercio 
y navegación , ha dado mayor estabilidad á la re- 
pública chileiia y contribuido á su prosperidad. 



y Google 



T ESTADÍSTICA DE CHILE. 23 

Tras la eleccioa del actual Presidente, verificada 
en 4854 , y á mediados del ano último tuvieron 
lugar convulsiones políticas en que se derramó , 
por desgracia , alguna sangre ; pero sofocadas al 
poco tiempo, continúa tranquilo y prosperando el 
país, y si bien se nota en la actualidad algún 
desasosiego en los ánimos y alguna exacerbación 
en las pasiones, debido en mucba parte á las ten- 
dencias reaccionarías de una fracción del partido 
conservador á cuyos individuos se les da el signi- 
ficativo dictado dé pelucones, es de esperar del pa- 
triotismo y de la sensatez del pueblo liberal que 
Chile continuará marchando por la senda del pro- 
greso y prosperando mas y mas , sin que vuelvan 
á reproducirse las funestas escenas que ensangren- 
taron sus calles y sus fértiles campiñas desde 4822 
á 4830, en los prímeros meses de 4854 y las mas 
lamentables de 4859. 



y Google 



y Google 



SECCrON GEOGRÁFICA. 



y Google 



y Google 



GEOGRAFÍA DE CHILE. 



DESCRIPCIÓN GENERAL. 



CAPÍTULO PRIMERO. 

Territorios que constituyen la república de Chile. — Situa- 
ción geográfica. — Limites. — Extensión.— Población. *-> 
División corográfica. 

La república de Chile se compone de ana parte 
de la América del Sar occidental , encerrada en 
forma de cuadrilátero irregular y prolongado de 
Norte á Sur entre el Grande Océano ó mar Pacifico 
y los Andes, de los archipiélagos de Chilóe y Cho- 
nos, situados á las inmediaciones de sus costas meri- 
dionales, de las islas de San Félix situadas á unas 
doscientas leguas al Oeste de sus costas, de las dos 
islas de Juan Fernandez, llamadas Has-á-fuera y 
Mas-á-tierra, que distan unas ciento cincuenta leguas 
en la misma dirección que las anteriores , aunque 
situadas mas al Sur, y del pequeño puerto del Bam* 



y Google 



28 MANUAL pe, GEOGRAFÍA 

bre que posee la República en el estrecho de Ma- 
gallanes. 

Chile tiende á incorporar á sus estados todas las 
costas occidentales de la Patagonia , y el dia en qae 
realice este gran pensamiento dominará las aguas 
del Grande Océano desde las fronteras de Bolivia 
hasta el cabo de Hornos. 

La parte peninsular se halla situada entre los 25° 
20' y los 4r 40' de latitud meridional y entre los 
66° 40' y los 74° 50' de longitud occidental, tomando 
por primer meridiano el que pasa por el observato- 
rio astronómico de Madrid , que es el que nos ser- 
virá de punto de partida para apreciar todas las 
longitudes de que haremos mérito en este Manwd, 

El archipiélago de Ghilóe se halla comprendido 
entre los 41° y los 44° de latitud meridional y entre 
los 70** y los 74° de longitud occidental. 
. El archipiélago de Chonos, entre los 44"* y los 47* 
de latitud meridional y entre las mismas longitudes 
próximamente que el anterior. 

Las islas de San Félix , situadas entre los 27° y 
los 28° de latitud meridional y los 81° y los 82° de 
longitud occidental. 

La§ islas de Juan Fernandez se hallan compren- 
didas entre los 33° y los 34° de latitud meridional y 
entre los 79° y los 81° de longitud occidental. 

El puerto del Hambre se halla situado no muy 



y Google 



T estadística de CWtE. 29 

lejos de la isla de Hanover en el estrecbo de Maga- 
llanes á los 53** próximamente de latitud Sur. 

La parte peninsular confina al Norte con la repú- 
blica de Bolivia . de la cual la separa el desierto de 
Atacama ; al Este con la Confederación Argentina ó 
del Rio de la Plata y con la Patagonia , sirviéndolas 
de limite y frontera natural la cordillera de los An- 
des, en una extensión de cuatrocientas leguas pró- 
ximamente ; al Sudeste con la Patagonia y al Sur y 
al Oeste con el Grande Océano ó mar Pacifico que 
baña sus costas , cuya extensión excede de cuatro- 
cientas leguas geográficas. 

Esta región , la mas importante , ó ikiejor dicho la 
principal de la república de Chile , tiene trescientas 
cuarenta leguas en linea recta de Norte á Sur, de 
cuarenta á cincuenta de Este á Oeste y unas diez y 
siete mil leguas cuadradas de superficie que, unidas 
á las cuatro mil cuatrocientas que cuentan próxi- 
mamente la Araucania y las posesiones insulares , 
dan para toda la República una extensión superficial 
de veinte y un ^mil cuatrocientas leguas cuadradas 
según la opinión de Malte-Brun. 

La población de .Chile asciende, según el censo 
oficial de 1857, á 4,558,319 almas, correspondiendo 
7S,5 habitantes porcada legua cuadrada, lo cual da 
ona ¡dea de lo despoblado que se halla el pais con 
relación ¿ las naciones europeas y también á varios 



y Google 



30 MÁinTAL DE aEOGRAFÍA 

Estados del Nuevo Hundo, entre los cuales ocupa el 
primer lugar la Confederación norte-atnerícana. 

Divídese al país en once provincias, estas en cin- 
cuenta y dos distritos ó departamentos , estos en 
trescientas sesenta y siete subdeiegáciones formadas 
á su vez por mil seiscientos noventa y seis munici- 
pios. , 

Las provincias se denominan, recorriendo el país 
de Norte 4 Sur : 

De Copiapo , capital San Francisco de la Selva ; 

De Coquimbo, capital la Serena de Coquimbo, 
llamada también Coquimbo ; 

De Aconcagua , capital San Felipe el Real ; 

De Valparaíso, capital Valparaíso ; 

De Santiago, capital Santiago, que es la residen- 
cia del gobierno y de, todos I6s centros administra- 
tivos ; 

De Colchagua , capital San Fernando ; 

De Talca , capital Talca ; 

De Maule , capital Cauquenes ; 

De la Concepción, capital la Mocha, llamada mas 
generalmente la Nueva Concepción ; 

De Valdivia , capital Valdivia ; 

Y de Cbilóe, capital San Carlos en la isla de 
Chilóe. 

Entre las provincias de la Concepción y Valdivia 
se encuentra el célebre país conocido con el nombre 



y Google 



T ESTADÍSTICA DE CBILE. 31 

de Araucaniai del cual nos haremos cargo extensa- 
mente en la descripción corográfica considerándole 
CQdl si fuese una de las provincias de Chile, como 
en realidad debiera y eomo lo será indudablemente 
algún dia. 



y Google 



CAPÍTULO n. 

OROGRAFÍA. 

Sistema general de montañas. — Ramificaciones. — Constita- 
cion geológica. — Volcanes. — Puntos culminante. — 
Pasos á través de las cordilleras. — Valles y cañadas. — 
Cabos. — Islas inmediatas á la costa. 

Los Andes , esas montañas gigantescas que , cual 
si fueran la espina dorsal de la América del Sur, 
atraviesan toda esta parte del Nuevo Mundo desde 
el istmo de Panamá hasta el cabo de Hornos , casi 
paralelas y muy próximas á las costas del Grande 
Océano , ocultando en la región de las nubes las 
altísimas crestas del Nevado de Sorota, del Illimani, 
del Cbimborazo , del Aconcagua , del Gualaturi y 
del Descabezado , canas en todos tienipos las cabe- 
lleras de los tres primeros, confundidas con las mas 
elevac^s brumas las columnas de humo que los tres 
últimos arrojan de sus anchos y profundos cráteres, 
esta cordillera inmensa que se pierde en las aguas 
del Grande Océano meridional , después de haber 
recorrido una extensión de mil seiscientas cincuenta 
leguas geográñoas y de haber cubierto con sus ra- 



y Google 



MANUAL DE GEOGRAFÍA^ ETC. 33 

míGcaciones un territorio inmenso , se levanta ma- 
jestuosa é imponente en toda la extensión de las 
fronteras orientales de Chile como una barrera casi 
inaccesible que )e aisla y separa del resto del 
mondo. 

Los geógrafos, siguiendo la clasificación adoptada 
por el célebre naturalista Mr. de Humboldt; dividen 
esta gigantesca serie de montañas en cuatro grupos 
principales á que dan el nombre de Cordilleras de 
Nueva Granada , Andes Peruanos , Andes de Chile 
y Potosí y Andes Patagónicos , limitado cada grupo 
por nudos ó puntos de unión perfectamente desta- 
cados y aproximándose todos cuatro á las costas del 
Grande Océano de tal suerte, que en algunas partes 
apenas distan sus cimas veinte leguas de las orillas 
del mar. 

Los Andes se presentan divididos en tres cordi- 
lleras casi paralelas en la república de Nueva Gra- 
pada y al Norte de la del Ecuador, en el resto de 
este Estado y en una parte del Perú forman una 
sola vertiente , constituyen en los límites del Perú 
y de Bolivia la elevada meseta del lago Titifiaca , y 
se separan deanes en dos grandes cadenas cuyas 
mas erguidas cumbres se destacan en el horizonte 
á manera de una doble cresta , elevándose nota- 
blemente su parte oriental sobre el resto del sis- 
tema. 



y Google 



34 MANUAL DS geografía 

£1 grupo chileño , compuesto de gran aiimero de 
macizos, y que podemos considerar comprendido 
entre los 24° y los 4r de latitud Sur y limitado por 
el Descabezado y el Corcobado, que se elevan el 
^primero en, los límites de Chile y de Bolivia y el se- 
gundo al norte de la Patagonia , tiene unos cuatro 
mil metros de altura media ; de modo que , si se 
exceptúan algunas de sus mas gigantescas cimas, se 
halla casi todo él algo mas bajo que la región de las 
nieves perpetuas, y ocupa unas cuarenta ó cincuen- 
ta leguas de anchura media entre Chile y la Confe- 
deración Argentina , siguiendo constantemente sus 
principales cordilleras la dirección Norte Sur, y de- 
jando entre sí una serie de elevadas llanuras, ó 
mas bien de valles longitudinales, que se inclinan 
algún tanto al Sudeste. 

Las mas meridionales de estas montañas se hallan 
cubiertas en uno y otro flanco de inmensas selvas. 

Atraviesa además la república de Chile una ter- 
cer cordillera^ próxima y casi paralela á las costas, 
cuya elevación es muy inferior á la de las dos ante- , 
rieres y que se halla cortada á cada paso por depre^ 
sienes y gargantas^ mas ó menos profundas, dando 
pa^o á la mayor parte de los ríos que bañan el país, 
y de ella se desprenden porción de contrafuertes y 
ramales que, siguiendo una dirección oblicua y en 
algunos parajes casi perpendicular á la cadena de 



y Google 



Y ESTADÍSTICA MS CHILE. 35 

donde arrancan , van á perderse en las aguas del 
Grande Océano. 

Los flancos occidentales de los Andes, que son los 
que pertenecen al territorio chileño, son por lo ge- 
neral altos y escarpados. 

Los Andes de Chile y Potosí y sus cadenas secun- 
darias se componen en mucha parte de rocas graní- 
ticas de color verde , rojo y gris , particularmente 
en las laderas que dan frente al Tucuman ; se ven 
además en esta misma vertiente vastos depósitos de 
terrenos de aluvión y <liIuvianos, mármoles de va- 
rios colores, pórfidos y basaltos ; y en el resto de la 
cordillera sobresalen además la pizarra gruesa, azu- 
lada y de un rojo oscuro pardo ó amarillento , al* 
gunos lechos de piedra caliza y grandes masas de 
asperón ferruginoso. 

Abundan también estas montañas en metales 
preciosos , cuyos productos , según los cálculos de 
Humboldt , se podian apreciar en dos mil ochocien- 
tos kilogramos dé oY*o y en seis mil ochocientos de 
plata á principios dei presente siglo. 

La plata se presenta por lo regular formando ve- 
tas en las esquitas ; y abunda tanto el cobre que no 
es extraño encontrar este metal en masas de cin- 
cuenta y ele cien kilogramos de peso. 

Se hallan también en el interior de Chile algunos 
depósitos diluvianos auríferos que se explotaban ya, 



y Google 



36 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

por medio del lavado, cuando los Españoles inva- 
dieron por primera vez el país. 

Aunque este grupo de los Andes no está tan bien 
estudiado como el de Nueva Granada y el Perú , se 
sabe que existen en él porción de volcanes , de los 
cuales catorce se hallan continuamente en actividad, 
mientras otro número mayor aun arrojan por inter- 
valos espesas columnas de humo. , 

La mayor parte de estos volcanes se hallan situa- 
dos en las crestas mas elevadas de las cordilleras 
entre Chile y la Confederación Argentina , si bien 
hay algunos que como el de Chillan en la provincia 
de Maule se encuentran mas en el interior del país. 

Los principales volcanes de Chile son, recorrien- 
do de Norte á Sur el territorio : 

El Descabezado, situado ^ como hemos dicho ya , 
en los límites de Chile y de Bolivia á los 23'' 40' de 
latitud. Tiene una elevación de seis mil cuatro- 
cientos metros sobre el nivel del mar y ofrece infi- 
nidad de puntos admirablemente pintorescos. Eq 
esta elevada montaiía principian los Andes á divi- 
dirse en las tres cadenas que atraviesan en toda su 
extensión el continente de la República ; 

El Copiapo ; situado al Sudeste de la provincia 
de su nombre á S?"" 32' de latitud y cuyas violentas 
erupciones han asolado muchas veces las comarcas 
vecinas ; 



y Google 



t ESTADÍSTICA DE CHILE. 37 

El Coquimbo , siloado al esueste de la provincia 
de 8a nombre , unas treinta leguas distante de la 
capital y á los 30"" 45' de latitud ; 

El Petorca , situado en los limites de la provincia 
de Aconcagua y del estado de Mendoza , pertene- 
ciente á la Confederación Argentina, á los 33° W 
de latitud y cuya erupción de 1760 causó estragos 
muy considerables ; 

El Aconcagua , situado también en los limites de 
Chile y de Mendoza , unas diez leguas al sur de la 
anterion Se eleva á la prodigiosa altura de siete 
mil cuatrocientos sesenta y un metros sobre el nivel 
del mar, siendo por lo mismo, después del Nevado 
de Sorota, la montana mas elevada del Nuevo 
Hundo, pues el Gbimborazo, que pasaba hace al* 
gun tiempo por la primera montaña del globo , solo 
cuenta seis mil quinientos treinta metros de altura ; 

El Chillan, situado al sur de la provincia de 
Maule, no lejos de una ciudad que lleva el mismo 
nombre, á los 36° 4' de latitud ; » 

El Antuco , situado al nordeste de la provincia 
de la Concepción á los 38° 30' de latitud ; 

El Tucapel , el Antojo , el Chinal , el Villarrica y 
el Raneo , situados en la Arauoania , 

T el Osorno, situado en la provincia y al sueste 
de Valdivia á las 40* BO' de latitud, y cuya cima 
se eleva dos mil ciento sesenta metros sobre el nivd 

5 



y Google 



38 MiNUAt DE «oeaAFÍA 

del mar. En la misma provincia se enmentra aée- 
más el Goanaliucd. 

Los* Andes chileños, que^ como hemos indicaclo 
ya , tienen una altura media de cuatro mil metros 
próximamente , disminuyen de elevación de una 
manera muy visible desde el paralelo 35° y con- 
tinúan disminuyendo á medida que se acercan mas 
al Sur, hasta el punto de que las mas elevadas 
cunlbres de la ramificación de estas montañas que 
se extienden por la isla dé Ghilóe apenas alcanzan 
mil novecientos metros sobre el nivel del Océano. 

Hay sin embargo en Chile puntos culminantes 
tanto ó mas elevados que los del Perú y del Ecua- 
dor, y entre ellos son notables , por orden de so 
altura : el Aconcagua , el Descabezado, Tupungato , 
el Slaipo, que se eleva dos mil novecientos setenta 
metros, y el Osorno, que se destacan como cinco gi- 
gantes en medio de las demás crestas situadas á 
sus inmediaciones* Quizás haya algunos otros de 
igual ó mayor elevación , pero no se hallan medidas 
aui^ sus alturas de una manera que inspire con- 
fianza. 

Nueve son en el día los pasos ó caminos que po- 
nen á la república d^ Chile en comunicación con 
los Estados sus vecinos.á través de los Andes , pero 
sobre ser de difícil acceso en todos tiempos, las 
muchas nieves que cubren la cordillera desde prin- 



,y Google 



Y BSTAI^'nCÁ DE CSIUS. 39 

cípíos de mayo basta finés de octubre los dejan in- 
transitables una parte del año, á no ser para los 
montañeses del país que se, deslizan por (a nieve 
desde considerables alturas con prodigiosa'facilidad 
apoyados en largos bastones. 

Los principales y mas frecuentados de estos pasos 
son el del Planchón, el de Uspallata y el de los Patos, 
que desembocan todos ellos en las provincias cen- 
trales. 

Es ciertamente una lástima que este país no t^nga 
por aquella parte medios de comunicación mas 
cómodos y seguros. 

Los diferentes contrafuertes y ramales que , ar- 
rancando de una ú otra de «las tres cordilleras, 
pero mas particularmente de la occidental, se diri- 
gen á la costa, dejan entre sí gran número de valles 
y cañadas , cuya dirección general va de Oriente á 
Occidente, regados unos y otras por ríos mas 6 
menos considerables , aunque ninguno muy cauda-» 
loso , sumamente fértiles y algunos tan pintorescos 
como los valles y las cañadas de la Suiza. 

Estos mismos contrafuertes y ramales forman , 
al perderse en las aguas del Grande Océano , gran 
námero de cabos y puntas, que si bien no se in« 
tarnan demasiado en el mar ni abrazan entre sí 
grandes golfos ni bahías de una extensión conside- 
rable y no dejan de tener sin embargo alguna ím- 



,y Google 



40 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

portancia hidrográfica, atendidas las circanstancias 
especiales de las costas cuya línea general inter- 
fQmpen. 

Los principales de estos cabos y puntas son, 
siguiendo la costa de Norte á Sur desde el cabo 
Babia en que terminan las costas de Bolivia hasta 
la isla de Chilóe : 

Las puntas de Guacho y Negra , el Morro de Go- 
piapo , las puntas del Totoral , de Lobos , de Santa 
Engracia , del Alcalde , de Choros , de la Barranca, 
de Teatinos y de Lengua de Vaca ; 

El cabo Limari, las puntas de la Ballena , de la 
Quebrada del Negro, de Ligua , de Coroumiiia , del 
Toro, de Lora, de Huachapure, de Humos, de 
Cumaya y de Boquitata \ 

Las Tetas del Biobio, las puntas del Coronel y de 
Lavapié, el cabo Rumena y la punta de Quedal que 
es la mas meridional de las costas de Chile. 

Algunas de las montañas que forman estos cabos 
y puntas, después de haber desaparecido en las 
aguas del Océano, presentan á corta distancia 
de la oosta sus cumbres mas elevadas formando 
unas doce islas, de corta extensión en s^ mayor 
parte , que describiremos en la sección corográfica, 
y porción de islotes , bajos y arrecifes casi á flor 
de agua. 



y Google 



T estadística bb ghilb. 41 

Las principales de estas istas é islotes son, si- 
gniendo también la costa de Norte á Sur : 

La isla Grande , al sur y á las inmediaciones del 
Morro de Copiapo , que pertenece á la provincia de 
Copiapo. 

La isleta del GaSaveral , al norte y ¿ distalicia 
de una legua de la punta de Choros ; 

La isla de Choros , cinca leguas al sur-sudoeste 
de la misma punta y á dos leguas de distancia de 
la costa ; 

Los tres islotes llamados los Pájaros y también 
los Goquimbanes y que se designan con los nom- 
bres particulares de el Huquillon , el Totoral y el 
fójaro , distantes unas dos leguas de la isla anterior 
y tres escasas de la costa y que son inhabitables. 
Estos tres islotes , la isla de Choros y la isleta del 
Cañaveral forman parte de la provincia de Co- 
quimbo ; 

La isleta de Carranza , poco mas de tres leguas 
al sur de la punta de Humos y á media legua de la 
costa de la provincia de Maule ; 

La isla Quinquina cuatro leguas al norte de las 
Tetas del Biobio y muy ipmediata á la extremidad 
de una pequeña península , única en las costas de 
Chile , llamada de Talcahuano y á la extremidad 
de una bahía que se abre entre esta península y la 
costa; 



y Google 



42 MANUAL hE GEOGRAFÍA^ ETC. 

La isla de Santa María , al norte y á una legua 
de la punta de Lavapié frente á las costas de la 
Araucania, aunque forma parte lo mismo que la 
anterior de la provincia de la Concepción, 

Y la isla de la Mocha , situada unas veinte leguas 
al sur del cabo Rumena y á cuatro escasas de la costa 
de la provincia de Valdivia. 

Gomo el designar aquí la situación geográfica de 
los cabos, puntcis, islas é islotes qué acabamos de 
enumerar seria interrumpir á cada paso la lectura 
con guarismos difíciles de retener en la metnoria , 
colocaremos en la sección de Estadística dos cua- 
dros en que nuestros lectores hallarán debidamente 
ordenadas la longitud y latitud de todos estos pun- 
tos, calculadas sobre la carta hidrográfica levan- 
tada por la marina española en 4790 de orden de 
Carlos III, que es la que nos merece mayor crédito. 



y Google 



CAPÍTULO ni. 

NIOROGRAFfA lARlTIlA. 

Gonñguracion^ dirección general y constitución geológica de 
las costas de Chile. ^ Solo las baña ei Grande Océano. — 
Golfos y canales. — Bahías y puertos naturales. — Ense- 
nadas y rías. 

Las costas de la república de Chile no presentan 
esos grandes accidentes que caracterizan las re- 
giones de Europa y Asia y las orientales del Nuevo 
Mundo , ni se ven en ellas esas notables entradas 
y salidas , esas prolongadas penínsulas y esos cabos 
y promontorios que avanzan en el Océano á consi- 
derables distancias, como para detener ¿ cada paso 
el movimiento de sus aguas y poner un freno á su 
impetuosidad. 

Desde el cabo Babia hasta la extremidad meri- 
dional de las playas chileñas , solo se destacan al- 
gunas puntas , algunas ondulaciones que vistas á 
una regular distancia se confunden con la línea 
general, ofreciendo al marino que las contempla . 
un litoral completamente cerrado que casi se pierde 
en el límite de las aguas y tras el cuales se van \ 



y Google 



44 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

elevando gradoalmente , en forma de anfiteatro , la 
serie de cordilleras que cubren el país, hasta ter- 
minar en las gigantescas altoras que sirven de 
límite oriental á la República, presentándose sin 
embargo , casi á orillas del mar y como para servir 
de guia al navegante en su recalada , el Horro de 
Gopiapo en la provincia del mismo nombre ; el 
cerro de Huasco en la misma provincia ; el cerro 
del Cobre, el Pan de azúcar, el cerro de Huana- 
quero y el cerro de Tulinay en la provincia de Co- 
quimbo ; los altos de San Antonio en la provincia 
de Valparaíso; la campana dé Quitlota , al xjiorte de 
la misma provincia ; el monte Neuké , las Tetas del 
Biobio en la provincia de la Concepción y alguna^ 
otras alturas menos considerables. 

Comparadas la situación geográfica del cabo 
Babia , llamado por los marinos españoles la punta 
N, de la bahía de Nuestra Señora , y de la punta 
de Quedal , que pueden considerarse como los dos 
extremos salientes de las costas chileñas, apenas 
llega á tres grados su diferencia de longitud^ cuando 
median eiltre ellos quince grados de latitud, ó lo 
que es lo mismo , una distancia de mas de tres- 
cientas leguas , medidas en linea recta , entre los 
paralelos de aquellos dos puntos , puesto que la 
punta de Qaedal solo se encuentra unas sesenta 
leguas mas al Oeste que el cabo Bahía. 



y Google 



T ESTADÍSTICA DB CHILE. 15 

Bien pnede decirse por lo mismo, sin grande 
error , que las costas de Chile siguen la dirección 
general de Norte á Sor , atendido á que su avance 
bácia el Oeste es muy poco considerable y no se 
efectúa además de una manera regular y continua , 
habiendo trozos, y trozos, muy considerables, en 
qoe apenas se hace perceptible. 

Desde cabo Babia hasta la punta de Choros situada 
á los ÍS"" 50' de latitud meridional la desviación de 
la costa hacia el Oeste es casi continua , y de algo 
mas que de un grado ó de veinte leguas geográficas 
la diferencia entre los meridianos que pasan por 
dichos dos puntos que se hallan á distancia de 
ochenta y nueve leguas medidas de Norte á Sur. 

Desde la punta de Choros hasta el cabo Limari, 
situado á tos 30'' 36' de latitud, ó lo que es lo 
mismo , en una distancia de treinta y cinco leguas 
y una milla de Norte á Sur , el avance de la costa 
es solo de veinte minutos, unas siete leguas escasas, 
formando una curva entrante desde la primera 
punta á la de Lengua de Yaca , cuya parte mas 
oriental es el puerto de Coquimbo situado doce mi- 
nutos , ó cuatro leguas mas al Oriente que la punta 
de Choros , y treinta y dos minutos, ó diez leguas y 
dos millas mas que el cabo Limari. 

Desde este último punto hasta la punta de la Co- 
roumilldi situada á los 33» 5' de. latitud, ó en otros 

i. 

V 

Digitizedby Google 



16 IfANüAL DE GEOGRAPf A 

términos en ana distancia de caarenta y nueve le- 
guas y dos millas de Norte á Sur, el avance de la 
costa , aunque imperceptible , es hacia el oriente , 
desviándose unos cinco minutos ó dos leguas esca* 
sas y si bien su parte mas entrante se halla siete 
leguas mas al Este que el cabo Limari y cinco leguas 
y una milla mas que la punta de la Goroumilla. 

Desde esta hasta la de Toro , situada á los 34^ 9' 
de latitud , ó en una extensión de veintiuna leguas 
geográficas, vuelve á formar la costa otra curva en- 
trante cuya cuerda tendrá próximamente tres leguas, 
hallándose la segunda de aquellas puntas doce mi- 
nutos, ó cuatro leguas mas al Oeste que la primera. 

Desde la punta de Toro hasta las Tetas del Biobio, 
situadas á los 36^ 45' de latitud, ó en una distancia 
de cincuenta y una leguas y una milla, la diferencia 
de longitud es de 1^ 45' , avanzando la costa por lo 
mismo veinticinco leguas hacia el Oeste. 

Entre las Tetas del Biobio y la punta de Lavapié, 
situada ^ los 37'' T de latitud, ó en una distancia de 
siete leguas y una milla á que se hallan los paralelos 
de estos dos puntos , forma la costa un tercer arco 
entrante, aunque ganando rápidamente de longitud, 
hasta el punto de que su extremidad meridional se 
halla veinticuatro minutos^ ú ocho leguas mas al 
Oeste que la setentrional. 

Desde la punta de Lavapié hasta el cabo Rumena, 



y Google 



T ESTADÍSTICA BB CHILB. fí 

sftoado á los 37* \h' de latitud, ó á distancia de dos 
leguas y una milla del paralelo de aquella punta, la 
costa avanza unos cinco minutos escasos ó legua y 
media hacia el Oeste. 

Desde el cabo Rumena hasta la extremidad me- 
ridional de las costas de Chile, signen estas la di- 
rección Norte Sur desviándose, aunque de una ma- 
nera poco sensible , hacia el Oriente. 

Las costas chileñas ofrecen por lo general en su 
constitución geológica un terreno arcilloso de color 
rojizo mezclado con piedras menudas, con sulfato 
do hierro, con madréporas y con otras producciones 
marinas de la misma naturaleza. 

Comprendida la República entre los 25* 20' y los 
44o 40' de latitud meridional, sus costas se hallan 
bañadas exclusivamente por el Grande Océano aus- 
tral, en el cual se hallan sembradas también todas 
sus dependencias insulares , sin que lo cerrado de 
su litoral dé lugar á ningún mar mediterráneo ni 
interior, ni á golfos de extensión notable, si se ex- 
ceptúa el de Guaytecas entre los archipiélagos de 
Chilóe y de Chonos. 

La isla de Chilóe está separada de las costas de 
Chile y de la Patagonia ppr dos canales , llamado el 
primero estrecho de San Carlos y el segundo canal 
del Ancoz. 

Entre las varias ensenadas, radas, conchas^ ba- 



y Google 



46 UÁKüXt BF GEOGRAFÍA 

hías y puertos naturales de la costa de Chile merecen 
una especial mención , siguiendo el litoral de Norte 
áSur: 

La bahía de Nuestra Señora , al sur del cabo 
Bahia; 

El puerto de Betas, ocho leguas al Sur del mismo 
cabo; 

El puerto del Tuncal , tres leguas al norte de la 
punta Negra ; 

El puerto de Ghineral ^ seis leguas escasas al sur 
de la misma punta ; 

El puerto de la Caldera y el puerto Inglés , muy 
inmediatos uno á otro y situados tres leguas al norte 
del Morro de Copiapo ; 

El puerto de Copiapo, al abrigó y al sur del mismo 
Morro y de difícil entrada por lo mucho que rompe 
la mar en la isla Grande y en una cadena de arre- 
cifes que hay á la boca del puerto; 

La concha del Totoral , dos leguas al sur de la 
punta del mismo nombre ; 

El puerto y la ría de Huasco , U*es leguas al sur 
de la punta de Santa Engracia ; 

El puerto y la rada de Coquimbo, al sur y al abrigo 
de la punta de Teatinos; 

El puerto del Huanaquero y la bahía de Tongay, 
distantes entre sí unas tres leguas y situadas entre 
la rada de Coquimbo y la punta de Lengua de Vaca ; 



y Google 



T bstadístxca de chujl 40 

El paerto de Pichidanqui , tres leguas al sor de 
la punta de la Quebrada del Negro ; 

El puerto del Papudo , la ensenada de la Herra- 
dura y et puerto del Quintero , distantes entre sí 
poco mas de una legua y situado el primero dos le- 
guas al sur de la punta de la Ligua ; 

El C!oncon , concha muy abrigada , dos leguas al 
sur del puerto de Quintero ; 

El puerto de Valparaíso y la concha del Almen- 
dral, que forman una sola cuenca, situada poco mas 
de dos leguas al sur del Concón y cuatro escasas al 
norte déla punta de la Coroumilla; 

La ensenada de la Lagunilla , al norte y al abrigo 
de la misma punta ; 

Los puertos de San Antonio, Topocalma y Nati- 
vidad, doce leguas al sur el primero de la punta de 
la Coroumilla , ocho leguas el segundo del primero 
y tres el último del segundo ; 

La ensenada del Zorro , dos leguas al sur de la 
.punta deCumaya; 

El puerto de Cotihumo,' siete leguas al nordeste 
de las Telas del Biobio ; 

La ría de la Concepción , al sur y al abrigo del 
mismo monte y cuyo puerto se halla sobre el Biobio 
á tres leguas escasas de la costa ; 

La bahía de Talcahuano, formada entre la penín- 
sula de este nombre y la costa, y cuya entrada , 



y Google 



50 MANUAL DÉ GEOGRAFÍA 

entre la isla Quinquina y el continente , se halla 
cuatro leguas al norte de las Tetas del Biobío ; * 

La ensenada del Carnero , seis leguas al sur de 
la punta de Lavapié ; 

La bahía de Tolten , treinta y seis leguas al sur 
del cabo Rumena , 

Y la bahfa y el puerto de Valdivia , veinticuatro 
leguas al 'norte de la punta de Queda y el mas 
extenso y seguro de las costas occidentales del Nuevo 
Mundo. 

Las islas de Santa Haría y de la Mocha ofrecen 
cada una dos conchas ó fondeaderos en que los 
buques de alto tonelaje pueden anclar con seguri- 
dad y en bastante fondo. 

La isla de Chilóe cuenta también , entre otros , 
con dos puertos naturales bastante capaces llama- 
dos de Chacas y de Castro , situado el primero casi 
en el centro de sus costas occidentales y el segundo 
en el canal del Aacuz , en la misma línea que .el 
anterior , aunque en la parte oriental. 

Y por fin en las costas del sur de Chile que están 
bañadas por el estrecho de San Carlos y por el 
canal del Ancuz se encuentran las bahías de San 
Javier y la Purolia , una y otra bastante capaces , 
pero particularmente la segunda cuyas aguas pene- 
tran mas de tres leguas en el continente. 

La mayor parte de los rios de Chile forman al 



y Google 



T ESTADÍSTICA DB CHILE. 51 

llegar á orillas del Grande Océano rías de mas ó 
menos extensión con pequeños paertos de escasa 
importancia hidrográfica, porque siendo muy rá* 
pida por lo general la corriente de aquellos y 
muchas las arenas que arrastran en su curso , se 
amontonan estas á la entrdda, detenidas por el 
movimiento del mar exterior, formando así barras 
peligrosas que dificultan la navegación en todos 
tiempos y la hacen muy á menudo imposible. 

Las mas notables de estas rías y también las 
que tienen una capacidad regular son las del La* 
raquete y del Larampangue, situadas entre las 
Tetas del Bibio y la punta de Lavapié , una y otra á 
una legua de la costa y con entrada bastante abor- 
dable. 



y Google 



CAPÍTULO IV. 

hidrografía terrestre. 

Regiones hidrográficas y vertirates. — Lagos de agua dulce 
y salada. — Rios y sus afluentes. 

La república de Chile ocupa la mayor parte de la 
vertiente occidental de los Andes de Chile y Potosí, 
y sus aguas corrientes, á excepción de dos pequeSos 
rios que desembocan en el estrecho de San Carlos 
y en el canal del Ancuz, corren todas de, Este á 
Oeste próximamente y se unen á las del Grande 
Océano austral. 

Puede decirse por lo mismo que este país no 
constituye mas que una sola grande región hidro- 
gráfica , subdividida en una multitud de pequeñas 
cuencas , casi paralelas, que se extienden desde las 
diferentes cordilleras de los Andes en que tienen 
su origen basta las inmediaciones de la costa. 

En medio de estas cuencas se encuentran varios 

lagos , situados la mayor parte y los mas notables 

en la Araucania y en las provincias del Sur , al- 

' gunos de ellos de bastante extensión y en medio 



y Google 



MANUAL DE GBOGBAFÍA^ BTC. 53 

de los'caales se levantan islas cubiertas de arbole- 
das y de lozana vegetación qae les dan un aspecto 
samamente pintoresco. 

Las aguas de estos lagos son dulces en unos y 
saladas en otros. Entre los de agua dulce se distin- 
guen : 

El Acúleo, en la provincia de Santiago, que 
tiene cerca de cinco leguas de largo por una y tres 
cuartos de anchura media ; 

El Nahuel-huapi , situado en la parte meridional 
de ia provincia de Valdivia, al noroeste de la Pa- 
tagonia y cerca del volcan de Quechincavi, que 
tiene cinco legu2|S de largo y unas veintisiete de 
circuito ; 

El Lauquen , en la Araucania , que tiene veinti- 
cuatro leguas de circunferencia , 

Y el Raneo, el Padahuel y el Tagua-Tagua, si- 
tuados en las provincias del Sur y de bastante me- 
nos extensión que los tres anteriores. 

Los lagos de agua salada , pequeños por lo gene- 
ral, entre los cuales merecen una especial mención 
el Bucalenco , el Galucil y el Boyeruca , se bailan 
situados en las provincias de Santiago y Golchagua 
entre los 33^ y los 35'' de latitud fneridional. 

Fácilmente se concibe que los rios que recorren 
el territorio chileño, reducido, como sabemos ya, & 
una faja larga y estrecha , no pueden arrastrar un 



y Google 



S4 MANUAL DB GEOGRAFÍA 

cactdal de aguas muy considerable, atendido lo 
exiguo de sus cuencas, mucho mas si se tiene en 
, cuenta la corta distancia á que se hallan de la costa 
las montañas que sirven de límite oriental á la Re- 
pública. El mas importante tiene apenas setenta y 
cinco leguas de curso. 

Corriendo todos ó la mayor parte de estos ríos 
por un cauce estrecho , en la generalidad, de pen- 
diente muy pronunciada y marchando sus aguas 
con notable rapidez y violencia por medio muchas 
veces de obstáculos y de terrenos peñascosos , solo 
tres de los que bañan las provincias meridionales , 
menos montuosas que las del centro y del Norte , 
se prestan á la navegación , viéndose Chile privado 
por esta causa del mas cómodo y mas barato de los 
medios áe comunicación y trasporte. 

El número de los rios que bañan el territono 
chileño pasa de ciento cuarenta , pero entre todos 
solo unos treinta merecen el nombre de tale$ : los 
demás son riachuelos que llevan sus aguas directa- 
mente al Grande Océano, ó que se reúnen como 
afluentes á otros rios mas considerables. Todos con- 
tribuyen sin embargo proporcionalmente' á la ferti- 
lidad admirable de que se halla dotado el país y 
suplen en mucha parte en las provincias del Norte 
la falta ó la escasez de lluvias , alimentando canales 
de riego y aceqinas que fecundan campos extensos, 



y Google 



T ESTÁDfSTIGA I» CHILB. 55 

({ue permaneoerian casi estériles ^n este recurso. 

Dorante la estación de las lluvias, y cuando desho- 
jándose las nieves que cubren los Andes se preci- 
pitan convertidas en torrente de lo alto de estas 
montafias , el caudal de la mayor parte de los ríos 
alimenta de una manera muy considerable! 

Como no es posible que en un reducido Manual 
se baga mención de todos los rios y riachuelos que 
bañan el territorio chileño , y como por otra parte 
la escasa importancia del mayor número no lo ha- 
cen necesario^ nos contentaremos con dar^ respecto 
á los principales, todas aquellas noticias que consi- 
deramos indispensables para que el lector pueda 
formar de ellos una idea lo mas completa y exacta 
posible. 

Seguiremos en su enumeración el sistema de re- 
correr el país de Norte á Sur, cotno lo hicimos al 
reseñarlos demás accidentes físicos, sin perjuicio 
de incluir al final de la sección de Estadística un 
cuadro en que aparezcan ordenados según su im- 
portancia relativa, teniendo en cueuta la mayor ó 
menor longitud de su curso. 

El primero de los rios que bañan la república 
de Chile , separándola en parte de la de Bolivia , 
es el Rio-Salado , que tiene su origen en la pro- 
vincia boliviana de Potosí y que desemboca^ en ter- 
ritorio también de Bolivia ; después de un curso de 



y Google 



56 KANÜAL DE GBOGBAFÍA 

diez y siete legaas geográficas y parte de ellas á 
través del desierto de Atacama. Sus aguas son tan 
saladas como las del mar en que se pierden. 

Los siguientes corren todos desde su nacimi^ito 
basta su desembocadura por territorio chileño. 

El Copiapo nace en la vertiente occidental de 
los Andes , sigue la dirección Este-nordeste, recibe 
por su derecha el Castaño , pasa por la capital de 
la provincia de su nombre y desemboca un poco 
al sur del Morro de Copiapo é los S7'' 44 ' de lati- 
tud , después de un curso de treinta y seis leguas 



El Huasco, formado de la reunión del Huasco 
bajo de los Españoles y del Huasco alto de los Indios, 
que nacen ambos en la pendiente occidental de los 
Andes ^ corre de Este á Oeste y desemboca á las 
inmediaciones y al nordeste del puerto de su nom- 
bre , á los 28° 32' de latitud , después de un curso 
de diez y siete leguas. 

El Coquimbo nace en los Andes , corre de Este 
á Oeste , recibe por su derecha el rio de las Puntas 
y desemboca á las inmediaciones y al sur del puerto 
de su nombre, á los 29'' 52' de latitud , después de 
un curso de veinte leguas escasas. 

El Limari tiene su origen al pié del volcan do 
su nombre, corre de Este 6 Oeste y desemboca 
veintidós leguas al sudoeste de Coquimbo^ á los 



y Google 



T ESTADÍI^CA DE CHILE. 67 

80^ 44' de latitud , después de un curso de veinti- 
dós leguas. 

El Cbuapa nace en los Andes cerca del volcan 
de su nombre , corre de Este ¿ Oeste y desemboca 
cuatro leguas al norte de la punta de la Ballena , á 
los Zi^ 39' de latitud , después de un curso de diex 
y nueve leguas próximamente. 

El Gancbali nace también en la pendiente occi- 
dental de los Andes, corre de Este á Oeste, y desem- 
boca tres leguas escasas al sur del anterior , á los 
3\^ 45' de latitud, después de un curso de veintiuna 
leguas próximamente. 

El Ligua nace en los Andes cerca del volcan 
de su nombre , corre de Este á Oeste y desemboca 
en el Océano , á los 32<» 24' de latitud , después de 
treinta y ocho leguas de curso. 

El Quillota ó Aconcagua , llamado también Rio-« 
Quilo , nace en los Andes cerca del volcan de su 
nombre , se divide en varios brazos , riega los fér- 
tiles valles de Aconcagua , de Quillota y de Concón ,- 
siguiendo la dirección Noroeste y desemboca en la 
rada de Quillota; cuatro leguas al sur del puerto 
de Quintero , á los 3S^ 55' de latitud , después de 
veinticuatro leguas de curso. 

ISi Tunquen nace en la pendiente occidental de 
los Andes, corre de Este á Oeste próximamente y 
deseml)oca cinco leguas al sur de la punta de la 



y Google 



5S MAmiÁL DE GfiOGRAFÍA 

Coronilla á los 33» 22' de latitud , después de un 
curso de veinticinco leguas con corta diferencia. 
/ El Maipo nace en los Andes , recibe el Mapocba 
por su derecha , aumenta además sus aguas con las 
del lago Acúleo y desemboca una legua al sur del 
puerto de San Antonio , á los 33® 42' 4e latitud i 
después de un cursó de cuarenta y cinco leguas. 

El Hapooha se reúne al anterior después de un 
curso de diez y seis leguas y pasa por la capital de 
la República. 

El Maule 4^^í^i^<l6 ^^ 1^ vertiente occidental 
de los Andes, corre de Este á Oeste próximamente, 
aumenta el caudal de sus aguas con las del Guanatil 
y desemboca siete leguas al norte de la punta de 
Guachapure , á los 34® 50' de latitud , después de 
un curso de cuarenta y seis leguas. Este rio servia 
de limite jmeridional a} Imperio de los Incas , 
cuando los Españoles conquistaron el Perú. 

El Itata nace al sur y no muy distante del vol- 
can de Chillan , cuyo nombre lleva en su curso sU'» 
perior, corre de Este á Oeste y desagua cinco leguas 
al Sur-sudoeste de la ensenada del Zorro , á los 
35® 52 'de latitud, después de un curso de cincuenta 
y cuatro leguas. El cauce de este rio , cuyo caudal 
aumentan el Genuble y el Quierino , es ancho y 
profundo y su corriente no muy rápida ; pero las 
rocas situadas cerca de su desembocadura y por 



y Google 



T ESTADÍSTICA DB CBSJJt. W 

las cuales salta como un torrente le hacen ionáve- 
gable. 

El Biobio nace en los Andes cerca del volean 
de Tucapel , corre de Este á Oeste y recibe al Laja 
y al Vergara y desemboca al sur y á las inmedia- 
ciones de laj Tetas de su nombre , á los 36^ 48' de 
latitud , después de un curso de sesenta y cinco 
leguas. Este rio separa la Araucania de la provincia 
de la Concepción y se han construido sobre sus 
orillas algunos fuertes para proteger su navegación, 
que es de grandísima importancia para el país , y 
para contener las invasiones de los indios indcpen* 
dientes, habiéndose dado entre los de Colura y Ssm 
Pedro una memorable batalla en tiempo de la con- 
quista, en que las tropas españolas mandadas por 
Francisco de Villagran fueron derrotadas por los 
Araucanos á las órdenes del toqui Lautaro , paje 
que habia sido de Pedro de Valdivia. 

El Tucapel , uno de los principales afluentes del 
Biobio, que se reúne á este río después de cincuenta 
y dos leguas de curso á doce leguas de distancia 
de la costa 9 nace también en la montaña de su 
nombre y corre , primero hacia el Noroeste , incli- 
nándose después hacia el Sudoeste basta el punto 
de su confluencia. 

El Lavaquete nace en la Araucania unas once 
leguas al oriente de las Tetas del fiiobio, y desem- 



,y Google 



00 MANUAL DE aEOGRAFÍA 

boca en el centro de la ensenada que forma la costa 
entre las puntas de Lavapíé y las Tetas del Biobío , 
6 los 3^o A' de latitud , después de un curso de 
quince leguas, formando poco antes de su entrada 
en el mar una ría bastante extensa. 

£1 Larampangue corre c^si paralelo al anterior 
y desemboca dos leguas mas al sur en la misma 
ensenada y cuatro leguas al Este de la punta de 
Lavapíé, á los 37o g' ¿^ latitud , después de diez y 
siete leguas de curso. 

El Quidico nace también en la Araucania , corre 
de Este é Oeste próximamente y desemboca en la 
ensenada del Carnero, á los ST^» 23' de latitud, 
después de diez y siete leguas de curso. 

El Lobo nace también én la Araucania , recorre 
este país de Este á Oeste y desemboca once leguas 
al sur del cabo Rumena , después de diez y nueve 
leguas de curso. 

El Canten nace al Noroeste y muy próximo al 
volcan de Gbinal , icorre de Este á Oeste bañando 
la Araucania y engrosando sus aguas con las de 
muchos afluentes, y desemboca entre el cabo Ru- 
mena y la punta de Quedal, á los 3d^ 45' de latitud, 
dei^ues de un curso de cincuenta y ocho leguas. 

El Tolten , navegable hasta para buques de al- 
gún porte en el primer tercio de su curso partiendo 
de su embocadura , nace , ó mejor dicho sale ^ do 



y Google 



ir mtksMTKA ras cbilb. M 

on pequeño lago al pié del volcan de Villarrica , 
reoorre la Araucania de Este k Oeste y desemboca 
al norte de ki babia de Valdivia formando á SQ 
desembocadura una concha bastante abrigada y 
capaz , á los 39H 4 ' de latitud; después de un curso 
de cuarenta leguas próximamente*. 

El Valdivia desciende de los Andes » corre por 
la^Araucania de Nordeste á Sudoeste, es nave^ 
gable durante unas quinos leguas y desemboca 
en la babia de su nombre al sur del puerto, A 
los ^^ 54 ' de latitud , después de \m curso de cua- 
renta y dos lieguas. En la misma babia y al norte 
del mismo puerto desemboca otro rio navegable 
también á su entrada y que forma con el anteridr 
Qna pequeaa península; sobre la cual se halla iadifi-* 
cada la ciudad que da nombre al primero de estos 
dos ríos y á la babia. 

El Bueno tiene su origen en la Araucania en el 
lago de Raneo , corre de Este á Oeste y desemboca 
unas veinte leguas al sur de la bahía de Valdivia á 
los iO<» 48' de latitud, después de un curso de 
treinta y dos leguas. 

El Osomo nace al pié del volcan de su nom- 
bre ; sigue la misma dirección que el anterior^ tiene 
próximamente las mismas leguas de curso y desem- 
boca tres leguas escasas mas al Sur , á los 40^ 56' 
de latitud. 

Digitizedby Google 



6S HAIfüAIr W GIOGRAFÍA, EtC. 

El Gálbuco BAce en los Andes que separan & 
Chile de la Patagonia , corre de Norte á Sur próxi- 
mámente y desemboca en la bahía de la Purolia , á 
los i4^ 30' de latHud; después ád un curso de veinte 



El territorio de Chile es bastante rico en aguas 
minerales de varias clases que atraen á sus baños 
y fuente gran número de enfermos y de viajeros , 
deseosos de gozar por algunos diasdel magnífico es- 
pectáculo que ofrece la naturales en los valles y 
ca&adas donde brotan estos salutíferos manantiales. 

Las aguas de Cauquenes, que corren por un 
profundo y estrecho barranco en la provincia de 
Maule, ^ozan de gran celebridad y atraen anual- 
mente una numerosa concurrencia de forasteros. 



y Google 



CAPÍTULO V. 

' CiriATOLOfiM. 

Gonsidfiraciones generales sobre el clima de Chile. — Situa- 
ción; cosniográfíca de esta República. — Estaciones. — Du- 
ración del mayor y del mas corto dia del afio. — Tempe- 
ratura. — Influencia de los Andes y del Grande Océano en 
el clima y la temperatura de Chile. — Lluvias. — Erup- 
ciones volcánicas y terremotos. 

El clima de Chile pasa; y con JQstísima raion, ' 
por el mas templado, el mas agradable y el mas 
sano de las dos Américas. 

Basta tener en cuenta la grande extensión que 
ocapa este país de Norte á Sar para comprender 
que el clima no paede-ser uno mismo en todas stts 
provincias , sujetas como están á distintas condi* 
dones y expuestas al influjo de elementoíS'que no 
obran sobre ellas del mismo modo. 

Estudiaremos, siquiera sea ligeramente , estos 
elementos y estas circunstandas ; nos Jiaremos cargo 
de la influencia que no pueden menos de ejercer 
en el clima general del país y en el particular de 
cada región , y cempreaideremos asi mas fádimente 



y Google 



64 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

la diferencia que se advierte de una á otra , dife- 
rencia , dicho sea de paso , de muy poca trascen— 
dencia si se exceptúan la extremidad meridional 
de la provincia de Valdivia y el archipiélago de 
Chilóe, donde se experimentan con alguna frecuencia 
esas alternativas de calor, y de frió tan frecuentes 
y funestas en algunas comarcas del Nuevo Mundo. 

Toda la república de Chile , inclusas sus depen- 
dencias insulares , se halla comprendida en la zona 
templada del Sur, si bien sus fronteras setentrionales 
solo se hallan á dos grados escasos del trapico de 
Capricornio, limite meridional de la zona tórrida. 

La oblicuidad de los rayos solares en dichas fron- 
teras es casi insignificante, cuando el sol llega al 
Uecáte de su errara hacia el Sur; de 25* 30' cuándo 
este astro se halla en el Ecuador , y de 49^ cuando 
Hega al trópico de Cáncer, mientras esta inclina- 
oion es en la extremidad meridional de la proyin- 
da de Valdivia de 48* 20' en el primer caso, de 
44® 80' en el s^undo y de 65" 40' en el tercero ; y 
coiiM> el sol calienta tanto mas , en igualdad de 
circunstancias , cuanto menos se aparta de la ver* 
lical la dirección de sos rayos , es indispensable que 
haya «alguna diferencia entre el calor qué se expe* 
rímente en un mismo dia en estos dos provincias 
e:t^rea^5. 

£1 a^o ae divide para Umío d * territorio obikfio 



y Google 



T mfáXtmCk BB GBOLE. 6S 

ea coatro estaeiónes , io misnio que para el centro 
j para el mediodia de Europa , aonque te vertido el 
órdeB con que se suceden , á cansa de que esta se 
encuentra al norte de la linea equinoccial mieirtras 
que Chile se halla situado al sur de la misma* 

La prÍDDíavera principia el 93 de setiembre , dia 
en que el Sed describe un drculo que se confunde 
con el Ecuador. En esta época son iguales el dia 
y la noche. 

El verano principia el 22 de diciembre , dia eo 
que llega el sol al trdpteo de Capricornio. En esta 
época tiene lugar para los habitantes de Chile el 
dia mas largo y la noche mas corta del aSo, si bien 
DO tienen una misma duración para todos los puntos 
de la Repübltca, permaneciendo el sol sobre el horí« 
lonte : 

En Ta provincia de Gopiapo de trece horas y me- 
dia é trece y tres cuartos según la latitud ; 

En la de Coquimbo^ de Mjece y tres cuartos á 
catorce; 

En la de Aconcagua, de catorce ¿ catorce y coarto; 

En las de Valparaíso , Santiago y Golchagua , de 
catorce y cuarto á catorce y media ; 

En lasdb Talca y de Maule , de catorce y media 
á catorce y tres cuartos ; 

En la de la Concepción y la Arancania, de ca- 
torce y tres cuartos á quince ; 



y Google 



En lat de Valdivia^ de ^ttkice é quítiee y tnedia , 

Y 60 el atohipitiago de Ghilóe de qainoe y inedia 
á diez y 3eis. 

M dia mayor dd año tiene por lo mismo mayor 
duracioB á mecada (^ se avanza hacia al Sm*, y en 
^ mismo sentido aumenta también la de los cre- 
pisculos, disminuyendo asi la duraeioEi dé la noche 
natural. 

El otoño principia el 20 de marzo , dia en que 
190 halla el sol de nuevo en el Ecuador , viviendo 
á ser iguales el dia y la noche en esta época áel 
año. 

El invierna principia el %\ de jonio , dia en que 
Uega el sol al trópico de Cáncer. En esta época tie^ 
nen lugar para Chile el dia mas corto y la noebd 
mas larga del año^ permaneciendo el Sol sobre el 
horizonte de diez horas y cuarto ¿ diez y media se- 
gún la latitud , aunque siendo menores á medida 
que se avanza hacia el Sur. 

En la provincia de Coquimbo dura de diez horas 
á diez y coarto; 

En la de Aconcagua , de nueve y tres cuartos á 
diez ; 

Eo las de YalparsiísO) Santiago y Goléhaguar, de 
nueve y media á nueve y tres cuartos ; 

En las de Tal^a y Maule , de nueve y cuarto á 
nueve y media ; 



y Google 



T WttíémCk DB GULE. 6T 

Eb la de la ConoepcíoQ y en la Araooaoia, de 
Dueve á Boeve y coarto; 

En la de Valdivia , de ocho y inedia á naeve , 

Y en el archipiéiago de Ghilóe de cebo á ocho y 
Biedia. 

£1 día mas corto del año tiene , como se acaba 
de ver , menor duración á medida que se camina 
hacia el Sur^ pero los crepúsculos continúan siendo 
mayores, cuanta mayor es la latitud , en todas las 
épocas del año. 

Si bien la república de Chile está sujeta , cientí- 
ficamente hablando, á las cuatro estaciones como 
parte integrante de una de las zonas templadas, 
DO tiene esto lugar exactamente en la parte seten- 
trional del país que , por hallarse tan próxima á la 
zona tórrida y distante solo veinticinco grados y 
medb escasos de la línea equinoccial, disfrutan sus 
habitantes de un verano largo y bastante caluroso 
y de una primavera de siete meses que dura desde 
principios de abril hasta fines de setiembre , puesto 
que el frió es casi insignificante, incluso cuando 
los rayos solares caen sobre aquel pais formando 
con la vertical un ángulo de 49» que es su inclina'- 
cion máxima en la latitud de 25" 30' á que se halla 
próximamente la provincia de Copiapo. 

En las provindas del centro que disfrcttan en 
realidad de las cuatro estaciones el verano es tam- 



,y Google 



6S UANÜAL DE CIB06RAVfA 

bien algo oaloroso , pero en cambio el invierno es 
muy benigno y la primavera y el otoño en extremo 
agradables. 

Y en las provincias meridionales se siente menos 
el calor durante el estío , pero en óambio los frios 
son bastante intensos alejáildose algunas leguas de 
la costa y mas particularmente en las regiones ele- 
vadas. 

Los meses de enero y febrero son para todas las 
provincias de Chile los mas calurosos del año y los 
de junio y julio los mas fríos. 

Como es tan corta la distancia que media entre 
los Andes y el Grande Océano y como estas dos 
murallas naturales encierran á Chile del uno al otro 
extremo, las agradables brisas del mar y la fres- 
cura que despiden las cimas de las cordilleras tem-- 
plan de una manera muy notable los ardores del 
sol en el estío, hasta el punto de que el termómetro 
de Beaumur apenas pasa de + 22^en las provin- 
cias del Sur, de + 30° en las del centro y de + 34* 
en las del Norte á no estar la atmósfera casi 
en calma , en cuyo caso suele subir en estas últi- 
mas + 38<» y + AOo. 

Los frios que en las elevadas región^ de las 
montañas , cubiertas completamente de nieve desde 
abril hasta noviembre, soh muy intensos, parti- 
oularmente hacia el Sur , se dulcifican mucho en 



y Google 



el IHoral por ta ínfluend» de la elevada tempera-» 
tora á ^oe se batían las aguas del OoéanOy de modo 
que may pocas veces se cubren de nieve , y aun 
en este caso muy ligeramente , las inmediaciones 
de la costa en las provincias del mediodía , nunca 
en las del centro y menos aun , si es posible de- 
cirlo asi , en las del Norte en las cuales apenas se 
dejan sentir los fríos , como hemos indicado ya. 

El termómetro marca en los dias mas crudos 
del invierno , en las regiones marítimas , como 
descenso máximo, + 40<> en las provincias del 
Norte , + 4** en las del centro y de + ^*^ á — 4®, 
en las del Sur. En la isla de Gbilóe suele bajar 
á — 4^ y en las regiones montuosas particularmente 
en la cordillera principal de los Andes á — iO® y 
algo mas cuando soplan vientos del primer cua- 
drante , es decir del Norte al Este ambos inclusive , 
que son por lo general los mas fríos en aquellos 
países. 

La gigantesca cadena que sirve á Chile de límite 
oriental , conteniendo la gran corríente atmosférica 
que se dirige la mitad del año de Norte á Sur y la 
otra mitad de Sur á Norte , á medida que el sol se 
aleja del Ecuador en uno ú otro de estos dos senti-^ 
dos , modiñca también de una manera muy notable 
y ventajosa el clima y la temperatura de Chile. " 

Teniendo en cuenta todas las drcunstancias que 



y Google 



70 UAIXüÁh DB GEOO&AFU 

acabamos de enumerar puede apreciarse la tempe- 
ratura media del país en + 46o para las provincas 
del Norte, en + 1 2® para las del centro , en + 40<> 
para las del Sur, en + 8^ para el archipiélago de 
Chilóe y en + 4^ para las montañas. 

La estación de las lluvias dura en Chile por tér- 
mino medio de cuatro á cinco meses , desde mayo 
hasta octubre , siendo muy distinta la cantidad de 
agua que cae en las diferentes provincias. En el 
Sur llueve con mucha frecuencia y en grande abun- 
dancia la mitad de los dias del año por lo menos , 
en las del centro rara vez llueve dos días seguidos , 
en la de Coquimbo lo hace con menos frecuencia 
aun , y en la de Copiapo las lluvias son rarísimas 
y en corta cantidad , contribuyendo á disminuir la 
sequedad , que la falta casi absoluta de agiías plu- 
viales debiera ocasionar , los abundantes rocíos que 
caen durante la noche. 

Si á todas las circunstancias de que nos hemos 
ocupado se añade un aire siempre puro y un cielo 
generalmente despejado y diáfano , no podrá roe- 
.nos de convenirse en que el cHma de Chile es el 
mas templado , el mas agradable y el mas sa^o d& 
todos los climas del Nuevo Mundo. 

Tieuen lugar sin embargo en este hermoso y pri- 
vilegiado país, y con demasiada frecuencia por des- 
gracia , funestos accidentes físicos que atenúan en 



y Google 



T ESTABfsrnCÁ DB CHILB. ' 71 

gran manera las ventajas de un clima y de ana 
temperatura tan agradables. 

El gran número de volcanes que se bailan en 
constante actividad en las montafias cbilellas suelen 
extender alguna que otra vez su acción destructora 
sobre el país, sepultando bajo sus lavas pobla-^ 
cienes enteras y esterilizando pingües terrenos. La 
eropcion del Petorca acaecida en 4760 llegó hasta 
d punto de fundir una montada vecina en muchas 
millas de ext^sion , precipitándose gran parte de 
esta mole , convertida en liquido , sobre el cauce 
de un rio llamado de Lontuc , cegándole por com-^ 
pleto y dando origen á la formación de un lago. 
Las erupdoiMS del Gopiapo causan siempre grandí- 
simos estragos en la comarca que le circunda y las 
del Antuco van acompañadas por lo general de 
horrorosa^ tempestades que arrastran cuanto se 
opone á su paso. 

Pero mucho mas terribles que el fuego y la lava 
de los volcanes son allí los terremotos , no solo 
por la freco^cia con que se suceden , sino también 
por sus destructores efectos. El que tuvo lugar 
en 49 de noviembre de 4823 se dejó sentir en una. 
extensión de mas de trescientas cincuenta leguas 
con una violencia tal , que toda la región marítima 
af0eta(fai de sus sacudimimitos ha quedado bastante 
mas elevada qoe antes en una longitud de cinciwnta 



y Google 



72 * MÁVUAt DC GEOGRAFÍA 

leguas próximamente : esta difei*eneia de nivel es 
en el puerto de Quintero de un metro y Teintídos 
centímetros, en el de Valparaíso de un metro y en 
el interior la elevación es mas considerable aun , 
apreciándose la superficie que experimentó cambio 
de tal trascendencia en mas de trece mil leguas 
cuadradas. Los efectos de este temblor de tierra se 
dejaron sentir también en el Océano á muchas le- 
guas de la costa y en la cual quedan desde entonces 
en seco, hasta en la pleamar de mareas vivas, 
terrenos que antes cubrían las aguas á menos de 
media marea. 

El que se experimentó el 30 de febrero de 4835, 
si bien no trastornó de una manera tan notaUe la 
configuración general del país , sus efectos fueron 
para las poblaciones mucho mas terribles : toda la 
República desde Valparaíso á Valdivia y desde el 
mar hasta los Andes y aun mas allá de estas gi* 
gantescas montañas se conmovió á la vez. En la 
desembocadura del Biobio, centro al parecer de sus 
oscilaciones, la ciudad de la Concepcmn , que con^ 
taba mas de diez mil almas , quedó destruida en 
pocos minutos y solo uno de sus edificios pudo re-* 
sistir sin venir al suelo tan terribles y repetidos 
vaivenes. 

Y no pararon en esto los estragos causados por 
aquel terrible fionómeno : los habitantes del pais 



y Google 



T ESTÁDÍsnCA DE CHILE. 73 

que corrian l^rrorizados por todas partes, sin 
hallar mas que ruinas, muerte y desolación donde 
quiera que tendían la vista , volvían á sus des- 
truidas dndades^ pasados los sacudimientos, creyen- 
do que el cielo se apiadaba ya de su infortunio , 
coando elevándose la superficie del Océano á una 
altura formidable , las aguas se desbordaron como 
UD torrente sobre el arruinado litoral destruyendo 
cnanto había perdonado la violencia del terre- 
moto. 

Fué tal el terror que esta doble catástrofe pro- 
dujo en el país y tales y tan grandes los estra- 
gos por ella ocasionados en el trascurso de pocas 
horas, que muchas personas perdieron entonces 
la razón para no recobrarla jamás. 

Entre los temblores de tierra que después tuvi^ 
ron logar hubo algunos , particularmente los de 
1837 y 1851 , que causaron bastantes daños en al- 
gunas ciudades, pero ninguno ha sido tan general 
Di tan funesto como los de 1 822 y 1 835. 

Los vientos jamás se dejan sentir en Chile , á no 
mediar uno de los fenómenos de que acabamos do 
ocupamos, con esa impetuosidad arrasadora que 
tantos estragos causa en otras comarcas de Amé- 
rica , particularmente en las que se hallan situadas 
entre los trópicos ^ en la costa ó sus inmediaciones 
y en las cercanías del cabo de Hornos si bien en el 

5 

Digitizedby Google 



14r MANUAL DE GEOGRAFÍA^ ETC. 

archipiélago de Ctnlóe se experimentan de cuando 
en cuando terribles huracanes. 

También tienen lugar baslante á menudo furiosas 
tempestades de viento y agua en las cumbres de 
ios Andes y las gargantas por donde pasan algunos 
de los caminos que atraviesan estas gigantescas 
montañas. 



y Google 



CAPÍTULO VI. 

PRODUCTOS NATORALES. 
Reino Tegetal. — Reino anioiat. — Reino mineral. 

El territorio chileño prodigiosamente fértil, sobre 
todo en algunas de sus comarcas, atesora riquezas 
vegetales que pocos países se pueden vanogloriar 
de poseer en tan gran número. Sus frondosos y 
pintorescos valles , sus elevadas llanuras , sus gi- 
gantescas montañas y hasta sus desiertos abundan 
en productos de todas clases, y se aclimatan allí, 
gracias á la benignidad y á lo variado del clima y 
de la temperatura , árboles , arbustos y plantas de 
todas las regiones del globo. 

Hay sin embargo alguna diferencia en esta parte 
entre las provincias del Norte , algún tanto áridas 
y secas, y las del centro y del Sur, donde las lluvias 
son mas ó menos abundantes, mas templado el 
clima y mas caudalosos y en mayor número los 
nos que las bañan ; pero si la naturaleza ha favore- 
cido menos á las primeras que á las segundas , la 



y Google 



76 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

industria del hombre^ llevando las aguas corrientes 
fuera de su^cauce ordinario por medio de un bien 
entendido sistema de canalítacion , ha sabido (in- 
vertir en terrenos, sino fértiles, productivos , cam- 
pos que sin este recurso se cubririan de plantas pa- 
rásitas ó presentarian á los abrasadores rayos del 
sol , desnudas de toda vegetación , sus áridas y 
agrietadas superficies. 

A esto se debe sin duda el que las provincias 
del Norte cuenten entre sus productos el algodón , 
el tabaco , la caña de azúcar, el índigo, la pimientBi 
la zarzaparrillla, la jalapa, la canela, la yerba de sal 
muy parecida á la albahaca de Europa , el relban 
cuya raíl produce un tinte encarnado muy perma- 
nente , la cañafístula , el madi cuyas semillas pro- 
ducen, después de machacadas y hervidas, un 
aceite muy bueno. 

Entre los árboles frutales , se distinguen el tama- 
rindo, la palmera que produce excelentes dátiles, 
el olivo de que se extrae gran cantidad de aceite 
de excelente calidad, y la viña que produce un vino 
muy bueno y un alcohol muy buscado en el co-* 
mercio. 

Sus montes abundan en maderas duras y pesadas 
de que se fabrica un cs^rbon de mucha fuerza , em- 
pleado en las fábricas para fundir el mineral de 
cobre , á cuyo uso se destina también el talquen y 



y Google 



T ESTÁBfSTIGA DE CHILE. 77 

Otras especies de cactos qae abundan en el país y 
que alcanzan muy. regulares alturas. 

Ifóllanse también en esta parte de la república 
de Chile gran número de plantas medicinales, y no 
faltan prados artificiales en que se crían muchos y 
buenos ganados, recolectándose además trigo, maíz, 
avena y cebada en cantidad casi bastante para el 
consumo en los años de buena cosecha. 

A medida que se avanza hacia el Sur , la vege- 
tación presenta un vigor y una lozanía que aupien^a 
progresivamente hasta parar en prodigiosa. 

Las provincias del centro , incluyendo en este 
número la de Aconcagua , producen en abundancia 
las frutas todas de la zona templada , distinguién- 
dose los albérchigos y las manzanas por su enorme 
tamaño « particularmente estas últimas que dan al 
distrito de Quillota una gran celebridad , las peras , 
los melones, las sandías , las uvas que son exqui- 
sitas y producen un vino muy grato al paladar, las 
naranjas y demás frutos agrios y los dátiles que , 
aunque pequeños, son de muy buena calidad. 

La palmera es una de las riquezas vegetales mas 
importantes de esta región , teniendo tanto mayor 
mérito y valor una finca ó hacienda en el campo , 
cuanto mas grande es el número de estos árboles 
que , á mas de los dátiles que son por si solos un 
producto notable , se emplean sus troncos en la 



y Google 



78 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

coDstrQGcion , sus hojas fácil itan á los edificios un 
techo duradero é impermeable, y su savia , hervida 
hasta que adquiere la coBsísteocia del jaraBe , 
suple á la miel en muchos usos. 

Entre los muchos árboles que se crian en esta 
parte de Chile merece una especial mención el 
pimentero de América ; el algarrobo , el may ten ó 
árbol de jabón, el psorulia-coulen de cuyas hojas se 
extrae una bebida que perturba la razón , y la va- 
leriana , cuya raíz sirve de excelente combustible 
á los viajeros que atraviesan las cordilleras. 

Los valles están cubiertos de mírte, del cual hay 
dos especies que adquieren una elevación de trece 
metros y que producen un fruto n)uy jugoso. Los 
Andes de toda esta región se hallan cubiertos de 
hermosas y espesas florestas y suministran pastos 
muy abundantes. 

Pero donde la vegetación se presenta en toda su 
esfdendorosa magni^cencia es en las provincias del 
Sur y en la Araucania. En ellas se producen en 
grandísima abundancia y sin necesidad de riego 
artificial toda clase de cereales ; sus prados natu- 
rales son magníficos é inmensos y permanecen 
siempre verdes, proporcionando alimento á nume- 
rosí»mos rebaños ; los árboles adquieren allí pro- 
porciones gigantescas y se encuentran particu- 
larmente en la falda y en la pendiente de las 



y Google 



Y BSTAI^SnCA DE CHILE. 79 

montañas , formando bosques y selvas casi ¡mp^ 
Detrables qae cubren superficies de mucha cxten- 
skm, abundando tanto las maderas de construcción 
que basta la provincia de la Concepción para surtir 
á Chile y al Perú de cuantas necesitan en este im- 
portante ramo. 

Los árboles mas comunes en estos bosques son la 
araucaria ó pino de Chile , cuyo fruto sirve de ali- 
mento á los indigenaS) el canelo, el laurel, la haya , 
la laurería aromática y el avellano. 

La flora de Chile es rica y variada también, par- 
ticularmente en los valles y en los parajes húme- 
dos, sobresaliendo la verbena purpurina, las flores 
azules del gallet , el sarmiento carnoso de corola 
rojiza , la violeta arbonescente , la datura de flore$ 
blancas^ la brillante lupageria , el cater de menu- 
das flores color de oro, el melocacto con sus grandes 
corolas amarillas y la mayor parte de las flores que 
embellecen y embalsaman con sus brillantes ma- 
tices ó con sus delicados perfumes los jardines de 
Europa. 

No es menos rico y variado el territorio chileño 
en productos del reino animal en todos sus ramos. 

Respecto á mamíferos se encuentran en esta Re- 
pública unas treinta especies indígenas, entre las 
cuales merecen mencionarse : 

El lama ó camello americano , destinado á servir 



y Google 



80 BCANUAL BE GEOGRAFÍA 

de bestia de carga , que tiene una excelente carne 
y que se reproduce con maravillosa fecundidad. 
Se cuentan tres variedades de esta especie , los bay 
en toda la República y sus dependencias insulares , 
pero mas particularmente entre los 36^ y los 40* 
de latitud ; 

La vicuña , que vive en rebaños numerosos en la 
región menos habitada de los Andes ; 

El guanaco , que es la gamuza de los Andes y 
cuya lana es preferible á la de la oveja para teji- 
dos finos ; 

El puda , especie de cabra salvaje susceptible de 
ser domesticada ; 

El viscacha ^ animal muy parecido á la liebre y 
cuyo pelo se emplea en la febricacion de som- 
breros ; 

La chincha fétida , epecie de perro salvaje que 
tiene en la cola un líquido , de olor insoportable , 
que arroja cuando se le persigue ó molesta ; 

La chinchilla , cuyas precióos pieles son muy 
estimadas, constituyendo para los Chileños la caza 
de este animal una ocupación muy lucrativa ; 

El güemul ó huemul , cuadrúpedo que tiene algo 
del caballo y del asno y que habita en las mesetas 
mas elevadas de los Andes ; 

El paggi y el yagarunde , llamados el león y el 
tigre de Chile, con bastante impropiedad respecto 



y Google 



T ESTADÍSTICA BE CHILE. 8Í 

al primero, por ser un animal tan pusilánime como 
traidor y defectos que no reúne por cierto el rey de 
las montañas ; 

El ocelote , especie de gato de gran tamaSo , 
como los dos anteriores, y que vive como ellos 
oculto durante el día en montes cubiertos de ma- 
leza y que sale á cazar por la noche, principalmente 
si la tempestad se desencadena , 

Y el quillíno , especie de castor muy raro y muy 
estimado por la finura de su piel y también por la 
flexibilidad. 

A mas de estos animales propios del país, se 
encuentran en Chile numerosos rebaños de cabras , 
ovejas y carneros , una inmensa cantidad de 
bueyes , domesticados unos y libres los mas por las 
montañas ; gran número también de caballos y 
muías , aquellos no de gran estatura , pero de exce- 
lente raza , y estas de la mejor especie que se co- 
noce; piaras sin cuento de cerdos, particularmente 
^1 las provincias del Sur y en la isla de Chilóe , 
animales todos originarios de los que llevaron allí 
de (España los primeros conquistadores y que cons- 
tituyen una riqueza inmensa para el país. 

Entre las aves indígenas son notables el cóndor , 
que habita en las mas altas cumbres de los Andes, 
desde las cuales se precipita á los valles en busca de 
presas que destrozar ; el colquen , especie ^ijle águila 

». 

Digitizedby Google 



83 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

que después de extendidas sus alas tiene mas de 
dos metros de una á otra punta ; el uraou fétido , 
la garza real de una blancura brillante , el nandú, 
la cigüeña de cabeza negra, la trenca que imita 
muy bien el canto de otras aves , el pico-tijera que 
se sirve de su pico dentado para cortar las plantas, 
el pernoctero , el alcohon , el hornero de Chile , el 
colimbo de la Concepción , el pájaro-mosca de la 
Patagonia cuatro veces mayor que las demás varie- 
dades de la misma familia y que no ostenta los 
brillantes colores que tanto distinguen á estas aves, 
y varias especies de papagayos. 

Abundan también en Chile los ánades , de los 
cuales hay muchas especies , los flamencos , los to- 
minjos, las palomas, el tordo de las Malvinas , el 
manco , las gaviotas , el cuervo de mar y otra por- 
cion de pájaros de que seria prolijo hacer menoion. 

Los insectos dañinos son muy raros en Chile , 
aunque no del todo desconocidos, como algunos 
viajeros han asegurado , si hemos de creer al 
naturalista Paepping , que estudió detenidamente el 
país. No se ven allí el importuno mosquito, ni el 
tábano vocinglero , que tanto molestan y maltratan 
á los habitantes de otras regiones de América ; 
apenas sé conoce la chinche , y la polilla no des-* 
truye las ropas y los muebles. En vez de estos in- 
sectos houniguean otros mil tan inofensivos como 



y Google 



T estadística DB CkiLB. 83 

I 

canosos de estudiar ; infinidad de mariposas de los 
mas brillantes y variados colores revolotean sobre 
las flores ; las laboriosas abejas , libres por las 
montañas y los valles, depositan su cera y su 
miel en los huecos de \oi árboles y en las grietas de 
las paredes y de los edificios ruinosos , y multitud 
de insectos fosforescentes iluminan por todas partes 
los campos durante la noche. 

Aunqfte no faltan en la república de Chile cule- 
^ bras y serpientes de bastante longitud y arañas de 
gran tamaño y escorpiones blancos , nada hay que 
temer de sus picaduras. 

En las costas abundan las focas, los delfines y 
las ballenas , que co^n los Ingleses en gran nú- 
mero , y sus aguas se hallan pobladas de mil varie- 
dades de peces y de moluscos de todas clases. 

Pero lo que constituye la principal riqueza para 
el país , en lo que ningún otro Estado del mundo 
conocido le supera ni le iguala , son sus productos 
minerales , tan ricos como abundantes y de fácil 
explotación. 

Las provincias del Norte , que según hemos indi- 
cado ya, se hallan menos favorecidas que las res- 
tantes respecto á productos agrícolas , abundan de 
una manera extraordinaria y prodigiosa en oro , 
plata, cobre^ otros productos metálicos. En la pro- 
vincia de Gopiapo se encuentran las mas ricas 



y Google 



84 BCANÚAL DE ÜEOGXLAFU 

minas de plata ; la de Coquimbo eaoierra en sos 
montañas los mas abundantes depósitos de cobre 
que se conocen en el día , y hay minas de los mis- 
mos metales en las regiones central y meridional y 
hasta en el archiépilago de Chilóe. 

Las minas de Poyan en Coquimbo han adquirido 
una grande y justa celebridad , y en ellas se en- 
cuentran trozos de cobre puro, que pesan cincuenta 
y hasta cien quintales; las de plata de CopiapO; del 
Cerro, de Hoasco, de Uspallata y algunas otras 
menos notables producen cantidades fabulosas de 
este metal ; en las de oro de Huasco , de Coquimbo, 
de Petorca , de Rancagua , de Ligua, de Maule , de 
Putaendo , de Rere y del Tiltil se extraen sumas 
considerables. Hubo un tiempo en que la mina de 
Peldebue^ hoy abandonada por haberse inundado 
hace algunos años , producía diariamente mil qui- 
nientas libras de oro. 

Muchos de los rios de Chile arrastran entre sus 
arenas pepitas de oro piíro que se benefician por el 
lavado, y si hemos de dar crédito á las crónicas 
del tiempo de la conquista , los lavaderos del Gua- 
dalenque eran un tesoro inagotable. 

Hállanse también en este rico país filones pode- 
rosísimos de mercurio , de plomo , de estaño , de 
hierro y de antimonio. La ulla ó carbón de piedra 
de Lota es superior al que producen los montes de 



y'Google 



T ESTABÍSnCA DE CHILE. 85 

Dean en el condado inglés de Glocester según los 
easayos y exp^imentos hechos en Londres en 
marzo de 4855 , y este precioso combustible , cuya 
QlUidad nunca se apreciará lo bastante , abunda en 
toda la provincia de la Concepción y en las colinas 
mas occidentales que forman los últimos estribos 
de los Andes. De las orillas del Maule se extrae una 
arcilla blanquísima y sembrada do mica , y la que 
86 saca en la provincia de Santiago, aunque bas- 
tante mas morena , es muy á propósito para la fa- 
bricación de loza y porcelana. 

La provincia de Copiapo abunda en piedras pre- 
ciosas, y se cree que su nombre, que en idioma i^- 
digena significa semillero de turquesas , se debe á 
las muchas piedras de esta clase que se sacaban 
desde muy antiguo en esta parte del país, y por 
fin la sal blanca, rojiza, amarillenta y de color 
aznl turquí se encuentra cristalizada en grandes 
trozos de forma cúbica en muchas rocas de las dos 
provincias setentrionales , y el suelo de la de Co- 
piapo , rarísimas veces humedecido por las aguas 
pluviales , se halla impregnado de nitro , de sosa y 
de sulfato de magnesia. 

Se aprecia el producto medio anual do las minas 
de Chile en -ciento cincuenta mil marcos de plata, 
seis mil marcos de oro , ochenta mil quintales de 
cobre en barras y cuatrocientos mil quintales de 



y Google 



88 MANUAL DC GEOORAFÍA^ ETC. 

mineral de cobre , y los depósitos ide carbón po« 
drian facilitar, según cálculos que nos parecen pru- 
dentes, basta unas cien mil toneladas cúbicas de 
ulla por año. 

Estos tesoros que parecen inagotables, puesto 
que al perd€$rse un filón ó al agotarse una mina se 
.descubren otras veinte tanto ó mas ricas y abun* 
dantos, forman de la república de Chile , si se tiene 
efi cuenta el número de sus habitantes , uno de los 
países mas ricos en metales del mundo conocido. 



y Google 



Digitized by V 



CAPÍTULO VIL 

ETII06RAFfA. 

Razas ^ variedades de la especie humana que constituyen la 
población de Chile. —Los criollos. — Mestizos y mulatos. — 
Pueblos indígenas. — Los Araucanos. — Idiomas que se 
hablan en toda la extensión de la República. 

El pueblo chileño no pertenece á una sola raza , 
antes por el contrario están representadas en él 
tres de las principales en que se divide la especie 
humana y muchas de sus variedades, sobresaliendo 
sin embargo la raza cobriza ó americana que es á 
la que pertenecen los^'pueblos indígenas. 

La conquista del país por los Españoles introdujo 
en Chile la raza blanca ó caucasiana en su variedad- 
greco-latina, y aunque sus individuos no han sido 
nunca , ni lo son aun en el dia , la parte mas nu- 
merosa de la población , fué la mas inteligente , la 
mas activa, la mas laboriosa y emprendedora y la 
que ha dominado por lo mismo á todas las demás. 

A los individuos de esta raza nacidos en el país 



y Google 



88 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

se les distingue con el nombre de criollos y son en 
el dia la parte predominante ; y si bien conservan 
los caracteres distintivos de la variedad á que per^ 
tenecen , algún tanto modi6cados sin embargo por 
la influencia del clima y de la localidad , puesto 
que ni su color es tan blanco como el de sus ante- 
pasados , ni su nariz tan aguilena , y aunque nada 
han perdido de su inteligencia , de su vivacidad y 
alegría, ni de su disposición para las ciencias y 
para las bellas artes , son algún tanto perezosos é 
indolentes , amantes en demasía de los placeres^ 
exaltados y fogosos en sus pasiones y un tanto 
pendencieros. 

Mucha parte de estas cualidades son debidas in- 
dudablemente al influjo del país en que viven , 
como hemos indicado ya; pero otras tienen su orí- 
gen en el dominio que esta clase ejerció por muchos 
años sobre las demás , convirtiéndolas en sus escla- 
vas , destinándolas á toda clase de trabajo, des- 
deñándose de ocuparse de nada y considerando al 
trabajo como propio únicamente de gentes de poca 
valía. 

Pero la esclavitud ha cesado ya por fortuna en 
aquella preciosa comarca , los privilegios de raza 
y de clase se hallan abolidos por las instituciones 
políticas del país , los trabajos y las empresas 
útiles cuentan ya en Chile con numerosos partida- 



y Google 



Y UTÁJÉSnCÁ DK CHILB. 89 

ríos y el comercio , la indosiría, las ciencias y las 
artes no son miradas ya cod el desden que en otro 
tiempo , y aunque la transformación no se efec- 
tuará, porque no es posible que se efectúe , en pocos 
años , es de esperar que este pueblo recobre toda 
la actividad, toda la energía que tanto distinguieron 
á sus mayores, y que despreciando añejas preocu*- 
paciones , dando á sus hijos una educación tal cual 
la época actual lo exige, y comprendiendo, por fin, 
el precio del inagotable tesoro de riquezas con que 
cuenta el hermoso país en que han tenido la dicha 
de nacer, sabrán sacar todo el partido posible de la 
actividad y del trabajo que constituyen la grande 
riqueza, la verdadera hidalguía en los tiempos 
modernos. 

La unión de los Españoles con los pueblos indí- 
genas ha dado lugar á una variedad intermedia 
entre las dos razas, ó mejor dicho á dos variedades, 
si bien la originada de la unión de indios y espa- 
ñolas se diferencia poco de la raza cobriza , predo- 
minando , como sucede por regla general en esta 
clase de amalgamas , los caracteres de la raza del 
padre. 

Los individuos nacidos de padres blandbs y de 
madres indígenas , á que se da el nombre de mes- 
tizos ó guasos^ constituyen la parte menos culta ó 
instruida de la población chileña, viven por lo 



y Google 



90 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

general en las campifiasy ^n ^9S poblaciones ra- 
ra les y se dedican con preferencia á la ganadería 
y á los trabajos de la agricultura. Son por lo gene- 
ral ágiles ) robustos , bien formados , de no muy 
elevada estatura , de color bastante moreno y de 
nariz algo ancha y aplastada. 

La raza negra, introducida en Chile como en 
todas tas demás colonias de América alguna tiempo 
después de la conquista para que sus individuos 
sirviesen de esclavos á la raza predominante y se 
dedicasen á los penosos trabajos que el Europeo «no 
podia ó no queria soportar, no ha sido nunca muy 
numerosa en este país y lo es mucho menos en el 
dia abolida como está la esclavitud por las leyes 
constitutivas del £stado, calculándose que apenas 
llegarán actualmente á treinta mil los negros que 
habitan en todo el territorio de la República. 

De la unión de esta raza con las dos anteriores 
se han originado las variedades de los mulatos y 
de los zambos*^, bastante numerosa la primera, par- 
ticularmente en la capital , en los puertos maríti- 
mos, en las plaias de comercio y en las pobla- 
ciones mineras. 

De los antiguos pueblos que ocupaban á Chile 
cuando llegaron los Españoles al país solo quedan 
en el dia tres ó cuatro diseminados en las montañas 
y en la región meridional. 



y Google 



T ESTADÍSTICA DE CHILE. fti 

Eran muchas las tribus indígenas con que los 
Españoles se vieron obligados á pelear para exten- 
der su domino , todas ellas nómadas y belicosas , 
pertenecienies á una misma raza, aunque difiriendo 
algo en sus caractéreá secundarios según la latitud 
del territorio en que se hallaban establecidas , y 
tomaban el nombre de los valles en que tenian su 
habitual residencia ó de los rios á cuyas orillas apa* 
centaban sus ganados, contándose entre otras tribus 
menos importantes : los Copiapos, los Coquimbos , 
los Quillotanos y Ips Mapuches , los Pehuencos, los 
Promaucos, losPeñcones, ios Antalos, los Molu- 
ches que recibieron de los Espai^oles el nombre de 
Araucanos del valle de Arauco , ocupado por algu- 
nas de sus tribus mas guerreras,. los Puelcos , los 
Cunchos, los ChoAos , los Poyos y algunos otros. 

Dé todos estos pueblos solo quedan en el dia : 
, Los Araucanos , tribus belicosas é indómitas que 
ningún otro pueblo ha conseguido avasallar , por 
muchos que fueron los medios empleados para con- 
seguirlo. Viven entre el Biobio y el Valdivia y con- 
servan aun su idioma primitivo , la religión y las 
creencias de sus mayores, su antigua organización, 
sus usos y sus costumbres como conservan su pri* 
mitivo país , del cual ni los Peruanos , ni los Espa^ 
Qoles, ni la actual República han sido bastantes á ex- 
pulsarlos despides de tres siglos de constante lucha ', 



y Google 



92 MANUAL I^ GEOGRAFÍA 

Los Pebuencos , que ocupan en corto núinm*o las 
pendientes de los Andes entre los ii^ y los 37^ de 
latitud meridional ; 

Los Puelcos , que habitan en la falda oriental de 
los Andes y las llanuras del sudoeste de la repá- 
blica Argentina , mezclados con los Pampas , y que 
son considerados como los Araucanos del Este , á 
cuyo pueblo parece que pertenecen en realidad. 

Los Cunchos, establecidos en la parte meridio- 
nal de la provincia de Valdivia y al noroeste de la 
Patagonia , 

Y los Chonos y Poyos , tribus dóciles , tímidas y 
laboriosas que habitan en los archipiélagos de 
Chilóe y ,de Chonos y en las islas inmediatas al 
estrecho de Magallanes. 

Gomo todos estos pueblos pertenecen , como ra- 
mas de un mismo tronco, á una misma familia y 
hablan con cortísimas variantes un mismo idioma y 
profesan creencias religiosas muy parecidas y obser- 
van con corta diferencia un mismo género de vida, 
nos abstendremos de describirlos uno por ano, 
contentándonos con examinar , tan detenidamente 
como el carácter de este Manual lo permite, los 
Araucanos que, sobre ser en la actualidad los mas 
importantes en número y en organización y los 
que de entre ellos han sabido conquistarse por la 
tenacidad y el valor con que sostuvieron su líber* 



y Google 



T estadística de cmus. 93 

tad y sn independencia nna celebridad universal , 
conservan mejor que ningún otro de sus hermanos 
la originalidad primitiva del pueblo chileño y dan 
por lo mismo una idea mas exacta y cabal del tipo 
á que pertenecen. 

No se crea por esto que los Araucanos conserven 
en toda sn pureza los caracteres físicos y morales 
de su raza ; lejos de ser asi , el asilo que hallaron 
entre este pueblo varias de las tribus del país du« 
raute sus guerras con los Españoles ; las mujeres 
de estos últimos que eran robadas por aquellos y 
siera{H*e que se les presentaba ocasión de hacerlo , 
y hasta alguno de los colonos y soldados castellanos 
que buscaron un refugio en la Araucania ', huyendo 
del castigo que las leyes les imponían dde la perse- 
cución de sus compatriotas primero, y de las fuerzas 
iudependientes cuando Chile conquistó su eman- 
cipación , fueron causa á modificar algún tanto la 
originalidad primitiva de los Moluches , tanto en sa 
constitución física como en su carácter moral. 

Es sin embargo un pueblo muy digno de ser es- 
tudiado, y vamos á intentar su descripción uniendo, 
ú nos es posible, la claridad á lo conciso, habiendo 
buscado antes la exactitud en las fuentes que nos 
han parecido mas puras. 



y Google 



9i MANUAL BE GEOGRAFÍA 



LOS ARAUCANOS. 



Pertenece este pueblo á la familia de los Mola- 
ches y se halla dividido actualmente en cuatro ra- 
mas que se diferencian muy poco entre sí y que 
toman las denominaciones de Araucanos, Cunchos, 
Huilliches y Puelcos. Los penúltimos se hallan 
establecidos en las llanuras que se extienden al 
oriente de los Cunchos , de los cuales se hallan 
separados por una ramificación de los Andes. 

Los caracteres físicos qiie distinguen á estos pue- 
blos son : cabello largo y poblado que les llega á 
media espalda y que cuidan con particular esmero, 
cara ancha y redonda , frente corta y algún tanto 
deprimida, ojos hundidos y ligeramente rasgados, 
nariz corta y aplastada, pómulos muy pronuncia- 
dos, boca grande, labios algún tanto gruesos, barba 
corta y desprovista de vello, y color cobrizo, inter- 
medio entre el moreno amarillento y el rojo oscuro. 

Son de elevada estatura , si bien los que viven á 
orillas del mar tienen de dos á tres pulgadas menos 
que los que ocupan el interior del país y las re^ 
giones montuosas , son robustos y ágiles , pero de 
formas en general poco agradables, á lo que contri- 
boye en mucha parte lo receloso y feroz de su mi- 
rada. 



y Google 



y ESTADÍSTICA DE CHILE. 95 

Las mujeres sod pequeñas y bastante feas por lo 
general , si bien las que viven en las montabas han 
sido mas favorecidas por la naturaleza que sus ber- 
manas de la costa , no faltando entre ellas algunas 
qae atesoran una belleza y una gracia nuiy no- 



Constituyendo la guerra y la caza sus ocupa- 
ciones favoritas , son violentos y crueles , aunque, 
gracias al roce que sostienen bace mas de tres siglos 
con pueblos civilizados, ha mejorado algo su carácter 
en esta parte. En cambio , cumplen con la mejor 
boena fe los tratados en que han convenido de buen 
grado, son hospitalarios con los extranjeros, y 
siempre que estos viajen por su comarca con per- 
miso del ulmén ó cacique de su tribu , les guardan 
las mayores atenciones, y si llegan á saludarlos con 
las palabras marry-marry pueden contar con su 
amistad y protección aynque hayan sido antes sus 
mayores enemigos. 

Este pueblo indómito adora el Grande Espíritu 
del Universo á que da, entre otros, los nombres de 
Klan ó Guenu-Pillan y Espíritu del Cielo; Buia^ 
Geu, Gran Ser; Thalcave, el Tonanle ; VUpelí)üi>oe, 
el Todopoderoso ; Annonolliy el Infíuito; Mol^elli, 
el Eterno ; Vihenvoe , el Criador de todas las cosas , 
y algunos otros , y le rinde homenaje lo mismo que 
á los astros ; pero la base principal de su religión 



y Google 



96 * MANUAL DE GEOGRAFÍA 

es el daaüsmo , significado por la locha constante 
de los dos espíritus del bien y del mal á qae lla- 
man Menlen y Vancuvu. Tras estos ocupa la segunda 
jerarquía el Dios de las batallas llamado por ellos 
Epunamun , y le siguen después porción de divini- 
dades denominadas Ulmenas y Apulminas que "vie- 
nen á ser los dioses tutelares ó los ángeles custodios 
de dos mortales. Cada moluche tiene uno de estos 
Ulmenas ó Apulmenas por protector y le invoca 
en todos los momentos de peligro , creyendo que 
debe á su protección todos los sucesos prósperos de 
la vida. 

Los Araucanos admiten dos sustancias en los 
seres racionales : el alma , espíritu eterno invisible 
é impalpable , y el cuerpo , ser material y perece- 
dero , y abrigan la creencia de que sus guerreros 
sostienen después de muertos una lucha constante 
con el espíritu del mal en las regiones etéreas , á 
lo cual se debe sin duda el gran respeto que pro- 
fesan á los cadáveres* 

A pesar del valor indomable que tanto distingue 
á estas beliciosas tribus y de que dieron pruebas 
tan palpables en sus guerras con los Españoles, son 
por demás supersticiosas, tiemblan^! sentir el vuelo 
de un pájaro considerado por ellos como siniestro , 
y en medio de las sombras de la noche se les figura 
que ven fantasmas deformes bailando en las pra^ 



y Google 



T ESTADiSTICil DB GHU£. t7 

deras , corriendo por la espesura de los bosques y 
las cumbres de las montauas y llenando el aire con 
el crujido de sus osamentas. El fragor del irueno 
y ia rápida claridad del relámpago no son para 
ellos otra cosa que el ruido de las armas de sos 
difuntos guerreros que pelean oon el feroz Vaneubu 
y las chispas producidas por el choque de sos Un* 
tas y de sus dardos. 

Carecen de templos y de ídolos y su cuUo se 
reduce por lo mismo á invocar al benéfico Maulen 
y á sus respectivos dioses tutelares , y solo en las 
grandes solemnidades patrióticas suelen sacrificar 
algunos animales en cuya sangre humedecen ramas 
de plantas aromáticas; pero poco á poco se va aban- 
donando por ellos esta costumbre algún tanto bár- 
bara. 

En vez del cuerpo sacerdotal que exige el coito 
en la mayor parte de las religiones conocidas , hay 
entre los Moluches gran número de magos ó ago« 
reros á quienes consultan en los casos arduos y que 
se dedican por lo general á la cura de las enferme- 
dades por medio de conjuros y exorcismos ridiculos. 
La sociedad entre estos pueblos es casi patriarcal 
y el jefe de la familia tieoe el derecho de vida ó 
muerte sobre sus mujeres, sin que nadie teqga fa«- 
cultad para pedirle cuenta de sus acciones, en osla 
parte. 

6 



y Google 



98 lUfflJAL DS aSOGRAFlA 

Ei código nacional , que se conserva por tradi- 
ción de unas en otras generaciones, autoriza la 
poligamia, aunque debidamente reglamentada y 
sin que pueda tomar el nombre de esposa mas que 
la primara mujer , viviendo las demás en tiendas 
ó cabaBas separadas. 

La oondiqion de la mujer es bastante triste entre 
este pueblo : esclava , mas bien que compañera del 
hombre , y tratada por este con un rigor excesivo , 
no solo tiene á su cargo los trabajos y cuidados 
domésticos , sino que se la dedica ¿ las mas rudas 
faenas de la agricultura ,, se la encarga la limpieza 
de laa armas y de los caballos y se la obliga ¿ tras- 
portar en hombros pesadas cargas. 

La propiedad se halla debidamente asegurada 
por la costumbre y por las leyes tradicionales del 
país y bajo tan buenas condiciones como en algunos 
pullos de Europa , y las acciones civiles tienen 
toda la independencia que se puede apetecer en 
una sociedad bien organizada. 

Los crímenes de homicidio premeditado , de alta 
traición , de adulterio y de robo se castigan con la 
pena de muerte , que se hace extensiva también al 
delito de brujería, circunstancia en extremo rara 
en un pueblo que con tanta frecuencia consulta á 
sosag^eros* 

Los demás delitos se castigan generalmente con 



y Google 



T ESTADÍSTICA BB CHILE. 99 

Ja p^a del talion , llamada entre los Araucanos 
Thaulonga. Las penas impuestas se perdonan en 
UDo y otro caso á raego de la parte ofendida ó de 
sos herederos. 

El gobierno de los Araucanos, si es ífjm puede 
dársele este nombre , es una mexcla de ariálocraeia 
y democracia muy parecida á una oligarquía mi- 
litar. En cada tribu hay on jefe bereditario lla- 
mado ulmén ó cacique que se nombra por eteccion 
entre los hijos varones del jefe cuya muerte deja 
vacante una de estas dignidades. 

Actualmente se baila dividido el pais que ocupan 
en Chile los Araucanos propiamente dichos en las 
cuatro zonas de que haremos mención detallada en 
la Descripción corogrófica , y al frente de cada una 
de estas diviáones hay un jefe llamado toqui , 
independientes unos de otros pero confederados 
coando se trata de asuntos que tocan á los intereses 
generales del país, y /llevan por signo distintivo 
de su autoridad una hacha de pórfido. 

Al frente de cada alhregue hay otro jefe deno- 
minado apulmena que lleva por signo distintivo de 
su cargo un bastón con puño de plata y un anillo del 
mismo metal colocado en el segundo tercio de su 
extensión , y cada regué ó distrito , que abraza ge- 
nefalmente el territorio ocupado por una tribu, está 
gobernado por el cacique de esta que lleva el mismo 



y Google 



160 MANUAL BE GEOFRAFÍA 

distíntívo que los arpnlmenas á excepción del anillo. 

Los qalnce jefes de cada mapú ó zona forman 
un consejo denominado el Yog encargado de re- 
solver cuantos asuntos de alguna iroportancia ocur- 
ran en la zona ; pero cuando se trata de asuntos 
generales, las autoridades de las cuatro mapa^ 
forman una eispecie de oaesejo supremo , denomi- 
nado el Butaeo-yog, bajo la presidencia del toqui 
mas anciano. 

Los cargos de toqui, apulmena y ulmena son 
hereditarios , pero conservando la antigua costum- 
bre de elegir entre los hijos ó parientes mas inme- 
diatos del que muere, ejerciendo uno de estos cargos 
el que se considera mas apto para reemplazarle. 

Los Araucanos eran en tiempo de la invasión 
española , y lo son casi en la actualidad , un pueblo 
nómada ; sus habitaciones consisten en tiendas de 
cuero que trasladan de un punto á otro , según 
la necesidad ó la conveniencia del momento io 
exige , armándolas en un campo circular en cuyo 
centro encierran sus rebaños. En la actualidad se 
ven algunos puntos de la Araucania , á mas de es- 
tos campamentos portátiles , cabanas groseramente 
construidas, y basta poseen á orillas del mar el pe- 
queño puerto de Tubul en que reside el toqui de la 
zona marítima. 

Desde la edad mas tierna acostumbran los Arau- 



y Google 



T EftTADfemCA BE CHILE. iOi 

canos á ejercitar á sns hijos en correr por parajes 
escabrosos y en subir á la carrera eminencias mas 
ó menos elevadas , ofreciendo premios á los que 
llegan primero al punto designado. Guando la edad 
lo permite , les enseñan á manejar toda clase de 
armas, destinándolos al uso de aquella á que mues^ 
tran mas afición ó que manejan con mas destreza. 

Los jóvenes que y después de estos ensayos , se 
les considera útiles para el servicio militar, quedan 
exentos de todo trabajo ó fatiga que no tenga rela- 
ción con el ejercicio de las armas. Estas consisten 
principalmente en lanzas , mazas barreadas , ha- 
chas, hondas y dardos que manejan con un acierto 
sin igual ; también se sirven del lazo que arrojan 
con acierto y seguridad y de las armas de fuego , sí 
bien prefieren las anteriores á estas. En tiempo 
de guerra usan para su defensa escudos y corazas 
hechos de piel curtida y muy dura y suelen cubrir 
su cabeza con cascos de cobre. 

Antes que los Españoles introdujesen en el país 
la noble raza del caballo , todas sus tropas eran de 
infantería y las daban el nombre de namuntutieo; 
pero en la actualidad pelean también á caballo, 
sirviéndoles de brida una correa de cuero y de 
asiento una piel ó un pedazo de tela gruesa de 
lana, siendo muy pocos los que usan sillas y 
estribos. A pesar de este desaliño , son \(k Arau- 

6. 



y Google 



i03 MAI9UAL DE GEOGRAFÍA 

eanos exeelentes jinetes ^ manejan su cabalgadura 
con una destreza incomparable lanzándola á la 
carrera con una impetuosidad y una rapidez admi- 
rables , y hasta se suspenden de las crines ocultán- 
dose tras él costado del animal para clavar la lanza 
ó arrojar el lazo A sus enemigos antes que se aper- 
ciban de su presencia. 

Pelean por lo general en campo abierto ; son los 
primeros en provocar el combale , y acometen con 
grande impetuosidad y griterfa , formando en las 
primeras filas los lanceros y piqueros é interpo- 
ladas después las demás armas entre el resto de las 
picas y lanzas , que les sirven de parapeto contra 
el enemigo, á quien ofenden de este modo, con 
sus 'flechas y sus hondas, casi impunemente. Coando 
una fila de piqueros queda destrozada, la reem- 
plaza otra al instante , presentando asi constante- 
mente una muralla movible erizada de aguzadas 
puntas. Tal era al menos el sistema de formación 
que usaban en sus guerras con los Españoles. 

Cuando tenian que habérselas con fuerzas de 
caballería, procuraban guarecerse en pantanos ó 
parajes cuyo suelo , húmedo ó cubierto de obstá- 
culos naturales, detenia al enemigo y les daba 
tiempo á rehacerse con mas seguridad en caso de 
un descalabro. 

Antiguamente los Araucanos no hacian prisione- 



y Google 



T ESTADÍSTICA DE CHILE. 103. 

ros de guerra é ionaolabau bárbaramente á cuantos, 
enemigos tenían la desgracia de caer en su poder ; 
pero desde que han principiado á tener roce con 
mujeres blancas se han vuelto mas humanos, y 
hoy día se baila casi extinguida entre ellos esta 
bárbara costumbre. 

£1 soldado moluche tiene que proveerse á su costa 
de armas y provisiones para toda la campaña, pelee 
dentro ó fuera de su país. 

Guando el Butaco-yog decreta la guerra , y io 
hace siempre acatando ei dictamen de la mayoría , 
envía á todas las tribus quertheris ó heraldos para 
hacérselo saber, designándolas el punto para la 
reunión general. £1 cacique de cada tribu llama á 
las armas á sus guerreros , y poco después mar- 
chan de todos los ámbitos del país para el lugar de 
lá cita multitud de soldados armados. 

£1 mando del ejército se confia por lo general á 
uno de los toquis , aunque si hay entre los apul^ 
menas ó ulmenas algún individuo que por su valor 
y por su perecía reconocidas considera el Butaca^ 
yog mas á propósito para conducir las tropas al 
combate, se le confiere el mando déla expedición, 
sin que esta medida produzca celos ni enconos entre 
las autoridades de mas elevada jerarquía. 

Basta tener en cuenta que los Araucanos do co- 
nocen la escritura para comprender que la esfera 



y Google 



,104 MANUAL BE GEOGRAFÍA 

de SOS conocimientos ha de ser sumamente redu^ 
cida y que los pocos que poseen deben haberse 
desarrollado muy lentamente. 

Verdad es que son , después de los Peruanos y 
de los Mejicanos , las tribus indígenas de América 
mas adelantadas en la carrera de la civilización ; 
pero seria faltar á sabiendas á la verdad y dejarse 
arrastrar demasiado por la admiración y el entu- 
siasmo que inspira este pueblo esforzado y hasta 
heroico cuando se quiere tocar á su libertad ó á su 
independencia , el suponer en él , como han su- 
puesto algunos viajeros, una ilustración de que 
carece, habiendo hecho demasiado con seguir , me- 
nos lentamente que las demás tribus sus vecinas^ 
el movimiento de mejoras impuesto por el Hacedor 
Supremo á la humanidad entera. 

El idioma de los Araucanos, que es con cortas 
variantes el de las demás tribus chileñas de la misma 
familia , es dulce , rico y elegante, carece de nom- 
bres, y los verbos, entre los cuales no hay uno 
solo irregular, tienen tres números y muchos modos 
y casos. La sencillez de sus reglas le hace muy fácil 
de poseer en poco tiempo. 

La forma democrática de su gobierno les obliga 
á cultivar la elocuencia , distinguiéndose en seis 
peroratas dos clases de estilo, el uno grave y ele- 
gante y el otro ligero y poético, llenc^de fuego de 



y Google 



Y ESTADÍSTICA DE CHILE. 105 

imagmacioQ y de entusiasmo , que emplean según 
]as circunstancias lo exigen. Aficionados á una 
poesía llena de grandiosas imágenes, tienen en 
mucha estima sus poetas que designan con el nom- 
bre de Gempir , ó señores de la palabra ; y seme- 
jantes á los antiguos Griegos en lo pomposo de su 
estilo , se dan á sí propios nombres retumbantes , 
como Meli'Antu, ó cuatro soles; CaDÍ-Lemon, 6 el 
verde soto , y otros de este jaez. 

Si se considera que tienen en su idioma palabras 
con que representar el punto , la línea , el ángulo , 
el cono , el cubo , la esfera y otros elementos de 
los que constituyen la nomenclatura geométrica, de- 
biera considerárseles iniciados en la ciencia de la 
extensión ; pero es lo cierto que sus conocimientos 
en esta parte son escasísimos, por mas que algunoi^ 
historiadores y viajeros hayan asegurado lo con- 
trario. 

Algo mas exactas y precisas son sus ideas res- 
pecto á la astronomía pirética : discurren ^bre la 
pluralidad de mundos, distinguen las estrellas firjas 
de los planetas y las dan nombres particulares , 
conocen la vía láctea y muchas de las constela- 
ciones , comprenden, aunque algo confusamente 
como no puede menos de suceder, la teoría de los 
eclipses, de las fases de la luna y de algunos 
otros fenómenos celestes, saben cuándo tienen lugar 



y Google 



106 KANUAL DE GEOGRAFÍA 

los equinoccios y los solsticios qae determinan so 
año solar, dividido en doce lunaciones ó meses de 
treinta dias, con cinco supletorios ó intercalares, 
como el de los antiguos Egipcios , y dividen el dia 
y la noche en doce horas, cada una de las cuales 
equivale á dos de ias nuestras. ^ 

El añO; llamado en idioma araucano tkipantu, 
principia para ellos el veintidós de diciembre, 
cuando llega el sol al trópico de Capricornio ó tiene 
lugar el solsticio meridional , á que por esta razón 
dan el nombre de thannM-tkipantu , cabeza y cola 
del año. 

Los nombres de los meses corresponden como 
los del calendario republicano francés al influjo 
que ejerce en ellos la atmósfera sobre los campos 
ó á los trabajos agrícolas que en cada uno se ejecu- 
tan y hasta á ios frutos que se cosechan ; así lla- 
man al mes de enero, el mes de los frutos nuevos, 
á febrero el mes de la siega, y tienen también el mes 
de la espuma , el de los frutos, el del maíz, el trai- 
dor, el de los vientos , el desagradable y el de las 
lluvias. 

Hemos indicado ya al hablar de sus agoreros que 
estos se dedican á curar las enfermedades por medio 
de exorcismos y otras fórmulas ridiculas ; pero no 
todos los médicos araucanos pertenecen á esta clase 
de brujos ; los hay que se dedican con el nombre 



y Google 



T estadística db caiLB. i07 

de anftf>es al arte de carar por métodos especiales , 
pero reduciéndose su ciencia en esta parte al cono- 
cnniento de los efectos que producen en el hombre 
los jugos de algunas plantas y al conocimiento de 
la naturaleza de sus ei^fermos. 

A mas de los anfives tienen también sus guUmrvei^ 
ó cirujanos prácticos que se dedican á curar toda 
clase de llagas y beridas y que lo hacen por lo ge» 
neral con bastanto habilidad y buen resultado. 

Para conservar la memoria de los hechos mas im» 
portantes, y para corresponderse cuando se hallan 
ausentes, se valen de cordones de lana de dife- 
rentes colores en los cuales hacen nudos de varias 
formas ,^en mayor ó menor número, combinando á 
veces los cordones con otros objetos para dar 
mayor extensión á las ideas que quieren expresar 
por medio de esta escritura convencional , muy pa- 
recida á la que usaban los Peruanos, de quienes sin 
duda la tomaron antes de la llegada de los Espafio* 
les, y á la que daban y dan aun el nombre de quipos. 
* Este sistema imperfecto , cuyo conocimiento es 
para los Moluches una ciencia importante, tiene 
la ventaja de que solo le descifren las personas ini- 
ciadas en él. Cada familia adopta por lo general un 
sistema especial de quipos, y sucede con frecuencia 
que los padres no inician en él á sus hijos hasta 
que se sienten próximos á morir. 



y Google 



i08 MANUAL DE GB06RAFÍA 

Los Araucanos se dedican muy especialmente ó 
la ganadería , cuidando con particular esmero sus 
numerosos rebaños de carneros , guanacos , bueyes 
y caballos, pero sin desatender enteramente los 
trabajos agrícolas, que encargan en su mayor parte 
á las mvgeres, sembrando y recogiendo en cantidad 
bastante para el consumo trigo , maíz, varias clases 
de hortalizas y cultivando además la viña , el ta- 
baco , el algodón y muchos árboles de reconocida 
utilidad cuyos productos entregan en gran parte á 
la exportación. 

Entre los ramos de industria á que este pueblo, 
y en particular las mujeres, se dedica ocupan un 
lugar preferente la fabricación de tela^ ordina- 
rias de lana , la confección de ponchos , prenda 
preferente en el traje de los Chileños y en cuya ela- 
boración , si son de lujo , emplea una mujer cerca 
de dos año3, el tejido de hamacas de algodón y de 
lienzos de la misma materia groseramente trabaja» 
dos, la fabricación de armas, de loza muy ordi- 
naria , el laboreo de las ricas minas que abundan 
en su territorio y el lavado de las arenas de oro 
que arrastran algunos de sus rios. 

Antes de la llegada de los Españoles no conocían 
el hierro y se servían en su lugar de piedras duras 
y de una amalgama de cobre , zinc y antimonio 
bastante fuerte y muy sonora , por cuya razón sin 



y Google 



T estadística de chile. i09 

dada le dieron los primeros conquistadores el nom- 
bre de campanilla. 

La caza de volateria ocapa también á on gran 
número de Holoches que sacan de ella considera* 
bles productos. 

Otra de las ocupaciones de los Araucanos jóvenes 
es el servir de guias á los viajeros que recorren el 
país y la cordillera de los Andes, que aquellos 
conocen perfectamente, y hay que conCesar que 
desempeñan su misión con celo, inteligencia y fide- 
lidad, pudiendo entregarse á ellos el extranjero 
sin ningún género de recelo. Cuando se hallan en 
buena amistad con los Chileños se encuentran en 
las principales ciudades y puertos marítimos de la 
República bastantes de estos jóvenes en espera de 
viajeros que quieran utilizar sus servicios. 

La construcción naval se halla entre estas tribus 
en la infancia , y para atravesar los ríos ó trasla- 
darse de unos puntos á otros inmediatos de la costa 
se sirven de balsas sostenidas por dos pieles de 
foca llenas de aire y perfectamente cosidas. 

Careciendo de moneda nacional , su comercio se 
reduce al cambio ó permuta de unos efectos por 
otros , consistiendo su importación en telas de al- 
godón, listado, vinos, licores espirituosos, collares, 
brazaletes, hachas, cuchillos, armas de fuego, sal 
y algunos otros artículos de menor cuantía , y la 

7 

Digit'izedby Google 



i 10 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

exportacion en lanas, algodón, tabaco, metales 
preciosos, caballos, bueyes, carneros, guanacos, 
hamacas y ponchos de distintos colores , pero par- 
ticularmente azules. 

A excepción de las mujeres, que suelen pasar 
con frecuencia á las poblaciones chileñas inmedia- 
tas á su país con el fin de vender legumbres , pes- 
cado, volatería y frutas que cambian por sal y por 
objetos de su uso particular ó para el servicio 
doméstico, pocos son los Araucanos que salen á 
comerciar fuera de su país; en cambio los merca- 
deres chileños y de otras naciones recorren con 
frecuencia la Araucania. 

El primer paso que debe dar un negociante ex- 
tranjero al llegar á la Araucania es presentarse al 
cacique del punto donde desea expender sus géneros 
para obtener de él el permiso de cambiarlos con los 
naturales, haciendo á esta autoridad uh presente 
proporcionado al valor de las mercancías. El caci- 
que hace publicar entonces en lodo el distrito ocu- 
pado por su tribu la llegada del comerciante y los 
géneros y efectos que trae consigo , y al instante 
acuden compradores que escogen los que bien les 
parecen, volviéndose después á sus tiendas ó cabanas 
sin preguntar el valor de los efectos que llevan. 

Guando el comerciante ha despachado todos sus 
géneros, se presenta de nuevo al cacique anuncián- 



,y Google 



T ESTADÍSTICA DE CHILE. 111 

dolé sa marcha y poniendo en sn conocimiento el 
valor en que aprecia los efectos vendidos , y me- 
diante un nuevo llamamiento de la autoridad, se 
presentan los compradores en el domicilio del co- 
merciante y le entregan religiosamente los frutos y 
efectos'del pais en que se han valuado las mercan- 
cías elegidas por cada uno. 

Lo que acabamos de indicar es la práctica gene- 
ral , sobre todo en el interior del país , pero no 
dejan de hacerse entre los comerciantes chileños y 
extranjeros transacciones importantes , sin que me- 
dien aquellos requisitos , con las tribus que viven 
inmediata^ á la costa y á las fronteras. 

El traje de los Moluches se compone para los 
jefes y personas acomodadas de una camisa de lana 
sujeta con un ceñidor, de una chupa ó chaque- 
tilla que apenas les llega á las caderas , de un pan- 
talón de algodón listado ancho y corto , de un pon- 
cho , unas bota^ hechas por lo general de la piel 
de las piernas traseras de un potro , y en vez del 
sombrero de alas anchas , que usan comunmente 
los Chileños, cubren su cabeza con un gorro de lana 
cónico y bastante elevado. En vez de botas suelen 
llevar algunos sandalias de cuero. 

La gente del pueblo no lleva de ordinario otro traje 
que una tela de lana rodeada al cuerpo desde la cin- 
tura á las rodillas y un poncho sobre los hombros. 



y Google 



11^ MANUAL DE QEOGRAfiA 

Esta úUima prenda , que se usa también en toda 
la república de Chile , és de lana de guanaco ó de 
carnero mas ó menos fina y se reduce á una tira de 
tres varas de largo por dos de ancho cop una aber- 
tura en^l centro para pasar la cabeza, y al paso que 
de día les sirve de abrigo cayéndoles por delante y 
por detrás hasta las rodillas próximamente, cu- 
briéndoles también los hombros y parte de los 
brazos, hace durante la noche las veces de manta. 
Los hay de color verde , amarillo y encarnado , 
pero los mas apreciados son los azules y entre estos 
los tejidos con lana de guanaco. 

Las mujeres llevan por lo general la cabeza des- 
nuda y el cabello largo y tendido por detrás y corto 
y trenzado sobre la frente. Su traje se compone 
entre las personas bien acomodadas de una túnica 
larga y abierta por el costado y de un manto soste- 
nido sobre la espalda con broches de plata. El 
color de una y otra prenda es muy variado, pero 
prefieren el azul á todos los demás. Usan también 
pendientes y brazaletes de plata y van por lo ge- 
neral descalzas. Las mujeres del pueblo visten como 
los hombres de su clase, aunque sin llevar poncho. 

Los Araucanos tanto del uno como del otro sexo 
son muy aseados, se bañan á menudo y cuidan con 
esmero sus cabellos empleando para limpiarlos la 
corteza del quillay. 



y Google 



T ESTADÍSTICA DE CHILE. 113 

Bemos dicho ya qae estas tribus no tenian á la 
llegada de los Españoles otras habitaciones que 
tiendas de cuero reunidas en campamentos portá- 
tiles que trasladaban de un punto á otro según la 
necesidad lo exigía. En esta parte han adelantado 
muy poco , y si se exceptúa el puertecito de Tubul 
y algunas cabanas groseramente construidas que 
se ven de trecho en trecho, continúan acampándose 
donde mejor les parece y guareciéndose de la intem- 
perie en sus tiendas como lo hacian hace tres siglos. 

No se conocia en la Araucania cuando los Espa- 
ñoles penetraron por primera vez en aquel país el 
trigo, la cebada ni las legumbres de que hoy hacen 
mucho uso los Moluches para su alimento , ni usa- 
ban bebidas espirituosas á que son en la actualidad 
tan aficionados. Los manjares que constituyen de 
ordinario sus comidas son las carnes de vaca y 
carnero y también la de caballo , principalmente 
cuando están en viaje ; el pescado y las aves des- 
empeñan también un papel importante en sus ban- 
quetes y hacen mucho uso de una pasta de patatas 
amasada con leche á que dan el nombre de milcon. 
Cuando se preparan para expediciones largas secan 
al sol gran cantidad de manjares de todas clases y 
los parten en pedazos delgados , sazonándolos con 
pimienta y pimentón picante, de cuyos estimulantes 
hacen mucho uso en sus comidas. 



y Google 



Ii4 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

A mas del vino y de los licores espirituosos que 
consumen en gran cantidad , tienen los Araucanos 
dos bebidas indígenas que son el cid y la chicha , 
becba esta última de frutas ó de maíz fermentado 
después de triturado con los dientes, cuya opera- 
ción está confiada por lo general á las ancianas 
de cada familia, cuya saliva tiene, según ellos, pro- 
piedades especiales para llevar á pronto y buen 
término la fermentación. 

. Uno de los pasatiempos á que los Moluches se han 
entregado siempre con mas placer y entusiasmo es 
el baile, siendo su danza favorita la zapatera que, 
á pesar de sus figuras y movimientos demasiado 
libres y expresivos , se halla bastante generalizado 
en toda la república chileña. 

Hemos dicho ya que los Araucanos son políga- 
mos , si bien el uso del derecho de tener mas de 
una mujer se halla sujeto á reglas y prescripciones 
religiosamente observadas , y aun los jefes y per- 
sonas mejor acomodadas no suelen tener mas de 
cuatro esposas. Cuando uno de ellos trata de tomar 
mujer, se reúnen las familias y los parientes cer- 
canos de los novios , y después que el futuro marido 
presenta á los suyos la joven que ha elegido para 
esposa, se procede á estipular entre las dos familias 
las condiciones del contrato, procurando sacar cada 
una las mayores ventajas posibles, parando mu- 



,y Google 



T BSTABÍSTICÁ DB CHILE. 116 

obas veces en riñas sangrientas sobre si la dote se 
ha de aumentar ó disminuir en un caballo, un 
guanaco ó una prenda cualquiera de insigbificante 
valor. 

Una vez convenidos sobre las bases del contrato, 
que cumplen ambas partes con la mayor religiosi- 
dad, se efectúan los desposorios amenizándose esta 
ceremonia con convites, bailes y regocijos, y la 
mujer se traslada á la tienda ó cabana del marido^ 
si es su primera esposa ó á otra tienda aislada 
si estuviese casado con otra. 

Un pueblo que respeta tanto como el moluche la 
memoria de los muertos y que los considera des- 
pués de la tumba en lucha constante con el genio 
del mal, no puede menos de dar gran solemnidad á 
sus funerales , particularmente si el finado es uno 
de sus guerreros. 

Cuando uno de estos deja de existir se le coloca 
en una artesa de madera , que cada uno tiene el 
cuidado de prepararse en vida, se le cierra hermé- 
ticamente después de envuelto en telas y se le con- 
serva por algunos meses dentro de la tienda ó 
cabana donde ha dejado de existir. 

El dia destinado para su entierro todos sus pa- 
rientes y amigos concurren á la tienda y llevan en 
procesión el cadáver al cementerio de la tribu ^ 



y Google 



116 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

seguido de varías mujeres que van cantando las 
hazañas del héroe que ha pasado á mejor vida , y 
le dan itopultura en un -hoyo cuadrado colocando 
á su lado sus armas favoritas , sus mejores ves- 
tidoS; los vasos de que se servia con mas frecuencia 
y grandes cántaros llenos de bebida ; de harina de 
maíz y otros manjares; y como suponen que el 
difunto tiene que pasar al Guíchenuin, lugar de de- 
licias donde debe disfrutar toda clase de placeres 
sensuales, que se halla situado, según sus creencias, 
mas allá del Océano , colocan á su lado algunos 
objetos de valor para que los entregue en cambio 
del pasaje al viejo Tumpti'Laggi , que debe condu- 
cirlo en su barca al paraíso. Tambiem suelen in- 
molar en honra del difunto algunos de sus caballos 
cuyos esqueletos colocan á su alrededor. 

Si el cadáver pertenece á una mujer , Se sepul- 
tan con él los objetos destinados á su uso y algunos 
utensilios domésticos. 

Cuando todo se baila colocado en la sepultura, 
se llena esta de tierra por los asistentes y se forma 
sobre ella un montecito de piedras y ramas sobre 
las cuales derraman algunos vasos de chicha. Estos 
sepulcros se abren y limpian anualmente por una 
mujer anciana que tiene en cada tribu á su cargo 
este trabajo y el cuidado de vestir de nuevo los 



y Google 



Y ESTADÍSTICA DE CHILE. H7 

Los funerales concluyen por un festín y algunos 
juegos fúnebres en honor del fínado. 

Como en el día se hallan en paz los Araucanos 
con la república de Chile y no son demasiado pro- 
pensos al ocio y á la quietud , hacen excursiones 
armadas en todas direcciones; parUcularmente hacia 
el Este y el Sur, alejándose muchas veces hasta 
quinientas leguas de su pafs arrastrados por los 
atractivos del botin. 

Tal es el pueblo moluche ó araucano, desnudo de 
la brillante auréola con que la imaginación de al- 
gunos historiadores y viajeros han pretendido cir- 
cundarle, arrastrados sin duda por el asombro 
que no puede menos de causar el recuerdo de la 
constancia , del valor y del heroismo con que su- 
pieron sostener en todos tiempos su libertad é in- 
dependencia. 

Mientras los grandes imperios de Méjico y del 
Perú sucumbían ante las armas de Castílla , y la 
América toda , desde los Allegani hasta las orillas 
del Biobio , doblegaba su cerviz al yugo español , 
este reducido pueblo , que apenas contaba entonces 
con una población de cien mil almas, esparcidas 
en dos mil novecientas leguas cuadradas de super- 
ficie , sostuvo contra los afortunados é irresistibles 
conquistadores una lucha sin tregua en que lleva- 
ron algunas veces la mejor parte y á la cual solo 

7. 

Digitizedby Google 



118 UÁNUÁL DE GEOGRAFÍA 

puso término la paz honrosa de Santiago, después 
de dos siglos y medio de sangrientos combates. 

Hoy conservan aun estas belicosas tribus , como 
acabamos de ver, su país , sus creencias religiosas^ 
su régimen interior , sus usos y costumbres , sa 
independencia^ en fin, porque su sumisión á la 
república de Chile es puramente nominal. 

No es extraño por lo tanto que lo grandioso de 
su valor y de su heroísmo haya influido en el 
ánimo de aquellos escritores hasta el punto de ver 
en los Araucanos un grado de ilustración á que no 
han llegado , ni era posible que llegasen , descono- 
ciendo el medio de transmitir sus ideas por la 
escritura que es la verdadera palanca del saber. 

Los Araucanos son un pueblo belicoso y valiente 
basta el heroísmo , pero atrasado en la carrera del 
progreso , á no comparársele con otras tribus del 
Nuevo Mundo que permanecen aun en un estado 
verdaderamente salvaje. 



El idioma oficial de la república de Chile y el 
que se habla por la gran mayoría de sus habitantes 
es el españoL 

Los Araucanos conservan, como hemos dicho ya, 
su lengua primitiva de artificial é ingeniosa forma- 
ción. La conjugación del verbo, que es la parte 



y Google 



T ESTADÍSTICA DB CHILE. i 10 

mas ingeniosa de todas las lenguas ^americanas , 
tiende á marcar por medio de inflexiones particu- 
lares cada relación entre el sujeto y las circuns- 
tancias en que se halla colocado ; de modo que 
para expresar los acusativos pronominales que pue- 
den ligarse como idea accesoria con el sujeto, 
todas las personas de los verbos son susceptibles 
de formas especiales. Los Araucanos han adoptado 
mochas voces de la lengua castellana que repre- 
sentan ideas y objetos desconocidos para ellos antes 
de la conquista. 

Los Pehuencos , aunque' no pertenecen ¿ la fa- 
milia moluche, hablan con muy cortas variantes el 
mismo idioma que los anteriores; lo cual es una 
prueba de la vecindad en que siempre han vivido 
estos dos pueblos. 

Y por fin los habitantes del archipiélago de Ghilóe 
hablan una lengua particular que tiene alguna ana- 
logia con la araucana y que los poliglotas distin- 
guen con el nombre de idioma teliehe. 



y Google 



CAPÍTULO VIII. 

Carácter. — Costumbres. — Bailes. — Jue^ros. — Trajes y 
habitaciones del pueblo chileño. 

El pueblo chileño , que de medio siglo á esta 
pdrte ha hecho rápidos progresos en la carrera de la 
civilización perdiendo lenta, pero progresivamente^ 
el colorido que hablan impreso en su cafácter y 
costumbres algunos siglos de esclavitud ó al menos 
de dura dependencia, es atento, respetuoso con 
los ancianos, obsequioso y hospitalario para con 
los extranjeros , hasta el punto de que la morada 
del menestral mas indigente tiene siempre abiertas 
sus puertas para el que quiera penetrar en ella y se 
le recibe con una amabilidad sin igual, ofreciéndole 
asiento , refrescos , leche , frutas y cuanto juzgan 
que puede agradar al recien llegado siempre que 
lo haya en la casa, ó en la morada de un vecino. 

Sus ofrecimientos de esta clase son hechos de 
tan buena voluntad , que se resienten si no se ad- 
miten una parte al menos de sus obsequios , dis- 
tinguiéndose muy notablemente por su amabilidad 



y Google 



MANUAL DE GEOGRAFÍA^ ETC. 121 

y SU franqoeza los habitantes de las grandes pobla^ 
cienes y en particalar los de Santiago , Valparaíso 
y la Concepción. 

El chileño es robusto por lo general , bien for- 
mado, de tez morena y de medicina estatura , diestro 
para las artes mecánicas , ' excelente jinete ; de 
pasiones algún tanto violentas ; ama con delirio y 
los celos le atormentan con alguna intensidad. An- 
sioso de emociones vehementes, le domina la pasión 
del baile , del juego y de toda clase de diversiones 
y placeres , y sin embargo es un tanto indolente , 
debiéndose en parte esta última circunstancia á las 
propiedades espéjales del clima y á la excesiva 
feracidad del país en que vive. 
. Es mas que probable que este defecto vaya ami- 
norando en él á medida que la industria y el trá- 
fico tomen en la República mayor incremento, 
Dotándose ya una diferencia muy marcada al com- 
parar el chileño de hoy con el chileño del último 
siglo. 

Durante la guerra de la independencia y en las 
lochas civiles que ensangrentaron el país por es- 
pacio de algunos años , nan dado los habitantes de 
Chile pruebas inequívocas del valor, de la sobrie- 
dad , del sufrimiento y de la resignación en la des- 
gracia que tanto distinguen al soldado español cuya 
sangre circula por sus venas; pero desptts de, la 



y Google 



122 MANUAL DB GEOGRAFÍA 

victoria , han solido entregarse á aetos de cmeldad 
dejándose arrastrar demasiado por el deseo de ven- 
ganza. 

Y aunque las lachas civiles y las guerras entre 
opresores y oprimidos suelen dar lugar en todos 
los países á violencias y desmanes que la humani^ 
dad reprueba y contribuir al fomento y exacerba- 
ción de las malas pasiones , no es esta razón bas- 
tante para que el escritor que se propone reseñar 
con imparcialidad el carácter y las costumbres de 
un pueblo deje de consignar todo aquello que 
tenga , á su juicio , el carácter de tendencia inhe- 
rente al individuo. 

Los labradores del interior y mas particular- 
mente los de las provincias de Golchagua ^ Talca y 
Maule , de color bronceado bastante subido , de 
frente baja y deprimida, de mirada recelosa y 
algún tanto torva y de carácter pontaraz aun , son 
entre todos los Chileños los que ofrecen señales mas 
marcadas y características de su antiguo origen. 

Los guasos, nombre , que como hemos dicho ya, 
se da en Chile á los mestizos de padres europeos é 
indígenas, constituyen una clase bastante nume- 
rosa que participa á la vez de las buenas cualidades 
morales y de los defectos de las dos razas blanca y 
americana á que deben su origen , distinguiéndose 
sobre t«k> por su sufrimiento para, el trabfljo, si 



y Google 



Y ESTADÍSTICA DE CHILE. iÍ3 

bien SQ mlelí^ncia no se halla demasiado coUi- 
vada. Los guasos viven por lo general en los cam- 
pos y en las poblaciones rurales dedicados ¿ la 
ganadería y á la agricultura , habiendo poblaciones 
de alguna importancia , como Gurico y varias otras 
del interior, cuyos habitantes son en su mayor 
parte gentes de color. 

Los guasos de Santiago son los mas característicos 
del país y los que tienen el color mas atezado. 

En cambio la primera de las provincias seten- 
trionales, y sobre todo los distritos de Huasco y 
de Copiapo , cuentan con una población que bien 
puede tenerse relativamente por hermosa y que 
no carece de laboriosidad é inteligencia , y en 
las ciudades de Santiago., Valparaíso, la Concep- 
ción y algunas otras del litoral se distingue el 
pueblo no solo por su finura y amabilidad prover- 
biales , sino también por su buena disposición para 
las artes y Jas ciencias y por el esmero con ifie 
cultivan su inteligencia. 

Las chileñas , por lo general de tez morena ó 
trigueña pero bastante agraciadas, tienen en Huasco 
y Copiapp el color bastante claro para pasar poi» 
blancas > y las de la Concepción son tenidas por las 
mas hermosas del país. 

Por regla general , la miqer en Chile es sama-- 



y Google 



124 MAIYUÁL DE GEOGRAFÍA 

mente cariiiosa , sencilla hasta la candidez de nn 
niño , alegre , viva y de pasiones vehementes , y de 
algunas de estas cualidades han tomado pretexto 
yarios viajeros y escritores extranjeros para inju- 
riar su memoria , acusándolas de livianas , como si 
la familiaridad, la candidez y el abandono entre los 
dos sexos estuviesen reñidas con la virtud , y como 
si la debilidad en que haya «podido caer alguna , 
cediendo á la seducción j fuese razón bastante para 
tomar su flaqueza por defecto general. 

Los individuos de uno y otro sexo pertenecientes 
á las clases bien acomodadas ostentan mucho lujo 
en sus trajes , en su servidumbre , en sus coches 
y en sus caballos. 

Las tertulias en que la alta sociedad chileña mata 
el tiempo ^ como vulgarmente se dice , durante las 
largas horas de la noche , ofrecen por lo general un 
carácter de familiaridad y de alegría, poco co- 
nques en reuniones de esta clase. En ellas se juega, 
se baila , se canta y se sostienen animadas conver- 
saciones que suelen iser algún tanto libres , según 
el sentido que damos en Europa á esta palabra , 
aunque sin faltar á las conveniencias que el decoro 
*y la buena educación reclaman entre gentes que se 
estimen en algo. Por lo regular se sirve en estas 
sociedades , que podemos llamar aristocráticas , el 
mate ó yerba del Paraguay que equivale y aun 



y Google 



T ESTADÍSTICA IS CHILE. 42K 

tiene mocha semejanza con el té de que se hace , 
oso en Europa. 

Las gentes menos acomodadas suelen pasar las 
primeras horas de ]a noche conversando , fumando^ 
bebiendo y jugando en una especie de cafés llama- 
dos chinganas. 

Hemos indicado ya que los habitantes de Chile 
son muy aficionados al baile. Esta clase de diver- 
sión á que todas las clases de la sociedad se entre- 
gan con mas ó menos ardor ^ pero todas con entu- 
siasmo ^ constituye uno de sus mayores placeres. 
Por lo general los bailes nacionales, entre los cuales 
se distinguen el zapateado., el fandango , el peri- 
cón, el cuando y algunos otros, son por demás 
animados y expresivos y un tanto voluptuosos, 
pasando de un movimiento lento , jejecutado al 
compás de un canto ó de una música melancólica y 
sentimental , á la rapidez mas estrepitosa y frené- 
tica , para venir de nuevo á evoluciones monótonas 
y pausadas y de un inexplicable abandono : de la 
languidez al delirio , del delirio al cansancio. 

Nada retrata tan bien como los bailes nacionales 
el carácter de un pueblo. 

Los instrumentos de música mas comunes en el 
país son el harpa de cortas dimensiones y de for- 
mas ligeras, que colocan los Chileños horizontal* 
mente en vez de la posición vertical , en que la 



y Google 



1^6 MANUAJ. DE GEOGRAFÍA 

toean losliabitantes dé otros países, descansando 
la parte superior sobre las rodillas del músico ; la 
expresiva y armoniosa guitarra , que los Españoles 
llevaron al Nuevo Continente, y una especie de tam- 
bor construido de un solo trozo de madera afane- 
cada y cubierto con una piel muy tersa que hieren 
los tocadores con las puntas de los dedos , produ- 
ciendo sonidos secos y no muy armoniosos. 

Entre las diversiones nacionales de esta Repú- 
blica son notables las corridas de toros y los juegos 
de los parotos y de la ciueea. 

En las primeras , á que concurren como en Es- 
paña , de donde se ba trasportado esta división ,. 
todas las clases de la sociedad colocadas las per- 
sonas ricas en espaciosos y elegantes palcos , que 
sirven de puntos de reunión, y vestidas con 
el mayor lujo posible , pocas veces , á no ser en 
grandes solemnidades , se da muerte á los toros. 
Lo general es correrlos á caballo como lo hacen 
los picadores en España y detenerlos en su impe- 
tuosa carrera con el lazo , hábilmente lanzado. Si 
el animal está destinado á perecer , le cortan los 
corvejones, después de aquellos ejercicios, con 
una media luna de acero colocada al extremo de 
una lanza é vara bastante larga que los guasos , á 
cuya dase pertenecen por lo general los toreros, 
manejan con suma destreza , dejándole tendido en 



y Google 



T ESTADÍSTICA 0E CHILE. 127 

ia arena revolcáfidose en su sangre para matarle 



El jaego de Ioq porotos, en el cual no entran mas 
que dos personas , está reducido á un bastón corto 
clavado en el suelo con un anillo horizontal en la 
parte superior por el cual se hacen pasar , deján- 
dolas caer desde una altura convenida , unas cuan- 
tas babas blancas pintadas de negro por uno de sus 
lados. El interés de esta diversión está en que las 
habas caigan al suelo con el lado blanco ó negro 
para arriba según acuerden de antemano los ju- 
gadores, que suelen estar desnudos desde la cintura 
al cuello para jugar con mas limpieza. 

El juego de Wciueca es al que los Chileños del 
campo muestran mas a6cion. Los jugadores , cuyo 
número no tiene limite determinado, se colocan 
nnos frente á otros á corta distancia y en dos filas , 
armados todos de un palo ó garrote encorvado por 
el extremo inferior. En medio de los dos bandos 
colocan una bala metálica ó de madera pesada de 
bastante diámetro que cada fila trata de llevar á su 
campo , atrayéndola con el palo , y de impedir que 
el partido contrario se apodere de ella llevándosela 
del mismo modo. Las luchas que con e^ motivo 
se traban entre los dos partidos suelen ser muy 
animadas y servir de gran entretenimiento á los 
espectadores. 



y Google 



128 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

Una de las costumbres qae mas llama la atención 
de los extranjeros que visitan á Chile, y que tachan 
de ridicula y contraria á los sentimientos naturales, 
son los festejos con que se celebra de ordinario la 
muerte de los niños menores de siete años , á pre- 
sencia del cadáver y tomando parte en -ellos alguna 
que otra vez los padres del difunto. 

A este se le coloca sobre una pequeña cama lujo- 
samente adornada , según los medios de que la fa- 
milia puede disponer, se le corona y cubre de flo- 
res, se colocan á su alrededor algunas antorchas 
encendidas y en la misma habitación se reúnen los 
parientes , amigos y vecinos de los padres , que ce: 
lebran durante la noche, con comidas, juegos, bailes 
y regocijos , el tránsito del alma de aquella cria- 
tura á la mansión de los justos. 

No siempre concurren, como se quiere hacer 
creer, ó mejor dicho toman parte muy pocas veces 
los padres del fínado en esta ceremonia que tiene 
su base en las creencias religiosas y quiisás también 
en la consideración dé las penalidades , sinsabores 
y desengaños que el niño que muere en tan tierna 
edad economiza abandonando este mundo de mise- 
rias, antes de saborear sus amarguras. 

El traje de los Chileños no es uno mismo en todas 
las clases, si bien tiene algún rasgo característico 
que le diferencia del de> otros pueblos. 



y Google 



T ESTAI^TICA BB CHILE. i29 

Los guasos visten con corta diferencia lo mismo 
qoe los Araucanos, cuyo traje hemos descrito ya ; 
osan el poncho, que es la prenda verdaderamente 
nacional y característica ; suelen reemplazar el 
gorro cónico con un sombrero de copa baja y de 
anchas alas , que también es muy general en Chile, 
y osan además polainas de sarga de lana sujetas en 
, la parte inferior con la correa de las espuelas. 

Las demás clases visten por lo general á la eu- 
ropea , siguiendo con mas ó menos lentitud las ve- 
leidosas evoluciones de esa caprichosa beldad á que 
lo^ pueblos civilizados rinden culto bajo el nombre 
de la Moda ; pero sobre su traje, cualquiera que sea 
la forma que adopten , colocan el airoso poncho 
nacional ó la misteriosa capa que han introducido 
allí los Españoles. • 

El traje de las mujeres del campo y de la clase 
pobre , puesto que en las ciudades particularmente 
del litoral viste también el bello sexo como las eu- 
ropeas, consiste en un airoso zagalejo, no muy 
largo y plegado á la cintura, que suele ser de 
bayeta ó franela de colores vivos, de terciopelo 
negro y hasta de brocado , según la clase ; en una 
banda de franela negra , en forma de mantilla , ó 
un sombrero de alas anchas n^uy parecido al (jue 
nsan los hombres^ y en un pequeño poncho que 
pende graciosamente de sus hombros. Hachas, y 



y Google 



130 HANUAL DE GEOGRAFÍA 

en particular bs jóvenes, llevan descubierta la 
cabeza para hacer ostentación sin duda de sus ne- 
gras Y sedosas cabelleras. 

De todas las provincias de Chile la de la Concep- 
ción es la que mas se distingue por la preferencia 
que dan sus habitantes de uno y otro sexo al traje 
'nacional sobre todos los demás, en cuya circunstan- 
cia debe influir algún tanto, su proximidad á la 
Araucania , cuyos moradores no han admitido aun 
modi6cacion alguna en su antiguo modo de ves- 
tir. 

Las habitaciones , tanto del campo como de las 
ciudades de Chile , son por lo general de un solo 
piso , y esto se comprende muy bien en un país en 
que la tierra está, digámoslo asi, en continua osci- 
lación. Son cómodas y espaciosas , partiQularmente 
en las poblaciones de algún vecindario, y hay qd 
esmero grandísimo en blanquearlas á menudo. 

Las pequeñas aldeas del interior presentan en 
esta parte, sobre todo á las inmediaciones de los 
Andes, un aspecto bastante triste. Las casas, ó 
mejor dicho, las cabanas son reducidísimas y cons- 
truidas con tierra, habiendo algunas formadas de 
bambúes entrelazados que apenas bastan á librar á 
sus ínquilínos del rigor de las estaciones y en cuyo 
reducido espacio duermen; confundidos, todos los 
individuos de lar familia , sin distinción de edad ni 



y Google 



T BSTABÍSTIGÁ DB CHILB. 131 

sexo, tendidos sobre ana estera ó un lecho de 
yerba seca y basta mezclados algunas veces con los 
animales domésticos. 



y Google 



CAPÍTULO IX. 

ORGANIZACIÓN. 

Constitución política del Estado. — Poderes legislativo , eje- 
cutivo y judicial. — Armas y pabellón de la República.— 
Religión y división eclesiástica. — Organización militar. — 
Ejército permanente y milicias. — Personal y material de 
la armada. — Estado financiero del país. 

Después de algunos años de luchas, algunas veces 
á mano armada , entre los que deseaban formar de 
Chile una república federativa , dejando á las pro- 
vincias la libertad de elegir para su régimen inte- 
rior el sistema que mejor les pareciese , y los que 
pretendían coiistituirle en un Estado unitario como 
el único medio de darle cohesión y fuerza y de fo- 
mentar el desarrollo gradual y uniforme de todos 
los elementos de riqueza y prosperidad que la co- 
marca atesora , triunfó al fin el último de estos dos 
partidos, gracias á los esfuerzos de un hombre 
extraordinario , D. Diego Portales , que nombrado 
vicepresidente de la República en ^ 835 , y aprove- 
chándose del cansancio en que el pueblo habia 
caido, tuvo habilidad, fuerza y prestigio bastantes 



y Google 



MANUAL DB GEOGRAFÍA^ ETC. 133 

para reunir de hecho en sa persona, según por 
extenso hemos explanado en el Manual de Hütoria 
y Cronología de Chile, todos los poderes del Estado, 
constituyendo á este definitivamente en República 
unitaria , reformando , con arreglo á sus ideas de 
orden pero al mismo tiempo de progreso , el código 
fundamental del país , nacido entre el estruendo de 
la guerra , secundado por el Congreso nacional de 
4833 que coadyuvó dócilmente á suá planes inno-^ 
vadores, y dando por ñn á Chile la organización 
política que tiene en la actualidad y sentando las 
bases de un plan administrativo que se fué llevando 
á cabo lenta , pero constantemente , y que aun en 
el dia es objeto de predilección por parte del go- 
bierno, que se afana por llevarle á su comple- 
mento. * 

La Constitución ó código fundamental de 4833 
hoy vigente reconoce en el Estado tres poderes : el 
legislativo , el ejecutivo y el judicial. 

El poder legislativo se compone de dos cámaras 
ó cuerpos colegisladores : un Senado de veinte 
miembros y un Congreso de diputados , represen- 
tantes de todos los distritos en que se halla dividida 
la República , que se renuevan por elección directa 
cada tres años. Estas dos cámaras reunidas consti- 
tuyen el Congreso nacional. 

Él poder ejecutivo le ejerce el presidente de la 

S 

Digitizedby Google 



134 MANUAL BE GEOGRAFÍA 

Bepúhlíca , secundado por cuadro ministros respon- 
^bles que tienen á su cargo los diferentes ramos 
de la administración pública y auxiliado además 
por un Consejo de Estado, encargado de preparar 
los proyectos de ley y los presupuestos para pre- 
sentarlos al Congreso, de entender en todos los ne- 
gocios contencioso-administrativos y que tiene ade- 
más el derecho de presentación ó propuesta para el 
nombramiento de los altos funcionarios del Estado , 
cuya elección está reservada al presidente de la 
República. 

El jefe del Estado se elige por el sistema de vota- 
ción indirecta por cinco años ,' pudíendo ser reele- 
gido por otro período quinquenal. 

Los presidentes Prieto , Bulnes y Monte ^ únicos 
que tuvo el país después que se ha promulgado la 
Constitución actual , han permanecido en el poder 
diez años cada uno , de modo que bien puede ase- 
gurarse que la reelección se ha verificado basta el 
dia por pura fórmula. El presidente Monte, que se 
halla en la actualidad al frente do la República , 
termina su período de mando en fines del año ac^ 
tual. 

La Constitución concede al poder ejecutivo mu- 
cha latitud, convirtiendo, digámoslo asi, á Chile en 
una república algún t^mto aristocrática. * 

El poder central tiene en cada provincia un de* 



y Google 



Y ESTADÍSTICA DE CHILE. 135 

io sopcrior , jefe de todos los ramos de la ad- 
ministración , un delegado especial subordinado al 
primero en cada distrito , un subdelegado depen- 
diente del anterior en cada subdelegacioB, y en los 
municipios ejerce el alcalde , al par que las fun- 
ciones económicas de su localidad , las administra- 
tivas como. delegado del poder ejecutivo. Los indi- 
viduos que componen las municipalidades son todos 
de elección popular. 

Las armas de Chile están divididas en dos cuar* 
teles verticales , representando el primero una co- 
lamna coronada por una estrella y el segundo un 
volcan en erupción. 

El pabellón nacional es tricolor , blanco , azul y 
encarnado. Divídese en dos paralelógramos hori- 
zontales é iguales , sübdividido el superior en dos 
cuadros; el inmediato á la vaina es azul con una 
estrella blanca en el centro , el otro es blanco y el 
paralelógramo inferior encarnado. 

El pabellón de bauprés , de que hacen uso los 
buques de la marina militar, es completamente 
azul con una estrella blanca en el centro. 

El puerto de Valparaíso tiene una bandera espe- 
cial ) dividida del mismo modo que el pabellón de 
la República , aunque colocados de distinto modo 
los colores : el cuadro superior, inmediato á la 
vaina, es como en aquel de color azul con la estrella 



y Google 



136 MANUAL DE GEOORAFfA 

blanca en el centro , el otro caadro superior es en- 
carnado y el paralelógramo inferior blanco. 

El poder legislativo está conferido á una magis- 
tratura organizada ep grande escala y compuesta 
de un Tribunal superior de justicia , que reside en 
la capital , de las Audiencias ó tribunales de apela- 
ción establecidos en Coquimbo , Santiago , la Con- 
cepción y San Carlos de Chilóe ^ de tribunales de 
primera instancia estableddos en las capitales de 
provincia y distrito, y de jueces de paz en cada 
división municipal. 

La religión del pais es la católica apostólica ro- 
mana , pero hay tolerancia para con los que pro- 
fesan otras creencias, existiendo en el territorio 
chileño ^ particularmente en los centros comerciales 
y mineros , muchos católicos reformados de la con- 
fesión de Ausburgo y gran número de Anglicanos. 

Al ocuparnos de los Araucanos hemos dado ya 
á conocer las creencias religiosas , verdaderamente 
dualistas , que profesan estas tribus y todas las de- 
más de origen puramente chileño que permanecen 
aun disfrutando de su independencia con mas ó 
menos latitud. 

Divídese la República , para los^ negocios que 
tienen relación con el culto y el clero, en cuatro dis- 
tritos eclesiásticos, de los cuales el uno tiene el 
carácter de arzobispado y los tres restantes de 



y Google 



• Y ESTADÍSTICA Dfe CHtLE. 13^ 

obispados , snbdivididos todos en parroquias , coyo 
número llega tan solo en el archipiélago de Ghilóe 
á noventa. Aquellas divisiones toman el nombro de 
las ciadades en qae los prelados residen y son, 
siguiendo el pafs de Norte á Sur , el obispado de 
Coquimbo, el arzobispado de Santiago , el obispado 
de la Concepción y el obispado de San Carlos, lla- 
mado mas comunmente obispado de Cbilóe. 

Para el régimen militar se baila dividido también 
el país en cuatro grandes distritos , cuyos centros 
son las ciudades de Coquimbo , Santiago , la Cjon- 
cepcion y San Carlos de Ghilóe. 

El estado mayor del ejército consta de : 

Dos capitanes generales , 

Seis generales de división , 

Seis generales de brigada , 

Veintidós coroneles 

Y cien comandantes de batallón y escuadrón. 

La fuerza armada se divide en ejército perma- 
nente y milicias ciudadanas, de las cuales solo exis-^ 
ten sobre las armas ios cuadros á no ser efi caso dé 
necesidad. 

Consta el primero de : 

Cuatro batallones de infantería , 

Dos regimientos de caballería , 

Y seis compañías de artillería. 
La segunda tiene : 

8. 



y Google 



138 MANUAL im geografía 

Gaarenta y un batallones de infantería 

Y treinta y dos regimientos de caballería. 

El archipiélago de Chilóe tiene fuerzas especiales 
de milicias del país , únicas que cubren allí el ser- 
vicio , compuestas dé siete mil y quinientos hom- 
bres entre infantería y caballería , un cuerpo re* 
guiar de esta última arma que facilita la ciudad 
continental de MauUn, perteneciente á la misma 
provincia , y una compañía de artilleros pertene- 
ciente al ejército permanente de la República y 
pagada de los fondos generales. 

Todas estas fuerzas componen un total de sesenta 
y cinco mil hombres próximamente , de los cuales 
so]o pertenecen cinco mil al ejército permanente. 

Sobre la frontera setentrional de la Araucania se 
han construido, ya desde el tiempo del dominio 
español , varios castillos y pequeñas poblaciones 
fortificadas, de las cuales -la principal es la de 
Arauco, que forman desde los Andes á la costa una 
regular y extensa línea de defensa contra las inva- 
siones de las tribus independientes y belicosas que 
viven entre el Biobio y el Valdivia y que tan á me- 
nudo han solido lanzarse, á manera de torrente, 
sobre los campos y las ciudades fronterizas , sa- 
queando é incendiando cuanto encontraban á su 
paso. * 

Cubre el servicio en esta parte una brigada del 



y Google 



T ESTADÍSTICA BE CHILE. 139 

gército permanente á los órdenes de un jefe espe- 
cial , con el carácter de gobernador de la frontera , 
dependiente de la capitanía genera] ó distrito mi- 
litar de la Concepción , que es por este motivo el 
mas importante de los cuatro en que se divide la 
República. 

La isla de Juan Fernandez , que por átx aleja- 
miento de la República y por estar considerada 
como lugar de deportación y destierro político , está 
regida militarmente, tiene una fuerza armada com- 
paesta de dos ó tres compañías del ejército perma* 
nente , cuyo mando en jefe está confiado á un go-i 
bernador nombrado por el gobierno central y cuya 
elección recae de ordinario en uno de los jefes que 
mandan las fuerzas acantonadas en la frontera de 
la Araucania. 

El personal de la marina militar le compo- 
nen : 

Un vicealmirante, jefe superior de lá armada | 

Un capitán de navio , 

Tres capitanes de fragata , 

Veinticinco oficiales jsubalternos , 

Cuarenta oficiales de mar 

Y los artilleros , soldados , marineros , grumetes 
y pajes que las necesidades det servicio hacen ne- 
cesarios. 

Durante la guerra de la independencia llegó á 



y Google 



ÍAO MANUAL DE GEOGRAFÍA 

lener la entonces naciente república de Chile una 
escuadra respetable compuesta de : 

ün navio de sesenta y cuatro cañones, 

Dos fragatas de cincuenta cañones , apresadas á 
los Españoles , la una en las aguas de Talcahuano , 
y la otra dentro del puerto del Callao de Lima , 

Vna fragata de cuarenta y cuatro cañones , 

Cinco bergantines de catorce á veintidós cañones^ 
apresado uno de ellos á la marina española en las 
aguas de Valdivia , pocos dias antes de la toma de 
esta ciudad por los independientes, 

Una goleta de seis cañones, 

Y veinte lanchas cañoneras , que componían nn 
total de treinta embarcaciones artilladas con tres- 
cientas veintidós piezas de todos calibres. 

Pero un material tan considerable, si bien nece- 
sario en aquellas circunstancias para contrarestar 
á la marina que la metrópoli tenia en las aguas del 
mar Pacífico é impedir un desembarque de tropas 
realistas en los diferentes puntos abordables de sus 
costas , era muy superior , consolidada ya la inde- 
pendencia , á las necesidades y á los recursos de la 
República y fué disminuyendo gradualmente, como 
no pedia menos de suceder, á medida que se fué 
haciendo innecesaria , y particularmente después 
que la España , penetrada de la inutilidad de sus 



y Google 



Y ESTADÍSTICA ÜB CHILE. íAi 

esfuerzos por conservar las colonias , abandonó los 
territorios de alto y bajo Perú. 

En la actualidad el material de la armada chi- 
leña se compone "de una fragata , un bergantin^ una 
goleta Y catorce lanchas cañoneras. 

Valparaíso y Valdivia son los dos apostaderos 
principales de la República y donde existen los 
astilleros y arsenales de 1^ nación , y los puertos 
de Coquimbo , Talcahuano y San Carlos de Chilóe 
pueden considerarse como otros tantos centros de 
divisiones marítimas. 

La situación financiera , este barómetro de los 
Estados modernos^ no puede ser mas lisonjero. Los 
ingresos del tesoro ascienden por todos conceptos 
á unos seis millones anuales de pesos fuertes próxi- 
mamente y los gastos suben apenas á cinco mi- 
llones , quedando por lo tanto un sobrante anual 
de mas de un millón de pesos fuertes que se em- 
plea en amortizar religiosamente y de una manera 
regular y equitativa la deuda pública interior y 
exterior , que habiendo ascendido á una cifra muy 
considerable, á consecuencia de la guerra y del 
desconcierto en que no podía menos de hallarse 
sumido el país tras una lucha tan prolongada y á 
cauáá también de las discordias civiles que hicie- 
ron casi imposible durante algunos años el arreglo 
de la Hacienda , asciende en el día á menos de 



y Google 



14*2 MANUAL DE GEOGRAFÍA, ETC. 

cinco millones de pesos fuertes , cantidad insignifi- 
cante para un país que, como la república de Chile, 
prospera de dia en dia con notable rapidez, gracias 
al cumulo inagotable de riquezas y de producios 
naturales con que cuenta, á sus magníficas cir- 
cunstancias hidrográficas y á la paz interior que 
viene disfrutando de treinta años á esta parle , 
mientras los demás Estados sus vecinos se han visto 
casi constantemente agitados por revueltas políti- 
cas , altamente contrarias á su prosperidad. 

No debemos ocultar que la guerra civil que en- 
sangrentó desgraciadan)ente las provincias de Co- 
piapo , Valparaíso y Talca en el segundo semestre 
del año próximo pasado , unida al menor producto 
de las minas , á la baja , algún tanto sensible , en 
los pedidos de trigo y harina para la California y 
la Australia , y los efectos de la última crisis mo- 
netaria por que ha pasado la Europa, sentidos tam- 
bién en el Nuevo Mundo, fueron causa de que 
aminorasen los ingresos y aumentasen los gastos 
püblicos ; pero tranquilo ya el país y habiéndose 
descubierto , según las últimas noticias , nuevos y 
mas ricos tesoros minerales , todo hace esperar que 
Chile se repondrá bien pronto de sus pasajeros con- 
tratiempos y que proseguirá su marcha hacia la 
prosperidad , si muchos accidentes imprevistos no 
la detienen en ella. 



y Google 



CAPÍTULO X. 

INSTRUCCIOI PÚBLICA 

Estado de la enseñanza en 1833. — Esfuerzos hechos por el 
gobierno chileño para mejorarla en lodos sus ramos. — 
Instrucción primaria elemental y superior. — Instrucción 
secondaría. — Escuelas profesionales. — Instituto Nacio- 
nal. — Cantidades consignadas en el presupuesto para 
gastos, de Instrucción pública. — Resaltados ventajosos 
que coronan los esfuerzos del gobierno en esta parte. 

Nada contribuye tanto á la moralización, al bien- 
estar de un pueblo como un extenso y bien enten- 
dido sistema de instrucción pública que derrame el 
saber sobre todas las clases de la sociedad, facili- 
tando los medios para que puedan salir de la igno- 
rancia , desde el descendiente del mas opulento 
magnate basta el bijo del pobre artesano que no 
cuenta con mas recursos que su trabajo para aten- 
der al sostenimiento de su familia , poniendo al pri- 
mero en estado de que pueda llevar con decoro y 
dignidad su nombre de familia , abriendo al segun- 
do las puertas de todas las carreras y profesiones, y 
convirliendo á entrambos en ciudadanos útiles y 



y Google 



141 HAmiAL DE GEOGRAFÍA 

capaces de coadyuvar al engrandecimiento y á la 
gloria de su patria. 

Hace treinta años que la república de Chile de- 
jaba mucbisimo que desear en el ramo de ense* 
ñanza , uno de los mas importantes en la adminis- 
tración pública de todo país. Mientras permaneció 
este territorio bajo el dominio español , las guerras 
con los Araucanos y otras tribus vecinas absorbían 
la atención y los recursos de que los gobernadores 
podian disponer, y unido esto á las tendencias de la 
época y á la profunda división que existia entre las 
diferentes clases que constituían entonces la socie- 
dad chileña, fueron causa de que los conquistadores 
no se dedicasen á fomentar y mejorar la instruc- 
ción pública hasta el grado que fuera conveniente , 
si bien no puede negarse , sin cerrar los ojos á la 
evidencia , que la enseñanza del pueblo no se ha- 
llaba á pesar de aquellas desfavorables circunstan* 
cias, particularmente en el ramo de instrucción 
primaria, tan abandonada como algunos extran- 
jeros , arrastrados por el afán de denigrar á la Es- 
paña j han querido suponer. 

Mientras duró la guerra sostenida por Chile para 
conquistar y asegurar su independencia > y las lu- 
chas civiles tuvieron en continua conmoción al 
país , no les fué posible tampoco á los Chileños de- 
dicar á la instrucción pública los cuidados y los re- 



,y Google 



T ESTADÍSTICA DE CSaX. 145 

corsos qae urgencias mas apremiafites absorbian 
casi por completo , uí el estado de la Hacienda era 
tan próspero que permitiese distraer fondos para 
estas atenciones, por sagradas y necesarias qoe 
foesen, sin dejar desatendidas las que tenian por 
objeto la emancipación del territorio, la constitaoion 
del país en estado soberano y el sostenimiento del 
orden público. 

Pero la guerra terminó ; las convulsiones políticas 
se calmaron ; las diferencias de bandería se depu- 
sieron en las aras del patriotismo , y el gobierno , 
libre ya de los compromisos que le agobiaban y de 
los obstáculos que detenían á cada paso su marcha, 
y colocado, al fin, en una situación desembazada 
y moral, pudo dedicarse al fomento de los interesea 
morales y materiales de la nueva República en los 
primeros años de la presidencia del general D. Joa« 
quin Prieto, el primero de los jefes del Estado qoe 
ocupó el poder casi tranquilamente y por todo el 
tiempo que el código fundamental previene. 

Los primeros ensayos ó medidas sobre arreglo y 
mejora de instrucción pública fueron debidos al 
ministro D. Silvestre Ocbagavia y dictadas en el 
año de 1833. Abrazaban todos los ramos de la en-« 
senanza , y con particularidad la instrucción pri*- 
maria ^ que es la base fundamental de todo buen 
sistema de educación y la que derrama sus benefl- 

9 



y Google 



146 MAKÜAJL DE CXOCAÁFtlL 

eíos scbte el aiayor número de individuos y sobre 
las dases que, por falta de recursos, quedarían 
sumidas en la ignorancia si los legisladores y los 
golnernos no les tendiesen una mano protectora , 
mirándolas con el intel*és y la predilección que se 
merecen. 

Había entcmces en toda la extensión de ía Repú- 
blica quinientas veintiuna escuelas de prímera en- 
señanza , á que concurrían veintitrés mil ciento 
cincuenta y seis niños de ambos sexos, de los cuales 
catorce mil «uatroci^tos quince recibían gratuita- 
mente la enseñanza en establecimientos pagados 
por los fondos generales , cuyo número ascendía á 
ciento sesenta y cinco, habiendo además un número 
próximamente igual de escuelas municipales, par- 
ticulares ó conventuales á que asistían los ocho mil 
setecientos cnarenta y un niños restantes. 

El primer cuidado del gobierno chileño fué el 
aumento de las escuelas subvencionadas por el 
Estado, para que la falta de recursos nunca sirviese 
de pretexto á los padres para sostener á sus hijos 
en la ignorancia , arrastrados por el pequeño lucro 
que pudieran reportar de los servicios que los niños 
podían prestarles en daño de su porvenir y del 
interés general de la República, 

Con tal celo y buena voluntad se llevó y se signe 
llevando á cabo esta importantísima mejora , que 



y Google 



T estadística de cnoiLE. 147 

ya existian á mediados del año anterior coatrooien- 
tas cinciieiiU y cuatro escaelas sostenidas de los 
fondos generales y concurridas por veintidós mil 
y quinientos niños de ambos sexos ; es decir que , 
en el corto espacio de veinticinco años , se triplicó 
próximamente el número de los establecimientos 
de esta cl^se y el de sos alumnos , que apenas lle- 
gaba á nueve mil en 4833. 

Verdad es que á medida que el Estado aumen- 
taba sus escuelas gratuitas , dísminnian las moni- 
etpales y particulares ó conventuales; pero aun 
quedan de estas clases trescientos veinte estableci- 
mientos , á que asisten unos trece mil niños de uno 
y otro sexo , y setenta y cinco casas de asilo en 
que adquieren los primeros rudimentos de la ense- 
ñanza setecientos veinte alumnos de ambos sexos. 

Existen por lo mismo en Chile ochocientas nueve 
escuelas de instrucción primaria á que concurren 
treinte y stete mil doscientos vemte niños, cuyo 
Damero representa el dos y tres décimos de la po- 
blación chileña. 

Ciertamente que este resultado no es todavía 
muy satisfactorio ; pero téngase en cumta que 
Chile ocupa' una superficie extensa y muy despro^ 
porcionada á so población , que esta vive muy dise- 
minada por los campos, imposibilitando la reuníoo 
de gran número (h niños en los puntos de los 



y Google 



Í4S MANUAL DE (^OGRAFIA 

distritos rurales donde se hallan establecidas las 
escuelas, y se comprenderá fácilmente que con iales 
elementos los resultados se han de obtener necesa* 
riamente con mucha lentitud y que solo el Uempo 
^ y la constancia pueden dar cima en esta parte á ta 
grande obra de la regeneración cMleña. 

Estas mismites consideraciones ponen también de 
manifiesto los grandes esfuerzos empleados }>or ^ 
gotrierno de aquel país en estos últimos años y el 
buen éxito con que se ven coronados. 

En las escuelas establecidas en las capitales de 
distrito la enseñanza abraza , con alguna extensión, 
el dibujo lineal , la geografía ^ nociones de historia 
de Chile y principios de aritmética y geometría con 
el sistema métrico, adoptado recientemente en toda 
la República , hallándose asi convertidas en esta-^ 
blecimientos de instrucción primaria superior. 

Guando en estas escuelas, y lo mismo en las 
deméntales, pasa de cincuenta el número de los 
alumnos, hay además del maestro un ayudante* 
repetidor pagado de los fondos públicos. 

También la clase áe obreros y artesanos , qqe 
por abandono de sus padres ó por otra causa cual- 
quiera han dejado de redbir cuando líiños la ins^ 
truccíon que debieran, es objeto de la solicitud éá 
gobierno que ha oreado ya veintítres escuelas de 
adultos en diferentes poblaciones, cuyas clases se 



y Google 



Y £6TÁB<9nGA DB CHIEfi. 440 

dan dtiraoiie las primeras horas de la noche para 
qoe los asisleiites á ellas , cuyo número se aproxí^ 
iBaba á mil á mediados del afio anterior/ paedaa 
redbir la instraccion sin abandonar los trabajos ú 
oenpadones diarlas en qne libran su soMento y 
qataáa el de sios familias. 

Se haUan establecidas además en la mayor parte 
de los cuerpos del ejército permanente escuelas 
reglamentarias en qne se enseña lectura , escritura 
y principios de aritmética á los militares que care- 
cen de estos conocimientos. 

Para uniformar la instrucción primaria , y colo«* 
cada á la altura á que ha llegado en las naciones 
mas cultas de Europa , se han creado dos escuelas 
normales para la formación de buenos profesores 
de ambos sexos. La de maestros cuenta ya ciento 
cuatro alumnos y han salido en el año anterior 
veintiuno á regentar varias de las escuelas supe- 
riores. La de maestras tío ha producido aun tan 
buenos resultados, pero á medida que se vayan 
desterrando añejas rutinas y rancias preocupaciones 
el námero de jóvenes que á ella concurren, escasí- 
simo en el día^ se aumentará gradualmente, de- 
biendo ecf^er^rse que salga de este establecimiento 
un precioso plantel de maestras que derramen so* 
hre el bello sexo la luz de la ciencia que en él hayan 
recibido. 



y Google 



150 lUNUAL DE &BXmíArU 

No contenió con esto el gobienio cbUedo, ba 
creado años atrás qd cuerpo de Inspeofiores que re- 
corren anualmente todas las provincias de la Repá* 
blica , con el fin de visitar las escuf^s de instroc* 
cion primaria elemental y superior, de examinar 
cuidadosamente los métodos de enseñanza que en 
ellas se sigan , de corregir los abuses que adviertan 
y de proponer al gobierno cuantas mejoras y refor- 
mas crean convenientes al m«gor resaltado de la 
enseñanza. 

Y como si todo esto no fuese bastante aun para 
satisfacer el deseo de mejoras de que se halla po- 
seido el gobierno , se escriben , imprimen y publi- 
can á sus expensas, desde 4857, libros elementales 
de reducidas dimensiones sobre todas las materias 
que abraza la instrucción primaria elemental y su- 
perior, con los cuales se van formando en los dis- 
tritos rurales bibliotecas populares, cuyo número 
asciende ya á treinta y siete, con el fin de despertar 
en los colonos , labradores y artesanos el deseo dé 
instruirse, poniendo gratis á sus alcances los me* 
dios de conseguirlo. Estos libros sirven además de 
t^xto en todas las escuelas de la República , din* 
dosd gratis á los niños de reconocida pobreza y ex* 
pendíéndose á precios módicos para los que pueden 
soportar este gasto insignificante , medida filantró- 
pica y acertadísiiña que nunca se encomtar& lo 



y Google 



T ESTÁBiffnCA DB CHRiB. 161 

bastante y qoe debe producir Deoesariamente oiag- 
nificos resultados. 

Y aunque esto arguye un monopolio excesivo 
por parte del gobierno, y á pesar de ser nosotros 
partidarios de la libertad de enseñanñ , creemos 
que en un país de las circunstancias en que boy se 
encuentra la repáUica de Chile es conveniente , y 
hasta cierto punto indispensable , que el poder cen*» 
tral tome ¿ su cargo lo que quizás los particulares 
no intentarian, sin perjuicio de que mas adelante, 
y cuando el deseo de saber se baya encamado en 
el pueblo, deje el gobierno á ia iudustria privada 
el cuidado de surtir de Ubroe á los alumnos dé 
todas las escuelas. 

No ha meiNecido menos la atención del poder su* 
premo de la Repúíblica la ensefianza secundaria y 
de adorno. En las capitales de provincia y en al- 
gunas otras poblaciones de alguna importancia se 
hallan establecidos catorce Liceos y basta cincuenta 
Seminarios ó colegios , con salas para alumnos in- 
ternos de ambos sexos, frecuentados unos y otros 
por tres mil seiscientos jóvenes exteraos y trescien<» 
tos internos que reciben en ellos el complemente 
de la primera enseñanza superior, poniéiKlose así 
en estado de abordar con fruto una instrucción mas 
cientificamente elevada. 

Existe adem&s en Santiago un gran Liceo é colé*- 



y Google 



iSt MANUAL DE GBOC^BAFÍA 

gio preparatorio para todas las carreras , agregado 
al Instituto Nacional, que cuenta ya setecientos 
alOBanos, de los cuales la tercera parte próxima- 
mente son colegíales internos. 

La ensefisoiza profeáonal, objeto de una marcada 
predilección por parte del gobierno, dejVpoco que 
desear, atendidas las circunstancias y los recursos 
del país. 

Ocupa el primer lugar entre los establecimientos 
de esta clase la Escuela práctica de artes y oficios 
establecida en Santiago, dirigida por entendidos 
ingenieros y profesores extranjeros llevados al in* 
lento y á la cual concurren unos cien alumnos qiie 
podrán dirigir dentro de pocos años las fábricas y 
tallera del país, en manos'actualmente de extran- 
jeros con mayor dispendio para los capitalistas que 
si pudieran echar mano de ingenieros y directores 
de trabajos nacidos y avecindados en la República. 

La Escuela de bellas artes, creada también en 
Santiago y en la que reciben cerca de doscientos 
jóvenes una instrucción bastante regular y extensa 
en las artes de la pintura , la escultura , el grabado 
y sus ramos auxiliares , está produciendo muy 
buenos resultados. 

Para despertar la emulación entre los alumnos 
que concurren á este establecimiento, los regla- 
mentos conceden una pensión de diez pesos fuertes 



y Google 



T teTAJ^SnCA DE CHILE. IS3 

meBSUáles á los jóvenes que en los eximenes de 
concurso obtengan , por tres vec^, el primer logar 
entre sos coopositores. 

En la provincia de Atacama ó €opiapo, qae es el 
principal distrito minero del pais, se ha creado una 
Escuela especial de minas, con laboratorio de quí- 
mica , que cuenta ya unos cincuenta alumnos. 

En un país tan aficionado á la música y en el 
que los músicos de profesión ascienden , según el 
censo oficial de 4857, á ochocientos que representan 
pr43ximamente el \mo por dos mil de la población 
chileña, no era posible que el gobierno desatendiese * 
la enseSanza de esté ramo ; asi es qae se ha esta- 
blecido en la capital de la República un Conserva- 
torio de música , cuyas enseñanzas abrazan todas 
las secciones de este arte embelesador y al cual 
concurren unos ciento cuarenta jóvenes de ambos 
sexos. 

La ciencia del pilotaje cuenta también con un 
templo , digno de su importancia , en la Escuela de 
Náutica de Valparaíso, en la cual reciben los jóvenes 
que se dedican á la arriesgada carrera de la marina 
una completa instrucción. » 

Como complemento de todo el sistema de ins^ 
tracción pública se ha creado en Sabtíago el 
Instituto Nacional, objeto de toda la predilección ' 
del 6:obierno , dirigido un tiempo y con adBrto por 

#. 

Digitized by CjOOQIC 



154 MANUAL I>E GBOatiATiJL 

el dcttial presidente de b República , qae debe en 
iBucha parte al profesorado su posición y su impor- 
tancia , y para cuyas cátedras se han llevado de 
Europa , en los primeros afios de su instalación , 
algunos hombres especiales en las ciencias cuya 
enseñanza se les confiaba. 

El programa de las asignaturas que abraza este 
establecimiento de enseñanza superior es muy ex- 
tenso y comprende la mayor parte de las ciencias 
que se cultivan en las principales universidades de 
Europa : todos los ramos de la legislación y del 
derecho y la economía política , la medicina , sec- 
ción creada r^ientemente , la literatura, las mate- 
máticas , la física y la historia natural se estudian 
en él con toda la extensión apetecible, y tardará 
muy poco probablemente en aumentarse el numero 
de sus secciones con la enseñanza de la agricultura 
teórica y práctica y una cátedra de literatura ge- 
neral , para lo oial acaba de pedir recursos el go- 
bierno á la Representación nacional. 

El número de alumnos, todos extemos, que 
concurren al Instituto era en, el año anterior de 
doscientos seis, desde la edad de diez y siete años 
hasta la de veintiocho, y entre sus cátedras las fre- 
cuentadas por el mayor número son las de litera- 
tura , derecho público y economía política , lo cual 
se explica fácilmente teniendo en cuenta que los 



y Google 



Y BSTÁDÍftTICA DE CHILE. i5S 

C3iiIefio6; reflexivos y penell'aDtes, pero vivos ^ 
apadonados y de imagiDaeion ardiente, se eatregaa 
oon mas ploeer al estudio de las ciencias que exigen 
razonamiento y adiestran en el empleo de la orato^ 
ría que á las abstracciones de las mateméticas y de 
las ciencias fisico-natorales. 

Dependientes del ramo de instrucción pública se 
han creado también en la capital de la Repúblic^i 
un Museo de historia natural , que cuenta ya gran 
número de colecciones preciosas en todos los ra-* 
mos de la ciencia cuyo nombre lleva , y un Obser^ 
vatorio astronómico , para el cual se ha construido 
un buen edificio de nueva planta , y que ha pu* 
blícado ya, en el corto tiempo que lleva de exis- 
tencia, las observaciones astronómicas de 4853 á 
4855, primer trabajo de esta clase que ha visto la 
luz pública en la América del Sur. 

Se comprende fócilmente, sin necesidad de que 
nos esforcemos en demostrarlo , que una instruc- 
cion pública tan extensa como acabamos de ver y 
tan bien organizada ha de exigir forzosamente cos^ 
tesos sacríficios , y es preciso confesar que la repú^ 
Uica de Chile , comprendiendo toda la importancia 
y trascendencia de este ramo de la administración 
pública , no escatima los recursos destinados á fo* 
mentarla y enaltecerla. 

La cantidad consignada en los presupuestos de 



y Google 



156 MANUAL DE OEOGRAFÍA 

4854 para cobrír todas las atenciones de la ense- 
ñanza en general 'ascendía 6 ciento sesenta y ocho 
mil pesos faertes , de los cuales se destinaban doce 
mil setecientos al sostenimiento del Instituto Nado*- 
nal. Esta consignación fué aumentándose gradual- 
mente basta el ponto de subir en el año anterior á 
quinientos setenta y seis mil pesos fuertes, que es 
próximamente el cuadruplo de aquella cantidad , y 
de los cuales se destinaron trescientos y un mil 
pesos á la instrucción primaria , dosdentos mil á 
los establecimientos de segunda enseñanza y á las 
escuelas profesionales, y los setenta y dnco mil 
restantes al Instituto Nacional. 

No bay una sola nación en Europa que , propor- 
donalmente al número de sus habitantes , invierta 
en la instrucción del pueblo una cantidad tan exor- 
bitante. 

Los resultados corresponden en lo posible á estos 
s^rificios, puesto que ya en fines de 4854 había 
unos ciento noventa y cuatro mil cuarenta y ocho 
individuos que sabian leer, con mas ó menos 
perfecdon , y ciento cincuenta y dos mil cua,tro- 
cíentos noventa y cuatro que sabian leer y escribir. 

En el dia , y teniendo en cuenta los progresos 
de estos últimos seis años , bien puede asegurarse, 
sin temor de cometer una equivocación muy nota- 
ble, que cuatrocientos mil habitantes de Chile , 6 



y Google 



Y ESTADÍSTICA DE CHILE. 157 

lo que es lo misino la tercera parte próximamente 
de la población de la República saben leer y qae 
ana séptima parte por lo menos posee , á mas de la 
lectura , la escritura. 

El número de alumnos de ambos sexos que con- 
corrian á mediados del año anterior á todas las 
escuelas de instrucción primaria , secundaria , pro- 
fesional , superior y de adorno ascendia á cuarenta 
y dos mil setecientos cincuenta , de los cuales ocho 
mil ciento sesenta perten^ian al bello sexo/ cuya 
educación ha mejorado notablemente de algunos 
anos 4 ^ta parte. 

Estas cifras, y mas si se tienen en cuenta las 
circunstancias especiales del país , dicen muchísimo 
en favor del interés que por la instrucción del 
paeUo se han tomado los gobiernos que se sucedie- 
ron en Chile desde 4833 á 4859 y hacen esperar 
que y siguiendo esta República en el buen canino 
que ha emprendido , sin complicaciones interiores 
que dis^igan las atenciones del poder y absor- 
ban los recursos con que el Estado cuenta para 
fomentar el desarrollo de su prosperidad y de su 
engrandecimiento material é intelectual , podrá 
compararse el pueblo •chileño en ilustración y saber 
á los pueblos mas cultos de Europa. 



y Google 



CAPÍTULO XI. 

VUS DE COIONICACIOII. 

El Océano* — Expediciones periódicas y regulares por mar. — 
Ríos navegables. — Caminos de hierro en explotación , en 
construcción y en proyecto. — Caminos ordinarios de todas 
categoHas. — Pasos de los Andes. — Indicaciones sobre el 
Yíaje por estas últimas vías. 

La primera , la roas importante y la mas econó- 
mica también de todas las vias de comimicacíon 
y transporte con que cuenta la república de Chile 
es el Grande Océano , ese inmenso camino univer^ 
sal que enlaza la mayor parte de las naciones y de 
los pueblos del globo y que se extiende á lo, largo 
de las costas chileñas en una extensión de cnatro- 
ctentas leguas , tocando en muclias de sus princi- 
pales ciudades , facih'tando la extracción de sus 
ricos y abundantes productos agrícolas y minerales 
que buques de todos portes y pabellones transpor- 
tan á lejanas tierras , llevándole en cambio cuan- 
tos efectos exóticos necesitan sus habitantes para 
el consumo y hasta para satisfacer los mas refina- 
dos caprichos del lujo y de la moda. 



y Google 



MANUAL DE GEOOBAFÍA^ ETC. i59 

Desde fines de 4853 se ha estableado entre 
Liverpool y el puerto de la Caldera , perteneciente 
i la provincia de Gopiapo ó Atácame , wa línea 
de vapores por el estrecho de Magallanes que hacen 
un viaje cada seis meses, y en cuyos buques hallan 
los pasajeros todas las comodidades que pueden 
apetecerse en navegaciones de esta clase. 

Comprendiendo el gobierno chileño toda la im- 
portancia de estas expediciones periódicas, que 
ponen ¿ la República en pronta y directa comuni- 
cación con la Europa, ha eximido á la empresa que 
las ti^ie á su cargo del pago de todo derecho de 
tonelaje y anclaje. 

Entre los puertos de la República y los de Bo- 
livía , el Perú , el Ecuador , Nueva Granada y la 
América central hay constantemente un movi- 
miento extraordinario de buques, tanto mas im- 
portante y necesario cuanto los caminos por tierra 
DO ofrecen aun en Chile ni en los Estados limítrofes 
las ventajas que fueran de desear para la prospe- 
ridad de aquellos países. 

Las vias fluviales, que son un grande elemento 
para los progresos de la agricultura, de la industria 
y del comercio interior, son poco numerosas en esta 
comarca. 

Corta la distancia que s^[)ara el Océano de los 
Andes, que se levantan á manera de una inmensa 



y Google 



166 MANUAL DE GEOFRAFÍA 

amralla sobre toda la extensión de las fronteras 
orientales de Chile , y con ona diferencia censida 
rabie de-tiivel la faja comprendida entre el mar j 
las montañas , los ríos que recorren por este mo- 
tivo una corta extensión tienen que ser necesaria- 
mente poco caudalosos y sus corrientes demasiado 
rápidas para que puedan prestarse á la navega- 
ción. 

A pesar de estas desfavorables circunstancias, 
embarcaciones de regular porte recorren el Maule , 
el Biobio, el Tolten y el Valdivia en la tercera 
parte próximamente de su curso , y, aunque en 
menor escala y para pequeñas embarcaciones, tam- 
bién es navegable el Gauten en algunos puntos. 

El sistema de remediar los inconvenientes que 
ofrece la rapidez de la corriente de un rio pwr 
medio de la canalización y de enlazar unas cor- 
rientes con otras por medio de rios arti6ciales, por 
cuyo sistema se han cubierto algunos países de una 
extensa red de importantísimas vias fluviales , que 
son entre todas las vias interiores de transporte las 
mas económicas , es casi imposible en un país en 
que , como le sucede á Chile , las cuencas de los 
rios son estrechas y separadas en su mayor parte 
unas de otras por una serie apenas interrumpida 
de contrafuertes y ramales bastante elevados que 
hacen muy difícil , y hasta imposible de todo punto 



y Google 



Y E&TABfSTICA DE CHILE. 141 

en díganos, el enlace de irnos rios con oíros y 
basla la canalización de eslos en sos propias re- 
giones hidrográficas. 

Comprendiendo el gobierno y el pueblo chileño 
cuánto debe contribuir á la prosperidad de un país 
tan rico y abundante como el suyo un sistema ex-» 
tenso y bien entendido de caminos de hierro , se 
faa lanzado con afán á empresas de esta clase, y es 
de esperar que dentro de algunos años , particu^ 
larmente si su tranquilidad interior no se altera 
como se alteró por de^racia en el año próximo pa^ 
sado, recojan los beneficios que se prometen y 
vean coronados sus esfuerzos del éxito mas feUz. 

El principal camino de hierro y el que mas ab« 
sorbe la atención y el interés de la República es el 
que debe enlazar á Santiago con el puerto de Val- 
paraíso , poniendo á la capital á tres horas próxi- 
mamente de la costa. 

El trazado de esta vía férrea , en construcción 
hace algunos años, es de ciento setenta y siete kilé^ 
metros , ó de treinta y cinco leguas geográficas con 
corta diferencia, y de ella se halla ya en explota^ 
cioD la sección de Valparaíso á Quillota que tiene 
cuarenta y nueve kilómetl*os , ó muy cerca de diez 
leguas, y lo restante de la via está ya muy adelan- 
tado en todos los trabajos. 

En la construceion de aquel trozo, ó mejor didM) 



y Google 



162 lUmJAL BB GKWRAIÍÁ 

ouando se abrié al serYÍeio páblice , se habtati íih 
vertido ya todos los fondos destinados á la totalidad 
del camioo , y esto causó en el país , poco acostom* 
brado á resaltados de esta especie tan comunes y 
frecuentes en otras naciones, una alarma y un des* 
contento excesivos, suponiendo que la via se que- 
daría sin terminar; pero el gobierno, que com- 
prende la necesidad política y económica en que 
se baila de dar cima á esta empresa verdadera- 
mente nacional , ha contratado en el aüo anterior 
con una casa de Londres un empréstito de cinco 
millones de pesos fuertes para terminar el camino 
y construir además un ramal que una á Santiago 
con Talca y que será el priucipio de una linea ge- 
neral que atraviese el país de Norte á Sur. 

Hay además construida desde 4854 una pequeña 
via que une á Gopiapo con el puerto de la Caldera 
y que tiene por principal objeto el servicio de la 
industria minera particular y el transporte de los 
productos de las minas de Cbañarzillo. 

La ciudad de la Serena, capital de la provincia 
de Coquimbo, y puerto de este último nombre se 
hallarán bien pronto enlazados también por medio 
de un ramal de unos diez kilómetros que formará 
de las dos poblaciones una sola. 

Entre las poblaciones de Chillan y Tomé, en el 
norte de la provincia de la Goncepdon^ se ha cons- 



,y Google 



T ssTABfSTicÁ ms ctntE. 163 

traido* también últimamente otro férro-carril de 
eorta extensión. 

Pero el gran proyecto , la empresa colosal que 
aspiran á realizar, de coman acuerdo, la repúbtiea 
de Gbiie y la Confederación Argentina es la prolon- 
gación del camino de hi^ro de Valparaíso atrave- 
sando los dos Estados hai^ la confluencia del Pa- 
raná y del Urogaay, enlazándole con esa magnifica 
Tia fluvial que llaman Rio de la Plata. 

Este grandioso pensamiento , para cuya realiza- 
don ofrecerá sin duda grandes obstáculos la ele- 
vada cadena de los Andes , pondrá á Chile en 
comunicación pronta y directa con el Océano Atlán- 
tico , con Buenos Aires y con los demás Estados de 
la Confederación que la via atraviese y á estos con 
d Grande Océano , con incalculables ventajas para 
la agricultura , la industria y el comercio de ambos 
países. 

Algún tanto díffcil parecerá quizás este proyecto; 
pero otras empresas del mismo género y que ofre- 
dan también inconvenientes , á primera vista in- 
superables , se han llevado á cabo en otros pafses , 
y no deseonfiamos por lo mismo de verle realizado 
algnn día ^ porque la voluntad y la constanda lo 
vencen todo, cuando se puede disponer de lo» me- 
dios y recursos necesarios. 

Es demosiado nofork) , para que nos d^oagamos 



y Google 



464 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

á eneoiniar sus ventajas , que un baen.stetema de 
caminos ordinarios que enlacen unas con otras to-^ 
das las provincias , todas las poblaciones de ona 
nación , que cruce todos los centros productor^ , 
que ponga hasta la mas insignificante aldea en con- 
tacto con los mercados y con los puntos de consumo 
y de embarque , que cruce , en fin , y se extienda , 
á manera de complicada red, por toda la superficie 
del territorio, es el principal elemento para el 
desarrollo de la riqueza pública , no concibiéndose 
cómo puedan progresar la agricultura, la indu^ria 
y el comercio ú les faltáoste medio para transpor- 
tar sus productos fácil y económicamente. 

Y es preciso confesar que en punto á carreteras 
generales y á caminos transversales , provinciales 
y municipales la repáblica de Chile deja bastante 
aun que desear , por mas que de diez años á esta 
parte se baya dedicado con laudable celo el gobierno 
ó mejorar los existentes , atendiendo á su entrete- 
nimiento, antes muy descuidados, con todos les 
fondos de que puede disponer . sin dejar desatendí* 
das otras obligaciones preferentes también. 

En las tres provincias del Norte se nota mas que 
en ninguna otra la falta de buenos caminos^ siendo 
causa de que las empresas mineras que con motivo 
de la aridez del país , tienen que traer de puntos 
apartados algunos de los.articnlos de consamo para 



y Google 



T I8TAI>ÍSTICÁ DE CBIUC. I6S 

SUS obreros y trabajadores , hagan para su conduc* 
cion grandes dispendios que contribuyen hasta 
cierto punto al estancamiento de la industria y á 
que la población no se desarrolle en la e^Ia que 
debiera. 

Lo nüsDM) sucede con corta diferencia en la pro^ 
vincia de Valdivia , que sacaría de sus maderas y 
de sus ganados mayores ventajas si contase con una 
buena red de caminos ordinarios. 

Las provincias del centro y la de la Concepción , 
que fueron siempre las de mayor movimiento agrí- 
cola, industrial y comercial , se hallan mas favore- 
cidas en esta parte. 

De Valparaíso á Santiago hay dos carreteras ó 
caminos regulares ; el uno, en que pueden transitar 
carruajes , tiene treinta leguas próximamente y 
atraviesa tres ó cuatro cordilleras bastante elevadas 
y muchos terraplenes que se comunican con aque- 
llas por cuestas bastante escarpadas , subiendo gra^ 
dualmente hasta la cumbre de una cuesta llamada 
de Prado , desde la cual se desciende á la llanura 
en que se halla situada la capital de la República. 

Por este camino cruzan constantemente los viaje^ 
ros y le cubren porción de caballerías y carro- 
matos, tirados generalmente por bueyes, y cargados 
unas y otros de géneros y efectos de comercio. 

El segundo toca además en Melipilla , población 



y Google 



166 lUNüAL DE GSOGBAriA 

de la promoia de Saoliago, y es mas corto y pin* 
toresco qoe el anterior, pero menos practíeable. 

Otro camino regular se proloi^a desde Santiago 
á la Concepción^ atravesando el interior del país f 
tocando en las capitales y en algunas otras ciudades 
de las provincias de Colcbagua, Talca y Maule. 
Tiene ciento treinta leguas y se prolonga hasta Val' 
divia atravesando el interior de la Araucania. 

Hay, como hemos indicado ya al describir los 
Andes , varios pasos que atraviesan estas montañas 
entre Chile y la Confederaci(m Argentina. Los mas 
frecuentados son : el de los Pa4os , que arranca de 
la provincia de Aconcagua ; el de la Dehesa , que 
pasa cérea del Tupongato en la provincia de 8&b^ 
tiago ; el del Portillo , algo mas al Sur que el ante- 
rior y el mas corto de todos, pero qtie se halla ex- 
puesto á frecuentes y violentas tempestades ; el de 
Uspallata , que es el mas frecu^itado por los oo* 
mercíantes y en euyo tránsito se emplean por lo 
general seis dias hasta penetrar en el Estado de 
Mendoza ; el del Planchón , también muy frecuen- 
tado y qué pasa por Ourico, ciudad importante de 
la provincia de Colchagua , y el de Antuco que posa 
inmediato al volcan de este nombre en la provincia 
de la Concepción. 

Todos estos caminos ó s^uias se hallan expuestos 
é muchos pdigros , teaodendo que atravesarlos á pié 



y Google 



T BSTADteTICÁ DB CHILB. MR 

Ó em molas aeostombradas ya á estos vkjes , de* 
bieodo los caminantes abandoDarse al boen mstínto 
de estos animales y á la pericia de los arrieras que 
les conducen. . 

Durante la m\tad del año próximamente , entra 
los meses de mayo y noviembre-, la gran cantidad 
de nieve qae cae en las alturas deja intransitables 
todos los pasos. 

Sin hospederías bien montadas y sin que se en^ 
cuentre en estos caminos mas que algunas cboias 
deshabitadas y construidas por los guias para que loe 
viajeros puedan guarecerse en ellas contra la furia 
del huracán, que se desarrolla con frecuencia en 
ks alturas, el caminante tiene necesidad de llevar 
consigo los víveres necesarios para d viaje, con«« 
lando además con que la tormenta puede sorpren- 
derle dorante su viaje y obligarle á permanecer 
encentó en ona chota dias enteros esperando ¿ 
qne el tiempo se serene. 

En la cumbre del paso de Uspallata hay una casa 
ó mescm en qne los viajeros pueden pasar la noche, 
pero en el resto de este camino y en todos los de^ 
más, como que los viajes se hacen durante el 
verano , los camipantes pernoctan por lo regular ai 
aire libre, tendidos en la yerba ó sentados al rede- 
dor de una gran fc^ata, necesaria casi siempre 
para neutraUsar la acdon del frió que se deja sen- 



,y Google 



168 MANÜiX DE GSOaRAFÍA^ ETC. 

tír en las alturas con demasiada int^sidad aua en 
los meses 4e enero y febrero , que son los mas ca- 
lorosos en la zona templada del Sar. 

No son solo los huracanes y la falta de hospede- 
rías lo que hace temible el paso.de los Andes; el 
caminante se ve muy á menudo suspendido casi 
verticalmente sobre insondables abismos , mar- 
chando por estrechos senderos en que apenas ca- 
ben los pies de su cabalgadura , y se necesita mu- 
cha serenidad y sangre fría para que el terror no 
se apodere del viajero exponiéndole á una degra- 
da , en vista de peligros tan inminentes. 

Afortunadamente los arrieros que atraviesan es- 
tos caminos y las muías de sus recuas conocen 
perfectamente el terreno y presienten con alguna 
anticipación la proximidad del huracán, y esto evita 
muchas degradas. 

Ocurren sin embargo las bastantes para que soto 
la necesidad, el interés, el ardor científioo de un 
naturalista ó una curiosidad excedva muevan al 
hombre á empr^der una caminata tan moiesta y 
cercada de peligros. 



y Google 



CAPÍTULO xn. 

AGRICULTURA Y GANADERÍA. 

Estado del cultivo en Chfle. —Principales productos agrícolas 
7 pecuarios. — Escasez de braxos para el trabajo de los 
campos y su influencia en la producción y en el precio de 
los granos. — Medios empleados por los particulares y el 
gobiemopara suplir esta falta. — lneficaci|i de sus esfuer- 
zos. — Establecimiento del crédito agrícola y de una Caja 
hipotecaria. ^ Medios empleaáos por el gobierno para 
atraer caj^tales extranjeros que den mayor desarrollo á la 
agricultura del país. 

S^on las indicacioDes qoe hicimos al ocoparDos 
de los producios naturales en que Chite abimda, se 
oomprende que esta República te un país esencial^ 
mente agricda desde las orillas del Aconcagua 
hasta su extremidad meridional, y que , si bien lai 
provincias situadas al Norte de aquel rio , faltas de 
aguas pluviales y óridas por lo mismo en muchas 
de sus comarcas á donde no ha sido posible exten* 
der el riego artificial , no producen lo necesario 
para el consumo , las restantes y particularmente 
las del Sur son un inagotable granero , no sqIo para 

10 



y Google 



170 MANUAL DB GEOGRAFÍA 

« 

aquellas, sino también para los grandes centros 
mineros de las Californias y de la Australia , para 
cuyos puntos salen anualmente , como por menor 
indicaremos en el cuadro de estadística comercial , 
sobre unos trescientos mil hectolitros de trigo , ce- 
bada y judías y ciento ochenta mil quintales métri- 
cos de harina. 

El cultivo de la vid , del olivo y del tabaco y á 
pesar de haberse introducido en los primeros años 
del siglo actual , está dando ya muy buenos resulta- 
dos hasta el punto de exportarse cantidades regu- 
lares de vincT, alcohol; aguardientes y aceite, de 
muy buena calidad unos y otros, y de bastar el 
tabaco que se recolecta , y que antes se importaba 
del Perú , al consumo ordinario de la población. 

También el cáñamo, que se cultiva con muy 
buen éxito en la provincia de Valparaíso y en el 
sor dd la de Aconcagua , deja regulares rendimien- 
tos y da lugar á un ramo de industria que ocupa 
mochos brazos y que entrega al comercio exterior 
lonas , cables y aparejos para buques , que consti- 
tuyen dos buenos artículos de exportación. 

Otro de los ramos agrícolas mas importantes es 
el arbolado. Todas las provincias de Chile, pero 
con especialidad las de la Concepción y Valdivia , 
se hallan cubiertas en su parte oriental de espesos 
bosques y' hasta de selvas casi impenetrables de 



y Google 



T ESTAl^lSTICA DK CHILE. 171 

qae se extraen DiQchas y muy buenas maderas de 
eonslroccion que se exportan al extranjero, después 
de cubiertas las necesidades del país , en número 
de unas quinientas mil piezas de grandes dimen-^ 
sienes al año, por término medio. 

La ganadería constituye también en Oiile uno 
de los ramos mas productivos , hallándose rebaños 
de dies mil y. basta de doce mil cabezas pertene» 
cíenla é un solo ganadero^ pastando en las inmen^ 
sas y verdes praderas que cubren sus provincias 
centrales y meridionales y en las elevadas mesetas 
de las montañas. 

De estos ganados, que consisten principalmente 
en bueyes , «ameres , cabras , guanacos , caballos , 
muías y cerdos , se exportan bastante número de 
cabezas vivas; pero los principies rendimientos 
provienen de la venta y extracción de carnes secas 
y saladas , de pieles curticks y al pelo y de las la- 
nas , que son de excelente calidad. 

De estas úHímas salen anualmente del país unos 
diez mil quintales métricos por término medio ; la 
exportación de carnes secas y saladas asciende á" 
doscientos mil quintales , y las pieles que anual- 
mente se venden suelen pasar de cien mfl, artículos 
los tres que , como se ve , representan una riqueza 
pecuaria muy considerable. 

De diez años á esta parte han sufrido en Chile 



y Google 



I7f XANUAL DE (HCOaftÁFtA , 

ana verdadera transformación todos los ramos de 
la agricoltora , y con particularidad el cultivo de 
cereales y judías , mejorándose notablemente los 
métodos seguidos basta entonces «n los trabajos del 
campo, estimulados ún duda los propietarios por 
los grandes pedidos de granos que se les hadan 
desde los dos distritos mineros, de que hicimos ya 
mención , ocupados de repente por una población 
excesiva , que necesita alimentarse muy bien para 
soportar los trabajos á que se dedica y que no esca* 
tima el oro, que recoge á manos llenas por do 
quiera. 

Pero si bien se han hedió en este ramo grandes 
y muy notables progresos, la falta de braxos impide 
y seguirá impidiendo por algún tiempo que la pro* 
duccion agrfcola^ de Chile sea la que debiera ser, 
atendida la grande extensión del pais y la asom- 
brosa fertilidad de las tres cuartas partes de sus 
provincias. 

Las tierras cultivables, descontadas las asperezas 
y sinuosidades del terreno , en la región verdade* 
ra mente agrícola ocupan una superficie de ocho 
millones de hectáreas ; para cultivar esta conside* 
rabie extensión solo se cuenta con unos cuatrocfen* 
tos mil trabajadores próximamente , incluyendo en 
este número los niños mayores de ocho aios , de 
modo que corresponde un trabajador para cada 



y Google 



T lSTA0(9nCA DS CfllLB. i73 

veinle iMctáreM. Es kfipoÁUe , por la iniBtno , que 
el terreBo se batía bien cnhivado.^Así es qae la 
natünileza tiene que saplír la falta de bfazos , con 
gran detrimenU) de la prodoccion , que sería triple 
de lo qoe es en el día si todas l^s tierras se hallasen 
oonvementemente .cultivadas. 

Y sin embargo , el producto de Ias*destinadas á 
la siembra de cereales y legumbres secas es , según 
las localidades, de cuarenta á sesenta por uno en 
el centro del país y de sesenta á setenta y cinco 
por uno en las provincias del Sur, en años ordina- 
rios; pero se encuentran en la provincia de la 
Concepción algunos terrenos de tan prodigiosa fer- 
tilidad que producen el ciento y basta el ciento 
veinte por ano. 

La escasez de operarios contribuye además al 
aumento en el precio de los cereales y demás pro- 
ductos agrícolas ; porque siendo aquellos pocos y 
por necesidad muy buscados , exigen érecidos sala- 
rios , encarei[^iendo la mano de obra de ana manera 
que se hace sentir notablemente en el mercado. Si 
á esto se agrega los grandes pedidos de granos qtj^ 
se hacen para la California y la Australia, no se 
extrañará que , siendo Chile uno de los países mas 
feraces del Nuevo Mundo , tengan en él los cereí\les 
un precio bastante mas subido que en los demás 
Estados de América donde se cultivan estas semillas. 

10. 

Digitizedby Google 



174 HAIfUAL DB 6BO0EAFÍA 

Las tierras que mas se resienten de la falta de 
bnixos son las grandes posesiones patrimoniales, 
pertenecientes á los antiguos propietarios , qoe oea- 
pan mas de las dos terceras partes de la región 
agrícola y que por so mucha extensión necesitarían 
para su beneficio el décuplo , por lo menos, de los 
trabaiadoresque se emplean en ellas. 

Al rededor de estas posesiones se ven pequeñas 
heredades , cuyos productos son proporcionalmente 
mucho may(»^ , porque perteneciendo en propie- 
dad á colonos y labradores que no cuentan con otro 
recurso para atender á su subsistencia , las cultivan 
por si mismos y con todo el esmero que les es posi- 
ble , ayudados de sus mujeres é hijos. 

Tanto los propietarios como el gobierno hacen 
laudaUes esfuerzos por suplir la escases de traba- 
jadores , introdaciendo máquinas para toda clase 
de faenas agrícolas , y hasta el humo de las loco- 
motoras se extiende sobre los ^campos beneficiados 
con máquinas de vapor recientemente adoptadas. 

Este medio , á mas de dispendioso por el capital 
que las máquinas representan unido al excesivo 
coste de la conducción desde Inglaterra y los Esta- 
dos Unidos y de la necesidad de valerse de per- 
sonas idóneas para manejarlas, qoe exigm por sa 
especialidad crecidas remuneraciones , halla obstá- 
culos muy difíciles de vencer en la inveterada ra« 



y Google 



Y E8TABÍ8TICA BE GBILB. 175 

líiia, en las arraigadas preoonpaeioDes de las gentes 
del campo y basta en los que tienen un interés mas 
ó menos directo en qae continúe el monopolio del 
trabajo; de modo que no ba producido basta el 
presente todos los resultados que debiera y que eran 
ciertamente de esperar. 

£1 gpbierno fomenta además por su parte la emi- 
gración en países extranjeros , particularmente en 
los Estados de Alemania , sosteniendo en la ciudad 
libre de Hambnrgo una agencia que manda anual- 
mente algunos familias de labradores destinados á 
colonizar las inmediaciones de la Araucania, donde 
encuentran un clima , aunque no igual ni con mu- 
cho al de su país , el que mas se le aproxima de 
cuantos se disfrutan en las provincias cbileoas. 

También este medio de suplir la falta de brazos 
que se advierte en el país aumentándolos con tra- 
bajadores extranjeros , sobre ser muy lento en sus 
resultados , en atención á la repugnancia con que 
los labradores europeos abandonan su patria para 
correr á tan apartadas regiones en pos de una for- 
tuna cuando menos muy dudosa , no ba producido 
hasta el presente grandes resultados. 

El gobierno de Chile no tiene en el centro del 
país terrenos de que disponer en beneficio de los 
colonos , y los puestos en venta por los propieta- 
rios alcanzan precios demasiado subidos para que 



yGpogle 



t7§ MANUAL DE GEOGRAFÍA 

aquellos pvedan C(»oprarlús por sa coenta , de 
modo que falta á la eolooiíacioii el priucipal de los 
alieíeotes que poede fomeBtarla , cual es la adqoi- 
sicioa de terreóos en propiedad que aseguren el 
porvenir de las. fomilias que buscan en lejanas tier- 
ras lo que no tienen en la suya. 

En la provincia de Valdivia , cuya población es 
escasírima relativamente á la superficie que ocupa 
y que goza de un clima no muy díferetite al de la 
Eoropa central , posee el gobierno porción de ter- 
renos kmldios de que dispone para cederlos gratút-- 
tamente á los colonos ó para vendérselos á precios 
sumamente módicos, y á este punto se' dirigen con 
preferencia los labradores extranjeros por ser tam- 
bién el que les ofrece esperanzas de nn porvenir 
mas lisonjero. 

De este modo se ha formado la colonia de Lan- 
quibuc; que cuenta en la actualidad doscientas 
euarenta y cuatro familias, extranjeras en su mayor 
parte , con mil ochocientos cincuenta y cinco indí- 
viduos de todos sexos y edades ; pero tanto esta 
como algunas otras menos importantes, que se 
fueron formando muy lentamente en el sur de la 
República, dan un resultado muy exiguo comparado 
con el número de bratos que Chile necesita si han 
dé verse algún día debidamente cultivados los ex- 
tensos territorios que constituyen su región agrídola. 



y Google 



T e&tadIstica de chile. 177 

El aomento por lo mismo de la prodoocíon , sean 
cualesquiera los medios que se empleen para conse- 
guirlo^ es cuestión de tiempo , y no dudamos que 
se vendrá por fin al apetecido resultado, mucho 
mas si el gobieruo se afana por dotar gradualmente 
al país de bueinos medios de comunicación y trans- 
porte ¿ medida que la población y el número de 
máquinas empleadas en los trabajos agrícolas vayan 
aumentando. 

Hay un grande interés en Chile por fundar el 
crédito agrícola , que es uno de los principales ele- 
mentos para el desarrollo de la producción , sobre 
un buen régimen hipotecario. 

Ya en 4855 se fundó con este objeto una Caja 
hipotecaria , independiente del Tesoro público, que 
habia emitido á mediados del año próximo pasado 
acciones por valor de tres millones y medio de pe- 
sos fuertes con un ocho por ciento de interés anua], 
con mas otro dos por ciento destinado á la amor- 
tización y cuyo pago se halla garantido ya por el 
Estado ó está en vias de serlo. 

En un principio se cotizaban estos valores al 
ochenta y cinco por ciento del capital nominal que 
representan, y hasta llegaron á negociarse al no- 
venta por ciento ; pero la crisis política que atra- 
viesa hace algunos meses el país y que dié lugar en 
el año último á serias y lamentables colisionees 



y Google 



178 MANUAL Dfi GEOGRAFÍA 

CDtre las tropas del gobierno y la milicia y habi- 
. tautes de algunas provincias en las cuales se ha 
derramado bastante sangre , los hizo bajar algún 
tanto , cotizándose en el dia , por término medio , 
á un setenta y 'cinco por ciento de su valor nomi- 
nal , lo que da para el dinero que en ellos se in- 
vierta un interés de once por ciento próximamente 
que no deja de ser para aquel país un buen ne- 
gocio. , 

Con el fin de dar mayor ensanche á la Caja hipo- 
tecaria y atraer á la República capitales extran- 
jeros que se interesen en el fomento y desarrollo 
de la agricultura , se trata ,de asegurar por el go- 
bierno el pago del ocho por ciento, asignado como 
Interés á las acciones emitidas por aquella , esta- 
bleciendo en Londres y en París comisiones espe- 
ciales encargadas de satisfacer á los tenedores, 
religiosamente y en los períodos señalados en los 
reglamentos de la Caja , los semestres que sucesiva- 
mente vayan venciendo. 

Esta medida producirá, á no dudarlo, los buenoá 
resultados que el gobierno chileño se propone, aten- 
dido el benefído que van á reportarlos que se inte- 
resen en el negocio; pero es mas que probable 
que los propietarios del pafs , á quienes la compe- 
tencia extranjera pondrá en la necesidad de lan- 
zar^ á emiH*esas y mejoras en sus tierras, que se 



y Google 



T estadística de chile. 179 

creerían quizás dispensados de llevar ¿ cabo en 
otro caso , no queden muy satisfechos de la me- 
dida ;'pero si en un principio se les hace sensible 
meterse en gastos extraordinarios para el beneficio 
de sus propiedades, mas tarde , cuando el aumento 
de la producción venga á indemnizarles de sus 
esfuerzos y sacrificios , bendecirán seguramente á 
los que les lanzaron á pesar suyo en el camino de 
las mejoras. 

La com|)etencia es en todos los ramos el alma 
4e la producción , y creemos que el , gobierno de 
C3üle obra , al fomentarla ^ impulsado por un lau- 
dable patriotismo. 



y Google 



CAPÍTULO xin. 

INDUSTRIA y IINERU. 

Consideraciones sobre el porvenir industrial en Cbíle. — In- 
dustria manufacturera. — Industria de productos agrícolas 
y pecuarios. - La pesca. — Explotación , fundición y la- 
yado de metales. — Explotación de hulla y pofrenlr de 
este ramo de la industria. — No se han impuesto en Chile 
prohibidones en lavor de la industria nacional. 

una nación que cuenta solo cuarenta años de 
existencia como Estado independiente , suponiendo 
que su emancipación data de 4820, dos años des- 
pués de la victoría del Haipo , que no se halla do- 
tado de buenos caminos, y que carece de los brazos 
su6cientes para el cultivo de los campos que cons- 
tituyen una de sus principales riquezas , no pudo 
haber hecho grandes progresos en la carrera de la 
industria , mucho mas cuando no está llamado por 
sus circunstancias especiales á ser un pueblo in- 
dustrial teniendo como tiene en sus productos agrí- 
colas y minerales dos tesoros inagotables, bas- 
tantes por si solos para constituirle en uno de los 



)yGoogle 



MANUAL DB UOGRAFÍA^ VTC. ÍM 

paíaes idm ricos M globo, rélaüvamenle á la 
p<d)laeioD coa qoe oueota. 

Y sin embargo , los adelantos hedieo de algo» 
tiempo á esta parte en diferentes ramos da iodus- 
tria son bastante notables , j aim ma* de )• qvm 
debiera esperarse , y no deben por lo mlsoio pa^ 
serse en silencio al escribir la geograila de aquella 
^RepúbHca. 

Los prodactos industriales mas notables y que 
se dan en mucha parte á la exportadon despoetf 
de at^uler ¿ las neoeridades del país too : 

La fabricación de -lonas , cablea y apwejes pan 
baques , confeccionados con los excelentes eéiauos 
qoe se cultivan «a la provinoia de Valparaíso y en 
la parte meridional de la de ÁconeegM y coya tn» 
dustria da ocupación á un número muy regular de 
itidividuos de ambos sexos y de todas edades ; 

La {abrieaelon de utensilios de od)re, con espe^ 
cialidad en las dos provincias áü Norte ^ en que 
abunda extraordinaríamente este metal ; 

La fstiricadon de harinas t de cuyo a^tlottl» se 
baa exportado anoalmente en estos últimos tíem^ 
pos mas de dosoi^itos mil quintales métricos , por 
térsaino oshodio ; 

La elaboración de ac^ta en k mitad seteatriotiat 
4ol paíft» articula que tiene , por sa «xecrlente oai- 
dad t mvicbd estima en el comercio; 

U 



y Google 



Mt MÁKÜAL DB «lOGftAFÍÁ 

La fabrioaoioD de loia y polérfa eommi , de moy 
baena calidad también , deeüoada en so mayor 
parle al conaomo del país; 

La fabrioaeíon de pafk» , franelas y otras telas 
ordinaria de lana y la confección de ponchos , 
coyos artioolos se venden todos , ó sn mayor parte 
al menos 9 en la Hepública ; 

La fabricación de sombreros y gorros de lana, 
empleando con preferencia para los primeros el 
pelo de vizcacha , especie de liebre indígena, como 
hemos indicado en otro logar, y muy apreciada 
por esta circunstancia; 

El tqido de liensos ordinarios de hilo y de al- 
godón , blancos y á listas de colores para el gasto 
de los trabajadores y gentes del campo ; 

La fabricación de jabones; 

El cultivo de pieles y la prq[>aracion de cueros al 
pelo, de los cuales se extraen anualmente canti- 
dades muy considerables ; 

La salazón de carnes/ jamones y pescados, de 
cuyos artículos, no solo salados, aino también ascos 
y prensados , se exportan por término medio unes 
trescientos mil quintales métricos el afio ; 

La elaboración de quesos , de muy buena «U- 
dad , en las provincias del centro; 

La fabricación de vinos , aguardientes y alcohol , 
de coyos artículos se exportan grandes cantidades 



y Google 



T BSTAI^TICA. DE CaULB. Í83 

|>ara el Perú y oíros Estados de América. Los i^inos 
de Chile , de Jos cuales los mas esUroados son loe 
que se producen en la región hidrográfiea del lista ^ 
son dulces por lo ^neral y dejaban antes alguna 
asperza en el paladar, defecto que la experiencia 
y las mearas introducidas «en el sistema de elabo* 
ración van destruyendo casi por completo. Los 
aguardientes son de superior calidad y el alcohol 
es muy fuerte y se exporta en cantidad mas consi- 
derable aun en sus productos que los otros dos artí- 
culos ; 

La construcción de buques de todos portes y 
aparejos en los astilleros de Vatparaiso , Valdivia , 
San Garlos y varios otros puntos de la cesta con 
maderas indianas que G(»atitoye también una in^ 
dnstria . importante j 

Y por fin la fabricación de pape) que ha tomado 
algún vuelo de diez años á esta parte. 

La pesca e^ también en Chile un ramo muy tu- 
<»*ativo y que ocupa gran número de brazos. Las 
costas de este pafs en que , á más de muchas espe- 
cies de pescados*, abundan las focas , los delfines y 
hasta las ballenas , aunque estas en menor número 
que las dos especies anteriores , se ven muy fre- 
cuentadas por buqués pescadores de todas las na- 
ciones pero en particular ingleses y norte-omerí* 
canos. 



y'Google 



IM MAnSAL DE GEMtIAFfA 

La explotación de productos tametdies, eñ par« 
lioular el oroy la plata y el oobre y la foiKfickm 
de esto» tres niélales , es el ramo de industria que 
mas rendímiemos dejó al pais, hadándose esta- 
bleeicias en las des provincias de Goprápo y Go^ 
()QÍBibo un r^ular número de fábricas tnontadas 
con arreglo á loa últimos adelantos hechos en este 
importante ramo. 

Es sensible que la falta de buenos caminos im« 
pidd que la industria minera se desarrolle en Obué 
cual debiera ó influya tan notablemente en el alto 
precio á que se venden en los distritos mineraló- 
gicos algunos de los articules de primera neeesidad, 
'rerargando demasiado la mano de obra é impo- 
niendo grandes sacrificio» á la» empresas fabriles. 

También el lavado del oro , queabimde en al'*- 
gimc0 rio» , oeupa bastantes brazos y deja muy 
regulares rendimientos.^ 

Se extraea anualmente de todas las minas de 
Chile I inqluy6»ido los producto» del lavado ^ por 
término^ medio : 

Seis mil marcos de oro^ que se aportan eia su 
.mayor parte; 

Cuatrocientos cincuenta mil marcos de plata > 
de cuyo metal se extrae annalmettte per valor de 
tm» millones de peso» fuerteaaeoiado y em barras 
y cincuenta mil quintales de mineral , 



y Google 



T MTABÉKnCA I» CMMM. iM 

Y q«iMnio6 mil <|«iiiltl«s de nñieral de^ribr^^ 
de cuyo roelal se exportan selenla y cebo mil q«Mi* 
Ules fdodido y en barras , ochenta y nueve mil 
quintales de grioiera fundición y doscientas oobenta 
núl de minera] en broto. 

La extraocien de minertfl de plata y cobre, qne 
ooasiona necesariamente grandes gastos por eon* 
dnccion y fletes, es debida á que las (ébrieas hoy 
existentas no sen bastantes á fondir las grandes 
ceotídades que se extraen de las minas ni á satís^ 
Iscer los grandes pedidos que se Jiacen del extran* 
joro. 

Es tal la ríquata enoerrada en las montaflas de 
Chile y partidnlarmente en «las proTinoias selen- 
ftrionales que, según todas las indicaciones geotó^ 
cas , las venas explotadas en la actualidad solo son 
una parle muy pequeña de los tesoros qne encierran 
aquellos desiertos» 

La explotación de las minas de carbón de piedra, 
que abundan en la provincia de la Goncepcicm y 
cuyos productos pueden competir ventajosamente 
con las mejores hullas de Espaib, Inglaterra y 
Bélgica , vendrá á ser con el tiempo una industria 
importatitisima de que reportará el pafs cuantiosas 
utilidades, pues hasta la proximidad al mar de los 
principales y maS ricos criaderos es una circunstan- 
cia que contribuirá en gran manera al aumetito de 



y Google 



186 MAmJAL DB /GEMBAFtA 

la extracción para el extranjero de esle priscíoso 
oombasiible que es el atma de la industria ; pero 
este ramo de riqueisa ne adquirirá sino lentamente 
80 completo desarrollo , porque siendo muy consi- 
derables los gastos de instalación para ttna explota-^ 
eion en grande escala , los capitalistas no querrán , 
como es natural que no quieran, invertir sus fondos 
sin que los pedidos les garanticen de antemano una 
gananom segura y proporcionada á sus desembol- 
sos ; pero á nipdida que aumente la demanda aflui- 
rán capitales , y lo que hoy no pasa de un ramo de 
industria secundario , se convertirá , á no dudarlo, 

* en uno de los mas importantes del pafs. 

También el beneficio de la sal que producen ea 
abundancia los lagos situados en las provincias 
céntrales , da ocupación á muchos individuos , 

.exportándose aquel producto en gran cantidad, 
principalmente para la Araucania que carece abso- 
lutamente de este artículo de primera necesidad , 
después de consumir en el litoral de la República y 
en algunas provincias del Sur y del centro muchos 
miles de hectolitros en la salazón de carnes y pes- 
cados. 

Por la ligera reseña que acabamos de hacer se 
comprende que en la industria minera, en la funcfí-^ 
cica de metales y en la producción agrícola está el 
porvenir de Chile, y que al fomento y desarroUó de 



y Google 



T BSTADtonCA I» CHILI. It7 

estos tres ramos de riqaesa deben encaminarse, y se 
encaminarán sin doda , los esfuerzos dd gobierno, 
de los capitalistas y de todo el pais en general. 

No es esto decir qoe se mire ooa indiferencia 
la fabricacbn de pineros y efeoos necesarios á 
los osos ordinarios de la vida , porqne tanto mas 
rico es nn ptís^ coanlo mu puede dar al ex- 
tranjero y menos tiene que redljr de él en cam- 
bio ; pero los productos mannfiíctorados qne Chile 
pnede iM^sentar en el mercado nunc^ competirán, 
á nuestro juicio , con los de otras naciones qae 
cuentan con elementos indisputablemente mudio 
mayores , de modo qoe , limitada la prodocdon 
mdastríal á satisiaeer las necesidades del país , 
el dissarrolio de la fsbríoacion no adquirirá gran 
desarrollo. 

No termináramos este capiliilo sin consignar nspi^ 
y lo hacemos con placer, que tanta los l^isladores 
coaao el gobiemo de ChUe , sabiamente liberales 
en ooBotas leyes y medidas han promulgpido y dio* 
tacb rrferentes á la indoatria y al tráfico , se ahsto^ 
vieron y abstímien de recai|pr con excesiva dare^ 
Aús y mmos de impedir la inU*oduceion de gépieros 
y efectos manubdurados «ítranjeros en beneficio 
de la indura nacional , profesando sin doda el 
principio de qoe loa intereses de los mas deben 
atenderse antes que los intereses de los menos* 



y Google 



CAPÍTULO 3HV. 

CÜnmnstofeiafl qn» haoen de Chila tam faiB to^Kaitik *^ 
Conparackm de «uxom^rcio coo ^1 de loglat^rmí Fraiu^ 
y los Estados Unidos. — * Artículos que constituyen la im- 
portación y la exportación. — Comercio de tránsito. — 
Principales puertos y ciudades mercantiles. — Tendencias 
liberales de la ley de aduanas y de los aranceles. — Tra- 
tados de cómeme -«-Movimiento mtrüimo. ^ Mariiu 

. Bka j aimndante la república de Chile em pro- 
cbctos agrícolas^ pecuarios y minerales', bañada 
per el Grande Océano en una extensión de cuatro-* 
eientas legras geográficas; con bástente nitoiaro 
de {Muertos regulares , y algunos de ellos inmejortt^ 
bles ; prdxima al estrecho de MagftUanes, que eael 
punía principal de comunieaei^ abondaUe enira 
iás dos grandes secciones del Océano , tiene todas 
las^árcuttslancias neeesarias para ser, como lo «s en 
efecta, un pais verdaderamente comercial , y como 
lo senft en mayor escala cuandoy aumentada su po-* 



y Google 



MANUAL W GBOaiUFtA^ ETC. 189 

hbcioii , mejorados sos caminos ordinarios y oo&s* 
iTQÍdos otros Ilq^vos , de que Uene sobrada neoesi-- 
dad , cmiada en todas direceiones de vías férreas 
y piMsta en inmediato contmto con el Rio de la 
Plata por medio del colosal proyecto de que hiok- 
mos mérito al ocupamos de las vias de comunica^ 
cien y transporte, aumenten^ coció deben aumen« 
tar , sns productos en todos los ramos de la riqueía 
pública, y la vida, la animación y el movimiento se 
«itiendan desde las orillas del mar basta las cum- 
bres de los Andes y atraviesen , envueltas en la 
oscuridad de un túnel , estas gigantescas montañas 
para extenderse sobre las fértiles y vastas llanuras 
de la Gonfederacion Argentina. 

Pero aun en el dia , sin contar con estos elettien* 
tos, que causarán seguramente y en una época 
qitíais no muy lejana ana traiurfbrmacíon ventajosa 
en sus relaciones mercantiles , si se compara el 
valor de sus transacciones con el de otros países de 
Europa y de América que ocupan el primer lugar 
entre los pueblos comerciales del globo, da resul- 
tados muy satisfactorios y elocuentes en favor de 
este pequefta República que solo cuenta un «nillon 
y seiscientos mil habitantes préximamente y que 
ha salido hace muy pocos años , digámo^ asi , de 
la nada. 

gtt^ ef aña de 4857 el Valor ée las exporteoiones 

II. 



y Google 



190 MANUAL DB GEOGRAFÍA 

y é» las importaciones reonídas ascendió en Chile 
á cueréala millones de peSi»», ó a^an ochoeientos 
milloiies de reales , estando representadas las prí* 
ñeras por veinticuatro millones de pesos y las se* 
gandas por diez y seis millones. Dividida la soma 
de estas dos cantidades por an millón y seiscientos 
mil que es el ndmero de tos habitantes con que , 
aegan acabamos de indicar , cuenta en el dia , da 
para cada individuo quinientos reales. 

El total de las exportaciones y de las importa^ 
cienes asciende en Inglaterra , que cuenta con una 
población de veintisiete millones de almas y que 
posa por la primera de las naciones mercantiles, á 
catorce mil millones de reales anuales^ por término 
medio , lo que da quinientos diez y ocho reales y 
medio por cada uno de sus hat»tantes , cantidad 
mayor á primera vista que lai obtenida para Chile ; 
pero téngase presente que la Gran Breta5a cuenta 
con extensas posesiones coloniales » ricas en pro* 
duelos de todas clases y pobli^dá^ por mas de den 
millones de habitantes, y que Chile solo cuenta con 
sus elementos propios , y se comprenderá que la 
pequ6|te diferencia en favor de la primera nada 
absolutamente significa. 

Las exportaciones é importaciones anuales de la 
Francia , que cuenta con treinta y siete millones de 
babitautes , ascienden por término medio % diez y 



y Google 



T EtTAI^SnCX DE CSOM. IM 

oebo mil nríltones de reales, to que da coatrooteatos 
ochenta y seia /ealea.y eaatro décimos per cada 
índividoo. 

Y por fin los Estados Uoidos , que ^gan el úkún 
mo censo tienen una población de veinticuatro mí* 
Uones de atmayí , importan y exportan 'anualmente 
por valor de once mil seisqjentos otncumita y seia, 
millones de^reales, cuya cantidad dividida por el 
número de sus habitantes da por cada uno de estos 
cuatrocientos ochenta y cinco reales y seis décimos 
de^real. 

Se ve por estos datos que el comercio de.Ghiie es 
casi tan importante como el de Inglaterra y mas que 
el de Francia y él deMos Estados Unidos, á pesar de 
que en estas tres naciones se hallan en su completo 
desarrollo todos los ramos de riqueza , que cuentan 
con una industria ext«islsima y floreciente y que 
se hallan cruzados en todas direcciones de ríes 
navegables, de canales magníficos y de caminos de 
hierro hasta el ptíUfe^ de que ninguna otra naoion 
del globo las aventaja , ni aun las iguala j en me« 
dios interiores de comunicación y transporte. - 

Los ^fess con« quienes Chile sostiene sus^rincih 
pales relaciones mercantiles son los tres que aoa^ 
hamos de indioar, ascendiendo el íbtal de sus ne^ 
godos con Inglaterra á oiento veinticinco millonea 
de jreales anoales , por término medio ; oon la 



y Google 



IM MlIfUAL jm GEOGRAFÍA 

Frmoia, á ciento dies milknes, y ebn los Bfila^ 
do* Unidos á noventa millones próximamente. Sus 
transacciones con las repúblicas de Bolivia y el Perú 
son despoes de estas las mas importantes. 

También sostiene Chile rdaciones bastante coiw 
síéerables con la qtie fué un tiempo sa metrópoli, 
ascendiendo el valor ¿íe los negocios que hac^ 
estos dos Estados á nnos diez millón^ de reales 
anuales. 

Los principales artiootos que se eocportan do 
Chile son : la moneda de plata y oro, .platea od 
barras y mineral de plata, cobre en barras de 
primera fundición y mineral de cobre^ maderas de 
oonstruocion , trigo en grano y iñolido , cebada , 
centeno , judias y otras legumbres , carnes y pes^ 
cados salados y secos , pieles curtidas y al pekK, 
lanas, frutas secas, drogas y .¡dantas medicinales, 
vino, principalmente moscatel de la cuenca del 
Itata , alcohol 9 aguardientes , lonas y cordajes para 
buqueS; boques construidos en ws astillefos , chin*- 
chíUas y algunos otros artículos menos importantes. 

La importación consiste on telas de lana y algo- 
don c^ todas clases, sederías, loi^a fina^ potería y 
cristalería, vinos y aguardientes, aceite, papel, 
efectos de cuero, abocar, cacao, arres, cafó, té 
de la China y tó ó yerba del Paraguay , llamado 
comunmente mate, quincalla, orfebrería, bisutería, 



y Google 



Y WUSiWaCk DE CHUJE. 198 

God^leria, ansian y manioionas, túéqmoM 7 apa* 
ralos meeáníee^, biorr» y ai^ro en brato y ela* 
Iborado y paQos finoa, UiUes y «olores , blopdas y 
eocajes , tereiopeloa y oíros arlfoulos de lujo y de 
consumo ordinario que fuera prolijo enumerar. 

Uno de loa principales producios exóticos de que 
mas consumo se hace en el país es el azúcar , de 
cuya articulo entran anualmente en Chile mas de 
nueve millones de kílégramos, de modo que cor-» 
re8p(mdMí^ á cada habitante mas de cinco kilogra- 
mos y mfdia. Si el consumo de frutos importados 
del extranjera y. y caros por lo mismo, hubiese de 
servir, coino algunos pretenden, de barómetro para 
apreciar la ríque2a de una nadon , toria preciso 
ooDvetír en que Chile es el pueblo mas rico de la 
tierra. 

Esta República es además el centro de un gran 
eamercio de tránsito y de comisión entre las Indias 
y IntCbtna y todos los Estados de América que ti^ 
san oo^s en el Grande Océano* 

Los principales puertos maritimos para el Co- 
mercio extranjero son los de la Caldera, Puerto* 
(bBstiM2(»o%, Copíapo, Huasca^ Coquimbo, Val- 
paraíso > Talcahuano, la Concepción y Valdivia, San 
Carlos de Gbilóe y Castro, y los centros del cómer^ 
cid por tierra para las transacciones de Chile con la 
Cofifederae#on Argentina son Santa Rosa y Cuneo, 



y Google 



IM KJINÜAL BE OEOGRAFÍA 

minados cerca de loa Andes al extremo de los ém 
principales pasos qi» atraviesan estas modtaftaa. 
La capital de la República , por so proximidad á 
Valparaíso, el primer paerto mercantil de Chile, es 
el verdadero centro del comercio interior. 

El número de individuos qoe se dedican en este 
país al comercij) en todos sus ramos asciende, 
segon el censo oficial de 4857 , ó doce mil , de loa 
cuales mas de la mitad son extranjeros establecidos 
allí de veinte años á esta parte , hallándose en Tai- 
paraíso,, Santiago y todos los paertos sitaadoa al 
norte de la primera de estas dos ciudades y en los 
centros mineros porción de casas inglesas y fran- 
cesas con capitales may considerables. * 

Las tendencias de la administración chtiefta, y 
por consiguiente la ley de aduanas y los arantetos, 
son de lo mas liberal que se conoce. 

Nada de esas prohibiciones ni recargos notables 
de derechos en la introdoocion de géneros y eA^as 
extranjeros en beneficio de la industrb naoiontl 
con que encubren algunas naciones sos mezquinas 
tendencias proteccionistas. 

Cuanto puede contribuir á la instructfon general 
y profesional del pueblo ; cuanto puede ser eonsí* 
dorado como un instrumento de trabajo ; cuanto 
puede servir pera el desarrollo de la naciente ín-' 
dosiriaió el anmrato (te la producción en todps si» 



y Google 



T ESTÁl^TIGA DE CHILE. 105 

nraios , otro tanto se mtrodtiee en el país , si no 
libre compietamente de derecha, con un recargo á 
lo mas may insignificante. 

En cambio los artf culos de lujo resarcen al Tesoro 
de la liberalidad que con aquellos ejerce. 

Hasta los derechos diferenciales de bandera son 
poco considerabtes, y sin embargo tanto la indus- 
tria como la marina mercante progresan de una 
manera muy notable , sin necesidad de que el go- 
bierno se tome la molestia de protegerlas en daño 
del consumidor , que es siempre el que paga , en 
último recitado , las restricciones comerciales y el 
monopolio industrial. 

La república de Chile tiene celebrados ventajosos 
tratados de comercio y navegaeioq oon todas lab 
nacioiVes mercantiles de Europa y América. 

Teoi^fdo á hermanarse con la Confederación 
Argentina , basta el punto de formar respecto á in- 
tentes comerciales un solo pueblo , hay entre los 
des Estados exención completa y reciproca de de* 
dios de importación y exportación por tierra. 

El gran movimiento mercantil de Chile da lugar 
como es colfeigülente á un gran movimiento mari- 
timo, representado en 4851 por la entrada de dos 
mü trescientos^ cincuenta y un buques qoe median 
qninientas ochenta y seis mil ciento ochenta y cinco 
toneladas, y, por la salida de dos mil doscientos cinco 



y Google 



1^ lONUAL DE eioaaáFíA 

(Don seiscienUs ouareiita y siete mil setecientas o^^-* 
venta y tres toaelacbs de arqueo. 

Estos números han aumentado conskierabiemente 
en los tütimos anos , debido en mocha parte á la 
grande extracción de granos y harinas para las 
Californias y la Australia , y aonque no tenemos 
datos bastantes aun para apreciar, con toda la 
exactitud que quisiéramos , el número de buques 
que entraron y salieron en los puertos de Chile en 
los tres últimos meses del año próximo pasado , 
creemos , teniendo en cuenta el movimiento de los 
nueve primeros meses ^ que se puede apreciar, sin 
tocar en la exageración y como núm€«'o ttuy aproxi** 
mado , en cinco mil seiscientos sesenta buques los 
que entraron y salieron en 4859 y que median 
próximamente on millón setecientas sesenta y cinco 
mil quinientas veinte toneladas. 

A medida que el comercio y el movimiento ma- 
rítimo se fueron aumentando , se aumentó tam^i^n 
progresivamente, y de una manera muy notable, la 
marina mercante de Chile que cuenta en el dia 
doscientos siete buques , destinados al comercio de 
cabotaje y extranjero , con sesenta y dos mil seis^ 
cientas cincuenta y nueve toneladas de arqueo, 
euando en 4848 solo constaba de ciento y cinco 
boques que median doce mil seiscientas veintiocho 
toneladas ; es decir, que en solo el transcurso de dies 



y Google 



T ESTAlrfSTIGA DE CHILB. 497 

aSos casi se ha triplicado el número de baques y 
qaintapHcado su capacidad. 

Esta última círcanstai^cia demuestra que Chile 
va entrando en el ventajosísimo sistema de construir 
embarcaciones de gran porte, único medio de aba- 
ratar los fletes ; porque costando poco mas la tripu- 
lación y demás gastos de dos buques de diferente 
porte , tantas mas utilidades dejará uno de ellos 
respecto al otro cuanta mayor sea la diferencia de 
su capacidad , descontado , se entiende , el mayor 
interés que debe sacarse al capital invertido en su 
construcción , mturalmente mayor que el empleado 
en otro de menores dimensiones. 



y Google 



y Google 



DESCRIPCIÓN COROGRAFICA. 



CAPÍTULO I. 

PKOTmGLA UB COPIAPO. 

Esta provincia , la mas setentrional de la repár 
btica de Ghtiey confina al Norte con Bolivia, de cuyo 
Estado la separna el desierto de Atacama y el río 
Salado; el Este con la Confederación Argentina 
(Estado de la Rioja), de la cual }a separan los An- 
des ; al Sur con la provincia de Coquimbo , y al 
Oeste con el Grande Océano austral. Tiene unas se- 
tenta y cinco leguas de largo por treinta de ancho , 
en sos dimensiones máximas, dos mil ciento sesenta 
leguas cuadradas aproximadamente y setenta y 
nueve mil habitantes. 

Divídese en cuatro distritos, denominados de 
Ballenar, de Preirina , de Copiapo y de Huasco con 
capitales de sus mismos nombres , á excepción del 
de Copiapo, cuya capital, residencia además de las 
autoridades y centros administrativos de la provin* 
cia, es San Francisco de la Selva. 



y Google 



200 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

El Norte y el Sur de esta comarca soD bastante 
llanos , pero sus regiones oriental y central se ha- 
llan erizadas de altas montafias ^ en las cuales des- 
cuellan los volcanes del Descabezado y de Gopíapo, 
y los contrafuertes y ramales que terminan en la 
costa forman al internarse en el mar las puntas de 
Guacho y Negra , el morro de Copiapo y las puntas 
del Totoral, de Lobos, de Santa Engracia y del 
Alcalde. 

El Grande Océano forma en estas mismas costas 
los puertos naturales de Betas, del Juncal^ del Chi- 
neral, de la Caldera, el puerto Inglés» el de Gopkpo 
y la concha del Totoral. 

A la entrada del puerto de Copiapo se halla una 
isla de corta extensión llamada isla del Morro. 

Entre los ríos que recorren y fecundan con sos 
aguas esta parte de Chile merece una mención e»* 
pedal el Salado, el Chineral, el Copiapo y el 
Huasco. 

El clima de esta provincia es un tanto seco y 
cálido, pero sano y agradable, y aunque las lluvias 
son en ella demasiado raras y de cortísima dura- 
cioQ, el roda abundante que cubre los cMnpos 
durante la noche y un buen sistema de riego , mo- 
difican la rigidez de la atmósfera y hacen fértil na 
pa(s que sin estas dos circunstancias se vería con- 
vertido en un árido desierto* 



y Google 



T ESTASliTICÁ DI CHUJC. VH 

Bebido á «^8 míéiiu» drooMlonrias, y á peMf 
dé la aridez que presenta el terre&o eD algunos 
punios de la provincia , produce cereales bastani^ 
para el oonsmno en años r^ulareS; se cuUitan oon 
buen éxito el algodón^ el tabaco, la cana de azúcar, 
la canela y la pimienta ; los dátiles y tamarindo» 
que se cogen en una parte del país son de exce- 
lente calidad , se recoge tambima cantidad consi- 
derable de zarzaparrilla y otras plantas medici- 
nales, y sus montes, particularmente le región 
oriental , abundan en maderas duras y pesadas 
muy á propósito para convertirias en carbón con 
deslino á las fábricas de fundición de metales. 

Sq riqueza mineral es extraordinaria, contándose 
setenta y cinco mi»as de edbre y veintidneo de* 
plata , de las cua]es se extraen anualmente por tér- 
mino medio cualrocientos mil marcos. Se encuen- 
tran también algunas de oro bastante ricas y otras 
de mereurio, de fietro, de azufre y de lapi^lázúili , 
y bay en algunos parajes abundancia de sal mineral 
en cristalizaciones transparentes que brillan en las 
rocas , ostentando sus colores blanco , azul turquí, 
encarnado ó amarillo , no solo en las montañas sino 
también en los bordes del rio Salado. El nitro y la 
potasa de que se baila impregnado el terreno se 
recogen en mucha abundancia por todas partes , 
pero particularmente hacia el Norte. Hállanse tam- 



,y Google 



•08 HAmiÁL DE GEOGRiJlA, ETC. 

bien en 6^ provincia bastantes turqueas y otras 
piedras preciosas. 

La industria principal es la fondicipn de metalesi 
el beneficio de las minas y la fabrioadon de oten- 
stUos de cobre, y su comercio, respecto á estos tres 
artículos , al nitro y al azufre, es bastante conside' 
rabie. 

A mas de las cuatro poblaciones que sirven de 
ca^pitales ¿ los partidos, son dignos de una fneaoton 
especial los puertos de la Caldera y del Junoal y 
el Puerto-Cionstitqeion, de los cuales el primero ae 
halla unido á Copiapo, otro puerto también, por 
medio de un camino de hierro que desde 4854 une 
á estos dos puntos con las ricas minas de Ghaoard' 
Uo con grandes ventajas para ia explotación. 

Los habitantes del distrito de Huasca se distin- 
guen por sus buenas formas de los del resto del 
país, y las mujeres tienen fama de^ hermosas, siendo 
su color mas blanco que el de las demáis chileñas. 



y Google 



CAPITULO n. 

PKOTIHGIA DK COQUIMBO. 

Linúla al Norte coo la de Copiapo ; al Este coo la 
Confederación Argentina (Estados d$ la Rioja y San 
Juan), de la caal la separan k» Andes ; al Sur eon 
la provincia de Aconcagua, y al Oeste coo el Gran- 
de Océano austral, y tiene sobre anas setenta le- 
goas de Nwto á Sor, treinta y cinco de Este á Oeste, 
tn sn anchora media, dos mil coatrocíentas odíente 
l^uas cuadradas de superficie, tenido en cuente| 
como lo bemos becbo en la anterior y lo barenuM 
en las restentes , las ondulaciones del terreno y las 
pendientes de sas elcTadas montefias. 

Divídese este provincia en cinco distritos, lia- 
BB»do8 de la Sdrena, de Illapel, de Cambartiala, 
de Ovalle y de Elqui, todos ellos con capitales de 
sus mismos nombres, siendo la del primero captel 
de la provincia. 

El peis es bastante montuoso , particularmente 
en sos regiones oriental y meridional, sobresaliMdo 
sobre las mas altas cumbres de los Andes los vol^ 
canes de Coquimbo , de Liman y Cbqap». Al norte 
deeeteprovinoiayalsordefaiantencM'se extiOBde 



y Google 



204 MANUAL I>9 GEOGRAFÍA 

una vasta Uanara , casi desierta, con anas ochenta 
leguas cuadradas de superficie , eñ la cual solo se 
encuentran de trecho en trecho algunas aldeas ó 
alquerías de escasa importancia. 

Los contrafuertes y raipales que terminan i ori- 
llas del mar forman en la costa las puntas de Cho- 
ros, de la Barrancal de Teatinos, de Lengiui de Vdca 
j el cabo Umari. 

El Océano forma exkVee ertos acddentes la rada, 
de Caquimbo, el puerto del Guanaquero, la babteí 
de Tongay y el puerto de PicbídaúqviL 

HáUaose inmediatas é la costa la isla deGberift|. 
frente á la punta del mismo nombre, y un poea 
mas al Sur tres islotes llamados Los Pájaros ó k» 
Goquimbanes, de esoasisima importancia tánte esto» 
aMba la isla. 

Entre los ríes qtie riegan el pala mereMd una 
especial mención el Coquimbo, el Lima^i j el 
ChuapB qoa la recorreo de Este á Oeste en toda su 
extensión, 

E¡k clima d& esta provincia es maa suave y agra^ 
dable que el de la anterior, las lluvias no aen tan 
tan raraa, y su suek^, bajo en lo general, sobre lodo 
háola la ooata y bascante bien regado per inedia de 
canales y acequias, es baataote feraz en< su mitad 
mieridioñal y produce granos, vitíoi y na adaita de 
exeakola oaUdad y may apreciado en el eofneroio^ 



y Google 



T ESTADÍSTiak BE CHILE. 205 

á mas de la mayor parte de los productos agrícolas 
de que hicimos mención en la de Copiapo. 

Abundan también en esta provincia las minas de 
oro, plata, cobre y mercurio, pero las mas impor- 
tantes y de las cuales se extraen considerables can- 
tidades de metal son las de cobre de Poyan, en las 
cuales se encuentra , como hemos dicho, ya en la 
Descripción general, tírozos de cobre puro cuyo 
peso llega en algunos hasta cien quintales. 

La industria principal del pais es el laboreo de 
las minas, la fundición de metales, la acuñación de 
moneda en particular de plata, y la salazón de éarñes 
particularmente de vaca , cuyo animal se cria eft 
grandes manadas en sus buenas praderas artificiales. 

El comercio , bastante floreciente de medio siglo 
á esta parte , consiste principalmente en la extrac- 
ción de metales acuñados y en barras , dé carnes 
saladas y pieles curtidas y en bruto y de un nú- 
mero muy considerable de caballos, que^ aunque 
no de mocha alzada, son de excelente raza. 

Las principales poblaciones de esta provincia , á 
mas de las cinco capitales de distrito , son Choros, 
la Chipica y el puerto de Coquimbo que se hallará 
pronto unido á la Serena , de la cual dista unas 
cuatro millas^ por medio de un camino de hierro. 

La población de esta provincia asciende ¿ ciento 
diez y seis mil almas. 

í% 

Digitizedby Google 



CAPÍTULO m. 

PftOVmCIA DB ACONCAGIJA. 

Se halla limitada al Norte por la de Coquimbo , 
al Este por los Andes , que la separan de la Con- 
federación Argentina (Estados de San Juan y de 
Mendoza) , al Sor por las provincias de Valparaíso 
y Santiago y al Oeste por el Grande Océano aus- 
tral. Tiene anas sesenta leguas de largo por cua- 
renta y dos de ancho , en sus dimensiones máxi- 
mas , mil novecientas sesenta leguas cuadradas 
de superficie y ciento cuarenta y tres mil habitantes. 

Divídese esta provincia en cinco distritos, de- 
nominados de San Felipe de los Andes , de Pa- 
taendo, de Ligua y de Petorca; que tienen por ca- 
pitales á San Felipe el Real, que lo es de toda la 
provincia , Santa Bosa de los Andes , Putaendo , 
San Antonio y Petorca. A mas de estas potaciones 
hay en esta comarca las de Panilla , San Lorenzo y 
Santo Domingo, que merecen una mención especial. 

La provinda de Aconcagua es bastante mon- 
tuosa; los Andes mandan Varios* ramales al inte- 
rior, y en sus límites con la Confederación Argentina 



y Google 



MáirUÁL DE QBMRAFÍA^ VK. 107 

8e eleva el gigantesco Tolcaii del mismo nomlnre, 
que es, segon hemos didio ya, la segonda montaña 
del Nuevo Mundo. Pocas leguas mas al Norte ostenta 
también el Ligua su humeante cráter y sus desea r-» 
nadas crestas , y sobre unas veinte leguas hada el 
Sur , en los limites ya de la provincia de Santiago , 
descudla tambieo el Petorea. 

Los ramales y contrafuertes que atraviesan de 
Este á Oeste la región occidental del pafs forman 
antes de perderse en el mar las puntas de la 
Ballena , de la Quebrada del Negro , y las dos de la 
Ligua. El Océano forma en sus costas, casi cumple^ 
tamente cerradas, el pequefk) puerto del Papudo. 

Entre los ríos que recorren y fecundan este pais, 
merecen una especial mención el Aconcagua , d 
Ligua y el Quiilimarí , hallándose además algonoa 
<^ro8 menos importantes. El valle regacb por d 
primero es el mas grande , el osas fértil y el mas 
pintoresco de todos los valles de Chile. 

El clima es sano y agradable ; Hueve con alguna 
frecuencia , lo cual contribuye á que el terreno sea 
en muchos puntos sumamente feraz y á que pro-^ 
duzca en abundancia trigo, cáñamo, lino, oré- 
gano, sabrosas frutas de varias clases, melones 
exquisitos y aceite en cantidad bastante para el 
consumo , y aun para exportar algún sobrante en 
años regulares. 



y Google 



SQi HANIJAL DE GEOGRAFÍA, 8TG. 

BftUaosn también «i esta provioeia míDaa de 
jitíla y de cobre , aunque no en tanta abundancia 
ni tan ricas en mineral como las de las dos ante- 
riores. 

La indostria es bastante reducida y consiste en 
tejidos de hilo, en la fabricación de cordajes para 
buques y en la extracción y beneficio de metales. 
Gareoiendo de pnertos de algpna consideración en 
la oosta , su comercio exterior es bastante limitado, 
aunque el interior y el que scMStiene con los Estados 
fronterizos del Rio de la Mata no deja de ^er 
bastante importancia. 

Un camino regular atraviesa de Este á Oeste 
muoba parte de la provincia pasando por los Andes ; 
pero durante los meses de mayo á noviembre/ las 
muchas nieves de que se cubren estas montañas j le 
dejan intransitable en muchos parajes, ó al menos 
no se puede caminar por él sin peligro, ni conducir 
en carros y caballerías cargas pesadas sin que se 
expongan á quedar sepultadas en la nieve. 



y Google 



CAPÍTULO IV. , 

PROTINCIA DE TALPARAISO. 

Confina al Norte con la provinoia de Aconcagua , 
al Ester eon la de Santiago , al Sor con la de Gol- 
chagoa y al Oeste con el Grande Océano austral. 

Esta pequeña provincia , formada no hace mu-^ 
ches años de la parte meridional de Aconcagua y 
del noroeste de la de Santiago, tiene unas cuarenta 
Y cinco leguas de largo por catorce de ancho en sus 
dimensiones máximas, mil setenta leguas cuadra- 
das de superficie y ciento ochenta y cuatro mil 
habitantes. 

Divídese en tres distritos llamados de Quillota , 
de Valparaíso y de Casa Blanca , que toman todos 
ellos el nombre de sus respectivas capitales. A 
mas de estas poblaciones se halla en la provincia el 
puerto marítimo de Quintero y algunos otros , por 
los cuales se hace mucho comercio. 

El pafs es algún tanto montuoso, aunque no en 
la misma escala que las demás provincias chilenas 
que lo circundan. Los Andes cubren con algunas 
ramificaciones su extremidad oriental , y de la cor- 

i2. 



y Google 



210 MANUAL DE 6E0GBAFÍA 

dillera marítima que la atraviesa de Norte á Sur, á 
corta distancia del Océano , se destaca la Campana 
de Quillota , eminencia considerable , si se la com- 
para á las que tiene á sus inmediaciones , y que se 
divisa desde el mar. á bastante distancia , sirviendo 
de guia á los navegantes para reconocer la costa. 

Los ramales y contrafuertes que terminan en 
esta forman antes de perderse en el Grande Océano 
las puntas de la Goroumilla y de la Corouma alta , 
situada esta última poco mas de* una legua al Sur 
de la primera. 

£í Océano abre en sus costas la ensenada de la 
Herradura , el puerto de Quintero , las conchas del 
Concón y del Almendral , el puerto de Valparaíso 
en el fondo de la última y la ensenada de la Lagu- 
nilla. 

Riegan el país el Aconcagua ó el QuiUota, el 
Tunquen y algunos otros ríos menos importantes. 

El clima es el mas sano y delicioso de Chiles y 
aunque las lluvias no soúí muy frecuentes^ cae agua 
bastante para que su suelo, particularmente en 
el valle de Quillota^ sea do una feracidad pooo 
común. / 

Se cultivan y recogen en bastaiite abundancia 
cereales, índigo , zarzaparrilla , uva de que se hace 
muy bien vino, mucho y excelente cáñamo , frutas 
exquisitas, disttnguiéEdoae entre estas por su ex- 



y Google 



T ESTÁI^SnCA DE CHILE. Sli 

traordinafio taoMiDo, qae llega en algunas hasta el 
de una cabeza humana , las manzanas del distrito 
de Quillota. Abunda mucho la miel en esta pro- 
vincia, siendo muy estimada en el comercio; y á 
mas de las ricas minas de Quillota se extraen de sus 
montañas bastante cobre y otros metales. 

En las praderas se cria mucho ganado lanar y 
de cerda , aunque no en tan gran número como en 
las provincias meridionales. 

La agricultura deja poco que desear y la industria 
es mucho mas activa é importante que en el resto 
de la República, fabricándose en gran cantidad 
cables y cordajes para buaues , jabón» cristalería , 
tejidos ^e lana é hilo , y hay muchas tenerlas ó 
fábricas de curtidos. También se construyen , par- 
ticularmente en los astilleros de Valparaíso, muchos 
y muy buenos buques. 

El comercio es importantísimo en todos sus puer- 
tos, pero mas particularmente en la capítol, que es 
el emporio del tráfic^en las costas occidentales del 
Nuevo Hundo , pues no se limita á la exportación 
de toda clase de productos del país pertenecientes 
á los tres reinos de la naturaleza y á la importación ^ 
de artículos de consumo interior, sino que sostiene 
un considerable comercio de comisión y de tránsito 
con las Indias orientales, la China y todos los Estados 
de América que tienen costas en el Grande Océano. 



y Google 



2i2 MANUAL DE (HSOGRAFÍA^ ETC. 

La importadon de géneros ingleses y franceses 
que se hace por los puertos de esta provincia es 
moy considerable, y la exportación, cayos pro- 
ducios son mas considerables aun , consiste princi- 
palmente en cables y aparejos para buques , jabón, 
aceite, cristalería, pieles curtidas y en bruto, sebo, 
cereales de todas clases, cobre para las Indias y 
la China, lanas, oro, plata, platina, índigo y zarza- 
parrilla. 

Un camino de hierro recientemente construido y 
á punto de terminarse atraviesa la provincia de 
Este á Oeste y pone á Valparaíso en comunicación 
con Santiago , atravesai\do las treinta leguas que 
distan entre sí estas dos poblaciones y colocando la 
capital de la República á tres horas de la costa. 



y Google 



CAPITULO V. 

PBOTINCIA DB SANTIAGO. 

Confina al Norte con las provincias de Aconcagua 
Y Yalparaiso ; al Este con la Confederación del Río 
de la Plata {Estado de Mendoza), de la cual la *se- 
paran los Andes ; al Sur con la provincia de Gol- 
chagua , y al Oeste con la de Valparaíso y Con el 
Grande Océano austral. Tiene unas cuarenta y 
cinco leguas de Este á Oeste por cuarenta de Norte 
á Sur, en su anchura máxima, n^il ciento ochenta 
; cinco leguas cuadradas de superficie y doscientos 
noventa y seis mil habitantes. 

Divídese esta provincia en cuatro distritos , de- 
nominados de Santiago, de Miiipilla , de Rancagua 
y de la Victoria , con capitales de sus mismos nom- 
bres las tres primeras, y siéndolo de la cuarta la 
pequeña villa de San Rernardo. 

El país es generalmente montuoso , menos en su 
extremidad Sudoeste; y tiene frondosos y pinto- 
rescos valles, entre los cuales sobresalen los da 
Haipo y Cachapoal. 

Los Andes presentan en el límite oriental de esta 



y Google 



214 MAlfüÁL DE GEOGRAFÍA 

provincia muchas de sas cumbres mas elevadas , 
destacándose sobre todas ellas á manera de gi- 
gantes el pico de Tupungato y el volcan de Petorca 
situado sobre los límites de la provincia de Acon- 
cagua. En las inmediaciones de la costa se elevan 
también los altos de San Antonio que se divisan 
desde el mar á distancia considerable. 

Los ramales y contrafuertes que terminan á orillas 
del Océano no forman en sus costas , de reducida 
extensión, punta alguna notable ni el mar abre en 
ellas otros puertos que los de San Antonio y Topo- 
calma. 

Se halla regada esta provincia por el Maipo, el 
Mapocho, el Lampa, afluente del anterior, y el Rapel 
ó Cachapoal , que la separa en parte de la de Col- 
diagua y que desemboca en el Océano á los 34° es- 
casos de latitud, después de cuarenta y cinco leguas 
de curso. 

. A mas del lago Acúleo, de que hicimos mención 
en la Descripción general, hay otros dos de bas- 
tante consideración en el distrito de Bancagua , el 
uno de agua dulce muy abundante en pesca y aves 
acuáticas y con orillas tan pintorescas y variadas 
como los mas poéticos lagos de la Suiza , y el otro 
de agua salada del cual se extrae considerable can- 
tidad de sal f que se transporta á Valparaíso para su 
exportación y que es muy estimada en el comercio. 



y Google 



T ESTADiSTIGA BE CHILB. 2i5 

El clima general de esta provincia difiere muy 
poco del de la anterior, aunque llueve en ella con 
alguna mas frecuencia y hay varios puntos en los 
distritos de Helipilla y Rancagua , particularmente 
las ciudades de San José de Logroño y San Fran- 
cisco del Monte, en que se disfruta durante el verano 
de una temperatura sumamente fresca y agradable, 
viéndose cubiertos los campos inmediatos á estas 
dos poblaciones de casas de campo ó haciendas de 
recreo en que la mayor parte de los habitantes 
bien acomodados de Santiago pasan la estación ca- 
lorosa. 

El terreno de esta provinda es fértil , se halla 
bien regado y cultivado y produce cereales en 
abundancia, vinos excelentes y frutas delicadas. 
Se cria en sus praderas, artificiales unas , naturales 
las mas , mucho ganado de lana y cerda y muy 
baenos caballos y muías. 

Hay en sus montañas minas abundantes de oro , 
cobre, estaño y cristal de roca. Las mas ricas de las 
primeras son las de Petorca y Uspallata, hallándose 
en esta última montaña guijos que producen se- 
senta marcos de oro puro por cada quintal de mi- 
neral. 

Las aguas minerales de Rancaca gozan en todo 
el país , por sus buenos efectos medicinales, de una 
bien merecida celebridad. 



y Google 



216 HÁNUAL DE GSOORAFiA, ETC. 

La agricuUara se halla muy adelantada en todos 
sus ramos; la industria va adquiriendo de día en 
día mayor desarrollo, consistiendo principalmente 
en la explotación y beneficio de las minas , en la 
fabricación de vinos y licores espirituosos , telas de 
lana , papel , loza y cristalería y en el curtido de 
pieles, y el comercio es bastante considerable, á 
bien se hace en su mayor parte por los puertos de 
la provincia de Valparaíso. 

A mas del camino de hierro que pondrá muy 
pronto á Santiago en comunicación con la costa, 
atraviesa mucha parte de esta provincia una de las 
principales carreteras que ponen á Chile en coma- 
nlbacioQ con la República Argentina á través de los 
Andes. 



y Google 



CAPÍTULO VI. 

nMTIKCU DR GOLCBA«ÜA. 

Confína al Norte con la de Santiago , de la cual 
la separa el Cachapoal en mucha parte de sa curso; 
ni Este con la Confederación del Rio de la Plata 
{Estado de Mendoza) y de la cual la separan los An- 
des ; al Sur con la provincia de Talca y al Oeste 
con el Grande Océano austral. Tiene unas cuarenta 
y cinco leguas de Norte á* Sur por sesenta de Nor- 
deste á Sudoeste, mil trescientas setenta leguas cua- 
dradas de superficie y doscientos diez y ocho mil 
habitantes. 

Divídese esta provincia en tres distritos, denomi^ 
nados de San Fernando, deCaupolican y deCurico, 
que tiopen por capitales las poblaciones de San 
Fernando, Rengo y Curíco. A ma9 de estas tres ciu- 
dades, de las cuales la primera es la capital de 
provincia, se encuentran, entre otras menos impor- 
tantes, las villas de Santa Cruz y de Colchagua. 

La mitad oriental de esta provincia es bastante 
montuosa , pero en la occidental las montañas son 
insignificantes por su poca elevación , y las costas , 



y Google 



Í18 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

m 

bajas en lo general y sin grandes accidentes hidrográ- 
ficos, solo presentan la punta de Toro , y el Océano 
no abre en ellas mas puerto, digno de una mencign 
especial , que el de Navidad de escasa importancia, 
comparado con los de algunas otras provincias. 

Se halla regada esta parte de Chile por el Maipo 
y algunos otros rios de poca consideración , entre 
los cuales se distinguen el Bichuquen, el Teño y el 
Haito. En el norte de la provincia hay algunos la- 
gos* poco extensos de agua salada, de los cuales so 
extrae sal bastante para el consumo ordinario , y 
cerca de Golchagua se encuentran aguas termales 
empleadas con muy buen éxito en la cura de en- 
fermedades cutáneas. 

El clima es muy sano y templado, á excepción de 
dos meses de verano , en que el calor se deja sentir 
con alguna intensidad , particularmente en los ter- 
renos bajos del interior, y las lluvias fecundan el 
terreno con alguna mas frecuencia que en las pro- 
vincias del Norte. 

La principal riqueza del país, que es bastante 
fértil sin necesidad de recurrir al riego artificial, la 
constituyen el trigo, los pastos, el gran número de 
rebaños de ganado lanar que se alimenta en sus 
prados, los bueyes ; los caballos y las muías, que 
son allí de una raza privilegiada y muy á propósito 
para el paso de las cordilleras. 



y Google 



T ESTADÍSTICA DE CHILE. Si 9 

Las montañas encierran algunas minas de oro y 
de cobre , siendo las mas ricas y abundantes en el 
primer metal las que se hallan en las inmedia- 
ciones de Curico. 

La industria principal del país consiste en la cria 
de ganados, la fabricación de quesos, el tejido de 
paños y telas de lanas y el curtido de pieles , y su 
principal comercio de exportación está reducida 
está reducido á la extracción de ganados, quesos, 
pieleS; lanas y alguna cantidad de oro y. de cobre. 

Pasa por esta provincia y muy qerca de la capital 
del distrito de Curico el camino del Planchón , que 
es el mas frecuentado y el menos expuesto de cuan- 
tos atraviesan los Andes, y por él sostiene bastantes 
relaciones mercantiles con los Estados fronterizos 
de la República Argentina y particularmente con el 
de Mendoza. 



yGaogle 



CAPITULO vn. 

PROVINCIA DE TALCA. 

Esta pequeña, provincia , formada no hace ma- 
chos años de la parte seten trienal de la de Hairie y 
de algunos territorios pertenecientes al mediodía 
de la de Colchagua , confina al Norte con esta últi- 
ma, al Este con la Confederación Argentina {Estado 
de Mendoza), de la cual la separan los Andes , al Sur 
con la provincia de Maule y al Oeste con el. Grande 
Océano austral. Tiene doce leguas de largo por cua- 
renta de ancho en sus dimensiones medias, siendo 
la mayor extensión de Noroeste á Sueste, setecien- 
tas noventa leguas cuadradas de superficie y ciento 
veintisiete mil habitantes. 

Divídese en dos distritos, denominados de Talca y 
de Molina con capitales de sus mismos nombres , 
residiendo en la primera las autoridades y centros 
administrativos de la provincia. 

En la configuración del terreno se diferencia 
muy poco de la provincia anterior, y sus costas, 
bajas también en lo general , no tienen á sus inme- 
diaciones otras eminencias notables que la montaña 



y Google 



MANUAL DB GEOGRAFÍA ^ BTC. ^1 

qae forma la quebrada de Lora y que sirve de guia 
á los marinos para reconocer esta parte de las cos- 
tas chileñas. 

Los insignificantes ramales que terminan en el 
Océano forman las puntas de Lora y de Huacha* 
puré, cercada la última de algunos bajos bastante 
peligrosos que llevan el mismo nombre , y en sus 
costas y casi totalmente cerradas, no bay una sola 
ensenada ni puerto natural que merezcan men^ 
donarse , como no sea la via formada á la desem- 
bocadura del Maule. 

Se baila regada esta provincia por el Mataquito, 
el Claro y la parte inferior del curso del Maule. El 
primero de estos ríos, de que no hicimos mención 
en la Descripción general , nace en los Andes á las 
inmediaciones de un pico llamado de Feteroa y 
desemboca en el Océano á los SV* 45' de latitud , 
cinco leguas mas al Norte que el Maule, después de 
' un curso de cuarenta y cinco leguas. El segundo 
nace también en los Andes y se reúne al Maule por 
la orilla derecha, después de un curso de veinte 
leguas escasas. 

El clima es bastante templado y agradable y el 
terreno fértil y muy bien cultivado, particularmente 
en los valles que aquellos tres ríos atraviesan. ^ 

Abunda esta provincia en granos y tabaco ; las 
vinas se cultivan con muy buen éxlU) en las laderas 



y Google 



2tS UANÜAL DE GEOGRAFÍA^ ETC. 

meridionales de sos colinas y contrafuertes ; de 
sus bosques, en que abunda la región oriental , se 
extraen muy buenas maderas de construcción, y se 
crian en sus praderas gran número de rebaños de 
cabras y ovejas. 

En las inmediaciones de la capital hay una mina 
de oro bastante rica, y se encuentra en la provincia 
una colina que parece formada toda ella de ama- 
tistas. 

La industria principal del país la constituyen la 
fabricación de vino, aguardientes y queso, artículos 
que, unidos á los granos, los ganados y algunas 
maderas de construcción , forman todo su comercio 
de exportación , que es también poco considerable , 
á lo cual contribuye sin duda la falta de puertos y 
de caminos regulares que faciliten la extracción 
para las demás provincias de Chile y para los Esta- 
dos de la Confederación del Rio de la Plata, situados 
en la falda oriental de los Andes y con los cuales 
hace sin embargo algunas transacciones mercan- 
tiles. 



y Google 






CAPÍTULO Vffl. 

PROYIRGIA DE MAVLB. 

Confina al Norte con la provincia de Talca , al 
Este con la Confederación Argentina (Estado de Menr 
doza y país de los Pampas) ^ de la cual la separan los 
Andes ; al Sur con la provincia de h Concepción, 
y al Oeste con el Grande Océano austral. Tiene 
veinlicinco leguas de largo por cuarenta y siete de 
ancho en sus dimensiones máximas, mil úove- 
cientas veinte leguas cuadradas de superficie y 
ciento ochenta y seis mil habitantes. 

Divídese esta provincia en seis distritos, denomi- 
nados de Cauquenes, de Linares, de Parral, de San 
Carlos, de Quirilme y de Bilbao con capitales de 
sus mismos nombres, siendo además Cauquenes 
capital de la provincia. 

Dos terceras partes próximamente del pais están 
cubiertas de montañas muy elevadas en su región 
oriental, sobre las cuales descuella el volcan de 
Chillan, situado sobre el limite de la provincia de 
la Concepción , y el resto del territorio es bastante 
llano ; particularmente en las inmediaciones de la 



y Google 



224 MANUAL DE GEOFRAFÍA 

costa que es baja y cerrada , sin que los ramales 
de insígníBcante altura que terminaD en ella for- 
men otros puntos salientes que las puntas de Humos 
y de Cuma ya , y sin qne el Grande Océano abra en 
las mismas un so)o puerto natural que merezca 
menciona rs^. 

Entre las dos puntas que acabamos de indicar y 
tres leguas al sur de la primera , cuatro al norte do 
la segunda y muy cerca de la costa, se baila la 
isleta de Carranza tendida de Norte á Sur, que ten- 
drá apenas una milla cuadrada de superficie. 

Riegan esta provincia de Maule el Guanutil y 
algunos otros ríos de escasa importancia , y en 
las inmediaciones de la capital de la provincia y 
en un estrecho valle de la cordillera se halla un 
importante establecimiento de baños y aguas mine- 
rales , el cual , no solo por su eficacia para la 
cura de enfermedades reumáticas ^ sino también 
por lo frondoso y pintoresco del valle cuyas tapiza- 
das laderas forman un poético contraste con la nieve 
amontonada sobre las alturas que le dominan, 
atrae gran número de forasteros. El calor de estas 
aguas es de cien grados próximamente. 

El clima de esta provincia es con corta diferencia 
igual al de la anterior y sus prmluctos agrícolas los 
mismos , aunque en mayor cantidad. Tiene exce- 
lentes pastos la mayor parte del pafs, y se cría en 



y Google 



Y ESTADÍSTICA DE CHILE;. 225 

ellos cantidad muy considerable de ganados y en 
particular de cabras que son las mas estimadas de 
Chile. 

Hay también en )a provincia de Maule algunas 
colinas en que abundan las amatistas , y si bien 
carece de metales preciosos , sus bosques producen 
madera en mayor cantidad que los de Talca. 

La industria es también próximamente igual al 
de la anterior, y constituyen su comercio de ex- 
portación los mismos artículos, si bien la extrac- 
ción de ganados es bastante mas considerable , 
exportándose además bastante cantidad de lana y 
on número regular de muías y caballos. La inme- 
diación á los puertos marítimos de la provincia de 
la Concepción contribuye á que su movimiento co<^ 
mercial sea también mas considerable. 



I«. 



y Google 



CAPÍTULO IX. 

»ROTINCIA DE LA GONCBTCION. 

Confina al Norte coa la provincia de Maule ; al 
Este con la Confederación Argentina {región desierta 
de los Pampas)^ de la cual la separan los Andes; 
al Sur con la Araucania , de la cual está separada 
por el curso del Bíobio, y al Oeste con el Grande 
Océano austral. Tiene veinticuatro leguas de Norte 
á Sur , cincuenta y siete de Noreste á Sueste , 
mil novecientas noventa leguas cuadradas de su- 
perficie y ciento sesenta y dos mil habitantes. 

Divídese esta provincia en siete distritos , deno- 
mioados de la Concepción , Talcahuano , Lautaro , 
Laja , Rere , Chillan y Puchacay , que tienen por 
capitales á la Concepción, Talcahuano, Santa Juana, 
los Ángeles , San Luis Gonzaga , Chillan y la Flo- 
rida, siendo la primera de estas poblaciones la 
capital de provincia. 

Pertenecen además á esta comarca el puerto de 
San Vicente y^ las poblaciones de Santa Fe , Santa 
Bárbara, AraucoPilpillico, Paicavi y algunas otras 
menos importantes; hay también inmediata á la 



dby Google 



XAmiAL DE GÜbGRAFÍA^ ETC. ^7 

capital y sobre la costa oriental de la l^ahla de Tal- 
cabaano una pequeña villa edificada sobre las rui- 
nas de la antigua Penco , cuyo nombre lleva , que 
fué destruida por un terremoto y una inundación 
enMM. 

£1 terreno de esta provincia es montuoso en la 
región oriental cubierta por los Andes y sus rami- 
ficaciones, en las cuales descuella el volcan de 
Chillan ; la costa es bastante mas elevada que la 
de las tres provincias anteriores, sobresaliendo, 
sobre otras alturas menos considerables , las lamas 
de Malla, el monte de Neuké y las Telas del Biobio, 
divisándose todas ellas desde el mar á bastante dis- 
tancia. En el centro hay algunas llanuras de bas- 
tante extensión y se encuentran en todo el país 
valles fértiles y muy pintorescos. 

La cordillera marítima manda á la costa varios 
ramales , tres de los cuales forman al perderse en 
el Océano la punta de Boquitata , la pequeña penín- 
sula de Talcahuano y las Tetas del Biobio. 

El Océano abre en el litoral de esta provincia la 
ensenada del Zorro , el puerto Culiumo , la bahía 
de Talcahuano y la ría de la Concepción. 

Se halla regado el pafs por el Itata, ef Chillan, 
el Biobio, el Tucapel y el Laja. El último de estos 
rios forma una imponente cascada de ochenta me- 
tros de elevación , nace al pié del volcan de Tuca- 



,y Google 



228 MAKÜAL DE GEOGRAFÍA 

peí y se reúne al Biobio , después de un curso de 
treinta y cinco leguas , por la orilla derecha des- 
pués de recibir el Claro, su afluente, que atraviesa 
el distrito de Rere y sobre el cual se halla cons— 
truido el castillo de D. Carlos de Austria para im- 
pedir la invasión da los Araucanos por aquella parte 
de la frontera. 

El clima de la provincia de la Concepción es 
templado , sano y agradable ; llueve con bastante 
frecuencia en el país alto y bajo, y ni el frío ni el 
calor se dejan sentir con intensidad en sus respec- 
tivas estaciones. 

El terreno es de lo mas fértil que se conoce , y 
tan pingUe , que el trigo produce' aun en cosechas 
medianas el sesenta por uno, y la vegetación es 
lozana , vigorosa y muy variada. El cultivo nada 
deja que desear en esta parte de Chile y produce 
el país cereales de todas clases en mucha abun- 
dancia , lino y frutas delicadas , entre las cuales se 
distingpe la uva, de que se Hace mucho y excelente 
vino para el consumo ordinario. 

Tiene esta provincia magníficos y extensos pra- 
dos ndtiy*ales en los cuales se crian gran número 
de rebaños de carneros , cabras^ vicuñas y gua* 
nacos, infinidad de bueyes y muchos caballos y 
muías, constituyendo el ramo de ganadería una 
de las principales riquezas del país. 



y Google 



T ESTADÍSTICA DB CHILB. 229 

* Las faldas de Tos Andes y de sus ramificaciones 
se bailan cubiertas en macba parte de espesos bos- 
ques que suministran muchas y excelentes maderas 
de construcción y de las cuales se extrae para las 
demás provincias de Chile y para Bolivia y el Perú 
una cantidad muy considerable. 

En las inmediaciones de Penco hay ricos y abun- 
dantes depósitos de carbón de piedra, y el distrito 
de Pucbacay suministra arenas de oro en bastante 
abundancia. 

La pesca es también un ramo muy lucrativo , 
sobre todo en las costas del distrito que acabamos 
de mencionar , y las focas se encuentran en gran 
número en todas las de la provincia. 

Comarca verdaderamente agrícola y pecuaria , 
la industria no ha logrado adquirir aun en ella todo 
el desarrollo que fuera de desear y á que está lla- 
mado por sus circunstancias especiales, redqcién* 
dose la que tiene en el dia á la explotación de las 
ricas minas de hulla , situadas cerca de las ruinas 
de Penco, al curtido de pieles, á la fabricación de 
tejidos ordinarios de lana y lienzos para el con- 
sumo de las gentes del campo , á la preparación de 
vinos y aguardientes que los Araucanos sus vecinos 
consumen en mucha parte, y al beneficio de la 
abundante pesca que ^e hace en sus costas. 

En cambio el comercio que sostiene con las de* 



y Google 



230 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

más provincias de Chile y con Bolívia y el Perú es 
muy importante , hallándose constituida la capital 
de la provincia en el centro de un tráfico y de un 
movimiento mercantil sumamente considerables en 
cereales , ganados y maderas de construcción y de 
ebanistería , que son sus principales artículos de 
exportación, extrayéndose además un considerable 
número de pieles curtidas y en bruto, lanas y sebo 
en gran cantidad. Se exportan también, aunque no 
en tan grande escala , vinos, aguardientes y queso. 
Los carneros y ovejas que se crian en el distrito de 
Chillan dan una lana sumamente fina y muy apre- 
ciada en el comercio. * 

Forman parte de esta provincia las islas Quin- 
quina, Santa María y la Mocha, situadas las dos 
primeras á la inmediación de sus costas y la tercera 
frente á las de la Arnucania , y que por su magni- 
tud, productos é importancia hidrográfica merecen 
bagamos de cada una de ellas una mención espe* 
cial. 

La isla Quinquina . llamada también Qaiquirina 
por algunos geógrafos é historiadores, se halla si-- 
tuada á la entrada de la bahía de Talcahuano é 
inmediata á la extremidad nordeste de la península 
de este nombre y dos leguas al nordeste del puerto 
de Talcahuano. 

Se halla tendida de Norte' á Sur y tiene en esta 



y Google 



T ESTADÍSTICA DE CHILE. 231 

dirección de tres á cuatro millas geográficas de 
largo por dos de anchura media , eii la línea de 
Este á Oeste , y una legua escasa cuadrada de ex« 
tensión superficial. 

Habitan esta isla , abundante en buenos pastos 
y en la cual se crian un numero considerable de 
muías sumamente apreciadas por su fuerza y buenas 
prendas , algunas familias de pescadores y ganade- 
ros que reunirán entre todas ellas de quinientos á 
seiscientos individuos. 

La isla de Santa María se baila situada al Norte 
y á una legua próximamente de distancia de la 
punta de Lavapié, nueve leguas al sudoeste de la 
ciudad de la Concepción y cuatro al oeste de la 
desembocadura del rio Laraquete , frente á la cual 
se baila. 

Está tendida como la anterior de Norte á Sur , 
tiene unas cuatro leguas de largo en esta dirección 
por una próximamente de Este á Oeste en |u an- 
chura media y cerca de cinco leguas cuadradas de 
extensión superficial , con unos dos mil habitantes, 
marineros en su mayor parte. 

Esta isla es algún tanto montuosa , en particular 
hacia el centro; la riegan algunos riachuelos de 
poca importancia , como no puede menos de suce- 
der atendida su extensión , tiene pastos regulares 
y se crian en ella caballos muy buenos y gran nár 



y Google 



S3Í MANUAL DE GEOGRAFÍA 

mero de jabalíes cuya carne , particularmente los 
jamones, deja é sus habitantes una regular uti- 
lidad. 

Hay en esta isla dos bahías que , aunque de corta 
extensión , son muy abrigadas y seguras y las fre- 
cuentan á menudo los marinos que se dedican á la 
pesca de focas y ballenas , abundando bastante las 
primeras en sus costas. 

La isla de la Mocha se halla situada frente á las 
costas de la Araucania , de las cuales la separa un 
canal de seis leguas de ancho , treinta y dos leguas 
al sur-sudoeste de la Concepción , treinta al norte 
de Valdivia y diez y ocho al sur del cabo Rumena. 

Está tendida como las dos anteriores de Norte á 
Sur y tiene cinco leguas de largo en esta dirección 
por dos y media de Este á Oeste en su^ anchura 
máxima , una^ once leguas cuadradas de superficie 
y sobre tres mil habitantes. ^ 

Es ^mámente fértil y pintoresca y se crian en 
ella gran número de caballos , cabras y jabalíes ; 
hay en sus costas , que ofrecen dos buenos fondea- 
deros frecuentados por los balleneros ingleses y 
anglo-americanos, muchas focas y algunas ballenas. 

Para conlrarestar las invasiones de los Araucanos 
que tantas veces se han lanzado á manera de im- 
petuoso torrente sobre los fértiles campos de la 
provincia de la Concepción saqueando y entregando 



y Google 



T ESTADÍSTICA DE CHILE. S33 

á las llamas sus mejores poblaciones , se ha edi- 
ficado sobre el Bíobio y algunos de sos afluentes 
una exten3a línea de defensa desde los Andes á la 
costa , entre cuyos fuertes merecen una especial 
DQencion los de D. Carlos de Austria, San Pedro, 
C!olcura , Tucapel y Arauoo. 



y Google 



CAPÍTULO X. 

L4 ARAVCANIA. 

Este país , situado entre las provincias chileñas 
de la Concepción y de Valdivia , permanece aun 
independiente de hecho, y de todos sus habitantes, 
solo los que viven en la costa y muy inmediatos á 
la frontera, reconocen en cierto modo la autoridad 
de la República por las relaciones comerciales que 
se ven precisados á sostener con los Chileños. 

Hállase situada geográficamente la Araucania en- 
tre los 36** 44' y los 39** 50' de latitud meridional, y 
entre los 67"* 25' y los 70*" 4' de longitud occidental, 
y tiene por límites al Norte el Biobio, que la separa 
de la provincia de la Concepción ; al Este los An- 
des , que le sirven de frontera con el territorio de 
los Pampas , perteneciente á la Confederación Ar- 
gentina ; al Sur el Valdivia ^ que la separa de la 
provincia de este nombre , y al Oeste el Grande 
Océano austral. 

Tiene sesenta y dos leguas geográficas de Norte á 
Sur,. cuarenta de Este á Oeste en su anchura me-*- 
dia, dos mil ochocientas ochenta leguas cuadradas 



y Google 



HANÜAL DE GEOGRAFÍA^ ETC. , i35 

próximamente de saperBcie , y sobre anos ochenta 
mil habitantes^ segan la opinión roas generalmente 
admitida , habiendo geógrafos y viajeros que la con- 
ceden ana población hasta de doscieptas mil almas, 
y otros que no la dan mas que cuarenta mil , ex- 
tremos uno y otro que nos parecen sumamente 
exagerados. 

Divídese el pafs en cuatro comarcas ó zonas, casi 
paralelas , desde el mar hasta los Andes , llamadas 
por sus habitantes Zanguen -Mapu, ó zona marí- 
tima; Lelbun-Mapu y 6 zona del llano; Inapire^ 
UapUf 6 zona de la falda de las montañas , y Pin- 
Mapu, 6 comarca de las alturas. Esta división es 
puramente geográfica, puesto que un pafs que, 
como veremos después , carece de organización ad- 
ministrativa , no puede creerse que haya adoptado 
divisiones territoriales que para nada necesita. 

La Araucania presenta como el resto de Chile 
una cordillera inmediata á la costa , y en la fron- 
tera oriental los Andes con sus cordilleras secun- 
darias , de menoc altura á medida que se apartan 
de la cadena principal. Entre la última de estas 
cordilleras y la de la costa hay una cuenca ligera* 
mente ondulada que se dirige próximamente de 
Norte á Sur , y cuya fertilidad y riqueza son im- 



Lo8 volcanes du Tucapel , Antojo , Ántoco Chi- 

Digitizedby Google 



336 HANÜAL DE GBOORAFfA 

JM^J Villarríca y Raneo se hallan todos en la Aran- 
cania, y los contrafuertes que terminan en la costa 
forman las Tetas del Biobio en el» limite de so fron- 
tera setentrional , las puntas del Coronel y de La- 
vapié y el cabo Romana. 

El Océano forma en las mismas costas la ría de 
la Ck)ncepcion , la ensenada del Carnero , la bafafa 
de Tolten y la de Valdivia , que sirve de límite me- 
ridional á la desembocadura del rio de su nombre. 

Multitud de rios y riachuelos riegan y fertilizan 
esta coínarca , siendo ios mas notables, incluyendo 
los dos que le sirven de límite , el Biobio , el Tuca- 
peí y el Laraquete^ el Larampangue , el Quidico , el 
Loro , el Caulen , el Tolten , el Callacalla y el Val- 
divia , tres de ellos navegables , como sabemos ya , 
puesto que el Canten lo es también, aunque en me- 
nor escala que los demás. Todos estos rios atravie- 
san fértiles y pintorescos valles, como el de Arauco 
y Tucapel, que fueron el principal teatro de la larga 
y sangrienta lucha que los Araucanos sostuvieron 
con los Españoles. 

Hállanse situados también en el interior de este 
país y á las inmediaciones de los Andes los lagos de 
Nahuel -Huapi , de Lauque y de Banco, de que en 
su lugar hicimos mención. 

El clima de la Araucania es sano y templado j y 
llueve con bastante frecuencia en toda la ei^ten^a 



y Google 



T ESTADÍSTICA. DE CHILE. 337 

de la comarca ; pero los terremotos con que se ve 
castigada demasiado frecuentemente, á causa de 
los muchos volcanes que encierran sus montañas , 
causan en ella estragos de consideración. 

El terrent) de la Araucania es generalmente fe- 
raz y ^ halla cubierto , particularmente en los pri- 
meros bancales de los Andes, de espesos bosques 
entre cuyos árboles sobresalen por sus apreciables 
maderas la haya colosal , que alcanza con frecuen- 
cia una altura de treinta metros, y cuyo tronco, 
tosco pero enteramente recto, carece de ramas has- 
ta la mitad de su, elevación ; el laurel , el lauri, el 
lingo , de ramas elásticas, el peumo cargado de ba- 
yas encarnadas, y multitud de mirtos que ostentan, 
á mas de su lozanía , multitud de variadas flores. 

La vegetación, particularmente en la zona -del 
llano 9 es lozana , variada y sorprendente hasta un 
grado increíble , y todos los árboles que acabamos 
de indicar^ enlazados y confundidos con varias 
yerbas y algunos bejucos que la l;K)tánica no ha 
clasificado aun, ofrecen al viajero que los contem- 
pla un intrincado y pintoresco laberinto. 

Aunque la agricultura no se halla a\uy adelanta- 
da entre los Araucanos , produce el país trigo , ce- 
bada, maíz, patatas y varias frutas eu cantidad mas 
que suficiente para el consumo. 

Las moD^uas son tan ricas en metales preciosos 



y Google 



238 MANUAL DB GEOGRAFÍA 

como en el reslo de Chile ; en tiempo del dominio 
español se sacaron del pafs sumas cuantiosas de |as 
minas de Villarrica y Valdivia, y estas últimas pro- 
ducían sobre unos veinte y cinco mil escudos al 
dia; pero en la actualidad se halla casi agotada 3U 
riqueza. 

Muchos de los ríos que cruzan en todas direccio- 
nes el pafs, arrastran cantidad considerable de 
arenas de oro que los habitantes benefician por me- 
dio del lavado , y que funden en vasos toscos de 
arcilla, exponiéndolos á una corriente de aire at- 
mosférico, hábilmente combinada para fomentar y 
sostener la combustión. 

Pero la principal riqueza de la Araucania la cons- 
tituyen los ganados. Pueblo nómada en casi su to- 
talidad, dedícanse los Moluches á la cria de anima- 
les útiles, y poseen numerosos rebaños de guanacos, 
vicuñas y carneros, multitud de bueyes, caballos y 
muías de excelente raza. 

De la industria y comercio de este país nos he- 
mos ocupado ya extensamente y nada tenemos que 
añadir. 

Enemigos los Moluches de vivir en sociedad , no 
se halla en toda la comarca un solo centro regular 
de población, si se exceptúa el insignificante puerte- 
cito de Tulbul situado á orillas del mar y residencia 
del cacique principal de la zona marítima ; pero en 



y Google 



T ESTADÍSTICA' BE CHILE. 239 

cambio se ven salir por todas partes de entre los 
árboles columnas de humo que revelan la mansión 
pasajera de una familia, y se encuentran de cuando 
en coando algunas cabanas toscamente construidas. 

Las poblaciones de Penco, Tucapel, Villarrica, lili- 
mani , Cañete, San Ildefonso, Puchanquí y algunos 
otros fuertes , fundados por el conquistador Pedro 
de Valdivia y por algunos de los gobernadores que 
le sucedieron, han desaparecido ya, y solo queda la 
villa y fuerte de Arauco situada en la costa al ex- 
tremo de un valle á que da su nombre, ocho leguas 
al sur de la Concepción y perteneciente ¿ la Repú- 
blica^ que tiene en ella y en algunos otros fuertes 
situados sobre el Biobío fuerzas de alguna conside- 
ración para contener las incursiones de los Arauca- 
nos. La población de Arauco es el principal mer- 
cado á que concurren los Moluches con sus metales, 
.sus ganados y sus frutas que venden ó cambian por 
artículos de consumo , principalmente por sal pro- 
cedente de Valparaíso y del Perú ; artículo de que 
carece absolutamente el país. 

Fuera de el camino que conduce á esta plaza fuerte 
por la costa y del que se dirige desde la Concepción 
á Valdivia , atravesando el interior del país , no se 
encuentran en la Araucania mas que senderos casi 
impracticables, por los cuales es preciso marchar con 
guia y con muchísimo cuidado. 



y Google 



S40 MANUAL DE OEOGRAFÍA^ ETC. 

De la religioD, del idioma, de la organización so- 
cial 7 de los usos y costumbres de este país nos he- 
mos hecho cargo ya al ocuparnos del pueblo mo- 
luche. 



y Google 



CAPÍTULO XI. 

PROTUaA DB TAUMTIA. 

Confína al Norte con la Araucania , de la cual la 
separa el Biobio ; al Este con el país de los Pampas, 
perteneciente á la Confederación Argentina y ¿ la 
Patagonia, sirviéndola los Andes de frontera ; al Sar 
con el can'^l del Ancuz y el estrecho de San Carlos, 
que la separan de la isla y del archipiélago de Chi- 
lóe , y al Oeste con el Grande Océano austral. 

La parte sudoeste de la provincia de Valdivia se 
halla ocupada por los Cunchos y los Huilliches, pue- 
blos indígenas de la familia moluche separados por 
ana ramificación de los Andes y que apenas recono- 
cen la autoridad de la República , y en la extremi* 
dad meridional se hallan enclavados el territorio y 
la ciudad de Haulin que forma parte de la provincia 
de Chilóe. 

Esta división territorial, la mas meridional de las 
provincias continentales de Chile, tiene unos cua- 
renta leguas de Norte á Sur, treinta de Este á Oeste 
en su anchura media, sobre unas mil doscientas le- 
guas cuadradas de superficie y veinte mil habitan- 

14 



y Google 



SiS MANUAL DE GEOGRAFÍA 

tes, no contando con los Canchos y los Huillíches 
que apenas llegarán , segan la opinión de personas 
qae se precian de conocer algo el país , ¿ la mitad 
de este número. Está por lo mismo mucho menos 
poblada esW provincia que las demás de la Repú- 
blica, puesto que aun contando con la población in- 
dígena, que vive, como hemos dicho ya, casi inde- 
pendiente, no le corresponden mas que veinticinco 
habitantes por cada legua cuadrada. 

Divídese en tres distritos , denominados de Val- 
divia, de la Union y de Osorno, capitales de sus 
mismos nombres j y no hay en ella centros de po- 
blación, incluyendo la capital de provincia, que 
excedan de tres mil almas. 

Como todas las demás provincias chileñas , la 
región oriental de la de Valdivia se halla cubierta 
por los Ande? y sus ramificaciones , bastante menos 
elevados aquellos y estas que en el resto del país, 
y lo dem^s del territorio es casi llano , puesto que 
la cordillera marítima que se aproxima, dismi- 
nuyendo notablemente de elevación , á su extremi- 
dad meridional para sepultarse en el estrecho de 
San Carlos y reaparecer de nuevo cubriendo con 
sus ramificaciones la isla de Chilóe y otras «^del 
mismo archipiélago, solo presenta ligeras ondula- « 
cienes y alguna que otra montaña de insignificante - 
altura. 



y Google 



T E3TAPÍSTICA DE, CHOE. 243 

Eo los Andes que cubren la frontera oriental de 
esta provincia se hallan los volcanes de Raneo , 
Osorno y Guanahuco , el primero sobre las fronte- 
ras de la Araucania , y los contrafuertes que ter- 
minan en su costa occidental no forman mas cabos 
notables que la punta de Quedal , casi al extremo 
de la comarca. 

£1 Océano abre en las mismas costasoccidentales 
la bahía de Valdivia, una de las mas capaces, segu- 
ras y de mejor fondeadero de cuantas ofrece el 
continente americano, y en las meridionales las 
de San Jorge y Purolia, esta última muy capaz tam- 
bién y abrigada.y dependiente del canal del Ancuz, 
como lo es la de San Javier del estrecho de San 
Garlos. 

Bañan la provipcia los* rios Valdivia, Bueno» 
Osorno, Galbuco y porción de riachuelos poco con- 
siderables , aunque muy beneficiosos para la fer- 
tilidad del país, y hay cerca de su límite setentrional 
un lago , llamado de Osorno ó de Iluananco , que 
tiene doce leguas de largo por una y media de 
ancho. 

El clima de esta' parte de Chile es sano y tem- 
plado , aunque un tanto húmedo, puesto que llueve 
en ella con bastante frecuencia , y en su extremi- 
dad meridional se dejan sentir algunas veces y con 
bastante intensidad los temporales aburacanados 



y Google 



244 HÁNUAL DE GEOGRAFÍA 

qoe reinan con frecaencia en los archipiélagos de 
Chilóe y de Chonos. 

El terreno es sumamente fértil y la vegetación 
rica , lozana y sumamente variada, particularmente 
en los frondosos y pintorescos valles bañados por 
el Valdivia y el Osorno ; pero se halla algún tanto 
descuidado el cultivo en una parte de la provincia 
por la escasez de brazos. 

Sus productos agrícolas de alguna importancia 
son los cereales y el lino ; los bosques espesísimos 
y de gigantescos árboles que cubren sus regiones 
elevadas producen hermosas maderas de construc- 
ción que constituyen una de las principales riquezas 
del país. 

La cria de ganado , que se alimenta en magní- 
ficas y extensas praderas naturales , es otro de sus 
mejores recursos, y las arenas de oro que arrastran 
en bastante cantidad el Valdivia y algunos otros 'de 
sus ríos y riachuelos, aunque no producen hoy 
las fabulosas sumas de este precioso metal que de 
ellos se sacaba en los primeros tiempos del dominio 
español y constituyen aun una riqueza muy consi- 
derable. 

En sus costas abundan mucho las focas y aun las 
ballenas, y sus puertos se ven bastante frecuenta- 
dos por* los buques ingleses que se dedican á la 
pesca de estos cetáceos. 



y Google 



I 

Y ESTAeiSTíCA DE CHILE. ^ 245 

La industria es casi ¡nsigníGcante , hallándose 
reducida á algunos tejidos de lana y de hilo , no 
muy finos ; pero el comercio, principalmente en el 
puerto de Valdivia , es bastante considerable, ex- 
portándose gran cantidad de tablas y maderas sin 
aserrar y bastante número de cabezas de ganado^ 
asi como lana, pieles y metales preciosos. 

Esta región de la república de Chile hn tenido 
durante el dominio español bastante mas impor- 
tancia de la que tiene en el día. 



Ih. 



y Google 



CAPÍTULO xn, 

PROTIIfCIA DE CHILÓE. 

GompóDese esta provincia de una peqae&a parte 
del continente chileño, que abraza la ciudad de 
Maulin y un pequeño territorio á sus inmediaciones, 
y de los archipiélagos de Ghilóe y de Chonos, cuya 
situación geográfica é hidrográfica hemos indi- 
cado ya. 

El archipiélago de Chilóe , descubierto el 31 de 
enero de 4558 por Mendoza, consta de sesenta y^ 
tres islas, de las cuales cuarenta y siete se hallan 
habitadas, y de unas Teinte isletas é islotes de re- 
ducida extensión. 

Las principales islas son , por orden de su mag- 
nitud : la isla Grande , llamada mas generalmente 
isla de Chilóe , que es la verdaderamente notable 
entre todas ellas, y las de Achao , Lenien , Guegui , 
Chiliu , Tanqui , Líuliu, Ltiñue, Quenac, Meuliu, 
Cáguach , Aló , Ayo , Choliece , Uuta-chauquis , 
Aniqué, Cheñió, Cecagüe, Calbuco, Llaicha, Quenu, 
Tahon , Abton , Chiduapi , y Kuar. 

El archipiélago de Chonos , situado entre el de 



y Google 



MANUAL DE GEOGRAFÍA^ ETC. 247 

Cbile Y la peníDsala de Tres Montes perteneciente 
á la Patagonia , es un conjunto de islotes y peñas- 
cos de origen volcánico deshabitados en su mayor 
parte. 

La isla de Chilóe tiene cincuenta leguas geográ- 
ficas de Norte ¿ Sur , veinte de Este á Oeste en su 
anchura media, mil doscientas leguas cuadradas 
de superficie y treinta mil habitantes. La extensión 
superficial de las demás islas é islotes que consti- 
tuyen los dc^ archipiélagos, incluso el territorio- de 
la ciudad continental de Mauiin, apenas llega á 
trescientas leguas cuadradas con unos veinte mil 
habitantes, lo cual da un total de mil quinientas 
leguas cuadradas y cincuenta y cinco mil habitantes 
para toda la provincia. 

La mayor parte de esta población desciende de 
los Españoles que dominaron el país, desde que fué 
sometida la isla de Chilóe por Martin Ruiz de 
Gamboa , pocos años después de descubierta , hasta 
el 2 de febrero de 4826 en que se incorporó á la 
república de Chile, tras una guerra de algunos 
meses , y el resto de los habitantes pertenece á la 
familia de los Chonos y Poyos, de que hicimos mé- 
rito en la Descripción general. 

Divídese esta provincia en diez distritos, de^ 
nominados de San Carlos, Carelmapu, Chacao, 
Calbuco^ Dalcahue, Quenac, Quinchao, Castro , La 



y Google 



248 BfANUAL DE GEOGRAFÍA 

Hay y Gonoby , con capitales de sus aiisnios nom- 
bra. 

La isla de Ghilóe , cuya magnitud é importancia 
exige que hagamos de ella una descripción espe- 
cial y se halla erizada de montañas , estériles las 
unas, cubiertas las otras de espesas selvas casi 
impenetrables , particularmente en el interior. To- 
das ias demás islas que forman parte de la provin- 
cia son también muy montuosas. 

Las costas son por lo general bastante elevadas 
y el Océano abre en toda la provincia el golfo de 
Guaitecas , el canal del Ancuz , nombre que dieron 
. un tiempo los Españoles al archipiélago de Cbilóe , 
el estrecho de San Garlos y los puertos é¡e San* 
Carlos , Castro y Chacao en. la isla Grande. En las 
costas,* altas también, de las demás islas hay al- 
gunos puertecitos naturales ; pero en lo general 
ofrecen poco abrigo y seguridad á los buques que 
fondean en ellos^ mayormente cuando soplan vien- 
tos duros del Sur. 

Se halla regada la isla de Chilóe por multitud de 
riachuelos, que la cruzan en todas direcciones , y 
hay en su interior un lago de regular magnitud 
llamado de Campo. 

El clima es sano , pero frió y lluvioso , particu- 
larmente en el centro de la isla , y reinan con fre* 
eifóncia , no solo en esta sino en toda la extenai0D 



y Google 



T ESTADÍSTICA DE CHILE. U9 

de los dos archipiélagos, vientos muy daros, pare- 
cidos en su fuerza y efectos á los huracanes de las 
Antillas. 

El terreno es fértil, aunque se halla en lo general 
medianamente (cultivado , y produce cereales, lino , 
tabaco y patatas. Entre sus frutas la manzana , la 
grosella y la cidra son muy delicadas. Las selvas 
y los bosques proporcionan muchas y excelentes 
maderas de construcción , y en las montañas hay 
algunas minas de plata bastante ricas. 

Se crian en esta isla y en algunas otras del archi- 
piélago gran número de bueyes, cabras y carneros, 
machos caballos, manadas considerables de cerdos 
y una especie de jabalí de que se sacan excelentes 
jamones. 

La volatería abunda mucho también , y en sus 
aguas se pescan porción de focas , ballenas y del- 
fines. 

La agricultura se halla bastante abandonada ; la 
industria principal del país consiste en la pesca, la 
construcción de buques para el comercio de cabo- 
taje , la salazón de carnes, principalmente de cerdo 
y jabalí, y la fabricación de telas de lana. El co- 
mercio es bastante activo y considerable , consis- 
tiendo la exportación en maderas, reducidas en sa 
mayor parte á tablazón , jamones , carnes saladas , 
pieles, lana en rama y tejida y plata acuñada , y la 



y Google 



280 MANUAL DE GEOGRAFÍA^ £TC. 

Importación en sal , pimienta , índ^^o , té y algunos 
productos manufacturados de Europa. El tráfico por 
mar, sostenido principalmente con los puertos de 
Chile y del Perú, emplea sobre unas mil y quinien- 
tas embarcaciones al año entre buques y lanchó- 
nos ) lo cual arguye un movimiento comercial muy 
considerable. Sus principales puertos de comercio 
son San Garlos , Castro y Chacao, 

Los habitantes, tanto del archipiélago de CtHlóe 
como del de Chonos, pero particularmente estos 
últimos, son excelentes marineros, y se les ve per- 
seguir las focas y las ballenas é internarse en. alta 
mar en lanchónos y piraguas sin cubiertas, y algu- 
nas de ellas sin quilla , con la misma serenidad con 
que lo harían en ud buque de quinientas toneladas. 

Esta provincia tiene, como hemos dicho ya, fuer- 
zas armadas especiales , compuestas de siete mil 
quinientos hombres á que ascienden las milicias 
ciudadanas del país, distribuidos en caballería é in- 
fantería, un cuerpo de esta última arma , debida- 
mente regimentado, que facilita la ciudad continen- 
tal de Bfaulin, y una compañía de cien artilleros 
pagados ie los fondos generales de la República. 
Estas fuerzas cubren el servicio no solo en la 
capital y en las ciudades principales de la isla de 
Chilóe , sino también en todas las dem¿s i^as del 
archipiélago cuya importancia lo exige. 



y Google 



CAPÍTULO XIII. 

GRUPOS DE JUA;I FERNANDEZ T SAN FÉLIX. 

El primero de estos dos grupos , cuya situación 
geográfica é hidrográfica conocemos ya , se com- 
pone de dos islas Ibmadas Mas-á-tierra y Has-á- 
fuera , aunque á la primera se le da con mas fre- 
cuencia el nombre de Juan Fernandez, y fué descu- 
bierto en 4563 por un piloto español que navegaba 
desde el Perú á Valdivia , y que le dio su nombre. 

El grupo de San Félix se compone de tres islas, 
bastante menores en extensión que las dos anterio- 
res, y de escasa importancia en todos conceptos, 
llamadas San Ambrosio, San Félix y la Pascua, 
inmediatas entre sí las dos primeras y con algunos 
islotes á sus inmediaciones, y situada la tercera 
cerca de cuatro leguas mas al oriente y casi en el 
mismo paralelo. * 

Estos dos grupos forman en el dia una colonia de 
Chile regida por leyes especiales y mandada por un 
gobernador militar, cuyo cargo recae muy á me- 
nudo en los jefes que mandan las fuerzas chileñas 
situadas en la frontera de la Araucania. 



y Google 



S52 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

Como DO es posible reuDÍr eD aoa descripción 
general todas estas islas por la diversidad de ios 
elemoDtos y las circuDStaDcias que en cada una de 
ellas concurren , haremos uDa reseña especial de 
las tres mas importaDtes. 



ISLA DE MAS-A-TIBRRA. 

Dásele este nombre á la mayor de las islas de 
Juan FernaDdez por hallarse mas inmediata que la 
otra á las costas de Chile. 

La corte de Castilla se la dio eu propiedad, así 
como las demás de ambos grupos , al marÍDo espa- 
ñol que la descubrió y que vivió en ella algún 
tiempo con una pequeña colonia que quiso seguirle ; 
pero muerto Fernandez á los pocos años y cansados 
todos sus compañeros de vivir en aquellas aparta- 
das soledades^ la abondonaron bien pronto, dejando 
en el país la mayor parte de los animales domésti- 
cos que hablan llevado consigo y que se multiplica- 
ron después , particularmente las cabras , de una 
manera prodigiosa. 

Los piratas ingleses y holandeses, que infes- 
taron el mar Pacífico durante el siglo xvi , atraídos 
por la bondad y buen anclaje que les ofrecían los 
puertos naturales de esta isla , por la facilidad de 
hacer víveres cazando cabras y algunos otros ani- 



,y Google 



T estadística de chile. S53 

males que vagaban en manaclas por sus monta- 
ñas , por el buen combustible que sus bosques les 
ofrecían, por lo puro y cristalino de sus aguas pota- 
bles , y mas que todo por su magnífica situación 
hidrográfica para el tráfico á que se dedicaban, 
establecieron en ella su principal apostadero, el 
almacén general de sus rapiñas , y dominaron en 
Mas-á- tierra como dueños y señores basta que la 
paz de Inglaterra y Holanda con España quitó todo 
pretexto á sus piraterías y desmanes. 

Algunos años después, en 4704, arribaba á la 
isla entonces desierta de Juan Fernandez un buque 
inglés, llamado el Cinco-Puertos, mandado por el 
capitán Stradling que se dedicaba á la pesca de 
focas y ballenas. 

El contramaestre del Cinco-Puertos y llamado Ale- 
jandro Selkirh, escocés de origen, y hombre entre- 
gado , mas bien que á los deleites mundanos , á la 
contemplación y al recogimiento y de carácter ensi- 
mismado y melancólico, tuvo una acalorada disputa 
con su capitán á consecuencia de la cual se desem- 
barcó , llevando á titrra todo su petate , sus armas 
y cuantos^ütiles de la profesión le pertenecian, y se 
internó por aquellas soledades , resuelto á pasar en 
ellas el resto de sus dias. 

Cuando el buque aparejaba algunos meses des- 
pués para darse á la vela con rumbo á las costas de 

18 



y Google 



254 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

Europa , la idea de quedarse solo , las privaciones , 
quizás , á que se había visto expuesto y el sentí- 
miento de ver alejarse para siempre á sus camara- 
das , contribuyeron á que Selkirh cambiase de pro- 
pósito y solicitó volver á bordo ; pero el capitán 
Stradling debía ser un hombre rencoroso , venga- 
tivo y duro de corazón , y el Cinco-Puertos zarpó, 
dejando abandonado en la isla á su contramaestre, á 
cuya circunstancia debió quizás este la vida, puesto 
que el buque naufragó poco tiempo después , coa 
pérdida de la mayor parte de su tripulación. 

Cinco años pasó esle marinero en Juan Fernán* 
dez, y ya iba perdiendo la esperanza de volver al 
mundo de los vivos, cuando dos buques corsarios 
ingleses, el Duque y la Duquesa de Bristol, manda- 
tíos por los capitanes Woode-Rogers y Dampier, 
arribaron á la isla el 1". de febrero 4709. El infeliz 
contramaestre del Cinco-Puertos se presentó al úl- 
timo de estos piratas, que le había conocido en In- 
glaterra , y el primero, que era el jefe principal de 
la expedición , le recibió á su bordo y lo condujo á 
su país. 

Alejandro Selkirh ha servido de original al escri- 
tor Daniel de Poe para escribir las Aventuras de 
Robinson Crusoé. 

Continuó después esta isla siendo el punto de 
cita , reunión y recalada de los piratas , y cuando 



y Google 



T estadística de chile. 955 

estos la abandonaron por completo , faé colonizado 
en 4750 un puerto natural á que se díó el nombre 
de Juan Fernandez y situado en las costas del 
Oesto , por disposición del gobierno español , que 
hizo levantar en él un fuerte artillado para proto- 
gerle. Mas tarde, en 4792, se mandó á la isla una 
nueva colonia y se constituyó en lugar de deporta^ 
cion para los criminales de Chile y del Perú. - 

Cuando el primero de estos dos países se declaró 
independien to tomó posesión de los dos grupos 
cuya descripción nos ocupa y que siguen ¡formando 
parto de esta República , y la isla de Juan Fernán-* 
dez no solo recibió á los delincuentes, sino que 
durante las luchas civiles que ensangrentaron el 
torritorio chileño, los partidos vencedores deporta- 
ron á ella á sus enemigos políticos vencidos y á los 
que les inspiraban serías desconfianzas. 

Esta isla , que dista ciento veinte leguas de las 
costas de Chile, se halla tondida de Este á Oesto, 
y es de forma muy irregular, aunque algo parecida á 
un triángulo presentando sus tres vértices al Norto, 
al Esto y al Oesto ; tiene de cinco á seis leguas de 
largo por dos y media de anchura máxima y unas 
diez leguas cuadradas de superficie, con tres mil 
habítontes de origen español ó chileño. 

Su suelo es muy montuoso y cortado por bar- 
rancos surcados de torrentes que se precipitan de 



y Google 



366 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

las alturas, si bien la parte que mira al Sudoeste es 
árida, pedregosa y casi desprovista de vegetación y 
de humedad. 

El Grande Océano abre en sus costas algunos 
puertos naturales que ofrecen ó los buques un an- 
claje cómodo, y seguro, principalmente el puerto de 
Juan Fernandez, situado, como hemos dicho ya , al 
Oeste, y el puerto Inglés que se halla inmediato á la 
extremidad Sueste y que recibió su nombre del almi- 
rante Anson , que visitó la isla en 4 744 y que la descri- 
bió en una relación impresa, algún tanto exagerada 
por lo pintoresco y poético de sus narraciones, con- 
virtiéndola en un verdadero paraíso terrenal. 

No hay en esta isla rio aljguno que merezca el 
nombre de tal , ni su corta extensión puede dar lu* 
gar á grandes caudales de agua corriente ; pero la 
cruzan en todas direcciones algunos riachuelos y 
torrentes, y se encuentran con frecuencia pintores- 
cas cascadas de agua pura y cristalina que los bu* 
ques aprovechan para llenar sus almacenes. 

El clima es bastante sano y agradable, pues aun- 
que el calor se deja sentir algunas veces con bas- 
tante intensidad, la brisa del mar que la rodea por 
todas partes templa mucho la atmósfera en las cer^ 
canias de la costa. En el interior llueve con bastante 
frecuencia y suelen reinar en sus aguas vientos du- 
ros del Mefiiodía. 



y Google 



T ESTADÍSTICA DE CHILE. 257 

La vegetación es lozana y vigorosa , particular- 
mente al Norte y en el interior^ pues la parte meri- 
dional presenta al choque de las olas sus ribazos 
áridos y escarpados , pero la tierra es algún tanto 
delgada, á lo que se debe sin duda el que lo6 árbo*- 
les que adquieren mucha corpulencia se sequen 
pronto por falta de nutrición. 

Casi las dos terceras partes de la isla están pobla- 
das de bosques, entre cuyos árboles son notables el 
frondoso y aromático sándalo, el cedro rojo, el pi- 
miento, muy parecido á los que crecen en Chispas, 
perteneciente á la república mejicana, y una espe- 
cie de palmera llamada chata que produce un fruto 
. de exquisito gusto. Los habitantes se dedican al 
cultivo de la vid y de la higuera con muy buen éxito. 

Abundan por todas partes las cabras monteses 
que corren por las montañas, encaramándose hasta 
en )as puntas mas elevadas; se crian además los 
animales domésticos que los Españoles importaron; 
las arboledas están pobladas de tórtolas , mirlos y 
colibrís, y en las costas , á mas de las focas que po- 
pulan, digámoslo así, se pescan abadejos, congrios, 
merluzas, doradas', ángeles de mar, multitud de 
cangrejos y otra porción de peces y mariscos. Si he- 
mos de creer á Molina , que hizo de esta isla una 
descripción exagerada , á nuestro juicio, en sentido 
inverso de la de Anson , hay en ella gran número 



y Google 



258 MANUAL DE OBOGEAFÍA 

de gQsaDos dañíoos que hacen so estancia moy poco 
agradable. 

La ocapacion principal de los habitantes de'Mas- 
á-üerra es la pesca, y hacen on considerable comer- 
cio de cangrejos y de abadejos prensados, expor*- 
tando también algunas maderas de sándalo y cedro. 

A la inmediación de las costas meridionales hay 
ana isleta , azotada constantemente por las olas y 
batida por la tempestad, á que se da el nombre de 
isla de los Cabritos. 



ISLA DB MAS-Á-FÜBBA. 

Esta isla, situada treinta y cuatro leguas al oeste 
de la anterior y ciento cincuenta y cuatro de las 
costas de Chile , debe su nombre á la circunstancia 
de hallarse mas apartada del continente (jue la de 
Joan Fernandez ; tiene dos leguas escasas de exttn- 
sion superficial y se halla deshabitada. 

Sus costas son por lo general muy altas y forma- 
das por rocas escarpadas , casi perpendiculares , en 
las cuales rompen las olas con violencia , haciendo 
moy difícil su acceso. 

El interior presenta próximamente el mismo as- 
pecto que la de Mas-á-tierra ; es montuoso /po- 
blado de árboles y regado por algunos arroyos de 
excelente agua potable que a» precipita al mar por 



y Google 



T ESTADÍSTICA DE CHILE. 259 

las quebradas ó depresiones que de trecho en trecho 
forman las peñas. * 

En sus aguas hay mucha abundancia de pesca, y 
las focas de varias especies, huyendo sin duda de 
los puntos habitados, se reúnen en sus costas en 
.mucho mayor número que en las de la anterior. 

También se crian en esta isla muchas cabras mon- 
teses, de que los pescadores se aprovechan cuando 
lo bonancible del tiempo les permite atracará las 
peñas sin gran peligro. 



ISLA DB LA PASCUA. 

De las tres islas que forman el grupo de San Fé- 
lix, situado ciento cuarenta y cinco leguas al norte 
de la anterior y ciento ochenta al oeste de Chile, 
las de San Ambrosio y San Félix son de cortísima 
extensión y se hallan deshabitadas. 

La de la Pascua, situada tres leguas al este de las 
anteriores y con algunos islotes á sus inmediacio- 
nes, se halla tendida de Este á Oeste, es larga y es- 
trecha, tiene próximamente la misma superficie que 
la anterior y se halla habitada por indígenas de un 
color bastante claro que llevan la barba larga, y cuyo 
número se hace subir por algunos navegantes á mil 
personas, dedicadas á la pesca que abunda mucho 



y Google 



260 MANUAL DE GEOGRAFÍA^ ETC. 

en sus costas, not&uy altas y asequibles en algunos 
parajes con todos tiempos. • 

£i interior de esta isla es fértil y frondoso y sa 
clima bastante cálido , á pesar de las brisas del 
Océano. 



y Google 



DESCRIPCIÓN TOPOGRÁFICA. 

CAPÍTULO PRIMERO. 

POBLACIONES PRINCIPALES DE LA PKOTINGIA DE COPIAPO. 

No se encuentran en esta provincia, la mas seten- 
tricmal de las provincias chileñas , grandes centros 
de población ; pero hay tres ciudades que adquieren 
de día en día nK^yor importancia por la riqueza mi- 
neral que sus inmediaciones atesoran, unos seis 
puertos que esta misma riqueza contribuye á datles 
importancia , y á los cuales concurren muchos bu- 
ques extranjeros, particularmente ingleses, france- 
ses y anglo-americanos, y algunas villas poco consi- 
derables en el interior. 

Las' tres poblaciones mas importantes son San 
Francisco de la Selva, Gopiapo y Huasco ó Guaseo. 

San Francisco de la Selva , situada en el interior 
del país , sobre la orilla derecha del Copiapo y á 
diez leguas próximamente de su desembocadura, es 
en el dia la capital de la provincia y reúne una po- 
blación de doce mil almas. 

15. 

Digitizedby Google 



162 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

Sos cercanías^ perfectamente cultivadas y rega- 
das, son fértiles y pintorescas, y se hallan cubiertas 
de tamarindos y palmeras. 

Los terremotos de 4819 y 4822 han destruido 
mucha parte de esta ciudad, que, al reedificarse, ha 
mejorado bastante en su aspecto interior. 

San Francisto de la Selva dista, en dirección del 
Norte, sobre unas cien leguas geográficas de la ca- 
pital de la República. 

Copiapo, que sirve de puerto marítimo á esta po- 
blación y el mas importante de la provincia, se baila 
situado á la desembocadura del rio de su nombre, 
diez leguas al oeste de San Francisco. 

La entrada del puerto es difícil f peligrosa con 
malos tiempos, á causa de la isla grande del Morro 
y de una cadena de rocas, situadas al Sudoeste , en 
las cuales chocan las olas con excesiva violencia, 
extendiéndose sus rompientes á toda la barra que 
se pone algunas veces inabordable; pero á pesar de 
sus malas condiciones hidrográficas concurren á él 
hasta unos ciento cincuenta buques extranjeros al 
año, por término medio , ascendiendo los productos 
de su aduana , por derechos de importación y ex- 
portación, á unos cuarenta mil pesos fuertes anuales. 

Se exportan por este puerto plata en barras y 
acuñada, cobre fundido y en mineral, nitro, azufre 
y algunos de los productos agrícolas del país. 



y Google 



Y ESTADÍSTICA DE CHILE. 263 

A las inmediacioDes de Copiapo se hallan las ricas 
minas que llevan su nombre, de las cuales se extra- 
jeron según Malte-Brun cuatrocientos mil marcos de 
plata en 4851. 

Los terremotos de 1819 y 1822 han causado en 
esta población tantos estragos como en la de San 
Francisco de la Selva. 

En 1851 se ha terminado un camino de hierro 
que pone á este puerto en comunicación con el de 
la Caldera y con las ricas minas de Chañarcillo. 

Tiene Copiapo en el dia de cinco á seis mil habi- 
tantes , y desde poco tiempo después de haber sido 
reconocida su independencia por la antigua metró- 
poli , reside en él un vicecónsul español que des- 
empeña las mismas funciones len el puerto de 
Huasco. 

Huasco ó Guaseo, capital del distrito de su nom- 
bre , se halla situado treinta leguas al sudoeste de 
San Francisco y veintisiete al sur de Copiapo sobre 
la orilla derecha del rio de su nombre, en cuya des- 
embocadura tiene un puerto dividido en dos por 
un escarpado promontorio. La parte oriental de la 
rada exterior ofrece un buen tenedero á los buques, 
pero la occidental es poco cómoda y segura. 

Durante el verano este puerto es bastante abrigado 
y seguro, pero se halla descubierto á los vientos del 
primer cuadrante , que son los que reinan y levan- 



,y Google 



^64 MANUAL EE GEOGRAFÍA 

tan mar en aquellas costas durante los meses de ju- 
lio y agosto, por cuya razón ofrece muy poca segu- 
ridad en el invierno. 

Se exportan por él algunos metales preciosos y 
sobre todo los productos de las minas de cobre de 
Huasco, Santa Rosa y Asciento ; mas á pesar de esto 
va perdiendo de día en día la importancia que tuvo 
en otros tiempos, particularmente desde los estragos 
que sufrió á consecuencia de un fuerte temblor de 
tierra el 25 de abril de 4833 , y de los cuales no ha 
podido reponerse aun. 

Hay en las cercanías de esta población una mina 
de plata muy importante. 

Los habitantes de Huasco, cuyo número no pasa 
en el día de cinco mil, se distinguen lo mismo qqe 
los de Gopiapo por su fina urbanidad y por su be- 
lleza y buenas formas. Las mujeres en particular 
tienen fama de hermosas y agraciadas y su tez es 
bastante menos morena que la de las demás chi- 
leñas. 

Entre las poblaciones situadas en el interior se 
distinguen : 

Yallenar, capital del distrito de su nombre , con 
cinco mil habitantes. 

Freirina, capital también de distrito, y cuya po- 
blación no excede de cuatro mil almas. 

El Charco y el Charco bajo, dos pequeñas villas 



y Google 



T ESTÁBÍSTIGA DE CHILE. 165 

inmediatas á la frontera de Bolivia coo mil habitan- 
tes próximamente cada una, 

Y Frítís, situada sobre la orilla de un riachuelo 
entre San Francisco y Huasco, unas veinte leguas al 
sur del primero, con unos dos mil habitantes. 

Hay también otra población de escasa impor- 
tancia llamada Huasco bajo y situada cerca de la 
confluencia de los dos brazos que forman, como he- 
mos dicho ya en la Descripción general, el rio de su 
nombre. 

Entre ios puertos con que cuentan las costas de 
esta provincia merecen una mención especial : 

El Juncal, situado á la desembocadura del rio de 
su nombre ; veinte leguas al norte de Copiapo, con 
dos mil habitantes ; 

El Ghineral, seis leguas al sur del anterior y si- 
tuado también en la desembocadura del río de su 
nombre, con una población próximamente igual. 

El de la Caldera, que es el mas importante des- 
pués de Gopiapo, dista de este cinco leguas escasas 
y se halla enlazado con él por medio de un camino 
de hierro. 

Desde fines de 1853 se ha establecido entre la 
Caldera y Liverpool un servicio regular de clipers 
que hacen un viaje cada seis meses por el estrecho 
de Magallanes. 

Este puerto adquiere de dia en dia mayor impor- 



y Google 



266 MANUAL DE GEOGRAFÍA, ETC. 

tancia y su población asciende á cinco mil almas 
próximamente. 

El puerto Inglés, una legua al sur del anterior 
y de escasa importancia mercantil. 

Y el Totoral, situado en la concha de su nombre, 
cuatro leguas al sur-sudoeste de Copiapo , con unos 
tres mil habitantes y algún comercio. 



y Google 



CAPÍTULO U. 

POBLACIONES PRIKCIPALES DE LA PROTIROA DECX)QCIMBO. 

Faera de la capital, todas las poblaciones inte- 
riores y puertos marítimos de esta provincia son de 
escasa importancia. Haremos sin embargo de ios 
mas principales una ligera reseña. 

Coquimbo, fundada por Pedro Valdivia en 1544, 
es capital de la provincia; se halla situada setenta 
leguas al nor-noroeste de Santiago y cincuenta al 
sur de Copiapo sobre el pequeño rio de su nombre, 
una milla antes de la desembocadura, y sobre una 
pequeña eminencia de treinta piós de altura ed for- 
ma de terrado, desde la cual se disfruta de un golpe 
de vista magnifico. 

Sus calles son anchas y tiradas á cordel, sus casas 
son de hermosa apariencia y se hallan la mayor 
parte rodeadas de jardines ; la iglesia parroquial es 
de bastante mérito, y hay dentro de la ciudad varios 
conventos y monasterios de ambos sexos, como su- 
cede en la mayof parte de las poblaciones de Chile. 

Legua y media al este de Coquimbo se halla la 
Serena, á la cual estará pronto unido por medio de 
un ferro-carril que forme de las dos poblaciones 

Digitizedby Google 



268 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

una sola, por cay a razón lleva indistintamente los 
dos nombres. 

El puerto es cómodo, espacioso y segare, se halla 
formado por una abrigada bahía á la desemboca- 
dara del río, y sa movimiento mercantil le consti- 
taye el puerto mas importante de la República des- 
pués de Valparaisp. 

Se exportan por él metales preciosos, cobre en 
gran cantidad , carnes saladas, muy buen aceite 
y algunos caballos, ascendiendo anualmente el pro- 
ducto de su aduana, por término medio, á ¿esenta 
mil pesos fuertes. Los Estados Unidos tienen esta- 
blecido un cónsul en Coquimbo. 

La inmediación de esta ciudad á las minas mas 
ricas en cobre del país, le dan mucha importancia ; 
se hap establecido en ella varias fábricas de fundi- 
ción y concurren á su puerto porción de buques 
extranjeros, cuyo ndmero no bajará de doscientos 
un año con otro. 

Fué casi destruida esta población por el terre- 
moto de 4820, que redujo sus habitantes á unas 
seiscientas familias; en 4822 sufrió también bas- 
tante á causa de otro terremoto, pero desde aquella 
época no ha vuelto á caer sobre ella tan terrible y 
funesta calamidad, y su importancia fué en aumento 
progresivo y muy notable, contando en el dia unos 
diez y seis mil habitantes. 



y Google 



T ESTADÍSTICA DE CHILE. 269 

Entre las demás poblaciones de esta provincia 
solo merecen mencionarse : 

Illapel, capital del distrito de su nombre, con 
una población de dos mil almas. 

Cambarbala, capital también de distrito con al- 
gunas fábricas de fundición y el mismo número de 
habitantes próximamente que la anterior. 

Ovalle, x^pital también de distrito, con mil y 
quinientos habitantes. * 

Elqui , capital de otro distrito con unas mil almas 
próximamente. 

La Chepisa, á corta distancia del mar y del límite 
setentrional de la provincia, sobre un pequeño rio 
y con mil habitantes. 

Choros, á las inmediaciones de la costa y cerca 
de la punta de su nombre, en el norte también d^ 
la provincia, con el mismo número de habitantes 
que la anterior. 

El puerto del Guanaquero, situado en la costa 
dos leguas escasas al sur de Coquimbo, con poca 
importancia mercantil y una población de mil y 
quinientas almas, 

Y el puerto de Tongay, de escasa importancia 
también, situado en el fondo de la bahía de su nom- 
bre, tres leguas al sur del anterior y con unos mil 
habitantes. 



y Google 



CAPÍTULO III. 

POBLAOCNfES PRIK€IPALES DE LA PROTINCIA 
DE ACONCAGUA. 

De escasa importancia son las poblaciones todas 
de esta provincia, puesto que la misma ciudad que 
la sirve de capital no cuenta mas que unos ocho mil 
habitantes, y entre todas ellas solo merecen una 
mención especial : 

San Felipe el Real, capital de la provincia y fun- 
dada en 4754, se halla situada veintiocho leguas al 
nor-nordeste de Santiago, sobre la orilla derecha 
del Aconcagua en un fértil y frondoso valle rodeado 
de minas de plata y cobre, que han dejado de ex- 
plotarse en su mayor parte. 

Sus calles están plantadas de árboles y regadas 
por canales; tiene una iglesia regular y muchos 
conventos, comparado con él número de sus habi- 
tantes, que no excede , según acabamos dé indicar, 
de ocho mil. 

Aconcagua , situado sobre el rio de su nombre 
veintiséis leguas al nordeste de Santiago y dos al 
sueste de San Felipe , fué capital de la provincia 



y Google 



MANUAL DE OROGRAFÍA ^ ETC. 271 

hasta principios del siglo actaal y caenta una po- 
blación de cuatro mil almas. 

Santa Rosa, capital del distrito de los Andes, se 
halla situada veintiséis leguas al nor-nordeste de 
Santiago y cuatro escasas al sueste de Aconcagua 
sobro la orilla izquierda del rio de este nombre. El 
puerto que tiene sobre el rio adquiere de dia en dia 
mayor actividad y movimiento por las importantes 
relaciones que sostiene con los Estados fronterizos 
déla Confederación Argentina. 

En las inmediaciones de esta villa hay minas de 
plata y de cobre, cuyos productos se exportan al 
extranjero por el puerto de Huasco y asciende su 
población á unos tres mil habitantes. 

En las alturas de Cachabuco, no lejos de Santa 
Rosa, tuvo lugar eH2 de febrero de 4846 el primer 
encuentro entre el ejército libertador, procedente 
de Buenos Aires á las órdenes del general San Mar- 
tin, y las. tropas realistas mandadas por el capitán 
general de Chile Marco de Pontagil, en que fueron 
estas derrotados con pérdidas muy considerables, 
abriendo esta victoria á los independientes el ca- 
mino de Santiago , en cuya capital entraron cuatro 
dias después. 

Putaendo, capital del distrito de su nombre, con 
una población que no llega á mil habitantes. 

§an Antonio, capital del distrito de Ligua y si- 



,y Google 



^72 MANÜAt 1>E geografía^ ETC. 

toada cerca de la desembocadara del río de este 
nombre, con mil habitantes y alganas minas de oro 
en sos inmediaciones. 

Petorca, capital del distrito de so nombre sitoada 
treinta y cinco legoas al norte de Santiago, cerca 
de la orilla izqoierda del Qoilimarí, con tres mil 
habitantes y algonas minas de oro bastante ricas en 
sos cercanías. 

El Papodo, poerto marítimo sitoado sobre la cos- 
ta, coarenta y ocho legoas al sor de Coqoimbo y 
cinco al norte de Valparaíso, con mil y qoinientos 
habitantes. 

Ponilla , peqoena población sitoada cerca del 
límite setentríonal de la provincia, con menos de 
mil habitantes. 

San Lorenzo y Santo Domingo , dos villas poco 
importantes sitoadas al norte de San Felipe, de 
coya ciodad dista la primera onas veinte legoas y 
diez la segonda , con onos mil habitantes cada una. 



y Google 



CAPÍTULO IV. 

POBLAaONBS PRINCIPALES DE LA PROTUfUA 
DE TALPABAISO. 

La ;proVÍDCia cayes poblacioaes vamos á des- 
cribir ligeramente, encierra la segunda ciudad de 
la República , teniendo en cuenta el número de sus 
habitantes, y la primera en su importancia mercan- 
til , y tiene también algunas otras villas bastante 
considerables comparadas con las que acabamos de 
recorrer. 

Yalparaíso , situada en el fondo de la concha ó 
bahía de su nombre , llamada por alguno del Al- 
mendral, veinte leguas al Oes-nordeste de Santiago, 
con cuya capital se halla enlazada por medio de un 
camino de hierro próximo á terminarse. 

Esta ciudad , si bien hermosa particularmente en 
la parte moderna, no corresponde del todo á lo que 
su nombre de valle del paraíso parece prometer , y 
se halla dividida en dos partes denominadas el 
Puerto y el barrio del Almendral. 

La primera, que es la ciudad antigua , ocupa una 
faja estrecha de terreno al rededor de la bahía , 
que es casi circular , y se halla dominada por todas 



y Google 



274 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

partes de rocas escarpadas que se elevan anos dos- 
cientos metros sobre el nivel de las agoas que bañan 
sa base. 

El Puerto Ibrma una sola calle qoe tiene cerca de 
ona legua de largo, y sus casas, divididas en grupos 
por la desigualdad del terreno, ora se ocultan en 
las quebradas, ora se elevan en forma de anfi- 
teatro sobre colinas rojizas y casi desprovistas de 
vegetación. 

El segundo , que debe su nombre á los muchos 
almendros plantados á sus inmediaciones, se baila 
mejor situado y construido que el anterior ; su as- 
pecto es mucho mas agradable y en él residen las 
familias mejor acomodadas. 

La bahía es bastante espaciosa y de fáeU entrada 
á todas horas y con todos tiempos ; no tiene muelles 
ni arrimaje de ningún género, y sos costas son tan 
seguras que los buques de poco porte se amarran 
casi en tierra en las inmediaciones de la ciudad 
durante los meses de verano. Los vientos del Norte, 
que soplan algunas veces con demasiada violencia 
levantando bastante mar, suelen poner en peligro la 
seguridad de los buques anclados en ella. El fon- 
deadero menos abrigado dé la rada es el conocido 
con el nombre de ansa del Pescador. 

El puerto se halla defendido por tres fuertes, 
una batería á flor de agua y una ciodadela , mucho 



y Google 



T ESTADÍSTICA DE CHILE. 275 

mas moderna que los demJis fortificaciones, y eiHre 
la cual y el foerle de San Antonio se hal|§ la ai^sa 
del Pescador. 

En las inmediaciones de Valparaíso hay una 
eminencia llamada Monte Alegre que domina la 
costa y que se halla cubierta de quintas , ó casas 
de campo^ elegantes y cómodas ^ y desde la cual se 
goza de magníficos puntos de vista , admirándose 
al mismo tiempo las elevadisimas cumbres de las 
cordilleras, los frondosos y sombríos valles del 
interior y la inmensidad del Grande Océano. 

Entre los principales edificios .públicos que con- 
tiene esta ciudad son notables : la catedral , el 
hospital de San Juan de Dios y los conventos de 
Santo Domingo, San Agustin, San Francisco y la 
Merced. 

Posee muchas escuelas y otros establecimientos 
de instrucción secundaria y facultativa ; su arsenal 
es espacioso , y no solo el gobierno sino también 
algunos particulares han construido en sus inme- 
diaciones magníficos astilleros desde los cuales caen 
al agua muchos y muy buenos buques. 

Los terremotos de 4822 y 4829, pero particular- 
mente el último, han causado en esta cuidad estra- 
gos muy considerables, y mas tarde en 4843 un 
voraz incendio consumió mucha parte de la pobla- 
ción. 



y Google 



376 HANUAL DE GEOGRAFÍA 

Mas de las dos terceras partes del comercio de 
importación y exportación de la República se hacen 
por el puerto de Valparaíso ^ en el cual se han 
establecido sobrp unos tres mil mercaderes y nego- 
ciantes extranjeros. 

El valor de las transacciones comerciales que hace 
en la actualidad con la Inglaterra , asciende anual- 
mente por término medio á tres millones de pesos 
fuertes ; las que hace con la Francia pasan de dos 
millones, y la España importa y exporta por valor 
de medio millón de pesos. Residen en esta ciudad 
cónsules de estas tres naciones. 

Valparaíso es el punto de recalada de la mayor 
parte de los buques que pasan el estrecho de Ma- 
gallanes con destino á las Californias ó procedentes 
de este rico país, y arriban á su puerto la mayor 
parte de las mercancías y efectos destinados al con- 
sumo de Bolivia , el Ecuador , el Perú , Méjico occi- 
dental y los demás Estados de América que tienen 
costas en el mar Pacífico , con cuyo motivo se ha 
establecido un gran depósito de aduana para las 
mercancías de tránsito. 

Los principales artículos que constituyen la ex- 
portación, son granos para el Callao y Panamá, 
cobre para las Indias orientales y la China ,* pieles , 
sebo, oro, plata, platina, índigo, lana, zarzaparri- 
lla, chinchillas y otros artículos menos importantes. 



y Google 



Y ESTAlrfaTICA M CHIUE. 177 

Dorante las luchas intestinas que agitaron la 
Repábliea desde \S%% á 4830, residieron ^n esta 
ciudad con frecuencia el gobierno y todos los cen^ 
tros administrativos del país , y su población , que 
apenas ascendía entonces á diez mil habitantes, 
pasa en la actualidad de cincuenta mil. 

Su aduana, que no producía durante la domina- 
ción española mas de treinta mil pesos anuales, 
rendía ya en 4821 cuatrocientos sesepta mil, y en el 
dia deja líquidos al Tesoro cerca de millón y medio 
de pesos por derechos de todas clases. 

Entre las demás poblaciones de la provincia me- 
recen las siguientes una mención especial. 

Quillota , llamada también San Martin de la 
Concha , capital del distrito de su nombre , se halla 
situada sobre el ferro-carril de Valparaíso á Santiago 
en un fértil y frondoso valle á la orilla derecha del 
Aconcagua , diez y ocho* leguas al nor-noroeste de 
Santiago y seis al nor-nordeste de Valparaíso. Su 
iglesia parroquial es de bastante mérito y posee un 
colegio muy concurrido. 

Fué fundada esta ciudad en 1726 ; el terremoto 
que tuvo lugar el diez y nueve* de noviembre de 
1822 causó en ella muchos estragos , que se fueron 
reparando paulatinamente, y su población asciende 
actualmente á nueve mil almas. 

Hay ¿ las inmediaciones de Quillota minas de oro 

16 



y Google 



S78 MANUAL ras GEOGRAFÍA^ ETC. 

y de cobre muy abandantes , y la üabríeacian de 
aparejos y cables para boqaes ocupa ó una parte 
considerable de su vecindario. 

Gasa Blanca , ó Santa Bárbara de' Gasa Blanca, 
capital del distrito de su nombre , situada en las 
cercanías de la costa y con tres mil habitantes. 

Quintero , puerto marítimo situado en una rada 
bastante abrigada, cuatro leguas escasas al nor- 
nordeste de Valparaíso, con una población de cuatro 
mil almas. El terremoto de 4822 elevó sus costas 
un metro y treinta y tres centímetros sobre el nivel 
que antes tenían y causó en la población , como era 
natural que sucediese con tan terrible trastorno, 
estragos muy considerables. 

El Goncon^, puerto marítimo situado también en 
la concha de su nombre ^ cuatro millas al sur del 
anterior , con dos mil habitantes. 



y Google 



CAPÍTULO V. 

CirOAD DE SANTIAGO. 

La importancia que dan á esta ciudad , á mas dd 
número de sus habitantes , que llega en el día á 
noventa mil almas próximamente , la circunstancia 
de residir en ella el poder supremo de la República 
con todos los centros administrativos y la de ser el 
centro del comercio interior de Chile, exige que la 
dediquemos un capitulo especial. 

En medio de una fértilísima llanura que tiene 
veinticinco leguas de extensión lineal en su mayor 
anchura , limitada al Este por las cordilleras y al 
Oeste por el rio Parahuel y el cerro del Pardo , por 
donde pasa la carretera de Valparaíso ^ y que se 
halla regada por este rio , por el Mapocho y por el 
Maipo, se levanta la capital de la república de 
Chile con una legua de circuito, elevándose las 
cúpulas y los campanarios de sus templos en medio 
de la frondosa verdura que por .todas partes la 
rodea. 

Fué fundada esta ciudad por Pedro de Valdivia 
en el año de 4544 y se halla situada sobre la orilla 
izquierda del Mapocho , afluente dd Maipo , que la 



y Google 



280 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

atraviesa en parte y que antiguamente ia inundaba 
con demasiada frecuencia, pero cuyas aguas se 
hallan contenidas en el día por un grandioso dique, 
perfectamente construido. 

Gompóncse la ciudad y sus arrabales, uno de los 
cuales llamado de la Chimba se halla al otro lado 
del rio, de ciento cincuenta cuadras ó manzanas, 
casi iguales entre sí y perfectamente alineadas y 
separadas por calles anchas y rectas, en el centro 
de las cuales se encuentra la plaza mayor. 

Cada una de estas manzanas está regada por una 
acequia que toma sus aguas del rio y que suministra 
canalizos de riego á la mayor parte de los edi- 
ficios. 

Las calles están por lo general adornadas de 
aceras de sillería y empedradas de guijarros menu- 
dos y se conservan siempre muy limpias. 

Las casas tienen por lo general un solo piso para 
prevenir los efectos de los temblores de tierra, tan 
funestamente frecuentes en Chile; ocupan por esta 
razón mucha superficie, sus techo$ son planos y sus 
fachadas se revocan esmeradamente de blanco ó 
amarrillo claro y tienen todas un jardín , roas ó 
menos extenso , regado por cristalinos arroyos. 

La plaza maye»*, que ocupa próximamente el 
centro de la ciudad , es regular y espaciosa , tiene 
en el centro una hermosa fuente de bronce y se 



y Google 



T ESTADÍSTICA DB CHILB. 281 

halla rodeada de edificios constraidos de ladrillo 
que se distinguen, mas que por su belleza arquitec- 
tónica , {ifdr lo vasto de su extensión y lo cómodo 
y bien distribuido de su repartimiento interior. 

Los principales de estos edificios son : 

Al Norte , el palacio del gobierno que tiene dos 
pisos, ocupado el bajo, que se halla suntuosamente 
decorado y amueblado, por el Presidente de la 
República. En el principal se encuentran el des- 
pacho de todos los ministros , la sala de audiencia 
general , el tesoro público y la armería ; 

Al Oeste , la catedral , construida de piedra sillar 
y uno de los templos mas vastos del Nuevo Mundo, 
pero de arquitectura algún tanto pesada y excesi- 
vamente recargado de adornos ; 

Al Sur el palacio del conde de Sierra Bella , y al 
Este una manzana de casas particulares de her- 
mosa apariencia. 

Se hallan ademán en la misma plaza el palacio 
arzobispal , un poco deteriorado ya, la Audiencia ó 
Tribunal de justicia , al que se halla agregada la 
cárcel pública y que nada tiene de particular. 

Lo mas notable en estos edificios^ son los pedes- 
tales de pórfido encarnado que sostienen las pilas- 
tras de que se hallan adornados, y que forman un 
agradable contraste con la blancura deslumbradora 
de sus fachadasr. 

16. 

Digitizedby Google 



9M MANUAL DE «EOGRAFÍA 

TambMD merecen una especial mención el Con- 
sulado, situado á corta distancia de la plaza, edificio 
de grandes dimensiones ocupado en parte por el 
tribunal de comercio y en el cual celebra de ordina- 
rio sus sesiones el Congreso Nacional, ' 

La Casa de moneda , situada en una espaciosa 
plaza del barrio ó cuartel de la Cañadilla , palacio 
inmenso que ocupa una manzana entera , con tres 
grandes patios , al rededor de los cuales se hallan 
las habitaciones, oGcinas y talleres, y cuya fachada 
principal se halla decorada con grandes pilares so- 
bre los cuales descansa una balaustrada de bastante 
buen gusto , sosteuida por la cornisa. Este edificior 
pasa y con razón por el mejor de la ciudad, habién- 
dose invertido en su construcción un milbn de pe- 
sos fuertes por lo menos; 

La Aduana, ediGcio también notable por su capa- 
cidad y buena distribución, 

Y el convento de San Francisco , la iglesia de 
Santo Domingo y el antiguo colegio de jesuítas que 
tienen también algún mérito. 

Se halla dividida la ciudad en cuatro parroquias, 
denominadas de Santa Ana, San Francisco de Borja, 
San Pablo y San Isidoro, y hay dentro de su recinto 
basta quince conventos de religiosos de ambos sexos, 
á los cuales pueden agregarse cídcck colegios de la 
Compañía de Jesús, introducida en Chile á fines del 



y Google 



Y BSTA]>ÍSTICA DE CHHA. 2t3 

siglo xTi, siendo gobernador Martin OBezdeLoyola, 
sobrino del fundador de esta orden. 

Entre los establecimientos públioos mas notables 
merecen una especial mención el Instituto nacional, 
especie de Universidad en que so enseqan todas las 
ciencias, la Biblioteca pública , que reúne sobre unos 
veinte mil volúmenes en obras y manuscritos esco-* 
gidos; el colegio de San Jaime, el Liceo donde se 
educan por lo general. los hijos de las familias bien 
acomodadas, dos colegios do señoritas perfectamente 
atendidos y el hospicio ú hospital de nifíos expósi- 
tos. Hay también una Imprenta nacional donde se 
imprime y publica la Gaceta del gobierno. 

Para comunicar con el arrabal de la Chimba, si- 
tuado, como hemos dicho ya , sobre la orilla dere- 
cha del Mapocho , se pasa este rio por un hermoso 
paente de piedra , con cinco grandes arcos , cons- 
truido siendo director supremo D. Ambrosio de 
O'Higgins mientras el pafs se ocupaba en terminar 
la conquista de su independencia. 

El barrio de la Cañadilla, que constituye la parte 
sueste de la ciudad , es uno de sus mas hermosos 
cuarteles y se halla unido á ella por un ancho pa- 
seo, embellecido con frondosas arboledas, y desde 
el cual se descubren las gigantescas cumbres del 
Tupungato coronadas siempre de nieve. 

Otro paseo delicioso y llamado el Tajamar , y el 



y Google 



284 MANUAL BE GEOGRAFÍA 

mas ooncarrído á todas horas por los Santiagoeses, 
es el construido sobre el dique que coatiene las 
inundaciones del Hapocho ; sigue la orilla izquierda 
d^ rio , en una extensión de tres cuartos de legua 
próximamente; sus alamedas son muy frondosas, 
y se disfruta en él de muy buenos puntos de vista, 
limitados al oriente por las nevadas bimas de los 
Andes. 

No muy lejos de este paseo y en la extremidod 
oriental de la ciudad , se eleva la colina de Santa 
Lucia , pequeña eminencia coronada por una forta- 
leza. 

* El mercado principal de Santiago se halla estable- 
cido á las inmediaeiones de un puente llamado el 
Bazoral y ocupa una plazuela muy extensa. Hay- 
además en la Cañadilla muchos vendedores de artí- 
culos de consumo , permanentes , amparados de los 
rayos solares por toldos de lienzo , y los vendedo- 
res ambulantes pululan á todas horas por las calles 
de la ciudad conduciendo en muías y caballos las 
frutas , legumbres y demás efectos que constituyen 
su tráfico. 

Los terremotos han causado á menudo en San- 
tiago estragos de mucha consideración , particular- 
mente los que tuvieron lugar en 4849, en 4822 y 
en 4854. 

Sobresalen en los habitantes de la capital de Chile 



y Google 



T JSSTÁXÁSnCA DB CHILE. 285 

• 

la urbanidad , el boea homor , la hospitalidad j la 
franqueza que tanto disliogaen á los Cspaik>les del 
Nuevo Mundo. Los hombres son de buenas formas^ 
de talla regular y de excelente constitución, y las 
mujeres morenas y agraciadas en lo general, sí bien 
su traje disminuye algún tanto los atractivos con 
que la naturaleza las ha dotado. 

La conversación, aun en las reuniones mas aristo- 
cráticas, tiene un carácter familiar de candidez y 
franqueza muy notable, que en Europa nos parece- 
ría algún tanto libre. 

Las ocupaciones ó entretenimientos de las seño- 
ras se reducen á la música y al baile; hay una pa- 
sión decidida en los habitantes de ambos sexos 
pertenecientes á la dase rica por el lujo, particular- 
mente en los trajes y en los coches , y los jóvenes 
ostentan en el paseo sus hermosos caballos primoro- 
samente enjaezados. * 

Viviendo los Santiagueses en un país fértilísimo 
y en un hermoso clima, sus necesidades no son mu- 
chas en lo general, y á pesar de la indolencia que les 
es peculiar se ven muy pocos indigentes , al paso 
que existen muchas y grandes fortunas. 

Santiago es el centro del comercio interior de 
Chile y se encuentran en él surtidísimos depósitos 
de géneros de todas clases. El movimiento mer- 
cantil, de suyo importantísimo , adquirirá gr¿odes 



y Google 



386 MAlfüÁL DB GEOGRAFÍA^ ETC. 

proporciones después de concltrido el ferro-carril que 
une á esta ciudad con Valparaíso , y las adquirirá 
mayores aun cuando , prolongándose este camino 
basta los Andes como se tiene hace tiempo proyec- 
tado, y continuado después hasta Buenos Aires , la 
ponga en relación pronta y directa con los Estados 
de la Confederación Argentina que la via atraviese 
y con las costas del AtlántMo; pero este pensa- 
miento es demasiado colosal y tardará quizás algún, 
tiempo en realizarse. 

La mayor parte de los comerciantes de Santiago 
son extranjeros. Residen en la capital cónsules gene- 
rales ó encargados de negocios de España , Ingla- 
terra, Francia y algunas otras naciones de Europa. 

En las cercanías de la ciudad hay minas de oro, 
cobre y estaño bastante abundantes , y sus produc- 
tos agrícolas son muchos y muy variados. 



y Google 



CAPITULO VI. 

POBLACIOIIBS MAS NOTABLES DB LA PROTINCIA 
DE SANTIAGO. 

Las poblaciones de la provÍDCÍa de Santiago, si se 
exceptúa la capital, de la cual acabamos d<9 hacer 
una reseña tan extensa como la índole de esta obra 
lo permite ^ son todas ellas de escasa importancia 
como ciudades populosas, puesto que la que mas solo 
cuenta con una población de cuatro mil almas ; pero 
hay algunas que por sos circunstancias especiales 
no deben pasarse en silencio ; tales son : 

Melipilla ó San José de Logroño, fundada por Pe- 
dro Valdivia en 1542 , capital del distrito de Meli- 
pilla y situada sobre la orilla derecha del Hapocbo, 
diez leguas al sudoeste de Santiago. 

Esta ciudad, que solo cuenta en el dia una pobla- 
cion de dos mil almas, se halla durante el verano 
muy concurrida de Santiagueses que van á gozar 
las delicias de su templado y sanísimo clima en 
quintas ó posesiones de su propiedad anchurosas 
y perfectamente cuidadas. 

La pequeña villa de San Francisco del Monte, 



y Google 



288 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

perteneciente á este mismo distrito , atrae también 
por la misma caasa gran número de forasteros , no 
solo de la capital sino también de las villas y ciu- 
dades vecinas. 

Rancagua, llamada mas comunmente Santa Cruz 
de Triana , se halla situada sobre la orilla derecha 
del Rapel ó Cachapoal en una situación may pintores- 
ca, y cuenta con una población de cuatro mil almas. 

Durante el dominio español y la guerra de la in- 
dependencia ha gozado esta ciudad de bastante im- 
portancia como punto estratégico. A sus inmedia- 
ciones hay algunas minas de oro , cuyos productos 
fueron en otro tiempo mas cuantiosos que lo son en 
el dia. 

San Bernardo, capital del distrito de la Victoria, 
situada cerca del Maipo, es una pequeña villa cuya 
población apenas llega á mil habitantes. 

Hay en este distrito un pueblecito , situado tam- 
bién en las cercanías del Maipo ^ que lleva el nom- 
bre de este rio y que encierra para los Chileños un 
glorioso recuerdo : 

El 5 de abril de 48t8 las tropas realistas manda- 
das por el general Osorio y el ejército independiente 
á las órdenes del general San Martin se encontra- 
ron en las inmediaciones de esta villa, después de 
dos años de guerra en que la vidx)ria se había pa- 
sado indistintamente del uno al otro campo. 



y Google 



T EStiDÍSTIGA DE CHILE. 289 

La batalla fué sangrienta , los dos ejércitos pelea- 
ron durante la mayor parte del dia con un arrojo y 
una bravura sin igual ; pero acorralados al fin los 
primeros en las lagunas de Espejo y cortados en las 
caiiejuelas de la aldea de este nombre , sufrieron 
una derrota tan completa , que de cinco mil hom- 
bres solo pudo salvarse el general Osorio seguido de 
trescientos jinetes. 

Esta decisiva victoria aáeguró la independencia 
de Chile. 



i7 



y Google 



CAPÍTULO VIL 

POBLACIONES MAS NOTABLES DE LAS PROTINCIAS 
DE GOLGHA6VA, TALCA T MAULE. 

Estas tres provincias puramente agrícolas y pe- 
cuarias no encierran ciudades de mucha considera- 
ción, hallándose distribuidos sus habitantes en pe- 
queños centros de que seria imposible hacer, en 
una obra de la índole de este Manual, una mención 
especial y detallada. Hay sin embargo algunas ciu- 
dades y villas que, si bien bien de escaso vecinda- 
rio, no debemos pasarlas en silencio. 

San Fernando, capital de la provincia de Colcha* 
gua, fundada en 4541 poco después que Santiago, se 
halla situada sobre la orilla derecha de un pequeño 
rio llamado el Tinguarica, unas veintidós leguas al sur 
de Santiago ; tiene una iglesia parroquial muy buena, 
un convento , un colegio y cuatro mil habitantes. 

Rengo, perteneciente á la misma provincia y ca- 
pital del distrito de Gaupolican, cuenta apenas con 
una población de dos mil almas. 

Curico, capital del distrito de su nombre, situada 
cerca del Gunito á la entrada del paso del Pinchón, 
el mas frecuentado de los caminos por donde Chile 



y Google 



MANUAL DE OBOGRAFÍA^ ETC. . 991 

comunica con la República Argentina k través de 
los Andes. En las inmediaciones de ^ta ciadad, 
que tiene sobre onos cuatro mil habitantes, hay ri- 
cas minas de oro. 

San Antonio, villa con unos mil habitantes, si- 
tuada seis leguas al sudoeste de San Femando en 
la misma provincia. 

Talca ó San Agustín^ capital de la provincia de 
Talca, situada sobre la orilla derecha del río Claro, 
treinta y cinco leguas al sur de Santiago ; tiene un 
colegio bastante concurrido, minas de oro, aaa co- 
lina de amatistas en sus cercanías y cuenta con una 
población de seis mil habitantes. 

Talca quedó casi enteramente destruida por el 
terremoto que tuvo lugar el 20 de febrero de 1835. 

Cerca de esta ciudad, que tuvo bastante impor- 
tancia durante el último período del dominio espa* 
ñol y en los primeros años de la guerra de la inde- 
pendencia, fué derrotada ó mas bien sorprendida 
en la madrugada del 49 de enero de 1818 en los 
campos de Cancha Rayada, por las tropas realistas 
que tenian en la ciudad su cuartel general , una 
parte del ejército independiüite que tuvo bastantes 
hombres fuera de combate y que perdió todos sus 
víveres, bagajes y pertrechos. 

Molina , capital del distrito de su nombre en la 
misma provincia, con unos mil habitantes/ 



y Google 



292 MANUAL DE GEOGRAFÍA^ ETC. 

Caoqaenes, capital de la provincia de Maule, c<m 
una población de tres mil almas, se halla .situada 
en un estrecho y profundo valle de la cordillera y 
solo ofrece de notable su establecimiento de baños 
minerales que gozan de gran fama en todo el país. 

Linares, capital del distrito de su nombre con 
pnos mil habitantes próximamente. 

Parral, capital también del distrito de su nombre 
con poco mas de quinientas almas. 

San Carlos, capital del distrito de su nombre con 
dos mil habitantes. 

Quirihue, capital también de distrito con mil ha- 
hitantes próximamente. 

Bilbao, capital del distrito de su nombre con una 
población de tres mil almas. 

En las costas de estas tres provindas hay algunos 
puertos de poca importancia de los cuales el prín^ 
dpal es el de Natividad, distante veintiuna, leguas 
de Valparaíso y que tiene unos dos mil habitantes. 



y Google 



CAPÍTULO VIII. 

aCDADES MAS NOTABLES DE LA PEOTINCIA. 
DE LA CONCKPCION. 

Esta provincia, una de las mas importantes de la 
república de Chile, cuenta con un número bastante 
considerable de centros de población que, si bien 
no reúnen un gran número de habitantes^ tienen 
sin embargo bastante importancia relativa para que 
dejemos de hacer una ligera mención de las mas 
principales. 

El conquistador Pedro Valdivia fundó en 1550, 
cerca de la desembocadura del Biobio, una ciudad 
que desempeñó un papel importantísimo durante la 
conquista y en las guerras entre los Españoles y los 
Araucanos y á la cual puso por nombre la Concep- 
ción. Esta ciudad desapareció por completo en 
475i, con algunas otras de sus inmediaciones á 
impulsos de los sacudimentos de un horroroso ter-- 
remoto y de una inundación <|ue sobrevinq casi ins- 
tantáneamente tras aquella primera calamidad. 

Los jesuitas habían reunido medio siglo antes en' 
torno de uno de sus colegios uua colonia inmediata 
á la Concepción denominándola la Mocha, y en ella 



y Google 



^i MANüAI. DE GEOGRAFÍA 

se establecieron los habitantes de la ciudad sumer- 
gida que habían logrado salvarse de la catástrofe, 
convirtiéndose la pequeña colonia , trece años des- 
pués del terremoto, en una población importante 
que tomó el nombre de la Nq^va Concepción y que 
es enel dia capital de la provincia cuya descripción 
topográfica nos ocupa. 

La Nueva Concepción se halla situada sobre la 
orilla derecha del Biobio á dos leguas y media de 
^la desembocadura de este río, al sur de la bahía de 
Talcahuano, llamada también por este mottVo de la 
Concepción, y á unas ochenta leguas de la capital 
de la República. 

La parte meridional de la ciudad se halla bañada 
por un riachuelo llamado el Andalucía y la seten- 
tríonal por otro arroyo cuyas aguas se confunden 
bien pronto con las del Biobio. 

Devastada é incendiada en parte esta población 
por los Araucanos mas de una vez, pero principal- 
mente en el año de 4 823 durante las luchas intes- 
tinas de la República, y destruida casi por completo 
por el terremoto de 4835, ha perdido mucho de su 
antigua importancia ; p^ro se hacen heroicos esfuer- 
zos para devolvérsela y para borrar las profundas 
huellas que en ella dejaron impresas aquellas cala- 
midades. 

Tíepe esta ciudad una hermesa catedral, muchos 



y Google 



T ESTAUfemCA DE CHILE. 906 

ooQvwiias y un colegio á que couoorren gran nú-> 
m!»*o de estudiantes. Sus caites son andias y rectas 
y en el centro de la placa mayor ^e ha construido 
recientemente una magnifica fuente monumental 
de bronce que tiene doce pies cuadrados de base y 
treinta y cuatro de altura. 

La base de este monumento afecta la forma de 
' una cruz ; á la extremidad de cada brazo se eleva 
un trifon con su concha que arroja chorros abun- 
dantes, formando graciosas curvas; sobre el centro 
de la cruz se eleva una esbelta columna del orden 
corintio que sostiene la estatua de la diosa Geres, 
emblema de la fertilidad del país, y arrancan de la 
oolumna, pasando sobre las cabezas de las divini- 
dades marítimas, cuatro graciosos brazos metálicos 
al extremo de cada uno de los cuales se halla pen* 
diente un farol de muy buen gusto. 

Al Norte y á corta distancia de la dudad se ha-* 
Han las ricas minas de carbón mineral de Penco, y 
en las cercanías se recogen frutas exquisitas y en 
mucha abundancia. 

La Concepción es el centro de un distrito agrí- 
cola, cuyos productos constituyen uno de los ramos 
de exportación mas importantes y lucrativos para el 
país, y su comercio en este artículo, en carbón, en 
gafaados, lanas y pieles y en maderas de confrac- 
ción es muy considerable, sirviendo de punto áe 



y Google 



306 MANUAL m GKMRAFÍA 

embarque é todos esCos artículos el puerto de Talca- 
boano. Residen en la Concepción un cónsul de In- 
glaterra y un vicecdnsul español. 

Esta ciudad tiene ya en el dia una población de 
doce mil almas y es de esperar que este número 
aumente pogresivamente, si el Cielo y los Indios no 
tratan otra vez de arruinarla. 

Talcahuano, situado en la costa sudoeste de la ba^ ' 
hfa de su nombre, dos leguas al ñor-norueste de la 
Gcmcepcion, es el mejor puerto de arribadas de la 
República y se baila bien fortificado por la parte del 
mar y defendido además por un castillo denominado 
de Calvez. 

La bahía en que se halla situado este puerto, y 
que es una de las mas hermosas y seguras de la 
América occidental, tiene cuatro leguas de largo en 
la dirección Norte Sur poír tres de Este á Oeste en 
su andiura media. 

Talcahuano, pueblo en otro tiempo poco impor- 
tante,, toma mjayor incremento de dia en dia, es ca- 
pital del distrito de su nombre y cuenta ya con una 
población de cuatro mil habitantes. El terremoto de 
1835 causó en él muchos estragos, y fué teatro de 
luchas sangrientas entre las tropas independientes 
y realistas como punto elegido por estas para el 
desembarqcfó de los refuerzos y recursos que les 
enviaba el virey del Perú. 



y Google 



T BSTABÍSnCA DB GHIUS. W1 

El puerto de San Vicente, sitaado frente al ante- 
rior en una rada poco segura de la costa occidental 
de la península, encierra poco de notable ; su po- 
blación apenas llega á seiscientos habitantes y solo 
es frecuentado por los buques destinados á la pesca 
de focas, que abundan mucho en sus playas. 

En la costa oriental de la bahía y á unas tres 
leguas de Talcahuano se elevaba en otro tiempo la 
importante ciudad de Penco que tuvo en 4754 la 
misma suerte que la primitiva Concepción , que- 
dando convertido su término en un terreno 'panta- 
noso después de la retirada de las aguas. Casi sobre 
sus ruinas se ha fundado algunos años después una 
peque&a villa del mismo nombre , notable por ser 
el centro del distrito carbonífero cuyos productos 
constituyen una riqueza considerable. 

La villa de Santa Juana , cercana á las orillas del 
Biobio y capital del distrito de Lautaro, es una po- 
blación agrícola y bien situada, con unos mil habi- 
tantes próximamente. 

Los Ángeles, capital del distrito de Laja y puerto 
situado al norte de la Concepción , tiene sobre unas 
dos mil almas. 

San Luis Gontaga , capital del distrito de Rere , 
apenas cuenta en su recinto seiscientos habitantes. 

Chillan, capital del distrito de su nombre, es la 
población mas importante de la provincia después 

17. 

Digitizedby Google 



298 If ANUAL DE OBOGHAFÍA 

de la GoncepcioQ y lo fué mucho mas en otro tiem- 
po; se halla situada sobre el rio de %n nombre vein- 
ticinco legoas al norte de la capital y la une con 
Tomé an pequeño camino de hierro. 

Los Ai*ducanos destruyeron mutba parle de esta 
ciudad en 4599 durante sus guerras con los Espa* 
fióles, y su aspecto es en el dia bastante triste. 

La Florida , capital del distrito de Puchacary, se 
halla situada cerca de la costa en el norueste de la 
provincia y tiene mil y quinientos habitantes. 

Santa Bárbara , villa poco considerable del dis- 
trito de Laja , se halla situada cerca de los Andes y 
tiene una población de quinientos habitantes. 

£1 puerto de Guliumo , situado en la costa , seis 
leguas al norte de la Concepción, y el de el Carnero 
que se halla en las costas de la Araucania en la 
ensenada de su nombre á la desembocadura del 
Quidico y diez y seis leguas al sur-sudoeste de la 
capital, pertenecen también á esta provincia, pero 
tienen poca importancia. 

Entre los pueblos fortificados, todos ellos de 
escaso vecindario , para hacer frente y contener las 
invasiones de los Araucanos, merecen una mención 



Arauco , situado en un valle regado por el Toca- 
pel cerca de la costa y ocho leguas al sur de la 
Concepción. Es una placita fuerte con mercado casi 



y Google 



Y EgTADtonCA DE CHILE. 280 

constante ^ que cononrren los Araoomos con sus 
frotas y sus ganados para cambiarlos por sal , de 
cayo artfculo carece totalmente su país, por vinos y 
aguardientes y por otros efectos de consumo. Araoeo 
reúne una población de tres mil almas próxíma'- 
mente, incluyendo en este número la fuerza armada 
que la guarnece. 

. Tucapel ó San Felipe de Tucapel , villa ^i otro 
tiempo de alguna im{)ortancia, se halla situada 
sobre la orilla derecha del rio de su nombre y 
es bastante fuerte para el objeto á que está desti- 
nada. 

Colcura , pueblo fortificado también y situado 
cerca de la costa sobre el camino que conduce de 
Arauco á la Concepción á las inmediaciones del rio 
Larampangue, en una posición muy pintoresca y 
en medio de un terreno sumamente fértil. Hay 
constantemente en esta pequeña villa una guarni- 
ción regular para tener expedito el tránsito. 

Cl fuerte de D. Garlos de Austria , situado sobre 
los bordes del rio Claro, afluente del Laja, en el dis- 
trito de Rere. 

Y por fin el fuerte de San Pedro , situado á corta 
distancia del de Colcura y entre los cuales se dieron 
batallas sangrientas entre Españoles y Araucanos 
en los primeros años de la conquista que se suce- 
dieron á la muerte de Pedro de Valdivia , siendo 



y Google 



WO BÍANUAL DE GEOGRAFÍA^ ETC. 

gobernadores de Chile D. Francisco Villagran y 
D. García Hartado de Mendoza. 

El primer conquistador de Chile fundó en el ter-r 
rítorio de la Araucania , á mas de algunas otras 
dos poblaciones, á Imperial y Yillarríca que adqui- 
rieron , particularmente la primera, mucha impor- 
tancia en aquellos tiempos y de las cuales solo que* 
ddn en el dia las ruinas y el recuerdo, por mas que 
la mayor parte de los cartógrafos las coloquen aun 
en los mapas de Chile. 

Imperial , la mas floreciente de las dos y que fué 
teatro de sangrientas luchas , objeto de obstinados 
sitios y refugio muy á menudo de ios colonos espa- 
Boles contra el furor de sus enemigos^ se hallaba 
situada sobre el Canten á cinco legi^s de la desem- 
bocadura de este rio y veintiséis al norte de Val- 
divia. 

Tilldrrica,que debió este nombre á los metales 
preciosos que sus cercanias atesoraban , se hallaba 
situada sobre el río Tolten, cerca y al oeste del 
volcan de su nombre y veinticinco leguas al nor- 
deste de Valdivia. 



y Google 



CAPÍTULO IX. 

POBLACIONES M4S NOTABLES DE LAS PROVINCIAS 
DE VALDITIA T CHILÓE. 

El deseo de no aameniar demasiado las subdivi- 
siones de esta obra y el corto número de poblacio- 
nes que se encuentran en las provincias de Valdivia 
y Chi(óe , nos mueve á reunir en un solo capitulo 
la descripción de las ciudades mas notable» de am- 
bos territorios , recorriendo primero la parte conti* 
nental. 

Valdivia , capital de la provincia de su nombre , 
se halla situada sobre la oriHa izquierda del Valdi- 
via ) setenta leguas al sur de la Concepción y ciento 
cincuenta al sur-sudoeste de Santía]go. 

Fué fundada por Pedro de Valdivia, del cUal tomó 
su nombre , en el año de 4554 , habiendo desempe- 
ñado un papel importantísimo mientras los Españo- 
les dominaron en Chile y mas particularmente du- 
rante las guerras que éstos sostuvieron contra los 
Araucanos. 

Se halla en el fondo de una espaciosa y segurí- 
sima bahía que forma de esta ciudad uno de los 
puertos mas cómodos, abrigados y capaces del oon- 



,y Google 



303 MMUAL DE GEOGRAFÍA 

tinente americano. La entrada del paerto, qae tíene 
próxíroanente ona milla de ancho, está defendida 
por dos buenos castillos cayos fuegos se crazan , y 
en el interior hay hasta otros siete fuertes que cons- 
tituyen una extensa línea de defensa con mas de 
cien cañones cuyos fuegos se cruzan en todos sen- 
tidos. 

En el fondo de este humoso puerto , circundado 
por ambos lados de una selva casi impenetrable 
que le sirve de muralla y defensa natural, se halla 
edificada la ciudad en la extremidad de una penín- 
sula forjada por dos rios con regulares defensas 
por la parte de tierra. 

Durante el" dominio español fué la llave , digá- 
moslo así, del mar Pacífico y el apostadero mas im- 
portante para la marina militar que tenia la metró- 
poli en aquellas aguas. 

Los Chileños se apoderaron de Valdivia el S de 
febrero de 4820, atacándola por mar á las órdenes 
del almirante lord Gockrane y sorprendiéndola 
hasta cierto punto, puesto que el jefe, de la escuadra 
independiente largó el pabellón español en la popa 
de la fragata que montaba , y que había apresado 
poco antes á los Españoles, y con este en^oo pudo 
penetrar impunemente hasta el pié de las baterías 
inmediatas á la ciudad. 

D«ade entonces fué disminuyendo de dia en dia 



y Google 



T ESTADÍSTICA Iffl CHILE. 303 

sa antigua importancia y solo cuenta en la actaali-^ 
dad poco mas de tres mil habitantes en surrecinto. 
Sa eercanfia al estrecho de Magallanes y \o excelente 
de sa bahía la constituirán siempre , sin embargo , 
ea un importante puerto de arribadas. 

Sostiene bastante comercio en d ramo de made- 
ras de construcción y ebanistería en que abundan 
los bosques y selvas de la provincia, y se construyen 
en sus astilleros muchos y muy buenos buqu^ de 
todos portes con destino á otros puertos, no solo de 
Chile sino también de las demás repúblicas ameri- 
canas que tienen costas en el Grande OcéaM). 

Osomo, capital del distrito de so nombre, situada 
diez leguas al sur de Valdivia sobre el rio Osorno , 
solo tiene unos mil habitantes. 

Esta plaza , la última ciudad que los Españoles 
poseyeron en el continente chileño, fué ocupada 
por los independientes sin resistencia veintitrés dias 
después de haber tomado á Valdivia. 

La Union, capital del diento de su nombre , es 
una villa insignificante , cuya poblaeion no pasa de 
quinientos habitantes. 

Galbuoo, puerto en el fondo de la bahía de Purolia 
que constituye la extremidad setentrional del canal 
del Ancuz , veinticinco leguas al es-sueste de Val- 
divia , tiene una- buena iglesia parroquial y es muy 
frecuentado por los buques balleneros que hacen 



y Google 



3M MAKÜAL DE GEOGRAFÍA 

abundante pesca de focas y ballenas en aquellas 
aguas. 

Su población asciende próximamente á mil qui- 
nientos habitantes. 

Al oeste de Galbueo en el estrecho de San Garlos 
y frente á lá capital de la isla y de la provincia de 
Chtlóe, se halla otro puerto de escasa importancia 
llamado San Javier con quinientas almas próxima- 
mente. 

San Carlos, capital de la isla y de la provincia 
de Ghilóe , fundada en 1768 , se halla situada sobre 
el estrecho de su nombre frente al continente chi- 
le&o; es muy buen puerto, por lo cómodo, espacioso 
y s^ro, pero de entrada bastante dificil y aun pe- 
ligrosa. Hace sin embargo un comercio bastante con- 
siderable en maderas, ganados y carnes saladas, y 
tiene en el dia una población de cinco mil habitantes. 

Castro, puerto también, situado hacia la mitad 
próximamente de ,las costas orientales de la isla de 
Ghilóe, diez y seis leguas al sueste de San Carlos, es 
el mejor y el mas importante puerto del archipiélago 
y sostiene un comercio casi tan activo y considerable 
oomo el de la capital de su provincia. Residen en 
él las autoridades del distrito de su nombre y tiene 
una población de cuatro mil habitantes. 

Esta ciudad, capital en otro tiempo de la isla, fué 
destruida en mucha parte por un terremoto y sa- 



,y Google 



T ESTADÍSTICA MB CHILE. 305 

qaeada por los Holandeses, en guerra entonces con 
España, en 4643. 

Ghacao^ capital qae fdé de la provincia antes que 
San Garlos adquiriese la importancia que tiene en 
la actualidad, se halla situada en las costas occiden- 
tales de la isla de Gilóe, casi en el mismo paralelo 
que el anterior, y cuenta actualmente una población 
de tres mil habitantes. Su puerto es muy bueno ; 
pero algunos bajos, sobre los cuales se inquieta de- 
masiado la mar en tiempos duros, hacen la entrada 
bastante difícil. 

Este defecto hidrográfíco aconsejó seguramente 
la fundación de San Garlos , y desde entonces fué 
disminuyendo progresiva y notablemento su anti- 
gua importancia, hallándose reducida hoy su pobla- 
ción á tres mil habitantes. 

Los demérs pueblos de la isla y de todo el archi- 
piélago son de escasísima importancia. 



Terminada del mejor modo y con la mayor exac- 
titud y precisión que nos ha sido posible la descrip- 
ción geográfica de la actual república de Ghile, solo 
nos resta dar á nuestros lectores una idea , siquiera 
sea ligera, de las divisiones y organización general 
del país durante el tiempo-en que permaneció bajo 
el dominio de España, á cuyo objeto dedicaremos el 
capítulo sigai^ito y áltimo de esto Manual. 



y Google 



RESEÑA GEOGRÁFICA DE CHILE 

DC8BE MEDIABOS DEL SIGLO XV HASTA QOB SE SEPABÓ DEL DOMllflO 
ESPAffOL EH EL AÜÍO I« 1818. 



'Pueblos que habitaban en Chile á mediados del siglo xv. — 
Los Peruanos conquistan el país hasta el Maule. — Pasa 
Chile al dominio español. — Organización política y admir 
ni^trattva qae dieron los conquistadores al país. 

A mediados del siglo xt la acMial república de 
Chile se hallaba ocupada por una porcioa de gribas, 
nómadas en su mayor parte^ y qv^ en idioma, reli- 
gión, organización social , usos y costumbres se di- 
ferenciaban muy poco de los Araucanos. Tanto en 
la reseña histórica como en el capítulo de etnografía 
hemos hecho, ya mención de estos pueblos y esto nos 
dispensa de enumerarlos aquí. 

Acampados á orillas de los rios; sin centros de 
población, sin relaciones comerciales con aingOA' 
otro pueblo , la descripción geográfica tiel país en 
aquellos tiempos tiene que limitarseí coBOCÍdo ya el 



y Google 



MANUAL DE GEOGRAFÍA^ ETC. 307 

aspecto físico del país y todos sos accidentes , á re^ 
señar los nombres de aquellas tribus , á designar «I 
lugar en que tenian, su residencia habitual y á des- 
cribir su organización^ sus usos y sus costumbres^ 
y efito creemos haberlo hecho ya cumplidamente al 
ocuparnos de los Araucanos, considerados por todos 
los geógrafos é historiadores como el tipo de los an-^ 
tiguos pueblos chileños. 

A mediados de aquel siglo, y tras una lucha bas- 
tante larga y sangrienta, los Peruanos sometieron al 
dominio de los Incas todas las tribus que se halla- 
ban establecidas entre el desierto de Atacama y la 
orilla déredia del Maule; principiaron á fundar al- 
gunas pequeñas poblaciones en el norte del país 
compuestas de cabanas y barracas toscamente cons- 
truidas ; se extendieron por las actuales provincias 
de Gopiapo, Coquimbo, Aconcagua, Valparaíso, San^ 
tiagp, Golchagua, Talca y una parte de la de Maule; 
impusieron á los indígenas su idioma , negando el 
acceso á los cargos públicos á los qué no le poseye- 
sen, los familiarizaron con el culto del Sol, j si hu- 
biesen tenido tiempo para ello , hubieran concluido 
por introducir en el país la organización y la civili- 
zación peruanas, *aunque lenta y pacíficamente, si- 
gniendo el sistema que los Incas habían adoptado en 
todas sus conquistas de no imponer violentamente á 
los vencidos so administración y su forma de go- 



y Google 



308 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

biemo , fiados en qoe la bondad de estas sería bas- 
tante por si sola para que los países sometido; las 
adoptasen de buen grado mas tarde ó mas tem- 
prano. 

Pero el grande y pederoso imperio de los hijos del 
Sol se postró ante la audacia y el valor de un pu- 
ñado de aventureros españoles y todo el territorio 
de Chile reconocía pocos años después la soberanía 
de los reyes de Castilla, pasando á formar parte de 
la monarquía española , á la cual permaneció agre- 
gado por espacio de doscientos setenta y siete años, 
contados desde el 25 de febrero en que el conquis- 
tador Pedro de Valdivia'fundó la ciudad de Santiago, 
capital hoy de la República , hasta la batalla de 
Maipo, dada en 5 de abril de 1848. desde cuyo día 
data, de hecho al menos, la independencia del 
país. 

En este periodo se levantaron todas las ciudades 
con que cuenta actualmente el Estado de Chile y al- 
gunas otras que, como Víllanrica, Cañete, Tucapel, 
Puren y Penco , han sido destruidas por los Arau- 
canos; se descubrieron la mayor parte de los teso- 
ros minerales, se sometieron casi todas las tribus que 
poblaban el país, se introdujeron la agricultura, la 
industria y el comercio, y se desarrollaron en fin 
los gérmenes de la riqueza pública. 

Chile dependió directamente del vireinato del 



y Google 



T ESTADÍSTICA DE CHILE. 309 

Perú para todos los asuntos de gobierno y adminis- 
tración hasta el reinado de Carlos 111, cayo monarca 
lo erigió en capitanía general independiente, si bien 
para los negocios atientes de la guerra, y atendida 
la gran distancia á qae se hallaba de la metrópoli, 
conservaron los vireyes algunas de las facultades 
qae antes reunían por completo. 

El país se hallaba entonces dividido en trece pro- 
vincias continentales, dos insulares formadas por el 
archipiélago de Ghilóe y el grapo de Juan Fernan- 
dez, las ciudades de Valdivia y Osomo con los fuer- 
^tes que poseían los Españoles en el país de los Can^ 
cbos y en la Araucania que se administraban sepa- 
radamente. Estas provincias, que recibían el nom- 
bre de sus capitales, eran las de Copiapo, Coquimbo, 
Qaillota, Aconcagaa, Helipílla, Santiago, Rancagua, 
Golchagoa, Maule, Itata, Chillan, Puciacay y Hnil- 
quilema en el continente. 

El mando supremo del país estaba ccmfiado , con 
el título de Adelantado ó Gobernador primero y 
coa el de Capitán General después, á un jefe mili- 
tar, de la dase de generales desde que se consolidó 
algon tanto la conquista , pues los primeros gober- 
nadores no tenian todos esta graduación. Sa autori- 
dad era absoluta en todos los ramos de la adminis- 
traron , y cuando Chile formó una parte indepen- 
diente del Perú la ejercían sin otra dependencia que 



y Google 



340 MANUAL DE GEOGRAFÍA 

la del Rey y la del Consejo Supremo de Indias , sí 
bien se hallaba algan tanto contrapesada por la Real 
Audiencia, de que los gobernadores ó capitanes ge- 
nerales eran presidentes natos. 

Este tribuna], supremo en el país, fallaba sin ape- 
lación todas las causas y negocios asi civiles como 
criminales cuyo valor eu litigio no excedía de diez 
mil escudos, pues en pasando de esta suma podían 
los interesados interponer demanda de apelación 
ante el Consejo de Indias para entender en úhima 
instancia de todos los negocios de las colonias y de 
la navegación de los mares de Indias. 

Dividíase ha Audiencia de Chile, creada en tiempo 
de Felipe H el 43 de agosto de 4567, suprimida ^i 
4576 y restablecida definitivamente en 4608 du^ 
rante. el reinado de Felipe in , en dos^ salas ó sec- 
ciones qué tomaban los nombres particulares de 
Chancilleria y Sala criminal, constando ^ personal 
de cada una de un regente ; un fiscal y de seis ó 
mas oidores, nombrados todos por la Corona. 

Babia al frente de cada una de las provincias nn 
corregidor ó alcalde mayor, que desempeñaba laá 
funciones de juez y de administrador á la vez, y 
que representaba á la autoridad supren^ en los 
ayuntamientos*. En el reinado de Carlos III, y siendo 
Galves ministro de este monarca, se les despojé de 
sus facultades económicas, que fueron confiadas ¿ 



y Google 



Y estadística de chile. 311 

nuevos fancionaríos denominados Intendentes; con 
subdelegados especiales envíos vanos distritos en 
que cada proYtncia se dividía, quedando solo á car- 
go de los alcaldes mayores la administración de jus- 
ticia, bajo la dependencia^ como antes, de la Real 
Audiencia que residía en Santiago. 

Lm ciudades de Valparaíso, Valdivia, Osomo, el 
arcbipí^ago de Ghilóe, y últimamente el grupo de 
Juan Fernandez, estuvieron regidas militarmente 
por gobernadores especíales á quienes concedían los 
jefes del país facultades muy amplias. 

La administración local estaba confiada á cuer- 
pos municipales ó ayuntamientos de eTecci#n popu- 
lar 'corno en España, y cayos cargos, conferidos 
primero á los Españoles, recayeron mas larde en 
criollos y hasta en mestizos hijos de padres blancos. 

Halna también en estas corporaciones un nú- 
mero variable de regidores perpetuos, españoles 
todos por regla general , y presidia sus sesiones el 
coiregidor , donde le había , y en donde no , el al- 
calde» 

Los habitantes del país, en particular los mesti- 
zos y los indígenas, y aunque no en tau alto grado 
los criollos y los Espa&oles que no pertenetian á la 
nobleza, estaban abrumados de impuestos y gabe- 
las que se distribuían de un modo muy desigual, 
dando lugar á fraudes, arbitrariedades y vit^^dcias; 



y Google 



312 IIANUAL DE GEOGEAFÍÁ ^ 

pero eolre todas esUs cargas miogana tao odiosa 
y abusiva como el repartimiento que pesaba sobre 
los indígenas y que consistía en obligarles á tomar 
mercancías y efectos que de ordinario no necesita- 
ban, h»cióndoselas pagar á precios exorbitantes. 

Ya en tiempo de Fernando VI principiaron á cor* 
regirse algunos de los muchos abusos que se lamen- 
taban en este ramo de la administración colonial ; 
pero el monarca que mas se desveló por el bien de 
losándigenas fué Carlos III, durante cuyo reinado 
se suprimió, de derecho al menos, el repartimiento, 
se dejaron reducidas las contribuciones al impuesto 
sobre la9 minns, á la alcabala que pesaba sobre los' 
Españoles, criollos y mestízos de padres blancos, y 
al impuesto que pagaban los indígenas y que se lee 
eidgia en metálico. 

A mas de estas reformas se expidieron por el 
mismo monarca sabios y muy oportunos reglamen- 
tos para fcmientar y proteger el tráfico^ monopoli- 
sado hasta entonces por la metrópoli de una ma- 
nera perjudicialísima al desarrollo de la prosperidad 
pública en Chile, si bien quedó prohibido el cuUivo 
de la vid y del olivo en beneficio de España, como 
estaba prohibido en esta la plantación de tabaco en 
beneficio de las colcmias. 

Para el régimen eclesiástteo y el despacho de to- 
dos los asuntos concernientes á la Iglesia y al coito, 



y Google 



4 T ESTADlitlCA' DB GHXLB. 3i3 

se hallaba dividido el país en tres diócesis, cuyos 
prelados residían en Santiago, la Concepción ó liú- 
perial, creadas durante el pontificado de Pió IV y 
sufragáneas ias tres del arsobispado de Lima, ha- 
biendo además un comisario inquisidor y varios 
empleados subalternos del tribunal del Santo Oficio 
que tenia su centro en el Perú. 

Desde los primeros tiempos de la conquista se es- 
tablecieron en Chile conventos y monasterios de 
frailes y monjas; la Compañía de Jesús se introdujo 
también, aunque algo mas tarde, extendiéndose 
y ramificándose por toda la comarca, adquiriendo 
cuantiosos y pingües terrenos, y en 4617 se insta- 
laron aUí también los hospitalarios de San Juan. 

Como la conqui^ de América coincidió con las 
guerras religiosas de Europa) el deseo de los reyes 
españoles de impedir en sus colonias la propaganda 
de las ideas reformistas les arrastró á dictar medi- 
das excesivamente rigurosas, impidiendo la entra- 
da en el país, de una manera absoluta é incondicio- 
nal, á los extranjeros que no tuviesen bien probado 
su catolicismo, vigilándose inquisitorialmente las 
tripulaciones de los buques extraños que por mo- 
tivo de algún siniestro se veian en la necesidad de' 
buscar un refugio en los puertos chileños. 

El ejército español en Chile se componía por lo 
regular de soldados veteranos elegidos en los ter- , 

18 



y Google 



314 MAinJAL DE GEOGRAFÍA 

dos 7 escuadrones qoe habían hecho las campañas 
de Italia y de Flandes, y el número de sus plazas 
llegó á ser de dos mil hombres, á las que se onian 
las tropas auxiliares, facilitadas por las tribus so- 
metidas, y mas tarde las milicias urbanas^ que as- 
cendían en fines del último siglo á diez y seis mil 
hombres. 

' El mando en jefe de la fuerza armada estaba con- 
fiado al Gobernador ó Capitán general^ que tenia á 
sus inmediatas órdenes un maestre de campo, en 
clase de segundo , un sarjento mayor, y un comi- 
sario general. 

El puerto de Valdivia, convertido en una plaza 
fuerte de primer orden , era el punto de estación 
naval de los buques españoles armados y destina- 
dos á la protección de aquellas costas y que tenían á 
Valparaíso y á Taloahuano como puntos de estación. 

Las minas rendian entonces ya cuantiosos pro- 
ductos que se transportaban en su mayor parte acu- 
ñados ó en barras á la metrópoli y que se valuaban 
en veintitrés mil marcos anuales de plata , cuatro 
mil de oro y veinticinco mil quintales de cobre, sin 
las cuantiosas cantidades de oro que se sacaban de 
fas arenas arrastradas por algunos ríos y cuyo valoi* 
llegó á ser algunos años de veinticinco mil escudos 
diarios si hemos de creer á los historiadores de aque- 
llos tiempos. 



y Google 



T ESTADÍSTICA lUC CHILE. 315 

El oomereio se hallal)a monopolizado por la Es- 
paña, estando prohibida la entrada en los puertos 
de Chile á todo buque extranjero que no obtuviese 
de antemano un permiso especial, concedido muy 
raras veces, y se consideraban como de ilícito co- 
mercio todos los géneros y efectos que no procedían 
de la metrópoli. 

Han acusado algunos historiadores á la España 
de no haber fomentado en las colonias la instruc- 
ción pública, y si bieh es verdad que durante el 
primer siglo de su dominación, invertido casi todo 
él en pelear contra los indígenas, no se hicieron, ni 
podían hacerse grandes adelantos en este ramo; 
tranquilos y verdaderamente sometidos los países 
y familiarizados sus habitantes con el idioma cas- 
tellano, se trató de llevar, y se llevó en efecto al 
Nuevo Mundo la ilustración y el cultivo de las cien- 
cias, y de ello son una prueba irrecusable las uni- 
versidades de Lima y Santa Fe. 

Verdad es que en Chile no se estableció ninguna 
de estas escuelas superiores, muy raras entonces 
hasta en los países mas ilustrados de Europa ; pero 
en cada convento había una escuela^ se fundaron 
colegios en las principales de sus ciudades, muchos 
eclesiásticos se hallaban dedicados á la enseñanza, y 
tenían además 4os Chileños la universidad de Lima 
que, aunque no muy cerca, loque hacia algún tanto 



y Google 



316 UANUAL IHB GEOGRAFfAJ ETC. 

dispendiosos los estudios, les (Grecia una completa 
instrucción en todos los ramos que entonces se cul- 
tivaban. 



y Google 



SECCIÓN ESTADÍSTICA- 



18. 



y Google 



y Google 



estadística general 



DE LA REPÚBLICA DE CHILE. 



Superficie 

Población absoluta . . . 
Población por legua cuadrada 
Ingresos por todos conceptos 
Gastos públicos ordinarios. 
Deuda pública. , 
Ejército permanente. 
Milicias ciudadanas 



Fuerza armada 
Marina militar 



Sl,506 
1,558,819 

7Í,5 

6,000^000 

5,006,000 

5,000,000 

5,000 

60,000 



65,000 



1 

1 

1 

14 

17 



leg*. cnadcad*.] 
habitantes, 
habitantes, 
pesos fuertes, 
pesos fuertes, 
pesos fuertes. 



hombres. 

fragata. 

bergantín. 



buques men*. 
buques. 



y Google 



330 .MANUAL DE GEOGRAFÍA. 

DIVISIÓN TERRITORIAL DE CHILE. 



PROVINCIAS. 


DISTRITOS. 


CAPITALES. 




Copiapo 


San Francisco. 


GOPIÁPO . . 


Vallenar. . . . 


Vallwiar. 


Freirina .... 


Freirina. 




Hiiasco .... 


Huasco. 






La Serena. 




lUapel .... 


Illapel. 


Coquimbo . 


Gambarbala. . . 


Gambarbala. 




Ovalle 


Ovalle. 




Elqui 


Elqui. 




San Felipe . . . 


San Felipe. 




Los Andes , . . 


Santa Rosa. 


Aconcagua. 


Putaendo . . . 


Putaendo. 




Ligua 


San Antonio. 




Petorca .... 


Petorca. 


1 


Valparaíso . . . 


Valparaíso. , 


Valpabaiso. 


Quillota .... 


QuUlota. 


Gasablanca . . ^ 


Gasablanca. 


/ 


' Santiago. . . . 


Santiago. 


^^ m ^«■nv A ^m ^%. j 


Melipílla. . . . 


MelipiUa. 


SANTIAGO, j 


Rancagua . . . 


Rancagua. 


( 


La Victoria . . . 


San Bernardo. 




San Fernando . . 


San Femando. 


GOLCHAGÜA. 


Caupolican . . . 


Rengo. 




Gurico .... 


Gurico. 


Talca . . . 


Talca 

MoUna .... 


Talca. 
Molina. 




' Gauquenes . . . 


Cauquenes. 


BfAULB. . . 


Linares .... 




Parral .... 


Parral. 




San Garlps . . . 


Salearte* 



y Google 



T SSTilBiSTIGA DE CHILE. 32 

C03ITIII1JACI0X. 



PBOVINCIAS. 



DISTRITOS. 



Maule. 



GONCEPaOH. 



Valdivia 



Ghilóe 



Qoirihne. 
Bilbao. . 
Concepción 
Talcahuano 
Lautaro . 
Laja . . 
Rere . . 
Chillan . 
PBchacay 
Valdivia . 
La Union. 
Osorno . 
San Carlos 
Carelmapu 
Chacao . 
Galbuco . 
Dalcahue. 
Quenae . 
Quinchao 
Castro . 
Lamuy . 
Conchy . 



capitales. 



Quirihue. 

Bilbao. 

La Concepción. 

Talcahuano. 

Santa Juana; 

Los Ángeles. 

San Luis Gonzaga. 

Chillan. 

La Florida. 

Valdivia. 

La Union. 

Osorno. 

San Carlos. 

Carelmapu. 

Chacao. 

Calbuco. 

Dalcahue. 

Quenae. 

Quinchao. 

Castro. 

Lamuy. 

Conchy. 



Las poblaciones señaladas cod letra bastardil] 
son las capitales de sus respectivas provincias. 

La capital ^e la República va señalada con ma 
yúsculas. 



y Google 



392 



MANUAL DB «BOGlAFfA 



SUPEBFiaE Y POBLAaON 

De las once provincias de la república de Chile, de los gru- 
pos de Juan Fernandez y San Félix y de la Araucania. 



PROVINCIAS. 



Gopiapo .... 
Coquimbo . . . 
Aconcagua . . . 
Valparaíso . . . 
Santiago. • . . 
Colchagtia ... 

Talca 

Maule .... 
Concepción . . . 
Valdivia. ... 
Chilóe .... 
Las islas adyacentes 

República de Chile 
La Araucania . . 

Todo el país. 



SUPERFICIE. POBLACIÓN. 



S,i60 
2.480 
l,f60 
1,070 
1,185 
1,370 
790 
1,9S0 
1,990 
1,700 
1,900 
15 



18,520 
2,880 



21,40« 



79,000 

116,000 

. 143,000 

184,000 

296,000 

218,000 

127,000 

186,000 

162,000 

30,000 

55,000 

4,000 



1,600,000 
70,000 



1,670,000 



y Google 



T estadística de chile. 



2Í 



POBLAaON. 

Estadística de las principales clases que constituyen la 
población activa de Chile en 1857. 



PROFESIONES. 



Peones y braceros 

Agricultores 

Artistas y artesanos 

Criados domésticos ....;. 

Mineros é industriales en el ramo de 
minas 

Comerciantes de todas clases. . . 

Militares 

Mayordomos de propietarios ricos. 

Empleados públicos 

Eclesiásticos 

Músicos de ambos sexos .... 

Abogados 

Pobres mendicantes de ambos sexos. 

Médicos • . 



INDIVIDUOS 

del8á65 

aflos. 


POR CADA 

diez mil 
habiuntes. 


146,000 


M2,5 


115,000 


718,75 


50,000 


312,5 


30,000 


187,5 


20,000 


125 


12,000 


75 


5,200 


32 


4,000 


25 


2,400 


15 


960 


6 


800 


5 


820 


2 


160 


1 


140 


0,88 



y Google 



324 



- MANUAL DE GEOGRAFÍA 



TOBLACION. 

Número de extranjeros establecidos en Chile, según el censo 
oficial de 1857, y profesiones que ejercen. 



NACIONALIDAD. 



Procedentes de la Confederaoion Argentina y 
dedicados á la agricultura, al comercio y a 
varias artes 

Ingleses dedicados en su mayor parte al co- 
mercio y á la industria minera 

De varios Estados de América dedicados á di- 
ferentes profesiones 

Alemanes <iue componen las colonias agríco- 
las inmediatas á la Araucania 

Franceses dedicados á toda clase de trabajos 
profesionales y artisticcis 

Españoles establecidos en su mayor parte en 
los puertos marítimos y dedicados al comer- 
cio y á la navegación 

Total 



INDIVIDOOS. 



11,600 

1,900 
2,100 
1,800 
1,600 

1,000 



20,000 



y Google 



T B8TABISTICA DB CBSm. 



325 



COORDENADAS GEOGRÁFICAS 

De las once capitales de provincia^ tomando por primer me- 
ridiano el que pasa por el Observatorio astronómico de 
Madrid. , 



CAPIUI^. 


LATITUI^ S. 


LONGITUD 0. 


San Francisco de la Selva. . . 


VJo 10' 


670 Í3' 


La Selina de Coquimbo . 








99« 54f 


670 J7f 


San FeUpe el Real . . . 








8Í<^ li' 


660 80' 


Valparaíso. . . . 










?3o V 


670 W 


Santiago .... 










88««6' 


67» V 


San Fernando. . . 










54» 56' 


670 8' 


Talca. 










35« 18' 


670 18» 


Gauquenes. • . . 










350 28' 


680 r 


La Concepción . , . 










860 4^ 


690 «y 


VaWiYia .... 










890 51' 


680 6^ 


San Carlos de Ghilóe < 










410 83r 


•90 IV 



1» 



, Google 



326 MAIIÜAL DB GEOGBAFiA 

SITUACIÓN 

De las capitales de provincia y de las islas que constitayen los 
grupos de Juan Fernandez y San Félix con relación á la 
capital de la República, y distancia en leguas geográficas 
que de ella las separa. * 



CAPITALES É ISLAS. 



San Francisco de la Selva. 
La Serena de Cioquimbo . 
San Felipe el Real . . . 

Valparaíso 

San Femando 

Talca ó San Agnstin. . . 



La Concepción. 
Valdivia . . 
San Garlos. . 
Mas-á-tierra . 
Mas-á-fuera . 
La Pascua . . 
San Ambrosio . 
San Félix'. . 



SITUACIÓN. 



N. N. o. 
N. N. O. 
N. N. E. 
O. N. O. 



S. 

s. 
s. s. o. 



s. s. o. 

S5. o. 



s. s. o. 

o. 

ó. 

N. O. 
N. O. 
N. O. 



DISTANCIA. 



106 
70 
S8 

SO 

* 20 

35 

40 

80 

450 

180 

140 

174 

300 

308 

ao4 



y Google 



\ ESTADÍSTICA Dfi CHILB. 



327 



DISTRIBUCIÓN 

De los habitantes de Chile en los cincoenta y dos distritos 
en qoe se divide la República. 



PROVINCIAS. 



DISTRITOS. 



Gopupo 



GOQUIÜBO. < 



Aconcagua. i 



Valdivia. 



Sahtugo. 



G0LCHA6UA. 
Taeca 



• ! 



Copiapo . . 
Vallenar. . 
Freirina. . 
tloasco . * 
La Serena . 
niapel . . 
Cambarbala 
Ovalle . • 
Elqui. . . 
San Felipe . 
Los Andes . 
Pntaendo . 
Ll|^a . . 
Petorca . . 
Valdivia. . 
Quillota . • 
Casablanca . 
Santiago. . 
Mélipilla. . 
Rancagaa . 
La Victoria. 
San Femando 
Gaapolican . 
Cérico • • 
MoUna . . 
Talca. . . 



I 



habitantes. 



26,500 
21,400 
12^900 
18,200 
22^100 
24^300 
^8,400 
86,700 
14,500 
82,500 
44,600 
19,600 
15,000 
81,300 
94,600 
64,100 
25^300 
186^200 
48,400 
84,800 
81,600 
67,700 
66,200 
84,100 
62^500 
74,500 



y Google 



338 



ÜÁMIIAI. DB GXOQfJJfÍÁ 

comuasAoow.' 



PEOyiNCUS. 



pi^ntn^ 



«ABITAHTEa. 



Gaaquenes •,.«.,. 
Linares 

Maule . . f l"^ , 

San Garlos , . 

Quirihue 

Bilbao « 

Concepción 

Talcahoano. ...... 

_ Laataro 

Co«ci»ciOH./ Laja .....:.., 

Rere . .• . : 

Chillan . 

Pñchacay 

r Valdivia. ....... 

VALwm. ) Uünion , 

y Osorno , 

San Carlos ^ 

Garelmapu . ....... 

Ghacao ........ 

Calbaco 

CHa<5R. . / I>al<»h^« 

Qaenac 

Quinchao .•...., 

Castro •.•..... 

Lamny 

Conchy 

Grupos de Joan FemandeB y San Félix. . 



48^200 

32,100 

34,70» 

40,500 

26,200 

14,800 

17,100 

7,800 

15,900 

18,700 

24,500 

54,400 

29^100 

10,500 

12,800 

7,200 

7,400 

1,600 

4,200 

6,800 

4,700 

8,100 

5,800 

10,20« 

5,900 

5,800 

4,000 



y Google 



T E8T1U>fdTlCA I^ CBtíJE. 



329 



POBLAGON 

De las capitales de proorincia y de distrito* 



PROYH>(CIAS. 



CAPITALES. 



GOPUM. , 

Coquimbo. 

Valparaíso. 
SAinruoo. { 

g0lcha6ua. i 
Talca . • | 

BlAULB • 



San Francisco de la Selra . 
^alienar. . « é . . . 

Freirina . . 

Hoasco ........ 

La Serena 

Illapel * . 

Cambarbala 

Ovalle ....... 

Elqui. ....... 

San Felipe el Real . . < 
Santa Rosa de los Andes . 
Pataendo . . . i . . 
San Antonio . : . . . 

Petorca 

Valparaíso , 

Quillota. ...... 

Gasablanca 

Santiago 

Melipilla 

Rancagna 

San Bernardo 

Ban Femando 

Rengo 

Cnríco 

Talca 

Molina 

Gauquenes 

Linares ....... 



HABITANTES. 



12,000 
5,000 
4,000 
5,000 

16,000 
2,000 
2,000 
1,500 
1,000 
8,0<)0 
8,000 
1,000 
1,000 
8,000 

50,000 
9,000 
8,000 

90,000 
2,000 
4,000 
900 
4,000 
2,000 
4,000 
6,000 
1,000 
8,000 
i,000 



y Google 



390 



MANUAL DB 6«0GiUa>ÍA 
GO.tTDn7AaOX. 



PROVINCIAS. 


CAPITALES. 


HABITANTES. 


Maule . . 

GonGBPaoN.' 

Valdivia . 
Ghilók. . 


Parral ........ 

San Carlos 

Q'oirihae 

Bilbao 

La Concepción 

Talcahuano 

Santa Juana 

Los Ángeles 

San Luis Gonzaga .... 

Cbillan 

La Florida 

Valdivia 

Laünion ....... 

Osomo 

San Carlos 

Chacao 

Castro 


800 
2,000 
1,000 
8,000 
1S,C00 
4,000 
1,000 
2,000 

600 
4,000 
1,500 
8,000 

500 
1,000 
5,000 
8,000 
4,000 



y Google 



Y ESTAStoTICA D£ CHILE. 

SITUACIÓN GEOGRÁFICA 



83i 



Y población de algunas cindades importantes de Chile 
que no son capitales de profincia. 



POBLACIONES. 



Gopiapo . 
Hoasco. . 
Santa Rosa 
Aconcagua 
Quintero . 
Petorca. . 
Quillota . 
Rancagua . 
Cnrico . . 
Chillan • . 
Talcahuano 
Tncapel . 
Arauco. . 
Osomo . . 
Calbuco. . 
Chacao. . 
Castro . . 



LATITUD. 



27o ly 
28o 2T 
32o 4f 
32o il' 
32o iy 
32o 52^ 
32o Sy 
34o ly 

35o se' 
36o 42^ 
360 45^ 
37o 42^ 
40o 20' 
41o 30' 
420 16' 
42o 30' 



LONGITUD. 



67o Sf 

670 27' 
660 20^ 
66o 30' 
670 42' 
67P14' 
67o 34f 
660 58' 
67» 8» 
67o 53' 
690 26' 
690 18' 
690 20' 
680 46' 
68o 40' 
69o 40' 
69o 10' 



HABITANTES. 



6,000 
5,000 
3,000 
4,000 
4,000 
3,000 
9,000 
4,000 
4,000 
4,000 
4,000 
300 
3,000 
1,000 
1,500 
3,000 
4,000 



y Google 



33t MANUAL DE €SOaRÁFÍA 

ELETAGION 

En metros^ lohre «I nivel del mar, de k» puntos cnlatíi.naDtes 
de los Andeg euya medida se conoce con algnna exactitud, 
y distancia en leguas geográficas á que se halla cada uno 
dd que le antecede, siguiendo la dirección de Norte á Sur, 



PUNTOS CULMINANTES. 



El Descabezado. 
El Aconcagua . 
El Tnpnngato . 
El Villarrica . 
El Osorno . . 
El Corcovado . 



METROS. 



6,400 
7,461 
6,600 
3,600 
2,160 
2,800 



LEGUAS. 



143 
24 

108 
35 
20 



mmsssssan iP ii i 

Los voloanes deLimari, de Hahflus, de^Longaví; 
de Coquimbo ^ de Chillan , de Chuapa y de Guana- 
haca son muy elevados también, y proba Memento 
mas qoe algunos de )os anteriores ; pero sus alturas 
no se ban medido aun por los medios seguros que 
ofrece la ciencia, ó si se hizo no tenemos de ello 
noticia, • * 



y Google 



T ESTADÍSTICA Itt CH1L£. 

SmiAaON 6E06BÁP1CA 



333 



Dé los prineipftles tolcanes de Chile, tomudas las coordenadas 
que se cortan en la parte central de sas picos mas elevados. 



VOLCANES. 



El Descabezado . 

El Copiapo . . 

El Ckxiüimbo. . 

El LiUdári . . . 

El Ghuapá. . . 

ElLigtía . . . 

El Aconcagua. . 

ElPetorca. . . 

El Chillan. . . 

El Tucapel . . 

El Antojo . . . 

ElAntuco. . . 

El Chinal . . . 

El Villarrica . . 

El Raneo . . . 

^Osomo. . . 

EíGüañaiudk . 



LATrruo. 



27» 3^ 
30» 11' 

31«30' 
32«18' 
32» 2S' 
33* 20' 
36» V 
37o ir 
37* 28^ 
38*3(y 
3S*iy 
39* V 
iO* 36' 
40* se 
41* 8' 



LONGITUD. 



66*50' 

66*56' 
66* 58^ 
66*44' 
66* 50' 
67* 2' 
67* 31' 
68* 4^ 
68*23' 
78*12' 
67* 25» 
66*40' 
68* 3' 
66* 42^ 
67*28' 
66* 56» 
67* 4' 

19. 



y Google 



334 HANUAL DE GEOGRAFÍA 

COORDENADAS GEOGRÁFICAS 

De los cabos y puntas mas notables de las costas de 
. . Caúle. 



CABOS Y PUNTAS. 



LATITUD S. LONGITODO. 



Cabo de la Bahía . . . 
Punta de Guacho . . . 

— Negra 

Morro de Gopiapo . . . 
Punta del Totoral . . . 

— de Lobos .... 

— de Santa Kigracia. 

— del Alcalde . . . 

— de Choros . . . 
^ de la Barranca. . 

— de Teatinos . . . 

— de Lengua de Vaca 

Cabo Limari 

Punta de la Ballena . . 

— de la Quebrada. . 

— N. de la Ligua . . 
-~ S. de la Ligua . . 



250 13* 
25« 54^ 
26o SS' 
27o gr 
270 22' 
28o 12^ 
280 18' 
280 34' 
28o se 
290 25^ 

290 se 
90o ir 
30o 3^ 
31o 40» 
31o U' 
32o 20' 
320 0^ 



67o ir 
67o 3f 

670 gr 

67o 23* 
67o ^ 
67o 25f 
670 34' 
670 46' 
67o iif 
67o 36^ 
67o 59f 
680 13' , 
67o 56r 
670 55' 
67o 45^ 
67o 41' 
680 i' 



Digitizedby Google 



ir EaTADfSTICÁ BE CHUj;. 
CONTINlTAaON. 



335 



CABOS Y PUNTAS. 


LATITUD s. 


LONGITUD a 


Punta de la Coronilla 

— de Toro 

— de Lora 

— de Huachapure 

— de Humos ...... 

— de Cumaya 

— de Boquitata ..... 

Tetas del Biobio 

Punta del Coronel 

— de Lavapié 

Cabo Rumena 

Punta de Quedal 


33o 6' 
340 y 
340 32^ 
35o 6' 
35o 20' 
35o 41' 
36o i5r 
360 45' 
36o 56f 
37o 7' 
370 i5f 
41o 8' 


68o Igr 
680 21' 
680 27 
68o 14; 
680 48' 
680 56' 
69o i^ 
69o 34' 
690 33' 
69o 58^ 
70o ir 
69o le' 



y Google 



33* 



VANUAL DE OEOGKAFIA 



SITUACIÓN GEOGRÁFICA 

De los golfos, canales, estrecbos, babias, ensenadas, radas > 
puerto» natcnrftle» y rías que forma el Grande Ooéano en 
las costas de Cbile, tomadas las coordenadas que se cortan 
en el centro de estos accidentes bidrográfleos. 



ACCIDENTES HIDROGRÁFICOS. 


LATITUD s. 


LONGITUD 0. 


Babia de Nuestra Seflora. . . . 
Puerto de Betas 

— del Juncal 

— de Chineral 

— de la Caldera ..... 

— Inglés 

^ de Copiapo 

Concba del Totoral 

Ria de Hnasco 

Rada de Coquimbo 

Puerto del Guanaquero .... 

Babia de Tongay 

Puerto de Picbidanque .... 

— del Papudo 

Ensenada de la Herradura . . . 

Puerto de Quintero 

Concba del Concón 

— del Almendral 

Puerto de Valparaíso 

Ensi^nada de la Lagunilla . 


250 32' 
250 37' 
260 45' 
26o 4if 
27o 2' 
27o 4' 
270 12' 
270 26' 
280 26' 
290 52^ 
30o „f 
30o lOr 
30o 16' 
32o 37; 
320 43* 
32o 49* 
320 52' 
83o 3f 
33o 4' 
33<> y 


66o 51' 
66o 59» 
67o 3f 
67o lOr 
67o i5f 
67^16' 
67o 17' 
67o I7f 
67o 27' 
67o 23» 
67o 36r 
67o 40' 
670 43' 
67o 39' 
67o 37' 
67o 42^ 
670 43' 
67o 50' 
67o 49* 
670 56' 



y Google 



y ESTADÍSTICA I>E CHILE. 
CONTIRVACION. 



337 



AOCfDBNTES HIDROGRÁFICOS 


LATinms. 


KONcrruDO. 


Puerto de San Antonio .... 

— de Tqwcalma 

— de Natividad 

Ensenada del Zorro 

Pnerto de Culiumo. . i . . . . 

Babia de Talcahuano 

Ría de la Concepción 

Ensenada del Carnero. .... 
Bahía de Tolten 

— de Valdivia 

— de San Javier 

— de Purolia 

1 Estrecho de San Carlos .... 

Canal del Ancnz. 

Puerto de San Carlos 

— de Chacao 


330 40' 
330 58' 
340 6' 
350 46' 
360 31' 

m^m 

360 i9f 
370 23' 
390 10' 
390 51' 
410 80' 
410 20' 
410 32' 
420 4' 
420 30^ 
420 30' 
. 420 26' 


670 53' 
680 6' 
680 12' 
680 55r 
69«17' 
690 21' 
690 23' 
690 5? 
690 20' 
680 12* 
690 W 
680 47' 
690 uf 
690 22' 
690 10' 
690 10' 
690 40' 
690 32' 


Golfo de Guaitecas 


420 50' 



y Google 



338 HANCAL DE GEOGRáfLI 

SlTUAaON GEOGRÁnCA 



De las islas y archipiélagos que forman parte de 
de Chite. 


la repúbüca 


ISLAS T ARCHIPIÉLAGOS. 


> ' 

LATITUD S. 


LOM^IT^O 


Isla de San Ambrosio 


26M7' 


760 i3r 


Isla de San Félix 


26» ly 


760 11' 


Isla de Pascua 


26» 20* 


760 2» 


Isla Grande ó del Uofro .... 


27M3' 


670 20' 


1 Isleta del Gafiaveral 


290 3» 


670 5ir 


Isla de Choros 


29» 28^ 


670 5|, 


Islotes Pájaros 


29035' 


670 49' 


Isla de Blas-á-tierra 


330 IIK 


750 ic 


Isla de Mas-á-fnera 


33045' 


760 50' 


Isleta de Carranza 


350 3(y 


690 50' 


Isla Qniriquina 


360 7, 


690 22' 


Isla de Santa Maria 


370 2' 


690 57' 


Isla de la Mocha 


380 2CK 


700 20' 


Isla Grande ó de Chilóe .... 


iloSC 


690 i' 




430 56' 


690 iO' 


Archipiélago de Chilóe .... 


ÍI05O' 


690 |f 




UoiO 


74026' 


Archipiélago de Chonos .... 


iioie' 


700 »' 


i5S=S5SB=SS5i^¿aSiSSSSSSSi 


470 8' 


740 48' 



y Google 



T BSTAlriSTlCA DE CHILE. 



339 



NOTICIA 

De la extensión longitudinal que recorren los principales ríos 
de Chile, y de la latitnd á que se hallan situadas sus 
desembocaduras. 



Ríos. 



El BiolMo^ navegable . 
El Canten, navegable. 

ElHata. 

ElTncapel 

£1 Maule 9 navegeble . 

ElMaypo 

El Valdivia, navegable 
El Toltoi, navegable . 

El Ugua 

ElCoinapo .... 

El Osomo 

El Bueno 

El Tunquen .... 
El Quillola ó Aconcagua 

El Limari 

El ConChali .... 



LEGUAS. 



65 
58 
5i 
52 
16 
U 
i2 
40 



3i 
32 
25 
U 
22 
21 



LATrruD s. 



38» i5» 
35«52' 
afluente. 
34»5(y 
83» 45^ 
39«51' 
39M1' 
32» 24' 
27» 14' 
40«56r 
40«48' 
32«22' 
32* 5& 



y Google 



340 



MANUAL DE GEOGRAFÍA 

coirruvAooN. 



Ríos. 



LEGUAS. 



El Canmco . . 

El Gfaaapa. . . 

El Lobo. . . . 

El Salado. . « 

El Huasco . . é 
El LarampangvB 

El Quiáica . . 

ElMiqpocho . . 

El Laraquete • * 



20 
Id 
19 
17 

n 

17 
17 
16 
15 



LATITDDS. 



31» 39' 

370 55'^ 
enBQ^via. 

37«íy 

afluente^ 

37« ^ 



y Google 



T ESTADÍSTICA DE CHILE. 

FUERZA ARMADA. 



341 





/ Catatanes generales. . . . 


2 




i Generales de división . . . 


6 


Estado mayor. 


1 Generales de brigada . . . 

J Gorondes 

r Comandantes de batallón y 


6 

22 




1 escuadrón 

/ Cuatro batallones de infante- 


100 


136 






1 ría, con • 


3,200 


ejército permft- 


1 Dos regimientos de caballe- 




nente. 


ría, con. 

Seis compañías de artillería , 


1,200 




con 

/ Cuarenta y un batallones de 


600 


6,000 






infantería^ con ... . 


32,800 




Treinta y dos regimientos de 




Milicias . . . . ^ 


caballería, con ... . 
Milicias especiales dd archi- 


19,600 




piélago de Chilóe^ con. . 


7,600 


60,000 


Total 65,136 h 


ombres. 




í 



^igitized by 



Google 



342 



HANUAI. DE GEOGRAFÍA 

MABINA HIUTAB. 



Pebsonal de la arxada. 






PLAZAS. 


/ Yice-almirante . . 

Estado mayor. Gapíta^ de navio . 

V Caifftanes de fragata 

Oficiales subalternos 
/ Oficiales de mar. . 

Artilleros de marina 

.^. , . Soldados de marina. 
Tripulaciones. < ., . 

" Manneros. . . . 

Grumetes 






1 
i 
3 

25 
40 
200 
330 
400 
300 
100 


Pajes 








* 


AfATERUL DE LA ABMADA. 

1 1 fragata 


l,iOO 


GALONES. 


u 

22 

8 

U 


Buques....! ;^:8f"«" 

^ j 1 goleta 

[ 14 cañoneras 


17 






88 



y Google 



Y ESTADÍSTICA DB CHUjE. 



343 



INSTRUCCIÓN PÚBLICA. 

Número y dase de los establecimientos de ¡nstruccion pri- 
maria, secnndaría, profesional y superior, alamnos que 
concorren á ellos y cantidades consignadas &a. los presu- 
puestos de 1859 para la enseñanza. 



N-. 


CLASte DE LOS ESTABLECIBÜENTOS. 


ALUHNOS. 




IlfSTKÜCCIOn ÍU1UUA. 




454 


Estillas sostenidas con fondos generales. 


22,500 


320 


Escuelas sostenidas por las mnnic^i- 






dades y por particulares 


13,000 


85 


Gasas cto asilo en que se dan los rudi- 






mentos de la primera oueñanza . . 


720 


23 


Escuelas de adultos ¿ con clases por la 






noche ..»••' 


1,000 


2 


Escuelas normales para la formación de 






maestros, de ambos sexos. .... 
Ihstrugcioh segühdaru. 


144 


834 


37,364 






i 


Gran Liceo ó colegio preparatorio para 






tuto nacional • . • • 


700 
\ 


14 


Liceos establecidos en las capitales dq 




provincia y en alguúas otras pobla- 






ciones importantes 


1 


50 


Seminarios para ambos sexos, con co- 


\ 3,900 

1 



y Google 



344 



MANUAL DE GEOGEAFÍA 
OWITI9VAC|OS« 



N-. 



65 

1 
1 
i 

i 
i 



834 



CLASE DE LOS ESTABLECIMIENTOS. ALUMNOS. 



le^o de internos, situados también 
en las capitales de provincia y en otras 
poblaciones. 

Iiisnucaoii f aofbsioral» 

EstQ€la práctica de artes -j ofldos, esta- 
blecida en Santiago 

Escuela de bellas arte», establecida tam- 
bien en la oi4>ital 

Escuela especial de minas , con labora^ 
torio de química^ establecida en la 
capital de la pit>yincia de Atacama ó 
Oopiapo • 

Esooela de náutica ^ establecida en Val- 
paraíso 

Conservatorio de música , establecido en 
Santiago 

íimnüGCioN stn^cftíOft. 

Instituto nacional, establecido en San- 
tiago ........... 

REsómiié 
Escuelas de instrucción primaria . . 



y Google 



T BSTÁDtSTICA Z>S Cmi^. 

GQirranJAGioii. 



3*5 



N-.. 


CUSE DE hQS ESTABLECUUENTÓS. 


>l 1^11^04 




65 
5 
1 


Escuelas 4« Inunda enseñanza . . . 
Escuelas de enseñan» profesional . . 
Bseaelas éb ensedan^a superior . . . 


4,600 
560 


905 


i«,750 
8,160 




Pertenecen al l)ello sero. . ' . 


Total de sdunmos varones . . 

• 

Gaktibades consigiTadas. 


34,i90 


PESOS 
fu«rtM. 


Pira los^estaHIecimieutos ^instrucción pri- 
maria gratuita . . . ... .*..'.- 

Para lo^^ áp segvoda easefiama y escuelaapso- 
lesiónales .«. ^ ....... . 


301,000 
200,000 


Para 


el Instituto nacional 


75,000 




' &70,68O 



y Google 



346 , MANUAL DE GEOGRAFÍA 

BBTADISTIGA AGRÍCOLA. 



Región agrícola. . . . 
Sinuosidades y asperezas. 

Superficie cultivable . . 

División de la superficie cul 
üvable \ . 



Producto imponible (1) . 

PiODUQCiOH Anual. • 

Trigo 

Cebada 

Centeno 

Mtíz ...... . 

Judías 



12,000,000 
i,000,000 



8,000,000 



7,400,000 



heetáreas. 
ídem. 

ídem. 

heredades, 
pesos fuertes. 



2,850,000 


hectolitros. 


560,000 


Ídem. 


1,500,000 


ídem. 


850,000 


ídem. 


120,000 


ídem. 



(4) Teniendo en caenta los progresos de la «gricttltajra en los dies 
últimos afios y que la cantidad que aquí designamos es la confesada por 
los propietarios en 1851, que no habrá llegado seguramente á la Ter- 
dad , puede apreciarse en quince millones de pesos el valor de los pro- 
ductos hoy imponibles. • 



y Google 



T ESTADÍSTICA DE CHILE. 



347 



COHERCaO. 

Movimiento me^ annal del comercio de Chile, tomando 
por base el quinquenio de 1854 á 1859, y valor de los 
negocios mercantiles hechos entre esta República y varios 
Estados de Europa y América. 



Exportación '. 

Importación ...... 

Diferencia á favor de la expor- 
tación 

Yaloa db ijOs negocios. 

Con Inglaterra 

Con Francia 

Con España • . 

Con los Estados Unidos . . 

Con el P«á ...... 

Con Bolivia 

Con la Confederación Argen- 
tina • . . 

Con los demás Estados . . 


REALES. 


REALES. 


480,000,000 

320,000,000*, 

* 


800,000,000 


160,000,000 


125,000,000 \ 

110,000,000 

10,000,000 

197,000,000 

79;00O,O0O 

50,000,000 

47,000,000 
178,000,000 i 



y Google 



^48 



u^VAL pe; OBOaUAFÍ a 



GOMBBaO. 

Pi|K)rta<áOQ media anttal de poroductos indigetas en GhOe 
é importacioB de alguaos fratos exóticos. 



EXPomTAcmiv. 

Productos agrícolas, 

Tri^o 190,000 

Cebada . , , 115,000 

Judias ó habiohuelas. . . . ^,000 

Harina 180,000 

Carnes secas 200,000 

Lanas 4 10^000 

Maderas de construcción . . 500,000 



Productos mimerales. 

Oro 

Plata acuñada y en barras. 
Mineral de plata «... 
Cobre en barras . . . .. 
Cobre de primera fundición 
Mineral de cobre . . . . 



5,800 

3,000,000 

50,000 

78,000 

89,000 

S8a,000 



»mVA€I01l« 



Aiúcar ...... 

Té de China y Pavagnay 
Cafó 



9^000,000 
4^000 
85,000 



hectolitros. 

ídem. 

ídem, 
quintales. 

Ídem. 

Ídem. • 

piezas. 



marcos, 
pesos fuertes, 
quintales. 
Ídem, 
ídem, 
ídem. 



kilogramos. 
ídem. 
Ídem. 



y Google 



T ESTAPlanCA DE CHILE. 



349 



COMERCIO. 

Comparación del comercio de Chile con el de Inglaterra^ 
Francia y los Estados Unidos de América. 



NACIONES. 



CmuE. , 



iNGLATnOA 



PRANCIA 



[Exportación. . . 
I Importación. . . 

Total . . . 
[ Número de habitantes. 

[ Exportación. . . 
I Importación. . . 

Total . . . 
[ Número dehahitantes. 

f Exportación. . . 
I Importación. , . 

Total* . . , 
i Número de habitantes. 



I Exportación. . . 
ESTAOS i Importación. . , 
ÜKmos. } Total . . , 

, Número de habitantes. 



VALOR 

en reales 

y habitantes. 



480^000,000 
820^000^000 



800^000,000 
1^600,000 



8,560,000,000 
5,440,000,000 



14,000,000,000 
27,000,000 



9,800,000,000 
8,900,000,000 



18,000,000,000 
87,000,000 



6,124,000,000 
5,582,000,000 



11,656,000^000 
24,000,000 



REALES 

por cadal 
faabitante. 



500 



518,6 



486,4 



485,6 



90 



y Google 



350 MANUAL Z>B GM&RáflA, ETC. 

MARINA HEWANTE. 

Progresor de la marina mercante de Chile en los diez últimos 
años y movimiento marttimo en 1851 y 1859. 



ÉPOCAS. 


BUQUES. 


— i 

T0NELADAS.n 


Tenia Chüe en 1848 

ídem, en 1851 

ídem, en 1854 

ídem, en 1858 

Amnento en los diei años. . . . 

MOVIKIENTO MAAÍTIMO, 
iSBt. 

Bfitraron en los puertos Chileños. . 
SaUeron de Ídem 

Entradas y salidas. . . . 
1859. 

Entraron^ tos puertos chileños. . 
Salieion de ídem ^ 

Aninento en los nueve años . . . 

9 


105 
132 
215 
2^7 


12,628 
84,518 
41,509 
62,659 


162 


50,031 


2,351 
2,206 


586,185 
647,793 


4,1S56 


1,238,978 


2,740 
2^920 


789^79 
^,850 


5,660 


1,765,520 


1,104 


«81,542 



y Google 



índice 

BE LAS MATERUS CONTENIDAS EN ESTE MANUAL. 



Pbólogo. t 

Resefla histórica. 11 

SECCIÓN GEOGRÁFICA. 

DBSGRIPaON GENERAL. 

Capítulo 1. — • Territorios que coQStituyea la república 
de Chile. •— Situación geográfica. — Limites. — Ex- 
tensión. — Población. — IXyision corográflea. 27 

Gap. II. — Orografía, — Sisteoia general de montadas. 
— Rami^caciiHies. — Constitución geológica. — Vol- 
canes. *^ Puntos culminantes. — Pasos á travos de 
las cordilleras. — Valles y cañadas. — Cabos. — ' 
Islas inmediatas á la costa. 82 

Gap. III. ^ Bidrogtafia marítima. — Configuración^ 
dirección general y constitucioD geológica da las cos> 
tas da ChUe. — 6olo las bafia el Grande Océano. -> 
Golfos y canales. — Bahías y puertos naturales. — 
Ensenadas^y Has. 4$ 

Cap. IV. — Hidrografía terrestre. — RegiORes hidro^ 
gráficas y yertienles. — Lagos de agua dulce y sa- 
jada. — Ríos y sus afluentes mas notables. S2 



y Google 



352 fNDICB. 



Wf. 



Gap. V. — Climatologia, — Consideraciones generales 
sobre el clima de Chile. — Situación cosmográfica de 
la República. — Estaciones. — Duradon del mayor y 
del mas corto día del año. — Temperatura. — In- 
fluencia de los Andes y dd Grande Océano en el 
clima y la temperatura de Chile. — Lluvias. — Erup- 
ciones volcánicas y terremotos. 61 

Cap. VI. — Productos naturales, — Reino vegetal. — 
Reino animal. — Reino mineral. 73 

Cap. Vil. — Etnografía, — Razas y variedades á que 
pertenece la población de Chile. — Los criollos. — 
Mestizos y mulatos. -^ Pueblos indígenas. — Los 
Araucanos. — Idiomas que se hablan en toda la ex- 
tensión de la República. 85 

Cap. VIH. — Carácter y costumbres del pueblo chileño. 
— Bailes. —'Juegos. — Trajes. — Habitaciones. lío 

Cap. IX. — Organización, — Constitución política del 
Estado. — Poderes legislativo^ ejecutivo y judicial. — 
Armas y pabdlon de la República. ^ Religión y di- 
visión eclesiástica. — Organización militar. — E^ér- 
cito permanente y milicias. — Personal y material 
de la armada. ^ Estado finandero del país. i8S 

Gap. — X. Instrucción pública. — Estado de la ense- 
ñanza en 1888. — Esfuerzos hechos por el gobierno 
chileño para m^orarla en todos sus ramos. — Ins- 
trucción primaria elemental y superic». — Instruc- 
ción secundaria. — Escuelas profesioiiales. — Instituto 
nacional. — Cantidades consignadas en eU presu- 
puesto para gastos de instrucción pública. — Resul- 
tados ventajosos que coronan los esfnonot del go- 
biomo en esta parte. 148 



y Google 



íioncB. 353 

Pág. 
Gap. XI. «" Tú» de etmíumeadcn. — El Oeéano. — 
Expediciones periódicas y i^golares por mar.-r Rios 
navegables. — Caminos de hierro en explotación , en 
construcción y en proyecto. — Caminos ordinarios de 
todas categorías. — Pasos de los Andes. — Indica- 
ciones sobre el viaje por estas últimas vias. 158 
Cap. XII. — Agricultura y ganadería, ^ Estado del 
cultivo en Chile. — Principales productos agrícolas y 
pecuarios. — Escasez de brazos para el trabajo de los ^ 
campos y su influencia en la producción y en el precio 
de los granos. ~ Medios empleados por los particu- 
lares y el gobierno para suplir esta falta. — Ineficacia 
de sus esfuerzos. — Establecimiento del crédito agrí- 
cola y de una Caja hipotecaria. ^ Medios empleados, 
por el gobierno para atraer capitales extraiijeros que 
den mayor desarrollo á la agricultura del pafs. i 69 
Cap. xm. — Industria y minería, — Consideraciones 
sobre el porvenir industrial en Chile. — Industria 
manufacturera. — Industria de productos agrícolas y 
pecuarios. — La pesca. — Explotación,, fundición y 
layado de metales. —* Explotación de bulla y por- 
venir de este ramo de kii industria. — No se han im- 
puesto en Chile probibieioáes en favor de la indus- 
tria nacional. i80 
Cap. XIV. — Comereió y natfegaeion, — Circunstancias 
que hacen de €h¡le un país mercantil. ^ <>>mpara- 
cion de su comercio con el de Inglaterra, Francia y 
los Estados Unidos. — Artículos que constituyen la 
importación y la exportación. -^ Comercio de trán- 
sito. 7- Principales puertos y ciudades mercantiles. — 
Tendencias liberales de la ley de aduanas y de los 

20. 



y Google 



354 



fKDKB. 



aranceles. — Tratados dé comercio. ^ MoTimiento 
marítimo. ^ Marina mereai^. 188 



DESCRIPCIÓN GOROCRIfICA. 

Capítulo I. — Provincia de Copiapo. 
Gap. II. — Provincia de Coquimbo. 
Cap. III. — Provincia de Aconcagua. 
Cap. IV. — Provincia de Valparaíso. 
Cap. V. — Provincia de Santiago. 
Cap. VI. — Provincia de Colchagua.* 
Cap. vil — Provincia de Talca. 
Cap. VIH. — Provincia de Maule. 
Cap. IX. — Provincia de la Concepción. 
' Cap. X. — La Araucania. 
Cap. XI. — Provincia de Valdivia. 
Cap. XII. — Provincia de Chilóe. 
Cap. XIII. 



199 

SOS 
20S 
209 
213 
217 
220 
223 
226 
234 
241 
246 



— Grupos de Juan Fernandez y San Félix. 251 
DESCRIPCIÓN TOPOGRÁFICA. 



Capítulo I. — Poblaciones principales de la provincia de 
Copiapo. 261 

Cap. II. — Poblaciones principales de la provincia de Co- 
quimbo. 265 

Cap. IIL — Poblaciones principales dé la provincia de 
Aconcagua. ' 270 

Cap. IV! — • Poblaciones principales de la provincia de 
Valparaíso. ' 273 

Cap. V. ~ audad de Santiago. 279 

Cap. VI. — Poblaciones mas notables de la provincia 
de Santiago. 287 



y Google 



ÍMBiCB. * ^» 

Pág. 
Gaf. vn. -^ PobliusUmes mas notables de las provinGías 

de Golchagua , Talca y Maule. S80 

Gap. VUL Poblaciones mas notables de la provincia de 

la Concepción. S98 

Gap. IX. -^ Poblaciones mas notables de las provincias 

de Valdivia y Chilóe. spi 

RB8BNA GB06RÍFICA DE CHIU 

desde mediados del siglo XV basta que se separó del dominio 
eí^>afiol en ei afio de 4818. 

Pueblos que habitaban en Ghile á mediados del siglo xv. 
•^ Los Peruanos conquistan el pais basta el Maule, r- 
Pasa Cbile al dominio español. «- Organización poli- 
tica y administrativa que dieron los conquistadores 
al pais. 806 

SECCIÓN ESTADÍSTICA. 

Estadística general de la rq>úbliGa de Ghile. 319 

División territorial de Chile. 820 

Superficie y población de las once provincias de la repú- 
blica de Chile, de los grupos de Juan Fernandez y San 
Félix , y de la Araucanla. 8SS 

Estadística de las principales clases que constituyen 
la población activa de Chile, según el censo oficial 
de 1857. 828 

Número de extranjeros establecidos en Chile, según ei 

censo oficial de 1 857 y profesiones que ejercen. 814 

Coordenadas geográficas de las once capitales de pro- 
vincia, tomando por primer inerídiano el que pasa 
por el Observatorio astronómico de Madrid. 8W 



y Google 



356 ÍNDICE. 

^' 

^tuadon de las^ espitóte de provineia y de Its islas que 
eonstitnyen los grupos de Juan Fernandez y San Félix 
con relaeion á la capital de la República^ y distancia 
en leguas geográficas que de día las separa. 826 

Distribución de los habitantes de Chile en los cincuenta 
y dos distritos en que se divide la República. 8S7 

Población de h» capitales de provincia y de distrito. 829 

Situación geográfica y población de algunas ciudades 
importantes de Chile que no son capitales de pro- 
vincia. 831 

Elevación en metros, sobre el nivel del laar^ de los 
puntos culminantes de los' Andes cuya medida se 
conoce con alguna exactitud, y distancia en leguas 
geográficas á que se haüa cada uno del que le ante- 
cede , siguiendo la dirección de Norte á Sur. 832 

Situación geográfica de los principales volcanes de Chile, 
tomando las coordenadas geográficas que se cortan en 
la parte central de sus picos mas elevados. 838 

Coordenadas geográficas de los cabos y puntas mas no- 
tables de las costas de Chile. 834 

Situación geográfica de los golfos, canales, estrechos, 
bahías^ ensaladas, radas > puertos naturales y rias 
que forma el Grande Qcéano en las costas de Chile , 
tomando las coordenadas que se cortan en el centro 
de estos accidentes hidrográficos. 836 

Situación geográfica de las islas y archipiélagos que 
forman parte de la rq[>ublica de Chile. 338 

Noticia de la extensión longitudinal que recorren los prin- 
cipales rias de Chile, y de la latitud á que ae haUau 
sitnad^ sqs deeembeeaduras. 839 

Fuerza armada. > 841 



y Google 



y Google 



y Google 



y Google 



íd'by Google 



y Google 



y Google 



íi sononoia da Corté», ly. Iftt 
Qloriáfl 



Aemonat da CtOdot, 6 ▼, 
Moqja (U) santa, 2 v. IS: 



z 



HiBtc; 



This book should be returned to 
the Library on or before the last date 
stamped below. 

A fíne is íncurred by retaining ít 
beyond the specifíed time. 

Please return promptly. 



Ho¿j 

Biadi 
Ilnati? 
Imita 
Initít 

Instn 




^79-^Ql^ 




porKiooLu, 1 



• Sacramento, 1 t. 18 
a Santo, 1 ▼. W. . 
»le»,lT.ia». 



y Google